Revista de publicaciones navales

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de publicaciones navales
Physical Description:
Serial
Publisher:
Buenos Aires; Servicio de Inteligencia Naval ( Argentina )

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 20934447
oclc - 26200495
System ID:
AA00019461:00025

Full Text






3.,2














REVISTA

DE


PUBLICACIONES NAVALES


Tomo XXVI Num. 224. Buenos Aires, Mayo y Junio de 1914.




. ,,


Inlorme sobre ins Iwifin de Pararraoos
S- 1 S O
:'.4*

ComislOn NavalI Argentina en Europa

Como resaltado de las gestionies y visits hechas,
-se adjunta el Reglamento especial del Ejdrcito Aleman y
las prescripciones sobre protecciones contra descargas el6c-
tricas atmosf6ricas conifec6ionadas por la Asociaci6n de
Ingenieros Electricistas Alemanes; ademds una series de
fotografias' que muestran instalaciones efectuadas por la
casa de Siumens-H[alske y alguios folletos conteniendo con-
ferencias sobre la material dadas por autoridades del ramo.
En ]a visita efectuada 6 la f'brica de Nobel de Ham-
burgo, se tuvo ocasi6n do ver iinspeccionar detetidamente
instalaciones antiguas y modernas, recibiendo del tecnico
especialista la reglamnentaci6n especial del Ministerio de
*Comercio 6 Industria del Gobierno Alemnii y otro folleto
- de coutenido amiAlogo A los anteriores.









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Sobre la instalaci61n de la-fabrica de Nobel se da en
este informed su destriipci6n,' adjinhitndose un piano des-
criptivo de una instalaci6n modern dado por dicha casa
la que es en un todo anAloga a la que tiene instalada, pues
se djferencia9i simplemente en que .el material, empleado
f etai ctAob on uctor'escobre's n 4iod6l pianjlaierio
galvanizado.
Dicha casa Nobel facility igualmente dos folletos de
conferencias sobre instalaciones de pararrayos, dadas por
especialistas en el ramo.
La instalaci6n de la fabrica de explosives de Nobel
en Stevenston (Ardeer Factory) es la siguiente:
Los edificios cuyas dimensions son mas 6 menos de
8 mts. de largo por 4 de ancho, tienen fijada directamente
sobre cada extremo del tP.cho (que es de pizarra) una ba-
rra corta de cobre de 30 a 35 cm. de largo por 20 mm.
de diametrq que ,tiene en ssu extremo superior chinco pnn-
tas de 60' m. de largo, del mismo .'material. *" 'Las dos
barras estan unidas centre si con un alambre de cobre de
6 mm. de diametro y cada barra conectada a tierra por
una cinta de cobre de 25 mm. de ancho, por 5 mm. de
espesor, que tiene en su extreme y enterrado en la tierra
huimeda una chapa de cobre de 70 cm. de largo por 35 a
40 cm. de ancho y 3 mm. de espesor. Estos conductores
estan en contact director con las paredes, pero las chapas
estan enterradas a una distancia de tries metros del-edificio.
Alrededor del edificio, a uniia distancia de 3 mts. mas
6 menos y enterrado en tierra huimeda, se halla colocado
un alambre de cobre de 6 A 8 mm. de diametro, tambien
conectado A los dos conductores a tierra.
Haciendo un extract de lo expuesto en las diferen-
tes reglknentaciones, folletos, etc., que se remiten y to-
mando en cuenta las observaciones personales de los Ofi-
ciales que visitaron las varias fAbricas, esta Comisi6n Ilega
A las siguientes conclusions:
A pesar de numerosos accidents producidos por ra-









INFORME SOBRE INSTALACI6N DE PARARRAYOS 8

yos. ,caidos sobre edificios protegidos cuyos desarrollos y
resultados ban sido estudiados y no. obstante del ade-
]anto de las ciencias del ramo, atIn no se ha llegado d
conclusion es. definitivas.acerca de la mejor forma de para-
rrayos. Queda demostrado lo expresado por el hecho de
quo en Alemania existen actualmente dos reglamentaciones
oficiales y una semioficial distintas entire si, ademis co-
mienzan. A surgir nuevas proppsiciones originadas por es-
pecialistas de la material que difieren considerablemente d&
los sistemas actuales.. .
SA contiuuaci6n se described someramente las aiferen-
te.s prescripciones,,:agregaudo al .iltimno las observaciones.
sugeridas por las mnismas. .
I.--Prescripcipnes sobre instalaci6n y prueba de pa-
rarrayos para edificios militares (incluso polvorines) del
Ministerio deoGuerra Aleman (folleto A), contienp:
a) Generalidades sobre el peligro de las descar-
gas el6ctricas y sobre los aparatos pr'6tectores.
b) Proyectos de instalacinries de pararrayos.
c) Ejecuci6n de las obras.'
d) Instalaciones de pararrayos sobre los polvori-
nes permanentes.
e) Ensayos de las instalaciones de pararrayos en
general.
f) Ensayos de las instalaciones de 'pararrayos so-
bre polvorines. .
El principio de este sistema es cubrir lasi ctmbres y
parties salientes de las casas con un conductor de hierro gal-
vanizado colocado sobre caballetes de. madera propistos de
aisladores, puestos directamente sobre los techos \de los edifi-
ios y fijados en los extremes d la parte supeipr de un ca-
nho de hierro galvanizado de gran didmetro empotrado sdli-
damente en la tierra. El conductor de tierra, es, formado
en primer lugar por un cable de cobre que rodea el edi-
.ticio conectado, ademas, con cafierias, rieles, redes,:..etc., 6
en su, defecto provisto do ramificaciones mctAlicas. Algu--










REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

nas puntas de reducidA altura aumentan ]a eficacia protec-
tora de la instalaci6n. Con motive de poder contralorear la
conductibilidad del sistema mediante procedimientos des-
criptos en el mismo libro (A) los conductores estAn unidos
con los postes de sost6n de talmodo, que pueden ser des-
ligados facilmente y 'ser intercalado el aparato medidor
-Como complement del procedimiento se unen el6ctrica-
mente entire si tbd6o'Slos detalles metalicos del edificio, ta-
les, como canaletas, canos, arfiaduras, etc., conectAndolos
*con el conductor de tierra.
H.-Prescripciones y reglamenitos referentes A insta-
laciones de patarrayos en las fabricas de po'lvora y explo-
sivos del Ministerio de Comercio 6 Industria (folleto B).
Consta este' flleto de los siguientes capitulbs:

I)-Para 'edificios pr6tegidos- con parapetos.
a) Prefacios.
b) Partes,, exteriores de la instalaci6n de pararrayos.
c) Partes interiores de la misma.
d) Cafierias y conductores el6ctricos.
e) Instalaciones internal. .
f) Pruebas de los pararrayos.

I)-Para edificios sin protecci6n de parapetos.

g) Puntas y conductores.
h) Conducci6n. a f1ierra.
i) Conexi6n con .cafierias.
) Ingtalacitndsr especiales. ,
k).'Ejecuci6n y' Cuidados especiales.
'1) Prescripciones'para edifitl6o'"'con' contenid6s pe-
ligrosbos. '
m) Prueba deo- instsalaci6n.

El sistema tratado en este reglamento se refiere prin-
cipalmente a edificito rodearlos po' paapdtos. El principito


*. '*
* '' 7 .








1NFORME SOBRE INSTALAC16N DE PARARRAYOS


de proteccidn es el de la red metdlica que se extiende sobre
el mismo, completado segtn el caso, con una segunda red
colocada directamente sobre el techo del edificio pjrotegido.
El alambre empleado en la red superior es liso, 6 mejor,
provisto de pilas mientras que la red inferior es un simple
tejido met~lico A malla gruesa (6 a 8 cm.).
La conexi6n A tierra es igual a la del caso anterior,
debi6ndose cuidar que el conductor circular se extienda al
pie del parapeto y no en un nivel superior.
Para edificios sin parapeto este reglamento prescribe
ejecuciones andlogas a las indicadas en el folleto que se
cita a continuaci6n.
III.-Prescripciones sobre instalaciones de pararrayos
de la Asociaci6n de Ingenieros Electricistas Alemanes (fo-
lleto C). Contiene este impreso los siguientes capitulos:
a) Generalidades sobre el peligro de las descar-
gas el6ctricas y protecci6n en contra de las
mismas.
b) Proposiciones sobre la ejecuci6n de las instala-
ciones.
c) Prueba de las instalaciones.

El mdtodo preconizado en este reglamento es el gene-
ralmente conocido de las barras de punta situadas conve-
nientemente sobre los techo*y parties salientes de los edificios.
Si bien no trata el tema de la protecci6n de polvo-
rines, siempre proporciona algun os'eonceptos aplicables a
este caso especial, tales, como ejecuci6n de la conexi6n A
tierra, pruebas de la instalaci6n, etc.
La New Explosives Co. ltd, en contestaci6n al pe-
dido 'de informes que se le hizo sobre sus instalaciones,
manifesto que sus polvorinpa en StowmArket eran construi-
dos dQ :hierro galyanizaao adjuntando un piano de los
mismos que se acompafia.
Obsorvan que en el caso sde ser hechos los polvorines
de ladrillo, piedra (g 9tro material #,q metdlico, tienen por








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


prdctica colocar pararrayos sobre un asta de 10 d 20 pies
de altura fijada en la part superior del terrapldn de defense
del polvorin, situando la plancha de cobre que forma la
conexi6n a tierra en la parte exterior del terraplen. .
La Chilworth Gunpowder C. Ltd., contestando a igual
pedido de informes referentes A la instalaci6n en sus pol-
vorines, hace suyas las recomendaciones del Instituto Ale-
man para el estudio de asuntos tdcnicos (Centralstelle ffiur
Wissenschaftlich-Technische Untersuchungen) con respect
A la protecci6n de edificios contra los rayos, basadas en
experiencias que efectian al presented y en informaciones
de otros experimentadores, con lo cual se ha podido llegar
.a determinar ciertos principios generals respecto a la
protecci6n de edificios contra descargas el6ctricas.
El Institute mencionado se ocupa en este moment
en importantes experiencias oficiales sobre este. punto, uti-
lizando los siguientes aparatos:
1.) Una maquina de influencia el6ctrica tipo Weher-
sen, con una longitud de chispas de 25 cm. y
que utiliza un cierto nimero de botellas de
Leyden.
2.) Un transformador de alta tension de 50 Kw.
con una tension de 100.000 volts y una frecuen-
cia de 100 por segundo.
3. Un circuit de oscilaci6n de capacidad y auto-
inducci6n, en el cual las oscilaciones son causa-
das por el mencionado transformador de 50 Kw.
y por un saltachispas de 300 cm. de longitud.
4. Aparatos para analisis de descargas con espe-
jo y tambor rotativo.

Los experiments que se llevan A cabo pronto esta-
ran terminados y se espera llegar A las siguientes conclu-
siones:
Desvios de las descargas electricas.-Para atr'aer las
descargas, una red situada' sobre los objetos protegidos no









INFORMED SOBRE INSTALACI6N DE PARARR4YOS 7

es eficaz, por el contrario, conviene colocar un pararrayo de
barra alta situado retirado del punto peligroso.
Cuatro pararrayos se consideran suficientes para un
edificio, pero colocando un nurmero de pararrayos en puntos
altos se protege simultdneamnente un gran nulmero de edi-
ficios.
La distancia lateral de los edificios que se desea pro-
teger deben estar separados, por lo menos algunos metros,
, objeto de evitar descargas laterales.
Cada barra debe estar conectada con tierra separa-
damente y, en el caso de no estar suficientemente alejadas
dichas conexiones entire si, pueden ser unidas y puestas a
tierra en el punto mis bajo del terreno.
Descargas secundarias.-Pueden evitarse cubriendo
el edificio 6 los objetos amenazados con una jaula de red
metalica, que lo rodee por complete, incluyendo su part
baja, debiendo tomarse las siguientes precauciones:
a) Que la descarga electrica se intercepted con
pararrayos externos.
b) Que todos los elements conductores que co-
muniquen con el interior, tales como caflos do
metal, cables el6ctricos, etc., sean conectados con
la red protectora. En el centro del sistema pro-
tector del edificio debe colocarse una series de
planchas de tierra conectadas entire si y con
la red.

Las presents recomendaciones del Institute referido
correspondent al actual estado do los experiments, los cua-
les ain no estin terminados.
Habiendose obtenido autorizaci6n para visitar los
polvorines de la fibrica de p6lvora Aktiebolaget Bofors
Gullspang de Suecia, donde so almacenan todos los explo-
sivoes de la marina sueca y los cuales estan construidos de
acuerdo con los requerimientos del gobierno de ese pais,
se comision6 al Jefe de la Inspececi6n en Bofors, Capitbn








Z REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

de Fragata Ednardo Ramirez, para visitarla, elevando un-,
.informe al respect.
Estdn construidos de ladrillos y con techos de madera,
esto ultimo con el objeto de que, en caso de explosion, los-;
gases venzan el techo y no adquieran gran. tension.
Con referencia a la instalaci6n de los pararrayos se
acompaflan los pianos ndms. 1336 y 1337 de la fAbrica de
nitroglicerina y de un polvorin, que muestran:. la dispo-
sici6n general de la instalaci6n electrica en ellos.,
La protecci6n con pararrayos consist en dos siste-
mas diferentes de conductores, a saber:
a) Un sistema exterior de conductores sobre pos-
tes de madera 6 hierro, de una altura no menor
de diez y seis metros sobre el nivel del suelo y
colocados alrededor del polvorin.
b) Un sistoma interior de conductores en forma
de jaula, en el polvorin mismo.

El sistema exterior de 'conductores consiste, ya sea de
un tubo de hierro do suficiente resistencia, 6 de un cable
de cobre de 25 A 30 mm' de secci6n a lo menos, terminando
en una varilla de cobre con punta de oro pIateado.
Los conductores estAn conectados los unos con los
otros por un cable en tierra, en forma de anillo y a tie-
rra por dos 6 mAs planchas de cobre de 900 A 1200 mm.
por lo menos. En el caso de que algunas cafierias de agua,
lines de trenes 6 tranvias pasen cerca, el sistema de
conductores de pararrayos se conectara tambien a dichas
caflerias 6 rieles.
El sistema interior de conductores consist en un ca-k
ble colocado sobre soportes a lo largo del techo, pasando
sobre todas las parties salientes que pueda haber, tales comeo;:
ventiladores de aire, etc., y por los rincones del techo-,
hasta el suelo, sobre cada lado, con cables que cruzan en
angulo recto y en dos 6 mAs sits al cable primeramente:
mencionado, y unidos A tierra por amboe, lados.









INFORMED SOBRE INSTALACI6N DE PARARRAYOS


Las extremidades de estos cables interiors que.vai
al suelo, estan tambi6n conectadas a tierra i lo. menos por
dos planchas de, cobre colocadas. a profundidad convenien-
te en tierra hudmeda. .
SEn las unions y curvaturas de los conductores inte-
riores, se colocan un ,numero convenient de .escobillas
metilicas y cortas,, hechas de cable de cobre, en los cuales
los. alambres se esparcen en forma de escobilla.
En el caso de que6- hubiese en el edificio 6 polvorin
gran cantidad de objetos de metal, se conectaran tales ob-
jetos los unos con los otros y todos ellos a tierra con el
objeto de evitar descargas securidarias entire ellos y la tierra.
Cada uno de los sistemas de, conductores para pararra-
yos, es examinado una vez por afo antes de la estacidn de
verano, y la resistencia d tierra determinada para cada co-
nexidn; esta resistencia debe ser lo mAs cerca possible de
cero, y no exceder de 8 6, 10 Ohms.
Como resultado de la visit efectuada a la fAbrica de
dinamita de Nobel en Hamb'urgo, anteriormente citada,
puede informarse lo que sigue:
La ejecuci6n de las instalaciones protectors son efec-
tuadas de acuerdo con lo prescripto en los Reglamentos
del Ministerio de Comercio 4 Industria (folleto B) habi6n-
dose empleado, en lugar del alambre liso, alambre cbn pdas
para la red superior. Para aumentar ain mas la conduc-
tibilidad con la tierra, los conduotores anulares que rodean
la base de los parapetos son unidos a las vias del ferrocarril,
Por ser el material de los parapetos de tierra arenosa y
por consiguiente mnala conductor de electricidad, se hace
llegar A los postes metalicos qua soportan la red hasta el
nivel inferior de los mismos, de modo que se encuentran
en contact con la capa de tierra negra siempre humeda.
Mediante canalizaciones, pianos inclinados,. etc., se
trata.de favorecer esta humedad permanent. Otro factor
al. que so', atribuye.cierto m6rito, son las. plantaciones de
arboles que, una vez mojados por la iluvia, contribuyen 6.








10 .' 'REVISTA DE PUBIUCACIOIES NAVALES


la neuitralizaci6ni de las, capas atmosfdrieas ;cargadas de
ele.ctri'cidad: ; i : i ... . : .. i,
S Los' condiuctores que Illegan a los, poloroines 'del ;ei-
terior, tales como luz, telefonos, etc., son 'ibterranebos y
terminan en 'Lim toiia-corriente situado en un lposie colo-
ca'db A' la distancia .de 2 metros' de la pared' del edifieoib;
,la corrienlte' se conduce '* 'traves de& un: cable' flexible fijado
en la pared,'uhiido c6n *conductores internso. En 'lo' mo
ment6s ;en, que:no se trabaja:i.nr elldificio,'se Idesconecta
el, cable flexible : de, 'modo que 'la 'cbnftinuidad' del'cireuito
exterior al interior queda interrampida por unm espabiodi
2 metroh. Estas conducciones, ia mas.de contener interrup,6r
y ,fusible;,' son protegMdAs'p6r, un fipo especial' de pararrayo
q'neq p'etimite' una' even'tua', descmrga' a,'tieria', si ,'per influeA.
cias' '6, cargas el'etricas e&n la, re'd "exterior (hi,'6 \'vtel6fono)
existed, potencialos elevidas en la niisma. iOabe mencioaalr
que idnicamente los edificibg los cuales. e -tabajan Vate-
rias 'eawplosivas 'son provistos de' 'altkmbado y, teldfoios, ca-
re'iendo los dep4sitos y .polvom'neWs de tbda i4stdlaci6n, esi-
trica, salvo la de los pararrayos enl'su exterior' 11ii 1,..i,
Segun las manifestaeiohes ,del iDirec t6r ny ;e 'lds t6c-
nicos especiblistas, coirespectp (a las, experiencias, habidas
en itormnehtas. 6lctricas, Ise l han,. prodtieidb hasta ila ifectha
trees: descargas sobre: edificios, ula de 14s euals con eons8h,
cuencias funestas;. igual:. suceso. tutb lugdr ef la dfdln'ica de
.la ?nismar \ industrial en. Schlebusch, , tambieni seguidoi , ie45

S Es, de inte'rs gaber qgu wuo de lo8, Jolvorines desthuid6b
era i protegido con r 'ed '.mientrasl que el' otra, est&bai provistq
dle parai'rayos, dee barra' alta. Se-ye, pues, quq ni iel. uno-ilt
el; otro sistema q!frece una' garanbia absohita, i iesid& los
el6mentbs. protectores' s61'o ide eficacia relativea mientras no
so llegue .& ,6on'6ber' y doriinar'lasileydsique rigerilkldg fen6-
a',n6s 'del las .descargas: el6dcricas deo, gran.,nagniitud. :Los
fi61letos "D, Ep F y -G contienen't conierenciase de personas' de
reeon'ooida' autoridaid dn, l, matqeriai ew/las, eualep "Selhpi-









INFORME SOBRE INSTALACI6N DE PAIRABEAYOS 11

-coniza la combinacion de red con barras de punta alta 6 la
.aplicaci6n sola de las barras altas en mayor cantidad alre-
dedor de los edificios.
Tratando con estos sefiores nuestro caso particular,
llegose d la conclusion de que no seria possible establecer una
idea definitive sobre la mejor forma de los sistemas protec-
tores, pues era necesario, ante todo, conocer bien el grado
de la frecuencia d% las tormentas en el paraje, sus inten-
sidades, la clase de edificios, si van rodeados de parapetos,
mddanos, 6rboles, etc., 6 si se encuentran sobre una pla-
nicie sin obstaculos, el contenido del edificio (metalico 6
no), la clase del suelo (buen 6 mal conductor), etc., etc.
En vista de lo arriba expresado y no conociendose
todos estos datos fundamentals y necesarios para el pro-
*yecto de instalaciones de pararrayos, no es possible pro-
poner desde aqui la forma mAs adecuada de la protecci6n
para los nuevos polvorines en la Republica Argentina,
concretAndose este informed A proporcionar la mayor can-
tidad possible de datos.


Disposicion de los pararrayos en los Depositos de Explosivos
de la Carbonit en Schlebusch

La disposici6n de los aparatos varia segfin el dep6sito a
protegerse, pudiendo establecerse dos divisions principles.
1.1 Disposici6n destinada a proteger los dep6sitos
en cuyo interior existan aparatos metilicos.
2.0 Disposici6n destinada A proteger dep6sitos en
los que el explosive se almacena en cajas de
madera 6 sin envases, por ejemplo, Trotyl cris-
talizado, cargas de Trotyl para Torpedos y
Granadas.
I.V Disposici6n.-Es la indicada en la ldmtna 1 y
.es la instalaci6n mas moderna, corresponde al local de la































---- fa. -


Va//a


Vall//a


- [.s euemna /e /a oz1/poJv5c&tJ depararrayo.s -









INFORME SOBRE INSTALACI6N DE PARABRRAYOS


Nit'oglicerina; esta instalacidn es el resultado de los ensayos
y studios efectuados despues de la explosion ocurrida en el
mismo local en 1910.
Este local estaba entonces protegido por una red metd-
lica tipo (fig. 3) ldmina III.
El edificio completamente cubierto de tierra esti
situado en el centro de cuatro vallas: los pararrayos en
nfimero de dos, van instalados en el centro de dos vallas
opuestos; su cable de tierra por el costado exterior de las
mismas. Este cable conectado a una placa de cobre es
llevado a un pozo de agua 6 enterrado en mun punto donde
se mantiene siempre humedad.
Las caracteristicas de esta disposici6n son las si-
guientes:
1.0 La altura do los pararrayos sobre la corona
de vallas es de 12 metros y de desde la super-
ficie del snelo 18 metros
2.8 La punta del pararrayo queda aproximada-
mente A una altura de 12 metros del extreme
mas elevado de los aparatos metalicos utilizados
en el edificio.
3.a La distancia del pie de cada pararrayo desde
el centre del edificio a proteger es de 10 metro.
4.a Todos los aparatos metalicos interiores estan
ligados en circuit cerrado con tierra.
5.a En toda comunicaci6n exterior por medio de
tubes metalicos, 6stos antes de entrar en el
edificio pasan por tierra.
6.a Los pararrayos usados son tubes de hierro
usandolos indistintamente con punta 6 sin ella,
aunque. experimentalmente parecen ser mas con.
venientes los primeros.

2.V Disposicibn.-Corresponde A los dep6sitos sin metal
interior. :
En este caso el edificio va tambi6n completamente









I,. REVISTA DE PUBLICACIONES. NAVALES


cubierto :de tierra y se utiliza un solo pararrayo de.tubo.
de hierro, de 15 metros de altura, colocado. en -la part.
posterior del edificio, pero separado del mnismo.
- Las caracteristicas.de ambas instalaciones son el re-
sultado de los experiments hechos en la 'Carbonito por
el fisico doctor Vonrder Hagen. *
S A 'ointUipuaci6n 'se mencionan los experiments efec-
tuados y las aplicaciones derivadas de los mismos.
Para' lag experiencias utilizase un inductor deo chispas
que Vuede' darla: hasta de rana longitud de 60 centimetros.
... Oom6'tierra' se'emplea (fig. 1;Iminia II)'una placa metAli-
ca (c) circular de 30 centimetros de diametro,la-que se ,conecta
al polo iegativo del inductor; al polo positive. del mismo
se le conecta un hilo metAlico W el que se dispone verti-
calmente y dirigido hacia el centro de la placa tierra; la
distncia W.TP, P1 extremio, del alambre ;y ]a tierra es de
50 contimetros, suponiendose, apro0madapeaite que 6 esta
diptanpia ?orresponide iuna, nubl, de tdrmepta de .200 me-
rqos~ de lura. ,,nl 1 centre do la.ierra se coloca (fig. 2 lamina
.II,).a ,9asa,4d-,metrposdo. altura, de> ,.catn ono (todas las
medidas so dan en metros como en ,e cas0 real y no re-
d.iucias), spi aor..4 e.,:producen las clispaq se. pbservar&
que.los Tayps cap,lrededor de la casa y que ni uno
solqo., delq, cit 0s.4,a ry, ,s. prpducqdos ,1apaido sobre la,
misma. Te6ejqimne e o 9xiste principio alguno en que
pvued,. fndase,,,tq, .fenme.ep, Qponvi.ene taper. 4otar qu&
en todos jps experimoptos, se supone.,l, nubf, cargada con
electricidad positive, pues es el casp mA, ,peligroso; en
eOepQp, 1,4 eje1qricidad yepdo del positive al negaivo, todos
lo,.,pllntqs dy, .4 terra ,se ,,,n iuenran igual4j.ente en peli-
gry, mpientras,.que. i s, spone, jp _ubene,negativa s6]o es-
taran expuestos los punt s,.culminantes. doe la tierra.
Ahora bien, si en lugar de la casa de 6 metros de altura.
se coloca (fig. 3 ,Imina II) una de 4 metroswidwaltuiAi, pero con
un aparato metalico en su interior, se observa que el: 50 /.
deolos'rayos caen' subre ella. El *l rayo cae sobre .el aparato









IV2


v:, -

. -, : .'.^ .


- -


~I. -


~UI


*
S -. L ; 4


:: ; < ; ^ : "' s ;.





.r

7~









16 RBVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

metAlico atravesando la pequefia aislaci6n que present el
cart6n y que en la prActica puede compararse con ]a de
madera de la construcci6n. Se sabe ademas que para un
voltaje superior & 100.000 volts, no existe aislaci6n practice
alguna. Resulta ser completamente igual el que un aparato
de 4 metros de alura est6 colorado directamente sobre tierra
6 est6 separado de la misma por 2 metros de aislaci6n.
En uu caso como el present puede defenders el
edificio por medio de un pararrayo dispuesto sobre una
valla en la forma indicada en la (fig. 4 lamina II) y se comprue-
baque dada una altura de 16 metros entire la punta del pa-
rarrayo y ]a superficie de la tierra y una distancia de 18
metros -aproximadamente entire el centre del edificio y el
pie del pararrayo, todos los rayos caen sobre 6ste.
Esto naturalmente se refiere siempre a la nube de
tormenta de 200 metros de altura, como experimentalmente
se demuestra; en; efecto, si se coloca en el centro de la
tierra un pararrayo de 2 metros, los rayos no caeran siem-
pre en l61 sino cuando la distancia de la nube es de 100
metros; reemplacese ahora este pararrayo por uno de 4
metros y los rayos caerAn sobre 6l; un pararrayo de 7 me-
tros sera sin excepci6n tocado por el rayo.
Si sobre este pararrayo de 7 metros se dirigen rayos
continuados y por medio de un ventilador se manda vien-
to sobre los mismos, se observara que los rayos no caen
siempre sobre el pararrayo, pero si se auDtenta la altura a
10 metros, en varies cientos de rayos producidos, apenas
se desprenden 6stos del extreme.
Se desprende de esto, que cuanto mas alto, es el pa-
rarrayo mas seguridad hlabr4 de que el rayo caiga sobre
61 y que su altura debe ser aproximadamente de un 5 /o0
de la altura de ]a nube; siguiendo esto, para una nube 1000
metros corresponderia un pararrayo de 50 metros de altura
lo que en la prActica presentaria series dificultades. Ademas
no tiene objeto alguno el recoger el rayo de una nube
elevada y aun puede ser peligroso.









INFORMED SOBRE INSTALACI6N DE PARARBRAYOS 17

La altura prTActica adoptada es la de 18 metros, (desde
la superficie). En el caso de la (fig. 4 lAm. II) se ha conside-
rado el pararrayo alnico de altura de 16 metros y separado
del aparato metAlico interior del edificio por una distancia de
18 metros; pero esto se refiere s6lo -al caso de aire en
reposo. En el caso de viento, atm6sfera en movimiento, el
rayo desviado en su direcci6n puede cae.r tambi6n sobre
el aparato metAlico. Para evitar esto, col6case frente al
primer pararrayo, otro de las mismas caracteristicas y
a igual distancia del aparato metalico que el anterior.
Para mayor seguridad conviene colocar cuatro pa-
rarrayos dispuestos sobre vallas en la forma indicada en la
(fig. 5 lam. II); de los experiments efectuados se deduce que
-n mAs de 100 casos de rayos, con la atm6sfera en movi-
miento, ninguno ha caido sobre el edificio. Se utiliza este
procedimiento en edificios no cubiertos por tierra.
Un pararrayo de 10 metros puede defender un circulc
de 10 metros de radio; sin embargo, conviene que su colo-
caci6n no sea muy proxima al edificio: se recomienda el
dispositivo do la lamina I, colocando siempre el pararrayo
en el centro de la valla, y nunca en las esquinas.
Todos los experiments se efectuaron con pararrayos
de hilo de cobre, pero se demuestra que el mismo resulta-
do se obtiene utilizando bandas de plomo, el lapiz 6 el
carb6n de lAmpara de arco, y de esto se desprende que
en la descarga del rayo la resistencia no juega rol al-
.guno. Esto se comprueba con los siguientes experimen-
tos (fig. 6 lAm. II). Un pararrayo de 12 metros de altura y
en el centro, reciben ambos el rayo de la misma manera.
Un pararrayo como el de la (fig. 7 lAm. II) lo deja pasar A
trav6s de sus ilierrupciones 6 salta del extreme directamen-
te A tierra.
En el experiment se observe que un edificio sin me-
tal interior, no recibia ningfin rayo, pero si se moja di-
cha casa, poniendola en las condiciones de la naturaleza,









ib REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

se notarA que todos los rayos caen sobre ella; esto mismo.
se observa con las ramas huimedas de los arboles, sin-em-
barge, si come en la (fig. 8 lAm. II) se coloca debajo y pr&-,
ximo A la rama 1z) una planclha metalica M se podrA Qbservar,.
quoe el rayo cayendo sobre A, por B, pasa hacia (z), y de 6sta
toma tierra pasando por la plancha metalica. Este fen6me-
no se explica por la self-inducci6n; y el peligro de la mis-
ma se nota liaciendo caer rayos sobre una casa rodeada
de una red metalica puesta en comunicaci6n con tierra, se
observan los rayos interiormente a la red. Con un tube de
Geisler se hace mas visible el fen6meno.
De esto se desprende que no deben tenerse aparatos
metalicos -islados en el interior de los edificios, asi como.
que todo tubo 6 comunicaci6n exterior metAlica con el,
edificio entra en el interior del mismo sin interrupci6n.-
Los aparatos metalicos deben ir unidos superior 6 interior-
mente por una banda metAlica (fig. 9 lAm. II) en ningin case
por una sola, pues podria producer en el caso del experi.mento-
de la (fig. 10 l1m. II) una descarga sobre el pararrayo A-B.
engendra una corriente y producci6n de chispa en el troz.-
metalico.
Para evitar afin cualquiera naturaleza de interrupcio--
nes, se cubre todo el edificio de tierra.
De todos estos experiments se deducen las reglas.
siguientes sobre disposiciones do pararrayos:
1."-En todo dep6slto de explosives, en lo possible,
no existiran aparatos metalicos.
2.-Debe tratarse de que el metal no present in--
terrupciones y que las comunicaciones metalicas pasen por-,
tierra antes de entrar en el edificio.
3.Todo el edificio debe ir reeubierto de tierra.
4.-Las redes metalicas no se usarAn nunca.
5.0-Todo dep6sito con metal interior estara cerrado-s
por cuatro vallas, situadas a 10 metros de distancia del
centre del edificio.
Los pararrayos; dos irAn colocados en el centre der,









INFORME SOBRE INSTALACI6N DE PARARRAYOS


dos vallas opuestas y tendrAn una altura de 12 a 15 me-
tros; su cable de tierra ira por el lado exterior de las
vallas.
6.0-Dep6sitos 6 edificios no cubiertos por tierra, en
los que se manipula explosives, deben llevar cuatro para-
rrayos, uno en el centro 'de cada valla.
7.0-Dep6sitos sin metal interior, irAn defendidos con
un pararrayo finico de la misma altura que los" anteriores
y colocado posteriormente al edificio y separado del mis-
mo. El edificio coino en el caso anterior, debe estar com-
pletamente recubierto de tierra.
En caso de tener que proteger un cierto nfimero de
dep6sitos de la segunda categoria (sin metal interior) se
se puede utilizar la disposici6n indicada en .la fig. 1 lAmi-
na III; todos los pararrayos van unidos A un cable que
por sus extremes unido A la placa a tierra entra en su
pozo correspondiente.
En la A. G. Deutsche Sprengstoff en Wahn cerca
de Colonia, la disposici6n varia en algunos dep6sitos con
respect A la de la Carbonit, utilizando en otros la mismas
instalaciones. En los dep6sitos de la dinamita emplea el
dispositivo de la fig. 3 lam. Ill, es decir la double red
de hilo de cobre, la superior forma cuadrados de 0.50
metros de lado y la inferior colocada sobre el techo del
edificio forma los cuadros de 0.05 metros; esta disposici6n,
aunque sin la red inferior, era la empleada en la fAbrica
de nitroglicerina en la Carbonit cuando la explosion de
1910 y su empleo estA en contraposici6n con los resulta-
dos A que llega con sus experiments el Doctor Von der
Hagen. Para dep6sitos de Trotyl se utiliza asi como en
la Carbonit el dispositivo de la fig. 1 lam. III.
El dispositivo de la figure 2 de la lam. III se dife-
rencia de la lAm. I s6lo en el empleo del cable que une
todos los pararrayos; los dos sistemas son buenos prefirien-
dose el de la lam. III por dar mayor salida a la co-
rriente. .











REVISTA DE PTJUBLICACIONES NAVALES


I I









IFI
3j---- --__- __-_ __




1, Dep6sitos-2, Pararroyos-3, Cable de cobre al qne se conectan todos los
pararrayos-4, Pozo de agua con la placa de tierra






---i T --




i, .3-
I

I



1 j41
_________ I





1, Dep6sitos-2, Pararrayos-!, Vallas de tieiTa-4, Cable de cobre que line
los pararrayos-5, Pozos de agna con la placa de tierra

SF~y 3-






,I ll1 ,- -I1^






1, Dep6sito-2, Vallas-8, Red de core superior 4, Rel. de cobre inferior-
5, Pozos de agua con sla placa de tierra. (Este dispositive es empleado
s61o en Vahn).









INFORMED SOBRE INSTALACI6N DE PARARRAYOS 21

Todos los sistemas empleados son aconsejados por el
Ministerio de Trabajos del Imperio Aleman; sin embargo,
los studios hechos en la Carbonit sobre los mismos, ha-
cen notar que como en el caso de la red metAlica no to-
dos son convenientes.
Los dos sistemas utilizados por la Carbonit son tam-
bi6n utilizados "por la Deutsche Sprengstoft, y la Fabrica
Nobel de Explosivos de Schlebusch.
A continuaci6n enviamos copia de la carta de la,
Carbonit, que remiti6 a la Comisi6n Naval referente a la
instalaci6n de pararrayos:


Comisidn Naval Argentina

Estimados Sefores:

Contestando su grata del 22 de agosto pasado N.0'
1914 les remitimos adjunto el esquema de una instalaci6n
de pararrayos, igual a la que existed en nuestra fabrica de
Schlebusph (lam. I) como consecuencia de los muchos en-
sayos que hemos hecho en nuestro laboratorio para realizar
la forma mas a prop6sito de dicha instalaci6n.
Los puntos principles que merecen observaci6n par-
ticular en este conjunto son los siguientes:
1) No deben colocarse las barras de pararrayos di-
rectamente sobre el polvorin porque puede suceder que el
rayo pase de las barras a unas masas metalicas vecinas 6
a otros conductores, aanque 'el pararrayo pueda hallarse
en. comunicaci6n perfect con tierra.
2) Se colocaran sobre los muros de tierra. que ro-
dean el polvorin unas 4 6 mas barras de pararrayos cada
una de 10 mts. de alto A lo menos. Dichas barras van
arregladas de tal manera que deben estar en comunicaci6n
perfect con tierra, hallandose las derivaciones en el lado
exterior del muro. Estas derivaciones deben terminarse









2 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

en tierra hiimeda 6 bien ser conducidas hasta la misma
agua subterrAnea.
Es menester ademAs que las barras colocadas sobte
los muros se hallen en cierta distancia del polvorin para
impedir el paso del rayo de la barra al polvorin.
3) El polvorin no debe contener, si es possible, ma-
sas metalicas de un volume considerable. Los conducto-
res el6ctricos nunca deben entrar al polvorin de afuera.
Todas las parties metAlicas deben ir juntadas entire si de
manera que formen anillo.
Observaremos en este conjunto que, aunque el rayo
sea descargado en tierra completamente, siempre se po-
drAn notar unos efectos de inducci6n en los conductores
vecinos y, particularmente, en los mnotores el6ctricos aislados.
Pero tambi6n pueden ser notados en otras masas metalicas,
lo que fAcilmente da lugar a diferencias de tension en las
parties metAlicas colocadas en el interior del polvorin y a la
formaci6n de chispas. Por eso, si no es possible eliminar por
Sentero las parties metalicas del interior del polvorin, se
recomienda empalmhar las parties entire si, de manera que
formen anillo. De este modo, unas diferencias de tensi6n,
si ocurren, seran compensadas por las parties de uni6n,
suprimi6ndose asi la formaci6n de chispas.
Esos son los puntos de vista que han servido de base
en la construcci6n de nuestra instalaci6n de pararrayos.
Siempre a sus 6rdenes para mas detalles que puedan
ustedes pedirnos, nos subscribimos como de ustedes atentos
y S. S. que les saludan atentamente.-Sprengstoff A. G.
Carbonit.









LA BATALLA NAVAL


hii RATAhLA HAMA


(Marine Rundschau)


La bataille navale, etudes sur les facteurs tactiques


POR EL LIEUTENANT UE VAISSEAU. A. BAUDRY

Las rept'oducciones que 6 grandes rasgos se hacen en
los siguientes titulos de un trabajo de un official" de mari-
na frances, merecen atenci6n especial en el concept de
que tienen valor para el espiritu de la ofensiva, como
se ha puesto de manifiesto desde hace una series de afios
-en numerosos trabajos de oficiales de marina franceses. Nos
hemos apartado de un studio critic pues aqui s6lo debe-
ra demostrarse qu6 senda de desarrollo intern se desea A
la marina francesa y segfuin esto qu6 forma de aplicaci6n
y resultados puede esperarse de ello.

I.-Mision, fuerza y naturaleza de una flota

La misi6n y el deber de una flota es la batalla. Mien-
tras que en las guerras de los siglos pasados el objetivo
-de una flota podia estar concretado 6. defender una costa
-determinada, 6 protege el comercio en aguas limitadas,









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


hoy dia los buques destruidos, las batallas ganadas, no son
mas que medios para el fin de destruir al enemigo. Aim
asimismo el domino del mar no es mas que uno de los resul-
tados de la victoria. El objeto final es la destrucci6n de las
fuerzas de combat del enemigo por medio de la batalla deci-
siva. Et bloqueo, la dispersion de las fuerzas de combat
enemigas son medidas incompletas. Los americanos en San-
tiago, los japoneses en Port Arthur bloquearon al enemigo,
dominaron el mar, pero no destruyeron el poder enemigo.
De manera que la raz6n de existencia de una flota
es el combat. Esta frase se consider tan natural que
apareceria ridiculo detenerse en ello, si la historic no de-
mostrara que en todas parties no se le da la misma impor-
tancia: las teorias de la guerra de cruceros, del valor de
la defense de costas, por toda la flota francesa, y el evitar '"
la batalla por los Comandantes de flota ain con fuerzas
superiores, son pruebas de esto.
La fuerza de la flota de una potencia maritima no
debe deterriinarse por los concepts siguientes: que comer-
cio, cuantas colonial, qu6 longitud de costas debe defen-
derse, sino segin la fuerza del enemigo probable. Y si no se
esta en condiciones de disponer que el presupuesto de ma-
rina este de acuerdo con las necesidades de la political,
debe esta amoldarse al citado presupuesto.
Como el alnico fin de una flota, es la batalla, tienen quo
preparar todas las parties y todos los resorts de la mari-
na para aqu6lla; debe llevarse una tactica que. permit
reunir todos los medios para la batalla; todo debe tener
aplicaci6n en la batalla y todo servicio amoldado a aqu6Hlla.
Ni la menor part del material, del personal 6 del presu-
puesto deberia servir a fines pasivos 6 defensivos. El papel
de cada unidad de combat de ]a marina (sea buque de
guerra 6 torpedero) es entonces el estar preparado por
medio de las condiciones mariners, habitabilidad y radio de
acci6n, para ir a la mar como part del grueso, 6 ser una
fuerza de combat de alta mar.









LA BATALLA NAVAL


II.-Buque y tipos de buques en la batalla

La unidad en el combat en tierra es el hombre y
en el mar, el buque. El material desempefia en la batalla,
naval un rol de mas importancia en comparaci6n con el
personal. Ni aun las tripulaciones heroicas pueden hacer-
nada si sus armas 6 se% su defense estan destruidas; eti
comandante no tiene ningun recurso si la direcci6n del
tim6n y la transmisi6n de 6rdenes han sido cafioneadas; el
jefe de escuadra estA tal vez mAs expuesto al fuego en el
buque almirante que en cualquier otra nave.
Desde el punto de vista de la batalla el material debe
dividirse en:
1. Buques blindados 6 buques de linea.
2. Buques sin blindaje 6 fuerzas auxiliares de com-
bate.
Con respect al primer punto: Destrucci6n del material'.
por medio de la artilleria y desmoralizaci6n de las tripu-
laciones del enemigo, es la misi6n del buque de linea.
El tipo del crucero acorazado ha surgido en la ma-
rina francesa por el concept de cguerra de cruceros, ba-
sado en la idea de querer hacer la guerra sin ganar una
batalla. Debido A este concept es que la Francia tiene
mas 6 menos quince buques sin valor alguno en lugar de-
poseer con el mismo gasto 10 a 12 buques de linea. En-
todas parties donde se quieran emplear cruceros acorazados
en la batalla, estAn ain mejor los buques de linea. Togo
seguramente, hubiera preferido en Tsushima otros cuatro
Mikasa en lugar de sus ocho Nisshin. Es cierto que en
el servicio de exploraci6n los cruceros acorazados pueden
emplear su condici6n especial 6 sea su velocidad, pero sin,
embargo, al principio de la batalla no pueden tenerse en.
cuenta en su valor complete.
El buque explorador ideal es el buque de linea de-
exploraci6n, esto es, un buque con armamento y coraza de-









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


'buque de linea, cuyo desplazimiento sobrepase al del bu-
-quq de linea .en, forma,.tal que le oexceda su velooidad en
*cuatro nudos mas 6 menos.
Por exploraci6n, se entiende aqui, una conservaci6n
-dominante del contact. Para establecer la uni6n con el
enemigo no se necesitan barcos armados; los buques mer-
cantes hacen el mismo servicio. Togo recibi6 en Tsushi-
ana la primera noticia del enemigo por medio de un va-
por de la Nippon Yusen Kaisha. El emple6 los cruceros
.para mantener el contact, no para establecerlo.
Coan respect al segundo punto. En las embarcaciones
auxiliares no s6lo son un peligro para la tripulaci6n to-
-das las armas a saber: el cuerpo del buque, las mAquinas
sin protecci6n, cada parte del material, sino tambi6n 16s
tubos de vapor, los locales de maquinas los, recipients de
.aire comprimido son fuentes de peligro de explosion. La
tripulaci6n conoce este peligro y su fuerza de resistencia
moral no puede ser tan grande como la de una tripulaci6n
-de buque de linea...
4Pueden a pesar de esto tomar parte las fuerzas auxi-
A*liares de combat en la batalla diurna? 6Qu. rol puede
jugar y de qu6 medios tienen que estar dotados?
A- la embarcaci6n auxiliar le falta fuerza moral y ma-
Iterial para ponerse frente al. buque de line en el combat
de artilleria. Ellas requieren un arma que sea mas fuerte
que el caf6n, siendo 6sta el torpedo. Un solo disparo de
torpedo reemplaza A numerosas granadas, un buen blanco
,puede sumergir. al buque de linea mas poderoso, puede
por lo menos desde 6l costado llamar a silencio a la arti-
lleria, producer la explosion en la camara de municiones,
destruir las cafierias y poner debajo del agua a secciones
completes.
Imaginese .qu6 efecto devastador tendrA un ataque de
torpederos en la batalla diurna: la sefial del ataque' ame-
'nazante de los torpederos suena en todas las secciones; las
kripulaciones *de los cafiones de' la artilleria de pequeflo ca-









LA BATALLA NAVAL 21

Aibre subirAn desde la protecci6n de las secciones inferio-
res hacia arriba. Llegan tarde a sus piezas; han tenido que
subir por escalas estiechas que tal vez ya est6n destruidas.
Los camaradas creerAn que estan bajo protecci6n de co-
razas. .Cuil serA su fuerza moral, su sangre fria, su resul-
tado de tiro? La velocidad del fuego tal vez sea buena;
pero, ,la seguridad en el blanco? Y si el ataque solamente
'tuvo 6xito aparentemente, sin, embargo se habrA iniciado
-el fuego y las filas de las tripulaciones de las piezas de
pequenio calibre est'arAn despejadas. A los de abajo en las
secciones se transmite la excitaci6n. Con tension medrosa
esperan el disparo del torpedo, quiz6s la explosion.
Tal vez ella no venga. Pero la confusion ya esta alli.
Sin embargo, tal vez el comandante haya dado la orden de
dirigir las piezas de grueso calibre hacia los torpederos
porque la artilleria pequefia no se la ocup6 r6pidamente.
MfantendrAn los oficiales de artilleria el objetivo? Y aunque
tengan tal sangre fria, habrAn, sin embargo, desviado su
objetivo, pues muy probablemente se maniobrarA. Las bur-
bujas del torpedo estan A la vista. No se quiere dar el
flanco y se marcharA' A gran velocidad. Despuds de haber
vuelto A la linea se imprimira otra vez gran velocidad.
*Confusi6n en el buque y en toda la linea. Mientras tanto
las distancias so han modifieado; pasan los minutes antes
de que la artilleria se haya vuelto A batir, minutes durante
los cuales uno mismo ha sido cubierto por el fuego ene-
migo. La artilleria del enemigo'tiene la ventaja ya sea que
-el torpedo haya 6 n6 dado en el blanco. .
Asi actua el torpedero en. la batalla diurna. La grana-
da no produce efecto mAs que cuando da en el blanco;
-el torpedo aunque no d6 en el blanco. En pocos segundos
puede producer tanto dafio como un fuego de artilleria de
media hora. Tiene que jugar su papel durante. la batalla
diurna. ...
Los medios de acercar las embarcaciones menores
.-A la linea enemiga son: pequeflo tamafio,, velocidad, capa-








28 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

cidad para maniobrar, gran nimero y comienzo simultneo-or
esto es, efecto en masa. Los moments apropiados para
empezar son los primeros minutes decisivos del combat
de artilleria: reunir todos los medios de combat simulti-
neamente sobre el mismo punto, las piezas en las grandes:
unidades de combat y los torpedos en las fuerzas anuxi-
liares.
Armamento de las fuerzas de combat auxiliares: mu-
chos torpedos, y si es possible s6lo torpedos, come mdxi-
mum, una cantidad de pequefos caf6nes de fuego muy
rapido, solamente para tender el medio tranquilizador de
poder contestar con artilleria al fuego de cafones, para
poner fuera de combat A los hombres que estan sobre el
puente y n6 para destruir material. Rara vez un torpe-
dero pondra fuera .de combat a un torpedero enemigo.
por medio de un blanco feliz. Si se observan y conside-
ran los resaltados del blanco de los ejercicios de tiro do-
la artilleria de los torpederos, y las condiciones bajo las-
cuales se alcanza, hay que llegar a este convencimiento.
Las fuerzas auxiliares de combate no deben buscar la lucha
con sus iguales; ellas serian desviadas de su principal mi--
si6n 6 sea el ataque con el torpedo.
Dos preguntas deben ser contestadas A este respect:
1. Son necesarias fuera de la batalla diurna otras.
fuerzas de combat auxiliares como torpederos?
2. Tienen los torpederos alguna otra misi6n mis-
que no sea el ataque en la batalla diurna?
Con respect al punto primero: Todo lo que no pueda.
utilizarse en la batalla diurna, debe desecharse. De modo que
no debe haber nada de ePequefos cruceosv que deben
mantenerse fuera del alcance del tire. Ellos estan dema--
siado d6bilmente protegidos contra el fuego del buque de
linea; son demasiado grandes para empleo en masa con el
arma torpedo, y demasiado grandes como blancos.
Con respect al segundo punto: Es completamente fal-
so el concept muy difundido de que -el torpedero es solo uIr








LA BATALLA NAVAL


zarma nocturna. Las perspectives del ataque nocturno son
-extraordinariamente pequefias. Es dificil encontrar al ene-
migo, como tambien mantener reunidos a los barcos sin
-ser vistos. La fuerza moral de las tripulaciones no es tan
grande de noche como de dia en que los camaradas yen
la velocidad. La noche produce miedo. Es sumamente di-
ficil calcular aunque sea aproximadamente el rumbo, la
march, la distancia en la luz de los reflectores. El ene-
migo maniobra y las probabilidades de dar en el blanco
son pequefnas. Por el contrario los cafiones enemigos ha-
Scen fuego sin ser incomodados. La noche despu6s de la
batalla de Tsushima demuestra esto suficientemente. AMli
se encontraba la flota rusa en confusion moral, pocas pie-
zas estaban claras todavia y es indudable que las tripula-
ciones japonesas de los torpederos tenian la ambici6n de
que las tripulaciones de cafiones de sus buques obtuvieran
dxitos iguales por su parte; sin embargo, no hubo mas que
-*un efecto muy relative.


Submarinos

De los submarines hay poca, cosa que decir. Hace
diez afios mas 6 menos se tenia much esperanza en ellos.
Estas no se han cumplido. Apenas se pueden observer
los progress. El submarine sera un medio de guerra itil
reci6n cuando est6 en condiciones de atacar durante la ba-
talla diurna en forma decisive y actuando conjuntamente
con todas las demAs fuerzas de combat. El objetivo de-
be ser concentrar las piezas, los torpederos y los subma-
rinos sobre el mismo punto del enemigo.


Organizacion de los grupos de torpederos

Las flotillas de torpederos no deben estar bajo las
,-Srdenes de un jefe de tierra que sea responsible de la de-








U REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


fensa de costas. (') Este siempre las atendera de mala ga-
na. Aunque ocasionalmente se agreguen los torpederos a
las escuadras, siempre se requerira much. tiempo hasta
que se hayan amoldado al funcionamiento del nuevo gru-.
po, y acostumbrado al nuevo jefe. El mismo jefe que tie-
nen durante ]a batalla es el que deben tener permanente-
mente durante el tiempo de paz tanto en su instrucci6m.
como en su aplicaci6n.


III.-La artilleria en la batalla diurna

Los resultados del nimero de blancos hechos por la
artilleria en el combat, seran muy infeirores con respect a
los de los ejercicios de tiro, y, en tanta mayor proporci6n,
cuanto mayores sean las distancias. Todas las faltas que
parten del director de tiro, del que transmite las 6rde-
lies, del medidor de distancias y del official de artille-
ria, aumentan con la excitaci6n del combat y aparecen'
en el blanco con tanta mayor intensidad cuanto mayor sea.
la distancia. Para probar esto, basta citar el 10 de agosto
y Tsushima. El 10 de agosto los porcentajes de blancos
A 11,000 metros fueron igual a cero, obteni6ndose algunos
blancos a 7.000 metros. En Tsushima los japoneses no ob--
tuvieron al parecer ningdn blanco entire 8.000 y 6.000 me-
tros, a pesar de que el punto de conversion de su linea,
ofrecia un buen blanco peligroso. Pero entire 4.000 y 2.500.
metros pusieron fuera de combat cuatro buques rusos en,
pocos minutes. Esto .demuestra que trataban de acercarse..


Superioridad del numero

Si se ponen frente a frente dos lines de combat de
las mismas unidades, entonces susvalores de 'comiibate estan..


(1)-En Francia ya tampocp sucede esto. ".








LA BATALLA NAVAL 61

entire si en relali6n come la raiz cuadrada del nimero de-
sus unidades. Supongamos de que un buque A ataque A,
dos buques B, B.,. Cada uno de los tries buques puede
hacer un disparo per minute, pudiendo cada uno do ellos
ser'puesto fuera de combat per medio de cuatro disparos.
Entonces A estaria fuera de combat por medio de B. + B,
en dos minutes, y B| B., por medio de A reci6n en ocho-
minutos.

Superioridad del armamento

Supongamos do que dos buques, en particular A y B.
est6n uno frente al otro, que est6n igualmente protegidos,
pero sin embargo B tenga dos cafiones y A solamente uno.-
Si a su vez cada buque puede disparar un tiro por minute.
si dos blancos bastan para destruir la protecci6n blindada
y dos blancos para destruir una pieza do cada buque, en-
tonces B estaria fuera do combat per medio do A en G.
minutes y A por medio de B on dos minutes. Do manera
quo el valor de combat de B so hace mayor que el double,
per modio do la duplicaci6n del numero de piezas (con-,
igual blindaje), pero no so eleva al cuadrado.

Armamento separado

Si frente a un buque A con dos piozas estAn. dos.,
buques B, + B., cada uno con una pieza con la misma
protecci6n, entonces estaria bajo las mismas condiciones
anteriores, A fuera de combat per modio de B1 + B2 en,
tres minutes y Bi +- B2 por medio do A en cuatro minu--.
tos. De manera quo el valor de combat de Bi + B2 es..
mayor porero menor del double del valor de A
De las tres cuestiones esquomaticas propuestas, result:
Bajo circunstancias iguales, el valor do combat de una,
linea, depend ante todo del nimero do las unidades; des-
pu6s con menor intensidad, del nudmero de piezas en-'








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


-actividad; finalmente con ignal nilmero de piezas, de la
-cantidad de buques sobre que estan colocadas 6stas.

La lucha por la superioridad al principio del combat

Si habia dos lineas .en equilibrio un moment antes
del comienzo del combat, esto es, con las mismas fuerzas
.y las mismas posiciones favorable, entonces ]a aspiraci6n,
de ambos jefes tenderA A romper el equilibrio y a hacerse
superior.
El equilibrio puede ser roto por el hecho de que A
-uno de los dos enemigos result lo siguiente:
1. Obtenga un cierre mas rApido y como consecuen-
-cia de esto un comienzo anterior del fuego eficaz 6 sea
-aumentando ]a velocidad del fuego.
2. Pasando al fuego de concentraci6n.
3. Por encontrarse en una formaci6n de concentra-
*ci6n y
S4. Adoptando una posici6n de concentraci6n: flanqueo
-de la line enemiga por velocidad superior 6 por ma.
:niobras.
Con respect al primer punto: Si A se ha abatido mas ra-
pidamente que B por medio de mejor procedimiento de tiro,
-mejores ejercicios de los oficiales de artilleria, por los jefes
-de piezas, y por los medidores de distancia, y si A em-
pieza el tiro eficaz aunque mAs no sea unos cuantos mi-
nutos antes, esto dificilmente puede ser recuperado por B
pue& 61 empieza ya el combat con fuerzas inferiores; la
-artilleria y la protecci6n han disminuido ya sad fuerza de
-combate. Bajo circunstancias completamente iguales debe
B estar destruido antes que A con toda seguridad, aparte.
-completamente de ]a notable superioridad moral de A.
Con respect a la segnnda cuesti6n: Si cada unoidelos bu-
-ques de una linea, toma bajo fuego al buque siguiente de la I-
nea enemiga tiroo de uno contra otro) entonces las fuerzasde
-combate de ambas lines estan en todo moment en rela-


32*









LA BATALLA NAVAL 0

sci6n inversa a las sumas de los temas propuestos per los
distintos buques.
Por el hecho de que various buques de una line
reunan su fuego sobre un buque de la linea enemiga (fuego
de concentraci6n) no puede obtenerse mayor 6xito consi-
derado te6ricamente. Pues si hay dos enemigos iguales
A- +- A.2 y BI + B2 frente A frente, de los cuales Ai dis-
pare sobre Bi, A2 sobre B2, Bi y B2 reunidds sobre Ai,
-entonces si A1 esta fuera de combat, Bi -+; B- estarA re-
ducido a la mitad de su valor de combat mientras que A2
matendrA todavia todo su valor. A2 == -
2
Durante todo el combat no cesa este equilibrio. Mas
bien deberian estar un poco mas bajo B, + B2 segiin
.el principio fundamental enunciado, pues para 6l la suma
-de los objetivos es mayor que para A, + A.
Sin embargo, esta teoria es contradicha hist6ricamente.
Sobre A, se acumularan las averias y efectos sobre la
resistencia moral con una rapidez double que sobre B, y
B2. Se combat contra dos incendios, contra dos rumbos,
-que se suceden pero no cuando se presentan simultanea-
mente. Entonces hay que traer en ayuda a las tripulacio-
nes. Pero .esto no significa estar siempre fuera del peli-
.gro del fuego enemigo. Y en el moment en que A ante
la vista de todos abandon la linea 6 se hunde, aumenta
el espiritu en B en la misma media como el abatimiento
en A. el que se ve s6lo frente A dos enemigos sin cono-
.cer su estado verdadero.
Con respect al tercer punto: Una obncentraci6n del
fuego apropiada se dirige de tal manera al objetivo que
la suma de los temas sea lo mAs pequefia possible. En caso
de lines paralelas debe elegirse el buque que esta mas
cerca del medio del grupo concentrado. Sin embargo, no
deberian hacer fuego mas 'de tres contra uno porque si no
-se pierde una part de ]a ventaja por medio de objetivos
,demasiado amplios.








34 REVISTA DE PUBLICACIOIfES NAVALES

Los enemigos del fuego de concentraci6n objetan
que los resultados de los blaacos que se hacen en compa-
raci6n con los del tiro uno contra otro, son muy pequefios.
A aqu6llos debe contestarse que se- lo puede llevar la
perfecci6n por intervenci6n de cualquier procedimiento por
medio de ejercicio y que no se pueden sacrificar los he-
chos tacticos a las reglas de tiro, sin6 que debe amoldar-
se el procedimiento de tiro a las superioridades ticticas.
Sin embargo, seria also y contra todas las bases mni-
]itares, si de tres enemigos se quisiera dejar dos sin ata-
carlos. Por el contrario, cada buque debe estar en con-
diciones de canfonear dos blancos simultineamente; uno
natural 6 sea el que est6 mis cerca de 61 y un blanco de
concentraci6n.
Con respect al cuarto punto: Una formaci6n repre-
senta una concentraci6n tanto mAs grande cuanto menores se
mantengan las distancias segiin los reglamentos y cuanto
mejor mantengan los buques las distancias por medio de
ejercicios. Una buena mantenci6n de distancias require
ademAs un exceso de velocidad. La linea mas lenta puede
ser obligada por la mas rapida a adoptar su velocidad ma-
xima y despu6s se destaca. De manera que la velocidad
es tambi6n un factor de concentraci6n. Otro factor tam-
bi6n lo es, el gran armamento del buque en particular. El
buque con el mis fuerte armamento represent una con-
centraci6n natural y hace possible hasta cierto punto una.
formaci6n de concentracion.

IV.-Factores practices en la bataJla diurna

El jefe de una flota que tiene sobre si toda la res-
ponsabilidad, no debe estar sujeto en ninguna forma por
prescripci6n alguna de servicio con respect a la forma de
empleo de sus fuerzas de combat. Todas las 6rdenes y
maniobras deben dejarse A su libre resoluci6n, teniendo en
cuenta que las condiciones del mar y de )a batalla naval









LA BATALLA NAVAL 0

cambian continuamente. Cada jefe de flota tendria que
aioptar su tActica especial y forma propia de proceder
segun su temperament.
Pero aunque la tactica y la victoria no pueden repre-
sentarse en formulas, existen sin embargo principios fun-
damentales de naturaleza tactica, que tienen aplicaci6n ge-
neral y que pueden preparar la victoria.
La genialidad del jefe es, indudablemente, el medio
mAs important para obtener la victoria y por esto la elec-
ci6n cuidadosa del jefe es el deber principal. En manera
alguna el que obedezca mejor, el que mejor presto un ser-
vuio subalterno, el que sobresalga por condiciones t6cni-
cas, se encontrara en situaci6n superior para obtener el
mayor rendimiento de la fuerza de combat que se le ha
confiado. La posici6n del comandante de buque de line
c(xige y comporta ademas un conocimiento al detalle, pero sin
embargo s6lo mientras aparezca el material como arma y
medio auxiliar en el combat. El jefe de escuadra no tiene
que ver en sus buques mas que unidades, grupos, que el
debe poner en acci6n contra un objetivo viviente en el
combat. Tambi6n los buenos especialistas pueden hacerse
buenos comandantes y aun competentes jefes; pero -para
elevarse A esas posiciones han tenido que olvidar previa-
mente sus conbcimientos del matlial especial con los que
han brillado.
En la marina inglesa se sacrifice much dinero y
otros interests a la convenient elecci6n de los jefes. Se
yen almirantes j6venes que siempre han estado en calid'ad
de jefes. Ellos no pueden perderse en las cosas accesorias
de servicio especial. Por el contrario saben lo que puede
rendir un buque en el combat, aprendiendo durante lar-
gos aros a dirigir lines y masas. En las marinas demo-
craticas parece ser esto una cosa muy dificil. En este
caso se deben evitar los recelos y respetar los intereses
especiales. Sin embargo, esto puede resultar caro en la ba-
talla.









REVISTA DE. PUBLICACIONES NAVALES


Comprension comun de situaciones tactics

Un pequefio nimero de principios fundamentals tc-
ticos deberia estar grabado en todos, como un simbolo de
fe, como ser los siguientes:
Para veneer deben reunirse en tiempo y lugar todas
las armas con sorpresa y energia. Debe aspirarse siempre
9 la mayor eficacia en el menor tiempo y espacio possible.
Deben combatirse especialmente las unidades de corn-
bate del enemigo. Debe dirigirse el tiro sobre la cabeza
del enemigo. Acercarse mucho.. Debe combatirse trAs
contra unmo.
Para ganar hay que arriesgarse. El que no arriesga
nada,tal vez pierda todo. Forzar la voluntad del enemigo
por medio del fuego, de las maniobras y posiciones.
Todos los concepts particulares deben someterse al
general en jefe. El fuego de uno debe cubrir la manio-
bra del otro. Uno solo no puede hacer nada. Solamente
la concentraoi6n es eficaz, etc.
Es cuesti6n de: educaci6n de que segdn semejantes
principios una situaci6n tactica dada resuelva en todas la
misma idea sobre el sistema que debera adoptarse. Esta
concordancia de ideas ejespecialmente necesaria en Fran-
cia, pero es tambi6n dircil de obtenerla. El espiritu fran-
c6s especialmente en los circulos en los que se perfec-
ciona el official, es dificultoso y tiene tendencia a la
critica. El francs quiere que se le explique el objeto de
una orden!. El mayor rendimiento se obtiene entonces ,si
cada orden encuentra aceptaci6n concordante.
AdemAs debe tenerse en cuenta que la direcci6n de
una flota francesa- debe' star amoldada .a las particulari-
dades nacionales de las tripulaciones francesas. Desde hace
much tiempo,. parece que en Francia se ha desarrollado
mayor fuerza .-por medio de una ofonsiva rApida que por
medio de una lucha que se prolongue durante, much tiem-








LA BATALLA NAVAL


po. Un cafioneo largo por parte de un enemigo porfiado
parece que tiene una influencia mayor sobre las fuerzas
morales de la tripulaciones francesas que sobre las de los
ruso., alemanes 6 ingleses. Nosotros queremos concluir
pronto. Nuestra cuesti6n es mas bien un combat con el
mximnum de autonomia por parte de los subjefes y n6 con
un comando superior lleno de rigidez.

Discipline y Cuerpo de Oficiales

La buena discipline reposa sobre un cuerpo de Ofi-
ciales amante del servicio y que se encuentre con buen
espiritu. Pero los desengafos con motivo.de los ascensos
y de la forma de las comisiones al extranjero, han hecho
decaer el entusiasmo por el servicio en el cuerpo de Ofi-
ciales franceses. El procedimiento de acuerdo con el cual
solamente un nimero limitado de oficiales consigue llegar
A las altas posiciones, por medio de relaciones personales
y favoritismos, debe ser modificado. Las comisiones al ex-
tranjero no se desean ahora ni aun por parte de los ofi-
ciales subalternos. Como los oficiales de marina van ahora
menos al extranjero, se casan tambi6n antes y Khay pocos
oficiales de marina en los cuales, despu6s de algunos afos
de, matrimonio las comodidades de la vida familiar, no es-
t6n, en un moment dado, por encima los intereses de la
profesi6n,. Los comandos en buques de line en aguas
nacionales son mAs apreciados para la carrera. Por eso
mientras cada uno trata de evitar una comisi6n en el
extranjero, machos estin permanentemente afuera. Tam-
bi6n aqui tenemos un tratamiento desigual y motivos de
disgust. El tratamiento por igual de todos los oficiales
asegura el entusiasmo en el servicio y la buena discipline.

Condiciones permanentes en la flota

El cambio frecuente de los oficiales, comandantes y
jefes es un gran per.iuicio para el aprovechamiento corn-








00 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

plato de un cuerpo de flota. Togo mandaba el dia de
Tsushima la flota japonesa desde hacia muchos aflos. En
Francia se acostumbra cambiar A los comandantes des-
pues de 18 meses. Abandonan su buque cuando empiezan
A comprender A fondo la direcci6n, los almirantes salen de
los puestos de direcci6n cuando han aprendido A dirigir
su line de acuerdo con las reglas de la guerra y cuando
se han puesto de acuerdo con sus comandantes. Asi se
pierde una oportunidad de preparar la victoria en tiempo
de paz.


Trasmi.i6n de [6rdenes durante el combat

Las pocas sefiales necesarias durante el combat de-
berian ser lo mas sencillas possible, debiendo darse simul-
taneamente con todos los medics de sefiales, como ser:
con las banderas, radiotelegrafia y sirenas. El 6xito de
una maniobra durante el combat no debe defender de la
eficacia en la trasmisi6n de una sefial. Alli done no se com-
prenda una sefial 6 donde se comprenda mal, habrA inse-
guridad. Bi no es possible mas sefikl 6 si no se espera nin-
guna otra empieza la iniciativa de los comandantes. Por
estas razones es condici6n previa la familiarizaci6n con
las intenciones del comandante en jefe, para que todo co-
mandante est6 en condiciones de suplirlas y de cooperar
con todas sus fuerzas. Si una maniobra ha sido prevista
por el que deba ejecutarla, entonces se multiplica la sorpresa
para aquel contra quien va dirigida.


V.-La maniobra en la batalla diurna

Para star un paso de la victoria, maniobrar
de modo A sorprender al enemigo. Mientras que en la batalla
terrestre so require en general la sorpresa, 6sta no








LA BATALLA NAVAL U

puede reposar en ia batalla naval, mas que en la eje-
-cuci6n rapida, repentina e inesperada de un movimiento&
-como tambien ejecutada en memento oportuno.
Es cierto que hay que estar preparado A contrarrestar ]a
maniobra del enemigo. Pero, si se aparta de lo esperado, si el
enemigo s6lo hace una maniobra simulada, si su posici6n
le permit diversas formas de ataque eficaz, la maniobra
Actuara por sorpresa. Se reconoce el ataque recien despl6s
de cierta indecision. Qun6 hace el enemigo? 4Cuales son
-sus intenaciones? Se observa con el anteojo; la distancia y
el humo dificultan la observaci6n. Se discute, se contradi-
Ce. Se necesitan minutes tal vez para formarse un juicio
seguro. eSera el juicio verdaidero? Antes de que no se es-
t6 seguro se quiere hacer una contramaniobra. Una ma-
niobra falsa trae confusion.
Minutos de indecision, mas segundos de reflexi6n,
idear la maniobra mas eficaz, mas los minutes de ]a tras-
misi6n de sefales, es igual al tiempo perdido y demora do
sla contramaniobra.


Curso y secciones de una batalla naval

En el desarrollo y curso de una batalla naval deben
reconocerse en general las siguientes secciones: La march
de aproximaci6n, el combat tictico para la posici6n favo-
rable inicial, el combat de artilleria, y el combat cercano.
Mientras que por otra part las maniobras en la batalla
naval, se limitan al minimum, desde que el flanco permit
la mejor utilizaci6n de la artilleria, y toda maniobra obliga
a abandonar esta posici6n, el pase de una secci6n de
combat a la otra, tendril lugar, por regla general, por
medio de un ataque violent y repentino. Es cuesti6n del
genio del jefe, el hecho de si en la batalla viva, sobresale
especialmente una 1i otra secci6n 6 si la batalla se concre-
tara a diversos combates particulares 6 indipendientes.








4U REVISTA UE PUBLICACIONES I AVALES

La march de aproximacion

Por medio del servicio noticioso en tiempo de paz se-
conocerAn muchas cosas sobre la tactica y las intenciones
del enemigo. En todo caso este conocimiento sera mas
important que el de particularidades sobre material y
construcciones. En 61 estar' basado el plan de hatalla. Dn-
rante la march de aproximaci6n las fuerzas de combat explo-
radoras buscarin contact con el enemigo. Sera necesaria
violencia y por esta raz6n deberan reunirse por grupos los-
buques de exploraci6n. La transmisi6n de noticias sin inte-
rrupci6n sobre el lugar, formaci6n y rumbo del enemigo, es,
del mayor valor para poderlo perseguir aun sin verlo.

El combat tactico

Los enemigos se ponen ai la vista. Empieza el com-
bate por la posici6n inicial. La velo-idad jugara en este
caso su rol decisive. Entre enemigos de la misma fuerza..
esta lucha decidira generalmente sobre la victoria 6 la de-
rrota. Entre enemigos de diferentes fuerzas las maniobras-
habiles pueden proporcionar al mas d6bil la superioridad del
nimero en un lugar decisive. La tendencia del jefe debe-
ser, el permanecer de actor ain en el ataque. Si se deja al
enemigo toda iniciativa, si uno se content con la defense,.
entonces se acumula a favor del otro el tiempo perdido ga-
nandole de maniobra en maniobra la ventaja de la posici6n..
Si uno de los enemigos ha adquirido una posici6n
dominant, entonces este para utilizarla rapidamente, 6 ell
otro para escaparse de ella adoptara la ofensiva: primer
iniciativa de ataque al

Combate de artilleria

La maniobra esta ahora subordinada A la mejor uti--
lizaci6n de ]a artilleria. Poco tim6n, velocidad stable, eL








LA BATALLA NAVAL


mismo objetivo, poco 6 ningfin cambio de distancia. Tam--
biWn la artilleria puede requerir, sin embargo, una maniobra.
Si un buque es cubierto de impacts mientras que los que-
estAn delante y detr6.s no son tocados, al parecer, entonces
podria tratar de escapar del fuego del enemigo saliendo
de la linea y obligarlo a encerrarse nuevamente. Esta es-
la menor autonomia que podria dejarse al comandante en
el supuesto de que l61 mismo permanezca en el blanco con
su artilleria.
Como formaci6n de combat, la linea de fila, es la mas
sencilla, pero se pueden hacer muchas objeciones contra
ella. La preocupaci6n de cuidar al buque que esta delante
y de permanecer en posici6n, es una barrera que es mo-
lesta para todo buque durante el combat. Las sehales delP
buque almirante no son vistas por todos los buques al
mismo tiempo. Dura much tiempo para que una sefial atra-
viese la linea. Si un buque no puede repetir una serial por
averias sufridas, entonces la transmisi6n se interrumpe. Final-
mente no es possible para el jefe de la linea indicar una
orden para un movimiento de combat sin la sefial por
medio de la maniobra del buque almirante, pues esta ma-
niobra no es vista por todos.
Una linea de grupos escalonados entire si debe por
esta raz6n preferirse como formaci6n de combat. Deben
formarse grupos de dos buques estando los Jefes de
Grupo obligados k la mantenci6n exacta de la posici6n;
los del N. 2 estAn calculados sin tenerse en cuenta sut
posici6n exacta, pudiendo tambi6n, por otra parte, marchar
por la linea de fila. Una formaci6n semejante es mas mo-
vible que la linea rigida y permit mas ficilmente dar
autonomia a los subjefes.
La line ([que ha obtenido superioridad en los prime-
ros moments del combat de artilleria por medio de una
posici6n dominant 6 mayor eficacia de la artilleria, aumen-
tara rAipidamente en preponderancia. La otra no puede re-
cuperar lo perdido en el combat de artilleria, debiendo-








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


buscar su salvaci6n en el combat cercano. Esta idea 6 1a
intenci6n del que sea superior, de apurar la decision, Ile-
vara a la segunda secci6n del ataque a la que sigue el

Combate cercano

La direcci6n de la linea y la direcci6n de la artille-
ria cesan. La fuerza de voluntad y la habilidad de los dis-
tintos comandantes dan la media; igualmente la casuali-
dad que puede volver a sacar al mas fuerte la ventaja
obtenida. Las armas del combat cercano entran en su
derecho: la artilleria con un tema fijo, los torpedos de los
buques, los torpederos y los submarines, las masas. Pero
una resoluci6n semejante debe tomarse a tiempo, pues una'
linea ya destruida por artilleria es incapaz moral y mate-
rialmente de emprender un ataque tan repentino y uni-
forme que exige todas las fuerzas.



Aqui terminal el studio de Baudry sobre la batalla
naval. Comao ap6ndice se han publicado "Observaciones"
de un escritor military francs, el capitaine brevet& G. Laur,
de quien tambi6n han aparecido extensos trabajos sobre
cuestiones navales tecnicas.
El autor establece, en primer lugar, consideraciones
comparativas sobre las diferencias y comunidades en la
direcci6n de la guerra terrestre y naval. Lo mismo que
Baudry hace referencia a las ideas que representan A me-
nudo A los escritores de marina de que la decision en la
batalla naval a gran distancia deberia ser llevada A cabo
por medio de la artilleria, y anuncia el dia en que un
gran jefe de flota con igualdad de fuerzas dispondrA todos
sus medios de combat (buques de linea, torpederos, sub-
marines) simultaneamente sobre un punto de la linea ene-
miga. Este jefe obtendria la victoria.








LA BATALLA NAVAL


Frente i la forma defectuosa en que el official de
marina trata anteriormente sobre el valor 6 falta de valor
de los submarines, estableceremos mAs detalladamente en
lo siguiente, un studio critic de los submarines de parte
del nombrado official de marina que forma el epilogo de
las cObservaciones y que en el fondo se ocupa de la re-
soluci6n de la cuesti6n siguiente:
aQu6 rol hubieran podido jugar los submarines en la
batalla de Tsushima?
En el campo de batalla de Tsushima no aparecieron
submarines. Sin embargo, se pueden hacer algunas conje-
turas acerca de su possible empleo en esta batalla, toman-
do como base las operaciones reales del studio.
Supongamos que el jefe de la division de submari-
nos est6 embarcado an un torpedero grande y rApido y
que los submarines tengan aparatos radiotelegraficos que
les permitan recibir 6rdenes en etado de sumersi6n y po-
nerse en comunicaci6n entire si. Supongamos que la velo-
cidad sobre el agua sea de 12 nudos y debajo del agua
de 8 nudos, el tiempo menor de sumersi6n de 3 minutes
y el alcance del tiro de 60(X) metros.

Primera etapa de la batalla

Primer caso-submarinos del lado de 1o. rusos.-9.16
a. in. La division de submarines navega sumergida con la
escuadra rusa, el jefe de division esta embarcado en el Im-
perator Nicolai I. (VWase Croquis 1) (*). El recibe orden de


(*) Los croquis, horas, rumbos, distancias, etc., a los que so
refiere el autor frances son sacados de un studio cTsushima que
fu6 publicado por l61 mismo (G. Laur) en la xRevue Militaire gen6rale
(junio a octubre de 1908). Ellos no estAn de acuerdo completamen-
te con los de fuente alemana. Sin embargo, esto no tiene importancia
para las conclusiones sobre el empleo de submarines desde quo al au-
tor s61o le interesaba completar sus observaciones por medio de los
conocidos acontecimientos de Tsushima y hacerlas comprensibles.










REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


atacar ]a division de cruceros enemigos (Kataoka) la que ha-
sido anunciada al N 15 E.
La escuadra rusa march con 8 millas N 60 E y los
cruceros japoneses con 12 nudos rumbo Sud. Distancia del
Nicolai I 18 a 20 millas.


I
I
I

I


ds in
I
I MA

[R, .nK, rAO~4
IJ e0


I


s,i


|


Los submarines navegan segin 6rdenes recibidas-
N 10 E, 12 nudos, el torpedero jefe con 25 nudos para
aclarar hacia'adelante. Hacia las 9.30 el jefe de division
tiene los cruceros 6. la vista. Dentro de 10 minutes
mientras se retira, ha dado sus 6rdenes a los submari-
nos. Estos se sumergen hacia las 9.45, A una distancia de-





-MD


t









LA BATALLA NAVAL


6 millas de los cruceros enemigos. Este es tal vez el mo-
mento en que la division de cruceros gira hacia babor.
De manera que la orden no podia ser cumplida por
los submarines a pesar de que se les proporcionaba una
velocidad alta para mar gruesa y una posici6n inicial
favorable.
La division Dewa se pone a la vista (Croquis 2). Se
puede suponer que el jefe de division de los submarines
no ha sido desalojado por las fuerzas de combat japone-
-sas. El resuelve atacar la division Dewa despu6s que ha
reconocido la conversion de Kataoka. Son las 9.40. Los
submarines no han empezado todavia a sumergirse. Dewa
pasa detrAs de la escuadra rusa.


- El U/hD
CD4 VD~W 1J DM.".t A I..


- Croyv~ 2.~


4
!

I
DtWA I
I


El jefe de division no se puede imaginar en ninguna
formaa el camino probable do Dewa. Si los torpederos es-
peran en la superficie seran vistos y Dewa cambia segin








46 BEVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

esto el rumbo; si se sumergen entonces solamente una
casualidad podria llevar a los buques japoneses al alcance
del tiro de los torpederos.
Caso segundo.-Los submarines del lado de los ja-
poneses; tentativas contra la escuadra rusa durante la aelaraci6n
que precede d la batalla.
9 de la manana. La division de torpederos march
A babor de la division Kataoka (Croquis 1). Ella recibe
orden de atacar A la escuadra enemiga que estA a la vista
hacia el Sud. La posici6n es much mas favorable para
los submarines. Ellos estan adelantados A los rusos en 4
millas. Esto tambi6n puede ser possible en el future; las
escuadras marcharan a veces a velocidad disminuida. Como
en el caso anterior el torpedero jefe march adelante con
25 millas para establecer el rumbo, etc., del enemigo y
disponer segdn esto los submarines. Tome rumbo Este-
Sudeste, ve a los rusos a las 9.15 6 indica a las 9.25 a
sus submarines la direcci6n de la march y la distribuci6n
de los blancos. Hacia las 11 estan entonces los submari-
nes en la linea de rumbo de la escuadra rusa que marcha-
hacia ellos.
Este es un caso poco comdn en el que puedan acer-
carse los torpederos, pues ellos son superiores al enemigo
en velocidad y el enemigo actua aqui como los rusos lo-
que es improbable en general.


Segunda secci6n de la batalla

COMBATE DE LAS ESCUADRAS DE BUQUES DE LINEA)

Tercer caso-Submarinos del lado de los rusos.-1.50(
p. m. La division de submarines esta A babor del Osliabia.
Velocidad, 8 nudos. Ella recibe orden de ataear A la es-
cuadra enemiga, que viene a la vista de NNE., cuya march
se supone es de 12 nudos, rumbo SO. Distancia (del Os-








LA BATALLA NAVAL 47


iabia) 10 millas mas o menos, (crcquis 3). Los sutmarinosw
toman rumbo Noroeste y estAn A las 2,5 en ]a prolonga-
ci6n de la direcci6n de march de Togo, listos para su-
mergirse. A las 2,5 mas 6 menos, los japoneses convergen
con rumbo Este.
Aun suponiendo quo los submarines hubieran elegido
el rumbo Norte, hubiera sido su distancia del punto de
conversion de los japoneses todavia de 4 millas A las 2,5.
La linea japonesa tenia una longitud de 7.500 metros mas
6 menos. Con una velocidad debajo del agua de 8 nudos,
los submarines. no llevarian ya el ataque sobre el ufltimo
buque.
Cuarto caso-Tentativas de ataques de los submarino.
rusos contra los buques de linea japoneses durante el corn-
bate decisivo.-Desde las 2 hasta las 3,30 p. m. (croquis 4).
La posici6n se hace mjAs favorable para las empresas de
los submarines. Durante las primeras maniobras de los bu-
ques de line, los torpederos hubieran podido todavia re-
cibir 6rdenes. Supongamos que ellos obren ahora segun
iiiciativa propia.
a) UJn solo submarine estA A las 2,15 A estribor del
Kniiz Suwaroff, observa los movimientos de los japoneses
y march al ataque con rumbo Norte, una 6 dos millas
sobre la superficie y despues debajo del agua. Ha necesi-
tado 20 minutes para ponerse al alcance del tiro. En 20
minutes la linea japonesa ha cambiado de situaci6n en 4
millas, linea que march A 12 nudos y tiene una longitud
de 4 millas.
El submarine llegaria demasiado tarde.
(Segfin este cAlculo el submarine tendria que ir toda--
via al ataque sobre el iltimo buque japonds, si el buque
de esta nacion de la cabeza hubiera estado en posici6n
Otransversal con respect al ruso. Sin embargo, como la
division japonesa estaba mas adelante y ademAs era con
seguridad mas corta que 4 millas y marchaba A una velo-
cidad mayor de 12 nudos, un ataque semejante de part









48 REVISTA DE PUBICACIONES NAVALES

-de los submarines no habria tenido ninguna perspective
favorable).
(rqfvii # -
















b) El mismo submarine observa la conversi6n de
la linea japonesa flanqueante haeia estribor. -(Croquis 5).
El mismo' abandon su posiei6n en direeei6n transversal
is ,Wo.MS^ F"
















-NS
\ ifntrfi'DS

svvo*ofl


7



b) El mismo submarine observe. la conversion d







El mismo an ebandona su posicio n en direccin transverse
Crotiuis '



"\/r.. Iow^Ou *. \ .
-- ---^~, '^ '


i^a, ^ ,^ \t


o hus. \ \ ia/.


-del Suwaroffeont rumbo Este. La empresa earece do perspec-
eivas. Sin embargo, solamente si recorre la mitad de su ca-








LA BATALLA NAVAL 4

minor entire ambas lines que hacen fuego sobre la super-
ficie, y solamente contra. los buques japoneses de la cola.
Si 61 es observado y el enemigo quiere escapar al
ataque, tiene que modificar su rumbo. Esto significa
renunciar A la concentraci6n del fuego; el efecto moral
es considerable.
c) 3 de la tarde. La distancia do Qombate varia
entire 4000 y 5000 metros. Ahora empiezan a escaparse
las tentativas de los rusos. Como la batalla se mantiene
en el lugar (por medio de conversiones, etc. (Croquis 6)
entonces se podria pensar en una serie de ataques con
exito de part de los submarines rusos.
En la misma forma se podria estudiar el empleo do
submarines durante la batalla de parte de los japoneses.
Como los rusos. marchaban A pequefia velocidad el 6xito
de los torpederos japoneses habria sido probablemento
mayor.

Seccion tercera, retirada y persecucion

Quinto caso-Submarines rusos tienen la mision de con-
tener d los japoneses per'seguidores.-Hacia las 6 p. m., (Cro-
quis 7). La division de submarines march a estribor del
Nicolai I y recibe orden de contener a las fuerzas de
combat enemigas que vienen del Sud A la vista. El tor-
pedero jefe deja marchar adelante A los submarines con
la escuadra, march rumbo Sud para aclaiar, y hacia las
6.15 da sus 6rdenes. El problema es sencillo. La division
de Togo march hacia adentro de los submarines extendi-
doi. En esa forma se podrian emplear submarines en
tbo3a persecuci6n.

Juicio de conclusion

La ventaja que ofrece el empleo de submarines en
la batalla diurna no se puede discutir. Su participaci6n al








- REVISTA DE PUBMCACIONES NAVALES


principio y durante la batalla debe ser en cierta media.
El peligro de los blancos que puedan hacer con los gran-.
des proyectiles es muy pequeflo si .s tiene en cuenta el
pequerio blanco que presentan los submarines. El hecho-
de que no haya tampoco ningin otro medio para rechazar
el ataque de los torpederos, eleva su efecto moral. A me-

Croajq 7-




Ts'7












nudo s6lo la sospecha de su proximidad puede determinar
al. enemigo A. cambiar su rumbo. PQr esto el studio do,
esta cuesti6n es sumamente important.
Hay que tener en cuenta, sin embargo, que la coope-
raci6n de los submarines con una escuadra no es ahoraw
possible si se tiene en cuenta su reducida velocidad actual,
litmitado radio de acci6n, y mis aun si la batalla tiene lu-
gar lejos de ]a costa propia.
Los medios d~biles (por ejemplo el nfimero limitado
de los torpedos) hacen al empleo r4el submarine en parti-
cular una empr.esa de la casualidad. Esto obliga tener
en vista la reunion de yarios torpederos en grupos tkc-
ticos. Si no se consigue darles los medios de ,oirD em


50,..









LA BATALLA NAVAL 51

estado de sumersi6n, seria el caso de pensar en un empleo
de grupos s6lo si a cada torpedero se le prescribieran
campos de actuaci6n 6 lineas de rumbo para evitar cheques.
En la misma forma seria necesaria una distribuci6n de
blancos. Toda empresa de submarines consistiri entonces
de las siguientes secciones:
a) Averiguaciones de rumbo, march y formaci6n
del enemigo, que deberAn hacerse por el submarine aunque
march solo 6 por el torpedero jefe cuando hay formados
grupos.
b) Marcha acelerada, generalmente sobre el agua,
hasta. la posici6n- favorable para el ataque.
c) Espera del enemigo en estado de sumersi6n.
d) Ataque.
Si se tiene en cuenta el perfeccionamiento de que es,
susceptible todavia el submarino en el future, se podr6
calcula qu6 papel estAn ll&mados A desempeflar en una
batalla naval.
No trataremos aqui di la cuesticn de si el vajpr de
los submarines ha sido juzgado demasiado desfavorable-
mente por el professional Baudry puesto que ha estado 61
mismo durante much tiempo en servicio de suhmarinos, 6
si el citado dficial de marina le da una importanoia dema-
siado grande en su notable estudio. En todo caso no se
puede discutir de que el desarrollo de los submarines en
los aros corridos desde que se han escrito los juicios ante-
riores ha acercado este nuevo medio de combat en todas
las marinas al cuadro future presentado por Laur de un
ataque decisive de parte de ellos en la batalla naval.


























































0







6








EXPEBIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DZ H&RIDOS 53


1Dperiencias doe Rusia sobre el cuidado doe heridos

en las gnerras navales de l acltualldad



(De Marine Rundschau)


Traducido del original ruso por el
medieo Dr. Blnau, del Regimiento '20
de la Guardia de Artilleria de Campo.

Las experiencias medicas de las batallas navales ruso-
japonesas de 1904 a 1905 han hecho salir a luz una series
de trabajos, entire los cuales indudablemente merece una
atenci6n especial el del m6dico de la marina Dr. Angus-
towski, trabajo que ha sido publicado en la revista rusa
El M6dico de Marina (Morskoi Wratsch) en una series
de monografias profesionales.
Como en las experiencias de Rusia en lo referente A
lI important cuesti6n del cuidado de los heridos no solo
se ponen en contact con los puntos de vista medicos, sin6
que contienen muchas cosas que merecen conocegse tam-.
bi6n por parte de las autoridades de mando y otras per-
sonalidades dirigentes porque en parte apoyan los concepts
que se han tenido hasta ahora y en parte debilita 6 limita
algo que todavia no habia sufrido la prueba del fuego, pa-









54 REVISTA DE PUBLICACIONES 'XAVALES

rece convenient su publicacion justamente en qMarine
Rundschau, y tal vez de Lbuenos resultados para otros
circulos.
Con la distribuci6n que ha elegido Augustowski, puede
obtenerse un cuadro de las experiencias de Rusia;


CAPITULO I

Lugares para curar los heridos

A.-Eleccion y cantidad de estos lugares

El punto cPerewjasotschnij, 6 cpunto de uni6n co-
mo se le llama en el ej6rcito 6 en la marina rusa, sera lla-
mado en lo siguiente brevemente con el nombre de rlugar
de heridos,.
Los puestos de heridos de adelante y los Kpuntos
de uni6n principalesi corresponde nuestros puestos de
heridos para tropas (en el ej6rcito) y nuestros puestos
principles de heridos. La marina no cuenta con ellos. En
la guerra naval hay que renunciar i las ventajas que exis-
ten en la guerra terrestre, es decir, la continuaci6n del pro-
porcionamiento de auxilios por medio de formaciones de
retrocesog, la evacuaci6n hacia centros determinados y el
dep6sito en grandes lazaretos, cuya posici6n puede cam-
biarse con respect al campo de batalla: i todo esto hay
quo renunciar.
Las circustancias estan limitadas y permanecen en
el marco del lazareto de los buques, y esto no ofrece con-
diciones de trabajo aproximadamente favorables. Las he-
ridas son en un gran porcentaje de naturaleza grave, el
numero de m6dicos, el personal y el material son limitados'
el espacio es pequefo, la evacuaci6n es sumamente dificul-
tosa. Por otra parte las circustancias en caso de un curso
favorable del combat, permiten intervenciones inmediatas,








EXPERIENCIAS DE RUSTA SOBRE EL OCUIDADO DE :HERIDOS 65

-como por ejemplo: ]aparatomias, que en tierra son posi-
* bles cuando las formaciones sanitarias estkn A retaguardia.
Ademas 4 bordo se puede y se debe estar en condiciones
-de prefer todo y hacer un plan fijo lo que no es siempre
possible en la guerra terrestre.
Ya algunos dias antes de la batalla todo esta i. bordo
en continue tension nerviosa y en cualquier moment se
puede esperar una explosion de minas, un ataque de tor-
pederos i otra cosa. Entonces produce efecto tranquiliza-
*dor el convencimiento de que cada persona puede contar
en cualquier momento con ayuda y cuidados, contribuyendo
es verdad, k veces indirectamente, al 6xito de una batalla.
En los antiguos buques de guerra que no tenian to-
davia miquinas 4 vapor :el puesto para los heridos era el
-del medio, en la parte mis ancha y profunda del buique. Los
buques actuales exigen otros lugares 6 imprescindiblemente
dos lugares para heridos, pues 4 menudo es impossible trans-
portar a un hombre de la proa. a la popa.
La cuesti6n de si estos puestos deben star sobre 6
ldebajo de la linea de flotaci6n, ha sido tratada de diversas
maneras. En la guerra chino-japonesa do 1894-95 el lugar
para los heridos esttivo en los buques japoneses solamente
cinco veces debajo de la linea de flotaci6n, 11 en la camara
de los oficiales, 19 en el entrepuente y 3 en la cubierta
superior. Un solo buque tuvo tres lugares de herid'os,
14 tuvieron dos y 12 uno. Las condiciones internal do
trabajo estaban en malas condiciones debido en part .
la oscuridad y las dificultades del access. (Suzaki). Pero
amn estando el lugar de los heridos sobre la linea de flo-
taci6n, los resultados Iueron en parte desfavorables, pues
-so produjeron pdrdidas en m6dicos y personal, como tam-
bi6n grandes dafios materials (en el Idsumo, Hi Yei, etc.)
Por esta raz6n se llegari por si mismo 4 cambiar el
lugar de los heridos. Las instalaciones de dos lugares tierie
la ventaja que en caso de ser uno 'destruido, sirve el ofro
como repuesto. Pero en cada caso tiene el lugar que sea








0t3 REVISTA DE PUBLICACIOMES NAVALES

determinado cuidadosamente de antemano para la instala-'
ci6on. La guerra hispano-americana de 1898 demostr6 la
importancia de la elecci6n. En los buques espafloles los
heridos se defendian contra el transport haeia los lugares
de heridos, por miedo de ahogarse en caso de un accident
En el Infanta Maria leresa estall6 una revuelta entire los
heridos, los que exigian ser llevados arriba. En el crucero
Quevedo los heridos se asfixiaban con el humo.
Las experiencias en el Yali (17 de Setiembre de 1894)
y en Santiago (3 de Julio de 1898) habian incitado a los
m6dicos de la marina rusa, en el deseo de tener lugares mas
seguros para los heridos. En .el afio 1897 informaba en
este sentido Bensenger y en su studio para el plan para
guarnecer los buques se hicieron pedidos en Diciembre de
1897 A'fin de que se establecieran lugares de heridos blin-
dados. y situados c6modamente. En Rusia se consider prac-
ticamente esta cuesti6n, recien, cuando se construyeron los
buques Peresviet y Osliabia en los que se construyeron
locales apropiados debajo de la line de flotaci6n.
Para el studio ulterior de la cuesti6n, sobre los re-
quisitos que debia llenar un lugar de heridos A bordo, la
administraci6n sanitaria de marina nombr6 una comisi6n
bajo las 6rdenes del cirujano Murinoff, que lleg6 A los si-
guientes resultados: 10. UTn local protegido, c6modo y no
demasiado caliente; 20. Superficie minima (13.5 m2) con
)a altura comdn del entrepuente; 3. Un local suficiente
para los enfermos que deben despacharse antes 6 inmedia-
tamente despu6s de haberse hecho los vendajes; 4. Una
fuerte ventilaci6n artificial; 5. Luz en abundancia y dos
lamparas en la mesa de operaciones; 6. Cafferias de agua
fria y calienrte; 7. Dotaci6n de material de operaciones y
de vendajes, tel6fono, etc.
Una explosion que tuvo lugar en el Giliak el dia 4
de Julio de 1900 cerca de los fuertes de Taku, ensefi6 cuan
poco fueron observados estos requisitos y en la cual des-
pu6s de incendiarse una caja de proyectiles, se install un









EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 57

lugar de asistencia de heridos en el comedor de los oficialesr
apesar de que debajo del mismo se encontraba una caja-
de proyectiles de un tamafo double a la que habia volado-
y a dos pass del mismo el dep6sito de minas lleno de-
piroxilina. La elecci6n de este lugar de asistencia de heridos
habia sido determinada por la "posici6n de las cimaras de
los oficiales" y por otras circunstancias.
En Francia las experiencias de la guerra chino-japonesa
tuvieron por consecuencia que se construyeran lugares de
asistencia de heridos en el entrepnente blindado de los
buques Alger 6 Isly destinados al Extremo Oriente.
El m6dico en jefe de la marina inglesa Kirker y el
de Francia Leo, sostienen que los lugares de asistencia de
heridos deben estar debajo de la linea de flotaci6n,
Segfin Augustowski, Runkwitz por parte de los ale-
manes en el XIII Congreso Internacional de Paris, hizo.
proposiciones que han correspondido mias 6 menos a los
puntos de vista de Murinoff.
Los almirantes Sir Bowden Smith de Inglaterra y
Makaroff de Rusia, sostuvieron igualmente la conveniencia
de lugares cubiertos para asistencia de heridos, pero en
todas parties se tropez6 con el inconvenient de la falta de
espacio.
Recien en los buques de guerra rusos mas modernos,
entire ellos el Cesarevitch construido en Tol6ti; se constru-
yeron buenos y tiles lazaretos de operaciores dotados de
todo lo necesario.
En la misma guerra ruso-japonesa las circunstancias
fueron deficientes. A pesar de que la necesidad de los
puntos citados precedentemente salta a la vista, el medico
de escuadra Gubareff de la escuadra del Pafcifico tuvo que
informar muy desfavorablemente sobre los puestos de asis-
tencia de heridos de la escuadra de Port Arthur, en parte
por la minala posici6n y en parte por la imposibilidad de
utilizaci6n, debido a la falta de espacio, ventilaci6n defi-
ciente y ademAs por las dificultades del transport. En








S REVISTA DE PUBLICACIONES 'NAVALES : :


forma parecida estaban las-distribuciones bajo el almirante
Rojestwenski en la 2a. escuadra. A la salida de Kronstadt,
habia entire 19 buques, solamente dos dotados con puestos
de asistencia de heridos preparados.
Los informes sobre los combates navales de Chemulpo
y frente a Port Arthur, resumidos por los m6dicos navales,
dicen lo siguiente:
M6dico naval del Wariag:'El lazareto situado debajo
de la cubierta de combat y debajo de la linea de flotaci6n,
-con dotaci6n de la fibrima americana de Krampe, result
inadecuado para su empleo, por las siguientes razones: in-
-c6modo para llegar 61, estrecho, sin agua caliente, mal
ventilado, sin lugar para los heridos ya atendidos, sin
desagies 6 insuficientemente alumbrado. Hubo que instalar
-cuatro lugares de asistenrrcia de heridos en la cubierta de
bacteria los que estaban permanentemente bajo el fuego,
-de manera que alrededor del lazareto pegaban las balas.
El crucero Bayan tenia dos lugares de asistencia de
heridos, a proa en el local de baflos y 6 popa en la camara
de oficiales; el buque de linea Sebastopol tenia solo uno
-en el local de ba-os, el que estaba protegido por todos
lados, pero tenia que sufrir las altas temperatures debido
6 la falta de ventilaci6n. En el Pallada estaba sin protecci6n
-el lugar de asistencia de heridos. El local de bafios em-
pleado en su lugar, carecia de todas las condiciones nece-
-sarias. Un segundo lugar de asistencia de heridos fOu
instalado en la habitaci6n de reserve del comandante -En
-el Bogatyr estaba el local de operaciones debajo de la line
*de flotaci6n, habiendo ademas pasageramente dos lugares
de asistencia de heridos en la cubierta. En el Boyarino fu6
utilizado el lazareto del buque (sin protecci6n) como lugar
-de asistencia de heridos. En el Retwisan estaban inundados
de agua el lugar de asistencia de heridos y el lazareto
.despu6s d3 la explosion del dia 26 27 de Enero de 1904.
Posteriormente no solo fueron completados por medio de
n segundo lugar de asistencia de heridos, sino que en 'la








EXPERIENCES DE RUSIA SOBRE EL CUIDADD DE HERIDOS 59

reparacion del buque, fueron protegidos con gruesas plan-
clias blindadas en los lados y arriba. El 28 de Julio el
Retwisan volvi6 A tomar parte en el combat, siendo enton-
ces la coraza deteriorada varias voces. En el Poltawia el
nugar de asistencia de heridos estaba en el local de baftos'
con una temperature de 55 grades, piso de baldozas ca-
lentado insoportablemente y un acceso tan inc6modo que
las camillas apenas podian entrar. Ea el combat del 28
Ade Julio no se pudo utilizar debido al calor y fu6 trasla-
-dado al entrepuente. En el Gremmiastchi estaba el lugar
-de asistencia de heridos en la caimara del comandante sin
protecci6n; pudiendo un solo proyectil matar a todo el
personal. En el Amur se utilize la cAmara de oficiales. Sobre
-el Askold informa el m6dico del buque que el inico lugar
medianamente protegido y donde nadie iba, era el estrecho
y oicuro local de los torpedos situado debajo del agua. La
temperature era de 50 a 60 0.
Solamente el Oesarevitch tenia un lugar de asistencia
-de hlieridos, especialmente dispuesto a popa en el entre-
puente, bajo protecci6n blindada con un local accesorio
para 50 hombres. Como desventaja se cita que el local
situado junto A la despensa no se cerraba herm6ticamente
y que el aire entraba por la cubierta de bacteria. La ven-
tilaci6n aspirant era abundante. En el combat el lugar
de asistencia de heridos actuaba en forma tranquilizadora.
La gente respiraba y muchos volvian a su puesto. En el
Pobieda el lugar de asistencia estaba protegido por medio
de corazas laterales y transversales, siendo considerado por
el m6dico del buque como suficientemente grande y bien
dotado. En el Peresviet es cierto que estaba bien protegido
pero en la practice dfficilmente se podia aprovechar, de
manera que en su lugar se dispusieron otros dos lugares
.de asistencia, espacios reducidos por aparatos de miDas, con
entradas inc6modas, muy alejados en la cubierta de popa&,
demasiado calientes y mal ventilad.os; sin ningfin local
-accesorio donde fuera possible ver los access, de ma-








60 REVISTA. DE PUBIICACIONES NAVALES

nera que habia que estar llamando continuamente a los-
medicos.
Las experiencias de las batallas del 14/15 de mayo y-
1.0 de agosto son las siguientes:
El Rurik install su lugar de asistencia de heridos
en el local de bafios blindado. La temperature era alli
de 50 0; vapores y gases de proyectiles que hacian
explosion llenaban el espacio. El fue trasladado A la cama-
ra de oficiales la que fud fuertemente deteriorado por pro-
yectiles. En el Rossia el lugar de asistencia de heridos
estaba detras del blindaje de las carboneras en el local de
banos, era demasiado caliente, sin ventilaci6n, sin protec-
ci6n por arriba y sin entrada accesoria. Se instalaron lu-
gares de asistencia complementarios hacia proa y hacia popa
en la cubierta de bacteria, en las habitaciones del Coman-
dante y de los oficiales de mar. En el Gromoboi el lugar
de asistencia de heridos estaba igualmente en el local de
bafios, hacia el centro, lo que es muy alabado por el me-
dico del buque. Desventajas: sin protecci6n de arriba; pe-
riferia demasiado pequeffa de manera que los pasillos fue-
ron utilizados para hacer los vendajes; exceso de calor, sin
ventilaci6n; falta de cafierias de agua dulce; situaci6n sobre
la cocina. Se pidi6 y llev6 a cabo la instalaci6n de un lugar
auxiliar de asistencia de heridos.
El Oleg obtuvo ya al ser construido un lugar de
asistencia de heridos en la part anterior del buque debajo
de la cubierta blindada. Desventajas: debajo de ella estaba
el dep6sito de los proyeotiles de 15.2 cm.; espacio sola-
mente para cuatro 6 cinco heridos; acceso unico por una
escotilla que apenas dejaba pasar A un hombre. Ventajas:
buena iluminaci6n eldotrica y ventilaci6n abundante; piso de
baldozas con desagries. Un segundo lugar de asistencia de
heridos fue instalado a popa en la camara de oficiales. Du-
rante el combat una astilla rompi6 el blindaje lateral y
despuds el local fue trasladado casi debajo del agua dandole
ventilaci6n por medio de un tubo en cuya operaci6n se ech6 A.








EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 61

perder gran cantidad de material de vendajes. Los heridos
en el lazareto del buque y en el nlugar auxiliar de asisten-
cia de heridos sufrieron much por los proyectiles, siendo
dos muertos.
El Almnaz tenia dos lugares de asistencia de heridos
el Irtysch no tenia locales preparados y el medico del
buque install un lugar de asistencia de heridos en el cen-
tro del buque en el entrepuente. Desventaja: la instalaci6n
sin protecci6n y sobre un local de dep6sito de 12 toneladas
de piroxilina.
En el Aurora el lugar previsto sufri6 la alta tempe-
ratura y una ventilaci6n desproporcional con gran aspira-
-.ci6n y pequefa propulsion, como tambien el ruido que
producian las maquinas trabajando permanentemente. Se
buscaron otros dos lugares en la cubierta de baterias los
que estaban sin protecci6n y que fueron cubiertas con re-
des, hamacas paraguayas, etc. Uno de ellos recibi6 nu-
merosas astillas de proyectiles que produjeron lesions en-
tre el personal de sanidad.
En el Dmitri Donskoi habian dos lugares que aunque
no tenian protecci6n, eran sin embargo espaciosos, bien
iluminados y ficilmente accesibles. El Orel, el Alexander
II, el K. Suvaroff y el Borodino tenian lugares de asistencia
de heridos especialmente construidos, los que estaban bien
iluminados, aislados de las maquinas y provistos de cabi-
nas auxiliares. Desventajas: Alta temperature hasta de 58
C despu6s de la instalaci6n de todos los mecanismos de
ventilaci6n hasta de 47 C;0: acceso solamente por una
escalera estrecha. Los medicos de estos baques insta-
laron durante la batalla el lugar de asistencia de los
heridos alrededor de la imagen del santo, pues 6sta estaba
en el medio del buque y todos los access estaban prote-
gidos por medio de guindalezas de acero.
El Jemftchug tenia dos lugares de asistencia de he-
ridos, uno en la cAmara de oficiales y otro en el entre-
puente. Como el primero estaba lleno de carbon, install








62 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES.

el m6dico del buque un lugar de asistencia en la cAmara.
del Comandante que estaba sin protecci6n; faltaba ilumi-
naci6n y ventilaci6n. En el Vladimir MAlonomnack se insta-
laron tres lugares de asistencia de heridos, uno en el
pafiol del Contramaestre debajo del entrepuente, otro en
el cuarto de bafio y el tercero en la camara del Coman-
dante. El acceso tenia lugar por anchas escaleras, pero lai
protecci6n blindada era incomplete. El A. Seniavin tenia
dos lugares de asistencia de heridos, uno A proa detras de
la carbonera y otro debajo de la torre blindada de popa.
En el A. Uschakoff se instalaron dos lugares de
asistencia volantes, uno en el pasaje de oficiales debajo-
de la torre blindada de popa y el otro en el cuarto de
bafo de proa. Este recibi6 durante el combat dos tiros
en la linea de flotaci6n, yendo el personal con todo el
material hacia el lugar de asistencia de popa. La sala de
operaciones prevista no pudo ser utilizada: 1. porque por
las escotillas entraban balas y astillas; 2. las lamparas el6ec-
tricas inm6viles se reventaban al dispararse las piezas de-
25,4 cm. y 3." porque de los tres mamparos uno solo era
de metal, siendo los demas de madera, constituyendo por-
consiguiente un peligro de incendio.
El Sissoi Weliki tenia el principal lugar de asistencia
de heridos en el cuarto de los bafios y un lugar auxiliary
para los heridos leaves en la parte blindada del entrepuente.
Durante el combat llegaron proyectiles a las casamatas.
situadas debajo del lugar de asistencia principal, en cuya
operaci6n entraron gases en el cuarto de baflo que enve-
nenaban a ambos m6dicos y al personal. El buque que6d&
sin ningiin auxilio. El Osliabia teniaun local de asistencia
de heridos construido especialmente con protecci6n blin-
dada. A pesar de estar dotado magnificamente, apenas fu-
utilizado como sala de operaciones. Estaba situado al lado
de la miquina en la cubierta de camarotes. La tempera-
tura durante la batalla era muy superior a 250.0. Como-
alli estaba amontonada una cantidad de materials, que-








EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 63

daba tan poco lugar para los heridos que no se podian
dar vuelta. El segundo lugar de asistencia de heridos esA
taba instalado en el local de bafios, en el que se habia colo-
cado rApidamente un ventilador el6ctrico. El primer lugar
de asistencia de heridos fu6 abandonado desde el principio
del combat y llevado al entrepuente.
En el A. Apraxine fu6 instalado un local de ope-
raciones en el paffol del timonel, pero no se pudo uti-
lizar, de manera que se estaba obligado a hacker los ven-
dajes, sea sobre mesas detras de la protecci6n blindada
del entrepuente 6 debajo de la torre blindada que es-
taba frente a la banda del combat. En el Svietlana se
habia instalado un lugar especial para asistencia de heri-
dos y dos lugares para los primeros auxilios. Para el caso
de que desmerecieran su valor durante el combat, se ha-
bian previsto ademAs dos lugares complementarios. La des-
ventaja general de estos lugares era la falta de protecci6n,
pues el buque no estaba blindado.
Un resume de los buques rusos que participaron en.
la guerra ruso-japonesa, inclusive los que se hundieron.en
Tsushima, da por resultado que:
Cuatro buques tenian lugares blindados de asisten-
cia de heridos debajo de la linea de flotaci6n;
Tres buques tenian lugares de asistencia de heri-
dos sin blindaje debajo de la linea de flotaci6n;.
Once buques sobre la linea de flotac. en el local de bafos-
Siete la cAmara de oficiales
Cinco D la cubier. superior
Quince el entrepuente;
Un buque tenia cuatro lugares de asistencia de heridos;:
Seis buques tenian cIU tres o
Once dos '
Trece ) un lugar )

Solamente los buques de linea Cesarevitch, Retwisan;
Pobieda, Orel y tres buques del mismo tipo que se hundie--








REVISTA DE PUBLICACIONES NAkVALES


ron en Tsushima, tenian lugares de asistencia de heridos,
con protecci6n blindada debajo de la linea de flotaci6n de
una naturaleza tal, que los medicos podian trabajar sin nin-
gun peligro para ellos ni para los heridos que atendian. So-
lamente los lugares de asistencia de heridos en el Cesare'dtch
no tenian inconvenientes. Augustowski parece que llega a
la conclusion de que las circunstancias no eran mejores
entire los japoneses a raiz de un informed del Inspector
M6dico de la Flota japonesa en el que comunica en forma.
resumida temperaturess superiores de 60 a 60 0). Tambi6n
existen quejas sobre otros detalles (destrucci6n de la bo-
tica en el buque almirante Mikasa y deterioro de los
lugares de asistencia.)
A raiz de todas estas circunstancias se presentan
entonces los siguientes requisitos para los lugares de asis-
tencia de heridos en los buques:
1.0-El lugar debera estar aislado de los demas lo-
cales del buque y no ser accessible para personas exftrafias;
en el mismo no se deberAn eucontrar mAquinas 6 meca-
nismos para otras ramas del funcionamiento del buque.
La instalaci6n debera ser mantenida en forma tal, que el
local pueda ser, puesto rapidamente en estado de esterili-
-zaci6n.
2.0-El lugar de asistencia de heridos deberA estar
en un lugar protegido, blindado tanto por la parte supe-
rior como por la lateral, habiendo ensefiado con este
motivo ]a edxperiencia de la guerra que las carboneras lie-
nas pueden proporcionar una buena protecci6n.
3.0-El lugar debera ser accesible por todos los lados,
tanto por la cubierta superior como la inferior por los
locales' de. maquinas y de calderas. Las escalas deberan
zser anchas y poseer plataformas en las que se pueda dar
vuelta con la camilla; para el transport de enfermos graves
4debe existir una maquina elevadora que debera estar pro-
tegida convenientemente contra peligros de explosion, de-
..biendo poder ser matiejada con facilidad por un hombre.




-. 1 "










EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 65

40.-A1 lugar de asistencia de heridos deberan con-
ducir dos puertas, una para la entrada y otra para ]a sa-
lida de los heridos; esto evita las confusiones y la p6rdida
de tiempo.
5.-El puesto de asistencia debera ser espacioso en
forma tal que en 61 tengan lugar el m6dico, el ayudante y
el herido. La capacidad del local no debera ser inferior a
283 centimetros cibicos, inclusive la dotaci6n.
6. -La iluminaci6n tiene que ser la mejor possible,
el6ctrica, debiendo haber como iluminaci6n de reserve;
velas y faroles. Como toda la instalaci6n general del buque
podria ser destruida, debera existir en el lugar de asisten-
cia de heridos una estaci6n transformadora para que la
iluminaci6n pueda ser conectada a una instalaci6n de re-
serva.
7.-La ventilaci6n del local debera ester especial y
exactamente' amoldada A las necesidades de los heridos y
del personal de sanidad, debiendo ademas estar aislada, en
lo possible, de la instalaci6n general. Las aberturas aspira-
doras deberAn estar construidas de tal manera que no
puedan entrar gases venenosos ni humo; con este fin de-
beran ser levantadas a una altura suficiente en el mastil
mas pr6ximo; una de las aberturas debera estar debajo del
tech del local y la otra en el piso.
8.-El piso del lugar de asistencia de heridos debera
ser facilmente lavable y tener buen desagiie, conducir mal
el calor y no dejar pasar liquidos (sangre, agua, etc).
90.-La entrada del agwa debera ser en abundancia,
ademas de las cafierias de agua caliente y fria, debera
existir un dep6sito de reserve con agua fresca para el caso
de que no respond la calieria del buque.
10.-Al lado del lugar de asistencia principal se
requerira ademas un lugar auxiliar el que debera ser es-
pacioso, protegido, facilmente accessible, bien ventilado y
alurLbrado, limpio, provisto suficientemente de agua caliente
y fria y bien provisto para prestar servicios auxiliares.








bt) REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Este local debera estar en la part opuesta del buque.
El esta destinado a amenguar lh carga del lugar de asis-
tencia principal y por otra parte en el caso ,de que este
fuera destruido, debera hacer possible la continuaci6n del
trabaj.o.
1.o.-En las proximidades debera hab.er un local.de
alojamiento suficientemente grande, en el que los heridos
deberin esperar la asistencia, pudiendo permanecer alli
despu6s hasta la terminaci6n-del combat.
Formatzuri' reconoce la dificultad para llenar estos
requisites en tiempo de paz y por eso propone: construir
un local semejante al construirse el, buque, proveerlo de
todo, confiar la dotaci6n en tempo de paz al dep6sito de
sanidad 6 a la camara del buque, emplear el local en otra
parte, desinfectar al empezar las operaciones de guerra y
dotarlo de todo lo necesario. ,
Uno de los comandantes d9 la ultima guerra propone
lo siguiente: Determinar pegiin lo que suceda en tiempo
de paz paracada buque, segin' el tipo, el numero de
los puestos de asistencia de heridos, haciendo sus explica-
ciones los mk4icos y el official de artilleria bajo la direc-
cion de aqiel comandante que se. encargue en, la guerra.
de la direcci6n del buque. Los resultados deberAn ser re-
gistrados para todos los buq'ues 'e indicar las cifras. nece-
sarias para el,caso de guerra, .
Ambas proposicones Iperecen un en sayo. .

B.-La dotacion del lugar de asistencia de. ,heridos (local de
operaciones) ..

En este capitulo se.'emplearan a menudo en el mism.o
sentido los t6rminos de lazareto .e combat, lugar de ope-
ciones de combat y puesto de asistencia de heridos.
El local de operaciones de combat en el Cesarevitch
estaba excelentemente dpotado, entire otras cosas con una
mesa de operaciones de hierro, un soporte .ue dos pisos,










EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 67

un armario de instruments, botellas para soluciones, este-
rilizador de niquel sistema Doyen y cubetas de niquel.
Un gran esterilizador de Lequeux, Paris, trabajaba con
vapor, los cilindros interiores de 55 centimetros de altura,
diimetro 40 centimetres, utilizables para la esterilizaci6n
de capas y ropas, iluminaci6n por medio de lAmpara
Nerist de 150 bujias, lavatorio con agua caliente y fria.
Para la desinfecci6n final de las manos dos cubetas en la
mesa de operaciones
Para los otros buques que no estaban dotados en esa
forma, losa m6dicos de, los buques destinaron la dotaci6n
que mas 6 menos fuera lo mas complete. Se mantuvieron
en existencia las drogas siguientes: morfina, cocaine, ben-
cina, .alcanfor, tintura de valeriana, alcohol, yodoformo;
adembs habia en existencia algod6n, muselina, vendas, etc.
Las cantidades eran suficiente como se hace notar
por Casi todos los m6dicos. Se pondera especialmente ]a
distribuci6n en el Wariag en el que habia colocados cuatro
cajones de 1: 0,5 metros con: subdivisions para toda clase
de vendajes, tiras de cart6n :bien cortadas y medios de
anestesia local en 'distintos' puntos, en el Aurora habian
ocho iustalaciones -semejantes. Se; rechbza el sistema ; de
acumtnular materials, en un 'solo punto, 'debiendo'los cajones
ser fcioilete'. transportables.
C&ai todos" los buquis tenian esteriliiadores para ]a'
salida del vapor. So, di6 gian impbrtancia'-i la' provision d&"-
agua'en el local de op6raciones;'en' el Ore? i'se -colocaton'"- -.
en dicho'local 'cinco grande recipients de -'igaa fresca
antes 'del combat. Ali donde el lugar de' asisten'cia de
heridos estaba en el local :d -'baflos, las circunstanicias eran.
todavia tmejores. En el "Peresviet se llenaron desde el '"prin-
cipio ambas'bi.faderas. '' '' '
Los lugares de asistencia, Kvolantesz fueron dotadcos'
con ;botiquines "que tenian'vehdajes listos.
De las veritilaci0nes s61o' se podia tener en cu6nta la. "
artificial, generalmente electrica,'pues todas las escotillas y









MS REVISTA DE PUBIICACIONES NAVALES

tabiques fueron cerrados. Dicha ventilaci6n era general-
mente demasiado d6bil, la temperature era demasiado alta,
de 34 A 36 C. Augustowski reproduce en este Ingar los
requisitos presentados por Formatzuri para la dotaci6n de
la sala de operaciones.


CAPITULO II

A.-La organization del transporte y de los primeros auxilios
Medidas protectoras para la tripulaci6n

Los m6dicos en el combat no solo disponen de per-
sonal sanitario y de camilleros, sino tambi6n de la gene
del comando preparad4, de las tripulaciones sin ocupaci6n,
como ser muchachos; escribien.tes, cocineros-y ayudantes
sefaleros, lo que conjuntamente. con, lo.s cirujanos forman
la secci6n de. sanidad del.buque. .
Para el servicio, del transporta.de enfermp.: se. des-
tinan el 4 por oiento,. el qque. ot, i s truilo.e enlrsaspotoe.
durante el combate de artilleria.. illos, apredena.aplicear
vendas y llev.an una, carte6ri C .Qv;,-enaes ... 4
Poro el nInmero es considorado .:pr. ticamente como
insuficiente en parte. Ya en el azio 1898 pidi6 el. Inspector
M6dico do la iota Kudrin, que aun ;en tiempo de paz
deberia.existir un coman.do anxiliar permanent, en Ia
misma forma que habia. un trozo. paa a.pagar incendios,.'
un trozo, para colisihn, etc.:- En.cosecuencia fu6 inatruido
en la flota rusa,. A poarte del personal encargato, deltrans-.
porte de enfermos, un comando para primer auxilios y,
para transpoies y en cada pieza se coloC6 una bqlsa do
vendas, instruy 6ndose ademas correspondientemente al per-
sonal en la torres do. caiones. ,,
En la flota del Mar Xegro h1ace mucho tiempo quo
so sigue el procedimiento Kudrin. Dutrranto la guerra en
el Extreme Oriente las. escuadras de Rojes.twenski durante








EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBI1E EL CUIDADO DE HERIDOS 69

. los ejercicios de artilleria, hacian ejercitar continuamente
al personal encargado del transport de enfermos en las
escalas, puentes y torres.
El individuo instruido se llama gcamillero y debe
mantener en orden dos camillas, sacandose generalmente
al segundo individno de las tripulaciones auxiliares.
La distribution de las camillas en el Peresviet era la
siguiente: 10 en la cubierta de bateria superior, 10 en la
inferior, 2 en el zollado y 2 en los lugares de asistencia de
heridos. En el Irtysch se distribuyeron los 12 camilleros
en la siguiente forma: 4 "n la cubierta superior, 2 a babor,
2 en el puente, 2 en la cubierta ds popa y 2 en ]a es-
cotilla en el lugar de asistencia de heridos.
En el Gromoboi habian 8 puestos para la colocaci6n
de camillas y 12 camillerosv. El transport a mano que
es estudiado A fondo en la instrucci6n, se puso de ma-
nifiesto en buenas condiciones especialmente en el T ladimnir
Monomack, en el que trabajaban 20 ecamilleros. En el
Wariag los 8 camilleros> con cuatro camillas estaban dis-
tribuidos de tal manera en la cubierta superior, que se
encontraban de dos en dos en la caimara de oficiales, eh
los lugares de asistencia de heridos de proa y en la cu-
bierta blindada.
La ayuda propia y la ayuda mfitua es ejercitada en
la marina rasa ya desde el afio 1898 y adquiri6 gran
incremento en la illtima guerra. Las indicaciones al res-
pecto habian sido dadas especialmhnente en el Aurora y
Orel; en el Svietlana se forma casi todo el personal de pri-
mera de auxilios. En el destacamento de minas delante
de Port Arthur cada marinero estaba instruido.
Para tener listo el material de vendajes se habian
distribuidos en diversos puntos carteras de lona con vendas,
trapos y pelazos de muselina esterilizados, como tambi6n
vendas elasticas; ademAs paquetes con soda, aceite de Pro-
venza y vaselina boricada. En algunos puntos se ponian
instrucciones impresas. En el Orel fueron distribuidos 1600







70 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

paquetes de vendas en 30 cajas y colocados en diversos
lugares. Dnrante el viaje de dos meses -tuvieron lugar ins-
trucciones m6dicas. En el Almaz .se encontraron en cada
pieza carteras con 6 vendajes y ,un cafso de goma.:
Otra de las ob!gaciones era el cuidado de los enfer-
mos por quemaduras. En el local de calderas y de maqui-
nas. se colocaban antes desalir, baldes con soluci6n de soda;
en el Wladimir Monomack se encontraban en las carteras
de venda", tijeras para ropa, vendas Tourniket para detener
la mangre. Tambi6n se, encontraban tres aparatos de infu-
si6n A bordo. Diversos buques llevaban caflos de goma de
un dedo de espesor y los,. distribuian al personal de sanidad
(Aurora) 6 con los paquetes de vendas (Gromoboi)
Asi todos los diaq se hacia ensayo, de alarma y se
examinaba. el estado de preparaoi6n de la secci6n de sa-
nidad, presentandose diversos temas. Ejemplo para la dis-
tribuci6n: 1.)---10 hombres limpiaban los lugares de asisten-
cia de heridos y los libraban de .toda clase de materials
que pudieran ser molestos 6 producer astillas; 2-.)-Un hom-
bre hacia el servicio de alumbrado y sus cuerpos de reserve;
30.)-2 hombres lRenaban de. agua todos los recipientss.
4.)-2 hombres (de sanidad) colocaban la mesa de opera-
ciones junto con los accesorios; 5.)-2 hombres eran em-
pleados para el transport. de las cajas de vendas, de la
ropa, de las vendas, etc.; 6.)-Los ayudantes de sanidad
eran empleados para sacar hacia afuera el material qui-
rfirgico; 7.)-Los camilleros eran empleados para la re-
cepci6n de los enfermos y el personal auxiliar en las cajas
de lata y demAs puestos especiales.
Esta forma de trabajo di6 buen resultado posterior-
mente en el combat de Tsushima; del .Bayan se cita con
elogio que debido A una alarma nocturna como consecuencia
de un supuesto ataque el 20 de Enero, estaban listos los
lugares de asistencia de heridos en 35 minutes y el dia
26 en el ataque de minas de los japoneses, en 12 minutes.
Del Almirante Uschakoff se ha hablado hasta d& 2 a 3







EXPERIENCIAS DE RUSIA ROBRE EL CUIDADO DE HEIDOS 71

'iinutos. En el Dmitri Donsikoi el lugar de asistencia de
heridos podia recibir a estos despuds de cinco minutes,
Pareee que en el Jemtchug su instalacion dur6 menos de
cinco minutes.
Ya desde las guerras navales de los anros 1894/95 y
1898 se' sabia que hay que egperar: un gran mimero de
lesions por las astillas y las piei"s desprendidas por las
explosions, por las cubiertai'do iiadera y de metal, etc.
Por estas razones'antes -del' encuenitro'coi' el enemigo no
solo se sacaba de 6a bordo todo el material supdrfluo, sin6
que se tomaban medidas de protecci6n por media de paredes
de cabos y .coys que antes del combat habian sido hu-
medecidos. En algunos pantos tambidn se empleaban sacos
de area con este fin. El buen resultatado se puso espe-
dialmente de manifiesto en el Rossia.
De estas experiencias y de las japonesas que se han
tornado como punto de comparaci6n, so justifica la frase
de que toda la tripulaci6n del. buque debe ser' instruida en
lo I referente d los primeros auaxilios. Conclusion a la que han
Ilegado tambi6n las escuadras extranjeras despuds de la
guerra de 1904/05. Augustowski cita al respect: Escuadra
alemana: Decreto del 4 de Marzo; Estados Unid6d: Intro-
ducci6n A los ejercicios navales y de artilleria art. 17 inc. 5;
Disposiciones del Almirantazgo Ingles, Decreto del 24 de
Mayo de 1905. 'En las marinas francesa 6 italiana parece
que existen disposiciones semejantes.

B.-Sistemas del transport de heridos a bordo

Se puede citar el siguiente material para el trausporte
de heridos que no puedan caminar, el que es empleado en
las diversas marinas:
1.-Maiquina elevadora para bajar desde el mastil a
]a cubierta de combat y desde ahi al lazareto del buque.
2.-Camillas de miller. 3.-Camillas combinadas de metal
y caiia de bambi. 4. Auffretgouttieres. 5. Cama







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Gorgas y de Lloyd, hamaca de Mages. 6.--Sill6n paten-
tado de Mowll. 7.0-Hamaca de Macdonald. 8.%-Cuna de
Kirker. 9.--Hamaca segdn el sistema Guezenec y Gu6s.
10.0-Sill6n de Miller. Thibaudier en forma de S,
En la guerra ruso-japonesa los mddicos navales pro-
paraban muchas veces camillas de lona hecha de coys
de mariners en. los cuales bastaba solo coser dos co-
rreas para pasar las varillas de bambii. De estas camillas
tenia el Vladimir Monomack, 20; eL Gromoboi, 24; el Rossia,
20; el Rurik, 30, el Jdmtchug, 5; el Peresviet, 24; el
Almoz, 12; el Pallada, 8; el Bogarin, 2; el -Retwisan, mis
de 20; el Irtysch, 6; el Oleg, 13; el Orel, 50, etc.-En el
Wariag se habia instalado una hamaca para bajar los ha-
ridos a la cubierta blindada; desde la cofa de trinquete so
hacia el transport mane y finalmente desde el palo mayor
pbr medio de cabos puestos debajo de los hombros dejando
deslizar directamente a los heridos hasta la cubierta por
medio de. palanquines. El Almirante General Apraxine dis-
ponia con este objeto do sacos especiales provistos de
cabos.
El Rurik -utilizaba camillas seguin e] sistema del capi-
tUn Mechan para bajar a los heridos por las escotillas
y para su traslado A los botes. Ellas consistian en anchas
tablas de madera con un apoyo para los pies y fajas de
lona con hebillas para el cuerpo. Para el transport de
heridos por las escalas muy inclinadas se empleaban ca-
millas especiales segun el sistema del ex-medico naval del
Bogatyr, Dr. Bashenski; ellas consisten en sacos de lona
con colchones do cerda y cubierta de hule y'podrian ser
llev.das por un hombre sobre las espaldas.
En el Gromoboi los heridos eran transportados a
mano. En el Cesarewitch las camillas que pr6viamente
habian sido distribuidas de acuerdo con un plan, fueron
destruidas en el primer minute del combat, do manera
que tambi6n en este caso el transport tuvo que efectuarse
a mano. En el Retwisan habia camillas distribuidas en







EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 73

abundancia, pero los heridos llegaban generalmente solos y
los heridbs de gravedad eran Ulevados sobre las manos. Para
el transport vertical so empleaban camillas de modelo
americano, esto es, tablas con estribos para los pies y espal-
das y anchos cefiidores para el pecho y las piernas con
hebillas reforzadag en la cintura.
Despues de esto siguen las descripciones de las Ca-
millas japonesas.


CAPITULO III

A.-EI rol y la actuacion Ade los medicos
de los buques durante la batalla

La cuesti6n de si el m6dico debe .abandonar el lugar
de asistencia de heridos 6 ir & prestar auxilios 6 si debe
permanecer en su lugar, es un motive de discusi6n per-
manente centre los te6ricos y practices de la guerra naval.
El doctor Palomas que era m6dico 6, bordo de El
* Marquez dice: Nadie le ordena-al m6dico ir y prestar ayuda
en el punto de combat, pero 61 lo hace espontineamente.
Sin. embargo 61 no lo debe hacker, pues la vida del m6dico
es demasiado necesaria en ese memento para qne pueda
ser puesta en pe!igro en esa forma.
El m6dico de escuadra ruso doctor Gubaceff exige
qune el m6dico se encuentre en el lugar de asistencia de
heridos durante el combat. El no deberi recorrer el bu-
que sino cuando cese la llegada de heridos porque enton-
ces no habr6, nadie para transportar 6 6stos.
Despu6s de esto vienen las disposiciones de las
marinas francesa 6 inglesa. Las primeras disponen, que
el punto de permanencia de los m6didos durante el corn-
bate sea el lugar de asistencia de. heridos, hasta que el
'Corpandante los destine 6 otros puntos; en los intervalos
del combat y despu6s de la lueha son llamados 6 actuar







74 REVISTA DE PULBICACIONES NAVALES'

Spor medio de sefial6es.y'toman eiton'eassis disposiciones.,.
Sobre lo que pasa en la marina inglesa describe elo'mx6dio
Naval -Beadnell: Con el m6dico no sucede'-lo mIismos- quo
con el official qu6. debe sor reemplazado- inmediatamente
cuando cae. Es falso el concept de qUe. 'el m6dico deb'e-
estar sobre cubierta durante el conibate.'6 igualmente fal-
sos son los reproches quo se -haben. de que 6s inhumanQ
6 poco viril porque no est6 arriba, como tambi6n es falso
el concept do quo todo mariners debo ser atendido en
todas parties 6 inmediatamente El m6dico debe perma-
necer abajo hasta quo haya pasado el combat.
En los buques rusos se disponen las cosas. de tal
manera.-que los m'edicos .es in en los lugares de asistencia
de heridos, distrihbudos A.-proa:y .;popa cuando existan
dos lugares de asistencia de heridos; si solamente existed
uno deben estai ambos medicos alli. La tripulaci6n va,
siempre. alli. donde est6 segura de encontr.r *al m6dico. "
En el Orel los m6dicos estuvieron el 14 de mayo sobre
cubierta hasta :la noche y. atendian .. los heridos durante
el fuego. Los cruceros de primer *lase tienen do's m6-
dicos pero en otros buques del mismo tipo oomo el Pe-'
resviet,- Aurora, y Dmitri Donskoi habia un .solo m6dico .
y este tenia que attend oer 60, 65 6 100 heridos, lo que "
significa un gran reca'rgQ en el trabajo;. Ouando: habia."
una gran entrada de heridos apenas ppdia el m6dico tra-
tar. 6 detener las hemorrajias; para sacar astillas que. es-
tuvierain solo superfioialmente, no habia ni tiempo nii lugar.
Era complotamente impossible hacer un registro 6 doscrip-
ci6n de las lesions. -
En diez y-siete heridos b. bordo del Wkfa'dimir o-
nomack pudo el 'm6dico star on su- puesto, pero en 88 A.,
boi'do. del Aurora y en 103 a bordo del Perestviet esto fu
impossible. Tambien en el Almirante Uschakoff tuvo-que
limitarse el auxilio 6 tratar de detener las hemorrajias. sEr n
lugar de aplicar narc6ticos se empleo6 en part la anestosia
local de cocaina. El medico del Rossia. dice que en el.



' ., ' ' "' '







EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DEmHEIDOS 75

combat. los heridos leves fuerbn(, puestos en condiciones
de combatir, poro los heridos de.gravedad fueron atendi-
dos solamente en el sentido', de qiie la herida tomara un
character tal que prometiera- un.rxeniltado mas favorable.
EL Rossia' tenia 16&. heridos, -47 ,muertos, y el Dmitri
Donskoi 69 y 65 respectivamente. Los heridos levels eran
atendidos por los cirujanos y demAs personal de sanidad,
sienbdo los heridos graves Ilevados al m6dico.. En el Almaz
se hicieron cuatro amputaciones, en el Orel una, como
tambi6n ligazones de la arteriapoplitea,:femoralis, :tibialis,
brachialis y una eiucleatio' bulbi..
Enf el Rurik el medico estaba frenite del faego. Fue-
ron heridas;20 personas, habiendose ahogado 308. En el
Wariag no hubo ti-mpo parar registrar las heridas produ-
cida A nadie se le ocurria preguntar por los nombres y
procedencia. La administraci6n.-de auxilios no permitia de-
mora de ninguna "clase, no pudi6ndose tampoco proceder
estrictamente de acuerdo con los procedimientos quirirgi-
cos; s6lo era possible el rapido lavaje 6 cubierta de las he-
ridas y la separaci6n de las astillas que fueran mAs per-
judiciales, 99 heridos: 33 muertos.
En el Retwiban pudo, solament,, prestarse los prime-
ros auxilios, debido a las llegadas que se sucedian rApida-
monte: 61 heridos, 7 muertos.
El Osliabia estuvo cincuenta y cincon minutes entire
un combat destructor. Los dos medicos y los dos ayudantes
estaban s61o en condiciones de tender provisionalmente a
los 80 heridos en la forma que fuere mas convQniente. En
el Gromoboi, los medicos s6lo podian dedicarse a los cases
de gravedad. Los cases loves tuvieron que estar a cargo
del personal inferior: 192 heridos, 92 muertos.
Apart del cuidado de las heridas se hacian ame-
nude inyecciones de 6toer y de alcanfor; a los heridos gra-
ves so los daba morfina, lo que atenuaba los dolores.per
su efeeto adormeoedor. Se empleaba el vine o en gran es-
cala, el que era administrado pure 6 mezclado con agua.







REVISTA DE PUBLICACIONEI NAVALES


En los intervalos del combat los vendajes eran revisados
y se tomaban, ademis, otras medidas.
Las conclusions de este capitulo son las siguientes:
1.0-El lugar del m6dico es el de la asistencia de
heridos. Solamente en casos excepcionales Irtysch, Orel,
Rurik), puede exponerse al peligro para prestar los pri-
meros auxilios.
2.0-La corriente principal de los heridos se dirige
hacia el lugar de asistencia de los heridos. Cuando entran
de 40 hasta 100 que disponen s6lo de un m6dico, no se
puede obtener mas que lo indispensable; todo lo demas
debe quedar suspendido hasta despu6s del combat. .En los
intervalos son, por excepci6n posibles las operaciones.
3.0-Si se encuentran various m6dicos a bordo, el mas
antiguo de ellos debera dirigir toda la administraci6n de
auxilios. Los medicos se encargaran de los casos graves y
el personal inferior de los leves.
El principles de la descentralizaci6n esta substituido
por las camillas, colocaci6n de materials de protecci6n,
distribuci6n de vendas, etc.

B.-La actuacion de los medicos despues de la batalla

Despu6s de la batalla (por ejemplo, Schantung el 28
de julio de 1904) los medicos rusos ilenaron la misi6n si-
guiente:
Segunda clasificaci6n de los heridos, separaci6n de los
casos mas graves y examen mas exacto; segundo -vendaje
necesario, retire de las astillas, colocaci6n de tabletas y
aumento de las fuerzas por medio de remedies de uso in-
terno, mejor alojamiento y atenci6n, etc. Entrega de los
muertos en tierra 6 para su entierro en el mar.
SAlgunos buques pudieron lievar sus heridos al dia
siguiente a los hospitals de tierra (Escuadra de Port-Arthur,
6 buques), otros tuvieron que permanecer todavia de dos a
diez dias en el mar y entonces los medicos podian dedi-










EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS T(

carse por complete a la atenci6n de sus enfermos; se esta-
bleci6 un servicio diurno (el 50 por ciento del personal
sanitario para la atenci6n de heridos y el 50 O/o para efec-
tuar 6los vendajes) y se trabajaba desde la manana hasta la
noche durante 10 112 horas; se ponderan much los venda-
jes himedos previa tamponada de las heridas de yodoformo.
La cantidad total de los vendajes lleg6 en el Aurora a 202,
y la cantidad del cambio diario de vendas lleg6 de 100
A 120.
Despues de la batalla do Chemulpo el Pascal se en-
carg6 de 42 heridos del Wariag. En el primero habian dos
m6dicos rusos y uno frances. En 3 112 dias se hicieron 26
operaciones, de las cuales 13 con cloroformo, inclusive 3
amputaciones de indicaci6n vital.
El Gromoboi naveg6, despues de la batalla del 1. de
agosto de 1904 hacia Wladiwostok y tuvo que estar pre-
parado para nuevos combates. Desde la 1.30 hasta las 8 de
la noche y al dia siguiente desde las 7 hasta la una y
desde las dos hasta las nueve se continue trabajando. En
el tercer dia delante de Wladiwostok termin6 el trabajo
por el elesembarco de los heridos a las 8 de la noche.
En el Rossia fueron colocados los heridos de gravedad
en la misma noche en las habitaciones del Almirante donde,
aunque habia granw.confusion,, corria aire fresco, y existia.
agua en cantidad sufficient. Durante todo el tiempo hasta
la llegada a Wladivostok se continue el trabajo. El dia
siguiente A la batalla se produjo en distintos locales un
fuerte olor de descomposici6n de la sangre. Se requirieron
las medidas mas en6rgicas, el levantamiento del linoleum,
lavado con agaa caliente, desinfeeci6n conbiclorur& de mer-
curio, consiguiendo library finalmente al buque de 6sto des-
puds de tres dias.
Empleo del aparato Roentgev.-Todos los buques rusos,
de primera case ,staban provistos de un aparato, Rkientgen.
Generalmente estaba este colocado en la Camara de tele-
grafia sin hilos empleandose con este fin para la genera-









78 : REVISTA DE PUBLICAGIONES NAVALES


. raci6n de los rayos X una 'bobina .(espiral) de Ruhmkorff
que se utitiza para la telegrafia.: Al principio.de la giierra
no se encohtraba ningdun aparato .Ro6entgen en tierra en
Port Arthur, d. manera., que los heridos hubieron que ser
llevados A -bordo del Pobieda. Se eniple66 mucho el aparato
& bordo del Peresviet; y del Aurora.. Como medida.piotec-
tora durante el combat los tubos eran',envneltos en algo-
don y las cajas eran llevadas aun.,lugar protegidb. En las
las operaciones de trasluz los tapones de yodoformo qhe'
ostaban metidos en las hetidas prestaban btienbs servicios;
ellos pr6yjotabani una sombra que facilitaba much lad orien-
taci6n. En' cuanto se descubria mma astilla, un pedazotde.
hueso 6 una fracturea, retiraba el aparato la persona que
hacia el examen (Doctor. Krawtschenko), proyectaba un,
dibujo con luz de lmpara y.,volvia..4hacerlo otra vez,.para
confirmarlo. ,En Manila -l Auro6ra se enearg6 de qls. ope-
raciones de trasluz.. de los onfermos del JemtohuMl -y.del,
Oleg, pues np estaban on condiciones :.4e ntilizarse >pon un'
defecto, en la; rmnaquinaria, el Gabinet Roeatgei ded l-hos,
pitalde Manila quo por, ota: prtee .era. exdetent,. f -

':.;,. .~-li :': ., N.
,.a. ,, .. i . .. '.k" i I
Particularidades deo los 6ombates navaMes r fo '4drfente
*' las #irdPdWs y h~ridas *' j-

Las heridas .en el combat naval so diferenciaiv: de-
las dd la, guerra .tevkesireieen el sentido de que casi nunca'-
se trata ;de heridas.. d balag,' sino.,propiamente de hierida.s
explosives .6. de astillas ien" que' con: -la' :gral' abbrtiru' de-
entrada, :generalmente. esidestruitdla 'a otlidad .del tejido.
describe el m6dico .nval del Warigy' no solo miunca fis he
visto, ,sino que nunca. sa.o me ha ,ocurridd que pudiera verlasr .
aQue. venda ,habr6 .hue aplicar: .i. estbn, destruidos miembros'
en su totalidad, y ,si estAn :abiertos.el torax y el entre?*.,









EXPERIENCIAS DE RUSIA SO3BRE EL CUIDADO DE HERIDOS 79

Las lesiones por astillas tienen un caracter. especial,
tanto en el tejido blando como en el 6seo, es decir, el de
los desgarramientos.. En el Wariag todas las heridas es-
taban sucias y en parte estaban atravesadas. con pedazos
de ropas. El1 buque habia salido.el 27 de enero de 1904
y por eso las tripulaciones estaban bien abrigadas con
ropa gruesa. El m-6dico de A bordo insisted como una ne-
cesidad ineludible que toda la tripulaci6n est6 antes del
corn bate limpia y vestida con ropa liviana.
,, La entrada era generalmente.menor que la salida. A
veces se encontraban tambi6n pequefias aberturas en cuyas
profundidades habia astillas de proyeotiles de las diversas
dimensions del. agujero hecho por el proyeotil. Por otro
lado a veces no se podian encoritrar cuerpos.:extrafios en
los canales heohos por el proyectil ni aun con los rayos
Roentgen. y finahinente A veces ise encontraban en la
autopsia astillas en lostejidos de las cuales nadie se podia
explicar en qn6 forma habian penetrado alli.
Las piezas explosives mismas pueden ser consideradas
asepticas, pero si alguna yez no se :retiraba un ,gir6n de
la herida, se producia. supuraci6n. (-on, eguridad; Hasta
se citaba la frase de;, ali. dpnde, supura, hay uu .cuerpo.
extrafio; si este se retira,. sobreviene .la-picatrizaqiin.
El n.jimero de las heridas en un cuerpo varia, hasta
varias docenas y hasta.cientos; un mariners en el Jeimtchug
tenia .206 lesions. El tamffo. era muy diverso, desde.-la,,'
dimensions de un granito hasta la .mutilai6n complete..
Por estoq el nimero. total de las heridas en la guerra na,
val es.mucho mayor que en tierra. Las lesiones mas. grA-,.
yes correspondian a la, cabeza. Las,'suciedades en las ati-,
lHas de madera eran consideradas de una nataraleza menoi-
grave, pues la madera generalmente se deshilaba yra#4ia,,
con la sangre en pequefios. pedazos, de manera qp.. e ..la
podias acar con los dedos durante- el restafto de la sAngreo..
A veces habia tambi6n algunos cuqrpos extrafios rarq.s.,,, asi
por ejemplo en un official a bordo del Dmitri Dons oi..









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


tres piezas de veinte francos en un tiro en las nalgas, el
que habia pasado por el bolsillo.
AdemAs se encuentran a menudo quemaduras exten-
sas; en el Giliak hubo' 40, de las cuales 14 (el 35 010) lle-
varon a la muerte. Como no se podia prestar ayuda A
todos al mismo tiempo, el m6dico del buque hizo sacar
todas las ropas de cama de las camaras de .los oficiales,
las hizo meter en los baldes de soda y envolverlas alrede-
dor' de los heridos.
En el Gromoboi hubo en la batalla 6 por qutiemadu-
ras y en el Irtysch 15, de las cuales 4 eran graves, tires
leves y 8 mortales.
En el Sissoi-Weliki perecieron los dos m6dicos (vWase
mas abijo) debido a los gases de p6lvora que desarrollaban
los proyectiles japoneses de Schimose. Los gases actian
fuertemente en un local cerrado, produce debilidad, difi-
cultad en la respiraci6n,: nauseas y lievan a' menudo la
p6rdida del conocimiento. En casos favorables estos sinto-
mas desaparecen despuds de algunos dias. .
La particiilaridad de las heridas, el efecto de los gases
y la multiplicidad' de las ieridas, haii side observados y ,
descriptos por diversos m6dicos navales,
Informe'del Wariag: Las perforaciones hechas por los
tiros'tuvieroni A menudo un resultaido notable, porejemplo,
herida en la mejilla (astillas en los misculos de la. nuca,
herid" en las nalgas) astillas en Ils hombros; en una per-.
sona se sacaron 100 astillas de las heridas.-Informe del
Orel: El comandante fue herido por un tiro en la nuca,
ademas tenia una pequefia abertiirg en el hombro derecho;
una gran astilla que habia traspasado el pulm6n, el esto-i
mago y el higadb y que al ser sacada estaba todavia tan
caliente que produjo la quiemaz6n de la piel de la manor "
la muerte se produjo el 16 de mayo a las 7.40 de la no-
che; ademas 8 quemazones, de las cuales trees. de todo el
cuerpo con resultado fatal. Informe del Peresviet: Un
officiall y dos hombres de tropa tenian cada uno 20 heridas










EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 81

mAs 6 menos; en el Rurik 175 hombres tenian en conjunto
345 heridas, de las cuales habian sido tocadas: la cabeza
33 veces, las espaldas 42, el antebrazo 19, la mufieca 25
el muslo 40, la tibia 40, el pie 24, las nalgas 16.-Informe
del Dmitri Donskoi: Numerosas heridas A menudo en todas
las extremidades; pero la muerte de algunos heridos el pri-
mer dia, no se puede explicar en otra forma mAs que por
desgaste moral, desde que ni habian sufrido p6rdida de
sangre ni lesiones serias.-En el Aurora habian 48 heridos
teniendo cada uno de ellos de dos a diez heridas; el co-
mandante muerto, un marinero atravesado en la region del
ileon, otro con una herida en el sacro muri6 por paralisis
de la vejiga, del intestine grueso y de las extremidades
inferiores.-En el Almaz hubieron algunos heridos graves
en la espina dorsal; en el Oleg heridas en el vientre con
peritonitis. En los 25 torpederos delante de Port-Arthur
hubieron 150 muertos, 136 heridos con 185 heridas en con-
junto.-En el Pallada hubieron numerosos envenenamientos
debido a los gases en locales cerrados, con tos, secreciones
obscura y espumosa, respiraci6n acelerada, pulso rapido y
d6bil, nauseas, gusto desagradable; en dos casos con resul-
tado fatal. En el Osliabia durante un combat que dur6 55
minutes hubo 80 heridos, de los cuales el 25 por ciento de
carActer grave (heridas en el vientre, en el pecho y en la
cabeza, y fractures), 50 /0 de caracter serio, y 25 /o de
carActer leve.-En el Sebastopol hubo 34 heridos debido a
explosion de minas; en el Bajan 37, de los cuales uno
debido A una pi&za explosive de cobre de 6,13 centime-
tros de corte transversal en las nalgas; en el Rossia 156
heridos de los cuales 10 graves y numerosas heridas infes-
tadas.
Sobre las cifras de las p6rdidas sufridas, el informed se
extiende en el sentido de que segiin Suzuki la floia japo-
nesa tuvo desde Febrero de 1904 hasta 1906, 1891 muertos
en total y 1791 heridos. Los datos parciales del informed
japones podrian considerarse conocidos. Las p6rdidas re-









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


presentan el cuatro por ciento del efectivo de las fuerzas
de marina que alcanzaban a 23.506 hombres.
Una ojeada da el siguiente resultado:
Nilmero de NAimero de Perdidas
mnertos heridos totales
28 de Junio de 1904..,. 71 155 226
1. de Agosto de 1904.... 46 78 124
14 a 15 de Mayo de 1905. 117 582 699
El americano Braisted reune despu6s las p6rdidas en la
guerra chino-japonesa. Ellas oscilan mas 6 menos en la
forma siguiente: 45,95 por ciento, lesiones debidas A piezas
explosives y a astillas; 12,56 por ciento, heridas debidas a
desgarramiento y explosion; 9,55 por ciento, tiros trans-
versales; 9,38 por ciento, por la acci6n de gases, quema-
zones, astillas de hierro y de madera; 9,22 por ciento, le-
siones debidas A astillas de madera, etc.; en iltimo t6rmino
1,27 por ciento, lesiones debidas al vapor y al agua hir-
viendo y 0,95 por ciento, lesiones debidas a astillas de hierro.
El termino medio de las guerras navales entire los
afros 1886 y 1895 es calculado del 10 al 35 por ciento de
las perdidas, de las cuales 1/s de muertos y 2/3 de heridos
.leves y graves.
La proporci6n de p6rdidas de la guerra chino-japonesa
es calculada del lado de los japoneses de 2 hasta 29 /o y
de parte de los chinos ella no ha sido determinada, pero
es indudablemente much mayor.
En la guerra hispano-americana los espafioles perdie-
rou el 60 por ciento de sus tripulaciones, mientras que los
.americanos no tuvieron mias que 16 "muertos y 68 heridos.
La guerra ruso-japonesa present variaciones de 8 a 50 '
por ciento y t6rmino medio el 30 por ciento. En esto sin
embargo no estin comprendidos los buques destruidos por
minas como el Petropawlosk y los buques que en Tsushima
se fueron a pique con toda !a tripulaci6n.
En to siguiente se present la list de las p6rdidas
de los rusos:










EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 66

28 de junio de 1904, batalla de Schantung:
Buque Feterzas muertos heridos Total
Buqueefectivas

Poltawa.................. 654 17 51 68
Sebastopol................ 654 2 69 71
Pobieda............. ... 782 2 37 39
Peresviet............... 782 19 103 122
Retvisan. ............. 782 7 61 68
Cesarevitch ............ 782 14 55 69
Pallada .................... 571 4 10 14
Diana.... ........ .... 571 9 19 28
Askold............. ..... 579 12 54 66
Novik ... ............... 336 7 31 38

10 de agosto de 1904:
Rurik.................... 722 204 304 508
.Rossia................... 842 47 169 216
Gromoboi......... .... 877 92 194 286
Kniaz Suvoroff........... 1020 928 7 935
Osliabia .................. 1019 528 77 605
Sissoi Weliki ... ...... 642 69 43 113
Borodino................ 847 840 840
Emperador Alejandro 111... 847 847 847
Navarino................. 683 ,682 1 683
Almirante Apraxine....... 407 6 14 20
Almirante Uschakoff....... 407 7 93 100
Almirante Seniavin........ 409 11 3 14
Orel ..................... 847 47 83 130
Emperador Nicolas I..... 624 27 32 59
Dmitri Donskoi .......... 514 65 69 134
Oleg........... ........ 585 17 98 114
Aurora...... .......... 578 26 88 114
Vladimir Monomack..... 495 7 17 24

Chemulpo
Wariag................. 537 33 95 128









04REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Explosiones en Port Arthur:
Buque Fuerzas
Buque efectivFas muertos heridos total

26 de enero de 1904:
Pallada.................. 571 7 40 47
29 de enero de 1904:
Yenissei.................. 317 89 35 124
30 de enero de 1904:
Bogarin ................. 336 9 9
31 de Marzo de 1904:
Petropawlosk............. 689 636 53 689

Batalla Naval de Port Arthur:
26 de enero de 1904:
Bayan.................... 576 7 40 47
Torpederos (21 gallardetes durante la 6poca del sitio).
1374 136 130 266

Perdidas y heridas sufridas por los medicos

En el Yalu en la guerra chinojaponesa fueron muer-
tos dos medicos y dos fueron heridos.
En la guerra hispanoamericana fueron heridos dos
m6dicos espafioles y uno americano mientras estaba de-
sempefiando sus servicios.
En la guerra rusojaponesa murieron 16 m6dicos entire
los cuales estaban A. N. Wolkowitch y F. W. Kostromitinoff
que se ahogaron cuando tuvo lugar la explosion del Pe-
tropawlowsk.
Mks de la tercera parte de los 36 medicos navales
se ahogaron durante la batalla del 14 de Mayo de 1905.
Fueron salvados 15 en parte del agua, en parte de a bor-
do sobre botes auxiliares, tres de los cuales habian per-
manecido en el agua durante siete horas. El m6dico
Ayudante Doctor Enrst von Braunschweig fue herido mor-







EXPERIENCIAS DE RUSIA SORE EL CUIDADO DE HERIDOS 85

talmente mientras efectuaba los trabajos de salvamento,
recibiendo un desgarramiento en el bajo vientre y la rotu-
ra de una pierna ocasionada por piezas explosives. El
decia A las personas que tenia cerca: tNo os inquieteis, ya
no soy un ser viviente y quiero morir en el Rurik y con
el Rurik.
La muerte de los dos mddicos a bordo del Sissoi
Weliki tuvo lugar por la explosion de un proyectil que
choc6 en el lugar de asistencia de los heridos. La canti-
dad de humo dificult6 el encuentro de las puertas; el ci-
rujano que desde afuera entr6 al local proseguido por
compresas huimedas de muselina y sac6 al m6dico en jefe,
volvi6 a caerse de espaldas con l61 porque las fuerzas le
abandonaron en la escala, pero fu6 salvado posteriormente;
ambos m6dicos murieron al segundo dia bajo los sintomas
narrados anteriormente del envenenamiento producido por
los gases.


CAPITULO V

Comparacion de los paquetes de vendas con las vendas listas
en la guerra naval y en los diversos buques de la flota

La iltima guerra ha demostrado la gran importancia
de los paquetes de vendas que se emplean para la ayuda
propia en casos de lesiones. Uno de los m6dicos los desig-
naba en la Sociedad de -Piro Goff como una <6poca del
paquete do vendas.
La experiencia ha ensefiado que el paquete de ven-
das del ej6rcito puede reemplazarse para la guerra naval
por medio de vendas listas mas grandes, no solo por la
diversidad de las heridas, sin6 tambi6n por las grandes
dimensions de las mismas; c6mo tambi6n finalmente de-
bido a I1 extendida distribuci6n de la tripulaci6n en
todo el buque.







BEVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Pero la flota rusa no poseia al principio de la guerra
vendas preparadas, sin6 para cada buque una provision de
paquetes de vendas del ej6rcito que estaba destinada para
desembarcos.
Las experiencias de la batalla del 27 de Enero de
1904, pusieron de manifiesto la gran importancia de este
material de vendas, c6mo lo pusieron de manifiesto los
combates de los buques minadores que partieron poste-
riormente. Especialmente las grandes quemaduras que so
produjeron con motive de las explosions y las dembs gran-
des lesions, fueron las que indujeron al m6dico en jefe
del destacamento de minas Dr. Kofel i preparar los siguien-
tes paquetes de vendas:
De un rollo de algod6n higrosc6pico so cortan pedazos
de 26,6 X 22,2 centimetros, despu6s do lo cual so cose sobre
6stos un pedazo do muselina doblado en cuatro, do 22,2 X 17,8
centimetros. Sobre estos cuatro tapones de maselina, de los
cuales dos en forma de acorde6n y dos en formas de bolitas.
Todo esto era doblado cuatro veces, la venda se hacia de
7,1 metros do largo por 8,9 centimetros de ancho.
Cinco bolitas de compresas de algod6n forradas on
muselina y envueltas con hilo, completaban la venda. Las
vendas listas eran colocadas en bolsitas y esterilizadas en
vapor de agua a 120.
AdemAs eran distribuidas vendas especiales para las
quemaduras en los buques minadores (torpederos). Las
mismas se preparan de la siguiente manera: de uu pe-
dazo de muselina do 17,8 X 40,0 centimetros que esti doblado
. lo largo tres veces, se hacia un rollo y ademAs una venda
del mismo largo y ancho de algod6n delgado; finalmente
una venda de muselina de 7,1 metros de largo y 13,3 cen-
timetros de ancho, la que estaba arrollada estrechamente
sobre la mbquina. En caso de quemaduras y sumergida en
algunas de las solucionos existentes, alcanzaba una venda
semejante para envolver completamente una pierna 6 un
brazo y el vientre y la espalda.







EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 87

Las vendas se pudieron colocar ficilmente, no nece-
sitaron ser tocadas interiormente con la mano y no falla-
ban ni en la noche por mas obscuridad que reinara.
En los torpederos del almirante Rojdstwenski no hubo
semejantes paquetes de Jvendas. El Brawi y el Gr'osni
tuvieron despu6s de la batalla .del 14 de Mayo de 1905
cuarenta heridos mAq 6 menos que llegaron en mal estado
A Wladivostok, lo que no hubiera pasado en caso de que
hubiera habido una buena provision de vendas. En los gran-
des buques de combat los m6dicos prepararon el material
en el gran esterilizador del buque y proveyeron (el Wariag
y el Oleg) a sus enfermeros con las bolsas llenas corres-
pondientes. En el Almaz se colocaban junto a cada cani6n,
en el entrepuente y junto a las mkquinas bolsas con seis
vendas preparadas. El Aurora prepare 300 venom as, de 12
dedos de ancho, con muselina doblada 8 veces y una capa
de algod6n ei el medio; ademas site bolsas para los en-
fermeros; el Orel 1500 paquetes de vendas con envoltura
de papel de parafina que eran distribuidos en 30 cajas.
El Peresviet empleaba vendas listas de K6fel; el nimero
de veinticuatro era demasiado pequefio y por esta raz6n
se colocaba en los lugares de asistencia de heridos la mu-
selina y el algod6n en pedazos sobre cajas que cerraban
herm6ticamente. El Rossia tenia bolsas para enfermeros
distribuidas sobre toda la cubierta. El Gromoboi y el
Pallada poseian vendas preparadas en forma semejante
, las de Kofel, en parte de tries tamafios distintos. El
Retwisan hace resaltar por la misma causa que en todo
el viaje no tuvo ninguna herida infectada,
En el Poltawa se distribuyeron bolsas con paquetes
de vendas en todo el buque, cuyo nimero lleg6 a 800
mas 6 menos. El Irtksch prepare vendas semejantes mas
pequefias. AdemAs muchos buques (Peresviet, Wladimir,
Monomnack entire otros) empleaban los paquetes de vendas
del ej6rcito.
En lo siguiente se described los paquetes de vendas







REVISTA DE PUBLTCACIONES NAVALES


francesas (1906) y las japonesas empleadas en las marinas
de esos paises.
Paquete de vendas francds.-El Ministro de Marina, de
Lanessan ha introducido en 1902/03 los paquetes de ven-
das inventados por el Dr. Barthelemy. Desde el afio 1906
todos los buques estian equipados con ellos, inclusive las
embarcaciones menores que no tienen m6dico naval. -Exis-
ten tres classes:

Slongitud 23 c.m. 19,0 c.m.
grande diimetro 5,5 c.m. median 4,5 c.m.
Speso total 250 g. 60 g.
12 c.m.
pequefto 4 c.m.
40 g.

De esto lievan los buques de primera clase con 600
hombres de tripulaci6n para viajes largos: 100 grandes,
170 medianos, 139 pequefios; en total 409. Con los que se
encuentran en las bolsas de los lazaretos y en las mochi-
las, la suma total llega a 500. El material anteriormente
antiseptico (muselina al bicloruro) es entonces esterilizado
en vapor sobrecalentado.
Paquete de vendas Japoads.-Las pequefias muestras
presentadas al principio de la guerra resultaron insuficien-
tes en la batalla del 27 de Enero de 1904, especialmente
porque se perdia much tiempo para abrirlos. Suzuki
dispuso inmediatamente su reemplazo con paquetes mks
grandes.
El nuevo paquete japonds de vendas contiene cuatro
compresas de bicl.oruro de mercurio de 0.6 metros de largo
con un ancho de 10 centimetros. Ellas estin envueltas en
fuerte papel japones y metidas en una bolsa bastante ancha
de Schibuka, en papel muy fuerte que estA empapado en
una sustancia amarga (Curcuma ?). En la bolsa se encuen-
tra ademAs un patio de vendaje triangular y el paquete
esta cerrado herm6ticamente con ayuda de goma esterili-
zada.







EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 89

La nueva muestra ha dado buenos resultados pues
puede tambi6n abrirse c6modamente. Los paquetes son dis-
tribuidos en lugares apropiados en el buque, debiendo ade-
mds llevar cada enfermero cuatro consigo.
El autor hace relatar la conveniencia de la provision
oportuna de los pequeftos buques sin personal medico (bu-
ques minadoras y submarines) con material suficiente y
apropiado. El m6dico naval Makaroff del, Orel informa que
necesit6 cuatro meses para preparar 5000 paquetes con un
trabajo diario de cinco horas.
Por eso la comisi6n bajo la presidencia del consejero
cirujaro Kuhnast ha declarado necesaria la introducci6n de
tres classes de paquetes de vendas de distintos. tamanos y dis-
pone su establecimiento entire los materials de dofaci6n
de f Iota.


CAPITULO VI

Evacuacion del buque de guerra

Despues del, combate naval, no deben permanecer a
bordo los heridos,.:pues el buque puede volver A hacerse
a la mar repentinamente. Pero los pequefnos botes son me-
nos apropiados para el. desembarco que los botes grandes.
Un tipo especial no juega ningdn papel; solo que los he-
ridos deben poder permanecer en las camillas. Las C.amillas
segun el sistema del Dr. Odowski Tanajewski en el Retwisan
tenian con este objeto patas metAlicas- La carga en parti-
cular de los heridos con ayuda de las gridas tiene la des-
ventaja de que la gene tione que oscilar libremente de-
masiado tiempo sobre el agua. Debe, tenderse a que los
botes sean cargados abordo, despues arriados en el agua
y tornados por el otro buque.
En lo que se refiere al salvamento por el peligro de
ahogarse, el tipo del torpedero es el mAs indicado y el que







90 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

actia mas eficazmente. Los torpederos son los que han
contribuido en mayor escala a la obra de salvamento en
los combates de explosions del 27 y 29 de Enero de 1904,
31 de Marzo y 5 y 12 de Agosto delante de Port Arthur
y Tsushima, cuando se hundfan buques debido a su cele-
ridad, pequeno tamafio, capacidad para maniobrar, bajas
regalas y pequefo calado, el que ofrece mayor seguridad
contra el peligro de los cierres de minas.
Ejemplos de desembarcos: Wariag arrib6 despues de
la batalla de Chemulpo a la rada de dicho puerto. Buques
extranjeros mandaron botes, pues los torpederos propios
estaban acribillados a balazos. En el portalon se foriA6 una
especie de cadena viva por medio de la cual los heridos
llegaban a los botes pasando de mano en mano.
Despu6s de la batalla de Schantung se mand6 al
encuentro de los seis buques que regresaban, una column
flotante de sanidad, la que bajo el fuego del enemigo tras-
lad6 43 heridos y todos los muertos a la darsena oriental.
Cuando el crucero Ruri-k estaba a punto de irse A pique,
vino la seal de el buque significaba la muerte segura. El m6dico en jefe
salt al agua con un coy de marinero, y fu6 levantado
por un bote japon6s despu6s de haber estado nadando
durante tres horas. Los dias 14 y 15 de Mayo fueron
trasladados los heridos graves sobre camillas y los leves
en canastos de carbon desde el Irtyzch hasta los botes
Frente a la ribera el bote se llen6 de agua, llevando
algunos aldeanos que acudieron apresuradamente A los he-
ridos A tierra. Del Wladimir Monomack se hizo el tras-
porte por medio de patachos. Cuando el Sissoi Weliki el
15 de Mayo, A las 6 a. m. empez6 A hundirse, los enfer-
mos y heridos fueron llevados sobre cubierta; como todos
los botes estaban destrozados, se construy6 para ellos bal-
sas sobre cubierta que fueron arrastradas hacia un traspor-
te japones. Los sanos abandonaron el buque nadando; los
que no sabian nadar se ahogaron.







EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 91

El Almirante Uschakoff se hundi6 el 15 de Mayo de
1905. Todo el mundo flotaba con los salvavidas de los cuales
habia en abundancia. Los japoneses cafionearon a las per-
sonas que estaban nadando con shrapnels a una distancia
de 40 cables. Utn proyectil cay6 en medio de un gran sal-
vavidas de corcho, del que estaban agarrados 20 hombres.
Una verdadera fuente de cabezas, miembros y parties de
tronco salt hacia arriba. Una hora despu6s del hundimiento
del Almirante Uschakoff los japoneses enviaron dos botes
auxiliares. El crucero Ywate tom6 182 hombres y el era-
cero Yakumo mas 6 menos 146 hombres. El Swietlana no
tenia ninguno utilizable de sus diez botes. Los heridos eran
transportados a cubierta con salvavidas, coys, cefiidores, etc.
y bajados al agua desde el castillo. Los japoneses hicieron
fuego hasta que el buque se hundi6 y despu6s zarparon. La
mayor parte de la gente que estaba nadafido se ahog6.
Reci6n despu6s de una permanencia de siete horas en el
agua fueron salvados 28 heridos de 40 coys con flotantes
de corcho. La p6rdida total fua6 de 360 hombres.
Antes del hundimiento del Dmitri Donskoi fueron
echados hacia abajo los heridos sobre camillas, colchones y
coys y colocados en botes a remo. Muchos alcanzaron A
nado la orilla.
Las grandes dificultades de los transportes podrian
haberse evitado y-haberse salvado muchos hombres, si los
buques-hospitales que se encontraban en las escuadras, hu-
bieran podido entrar en acci6n. Desgraciadamente no se
hizo uso de ellos durante la batalla ni por parte los rusos
ni por parte de los japoneses.

Distintivos para protection de los heridos

En 16 ej6rcitos y flotas diversas del antiguo y nuevo
mundo, se han introducido ya signos acompafiantes para
la clasificaci6n y despacho de los heridos a los puntos de
primeros auxilios.







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


En Bulgaria, Grecia, Rusia, Turquia y Serbia no se
aplicaron hasta 1912 las tablas de signos de heridos refe-
rentes. 6 los primeros auxilios. En la guerra ruso-japonesa
los m6dicos en muchos cases prepararon motu proprio esos
signos. Una cinta colorada en el brazo significaba herida
grave y atenci6n inmediata en el hospital y una cinta
blanca se destinaba para los heridos levemente.
Una marcaci6n semejante es de la mayor importancia
no solo para los heridos mismos, sin6 tambi6n para dominar
el trabajo del hospital: tambi6n tiene importancia para el
orden de desembarco de bordo a tierra..,
AdemAs como los heridos son tomados a menudo por
buques extrafnos, semejante signo es tambi6n important
para estos, por ejemplo, en el .caso de que sea necesaria
inmediatamente una operacion.
Para el studio de esta cuesti6n el inspector m6dico
de la flota rusa en el aio 1909 estableci6 una comisi6n de
m6dicos navales, bajo la, base de los concepts vertidos por
Macferson (1908) en el Congreso de Budapest, laque des-
pu6s de la conclusion: de sus deliberaciones hizo practicar
ensayos practices con motive de las maniobras de sanidad
en la flota del Mar Negro delante de Sebastopol bajo las
6rdenes de Wreden.
Las maniobras de sanidad consistian en que los heridos
graves en nimero de 611, eran divididos en dos grupos
de los cuales uno de (253) debia ser entregado al buque
hospital (hip6tesis) cPruths y el otro (358) al hospital de
marina en tierra.
Despu6s de la terminaci6n de las maniobras las cri-
ticas dieron por resultado que el signo acompafiante habia
dado muy buen resultado'y se habia facilitado much el
cuirlado de los heridos.
La serial que fu6 presentada posteriormente al Senado
Cientifico y que fue acordada, consiste en una tarjeta blan-
ca con tres rayas laterales de color. lPos azules en el borde
longitudinal y una colorada en el borde transversal. Por









EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 93

medio del arranque de las mismas segin un sistema de-
terminado, que no esta aqui mayormente descripto, se pueden
componer seis sefiales distintas que represent correspon-
dientemente los diversos estados de los heridos.



CAPITULO VII

La Cruz Roja en el Mar

A. -Las bases de las Convenciones de Ginebra y La Haya

Las bases resueltas en Ginebra y en La Haya llegan:
1. A la inviolabilidad y conservaci6n del inventario de los
hospitals. 2. A la inviolabilidad del personal de sanidad.
3. Obligaci6n de prestar auxilios a todas las victims de
la lucha.
Esto no se amolda en la misma forma a las circuns-
tancias de la guerra naval como sucede con respect a la
guerra terrestre; por lo menos aqui estan muchas cosas mas
limitadas que alli y muchas otras estan excluidas.
SPara llenar realmente los requisites en el mar hay
que tener imprescindiblemente buques hospitales.
Se distinguen: 1. buques hospitals de guerra con
dotaci6n especial y con destine de prestar ayuda sola-
mente a los heridos en la guerra, a los enfermos y A. los
que se estan ahogando; 2. buques hospitals fletados por
particulares 6 por Compafias auxiliaries de la potencia be-
ligerante; 3., lo mismo que lo anterior, pero de potencias
neutrales. '
Los primeros tienen para su diferenciaci6n color blanco
con rayas verdes, y los otros color blanco con rayas rojas
longitudinales. Los tres grupos deben prestar' auxilios sin
tener en cuenta la nacionalidad y llevan la Cruz roja en
bandera blanca.









U' REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

B.-La participation de los buques hospitals en el combat
naval, su rol y equipo

En la guerra chinojaponesa los japoneses tenian dos
buques hospitalse, el Nikua-Maru (Amor sin limits) y el
Kosai Maru (Agradecimiento eterno), de 2.700 toneladas.
Para sacar de a bordo a los enfermos se empleaban: 1. Ca-
millas y escaleras; 2.0 grandes botes con fondo chato que
se colocaba en la escotilla de carga; 3. un pequefio meca-
nismo de calefacci6n en la escotilla de carga; 4. una gran
grua en ]a cubierta de popa.
Suceden despues las descripciones de los buques laza-
retos de los Estados Unidos (1898), Solace, Oliretto, Relief
y Bay-State, ademas de los buques hospitals y demis seme-
jantes de la expedici6n contra la China en 1900-01 NOtre
Dame de Salut, La Nive, Vinh-Long, Mytho, Hera, Wiste-
kind, Savoia.
Despu6s que para la escuadra rusa se habia em-
pleado en los fuertes de Taku primeramente el pequefio
vapor Fukou, pero que en realidad no servia como buque
hospital, se mand6 en agosto de 1900 el buque lazareto
Zariza, el que en- total transport 14 oficiales y 770 hom-
bres en seis viajes. Los ingleses emplearon semejantes bu-
ques por primera vez en el afio 1850 (China), despues en
1873 (Abisinia) y en la guerra de los boers (Princess of
Wales); en la revoluci6n de los boxers emplearon el Maine
y dos buques mis. Se citan ademas los buques austriacos 6
italianos Falkenhayn, Wdshington, Rosolino Pilo y Garibaldi.
En la guerra rusojaponesa de 1904-05 se encontraban
del lado de los rusos dos buques hospitals de guerra como
propiedad de la Administraci6n de Marina, los vapores
Angara y Kasan, como tambi6n tres buques lazaretos de
la Cruz Roja, el Mongolia, el Orel y el Kostorma; del lado
de los japoneses los dos buques equipados por el Estado,
Kobe Maru y Sackio Maru, como tambi6n tres de la Cruz
Roja, Nikua Maru, Kosai Maru y Rosetta Maru.









EXPERIENCIAS DE RUSIA SOBRE EL CUIDADO DE HERIDOS 95

El vapor Kasan que hacia en tiempo de paz el trans-
porte de emigrantes y reclutas hacia el Extremo Oriente
y que podia embarcar mas de 2.000 hombres, fue destinado
por la Comisi6n de Organizaci6n para establecer en 61 un
hospital con 300 camas. Las transformaciones comprendian
las escalas, escotillas, mecanismos de gruas, lavadero, laza-
reto del buque, secci6n de aislamiento, cuartos de bafo y
servicio. Este buque estaba destinado para enfermos y el
Angara para heridos.
El presupuesto del Kasan comprendia dos m4dicos y
dos cirujanos, siete Hermanas de Caridad, nueve auxiliares
de sanidad, un administrator de materials, dos escribien-
tes, 48 guardianes y cinco lavanderos. El Comandante, los
oficiales y 20 mariners habian sido sacados de la Flota
Voluntaria. El Angara navegaba antes bajo el nombre
de Moskow en la flota voluntaria y entr6 el 25 de julio
bajo la bandera de la Cruz Roja. El tenia 1.500 camarotes
para emigrantes y 75 para pasajeros de primera clase. Fu6
dispuesto para 30 oficiales y 300 hombres, con lavadero
vapor, ventilaci6n el6ctrica y un lazareto especial para
doce enfermos.
El Angara carg6 en 9 de agosto sus primeros 75 he-
ridos. El presupuesto comprendia dos medicos, dos ciru-
janos, seis Hermanas de Caridad, cuatro auxiliares sanita-
rios, 20 guards de hospital, un administrator de mate-
riales, tres escribientes, dos cocineros y tres lavanderos.
La actuaci6n del Mongolia y del Mandschuria esti
descripto mas detalladamente en una obra original del pro-
.fesor von Huebbenet: KEn el Port-Arthur sitiado (v6ase
mas abajo).
El -Mongolia tenia un presupuesto de cuatro medicos,
cinco estudiantes de medicine, tres cirujanos, once herma-
nas de caridad de la Sociedad de San Jorge y cuarentay
siete auxiliares sanitarios. Estaba dispuesto para 160 camas
las que eran complementadas con cmaras particulares para
oficiales.









RBEVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


El buque no se hizo 4 la mar mAs que tina sola vez
con la escuadra, el dia 28 de julio; pero como no se podia
acercar al lugar del combat, no entr6 en acci6n y reci6n
al dia siguiente de la batalla pudo tomar su bordo a los
heridos. Posteriormente tom6 A su bordo- heridos en el
puerto, estando: 61 mismo caioneado en parte y averiado,
hasta que todo su personal y material fu6 conducido &
tierra y--organizado como lazareto independiente hasta el
21 de noviembre.
SEl Mongolia temna un apararo R6entgen que era apro-
vechado much por otros buques. Pero el transport de la
gene alli era muy. penoso. .
.... -En entradas propias tuvo en total 720 heridos y 201
enfermos y alcanz6 su cifra maxima diaria con 200 hom-
bres de entrada el dia 27 do Noviembre. .Para mayors
detalles v6ase el artioulo do Blau- Las formaciones do Sa-
nidad de Marina, rnsas delante do Port-Arthur, Marine-
-,Rundschau, julio de 1911, pag. 933.
El Orel habia sido construido on Tol6n y estaba do-
tado, en excelentes condiciones, la sala -de operaciones y de
vendajes tenia piso,'de baldoza y pintura en las paredes,
camas y ,redesy, etc.w Tomaba en total 384 hombres :con 12.309
deo.tratamiento;.,-e los cuales 284 sanaron y 79 fueron tras-
ladados -,otraparte, .
S El 'Kostohihna-fU6 apkesado.el 14 de mayo conjunta-
mente con, eL'Ore por los japoneses, porque habia roto ]a
nentralidad; 'habi&atenido un encargo secret y entregado
un m6dico ordinario 4 la escuadra de Nebogatoff. Despu6s
dela destruoci6n deo la flota rusa f.U pesto en libertad.
Tenia 200 camarotes, una secci6n de cirujia, una seccion
terap6utica, ina de enfermedades ven6reas, una gecc6n de
enfermedades. infecciosas y de gangrena,!un m6dico en jefe,
cuatro m6dicos, ordinarios, un administrator do farmacias,
nueve hermanas de caridad, cinco cirujanos y diez auxi-
liares de sanidad.
Las opinions de various autores, dice Augustowski,


96