Revista de publicaciones navales

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de publicaciones navales
Physical Description:
Mixed Material
Publisher:
Buenos Aires; Servicio de Inteligencia Naval ( Argentina )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
aleph - 20934447
oclc - 26200495
System ID:
AA00019461:00021

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Noviembre de 1911
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Diciembre de 1911
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
    Enero de 1912
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 328-1
        Page 328-2
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 407-1
        Page 407-2
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 414-1
        Page 414-2
        Page 414-3
        Page 414-4
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 419-1
        Page 419-2
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 427-1
        Page 427-2
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 432-1
        Page 432-2
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
    Febrero de 1912
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
    Marzo de 1912
        Page 645
        Page 645-1
        Page 645-2
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
        Page 769
        Page 770
        Page 771
        Page 772
        Page 773
        Page 774
        Page 775
        Page 776
        Page 777
        Page 778
        Page 779
        Page 780
        Page 781
        Page 782
        Page 783
        Page 784
        Page 785
        Page 786
        Page 787
        Page 788
        Page 789
        Page 790
        Page 791
        Page 792
        Page 793
        Page 794
        Page 795
        Page 796
        Page 797
        Page 798
        Page 799
        Page 800
        Page 801
        Page 802
        Page 803
        Page 804
        Page 805
        Page 806
        Page 807
        Page 808
        Page 809
        Page 810
        Page 811
        Page 812
    Abril de 1912
        Page 813
        Page 814
        Page 815
        Page 816
        Page 817
        Page 818
        Page 819
        Page 820
        Page 821
        Page 822
        Page 823
        Page 824
        Page 825
        Page 826
        Page 827
        Page 828
        Page 829
        Page 830
        Page 831
        Page 832
        Page 833
        Page 834
        Page 835
        Page 836
        Page 837
        Page 838
        Page 839
        Page 840
        Page 841
        Page 842
        Page 843
        Page 844
        Page 845
        Page 846
        Page 847
        Page 848
        Page 849
        Page 850
        Page 851
        Page 852
        Page 853
        Page 854
        Page 855
        Page 856
        Page 857
        Page 858
        Page 859
        Page 860
        Page 861
        Page 862
        Page 863
        Page 864
        Page 865
        Page 866
        Page 867
        Page 868
        Page 869
        Page 870
        Page 871
        Page 872
        Page 873
        Page 874
        Page 875
        Page 876
        Page 877
        Page 878
        Page 879
        Page 880
        Page 881
        Page 882
        Page 883
        Page 884
        Page 885
        Page 886
        Page 887
        Page 888
        Page 889
        Page 890
        Page 891
        Page 892
        Page 893
        Page 894
        Page 895
        Page 896
        Page 897
        Page 898
        Page 899
        Page 900
        Page 901
        Page 902
        Page 903
        Page 904
        Page 905
        Page 906
        Page 907
        Page 908
        Page 909
        Page 910
        Page 911
        Page 912
        Page 913
        Page 914
        Page 915
        Page 916
        Page 917
        Page 918
        Page 919
        Page 920
        Page 921
        Page 922
        Page 923
        Page 924
        Page 925
        Page 926
        Page 927
        Page 928
        Page 929
        Page 930
        Page 931
        Page 932
        Page 933
        Page 934
        Page 935
        Page 936
        Page 937
        Page 938
        Page 939
        Page 940
        Page 941
        Page 942
        Page 943
        Page 944
        Page 945
        Page 946
        Page 947
        Page 948
        Page 949
        Page 950
        Page 951
        Page 952
        Page 953
        Page 954
        Page 955
        Page 956
        Page 957
        Page 958
        Page 959
        Page 960
        Page 961
        Page 962
        Page 963
        Page 964
        Page 965
        Page 966
        Page 967
        Page 968
        Page 969
        Page 970
        Page 971
        Page 972
    Indice del Tomo XXI
        Page i
        Page ii
        Page iii
        Page iv
        Page v
        Page vi
        Page vii
        Page viii
        Page ix
        Page x
    Back Matter
        Back Matter 1
        Back Matter 2
Full Text






I







MINISTERIO DE MARINA


PUBLICACIONES NAVALES


Tomo XXI.-Num. 199.--Afo XI.


Buenos Aires, Nov. de 1911.


hiLS DSGOADHS COMO FAGORHS ITRIAflGIOnl8lS



Por el Contralinrante A. T. Malian


(De T'hlie North American Revienw)

En un articulo anterior tuve, ocasiol do( melicionar el
proposito del gobieri'o alemiini relative al objetivo y does-
arrollo de st political iaval y las cifras de la tfota corroes-
pondiente A dichlia political. Ese proposito t'i6 tradticido c-i
ley, en 1900 por prinmera vez, q(e debia regir eniitonices
durahlte muchios afios y (quie aullin estara vigeito por algl
tieml)o. El principio (domiiialte se express ) un c il )reaim-
bulo (qu estatuia (lie era esencial )oseer tiia flota (do tal
])oder que el empefiar hostilidades contra ella pudiera hlia-
eer vacilar ]a supremacia del mayor poder naval-eitWi-
mismo parlamenltario para designer d la G(rran Bretafia sina
nombrarla.







REVISTA DE 1'LPUBLICACIONES NAVALES


Conii tal principio, quo puede definirse como el del afian-
zamiento de la paz nacioniia], acoplado A la fuerza necesa-
ria para asumir en cualquiera circunstancia la actitud in-
ternacional quo requiera la political del moment, se decidi6
la constituci6n y nfimero de las unidades de la flota ale-
mana. Alemania ha abundado en seguridades de que el
progress de su flota afio tras afio no tiene relacion con el
program corriente de construcciones navales de la Gran
Bretafia. Tal aserci6n es sin duda literalmhnente exacta, y
debe conciliarsela con el preambulo antes recordado por el
hecho do que habiendo considerado entonces el presence y
el futuro probable del desarrollo naval britAnico y las am-
plias responsabilidades navales y coloniales del Imperio
Britanico, era possible alcanzar una aproximacion bastante
exacta del numero y caracteristicas de los buques necesa-
rios para llenar los requisitos de la pregonada political ale-
maniia. En realidad, el resultado ha sido que el patron de
construcci6n naval britAiica ha sido transplantado a Ale-
mania, y no el alemain A Inglaterra, salvo en el plan ori-
ginal.
No es indispensable conocer, el raciocinio precise por el
cual llegaron las autoridades alemanas responsables a la
constitution y nimeros exactos sentados por ellas como
correspondientes al principio. Puede el raciocinio haber
sido defectuoso; err6neas, inadecuadas 6 exageradas laf
conclusions. En efecto, atestiguan su inspecci6n, algunas,
no muchas, conecciones subsiguientes, denominadas xnove-
las,. La modificaci6n es inherente ai todo plan quo envuelve
un principio de vida y en esto el plan aleman ha ejem-
plificado la suerte coming; pero la precision comprensiva
del principio, combinada con la caracteristica particular
del gasto legislativamente predeterminado para muchos
afios, lo que es ajeno a la teoria americiana y britanica,
han asegurado la acci6n consistent y arm6nica. En esto
el resultado alemin contrast fuertemente con las vacila-
cioncs y cambios caracteristicos del gobierno de partidos,








LAS ESCUADRAS COMO FACTORS INTERNACIONALES i

con sus asignaciones anuales no ilustradas por ningin plan
definido, done las consideraciones relatives al voto do
los electores toma la precedencia A la consideraciones refe-
rentes A los intereses de los mismos, esto es, de la naci6n.
Naturalmente, me guard much de expresar niigiiiiin
serio disentimiento respect al mintodo de los Estados Uni-
dos y de la Gran Bretafia de votar partidas anuales fis-
calizadas por la legislature de cada afio suicesivo. Estat
ello de acuerdo con ]a indole de sus instituciones y por
consiguiente se adapta mejor A sus prActicas; en tanto
que pose el inconstestable merito de conservar al giiardian
de la bolsa, lo que es el cimiento del edificio do suit li-
bertad. Brevemente, ello concucrda con su plan comipleto
de gobierno; mientras que el contra de que los gastos no
se consideran s6lo del punto de vista do las nuecosidades
nacionales, sino con la doblo ruina de ellas y (do la proxi-
ma elecci6n, es igualmentco caracteristica y tal vez iguial-
mente esencia] al gobierno por el pueblo.
La diferencia entire 6ste mdtodo y el alemmn es el quo
naturalmento existe entire gobiernos en que prep)onderan.
el poder ejecutivo 6 el legislative, respectivamnente: y el
consigniente el resultado, es una mayor eficiencia oje-
cutiva en un caso y menor en otro. ILos re)resentantcs
alemanes propician el gobierno de partidos. La experien-
cia demuestra que tienen raz6n, en cuanto concierne A los
resultados ejecutivos; y es asunto que meroce scria consi-
deraci6n, en la present tendencia del mundo, si la efi-
ciencia ejecutiva estA 6 n6 por convertirso e e el atributo
mAs esencial del gobierno. Cada vez mAs, en nuestro plan
individual de gobierno popular, sentimos, y lo demuestra la
legislaci6n, la necesidad del contralor gubernativo, esto es,
ejecutivo. La circuustancia do defender ese contralor de
]a legislaci6n, no invalida el hechclio de quo su eficiencia cs
una funci6n ejecutiva.
La instabilidad de ]a p)olitica naval, dependiente del go-
bierno de partido, se hlia corroborado recientcmente en la.








REVISTA 1DE PUBLICACIONES NAVALES


(ran BIretafia, pais que mas que ningun otro depecnde de
]a eficiencia naval. La earacteristica particular del gobierno
briti'iico, de ser el ejecutivo una comisi6n elegida dentro
dei parlamento, calificando asi la oposici6n de ]a idea entire
tfuincioiies ejecutivas y legislativas, no hlia evitadrlo qui la
political de un partido, haya 1)retendido captarse el favor
piblico por minedio de economies reales 6 ap)arentes: lia
reaccion contra csto, reflejo de la alarm popular, se enii-
cuenltra en el inmenso y repentino aumento del presut-
puesto en s6Olo un afio. En nuestro propio gobierno, donde
la legislature y el ejecutivo, si bien coordinados. son dis-
tI intos en las personas y en las funciones, cada uno trata de
enicontiirar apoyo para las funciones que le estAn encoien-
dadas. El je(.utivo no ])iuedle sino desear medios plena-
miente adeciados A los deberes (quie le inciinimbelii: y en todo
caso se equivocariA por excess de pedidos La legislature,
q(e fiscaliza los gastos y es respionsable de sn provisi6n,
Iatinraleicnte toudera A comlbatir el pIresupuesto ()ropuesto
por el ejecutivo, afin ciuando en otros sentidos sea ella
imsina extravagant, por razonies mas () menos susceptibles
de critics.
Comparando por un monimento il Alemania y (iraii Bre-
tafia respect A la cooperacion efectiva entire el ejecutivo
y el parlamento, puede decirse con justicia que el primero
ilustra un progress mesurado y gradual dependlient e de un
principio y cAlculos basados en l61: en tanto que el otro,
si bien no por cierto con una convicci6n general de la
necosidad de la supremacia naval, no posee aquel con-
cepto definido por result de una political fija y calculada.
El Twro Power Standard tprincipio de tener una marina
igual -A las dos minayores existentes reunidas) y el Tiwo
Keelk for one-esto es, construir dos buques por cada
nueva unidad alemana-son frases con significado: pero,
aunque la primera tiene mas de sn siglo de existencia, no
represent mi procedimiento razonable. Son simplemente
juicios apresurados; ni el resultado de la consideraci6n








LAS ESCUADRAS COMO FACTORS INTERNACIONALES


mental actuando sobre factors conocidos deliberadament&
ponderados y medidos.
El principio alemAn-hablo solo del principio, sin criti-
car ni revisar los cAlculos basados en 6l-posee entree otro.
m6ritos el muy grande de afirmar con absolute claridad
que la constituci6n y nimero de unidades de la fltiota. no,
son asunto de political dom6stica, sin6 de relaciones exte-
riores. Recalco sobre esto, porque concibo y tratar6 de
demostrarlo mns adelante, que la falta de tal prinicipio es.
el defecto fundamental de la political naval de los Estados
Unidos y lo que haco que anualmente presenciemos un
debate por uno, dos 6 mas acorazados, entire el ejecutivo
y el parlamento 6 entire los miembros contrarios de la
]egislatura. Alemania, dice la declaraci6n antes tritins-
cripta, necesita una flota de tal poder que ni la mayor
potencia naval puieda aventurarse ligeramento en hiostili-
dades con ella. Ciertamente esta es una consideraci6n pu-
ramente international. Nada Liene (jue ver con los as-ntos
domesticos de Alemania, salvo para indicar su deplienidein-
cia de ]a segnridad international basada en ha fuerza ar-
mada.. No significa que Alemnania necesita polear con la
Gran Bretafia: nmenos adn (que en 1914 con diez y seis
Dreadnoughts podra luchliar con 6xito contra los veiiitid()s
britAnicos concentrados. Lo que significa cs que si Ale-
mnania quiere sostener un punto de political exterior obje-
tado por la Gran Bretafia-y evidentemente son opuestos
sus intereses en various lugares-la Gran Bretafia, no obs-
tante su flota superior, pensara mas de dos veces antes
que su resistencia tome la forma iltima de la fuerza. por-
que eso puede implicar la guerra.
La gente prontamente se ilnagina que no habido guerra
cuando no se ha derramado sangre, ni se ha peleado. Eni
el concept y practica modernos, la guerra es un nogocio
y n6 una pelea.
Es ganar un tanto valiendose de la inliabilidad del coin-
trario para resistir. Cuanto menos se pelke, mejor es el








U REVISTA DE PUBILICACIONES NAVALES

negocio; lo mismo que en la guerra efectiva la maniobra
que alcanza un resultado sin pelear por medio de disposi-
ciones estrategicas que colocan a una fuerza superior en
un punto de ventaja decisive es mejor que la victoria mas
sangrienta. Hace doscientos afios decia un gran almirante
frances: Las mejores victorias son las que cuestan menos
sangre, (hemp) y hierro, en vidas y materiales.
Estos pensamientos podrian ser lugares comunes; pero
no lo son, porque no son comunes a muchos hombres.
Austria, como punto de political international, hace tres
afios que por la fuerza asumi6 la soberania de Bosnia y
Herzegovina. Fu6 un acto illegal, en cuanto viol6 un tra-
tado que formaba parte del derecho piiblico de Europa;
pero era justificable, porque era evidence que si vencian
los j6venes turc6s en la revoluci6n, como sucedi6, habriaii
discutido la conclusion. Bajo las nuevas condiciones, la
existencia continuada de la soberania turca sobre las dos
provincias implicaria un rozamiento international, lo mismo
que la soberania turca sobre Creta, acto politico, sin em-
bargo, lleno de vejaciones, que ha causado y aun produce
muchas perturbaciones y amdnaza con mas todavia. La
reciente adquisici6n por Turquia de dos acorazados alema-
nes anticuados se dirije primariamente a asegurar que
Creta no tomar& el camino de las provincias balkanicas.
La anexi6n por Austria inms fu6 un cambio de relaci6n
political mas que de conduct efectiva, pero de todos modos
era un acto de gnerra. Cuando Rusia y Gran Bretafia se
resintieron y Francia mostr6 descontento, Alemania coloc6
su espada en la balanza. Habria pesado mas si su flota
hubiera estado mAs adelantada, pero pes6 bastante. Hubo
guerra de nuevo, mas no hubo derramamiento de sangre.
Los resultados se cumplieron; pero por la fuerza, aunque
disfrazada 6sta. Bulgaria aprovech6 la misma oportunidal
para emanciparse de la soberania turca. De nuevo la fuerza,
la guerra siempre sin la pelea: pero Bulgaria estaba armada.
La desdichada Grecia y la aun mas desdichada Greta,








LAS ESCUADRAS COMO FACTORS INTERNACIONALES


fueron tomadas desprevenidas, 6 bien fueron _fiscalizadas
con 6xito por las potencias occidentales y la ocasi6n se
les escape de las manos por no estar preparadas. El mis
imperioso y just de los motivos politicos-el deseo de
dos comunidades vecinas y consanguineas de reunirse bajo
un solo gobierno, ansiando a la vez una de ellas por escapar
i la dominaci6n extranjera-es denegado; y ellas tienen
motivos de pesar porque las sorprendi6 desprevenidas la
-oportunidad. Esa falta de preparacion es posiblemente el
mejor justificativo para la continuaci6n de esa fuerza que
retiene a los cretenses en calidad de sfibditos turcos.
Estos ejemplos presentan especial interns porque ilustran
A la vez porque emplean la fuerza las naciones y como es
inoperante el derecho para zanjar dificultades que la fuerza
resuelve, no solo con facilidad, sino definitivamente y eil
la mejor forma. Por derecho, Bosnia y Herzegovina per-
tenecian A Turquia, pero estaban ocupadas por Austria.
Era obvio, sin discusi6n, que el tenedor se convertiria en
propietario, pero, jqu6 derecho podr, invocarse para lega-
lizar el cambio? La diplomacia puede arreglar, pero solo
un tribunal puede decidir.
La transformaci6n de Bulgaria de estado tributario en
independiente fu6 igualmente una transferencia de doinino,
contra derecho, aunque no contra diplomacia, ni contra la
fuerza que es una expresi6n de los factors diplomAticos.
La continuada dependencia de Greta de Turquia, en lugar
de su anhelada incorporaci6n ; Grecia, es el mantenimiento
de una propiedad legal. Ningfin juez puede invertir los
hechos 6 interpreter de otro modo el derecho: pero ante
el derecho superior de los deseos razonables del pueblo
afectado es una hiriente injusticia.
Casi mrs que los ej6rcitos, que en estas mudanizas fueron
los instruments de los ajustes forzados aunque bcnoficiosos,
.son las marinas los instruments de las relaciones interna-
cionales. Lo son asi porque una marina, como desde haco
tmucho se hla reconocido, escasamente puode ser empleada









REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


para oprimir al pueblo de su propio pals en sus condi-
ciones domesticas, al revds de lo que ha solido suceder
con los ejercitos. El objetivo de las flotas es much mas
amplio que el de los ejdrcitos. Pueden llegar las primeras
A donde no pueden ir los segundos sin la protecci6n de
aqu6llas. Precisamente debe aqui mencionarse otra distin-
ci6n, que afecta A los Estados Unidos y muestra con mas
claridad como integramente la armada, y consiguientemente
su constituci6n y el nuimero de sus unidades, es material.
regida por consideraciones internacionales y no meramente
por las que son dom63ticas 6 internal. Asi ccmo una
armada no puede ser utilizada como instrument de do-
.mestica opresion asi en material international es menos
efectiva quo el ej6rcito para la agresi6n; miontras que
para iun estado cuyas fronteras son maritimas y para los
interests externos de tal estado, 4 causa de si movili-
dad es inmas ofectiva como fuerza defensive para su pro-
tecci6n. Los E. U. no tienen ni la tradici6n ni el de-
signio de obrar agresivamente allende los mares, pero
tioine muy importantes intereses ultramarinos que requie-
reni amparo, asi como dos costas territoriales separadas por
un gran espacio interviniente y abiertas al ataque.
La cuestidn para los E. U. en cuanto d las dimensiones
de suit armada no es tanto lo que desea ejecutar coino lo qtue
desea 6 no conceder. Por ej.: hemos demostrado claramente
de que nada queremos conceder relativamente a] contralor
del canal de Panami ni ain discutir el derecho de forti-
ficarlo
Por otra part, la doctrine de Monroe es s6lo una afir-
maci6n para mantener la seguridad de lue poseemos.
De ninguna manera pretend ella afiadir algo 4 nuestro-
dominio ,hasta qu6 punto cstk el pals expuesto A ser obli-
gado i hacer concesiones en estos puntos, causa de no
hallarse listo para sostenerlo por medio de una fuerza or-
ganizada?
Es sobrc consideraciones generals de esta naturaleza









LAS ESCUADRAS COMO FACTORS INTERNACIONALES "

sobre la que debe constituirse la political naval de una na-
ci6on. Debe reconocerse que nada puede descansar enll ge-
neralidades. Un principio es esencialmente una generali-
dad, ]a dificultad estriba en su aplicaci6n a un caso con-
creto. Enll el que nos ocupa la constituci6n y numero de
unidades de la flota necesaria es el resultado emergente-
de la aplicaci6n del principio A las condiciones nacionales.
Asi puede alcanzarse una political definida y aceptada que,
aun cuando no alcance la previsi6n regulada para un fu-
turo algo distant que permniten y han formulado las ins-
tituciones germinicas ejercieran sin embargo sobre ]a le-
gislaci6n un contralor que serA analogo en sus resultados.
El estado no contraerA una obligaci6n dofinida para sor
Ilevadas por legislatures sucesivas, vinculado como por el
interns de una deuda, como lo hla hecho Alemania; pero
hla de tenerse un plan definido, aceptado por el Parla-
mento y el pueblo, que aseguran el mismo resultado sin
atacar la independencia de cada legislature sucesiva. De-
muestrase que tal resultado de prop6sito national puede
ser alcanzado por la general aceptaci6n de la doctrine
Monroe como una political national. La doctrine Monroe en
si misma es un principio formulado. Sus desarrollos sucesi-
vos han sido aplicaciones del principio. Como lo han di-
cho los escritores alemanes y franceses, los ejdrcitos y
armadas deben ser nacionales en el sentido do que su
constituci6n y nnmero de unidades reflejen nna political
naciona].
Alemania hia logrado eso resultado. La calmia de racio-
cinio que la ha conducido a las cifras precisas no es co-
nocido pero lo son el primer eslab6n, el principio y el
iltimo, la aplicaci6n: ellos afirman esencialmente que la
determinaci6n de la fuerza de marina no es meramente,
ni principalmnente un atributo moral professional: much
menos, t6cnico: la decision pertenece especificamente y por
encima de todo A aquellos en quienes recae la responsabi-
lidad de sostener la political international del pais; por con-









10 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

siguiente, no puede ser gobernada solamente por conside-
raciones navales, ni por los mismos; ni solamente tampoco
por las c9misiones civiles que en el Parlamento national
representan consideraciones navales y fiscalizan los asun-
tos navales extrictamente asi denominados. Para ser exacta
la previsi6n military y naval debe reflejar las necesidades
internacionales del pais; por consiguiente, entire los que
proven a ello debe 6 debieran entrar aquellos que se ocu-
pan de examiner los sentimientos de otras naciones y el tem-
peramento de sus gobiernos, que son los hechos esenciales
Sde las relaciones internacionales. Con 6stas estin correla-
cionados los sentimientos del pueblo de E. U. en asuntos
Sespecificos de rozamientos de ambiciones internacionales.
Los deberes de la legislaci6n implican como una nece-
sidad la subdivision del conjunto bajo comisiones especia-
les. Pero la especializaci6n tiene sus peligros lo mismo que
sus ventajas y existiran siempre dos tendencies comple-
montarias-la de la comisi6n especial, que consider su
asunto cerrado k toda entromisi6n y exclusive atribuci6n
suya y ]a de los miembros ajenos A ella para aceptar ese
exclhsivismo y apartarse del studio del asunto con la im-
prsion de quitar toda responsabilidad de sus hombres-lo
que es un error. Sin embargo, ese error es tan fAcil y
dafioso que es necesario adoptar alguna media para ase-
gurar la cooperaci6n centre las comisiones, cuyos asuntos
son anexos, asi como entire las comisiones mismas y los
miembros del ejecutivo encargado del mismo 6 de los
mismos asuntos.
De lo dicho result claro que las relaciones exteriors y
los asuntos navales tienen una conexi6n intima, asi como
quo cada uno de ellos tiene su particular esfera de acci6n
que no concierne directamente & la otra. Todas las consi-
deraciones t6cnicas como el tonelage, armamento y veloci-
dad, lo minismo que las consideraciones profesionales referentes
al personal son en un sentido algo estrecho atributo de las
comisiones de marina.








LAS ESCUADRAS COMO FACTORS INTERNACIONALES 11

Esta condici6n no excluye de ningdn modo el deber y
el derecho de todo miembro del congress de ocuparse de
esos mismos asuntos, pero indica una linea de separaci6n
centre las funciones de las comisiones de marina y las de
las demas. Pero la cuesti6n del poder de la armada, y
consiguiente proporci6n necesaria de aumento annual; de
cvida de los buques mayores-esto es, su period de re-
sistencia fitil, el que evidentemente inflnye sobre el poder
de la flota; de la constituci6n de la flota por varias classes
de buques-acorazados-cruceros-torpederos, etc.; todo esto
influye sobre el poder de la naci6u para sostener su po-
litica en medio de las complicaciones de las relaciones
internacionales, asi como tambi6n para asegurar la pro-
tecci6n de sus propias costas territoriales y de sus respon-
sabilidades ultramarinas.
Por consiguiente emplea un conocimiento no s6lo de la
fuerza naval efectiva de otros estados sino de los designios
y ambiciones de su pueblo y gobernantes, que deben ser
estudiados no s6lo por el ministerio de relaciones exteriores
sino tambidn por las comisiones de negocios extraiijeros. Me
temo que en ninguna otra esfera tanto como en las de las
relaciones exteriores obra mas desastrosamente el aislamien-
to centre las ramas coordinadas de nuestro gobierno; pues
este es el asunto que con m6s facilidad abandona el t6r-
mino medio de los congresales por ser minimo el interest
director de sus electores en el asunto y porque l61 mismo
no ha llegado A percibirse de su importancia.
La mfitua intromisi6n de las diversas comisiones en las
deliberaciones de las demas implican malgastar el tiempo
y no cooperan a la armonia.
Lo que se necesita para esta exigencia es una provision
formal por la cual acudan juntos como cuerpo 6 como
miembros representatives para la consult 6 intercambio
de miras: que las conclusions de las comisiones navales
sobre datos peculiares de su propia especial iiiformacionii y
procedimiento, deben ser debidamonte afectadas por otros









la REVISTA DIE PUBLICACIONES NAVALES

datos que no se encuentren anilogamente A su dispo-
sici6n.
La political naval del pais, por lo que respect al poder
de la flota, no estara propiamente ordenada hasta que por
medio de un arreglo se coordinen las relaciones exteriores
y los factors navales en algiin procedimiento, en que am-
bos, sean considerados no s6lo separadamente sino en cone-
xi6n los unos con los otros.
4Por qu6 un acorazado por afilo 6 por qud dos? No es
principal niii subsidiariamente una cuesti6n naval. Es una
cuesti6n political en la esfera de las relaciones exteriores.
Por razones parecidas es necesario que en tal procedimiento
est6n representados el poder ejecutivo y el legislative;
porque aunque son coordinados, y quizAs precisamente
porque son coordinados represent cada uno de ellos miras
contradictorias y hasta opuestas.
La discusi6n miitua, cara A cara, es el mejor remedio
para tales males, el mejor medio para llegar A una solu-
cion en que, los diversos factors estdn adecuadamente
reiinidos en un conjunto, correspondiendo t-n aproximnada-
mente como sea possible A las exigencias nacionales.
Un reconocimiento notable de la ventaja del tempera-
mento aqui propuesto se encuentra en la reciente confe-
rencia imperial entire la Gran Bretafia y sus cuatro depen-
dencias aut6nomas Australia, Canada, Nueva Zelandia,
Sud Africa.-En tanto que se propulsieron y discutieron
muchas materials de interns comuin, lie sabido que la con-
sideracion dominant en dsta y en las anteriores fud la
defense del Imperio y los mejores medios de alcanzarla
por una cooperaci6n determinada, establecida centre las cinco
comunidades afectadas. Se admite con much generalidad
que la caracteristica de la conferencia fu6 el estado actual
do las relaciones exteriores y su influencia sobre la poli-
tica del Imperio hecha por el ministry britinico de las
rolaciones exteriores t los representantes de los diversos-
dominios.








LAS ESCUADRAS C(OMO FACTORES INTERNACIONALES 13

En efecto, en tal ocasi6n los miembros de las colonies
toniaron asiento conjuntamente en sesion secret con la
.Comisi6n britanica de la defense imperial, cuya constitu-
cion daremios despues y de la que es miembro pronmiiiente
e] ministry britAienico de Relaciones Exteriores. La conexi6n
entire las relaciones exteriores y la cuesti6n general de la
defense del Imperio con el Ejcrcito y la Armada dificihnliiente
podrian ilustrarse con mejor ejemplo, y esto se lhalla con-
firmado por las apreciaciones expresadas por algunos do
los representantes coloniales.
Parece tan obvio que en ciertat media que so coordi-
nen los desenvolvimientos military y naval de ]a nacioIn que
no porder6 el tieminpo ocupAndome do ello, taniito mins cuianto
.ique creo eso menos iniportaiite y ail miismo ticmno !iils
aparcnte a la iml)resi()nii ordinaria jque I relacioin cxist nto
entiree las cuiestiones navales y lia diploinacia, on el scntido
lato de que cubre Ai todas las relaciones exturiores. PIiia
los praises conio los E. U. y Ia (Oran Bretafia cl ele-
mento de f'nuerza en las relaciones intermiacionales estii
representado l)riiariaimente por suits armadas auiiqtio tam-
liln tionen si papel sus ej6rcitos. So hlu dichlo con in1-
cha razon que ]i grand fierzi doe la (T. Bretafa en la glie-
rra de los Siete Afios, (quIe defotermiin6 el futuiro doe N. Am6rica
y de la India, tales como son hoy, fu6 quo los tries fac-
tores coordinados, diplomacia Ejercito y Armada, estaban en
manos de un solo hlombre-el primer Pitts. En minor
inedidalo miisi(o era cierto para Federico'y Napolo6n, auil
cnaiido nunca tutivieron unit armada: liechlio que fu6 su de-
bilidad.
Sin embargo para objetos die deliberaci 6n un liombre minca
-es ignal Ai various hombres. Fiicilmente notamnos la fuerzt
de un hombre contini: pero si es graiinde y distinguido suit
brillo niios ofusca. Un dictador seri biueniio por seis mess;
pero siemnpre y en las ocasiones ordinarias tengamos gento
comini.-Mi viejo maestro de navegacion nos decia quo ol
promedio de una docena de observacioiies os inms seguro








14 REVISTA DE PUBLICACTONES NAVALES

que una sola observaci6n por excelente que sea. Esta es
la teoria del gobierno popular y del representative. El
juicio medio de todo el pueblo es 4 la larga mejor que el
juicio del mas sabio. Pero cuando ]a deliberacion es se-
guida por la ejecuci6n, la responsabilidad de la auci6iu
debe ser individual.
Por consiguiento, lo que se necesita no es ui aut6crata.
auique gobierne con la voluntad del pueblo, sin6 una cor-
poraci6n en el que el ejercito, las relaciones exteriores y
la armada esten debidamente representados; y al mismo.
tiempo los poderes coordinados aunque opuestos, legislative.
y ejecutivo. En la Gran Bretafia este resultado se logr6
hace algunas decenas de afios por la creaci6n, de un cuerpo.
denominado Comit6 de Defeusa. Es presidido por el jefe
del (robierno, el primer Ministro, y comprende siempre a
aquellos miembros del gabinete que en nuestro sistema.
correspondent t los Ministros de Relaciones Exteriores,
(Guerra, Marina y Hacienda. Otros miembros son: los Mi-
nistros de Colonias y de la India. A estos representantes
uiviles se apoyan cuatro militares, dos del ej6rcito y dos
de la armada.
Los interests coloniales y 'las relaciones exteriores, que
combinadlas constituyen los intereses imperiales del Estado,
se unen asi bajo un cuerpo consultivo; y esos miembros.
civiles se une una representaci6n adecuada de las ramas
militares. El total, once, es mas compact que lo que nos
seria possible, porque cada uno do los miembros civiles est4
necesariamente en el parlamento y tiene 4 la vez funcio-
nes ejecutivas. Por lo tanto no se necesita provision
especial para la representaci6n de la legislature, como se
requeriria si tal plan se adoptara en los Estados Unidos;
puos, como se ha diclio, en tal cuerpo es necesario combi-
nar no s6lo 4 civiles y militares, sin6 4 los poderes eje-
cutivo y legislative, en una sola armenia y madurada
decision.
La conveniencia de adoptar tal media no descansan en-








LAS ESCUADRAS COMO FACTORS 1NTERNAC10NALES 15

el ejemplo de la otra gran naci6n democrAtica, A m&as de
la nuestra, sino sobre consideraciones tales como las imper-
fectamente desarrolladas en este articulo. Sin embargo, la
necesidad cuyo exponente es el Comit6 de Defensa de la.
Gran Bretafia, es tan real aqui como alli, y ha sido satis-
fecha en amplia media por el Comite de Defensa.
El Congress tiene ahora A su consideraci6n un proyecto
* de ley constitutive de un cuerpo anAlogo A denominarse
Consejo de la Defensa Nacional, con catorce miembros. En
principio la constituci6n propuesta de este Cuerpo represen-
ta los mismos elements que el britanico: ejecutivo, par-
lamento, ej6rcito y armada. La diferencia mas saliente es
que el Ministro de Relaciones Exteriores esta omitido en
el plan americano. Me parece esto sencible, en cuanto no
se reconoce debidamente la intima conexi6n que existe
entire las relaciones exteriores y el desenvolvimiento mili-
tar. Tampoco tenemos funcionario equivalent al Primer
Ministro Britanico. El jefe del ejecutivo britanico es el
primero entire sus iguales y tiene colegas; el Presidente
americano no. Como constitucionalmente es comandante
en jefe del ej6rcito y armada, probablemente tiene el dere-
cho indiscutible de tomar la direcci6n de cualquiera de
ellos, en tanto que en si mismo reune todas las atribucio-
nes del gabinete, incluyendo diplomacia, armada y ej6r-
cito. Si presidiera las reuniones, todos los pedidos se
representarian en su inica persona, mientras toda infor-
maci6n detallada estaria representada, ex-oficio, por la
combinaci6n de los miembros. eQu6 mejor provision pue-
de adoptarse para un consejo que debe ser seguido por
la acci6n?










LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALS DE LA TACTICA 17











Los principios lundameniales dgo la tctica



De Marine Rundsciau

El teniente Bernotti, professor de teoria de la guerra ma-
ritima en la Academia de Marina de Livorno hla publicado
hace un tiempo una obra i la que le ha dado un amplio
titulo: < tudio de esta obra sorprende porque contiene muchas apre-
ciaciones que generalmente s6lo se encuentran en studios
que deben permanecer reservados. Y sin embargo se trata
en este caso de apreciaciones tActicas que entre tanto se
han hecho generals hasta cierto punto.
Por mAs que, se consider 1 la tActica naval modern,
con el desarrollo de sus medios, susceptible de modificarse
ella no cambia tan rapidamente mientras sus fundamentos
(abandonando, todo metodo escolar y de apreciaci6n personal)
no puedan ser claramente comprendidos.
El libro citado no sigue a ninguna escuela: es una obra
cientifica que parece haberse basado en una buena instruc-
ci6n pr6ctica y en un studio profundo de la literature
international.
En el conjunto de la inateria, ,e reconoce quo un
cerebro aut6nomo y claro la domina y que no gusta tra-
bajar con palabras huecas, artificios y ejemplos hist6ricos,
inexactos, A menudo.







18 REVISTA DE PUBLCACIONES NAVALES

Citaremos en este articulo brevemente la construcci6n
del conjunto. Algunas particularidades de interns y con-
clusiones finales, serAn reproducidas sin someterlas 6 critical
por motivos fieiles de comprender.
En la primera parte de la obra se tratan en cuatro capi-
tulos los elements de la maniobra tictica.
Los capitulos se titulan:
1.-Direcciones de la mayor intensidad del fuego de la
artilleria.
2.-OCampo del tiro del torpedo.
3.-Posiciones ventajosas.
4.-La distancia de combat.
La segunda part esta dedicada a la maniobra tactica
misma y comprende cinco capitulos:
1.-Noeiones del movimiento tactico.
2.-Maniobras tacticas en el combat sigular de buques.
3.--TActica formal.
4.0-Tactica emnpleada.
5.-Maniobras de torpederos y submarines.
La tercera parte se titula y comprende dos capitulos:
1.-La iniciaci6n del contact tActico.
2.-La batalla.

Referente A la parte I

Las deducciones sobre los Angulos de enfilaci6n de los
cafiones no Ilevan al autor a apreciaciones sobre su colo-
caci6n mAs favorable. Con raz6n parte siempre del mate-
rial existente y no pasa al ancho campo de los efectos
cambiantes entire la tactica y el desarrollo de las armas.
El material existente se clasifica en categoria; los angu-
los mas favorables para la eficacia del fuego y protecci6n
las probalidades de impacts son establecidas numerica-
mente; y se sacan las concelusiones completamente genera-
les para el combat singular naval:







LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALS DE LA TACTICA 19

1.0-En grandes distancias de tiro debe marcarse a] ene-
migo lo mas possible hliacia proa 6 popa dentro del sector
de gran intensidad del fuego, para el mejor empleo de
las propiedades ofensivas y defensivas del buque.
2.0-En distancias medias y cortas de combat, son de
recomendarse las direcciones de tiro de mayor intensidad del
fuego a las que corresponda la mejor protecci6n blindada.
La critical del campo de tiro del torpedo cuenta con
una distancia de tiro hasta 6500) m. con una velocidad
de 31 n. Las probabilidades de impacts contra umi solo
buque, y contra un band; la influencia de los defects de
cAlculo, estAn desarrolladas claramente, como tambi6n la
posibilidad de una concentraci6n de torpedos. Se cuenta
conl una distancia normal de los buques de 500) m. Con-
tra un solo buque se establece la mayor distancia p1(,sible
de tiro a 2500 m. coitra un band it 3500 m. Se hace re-
ferencia A la influencia del crecido tiempo empleado para
la carga.
El tercer capitulo trae un detalle de las vontajas do po-
sici6n, de la concentraci6n del fuego de artilletia y de la
division del fuego. Los siguientes pArrafos merecen ser
citados, si nos representamos los modos de ver de no hace
much tiempo sobre la noci6n de la concentraci6n.
El valor de la coucentraci6n es hoy dia tan indiscutible
como antes, solamenute cuando las parties del enemigo que
no son atacadas, tampoco pueden atacar ellas mismas; on
otras palabras, es claro que una concentraci6n puede ser
empleada solamente donde exista una ventaja de posici6n.
En una posici6n de valor tiactico equivalent debe dis-
tribuirse el fuego, porque sino una part de los buques
enemigos puede actuar sin interrupci6n como durante el
ejercicio de tiro.
A distancias de mAs de 8000 m. sera. tambidn de reco-
mendar enll este caso una concentraci6u en consideraci6n de
la disminuci6n de perspectives de blanco.
Este capitulo terminal conil estas observaciones:








REVISTA DE PUL'HLICACIONES NAVALES


1."-A distancias mayores es necesario que los buques
de todo grupo en particular coiicentren el fuego.
2."--A distancias menores tiene el fuego que ser distri-
buido, si la ventaja de la posici6n no exige una concen-
tracion.
3.0-En una concentraci6n en posici6n de igual valor,
los buques enemigos sobre los cuales se concentra el fuego
tienen que pertenecer a grupos distintos.
Una concentracion de tries A cuatro buques puede consi-
derarse realizable; lo mis ventajoso parece concentrar sobre
el extreme de la linea enemiga situado mias cerca de la
linea del bando propio.
Las formaciones doubles son examinadas y desechadas.
El mejor punto do apoyo para el exAmen de la posici6n
da la inclinacion de las lines con respect A las lines de
combinaci6n de los centros.
Las posibilidades 6 imposibilidades do tomar al enemigo
por el medio, para (cortar la Tv, son explicadas claramento.
Una division del bando en mas de dos grupos es des-
ventajosa, porque el comandante pierde su dominion. No se
debe dividir en dos grupos de igual valor, sin6 que se debe
dar ocasi6n A los buques mas rapidos do alcanzar una po-
sici6n favorable, de manera qne lo mejor sera former
siempre una escuadra principal y otra volante.
Brevemente se trata la influencia del viento, direcci6u de
la mar, sol y posici6n, como tambidn la consideraci6n tac-
tica de las lines de costa y objetivos extrategicos.
Para el disparo contra el viento se llama la atenci6n
sobre el peligro de las llaminaradas hacia atrAs; por el con-
trario, solamenta los buques con pequefias alturas do fuego
pueden tender un interns especial do tomar al enemigo a
sotavento.
Como el blanco proyectado sobre la costa so percibe
mal, parece recomendable situarse centre la costa y ol one-
migo, on el supuesto de' que la proximidad do aquella
(siendo alta) no obstaculice la libertad de maniobra.







LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALS DE LA TACTICA 21

Las consideracionies sobre la posici6n de objetivos estra-
t6gicos no deben dar nunca motive para no utilizar una
ocasi6n favorable para el combat.
En el capitulo cuartd el autor llega la convicci6n de
que aun cuando la diversidad de tipos podria inducir a la
diferenciaci6n de las distancias de combat, y de ese modo
a! la tactica de grupos, para la escuadra italiana seria lo
mejor combatir A una distancia igual media.
Rara vez hay circunstancias en las cuales una posici6n
estrategica exija un combat A distancias miximas, y
prohiba una aproximaci6n decisive. Estos son casos en los
que hasta una victoria t6ctica puede significar una derrota
estrat6gica.
Se hace resaltar la gran diferencia quo existe centre el
principio tActico de destrucci6n en la guerra terrestre, fren-
te al de ]a guerra maritima. En el primer caso las niid(a-
des son hliombres 6 bandos que deben formarse rnipidamonte;
en el segundo son buquies. Por eso en la guerra mariti-
ma pueden presentarse mas amenido que en la terrestre,
casos en que se require una moderacion provisoria, debi-
do A circunstancias estrat6gicas de conservacion del material
irreemplazable.
El autor distingue las siguientes zonas ide combat:

Zona 1.. ........ 1(.0(.) 8,(W )i m. distancia maxima
) 2 .......... S,(U0() 5o,(X) N) >> grande
S 3 .. ...... 5,(I)1 3."5(o media
4 ......... 3,5(N) 2,()0 X peq(ucfia
S5..... .. inenos de 2,((-X) > combat cercano.

Se reconoce el gran valor del exito initial oi --I combat
A .distancia y se hace unia critical de la influoncia del combat
A distancia maxima, por la dotaci6n de miunici6n.
Al tratar de la difcrencia de los medios do ataqjue y
defense, se comparan uil buque con personal mal iinstruido
y otro cuyo nimero do cafiones aumnienta con la aproxi-
macion.







22 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Para la valorizaci6n de las zonas se sacan las siguientes
conclusions finales:
Zona 1. Para el que quiere contenerse. Ella exige una
buena preparaci6n en sentido material y personal no se
llega 6. la resoluci6n, pero si 6, la acentuaci6n de la dife-
rencia de fuerzas no es para aquel quo desea la batalla
decisive, especialmente si no tiene ante si suficientes horas
de dia.
El buen tiempo es condici6n preliniinar.
Zona 2. Para despu6s del 6xito en la zona 1, si un
exceso de peso propio de artilleria de grueso calibre no lo
contiene. En la zona 2 se buscari generalhnente el 6xito
inicial, si se quiere proseguir el combat 6 trav&s de todas
las zonas.
Exitos decisivos son posibles. Generalmente ambos ene-
migos tratarun de situar el combat en esta zona.
Zona 3. Es apropiada para la parte perjudicada en las
zonas 1 y 2, 6 para la que posea un considerable exceso
de peso do artilleria median, 6 cuya artilleria de grueso
calibre pueda hacer poco.
Zona 4. Para el golpe de gracia. Con superioridad de
armamnento de torpedos y gran superioridad de protecci6n
blindada.
Zona 5. No sirve para la part quo ha obtenido venta-
jas en las zonas anteriores. La buscara el que por un golpe
desesperado quiera buscar la buena suerte para la decision.

Reference & la part II
Las nociones de la navogaci6n milltar y del movimiento
tkctico, son tratadas 6 fondo. So encuentran aqui muclias
cifras y figures que aclaran las nociones ticticas sin repro-
sentar una estimaci6n exagerada de la tenria. El autor se
dat cuenta claramente de la influencia desfavorable que sobre
la acci6n tkctica se puede tender en la prkctica, las delibe-
raciones complicadas, las tablas, diagramas 6 instruments.
Esas son cosas de la instrucci6n pr6via.







LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALS DE LA TACTICA 23

Los movimientos rectilineos y movimicntos cuyo objeto
-sea la conservaci6n de una posici6n lateral determinada de
las piezas, son tratados separadamente.
Se introduce la noci6n de la como la emplea la marina francesa. Esta es una resultante
de movimiento que se produce por la proyecci6n en la hi-
p6tesis de una parada del enemigo, y que represent de
manera muy sugerente el cambio de lugar reciproco en
*direcci6n y distancia.
Los temas geom6tricos fundamnentales de la busca, reunion
y toma la posici6n, son tratados separadamente. Es inne-
cesario ocuparnos de esto mas At fondo.
Mayor interns ofrece la representaci6n del cambio mAs
sencillo y rapido de direcci6n de las lineas de combat.
Se calculan las circunstancias de las conversiones sim-
pies, cerca del eje, en la mediaci6n y en el tercio del ala.
Un cambio apurado de la linea alrededor de la cabeza 6
de la cola se recomienda para diversos casos. Las econo-
mias de tiempo estAn calculadas exactamente.
Para la determinaci6n del rumbo y march del enemigo
se recomiendan dos sistemas: el comfin, por medio de una
representaci6n grifica, y otro para contralor, en que se
coloca una regla provista de divisions segdn direcci6n de
march, en las lines de variaci6n marcadas A intervalos
de tiempo regulars, de tal manera que se produzcan di-
visiones iguales.
Titula el autor Relazione tattica fbndamentale a la rela-
ci6n de los elements de movimiento, centre los que cuenta
la relaci6n de velocidad, el cambio de la variaci6n reci-
proca y la distancia.
Se tiene en cuenta la influencia de una gran diferencia
de distancia, como tambidn los cambios frecuentes y gran-
des, y la salida rApida del blanco.
Se saca la consecuencia de que en el combat A distan-
cia se gobierna de la manera mas favorable para la artille-
ria, segun una variaci6n constant del enemigo sin inte-








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


rrupci6n de la artilleria, tanto en el combat corriente como
en el de pase; por el contrario en el combat cercano, esto
no es possible mas que en el combat corriente, mientras
que en el combat de pase se tiene que gobernar por rum-
bos rectangulares.
El segundo capitulo trae una representaci6n del com-
bate singular naval. Por muchas conclusions solo puede
hacerse resaltar que el autor no tiene en poco el valor
de un buen fuego de proa y popa. Se presentan casos
en que una disminuci6n de la distancia finicamente es po-
sible por un combat.e de proa, mientras que por otro lado
un buen armamento de popa puede compensar una menor
velocidad en el combat en retirada.
A esto se agrega que el armamento de artilleria de proa
y popa aumenta de valor con el aumento de las distancias
de tiro de torpedos, porque el disparo de torpedo contra
un buque segiu la linea longitudinal carece de consecuen-
cias.
En la siguiente critical sobre la capacidad de un buque
para ]a ofensiva tActica, consider el autor que se equiva-
len un aumento del sector de ]a mayor intensidad defue-
go hacia adelante en 5 y un aumento de velocidad de
10 0/o.
Cuanto mayor scan estos sectors, tanto mayor sera la
libertad de la maniobra.
Si un buque esti en condiciones, debido A su velocidad
superior, de modificar su direcci6n al enemigo de acuerdo
con su intenci6n, puede la superioridad de velocidad igua-
larse a una superioridad en el espesor de la coraza 6 en
la fuerza perforante de sus piezas.
Para el combat a distancia se establecen, entire otras,
las siguientes reglas:
1.0 Para conservar una posicion favorable al sol, debe
elegirse el combat corriente.
2." Para producer cambios de posici6n, el combat de
pase y de circulo.







LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALS DE LA T'rCTICA


3. Cuando se tenga superior velocidad propia, en caso-
de quo solamente se efectien pequefos cambios de posi-
ci6n, debe elegirse el combat corriente.
Ya en la parte I se habia establecido la comprobaci6n
de que A las mayores distancias de tiro las probabilidades
de dar en el blanco contra un buque en direcci6n longi-
tudinal son menores que contra uno situado de traves, lo
que se modifica con la disminuci6n de la distancia. Por
eso se recomienda teniendo en cuenta las probabilidades
de impact de los torpedos, dirigir desde la zona 4 un
combat corriente y en esto marcar al enemigo hacia po-
pa siempre que sea possible. Los tubos de proa y popa
deben emplearse en este caso con tiro de Angulo.
Es claro que en caso de tender ol enemigo las mismas
intenciones debe producirse exclusivamente un combat de
artilleria.
El combat de pase unicamente permit las mismas
condiciones. En el hecho el mais fuertemente blindado tie-
ne ventaja, porque el enemigo renuncia A equilibrar la
deficiencia de su blindaje por una posici6on correspondiente.
En el supuesto de que en el combat corriente uno do
los enemigos marque d sn blanco mas hlacia proa quo per
el traves so saca como consecuencias:
1. No so debo marcar al enemigo A pequefia distancia
mas hacia proa que por el travds en caso de toner inten-
ci6n de provocar el combat cercano, 6 no pueda ser evi-
tado este.
2. Esta marcacion sin embargo, pIode ser recomenda-
ble, aunque no se desee el combat cercano, en caso de
que el blindaje lateral propio sea mas fuorte.
Siguen studios sobre los Imnites del combat cercano
y sobre posiciones para espoloniiear.
En el combat de persocuci6i se establece el limit del
combat cercano con respect A la posibilidad de una con-
version oportuna sobr el eonemigo i 2000) m.
El combat cercano tieine quIie teiier en cueiita la posi-







REVISTA IDE PUBLICACIONES NAVALES


bilidad del espolonaje; sin embargo, se debe maniobrar en
contra solamente a la defensive.
En combates de cruceros en la linea de exploracidn, 6
en posiciones de bloqueo, hay frecuentemente casos en que
las lines de ataque 6 de retirada influencian a la acci6n
tactica. En este caso se presentan mAs A menudo ocasio-
nes para disparos liechos por torpederos.
Un crucero que sea mais d6bil y lento que el enemigo
y que no )pueda evitar el combat singular, tiene que tra-
tar de avanzar, mientras el mas fuerte tiene interns en man-
tenerse a distancia mayor.
Morimientos fi[era del campo de tiro.-El autor comprende
bajo el nombre de evoluzioni tattiche a los movimientos
fuera del campo de tiro, mientras que elije la denomina-
ci6n manorre tattiche para el manejo del bando en el
combat.
Los siguientes pArrafos demuniestran lmas que los anterio-
res on quo grado los conocimientos tActicos depeniden
de los medios y de los ejercicios de las marinas corres-
pondientes.
La marina mans grande, que al mismo tiempo haga la
mayor parte do los ejercicios belicos y que se amnolde lo
mAs rhpidamente A los adelantos tecnicos, tiene que hacer
un paso tanto mas grande 'cuanto mAs rApidamentd pro-
grese el desarrollo t6cnico.
Pero la marina mas pequeiia encontrara el mejor camino
para sus medios en caso de que la disposici6n y ejecuci6n
de los ejereicios sean realizables en ]a guerra.
Desde este punto de vista deben tenerse en cuenta las
siguientes consideraciones, que serAn tratadas s6lo breve-
mente.
En primer lugar se establece que una reserve de velo-
cidad de un ddcimo de la march de combat debe consi-
derarse suficiente para los cambios de formacion.
Los cambios de direcci6n de ]a linea de combat, por
conversiones sencillas y abreviadas, dando vuelta la linea







LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALS DE LA TA.CTICA 27

alrededor de un punto determinado, son tratados A fondo.
Un gran papel desempefia en esto la noci6n de la ruta
ventajosa (rotta vantaggiosa) del buque en particular con
respect & la direcci6n de la linea.
Los movimientos son tenidos en cuenta del punto de
vista de perder el menor camino possible en esta ruta veon-
tajosa. Se tratan tambi6n las conversiones on escal6n (sin
pasaje a la linea central), como asimismo la angulaci6n (1de
la linea por conversion de un ala.
Al hlacer la conversion en escal6n, ]a direcci6n de con-
versi6n debe estar solamente hacia el Angulo agudo del
escal6n; de otra manera, tiene que ser formnada pimeramente
la linea central.
En los movimientos carece de importancia la regularidad;
importa solamente el liochlio de que cada buque se coloquo
en su puesto lo mas pronto possible. So liaco un studio a
fondo de los movimientos de formaciones dobles. So roco-
noce la influencia de las teorias francesas.
El author v6 una ventaja en la formaci6n double solamento
cuando el ban do soe compone de mAs do 12 unidades y haco
referencia A las dificultades para desplegar el bando rapi-
damente en linea de combat. Algunos buques anticuados
que puedan mantener la marclia de combat y en caso dado
retirarse, se pueden emplear con ventaja al lado de la linca
de combat.
El movimiento mas sencillo y seguro permaneco siondo
siempre la conversion en linea central. Se aprecia la im-
portancia de la serial (seguir las aguast para cada posi-
ci6n, atin en medio de los pasajes.
Los factors que tienen influencia sobre el combat por
la posici6n inicial de las lineas, son tratados uno despuds
de otro. Despu6s de esto se pasa a la mantra de actuar
de various bandos aut6nomos fuera del campo de tiro.
La distribuci6n en distintos bandos segin la media do
la velocidad, es permitida solamente cuando ninguna do las
parties posee con respect al enemigo una'velocidad infe-







0 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

rior. Si en tales circunstancias compete el enemigo la falta.
de ]a direcci6n, entonces debe maniobrarse sobre ]a parte
mas ripida y separar A 6sta de la mas lenta.
Estos datos y otros parecidos son de valor para una es-
cuadra que se componga de unidades poco hemogdneas y
que se yea obligada A la division en grupos.
Movimientos en tl combate.-Se pone de manifiesto aqui
cuantos principios fundamentals t'cticos, A. pesar del modo-
de ser individual de cada marina, pueden ya considerarse
cpmo del dominion international. En todas parties se en-
cuentran datos hist6ricos que dicen en aquella 6poca era
tambi6n asi, pero que no tratan de desviarse del cominbate-
de las roglas de (Trier).
Para considerar las maniobras ticticas de la linea de
combat se parte de la hip6tesis de que en todos los mo-
vimientos se trata primero de no obstaculizar la artilleria,
y segundo de moldarse continue 6 inmediatamente i los
movimientos del enemigo, dirigi6ndose cada buque segfin
la manera de operar del buque, del comandante 6 de di-
rocci6n. En virtud del studio ia fondo que se hace del
combat corriente, se saca en consecuencia que las conver-
siones de la linea alrededor de un punto determinado son
los movimientos mas importantes en el combat.
El objetivo de los movimientos del buque en particular
tiene que ser mantener la' posici6n y permaniiecer en lo
possible A la minisina distancia del medio de la linea enemi-
ga come el buque del comandante.
Para alcanzar esto puede ser modificada la velocidad y
conservada la variaci6n 6 emplear el procedimiento in-
verso. Despues do hacer la critical de estos sistemas se
sacan estas conclusions:
1."-Se debe tender a mantener cada buque sin movi-
mientos violentos lo mas possible A la misma distancia del
punto medio de la formaci6n enemiga. Solamente asi es
flexible la linea de combat, sin obstaculizar A la artilleria.
2."-Debe co'nsiderarse como caso especial el hacer ofec-







LOS PRINCIPIOS FUNDAMENTALS DE LA TAkCTICA 219

tuar conversiones 4 los buques segin el buque de direcci6n
y con direcci6n constant de la linea, con lo que este
maniobra hacia un buque enemigo por medio del compA4s
azimutal.
3.0-El buqne de direcci6n es el buque del ala hacia el
lado de la conversion; 6l ejecuta li conversion primer, y
0con poco timno6n.
Se hace un studio de los escalones y los movimientos
de los mismos, teniendo en cuenta la artilleria y el apro-
vechamiento de los sectors de la mayor intensidad de
fuego. En las conversiones debe liacer arriar la'sefial y
-empezar la conversion en cuanto el buque mAs pr6ximo
haya repetido la serial.
En contramarchas se recomienda una division de la linea
y la ejecuci6n de la maniobra despu6s, para quo unia part
prosiga con el fuego para cubrirse, hasta quo la otra lo
recomience. El cuento antiguo de la T y del enemigo
tonto que se la deja cruzar, se pone bien de manifesto,
Como desventaja de la actividad del fuego de las for-
maciones doubles se lhace notar especialmente qne la line
exterior tiene quo cambiar de objetivo demasiado frecuein-
temente porque ella dispara A trav6s de los intersticios.
Mientras uiina escuadra no se componga de muchas uni-
dades, debe limitarse la formaci6n double 4 la utilizaci6n
de buques anticuados, citada antes.
La separaci6n de la escuadra en bandos tActicos aut6-
nomos, con ideas comunes de combat, conduce A un me-
jor aprovechamiento de la fuerza del combat, porque una
line finica es mias dificultosa y a menudo no esti en con-
'diciones de llevar 4 cada buque 4 una situaci6n favorable.
Con el empleo de una division ligera aparecen especial-
mente las ventajas do la separaci6n. Ella tiene quo tra-
tar de penetrar en un sector de menor intensidad do fuego
del enemigo. Ella debe mantenerse A4 una distancia igual
do combat como la escuadra principal; solo A4 3500 in. no
se intent una maniobra energica de aproximaci6n en la







jJ 11REVISTA ])E PUBLICACIONES NAVALES

esperanza dc que el nemigo de esa manera sea inducido-
a una posici6n desfavorable con respect a la escuadra
principal propia.
Sin embargo, nunca debe la division ligera sacrificar a
una ventaja de posicion el desarrollo do sn mayor fuerza
de combat.
Para el combat cercano se dan reglas en los siguientes
p.irrafos, cuya exactitud no puedo ser comprobada 6 difi-
cilmente puede serlo, por medio de ejercicios.
Se consideran diversos casos, dos contra uno, formaci6n
anchlia contra profunda, etc.
La maniobra en el combat cercano tiene quo tender
siempre A qune el enemigo pueda emplear siempre sola-
mente una banda, mientras que el buque propio debe apro-
vechar en lo possible ambas bandas para la artilleria y el
torpedo. El autor saca en consecuencia que con respect
it la artilleria, el torpedo y la posibilidad de un espolonazo-
para el combat de banda, es la formaci6n mis apropiada
para el combat cercano un escal6n inclinado en direcci6n
al cnemigo.
El capitulo quinto trade una representaci6n de los prin-
cipios fundamentals y condiciones de la aproximaci6n y
ataque de los torpederos de dia y de noche.
Igualmente el studio de sus ataques en masas esta ex-
plicado con claridad.
Se hliace una comparaci6n centre el ataque de dia del
submarine y el ataque nocturno del torpedero. Sobre la
base de datos matematicos y geom6tricos, establece las
zonas de peligro y las maniobras de escape necesarias.
Por ahora estarat el submarine condenado en la mayor
part de los casos a estar en acecho. Se trata menos de
un combat quo de una evasion a tiempo.

La acci6n tictica del conjunto
Esta filtima part principal de la obra trade solamente
un studio breve del tema.







LOS PRINCIPIOS FUN'DAMENTALES. DE LA TACTICA 31

En el primer capitulo, dedicado A la introducci6n de la
cuesti6n tActica, son tratados primeramente los fundamen-
tos para el orden de march.
Tanto para de dia como para de noche es la linea de
fila la mejor formaci6n de march. Para bandos mayors
se recomienda la formaci6n de march double. De dia debe
mantenerse la distancia necesaria de maniobra entire am-
bas lines, lo que tiene valor especialmente con tiempo
nublado. Se obtiene asi un desarrollo rApido de la line
de combat.
De noche, ambas porciones tienen que estar separadas
una de otra en una cierta extension de modo que no se
obstaculicen reciprocamente en sus movimientos aun en
caso de un combat nocturne 6 de ataques de torpederos.
Por otro lado debe poder una part en caso dado apo-
yar a la otra.
El mas fuerte de los enemigos tiene fundamentalmento
que evitar el combat nocturno porque en este puede fa-
vorecer la suerte al mas d6bil.
Se da importancia A la necesidad de una buena disci-
plina de proyectores; debe evitarso toda iluminacion inne-
cesaria.
Para la trasmisi6n de seoiales, cuando se marcia con lu-
ces ocultadas se recomiendan las linternas Morse, que no
se pueden ver mas que en un sector determinado, y el
tel6grafos sin hilos.
Para los torpederos, la formaci6n de march mas favo-
rable es un Angulo de carga sobre cuyos lados estAn los
torpederos, formaci6n la mAs favorable con respect A
los inconvenientes del humo, para la trasmisi6n de 6rde-
nes del ataque y navegaci6n en orden cerrado.
El servicio de exploraci6n se ostudia solamente en sus
moments principles.
Se define la noci6n de la exploraci6n tActica y se exige
para los buques empleados en ella un acercamrniento tanto
mas estrecho hacia el grueso cuanta mayor sea la fuerza







REVISTA DE PUBL[CACMONES NAVALES


de combat de los buques exploradores. La exploraci6n no
debe hacerse nunca esquemiticamente, sino que debe con-
tar con el efecto en contrario que debe esperarse de la
exploraci6n enemiga. Igualmnente la direcci6n de la cual
se debe esperar que venga el enemigo, cambia la forma.
La exploraci6n tiactica se diferencia de la extrategica,
principalmente solo por el acercamiento mAis estrecho hiacia
el enemigo. El objeto de encontrar al grueso enemigo, es
el mismo.
El servicio de seguridad debe establecer una primera
linea de defense. Como seguridad nocturna bastan grupos
de torpederos A vanguardia y en los flancos. Ellos tienen
*que estar i una distancia tal que no interfieran al empleo
de los reflectores de los buques. El aprovechamiento de
la mayor velocidad de march de los torpederos se verifica
en este caso, minarchando ellos en rutas de Angulo.
De dia, tienen los destructores que former cadena contra
los submarines a vanguardia y en los flancos (hasta 450
del rumbo). Es de desear una cadena de 3 y 5 millas,
porque los submarines en estos limits tienen que comenzar
sus maniobras de acercamiento. '
Son tratados brevemente los distintos casos de la vista
del enemig'o 6 su exploraci6n.
Se naira el efecto de una exploraci6n d6bil, de una
fuerte y de una violent, y se hace referencia al efecto de
combates de cruceros que no hayan sido previstos.
En el filtimo capitulo el autor establece que la batalla
querida es siempre preferible i la obligada. A diferencia
de la batalla ferrestre, nunca debe haber en la batalla
naval la noci6n de vReservav. Se citan algunos trabajos
del general von der Goltz sobre la colocaci6n de las re-
servas.
Muy digno de reflecci6n es el studio sobre el empleo
del material que se anticfia. La carnet de cafi6ii es carnme
de cafi6n y tiene que ser empleada, pero no conservado
jpara cuialquier objeto ilusorio.







LOS PRINCIPIOS FUNVAMENTALES DE LA TACTICA 33

En la batalla naval tiene que colocarse todo desde el
principio y ser aprovechado.
L6gicamente correspond al material anticuado el papel
del mas d6bil, el que tiene que arriesgar todo para pactar
con la suerte desde el principio.
Los tinicos buques que pueden escapar al combat, son
algunos repetidores mas 6 menos uno por cada seis buques
Se cita la posici6n de los torpederos (en tierra 6 en
fuerte.
En el contact tictico, aun fuera del campo de tiro, hay
que tender en cuenta tambidn la sencillez de los movimientos.
SCon buena vista, el enemigo tendrA generalmente ocasi6n
de desplegarse en una formaci6n de igual valor, mientras
Sque de otra manera son posibles las sorpresas.
A pesar del mayor peligro, tiene que estar en cada ala
'un almirante; el jefe de la escuadra esti de la mejor ma-
nera en el medio.
Las seftales de combat tienen que ser sencillas y star
grabadas bien en la memorial.
Como se ha dicho mas arriba, los movimientos en corn-
bate tienen que ser principalmente maniobras de adapta-
cion.
Se trata brevemente la batalla naval cerca de fortifica-
ciones de costa.
Los datos indicados al final sobre los factors morales se
concentran en el reconocimiento de que son extremada-
mente necesarios los juegos de guerra y los ejercicios apro-
bados A la guerra sobre la base de una instrucci6n te6rica
profunda.
Consideraciones finales

En una obra que se titula de la tActica naval, no se esperan finalmente studios so-
bre los principios fundamentals tActicos con base hist6rica.
Pero tal vez no sea un gran defecto del libro, si 6l roza
--este campo aunque sea por necesidad, pero apartAndose en







.34 REVISTA DE PUBLICACIVNES NAVALES

lo principal de un studio cronol6gico, y tratando sistema-
ticamente s6lo las hip6tesis actuales, entire las que estudia!
en la prActica los principios fundamentals tActicos con
material modern.
El studio de la historic es imprescindible porque ayuda,
A despertar el espiritu por los asuntos propios, porque
demuestra la exist3ncia de principios fundamentals tAc-
ticos y presta A 6stos fuerza viva en la resoluci6n.
Pero en el studio de ]as bases fundamentals de la tac-
tica mas modern puede ser peligroso el generalizar dema-
siado los paralelos hist6ricos.
Los principios fundamentals tacticos son pocos en fil--
mero; ellos estan reconocidos y son siempre demostrados
de nuevo. MAs dificil es investigar el C6mo del empleo.
de estos pocos principios fundamentals.
1,C6mo se descubre el punto decisive en la batalla naval
modern?
,,C6mo se unen las parties del enemigo para poder con-
centrar su acci6n sobre el punto decisive?
4C6mo se transform la inferioridad num6rica en supe-
rioridad local?
Para la aclaraci6n de este C6mo ya puede parecer
Tsu Shima poco apropiado y entonces la historic da sola-
monte el ejemplo valioso de un gran hecho.
Por eso, sobre tActica naval modern no puede escribir
mas que el que est6 en medio del desarrollo mas modern
de los medios de combat.
Desde estos puntos de vista, debe considerarse el libro
analizado como un adelanto, sin que deba acordarse exce-
siva importancia A los datos geom6tricos y matematicos-
que contiene.







LA OPERACI6N DE HACER CARBON 35











LA OPERFICION DE H- CER CARBON



(De Engineering)

El 6xito que ha tenido la radiotelegrafia como modio
de comunicaci6n, el aumento en la velocidad de los buques
de guerra de todo tipo, el incremento de las velocidades
de fuego junto con la mayor precision en el tiro, sin olvi-
dar el crecimiento de la velocidad y alcance de los torpe--
dos modernos, en conjunto, han coutribuido 6 desarrollar
una condici6n nueva para el 6xito del combat, la cual
puede denominarse ((tiempo empleado para hacer la guerra.
Sin embargo, hay algunas evoluciones que directamente&
afectan A esta velocidad, en la que el progress, si es
que lo hay, es tan pequefio que hasta cierto punto puede
anular las ventajas de los adelantos introducidos en todas.
las ramas del servicio naval.
La mks important de estas, es la que se refiere, -. la
operaci6n de hacer carbon en los buques de la marina do
guerra.
Han habido casos de operaciones de cargar con suma
rapidez, realizadas por buques sueltos; pero los detalles
publicados al respect no arrojan mayor luz sobre la forma
en que se efectu6 la faena.
En este articulo, no nos proponemos discutir las venta-
jas, tanto estrat6gicas como tActicas, quo se lograso con la







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


rapl)ida operaci6n de cargar combustible. Sin embargo, hay
algunos puntos que se deben tener muy present, sobre todo
para que sirvan de guia A los jefes de maquinas, etc. Al
mismo tiempo, es necesario penetrar en el campo del tacti-
co y estratega, no para sentar una nueva ley, sino mas
bien para indicar las ventajas a obtenerse por las innovacio-
nes mencionadas mis arriba.
La escuadra que posea una superioridad general en
velocidad tiene las siguientes ventajas:
1.-Mayores oportunidades para hacer un servicio de
exploraci6n eficiente.
2.--Facultad para buscar 6 rehusar el combat, elejir
lugar y tiempo, de modo que pueda sacar provecho de
todas las circunstancias que conducen A la victoria.
3.-Facultad para poder fijar el grado de rapidez con
que se desarrollarAn las diferentes fases de la acci6n, que
proporcionan un mayor poder de concentracion.
4.-Facultad de poder correjir los errors cometidos por
falta de experiencia.
Muchos de estos aumentos de velocidad de funciona-
miento, yA sea de los buques mismos, yA de sus mecanis-
mos anexos, se deben a la aplicaci6n de un aumento de
fuerza motriz. Apesar de las economies realizadas por las
mejoras introducidas en el trazado de maquinas y calde-
ras, el consumo total de combustible-fuente principal de
fuerza-ha aumentado en una proporci6n asombrosa.
Aunque sea possible proyectar un buque que transport
una enorme cantidad de carbon, en proporci6n A' la fuerza
necesaria para su propulsion, 6 a su armamento 6 blindaje,
no se recomendaria este procedimiento por sus multiples
inconvenientes; ningfin proyecto de construcci6n deberia
poseer caracteristicas exageradas A expenses de las que
proporcionarian las condiciones militares de combat. El
buque que tiene una gran capacidad de carboneras y de
las cuales se provee, esta transportando un peso muerto
igual a la mitad de su estiva. Esta condici6n justifica una








LA OPERACI6N DE HACER CARBON


segunda raz6n para limitar la capacidad de estiva. El li-
mite es susceptible de disminuci6n si el buque puede ha-
cer carbon en cualquier punto y con rapidez, y a igualdad
de desplazamiento se le podri dotar de mejores elements
de ataque y defense.
Hay un punto de vista mas: el fisiol6gico. La tripula-
ci6n, por numerosa que sea, en realidad no es lo suficiente
para lograr el mejor resultado en tiempo de guerra. El
autor de este articulo ha adquirido experiencia, durante la
ejecuci6n de diversas evoluciones, donde los buques esta-
ban facultados para desarrollar el maximo de su velocidad,,
aproximAndose casi a las condiciones de tiempo de guerra,
pero libres de los esfuerzos necesarios en ]a guerra real.
Dichas experiencias fueron adquiridas durante una per-
manencia de quince dias en las escuadras de evoluciones
y aun en esas ocasiones, la faena de hacer carbon es cau-
sa de much fatiga para todos los que en ella toman parte.
Si el enemigo se halla a unos cuantos centenares de
millas de distancia, es necesario tanto de dia como de
noche estar listo par-, entrar en combat en cualquier
moment. Mientras no se ha producido ninguin aumento
en el alcance de la visibilidad. las altas velocidades han
acortado el tiempo necesario para que se acerquen los bu-
ques combatientes, de modo que aun con tiempo despeja-
do se podria romper el fuego dentro los dos minutes de
haber avistado al enemigo.
En cuanto a la renovaci6n del combustible, la cuesti6n
es la siguiente:
La faena de hacker carbon debe ocasionar el menor es-
fuerzo A la gentle, para no poner A prueba su resistencia
fisica. El trabajo de hacker carbon empieza antes de que
atraque el buque carbonero.
El polvo de carbon es sumamente penetrante y es ne-
cesario tomar medidas para impedir que esto ocurra en los
espacios que no estAn destinados al almacenajo del com-
bustible. Es necesario que las bolsas, palas y carretillas








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


est6n sobre cubierta, las bocas de carboneras abiertas, etc.,
todo listo, en fin, para proceder a la estiva del combusti-
ble. Si el buque carbonero carece de aparejos es indispen-
sable armar los del buque; gran parte del trabajo mas pe-
sado, forzosamente tendrA que ser soportado por los fo-
guistas, cuyas obligaciones en tiempo de guerra, serAn
siempre de las mAs exigente y pesadas.
El primer punto de importancia para el buque-carbone-
ro consiste en que tenga los aparejos adecuados para ha-
cer el trabajo con rapidez y que en todo moment estdn
listos para funcionar.
En casi la mayoria de los casos, el carbon se carga en
bolsas, cada una de las cuales lleva cien kil6gramos de com-


BOHMA y I
6',Mcuo ^










bustible. En su extremidad cerrada, las bolsas tienen dos
aberturas por donde puede pasar ]a mano del estibador y
son embarcadas a bordo en lingadas de seis 6. diez bolsas
a la vez. La relinga pasa por estas dos aberturas (fig. 1).

Toma carb6n de los lanchones, depbsitos en tierra, etc.

En Portsmouth existed un dep6sito flotante, con capaci-
dad para 12.000 tons. de combustibles su eslora es de 422'
su manga de 66': con nn desplazamiento de 19.350 tons.,
cala 25'. El fondo es piano, sus costados verticales y en









LA OPERACION DE HACER CARB6N 39

toda su eslora es de secci6n uniform salvo en las extre-
midades donde disminuye la manga (fig. 2).
Este dep6sito lleva doces trasportadores Temperley en
*cuatro torres. La electricidad constitute la fuerza motriz
de los trasportadores, las torres pueden ser movidas de uno
A otro extremo del dep6sito. Este tiene siete comparti-
mentos: el de popa contiene las calderas y maquinarias
electricas, el de proa sirve de alojamiento al personal y los
.cinco compartimentos intermedios se subdividen en diez bode-
gas. Hay veinte escotilla, cada una de 26' de largo por 12' de
ancho. Cada pluma trasportadora tiene 46' de largo. Se dice
.que puede descargar 600 tons. por hora, lo que permitiria

7tza nkt oapo'rO





MANO
( flor Art. fDo.o TVM'






r--- *I- "1-11r-I-1- II-- --Ir--- II--'- I ---- II---- I ---

1 O Fw w~o c^/too cn ct si czi





4eoMX4ffO



*que dos buques tomaran al mismo tiempo 30() tons. por
hora. La operaci6n de cargar carbon se efectfia de la si-
.guiente manera: A cada costado del buque atraca n lan-
S.-ch6n Temperley, y por fuera de 6stos atraca un lanch6n
comfin (fig. 3). Con dos lanchones Temperley y los dos
*comunes, atracados A cada banda, como los iltimos pro-
*veerian de caxrb6n A los primeros & media que 6stos fue-








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


ran descargados, seria possible introducir en el buque 1100
tons. de combustible.

Tomar carb6n desde buques carboneros

El buque de guerra debe estar habilitado de manera
que pueda hliacer carbon en cualquier punto, en vista de
su capacidad limitada para la estiva del combustible. Debe
hallarse siempre en condiciones de poder tomar carbon del
buque carbonero, puesto que estos iltimos poseen mejores
medios de movilidad que los lanchones que tienen que ser
remolcados.
El buque carbonero puede ser enviado 6. cualquier puerto,
6 bien puede permanecer en alguna base lprotejida, para
luego dirigirse en compaflia de otros buques, al punto se-
fialado para realizar la operaci6n de carga.
Tambi6n hay otro punto que vale la pena de tomar en
consideraci6n, y es que no se pierde tiempo en el tras-
lado del carbon del buque carbonero 6 un dep6sito 6
lanch6n.
A continuaci6n describimos los tres sistemas que mAs se
emplean para el abastecimiento de combustible 6 los buques
de guerra.

I.-Tomar carb6n con los medios del buque
cargador Onicamente

Esta operaci6n puede efectuarse ya sea empleando las
plumas 6 por una combinaci6n de 6stas y de vergas y
aparejos. S61o se pueden apreciar las dificultades que im-
plica la operaci6n de cargar carbon, cuando se declara
cuAl es el nimero de plumas y guinches que existen 6
bordo del buque cargador.
Hay un buque de reciente construcci6n, que tiene cua-
tro plumas incluyendo la destinada para izar los botes, y
cinco de sus ocho guinches el6ctricos pueden trabajar so-








LA OPERATION DE HACER CARB6N


bre un costado del buque. Los buques de construcci6n mas-
antiguo tenian plumas colocadas sobre los mamparos tran-
versales en la proa y en la popa de la superstructure.
Estas tenian posiciones alternadas para permitir que la
pluma cayera sobre el punto c6ntrico de la bodega del
lanch6n 6 buque carbonero.
Los buques de construcci6n posterior tienen, ademAs de
la pluma principal, tres mas que sirven exclusivamente
para la carga de carbon. Hay un estay, que corre de popa
a proa, con doce 6 quince puntos donde se le pueden co-
locar los motors y demas aparejos. Este sistema de tra-
bajo forzozamente tiene que adolecer de lentitud y recar-
gar A la tripulaci6n del buque con 61 no puede esperarse
un embarque de mAs de 100 tons.-hora.
2.--Aparejo-Generalmente se emplea cuando el buque
carbonero no pose un nimero suficiente do guinches
(fig. 4). El Andarivel que consta de un cabo de acero fle-
xible, cuya extremidad pasa por una abertura del costado.
del carbonero y cae al agua para evitar que se formen
vueltas, partiendo del guinche laborea por un mot6n que
cae sobre el punto c6ntrico del sitio de descarga, en la
cubierta superior del buque, y en la continuaci6n pasa
sobre un mot6n ligado a una extremidad del viento zallado. El
gancho esta en la extremidad libre del chicote. El viento za-
llado consist en un cabo de cAilamo de dos pulgadas de mena.
Este cabo laborea por un mot6n de madera fija en la pluma del
buque carbonero y que estA colocada de tal manera que
cae A plomo en la bodega del buque carbonero.
En el viento zallado 6 inmediatamente encima del motion
de hierro, hay un disco de cuero que impide que dicho viento
se atranque en la garganta a B. El viento es llevado a
A una bita 6 cornamusa de la cubierta superior del buque
carbonero, y es manejado por tres 6 cuatro individuos de
de la tripulaci6n. Para trabajar con este dispositivo se
levanta la lingada hasta una altura convenient, de modo
que cuando so lasca el viento, la lingada gira al punto de








42 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

*descarga en el buque cargado. Cuando se procede de esta
manera, se afloja al viento que enseguida resaca, cayendo
la lingada en el lugar que comprende.
Las vueltas zafan del tambor del guin6he, se desengan-
.cha la braga, y el viento y chicote son halados de nuevo
A sus posiciones primitivas, mientras se procede a izar una
nueva lingada. Se emplean los tambores de halar perte-
necientes A los guinches, y se trabajan dos chicotes por bo-
dega, habiendo por lo general dos tambores para cada
guinches. Como sucede muy frecuentemente que los buques
carboneros s6lo tienen bita para cada escotilla, sera nece-
sario armar una cornamusa para el segundo viento. Estas
cornamusas son db madera y. se desgastan con rapidez; y
es necesario renovarlas despues de hora y media de trabajo,
disminuyendo la velocidad de la operaci6n de carga. En
cada lingada se trasladan seis bolsas, que luego de ser va-
ciadas regresan a la bodega del buque carbonero. El per-
sonal de trabajo, se distribuye de la siguiente manera: para
cada bodega, un individuo en el guinche, dos en cada uno
de los dos chicotes y seis en los dos vientos. Con este sis-
tema de carga raras veces se pasa de 150 tons., pero es
probable que el termino medio sea de 120 tons. por hora,
*con tiempo favorables.
Si se emplea este uiltimo sistema, no sera necesario utili-
zar los medios propios del buque cargador siempre que las
plumas del carbonero sean de suficiente largo. Una de
las plumas del carbonero aploma ]a lingada en el punto
de descarga en el buque cargador y la otra hace igual ope-
xaci6n en la bodega del buque-carbonero. Se vera enton-
ces que se requieren dos guinches para cada lingada. Ahora,
si el buque-carbonero solamente tiene un guinche para cada
bodega, se podra emplear el ginche el6ctrico del buque
.cargador.
Sin embargo, este sistema de carga tieno ciertas des-
ventajas: 1. el guinche del buque cargador no siempre se
.lhalla en posici6n convenient para el trabajo; 2. el manejo







LA OPERACI6N rE HACER CARBON 43


,de la lingada no se hace en tan buenas condiciones come
debiera ser, si los inches estuviesen lado 4 ]ado sobre la
cubierta del buque-carbonero.
Si se trabaja eil esta forma, se pueden extraer las bolsas
de las bragas con ayuda del guinche despu6s de que hayan
vaciado su contenido.
Para hacker esto, todo lo que se require es que las
bragas esten libres en el moment de dar el tir6n, y con
oesto se ahliorra much tiempo. Tambi6n por la misma
raz6n de que no es necesario sacar los chicotes de los tam-
bores de los guinches, de modo que la fuerza procedente
del buque cargador es utilizable para el carbonero y las
bolsas pueden ser apiladas, etc. y devueltas por medio de
la fuerza mecAnica. Este procedimiento elimina al sistema
viento zallado para que las bolsas regresen 4 la bodega
del buque carbonero y por el empleo de este procedimiento
disminuye el nimero de bolsas que caen al agua.
Los chicotes pueden ser fijados sobre los tambores de los
guinches, y por consiguiente este metodo 1no hace uso
de ningtin rozamiento.
Como la operaci6n de cargar carbon en tiempo de guerra,
muy frecuentemente tendrA que hacerse con lluvia en
tiempo de paz se carga tambi6nn e esas circunstancias,
pero siempre que no se moje tanto el carbon que pueda
temerse en las carboneras la combustion expontAnea. Poro
.cuanto mas rapido sea el sistema de carga empleado con
lluvia, tanto menos se mojara el carbon, y por consiguien-
te se producirA una disminuci6n de riesgos.
Por tanto este mdtodo de hacker carbon, que por regla
general se hace con mas rapidez con buen tiempo, es por
cierto much mAs rApido cuando las condiciones del tiem-
po son desfavorables. Hay mejor manejo de las lingadas,
y debido A la existencia de dos chicotes en cada una so
pueden llevar hasta diez bolsas A la vez. En efecto, para
hacker el carbon con rapidez, el mejor sistema que se pue-
de emplear es el de verga y stay, por requerir meniios










REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


personal para mover las mbquinas que mejor pueden ocu-
parse en las bodegas 6 conducci6n de las carretillas sobre
la cubierta del buque cargador.

Resumiendo las ventajas y desventajas de los tres siste-
mas principles de hacer carbon, obtenemos el siguiente
resultado:


Con Temperley Con aparejo Verga 3 esla3


I. Bastante factible para
cargar con rapidez. El
buquo carbonero con
cuatro Temperloys de-
lieria cargar 200 tonela-
das por hora, en condi-
oiones favorables.
2. RIequiere un personal
apto para el manejo de
los Tomporleys.


8. Costoso.
4. En case do averlasf, tar-
do para lbacer compos-
turas.
5. No es afeetado por el
estado dul tiempo.
6 Bragas, bolsas, otc. pue-
den ser transmitidas A
la bodega con ayuda del
guinehle.
7. A voces es necesario
aflrmar nla lingada an-
tes de conectarla con el
moton.
8. No bay quo sacar a]
cuhicoto del tambor.


9. S61o require un guin-
clhe para cada bodega


1. En ci rtas condicio-
nes, bastante factible
Se emplea, para hacei
carbon por escuadre
IM5 tons. per hora.



2. Puede efectuarse con
mosos personal.



3 Econdmico.
4. Arreglado con facili-
dad.


5. Afectado por el estado
del tiempo.
6. No pueden.


7. Como en
anterior.


column


8. Elbchicotetiene que se
sacado y hay quo ha-
lar con los molinetes.


0. Como en
anterior,


la column


1. Muy convenient para
tomar el carbon de
carboneros con rapi-
dsz 265 tns. per bora.




2. Igual quepara ol ebi-
coto y viento. Tam-
biWn require menos
personal
S. Econ6mico.
4. Arreglado con facili-
dad.


5. No es afectado por el
estado del tiempo.
6. Pueden. Por ohte sis-
tema so imnpide el des-
gaste de las hol-as y
monos personal.
7. Debido a los dos chi-
cotes ]a lingada es m6n
manuable.


8. No es necesario sacar
el chicote.


9 Bequiere dos cuinclies
pues puedo 1lovar mas
bolsas en cada lingada.


Se deduce que el sistema de vergas y estay es el mejor
para que la escuadra haga carbon.










'- /~*. t.


jie.Buctu6- c.#JaflOERo sDem4ea-
A -PRO VeER PS C4RBO&N 4i W SMNUADRA
sEoS q .. .. .. /' "
.. / = l Af~ ,.2A 0 .... .. Ii
eH / AaaDO -.2 I 2o







4() REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Pero es necesario estudiar cuales son las cualidades in-
dispensables de un buen buque carbonero para poder lograr
los mejores resultados. En general, la parte de tripulaci6n
de un buque de guerra quo llena las bolsas en la bodega
del carbonero, se divide en cuatro secciones de iguales con-
diciones fisicas, denominadas respectivamente gene del
castillete, id del mastelero, de gavieros y de cubierta.
Cada division esti bajo el mando de un teniente.
Debido i la division de la gene, y por existir un espi--
ritu de rivalidad entire las divisions, es convenient que
el carbonero tenga cuatro bodegas, de iguales dimensions.
Las escotillas deben ser grandes para facilitar la inicia-
ci6n de ]a faena. Estas deben tener 40' de largo por 25-
do ancho. Debe tener dos plumas para cada escotilla, de
suficiente altura para aplomar sobre la cubierta superior de-
un buque de guerra-si fuese possible sobre el castillete-
quo, probablemente se hallaria a 25' de altura sobre ]a li-
nea de flotaci6n.
Una de las escotillas deberA tener dos plumas auxiliares,
por razones que se manifestarin mas adelante. Las plumas-
de 45 pies de largo son las mas convenientes para el tra-
bajo de cargar el carbon. Se necesitan las dos plumas
auxiliares, porque no siempre es possible que el carbonero
pueda atracar al buque cargador, en una forma tal que
pueda aplomar todas. las lingadas.
Ain en buques del tipo Dreadnought con cubiertas:
superiores relativamente libres, hay a veces dificultad para
que los buques carboneros puedan atracar en la forma mas
convenient.
Las bases de las plumas deben hallarse a una altura de
10 pies sobre el nivel del borde de la escotilla, de modo
de poder obtener buenos puntos de descarga para todas
las lingada fig. 5. Los guinches a vapor, son los mAs con-
venientes-uno para cada guinche.
Estos no deben recibir su fuerza de la caldera de burrito
sino de las principals del buque. La capacidad del buque.







LA OPERACI6N DE HACER CARB6N 47

carbonero es una cuesti6n de dificil soluci6n. Los cons-
tructores 6 ingenieros navales bien saben que a media
que se aumenta el tamafio de los buques, se disminuye el
costo de trasporte por toneladas siempre que navegue A
velocidad determinada. Se consider que la capacidad para
una carga de 4000 toneladas, es la mAs convenient para
el buque carbonero. Con seis de estos buques, se podria
proveer de carbon A una escuadra compuesta de acorazados
y otra de cruceros acorazados-en total doce buques. La
operaci6n podria realizarse en 20 horas de tiempo. En
resumen-el buque carbonero proyectado debera poseer
las siguientes caracteristicas: Capacidad, 4000 tons. en cua-
tro bodegas de 40 X 25' diez plumnas id id de guinches
-Velocidad 12 millas. El costo oscilaria alrededor de
30.0000.










EL BUQUE LAZARETO


EL BUQUIE LMZ/ARETO


(De Marine Rundschaitu)


I. Su necesidad y determinaci6n de su objeto

!Los viajes maritimos, especialmente los que se efectian
*en buques de guerra, han tenido quo contar siempre con
mun gran nimero do bajas en el personal producidas por
.enfermedades. Todavia en los siglos 17 y 18 eran bas-
itante communes las p6rdidas de casi toda la tripulaci6n. El
nmimero de onfermedades no resistia i los medios de corn-
bate de la higiene. Sin tomar en cuenta el numero de las
.6pocas citadas, la cantidad de enfermos en la escuadra
alemana disminuy6 en dos decenios casi hasta la mitad; esto
es; de 1097 /oo en el afto 1885/86 a 500 /oo en 1905/06. En-
tretanto so ha puesto un limited al mejoramionto del estado
de salud y aunque so puedan roducir todavia mrs las
.enfermedades infecciosas, nio se podr& evitar de ninguna
manera, por mayores quo sean las medidas de precauci6n
-que se tomen, los accidents y lesions.
El niimero do lieridos en la guerra A bordo de buques
no parece haber experimentado cambios notables.
Se debe considerar el desembarco en los hospitals de las
,costas extranjeras, procedimiento que libra al buquo do
4








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


la mantra mAs rapida y que restablece su complete liber--
tad de acci6n, en caso de que el ndmero de los perdidos
de esta manera no tenga como condici6n grandes bajas-
personales de una importancia vital.
Para los desembarcados, su remisi6n a tierra significa.
tambien en la mayor parte de los casos un mejoramiento.
momentaneo de las condiciones de vida, pero muy amenu-
do significa tambien una disminuci6n de las probabilidades
de curaci6n, debido A la escasez de personal de medicos y
enfermeros competentes. Muchas veces estarA unido al
desembarco un shock psiquico para el enfermo que sea
dejado en regions desconocidas y tal vez con personas
que hablen un idioma distinto del suyo.
De manera que el desembarco de un enfermo grave es
uni beneficio solamente bajo circunstancias favorables deter-
minadas.
En caso de enfermedades contagiosas se produciran
muchas dificultades. Si faltan en la costa extranjera ins-
talaciones apropiadas, es de esperarse la. prohibici6n del:
desembarco de ciertos enfermos contagiosos.
La segunda posibilidad consiste en el tratamiento A bordo,
ain de los enifermos graves. En la mayor parte de los
casos no pueden ofrecerse al paciente las mejores condi-
ciones de curaci6n deseadlas, porque las instalaciones per-
sonales y materials para el tratamiento de enfermos a
bordo tienen un limited. Por otra parte) se limita la liber-
tad de movimiento del buque, de manera que no se amolda
al objeto de un buque de guerra.
La repatriaci6n del enfermo no se consider sin6 en los
casos de enfermos cr6nicos. En tal caso seria el mejor
procedimiento. Por el contrario, en todas las enfermeda-
(Jos agudas que son la mayoria, su; efecto se produce de-
masiado tarde y so oponen tambi6n: dificultades t6cnicas.
Los tres procedimientos citados no satisfacen. Se con-
siguen mejores condiciones con! su. remisi6n a un buque:
lazareto.








EL BUQUE LAZARETO bi

El buque lazareto exige grandes medios, de manera que
tiene su fundamento en la 4poca en que era mayor el va-
lor de la vida del liombre en particular. En el tiempo
actual en que la higiene trata de equilibrar el retroceso
de los nacimientos por la conservaci6n de las personas en
particular, en que con el individuo desaparece tambi6n su
capacidad y por eso toda baja significa trabaio y dinero
perdidos, y hasta en otro sentido un combat perdido,
debe proporcionarse al enfermo lo mejor que se pueda
conseguir (.uera de toda considcraci6n hliumanitaria).
El buque lazareto libra al buque de guerra, deja al enferinmo
en su patria y reune al personal medico y de enfermoros
instruidos, con todos los eleinmentos que require la medicine.
De modo que en las circunstancias de hoy ningdnii bando
de buques de guerra que este en march por un tiempo
largo fuera de las aguas nacionales y con uia gran dota-
ci6n, podrA prescindir de uii buque lazareto.
No se pueden dar indicaciones determinadas sobre of
onto de la dotaci6n que debe darse i un buque lazareto.
Para esto habrA que tener en cuenta las aguas en quo
navega la fuerza naval, como tambien la importancia quo
se atribuya A la vida de cada uno.
En aguas nacionales concurron al cuidado de los enfer-
mos la primera y la tercera posibilidad. El desembarco.
del enfermo en los lazaretos nacionales es el procedimiento
preferido y el mejor, pero obstaculiza el desarrollo de los
ejercicios del buque. A menudo esto no tendrA importan-
cia, especialmente cuando se hagan ejercicios particulars; sin
embargo con frecuencia es desagradable, y siempre es caro.
En la guerra no existe la posibilidad del desembarco
de heridos en pais enemigo. La situaci6n de la guerra no
permitirA tampoco en las aguas nacionales tratar siempre
de entrar 4 puerto. En consideraci6n al gran nfimero
probable de heridos y A la libertad de movimiento nece-
saria al buque de guerra, no puede verificarse su trata-
miento 4 bordo.








52 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Tambidn psiquicamente seria un estorbo para el resto
de la tripulaci6n. Queda solamente el transport de los
heridos a bordo de un buque dispuesto especialmente para
ellos el buque ]azareto 6 su repatriaci6n.
Si la guerra tiene por teatro las cercanias de la costa
national basta para su repatriaci6n cualquier buen buque
mercante que este dispuesto especialmente al objeto de
transportar enfermos (buque lazareto auxiliar).
Si existed un buque lazareto, puede servir para el trans-
porte como cualquier otro; pero puede ser empleado, como
-en tiempo de paz, como lazareto flotante.
Cuanto mas alejado est6 el teatro de la guerra de la
costa national, tanto mas tiene que transformarse el buque
lazareto auxiliar en buque lazareto, como con los cambios
que se produce en una guerra no se puede determinar
con seguridad, especialmente con permanencia, el lugar de
un combat solo el buque lazareto responded a todas las
*exigencias de la preparaci6n b6lica.
Si se repitieran los hechos de la guerra ruso-japonesa,
.en la que al comienzo de las hostilidades hubo un corn-
bate naval, 6 si solamente se encuentran una con otra las
escuadras enemigas en uno de los primeros dias despu6s
de la declaraci6n de guerra, entonces no podra haber en
Ael lugar buques lazaretos auxiliares. Toda remisi6n de
heridos estarA librada A un buque lazareto que se encuentre
-en servicio ya en tiempo de paz.
En la guerra la p6rdida de todo hombre instruido es
dificil 6 impossible de reemplazar. El bautismo de fuego
da al herido ourado un valor especial. Pero centre los
japoneses en 1904/05 el 80 0/0 de todos los heridos en la
.guerra naval se reincorporaron durante la guerra. De
manera que otra vez (fuera de toda consideraci6n huma-
nitaria) el que ve lejos exige las mejores condiciones para
los heridos en la guerra naval, como ellas se pueden obtener
.solamnente on los buques lazaretos.
guerra, toda potencia naval necesitara imprescin-








































I-Ainacas.
2-Suboficiales de sanidad.
3--Enfermos infeccios.us
4-Marinpros de sanidad.
.--Estaci6n interior I.
Il-Estacion interior I[.
7-Local de maqninas auxiliares.
t--Local de maquinas.
9-AsCeensor.


BUQUE LAZARETO

10-Local para secar ropa.
11-Taller de mnAquinas.
12-Local de planchado.
13-Tubo de ventilaci6n.
14--Carb6n.
15-Estacidn exterior I.
Wi-Estaci6n exterior II.
17-Viveres.
18-Cargas.


19-Enfermos de la piel.
20-Personal de subofiniales.
21 .Agua potable.
22-Tripulaciones.
2-3-Puente.
24-Local de cartas.
25- Tim6n.
.6-Instrqmentos nauticus.








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


diblemente un buque lazareto; en tiempo de paz solamente
la potencia maritima cuyas fuerzas se alejen durante largo
tiempo de sus puertos nacionales.
Las potencias maritimas que encuentran puertos na-
'cionales en todas las costas, sienten menos la falta de un
buque lazareto.
Pero tambi6n para una potencia naval cuyas fuerzas
permanezean constantemente cerca de los puntos de apoyo
nacionales, ya en tiempo de paz ofrece el buque lazareto
tan grandes ventajas, quo su introducci6n definitive parece
ineludible.
Se obtendri la experiencia tan necesaria para la guerra. Se
puede recorder que no existe gran diferencia entire no
tener buque lazareto y tener uno que por falta de expe-
riencia no pueda ser utilizado. Solamente el ejercicio de
largos afios, en tiempo de paz, prepare suficientemente
para la guerra.
Ademas, el buque lazareto proporciona la posibilidad de
disminuir lo que se necesita para la dotaci6n del lazareto
a bordo de un buque de guerra. Esta limitaci6n se refiere
mAs a los objetos de dotaci6n movibles que a la cuesti6n
del lugar. Como todo buque tiene que estar preparado
para prestarse tambi6n sin ser acompafiado por un bu-
que lazareto, no se puede limitar el espaeio que se ha
destinado para su lazareto. Sin embargo, por ese medio
se disminuiran los aparatos m6dicos sensibles y caros, en
primer lugar aquellos que sirven para hacker diagn6sticos
y de ese modo se obtienen economies.
Se comprende que en el buque lazareto se pueden me-
jorar justamente esos aparatos que no tienen que adquirirse
mas que una vez y que por cuestiones de lugar no pueden
ser mas reducidos. De esto resultarA, un reconocimiento
mas seguro y fundado de la enfermedad y con esto un
tratamiento mas a prop6sito.
Tambi6n para el tratamiento se podrAn emplear mejores
medios do auxilio.























1-Local de disecci6n.
2-Mesa.
3-Laboratorio quimico.
4 X bacteriolgico.
5-Enfermos infecciosos.
6-Estaci6n interior I.


I PUENTE DE HABITACIONES

7- Farmacia.
8-Local de examen elctriec.
9--uboficiales.
10-Enfermos mentales.
11-Local para secar ropa.
12- de planchar.


13-Arrestados.
14-Estaci6n exterior.
15-Camas.
16-Sala de operaciones.
17T-Enfermos de la piel.
18-Viveres.


1-Amacas.
2-Suboflciales.
8-Stewards.
4-Cocineros.
5-Marineros de sanidad.
6-Baflos medicinalps.
7-Cocina.
S-Estaci6n interior II.
9-Fogoneros.
10-Carb6n.


II PUENTE DE HABITACIONES
11-Taller mecAnico.
12-Usina electrica.
13-Estaci6n exterior II.
14-Guardia.
15-Maquinistas.
16-Sargentos de sanidad.
17-Administrador.
8-Oficina.
19-Reserva


20-Tripulaciones
21-Personal inferior de officials.
22 -Viveres.
28-Boteros.
2--Sargento mas antiguo.
25-Maestro de bombas.
26 Maquinistas.
27-Timonel.
28-Comedor de oficiales de mar.







06 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

Cada rama del arte m6dico estara representada por un
mddico especialista en esa rama, de manera que en caso
de existir un buque lazareto gran nidmero de enfermos
podra ser puesto bajo tratamiento especial.
Esta mejor dotaci6n de personal y material tiene necesa-
riamente por consecuencia una abreviaci6n de la duraci6n
de la enfermedad, y por tanto una mejora del estado sa-
nitario general y una disminuci6n de la mortalidad.
Ademas de esto se puede disminuir ]a cantidad de
enfermos a bordo de cada buque en particular, porque el
transport de enfermos al buque lazareto puede ser dis-
puesto mas sencillamente que su remisi6n a un lazareto
en tierra y no estA limitado por los dias de puerto.
Justamente esta iiltima circunstancia hace al buque de
guerra mas independiente. Se pueden evitar destacamentos
de distintos buques para el desembarco de enfermos. Los
enfermos contagiosos 6 los sospechosos se pueden aislar,
antes de haber producido males y destruido los planes del
comando.
Para los distintos buques el buque lazareto sera siempre
un dep6sito de material y personal mddico A su alcance.
PodrA 7examinar mejor los alimentos y el agua que el
medico del buque.
Para los studios que se hagan en ]a Sanidad de Marina
serat siempre de interns.
Dara a los m6dicos de la fuerza en cursos y critics
regulates indicaciones reales, especialmente en la rama del
servicio de Sanidad de Marina propiamente dicha.
Para los oficiales de sanidad de la reserve sera el punt
c6ntrico de su instrucci6n de servicio.
EvitarA a los buques en particular el encargarse de los
fallecidos.
Finalmente hay siempre disponible un buque auxiliar
preparado para casos de grades accidents especiales
como sucedi6 filtimamente en Aalesund y Messina.
De estos lines auxiliares seria militarmente el mas im-





















VISTA DE ARRIBA


1-Ascensor.
2-Bafio al aire libre (pabell6n de
reposo).
3-Bote.
4-Pinaza.


5 Comedor para oficiales de mar
enfermos.
6-Comedor para oficiales enfermos.
7-Local de radiografia.
.8-Ctter.


9-Vaporcito. .
10-Vapor motor.
11-Dormitorio y sala de trabajo del
capitAn.
12-Ingenicro director


1-Establos.
2-Local del tim6n.
3-Oficiales de mar.
4 Aspirantes a classes.
5O-Bafio.
6 y 7-Local para las tripulacionues
enfermas durante el dia.
8-Local de recepci6n.
9--Enfermos graves.
10-Ascensor.
1l-B&rbero.
12-Instituto medico mecanico.


PUENTE SUPERIOR

13-Cocina de oficiales.
14-Amacas para el personal ticnico.
15 Cocina central
16 -Cocina para oficiales de mar.
17-Despensa.
18-Local para depdsito de papas.
19-Panaderia.
20-Camara de lamparas.
21-
22-Oficiales enfermos.
23-Habitacidn.
:4-Local de preparaci6n.


25-Local de anesthesia.
28-Sala ace6ptica de operaciones.
29-Sala de operaciones.
30-4 medicos de Estado Mayor.
31- Biblioteca.
82--Sala de trabajo del m6dico jefe.
33-Baflo para oficiales.
84-4 mddicos asistentes.
35-Farmaceutico.
36- Dentista.
37-Comedor.







58 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

!portante el de obtener los ejercicios necesarios para el caso
de guerra. No es mayormente necesario para una poten-
*cia naval cuyas fuerzas permanezcan cerca de sus bases
nacionales.
Para una fuerza de cruceros, en el extranjero, es nece-
sario un buque lazareto; para una flota en aguas nacionales,
es de desear por lo menos. (*)
Tomadas en conjunto las causes indicadas deberian pesar
tanto que ninguna potencia maritima debiera dejar de
tender permanentemente un buque lazareto.

II-Misi6n del buque lazareto y plan de construcci6n

La misi6n de un buque lazareto sale de lo comiin, en
* el sentido de que un buque construido para otros fines no
puede satisfacer plenamente a la desiderata. Solamente el
*que conoce la misi6n de un buque lazareto puede construir
un buque de esa case.
Los servicios que ha de prestar en la guerra deben to-
nerse en cuenta para el plan do construcci6n.
Ante todo, el buque lazareto debe en la guerra library a
la flota de los heridos. Tiene quo estar dispuesto de tal
manera que permit rapidamente su curaci6n.
Antes del combat tien*e que tomar los enfermos de la
escuadra que serian para ella una carga, entire estos se
cuentan ademas de los enfermos graves, especialmente los
Senfermos contagiosos y los sospechos de serlo.
Tendra que salvar a los naufragos del combat naval.
Se comprende que tambi6n prestara auxilios a los nau-
fragos y enfermos de la potencia enemiga.
Ninguno de los combatientes estara despu6s del combat
eni posesi6n de barcos utilizables. De modo que tambi6n


(*) No citamos las causes huimanitarias puramente en este studio
.que parte de puntos de vista militares. Ellas estan en situaci6n
* de poner de manifiesto aun inAs todavia la cuesti6n de su necesidad.







EL BUQUE LAZARETO 5

pertenece a la mission del buque lazareto el llevar A bordo
-A los heridos y enfermos.
Si hay probabilidades de combates ulteriores, el buque
lazareto tiene que llevar rApidamente a su pais A los he-
ridos que hayan tornado 6 estar en condiciones de entre-
garlos A buques lazaretos auxiliares.
Si se ha logrado el dominion del mar, servira taimbien
el buque lazareto para el tratamiento y conducci6n al pais
de los heridos en combates en tierra. Cuando la situaci6n
geografica de una de ambas potencias beligerantes sea
insular, los buques lazaretos auxiliares serAn el finico medio
de repatriaci6n. Sin embargo, tambi6n cuando las po-
tencias beligerantes pertenezean al mismo continent, el
ferrocarril serA aliviado del trabajo y al mismo tiempo
ofrecerA mejores condiciones de transport que las que so
encuentran en los ferrocarriles. Finalmente, en caso do
combates en las colonies, se tiene en cuenta ademAs de la
conducci6n al pais de los enfermos y heridos, el viaje per
por mar en el buque lazareto que trae la curaci6n A mu-
chas de las personas enfermadas en los tr6picos.
En tiempo de paz serA, como durante la guerra, la
primera misi6n del buque lazareto la de tomnar, y cu-
rar los enfermos graves de toda la fuerza A que est6
agregado.
Para el buen reconocimiento de la enfermedad y para
un rApido restablecimiento, existen A bordo para las dis-
tintas ramas, mddicos instruidos especialmente.
Segin la clase de la enfermedad es necesaria la instala-
ci6n de enfermos en distintas estaciones. Deben aislarse
de los demas especialmente los atacados de enfermedades
mentales y los contagiosos; los atacados de enfermedades
vendreas deben aislarse parcialmente.
Se comprende que deben separarse tambi6n los loca-
les de enfermos de los distintos" servicios; para todos los
servicios debe haber locales de dia. Para arrestados enfer-
mos deben establecerse celdas particulares.







#1U REVISTA IE PUBLICACIONES NAVALES

Para los enfermos leves sirven los locales de dia para
la permanencia en ellos.
Todas las salas de enfermos deben estar provistas de le-
trinas propias en cantidad de 5 /o de las camas y con
cuartos de bafios propios.
Para los moribundos y para los nuevos cuya enferme-
dad no est6 comprobada, deben existir piezas particulares.
Para el diagn6stico de la enfermedad y para los exa-
menes del agua y de los alimentos, deben instalarse labo-
ratorio quimicos y bacteriol6gicos.
Una instalaci6n de rayos Rbntgen y un local con apa-
ratos electro-medicinales de todas classes, ayudan al diag-
n6stico interior y quirdrgico y una cAmara oscura sirve en
las enfermedades de los ojos, nariz y garganta.
Pabellones de reposo, iUn institute medico mnecanico y
iiun local para bafios medicinales, forman los medios auxi-
liares terapkuticos.
Se deben instalar salas de operaciones en niimero y de
tamafio suficientes y que sean fAcilmente accesibles desde
la estaci6n de cirujia. Al lado de un local as6ptico y otro
antis6ptico, ambos con luz de arriba, debe exigirse una
sala de preparaci6n y una sala de instruments y si es.
possible tambi6n una sala para narcotizaciones.
Para los atacados de enfermedades vendreags debe pro-
veerse una sala de operaciones propia y que est6 cerca de
su alojamiento.
Tambi6n para el dentist debe establecerse un local es-
pecial para su taller.
En un taller especial el mecanico afila y compone los
instruments para el buque lazareto y para toda la fuerza
naval.
Tanto a proa como Ai popa y en los locales para conta-
giosos un ascensor se encarga del transport de enfermos
entire unas y otras cubiertas.
Las salas de cadaveres y de disecci6n se pueden reunir.
Abundant cantidad de medios auxiliares para el cuidado-







EL BUQUE LAZARETO 61

de enfermos hacen al lazareto mismo, independiente del
refnerzo y permiten el complement de estos medios an-
xiliares para los buques de la fuerza naval. Entre estos
medios auxiliares se cuenta la provision de enfermos.
Las mAquinas para fabricar hielo dan la cantidad sufi-
ciente para los enfermos.
Los frigorificos hacen possible la conservaci6n de gran
cantidad de care fresca.
En un pesebre en la cubierta superior se puede colocar
hacienda y ayes vivas.
Los aparatos de destilaci6n hacen innecesario el comple-
tar el agua potable en el extranjero.
Los aparatos de destilaci6n para lavar hacen innecesario
.el lavado en tierra, y son suficientes para el consumo de
ropa en el lazareto.
Si es necesario se liace pasar primneramiente la ropa por
mecanismos de desinfecci6n. Estos sirven tambidn para los
vestidos y camas infectados y para todos los demas ob-
jetos que puedan transmitir enfermedades de la fuerza naval.
Los locales para planchar y secar la ropa sirven para
dejar la ropa en estado de ser usada.
Una gran cocina central se encarga de toda la provision
para los enfermos. Los contagiosos disponen cerca de sus
locales, y separados del resto del buque, una instalaci6n
para la preparaci6n de pequefias comidas que en escala
reducida se encuentra tambien en las demas grandes salas
de enfermos. Para los oficiales de mar existed una cocina
especial.
Un local grande sirve de biblioteca para los m6dicos, en
ella se encuentran las filtimas revistas cientificas. Puede
servir al mismo tiempo como punto de reunion y como
local para conferencias cientificas.
Los reflectores hacen possible la ihuninaci6n durante la
noche para tomar heridos 6 buscar niufragos en. el mar.
Ademis de los aparatos de sefiales y reflectors, so uti-
liza la radiografia para la transmisi6n de noticias.







62 H.EVISTA DE PUBLICACIONES NANALES

Se podria colocar tambien un cafi6n para hliacer sefiales,
Ahora bien, si se trata de establocer leyes en este caso-
de locales, entoncos se obtiene el principio fundamental
siguiente: <(La tripulaci6n del buque, propiamente dicha,
debe separarse de los enfermos y de sus cuidadores,.
Se entiende naturalmente que los enfermos no deben
instalarse mAs que en las cubiertas superiors. No es nece-
sario dar la causa de que A los enfermos mAs graves debe
dejarse el mejor local, esto es, los que se encuentren en la
cubierta superior.
Como los eniifermos mAs graves pertenecen tanto A la
estaci6n interior comno A la quirtirgica, parece convenient
no asignar uia cubierta a cada una de estas estaciones,
sino A una la primera y segunda cubiertas inmiediatamente
A proa de las chimeneas y a la otra las mismas cubiertas
inmodiatamente despuds de las mismas.
Como el humo y las particular de cenizas generalmente
so dirigen hliacia atrAs, exige la estaci6n de cirujia con sus
salas alumbradas por arriba, la parte delantera del buque,
mientras que para la estaci6n internal con sus pabellones
libres, pareco mais apropiada la part posterior que esta
mas resguardada del viento.
El dentist y el mecanico pertenecen A la estaci6n do
cirujia; la botica a la interior. Los tres necesitan tener luz
del dia inmediata.
Es de desear la reunion en un grupo de salas de los
locales para enfermos infecciosos, el local de desinfecci6n,
el de disecci6n, el da cadAveres y los laboratories. Sera
convenient instalar el local de cadAveres y el de disecci6n
completamente hacia atras, de manera de dar A todo el
grupo la part posterior del buque.
A los locales para enfermos infecciosos no se puede
entrar sino por la cubierta superior. Sin embargo, algunas
ventanas que puedan cerrarse permiten transportar la ropa
usada inmediatamente al local de desinfecci6n.
Varias puertas que se puedan cerrar comunican a los







EL BUQUE LAZARETO ld


locales de infecciosos inmediatamente con los laboratorios-
y el local de disecci6n. A estos ia su vez se puede entrar
sin ponerse en contact con la cubierta superior y se
puede ir a ellos c6modamente desde las otras parties del
buque.
El local de desinfecci6n puede estar instalado en las
cubiertas inferiores. Debe separarse en una parte limpia
y en otra sucia. En la filtima desemboca la ventana de
la ropa de los locales de infecciosos y es convenient quo
ella se pueda cerrar hasta la cubierta superior. A la parte
limpia se agrega el lavadero A este los locales de prepara-
ci6n de la ropa, mientras que el secadero esta contiguo A
las chimeneas.
Lcs laboratories requieren buena luz. Igualmente tiene
que tener luz del dia el local de disecci6n.
Como este grupo de locales llena la parte de popa del
buque, se instalarAn en la parte delantera las habitacionies
de los medicos, los locales de escritorios, la biblioteca y
los locales de reunion. El espacio dobajo A babor seroa
el mAs apropiado para ellos. Los oficiales del buque se
instalan de la mejor manera en la cubierta de botes, cerca
del puente.
Para enfermos de la piel y ven6reos se encontrarat lugar
adelante en la primera cubierta de hliabitaciones delante
de los locales para la estaci6n exterior; para atacados de
enfermedades mentales y press en el medio del buque en
direcci6n transversal de las ventanas de las chimeneas en
la segunda cubierta de habitaciones.
Los oficiales enfermos tienen camaras separadas en la
cubierta superior delante de las chimeneas.
Adelante hacia esos locales se agregan los locales de
operaci6n, que estAn unidos por medio de ascensor con la
estaci6n exterior.
Los oficiales de mar y classes enfermos se instalan en la
cubierta superior posterior. Delante de estos se encuentra
el local de dia y algunos locales particulars para la tri-







BEVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


pulaci6n; la cocina de los oficiales y la de los oficiales de
mar los separan de las chimeneas.
Entre las chimeneas esta en la cubierta superior la
-cocina central.
Debajo de los locales para enfermos de la piel estAn en
la segunda cubierta de hatitaciones las camaras para los
-oficiales de mar del buque y los locales para el personal
de a bordo. Correspondientemente habitat detras de los
locales de la estaci6n interior en la segunda cubierta de
-,habitaciones el personal de sanidad, es decir, debajo de
-los locales de infecci6n.
Los foguistas habitan en la part media del buque, en
la primera 6 segunda cubierta de habitaciones, en direcci6n
-transversal de las chimeneas 6 correspondientemente A las
Scamaras para enfermos mentales y para detenidos.
Los locales de provisions estan en la part delantera
del buque, debajo de la segunda cubierta de habitaciones;
los lavaderos en la part posterior del buque cerca del
local de desinfecci6n.
A los locales distribuidos de esa manera hay que darles
-ciertas propiedades quo concuerden con el objeto del buque
lazareto.
Ante todo, deben tenerse en cuenta las condiciones para
la limpieza. Los angulos cerrados deben reemplazarse por
-esquinas redondeadas. Debe.preferirse a la madera el lino-
-leum 6 los azulejos para los pisos. Solamente las cubiertas
a la intemperie pueden estar revestidos de madera.
El buque debe disponerse de tal modo quo no se puedan
*criar ratas, lauchas, ni polilla.
Todos los locales de enfermos tienen que ser aislados
en las paredes exteriores contra las influencias de la tem-
peratura. Los locales, en particular hasta los de enfermos
mentales, deben aislarse en las paredes intermedias 6 in-
teriores.
Para todos los locales de enfermos so necesita ventila-
ci6n artificial y natural; para el grupo de los locales do







EL BUQUE LAZARETO


infecci6n, letrinas, despensas y otros locales parecidos, ven-
tilaci6n por extracci6n de aire; en los demAs, introducci6n
de aire.
Todos los locales de enfermos tienen que recibir luz na-
tural. Como luz artificial debe emplearse la el6ctrica. Las
salas de operaciones deben ser calculadas para que est6n
en condiciones especiales. En todos los locales de onfer-
mos deben colocarse en distribuci6n regular, toma-corrien-
tes para el alumbrado artificial.
La calefacci6n por baja presi6n, 6 la de agua, suminis-
tra a todos ]os locales habitables una temperature sufi-
*ciente en la 6poca de los frios. Esta temperature debe
Ilegar a 20 en los locales de operaciones, por mas baja
*que sea la temperature exterior.
Los pasillos y puertas tienen que ser de un ancho que
permit pasar por ellos con hamacas de transport.
Amplias cubiertas de paseo y pabellones de reposo per-
miten la estadia al aire libre.
Las camas de enfermos deben coJocarse siempre una al
lado de la otra; varias camas superpuestas no son apro-
piadas para enfermos. A cada enfermo debe darse un es-
pacio de aire por lo menos de 15 m3. Numerosos ganchos
,de hamacas hacen possible su empleo en caso necesario.
Tambi6n las formas exteriores del buque tienen impor-
-tancia. Tienen que atenuar los movimientos de rolio y ca-
beceo, y permitir alcanzar la velocidad de la fuerza naval.
Indudablemente seria ventajoso sobrepasar esta velocidad,
pero un corto aumento sobre la yA considerable velocidad
actual de la fuerza require un aumento considerable de
los medios de funcionamiento y de su personal.
Los movimientos de vibraci6n obstaculizan el fin del
*buque lazareto. Para evitar esto deben tenerse en cuenta
4a eleccion y colocaci6n de las ma'quinas principles y au-
xiliares.
La provision de carbon debe calcularse en abundancia;
por un lado el buque lazareto tieno que pod9r recorrer
5


65







6i6 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

grandes trayectos y por otro el hacer carbon no es de
desear para los enfermos y liasta puede ser perjudicial,
por lo cual debe hacerse raras veces.
El petr6leo ofrece justamente para el buque-lazareto
muchas ventajas.
Las dimensions del buque no deben ser demasiado re-
ducidas. Mientras que el buque-lazareto auxiliar tiene que
estar todavia en situaci6n de atracar a un buque de guerra.
Para tomar a los hlieridos inmediatamente en el buque la-
zareto habra que renunciar a esto. En buques demasiado
pequefios no vale la pena de establecer costosa instalaci6n,
aparte de que durante la march estin demasiado intran-
quilos. Ella se hlace tanto mas provechosa y barata, cuantoa
mayor sea (hasta cierto limited) el nminero de camas de
enfermos de que disponga. Por el contrario, se pueden
emplear mejor dos buques pequefios quo uno grande para
el objeto de la guerra y 4 menudo tambidn en tiempo de
paz. So admitiri comno t6rmiuo de dimensions convenien-
tes un desplazamniento de 5(0X) A 6000 tons. que podria
corresponder 4 un nfimero de camas de 250 A 300 para
enfermos y heridos. Por otro lado, si se construye el buque
lazarcto para un objeto determinado, por ejemplo, para
acompafiar permanentemente a una escuadra, se determi-
nari naturalmente segiin su numero de enfermos de acuerdo
con la estadistica, el numero necesario de camas del buque
lazareto.
Para una dotacidn abundante de botes deben construirse
mecanismos que trabajen rapidamente y que exijan pocos
hombres.
Para tomnar los heridos son convenientes 4 cada banda
dos portas laterales. Instalaciones de ascensores, una a
proa, otra i popa, una completamente A popa para enfer-
mos contagiosos, permiten el transport de heridos A todas
las cubiertas.
Una suficielite division de mamparos proporciona bas-
tante seguridad para el caso de cliocar con minas 6 tocar







EL BUQUE LAZARETO 67

fondo. La instalaci6n contra incendios tiene que manojarse
c6modamente y ser eficaz.
Como signo exterior de reconocimiento sirve ademAs de
la cruz de Ginebra en el palo mayor, una cruz roja sobre
fondo blanco, el color blanco para el casco con una franja
verde continue de 1 1/2 m. de alto. Los botes deben pin-
tarse analogamente y marcarse con la cruz de Ginebra.
Todas las cuestiones especiales, como instalaci6n de los-
botes destinados A tomar los enfermos, mecanismos de ca-
lefacci6n para enfermos, aparatos para tomar los enfermos
inmediatamente de buque a buque en el mar, medios de
transported A bordo y muchas otras cuestiones las pasamos.
por alto.

III. Modelo de buque lazareto calculado para la marina
alemana

Segiin las experiencias de las iltimas guerras maritimas.
ha resultado como t6rmino medio de las p6rdidas el 20 "/o.
de la tripulaci6n. De estos debe considerarse el 4 0/0 de
muertos, el 8 0/0 de heridos leves. Se comprende que las
cifras no pueden ser completamente exactas. Se verifica-
rAn alteraciones importantes en mAs 6 en menos. Lo pri-
mero no era raro en 1904/05 en los buques rusos y lo.
iltimo en los japoneses.
La dotaci6n de una flota modern de 16 buques de line
con 4 grades acorazados, pequefios acorazados y torpede-
ros alcanza en total A 25.000 hombres. (*) Como solamente
los heridos graves requieren ser trasladados al buque lazare-
to, la escuadra despugs del combat necesitara mAs 6
menos 20(00 camas en el buque lazareto. Para los heridos
excedentes despues de un combat serio, existent los In-
gares de reserva. De manera que resultarian para cada

(*) Si este ndmero auminentara tendria entonces que modificarse
correspondientemente inuestro cAlculo.








C8 REVISTA I)E PUBLICACIONES NAVALES

escuadra 2 buques lazaretos de 500 camas 6 4 de 250. No
tiene objoto mantener en servicio estas cifras en tiempo
de paz. Ellas tentidrAn que ser completadas con vapores
elegidos de la maria mercante en tiempo de paz. Parece
convenient, como entire los japoneses, construir algunos
buques mercantes con intenci6n desde el principio de em-
plearlos en caso de guerra como buques lazaretos auxilia-
res y tener esto en cuenta para su forma de construcci6n.
De nuestras especificaciones anteriores se sigue que la
escuadra de combat alemana en aguas nacionales no re-
quiere imprescindiblemente un buque lazareto, mientras
que no puede pasar sin 61 permanentemente. Si tratamos
do establecer las dimensions convenientes., llegamos a los
siguientes resultados.
En los dltimos 5 afios estaba por t6rmino medio el
12,3 /oo enfermos en lazaretos en tierra de la dotaci6n de
los buques en aguas nacionales. Ahora se resolvera sin
duda mas fbcilmente 6 embarcar enfermos en un buque
lazareto que en un lazareto en tierra; ademis los casos aumen-
tan en ciertas 6pocas, especialmente en los meses de pri-
mavera, mientras que disminuyen en otras 6pocas. Por
,otra part, el buque lazareto tiene que estar preparado
para todas las posibilidades, especialmente epidemias re-
pentinas y accidents.
Para este existed cierto descargo en el sentido de que
'que por un lado los enfermos initiles para el servicio se-
rian entregados lo mas pronto possible del buque lazareto
.A las dependencias de marina 6 lazaretos de tierra, y por
otro lado se podria hacer un descargo mas rapido del ser-
vicio dentro de la escuadra.
De todo esto result que un buque lazareto con el 20 /oo
de camas de la dotaci6n de la fuerza naval lienaria todas
las exigencias. De manera que para una escuadra de 2500
hombres se necesitaria un lazareto con 500 camas 6 dos
con 250 camas. Mientras tanto, para un buque lazareto en
la escuadra de combat en aguas nacionales podria dispo-








EL BUQUE LAZARETO


nerse el desembarco i los lazaretos de tierra, de tal mode
que aun un tanto por mil considerablemente menor de las
camas bastaria, por lo menos mientras la escuadra actie
en aguas nacionales.
Mais que la escuadra de combat require la de cruceros
un buque lazareto. El ap6ndice A la ley de la flota de
1906 previ una escuadra de cuatro grandes cruceros para
el servicio en el extranjero. Su dotaci6n se elevari mas 6
menos t 401)0 hombres. Parece convenient suponerla en
un 50 0/o mas alta, porque no es improbable su acompa-
fiamiento por pequeflos cruceros, por lo menos por los es-
tacionarios que se encuentren fuera. Como nuestros buques
en el extranjero conservan t bordo generalmente sus en-
fermos, no se pueden emplear sus cifras como fundamento
de las personas de su dotaci6n tratadas en lazaretos de
tierra.
La entrada. de enfermos en las aguas extraeuropeas es
en todas parties mayor que on las aguas nacionales. En el
Africa Oriental llega hasta mAs del double. Alli tambien se
produce (en la 6poca de la malaria) acumulaciones de en-
tradas. De todo esto result que se debe disponer mis 6
menos el double del tanto por mil de camas en los buqucs
lazaretos, es decir, 40 /o0. El buque lazareto para la es-
cuadra de cruceros tiene entonces que tener 240 camas 6
con un pequefio suplemento debido i las epidemias de los
tr6picos, 250 camas como el buque lazareto de escuadra
en aguas nacionales.
En este nimero de camas no deben incluirse las que
generalmente se encuentran vacias de la secci6n de infec-
ciosos, mis 6 menos 20, de manera quo el buque lazareto
alemln ideal, si lo podemos llamar asi, tendria un udmero
total de 270 camas.
Aunque permanezca igual el nimmero total de camas para
el buque lazareto en el extranjero 6 interior, la distribu-
ci6n se hace sobre las closes de enfermedades, y do ese
modo tambien las distribuciones A las distintas estaciones.








REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Por eso parece convenient disponer el buque lazareto de
tal manera que se pueda tener en cuenta esta distribuci6n,
i fin de que 6l pueda utilizarse lo mismo en el extranjero
que en el interior.
Las 250 camas se distribuyen convenientemente de ma-
nera que mis 6 menos 75 pertenezean a la estaci6n exte-
rior, 75 i la interior y 45 A los enfermos de la piel. De
las restantes estin destinadas 25 en locales de 5, 3 y 2
camas para oficiales de mar, classes y aspirantes y 20 en
locales de A 4 y 2 camas para oficiales. Finalmente, las
filtimas 10 se distribuyen entire las celdas particulares, de
las cuales se disponen 5 para press y 5 para enfermos
mentales.
Los enfermos de la vista y del oido son colocados en la
estaci6n exterior.
Se recomienda la separaci6n de algunas camas en ci-
maras particulares tanto en la estaci6n interior como en ]a
quirufirgica. Ellas deben servir para alojar A los enfermos
graves, i los moribundos, A los enfermos nuevos 6 i los
recidn operados.
Para todos los enfermos se calcula un espacio de aire
de 15 m". En las celdas particulares el espacio de aire
tiene que ser algo mayor. Entre las piezas de oficiales se
recomienda construir algunas especiahlmente espaciosas para
oficiales de alta graduaci6n.
Esperamos haber demostrado que nunca un buque mer-
cante transformado en buque lazareto podri satisfacer ni
afin los menores requisitos. Por eso dimos la idea al in-
geniero naval Verth que proyectara los plans de un buque
lazareto sobre la base de las investigaciones y cifras cita-
das y teniendo en cuenta el presupuesto de dotaci6n de la
escuadra. Las figs. 2 y 3 presentan croquis del corte
longitudinal y de la primera y segunda cubiertas de ha-
bitaciones segdin este proyecto.
El buque tiene aproximadamente una longitud de 124 in., un
ancho de 15.3 m. y una profundidad de 5.3 m. con un despla-








EL BUQUE LAZARETO 71

zamiento de 5000 tons. El contenido de carbon import
900 tons. y la velocidad es de 19 n.
Para tratamiento y cuidado de los enfermos y heridos
sera necesario un medico superior de marina 6 medico de
Estado Mayor como Jefe, 4 m6dicos de Estado Mayor como
m4dicos de estaci6n y para la estaci6n de examen, y 5
m6dicos asistentes cada uno agregado A cada m6dico de
estaci6n y uno para el medico Jefe. El m6dico asistente
de la estaci6n de examen puede ser puesto A disposici6n
de la fuerza naval en caso de que se produzcan faltas.
Ademas hay que agregar un dentist y un farmackutico
quo al mismo tiempo os quimico de alimentos.
De entire el personal inferior se requieren para la ofici-
na del m6dico jefe, un sargento de sanidad, un ayudante
de sanidad y un marinero superior, tanto para la estaci6n
interior como para la exterior, 1 ayudanito superior como
inspector de estaci6n y 2 ayudantes de guardia do cubier-
ta: para la estaci6n ven6rea, un ayudante superior como
inspector de estaci6n y un ayudante; para la estaci6n do
examen, la farmacia, las salas de operaciones, las salas de
oficiales un ayudante para cada mna, para la estaci6n in-
terior y la exterior 9 mariners de sanidad para cada
una; para la estaci6n ven6rea, las salas de oficiales y las
salas de oficiales de mar, tries para cada uina; para las salas
de operaciones 2; para el dentist, las farmnacias y la es-
taci6n de examen un marinero de sanidad para cada una. La
estaci6n para enfermos contagiosos tiene en caso dado, quo
ser ocupada por el personal de la estaci6n interior y de la
exterior. Ademas de esto como reserve I ayudante de
sanidad y 2 mariners de sanidad.
En total un sargento de sanidad, 3 ayudantes superiors
de sanidad, 12 ayudantes de sanidad y 35 mariners de
sanidad, esto es, un personal inferior de sanidad de 51
hombre, del quo igualmente en case necesario se puedo
sacar reserve para el bando.
Del personal inferior estan A disposici6n del m6dico jefe







72 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

3 hombres, de la estaci6n interior 12, de la exterior con
salas de operaciones y de rayos R6ntgen 15, de la estaci6n
de la piel 5, del dentist 1, del farmac6utico 2, de la es-
taci6n de eximen 2, de las salas de mar 4 y de las salas
do oficiales igualmente 4 hombres.
El personal de Sanidad de la Marina puede ser reem-
plazado en parte por enfermeros voluntarios.
Es de sentir que en general no se puedan emplear
enformeras en los buques lazaretos. Para los enfermos
seria en muchos sentidos un consuelo el estar bien atendi-
d(os y para los mddicos una seguridad de que su sacrificio
complete sus cuidados.
El presupuesto del personal de sanidad esta dispuesto
de tal manera que se puede considerar el funcionamiento
con un buque completamente lleno. Puesto en servicio en
tiempo de paz serian posibles algunas supresiones; por el
contrario durante la guerra serA necesario un aumento en
mnchas parties.
Aunque en lo que sigue daremos un resume del pre-
supuesto de dotaci6n restante, no entraremos en detalle
sobre la elecci6n y nimero de las distintas classes de dota-
ci6n. Ellos estan hechos mAs bien segun calculos que segin
models y no pretenden que no se puedan impugnar.
El personal de sanidad es puesto por la marina. El se
compone como se ha dicho mAs arriba, de: 10 oficiales de
sanidad, 1 farmac6utico, 1 dentist, 51 personas del per-
sonal inferior, entire ellas un sargento.
La direcci6n del buque esta en manos del siguiente per-
sonal de ]a marina mercante: 1 capitan, 3 oficiales de
guardia, 1 ingeniero director, 1 habilitado.
Como personal contratado existen a bordo 1 fabricante
de instruments, 1 barbero, 2 cocineros, 2 mayordomos.
Del personal naval existen 4 oficiales de mar, 13 sub-
oficiales, 4 operarios, 4 personas del personal de radiogra-
fia, 40 mariners.







EL BUQUE LAZARETO 73

Del personal tecuico de marina: 7 oficiales de mar, 15
ayudantes de maquinistas, 50 foguistas.
De manera que el buque lazareto tiene una dotaci6n
total de 212 hombres. Ella se compone en conjunto de 18
oficiales 6 personas que tienenii el grado de oficiales, 12
oficiales de mar y sargentos, 6 hombres del personal con-
tratado (cocineros, mozos, etc.) y 176 hombres, de los cua-
les 43 suboficiales.










INVESTIGACI6N SOBRE LAS ROSAS 75


IslilGoil sobre Io di ici e s os s 1 o8 [ Ie comds liQfido


De Revue Maritime

El alferez de navio Pedro Engel, que pereci6 en la catas-
trofe del Pluviose, tenia intenciones de publicar un articulo con
este titulo, de acuerdo con las ideas emitidas por el Dr. H. Mel-
dan, professor en la Escnuela de Navegaci6n, de Brema.
Desaparecido el joven official, el Dr. Meldan ha romitido
A la Revue Maritime el trabajo que Engel pensaba publicar,
-atribuyendo a aqu6l todo el m6rito.

Introducci6n
La principal ventaja de los compases liquidos sobre los
-compases secos es su gran tranquilidad.
A las velocidades A que el buque vibra mncho bajo la acci6n
.de las maquinas, 6 con mal tiempo, dan todavia buenas indi-
*caciones cuando ya no son utilizables los compases secos.
Esa cualidad es lograda por el roce viscose del liquid
-en quo estA inmergida la rosa: el compAs liquid es un
-compAs amortiguador.
Por otra parte, ese liquid constituye una especie de
vinculo entire la rosa y el mortero que lo contiene, es decir,
entire la rosa y el buque; seguramente arrastraria A la rosa
en los movimientos del buque, si no so opusiera una cupla
de orientaci6n bastante fuerte.
Esa cupla de orientaci6n es directamente proportional
.al moment magnetico de la rosa; asi se es conducido A
emplear para ese genero de compas aguja de tamafto
-considerable y de gran moment magn6tico.







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Pero, ademas, la manera como van dispuestas las agujas
es de capital importancia.
Las primeras investigaciones sobre la disposici6n de las
agujas fueron hechas por Archibaldo Smith y Fr. I. Evans
y publicadas en 1861.
Alli se demuestra que cuando la longitud de las agujas
no es suficientemente pequefia en relaci6n a la distancia
de los polos perturbadores mas pr6ximos, el desvio ya no
es dado por la formula:
S= A + B sen S +-- C cos S + D sen 2 6 + E cos 2 3
sino que deben afiadirse terminos sextantales y octantales
de la forma:
F sen 3 3 + G cos 3 3 + H sen 4 3 + Kcos 4 .

Los tOrminos sextantales son debidos a los polos inva-
riables, esto es, A los polos cuya imanaci6n no varia con
msu yacimniento con respect al centro de la rosa, como los
polos de imanaci6n inducida por la component vertical
del campo terrestre; los t6rminos octantales son debido a
los polos variables, es decir, A los que varian con el yaci-
miento, como los do imanaci6n inducida por la component
horizontal del campo terrestre y los de imanaci6n inducida
por la aguja.
Se establece al mismo tiempo que los t6rmninos correc-
tives 1)ueden evitarse gracias a una convenient disposici6n
de las agujas.
Entre las disposiciones mas sencillas, citaremos:
1." Dos agujas cuyos polos estAn A 30 a cada lado de
la linea N. S;
2. Cuatro agujas cuyos polos situados sobre una cir-
cunferencia estan en los Angulos a y ,, de la linea N. S.r
ligados por ]a relaci6n:
oc + 60 = 0 (
6 bien:
(3 =- (60







INVESTIGACI6N SORE LAS ROSAS


Observemos de paso que la obra de Smith dice e.rtreiai-
dades do las agujas, en lugar de polos. Asi era para la
rosa normal del almirantazgo britanico, construida en aque-
lla 6poca y cuyos minomentos de inercia con respect a los
ejes N. S. y E. 0. quisieron igualarse. Las rosas posterio-
res del almirantazgo parecen haber sido todavia construi-
das de esta manera, dando asi preferencia A las exigencias
mecanicas sobre las exigencias magneticas. Con los com-
pases de gran moment magndtico, el punto de vista mag-
netico debe ser preferible al punto de vista mecanico. En
t6rminos generals, las obras que tratan de la disposici6n
de las agujas no insisted bastante sobre esta distancia en-
tre polos y extremidades.
Los resultados antes recordados reposan sobre las hip6-
tesis siguientes: igualdad de las intensidades de los polos
las diferentes agujas, proporcionalidad del moment mag-
ndtico de una aguja con su longitud.
Hasta aqui no hemos hablado de las perturbaciones que
pueden aportarse al curso normal del desvio por la induc-
ci6n de los correctores de hierro dulce (esferas y Flinders)
por la rosa misma.
Esta cuesti6n ha asumido importancia capital desde que
los compases liquidos han impuesto el empleo de rosas de
gran moment magn6tico.
Damos aqui un resume de tres articulos de Meldan,
referentes a la disposici6n de las rosas, que han sido pu-
blicados en los Anales de Hidrografia, de Hamburgo.
El primero (afno 1904) tiene por objeto mostrar qu6 irregula-
ridades pueden introducirse por la compensaci6n si las agujas
de la rosa no tienen la posici6n convenient y mostrar c6mo
la mayoria de los compases liquidos construidos hasta en-
tonces no llenaban las condiciones que se les debe exigir.
El segundo (afno 1907) es el examen de la disposici6n
de las rosas en el caso en que el efecto de los correctores
de hierro dulce fuera parcialmente debido A la inducci6ni
de las agujas de la rosa.







78 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

El tercero (afto 1908) tiene por objeto indicar una ma-
nera fAcil de examiner la disposici6n de las rosas cons-
truidas.
I

El primer articulo se titula: ,Investigacioies experimen-
tales sobre el efecto de las barras Flinders y de las esfe-
ras compensadoras sobre los compases liquidos.
Meldan somete t una series de pruebas un cierto ndimero,
de compases liquidos de fabricaci6n alemana (Bamberg,
I-Lechelmann, Ludolph y Path) A los cuales agrega, coma
tdrmino de comparaci6n, una rosa Thomson.
Dichas pruebas consistent en vueltas de horizonte> obte-
nidas haciendo girar los correctores de hierro dulce alrede-
dor do la rosa. Los correctores son llevados por una mesa
que puede girar alrededor de un eje vertical; los compases
descansan sobre un soporte solidario con el pilar axial do
la mesa. La linea de f6 estk ropresentada por la linea
media de la mesa; las esferas van colocadas transversalmen-
to, y el Flinders en la parte delantera.
Para una misma serie de pruebas la posici6n del centro do
las diferentes rosas os iddntica relativamente i los correctores.
A cada vuelta de horizonrte, el operator lleva los desvios
al N., N N E., NE, etc.; de esas 10 observaciones tratadas
por el m6todo de minimos cuadrados, deduce los coeficien-
tes A, B, C, D, E, F, G, H, K-- esos coeficientes son expresa-
dos en grades en las tablillas quo siguen.
Esas experiencias ponen netamente en evidencia la.
influencia de la forma geomdtrica de la rosa, por una
part, y por otra los efectos de la inducci6n de los hierros
dulces por las agujas.
Suministran informaciones muy interesantes acerca del
orden de magnitude de las perturbaciones que serian aun
inmAs marcadas si las observaciones, en lugar de ser hechas
en tierra, se hubieran efectuado en un campo de'bilitado,
como es el caso general a bordo.








INVESTIGACI6N SOBRE LAS ROSAS 79

Barras Flinders y esferas empleadas

Flinders: cilindro hueco, diAmetro externo 7.7 cm., espe-
sor 1.1 cm.
Esferas: un par huecas de 22.2 cm. de diAmetro externo y
1.1 cm. de espesor.
Un par de esferas huecas de 17.7 cm. de diAmetro exter-
no y 1.1 cm. de espesor. Esas esferas eran llevadas por
escuadras de madera y no de hierro, como se acostumbra.


Datos geometricos y magneticos de las
rosas empleadas


DiAmetro Momento Du---.,__ Duracidn
op d e 1 magn6tico .
Comlis de la .- adi Largo Distancia do
(uniidades -Z I
rosa de Gauss) F 2 ial centro d osoilacifn


Rosa Thlomson 25.0 cm. 2.7,iiI 8 5.1-7.8 en -
Compas liq." I 25.0 55 2 20 5.8cm. 28.0s
11 25.0 76 2 21 2.8 20.0
III 22.8 80 2 20 4.0 19.5
IV 19.1 65 2 18 2.3 13.6
V 23.0 82 2 20 2.5 15.6
VI 19.6 441 4 18.6-9.4I 1.75.4.5 20.8


NOTA.-El compAs liquid VI es un .coinpts liquido grande* tie
la marina imperial alemana (LAin. I).
OTRA.-La unidad de Gauss do moment magn6tico vale 0.0001
unidad C. G. S.

Experiencia con el Flinders

El Flinders va colocado como de costumbre en el com-
pas Thomson, a 25.5 cm. de la rosa (distancia del centro
de la rosa al eje del Flinders); su extreme superior rebasa
en 2 cm. el piano de la rosa; su largo es de 40 cm.









-80 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Limina I







INVESTIGACI 6N SOBRE LAS ROSAS


Flinders d 40 cm. 25.5 d la rosa
Flinders de 40 cm. 6 25.5 cm. de la rosa


B C I D E


F G H K


Thrnon 1. l-0.4 I
'Thomson+1.5410.4 0.0i+l.l -0.1 -0.2 0.0 0.0 0.0
I +11.7 +11.4 -0.4 +4.3 -1.7 -1.0 -1.6 -1 4 -0.5
11 +0.0 +11.3-0.5 +7.8 -0.2 +2.5 -0.3 +2.2 -O..
III +0.7 +11.0-0.4 +7.6 -0.6 +1.3 -0.8 +0.6 -0.1
IV +0.7 +11.0 -0.3 +5.9 0.0 +1.8 -0.2 -+1.2 0.0
V +0.9 +11.5-0.1 +7.8 +0.2 +2.5 -0.4 +2.0 -0.1
VI +1.0 +10.8+0.1 +3.7 +0.3 +0.1 -0.0 +0.1 -00


La unidad de Gauss de moment magn6tico vale 0.(XX)l
"unidad C. G. S.
Para todos los compases liquidos el coeficiente B esttil
reforzado.
Para el Thomson, el coeficieiite I) es debido casi inica-
monte A la inducci6n por la component horizontal del
campo terrestre: para los compass liquidos, es acrecido por
la inducci6n de las de la rosa, pero que tambien depondo
-de su forma geomdtrica (comparar compases II y III).
La sextantal F y la octantal H son positivas cuando las
. agujas estan mis cerca del centre de lo que comporta la
primera regla de Smith.
Los demAs coeficientes son debidos a ligeras disimetrias
geometricas 6 magneticas; el Flinders se inclinaba ligera-
monte E una banda; la aguja Este del compils I, por ejem-
plo, tenia un moment magnitico sensiblemeiite miAs fuerte
*que la aguja Oeste. El cocficiente A se debe principal-
mente A errors de linea de fM y.de colimaci6n.
El valor exagerado que toma la cuadrantal con los com-
pases liquidos hace inadmisible para esos compases la dis-
tancia de 25.5 cm., generalmente adoptada para el Tliomson.
Alejando la barra, la cuadrantal, cuya mayor part pro-
cede de la aguja, debe disminuir miAs rApidamente ,ie la
semi-circular.


Compks A


81
















Vapor I I'L/1 "
I (Compoas a. Proa


I
I!. Coipas :a' Popa


=a zo I


?~ 3U ~


w 330 U0


SO Oso 0 ONO NO NNO


I

* I I


4.
OW~o


ii I I ,


I I





I I
ENE


N. NNE


SSE


---By a dn/ww <<6awwa/w/sPf\hj oasVaOqzf
....... .f ,'/ ,, .

/ PlVeivc/ P / sD a'nclaoe /a Vasp *


Plancha II


Re T30 go 0


W' ale


ll
\







INVESTIMACI6N SOBRE LAS ROSAS


Una segunda series de observaciones con una distancia
do 30 cm., di6:
Flinders de 40 A 30 cm. de la rosa

Compas A B IC D E F G H K

Thomson +1.1 +7.2 -0.1 +0.8 0.0 -0.1 0.0 0.0 0.0
I +1.6 +7.8 -0 1 +2.0 -0.8 -0.7 -0.6 -0.6 -0.2:
II -0.2 +7 7 -0.4 +3.4 -0.2 +1.4 -0.1 +0.8 -0.1
III +0.6 +-1-7.1 -0.2 +3.4 -0.1 +0.6 -0.4 +0.2 -0.1
IV +0.8 +7.1 -0.3 +2.4 0.0 +0.8 -0.2 +0.4 01.0
V +0.7 +7.9 -0.1 +3.0 0.0 +1.2 -0.4 +0.9 -0.2
VI -+1.0 +7.8 0.0 +1.7 +0.1 +0.1 0.0 0.0 0.0

Se v6 que D ha disminuido en mas de la mitad, mien-
tras que el efecto itil do la barra s6lo en un tercio mias
6 menos.
Experiencias con las esferas
Las esferas estAn colocadas A uno y otro lado del com-
pas, 6 igual distancia; sus centros se encuentran en el piano
del sistema do agujas:
Dos esferas de 22.2 c. m., distantes 69.8 c. m.
Distancia reciproca de los bordes interiores 47.6 c. m.

CompAs A B C ID E F G H K

Thomson +1.4 +0.7 -1.3 4.7 -0.2 0.0 .0 0.0 0.0
I +1.7 +0.8 -1.1 0.1 +0.2 -)0.1 +0.1 1.6 -0.4
II -0.1 +0 8 -1.4 -13.2 +0.3 -0.2 0.0 +3.2 -0.3
IlI +0.6 -4-0.3 -1.5 -13.0, -0.4 0.2 +0.1 -t-1.4 -0.3
IV +0.9 +0.5 -1.3-11.1 0.0 -0.1 +0.1 +2.1 0.0
V +0.9 +0.8 -1.2- 12.1 0.0 --0.1 +0.2 +3.2 -0.1
VI +1.2 +0.8 -1.0 8.0 -0.2 0.0 O.+0.4 0.0







84 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

La fuerza compensadora de las esferas se aumenta much
por la inducci6n de las agujas de los compases liquidos.
No obstante la mala disposici6n de las rosas, los termi-
iios sextantales son muy pequefios; eso depende de que la
polaridad de las esferas es d6bil, como lo atestiguan
ByC.
La octantal H, introducida por la mala disposici6n de las
agujas es muy important. H es positive cuando las agujas
*estin demasiaio pr6ximas entire si, negative en caso con-
trario.
Una segunda series de observaciones ha sido hecha con
las esferas de de 17.7 c. m. de diimetro, distantes en
,65.3 c. m. La distancia de los bordes interiores es la misma
que antes:
Dos esferas de 17.7 c. m. distantes en 65.3 c. m.
Distancia reciproca de los hordes interiores 47.(; c. m.

A'olnpis A 1 C 1) ] E F G H K

Toinson +1 i> -0.1 -0.4 3.0 00 0 0.0 0.0 o.
I 1.7 -10.1 -0.4- 6.4. -0.3 0.0 +0.1 -1.5 0.3
II -0.8 -0.1 -0.5 '-.9 .7 --0.3 0.0 +0 11+2.4 --0.2
III +0.9 -0 3 -0.4 9.4 0.0 +)0.1 +0.1 +0.9 +0.1
IV +0.8 0.0 -0.5 8.0+0.1 +0.1 +)0.1 +1.6 0 0
V +1 0 0.0 -0.4 -10.1+U.1 0 0 +0 1 +2.3 -0.1
VI +-1.2 +0.3 -0.4 -5.7 0.0 -0.1 0.0 +0.2 -0.1


El autor present otro ejemplo practice, que hace apre-
eciar la gran importancia de una buena disposici6n de las
agujas de un compAs liquid. En el vapor Rolin, se habian
dispuesto dos compases liquidos. En los dos primeros
viajes se not6 que el buque no podia gobernarse sino con
much dificultad por medio de dichos compases. Segiin el
eapitan, el desvio a algunos rumbos cambiaba muy rApi-








INVESTIGACI6N SORE LAS ROSAS


damente con la proa, mientras que a otros rumbos casi no
habia cambio. El examen de las observaciones hechas en
los primeros viajes tuvo un resultado asombroso. El coe-
ficiente H de la octantal H sen 4 z se elev6 para el compas
proel a -+- 5, 1, en tanto quo para el de popa era 4,0 8. La
rosa del compas de proa tenia la disposici6n de agujas re-
presentada en la fig. II de la lam. 1, la del popel, la de
la fig. I de la misma lamina. Las observaciones originals,
con el desvio calculado de acuerdo con los cinco primeros
coeficientes, estan representadas en la lam. 2. El compas
proel tenia, a mAs de la octantal, un considerable desvio
cuadrantal no compensado, causado en primera line por
la excesiva proximidad del Flinders. En las dos curvas
se vd claramente el desvio octantal. La naturaleza del
desvio observado justifica perfectamente la observaci6n del
capitAn a prop6sito del cambio del desvio con la proa.

II
En otro articulo titulado cDisposici6n de las agujas re-
lativamente a su inducci6n en los correctores de hierro
dulce>, dispute la cuesti6n de saber si la disposici6n de las
agujas dada por Smith es vAlida en caso que la rosa in-
duzca polos magn6ticos en los correctores P.
Smith y Evans habian encarado esa eventualidad y
asegurado que su disposici6n hacia desaparecer igualmente
las perturbaciones que podian provenir de la inducci6n de
los correctores de hierro dulce por la rosa: pero no veri-
ficaron la prueba iniidiscutible.
Esa aserci6n fud formalmniente (,ombatida por Bndinich
en consideraciones t6cnicas publicadas en 1888 y que Vital
hla reconsiderado en 1899.
Segin Budinich, la inducci6n de los correctores del coo-
ficiente D por la aguja original t6rminos cuadranitales y
octantales; diclihos tdrminos serian climiniiados por la ,-oil-
dici6n:
S-+- 45 6 % -- : 45







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


De ahi que Budinich aconseja que para satisfacer simul-
tAneamente a esa condici6n y A la de Smith se tomen:

+ 6 = 60 y a -= 45
lo que di:
a =- 52.05 y = 7. 5

En varias obras se llama rosa Vital a la que lleva esa
disposici6n.
Borgen (1902) puso en duda las deducciones de Budinich
y Vital, y por consideraciones igualmente te6ricas lleg6
al siguiente resultado:
XCon una rosa de dos agujas, ncuyos polos estan A 30, no
pueden originarse desvios sextantales i octantales, ni bajo
el efecto de la imanaci6n permanent 6 de la de los hierros
dulces verticales>.
Pero en el studio del moment desviador creado por la
aguja, admite BIrgen la hip6tesis siguiente:
La intensidad del polo de la barra inducida, mas pro-
ximo A la aguja, no es mas fuerte que la del polo mAs
alejado. Esa hip6tesis no se conforma por cierto a la
realidad.
Por lo deinmas, Borgen ha tratado de resolver empiri-
camente la cuesti6n, pero no ha llegado A condiciones netas
A causa especialmente de errors en el yacimiento de los
polos de las rosas empleadas. (*)
En eso estaba la cuesti6n cuando Meldan inici6 sus
investigaciones.
dice Meldan, se explican por la divergencia de las hip6-
tosis necesarias para la puesta en ecuaci6n, hip6tesis mas
6 menos libradas al albedrio de cada uno. El fen6meno
de la inducci6n de un trozo de hierro dulce por una aguja

(*) Se sirvi6 sobre todo de rosas nornales en que las extremi-
dades de las agiujts ocupan el lugar quo debieran ocupar los polos.









INVESTIGAC16N SOBRE LAS ROSAS 87


Plancha III
Mesa giratorla para Ias buscas sobre WI compils







88 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

imanada-aun en los casos mAs simples-es tan complejo-
que toda teoria matemAtica no apoyada en un serio con-
tralor empirico, descansa en la arena y debe reputarse
insuficiente para tratar un problAma del gdnero de que se
trata.
Por eso recurri6 Meldan ante todo a la experiencia, y
solo cuando adquiri6 empiricamente los resultados, propuso
una teoria basada en una hip6tesis de su elecci6n, la cual'
al menos tiene la ventaja de conducir a resultados que
concuerdan con la realidad. He aqui el detalle de las.
observaciones de Meldan.
El aparato
El aparato so componia esencialmente de una mesa que
podia girar alrededor de un eje vertical, llevado por un
pilar do piedra, y de un mortero de compas fijado A dicho
pilar por encima del eje. En el mortero eran introducidas.
las rosas 'que llevaban los diferentes sistemas de agujas
en ensayo; estaban suspendidas del techo de la sala de
experioncias por un hilo metilico de 0.1 mm. de diAmetro
y 3 min. de largo. Ese sistema de suspension present la
ventaja de ser fAcilmente accessible y de tener una sensi-
bilidad casi independiente del moment magn6tico y del
peso de la rosa. Para amortiguar las oscilaciones, dos
laminas metklicas en cruz, suspendidas bajo la rosa, se
inmergian en agua on el fondo del mortero. Como las
obsorvaciones. segin veremos despues, versaban sobre pe-
quefios desvios, puede reputarse despreciable la torsi6n del
hilo.
Sobre la mesa iban fijados soportes para los imanes
permanentes y las masas de liierro dulce, que permitian
su colocaci6n fAcil y exacta.

M6todo de observaci6n
Para tener resultados indi.scutibles, ante todo hliabra que
desembarazarse do toda hip6tesis sobre la posici6n de los:







TNVESTIGACI6N SOBRE LAS ROSAS


polos. Con ese objeto, se colocaron seis imanes identicos-
verticalmente sobre la mesa en los vertices de un exAgono.
regular conc6ntrico a la rosa (fig. 1). Los extremos supe--
riores, situados A la altura del sistema de agujas, eran.
alternativamente Norte y Sud.
La distancia de cada uni6n al centro del compas era
de 37,2 cm. Cada grupo de dos imanes diametralmente
opuestos da un desvio semi-circular de unos 30 y en caso
de una mala disposici6n de las agujas, una sextantal rela-
cionada con la semi-circular. El conjunto de las seis barras-
da una sextantal triple que la precedent, en tanto que se-
halla compensada la semi-circular.
Tratando de hiacer desaparecer el desvio sextantal asi
fuertemente amplificado, fu6 possible determinar, con un
ddcimo de milimetro de aproximaci6n, la posici6n de las'
agujas de las diferentes rosas ensayadas (rosas de dos agu-
jas) y colocar asi sus polos A 30 de la linea N. S.
Despuds de la instalaci6n de la aguja se procedi6 at la
medicine de la octantal. Generalmente se procede asi: se
analiza la curva de desvios originada por dos correctores D,
es decir, se la descompone en terminos cuadrantales y
octantales. Ese procedimiento no conviene sine para fuer-
tes perturbaciones, visto que el desvio cuadrantal prove-
niente de la inducci6n por el campo terrestre ya estA
acompafiado por una octaniital H = '/2 D2 de igual origen.
Ahliora, es incierta la separacio6 que uno se propone deo
este iltimo tdrmino del termino perturbador.
MaIs ffacil y exacto es emplear un procedimionto anAlo-
go al descrito para poner en evidencia el desvio sextantal.
Se colocan cuatro e.f'e'ras en los risrtices de un cuadrad)
alrededor del compds (fig. 2); los descios cutad'antales sow
iguales y; contrarios, mientras que los octantales se sunman. Se
obtiene asi un coeficiente H double que el lbuscado.
El efocto cuadrantal de un corrector D) se compone eni
general de una parte debida A la inducci6n por la com-
ponente horizontal del campo terrcstre, que llamaremos.







R1VISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Do, y de una parte debida a la inducei6n de la aguja, quo
llamaremos 1)'.
D=D+,, D'

Para separar Do y D', se han empleado agujas geom6-
tricamente identicas, pero de mementos magnkticos dife-


'0
'/ ..... ...( D

e e


1:25 1 : 25
Fig. 1 Fig. 2

rentes. De esta manera, D), permanece constant cualquiera
4que sea el sistema empleado, y TD' varia proporcionalmente
al momonto magn6tico del sistema empleado.

Observaciones con las esferas

Las observaciones han sido hliechas con esferas de hierro
dulce de 17.5 cm. de diamnetro; la distancia del centre de
esas esferas al centre de la rosa era de 31.3 cm.
Primeramente se determine por observaciones a los
puntos intercardinales el valor del coeficiente D creado
por dos esferas colocadas como de ordinario (A uno y otro
lade del compais, a la altura de la rosa); luego, por obser-
vaciones al N N 0., 0 N 0., etc., se determine el valor de
H1 por el procedimiento de las cuatro esferas antes indica-
das. Los valores siguientes de H son la mitad de los
valores asi obtenidos.
Antes, con fines de comparaci6n, se habian hecho las








INVESTIGATION SORE LAS ROSAS 91

mismas observaciones con una rosa de aguja ifinica. He
aqui los resultados:
1. Aguja 2inica.-Longitud 195 mm.

Distancia de los polos 165.6 mm.
.a)-Momento mag. M=5.8 millones V t ; D=- 8.72 : H=+ 1.25
b)- =21.5 ; 5".62; + 1.72
c)- 41.9 ; -7.45 ; + 2".32
d)- 57.1 9.05; + 2.80
Construyendo un grAfico con estos resultados se ve que
para un moment magn6tico nulo, es decir, bajo la sola
influencia de la inducci6n terrestre, la cuadrautal 3.2
esta acompafiada de una octantal +- 1"1' (fig. 3).


i.S ,' S7.t \ Css 4S
Fig. :B Fig. 4


D y If aumentani con el momeuto magnetico, D) algo
mAis rApidamente que H.
Las observaciones principles fueron hechas con rosas
de dos agujas cuya disposici6n (polos a 30) habia sido
rectificada por el m6todo precedentemonte expuesto.
H6las aqui:







U2 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

2. Rosas de dos aqgujas.-Longitud de las agujas 195 mm.

Distancia de los polos 165.6 mm.
a) M=66 millones VG D=- 4.10 ; H=-0.09'
b) =- 11.5 ; 40.65 ; -0.14
c) =46.4 ; =- 8.15 ; -0.50-
d) =82.9 11.70 ; -0.85

Como lo muestra el grafico (fig. 4) con una rosa de dos
agujas cuyos polos estan k 30, las esferas no dan rastros
de octantal bajo la sola inducci6n de la tierra.
La inducci6n de las agujas da una octantal H cuya im-
portancia aumenta, como D', proporcionalmente al moment.
magnetico de ]a rosa.
La relaci6n - es de
D' 10

La relaci6n es funci6l] dc la relaci6n de la longitud de
la aguja A ]a listancia de la masa de hierro mas proxima.
Ese liheclio, ficil de prever, es puesto en evidencia por las
experiencias siguientes en que se han utilizado agujas de
inenor longitud, dejando i las esferas en el mismo estado.
3.0 Ro.as de dos agqjas.-Longitud de las agujas 1(i0 mm.
Distancia do los polos 135.1 mm.
ta)M = 12.7 millones UG ; =- -4.48 ; H--0.05
b) = 29.5 -; -- 5.9() ; -(o.13
c) =46.0 ; -- 7032 ; -0.20
H 1
El grafico (fig. 5) muestra que vale -
)' 20
Con una rosa de agujas de 130 mm. y de momento'
magn6tico M. = 25 millones UJ G:

D- "5.3 : D' =-2.'0 ; H --0.05

H 1
D' 40







INVESTrGACI6N SOBRE LAS ROSAS


Con rosas de 115 y 95 mm. de longitud de agujas, el
,desvio octantal no aparece ya netamente apesar de la
.amplificaci6n del m6todo.





S-






12 7 20, 46o
___J ..-- -o .... .


Fig. 5

Influencia de la forma del corrector D.
Si se desea explicar te6ricamente las observaciones pre-
.cedentes, es absolutamente necesario darse cuenta de la
influencia de la forma del corrector.
Con tal objeto, se hicieron experiencias con li rosa 2d
longitude d 195 mm., muy grande M = 82.9) y correctores
de formas diversas.
Se emplearon:
1. Cilindros de fundici6n (longitud 17 cmn., diAmotro
externo 7.7 cmi., espesor 0.8 cm.) dispuestos horizontalmente,
-como se les emplea i' veces para la compeiisaci6n de D;
2. Barras de hierro dulce horizontales (longitud 21 cm.,
didmetro 2 cm.).
En ambos casos, la distancia al centro dc la rosa del
punto de los correctores mAs )pr6ximnio era dc 22.5 cm.,
ecomo para las esferas de las experiencias precedents.
Los cilindros dieron:
)=--- 80.0 : DO, = 2". - 9 :5
1 = 0".(i0.







94 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

1f 1
La relacion es, pues, de pr6ximamente.
D' 10
Las barras dieron:

D1 = 4o.3 ; Do- 00.7 ; D'- 3.6 ;

1 = 00.32

La relacin --es siempre de -- mas o menos.
D' 10
Conclusidn.-La forma del corrector no hace desaparecer
Ai a octantal H.
Cnalquiera que sea ]a forma de los correctores para un
sist ema dado de agujas y una distancia dada del punto
mais proximno de ese corrector a la rosa, es constant la
H
relaci6n H- .
]),

Explicaci6n te6rica de los resultados observados

La explicacion terica esta basada sobre la siguiente
hi l)tesis:
La intensidad de un polo nacido de ]a inducci6n de la
aguja es inversamente proporcional al cuadrado del aleja-
miento de ese polo.
La fig. 6 indica claramente las notaciones empleadas.
Hagamos ademAs:
Cni = a

a
a=K.


Bajo la influencia del polo M, la rosa es solicitada por
una cupla cuyo moment es:
S- M m (a y sen (z a) a y sen -+- a

a y sen (z + ) a y sen (z -- a)
-TFs- + T --







INVESTIGACI6N SOBRE LAS ROSAS


Reemplazando a los denominadores por sus valores en
a
funci6n de K = y desarrollando la expresi6n de A segin
los senos de z y los mfiltiplos de z hasta los terminos en K4
inclusive, viene:

4 lM in a cos [(a|, 3 m, K 15 ),


G15 X2 + 105 cos 3 315 5
K) 1(2+ +-- I J4 sn n-
1 _28 K cos sen a 128 cose- a- |e

I
-"- -z A





/ /

7 /
-m K n


Fig. 6


expresi6n dada ya
admitida:


por Smith y Evans, con la hip6tesis


M= n(-- 1 1 1-)
M =fin +- v-v v,
Y.- Y T; :

Introduzcamos eso valor de M en la expresi6n de A y
hagamos y. = 4 m a cos ..







,)6 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


Despues de calculos, se obtiene:
A1 3 i+ K 15 K (7 K2
3 1 K'(4 ( 8


57 ,\cOs 3 a so 2 Z
Too o- - sen 2 Z
128 C cos C J




r443K.cos5 a 15 cos23'] /
23 12K --- + K4 son 6 Z...
+* 44 1K4 co s 5 c 15 K4COS 2 3 Jc so \Z.

Esta expresion muestra que para una aguja double el va-
lor de o, que permit eliminar las perturbaciones debidas
a la inducci6nii de la aguja es de 30, el mismo que el que
aiiula las perturbaciones provenientes de la longitud de las
agujas.
Este valor de 30 solamente hace desaparecer el t6rmino
principal en K2 de la octantal. En la disposici6n Budinich
en que o. = 220.5, el t6rmino K2 sen 4 Z subsiste con el
coeficiento 1.2.
Al mismo tiempo la expresi6n da una explicaci6n satis-
factoria de las muy pequefias octantales observadas con la
disposici6n o.=300. Los valores negativos de H hallados
correspondent en efecto d los factors de sen 4 Z en que K
entra A una potencia elevada, igual 6 inferior a 4. El
187 cos 5
principal de estos factors es -.-. ; ----. es en efecto
128 cos .
igual a 1 par a. = 30.
Ademas, la expresi6n pone en evidencia un t6rmino en
sen ( Z, cuyo coeficiente N es 2 '/2 H. Por lo demis se
hlia encontrado experimentalmente dicho t6rmino con el
sistema 2d, sobre el cial obraban dos barras de hierro
dulce (long. 21 cm., diametro 2 cm., distancia 23.5 cm.) ra-







INVESTIGATION SOBRE LAS IOSAS 97

diantes y perpendiculares entire si. Eliminada asi la
* cuadrantal terrestre, se ha hallado:

D = 1.36
H = 0.19
N = 0.30

Con este mismo sistema, modificado de manera que a =
22.5, se ha encotrado:

H = + 00.58,

lo cual domuestra palpablemente ]a falsedad de las deduccio-
nes de Budinich.
Conclusiones.-1. La disposici6n de las agujas (polos i
30 de la linea N. S.) que para una rosa do dos agujas
hace desaparecer el termino sextantal (proveniente de los
imanes invariables) y el t6rmino octantal (provenientes de
los polos de inducci6n terrestre) hace desaparecer igualmen-
te el principal termino octantal proveniente de la inducci6n
de la aguja;
2. Sin embargo, cualquiera que sea la forma del correc-
tor D empleado, subsiste un residue de octantal cuyo
Scoeficiente H es negative y crece proporcionalmhnente al mo-
mento magnetico de la rosa:
3. Ese residue halla una explicaci6n suficientc en la
(a \1
teoria expuesta por los tdrminos de orden I y superio-

res. Ese residue no corresponde, sin embargo, A la octantal
que Budinich ha deducido de sus calculos. Una rosa dis-
puesta siguiendo los consejos de Budinich dai, al contrario,
un coefiziente H much mayor y positive. Ese os tamibi6n
el defecto de la losa de cuatro agujas llamada rosa Vital:
4. A mis del t6rmino en sen 4Z ha aparocido un
t6rmino en sen 6 Z, vuelto a encontrar en la tooria, cuyo
coeficiente vale 2.5 1-1H;







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


5. Esos dos desvios son despreciables en la prActica
cuando el punto mns pr6ximo del corrector D esta a una
distancia del centro de la rosa al menos igual a 2 1J/3 veces
el radio de la rosa. Recordemos de paso que la rosa del
gran comp"s liquid, model 1903, de la marina imperial
alemana, tiene uni diametro de 196 mm.
Cuando ha sido llenada dicha condici6n, nada hay que
temer de la inducci6n de la aguija.
Con rosas de cuatro 6 mas agujas, se llega A eliminar
perfectamente los t6rminos pertubadores.
Las reglas A seguirse en tal caso para la disposici6n de
las agujas no estAn todavia bien establecidas. (*) Entre
tanto y aun despues, recomienda Meldan a los |construc-
tores el empieo del m6todo que acabamos de describir
para el ensayo de las rosas. Esfe metodo es sencillo y no
necesita ]a menor media. Una mala disposici6n de las
agujas salta inmediatamente d ]a vista, pues la rosa oscila
entonices a derecha 6 iz(quierda, cuando se hace girar la
mesa que lleva los images 6 las esferas; al contrario, cuando
es buenia ]a disposici6n de las agujas, la rosa permanece
iiimovil.


() Meldan ha dado ]ia condici6n te6rica doe la climinaci6n tie la
sextantal para tn sistema die'n pares de agujas y es:

Vn wi(12- 3 S 2)


siendo M = in la suma de los moementos in do los diferentes
pares tie agujas; 21 ]a distanciaL do los polos; s la distancia de las
ngujas al centro de Ia rosa.
La f6rmniula es deducida de Ia expresi6n general tie Smith v Evans
del moimento desviado croado por un polo invarialble. Meldan recalca
sobro ]a ventaja do su mktodo experimental quo no require el cono-
ciniento dtie tantos elements, y expone, per medio de la teoria, la
reversibilidad dte Ina prueba de los seis imanes y do las cuatro esfe-
ras. La disposici(In que hace desaparecer a la sextantal elimina
igialmnente 'i la octantal terrestre, y vice versa.