Revista de publicaciones navales

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de publicaciones navales
Physical Description:
Serial
Publisher:
Buenos Aires; Servicio de Inteligencia Naval ( Argentina )

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 20934447
oclc - 26200495
System ID:
AA00019461:00038

Full Text


fI




a/r

i

































'6






36


bMIN ISTEIO DE MARINrA




REVISTR

DE


PUBLICACIONES -NAVALES.


Tomo IL.-Nos 302 y 303.-Ago III- Buenos Aires, Nov, y Diciembre de 1911






Cartas sobre estrategia naval )
BASADAS EN LA CAMPARA NAVAL DE 1805


Por el teniente de Navio H. H. Frost, U. S. N.


1 sMMt V AA-T


10 Introducci6n

El escritor military Alemdn Principe Kraft Zu Hohenlohe-Yn-
gelfingen, en su muy conocido trabajo ,cartas sobre estrategia,
describe varias campafias militares desde el punto de vista de
los Generales en Jefe. En una critica minuciosa e imparcial,
61 da a conocer la forma en que los caudillos han aplicado en
algunos casos correctamente, los principios en que se basa ]a
Estrategia. Y cita otros casos en que los caudillos fallaron en
la forma de aplicar dichos principios, explicando las causas por
las que son responsables de sus errores. El Principe Hohen-
lohe nos da en este terreno una excelente exposici6n de los

(') Esta% cartas obtuvieron el primer premio en el concurso anual de 1918, ce-
lebrado en el Instituto Naval de los Estados Udidos de Amdrica, y actualmente
son reglamentarlas para el Coleglo Naval de Guerra de dicha nacion.









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


principios de la estrategia militar y los distintos medios de apli-
carla en la guerra terrestre. El no haberse ocupado otra per-
s6na en hacer algo semejante en este sentido con respect a
]a estrategia naval, me ha conducido a presentar este trabajo.
La historia nos relata un ntimero considerable de campafias
terrestres que pueden servir para ilustrar el arte de la estra-
tegia militar, pero comparativamente es muy reducido el n0i-
mero de campafhas navales que podemos utilizarpara el estudio
de ]a estrategia naval. P
Debemos admitir que la campafia naval de m~s importancia
que registra la historia, bajo el punto de vista estrat6gico, fu6
la de 1805 entre Napole6n e Inglaterra.
Esta campafla tuvo por escenario el Ocdano AtlAntico, y se
extendi6 hasta el Ocdano Indico, de acuerdo con los deseos de
Napole6n. Tomaron parte en esta campafla caudillos m,'s gran-
des que en cualquiera otra de las Ilevadas a cabo en el mar:
por parte de Francia tom6 parte en ella Napole6n; por parte
de Inglaterra Pitt, Braham y Nelson. En apoyo de lo ya ex-
puesto se puede afirmar que esta campafla es la m,.s impor-
tante para nuestre prop6sito, porque ha sido estudiada mds
cuidadosamente que ninguna otra, en dpocas recientes y por
autorizados historiadores se han analizado los objetivos perse-
guidos y planes seguidos por ambos adversarios.
El ventajosamente conocido escritor Ingles JuliAn Corbett,
describe ]a campafla bajo el punto de vista ingles, en su deta-
Ilado trabajo titulado -The Compaing of Trafalgar, nosotros
creemos que los hechos que menciona referentes a las fuerzas
Inglesas se ajustan a ]a verdad, pero en cambio el odio que
exterioriza hacia Napole6n, nos hace creer que sus opiniones
con respecto a las fuerzas Francesas, deben ser analizadas cui-
dadosamente antes de aceptarlas. El Coronel Desbriere del
Ej~rcito Francds, en su trabajo titulado ,La Campaigne Mariti-
me de 1805z, nos da una idea completa de la campafla bajo el
punto de vista Francds. Para la adquisici6n de algunos porme-
nores relacionados con estas cartas, he consultado las obras de
Mahan, Jurien de ]a Gaviere y James, las cuales y las cr6ni-
cas navales de la dpoca me han dado valiosas informaciones
con respecto a la disposici6n de las Fuerzas Inglesas.
Las 6rdenes insertas han sido tomadas de las obras titula-
das gBraham Papers, y ((Blockade of BrestD.
Tomados los datos que anteceden de las autoridades men-
cionadas voy a proceder por propia iniciativa a deducir las
conclusiones de ellos. Nosotros hacemos un intento para ana-
lizar los variados principios generales del arte de la estrategia


2









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 3

naval y los distintos procedimientos empleados por los directo-
res de esta campafta para su utilizaci6n. El desarrollo de este
programa no tiene por objeto bacer un juicio critico de los di-
rectores antes mencionados en aquellos casos que estuvieron
desacertados en sus resoluciones. Nuestra critica no tiene ca-
ricter personal y solamente se hace bajo el punto de vista de
su enseflanza tdcnica.
Con el fin de hacer una critica serena e imparcial debemos
colocarnos mentalmente en el puesto del caudillo cuya actua-
ci6n estudiemos, examinando la situaci6n bajo este punto de
Vista y teniendo en cuenta los recursos de que disponia en
cada caso. Tampoco debemos de olvidarnos que cualquier
persona toma una decisi6n y procede mis ligeramente sobre
un asunto cuando no tiene responsabilidad alguna en el mismo,
y mucho mds se debe tener en cuenta este extremo cuando de
la actuaci6n del responsable dependen los destinos de ]a naci6n.
En un juego de ajedrez o de barajas un espectador se darAi
cuenta de los errores mds ripidamente que los jugadores.
Esto es lo que realmente y en mayor escala sucede en ]a gue.
rra, pues el critico se encuentra fuera de peligro sin respon-
sabilidad, y por el contrario una decisi6n de un instante del
Almirante puede variar por completo el curso de la guerra;
Napole6n dijo en cierta ocasi6n -el vulgo tiene formada una
idea muy incorrecta de la decision necesaria en la guerra, por
parte del que procede con el completo conocimiento de las
consecuencias de una de sus grandes batallas, de ]a cual de-
pende la suerte de un ejdrcito y la de una naci6n,. Si esta
es la opini6n de un hombre de la talla de Napole6n, los erro-
res cometidos por Braham y Nelson nos servirin para formar-
nos una idea de 1o dificil que es evitarlos. Si nos detenemos
a analizar cierto nilmero de errores cometidos por estos gran-
des caudillos, indudablemente Ilegarfamos a la conclusion de
que es necesario ser indulgente en la crftica.
Por lo expuesto anteriormente espero que Vds. no tendrin
deseos de hacerme repetir las demds criticas de que ha sido
objeto el Almirante Villanueve, durante un periodo mayor de
un siglo, asf como tampoco los violentos ataques que han ]an-
zado contra Napoledn todos los historiadores ingleses, por su
conducta en aquella campafia.
Cuando expongamos los errores cometidos no serA nuestro
objeto criticar al Jete que los cometi6, y si solamente tratar de
descubrir las causas que motivaron estos errores, por si algiln
dia uno de nosotros se encontrase en una situaci6n semejante
les sirva de lecci6n y evite su repetici6n.










4 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


20- El objetivo politico de Napole6n e Inglaterra

La estrategia esti -tan fntimamente ligada con ]a political,
que es necesario comenzar nuestro examen sobre la campafia
-con una ojeada rApida sobre la situaci6n polftica. A principios
del aflo 1805, Inglaterra se encontraba en guerra contra una
alianza de Francia, Espafia y Holanda, de la, que era Jefe
Napole6n.
Naturalmente el objetivo politico de cada naci6n era conse.
guir el dominion comnpleto sobre la otra. La actitud de las de-
mds naciones Europeas era el problema inmediato a resolver.
Los Ingleses podfan mantenerse a la defensiva sin Ia ayuda
de las otras naciones Europeas, pero tenfa el convencimiento
de que les era impossible tomar una ofensiva eficaz contra
Francia, sin la ayuda de otras naciones del continente. En
este estado las cosas, el hAbil primer ministro William Pitt,
trat6 de formar una gran coalici6n de naciones Europeas con-
tra Francia. En esta gran combinaci6n se encontraban Rusia,
Austria, Prusia, Suecia, Ndpoles y Portugal.
Pitt encontr6 un gran apoyo en su labor por ]a alarma que
caus6 a estas naciones ]a political agresiva de Napole6n, pero
-encontr6 una gran dificultad por el temor que les inspiraba
Francia y Napole6n. Todas las naciones continentales hubie-
sen visto con agrado la cafda de Napole6n, pero encontrdndose
dste en antecedentes de cuanto sucedia, les ofreci6 sobornar-
las por sus servicios, desligdndose cada una de ellas de ]as
demAs temerosas de declararse abiertamente enemigas de
Francia, dilatando en consecuencia toda decision colectiva o
individual, lo cual puso de manifiesto el poder de Francia y el
Genio de Napole6n.
El objetivo de Inglaterra consisti6 en organizar esta gran
coalici6n contra Napole6n.
El objetivo de Napole6n como es natural, consisti6 en do-
minar a Inglaterra antes que las naciones continentales le pres"
tasen su apoyo.

80. Los problems militares a resolver para obtener los
objetivos politicos menclonados.

A primera vista se le ocurre a uno contestar que la orga-
nizaci6n de la coalici6n debe ser una labor p0iftica y no estra-
-tgica. Pero es necesario admitir que en este caso es una la-
bor demasiado grande para que pudiera ser desarrollada







CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL


solamente por ]a politica. No se nos puede ocultar el esfuerzo
que representaba para la diplomacia el inducir a cualquier na-
cidn de la 6poca a declararse enemiga de Napole6n, porque,
es indudable -que la primera naci6n que tomase fa iniciativa se
encontraria sola por algtln tiempo frente al poder de Napole6n
en tierra, mientras las demds se mantendrian a ]a espectativa
antes de abandonar su situaci6n, observando el curso de los
acontecimientos.. Es cierto que la primera naci6n que tomase
la iniciativa contaba con el apoyo de Inglaterra, pero las gran-
des victorias navales que pudiera obtener 6sta, no le repre-
sentaba una ventaja inmediata a las naciones continentales.
Estas naciones reconocian al hecho de que Inglaiterra con su
superior poder naval podia sostener la guerra durante afios
sin. serio peligro para ella, pero tampoco desconocian que no
podian entrar en la guerra sin correr el riesgo de sufrir de
manos del EjCrcito Francds una derrota completa e inmediata.
En consecuencia para inducir a las naciones continentales
a que tomaran parte en la coalici6n era -necesario-para Ingla-
terra:
1 Demostrarles a lais naciones continentales que se encon-
traba dispuesta a prestarles ayuda en la campafla de tierra; y
20 Demostrarles su seguridad con respecto al. resultado de
la campana, ponidndoles de manifiesto las grandes pdrdidas
que les supondria si Csta les fuese adversa.

El dnico medio de realizar esto por parte de Inglaterra,
consistia en enviar todo su ejdrcito regular al continente. Con
este acto demostraba que se encontraba en condiciones de
prestar una ayuda efectiva en el momento y que procedia de
buena fe en el asunto. Este es el dinico medio military de que
disponia Inglaterra, por el cual podia obtener inmediatamente
su objetivo politico, que consistia en asegurar ]a ocupaci6n en
el continente por parte de los ejdrcitos de Austria, Rusia. y
Prusia.
Napole6n disponia de tres medios para derrotar a Inglaterra:
10 Una invasi6n de Inglaterra.
20 Obstaculizar el comercio inglds.
30 Efectuar operaciones sobre las colonias; inglesas.

Ahora' pasaremos a analizar las fuerzas de que disponia
Napole6n para la ejecuci6n de estos planes de operaciones.
Primeramente examinaremos la potencia de su fuerza naval
que naturalmente dado el carhcter de ia guerra era lo mis im-
portante. Nos referimos principalmente a los buques de linea








6 REVISTA DE PUBLICACJONES NAVALE.,

que formaba la verdadera fuerza de batalla. Los buques de
ifnea podian clasificarse en las tres clases generales siguientes.
10 Navios de tres puentes de 98 a 120 cafiones.
20 Navias de dos puentes, de 64 o 80 cafiones.
f~r Buques de 60 cafhones.

Admitiendo que el nayfo de dos puentes sea ]a unidad, de-
bemos contar los de tres puentes como :dosunidades.
Corbett analiza este punt de una manera amplia, por cuyo
motive tomamos esta definici6n de sus conclusiones.
A pesar de ello se da a continuaci6n una definicifn original-
pues estimamos que pueden clasificarse los .navios de cincuenta
caflones como media unidad, sin incurrir en una discrepancia
apreciable. Pot consiguiiente en este trabajo para hallar ]a p'O-
tencia de una 'escuadra clasificdr"emb-sI los buques en la for-
ma sigltIiente:: :, o : :

10 Navios de tres puentes, dos unidades.
20 Navlos de dos puentes, una unidad.
30 Buques de cincuenta caflones, media unidad.

Como auxiliares de los buques de Ifnea existian las Fragatas
de 82 a,44 cafhones, y las corbetas, bergantines, balandros y
escampavias. Esta clase de buques tom6 parte muy raras ve-
ces en los combates de buques de lInea, y eran utilizados como
exploradores, avisos escoltas de convoy y solos en cruceros
para atacar al comercio enemigo y defender el propio.
A principios de Enero las fuerzas navales de Napole6n se
encontraban distribufdas en ]a forma siguiente:
Unidades
En Texel, Holanda: seis navfos holandeses de
dos puentes.... ............ ....... 6
En Rest, Francia: tres navfos de tres puentes
y 18 de 2 puentes (todos Franceses) ......... 24
En Rochefort, Francia: un navfo de tres puentes
y 4 de dos puentes (todos franceses) ........... 6
En Ferrol, Espafla: cinco navfos franceses de dos
puentes. ................... .......
En Cadiz; Espafha: un navfo francs de dos puen-
tes (e) A igle) .................................... I
En Tol6n, Francia: once navios franceses de dos
puentes ...... .................... ............. 11
Que hacen un total de.. .. ................... 65 um
dades en aguas nacionales y listos para ]a mar.








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 7

En adicci6n a ]a fuerza anteriormente expresada, existian
en la India, un navio frances de dos puentes (El Marengo), y
cuatro navios holandeses de dos puentes, total cinco unidades;
pero los buques holandeses se, encontraban en tan malas con-
diciones, que era imposible;.utilizarlos en servicio activo. El
gobierno espafiol se habia comprometido, obtener 30 unidades
para fines de Marzo listaspara hacerse a la mar v a las 6rde-
nes de Napole6.n,..
Las principles fuerzas de- tierra que se encontraban listas
para utilizarlas contra Ingla terra eran las siguientes:
En Texel, 25.000 hombres con sus transportes, a las drdenes
del Mariscal Marmot.
En., ls cercanias de Boulogne, unos 90.000 hombres, con una
flotilla- de 1.500 buques con capacidad para transportarlos a In-
glaterra, bajo las 6rdenes personales del Emperador.

... El objetivo de.las:1uer&V navalesinglesas.
r'i: : -- 7
A princiI pio de Enero el ejdrcitoinglds no se encontraba
listo y necesitaba de tres.a, cuatro meses de preparaci6n an-
tes de emprender campafta a luna en el continente, por con-
siguiente Inglaterra se crefia obligada. a mantenerse en una de-
fensiva estratdgica por el -momento.
Napole6n tena la ventaja de la ofensiva,.y teniendo ds-
to en cuenta, la Marina Inglesa tenfa ]a misi6n siguiente:
1 Proteger a Inglaterra contra una invasion.
20 Proteger'a ,las coloias n :lo posible; y
30 Proteger el comercio de6ultramar. -

De estos tres extremos, el de, lainvasidn era el que mAs
preocupaba a Inglaterra, y por consiguiente debian tomarse a
todo trance las disposiciones oportunas, para colocarse en con-
diciones efectivas de defensa. A los fines indicados. Se arma-
ron,seis buques de linea'anticuados, con.carActer permanence,
a lo largo de la costa inglesa en el Area por. la cual: debia pa-
sar la flotilla francesa. Este: medio de defensa, se fundaba ;en
el gran nilmero de barquichuelos que' pretendfan usar los fran-
ceses, los cuales podian ser batidos fAcilmente por un nilmero
reducido de Fragatas. Este medio de defense obligaba a Na-
pole6n a concentrar enel canal una fuerza naval suficientemen-
te poderosa para anular dichas defensas.-
La fuerza naval-francesa naturalmente no tenia el suficien-
te poder para compeler a la inglesa y mantener el dominio
del canal por un ntimero de dias, hasta que pudiesen concen-








S REVISTA DE PUBLICACIONRS NAVALES

trar una esculdra suficientetehite potent para mantener a ra-
ya ta igiesa. Napbleb5n tenfa desebs de desarrollar"sis ;pla-
niig di Pi've'sirn, 1o CAIf~ de tiniA flota para maiteneri el
cbfiti-o1 del canal giquiri a por un ntimeri6 de dfa: !;En obse-
cuhncik a cualq iefa se le OctrI-ii-fa 'ptiniera vista -que este
er4 iiW ksu'nto de M 'il '0budi6i1 pa* f Iftlatfrra; pies le batA.
ba &-6centrar el grUeso de sith fuerzas ien el canal; al, mimo
tiempo que su ej~rcito desarrollaba ]a campafeWdiN'iL-rbf."
Perd si blhii 6s diert6 tiue 6e"elan brlabaIds d9-VEunbe-
rador en 16 jite i- # 'cth.a 1a inv-ia Ii":d6Ihglaterrai'ari'cam-
bid le dtjala effA ilertad pata Afb.ar i lMs colOfnia 9'comer-
cio ingles. La primera decision estrategica' p b part&' del Al-
mfiWttzgo I1 216-2 ,ii ue ste dispuisiere de iina fuerzai na-
VAl: su ficiente : ".: !!:! ': ) i.. .::,.:
0 ParA A fl h i a d' u Aix visi V -.I-,
20 Para repeler todos los ataques a sus colonias ycomercio I
Aunque la flot a'inglesa-habfa:perdidb en',p0telicia conside-
rablemente antes de la ruptura de hostilidades, debido a ]a
coiiroVersi de San Vicent. cdnit lo9 oficiates de ltd arsenales,
y .h1 f~ftieiz0 i:cib'ido ,pi'qa'dl, fiahi'&8& corn.i-jk -. atiU1til0:d I'&
Ia R06014 y H4o.la~hilesa; -pue fhier' de iidAU6e! def Jm-
bag fuizais 6ri-'piiiiia'm'ente W iriigsfo, el Altiir lgtazgtY e't-i-
m6 que contaba con fuerzas'6fidieifte' papia tepIlMr lcualqtjir
ataque del Ieiemibigo, eih"cual tt f brih .Coque 6ste 10 1evAse a
efecto. '' ". -iI :
El mdtodo mseticaz jparafr;.star ,cua-quier ataque.por par-
te de los franceses, cnsistfa en mantpner bloqueadas, en puer-
to todas las fuerzas navales 4e, Napole~n. Paraconseguir esta
finalidad se destac6 una escuadra inglesa en las proximidades
de todoslos puertos ten. que,e'!eficontraban fuerzas enemigas
listap para hacer~e a 4a mar., La, doctrine inglesa consistfa "en
mantefler-una fuerza bloqueadora algosuperior en poder ofen-
sivo a- la que se.encntrase en opuerto. :
LA potencia ofensiva de -utia fuera' depende ide su potencia
flsica, intellectual y, moral. : -
En este caso su'potencda ffgica 'se-mide -.por el nilmiro, ta,
mafio y, condiciones delos' buqtdesLLas, potencias intelectual y
moral, por 'a inteligenciai. resbuci6n-y,-espfritu .deo los,.iAlmi-
rantes, oficiales ytripulaciones. -El; estado de los buques ingle-
ses (excepto la escuadra del Mediterrdneo): era, muy: superior,
al de los buques francesesy espaffoles. -
Los ingleses tentan, tambidn 1una gran sulperioridad en cul-
tura profeMonal y moral sobresus adversarios.,Laslargas per-
manencias en el mary una: campafia.contifuada! de diez aflos,








CARTAS SORE ESTRATEGIA NAVAL


le habia dado a la.Armada Inglesa excelentes hombres de mar
y gran conotimiento de tdctica y estrategia, y su gran tradi-
ci6n naval inspiraba a sus hombres un espiritu guerrero admi-
rable, dAndoles el conocimiento de la superioridad sobre el
adversario. Todos sus Almirantes sin excepcidn bran compe-
tentes y algunos sobresalian por sus cualidades. Mahan esti-
maba que solamente la influencia personal de Nelson, equiva-
lia a un refuerzo de tres navios de linea.
Par otro lada, las escuadras espaflolas se encontraban en
period de organizaci6n, y sus buques nae podlan prestar.ser-
vicio par el memento, al igual que los buques franceses y ho-
landeses, que tampoco podian hacerse a la mar en una larga
temporada. Los excess cometidos par la Revoluci6n France-
sa indujo a los mejores oficiales navales a abandonar el servi-
cio, y la disciplina de las tripulaciones dejaba bastante que de-
sear durante los primers aies de la Repfiblica. Es indudable
que la Marina aliada tenia muchos buenos y valientes oficiales
come lo demostraron en Trafalgar par su tenaz acometividad,
pero en tdrminos generales eran decididamente inferiores en
inteligencia e iniciativa a los oficiales y dotaciones inglesas.
Aunque los Almirantes eran personas cultas y de grand valor
personal, carecian del espiritu guerrero necesario y las tradi-
ciones de sus armadas les habian inculcado el principio de no
presentar batallas que pudieran tener caricter decisivo.
Finalmente ]a flota compuesta par unidades de varias nacio-
nalidades no tenfa interiormente ]a cohesi6n necesaria para
iniciar la campafia.
El solo hecho de comparar el nfimero y tonelaje de los bu-
ques, no puede darnos una idea de la potencialidad relativa
entre ambas Marinas, pues ]a inglesa con un nimero conside-
rablemente menor de buques, par la superioridad manifiesta
de su personal, tenia razones fundadas para que pudiera tener
igual potencia.
Este extremo .dificulta naturalmente el poder determinar la
superioridad de eficiencia naval entre hmbas adVdrsarios, pero
creemos acercarnos algo a ]a verdad compardndola de la ma-
nera siguiente:
cuifido las unidades de las dos flotas combatieh'tes son
igual en nfimero, ]a flota inglesa tiene"unia superiotidad
aproxima'da cdmo de 4 a 3,.

Lo anteriormente expuesto queda demostrado con; el echo
de que Cornwallis, bloque6 a Brest con diez y nueve unidades
encontrdndose en puerto veinticuatro francesas, y teniendo en








10 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVAI.-S


cuenta este hecho aislado, hasta debemos admitir que el mar-
gen anteriormente mencionado es algo superior. El Almiran-
tazgo no consinti6 nunca el que las fuerzas de Cornwallis e8-
tuviese integrada de una cantidad inferior. porque siguiendo
su tradicional poiftica naval de mantener- siempre su superio-
ridad considerable en las posicioces mas importantes, parece:
indudable que aquel le sefial6 a ]a fuerza de referencia una po-


CA rof'oc e.'fo
..qo P de /tO5
A. A...a.e,.. Ca Es= adr. ~St,.c s Ua/ .S nfl...

e. 4,a eye ada .v.I al In d.i of at


tencialidad minima.de 18 navios de linea. Y si tenemos en
cuenta.de que-esta fuerza 8 unidades, eran. navios de tres
puentes, tendremos 26 tinidades, miinero aproximamerte igual
al de las fuerzas francesas. Los ingleses calculaban que cuan
do el nfmero de sus unidades fuese igual a las del enemigo
]a superioridad estaba de su parte y era practicamente..inpo
sible el ser vencidos.








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 11

De acuerdo con los planes preparados para bloquear en
puerto a las flotas, de Napole6n por escuadras de superior po-
tencialidad, el Almirantazgo Britinico distribuy6 sus fuerzas
en aguas europeas en Enero 10 de 1805, aproximadamente en
la forma siguiente: :


En el mar del norte Lord Keith, con seis navios
de dos puentes y seis buques de 50 caflones,
para vigilar a la division Holandesa que se
encontraba en Texel y ]a flotilla de Bou-
logne .... ....................................
En el canal: Almirante Saumarez, de crucero
con una escuadra fuerte.
En las proximidades de Brest: Lord Cornwallis,
vigilando a 24 unidades francesas con una fuer-
za aproximada de,.: ... .........................
En las proximidades ,de Rochefort: Almirante
Graves, con un navio de tres puentes y cuatro
de dos puentes, vigilando una fuerza similar
que se encontraba en puerto .............
En la proximidad de.Ferrol: Almirante Cochra-
ne,. con un navio de tres puentes y cinco de
dos, vigilando a cinco unidades francesas que
se encontraban en puerto y a las unidades
espaflolas que se estaban preparando .........
En las proximidades de Cadiz: Almirante Orde,
con un navfo de tres puentes y cuatro de dos,
vigilando una unidad francesa que :se encon-
traba en puerto y:a las espaflolastique se en-
contraban en preparacidn parasalir...........
En las proximidades de Tol~n: Almirante Nelson,
con dos navfos de tres puentes y once de dos,
.vigilando a 11 unidades francesas que, se en-
contraban en Toldn y a los buques espaftoles
que se preparaban en Cartagena ..........


Unidades




9




19



6




7




6


613


Todo to cual daba un total de buques ingleses
bloqueadores ....... .. .................. 60
Todas estas fuerzas con excepcidn de ]a escuadra de Brest
eran 1o suficientemente :fuertes para los fines persegui-
dos.
Comoirefuerzo a estas escuadras se encontraban en la es-
tacidn de Irlanda tres navios de tres puentes y un ndmero con-
siderable de exploradores.








12 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Teniendo en cuenta la distribuci6n hecha por el Almiran-
tazgo BritAnico de sus fuerzas, en la forma que ;se ha expre-
sado, es probable que a alguien se le ocurra, preguntar, si ]as
fuerzas citadas con la distribuci6n de r'eferencia no era una
disposici6n peligrosa, con Io cual Inglaterra habfa violado el
principio esencial de ]a concentracifn. Estamos cansados de
oir que todo aquel que no miantenga sus fuerzasiformando un
solo grupo o masa.falta a los principios de ]a concentraci6n.
Pero no debemos .olvidar que el grado de concentraci6n
depende de ]a situaUin: de las fuerzas enemigas mds que de
las propias, y partiendo de este punto de vista que nos ocupa
llegamos al convencimiento de' que las fuerzas inglesas se en-
contraban mejor concentradas que.lasfuerzas enemigas. Cuan-
to mayor tiempo permaneciese' Aafsituacifn invariable demos-
traba mds-plenamente que.Sas:fueorz S'inglesas: estaban mejor
concentradas,, pues a excepci6n hecha de I'a. escuadra de Brest,
que podfa ser reforzada rApidamente, todas las de iAs eran
superiores en poder ofensivo, a las escuadras enemigas que se
encontraban en puerto. Y esta .afirmaci6n queda plenamente
confirmada con el hecho de que durante toda la campafia nin-
guna de las escuadras de Napole6n, abandon6 el puerto con el
prop6sito .de .;presentar batalla a ]a escuadra bioqueadora,
excepto en un caso que fu6 el que culmin&,con la.batalla de
Trafalgar, en la! cual se demostr4 de manera concluyente la
superioridad de la'Armada Inglesa. No es tampoco un impo-
sible que -tna: de lasiescuadras.Irancesasiprocurase abandonar
el puerto sin mantener contact con la escuadrabloqueadora,
atacando a otra inferior en fuerza de ]a que bloqueaba otros
puertos. Es indudable que :este hecho de haber ocurrido hu-
biese acarreado un cambio en la situaci6n estrat6gica, colocan-
do a ]a Armada Inglesa en tin grave peligro. El medio de
evitar este peligro consistla en mantener unaovigilancia escru-
pulosa y un bloqueo estricto sobre los puertos eni.que,.se en-
contraba estacionada la.escuadra francesa mAs fuerte. Pero
suponiendo por un moment que el enemigo hubiese consegui-
do salir sin ser visto, existen dos medios de e vitar el ser ata-
cado por fuerzas superiores.
Primero. Tener conocimiento exacto de ]a situacidn de los
buques.,de lfnea: mantener el .nimero suficiene de explorado-
res.en las proximidad~s del puerto; .informar sin pdrdida de
tiempa de ]a salida del enemigo al comandante en Jefe de la
escuadra, a los comandantes .de las escuadras pr6ximas y al
AImirantazgo. Tan pronto daos.o mls exploradores se' cercio-
ren de que enemigo se hace a ]a mar,.unodebe salir inmedia-









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL


tamente con el aviso, siguiendo el otro a la escuadra para de-
terminar cual es el rumbo que hace.
Segundo. Que cada escuadra destacase un cierto nfimero
de exploradores a lo, largo de toda el Area por la cual debia
cruzar el enemigo. En el caso que fallasep ambos mdtodos y
apareciese una fuerza enemiga superior no esperada, el Almi-
rantazgo confiaba en ]a pericia del Jefe de la flota y de sus
comandantes, para que se retirasen en ]a forma mAs conve-
niente concentrdndose con ]a escuadra inglesa mAs pr6xima.
En el curso de la campafia se verd que repetidas veces las
fuerzas francesas hicieron algunas salidas atacando por sor-
presa a ]as fuerzas inglesas inferiores en n-imero, pero en
ningtin caso Iograron ocasionarles daflo de consideraci6n. Al
terminar el Almirantazgo la organizaci6n de las escuadras de
bloqueo ya mencionadas, dej6 una reserva considerable de bu-
ques, unos listos para servicio y otros en reparaciones. Cita-
remos primeramente los buques que se encontraban listos para
servicio en puertos Ingleses.
La escuadra del canal, bajo el mando de Lord Cornwallis,
qued6 organizada en forma siguiente:
10 Escuadra de bloqueo de Brest, bajo el mando del coman-
dante en Jefe de dicha fuerza.
20 Escuadra de bloqueo de Rochefort, bajo el mando del
Almirante Graves.
30 Una reserva en puertos del canal, reparando y hacienda
agua y provisions, con los cuales se relevaban los buques de
las escuadras de bloqueo cuando aquellos lo necesitaban para
reponer su aguada y provisions.

Es dificil determinar el nilmero exact de buques de que se
componfa esta reserva, pues ella variaba a diario debido a las
necesidades del servicio, por consiguiente tomaremos como
punto de partida para calcular la potencia de esta fuerza, su
estado en los primers dias de Enero, con cuyo dato podemos
Ilegar a ]a conclusi6n que se menciona a continuaci6n.
La cr6nica naval asegura que la potencia total de ]a fuerza
del canal el 15 de Abril era la siguiente:
10 navfos de tres puentes.
14 navfos de dos puentes.
2 buques de 50 cafiones.
Que hacian un total de 85 unidades.
Creemos con lo expuesto en el anterior cuadro habernos
acercado bastante a la verdad al tomar como punt de parti-









14 REVISTA DE I'UBLICACIONES NAVALES

da su estado a principios de Enero, pues esta fuerza hay que
descontar las diez y nueve unidades de. la escuadra de Brest
y seis de ]a Rochefort, qued ndonos un sobrante de diez uni-
dades, en cuyo nfimero calculamos la potencia de ]a reserva.
Todos los buques de esta fuerza se encontraban en condicio.
nes de hacerse a ]a mar a ]as veinticuatro horas de recibir ]a
orden.
AdemAs de ]a primera reserva ya mencionada, existlan otros
buques de lfnea que llamaremos segunda reserva, y que se re-
laciona a continuaci6n;
Dos buques destinados a ]a estaci6n de la India.
Cuatro buques tripulados. y listos para servicio,
El Hibernia, 110 y el Revenge, 74. en construcci6n y
prdcticamente listos
Que hacen un total de nueve unidades listas para servi-
cio en u~n perfodo de tiempo de una a tres semanas.

Finalmente existia una tercera reserva de diez y nueve uni-
dades, de las cuales un reducido nfimero se encontraba listo y
las demAs en reparaciones y reclutando sus dotaciones.
El estado comparativo de ambas fuerzas combatientes en
aguas europeas era el siguiente:

Francia y sus aliadas.

Listas'para 'hacerse a Ia mar.............. ...53
En preparacin.............................. 30
Total (aproximado) ................. 83

Inglaterra:
Lista para hacerse a ]a mar ..................... 63
1a reserva, lista en 24 horas ...................... 10
28 reserva, lista en 3 semanas................. 9
Total (aproximado) ................. 82
En adici6n 3a reserva (aproximadamente) ........ 19

En otras estaciones del extranjero se encontraban los bu-
ques de lifnea siguientes:

Estaci6n de ]a India. (Almirante Raunier).
5 buques de 74 cafiones .................
3 64 .......... 9 unidades.
2 50 .................









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 15

Estaci6n de las Antillas:
10 Comodoro Hood. Isla de Sotavento, 2
buques de 74 cafiones ............ 4 ..... !
20 Almirante Dacres.-Jamaica 2 buques 4 unidades.
74 cafones ..ese .
Que hacen un total de 13 unidades en estaciones del extran-
jero (todos ellos buques anticuados y probablemente necesita-
dos de reparaciones).
Es posible que a primera vista no nos parezca muy acerta-
da la distribuci6n de estas trece unidades alejadas del grueso de
las escuadras de combate. Napole6n decfa:
(Cuando Vd. se resuelva a presentar batalla, concentre to-
das sus fuerzas, pues un s6lo batall6n puede decidir la suerte
del combate ,.
Admitiendo esta opini6n como un principio verdadero, y
teniendo en cuenta que las escuadras inglesas se encontraban
en la necesidad de combatir si las francesas intentaban de
abandonar el puerto, es evidente que les era mds ventajoso el
concentrar todos los buques utilizables, para reforzar la poten-
cia de las escuadras de bloqueo hasta el lmite que le fuese
hacedero. Pero tambi~n habfa que tener en cuenta que si los
ingleses se encontraban dispuestos a combatir, pudiera suceder
que los franceses abandonaran el puerto, e interndndose en el
mar, evita~en el sostener contacto con los bloqueadores por ser-
ies mis ventajoso. La cuesti6n depende las intenciones de la fIo-
ta que se encontraba en el puerto, es decir, de si dsta presentaba
o no batalla a los bloqueadores. Si los bloqueados no podlan
evadirse sin presentar batalla, es indudable que debian ser
utilizados en las escuadras de bloqueo todos los buques dispo-
nibles. Si aquellas tenian probabilidades de evadirse sin pre-
sentar batalla, era aconsejable el organizar escuadras en aguas
extranjeras, para que formasen una segunda lIfnea de defensa.
Con los recursos utilizables en la guerra naval moderna, es
muy dificil que una escuadra bloqueada logre evadirse sin
presentar batalla, en cuyo caso es recomendable el formal
solamente la primera lInea de defensa utilizando todos los bu-
ques disponibles.
Con los recursos de que se disponla en la campafha naval
de 1805, no era muy dificil para una escuadra pequefta burlar
el bloqueo sin presentar batalla, en cuyo caso sin utilizar algu-
nos de los buques mls anticuados en formar una segunda
lfnea de defensa en aguas extranjeras, no dejaba de tener su
justificaci6n.









16 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Examinaremos bajo qu6 condiciones y de qud oportunidades
disponfa el enemigo para organizar expediciones en contra de
las colonias y el comercio inglLs'. En primer t~rmino analiza-
remos el caso de ]a India. Esta que era la colonia mas impor-
tante del Imperio se encontraba a una gran distancia de las Islas
BritAnicas. En el caso de que una escuadra francesa saliese
de Europa para emprender una expedici6n a aguas de la India,
es indudable que hubiese Ilevado una gran.ventaja antes de
que los ingleses pudieran determinar cual era su destino.
Los punts mds importantes en la derrota a la India eran
el Cabo de Buena Esperanza y la Isla Mauritius, los cuales .se
encontraban en manos de Napole6n, siendo por consiguiente un
gran auxilio para los franceses, y un osbticulo para los in-
gleses. La situaci6n:de Inglaterra en la ,India dejaba bas-
tante que desear en cuanto a la seguridad de su con-
trol, pues las guerras que sostenfan con Teppoo Salud, nos
lieva a ]a deducci6n, de que una reducida fuerza de desembarco
francesa ayudada por los natives, hubiese obtenido ventajas
militares de consideracidn, siempre que pudiesen mantener el
domino del mar. En 1805 se rumoraba que Napole6n intentaba
enviar una expedici6n para desembarcar en ]a India, apoyada
por una fuerte escuadra, lo cual no pas6 de un intento, al igual
que su expedici6n a Egipto, basAndose estos rumores en los
fundamentos ya expuestos. Finalmente la presencia del Ma-
rengo y cuatro buques de lIfnea holandeses, (que es verdad se
encontraban en alas condiciones) en aguas de ]a India, oblig6
a Inglaterra a matener una fuerza naval semejante en dicho
lugar para compensar la presi6n que aquella ejercia.
Las posesiones de Inglaterra en las Antillas se encontraban
detro de una Area relativamente pequefia, pero teniendo en
cuenta los vientos constantes del primer cuadrante, prActica-
mente formaban dos estaciones, Jamaica y las Islas de Sota-
vento, pues se requerfa pr6ximamente un mes para hacer el
viaje de las estaciones de sotavento a las de barlovento.
Este extremo hacia necesario duplicar las fuerza que real.
mente requerfa su defensa. A pesar de que las Antillas se
encontraban mucho mAs cerca de Inglaterra que la India, se
necesitaba un tiempo aproximadamente de mes y medio para
que los navios de lIfnea pudiesen efectuar el viaje y alrededor
de un mes para los buques ligeros. En consecuencia si una
escuadra francesa burlaba el bloqueo evitando el sostener con-
tacto con el enemigo, hacfa rumbo hacia las Antillas, hubiese
transcurrido pr6ximamente mes y medio en arribar a su des-
tino y un mes mAs en que tuviesen informe en Inglaterra de









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL


su llegada. Lo cual le daba a los franceses mano abierta en
las Antillas por un perfodo de dos meses y medio aproxima-
damente, y durante el mismo podian obtener ventajas de ver-
dadera c~nsideraci6n.
Haremos un estudio del mejor'empleo que podia darse a
las 13 unidades en cuesti6n, utilizando ]a flota de bloqueo en las
estaciones del extranjero:
10 En las flotas de bloqueo podian ser utilizadoas con los fines
siguientes:
a) Ayudar a repeler cualquier intent de invasi6n sobre
Inglaterra.
b) Ayudar a repeler los ataques de que pudieran ser obje-
tos del comercio y las colonias, pero solamente en el
caso de que la escuadra de ataque fuese alcanzada al
abandonar el puerto.
20 En las estaciones del extranjero:
a) No ayudarfan a repeler cualquier intento de invasi6n
sobre Inglaterra; pero:
b) Ayudarfan a repeler los ataques contra el comercio y
las colonias inglesas, cuando las fuerzas de ataque no
fuesen interceptadas al abandonar el puerto.
La utilizaci6n de estas fuerzas como segunda lfnea de de-
fensa para proteger las colonias y el comercio inglds, estaria
justificado solamente en el caso de que las fuerzas inglesas en
Europa. fuesen bastante fuertes en el moment y en el future
para vencer en el combate, a todas las escuadras francesas
y espaftolas que estas pudiesen alistar para el combate; asf
como para ayudar la invasi6n de Inglaterra u obstruccionar el
comercio y atacar las colonias. Sobre si ]a flota inglesa era
o no capaz de Ilevar estos objetivos, es asunto sobre el cual
deseo dar mi opinion. Esta era indudablemente capaz du-
rante la primera etapa de la campafta, y de ello tenfa
el convencimiento el Almirantazgo, pero cuando se reci-
bieron los avisos de que babian abandonado el puerto, Missies-
sy, Villanueve y Allemand les hubiese sido mls ventajoso dis-
poner de las escuadras de ]a India y de las Antillas. La gran
crisis de la campafia fud cuando la flota combinada de treinta
unidades se concentr6 en el puerto del Ferrol, mementos en que
Lord Barbam estim6 probablemente que sus fuerzas en aguas
europeas no eran suficientes y no le hubiese desagradado el
haber tenido en el canal las fuerzas de la India y las Antillas.
No es menos cierto que Inglaterra observ6 un secret es-









REVJSTA DE PUBL1CACIONES NAVALES


crupuloso sobre ]a situaci6n de su armada y especialmente de
Jas fuerzas que tenia en aguas extranjeras. Y tampoco es me-
nos cierto, que el moment del combate fud de resultado de-
cisivo para Inglaterra, porque le di6 ]a completa victoria sobre
el mar.



SEUT DA CAITA .A


10- Primer movimiento de Napole6n

La operaci6n mis satisfactoria para Napole6n hubiese sido
natu'ralmente el batir alos ingleses en su propio territorio, con-
centrando una fuerza naval superior en el canal para proteger
debidamente ]a expedici6n de Marmont sobre Inglaterra. Esta
operaci6n al propio tiempo estaba en armonia con los princi-
pios de Napole6n sobre la manera de conducir ]a guerra. Para
lievar a efecto la concentraci6n navalya mencionada, Napole6n
contaba en Europa con un total de cincuenta y tres unidades, to-
das ellas francesas a excepci6n de los seis buques holan-
deses que se encontraban en Texel. En cambio los ingle-
ses posefan sesenta y tres unidades al principio de la
guerra, todas las cuales se encontraban navegando ,y diez
m s en los puertos del canal listas para hacerse a la mar a ]as
veinticuatro horas, ademis los buques ingleses en igualdad
de fuerza eran superiores en eficiencia a sus enemigos, por
consiguiente era evidente que Napole6n tenia al presente muy
pocas esperanzas de poder realizar sus ambiciosos proyectos.
Pero Espafia habia prometido tener.80 unidades listas para ha-
cerse a la mar a.fines de Marzo,.y cuando estasestuvieren pre-
pai-adas tenfa una mejor oportunidad para acometer su empresa.
En consecuencia debemos admitir que Napole6n no podlades-
arrollar empresas de importancia hasta que pudiera disponer
delos buques espafloles. Al no poder comenzar operaciones
de, importancia Napole6n podia elegir el entretener sus buques
en puerto o utilizarlos en operaciones secundarias hostilizando
el comercio y las .olonias inglesas. Con estas operaciones se
obtendrlan indudablemente algunas ventajas de indole moral,
pues las largas permanencias en el mar contribuirfan eficaz-
mente :al adiestramiento de las dotaciones y podia decidir a los
ingleses (lo cual era su prop6sito) a alejar sus escuadras de ]as
estaciones europeas para cuando fuese oportuno el iniciar hls









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 19

operaciones decisivas. En armonia con lo anteriormente ex-
puesto Napoledn orden6 a sus buques que abandonasen los
puertos con el prop6sito de utilizarlos en operaciones secunda-
rias a las cuales se les llam6 craidsb (incursiones).
Las incursiones no deblan interferi" la realizaci6n de la ope-
raci6n de mayor importancia, que ;era invadir a Inglaterra; y
teniendo& en cuenta esta circunstancia Napole6n tuvo sumo
cuidado de ordenar a los buques que debian ser utilizados en
las incursiones, regresaran a aguas nacionales con tiempo su-
ficiente para tomar parte en la operacid5n ya mencionada.
De acuerdo con lo ya expuesto Napole6n di6 las 6rdenes
oportunas a las escuadras de Rochefort y ToI6n para que se
hiciera a ]a mar en demanda de las Antillas, 6rdenes que po-
dian clasificarse en los tres grupos siguientes:
10 Los supuestos planes y las probables intenciones del ene-
migo.
20 El plan general que deblan desarrollar las fuerzas.
30 Las instrucciones detalladas para cada una de las subdi-
visiones de ]a fuerza.
Prdicticamente en casi todos los casos no se dieron en estas
6rdenes los supuestos planes del enemigo y el plan general a
desarrollar, y si solamente las instrucciones para las subdivi-
siones de ]a fuerza.
;La orden de Napole6n para dichas escuadras era ]a si-
guiente:
Orden de Cam pafa NO 1.
Aproximadamente del 5 de Enero

10 Suposiciones sobre las intenciones del enemigo. Se des-
conocen.
20 Plan general. Verificar incursiones sobre ]as colonias
inglesas de las Antillas, al objeto de que las fuerzas navales de
Inglaterra se vean obligadas a dirigirse a estos lugares.
30 a) La escuadra de Rochefort al- mando de el Contra-
almirante Missiessy, saldri para las Antillas en la fe-
cha indicada evitando el ser vista por la escuadra de
bloqueo y se reunirA a la escuadra de Tol6n en aquellas'
aguas.
b) La escuadra de Tol6n al mando del Vicealmirante
Villanueve, saldrA en la misma fedha, uniendose a
Missiessy en las Antillas.
c) Esta fuerza unida operarA contra las colonias y el









REVISJA DE PUBLICACIONES NAVALES


comercio ingis de las..Antillas hasta la pr6xima pri-
mavera, .poca en que debe regresar al Ferrol para
unirse a las-quince unidades que estaran listas en dicha
fecha, saliendo para un puerto francs.
d) Si solamente pudiese llegar Missiessy a Jas Antillas,
proceder a reforzar ]a guarnici6n francesa de Santo
Domingo, con las tropas que conduce a bordo,.y re-
gresard nuevamente a aguas nacionales.

El plan antes mencionado fud concebido no solamente como
una sangria para el comercio y las colonias inglesas de las
Antillas, si no para poder obtener una concentracifn de. unas
treinta y cinco unidades en un puerto frances al objeto de
Ilevar a efecto ia operaci6n decisiva de la campafia.
Al mismo tempo Napole6n di6 ]a orden siguiente:

ORDEN ESPECIAL
A proximadamente del 5 de Enero

El Almirante Ganteaume saldrA de Brest con toda su es-
cuadra, descenderA hasta las costas de Irlanda, navegarA a Jo
largo de ]a costa escocesa y se reunirA a ]a escuadra Holan-
desa de Texel.
Nosotros nos inclinamos a creer que esta orden fud dada
tOnicamente con el propdsito de que los esplas ingleses ]a die-
sen a conocer, pero que nunca ni siquiera se pens6 el eje-
cutarla.
De acuerdo con las 6rdenes ya citaoas Missiessy sali6 de
Rochefort el 11 de Enero con sus escuadras compuestas de
los siguientes buques:
Majesteaux ............................... 120 cafiones
Magnanim e ......... ...................... 80
L ion ....................................... 74
Suffren ................................... 74
*em appe ................................... 74
Total.... ...6 unidades
Cinco exploradores. En los buques habia 3.500 hombres
de tropa.
Cuando Missiessy abandon el puerto, la escuadra de bloqueo
inglesa al mando del Almirante Graves, se encontraba afortu-
nadamente hAciendo provisiones en la bahfa de Quiberdn, a
unas ciento treinta millas al noroeste de Rochefort, y solamente
permaneclan dos exploradores de guardia fuera del puerto.








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 21

La escuadra francesa fu6 azotada por un fuerte huracAn que
le ocasion6 serias averias pero Missiessy resolvi6 continar
viaje. A los exploradores.. ingleses que seguian a Missiessy,
los alcanz6 parte del huracan y, vieron las grandes averfas que
le caus6 a ]a escuadra francesa, abandonandola para informar
a Graves sobre el particular. El huracn impidi6 a los explo-
radores el que pudiesen comunicarse con, Graves hasta el dia
diez y seis, o sea-6 dfas despu s de haber abandonado Missiessy
el puerto. En'esta fecha la escuadra francesa estaba bastante
adelantada en su viaje y le era imposible a Graves el poder
-interceptarla.
iAhora supongamos que Vd'. se hubiesel encontrado en el
caso del Almirantazgo Britanico, que determinaci6n tomaria
usted?
Lo primero que Vd. debe averiguar es qud deltino lleva
la escuadra francesa. Pero esto es imposible que Vd. pueda
contestarlo puesto que el destino de ella puede ser paraIvarias
zonas pero si puede asegurar que es probablemente para uno
de los lugares siguientes:
10 Un puerto francs en el Golfo de Vizcaya.
20 l MediterrAneo.
30 Las Antillas.
40 La India.

Si regresaba a un puerto del Golfo de Viscaya, por las
averias sufridas por el hurachn, se volvfa a la situaci6n
original.
Si se dirigia hacia el Mediterrineo probablemente serfa
interceptada por Orde que :se encontraba bloqueando a CAdiz
con sus unidades, pero si lograba evadir ]a vigilancia de Orde
entrando en el Mediterraneo, los franceses concentrarfan en el
mismo 17 unidades contra las trece de Nelson, sin contar con
los buques espaftoles que se preparaban en Cartagena..
Si se dirigia hacia las Antillas, no podia ser interceptado
por ninguna scuadra inglesa y le daba en aquellas aguas seis
unidades a los franceses contra los cuatro buques viejos ingle-
ses de setenta y cuatro caflones.
Si se dirigia hacia la India, le daria en la misma siete uni-
dades a los franceses contra los nueve ingleses, sin contar
desde luego los cuatro buques holandeses que muy probable-
mente no se encontrarlan en condiciones de hacerse a ia mar.
Pbr el ligero examen que hemos hecho, se desprende que el
punto vulnerable de los ingleses eran las Antillas, en las cuales
tenian los franceses )a oportunidad mAs ventajosa para hostili-








22 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

zar al comercio y )as colonias inglesas. Naturalmente la pri-
mera idea que se le ocurre a Vd. es decir que el. Almirantazgo
BritAnico debia enviar inmediatamente una escuadra a las
Antillas en el supuesto caso de que Missiessy hubiese tornado
aquella direccidn. Yo no estoy conforme con ello, pues sera
dar- un palo de ciego el proceder basAndose en meras suposi-
ciones, a part de que se separarfa de todo principio estratd-
gico. Por otro ]ado yo afirmo que el Almirantazgo no ha
dado en este caso un excelente ejemplo de la,,manera de acla-
rar metddicamente una situaci6n estratdgica obscura. Aquel
opt6 por no tomar determinaci6n alguna hasta no tener una
absoluta seguridad sobre ]a finalidad que se proponfa llevar a
.cabo, ]a escuadra francesa.
Al no tomar determinaci6n alguna antes de conocer dicha
finalidad Inglaterra imantenfa sus fuerzas lo ms, pr6ximas posi-
bles a su territorio par dos razones:
:1 Porque la finalidad de la escuadra' francesa ]a sabria
dentro de un plazo breve; y
20 Porque era de alta conveniencia el mantener la fuerza
que debia ser destacada para perseguir a Missiessy, tan cerca
del canal como fuese posible. hasta que todos los servicios en
aguas europeas estuviesen convenientemente cubiertos, 10 cual
ciertamente no era practicable hasta que no se supiese si Mis-
siessy se dirigia a aguas extranjeras. Un movimiento err6neo
a una'distan.cia, larga,,sin 'esiar, completamente seguro de la
finalidad de MiSsiessy, podia ocasionar ia pdrdida de tin nfimero
de unidades por periodo de algunos meses, y de cierto modo
equivalia a colocarlas en manos de Napole6n, si realmente
pensaba iniciar operaciones en aguas europeas.
De acuerdo con los mencionados principios el Almirantazgo
decidi6:
10 Tratar de evitar ]a posibilidad del regreso a un puerto
francs del golf de Vizcaya.
20 Tratar de evitar el que pudiese entrar en el Mediterrineo.
30 Tratar de evitar el que se dirigiese a las Antilias.
41 La salida hacia la India qued6 fuera de toda considera-
ci6n por el moment.
Tomando como base estos fundamentos, se dieron las 6rde-
nes oportunas para ejercer una estrecha vigilancia en todos
los puertos franceses del golfo de Vizcaya con el fin de de-
terminar ]a presencia de ]a escuadra de Rochefort.. En aque-
llos dias Cornwallis tuvo necesidad de alejarse de la estaci6n








CARTAS SORRE ESTRATEGIA NAVAL 23

por haberlo obligado el hurac~n, dejando de observar los
puertos de:
Brest, Rochefort y L' Orient.
Por raz6n de las malas condiciones del tiempo no pudo
realizarse esto pr6ximamente hasta el 7.,de Febrero, .es decir
cerca de un mes despuds de haber salido Missiessyj fecha en
que pudo comprobar que no habia regresado a ninguno de
estos puertos. Comprobado este extremo quedaba eliminada
la primera probabilidad y podia retirarse del Golfo de Vizcaya
una escuadra igual a ]a de. Missiessy, envidndola en su perse-
cuci6n primeramente hacia el Mediterrineo y finalmente a las
Antillas si no se habia dirigido a aquellas aguas. De acuerdo
con lo expuesto el Almirantazgo di6 a Cornwallis (que en el
inteimedio habfa sido ilamado para reforzar el grueso de la
escuadra de Graves en el canal) las 6rdenes siguientes:

Orden de Campafa -NO 1
Febrero 7

V Probabilidades. Missiessy en viaje hacia el MediterrAneo
o las Antillas.
20 Plan General. Perseguir a Missiessy con una fuerza
superior.
,1 a) Cornwallis mandard al Contraalmirante Calder con
seis unidades para relevar al Contraalmirante Co-
chrane en la estacidn del Ferrol.
b) Cochrane con toda su fuerza de siete ufiidades SaldrAl
hacia Lisboa para recibir informe y ponerse al habla
con Orde de la estaci6n de Cddiz. Si recibiese infor-
mes de que Missiessy haya entrado en el MediterrAneo,
Cochrane se dirigirA a reforzar a Nelson con toda su
fuerza.
c) Si en aquel lugar no recibiese noticias de Missiessy,
Cochrane se dirigirl primeramente a Madeira y des-
puds a Cabo Verde para adquirir noticias. Si recibie-
se algfin informe fidedigno acerca del paradero de
Missiessy, procederA perseguirlo. Si no recibe infor-
mes de ninguna clase, saldrA en demanda de las Anti-
Has haciendo escala' en las Barbadas.
d) En este lugar encontrarA instrucciones relacionadas
con su actuaci6n despuds de su Ilegada a las Antillas,
segfin lo exijan circunstancias posteriores.

En cumplimiento de estas 6rdenes Calder relev6 a Cochra-








24 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

ne en la dlitima semana de Febrero, saliendo inmediatamente
hacia Lisboa. Su escuadra consistia en los buques de lfnea
siguientes.
Saint George .................... ........ 98 cafiones
Northumberland..................... 74
E agle .................... ................. 74'
A tlas ........................................ 74
Spartiate ........ .................... 74
Veteran ................................ 74
Total........ 7 unidades
Cochrane toc6 en todos los puntos ordenados por el Almi-
* rantazgo y no habiendo recibido informes acerca de Missiessy,
saj6 para lasBarbadas, a:donde lleg en 5 de Abril. :lyIissie-
ssy habla Ilegado a 'la Martinica el 20 de Febrero, es decir
con mes y medio justo de anterioridad. En este casa el Al-
mirantazgo habia perdido mes y medio con el uso de su estra-
tegia sana y met6dica, antes de que pudiese seguir los movi-
mientos del enemigo. En este caso vemos que la iniciativa ha
estado de parte del enemigo en cuanto al factor tiempo, por
que el perseguidor tendrA siempre que descubrir los movimien-
tos del enemigo, para formarse Ia composici6n del lugar y
proceder luego en consecuencia. Por parte del que se encuen-
tre a la defensiva no es recomendable que pierda tiempo, pues
puede dar palos de ciego si se basa en meras suposiciones
acerca de 'as intenciones Od] enehiigo. El tener la iniciativa
siempre es una gran ventaja y esta ventaja se hace especial-
muente considerable en la guerra naval,. en ]a cual es muy
dificil el poder determinar las intenciones del eiemigo. En
]a guerra .terrestre uno de los beligerantes puede tomar la
ofensiva y mantenerla durante toda la campafia. En ]a guerra
naval existe una condici6n peculiar que impide suceda 6sto.
El beligerante m.As fuerte puede tomar la ofensiva y retener
]a iniciativa mientras el enemigo se encuentre en ]a mar, pero
si dste se retira a un puerto seguro y'fortificado, el beligerante
mis fuerte cambia del ataque a la defensa y ]a iniciativa pasa
al, enemigo. En este ca so el beligerante mis fuerte tendrA
temporalmente el domino del mar, pero no podrA conquistarlo
en definitiva mientras el enemig0 no le de ia oportunidad, y
no solamente le evita el ganai laodecisi6ri definitiva, sino que
deja de tener 1a ofensiva y le dA Ia ventaja de ]a iniciativa al
enemigo, el cual podrA escoger fecha y lugar para las futuras
operaciones.
:Demos ahora una ojeada a la marcha de los acontecimientos








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL


en el MediterrAneo. En Enero 17, seis dias despu6s de-la sa-
lida de Missiessy, Villanueve sali6 de Tol6n hacia las Antillas
de acuerdo con las drdenes recibidas del Emperador.
Su escuadra estaba integrada por los buques de lifnea si.
guientes:
Rucentaure..... .................80 cafhones
Neptune......... .................. 80
Formidable....... ..................80
Indomitable ............................ 80
Plut6n ..................................... 74
M ont-Blanc ............ ... .............. 74 S
Berwick .................... ............ 74 2
Atlas.......... ................... 74
Swiftsure .................................. 74
Scipion .................................... 74
Inirepide .................................. 74
Total ........ 11 unidades
En adici6n tenia nueve exploradores y un gran nilmero de
tropas embarcadas en sus buques.
En la fecha en que sali6 Villanueve de Tol6n, Nelson se
encontraba con todos sus buques de linea, un total de trece
unidades, en las islas de Magdalena en la parte septentrional
de Cerdefia. Dos de sus fragatas vigilaban el puerto de Tol6n
durante su ausencia. Villanueve al abandonar Tol6n, gobern6
hacia el sur de Cerdefla. Durante este viaje fud castigado por
un fuerte temporal que le caus6 a-verias de consideraci6n. Las
dos fragatas inglesas siguieron a la escuadra francesa durante
el temporal, hasta las primeras horas de ]a maflana del dia
diez y nueve, fecha en que dejaron a esta en latitud de Ajac-
cio, C6rcega y navegando con proa al S. S. W. En esta situa-
ci6n abandonaron a dicha escuadra para informarle a Nelson de
su situaci6n, llegando al lugar de que se encontraba dste al
amanecer del mismo dia. Uno de los buques franceses des-
arbol6 y fud necesario conducirlo a Ajaccio, otros tres se
encontraban desmantelados y los restantes en muy malas con-
diciones, por lo cual Villanueve decidi6 regresar a puerto el
mismo dia. Aqudl arrib6 a Tol6n el dia veintiuno sin haber
sufrido pdrdida alguna. Todos los buques incluso el desarbo-
ladollegaron a puerto sin otra novedad.
A hora estudiaremos la situaci6n bajo el punto de vista de
Nelson, imponidndonos de su situaci6n al recibir al aviso de
su fragatas en la noche del diezy nueve. El primer plan que
se nos ocurre y sobre el cual Nelson medit6 mucho con toda








20 REVISTA DE P'UBLICACIONES NA VALES

seguridad, es el salir directamente en demanda de la escuadra
francesa forzAndola a entablar combate. Esta decision podia
resolver todos los problemas si se consegufa encontrar a la
escuadra francesa. Pero 4qud -sucederfa si aquella no era en-
contrada? Ningn buque inglds la segufa para que pudiese
dar informes sobre sus dltimos movimientos. Si- procedia a
hacer el rumbo probable para interceptar a Villanueve, tenien-
do en cuenta su rumbo y velocidad supuestas, podia dar un
palo de ciego, dhndole la oportunidad de escapar sin que pu-
diera ser detenido.
Si Nelson erraba el golpe sobre el rumbo del enemigo,
perdfa un tiempo precioso dAndole a Villanueve-una ventaja
sobre sus intenciones de elegir el lugar mA s conveniente para
el ataque. En este caso se le present6 a Nelson el mismo
problema a resolver que el Almirantazgo, despuds de la salida
Missiessy. Su soluci6u era exactamente igual que ]a que le
di6 el Almirantazgo. Nelson reconoci6 que la iniciativa se
encontraba de parte de Villanueve sobre los tires planes si-
guientes:
1" Un ataque a las posiciones inglesas en el Mediterrineo.
20 Regresar a puerto debido a ]a averfas suffidas en el
temporal.
30 El dirigirse hacia el AtlAntico.
. En caso de que los franceses i-egresaran a- puerto era evi-
dente que hablan, sufrido averfas serias y por consiguiente no
se encontraban en condiciones de inCiar operaci6n alguna por
algiln tiempo, -Jo que le daba la seguridad de que su actuaci6n
no envolvia un peligro serio por.el momento.
En el caso de que hubiese abandonado el Mediterrgneo,
podia caer sobre Orde y Cochrane, con probabilidades de
ocasionarles dafios deconsideraci6n a las fuerzas inglesas, pero
Nelson era responsable de la estaci6n del Mediterrineo, y no
:era prudente abandonarlo, hasta haberse cerciorado de que los
franceses no se. dirigian hacia el este con el fin de atacar a
las posesiones inglesas en el MediterrAneo y mucho mAs si se
tenfa en cuenta. que Napole6n movia tropas en Italia, proba-
blemente con ]a finalidad de embarcarlas para llevar a cabo
una expedici6n por mar. En consecuencia si Nelson procedfa
de una manera l6gica y met~dica para resolver ]a sit~aci6n
debla atender a los particulares siguientes:
1 Situarse convenientemente con sus buques de: linea para
proteger a las posesiones inglesas en el MediterrAneo.
S0 Mantener un.reconocimiento sobre Tol6n con sus explo-








CARTAS SO-RE ESTRATEGIA NAVAL 27

radores,. para determinar ]a presencia de los franceses en caso
de que se dirigieran a este puerto.
30 Una vez comprobado que ]a escuadra francesa habfa
abandonado el Mediterrineo, dejar algunos exploradores en
]a estaci6n y perseguir a aquella con el grueso de ]a fuerza.
Esta decisi6n fu6 exactamente la tomada por Nelson.
Las posesiones Inglesas, las'de sus aliados y aquellas que
se encontraban bajo su protecci6n, se pueden dividir ep dos
grupos:
10 El. grupo del MediterrAneo central: Cerdefia, Sicilia
Ndpoles y Malta.
20 El grupo del Mediterrineo oriental: Grecia, Corfti,
Turquia y Egipto.
E plan mis l6gico y fdcil que podia adoptar Nelson para
proteger estos territorios tan distantes v extensos, consistia en
guardar la lIfnea: C6rcega-Cerdefia-Tunez, vigilando esta li-
nea con sus fragatas y situgndose con el resto de'su escua-
dra en la parte meridional de Cerdefia; tenfa grandes probabi-
lidades .de interceptar a Villanueve oblig~ndole a presentar
batalla. Este fu el plan elegido por Nelson., Envi6 a sus
fragatas a vigilar ]a lfnea, saliendo 61 inmediatamente con su
escuadra navegando a lo largo de la costa este de Cerdeba. El
dia 22 y encontrAndose a cincuenta millas al este de Cagliary,
ciudad situada en ]a part mAs meridional de Cerdefia, recibi6
un aviso de una de sus fragatas dicidndole que se habia avista-
do una fragata francesa en dicho puerto. Nelson supuso, como
.era natural que, dicho buque acompaflaba al grueso de ]a fuerza
francesa, e inmediatamente gobern6 en demanda del mismo.
Pero en aquel lugar le sorprendi6 un fuerte viento del W. que
no le permiti6 Ilegar a Cagliary hasta el dia veintiseis. En este
lugar tuvo conocimiento de la falsedad del aviso, cerciorAndose
de que no habfaestado en puerto ningtIn buque frances. Al
dia siguiente recibi6 otro aviso comunicdndole que habla sido
localizado un buque de linea francs en Ajaccio. Desechada la
posibilidad de una salida hacia el AtlAntico, era prActicamente
admisible que Villanueve regresarfa a puerto o posesi6n entre
Cerdefia y Tunez, atIn que el temporal habfa impedido fuese
vigilado por las fragatas. Estos hechos llevaron al dnimo de
Nelson el convencimiento de que Villanueve regresaba a To-
16n, pero en caso de que asf fuese no era evitable por su parte.
En consecuencia decidi6 tomar las disposiciones oportunas
para evitar el que pudiese cruzar por el sur de Cerdefla. Si








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Villanueve habia tomado esta determinaci6n habfa dos opera-
ciones viables:
10 Que se dirigiera hacia el norte de Sicilia, para efectuar
un ataque contra ]a misma o contra Nhpoles.
20 Que se dirigiera hacia el. sur de Sicilia pgra lievar a cabo
una expedici6n sobre el MediierrAneo oriental..
Como es natural Nelson opt6 por tomar pririeramente las
precauciones necesarias a fin de evitar pudiera efectuarse el
primer objetivo. En consecuencia sali6 inmediatamente para
Palermo a donde lleg6 el dfa veintiocho. En esta fecha ya se
encontraba seguro de que. el Mediterrdneo central se encon-
traba convenientemente defendido. La siguiente-operacifn que
pudiera ser viable era la segundaanteriormente expuesta.
En consecuencia Nelson orden6O7a las treg fragatas que se
dirigieran hacer una exploraci6n sobre Tol6n, dirigidndose 61
a Grecia. por el estrecho de Messina. Como consecuencia de
6sto no recibi6 noticias de Villanueve, pero tuvo conocimiento
de ]a ruptura de relaciones entre Francia y Turquia. Esto .fil.
timo le hizo suponer que Villanueve se dirigfa a Egipto, pero
a su Ilegada a Alejandrfa,Zen aquel puerto no tenian noticias
de los franceses. Nelson sali6 sin demora para Cerdefia lle-
gando a dicho lugar a principios de Marzo y :enterindose de
que Villanueve habia regresado -a Tol6n. Una:'vez aprovisio-
nados sus buques sali6 paraTol6n el trece de Marzo con to-
dos sus buques de lfnea. Es indiscutible que;Nelson actu6'en
este caso de acuerdo con los mAs sanos principios de ]a estra-
tegia. 13l no dej6 pasar una sola oportunidad :ni di6 un s6lo
golpe en falso para encontrar al enemigo, encuentro que le
hubiese sido de desastrosos resultados. Tom6 Jas imns acerta-
das disposiciones en cada caso, no abandonando 6stas hasta
cerciorarse por complete de que babia quedado -descartado ]a
posibilidad de una operacifn favorable parg'el 'enemigo en
cada uno de sus puntos de vista. No-r-egres6 a Tolfn hastano
haberse cerciorado de que el enemigo no- habfa'; cruzado la
lfnea, C6rcega-Cerdefia-Tunez.- Si Villanueve no se encontraba
en aquel puerto era:evidente que. su pr6ximo movimiento de-
bfa tender a abandonar el Mediterrineo en su persecuci6n. Al
analizar Io acertado de ]a actuaci6n de Nelson, nos encontra-
mos por el contrario con Io impracedente que fud ]a de Vi-
llanueve,,pues si dste hubiese tendido a cruzar los estrechos
tenfa de su parte las ventajas de ]a iniciativa y un perlodo de
tiempo de dos meses que necesitaba aqudl para poderlo.ata-
car. Ventajas que se puedan apreciar mis facilmente si consi-









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 29

deramos qile un simple movimiento de las fuerzas de Villa.
nueve, .oblig6 a Nelson a dar un viaje de circunvalaci6n por
el Mediterrlneo
Se tenia por descontado que. Gauteaume, no intentaria nun-
ca cumplimentar las 6rdenes que habia recibido.I,
El primer plan de Napole6n habfa fracasado. Su inferiori-
dad manifiesta en fuerzas navales, requeria poder reunir no
menos de dos escuadras para romper el bloqueo que mante-
nian los ingleses con verdadera eficiencia, siendo la i1nica
oportunidad probable para ello el aprovechar un temporal con
viento favorable. Pero era bastante dificil que dos escuadras
que se encontraban separadas pudieran obtener estas condi-
ciones favorables casi simultdneamente, y aun bajo el supuesto
caso de que se presentase, les hubiese sido casi imposible, en
primer tdrmino el escapar sin ser vista, debido a la vigilancia
que sobre ellas se ejercia, y en segundo sin sufrir averias de
consideracidn. En consecuencia si una escuadra podia escapar
obteniendo una ventaja de las cuatro sefialadas que deblan
obtener las dos escuadras para escapar simultAneamente, ten-
drfa una condici6n favorable por tres desfavorables. Pero si
una de las escuadras debia hacerse a ]a vela en condiciones
desfavorables la oportunidad quedaba reducida en una proba-
bilidad de las seis para Ilegar al objetivo deseado.
En este caso los franceses tenlan de su parte las circuns-
tancias favorables de encontrarse Graves alejado de su esta-
ci6n y el tener tiempo favorable una de las dos escuadras,
pero la casualidad hizo que perdieran la oportunidad y fallase
Ia combinaci6n a causa de las averfas sufridas en el temporal
por ]a escuadra de Villanueve.
A pesar de haber fallado Ia combinaci6n es indudable que
la.acci6n de Missiessy obtuvo ciertas ventajas. En primer lugar
obtuvo mes y medio para operar en las Antillas antes que su
actuacidn pudiera ser contrarrestada con una fuerza mayor.









50 REVISTA DE I'UBLICACIONES NAVALES

En segundo lugar obligd5'a alejarse del Area mds peligrosa
(como era-el canal) a Cochrane con sus seis unidades,'las cua-
les no podfan regresar a tiempo para ]a campafia. En cambio
Missiessy tenfa por su parte tiempo sobrado para regresar a
Francia y tomar parte en las operaciones decisivas, o por el
contrario mantenerse en su estaci6n para facilitar el que pu-
dieran unirse Gauteume y Villanueve. Esta primera operacifn
di6 cierto aspect de posibilidad a ]a realizacidn de los planes
de Napole6n contra el territorio inglds.





I*- Plan de Napole6n para invadir a Inglaterra

En la carta anterior analizamos el desarrollo del plan de
Napole6n por medio de una incursi6n en las Antillas.
En esta carta analizaremos su vast plan-de dominar en el.
canal, mediante:la concentraci6n de una fuerza naval abruma-
dora, con el fin de asegurar el cruce de ]a flotilla con toda
libertad.
Tan pronto .el Emperador tuvo conocimiento del fracaso
sufrido por Villanueve, envi6 una fragata a las Antillas para
prevenir a Missiessy que su :actuaci6n dependfa de -sus pro-
pios recursos y orden6le que desembarcaSen sus tropas en
Santo Domingo, regresando a Francia. Con motivo de esta
orden a Missiessy, .que es una de las mis importantes de ]a
campafla se puede deducir el principio estratdgico siguiente:
Antes de dar 6rdenes a una divisi6n de sus fuerzas es
esencialmente imprescindible que Vd. haya determinado el
plan general a desarrollar y las 6rdenes que debe dar a las
otras'divisiones de sus. fuerzas. Es ello necesario para coordi-
nar ]a acci6n de varias divisiones. En este caso particular te-
nemos que Napole6n di6 6rdenes a Missiessy, antes de haberse
decidido por un plan general y sin haber 4eterminado los mo-
vimientos que debfan ejecutar las qtras divisiones. Posterior-
mente al escoger e.l citado plan se encontr6 con ]a dificultad
y hasta cierto punt imposibilidad de'incluir a Missiessy en ]a
combinaci6n, pues anteriormente le habia ordenado .a dste
abandonase el lugar en que precisamente deseaba continuase.
Al ver la forma en que se desarroll6 el plan no es dificil
convenir enque Missiessy regres6 a Francia de manera dema-
siado visible.









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 31

A raiz de estos hechos y por algfin tiempo, Napole6n hizo
fijar la atenci6n hacia un posible movimiento de fuerzas a ]a
India, pero no nos es posible hacerun examen de esta opera-
ci6n pues seguramente fud uno de los tantos planes que se
daban a -onocer de tiempo -en tiempo para desconcertar al
enemigo, pero que probablemente jams se pens6 seriamente
en lievarlos a ]a prdctica. De todos modos ese plan se habla
dado a conocer con demasiada claridad y podia ser el inicio
de las operaciones para ]a invasi6n.
En vista de las circunstancias.que concurrian en la campafia
a Vd. se le habria ocurrido el preguntar si Napole6n pens6
realmente en una invasi6n de Inglalerra. Esto es una cuesti6n
que ha sido muy debatida y que nadie puede contestar con
certeza. Es de todos sabido que en ]a dpoca se encontraban
en negociaciones Inglaterra y Rusia,.para concertar un tratado
al objeto de emprender una acci6n conjunta contra Napole6n
en Italia. Por su parte Napole6n hacia cuantos esfuerzos esta-
ban a su alcance para atraer a Italia bajo su influencia, encon-
trtindose presto a aceptar la corona de hierro y por consiguiente
es muy posible que el proyecto de invasi6n de Inglaterra no
fuese nada mds que un simple alarde para alejar ]as fuerzas
navales inglesas de aguas de Italia. (Esta consideraci6n ]a
hace un autor ingls de reconocida reputaci6n).
Si analizamos lo anteriormente expuesto bajo otro aspecto
y con otros razonamientos, nos Ilevard por el contrario a otra
conclusi6n. Se me ocurre en primer lugar que debia verificar
el ataque por razones de indole moral, pues, no es comprensi-
bles que despuds de todos sus preparativos y de haber gastado
grandes sumas de dinero en la armada y ]a flotilla, abando-
nase este proyecto sin lievar a cabo ni una simple tentativa.
Pero para lievar la tentativa a vias de .hech* era necesario
que la flota ganase el domino del canal. Si la flota lo obtenla,
todo marchaba bien y la flotilla tenfa la mejor oportunidad
para cruzar el canal. Si ]a flota fallaba en las esperanzas que
se habian depositado en ella, sus Almirantes cargarfan ]a culpa
de su fracaso. con lo cual no sufrfa la reputaci6n de Napole6n.
Como testimonio de lo expuesto esta actitud de Napole6n al
ser derrotada la flota culpando de ella al desafortunado Villa-
nueve; pero dsto no dej6 de ser un ardid tardio, porque ya
habia recaido sobre 61 desde el principio la culpa del fracaso.
Por otro lado es de todos conocida la opinion de Napole6n,
1o cual repiti6 varias veces, de que Francia debfa obtener en
un momertto dado una decisi6n.favorable sobre Inglaterra o
caeria como potencia, y para obtener dicha decisi6n afirmaba









82 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

que el medio mds viable era la invasi6n de Inglaterra el mayor
objetivo que ocasionaria como consecuencia su caida. En este
caso parecia ]a oportunidad propicia para ejecutar el plan de
invasi6n pues contaba como auxiliares con las armadas de
Espafha y Holanda, encontrfndose en paz con las demAs na-
ciones del continente.







%P C..."or
a a.









35
Y,9.-





C.C



.~ ~ ~~C 'IV/Is ./.zc
01 w .
14



.nNeo30
*.... ..........................................U4
................ 313
P..,aj do Hade.? ,2 .Zd 45 ~ee. ... .........0

Una vez expuestas las anteriores consideraciones, no encon-
tramos un procedimiento que pudiera definir con certeza cual
de las dos ideas estaba en ]a mente de Napole6n.
Una cualquiera de las definidas es tan aceptable como la
otra. En abundancia a lo anteriormente expuesto, si seguimos
el desarrollo de su plan de operaciones .n la dpoca, veremos









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 33

mds bien estg enlazado con la prictica y la estrategia
nacional, que con la estrategiai na val,, porque si reaimente
intentaba lievar a cabo la invasion, debi6 emplear todas sus
iniciativas y energia en concentrar una fuerza naval superior
en el canal, como finic0 procedimiento eficaz para intentarla.
En las lIfneas generales se pueden clasificar en dos grupos
los planes que podia utilizar Napole6n, para Ilevar a efecto la
concentraci6n de referencia.
io Ordenar a todas las escuadras en una misma fecha apro-
ximada, que abandonasen el puerto unidndose todos en lugar
determinado de antemano, para despu~s regresar en una masa
al canal.
20 Ordenar a una de las escuadras mds potentes, abandonar
el puerto dirigi~ndose al pr6ximo bloqueado para romper el
mismo y unirse a la escuadra que se encontraba bloqueada y
con estos refuerzos combinados atacar a la escuadra bloquea-
dora del pr6ximo puerto.
En esta forma una a una podian quedar en libertad las
escuadras bloqueadas, y cuando se encontrase reunida una
fuerza de consideraci6n, dirigirse hacia el canal.
Examinaremos la situaci6n estratdgica a fines de Marzo.
fecha dsta la ms pr6xima en que Napole6n podia intentar la
invasi6n de Inglaterra, debido a las averias sufridas por la
escuadra de Tol6n y Ia demora de los buques espaftoles en
prepararse. Una vez aclarada la situaci6n estratdgica, veremos
el grado de seguridad y oportunidades que probablemente tuvo
Napole6n para desarrollar los dos planes generales antes plan-
teados.
A fines de Marzo Napole6n disponfa de las fuerzas navales
siguientes:
UnIdades
En Texel .................................. 6
> Brest (Gauteaume) ........................... 24
L'Orient. .............................
R ochefort .....................................
Ferrol (Gordon y Grandallana) .............. W
CIdiz (Gravina) .............................. 7
Cartagena (Salcedo) .......................... 6
Tol6n (Villanueve) .......................... t
T otal ... ................... 67
En adici6n.
Missiessy en las Antillas con seis unidades.









RKVISTA DE PUBLICACIONES NAVALK.S


Ei esta fecha as escuadras ing esas .se encontraban dis-
puestfas en a fdrma siguiente:
Unjdades
.n ei mar dl norte (Kelth) ................... )

En puertos de canal (eservas hstas en 24 horas) 9
Ign Ferrol Calder) ................. I .............. 10
En Cldiz (Orde) ................................... (
En To n Nelson)... .............. ............. 1"
T o tal ....................... 72

AdemAs los ingleses tenian en estaciones lejanas ]as fuerzas

UInIdades
tl l as A'ifls (Dacrds y Cdchrane) ............ I1
En ]a India (Rainier) .............................. 9
Un total aproximado de ........ 20

Examninaremos las probabilidades de dxito que tenfan cada
uno de los dos planes generales de acci6n. En ej primer plan
todas ]as escuadras debfAn abandoner el puerto casi simultA-
nea'i'6te paraiinrnie en un' mismo punto. Supongamos que
pari este punto de concentraci6hnse hubiese designado uno de
las Aniilas. Stpongams tambi6 iqcue Gauteaume consiguiese
burlar el bloqueo con venticuatro unidades, Ilegando al punto
de concentraci6n, pero que las dems escuadras aliadas no
hubiesen conse&uido este primer objetivo.
Esta operaci6n pona a los franceses en posesi6n de treinta
unidades en las Antillas, seg'in los informes que se encontra.
ban en poder del Almirantazgo. Los ingleses tenfan once uni-
dades en esta estaci~n, por consiguiente es probable que tan
pronto tuviesen conocimiento del destino de Gauteaume, envia-
sen diez y nueve unidades de ]a escuadra de Brest en su per-
secuci6n, asf como para reforzar su escuadra en aquellas aguas
hasta un nfimero de treinta unidades. Suponiendo que Gau-
teaume hubiese abandonado las Antillas despu(s de un mes de
permanencia en ]as m ismas y sin tener contacto con el refuerzo
ingles enviado, de ]a escuadra de Brest, se dirigiera en demanda
del Canal. 4De que fuerzas podian disponer los ingleses en
aguas nacionales para ponerlas frente de aquel? Las fuerzas
eran ]as siguientes:










CARTAS SORE ESTRATEGIA NAVAl 35

Unldades
El resto de. la escuadra de Brest ................. G
La primera..reserva en puertos del canal ........ 9
Refuerzos de ]a escuadra de KcithD ............. 3
18
Y en caso emergencia Keith se uniria Corn-
wallis con 6 unidades ........................... 6
24

Gauteaume se encontraria en el canal con veinticuatro uni-
dades de Cornwallis, pero afin contando con las diez y ocho a
veinticuatro que tenia dste, resultaban casi equilibradas las
fuerzas, especialmente si se tiene en cuenta que las nueve uni-
dades de reserva no estarian en muy buenas condiciones.
Si en estas condiciones lograba sostener contacto con Mi-
ssiessy, que tenia treinta unidades, se encontraba indudable-
mente con un poder ofensivo superior. Pero si aquel en vez de
dirigirse al canal, se movia en direcci6n al Ferrol o CAdiz y
forzaba el bloqueo unifndose a las fuerzas amigas que se encon-
traban en aquellos puertos, aumentaba considerablemente sus
fuerzas para dirigirse con ellas al canal. Esto en el supuesto
de que Gauteaume lograse salir para las- Antillas por hab( r
fallado los intentos de abandonar sus puertos hechos por las
escuadras bloqueadas y al objeto de procurar obtener mls
favorables resultados. Si los ingleses no lo persegian, 0l podia
arruinar el comercio inglds y apoderarse de sus colonias en
las Antillas. Y si por el contrario to persegufan, con su regreso
al canal tenia una oportunidad muy favorable para asegurarse
el cruce de la flotilla.
Si a Gauteaume le fallaba su intento de abandonar el puerto,
es indudable que las demds escuadras aliadas podlan tener muy
pocas esperanzas de realizarlo.
Supongamos que todas las escuadras lograsen burlar el blo-
queo con excepci6n de las de Brest y Texel. Esta operacifn
podian ponerlos en posesi6n de una fuerza unida de treinta y
siete unidades en las Antillas y cuarenta y tres si podian incor-
porarse las fuerzas de Missiessy. Si los ingleses persegulan
con sus escuadras a cada una de las enemigas que lograsen
burlar el bloqueo, concentraban cuarenta unidades en las Anti-
Has ademts de quedar para proteger el canal en caso de que
regresase el enemigo, una fuerza de cuarenta y tres unidades
compuestas por las escuadras de Keith y Cornwallis y la reser-
va. Si se podia interponer esta masa entre Ia aliada y Gau-









*86 REVISTA DE PUBLICACIONES N-AVA'LES

teatume, podian batir aquella con una superjoridad numdri-
ca de 4 a 3 que indudablemente hubiese.ocasionado su
derrota antes de la llegada de Gauteaume. Suponiendo que esta
masa aliada de cuarenta y tres unidades lograse concentrarse
en las Antillas, hubiese tenido pocas oportunidades de operar,
mientras Gauteaume permaneciese embotellado en Brest. Como
consecuencia de Io anteriormente expuesto podemos deducir
que el resultado del primer plan dependia, ,prActiCamente de
que Gauteaume lograse romper el bloqueo. Si 61 escapaba
tenian grandes oportunidades para operar; y stas se anulaban
prtcticamente si no lo. consegufa.
Ahora analizaremos el segundo plan, es :decir, el caso-de
que hubiese echo -a a .mar una escuadra fuerte y dispersando
o batiendo a a ,escuadra bloqueadora ;se uniese a un nilmero
suficiente-de los aliados que le dieran probabilidades de 6xito
en una operaci6n sobre el canal. En este. plan naturalmente
debia desempefiar el papel mAs importante la escuadra de Gau-
teaume. Si Gauteaume lograba escapar de Brest y dirigidndose
.a-Ferrol batir a .a escuadra inglesa que lo bloqueaba incor-
porando a su flota .las diez unidades que se, encontraban. en
puerto, y continuaba con esta fuerza en, demanda: de Orde que
bloqueaba a C.diz -y despus, de batirlo se incorporaban las
fuerzas de Gravina con susosiete unidades, se hubiese encon-
trado con cuarenta y. una unidades en una situaci6n estratdgica.
muy favorable..Unavez en Ia situaci6n expesada podia haberse
dirigido al Mediterrgneo en busca de Nelson, .que no hubiese
tenido mAs de veintinueve unidades, atin en el supuesto :de que
Orde y Calderse le incorporasen con sus fuerzas sin haber
sufrido pdrdida alguna. Tambidn podia conservar su situaci6n
y estar preparado para dirigirse sobre el canal en el caso de
* que Cornwallis saliese hacia el sur despuds de 61.
En esta situaci6n tenia el control del comercio ingles en las
derrotas del MediterrAneo y la India. Podia dirigirse a las An-
tillas, en donde los ingleses se encontraban imposibilitados de
hacer resistencia y podia en consecuencia proceder a su antojo.
Tambidn podia hacer una rApida aparicidn en el canal y pro-
teger el cruce de ]a flotilla. Por consiguiente si Gauteaume
lograba escapar les daba oportunidades muy ventajosas para
operar.
A continuacidn analizaremos el papel que podia desempe-
fiar Villanueve. Si 61 lograba burlar el bloqueo de Nelson e
incorporAndose las seis unidades espafiolas que se encontraban
eni Cartagena cala sobre Orde que bloqueaba a CAdiz incorpo-
rando a Gravina con sus fuerzas, podia concentrar una fuerza








- CA IvAS SOBRE ESTRATEGIA "NAVAL


de veintey ctuatvo;'Aiidades. Ew estas condiciones podia diri-
*irse Sobe Feerol, batii a Calder y aumentar sus- fuerzas hasta
tre6ifta y- cuatro."nidades Si: 6tr1 coniientraba en' este .lugar
-dicfit4s fuerzas -conl las seis unidades'de-Missiessy y tres -de
L'Oriet"yRochefort,' podia 'reunir una Iderza de' cuarenta y
tr6es-unidades. Atn ;admitiendo estaI improbable concentracifn
en el Ferrol, Cornwallis podia concentrar cincuenta unidades
en el canal, 6rdeiando galieran para el mismo Keith, Orde y
Calder y cincuenta y nueve, flamando la reserva. Interpuesta
esta fuerza entre Villanueve' con cuarenta y tres -unidades y
Gauteaume con veiuticuatro les daba a los franceSes muy pocas
probabilidades de dxito. Si Villanueve 'intentaba entrar en .el
canal con estas fuerzas, seria batido por Cornwallis con una
gran superioridad num~rica anes que Gauteaume llegase en
auxilio. Si Villanueve permanecia en Ferrol, vigilando las. derro-
tas comerciales de Inglaterra, Cornwallis podia esperar hasta
Ia ilegada de.Nelson, lo cual le daba una fuerza de setenta: y
dos unidades, que probablemente podia ser aumentada con las
fuerzas de 1a segunda reserva.
,En este caso podia restablecerse el bloqueo con seis unida-
des sobre Texel, veinticuatro, sobre Brest y cuarenta y dos
sobre Villanueve en ei",Ferrol. Si Villanueve determin-aba salir
hacia las Antillas con 'gus 7treinta- unidades!podik concentrar en
las mismas una fuerza 'comparativa de cuarebta y tres unidades
a cuarenta y una unidades. Cornwallis tenia treinta y seis uni-
dades sobre Brest o'cuarenta y dos si, llamaba -a Keith, con
las cuales podia batir a Villanueve a su regreso.
AxIn bajo el, supiiest0 que Villarueve flevase -la' campalIa
con la mayor pericih-y tIesoluci6n y teniendoe6l mayor cuida-
do, siempre'Cornwhllis tenla ]a oportunidad de presentar bata-
Ila en condiciones favorables.
Por el comentario :de estos dos planos de operaciones pode-
mos ver que la fuierza de ambos beligerantes eran Ln Europa
casi iguales, enndmero; por contiguiente era de todo punto
necesarto para Napole6n,,si querfa tener algunas probabilida-
des- razonibles de .operar con cierta ventaja, en concentrar en
una -Area digtantel'una fuerza superior que ]a concentrada en
la lineade ,Ferrol' Brest Texel, en 1aquella fecha. Cuando ma-
yor fuest esta. concentriccidn mayor !era -para todos coilceptos
el poder ofensivo-le-los ingleses, pues. podfan-Mnantener mas
de Ia mitad dela: escuadra a-lolargo'de esta lfnea: en condi-
ciones de bloquearttodog:los planes de Napole6n, no ateniendo
nada que temer con rLspecto a- la invasion de Inglaterra ni a
que hostilizaran su comercio y dolonias, porque podian utilizar








REVISTA -DE PUBLICACIONES NAVALES

sus escuadras en aquella ilneaspara mantener en puerto a las
escuadras francesas que se enconitraban en Ferrol, Brest y
Texel, y al mismo tiempo guardaban el *canal. de los ataques
de las dems escuadras hostiles. Emn consecuencia cualquiera
de los dos planes ofrecfa casi iddnticas ventajas, pues el 6xito
de ambos .dependfa de que Gauteaume: pudiese o no rompert
el bloqueo..
Si :l lograba burlar el bloqueo tenfan 1o! aliados excelen-
tes oportunidades para iriciar, las operaciones; pero: si perma-
necla embotellado en .Brest estas oportunidades quedaban redu-
cidas a la mfnima expresi6n. Si la escuadra.de Brest no lograba
evadir el bloqueo ]a idnica soluci6n para Napole6n era concen-
trar todas sus otras escuadras para obtener alguna ventaja
estratdgica. ,.
Seguramente. V,d;;se habrdi lamentado al pensar que las an-
teriores consideraciones sean merateoria, mera .estrategia de
papel. Yo estoy en un todo de acuerdo con Vd. pero he desea-
do analizar la situaci6n primeramente bajo este punto de vis-
ta. Estoy plenamente convencido de que los franceses tenfan
mayores-oportunidades en el papel. que en el mar. En primer
1igar en todas las glpocas ha sido de importancia capital en las
operaciones estratggicas el que los Jefes posean una informa-
ci6n exacta del:enemigo y de sus. propias fuerzas. Los france-
ses tenfan una ventaja, sobre este particular, que era ]a inicia-
tiva. Si hIqs.ijngleses :eran .obligados a seguir a los franceses,
Ostos Je .levabanija .vgntaja de que aquellos debfan obtener los
informes necesarios acerca de los movimientos de las escua-
dras francesas. Por otra parte'si se llevaba a efecto el plan de
los franceses de burlar el bloqueo sin combatir y !espuds de
lograr su evasi6n se mantenfan por algimn tiempo:sin presentar
batalla, les era esencialmente necesario el adquirir ]a informa-
ci6n .conveniente acerca de los movimieptos de las escuadras
ingles~s. Respecto'a la forma de obtener estas informaciones,
los ingleses tenian de su parte todas las ventajas. Sus fraga-
tas y :pequeos exploradores cubrian todos los mares y trans-
mitian a sps Jefes la4 ltimas noticias acerca. de. las fuerzas
enemigas y.las propias. Ppr otra parte los Jefes franceses no
podian obtener informaci6n algunft respecto al enemigo o a
sus propias fuerzas, excepto ]as queo,tenfap cuando entraban
en .puertos amigos. A parte del asunto. referente a ia informa-
ci6nlos planes franceses .tenfan. que mpaenoscabar necesaria-
mente ja fuerza moral de sus Almiraptes, plips todos ellos
Oeblan evjtar el sostener contacto con las escuadras inglesas
hasta que pudieran hacer acto de presencia en el .canal. Es








CARTAS SORRE ESTRATEGIA NAVAL 39

natural que los. franceses evitarhn cuidadosamente presentar
batalla para no interferir ]a ejecuci6n de sus propios planes.
Un Almirante que se encontraba en espera de ser atacado por
una fuerza superior de un m ~mentoa otro. es natural viese en
cada vela que se avistase !a presence de dicho enemigo, y
quidn se encuentre en estad0 de animo no es probable que
desarrolle sus planes con determinacidn y energy a. Es tambidn
indudable que este procedimiento de evasif6nes desfavorable
al espfritu b~lico de los oficiales y tripula~ines, ias .cuales al
ilegar el moment de ia batalla no. ten drn n la res oluci6n del
personal de aquella escuadra que continuamente trate de obli-
gar a presentar batalla al enemigo.
Al estudiar la ejecuci6n de los planes de los franceses nos
encontramos con muchas de las numerosas desventajas con
que tuvieron que luchar sus Almirantes.
Ahora analicemos Ja situaci6n estrategica, bajo el punto de
vista de un examep te6rico, sobre las oportunidades que tenfa
Napole6n para. desarrollar el plan de operaciones y la foria
en que 6stas fueron modificadas por las circunstancias pricti-
cas. Descubriremos el plan concebido por Napole6n.
A continuaci6n se dan las 6rdeaes formuladas para la eje-
cuci6n del mismo y que fueron dadas en Marzo 2.

Orden de. Campafia N11 2
Marzo 2.
1o Prop6sitos del enemigo. Se desconocen.
20 Plan general. Con'entrar en el Fcanal una fuerza supe-
rior para garantizar el cruce 'de la flotilla.
30 a) Gauteaume saldrt de Brest a fines de Marzo con toda
su escuadra de 24 unidades conduciendo 3.600 indivi-
duos de tropa. Se dirigir A con esta Ifuerza en demanda
del Ferrol, batirA la fuerza enemiga que bloquee este
puerto incorporAndose las diez unidades que se en-
cuentran en puerto. Con esta fuerza unida saldrA ha-
cia las Antillas. -
En este lugar se reunirA a Missiessy, poniendo a
su disposici6n un total. de 40 unidades.. .-
b) Villanueve saldri de Tol6n en la misma fecha con su
escuadra de It unidades y conduciendo-; a bprdo 3.000
individuos de. tropa.
Se dirigirA en demanda de CAdiz, batir, a. las fuerzas
enemigas que bloquean este puerto incorporAndose
Gravina con siete unidades. SaldrA hacia las Antillas








40 RESTATE PUBLICACioNES NA"ALES
c on ei~~~Ths~,'i riidades, -pres enthid6se a Gauteaume

para '~ecibir.'6rdenes. ., .
c) GhuteaUme tomar i el maido 'de la fu dza inidi tte' z6
: 'inidid~s,"saldri phra Bdiilogne po- una derrota no
recu ntadfi p'ata a-rtibar a Aicho 'luigar entre el' I10 "e
"Jini6 y 10 de"Jitlio. El Efijeraddr se ekiclbentra listo
para truzar con la flotiliki tan pronto :Gauteaume apa-
i : e a:i fn!a' lietlhia*agua's.;--'": : "". .
1 d) Ehn casoqde:que Gautehume liegasea'lIs Antil'Ag y no
hubiir llegado: Villanub9e, Gauteaume' perar.A a
6stedbirante i0 dias. Al expirar estO plazo limite, si
tiene a sus 6rdenes sobre 25 buqties"'de lffiea, desarro-
lari, el: plan primitiv6 dirigidridose a Boulogne / Si
tiene Menos del"fiulmero indicada" aldt- den demnda
del Ferro] en done 'Se, enconii'arA '0ii'reftiei-zi6 listo
ipardahidorpordrsele. 'No obstante 'sifues'ecionveihiente
un moVimiento sobre Boulogne ctn este iilmero de
unidades, queda autorizado para.hacerlo:.
e) En casb de que Villanueve; llegase a las Antillas'y fa-
Ilase a'Gauteaufie' en' su iitento, Villanueve esperari
a aquel p0r un perodo 'de cuarenta dfas. Si Gauteabume
no IJegase' "durante este tiempo, saldrA, en demai ih de
las Islas Canarias y esperarA en las mismas otros
veinte dias. 'Una vez que 'expire el tiempo limite,
salcbrA en demanda de Cadiz, en cuyo lugar encontrarA
otras instrucciones. .
/f) Los buques que se encqentran., en el Ferrol y Cadiz,
se estarcn listos para hacerse a lamar. e incorporarse
a la escuadra mencionada en el primer aviso.
g) Se env iarA una fragata con 6rdenes para Missiessy
para ciue 'p'eimaneZCa en las Aitillas y se una a Gau-
teaume y"illanueve a su llegada a 'aquellas aguas.
*- 20 La contraofecnsiva inglesa'

Mientras Napole6n se preparaba para su grand invasion, In-
glaterra se preparaba para hacer frustrar el golpe. Hacia los
mediados de Marzo se encontrabanf prhcticamente terminadas
las negociaciones inglesas con; Rusia, como resultado de las
cuales Inglaterra'prometia situar una fuerza de tropas regula-
res de seis mil hombres bajo el mando del General Ruso Lacy,
jefe de. las fuerzas rusas que se preparaban para la invasion
del sur de Italia.' La guarnici6n. inglesa de Malta debia ser
utilizada -con este: prop-sito y para reemplazar a aquella se








CARTS SOBRE' ESTRATEGIA )NA V_ I 41

enviarian fuerZas frescas? de 'Inglaterra. De acuerdo conlo
anteriormente expuesto s6 prepared Un convoy de cuarenta y
cinco trarisportes en Portsmowhtb-, y seis:batallones para, servir
bajo las 6rdenes del general Gr~ig. El ,gobierno ingls. for-
muld las 6rdenes' sigtientes:.

Orden de Camipdana V- 2 .

10 Prop6sitos del enemigo. Se desconocen.
20 Plan general. Ingreso de Rusia en ]a guerra iediante
el envfo de tropas para cooperar en )a expedici6n, sobre las
costas sur de Italia.
30 a) La fuerza combinada consiste en: un convoy de cua-
renta y cinco transportes para conlducir al General
Graig, con seis batallones de tropa. Una escolta bajo.
el mando del vicealmirante Knigth, consistente en el
Queen, de noventa y ocho cafiones y el Dragon de se-
tenta y cuatrocafiones; y
Los convoyes comerciales del MediterrAneo y las
Antillas, saldrdn por Portsmouth, y de este lugar se
dirigir~n al Cabo de San Vicente en el extremo S. E.
de Espafia.
b) El convoy comercial saldrA de este lugar en direcci6n
a las Antil]as.
c) ll resto de la fuerza combinada se dirigirA a Gibraltar.
d) En Gibraltar dejard dos batallones de tropa.
e) El resto de la fuerza saldrA 'hacia Malta.
f) El Almiranite Knigth con sus dos. buques:'de line re-
forzarA a Orde en Ccdiz.
g) Los cuatro batallones de tropa freSca 6ompondrdn la
guarnicidn' e Malta.
h) El General Graig tomarA el mando de los ocho mil
hombres de ]a guarnici6n original, tomar' Sicilia, y se
presentari al General Lacy para servicio en la expe-
dicidn ial sur de" italia.
i) Se ordena a todos los Almirantes al mando de fuerzas
de bloqueo, que protejan la expedicifn, poniendo en
este servicio toda su habilidad.
En este asunto se incurri6 en la negligencia de no enviar
las 6rdenes hasta que el convoy estuvo en marcha, razdn por
la cual no la recibieron Orde ni Nelson.
Durante este intervalo se preparaban unos cuarenta mil
hombres de tropas regulates para otra expedici6n al continente.








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Vd. pensarai que este desembarco en el sur de Italia de
ocho mi hombres seria rechazado fAcilmente. Pero debe re-
cordar que el objetiyo de Inglaterra al hacerlo era desarrollar
un vasto plan politico. -Su prop6sito era traer a Rusia a la
guerra y no se esperaba que esta expedicin ocasionare a Na-
pole6n dafios materiales de consideraci6n. Pero estaba fuera
de toda duda que estas p~e queflas expediciones despachadas por
Inglaterra tenfan una importancia fuera de toda proporci6n
comparativa a su fuerza. 'Inglaterra tenfa el domino del mar
y estas expediciones pequefias batman a las fuerzas -de .Napo-
lefn TreembarcAndose antesde que pudieran acudir en su auxilio
fuerzas superiores. Este hecho io prueba el haber admitido
NapoIe6n Ja efectividad de estas pequefhas expediciones. En
ia'guerra de i6s siet afios Pitt demostr6 la efectividad con
con gte podfanuiiizarse.



OA TA CAM.r&A


El fracaso de Oauteaume

En ia ijltima examinamos los planes de acci6n de ambos
jefes adversarios, Napole6n y Pitt. En esta carta analizaremos
Ia forma en aque i ncos,,Panes fueron ejecutados;
El papel m.s important de la grin campafia, le fue asig-
nado a Gauteaume. tste, de acuerdo con'la 6denes recibidas
del Emperador, se dirigi6 con ]a totalidad'de suescuadra an
fondeadero avanzado protegi'o por poderosas baterfas.
En a escuadra inglesa ocurria a Ia Saz6nn un hecho impor-
tante, Cornwallis se vela obligado a "band;6iar por enfermedad
si penosa y iarga guardia, queando provisionalmente al
mand6: deIa escuadra Sir: Chakles'Cbttgn, hasta ]a Ilegada del
sucesor Lord Gardner. Este incidnte de haber tenido que
abandonar el mando el Comandane en Jefe, antes de ser debi-
damente relevaato, fud verdaderamente de resultados desas-
trosos, y de sus consecuencigs pod!emos sacar Ia ensefianza de
una buena lecci6n.
La escuadra inglesa- compuesta -de seis navios de tres
puentes y once de dos, que hacian un -total de veintitrds uni-
dades, permanecian cerrando el puerto y Gauteaume con
conocimiento de ellos solamente esperaba un temporal para
hacerse a ]a mar. Este ilitimo disponia de-tres navios de tres








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 48

puentes y diez y ocho de dos, que hacian un total de veinti-
cuatro unidades,: siendo por consiguiente.las :fuerzas. practica-
mente iguales en ntmero. Pero las fuerzas de Gauteaume eran
inferiores en valor, militar a. las-inglesas, en- una proporci6n
aproximada de tres a cuatrw, por lo cual aqu~l obrando muy
prudentemente v de acuerdoxcon instrucciones recibidas evi-
taba un encuentro.
En consecuencia .decidi6 esperar un mal :tiempo. Afortuna-
damente; para el mismo al siguiente. dia se cerr6 en niebla
completamente Inmediatamente se hizo ala mar quedaild6
estacionado en las ptvoximidades del puerto. Pero tan pronto
abandon6 dste. la niebla empez6 a aclarar V fu6 avistado por
a escuadra inglesa que lo vigilaba. Cotton se prepare inme-
diatamente por si era objeto de un ataque. Gauteaume tan
pronto pudo maniobrar form6 la linea de batalla dirigi~ndose
sobre. 61.
Cotton se mantuvo. a a espectativa a unas cinco millas' de
distancia, procurando no presentar batalla, pues no se atrevia
a tomar esta determinaci6n :en ausencia del Comandante en
jefe, limitAindose a destacar una escuadra de observai6n.de
cuatro buques que mantuviese el contacto con Gauteaurne; el
cual.regres6 a su tondeadero.
En este caso los ingleses perdieron una preciosa opoxtuntdad
de terminar la campafia precisamente antes de que tomara
incremento. La lecci6n que ellos aprendieron de este caso,
fud que en la guerra naval se presenta un muy limitado
nimero de oportunidades para una acci6n decisive, y el beli-
gerante que, sea. superior en poder combatiente y como conse-
cuencia desea una decision, tiene la ventaja en cualquier
oportunidad. Para conseguir esta finalidad, debe procurar que
cada sub6rdinado :sea convenientemente instruido: para que
pueda actuar en cualquier momento por propia.,.iniciativa, y
cuando se le presente la oportunidad debe actuar, inmediata-
mente en vez de esperar la Ilegada del Comandante en Jefe
para recibir sus 6rdenes. $i bien es verdad que Cotton perdi6
una gran oportunidad, quiza pari decidir -el- resultado.deAa
campafia, no es menos cierto que impidi6 de una manera
efectiva la salida de Gauteaume. Tres dias despuds se levant6
un fuerte de viento del S. S. W., que oblige a Gauteaume a
refugiarse nuevamente en el interior de la bahia de Brest.
9stos hechos al comeuzar la% campaia, fueronipr~cticainente
funestos al fracasar el que escaparan las escuadras de Brest y
Ferrol. Los ingleses mantenian al grueso de las escuadras
aliadas guardadas bajo candado y Have; y todas las escuadras








44 REViSTA DE PUBIACACONES NAVALES

inglesas vigilaban a aqudllas y *podfan tambidn guardar el
canal evitando cualquier tentativa de cruzar, Jo que pretendla
Ia flotilla.
26.- Salida de Villanueve de Tol6n"

Debido a ]a forma tan lAnguida en que se desarrollaba la
parte mAs importante de la gran campafia con' relaci6n a las
fuerzasde Napole6n, la operaci6n mds insignificante constituia
un gran acontecimiento. En el medio -dia del. treinta: de.-Marzo,
Villanueve salH6 de Tol6n. Solamente-habia dos fragadas fuera
del puerto. El tenfa confidencia de que Nelson se encontraba
en las costas de Espafla, y este era en el moment el punt a,
dilucidar, hizo rumbo todo Jo mAs at sur posible con. a inten-
ci6n de pasar par fuera de Mallorca.y hacer rumbo a] estrecho.
Su fuerza consistia .en once; navios- de dos puentes, los mismos
que tenla cuando hizo ]a primera tentativa de escapar y ademAs
ocho exploradores que conducfan tres mil hombres detropa
ademAs'de sus tripulaciones de plantilla. El dia treinta y uno
fu6 avistado par los exploradores ingleses, lero ambos-per-
dieron el contacto durante a. noche., A la maflana: siguiente
Villanueve tuvo Ia fortuna de saber par media de un buque
mercante neutral, que Nelson no-se encontraba, en las costas
de Espaia,,sino en Palmas, en ]a: costa &. W de Ia Cerdefla.
Tan-pronto obtuvo' esta:informaci6n tan important, hizo rum-
bo a] W.,hasta avistar ]as eostas de Espafia a la largo .de la
cual no fud 'avistado por ningfin explorador inglds.: En Abril 7
qued6-completamente encalmado en las proximidades ,del
puerto de Cartagena. A pesar de que se encontraba dentro'de
las instrucciones recibidas, obrando con muy laudable inicia-
tiva interest del Almirante espafiol Salcedo, que se le uniese
con sus seis buques. Parr Tazones in-explicables las -buques de
Cartagena no habian sido incluldos .en el desarrollo de los
planes'del Napole6n, pero eran evidente las- ventajas quehu-
biese reportado su cooperaci6n en la grand combinacidn. Indu-
dablemente Napole6n habfa tenido .razones:- de peso para no
haber -incluldo-en- sf-: caht-a deinstrucciones a, Villanueve, los
buques antes citados,.y seguramente obedeci6 a falta de infor-
macionesi acerca de su estado de) preparacifn para hacerse ]a mar.: Este caso nos presefia-un ejemplo de los inconve-
nientes que pueder ser las 6rdenes superiores, especialmente
cuando dstos estAb distantes del teatro de las operaciones 0
pogeen: uha informacifn defectuosa rcerca de Ia verdadera
situacifn en que se encuentra el subordinado en el moment
en quedebe ejecutar dichas 6rden~s, Si la orden no se funda-









CART S SOBRE ESTRATEGIA NAVAL. 45

menta en,la,.1tima y mis segura informaci6n, el subordinadc
debe ejecutarla inteligentemente modificindola de acuerdo con
el estado en.que encuentre la situaci6n en el momento. Esta
es la ayuda que debe prestar el subordinado al superior des-
eavolvi~ndose en cada caso de acuerdo con las circunstancias
que no se conoclan en el momento de formular la orden, 1o
cual en, todos tiempos serin justificantes para la modificaci6n
citada. El subordinado que hiciese un uso inteligente de su
iniciativa, podrA evitarle al superior el que cometa muchos
errores y al seguir esta linea de conducta Villanueve, es digno
de todo encomio; pues se proponfa aumentar o consolidar el
plan del Emperador de una manera material por el aumento
de seis nuevas unidades de la escuadra de Cartagena, que
habian sido excluidas de las 6rdenes del Emperador.
Salcedo contest6 a la invitaci6n de Villanueve, que seria de
su agrado salir con 61 y le pedia esperase cuarenta y ocho
horas para pedir.autorizaci6n a, Madrid y embarcar su p6lvora.
En este caso .entra en juego el factor moral. Villanueve no
desconocia lo ventajoso que le hubiese sido unir seis buques
mas a su escuadra, pero por otro lado tenla 6rdenes de no
arhiesgarse a tener un encuentro con Nelson. Aqudl no habfa
tenido informaci6n posterior del mismo y temfa su presencia
en el horizonte de un momento a otro. El se encontraba en
una situaci6n que se requerfa un Comandante de una gran
resoluci6n. Villanueve tenfa ia inteligencia necesaria, pero le
faltaba res0luci6n.
Siendo el viento favorable determin6 no esperar y salir en
demanda del estrecho. Esta decisi6n fud de consecuencias en
extremo desfavorables, pues estas seis unidades no tomaron
parte en la campafia siendo completamente intftiles.
Exponemos a continuaci6n una consideraci6n acerca de ia
decisi6n de Villanueve: El no desconocia lo ventajoso que le
hubiese sido unir seis buques mAs a su escuadra, pero tenia el
conocimiento de que el proyecto de la gran invasi6n de Napo-
le6n, muy bien podia depender de su decisi6n.
Es cierto que sus instrucciones se concretaban a ordenarle
se uniese a Gauteaume en las Antillas, excepto en el caso de
que su escuadra por circunstancias especiales fuese destinada
a una operaci6n de mayor importancia que la asignada origi-
nalmente de hacer un ataque sobre las colonias inglesas de
las Antillas. Si 61 conocia en el momento en que debia tomar
parte en un ataque contra Inglaterra y que probablemente
debfa dirigir dicho ataque en persona, ello no era probable
teniendo en cuenta la no probabilidad de que Gauteaume









.6 REViS'rA DE PUBLICACI' iOS NAiALS
liubiese logrado escapar y par'cchisiguiente reoridci6 ia .

siiid de reunir el mayo ni/nero posible de buqiies, esperand0
a Salcedo corriendo el riesgo de una apariciiSn de Nelson?
A Vd. se le ocurrirA pensar.que Napole6n viol6 l principi
fundamental de toda orden al no comunicar a su stlibrdinado
el plan general de acci6n que le hubiese servido para ajustar
su conducta en los casos no previstos. Es ifidudable que esie
principio no fu( observado, pero yo no puedo en este caso
dbcidir sobre su juicio crftico. Nosotros no podemos olvidar" que
Nable6n se encontraba en una situaci6n verdaderamente
excepcional. El se hallaba rodeado de espias y traidores, y si
corfiaba su plan a Villanueve es muy probable que hubiese
sido muy pronto del domino pdlblico. En consecuencia que 61
contaba con el secreto -y ]a sorpresa, como grades auxilifres
para el drito de su plan, sin los cuales Jo podia dar por fraca-
sajdo mientras Gauteaume y Villanueve no Ilevaran a efecto
su concentraci6n en las Antillas. Por lo expuesto vemos que
los mAs fundamentales principios tienen excepciones y que )a
violaci6n por parte de Napole6n de estos principios pueden
tener su justificaci6n por las excepcionales condiciones en q ue
(- mismo se desarrolla.

30 Villanueve y Orde fuera de Cidiz

Villanueve continue navegando a 1o largo de la costa espa-
flola, cruzando el estrecho el dfa nueve de Abril. Tan pronto
hubo remortado el estrecho fud avistado por el buque de llnea
Renown, que habia sido destacado por Nelson para escoltar un
convoy en el estrecho. El buque antes citado se dirigi6 hacia
Cadiz al objeto de avisar a Orde. Este se encontraba vigilando
a Gravina con los buques de lIneas siguientes:
Glory (buque insignia) ................... 98 cafhones.
D efence ...................................... 74
Polyphemus ............. .............. 64
Agememnon .............................. 64
R uby ....... ............................... 64
Total ........ 6 unidades

Aquel dia la escuadra se encontraba haciendo provisiones
y cada uno de los buques tenfa un transporte atracado al cos-
tado en el moment en que fud avistado el Renown que trafa
izada ]a serial de muna escuadra francesa superior a ]a vista,.
Orde larg6 los transportes inmediatamente y dAndoles 6rdenes









CARTAS SOBRE ESrRATEGIA NAVAL 47

de que fondeasen-en aguas neutrales fuera del Cabo de San
Vicente, form6 su escuadra en lineai de batalla.
Probablemente Villanueve tenia el prop6sito de unir a su
escuadra los buques- espafioles e ir en busca de Orde con la
mayor rapidez posible. Esto naturalmente no dejaba de ser
acertado. pero no debi6 dejar pasar ia oportunidad de batir a
Orde, que tenia una fuerza muy inferior a la suya. A Vd. se
le ocurrirAi pensar con toda seguridad que el hecho de que
Villanueve presentase batalla a Orde, pudiese ser una opera-
cidn que le hubiese dado una ventaja tActica local, pero sin
ninguna ventaja decisiV para ]a ejecucidn del plan general.
Esta idea encierra en si algo de verdad, pero es un principio
fundamental que debe obtenerse cualquier ventaja parcial que
de algtin modo pueda contribuir al mejor desarrollo del plan
general. Vd. contestaria: Sup6ngase por un momento que
Villanueve hubiese presentado batalla a Orde y hubiese hun-
dido o averiado seriamente a todos sus buques. LPero no es
probable que un nfimero igual de buques de Villanueve hubiese
quedado tambidn averiados y muy probablemente incapacitados
para seguir hacia las Antillas? EPodla esto entorpecer de ma-
nera directa la ejecuci6n de los planes de Napole6n?
Yo creo que teniendo en cuenta las pdrdidas probables no
hubiese afectado mucho bajo el punto de vista material, pero
es necesario no olvidar jamAs en la guerra el factor moral.
No se preguntaria Napole6n a si mismo: 7que en la guerra
lo moral influye en lo fisico en una proporci6n de 8 a 1'?
Es esta una verdad muy conocida, pues si bien es verdad
que el hecho por su insignificancia no hubiese tenido impor-
tancia en si, era de una importancia incalculable si se analiza
bajo el aspecto ya mencionado. Considere por el momento
el efecto de una victoria francesa al comienzo de ]a guerra, la
primera batalla ganada como en tiempos de Suffren. t No es
este un hecho que hubiese tenido una influencia excepcional
no solamente en la pequefia fuerza de Villanueve si no en la
totalidad de las Armadas aliadas'! Admitiendo que de las diez
y ocho unidades que componian la flota combinada hubiesen
sido averiadas seis y obligadas a quedarse en Cddiz, no serfa
siempre preferible el disponer de doce buques con sus dota-
ciones engrefdas por la victoria a no tener diez y ocho en las
condiciones en que se encontraban? Solamente por razones de
indole moral, estimo que Orde debi6 ser perseguido y batido.
Presumo que Vd. se interrogari acerca del incumplimiento
de mi promesa, de no hacer juicios criticos sobre determinada
persona, pero es mi deseo poner de manifiesto cuan impor-









REVISTA DE P.UBLICACIONE.S NAVALES


tante es el factor moral y loimprescindible que es-para obtener
]a primera decisi6n. Examin-ando las causas por las cuales el
comandante francs desisti6 de perseguir a.Orde, se puede
Ilegar a las conclusiones siguientes:
Primero: La tradici6n en el obtener,-siempre un objeto
ulterior sin presentar batalla, y en consecuencia ]a decision de
Villanueve estaba de acuerdo con las tradiciones del servicio
a que pertenecia. Segundo:. 61 se sentfa abrumado por ]a repu-
taci6n de Nelson y siempre que pensaba o tomaba una deter-
minaci6n; aqudl ocupaba su mente instantdneamente. No es esto
una desgracia como han pretendido hacerla todos los grandes
capitanes para interponerla entre ellos y sus adversarios., En
cierta ocasi6n declar6 Napole6n que lo tenia abrumado ]a re-
putaci6n del Archiduque; Carlos. Por la misma raz6n no po-
demos vituperar a, Villanueve por su error, pues por el con-
trario puede estimarse como muy natural y cometerse por
cualquier comandante, particularmente cuanto se tiene por
adversario a un hombre de ]a talla de Nelson. Villanueve no
hizo esfuerzo alguno para perseguir a Orde y fonde6 fuera
del puerto enviando al mismo tiempo una fragata para que
comunicara a Gravina y al buque francds Aigle para que se
.incorpqrasen a sus~fuerzas. :EI buque antes citado cumpli6 su
misi6n rApidamente y la actuaci6n de Gravina fud tan eficaz
que a las dos horas a. m., se encontraba en marcha la mayor
parte de su di.visi6n. Villanueve se puso en-movimiento a ]a
una a. m., y con proa al S. W. esper6 a los buques espafholes
que fueron Ilegando uno a uno. A] amanecer del siguiente
dia habfan perdido el contacto los buques espafholes a excep-
ci6n de uno que era el insignia de Gravina.. En estas condi-
ciones continuaron hasta el trece durante el cual se les uni6
otro buque espafhol. Villanueve en estas circunstancias hizo
rumbo a las Antillas a toda vela. en las cuales tenlan instruc-
ciones de unirseles los otros cuatro buques espafloles.
En este caso estuvo afortunado para reunir rApidamente los
diversos buques. La aptitud desplegada para salir lo ayud6 de
manera poderosa para que no culminase en un resultado des-
favorable sobre la actuaci6n.
A continuaci6n analizaremos la situaci6n bajo el punto de
vista de Orde y estudiaremos los medios de ejecuci6n que
estaban a su alcance. Despuds de evadirse por las circuns-
tancias ya expresadas, se situd en su puesto del Cabo de San
Vicente, con la escuadra de su mando y el Renown, incorpo-
rado que hacian un total de siete unidades.
En la fecha expresada 61 tenfa los datos siguientes:








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 49


5,cu-a,on.s an ,A6, //2
.4fJaj .tc 5e no.............................. 7
........ ........... /rRc .................


10 Villanueve se encontraba en CAdiz con once unidades.
20 La escuadra de seis unidades de Cartagena probablemen-
te trataria de unirse a Villanueve.
8 Gravina se encontraba en CAdiz con no menos de seis
unidades listas para hacerse a la mar y otras en preparaci6n.
40 El comandante del Renown, estimaba que Nelson habia
salido hacia Egipto.
50 La escuadra francesa de Brest habia salido en direcci6n
desconocida.

En consecuencia Villanueve disponfa en C~diz de diez y
ocho unidades y posiblemente de veinticuatro.








50 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Los probables lugares a que se dirigirfa Villanueve son los
que a continuaci6n se consignan:
01. Ferrol-Brest-Boulogne.
20 Al MediterrAneo.
.30 A la India'
40 A las Antillas.

Si Villanueve se determinaba a tomar la primera direcci6n
16 seria fricil batir o elimimar a Calder del Ferrol, encontrin-
dose entonces con una fuerza de veintiocho, a treinta y cuatro
unidades incorporAndose a los buques bloqueados en este puer-
to. Si tenfa oportunidad de incorporarse a Missiessy, podia reu-
nir hasta cuarenta unidades. Lord Gardner que a ]a saz6n te-
nfa el mando de ]a escuadra inglesa de Brest, podia concen-
trar diez unidades de Calder, diez de Keith, la reserva de diez
que con los veinte y cinco de su mando hacian un total de
cincuenta y tres, suficientes para estarle a Villanueve sobre
]a pista. Pero si Villanueve se movia rdpidamente de Ferrol
hacia Brest, no era lo probable que aquella concentraci6n pu-
diera efectuarse a tiempo y si tenemos en cuenta que Gau-
teaume tenia veinticuatro unidades listas para hacerse a la mar
en Brest, necesariamente debemos admitir que Villanueve te-
nfa una excelente oportunidad para Ilevar a cabo aquella ope-
raci6n con positivas ventajas para 61.
En caso de que Villanueve determinase regresar al Medi-
terrtneo podia reunir una fuerza de veinticuatro unidades con-
tando con ]a escuadra de Cartagena, contra trece que tenia
Nelson, pero dste tenfa un mayor n-imero de buques ligeros.
Orde crela que su habilidad habia sido suficiente no ya para
evitar la acci6n sino para impedir el que Villanueve pudiese
acometer empresa alguna de importancia. Nelson por otra par-
te se encontraba en una situaci6n indecisa, pues si continuaba
en su estaci6n no era de esperar tuviese que tomar decisi6n
alguna.
En el caso de que Villanueve se dirigiese hacia la India o
]as Antillas, estaba justificada ]a iniciativa tomada por Orde
con su pequefia fuerza y en este caso. debfa situarse conve-
nientemente con su escuadra tan rApidamente como recibiese
6rdenes del Almirantazgo.
Por el momento Orde podia observar las lIfneas de conduc-
ta siguientes:
10 Mantener su puesto sosteniendo contacto con Villanueve
y determinar su derrota y destino.








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 51

20 Abandonar este servJcio a los exploradores v retirarse
en el momento sobre Ferrol o Brest.
El primer plan tenfa la ventaja de que Orde con la escua-
dra de,:su mando podia frecuentemente cerciorarse del destino
de Villanueve. Si ]a flota combinada se dirigia al Ferrol o al
MediterrAneo 61 podia sostener contacto con ella. Si el desti-
no de la misma era la India o las Antillas, podia informar al
Almirantazgo y a los comandantes de las otras escuadras, re-
tirndose con su escuadra, sobre el canal para recibir 6rdene*
Tenia la desventaja de tener que mantenerse muy cerca de
Villanueve y podia 6ste obligarlo a combatir; tambidn podia
perder el contacto con Villanueve y mds tarde ser batido por
el mismo en el canal. Resumiendo podemos Ilegar a la con-
clusi6n de que cada plan tenia sus ventajas. El primero era
el mds arriesgado y el que podia dar mejores resultados si
llegaba a ser desarrollado felizmente, pero el segundo era el
menos peligroso. Orde opt6 por el segundo y menos peligro-
so plan de acci6n. La controversia sostenida entre 61 y Nelson
fu6 seguramente una de las causas que m~is influyeron en su
determinaci6n. Orde fud enemigo personal de Nelson, pero en
la dpoca era un sincero admirador suyo, obligado a ello por
su ejecutoria. Aqudl se encontraba descorazonado desde que
fu6 informado de su relevo. No nos seria dificil probar que
cualquier hombre en este estado de dnimo escogerla siempre
el plan de acci6n menos peligroso. Con este caso demostrare-
mos los resultados desfavorables que puede producir en de-
terminado plan una desavenencia personal entre los caudillos
que deben cooperar al desenvolvimiento del mismo. Es evi-
dente que antes de abandonar su estaci6n que Orde debia in-
formar a.todos los comandantes de las escuadras inglesas la
importante noticia de la persecuci6n de Villanueve y su uni6n
con Gravina. Orde para los fines expresados envi6 los buques
siguientes:
10 Una fragata y el Polyphemus el mts ligero de sus bu-
ques de linea, al Almirantazgo.
20 Un buque mercante a Nelson.
30 Un explorador a las Antillas.
40 Un transporte a Madeira para prevenir a la navegaci6n
de la India.
50 El personalmente fud a avisar a Calder y Cornwallis.
Al comisionar a los buques mencionados para que comuni-
caran los informes ya citados, dej6 solamente la fragata Am-.
pluon y dos goletas para que vigilaran a Villanueve. Despuds







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


de ejecutar su bien estudiada determinaci6n, Orde con los seis
buques que le quedaban se mantuvo gobernando hacia el nor-
te. El dfa veinticinco de Abril, cruz6 ]a confronta (rendenon)
de Finisterre, en cuyo lugar se encontraba de guardia una de
las fragatas de Calder.
Al no tener noticias algunas en aquel lugar se dirigi6 a la
estaci6n de Calder, y al no encontrarlo le hizo suponer que la
habta abandonado. Entonces Orde se retir6 hacia Brest en
besca de Gardner, al cual se uni6 al principio de Mayo.

40-La estrategia de Nelson

Ahora seguirernos los movimientos de Nelson durante el
periodo de tiempo en que Villanueve se escapaba bacia las
Antillas y Orde se retiraba hacia Brest. Recordaremos que 61
se encontraba con toda su escuadra en las proximidades de
Tol6n, hacia mediados de Marzo. En aquella fecha su escuadra
se componfa de catorce unidades, una de las cuales se le in-
corpor6 despuds de su regreso de ]igipto. Nelson tenia cono-
cimiento de que Villanueve se estaba preparando para Ilevar
a cabo otro movimiento. Este podia ser hacia el este para ata-
car las posesiones de Inglaterra en el MediterrAneo occidental
o hacia el oeste desembocando en el estrecho. Estas dos pro-
babilidades podfan anularse solamente con mantener a ]a Es-
cuadra francesa en Tol6n.
Pero sin embargo, este procedimiento no estaba de acuer-
do con los principios fundamentales de ]a doctrina de Nelson,
que consistfa en dejar al enemigo hacerse a la mar para obli-
garlo a una decision. Al propio tiempo, le era impossible man-
tener su situaci6n con su sola escuadra, pues ]a base mAs cer-
cana era Cerdefia y se vefa obligado a enviar algunos buques
a su base, de tiempo en tiempo, para que se aprovisionasen
de agua y vtveres, lo cual daba a Villanueve una superioridad
de fuerza. Por lo expuesto se verA lo imposible que le era el
cubrir las dos derrotas mencionadas. El crey6 que la derrota
del este serfa ]a mAs probable que seguirfa el enemigo y de-
cidi6 estacionarse en Palmas en la costa S. W. de Cerdefla, que
era la mejor situaci6n para desde ella tener protegida dicha
derrota.
Para influir en el Animo de los franceses a que no tomasen
la derrota del W. determin6 hacerse visible con toda su escua-
dra en las proximidades del Cabo de San Sebastian, de cuyo
lugar gobern6 hacia el norte de Mallorca y dejando un explo-









CARTA'S SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 58

rador en este lugar, continu6 hacia-Palmas para tener a-cu-
bierto .la derrota del este.
Nelson Jleg6 a Palmas en los primeros dias deAbril.
Aqudl .no haba recibido, informes ninguna
clase del -Almirantazgo desde el mes de Noviembre, pot haber-
se perdido los dos buques que se leenviaron ocon correspon-
dencia.
Pero tan pronto arrib6 a Palmas tuvo conocimiento de que
un convoy custodiado po r el L evant hablfa sido atacado y obli-
gado a entrar en Gibraltar, Inmediatamente destac6 al Renown
que estaba necesitado de algunas, -reparaciones, para que se
entrevistara con el jefe del convoy en el estrecho. El Renown
habia ya cumplido el servicio encomendado cuando avis-
t6 a la flota de Villanueve y se dirigi6 a prevenirle a Orde,
como ya anteriormente habiamos explicado.
Este incidente dej6 reducida la .69uadra de Nelson, a trece
unidades al comienzo de la carnp-a, que .eran las- siguientes:
Victory...... .... .............1 00 caftones
Royal Sobereing.. .................. 100
Campus (Vicealmirante Lewis).....-,. .80
Spencer ................... ............. 74
Leviathan..... ...................74
Tigre ... ......................... 74
Donegal.... .................. .74,
Conqueror ..... ................... 74
Super t................................ 74-.. ,?"
Belle Isle .......,.... .... 74'
Swiftsurer ...... .................. 4.
Fragatas Activze, Amazdn y .ecade, __
Total...,.. O' unidades

El dia 4 de Abril, cuando la escuadi'a se encontraba nave-
gando hacia Palmas, uno de los exploradores destacados para
observar a Tol6n lleg6 con, la nQtfci .1de que el dfa treinta y
uno de Marzo.,habia visto a Villanueve al S. 3(j S. W. de Tol6n
y a unas s.esenta millas de diatancia.,Eee. heibo ponla de ma-
nifiesto dezmanera evidente que Villanueve habia tenido noti-
cias de la presencia de Nelson en el Cabo de San Sebastian y
gobernaba .al sur paa el objeto de abrirse de las costas de
Espafla.>,. .
La artimafta de Nelson surti6 los efecto0, deseados.
Nelson tenja esta vez el mismo pxoblema a resolver que en
la primera salida de Villanueve. El decidi6 desenvolver el









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


mismo plan que la vez anteir. Esta vez se encontraba en si-
tuaci6n m~s ventajosa para emplear su plan que la vez pri-
mera, pues tenfa itoda su escuadra lista en una posici6n cen-
tral al sur :de Cerdefla y-- tenfa exploradores 'en abundancia _
para cubrir bien la Ifnea de C6rcega-Cerdefia-Tlnez. Fueron
destinados cinco:exploradodres para cubrirtla linea Tfinez-Cer











i 3. Craf. .






P,. .

/ CaAell 2 62







JsIa t 4 ....... ,-,......................... .
,J~msac..................................... '- -
1,., ..... ,,O '... ..-: ....ne


defia. Se estacion6 otro al norte de Cerdefla para ,cubrir el
canal entire esta isla y la de C6rcega y se enviaron siete nAs
a NApoles para 'guardar la Iinea entre C6rcega: e Italia. La
escdadra de combate se situ6 en la parte meridional de Cer-
defia: Ai medio dia: del cuatro de- Abril leg6 el: otro explora-









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 55


dor destacado para observar a Villanueve, pero no pudo dar
informe pieciso alguno, sino que habia visto a Villanueve ha-
cia el sur el dia treinta y -uno y que habia desaparecido en la
noche.
Nelson, envi6 nuevamente este buque a Tol6n para que in-
formara de si Villanueve habia regresado nuevamente a puerto:
Despuds de esperar en aquella situaci6n durante dos dias
sin obtener informaci6n alguna de sus exploradores, Nelson
lleg6 al convencimiento de que Villanueve no habla intentado
cruzar entre Cerdefla y Tilnez y que la llnea de exploraci6n
con los cinco exploradores y ]a escuadra de combate estaba
muy vigilada en aquella Area. Pero como estaba dentro de las
posibilidades de que Villanueve pretendiese pasar por el norte
de Cerdefia y ]a linea de exploraci6n en aquella Area estaba
muy poco reforzada, Nelson decidi6 salir con toda su escuadra
de combate hacia el este dirigidndose a una situaci6n de unas
cincuenta millas al norte'de.Palermo (Sicilia), a cuyo lugar Ile-
g el siete.de Abril.
Envi6 sus exploradores hacia el note. El dia diez de Abril
no habia recibido noticia alguna de sus exploradores.
En esta fecha la noticia mAs importante fud la recibida del
Ministro inglds en Ndpoles. Esta era para comunicarle que la
expedici6n de Craig, de la cual no tenfa noticia alguna, habia
salido de Inglaterra para Gibraltar. Como Villanueve habia
salido en la misma fecha, este hecho llev6 al Animo de Nelson
que la salida obedecia al deliberado prop6sito de interceptar
la expedicion citada. Esta apreciaci6n indujo a Nelson a salir
hacia el W. muy especialmente analizando que su espera en
medio del Mediterrineo no tenfa finalidad prActica alguna, con
el-convencimiento de que Villanueve no habfa salido en di-
recci6n hacia el este.
Pero existiendo todavia alguna probabilidad de ;que este


.: -,C...... ,,,v., o ",.,. ,"",: -t" o"aps.,









56 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

tomaba aquella direcci6n, Nelson hizo hacia el W. la i.nica de-
rrota, sobre la cual podia existir-alguna duda de que hubiese
sido seguida por.,Villanueve;7 esta era ]a. derrota por el sur de
Cerdefia y del grupo de las Baleares a Gibraltar.
El dia quince, de Abrilrecal6.Nelson.al-sur de Cerdefta ,con
un mal tiempo,.Este dia. 1leg5 una fragata con una carta de
Nipoles, repitidndole la ,informaci6n de que Craig babia salido
con el convoy antes de. finalizar el mes.,de Marzo. El dia diez
y siete de Abril recibi6, una informaci6n yer bal de, un buque
mercante, de que habia, visto a Villanueve cruzando. eLestrecho.
Inmediatamente hizo rumbo ,en demnanda de Gibraltar de-
jando. cinco fragatas para proteger a Cerdefia, SiciliaI yEgip-
to,: de las expediciones:;secundariasque pudieran organizarlos
franceses~en Tp16n. N.o ;hizo esfuierzo atguno pordejar buques
de linea vigilando a los. espafioles de Cartagena, porque con-
fiaba en que continuarfan en estado de inactividad.
El diez y nueve de Abril. recibi6 un aviso por medio de un
bergantin enviado desde Gibraltar, dicidndole qne Villanueve
habia cruzado el estrecho diez dias antes, que habla tocado
en CUdiz, saliendo: nuevamente en compafhia de algunos buques
espafioles ms que seile habian incorpprado. El mercante en-
viado por Orde jamAs encontr6 a Nelson.
El cuatro de Mayo fonde6, en Ja bahia de TetuAn para ,ha-
cer guay ylveres. .-Su, segpndo en el. mando, Vicealmi.ante
Bickertoni, qupd6 como,0omandante en jefe de.Ia estaci6n del
MediterrAneo,, con unas yeinte fragatas a sus .6rdenes. El esti-
maba que si le era necesario algtAn refuerzo este le podia ser
envlado de Inglaterra.
En este momeato tenemos a.Nelson con su misi6n termina-
da en el MediterrAneo. Se nos permitirA que demos un extrac-
to de su plan de operaciones. Su plan era muy semejante al que
sigui6 en ]a dpoca de, la primera salida de Villanueye, excep-
to que en esta ocasi6n tuvo Ia previsi6n de vigilar ]a linea del
sur de Cerdefla a la costa de. Africa, la cual podia cruzar Vi-
Ilanueve sin ser visto por los neutrales dirigidndose sobre
Grecia o Egipto. Esta previsi6n le evit6 el tener que efectuar
un viaje al MediterrAneo oriental, como le ocurrj6 anterior-
mente. El tenia practicamente definida ]a situaci6n en el Medi-
terrAneo cuando tuvo conocimientd -de ]a expedici6n de Craig.
Este hecho le hizo suponer que Villanueve habia salido en
direcci6n al W. y le indujo a tomar igual determinaci6n, si-
guiendo en cuanto fuere possible una derrota por el MediterrA-
nep central. Finalmente recibi6 noticias de Gibraltar de que
Villanueve en vez de regresar a puerto como 1o habla echo









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 57

la primera vez, habia cruzado a travds del estrecho. En este
estado las cosas se decidi6a abandonar el Mediterr.neo, de-
jando en el mismo una escuadra de buques lige-ros para que
mantuvieran el domino del mismo durante ,.su ausencia.' No
existen.palabras con que encomiar. su profunda y meti-dica
estrategia.,
En las condiciones expresadasse .encontraba con la prime,-
ra parte del problema solucionado, pero, .se, encontraba frnte
a-la segunda y mts ardua-parte del mismo. Su teatro de ope-
raciones que se encontraba efi elIpTqueflo;.mar Mediterrineo;
actualmente era el mundo-
El necesitaba .determinar cual.habfa sido el destino o fina.
lidad de Villanueve al objeto de tomar las medidas, 6portunas
para oponerse a su enemigo. El se encontraba ante el. mismo
problema que se encontr6 Orde un mes antes.
Nelson: coincidi6 con el. pensamiento -de Orde, estirnando
que Villanueve se dirigfa 'en demand del. Ferrol-Jara despuds
dirigirse sobre el.. canal. Desp us de su liegada :a Tetuat;
Nelson recibi6 informes del "comisionado naval en, Gibraltar,
en los cuales se le decia que no se sabia absolutamente nada
acerca de Vjllanueve y que era una opini6n general el que se
dirigia a las Antillas. El gran problema de Nelson en el mo-
mento, consistfa en poder definir de manera concluyente si
la flota combinada se movia en direcci6n al Canal o a las An-
tillas.
50.- La expedidi6ni-de CraigtM la-.decisi6n d Nelson .

El dia diez y- siete, sali6 Craig de Portsmouth con su gran
convoy escoltado por el, Queen. de noventa y ocho,, caflones y
el Dragon de setenta y cuatro, bajo el mando del Vicealmi.
rante Knight, de.lo cual tuvo conocimiento Nelson a principios
de Marzo,, antes de tener informe algunode la salida de Villa-
nueve.
Se me permitirA recordar que al retirarse Orde, dej6 ur'a
fragata la Amphion,:y dos goletas, Wasp y Beagle,,todas bajo
el mando del Capitin de Navio Sutton,: A este official se le
orden6 pue vigilara a CAdiz y obtuviese informes acerca de
los movimientos de la flota.combinada La Beagleen ta fecha
de la retirada de Orde se encontrabacruzando en elestrecho
y Sotton podia comunicarse con ella. Como veremos mds
adelante aquella abandoned la estaci6n destacada para un ser-
vicio m.As importante., La -Wasp, fud enviada a las proximida-
des de CAdiz y uno de sus oficiales en tin buque portuguds









58 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

hizo un reconocimiento realmente ,temerario dentro del puerto.
Este regres6 rcon -la noticia. de que ia ,flota combinada seen-
contraba en iC-Adiz.
'Esta era-una :notiia de importandia :realmente trascenden-
tal, si'tenemos en cuenta-que hacia diez y siete dfas se suponfa
a Villanueve en viaje a las Antillas. Esto me hace~pensar
que todas las noticias,.-procedentes del extranjero. pueden ser
dadas con el premeditado prop6sito de provocar Ja confusi6n
y deben por consiguiente analizarse' cuidadogamente antes de
darles crddito, Estas notitCias fueron lievadas a .Lisboa. A
este puerto Ilegaron en la misma fecha noticias obtenidas de
un.capitin -mercante, que, aseguraba' a 'ver. visto a la flota
combinada en. iaje-hacia Uas AntillA s.) .A cu J de estos infor-
mes .,contradictorios debla"'-de datge--cr.dito?. En Lisboa se
decidi6 que debia confiarse antes en la: palabra de un official
de ]a Marina.de Guerra que en un capitin me-cante; lo cual
fud una disposici6n muy acertada y de acuerdo con ella en
Mayo 2 se envi6 al Almirantazgo la informacifn de que Villa-
nueve se encontraba -en Cddi2-., Miq' tard se podrth.observar
los efectos que prbdujo el tener tan rdpidos informed. Se en-
-vi6 a ]a fragata .Orpheus. de-Lisboa jaita avisar :'Craig, que
se encontraba realmente cruzado--de biazos sin 'saber que de-
terminaci6n "debfa tomar. L 4 iagata.,encontr6 a aque] y el
dia 4 de .Mayo el cdblbvoy yAla iesc6lta- -;navegaban i:brel 6-Tajo
fondeando en Lisboa por dentro d las fortificaciones. Esto
es una prueba concluyente sobre la ruptura de ]a neutralidad
de Portugdl, pero los comindantes Iigleses nodse tiaban mucho
de estas consideraciones y tenfan preparativos hechos para
desembarcar tropas y apoderarse de las fortificacibnes en caso
de que apareciese ala vista;Villanueve,
Yo supongo que Vd. lo califi'cdafa de extrafho si yo pasara
sore este extremo sin hacericomentarios de ninguna clase,
pero estoy segued que reconocer&Aque un oficial naval al tra-
tar asuntos de esta -naturaleza se coloca en un campo muy
peligroso.
Pero Afortunadamente estimo quie la opinion de.uno de nues-
tros rei.s grandes moralistas internacionales, Ilenarfa este vacio
completamente. Rompiendocon mic ostumbre habitual voy a
transcribir una opini6n del Sr-.Ro6s ielt, que seguramente no
le serA 'muy conocida EstA en ,sii obra titulada, 4La guerra
naval de 1812,, en 1A ptgina 805 dice:-

SYo :no aludo a un mero.: descuido en a% :observancia
de la nelltralidad. Pues'casi tod6s los moralistas inter-









CARTAS -610ZE ESTRT)RGIA NAVAL


nacionales. estiman que la neutralidad es un puro asunto
de formula. Si los beneficios que puedan obtenerse
atacando a un buque enemigo en aguas neutrales
-Sbn suficientes para contrabalancear el riesgo en que
se icurre con la enemistad de la potencia enemiga, no
-'haYrazdn-para dejar'de efectuar el ata4ue. Had Hilyac,
cuando hizo su primer aparici6n en las proximidades
de Valparaiso,. lo hizo consul dos" buques en zafarran
-cho de combate,- y ;al moment atac6 a Porter, por es-
timar que la destrucci6n del Esex" era mis importante
que el insult que le inferia- a Chile.- Por- qu6 raz6n
su conducta no se ha de encontrar perfectamente justi-
ficada?,.-

Yo le doy a. Vd. esta opini6n que es probablemente de
nuestros mds grades moralistas, pero teniendo buen cuidado
dt no' impartirle mi aprobaci6n ni desaprobaci6n.
Volviendo a nuestro relato, el Orpheus fud enviado de Lis-
boa para que diese a conocer la situaci6n de C~ldiz. Pero
cuando aquel recall al Cabo de San Vicente, se cruz6 con la
fragata Amazon, que habfa sido enviada por:Nelson para ob-
tener informes en Lisboa. En aquel lugar la Orpheus fud in-
formada de que Villanueve no se encontraba en CAdiz y que
Nelson venia en aquella direcci6n, le inform a la Amazdn
que Craig.y Knight se encontraban en Lisboa. La Orpheus
regres6 a Lisboa, quedando ]a Amazon en San Vicente para
esperar a Nelson.
En este intervalo y siendo el viento: favorable, Nelson de-
cidi6 no esperar mas en TetuAn y sali6 hacia Gibraltar. El
Almirante Campbell, un oficial inglds agregado al servicio de
Portugal, le asegur6 que ]a flota combinada habfa salido hacia
las Antillas. Este hecho nos demuestra ]a gran ventaja de
tener oficiales incorporados a otras Marinas. El seis de Mayo
sali6 Nelson de Gibraltar arrumbando hacia CAdiz. El siete
de Mayo recall al Cabo San Vicente y complet6 el aprovisio-
namiento de sus buques en los transportes que dej6 Orde en
aquel lugar. :En ]a noche de este dfa se incorpor6 ia Amphion
y' el Capithn de Navio Sutton, que dej6 de estaci6n Orde al
retirarse, le inform6 a Nelson que durante las tres semanas
transcurridas Idesde la salida de' la flota combinada no, habla
recibido noticia alguna, de'las estaciones comprendidas entre
Lisboa y Brest. Una hora nAs :tarde lleg6 la Amazon comi-
nicando que un capitin de ii marina mercante americana que









REVISTA DE .PUBLICACIONES NAVALES


proeedfa de CAdiz, le fbhia dicho. que la flota combinada se
babia-hecho~a la mar. -,
IEI reporte afiadi6 que jel, rumor; general. en CAdiz.,era que
)a flo ta combinada se, dirigja a las Antillas,,lo:cualponifa de
manifiesto, un eje.mplo, de lo. pibl'casI que eran las:.Ordenes se-
cretas en la Armada- francesa.,, Esta noticia-. en adici6n a-la
procedente de. iisboa, suministrada;.'or. e!.capitAn mercante
que aseguraba fhaber visto la;flota combinada navegando hacia
las Antillas,:ltev6 al .Animo de Nelson el, convencimiento de
que Villanueve se dirigla hacia. las ,4Antillas. .1En este estado
de cosas, qu debia:hacer Nelson? Lo, primer, que. se le ocu-
rriria a Vd..serA. pensar :tque debla salir inmediatamente en
persecuci6n de la flota combinada. Pero e1 problema no era
de tan _fAcil soluci6n. .;Sup'ongamos que el Almirantazgo habfa
enviado. nna fuerte esduadfa del canal en persecuci6n de aque-
fla,: En.consecuencia 'si,,Nelson saia. tambidn con igualAfnali-
dad supongamos que Villenueve,. rjegresaba hacia el canal, en
los momentos en que dos escuadras inglesas ademfs de Co-
chrane, se encontraban en un rea,- distante. Existfa alguna
doctrina en el. servicio .;naval de ,Inglaterra,, :que pudiese. ser-
virle de guia en este caso?j, Yo creo que,seistia.., Nsotros
podemos asegurar que.Ia- doctrina quedeban 's.eguir,las.es-
cuadras de bloqueo cuando escapase atuna de. las bloqueadas
era- lia, siguiente:. ; .: ,. -. 2 .
i0 Si el tdesno' del enernigo ra ,deio nbci6 deb tfi r u'ni1e
a la escuadra :d Brest: '
20 Si el destino era conocido, debia perseguiral enemigo,
excepto que fuese inferioreh poder"combatiente;"in duy6 caso
]a esc-uad a bloqueadora debfa retirarse hacia 'el canhil para
recibir6rdenes. -. ,
De acuerdo. con estQs principios, Nlson deba ret*.rse. en
demanda del canal,, si era el,.primero, elyverdadero Despuds
que tuvo el convencimiento dO.,qu e la, pt. ombiadase diri-
gfa a las Antillas, inmediatamente ecidi .salir .en.su perpecu.
ci6n, pues 61 se encontraba segurode4.ello;,era lo que.deseaba
el -Almirantazgo. Y qued6 comprobado,,este. extremo poiel
hecho. de., que? el Almirantazgo no remiti6 fuerza alguna -en
persecuci6n de. Villanuee, hasta queeq tqyo ,. seguridad de
la actitud asumida por, iNelson; 4Qpzitba Nlson cop suficien-
tes uerzas. para :.)estabjp er :el doApi Jgs ,n l Artillas?
$j%01 llegab, a las-Antillas: con ,q0*dte -pnidOes (pues -A ,uno
S .navfos de, tres puene,, el.Roya $obeeing), la sitgagidn
naval en dicha.,erea quedaba en'a forma siguiente:








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 61

Fuersas aliadas. Dos escuadras:
Unidades
10 V illanueve ..................................... 18
20. M issiessy ....................................... 6
Total*............... 24

Fuerzas inglesas. Tres escuadras:
Unidades
10 D acres .......................................... 4
2 Cochrane ....................................... 7
30 N elson .......................................... 11
Total ............... 22

Esta situaci6n hacia los franceses un poco superiores en
nImero y en concentracifn, pero la superioridad era muy li-
mitada, pues la mayor eficiencia de los buques ingleses y el
genio de Nelson, inclinarfa labalanza en favor de Inglaterra.
Antes de salir Nelson, dej6 a Craig libre en su derrota.
En Mayo once se cruz6 con el convoy en San Vicente. Te-
niendo en cuenta que Knight podfa encontrarse con la escuadra
espafiola de seis unidades que se hallaba en Cartagena, Nelson
le cedi6 al Royal Sobereing que era un hermoso navio de tres
puentes y cien cafiones. Este buque aumentaba la flota a cinco
unidades contra seis que tenfa el enemigo. El buque antes
citado estaba necesitado de limpiar condos y como consecuen-
cia andaba muy poco, 1o cual indudablemente decidi6 a Nelson
el determinarse a cederle dicho buque a Knight.
En la tarde del dfa once de Mayo, Nelson atrumb6 hacia
las Antillas, con un navfo de tres puentes y nueve de dos,
que hacfan un total de once unidades ademis de tres fragatas.






La estrategia de Lord Barham

Hemos examinado el plan de acci6n de Napole6n y las dis-
posiciones que para su ejecuci6n fueron tomadas por Gauteau-
me, Villanueve y Gravina y el punto de vista bajo el cual fud
apreciada la situaci6n por los comandantes de las escuadras
inglesas. jPero qud hacfa el mando supremo durante este
perfodo de tiempo? Sup6ngase Vd. al frente de la ofici-








62 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

na de Lord Barham, en el Almirantazgo. Analice las in-
formaciones por el mismo recibidas, imp6ngase de Ia situaci6n
bajo este punto de vista y medite su opini6n acerca de sus
determinaciones.
En este examen yo me permitirla recomendarle no eche en
olvido los particulares que se mencionardn a continuaci6n:
La situaci6n political de Inglaterra de 1805 eran favorables
por todo concept para la prosecuci6n de la gran guerra.
El Primer Ministro William Pitt habfa asumido Ia complete
direcci6n de la guerra. El empleaba el dfa en rebatir a sus
enemigos politicos en el Parlamento y toda Ia noche en pre-
parar los planes para las operaciones sobre los enemigos del
extranjero. El dfa en que Villanu~ve entr6 en CAdiz, Lord
Melville, Primer Lord del Almirantazgo, fu6 objeto de un
violento ataque politico que motiv6 su renuncia del cargo.
Inglaterra correspondi6 con discreci6n a los procedimientos
violentos y entendiendo que no era Pitt un hombre de mara-
villosas resoluciones, design para el cargo de Primer Lord a
Sir Charles Middleton, que a pesar de sus ochenta afios
de edad era un hombre de extraordinaria habilidad. Este
hombre fud elevado al cargo solamente con cartcter temporal,
al objeto de suavizar los ataques que ocasionaron ]a caida de
Pitt.
Al objeto de cubrir ciertas f6rmulas, Pitt pudo persuadir
al Rey de Ia insensatez de que le concediera el titulo de
Lord Barham.
En medio de esta confusi6n Craig y Knight salian de Ports-
mouth el 7 de Abril.
El 17 de Abril se recibi6 en Inglaterra Ia primer noticia de
que Villanueve habia cruzado el estrecho, exactamente en ]a
misma fecha en que Lord Barham era elevado a esta jerarquia.
La fragata Fisgrad se encontraba equipindose en Gibraltar
el 9 de Abril, al tener conocimiento de que Villanueve habia
cruzado el estrecho.
El CapitAn de Navio Kerr, comandante de ]a misma, flet6
un buque inmediatamente para enviarlo con el aviso a Nelson.
Aquel Ileg6 con ]a noticia muy oportunamente. Kerr a
pesar de no encontrarse su buque en muy buenas condiciones
se hizo a Ia mar, dAndole la. noticia en la confronta (rendez
vous) de Finisterre a* una fragata de Calder, dste envi6 un
aviso a Plymouth y el sali6 hacia Cork, dindole el aviso a
las fragatas de Gardner que se encontraban en su derrota.
Esta operaci6n fu6 uno de los hechos mAs culminantes de
la campafia.








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAYAL 63

El 25 de Abril llegaron al Almirantazgo las noticias ya men-
cionadas, es decir diez v'seis dias despu6s de ocurridos los
hechos. SegTdn la informaci6n dada por los espias, ]a expedi-
ci6n se dirigia contra Jamaica. Pero a esta informaci6n no
podia ddrsele mucho cr~dito o se exponia a sufrir un fracaso
pues siendo Napole6n su adversario era de suponer que hiciese
circular informes falsos de vez en cuando al objeto de des-
orientar al enemigo.
Aun en esta fecha no existian pruebas concluyentes acerca
de la veracidad de muchos :planes atribuidos a Napole6n. De
todos modos el Almirantazgo comenz6 por ordenarle a Co-
chrane, que abandonase la persecuci6n de Missiessy dirigidn-
dose hacia Jamaica, por si Villanueve se movfa en demanda
de ]a misma.
Los dnicos informes que poseia el Almirantazgo eran que
Villanueve habia cruzado el estrecho con once unidades, pero
desconocia en absoluto cual era ]a situaci6n de Orde y si
Gravina se le habia unido a Villenueve haciendo ascender ]a
fuerza de la flota a diez y ocho unidades.
El punto esencial para el Almirantazgo era examinar los
distintos planes de accidn que podia desarrollar el enemigo,
para determinar el mis probable punto de destino. Aqu~l po-
dia escoger uno de los cuatro destinos siguientes:
P0 Al canal, via Ferrol.
20 El Mediterrineo.
30 Las Antillas.
40 La India.
Antes de comenzar debemos descartar el cuarto por el mo-
mento. Tampoco podemos aceptar como viable el inicio de
operaciones en el Mediterrineo, pues de haber deseado esto
ya fud planteado el problema un mes antes sin que Villanueve
hubiese demostrado deseos de presentarle combate a Nelson.
Pero debemos estudiar muy detenidamente el estado de cosas
que creaba con toda seguridad el inicio de un movimiento
por parte de Villenueve hacia el Ferrol y Brest o las Antillas.
No podemos dejar fuera de consideraci6n ]a posibilidad de un
movimiento hacia el Ferrol-Brest o al Canal, porque Villanue-
ve podia navegar a mayor velocidad que la Fisgrad y por
consiguiente podia batir a Calder en el Ferrol o embocar el
Canal antes de que llegase el oportuno aviso y en este caso
quedaban Calder y Gardner abandonados a sus propias fuerzas.
Pero los buques franceses y espafioles navegaba a muy poca'
velocidad y muy bien pudiese ser que Villanueve se aguanta-








64- REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

se en el At1ntico, a objeto de desorientar a los ingleses en
cuyo caso se debfa estar preparado para recibirlos.
I El proceder m~s l6gico para Ilevar a cabo to expuesto era
indudablemente el utilizar las nueve unidades de la primera
reserva para reforzar :la escuadra de Calder, reuniendo unas
diez y nueve unidades y mantener sobre Brest unas veinticin-
co unidades.
Inmediatamente debia Vd. ordenar a Orde y Nelson que se
concentraran en el Canal, mantenicndolos en dicho lugar hasta
que se tuviese la certeza de que no era este, el objetivo de
Villanueve, debiendo ordenarles en este caso que salieran para
las Antillas si se podia defender el Canal sin el concurso de
ellos, esto cuando estuviese perfectamente definido cuil de los
dos movimientos habfa escogido la flota combinada. Estas dis-
posiciones debfan tomarse sdlo en el caso de que tuviesen
noticias de Villanueve puesto que si Nelson era conocedor de
su destino, 61 hubiese salido en su persecuci6n, corriendo de
su cuenta en este caso el darles caza.
Qu6 determinaci6n tom6 el Almirantazgo? En primer lugar
Barham estaba convencido por los informes de sus espias que
Villanueve se dirigia a las Antillas y formula todas sus 6rde-
nes partiendo de este principio.
En este particular hay que convenir que estuvo muy acer-
tado.
Su plan general, en consecuencia,' consistia en el restable-
cimiento de ]a superioridad inglesa en ]a estaci6n de las An-
tillas.
Las fuerzas enemigas, Villanueve y Missiessy, tenfan vein-
ticuatro unidades. Sus propias fuerzas, Dracrds y Cochrane,
tenfan once unidades.. Por consiguiente debfa enviar un resfuerzo
no menor de trece unidades. Este resfuerzo debfa estar formado
l6gicamente por buques sacados de las estaciones que habla aban-
donado el enemigo. Barham tenla casi la seguridad de que
Nelson habfa perseguido a Villanueve a travds del estrecho,
pues aqudl contaba con veintid6s unidades incorporAndose las
que se encontraban entre San Vicente y Gibraltar que eran:
Unidades
N elson .................. ......................... 13
O rd e .............................................. 6
K night ............................................. 3
Total ............... 22
El Almirantazgo suponfa que Nelson habla destacado un
nilmero de unidades de dicha fuerza en persecuci6n de la flota








CARTAS SoBRE STRATEGY A-NAV AL,

cdmbinada que-ijo 'Serfa inferior a, ]a inismaen. ndme'ru Pero
por :s. no- bia' sido'tomada% dicha. disposicifn por cualquier
causa imprevista, el Almirantazgo dict6 la orddn siguiente:

'Orden de Campaila. N 3.-Abut "25

10 -Asunto. La, flotat combinada, en'. direcci6n a las Antillas.
2! Plan, general. Restablecer, enlas Antillas Ia superiori-
dad naval' de Inglaterra:.-: -iii ... .
30 'a 1Nelson enviai a las 1Antillas en persecucin de la flota
combinada-, una fuerza igual a la misma en. niamero,
que se compondrl de los buques de- su escuadra y los
necesarios de las de-Orde y'Knight.
b) Los buques sobrantes de Orde se quedarin para vigi-
lar a CAdiz y Cartagena,'escoltar a Craig y el convoy
a Malta.
c) Nelson regresard a Ingleterra des-us-de tomar estas
disposici nes.
Esta ordenifud recibida por Knight-:y Bickerton, pero no
asi por'Nelson y Orde. ..
Dos dias despuds de haber cursado, esta orden, el Almiran-
tazgo tuvo conocimiento de que .no podia contar con Nelson
para su ejecuci6n. En previsi6n de 1o expuesto y sabiendo
que Nelson se habia demorado en abandonar el Mediterrineo,
se decidi6 utilizar un destacamento sacado de la escuadra de
Gardner.
Este tenia en aquella fecha unas veintinueve unidades, que
teniendo en cuenta las veiniticuatro deGauteaume, es evidente
que no podia deshacerse de una fuerza igual a la de la flota
combinada. En.estas circunstancias- la mejor disposici6n era
el enviar una pequefla escuadra y en el intervalo imprimirle
la mayor actividad al equipo de los buques que se encontra-
ban en los arsenales de Inglaterra, anulando su peligrosa su-
perioridad.
En armonfa con lo expuesto el Almirantazgo dict6 !a orden
siguiente:
Orden de Campafia AV0 4. Abril 27

1 Asunto. La flota combinada en direcci6n a las Antillas.
20 Plan general. Restablecer en las Anlillas la superioridad
naval de Inglaterra.
30 a) Gardner se incorporard a Collingwood con un navfo
de tres puestes y cuatro de dos.








86" REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

b) CoUingwood -salrA en direcci6n de Madeira, en cuyo
-.lugar se encuentran cruzando dos fragatas paraadqui-
rir informes.:
c) Si en acuel lugar se cerciorase de que los siete bu-
ques se gdirigfan en persecuci6n de la flota combinada
se dirigirl a Brest.
d) Si ha pasado An nfmtero menor de los ya citados, 0 si
la informacifn que adquiere fuese dudosa, seguirA en
demanda de las Barbadas en las Antillas y uniindo-
se .en este lugar a Cochrane buscarin y batirdn al
enemigo.
e) Si Nelson no ha enviado- buque -alguno a las Antillas,
mandarin a Knight con sus tres unidades.
-re i re-ibie.on Gardne I, .d ,....
6Esta n;a recibiepn 6ardner y CoIlihgwood, pero no
Nelson. Es cnvniente hacer constar que si Nelson habia sa-
lido para las Antillas debla hacer escala en Madeira y si esta
orden se encontraba en ejecuci6n, Collingwood, al Ilegar a]
expresado lugar, recibiria los informes convenientes acerca de
la situaci6n debiendo regresar en este caso a Brest. Pero si
Nelson no habla salido hacia las Antillas y se cumplimentaba
esta orden los ingleses concentraban en las Antillas las fuerzas
siguientes:
DrUnidades

Cochra e ............7... .. ...
Colingwood ................................6
K nigh t ............................................. 3
Total ............... 20

Esta orden es una prueba fehaciente de que el Almirantaz-
go estimaba que el movimiento de la flota combinada no iba
dirigida contra el Canal, .pues con ia misma eliminaban seis
unidades de aquella Area Queda por consiguiente demostrado
de una manera concluyente que Braham, tenia el firme con-
vencimiento de que el plan de Napole6n no era nada mAs que
simple expedici6n colonial.
Pero aqudl tuvo que cambiar de opini6n muy riApidamente.
Sucedfa esto el'dia treinta de Abril, fecha en que liegaron
informes de Orde.
En dicho informe Orde opinaba que ]a flota combinada tenia
por objetivo una operaci6n sobre el Canal. El punto de vista
bajo el cual analizaba ]a situaci6n Orde, de una manera brillan-








CARTAS SORE ESTRATEGIA NAVAL 67

te, convencieroIn. a Braham, de que era de tomarse en conside-
raci6n la posibilidad de un movimiento sobre el Canal.
Para robustecer su opinion, Orde hacia en su informe las
consideraciones siguientes:
P El se retir6 de CAdiz, lo cual esperaba el Almirantazgo.
20 Se retir6 a toda vela para unirse a Gardner, movimiento
que no consideraba viable el Almirantazgo. Y afladia a su in-
forme la opinion del Comandante del Renown el cual estimaba
que Nelson habia hecho, un segundo viaje a Egipto.
Ambos, Nelson y Orde, se encontraban fuera de sus esta-
ciones. ;QuO podia resultar de ello? De Inglaterra salieronx
unos dias antes que el convoy militar, instrucciones para
todos los Comandantes de escuadras ordenhndoles que prote-
gieran el convoy en las Areas confiadas a sus respectivas es-
cuadras.
Orde no hacia menci6n de estas 6rdenes, lo cual evidencia-
ba que no ]a habia recibido. Esto hacia creer que tampoco
Nelson las habia recibido y Craig-Knight se dirigian hacia
CAdiz, lugar en que fud localizado Villanueve ]a filtima vez.
Y lo peor del caso era que los informes habian sido recibi-
dos con veinte dias de retraso, que ciertamente fueron bastante
tardlos para que el Almirantazgo pudiese tomar otra determi-
naci6n que no fuese el utilizar las fuerzas de Brest, pues era
indudable que cualquier orden transmitida en aquella oportu-
nidad hubiese Ilegado a su destino demasiado tarde para pro-
ceder a su ejecuci6n.
Sin embargo Braham procedi6 de manera muy prudente.
Se nos permitird analizar la situaci6n en la forma que por 61
fud estimada. Primero, estaba fuera de toda discusi6n que era
necesario definir primeramente de manera clara y concluyente
el estado de las cosas en aguas europeas, antes de tomar de-
terminacidn alguna en las Antillas y en consecuencia debfan ser
anuladas las 6rdenes dadas a Collingwood. Una vez hecho esto,
entraremos de Ileno en anilisis puramente te6rico.
Barham tenfa dos misiones que cumplir:
10 Proteger el convoy.
20 Rechazar cualquier movimiento de la flota combinada so-
bre el Canal.
La zona peligrosa para el convoy era la comprendida entre
el Cabo de San Vicente y Cddiz. Si aqudl no habia cruzado
aquellas aguas, se debia ordenar su regreso a Inglaterra hasta
que quedase despejado el curso de los acontecimientos.








REVISTA DE PUBL]CAC[ONES NAVALES


,,Si habia remontado: aquella7 area debfa enviarse a Malta con
la mayor celeridad posible.,;i ,:17 -,o 11.
En el moment debfan tomarse lasi;disposiciones opor-tWnas
tomando como fundamento un- movimijento de ]a flota combi-
nada sobre el Ferro] y, el Canal.. En caso de que el enemigo
tuviese estd objetivo, es i.ndudable que primero hiciese escala
en el Ferrol, para incorposarse, las once unidades que se en-
contraban. en dicho puerto. ,En consecuencia la primera lIfnea
de defense del canal, debla ser, )a escuadra de Calder .que se
encontraba en aquellas aguas. -Este tenfa siete unidades en
aquella .fecha yt necesariamente necesitaba un resfuerzo. Orde y
Knight;.podfan facilitarle nueve unidades mis, haciendo un..to-,
tal. de '16, .unidades. Esta flota ,de diez! y seis unidades
era..bastantedbil ;comparada con las diez y ocho de ]a flota:
combinada y las once. que se encontraban en Ferrol,: y.muy
especialmente se acentuaba esta inferioridad si Villanueve lo-
graba tomar el puerto del Ferrol sin presentar-batalla, como
lo..hizo mAs tarde en el cursor de la campafha. En consecuencia
]a segunda y -principal linea de defensa la constitufa ]a escua-,
dra de Brest con veintinueve unidades. Si lograba evadirse,
de ]a primera ]fnea indudablementeserfan detenidas en la se-
gunda. Pues ello aumentaba )a escuadra de Gardner a cua-
renta y cinco unidades. A estas podia afladirles cinco de la
primera reserva y en caso de emergencia las nueve de Keith,
que hacian. un gran total :de. cincuenta y nueves buques, situa-
dos entre Villanueve y el ,Ferrol con veintinueve y Gauteaume
en Brest con veinticuatro.
En armonfa con lo anteriormente expuesto Barham dict6 la
orden siguiente:

Orden de CampaRa NO 5. Abril 30

1 Asunto. La flota combinada en viaje sobre el Canal.
20 Plan general. Primero, proteger al convoy. Segundo
repeler el movimiento de la flota combinada sobre el Canal.
Para lievar a cabo el primer plan:
30 a) Calder enviarA a Inglaterra el convoy, escoltado por
buques ligeros si aqukl no ha cruzado la zona a 61 en-
comendada, '
b) Knight, enviarA el convoy a la zona de Calder, si no
ha remontado San Vicente.
c) Si ha pasado CAdiz sin novedad, Knight, lo enviarA a
Malta bajo la escolta de buques ligeros,









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA :NAVA&L- ,

Para .olevar a cabo el segundo, 'plan:
40 a) Orde se unirA a Calder.
-b) Knight se unfr'-Cailder.
c) Las tres escuadras -tidas quedarfn bajo el mando de

d) Si Orde estimase que le es imposible. mantenerse,'o-
bre el F-erro0lueda autorizado pira regresar a incor-
poiar'soe a- Gar, nf. :
e) S'i" esta 6ncentrr~ci 6nsoblre ef Ferrol no se realizase,
Orde, kbight y' Calder deben retirar-se inidepelndiente-
mente y "nirse Gardner.
f) Collingwood permanecera con Gardner.
No nos serA dificil Ilegar ala concluslOn de que esta :oxden
es en ambos extremos, el de sus detalles y espiritu radical-
4mente diferentes! a l!as dos anteriores: Al igual que sucede..en
la. guerra-terrestre; en la que el- problema ms, dificil es el de
dispersarA-las fuerzas para las marchas y su subsistencia y;des-
puds- concentrarlas para l a batalla, sucede en-la guerra mariti-
ma, ,en; la: cual;el-problema se- presenta, bajo el mismo7 aspecto,
cuando es necesario. distribuirAlas fuerzas para proteger al.
comercio y en su oportunidad concentrarlas para el combate.
Napole5n habia distribuidosus fuerzas navales para atacar al
comercio inglds y estos para protegerlo se .vieron obligados a
seguir igual procedimiento,. Barham tenla al principio ]a creen-
cia,.de que el plan: de. Napole6n, consistla ien atacar a las ,An-
tillas. y en armonaLnon 1a mismatformu6 sus primeras 6rdenes
desplegando las escuadi-A-s-.inglesas, al,,teier el-convencimiento
de la;sklida do iVillantieve;, Pero posteriormente la coniunica-
cifn, de,,Orde ilelindujo a cambiar de opiiin;k admitiendo que
existian grandes probabilidades de un ataque sobre el Canal
por las fuerzas aliadas,,y determine a Barham a abandoner la
persecucidn de: las .fuerzas de NapoleOn, concentrando las es-
cuadras para el combate en elpunto que estimaba mas proba-
ble queodaria el golpe Napole6n."Por esta orden Barham.cambi6
el desplieguede sus., fuerzas en una,:concentraci6n de grndes
proporciones.: ..
Este ,asUnto me.,proporciona: Ila oportunidad. de poner de
manifiesto los efectos deuna contraorden. Vd. recordarAque
tres dlas antes se habianjormulado las 6rdenes'deefectuar una
concentracim,sobre lasAntillas; Jo; cual equi-valfaa: un des-
pliegue para proteger al comercio. Ahora la orden era dero-
gada, ordenando, la concentracidn en el Canall para. el combate'
o-sea una orden opuesta a las anteriores.









70 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

La entrega de las dos primeras drdenes a los Comandantes
de escuadra se demor6 de dos dfas a varias semanas. De
dstas al no ser recibidas por todos unos ejecutaron .la primera
de las drdenes y otros la segunda, con lo cual se liega inva-
riablemente a ]a formula: Ordeu y contraorden igual a des-
orden.
No obstante'lo expuesto era una urgente necesidad para el
Almirantazgo el cambio de plan, yo desde luego espero su
interrogaci6n en el sentido de si el filtimo plan era mis 16gico.
A Vd. corresponde decidir de si el segundo plan era sufi-
cientemente mejor que el primero para compensar ]a confusi6n
que necesariamente debia ocasionar el cambio de plan.
En mi imaginacidn me formo su pregunta, gQu6 determi-
naci.5n tomarfan los Comandantes de escuadra si no recibian
la orden con la debida oportunidad?, ty si no era recibida por
algunos Comandantes de escuadra en algunas semanas-, no
seria desventajoso para el Almirantazgo ordenar a los Coman-
dantes la aptitud que debfan adoptar en un futuro remoto, en
que la situaci6n podia variar completamente?, No dejo de
comprender que es dificil encontrar una repuesta para estas
cuestiones, excepto en to que se relaciona con Collingwood,
ordenindole permanecer en Brest, pues a ste se le podfan
transmitir 6rdenes con mucha rapidez. Yo estimo que ia finica
contestacifn que existe para su primera pregunta, es que el
Almirantazgo realiz6 el cambio bajo el supuesto de que se
demoraria mucho en presentarse la situacidn bajo otros aspec-
tos y que por consiguiente siempre la orden serfa recibida a
tiempo, como sucederfa en una demora del convoy de Craig
o de las escuadras enemigas, en que ]a situacidn quedarfa en
forma estacionaria por algtin tlempo. La ilnica contestaci6n
que encuentro a la segunda respuesta es que el Almirantazgo
tenfa la seguridad de que cada Comandante de escuadra interpre-
taria las 6rdenes como meras instrucciones generates, reser-
vindose la iniciativa de acci6n en caso de que el estado de
]as cosas se presentase de tal forma que hubiese cambiado por
completo de c6mo se encontraban cuando sirvieron de fund.
mento para formular dichas 6rdenes. Solamente bajo este
punto de vista le encuentro justificacidn l6gica a dicho cambio
de 6rdenes.
Estas no. fueron recibidas por ninguno de los Comandantes
de escuadra excepto Collingwood, hasta despuds de transcu-
rrido un perfodo de tiempo en que los cambios de situaci6n
habian hecho variar de opini6n al Almirantazgo cuatro o cinco
veces.









CARTAS SOBRE ESIRATEGIA NAVAL 71

Pero aun cuando esta orden no hubiese sido recibida james
por los Comandantes de escuadra, es interesante consignar que
aquellos actuaron en todos los casos como si la hubiesen reci.
bido horas despuds de confeccionada, lo cual era producto de
la doctrina naval inculcada en el servicio. Hemos observado
que Orde se retir6 para unirse a Calder, en la misma forma
que determinaba !a orden. Cuando Calder fu6 impuesto del
estado de las co'sas en su estacidn ambos se retiraron a reu-
nirse con Gardner en la forma que determinaba ]a ya mencio-
nada orden. Calder hizo su retirada estimando que debla
unirse a Gardner, sin sufrir p~rdidas por si la flota combinada
hacia su aparici6n. Knight tenia en curso de ejecuci6n la con-
duccidn del convoy a Malta, pero lo escolt6 con sus buques de
lfnea, porque los buques espafioles de Cartagena se encontfa-
ban listos para hacerse a ]a mar, extremo este que desconocia
el Almirantazgo al ordenar que el convoy fuera escoltado por
buques ligeros. Asimismo siendo Orde desconocedor de ]a si-
tuaci6n del convoy tenia el convencimiento de encontrarlo en
su derrota hacia el norte, unidndolo a su flota en este caso.
Por lo expuesto se desprende que aun cuando los Comandan-
tes no recibieran jams la orden, hubiesen resuelto el problema
con su inteligente iniciativa basada en la doctrina del servicio
no siendo imprescindible por consiguiente el que recibiera o
no la orden. Es esta una excelente demostraci6n de los resul-
tados favorables que puede dar el inculcar una doctrina en una
instituci6n militar. Actualmente, como es natural, Vd. pensari
que el plan de campafila era fundamentado y que antes de
cambiarlo por dos veces fud necesario que existieran para
ello razones de peso.
En aquella dpoca ]a situaci6n sufri6 otros cambios debido a
la Ilegada de nuevos informes. Retrotraydndonos a hechos re-
latados, debo recordarle a Vd. que uno de los exploradores de
Orde, el Beagle, se encontraba estacionado en la entrada oc
cidental del estrecho, y del cual no hemos vuelto a ocuparnos.
Este buque se encontraba cruzando en su estaci6n el dia 9 de
Abril, cuando avist6 a Villanueve que pasaba con once unida-
des. El dia de referencia, aqul sali6 hacia Cddiz para infor-
mar a Orde. A su llegada a dicho lugar inform6 que los bu-
ques de Villanueve se dirigian hacia el W. precedidos a larga
distancia de cuatro buques de lIfnea espafloles. Por una gran
iniciativa el citado buque mantuvo contacto con esta escuadra
durante dos dfas, y al anochecer del dia 12 y convencido de
que el enemigo arrumbaba al Oeste, lo abandon6 dirigidndose









72 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

a-informarle a Calder. Este lo envi6 a Inglaterra y el dia 4
de Mayo recibi6 Barham la noticia.
Este no es un hecho que me indicase con la suficiente se-
guridad cual. era el destino de dicha flota. La derrota cierta-
mente era en direcci6n a las Antillas, pero como se podrA. ver
m s adelante Nelson hizo aquella derrota al dirigirse de Gi-
braltar a Brest. LNo podia Villanueve haber seguido aquella
derrota para desconcertar al Comandante del Beagle, al notar
que era vigilado? Pero de todas maneras, ]a' noticia llev6 al
convencimiento de Barham, que Villanueve no habia atacado a
Craig ni se dirigia hacia el Ferrol y el Canal y si por el con-
trario a las Antillas. En consecuencia Barham, desech6 su
plan de concentraci6n en el canal y adopt6 el primitivo de
Concentrar en las Antillas una fuerza suficiente para batir a
la lota combinada. Para dicho fin dict6 ]a orden siguiente:

Orden de Campafla N, 6. Mayo 4

1 Asunto. La flota combinada en visje hacia las Antillas;
90 Plan general. Restablecer la superioridad naval de In-
glaterra en aquellas aguas.
3" a) Gardner queda destacado a las 6rdenes de Coiling-
wood, con nueve unidades, debiendo tener ]a suficiente
discreci6n de no efectuar esta incorporacidn si recibe
algin informe que de mdrito a ella y que actualmente
no posea el Almirantazgo.
b) Collingwood saldrA para Madeira y actuarA de acuerdo
con los informes que alli reciba. En caso de duda siga
para las Antillas.
c) Knight saldrA para las Antillas con sus tres unidades.
d) Nelson en caso de que no haya salido para las Antillas,
destacarA una fuerza para bloquear a Cartagena, de
jari los exploradores en CAdiz y regresar. a Inglate-
rra con el resto de la flota.
En esta orden se nota ]a previsi6n de dejarle libertad de
accidn a Gardner, si obtuviese informes de importancia, auto-
rizAndolo para cancelar la orden de unirse a Collingwood. Esto
demuestra cuanto -se confiaba en la iniciativa aislada de los
Comandantes. Es interesante hacer notar que Gardner proce-
did por propia iniciativa al recibir ]a orden de Collingwood .de
.salir el dia veintisiete de Abril.
Careciendo Gardner de informacifn aiguna hizo los prepa-
rativos del caso para incorporarse a Collingwood con el navio








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL


de tres puentes Dreadnauglit, ordenandoles tomar provisiones
a los de dos puentes Tonnaut, Mars, Minotaure, Illustrions
Bellerophon, Ramillies y Colossus. Pero siendo el tiempo muy
duro no fud posible tomar provisiones en la mar, Collingwood
le orden6 lo hiciese en un fondeadero del Canal, dejindole sus
6rdenes y un total de nueve unidades.
Desconociendo el Almirantazgo, que Collingwood, habfa
dejado a Gardner con las instrucciones del caso, dict6 las 6r-
denes siguientes:
Orden Especial. Mayo 10
10 Gardner entregara a Collingwood un buque mAs, hacien-
do un total de diez unidades.
20 Collingwood saldrA inmediatamente para las Barbadas.


-,tvacon&S an RAIag 12
cjm, i....................
I./.s d. .aolt,.,12............ U6-02
E- r, aj e do ,t.om.j. R4c. fon ..U6
f's ,oaj, do R.e/ af.r e At A- i,,... .E2









74 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Cuatro dias mAs tarde el Almirantazgo tuvo conocimiento
de que Collingwood se encontraba solo en Plymouth, listo para
hacerse a la mar. A causa de ello se dict6 ]a orden siguiente:

Orden Especial. Mayo 14

10 Los tres navlos de dos puentes que se encuentran listos
para hacerse a la mar en puertos del Canal, se incorporarAn a
la escuadra de Collingwood.
20 Collingwood, saldra para las Barbadas con doce unidades.
Fud esta la cuarta vez que se le ordenaba salir a Coiling-
wood y siempre cambiaba el estado las cosas antes de que pu-
diese cumplimentarlas. Pero en esta ocasi6n se tenfan noticias
de que Villanueve se encontraba en Cidiz. Este informe fuC
obtenido por conducto de un oficial del Wasp, enviado via
Lisboa y el cual esperaba Vd. indudablemente. En los prime-
ros moments tuvo el Almirantazgo ]a creencia de que Villa-
nueve se dirigia a las Antillas. Obtenidos dichos informes
verific6 ]a opini6n en el sentido de que el objetivo de Villa-
nueve era destruir el convoy de Craig, o dirigirse sobre el
Canal. Es indudable que esta vez estuvo equivocado al man-
tener esta creencia. En aquella ocasi6n y al recibirse los in-
formes expresados se arraig6 en el Almirantazgo ]a convicci6n
de que la flota combinada se dirigfa sobre el Mediterrineo.
Se cambi6 por completo el plan de acci6n disponi~ndose Io
siguiente:
Orden de Gampaila A0 7. Mayo 17.

10 Asunto. La flota combinada en las proximidades de
CAdiz.
20 Plan general. Establecer la superioridad naval de In-
glaterra en CAdiz y en el MediterrAneo.
30 a) Gardner entregarA a Collingwood tin navio de tres
puentes y dos de dos puentes, aumentando la fuerza
de dste a dos -navios de tres puentes y doce de dos,
que hacen un total de diez y seis unidades.
b) Gardner continuarni en el bloqueo de Brest con nueve
navios de tres puentes y seis de dos, que hacen un
total de veinticuatro unidades.
c) Los dos Almirantes harAn una demostraci6n combina-
da, haciendo actor de presencia en Brest, con sus cua-









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 75


renta uniaades, despu6s de lo cual saldr" Collingwood
para Lisboa.
d) Knight se le incorporarl en aquel puerto.
e) Collingwood, saldrA hacia CAdiz con sus diez y nueve
unidades.
f) Si la flota combinada se encuentra en Ci1diz, Coiling-
wood procederA a bloquear este puerto.
g) Si Villanueve y Nelson se encuentran en viaje hacia
las Antillas, le enviarA al i ltimo el refuerzo necesario,
regresando al Canal con el resto de su fuerza.
h) Si Villanueve se encuentra en viaje hacia las Antillas
y no ha sido perseguido por Nelson, lo perseguirA
con doce unidades.
i) Si Villanueve se ha dirigido hacia el Mediterrineo,
seguirA hacia dicho lugar y se pondrAi a las 6rdenes
de Nelson.

Existia otro asunto que afladir a esta complicada orden. En
Irlanda se encontraba avituallAndose una expedici6n con 6rde-
nes.de salir hacia Jamaica. Al ilegar a Londres los informes
de que Villenueve se encontraba en Chdiz, se dispuso la anu-
laci6n de las 6rdenes dadas a dicha expedicifn, pero existia
el temor de que aquella se hubiese hecho a la mar antes de
haber recibido la contraorden. En consecuencia se orden6 a
Collingwood, que si enviaba algun buque a las Antillas, con-
voyara a la expedici6n despu~s de remontar a Madeira.
Pero en el intervalo que medi6 desde que se curs6 esta
orden y su ejecuci6n, llegaron nuevos informes. Una las fra-
gatas de Calder la Loiree, localiz6 a Missiessy, con su escua-
dra de seis unidades a ochocientas millas al oeste de Finiste-
rre, con rumbo hacia Rochefort. La Loiree avis6 a Calder.
Siendo en aquella fecha el viento reinante de proa para salir
del Ferrol, Calder tenia ]a seguridad que ]a escuadra que se
encontraba en dicho puerto no podia hacer a ]a mar v hizo
rumbo al norte, para interceptar a Missiessy. Pero desafor-
tunadamente el viento rol6 siendo favorable para ]a escuadra
que se encontraba en el Ferrol, por cuyo motivo regres6 nue-
vamente a su estaci6n. La Loiree avisd tambidn a Gardner,
Ilegando a su estaci6n al encontrarse aquel haciendo su demos-
traci6n de fuerza fuera de Brest, preparatoria de ia salida de
Collingwood.
Este hecho cambiaba radicalmente la situacidn, pues les daba
seis unidades mls a los franceses en las proximidades de Brest
y los dos Almirantes Gardner y Collingwood, despuds de un









76 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

cuidadoso estudio de la misma, llegaron a la conclusion de
que el Almirante Graves que se habia incorporado a Coiling-
wood con un navio de tres puentes y cuatro de dos, debia
quedar a ]as 6rdenes de Gardner, saliendo Collingwood para
Cldiz con el resto de la fuerza.
Esta acertada disposici6n fud aprobada por el Almirantazgo.
En Mayo 23 despuds de un perlodo de cerca de un mes de va-
cilaciones, sali6 Collingwood para CAdiz con,,un mavfo de tres
puentes y ocho de dos, que hacian un total de diez unidades.
Gardner tenia el prop6sito de utilizar a Graves como re-
fuerzo de Calder o para bloquear a Rochefort, -pero a pesar
de poseer una iniciativa nada comdn, estim6 que serla ms
acertado pedir instrucciones. Este era un caso en que el pro-
ceder por propia iniciativa estaba plenamente justificado, caso
de poseer algfin importante informe que demandase una de-
terminaci6n inmediata, para evitar que volviese a escapar
Missiessy. Pero el servicio naval de Inglaterra se encontraba
en aquella dpoca a la cabeza de todos los servicios militares
en cuestiones de doctrina e iniciativa, pues no debemos olvi-
dar que a pesar de los progresos hechos en los sistemas mili-
tares en el siglo transcurrido desde aquella dpoca, no podria-
mos encerrar a Gardner en nuestros moldes de boy.
Aquel no procedi6 de perfecto acuerdo con las tradiciones
de ]a Armada inglesa, al pedir instrucciones, pero debemos
tener nuy en cuenta que se encontraba relativamente cerca
del Almirantazgo y podia recibir 6rdenes en un corto periodo
de tiempo.
El dia 5 de Junio recibi6 6rdenes del Almirantazgo de en-
viar a Graves a bloquear a Rochefort y aqudl sali6 en dicha
direcci6n exactamente dos semanas despues de haber podido
hacerlo Gardner bajo su propia responsabilidad. Esta demora
no ocasion6 perjuicio alguno por no encontrarse Missiessy en
condiciones de hacerse a la mar. A Graves, se le orden6 per-
siguiese a Missiessy en caso de que intentase escapar.
El regreso a Missiessy, antes de un completo desarrollo del
plan de Napoledn, desconcert6 a los ingleses. Esto hizo fijar
]a atenci6n del Almirantazgo en el sentido de que probable-
mente Villenueve se dirigiera a la India en vez de a las Antillas.
En consecuencia'e1 Almirantazgo formul6 ]a orden siguiente:

Orden Especial, Mayo 28

1 Collingwood, no enviari ningfin buque mis al oeste
de Madeira.'








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 77

A su liegada a Rochefort, se enter6 Graves de que los bu-
ques franceses no se encontraban en condiciones de hacerse
a la mar y que habia sido reforzado con un navio de tres
puentes haciendo un total de ocho unidades. Graves por este
motivo solicit6 de Gardner fuese reforzada su escuadra. Gard-
ner por su parte estimaba que no podia tomar esta resoluci6n
sin previa orden del Almirantazgo y someti6 el caso a su con-
sideraci6n. El Almirantazgo le orden6 entregase dos buques,
autorizindolo para utilizarlos en caso de necesidad. A Gardner
se le orden6 incorporarse a Collingwood.
He hecho algunos comentarios sobre el mdtodo de mando
del Almirantazgo britAnico, al mencionar ia primera contraor-
den dada por Barham, pero este asunto es de suma importan-
cia y estimo que debe ser objeto de futuras investigaciones.
Primeramente daremos un extracto de las 6rdenes dadas a
cada uno de los Comandantes de escuadra:


A. COLLINGWOOD

Fecha del in- Fecha probable
forme en que Fecha de ]a en que se EXTRACTO DE LA ORDEN
se basi la orden orden recibi6 la orden


Abril 9 Abril 27 Abril 29. Salga para Madeira
con seis unidades
Abril 10 Abril 30 Mayo 2.-Permanezca con
Gardner.
Abril 12 Mayo 4 Mayo 6.-Salga para Madeira
con seis unidades.
Abril 12 Mayo 10 Mayo 12. Salga para Barbadas
con 10 unidades de
Gardner.
Abril 12 Mayo 14 Mayo 16. Salga para Barbadas
con 9 unidades de la
escuadra de Gard-
ner y 3 de los ar-
senales.
Abril 27 Mayo 17 Mayo 19. Salga para C~diz con
16 unidades de ]a es-
cuadra de Gardner.


Mayo 12


Mayo 28


Junio 17. Noenvfebuquesms
al W. de Madeira.








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


A. NELSON


Fecha probable
Fecha de la en que se
orden recibld a orden


HXTRACTO DR LA ORDRN


Abril 8 Abril 25 Mayo 15.-Envie una fuerza igual
en persecuci6n de ]a
flota combinada hacia
las Antillas, dejando
los buques necesarios
para bloquearlos puer-
tos espafiloles.
Abril 12 Mayo 4 Mayo 24.-Bloquee puertos espa-
floles con parte de la
fuerza, regresando con
el resto.
A. KNIGHT
Abril 9 Abril 25 Mayo 15.-Reciba 6rdenes de Nel-
son.
Abril 9 Abril 27 Mayo 17.-Salga para las Antillas.
Abril 10 Abril 30 Mayo 20.-Unase a Calder en el
Ferrol.
Abril 12 Mayo 10 Mayo S0.-Salga para las Antillas.
Abril 27 Mayo 17 junio 6.-Unase a Collingwood
en Lisboa.
A. ORDER


Abril 9 Abril 25

Abril 10 Abril 30


Mayo 15.-Reciba 6rdenes de Nel-
son y vigile a Cadiz.
Mayo "20.-Salga para el Ferrol y
tome el mando.


A. CALDER
Abril 10 Abril 30 Mayo 10.-Si no se le ha unido
Orde se retirard hacia
Gardner.
lCufntas de estas 6rdenes se recibieron oportunamente?


Collingwood:
Nelson:
Knight:
Orde:
Calder:
Total ocho no


Cinco de siete.
Recibidas las dos.
Tres de cinco.
Recibidas las dos.
Ninguna de una.
recibidas de diez y siete.


Fecha del infor-
me en que
sebasd la orden








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL


iCu-intas se cumplimentaron?
Collingwood: Una de siete. La que le ordenaba permane-
cer en Brest.
Nelson: Las dos recibidas.
Knight: Una de cinco. La que le ordenaba salir hacia el
Ferrol. la cual no envolvia los deseos del Almirantazgo en
dicha fecha.
Orde: Las dos recibidas.
Calder: La recibida.
Total dos no cumplidas de diez y siete.
Llamamos su atencidn para que analice las distintas situa-
ciones que el Almirantazgo atribuy6 a ]a flota combinada que
son la que se relacionan a continuaci6n:
Abril 25. En viaje para las Antillas.
Abril 27. En viaje para las Antillas.
Abril 30. En persecuci6n de Craig, o en viaje hacia el
Canal.
Mayo 4. En viaje para las Antillas.
Mayo 17. En Cddiz, con destino probable para el Medite-
rr.Aneo.
Mayo 28. Situaci6n problemitica, probablemente en viaje
para la India.
El autor ingles Corbett, estima que este sistema del Almi-
rantazgo puede ser tornado como un modelo en su clase. Yo
lamento estar en desacuerdo con 61, pues estimo que los ingle-
ses cometieron los errores siguientes:
10 Las 6rdenes eran formuladas y recibidas por los Coman-
dantes de escuadra, antes de que cambiase completamente
el principio en que se fundamentaban.
20 El plan general fud cambiado demasiado frecuentemen-
te y con una informaci6n insuficiente, cursAndose muchas
contra6rdenes en un corto perfodo de tiempo.
Tengo especial interns en hacer constar, que al exponer estos
hechos no tengo el prop6sito de criticar al Almirantazgo bri-
tdnico. Yo analizo estas operaciones como si fuesen ejecuta-
das en la dpoca presente y deben por consiguiente tenerse en
cuenta tambidn que estos errores pueden ser apreciados como
de mayor magnitud debido precisamente al distinto punto de
vista bajo el cual lo estudiamos, pues es evidente que lo que
hoy nos parece un error, nos parecfa perfectamente 16gico y
correcto si to juzgamos teniendo en cuenta los patrones de ]a








80 REVISTA DI PUBLICACIONES NAVALES

dpoca en que sucedi6. No deseo pasar pot alto el consignar
que se parece de manera muy singular al sistema del Almiran-
tazgo, el empleado por Napoledn cuando pretendi6 dirigir la
guerra en Espaia desde Paris. Para seflalar de manera mAs
concluyente la analogia de ambos sistemas, citaremos el caso
de una orden recibida por Massena, en un plazo no menor de
tres meses despuds de haber salido de Paris.
Tambidn deseo recordar a Vd. el corrompido ambiente poli-
tico en que se desenvolvfa Barham. No me e s dificil hacerme
una composicifn de lugar en mi propio pais, en el cual cientos
de politicos reclamasen el envfo de buques para proteger los
distritos de donde proceden sus buques de comercio. Es
este un extremo que indudablemente tuvo que sostener Barham.
Pero aun bajo el supuesto de que Barham se hubiese des-
envuelto en un ambiente politico desfavorable, no debe olvi-
darse la tremenda fuerza moral que se requiere para desenvol-
verse en la situaci6n despuds de esperar pacientemente durante
un mes, en el cual recibia toda suerte de noticias procedentes
de todas partes. Si nos colocamos por un momento en su
puesto, serA forzoso convenir que el Almirantazgo recibi6 un
concurso leal de todos sus subordinados, los cuales jams cri-
ticaron sus decisions y si no podfan cumplimentarlas procedian
por propia iniciativa.
Para terminar esta carta deseo hacer resaltar ciertos prin-
cipios:
1' Jamis es posible monopolizar la iniciativa.
20 Cuando esto sea necesario para actuar a la defensiva,
proceda muy metddicamente determinando de manera precisa
los distintos medios de acci6n que puede desarrollar el enemigo.
30 No envie 6rdenes a los subordinados que puedan ser re-
cibidas antes de un completo cambio en la situaci6n. Si Vd.
formula 6rdenes basadas en informes poco recientes o que se
presuma sean recibidos con demora, el subordinado que deba
ejecutarlos, debe ser informado de los fundamentos en que se
bas6 al redactarla, autorizAndolo para modilcarlos si el estado
de las cosas hubiese cambiado al recibirlos.
4 En todo tiempo debe dejar al subordinado una amplia
iniciativa, pero siempre fundamentada en una doctrina bien es-
tudiada. Esta iniciativa de 1o Almirantes ingleses, evit6 en
muchos casos que las 6rdenes del Almirantazgo produjeran
resultados contraproducentes.
51 No cambie el plan ni formule contra6rdenes, hasta que
la fuerza de las circunstancias asf lo exijan.









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 81


1.-Bickerton y Collingwood en Cidiz

Si hacemos memoria recordaremos que Nelson antes de
salir para las Antillas, dej6 a Bickerton en el Mediterrdneo al
mando de una escuadra de exploradores.-Mds tarde Knight,
con sus dos buques el Qeen y el Dragon y el Royal Sovereing
que le cedi6 Nelson, escoltaba el convoy ilegando a Gibraltar.
En este lugar se encontraba Bickerton, que tom6 el mando
de toda la fuerza por ser el oficial de mayor jerarquia. Este
determin6 escoltar el convoy hasta Malta y regresar a Gibral-
tar con el convoy comercial de Levante.
En las anteriores circunstancias y cuando se disponia a salir
a la mar recibi6 ]a primera orden del Almirantazgo, confec-
cionada al recibir la noticia de la salida de Villaneuve.
De acuerdo con el contenido de dicha orden, si Nelson habia
salido para las Antillas, como lo 'habia hecho, Knight debia
incorporarse a Orde en la Estaci6n de CAdiz con sus dos uni-
dades. Esta situaci6n nos presenta un ejemplo palpable de los
resultados contraproducentes que hubiese podido producir el
sistema de enviar 6rdenes del Almirantazgo. Orde, que el
Almirantazgo suponia en Cdiz, se encontraba en aquella fecha,
Mayo doce en Inglaterra y sus fuerzas dispersadas. La escua-
dra espafiola de Cartagena que el Almirantazgo no crela se
encontraba lista, estaba en condiciones de hacerse a la mar y
habiendo verificado ya su primer crucero. Si Bickerton se
deshacia de dos buques envidndolos para que tratasen de unirse
a Orde o que ocupasen sus puestos en Cddiz le quedaba sola-
mente un buque el Royal Sovereing, para proteger elconvoy
en su viaje a Malta.
Pero es probable que el Almirantazgo sufriese un error al
formular 6rdenes que debian ejecutarse en un futuro lejano, y
mucho mas si 6stas restrigian Ia iniciativa de un subordinado
encargado de ejecutar dichas 6rdenes. A esta causa fud debida 9
la vacilaci6n de Gardner, para actuar por propia iniciativa con
respecto a la escuadra cle Graves, deducidndose de ello que
debe dejarse cierta independencia de acci6n a los subordina-
dos, cuando no se encuentran en situaci6n tal que puedan en.
viArseles 6rdenes sin demora. En este caso Bickerton proce-
di6 con gran inteligencia y energia. Este determine utilizar
los dos buques de Knight, para escoltar el convoy a Malta,









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


justificando su determinaci6n al modificar la orden con el hecho
de haber abandonado Orde su estaci6n y por encontrarse lista
para servicio la escuadra de Cartagena, extremos estos que
desconocia el Almirantazgo. Precisamente en los momentos
en que Bickerton habla tornado aquella determinaci6n recibi6
el segundo lote de 6rdenes.
Estas c6mo Vd. recordard, -disponian una gran concentra-
ci6n en el Golfo de Vizcaya y en la entrada del canal. De
acuerdo con dichas 6rdenes si el convoy habia remontado CA-
diz, debia escoltarlo Knight hasta Malta con la escuadra de
exploradores, enviando sus buques a que se incorporasen a
Calder, y si este no se encontraba en estaci6n a Gardner.
Este movimiento constituia parte de ]a gran concentraci6n en
el canal.
Bickerton se impuso perfectamente de ]a situaci6n, ddndose
cuenta de que en el canal se necesitaba el mayor nfimero posi-
ble de buques y en consecuencia determin6 salir hacia aque-
Has aguas con los dos buques de Knight y el Royal Sovereing.
Tampoco se le ocult6 lo absurdo de enviar el convoy escol-
tado por los exploradores y le orden6 que se refugiase en
Gibraltar hasta nueva orden. Es este un ejemplo curioso de
]a confusi6n que ocasionaron las 6rdenes del Almirantazgo,
pues en aquella fecha, se encontraban en camino las 6rdenes
que disponia ]a salida de Knight para las Antillas. Afortuna-
damente antes de haber sido recibidas aquellas habia salido
Bickerton en Mayo diez y siete de Gibraltar para Ferrol, con
sus cinco unidades. El dia veintisiete de Mayo se cruz6 en
Finesterre con Collingwood, que se dirigia al sur para bloquear
los puertos espafioles que -1 habia abandonado. Los dos Almi-
rantes se pusieron al habla para comunicarse los filtimos infor-
rues que poseian.
En ete encuentro se enter6 Collingwood, de que Villaneuve
y Nelson habian salido hacia.las Antillas, el primero con diez
y ocho unidades y el segundo con diez, entre los cuales se
encontraba un navio de tres puentes. Aquel tenia conocimiento
de que Cochrane poseia seis buques, de los cuales uno era un
navio de tres puentes, ddndole por consiguiente una fuerza de
diez y seis unidades a los ingleses sin contar con los cuatro
buques de Dacrds que se encontraban en aquella estaci6n.
Collingwood tenia instruciones de reforzar a Nelson con un
n-imero de unidades que hiciese siempre la escuadra de este
superior.a la flota combinada, y en armonia con dichas 6rde-
nes le. envi6 un refuerzo de dos buques. Tambi6n fud infor-
mado:por Bickerton, de que en Cddiz se encontraban dos na.









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 83

vios de tres puentes y dos de dos puentes y en Cartagena dos
de tres puentes y cuatro de dos, que hac[an un total de catorce
unidades, raz6n por la cual estim6 que necesitarfa sus diez
unidades para bloquear aquellas aguas. En consecuencia deter-
min6 no enviarle ningfin buque a Nelson y esperar en las pra-
ximidades de CAdiz.
Esta decision mereci6 la aprobacidn del almirantazgo.
A su vez Bickerton se impuso de ]a verdadera situaci6n efi
las aguas nacionales.
Este supuso que la concentraci6n en el Golfo de Vizcaya
no era necesaria en el momento y que las escuadras de blo-
queo serian enviadas nuevamente a sus estaciones. Aprecian-
do las cosas bajo este punto de vista estim6 debia'incorporarse
a Collingwood o mejor afin que lo hlciese Knight, pero Coiling-
wood no se determin6 a dar esta orden, decidiendo entonces
Bickerton, seguir hasta el Ferrol en cumplimiento de ]a orden
original. En aquella dpoca se encontraba Calder con s6lo siete
unidades contra once que existian en el puerto, lo cual bas-
taba para demostrar ]a oportunidad del refuerzo. El dia 8 de
junio Bickerton recibi6 6rdenes de dejarle a Calder el Royal
Sovereing y el Dragon e incorporarse a Collingwood con su
navio de tres puentes Qeen.
El mismo dia 8 recal6 Collingwood a Cdidiz. Este tenia en
aquella fecha los buque siguientes:
Dreadnaught ....................... 98 cafiones.
Tonnant ............................ 80
M ars ................................ 74 V
Colossus ............................ 74 2
Achilles ............................ 74
M inotaur .......................... 74
Bellerophon ........................ 74
R am illes ........................... 74
Illustrious .......................... 74
Total ................ 10 unidades.
En esta fecha reconsider6 Collingwood su determinaci6n
sobre el envi6 de refuerzos a Nelson. Lleg6 a ]a conclusion
de que era muy probable de que Cochrane regresase a Eu-
ropa en persecuci6n de Misiessy y en consecuencia tom6 sus
dos buques mds veloces el Illustrious y el Ramilles para que
se incorporasen a Nelson en las Antillas. Es un dato intere-
sante hacer constar que en Mayo 28, o sea once dias antes, el
Almirantazgo habia cursado ]a orden de que ningfin buque
debfa remontarse mds al oeste de Madeira.









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


5auticones en Jvu,,o /S
A le ........................ ......... *3D
4.j de. /as A,//1as rt( tf.~ W- ~ .~4uf
l.d. ...N. ..................N. J O*A
r,. vaj. d. Ce. d,: Bai,6ai s............02


El dfa 22 de Junio se reincorpor6 Bickerton a Collingwood,
con el Qeen, haciendo ascender el total de dicha fuerza a dos
navios de tres puentes y seis de dos, o sean diez unidades.
Con esta fuerza se debfa bloquear a Cartagena y Cddiz y pro-
teger el convoy de Craig hasta Malta. Collingwood dividi6
su fuerza en dos partes iguales, quedando integrada cada una
de ellas de un navio de tres puentes y tres de dos. Este se
hizo cargo de bloquear a CAdiz con el Dreadnaught, Mars, Co-
lossus y Achilles.
Le entreg6 Bickerton el mando del Qeen, Tonnant, Minotaur,
y Bellerophon, comisionAndolo para que se dirigiese a Gibral-
tar y saliendo con el convoy lo escoltase hasta remontar a
Cartagena. Desde esta situaci6n, le encomendaria su protec-








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 85

ci6n a los buques ligeros regresando a bloquear dicho puerto.
-Craig arrib6 sin novedad a Malta el dia 19 de Julio.

2.-Napole6n rectifica sit plan

Ahteriormente habfamos seguido la ejecuci6n de ]a prifiera
fase de Ia gran combinaci6n de Napole6n. Villaneuve y Gra-


5,tac/o,,u,5',, c/cuno"'

,/ r ................. 3 I11 6 O :
rn ,.q L.-.,.I A-,,,'wS Pl- ...
fnd,a ............................... n j O9
vina lograron romper el bloqueo que contra ellos se sostenfa,
peto A*6 sucedi6 asf con Gauteaume y la escuadra de Ferrol.
En aquella fecha tuvo Gauteaume muchas oportunidades de
bacerse a la mar, pero el fracaso de su primera tentativa, llev6
al dnimo de Napole6n el convencimiento de que ello era en
extremo improbable.








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Por esta raz6n no se .le oculta a Vd. la necesidad de hacer
una modificaci6n del plan original, si se pretendia lievar a
efecto el proyecto de invasi6n. Me permito recordarle a Vd.
que de acuerdo con las 6rdenes originales dadas a Villaneuve,
dste debfa permanecer en la Martinica por un perfodo de tiem-
.po no menor de cuarenta dfas y preparado para hacerse a la
mar tan pronto Ilegase Gauteaume. Si dste no liegaba durante
eite periodo de tiempo aquel debia salir para Canarias, espe-
rando en este lugar a Gauteaume, veinte dias mis. Si Gau-
teaume no Ilegaba en este intervalo debia salir para Cdiz, en
cuyo lugar recibiria las 6rdenes oportunas.
Napole6n determin6 prescindir de Gauteaume en el des-
arrollo del plan, no utilizgndolo hasta la fase final del mismo y
comisionado a Villanueve de la alta direcci6n del mismo. El
13 de Abril se orden6 al Contraalmirante Magon, que saliese
de Rochefort para Martinica con sus dos buques de lfnea, el
Algeciras y el Achilles ambos de setenta y cuatro cafiones, con-
duciendo ochocientos soldados a bordo. Magon era portador de
6rdenes para Villanueve. Estas salieron de Paris el diez y siete
de Abril y el primero de Mayo se hizo Magon a ]a mar.
Las 6rdenes del Emperador eran las siguientes.


Orden de Campaiia No 3. Abril 13

10 Asunto. Imposibilidad de Gauteaume de abandonar Brest
con las fuerzas de su mando.
2' Plan General. Concentrar una fuerza naval superior en
el Canal.
a) Villaneuve esperari en las Antillas por un periodo de
treinta dias despu6s del recibo de ]a presente.
b) Si Gauteaume Ilegase durante este periodo serd eje-
cutado el plan original.
c) Si no Ilegase Gauteaume, Villaneuve saldrd para el
Ferrol, batird a la escuadra bloqueadora y se incor-
porarAn los buques que se encuentren en dicho puerto.
d) Verificado esto, Villaneuve asumird el mando de toda
]a fuerza y atacarA a la escuadra que bloquea a Brest.
Gauteaume, cooperarfi en esta batalla si le es posi-
ble.
/) Despu6s de ]a batalla, se incorporard Gauteaume, y
con ]a gran flota de cincuenta y seis unidades, se diri-
girt en demanda de Boulogne, en cuyo lugar recibirdl








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 87

las 6rdenes definitivas del Emperador con respecto a
la protecci6n del cruce de la flotilla.
g) En adicci6n a lo ordenado, mientras Villaneuve per-
manezca en las Antillas, mantendri el domino de
Santa Lucia y cualquier otra isla que estime necesario.

Esta orden de Napole6n fud acompafiada de una carta con
instrucciones del Ministro de Marina. Esta carta entre otros
grandes disparates, decia que esperaba fueran ocupadas por
la flota combinada y de la manera menos visible las islas de
Dominica y Santa Lucia. Este asunto no fu6 mencionado ja-
mds en las 6rdenes de Villaneuve y por el contrario, se le or-
denaba permanecer en la Martinica, listo para unirse a Gau-
teaume al tener el primer aviso de que se encontraba a la
vista. Este gran disparate caus6 una confusi6n como era de
esperarse en el "nimo del Comandante de la flota combinada.
Napole6n no se encontraba muy satisfecho de esta orden
y despuds de estudiar detenidamente el asunto, escribi6 ro que
pudi~ramos Ilamar una carta de instruciones o mejor auzn, una
apreciaci6n de la situaci6n, para envidrsela a Villaneuve co-
mo via de informaci6n para que pudiese apreciar el fundamento
de sus 6rdenes.
El contenido dle ella era en lineas generales lo siguiente:

Orden de Campa-a N' 4. Abril 29

10 Asunto. Salida de Nelson para Egipto
2o Plan general. Concentrar una fuerza naval superior en
el canal.
30 a) Villaneuve esperari treinta y cinco dias despue~s de la
Ilegada de Magon.
b) Durante este tiempo tomard posesi6n de todas las
colonias inglesas en las Antillas menores, tomando
para ello las disposiciones oportunas a fin de no entor-
pecer ]a ejecuci6n de las operaciones ya ordenadas.
c) En caso de que no llegase Gauteaume en el tiempo
limite especificado, saldrd para el Ferrol en la forma
ya dispuesta y se incorporard los buques que se en-
cuentre en dicho puerto.

Apreciaci6n de Napole6n sobre la situaci6n:
Fuerzas enemigas. Los ingleses despuds de la llegada de
Villaneuve a Ferrol pueden Ilevar a efecto dos planes que
son:








88 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

10 Mover a Calder hacia el Ferrol, para atacar a Villaneuve
cuando dste trate de aproximarse .a Brest, bati~ndolo antes
que. Gauteaume pueda entrar en acci6n.
20 Mantener a Gardner sobre Brest, en cuyo caso Villaneuve
y Gauteaume unidos tienen ]a mejor ocasi6n para dar la bata-
Ila de nuestra fuerza.
En caso de que Gardner tome las primeras de las citadas
determinaciones, Villanueve debe seguir hasta Lizard.
En este lugar tiene tres decisiones a escoger:
10 Salir directamente cruzando el canal para Boulogne.
20 Dar la vuelta por el norte de las costas de Irlanda y Es-
cocia, incorporarse la fuerza de Texel y dirigirse sobre Bou-
logne.
30 Entrar en Brest sin ser visto por Gardner, en cuyo caso
reunirA una fuerza de cincuenta y seis buques de lIfnea.
En caso de que Gardner permaneciese obstinado en bloquear
a Brest, Villaneuve le presentarA batalla. Se incorporarA la
escuadra de seis unidades de Rochefort, procurando batir a
Gardner tan cerca de Brest como sea posible, al objeto de
obtener la cooperaci6n de Gauteaume.
Finalmente: Si por cualquier causa imprevista no pudiesen
ejecutarse ninguno de 'los planes expuestos, Villaneuve se in-
corporard a ]a escuadra de Rochefort, y se dirigiri a Chdiz,
en cuyo lugar le esperaria la escuadra de Cartagena y nuevas
instrucciones.
d) Villaneuve queda en completa libertad de acci6n para
adoptar cualquiera de los planes ya expuestos.
Yo espero que Vd. admitird esta orden como un modelo
por todos conceptos. No encuentro nada criticable en la
misma," excepto que en la dpoca actual no insertarlamos una
apreciaci6n de la situaci6n en una orden para un subordinado-
He hablado mucho acerca del procedimiento ingles de cursar
drdenes que jamAs Ilegaban a tiempo y desde luego espero
su interrogaci6n interesando le explique por qud raz6n lleg6
dsta a tiempo. La flota combinada abandon6 a Cddiz el diez
de Abril. Un periodo de tiempo de treinta y cinco dias era
prudencial para que pudiese cruzar el Atldntico un crecido
nimero de buques. Por consiguiente la flota combinada podia
arribar a la Martinica sobre el quince de Mayo. Este tenia
instrucciones de esperar cuarenta dias en sus primeras 6rdenes.
En consecuencia debia efectuar su salida el veinticuatro de Ju-
nio. Si la orden de Napole6n habia salido el 10 de Mayo podia
llegar sobre el dia primero de Junio, pues mediaba un periodo








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 89

de treinta dias, mts que suficiente parA que pudiese hacer ]a
travesia un explorador ripido. Por lo expuesto todavia le
quedaba un margen de veintitrds dias para esperar. La Otden
lleg6 en aquella ocasi6n veinticinco dias antes de que se ven-
ciese el plazo sefialado a Villeneuve para dejar la Martinica.
Creo que lo expuesto serA suficiente para contestar su interro-
gaci6n.
Seguramente Vd. admitirA que la orden fud confeccionada
de la manera mds perfecta y que lleg6 en su oportunidad a
su destino, pero tambi~n se preguntarA ,tRealmente tenia el
plan probabilidades de ser ejecutado?, Yo me veo forzado a
declarar que estuvo el plan muy poco viable para Villaneuve:
pero si Vd. piensa detenerse a criticar a todos los caudillos
militares que han formulado planes de acci6n sin probabilida-
des de 6xito, dejaria esta tarea en sus manos, pues tengo la
seguridad de que no serfa a un s6Io Almirante o General a
quien tendria que criticar. .Se le ocurre a Vd. para la situa-
ci6n de referencia algfin otro plan de acci6n que sea preferi-
ble al ya expuesto? Si no se le ocurre a Vd. ninguno acepto
el antes mencionado, afladiendo, que si bien no ofrecia muchas
oportunidades favorables para ejecutarlo, las consecuencias
que pudiese acarrear su ejecuci6n justificaba plenamente el
riesgo corrido para su desarrollo. Si me interroga acerca de
las oportunidades probables para el desarrollo de aquel plan,
diria que existian y muy razonables sobre todo si se ejecutaba
con reserva y determinaci6n.
En primer lugar era muy probable que Villaneuve pudiese
sorprender desprevenido en Ferrol a Calder y batirlo en cir-
cunstancias muy favorables para aquel. Efectuado esto e in-
corporadas las once unidades del Ferrol, reunia una escuadra.
verdaderamente formidable. Ya en estas circunstancias tenia
una oportunidad mts razonable aun para presentarle batalla a
Gardner e incorporarse a Gauteaume, o tambidn tenia la ven-
taja de evadir la batalla con Gardner incorporindose a aquel
sin combatir.
Una vez unido a Gauteaume, el cruce de la flotilla estaba
practicamente asegurado. Es indudable que lo expuesto es mfis
fdcil decirlo que hacerlo, y admitiendo sinceramente que Vi-
-I laneuve tuvo ante sf una formidable faena, especialmente la
pa'te relacionada con las numerosas dificultades que tenia
para disponer de sus propias fuerzas, no dejo de apreciar las
ventajas de la iniciativa que posefa, pues el enemigo no espe-
raba esta operaci6n y le hubiera sido ficil obtener mayores








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


ventajas y confundir al enernigo disponiendo amagos y opera-
ciones figuradas.
Era un asunto de importancia capital el mantener la mayor
reserva. Napole6n de acuerdo con su invariable costumbre,
dedic6 toda su energfa para animar a su Almirante y tratar
de presentar la situaci6n de ]a manera mis brillante posible.
Pero al mismo tiempo que Napole6n trataba de animar al
Comandante, Dacr(s enviaba ]a sentencia en ]a nueva carta de
instrucciones que acompahaba a la orden, de efectos contrarios
a ]a primera. Esta sentencia era muy parecida a una conte-
nida en la primera serie de instrucciones. Su texto era el
siguiente:
Las instrucciones recibidas por Vd. hasta el presente, se
entenderdn ampliadas en el sentido de que su permanencia en
las Antillas debe aprovecharse para conquistar posesiones
inglesas.
Esta orden improcedente fu( un error imperdonable de
DacrCs.
He hecho menci6n de este extremo para demostrar el mal
efecto moral que siempre producen las.6rdenes dictadas de
manera descuidada o negligente. Acaso ha sido Vd. acusado
alguna vez del incumplimiento de una disposici6n jamAs reci-
bida. Si Vd. lo ha sido podrA comprender la impresi6n de
indecisi6n que caus6 a Villaneuve ]a primera vez que ley6
aquellas instrucciones.
Estas 6rdenes Ilegaron a Rochefort demasiado tarde para
ser enviadas con Magon y fueron enviadas en la fragata Didon
que sali6 el tres de Mayo.

3. Operaciones en las Antillas

Relatados los sucesos que se desarrollaban en aguas euro-
peas, pasaremos a describir lo que ocurria en las Antillas.
En esta Area lejana, los Almirantes no tenian con sus supe-
riores el contacto que sostenian en aguas europeas y las 6rde-
nes que recibian muy rara vez podian ser ejecutadas. En
consecuencia tiene un especial interns para nosotros, el analizar
la manera en que se desenvolvieron los distintos Comandantes
en estas dificiles circunstancias.
Le ruego haga memoria sobre el hecho ya relatado y ocu-
rrido hacia mediados de Enero en que el Almirante francs
Missiessy sali6 de Rochefort con un excelente navio de tres
puentes y ciento veinte cafiones, cuatro de dos puentes y un
considerable nfimero de fragatas. La finalidad de dicha salida








CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL


era hostilizar el comercio y las colonias inglesas en las Anti-
Has, en conexi6n con la escuadra de Tol6n.
El dia 20 de Febrero, despuds de un viaje de cuarenta dias,
el citado Almirante arrib6 a la Martinica. En aquella fecha
no existfan buques de linea hostiles en las Antillas a excepci6n
de cuatro anticuados de setenta y cuatro cafiones que se en-
contraban en Jamaica. Los ingleses se encontraban mal pre-
parados en aquellas islas y como no esperaban el arribo de
Missiessy, 6ste se encontraba en unas condiciones excelentes
para obtener favorables resultados. Al dia siguiente de su
IRegada se dirigi6 a la isla inglesa ]a Dominica, e izando el
pabell6n britdnico, sorprendi6 por completo al Gobernador,
hizo un desembarco y tom6 la isla practicamente sin resisten-
cia alguna.
Pero ]a guarnici6n inglesa se retir6 a tin posesi6n fortifica-
da, que no podia ser desalojada si no mediante un sitio, y no
encontrindose el citado en condiciones de ponerle sitio, aban-
don6 la conquista de la isla y se retir6. Despu(s de pequefios
incidentes en otras islas regres6 a la Martinica para esperar
a Villaneuve, el cual se habia visto obligado a regresar a
puerto.
En la costa S. v. de la Martinica y como a una milla de
distancia, los ingleses poseian una pequefia isla Ilamada Roca
del Diamante y que utilizada como base por enibarcaciones de
poco porte, habian hostilizado durante los dos iltimos afios
a la navegaci6n de cabotaje francesa, infiri~ndoles dafios de
consideraci6n. El Gobernador de ]a Martinica interes6 de
Missiessy la captura de la Roca del Diamante, y precisamente
en los momentos en que se disponia a iniciar las operaciones
convenientes para dicha finalidad, recibi6 aviso por conducto
de una fragata de que Villaneuve se habia visto obligado a
regresar a puerto, entregdndole al propio tiempo las 6rdenes
de regresar a aguas nacionales. Missiessy interpret6 aquellas
6rdenes de una manera tan estricta que desisti6 de efectuar
operaci6n alguna contra ]a Roca del Diamante y sali6 inme-
diatamente para Santo Domingo. En este lugar desembarc6
sus tropas de acuerdo con las 6rdenes anteriores y en Marzo
veintiocho sali6 para Francia.
En cerca de un mes que permaneci6 en las Antillas no hizo
cosa alguna de resultados prdcticos.
Lo expuesto pone de manifiesto la futilidad de lo que Cor-
bett llama aEl Comandante de ]a sorpresa,. Para obtener
alguna ventaja positiva, es necesario ganar el domino absoluto
del mar, siendo preferible Ilegar a esta conclusi6n mediante








92 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

una batalla decisiva, porque el Comandante que se yea preci-
sado a observar una politica de evasi6n a no ser un hombre
de excepcional fuerza moral, siempre se encuentra en expecta-
ciOn sobre ]a aparici6n de una fuerza enemiga en el horizonte,
fuerza con la que no puede empefiar un combate y esta cons-
tante precauci6n pasando sobre su mente, Ilegaria a anular su
resoluci6n de tal manera que seria incapaz de obtener ningfin
resultado positivo. Para ganar estos resultados se debe estar
preparado para mantenerse en su puesto contra todo evento,












Z.
Cmte~ b n L.. .












*t,.antg,









prefiriendo siempre presentar batalla a evadirla. Este fud el
defecto capital de los planes de Napole6n, y fatalmente no fu(
eliminado pues desde los comienzos de la campafia sigui6 esta
politica d ndole a los ingleses la oportunidad de tener mejor
concentradas sus fuerzas. En consecuencia las escuadras fran-
cesas para lievar a efecto su concentraci6n se vieron precisa-
das a evitar la acci6n en casi todos los casos. Este fu( el
factor moral que contribuy6 mAs en esta campafia que ningfin









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 93

otro fracaso de Napole6n. Napole6n no desconocia este prin-
cipio, pues durante todo el curso de su carrera, siempre hizo
los mayores esfuerzos para mantener de su parte el factor
moral y muy especialmente se esforz6 siempre por tener la
ofensiva y forzar al enemigo a una acci6n decisiva en el corn-
bate. Vd. no olvidarA que la dpoca en que redact6 Napole6n
su primer plan para el proyecto de invasi6n, envi6 una fragata
a la Martinica con instrucciones a Missiessy, para que esperase
en aquellas aguas a Gauteaume y Villanueve. Pero en la fecha
de la Ilegada de dicha fragata, Missiessy, de acuerdo con las
6rdenes recibidas por otra fragata que fud enviada previamen-
te, habia salido hacia aguas nacionales. Este hecho pone de
manifiesto la confusi6n que siempre resulta de un cambio de
plan. Si'no se le hubiese ordenado tan precipitadamente a
Missiessy el regresar a aguas nacionales antes de que hubiese
combinado algdn plan definitivo, con toda seguridad se hubie-
se podido incorporar a Villaneuve y esta uni6n les ofrecfa las
mds ventajosas oportunidades para el desarrollo de futuras
operaciones. Hoy podriamos calificar aquel echo de error
pero siempre es mis fAcil juzgar que evitar. Cuando un hom-
bre de la talla de Napole6n decia: -He sufrido tantas equivo-
caciones en mi vida que no tendria tiempo de sonrojarme por
ellas*, nos ensefia cuan fAcil es sufrir equivocaciones en ]a
guerra.
Tan pronto el Almirantazgo lleg6 al convencimiento de que
Missiessy se dirigia a las Antillas, segfin hemos expuesto an-
teriormente, envi6 a Cochrane en su persecuci6n con su es-
cuadra de seis buques, de los cuales uno era un navio de tres
puentes. Este sali6 de Ferrol a fines de Febrero, llegando a
las Barbadas el dia 5 de Abril. En este lugar recibi6 informes
fidedignos de que Missiessy, habla abandonado ]a Martinica,
arrumbando hacia el norte y haciendo escala en Santo Do-
mingo.
Esto le indujo a creer que se proponia atacar a Jamaica,
en cuyo lugar solamente se encontraba Dacr~s con sus cuatro
unidades. En vista de ello dej6 al navio de dos puentes Spar-
tiate, para que reforzara a la escuadra de exploradores en las
Antillas menores y 6l sali6 con los cinco buques restantes
para San Thomas, en las islas Virgenes. En este lugar recibi6
informes de que se proyectaba por parte de los franceses
efectuar una nueva concentraci6n en las Antillas. Esto no
era mis que una simple congetura, pues Villanueve, no habia
logrado salir del MediterrAneo en aquella fecha. De todos
modos Cochrane estim6 que Missiessy podia regresar a la









94 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Martinica y en consecuencia se estacion6 en paso de la Mona,
entre Puerto Rico y Santo Domingo, para interceptar su cruce.
En vista de que Missiessy no aparecia se vi6 obligado a dar
cumplimiento a la 6rdenes del Almirantazgo, que disponia se
dirigiese a reforzar la escuadra de Jamaica con sus buques
de lifnea, en caso de que aquel tocase en Santo Domingo. En
cumplimiento de dichas instrucciones sali6 para Jamaica con
toda su fuerza, Ilegando a ]a misma el dia diez y siete de Abril
Cochrane dej6 en este lugar toda su fuerza, excepto el Nor-
thumberland, que era su buque insignia. Con este buque se
hizo a ]a mar el dia 25 de Abril y lleg6 a las Barbadas el dia
dos de Junio, necesitando todo este period de 38 dias para
efectuar dicho viaje.
Las fuerzas de Jamaica consistian actualmente en ocho
buques de los cuales uno era. navio de tres puentes. Estos no
tomaron participaci6n en el resto de la campafia. Vd. argu-
mentard que esto fud un error alegando que un refuerzo para
Nelson en aquellas circunstancias era de la mayor importancia.
Pero en replica a este argument puedo decirle que tanto el
Almirantazgo como Cochrane, estimaban que Villaneuve se di-
rigia a-las Antillas y que Nelson lo seguiria. Por otro lado
existian las confidencias de los espias, asegurando, que ]a ex-
pedici6n de Missiessy tenia por objeto atacar a Jamaica, y
tampoco debe olvidar que los vientos reinantes en aquella frea
impedfan obtener noticias rApidas en las Barbadas acerca de
un ataque de dicha naturaleza, y cuyo conocimiento podia no
Ilegar con la debida oportunidad para evitar su captura. No
se le ocultardt a Vd. que aquel era uno de estos asuntos que
teniendo sus ventajis e incoknvenientes, no nos permite for-
marnos un juicio critico exacto. Pero no obstante tengo la
seguridad que Vd. me dird que ]a orden del Almirantazgo
era demasiado prematura y estricta y que hubiese sido prefe-
rible encomendarle a Cochrane el mando abs6luto de la esta-
ci6n de las Antillas, dejdndolo en amplia libertad para que
tomase las disposiciones pertinentes por propia iniciativa.
El dfa dos de Mayo lleg6 a las Barbadas la fragata Alercu-
rio, que fu6 enviada por Orde al retirarse para que previniera
al comandante de las fuerzas de las Antillas de que Villaneuve
se encontraba en CAdiz.
Recordard-Vd. que cuando Villaneuve sali6 de Cddiz tenia
doce buques franceses, todos de dos puentes y dos buques
espafioles, el Argonauta (de ochenta cafiones) y el Amdrica
(de sesenta y cuatro cafiones). Los cuatro buques espafioles
restantes y una fragata se hicieron a la mar despuds de ]a sa-









CARTAS SOBRE ESTRATEGIA NAVAL 95

lida de Villaneuve y no se incorporaron al mismo durante la
travesia. Despuds de remontadas las Canarias, Villaneuve
destac6 dos fragatas en una situaci6n de ciento veinte millas
al' este de Martinica con instrucciones para los cuatro buques
espafioles que habian desaparecido. El dia trece de mayo las
fragatas se le reincorporaron en las proximidades de ]a Mar-
tinica, informdndole que no habian avistado ningidn buque
espafiol, pero habian capturado una corbeta inglesa de veinti-
cuatro cafiones. Al dia siguiente veinticuatro de Mayo, Villa-
neuve fonde6 en la Martinica. No se habia aun terminado la
faena cuando fueron avistados tres buques de linea espafioles
y una fragata que se dirigian en demanda del puerto, los cua-
les eran los siguientes: Firme (de 70. cafiones), Terrible (de
74 cafiones), Espaa (de 64 cafiones) y 1a fragata Magdalena.
El dia diez y seis lleg6 el San Rafael de ochenta cafiones.
Esto hizo elevar la fuerza de Villaneuve a diez y ocho uni-
dades, todas ellas navios de dos puentes. A bordo de dicha
flota existian cinco mil hombres de tropa ademAs de las dota-
ciones.
La actividad desplegada por Villaneuve en hacerse a la
mar le proporcion6 ve'ntajas materiales nada despreciables;
pero tengo ]a certeza de que era de mucha mayor importancia
el efecto moral que caus6 en la flota Ia acometividad que
demostr6 para vencer las mds serias dificultades.
Las autoridades francesas apremiaban a Villaneuve para
que comenzara las operaciones sobre las posesiones inglesas
de las Antillas. Y aquel tenfa 6rdenes de permanecer en la
Martinica listo para hacerse a la mar a la Ilegada de Gauteau-
me, no encontrando por ello Villaneuve que tenia justificaci6n
el modificar en el momento las 6rdenes recibidas. Por el
niomento se limit6 a enviar dos fragatas para que obstaculi-
zaran al comercio inglds y obtuviesen informes. Al propio
tiempo y utilizando dos de sus buques de linea y otros bu-
ques menores, intent6 la recaptura de ]a Roca del Diamante.
El dia treinta cuando ya llevaba diez y seis dias en ]a Mar-
tinica llez6 el Didon. Este buque conducia las filtimas 6rde-
nes de Abril veintinueve, y con ellas la carta de instrucciones
de Dacrfs. Estas instruccionss contenian ]a autorizaci6n para
que pudiese atacar las colonias inglesas sin esperar a Gauteaume.
Este procedimiento impropio lejos de serle fitil lo desanim6
y esto precisamente en los momentos en que necesitaba la
mayor confianza y resoluci6n.
El dia tres de Junio fud tomada definitivamente la Roca del
Diamante y al siguiente dia Ileg6 Magon con el Algeciras y









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


el Achille, ambos de setenta y cuatro cafiones, haciendo ascen-
der la flota a veinte buques de lIfnea. De acuerdo con las
nuevas 6rdenes recibidas, Villaneuve hacia en aquellos mo-
mentos los preparativos del caso para proceder a ]a capture
de las islas Antigua v Barbadas.
El dia cinco sali6 hacia el norte, y el siete avist6 un con-
voy !nglds en las inmediaciones de Antigua, compuesto de ca-
torce buques escoltados por una goleta, Inmediatamente pro-
cedi6 a su captura, logrando darle caza a todos menos a la
goleta.
Por los presos hechos se enter6 de que Nelson habfa llega-
do a las Barbadas.
En este caso Villanepve hizo un interesante anAlisis de la
situaci6n. Primeramente expondremos los informes que el mis-
mo tenfa sobre el enemigo. Sabia que la escuadra original
de Nelson en el Mediterrineo consistia en once buques, de los
cuales dos eran magnificos navios de tres puentes y cien ca-
iones. Por conducto de los prisioneros supo que Nelson tenia
doce o catorce buques.
No debia darse gran crddito a una informaci6n de esta na-
turaleza, pero en este caso coincidia con las probabilidades
que existian sobre el particular. Tenia tambi6n conocimiento
de que Cochrane se encontraba en las Antillas con seis unida-
des, una de ]as cuales era navio de tres puentes, y que en
aquellas aguas existfan cuatro buques de linea mis que se en-
contraban en la estaci6n de Jamaica. Por lo expuesto estim6
como probable el que Cochrane se hubiese incorporado a Nel-
son en las Barbadas.
Y en efecto, Nelson esperaba que se le uniese Cochrane
con sus seis unidades, pero Cste lo habia hecho solamente con
dos.
Nelson y Cochrane unidos podian tener de diez y ocho a
veinte buques o de veinte a veintidos, fuerzas que num6rica-
mente era igual o algo superior a ]a suya. Yo estimo que
esta era una muy razonable apreciaci6n de las fuerzas enemi-
gas. En ]a prdctica sucedi6 que Nelson solamente tenia doce
buques o trece unidades, y por esto ha sido acusado Villaneu-
ve de cobardia por varios historiadores que han escrito sobre
el asunto, funddndose en que no present batalla a fuerzas in-
feriores. Pero yo deseo interrogar a los historiadores sobre
unos pocos detalles:
10 Sabia Villaneuve que Nelson habia dejado el Royal So-
vereing (de 100 caftones) antes de abandonar a Gibraltar?.
2' No era l6gico suponer que el Almirantazgo habia refor