Reflexiones

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Reflexiones
Physical Description:
Mixed Material
Creator:
Gorriti, Juan Ignacio de, 1766-1842
Publisher:
Librería La Facultad, de J. Roldán ( Buenos Aires )
Publication Date:

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 21637295
System ID:
AA00019845:00001

Table of Contents
    Half Title
        Page i
        Page ii
    Title Page
        Page iii
        Page iv
    Indice
        Page v
        Page vi
    Noticia preliminar
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Reflexiones sobre las causas morales de las convulsiones interiores de los nuevos estados Americanos y examen de los medios eficaces para remediarlas
        Page 41
        Page 42
    Primera parte
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Segunda parte
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Apendice
        Page 281
        Page 282
    Introducción al apéndice
        Page 283
        Page 284
    I. Resumen sobre la vida de Gorriti (prefacio de la edición príncipe)
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
    II. Gorriti en las primeras juntas revolucionarias (1810-1812)
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
    III. Instrucción de Jujuy a su diputado de 1813
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
    IV. Competencia democrática entre Jujuy y Salta (1815)
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
    V. Informe de Gorriti sobre el fracaso de la Constitución unitaria en Córdoba (1827)
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
    VI. Discurso de Gorriti sobre los verdaderos autores de la Revolución de Mayo
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
    Back Matter
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
Full Text












BIBLIOTECA ARGENTINA

Volumen 11


























































4894




BIBLIOTECA ARGENTINA
PUBL OACOI6N 'mENSUAL DE LOS MIWOREBS 1BOS NAOIONALTB
DIRECTOR: RICARDO ROJAS


11



REFLEXIONE5

POR

JUAN IGNACIO DE.ORRITI
t'" .i r53&












BUENOS AIRES
LIBRERIA LA FACULTAD, DE JUAN ROLDAN
436-FLoRIDA-436
19z6



















INDICE


PAgs.
CIA PRELIMINARY, por RICARDO ROJAS . . . . 9

REFLEXIONES
xiones sobre las causes morales de las convulsiones interio-
s de los nuevos estados americanos y examen de los medios
caces para remediarlas (texto de la edici6n principe de 1836). 4t

PRIMERA PARTE
)ouccI6N . . . . . . . . .. 43
SDel origen de las sociedades . . . . . .. 44
SDel pacto social . . . . . . . .. . 64
De la formaci6n de las leyes . . . . .... 67

SEGUNDA PARTE
De la necesidad de instruir y morigerar a los pueblos. 89
De la instrucci6n en general . . . . .... 93






VI fNDICE
PAgs.

14. De las ciencias que con preferencia deben ensefiarse en los
seminarios .... ................. 163
B 15. De la ensefianza de losidiomas . . . . .... 164
16. De la necesidad de instruir a los j6venes en los idiomas
que se trata en el anterior ............... 179
17. De la dialictica o, lo que es lo mismo, 16gica ...... 191
18. Del studio de la metafisica.. . . . . .. .198
19. De la filosofia moral o dtica.. . . . . .. .198
20. De la fisica . . . . . . . .. . 208
21. De la teologia dogmdtica.. . . . . . . 212
22. De la teologia moral . . . . . . ... 225
23. Del derecho can6nigo y civil . . . . .... 230
24. De las otras ciencias que deben adornar a los que aspiran
al estado eclesiAstico . . . . . .... 240
25. De los colegios de ciencias seculares . . . ... 246
26. De la correcci6n de las leyes . . . . .... 263
ultimo: Conclusi6n y resume . . . . . .... 271

APEINDICE

INTRODUCCI6N AL APiENDICE . . . . . . . . 283
I.-Resumen sobre la vida de Gorriti (prefacio de la edici6n
principle) . . . . . . . . 285
II.-Gorriti en las primeras juntas revolucionarias k1810-1812). 297
III.-Instrucci6n de Jujuy a su diputado de 1813 . . .. .337
IV.-Competencia democritica entire Jujuy y Salta (1815). . 345
V.-Informe de Gorriti sobre el fracas de la Constituci6n uni-
taria en C6rdoba (1827) . . . . . .... 363
VI.-Discurso de Gorriti sobre los verdaderos autores de la Re-
voluci6n de Mayo . . . . . . ... 393



























NOTICIA PRELIMINARY

POR

RICARDO ROJAS
















NOTICIA PRELIMINARY



Hace ya cuatro aios, la Comisi6n nombrada por
el Gobierno de la Naci6n para celebrar el Cente-
nario de la Bandera en Jujuy, me llam6 a estu-
diar los archives de aquella provincia, cuyo ex-
purgo y publicaci6n a mi confiados, fu6 una de las
formas establecidas para la conmemoraci6n. En-
tonces pude conocer intimamente el austero ca-
rtcter de Juan Ignacio de Gorriti, al descubrir los
documents de su gesti6n revolucionaria, que des-
pu6s edit6 con los comentarios pertinentes (1).
Form6 desde entonces la convicci6n de que en el
olvidado autor de estas Reflexiones ahora publi-
cadas, hubo no s6lo un pensador estimable para
su tiempo, sino un gran ciudadano, cuya persona-
lidad reclamaba ser conocida por las nuevas gene-
raciones (2). Junto a Moreno, Funes y Montea-

(1i) Archivo Capitular de Jujuy (Bueuos Aires, Coni, 1912-1913). Tres
tomos.-VWase especialmente mi pr6logo titulado Ori enes del Federa-
lismo y el Libro II del tomo III. Fstos documents prueban quc debe-
mos considerar a Gorriti como el defensor de la democracia federal,
por su aetuaci6n de 1810-1812 y p6r las Ialnstruccioneso jujefias a su di-
putado de 1813. Suyo es dicho puesto en nuestra historic. aunque re-
cientes historiadores uruguayos lo han reclamado para Artigas.
(2) El verdsidero titulo de esta obra es: aRIFLIHCCONES / sobre las
oca sas morales de las convilsiones inte I riores de los nuvos estados
samericanos I y I Examen de los medioseficacespara J reprimirlas pre-
ocedidas / de un compendia de la vida putblica i del autor. / Por / JUAN
>IGNACIO DE GoaRRITI / Arcediano de la Santa Iglesia Catedral de Salta I
>r836 / Valparaiso- [mprenta del Mercurio>.-Puede verse un cjemplar
de ella en la Biblioteca Nacional y otro en el Museo Mitre (nurnero 19-
),257 del Catalogo), un vol. de 269 pAgs. No conocemo', otra edici6n, de
-Ann n-, In n1, t---Pc nn cln In nrimnern nnp no hare en Pl nnfc cinin





IV NOTICIA PRELIMINARY
gudo, Gorriti esclarece el grupo intellectual de la
Revoluci6n.
8C6mo la vida y obra del glorioso jujeho pudo
caer en olvido, o al menos ser pospuesta a la de
otros contempoidneos suyos que no le aventajaron
ni en ciencia, ni en patriotism, ni en letras, ni
en coraje, ni en abnegaci6n? La respuesta es sen-
cilia, cuando se rememora el azaroso curso de su
existencia personal y de nuestra propia historic,
seglin iremos vi6ndolo en el curso de esta Noticia
Preliminar y en las paginas del present volume.
La publicaci6n de este libro en la BIBLIOTECA
ARGENTINA, dari de pronto al lector la mejor prue-
ba de los atributos que discierno a la mente y ca-
rdcter del doctor Gorriti. No son estos atributos,
por otra parte, sino el reverdecimiento tardio de
los que ya reconocieron en nuestro pr6cer sus con-
temporaneos de 1810. Cuando el Cabildo abierto
de Jujuy nombr6 diputado a Gorriti, dicho ca-
bildo comunic6 el suceso a la Junta de Buenos
Aires, celebrando al elegido con las siguientes pa-
labras:-asujeto adornado de carActer, conocimien-
tos literarios, politicos y de estado, bellas luces y
todas las cualidades que se requieren para el des-
empeho de los dignos objetos que se ha propuesto
la excelentisima Junta D,-palabras que adquieren
todo su valor, si se recuerda que la Junta rechaz6
algunas otras elecciones como la de Catamarca,
por ejemplo, y que Gorriti confirm despu6s, in-
tegramente, la justicia de aquella opinion (3).
Eso es lo que podri ver el lector en las paginas de
este volume, que contiene, adem6s de su libro
la priniera reimpresi6n despuds de la principe, o sea despues de ochenta
afios de olvido para la obra y el autor. El titulo y texto literal aparecen
en el cuerpo de este volume. No he introducido otra variante que la
modernizaci6n de la ortografia por ser muy defectuosa, y hasta arbi-
traria, la de su edici6n chilena. He agregado tambidn un indice que
aquella edici6n no contiene.
(3) BERNARDO FRfAS. Historia de Giiemes y de Salta. Tomo I, p. 436.






Reflexiones, un Ap6ndice donde he reunido algu-
nas obras menores de Gorriti, que documentan su
conduct p-iblica desde 1810 hasta 1827, como di-
putado por Jujuy primero, en la Junta emancipa-
dora, y finalmente como diputado por Salta, en el
Congress unitario (4).
Gorriti gozaba de prestigio en ambas ciudades
septentrionales: Salta y Jujuy; los miembros de
su familiar, en aquel tiempo o despu6s, habian re-
sidido indistintamente en 6sta o aqu6lla; ambas
ciudades constituian ademas una sola provincia,
con el nombre de la primera, asi como en tiempos
coloniales mas remotos, vivieron refundidas con
Catamarca y Santiago en una mas amplia provin-
cia, que se llam6 adel Tucumdna. De aqui pro-
vino que dieran muchos en considerar a Gorriti
como salteho. Lo era, sin duda alguna, como cual-
quier nativo de Jujuy o de OrAn; ademas, 61 habia
fijado su residencia en Salta cuando, siendo su
nombre mas notorio, fu6 en Salta gobernador y
arcediano de la Catedral-dos altos titulos que
us6 en su vejez con satisfacci6n de cl6rigo y de
ciudadano. Pero su alta personalidad es ante todo
gloria jujeia, y por eso sus paisanos van a levan-

(4) Este volume de nuestra BIBLIOTECA, a diferencia de otros ante-
riores, no lIeva la breve noticia biogrAfica y bibliogrdfica sobre elautor,
ni su retrato. Esta omisidn se debe a que no hay retrato de Juan Igna-
cio de Gorriti y a que su biografia y bibliografia van implicitas en este
pr6logo, pues ambas se confunden con el comentario dc sus propios
escritos. En cuanto a la iconografia dc nuestro autor, no se tiene m.s
indicio que el de un retrato suyo que el Liceo de Sucre mand6 colocar
en sus oficinas, como recuerdo de su eminente rector. Yo he intentado
por diversos medios obtener una copia o al menos el informed de que
existe ain, sin haberlo conseguido. Acaso el actual director de nuestro
Museo Hist6rico, senior Pradere, pudiera conseguirlo, si se empefiara
por la via diplomdtica. Una descripci6n de Gorriti en verso he publica-
do en una nota de mi Archivo Capitular de Jujuy (t. III, pAg. LV-LVI);
pero es una caricature, hecha por sus enemigos de 1826 en Buenos Ai-
res, y L6pez la atribuye a Medrano.-El Gorriti que nos describe es un
viejo de sesenta afos, grueso, deforme y fco. SAbese de eI que no era un
hombre hermoso, Dero si corpulento v de una imnonente fiereza varo-





12 NOTICIA PRELIMINAB.
tarle una estatua en la pequefia y armoniosa ci
dad del Norte, donde naciera y viviera, y cu
representaci6n le toc6 traer a la Junta Revoluc:
naria de 1810. Yo he comprobado que Gorriti r
ci6 en Jujuy, leyendo su fe de bautismo, y la
sus numerosos hermanos, en los viejos libros be<
rros de la Iglesia Matriz de aquella ciudad, don
el propio Gorriti, siendo capelldn del ej6rcito
Belgrano, bendijo, cuarenta y dos afios despt
de su propio bautizo, la bandera de nuestra r
ciente democracia (5).
La vida de Gorriti, que asi comienza en la
lenciosa Jujuy, se dilata durante setenta y cual
afos de pensamiento y acci6n, y puede dividii
en cuatro periods o jornadas: 1.0, su educaci
y juventud (1766-1790), o sea los veinticual
afios que corren desde su nacimiento en Juj
hasta su graduaci6n en C6rdoba; 2., su profesi
colonial (1790-1810), o sea los veinte afios q
van desde su graduaci6n de doctor hasta su eln
ci6n de diputado; 3V, su hctuaci6n revolucior
ria (1810-1831), o sea los veintiin aios que se i
latan desde su incorporaci6n a la Junta de Buer
Aires, como diputado por Jujuy, hasta su cai
del gobierno en Salta; 4.1, su expatriaci6n -
luntaria (1831-1842), o sea los once anos que
rren desde su vencimiento por la montonera y

(5) Puedo ahora documentary este aserto, gracias a una gentilezo
mi distinguido amigo don Josd de la Iglesia, vicario de la Matriz en
juy, quien me ha remitido copia dcl respective document, cuyo or
nal qucda en los libros parroquiales a su cargo. La fe de bautismc
Gorriti-que consi lero inddita-dice asi:--En la Iglesia Mantr. de
>ajuy en die, de Abril de mil setecientos sesenta y sietefud traido unm
,vulo de edad de die, meses, hijo legitimno de D. Ignacio de Gorriti.
,,riscal de campo, y de D.3 Feliciana de Cueto, a quien yo el Cura Re(
>Dr. D. Pedro Jose de Urtubey bautice de socorro y le puse por n
>bre JUAN IGNACIO y supli las preces y ceremonies que previene el
,>tual Ronano. Fueron padrinos D. Pedro de He-ena y D.' Maria
>blanesa.- Registrase en el libro n, 5 de bautismos, folio 85, del
chivo de la Iglesia Matriz,)





NOTICIA PRELIMINARY 13
destierro a Bolivia, hasta la fecha de su muerte en
Sucre.
Tritase, como se ve, de una vida larga, movida,
pintoresca y fecunda. Hay en ella periodos total-
mente desconocidos, capaces de tentar con su mis-
terio la curiosidad de nuestros mas pacientes in-
vestigadores; y hay moments en ella de tal modo
complejos, que los juzgo dignos de nuestros histo-
riadores mas brillantes.
Por ejemplo: de sus dos primeras jornadas, casi
nada sabemos; pero algo mis puedo anticipar-
como lo he hecho con el lugar y data de su cuna-
sobre su procedencia de familiar, su carrera en C6r-
doba, su graduaci6n, su curator en Jujuy.
Hacia fines del siglo xviii se habia radicado en
la provincia saltefia, con casa en Jujuy, su padre el
vasco don Ignacio de Gorriti, quien se cas6, segiin
se ha visto, con doia Feliciana de Cueto. Como el
santanderino Moreno o el gallego Varela, 6ste era
uno de los inmigrantes espafioles que en visperas
de la revoluci6n, mandaron sus hijos natives a las
universidades, fundando, con ello, casas patricias
en America. Esta prole de don Ignacio, toda lu-
ci6 en la revoluci6n (6). Francisco fue guerrillero

(6) Afn alcanz6 a brillar en la generaci6n siguiente con la famos,
dofia Juana Manuela Gorriti, sobrina de nuestro autor, y escritora ellh
misma, a la vez que rommntico y singular personaje por su carActer. Ei
cuanto a militares de la guerra de las Quebradas (1815)-cuyos aut6grafos del Ar
chivo de Jujuy tengo a la vista,-se firma Josh Francisco, y ambos, e
que en Salta familiarmente llamaban Pachi Gorriti, o aPache>>, comic
en su libro La tierra natal describe dofia Juana Manuela. Cabe tambid,
aqui dejar de paso la siguiente observaci6n: Jose Ignacio no ts Juan Ig
nacto. Esto se juzgard perogrullesco, pero lo aclaro porque alguno d
nuestros improvisados y mas recientes eruditos los ha confundido, ere
ydndolos uno solo. Asl se explica que atribuya al aulor de estas Retfle
xiones las fechas biogralficas del military. y que al autor de este libro 1
llame el can6nigo Jose Ignacio, a quien da por muerto en 1835. En algu
nos aut6grafos de ambos ,c ha!la la firma abreviida (J. 1. Gorriti)
hasta precedida de la abreviatura Dr. en las del military (pues era doc
tor de Chuquisaca), pero ni entonces puede confundirlos el que no ha
ble de oldas sobre tales asuntos, porque la letra del author de estas Rt





4 NOTICIA PRELIMINARY
e las quebradas; Jos6 Ignacio estudi6 jurispru-
encia en Chuquisaca y alcanz6 grado de general,
espu6s de haber servido en los ej6rcitos de Belgra-
) y Gfiemes; Juan Ignacio gradu6se en la Univer-
dad de C6rdoba y disfrutaba desde hacia veinte
ios su grado de doctor en ambos derechos, cuando
, revoluci6n de Buenos Aires lo despert6 en Ju-
ly, llamAndolo a military con lustre heroico en su
rimera falange.
Los studios del doctor Gorriti en la Universi-
id de Cordoba tienen para nosotros harta impor-
ncia, pues ellos nos explican la filiaci6n filos6-
ca de sus Reflexiones. De las dos altas escuelas
,loniales que dan su timbre mental a nuestra re-
luci6n, surgeon Moreno y Monteagudo como re-
resentantes de Chuquisaca en sus escritos; Fu-
es y Gorriti como representantes de C6rdoba en
s suyos; pero si dentro de la comiin tendencia
iciclopedista, Monteagudo excede a Moreno en
enesi demag6gico, asi dentro de la com-in pro-
dencia teol6gica, Gorriti excede a Funes en ca-
Lcidad liberal. Nuestro autor se gradu6 de doc-
r en teologia, derecho civil y can6nico, el aho
'90, en la misma colaci6n que don Mariano de
BArzena, paisano suyo (7). Si como vemos en
fe de bautismo naci6 en 1766, quiere decir
ie se recibi6 de veinticuatro aios. Tenia, pues,
ez afios cuando los jesuitas fueron expulsados y
s c6tedras de la Universidad pasaron a cargo de
s franciscanos. Sabemos bien que entonces pe-
itr6 con ellos un espiritu liberal, fomentado por
s ministros de Espafia y mds tarde por los virre-
!S. Con el revoltoso rectorado del padre Guitiin,
incidieron los studios de Gorriti, quien curs6
clones es ondulada, suelta y continue, mientras la del military es casi
ica, por su trazo anguloso, alto cortado.
') Garro.-Universidad de CUrdoba.-Apindice, pAg. 52t.-Lista de
d-id-n





NOTICIA PRELIMINAk 15
is aulas cuando ya Funes era can6nigo de la Mer-
*d, pues Funes le aventajaba en mas de veinte
ios y habia estudiado en plena colonia, bajo la
gencia several de los jesuitas. Esto podria expli-
Lrnos, quizds, la indole mas liberal del pensa-
iento de Gorriti, aunque, como Funes, se man-
Lvo siempre dentro de los principios cat6licos en
aterias pertinentes al dogma (8). Todo esto sin
vidar las diferencias de idiosincrasia entire am-
)s hijos de la universidad cordobesa-pues ra-
an en contrast, cuando se comprueba, en la bio-
rafia de Gorriti: valor temerario, serena altivez,
iberbia abnegaci6n, claridad, por fin, en las
.eas, los actos y las palabras.
He ahi, sin duda alguna, las cualidades que ha-
n simpatico a Gorriti, como hombre y como es-
itor. El lector modern que mediate sus Reflexio-
es, podra disentir con sus principios teol6gicos
-y yo mismo disiento con ellos,-pero no podra
*gar que sus ideas sociales sobre democracia y
.ucaci6n convergen a los mismos fines de rege-
raci6n americana por la ciencia, el trabajo y la
iz, que, afios mas tarde, constituyeron el ideal
SEcheverria, de Sarmiento, de Alberdi, de Mi-
e. De aquf proviene otra caracteristica de su obra

8) Se mantuvo dentro del dogma, pero con algunas limitaciones
Sel lector descubrird en diversos pasajes de las Reflexiones. Por
mplo, en el 16, critical a fondo el sisctema escolistico, tanto como en
15 ha encarecido el studio director de la naturaleza, realizado hasta
onces-incluso la de America-por sabios extranjeros. Ese studio
:iencias naturales lo preconiza con toda libertad, y ddndole en las
uelas muchas horas que se perdian en materials teol6gicas, de las
les dice Gorriti en el 21:--Yo soy un doctor ie6logo, y mi princi-
Pstudiofum el dogma, porque las sutileas escoldsticas me causaban
qv. Y asimismo, refiriendose a la moral y educaci6n domdstica his-
.oamericana-o sea cat61ica en su tiempo,-la critical, y agrega des-
barazadamente en el 5.:- a nuestra propia confusion, y recordarlo para que nos sirva de ejem-
Sque los protestantes tienen en estaparte una moral mds ajustada d
a-6n y at Evangeliov.-Como se ve, Gorriti rayaba a veces en la he-
a...





16 NOTICIA PRELIMINARY
como pensador, y es que siendo Gorriti un homi
del viejo regimen por sus principios filos6ficos,
un hombre de la revoluci6n demoerAtica por su n
ral, asf en sus ideales, que las Reflexiones sis
matizan, como en su conduct, que el Apgnd'
document (9). Hombres del viejo regimen co
nial por sus principios filos6ficos, fueron tambi
el cura Castro Barros y el dean Funes, pero C
tro se muestra en sus escritos franco reaccionar
y Funes aparece como un revolucionario vacilan
En cambio Gorriti no s6lo apoya la revoluci6n i
mocrdtica, sino que la crea a partir del aio 10
despues de consumada, busca la causa de ens 4
travios y tienta por la educaci6n sus remedi
Tal es la sfntesis de su pensamiento, contend
en este volume de nuestra BIBLIOTECA. Desde
primera palabra de sus Reflexiones se descubre
te6logo, que acepta el origen monogen6sico de
humanidad, que ve en la pareja ed6nica el prin
pio de las sociedades humans, y que adopta
verdad revelada de la Biblia para refutar a Ro
seau en su doctrine sobre el origen de la asoc
ci6n political. Pero una vez salvadas estas premi
necesarias al metodo deductivo de su educac:
colonial y a la conciliaci6n del dogma con la vj
-indispensable a su fe,-el pensador vigoroso *
netra desembarazadamente en la realidad am(
cana, para explicarnos los fines de su independ,
cia, buscando la causa de sus des6rdenes intesti
y proponiendo el sistema de la nueva educaci
Eso acrece a su vez el interns de esta obra en
historic del pensamiento argentino, pues no s

(9) La tendencia acristiana> de Gorriti no debe ser mirada como
no de reacci6n por los sectarios de la tendencia opuesta, sobre toe
recordamos que subsisti6 aexplictamentev en Echeverria, Sarmin
Alberdi y Mitre. Bistenos recorder el parAgrafo IV del Dogma, qL
titula:--cDios, centro y perijeria de nuestra creencia religiosa,
cristianismo su ley.1





JNUTIUIA F-'ELIMINA. I i
un tipo de transici6n entire la colonia teocritica
la Am6rica revolucionaria, sino que es el ma-
Ifiesto democrdtico de la Iglesia argentina, en
ianto 6sta sirvi6 a la emancipaci6n americana.
Las Reflexiones se hallan formadas por tires 6r-
mnes de ideas: 1., la metafisica cristiana, como
remisa filos6fica; 2., la organizaci6n republi-
mna como medio politico; 3., la educaci6n popu-
,r como fin de todo el sistema. Pero sobre los dos
rimeros pasa rdpidamente el autor, destindndoles
ocas paginas, apenas las necesarias para definir
i posici6n religiosa y su posici6n constitutional.
s lo que hace en el parigrafo primero (Origen de
's Sociedades) y en el segundo y tercero (Del
7cto social y de la formaci6n de las leyes). De
hi que debamos considerar estas pocas paginas
do como aintroducci6nD a la verdadera material
al libro, cuya indole de tratado pedag6gico o sis-
ma de educaci6n democrdtica se define desde el
aragrafo cuarto, con el titulo que dice: De la
ecesidad de instruir y morigerar a los pueblos,
desde ah! hasta la postrera pagina del libro. Por
ito, sin duda, la obra se halla exteriormente divi-
ida en dos parties, que son: 1., los tres parAgrafos
ateindicados; 2.a, los veinticuatro restantes.
Colocado Gorriti como pensador en esa posi-
i6n dogmdtica, propia del tiempo en que labr6
i cultural, y siendo este libro un tratado de edu-
ici6n, combati6, necesaria y 16gicamente, las es-
aelas de Condillac y Destut de Tracy, que cun-
fan por entonces en las aulas y prensas hispano-
mericanas. Casi al propio tiempo que Diego Al-
orta importaba a su cAtedra de Buenos 'Aires las
amantes doctrinas del sensualismo, Gorriti es-
ribia estas palabras en su triste destierro de Bo-
via:-a Me parece haber hecho un servicio a Bo-
via advirtiendo a sus legisladores que la ense-
anza de Destut de Tracy y de Holbach esti ha-




18 NOTICIA PRELIMINARY
ciendo beber a la juventud boliviana el veneno
del materialismo, destructor de todos los vfnculos
sociales y corruptor de las costumbres; y por lo
mismo incompatible con la firmeza y estabilidad
de las buenas leyes y tranquilidad puiblicai (10).
Recomiendo a quien lea este volume, los ra-
zonamientos que formula contra esa doctrine: Ci-
tare, por via de ejemplo, para estimular su cu-
riosidad, una observaci6n suya contra la Ideologia
de Destut de Tracy:---aAunque lo he leido con
toda la atenci6n de que soy capaz, no he podido
comprender que es lo que se ha propuesto ensefiar,
si no es que bajo ese titulo (Ideologia) haya queri-
do dogmatizar el materialismo. Idealogfa tanto
quiere decir como ciencia de las ideas: pero j qu6 es
esa ciencia de las ideas? 8 Qu6 quiere enseiar M. de
Tracy? 6A former las ideas, o lo que es lo mismo,
el conocimiento de las cosas? Trabajo initial; en
el sistema de M. de Tracy, nuestra facultad cog-
noscitiva es meramente pasiva, efecto de las im-
presiones externas que recibimos por los sentidos;
los conocimientos se adquirirdn segin los objetos
vayan afectando nuestros sentidos. A nadie le ha
ocurrido enseiar a los nifios el orden con que han
de ver los objetos que se les presentan: porque los
verin seguin los mismos objetos vayan afectando
su sentido. j Pretende ensenar acaso c6mo se han
de coordinar las ideas recibidas? Pero esta coordi-
naci6n no es obra de la mera impresi6n sino de
la comparaci6n, y M. de Tracy debiera enseiar
de d6nde saca nuestra potencia cognoscitiva esta
facultad de comparar, porgue la comparaci6n pro-
duce una idea distinta de las recibidas por los sen-
tidos y el efecto de la aproximnaci6n de dos o mds
percepciones, lo que supone en el hombre una fa-
(10) Viasc el ultimo capitulo de las Reflexiones.




NOTICIA PRELIMINARY 19
cultadi active para crearse ideas, con lo que el sis-
tema de Tracy cae por tierraD (11).
Son de esta sutileza los arguments de nuestro
author como fil6sofo. Segin se ve, op6nese Gorriti
al materialismo, como premisa filos6fica; pero, se-
gin se verd por su obra, no se opone al studio
racionalista del universe natural y social. Para
convencerse de ello, basta recorrer en este mismo
libro las pAginas destinadas a exponer su plan
pedag6gico y su proyecto de reforms en la orga-
nizaci6n universitaria de Bolivia, para ver c6mo
pretendia distribuir las diversas actividades uni-
versitarias en diversas ciudades del pais, segudn las
condiciones del medio fisico, mas o menos como
ahora se preconiza en la Argentina la ventaja de
cierta variedad regional en el tipo de nuestras va-
rias universidades. Asi destinaba Gorriti a Po-
tosi la mineralogia; a Chuquisaca la ciencia de
la legislaci6n political, economic, derecho p-iblico,
natural y de genes, jurisprudencia civil y can6-
nica; a la Paz, las matemAticas; a Cochabamba,
la ffsica experimental, medicine, anatomfa, quf-
mica, geologia y demis ciencias naturales (12).
Abarcaba Gorriti el campo de las realidades, asi
en la naturaleza como en la sociedad, con el m&s
amplio sentido prdctico y democratico. Puesto en
ese terreno, combat entonces los absurdos teol6gi-
cos en pugna con esa realidad. Sus palabras son
entonces mas several que las empleadas contra el
materialismo, como estas del parAgrafo veintid6s:

(11i) VWase 17, < subrayado ha sido puesto por mi.
(12) Gorriti prest6 en su libro especial atenci6n al problema bolivia-
no y lo justific6 en las siguientes nobles palabras:---En Bolivia he en-
contrado una acogida la mAs cordial, no s6lo de parte de todos los ciu-
dadanos distinguidos, sino de parte de S. E. el Presidente de la Repfu-
blica. Era, pues, un dcber mio el que en mi escrito dirigido todo al ser-
vicio de los americanos del Sud, diese alguna muestra de gratitud a mis
bienhechores>.






--Pero es digno de compasi6n el descuido qu
en la ensehanza de esta importantisima ci
(la teologia). La Suma que le cae en sus mai
estudiante es su guia, y ordinariamente esta
'mas estdn llenas de errors muy crasos y de a
rates.-La ignorancia de la fisica, del derech
blico y de la antigua discipline de la igles'i
inexactitud de las definiciones y las pretense
de los curiales, han sido otros tantos manan
fecundos que han llenado la teologia moral dt
various lamentablesD (13). He ahf la prueba i
de su espiritu critico, de su capacidad filos
En nuestros tiempos Gorriti hubiera sido lo q
llama un BmodernistaD dentro del catolicismo,
no debemos olvidar, para juzgarle como pens
que se trataba de un miembro del clero, grad
cuatro lustros antes de que empezara la re
ci6n americana.
Tal libertad de pensamiento no viene tod&
claustro cordob6s, a pesar de los relajamientoi
ciplinarios del rectorado de GuitiAn, y de lo
formas didActicas de Funes, que Gorriti elogii
entusiasmo en sus Reflexiones. Nuestro aut
nos aparece mas bien como un caso personal
reacciona por la fuerza de su propio espiritu
tra las ideas oficiales de la educaci6n que
biera en las aulas. Pero todo esto no podr
comprobarlo, sino cuando conozeamos mejor 1i
toria de su tiempo y de su vida. Los aios qi
su biografia se dilatan desde 1790, fecha c

(13) Recomiendo al lector que relacione este pdrrafo con otr
niones anilogas o concordantes, dispersas en todo el libro. 1
ejemplo en el 15 lo que dice sobrela necesidad de estudiar las I
vivas europeas, como medio de conocer el pensamiento cieniffi,
derno, y en el 16 su endrgica protcsta contra el regimen colon
obstaculizaba la libre investigaci6n cientifica y la lectura de lib
tranjeros. Y es que Gorriti combat el materialismo en cuanto
los dominios de la metafisica para explicar la esencia del Univers
no ataca el metodo experimental ni la ciencia.





NOTICIA PRELIMINARY 21
uaci6n, hasta 1810, data de su ingreso en la
era political, nos son desconocidos casi por com-
>, y trdtase nada menos que de veinte ahos,
nte los cuales la colonial monotonfa de su cu-
en Cochinoca y Jujuy no bastan para calmar
.quietud de un gran espiritu, en la 4poca mas
ante de su vida: de los veinticuatro a los cua-
. alos. Yo supongo que durante esos ahos de-
de leer extraordinariamente, pues eu erudi-
era universal, como lo revela este libro. En-
ado mas tarde a la acci6n revolucionaria (1810-
) y despu6s a la educaci6n de la nihez (1831-
), es de suponer que no fu6 en estos anos fre-
!os o generosos de continue vivir para afuera,
t la cansada vejez, cuando labr6 su cultural in-
tual. Seguramente su espfritu madur6 en tan
experiencia, y sus Refleaxiones son el fruto de
aadurez spiritual; pero la ocasi6n de sus mas
tadas lectures debi6 de ser aquella quietud
ia de 1790 a 1810, casi desconocida,-sin ol-
r los aios escolares de C6rdoba, conocidos ape-
(14).
historic de la Universidad de C6rdoba, donde
iti estudiara, ha sido escrita por diversos auto-
isf el doctor Garro, en un libro uitil, pero que
de casi exclusivamente a la historic externa
instituci6n. Sus constituciones, planes, recto-

La vida dc Gorriti anterior a 1810 es apenas conocida. En sus
ones, sin embargo, hay una que otra alusi6n autobiogrdfica-asi
mplo la siguiente:--Dije que soy un doctor tc6logo: afiado que
eclesiAstico que he sido siempre contraido al servicio de la igle-
Sel espacio de once afios consecutivos residi la mayor part del
en el campo, donde en parte por amistad con el cura territorial,
or caridad, servia al cura en cuanto ocurria: despues servi los
; de Cochinoca y el rectoral de Jujuy con toda la solicitud que
nbro poner en los asuntos de que me encargo; pero ni antes de
a, ni sidndolo, ni en veinte afos que han corrido despuds que me
vieron a dignidad de la Catedral de Salta, me ha ocurrido una
z el haccr uso de mi teologia para desempefiar mi ministerio>
ig. 201 de la primera edici6n),





22 NOTICIA PRELIMINARY
rados (15) y disciplines, son la material que
ellos conocemos; pero nos falta averiguar a6
para completar su evoluci6n disciplinaria y
cial-c6mo se desenvolvi6 la vida del pensami(
en la intimidad de eus aulas, restaurando la
bliografia de sus maestros, de sus lecciones,
sus 'eactos literarios y sus tesis. Me incline a c
que desde entonces debi6 demostrar Gorriti
guna afici6n a las letras, y a esto me autorii
su prosa sobria de la madurez y el juicio d
Junta sobre su persona, al conocer en 1810 su (
ci6n: aSujeto adornado de carActer, conocimie
literarios, politicos y de estado D, etc. Tales cor
mientos literarios pudo probarlos, desde luego
su tesis doctoral (1790), cuya bisqueda seria
en los archives universitarios de C6rdoba, y
opisculo titulado Antidoto contra el veneno d
Seducci6n (1810). Ignore si este uiltimo trabaj
public, pero s6 que gestion6 su publicaci6n
Cabildo de Jujuy tom6 bajo sus auspicios el opu
lo, iniciando en el vecindario una subscrip
para costear los gastos de imprenta. Esto hacf
poner que se trataba de algin trabajo exte
Parece que la colecta se realize con buenos r(
tados, y si a pesar de ello la edici6n qued6 J
trada, pudo ser porque la revoluci6n de Bu
Aires, con la caida del uiltimo virrey espafiol
tard6 en producirse (16).

(15) Precisamente el rectorado del padre Guitidn-dpoca de lo,
dios de Gorriti-ha sido estudiado por Garro con poca simpatia.
(16) Lldgame esta noticia en un document inddito fechado c
mayo de 1810, pocos dias antes de la revoluci6n por consiguient
tase de un acta del Cabildo jujefio, donde el solemne cuerpo dec
< Cabildo a la distinci6n y honor que le result de hacer correr p4
>dio de la Imprenta la solemne demostraci6n que hiz.o el afio pi
>pasado en obsequio de nuestro amado Monarca el Sefior D. Fei
,Sdptimo (que Dios guarde) el dia de su augusto nombre treinta
wrriente, como tambidn el digno papel que le ha presentado el
_ _...,a. 1~. fl 1... T-.,,4n A. il-,rrh inti-lInein Ai




NOTICIA PRELIMINARY 23
Dicha revoluci6n separa la vida de Gorriti en
dos etapas diversas y hasta contradictorias, como
ocurri6 a casi todos los pr6ceres que la realizaron,
antes adictos a la majestad del rey de Espafia. Sin-
toma de su credo colonial, pudieran ser su Tesis
cordobesa y su Antidoto jujefio; sfntomas de su
credo revolucionario, son las obras que public en
el present volume. Asi se pierden para 61, an-
tes de 1810, los cuarenta afios de su infancia, sus
studios, su curato aldeano; mientras despu6s flo-
recen los treinta y dos anos de sus diputaciones,
su gobierno, sus Reflexiones del destierro. Son es-
tos uiltimos seis lustros los que mejor conocemos
de la biografia de Gorriti, gracias a mis recientes
descubrimientos en el Archive de Jujuy. Tales des-
cubrimientos han esclarecido o documentado es-
pecialmente la parte mAs gloriosa de su tercera
jornada, o sea sus gestiones como paladin de ]a
democracia argentina y de la autonomia jujefia
(1810-1815), en actos hasta hoy desconocidos u ol-
vidados (17).

ocontra el veneno dela seducci6n, cuyo designio es combatir y atacar las
>detestables miras de un an6nimo libertino dirigido a perturbar la con-
>fiada seguridad de la naci6n Espafiola en sus actuales circunstancias,
,>con el que se di6 cuenta al Excmo. Senior Virrey de estas Provincias.
Para fatilitar la impresi6n de ambos, ha acordado que se abra una
>subscripci6n voluntaria de todos los vecinos que quieran concurrir
*con las sumas que les pareciese, para recolectarlas, comisiona en bas-
,tante forma a D. Andres Mangudo, esperando el bien acrcditado Pa-
#triotismo del vecindario, que acceder. gustoso al lleno de unos objetos
#>tan r.comendables en el concept de la superioridad.-Firmado:-Juan
*Calder6n.-Pedro de la Torre y Varela.-Manuel del Mdrmol y Tapia.
*-Pedro Jose del Portal.-Juan Antonio Rodrigo.-Ante ml:-Francis-
*co Andres Llanos, Escribano Piblico y de Cabildo.-Hay al pie una
nota que dice: que antecede inici6 en seguida la colecta con buenos resultados, reunidOn-
dose buenas sumas para el fin indicado>>.-Es copia del vicario de Jujuy
don Josd de la Iglesia, quien la tom6 de otra copia anterior pertenecien-
tea lafamilia Gorriti. Aunque se trata de una oacta capitular>, este do-
cume 1to no existe aut6grafo entire los originales del Archivo de aquclla
ciudad.
(17) El unico autor que antes de mis trabajos habia escrito sobre
aquellas gestiones con informaci6n excelente, era el doctor don Joaquin




24 NOTICIA PRELIMINARY
Tales gestiones se puntuian por la siguiente cro-
nologia: 1810: Gorriti es elegido diputado por Ju-
juy a la Junta; 1811: su valiente actitud en la
tJunta GrandeD y en la ajunta de Observaci6n,
frente a la demagogia portena y el despotismo de
Rivadavia; 1812: nueva radicaci6n de Gorriti en
Jujuy, al volver de Buenos Aires desterrado por el
Triunvirato, despuds del primer ensayo de Consti-
tuci6n sancionado con la colaboraci6n del jujelo y
rechazado por el Poder Ejecutivo. Todos estos he-
chos se hallan ampliamente documentados en el
Ap6ndice de este volume, por las epistolas de Go-
rriti a sus electores. No insistir6 sobre ellos, por ha-
berlos comentado en mi Archivo Capitular de Ju-
juy, donde podrAn ampliar su informaci6n los que
deseen estudiar al author de las Reflexiones.
Fueron sin duda aquellos ahos de la revoluci6n
los que cimentaron las convicciones republicans
de Gorriti y le llevaron a palpar, como actor, las
calamidades de la demagogia o el despotismo-
peligro de la democracia en pueblos sin educaci6n.
Gorriti surge, imprevisto, en 1810, con una segura
conciencia de nuestra revoluci6n y su destiny re-
publicano,-tan segura que no se lo vi6 vacilar
jams, ni entire la acci6n incierta de los otros
(1810-1831), ni en el destierro de sus meditacio-
nes (1831-1842). Esto me hace inferir que su
aprendizaje te6rico de la democracia, en variadas
y libres lectures, era anterior a 1810. Puede que
espontaneamento formara esa convicci6n en el es-
tudio de las histories griega y latina, cuyos ejem-
plos vuelven con frecuencia bajo su pluma. Pero
una vez en la acci6n, 6l no se dej6 seducir por la

Carrillo en su Historia Civil de Jujuy; pero su libro es de 1877, y las
nuevasgeneraciones no nlo han frecuentado. Mi Archivo Capitul.r de
Juiuy public todos los documents de Gorriti, utilizados, ademss, en
una nueva interpretaci6n de nuestros origenes fcderales, asign.ndo)e
a Gorriti figuracidn inspirada y descollante.




NOTICIA PRELIMINARY Z5
diplomacia europea como Rivadavia, ni amedren-
tar por la demagogia americana como Pueyrred6n.
Desterrado de Buenos Aires por defender la liber-
tad de los pueblos (1811) o desterrado de Salta por
defender la organizaci6n de los estados (1831),
vfctima aquella vez de Rivadavia y esta otra de
Quiroga, sali6 de su pais por defender su concien-
cia y muri6 sin claudicar de sus ideales democrg-
ticos. Busc6, por el contrario, en el retiro propicio
de la proscripci6n, las causes de los des6rdenes
americanos, y la hall, como Sarmiento la reha-
llarfa diez aios despu6s, en la incultura material
y moral de nuestros pueblos. Desde aquel mo-
mento, el remedio consisti6 para l61, no en renun-
ciar a la independencia o a la democracia, como
algunos pensaron, sino en educar al pueblo para
hacerle capaz de la democracia y la independen-
cia. He ahf c6mo este libro de sus Reflexiones,
despu6s de plantear sus discutibles premises filo-
s6ficas (primera parte), entra de lleno en el pro-
blema social (segunda parte), convirti6ndose en el
primer tratado de educaci6n popular que se halla
escrito entire nosotros.
Pero antes de insistir sobre el cardcter de la
obra, dar6 algunos pormenores sobre este volume
de nuestra edici6n. Ya informado el lector, si-
quiera a grandes rasgos, sobre la personalidad y
vida de Gorriti hasta la Revoluci6n de la Indepen-
dencia, podremos relacionar mejor su biografia
y su obra, cuando el lector conozca la material de
que este volume ha sido formado.
El present volume de la BIBLIOTECA ARGEN-
TINA se halla constituido, seguin antes lo he dicho:
1.0, por las Reflexiones de Gorriti; 2.0, por un
Apend'ice con trabajos menores del propio autor.
El libro que con nombre abreviado llamo Re-
flexiones, reproduce literalmente la edici6n prin-
ciue impresa en Valparaiso el aho 1836, cuando





aun vivfa su autor. Los escasos ejemplares de esa
edici6n chilena que han llegado a nosotros, yacen
olvidados en el fondo de algunas viejas bibliote-
cas americanas, como la Nacional y el Museo Mi-
tre. No dir6 que sea una joya de bibli6filos, pues
muchos estudiosos hasta ignoraban la existencia
de esta obra, que por primera vez se edita en nues-
tro pais y que s6lo ha tenido antes de ahora la edi-
ci6n chilena de 1836.
En cuanto al Apendice, que pudiera haber sido
mas extenso, lo he reducido a lo mis indispensa-
ble para mostrar otros aspects de la personalidad
moral e intelectual de Gorriti.
He dividido ese Apendice en las siguientes sec-
clones: 1.0 El aPrefacioD de la edici6n principe de
las Reflexiones (probablemente escrito en 1836 por
el mismo Gorriti, aunque habla como si fuese el
editor, dando detalles sobre su carrera, su destie-
rro y sus obras). 2. Papeles de Gorriti sobre su ac-
tuaci6n en la Junta revolucionaria de Buenos Ai-
res, desde su elecci6n en 1810 hasta su regreso a
Jujuy en 1812. 3. La elecci6n del diputado ju-
jefio para la Asamblea de 1813, cuyas alnstruc-
cionesi) fueron, quiz6, redactadas por Gorriti, pues
las encontr6 en Jujuy entire sus papeles y trans-
piran recuerdos de su frustrada diputaci6n ante-
rior. 4. Documentos redactados por Gorriti, y ex-
traidos por mi de sus aut6grafos o copias autenti-
cadas, sobre una gesti6n de competencia democrd-
tica entire Jujuy y Salta, capital regional de aqu6-
lla, con cuyo motive Gorriti, como embajador de
Jujuy y mentor de su Cabildo, continuara desen-
volviendo sus principios de autonomia y democra-
cia. 5. El Informe que da Gorriti en 1827 al Con-
greso Constituyente, del que fu6 diputado, sobre
el fracaso de su comisi6n ante las autoridades fe-
derales de C6rdoba. 6. Discurso de Gorriti en el
Congress del afio 26, sobre los verdaderos autores





NOTICIA PRELIMINARY 27
de la revoluci6n de Mayo, oponi6ndose a la erec-
ci6n de un monument en su honor, porque lo con-
sideraba premature y porque sus autores habian
sido el pueblo de Buenos Aires y todos los otros
pueblos de la Repiblica.
Segtin la noticia preliminary de las Reflexiones,
Gorriti escribi6 tambi6n unas Memorias sobre su
actuaci6n en la revoluci6n argentina, desde 1810
hasta 1831. El editor de Valparaiso tuvo en sus
manos el original y trascribe de ellas algunos pi-
rrafos pertinentes a la gesti6n political de Gorriti
en C6rdoba, cuando el fracaso de la Constituci6n
Unitaria; p6rrafos pertenecientes a la sosodicha
Memoria, que supongo in6dita, y acaso perdida,
pues a pesar de mis investigaciones, nada he po-
dido adelantar al respect (18).
No asi sobre el Informe de la misi6n unitaria,
al cual el mismo prefacio alude con estas palabras:
a Informe escrito que sera un document para la
historiaD. Lo es, en efecto, y como se imprimi6
por entonces, he podido conseguir un ejemplar que
me ha servido de fuente para la reedici6n que hago
de 61 en la parte final de este volume (19).
La actuaci6n de Gorriti en el Congreso del afio
26, donde se sent como diputado por Salta, hu-
biera podido suministrarme numerosas piezas, pues
intervino con sus discursos en casi todas las cues-
tiones fundamentals de aquella gran asamblea
mal estudiada todavia, pero en la cual lucieron mi-
nistros y legisladores eminentes, dignos de compar-
tir, con mis justicia, la gloria que se discierne a
Rivadavia. Uno de aquellos legisladores fu6 el

(H8) 4 puede ver en nuestro Apendice (nuim. I).
t19) Fud presentado al Congreso el 8 de febrero de 1827. Tengo a la
vista, al escribir estas paiginas, el ejemplar que fud de Mitre (Museo, 19,
9,258).-Tritase de un folicto de 14 paginas infolio (Imprenta Argen-
tina, calle Potosi, 135. Buenos Aires, 1827). VWasc su texto inte8ro en el
Apendice de cste volume (num, VII),





28 NOTICIA PRELIMINARY
autor de este libro, que por apoyar las ideas de
orden y reform social representadas por el eje-
cutivo rivadaviano, se habia hecho impopular en-
tre los federales portehos que puiblicamente'lo za-
herian, siguiendo Gorriti en esto, como en 1810,
la norma de su conciencia austera de solitario,
pues tal cosa no significaba un acercamiento a Ri-
vadavia, su adversario de 1811, pues nunca lo vi-
sit6, ni vot6 por 61 para la presidencia, segin con-
fiesa en el fragmento que conocemos de sus Memo-
rias (20). Pudiera considerarse que por haber ges-
tionado la Constituci6n de 1826, el autonomista
de 1810 a 1815, habia evolucionado hacia el uni-
tarismo; pero al leer su Informe de 1827, se ve
que el pr6cer anciano, avergonzado de la demago-
gia, apoyaba cualquier tentative de orden y de
cultural. Despu6s de 1820, ya no se trat6, en efecto,
de los principios te6ricos del estado, sino de las
necesidades elementales del orden social.
Pero cualquiera que haya sido la filiaci6n poli-
tica de Gorriti en 1826, dir6 que sus ediscursosi)
del Diario de Sesiones, aunque incompletos en su
version, muestran al pensador de luces y al ciu-
dadano austero. De esos discursos, s6lo he extraido
ano-que va en el Ap6ndice-sobre el monument
Ia los autores de la Revoluci6n D, al cual se opone-
aunque hoy le contamos a 61 entire sus verdaderos
Sautoresm.-Con ese Discurso y el Informe, podrA
el lector formarse una idea de lo que fueron su
conducta y su elocuencia en el uiltimo Congreso de
la Revoluci6n. No me he propuesto editar alas
obras completasr de Gorriti, sino sus Reflexiones.

(20) Viase dicho fragmento en una transcripcidn dentro del Prefacio
le la edici6n primera de estas Reflexiones, reproducido literalmente en
A Apendice (nim. I).-Esa confesi6n y lo que dice en su Informe de
.827, sobre la constituci6n federal propuesta por Salta (proyecto suyo),
;sclarecen much sobre la ultima fase de las ideas constitucionales de
3orriti.





NOTICIA PRELIMIN-AR 29
demAs del Apendice lo doy en afiadidura. Que-
i las obras aqui no incluidas para cosecha de
o labrador...
)espues de la caida de Rivadavia, Gorriti vol-
a su Arcedianato de Salta (21). Las responsa-
idades de un hombre que habia sido iniciador
la Revoluci6n de Mayo, eran demasiado gran-
para que pudiera sustraerse, en la vida pri-
la, a los deberes de aquel moment, cuando la
oluci6n entraba en su crisis national, para caer
el aislamiento regionalista (22). Como el otro
eno Bustamante, signatario del acta de nuestra
lependencia, Gorriti habia contribuido a recien-
reformas civiles en Salta, donde ambos resi-
n, gozando la ciudadania de esa provincia, co-
.n entonces a jujeios y saltehos. Prepardbanse
sin embargo, las montoneras que desgarrarian
bos organismos y malograrian los progress ci-
as de la administraci6n de Arenales, cuando
o el ministerio de Bustamante se vi6 instalar
primera imprenta a cargo del poeta Ascasubi,
)romulgar el aio 1824, en ingles, leyes para el
aento de la inmigraci6n y las empresas mineras
aquel Estado (23).
ja revoluci6n americana do independencia ha-

) El sefor obispo de Tucumin doctor don Pablo de Padilla y Bdr-
, ex obispo dc Saltay jujefio el mismo, me ha comunicado verbal-
te-durante dias en que fui huesped suyo en su fundo hereditario
jan Galhn (Jujuy),-que los aspirantes a arcedianatos y otras ma-
aturas de la Iglesia presentaban en los concursos su hoja de servi-
biografla y trabajos, y que esto fud observado cn nuestras ciuda-
lel interior.-En tal caso, quizd fuera possible ha'lar en los archives
sidsticos de Salta, excelentcs noticias sobre Gorriti,-indicio que ce-
os a sus futures bi6grafos.
) Vase sobre cste period ]a Historia de Jujuy por el doctor Joa-
Carrillo y la Historia de Guemes y de Salta por el doctor Bernardo
s. Gorriti debi6 aceptar el gobierno de Salta en 1829, tocAndole
ntar el desastre de los alzamientos victoriosos de Latorre y Qui-
(1831).
,) Vease el texto de esa ley (diciembre de 1825)en mi Archivo Capi-
r de Jujuy (t. I, pog. LXXIV, nota).




;j NOTICIA PRELIMINARY
bia hecho crisis en el encuentro de Bolivar con
Martin; la revoluci6n argentina de organizac
interior, hizo tambien su crisis en el encuel
de Rivadavia y Dorrego. Degenerada la acci6n
pular en montonera y la official en despotismo, J
ron victims del desorden algunos hombres se
tos como Juan Cruz Yarela en el Plata, Lap]
en Cuyo, Gorriti en el Norte. Ya habiamos ter
un trextraniamientoD en 1811, otro en 1815, (
en 1829; el mayor sobrevino en 1839, y alcan2
la joven generaci6n, que se llama por antonom.
de alos proscriptosD. Pero las proscripciones e
viejas en nuestra revoluci6n. Gorriti fu6 vict
de la de 1811, cuando el Triunvirato lo obil
siendo diputado, a salir de la capital en el t6rn
de veinticuatro horas! Lo fu6, despu6s-defir
vamente,-cuando las montoneras de Latorr,
Facundo, siguiendo el ejemplo del primer tri
virato, lo obligaron a abandonar su provincia,
fugidndose en el pais vecino, donde lo sorprer
la muerte. Alli ejerci6 de 1831 a 1842 su ministi
docente; alli encontr6 la benevolencia del Pr
dente boliviano; allf dedic6 sus iltimos ahos
ensehanza de la juventud, como rector del Li
National de Sucre. Pero todo esto no era sino ]
consuelo para el patricio que perdi6 su patriE
que ya en el ocaso de una vida heroica, la rei
daba con estas palabras de su libro, sin duda
nas de una varonil y contenida amargura: cA
que el designio que me he propuesto cuando
cribo esto, es el de hacer un servicio a todas
nuevas Repiiblicas de Sud America, escribo
Bolivia, tengo particulares obligaciones a esta
piblica y he devido (24) naturalmente dirigi:
a ella con especialidad. En el naufragio que
padecido las instituciones liberals en la Re

(24) Conseivo en estas citas la ortografia de la edici6n chilena.





NOTICIA PRELIMINARY Ul
ma Argentina, yo he abandonado una patria
,o gobierno sigue en la prActica principios con-
rios a mis opinions political; que para esta-
eer su dominaci6n ha hecho liga y adiestrado
las armas a los enemigos implacables del nom-
cristiano en America; que ]a tornado por auxi-
,es a todos los americanos traidores a su patria,
Snada han omitido para sujetarla al yugo es-
iol, y aun a los europeos que se hallaban en las
vincias Argentinas, de los que habian comba-
) contra nuestra libertad, hasta que la victoria
Ayacucho les arranc6 las armas de la mano.
os viven y gobiernan come verdaderos tiranos;
no podia servirles porque habria participado
sus crfmenes: yo no debifa vivir donde ellos do-
iaban, dando ejemplo de mi descontento e im-
baci6n; porque esto no es compatible con mi ca-
ter y con la comportaci6n que siempre he te-
o. El partido que me quedaba era dejar el pais
Sno podia defender: lo hice, y en este paso perdi
patria. Me faltaron medios para sacar mis pro-
dades mobiliarias; quedaron all, y me han des-
ado de todas, sin deber cosa alguna ni a parti-
ares ni al Estado ni a las leyes.D
lenos duro el suyo, y mAs noble, que el destie-
de Ovidio, no hubiera podido el jujeio decir,
ao el latino en la segunda de sus Pcnticas, que
verder su patria habia perdido su tranquili-
1B (25). Muy al contrario, quizds volvi6 a reco-
.r, despu6s de veintinco afios de acci6n revolu-
naria, la tranquilidad que perdiera en su pa-
t a partir de 1810, pero la afabilidad del pre-
ente y de la juventud boliviana, no bastaban a
.solarle, porque no s6lo ahabia perdido 6l su

) P6NTICAS. Epistola IL.--Tanquam cum patria pax sit adem-
ihi:-Qui, mortis Scevo eminent ut vulnere causa.-Onnia vipereo
ulafelle linunt, etc.-(Ed. NIZARD, pig. 753).





Oz NOTICIA PRELIMINARY
patria D, segiin su frase y la de Ovidio, sino que
veia a su patria caifda en la tragedia de sus gue-
rras civiles, que no eran, ciertamente, la tranqui-
lidad para el Animo de un patricio, ni para el suelo
done naciera.
Y henos otra vez, lector, en aquellos ahos del
destierro, posteriores a 1831, cuando estas Reflie-
xiones fueron escritas. Quizas venfan elaboran-
dose en el animo apesadumbrado del patricio, des-
de el lapso revolucionario que el Apendice de este
volume esclarece (1810-1827). Pero si hemos de
career al prologuista de la primera edici6n, no es-
cribi6 Gorriti estas paginas sino algunos ahos mds
tarde. a Retirado en 1834- dice a un pequeio
pueblo de Cochabamba en donde ejercia el minis-
terio pastoral, se encontraba destituido de todos
los medios familiares que habfan sostenido su ac-
tividad mental, y para neutralizar el efecto del
triste recuerdo que le ofrecian sus pasados infor-
tunios, y el funebre prospect (sic) de una patria
perdida, se redujo a apuntar algunas ideas que l61
reputaba muy distantes de ver la luz piblica; pero
personas respetables que casualmente tuvieron no-
ticia de esto, le empeiiaron a coordinarlas, aunque
en medio de una carencia complete de libros que
creia indispensables para rectificar algunas y dar
mayor extension a otras. A este incident afor-
tunado se debe la composici6n del siguiente op-iscu-
loD. Si como aquf se dice-y debemos creerle,-
las Reflexiones fueron escritas en el aislamiento
de aquel curato cochabambino, sin libros ni fuen-
tes a la mano, se valorizan mas las frecuentes citas
que Gorriti hace de cosas biblicas y latinas, mos-
trAndose erudito, a la vez, en ciencia y filosofia,
en historic sagrada y profana, en patristica y edu-
caci6n (26).

(26) Debemos creerle, porque la ya trascripta declaraci6n del Prefa-





NOTICIA PRELIMINARY 33
e mismo aprefacioa declara mas adelante:-
)bjeto que se propane el autor de este opiisculo
mas important que puede someterse al ecsa-
(sic) de todos aquellos que apetecen con ar-
una paz durable, y garantias eficaces a las
;uciones libres sancionadas y reconocidas por
ociedades americanas. Indagaido las verda-
s causes de esa agitaci6n casi perenne, que en
ias de ellas ha venido a former su manera de
;ir, imprimiendo un cardcter tan monstruoso
constituci6n social como contradictorio con el
itu de aquellas mismas instituciones, design
emedios radicales que deben adoptarse para
arar un cambio favorable de su presence si-
6n D.
1 prop6sito civico, podr6 confirmarse por la
le lectura de esta obra. Por eso coneluye el
-cio encareciendo la necesidad de divulgar las
de este libro, y de dirigirse al pueblo para
encerlo de la situaci6n social, de sus causes y
remedies, creando la posibilidad democrdtica
ialquier reform palitica en tal sentido. Go-
es el primer argentine que inici6 este g6nero
'opaganda durante la guerra social. Es el pri-
que ostensiblemente se apart de unitarios y
-ales, patrocinando cualquier reforma en el
do de la organizaci6n. No se si su libro fu6
Lentemente conocido por los otros proscrip-
despu6s de esta edici6n de Valparaiso. Es
probable que lo fuera, a lo menos por los emi-
os que entonces comenzaron a radicarse en di-
iudad y en otras de Chile, conspirando desde
con las armas como Lamadrid, o con la plu-
omo Sarmiento, contra el orden de cosas so-
ncide con cierto pasaje del texto. Al olvidar el nombre de un
en el 15, dice: aNi tengo medios de recordar, por hallarme
i escribo esto, enteramente destituido de mis libros, y sin medics
plir su falta>.





34 NOTICIA PRELIMINARY
ciales que Gorriti combatiera desde Bolivia,
el joven Mitre se reiugiara mas tarde y
donde iban Lavalle y Marco Avellaneda
los mataron. Pero 6ste no es un libro que
centre citado en las gacetas y opuisculos de
tiempo. Ignoro tambi6n si los emigrados d
Thntico lo conocieron, aunque era menos ac
para ellos que para los emigrados del Pacific
Hemos visto ya que la posici6n filos6fica
rriti se halla definida, con pequeiias variant
la metafisica, la teologia moral y la 16gi(
como los habia estudiado en la Universida(
nial. Por esa posici6n, Gorriti es un homL
viejo regimen; pero lo es del nuevo en la
esencial de sus Reflexiones, o sea sus doctri
reform democrdtica por la educaci6n. Por
obra es una declinaci6n del pensamiento c(
anterior a 1810, en las corrientes revolucio
posteriores a 1810; y por eso he llamado
libro el Manifiesto de la Iglesia Argentii
cuanto ella asum1i6 durante aquel perfodo u
titud independiente del pontificado, o sea u
titud mds bien anacionalistaD que aromanaD
a pesar de su procedencia colonial, creo q
demos descubrir en Gorriti a un verdader
cursor de la generaci6n siguiente, la que lleq
Esteban Echeverria.
Para caracterizar las doctrinas politicas de
tro autor, voy a trascribir, entresacados de s
pio libro, algunos aforismos esenciales. (
dice en el 2.:-aLo que se ha llamado
fundamentales, gran carta, pacto social, y i
namente constituciones de los estados, no e
cosa que las precauciones que en cada pais
tomado, para evitar que la autoridad cost
para defenderlos, sea la primera en invadirl
"V 1 .. 1 A o. .T I....-.T -




NOTICIA PRELIMINARY 35
,as tienen intereses muy opuestos a los de sus
anos, y los gobiernos no pueden tenerlos dife-
tes de los pueblos que presidenD.-Y en el 25
lara:-- Los pueblos que fueron colonies espa-
as tienen todos necesidad de ser corregidos de
vicios que engendr6 una administraci6n viciosa
Smismad. ((Debe ser el objeto principal de los
)ernantes hispanoamericanos dice luego el
arraigar esas tradiciones en cuanto puedan ser
iosas a la democracia. (Obrar en sentido con-
rio, es prolongar las desgracias de la patria, edi-
Lndo sobre terrenos movedizos, que cualquier
nto hace sacudir y desplomarseD.-Y dice en
j 4.:--La political de los gobiernos opresores es
ntener a los pueblos en una ignorancia esthipida,
omentar los vicios que mds favorecen su sistema
inico, la aversion a los negocios pdblicos, la in-
erencia por la suerte de la patria, la incoheren-
de los sibditos entire si y otros semejantesD.-
como p6nese en otro lugar a encarecer las yen-
as del derecho pdblico ingles y los discursos
parlamento britdnico, establece, al juzgar di-
is obras, estas dos importantes opiniones:-
bras que pueden considerarse como biblioteca de
hombres de estado; y en un gobierno represen-
ivo, todos los ciudadanos lo son. D
lie ahi la espina dorsal del sistema de sus Re-
iones, cuya medula Gorriti mismo resume de
siguiente manera en el 4.:-aEn los gobier-
Srepublicanos hay tres causes a que atribuir las
Lvulsiones y sacudimientos intestines: 1a, a le-
contrarias al bien de la comunidad; 2.a, a se-
,clones que padece el pueblo a quien se le hace
-ar en sentid-o opuesto a sus intereses y en per-
cio propio; 3. a la indocilidad del pueblo, que
sufre paciente el yugo de las leyes que repri-
*n Qn i~iQ v r>nQ Pi/o-qff ,n.nd an- e o ffweo ii-e.e n n /7 flP.r-





36 NOTICIA PRELIMINARY
tos de la ignorancia y desarreglos de las costum
bres. D
Presigntese ya en todo eso la future actitud d
Echeverria en el Dogma, de Sarmiento en la Edu
caci6n Popular, de Alberdi en Las Bases. Nece
sidad de organizer en America una democracia
necesidad de abolir las tradiciones political de 1;
colonia para poder organizarla; necesidad de crea
por medio de la educaci6n los nuevos hlbitos po
pulares necesarios al funcionamiento normal de 1
democracia: tales son las conclusions de Gorriti
Pero donde reside para mi la fuerza y novedad d





NOTICIA PRELIMINARY 37
uela, y honrar a su reformador-el maestro,-
al es la sfntesis prdctica de este libro (27).
Haya o no ejercido influencia direct sobre ]la
oven generaci6nD, la prioridad cronol6gica de
Gorriti no podrd discutirse. Las Reflexiones son
JI primer esfuerzo argentino para comprender las
guerras civiles americanas; primera sfntesis filos6-
ica de nuestros problems sociales, primer plan
)rginico para buscar su remedio en la educaci6n.
$61o al aio siguiente, la joven generaci6nD de
Buenos Aires, por iniciativa de Echeverria, co-
menz6 a intentar un esfuerzo analogo, bien que
lesde un punt de vista mis positive y modern.
S6lo en 1837 las apalabras simb6licasa de la (Aso-
,iaci6n de Mayoa, en las cuales colaboraron Al-
berdi, Guti6rrez y otros, aparecieron en un peri6-
dico de Montevideo; y hasta 1845, Echeverria, su
autor, no public en volume la sintesis complete
le su Dogma. TUngase en cuenta, ademas, que las
Reflexiones son un tratado de educaci6n hispano-
imericana, con un plan pedag6gico diluido en su
propia doctrine, y que, hasta 1849, Sarmiento no


(27) No sc reduce a eso naturalmente, como lo vcra el lector, la teo-
ria del libro. Su plan dc organizaci6n escolar toca no s61o a los pro-
;ramas sino a los mdtodos. Rccomiendo espccialmentc sus ideas sobre
a enscianza dela mujcr i 9), muy scmcjantes a las de Alberdi en Las
3ases; su mdtodo personal para la ensefianza del latin ( 15), y sus criti-
:as a la discipline de fuerza de las viejas escuelas ( 7). Merece trascri-
)irse el siguiente pArrafo de ese capltulo: Nada mris torpe que el uso
avorito de las escuelas antiguas de azotar a los discipulos, y repartir los
)almetazos por cuanta friolcra ocurriera: esto era indudablemente c6-
nodo para los maestros sin talent: ellos encontraban un arbitrio fAcil
Ie ejercitar su humor, y hacerse temer, ya que ni sabian hacerse amar,
ii merecian ser rcspctados: pero para el fin de la educaci6on es pernicio-
Isimo. El teminer hace a los nilos disimulados, emnbustleros e hip6critas; el
rue s61o cumple con sus deberes por tenor del castigo, no dejard de ul-
'rajarlos cuando pueda hacerlo con seguridad: lo peor es que los amni-
ana, envilece, y les hace perder la estimaci6n que deben tener de si
nismos: lo que vale fanto como inutiliar susfacultades intelectuales y
noralese. Tales son las teorias aceptadas por la pedagogia actual; pero
no olvidemos que hace un siglo un pedagogo argentino las preconizaba




38 NOTICIA PRELIMINARY
public en Chile su Educaci6n Popular,
como resultado de studios en pauses tan a
tados como Francia, Prusia o los Estados U
Yo no pretend establecer comparaci6n de
tos entire este libro de Gorriti y el de Echeve
Sarmiento: doy simplemente la informaci6]
nol6gica indispensable a quien desee compai
La diferencia esencial que existe entire las
xiones y las otras obras nombradas, es que e&
alzan contra la tradici6n colonial, mientras 1
es un product progresista de ella; pero t
en cuenta que Gorriti era treinta aios mayc
los adalides de la generaci6n siguiente; q
naci6 en pleno siglo xviii, antes del virre
y se educ6 en la Universidad teol6rica; q
debi6 romper en si mismo esos moldes mer
mientras los otros crecieron en libertad y se f
ron entire las m6s variadas influencias de la E
romintica; quie Gorriti, en fin, realize ese es]
titinico por si solo, sin libros y en el retiro d
aldea cochabambina, entire burgueses rancios
dios que hablaban quichua; y viendo naui
en Am6rica la libertad republican de que
sido su creador l61 mismo, no se desilusion6
obra, sino que aun sabi6ndose victim de
dese6 explicarla, conducirla, justificarla, y
bi6 a los setenta ahos de su edad este libro c
el manifesto de un pensador leal y el testa]
de un patricio austero, buscando la misma re
raci6n americana que, por otros caminos :
ficos, realizaria la 6poca siguiente. Por eso el
de Gorriti concluye con esta confesi6n:-a H(
do llenado con esto el plan que me propuse
rro este escrito dirigiendo mis votos al cielo
tranquilidad y prosperidad de todos los n
Estados americanos; y que las generacione
turas, mds afortunadas que la present, libi
enemigos externos y del azote de la querra




NOTICIA PRELIMINARY 39
brigo de instituciones justas y liberales, lo-
en paz y tranquilidacb la libertad que con
tros sacrificios les hemos conquistado, tomando
ones de nuestros desaciertos para preservarse
'los.)
)rriti pensaba en nosotros al escribir estas pi-
s, y el solo acto de escribirlas, despues de ha-
ufrido por ese ideal, era una ofrenda de fe ren-
al porvenir de las democracies americanas.
)tros estamos realizando su sueio, aunque en
rgencia con muchas de sus ideas; pero la Ar-
ina, su patria, no ha cumplido con 61 la deuda
loria ya dispensada a otros coetineos suyos,
la sirvieron con menos sacrificios o la ilustra-
con menor talent (28). Baste decir que la
y compleja personalidad de Juan Ignacio de
riti no ha sido hasta ahora integramente es-
ida, mientras otros aheroesD equivocos se han
ramado ya, irremediablemente, a los pedesta-
de la p6stuma consagraci6n. Entretanto, el
bre del gran jujeio estaba en la penumbra;
.bro en el olvido. Con mis trabajos en el Ar-
o Capitular de Jujuy, creo haber revelado la
)rtancia de su acci6n civica en 1810. Con otras
stigaciones sobre su progresista gobierno de
a y su diputaci6n independiente y sabia en el
'reso de 1826. espero completar la silueta del
lista. Lagunas quedan en su biografia, sobre
studios coloniales en C6rdoba, sobre sus vis-
s revolucionarias en Jujuy, sobre su vejez de
acionista en Bolivia. A pesar de mis esfuer-
queda much por saberse sobre este ciudadano,
una vez abierto el camino, me placeria que
n joven historiador-por ejemplo algdn jo-
historiador jujeio, paisano suyo para mis in-
La prosa de Gorriti es mala, aunquc clara. como toda la de su
Sy el siguicntc. Aun asI, resiste a un parang6n con Echeverria y
[i en sus pdginas habituales-ya que no en las mejores.











y que el escritor ha de reconquistar para su glo
con la sola reedici6n de este libro escrito dur;
el abnegado destierro que afront6 en la vejez,
defender en su conciencia los ideales de una
vilizaci6n americana.
RICARDO ROJAS.







REFLEXIONES

SOBRE LAS

lUSAS MORALES DE LAS CONVULSIONES INTERIORES
DE LOS NUEVOS ESTADOS AMERICANOS
AMEN DE LOS MEDIOS EFICACES PARA REMEDIARLAS

FOR

JUAN IGNACIO DE GORRITI
ARCEDIANO DE LA SANTA IGLESIA CATEDRAL DE SALTA














CARATULA DE LA EDICION PRfNCIPE
IMPRENTA DEL MERCURIO
VALPARAISO
1836














PRIMERA PARTE



INTRODUCCI6N
El hombre es un ser formado para la sociedad:
la asistencia de nuestros semejantes nos es nece-
ria mil veces para la conservaci6n de nosotros
ismos, lo es much mAs para la vida rational. La
-imera impresi6n que recibimos al nacer, es para
ntir que no nos bastamos a nosotros mismos; y
s primeras voices que damos imploran la asisten-
a de los individuos de nuestra especie. El niio
ci6n nacido, antes de ser capaz de reflexi6n, sabe
)reciar de un modo que le es propio el valor de
sociedad. La naturaleza que con tanta liberali-
Ad dot6 al g6nero human de bastante fuerza y
,pacidad para dominar no s6lo a todas las cria-
.ras que cohabitan con 61 la tierra, hacidndolas
rvir al remedio de sus necesidades, al aumento
sus comodidades y delicias, a complacer a sus
prichos y aun a servir a sus crfmenes, sino tam-
6n para prescribir leyes a los astros del firma-
ento, que no se atreverifan a traspasar, se mostr6
n avara con cada uno de los individuos que lo
mponen, que a ninguno dot6 de bastante capa-
dad para bastarse a si mismo. Un individuo,
tes, del g6nero human, aislado, sin contact al-
ino con otros hombres, puede con fundamento
cirse que es un ser incomplete; porque ni puede
producirse ni desplegar sus potencias fisicas o
orales. Semejante al embri6n al que falta el se-
en prolffico para desarrollarse, o con mds pro-





44 JUAN IGNACIO DE GORRITI
piedad, semejante a una plant ex6tica colbc
en un terreno ingrato, que no chliupando suficie]
jugos para nutrirse, no hace Inds que debilitf
hasta que perece.
La primera asociacion que existi6 en el mu
fu6 establecida por el autor de la naturaleza. ]
m6 al liombre del limo de la tierra, lo hizo o
imagen v semejanza y dijo 61 mismo: no esta I
el hombre solo; demosle un auxiliar que le ayt
non est bonum homini esse solum, faciamus ei
jutoriumn simile sibi; entonces form el Secio
la mujer de una costilla del hombre y se la di6
compaiera. Addn recibi6 a Eva con grande (
tento y la am6 como una porcion de su propio


1.-

DEL ORIGEN DE LAS SOCIEDADES

La primera sociedad que existi6 en la ti(
fue entire el hombre y la mujer: Ad6n, cie:
mente no tuvo parte alguna en la elecci6n de
compaiera; recibi6 de buena gana la que le I
sent el autor de la Naturaleza sin que precei
sen pactos ni condiciones de ninguna clase y ja
pens6 en separarse de ella; tal fue la primer un
conyugal.
Fieles en esta parte a su vocaci6n, los dos c
yuges se repartian entire si los afanes que les
mandaba su subsistencia, en una 6poca en que t
debian sacarlo del fondo de su proplo genio.
bienestar de ambos se aumentaba con sus esfi
zos reunidos, y cada uno de los c6nyuges se c
sideraba deudor a su consorte, de los consuelos
le proporcionaba en las necesidades de la vida
que, aumentando la ternura con que se amab
estrechaba cada difa mas los vinculos del amor c
yugal.
No tard6 6ste en manifestar su fecundid
Addn y Eva padres de un hijo, experiment






goes y satisfacciones que hasta entonces no co-
nocfan. Los padres se yen reproducidos en s,
propios hijos, y la ternura que la naturaleza les,
inspira por ellos, es una parte del amor de si mis-
mos. Las molestias de la preiez, los trabajos 3
cuidados de la lactancia, supo recompensarlos li
naturaleza con el placer que les causa ver crecer .
desarrollarse el fruto del amor conyugal en que sc
prolonga la vida de los padres.
La naturaleza misma enseina al niho a chupal
el pecho de la madre, para extraer de 61 un lfquidc
que la misma naturaleza segrega de 6sta; y mo-
difica de modo que sea un alimento propio de li
infancia; y cuando las potencias del nino empie-
zan a desarrollarse, encuentra en el regazo de li
madre el socorro de todas sus necesidades, el ali-
vio de todas sus molestias, y en el carifio oficiosc
de ella la complacencia de sus gustos; la natura-
leza inspire al infante el amor a la madre; qui-
zss en su principio no fu6 mts que el amor a sui
propio bienestar, pues que s6lo en sus brazos sE
encontraba content; las caricias del padre y las
instrucciones de la madre, hicieron extensive el
amor o el interns del infante a su padre; asf na-
ci6 el amor filial, que encontrtndose con el amoi
y ternura paternal, formaron el segundo eslab6n
de la sociedad.
Addn y Eva tuvieron nuevos hijos; emplearon
en ellos nuevos cuidados, la misma ternura, las
mismas caricias que con el primero; el ejemplo
de los padres, sus instrucciones, inspiraron en el
hermano mayor el amor al menor; asi nace el
amor fraternal, que despues se fortifica con el
trato y entretenimientos de los hermanos centre si.
Entrados los nihos en la adolescencia, el padre
comfin empez6 a ejercitarlos en cosas proporciona-
das a su tierna edad, y empezaron los hijos a contri-
buir con el contingent de sus d6biles fuerzas a]
bienestar de la familiar.
Los hijos, en fin, se hicieron padres, tuvieron
su familiar propia, se formaron sus cabalas, tra-
bajaban separadamente de sus progenitores, pero





46 JUAN IGNACIO DE GOBRITI
permanecfan en un contact inmediato de comuni-
caci6n y servicios mutuos; las caricias de los abue-
los y el ejemplo de los padres, engendraban en los
nietos el amor y respeto que tributaban a los pri-
meros; de este modo se extendfan y ramificaban
las families.
Las relaciones de sangre la adhesion a sus pro-
genitores, el amor al suelo en que habian nacido, la
experiencia del bien que les resultaba de vivir en
una sociedad, mantenia reunidas en una misma re-
gi6n muchas families oriundas de un padre co-
muin, a quien todos respetaban y obedecian mien-
tras vivifa. La pueblada crecia en nimero, la re-
gi6n no bastaba para el pastoreo de sus bestias,
sus rebaios se mezclaban; sobrevenifan algunas in-
comodidades, y el que deseaba evitarlas, emigraba
del lugar, llevaba consigo todas sus propiedades y
toda su descendencia, omnem substantial suam
et ones animals quas fecerat y se establecian en
el lugar que les parecia bien, donde se formaba una
nueva pueblada: de este modo se fueron forman-
do los pueblos y las naciones sobre la tierra; hasta
que con el tiempo el comercio y otras causes fue-
ron reuniendo en un terreno hombres que no esta-
ban ligados entire si por parentesco, de diferentes
regions y aun de diferentes idiomas, que forma-
ron las grandes ciudades...
Basta leer con atenci6n la historic del nacimien-
to y propagaci6n del g6nero human para adver-
tir que es en un orden semejante que ban venido
a formarse los pueblos, las naciones, las ciudades
mercantiles, en una palabra, las sociedades poli-
ticas. Podemos, pues, presentar la escala de estas
asociaciones en el orden siguiente: 1., la sociedad
conjugal; 2., la de los padres con sus 'hijos; 3.,
la de los hijos entire si y con el padre comin; 4.,
la de los descendientes de 6stos con sus abuelos,
tios,-primos y demds parientes ascendientes y des-
cendientes en linea recta o transversal; 5., ila re-
uni6n de personas de diferentes families, de dife-
rentes pauses, en un local donde la conveniencia
particular aconsejaba a cada uno establecerse.





REFLEXIONES 47
sigue de aquf: 1., que las primeras puebla-
ueron grandes families que reconocian un
coming, quien las gobernaba paternalmente
respetado de todos; 2.. que estas reuniones
nieron sin pactos precedentes, sean tdcitos o
citos, a excepci6n que quiera llamarse pacto,
aquello a que se somete el hombre buscando
enestar, en lo que hay suma impropiedad;
ue habiendo sido la uni6n de Adrn y Eva la
;ra sociedad, se hizo sin precedents condi-
s, sometiendose ambos a la supreme disposi-
Iel Criador: esta sociedad empez6 a ramifi-
por la dependencia en que la naturaleza
a, los hijos de sus padres y por la ternura que
'6 a 6stos para con sus hijos; que el amor y
o filial entrelazados con el cariiio y ternura
aal, la experiencia del consuelo y alivio que
Ldres sentian de la asistencia de los hijos y
a su vez de los consejos y experiencia de
los juntamente con el amor al suelo natal, la
i que tenemos por las cosas y trato de las
nas con quienes hemos vivido desde la lac-
t, fueron los vehiculos que ramificaron y die-
acremento a las asociaciones; porque todos
n la violencia y pena de separarse de las
ias que se aman, del suelo en que nacieron
las demds cosas a que estdn habituados.
pareqce, por lo mismo, que es destituifda de
mento la opinion que Juan Jacobo Rousseau
ur6 el primero, a saber, que las sociedades
nas estan cimentadas en lo que 61 llam6 pacto
. Esto es un error: las sociedades huma-
3tan cimentadas sobre la base solidisima e
ructible de la ley natural, que puso a los
-es en mutua dependencia para mejorar su
;tar individual. Esta es la gran carta de la
La humana, de la que a ningdiin hombre le
ito desviarse. Los medios que pueden adop-
para arribar a este fin, pueden variar de mil
,as: en la elecci6n de 6stos es donde empie-
j.l~ 1





46 JUAN IGNACIO DE GORRITI
concertados, cuanto mejor conducen a los fines de
la naturaleza, a los que se ligaron con ellos.
El fil6sofo ginebrino incurre aun en otro error:
de un antecedente falso, deduce una conclusion
absurda; 61 sostiene que pueden los hombres aso-
ciarse bajo de pactos conocidamente perniciosos
a ellos mismos, y que estarfan obligados a cum-
plirlos; si los hombres quieren hacerse mal y se
lo hacen, e qui6n tiene derecho a impedfrselo? dice
en su tratado del pacto social: esto choca al buen
sentido. 8 Qui6n prohibe al hombre hacerse mal si
quiere? la ley eterna de la naturaleza, que nadie
puede destruir ni mudar. La sabidurifa infinita
del criador que tantas maravillas cre6 y enrique-
ci6 a la naturaleza para el bien del hombre, ne-
gdndonos el poder de adquirirlas y aun de perfec-
cionar nuestro ser, si no es por medio de los es-
fuerzos de los hombres reunidos en sociedad, or-
den6 indudablemente las asociaciones humans al
mayor bien de los socios. La sociedad, pues, en
que los miembros de ella hubieran hecho pactos
perniciosos a ellos mismos, seria una infracci6n
de la ley natural, a cuyos fines se oponia; ellos,
por consiguiente, serian criminals y su cumpli-
miento un nuevo crime; los pactos serfan insub-
sistentes; ninguno de los socios contraerfa la obli-
gaci6n de cumplirlos, porque nadie tiene la facul-
tad de obligarse a ser criminal. Semejantes conve-
nios no formarian jams una sociedad civil sino
una reunion de forajidos, un azote de la huma-
nidad que todas las sociedades regulates estarifan
autorizadas para destruir a mano armada.
En vano se pretenderia destruir la fuerza de este
raciocinio, negando la existencia de la ley natu-
ral: la audacia para separarse del sentir comrin
de los hombres de todos los tiempos y de todas las
naciones o la ligereza para adoptar sistemas que se
hacen espectables por su rareza, no son fundamen-
tos s6lidos para destruir verdades que han. cauti-
vado la raz6n del gOnero human. Tal es la exis-
tencia de la ley natural que dirige la raz6n del
hombre y reprime sus extravios; ella ha sido y es





REFLEXIONES 49
reconocida, puede decirse, por el genero human,
sin mas excepci6n que los antiguos epicuireos, de
quienes son discipulos los materialistas de nuestros
tiempos. r No hay ley natural que clasifique la
honestidad o torpeza de las acciones humans?
SQu6! La naturaleza que sujet6 a eyes invariables
e industructibles todas sus obras, dejarfa s6lo el
libre albedrfo del hombre, sin prescribirle una re-
gla de conduct? Cada paso que damos nos mues-
tra la ley de la naturaleza impresa a todas las
criaturas; nosotros mismos nos sentimos sujetos a
ella en nuestro fifsico. Serfia la parte moral, la
mas noble de nuestro ser, la mas capaz de extra-
viarse, la unica de sus obras a quien ella hu-
biere exclufdo de sus leyes?
Pero esta excepci6n deberfa probarse con s6li-
dos arguments; y los patrons de ella se dispen-
san de este deber, quieren ser creidos sobre su
palabra. Los que mrs altamente declaman contra
la tiranifa de los ministros del Evangelio, porque
pretenden que Dios debe ser credo sobre su pala-
bra, son los mas audaces para presentar paradojas
chocantes al sentido com-in, pretendiendo ser cref-
dos sobre su palabra.
Si la moralidad o inmoralidad de las acciones
humans no es mas que el resultado del c6lculo
comparative de las conveniencias o disconvenien-
cias que resultan de una acci6n dada al que la
eecutaba, quisiera que el senior Jeremias Ben-
tham nos hubiese explicado qu6 diferencia hay
en la moralidad de un robo y la pdrdida de toda
su fortune que hace un comerciante por error de
c6lculo. El ladr6n siente alg-iin provecho disfru-
tando de la hacienda robada, pero incurre en infa-
mia, es perseguido por las leyes y aborrecido por
los hombres; tenemos, pues, que el ladr6n se hizo
a si mismo un mal mayor que el provecho que re-
port6: su acci6n fu6 torpe, inhonesta, criminal. El
negociante que se arruin6 por falta de c6lculo, nada
logra, todo es para 61 p.rdida pura y neta: su for-
tuna, el bienestar propio y de su familiar, su cr6-
dito- sus amigoRs 1a eonsi lpratin nnp nntns go-





OU JUAN IUiNACUlO UDE UORRITI
zaba; es molestado de sus acreedores, pers
por las leyes y a veces tambi6n tratado co
criminal; todo esto sin mezcla alguna de s.
cion que contrabalancee el mal que experi:
Luego r es mas criminal que el ladr6n? Q
tinci6n pondri entire un asesinato premedi
un homicidio casual? Segin la regla del sefic
tham serfa m6s inmoral y torpe el homici(
sual que el asesinato voluntario; 6ste venc
injuria y ocasiona una gran satisfacci6n al
compete, o libra al asesino de un concurred
ligroso y le abre el paso a la consecuci6n
signios satisfactorios que balancean de algui
los remordimientos, la persecuci6n de la jr
etcetera. Pero al homicide casual, no le :
sino el error inexplicable de haber hecho tan
a quien no le habia ofendido en cosa algui
viene a ser una desgracia en pura p6rdida d
tador; luego fu6 acci6n mis torpe y mas ii
el homicidio casual que el asesinato volui
jPuede darse mayor absurdo?
No se dig'a que el asesinato voluntario
tigado por las leyes con la severidad que r
plegan contra el homicidio casual, porque I
yor severidad de la ley supone mayor crimin
en la acci6n que se prohibe. Si los legislator
garon que el asesinato premeditado era m
minal que el homicidio, tuvieron alguna re
justicia existente a la que chocase mas el
cidio premeditado que el casual. Y cudl pu
esa regla sino es la ley natural grabada en e
z6n del hombre desde su nacimiento?
Cuando Cain mat6 a su hermano Abel no
ley alguna positive que prohibiese el horn
Si no hubiera existido esa ley que habla sir
al coraz6n human, Cain matando a Abel
hecho una acci6n inocente, porque s6lo son
bles las acciones prohibidas por alguna le,
cognosco pecatumin nisi per legem. Expli
pues, de d6nde nacieron los remordimien-
conciencia. que con tanta amargura express:
desgraciado Cain. Con qu6 justicia increp




REFLEXIONES 5.1
Sefior una accion que no habia prohibido 61 mis-
mo? En la hip6tesis de no haber tal derecho natu-
ral, el hecho de Cain podia ser un error, no un cri-
men, y el mismo Cain, mas digno de compasi6n
que de castigo; luego habria sido una injusticia
grabar sobre su frente el sello de la maldici6n y
del temor que amarg6 todo el resto de sus dias.
Concluyamos, pues, que las sociedades humans
tienen su base en la ley inalterable de la natura-
leza, que nos form de tal suerte que dependi6se-
mos unos de otros para mejorar nuestra condici6n
individual y perfeccionar nuestras facultades fi-
sicas y morales, corporales e intelectuales; y que
los pactos de asociaci6n vinieron en seguida para
elegir los medios que los socios habian de prefe-
rir para arribar a los fines de la naturaleza. Nos .
salen aqui al encuentro otros fil6sofos modernos
que dando por sentado el pacto social como lo en-
tiende Rousseau, suponen al hombre salvaje erran-
te en los bosques, viviendo de los frutos espontd-
neos de una tierra inculta y salvaje como 6l, aso-
cidndose con algunos de sus semejantes que la ca-
sualidad le present y formando sus convenios
para defenders de las bestias feroces y de la vio-
lencia de otros hombres. Veamos c6mo disponen
su sistema.
El hombre, dicen, fue en s.u principio errante
en los bosques, viviendo como las bestias de los
frutos espontdneos de la tierra y de races que
arrancaba: la casualidad lo reuni6 con algunos de
sus semejantes: se lig6 con ellos para defenders
de las bestias feroces, y continue su vida errante;
mas sintiendo la fuerza que habia adquirido con
la reunion de otros semejantes, tom6 la ofensiva
y empezo a perseguir a los otros animals, se ali-
ment6 de la carnet de los que mataba y se cubri6
con sus piles.
Algunos de estos individuos se dedicaron a do-
mesticar algunas de las press que hacian en las
bestias, cuya docilidad experimentaban; cuidaron
de hacerlas multiplicar, conocieron el provecho y
consagraron a este objeto su principal atenci6n;



















de las asociaciones politicas.
Todo este tejido tiene mas viso de ui
o cuento forjado para entretener nifios
ches de invierno que de un sistema seric
mas ridfculo que discurrir por conjetur
terias de tanta entidad, cuando hechos
lignos de fe las contradicen. Serfa en ve
en el salvaje de los bosques de la natu
mn lai frihivq Prrqnt+p.Q InQ nrimjov.-0




REFLEXIONES 53
.ocimientos necesarios para cumplir bien el
o que se le hacia. Cualquiera persona me-
iente instruida sabe que para poder dirigir
1 cultivo de un jardin son necesarios cono-
tos fisicos bastante extensos. Si a esto se
* los conocimientos en otros ramos de indus-
que puede carecer un jardinero en nuestros
orque puede adquirir las cosas preparadas
industrial de otro, pero que Adan los nece-
aer 61 mismo, jiizguese despu6s de esto, si
con justicia clasificarse entire los salvajes
est6 dotado de tantos conocimientos re-
i, por su infidelidad fu6 arrojado del pa-
privado tambi6n de los dones sobrenatu-
e que habia sido adornado; pero no tenemos
or fundamento para sospechar de que fuese
Sde los dones naturales con que fu6 criado.
resta que decir para justificar esta conje-
ondra en mayor evidencia la verdad. Hemos
ue Adan no fu6 un salvaje; veremos luego
vivi6 errante.
iefior dijo a Adan: por tu infidelidad, la
que cultives sera maldita, ni sacards de ella
aento sino a expenses de grandes trabajos:
oribus comedes ex ea y tu alimento sera
con tu sudor: in sudore vultus tui comedes
* Condenado, pues, Adan a vivir a expenses
trabajo duro, fu6 arrojado del Paraiso, dice
o sagrado, para que trabajase la tierra de
bia sido formado; y no hay el menor funda-
para career que el1 no se hubiese sometido
mildad al nuevo orden de cosas que le habia
Ldo su precedent desobediencia; luego fu6
'icultor y no un vagabundo o errante.
iijo primog6nito de Adan fu6 agricultor,
la primera ciudad del mundo y le puso el
e de su hijo primog6nito Henoc. El hijo
in fu6 pastor: entonces era ya conocido el
3 de propiedad, como se descubre por los
que uno y.v otro ofrecieron al Senior: Abel
5 su sacriLcio de lo mds pingiie y electo de




54 JUAN IGNACIO DE GORRITI
los frutos que habia cosechado. El Seior acept6
los dones de Abel y despreci6 los de Cain; de
donde naci6 la emulaci6n de este y la envidia que
lo condujo a maquinar y a ejecutar el asesinato
de su inocente hermano: delito que fue el manan-
tial de sus infortunios. Cain, por fin, no fu6 un
vagabundo, sino despu6s que fu6 criminal.
Si leemos con atenci6n la historic de la propa-
gaci6n del g6nero human, encontraremos rastros
de civilizaci6n desde muy temprano: el sexto nieto
de Adan, Tribal, hizo profesi6n de maestro de
muisica: ipse fuit pater canentium cythara, lo
que prueba la preexistencia de este instrument y
un gusto pronunciado por la miisica. Y no entrar6
a former el parang6n de la mrisica antigua con la
modern ni pronunciar un fallo de preferencia;
6ste es un problema de muy dificil soluci6n: lo
que no puede dudarse es, que los efectos que pro-
ducia sobre el espiritu human la muisica de los
antiguos con su citara y su flauta, no los produce
todo el pomposo aparato de los instruments mo-
dernos, ni las estudiadas composiciones de los mIs
insignes profesores del arte.
Tubal-Cain, otro sexto nieto de Adan, hizo pro-
fesi6n de trabajar en fierro y bronce: fuit faber in
cuncta opera ferri et ceris; lo que supone: 1., el
uso ya frecuente de utensilios de fierro y bronce;
2., hombres dedicados al laboreo de minas y bene-
ficio de los metales: operaciones que estando suje-
tas a las leyes de la fisica y la quimica, debieron
ser ya conocidas 6stas para eje'cutarse con suceso.
La area construida por No6 y sus tires hijos ma-
nifiesta que el arte de la carpinteria estaba muy
adelantado; que estos fabricantes poseian el use
del compis y de la escuadra, que son invenciones
geometricas, que igualmente poseian otros ins-
trumentos propios para pulir la madera y adecuai
sus junturas y ensamblado; tambi6n conocian el
secret de preparar un betuin para preservar la
madera de la putrefacci6n.
Todo esto muestra reunidos various ramos de
T-; rAii O+,,;r llN--rol "rg 1 aI r o ,-, "n -Fpot,4n anll-




IKEFLEXIONES cO
veniente para adecuar sus obras a los fines parE
que eran destinadas. Yo no tengo dificultad parE
hacer subir hasta el mismo Addn las primerai
nocio-nes de todas las artes y queel mismo inicic
en ellas a sus descendientes, pues encuentro a lo,
hombres coetineos al minismo Adn, instruidos er
ciencias mDis diffciles. La aritmktica y la astro.
nomia son coetAneas con el mundo. Los dias d(
Adan fueron exactamente calculados: vivi6 cientc
treinta afios antes de engendrar a Set y ochocien-
tos despu6s de haberlo engendrado. Si el misnmf
Addn no hubiera formado 6ste c6mputo, habrf,
sido impossible conocerlo. Qu6 medio quedaba
sus descendientes para saber los aios que habfi
vivido antes de ser padre? El mismo Set i c6mc
peodnrfa dar raz6n exacta de su propia edad, si n(
ubiera sido instruido por su padre? Indudable.
mente la edad de los primeros padres del g6nerc
human hubiera quedado sepultada en la obscu.
ridad mAs profunda, y a buen library, la cronologf.
del mundo hubiese empezado a contarse desde el
nacimiento de Henoc, hijo primog6nito de Set.
Esta verdad esti demostrada por si misma sir
necesidad de ulterior demostraci6n; y si algunc
se resistiese a su evidencia, se pondrd en el debei
de explicarnos que medio le quedaba a Set parE
saber con exactitud la edad que tuvo su padrE
cuando lo engendr6, el tiempo que vivi6 despu6.
y el que vivi6 61 mismo. Si Addn encontr6 e]
medio de instruirnos con precision de su edad,
creeremos que eiicontr6 el m6todo de aglomerai
unidades hasta former decenas, decenas hasta for-
mar centenas y centenas hasta former millares
A primera vista nos parece que 6sta es una ope-
racio6n muy ficil, porque nosotros desde la mai
tierna edad estamnios familiarizados con el conoci-
miento de las verdades demostradas que encierr,
el cAlculo, verdades encontradas por otros y ma.
nifestadas por ejemplos sensibles: andamos, poi
decirlo asf, un camino trillado. Pero para el quc
primero invent el calculo, fui sin duda la ope-
raci6on o problema mds dificil de la aritmdtica




bb JTUAN IGNACIO DE GORRITI
porque en todas las ciencias, lo mas dificil (
adquisici6n de la primera verdad; porque
vale tanto como crear la ciencia. Haciendo A
el c6mputo de los afios de su vida, invent
aritm6tica, poniendo en ejecucion las reglas
dan infaliblemente el resultado exact de t
los ealculos aritm6ticos. jA qu6 se reduce
operaciones aritm6ticas? A juntar una unidi
otras para descubrir el monto de ellas; a mult
car unas unidades por otras para tener el ri
tado que ellas dan; a sustraer de una suma
otra suma menor y buscar el remanente lfq
que queda de la primera suma: todas las ol
clones imaginables de la aritmetica se red
a esto. Fijese, pues, bien la atenci6n y se
cubrird que todas estas operaciones debi6 h
en su mente el primero que dijo: desde que
pec6 a existir hasta que engendre a mi hijo
corrido ciento treinta anos y desde entonces I
hoy cincuenta, y sucesivamente fu6 aiadiemn
sumando unidades hasta enterar otros cientos
c6tera. Addn hizo mas: puso nombre a las ui
des, a las decenas, a las centenas, etc., es d
us6 del metodo mas convenient para la clar
del c6lculo, a lo que nada se ha afiadido e
sucesi6n de los siglos. Addn cont6 los aios; qi
decir que supo medir el tiempo que tardaba e
en volver a cortar el mismo punto de la Ecli]
que habia cortado ya. Los aros antediluvian
ividian en meses, poco mas o menos como
hoy divididos: esta partici6n del aho en mes
la duraci6n de cada mes, esta calculada po]
astronomos por el tiempo que tarda el sol en I
de un signo del zodiac a otro: la division, I
del ano en meses, prueba un conocimiento c
esfera celeste o al menos de los signs del zod
que han sido el fundamento de la astrono:
hiego esta ciencia no le fu6 desconocida a A
Estas observaciones nos conducen a otra no m
interesante, que confirm cuanto queda dichi
bre la cultural del espiritu de Adan. El historic
sagrado sefiiala por sus nombres al que fund




REFLEXIONES 5.7
primera ciudad, qui6n fu6 el primero que hizo
profesi6n de musico, qui6n puso el primer taller
le herreria, qui6n introdujo en el mundo los jura-
mentos, el primero que hizo fermentar el zumo de
las uvas y experiment sus efectos; pero no dice
quien empez6 primero a observer el cielo para
fijar la duraci6n del aho y dividirlo en meses;
quien enseR6 a hilar, a tejer, a conocer los metales
y beneficiarlos, para hacerlos servir a nuestras
necesidades; las propiedades de las plants para
curar las dolencias humanas, y, en fin, de otras
muchas cosas que conocieron los antediluvianos y
ie cuyos descubrimientos han recibido los hombres
beneficios mds importantes que hicieron a los des-
cubridores muy dignos de la gratitud de la poste-
ridad. 8 Seria descuido del historiador eagrado?
No tenemos fundamento para acusarlo de 1l.
, Seria olvido de los hombres, por cuyo conduct
vino al mismo historiador la noticia de los hechos
que nos refiere? Esto es auin mds incredible. Same,
pues, permitido ofrecer una conjetura, cuyo valor
sabrdn apreciar mis lectores. Yo pienso que el
pueblo hebreo, para quien se escribi6 la historic
del G6nesis, estaba persuadido que el mismo Addn
inici6 a su posteridad en los rudimentos de todas
las ciencias, que con el tiempo y la aplicaci6n de
los hombres estudiosos han hecho despues progre-
sos tan extraordinarios y que no nos es dado cono-
cer su uiltimo grado de perfecci6n; por esta raz6n
el historiador se content en esta parte con con-
signar los hechos que podian ignorarse y omiti6
aquellos de que nadie dudaba.
En fin, sea lo que fuese del valor de esta con-
jetura, el resume de los hechos que nos present
la historic, de que no nos es licito dudar, es como
sigue: 1.0, que Addn no fu6 un salvaje vagabundo;
2., que vivi6 cultivando la tierra y ejercitando
para bien de su posteridad los conocimientos de
que fue dotado para cultivar el Paraiso; 3., que
el ejerciio de cultivar la tierra es en el mundo
mds antiguo que la vida pastoril; 4.0, que las
sociedades empezaron a formarse en fuerza de las




58 JUAN IGNACIO DE GORRITI
mismas leyes de la naturaleza que vincularc
conservaci6n de la vida de los nihos a los cuid
y solicitudes de la ternura de sus progenit,
que inspirando a 6stos la ternura por los h
produjo el amor filial y paternal, a la tierra d
se ha nacido, a las personas y cosas con qi
educan; desde la infancia de los niiios se form
los vinculos que mantenian reunidas las fan
descendientes de un padre comtih; 5., que b
periencia vino a fortificarlos, porque luego e
zaron a sentir la facilidad que les proporcio
la asistencia de sus semejantes para mejorn
condici6n de su vida: y el interns multiplic6 1
las ramificaciones que engrandecieron las as
clones.
Siendo, pues, obra de la naturaleza todos
agents primitivos que reunieron los hombre
con justicia que debe mirarsele como la fund.
de las sociedades.
La vida vagabunda no empez6 sino despu&,
el mundo fu6 escandalizado con los crimenes
tructores de la humanidad. El hombre se
salvaje por consecuencia de la vida vagabi
El vagabundo que llev6 a los bosques alg in
cipio de civilizaci6n, se embruteci6 con la
sidad: si tuvo hijos, no les di6 educaci6n alp
se criaron holgazanes, ignorantes y, en unE
labra, salvajes, con corta diferencia de las be
que eran los uinicos models que podian in
Esta no es la obra de la naturaleza, sino d
vicios que la contrarian y desfiguran.
De las tribus errantes no se encuentran
gios en la historic sino -despu6s que el azol
la guerra empez6 a devastar la tierra; enti
los hombres que amaron mds su libertad qu
comodidades de una vida industriosa, abam
ron sus establecimientos, ganaron los bosque
su pobreza y movilidad,- se abroquelaron
contender las empresas de los fieros conquista
o grandes ladrones. Bien s6 que en el cap. I
G6nesis se habla de habitantes en tiendas de
nama o casas nortdtiles: vero. en primer 1




REFLEXIONES 59
s no eran genes errantes, sino pastores que
ladaban su residencia de una region a otra,
cando pastos para sus rebaios, poco mds o
os como lo hacen hoy en Europa los pastores
anados trashumantes. En segundo lugar, aun
ido fuesen verdaderamente errantes, este he-
nada arguye contra lo que he establecido de
precedencia de la vida social a la errante;
[ue Jabel, de quien se dice que fu6 el padre
sta clase de gentes, ipse fuit pater tabitantium
entoriis atque pastorum, fue quinto nieto de
i, de consiguiente muy posterior aun a la
laci6n de la primera ciudad.
1 sistema que dejo explanado acerca del origen
as sociedades, es todo fundado sobre la auto-
d del G6nesis; pero si 6sta fuese una, historic
no mereciese fe, todo el sistema caeria por
,a. Por tanto, para complement de las pruebas
adas, me parece necesario probar que la rela-
de Mois6s merece todo cr6dito segin todas
reglas de la critica mds several. El libro del
esis es obra de Moisds, el autor mis antiguo
se conoce. Yo no tengo noticia de un solo
.co que haya disputado estos dos titulos de
ia al legislator de Israel; los hebreos y los
pianos, respetan los libros de Moises como ins-
dos por Dios y de autoridad divina, por lo
ninguno de ellos se atreveria a dudar de la
[lad de su narracion: mas los fil6sofos de nues-
dias, que no creen revelaci6n alguna, exigen
.os escritores otros titulos de credulidad para
asenso a sus relaciones. Presentar6, pues, los
tiene Mois6s para ser creido sin faltar a las
as de la critical mas several.
un cuando ningtin escriftor anterior a Mois6s
iera escrito la historic de los hijos de Addn
,eaci6n del mundo, y aunque la escritura hu-
e sido desconocida hasta sus dias, pudo no
ante Mois6s ser instruido en ella por medio
signs jeroglificos: sabemos que los hombres
tenido que recurrir a este medio, antes que
)ciesen el uso de la escritura, para conservar




Oiu JUAN IGNACIO DE GORRITI
sus tradiciones; a pesar de que ninguin argun
positive desmienta esta conjetura, es preciso
fesar que ella no es un argument sino de
gTuencla.
La cronologfa del mundo nos ofrece otro
cluyente en esta clase de investigaciones;
la creaci6n de Addn hasta el diluvio corrieroi
mil aios. Addn vivi6 novecientos treinta. A
sal6n vivi6 novecientos sesenta y nueve y n
en el mismo aio del diluvio: de modo que la
nologia antediluviana empez6 con Adan y ter:
en Matusal6n. La vida de estos dos patri:
abraza un espacio de mil ochocientos nover
nueve aios: de que result que Matusalen i
a los ciento y un anos despu6s de la mueri
Adan. Set, tercer hijo de Adan, vivi6 con su I
ochocientos aios y muri6 ciento quince des
que 61: result que Matusal6n tenfa ya ca
afios, cuando termin6 la vida de Set. Enos, hi
este uiltimo patriarca, vivi6 con Adan seisci
noventa y cinco anos y con su padre Set ocho
tos treinta y siete, 61 sobrevivi6 noventa y
aios, de modo que, al fallecimiento de Enos,
tusal6n tenfa ya ciento nueve afios. Cainan,
primog6nito de Enos, vivi6 con Adan seisci'
cinco afios, con Set setecientos diez y siete, cc
padre Enos ochocientos quince aios, y le s
vivio noventa y cinco aios, en cuya 6poca A
sal6n tenia doscientos cuatro anios.
Malaleel, hijo primog6nito de Cainan, vivi(
Adan, su tatarabuelo, quinientos treinta y i
aios: con su bisabuelo Set seiscientos cincu<
con su abuelo Enos setecientos cuarenta y
aios, con su padre Cainan ochocientos tri
anos y le sobrevivi6 cincuenta y cinco anc
cuya 6poca Matusal6n tenia doscientos cinci
y nueve afios. Jared, hijo primog6nito de 1
eel, vivi6 con Adan, su quinto abuelo, trescii
setenta aios: con Set, su tatarabuelo, cuatro
tos ochenta y ocho; con Enos, su bisabuelo,
nientos ochenta y tres aios; con Cainan, su ab
seiscientos sesenta y ochlo aos, y con Malf




REFLEXIONES il
su padre, ochocientos treinta y dos, al cual le
sobrevivi6 ciento treinta y dos aios: 6poca en que
Matusal]n tenia ya trescientos noventa y un anos.
Siguiendo este orden progresivo, Matusal6n co-
noci6 y trat6 a todos sus progenitores, incluso Set,
todos contempordneos de Adan, de quien pudieron
ser instruidos de toda la series de sucesos el mun-
do, de quienes pudo aprenderlos, pues vivi6 con
ellos novecientos sesenta y nueve anos: y como,
naturalmente, los sucesos los oirfa a muchos, pudo
cerciorarse de la verdadera tradici6n. Matusalen
y Lameec pudieron enseTirsela a Nog, pues 6ste
vlvi6 con el primero seiscientos alos y con el se-
gundo quinientos setenta: de consiguiente Noe
pudo conservar esta tradici6n y trasmitirla a su
posteridad despu6s del diluvio, integramente y
sin disminuci6n.
Sem, hijo primog6nito de Noe, vivi6 con su
padre cuatrocientos aios, con Matusal6n como
ciento y tambi6n con Lamec, tiempo muy su-
ficiente para poder ser instruido por su padre, sa
abuelo y bisabuelo, de la historic de todos su pro-
genitores hasta Adan.
Abraham naci6 siete alos antes de la muerte
de Sem, primog6nito de Noe; asi en los setenta
anos que viviO con su padre Tar6 conoci6 y trat6
con los nueve abuelengos de quienes procedia, in-
cluso el mismo Sem: en cuyo tiempo pudo ser ins-
truido en la historic del mundo, a lo que contri-
bufia much la duraci6n y genero de vida de los
patriarcas; sus histories estaban reducidas a esto;
sus cantos a recorder la memorial de sus progeni-
tores y de los principles acontecimientos del
mundo, los inocentes entretenimientos de esos
hombres sencillos en los dfas de descanso y en sus
conversaciones de parte de noche eran natural-
mente una especie de academia en que los mozos
eran instruidos por los viejos: nada es mds natural
que el que cuando cada joven se establecia en ma-
trimonio y pasaba a constituirse padre de una fa-
milia, estuviese ya plenamente instrufido en la




62 JUAN IGNACTO DE GORRITI
historic de sus padres y fuese un nuevo historiador
del universe.
Sem, que se habia educado con este ejemplo
rpor qu6 no continuaria educando a sus hijos del
mismo modo? El tuvo nuevos titulos que lo em-
penasen en esto. La elecci6n que el Seior habia
hecho de la familiar de su padre Noe para preser-
varla del diluvio; la fuerte impresi6n que debi6
hacer en l61: 1.0. el horrible espectdculo del globo
entero sumergido en las aguas; 2., el de una tierra
desierta desprovista de vivientes. Las bendiciones
que Dios habia nuevamente dado al g6nero huma-
no, la promesa solemne de no volver a extermi-
narlo por otro diluvio de agua, la facultad de
multiplicarse y llenar la tierra con su posteridad,
el imperio ablso]uto que les habia concedido el
autor de la naturaleza sobre todos los animals,
la facultad de alimentarse de sus carnes como de
los frutos de la tierra, la maldici6n de Canaan,
cuya posteridad fu6 condenada a servir a los des-
cendientes de los mismos Sem y Jafet. y, por dlti-
mo, el deseo de conservar a sus hijos el titulo de
nobleza resultante de ser la familiar primog6nita
del universe, eran motives que indudablemente
empeiiaron al primog6nito de Noe a transmitir
a su posteridad la tradici6n hist6rica del mundo.
No puede, pues, ponerse en duda que cuando
sali6 de casa de sus padres Abraham, estuviese
instruido perfectamente en todo lo que Dios habia
obrado para hacerse amar y temer de los hijos de
Addn. Abraham vivi6 con su hijo Isac ciento
setenta afios; Jacob, nacido el aio sesenta de la
vida de Isac, alcanz6 a Abraham, que muri6 a
los ciento diez aiios despuds que 61 naci6. De modo
que el Santo Patriarca Jacob pudo ser instruido
de todas las cosas concernientes a la historic del
mundo por su abuelo Abraham y su, padre Isac,
que muri6 ciento veinte afios despues del naci-
miento de Jacob. Despues del pacto que el Senior
celebr6 con Abraham y la magnifica promesa que
le hizo y confirm a Isac y Jacob, fu6 un punto
de religion conservar en su posteridad la memorial




REFLEXIONES 63
beneficios de Dios, que tanto vale, como la
ia del mundo. Jacob vivi6 siempre rodeado
s doce hijos, que fueron los patriarcas de
tantas tribus del pueblo de Dios: se sabe
a, fu6 su piedad: y no es creible que omitiese
lir a sus hijos en las promesas del Senor y
los los beneficios con que habifa colmado a
scendientes desde Addn: era un deber reli-
instruirlos en la historic del g6nero human,
almente despues de su traslaci6n a Egipto
otivo de la gran hambre de la tierra; porque
-es se reput6 tambi6n como tal, conservarse
,ados de los egipcios, formando un pueblo
e, en que debian cumplirse todas las prome-
echas a Abraham, confirmadas a Isac y Ja-
para lo cual nada era tan eficaz como estar
idos en su procedencia y en los beneficios
es habia dispensado el Seior: lo pasado era
te del cumplimiento de las promesas hechas
e porvenir.
)iendo vivid Jacob ciento cuarenta y siete
tuvo tiempo y pudo c6modamente dejar sobre
materials bien instruidos a sus hijos, a sus
y b.iziiietos, principalmente habiendo con-
to sus facultades intelectuales en vigor hasta
mino de sus dias, como se comprueba con las
clones que distribuy6 antes de morir: y por
nedio vulgarizarse 6stos conocimientos, prin-
aente en los descendientes de Levi, que por
.0 de la hlionra de Dios merecieron ser desti-
al servicio del taberndculo.
fi tuvo por hijos, entre otros, a Amra, quien
largo tiempo con su padre: Amra tuvo por
a Aar6n y Moises, a quienes tuvo tiempo de
lir en sus tradiciones. Por este orden de
que nos ministry la misma historic, se ve
iun cuando los descendientes de Abraham
sen carecido de signos jeroglfficos para trans-
a su posteridad los hechos hist6ricos, Aar6n
is6s tuvieron medios de instruirse en ellos
aa tradici6n general bien sostenida y conser-
con pureza: de modo que la historic abrevia-





64 JUAN IGNACIO DE GORRITI
da del mundo, escrita por el dltimo, tiene tit
nuestro asenso, sin dispensarnos de observ
reglas de una several critical.
Otra reflexi6n me ocurre en confirmaci
todo lo dicho. Los medios que tuvieron Az
Moises para ser instruidos en las tradiciones
padres, tuvieron todos los ancianos de Isra,
salieron con ellos de Egipto para volver a la
de sus padres: si Mois6s hubiese consignado
historic algunas f6bulas o relaciones poco e3
habrian sido notadas por los ancianos: el 1
el autor habrian perdido su autoridad eni
israelitas; algunos de los hechos referidos h
sido contradichos, etc. Nada de esto ha sue
en toda la antigiiedad, no se encuentra el
vestigio de contradicci6n a la historic del C
escrita por Mois6s; entire los israelitas se 1
rhdo con un respeto religioso, como el dep6,
la verdad; aun entire los sabios de los genti
gozado de gran reputaci6n; en las f6bulas
dioses y en muchos pasajes de la mitolo
f6cil conocer mil hechos de la historic de
modificados. Concluyamos, pues, que la h
del nacimiento y propagaci6n del g6nero hu
tal cual es referida por Mois6s, aun prescin
de la revelaci6n o asistencia del Espiritu
que creemos los cat6licos, es una historic g
digna de fe, y sin reproche, estando en ells
llado el principio y progress de las asoci,
humans, debe rechazarse toda hip6tesis (
est6 conform a la verdad de la historic.


2.
DEL PACTO SOCIAL

Si Dios cri6 todas las cosas por el hombre
el bien del hombre; si a 6ste no le di6 la fE
de sacar provecho de las inagotables riqueza
-.+Tl-ncn7Q D;n n -vnmP-.qn.. dpf r n P19sfilutTZO





por hombres reunidos en sociedad con sus seme-
jantes, se sigue que el autor mismo de la natura-
leza orden6 las sociedades, al mayor bien del g&-
nero human, y que no les es permitido a los
hombres ordenar de otro modo sus asociaciones.
Mas como la naturaleza no reuni6 en ninguin
punto todas las riquezas que ella posee, para me-
jorar el bienestar y perfecci6n del espiritu huma-
no, ninguna asociacion puede proporcionarse a si
misma todo lo que necesita; en la comunicaci6n
de las sociedades entire si es que se ensancha la
esfera de los goces, de los conocimientos, de la
industrial de cada una: de este modo mejora el
bienestar y cultural del espiritu de todas; en lo
que es precise reconocer la sabia economic de la
naturaleza, que por este medio quiso ligar entire
si a los habitantes de toda la tierra; ella obra con
lentitud, pero jams deja de perfeccionar sus obras;
dej mosia obrar y ella traer6 la 6poca en que un
niio de pechos se entretendrd sobre la boca de
la cueva de los escorpiones, sin peligro de ser ofen-
dido: y que el lobo, el tigre y el le6n, pacerAn la
yerba'en un mismo prado con el cordero sin causarle
ningiin mal; es decir, el tiempo en que la astucia,
el fraude y la violencia perderdn toda su fuerza
y la raz6n volverA a tomar su imperio, presidiendo
soberanamente en todas las acciones humans.
Yo lo espero asi a pesar del contrario modo de
pensar de los politicos. Entre las promesas que
Dios ha hecho a la posteridad de Addn lo encuen-
tro escrito, y no dudo que tendrA su cumplimiento
pleno. Perd6neme el lector benevolo esta digre-
sion, a que me ha arrastrado el deseo ardiente de
que los hombres dejen de ser afligidos con tantas
plagas que los deshonran al mismo tiempo que los
hacen gemir.
El planet nombrado Tierra fu6 el patrimonio
de nuestro primer padre Adan, y es la herencia
de sus descendientes, condenados a trabajar en ella
p ara que nos pagu en frutos los sudores con que
laregamos. Su configuraci6n, los montes o pro-
montorios colosales que la cruzan en diferentes




66 JUAN IGNACIO DE GQORRITI
direcciones, el modo con que la hieren los
del sol que vivifica los series orgdnicos, la d
cia de las materias que abriga en su seno,
versas combinaciones de 6sta entire si, los ri
la riegan, las costas de mar que la baian
fin, un sinnimero de otras causes que obrai
todos los series que la cubren, son otras
causes que contribuyen a former el temper,
de los hombres, su fuerza o debilidad resp
su cardcter, genio, etc.
Una porci6n de ellos, en cualquier ndmime
sea, que se sitia en un punto de este globo,
mina el g6nero de ocupaci6n en que ha (
plearse para remediar sus necesidades o n
eu bienestar, segiin las proporciones con
brinda la naturaleza, y las relaciones que
entablar con otras secciones de hombres coi
nes esta o cree convenirle ponerse en contact
naturaleza inspira a los hombres el deseo i
jorar su condici6n: los estimula sin cesar, b
mil sendas espaciosas para ir al termino
deseos. Para que sus esfuerzos surtan el efe
seado, para no encontrarse detenidos en mE
la carrera por acontecimientos que podia
verse y precaver, hacian sus disposiciones
venci6n en los medios. Es aqui donde pi
mente empieza el pacto social. Sean cuales
estas disposiciones convencionales, ellas del
tar fundadas sobre los principios indestru
e inalterables del derecho natural, sin 1
tales convenciones serian criminals, y no
cirian obligaci6n alguna entire las parties
tantes.
Si en estas convenciones se hacia una
raci6n de los derechos del hombre, debe eE
siderarse mIs bien como una profesi6n de fe
que como el establecimiento de una ley qu
buye a los hombres nuevos derechos; para
hasta el menor escr6pulo de duda que pue(
citarse sobre esto, baste decir que en to(
legislaciones conocidas que merezcan este n
estAn reconocidos y protegidos el derecho d




X~rlr J~I.&IIL14X10U I
.duo a su vida, a su honor y a sus propieda-
Lo que se ha llamado leyes fundamentals,
carta, pacto social y modernamente consti-
zes de los Estados, no es otra cosa que las
uciones que en cada pais se han tornado para
* que la autoridad constituifda para defen-
, sea la primera en invadirlos.
c6digos de leyes civiles, penales o de pro-
es, son dirigidos a proteger estos mismos
ios de los avances que la codicia, mala fe u
.0 de los particulares podia hacer contra ellos:
s6lo la naturaleza tiene poder de uniformar
los sentimientos en un mismo modo de es-
las cosas. Convengamos, pues, que es la na-
!za misma quien ha escrito en la conciencia
tido intimo de cada hombre, las eyes fun-
atales de todas las asociaciones, sean politi-
civiles, y que todas las leyes de los pueblos,
lal fuese la denominaci6n que se les d6, son
is para couseguir mejor el fin: las leyes po-
s pueden variar: las necesidades de cada
o o naci6n, su conveniencia tambien, sirven
gla a los legisladores; pero las eyes de la
aleza son invariables, son el prototipo, o,
bien, la piedra de toque para descubrir los
:es de justicia y equidad que bonifiquen y
n la estabilidad de las leyes de los hombres.


3.

DE LA FORMACI6N DE LAS LEYES

no es una cuesti6n sujeta a pruebas que el
l[o de hacer eyes pertenezca al pueblo que
Sde obedecer. Lo que a todos toca, por todos
aprobarse, dijeron los romanos. Este dogma
3o que abiertamente consagra el derecho del
o a intervenir en la confecci6n de sus propias
cayo en olvido o se convirti6 en un enigma,
Li los publicistas, ni los jurisperitos acerta-






de la validez o nulidad de las disposiciones
particulares y lo olvidaban cuando se tratal
las leyes concernientes a toda la comunidad;
si las comunidades fuesen de peor condici6n
los individuos de que se componen.
Un semejante trastorno de ideas fu6 qui;
consecuencia m6s funesta de los estragos camu
en el Mediodifa de la Europa por la inund&
de los bdrbaros del Norte: cubierta la tieri
luto e inundada de lageimas, no se vefa mas
vencedores abusando brutalmente de su victor
vencidos gimiendo tristemente: por su desg
desaparecieron enteramente la libertad y los
numentos de la grandeza y civilizaci6n de Ic
manos; la industrial, las artes, el buen gusti


LUC.UIUl 7, 001aslalzv Vn .10, SUU-LulaU
nasterios; los fragmentos de las obras
sabios de la antigiedad, han servido d(
el restablecimiento de aqu6llas. Es a 1
San Benito a quienes la repiblica lito
tan importantes servicios.
Se levantaron en todas direcciones
donde el buen sentido era insultado de
ras diferentes: un ]ujo salvaje con un,
incredible insultaba la miseria piblica
terra mds disoluta marchaba asociada
ci6n mds tierna; se devastaban pro
hacian correr torrentes de sangre y di
perecer de necesidad millares de viuda
nos y se iba a fundar suntuosos mo
otros monuments de piedad con los bi
les habfan robado.
Abroquelados dentro de sus mural]
insolentes siempre dispuestos a hacei
con la punta de su lanza, empleaban s
en concertar los medios de manchar e
una familiar honest, por el rapto de u:
en foriarse nretextos nara lanzarse sobr






cutados impunemente, tanto mayor era el
re que se atribuia al ejecutor: y It que a
de la recta raz6n era motivo de oprobio
famia, se bizo titulo de gloria, que hasta
ida el orgullo de las m6s grandes coronas
)pa.
e entonces, los derechos de la liumanidad
desconocidos: ni habia otro titulo para
la justicia y honestidad de las acciones hu-
que el de la fuerza; nadie mas tuvo dere-
atervenir en la formaci6n de las leyes, que
tenian bastante fuerza para sancionarlas
filo de la espada: el derecho pdblico, co-
lo desde que reconoci6 en el vencedor el
de vida sobre el vencido, de donde tuvo
la esclavitud, se convirti6 en un caos de
icciones y absurdos los mis adecuados para
inar la raz6n y corromper el espfritu: erro-
Sse conservaron por muchos siglos, que
llamarse de corrupci6n y escdndalo, con
isticia como de tinieblas e ignorancia.
L pompa finebre de Luis XIV se celebraron
i los funerales del feudalismo. Este mo-
cuya celebridad ha dado nombre al siglo
vivio, sin apercibirse de ello, contribuy6
amente a los golpes decisivos que se des-
n al pader absolute de los reyes por los es-
que di6 al espiritu de investigaci6n que
ueaba en el mundo desde dos siglos. Enton-
[esenterraron los titulos del genero human
contr6 que los reyes y los emperadores no
as que hombres como todos los demAs; que
r de la naturaleza no fund mayorazgos y
menos reinos e imperios, sino que a todos
is de No6, dijo: creced, multiplicad, llenad
,a, dominad a las bestias de la tierra y a
as del mar, que todo lo que se mueve sobre
,a os sirva de alimento, asi como os han
las legumbres y frutos de los vegetables:
de todas estas cosas os he hecho donaci6n;
esplendor con que brillan los monarcas o es
e antiguos y grandes latrocinios, o d6divas





70 JUAN IGNACIO DE GORRITI
voluntarias de los pueblos, para que se cor
enteramente a velar por la prosperidad de
munidad y la observancia de las eyes qi
mueven, pero does que se les pueden rel
ellos no llenan sus compromises, o dan el esc
de infringir las leyes que aseguran a la com
su bienestar; y como nadie esta en mejor
de juzgar los inconvenientes o utilidad de laI
que el mismo pueblo que report 6sta o sufr
llos, se sigue, por una consecuencia nature
6l debe tender la principal parte en la conf
sanci6n y reform de las leyes.
La luz de estas verdades se ha propag&
en el mundo por tantos conductos: los pue
han tocado ya de tal suerte de esta evidence
no hay ya sobre la tierra poder human ca
contener sus progress, much menos hace]
trogradar. La que se decia Santa Alianza h
cido al mundo una prueba prdctica de esta
en nuestros dias. Sabido es que despuds de
rrota de. Napole6n, las cinco potencias de
orden, mejor dire, los monarcas de ellas poi
de sus plenipotenciarios, se reunieron en co:
una vez en Viena de Austria, otra en Aix-]
pelle, y con pretexto de afianzar la paz de I
formaron el proyecto de reducir los pueblo
baios estUipidos que crian lana y vegetar
ser inmolados al gusto del amo. iRepartie:
bienes y las penalidades de la tierra: atrib
los primeros a los reyes, las segundas toda
subditos. El imperio del mundo y la facu"
dictar leyes al gdnero human, qued6 resE
en los consejos de estos potentados, a las sola
coronadas, y a los pueblos la obediencia
Ellos empefiaban todo su powder para sofoca
el mas pequeio germen de la soberania p,
Era tomarse las Hlaves de las facultades hu
llevar su tirania hasta los pensamientos,
las puertas a la raz6n, para que no viese
que ellas le permitirian ver, para que nc
ciese, no disease ni pensase sino del modo
11 1 . - : .. ..- _




REFLEXIONES 71
3e. Era hacer retroceder diez siglos los pro-
; que el espiritu human ha hecho en su per-
in: resucitar la polftica del siglo viii y re-
ir la Europa en el pie de los mismos saltea-
os y devotos sacrilegios con que en esa 6poca
diellas se insultaban la raz6n eterna cuando
)frecian inciensos.
ro (qu6 han podido estas maquinaciones?
s6lo ban servido para demostrar que los
res potentados de la tierra son imbeciles in-
s cuando luchan contra los esfuerzos de la
aleza. La naci6n britdnica reprob6 altamente
-incipios de la Santa Alianza, y el monarca
5 precisado a reprobar lo que su ministry
suscripto. Los franceses, a bayonetazos arro-
del trono a un rey que marchaba a afirmar
solutismo. y se le substituy6 por un rey cons-
onal; el mundo sigue su march de perfec-
miento del espiritu human. Las otras tres
parties contratantes, si son capaces de senti-
onoceran que pierden menos en dejarse con-
por la march lenta pero firme de la natura-
y si se obstinan en obrar en un sentido con-
, aceleraran la march del destino que te-
Esperemos tambien nosotros que la misma
aleza perfeccionar6 la obra que ha comen-
y en obsequio de la cual tantos triunfos ha
ido ya la raz6n, y no dudemos que toda la
se uniformard en esta parte con los princi-
jue felizmente hemos proclamado y forman
se de nuestra libertad civil e independencia
,a.
s jF6cmo se expedira el pueblo para acordar
ropias leyes? Dos medios hay conocidos: por
ion direct o por representantes: ambos me-
estdn sujetos a grandes inconvenientes; me
tir6, por tanto, algunas reflexiones. El autor
ontrato Social quiere que el pueblo siempre
se por si mismo su opinion, y no conoce otro
i de manifestar su voluntad, reputando por
o lo que se hace por representantes: cuesta
adirse de una extravagancia tan enorme, en





14 JUAN IGNACIO DE GORRITI
la sublimidad de su genio, y de una inconsecuen-
cia tan sensible en la dial6ctica exquisite de Juan
Jacobo Rousseau.
Este fil6sofo, el mas solemne preconizador de
la igualdad de todos los hombres, estableciendo el
voto director como aunico medio de expresar el
pueblo su voluntad, no podia ciertamente conciliar
esa igualdad con la necesidad del voto director: la
reflexi6n es muy sencilla. La mayor parte de los
miembros de una sociedad, no pueden absoluta-
mente concurrir a las asambleas ptiblicas, en que
el pueblo deliberaria por si; sus ocupaciones, su
genero de vida, a veces tambi6n el estado de su
salud, les impide concurrir a tales reuniones; asif, ,
la mayor parte de la sociedad no concurriria con
su sufragio director a las resoluciones en que se
decretasen las leyes: basta echar una ojeada sobre
el estado de la sociedad para sentir la evidencia
de esta proposici6n; ahora pregunto: los que no
concurren 8tienen o no derecho de sufragar como
todos los demAs ciudadanos? Si se response por la
negative, pregunto: c6mo son iauales en derechos
todos los miembros de la sociedad, si unos tienen
derecho de votar y otros no?
Si se responded afirmativamente, vuelvo a pre-
guntar: jLos ausentes estAn obligados a obedecer
las leyes en cuya san-ci6n no han tenido parte ni
prestado su consentimiento? Si la respuesta es
negative, tenemos un estado metido en la mayor
confusion y cuyas leyes carecen de una fuerza
universal, cuya aplicaci6n sera las mas veces du-
dosa, y en que cada asunto civil para decidirse
necesitaba ser ventilado dos veces: 1.a, para averi-
guar Ia cuesti6n de derecho; 2.a, para averiguar
si el derecho tiene vigor en el caso de la cuesti6n.
Tanto vale esto comorestablecer un estado de con-
fusi6n e incertidumbre de todo derecho, de im-
punidad de todos los crimenes, anonadamiento de
todas las autoridades, etc. ;Puede imaginarse es-
tado m6s violent en la sociedad, en que el ciuda-
dano no conoce las leyes que lo protegen, ni las
autoridades la esfera de su autoridad, ni los tri-





REFLEXIONES 73
es de sus procedures? Sin embargo, a este punto
aremos necesariamente marchando de conse-
acia en consecuencia, si se trata de conciliar
gualdad de derecho con la necesidad del sufra-
personal para legitimar las leyes. Si la natu-
za sujeta al hombre a sociedad para mejorar
bienestar, no puede ser que le haya dado un
Smedio de establecerse en sociedad y que 6ste
tan lleno de inconvenientes que empeore sn si-
2ion. Si se sostiene la afirmativa, bastard obser-
que estando la mayor parte de los miembros
la sociedad habitualmente imposibilitados de
currir a las asambleas deliberantes, resulta-
i dos gravisimos inconvenientes: 1.. que la
ior parte recibiria la ley de la menor, lo que
;ontrario a la naturaleza de las cosas; 2., que
:ruye la igualdad de derechos, puesto que los
s siempre mandarian y los otros siempre obe-
erian. Adelantemos un poco mds y pregun-
.os: iDe d6nde les vendrfa a los concurrentes
is asambleas populares el derecho de obligar
*s no concurrentes a someterse a lo que ellos de-
rasen? Sera impossible asignar otro titulo que
voluntad presunta de los no concurrentes, de
ar por lo que hagan los concurrentes. Mas en
caso los concurrentes serfan una especie de
resentantes y compromisarios de los no con-
rentes: lo que, en los principios del autor, es
Imisible. Concluyamos, pues, que la opinion
fil6sofo ginebrino es insostenible. La experien-
confirma esta verdad. En la vasta extension de
apo que abrazan los que se Hlaman tiempos
6ricos, no se present ejemplo de una gran
edad gobernada por una perfecta democracia.
.ndo mas, pequefias pprciones de hombres re-
ctos que trataban en comunidad, a poco mas o
los semejantes a las reuniones o rancherfas de
stros salvajes. Desde que la asociaci6n sea algo
aerosa, que en ella se hayan ramificado las
paciones de sus individuos y que ocupe un es-
io de terreno de seis u ocho leguas de radio, va
le todo punto impracticable la reunion de la





74 JUAN IGNACIO DE GORRITI
mayor parte de los socios a tratar los negocios pi
blicos que diariamente ocurriran: y las deliber.
clones vendrian a quedar sujetas a los inconvi
nientes objetados. 8Por ventura pretendia el aut(
del Contrato Social que las asociaciones se tuvii
sen en el solo nimero de individuos que pudiei
c6modamente reunirse, siempre que fuese necesar:
tratar asuntos puiblicos?
Pero tales asociaciones, las tinicas de que es c,
paz el hombre salvaje, son sumamente imperfe(
tas: no s6lo no llenan los fines que se propuso I
naturaleza, formando al hombre sociable, sino qu
los contrarian, detienen y frustran. En primer li
gar, son muy debiles; de consiguiente expuestas
ser presa de cualquier d6spota ambicioso, o fr(
cuentemente turbadas en su reposo; no son a prc
p6sito para el desarrollo de las facultades intele(
tuales y morales de la especie humana. Los inagc
tables tesoros que la naturaleza encierra en su sen
no pueden arrancirsele sino con grandes esfuerzc
de que s6lo son capaces las grandes sociedades. Lc
prodigiosos descubrimientos hechos en las ciencia
son debidos igualmente a la reunion de medios qu
ofrecen las grandes sociedades; los progress de 1
industrial -- todos los ramos son debidos a la mul
titud y diversidad de necesidades que se engen
dran en las grandes sociedades; si es indudabi
que todas estas cosas y otras innumerables, qu
aun no conocemos, fueron criadas para el bien d
los hombres; si su goce moderado ha aumentad
su bienestar y aliviado a la humanidad de much
simos sufrimientos, es evidence que un orden d
cosas desfavorable a tantas y tan importantes me
joras, ni es el mAs conforme a las eyes de la na
turaleza, ni puede ser el uinico dispuesto por ell
para obtener leyes justas y acordadas por medio
legitimos.
Es sabido que la antigiiedad nos ofrece repetido
ejemplos de reptiblicas cuyas eyes se hacifan po
votos director en las plazas o campos designado
para las asambleas puiblicas; pero estos ejemplos
en vez de debilitar In nu. niip.na pft.hl-pidrn 1,





REFLEXIONES 75
nan. Las repuiblicas griega, romana y carta-
; otras tambi6n de menos nombradia, ha-
;us leyes por votos director e individuals.
icedemonios vivian, se puede decir, en la
piblica y en asamblea permanent; pero
ras los ciudadanos discutfan y deliberaban
cosa piblica, se servian para todas las nece-
s de la vida, de los ilotas, que no tenifan la
influencia en las deliberaciones puiblicas,
se hacifan contra ellos leyes tan barbaras y
s que ponian al nivel de las bestias de carga
numerosa y iitil parte del pueblo.
Atenas, Corinto, Tebas y toda la confedera-
e los griegos en Roma y Cartago, tenian los
lanos multitud de esclavos, cuyos trabajos
cian al puiblico de todo lo necesario y sumi-
)an abundantemente al lujo y profusiones
amos; mas estos esciavos que hacifan part
sociedad, pues llevaban todas las cargas, es-
excluidos de los honors y no tenifan parte en
beraci6u de los asuntos puiblicos y resoluci6n
leyes. Sin estos recursos, los ciudadanos ocu-
de sus atenciones domeisticas, no habrian po-
ostener esa asistencia asidua a las asambleas
tres. Luego tenemos derecho a concluir que
sociedades numerosas no se puede sostener
ragio director de todos los ciudadanos sin to-
Suno de los extremes: o la desigualdad de
os entire las parties que component la socie-
* atribuyendo a los asistentes el derecho de
entar a los ausentes: ambas cosas contrarias
rincipios del autor del Contrato Social. Nada
ductor que las cosas que escriben los defen-
e la democracia simple, sobre las ventajas de
eblo que por sf mismo discute y decreta sus
pero nada mas vano y vacio de sentido cuan-
L a reducirse a la prActica. Jam6s el pueblo
as expuesto a obrar contra su voluntad que
Sdelibera en estas grandes reuniones. El
siempre quiere el bien, siempre desea lo
iede asegurar y acrecentar su bienestar con
nor suma nosible dr saeriflins- IA ponnsi-





7b JUAN IGNACIO DE GORRITI
guiente, para deliberar con plena libertad,
sita conocer la material en todos sus detalles
laciones con la sociedad; sin este requisite
estA expuesto a funestisimos errors. Cualq
deliberaci6n dada por un pueblo mal instruf
ella en realidad de verdad no es conforme a l(
tereses bien entendidos del mismo pueblo, I
y debe reputarse como arrancada por sorpri
hecha sin la suficiente reflexi6n para que el
sea reputado plenamente deliberado. A Esto I
llamarse acto libre de un pueblo? 8 El puebic
drA raz6n de quedar satisfecho por haber d<
gado su facultad de hacerse dano a si mism(
1i Quien cuida mejor los intereses de un
el mismo que, empleando su patrimonio en r
lidades in-itiles y superfluas, le prepare una -
dad indigente, una vida obscura, deshonrada
vilecida, o el procurador sabio que sin faltar
pupilo con lo necesario para que reciba una
caci6n cuidada, le economiza sus rentas y le
en estado de vivir con comodidades, de figure
norablemente en la sociedad, adelantando su
tuna, ensanchando sus relaciones para que go
una propiedad creciente? Pues un pueblo di
rando democrAticamente sobre los asuntos 1
cos, es un niho a quien se entretiene con baga
se le hace correr tras sombras vanas para ro
su fortune y despues hacerlo llorar de deses
ci6n. Esto naturalmente debe ser asi, porq"
mayoria, lo que compone la masa y la fuer!
la sociedad, es por lo comuin ignorante, ini
de abrazar un asunto pdblico en toda la exte
de sus relaciones y de prefer las consecueI
pesar las conveniencias e inconvenientes y I
el mejor partido; y, a decir verdad, es muy
que una asamblea popular y numerosa pre
la comodidad bastante para discutir con c
y madurez los problems de political, de e
mia y de los demis ramos que abraza la E
nistraci6n de un Estado, para tomar las rE
ciones mds' prudentes y oportunas para el bii
la sociedad; no es necesaria much penetr





REFLEXIONES I
advertir que es lo que se puede esperar
o un negocio arduo y complicado es aban-
o a manos sin inteligencia para concluirlo.
periencia viene en auxilio de esta opinion:
a los pueblos que se gobernaban democrd-
mnte ban tenido la fortune de seguir la im-
n de hombres de probidad, de inteligen-
rudentes y bien intencionados, sus delibera-
han sido tales cuales lo demandaba el bien
o; pero si han tornado el ascendiente algu-
alvados aspirantes, el pueblo ha deliberado
re lo que mds le perjudica, y lo mas ordi-
es que en estas asambleas populares, las ma-
.s de los bribones prevalezcan sobre los pru-
consejos de las genes de bien, por dos ra-
nmuy sencillas: 1.0, porque en todas parties los
dos son incomparablemente en mayor nid-
jue las genes de bien; 2., porque las genes
n, por su propio decoro, no tienen recurso
esortes infames que hacen jugar los bribones
,rribar a sus fines.
o esto es muy obvio y sencillo: la historic de
eblos gobernados democraticamente, esta lle-
ejemplos que prueban hasta la evidencia
erdad. Los espartanos han sido ciertamente
,nos expuestos a estos inconvenientes; por-
iede decirse tambi6n que es el unico pueblo
Stodos los ciudadanos estaban perfectamente
fdos en los intereses y planes de la repili-
mas esto es debido al original y singular
ismo de la constituci6n espartana; por una
[a rep lblica recibia a los nihos al nacer y los
educar; todo para ellos era una escuela: cre-
n la plaza pdblica, presenciando las discu-
politicas; cuando les correspondfa tomar
en las deliberaciones pdblicas, estaban im-
s a fondo en los negocios; no era fAcil ya
rlos; por otra parte, los asuntos de que se
)an eran sencillos: estaban reducidos a con-
la supremacia del Lacio sobre toda la con-
ci6n griega, y no habia g6nero de artimaha
de que no pusiesen en obra para arribar a





78 JUAN IGNACIO DE GORRITI
su intent, en lo que todos eran expertisimos. A
mas de esto, la igualdad de fortunes en que vivian
habia removido los estfmulos de la ambici6n y co-
dicia que mueven a la mayor parte de los intri-
gantes a seducir al pueblo para oprimirlo despues.
Pero el resto de las repiublicas democrdticas ha
estado siempre en presa de las intrigas de los mal-
vados que sacrificaban los intereses piblicos a la
satisfacci6n de pasiones innobles. La historic de
las repuiblicas de la Grecia es la de las intrigas y
de las traiciones. Los hombres de bien siempre
eran blanco a los tiros de los malvados; la intriga
y la injusticia siempre triunfantes del m6rito y
de la virtud; la rep-iblica becha presa de los ciu-
dadanos mas inmorales; la libertad amenazada por
la ineptitud de generals ambiciosos, y el pueblo
sirviendo de instrument a los designios de sus
mas crueles enemigos.
Roma padeci6 mil sacudimientos; y iltimamen-
te sucumbi6 por igual causa. Los plebiscitos pre-
parados por Clodio prueban cudnto es el influjo
de los malvados en las deliberaciones democrati-
cas. Cartago fu6 arruinada y demolida porque los
rivals de Anibal hicieron que se le rehusasen los
refuerzos que pedfa este general despu6s de la vic-
toria de Can6s para concluir la subyugaci6n de
Roma.
6 Pero nosotros, despu6s de veinticinco afios de
agitaciones political, tenemos necesidad de ejem-
plos extrahos para convencernos de esta verdad?
= Han sufrido los pueblos jams golpes mas terri-
bles y desastrosos que los preparados por sus pro-
pias aberraciones a que han sido arrastrados por
intrigantes p6rfidos? Rec6rrase de una en una la
historic de las nuevas repiublicas, y desmi6ntame
el que pueda probar que esto es inexacto. Lo que
hay de muy remarkable es que en todas parties es-
tos bribones se arman del escudo del bien piiblico;
los crimenes que ellos maquinan los atribuyen a
aquellos ciudadanos capaces de desconcertar sus
medidas; y si logran hacerlos odiosos al piblico,




JtrLJr Ajaf.AUZN.1ThJ-O .*.,
idas veces he observado con admiraci6n que intri-
gantes riisticos, sin ninguna clase de instrucci6n,
?ara llevar a cabo sus maniobras han adoptado las
nismas maximas, han tocado los mismos resorts
tue tocaban los intrigantes cuya memorial nos ha
:onservado la historic: y he lIlegado a sospechar
iue esas cosas que se crefan efecto de refinamiento
le malicia que produce la civilizaci6n, no son sino
fecto del instinto de depravaci6n.
SEs possible que la naturaleza no haya provisto
los hombres de otro medio para proveer al buen
'egimen de las sociedades, que este tan facil de
ontrahacer, y por lo mismo sujeto a tantos y tan
erribles inconveniences? Que me dispense el fil6-
ofo de Ginebra si sin desconocer la superioridad
le sus talents, rehuso subscribir a su dictamen.
No es fuera de prop6sito que me he extendido
obre este punto: quisiera llamar la atenci6n de to-
los y de cada uno de los ciudadanos para que co-
Lozcan a estos malvados, los opriman con el peso
le la execraci6n general y no les dejen cabida en
Liguna parte. El sifntoma para conocerlos me pa-
ece seguro e infalible. Todo el que constantemente
sti en oposici6n de la administraci6n existente y
,nde proclamando mdximas democrAticas exage-
adas, ciertamente es un conspirador. La cosa es
.igna de la mis seria atenci6n de los legisladores
e las nuevas republicans: ellos deben meditar los
aedios coercitivos para humillar estos malvados
* purgar las repbiIcas de semejante peste.
Los inconvenientes de la democracia pura han
ido sentidos por todos los estados modernos que
an adoptado las formas republicans. La Ingla-
erra debe ocupar el primer lugar, cuyos parla-
nentos, formando una parte esencial del poder
tiblico, representan la naci6n. Los cantones hel-
6ticos, los Estados 1Unidos de Norte Am6rica y
)das las fracciones de las antiguas colonias espa-
olas erigidas en estados independientes, han adop-
ido el sistema de gobiernos representatives, ex-
epto aquellos pueblos del territorio argentino que
stan sujetos a un gobierno puramente military y




80 JUAN IGNACIO DE GORRITI
arbitrario; t6rmino glorioso de las manio
demagogos tales como quedan descriptos.
plo imponente que debe alarmar a todas
mas nuevas republicans, y especialmente a
positarios del supremo poder ejecutivo, que
responsables de la tranquilidad piblica en 1E
cia de las legislatures, pueden y deben sup
deficiencia de leyes con disposiciones pr
energicas contra tales minadores para no
gar a que, adelantadas much las maniol
remedio venga demasiado tarde y la re
sucumba con todas sus leyes y garantias. ]
tante, por excelente que sea el sistema re
tativo estoy muy distance de pensar que est
to de inconvenientes y que sea tambien e
legitimo; quiero decir que los poderes cor
a un ciudadano para representar a sus corn
no lo constituyen verdadero representantE
do obra de un modo contrario a los interest
entendidos de los representados; por el co]
sera un verdadero representante del pueblo
quiera que le procure eyes que hagan su bi
y mejoren su condici6n. Dejmonos de teor:
mos a lo que es positive. Pedro el Grande,
rador de las Rusias. dotado de ingenio supi
principios del siglo pasado se propuso reform
naci6n, sacdndola de la abyecci6n a que est
ducida, por la barbaric en que se hallaba
gida. Form6 su plan; tom6 las medidas
nientes, y sin consultar la voluntad de s,
ditos empez6 a dar sus 6rdenes y a hacer]
cutar. Los rusos se crefan los mAs infelices
hombres, vi6ndose forzados a perder sus
largas y a deponer sus ropas talares para i
la europea; cada ordenanza que les arranca
habitud salvaje para subrogar otra culta, e:
bida como una calamidad puiblica; murm
nes, lagrimas, luto, las families se desola
dolor; pero el Emperador marchaba a paso
abri6 todos los canales de la instruccion p
puso a toda la naci6n sobre el camino de ]
lizaci6n.





A fines del siglo pasado, reunidos los estados ge-
Lerales de la Francia, los diputados del estado
lano que concurrieron a ellos, suplantaron a la no-
leza y al clero, decretaron la muerte de Luis XVI,
a abolici6n del trono y de la religion de sus pa-
res, la demolici6n de los templos, la deportaci6n
Ael clero cat6lico y la proscripci6n de.muchos ilus-
res ciudadanos cuyo crime era el amor a sus le-
,es. Pregunto ahora: e Qui6n era el verdadero re-
iresentante de la naci6n: Pedro, cuando decretaba
a reform de la Rusia, o los diputados de la asam-
dea constituyente cuando decretaban las cosas
[ue se acaban de referir? Respondan los resultados.
La Rusia ha hecho una carrera tan ripida, que
n menos de un siglo su civilizaci6n rivaliza con
a de las naciones mds civilizadas del antiguo mun-
lo, su industrial aumentada ha abierto muchos ca-
Lales de riqueza que antes estaban obstruidos por
a ignorancia; el bienestar de los ciudadanos se ha
,eneralizado, la fuerza pdblica ha tenido un acre-
entamiento inmenso; una naci6n abyecta e im-
)6cil se ha transformado en un poder colosal que
cupa el primer orden entire las potencias de Euro-
a y quiza tambien en el mundo entero.
La Francia, por el contrario, fu6 interiormente
lespedazada: la sangre de los mejores ciudadanos
!orrifa en arroyos por las calls y las principles
lazas. Los tribunales revolucionarios corrian por
odo el reino esparciendo el terror y la consterna-
i6n. La religion cristiana perseguida por estos
anibales, se refugio al coraz6n de los verdaderos
ranceses; renaci6 el fervor de la primitive igle-
ia; las casas particulares se convirtieron en luga-
-es de oraci6n: los ministros del Evangelio, des-
)ojados de sus rentas, encontraban en la piedad
ireventiva de los fieles un recurso asegurado con-
,ra los rigores de la miseria; habrfa sido mas fdcil
xterminar a los franceses que arrancarles su re-
igi6n. Cuanto mas aumentaba la sevicia de las
lutoridades, tanto mas aumentaba el nimero de
verdaderos creyentes, que en el seno de la reli-
,i6n de Jesucristo buscaban el consuelo de las ca-
6





lamidades en que les habfan sumergido sus legis-
ladores.
Si hoy se preguntase a los rusos qu6 es lo quo
sienten de las leyes de Pedro el Grande? Se aplau-
dirdn de haber tenido un principe que al pro-
fundo conocimiento de las necesidades de la na-
ci6n, reuni6 la fortaleza convenient para apli-
carle los remedies oportunos. Pero si hacemos a los
franceses igual pregunta respect a las leyes dic-
tadas contra la religion y de las proscrlpciones,
ellos nos responderdn que todas ellas fueron abe-
rraciones de sus representantes que contrariaron el
voto national. Los franceses no quisieran que ja-
mas hubieran existido las leyes revolucionarias,
y si les fuera dable arrancarfan tambi6n de las pA-
ginas de la historic todos los acontecimientos que
fueron las consecuencias de ellas.
En estos dos casos opuestos Aqui6n obr6 confor-
me a la voluntad de la naci6n: el gran Pedro, o
los que se decian representantes delos franceses?
La respuesta no puede ser dudosa: el verdadero
representante fu6 el que mejor conoci6 los intere-
ses del pueblo y supo elegir los medios mAs condu-
centes para ponerlo en el goce de ellos. Los pue-
blos todos desean su bienestar, aspiran a 61: si al-
guna vez por error se extravian en la eleoci6n de
los medios, esto es contra su voluntad; puede ser
que por falta de conocimientos resistan tambi6n
adoptar las leyes que serian las mejoras a que as-
piran; pero esta resistencia no puede reputarse
como obra de una voluntad libre y espontdnea,
sino del error que padecen: que sera reformada
tan lueyo como haya podido deponerse ese error.
No es, luego, representante verdadero del pueblo
el que premunido de sus poderes no hace lo que
convene a su instituyente, sino aquel que lo enca-
mina a su bienestar y a mejorar su condici6n.
Si Pedro hubiera esperado el consentimiento de
un pueblo rdstico y supersticioso, hasta hoy es-
tarian los rusos sumergidos en su antigua barba-
rie. El incomparable Manco Capac hubiera con-
seguido jams sacar del estado salvaje a los pe-




REFLEXIONES 00
ruanos si hubiera consultado con ellos los medios
que debfan adoptar? A Podian los indigenas cono-
cer el estado de su miseria ni apetecer modo de
existir menos penoso, cuando no conocian otro me-
jor? En estas materials las almas vulgares s6lo dis-
curren guiadas por puntos de comparacion. Es re-
servado a los genios superiores crear sistemas en-
teramente nuevos. Manco Capac, dotado de un ge-
nio profundo y creador, conoci6 el estado de sus
compatriotas, discurri6 los medios de mejorar su
condici6n y medit6 su sistema de asociacion, tan
vasto que en muy pocos ahos form uno de los mds
dilatados y florecientes imperios, tan complete que
nada dej6 que desear, desde los objetos de mas
alta policia hasta los detalles minuciosos de la
vida domestica; tan ben6fico que provey6 a todas
las necesidades de los ciudadanos y acrecentaba
diariamente su poder porque el sentimiento de la
conveniencia hacia triunfar de toda la resistencia;
tan s6lido, tan coherente, tan bien dirigido al
fin que se proponfa el legislator, tan s6lidamente
iltil a los pueblos, que s6lo se cree possible porquo
es incontestable su existencia. Es verdaderamente
sorprendente que los escritores hayan prodigado
tantos elogios a las leyes de Licurgo, de Confucio,
de Zoroastro y de otros pretendidos sabios de la
antigiiedad, cuando apenas hay quien haga men-
ci6n de las leyes de Manco Capac.
No obstante, las leyes de Licurgo s6lo eran a
prop6sito para former un pueblo guerrero, astuto,
fiero, celoso de su poder, pero no un pueblo hu-
mano, social, amigo de la justicia y de la huma-
nidad. Lo que se encuentra de bueno, de moral
y de just en las demds legislaciones, es induda-
blemente sacado de los libros de Mois6s; en vez
de que el sistema de leoislaci6n de Manco Capac
en todo es obra de su alma elevada y de su vasto
genio, sin modelo alguno para imitar, sin el so-
corro de otros hombres, de cuya experiencia y luces
pudiese ser socorrido; sin embargo, abraza con una
sagacidad admirable todos los ramos de la admi-
nistraci6n puiblica, sin dejar nada que desear, tan





ileno de justicia y de humanidad, como si
vida la hubiera pasado en la escuela de
duria.
SQu6 habrfa podido avanzar Manco C
hubiera esperado el consentimiento de sus
triotas para hacer las leyes que los arrancG
su vida salvaje y los civilizaron, con tant
tajas para ellos? Luego obr6 cdmo un sab:
cibiendo sus proyectos y poni6ndolos en eje
fue el verdadero representante, el agent
gocios y el plenipotenciario del pueblo,
colm6 de tantos beneficios, que ni a desea]
brian alcanzado los indios en estado salvaj
cluyamos, pues, que los pueblos desean f
mejorar su condici6n; y que se obra confor
voluntad de ellos cuando se les impone e
de hacer cosas que les serdn provechosas
mismos, y esto aun cuando ellos por ign
y mal aconsejados las resistan; porque lo
hace por error y eng'aiio no es lo que ver
mente se quiere, pues si las mismas cosas s
cieran como son, se recibieran voluntariE
Es preciso no disimular que sin embargo
una verdad incontestable la que acaba de ,
cerse, es muy peligroso reducirla a la p:
porque abriria una puerta muy amplia a
absolute, siempre abominable. La natural
duce muy de tarde en tarde esta clase de
al paso que nada hay mds frecuente que lo]
frazados con piel de oveja: es decir, tiranos ]
que lisonjeando a los pueblos y prometi
grandes cosas, les hacen perseguir a sus vern
amigos, obrar contra sus pro pios interest
bricarse opresores crueles que los degradar
lecen y sumergen en la mayor miseria. Si
toria de las naciones no suministrara tanto
plares, el actual estado de la Republica Art
bastaria para escarmiento.
Por evitar estos inconvenientes, los pueb
avanzados en civilizaci6n han preferido el
de representantes elegidos de entire ellos pi
sean los organos e int6rpretes de la voluni





REFLEXIONES 85
lica; mas es precise confesar con dolor que con
recuencia estos elegidos burlan la esperanza de
us comitentes, llevando a las asambleas legislati-
,as su presuncion, su inexperiencia, miras intere-
adas, indiferencia por el bien pfiblico y algunas
*eces tambien una cobardia criminal: vicios con
os cuales hacen, a los pueblos que representan,
ierjuicios incalculables, ya impidiendo el bien que
tros mas juiciosos y menos presumidos harfan, ya
iromoviendo eyes inconaruentes o interesadas o











utilizar a la juventud con el studio de
est6riles de que ninguin provecho sacabai
vida social. Las matemAticas, la fisica exp
tal, la geograffa, el Derecho piiblico, la Ec
political, la ciencia de la legislaci6n, erai
rias proscriptas en las Universidades; lo,
que trataban estas materials nos eran prc
inquisitorialmente en nombre de la Relig
sospechaba de la creencia de los que a esc
se atrevian a leerlos.
Las costumbres no eran mejor tratadas
ciencias; se fomentaban ciertas practicas ir
sas y se descuidaban las de una virtud s6li
hombre que se inscribia en todas las cofr
hermandades, que ofa todos los dias misa
cuentaba sacramentos, era reputado por ej
aunque fuese un avaro injusto, aunque no
hase ganancias s6rdidas y defraudase al jo
el precio de su trabajo; aunque fuese un
duro e intratable, padre cruel y despiadado,
dano indolente y amigo infiel. Por medios i
tos se fomentaba en los americanos la p(
con ello todos los vicios que la siguen, tr
los progress de la industrial y poniendolo
necesidad de ser miserables pisando las ri(
ordinariamente era mis desgraciado el hijo
dres ricos que el de padres pobres; conse(
de los extravios de la educaci6n.
Formados los espanioles americanos con u
truoci6n tan mezquina y una educaci6n tan
vada, no debe extraiarse que en sus asamb
gislativas se hayan cometido errors y fu
ellas hayan descollado tantos demagogos q
yan echado por tierra el bien que se prim
a hacer, devorados de una amnbici6n brutal
vicious innobles: -in nup rbhA sdflmirr ,n rman






n sido incomparablemente mayores y mas fe-
.es estos crimenes. Mas esta no debe ser una
lexi6n esteril, ella debe conducirnos a estudiar
i medios de evitar estos males que tienen su raiz
la ignorancia e inmoralidad, plagas terrible
e las autoridades de las nuevas Rep-iblicas de
d America deben poner el mayor celo y constan-
en exterminar, para que las leyes adquieran
ipetabilidad y los estados consistencia y tranqui-
[ad.















SEGUNDA PARTE




4.

DE LA NECESIDAD DE INSTRUIR Y MORIGERAR A LOS
PUEBLOS

La political de todos los gobiernos opresores es
mantener a los pueblos en una ignorancia estii-
pida y fomeitar los vicios que mas favorecen a
su sistema tiranico, la aversion a los negocios pui-
blicos, la indiferencia por la suerte de la patria,
la inco'herencia. de los stibditos entire si y otros
semejantes. El gobierno de Mahoma es el proto-
tipo con el que forman una especie de grupo todos
los sistemas coloniales conocidos; y es precise con-
fesar en obsequio de la verdad, que el gobierno
espahol en sus colonies, despugs del frances, fu6
el menos tiranico; seria honorable para la naci6n
espahola y consolante a la humanidad, poder atri-
buir esta lenidad comparative a un resto de pudor
y amor de la justicia, que no les permitifa los re-
finamientos de tirania que ejercen otras naciones
en sus colonies; pero las ideas que han desple-
gado en las Cortes extraordinarias de Cadiz aun
los mas liberals de sus diputados y en las dos
Am6ricas casi todos los espaioles establecidos en
ellas, nos autoriza para atribuirla a alguna otra
causa menos honorable.
Las nuevas republicans tienen intereses muy
-,-.. l. 1n. A. o.,,. +T'nn ln- 1 nlr nQ nn





90 TUAN IGNACIO DE GORRITI
pueden tenerlos diferentes de los pueblos
president. Si a los tiranos conviene mante
ignorancia y lisonjear en sus silbditos los
de que saca partido su tirania, a los got
americanos republicans interest ilustrar si
a todos los ciudadanos y formarlos a todas 1
tudes sociales; es decir, extirpar la ignore:
los vicios tanto cuanto sea possible a la con
humana, avanzar en estas dos lines.
En los gobiernos republicans hay tres
a que atribuir las convulsiones y sacudinir
intestinos; 1. a leyes contrarias al bien de
munidad; 2.*. a seducciones que padece el p
a quien se le hace obrar en un sentido opu
sus intereses y en perjuicio propio; 3., a la
cilidad del pueblo que no sufre pacienteme
yugo de las leyes que reprimen sus vicios
todas estas causes son efectos de la ignora:
desarreglo de las costumbres.
Si los diputados de que se forman las asai
en los gobiernos representatives estuviesei
instrufdos en todas las relaciones, va sea di
parties con otras de las que forman la asoci
ya sea de toda ella con los estados con q
est6 en contact, si conocieran bien todos
cursos de su pais y los medios que poseen pa
cerlos valer, si fueran al mismo tiempo lo
mos diputados hombres de probidad, anima
un amor sincero e ilustrado a su patria y a
ticia, que diesen toda la contracci6n neces
la expedici6n de los negocios que gravitas
bre ellos c6mo harfan eyes absurdas o ,
rias? Una asamblea de hombres que tienen
si6n de los asuntos que tratan, muy pocas
puede proceder equivocada; porque la disc
sin duda, rectificari el error de cualesquiei
busque la verdad con sinceridad; asf abe:
nes de esta case son exeepciones que no d(
la regla general; pero si los diputados care,
los conocimientos necesarios para desempeia
sus comisiones. s6lo por casualidad har6i
onPor+nar}n f\*/tn' 1o m inro m ormQ~cra





REFLEXIONES 91
causarin males de gravisimas consecuencias en la
repuiblica.
Un pueblo ignorance de sus derechos y deberes
no puede conocer la importancia de hacer buena
elecci6n de diputados; de consiguiente, este em-
pleo, o por decir mejor, esta dignidad polftica,
sera presa de cualesquiera astuto que haya sabido
ganar la aura popular, aunque este destitufdo de
talents, de ciencia y de probidad; llevard a la
asamblea su presunci6n, su pedanterfa, su igno-
rancia y su corrupcion; no pudi6ndose hacer espec-
table en ella por su saber y buena conduct, se
abriri una nueva ruta, vendiendose a cualquier
aspirante poderoso, con la esperanza de conseguir
avances en su fortune; traicionara a sus comiten-
tes; las eyes serdn holladas y el estado sera tur-
bado. I Ojald la historic de nuestro tiempo no nos
ofreciera repetidos ejemplos que la moderaci6n
prohibe citar en comprobante!
Cualquier demagogo aspirante a la tiranfa en-
gala con facilidad a un pueblo ignorante para ti-
ranizarlo a fuerza de declamaciones vagas contra
la tiranfa de la administraci6n existente, de im-
putarle los proyectos criminals que el mismo
demagogo maquina, se hace career, sin presentar
un dato justificativo; por estos medios subterrA-
neos forman complots, preparan revoluciones, que
desde el moment en que estallan turban la tran-
quilidad puiiblica, cometen violencias sin nimero,
se atropellan las propiedades, se cometen asesina-
tos y todo genero de atrocidades; aun cuando se
sofoquen estas conspiraciones, ya ban producido
una desmoralizaci6n; los que ban sido c6mplices
de ellas es raro que se corrijan; reconcentran su
rabia, vuelven a principal nuevas maquinaciones,
adoptan nuevas formas, toman mejores precaucio-
nes y aprovechan el primer moment favorable
para volver a presentarse en la escena con mis
fiereza.
Si fueron dichosos, u obtuvieron alguna ven-
taja, toda su atenci6n la dirigen a considerarse;





92 JUAN IGNACIO DE GORRITI
la fidelidad a las leyes de la repiblica, la
si6n a las autoridades constituidas es el may
men; la complicidad en sus traiciones el
merito; jams hubo conquistador tan fie]
tratase el pais conquistado con la fiereza qu
traidores usan con sus conciudadanos que i
participado de sus iniquidades: primero
su codicia en la fortune de los perseguidos
personas hacen ultrajes mil veces peores (
muerte. Las leyes, las instituciones tiles a
todo viene a tierra, la voluntad del intrusc
supreme ley; sus compaiieros de armas tiei
cencia absolute; ningin freno contiene su b
dad; pero al fin dan a sus amigos el prem
puede esperarse de ellos, porque del irbol
no deben esperarse frutos buenos.
Como por una parte la licencia no sabi
tenerse a si misma y traspasa todas las ba
si puede; los que sacrificaron una vez su pa
su conciencia al asqueroso interns de apod
impunemente de las propiedades ajenas c
han desnudado a los que llaman enemigos,
pacidad se estrella contra sus companeros;
vision entire ellos nace. Por otra parte, coi
remordimientos siguen al criminal, donde,
que vaya, los tiranos son timidos y suspicac
mejantes a Cain, ven un asesino en cada h
que se les present, los primeros objetos (
desconfianzas son los c6mplices de su tirania
conocen la depravaci6n de su alma; para
merlos aprovechan sus divisions, las fomi
arruinan a los unos por los otros, se rode
hombres imbeciles, incapaces de reprimir 1
cesos de los particulares, la corrupci6n se g
liza, el tirano favorece estos des6rdenes: 1(
miiales se le acercan, porque creen que si
tecci6n asegura la impunidad de sus delitos
unos delincuentes sufren de la impunidad de
todos se quejan, nacen y se generalizan los d
tentos. Nuevos aspirantes maquinan: que
6ean felices o desgraciados en sus empresas,





la Repuiblica no es menos turbulento, mis
.i tranquilo.
a ignorancia abre la puerta a la corrup-
Ea a la vez destierra a las ciencias, las
industrial; obstruye los canales de la ilus-
perpetda la ignorancia, que es luego fe-
de mayores excess y desmoralizaci6n,
del buen orden de las sociedades, de las
la civilizaci6n y de la prosperidad publi-
ruyendose, pues, estos dos agents pode-
1 desorden de las sociedades political,
,onsolidardn sus instituciones y harAn feli-
pueblos.

5.

DE LA INSTRUCCI6N EN GENERAL

mbre tiene deberes que cumplir con res-
Dios, con respect a si mismo, y con res-
todos los demls hombres. El ap6stol San
)mprendi6 admirablemente estas obliga-
.ciendo: sobrie just et pie vivamus. Dios
riado y 6l mismo nos conserve; su provi-
a llenado el mundo entero de maravillas
bien del hombre; su poder es infinito; un
de su voluntad es suficiente para redu-
iverso al caos de donde lo sac6 su poderosa
si tenemos la desgracia de irritarlo, los
e su ira serian la mayor de las desgracias
pueden sobrevenir. Le debemos, pues, a
3r, porque es infinitamente bueno; grati-
los beneficios que nos ha dispensado;
por su poder infinito; y temor, porque su
Spuede aniquilarnos. Esto es, aun cuando
)zca el hombre a Dios como autor de la
za, los que tenemos la felicidad de oono-
ibi6n comno reparador del genero human
de su dignidad por la prevaricaci6n del
min, estamos obligados a los mismos de-
r tftulos much mas fuertes y estimulos





mds poderosos; pues como dice muy bien la ig
nuestra madre, de nada nos servia haber sido
dos, despuds de la infidelidad de Addn, si no hi
semos sido redimidos. Nil enim nobis nasci
fult nisi redimi profuisset. Todos estos motive
amor, de gratitud, de respeto y temor, debi
estar siempre presents al espiritu del hon
para no altar jamds a los deberes que tiene
cumplir en sus relaciones con Dios. Esto es lo
se llama vivir piadosamente, pie.
El hombre no es dueio de su vida ni de
miembros: recibi6 de Dios estos dones, debe
plearlos segiin los designios de la provide]
odas las criaturas estdn sujetas a esta ley,
desviarse jams de ella. Por que el hombre
estaria exento? El que rehusase reconocer
obligaci6n deleri exhibir el diploma de su p
legio. 8 De d6nde lo sacard? Asentada esta ver
se sigue que al hombre no le es licito quitar,
vida, mutilarse, ni destruir su salud por el
inmoderado de los placeres, o disminuir vohl
riamente sus facultades fisicas, sean corporal
intelectuales, por el entorpecimiento de los seni
producido por una vida desarreglada. Vivil
metido a esta regla es vivir sobriamente, so,
El hombre es nacido nara vivir en socie,
debe, pues, vivir con todos sus semejantes
mismo modo que desearia que los otros se corn
tasen con 6l. Las relaciones sociales guardian
escala de gradaci6n, en virtud de la cual deb<
mrs a unos que a otros: en primera linea encoi
mos a los padres con los hijos y a los hijos coi
padres; en segunda a los hermanos entire sf
tercera los amigos; en cuarta los parientes de
gre, los de afinidad, los compatriotas y, por
mo, todos los hombres sin excepci6n, sear
donde fueren, cualquiera que sea su nacion
political, su creencia, su condicion, porque t
somos hermanos, descendientes de un mismo pa
como decia el ap6stol: fecit que ex uno o
genus humanum inhabitare super terrain. A
porci6n que crecen y se fortifican los vinculos




REFLEXIONES 95
entire si a un hombre con otro, crecen tam-
os miramientos que deben tener cada uno
Ssemejante. Bajo la linea de los deberes ha
i la naturaleza con caracteres indelebles los
.os. Cada uno tiene derecho a exigir de sus
Lntes las mismas consideraciones que 61 dis-
; o, por mejor decir, las que debe dispensar.
yes tienen por objeto garantir los bienes que
tenecen a cada ciudadano; cada infracci6n
es un ataque contra la propiedad de algiin
alar o de toda la comunidad; cada hombre
derecho a la protecci6n de los magistrados
,ados de la observancia de las eyes, si algu-
ha infringido en perjuicio suyo: con much
az6n cada ciudadano y todos tambi6n a la
eenen derecho de reclamnar la observancia de
as leyes cuya infracci6n perjudica a la co-
ad.
Estado debe considerarse como una gran
a; sus leyes son como las ordenanzas que
1 padre comin para el buen orden de su casa,
dad de sus domnsticos y prosperidad de sus
la autoridad puiblica tiene el lugar de padre;
peto y veneracion que le son debidos, estdn
misma linea que los debidos a los padres.
ia familiar bien ordenada, los intereses de
niembro de ella son mirados como de toda
: todos los miembros concurren con su con-
te de auxilios a ayudar al que los necesita,
Liera que sea la adversidad en que se en-
e.
nismo deberia suceder en una sociedad bien
ida: cada individuo deberifa contar con el
de toda la sociedad, para ayudarlo en una
idad y garantir sus derechos; mas este de-
nace del deber que 61 mismo tiene que llenar
dos y con cada uno de sus conciudadanos.
Estado viese de ese modo estrechados los
os de la uni6n entire todos los conciudada-
a legislaci6n habrifa tocado el ulItimo dpice
perfecci6n.
use ahi las mdximas de que deberfan estar




UUv J UAIN 1U14A^kiU jUr, kxUtlRL.Mn.U1
imbuidos todos los ciudadanos: debian mamarlas
con la leche y nutrirse de ellas en el regazo mismo
de sus madres. Un Estado cuyos ciudadanos se
hallasen poseidos y bien penetrados de ellas, seria
indudablemente feliz; las leyes serfan observadas
por un sentimiento y convicci6n de propia conve-
niencia; los magistrados respetados por amor; rei-
narfa la paz; los ciudadanos estrecharian entire si
los vinculos de fraternidad por el estimulo del inte-
rds individual: cada uno, siendo bendfico a su se-
mejante, se persuadirfa de que abria para si mismo
las puertas de la beneficencia; la paz y la justicia
se darian mutuamente el 6sculo de la amistad mAs
s6lida; huiria el crimen y los delitos serian muy
raros.
No se diga que me entretengo en former bellas
utopias o una repfiblica como la de Plat6n, impo-
sible de realizarse. Yo siento las dificultades que
ofrece la empresa de educar un pueblo entero,
de modo que las miximas de sabidurfa que he
propuesto se generalicen hasta penetrar las fnfimas
classes de los ciudadanos; pero no me parecen su-
p eriores a un buen plan de educacion apoyado por
as leyes y met6dicamente sostenido con tesdn por
todas las autoridades como base principal de las
instituciones politicas.
En algunos pueblos de Asia la opinion absurda
de la transmigraci6n de las almas ha sido consa-
grada en dogma religioso, y millones de hombres
imbuidos de este error miran como una de las
mayores desgracias que puede suceder a un indi-
viduo matar un insecto, en que podria hallarse el
alma de un ascendiente suyo, cuya felicidad se re-
tardaria por este accident. Los sibditos del gran
Lama de la India miran como la mayor felicidad
morir oprimidos por este jefe de su religion, y se
yen centenares de hombres esperarlo en la Ruta y
arrojarse delante de 6l para ser despedazados por
las ruedas de su carro; y millares de hombres
se prosternan delante de las reliquias de estos pre-
tendidos martires, a tributaries una adoraci6n re-
ligiosa. Nadie se atreverfa a insultarlas o mirarlas




REFLEXIONES 97
esprecio, sin ser oprimido por las leyes o por la
racion piiblica. En las naciones donde esti
ducida la poligamia y el uso de quemar los
veres, sabemos que las mujeres que han per-
ido a un hombre, se disputan entire si el de-
) de preferencia a ser quemadas vivas con el
ver de su marido, como entire nosotros dos
ndientes se disputarfan -una herencia pingue.
Les si la educaci6n ha sido bastante fuerte
empeiar naciones enteras en usos tan absur-
tan contrarios a todos los sentimientos de la
raleza y de la raz6n, por sola la esperanza do
felicidad imaginaria, (jpor que no lo seria
encaminar otras naciones por el sendero de
cta raz6n, y esto por el sentimiento de bienes
s que la experiencia haria palpables? Poco
po ha que lleg6 a Chuquisaca M. D'Orbigni,
naturalista que ha visitado como fil6sofo la
)r parte de las naciones del Chaco que llama-
salvajes, y le he oido asegurar que hay algunas
ellas donde el hurt y el adulterio son desco-
los, porque seiran irremisiblemente castiga-
ie muerte; que reunen la hospitalidad mis
rosa a una decencia de costumbres poco comuin
ufses que se tienen por civilizados.
Scitado con placer esta noticia hist6rica, por-
ao s6lo hace honor a nuestro suelo, sino que
?arece confirmar mi opinion; he dicho poco:
nta mi proyecto puesto ya en plant, y que le
a pocos pasos que dar para perfeccionarse;
ie en un pueblo hospitalario donde reina la
nencia conyugal y se respeta la justicia, rei-
precisamente otras virtudes inseparables de
Lridad, de la justicia y honestidad. El solo
sentido de unos hombres que no tenemos
r de llamar salvajes, ha sido capaz de inspirar
Leralizar el horror que debe tenerse a los vicious
e el hombre es compelido por estifmulos tan
'osos, en cuya ejecucion experiment la parte
tiva una satisfacci6n que parece agotar todas
lem.s aspiraciones. C6mo se aventajarian
los cultos con los auxilios que la civilizaci6n





ofrece a la raz6n humana para perfeccionar sus
conocimientos y rectificar su moral!
Toda la dificultad esta en acostumbrar a los
pueblos a mirar sus acciones en su verdadero punto
de vista, es decir, habituar a la juventud desde
la ni.ez a pensar que en la satisfacci6n de una
pasi6n desordenada, se pierde much m6s sin com-
paraci6n de lo que se gana. Esta no es una quime-
ra, es una verdad demostrable como tres y dos
son cinco; nada mis se necesita para rectificar la
raz6n y la moral de un pueblo: desterrar de 61
todos los vicios. El hombre naturalmente ama el
bien; no abraza los objetos sino porque aprende
que en su goce encontrari un bien; luego si se
habitda desde muy temprano a apreciar en su
just valor las satisfacciones de una pasi6n desor-
denada, hallard que no le proporcionan un bien,
sino males muy positivos; huirA de ellos, se habi-
tuara a reprimirse y se hard superior a ella sin
esfuerzos extraordinarios; pero es preciso, lo repi-
to, habituarse a ello desde la ninez; porque des-
pu6s de haberse corrompido el coraz6n, es casi
seguro que prevalecerA la pasi6n a todas las re-
flexiones de la raz6n.
Dirijamos, pues, votos al cielo para que alcance
a los legisladores de los nuevos Estados ameri-
canos el buen sentido de persuadirse que la verdad
es mas poderosa que la mentira: y que si 6sta ha
podido triunfar de tal modo de pueblos enteros
para sujetarlos a pricticas repugnantes a la raz6n
y que sublevan contra si todas las inclinaciones
de la naturaleza, much mejor podri la verdad
reducirlos a seguir la voz de una raz6n ilustrada
y segundada por las puras y dulces sensaciones
que goza nuestra alma cuando ha triunfado del
viclo.
La educaci6n que se de a la juventud obrar6 esta
metam6rfosis, si es llevada a la perfecci6n de que
es capaz. Ella deberia ser dada por los mismos
padres: nada puede ser comparable al celo con
que 6ste toma ordinariamente sobre si el empeio
e former a su hijo para la virtud; sus palabras





REFLEXIONES 99
Uevan la unci6n del amor paternal, son semillas
que caen en una tierra que la naturaleza misma
ha preparado con el respeto y amor filial para
echar profundas raices y producer frutos copio-
sisimos.
Pero 8 cudntos padres entire nosotros estdn en
aptitud de dar a sus hijos la educaci6n que de-
manda la necesidad? La masa de las poblaciones
en los nuevos Estados americanos estU sumergida
en una ignorancia lamentable, efecto del descuido
con que han sido educados los pueblos. Aunque
algunos de ellos tengan una instrucci6n suficiente
que aumentarfa con el ejercicio y los studios que
el empeho en que se hallaban los obligarfa a hacker,
no se contraen a ello, ya porque ban dedicado toda
su contracci6n a especulaciones lucrativas que ocu-
pan todo su tiempo, ya porque distraidos do sus
deberes y negligentes sobre un negocio de tanta
importancia, rehusan arrostrar una tarea minu-
ciosa, prolija y sin interrupci6n que les parece
insoportable.
Es precise confesar con ingenuidad para nuestra
propia confusion y recordarlo para que nos sirva
e ejemplo, que los protestantes tienen en esta
parte una moral m6s ajustada a la raz6n y al
Evangelio. Los padres de familiar de entire 6stos
consagran horas determinadas a la instrucci6n de
sus hijos. Los domingos, ainicos dias festivos que
se conocen, no se permiten distracci6n de ningiin
g6ncro: despu6s de los ejercicios puiblicos de su
culto, emplean todo el tiempo en estudiar las es-
rituras, explicarlas a sus domdsticos e instruirlos
en los deberes de hombres, de ciudadanos y de cris-
ianos. Permita el cielo que usos tan ejemplares se
eneralicen en toda la America espahiola que pro-
esa la religion santa cat6lica apost6lica romana.
CuAnto ganarfan la educaci6n y las costumbres!
En Europa ha prevalecido entire los principles
1 uso de nombrar ayos que se encargan de la
ducaci6n de sus hijos, a cuyo cargo corre former
us costumbres, sus modales, e instruirlos en todos





100 JUAN IGNACIO DE GORRITI
a que su nacimiento los llama. Este m
ciertamente excelente, si se acierta a e
hombre dotado de las cualidades necesar
desempefar dignamente tan alto encargo.
nen a los ojos los progress que debe hacer
a cuya ensehanza estd enteramente consa
hombre de talent, de grande instruccic
gusto, discreci6n, prudencia y sin repi
sus costumbres; que no le pierde pisada a
cando, para fomentar todas sus buenas
ciones, reprimir las desarregladas, eleva
piritu; y que de todos los acontecimieni
ocasi6n para darle lecciones tiles e impi
No debe, pues, admirar que en nifios de 1
caci6n tan cuidada, se noten frecuentemen
de elevaci6n de alma, no siendo sino efec
buena direcci6n que se ha dado a sus fa
morales.
Los grandes sefiores y otras personas c
didades han seguido el ejemplo de los pi
pero por excelente que sea el metodo de ]
es insuficiente para las necesidades piblice
generalizar la instrucci6n en las masas
de que en Am6rica son ranrisimos y acaso
los padres que confian la educaci6n de
a ayos dignos de tal confianza. Los mi
dosos libran la educaci6n y enseianza de o
a maestros de primeras letras, a los cole
acreditados y a las universidades. Siendo,
fuentes minicas en que la juventud amern
los nuevos Estados, se inicia en los conoc
necesarios al buen desempefo de las d:
obligaciones que el hombre en sociedad t
dedicarse, es necesario que los indicados e
mientos se purguen de los vicios de que ha
y estan ain afectados, por la double raz6n c
necesario rectificar los m6todos de ensefian
que, generalizada en las masas de nuestr
ci6n, conozcan bien los derechos y deb
ciudadano y dejen de ser instruments c
las pasiones criminals de los que aspii
j. - - ^ ^ - - _ -