El derecho público y la autonomía municipal, el fraude de un régimen

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
El derecho público y la autonomía municipal, el fraude de un régimen conferencia pronunciada en el Ateneo de la Habana
Series Title:
Conferencias de vulgarización científica / Asociación de Doctores en Derecho Público
Physical Description:
1 online resource (116 p.)
Language:
Spanish
Creator:
Carrera y Jústiz, F ( Francisco )
Asociación de Doctores en Derecho Público (Cuba)
Publisher:
"La moderna poesia,"
Place of Publication:
Habana
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Local government -- Cuba   ( lcsh )
Political corruption -- Cuba   ( lcsh )
Gobiernos locales -- Cuba   ( bidex )
Corrupción política -- Cuba   ( bidex )
Local government   ( fast )
Political corruption   ( fast )
Cuba   ( fast )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Statement of Responsibility:
por el dr. F. Carrera Jústiz.

Record Information

Source Institution:
University of Michigan Law Library
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 778721501
ocn778721501
System ID:
AA00021755:00001

Table of Contents
    Front Matter
        Page i
    Title Page
        Page 5
    Table of Contents
        Page 6
    I. Las especialidades
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    II. El derecho publico en Cuba
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    III. La ciencia municipal
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    IV. La autonomia municipal ante la filosia politica
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    V. La autonomia municipal ante la constitucion
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    VI. La obra de los convencionales
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    VII. El maximun de autonomia
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    VIII. Garantias republicanas
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    IX. Una hermosa diferenciacion
        Page 53
        Page 54
        Page 55
    X. La autonomia municipal en las leyes
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
    XI. Como actuo la comision consultiva
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    XII. Un regimen nuevo
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    XIII. Los adjuntos
        Page 77
        Page 78
        Page 79
    XIV. La administracion municipal
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
    XV. Un momento solemne
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    XVI. Epoca transitoria
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
    XVII. El fraude de un regimen
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
    XVIII. Acatemos la civilizacion
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Back Matter
        Page 117
Full Text








This volume was donated to LLMVC to enrich its on-line offerings and
ffor purposes of long-term preservation by University of Michigan Law Library









ASOCIACION DE DOCTORS EN DERECHO PUBUCO

CONFERENCES DE VULGARIZATION SCIENTIFIC








El Derecho PO'blico y la Autonomia, Municipal




EL FRAUD DE UN REGIMEN





A los que no se interesan por los negocios p iblicos, no debemcs calfficarlos de indiferentes, sino de ineptos.
FERICL Es.





CONFERENCE PRONUNCIADA EN EL ATENEO DE LA HABANA POR EL.

DR. F." -C-ARRERA,/JUSTIZ
President de la Asociaci6n de Doctores cn Dereebo Pilblico.
Catedrdtico de la Facultad de Derecho en la Universidad de la 14abana.
















EIA13ANA

Imp. y Librerfa "La Moderna PoesTak"
073gspQ NUms. 129 AL 139














CONTENI DO

Pdg.


I Las especialidades .. .. ..... ......7
I1 El Derecho Piiblico el Cuba. .. .. ....9
III La Ciencia Municipal .. .. .........25
IV La Autonioiiia M\unicipal ante la Filosia
Politica .. .. ... ...........30
V La Autonomnia Municipal ante la ConstiCtuci6n. .. .. .... ..........39
VI La obra de los Convencionales .. .. ....49
LVII El mftximun de Autonomia .. .. .......47
VIII Garantias republicanas. .. .. .......50
IX Una hermosa difereciaci6n.........53
X La Autonomia Municipal en las leycs .. 56
Comlo actu6 la Comnisi6n Consultiva .. . 60 N.XII IUn rigimen nuievo. .. .. ..........71
- 'XIII Los Adjuntos .. .. ..... ..... ...77
XIV La Adrninistraci6n Municipal .. .. .....80 $XV Un momento solemne.. .. .. .......90
XVI Epoca transitoria. .. ... ........95
XVI El fraude de un r6giaien. .. .. ......99
"XVIII Acatemos la eivilizaci6n. .. ... .....110












2171-48












LAS ESPECIALIDADES


Nuestra legalidad constituida, en material de enseFanza, establece, entre otros titulos universitarios, el de Doctor en Derecho Pfiblico. Y ante la opinion general del pais, esa declaraci6n oficial, entraha una afirmaci6n y una promesa.
La afirmaci6n es, que, la vida pfiblica de nuestro pueblo, nuestra actividad collective, en el Estado, en la provincial y en el municipio, necesitan, para su mejor eficacia, personas preparadas en esos importance co'nocimientos, que constituyen las ciencias political y socials, principalmente, las ciencias de la gobernaci6n, en sus diversas gradaciones. Y consiguientemente, el legislador, pag6 el debido tribute a esa demand de nuestro "status" soberano, creando el titulo de Doctor en Derecho Pfiblico, que require, precisamente, haber cursado todo ese orden de estudios.
Luego, en Cuba, tenemos el reconocimiento





8

official, de que, los poderes pfiblicos, la vida pfiblica, en sus mfiltiples manifestaciones-entre 6stas, la actividad political, altamente considerada-tendrAn un mejor servicio si-como ocurre en las naciones mAs cultas-colicurren a prestarlo, cierto grupo de ciudadanos, t6enicamente preparados al effect, en ammonia, como es l6gico, con el grupo, mucho mayor, de quienes; por otros m6ritos, solicitan, o el voto de sus conciudadanos, o los puestos no elei-tivos.
La promesa es que, el legislator, consecuente con sus afirmaciones, ha de Ilevar, oportunamente, a las leyes del Servicio civil, Org nica del Poder ejecutivo, del Cuerpo diploindtico y consular y a otras para el caso af ectadas, los preceptos adecuados, a fin de que, en determinados cargos pfiblicos, sea, 16gicamente, requerido el titulo de Doctor en Derocho Pfiblico, dado que este supone conocimientos de Economia political, y de Hacienda pfiblica y otros bdsicos para servir ciertos puestos consultivos de a1gunas Secretarias del Gabinete y muchos anAlogos de la administraci6n provincial y municipal y de la Comisi6n del Servicio Civil, Secretarias de Legaei6n, etc.
Es precise que, mds y inds cada dia, vayamos creando en nuestro medio, la consagraci6n de es-





9

pecialismos, que entrafian, siempre, una mds alta etapa de culture general, euyo mejor exponente 6s, esa inevitable diferenciaci6n de los conocimientos y de sus respectivas ensefianzas, que se observe en todos los passes, precisamente porqu6, con el actual desarrollo, enormisimo, de las disciplines cientificas, no se cree, ya, salvo excepciones, ni en los omniscientes ni en los encielopedistas, y es corta toda una vida, para dominar, apenas, el campo inmenso de una sola especialidad.
La creciente complejidad de los conocimientos moderns, no permit, ya, mantener en. una superior unidad, las cienclas que constituent la preparaci6n del legista propiaffiente dicho-o sea, el Abogado, el Juez, el Magistrado, el Registrador de la Propiedad, el Notario, etc.-y las que se requieren para la preparaci6n mental del hombre pfiblico, ya s ea 6ste legislator, gobernante o meramente politico; pues, en cada uno de esos dos-aspectos scientific, se trata de satisfacer necesidades socials, que son, entre si, no solo distintas, sino esencialmente contrapuestas; y por eso ha sido necesario especializar, separadamente, en la ensefianza, estableciendo, de un ]ado, los studios juridicos atingentes a la esfera de la vida privada; y de-otro, los que, tambi6n





10

juridicos, y adenoids, de otro cardeter, se relacionan con la Sociologia, con las Ciencias Sociales en general y las Ciencias del Estado, o sea, las Ciencias Politicas por excelencia.
En el cuadro de las primers disciplinas-las que se contraen al Derecho Privado-quedan los que desean especializar su culture en Derecho Al'ereantil, Hipotecario, Civil, Procesal, Notarial, etc.
Y en el de las segundas, o sea las del Derecho Plliblico, tienen su campo propio, el economists, el soci6logo, el funcionario pfiblico, y, generalmente hablando, el politico de hoy, que no puede ser un simple hombre de habilidad y de intriga, sino un hombre muy de su tempo y conocedor de las exigencies de la vida modern, tan compleja, tan Ilena de contenido y de impulses reflexives" (1).
En sintesis, podria decirse que, de unas ensefianzas, result el jurisconsulto; y de las otras, el estadista; entidades, ambas, de fines socials, igualmente necesarios y prestigiosos, pero fundamentalmente diferenciados, hasta el extreme de suponer horizontes mentales respectivamente muy diversos.

(1) L. P. Ward, Pure Sociology I '.-A. Posada, Derecho Politico Comparado".







Air. Taft, en un* notable discurso ante la Uni,versidad de Cincinnati-en la que fu6 professor distinguidisimo de Derecho Politico-dijo, recientemente, que la preparaci6n abogadil, sola, hace a1gunas veces degenerar la acci6n political, precisamente torque, el interns privado o particular-que es la obligada conformaci6n mental del Abogado-es la antithesis, casi constant, del interns p iblico-que es, o debe ser, la orientaclon intellectual del estadista y del politico.
Wase en nuestra propia historic universitaria, como se han diversificado, hasta el presented, las Cdtedras originarias, determinadas en real despacho de 27 de Julio de 1734, dictado a iniciativa misma del Claustro de la Universidad y que eran, por lo que a nuestro asunto ataRe, tan solo una para el Derecho Civil, a mds de Teologia, Sagrada Escritura, Cdnones, Gramdtica, Matemdticas, Artes y Medicina.
Tras muchas visicitudes, ya en el plan establecido por real orden de 27 de Octubre de 1844que selecciou6 lara la Universidad, la ensciianza superior-necesit6se crear los grades de Licenciado y Doctor en Artes, en Ciencias matemkicas, en Ciencias naturals, en Jurisprudencia, en Aledicina y Cirugia 3T en Farmacia. Y continuan do bajo el impulse irresistible de la diferen-





12

ciacion, en 13 de Enero de 1880, so establecieron tres Facultades: la de Filosofia, Letras y Ciencias, coil tres respectivas Seeciones; la de DereClio, con dos, uija de civil y can6nico y otra de administrative; y la tercera, de Afedicina y Farinacia.
La orden del Gobierno americano, ninn. 212Y f echa 4 de Noviembre de 1899, ampli6 mucho mds las enseiiainzas de las einco Facultades entonces existences, y por -61timo, la Orden 2Q6, fecha-30 de Junio de 1900, que hoy rige, cre6-entre otras especializaciones indispensable una Escuela de Derecho Pfiblico, enseiidndose actualmente en nuestra Universidad, hasta sesenta y dos distintas signatures, casi todas Como ramas especializadas.
Nuestra Escuela de Derecho Pfiblico y el *grado de Doctor en esos conocimientos, es lo -duico que en Cuba tenemos, como equivalent, en cierto sentido, a las Facultades o a los Doctorados de Ciencias Politicas de las Universidades de Alemania, de Francia, de Inglaterra y de los Estados Unidos, inspiradas en esa modern corriente de ideas.
Todos sabemos que en aquellos passes, mds que en los otros, se atiende, sin vacilaciones, a crear hombres politicos competentes, propaganda' cul-






13

tura political general y para eso, dentro o no de las Universidades, hay centers officials o semioficiales, tan elevados como ]a "Asociacion para el progress de las Ciencias del Estado", en Berlin; la "Escuela libre de Ciencias Politicas", de Paris-que es, acaso, la InstifLici6n de esa clase, mds important en Europa-y la "Escuela de Ciencias Econ6micas y Politicas", de Londres, que forma parte esencial de aquella -Universidad.
La especializaci6n de los studios politicos y socials, se cousagra en Europa, de tal mantra, que los alemanes tienen Cdtedras tan peculiares, como las de "Politica Social", "Politica Agraria" y "Politica Colonial", en la Universidad de Berlin; "Derecho Colonial" y "Politica Colonial", en la Universidad de Guettinga;; "Economia Nacional prictica y Selvicultura", eu ]a Universidad de Munich; "Politica Mereantil del Tinperio alem6ull, en la Uuiversidad de Estrasburgo.
En las Universidades francesas, al dejar 6stas su viejos molds, mantenidos hasta la reforma de 30 de abril de 1895, seguidamente se crearon 220 ensehanzas nuevas especializadas, tales COMO "Legislaci6n financier" y "Derecho Maritimo", "Legislaci6n y Economia rural" 46Legislaci611 y Economfa Colonial", "JIistoria del





14

Derecho Pfiblico, desde la Edad Media hasta la Revoluci6n", "Legislaci6n y Economia industrial", "Filosofia Social", "Historia de las doctrinas Politicas", "Historia del trabajo", "Sistemas colonialss, "Consulado", Diplomacia, etc.7 etc.
En Inglaterra, adernds de todas esas ensefianzas quo seleccionan Alemania y Francia, hay CAtedras especiales de "Seguros", "Transportes", "Bibliotecas", "Periodismo", etc. Y en las Universidades de los Estados Unidos, aun so val en eso, mucho mds adelante.
F s, por tanto, nota obligada del Siglo XX, la diferenciaci6n de las ensefianzas, torque conduce a la especialidad de los conocimientos, y esta es la base rational, finica, de segura competencial sin que ya nadie. ose discutir, siquiera, tal. postulado.
En ese concept, la reform de la instrucei6n pAblica superior, fecha 30 de junio de 1900, fu6 nuestra iniciaci6n en la corriente modern europea y norte-americana ; y la creaci6n de una Escuela do Derecho Pfiblico en la Universidad de la Habana, con el grado de Doctor consiguiente, nos oriental por la senda scientific inexcusable, siendo eso alta expresi6n de progress nacional.







Con esa ref orma legislative, ha hecho en Cuba, su eminent autor, el Dr. Enrique Jos6 Varona, a su paso por nuestra Secretaria de Instrucei6n Pfiblica, lo mismo que, en andlogo pesto, hizo el lustre Poineare-hoy eandidato a la Presidencia de la Rep iblica francesa-que proniovi6, en su pais, la actual legislaci6n de ese ramo. Y esa misma es la obra brillantemente planteada en Espaha por Giner de los Rios, Posada y Azc6rate, en vias de segura realizaci6n.
Si esa es la tendencia de la eivilizaci6n universal, se impose, inevitablem6nte, seguirla. Y si en nuestras leves existed, por eso, el Doctorado en Derecho Pfiblico, I-lay que ser consecuente con lo que esa afirmaci6n entrafia y bay que cumplir las promesas en ella implicitas.
Pero existed, tambi6n, en 6sto, otro aspect, de inter6s general, y es, que nuestro pueblo debe familiarizarse con los mAs importance asuntos de De-echo P6blico en general, tendentes todos a una vida mds noble y nids feliz; y para conseguir 6sto, procurer que se ensanche la acei6n de los poderes pilblicos, eomo instruments, al efeeto, los mds adecuados y poderosos. En ese camiuo, convene planter, ante la opinion nacional, ciertas questions politico-sociales, sugiriendo sus soluciones, a fin de que, recogidas e'stas,






16

por la conciencia popular, influyan, consiguientemente, la actividad legislative y los actos del poder ejecutivo, sepin la naturaleza de cada asunto.
El President Eliot, dijo que, "el objeto fundaniental de la democracy, es conseguir, para todo el pueblo, un mAs alto grado de culture y de bienestar".
Los cambios rdpidos en la esfera intellectual de la vida modern, hacen que sea convenience, para todos, seguir Ja march de las ideas que constituent el progress; y s i a cada miembro de la conlunidad social, ha de ofree6rsele medics para esos fines, las conferences p iblicas son, po-sitivamente, iltiles.
Como para finalidades tan dmplias, la acei6n individual y desorgairiizada, es, necesariamente infecunda, los Doctores en Derecho pfiblico de la Universidad de la Habana, han constituido una Asociaci6n, para iniciar cuanto conduzea a la realizaci6n de aquellas. Y 6sta, en su labor altruista, ofrece una serie de conferences publicas de estilo casi familiar, para Ilevar a todas parties, ideas de bien comun, alentadovas de la culture national, vigorizantes del decor colectivo y creadoraq de una mejor conciencia pA-





17

blica, sobre la base de una ciudadania bien comprendida.
Si estas conferencias, son boy frecuentes i.eu Alemania, Francia, Inglaterra, Estados _U idos, Espaha, Suiza, etc., desde luego que ban de ser fitiles en Cuba.
Para no citar inds que un solo dato, basta recordar que, desde Octubre V de 1910 a mayo V de 194 el "Board of Education" de New York, di6 1S27'conferencias p iblicas, distribuidas en 177 locales o centers diversos, pronunciadaspor 716 coufereucistas, escuebados, en total, pol955,074 personas.(')
Al ser populares estas coliferencias, persiguen, desde luego, un fill education, y aunque no quedan organizadas, estrietamente, como trabajos met6dicos de extension universitarha, lo son, asi, en lo esencial,*sobre todo por cuanto tienden a un fill prActico de vulgarizaci6n scientific.
Son conferences, no para persuader, sino para informer, despertando el espiritu del pueblo y facilitando que 6ste tenga criteria conscience, en asuntos que le important, y acaso no los conozca stificientemente.
Si la deniocracia Ila de ser diiefia de sus des(1) Report of public lectures. Department of Edoeation..
-New York, 1911.







tinos,,'es precise quo sepa orientarlos. Todo el quo tienda a 6sto, por humildes quo sean sus aptitudes, trabaja por la Patria v por la Repfiblica.
Coffienzando asi la Asociaei6n de Doctores ell Derecho pfiblico, una parte de su prograrna de trabajos, el president, de la instituci6n, indebidanionte honrado con ese cargo, no debi6 decliiiar;su, modestishno eoileurso, al desigilArsele para lw'primera conferencia.
Como se Ila dejado libertad para eld-ir cada teina, .hemos considered que entraiiaria cierto .hlter6s llacional, exponer algunas ideas sobre el Derecho Pfiblico y sobre la Autonolnia municipal que es, ell aqu6l, uno do sus aspects principales:,.,A-:estas materials, entre nosotros, tienen ulia mavor:actualidad, por cuanto, on niucho de lo substancial, se infringe, ell ellas, lo que inandan la Constituci6n x- las loves, resultando ell defillitiva, el fraude de todo un r6ginlen.
Do -esos asuntos, pues, tratara esta primer conference, .v lo inucho que oil ella falta de colnpetencia y de autoridad, tal vez sea perdonado en:gracia a la bonded del prop6sito.






19



EL DERECHO PUBLIC EN CUBA

Hablar de Autonomia municipal, es hablar de DerechoP6blico. Dijoconraz6nLerminier,"el Derecho es la vida". Y asi es, torque en el desarrollo de la existence eivilizada, todos hacemos vida privada', y ademds, vida p6blica, siempre bajo la acci6n del Derecho obligatorio.
El Estado national, esa supreme abstracei611 deutro de la cual vivimos, dicta normal, d las cuales uecesariamente han de ajustarse las personas en su vida de rclaci6n, o sea,'el trato, la intelligence de unos con otros. Eso constitute el Derecho PriVado, con sus ramas civil, inercantil, notarial, etc. Y tainbi6n las dicta para re"ular no ya las relaciones inutuas de los individuos, sino las de cada uno de 6stos, con los gobernantes y las de los mismos organisms del gobierno entre si, al coexistir 6stos en su respectiva acci6n, sin choques ni rozamientos.
A.partir de la Constituci6n misma del Estado
-quo cada naci6n la establece para si propia, mondrquica 6 republican, absolutist o liberal, seg m le place en su omnipotent soberania-los poderes y organisms do gobierno en ella crea-





20

dos, actfian segfin se determine en la Constituci6n y en las leyes orgdnicas respectivas, que son complement de aquella. Hay tambi6n un efiniulo de otras leyes reglainentos, estatutos y ordenanzas, referidos a la gobernaci6n national, a la provincial o a la municipal, nias todo lo que se contrae, tanibi6n, a la relaci6n del Estado con los otros Estados. Y todo esto constitute el campo elevado, ainplisinio del Derecho p iblico.
En Cuba, hasta el presented, solo el Derecho privado, puede decirse que lia movido nuestra afici6n e interns. Salvo inuil contadas excepciones, no obstante las brillantes y variada aptitudes de la -nientalidad cubana, no ha surgido, todavia, entre nosotros, bien caracterizado, el grupo de publicists, pensadores, conferencistas, etc., que en otros passes constitute un nficleo de vigorous actividad scientific, consagrado al estudio y soluci6n de los grades problems de gobierno, en general, que tanto preocupan d estadistas, legislators, soci6logos y politicos, en la mayoria de las naciones.
Pero ese fen61neno tiene su natural explicaci6n, en el origen inisino del Estado'cubano y en el hecho de que, aun existiendo aqui el Estado, forma juridica de un agregado national, este filtimo, estd todavia en period de formaci6n.







ly rrr-l 1 4
i W.1


p 0



j6 IQ2
ozoTi
GE j L s
LT U -A
A:Atu,;jo (A).


Al


it wio caW f i


kzi,1120 I I AWt 37filill 3 i4 r, 141. Z-1 MI. km, f z







Iw C aO (l p
-5tilmOn faa T.Tr







f
Afr riailQ ( h (,22


mi-k (jl.! (_tl

RIW

(rthiff b lao (A.4PLI
T
,Z ft
fl Vs lzuj, a.


8A, w1h.
L toz 0 J. g. L:rl It








sible adquirirlos con el studio circunstanciat, a A-eees deficient, de cada asunto concrete,'.
Por la fuerza de esa consideraci6n, S-k rgio' dentro del plan vigeirite de enseiianza universitaria, el titulo de Doctor en Dereclio Wihlico, como afirmaoi6n official de que, el Estado, las:provincias v los municipios, necesitan funcionarios que hayan estudiado las ciencias politicasty sociales que tratan de la goberinaci6n pfiblica. Adeinds, todo pais neeesita, que, en su acci'D. politica-ya que la Politica es la ciencia del Estado y de la goberijaci6n en general-se dif-undan esos conocimientos, creando ideals, que para sentirlos, es precise tener ideas, y 6stas no hay quien las iuvente ni quien las divine en materials de gobernaci6n, siempre complejas v trasceiidentales.
Si hasta, ahora, en Cuba, bajo el aspectoconsiderado, solo era neeesario y fitil el estuidio del Derecho Privado, ahora es mas necesario y mas Itil el studio del Derecho Pfiblico. NeQesario, torque va nos pertenece toda la vida p iblica cubana -v emos de proveerla, lo mejor possible, con los elements adecuados, fendiendo d la mayor prosperidad del Estado, que 6sto signi fica,; tanibi6n, advance de la culture y de la riqueza, iiacional. Y eu cuanto d la mayor utilidad de esos







24

studios, sobre los do Derecho Civil o Privado, baste consider lo estrecho que result el camp6 individual de la dispute entre "lo mio y lo t-Liyo", de la demand y el deshaucio y la hipoteca y la sentencia ontre parties, comparado con el studio y la soluci6n. do un problema social entre patrons y obreros; la modificaci6n ganada en cualquier partida do un arancel de aduanasl que sube 6 baja en millions los derechos quo paga el comercio; uua cuesti6n de tariffs industriaj'(-'S de inonopolios, etc., etc.
Lps grades asuntos del mundo nioderno, son administrations y socials. Y todo esto es Derecho Pfiblico. El Doctorado de esa especialidad, abre,' a una generaci6n brilliant de cubanos, magnificos horizontes do lionra y provecho; pero ambas cosas en la mds alta realizaci6n del honor \T do la fortune a mds do preferences oportunidades para server a la Patria on el Cuerpo DiplomAtico, on el Consular y en todos los ramos de la Administraci6n pfiblica, muchas do cuyas leyes-del Servicio Civil, OrgAnica del Poder Ejecutivo, etc.-hay que modificarlas, dado que, si en Cuba existed oficialmente el titulo de Doctor .en Derecho Pfiblico, es que para algo so ha credo.







25



LA CIENCIA. MUNICIPAL

Como una rania-en pa'rte-de los studios de Derecho Pfiblico, la nueva ciencia municipal, tiene ya un bagaje de mAs de 12.000 libros, escritos por cerea de 4,000 authors, tan solo en los ffltinios veinte y cinco afios (1) atrayendo el studio de sabios de todos los passes. Y cuando la fuerza de la opini611 ha actuado sobre los gobiernos, 6stos lian pagado tribute d la nueva ciencia, ereaudo para ella Ckedras especiales.
En Europa, fuerou Alemania y Dinamarca los primers passes en establecerlas. Sigui6 B61gica, exigiendo esas enschanzas p4 ra el titulo de Licenciado en Derecho administrative, y en Inglaterra la TTniversidad de Liverpool, cre6 hasta una edtedra de engrandecinliento municipal.(2) Se geirieraliz6 la idea, luego, en casi todos los.paises, Cuba inclusive, y en la Universidad Central de EspaFia, esa ensefianza estii a cargo del famosisimo professor y publicist, Doctor Adolfo Po(1) A Bibliography of -Municipal Problems and City Conditions. R, C. Brooks 1901, Now York.
(2) En la Universidad de Londres, tieno actualmento a su cargo Ia CAtedra do Gobierno -Municipal, el sabio professor Lees Smith Y la eompartia hace poco coil Sidney Webb, publicist do reputaci611 universal.







2 6

SIlda. En los Estados UDidos, hay una pl6yade de inunicipalistas, coino el Doctor Leo S. RoNve que enseRa -obierno municipal en la Universidad de Pensylvania; el Doctor Bennet -Alunr(--), ,qLie acaba de obtenQr esa Cdtedra, creada para 61 en la Universidad de Harvard; el Dr. Sain. E. Sparling, en la de Wisconsin; el Dr. Charles Zuebliu en la de Chicago; el Dr. Robert C. Brooks, en la de Cornell; el exinlio professor Frank J. (Toodnow, enseiia ciencia municipal en la Universidad de Columbia,(l) y inuchos mds, apart de. que se inicia ya la organization de esas ensefianzas en las Universidades de Sur Ain6rica.
Fu6 el eminent publicist Albert Shaw, el primer que Ilain6 ciencia a este nuevo orden de collocimientos, exponiendo que fori-aan un aniplio cuadro deDerecho y Sociologia, coil perfecta individualidad propia. Luego, Goodnow. accept esa clasificaci6n, en el pr6logo de su notable libro Niunicipal Home Rule". Y por ffltimo, el asulato qued6 como cosa juzgada, cuando el professor Frank G. Prichard, public su. admirable obra "The Study of the Science of City (Avovernixient".

(1) Wase su reciente libro "Municipal Government", Now York, 1909 y el titulo que el propio autor se atribuye en la primer pA,ina: "Professor of Municipal Science in Columbia University".







0 I

Ciencia nueva, estd en la etapa que Ferri llani4, de la sistematizaci6n de los datos y de las indueciones mas generals; fase intermedia de impulso y de orientaci6n; pero ya con un bagaje enorme do experiences, de datos, de libros y de authors que le siren, do brilliant corte, para su ingreso tribunal en esa clasificaci611 de primer categoria.
Una nota muy elocuente, sobre la importance que esos conocimientos revisten, es la Universidad Municipal de Cincinnati, creada para server, expresan-leute, los interests de la Ciudad, y alli se preparan: en su Escuela de Aledicina y de Higiene, a los empleados, las onfermeras,, las comadronas y hasta los auxiliaries subalternos do los Hospitales Alunicipales, Casas do S(-)corros, Laboratorio de la Ciudad, Servicios Sanitarios e Higi6nicos de mereados, mataderos, etc.; en la Escuela de Ingeniatura, a los funcionarios y empleados del department de obras p-6blicas numicipales y de las distintas plants necesarias para, muchos servicios p-dblicos de la ciudad; y andlogamente, una Escuela do Administraci6n municipal, otra de Contabilidad, otra de Finanzas, otra do Arte, etc., etc.
En esa Universidad Municipal, dos mil estudiantes reciben, para server Jos interests pfi-







28

blicos de la ciudad, la instrucci6n adecuada, en 377 cursos de distintas materials especializadas. Y la proporci6n de alumnus, en raz6n al nAmero de habitantes de la ciudad, es de 4 por cada mil. En Cleveland se crea otra Universidad Ntnieipal.
Ese es el 6xito del Gobierno Municipal de Cineinnati y de otras ciudades americanas; como el de las ciudades alemanas, inglesas, etc. El seereto es la preparaci6n especial adecuada, creadora de altos ideals. Y todo el mundo culto accept, ya, por necesidad, esos principios.
Claro estd que, apartdudose de esas conviccioIles, tambi6n se gobiernan Municipios. Pero, entonces, los resultados se ven en la culture, en A bienestar general y hasta en el promedio de mortalidad.
Por filtimo, en una Couvenci6ju anual de la "Uni6n de Municipalidades del Canadd", celebrada recientemente, en Windsor, Ontario, se acord6 constituir una "Liga Internacional de
-AlLinicipios", para crear intercurso de experiencias, sentando bases de buen gobierno y provecho pfiblico; y que se invitara, desde luego, a la "Liga Municipal Nacional" de los Estados Unidos, a, la "Liga de Municipalidades americanas", al "Cuerpo de Municipalidades Asociadas de In-






2!

glaterra", al "Cousejo del Condado de Londres", a la "Asociaci6n de Alunicipios Escoceses", a la "Asociaci6n de Municipalidades del Africa del Sur" y a las Instituciones Municipales andlogas. de Aleinania, Francia, B61gica, etc.
He ahi, pues, dos notas del vuelo que toman los asuntos municipals y del inmenso horizonteque se anuncia para la acci6n y los 6xitos en el gobierno del Municipio durante el siglo XX.
Sir Robert \Torier, desde el afio 1875, dijo, a Litorizadamente, que "afio tras afio' y cada vezcon i-n s fuerza, la cuesti6n del gobierno municipal estd Ilainando a las p uertas d e todos los, Parlamentos de Europa". Y desde entonces, la leg islaci6n municipal de Inglaterra es intense v traseendental. Los Estados -Unidos, bajo la razonada critical del sabio diplomdtico y publicist, James Bryce, a m6s de propias iniciativas desus grades municipalistas, ofrecen una actividadlegislativa que, en casi todos sus Estados, se sefiala por novedades y ensayos de 6xitos y fraca-sos mAs o luenos appreciable. Espafia tieneactualinente su in s serio problema national interior, en la reform de su organization mu-.nicipal.
Y el punto e6ntrico de esas materials, estil en determiner exactamente las relaciones del







Estado con los municipios, es decir, fijar cientiheaniente, cual debe ser la posici6n de la ciudad, dentro del Estado, o sea, el engrauaje del gobierno national con los gobiernos locales v que esfera de acei6n compete a 6stos. Se preocupa boy, todo el i-nundo, de esos problems, que son substanciales de autonomia municipal. Eii Cuba los tenei-nos ya results. Vean-ios lo que sobre ello establecen nuestra Constittici6ii v nuestras Leves y algo de sus i-notivos filos6ficos.

TV

LA AUTONOAIIA MUNICIPAL ANTE LA
FILOSOFIA POLITICAL

Seg iii un principio de biologic juridica, "el liecho es anterior al'dereclio". El derecho no es substance o causa de la vida, sino tan solo es iiornia para vivir. Por eso dijo Arist6teles, '.'Iis leyes-que son el derecho obligatorio-lian de acomodarse a la rcp iblica y no la repfiblica a las leyes
Esa repfiblica de que hablaba Arist6teles, es ]a cosa p iblica en general; es la sociedad humaiia, ya circunscrita al Estado-ciudad, donde habitaba el sabio grieg6---- 300 afios antes de Jesticris-







to-ya extensive al Estado de ciudades; bien se desenvuelva, este ffltimo, bajo el aspect universal en que lo concibi6 el genio latino; bien con la lin-Ataci6n de Estados nacionales, hoy existences, que es product del genio germane. Y por tanto en esa generalizac16n aristot6lica, lo mismo es repfiblica la ciudad, que el Estado; lo mismo la region o la provincial, que el municipio.
Ese postulado paga su debido tribute al "hecho" social. Y donde quiera que 6ste exist y tal c.omo existiere, alli hay una "personalidad" que necesita ser reconocida por el legislator, para facilitarle la vida del derecho. De ahi lo que conocemos por el dereelio de "personalidad", que es algo inuato, inalienable e imprescriptible e1i su mAs elevada concepei6u.
E s, por tanto, el Estddo, una persona social, tanto como lo es la region, y la provincial y el niunicipio; del mismo inodo que es persona social la fainilia y persona individual el ser human. Cada una de esas esferas de personas, desde la individual hasta la mds grande de las personas socials o colectivas, tiene sus normal de existeiicia juridica,, tiene su derecho.
Esa afirmaci6n de la personalidad, Illeva implicita la raz6n del gobierno propio; esa es, la






32

autommia. De "auto" v "nonlos"; gobierno de uno inisino.
A la libertad individual, sigue la libertad de la fainilia, la del inumicipio, la de la provincial, la de la regi6n y la del Estado national. -Ese es el derecho natural; es -a ensefianza de la naturaleza. El Papa Le6n XIII, eminent soci6logo, dijo que "el poder politico se crea para defender el derecho natural, no para aniquilarlo ".
El hombre es su propio legislator y ej sector es su propio juez y aun su. propio tirano.' El suicidio y el. duelo prueban esto ffltimo.
La familiar, la eldsica sociedad familiar o dom6stica, tiene un interesantisimo cuerpo de derecho hist6rico, que llega hasta nuestros dias, en todos los C6digos, y de ello es lierinosa i-nuestra el c6lebre aforismo ingl6s "my house is In\kindong"-ini casa es mi reino.
En orden aseendente, la reunion de families, forma los inunicipios; la de 6stos, las provincial o regions. Y por ffltimo, andlogamente, surge el Estado national; siempre asi, como un todo, formado por las parties, a las cuales fu6 uni6ndolas, progresivamente, una serie Ae mutual conveniencias, la defense comfin, la obtenei611 inAs fAcil de grades finalidades, para bien general.






33
Siendo ese el process natural de los grades agregados socials, es evidence que las parties que a su. formaci6n concurring, para mejorar, cada una de ellas, su peculiar condiclo'n, jama's declinaban su. propia personalidad, es decir, su. propia autonomia, sino que solo se requeria cierto orden de dejaciones, nada mds que las que fueran necesarias para que el agre ado mayor resultase en conditions de cumplir sus fihes en bien de la comunidad toda.
Lo mismo que el hombre entra. en la familiar, para su provecho y sin el sacrifice de su autonomia personal, si bien pagando cierto tribute a sus deberes families; del mismo modo las familias concurrent a former la municipalidad; 6stas a former las provincial y regions; y por filtimo, resultant los Estados nacionales. Pero en cada una de esas esf eras, hay y sigue habiendo un estado perfecto, es decir, una mantra perdurable de estar o de existir.
El individuo es el estado individual. La familia es el estado dom6stico. o familiar. El municipio es el Estado en lo local, andlogamente que la provincial y la region, como contrapuestos al Estado en lo national, que por ser 6ste el mds grande, lo Ilamamos implemented el Estado, ya






a4

que no existed un Estado universal, como organizaci6n political, de toda la sociedad humana.
Ahora bien, el sujeto obligado de la sociedad political, es la persona individual o colectiva;.es la sociedad natural; es eI hombre. Este nace con'ten4encia ing6nita a la libertad. La necesita en su vida privada, que es la libertad civil. ' Y la necesita en su vida piWica o collective, que es la libert4d political. La autonomia estd en la esencia misma de ambos concepts de la libertad, tanto de la civil-la autonomia individual-como de la politica-la autonomia del municipio, de la provincial, de la region, etc.
ConeretAndonos ahora al municipio, se ve, por lo expuesto, que es una sociedad natural, necesaria, surgida al conjure de requerimientos permanentes, ya que las families aisladas carecerian de medics adecuados para satisfacer los fiues de la naturaleza y de la civilizaci6n.
Tockeville, dij o que, el hombre constitute los reins y las repfiblicas, pero el municipio ha salido directamente de las manos de Dios". Y Azedrate afiade que, "ha habido y hay escuelas y partidos, que dejan pendiente de la voluntad de los ciudadanos, la formaci61a de las provincial y de las naciones, o negar la necesidad de 6stas y aquellas; pero se detienen ante el municipio,







35

cediendo el rigor de la l6gica, ante la realidad de las cosas".
Es que en el Municipio estd la verdadera existencia social. -El pueblo, la cludad, son los centros motors de la vida national. Se comprende un municipio sin Estado national; seria el eldsico Estado-ciudad o la Ciudad-estado. Pero no se comprende un Estado national sin municipios, torque no hay "todo" possible, sin parties que lo compongan.
Wase lo que significant en los pueblos, su esfuerzo hist6rico hacia la deseentralizaci6n administrativa, que es la antithesis del centralismo. Y el colmo de la deseentralizaci611, es la autonomia municipal. Puede haber deseentralizaci6n sin autonomia. Pero no puede haber. autonomia, sin deseentralizaci6n. La autonomia es la descentralizaci6n maxima possible, o sea, la centralizaci6n totalmente excluida. .Los passes donde existed, por poca que sea, alguna centralizaci6n de los poderes locales, en los poderes centrales-legislativo o ejecutivo-no han Ilegado a conseguir la autonomia municipal, aunque su deseentralizaci6n sea mucha y est6 en process ascendente.
La autonomia municipal es el ideal juridico de la deseentralizaci6n. Es el municipio inde-







316

pendiente, salvo lo que esa independence deba ceder, estrictamente, ante el hecho de que el Estado Dacional, asume ciertos deberes generals, en euyo cumplimiento, para bien coffin, necesita de libre acei6n, y el municipio re conoce esos derechos del Estado, para realizer sus fines. Cuando no hay autonomia municipal, el Estado absorve a la Naci6n. Eso es el centralismo; el gobierno central monopolizando el pensamiento y la conduct de los gobiernos locales.
La autonomia municipal, es, en uno de sus disintos grades, el derecho mismo de personalidad. No es, por tanto, un sistema o una doctrine de gobierno, sino que es la misma esencia, algo fundamental para el gobierno. Y no puede haber m s o menos autonomia, asi como no hay esas modalidades en el derecho de personalidad. Es decir, se tiene, o no se tiene personalidad. Entrando en esos distingos, se estd ya dentro de las ,infinitas tapas que pueden apreciarse, desde la centralizaci6n mdxima, que es el absolutism del Estado national, hasta la deseentralizaci611 mdxima y 6sta es la autonomia del municipio.
La autoDomia no es de escuelas filos6ficas, sino de derecho natural. No tiene motives accidentales, sino permanentes. Estd en la naturaleza intima de las personas y de las cosas. Al discu-






37

tirla siquiera, se ataca el santuario de la libertad humana.
El absolutism desp6tico de las oligarquias politicas,. pretend justificar el centralismo, preseutdudolo como una tendencia protective y educadora, desde la'capital del Estado, sobre todas las demAs poblaciones. Pero 6sto cae por su base, preguiritando en que se apoya esa hip6tesis de superioridad moral y scientific, con que se desea asumir la superioridad political y administrativa. Los centers de mAs culture, lo son tanibi6n de mds inmoralidad.
AdemAs, siempre el gobierno propio, es el mejor de los gobiernos, y asi es cierto, desde el gobierno del Estado, hasta el del mismo ser individual. Goethe dijo que "el gobierno ideal, es el que ensefia d los hombres a gobernarse a si mismos". Es decir, la autonomia siempre como ideal.
Cierto es que, al imb6cil, se le recluse. Pero la humanidad no ha tenido, todavia, casos, de un pueblo enter padeciendo de imbeoilidad; apart de que no se conciben silos para colectividades, ni hay tribunals bastante altos para decretar tal reclusi6n, ni medics de practicarla por la fuerza, sin destruir el orden social mismo, caso de conseguirlo.






38

La autonomia municipal es, por consiguiente, una expresi6n necesaria del principio de humana, aplicado, gradualmente, en el orden de las personas colectivas.
Segfin el lustre Maculay, "los que afirmau, como de plena evidencia, que ning ln pueblo debe ser libre, mientras no est6 preparado para la libertad, recuerdan al necio de la vieja fdbula, que resolvi6 no tirarse al agua, mientras n6 supiera uadar". Y afiade el sabio ingl6s-con toda su enorme autoridad de historiador y de politicoque, "si los hombres, para ser libres, debieran e perar a que la tirania los haga buenos y cults, esperarian por siempre".
En effect, la tirania envilece, tanto como la libertad dignifica. En el fondo de la centralizaci6n gubernamental, siempre estd el absolutism del poder; mientras que la autonomia municipal, es la libertad political, respondiendo, a la libertad civil, es decir, que el que es libre individualmente, en el gobierno de su persona, tambi6n lo sea colectivamente, en el gobierno de su municipio.
La autonomia municipal discipline a los pueblos en la libertad political y les hace concern y amar sus instituciones. Se afirma con 6sto la idea de la patria. En cambio, dice Gumplowicz, que todo pueblo sin autonomia municipal, estd en







39,

camino hacia la horda o la: tribu, y expuesto a caer bajo la plant de un tirano o de un invasor. El colmo de este envilecimiento, dentro del absolutis -o imperial, estd en la famous frase de Caligula: "los reyes son doses y los hombres son bestias". Y tal vez no faltan, dentro de las repfiblicas, algunos que se sientan reyes.
Defendamos, pues, la autonomia municipal cubana. Asi amamos la libertad. Y por fortune, estd en nuestra Constituci6n y en nuestras leyes.
Sentada asi la realidad dominate del municipio, y de la autonomia municipal, segfin la Filosofia political, veamos lo que, en las presents conditions, necesit6 ser la obra de los Conveucionales cubanos; al recover ese asunto, dentro de nuestro C6digo fundamental.

v

LA AUTONOMIA MUNICIPAL EN LA
CONSTITUTION

Al cesar en Cuba la -gobernaci6n espafiola, tras una breve ocupaci6n military extranjera, la antigua colonial qued6 duefia de sus destinos, ae.tu6 su conciencia national, y armada de su sobeI
rama, necesit6, para cumplir sus deberes, co-







40

menzar por la definici6n del Estado cubano. Convocose a una asamblea constituents y 6sta redact6 nuestro C6digo fundamental, nuestra Constituci6n political.
Y v6ase que esos dos nombres no arguyen una misma cosa, sino que son dos, bien distintas entre si, aunque de intima relaci61i y tratadas juntamente, por motives hist6ricos bien conocidos.
Es C6digo fundamental, en tanto que consign ciertos principios juridicos bdsicos. Surgido el Estado modern, sobre la base de la soberania nacioual, cada individuo aseendi6 a ciudadano, siendo, en este concept, soberano y libre. No era possible, pues, dejarlo esclavo como hombre. La libertad individual, COMO conquista de los tempos, necesit6 quedar garantizada, aun contra los mismos poderes del Estado. Y por eso se requiri6 una declaraci6n de derechos, que la asegurase. De ahi el C6digo fundamental.
Es Constituci6n political, en cuanto organize los poderes pfiblicos, determindndoles una esfera propia de acci6n a cada uno de ellos, segfin scan de la naci6h, de la provincial o del municipio.
Este filtimo aspecto-el de Constituci6n politica-es el dominate, el esencial, el tratado en extenso. Con respect a la declaraci6n de derechos, apenas se acostumbra esbozar algo sobre el







41
de personalidad, el procesal, el de familiar y el penal; si bien es la tendencia modern, que eada pueblo tenga su C6digo fundamental, comprensivo de todas las esferas del derecho.
Entre los grades problems que los convencionales cubanos necesitaban plantearse y resolverlos estaba el de nuestro regimen municipal, que habia de ser una de las parties mas esenciales de la constituci6n political que adoptdramos.
C6mo habia de quedar constituido el municipio cubano, dentro de nuestro Estado national? Es. que se le reconoceria, plena y francamente, su cardeter do persona social, natural y necesaria, base de su propia autonomia, y 6sta, seria, entonces, declarada en la Constituci6n mism'a, para estar soberanamente defendidos, los municipios y su autonomia, contra la acci6n legislativa, siempre versdtil, de los Congresos; o es que el Estado iba a atribuirse esa omnipotencia politica, que hace de los municipios, meros 6rganos del poder central, simples divisions del territorio national, dentro de cuyo recinto, el Estado act6a a su drbitrio?
Lo primer, entrafiaba la tendencia elevada de la Ciencia political modern, tan admirablemento expuesta por Carnevali, sustentando que son constitucionales, Vor su Propia esencia, las pre-






42

rrogativas de los municipios, ya que 6stos son factors vivos de la organization social, personas colectivas, coin derechos propios inherentes a su misma naturaleza.
. Lo segundo, significaba la viciosa teoria hist6rica, que arranca de la vieja querella medio-eval entre los reyes y los municipios, anulando la personalidad de 6stos, en aras de la preponderancia del monarea absolute, representative, entoncesi del Estado.
Aquello, era el derecho natural, inspirando al derecho p-6blico; 6sto, era una mera corriente traditional, superviviendo sin ambience adecuado. Lo uno, era lo s6lido, 10 justo, lo permanente. Lo otro, era lo delemable, lo injusto, lo transitorio.
Y los convencionales cubanos se mostraron a gran altura. Tuvieron el valor social y politico, de sustraerse, prudentemente, a algo que en la tradici6n espaRola resultaba malo, y a algo del ejemplo norteamericano, que era peor. Se inspiraron en las mAs puras coucepciones del Derecho Pfiblico. Reconocieron al municipio cubano, su persoDalidad y su autonomia, delimiidindole la esfera de su libre acci6n, con los casos specifics en que el Estado pueda intervenirla, y, en defiRitiva, result una obra constitutional tan per-







43

fecta como cabe en lo human y muy superior, positivament.e, a cuanto en ese aspect continent todas las demds Constitucianes. Cuba es, en 6sto, la nota mds avanzada, hoy, del Derecho constitutional. contemporAneo. Y por ese camino habrdn de imitarnos, de modo inexcusable, afin los passes de 'mayor culture.
Desde luego que esto require a1guna demostraci6n y trataremos de ofrecerla seguidamente.

Vr

LA OBRA DE LOS CONVENCIONALES

El gran problema municipal modern present mfiltiples dificultades, hist6ricas unas; doctrinales, otras; muchas de adaptaci6n y no pocas de prejuicios socials y de partidos politicos.
La tendencia hoy dominate, como inevitable, es la del municipio aut6nomo, reconocido que *eI 44self government" es el. principio fundamental de toda democracy. Pero aun asi, cada pais lucha eon obstdculos peculiares, cuando se trata de llevar 6 las leyes todo lo que de aquel principio se derive.
Inglaterra, no obstante ser, por excelencia, el. .pais del "self-government", lo contradict con







44

tradici6n de que el Estado otorga a los municipios "poderes enumerados", y este sistema es esencialmente defoctuoso, ya que, tanto a una persona collective, como a una persona indivi Ldual, es impossible determinarle todo lo que puede hacer, dentro de los infinit os aspects que reviste la vida de la relaci6n. Lo finico possible es fijar lo contrario, es decir, las excepciones, c lo que no se permit hacer a los municiplos, que es aquello on que el Estado so reserve actual o intervenor.
De ahi que la autonomia inglesa, estd obligadamente castigada, ya que en muchas occasions, asuntos de interns puramente municipal, requieren. una previa autorizaci6n del gobierno del Estado.
Ese mismo vicio de tradici6n, se observe frecuentemente, en las municipalidades de los Estados Unidos, llegdndose al extreme de que, por ese sistema de poderes enumerados, el gobierno municipal de Boston, necesit6 ser especialmente .autorizado por la legislature del Estado de Massachusetts, para comunicar con un. hilo telef6nico, dos oficinas de gobierna, pues esa acei6n. no estaba prevista en los poderes enumerados que el Estado tiene concedidos a ese Municipio. El professor Horace Deeming dice quo "la ciudad







45

americana, es una esclava abyeeta de la legislatura del Estado".
En cambio, todas las demds naciones continentales europeas-sin contar Turquia y Rusia, por su incipiencia constitucional-tienen el sistema contrario, o sea, otorgar a los municipios, poderes no enun-lerados, facultdndoles para cuanto necesiten hacer, salvo los casos de excepciones, y 6stos si se enumeran. Bajo este aspect, la ciudad alemana es la mAs libre.
Salta a la vista que este -61timo sistema es el que la Ciencia political recomienda, en tanto que los munieipios jamds deben perder su personalidad, al vivir dentro del Estado. Y 6ste es quien, por excepci6n, debe estar autorizado a intervehir en ciertos asuntos de la vida municipal, nada mas que en lo que fucre precise para mantener la total unidad political del Estado national.
Este sistema es el que deja su propio campo a la autonomia municipal. Y a ese se han atenido los colivencionales cubanos, segfin el titulo XII de la Constituci6n, resistiendo la influence poderosa y p6rfectamente l6gica del ejemplo norteamericano, bajo cuya acci6n ellos actuaban, pues Cuba estaba, entonces, militarmente ocupada por los Estados TTnidos.
En distinct sentido, nuestros convencionales'







46

tomaron del genio anglo-americano, al Alcalde por elecei6n popular direct, que no lo tiene el resto del Alundo, salvo alguna contada excep.ei6n. Y 6sto, que es lo que da su mayor tono de self-government" a los municipios norteamericanos-y que contrabalancea, en ellos, su deficiencia de los poderes enumerados-tambi6n se suma, entre'nosotros, al dmplio apoderamiento con que nuestros municipios se encuentran favorecidos.
Ademds, es la Constituci6n misma-y no la ley-quien otorga a nuestros Ayuntamientos, plenos poderes para establecer sus ingress, o sea, crear.impuestos, exigirle al pueblo lo que el Gobierno municipal juzgue precise para cumplir sus fines, sin m s limited que no contrarian el sistema tributario del Estado.
Por filtimo-y solo tratamos aqui la material a grades rasgos se trajo a nuestra Constituei6n, desde los Estados Unidos, lo que alli llaman el sistema "federal" en los municipios, o sea, que en 6stos, como en el gobierno federal de la Gran Repfiblica, los poderes p iblicos locales, est6n org6nicamente separados, de tal mantra que, el poder legislative o deliberante-de que es 6rgano el Ayuntamiento-tiene su propio presidente, y no forma parte de ese cuerpo el Al-







47

calde, a quien independientemente queda atribuido el poder ejecutivo local, sieudo el Jefe de la Administraci6n municipal, ya que la administraci6n es el poder ejecutivo mismo en acci6n.
Tenemos, pues, en Cuba, la forma de gobierno republican y la'repfiblica, no solo en el Estado national, sino tambi6n en los estados locales. Y tanto es president de la repfiblica el Alcalde, dentro de su municipio, cuanto lo es el mismo jefe del Estado national, respect de todo el pais; asi como el Ayuntamiento, en cuanto es Cdmara deliberate, para resolver los asuntos todos que imported a la municipalidad, estd iiivestido, realmente, de tantos poderes, como el mismo Congreso national, en su esfera propia, que son los interests del pais considerados en general.
En tal virtue, la autonomia municipal cubana, ui tiene igual, ni tiene precedents. Es una admirable selecci6n de cuanto sobre estos asuntos, el mundo civilizado osteutaba, como corriente de ideas political y socials, al moment de planearse nuestra Constituci6n.

VII
EL MAXIMUM DE AUTONOMIA

.Los tres elements characteristics para apre-







48

ciar el alcanoc de la autonomia municipal son: I.'-Ia extension de las facultades que los municipios puedan ejercitar; 2.'-que el Alcalde derive su autoridad directamente del pueblo misIno, para deberse solo a 6ste y a la ley; o bien que deba su nombramiento a alguna otra autoridad, a la cual, por ese solo hecho, queda subordinado, como pasa frecuentemente en los Alcaldes europeos y de la Am6rica latina, nombrados por el Ayuntamiento, o por el Jefe del Estado, Y, V-que aquello y 6sto, tengan su asiento y su. g rantia, solo en las leyes, mudables por la voluntad de los Congresos nacionales, o que procedan de mds arriba, de la Constituci6n misma del Estado, siendo asi intangibles esos asuntos, para los legislators.
Cuba estd, pues, en el tipo 1-nds S61ido de autonomia municipal. Tiene la mayor autonomia europea de los poderes no enumerados, y la mdxima norteamericana, del Alcalde por elecei6n popular direct. Es decir, que tenemos todo lo que, en 6sto, constitute la superioridad de Europa sobre los Estados Unidos, y lo que entrafia la superioridad de los Estados -Unidos sobre Europa.
Ademds, todo eso, que solo nosotros lo tenemos conjuntamente, es Cuba el -dnico pais de la tie-







49

rra que lo garantiza en la Constituci6n inisma del Estado national, inclusive Ja autonomia financiera- de los mu.nicipios.
Cierto es que la autonomia municipal, tanibi6n result reconocida en dos Constituciones de Estados europeos-B61gica y Holanda-pero ]amguna de ellas tiene el Alcalde por elecci6n directa.
Tambi6n se declare la autonomia municipal, en las Constituciones de Honduras y de Ecuador; pero se la anula, de hecho, en tanto que sti regulaci6n se la encomienda, toda, a ]as leyes.
Tenemos, pues, la autonomia municipal mdx -ia posible.in A ds dmplia y mAs garantizada que en ningfin otro pais del mundo. Todo eso, en la historic del progress politico-institucional de los pueblos, hay que ponerlo al cr6dito de nuestros convencionales, 37 por 6stos, al er6dito de Cuba.
Y es del caso puntualizar, algo siquiera, de lo que significant para los cubanos ese regimen municipal que la Constituci6n ha establecido.








50


Vill

GARANTIAS REPUBLICANS

E a obra de los convencionales implica, en primer t6rmino, la salvaci6n v la efectividad'de cuanto es substantial oil la repfiblica y o' la democracia.
El re nacimiento de las inunicipalidades en la Edad Media, signifies la creaci6n, en.ellas, del esta'd6 Ilano", es decir, el pueblo, que so orgaIlizaba, y, ya tenlible, coneurria a la gobernaci6n p 'f Rea, junto con las otras dos representacioues soeihles'de entonces, la nobleza, v el clero. Y de'sd6"e'sa epoea, dado su origin, inumelpio oiltrafia democracy.
Contra esto, conienzo a actual la soberbia de los reyes. En toda la Europa del sur-Italia, Espaiia'y Francia-la, realeza abati6 a los 11,111nilip'i6s, acabaiido en Epila, en Villalar y on la Roeh6ld con ]a libertad political. Ese movinaleiito europeo, fu6 general; pero Alemania, e Inglaterra so detuvieron en un justo medio v se salv(5 en esos passes la autonomia municipal. La base do un Estado libre, es el municipio libre.(l)

(1) Ley Municipal de Austria. Articulo 1.0









De ahi arranca, precisamente, la distinci6n political fundamental entre el norte y el sur de Am6rica, y ello explica torque los Estados Unidos, con espiritu ingl6s, tienen realmente, vida republican, en tanto que casi todas las republicas latinas de este continent, coloDizadas por Espafia, son, a pesar de sus famosas Constituciones nacionales, verdaderas tiranias, y muchos de sus presidents parecen, de hecho, monarchs absolutes.
Esa famous generalizaci6n de Lincoln, sobre que la democracy es "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para, el pueblo", o no dice nada, o hay que interpretarla necesariamente, en el sentido de que, si la naci6n debe ser gobernada por los habitantes todos del territorio national, el municipio debe serlo por los habitantes, todos, de la municipalidad.
Lo mismo que los asuntos propios de una per-.sona, es Osta misma quien mas acertadamente v. a su satisfacci6n propia, puede regirlos; igual acontece con los negocios de la familiar, que ningfu poder extraiio debe entrometerse a gobernarlos, sino los mismos families, y por forzosa analogia, los negocios municipals, solo a los vecinos del t6rmino toca manejarlos, segfui vean convenirles.






52

En tanto que 6sto result asi practicado, el aforismo do Lincoln estd cumplido. Y por eso,, con autonomia municipal en Inglaterra, hay alli intense democracy, dentro do un reino; mientras que en casi ningim. pais latino-americano, hay democracy, ni siquiera vida political local bien entendida, sin embargo de que son rep-6blicas, pero se carece en 6stas de autonomia municipal.
Es quo la Constituci6n national result, para el caso, una mera abstracci6n, v nada import que alli se contengan sobre la aniplia y abstract vida del Estado, muchos radicalismos democrAticos, si 6stos no los viven v no los experimentan y no los disfrutan las ciudades y las aldeas, en la misma realidad de su existence colectivaY resolviendo, cada grupo de poblaci6n, urban o rural, dentro do su respective municipio, sus propios negocios p iblicos, sin iugerirse en ellos los poderes centrals del Estado.
Se explica que a Bayamo lo gobiernen los bayameses; pero no los habaneros, que nada saben de aquellos asuntos locales, ni sienten aquellas necesidades, ni les affect direct y personalmente nada de lo que alli acontezea. Tampoco se explicaria que a Afatanzas la gobernasen los cienfuegueros. En cambio, Cuba, el territorio comfin, la naci6n de todos los cubanos, compr6n-








53
dese que desde Baracoa a Guane, todo s coucurraInos, por igual, a gobernarla. Esa es la generalizaci6n de Lincoln. Y por eso el "self-government", esti considered por todos los tratadistas, como un priucipio de derecho pfiblico substantial en el gobierno de los pueblos libres.
EstA, pues, en esa cousagraci6n de la autonomia municipal, el secret de la verdadera vida republicaDa, y gracias a ese r6gimell, Cuba no seguirA la suerte de muchas repfiblicas latinas de Am6rica, donde la libertad political es un mito, sencillainente'porque la centralizaci6u del poder y sus "funestas facilidades", hacen que la acei6u pidblica del pais enter, depeuda del gobierno national, sin iuiciativas locales, sin autonomia municipal.
La autonomia constitutional nos salva de esa atonia degradaute; crea en nuestros municipios el seutido de la responsabilidad, al dejarles aetuar en lo suyo, y esa discipliua educa al pueblo.

Ix

UNA HERMOSA DIFEPENCIACION
Nuestros couvelacionales, al incrustar la autonomia municipal en la Constituci6u, salvdudola eontra la instabilidad political de los legislators,







54

curaron asi, a nuestro pueblo, de un treniendo vicio de origin, el viejo unitarismo romano, que, revivido en Espafia, por la casa de Austria, y .continudndolo, despu6s, los Borbones, hiri6 de muerte a las famosas municipalidades espafiolas, que admiraban por su culture y que habian creado con su brilliant actividad, desde el siglo XT, el gobierno national representative, en las Cortes de Le6n, cien afios antes e que esa conquista de la libertad politica-que aun la gozaniosfuese aplicada en Inglaterra y Alemania, no teDi6ndola Francia sino dos silos mds tarde. EspaRa fu6 ponderosa mientras su gobernaci6n era esencialmente espai-nola, es decir, mientras tuvo autonomia municipal, sin dinastias extranjeras.
Ese LiDitarismo romano, que niega las libertades locales-y que es, segdn Lamennais "apoplegia en el cerebro y pardlisis en todo el resto del cuerpo"-estd aniquilando a Espafia y tiene su l6gica derivaci6n trasatldntica en los passes bisp'ano-americanos, todos ellos muy trabajados por esa herencia enervante.
Es Cuba, el primer pais latino de Am6rica, que logra romper esa ponderosa tradici6n formalista y sint6tica, creando, en cambio, para nuestros municipios, el regimen descentralizado, rational y juridico, que reconoce la personalidad social








do cada grupo do poblaci61u, para dejarlo, acada 11110, trabajar su destiny, segun le cadre, mejor, dentro de sus necesidades 3T de acuerdo con sus recursos y aptitudes. 1 .. I
Esa obra, pues, de nuestros, conveincioDales, es inappreciable para las libertades de Cuba y para su prestigious national.
Ellos supieron crear para su pais, bases firmes de vida republican, resolviendo problemas de alto derecho pfiblico, que aun los: tienen pl alit eados, entre mil dificultades, las mismas grades naciones de Euro -a y Am6rica.
Y no han podido hacer mas los hombres do esta generaci6n. Asi, las que vengan, tienen A-a el instrument do su vida pfiblica ordenada v libre.
Rxesta ahora examiner, como la obra ingeiite de los convenciouales, fu6 comprendida por,,los legisladores; bien entendido que, a 6stos, tah')solo les competia deselivolver,' organicamente, en normal adecuadas, los principios gene ales e stablecidos por la Constituci6n.







56

x

LA AUTONOMIA MUNICIPAL EN LAS LEYES

El 21 de Febrero de 1901, concluy6 la Convenci6n constituents de redactar la Constituei6n, sobre las bases de dmplia deseentralizacion que..dejamos bosquejadas. Y comenz6 su existencia la Rep iblica, con la fuuci6n respective de sus -diversos organisms, en lo legislative, lo ejecutivo y lo judicial.
DOM ser el primer trabajo de nuestros legisladores, redactar las leyes orgAnicas complementarias de la Constituci611. Y entre 6stas' primordialmente, la que a los municipios se contrac, pues, para ellos, la Constituci6n creaba un regimen opuesto al anterior, y como las leves coloniales resultaban ya inaplicables, de seguir 6stas rigiendo, la vida p-6blica era un caos.
Pues bien, ese caos perdur6 los cinco aflos pritneros de la Repfiblica. Y la caida de 6sta, en 1906, no necesitaba otra causa. T-T-n pueblo a quien su Constituci6n le ordena imperativamente marcher en dmplia senda de libertad, cuyas leyes le obligaban a vivir en un regimen de centralizaci6n absolutist, estaba condenado a perverse.








57
El pais quedaba de espaldas a su propia ConsTituci61n. Dentro de la Repfiblica, se vivia con las leves de' la colonial. Ese divorcio eiatre la Constituci6n v las leves, entre gobernantes y gobernados, tenia que calininar, necesariamente, (,,n la revoluci6n A, en la anarquia. Y asi sucedi6.
Sufrimos, por eso, la humiJlaci6n de que asumiera el gobierno de inuestro pais, un poder extranjero. Y 6ste cre6 una Comisi6n consultive y legislative, que, hasta cierto punto, fu6 el gabinete del gobernaute y, ademds, sustituy6 al Congress, para various fines, tino de 6stos, redactar7 cuanto autes, las leyes orgdnicas complementarias de la Constituci6n.
La Comisi6n Consultiva, se enfrent6 con el serjo problema de redactar la ley organic de los municipios cubanos. Abord6 su trabajo, y en 19 de Mayo de 1908, el Decreto n.' 518, hacia promulgar'eii la Gaceta el C6digo que contiene]as normal torque hoy se rigen nuestros municipios.
Decimos C6digo, torque ese es su nombre propio y asi se Haman en los Estados TJnidos y en Inglaterra y en rancia, las leyes orgduicas de sus municipios, ya que se trata de la organiza, 46n del gobierno en todo un orden integiml de








la vida pfiblica del pais, lo cual se sale realmeute, del cuadro propio de una ley. No llamamos ley al C6digo Civil, ni al C6digo de Comercio.' La Comisi6n Consultiva, redact6, pues, nuestro C6digo Municipal.
La Coustituci6n hizo el alma. Faltaba un cuerpo digno de contenerla. Y ese -ran espiri-I tu que los Conveucionales bosquejaron arenas en un solo titulo con once articulos, los legisladores de la Comisi611 Consultiva lo explanaronen ocho titulos, con 294 articulos, mAs 7 disposiciones transitorias.
La obra de la Constituci6n, fu6 algo asi conicy. mudar de casa. La obra de la Comisi6n Consultiva era, arreglar la casa-despu6s de la mudanza. El desaireglo habia perdurado cinco
ios v originado uua catdstrofe.
Asi las cosas, M lo primer, el acuerdo deinterpretar restrict y fielmente cuanto la Constituci6n establece. Los criterion de partido po-I 'litic02 se quedaron en las puertas del Palacio del Senado, donde la Comisi6n Cousultiva realize sus trabajos. Y 6stos se hicieron con un sentido tan uacional y tan sincere, que, no obstante apasionadas discussions sobre inuchas, materials quo asi lo demandaban, casi siempre se resolvio' por unanimidad de votos y, en cuanto, a:. la Ley Or---







59
gamea de los Municipios, no. so redact6 ni tin solo voto particular.
La Constituci6n habia desechado, por comple-, to, el regimen municipal de Espafia. Y para substituirlo, cre6 el municipio federal norteamericano, o sea, los poderes pfiblicos locale,-, artibuidos a autoridades y 6rganos respectivainente sep-arados. Un Ayuntamiento que delibera y un Alcalde que ejecuta y, para 6sto, tiene a su cargo la Administraci6n municipal. Di6 facultades amplisimas a los Ayuntamientos, para crear impuestos, y acordar empr6stitos, etc., etc.., sin necesitar absolutamente, en nada, de las autorizaciones previas o ulteriores, del gobierno del Estado, ni del de la provincial, que se requorian en los tempos colonials. Dej6 en el Prosidente de la Repdblica y on el Goiornador de la provincial, s6lo ciertos poderes de suspension, circunscritos a motives specifics y esto equivale a la excepei6n.confirmando la regla general de una autonomia que es tan complete como cabe, dentro de la supreme unidad political del Estado, on cuya legitima defense so crean esas excepcioues. Por filtimo, so determine que el Alpalde y los Concejales, serdn elegidos pqr sufragio de primer grado, o sea, directamente por el pueblo, siendo aqu6I y 6stos responsible de sus








430

actos, solo ante los tribunals de justicia y no,. por tauto, ante niuguna otra autoridad.
Esa ensambladura constitutional del munielpio cubauo, esencialmente juridica y republicaiia, evoca los mejores tempos en la historic de esas institutions y es indquina modern, para que obtengan 6xitos maravillosos, maquinistas bien preparados. Si hoy tal vez *no los tenemos, en hinnero sufficient, no import! La estructura estimula la funci6n, y ya los habrd. AM esti la indquiua. Si no la tuvi6ramos, quien sabe eiianio tempo y cudnta saugre costaria conseP (r Iila! Asi son las conquistas de la libertad.
Examinemos, brevemente, la obra de la Comisi6n Consultiva.

XII

COMO ACTUO LA COMMISSION CONSULTIVE

El empefio que por realizer a conciencia su ( ometido, mostr6 la Comisi6n Consultiva, jamds podrd ser superado por ninguna corporaci6n official.
Con-io'divisi6n del trabajo, design6se para la Ley Orgdnica de los Municipios, una subcomisi6n compuesta de los Sres. Alfredo Zayas, Mi-








guel F. ATiondi, Blanton Winship y F. CarreraJf1stiz, encargdndose a 6ste filtimo, Como poneiite, la redacci6n total del proyeeto.
Cumplido este primer trabajo y a propuesta del ponente, fucron agregados oficialmente a la subcomisi6n mencioDada, cuatro notables funcionarios de la mds probada competencia y prdetica en'asuntos pfiblicos de hacienda y gobernaci6n: el Sr. Luis Carmona, que tenia a su ca rgo, los asuntos municipals, hacia muchos an-os, en la Secretariat de Gobernaci611, donde actualmenteocupa el alto pesto de subsecretario; los Sres. Antonio J. Arazosa y Juan B. Vermay, andlogamente en la Secretaria de Hacienda, euva subsecretaria, el priniero de ellos, la dimiti6 recientemente; y el Sr.'Eduardo Col6n, que durante mds de veinte afios fu6 Secretario d e Ayuntandento en Camagiiey, Habana y Pinar del Rio, con tanta pericia, que por eso, fu6 traido a la Secretaria de Hacienda, donde hoy presta importance servicios al Estado.
Al proceder asi la Comisi6n Consultiva, evitaba, de fijo, los peligros del doctrinarismo, en ]a Ley Orgdnica, de cuya redacei6n se ocupaba.
Desde las Partidas mismas, hasta hoy, es tin defecto de los legislators latinos, el enamoramiento de la doctrine abstract, Ilevindola, en








62

toda su pureza, a los texts legalese, sill sufficient consult de la realidad social donde las leyes han de actual.
Un eminent publicist espakol, dice que, "Alfonsoel Sabio, al implantar, con las Partidas, ef derecho roinano, con menoscabo del derecho patriot, pee6, como puede pecar un sofi-ador rev(plucionario de los tempos modernos".
Y concretamente a las leyes municipajes esP, iiolas-que sol-i nuestra tradici6n juridica inmediata-dice el gran Joaquin Costa, que, "inspirado en un espiritu de abstract Liniformidad, dict6 el legislator, una tras otra, varies leyes municipals, bien ajeno de sospechar que estuviera emulando a Plat6n y a Locke, en eso de bacer Constituciones ut6picas e irrealizables".
Si las leves-como dijo el fil6sofo de Estagira
-"ban de acomodarse a la rep iblica y no la repfiblica a las leves", 6stas necesitan tener, desde luego espiritu doctrinal; pero, junto con eso, requires, en ellas, sentido de realidad, para que scan cul-nplideras, v esto filtimo fu6 suficientemente previsto en la actual. Ley Orgdnica de '2111estros Alunicipios, Coll los adjuntos que en ella cooperaron.
Sobre eso, se avanz6 mucho mds en las precauOones contra, el doetrinarismo, Oficialmente la








63

,Comisi6n Consultiva, pas6 a todos los Alcaldes v .a todos los Secretarios de Ayuntamiento una .circular, solicitando sus opinions, acerca del plan general discurrido-de que se leg envi6 co-pia-para hacer el proyeeto de Ley Orgdnica; lo cual produjo un interesantisimo material de studioi, que todo 61 fu6 tomato en consideraci6n.
Y adema's, una vez formado en su totalidad el proyeeto de Ley, fu6 6ste, antes de su promul.gaci6n, sometido, durante un mes a una dmplia informaci6n popular, un -verdadero 'referen.dum", que abri6 campo a muchas observations atinadas, Iltimas
dando motive a inia serie de Itiodificaciones.
La realidad de la vida social cubana, estaba, pues, efectivamente consultada. Y el concurso, ,en estos trabajos, de quienes, personalmente, ve-Ilian realizando, por aRos, la funci6n municipal, tanto en el 11111-ulicipio mismo, como en los centers superiorss de los cuales, entonces, los Ayuntamientos depending, fu6 garantia positive contra
-fodo idealism.
Co-no por otra parte, la Comisi6n Consultiva estaba provista de todas las leyes municipals, de los passes civilizados y se habia pesto al corriente de la orientaci6n scientific modern, para coiiocer su derecho constituvent.e, a- niAs, de su. d4 ,







64

recho constituido; quedaban, asi, toluadas las precaucioues rationales para acertar, en lo que humanamente result possible mucho nids cuando, se trata de sociedades houdamente coun-lovidas, doiade el *estado de la opinion varia tan frecuentemente, segfin el debate pasional de las mudanzas political.
Por la traseendencia de los precepts que necesit6 contender v por el campo enorme que abarca, puede decirse, con reflexi6n serena, que la Comisi6n Consultiva, produjo en la Lei, Orgiinica de los Municipios, la obra mis traseendeiltal en el Derecho pfiblico cubano, despu6s de la Constituci611. Y es, por eso, una contribuci611 al progress institutional.
Falt6le tempo a la Coinisi6n Consultiva, para regularizar el procedimiento coutencioso-administrativo, ya qrte ]a Constituci6n lo establece,(') y para haber discurrido, entonces, recursos A tribunals interniedios, que solucionaran, fdeil y rdpidamente, controversies niunicipales que, por su naturaleza o por su escasa importance, norequieren uil pleito solemn.
La Co-ustituci6n liabia roto la antigua gerarquia administrative, Y causaban, por eso, estado, ]as resoluciones del. Alcalde v los acuerdos del Ayuntamielito.
(1) Articulo 85.








65

En el relativamente corto period, de su existencia-v torque este filtimo fu6 inesperadamente terminado por motives de political amerlicana, a la mitad, tal vez, de un program de trabajo arm6-uico, necesariamente largo que, desde, pI principio, le fu6 sugerido-la Comisi6.n C10.1asultiva, en sus filtimos moments de vida legql,!pj do, arenas, crear el recurso de reform aAte Ayuntamientos y Alcaldesl determined por el .artieulo 266 de ]a Lei, OrgAnica de los Afu.pieipios.
Se im one hoy Ilenar ese vacio estableciendo acaso., una primer instancia, ante los Jue.pes municipales, con intervenci6n, tal vez, de un asesor y segunda instancia ante los juices de partido.
El asunto, sobre ser interesantisimo, es delos mils complejos. Require modificaciones mAs o menos f fundamentals, en algo que se roza con nuestra lei, de eupiciamiento civil; con la de 10 cojiteii( ioso-,tdiiiinistratiA-o-qiic es la torture del deinandante-y a1gunas mAs que con.ellas stain emparentadas derogar la absurd Orden n6mero ill del Gobierno Interventor. De ahi-que, la obra denianda su indispensable tempo, y no lo tuvo, para ello, la Comisi6n Consultiva.
En cambio, el grap problema de la autonomizi









finanaciera municipal, quedaba de antemano, bdsicamente resuelto, con las amplisimas facultades otorgadas a nuestros Ayuntamientos, por el Art. 105 de la Constituci6n, que les autoriza a crear libremente sus impuestos, salvo ingerirse en los tributes del Estado.
Con esos pi!ecedentes, la Comisi6n Consultiva pudo redactar la Ley de Impuestos Municipales, como complementaria de la Ley Orgdnica, si bien lindOndose a dar las reglas adecuadas, para que los Ayuntainientos utilicen sus poderes constitacionales.
Y cuando en esos trabajos, era su norma obligada, que la Ley nunca restase a los Ayuntamientos, las facultades que les otorga la Constituci6n, es curioso que a1guien critical esa Ley, torque, segCin ella, los Ayuntamientos puedafi establecer libremente los impuestos; sin ver que esa libertad, se regular por la Ley, pero se otorga por la Constituci6n.
En este aspect financier, tambi6n le result al "status" de los municipios cubanos, una favorable es ecialidad.
Tanto en el campo de la ciencia, como en el del derecho positive, respect de las haciendas locales, cuyo 6rgano de expresi611 es, fundamen-talmente,- el municipio, se tiende a dejar, para









67

este ffltimo, los impuestos resales y director, reservando los indirectos al Estado, siempre sobre la base de que sean necesariamente compatibles los dos sistemas tributaries.
En esa tendencia est francamente, los alemanes, cuyas haciendas municipals acaban de ser reorganizadas por las leyes de 14 de Julio de 1893 y 24 de Julio de 1906.
En Francia, Mr. Caillaux acaba de declarer que, el problema de la autonomia municipal financiera, estaba caracteristicamente relacionado con la hacienda del E stado, y venia a sci en definitiva, un problema de independence y libertad respective entre las dos haciendas. Y por ahi se oriental en Francia, las iniciativas de reform. (1)
En Cuba, teDiamos, salvo excepciones, la hacienda municipal, subordinada al sistema del Estado, utilizando aquella, el procedimiento de "recargos", manteDido en Espaha y mds o menos importado de los ce'ntimos adicionales de Francia.
Al desaparecer de entre nosotros la colonial, eesando, en raz6n, con ella, toda deuda exterior de Cuba, nuestro Estado national, sin esas cargas,

(1) Wase 1IR6gilne financier et comptablIA6. des Comunes". L. Thoelet.








68

tampoco tuvo que tender a gastos de la Iglesia official, y le bast6, eon excess, para satisfacer sus necesidades, el ingreso de las aduanas, que aun produced bastante mds de lo que el Estado necesita, expliedndose, tal vez, por ello, una modificaci6n arancelaria.
Esa situaci6n desahogada para la hacienda del Estado, permiti6 que se dejasen a los municipios, los impuestos resales y director, colocando la hacienda municipal cubana, de la mantra mAs completa, en esa etapa progresista, que es la tendencia scientific en Europa y en los Estados Unidos, sobre fales asuntos.
Con ese acomodamiento, los muuicipios cubaUos, tienen, desde luego, ya, las.bases necesarias para su vida propia; cada uno segfin su naturaleza y conditions, pues en ellos, como en las personas naturals, tambi6n hay pores y ricos, coino hay, tambi6n, personas a quienes les sobra osadia, eon fortune, mientras a otras les sobra moderaci6n, sin 6xito.
Ante esa diversidad ing6nita en todo lo que vive, explicase, en la generalidad de los passes, el concurso que, a los municipios necesitados, presta, siempre, el. Estado national, y que, en ning-6n sentido, tiene cardeter de favor generous, sino que es, un auxilio debido por la misma natura-







69
Ina de las cosas, ya que el Estado national, no es, ein si, inds que la suma de las muiaicipalidades, y la prosperidad de 6stas, queda esencialmente relacionada con la prosperidad de aquel, siendo asi que jamds puede coneebirse un Estado fuerte y pr6spero, con municipalidades d6biles y arruinadas.
El tesoro national de Inglaterra, da eada aiio, sobre eineuenta y eineo millions de pesos como auxilio a los presupuestos municipals; el de B61gica, cubre una tereera parte do los gastos municipals; el de Francia da eada afio, a la ciudad de Paris, cerea de diez y seis millions de francs; a Alarsella, 4.351.560; a Lyon, 993,817; y muchos otros ej employs podriail mancionarse. (1)
No hace, pues, el Estado cubano, favors g enerosos, cuando suple, en easos determinados, algunais obras o servicios, de ciertas municipalidades, sino que sencillamente, eumple sus, deberes nacionales, facilitando progress o evitando dificultades, que, de un modo o de otro, reffilyen, siempre, en un vigor national, que el Estado, respectivamente, lo derive de los mismos municipios, aislados 6.coleetivamente.
Wase, por ejemplo, lo que significant la muni(1) Waso Municipal finances';. John A. Fairlie. New York. 1901.







70

cipalidad de Cienf uegos, como bloque viviente de ponderosa culture, vigorosisimo progress y gran potencia econ6mica, dando relieve, ante el mundo, a una gran parte de nuestra costa del Sur, que seria casi desconocida, sin ese magnifico centre u.rbano, de intense actividad psicol6gica.
Y a saber si, por ese interesantisimo concurso, no recipe el Estado cubano, del Alunicipio de Cienfuegos, tauto como 6ste de aqu6l, hacienda un balance general.
Andlogamente puede decirse de todo centre de poblaci6n, urban o rfistico, pues, eada.uno, en su esfera, aun los mAs modestos y escondidos, son, alli, g6rmenes de vida social politicamente organized, factors vivos del cuerpo national, y todo eso, junto, es el Estado, tanto que, sin 6so, no se concise que este exist.
Por eso no tiene sufficient explicaci6n, que, al cumplir el Estado cubano, sus deberes sanitarios
-que. son, desde luego, nacionales, como parte de nuestro tratado permanent con los Estados Unidos-se requiera de los municipios, que contribuyan a esos gastos, con una d6cima de su presupuesto. Y es todavia mas injusto, que se deduzea.tal d6cimay no de los ingress realizados, sino sobre los ingress presupuestos, determi-







71

nando eso, a veces, por parte del Estado, procedimientos de cierta iutemperancia, que ni ]a ley los autoriza, ni los permit la Constituci6n.


X111

UN REGIMEN NUEVO

Compr6ndese a primer vista, que la obra de la Comisi6n Consultiva, no podia ser un mero traslado de lo establecido en la Constituci6n, sobre nuestro regimen municipal. Basta observer que su misi6n era hacer la ley orgamea de Jos municipios; o sea, fijarles su lauevo tipo legal;. organizer sus poderes de gobierno; concretar, en cada unos de estos, sus functions; precisar las normal de 'sus trabajos; Pu'Dtualizar'la'libertad de su hacienda propia, la formaci6n de sus presupuestos, la contrataci6n de impuestos, la determinaci6n de los recursos contra las resoluciones de los Ayuntamient os y de los Alcaldes y determiner la responsabilidad en que 6stos y los coucejales incurrieran por sus actos u omissions que debieran ser castigados.
Cada uno de esos enunciados, necesitaba serZlesenvuelto eia la ley orgdnica, dentro de su cuadro propio. Y respect de todos ellos, habia quo







72

consultar 6xitos v experiences en Cuba y fuer.a de nuestro pals. Habia niucho que adapter, tomAndolo de I egislaciones extranjeras. Alucho que aprender, especialmente de sabios espailoles y norte-americanos, que han liecho, en estos asuntos, Ja critical scientific de cuanto existed de vicioso en esos dos passes, que son, respectivamente, nuestra tradici6n y nuestro ejemplo. Se trataba, no de niodificar el Ayuntaiiiiento o de varilar las facultades del Alcalde, sino que, fundamentalmente, el viejo regimen colonial, de cuatro silos, iba a ser desarraigado, sustituy6n-dolo por un regimen nuevo.
La Coustituci6n mand6 que el viejo barco muInicipal, de velas, fuera sustituido por un nuevo vapor de h6lice. De lo anterior, solo perdura la, idea ge neral del barco. Pero desde la base ,yqlimpulso, hasta el aparejo, la disposici6n de las cosas v de las personas, los instruments de
-trabajo, la naturaleza y tempo de realizarlo, todo necesitaba ser adecuado a las nuevas circuns-taucia.s.
Comienza, pues, la Ley OrgAnica, determinando el concept actual del municipio, como una sociedad -politica complete, de fines totals, que vive, jentro de otra sociedad political, mayor, gu4rdando entre ambas: las relaciones indispen-







73
sables para que niantenga su unidad esta filtima, o sea, el Estado national.
Ese orden de relaciones, es la autonomia municipal, que se sintetiza, en otorgar a los n1unicipios, libertad, sin independence, y atribuir al. Estado, autoridad, sin tirania.
El Estado, como supremo dispensador del derecho-porque no hay poder mds alto-contiene en sus Coustituciones v detalla en sus leyes el derecho municipal, pero 6ste no lo puede dispensar aqu6l a su arbitrio, sino que ha de atenerse a la naturaleza de las cosas y de las persoiias. El legislator no puede ser arbitrario.
Seria tan absurd una ley declarando que constituyen familiar varies personas sin relaci6n de sangre entre si; corno lo scria otra, declarando, por ejemplo, que los municipios de Guanabacoa
de Mariana, no constituent dos sino una sola entidad.
En el primer caso, faltando el hecho social de la familiar y el lazo moral que la sustenta, la ley claudicaba en el. choque contra la -realidad.
En el segundo caso, Guanabacoa y Afariauao, como pueblos de propia personalidad, seguirian invariables, 'sintiendo sus respectivas hecesidades, determinatives de una acci6n adecuada, con absolute separaci6n, siempre, entre, ambos. Y







74

el malestar por la personalidad political tan torpernente defraudada, conduciria a todo para recobrarla, desde la protest, hasta la revoluci6n inclusive, moral o material. Esas supremas mjusticias, por un medio o por otro, tarde o temprano, se reparan siempre.
El legislator result impotence, tanto para desconocer lo que existed, como para hacer que lo iniagiuario sea real. La Ley tiene que ser siempre el reflejo del liecho social. El municipio es, un liecho social, y donde quiera y como quier;a que.exista, el Estado necesita otorgarle la vida del derecho y facilitarle su prosperidad.
Rompi6, asi, la ley orgilnica, valientemente, con el viejo error de fijar number de habitantes,. para- constituirse un grupo de poblaci61ri en municipio, exigido eso por todas las leyes municipales que irlos precedieron.
Ni el tamaho fisico, ni la riqueza material, ni aun el tipo intellectual, son requeridos para que un ser human tenga su pleno derecho de personalidad, sea rico o pobre, alto o bajo, sabio o i-zn norante.
I Y de la misma mantra, tiene derecilo al gobierno propio, toda agrupaci6n de habitantes, sea ctial fuere su nfimero, sean ricos o pores, sabios o ignorantes; requiri6ndose tan solo, "el hecho







75

de que la organization gubernamental propia, est6 reclamada por las necesidades fundamentalss* de la vida coffin y que aquella sea possible en or-den econ6mico".(')
Puede suceder, no obstante, que'dos munici-pios deseen unirse o quecierta secei61a de alguno tenga interns en agregarse a otro municipio inmediato, o bien constituirse en uno inde-pendiente. Y todo eso se rige por las leyes na-turales de la personalidad.
En declaraciones terminates, la ley separa los poderes pfiblicos locales y concrete la esfera, propia de la autonomia municipal, entendi6ndose por 6sta, "facultades propias de iniciativa y de acci6n, para regir libremente los asuntos dela municipalidad.(2) Reconoce al Ayuntamiento,. para ese'efecto, "todos los poderes necesarios".
(3) Y fija, sin vacilaciones, la complete persona-lidad ju ridica del MUDiCipio.(4)
En orden de progress institutional, esa leyorgdnica trae a Cuba los principios modernosdel Derecho P6bliV italiauo, contends en la famosa ley Giollitti, de 1903, sobre municipalizaci6n de servicios p iblicos, redactada por el ilus-(1) Art. 12 de ]a ley citada.
(2) Art. 4 (3) Art. 114 (4) Art. 115







-76

Ire Majorana, dando normal prudentes para que Jos municipios cubanos, entire, cuando vieren convenirles, en esas prActicas, hoy generalizadas, que caen, de lleno, dentro de sus facultades constitu'cionales. N
Y con anAlogo motive de tribute a la Sociolo,gia political, se capacity para ser conceal, al extranjero, sin perder 6ste su propia ciudadania; 2) estimulo poderoso a la emigraci6n, en un pais que tanto la necesita para su prosperidad, a inas de ser un recono I cinuento filos6fico-social, de que e I voto, en los asuntos municipals, es mAs economico que Ojifi*o y por eso las elecciones municipales, sin perturbar su misina esencia, no deben, jamAs, seguirse por las passions e interests ,de la political national.
Cuando la ley establece la organizacio'n del Avuntamieuto en. 6sto hay una hiteresaute novedad, y le dedicaremos a1gunas observations cn capitulo apart.







(1) Art. 128 al 138 de ]a ley(2) Art. 45 de ]a ley.








7T


X111

LOS ADJUNTOS

No se trata de algo credo por los legislators cubanos, sino que 6stos han trafdo "los adjuntos", a la Ley OrgAnica municipal, como una instituci611 experunentada con 6xito en Alemania, y tambiki, bajo muchos aspects, en los Estados Unidos, principalmente en Boston.
Una do las cosas bien averiguadas por la experiencia political, es que, dentro del sistema representativo, v mayormente con el sufragio universal, la calidad de los elegidos, responded, 16gicamente, a la calidad del promedio de los electores. Esto explica como-salvo excepcionesson, pocas veces, populares, los hombres de primera clase, 0 sea, los ciudadanos de nombre m6s; eselarecido.
Es corriente quo, ni en las legislatures nacionales, ni en las locales-los Ayuntamientos-puede obtenerse un cuerpo homog6neo do hombres superiors. Esto, entrafia un vicio do sistema quo no puede ser enmendado por medics director, pero si por medics indirectos. Y de abi los adjuntos., o sea, una serie de ciudadanos








78

,que, sin ser de elecci6n. popular direct, son designados por el Ayuntamiento-elecei6n de se.gundo grado o indirecta.-o por alguna otra corporaci6n o autoridad, para cooperar en las funciones pfiblicas del mu'nicipio, ya permaneutemente, ya en periods determinados.
El professor John R. Commons, en un studio .sobre la municipalidad de Berlin, informal que alff cooperan en las functions del gobierno local muchos miles de ciudadanos, desde luego, gratuitamente, con cargos obligatorios y honorifics, es decir, Como "adjuntos".
Entre otras ventajas de ese sistema, se con.sigue, en primer t6rmino, levanter el plano de culture gubernamental. Los adjuntos deben ser desiguados, precisaiiiente, entre los ciudadanos de mAs prestigious y sabiduria, segfin la funci6n de que se trate y su concurs a la obra de gobierno y adininistracion en general, la lustra siempre y eleva su orieutaci6n.
Por otra parte, hay una evidence difusi6n de Ias funcioDes pfiblicas locales, bajo el sentido de que, una gran parte de los ciudadanos, concurred a esos fines. Y de ahi la mayor y mejor aplica,ci6n de un principio esencialmente democrAtico, ,que es "el gobierno del pueblo por el pueblo".
-El ideal seria que todos los ciudadanos concu-







79

rriesen a Ia obra del gobierno. Con los adjuntos, se avanza mucho por ese camino.
La neutralizaci6n mejoradora de los effects del sufragio, y Ia mayor democratizaci6n del gobierno municipal, son dos 6xitos de Ia instituci6n de adjulitos; sin contar con que, siondo servicios gratuitous y obligatorios, no recargan los impuestos iii pesan sobre los ciudadanos on general.
Como instituci6n uu.eva en Cuba, Ia ley Orgdnica de los inunicipios, imicaniente Ia introduce on las comisiones que debe constituir cada Ayuntamiento, para Ia. iiecesaria division de sus trabajos. Pero aun en esa minima expresi6n, el sisteina, sinceramente aplicado, es de provechos innegables.
Distribuidos todos los Concejales, entre distintas comisiones, en cada uDa de las cuales habrd cierto niimero de adjuntos,(1) result que 6stos forman como un Ayuntamiento social, rodeando al Ayuntamiento official, compenetrados ambos en las functions pfiblicas, que todas han do compartirlas, concejales y adjuntos.
Y se ordena quo el Ayuntamiento prove los cargos de adjuntos, "precisamente con personas do reconocida significaci6n ". (2) He ahi

(1) Art. 70 de Ia ley citada.
(2) Art. 70








so

algo que la ley electoral no puede ordeilarlo a Jos ciudadanos, sino que 6stos ei-niten su voto, libre v secretamente. Por eso, con los adjuntos, se pueden contrabalancear las deficiencies del sufragio. Asi pasa entre chicuenta millions de alemanes, v en casi fodos los Estados Unidos; pero especialmente en Boston se obtienen admirables resultados. Es la selecei6n, ayuclando al sufragio.
En Cuba, auxiliando asi la acci6n de los ayuntainientos, se conseguiria la mitad del buen gobierno. La otra mitad, depend de ]a administraci6n municipal. Y veremos coino la ley lia atendido esa material.

x1v

LA ADMINISTRATION MUNICIPAL

El Alcalde cubano, es ulio de los funciouarios de imis autoridad, entre todos los que reconoce el Derecho Wiblico positive de los passes civilizados.
Sli 110111611imo, el inavor ingl6s, es un mero pei!sonaje spectacular, de functions honorarias, elegido por el Consejo municipal, solo por iiii afio, sin que represented, asi, ]a voluntad popular,









ni tampoco al gobierno central; no es:j6fe de la, administration municipal; 4o tiene- si-leld'o'; -1A veto sobre los acuerdos del Consejo y toma parte eu los trabajos, como cualquier concejal:-'Desde luego, es un ciudadano muy distingni'do con gran influence personal; ejerce como juez local, durante su tempo, y su gran prestigio'consiste en que ha de representer la corporaci6n municipal, con la mds alta dignidad, muy especialmente en banquets y recepciones, para low cual el Consejo le fija cierta.consignaci6n'. Esta,jamAs Ilega a cubrir los gastos, casi fabulosos,. que muchas veces arruinan al Lord Mayor de, Londres, solo en una aiio de funciones.,
El maire, o Alcalde francs, tiene mds poder official que el. mayor ingl6s, torque le estd:atTibuida la total funci611 administrative local,- a inds de representer, dentro del municipio, al gobierno national; pero no disfruta, sueldo, ni gastos de representaci6n; no lo elige el pueblo,, sino el Consejo municipal, por cuatro ahos, y el .obierno central puede arbitrariamente!-'separaklo, lo cual meDgua mucho su. prestigious aunque sea grande el que le result torque p'ede nombrar y separar, con arreglo a las leyes, Iodos los funcionarios de la administraci6n municipal y torque al posesionarse de su cargo, es.oficial--







S2

mente obsequiado por las altas autoridades, con 'fiestas y banquets de extraordinary ostentaci6n, que le aparej an notoriedad, si bien lo obligan al poder central.
Tiene un poco de mds importance que aqueIlos, el burgomaestre, o alcalde alemdn, por la gran autoridad que le import ser siempre profesional su cardeter, server el cargo por doce afios o por vida, con un elevado sueldo y haber pasivo cuando cesare, a in s de que, en uni6n con su:,cuerpo de magistrados, domino al Consejo iuunicipal, cuyos acuerdos le son sometidos; pero debe su nombramiento al Consejo, necesitdndose, ademds, que lo sancione el gobi erno del EsItado y deja,.por.6sto, de ser una autoridad popular, que represented la voluntad de sus conciudadanos, siendo mds bien un delegado del poder central.
Ell;M'ayor o alcalde norte-americano, aun tienel en, algfin aspect, m6s autoridad que el burgomaestre alemdn. Cierto es que se le elige, generalmente, solo por cuatro afios; puede ser reinovido, eh casi todos los Estados, por el* Gobernador y no tiene atribuida toda la administraci6n: local; pero en cambio, el pueblo lo nombra directamente; no necesita consult ni autorizaci6m superior para el desempefio de sus funcio-






83

nes; disfruta, por lo general, un alto sueldo; nombra casi siempre todo el personal y tiene la facultad legislative del veto, que le permit intervenir en la funci6n deliberate; aiiadi6ndose que, en los.Estados Unidos, hay la tendenciasin duda poco demoerdtica-de achicar, con ventaja del mayor, las functions del Cousejo municipal, o Ayuntamiento, contra el cual, desde hace medio siglo, senate profunda desconfianza el pueblo, y acaso con alguna razo'n.
Nuestro Alcalde estd, bajo various aspects, investido de inds autoridad que todos sus compafieros de otros passes.
Es elegido directamente por el pueblo y tiene, asi, toda la autoridad de representarlo.(') No reconoce como superior en grado, ni al Gobernador ni al Presidente de la Rep-dblica y aqU61 apenas puede suspenderlo, y nada mds, con motives specifics, (2) pero no removerlo, lo cual queda solo a los tribunals de justicia;(') disfruta, proporcionalmente, elevado sueldo;(') nombra, con arreglo a la ley, todo el personal administrative, del cual es jefe unico;(,') tiene un t4rmino de cuatro aflos; y por filtimo, inter(1) Art. 81 de la ley eitada.
Art. 87 , 11
(3) Art. 89 1
(4) Art. 82 (5) Art. 80







84

vieDe en la funci6n legislative local, por cuatro medics: (1) primer, el derecho de convocar al Ayuntamiento y concurrir, con voz a la season; segundo, los mensajes al ayuntamiento, que entrafian el derecho de iniciativ'a en los trabajos deliberates; tercero, el veto, que le da casi tanto poder como el del concejo municipal enter, 0, exactamente, igual a un voto menos que las dos terceras parties de esa corporaci6n;* y cuarto, la suspension de los acuerdos del Ayuntainiento.
En resume, el Alcalde, en Cuba, por cuanto al t6rn-iino que permanence eii su cargo, es superior al ingl6s, igual al norteamericauo y al franc6s y solo cede al alemdn; respect a la forma de su elecei6n popular directL, solo le iguala en autoridad el Mayor de los Estados Unidos y es superior a todos los de Inglaterra, a Jos inaires de Francia y a los Burgomaestres alemanes, pues aquellos y 6stos deben sus nombramientos a alguna autoridad superior; acerea de su inamovilidad en el cargo, es superior a todos los f uncionarios de su clase, que-salvo alguna excepci6n-puedeii ser removidos por el gobierno superior, con justa causa o arbitrarianiente; en cuanto a sus poderes legislative, con cuatro

(1) Articulos 156, 158, 169 y 170 de la ley citada.







85
urandes f acultades en ese sentido, es superior al Burgoinaestre alemAn, que tiene su veto 0 iniciativa, pero lo actua en su cuerpo ejecutivo de inagistrados y no "per se"; m6s quo los Alayores norteaniericanos, que tienen veto InicaIllente, salvo excepei6n; y mucho mds que los ingleses, y los -Maires de Francia, que m. aun veto se les concede, si bien fornian parte del gobierno municipal y lo president con voto doble on algunos casos, pero aun 6sto no equivale al veto; sus poderes de adi-ninistraci6n, son iguales a los mdximos del Maire franc6s y del Burgomaestre alenidn, pero resultant niuy superiors a los del Mayor de los Estados Unidos, donde la administraci6n municipal career de unidad y cada ramo
-p-olicia, calls, parques, acueductos, amillarainiento, etc.-tiene, para su manejo independiento, un cuerpo o condsi6n, del cual, a veces, el Mayor forma parte y lo preside, o no, siendo 6sto nota characteristic del gobierno municipal norte aniericano, hasta el punto' de que hace poco, el prof esor Andrew N. Green, cont6 en la ciudad de New York, ochen-ta different cuerpos de gobiern6 local, cada tino con facultad do crear impuestos y recaudarlos; herencia de la vicia Inglaterra, donde, on 1835 Mr. Chalmers, oficialniente inform6 al Parlamento, quo el gobierno municipal







86

ingl6s era un triple caos: un caos de impuestos, un caos de areas y un caos de autoridades. Pero alli se ha eumendado considerablemente ese sistema, aunque no del todo.
El Alcalde cubano es, por tanto, un poderoso funcionario, de gran autoridad, con facultades amplisimas y para que pueda utilizarlas todas, en bien del pueblo, la Ley le ha proviso de los respectivos departments de secretaria o gobernaci6n, tesoreria y recaudaci6n, contaduria e intervenci6n,(I) mds, en su. caso, los de obras municipals, administraci6n de impuestos, etc., correspondidos con ministers o secretaries de gobernaci6n, de hacienda, de obras pfiblicas, etc.; establece entre.61 y la c6mara local deliberate, verdaderas relaciones de parlamentarismo, con el precepts imperative de que a sus mensajes les dard el Ayuntamiento preference atenci6n
(1) asi como sera, slempre, acordada, cualquier sesi6n extraordinary, de 6ste, que el Alcalde solicitare;(3) le deja la iniciativa y formaci6n del proyeeto de presupuesto-que es la Ley econ6mica o financier del Municipio-teniendo el Alcalde,,poder para fijar el limited mdximo,(4) en los

(1) Art. 92 de la ley eitada.
(2) Art. 170 (3) Art. 169 (4) Art. 190






87
gastos de cada servicio, ya que, el Ayuntainiento no podrd exceder, en 6sto, las cantidades qpe el Alcalde proyeete;(') es el ordenador general de pagos; el executor de cuanto atafie a la Administraci6n municipal; tiene a su cargo el orden p-dblico(l) mds el poder correctional de imponermultas(l) y represents a todos effects, la persona juridica del MUnieipio.(4) En una palabra,. es el president efectivo de la repfiblica local.
Y v6ase que el municipio de la Habana, solo, tiene mds habitantes que nueve Estados de la vecina gran Repfiblica, segfin el censo de 1900, y mis que algunos otros pe.quefios Estados americanos y eUropeoS.(5)
En general, el Alealde, es, de modo efectivo, una gran autoridad, bajo cuya protecei61n, desenvuelve su vida pfiblica collective, un agregado human de muchos o pocos miles de babitantes, que es, siempre, grande o no, un f actor vivo (le

(1) Art. 173 de la ley citada.
(2) Art. 165 (3) Art. 160 (4) Art. 165
(5) La ciudad de la Habana, tiene segfin el filtinio cefiso 311.582 habitantes. Y tienen menos habitantes, entre los Estados de ]a vecina Gran Repilblica, Arizona, Delaware, Idaho, Nevada, Nilevo M6xico, Utah, Montana, Wyoming y Alaska, imis Costa Ri(,-,j y Panamd, de Am6rica; y corno Estados europeos, tambi6n tielien ji-jenos habitantes que la Habana, once Estados de los quo compofien boy el Imperio alemfin, mds Montenegro, Andorra, San Marino y M6raeo. Hay, pues, veinte y cinco jefes de Estado, con merits iTjjportancia, bajo ese aspect, que el Alcalde de ]a Capital de Cuba.






-88

la patria,, un centre de actividad social, que j uega su p, rte en. la eivilizaci6n total del mundo. EstAni en escala inferior, pero no son, baj o cierto aspect, menos interesantes, los Alcaldes de barrio,, y la Ley Orgdnica de los Alunicipios les lia de dicado atenei6n, en un capitulo especial,(') puntnalizando que ellos ejercen y represents, por-delegaci6D, la autoridad municipal, siendo el 6rgano de coi-nunicaci6n entre los habitantes del barrio,. que a ellos acudan, y las autoridades superioTes, municipals; son los centinelas avanzados del:gobierno local, que, por ese medio,.1leva mucha parte de su acei6n, a punts donde solo .asi puede extenderla, principalmente en asuntos ,de, orden p0lico, de protecei6n y de culture.
Esos micro-organismos vivientes, que se llaman barrios,-al parecer insignificantes y aqui jamas considerados como objeto de estudio-tienen tanto que ver con las naciones y con los Estados, como las bacteria, los g6rmenes y los protoplasmas, tienen que ver con el hom bre, con las razas y con la humanidad.
EY los;,estudios de laboYatorio se ve que, un germ n Oescubre Ima tendencia; una huella, co.mp-rtieba una historic o rectifica una levenda.

(I.)" d lftuio III, tit,110 In.






89

Y la acci6n gubernamental es ciega mientras no conozea la substancialidad de los liechos sociales todos, sobre los cuales ha de actual. Tan cie-a como lo fu6 la medicine, cuando no se conocia la eirculaci6n de la sangre o la existence de los microbios morbosos. Los -barrios son, en cada ciudad, como los ctiartos de la casa; la esencia del hogar, en cuyo fondo se descubre la vida social orgaDizada.
En otro orden, cada barrio, sociol6gicaniente considered, es una personalidad. natural; la unidad social primaria, para el *derecho p iblico; verdaderos eirculos intermedios, entre la familia v el municipio. Cada uno-ya sea barrio urbano o rural-tiene su tipo propio, su historic, su alma. Napole6n decia que, para gobernar a Francia, le bastaba estar atento solo a tres barrios de Paris: -Montmartre, el Temple y La Bastilla.
Considerando eso, y mucho mds que tan interesantisimo asunto contiene, todos los gobiernos n1unicipales europeos atienden primordialmento a -us barrios y la Ley Orgduica paga tribute. a los Alealdes de barrio, levantando su autoridad y haci6ndoles concurrir a la gobernaci6n total del municipio, mediate reunions trimestrales, en






90

el. despacho del AlcaldeP) donde 6ste adquiere, de aquellos, informaciones directs y con responsabilidad, sobre lo que en cada barrio acontezea, en todos sentidos, teniendo asi base efectiva para sus dict6menes al Ayuntamiento.
Una serie de ciudadanos cults y prestigiosos, en esos cargos-que son honorifics y obligatorios-scrian, al trav6s de cada municipio, poderosos elements para una gobernaci6n acertada, apart de ennoblecer la funci6n pfiblica.
Considered, pues, a grades Tasgos, nuestra adininistraci6n municipal, se ve que el Alcalde, como jefe de ella, tiene en la Ley, alto honor para su nombre, poderosos instruments de gobierno, grades elements de auxilio, y poder ilimitado para desarrollar un magnifico program de engrandecimiento civico.

v

UN AIOMENTO SOLEMN

Toda esa espl6ndida maquinaria de gobierno; todo ese nuevo ajustamiento de relaciones entre los distintos poderes pfiblicos, segfin los diversos grades de la organization social, para conseguir

(1) Art. 171 do la ley citada.






91

el orden, asegurar la libertad y hacer prosperarla eivilizaci6n cubana, en el inmenso juego arm6nico del progress universal; todo eso-repetimos-fu6 una obra de honor y de responsabilidad que, ante el pueblo de Cuba, presentaron sus convencionales y sus legislators, y que la recibieron para aplicarla, a sus nobles fines, los gobernantes municipals que inauguraron el. nuevo regimen.
1Y qu6 moment tan solemn, en nuestra historia, aquel en que, lo nuevo, sustituy6 a lo viejo; en que el progress le quit6 su piiesto a la tradici6n; en que las iDstituciones eldsicas de Europa, vividas por este pueblo, cuatro siloss. y arraigadas en nuestra historic y en nuestra literatura y en nuestro pensamiento y en todo nuestro ser individual-y collective, se h1indian enel pasado insondable, para ser sustituidas por las ideas del siglo XX, por los dogmas de la democracia modern, por los principios de la libertad political, eia su brilliant concepcion ameri-caua!
La historic tiene sus leyes morales. Cuando se las infringe, hay responsabilidad hist6rica,. que, por alg in medio, siempre se hace efectiva.. Y decimos 6sto, torque en Cuba, se ha pecado gravemente, por omisi6n, cuando en ese instan--






q2

to tin soleinne, ni un solo funcionario do los quo Tepresentaban, on cada uno do los municipios cuballos, a las institutions quo so iban, ni ninguno do los quo personaron las quo so inauguTaban, so cuid6 do elevar bastante el pensamiento, para pagar tribute a ese magnifico momento hist6rico, y, on oraci6n. digna do tanto asunto, despedir, con religioso respetoesa soberbia armaz6n do la vida p iblica cubana, quo pudo ,ervirnos 400 afios, como albergue juridico; v dar la bienvenida, emocionante, a la repfi))Iiea quo, entonces, comenzaba a surgir, do hello, con normal do derecho pfiblico coustitucionale.s y legalese, quo nos ddbamos, por primer A 'ez, los cubanos niismos, dentro, ya, do nuestra soberauia nacioual.
Era eso.que so iba, el viejo hogar de uuestro pueblo; la trama do nuestro ser politico, on toda su infancia colonial; un. mundo do recuerdos, miserias y grandezas, actuada's por muchas generaeiones caracteristicamento cubanas; la casa solariega, quo la abandondbamos por otra mds briHalite, pero, hl dejarla,'debian haberse eerrado sus puertas, con respect y uncio'n, siquiera por
-esa reverencial debida a lo quo fu6 nuestro ser Inisino, y so va para siempre.
Los representatives 'de esas dos instituciones,







93
enfrentadas en liora tan augusta-las del pasado y las del porvenir-enearnaban, en complete antitesis, el espiritu romano-las que cesaban-venido a Cuba, en tempo medioevales, por canales espafloles; en tanto que las otras-las instituciones que veniaii-ostentan, dominantemente, el genio germane, en una derivaci6n anglo-americana, que, por azares del moment, influye hoy iniestro medio puramente latino. Para la historic del Derecho Pfiblico, morian en Cuba entidades clAsicas de inmeiasa autoridad, entre ellas, el sindico del Ayuntamiento. Vino ese personae a Am6rica, cuando ya tenia once centuries de existence, torque era el "defeiasor civitatis", de los romans, el siglo IV de la era cristiana. Sobrevivi' a los trescientos ahos del gran imperio visigodo espaiiol y a siete silos mAs, de Espaiia drabe. Ya entre nosotros, actuo' cuatro centuries, su espiritu romano-visi-. godo, de nobilisimas tendencies en la defense popular. Casi lo idealize en Cuba, Alonso de Oiceres, con sus famosas ordenanzas del siglo. XVIT, que hacen del sindico un magistrado por elecei6n popular direct, autorizdndosele coluo defensordel pueblo a convocarlo, para oir su parecer, que es un aspect del actual "refer.cil-








94

dum" suizo y norte-aniericano, vivid en Cuba bace tres siglos.
Engrandecieron. nuestro sindico, el magnifico Herudu Cort4s, en el Ayuntamiento de Santiago de Cuba; el famous Vasco Porcayo de Figueroa y de Ia Cerda, en. Trinidad; los Rojas, los
-Recio y los Calvo de Ia Puerta, en Ia Habana, Aesde el comienzo de Ia colonizaci6n; siguiendo los Pedroso, los Armenteros, los Zayas, los Urrutia, los Zequeira, los Afenocal, los Hechavarria; y aun en estos propios tempos, fueron
-31 uestros sindicos, cubanos tan ilustres como los
-Pefialver, los Cafiongo, los Cintra.
Y el filtimo sindico cubano-que era, en Ia .augusta solidaridad de Ia historic, Ia misma instituci6n milenaria, que encarn6, en Roma, Nonio Balbo, y en Espafia, Fibeller, y en Santiago
-de Cuba, Herndn Cort4s-dej6 morir, obscura-mente,.en sus manos, tanta grandeza secular; y
-asi se evapor6 esa figure legendaria, como un fantasiaa colossal, entre Ia indiferencia de todos.
Estas evocaciones, podrdn server, arenas, para .enmendar Ia omisi6n padecida, que es muy de Ia-mentarse; pero queda, con 6sto, Ia evidencia, de Aue, siempre, en Cuba, nos ddbamos exacta cuenJa, de que fu6 ese, en nuestra historic, un moAnento de gran solemnidad.







95

XVI

EPOCA TRANSITORIA

Si no fu6 saludado, como procedia, el nuevo r6gimen, tampoco fu6 despedido reverentemente, 'como debi6 serlo, el que cesaba.
Pero caben excuses. Las revoluciones sociales y politicas,- son, necesariamente, obra de cierfos elements directors: los intellectuals y los caudillos. Estos, actuando lo qu e aquellos predican. Y el pueblo, la masa social, sigue.el ejemplol por generosidad y por nobleza, pero no percibiendo sino, arenas, las uotas mds salientes, de la obra misma que realize con sa heroism y su sangre.
I No es que 6sto acontezea solo en Cuba; sino

que asi es y ha sido, ahora y siempre, en todos los passes. La causa es sociol6gica, y por tanto, universal y eternal.
Es muy lenta siempre en un pueblo la transici6n desde sus instituciones seculares, a otras fotali-nente distintas. Asi suede, entre muchas razones, por la muy capital de que el hombre es eselavo de sus hdbitos v de sus costumbres, de sus creencias y de sus tradiciones, formando todo eso una trama abstract, pero tremendamente







96

ponderosa, de Ia que no nos sustraemos, jailss, por obra solo de Ia voluntad, sino siempre, adeinds, por Ia del tiernpo y a Ia larga.
Asi las cosas, el pueblo de Cuba, casi todo, sigue entendiendo, todavia, que el Ayuntamiento es Ia Administraci6n municipal y que el Alcalde )o preside; no se da cuenta, afin, exactamente, de que el Secretario del Ayuntamiento, es otro funcionario que el de Ia Administraci611 municipal; tampoco'se peuetran muchos, de que ceso ya Ia
-vieja jerarquia administrative y que el gobernador de Ia provincial y el gobierno central de Ia. Isla, careen, hoy, de toda superioridad gerArquica sobre el Alcalde y el Ayuntamiento; pocos estdn aun bastante indentificados con los nuevos recursos de reform que otorga Ia ley contra acuerdos y resoluciones de Ayuntamientos v de. Alcaldes, y hasta aquellos y 6stos, no siempre resultant bien poseidos de su magnifica autonomia, que tanta dignidad e. independence de f uncioDes les otorga, pues siguen, de hecho, pidiendo al gobierno national orientaciones, consults, consejos, y, en el fondo de 6sto, hay, evidence sumisi6n, mAs o menos extra-oficial v mds o menos indirect. La colonial!
Es que Ia tradici6n sigue trabajando, a fondo, nuestro espiritu collective y aun no ha prendido,








el nuevo regimen, en la conciencia national eubana.
Como curioso precedent, tenemos entre'nosotros, el hecho de que, el actual sistema ibstaurado con la vigente Ley hipote'varia, tArd6. 'u-' chos afios en ser completamente aplicado, y por todo ese tempo, el gobierno so vi' en la n I c.ei'dad:. de ir prorrogando, sucesivamente, los plazos que para adecuarse al nuevo r6gimen, eran jados. en la misma Ley.
Y si esto aconteci6 con una ley civil, que fafectaba Inicamente la propiedad, en sus diver' sas, relaciones-y desde luego hay una inmensa, mayoria de habitantes, a quien tal ley no interest, directamente al menos-fdcil se admire que ha de ser mucho ma's lenta la adaptaci6n ddmitiva y substantial de.nuestro pueblo, a !a 'LeyOrgdnica de los Municipios, que es Lin regimen integral de vida p iblica, afectando, sin excepei6n, direct y permanentemente, a los habitanites todos, del pais enter, ya que como :g6bei-nados o como gobernantes, caemos sin e'xcepeion bajo los poderes pfiblicos de cada municipio..
Estamos, pues, en- una etapa transitorla de, adaptaci6n forzosa a lo que vino; pero sujetos, todavia, a la acci6n vigorosisima de lo quo aun no se fu6, sino que, poco a poco., se* va yeDd6.. Y







99.

estos poriodos intermedios, inevitablemeute se caracterizan por rozamientos y perturbaciones, que Ilevan su disculpa en su. misma f atalidad.
Es, I Psa la apreciaci6n de psicologia collective que sinceramente hay que hacer. Mds no por eso puede omitirse esfuerzo alguno para que conclu a de marcharse un pasado que de ningfin modo. ha.de volver, y para que entremos, de IleRoy: cia lo que es, inevitablemente, la nueva legalidad constituida sobre bases fundamentals de democracy y de libertad, que hemos de considerarlas permauentes.
os toca,, en 6sto, a todos, una gran obra patri6tica, que realizer. Es precise que el. nuevo repmen se cumpla y que trascienda a lo mds hondo de nuestro pueblo, torque eso es la republica.y necesitamos vivirla, si hemos de ser republicanos.
,Hay que denunciar, pues, como y porqu6 ese reglinen iauevo estd falseado, en su esencia y en su; procedimiento. Y asi, ante la evidencia de to di oq y la responsabilidad de muchos, se ird facilitalido: el trabajq de adaptaci6n y, al fin, dese-pharemos, por complete,. los andadores colo-










xvil

EL FRAUD, DE UN REGIMEN

El plan f federal norte-americano, que prescribe la Constituci6n para el gobierno de los municipios y que es el explanado en la Ley orgdnica de 6stos, se basa en el supuesto necesario, de una perfecta ammonia entre los dos poderes pfiblicos; el legislative o deliberate, de que es 6rgano el Ayuntamiento, y el ejecutivo, represented por el Alcalde y actuado por la administration municipal.
Esa ammonia es esencial, por cuanto el gobier110, es solo uno, si bien coordinator, en sus dos moments juridicos naturals, de deliberaci6n y de cumplimiento, o sea, de acuerdo y de ejecuci6n.
El tipo de esa imprescindible ammonia, estd en el mismo ser human, cuyo cerebro es su propio poder legislative, y tiene en su voluntad su poder ejecutivo.
Meditemos, un instance, la situaci6n de una persona, cuya conduct no fuese el eco fiel de su internal deliberaci6n, y que, por tanto, resolviendo-por ejemplo-actuar rApidamente, ac-







100

tuase con lentitud; o, resuelta a seguir rumbo al norte, se encaminase al sur. Son casos raros, de desequilibrio functional patol6gico psicosis, abulia-y la consecuencia,' inevitable, es el desastre.
Pues bien, esa ammonia ha faltado en casi todos nuestros gobiernos municipals, por la ingerencia disolvente de la political de partido, en la administration local.
Cuando en la obra que Decesariamente han de hacerla, juntas, dos personas. o entidades, una de ella-s no cooper en lo que la otra necesita, y lejos de eso, se crea una mntua oposici6n sistematica, y en muchos casos pasional, el fracas hay que descontarlo.
Apenas sabemos de muy contados municipios cubaDos, (1) donde el Alcalde haya tenido, en todas sus razonables iniciativas, el pleno concurs del Ayuntamiento, y 6ste, a su vez, no haya temido al veto del Ejecutivo, en sus acuerdos de mayor trascendencia.
Siendo, asi, esa ammonia, algo bdsico para el nuevo regimen, al falter, se le vicia en su origen. Dice un principio eldsico, C6quen caput dolet, c6tera member dolet". Ese trastorno fun(1) El de CArdeinas es un digno ejemplo, y alg(n otro municipio.







101
cional en los centers motors del gobi erno, es como una hemiplegia cerebral, en el hombre. Y la paralizaci61n, ya es la muerte. Precisamente de esa enfermedad murio' nuestra primer rep-dblica. No pudo-y era natural-sobrevivir al. divorcio que se inici6 entre el Congreso y el Jefe del Estado.
Por otra parte, la Coustituci6n y la Ley Orgdnica, al. separar los poderes p-dblicos locales, determinant, clarisimamente, que al Ayuntamiento solo compete deliberar, tomar acuerdos. Y que se atribuye al Alcalde todo lo que sea cumplimiento y ejecuci6n. No obstante, en casi todos nuestros municipios result descoDocido ese precise acomodamiento, que estd en la misma raiz del nuevo regimen.
Hoy, los Ayuntamientos,-salvo excepcionestdn, mediate sus respectivas comisiones, tramitai do expedients, lo mismo que en los tempos colonials, y tanto fijan la'alineaci6n de una casa, como ordenan guitar un poste en cualquier calle, o niegan un foco de luz en una esquina. Salta, pues, a la vista la subversi6n de principios que con ello se determine.
Por lo pronto, es unconstitutional que el Ayuntamiento administer. Despu6s,'hay en ello una usurpaci6n de funcioDes, por una parte, y por







102

otra, el Alcalde que eso consented, hace una dej aci6n Regal de lo que es su derecho, y f alta, por tanto, a sus deberes.
Imagin6mosnos al Senado de la Repfiblica,. resolviendo un expedience de la Secretaria de Sanidad, para que se adjudique a tal poster una subasta sobre hospitals; o a la Cdmara de Representantes, acordando que se design a tales o cuales personas, para ciertas colecturias de biIletes en la renta de loterias.
Pues eso mismo es el Ayuntamiento administraiftdo. Hemos de repetirlo; con muy contadas excepciones, asi estd aconteciendo en nuestros municipios. Y esto es, en lo mds substantial, el falseamiento del regimen.
Bajo otro aspect, result, en los hechos, muy deficientemente comprendida esa excellent instituci6n de los adjuntos, tan rational y- tan fitil, muy experimental ya en otros passes.
La mente de la ley, es, que los adjuntos entrafien una exquisite selecci6n personal, de todo lo mejor que cada pueblo tenga en los distintos ramos de la pfiblica administraci6n. Y para eso, el cargo de adjunto es obligatorio; puede designarse al extranjero, para que haya un campo mayor de selecei6n y-segfin ya referimos-de-









ben cubrirse esos puestos "-precisamente coii *Personas de relcono6ida sign'ificaci6n
Esos procedimientos de elecei6n indirbeta, son corrientes en Europa y en los Estadb' T-Tilidos, y el concurs de los personages mds pYetigiosos, a los cargos municipals mds mode'stos, se demuestra en'Francia, cuando el mismo Presidente de la Repfiblica, Casimir Perier, millonario y sabio, a los quince dias de dimitir su altisinio pesto, era conceal en su pueblo; el eminent Dr. Wirchow, fu6 adjunto en el municipio de Berlin; el notable economists norteamericano H. T. Ely, servia hace poco como inspector munipal en Madison, ciudad de Wisconsin; y, mil:6asos mds podrian citarse.
Considerando nuestra ley, que, persouap;,de tanto valimento, necesariamente imponen su.autoridad moral y scientific, no dispose quO,.enqs 4s comisiones de concejales, 6 las que cohcurren los adjuntos, haya de ser, necesariamente,, uA(?,,de aqu6llos, presidente. sino tan s6lo se dice, gue dichas comisiones elegirdn, de su seno"su p esi,dente y s' secretaryo. (1)
Y bien, d6nde hay un municipio, en: qup2 todo lo mAs brilliant, lo mAs alto, 10 MAS Pyesti-(1) Art. 69 de ]a ley eitada.