Revista de publicaciones navales

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de publicaciones navales
Physical Description:
Mixed Material
Publisher:
Buenos Aires; Servicio de Inteligencia Naval ( Argentina )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 20934447
oclc - 26200495
System ID:
AA00019461:00024

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Mayo de 1913
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Junio de 1913
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
    Julio de 1913
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 361-1
        Page 361-2
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 395-1
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
    Agosto de 1913
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
    Septiembre, Octubre, Noviembre y Diciembre de 1913
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
        Page 769
        Page 770
        Page 771
        Page 772
        Page 773
        Page 774
        Page 775
        Page 776
        Page 777
        Page 778
        Page 779
        Page 780
        Page 781
        Page 782
        Page 783
        Page 784
        Page 785
        Page 786
        Page 787
        Page 788
        Page 789
        Page 790
        Page 791
        Page 792
        Page 793
        Page 794
        Page 795
        Page 796
        Page 797
        Page 798
        Page 799
        Page 800
        Page 801
        Page 802
        Page 803
        Page 804
        Page 805
        Page 806
    Enero y Febrero de 1914
        Page 807
        Page 808
        Page 809
        Page 810
        Page 811
        Page 812
        Page 813
        Page 814
        Page 815
        Page 816
        Page 817
        Page 818
        Page 819
        Page 820
        Page 821
        Page 822
        Page 823
        Page 824
        Page 825
        Page 826
        Page 827
        Page 828
        Page 829
        Page 830
        Page 831
        Page 832
        Page 833
        Page 834
        Page 835
        Page 836
        Page 837
        Page 838
        Page 839
        Page 840
        Page 841
        Page 842
        Page 843
        Page 844
        Page 845
        Page 846
        Page 847
        Page 848
        Page 849
        Page 850
        Page 851
        Page 852
        Page 853
        Page 854
        Page 855
        Page 856
        Page 857
        Page 858
        Page 859
        Page 860
        Page 861
        Page 862
        Page 863
        Page 864
        Page 865
        Page 866
        Page 867
        Page 868
        Page 869
        Page 870
        Page 871
        Page 872
        Page 873
        Page 874
        Page 875
        Page 876
        Page 877
        Page 878
        Page 879
        Page 880
        Page 881
        Page 882
        Page 883
        Page 884
        Page 885
        Page 886
        Page 887
        Page 888
        Page 889
        Page 890
        Page 891
        Page 892
        Page 893
        Page 894
        Page 895
        Page 896
        Page 897
        Page 898
        Page 899
        Page 900
        Page 901
        Page 902
        Page 903
        Page 904
        Page 905
        Page 906
        Page 907
        Page 908
        Page 909
        Page 910
        Page 911
        Page 912
        Page 913
        Page 914
        Page 915
        Page 916
        Page 917
        Page 918
        Page 919
        Page 920
        Page 921
        Page 922
        Page 923
        Page 924
        Page 925
        Page 926
        Page 927
        Page 928
        Page 929
        Page 930
        Page 931
        Page 932
        Page 933
        Page 934
        Page 935
        Page 936
        Page 937
        Page 938
        Page 939
        Page 940
        Page 941
        Page 942
        Page 943
        Page 944
        Page 945
        Page 946
        Page 947
        Page 948
        Page 949
        Page 950
        Page 951
        Page 952
        Page 953
        Page 954
        Page 955
        Page 956
        Page 957
        Page 958
        Page 959
        Page 960
        Page 961
        Page 962
        Page 963
        Page 964
        Page 965
        Page 966
    Marzo y Abril de 1914
        Page 967
        Page 968
        Page 969
        Page 970
        Page 971
        Page 972
        Page 973
        Page 974
        Page 975
        Page 976
        Page 977
        Page 978
        Page 979
        Page 980
        Page 981
        Page 982
        Page 983
        Page 984
        Page 985
        Page 986
        Page 987
        Page 988
        Page 989
        Page 990
        Page 991
        Page 992
        Page 993
        Page 994
        Page 995
        Page 996
        Page 997
        Page 998
        Page 999
        Page 1000
        Page 1001
        Page 1002
        Page 1003
        Page 1004
        Page 1005
        Page 1006
        Page 1007
        Page 1008
        Page 1009
        Page 1010
        Page 1011
        Page 1012
        Page 1013
        Page 1014
        Page 1015
        Page 1016
        Page 1017
        Page 1018
        Page 1019
        Page 1020
        Page 1021
        Page 1022
        Page 1023
        Page 1024
        Page 1025
        Page 1026
        Page 1027
        Page 1028
        Page 1029
        Page 1030
        Page 1031
        Page 1032
        Page 1033
        Page 1034
        Page 1035
        Page 1036
        Page 1037
        Page 1038
        Page 1039
        Page 1040
        Page 1041
        Page 1042
        Page 1043
        Page 1044
        Page 1045
        Page 1046
        Page 1047
        Page 1048
        Page 1049
        Page 1050
        Page 1051
        Page 1052
        Page 1053
        Page 1054
        Page 1055
        Page 1056
        Page 1057
        Page 1058
        Page 1059
        Page 1060
        Page 1061
        Page 1062
        Page 1063
        Page 1064
        Page 1065
        Page 1066
        Page 1067
        Page 1068
        Page 1069
        Page 1070
        Page 1071
        Page 1072
        Page 1073
        Page 1074
        Page 1075
        Page 1076
        Page 1077
        Page 1078
        Page 1079
        Page 1080
        Page 1081
        Page 1082
        Page 1083
        Page 1084
        Page 1085
        Page 1086
        Page 1087
        Page 1088
        Page 1089
        Page 1090
        Page 1091
        Page 1092
        Page 1093
        Page 1094
        Page 1095
        Page 1096
        Page 1097
        Page 1098
        Page 1099
        Page 1100
        Page 1101
        Page 1102
        Page 1103
        Page 1104
        Page 1105
        Page 1106
        Page 1107
        Page 1108
        Page 1109
        Page 1110
        Page 1111
        Page 1112
        Page 1113
        Page 1114
        Page 1115
        Page 1116
        Page 1117
        Page 1118
        Page 1119
        Page 1120
        Page 1121
        Page 1122
        Page 1123
        Page 1124
        Page 1125
        Page 1126
        Page 1127
        Page 1128
        Page 1129
        Page 1130
        Page 1131
        Page 1132
    Errata
        Page 1133
        Page 1134
        Page 1135
        Page 1136
    Indice de los Tomos XXIV y XXV
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
    Back Matter
        Back Matter 1
        Back Matter 2
Full Text












































































































I.

















\1U








A ,MINISTERIO DE. MARINA


REVISTA
DE
PUBLICACIONES NAVALES

Tomo XXIV. Nfim. 217.-ARo XI Buenos Aires, Mayo de 1913





HEGHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHINC

NARRADOS POR EL MISMO


de (Proceedings of the U. S. Naval Institute)



Zarp6 en Boston en -la fragata Minnesota y llegu6 A
Hampton Roads a principios de'mayo de 1861. Se iniciaba la
guerra y los rebeldes, que se' habian posesionado de Norfolk,
estaban organizando un ejercito en Richmond.
Cuando nuestro buque, con el almirante Stringham a bor-
do, lleg6 a la rada, se encontraban alli anclados los buques de
guerra Cumberland, Quaker City y Monticello. A nuestra de-
recha quedaba el fuerte Monroe, sobre el cual flameaba afin el
viejo pabell6n; mientras que a cinco millas mas lejos brillaba
el Sol sobre una nueva bandera, emblema de traici6n, izada en
serial de desafio. El Monticello (cuyo mando tuve mais tarde)
se habia batido con la bacteria de Sewell's Point, recibiendo al-
gunos tiros y perdiendo various hombres, pero granjeando al
mismo tiempo la honra de haber sido el primer barco que en-
trara en fuego durante la rebeli6n.
Hacia A penas un dia que nos hallatbamos anclados cuan-
do temerariamente entr6, procedente de Richmond, una floti-









2 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


lEa compuesta de cineo goletas cargadas de tabaco. El sud en
complete rebeli6n p(ins5 que nadie osaria molestarlos, y......
que una flotilla desarmada podia atravesar, con la protecci6n
que pudiera prestarle el nombre de virginios, nuestra flota
de "viles yankees". Emprendieron viaje para trocar yerbas
aromAticas por la p6lvora y municiones necesarias para hacer
una carniceria ccn nosotros.
No es preciso decir que los apresamos a todos y esa noche
sali para Filadelfia en el buque capturado Delaware Farmer.
Despues de una dificil escapada en nuestro inservible bar-
quichuelo de un temporal de vicnto, llegu at anclar en el puer-
to y entregu6 la primera presa de guerra A las autoridades.
Inmediatamente regress al fuerte Monroe, para ser destacado
de nuevo como capitfin de la presa de la barca Pioneer, des-
tinada A Nueva York.
En junio tome pasaje A bordo de la fragata Colorado para
Charleston (Carolina del Sud), donde pas6 A bordo del Wa-
bash, permaneciendo cerca de un mes bloqueando a la vista
c!el fuerte Sumter. Se hicieron algunos apresamientos, des-
pues de lo cual zarp6 para Hampton Roads, con el fin de re-
unirme con el Minnesota.
En agosto se organize una expedici6n para enviarla A
Back River. Fui enviadd en la primera lancha y tuvimos que
sostener algunas esearamuzas, quemando algunas goletas. Al
mes siguiente se proyect6 la toma de los fuertes de Hatteras.
El 21 de agosto salimos de Hampton Roads, a bordo de la
fiagata Minnesota, que era buque-insignia, seguidos de una es-
cuadra compuesta de los buques de guerra Wabash, Ctumber-
land, Susquehanna, Pawnee, Monticello y Harriet Lane, mas
tres transportes, con direcci6n a la boca de Hatteras, para
atacar A los fuertes rebeldes. En este tiempo salieron de la
ensenada emjambres de pequefios corsarios y establecieron un
puesto convenient de forzadores de bloqueo en raz6n de que
el acceso interior del estuario era muy important. Habien-
dose terminado su capture, el almirante Stringhan fu6 elegido
comandante de la expedici6n y se puso al frente de la mayor
e cuadra que haya navegado bajo bandera americana. Llega-






































































Comandante W. B. CUSHING, de U. S. Navy









REVISTA DE PUBLICACIONES NAV'ALES


mos A la vista de los fuertes al atardecer del dia 27; y en la
mailana del 28, con ayuda de botes, pudimos desembarcar los
pocos cientos de hombres que al mando del general Butler
nos acompaiiaban. Estos se situaron a dos millas al norte del
enemigo; y se les reuni6 la infanteria de marina de la escua-
dra mandada por el viejo mayor Shuttleworth, quien lleno de
coraje queria producer un asalto, que seguramente le recorda-
ria sus antiguas aventuras en M6jico.
Las baterias eran fortificaciones de tierra, en nfmero de
dos, llamadas, respectivamente, fuerte Hatteras y fuerte Clark.
Estaban mandadas por el comodoro Barr6n, official almirante
de los rebeldes. A las diez, la escuadra se habia colocado en
linea y se disparaba el primer cafionazo desde el Wabash. Fu6
tan rApidamente contestado por los rebeldes, que su tiro pare-
ci6 ser el eco del nuestro. Este fu6 un gran moment para mi,
jovenzuelo que jams habia estado francamente expuesto al
fuego. Nunca olvidar6 ni volver6 A experimentar, el placer
sslvaje y la excitaci6n que senti cuando el serio desafio y cuan-
do.su respuesta pas6 por encima del agua azul en aquel bri-
llante dia de agosto. Yo mandaba la division del castillo de
.opa, compuesta de ocho cafiones de 8" y desde mi puesto en
eibierta tuve durante todo el dia una vista complete del cam-
po..,Si bien me hallaba excitado 6 irritado, no era el finico;
pues bien recuerdo la mirada de nuestro viejo y gentil capi-
tUn cuando hiri6 nuestros oidos el silbido de la primera bala
enemiga. Con la cara congestionada y la mirada centelleante
iigui6 su alta figure, y con su cabellera gris expuesta al sol
troep6 al puente 6 impulsivamente exclam6 "i Soberbio, sober-
bio, mAs cerca, mAs cerca!"
Pronto entramos en acci6n. Cada barco era una nube de
proa ai popa. A las 12 y 30 las dos banderas de los fuertes ha-
bian sido voladas ai balazos y el enemigo, en su afan de aban-
donar el fuerte Clark, se precipitaban locamente a lo largo de
la costa, mientras que nuestras bombas reventaban en medio
de ellos y al estallar mandaban al aire cuerpos destrozados, 6
los enterraban por docenas en la arena de la playa. A las 2
se izaba al tope del fuerte Clark la bandera americana y no









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING 0


quedaba desplegada en las fortificaciones ninguna otra ban-
dera. Nuestro almirante, como ya nada mais habia que hacer,
orden6 al Monticello que se replegase y pasara A retaguardia.
El capitfin Guillis pronto di6 pie A su intent, porque los re-
beldes, abriendo de golpe el fuego pusieron a su barco en si-
tuaci6n critical; pero el Monticello pronto respondi6 al fuego,
y al mismo tiempo maniobr6 sabiamente para retirarse como lo
realize con 6xito aunque bastante destrozado, siendo protegido
cn su retirada por los fuegos de la escuadra. A ]a puesta del
scl la flota hal6 fuera, para pasar la noche; temiamos que A la
manana se desencadenara el mal tiempo, en cuyo caso el ene-
n-igo no solamente salvaria sus fuertes, sin6 que se hallarian
nuestras tropas a merced suya. En consecuencia, un espiritu
de melancolia y de duda se infiltr6 en la escuadra, que no se
movi6 hasta tanto el brillante sol y el mar sereno del 29 dieron
mnuestras de ser tiempo hfibil para la pelea; y se iz6 la serial
"Todos listos para combate.
A las 8 a. m. estabamos otra vez luchando. El enemigo
contestaba nuestro fuego de un modo vivo, pero no volvi6 a
izar su bandera despu6s de serle volteada al principio de la
r elea.
El fuego concentrado sobre el fuerte era terrorifico, sien-
do el mayor fuego de unos canones de a cien y de a cincuenta
cue disparaban con sumo cuidado.
Sesenta granadas explotaron dentro del parapeto en un
solo minuto, y a las 11 una granada de once pulgadas penetr6
por la cubierta protectora y entr6 en el pafiol causando la in-
niediata rendici6n.
Se levant una bandera blanca y una multitud de rebel-
des apareci6 encima del fuerte, mientras que simultaneamente
se hacia serial de cesar el fuego.
El comodoro Barr6n vino en seguida A nuestro encuentro
y sobre el castillo de popa rindi6 su espada. Nosotros nos apo-
deramos de los hombres eapturados y de sus efectos, trayendo
los prisioneros, que eran como 750, A bordo del Minnesota.
Debe mencionarse un incident que interest a los profe-
sionales.








0 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Cuando se supo con seguridad que "una granada de 11"
habia penetrado por el ventilador al paiiol enemigo y que por
]o tanto se habian visto obligados a rendirse, cada official de
It flota que tenia A su cargo algfin cafi6n de aquel calibre re-
clam6 para si el honor del tiro, y la dispute se hizo larga y rui-
dosa hasta saberse que se habia retirado la oubierta de la ca-
beza de la espoleta, despu6s de lo cual nadie clamaba por ese
honor, pues ninguno queria ser el culpable de descuido tal
como el de despojar a la espoleta de sus efectos.
Los prisioneros presentaban un aspect curioso 6 intere-
sante: no hallandose al principio de la guerra contents con
las armas ordinarias del soldado, se habian provisto de cuchi-
llos de monte y de revolvers y cada hombre era una armeria
ambulante, evidentemente tratando de justificar con su ata-
vio los titulos pavorosos que se daban, como "Bravos de Lo-
noir", "Muchachos de Rio Tar", "Guardias de Hamilton" y
"Tigres de Jonerboro". Estas son algunas de las feroces com-
paiiias organizadas, que recuerdo que recibieron la hospitali-
dad de las prisiones del norte tan pronto como nos fu6 dado
condueirlos a Nueva York.
Nuestra victoria en Hatteras di6 al general Butler la pri-
mera oportunidad para mostrar al pfiblico la modestia por lo
cual se hizo despu6s tan conspicuo, pronunciando discursos en los
quo se adjudicaba A si mismo el cr6dito de nuestra acci6n, A
pesar de ser un caso puramente naval, y de ser la finica parti-
cipaci6n del general Butler la de colocar su nombre al par del
6e nuestro almirante en el encabezamiento de los articulos de
la capitulaci6n, aceptando numerosas serenatas y comidas en
el norte por un m6rito que la decencia mas elemental le acon-
scjaba declinar.
En octubre de 1861 fui pasado al Cambridge buque A h6-
lice, adquirido en compra, de unas mil toneladas, en el cual
actu6 como guardia marina hasta el mes de marzo siguiente.
Durante este tiempo establecimos el bloqueo del rio Rappa-
hannock, fuera del cabo Henry, sobre James, en Baudort, Ca-
rolina del Norte. En el primero de los lugares nombrados
tuve ocasi6n de ver algunos reiidos combates en una expedi-








HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING I


c;6n de travesia al mando del valiente teniente William Gwin,
muerto mas tarde en una acci6n en el rio Mississippi. Toma-
mos una goleta en un arroyuelo y fuimos atacados por una
gran fuerza de infanteria y artilleria, que habia sido enviada
con ese fin y A la que batimos. En un mes capturamos mas de
400 negros 6 contrabandos que intentaban pasar.
Fuera de los cabos de Virginia, mi deber como official de
a bordo era muy penoso, pues nos hallabamos en pleno invier-
no y frecuentemente tenia que permanecer de a cinco y seis
horas en botes descubiertos, en mares de hielo, aguantando cons-
tantemente fuertes nevadas. Muchas veces A la vuelta me ha-
llaba entumecido y no podia sostenerme sobre ]os pies para
subir a bordo del buque. Esto me produjo una enfermedad
que me oblige a retirarme a casa y casi hubo de costarme la
v'da; pero no fu6 antes del famoso combat del Merrimack,
en el cual tuve el honor de estar bajo el fuego y de derramar
Plgunas gotas de sangre.
Nuestra misi6n en la acci6n consistia en remolcar A la fra-
gata St. Lawrence y navegar con ella hasta donde estaban el
Congress y el Cumberland empefiado en desigual combat con
los acorazados y vapores que los acompaiaban.
Antes de entrar en fuego el Cumberland se habia hundido,
ocultando sus bordas deshechas y sus ensangrentadas cubier-
tas bajo las aguas del James; y una bandera blanca, que fla-
meaba al tope del palo mayor del Congress nos indic6 que su
fortune habia concluido y que su bravo comandante Joe Smith
ya no existia.
El Minnesotta, que nos habia precedido, se hallaba enca-
llado, peleando banda A banda A la fragata de madera. El
Saint Lawrence encall6 bajo el fuego de las baterias Sevell's
Poin, y pronto nos vimos encarnizadamente empefados, ba-
ti6ndonos contra los pesados cafilones enemigos. Cambiamos al-
gunos tiros con el Merrinmack, justamente cuando este se apar-
ttba para pasar la noche. A las 8 de la noche pusimos la fra-
gata A flote, y anclamos en fuerte Monroe, preparfandonos pa-
ra una lucha desesperada A la lmaiana siguiente. Parecia que
n.ada podia salvar A nuestra flota de madera de una destruc-









5 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


ei6n complete, como que estAbamos virtualmente derrotados;
pcro que la llegada providencial del Monitor cambi6 el aspec-
to de las cosas, y esperamos la mafiana siguiente llenos de co-
raje y de impaciencia. Sali6 el sol con calma el domingo por
la mariana y brill6 en el costado del monstruo rebelde, invi-
tandonos en aquella madrugada A concluir la honrosa matanza
que en ella se habia iniciado.
El Merrimack, precedido del vapor Yorktown, naveg6 ha-
eia el Minnesotta (afin varado), notfindose ai penas una man-
cha negra que se movia por detrAs de nuestra fragata, algo
que apartindonos de nuestras preocupaciones nos provocaba
la risa y que no llevaba la grande y vieja bandera que nunca
habia de ser derrotada.
El enemigo se figure que seria un engafio yankee y nos
atac6. De pronto vi6 la torre del Monitor, y el barco insignia
del enemigo di6 vuelta y escape corrido, con una granada
yankee de A doseientos en sus costillas, que en cierto modo
fueron sacadas de quicio en forma tal que atestiguaba el serio
trabajo que habian sostenido.
Los dos acorazados se empefiaron en rudo combat A corta
distancia, cambiando fierro que se estrellaba violentamente
contra los adamantinos cascos, enviando el eco A millas de dis-
tancia. A nosotros, espectadores, nos hacia redoblar el intense
interns por la escena. Al fin termin6: la vieja y querida ban-
dera estaba en salvo, el honor national guardado y ni el triste
destiny del Cumberland y del Congress apag6 nuestra alegria.
La carniceria del sabado habia sido vengada por la victoria del
dtmingo. Ni un s6lo hombre habia muerto en el Monitor, pero
su valiente capitfin Worden se hallaba gravemente herido.
Al dia siguiente de este excitante duelo zarpamos A blo-
quear el vapor rebelde Nashville, surto entonces en el puerto
de Baufort (Carolina Norte). No habi6ndome permitido
nuestro capitan que entrase al puerto y le cortara el camino,
pudo huir por la noehe. Este debia haber usado enaguas en
lugar del brillante traje de azul y oro del servicio, y su poste-
rior actuaci6n lo comprob6 al rehusar combat con el enemigo,
lo que le vali6 de una corte martial una sentencia mas benig-
na que just.









HIECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING V


Por ese tiempo yo me hallaba bastante enfermo y fuf en-
viado A casa por preseripci6n m6dica; pero s6lo estuve seis se-
manas en tierra y se me destiny de nuevo al Minnesotta. Des-
pues de nuestra toma de Norfolk, fui A James River al estado
mayor del almirante Goldsborough. Fu6 inmediatamente des-
pu6s de la batalla de Malvern Hill cuando Me. Clellan pre-
sent6 un compromise general en Harrison Landing. Mi her-
mano formaba parte del estado mayor del general Summen y
cuando nos encontramos me excit6 tanto su narraci6n de la
"batalla de los siete dias" que no pude resistir la tentaci6n
y faltando a la discipline pas6 al mismo servicio con Animos de
tomar parte en el pr6ximo encuentro. Mientras estuve en tie-
rra cabalgu6 con el estado mayor del president Lincoln para
poder figurar en el ejercito. Volviendo A Norfolk chasqueado
en mis prop6sitos guerreros, fui suspendido por haber aban-
donado A mi almirante. Pero como un guardia marina es di-
ficilmente considerado como un ente responsible, pronto fui
eximido de la pena.
El 16 de julio de 1862 fui promovido al grado de teniente
saltando los dos grados de alferez. Se me di6 orden de pasar
A las costas de Carolina del Norte, con el objeto de prestar alli
servicio. Se me design official ejecutivo del Comodore Perry,
comandado por el teniente de navio Flusher, por euya memo-
ria conserve la mas grande admiraci6n. Era un hombre de
claro juicio, bravura de le6n y puro patriotism; nos hicimos
amigos en un rudo combat en el rio Blackwater, donde me ad-
judic6 el honor de haber salvado al buque del abordaje; la
batalla habia sido originada por un plan del general Dix,
quien debia moverse hacia Franklin con doce mil hombres,
mientras nosotros, conducimos tres buques por el rio Black-
water, debiamos cortar la retirada de los siete mil rebeldes
que iban A ser atacados.
El ejercito no se movi6, nosotros estabamos listos y en el
moment estipulado nos hallAbamos con doscientos hombres y
catorce cailones luchando contra todas las fuerzas enemigas.
El canal era muy angosto y tortuoso y en las vueltas teniamos
que dar cabos A la costa para amarrarlos A los Arboles y conse-
guir que virara el buque.








10 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


De repente, en una vuelta, dimos con la proa en una ba-
rricada que habia sido construida volteando arboles de una y
otra banda de modo que al caer atravesaran la corriente inter-
ceptando el paso, y al mismo modo embicamos sobre la orilla
i.quierda. Inmediatamente, de cada Arbol, arbusto y trozo de
madera que alli habia sali6 una tormenta de plomo y se oy6
un aullido formidable que parecia salir de todas parties.
Habiamos caido en una emboseada. Como pareciera una
locura el combatir con nuestra poca fuerza sin protecci6n, el
capitfin Flusher orden6 que fuesen cubiertas todas las bandas
y en cierto moment al mirar por el costado alcanc6 A ver una
masa de infanteria que, bajo la proteeci6n de los fuegos de sus
camaradas venia fi todo correr en contra nuestra.
Llamando voluntarios me lance fuera, desprendi los obu-
ses (en cureiia de campafia) y ayudado por seis soldados y un
official, el senior Linch, los hice rodar hasta el otro lado del
puente. Para entonces ya estaba otra vez s6lo, habiendo todos
los voluntarios caido muertos 6 heridos A mis pies; sin espe-
rar un instant apunt6 la pieza y les envi6 botes de metralla
c.ue estallaban en medio de ellos, cuando se hallaban A treinta
yards de distancia.
Su efecto fu6 horrible: los que no cayeron heridos fueron
presa del pfinico y huyeron todos, except el que los guiaba,
un esplendido individuo' de largos y ensortijados cabellos, que
avanz6 blandiendo su espada, al parecer ignorando que se ha-
llaba s6lo. Hall6 la muerte A diez pasos de nosotros. Los hom-
bres fueron enviados A cuarteles y se di6 comienzo A un corn-
Late general. Los mariners atendian A los grandes cafiones,
arrojando granadas y botes de metralla: y nuestros marines,
amparados por los coys, iban bajando A los tiradores de las co-
pas de los firboles, de donde caian, estrellfindose y chillando A
tada moment. Nuestra finica esperanza era por el moment
la de abrirnos paso y salir de alli; pero ninguna fuerza del ej6r-
cito aparecia en ayuda nuestra, y se siguieron seis horas de
ataques y defenses, A contar desde que comenzamos el movi-
miento de bajada.
Nosotros luchabamos para tomar posesi6n de cada vuelta








HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


con el fin de arrojar nuestros cabos a tierra,y el enemigo tra-
taba por todos los medios de hacernos permanecer en la tram-
pa. Mas abajo de donde estabamos habian. sido cortados los
Arboles formando barricades; por todas parties se habian hecho
trincheras, aprovechando todos los accidents del terreno; pero
todo era infitil, no era aquel el dia en que la fiereza yankee
habia de ser batida. Pasamos a -trav6s de todos los obstaculos
6 hicimos que los rebeldes pagasen caro su atentado.
Al avanzar a la ida, nuestro barco era el que guiaba el
camino; a la vuelta el orden habia sido invertido, siendo el
Whitehead el que estaba mas abajo, seguido del Huncheack,
mientras que el Comodoro Perry, ensangrentado y maltrecho,
cubria la retaguardia.
Los barcos que encabezaban la column, al ir describiendo
uina curva, tuvieron que soportar el fuego de unos mil infan-
tes, que se hallaban ocultos en las trincheras, y s6lo despu6s
Jo much sufrir pudieron escapar. Nosotros que nos hallaba-
mos atrAs a cierta distancia, caimos sobre los rebeldes en una
forma tan inesperada que los tomamos justamente por el flan-
co y hallandonos solamente a unas 200 yards de distancia de
ellos rompimos un fuego nutrido de granada y metralla, por
encima de la zanja que les servia de trinchera, que dur6 hasta
que los exterminamos por complete. En cinco minutes la
plaza fu6 nuestra.
Por filtimo, fatigados y debilitados, disparamos nuestro
filtimo tiro y nos vimos otra vez libres aunmque con nuestras
cubiertas llenas de muertos y heridos y resbaladizas de tanta
sangre, todo el barco parecia una criba tan lleno de agujeros
estaba, pero nosotros habiamos cumplido con nuestro deber y
s6lo teniamos que lamentar que el ej6rcito nos hubiera fallado
y que nuestros mariners hubieran caido en vano.
Despues supimos que el general Dix habia cambiado de
plan y que nos habia enviado un vapor para notificarnos; pero
6.ste lleg6 al estuario donde estaban anclados los buques con un
dia de atraso.
El bravo Flusher, en su corto 6 imperfecto informed, se
cumplimentaba por mi conduct; aquellos que comprendian su









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


carActer saben lo que un cumplimiento suyo vale y por eso es-
tr.y orgulloso como de cualquier acci6n de guerra.
Se me orden6 que tomara mi primer comando en el cailo-
nero Ellys, barco rebelde capturado. Era de hierro, de tres
octavos de pulgada de espesor, desplazaba 100 tons. y Ilevaba
un caii6n de a 80 (*) A proa y un obfis de A 12Apopa; como
calaba poco podia penetrar en cualquier ribazo 6 rinc6n y na-
turalmente me alegr6 muchisimo, formfindome el prop6sito de
ganar distinci6n 6 una tumba honrosa en el transcurso de
pocos meses.
La ocasiOn pronto se present. El golfo de Bogues, es una
abertura en la costa del oceano, A unas treinta millas al sud de
Baufort. La barra es poco profunda, las rompientes general-
mente altas y una elevada roca guard la entrada; la pequeifia
ciudad de Swansboro descansa detras, como A unas tres millas
de la boca. Habi6ndose informado al gobierno que el bloqueo
se llevaria A cabo con embarcaciones menores, se me orden6
que recorriendo la costa cuidara de esta. Despu6s de una lige-
ra escaramuza tome la ciudad, hice provisions para mi tropa
y esper6 los acontecimientos; pero informfindome de pronto
que los rumors del trafico eran falsos, zarp6 en direcci6n al
sud, sin 6rdenes, con intenci6n de echar un vistazo a los otros
puertos.
Me lance contra la isla de New Topsail, A veinte millas de
Wilmington y capturamos ]a goleta Adelaide, con un carga-
mento de algod6n y esencia de trementina, de un valor de mil
d6lares, que se hallaba por zarpar para Bermuda. Me vi obli-
gado A incendiarla; y pronto volvi A Beaufort donde di cuen-
tq de haber procedido sin 6rdenes, pero fui altamente cumpli-
mentado y se me orden6 que continuara por la costa. Solia


(W) Un tiro s611do de cafi6n Parrot de & 100 pesaba 100 libras y el
cartucho 80 libras. El seflor Russel J. Coles de Danville, Va., quo lo con-
scrva, hall recientemente en el sitio en que habia caldo, un tiro s61ido
disparado desde el Ellis contra las baterlas confederadas de la boca del
New River, el 24 de noviembre.









HIECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


hacer carbon en Beaufort, y emprendi expediciones A todos
lados.
Como una semana despues de la destrucci6n de la Adelai-
de, habia vuelto A atacar la misma isla; y despues de sostener
im rudo combat con la artilleria, tuve la fortune de destruir
algunas salinas, que eran de gran valor, pues la sal era escasa
en el sud. Mirando el mapa de la costa dieron mis ojos con el
New River que se internal en el AtlAntico, eomo a unmas cua-
renta millas al sud de Beaufort, (Carolina al Norte), y obser-
v6 que despues de cruzar la barra era ancho y profundo, y
que el paraje denominado Onslow Court House descansaba A
un'is veinte millas de la desembocadura; me pareci6 lugar A
prop6sito para guardar los barcos y determine A llegar alli.


Extracto del informed official de Cushing

Entr6 A New River, el 23 de noviembre con el vapor Ellis
y tuve la suerte de atravesar con bien por el estrecho y bajo
lugar llamado Rocks. Comenc6 a remontar el rio, tom6 la ciu-
dad de Backsonville fi Onslow Court House, capture el correo
de Wilmington y destrui todas las salinas que hall A la orilla.
Fsperaba sorprender al enemigo al remontar y A la vuelta ba-
tirme para abrirme paso. Como A cinco millas de la costa descu-
bri un barco que salia con un cargamento de algod6n y tre-
mentina.
El enemigo lo incendi6 para impedir que cayera en nues-
tras manos. Me corri por el costado del buque y asegurando-
me de que no seria possible extinguir el fuego, segui remon-
tUndo el rio. A la 1 de la tarde llegu6 A la ciudad de Jackson-
ville, desembarqu6, alist6 piquetes y coloqu6 centinelas en los
edificios piblicos. Este sitio era la capital del distrito de
Onslow, y muy important. EstA situado A la margen derecha
del rio, subiendo, y A mAs de treinta 6 cuarenta millas de la
desembocadura. Tom6 posesi6n de veinticinco puestos pfiblicos
de armas, de la casa de la corte y del correo, much correspon-
dencia y dos goletas. Tambi6n confisqu6 los negros del jefe









14 REVISTA DE PUBLICAC1ONES NAVALES


dc correos de los confederados. Olvidaba mencionar que la
ciudad se halla situada sobre el camino principal de Wilmington.
Algunos oficiales rebeldes que escaparon A mi aproximaci6n,
llevaron la noticia ai aquella ciudad.
A las 2.30 p. m. comenc6 A bajar el rio y A las 5 p. m. lle-
gu6 A la vista de un campamento que habia en su margen, el
que destrui enteramente. En el punto en que todavia ardia el
barco incendiado por la mariana, el enemigo rompi6 el fuego
de fusileria contra el Ellis, pero con nuestros caiiones los hi-
cimos callar pronto.
Yo tenia dos pilots A bordo, y ambos me informaron que
seria possible sacar el vapor del rip esa noche.
Mucha agua y la luz del dia eran condiciones esenciales
para ordenar la salida, de modo que tuve que anclar como A
unas cinco millas de la barra exterior: coloqu6 mis press al
costado y me prepare Ai repeler cualquier ataque. Durante toda
la noche pudieron verse los fuegos de seiiales del enemigo, A
lo largo de las orillas. Al aclarar me puse en camino, y habia
alcanzado el punto mas dificil de mi ruta cuando el enemigo
abri6 el fuego contra nosotros con dos piezas de artilleria.
Puse el buque en posici6n, ice la bandera de combat al tope
del palo de proa, la tripulaci6n lanz6 sus tres vivas y entra-
mos en acci6n. En menbs de una hora desalojamos al enemigo
de sus piezas y del escarpado y pasamos como fi cien yards
de su posicion sin que nos hicieran fuego. Hasta ese momen-
to el 6xito habia coronado mis esfuerzos; pero aqui estaba des-
tinado A sufrir un accident que vari6 la fortune del dia y
ocasion6 la destrucci6n de mi barco. Como A quinientas yar-
das del escarpado, los pilots equivocaron el canal y vararon
rudamente al Ellis.
Todos los brazos se pusieron al trabajo y se utilizaron las
anclas y la miquina con el fin de ponerlo A flote lo mais pron-
to possible; pero fu6 infitil. La proa del vapor se habia incrus-
tado en un banco de arena, en tal posici6n que era como si
nos hallframos en el centro de un circulo, pues teniamos A
nuestro alrededor una circunferencia de arena.
Cuando baj6 la marea, envi6 A tierra un pelot6n para que









IIECHOS DE GULERRA DE. WILLIAM CUSHING 10


tomara posesi6n de la artilleria abandonada por la mafiana;
pero cuando hubieron llegado al lugar donde debia de estar
se descubri6 que habia sido removida de alli, mientras nos-
otros nos hallabamos empefiados en nuestra tarea A bordo.
Si hubiese conseguido esto, tenia la idea de construir una
bacteria en tierra para tender A la defense de mi buque, man-
teniendo a los rebeldes en la imposibilidad de eolocar sus ba-
terias en posici6n. Cuando oseureci6, tome una de las press
y comenc6 a trasbordar del Ellis todo lo que habia menos el
cffi6n giratorio, alguna muniei6n, dos toneladas de carbon y
algunas armas portftiles. De nuevo me hallaron el vapor y las
anclas para poner A flote mi buque; tuve conocimiento de que
los confederados me atacarian con fuerzas abrumadoras y mi
deber entonces era tratar de salvar mis hombres; de modo que
di orden de llamada y todos opinaron que podian embarcarse
en la goleta; llam6 seis voluntarios para que se quedaran con-
r-.igo A bordo, A fin de pelear con los cafiones que quedasen
ei. el barco. Los hombres, que sabian que se exponian A una
muerte segura, se adelantaron no obstante y entire ellos dos
ccntramaestres, Valenti y Bart6n. Estos caballeros se porta-
ron con gran entereza y valor.
Orden6 A la goleta que descendiera por el canal apartAn-
dose de los escarpados y que alli esperase hasta la terminaci6n
de la tarea de impedir al enemigo que se apoderase de la Ellis;
5 si nosotros resulthbamos batidos que prosiguiera con rumbo
al mar. Bien temprano al dia siguiente el enemigo nos atac6
por cuatro distintos puntos, con cafiones de grueso calibre (uno
Withworth). Era un fuego cruzado y muy destructor. Con-
testW A 61 lo mejor que pude, pero al poco tiempo la mfquina
fu6 inutilizada; y la finica alternative que nos quedaba era la
de rendirnos 6 de lo contrario tratar de salir de entire ellos en
nuestro pequefio bote.
Lo primero, naturalmente, no debia ni pensarse, y trat6
ce poder realizar lo segundo. Puse fuego al Ellis en cinco par-
tes; y viendo que auin flameaba al tope la bandera, emplace el
cafi6n al enemigo, de modo que el buque se defendiese s6lo asi
Que nosotros lo abandonaramos; y comenzamos A bajar el rio.









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Alcanzamos la goleta y nos hicimos A la mar. Habia poca
agua en la barra y much resaca; pero al fin el viento, des-
pu6s de varias tentativas, nos sac6 adelante, y muy A tiempo,
pues pudimos ver en la playa, como A unas seiscientas yards,
tn escuadr6n de caballeria que trataba de llegar f la desembo-
cLdura con el fin de cortarnos la retirada. Izamos nuestra
bandera, lanzamos tres hurranits y emprendimos la retirada.
En cuatro horas llegu6 A Beaufort, desembarqu6 mis hombres.
mis buses y municiones, las provisions del buque y las ropas,
las bolsas y coys de la tripulaci6n y una porci6n de armas por-
tWtiles. Habia dejado k bordo del Ellis unos cuantos fusiles,
picas y pistolas, para repeler abordajes. Olvidaba decir que
cuando tom6 posesi6n del terreno enemigo, el dia 24, habia
destruido una salina y dejado initiles diez lanchas que proba-
blemente servian para carga.
A las 9 a. m. el vapor Ellis volaba en pedazos, A causa de
la explosion del pafiol de la p6lvora.
Cuando llegue a Newbern, de vuelta de esta expedici6n,
rccibi del mayor general Foster, comandante del Departamen-
to de Carolina del Norte, una carta en la que se me cumplimen-
taba por mi acci6n y me inclufa una copia de otra que 61 es-
cribia al almirante Lee, en la que reclamaba para mi el mando
de una eseuadra de cinco cafioneros A vapor, para cooperar
con sus fuerzas.
Como yo en ese entonces s6lo contaba diez y nueve afios
de edad, he pensado y sigo pensando siempre que aquello que-
nria decir much en favor de mi acci6n en el comando; pero no
secund6 la iniciativa, por la raz6n de que yo deseaba dejar el
servicio que entonces desempefiaba en la marina, y preferia
mfs tener el mando en un buque de la flota que el de una flo-
tilla de botes armados. S6lo agregar6 que eomo mi papel en el
Ellis era sumamente expuesto, los que voluntariamente habian
permanecido A bordo para pelear por el honor de la bandera
fueron objeto de grandes distinciones.
Despu6s de haber escapado en mi presa para Beaufort,
me traslad6 f Newbern donde permaneci varias semanas ale-
jado del servicio active. Pero pronto hube de verme envuelto









ITECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


en una aventura, la que por el peligro real que represent y
ia excitaci6n, no tiene parecido. Por este tiempo el gobierno
meditaba un ataque contra Wilmington, pero tenia tambien
necesidad de algunos buenos pilots para el puerto. Me ofre-
c; a capturar algunos, y habiendoseme concedido el permiso
que necesitaba, prepare una goleta de mi propiedad, izando
el pabell6n ingles. Mi intenci6n era poder Ulegarme hasta el
puerto, tomar pilots A bordo y escapar con ellos, dejando li-
brado a la misma intrepidez de la aventura el 6xito de mi in-
tento. Pero al llegar a la barra de aquel puerto me vi obli-
gado a aguantar una gran calma, y fui visto por el enemigo,
que me reconoci6, paseando en mi buque. Esto me hizo variar
de plan. Habiendo tenido conocimiento de que en Little River
habia una estaei6n de pilots, que venia A quedar situada jus-
tamente en el limited del Norte y Sud Carolina, me dirigi A ella,
atacAndola una noche del mes de febrero del afio 1863. El
canal era muy estrecho y las orillas estaban muy pobladas de
arboles; como A dos millas de la entrada alcanc6 A divisar en
una altura del terreno un asta bandera, al mismo tiempo que
rccibia una descarga de fusileria; s6lo contaba con veinte hom-
bres distribuidos en tres pequefios botes, y la descarga me
mat6 algunos; pero me di cuenta de que si queriamos salvar-
nos era menester much decision en la acci6n.
Me levant en el bote gritando A mis hombres que me
siguieran al mismo tiempo que mandaba poner las proas A
tierra. En un instant mis hombres estuvieron arriba del es-
carpado, y mand6 cargar, en alta voz. Nos lanzamos contra
el enemigo gritando como demonios; habiendo salido A un es-
pacio libre vimos ayudados por la luz de un campo incendia-
do, una trinchera que aparecia A nuestro frente. YA no habia
caso de volverse atras; lanzamos otro aullido, y saltando por
sobre una charea llegamos h lo alto del parapeto, quedando co-
no inicos poseedores del fuerte y del reducto desde el cual la
asustada guarnici6n, cinco veces mayor en nimero que nos-
otros, habia huido engafiada por nuestra audacia, en la creencia
de que eran ellos y n6 nosotros los sorprendidos.
Dejaron su armas, ropas, etc., y los despojos de guerra,









1i REVISTA DE PUBLICACIONES NAYALES


y una comida de cerdo y verduras, servida en la mesa, a la
que nuestros hombres fatigados hicieron los honors debidos,
alternando la comida con una pelea con la caballeria que habia
vuelto a atacarnos, destruyendo luego todo lo que no pudimos
llevarnos. La mafiana siguiente nos hall anclados afin fuera
del rio, y nuestro barquichuelo en camino hacia un gran mar
de leva que se presentaba, del sudoeste.
Todo hacia esperar una gran tormenta, y nada era mas
perjudicial para nosotros. El eabo Fear y los bancos de Frying
Pan, se hallaban en el mar unas treinta millas,formando con la
costa un angulo recto en el cual entraban golpeando reciamen-
te las olas levantadas por un temporal del sudoeste, que produ-
cian una marejada terrible, y al mismo tiempo una rebelde
costa de sotavento. Fu6 precisamente alli, en ese centro donde
fuimos A dar con la goleta, de cuatro toneladas de porte, con
una sola ancla, y quince brazas de cadena. Pronto comenz6 A
soplar el fuerte ventarr6n, y A pesar de que trat6 de mante-
rnerme cerca de las velas arrizadas, sobre el pequefio Home, vi
que me seria possible llegar al Frying Pan; el barco comenz6
a caer A sotavento rApidamente y una tupida niebla vino A ha-
cci afin mayor nuestra perplegidad, pues tan densa era que
no se veia el agua A doscientas yards de distancia; pero una
lluvia en seguida'sirvi6 para calmnar algo aquel terrible mar.
Tenia para elegir dos alternatives, ninguna de las cuales
me agradaba. Podia embiear en tierra y presentarme en el
fuerte Caswell en calidad de prisionero de guerra, y reunirnos
con nuestros compafieros en ese infierno de Andersonville, 6
sin6 tratar de navegar las treinta millas que nos separaban del
banco de arena calculando la deriva y tratar de dar con un es-
trecho canal que corre como un hilo A su travys. Sabia que aun
alli, estaria mal, y no exagero cuando digo que las probabili-
dades estaban en raz6n de uno contra quinientos en contra
nuestra. Si errabamos la ruta en cien yards, en la niebla, era
seguro que nos hariamos pedazos. De cualquier modo me de-
cidi por este iltimo medio haciendo conocer el peligro sola-
mente a un hombre, el sefior Velentine, contramaestre, h quien
puse en el tinim6n y orden6 gobernara al rumbo que habia de-
c'dido.









IJECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


El temporal creci6 en violencia mientras el tiempo pasaba
lentamente y se acercaba el moment en que habia de decidir-
se nuestra suerte. De repente oi al viejo contramaestre que
gritaba: "Rompientes a proa, por Dios, Sefior, trate de evi-
tarlas". "Rompientes A barlovento, nos encontramos entire
ellas". Todo parecia que iba a concluir, pero permanecimos
en el tim6n, resueltos A manejar nuestro buque hasta el final.
De repente chocamos; habiamos tocado fondo, pero todo fu6
por un segundo, y pasamos volando por entire las blancas rom-
pientes. Tocamos fondo de nuevo, y volvimos a tocar varias
veces, pero sin violencia. Habia hallado el canal, y veinte mi-
nutos despues nos hallabamos en salvo y corriendo hacia
Beaufort.
Segui despu6s para Hampton Roads A tomar el comando
del Comnodore Barney, buque que montaba cinco cafiones de
anima lisa, de cien lb., uno de A cien lb. y un obfis de A doce
y que llevaba una tripulaci6n de ciento cincuenta hombres.
En este tiempo se me ofreci6 el comando del Violet, bar-
co ligero, bueno para tomar press en las afueras de Wilming-
ton; pero como habia la probabilidad de pelear en Norfolk,
rehus6. Pronto fui recompensado. Longstreet siti6 A Suffolk
en abril, tratando de flanquear al general Peck; y en Norfolk
lanz6 su ejercito en medio de nosotros. Para impedir esto era
necesario posesionarse del estrecho rio Nausemond y fui ele-
gido por el almirante para esa empresa. El teniente Lamson
estaba en el rio cuando yo asumi el mando con los vapores li-
geros Mount Washington y Stepping Stones. Yo, junto con
iri barco, conducia al remolcador Coasset.
El cafionero del ejercito West End tambien se hallaba en
el riacho. El catorce cuando Lamson traia sus buques para reu-
nirse conmigo, el Mount Washington encall6 en Hill's Point, A
cien yards de un escarpado y como A unas trescientas yards
de donde yo estaba anclado. El enemigo emplaz6 inmediata-
minente una bacteria con cafiones que estaban escondidos en una
trinchera que habia en ese punto, y se di6 comienzo A una en-
carnizada y sangrienta lucha.
El ejercito pronto desert de nosotros y entonces envi6 al
remolcador a que cuidase de los pasos que habia mAs abajo.









20 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


A Lamson le cortaron el paso, pero luch6 con el aplomo de
un h6roe contra lo que se creia una destrucci6n sin remedio.
Cuando subi6 la marea, me traslad6 A su buque en mi guigue,
asumiendo el mando de las operaciones; y en cuanto se pudo
rponerlo a flote orden6 al Stepping Stones que le remolcara y
eseapase con 61.
Durante este tiempo la batalla se habia hecho mAis encar-
nizada y s6lo nos hallabamos A unas trescientas yards de las
bocas de los cafiones de los rebeldes y bajo el fuego de la fusi-
h ria. Despu6s de cinco horas de combat el Stepping Stones
baj6 la corriente remolcando al Mount Washingt6n. Este il-
timo, todo destrozado, teniendo unos cien agujeros de bala en
el casco, pero llevando afin flameando la bandera americana,
en un asta que habia sido volteada tres veces por los rebeldes
y otras tantas levantada por el valiente Lamson.
Al Barney se le dej6 s6lo y al cabo de una hora consigui6
hacer callar los cafiones enemigos y anclar, habiendo perdido
casi toda la tripulaci6n, teniendo dos caiiones inutilizados y
estando destrozado. Fu6 esta, indudablemente, una lucha muy
refida.
Durante tres semanas peleamos diariamente y nunca fui-
inos vencidos.



Los vapores Yanquee, Couer de Pipa y Primrose se me
reunieron en estos dias y me ayudaron muy eficazmente en
mi tarea. A la vuelta tuve como enemigos A uno que habia sido
celador de clase en AnnApolis y A un sobrino suyo, a quienes
mne agrad6 much poder derrotar. Una noche nuestros marine-
ros de acuerdo con un destacamento del eji6rcito, se apoderaron
do una trinchera y capturaron seis cafiones. Este 6xito se de-
bi6 por complete A Lamson. Otro dia desembarque con noven-
ta hombres y un obfis y marchando tierra adentro tom6 la ciu-
dad de Chuckatuc, cuatro horas despu6s de haber estado alli
el ouartel general del ala izquierda de Longstreet. Esto sir-
vi6 de much, pues comprob6 que la fuerza de los flancos ha-









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


bia disminuido en el ej6rcito rebelde y que entonces su cuer-
po principal se estaba moviendo para ir A reforzar a Lee, en
la esperada batalla con las fuerzas de Hooker.
Es digna de ser referida una circunstancia de mi expedi-
ci6n que divirti6 much A nuestra gente. Despues de andar por
entire los piquetes de caballeria del enemigo, con el fin de pro-
teger la retaguardia, embosqu6 la mitad de mis hombres en
r, sendero que habia por alli y avanc6 hacia la ciudad. Ha-
biendo capturado un carro tirado por dos mulas, los meti en
un bosquecillo, colocando mi munici6n en ellos y atan-
do A remolque el obis. De esta manera podiamos andar el
double mas ligero. Cuando entramos por las calles de la ciu-
dad, vimos como A unas doscientas yards de distancia dar
vuelta en una esquina A una fuerza de caballeria rebelde que
con los sables en alto y a golpe cargaba contra nosotros.
Inmediatamente me atrincher6 y dispar6 contra ellos haciendo
reventar mis granadas just en medio de su retaguardia. Al
oir el ruido del cafi6n las mulas asustadas arrancaron A dis-
parar directamente contra la caballeria que avanzaba hacien-
do saltar el viejo earro de un lado A otro de la calle. Las mu-
las y la caballeria se encontraron en la estrecha calle produ-
ciendose gran confusion.
i Cargar con metralla! orden. i Todas han ido en el carro
de las mulas! se me respondi6. En efecto, todo habia ido en el
carro de las mulas y no me quedaba ni una onza de munici6n.
Algo habia que hacer y ordene cargar, pudiendo verse enton-
ces a mariners cargando y batiendo A una fuerza de caballe-
ria; matamos algunos, capturamos el carro, tomamos la ciudad
y algunos de los caballos de los enemigos, todos equipados con
pistolas en las cabeceras de las sillas de montar. Despues de
montar los oficiales, quedaba afin un lindo animal que yo de-
seaba salvar, de modo que le puse encima una vieja lona em-
breada y dimos comienzo al regreso.
Pasando por entire los bosques, fuimos atacados y cuando
de nuevo hice uso de mi ubds, viendo que producia en los ca-
ballos el mismo efecto que en las mulas, dimos vuelta y vol-
vimos derecho A la ciudad.









22 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Juan vi6 que iba A ser volteado por un corcovo y trat6
de agarrarse, pero no le fu6 de ninguna utilidad, pues el an-
clar estaba completamente fuera de la cuesti6n. Pero la dis-
ciplina es la escuela del peligro, vino ahora en su ayuda y des-
riudando rApidamente una de las pistolas de las cartueheras
cbloc6 la boca en el oido del eaballo y dispar6. La velocidad de
la huida era grande de modo que di6 como una docena de cor-
covos, hasta que al fin, para satisfacer el moment y nuestro
content, se hall nuestro alegre compafiero sentado en una
zanja.
Desarbolando el. aparejo, vino A reunirse con nosotros,
cargando con la montura en la espalda y protestando contra
rna gente que no habia sabido acudir A su llamado.
Mientras estaba una mafiana ocupado con dos baterias,
mis cafilones de proa como A un cuarto de milla y la de los cos-
tados contra otro que estaba sobre el monte Le Compte, a 1200
yards de distancia, tuve una escapada muy difieil.
Entre el bosque, sobre la orilla enemiga, hice colocar cin-
co hombres A los que orden6 se escondieran y mantuviesen una
vigilancia constant. Si notaban que la infanteria nos ataca-
ba, debian ellos hacer fuego y guarecerse bajo el escarpado.
Disponia de dos gruesos cafiones cargados de metralla para
afrontar esta emergeneia. Cuando nuestro buque en sus evo-
luciones se acerc6 A los arboles vi en la orilla, junto al agua
a un hombre que nos hacia serial con la mano como para que
i os volviesemnos; pero como no se habia disparado ningfin tiro
y 6l s6lo se hallaba A unas veinte yards de nosotros, le grit6
en tono Agrio inquiriendo qu6 era lo que pasaba. En esto oi
Y.na descarga de fusileria que partia de entire los arboles, y no
necesit6 mayor informaci6n.
Me hallaba parado sobre el puente, vestido de uniform
y con los anteojos de mar en la mano: aguant6 aquel huracan
y saif ileso.
Tres balazos me penetraron por la ropa y la piel, cortan-
dome el cabello en la corona de la cabeza, bien contra la piel.
Diez minutes bastaron para satisfacer el ardor guerrero
de ]a parte atacante que no podia afrontar nuestras granadas








HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING 25


de 9"; pero, a pesar de esto, nos mataron sobre el puente a
los mejores hombres.
Parecia mentira que la gente de Longstreet hubiera po-
dido pasar a trav6s de un abra y sorprender mis guardias tan
de golpe que no hubo tiempo material para avisarnos, de la
ranera indicada; pero el bravo marinero se habia colocado
justamente debajo de la boca de sus fusiles y trataba de ad-
vertirme.
Tan pronto como empez6 el fuego salt a un bote de la
playa, rem6 un rato, tom6 un fusil 6 hizo fuego, A las cuantas
yards volvi6 a cargar y A hacer fuego, y continue peleando
en esa forma hasta que los confederados se hubieron retirado.
Es extrafio que no fuera herido, pues el bote tenia sesen-
ta balazos. Sucesos como el relatado hubo muchos durante
el sitio, A causa de que la presencia de nuestras livianas embar-
ca'ciones constituia un constant desafio que un enemigo va-
liente no podia rehuir.
Es mi opinion que en esa campafia el comandante en jefe
de nuestro ej6rcito de Norfolk demostr6 tener muy malas con-
diciones. Cuando descubri que el ala izquierda, 6 las fuerzas
dCel flanco, habian retrocedido, se me ocurri6 en seguida que
su fuerza principal se estaba moviendo en direcci6n A las de
Lee, porque 6 tenian que hacer este movimiento 6 agruparse
al frente con el fin de concurrir donde ellos pensaran que la
derrota nuestra seria segura.
Que Longstreet tuviera conocimiento de las defenses y
nmnero de las tropas de Peck no lo dudo, pues yo capture un
official ingeniero de sus fuerzas con plans de nuestras forti-
ficaciones y los nombres, nfimeros y posici6n de las tropas; y
hubiera sido en absolute una locura poseyendo tal informaci6n
pensar en atacar nuestro frente.
Ellos entonces deben haber emprendido la retirada, de-
jando s6lo dos 6 tres mil hombres para entretener a nuestro
general; y fu6 por esta informaci6n que camini6 nueve millas
en una noche oscura y de copiosa lluvia para esforzar un avan-
ce de nuestras fuerzas. Al mismo tiempo escribi al almirante
Lee haci6ndole saber este estado de cosas y sin ocultarle que








24 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


en poder do Peck estaba el apoderarse de las tropas restantes
6 hacker que el cuerpo principal de Longstreet se mantuviese
al norte de Blackwater.
Pero el general estaba convencido de que el enemigo se
hallaba empefiado en concentrar sus fuerzas al frente y se es-
tuvo durante una semana sin avanzar. Cuando, como yo ya
I. habia previsto, se produjo el ataque, s6lo nos hallamos con
una simple linea de tiradores que desapareci6 como un soplo
A la sola preseneia de nuestros regimientos.
El almirante Lee recordarA cuanto inst6 yo sobre la tac-
tica de Longstrect, y con el tiempo hubo de pensar conmigo
que Peek era demasiado timnido para encargarse de la causa
pfiblica. A la eonclusi6n de mi cometido en Nansemond recibi
del Ministro de Marina una carta de felicitaci6n y de agrade-
cimiento. Mi barco habia quedado tan enteramente deshecho
que eran forzosas ciertas reparaciones, raz6n por la cual se
nos orden6 dirigirnos al astillero naval de Baltimore, donde
er el curso de seis semanas fu6 de nuevo puesto en condiciones
de combat.
Durante este tiempo tuve la honra de ser presentado par-
ticeularmente al president Lincoln, y el gusto de tender con 61
rna hora de conversaci6n. S. E. tuvo A bien felicitarme ca-
Ivrosamente por mis hazafias.
Despues de haber estado algfin tiempo cumpliendo una
comisi6n en James River, se orden6 a mi barco una expedi-
ci6n a York River, hacia White House. En este viaje, cerca
de Richmond, fu6 hecho prisionero el Brigadier General Lee,
hijo de Roberto. En junio del 63 avanzaron hacia Maryland
y estando amenazado Washingt6n se orden6 A mi comando
trasladarse a la capital, con el fin de defender la ciudad. Poco
despu6s de mi llegada tuvo lugar la batalla de Gettysburg.
En esta ocasi6n cay6 mi hermano peleando noblemente
al mando de la bacteria A del 4o. de artilleria del ej6rcito de
los Estados Unidos.
Inmediatamente me dirigi al campo de batalla con el do-
ble prop6sito de salvar su cuerpo y como todos sus oficiales
habian sido muertos, de pelear con sus caiiones en la pr6xima









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING ;D


batalla. Cuando llegu6 al campo de acci6n pude ver el aspec-
to de desolaci6n que presentaba.
Habia en el suelo unos treinta mil hombres heridos y miles
de muertos insepultos tirados por todas parts, en el camino, en
el campo, en el bosque, en las huertas y bajo el sol abrasador
en la desnuda falda de la colina, en medio de todos los des-
trozos de una gran batalla. Por doquier podian verse cafiones
desmontados, caballos muertos, furgones reventados y fusiles
rotos. La posici6n de la artilleria en Cemetery Hill estaba
empavonada de fierro rebelde que habia sido arrojado por los
ciento cincuenta cafiones disparados contra ella antes de la
carga final.
La bacteria de mi hermano habia sido destrozada; cinco
de los seis cafiones habian sido desmontados, todos los oficiales
y la minayoria de la tropa habian caido y sesenta de sus caballos
se hallaban rigidos sobre la colina en que se habian colocado
para protegerles. Nuestro ejercito se habia movido en perse-
cuci6n del enemigo y A mi no me quedaba otra cosa que hacer
que volverme d mis deberes de la marina.
Escribiendo esto, mecido por las ondas del Pacifico, bajo
el ardor de un sol ecuatorial, mi mente vuiielve A esos cuadros
tristes, en aquellos ailos sangrientos de rebeli6n, pero no en-
cuentra ninguno tan solemne y luctuoso como aquel gran tea-
tro de muerte.
No cran s6lo los heridos que cayeron en el campo de ac-
ci6n los que sufrian; otro mal hay mayor que el niorir, la
angustia prolongada de los que quedan para llorarlos.
En el mes de agosto de 1863 el Ministerio de Marina en-
vi6 al bloqueo al vapor Shokohon. Era un buque de fierro,
grande y ligero, con el casco construido hacia afuera y su-
puesto que seria apto para navegar, tenia muchas ventajas
para maniobrar por los bancos en el puerto de Wilmington.
Dificilmente habia podido reunirse d la escuadra de la
costa, y sin siquiera una sola prueba se le declare apto para
la navegaci6n; y el jefc orden6 regresar A Hampton Roads.
Este no estaba de acuerdo con las ideas de nuestro almirante,
y habiendo sido relevado su comandante, se me orden6 hacer-









ZO REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


me cargo del buque y se me envi6 al mar. Quedabame ahora
la seria duda de si podria aguantar un mal tiempo formal,
pero me form el prop6sito de averiguarlo, consolandome en-
tre tanto con la filosofia de Bryan Colin de "que en el fondo
hay tierra". En la primera semana, llevamos a tierra el gran
vapor Hebe, forzador de bloqueos, mientras trataba de ganar
(l puerto; y A pesar de que un fuerte temporal de viento nos
impedia remolcarlo, tuvimos la suerte de incendiarlo despu6s
c.e un rudo combat con una bacteria de cafilones rayados.
Dos dias mAs tarde hall un barco en la ensenada de
New Tosail y solicit permiso para atacarlo, pero el jefe me
lo rehus6 pretextando "riesgo de la vida" y la responsabi-
lidad.
Entonces determine llevar A cabo mi prop6sito sin per-
miso. Habiendo enviado unos botes, deseubrimos que habia
una bacteria de seis cafiones y que el muelle a que se halla-
ba atracada nuestra presunta presa estaba a unas seis mi-
Has. Se requeria estrategia para llevar a cabo la empresa
con 6xito y evitar el derramamiento de sangre. Ancle el Sho-
kohon bien cerca de la playa, como a cuatro millas al norte
de la boca de la ensenada, posici6n que me dej6 colocado como
una media milla de la rada interior, estando cubierta la tie-
rra intermedia de pequefios robles. Habi6ndonos visto an-
clar el enemigo, supuso que preparabamos una expedici6n en
bote para el interior, 6 inmediatamente se aprestaron A re-
cibirnos.
El capitan y veinte individuos se dirigieron al muelle
donde estaba apuntado un cafi6n para barrer la cubierta de
su buque; los otros cafiones habian sido dejados en su primitive
posici6n con el fin de tirarnos al agua. Se colocaron guardias
en los masteleros de su barco y asi se consideraron seguros.
Vino la noche y con ella los yankees; en lugar de ir por
la entrada de la ensenada me intern por tierra, cuatro millas
mas arriba de la boca, con dos tripulaciones de bote; les hice
cargar la lancha en hombros y llevarla A travys del istmo ha-
ciendola botar entire los juncos A dos millas del forzador de
bioqueos y en situaci6n enteramente de flanco A los cafilones









HIECIHIOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING 27


de la bacteria. Acortando el relato dire que sorprendimos y
atacamos con seis mariners A la guarnici6n de la goleta, los
derrotamos y les tomamos su artilleria y diez prisioneros, in-
cluyendo el capitan, incendiandoles el barco y destruy6ndoles
varias grandes salinas. Hecho esto, envi6 dos hombres de ron-
da, otros dos fueron eneargados de la custodia de los prisio-
reros; y dos, ayudados por los negros de las plantaciones, que-
maron el buque y los edificios. Los prisioneros nos hicieron el
efecto de elefantes, pues la lancha era sumamente chica para
poder transportarlos; y mientras anduviesemos por aquella
cspesura y tal oscuridad era impossible custodiarlos. Se hizo
entonces una gran demostraci6n de 6rdenes A botes imagina-
rios que se suponia en medio del agua y ordenando A tres de
los prisioneros que se embarcasen en el botecito mand6 h los
demAs que siguieran por la costa como A un cuarto de milla
y que se presentaran al teniente Jones, que se suponia estu-
Niese alli esperando para recibirlos. Se les previno que no se
apartaran much, pues de lo contrario nuestros piquetes po-
dian hacer fuego contra ellos. Partieron sin imaginarse la pe-
queiiez de nuestra fuerza, y nuestra incapacidad para condu-
cirlos junto con nosotros.
A la maiiana siguiente estando A la vista de la escuadra,
los hall en la playa, emplazando una bacteria que estaba situa-
da cerca de los despojos del Hebe. Conociendo el agua per-
fectamente tome posici6n cerca y me dispuse A servirles metra-
lla y granadas; pero hallandome impaciente hice sefiales soli-
citando permiso para abordar; no habiendo recibido contesta-
ci6n me encamin6 A bordo del buque almirante y solicit per-
miso para tomar los caiiones por asalto. Esta proposici6n fu6
declinada, pues era entendido que para atacar al enemigo ha-
bia que bombardearlos. Luego desembarqu6 doscientos mari-
neros y soldados de infanteria de marina. Pero eso de estar
1al alcance de las granadas y no hacer nada, era demasiado para
mi paciencia.
Baj6 dos botes por el lado contrario de donde estaba el
enemigo, tom6 veinte hombres, y en un instant di vuelta por
]a popa y me lance A tierra. Nos apoderamos de dos cafiones









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


rayados, uno de ellos Withworth; cuando me vino ayuda del
buque insignia los llev6 A mi barco.
Nunca se me tom6 en cuenta esto oficialmente, sin duda
por que yo habia desobedecido 6rdenes, 6 porque hubiera sido
acordarme demasiado honor.
Poco despues de esto nos sorprendi6 un temporal del nor-
deste y casi nos perdimos. Todos los buques tuvieron que ga-
nar el mar y mi inico recurso fu6 rodear el banco a sotavento
de la isla Smith. Esto lo consegui, pero despu6s que mis enja-
retados del tambor hubieron sido arrancados, las cubiertas le-
xvantadas y la caldera arrancada del casco por la tormenta.
Fu6 un trabajo firduo y me sirvi6 suficientemente de expe-
riencia. Tal pensaba el almirante Lee, cuando dos dias des-
pues salimos A reunirnos con l1 A su regreso, despu6s de ha-
bernos considerado hundidos en el agua.
Fui desembarcado del Shokohon y enviado A Washington
conduciendo despachos. Juzgo que no se me habia olvidado
en estos, puesto que se me di6 el comando del Monticello,
que por ese entonces estaba combatiendo en Filadelfia, y me
decia Mr. Fox: "Se le encomienda este comando por los dis-
tinguidos servicios que ha prestado."
Permaneci en tierra various meses encargado de la superin-
tendencia del equipo de mi buque. Los tiempos eran decidida-
mente borrascosos. Los trabajos electorales que ocupaban A
Pensilvania eran muy ardientes. Me alegr6 muchisimo de po-
der salir al mar, despues de haber sido puesto en prisi6n por
haber golpeado a algunos "copperheads" que me habian in-
sultado por el s6lo hecho de usar uniform de la marina de mi
patria. En febrero de 1864, me hallaba en el bloqueo de Wil-
mington. Durante el dia teniamos estaciones para anclar fuera
del alcance de los tiros del enemigo, durante la noche cada bar-
co navegaba lentamente A long de la barra internAndose los
cascos plomizos entire la bruma y estando cada ojo alerta para
distinguir cualquier vapor que entrase 6 saliese. Habia que
tender sumo cuidado de no embicar en la orilla y de no ser des-
trozado por el fuego de los rebeldes cuando salia la luna y nos
hallAbamos cerca del alcance de sus cafiones.








HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


Me veia obligado a dormir durante el dia y jams de
noche.
Los de tierra habian adquirido la practica de tratar de
inhabilitarnos apuntando cierto nfimero de canones con dis-
tmntas alzas en el mismo piano de fuego, de modo que al dispa-
rar todos al mismo tiempo, alguno de ellos por lo menos habia
de tener efecto. A la par de estos buques, A bastante distancia
de la costa estaba una escuadra. La tarea de estos cruceros
consistia en calcular la luna y la marea y la hora en que un
vapor podia escapar con mas facilidad del puerto, suponiendo
que pudiera recorrer durante la noche cierto nimero de millas,
i fin de colocarse donde con mais facilidad pudiera distinguir-
s, el humo negro por la mafiana.
El vigia del palo tenia un campo visual de unas quince
millas y en esta forma fueron vistos y capturados various va-
p(res. Cuando empezaba A alambrar el sol sobre el oceano la
alarma debia venir desde arriba con el grito: "Humo negro,
Sefior, hacia tal parte"; "dos puntos negros en la entrada del
puerto, sefior"; y la excitante caza daba comienzo.
A veces algunas horas bastaban para examiner al fugi-
tivo, y muy amenudo la obscuridad terminaba con una caza
infructuosa. Nuestros muchachos tenian que consolarse ex-
c;amando; "hay en el mar tan buen pescado como el que siem-
pre se ha pescado; pobre consuelo para el medio mill6n de d6-
lahires que acaban de dejar escapar de las manos en este dia."
En muchas de esas correrias, cuando el "forzador" se veia
oprimido echaba por la borda la carga de algod6n que llevaba
en cubierta, y no era raro ver boyar por ahi cargamentos de
cien mil d6lares.
En la noche del 22 de febrero el Monticello se hallaba si-
tuado cerca de la orilla, fuera del fuerte Caswell. Juzgu6 que
la fecha del nacimiento de WAshington tenia que celebrarse,
y cubriendo los remos de nuestros cuatro botes y acompaiiado
de cuarenta hombres, tuve la suerte de poder pasar por entire
los fuertes y de penetrar al puerto.
Mi objeto era hallar una presa en el interior, tomaria por
asalto, abordfindola, y escurrirnos por entire los caiioncs enemi-
gos hacia nuestra escuadra.









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


No habia buque alguno en el fondeadero, de modo que
pens6 en asaltar una gran bateria de la isla Smith y apoderar-
me de su bandera. Arrimfindome con mi guigue, pude ver que
la exposici6n no era grande. Los rebeldes se consideraban
completamente seguros y estaban descuidados. Como mi fuer-
za era corta, determine no producer alarma, obtener refuerzos
de la escuadra y eon iel permiso del jefe tomar y eonservar la
isla hasta ser relevado por las fuerzas del ej6rcito. Tal acon-
tecimiento debia hacernos duefios de uno de los mais dificiles
access al Cape Fear River. Podia llevar A cabo este prop6-
sito con doseientos hombres; pero, eomo de costumbre, la res-
puesta que mi proposici6n recibi6 fu6: "No puedo hacerme
cargo de tal responsabilidad". Esto lo confieso, me provoc6
y contest al jefe que no s6lo podia hacer eso, sin6 que si 6l
queria, el general de los confederados almnorzaria con 61. Di-
cho esto, lo dej6 y me fui A mi barco.
Esa noche tom6 veinte hombres y pas6 por entire los fiuer-
tes en derechura A la ciudad de Smithville, cuartel general de
los rebeldes. Lo finico que sabia de esa ciudad era su posici6n
en la carta; pero mi plan era tan atrevido que no podia fallar.
Tuve la suerte de tocar tierra cerca del hotel, A treinta yards
del Angulo del fuerte, en ul centro de la ciudad; 6 hice escon-
der mi gente debajo de la barranca. Despu6s nos deslizamos
por debajo de ella hasta una salina que habia en la punta y
tomamos a dos negros que alli estaban trabajando, obteniendo
de ellos toda la informaci6n que juzgui6 necesaria. Mi proyce-
to era sacar al general en jefe de la cama, de en medio de sus
tropas, y llevarlo fuera del puerto en uno de sus propios va-
porcs. Pero no habia ningun vapor. Bajando la mwynr pa.te
de los mariners emboscados, me deslice por la calle. con el
negro como guia y con dos de mis oficiales, llegando A poco a
una gran casa con barandas, que miraba al sud: era esa la re-
sidencia del general.
La casa se hallaba situada justamente frente A donde se
hallaban durmiendo mil doscientos hombres, A unas cincuenta
yards de ella. Gan6 la puerta, la abri y penetr6, hallando
primero un comedor y luego unas esealeras que subi. Eneen-









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING 01


di un f6sforo y vi que habia varias puertas, no acababa de
abrir una de ellas cuando oi un chirrido y la voz de mis oficiales
exclamando: "i CapitAn,capitAn !'". En el acto descend, abri
una puerta de abajo y raspando una cerilla vi un hombre
semi-desnudo que tenia una silla en la mano como para ata-
car. Salt6 sobre 61 por la espalda y en un segundo le puse la
boca del cafi6n de mi rev6lver en la sien y la otra mano en la
garganta. No dud6 de que mi presa seria el dignatario an-
siado. Le amenac6 con matarlo si hablaba, rasp6 otro f6sforo
y encendi la vela. Vi entonces que me habia apoderado del in-
geniero jefe de la defense y que el general se hallaba en Wil-
mington. Para colmo de desgracia, el ayudante del general
acababa de escaparse de la casa. Parece que su cama se hallaba
cerca de la ventana y que al sentir ruido se levant y mir6
hicia afuera. Lo primero con que toc6 su vista fu6 con la
boca del cafi6n de un revolver de marina que le apuntaba co-
i.o a dos dedos de la nariz. El amedrentado y desmoralizado
official pasando su brazo a trav6s de la ventana la baj6 de gol-
pe y se lanz6 fuera, en un traje poco presentable.
Pero no era ese moment para reir, A pesar de tratarse de
una linda broma, pues sabia que los soldados saldrian de un
moment A otro como bestias fam6licas, de modo que inst6
A mi prisionero a que se vistiese con lo mas necesario, recogi
los papeles del medroso ayudante y corrimos hacia nuestro
bote. Por este tiempo ya la ciudad habia despertado; pero,
como siempre hace la gente, miraba A todas parties menos a
donde debia.
Empuj6 al official y al contrabando, y antes de que las
luces de sefiales avisaran A los oficiales que en el puerto habia
botes yankees y mientras se esparcia la noticia y los "butter-
nut" corrian A sus caiiones, ya estaba yd cerca del fuerte
Caswell y pude aprovecharme para salir y dirigirme A mi
buque.
Cuando entr6 al cuartel principal eran las doce de la no-
che y habia luna; y h la una ya me hallaba de regreso en mi
camarote. Le habia dado A mi prisionero calcetines secos, un
vaso de guindado, ri6ndome de 61 y enviAindole A la cama.








RVIS'TA DE PUBLICACIONES NAVALES


A la maFiana siguiente, para asombro del jefe llev6 mi
prisionero A almorzar y solicit su permiso para mandar un
parlamentario para que se les permitiese ropa y algfin dinero.
Se permiti6 a mi bote que atracase A tierra en la playa y el
official que habia enviado se cncontr6 mientras se internaba
con el coronel Jones, comandante en jefe del fuerte Caswell.
El nombre de mi official era tambien Jones y habia estado
ccnmigo la noche antes. Ambos oficiales estuvieron en extre-
mo dignos y el coronel permiti6 telegrafiar A Wilmington para
saber si podia recibirlo.
Se pasearon por la playa en sileneio y se cruzaron varias
veces y de repente el rebelde, dandose vuelta, exclam6:
"Fu6 un expl6ndido golpe aquel..." Esto rompi6 el hie-
lo, y se inici6 una charla que se hizo mayor con el agregado
del ofieial ayudante, que tenia un brazo en cabestrillo y co-
jcaba A causa de su inopinado paseo de la .noche anterior. A
m)i prisionero se le enviaron sus ropas, came salada y galleta
dura. En esta circunstancia se puso de manifiesto una carta
que yo habia enviado al general y que decia asi:
"Mi querido general: Lamento muy hondamente que no
se hallara Vd. anoche en casa cuando yo estuve. Le adjunto
mi tarjeta. Muy respetuosamente. W. B. Gushing."
Esto se consider la mayor de las imprudencias, lo que
no impidi6 que se le enviaran los filtimos diarios. Ellos no se
daban cuenta por eual punto del puerto pude yo entrar y sa-
lir, cuando, segfin ellos, cada pulgada cuadrada de terreno es-
taba vigilada por millares de ojos. Al dia siguiente sali para
Beaufort, con el fin de hacer carbon, y bien temprano en la
madrugada persegui y ech6 a pique de un proazo al Peterhoff,
fomoso forzador de bloqueos. Fue este un accident inevitable,
desprendido de los estrictos reglamentos de bloqueo, que ha-
cian necesarias sefiales instantaneas para evitar el ser tornado
como blanco 6 la persecuci6n. Mi tajamar habia quedado des-
hliecho y zarp6 para Norfolk en demand de reparaciones.
Habiendo regresado a mi estaci6n carbonera de Beaufort
en el mes de junio, supimos que el acorazado rebelde Raleigh
habia salido del puerto de Wilmington y andado entire nues-









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHIING 55


tra flota escoltando A algunos forzadores, permaneeiendo fue-
ra de la noche A la mafiana. Porqu6 no fu6 atacado lo ignore
todavia, pero A penas tuvimos conocimiento de esto, el tenien-
te de navio Braine en el Vicksburg y yd en el Monticello, co-
ienzamos A recorrer la costa determinados a atacarlo en con-
junto cuando lo tuvi6semos A la vista. En caso de que el bu-
que estuviese dentro, yo habia ya trazado mi plan para tomar-
lo al abordaje en el interior del puerto. Envi6 una copia de
este plan al almirante Lee, que estaba en Hampton Roads y
la otra la someti A la aprobaci6n del jefe. Como de costumbre,
nadie except ya, queria tomar para si la responsabilidad.
Argument con que se habia estado tirando de las narices A
la escuadra y solicit se me autorizase A entrar en el puerto,
prometiendo no salir vivo si fallaba. Esto ultimo no era ne-
cesario.
El capitin Sands se neg6 a darme el nimero de hombres
necesario y no pude conseguirlos hasta que no hube recibido
una comunicaci6n del almirante Lee en la que "aprobaba de
todo coraz6n" mi plan y me autorizaba A solicitar del jefe esos
hombres y los botes que yo deseara. Era una lastima desper-
diciar una hora y en la noche del 25 de junio, acompafiado de
quince hombres y de cuatro oficiales (*) Howorth y Martin
me corri por los fuertes de Cowell y Holmes y las baterias ex-
teriores que protegian al puerto. Con los remos forrados ga-
namos la corriente, manteniendo una vigilancia sobre el aco-
razado y los botes de guardia. Al pasar por la ciudad de
Smithville casi fui embestido por un remolcador, pero pas6
iiapercibido. Me habia determinado A descubrir al Raleigh
y una vez hallado su fondeadero A regresar a la flota y traer-
me cien hombres para tomarlo.
No habiendo encontrado lo que buscamos en su fondea-



(*) Esta expediclin salld del Monticello el 13 de junio A las 8 y 10
p m. El informed oflcilal de Cushtng dice que Howorth y J. E. Jones eran
los dos oficiales que lo acompaflaban.









54 REVISTA DE PUB3LICACIONES NAVALES


dero, en la barra ni en la cuarentena, continue remontando el
rio. La luna brillaba esplendorosa y cuando pasamos por fren-
te al fuerte Anderson, se oy6 de pronto el grito de alarma de
los centinelas i oh del bote! Este grito fu6 repetido por una
docena de voces y seguido de la descarga de mosqueteria.
Era muy cerca del alba para que yo tratase de eseapar salien-
do del puerto si lo hubiera deseado (lo que no era del caso), de
modo que determine haeer valer la estrategia.
Virando el bote instantaineamente, me dej6 ver de ellos
en la claridad de la luna haciendo aparecer que remaba para
salir del rio; luego de un golpe de remo sali cortando los ra-
yos de la luna que tenian en su visual y me hice invisible en
el agua. De este modo pude conseguir ganar la sombra del
lado opuesto y a su amparo me dirigi A la ciudad de Wilming-
ton dejAndolos que mandaran sus botes, alarmando al rio.
De este modo pas6 en salvo por los fuertes y las obstruc-
ciones y continue navegando hasta hallarme A unas cuatro
millas de la ciudad donde, como ya era de dia, me prepare a
oeultarme.
Cuando hube desembarcado y sacado el bote con gran es-
fuerzo, arrastrandolo por la arena, lo pusimos entire unos pas-
tes altos y lo tapamos con ramas de arboles; despues de lo
cual nos colocamos entire los arbustos de la orilla y cerca del
canal, en lugar desde el cual se dominaba perfectamente todo,
pudiendo ver los movimientos que hacian los buques en el rio.
Ocho vapores pasaron por frente A nosotros durante el dia,
entire ellos el Yadkin, buquc insignia del almirante rebelde
Lynch, pero no pareci6 ningfin acorazado. Cuando oscurecio
alparecieron dos botes dando la vuelta de la marisma; tenian
aspect de combatientes, de modo que con mis hombres pre-
parados me encamin6 hacia ellos, brindfindoles que se rindie-
ran. Entonces se vi6 que eran una partida de pescadores
blancos de Wilmington. Por ellos supe que el Raleigh, habia
chocado contra un banco de arena cubierto de agua y que cuan-
do baj6 la marea el peso de la coraza lo habia hecho partirse
en dos. Estaba sumerjido. Entonces imagine averiguar todo
lo que hubiera respect de baterias, empalizadas y obstficulos,









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


pues sabia que nuestro gobierno intentaba ilevar pronto un ata-
que contra tan important 6 impertinente ciudad. Tomando
los pescadores como guias nos dirigimos A la ciudad, y exami-
nandolo todo descubrimos la naturaleza de los obsthculos del
canal. Remando hacia abajo llegamos a una ensenada como a
cuatro millas de la ciudad y atravesamos por entire un panta-
no hacia un camino que empezamos a explorer. Como a unas
dos millas mas lejos hallamos la barrera y el tel6grafo: me
apresur6 A situarme con ocho de mis hombres en el sitio que
este se juntaba con otros dos caminos, dejando A los restantes
de mi fuerza en una emboscada en las inmediaciones de nues-
tro bote. Nos hallAbamos justamente en las afueras de la ciu-
dad rebelde, en medio de un enjambre de soldados y entire las
lineas de las fortificaciones; y era sumamente dificil mante-
niernos quietos, pues ya estabamos sintiendo los efectos del
hambre y mal humorados no pudimos soportar que pasara gen-
te sin molestarla. La primera presa que hicimos fu6 un caza-
dor, que prob6 ser el cuidador de un almacen que habia como
a una milla de alli. La siguiente fuM el portador del correo
Cel ej6rcito, con una carter que contenia cuatrocientas cartas
y documents que fueron ansiosamente desparramados, des-
cubriendo el plan y el poder de las defenses y el nimiero de
hombres que habia en las guarniciones de los rebeldes.
En lo que habia que pensar despu6s era en el alimento.
La gente que pelea necesita comer y ya hacia tiempo que nues-
tra galleta dura y la came de caballo salada se habian con-
ejuido. El senior Howorth se visti6 entonces con el traje del
de caballeria de Georgia, mont6 en su caballo y se dirigi6 al
almhacen de nuestro amigo el capturado. Llevaba su bolsillo
repleto de monedas de los confederados, tomada al correo, y
su indispensable "brass" revolver para su peligrosa aventura.
Este valiente official volvi6 en salvo de su expedici6n, des-
pu6s de haber andado libremente mezelado con soldados y de
haberle espetado una larga perorata A una hembra demasiado
exigente, que tenia un hermano en el lugar que l61 dijo ser su
pueblo. Los pollos y la leche que trajo A la vuelta eran exee-
lentes y s6lo habian podido ser obtenidos haciendo uso del








56 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


nombre del almacenero a quien, declare, lo habia hallado
cazando en el camino y que cle habia encargado de decir a
jizzy que le vendiese. Estos articulos junto con la zarza que
hibia a nucstro alrededor constituiyeron una comida insupera-
lIfe y nos dej6 listos para todo event. A pesar de que permi-
tiamos pasar A much gente sin molestaria, siempre habia al-
guno a quien tomar; y cuando lleg6 la tarde me encontr6 con
que mis ocho hombres tenian que custodiar veintiseis prisione-
ros; cualquiera de ellos con valor suficiente para gritar ha-
bria podido echar sobre nosotros un enjambre de ginetes. Esto
se estaba pareciendo much al "tartar" de un irlandes y me
decidi, antes de dirigirme al bote, A esperar solamente A que
pasase el correo de la ciudad, para quitarle los diarios de la
tarde y las noticias Richmond. Montando A caballo me apost6
como un salteador A la orilla del camino y esper6 su llegada.
Pero opt6 entire tanto por mandar custodiados al sitio donde
estaba el bote de los prisioneros. Este movimiento fu6 des-
graciado, puea en el moment que cruzaban el camino para in-
tcrnarse en el bosque, el correo que yo esperaba asom6 sobre
vra colina, como A doscientas yards, en compafifa de otro
ginete. Al distinguir las camisetas azules y las carabinas se
dieron cuenta en seguida de lo que habia pasado con el correo
de la mafilana y en el acto volvieron grupas. Los persegui, pe-
ro sin lograr mi prop6sito, porque mis caballerias estaban can-
sadas, y pronto se nos distanciaron. Fu6 entonces cuando por
primnera vez cort6 los hilos telegrAficos para impedir que man-
dasen despachos al puente Fisher, y me dirigi A toda veloci-
dad al encuentro del bote. Coloqu6 mis prisioneros en canoas,
lais tom6 A remolque y nos dirigimos al rio, donde llegamos al
anochecer.
Determine desembarcar la mayoria de los prisioneros en
in faro de la isla Marsh, que no tenia cuidador, y luego es-
capar antes que la persecuci6n se hiciera muy ardiente y no
me lo permitiese; pero en el moment de llegar, el vapor Vir-
ginia dobl6 la punta y se vino derecho a nosotros. Orden6 A
],-s hombres que saltaran por sobre la borda, y arrastraran los
botes hacia el pantano manteniendo sus cabezas por debajo de









HECHOS DE GUERRA DE WItLIAMI CUSHING


la regala y que castigaran con la muerte A cualquier prisione-
ro que intentara hablar. Con la obscuridad, nuestra treta tuvo
6xito, el vapor pas6 A unos diez pies de nosotros y fracas en
su empefio de descubrir A los visitantes yankees.
Luego saqu6 los remos y las velas de las canoas y abando-
n6 a veinte hombres a la ronza en la corriente, sabiendo que
serian recogidos en la mariana; y asi mismo atW una nota A
una boya, recordando al coronel Jones su jactancia de que yo
no volveria A entrar al puerto. Teniamos ahora que ir bajan-
do por el fuerte Anderson, fuerte Fisher, fuertes de la isla
Z-ek y baterias Campbell y Mound; y estaba completamente
sc-guro de que sus botes nos habian de interceptar el paso en
la barra. Pasando por Anderson insospechados, capturamos
vn bote de soldados y fuimos informados de que alli tenian un
bote de guardia, era tripulado por setenta y cinco hombres,
que nos aguardaba. Como teniamos la marea A favor, deter-
mine dirigirme audazmente A la barra, arribar forzosamente
al bote guardian, usar machetes y revolvers y cruzar por las
baterias en esa forma, desde que ellos no habian de hacer fue-
go contra sus propios compafieros.
Estabamos como A una hora del amanecer y todo brillaba
tanto A la luz de la luna, que ya parecia haber amanecido. A
nredida que nos aproximabamos A la Punta Confederada no-
tamos un bote que iba aguas abajo y que cortaba nuestro ca-
minino. Mis hombres se hallaban ansiosos de comenzar tan des-
igual pelea, sintiendose seguros de si mismos en un encuentro
en que debian luchar en el agua con un nfimero cinco veces
mayor de soldados. Ordene esperar mis 6rdenes y que enton-
ces todos menos los dos proeles tomaran sus armas, mientras yo
gobernaba nuestro bote al abordaje. A los ocho soldados re-
beldes que teniamos prisioneros les amenac6 con la muerte A la
primera tentative de prestar ayuda A los suyos.
Cuando estuvimos A unmas quince yards del objetivo de
nuestro ataque, orden6 a los que no remaban que apuntaran;
y estaba h punto de ehocar el costado de aquel cuando de Pun-
ta Confederada salieron cuatro botes y cinco de la isla Zeek,
que remaban en forma de former una linea que cerraba la sa-









36 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


lida totalmnente. De la primera ojeada vi la trampa y me for-
_o6 el inico plan que la esperanza me dej6. Dando todo A
babor dimos una vuelta cerrada, pero con s6lo el objeto de dar
on un barco grande situado a barlovento que iba a todo paiio.
INos hallamos en ese moment en la conjunci6n de dos canales,
donde la ruta se difurca: un canal se dirige al fuerte Cas-
vell, por donde yo habia entrado, como A unas siete millas, y
el otro, por donde pensaba salir. Por la entrada de Caswell,
habia estado soplando viento duro del sudcste y no habia duda
de que estaba calmando la reventaz6n de la barra; junto con
que pronto haria dia claro y no podriainos pasar antes por los
f-crtes 6 por Smithville, nuestra finica oportunidad estaba en
Fisher. LanzAndome con la marea en direcci6n A Smithville,
pas6 el barco de vela, y por mi treta de sacar la lancha del
rambo, de manera de evitar que los rayos de la luna se refle-
jaran en ella, logr6 hacernos perder de vista de la linea prin-
cipal de botes enemigos.
Como eran soldados no se dieron cuenta de que era impo-
sible salir por el lado Oeste de la barra y supusieron que yo
saldria por alli. Toda la linea se vino en persecusi6n nuestra
abandonando la estaci6n original sin guardarla. Era mi oca-
si6n y la aprovech&. Virando de golpe me aproxim6 al velc-
ro, como para abordarlo; su tripulaci6n perdi6 el tino y trat6
de cambiar de amuras. Perdiendo tiempo fueron llevados por
]a corriente, nosotros nos lanzamos trazando un semi-circulo y
cortamos por debajo de la linea de los botes que nos daban
eaza.
Nos vieron, pero ya demasiado tarde. Ganamos el canal
cun una ventaja de cien yards sobre el bote que iba adelan-
te, y para evitar el ser volados por los fuegos de los fuertes
rnos precipitamos temerariamente por las rompientes de la
costa de la Carolina y pasamos en salvo, pues los botes armados
no se animaron a seguirnos. En esta expedici6n perdi de dor-
r'.ir sesenta y ocho horas. Por esto y mi anterior visit al puer-
t) se me dieron las gracias por el Departamento de Marina.
Por este tiempo el gobierno estaba empefiado ansiosamen-
te en el studio de las cuestiones que se suscitaban en las costas
de la Carolina del Norte.








HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


Hacia various meses que un acorazado rebelde habia hecho
su aparici6n atacando A Plymouth, batiendo A nuestra flota,
hundiendo al Southfield, y matando al capitan Flusser, que
ccmandaba la flotilla. La brigada del general Wessel se habia
tenido que rendir, y toda esa parte del pais y la linea de
Roanoke River habia caido en manos de los rebeldes.
El Little Wdshington y el Tar River se hallaban perdidos
para nosotros. Algfin tiempo despues, el referido acorazado,
el Albermarle, naveg6 al interior de la costa atacando A nueve
barcos nuestros, haciendoles sufrir much y sufriendo por su
parte poco. El Sassacus, intent perseguirlo, pero fracas y
tuvo que sufrir la explosion de la caldera, A causa de una gra-
r.z.da de a doscientas libras, que le dispar6 el Confederado.
El gobierno no tenia ningun acorazado que pudiera pasar de
lai barra de Hatteras para entrar al estuario, parecia seguro
que nuestros barcos de madera serian destruidos si dejaban
A Newbern, la isla Roanoke y otros puntos peligrosos. A todo
event era impossible para cualquier nfimero de barcos el ata-
carlo en Plymouth y el gasto de nuestra escuadra ocupada en
cuidarlo era muy grande. En este estado nos hallabamos cuan-
do el almirante Lee me habl6 del caso y le propuse yo un plan
para capturarlo 6 destruirlo: present dos planes, por escrito,
manifestando que A cualquiera de los dos deseaba yo llevarlos
A cabo.
El primero se basaba en el hecho de que A traves de un
espeso pantano podia aproximarme A unas cien yards del
acorazado, procurarme botes de cautchu, para ser inflados y
transportados A hombros y llevarlos por una partida de A bor-
do de cien hombres; 6 en su defecto dos vaporcitos de baja
presi6n armados cada uno de ellos con un torpedo y obfis, que
podian constituir la fuerza ofensiva. En este filtimo plan (que
era el de mi preferencia) entendia que debia ser un bote el
que atacara mientras que el otro se quedaba oculto entire la
maleza para repetir el ataque si el primero fracasaba. Tam-
bien serviria para recoger A nuestra gente si el bote atacante
era inutilizado. El almirante Lee juzg6 bueno el plan y me
orden6 pasar A Washington para someterlo al Ministro de








q0 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Marina. Fox dud6 del m6rito del asunto, pero me orden6 ir
a Nueva York para proveerme de las embarcaciones necesa-
rias. Habiendo hallado algunos botes para este servicio en
construcci6n, elegi dos y procedi-A equiparlos. Eran lanchas
abiertas, a unos treinta pies de eslora y cada una tenia A
proa un obfis de a 12 lb. y un botal6n de catorce pies de largo
giratorio sobre la roda. Un amantillo sujeto A un candelero
permitia izarlo 6 arriarlo y el torpedo iba colocado en el in-
terior de un marco de curefia que habia en el extremo de afue-
ra. El marco tenia una palanca de retenida que iba a bordo,
y la explosion se determinaba con otra linea conectada A un
percutor destinado a chocar contra un cebo.
Creo que el torpedo era invenci6n del ingeniero Lay, de
la marina, y que habia sido introducido por el ingeniero jefe
Wood. Tenia muchos defects y no intentar6 usarlo mas. Es-
tando todo listo zarpamos para el sud, llevando los botes por
los canales hacia la bahia de Chesapeake, perdiendo uno de
ellos cuando nos dirigiamos A Norfolk. Esto fu6 una gran
desgracia, y nunca he podido imaginarme como sucedi6 tal
estupidez. He olvidado el nombre del alferez voluntario A
quien se la habia confiado, pero me alegro el saber que estaba
rrisionero. No creo que mientras estuvo en las bandas rebel-
des durmiera en otra cama que el suelo, ni comiera como prin-
cipe.
Habiendo perdido el mejor bote, segui con uno solo abri6n-
dome paso por Chesapeake y el canal Albernarle hacia el es-
tuario. Por la mitad del camino del canal estaba obstruido
pero habiendo encontrado un pequefio hueco que permitia la
entrada por debajo de la obstrucci6n, trat6 de internarme por
61 y proseguir mi camino. Hallando una exclusa, esperamos A
que hubiera agua suficiente para pasar la lancha por encima.
Toc6 fondo, pero salimos A flote sacando el cafi6n y el carbon,
3 en dos dias pudimos salir de alli.
Pasando s6lo con siete hombres por el canal, donde por
tieinta millas no habia guardias, ni habitantes de la Uni6n,
llegun al estuario, y corri A la isla Roanoke ante el temor de
Im temporal de viento. Alli dije que ibamos para Beaufort








HIECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING 41


y tuve que tomar dos pasajeros. Esta decepci6n me hizo ne-
cesaria A causa de la proximidad de las fuerzas rebeldes.
Si cualquiera hubiese conocido nuestro destino, la nueva ha-
bria llegado A Plymouth antes que nosotros pudi6semos con-
firmarla.
De modo que en medio de la noche me lanc6 por la obs-
curidad y en la mariana ya me hallaba fuera de la vista.
Habiendo andado cincuenta millas por el estuario hallN
A la fota anclada fuera de la boca del rio y esperando la apa-
rici6n del Arriete. Aqui, yo, por primera vez, expuse mi objeto
a mis oficiales y tropa y les dije que estaban en libertad de
seguir 6 n6, si asi lo deseaban. Todos ellos optaron por seguir
voluntariamente. Uno de ellos era Mr. Howorth, el del Mon-
ticello, quien habia estado conmigo repetidamente en expedi-
ciones peligrosas. Los nombres de todos los que fueron con-
n'.igo, los cito al final. Se agregaron seis a mi fuerza original.
Fntre estos se hallaba el contador auxiliar Frank Swan, quien
se me present cuando estabamos por salir y argument que
deseaba ir porque no se habia hallado nunca en una pelea.
A pesar de las objeciones que yo le hice, de que era mal mo-
niento para iniciarse, 61 insisti6 en ir con nosotros. Tuvo una
noche accidentada, habiendo sido herido y pasando los si-
guientes cuatro meses en la Prisi6n de Libby en Salisbury.
El rio Roanoke tiene ciento cincuenta yards de ancho y
c7 muy profundo. A ocho millas de la boca estaba la ciudad
de Plymouth, en donde el Arriete se hallaba amarrado. Habia
various miles de soldados oeupando la ciudad, fuertes y ambas
mnirgenes del rio.
A una milla mas abajo del Arriete estaban los despojos del
Southfield, con el lomo de ballena fuera de agua. En 61 se
habia colocado una guardia para dar la alarma por cualquier
cosa sospechosa, 6 para encender cohetes en caso de ataque.
Fsto hacia impossible el sorprenderlos 6 atacarlos con esperan-
zas de 6xito. Los inconvenientes son propios de los timidos;
y nosotros nos decidimos a sobrepujar todos los obstAculos.
En la noehe del 27 de octubre, entramos al rio, llevando A re-
mraolque un pequefio cuter tripulado apenas con unos pocos









42 REVISTA DE PUBLACACIONES NAVALES


hombres, cuyo deber era el de lanzarse sobre el Southfield,
sl primer grito y evitar que se encendiesen cohetes.
La fortune acompafiaba a nuestro pequefio bote y pasa-
mios A unas treinta yards de los piquetes, sin que nos aperci-
bieran. Non acercamos al buque en que los rebeldes inconscien-
t(s descansaban. Pens6 entonces que seria mejor abordarlo
y "tomarlo vivo'', ya' que tenia en los dos botes veinte hombres
bien armados de revolvers, machetes y granadas de mano.
Para star seguro alli habia miles cerca y h bordo diez veces
nuestro nfimero, pero la sorpresa es algo y pens6 que si se cor-
taban sus amarras en el moment de abordarlo podriamos
veneer a los de a bordo, dejarnos llevar por la corriente y
strvirnos de sus bandas blindadas para protegernos despues
de los fuertes. Conociendo la ciudad me determine A desem-
barcar en el muelle mas bajo, dar la vuelta y de sfibito lanzar-
me A bordo desde la orilla; pero justamente cuando me acer-
caba al muelle, se sinti6 un grito que partia del acorazado y
que inmediatamente fu6 repetido. En seguida dirigi el cuter
A que se separate y se fuese rio abajo A capturar la guardia
que habiamos dejado a retaguardia, y ordenando A todo vapor,
me lance contra la obseura montafia de hierro que se veia A
nuestro frente. Inmediatamente se abri6 contra nosotros un
nutrido fuego, no s6lo desde el buque, sin6 por part de los
hombres estacionados en tierra; pero esto no nos inutiliz6 y
r-os acercamos A ellos rapidamente. En tierra se encendi6 una
hoguera y a su luz pude distinguir el hecho triste de que al-
rededor del Albermarle habia un circulo de empalizadas,
puestas A bastante distancia de 61 con intenci6n de proteger-
se contra la acci6n de los torpedos.
Para examinarlos de mAs cerca me aproxim6 y me cornr
A lo largo hasta la mitad del buque, recibi su descarga y me
lance fuera, con el prop6sito de virar cien yards mas lejos.
Esta era una oportunidad finica de 6xito y afin cuando mi
barco fuere forzado por encima de la obstrucci6n, no podria
salir mhs de alli. Mas yo estaba alli para cumplir un objeto
important, y morir si era necesario, era mi deber. Cuando
me di vuelta mi saco fu6 deshecho por un disparo de balines









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


y me saearon la suela del botin. El fuego era muy violent.
En un interval del fuego nos gritaron preguntandonos otra
vez de que bote se trataba. Todos mis hombres dieron alglima
respuesta c6mica, y la mia fu unma descarga de metralla que
les lance con el obfis, zumbando y cantando contra las plan-
chas de hierro y por entire la masa de hombres que se veian
al resplandor de la hoguera en tierra.
En un moment, habiamos cortado las empalizadas y pasa-
do con la part delantera casi deshecha, caminando despacio
bajo la banda de babor del enemigo. Como A diez pies nos
apuntaba la boca de un cafi6n y se oian perfectamente las vo-
ces de mando del buque.
Todavia atravesaron mi ropa cuatro balazos mAs mientras
me hallaba en la proa, con el palanquin de retirada en la mano
decrecha y el tirafrictor en la izquierda.
Nos hallAbamos bastante cerca y orden6 arriar el botal6n,
l.asta que la parte de proa de la lancha llevara el torpedo bajo
el costado de Arriete. Un vigoroso tir6n de la linea de sepa-
raci6n, un moment de espera para que el torpedo asomara
,or debajo del casco y tire de la mano izquierda que habia
sido cortada por una bala. La explosion tuvo lugar en el mis-
mo instant en que una granada de a cien libras lanzada des-
de diez pies de distancia revent6 en medio de nosotros y la
densa masa de agua desalojada por el torpedo vino h chocar
contra nosotros con todo su peso. Rehusando por dos veces
rendirme, miand6 a mi tropa que se salvara, y tirando la espa-
da, revolver, zapatos y saco me lanc6 de mi infitil y hundido
bote al rio. Hacia frio, much mAs despues de las heladas y
el agua me helaba la sangre mientras que toda la superficie
eel agua era sembrada de granadas y fusileria. Mi amigo mas
ctrcano se hallaba a doce millas de alli, pero cualquier cosa
era mejor que caer en manos de los rebeldes.
Era preferible morir antes que rendirse. Nad6 hacia la
orilla opuesta, y cuando me iba acercando, im hombre cerca
de mi lanz6 un gran grito de ahogado y se hundi6.
Los rebeldes andaban en botes recogiendo mis hombres y
unio de ellos atraido por el grito se vino en mi direcci6n. Oi









44 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


pronunciar mi propio nombre. Me dirigi entonces hacia don-
de bajaba la corriente, y pronto estuve bastante lejos para
pensar otra vez en tomar tierra. Por este tiempo, mientras lu-
chaba por alcanzar la orilla, senti un gemido detras de mi y
A pesar de estar muy fatigado di vuelta y presto toda ayuda
y poder al official 6 marino que valientemente habia compar-
tido el peligro conmigo y de cuyo riesgo actual debia yo tam-
bien participar.
Nadando de noche con la vista al nivel del agua, no pue-
dc uno darse idea de la distancia y del trabajo, como yo lo hi-
ce, bajo el descorazonador pensamiento de que no se avanza.
Pero si debia ahogarme esa noche, al menos tenia la oportu-
nidad de morir tratando de salvar a un semejante. Acercafin-
cose el nadador result ser el contramaestre Woodman, que
dijo que no podia nadar mais.
Sacandole la gorra de ]a cabeza use de mi mano derecha
para sostenerlo y le orden6 que se alejara.
Durante diez minutes a lo menos crco que trate de sos-
tenerse A flote, hasta que su presencia de animo y las fuerzas
fisicas la abandonaron completamente. Lanz6 entonces un ala-
rido y se hundi6 como una piedra; pero afortunadamente no
se asi6 A mi mientras se iba A fondo. Hallfindome s6lo otra vez,
sobre el agua, dirigi mi ruta hacia el lado del rio donde estaba
la ciudad, no avanzando much, pues mis fuerzas ya eran
muy d6biles. Mis ropas estaban caladas y pesadas y pequefios
desperdicios del mar me salpicaban con fatigante pensisten, ia
en la boca cada vez que levantaba la cabeza para respirar.
Tenia todavia la determinaci6n de no hundirme y el desco de
no rendirme; y me mantuve con una especie de fuerza meca-
nica, por much despu6s que mis fuerzas corporals en reali-
dad se habian agotado.
Por uiltimo, y no muy pronto, toqu6 el blando barro; y
en la excitaci6n del primer moment medio levant el cuerpo
y di un paso al frente, cayendo luego y permanecien lo mitad
en el barro y mitad en el agua, hasta que fu6 de dia, imposi-
bilitado afin para arrastrarme con las manos y las rodillas, con
la cabeza que me daba vueltas y medio helado, pero con una








HIECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING 40


cosa fuerte en mi afin, la determinaci6n fija de escapar. El
morir ahogado, de inanici6n, en los pantanos, todo me parecia
menos que el rendirme. Al alba me hallM en un punto del
pantano que penetra en los suburbios de Plymouth, y ni A
cuarenta yards de uno de los fuertes. Sali6 el sol brillante y
cMlido, siendo el mas consolador visitante y devolviendome
gran parte de las fuerzas de que habia sido desprovisto antes.
Cuando con la luz pude distinguir la ciudad, la vi reple-
ta de soldados y mariners, que se movian de un lado para
otro, en forma que parecian excitados por el enojo de algun
contrast recibido. Era una fuente de fatisfacci6n para mi el
saber que habia yo tirado del alambre que ponia A todas estas
figures en actitud de moverse de un modo tan interesante co-
mno los mejores titeres; pero como no deseaba ser descubierto
por ninguno de ellos por los muchos sabuesos que habia a mi al-
rededor, no permaneci mas de espectador.
Mi primer idea era la de llegar A un paraje seco entire los
juncos que bordeaban el pantano; pero para hacer esto nece-
sitaba pasar por un paraje despoblado, a treinta 6 cuarenta pies
debajo justamente y A la vista del centinela que se paseaba
por el parapeto. Atisbando el moment en que estaba de es-
paldas, me lanc6 a cruzar el descampado; pero estaba solo A
medio camino cuando se di6 vuelta y me oblige A arrojarme al
suelo, justamente entire dos sendas y casi enteramente al des-
cubierto.
Probablemente no se me podria distinguir A causa del
rlcdo que me cubria y que me hacia confundir con la tierra.
A todo esto el soldado continue su paseo por algun tiempo
n.ientras que yo echado de espaldas, esperaba otra oportuni-
dad para proseguir. De pronto, por el sendero que estaba A
mi derecha, apareci6 bajando una partida de cuatro hombres,
dos de los cuales eran oficiales; pasaron tan cerca de mi que
casi tropiezan con mi brazo derecho. Conversaban de los he-
chos de la noche anterior y sorprendianse de c6mo habian su-
cedido, enteramente agenos A la presencia de uno que podria
haberles informado Ampliamente. Esto me prob6 la necesidad
de reinternarme en el pantano, lo que hice hundiendo codos








46 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


y tacones en la tierra y haciendo fuerzas con el cuerpo para
adelantar hacia aquel pulgada k pulgada. Durante cinco ho-
ras, desnudo de pies, cabeza y manos, hice un camino que, me
atrevo A decir nadie lo hizo antes, hasta que al fin alcanc6 un
lugar limpio donde podia dcscansar sobre suelo firme. El
lajio de cipr6s era una red de zarzas y malezas que cortaban
las carnes como cuchillos; y frecuentemente, cuando el fango
blando no podia aguantar mi peso, me veia obligado A meter-
me f lo largo sobre 61 y 6 arrastrarmine con los brazos. Las ma-
rtos y los pies, cuando llegu6 al claro, las tenia desolladas: y A
penas me hallaba al comienzo de mis dificultades. Una parti-
de de soldados se hallaba trabajando en la boca, tratando de
hundir algunos botes para obstruir el canal. Pas6 como A
veinte yards por detrAs de ellos por un sembrado y me inter-
n16 en unos bosques de mas abajo. Aqui me encontr6 con un
negro y despu6s de darle veinte pesos en billetes de banco ame-
ricanos y de citarle algunas m6ximas de las Santas escrituras
(dos poderosos arguments para un negro), tuve suficiente
confianza en su fidelidad para mandarlo A la ciudad, A fin de
que me trejese noticias de Arriete. Cuando volvi6 y no me que-
d6 ninguna duda de que se habia ido A pique, me puse A mar-
char de nuevo con el coraz6n tranquilo, y otra vez me lanc6
por un pantano tan espeso que s6lo tenia el sol por guia y
que me era impossible ver A diez pies de mi frente. Como A
la tarde sali de la densa masa de yerbas A la orilla de uno de
los profundos y estrechos riachos que alli abundan y justa-
mente en frente del finico camino que habia por aquellas in-
mediaciones.
Parece providencial que yo tuviera que venir 6 dar juis-
tamente alli, porque A treinta yards mais arriba 6 mrs abajo
no habria dado con 61 y tal vez habria hallado alli una tumba
que nadie hubiese hallado jams. Mi fortune me hpbia lleva-
(do donde se encontraba apostada una partida de siet soldados
con un pequeiio esquife de fondo piano y popa cuadrada, que
estaba amarrado A las raises de un cipres que se internaba
serpenteando en las sucias aguas. Observfindolos hasta que se
apartaron para comer, me arrastr6 hasta la corriente y ]a atra-








BECIIOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


ves6 nadando en direcci6n de modo que el arbol quedara entire
ellos y y6 y tratando de acercarme al esquife.
Habiendo ganado la orilla tom6 el bote y lo arrastr6 por
unas treinta yards, hasta la primera curva, donde salt a su
interior y rem6 para alejarme, como s6lo un hombre que ve
su libertad en la meta puede hacerlo. Por horas y horas rem6
sin cesar un instant, primero por un lado y despu6s por otro.
Por filtimo llegu6 a la boca del Roanoke y vi A mi frente el
estuario abierto. Mi botecito no hubiera podido vivir un mo-
mento en la mar que de ordinario hay alli, pero di6 la casua-
lidad de estar muy liana, quedando solamente algin oleaje su-
ficiente para impulsar mi bote, de modo que estaba obligado a
palear sobre una sola banda para mantenerlo en la debida di-
recci6n. Despu6s de orientarme por una estrella hacia donde
supuse que se hallarla la flota, A las dos horas descubri al fin,
uno de los barcos y despu6s de much gritar subi A bordo.
Mi i Ah del barco! fu6 dado con mis filtimas fuerzas, y cai
rcndido entire el agua que habia en el bote y esper6 el resulta-
do; habia paleado minuto por minuto durante las iltimas do-
ce horas y habia tenido durante cuatro el cuerpo entumecido
menos los brazos y el Animo.
El buque de ronda Vally City, pues l61 era, en seguida de
oir el grito, ech6 un cabo y se previno arriando botes y toman-
co precauciones contra torpedos. y s6lo despu6s de un tiempo
me izaron A bordo convencidos como estaban de que yo era un
r(.belde portador de una mAquina infernal y que el teniente
Cushing habia muerto la noche antes.
Al fin estuve A bordo, bebi un poco de cofilac y agua y me
dirigi al buque insignia, cuyo jefe era el comandante Ma-
comb.
Asi que supo que yo habia vuelto, se quemaron cohetes y
todas las manos se unieron para saludarme; y cuando anunci6
mnii 6xito, todos los comandantes se congregaron A bordo para
calibcrar sobre un plan de ataque. A la mafiana ya me halla-
ba completamente bien de todo menos de las manos y pies, y
tenia el placer de cambiar tiros con las baterias que habia ins-
peccionado el dia anterior.








48 REV1STA DE PUBLICACIGNES NAVALES


Fui enviado en el Vally City a informar al almirante
Porter en Hampton Roads, y poco despues Plymouth y todo
el distrito de Albemarle, privados de la protecci6n del acora-
zado, eran la facil presa del capitan Macomb y de nuestra
flota. De nuevo recibi felicitaciones del Departamento de Ma-
rina y las gracias del Congreso de los Estados Unidos. Tam-
bien fui promovido al grado de teniente de navio. Los testi-
monios que recibi de la CAmara de Comercio, ciudades, Clubs
Liga de la Uni6n, etc., fueron numerosos y lisonjeros. Tenia
yo por aquella &poca veintiun afios de edad y habia obtenido
mi primer comando A los diez y nueve. El Albemarle, habia
sido construido igual al famoso Merrimack y en sus encuentros
con nuestros buques habia resistido las s6lidas balas Dahlgreen
de a cien libras y los proyectiles Parrot disparados A distancia
de diez yards.
En noviembre de 1864, asumi el mando del buque insig-
nia Malvern que alboraba la insignia de contralmirante Da-
vid D. Porter. En Hampton Roads se reuni6 una gran flota
y se supo que el punto de ataque habia de ser Wilmington.
Un movimiento combinado del ej6rcito y de la marina
contra el fuerte Fisher se llev6 a cabo en diciembre, pero fra-
cas6 por culpa del general F. T. Butler, que no quiso asaltarlo
despu6s de un bombardeo de los buques que habian mantenido
]a d6bil y sorprendida guarnici6n tan enteramente relegada a
sus reductos A prueba de bomba, que su bandera fu6 arriada
completamente al amanecer.
La indignaci6n producida en el ejercito y en la marina
por la inexcusable conduct de Butler se manifest abierta-
mente, y todos nos alegramos cuando se orden6 otro ataque
bajo el mando de un hombre que no habia de permitir much
egoismo y que tenia un celoso carActer para hacerlo cumplir
ciegamente como se lo mandaba su deber de soldado. En el
primer ataque tome mi guigue, y fui a la barra para sondar
y fondear boyas. Practiqu6 este peligroso trabajo durante seis
horas, y me congratul6 que no nos hubiesen hecho volar del
agua las balas rasas, granadas y botes de metralla que caian a
nuestro alrededor A cada moment. Yo tenia que ocuparme








HECHOS DE GUERRA DE WILLTAM CUSHING 49


en aehicar el agua que ellos salpicaban dentro del bote. Un
cfiter que nos ayudaba fu6 hundido por aquel nutrido fuego.
No hay duda de que este fu6 el mks peligroso de todos los
servicios que se prestaron durante el dia. Fu6 aquella la es-
cna de la famosa explosion del brulote. Fui celebrado en Was-
hington por Fox por mi celo en el servicio de engender la p6l-
vora, 6 inmediatamente se me autoriz6, como al principio de
la guerra, para llevar hasta Sumter un brulote con el mismo
prop6sito. Pero mas tarde fu6 colocado al mando de la expe-
d'ci6n el comandante Rhind y fraeas6, aunque no por culpa
suya. Al dia siguiente de la retirada de las tropas, un tenien-
te voluntario que mandaba una presa armada, vino rodeando
la barra occidental 6 inform que habia sido perseguido por
un corsario rebelde lleno de tropas y protegido por fardos
de algod6n. El almirante me mand6 llamar en el acto y tuve
el honor de que me propusiera que yo lo capturase, dandome
de nuevo el comando de un antiguo favorite, el Monticello,
rI.ara tal objeto, navegando por los alrededores de los escollos
tan rapidamente como fu6 possible, hall el barco descripto
anclado dentro de la barra bajo la protecci6n de los fuegos
del fuerte Caswell 6 hice un disparo de salva en serial de desa-
fio. Esto no lo hizo salir, como lo hizo la subsiguiente des-
trucci6n de un gran vapor forzador de bloqueos que obligu6
A embicar en tierra cuando intentaba entrar. Durante este
servicio mi buque fu6 agujereado seis veces. El Chickamanga
no queria pelear sospechando probablemente alguna treta yan-
kee, mientras que nosotros no deseabamos otra cosa que un
franco campo y ningfin favor. Con sus hombres extra A bordo,
era mis fuerte y habria mejor concluido su carrera en una ac-
ci6n bizarre, en el oc6ano, que no donde lo hizo, hundido por
una tripulaci6n que se fugaba por el rio Cape Fear.
El doce de enero, estando todo pronto se inici6 el ataque
sobre los fuertes de Wilmington. Estos montaban unos cien
cafiones pesados, y precavidos por el fiasco de Butler habian
colocado una guarnici6n de mas de tres mil soldados vetera-
nos. Los buques, en nfimero de sesenta, avanzaron en un or-
den admirable, tomando la delantera los acorazados seguidos








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


por las fragatas pesadas, despues de las cuales venian las ba-
landras de guerra y los cafioneros. El fuego de la flota era
terrific y pronto oblig6 al enemigo a guarecerse. Por tres
dias continue el bombardeo, en euyo tiempo muchos de los ca-
fiones contrarios fueron inutilizados, y lleg6 el moment del
asalto. En la mariana del 15, habiendo observado el almirante
que el Chickanmanga y various otros vapores maniobraban tra-
tondo de proteger A los fuertes interiores, me orden6 que los
obligase a retirarse. Con este objeto gobern6 mi buque de
imadera hacia dentro de la linea de acorazados y todos los otros
buques que se hallaban mais cerca del fuerte Fisher, donde me
acoder6, y abri el fuego contra los vapores con mi cafi6n Pa-
rrot de A cien libras y con los cafiones de andanada contra los
fuertes. Despues de sacar estos buques de su posiei6n con-
tinu6 el fuego sobre las troneras.
Como A las dos de la tarde, desembarqu6 con cuarenta
hombres para juntarme con el cuerpo de mariners asaltantes
y los dos de infanteria de marina que se dirigian frente del
fijerte. Estos eran mil cuatrocientos en nfimero, los oficiales
todos uniformados, con galones de oro y los hombres vestidos
eomo para una revista. Todos iban armados de machetes y re-
v6lvers solamente, exceptuando a los de infanteria de marina
que llevaban fusiles y que debian protegernos mientras nos-
otros escalabamos el fuerte.
Formados en column marchamos por el flanco como
unas cuatrocientas yards del bravo fuerte y echamos cuerpo
A tierra bajo el declive de la playa dc arena hasta que el ej&r-
cito que debia avanzar por el otro lado diera ]a serial de asalto.
El teniente Ben Porter y yo agrupamos nuestros hom-
bres y acordamos guiar el asalto, llevando con nosotros la ban-
(1ra azul del almirante. Entre tanto, mientras esperAbamos,
pasaba por encima de nuestras cabezas A pocos pies todo el
fuego de la flota. No creo escuchar mais tal infierno como el pro-
cducido por aquel ruido. Cientos de granadas cruzaban el airc
al mismo tiempo balas que variaban de las de quinientas li-
bras de los acorazados a las de media y de un cuarto de
libra, pero entonando todos un himno marcial que era el acorn-









HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING


pbfamiento adecuado A la danza de la muerte de los cente-
nares que habian de caer. Al fin la serial se hizo y nos levan-
tamos en un instant, avanzando regularmente, como hasta
unas cien yards y entonces rompimos al frente con un grito
de toda la linea.
La playa que debiamos seguir era llana, de arena blanca,
en la que nos hundiamos hasta el tobillo, y a causa del con-
traste hacia bien notable nuestra presencia. Los rebelde3, cn-
tre tanto, no estaban oeiosos; pero pensando que nosotros
constituiamos lo principal de la fuerza asaltante, se arrojaron
en masa contra nosotros y nos sirvieron un fuego que nos atra-
vesaba con mortal efecto, que no cesaba un instant. Ganamos
las empalizadas, s6lo para encontrar el advance impossible mas
allHA y nos obligaron a hacer alto. Pensando yo que habia una
abertura, me pare y avance; y habia hecho alguna distancia
cuando dandome vuelta not6 que nadie me seguia, de modo que
me ech6 al suelo para resguardarme.
De repente oi la voz de uno de mis hombres que gritaba:
"iCapitan Cushing"! I Van retrocediendo, sefior!" y miran-
do alrededor vi a toda la linea que se deshacia y volvia las
eipaldas. Habia unas cien yards ahora entire yo y la fuerza
que se retiraba y me hallaba cerca de la boca de los fusiles de
los Confederados, pero me hice la idea de que era mi deber
juntar A mi gente y replegarlos, de modo que me pare en
un sitio que puede decirse era una tormenta de balas y paseo
ileso hasta donde estaba nuestra fuerza. Esa retirada tenia un
aspect imponente. Una espesa masa de muertos estaba echa-
da A lo largo de la playa y los heridos que caian constantemen-
te demandaban auxilio de sus camaradas y rogaban a Dios no
les dejasen atras. Vi los heridos pararse y vacilar sobre sus
pies debiles y ensangrentados s6lo para recibir nuevas heri-
das y caer para no levantarse mas. Nuestro intent tuvo el
buen resultado de distraer la atenci6n de los rebeldes, del ejer-
cito, el cual sorprendi6 su retaguardia y tom6 posesi6n de sus
trincheras y gradualmente del resto hasta que todo fu6 nues-
tro. El noble Ben Porter habia encontrado la muerte desde
temprano, cuando el asalto, lo mismo que el teniente Preston









52 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


y otros oficiales que habian permanecido bajo la empalizada
hasta oscurecer. Entre estos se contaban various jefes, entire
ellos el capithan Breese, que mandaba el asalto. Entonces asu-
mi el mando y despu6s de intensos esfuerzos y fatigas pude
reunir unos cuantos cientos de hombres, que conduje de nuevo
al asalto cuando fui alcanzado por un ayudante del general
Terry, quien me pedia colocase mis hombres en el atrinchera-
miento frente al ej6rcito de Bragg que estaba por atacarnos
por retaguardia. Asi lo hice, yendo A relevar un regimiento
fresco que fu6 A ayudar A Terry. A las diez de la noche se
rindi6 toda la fuerza rebelde. En el tiempo intermedio entire
el asalto y la rendici6n, la marea habia crecido y ahogado A
muchos de nuestros heridos caidos en la playa, que fueron
barridos al implacable oc6ano, tumba de muchos valientes ma-
rineros. Cuan poeos saben a euanta costa se ha conseguido
la uni6n de nuestra naci6n! El 16 se me orden6 que hiciera
una exeursi6n alrededor de la barra occidental, para hacer un
reconocimiento de los fuertes que alli habia. Anclando mi bar-
co, me embarqu6 en mi guigue con cinco hombres y un official
) me dirigi A exigir la rendici6n del fuerte Caswell; y hallAn-
dolo abandonado ic6 la bandera americana y procedi A tomar
rosesi6n de varias otras baterias de los alrededores. Yendo
hasta Smithville, recibi del mayor la rendici6n de la ciudad 6
izamos nuestra bandera en el fuerte, capturando alli grandes
cantidades de armas y municiones.
Por las calls andaban fuerzas de caballeria rebelde, pero
yo tom6 posesi6n de un edificio situado al final del muelle y
cargando un bote de fusiles permanecia alli con cuatro horn-
bres mientras mandaba dos mariners, con tripulaciones dc
negros, uno a mi barco por refuerzos y el otro al trav6s del
rio a Fisher para notificar al almirante. Esa noche tenia dos-
cientos mariners en tierra y me estableci como gobernador
n ilitar. Nuestra primera media fu6 la de apresar los hombres
que habian piloteado a los forzadores de bloqucos, a trav6s
d- la barra. Les prometi ahorcarlos, pero despues resolve es-
perar por si izaban las luces de sefiales en la isla Oak, por las
cuales podian los buques entrar y salir.








HECHOS DE GUERRA DE WILLIAM CUSHING 0


Mi amenaza produjo su efecto y las luces fueron estacio-
nadas mientras yo preparaba mis botes para abordar cual-
quier buque que cayera en la trampa. En la noche del 20 en-
tr6 al puerto un gran vapor 6 hizo sefiales especiales al fuerte
Caswell. Es claro que no podian ser contestadas, pero mi ofi-
cial le grit6 que todo estaba bien, que los cuerpos de sefiales
habian salido para Smithville y con esto el barco entr6 y
ancl6.
Cuando lo abordamos 6 informamos A su capitan que ha-
bia sido apresado, no fu6 el finico asombrado. Se estaba cele-
brando una cena con champagne festejando el feliz 6xito del
fo.rzador de bloqueos, en compafia de various oficiales ingleses,
confiando en que se hallaban al amparo de la Confederaei6n
del Sud.
Nosotros sentamos entire ellos y ordenamos al mayordomo
que trajese otro caj6n de champagne. Se le solt6 la lengua y
uno con acento ingles de disgusto, exclam6: "Suerte bestial";
"Una venta de lo mas inmoderada", respondi6 otro.
"Caballeros, han tenido Vds. mas suerte en otra contin-
gencia de esta clase". Era el vapor Charlotte cargado de ar-
mas y maquinaria, considerado uno de los mas rApidos de la
carrera. Diez minutes despu6s entr6 el vapor Confederado
Stag, Jevando un valioso cargamento y que fuM capturado en
id6ntica forma. Pero que mientras el plan y cr6dito del
6xito eran todos mios, no pasaba lo mismo con la presa de
dinero. El Malvern y various otros buques ligeros llegaron esa
misma noche y hallAndose A distancia de sefiales fueron con-
siderados con derecho A igual parte que nosotros.
En la noche del 5 de febrero, con cincuenta hombres, en
tres botes, entr6 al Little River, el mismo lugar donde antes
habia asaltado una bacteria; y prosegui con los remos forrados
para la pequefia ciudad de All Saints Parish (Carolina del
Sud). Tomando tierra en la niebla y con un negro por guia,
tnve pronto las casas con guardias sin que de ello tuviera co-
nocimiento ninguno de sus habitantes y dirigi6ndome A un al-
mac6n de algod6n procedi A incautarme del contenido.
A la mailana, las buenas gentes del lugar se sorprendieron








54 REVISTA DE PTJBLICACIONES NAVALES


muchisimo al ver un marinero con fusil en cada puerta. Como
ninguno escape nos quedamos alli quietos todo el dia, probando
las ayes y patatas dulces que producia la Carolina del Sud,
y capturando todos los correos y soldados que llegaban. A la
Snoche nos alejamos con nuestras press sin ser atacados por
ninguna de las fuerzas que habia en la vecindad. Sabiendo
que la noticia de nuestra presencia alli atraeria fuerzas de las
islas vecinas, organizamos una expedici6n para la capture de
un dep6sito de provisions Confederado que quedaba A tres
millas detras de la caleta Shallote.
Alli habia almacenado grano y carnet salada para las tro-
pas Confederadas de Wilmington. Lo sorprendimos y cap-
turamos con cincuenta hombres, tomando prisioneros a ocho
de la guardia y quemamos todo lo que no pudimos llevar en los
carros capturados.
Dej6 el Monticello fuera del rio Capt Fear y me fui a
bordo del buque insignia Malvern hasta cerca de fuerte An-
derson, que la armada estaba por atacar.
Aqui, varias noches seguidas, me acerqu6 A los cafiones del
fuerte rebelde, con el fin de observer los obstaculos y torpedos,
y una vez en compafia de mi hermano el contador Cushing,
fuimos hasta cerca de la ciudad. Una de estas noches encon-
tr6 una banda de musica tocando en Anderson, y various en-
tusiastas Confederados .que pronunciaban discursos, en que pin-
taban en terminos encomiasticos las victorias de la caballeria
dcl sud, amontonando todos los impropcrios para lanzarlos A
los cobardes al norte.
La Confederaci6n estaba por caer, pero eran ciegos A este
hecho. Sus ej6rcitos habian sido todos vencidos, pero uno s6lo
del Sud era siempre el conquistador de cinco yankees. La luna
brillaba y yo goc6 de la mfisica, en la que el estilo era excesivo;
pero A la larga no pude resistir la tentaci6n de tirar un balazo
al mont6n, como interval al discurso que se decia, y al mismo
tiempo consignandoles con un grito A un sitio un poco mas
caluroso que Dixie. Tuve el gusto de asombrarlos; pero la gra-
nizada que sembraron A mi alrededor nada tuvo de placentera.
Su discipline era evidentemente buena. Cada noche que vol-








rECHOS DE GUTERRA DE WILLIAM CUTJSHING


via alli despu6s de esto, hacia mis observaciones, con misica
de disparos de los rebeldes; pero disparar de noche es muy po-
co eficaz, y malgastaban la munici6n.
A causa de una formidable linea de obstaculos y de una
cantidad de torpedos que habia frente al fuerte, se consider
impossible que pudiera pasar la escuadra por alli y hasta tanto
ello no se hiciera tenia libre la comunicaci6n con la ciudad.
Nuestro ej6rcito se estaba acercando A su retaguardia, pero
no podia dominar el rio y se hizo necesario que la marina en-
trara en acci6n. Propuse entonces al almirante Porter cons-
truir un falso Monitor, como el que 61 habia usado en el rio
Mississippi, 6 inmediatamente se procedi6 A construirlo con un
viejo barco chato y algunas velas. Cuando estuvo concluido
era dificil distinguirlo de uno verdadero A doscientas yards
de distancia.
La corriente alli corre A unos cinco nudos de velocidad y
este debia ser el medio de movilidad. Cargando mas un ex-
tremo de mi acorazado que el otro, para llevarlo aproado A
la corriente, lo remolqu6 como hasta unas doscientas yards
de la abertura de los obstaeulos y lo lanc6 A la ronza, y y6ndose
ror el rio A merced de la corriente como si lo impulsase el va-
por y A despecho de todos pas6 con 6xito.
La consecuencia fu6 que el comandante Confederado, sa-
biendo que el ej6rcito estaba cerca de su retaguardia y pen-
sando que habia un Monitor rio arriba, evacu6 con tanta pre-
cipitaci6n que dej6 los catorce grandes cafiones intactos, lo
mismo que los pafioles.
Tomamos posesi6n A la mafiana siguiente. Oficiales Con-
federados me dijeron despu6s que esta habia sido la verdade-
ra raz6n de su retirada y juraban como pirates ante la im-
posici6n.
Pronto se me orden6 que fuese A Norfolk, para colocar
vD torpedo en las proas de mis buques, A fin de ir al encuen-
tro de los acorazados anglo-rebeldes que se esperaban de Euro-
pa; pero despu6s de estar listo se vi6 que no merecia fM la
noticia, pues no aparecian aquellos.
Justamente al fin de la rebeli6n cai a Richmond, fui des-
tacado y se me concedi6 licencia.











EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS 57


EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS


de (Rivista Marittima)


La necesidad del compas en combat es discutible, pues
durante las acciones tacticas es razonable regular los propios
movimientos sobre los del enemigo recurriendo A relevamien-
tos polares. En cambio es indiscutible que el buque de guerra
debe poseer un buen compas protegido, de cuyas indicaciones
pueda fiarse, no pudiendose confiar en la integridad de las es-
taciones de gobiernos situados en locales desamparados.
Examinemos cuAles soluciones se presentan en general
para las instalaciones del denominado "compas de combate:
1. Compas magnetico 6 girosc6pico dentro de la torre de
imando;
2. Compas magnetico 6 girosc6pico dentro de un local
protegido, colocado sobre la vertical que pasa por la torre aco-
razada, y cuyas indicaciones se trasmiten a la torre mediante
un dispositivo 6ptico contenido en el techo blindado;
3. Compas magn6tico 6 girosc6pico situado en cualquier
lugar protegido, y cuyas indicaciones se trasmiten A la torre
mediante un dispositivo el6ctrico.
Discutiremos estas tres soluciones considerando primera-
mente el compas magn6tico. Despues hablaremos del gir6s-
copo.
Una torre blindada comfn de un barco grande es un ver-
dadero y propio reparo magn6tico.
Si buscamos en los tratados de magnetismo cuales deben








58 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


ser los requisitos de un 6ptimo reparo magnetico, encontra-
remos que debe ser una envuelta esferica 6 cilindrica de mate-
rial de gran permeabilidad y de un espesor igual al d6cimo del
radio medio (semi-radio de los radios externo 6 interno) de la
envuelta misma.
Los aceros comunes empleados para las corazas no pre-
scntan una gran permeabilidad magn6tica, puesto que en ellos
junto con el hierro, euya permeabilidad tiene valores iniciales
considerable, se encuentra gran cantidad de perlitas, cemen-
titas y martensitas, en las cuales crece lentamente la inducci6n
en funci6n del campo;
En compensaci6n, el espesor de las torrecillas comunes es
superior al indicado para la constituci6n de un reparo.
Aplicando la formula de Du Bois para el caso de un ci-
lindro vacio, cuyo espesor es del orden 1 del radio interno
He I d o 5 d \
-1 i
Hi 1 +2rFVr- V V^-
donde He es la intensidad del campo horizontal externo
Hi, la intensidad del campo horizontal interno (en el
centro del reparo)
d, el espesor
r, el radio interno
yu la permeabilidad
y dando & He el valor 1
d 20 cm.
r 100 )
F 50 gramos.
ci-eemos no estar lejos de la verdad dando este valor como mi-
nim o, desde que es sobrepasado hasta por el valor de /u de la
fundici6n con elevado porcentaje de carbon; hallamos para
He la cifra 3 pr6ximamente.
RI_
En realidad la ya que se comprueba en las torrecillas
varia entire un minimo de 0.15 y un mAximo de 0.3, siendo
rayores los valores de 1u que el que hemos adoptado como mi-
nimo y siendo tal vez sobrepujado el valor de d.
Queda establecido, pues, que dentro de una torre acora-
zada comfin s6lo tiene un campo magn6tico muy ratificado.








EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS


Cuales deben ser los requisitos mecAnicos y magn6ticos
de un compas que pueda inspirar confianza en mun d6bil campo
magn6tico? Este es el problema que se present al estudioso.
Podemos sin mas descartar A los compases comfinmente
usados, por las siguientes razones.
De comparaciones efectuadas entire compases de liquilo
y de rosa seca, result que estas filtimas deben preferirse den-
tro de las torres. En aquellas la resistencia del medio des-
truye la ventaja de la mayor cupla de orientaci6n. Con las
rosas secas, de las que reputamos a la Thomson la mejor, el
moment magn6tico es pequefio; la cupla de orientaci6n es tan
pequefia que puede representArsela del orden de la cupla
d' atrilto? del estilo contra el chapitel. Por mas cuidado que
se tenga en la fabricaci6n de estas piezas y no obstante la lige-
reza de la rosa de estilo se torna romo despu6s de algfin tiem-
po A causa de las vibraciones del buque.
Se ha intentado adaptar A rosas de fuerte moment mag-
n6tico compensadores especiales de hierro dulce, tales como las
barritas de Peichl, con la mira de aumentar la fuerza directriz
aprovechando la inducci6n de las agujas de la rosa.
Experiencias hechas en Alemania han probado que tal
sistema muestra su utilidad en buenas instalaciones, pero que
r.ada se adelanta con 61 en buques donde ), H sea mediocre.
Algunas mediciones practicadas en el Instituto Hidrogra-
fico de Italia han dado los siguientes resultados.
M6todo de las oscilaciones. Compensador Peichi dispues-
to con los ejes de las elipses normales como para D = 0.
Rosa Peichl oscilante. Distancia vertical entire el cuadrante y
el plato superior del compensador 4 c. m.
Direcci6n a 10 oscilaciones
Proa Duracidn de 10 oscilaciones sin compensador.
Fromedio de 4 observaciones
N I1m 29s.6
NE 1m 51s.8 1m 54s.7
E Im 50.3
SE Im 50s.5 H = 0.24 C G S.
S Im 29s.2
SO 101 50s.6
0 1m' 50s.6
NO 1m 29s.5








OU REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Se v6 que fu6 muy pequeio el aumento de fuerza direc-
triz. Y esto con los ejes de las elipses normales, pues apenas
deben orientarse diversamente para compensar cierto D, yA
a algunas proas se tienen sensibles disminuciones de fuerza
directriz.
Creemos que esto podrA afirmarse A priori.
1Por tales caminos se llega al absurdo de poder usar el
compas hasta en un campo de intensidad nula la fuerza te-
rrestre!
Para poder recoger las escasas lines de fuerza del campo
interno de una torre, se requeririan gruesas masas de hierro
dulce dispuestas de modo de dar lugar A barras +a y +e.
Pero con tal procedimiento no vacilamos en afirmar que todo
el espacio interno de la torrecilla a penas bastaria para el
compas y sus accesorios.
A este respect creemos que conviene enumerar algunas
minediciones de fuerza obtenidas haciendo oscilar un haz magn6-
tico de rosa Magnaghi entire cuatro barras cilindricas de hierro
dulce de las dimensions que se indican, dispuestas como lo
indica la adjunta figure.







I01






Haz Magnaghi oscilante. 4 cilindros de hierro al si-
licio de 300 X 70 m. m. con su eje A la altura del centro de
las agujas. Distancia entire el centro del haz y la base mhs
pr6xima de los cilindros, 14 c. m.








EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS


Tiempo

Im 4s.0
I1m 5s.5
Im 5s.2
Im 5s.35
1nm 4s.0
1m 5s.35
Im 5s.0
Im 4s.5


Duraci6n de 10 oscilaciones
del haz libre de hierro



Im 15s.9

H = Os.24


Haz Magnaghi oscilante. -.4 cilindros, cada uno formado
por 8 conteras reglamentarias pequefias de 400 gr.

Proa Tiempos
N I1m 9s.8
NE Im 9s.6
E Im 9s.6
SE 1m 9s.6
S Im 9s.7

Haz Magnaghi oscilante. 4 cilindros cada uno formado
por 4 conteras reglamentarias pequefias de 400 gr.


Proa
N
NE
E
SE
E-


Tempos
lm 12s.0
I- 11s.6
Im 12s.0
1m 118.7
Im 11s.8


De estos resultados se desprende que se requieren dimen-
siones enormes de las masas de hierro para obtener aumentos
apreciables de la fuerza directriz.
De todos modos, la primera de estas series de mediciones
rios sugiere que tal sistema puede ser tornado en considera-
ci6n para locales entire coraza donde no haya que luchar con
el espacio.
Una fuerza directriz media de 0.5 seria elevada A mias de








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


0.6 y una de 0.6 A mfas de 0.75, si no se presentaran sensible
variaciones de fuerza directriz con el cambio de proa, como se
tienen A causa de la presencia de esferas, conteras, etc., someti-
das A la inducci6n de las agujas de rosa.
Pero volvamos a nuestro argument.
Excluidos, por tanto, para las torres los compases co-
nimfinmente empleados y la probabilidad practice de usar com-
pensadores aptos para aumentar la fuerza directriz hacia el
Norte, el problema se reduce a buscar un tipo de compas de
construcci6n tan delicada que sea possible la rApida orienta-
ci6n de la rosa en el campo sumamente debil que se tiene den-
tro de una torre de mando.
Una soluci6n satisfactoria es la ofrecida por la casa Hen-
ry LMpante, de Paris, la cual produce un compas con rosa de
d6bil moment magnetico, pero muy sensible debido a una dis-
posici6n ideada por el Dr. Dunoyer.
Este ha aplicado al centro de una rosa seca un pequeiio
flotador inmergido en mercurio, el cual flotador leva el cha-
pitel. Con tal disposici6n, la adherencia es minima y segun lo
afirma el inventor puede reducirse el campo al valor 0. 05 H
de nuestros climas magn6ticos, obteniendo errors de sensibi-
lidad inferiores a 1. El mortero estA sostenido por una corres-
pondiente suspension d.e muelles, los alojamientos de los com-
pensadores de la semi-circular estan muy abajo, cerca de la
base de la bitacora, para evitar los inconvenientes dimanados
de la proximidad de los imanes compensadores para las agujas
3 los compensadores de hierro dulce.
Este 'tipo de compas se ensaya actualmente en los dread-
noughts franceses, que tienen la estaci6n comfin de gobierno
en casamatas acorazadas.
Desgraciadamente carecemos todavia de noticias al res-
pecto.
Pero, parece que h priori puede surgir alguna duda sobre
la posibilidad de tener buenas indicaciones hasta con ese com-
pas dentro de una torre. Queremos decir que este compas se
olienta perfect y rapidamente dentro de un campo enrare-
cido, cual el de una torre acorazada; pero 6 tiene solamente el
defecto de estar enrarecido?








EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS


A causa del excesivo material magnetico dispuesto aire-
dedor del compfis eolocado dentro de una torre, material en
que prima el magnetismo subpermanente, variable de modo
incontrolable de acuerdo con las orientaciones del buque res-
pecto al meridiano magnetico, sostenemos no solo que el cam-
po es sumamente debil, sin6 que ademas es continuamente va-
riable, fluctuante.
En efecto, en la rectificaci6n de compensaciones ya efec-
tuadas de compases colocados en torres de buques mayores ocu-
rre amenudo, por no decir siempre, que la posici6n de los ex-
tra-compensadores debe ser variada y en much.
Por ejemplo, en la torre del V. Emanuele, una de las ins-
talaciones menos desastrosas, el comps fu6 compensado en
agosto de 1908 con un grueso iman formado por 40 agujas
Magnaghi, cuyo Norte qued6 dirigido a 25,6' de la proa.
En una reetificaci6n efectuada en mayo de 1911 el iman
tuvo que ser colocado con el Norte a proa.
En los buques gemelos, V. Emanuele y R. Elena, en dos
torres del mismo espesor, dos compases iguales de torpedero
dieron lugar en el primero A dos curvas perfectamente coin-
cidentes en giros de verificaci6n A derecha y a izquierda; en
el otro, a dos curvas muy discordantes, en que la diferencia
de los desvios lleg6 hasta 30. La media era de 0.20 y 0.18,
respectivamente.
En la torre del Roma se puso por via de ensayo un com-
pas de rosa de construcci6n escrupulosamente cuidada y de
un moment magnetico de 1000 C. G. S.
Mostrandose prisionero el compas, fue extra-compensado
y con buque bien orientado a una proa se examine la sensibi-
lidad de la rosa, deflectandola con imanes y verificando si
volvia a la posici6n primitive.
Mediante comparaciones con el patron se not6 que la rosa,
A pesar de ser perezosa para orientarse debido a su escasa fuer-
za directriz, volvi6 exaetamente a la indicaci6n original.
Con esto se comprob6 que no existian rozamientos no-
civos para la orientaci6n de la rosa.
Practicada una compensaci6n expeditiva se comenz6 A ha-








tl REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


cer guifiar el buque con 15 de tim6n (la experiencia se hizo
en navegaci6n) hasta llevarlo sucesivamente A la proa a que
s.. habia hecho la compensaci6n.
Las divergeneias con el patron, que era casi magn6tico,
llegaron A 20. Se renov6 la compensaci6n.
Reconducido el buque de los rumbos A que se habian anu-
lado los desvios, se notaron siempre fuertes divergeneias. In-
vestigando la causa de tales desvios se practicaron fimplias
guifiadas de 90 a 180 con el tim6n todo A una y otra banda.
Dado el escaso rozamiento denotado en las pruebas ini-
ciales, el signo de los desvios nos habria manifestado si ellos
debian atribuirse A movimiento del liquid 6 A retardos de
inducci6n magn6tica en el metal de la torre. Creemos poder
afirmar que se trataba de retardo de inducci6n.
Por ejemplo, A la proa magn6tica 134 la indicaci6n del
compfis situado dentro de la torre coincidia con el patron.
Ejecutada una guiflada de 90, con toda la cafia a estribor,
el compas de la torre indicaba 200 contra 225 del patron.
Cambiada la cafia, el compas de la cafia se fijaba en la
graduaci6n 210 durante 1m 58s.
Puestos a la via sobre 116 por el patron, el compas de la
torre tardaba 3m en ponerse en equilibrio A la via.
Resumiendo los heehos nos autorizan A career que el em-
ileo de un compas, aunque sea sensibilisimo, es muy proble-
matico; que mientras evoluciona el buque no puede uno fiar-
se en las indicaciones de tal compas; y que 6l puede servir so-
lamente para indicar un rumbo A que se deba gobernar duran-
te largo rato, despues de haber hecho las comprobaciones ne-
cesarias.
Se tendria una buena soluci6n construyendo toda la to-
irecilla en acero al 25 % de niquel. La dificultad mayor que
se opone es el costo muy elevado de esta aleaci6n: tal difi-
cultad no es insuperable.
Hemos subrayado la palabra toda, porque creemos que es
solo un paliativo el sustituir con acero diamagn6tico s6lo el
techo 6 el piso de la torrecilla, que puede tener un valor rela-
tivo en las altas latitudes magneticas pero sin excluir la ma-
yor part de los inconvenientes hasta aqui notados.








EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS


Pasemos ahora a discutir la posibilidad de colocar al com-
pas bajo la cubierta acorazada y de trasmitir sus indicaciones
6 la torre de mando.
La soluci6n mas sencilla parece la de disponer el compas
en las estaciones de 6rdenes debajo de la flotaci6n, que, gene-
ralmente, se encuentran verticalmente debajo de la torre de
mando. En cuanto A los trasmisores 6pticos, pueden obtenerse
6ptimos: ellos llevan a la torre la imagen magnificada de una
buena porci6n de la rosa en correspondencia de la linea de fM.
En cuanto al campo magnetico en las estaciones de 6r-
denes debajo de la flotaci6n hay varias observaciones que
hacer.
En las cAmaras comunes de 6rdenes existen campos de
0.5.
A priori se diria: 1 no hace el casco de escudo magnetico
como la torre acorazada?
Mas bien responded la practice que en algunas posiciones
del interior del buque se tienen 6ptimas fuerzas directrices
miedias. En condiciones particulares de los hierros colocados
en la proximidad del comps, se tiene hasta la agradable sor-
presa de comprobar X mayor que la unidad. Esto halla ex-
plicaci6n en el hecho de que mientras la torre acorazada es un
escudo continue, el casco en cambio present discontinuida-
des en su constituci6n; en los hierros dulces pr6ximos al com-
pas, sometidos a la inducci6n terrestre se forman polaridades
dependientes de las polaridades de la tierra y que forman un
campo A veces bueno para el compas. Dentro del casco pre-
senta el compfis, en general, fuertes campos cuadrantales, di-
ficilmente compensables para compases de pequefio moment
magnetico y eompensables para compases de fuerte moment,
con perjuicio naturalmente de la fuerza directriz para algu-
nos rumbos y de la estabilidad de los desvios.
Se trata evidentemente de importantes defects; pero sin
duda las condiciones son mejores que la de una torre comun.
Pero, ademas,una estaci6n comfin de 6rdenes a veces se
halla pr6xima A los dep6sitos de municiones y lo que es peor
A los dinamos y canalizaciones el~etricas; por fin, contiene
casi siempre aparatos electricos.








66 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Si existen tales inconvenientes es perfectamente inutil co-
ioear un compas en las estaciones de 6rdenes.
Pero, ya que parece que el problema vale la pena, debe
exigirse el auxilio del ingeniero.
En el studio del buque puede cuidarse de tener suficien-
temente alejada la mencionada estaci6n de una santabarbara.
La estaci6n generadora de eleetricidad puede situarse A distan-
cia de las camaras de 6rdenes y los conductores principles
pueden correr a lo largo de las amuradas; los que por fuerza
deben pasar a proximidad de las estaciones de 6rdenes pueden
estar dispuestos de modo que el conductor de ida y el de vuel-
ta est6n muy cerca el uno del otro 6 si es possible que sean con-
centricos. Los aparatos el6ctricos, si se trata de motorcitos de
pocos d6cimos de amperio, como los de los trasmisores de 6r-
denes colocados A un par de metros del compas, no dan lugar
A variaciones apreciables en el campo del compas mismo. En
cambio, si se trata de motors que absorben various amperios,
como los de los aparatos de maniobra A distancia del tim6n,
se debera buscar para ello una posici6n distant 5 6 6 m. del
compas, dejando cerca de este finicamente las ruedas para el
gobierno y los axi6metros. Las amuradas de la estaci6n misma
sran de acero diamagn6tico.
No deseando construir todas las amuradas con dicho ace-
ro, que es muy caro, queremos que puedan lograrse condiciones
bastante buenas colocando planchas de dicho acero de 60 X 60
cm., por ejemplo, debajo, encima, a las bandas, A proa y A
popa del compas, dejando el resto de acero comfin. De tal
manera se constituiran barras -+- a y +-e cerca del compas,
con ventaja para la fuerza directriz media.
Con todo cuidado era razonable career que el campo mag-
r-.tico en que se encuentra el compas esta en buenas condi-
clones.
Pero como la experiencia afin no nos suministra sancio-
nes, queda en duda sobre si un compas, dentro del casco, y por
tanto en comunicaci6n no direct con el campo extremo, estA
6 n6 sujeta A amplias y rApidas variaciones, sometido A los
caprichos del hierro que lo circunda.








EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS


Expongamos, pues, otra soluci6n, que tiene todas nues-
tras simpatias y que nos ha sido sugerida por el teniente de
r.avio Pession.
Sustitiyase con material de amagnetico el trozo de quilla
y las masas metflicas circunvecinas, en correspondencia de
ia vertical que pasa por el centro de la torre de mando.
Col6quese un compas en un alojamiento estanco adecua-
dco, que sobresalga pocos centimetros por encima de la quilla,
adaptado en una abertura practicada en dicho trozo de quilla.
El compas vendria A encontrarse como en una boca de es-
cotilla de cubierta, esto es, en condiciones 6ptimas. Las indi-
caciones de tal comps, bien iluminado, serlan trasmitidas A
ia torre mediante un adecuado dispositivo 6ptieo.
No vemos dificultad para la realizaei6n de diche sistema
y nos parece muy convenient que se hagan experiencias al
respect.
Por iltimo, pasemos en rApida resefia las demas solucio-
nes que se presentan.
Como ya lo indicamos, es possible hallar dentro del buque
posiciones convenientes para el comps.
Tales posiciones pueden buscarse en locales distantes de
las masas perturbadoras y de los aparatos y conductores elec-
tricos de gran intensidad, que presentan una ventaja sobre la
estaci6n de 6rdenes bajo la flotaci6n, la cual se encuentra en
el coraz6n del buque. Por ejemplo, en el compartimiento del
tjm6n A mano, disponiendo el comps con su centro en la pro-
lcngaci6n del eje de la rueda del tim6n, se tienen fuerzas di-
rctrices medias 6ptimas, si bien acompanadas de fuertes cua-
drantales.
Las indicaciones de tales compases deben ser el~etrica-
mente trasmitidas A la torre. Se agrega por tal raz6n, A nues-
tro ver, otro inconvenient.
Los inventories se han esforzado por idear aparatos muy
ingeniosos. Marchan A la cabeza entire estos el sistema del
holandes Dr. Enithoven, el del relojero Freese y el 6ptimo del
teniente de navio italiano Spalazzi.
A parte del hecho de que tales aparatos no brillan por su








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


sencillez y aumentan el error de sensibilidad de la rosa, tie-
rEn el defect original de ser el6ctricos y de correr el albur
de fallar en el instant en que son mAs necesarios.
Nos parece preferible un sistema 6ptico, bien protegido y
dc segura y fAcil mantenci6n.
Y ahora dos palabras sobre el compas girosc6pico, el cual
esta libre de todos los inconvenientes enumerados.
Somos admiradores de la muy genial aplieaci6n hecha por el
Dr. Anschiitz y por un nfimero siempre creciente de secuaces,
del gir6scopo de Foucault y de Hopkins al gobierno del buque,
y creemos que dicho instrument sustituira en el future al
compas magn6tico; pero tambi6n debemos afirmar que los re-
sultados suministrados por un compas Anschiitz ensayado en
la marina italiana, no respondieron A nuestras esperanzas.
Dejando de lado la complicaci6n del sistema, la posibili-
dad de averias, el costo elevado, queda un defecto muy impor-
tante en este genero de compases.
Cuando guifia el buque, cuando cambia de march, en los
fuertes balanceos, el gir6scopo se pone 6 oscilar.
Experiencias concienzudas hechas por los oficiales del
S. Marco evidencian el citado defecto. S6lo A titulo de infor-
raaei6n damos una tablilla indicadora de las proas indicadas
por el compas Anchiitz del S. Marco en un giro de rectifica-
ci;6n de compases efe'ctuado por nosotros en Spezia el 2 de Ju-
nio de 1911.

Proa gir6scopo Proa verdadera Proa gir6scopo Proa verdadera

16 50' 16 50' 217 50' 207 20'
558 556 20 201 189
545 50 558 167 165
522 50 515 10 150 145
501 292 151 125 40
287 278 117 98
267 267 75 50 66 20
248 246 20 54 45 50
2M5 225 54 25









EL COMPAS EN LUGARES PROTEGIDOS


Las proas para las cuales hay coincidencia perfect entire
el rumbo verdadero y el indicado por el gir6scopo son aquellas
en que se efectuaron mediciones de fuerza, esto es, aquellas en
que el buque fu6 detenido durante media hora por lo menos.
En las demAs el buque fue detenido s6lo durante los pocos per-
nutos necesarios para el perfect equilibrio de los compases
r.agnkticos.
Como se vW, los desvios son notables. En cfecto nos deja
perplejos sobre la elecci6n de tal compas como compds de corn-
bate. El period de oscilaci6n es lento; ademas, las oscilaciones
cesanf solo al cuarto de hora de haberse puesto A rumbo el bu-
que. 4 C6mo se las arreglara un timonel, despu6s de una gui-
fiada para gobernar A la via sirviendose exclusivamente de las
indicaciones del gir6scopo?
Verdad es que nos basamos en los datos de mun s6lo com-
pAs, cuyo contralor pudimos establecer.
Es notorio que la casa Anschiitz, en estos iltimos tiempos,
ha producido un compAs compuesto de tres giroscopos que for-
man un sistema m6vil de moment de inercia aparente muy
grande, con el efecto de aumentar la duraei6n de las oscila-
ciones.
Existen actualmente otros compases analogos, de los cua-
les, naturalmente, publican maravillas los constructores. Por
ejemplo, el "Sperry" del que se afirma que se proveerA en
gran escala A la marina norte-americana. Ademas, el tenien-
te de navio frances Lemaire ha demostrado que con una cons-
trucci6n rational del instrument girosc6pico siempre puede
hacerse de manera que los mAximos desvios balisticos a que es-
ta sujeto el gir6scopo, por cambio de rumbo 6 de velocidad del
buque, sean del orden de 2..
El valor de la elongaci6n maxima depend del va-
lor del period de oscilaci6n del aparato.
Existe, por otro lado, un period bien determinado, para
el cual no oscila el compas A causa de un cambio de rumbo 6
de mareha.
El citado teniente afirma, ademas, que es neeesario indi-
car al constructor el tipo de buque a que se destina el aparato,









70 REVISTA DE PUBLICACIGNES NAVALES


y que cuando es utilizado un gir6scopo en el buque que le
conviene, son tambien pricticamente nulos los desvios debidos
al rolio y al cabeceo. En fin, Lemaire ha ideado un tipo espe-
cial de amortiguador de oscilaciones, que, segin 6l, tiene gran-
des ventajas sobre el sistema de aire de Anschiitz, del cual
;sefiala graves inconvenientes.
Son estimulantes las afirmaciones de Lemaire; pero, mien-
tr as llegan nuevos resultados, creemos que por ahora debemos
contentarnos con la soluci6n ofrecida por el comps magneti-
co, ubicado en situaci6n cuidadosamente estudiada desde el
trazado de los pianos del buque, y cuyas indicaciones se tras-
mitan a la estaci6n de comando mediante un dispositivo.








CONCURSO DE AEROPLANOS MILITARES


CONCURSO DE AEROPLANOS MILITARES



de (Engineering)




El informed producido por los jurados de la Military Ae-
roplane Competition, en agosto filtimo, se ha dado ahora A la
publicidad, estableciendo los resultados de la prueba. Una
gran parte de 61 consiste en una recapitulaci6n de las con-
diciones A observarse, reglas para la guia de cmpetidores y
pilots, y tambi6n una complete descripci6n de los m6todos
para conducir las varias pruebas; particularidades sobre los
aparatos usados y las instrucciones A los pilots, etc. Con res-
pecto esta parte, s6lo es necesario decir que las disposiciones
fueron excelentes, y dificilmente podrian haber sido mejora-
das. Tomaron parte treinta y dos mAquinas, de las cuales vein-
ticinco fueron libertadas en el suelo, sin embargo cuatro de es-
tas estaban tan incompletas que hubieron de ser prActicamente
construidas en lo tinglados. Dos no habian volado el dia
vig6simo cuarto y fueron retiradas por fuerza y algunas otras
sufrieron por estar no preparadas 6 probadas. Los jurados pu-
sieron unfinimemente las siguientes diez mAquinas primero en
el orden de merito nombrado, y las consideraron a todas efi-
cientes, a pesar de que algunas fallaron en uno i otro de los
requisitos deseados.

1. Biplano Cody (Ingles), No. 31.
2. Monoplano Deperdussin (Frances), No. 26.








72 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


f Monoplano Hanriot (Frances), No. 1. e
3. I[! Iguales.
L Biplano Maurice Farman (Frances) N. 22. J

f Monoplano Tandem Bleriot (Frances), N. 4.
4. I I Iguaks.
L Monoplano Hanriot (Frances), No. 2.

( Monoplano Deperdussin (Ingles), No. 21. 1
.5. -. Monoplano Bristol (Ingles), No. 14. Iguales.
L Monoplano Bristol (Ingles), No. 15.

6. Monoplano Bleriot "Sociable" (Frances), No. 5.

Se dieron detalles del comportamiento de algunos de los
aeroplanos, siendo dispuestos en forma tabular. Las cifras
s5.n substancialmente aquellas que se nos dieron primero; pero
I arecen han sido hechas algunas pequefias correcciones desde
que fueron publicadas oficialmente.
De los comentarios de los jurados respect del proyecto y
cumplimientos de las distintas maquinas, tomamos los siguien-
tes extractos:
"El Biplano Cody es una maquina pesada, construida
s6lida y algo rudamente. En el rango de velocidad (una va-
riaci6n de 24 millas en una hora entire la velocidad maxima y
la minima de velocidad en el suelo) y desde el campo de vista
concedido al observador y al piloto excedi6 a todos los demas,
siendo su mas cercano rival a este respect el Maurice Farman.
Una caraeteristica notable es la combinaci6n de una velocidad
de 72 millas por hora con el poder que tiene de parar, despues
de tomar tierra, en 56 yards.
El monoplano Deperdussin (frances), es un aeroplano
bien proyectado y bien construido del tipo de uso general.
Este aeroplano fu6 el primero en concluir todas las pruebas,
que se emprendieron sin tener en cuenta las buenas condicio-











Peso Consumop/hora Velocidad S
Nombre 2 Poder nominal -- '
del Area marca-de = 0 r OBSERVACIONES
d e A r e a h 1 "0. .0 '5.
F la mhquina -=
Fabricante w % L > w
> Q


Biplano Cody.....
Monoplane Deper-
dussin (franees).
Monoplano Han-
riot..............
Idem ..............
Biplane Maurice
Farman.........
Monoplano Bleriot
(tandem) ........
Monoplano Bleriot
(sociable) .......
Monoplano Deper-
dussin singles). .

Monoplano Bristol
Idem .............
A. V. Roe and Co.

Mersey...........


HiP.
120- Daimler
Austriaco
100 Gn6me

100 Gn6me
110 Gn6me

70 Renault

70 Gn6me

70- Gn6me

100 Gn6me

80 Gn6me
80 Gn6me
60- Green

45 Isaacson


pies
p/m.
285

333

363
333

250

250

235

266

200
218


3 horas de prueba; buen tiempo; velocidad, viento de costado.
7 millas por hora; deslizamiento, viento, 7 mills por hora.
3 horas de prueba; buen tiempo; velocidad, viento abierto,
12 millas por hora; deslizamiento, viento 12 millas por hora.
3 horas de prueba; tiempo sereno; prueba de velocidad,
viento A lo largo, 12 millas por hora.
3 horas de prueba; buen tiempo.

3 horas de prueba; buen tempo.

3 horas de prueba; tempo desfavorable; ascensi6n tomada
en otra 6poca que sla prueba de 3 horas.
3 horas de prueba; buen tiempo: ascension tomada en
dpoca distinta ( la prueba de tres horas.
3 horas de prueba; altura 3150', la unica alcanzada; tiempo
bueno, pero con nubes bajas; prueba de velocidad viento
abierto, 14 mills por hora.
3 horas de prueba; buen tiempo.
3 horas de prueba; buen tempo al comienzo, malo despu6s.
3 horas de prueba; buen tiempo; prueba de velocidad,
viento de cnstsdo, 14 millas por horse; ascensi6n, no hizo
los 200' por minute requeridos.
Pesos aproximados.


(1) Contra un viento de 16 millas por hora.
(2) Los num. 51, 26, 1, 2, 22, 4, 5 y 21 bajaron 9 se alzaron perfectamente en tierra arada. Los nilm. 14,15 y 9 bajaron blen pero no pudieron levantarse.











74 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

















sue." -'1 I. Tim Im I AM

,m- R * x 4 w '







KM. 4 foplt.,- /1*4,41*7 Id
go.




M Iz. j w a



I I I
t . .4 .. ..





-MI-,
*^y. Sj iwi, AP fM, T x6.__ _ _m6__ __ ,_ _ _














# .. -----., c o o ,e -.w
1 "* ,








CONCURSO DE AEROPLANOS MILITARES I0


nes del tiempo, manera de proceder que impresion6 A los jue-
ces en el sentido de inspirarles una cierta confianza en la esta-
bilidad y buenas cualidades para volar de la maquina. El
chassis de aterrar no parece ser muy fuerte, pero la maquina
a.terr6 y se levant del suelo duro y blando con igual facilidad.
El aeroplano Hanriot esta muy bien construido y mode-
lado, proyectado especialmente para velocidad. Estas maqui-
nas, A pesar de su estabilidad estando en el aire, parecen te-
ner alguna dificultad para aterrar, y las dos excedieron el
limited especificado de 76 yards en su corrida luego de tocar
el suelo.
El biplano Maurice Farman, difiere grandemente de cual-
quier otra maquina que las que tomaron parte en el concurso,
en raz6n de la gran Area que abarcan sus alas, y su relative
poco peso. Es una maquina singularmente stable, muy facil
de controlar, y con algfin poder de recuperaci6n, longitudinal
y lateral, de los efectos molestos de las rAfagas de viento.
El tandem Bleriot (No. 4) es una maquina muy atracti-
va, liviana y stable, y s6lidamente construida.
El monoplano ingles Deperdussin, es muy parecido al del
modelo frances. En cuanto A la mano de obra y conclusion la
nraquina extranjera es superior. La anotaci6n inglesa demos-
tr6 signos de apresuramiento en su construcci6n.
El monoplano Bristol, es una maquina bien proyectada y
bien construida. pero es algo pesada para el Area que abar-
can sus alas, y tiene poca fuerza de reserve para cuando esta
completamente cargada.
El biplano "Avro", es notable por lo raro de su construe-
ci6n, estando el piloto y el observador completamente encerra-
dos en una cabina con ventanas.
El monoplano Mersey, cay6 de una altura de unos 300', y
se deshizo completamente, habiendo muerto instantAneamente
su piloto. Los Jurados del Comit6 son de opinion que la ma-
quina tenia algunas caracteristicas originales y tiles, pero
que los detalles de su construction podian haber sido mejora-
clos, habiendo sido proyectados y llevados A la prActica algo
apresuradamente.








76 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Los Jueces del Comit6 desean expresar su pesar profundo
por la muerte de Mr. Fenwick, un hombre de muy atractivas
dCotes, y una gran promesa como piloto 6 inventor.
Con respect al comportamiento general de las maquinas,
ya hemos informado en nuestras publicaciones de agosto 9,
pAg, 193; agosto 16, pfg. 232; agosto 23, pag. 258; y agosto
30, paig. 296; y hay muy poco que agregar. Algunos de los co-
mentarios de los jueces, son por otra parte muy intere-
santes. Quiza el mas important de estos comentarios,
er el de haberse confirmado que las cualidades requeridas en
la "especificaci6n de un aeroplano military" son s6lo los atri-
butos de una maiquina voladora que tenga buen exito, y no
incluir ningin aditamento especial para la guerra actual, y
ios jueces fueron de opinion que el Mersey era la inica mai-
quina en la que se habia tratado de llenar este fin. No hay
duda que debe primero tratarse de obtener la maquina vola-
dora de buen 6xito y luego considerar los requisitos de corn-
bate; pero es completamente cierto, que en un future muy cer-
cano sera mas important considerar el poder de combat en
0 aire. A este respect el tipo ordinario de aeroplano ha de
requerir considerable modificaciones. Alli donde la helice
esta al frente, se obstaculiza considerablemente la linea de fue-
go, y lo mismo pasa donde hay un elevador al frente, a pesar
de que en menor grado probablemente. Por otra parte, la po-
sici6n de la mfiquina al frente tiene la ventaja de que no puede
desajustarse y caer encima del piloto en caso de un mal ate-
rraje. En el Mersey, la mfiquina se hallaba al frente del piano
principal, pero la helice detras, habiendose por lo tanto trata-
do de combinar ambas ventajas. La dificultad en este caso es-
ta en hacer un proyecto satisfactorio de la cola, como que tiene
que ir A ambos lados de la h6lice. Esto evita el agrupar el todo
en un s6lo grupo (espinazo), como en el tipo de tracci6n, y
luego lo hace dificil de hacer un dibujo substantial que es fa-
cil de erigir. A pesar de que este tipo pueda ser desenvuelto
mayormente en el future. Seria tambien una gran ventaja si
los hilos de alambres de soporte que van sobre las alas, pudie-








CONCURSO DE AEROPLANOS MILITARES


ran suprimirse, y que pudieran atarse las alas por debajo 6
hacerlas tan s6lidas que pudieran pasarse sin ellos.
Los jueces no se consideraron con autoridad suficiente
para tratar sobre puntos que no se establecian entire las condi-
ciones originales, pero hicieron notar que si ellos hubieran to-
i-ado en cuenta los requisitos militares, los meritos del Cody
hubiesen sido afin mas prominentes.
Se ha notado que una vez salido del suelo la objeci6n prin-
cipal para volar con fuerte viento parece ser la fatiga que cau-
sa mantenerse siempre alerta -consideraci6n important en
largos vuelos-. Se ha sugerido que A media que se adelante
mejorando los dibujos y mecanismos se ha de mejorar esto tam-
bien. Nos parece tambi6n que en el future, cuando los pilots
hayan obtenido mayor prActica, y por lo tanto mayor confian-
za, la fatiga serA much menor, pues la alerta necesaria ha de
ser semi-automatica, como en muchos otros casos.
Los jueces apuntan en6rgicamente sobre algunos puntos
como el de que todas las maquinas que se produjeron con dxi-
to habian sido provistas con motors extranjeros. Nosotros
hemos apuntado que si nuestro Gobierno hubierase preocupa-
do de la aviaci6n como lo han hecho los gobiernos extranjeros,
la costrucci6n de motors en nuestro pais hubiera alcanza-
do el primer puesto. Aun en este concurso donde no hubo
rdngin estimulo para ajustar maquinas Inglesas.
Probablemente la parte mas interesante del concurso, des-
de el punto de vista cientifico, es el record de los angulos de
deslizamiento. Estos fueron determinados por un instrument
de registro automatico, que dA un registro continue de las ve-
locidades y alturas, que consigna el comportamiento de la ma-
quina tan exActamente que una inspecci6n mostr6 cada racha
de viento y cada alteraci6n de velocidad y altura ambas en el
deslizamiento actual y la ascension que lo precedi6. De esto
puede hacerse una curva continue del deslizamiento.
Las figs. 1 A 8 muestran el paso efectivo A travys del aire
de varias mAquinas al practicar sus pruebas de deslizamiento,
siendo la altura y distancia horizontal dadas en pies al costado








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


y al pie respectivamente; de ahi que pueda saberse por la es-
cala el fingulo de deslizamiento en cualquier punto. Cada des-
lizamiento se halla dividido en secciones, la velocidad media
(indicada en las figs. V. M.) se da en cada secci6n. En las
figs. 1, 2, y 3 estas secciones tienen 10 segundos de longitud,
rnarcandose por lo tanto el tiempo del deslizamiento y la dis-
tancia. En las otras figures las secciones no parecen ser de
largo uniform ni de distancia ni de tiempo. Se notara que las
velocidades en las figs. 1, 2 y 3, son dadas en millas por hora
(M. P. H. en el dibujo) y en las otras en pies por segundo
( 1/) esto es como figuran en el informed; pero nosotros he-
mos puesto el equivalent en millas por hora para todo el des-
lizamiento.
El medio de deslizamiento, y por lo tanto no corresponde
exactamente con los de los diagramas de mais arriba.
Los jueces han hecho notar que la mayoria de los pilots
han tratado de deslizarse A una velocidad muy baja; esto es,
que se hubiera obtenido un angulo de deslizamiento mejor,
agachando un poco la nariz a la maquina y dejindola ir mas
ligero a travys del aire; el efecto de tratar de describir un an-
gulo demasiado piano, siendo muy parecido al de hacer nave-
gar un bote muy cerca del viento y produciendo much aba-
timiento. Es claro que en algunos casos, un angulo de desli-
zamiento piano puede coincidir con una gran carrera debien-
do A una gran velocidad obtenida previamente por un peque-
io descenso; pero no es este siempre el caso. En el Farman,
por ejemplo, un fingulo de deslizamiento de 1 en 9 con una
velocidad de 57' por segundo fu6 obtenida cuando anterior-
mente la carrera habia sido s6lo de 55' por segundo, mientras
que el peor fingulo del deslizamiento fu6 obtenido A la menor
velocidad, 52' por segundo.
Un punto de lo mas important que aprender de esto es
que para la prueba de competencia de una maquina esta debe
estar unida de un indicador de velocidad, de modo que ya sea
en ascension 6 en descenso la velocidad que haya sido hallada
prr6viamente como mejor, pueda ser llevada a la exactitud.
Parece, en efecto, que todas las maquinas, ya sean cons-









CONCURSO DE AEROPLANOS MILITABES 79


truidas para trabajos de competencia 6 n6, debian ser ajus-
tadas de modo que el piloto pueda darse cuenta de lo que esth
haciendo.
En conclusion, los jueces han consignado su apreciaci6n
sobre el admirable espiritu de los competidores y pilots, bajo
muy duras condiciones de tiempo, etc., y tambien del trabajo
hecho por los observadores, uwiight-checkers, cronometrista,
dtc., A quienes se debi6 el 6xito del concurso.











VIAJES EEL "ADVENTURE" Y "BEAGLE"


VIAJES DEL "ADVENTURE Y "BEAGLE"
Contlnuacidn



CAPITULO XV.


Terminados los extractos del primer diario del capitan
Fitz Roy, transcribe ahora algunos pasajes de los diarios
de los tenientes Skyring y Graves, destacados con la Adelaide
Ipara la exploraci6n de los canales Magdalena y Barbara.
Recordara el lector que la Adelaide se separ6 de la Beagle
a la entrada del canal Magdalena, el 19 de abril; y que se diri-
gi6 hacia el sud al mando del teniente Skyring.
Dice el teniente Graves:
"Las costas oriental y occidental del canal Magdalena
corren casi paralelamente una A otra; pero la banda oriental
se v6 interceptada por una gran abertura, denominada sonda
Keats, que se internal unas ocho millas y se asemeja much a
un canal. (1)
"En angulo S. 0. del canal Magdalena se halla el monte
Sarmiento: el accident mais conspicuo y explkndido de estas
regions. Se yergue abruptamente del mar hasta alcanzar una
elevaci6n de 7.000 pies y terminal en dos picos agudos, que pa-
recen llegar al cielo: tan grande result la montafia cuando
1no se acerca A su base.



(1) No creo que haya ninguna abertura en el final de la sonda Keats;
la cual esta situada en la base de una cadena de montafias nevadas, cu-
yo costado meridional yo he examlnado muy de cerca. R. F.








REVISTA DE PUIAICACIONES NAVALES


"Hasta los dos tercios de su altura se hall cubierto de
nieve y por su ladera desciendeA dos enormes ventisqueros
hasta las profundas aguas azules del mar que yace A sus pies.
Cuando brilla el sol, la vista que ofrece es lo mas explendente
y magnifica.
"Perdimos muchos dias A causa de los fuertes temporales,
aeompafiados por torrentes de lluvia; pero aprovechamos los
i:tervalos de buen tiempo para trasladarnos de una a otra
caleta.
"El 5 de mayo, mientras saliamos de bahia Tempestuosa,
varamos. Durante varias horas estuvimos anclados sobre una
roca, mas al cambio de marea quedamos de nuevo A flote y sin
haber experimentado daflo alguno.
"A los buques que navegan por este canal, los recomen-
daria insistentemente que se recostaran A la banda sud, donde
hay muchas aberturas, y en ellas, no me cabe duda, buenos
fondeaderos, que nosotros por la premura del tiempo y lo tem-
pestuoso del clima, no tuvimos oportunidad de examiner. De
existir tales puertos forzosamente tendrian la ventaja sobre los
de la costa norte de estar generalmente A barlovento y por tan-
to de facilitar la operaci6n de zarpar, siendo al mismo tiempo
mas seguro. Las islas King y Fitz Roy, se hallan situadas en
medio del canal, entire las bahias Tempestuosa y Park, y son
de dificil acceso, lo mismo que las rocas Kirke que demoran
mas al S. 0.
"Una mafiana, muy afligidos por obtener una ubicaci6n
mas segura para el barco, zarpamos en procura de un surgi-
dero mejor, con intenci6n si era possible, de Uegar Ai una bahia
situada en la otra banda, cerca del cabezo Barrow, y que al
parecer procuraria buen fondeadero pero despu6s de andar
desde las nueve hasta las cuatro, sin poder llegar A destino, co-
mo refrescara la brisa y se encrespara el mar, viramos y vol-
vimos A fondear al socaire de la misma isla de antes. Los vien-
tos del S. 0. prevalecen en estos parajes durante todo el aifio:
Afirmando lo cual, A mas de nuestra experiencia, estan los
arboles todos de la region inclinados en direcci6n opuesta; y
al S. 0. de toda la tierra abierta de ese punto, no s6lo comien-








VIAJES DEL "ADVENTURE" Y "BEAGLE" 85


za la vegetaci6n mas lejos del horde del agua, sin6 que es mas
escasa y achaparrada. En los lugares abrigados los arboles
crecen hasta distancia de un pie de la linea de pleamar.
"Mayo 11. Permanecimos en el fondeadero antes men-
cionado; y mientras el teniente Skyring examinaba un grupo
de islas vecinas, practiqu6 observaciones de latitud. Como era
el primer dia, y en realidad el inico desde nuestra entrada en
este canal en que disponiamos de toda la luz del sol, se apro-
vech6 para aerear y secar todas nuestras ropas y mantas de
cama, y para practicar una limpieza general del barco.
"El siguiente tenedero que tuvimos fu6 uno situado A la
entrada de la sonda Dyneley, sobre la costa norte, y con cabi-
da just para nuestra goleta. Al cruzar dispusimos de una
hermosa perspective del monte Sarmiento; y mirando en di-
recci6n al mar, desde la sierra que se alza en esta caleta, dis-
tinguimos perfectamente las rocas Tussac y las Furias, en la
entrada de la sonda Melville, muy frecuentada por los loberos.
"Durante nuestra estadia aqui, hasta el 15 de mayo, se
examine toda la costa vecina, siempre que el tiempo lo permi-
ti6. Tambien nos entrevistamos con varias canoas, llenas de
indios; pero no adquirimos mayores datos respect de los hA-
bitos de los natives, que pudieramos agregar A los ya conocidos.
"La salida subsiguiente nos llev6, pasando por entire las
islas de la sonda Melville, a fondear en una pequefia caleta si-
tuada en la extremidad N. E. de la mayor de las islas Magill,
sobre la cual se yergue el monte Skyring. Habiendo resuelto
subir a la cima por suponer que ofreciera una hermosa vista
A causa de su emplazamiento tan central, permanecimos alli
con Animo de llevar A cabo tal prop6sito."
Pasaron various dias sin presentarse oportunidad favora-
ble; y s6lo el 21 logramos disfrutar de una hermosa vista des-
de la cima. El teniente Skyring y Kirke, hicieron una excur-
si6n muy trabajosa; el iltimo estuvo A punto de perecer he-
lado durante la ascension. Al final vieron recompensados sus
esfuerzos para veneer las dificultades de la subida.
El teniente Skyring dice:
Llegamos A la cima despu6s de tres horas de march. Du-








054 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


rante los iltimos quinientos pies de la ascension, la montaiia
es muy empinada y tuvimos gran dificultad para pasar los
instruments de mano en mano. Su formaci6n es notable, mas
creo que tiene la misma estructura de todas las sierras cir-
cundantes. La base esta constituida por un granito Aspero.
Esta s6lida formaei6n no llega ni A la mitad de la altura y
mas arriba se halla un inmenso apifiamiento de masas de roca,
unidas de la manera mas irregular y sorprendente, y numero-
sos fragments rocallosos de enormes dimensions que sobre-
salen y al parecer tienen muy poco apoyo. Fu6 esta la mejor
estaci6n de que dispusimos en todo el levantamiento y respon-
di6 muy bien al objeto deseado: una vez alcanzado el cual,
regresamos i bordo, regocijkndome de que todos fueramos en
salvo despues de acometer y realizar una empresa nada ficil,
i.i agradable.
En la cima se dej6 un document, eneerrado en una bo-
tella, que se guard h su vez en una caja s6lida. He aqui una
copia:
"Este memorial ha sido dejado por los oficiales de la gole-
ta de Su Majestad, Adelaide, empleados en el levantamiento de
los canales Magdalena, Cockburn y Barbara; y se pide A cual-
quier persona que lo encuentre que deje el document ori-
ginal, y que erija la pila, bajo la cual lo coloque, por lo mcnos
con seis pies de altura.
Firmado hoy 16 de mayo de 1829, por
W. G. Skyring, teniente y ayudante hidr6grafo del buque de

Su Majestad Beagle

Thomas Graves, teniente de la goleta de S. M. Adelaide.
James KirKe, guardiamarina del buque de S. M. Beagle.
Alex. Millar, Ayudante master de la goleta de S. M. Adelaide.
l;enj. Bynoe, Ayudante cirujano del buque de S. M. Beagle.
Jno. Park, Ayudante cirujano del buque de S. M. Adventure.

Dios salve al Rey.










VIAJES DEL "ADVENTURE Y "BEAGLE"


"En el canal Cockburn, (1) la creciente tira hacia el mar;
pero no se ha visto que obstaculice la march de un barco que
lo vaya atravesando. La subida y la bajada no pasa de seis, 6
A lo sumo, de ocho pies en las mareas vivas.
"Mayo 22. Dejamos este fondeadero y despues de na-
vegar al oeste por el paso Adelaide, fondeamos en una pequefia
bahia 6, dos millas y media hacia el norte, en la cual permane-
cimos esa noche y la mafiana siguiente; y despues de examiner
la costa vecina, lo suficiente para poder seguir adelante con
nuestra triangulaci6n, nos dirigimos A un surgidero situado en
el costado norte de la isla Bynoe. Desde la cima de este paraje
se obtuvo una extensa vista de las islas de la sonda Melville,
asi como la entrada de los canales Barbara y Cockburn. El
marcar tan complicada agrupaci6n de islas, islotes y rocas, tal
cOmo jamnAs habia visto antes, llevaria much tiempo. No obs-
tante se ha hecho lo bastante para que el navegante pueda
abrirse paso por centre este laberinto; pero bien s6 que hay to-
davia much que hacer alli para completar el levantamiento.
"Los puertos Furia y Norte, de los cuales el primero nos




(1) En las antiguas costas holandesas, figure un paso cerca de este
lugar y casi en la direcci6n del canal Cockburn, denominado "Jelouzet":
mas hasta tanto no se produzca una prueba escrita blen autorlzada que
demuestre que tal paso ha sido y& explorado 6, por lo menos, descu-
bierto por la persona que le di6 el nombre de Jelouzet A una de las
innumerables aberturas de la Tierra del Fuego, no parece que la entra-
tia as! llamada merezca nuestra consideracifn, mayormente que aquella
del canal San Sebastian, 6 una cantidad de otros pasajes imaginarios
que han sido trazados, solamente por suponerles existencla, en muchas
cartas antiguas.
La primer persona de quien se tiene conocimlento de haber pasado
por el canal Cockburn, ha sido el piloto del Prince of Saxe Cobourg, que
practice el pasaje en un boto (ver pag. 66). Mais tarde lo recorri6 Mr.
William Low, master del Mercury, siendo desde entonces utilizado por
varlos otros barcos.









60 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


era mas conocido por el hecho de haber naufragado en 6l el
Prince of Saxe Cobourg, en diciembre de 1826, fueron mar-
cados solamente a ojo; pero los picos de la isla y sus extremi-
dades fueron fijadas por triangulaci6n. (1)
I "La Sonda Melville esta formada por las islas que sepa-
r..n A los canales Cockhurn y Barbara. Hablando en general,
cllas, como todas las costas de esa vecindad inmediata que se
hliallan mirando al mar, presentan aspect el mfis desnudo y
desolado.
"Hasta el 26 de mayo estuvimos ocupados entire las islas
circundantes; pero disponiendo de poco tiempo, nos aprove-
chamos del viento sud para remontar el canal Barbara y pron-
io llegamos al fondeadero de bahia Hewett. Mientras ama-
rrabamos el buque, se vi6 venir contorneando la punta meri-
dional de la bahia, una canoa con un solo hombre, una mujer,
vn nifo y tres perros. Como parecieran poco deseosos de aeer-
carse manteni6ndose a distancia y gritando como de costum-
bre, "Ho-say", "Ho-say!", Bynoe y yo nos comunicamos con
ellos en el chinchorro; y luego de verificar que no poseian ar-
ticulo alguno de trafico, los dejamos y regresamos a bordo. Se
supuso que sus compaiieros no andarian lejos y en efecto al
dia siguiente el teniente Skyring distingui6 varias canoas;
pero asi que fu6 descubierto por los indios que las tripulaban,
tomaron la playa y todos los hombres ganando el bosque se
r iantuvieron A distancia.
"El dia 29 dejamos A bahia Hewett y despues de escu-
rrirnos por entire una multitud de islas, islotes y pequefios ca-
yos, por espacio de mas de tres millas, llegamos a un fondea-
dero de una pequefia bahia situada sobre la entrada norte de
bahia Bromwn, donde nos vimos detenidos por fuertes vien-
tos y tiempo tempestuoso hasta el 2 de junio, en que con un
buen dia llegamos A un punto (que figure en la carta como



(1) Despuas fu6 levantado por el capitAn Fitz Roy en la B.oag!e
en 1829-30.








VIAJES DEL "ADVENTURE" T "BEAGLE "


fondeadero norte) suficientemente seguro para una embarca-
ci.6n pequefia, aunque no recomendable para ninguna otra.
"Entre la bahia Hewett y el fondeadero nombrado, exis-
ten varias rocas entire manchones de cachiyuyo, que no son
visible s6lo A media marea menguante 6 cerea de la bajamar,
hacen la navegaci6n muy intrincada. Una buena mAxima para
navegar por estos canales es esta: "Evita el sargazo y evitaras
el peligro". Cuarenta y tres dias habian transcurrido desde
que dejamos a Puerto Hambre y observe que en este intervalo
s6lo habiamos tenido nueve dias en los cuales s6lo algunas ho-
ras pudimos emplear en el trabajo en que estabamos empe-
iiados; y los veintitres dias restantes de lluvia y viento, dis-
tando much de ser utilizables para nuestro objeto.
"Junio 4. Mientras orzabamos sentimos por vez pri-
mera la influencia de la marea, la cual A causa de la estrechez
del canal comienza a hacerse sensible, y en este sitio era lo
bastante fuerte para impedirnos avanzar barloventeando, no
obstante impedirnos una buena brisa: raz6n por la cual resol-
vimos internarnos en una bahia, en la que fondeamos. La re-
gi'n circundante tenia buen aspect; las costas estaban par-
cialmente cubiertas de arboles de hojas perennes, de hayas de
hojas caducas y de unos pocos cipreses achaparrados. Estos
filtimos sirven para hacer botavaras y berlingas 6 palos de
bote, estando estacionados, bien labrados y bien guardados.
El haya no tiene igual en las de la misma especie que se en-
cuentran mas al norte del estrecho, exceptuando s6lo alguna
que otra que crezca en rincones muy abrigados.
"Impulsados por buen viento llegamos al otro dia A la
Angostura meridional del canal Barbara, la que atravesamos
arrastrados por una fuerte eorriente de marea, anclando lue-
go en bahia Bedford.
"Aqui como en todo el canal Barbara la marea tira hacia
el sud. En este sitio tomamos angulos que relacionaron nues-
tra triangulaci6n con puntos ya fijados por el capitfan King
el ano anterior y que dieron fin A nuestro examen de estos ca-
rales con una diferencia de muy pocos dias relativamente al
tiempo que se nos habia asegurado para este trabajo.









88 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES_


"El 8 de junio intentamos cruzar las angosturas de Shag,
nmas no habiendo podido salvar la marea nos vimos obligados
A pasar la noche en bahia Field, que es muy pequefia y expues-
ta a los vientos del sud: Sus mairgenes son muy abruptas y
cerca de ellas hay much profundidad.
"El 9 pudimos franquear las angosturas y llegar por la
tarde bien temprano a Puerto Gallant, donde nos reunimos A
la Beagle."
Dados estos breves extractos de los diarios de la Beagle
y la Adelaide, durante el tiempo que el Adventure estuvo em-
pefiada por el cabo de Hornos, en el viaje a Chilo6, voy a
reanudar mi propio relato.
Como era mi intenci6n permaner en este puerto, (1)
hasta que la Beagle y la Adelaide estuviesen equipadas, el
Adventure fu6 puesto convenientemente al abrigo; y por via
dc distracci6n para todos los oficiales en cuanto podian verse
libres de sus obligaciones a bordo se les permitia residir por
turno en la ciudad, A la que tambien bajaba la tripulaci6n
para su solaz.
La goleta Hoxsley lleg6 procedente de Valparaiso trayen-
dome comunicaciones del Almirantazgo, accediendo A mi pe-
dido de regresar directamente A Inglaterra, en lugar de ha-
cerlo por la via de .Nueva Gales del Sud y eabo de Buena Es-
peranza, como se me habia ordenado al principio. Por estas
razones determine volverme A Valparaiso tan pronto como
nuestros buques de conserve hubiesen partido; prosegui de
alli A Puerto Hambre, donde debia incorporarsenos la Ade-
laide, y de este filtimo punto dirigirme A hacer reparaciones
A Rio de Janeiro, donde esperaria A la Beagle, para seguir
viaje despues A Inglaterra.
El 20 de septiembre desapareci6 mi ansiedad por la suer-
te de la Adelaide, al verla aproximarse y comprobar despues
que a su bordo todos gozaban de perfect salud. Habia reco-
rrido la costa por los canales que comunican con el estrecho


(1) San Carlos de Chiloe.








VIAJES DEL "ADVENTURE" Y "BEAGLE"


rde Magallanes en la bahia Beaufort, pasando por entire la isla
Hanover y Madre de Dios. El teniente Skyring me hizo una
interesante relaci6n de sus descubrimientos. Lo que sigue es
un extract de la misma.
Se recordara que la Beagle dej6 A la Adelaide fondeada
frente a cabo Upright. Estando en ese punto se levant vien-
to fresco del este, que arbol6 much mar y en el interior de
la bahia, y como la popa de la goleta venia a quedar en la
rompiente misma que se estrellaba contra la costa rocallosa
cercana, el tenedero se torn muy inseguro. Experimentaron
niucha angustia por su salvaci6n, pero las anclas se mantuvie-
ron firmes. Tan pronto como lo permiti6 el tiempo, zarparon,
internandose en bahia Beaufort y dirigiendose hacia una pro-
funda abertura al Este de cabo Felipe, en la cual entraron
impelidos por un viento fijo del S. E., hallando fondeadero
sobre el costado occidental de Puerto Profundidad.
El dia 5 de julio, el teniente Skyring y Kirke estuvieron
ausentes en una ballenera ocupados en la exploraci6n de una
r-rofunda abertura situada al Este de cabo Tamar, compro-
bando que terminal en dos sondas, que ellos denominaron son-
da Helada y bahia Ventisquero: la primera A causa de hallar-
s cubierta por una capa de hielo y la filtima por estar llena
de grandes masas de lo mismo desprendidas de un extenso
vr.ntisquero que ocupaba todo el fondo de la bahia. Se prac-
tjc6 el examen de esta abertura, en busca de un canal, A travys
del cual los barcos habian entrado al estrecho, y por el que la
goleta debia dirigirse a su punto de reunion. El resultado
de la exploraci6n fu6 comprobar que la Adelaide ya se encon-
t"aba en el canal que buscaban, raz6n por la cual regresaron
a bordo; y el 7 prosiguieron en direcci6n al norte. Pasado
monte Joy se observe una fuerte corriente de marea, indicio
certero de un canal; pues ya se ha hecho notar con anterio-
ridad de que en el interior de las sondas no existe corriente
alguna perceptible. A fin de obtener un conocimiento mejor
de su ruta, fondearon temprano en bahia del Bien; pues A
causa de la intersecci6n de puntas y de la interposici6n de
islas, el curso del canal era muy distinto. El teniente Graves








9U REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


traz6 un piano de la bahia y mientras tanto el teniente Sky-
ring y su ayudante (1) completaron el levantamiento de la
entrada del paso, que fu6 denominado canal Smyth. en home-
r.aje al capitan W. H. Smyth, de la marina Real, a cuyas 6r-
denes habian servido los tenientes Skyring y Graves durante
el levantamiento del Mediterraneo.
El mejor canal lo hallaron al este de la isla Renouard; y
l.- Adelaide tom6 ese amino, deteniendose una noehe en una
pequefia caleta del costado oriental de la isla. Al dia siguien-
te pasando de la isla Shoal, encall6 sobre una roca; sin embar-
go, pudo zafar sin haber experimentado dafio alguno, fon-
deando luego por una noche sobre el lado norte de la isla de
las Angosturas.
Los dos dias siguientes (10 y 11) se invirtieron en exa-
minar la costa y en explorer la ensenada Clapperton, que su-
pusimos un canal. Desde las sierras que hay al fondo, el te-
riente Skyring divis6 un tramo considerable de tierra baja
y una gran pradera abierta que se extiende hacia al norte.
Como el 12 era domingo, no se movieron; y el 13 hubo tan
poco viento que apenas pudieron llegar A Puerto Hose, sobre
el costado oriental. Al dia siguiente estaban en bahia Oake,
y de alli, cruzando el canal en una ballenera, exploraron al-
guna distancia A long de esa costa, fondeando el 15 en bahia
Nutria. Este progress tan lento era inevitable debido al es-
t.do calmoso del tiempo, y al que el levantamiento se practi-
caba prineipalmente con los botes.
El 16, la goleta fu6 puesta en direcci6n A las islas Vera-
no, A las que llegaron pasando por encima de un extenso ban-
co de tres brazas. Podian haberse detenido en aquellas islas;
pero como la marea era todavia favorable, prosiguieron ha-
cia un fondeadero situado mhs abajo de isla Larga, la mas
septentrional del grueso de las Elson.
La costa oriental del canal era alli, de naturaleza muy
distinta A la que desde hacia ya tanto tiempo se hallaban acos-


(1) Kirke.









VIAJES DEL "ADVENTURE" Y "BEAGLE" 91


tumbrados, por lo sumamente baja; y extendi6ndose a cierta
distancia de cada punta baja habia aguas poco profundas.
Durante algunos dias estuvo a la vista una gran montafia
nevada; la cual por mcdici6n angular se comprob6 que tenia
5.800 pies de elevaci6n. Se le denomin6 monte Burney, en
homenaje al almirante del mismo nombre.
El 17 la Adelaide lleg6 A bahia Fortuna, situada en el
extremo oriental de un promontorio, A cada lado del cual corre
un canal en direcci6n aparentemente al cabezo Isabel. El mas
septentrional parecia ser el principal, raz6n por la cual se le
remont6 al dia siguiente (18) hasta bahia Bienvenida.
Continuando el levantamiento llegaron a Paso Victoria,
en el que se internaron creyendo hallarse en la boca del An-
c6n sin Salida, como se desprendia de lo extractado del diario
de Sarmiento por el almirante Burney. El tiempo se puso
tan malo que no tuvieron mas remedio que tomar abrigo en
la bahia de la Isla. Al dia siguiente, soplando viento del Este,
renunciaron por el moment a la busca del Anc6n sin Salida
y siguieron por el canal Smyth hasta bahia Hamper, donde
de nuevo se vieron detenidos por el mal tiempo. En este si-
tio se obtuvieron algunos peces de roca, pero esta fu6 la fmica
S ocasi6n en la cual tuvieron 6xito los pescadores, no obstante
abundar tanto en el canal los delfines y los lobos marines,
raz6n para career que hay suficiente pescado durante la esta-
ci6n propia; y hay alli muchos lugares donde puede arrojar-
se la red. Prosiguiendo despacio el 25, la Adelaide di6 contra
una roca, donde qued6 aprisionada durante unas cuantas ho-
ras; mas en la pleamar zaf6 sin haber sufrido ningfin dafo.
Al examiner la bahia Rocallosa se comprob6 que se trataba
de un complete lecho de rocas; a pesar de lo cual la Adelaide
sc vi6 obligada A permanecer tres dias en ella debido A lo tem-
pestuoso del tiempo. El 30 llegaron A la extremidad norte del
canal Smyth y fondearon en arroyo Angostura.
El dia 31, el teniente Skyring se dirigi6 A una sierra no-
table, que denomin6 monte Trafalgar, pero supuso que debe-
ria ser el monte Trigo, (1) de Sarmiento, debido A su seine-


(1) Un mont6n 6 mara de grano.









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


janza con una troja de grano. Ese dia el estado del tiem-
po fu6 muy favorable y desde la cima se tom6 una buena
series de angulos y una extensa vista del extrecho de Lord
Nelson. Permanecieron en una isla toda la noehe, abrigados
por el bote y al dia siguiente visitaron dos puntas llamadas
por Sarmiento "Oueste" y "Mais al Oueste"; regresando A
la Adelaide por la tarde.
La maiiana siguiente fu6 de buen tiempo y la Adelaide
sali6 del canal Smyth, cuyo levantamiento se habia completa-
do satisfactoriamente, no obstante haber sido su progress muy
l(nto A causa de los vientos del norte.
Remolcando A la Adelaide cuando habia calma chica, lie-
gv'ron por la tarde A bahia Montagne, y al otro dia fondearon
en Puerto Relieve, sobre el costado S. 0. de la isla Vancouver.
Como era evidence que el Anc6n sin Salida se hallaba en-
lee las islas Piazzi y Ceres, en las costas occidentales que aca-
Laban de recorrer el dia 4 de agosto, el teniente Skyring dej6
ai la goleta fondeada en Puerto Relieve y se dirigi6 en la ba-
llenera junto con Kirke hacia el sud; pero no llev6 provisio-
nes para mas de una semana, justamente el tiempo de que po-
dia disponer para su exploraci6n.
Los dias 4, 5 y 6 fueron empleados por el teniente Sky-
ring en recorrer hacia el sud y el este, yd A remo ya a vela,
sinuosos 6 intrincados meandros, 6 pesar de estorbarle much
su advance los fuertes vientos y la much lluvia.
El 7 se present el tiempo mas favorable que hasta en-
tonces. El bote se dirigi6 hacia el sud A remo y vela y A me-
diodia el teniente Skyring ascendi6 A una altura, (1) que tie-
ne 6 cada lado una profunda abertura, pero no pudo obtener
ninguna vista; y despu6s de tomar marcaciones, se dirigi6 6.
remo, contorneando las hendiduras adyacentes, una de las cua-
les queda exactamente opuesta 6 la bahia Artistica del canal
Smyth y tan cercanas una de otra que s6lo se hallan separadas
por unas cien yards; (2) la otra, (3) al este de la abertura,


(1) Sin duda el monte de la Oracl6n, de Sarmiento, p&g. 144. -P.P.K.
(2) Este lugar est. descrlpto En el diarlo de Sarmiento, piglna
144. P. P. K.
(3) Ensenada de la Oraclin, de Sarmiento. P. P. K.








VIAJES DEL "ADVENTURE Y "BEAGLE "


es grande y cerrada en el fondo por tierra muy baja. Se su-
puso en el acto que fuera el Anc6n sin Salida; (1) mas la des-
cripci6n de Sarmiento y la carta hecha por Burney, eran in-
suficientes para afirmar con certeza si en efecto lo era. Des-
pues de observer los contornos de esta bahia continuaron ha-
cia el Este y pasaron por una punta mas allHA de la cual pa-
recia haber un ancho canal; y habiendolo recorrido durante
unas seis millas sin hallarle t6rmino, halaron el bote a la pla-
yz A fin de pasar la noche.
El 8 se notaron dos canoas sobre la banda occidental; mas
los natives, viendo extranjeros y aparentemente muy asusta-
dos, desembarcaron todos except un anciano, y habiendo to-
rnado todos sus efectos de valor y amarrado las canoas al sar-
gazo, se ocultaron entire el matorral de arbustos. Sin embargo,
habiendo pronunciado algunas palabras fueguinas invitando-
los, algunos hombres se decidieron a aproximarse para comer-
ciar, recibiendo A cambio de sus pieles de nutria todo lo que
pudo darseles. En aspect y modales estos indios eran iguales
A los fueguinos; y s6lo podia distinguirse que pertenecian A
otra tribu, por sus canoas que eran hechas de tablones.
Despues de separarse de los indigenas el bote pas6 por
cobo Ansiedad y el teniente Skyring observe un ancho canal
que se dirige al norte y luego al N. N. 0.; (2) tambi6n divi-
s6 otra abertura hacia el Este. Soplando el viento de esta
filtima direcci6n, se corri6 alguna distancia hacia el norte A
fin de adquirir un conocimiento mais exacto de la primera en-
senada; y habi6ndose separado unas diez 6 doce millas del


(1) Esta bahia la describe tambien Sarmiento en la pAg. 143 dlciendo
que es un "Anc6n sin Salida"; pero con segurldad que no es la que le-
va ese nombre en la carta. P. P. K.
(2) En este lugar se encuentra seguramente el Anc6n sin Salida, de
Sarmiento, cuyo diario describe la ensenada como terminando al norte
en una caleta, pag. 142. La montafia de Afio Nuevo no puede errarse;
en realidad toda la costa est& tan bien descripta por el viejo marine,
que muy poca diflcultad tenemos en determinar los lugares que 61 vl-








94 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


cabo Ansiedad y observado que la abertura hasta unas ocho
millas mnAs allA de donde ellos estaban entonces, era de la mis-
ma anchura, concluy6 por career que se trataba de un canal 6
bien de una sonda muy profunda que terminara en tierra
laja; pues en las montafias habia evidentemente una division
que justificaba este supuesto. Al regreso penetraron en lq
abertura menor situada al Este y se aseguraron mas de quc
se trataba de un canal, por que estando ellos entire las dos
puntas, se observaron muchos delfines y lobos marines y se
hall una corriente de marea tirando hacia el oeste, A la ve-
Iceidad de dos nudos. Al oscurecer halaron su bote sobre la
playa de una bahia excelente del lado norte del angosto bra-
70, asegurandolo para pasar la noche.
El 9, poco despues de amanecer zarparon en direcci6n
N. E. para comprobar la verdad de sus suposiciones; y antes
de mediodia, sabian sin que les cupiera duda alguna, que te-
nian raz6n, pues se hallaban en la angostura de un canal has-
ta entonces desconocido y que habia escapado A la vista de
Sarmiento. Esta angostura, que el teniente Skyring tenia la
seguridad de que conduce a una gran abertura, tiene unas
tres millas de longitud por un tercio de milla de ancho. Una
fuerte corriente de marea arrastr6 al bote a travys de ella y en
la extremidad N. E. Donde la angostura reduce su ancho
hasta cuatrocientas yards, el agua, no obstante ser marea
de cuadratura, corre a la velocidad de cuatro nudos, formando
remolinos que fueron prudentemente salvados por el teniente
Skyring.


sit6. En todos los casos coma es natural, hemos conservado sus denomi-
r.aciones. La carta compilada por el almirante Burney es un ejemplo no-
table del cuidado que se tom6 ese autor en arreglarla, y de cuan in-
geniosa y correctamente emple6 su juicio en ello; es tambin una prue-
ba de que nuestro viejo navegante favorlto, Sarmlento, fu6 por lo mpnos
exacto en sus descrlpclones, no obstante aparecer como desconoclendo por
complete las varlaclones del compAs. Ver Burney Coll. Voyages, pag. 31;
. Sarmiento, pag. 162.








VIAJES DEL "ADVENTURE" Y "BEAGLE" 95


En marea viva, la fuerza de estos rapidos no bajara de
siete nudos.
Habiendolos atravesado se vi6 un canal libre, como de dos
millas de anchura, que corre en direcci6n N S. durante,
por lo menos, unas ocho millas, y que luego tuerce directa-
mente hacia el este, por entire una tierra no muy elevada. Hay
otro canal, de cerca de una milla y media de anchura, que
tiende hacia el S. E. por unas dos 6 tres millas y que tambien
tuerce en direcci6n al E. Aqui se detuvieron. El teniente
Skyring lament muchisimo no poder proseguir el descubri-
miento y echar otro vistazo desde la punta oriental del canal
del N. E.; mas como s6lo le quedaban provisions para un
solo dia, habria sido muy aventurado demorar mas el regreso.
Era evidence que habian atravesado la cadena de las Cordi-
lleras (1) pues al Este de la region aparecia totalmente di-
ferente, no teniendo la sierra mas elevada, arriba de sete-
cientos pies.
La entrada del N. E. se crey6 que comunicaba con las
"aguas" que mas tarde descubri6 el capitAn Fitz Roy. La la-
titud se obtuvo en punta Regreso; y por la tarde, muy A su
pesar, pero ansiosamente, emprendieron el camino de vuelta
y pernoctaron en su anterior campamento de bahia Ballenera.
El 1. al amanecer, siguieron viaje. Hasta llegar a cabo
Ansiedad tuvieron viento favorable, pero alli se les puso com-
pletamente en contra, por lo cual se vieron obligados A echar
mano A los remos para alcanzar A la goleta. Para colmo esca-
seaban las provisions.
El 10 fu6 un dia himedo, con viento tan duro del norte
3 mar tan gruesa que fu6 impossible avanzar.
El 12, poco despu6s de aclarar, dejaron a bahia y reman-
do A long de costa durante algunas millas pasaron por Sonda
Uni6n y llegaron A las Angosturas de San Benito, todavia con
viento fresco del norte. Desde aqui continuaron bogando hasta
bien entrada la noche, en que llegaron a una bahia opuesta A


(1) Cordillera Nevada, de Sarmiento.








wb REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


punta Benito en la cual permanecieron hasta la mariana del
13. Con viento fresco del S. 0. siguieron entonces adelantan-
do mueho. Esto era una suerte, porque no obstante haberse
agregado A los viveres algunos cuervos marines y moluscos,
ya les habian dado fin. Al filtimo, divisaron a la Adelaide,
A la que A poco llegaron. Su arribo fu6 motivo de alivio, pues
todo el mundo sentia ya much ansiedad por ellos, y el tenien-
tc Graves se preparaba a enviar la otra ballenera en su busca.
Durante la ausencia de aquellos, Graves habia practicado las
observaciones astron6micas necesarias y terminado el examen
de las costas adyacentes a los puertos.
Del 13 al 17, la goleta estuvo detenida por el mal tiempo.
A] dia siguiente s6lo aleanz6 a llegar hasta bahia Escape, en
el canal San Esteban, la cual comprob6 que era un fondea-
dero muy abrigado, A pesar de su pequefiez.
El 19, despu6s de haber tornado hangulos a ambos lados
del canal, la Adelaide lev6 anclas y sigui6 aguas arriba. A
mediodia pasaron por el monte que habian supuesto ser el
monte Trigo, de Sarmiento, y poco despu6s, al llegar A isla
Esperanza, estuvieron buscando una serial que les hieiera re-
conocer el monte de la Zorra. En la parte blanca de la sierra
les pareci6 ver algo semejante A un animal, y en la opuesta
distinguieron un surgidero, en el cual fondearon. Tanto les
costaba adelantar hacia el norte que esa singladura, no obs-
tante ser de diez y ocho millas, les motive una gran satis-
facci6n.
El 20, al amanecer, se emplearon los botes en el examen
de los contornos del tenedero; y a las nueve el barco se ha-
llaba ya navegando en direcci6n al norte, en medio de una
fuerte lluvia que dur6 todo el dia. A la noche fonde6 sobre
la costa occidental.
El dia 22 la Adelaide lev6 anclas, y habiendo alma fu6
remolcada durante toda la mafiana. A mediodia se levant
viento sud; y por la tarde lleg6 el barco a las Angosturas
Guia, (de Sarmiento). Intentaron fondear en la bahia Inade-
cuada, en ]a creencia de que aquella fuese el Puerto Ochava-
rria, de Sarmiento; pero no habiendo dado con l61, remolcaron








VIAJES DEL ADVENTURE Y BEAGLE 97


la embarcaci6n hasta una caleta, donde la amarraron firme-
mente.
Al dia siguiente se practice en los botes el levanta-
miento de las Angosturas Guia. No obstante ser ellas muy ex-
tensas, no nos parecieron dificiles de salvar porque la corrien-
te no es muy rapida. La marea menguante tira al norte, pero
en la boca meridional del canal San Esteban la misma marea va
al sud. Esta diferencia de direcci6n en tan corta distancia es muy
dificil de explicar sin conocer mejor la costa. Seguramente ha-
bra una interferencia de mareas en el espacio comprendido
entire las dos entradas; y tal vez toda la tierra occidental de
San Esteban sea una sucesi6n de islas grandes, por entire las
cuales se cuelen las aguas del Pacifico dentro del canal.
24. Con suaves brisas del este, continue navegando la
goleta por la angostura; pas6 punta San Juan y prosigui6 A
long de la banda oriental del estrecho de la Concepci6n,
hasta bahia Guardia, en donde fonde6.
25. Llovi6 much hasta mediodia, hora en que se uti-
lizaron los botes.
El 26, la goleta fu6 remolcada. porque hubo calma duran-
te todo el dia. Fondearon en una pequeia hendidura formada
por la isla Oportunidad, como A siete millas de bahia Guardia.
El 27, A pesar de ser muy luvioso, se despacharon los bo-
tes A distintos puntos y se tomaron Angulos antes que la go-
klta zarpara y reanudara su viaje al norte. A mediodia fonde6
en una pequefia bahia situada al norte del Hocico de Caiman.
Durante el resto del dia llovi6 incesantemente.
El 28 Uovi6 del mismo modo toda la maiana, no pudiendo
trabajar ni los botes; y se emple6 el dia poniendo en limpio
observaciones anteriores.
29. Despues de tomar angulos cerca del fondeadero, la
goleta lev6, dirigi6ndose a long de costa. Un duro viento del
N. 0. que trajo mar muy gruesa oblig6 A arrizar bien las velas
y luego A fondear en bahia Walker.
El 30, la Adelaide fonde6 en sonda Molyneux. A fin de
dar una idea clara de las demoras experimentadas en este
advance hacia el norte, A travys de tan intrincados canales, voy









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


ki extractar directamente una parte del diario del teniente
Skyring:
"31. Viento N. N. 0., con fuerte marejada en el estre-
cho; los botes al amanecer se dirigieron al norte y al sud del
fondeadero, y se tomaron angulos. A las nueve, estabamos lis-
t.s para zarpar; pero el tiempo era muy desfavorable y conti-
nu6 en esa forma hasta el 4 de septiembre, en que a las siete
de la mafiana levamos. A las nueve soplaban fuertes rachas
que nos obligaron a dar dos manos de rizos; mas teniendo mar
A favor ganamos dos millas a barlovento; y A la 1 p. m. nos
detuvimos entire un grupo de islas, sobre el lado occidental,
fondeando en bahia Tom y asegurando el barco con el ancla
de corriente. Por la tarde se continue el levantamiento toman-
dose desde las alturas una vista del golfo Ruindad y de various
otros puntos observados el afio anterior. Sufrimos otra deten-
ci6n de dos dias, motivada por el mal tiempo.
"7. Nublado; levamos al amanecer y nos mantuvimos
en las Angosturas. A las ocho, soplaba viento duro y caia
ntucha nieve; pero estando ya navegando, resolvimos no volver
atrAs si no 6ramos compelidos A ello. Ciertamente no era un
dia apropiado para el trabajo; pero se modern el viento y
nuestra tentative tuvo buen 6xito. No habiendo hallado los bo-
tes ningfin tenedero sobre el lado norte de las Angosturas,
hicimos rumbo A la costa de barlovento y fondeamos en bahia
Barlovento. Por la tarde, se tomaron angulos en isla Middle
y al este y oeste del fondeadero. Acercndose la hora de nues-
tra partida, se hacia necesario trabajar constantemente, para
poder relacionar este levantamiento con el de la Beagle, del
aflo pasado.
"8. Levamos al amanecer; viento suave del N. 0.; pero
continuando la calma se destacaron los botes A tomar angulos,
y en las rocas Pico Rojo se observe la latitud. A las cuatro lle-
gamos A un fondeadero cerca y al este de Ancon del Morro, en
c-1 lado S. E. de la isla Divisi6n, en una bahia que respondia
a nuestro prop6sito afin cuando era algo pequefia. Se tomaron
algunos angulos en punta Candelaria, preparatorios para con-
tinuar nuestra ruta A la maiana siguiente.