Identidades mestizas

Identidades mestizas

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Identidades mestizas una aproximación a la obra de Edgardo Rivera Martínez, Laura Riesco y Zein Zorrilla
Physical Description:
Book
Language:
Spanish
Creator:
Cuba-Cronkleton, Martha
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Mestizaje in literature.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
Permission granted to the University of Florida to digitize, archive and distributed this item for non-profit and educational purposes only. Any reuse of this item in excess of fair use requires permission of the copyright holder.
Resource Identifier:
aleph - 27681149
oclc - 48668385
System ID:
AA00021017:00001

Table of Contents
    Title Page
        Page i
        Page i-a
    Dedication
        Page ii
    Acknowledgement
        Page iii
        Page iv
    Table of Contents
        Page v
        Page vi
    Abstract
        Page vii
        Page viii
        Page ix
    Capitulo 1. Introduccion
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Capitulo 2. Un mestizaje diferente
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    Capitulo 3. Indios o mestizos?
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Capitulo 4. El mestizaje en la literatura peruana
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
    Capitulo 5. El mestizo jaujino
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
    Capitulo 6. Ser mujer y mestiza
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Capitulo 7. El mestizo migrante
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Capitulo 8. Comentarios finales
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    List of references
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Biographical sketch
        Page 169
        Page 170
        Page 171
Full Text










IDENTIDADES MESTIZAS: UNA APROXIMACION A LA OBRA DE EDGARDO
RIVERA MARTINEZ, LAURA RIESCO Y ZEIN ZORRILLA
















By

MARTHA CUBA-CRONKLETON












A DISSERTATION PRESENTED TO THE GRADUATE SCHOOL OF THE UNIVERSITY OF FLORIDA IN PARTIAL FULFILLMENT
OF THE REQUIREMENTS FOR THE DEGREE OF DOCTOR OF PHILOSOPHY UNIVERSITY OF FLORIDA 2001











LD 1780
0
11, C-1

























A mis padres.














ACKNOWLEDGMENTS

This dissertation could not have been prepared without the assistance of many people, all of whose contribution is acknowledged with gratitude. My committee chair, Dr. Andr6s Avellaneda, guided me throughout the dissertation process. His encouragement and help, particularly when I was in Brazil and Bolivia is sincerely appreciated. I am also grateful to the other committee members, Drs. Reynaldo Jim6nez, Diane Marting and Tony Oliver Smith for their teachings, suggestions and insights at different stages of this work.

I particularly appreciate Washington Delgado, a dear friend who introduced me to Manuel Baquerizo, one of the persons who has been key to the writing of this dissertation. Without Manuel's encouragement, advice and assistance, I could have never finished it.

I would also like to thank the various writers who were kind enough to welcome me in their homes to offer guidance: Edgardo Rivera Martfnez, Miguel Guti6rrez, Tulio Mora, Porfirio Meneses, and Tomds Escajadillo. Special thanks to Ricardo Gonzdlez Vigil for spending a considerable amount of time on the phone with me even though he was so busy. Particular thanks to Zefn Zorrilla who not only provided me with valuable information but with teachings that I shall never forget. His friendship and support have forever changed my outlook on life and literature.






111








I also thank the whole bunch of friends with whom I have shared the ups and downs of life: Cristina Espinoza, Ken Mease, Marianne Schmink, Belkis Suarez, and Gary Shaeff, and specially those who provided library help while I was in Brazil: Samantha Stone, Noemi Porro, and Richard Wallace.

Finally, I would like to thank my parents and my sister for their encouragement

and their neverfailing support. Most of all, I want to thank my husband, Peter, for his love and encouragement throughout the long writing process.






































iv














TABLE OF CONTENTS



ACKN OW LED GM ENT S .................................................................................................. iii

ABSTRA CT ...................................................................................................................... vii

CAPITULOS

1 INTROD U CCION ....................................................................................................... 1

2 UN M ESTIZAJE D IFERENTE ................................................................................. 5

El mestizaje y el discurso de la identidad nacional en Am6rica Latina ...................... 6
El discurso de la diferencia ........................................................................................... 11
El m estizaje revisitado .............................................................................................. 20

3 LIND IO S 0 M E STIZO S? ............................................................................................. 24

El mestizaje en el pensamiento social peruano a principios del Siglo XX ............... 25
M anuel G onzdlez Prada ....................................................................................... 25
La generaci6n del 900 ......................................................................................... 27
El discurso indigenista ......................................................................................... 29
La pol6m ica del indigenism o ................................................................................ 35
La visi6n de las ciencias sociales .............................................................................. 37
Los estudios de Jos6 M aria Arguedas ................................................................... 37
La cholificaci6n del Peri ....................................................................................... 40
La m igraci6n y el m igrante ................................................................................... 42
Conclusiones ................................................................................................................. 43

4 EL MESTIZAJE EN LA LITERATURA PERUANA ............................................ 46

El m estizaje en la poesfa .......................................................................................... 48
El cholism o ................................................................................................................ 48
H ora Zero .................................................................................................................. 50
Generaciones de los 80 y 90 ................................................................................. 52
El m estizaje en la narrativa ....................................................................................... 52
Ciro A legrfa y Jos6 M aria Arguedas ..................................................................... 53
La figura de Jos6 D iez Canseco ............................................................................ 56
La Generaci6n del 50 ............................................................................................ 57
El grupo narraci6n ................................................................................................. 60


v








La Generaci6n de los ochenta .............................................................................. 64
Conclusiones ................................................................................................................. 68

5 EL M ESTIZO JAU JINO .......................................................................................... 69

Pafs de Jauja .................................................................................................................. 70
La m tdsica y las fiestas .......................................................................................... 75
La m itologfa .............................................................................................................. 81
Las voces disonantes ............................................................................................ 86
El am or ...................................................................................................................... 88
El principio de un m undo nuevo .......................................................................... 92
Com entarios finales ................................................................................................... 94

6 SER M U JER Y ME STIZA ....................................................................................... 96

Xim ena de dos cam inos ............................................................................................ 97
Las diferencias sociales ........................................................................................... 100
La oposici6n costa-sierra ......................................................................................... 102
Cultura andina vs. cultura occidental ...................................................................... 107
El descubrim iento de lo que significa ser m ujer ..................................................... 112
El levantam iento ...................................................................................................... 118
Conclusiones ............................................................................................................... 123

7 EL M E STIZO M IGRANTE ....................................................................................... 125

D os m ds por Charly ..................................................................................................... 127
Orfgenes y caracterfsticas de la m igraci6n de Charly ............................................. 128
La escisi6n de Charly .............................................................................................. 135
Las m ellizas de H uaguil .............................................................................................. 139
La cara exitosa de la m igraci6n ........................................................................... 140
El apego a la tradici6n ......................................................................................... 144
Una luz en m edio de la oscuridad ....................................................................... 149
Conclusiones ............................................................................................................... 151

8 COM E NTARIO S FIN ALES ....................................................................................... 153

LIST OF REFEREN CES ................................................................................................ 157

BIO GRAPHICAL SKETCH .......................................................................................... 169











vi














Abstract of Dissertation Presented to the Graduate School
of the University of Florida in Partial Fulfillment of the Requirements for the Degree of Doctor of Philosophy

IDENTIDADES MESTIZAS: UNA APROXIMACION A LA OBRA DE EDGARDO RIVERA MARTINEZ, LAURA RIESCO Y ZEIN ZORRILLA By

Martha Cuba-Cronkleton

August 2001


Chairman: Andr6s 0. Avellaneda Major Department: Romance Languages and Literatures

The objective of this thesis is to analyze the image of mestizaje portrayed by three Peruvian novelists: Edgardo Rivera Martfnez, Laura Riesco, and Zefn Zorrilla. Each of these writers presents a unique perspective on hybridity, heterogeneity, and identity. A careful analysis of their works allows us to identify three distinct and sometimes contradictory views on mestizaje.

Originally, the term mestizaje was used to describe the racial mixture that was

produced by the Conquest of the New World by the Spaniards. As a biological process, it has usually referred to the mixture of two distinct racial groups, whereas cultural mestizaje adds cultural traits to biological elements. During the nineteenth and twentieth centuries, mestizaje formed an integral part of the discourses of national identity prevalent among elites in Latin America. It was seen as the means to achieving national consolidation.




vii








Recently, the concept of mestizaje has come under heavy scrutiny within the field of cultural studies. It is still seen as a term highlighting a fusion of multiple cultural, racial and national differences. However, I propose that we look at this concept with new eyes. Mestizaje has been a reality in Latin America that has not always resulted in homogeneity. Mestizaje has been conflictive and has not necessarily resulted in the fusion of different cultures. I argue that contemporary writers do not present a homogenous mestizaje identity, but instead that several mestizo identities, often in conflict with one another can be identified.

Edgardo Rivera Martfnez clearly presents the most optimistic perspective on mestizaje in Peruvian fiction up to the present. His novel, Pafs de Jauja, celebrates the two cultural traditions, Andean and Western, that characterize Peru. Rivera Martfnez proposes a thesis that is clear and straightforward: Mestizaje represents a means of resolving conflicts that have afflicted Peruvian society since the Conquest.

Laura Riesco, does not share the same perspective concerning mestizaje. As in the case of Rivera Martfnez, her novel Ximena de dos casinos analyzes the attempts to find a middle road between the two cultures. However, for Riesco, mestizaje produces fragmented personalities unable to function in the cultural worlds that created them.

The perspective of mestizaje presented by Zefn Zorrilla differs considerably from that of Rivera Martfnez and Riesco in that his protagonists' dilemmas are rooted in the transformation of traditional Andean societies. Zorrilla's is not an optimistic view of Peru's future. In his opinion, mestizo individuals face three possible outcomes: fragmentation, acculturation or loyalty to the Andean world.






viii








In conclusion, three distinct images regarding mestizaje have been identified in the fiction of these three authors: mestizaje as the successful negotiation of values allowing a dialogue between different cultures; mestizaje as a stigma that generates, not only frictions among cultures, but also fragmentation and confusion; and mestizaje as the partial loss of cultural identity. In other words, it is a process of acculturation.












































ix













CAPrFULO 1
INTRODUCTION

Esta tesis pretend abarcar y estudiar la vision del mestizaje en tres authors peruanos: Edgardo Rivera Martfnez, Laura Riesco y Zefn Zonilla. Cada uno, a su mantra, ofrece una vision y una version propia al t6pico de la mezcla, del sujeto hl'brido, de la identidad. Sus obras permiten apreciar tres posiciones different y a veces contrapuestas respect al tema.

Como process biol6gico, el mestizaje se ha referido a la fusion arm6nica de dos groups raciales different. El mestizaje cultural ha contemplado el intercambio de influences y products culturales entre ambas realidades, entre ambos groups raciales. Pero el mestizaje no se limit a estos dos significados. Tambi6n constituy6 la ideologfa official de las elites latinoamericanas de fines del siglo XJX y principios del XX quienes consideration la fusion arm6nica de las parties como el camino id6neo que les permitirfa alcanzar una comunidad stable e integrada. Este concept de mestizaje implicaba que lo subalterno, por lo general lo indfgena, era asimilado o subsumido por la culture dominate.

La presented tesis deja de lado la carga ideol6gica homogeneizante del mestizaje y propane que en la ficci6n de estos tres authors no se present una sola y dnica identidad mestiza sino varies identidades mestizas que opera. de acuerdo a la situaci6n que tienen los sujetos frente a otras cultures.

Las novels material de studio fueron seleccionadas teniendo en cuenta tres

considerations importance. En primer lugar, comparten el tema de la dualidad cultural,


I





2


nos remiten a una realidad social y humana particular del Perd. Son novels donde se debate el Perd y el peruano como problema y posibilidad. En segundo, lugar, son novels relativamente recientes, ya que todas ellas fueron publicadas en la d6cada de los 90. Esto significant que la gesti6n y escritura de la mayor parte, de ellas tuvo lugar durante uno de los perfodos mds violentos del Peru (Pafs de Jauja, 1993; Ximena de dos casinos, 1994; Dos mds por Charly 1996, Las mellizas de Huaguil, 1999). En mercer lugar, fueron escritas por narradores de provincial: Edgardo Rivera Martfnez y Laura Riesco son del Valle del Mantaro, ubicado en los Andes centrals del Perfl, y Zein Zorrilla, del department de Huancavelica.

Esta tesis doctoral costa de ocho capftulos. El segundo capftulo, "Un mestizaje different," efectda un. repaso de las transformaciones del discurso del mestizaje a nivel latinoamericano ya que se hace necesario precisar el sentido y connotaciones que este tema ha tenido, a lo largo de su historic. Asimismo, se present el marco te6rico dentro del cual se insert el presented studio. En el mismo son discutidos los concepts de aculturaci6n, transculturaci6n, hibridez e heterogeneidad para poder acercarse a la complejidad del mestizaje.

La. noci6n del mestizaje en el dinbito politico peruano, asf como, la importance que, cobra este fen6meno en las ciencias socials a rafz de los flujos migratorios que empezaron a acrecentarse a partir de la d6cada de los cuarenta es analizado en el Capftulo

3 %Indios o mestizos?" Como se podrd apreciar, en el Perd el tema del mestizaje ha generado a lo largo de su existence las mds diversas opinions. Su discussion en el dmbito de la polftica national ha estado, fntimamente vinculada al problema del indio. Desde Manuel Gonzdlez Prada, pasando por la Generaci6n del 900 y la Generaci6n del





3


Centenario, se plantearon different imdgenes del Perd que de alguna mantra u otra, implicaban different variants del mestizaje. Mientras que a principio de siglo el debate se centraba en el mestizaje como, ideologfa, como, proyecto politico, en la segunda parte del siglo el debate se central en el mestizaje como process como parte integral del desarrollo del pafs.

Los escritores en el Perd no se han mantenido, al. margin del fen6meno de la

migraci6n y las consecuencias que 6sta ha tenido en la sociedad peruana. Paulatinamente, el cuadro, de la narrative se ha ido, Ilenando, de nuevos protagonists: migrants, provincianos, o cholos que abandonaban la sierra con la esperanza de encontrar un future mejor en la ciudad. En este, sentido, el Capftulo 4 "El mestizaje en la literature peruana" pretend demostrar c6mo el tema. del mestizaje no s6lo no ha perdido importance sino que constitute el eje de un nidmero de novels y cuentos que han aparecido, a lo largo de esta d6cada.

El quinto capftulo de esta tesis, "El mestizo jaujino," analiza la novel Pafs de JauLa de Edgardo Rivera Martfnez. Sin lugar a dudas, esta novel ofrece la vision mds feliz del mestizaje que se haya presented en la literature peruana hasta el moment. En su obra es possible la conjunci6n de las dos grades vertientes culturales, andina y occidental, que caracterizan al. Perfl. En la Jauja de este, autor, las cultures se sintetizan en un franco process de mestizaje.

Esta vision del mestizaje se contrapone a la presented por Laura Riesco. Como se podrd apreciar en el Capftulo 6, "Ser mujer y mestiza," la protagonist de la novel Ximena de dos casinos no es capaz de integral los dos mundos culturales que le ha tocado vivir. Si bien el mensaje no es tan alentador como, el de Edgardo Rivera Martfnez,





4


la obra de esta aurora es important torque por primer vez tiene como protagonist a una nifia. Es decir, se present la vision femenina del mestizaje.

El s6ptimo capftulo, "El mestizo migrante" analiza las novels courts Dos mds por Charly y Las mellizas de Huaguil de Zefn Zorrilla. Para este autor, el conflict que afrontan los personages que viven entre dos cultures tiene su mds profunda rafz en la transformaci6n de las sociedades andinas. Como se verd en este capftulo, el autor no vislumbra. un future tan optimist para aquellos sujetos que deben vivir la dualidad cultural.

Finalmente, el Capftulo 8 present las conclusions de esta tesis. Las obras

estudiadas permiten apreciar que se dan tres posiciones respect al tema del mestizaje. La primer posici6n contempla al mestizaje como, el feliz encuentro de cultures. La segunda, como, un stigma que genera sujetos de personalidad fragmentada, incapaces de encontrar un camino entre los dos mundos culturales que los caracterizan, y la tercera como, un process de aculturaci6n.













CAPrrULO 2
UN MESTIZAJE DIFERENTE

Recientemente, los studios culturales latinoamericanos han modificado la perspective de andlisis y studio de la culture latinoamericana. En lugar de aproximaciones totalizantes, 6stos han abierto las puertas a nociones que permiten acercarse a la culture de la region de una forina acorde con su realidad. Es en el marco de este context que surgeon discussions y nuevas propuestas tanto en el campo de la literature como, en el de la antropologfa que se constituent fundamentals para la realizaci6n de este trabajo. 1

El interns por lo hibrido y heterog6neo responded sin lugar a dudas al hecho que 64vivimos en un planet internacionalizado, en el que la reducci6n de las distancias mediate la rapidez del transported o la fluidez de las communications, hace inevitable la percepci6n de las diferencias y de la multiplicidad de las interconexiones y de los process de interacci6n cultural" (Garcfa Bedoya 53).

Si bien se trata de concepts que se han pesto de moda en. los altimos veinte afios, convene resaltar que todos estos fen6menos estudiados hoy en dfa como la hibridaci6n no son nuevos. Como bien lo sefiala Rita de Grandis "ya en. 1928 Robert Park








1 Este studio no se atiene a categorfas estrictamente literarias y, mds bien, incorpora categorfas de la antropologfa y otras ciencias socials que permitan una lecture different.


5





6


hablaba del "hiffirido cultural," especfficamente refiri6ndose al fen6meno de ,,2
migraci6n humana y al estatuto del individuo marginal.

Sin embargo, no siempre se dio este interns por la mezcla por lo heterog6neo, por lo hilarido. Mds bien, las sociedades latinoamericanas buscaban alcanzar un mestizaje racial y cultural que tendfa a la creaci6n de un product homog6neo y dnico, considered como requisite indispensable para lograr la constituci6n de la comunidad imaginada. En la exposici6n que sigue, efectuar6 una revision de los principles postulados en tomo al
3
mestizaje a nivel latinoamericano.


El mestizaje y el discurso de la identidad national en Am6rica Latina

Como fen6meno biol6gico, el mestizaje se inicia en la region latinoamericana con el arribo de los navegantes hispanos a las Antillas. En un principio, este concept hacfa reference a la mezcla racial, en el sentido de la gen6tica de poblaciones. Con el transcurso del tempo se le ha dado una connotaci6n cultural, a expenses del enfoque biol6gico que tuvo en sus orfgenes. Este mestizaje cultural "comprende hoy a groups racialmente no mestizos, como lo son muchas comunidades indfgenas de los Andes en Bolivia, Per-6 y Ecuador" (Afnsa 93).

Pero el mestizaje no se limit a estos dos significados. El mestizaje tambi6n constituy6 un discurso politico que estuvo sujeto a una serie de modificaciones con el corner del tempo (Martfnez Echazdbal, "Mestizaje" 21). Durante el siglo XIX, el



2 Rita DeGrandis, "Incursiones en torno a la hibridacio'n, una propuesta para discussion: de la mediaci6n linguistic de Bajtin a la mediaci6n simb6lica de Canclini," Latin American Studies Association, The Sheraton Washington, Washington, D.C., September 28-30, 1995.
3 Esta secci6n no pretend efectuar un revaloraci6n del ensayo hispanoamericano, sino mds bien dar una idea general en torno a la cuesti6n que nos interest.





7


mestizaje fue un tema recurrence que se hallaba fntimamente vinculado a la b6squeda de la identidad latinoamericana. Mds tarde, durante el perfodo de consolidaci6n national y modernizaci6n (1920-1960), el mestizaje se refiri6 al cardcter national (lo cubano, lo mexicano, lo brasilefio).

La cuesti6n de la identidad latinoamericana ha represented una preocupaci6n recurrence desde la conquista espafiola. Esta preocupaci6n por saber qui6nes somos se acentu6 a partir de los esfuerzos por desligarse de la tradici6n hispdnica heredada. En su "Carta de Jamaica" (1815) Sim6n Bolfvar sostenfa respect a los criollos (nombre que se le dio a los mestizos dado que este nombre era muy pejorative): "somos un pequeflo g6nero human; poseemos un mundo apart, cercado por dilatados mares, nuevo en casi todas las artes y ciencias aunque, en cierto modo, viejo en los usos de la sociedad civil." Mds tarde, en el "Discurso de Angostura" (1819) Bolfvar nos manifiesta: "no somos europeos, no somos indios, sino una species media entre los aborfgenes y los espafioles," con lo cual de alguna mantra se estaba refiriendo al mestizaje que caracteriza a la region.

Jos6r Martf, por su parte, destaca en "Nuestra Am6rica" (189 1) la necesidad de recuperar el pasado precolombino y reconocer la mesticidad del continent. Propone que "no hay odio de razas, torque no hay razas" (29) y sobre esta base nos habla de nuestra Am6rica mestiza, continent donde se han mezclado europeos, indios y americanos y "anunciando por lo tanto al Vasconcelos de La raza c6smica" (Zea 22).

El mestizaje es discutido tambi6n en el marco de la preocupaci6n por la identidad national. Para los adeptos del positivismo, como Domingo Faustino Sarmiento, Carlos Octavio Bunge y Alcides Arguedas, el mestizaje representaba el mayor factor de atraso politico, econ6mico, social y cultural de las nuevas republicans independents. Se





8


explicaba la incapacidad de constituir la tan ansiada comunidad imaginada en la raza, la biologfa, en todo aquello que se le pudiera achacar a los factors subalterns de la naci6n.

Domingo Faustino Sarmiento propane en su conocida obra Civilizacign y

barbaric. Vida de Juan Facundo Quiroga (1845) que la historic latinoamericana se ha reducido a la lucha entre la civilizaci6n europea y la barbaric indfgena, entre la intelligence y la material. Siguiendo los arguments del darwinismo social, Sarmiento estima que las razas luchan y que la mds apta sobrevive, y es su triunfo el sello de suprernacfa sobre las inferiores (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 122). De ahf que nos presented una vision negative del mestizaje. Para Sarmiento, el mestizaje represents un process de retroceso, la causa del mal, de la enfermedad que invadfa al organism social y al continent.

Carlos Octavio Bunge (1875-1918), en Nuestra Am6rica. Ensayo de sicologfa social (1926) censure la dernagogia y el caudillismo sudamericanos y reconoce que si bien el mestizaje constitute un hecho en Hispanoam6rica, 6ste es "un hecho desafortunado" (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 122). En el "Segundo libro" de Nuestra Am6rica Bunge analiza la contribuci6n 6tnica y psicol6gica de los indios, negros y mestizos, en la formaci6n social de los pueblos hispanoamericanos. Bunge establece una clara. distinci6n entre el cruce hispano-negro y el hispano-indio o afro-indio, resaltando tres caracterfsticas negatives comunespara los mismos: "cierta inarmonfa psicol6gica, relative esterilidad y falta de sentido moral" (141).

Para Alcides Arguedas, Bolivia estd perdida por el cholo y el mestizo. En Pueblo enfermo (1909), critical duramente la sociedad y la polftica boliviana en general y present una vision tremendamente negative del mestizo, culpdndolo de todas las





9


desgracias que sufre el pafs. A los cholos, quienes nos manifiesta constituent el tipo representative del mestizo, los califica de elementss inferiors desde el punto de vista racial [ ... ], perezosos e indolentes [ ... ] se hallan incapacitados para elevarse a las esferas de alta especulaci6n, o siquiera de la alta culture" (58). En cuanto a los cholos vinculados a la polftica, son ellos lo que "con su mantra especial de ser y concebir el progress quienes han retardado el movirniento de advance en la repdblica, ya no (inicamente bajo el aspect institutional, sino tarnbi6n en sus factors econ6micos e industrials" (64). Los cholos de Bolivia, Perd, Colombia, el roto de Chile, el gaucho de la Argentina y del Uruguay son para Arguedas "una clase de gente hiffiridas, sometidas ya a un lento process de selection, pero que todavfa no han alcanzado a eliminar de sf las taras de su estirpe" (20).

Este discurso cambia significativamente en las primers d6cadas del Siglo XX "ya no se habla de civilizaciones o cultures inferiors, sino de una inevitable y natural sfntesis de cultures" (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 126). Jos6 Vasconcelos (1882-1959) constitute el mAximo representative de esta nueva vision. Ya desde el pr6logo de su libro La raza c6smica (1925), Vasconcelos nos present lo que es su tesis central: "las distintas razas del mundo tienden a mezclarse cada vez mAs, hasta former un nuevo tipo human, compuesto con la selecci6n de cada uno de los pueblos existences" (9). La mezcla de razas, se realizard no a trav6s de la fuerza o la presi6n, sino que se dard por medio de libre escogencia. Lo que Vasconcelos present, como bien lo ha sefialado Leopoldo Zea, 64es una de las mds grades utopfas que ha dado la humanidad: la de una raza que no es raza, sino expresi6n de una actitud de respect y asunci6n de las diversas razas y cultures que forman la humanidad" (Zea 23).





10


Dentro de esta nueva vision, el mestizaje es considered como vehfculo de

civilizaci6n y progress que permitird consolidar una naci6n stable e integrada. Para Jos6 Antonio Saco, intellectual cubano, el mestizaje represents el remedio a los males que habfan venido afectando a Cuba. Sin embargo, como bien lo result Lourdes Martfnez Echazdbal, su posici6n respect al mestizaje no result de un demostrado antiracismo, t4sino mds bien del temor que le infundfa la eminent africanizaci6n de la isla de Cuba" ("Positivismo"124). Similares postures adoptan Nicolds Guill6n, quien en S6ngoro Cosongo (193 1) nos ofrece un pr6logo que podrfa ser considered como un manifesto de la mulatez, al manifestamos el autor que el espfritu de Cuba es mestizo, y Gilberto Freyre en sus conocidas obras Casa-grande e Senzala (1933) y Sobrados e Mucambos (1936) al reinterpretar el papel del mestizaje en la sociedad brasilefia (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 128).

Como se ha podido apreciar, el mestizaje ha generado las mds diversas y

contradictorias opinions. NEentras que para Vasconcelos el mestizaje constitufa toda una esperanza, para Alcides Arguedas representaba un factor que habfa afectado de mantra irreversible a la naci6n boliviana. Sin embargo, "estas dos vertientes, antag6nicas, esconden una misma ideologfa que tiene como antecedents la filosoffa positivista, como base el racism y como meta el logro del model racial y cultural occidental" (Martfnez Echazdbal, "Positivismo" 125). El mestizaje no pasaba, en realidad, de ser un discurso ideol6gico que servfa para afirmar la igualdad y esconder, ocultar la desigualdad de los different groups que conforman la naci6n.

A pesar del tempo transcurrido, se consider. adn hoy que el concept de

mestizaje es un t6rmino demasiado conciliator, demasiado armonizante que desconoce la





11


multiplicidad cultural. De ahf que exist hoy en dfa un renovado interns por la mezcla, la hibridez, la heterogeneidad, interns que se traduce en propuestas que ofrecen una clara alternative al mestizaje.

La siguiente secci6n hace un repaso de las principles teorfas elaboradas en los (iltimos aflos en torno al tema de la diversidad cultural. Demds estA decir que existent otros crfticos y estudiosos que han realizado valiosos aportes al studio de este tema. Sin embargo, lo que este acdpite busca no es un balance integral ni hist6rico de los aportes ofrecidos por los mismos, sino mds bien una aproximaci6n a los que se considering mds vinculados a los objetivos de este studio.


El discurso de la diferencia

Sin lugar a dudas, uno de los studios mds importance en lo que concerned a la hibridez y naturaleza cambiante de la culture latinoamericana lo constitute el libro de Angel Rama Transculturaci6n narrative en Am6rica Latina (1982). En este trabajo Rama analiza "el problema cultural y literario que vivi6 la narrative latinoamericana bajo el nuevo impact modernizador del Siglo XX" (119).4 Rama adopt el concept de transculturaci6n propuesto por Fernando Ortiz en su libro Contrapunteo del tabaco y del azdcar (1940). Este trabajo es de especial relevancia torque fue el primer en cuestionar el concept de aculturaci6n para describir la identidad cultural latinoamericana. Para el antrop6logo cubano, el concept de aculturaci6n tenfa "una connotaci6n negative, por el hecho de preceded 'culturaci6n' de la particular 'a' que parece sugerir perdida o




4 Rama adopt el concept de transculturaci6n no s6lo en su sentido antropol6gico sino como instrument de crftica literaria.





12


disminuci6n de contenido cultural" (Afnsa 60), por lo que cre6 el neologisms transculturaci6n. De acuerdo a Ortfz, la transculturaci6n:

Express mejor las diversas fases del process transition de una culture a
otra, torque este no consisted solamente en adquirir una culture, que es lo
que en rigor indica la voz angloamericana 'aculturaci6n', sino que el
process implica tambi6n necesariamente la perdida o desarraigo de una
culture precedent, lo que pudiera decirse una partial 'desculturaci6n' y,
adernds, significant la consiguiente creaci6n de nuevos fen6menos culturales
que pudieran denominarse neoculturaci6n.

Es entonces en base a los postulados de Fernando Ortiz, que Rama utilize el

concept de transculturaci6n aunque con algunas modificaciones ya que consider que la descripci6n de transculturaci6n realizada por el antrop6logo cubano estd caracterizada. por una vision geom6trica, segdn tres moments (38): una desculturaci6n partial; incorporaciones procedentes de la culture external y por altimo, la creaci6n de nuevos fen6menos culturales que resultant de la recomposici6n de los elements supervivientes de la culture. originaria y los que vienen de afuera; es decir, una neoculturaci6n.

Rama sugiere que la propuesta de Ortiz "no atiende suficientemente a los criterion de selectividad y a los de invenclon, que son los que caracterizan los casos de plasticidad cultural" (38). Asimismo, citando a Aguirre Beltrdn, resalta el hecho que tambi6n hay transculturaci6n en el sentido de paso de una culture a otra. sin que esto implique necesariamente la p6rdida previa de components culturales (7). Rama redefine el concept de transculturaci6n, proponiendo que en el mismo se dan cuatro operations bAsicas: p6rdidas, selecciones, redescubrimientos e incorporaciones (39). No obstante, Rama no profundiza en estos concepts. Mds bien intent demostrar como 6stos se





13


evidencian en los principles niveles del process literario: la lengua, la structural literaria y la cosmovisi6n. 5

Rama consider que las consecuencias del impact modernizador son perversas ya que a las regions internal se les present una disyuntiva important: o retroceden torque no se modernizan, o se modernizan pero renuncian asf a sus valores y, por lo tanto, mueren. Es en este context entonces, caracterizado por un afdn de queerr salvarse" que los regionalists en el campo de la literature component un hl'brido que no se aleje de lo nuevo pero que "sea capaz de seguir transmitiendo la herencia recibida"

(29). Estos son los transculturadores, y su product, la literature de transculturaci6n. Es decir, una literature que integra lo nuevo sin renunciar necesariamente a lo antiguo.

Rama distingue dos procesosen el fen6meno de la transculturaci6n: el que se da desde las metropolis external hacia las capitals, y el que se da de las capitals a las zonas internal, es decir, las provincial. Sin embargo, no siempre es este el caso como se puede apreciar en el reciente studio de Cyntia Vich acerca del Grupo Orkopata, en tanto esta agrupacion literaria surgi6 no en la capital peruana, sino en una zona relativamente marginal, la ciudad de Puno, constituyendo por lo tanto, una clara excepci6n a lo propuesto por Angel Rama.

El transculturador entonces es aquel que edifice algo que no represents la mera adici6n de elements contrapuestos, ni constitute una copia de la culture hegem6nica, sino una construction nueva que asume los desgarramientos y problems del encuentro de cultures.



5 Es en este dmbito donde Rama consider que los transculturadores han dado sus mejores frutos.





14


Si bien Rama se interest por la introducci6n de forms literarias por parte de los vanguardists durante la segunda mitad de los afios 30, su trabajo es de especial importance torque caracteriza el enfrentamiento cultural como un intercambio de mutua influence.

N6stor Garcfa Canclini, por su parte, nos ofrece en su libro Culturas hl'bridas. Estrategias para entrar y salir de la modemidad (1989), una l6gica de pensamiento que permit analizar las cultures que no necesariamente cumplieron su process de desarrollo con los pasos o tapas seguidos por los centers de poder capitalist. Garcfa Canclini aclara que, en su trabajo "se encontrardn ocasionales menciones de los t6rminos de sincretismo, mestizaje y otros empleados para designer los process de hibridaci6n" pero que se premiere este idItimo, torquee permit incluir las forms moderns de hibridaci6n mejor que el sincretismo, formula referida casi siempre a fusions religious o de movimientos simb6licos tradicionales" (15).

La hibridaci6n cultural se sit6a en un campo mds amplio que el de Rama en tanto se refiere a una gran variedad de manifestaciones culturales, dentro de la cual la literature es una. Su hip6tesis es que las cultures deberfan ser en. realidad entendidas como cultures hl'bridas, ya que hay interacci6n constant entre la influencia de lo transnational y lo national. La artesanfa mexicana constitute para. Garcfa Canclini un claro ejemplo de los process de hibridaci6n en tanto ha sabido adaptarse a las exigencies del mercado international sin haber perdido su sesgo traditional. Es decir, la modemizaci6n no ha implicado, la p6rdida de lo traditional y lo propio, sino mds bien su renovaci6n, lo que le ha permitido su sobrevivencia bajo una forina hibridizada.





15


Para estudiar las cultures, hl'bridas, Garda Canclini destaca la importance de

acabar con el exclusivismo que ha caracterizado el trabajo sociol6gico y antropol6gico y propane un enfoque mds transdisciplinario; es decir, "una aperture de cada discipline al discurso de las demds y no una simple sumatoria de los resultados obtenidos aisladamente por cada una" (Garcfa Bedoya 87). Canclini identifica "tres process claves para explicar la hibridaci6n: (i) la quiebra y mezcla de las colecciones que organizaban los sistemas culturales (la descolecci6n); (ii) la desterritorializaci6n de los process simb6licos; y (iii) la expansion de los g6neros impuros" (264). El descoleccionamiento implica "la agonfa de las colecciones [en donde se] desvanecen las clasificaciones que distingufan lo culto de lo popular y ambos de lo masivo" (238). Es decir, desaparece la base, el fundamento, sobre el cual. se habfa formado la distinci6n entre las colecciones 6ccultas" (el arte, la literature) y las colecciones populares (el folclor). La desterritorializaci6n, por otro lado, no s6lo se refiere a "la p6rdida de la relaci6n natural" de la culture con los territories geogrdficos, sino que se refiere tambi6n a "ciertas relocalizaciones territories relatives, parciales, de las viejas y nuevas producciones simb6licas" (288). Por dltimo, al hablar de cultures de mezcla, las cultures, hiffiridas, Garda Canclini se refiere a la fonna en que ciertas prActicas se van separando de prdcticas existences para former algo nuevo, algo que es possible gracias a los process de descolecci6n y desterritorializaci6n.

La propuesta de Garda Canclini result particularmente interested torque nos exige replantearnos nuestro concept de identidad. Por lo general, hemos estado habituados a pensar en la identidad en t6rminos de territorio. Es decir, nuestras experiences, tenfan que ver exclusivamente con el territorio en que habitdbamos. Sin





16


embargo, el nos hace ver claramente que identidad Y territorio no constituent necesariamente una ecuaci6n en tanto las innovaciones tecnol6gicas permiten el acercamiento de mundos que anteriormente se hubieran considered totalmente apart. No debiera extrafiarnos por lo tanto, que un sujeto comparta mds de una identidad, y que hoy en dfa, 6ste sea perfectamente capaz de manejar ambas segan la situaci6n.

Antonio Comejo Polar, por su parte, ha analizado el problema del encuentro de cultures en t6rminos del concept de heterogeneidad en oposici6n a los concepts de mestizaje y transculturaci6n. Para Comejo Polar, el mestizaje "pese a su tradici6n y prestigious, es el que falsifica de mantra m6s drdstica la condici6n mestiza de nuestra culture y literature" ("Mestizaje e hibridez" 341) y "la idea de transculturaci6n se ha convertido cada vez m6s en la cobertura m6s sofisticada de la categorfa del mestizaje" ("Mestizaje e hibridez" 341).

El concept de heterogeneidad no es una creaci6n reciente del autor, ya que el mismo comienza a ser disefiado en tapas tempranas de su ejercicio crftico, como se puede apreciar en el libro Literatura y sociedad en el Perd: la novel indigenista (1980). Para Comejo Polar, el indigenismo constitute la mds clara. expresi6n de lo que 61 ha denominado literature heterog6nea; es decir una literature en donde los components pertenecen a universes socio-culturales different. Nfientras que las instancias de producci6n del texto y de la recepci6n pertenecen al sector modern y occidentalizado, el reference pertenece al. mundo indfgena.

La noci6n de heterogeneidad y literatures heterogeneas surge como una

alternative a la noci6n de literatures nacionales, ya que Comejo Polar consider que 6stas, al adecuarse al model de las literatures cults europeas, se habfan constitufdo sobre la





17


base de un cisterna literario dnico y homog6neo. Al abogar por una literature national, no solamente se dejaban al margin las literatures populares y en lenguas indfgenas, sino que tambi6n se ignoraban las distancias y tensions existences entre el reference social y el cultural, problema que Comejo Polar resuelve con la propuesta de literatures heterog6neas.

Dentro de la categorla de heterogeneidad, el sujeto ocupa un lugar fundamental. El suieto heterog6neo es un individuo "complejo, disperse, m;jltiple" (Escribi 19), "excepcionalmente cambiante y flufdo" (Escribi 20), por lo que contrast radicalmente con aquel que present "una identidad coherent y uniform, complaciente y desproblematizada" (Escribi 20). Este sujeto "emite un discurso descentrado, proliferate y desparramado" (Escribi 212). Comejo Polar consider que esta identidad heterog6nea nunca fue cabalmente asimilada en la region latinoamericana debido a que siempre buscdbamos introyectar "como 6nica legitimidad la images monolftica" y torque 66nos sentfamos en falta ante el mundo y ante nosotros mismos al descubrir que carecemos de una identidad clara y distinct" (Escribi 21).

Sin embargo, el concept de heterogeneidad, como bien lo resalta Mabel Morafia, 46se carga de sentido al combinarse con la conceptualizaci6n de la formaci6n cultural andina en tanto totalidad contradictory" (283). En effect si bien es cierto que Comejo Polar reconoce que dentro de la sociedad peruana se da una pluralidad de cultures que son conflictivas y hasta contradictorias entre sf, de nada sirve resaltar la pluralidad y heterogeneidad si se pierce el horizonte de la totalidad. El concept de totalidad contradictory permit dar cuenta de "las multiples temporalidades y configuraciones socioculturales que caracterizan al Penj y Am6rica Latina" (Garcfa Bedoya 85).





18


En el mercer capftulo de Escribir en el aire. Ensayo sobre la heterogeneidad sociocultural en las literatures andinas (1994), y mds tarde en trabajos posteriors, Comejo Polar nos propane una alternative a la noci6n de mestizo: la categorfa del sujeto migrant. Como punto de partida. para esta reflexi6n el crftico literario toma el fen6meno de la migraci6n del campo a la ciudad, fen6meno que consider "el hecho de mds abarcadora. trascendencia en la historic modern del drea andina" (212). Este sujeto migrant "se instalarfa en dos mundos de cierta mantra antag6nicos por sus valencies: el ayer y el allf, de un lado, y el hoy y el aquf, de otro" (209). Su discurso, por lo tanto, "se construe alrededor de ejes various y asim6tricos, de alguna mantra incompatibles y contradictions de un modo no dial6ctico." De esta forma, el. migrant estaffa acogiendo "dos experiences de vida que no intent sintetizar en un espacio de resoluci6n arm6nica" (841). Es decir, la condici6n migrant se vislumbra como contrarian al afdn sincr6tico del mestizo, ya que se caracteriza por la fragmentaci6n y no la sfntesis. Un ejemplo claro lo constitute el caso de Ernesto, el personae principal de Los rfos profundos quien "no sintetiza en su discurso dos experiences, una pasada y otra presented" y maneja, mds bien, una pluralidad de c6digos que pese a ingresar en un solo rumbo discursive no s6lo se confunden. sino que preservan en buena parte de su propia autonomfa.

Otra mantra de acercarse al encuentro de cultures nos la ofrece el antrop6logo norteamericano James Clifford, quien concise la culture como viaje. Es decir, la culture la identidad, no estaria ligada a un espacio geogrdfico especffico, demarcable, inamovible. Mds bien se caracterizarfa por ser fluctuate, por estar en. constant movin-iiento. Asf quienes migrant, quienes dejan su ciudad natal, constituent viajeros culturales. A pesar de la distancia, estos viajeros, estos migrants no dejan de ser parte de





19


su comunidad. Si bien se desplazan temporal y geogrdficamente, mantienen conexiones con su comunidad, no dejan de estar ligados a ella, no dejan de tener identidad. Como bien lo sefiala Antonio Comejo Polar, el migrant "tiende a repetir en la ciudad los modos de producci6n y de relaciones socials como la reciprocidad, la operatividad econ6mica de la familiar ampliada o el simple padrinazgo, que diffcilmente se incorporan a las normal del capitalism modern" (842).

Los migrants serfan entonces sujetos id6neos para hacernos comprender el viaje cultural. Al percibir al sujeto migrant como viajero, "entrarfan en crisis las nociones esencialistas de identidades puras concentradas en spacious adores de sentido, vulneradas, distorsionadas o alienadas en cualquier element externo que las tocara o entrara en contact con ellas" (147).

El viajero o migrant se acerca a otro concept important proveniente de la filosoffa post-moderna francesa: el rizoma, concept elaborado por Gilles Deleuze y Mix Guattari en su libro A Thousand Plateaus: Cgpitalism and Schizophrenia (1994). En el capftulo introduction de este libro, Deleuze y Guattari desarrollan una crftica de las construcciones arb6reas que suponen un orden restrict, una verticalidad y proponent, en su lugar el concept de rizoma. El rizoma es un tipo de rafz que, a diferencia de la rafz del drbol, se extended simultdneamente en muchas direcciones: "a rhizome has no beginning or end; it is always in the middle, between things, interbeing, intermezzo" (25). Consecuentemente, nos remote a la multiplicidad, a la heterogeneidad, a la hibridez.

El paradigm rizomdtico.es region por los siguientes principios: (i) el principio de la conexi6n y de la heterogeneidad. Es decir, cualquier punto del rizoma puede estar conectado a otro; (ii) el principio de la multiplicidad. El rizoma nunca puede ser reducido





20


a una unidad ya que estd conformado por una infinidad de unidades que produced a su vez otras different; (iii) el principio de la rupture. Por mds que se intent romper el rizoma, 6ste se reconstruye, apuntando a nuevos a insospechados casinos; (iv) el principio de la cartograffa. El rizoma puede ser mapeado y cartografeado, lo que nos permit ver que existent multiples entradas. Consecuentemente, el rizoma puede ser abordado desde various punts. En una palabra, el rizoma rompe con la unidad, la hornogeneizaci6n, lajerarquizaci6n, permiti6ndonos mCiltiples entradas, aproximaciones y perspectives.

Se hace evidence que la crftica prevalence hoy en dfa resalta un aspect

fundamental en el studio de la culture latinoamericana: el abandon de concepciones binaries y de la polaridad y el reconocimiento del cardcter hibrido de nuestra culture. Pero este, interns en lo diverse y lo hibrido no se limit, a la teorfa pesto que tiene un ejemplo claro en la realidad actual.


El mestizaje revisitado

No cabe duda que todas estas teorfas responded a la urgencia de explicar ciertos fen6menos surgidos a partir de la existence y encuentro de diversas cultures. No cabe duda tampoco, que todas ellas surgieron a rafz de la necesidad de encontrar categoiias que definiesen el encuentro de cultures de una mantra mds dindmica que se alejase de las tendencies hornegeneizadoras y unificantes del mestizaje.

Si bien es cierto que el concept de mestizaje fue propuesto en un principio como la soluci6n feliz a las diferencias 6tnicas y culturales, en la prdctica este mestizaje se dio de mantra muy distinct. En este sentido, comparto la opinion de Mario Roberto Morales:





21


Lo que ha ocurrido en la prdctica ha sido distinct: los individuals se han mestizado de otra mantra muy different a la propuesta por la ideologfa
demag6gica del mestizaje. Ellos han usado y negociado los c6digos
culturales a la disposici6n seg(in la situaci6n que les ha tocado enfrentar,
sin que eso haya significado la fusion de los c6digos en un mestizaje feliz.
6
El mestizaje ha sido conflictive y no ha implicado fusion.

Al respect, Garcfa Canclini nos manifiesta que "en la historic del mestizaje no ha habido solo la fusion, la cohesion, la osmosis, sino la confrontaci6n" ("Entrar y salir" 56). Es decir, en la prdctica el mestizaje no ha tenido una sola caracterfstica (la homogeneidad) sino que ha acogido la diversidad, la fragmentaci6n y el conflict. Si incorporamos el cardcter conflictive todas las categorfas anteriormente expuestas nos podrfan server para explicar el sujeto social que hemos Ilamado mestizo. Podemos definir al mestizo como un transculturador, ya que se trata de un individuo "que se propane server de puente y crear vfnculos entre dos cultures, no s6lo como proyecto politico, como posture acad6mica y narrative, sino tambi6n a nivel personal" (Spitta 173). Sin duda, la categorfa de transculturaci6n result mds dtil que la categorfa de aculturaci6n, ya que como bien lo sefiala Fernando Afnsa, la aculturaci6n tiene una serie de aspects que se considering negatives: la desculturaci6n, la asimilaci6n, la alineaci6n cultural. Si decimos que una persona se ha aculturado, esto significant que el individuo ha perdido su culture original, y que ha adoptado una culture que le es extrafia en reemplazo de la propia. Esto implica de algu na mantra una negaci6n de la culture original, y lo que es peor, una p6rdida de la misma. En este sentido, la categorfa de transculturaci6n se vislumbra como la mds adecuada en tanto no represents la p6rdida de la culture original. Sin embargo, es poco lo que Angel Rama nos dice acerca del desgarramiento, del conflict que supone el



6 Mario Morales. La articulaci6n de las diferencias o el syndrome de Maxim6n (Los discursos literarios y volfticos del debate inter6tnico en Guatemala).





22


encuentro de dos o mds universes culturales, poniendo 6nfasis mds bien en la labor creative del transculturador" (Spitta 175).

El mestizo tambi6n podrfa ser considered un sujeto hibrido. No obstante, la

propuesta de Garcfa Canclini no se aleja mayormente de la caracterfstica no conflictive del concept transculturador, ya que se "entra y se sale" de la modemidad sin mayor problema. Nuevamente, parece que se estuviera negando la caracterfstica confrontational, el desgarramiento que tambi6n puede suponer el encuentro de cultures. De hecho, Comejo Polar critical la propuesta de Garcfa Canclini por el "tono celebratorio con que estd dicha y por el excesivo empleo de ejemplos que parecen referirse a ciertos estratos de la sociedad latinoamericana" ("Mestizaje e hibridez" 343). Asimismo, al igual que en el caso deAngel Rama, es poco lo que Garcfa Canclini nos dice acerca del sujeto que entra y sale de la modernidad y del desgarramiento que este process de hibridaci6n represents a nivel personal

Aflos despu6s de la publicaci6n de su libro, y con la perspective que otorga el tempo, el mismo Garcfa Canclini reconocerfa que si se le "hubiera ocurrido aplicar la hibridaci6n en movirniento de trdnsito y provisionalidad [ ... ] "hubiera podido delucidar mejor c6mo los sujetos individuals y colectivos se comportan respect de lo que la hibridaci6n I es permit armonizar y les result inconciliable" ("Entrar y salir" 55).

Por otro lado, no cabe duda que podemos consider al mestizo como un sujeto heterog6neo, caracterizado por la fragmentaci6n y como un migrant. El mestizo y el migrant ya no representarfan contraries sino mds bien se caractenzanfan por ser complementarios en tanto ambos considering la fragmentaci6n.





23


Somos consciences en este trabajo que la transculturaci6n, la hibridez, y la

heterogeneidad son concepts que a diferencia del mestizaje, estdn en boga en el dinbito de los studios culturales. Sin embargo, y sin desmerecer los aportes brindados por numerosos estudiosos de la culture latinoamericana, no estamos totalmente convencidos de que se halla avanzado de un t6rmino a otro. Consider al igual que Roberto Morales, que debemos "repensar la noci6n de mestizaje cultural, despojdndola de su carga ideol6gica homogeneizante y desproblematizadora." Es por este motive, que en. vez de inventor algo nuevo, de ofrecer un neologisms, yo propongo para esta tesis, el uso del concept de mestizaje. Si miramos al mestizaje con otros ojos, entonces veremos que este concept nos puede ser adn idtil para describir la heterogeneidad cultural de una nation, y la mantra. en. que esta heterogeneidad es represented en el marco de la literature.

Esta tesis, por lo tanto, utilize el concept de mestizaje al analizar las obras de

Edgardo Rivera Martfnez, Laura Riesco y Zefn Zorrilla. La hip6tesis que guard el trabajo es que no se present en la ficci6n de estos tres authors una sola y dnica identidad mestiza sino varies identidades mestizas que opera de acuerdo a la actitud que los sujetos toman frente a otras cultures.

Antes de pasar a evaluar c6mo la obra de estos tres authors presentan posiciones contradictorias respect al mestizaje, se hace necesario concern las caracterfsticas que el mismo cobr6 en el bnbito peruano. El siguiente capftulo present los postulados elaborados en torno al mestizaje por los principles representatives del pensamiento polftico-social peruano del Siglo XX; y los principles trabajos que han abordado el tema de la migraci6n y el mestizo peruano en el marco de las ciencias socials.













CAPrrULO 3
LE*4DIOS 0 MEESTIZOS?

En el segundo capftulo hemos visto c6mo, hoy en dfa, los studios culturales nos permiten acercarnos a la noci6n de identidad de una mantra different, de una mantra que accept la diversidad, la hibridez, la heterogeneidad. Asimismo, hemos podido apreciar c6mo a nivel latinoamericano el discurso del mestizaje se ha ido modificando con el timpo. Sin embargo, esta pluralidad que caracteriza a las naciones americanas hoy en dfa no fue siempre reconocida ni mucho menos deseada. M6s bien, existfan concepciones monolfticas de la naci6n que no permitfan acercarnos a la pluralidad ni aceptar la diferencia y el cambio.

En el Perd, los esfuerzos por definir lo que constitute la naci6n peruana surgeon a rafz de la derrota ante Chile durante la Guerra del Pacffico. Desde entonces, hispanistas e indigenistas trataron de imaginarse las caracterfsticas constitutivas de una naci6n stable e integrada. Desgraciadamente, los diversos imaginarios nacionales o ignoraban y denigraban a la mayor parte de la poblacio'n peruana, la poblaci6n indfgena, o la enaltecfan. No habfa t6rmino medio, no habfa cabida para la mezcla.

El encuentro de cultures y la possible integraci6n de las different vertientes

culturales que caracterizan al Perd de hoy empiezan a ser reconocidas y estudiadas s6lo a fines de la d6cada de los cuarenta. A rafz de los grades flujos migratorios que se dan de la sierra a la costa, surge un interns en el marco de las ciencias socials por el nuevo sujeto que estd cambiando la fisonomfa del campo y de la ciudad: el migrant andino, el mestizo.


24





25


Como podremos apreciar, mientras que a principio de siglo el debate se centraba en el mestizaje como ideologfa, como proyecto politico, en la segunda parte del siglo el debate se central en el mestizaje como, process, como parte integral del desarrollo econ6mico del pafs. Este capftulo tiene un objetivo principal: dar una vision de conjunto del rol que el mestizaje ha desempeflado tanto en. el dmbito politico como en el marco de las ciencias, socials. Para ello, se efectuarA una revision de los postulados elaborados en tomo al mestizaje por los principles representatives del pensamiento polftico-social. peruano del Siglo XX; y los principles trabajos que han abordado el tema de la migraci6n y el mestizo peruano en el marco de las ciencias socials.


El mestizaje en el pensandento social peruano a principios del Siglo XX

En el Perd, el t6pico del mestizaje ha sido, abordado a la luz del 14roblema

indfgena, cuya discussion se inicia con Manuel Gonzdlez Prada a partir de la derrota frente a Chile en la Guerra del Pacffico (1879-18 83) y continda durante la Generaci6n del 900 y la Generaci6n del Centenario.1

Manuel Gonz.4lez Prada

El fracas peruano ante Chile desencaden6 un debate acerca del Perij y su

situaci6n y llev6 a intellectuals de different procedencias a preguntarse: LQu6 es el Perd? LQui6nes lo conforman? LQui6n constitute el verdadero representative de la naci6n peruana? El primer en tratar de engender la derrota peruana fue Manuel Gonzdlez Prada (1844-1918) quien cuestiona el porqu6 del fracas. S61o encuentra, una explicaci6n: la condici6n servile del indio, a quien describe como "un hibrido con los vicious del bdrbaro y sin las, virtues del europeo" (236). LC6mo salvar al indio? LC6mo devolverle su


1 Caracterizada por el discurso indigenista.





26


dignidad? Incorpordndolo a la sociedad peruana, ya que Gonzdlez Prada lo considerable el verdadero representative de la naci6n. Esta posture se evidencia de mantra clara en el "Discurso del Politeama" de 1888: "No forman el verdadero Perd las agrupaciones de criollos y extranjeros que habitat la faja de la tierra situada entre el Pacffico y los Andes. La naci6n estd formada por la muchedumbre de indios diseminados en la banda oriental de la cordillera" (19).

LPero c6mo debfa incorporarse al indio? A trav6s de la educaci6n, de la

alfabetizaci6n, la misma que estarfa a cargo de los maestros de escuela a quien Gonzdlez Prada dirige su Ilamado. En "Nuestros indios" (1924), Gonzdlez Prada, vincula la situaci6n del indio no tanto a aspects pedag6gicos sino mds bien a aspects econ6micos, enfatizando el hecho de que "los indios son todavfa vfctimas del viejo orden, basado en la explotaci6n del hombre, padeciendo ma's que sus antepasados durante el Coloniaje" (Chang Rodrfguez 372).

En lo reference al mestizo, Gonzdlez Prada hace menci6n specific al encastado cholo, a aquel que ha renegade de sus orfgenes, desconociendo su clase y su raza y, que eventualmente, se ha vuelto contra ellas. En Horas de lucha (1908) sefiala:

Pocos groups socials [ ... ] han cometido tantas iniquidades ni aparecen
con rasgos tan negros, como los espafioles y encastados cholos en el Perd.
Las revoluciones, los despilfarros y las bancarrotas parecen nada ante la
codicia glacial de los encastados para sacar el jugo a la came humana.
Muy poco les ha importado el dolor y la muerte de sus semejantes, cuando
ese dolor y esa muerte les ha rendido unos cantos soles de ganancia.
(321)

En "Nuestros indios," su crftica serd mds fuerte adn: "El verdadero tirano de la masa, el que se vale de unos indios para esquilmar y oprimir a los otros es el encastado, comprendi6ndose en esta palabra tanto al cholo de la sierra o mestizo como al mulatto y al





27


zambo de la costa" (78). El mestizo o cholo, represents al igual que el espahol, un explotador de indios. Se establece entonces "una dicotomfa maniquea" seg(n la cual lo blanco, lo espafiol, lo aristocrdtico y lo costefio es irremediablemente malo, y por otro lado, lo indfgena, lo campesino, lo serrano, es intrfnsicamente bueno" (Sanders 225).

Es por las ideas vertidas en el discurso del Politeama que Jos6 Carlos Maridtegui consider. que Gonzdlez Prada. represents "el primer instance ldcido de la conciencia del Per-O y que en su discurso "se encuentra. el germen del nuevo espfritu national" (23).

La figure de Gonzdlez Prada es surnamente important para cualquier studio en torno a la identidad peruana no s6lo torque constitute uno de los primers intellectuals peruanos que sent6 los pardmetros para. crear "la naci6n" subrayando el papel del indfgena, sino tambi6n torque a partir de su pensamiento, se empez6 a concebir e interpreter al Perd en base a un sistema binario, a un cisterna dualista. La generation del 900

Para esta generaci6n, formada por Francisco Garcfa Calder6n (1883-1953), Jos6 de la Riva AgUero (1885-1944) y Vfctor Andr6s Bela6nde (1833-1966), la masa de indios que tanto habfa preocupado a Gonzdlez Prada quedaba totalmente al margin. Si bien reivindicaba la grandeza del imperio incaico, no se ocupaba del indio real, de came y hueso. Defensora del discurso hispanista, es decir de la Colonia y de los aportes espaholes, esta generaci6n tenfa como objetivo redisefiar el pafs de una mantra tal que 6ste se asemejase a los passes avanzados. En esta images de naci6n, los indios no constitufan la base de la peruanidad y por lo tanto, no tenfan un rol preponderance dentro de la formaci6n de la naci6n. Mds bien, 6stos debfan ser asimilados y convertidos en mestizos, ya que s6lo a trav6s del mestizaje podrfa el Perd convertirse en un pais modern.





28


Sin lugar a dudas, Jos6 de la Riva Agilero, constitute uno de los grades

defensores del mestizaje en el Perd. Para Riva Agilero, el indio era un ser degenerado, acostumbrado al yugo y la degradaci6n, situaci6n que s6lo podrfa ser superada a trav6s de la migraci6n y el mestizaje. En su "Elogio al Inca Garcilaso de la Vega," (1916) Riva AgUero inaugural toda una tradici6n que consider a Garcilaso corno el perfecto representative del mestizaje, entendido 6ste como la fusion arm6nica de razas y cultures.

Los trabajos de Riva AgUero acerca de Garcilaso tuvieron tal importance y

resonancia que iniciaron toda una tradici6n en el Peru' y proporcionaron una images de del mestizaje como fusion arm6nica de dos razas que perdura hasta hoy en dfa. Esta images, sin embargo, ha sido refutada por Comejo Polar, quien en su libro Escribir en el aire: ensayo sobre la heterogeneidad socio-cultural en las literatures andinas (1994) sefiala que lo que Riva AgUero estd elogiando al Ilamar a Garcilaso el primer peruano, es la herencia nobiliaria del mismo en tanto el padre y la madre eran nobles: "Se trata, sin embargo, de un peculiar mestizaje: no cualquiera, sino uno que social dos ancestors nobiliarios, 'vdstago-dice Riva AgUero- de la estirpe imperial [incaica] y de uno de los primers entre los nuevos e invencibles viracochas"' (Escribir 105).

A pesar de este hecho, cabe resaltar que Riva AgUero fue uno de los pocos intellectuals de esta generaci6n que se esforz6 por concern el Perd. En sus Paisajes Peruanos (1918), resultado de su esfuerzo por salir de Lima para concern los Andes, Riva Agilero efectda una interested comparaci6n de la costa y la sierra peruana: "la costa ha represented la innovaci6n, la ligereza, la alegrfa y el placer; y la sierTa, la conservaci6n hasta el retraso, la seriedad hasta la tristeza, la discipline hasta la servidumbre, y la resistencia hasta la mds extreme lentitud" (86).





29


Como se puede apreciar, Riva AgUero present una images dual del pafs:

mientras que la costa represents el cambio y la energfa, la sierra aparece como triste y servile. Si bien su images de la sierra es desalentadora, Riva AgUero reconoce la importance de la misma, ya que consider que ella represents "el verdadero Per(I" y, por lo tanto, "cuna de la nacionalidad" (Baquerizo, La conciencia 24). Es por esta raz6n que Riva AgUero tiene un. m6rito invalorable en tanto reconocio que el Perd no se limitaba a la capital y, que la sierTa constitufa algo asf como la column vertebral de la naci6n. Sin embargo, su vision del Perd tenfa como objetivo la unidad, y consecuentemente, no permiti6 comprender la pluralidad de la realidad peruana. El discurso indigenista

La Generaci6n del Centenario busc6 responder a las propuestas de la Generaci6n del 900 con el discurso indigenista. El indigenismo, fue un movirniento intellectual que buscaba exaltar al indio, reivindicar sus costumbres y sus tradiciones, y, al mismo tempo, denunciar las precarias conditions de vida en la que vivfa bajo el dominio de los latifundistas. Para los indigenistas, el indfgena constitufa el verdadero representative de la naci6n peruana.

Los indigenistas no constitufan un. grupo homog6neo y presentaban different

posiciones respect al indfgena. Es decir, si bien existfa un interns comdn por la situaci6n del indio, no se daba necesariamente uniformidad en cuanto a las soluciones que se proponfan para mejorar la situaci6n del mismo, lo que indefectiblemente Ilevaba a different modos de concebir la naci6n peruana.

Al interior del movin-tiento indigenista, el indigenismo promovido en la ciudad del Cusco ocup6 un lugar preponderance. Los indigenistas cusqueflos se vieron motivados a defender los interests de los indfgenas a causa de una serie de levantarnientos que se





30


dieron en las provincial del Cusco alrededor de 1920 y que "amenazaron la hegemonfa cultural y social de la clase terrateniente cuzquefia" (Poole 62). Al referirse a los ideals de esta escuela, Valcdrcel destaca entre otros: una defense del indfgena contra los abuses de los terratenientes; una glorificaci6n del pasado precolombino; una agresiva polftica anti-centralista; y la pr6dica del regionalism. 2

Sin lugar a dudas, Luis E. Valcdrcel (1891-1987) y Jos6 Uriel Garcfa (1895-1965) constituent las figures mds sobresalientes de la escuela cusquefia. El enfoque de Luis E. Valcdrcel, quien represents la tendencia mds extremists del indigenismo, se diferencia considerablemente del de Gonzdlez Prada o de Riva AgUero. Para Valcdrcel, el problema del indio no era econ6mico sino racial y cultural. En Tempestad en los Andes (1928) Valcdrcel deja claramente establecidas las bases de su andinismo, el mismo que gira en torno a las siguientes ideas:

resurgimiento de la raza india; percepci6n del incanato como la "edad de oro" de la historic national; identificaci6n de lo indio como "lo peruano";
definici6n de los Andes y la sierra como habitat esencial del Per6;
reconocimiento del pantefsmo, agrarismo y el collectivism como ndcleos esenciales de la culture india; atribuci6n a los indios de las caracterfsticas viriles capaces de transformer el pafs; reclamo de un cambio hist6rico que
devuelva a la sierra y los indios el dominion del pafs; nuncio de una
violent invasion indfgena que, descendiendo de los Andes y la sierra,
ocuparfa la costa y expulsarfa a los mestizos, criollos y blanco del
territorio national. (Franco 93)

Su posture respect al mestizaje se halla evidentemente influenciada por los

positivists europeos quienes sostenfan que el desarrollo de los pueblos se basaba en la pureza de razas:





2 Ver pr6logo a la tercera edici6n de El Nuevo indio.





31




La raza del Cid y don Pelayo mezcla de sangre a la sangre americana: se
han mezclado las cultures. Nace del venture de Am6rica un nuevo ser
hibrido: no hereda las virtues ancestrales sino los vicious y las taras. El
mestizaje de las cultures no produce sino deformidades. (107) 3

Comejo Polar, por su parte, consider que quizds uno de los errors mds graves de Valcdrcel haya sido, el hecho de excluir al mestizo de "su proyecto national" cuando su presencia en 1927 era mayoritaria (Escribir 182).

Cabrfa sefialar un aspect mds respect a este libro. El pr6logo de Tempestad en los Andes fue escrito por Jos6 Carlos Maridtegui, mientras que el colof6n estuvo a cargo de Luis Alberto Sdnchez. Este dltimo se pronuncia en contra del libro de Valcdrcel, defendiendo lo que 61 llama el totalismo, es decir, una naci6n peruana que integre todas las razas asentadas en el territorio, reivindicando asf lo mestizo. Este dato es interested no s6lo torque Maridtegui, Sdnchez y Valcdrcel representaban tendencies opuestas del indigenismo sino por lo que esto implica en t6rminos de un Perd integral.

Al igual que en los casos anteriores, el proyecto de naci6n abogado por la Escuela Cusquefia present characteristics dicot6micas. Pero, como lo sefiala Comejo Polar, en la dicotomfa a la que se hace reference la sierra es "sfmbolo de la fuerza y el masculine y la costa representative de sensibilidad y cortesanfa femeninas" (Escribir, 193).

En 1930, Jos6 Uriel Garcfa public El nuevo indio. Nfiembro como Valcdrcel del Grupo Resurgimiento, Garcfa present en su libro lo que constitute una respuesta direct al libro de Valcdrcel que para entonces se habfa convertido en una "verdadera biblia de los indigenistas" (Comejo Polar, Escribir en el aire 181). Desde el pr6logo, Garcfa


3 Una posture semejante, y adn mds extreme es la del boliviano Alcides Arguedas, quien en su libro Pueblo enfermo lanza una dura crftica contra el mestizo boliviano.





32


cuestiona la "6poca de las razas" y la idea de que s6lo se haga reference a un "indio hist6rico". Consider que el verdadero representative de la naci6n no es el indio "incaico" sino un indio que es "mds espfritu que sangre". Postul6 que el nuevo indio era el mestizo

4
andino. En sus palabras:

El indio [ ... ] es la tradici6n prehist6rica que a cada moment nos prime [ ... ] el mestizo que comprende al indio transformed como al invasor o
"meteco" andinizado es el sujeto en quien se express, por ahora,
balbuciente, el espfritu neoindiano. [ ... ] El alma mestiza es, pues, pese al
descr6dito del t6rmino, el comienzo del americanismo total, es una
personalidad en germen y no una alcaci6n ffsico-qufmica, descomponible en dos dtomos, en dos mitades, la una europea y la otra. india, por mds que
el acoplamiento de esos elements le haya production. Es el alma que
infunde vida a la Am6rica actual.

Es decir, no son las characteristics raciales o hist6ricas las que le conference identidad al nuevo indio. Sin embargo, como bien lo sefiala Mongui6, la soluci6n al problema del indio era que el mismo dejara de serlo para convertirse en mestizo, en neo indio, por lo que se estdn invirtiendo asf "los t6rminos del indigenismo" (112).

A pesar de que la posture de Garcfa era totalmente contrarian a la de Valcdrcel

cabe destacar que 6ste dltimo, afios mds tarde supo encontrar valor en la obra de Garcfa: "Yo entendfa que el indio era uno solo, pero Uriel anticip6se en afios a la aparici6n del "otro" indio, de este que vemos en Lima, que ha conquistador las Tres Veces Coronada Villa, rodedndola en todas direcciones con sus Ilamados 'Pueblos J6venes', que estdn demostrando su juventud y vigor dnicos."5 Es decir, Valcdrcel reconoce en el nuevo indio de Garcfa, al representative de ese flujo migratorio que empez6 en la d6cada de los cuarenta y que continda hoy en dfa. Como lo destaca Nelson Manrique, "el mfstico credo


4 Es por este motive que Mongui6 lo consider el "profeta" de los cholistas."

5 Pr6logo a la tercera edici6n.





33


indigenista de tinted rudamente antimestizos del autor de Tempestad en los Andes habfa dejado el paso a una posici6n que, vefa en el mestizaje la soluci6n a los problems de la poblaci6n indfgena" (96).

Jos6 Carlos Maridtegui represents, sin lugar a dudas, una de las figures inds saltantes del indigenismo peruano. Para Maridtegui, el problema del indio era esencialmente un problema. socio-econ6mico y no racial. De ahf que nos manifested que la cuesti6n indfgena "arranca de nuestra economfa", lo que representaba el aniquilamiento del sistema feudal y la instalaci6n de un regimen socialist.

En sus Siete ensayos de la realidad veruan (1930), Maridtegui esboza su tesis

sobre el dualismo peruano. Si bien reconoce que son tres las regions que caracterizan al Perd, postula que "costa y sierra son [ ... ] efectivamente las dos regions en que se distingue y separa la poblaci6n" teniendo como consecuencia "la dualidad de la historic y el alma peruanas" (177). Maridtegui no consider la fusion de cultures como la soluci6n a esta dualidad. Para este pensador, el mestizaje producfa un tipo social marcado por el hibridismo y la imprecision que se traducfa en un "oscuro predominio de sediments negatives, en una estagnaci6n s6rdida y morbosa" (299). Como bien lo sefiala Eugenio Chang Rodrfguez, Maridtegui no crefa ni en el neo-indio amestizado de Uriel Garcfa, ni en la vision ut6pica presented por Vasconcelos en su libro La raza c6smica (1998). De hecho, Maridtegui considerable que el nuevo indio de Garcfa ponfa demasiado, 6nfasis en lo espafiol, mientras que Vasconcelos suprimfa o ignoraba el presented.

Maridtegui considerable que en el Peid existfan dos tipos de mestizos: el mestizo de la sierra, y el mestizo costeflo, estableciendo una clara diferencia entre ambos.





34


Mientras que el mestizo serrano represents para 61 el nuevo indio, 6 en el mestizo costefio se dejan senior los aportes del negro y del chino "en un sentido casi siempre negative y desorbitado" (299). De hecho, consider que ni el negro ni el chino han sido capaces de realizer algdn aporte a la formaci6n de la nacionalidad peruana. Si bien MariAtegui reconoce algunos de los aportes que la culture china ha brindado a la humanidad, MariAtegui nos dice que 6ste no ha sabido transmitir al mestizo "ni su discipline moral, ni su tradici6n cultural y filos6fica, ni su habilidad de agriculture y artesano" (297). En lo que se refiere al. negro, su valoraci6n es mAs negative adn, considerando que 6ste "no estaba en conditions de contribuir a la creaci6n de una culture, sino mAs bien de estorbarla con el crudo y viviente influjo de la barbaric" (298).

En comparaci6n con el mestizo, el indio no tiene nada que envidiarle, ya que la

emigraci6n ni lo desarraiga ni lo deforma. De hecho, Maridtegui consider que el indio es capaz de conservar "sus costumbres, su sentimiento de vida, su actitud ante el universe" (300).

Cabe destacar, que a pesar de que "MariAtegui proponfa al. sustrato indfgena como el cimiento sobre el cual debfa construirse la naci6n peruana", como lo sefiala Nelson Manrique, planterr la soluci6n del problema del indio a trav6s de su conversion en proletariado y su incorporaci6n al proyecto de la construction del socialism en el Perd, no escape a la perspective integracionista que GonzAlez Prada y el propio MariAtegui denunciaron" (89).




6 Nelson Manrique consider que el juicio de MariAtegui respect al mestizaje entre blanco e indios es atenuado por "la consideracift que le merecfa la obra de Uriel Garcfa" (68).





35


La pole'nitica del indigeniSM07

En el afto 1926, Enrique L6pez Alb6jar public en la revista Amauta el artfculo
8
"Sobre la sicologfa del indio" provocando una pol6mica que evidenci6 las different tendencies que agrupaba el movimiento indigenista, y que a su vez, estd fntimamente relacionada con el tema que nos ocupa: el mestizaje. A pesar de que este debate se inicia con el artfculo de L6pez Albidjar y el artfculo de Jos6 Angel Escalante, la pol6mica se centre en las figures de Jos6 Carlos Maridtegui y Luis Alberto Sdnchez.

Los detalles de esta pol6mica se hallan recogidos en el artfculo "El indigenismo peruano y Maridtegui" de Eugenio Chang Rodrfguez y "El concept de Indio y la cuesti6n racial en el Per(i en los Siete Ensayos de Jos6 Carlos Maridtegui" de Am6rico Ferrari. De acuerdo a Sdnchez, Maridtegui habfa "escrito innumerable artfculos encumbrando s6lo al indio, fincando s6lo en el la salvaci6n del Perd" y habfa contrapuesto "demasiado costa y sierra" (88). En sus palabras:

ZDfgame, Usted cree que en la oposici6n de costa y sierra, y en la
comunidad indfgena estA el camino de la soluci6n, y que la comunidad es
una organization aut6ctona? LUsted no ve en ella el rostro colonialists que
tanto vitupera usted? ZNo, involucre el movimiento al cholo? No podrfa acordar un movimiento de reivindicaci6n social y no exclusivista? (81).

Es decir, Sdnchez criticaba duramente a Maridtegui por su exclusivismo hacia la defense del indio, ya que de esa mantra olvidaba a otros segments de la poblaci6n como el cholo y el criollo. Maridtegui, por su parte, no considerable estar reduciendo todo el problema peruano a la oposici6n entre costa y sierra. Tampoco considerable que su ideal era un Perfi colonial o un Perd incaico sino mds bien un Peld integral: "La reivindicaci6n


7 Los artfculos referidos a esta pol6mica se hallan reunidos en la edici6n de Manuel Aqu6zolo Castro La pol6mica del indigenismo. Lima: Mosca Azul Editores, 1976.
8 En su artfculo, L6pez AlMijar present 70 conclusions respect al indio huanuqueno.





36


que sostenemos es la del trabajo es la de las classes trabajadoras, sin distinci6n de costa ni sierra, de indio ni de cholo" (47). Es decir, Mientras que Maridtegui vefa al indio como el principal y idnico element de la nacionalidad, descartando asf al mestizo, Sdnchez concebfa la Perfi como una totalidad de razas, en donde el indio no constitufa un actor principal. En palabras de Sdnchez en una entrevista que le hiciera la revista Caretas en el afio 1969: "Yo siernpre he credo en la mezcla. Yo crefa en la totalidad, no en el totalitarismo" (39). Esta pol6mica result particularmente important torque dernuestra una vez mds la variedad de posiciones en torno a la realidad peruana. Asf, mientras Sdnchez nos brindaba una images total del pafs, MariAtegui considerable que el Perd era una naci6n en for-maci6n.

A pesar de la existence de diversas posiciones en torno al indigenismo, el pensamiento mariateguiano, como lo sefiala Antonio Comejo Polar, es de surna importance torque "cambia radicalmente el rumbo de la reflexi6n sobre el problema de lo national en el Perd" al afirmar que la literature peruana es una literature no orgdnicamente national ("La culture" 124). Comejo Polar consider que con esta frase, Maridtegui funda una nueva posibilidad de engender no s6lo la literature peruana sino tambi6n la culture peruana en general. Al consider otros sistemas literarios y no s6lo el culto espafiol, Maridtegui acaba con la idea de engender la literature y lo national sobre la base de la unidad. Esto es de particular importance torque "ya no tenemos por que suponer que esa variedad cultural (y literaria) es negative, casi una desgracia, como si la pluralidad fuera causa Cinica de nuestro atraso y de todos nuestros problems, incluyendo la reflexi6n sobre la literature national peruana" (85).





37


La vision de las ciencias socials

En su artfculo "Panorama de la antropologfa en el Perd: del studio del Otro a la construction de un Nosotros diverse" Carlos lvdn Degregori realize un interested recuento de lo que ha sido la antropologfa peruana. En sus principios, se privilegi6 el studio de las cultures primitives, el studio del "no occidental visto muchas veces con mirada. "orientalista" (62), luego se pas6 a la antropologfa indigenista y culturalista y por dltimo al studio del process de cholo en el Perd. Mds adelante, la antropologfa se empez6 a ocupar de uno de los principles fen6menos de este siglo: la migraci6n. Este fen6meno que habfa empezado ya a fines del Siglo XIX y comienzos del XX, se acelera de mantra asombrosa en las d6cadas de los 50 y 60, afectando tanto a la poblaci6n urbana como a la rural y produciendo importance cambios en. la estratificaci6n social que habfa caracterizado al Perd hasta entonces. En el marco de esta gran movilizaci6n social, de este desborde, como lo llam6 Matos Mar, apareci6 un nuevo actor en el scenario urban que vino a ocupar un papel sumamente important y se convirti6 en objeto de intense studio: el cholo, el mestizo peruano.

Los studios de Jos6 Maria Arguedas

Curiosamente, es Jos6 Marfa Arguedas en la d6cada. de los cuarenta, uno de los

primers en. escribir acerca de aquellas comunidades que estaban pasando por un process de transformaci6n. Convene recorder que Arguedas habfa estudiado antropologfa en la Universidad Mayor de San Marcos, y se habfa desempenado como jefe del Departamento de Etnologfa de la misma, pero como bien lo sefiala Angel Rama, el novelist habfa opacado al etn6logo hasta casi hacerlo desaparecer" ("Introducci6n" ix). Sin embargo, sus ensayos antropol6gicos revelan que Arguedas habfa reflexionado "obsesivamente sobre ese tema capital de Am6rica Latina que es la formaci6n de una culture propia,





38


mestiza y original" (Introducci6n ix), por lo que Rama lo consider. "contribuyente a la formaci6n de la nacionalidad peruana" (xi).

En el informed sobre el Primer Congreso Internacional de Peruanistas 9 y en el ensayo "El complejo cultural del Pen!,"10 Arguedas senala: "El studio del mestizo es uno de los mds importance de los que la antropologfa estd obligada a emprender en el Pend. Hasta el presented s6lo se han escrito ensayos que continent reflexiones sobre el problema; no se ha cumplido adn un verdadero plan de investigation en contact con el hombre mismo" (Manrique, Jos6 Marfa Arguedas 77-78; Arguedas, El complejo 1).

Uno de los aspects mds saltantes para los prop6sitos de esta tesis, es el

reconocimiento por parte de Arguedas de la existence de different classes de mestizos:

Nos bastard, para los fines de este artfculo, sefialar que hay infinidad de grades de mestizaje; que es muy distinct el que se forma en los pueblos
pequefios de la sierra y el que aparece en las ciudades; que en lugares
como Ayacucho y Huaraz, pueden encontrarse mestizos arenas
diferenciados del indio y del tipo que podriamos denominar representative
del hombre asimilado por enter a la culture occidental. (Rama,
Formaci6n 3)

El legado de Arguedas en el marco de la antropologfa es amplio como lo

dernuestran. sus artfculos: "El complejo cultural en el PerfT (1952), "Puquio, una culture en process de cambio" (1965), "La evoluci6n de las comunidades indfgenas. El valle del Mantaro y la ciudad de Huancayo: un caso de fusion de cultures no comprometidas por la acci6n de las institutions de origin colonial" (1957), "Notas elementales sobre el arte popular religioso y la culture. mestiza en Huarnanga" (1958), "La culture: un patrimonio


9 Publicado en la segunda entrega de la revista Am6rica Indfgena, editada. en 1972 (Manrique, Jos6 Marfa Arguedas 77).

10 Inclufdo en la recopilaci6n de Angel Rama Formaci6n de una culture national indoamericana. M6xico: siglo XM Editores, 1975.





39


diffcil de colonizer" (1966), "Mitos quechuas prehispAnicos" (1967). Estos trabajos se encuentran en la recopilaci6n que Angel Rama hiciera de la obra etnogrAfica de Jos6 Marfa Arguedas Formaci6n de una culture national indoamericana, publicada por Siglo XXI Editores en 1974.

El tema fundamental alrededor del cual giran estos ensayos es el mestizo. Para

Arguedas el encuentro entre occidente y el mundo andino no Ilevaba necesariamente a la confrontaci6n y la violencia. El resultado del encuentro de estos dos universes culturales dependfa del tipo de comunidad indfgena que estaba recibiendo el impact modernizador. Nfientras que las comunidades indfgenas econ6micamente fuertes, es decir aquellas que ya habfan atravesado un process de mestizaje, eran capaces de sobrellevar el asalto de la culture occidental, aquellos groups indfgenas de corte conservator, eran incapaces de resister el asalto de la misma, desintegrdndose asf rApidamente.

Como bien lo sefiala Angel Rama, lo "atendi6 mds en el ensayo que en la novel

transformAndose en su Ildcido y comprensivo analista" (La formaci6n xvii). La idea de que Arguedas era un defensor del mestizo no s6lo fue postulada por Angel Rama sino tambi6n por Alberto Flores Galindo, quien como lo senala Fermfn del Pino, destac6 el hecho de que se daban en Arguedas dos visions respect al mestizaje, respect a lo que constitute el encuentro de los mundos culturales que caracterizan al Perd: una serfa la vision del novelist y otra, la vision del antrop6logo (Del Pino 27). Estas visions diferenciadas y casi hasta antag6nicas se explicarfan por el hecho que los personages del novelist provenfan del sur, mientras que las conclusions del antrop6logo estabarfan basadas en observations efectuadas en la sierra central, "es decir, la sierTa sin haciendas, con mds hispanizaci6n y mestizaje" (28).





40


A pesar del tempo transcurrido, los studios de Jos6 Marfa Arguedas se

vislumbran como fundamentals para engender la formaci6n cultural del Perd. Se trata de un estudioso que, sin duda, se adelant6 a su epoca por lo que Carlos Ivdn Degregori lo consider un "precursor" de una interculturalidad que s6lo fue sustentada te6ricamente y popularizada 10 o 15 afios despu6s de su muerte (45). La cholificaci6n del Perd

El concept de cholo no es nuevo. De hecho, hace su aparici6n en nuestro

continent hace cinco silos. En un principio, el t6rmino designaba a un sector social que surgfa del entrelazarniento de lo espafiol con lo originario, y expresaba tambi6n un juicio de.valor generalmente despectivo como se puede apreciar en la obra del Inca Garcilaso de la Vega o de Guamdn Poma de Ayala. Esta mantra de enfocar al cholo no cambia durante el virreinato. Durante el perfodo republican, la acepci6n de la palabra tampoco vari6 mucho. Como lo mantiene Quijano, basdndose en Soleguren, la palabra cholo se us6 con varies significaciones a nivel popular. Pero la mds generalizada de sus acepciones sirve para denorninar a los mestizos de rasgos indfgenas, al margin de su condici6n social, aunque de mantra especial se refiere despectivamente a los mestizos de condici6n social no privilegiada (57). Es decir, la palabra no s6lo sigue refiri6ndose al aspect racial sino que sigue emitiendo un juicio negative de la persona, caracterfstica que perdur6 a lo largo de este siglo.

Hoy en dfa, sin embargo, el vocablo cholo difiere considerablemente del cholo descrito en la 6poca de la Colonia, y su uso mds bien estd fntimamente vinculadoa a los process de migraci6n que se dieron del campo a la ciudad durante la primer mitad del siglo. Se pas6 asf del andlisis del indio al andlisis del cholo. Cabe senalar, sin embargo que se trata de un concept bastante ambiguo ya que como bien lo senala Nugent, "no





41


hay palabra en el Perfi que sea usada para prop6sitos tan distintos: lo mismo puede ser vdlida para expresar el rechazo y exclusion totals: iCholo de porquerfa!, como puede ser usada para extender o subrayar una cercanfa o intimidated: cholo, cholita, cholito" (Nugent 76).

Conform fue avanzando el process migratorio del campo a la ciudad, Lima fue cambiando aceleradamente y empez6 a darse lo que Anfloal Quijano identific6 como el fen6meno de la cholificaci6n. Si bien. este t6rmino ya habfa sido utilizado anteriormente, no es sino con el trabajo de Ambal Quijano Lo cholo y el conflict cultural en el Perd que este t6rmino alcanza su verdadera dimension. Aunque escrito en. 1980, el trabajo de Quijano result quizds no s6lo el (inico sino el mds profound y complete que se haya realizado respect al process de cholificaci6n hasta el moment. En el mismo, Quijano se adentra en los factors que motivan la rmigracion, el tipo de personas que emigrant y la mantra en que estos migrants se integral a su nuevo entorno. Su trabajo es particularmente important por lo que dijo acerca del cholo y tambi6n torque continue despolarizando el esquema dual, rompiendo las barriers entre lo popular y lo hegem6nico, entre el dominate y el dominado.

El cholo surge como el sujeto que ha dejado la vida del 6mbito rural por el trabajo migratorio y que participate de una nueva culture. Este dltimo punto es de particular importance, ya que lo diferencia del indfgena traditional. Es decir, el cholo no s6lo se moviliza geogrificamente sino que adopt nuevos patrons de vida, entre los que destacan el uso de una nueva lengua, una nueva mantra de vestirse y un mayor nivel de educaci6n. Sin embargo, la adopci6n de nuevos elements no le impede mantener elements de la culture indfgena, diferencidndose asf de la mera aculturaci6n. Al





42


respect, cabe sefialar que algunos estudiosos como Bourricaud (1970), Escobar (1964) y Fried (1961) consideration que el cholo, o desaparecerfa del ambience urban (retomando al campo) o serfa asimilado por la culture mestiza. En este dltimo caso, estimaron al cholo como una culture en transici6n, que estaba experimentando un process de aculturaci6n. Pero, como bien lo sefiala Linda Seligman, esto no sucedi6: el cholo se convirti6 en una pieza central en la econornfa del Perd y su poder politico como adversaries potenciales al status quo estd ganando reconocimiento lentamente." En el mismo sentido, Guillermo Nugent en El laberinto de la choledad (1992) analiza la mantra en que se ha ido reconfigurando el significado de la palabra cholo, "lo que marca nada menos que los advances de la modernidad en el Perd (Dirmoser 10). La migraci6n y el migratite

Conform se fue accelerando el process de migraci6n del campo a la ciudad, fueron apareciendo nuevos studios que buscaban reflexionar no s6lo acerca del fen6meno de la migraci6n, ejemplificado en el crecimiento de barriadas, sino tambi6n acerca del sujeto que caracterizaba a este fen6meno: el migrant.

En 1984 Jos6 Matos Mar en El desborde popular y crisis del estado reflexiona acerca del desborde generado por la masiva migraci6n del campo a la ciudad, lo que evidenci6 la incapacidad del estado para responder a las nuevas demands de la poblaci6n, y la capacidad de los migrants de adapter y fusionar innumerable tradiciones locales en sus esfuerzos por adaptarse a su nueva realidad social y cultural.

Por su parte, Te6filo Altamirano, destaca en Cultura andina y pobreza urbana "la continuidad de los valores materials y espirituales de los migrants de origin rural en el nuevo context urban de fines de la d6cada de los 70, context que cada dfa respondfa con mds difficult a sus expectativas y demands" (Rodrfguez Robles 65).





43


En 1998 aparece el. libro Los caballos de Troya de los invasores, strategies campesinos en la conquista de la gran Lima. 1983-1984, de Rirgen Golte y Norman Adams quienes buscan comprender la incidencia del pasado rural en el process de urbanizaci6n al tempo que enfatizan "la importance del lugar de procedencia para la articulaci6n del migrant en la ciudad, en la media en que son su lazos de parentesco y de paisanaje los que van abriendo las puertas de la inserci6n a la econorma y sociedad urbanas" (Saravia 63).

En 1997, Carmen Rosa Balbi edita el libro Lima. Aspiraciones, reconocimiento y ciudadanfa en los noventa. Los texts recopilados permiten. ver que se ha Ilegado a una aceptaci6n de lo cholo que nos oblige a repensar al Perd como naci6n. De esa mantra, las esperanzas de los resultados de la evoluci6n biol6gica fueron reemplazadas por el anhelo en la emergencies de un ser, el mestizo, como sfntesis de la nacionalidad, superando de una vez por todas la diversidad social y culture del Perd. Es decir, el migrant o cholo logr6 que se superase el dualismo como marco para. cualquier studio de la sociedad peruana.


Conclusions

Como hemos podido observer, existi6 a principios de la d6cada una real

preocupaci6n polftica por construir la comunidad imaginada del Perd. El t6pico del mestizaje fu siempre discutido a la luz (o a la sombra) del problema indfgena. La noci6n de mestizaje en. sf acogfa different matches. Para Riva AgUero, mdximo representative de la Generaci6n del 900, el mestizaje representaba el enlace arm6nico entre la culture de los conquistadores y los conquistadors. La Generaci6n del Centenario, por su parte, no s6lo presentaba different posiciones respect del problema indfgena sino tambi6n





44


respect del mestizaje. Asf, mientras que para Luis E. Valcdrcel el mestizo no heredaba mds que los vicious y las taras, para Uriel Garcfa el mestizo representaba la raza c6smica de la cual nos habfa hablado Vasconcelos. Finalmente, para Jos6 Carlos Maridtegui, el mestizo acaba por representer un sujeto complejo que no Ilegaba a resolver la dualidad del espanol y del indio.

Cabe resaltar que todos los intellectuals de comienzos de siglo partfan de un

esquema dual para su andlisis del Perd: blanco/indio, costefio/serTano. El esquema dual estd presented tanto en los hispanistas como en los indigenistas. En sus discursos o se incorporaba al indfgena en el quehacer national (Gonzdlez Prada) o se lo omitfa del mismo (Riva AgUero), o bien se realzaba su pasado (Valcdrcel). Es decir, se concebfa un Perd negando la existence del otro. Esta mantra, esta forma de concebir al Perd en dos universes culturales tiene consecuencias importantfsimas torque marc6 profundamente el pensamiento social del siglo XX. La convivencia entre dos universes different no era vista como possible, ni siquiera constitufa una alternative: o se era indio o se era mestizo.

Sin embargo, con el inicio de la migration, se evidencia lo obsolete del esquema dual. La convivencia multicultural en el espacio urban y los elements culturales en ese espacio ya no podfan ser analizados en base al cisterna dual, la l6gica binaria ya no ayudaba. Se hizo evidence que los sujetos que vivfan en ciudades andinas hoy en dfa no eran siempre indios ni siempre blanco. Se trata de una realidad nueva y compleja que sobrepasa los binarismos, ya que el mestizo, como, ning(in otro, se encuentra entre dos mundos, el urban y el andino, viviendo de esa mantra la experience de la transculturaci6n, de la hibridez, de la heterogeneidad.





45


En el siguiente capftulo veremos c6mo la narrative peruana no ha permanecido ajena a los cambios que se dieron a rafz de la migraci6n masiva del campo a la ciudad. De hecho, estos cambios ayuclaron a que se modificara sustancialmente la temdtica de la narrative peruana. Asf, de una narrative indigenista caracterizada por la tesis dualista de MariAtegui, que describfa al Per6 en t6rminos de dos regions antag6nicas, la narrative se despolariza y pasa a presenter la heterogeneidad de la socieclad peruana.













CAPrrULO 4
EL MESTIZAJE EN LA LITERATURE PERUANA

En el capftulo anterior hemos visto c6mo a partir de los postulados de GonzAlez Prada, la Generaci6n del Novecientos y la Generaci6n del Centenario se plantearon different imdgenes del Perd con el objetivo de encarar los grades problems del pafs. Asf, mientras que a principios del siglo XIX la images que se tenfa del Perd era la de un pafs hispdnico, a principios del siglo XX, 6sta es la de un pafs inn-finentemente indfgena.

Los aportes de estas generaciones son importance no s6lo torque constituent un camino obligatorio para quien pretend acercarse al problema de la naci6n peruana y su identidad, sino tambi6n torque tuvieron una fuerte influence en la narrative de entonces y en la de hoy en dfa. Un ejemplo claro lo constitute la esciitora Clorinda Matto de Tumer, cuya obra Aves sin nido (1889) es considered como la primera novel indigenista del Perd, y "aunque para 1888 ella debfa tener muy adelantada su novel [ ... ] es claro que sinti6 el impact del pensamiento de Gonzdlez Prada" (Comejo Polar, Literature y sociedad 38). Otro ejemplo lo constitute el caso del escritor Mario Vargas Llosa quien consider que la existence de una poblaci6n indfgena es incompatible con la creaci6n de una sociedad modem:

Tal vez no hay otra mantra realist de integral nuestras sociedades que
pidiendo a los indios pagar ese alto precio, tal vez el ideal, es decir la
preservaci6n de las cultures primitives de Am6rica, es una utopia
incompatible con otra meta mds urgent: el establecimiento de sociedades modems, en las que las diferencias socials y econ6micas se reduzcan a
proporciones razonables, humans, en las que todos puedan alcanzar al
menos, una vida libre y decent. (811)




46





47


Para este autor, estimular la incorporaci6n del element indfgena en la sociedad peruana es algo no solamente impossible sino tambi6n indeseable. Para 61, al igual que para los representatives de la Generaci6n del 900, los indios deben ser civilizados, ya que son seres primitives totalmente incompatibles con los objetivos de la modernidad. Es decir, para Mario Vargas Llosa, no es possible la integraci6n de esos dos universes culturales. Se trata de una elecci6n, y en el marco de la misma, opta por lo que 61 consider la modernidad, el desarrollo, la civilizaci6n.

Por otro lado, hemos podido apreciar c6mo las ciencias socials se han avocado al studio de uno de los fen6menos socials mds importance en el Perd: la migraci6n masiva del campo a la ciudad. Esta migraci6n cambi6 sustancialmente y de mantra irreversible la fisonornfa de la ciudad y el campo, dando origin a nuevos spacious socials en donde confluyen lo andino y lo criollo, lo negro y lo asidtico, probando de esta mantra que la existence de una poblaci6n indfgena no es incompatible con los postulados de la modemidad.

La, narrative no ha permanecido al margin de estos fen6menos. Son muchos los narradores y poets que han escrito sobre el ande y sus transformaciones asf como la transfon-naci6n de la ciudad de Lima. Respect al mestizaje, Antonio Comejo Polar sefiala: "Es este un asunto que no s6lo no ha perdido importance sino que bajo distintas forms preside la construction de varies de las mds importance novels peruanas de los d1timo, aflos" ("Profecfa" 30). El presented studio concuerda con lo manifestado por Comejo Polar ya que consideramos que hay una serie de escritores que han analizado la escisi6n o fragmentaci6n que caracteriza al sujeto que debe vivir entre dos universes culturales, y nos atreverfamos a decir que paulatinamente, a lo largo del Siglo XX el





48


mestizaJe ha constituido y constitute, adn hoy en dfa, una continuidad en el marco de la literature peruana.

El presented capftulo present un recuento de aquellos authors consideramos se han avocado al tema del mestizaJe durante el Siglo XX tanto en el dinbito de la poesfa como de la narrative. Este recuento se hace por generaciones, particularmente para el g6nero narrative. Si bien el uso del t6rmino "generaci6n" no es compartido por todos los crfticos literarios, se ha hecho uso del mismo a fin de proveer un marco que facility la lecture. Demds esta decir que examiner y hacerjusticia a la obra de todos los authors mencionados es una tarea que estd fuera de los Ifmites de este trabaJo. Me limitar6 a abordar aquellas novels que por su vfnculo con el mestizaJe, me han interesado de mantra particular, lo cual no significant que no existan otras obras relevantes que por una u otra raz6n, no he Ilegado a concern.


El mestizaje en la poesia

El cholismo

Hasta mediados de los veinte, la poesfa peruana estaba enmarcada dentro del indigenismo literario. Sin embargo, el agotamiento temdtico y metaf6rico del mismo permit alrededor de 1930, la aparici6n del cholismo, un movimiento literario que afirma que el cholo y lo cholo represents lo aut6nticamente peruano, la nacionalidad peruana. Ahora, en vez del indfgena, es el cholo quien constitute el verdadero representative de la naci6n. En su libro Cumbrera del mundo (1935), Pedro Barrantes Castro nos ofrece en el pr6logo un manifesto de lo cholo, y de lo que constitute la literature del cholo. Igualmente indagan en la sicologfa chola Alejandro Peralta en su artfculo "Algo sobre el problema racial peruano" (1928), Jos6 Varallanos en su artfculo "Cholismo en el Perd: Ifo





49


de cholos y zambos" (1936), y Ciro Alegrfa en "Encuentro y breve exploraci6n del cholo" (1938). Todos estos authors resaltan la idiosincrasia del cholo peruano y coincided en sefialar la existence no s6lo de una literature. chola sino la posibilidad de que el Perd se constituya en un pafs cholo.

Los cholistas produjeron obras en verso caracterizadas por: (i) forms de la poesfa traditional y de la poesfa popular hispdnica, como el romance; (ii) temas relacionados con el campo peruano y la vida campesino o con el sentimiento del hombre oprimido, del cholo trabajador y pobre; y (iii) un lenguaje popular (Mongui6 115). Los primers escritores en intentar esta afirmaci6n del mestizaje o de lo cholo como lo aut6nticamente peruano fueron Jos6 Varallanos con su Primer cancionero cholo (1937) y Abraham Arias Larreta con La baraja del cholo (1935) y El hondero de laja encendida.- Tercer cuademo de poesfa chola (1939). Si bien reconocidos cholistas, esto no impidi6 que se diera entre los mismos una pugna, que implic6 inclusive carts notariales "por aseverar su precedencia" (Mongui6 197).

Sin embargo, la figure mds sobresaliente del cholismo literario la constitute Luis Nieto (Cusco, 1910), quien ha publicado numerosos libros de poesfa entre los que destaca Charango. Romancero cholo (1942). En este libro, Nieto "es el mejor romancerista de lo cholo, es decir, del mundo cultural mestizo, en la media que Garcfa Lorca lo fue del espfritu b6tico" (Baquerizo, "Luis Nieto" 20). En sus poems, los cholos se caracterizan por ser pfcaros, pendencieros y jaraneros, mientras que la mujer chola, la mujer mestiza es vista como una "bandida," caracterfstica que Baquerizo encuentra en la descripci6n ffsica y moral de la misma, asf como en los tftulos de los poems (23). Luis Mongui6, por su parte, consider que Nieto es excesivo en su imitaci6n de Garcfa Lorca y que 6sta es





50


muchas veces desastrosa (115), crftica que para Baquerizo no es del todo pertinent, ya que no todo lo contenido en Charango proviene del autor espahol (24).

Otras figures igualmente representatives del cholismo literario son Anterior Samaniego, autor de Cdntaro (1944), El 1)afs ineffable (1948) y Yaray (1951), y Guillermo Mercado, autor de Tremos. Libro cholo (1933). Sin embargo, a pesar del gran ndmero de escritores dedicados al cholismo literario, se consider a Luis Nieto como el verdadero representative de la poesfa chola por haber sido quien mds incursion en el mundo cholo.

Hora Zero

Despu6s del cholismo, la poesfa peruana va hacia otra cosa, busca ser mds universal" y no es hasta la d6cada de los 70 que nos encontramos con un grupo de escritores que quieren dar cuenta de los dramdticos cambios que estd viviendo el pafs: el grupo Hora Zero.' Este grupo surgi6 en una 6poca de crisis: "Son los afios de migraci6n a Lima, de la recomposici6n 6tnica del pafs, de la cholificaci6n [ ... ] que tiene ademds otros coMponentes como la violencia, la recomposici6n polftica, la descomposici6n de
2
classes En su primer manifesto, Palabras urgentes, los miembros de Hora Zero buscaron denunciar la situaci6n imperante en el Peld y mostrar su percepci6n de la realidad. Se trataba de una poesfa totalmente nueva en tanto reconocfa la totalidad del pafs.




1 James I-Eggins consider que el Grupo Hora Zero "viene a ser la expresi6n literaria de los emergentes sectors populares de provincial que reclaman una voz y un lugar en la sociedad national" (99).
2 Entrevista de Ricardo Delgado Rossi a Tulio Mora.





51


El principal aporte de Hora Zero fue el poema integral, una mantra de hacer poesfa que constitufa una rupture con el tipo de poesfa que habfa primado hasta el moment. El poema integral se diferenciaba tanto a nivel de forma como de contenido. En lo que se refiere a la forma, el poema incorpora el discurso narrative, teatral, audiovisual, periodfstico, ensayfstico, en un solo texto; se trataba de una suma de discursos, de un collage. En lo que respect al contenido, Hora Zero trataba de dar cuenta de la escisi6n, la fracture del sujeto Ifrico, del yo. En el poema integral los poets hacfan uso de un lenguaje popular, de la calle, cargado de lisuras. De esta mantra, Hora Zero cuestion6 el rostro de la Lima actual, presentando su nuevo cardcter mestizo. Le dio tambi6n presencia po6tica a las regions, ya que la mayorfa de sus miembros eran provincianos o de origin provinciano.

Pero el aporte de esta generaci6n no fue necesariamente reconocido en el

ambience literario. La crftica fue dura, implacable como se evidencia en este comentario del poeta Enrique Sdnchez Hernani: "Hora Zero en su primer fase quedard en la historic de la literature peruana elevado a la alta categorfa de tragedia ... Pero la segunda fase quedard como una farsa" (Freyre, "Hora Zero" 140). Sin embargo, como lo sefiala Ricardo GonzMez Vigil, los aportes de esta generaci6n son grades e importance: en primer lugar tuvo una influence clara "en agrupaciones posteriors, como el Movirniento Kloaka (formado en 1982) y los groups Ne6n y Noble Caterva ambos de inicios de los 90" y, en segundo lugar, "alberg6 revistas, groups, manifestos y declaraciones colectivas en una media nunca registrada en nuestras letras, al punto que su irrupci6n adquiri6 un aire de 'nuevo vanguardismo' o 'neovanguardismo"' ("Pr6logo" 26-27).





52


Generaciones de los 80 y 90

Aunque la creaci6n po6tica posterior a la Generaci6n del 70 afin no ha sido estudiada con detenimiento, convene mencionar dos figures pertenecientes a la Generaci6n del 80 y 90 respectivamente: Domingo de Ramos y Roxana Cris6logo.

Domingo de Ramos (Ica, 1960), quien fuera miembro del grupo Kloaka (19821984), ha publicado Poemas (1987), AMuitectura del espanto (1988), Pastor de 12erros (1993), Luna cerrada (1995), y Osmosis (1996). En su poesfa, Ramos nos habla de las barTiadas, fen6meno resultant de la migraci6n, del desborde popular que trajo consigo la transfon-naci6n de las sociedades andinas y de la consecuente marginalidad que sufren sus principles actors, marginalidad que C6sar,&ngeles premiere denorninar subterraneidad al ser esta voluntaria (Freyre, "Domingo de Ramos" 88).

Por su parte, Roxana Cris6logo (Lima, 1966), integrate del Grupo Noble

Caterva, ha publicado el libro de poems Abgjo sobre el cielo que "estalla prdcticamente ante nuestros ojos lectures ddndonos una version Ilena de brfo y espasmo de la 'horrible' y 'desbordada' Lima en torno a los asfixiantes ahos 80 y 90" (Gonzdlez Vigil, Poesfa 736).


El mestizaje en la narrative

Curiosamente, la incorporaci6n del mestizo (y del cholo) empieza a darse en el marco de la narrative indigenista. Si bien 6sta tenfa como, objetivo planter la reivindicaci6n del indfgena, y por lo general se basaba en una moral de tipo maniqueo, en donde los indios eran los buenos y los blanco los malos, algunos authors indigenistas decidieron salir de los pardmetros establecidos e incorporar en sus obras a personages mestizos.





53


Ciro Alegria y Jos6 Maria Arguedas

Si bien son numerosos los escritores que se ocuparon del indfgena, dos en

particular se alejaron del molde indfgena traditional y enfocaron su atenci6n al mestizo:
3
Ciro Alegrfa (1909-1967) y Jos6 Marfa Arguedas (1907-1969).

En el caso de Ciro Alegrfa, prdcticamente toda su obra estA centrada en

protagonists mestizos o cholos. Sin lugar a dudas, es La serpiente de oro (1935), obra que narra la lucha de los cholos contra las fuerzas del Mantaro, la novel que mds exalta la figure del cholo. De hecho, Comejo Polar consider que esta novel constitute toda una gesta del cholo, en donde se da una revalorizaci6n del esquema opositivo civilizaci6n1barbarie ya que es la barbaric (los cholos) la que present todos los rasgos positives y la civilizaci6n (los blanco) la que represents un peligro. Sin embargo, como bien lo sefiala este autor, el mds grande y visible deficit de esta novel es el ocultamiento del process hist6rico, ya que el cholo vive en lo que prdcticamente constitute un parafso, un mundo cerrado, que no tiene vfnculo alguno con el mundo exterior.

Los yerros hambrientos (1939) y El mundo es ancho y ajeno (1941) ofrecen una images menos idealizada del cholo. La primer novel busca superar las deficiencies de la narrative initial al optar por una perspective exterior que de "raz6n de un mundo que se percibe casi immutable, cerrado a toda opci6n transformadora" (Comejo Polar, "Pr6logo" xxi). En este mundo, el cholo constitute un figure borrosa incapaz de hacer frente a las fuerzas de la naturaleza.




3 Aunque no caracterfstico de su obra L6pez Albdjar tambi6n trat6 el tema del mestizo en su obra Matalach6, obra que para el escritor y crftico literario Carlos E. Zavaleta represents la mejor novel del mestizo mulatto y no cholo (La narrative 34).





54


En El mundo es ancho y ajeno (1941) Alegna opta por una perspective totalmente different al narrar la lucha de una comunidad sin desligarse de la realidad national. La figure de Benito Castro ocupa un lugar important en tanto representsa la introducci6n en una sociedad traditional de los valores de una sociedad modern" (Comejo Polar, Literature y sociedad 79). Esto permit apreciar la transformaci6n del indio en cholo, es decir, el process de transculturaci6n del indio en mestizo.

El cholo o mestizo presented por Ciro Alegrfa contrast de sobre mantra con el cholo de la primer narrative arguediana, en donde la figure del mestizo es inexistente. Efectivamente, en el libro de cuentos Agua "no hay lugar para los mestizos" (Manrique, "Jos6 Marfa Arguedas" 78). Al respect, Comejo Polar destaca lo siguiente: "Agua se caracteriza [ ... ] por concebir el mundo andino como una realidad insular, casi por complete ajena a la sociedad national en su conjunto, y por comprenderlo como una entidad tajantemente dicot6mica en la que contended s6lo dos groups socials: los indios y los terratenientes" (Literatura y sociedad 80).

Este vacfo se corrie en la narrative posterior. Tanto en Yawar Fiesta (1941) como en Todas las sangres (1964) y El zorro de arriba y el zorro de abajo (1971), Arguedas nos present una realidad different, que refleja los cambios que estaban teniendo lugar en la sociedad peruana. En Yawar Fiesta se vale de la celebraci6n del turupukllay para. mostrar el conflict cultural que caracteriza a sus personages 4 y como los puquianos que resident en Lima han sufrido y/o sufren un rdpido process de aculturaci6n, process que no necesariamente implica romper con la tierra maternal sino mds bien



4 Estudiada tambi6n por el soci6logo francs Francois Bourricaud en su libro Poder y sociedad en el Perd. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, Instituto Franc6s de Estudios Peruanos, 1989.





55


ahondar los vfnculos con ella, teniendo como resultado la construction de una nueva interpretaci6n de la realidad (Comejo Polar, "Yawar Fiesta" 67). De hecho, este crftico literario consider que "Yawar Fiesta es la primer tentative de Arguedas encaminada a otorgar a su obra una dimension de conocimiento del mundo peruano en su peculiar, diffcil y aterradora heterogeneidad" ("Yawar Fiesta" 80).

En Todas las sangres, Arguedas se vale de la creaci6n de un asentarniento miners en la sierra sur del Perd para reveler no s6lo los cambios socio-econor*cos que estdn teniendo lugar en la hacienda feudal andina, sino tambi6n el consiguiente conflict cultural que viven los personages en tanto 6stos sufren un process de mestizaje y aculturaci6n, mostrdndonos de esta mantra el verdadero rostro de la sociedad peruana.

En El zorro de arriba y el zorro de abajo, novel que reflexiona sobre el

fen6meno de la migraci6n a la ciudad de Chimbote, Arguedas nos present una mantra muy particular de interpreter este fen6meno y al pafs en general, utilizando la metffora de los zorros. Al presenter los zorros como representatives de la sierra y de la costa, el autor nos habla de las relaciones diffciles entre andinos y criollos. Es decir, muestra la difficult que represents el encuentro de estas dos vertientes culturales en un pals multiple y fragmentado.

En la introducci6n a Formaci6n de una culture national indoamericana (1974), Angel Rama proclaim la obra arguediana como la gesta del mestizo, ya que Arguedas central su interns en el sujeto caracterizado por el encuentro de dos mundos, mientras que Antonio Comejo Polar, en Escribir en el aire: ensayo sobre la heterogeneidad sociocultural en las literatures andinas (1994), consider a la narrative arguediana no s6lo





56


como la gesta del indio y del mestizo sino tambi6n como la gesta del migrant, ampliando de esta. mantra las opciones interpretativas que su obra ofrece.

La obra de Jos6 Marfa Arguedas asf como la de Ciro Alegrfa es de trascendencia e importance para el. tema que nos ocupa, ya que, como lo ha sefialado Ricardo Gonzdlez Vigil, estos authors aportaron dos rasgos decisions a la corriente indigenista: "la vision del mundo indfgena desde adentro y el proyecto de retratar la totalidad del pafs teniendo como eje el components indfgena y el process de mestizaje del nuevo indio" ("La narrative" 234).

La figure de Jose' Diez Canseco

Mientras que el indigenismo se inspiraba en el mundo andino, el criollismo

representaba la expresi6n literaria del mundo costeflo. Dentro de esta vertiente sobresale la figure de Jos6 Diez Canseco (1904-1949), autor de un breve relate Susy (1930), una novel anti-burguesa Duque (1934) y un libro de cuentos courts Estam-pas mulatas (1938). Diez Canseco tiene el m6rito de haber sido el primer escritor que incorpor6 en sus cuentos al. hombre popular urban, personae ignorado hasta entonces de la literature peruana. En su obra Estampas mulatas (195 1), Diez Canseco nos present el rostro del mestizo mulatto (y no del cholo) de la costa del Perd: personages pores, proletarios y marginados. 5 Por tal. motive, Tomds Escajadillo lo consider un precursor no reconocido de los narradores de la Ilamada Generaci6n del 50, en tanto fue este autor el primer en presenter los habitantes populares, pores, marginales de la Lima de 1930-1940.






5 Sus estampas podrfan ser vistas tambi6n como estampas mestizas o estampas colas.





57


La Generation del 50

Agotado el indigenismo traditional, la narrative peruana experiment un cambio profound con el surgimiento de la Generaci6n del 50. Este grupo estaba conformado por Eledoro Vargas Vicufia, Julio Ram6n Ribeyro, Enrique Congrains Martin y Carlos Eduardo Zavaleta. Gonzdlez Vigil consider que el rol fundador de la nueva narTativa en el Perd le corresponded a esta generaci6n ("La narrative peruana" 230), ya que se da prdcticamente una revoluci6n tanto en lo que se refiere a lo temdtico como a lo formal. Los escritores tienen ahora un interns por volcar en la narrative lo que estd aconteciendo en el pafs: la migraci6n masiva del campo a la ciudad y la consecuente emergencies de nuevos actors y spacious socials. Se abandon la preocupacion indfgena, que no necesariamente implica el abandon del medio rural, para dar lugar a la exploraci6n del hombre de la clase media. Son de particular interns para este grupo el mundo de las barriadas, y la vida marginal de sus pobladores. Esto permit que los escritores ofrezcan, a diferencia de la narrative anterior, una vision mds comprensiva del pafs, una que se presented la diversidad 6tnica y social de la realidad peruana. Es decir, su heterogeneidad. Al mismo tempo, y seguramente influenciados por James Joyce y William Faulkner, los escritores de esta generaci6n se caracterizan por utilizar nuevas t6cnicas nar-rativas: los hechos ya no son presentados en orden cronol6gico; la funci6n de narrar es asumida por different nar-radores; se incorpora el mon6logo interior; los personages son ambiguous y las obras son abiertas.

Entre los escritores mds destacados de esta generaci6n que son pertinentes para la temdtica que se pretend abordar en este studio, se encuentran: Enrique Congrains Martin, Carlos Eduardo Zavaleta y Edgardo Rivera Martfnez.





58


Enrique Congrains Martin (Lima, 1932) es autor de dos colecciones de cuentos Lima. Hora cero (1954) y Kikuyo (1955), asf como la novel No una sino muchas muertes (1958). Despu6s de la publicaci6n de esta novel, Congrains dej6 e escribir para dedicarse a otras actividades. Alfaro Alexander nota que tanto sus cuentos como su novel "adoptan como tema representative la problemdtica socio-cultural y economic del grupo human que abandon la sierra para instalarse en la capital" (19). Es decir, se trata de migrants que se ven forzados a enfrentarse a un universe socio-cultural totalmente different del que habfan estado acostumbrados hasta ese moment.

En el pr6logo de la novel No una sino muchas muertes, Vargas Llosa nos dice

que Congrains Martin "irrumplo como un ventarr6n en el ambience literario limefio de los anos cincuenta" ya que ofrecfa "una narrative centrada en la descripci6n y denuncia de la ciudad, contrapuesta. a la que habfa sido hasta entonces temdtica dominate del cuento y la novel en. el Perd: el mundo campesino" (14). Efectivamente, esta novel presentaba por primer vez en la historic de la narrative peruana, la vida marginal que sufren los migrants provenientes del campo, que no tienen mds remedio que buscar refugio en una barriada y realizer cualquier tipo de trabajo para sobrevivir. Si bien Congrains Martin no entra directamente en el tema del conflict cultural, se trata del primer autor cuyos relates y novel ofrecen una de las primers versions del tema de la barriada.

Carlos Eduardo Zavaleta (Cardz, 1928), miembro de la Academia Peruana de la lengua, es no s6lo uno de los escritores mds importance de esta generaci6n, sino de las 61timas d6cadas. Considered el primer rostro narrative de la Generaci6n del 50, su obra comprende a la fecha doce colecciones de cuentos, editados en sus Cuentos completes (1997), un dltimo libro de cuentos titulado Abismos sin sardines (1999) y cinco novels:





59


Los aprendices (1974), Retratos turbos (1982), Un joven, una sombra (1992), El precio
6
de la aurora (1997) y Pdlido pero serene (1997).

Manuel Baquerizo consider que Carlos Eduardo Zavaleta tiene el m6rito de haber innovado totalmente el arte de narrar tanto a nivel temdtico (abandonando la temdtica rural por la urbana) como a nivel de t6cnicas literarias ("Fdbula" 5 1). Si bien parte de su obra ha sido considered como neo-indigenista, la obra de Zavaleta es de especial importance para nuestro trabajo torque este escritor es uno de los que mds ha tratado de profundizar en la mentalidad del mestizo. El tema ha sido abordado tanto en sus cuentos ("El peregrine", "La batalla" y "Juana la campa te vengard") como en sus novels (Los appendices y Retratos turbos .

"El peregrine" relate la vida de un joven universitario que nunca se senate bien en ninguna parte y que se encuentra permanentemente ahorando el hogar, caracterfstica en la que se vislumbra "la manfa muy chola de la nostalgia" (Baquerizo, "Fdbula" 54), mientras que en "La batalla" un forastero se ve atrafdo y repelido al mismo tempo por la
7
sanguinaria fiesta del condor-rachi, demostrado asf "la mentalidad contradictory y trdgica del mestizo" (Baquerizo, "Fdbula" 54). En el cuento "Juana la campa te vengard", Zavaleta no s6lo se central en el mestizo serrano sino tambi6n en el mestizo de la selva, el migrant campa.

En la novel Los gprendices, el protagonist transit constantemente de un mundo a otro sin perder su vfnculo con la tierra natal, mientras que en Retratos turbos Zavaleta opone a dos personages que represents simb6licamente lo rural y lo urban, es decir, dos


6 Zavaleta tambi6n escribi6 tres novels breves: Campo de Espinas (1955), El cfnico (1948), y Los Ing (1955).





60


opciones de vida. distintas. Sin lugar a dudas, se trata de uno de los authors que ha logrado incorporar different universes socio-culturales, constituyendo por este motive sus relates fiel reflejo literario de la rica y contradictory pluralidad de la realidad peruana.

Edgardo Rivera Martfnez (Jauja, 1933) es un caso especial dentro de la

Generaci6n del 50, ya que el reconocimiento de su obra tiene lugar reci6n en las d1timas d6cadas. Desde entonces ha publicado El visitante ( 1974), Azurita (1978), Enunciaci6n (1979), Historia de Cifor y de Camilo (198 1), Angel de Ocongate y otros cuentos (1986), y las novels Pafs de Jauja (1993), y A la hora de la tarde y los juegos (1997). Ciudad de fuego (2000) include tres novels courts, la que da tftulo al tomo, "El visitante" y la in6dita "Un viejo seflor en la neblina."

Su novel Pafs de Jauja ha sido recibida favorablemente por la clitica. De hecho, se la consider como una gesta al mestizaje por la valoraci6n positive que present el mismo. Para Edgardo Rivera Martfnez, la condici6n mestiza no represents un problema sino una opci6n, una posibilidad para la naci6n peruana. El grupo narraci6n

A fines de los sesenta surge un grupo de escritores que decidi6 involucrarse de

mantra active en el process politico del pafs: el Grupo Narraci6n. Este grupo surgi6 en el marco de una serie de importance events politicos, ideol6gicos y socials. Mientras que en el bnbito international se daba la rupture del Partido Comunista de la Uni6n Sovi6tica y del Partido Comunista Chino, asf como la Revoluci6n Cultural en la China Popular, en el dmbito latinoamericano se vivfa con euforia la Revoluci6n cubana. Estos events, como lo sefiala Nfiguel Guti6rrez "habfan pesto en primer plano en los cfrculos


7 Fiesta que nos recuerda la fiesta del turupukllay alrededor de la cual se central la novel Yawar Fiesta.





61


intellectuals de Europa occidental y Am6rica Latina el tema del compromise del escritor, del cual se venfa ocupando Jean Paul Sartre desde la inmediata segunda postguerra ("Sobre" 47). Para el Grupo Narraci6n el problema de fondo era c6mo participar en el process social, en la lucha de classes sin renunciar a la condici6n de narrator.

A nivel national, fueron dos los acontecimientos que Ilevaron a su formaci6n: (i) la experience guerrillera del 65/66 y, (ii) las medidas socials que el gobiemo military del General Juan Velasco Alvarado estaba Ilevando a cabo (Guti6r-rez, "Sobre" 50). El objetivo de este grupo: predicar una literature social-marxista. Su revista Narraci6n 46surgi6 como una oposici6n y alternative a la culture official vigente, pero a tenor de los tempos que se vivfan con un lenguaje mds beligerante y con una perspective de clase mds adecuada" (Guti6rrez, "Sobre" 52). A pesar de que el Grupo Narraci6n cont6 con una gran cantidad de integrates y colaboradores en sus dos tapas, se han identificado tres authors que se abocan al tema. del mestizaje: Miguel Guti6rrez, Gregorio Martfnez y Antonio Gdlvez Ronceros.

Miguel Guti6rrez (Piura, 1940) represents un caso particular en el marco de nuestro studio no s6lo por la calidad e importance de su obra sino por su active participaci6n en la fundaci6n del Grupo Narraci6n. Su obra comprende las novels El viejo saurio se retire (1969), Hombres de casinos (1988), La violencia del tempo (1991), La destrucci6n del reino (1992), Babel en el parafso (1993), y Poderes secrets (1993).'




8 Miguel Guti6rrez es autor tambi6n del pol6mico libro La generaci6n del 50. Un mundo dividido. Historia y balance. Lima: Editorial Lebrusa, 1988 y el libro de ensayos Los andes en la novel veruana actual. Lima: Editorial San Marcos, 1999.





62


El tema del mestizaje, o de la condici6n mestiza como la ha Ilamado Peter Elmore ha ocupado un lugar important en la obra de Guti6rTez. Sin lugar a dudas, La violencia del tempo constitute la obra mds important de este autor: James Higgins la consider "una de las novels mds importance de los 61timos aflos" (105) y Tomds Escajadillo "la definitive madurez de la novel regional con intenciones de novela total', que arrasa con latitudes y cronologfas en el Perd" (La narrative 224). Si bien, como lo ha sefialado esta novel puede ser considered como una novel familiar de cuatro generaciones; una novel de adolescencia; una novel hist6rica y una novel total (Nitschack 140-141), lo que mds interest de la misma, es la vision que esta present del mestizaje. A diferencia de Edgardo Rivera Martfnez, cuya obra es toda una celebraci6n del mismo, Guti6rTez nos ofrece una images desoladora en tanto el protagonist de la novel es incapaz de hallar una sfntesis o integraci6n de las dos vertientes culturales que lo caracterizan. Para este autor, el mestizaje es un stigma y por lo tanto, no constitute una posibilidad, ni siquiera remote, para la naci6n peruana.

En Poderes secrets, Guti6rrez inside nuevamente en el tema del mestizaje

eligiendo esta vez la figure del Inca Garcilaso de la Vega. Nuevamente se muestra en desacuerdo con el discurso arm6nico del mestizaje, con la posibilidad de integral different mundos culturales y, al igual que en La violencia del tiempo, el autor rechaza al sujeto mestizo como sfmbolo de la peruanidad.

Gregorio Martfnez (Ica, 1942) y Antonio Gdlvez Ronceros (Ica, 1932) ilustran casos especiales dentro del Grupo Narraci6n ya que tienen en cuenta el aporte de la poblaci6n negra en el Perd y, en consecuencia, nos brindan un tipo different de mestizaje:


9 Nitschack premiere calificarla como novel "delirante" (148).





63


el mestizaJe costefio. Gregorio Martfnez ha publicado el libro de cuentos Tier-ra de Cal6ndula (1975) y las novels Canto de siren (1977) y Cr6nica de m6sicos y diablos (1988).10 De especial importance para el tema que nos ocupa result la novel Cr6nica de mdsicos y diablos, la misma que ha sido considered por Comejo Polar, junto con Pafs de Jauja como una "celebraci6n del mestizaJe" ("Profecfa y experience" 30), y su importance ha sido resalta por Roland Forgues en tanto se trata de una novel "nos recuerda que el Perd actual es fruto de un. largo y profound process hist6rico de lucha, confrontaci6n e interacci6n de varies etnias y cultures" (300).

Antonio Gdlvez Ronceros (Chincha, 1932) obtuvo en 1974 el primer y segundo premio de cuento en el concurs Jos6 Marfa Arguedas organized por la Asociaci6n Universitaria Nisei del Per6 con los cuentos "Octubre"y "Asf dile". En 1982 la municipalidad de Lima le otorg6 el primer premio de cuento por "La casa apartada." Su obra comprende los libros de cuentos Los ermitaflos (1962), Mon6logo para las tinieblas (1975), Historias para reunir a los hombres (1988) y la colecci6n de cro'nicas y artfculos periodfsticos Aventuras con el candor (1989).

Mon6logo de las tinieblas redne veintitr6s relates breves que tienen al igual que Los ermitaflos, un dnico objetivo: "retratar desde adentro el campesinado de la costa, con especial intervenci6n de los negros, su lenguaJe, su sensibilidad, su picardfa, su sabidurfa" (Gonzdlez Vigil, El quento peruano 130). Esta obra tiene la misma virtue que la de Gregorio Martfnez: enfatizar la presencia cultural africana en el Perd. Sin embargo, su obra se diferencia en el cuidadoso esfuerzo que realize el autor por reproducir las




10 En 1985 public La Gloria del Piturrfn y otros embrujos de amor, obra que recoge reportaJes, cr6nicas y cuentos.





64


caracterfsticas del habla de la poblaci6n sobre la cual 61 describe, lo que result la mayorfa de las veces, en simpdticas transcripciones que le otorgan un aire especialmente placentero a la narraci6n.

Ricardo Gonzdlez Vigil consider que Gdlvez Ronceros constitute "uno de los escritores peruanos con mayor pericia artfstica" (EI cuento 12eruano 130), mientras que Miguel Guti6rrez lo consider. despu6s de Ribeyro el mds notable cuentista de la Generaci6n del 50, ya. que "ha hecho aportes definitions al cuento peruano, ha cimentado la tradici6n popular y ha abierto territories narratives que son ahora explorados por generaciones posteriors" ("La generaci6n" 85).

Las novels de Gregorio Martfnez y Antonio Gdlvez Ronceros resultant

importance por dos motives: ofrecen una vision different del mestizaje que habfa caracterizado la narrative hasta ahora, es decir, un mestizaje andino-occidental; y presentan una vision de un Perd integral, no s6lo en su historic, sino tambi6n en su presented y en su future.

La Generaci6n de los ochenta

Various fueron. los acontecimientos que enmarcaron la narrative peruana en 19791980: la vuelta. a la democracy, luego de la constituci6n de 1979; el inicio de la guerra popular desatada por Sendero Luminoso y la represi6n antiterrorista a cargo de las Fuerzas Armadas y policies, por lo que Ricardo Gonzdlez Vigil consider que los aflos 80 han sido "los mds convulses y desestructuradores que haya. padecido el Perd desde el trauma initial de la conquista" (EI cuento peruano 19). Este es el diffcil context en el que describe esta generaci6n. Al interior de la misma nos encontramos con un grupo de escritores cuya obra aboard de una u otra forma el encuentro de cultures: Mario Guevara Paredes, Cronwell Jara, y Zein Zorrilla.





65


Mario Guevara Paredes (Cusco, 1956), fundador de la revista andina de culture Sieteculebras, es un escritor que ha sido merecedor de varies distinctions literarias. En 1995 public Cazador de gringos y otros cuentos, I I una colecci6n de nueve cuentos que recrean el ambience urban del Cusco a fines del Siglo XX. En el. relate "Cazador de gringos," Guevara nos present la figure del brichero, probablemente un excarnpesino, exindfgena, un cholo que busca entablar una relaci6n amorosa con una gringa con el objetivo de obtener algdn provecho de ella: vivienda, comida o dinero. Herramientas fundamentals en su "caza de gringos" constituent el conocimiento del idioma ingl6s y del mundo indfgena, los cuales manej a sin problema alguno.

En el pr6logo del libro, Eduardo GonzAlez Viafia nos manifiesta que el brichero es CC un cazador de gringos, un 'Andean lover', "un irresistible conquistador de extranjeras" que construee lazos perdurables entre el Perfi de los Incas y las naciones gringos de 6ste y del otro lado del oc6ano" (9). Para Ana Berta Vizcarra, la figure del brichero surge en la ciudad del Cusco, a rafz de "la falta de trabajo, el harnbre y las inexistentes oportunidades de desarrollo real" y el "crecimiento del tourism intemacional" (24). Guevara Paredes, como bien lo sefiala esta aurora, no es el dnico escritor que ha escrito acerca del brichero y sus andanzas. Tambi6n lo han hecho Luis Nieto Degregori en el cuento "Buscando un inca" (1993) y Oswaldo Chdnove en la novel Inka trail (1997), lo que denote la importance en la nueva narrative andina de personages que sepan tender






11 La tercera edici6n de este libro de cuentos es una edici6n bilingUe (castellano-ingl6s): Gringa Hunter and other stories, editada por Mark Cox y publicada por la editorial Sieteculebras en 1998.





66


puentes entre dos cultures significativamente different. El brichero entonces vendrfa a ser una species de mestizo modern surgido a rafz de los fen6menos econ6mico-culturales que caracterizan al Pei 6 de hoy. 1 2

Zein Zonilla (Huancavelica, 1951) es autor del libro de cuentos Oh Generaci6n (1988), y las novels courts Dos mAs por Charly (1996) y Las mellizas de Huaguil (1999). Tambi6n es autor de dos ensayos: Un miraflorino en Parfs. Ribeyro: la tortuosa b(isgueda del craft (1998) y Vargas Llosa y su demonic mgyor: la sombra. del padre (2000).

Ya en 1994, Tomds Escajadillo, que habfa incluido a Zorrilla entre los "dltimos escritores neo-indigenistas, considerable que se trataba de un autor que darfa sorpresas agradables en el future" (La novel indigenista 213). En effect, Oh generaci6n fue calificada por Martfn Lienhard como "singular e inclasificable ... .. de escritura exquisite y fulgurante" por Manuel Baquerizo y fascinatee por la perfecta utilizaci6n del montage y las t6cnicas cinematogrdficas" por Enrique Verdstegui. 13

Las novels de Zorrilla destacan tanto por su temdtica como por su t6cnica

narrative, y se encuentran, a su vez, fntimamente relacionadas con el tema que ocupa este trabajo: el mestizaje. Sin embargo, el mensaje de Zorrilla es bastante desolador: o el mestizo result ser un ser d6bil, que fracas en su intent por conciliar los dos mundos que lo caracterizan, lo que lo Ileva indirectamente a su propia destrucci6n como suede en Dos mAs por Charly; o el mestizo es un ser que reniega de su rafz andina, y procure



12 Curiosamente, Cronwell Jara describe al brichero como un coleccionista de calzones de gringos. "Cazador de gringos y otros cuentos" Sieteculebras 12 (1998): 14. 13 Comentarios vertidos en. la tapa y contratapa del libro.





67


mds bien borrar todo vfnculo con su pasado indfgena, como lo demuestra. el caso de Rosaura en Las mellizas de Huaguil.

Otra. figure interested e important es la de Cronwell Jara (Piura, 1950) escritor que destaca tanto como cuentista como novelist. En su obra Jara retreat tanto la sierra de Piura, "con sus bandoleros y creencias andinas real-maravillosas, efectuando un valioso aporte a la corriente neo-indigenista", como "las barriadas limeflas, desnuddndolas en toda su miseria y potencialidad social, como ningdn otro escritor hasta ahora" (Gonzdlez Vigil, El cuento peruano 427).

Dos de las obras de Jara en particular se relacionan de mantra direct con el tema de este trabajo: el cuento Montacerdos (1981) y la novel Patilbulo yara un caballo (1989). 14 Ambos tratan el tema de las barriadas surgidas en Lima a rafz de la migraci6n andina, tema que ya habfa sido abordado Jos6 Marfa Arguedas en El zorTo de arriba-Y el zorro de abajo, y mds tarde por Enrique Congrains Martin en No una sino muchas muertes, y que para Jara represents una realidad muy pr6xima en tanto 61 cuenta con la "riqueza vivencial de haber sido morador de un asentarniento human" (Rosas Paravicino 6).

Pati'bulo para un caballo, novel que narra la formaci6n de una barriada. en el Rfmac y los intents de la guardian civil por desalojar a los invasores, cay6 en un principio, "en un silencio clamoroso" (Rosas Paravicino 6), pero ha sido paulatinamente recibida con mucho benepldcito por la crftica. James Higgins consider que esta novel y La violencia del tempo de Miguel Guti6rrez constituent "las dos novels mds



14 Jara es autor tambi6n de los libros de cuentos Las huellas del purna (1988), Babd Isafm, cimarr6n, ora i)or la santa muerta (1989) y Don R6mulo Ramfrez cazador de c6ndores (1990).





68


importance de los Ciltimos aflos" (105). Tomds Escajadillo, por su parte, opina que con esta obra Jara "ha alcanzado una verdadera maestrfa en el disefio de personages lumpen de las barriadas limefias. Y es igualmente destroy ddndole vida a sus cholos de Morrop6n" (La narrative 218). Su importance reside en su premise: "en la marginalidad de la barriada limefla se produce la gran hibridaci6n cultural del Perd" (Rosas Paravicino 6).


Conclusions

Este capftulo recorre brevemente el process de la narrative y poesia peruana desde comienzos de siglo hasta nuestros dfas. Como se ha podido ver, la literature. ha ido incorporando crecientemente sujetos de different estratos socials: gente humilde, trabajadores, migrants, y gente de barriadas. Es decir, las obras han estado vinculadas a uno de los fen6menos de mayor trascendencia en la nacio'n peruana: la migraci6n.

Por la complejidad y la multiplicidad de esta temdtica, no s6lo se hace impossible hablar de dualismo, dentro de la sociedad peruana sino tambi6n dentro, de la narrative peruana. Como se ha podido apreciar, la inclusion de nuevos personages se ha dado de mantra gradual. En un principio, los escritores se concentration en la vida de las barriadas y los asentarnientos humans para luego pasar al desgarramiento que el process migratorio genera en los diversos sujetos.

Asf, de la primer narrative arguediana, en la que se presentaban sociedades

antag6nicas se ha pasado a reconocer la multiplicidad de la sociedad peruana. Esto es de particular importance torque no s6lo se reconoce la heterogeneidad del Peru' sino torque se efectdan series cuestionarnientos acerca de lo que significant vivir entre dos realidades culturales muy different. Es decir, se cuestiona lo que constitute el Perld y el peruano actual. En otras palabras, lo que significant ser mestizo en el Perd.













CAPITULO 5
EL MESTIZO JAUJINO

Edgardo Rivera Martfnez (Jauja, 1933) constitute sin lugar a dudas una de las figures mAs saltantes de la narrative peruana de los (iltimos tempos. Su primer libro de cuentos El Unicornio fue publicado en 1963. Sin embargo, el libro pas6 prActicamente desapercibido por la crftica y el reconocimiento de este autor no tendria lugar hasta la d6cada de los 70 (Escajadillo, La narrative 136). Su obra comprende a la fecha los libros de cuentos Azurita (1978), Enunciaci6n (1979),,&ngel de Ocongate y otros cuentos (1986) y A la hora de la tarde y los juegos (1996); y las novels courts El visitante (1974), FEstoria de Cifor y Camilo (1981) y Ciudad de fuego (2000), asf como las novels Pafs de Jauja (1994) y Libro de amor y de las profecfas (1999).

La trayectoria intellectual de Rivera Martfnez no s6lo se ha dado en el -bnbito de la narrative sino tambi6n en el de la investigation y la docencia universitaria. En el primer plano, Rivera Martfnez ha demostrado siempre un interns por la literature de viajes relacionada con el Perd, lo que en 1957 le vali6 una beca en Francia que le permiti6 efectuar studios de investigation en la Bibliotheque Nationale. Su permanencia en este pafs dio como resultado la tesis que present para acceder al grado de Doctor en Literature: El Perd en la literature de viaje euroyea en los silos XVI, XVII y XVIH. Recientemente ha traducido el libro de viaje sobre el Perd de Paul Marcoy, cuya edici6n saldrd este aflo. Rivera Martfnez se ha desempefiado tambi6n como catedrAtico de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y de la Universidad del Centro de




69





70


Huancayo. En marzo de este afio, corno reconocimiento a su labor narrative y universitaria fue incorporado como miembro a la Academia Peruana de la Lengua.


Pais de Jauja

La novel Pafs de Jagia se ha Ilegado a converter una de las novels mds

importance de la literature peruana del siglo XX. Fue finalists en el concurs R6mulo Gallegos en 1995 y ocup6 uno de los tres primers lugares en la encuesta Ilevada a cabo en 1999 por la revista Debate acerca de las obras narratives mAs importance de los afios 90 en el Pei 6.

Pafs de Ja a es en gran media una novel de aprendizaje, de trdnsito a la adultez (Guti6rrez, Los andes 64; Escajadillo, La narrative 143). Este tipo de novel present, por lo general, a un joven con una escala de valores morales propios de su edad, los que a media que avanza la obra son cuestionados a rafz de una serie de circunstancias. Despu6s de un sistemdtico desmonoramiento, estos valores son reemplazados por otros propios de la vision adult.

El g6nero de la novel de aprendizaje se remonta a la Alemania del siglo XVIII, donde por primer vez ie defini6 el concept de Bildungsroman con una de las mejores obras de Goethe: Wilhelm Meisters Lehriahre (1796). En la literature occidental, como lo sefiala Miguel Guti6rrez, la novel de aprendizaje "ha tenido una continuidad casi dos veces centenarian destacando dentro del Siglo XIX Stendhal, Balzac, Dickens y Flaubert, y dentro del Siglo XX Mann, Joyce, Musil, Hesse y Proust (Los andes 65).

En el Perd, La casa de carton de Martfn Addn constitutee quizA el primer intent y esbozo de una novel formative" (Guti6rrez, Los andes 66). Desde entonces, el trAnsito a la adultez ha constituido un tema recurrence de la ficci6n peruana como lo demuestran





71


las, novels Los rfos profundos de Jos6 Marfa Arguedas, Un mundo para Julius de Alfredo Bryce Echenique, La ciudad y los perros de Mario Vargas Llosa, Cr6nica de San Gabriel de Julio Ram6n Ribeyro y Los appendices de Carlos Eduardo Zavaleta.

Para TomAs Escajadillo, las posibilidades de abordar Pafs de Jauja como novel de aprendizaje son muchas y variadas:

Es nuestro equivalent al joyceano Retrato de un artist adolescent
(1914) o a El retreat, del artist cachorro (1940) de Dylan Thomas. El
cachorro de artist duda entre la mdsica y la literature. Marco Martos Ilega
a decir: "Pafs de Jauja es el primer relate en el Perd que alude a la
formaci6n del artista"

Claudio y el amor en Jauja a los 15 aflos" tambi6n podrfa rotularse la
novel pues, como, dice Luis Millones, "el universe de Claudio estd
poblado, de mores" o, en palabras de Marco Martos, Claudio "empieza a
senior la dulce garra del amor." (La narrative 143)

Pafs de Jauj ha sido considered por Antonio Comejo Polar como, una alegorfa de la transculturaci6n feliz ("Nombre" 201), ya que en esta novel es possible la conjunci6n de las dos grades vertientes culturales, andina y occidental, que caracterizan al Perd. Jauja es una ciudad ut6pica, donde reina la conciliaci6n y no la confrontaci6n. Los factors que explican las characteristics especiales de Jauja han sido abordados por Edgardo Rivera Martfnez, TomAs Escajadillo, Antonio Comejo Polar y Heracho Bonilla en el volume editado por C6sar Ferreira e Ismael P. Mdrquez De lo universal a lo andino. La. narrative de Edgardo, Rivera Martfnez, publicado por la Pontificia Universidad Cat6lica del Perd en 1999. En t6rminos generals las conditions particulars de Jauja han sido explicadas por la ausencia de feudalismo en el Valle del Mantaro y por el clima que caracteriz6 a esta ciudad andina.

Es interested que la novel Pafs de Jauja vaya precedida del siguiente epfgrafe de Jos6 Marfa Arguedas: "Jauja, integraci6n exceptional de razas, de cultures y de sistemas





72


econ6micos, ya que fue justamente Jos6 Marfa Arguedas quien se aboc6 al studio del Valle del Mantaro y las causes que explicarfan las caracterfsticas particulars de la ciudad de Jauja. En su studio Evoluci6n de las comunidades indfgenas. El Valle del Mantaro y la ciudad de Huancayo: un. caso de fusion de cultures no comprometidas por la acci6n de las institutions de origin colonial (1957), Arguedas identific6 las causes hist6ricas que determination la exceptional evoluci6n de las comunidades indfgenas del valle. Arguedas considerable que la singularidad del status del indio y del mestizo en el valle del Mantaro habfa sido definida en el perfodo initial de la conquista. Esta situaci6n especial se deberfa a dos causes principles: la alianza que los huancas concertaron con los espafioles para combatir las fuerzas de Atahualpa, y la ausencia de minas que incentivasen la instalaci6n de espanoles en el valle. Aunque Arguedas central su andlisis en el perfodo initial de la conquista, hace reference tambi6n a la construction del ferrocarril central, ya que 6ste transform la region en uno de los centers commercials mds actions de la region andina. En palabras de Nelson Manrique: "Como consecuencia de estas especiales circunstancias hist6ricas, en el Valle del Mantaro no se habrfa production el despojo de las tierras de los indios por los encomenderos ni el establecimiento de las relaciones de yanaconaje y servidumbre tan caracterfsticos de los otros valleys interandinos" (83).

En la novel various de los personages reconocen la singularidad de Jauja tanto en lo que se refiere al trato a los indios como al clima. Mitrfades, el extrafto e intrigante personae a cargo del mortuorio pudo observer el "feudalismo primitive" que caracteriza a otros lugares de la sierra, particularmente durante un almuerzo en Acoria, donde "los hacendados les tiraban a los indios un poco de papas, de rests de came, de huesos, como si fueran perros" (85). Leyendo a Maridtegui, MArfades ha podido confirmer que "Jauja





73


es un caso muy especial, torque aquf todos son mAs o menos mestizos, no hay haciendas, y menos adn pobreza como la de Huancavelica" (181). Abelardo, otro personaJe conscience de la situaci6n particular de la ciudad, reprocha a Claudio %Ves ahora c6mo se sufre en otras parties de la sierra, y que la melanc6lica Arcadia en que vivimos es una excepci6n?" (289).

Jauja tambi6n se diferencia de otras ciudades andinas por la importance que ha tenido el clima en la cura de la tuberculosis. Mitrfades, paciente tambi6n del "buque" como Ilamaban al Sanatorio Olavegoya,' no duda en reconocer esta otra singularidad de Jauja: "Aqui por el clima ha habido y hay gente de muchas parties. [ ... ] Ahora mismo en el buque hay europeos, chinos y japoneses y en especial un rumano, con quien he conversado y me parece un tip o culto" (181).

Es important sefialar que no es la primer. vez en la literature que se hace

menci6n a la ciudad de Jauja como lugar apropiado para la cura de la tuberculosis. Como tema literario, la enfermedad ya habfa sido abordada en Sanatorio al desnudo (1941) de Pedro del Pino Fajardo, y Sanatorio (1938) de Carlos Parra del Riego, como lo destaca Clodoaldo Alberto Espinoza en el segundo tomo de su libro El hombre de Junfn frente a su paisaje y su folklore.

Sin embargo, este capftulo no tiene como objetivo adentrarse en las razones que explican el didlogo entre cultures y la aceptaci6n de una identidad mestiza. Mds bien, lo que nos interest es analizar el process de formacift de nuestro protagonist entre los dos mundos culturales que le ha tocado vivir, ya que consideramos que Pafs de Jauja puede




1 El Sanatorio Olavegoya realmente existi6 en la ciudad de Jauja. Desde 1964, este nosocomio pas6 a pertenecer al Hospital Centro de Salud Olavegova.





74


leerse tambi6n como la formaci6n del mestizo, del sujeto que debe afrontar la dualidad cultural.

No se trata emperor de la traditional oposici6n indios/blancos, costa/sierra, caracterfstica de la narrative indigenista, en donde las contradictions eran agudas, prdcticamente insalvables. En el caso de nuestro protagonist, el encuentro de estos mundos se da en tres -bnbitos principles: la m6sica, la mitologfa y el amor.

Claudio es un joven atrafdo tanto por la culture andina como por la occidental. Mientras su madre lo instruye en la mCisica de los huaynos y yaravfes, su professor de piano lo gufa en los m6todos europeos de Lemoine y Czerny. Por su parte, el hennano de Claudio y Marcelina, una muchacha indfgena de Caydn que trabajara en su casa cuando era nifio, le abren las puertas a los mundos de la mitologfa universal y andina. A pesar que estos dos universes culturales implican enfoques y escalas de valores different, Claudio se mueve entre uno y otro mundo sin mayor problema.

A lo largo de la novel, Claudio ird navegando de una orilla a otra, tratando de aprender c6mo conjugal dos universes tan different. Constantemente se sentird atrafdo porambos:

Me gustarfa ser como el Sr. Radelescu cuando tenga su edad, y tener su distinci6n, su elegancia. Nada mds alejado, sin embargo, de mi suefio de regresar a Jauja, luego de estudiar en Lima, y tener una casita frente a la
laguna de Paca y casarme con Leonor. Nada mds distance. Pero es que tambi6n me gustarfa viajar por el mundo y concern grades ciudades,
visitor las ruins de Grecia, tratar con mucha gente y, por cierto, encontrar
a una mujer como Elena Oyanguren y tener un romance con ella. [ ... ]
Querrfa todo eso, pero ser tambi6n, en la edad madura, un modesto
organist como mi abuelo. Suefios contradictions, quizds imposibles...
(201)

Este ir y venir entre dos gorillas se aprecia en tres dreas principles: la m6sica, la mitologfa y el amor.





75


La mfisica y las fiestas

El interns de Claudio por la mdsica viene de familiar: su abuelo materno, Baltasar Jos6 Manrique, disfrutaba de la mdsica de Mozart tanto como de los yaravfes y mulizas de Jauja, Ayacucho y Cuzco. Su afici6n lo llev6 a recover villancicos, huaynos y yaravfes en Santa Rosa, Apata y otros sitios, "en una mezcla de quechua y espafiol" (154), a desempefiarse como organist de la iglesia matrix (33) y acoger en su casa a una serie de personas interesadas en la m6sica andina. Fue asf como recibi6 a Alomfa Robles, un senior "que iba por toda la sierra recogiendo mdsica andina," (44) y a una pareja de franceses que habfan Ilegado al Perd con el mismo prop6sito. Cabe destacar que el Sr. Alimia Robles no es un personae de la ficci6n, existi6 en la vida real y se destac6 por ser un "restaurador del pasado musical del Imperio de los Incas, incluyendo su obra de recuperaci6n unas ochocientas pizzas incaicas y trescientas colonials" (Espinoza 135).

La madre de Claudio hered6 este interns de su padre por la mTdsica. tl la alent6 muy emocionado ddndole su primer clase y facilitando classes con el padre Hoffner de Santa Rosa de Ocopa. Si bien'ella "no pudo contar con una verdadera educaci6n musical, no s6lo por las modestas posibilidades econ6micas de la familiar sino tambi6n por las enormes limitaciones de la vida provinciana" (57), tanto su padre como el padre Hoffner la ayudaron a descubrir a Haydn, Schubert, y Mozart. Mds tarde, ella se interest en recover y transcribir algunos huaynos y yaravfes, torquee es una mdsica que debe rescatarse, que debe valorarse" (196). Ella reconoce que si bien existent diferencias entre la mdsica andina y la cldsica, ambas son igualmente bells y el gusto por una no significant necesariamente el sacrifice de la otra: "Lo nuestro es la m(sica de los huaynos, de los yaravfes, de los pasacalles, pero hay otras forms de musical que tambi6n pueden ser nuestras" (58).





76


Claudio es conscience de la relative facilidad con que 61 y su madre se desplazan entre ambos universes musicales, facilidad que en el caso de Claudio tiene un mayor balance torque se extended "a los aires tropicales que entusiasmaban a Felipe, Tito, Alfonso, Julepe" (58). Su hermano Abelardo tambi6n ha percibido la dualidad musical que los caracteriza: "ISomos tan mestizos! Solfa decir Abelardo. Dualidad que en cierta mantra habfa tornado nota mucho antes, cuando cantabas huaynos y relojeras con Catalina en la era de Ataura, y te deleitabas despu6s en casa con las interpretations de tu madre en el piano, y con las de los coristas de Ocopa en la Iglesia Matriz" (58).

El interns que Claudio y su madre sienten por la mdsica los ha Ilevado a tratar de completer un cuaderno que recoj a y transcribe huaynos. Ya han terminado uno con los "pasos" de la Jij a y esperan poder hacer lo mismo con la huanca danza (13 1). Su hermano Abelardo consider que se trata de un proyecto important torque de esa mantra van formando "un archive de mCsicajaujina, como lo hizo el abuelo con algunos huaynos y villancicos" (132).

En occasions, se hace evidence que este ir y venir no es tan simple para Claudio, y que debe elegir entre uno y otro mundo musical. El 21 de enero, fecha en que se conmemora la Fiesta de San Sebastidn, Claudio decide no ir a su clase de piano. Su madre no permanence indifferent a la dualidad que caracteriza la vida de su hijo: "una vez mds dejards un tipo de mCisica por otro, en un ir y venir entre dos gorillas" (203). Otras veces, Claudio duda acerca de la compatibilidad entre ambo mundos musicales. Un dfa Claudio le comment a Abelardo que va a ir a Yauyos para captar nuevos y mejores pasacalles y transcribirlos despu6s con su mamd. Su hermano consider que deberfa compare discos en vez de darse semejante trote. Claudio rechaza esta idea rotundamente





77


ya que la ejecuci6n de los mismos se hace a menudo con instruments que "no tienen nada que hacer con nuestra mdsica" (159). Sin embargo, Abelardo le hace ver rdpidamente que los clarinets y saxofones, ademds del arpa, los violins y el piano son ya una realidad en la mdsica del Valle del Mantaro y que "a trav6s de ella se express muy bien el espfritu mestizo de esta tierra" (159). En principio, Laurita, parecerfa compartir la opinion de Claudio. Sin embargo, a diferencia de 6ste, ella es capaz de aceptar la integraci6n de different mundos. Consider que en la midsica debe suceder lo mismo que en la pintura: "se puede recover nuestros paisajes, nuestras genes, nuestra luz, con el 6leo, con la acuarela, con el fresco, y con t6cnicas mds moderns, y sin embargo ser muy serranos, o para decirlo como Abelardo, andinos" (268).

Claudio no s6lo senate inmensa atracci6n por la m6sica andina, sino tambi6n por la cldsica, especialmente Mozart. Su professor de piano, Mercedes Chdvarri, es la encargada de instruirlo en el campo de la mTdsica cldsica. Ella, sin embargo, ha sefialado en repetidas occasions la necesidad de que Claudio abandoned a Mozart y se concentrate en el M6todo de Lemoine y en Czerny. Para Claudio 6stas no son indicaciones que 61 sigue con facilidad:

Comenzabas a sentirte cansado de Czerny y de los studios de Lemoine.
Sabfas cudnto habfas avanzado en soltura, en digitaci6n, en regularidad, y la sefiora Mercedes no dejaba de reconocerlo. Decidiste, pues, falter a una o dos classes, olvidar los ejercicios y volver a lo que amabas. A Mozart, en
primer t6rmino, y a tu querida sonata en La, con el allegro que era como
una mariana de luz y felicidad. Y, desde luego, el adagio cantabile de
Beethoven, y al mercer preludio del Clave bien temperado. (430)

Durante sus vacaciones de verano, Claudio se obsession con el Laudate Dominum compuesto por su abuelo en 1909 y cuyo tema initial Abelardo no sabfa si habfa sido del abuelo o habfa sido tomatoo de un yaravf de sus tiempos..." (268). Su madre le ha dicho que esta pieza se puede tocar "en cualquier parte de la misa en que no canta o reza el





78


sacerdote. Es de una religiosidad tan sencilla, y de un aire tan nuestro. Yo me s6 de memorial la letra en latfn, sin haber visto nunca su traducci6n" (315). La madre de Claudio solfa interpreter el Laudate Dominum en la Noche Buena mientras que los miembros de la familiar la acompafiaban entonando el breve texto en latfn. Claudio tiene guard. una copia por amor y respect al recuerdo del abuelo, pero tambi6n "como nuncio y principio de un camino." Lo empieza a repasar constantemente, y ansia poder tocarlo en la misa de difuntos de sus tfas. Consigue permiso de don Epifanio para tocar el melodic y del padre Barrelier para practical los martes y sAbados por la tarde en la iglesia (414).

Claudio y su madre no son los dnicos personages de la ficci6n que cultivan la

mdsica de dos universes culturales totalmente different. En su 6poca, las tfas Euristela e Ismena mostraron tambi6n "esa doble y alternada apelaci6n a la mdsica culta y la midsica an dina" (215). Al igual que Claudio aprendieron a tocar en el piano huaynos y yaravfes y disfrutaban de la mdsica cldsica. A pesar de su avanzada edad y estado mental reconocen inmediatamente que comparten el mismo interns con Claudio: "td eres entonces como nosotras."

Otro personae que se ha dejado seducir por la mdsica andina es el Sr. Radelescu, quien confiesa que aunque al principio este tipo de mfisica no era de su agrado:

luego fui tomdndole un cierto gusto, y adn mds cuando descubnque se asemeja en algo a Bela Bartok [ ... ] Un compositor hdngaro que se ha inspirado mucho en la mdsica popular de su patria, y que ha recreado
canciones y mdsica de baile de la structural mds o menos pentat6nica, un
tanto parecida a la de los huaynos serranos. (353)

Un dfa el Sr. Radelescu Ilega a la casa de Claudio atrafdo por una de las

interpretations del joven. Despu6s de escucharlo atentamente, ambos empiezan a discutir las coincidencias entre la mdsica andina y la inglesa:





79


LSabes que la giga era era un antiguo aire de danza ingl6s que se incorpor6 luego a las suites barrocas? No, no sabfa. LNo pasard lo mismo con lo que
aquf Ilamamos los pasacalles? Hay tambidn un baile que se llama asf ... ? Sf,
seflor, pero como parte de otras danzas, como la tunantada, la huaylijfa.
Pues en Europa se trata de un viejo paso de baile, que fue recogido por la
m6sica barroca en forma de un juego de contrapunto a varies voces, con
acompafiamiento de bajo continuo. (353-354)

El Laudate Dominum compuesto por el abuelo de Claudio le parece "Algo muy cAlido, muy emotive, y del mismo espfritu que la m6sica andina" (353). El interns de Claudio por la mdsica impression tanto al Sr. Radelescu que un dfa este le obsequia una partitura de Bela Bartok: "Porque fuiste arable, y torque creo haber visto en ti un sincere amor por la mdsica, y ademds para que puedas apreciar las analogfas que, en mi opinion, hay entre una mdsica como 6sta y la mdsica andina" (512).

La tfa Marisa, hermana de su madre, no pierce la oportunidad para burlarse de la dualidad que caracteriza a Claudio: "Y asf, querido sobrino, dijo Marisa, podrds ser un dfa un Paderewski a la vez que un Disodado Canchaporna" (203). La observaci6n no lo molest, 61 no senate que se trata de gusts musicales contrapuestos por representer uno la m6sica culta y el otro la midsica popular andina: "Lo que es yo me sentiiia feliz, pero realmente feliz, si pudiera ser a la vez como Canchaporna y como el pianist polaco" (204).

Tal deseo se converted en realidad muy pronto y lo toma a Claudio totalmente por sorpresa. La primer vez que 61 percibe la facilidad con que 61 ha logrado combiner ambos mundos musicales se da cuando 61 estA componiendo un bolero para la novia de Julepe, "no muy brilliant, y con unos resabios andinos y otros mozartianos, pero acceptable" (220). La segunda, se da cuando Claudio se halla interpretando una composici6n de Bach:





80


En cierto moment se te cruz6 por tu mente, inesperada, una frase extrafia
a la pieza que ejecutabas. Una frase muy breve, de seis o siete notas y de un espfritu por complete different. Te detuviste sorprendido. Una y otra
vez te repetiste en silencio esos sonidos. Sf, se trataba de un motive
secundario del pasacalle que interpret en la noche del 21 de enero el
arista apurimefio, y que no habfas anotado. LQu6 hacfa surgido asf, en
mitad de un pasaje de Bach? No era la primer vez que realizabas un
experiment semejante pero si la primer vez que lograbas tal calidad.
(430)

Claudio no s6lo senate pasi6n por la mAsica andina sino que admire y se senate muy identificado con las danzas, las fiestas y costumbres de Jauja. El es un amante de la fiesta del 20 de enero, premiere bailar la Jija o la huanca danza antes que el tumbamonte, y detest el Jalapato torque le parece "un espectdculo muy cruel eso de que unos jinetes le arrancaran la cabeza al ave adn con vida" (203).

La insistence de Rivera Martfnez por detallarnos no s6lo los different tipos de m6sica sino tambi6n las danzas, sus orfgenes, y participants le dan a la novel Pafs de Japia cierto afdn costumbrista o documental. Cabe resaltar, que no es la primer vez, como bien lo sefiala Heracho Bonilla, que "Jauja y su paisaje natural y social se constituent en el centre de un relate y una reflexi6n" (217). Al hacerlo Bonilla resalta los trabajos de Manuel Pardo, Clodoaldo Alberto Espinoza Bravo, Espinoza Galarza y Pedro Monge. Manuel Baquerizo, por su parte, destaca en el ensayo La conciencia de la identidad en la literature de costumbres de la sierra central (1998), el hecho que durante los afios 20 emergiera en la sierra central, un grupo intellectual. de importance con una clara inquietud cultural y regionalista que, ademds de los authors mencionados acogfa a: Emetrio Cisneros, Ernesto Bonilla del Valle, y Alejandro contreras Sosa.

El m6vil que Ileva a estos authors a escribir era la bdsqueda de la identidad

regional. En sus obras estos authors described lugares y sus paisajes, fiestas populares, costumbres tfpicas, muchas de las cuales son consideradas como tfpicamente mestizas, ya





81


que Ilevan un poco de lo aut6ctono y al mismo tempo, predon-iinan modalidades nuevas en el vestido, el idioma, los instruments musicales, las canciones, la mdsica, etc.

No es tampoco la primer vez que Rivera Martfnez nos habla de Jauja, sus

pobladores o sus costumbres. El interns en esta ciudad y sus caracterfsticas particulars se evidencia tambi6n en tres trabajos anteriores: Hombres, paisajes y ciudades (1981), Casa de J a (1985), y A la hora de la tarde y de los juegos (1996). En estas obras, como lo Manuel Baquerizo, "Rivera Martfnez revela un enorme apego a las cosas del pasado, a las tradiciones del pueblo y a sus forms de vida ya extintas" (La conciencia 72). Es decir, una y otra vez, Rivera Martfnez se ha sentido seducido por el g6nero de las estampas, de los cuadros de costumbres. Si bien somos consciences que se trata de una Jauja inventada, de la ficci6n, podrfamos aseverar, hechas las salvedades del caso, que Rivera Martfnez continida la tradici6n costumbrista en tanto encontramos descriptions de fiestas y personages que ya habfa caracterizado su obra anterior. Sin embargo, este no es el aspect mds saltante, ya que lo que mds import es la habilidad de Claudio para enfrentar su dualidad musical sin problema a1guno, dualidad que tambi6n hallamos en el dmbito de la literature.

La mitologia

La dualidad cultural que caracteriza a nuestro protagonist tambi6n se evidencia 64a trav6s del contrast de la literature cldsica, culta e ilustrada y la literature andina, oral y popular" (Puente Baldoceda 232). La literature andina, oral y popular se revela a trav6s de los mitos y leyendas que Marcelina le narraba a Claudio. Para Claudio, el mito ocupa un lugar important. Los mitos represents relates fabulosos o leyendas que han permanecido fijados en el tempo con tema y protagonists invariables. Por lo general, tienen una dimension mdgica que guardian un estrecho vfnculo con la naturaleza.





82


Marcelina, una muchacha de Caydn que trabaJaba en su. casa cuando 61 era nifio es la encargada de abrirle las puertas a ese mundo maravilloso y secret de la mitologfa andina. Sentada junto al fog6n "con su pollera de un rqJ o obscure, la lliclla de lana y el sombrero que no se quitaba" (237), Marcelina solfa contarle histories y cuentos, y aunque la madre de Claudio le habfa pedido que no lo hiciera, ella le habfa hablado de "condenados y cabezas voladoras" (129). Sin lugar a dudas, es el mito del amaru y la flor del rocfo y de la escarcha, la sullawayta 61 que mds ha impresionado a Claudio:

Eran dos serpientes, una negra como la noche, y otra blanca como el dfa, con alas las dos, y que estaban en el fondo de las aguas que por entonces
cubrian el valle. Eran los amarus, y allf se revolvfan y peleaban, y una vez
subieron en su batalla hasta el cielo, y tanto que, muy molest, Ticse
Wiracocha les lanz6 el rayo. Y entonces el amaru negro se escondi6 en la
laguna de Yanamarca, y el otro, el blanco, en una de las siete laguna de Janchiscocha. Y despu6s se levant el tulumanyd, o sea el arco iris, y el
mundo se tranquilize, pero la flor de la Iluvia y de la escarcha, la
sullawayta, habfa desaparecido. Y por eso se espaciaron las Iluvias, y las
plants se marchitaron y el mundo se volvi6 triste y callado. Mds algdn dfa
regresard, y entonces tornardn a caer los aguaceros como antes, y los
amarus podrdn recobrar su libertad. Y volverd la alegrfa. (28-29)

La presencia del amaru. no es nueva en la literature peruana. Ya Josd Marfa

Arguedas habfa "expresado excelentemente esta condici6n legendaria del amaru en sus poems y en Todas las san-res (Gonzdlez Vigil, "Edgardo Rivera" 122). Tampoco se trata de una figure nueva para Rivera Martfnez quien escribi6 un cuento que Ileva este nombre. Dentro del mito del amaru, la flor de la sullawayta ocupa un lugar particularmente important ya que de ella dependentn la Iluvia y el ganado y las cosechas. Es fresca y hermosa como la luz de las mafianas, como el agua de los puquios. Y blanca, muy blanca y tambi6n muy delicada. Y por esa belleza, y por el poder que tiene, la buscan los amarus [ ... ] Quien la encuentre serd feliz, y hard feliz a su pueblo" (119).





83


Las leyendas que le contaba Marcelina estdn relacionadas tambi6n con la creaci6n del hombre y el nacimiento del rfo Mantaro:

Cuando los amarus se hundieron, uno en la laguna de Yanamarca, y otro
en Janchiscocha, bajaron las aguas que cubrfan el valle de Jauja, torque el
rfo Mantaro encontr6 una salida, alld por Chongos Bajo. Aparecieron
entonces los hombres y las mujeres, y Ticse Wiracocha vio que no sabfan c6mo trabajar la tierra, no c6mo abrigarse. Compadecido, hizo que el rayo prendiera unas fogatas en los cerros, y los humans recogieron allf brass
con qu6 engender sus bicharras y cocinar sus comidas. Asf aprendieron
tambi6n a hacer sus ollas, y despu6s su ropa y sus herramientas. Asf fue, y
por eso brillan todavfa por las notches unas candelas en las cumbres del Huajlas, de Lasuntay, del Marayrasu. Y por eso vuelven a caer allf los
rayos, en las tardes de tempestad. (160)

Para sorpresa de Claudio, su madre y tfa escucharon en Ataura las mismas

histories cuando eran nifias aunque con algunas diferencias: mientras el Taita Alberto, le habfa dicho a la madre de Claudio que un arco iris apareceria desde el Valle de Yanamarca hasta las laguna de Janchiscocha cuando apareciese la flor de sullawayta, la tfa In6s habfa escuchado a Felipe Tarijhuamdn, otra version "segidn la cual el amaru blanco cantaba como una siren, y el negro daba unos bramidos horrible" (129). Leonor Uscovilca, la cholita de la cual Claudio estd enamorado, tambi6n conoce el mito del amaru y aunque no senate la misma fascination que Claudio, el hecho que le hayan relatado la historic de niha demuestra la importance de este mito en los andes centrals del Perd.

Otro personae que compare una rafz com6n con los mitos y las leyendas que contaba Marcelina es don Fox Caro, un carpintero que se dedica a la confecci6n de ata6des. Si bien Don Fox vive de la muerte ajena, predict su fe en la vida con po6ticos sermons sobre el agua, la luz y la alegrfa, lo que le ha ganado un grupo de seguidores que lo busca frecuentemente en su casa. No todo los pobladores de Jauja se sienten atrafdos por las pr6dicas del carpintero: la tfa Marisa opina que don Fox es "raro, incluso





84


misterioso" (136), la tfa Rosa que "estd un poco chiflado" (170), y el padre Wharton lo consider "un falso profeta que con apariencia de cordero, y so pretext de paz, engatusa a los incautos y es todo un peligro para la comunidad" (139).

Claudio senate verdadera admiraci6n por don Fox a quien consider "un poeta, mds que sabio, y sabio mds que nada" (521). Lo que mds le atrae de don Fox es que su pr6dica sobre la vida y la muerte estd fntimamente relacionada "con la leyenda de las dos serpientes aladas, los amarus" (165). Para Don Fox, el amaru y la sullawayta son tambi6n figures importance torque se conciertan "muy bien [ ... ] con la idea de la continuidad de la vida mds alld de la muerte" (372). El compare con Claudio otras versions menos conocidas de la leyenda:

En algunas el amaru es uno solo, y en otras tiene la forma no de una sierpe
sino de un toro, que habitat tambi6n en el fondo de un lago. LY qu6 mds le
dijeron? Bueno, que en ese pozo brotaba en otro tempo un agua
enrojecida, y que era la sangre de uno de los amarus [ ... ] Decfan que el
amaru. blanco subfa en cierta 6poca del aflo, alld en una laguna de
Janchiscocha, y buscaba la flor de la Iluvia y de la escarcha, la sullawayta.
(372)

Por otro lado, las experiences de nuestro protagonist estdn vinculadas a la

mitologfa griega, mundo al que accede gracias a su hermano Abelardo quien le obsequia la Ilfada y Antfgona. Claudio realmente se senate apasionado por estas lectures: "no cref que me apasionara tanto la Ilfada. Me s6 ya de memorial various pasajes. Es un mundo tan claro, tan Ileno de Luz" (46). Para sorpresa de Claudio, no le es diffcil encontrar semejanzas y coincidencias entre ciertos nombres o personas como, es el caso con Elena Oyanguren: "Entre las figures que mds me atraen en la Ilfada, y que incluso me fascinan, estd ese personae tan misterioso, tan callado, y que sin embargo fue causa de la guerra de Troya: Elena, 'la de los blanco brazos.' Un resplandor, se dirfa, mds que una mujer.





85


LC6mo no relacionarla con Elena Oyanguren? (8 1). Don Fox, por su parte, "habla como profeta, como Tiresias en la Ilfada" (521).

Claudio vuelve a percibir las extraflas coincidencias con personages de la vida real al leer Antfgona. Para Claudio no hay duda que Euristela, a quien su padre Ilamaba tambi6n Eurfdice, e Ismena, guardian semejanzas asombrosas a la Antfgona y la Ismena de S6focles:

Lef, pues, la obra y de veras encontr6 turbadora la semejanza de los
nombres, y la semejanza entre la belleza solitaria de Antfgona y mi tfa Euristela, y entre mi tfa Ismena y la hermana de la protagonist. Y Lno
podrfa haber sido Antenor algo asf como un Herm6n? LY no habrfa tenido
el sefior de los Heros algo de Edipo, o quizd de Creonte? LY no podria
haber sido el coro los comuneros de Yanasmayo? (212)

Algo similar le suede a su hermana Laurita quien confiesa que despu6s de leer una de las carts de Claudio, acab6 "por asociar la images de las tfas, y muy especialmente de la tfa Euristela con no se' que paisaje fabulous, con una ciudad amurallada, y con torres y campos en llamas, como la Troya del poema" (26).

La presencia de lo cldsico obedece a factors autobiogrdficos. Rivera Martfnez nos confiesa que en su casa, se lefan novels y cuentos y relates de viajero. Fue de esa mantra como 61 a edad relativamente temprana, tuvo access a cldsicos como la Ilfada o La Odisea, El Quijote o las tragedies de Esquilo o de Shakespeare.

La presencia de las dos tradiciones culturales que caracterizan al Peld ha sido una preocupaci6n que se habfa manifestado ya en otros relates de Edgardo Rivera Martfnez: "el Unicornio (1957), Amaru (1975), Angel de Ocongate (1982), Enigma del drbol (1986) y otros" (Rivera Martfnez, "Pafs" 287).

A pesar de que los mitos presentados en Pafs de Jauja provienen de mundos

totalmente different y casi antag6nicos, la mitologfa griega y la andina no se presentan





86


como opuestas, ni el encuentro de las mismas constitute un element desestructurador en la vida de Claudio, como lo insinda su tfa: "debes andar trastornado, sobrino, torque de un lado te obsession ese mito andino, y del otro deambulas por entre los doses y guerreros de la Efada, y tanto que suefias con Palomeque vestido de Troyano" (130). Como hemos visto, Claudio encuentra mds semejanzas que diferencias, lo que le permit disfrutar de cada mundo sin que esto implique el sacrifice de uno de los mismos: "Jauja se iba Ilenando de figures hom6ricas, o cuando menos griegas, que sin ningTdn problema convivfan con muchachas danzantes de huaylijfa, y donde coincidfan el eco lejano de los doses del Egeo con el de las sierpes aladas de los mitos del valle del Mantaro" (83). Las voces disonantes

Si bien en Pafs de Jauja destacan personages que encuentran possible y viable la conjunci6n de cultures, existent otros que se manifiestan abiertamente en contra del mestizaje. Como bien lo sefiala Blas Puente Baldoceda, "no todos coincided con la idea de un mestizaje armonioso, ya que en dicho context social de families criollas y mestizas, la culture occidental es fuerte y no se ocultan los prejuicios contra la culture native y la raza india" (233). Dentro de esta mantra de pensar se hallan Mercedes Chdvarri, Palomeque, uno de los peluqueros de la ciudad, el teniente Delmonte y los amigos de colegio de Claudio.

Mercedes Chdvarri es la professor de piano de Claudio. Desde la primer clase, ella le advirti6 que no era "bueno entreverar la midsica clAsica con la mTdsica popular y la folkl6rica" (55). Esta observaci6n no le agrad6 a su alumni quien se prometi6 que "nunca abandonairia por ningCin motive los aires de su tierra" (57). S61o en la presencia de su professor de piano, Claudio finge haber renunciado a la mdsica andina y le "da duro" al m6todo Lemoine y Czerny, torque de esa mantra ella cree que su pupils lograrA





87

46corregir los malos hdbitos de sus comienzos" (193). La actitud de la professor se hace apparent cuando 6sta sostiene una conversaci6n con la madre de Claudio, ante cuyas aptitudes musicales siempre habfa tenido una actitud desdefiosa: "es mejor no mezclar ambas cosas, es decir, la mdsica culta, superior por sf misma, y la m6sica de la sierra, que podrd ser todo lo nuestra y sentida que quieras, pero es tan limitante, tan mon6tona" (197), "pienso que es mejor que este joven no se apart de la m6sica culta y que deje para otra oportunidad los huaynos y esas cosas" (199).

Palomeque, el peluquero de la ciudad "que se las da de jaujino blanqufsimo y culto" (66), es un sujeto extrafio dedicado a la elaboraci6n de enjalmas y al studio del latfn. tl constitute todo un representative de la tradici6n hispanista, transmiti6ndonos desde un primer moment su odio contra "los cholos y los tfsicos." Palomeque senate profunda admiraci6n por la tauromaquia, "pasatiempo de reyes y conquistadores" (274), y "un arte para los espfritus selects, y no de chusma y de indiada" (397). Siente orgullo tambi6n de ser jaujino "pero de los jaujinos antiguos y sin mezcla de indio, zambo ni tfsico" (274) y se lament que Jauja se haya convertido en "un pueblo de indios, borrachos e ignorantes" (148). Su posici6n respect a los indios es tajante: senate profunda antipatfa hacia ellos por "ociosos, borTachos e ignorantes, y obstdculo, por lo tanto para el progress de la patria" (274). Consider que los indios no deben recibir el mismo trato que los blanco y que la Constituci6n les da una protecci6n muy semejante a la que le concede a "los menores, a los locos, a los incapaces" (274). Es evidence que la actitud. de Palorneque no s6lo no es bienvenida por Claudio, Laurita, Abelardo y Nfitriades y que se trata de la excepci6n y no la norma en Jauja como nos lo recuerda la hen-nana de Feliciano P6rez: "Oiga, usted se cree muy blanco, y por eso cholera a todo el





88


mundo, Lno? En el Perd todos somos cholos, si no indios o negros o zambos"

(398).

El teniente Delmonte, por su parte, "tan perfurnado, y con sus botas de official y ese aire de blanc6n y mandamds" (226), tiene una actitud semejante a la de Palorneque. No puede contender su ira cuando descubre que el doctor Morales no puede aplicarle el neumot6rax: iTenfa que ser un hospital de cholos y de indios, a cargo de un medicastro irresponsible! (225).

Ante sus amigos de escuela Claudio disimula su afici6n por la m6sica y la literature y esconde su amor por Leonor Uscovilca, la cholita de Yauli de quien estd enarnorado. Claudio sabe que sus amigos tienen prejuicios contra las chicks del campo, "las cholitas," por lo que decide caller su relaci6n con Leonor. Los gusts de nuestro protagonist no pasan desapercibidos ante sus amigos. Ellos saben que Claudio serfa capaz de c asarse "con una chica de lliclla y de polleras" (117). Llegado el moment Claudio super. su vergUenza y confiesa no s6lo que le gusta Leonor sino que realmente la quiere. Adernds, saca a relucir el hecho que su abuela maternal, Marta Josefina Gonzdlez, fuese de Mito y que tambi6n vistiese faldellfn y lliclla. Result interested destacar que a pesar de burlarse de Claudio, sus amigos son los primers en estar detrAs de "una cholita." Ellos no se perdfan la oportunidad para ver colas bafidndose en el rfo, o ver a las pallas bailando la huaylijfa.

El amor

Pafs de IguLa constitute tambi6n un aprendizaje en lo que se refiere a las questions del amor y el sexo. Existent dos mujeres en la vida de Claudio: Elena Oyanguren, una paciente del Sanatorio Olavegoya que padece de tuberculosis y Leonor Uscovilca, una cholita serrana, cuyo apellido revela claramente su procedencia andina.





89


Cada una represents un mundo claramente diferenciado. Mientras Elena simboliza la culture occidental, Leonor la culture andina. A lo largo de la narraci6n, Claudio se debatird entre la atracci6n que senate por Elena Oyanguren y el amor que senate por Uonor Uscovilca. Sin embargo, solo serd con la viuda Awapara que nuestro personae cumplirA su rito de iniciaci6n sexual.

Elena Oyanguren es una mujer de unos veintise'ls an-os que lleg6 al sanatorio en Junio del 44 torque sufrfa de tuberculosis y tuvo que volver a fines del 45 torque "portaba todavfa en un rinc6n de sus pulmones las manchas pequefias y oscuras que le habfa causado la enfermedad." A pesar del mal que padece, no hay nada trdgico en ella: es posiblemente "la mujer mds hermosa" que ha visto la sierra del Per6 (245), es bella, elegant, sensual, y a pesar de la enfermedad que sufre, es considered "la reina de belleza en el sanatorio, y Ilamada [ ... ] por algunos la troyana (267). Para Claudio Elena Oyanguren "es como un eco y transfiguraci6n de la Elena hom6rica" (188). Desde que la vio por primer vez Claudio quiso saber "todo lo que se relacionaba con su persona: su nombre, de d6nde procedfa, en que se ocupaba antes de enfermarse, cuddles eran sus aficiones, y asf c6mo era su habitaci6n en el sanatorio y como sus curas de repose en las galerfas de su pabell6n" (314). Claudio piensa constantemente en ella. Piensa "en el olor a sAndalo y piensa que a veces se senate en la sala de tfa Rosa" y piensa en ella (187). LEnamorado? Le pregunta un dfa su hermana Laurita. Sf, le contest Claudio, conscience de que no tiene "ninguna esperanza" (249).

Leonor, por su parte, es una muchachita de catorce afios que vive en Yauli pero que va casi todos los dominos a la ciudad de Jauja para "efectuar compras en la feria"

(47). Claudio piensa constantemente en ella. Cuando no la puede ver le describe carts.





90


Leonor le hace recorder a Claudio "el aroma del junco, de la retama, de la ropa reci6n lavada en agua de Puquio, y de esas flores que venden en la 6poca de la fiesta de la herranza" (187). A Leonor tambi6n le gustan la mdsica andina y los huaynos, y le ha confesado a Claudio que de nifia ella cantaba en la estancia cantos de la herranza y le daban a tocar ese tamborcito "que Ilamamos tinya" (153).

De nifia Leonor habfa vivid en Janchiscocha:

ese lugar tan lejano y de mdgico nombre. El sitio de las siete laguna
donde se refugi6, segdn Marcelina, el amaru blanco de las alas Ilameantes,
que a veces se asoma a la gorilla, con la esperanza de ver por fin a lo lejos
la flor del rocfo y de la escarcha, la sullawayta. Quizd td has visto a ese
animal mftico, como en suefios, alzarse del agua al. amanecer, o en las
notches, como un comet. Td eres esa flor blanca, hermosa... (370)

Es a rafz de este vfficulo de Leonor con Janchiscocha que habfa resurgido en Claudio el recuerdo de los mitos y leyendas que le narraba Marcelina, leyendas que Leonor tambi6n conoce (44). Para Claudio Leonor es como, la sullawayta, "como rocfo, como luz, como arco iris" (152).

La relaci6n con Leonor, sin embargo, no es una relaci6n fdcil. Por un lado,

Leonor no vive en Jauja por lo que los encuentros con Claudio se limitan a las visits que ella hace a la ciudad para. compare algunas provisions y al intercambio de mensajes que se envfan mientras ella estd ausente. Por otro, Claudio es incapaz de asumir la relaci6n ya que teme la burla de sus amigos Felipe, Tito y Julepe quienes no habrfan comprendido su amor por la muchachita de Yauli que a veces usa monillo, lliclla y polleras. El silencio en torno a su romance se extended a su hermana Laurita con quien parecfa tener tanta afinidad, lo que dernuestra la inseguridad de nuestro protagonist respect softener un relacionarniento con una "cholita."