Revista de publicaciones navales

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de publicaciones navales
Physical Description:
v. : ǂb ill., maps (some folded) ; ǂc 26 cm.
Language:
Spanish
Publisher:
Buenos Aires; Servicio de Inteligencia Naval
Place of Publication:
Argentina

Notes

General Note:
Began publication with May 10, 1901 issue. Cf. Library of Congress -- "A guide to the official publications of the other American Republics. I. Argentina."
General Note:
Naval art and science ǂv Periodicals.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Holding Location:
University of Florida
Rights Management:
All rights reserved by the source institution.
Resource Identifier:
aleph - 20934447
oclc - 26200495
System ID:
AA00019461:00019

Full Text










"MINISTERIO DE MARINA


DI

PUBLICACIONES NAVALE


Tome XIX.-Nm. 187--Abo X. Buenos Aires,,-Noviembre de 1910.






iCION IE LO 10 IPOR8 NIIROK O SBRE I[S POLYORIS


Poi r. VIEILLE
: .'.* /

/ ~
- /.*
(De Memorial des Poitdt's" el Salpcres)

La observaci6n mas somera pone df manifiesto un enkr
-gico ataque de las p6lvoras B y .del. algodni p6lvora po
los vapores nitrosos. Debe pues estudiarse de cerca po
una parte las condiciones en que pueden formarse eso
vapores nitrosos durante la conservaci6n en los dep6sitos
.y por otra, la acci6n que dichos vapores nitrosos puedei
ejercer en las condiciones prActicas mAs desfavorables.
Tal es el objeto de este trabajo.
En la primer part hemos investigado las condicio
nes de producci6n de los vapores nitrosos y la important
.cia de esa producci6n en las condiciones extremes de h
prActica.
En la segunda part hemos estudiado la acci6n sobri
las p6lvoras B de dosis conocida de vapores nitrosos,
Tmn. fAt, A Afl. nai.,rpf, lmrtnlA l p.1 '.gflynln ir lni nnlli1 amflAQ











Condiciones en que puede ejercerse la acci
vapores- nitrosos
La acci6n de los vapores nitrosos sobre el all
vora y las p6lvoras B sanas, durante su conse
los dep6sitos, puede resultar de diversas causes.
1.0 Esos vapores nitrosos pueden provenir d
miento de las mismas p6lvoras sana3: si se con
minasa de algod6n p6lvora 6 de p6lvora B en es
es sabido que bajo la acci6n de una temperature
durante algunos meses a 40, algunos dias A 750
horas A 110, esa masa se denitrifica para el alj


por gramo y por mes, dia ii hora, segiin la te
Para las p6lvoras B compactas en que la reacci6n
bajo presi6n, la denitrificaci6n se eleva A 0.1
hora, dia 6 mes, segmin la temperature. El Azo
nado parece desprenderse en el algod6n p6lvo:
lento bajo formas de vapores nitrosos, segin la
de Robertson y Napper; pero esos vapores son


de azoe y las formas inertes de prot6xido de
izoe libre. Si el bi6xido de azoe encuentra una
oxigenada, da lugar a vapores nitrosos externoi
bles de reaccionar a su vez sobre la carga, sea
period mismo de calentamiento, sea ulteriormente
inerte la atm6sfera no se produce la transform
bi6xido de azoe sino en un periodo de enfriai
permit el reingreso de una atm6sfera oxige]
recipient que contiene la carga.
2.9 La segunda causaa result de la presence:
clones averiadas en medio de p6lvoras sanas.
Se ha observado en las p6lvoras B, despu6s
tiempo de conservaci6n, averias localizadas e
bandas en cargas generalmente sanas. Esos 1.
riados son el asiento de una denitrificaci6n le








N UI L)US VAL'UNiIS NTI(US0,S SOBILK LAS IPOLVORAS It 6

3 de esta descomposici6n encierra bi6xido doe zoe
ble, conio en el caso ])recedente, de siuministrar
nitrosos al contact do una atm6sfera oxigenada.
segunda causa de producci6n de vapores nitrosos
ido observada hasta hioy sino en p6lvoras de fabri-
anterior A 1896-97, sin alcohol amilico.
lemnos propuesto avaluar.
I orden de magnitud de la producci6n de vapores
en esos dos modos de formaci6n.
a naturaleza de las transformaciones experimnientadas
voras sanas bajo la acci6n de dosis variables de va-
itrosos.


eerraban, it la densidad de carga de 0,3, unos
le p6lvora.
r ensayIo.-10 dias de calentamiento A 75(".
lumen de los gases extraidos despuds do elimina-
los vapores alcoh6licos por el Acido sulfurico es
perior al volume inicial.











C () .......................
A z o .. ..................
c O .......... ............
A z o ...... ............ ...
A ... .... . . . . ....

El residue no absorbible por la potasa
El volume del recipient por gr. de pdlvoi
De esos datos se deduce que por gr. y p(
tamiento i 75, la p6lvora ha desprendid
Azoe total bajo sus diversas formas 6 el d,
contado en bi6xido de aizoe. El azoe desp
forma de bi6xido de izoe susceptible de I
pores nitrosos al contact de una atm6sfe
de 1 del azoe total.
8
Segundo ensa/o.-2(0) dias dcle calentamien
El volume de los gases extraidos despu6s
initial (180() cm3 en lugar de 135). El residu
por la potasa es de 26.9 /o.

Comnposicin del residno no absorbible pi

Az 0 .......................
C O ... ... ................
A z2 0 .........................
A . . .. .. .. ...

El volume del recipient es de 2.67 c
p6lvora. De esas cifras se deduce que poi
de calentamiento d 75" ha desprendido la p
de Azoe total bajo sus diversas formas 6 e]
contado en bi6xido do izoe.
El azoe desprendido bajo forma de bi6N











11,I VdJJUltiU ILlIJU.LUN V- U illl U hlti0 (JXIglt-l1a .l
el azoe total.

nen, la denitrificaci61l de las p6lvoras B A 7;-)
ra iierte se efectia con desprendimiento de 0.09
. y por dia de azoe total contado en bi6xido
El bi6xido de azoe no figure en ese total sin6


mos col esos datos las duraciones de calenta-
esarias para producer las cantidades de bi6xido
rrespondientes A la absor6 i total del oxigeno
en un cartucho 6 recipient normal.
dad de carga de esos cartuchos es al minimo
ras del Patrie 0.732). A cada gr. de p6lvora
1 1 cl" de aire, 6 sea, 0.20 cm3 de oxigeno y
Svapores nitrosos para tui desprendimiento por
igual a 0.4 cmr. de azoe. Se ve, pues, que son
44 dias de calentamiento a 75" para obtener
ci61i de vapores nitrosos con las p6lvoras A MA.
parte, en el calentamiento al aire libre d 755
nido una denitrificaci6nii total contada en bi6-
oo de 0.1 cm3 para las p6lvoras inmAs diversas
Ms. Este valor difiere apenas del de 0.09 cm3
o obtenido oien atm6sfera inerte: hliay, puies, pre-
que la correspondeucia de los dias A 75 y de
40) establecida para la denitrificaci6n seca al aire
ta para la denitrificaci6n en atm6sfera inerte.

aci6n en atm6sfera oxidante-Aire confinado

de correspondencia de los dias a 750 y de los
Sse encuentra verificada, por lo demis, en el
las modificaciones que experiment una atm6s-
inerte, sino formada de aire ordinario, al con-
s p6lvoras B. En esas experiencias es muy









6 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

rApida la absorci6n de oxigeno: por una parte es prc
cida por el desprendimiento de bi6xido de izoe de la
vora bajo la influencia del calentamiento y por otra,
la oxidaci6n dirocta de los vapores carbonatados debid
disolvente. Los fen6menos son, pues, mAs complejos
atm6sfera oxidant que en atm6sfera inerte, pero pro
tan tal similitud que cabe considerar como muy probe
la identidad de la ley de variaci6n con la temperat
El cuadro siguiente dia la composici6n de las atm6sf
de aire confinado al contact de la p6lvora B en ma
sellados despues de duraciones variables de calentami4
a 75 y A 40. Los matrAs estaban cargados, la densidai
carga de 0.3, sea, A 2.67 cm3 de aire por gr. de p6lv
Se hall el volume de los gases extraidos sensiblemi
igual al volume primitive hasta la duraci6n de 7 diai
calentamiento por una compensaci6n entire el volumrne
oxigeno absorbido y el de los gases producidos.
En esos limits de duraci6n no se observa bi6xido
aizoe libre.


Calentamiento a 75* Calentamionto a

oi CO + o I cot +
CO2- Az 0- 0"
SCO i d,. .,-,,id,: CO ..,

1 dia ............ 2.9 4.7 0
2 ............ 5.3) 7.55 8.95 0 n ses | .7 I 1
S ............ 8.6 10.7 12 8 0
B C, AV.W.. 9.0& 10.90 17 45 0
4 BM.AM... 7.7 850 1505 0 4 1 i.l 108 1
1BMAM .. 7.9 10.70 15.5 0
7 ........... 11.4 16.15 -0o.8 0< .1 3
2. period de 7
dias despn-'s de I
renovar la at-
mnosfera ....... 12.7 16."W'> 8 20 0.6(

M*) Despu6s de oste double calentamiento y do la doiblo absorci6n de ox










En primer lugar, se v6 que en menos de 7 dias s
sume la totalidad del 20.8 /o del oA.igeno primitive
contenido en la atm6sfera, sin que la lata de anh
*carb6nico producido rinda cuentas de mas de la mil
osa absorci6n.
En segundo lugar, las absorciones observadas desp
2 y 4 meses a 40 son muy exactamente del orden
obtenidas (*) despues de 2 y 4 d a 750.
El conjunto de esas observacionea conduce A las c
siones siguientes:
1. La emisi6n real de bi6xido de Azoe de una p
B calentada es de-- de su dentrificaci6n contada e
10
xido de Azoe, vale decir, que esa emisi6n es igual

2. Un calentamiento de un afto A 40 no puede,
producer en atm6sfera oxidante sin6 cantidades de vi
1 2
nitrosos del orden de 1 de cm.3 por gr., sea, 100
10 i 0.(X
peso de la p6lvora, y mAs lejos veremos que las p6
B A M, sin alteraci6n de ninguna de sus propiedades
pecialmente de su resistencia al calor, pueden absorv
sis 20 veces mAs considerable, y que comienzan a e
las las dosis de 1 ()Io, es decir, 150 veces mayores.



(* El studio de la composici6n gaseosa de lo.s recipient
tituye, pues, un inm6todo muy precise de medici6n de la fa
).Ins polvoras.
Verificaciones efectuadas de acuerdo con la orden del mir
de marina, de 27 Julio 1908, sobre recipients soldados de-
saquetes de 305 m.ni. conservados 19 mineses d bordo del
acaban de poner en evidencia. una variaci6n despreciable de h
tia de oxigeno y de anhidrido carb6nico (1 /o).









Producci6n de los vapores nitrosos por las pi
averiadas.
Las inicas muestras de p6lvoras averiadas act
oonocidas en los servicios de guerra y marina, esi
tituidas por p6lvoras de tipo autiguo 116 AM, es
fabricaci6n anterior a 1896-1897.
. Las porciones de p6olvoras averiadas de la mna:
haii llegado al Laboratorio central presentan gra
variables de alteraci6n.
En general, la averia estA limitada A una man(
quecila sobre la cual hlia perdido la material el
coloidal. Esa minateria se ha tornado friable 6 qu
exhala un franco olor Acido y enrojece el papel i
sol himedo.
Para algunas porciones, esos caracteres se ext
iina gran parte de la banda y ain A la totalidad
nos elements excepcionales.
A partir de la temperature ordinaria, las miat(
riadas son el asiento de un desprendimiento gas<
veniente de la oxidaci6n de la mnasa por los Acid
impreguan.
. Las experiencias siguientes efectuadas con las
B M% del Brennus 3. y 6.0 96 P B y con las p6l
Charlemagne B M. 7. 97 S M las mAs averiadas
yamos podido observer permniten fijar el caracter
turaleza de ese desprendimiento.
1. Polvoras B M17 del XCharlemagne.- Se lie
pletamente de p6lvora fuertemente averiada un
1 litro de cuello aucho cerrado por un tap6n de
merilado untado de cera Golaz. El tap6n de vic
soldado un tubo que forma man6metro de merci
carga es de unos 420 gr. y los trozos de p6lvora
tan averias que cubren como minimo un tercio (
perficie. El frasco es mantenido en una cuba d
la temperature del laboratorio, 150 mas 6 menos.
de 4 meses el man6metro no acusa ningiin aurmei








'AI'ORES NITROSOS 'SORE LAS P'LVORAS B 9


e presion, no sobrepasando las variaciones de algunos--
de mercurio A las que pueden resultar de los canim-
le temperature y presi6n barom6trica: result que si
esprendimieuto gaseoso 61 es d(bil y se halla coin-
-lo por la absorci6ii de oxigeno contenido en la at-
ra inicial del frasco.
P6lcora B M del lBrennus>s fuertemente averiadt.-
asco de 1 litro, semejante al anterior, ha sido llena-
a 500 gr. la p6olvora fuertemente averiada; la exten-
le las averias es mas fuerte que en las p6lvoras del
emagne y abarca por lo menos la mitadc de la super-


musado el maiw


Az0 .................... 5.3 1t).(
D 0 ..................... 3.3 .
Az". 0 .................... 11.05 22.10
z ..................... 9.0 108.00
....... ................ <0.25 0.50

v6 que la denitrificaci6n de la pdlvora se opera bajo-
es formas gaseosas Az, Az2 0 y Az 0 y que esta deni--


ON DE LOS







JU REVISTA DE PUBLICATIONS NAIALIES

trificaci6n total avaluada en azoe represent 45.4 /0 d
.gases desprendidos 6 90.8 en bi6xido de Azoe. Pe
-azoe desprendido bajo forma de bi6xido de Azoe n
mas que el del aizoe total.
9
En resume, A la temperature ordinaria de 12 A 11
p6lvora fuertemente averiada del Brennus desprende
gr. y por dia 0.003 a 0.004 cm8 de bi6xido de
esto es, la mitad de lo que desprende normalmente
)61ovora sana calentada durante el mismo tiempo A 71
3. P6lvora B M19 del iBrennus, completamente averiat
Se han podido reunir trozos totalmente averiados y
presentaban los caracteres de fragilidad y acidez i
recordados, en cantidad suficiente, 100 gr., como para 11
-completamente/un matras provisto de un tubo manor
co de mercnrio. El cello del matrAs estaba sellado
lAmpara.
Lo mismo que el recipient anterior, ese mnatra,
presentado un period durante el cual la presi6n ha
manecido estacionaria, unos 16 dias: evidentemente (
period de absorci6n del oxigeno del frasco primitive:
te lleno de aire, despu6s aument6 regnlarmente la pri
en 20, 30, 40 y por fin 50 mm. por dia. Este dil
aumento corresponde A iii desprendimiento de 0.07 cm
-gr. y por dia. Es el mAs fuerte observado por nosi
hasta el dia sobre materials averiadas naturalmente; es
double del suministrado por la p6lvora fuertemente av
-da, pero parcialmente transformada. Si se admite pa
composici6n de esos gases-como hemos podido des
comprobarlo-la que ha sido observada-' en la descom
ci6on de la misma p6lvora fuertemente averiada, se v6
la cantidad de bi6xido de Azoe desprendido por gi
material que present la averia total y 1)perfecta es igi
la temperature ordinaria a la cantidad de bi6xido de
dlesprendida por gr. de p6lvora sana calentada a 75"
-e tiene en cuienta la ley de variaci6n de las reaccione,








ACCIO(N DE LOS VAPORES NITROSOS SOBR


la temperature, ese desprendimiento es 700
mayor que el de la p6lvora sana.
Mas adelante veremos las consecuenicias i
*experimental.

II.-Acei6n de los vapors nitrosos sobre las p6

Absorci6n de los vapores nitrosos por las
Bastan experiencias cualitativas por reconoi
p6lvoras B sanas colocadas en una atm6sferit
vapores nitrosos, absorben cantidades consideral
vapores A la temperature ordinaria.
Esa absorci6n es muy rApida. Sumergiend,
pesada de p6lvora B M7 A Ms 13" 1907 S M (H
en un frasco lleno de vapores nitrosos A 100 0/
por la acci6n del Acido nitrico a 40 sobre el Aci
se observara las signientes absorciones (12 mi
DiirNci6,i do oxposieiunii Absor
m (}. 9()


HI'
15
20
30
40
60


1


2
2
!I


La banda asi cargada es de tinte gris v
.expuesta al aire libre durante 1511, se recul
mente de ampollas Acidas, se seca despuns y s
recobra su peso primitive. La cuantia de Az
198 cm." para A 185.8 cm.", acusando una d
de 12 cm." del algod61-p6lvora precipitado.
Denitrificaci6n por dosis masivas de vapores i
--La denitrificaci6n en presencia de las dosi
* ^ ^-.i 4,- *c ct4ifj<- c .11nrin it 11,,lff l h *W d0I'itn I* l rtllllhf 1\


1


1 P6LI








12 REVISTA DE PUILICACIONES NAVALES

las temperatures elevadas, y3 esa acci6n se ol)se
todas las p6lvoras.
1." En iuna prueba del 27 diciemibre 190)7 se
una banda de p6lvora B M- nvi -A M del Pothuau
frasco dte 1 litro lleno de vapores nitrosos a 9)0
continia la corriente tie vapores rutilantes duran
sellando despues el frasco y maniteniendolo 7' eu I
Despuns se calienta 3 dias a 301, y despues 3 diaw
Se observa la colocaci6n verdosa de la p6lvora y r
tillado mlAis claro.
Una inmuestra da 148.4 cm3 de bi6xido de azoe por
Des)pus die 7'1l de uuevo calentamiento A 40, la i
alcanza ii 109.S cm"3.
Despues de 41 de nuevo calentamiento A 4<). la i
alcaiiza a 44.4 cmi."
2." Las experiencias siguientes fueron liho'lias p
en presencia diversos tips de p)61voras de dosis ii
deradas de vapores nitrosos.
Un frasco sellado de 700 cm" recibi6 4-) gr. de I
Una corriente de gas nitroso llenaba el frasco y 1
la 1)p6lvora con 1.5 A 2 '/o de su peso de vapores.
Se someti6 el frasco A la estufa A 40 durante 7, 1
dias. Se midi6 el nitr6metro en las p6lvoras extra
los frascos la tasa de azoe.
La siguiente tablilla di los resultados obtenidos:

P'riimera series Segunda seri
])uraci6n .------------_-
del P61vora BM, P61vora Plvora 1. (if6
valentanieintft n T AM A Muostrt
del I'othiau BGCj BM AM. S

0 dias .... 193 Cm- 200 cm31 198 cm3 200)
7 .... 176.1 i191 175 177.
13 ..... 170 185.8 157 153










Esas cifras se din solo a tittlo de indicaci6i
-de la precision oseasa de la evaluaci6n de la t
pores nitrosos. En la primera series, ]a tasa 1.5
peso de ]a polvora de vapores nitrosos era manti
tante hasta el. final del calentamiento y tres f
tintos sirvieron para las trees duraciones de cale
En la sogunda series, al contrario, un solo fra
para las tres observaciones y se recargaba de i
trosos despuks de cada apertura.
De ello result que la tasa total de vapores.
ha elevado de 4 6 6 /0 del peso de la polvorf
gunda series, lo que explica la importancia de
*caci6n de las dos muestras A Ms y Dif.
Studio de 1as velocidades de reaccid6n en fiio
Estos primeros datos cualitativos no informant s,
locidad de las reacciones do denitrificaci6n: es
hlia sido empreudicdo por medio de experiencias
.en las cuales so ol)servaba el desprendimiento
una p6lvora colocada en el seno de un exceso c
nitrosos en un frasco sellado provisto de un tul
prendimiento 6 de uin minanemetro.
A la temperature ordinaria la reacci6n es bast
para powder ser seguida por las variaciones de I
man6metro peri6dicamente llevado A cero por e
*dimiento del gas.
A la temperature de 400 la velocidad de r
much mnis rApida y se han recogido los gases
:sobre aceite de vaselina en campanas graduadas
Velocidad de reaccidn en filo.--La media rest
-ensayos:
1.0 Una inuestra de 20 gr. de p6lvora B Mj
1907 S M. fu6 cargada en frio el 25 febrero 191
o/o de vapors nitrosos por exposici6n en un fra
litro Ileno de vapores rojos 4 1(0)0 0/0. La p6lvori
porta en un frasco lleno de aire y sellado. Se









:REVISTA DE PUBLICACIUNES NA


secutivos i la temperature ordinaria de 150. El dcl
dimniento de 0.3 cmn.: por gramo y por dia en
primeros meses baja A 0.2 cm.3 en el 6 y 7 mers.
2.0 Una muestra de p6lvora de 13 gr. de B M7


un litro el ib febrero I9U8, cargado de vapores ]
y sometido a la temperature de 40 durante 167
Se recogen sobre aceite de vaselina los gases despri
por medio de campanas graduadas. El desprend
es de 2.88 cm3 por gr. y por dia. El desalojo de
ses del frasco por el anhidrido carb6nico permit


.11.
I1









CC1UN DE LOS VAPORES NITROSOS SORE LAS I'POLVORAS B 15

volume de bi6xido de azoe suplementario que conduce-
uplicar seusiblemente el volume obtenido por despren-
iento director.
.a p6lvora extraida del frasco despues de ese tratamiento-
165 cm3 de bi6xido de azoe por gramo. La denitrifi-
6n es mAs 6 menos de 33 cm3 por gramo.
:n resume, la acci6n de dosis masivas de vapores ni-
os ejerce sobre las p6lvoras B una acci6n de denitrifi-
6n intense, que, a la temperature ordinaria, es del orden
la que experiment una p6lvora a 750 al aire libre 4-
n atm6sfera inerte durante el mismo tiempo.
S4(4) la velocidad de esta reacci6n crece en la propor-
L de 1: 25 6 30 que corresponde i la ley habitual d-
iaci6n de las velocidades de reacci6n para un aparta-
nto de 30.
)ero en las condiciones de nuestras experiencias ninguin


-- .1- r -- --- - -
turas locales y la i
ente uniform.
de los vapores nitri
Y r


e las variacior


cipientes es generalmente superior A 0.6,. mi primer
r important de vapores nitrosos corresponde a la,





I








N DIe LOS VAPOR'S NITROSOS SOBRI LAS POLVORAS B


1
Sla depresi6n de es de 0.84 cm3. El volumeii de
6
ores nitrosos formados es de 0.34 cm3, 6 sea, 0.68
r gr. de p6lvora.
pruebas versaron sobre las siguientes p6lvoras:
11. 1896 SM. P61vora sana no AM del Pothttuau;
muestra n.0 17, 1907, SL. P61vora al 2 0/o de alco-
ilico; BM7 AMs 12. 1906 SM. P6lvora al 8 0/0 de
amilico.
p6lvoras no modificaron su aspect por el trata-

pruebas dieron los siguientes resultados:


PRUEBAS A 110 TASA DE AZON
aci6n
61voraso
Primer rojo Totalizadas Inicial Final


1806SM 5.00 5433 55' 192.8 191.9
...... 8.40 91 10 200. 199.3
8...... 4.45 >100 00 197.5! 195.5


pruebas de primer rojo parecen algo debilitadas.
prnebas totalizadas y las tasas de Azoe no presentan
nias apreciables con las pruebas iniciales.

_-.-E*rnimnoina 6& I dlanntit4l dia raena n. 2














aspect. Han suministrado las pruebas siguientes:


Prnebas A 110
Designaciin
i~--ig-iac-n ''Tasa do Azo
de las pulvoras
BM 1896 S Primer rojo Totaliza3.as


BM7 11/1896 SM. I R 456 311 80.". 190.(
BGCi .......... 7, 5 99, 35 199.7


mimn.l


man6metro de mercurio, resultando la presi6n final atmos-
f6rica, sin medici6n, de la puesta en comunicaci6n con el
aire exterior durante algunos segundos.









N DE LOS VAPORICS NITROSOS 80BHIE LAS POLVOPAS B13


13
era series: Absorciin de- 1 de vapores nitrosos.-En
1000
mera series de las Druebas de 20 mavo 1908. el bi6xido


Primer ITotalizadal Inicial Final Die[ observados despues
rojo ri h-- 5encia del tratamien.to

SM Oh 13m 01i.6-0h 15 193.3 184*0 9.3 cm' Perdida de 0.5 %
1.05 141 201 2 194.6 6.6 Ganancia despreciable,
0 1.05 154 198.4 191P8 6.6 2








20 REVISTA Di PUBLICAOIONKS NAVALES

13
La absorci6n de dosis de vapors nitrosos de 1 13 o

pues, profuudamente sobre la prueba del primer rojo
cae un valor muy d6bil para todas las p6lvoras. P
mientras que las dos p6olvoras B G C1 A M2 y B M7 A AL
levantan en los calentamientos sucesivos t 110)0 y
pruebas totalizadas superiores 4 40 6 5011, la p6lvora
Pothuitau no A M en tres pruebas sucesivas da duracic
de 13 i 1611' caracteristicas de una alteraci6n definite
La denitrificaci6n de esta iltima p6lvora es por lo de
superior en una mitad A la de las p6lvoras A M2 y A
I15
Segunda series: absorcion de 1 de rapores nitroSos.-7

segtumda series de ensayos A la misma densidad de 0.0
en matrAs analogos de 55(0 cm3 vers6 sobre p6lvoras
gadas B C 6 B M: de 0.55 mm. dle espesor. El bi6)
de izoe analizado antes de llenar los matraz encenr
94 0,o de gas A z 0, estando formado el resto de Azo
y prot6xido de azoe.
La cantidad de vapors por gramo de p6lvora era
7.6 cm", esto es, 15.2 mg.
Las p6lvoras sometidas A la absorci6n nitrosa (28 j
1908) eran las siguientes:
B!, 3. 1896 B. P61vora n6 A M conservada 12 aros; 1(
ellos al aire libre y de resistencia muy d6bil (411 55m A 11
Bw, A M 3.0 1897 B. P6lvora A. M2 conservada 11 1
1) de ellos al aire libre y de resistencia media (241" 1]
B M2 A Ms 3. 1907 S M. Resistencia a 1100 supe
A 1001,.
B C D. 1, 1907 R. P61vora al 1.5 01/0 de difenilamina
sistencias 4 110 superior A 1001'.
La estadia de 15 dias en la estufa 40" da lugar
observaciones siguiente:
1.0 Las p6lvoras n6 A M y A M2 de fabricaci6n anti
no decoloraron enteramente la atm6sfera al final d
experiencia.








ACCION DE LOS VAFORES N1TROSOS bOBRE LAS P(OLVORAS B 21

2. La p6lvora B C D t la difenilamina decolor6 asi
beramente el matraz. La p6lvora conserve su coloraci6na
cial ligeramente minis cargada.
3. La p6lvora A Ms decolor6 completamente el matraz
spues de 7 A 8 dias de calentamiento.
El examen de las p6lvoras extraidas de los recipients
19 de agosto de 1.908 di6 los resultados siguientes:
1." La p6lvora n6 A M tom6 un tinte verde; despu6s
aereaci6u y trasvasamiento A un frasco. di6 lugar por
sprendimiento de bi6xido de Azoe i la formaci6n de va-
res nitrosos de coloraci6n muy sensible, que enrojecen
luego decoloran el papel de tornasol. El enrojecimienta
1 papel de tornasol se produce en frio en 5 minutes.
Sucesivas pruebas de calentamiento A 110 reglamenta-
>s hechos en vista de reconocer si era possible por la
iteraci6n de los calentamientos acrecentar la resistencia.
arente de la p6lvora, dieron:

()1h 4ni 0h (m 0il 5m 0 6m ( Oil ()11M ()h;m i (;l
().8 0.9 0.8 0.18 0.9 0.10)

Trece calentamnientos seguidos de aereaci6n, no produced
is que una mejoria despreciable, no permitiendo la du-
ci6n de 10 minutes que el tubo alcance la temperature.
i la estufa.
La tasa de azoe media en la p6lvora salida del matraz es
156.4 cm3. La denitrificaci6n se acerca ; 45 cm5 por gramo.


in i\








RILVISTA DR PUBLICACIONES NAVAL


Trece calentamientos seguidos de aereaci6n no produce
sino uma mejora de resistencia despreciable insuficiente para
permitir que el tubo alcance la temperature de la estufa.
3. La p6lvora B C D a la difenilamina no present
sinl6 una coloraci6n algo mas anaranjada que su coloraci6n
primitive. La difenilamina no ha funcionado como indi-
cadora.
La p6lvora aereada y trasvasada A un frasco enrojece
el papel de tornasol en frio en 21h 45m. Al cabo de 4 meses
el papel pasa al rojo tela de cebolla y se decolora. La
tasa de Azoe es de 180.1 cm3 en p6lvora bruta precipitada
sin agotamiento en eter y cloroformo. Hay, pues, reser-
vas que hacer sobre la tasa exacta de denitrificaci6n, pero
la correcci6n no parece pasar de 5 &t (1 cm8 y la denitri-
ficaci6n aparente es de 20 cm".
Los calentamientos sucesivos ia 11(0 han dado los resul-
tados siguientes:
(0,>9m (01 11" 0hlln )1 12- 01- 12a O1'12m O1, 12m
.15 0.17 0.17 0.17 0.16 0.17
Trece calentamientos seguidos de aereaci6n levantan iin
poco la prueba cuya duraci6n es suficiente para traer el
tubo a la temperature de 105, mis 6 menos.
4.0 La p6lvora B M2 A Ms no ha. cambiado el aspect.
Aereada y trasvasada, no enrojece el papel de tornasol en
31, 45-. Conservada en frasco, a los 4 meses hace pasar
en frio el papel de tornasol al tinte violaceo, luego rojo
oscuro pr6ximamente en las condiciones que se observant
para el nitrito de amilo:
La tasa de azoe es de 196.1 cm.3 Esta tasa se apro-
xima i la inicial de 198 cm.3 y parece algo fuerte, teniendo
en cuenta la denitrificaci6n de 6 cm3 observada en la series
precedent en una p6lvora B M7 A Ms.
Los calentamientos sucesivos Ai 110 han dado:
0-1, 30m 0h 32 01 24 01, 18' 01' 20" I 01118m 0h 2011
).19) 0.20 0.18 0.19 0.18 0.18


22










Trece calentamientos sucesivos seguidos de aereaci6n n.(
produce ninguna mejora de la prueba, sini6 al contrary.
un leve debilitamiento.
En resume, ninguna de las p6lvoras del: armlAmeint(
bajo forma de p6lvoras delgadas del tipo B. C no soporti
*sin alteraci6n la absorci6n de de vapores nitrosoi
1000,
enl una estadia de 15 dias en la estufa a 40.
Las p6lvoras de d6bil resistencia y de 11 a 12 afos do
*edad no A M (411) 6 A M2 (2411) son denitrificadas profun
damente (45 cm.,' A 36 cm.3) y sa descomposici6n proqigu<
.activamente en frio.
Las p6lvoras naevas con, 1.5 de difeixjainga son d~eiji
trificadas y su descom.posiio6n prosigue lentamente en frio










p6lvoras n6 A M del Pothuniau que se levantan ense
en el calentaminento.
El cbnjunto de estas primeras experiencias tiende,
a establecer que el limited prActico die averia para la1
ras A M parece corresponder (4 la absorci6n minim
1 %0 de vapores nitrosos.
Sin embargo nos ha parecido necesario reanudar 1
-sayos en el interval considerable dejado entire la
3 13
ci6n de-- y la de-- Asi lo estamos haciend,
100) 1000
Pero los resultados ya obtenidos permiten estrech
mAs cerca la cuesti6n de la averia de las p6lvoras E
limits de absorci6n nitrosa compatibles con las con
nes extremes realizables en el armamento.

IM.-Resumen y eondiclones

Las experiencias de Robertson y Napper acerca
descomposici6n del algod6n-p6lvora aproximadas i
las observaciones relatives la descomposici6n de law
voras B en atm6sfera inerte conducen A admitir qi
desprendimientos gaseosos provenientes de la alteraci
esas p6lvoras B no contienen vapores nitrosos. en car
apreciable, sino solamente los 6xidos inferioreA de 4
bien azoe libre.
La producci6n de vapores nitrosos al contact (


6n normal solo es sensible 4 tempe








ACCION DE LOS VAPORES NITROSOS SOBRI LAS POLVORAS B 25

Asi es como para con p6lvora sana puede computarse eir
- de la (lenitrificaci6n total, 6 sea, a de cm" por gra-
10 1(Y)


de oxigeno disponible para la formaci6n de vapores nitro-
sos, como lo han demostrado los calentamientos en matra-
BAllarn A. 7TO v 1i 4,0








1W.VT~'1'A nfr PEiRtJrn.iATNirs AVAT.LS


Ahora bien, lihomos establecido que esa dosis de obser-
0.8
'acion de -- deja a las p6lvoras en el estado. mas normal
1000
y no determine ninguna denitrificaoi6n A 400, 6 aun A 75 (dos
,alentamientos de 7 dias a 75 a la densidad de carga 0.3
,on renovaci6n de la atm6sfera de aire en el intervalo).
Tenemos, pues, ahi muna comprobaci6n de importancia
capital al parecer, para la seguridad del armamento con-
servado enl las jarras soldadas actualmente reglamentarias
ni la marina francesa.
Recipients no estaneos.-En el caso de recipients no es-
tancos, la cantidad de oxigeno es ilimitada en principio;
pero la renovaci6n de la atm6sfera del recipient no re-
iulta sino de las variaciones termomdtricas y barom6tricas,
.areciendo deber ser secundaria la difusi6n por orificios
muy pequeflos. Si se evalfia en 3 la variaci6n diurna de
[a temperatura de los pafioles, la renovaci6n diaria no pa-
l
saria de 1 yen el afio la renovaci6n total de la atmos-

Eera se produciria 3 a 4 veces. La osoilaciones barom6tri-
,as diurnas no alcanzau a mas de 2 nim. dos veces al dia
en el Oc6ano Indico y 0.8 mm. en las costas de Francia;
p[ero, las depresiones importantes accidentales de 20 A 25
inm., 6 sea, de 3 /0, no parecen exceder de una por se-
mana, esto es. una cincuentena al afo. A ese respect,
iebiera contarse igualmente una renovaci6n total de 1 1/2
veces, on hacer anualmente cinco renovaciones completes.
No es, pues, irraccional admitir que una jarra imperfecta-
mente cerrada pueda permitir anualmente la reacci6n de
cantidades de oxigeno seis veces mAs fuertes que la que
iormalmente existed al contact de la p6lvora eni el mo-
mento de la carga. La dosis de vapores nitrosos corres-
p)ondiente, si estuviera en profusion sufficient el bi6xido
4.8
Je Azoe, seria pues, de 0.8 X 6 = 1.00 del peso de la p61-
-- 1UU








AUCI6N DE LOS VAPORES NITROSOS KOBRE LAS POLVORAS B 2'

Segun las experiencias correspondientes A la absorcic
3 13 4.8
de 3 y de1 esa dosis de 4.8 no determinaria nil
1(u) 100 10U-
gun deterioro de las p6lvoras, pero verosimilmente har
-caer A un valor mediocre los primeros rojos de la pruel
-A 110". Es un punto que serA esclarecido por las exp
riencias en curso, en la que la absorci6n de vapores nitr
6
sos sera llevada a 100
Queda por examiner en que caso pueda ser suficiente
producci6n de bi6xido de Azoe para determinar la utilize
-ci6n total del oxigeno introducido por la renovaci6n de
-atm6sfera del envase.
P6lvoras sanads.-Es facil de demostrar que ei calent
miento de una p6lvoia sana a 40 no puede dar sino ca
tidades de bi6xido de Azoe 6 de vapors nitrosos bih
inferiores A las proporciones limits que acabamos encarn
El desprendimiento de I de cm3 por mes a 4)0 condu
0.24
-A 0.12 cm8 en 12 meses, 6 sea, 1.0 de vapores nitros(
8e requeririan,'pues, uiia docena de aiios de calentamien
-continuo a 40 para cargar las p6lvoras con una propc
3
-ci6n de 3 de vapors nitrosos, la que. nuestras exv

riencias demuestran que todavia es inofensiva.
P6lvoras aceriadas.-Con las p6lvoras averiadas, la en
-sion de bi6xido de Azoe puede alcanzar y pasar rapid
mente la que corresponde A la utilizaci6n total del oxigel
suministrado por la renovaci6n de la atm6sfera del re,
piente.
Tomemos un ejemplo:
Supongamos que la p6lvora encierra la proporci6n ma:
ma de 3 /o de cordones averiados hallados hasta hoy
un paquete de la demolici6n de municiones del Brenm
0-47- -, -f-4---; -,,- 7s rfr lji








[ONES NAVALES


estdn totalmente averiados, mientras que en realid
Io estAn en una debil proporci6n de su superficie.
sion de bi6xido de Azoe es de 700 a 8(W) veces r
siderable que el de la p6lvora sana a la misma t
tura; permitiria, pues, la formaci6n en un afio corn
*3
calentamiento a 44)0 de 0.24 X -1 X & 1- 7
vapores nitrosos por unidad de peso de p)61vora, pr<
superior A la que& puedas nministrar el oxigeno inti
en el recipient por renovaci6n de la Atm6sferi
mismo tiempo. En consecuencia, e. el oxigeno. de
cion de la atmisfera del envase el quo limitara a
absorci6n possible, y toda hip6tesis que admita una
ci6n mas considerable de cordons averiados no tend:
sobre la tasa de vapores nitrosos realmente pro(
4.8
no permitirA rebasar la tasa de absorci6n de .
100()
En todas estas hip6tesis, hemos admitido que es
en presencia de municiones vigiladas y que la p6lv
excedia a la averiada, de nianera que la atni6sferi
del recipient estaba constantemente despojada de
nitrosos por esas polvoras sanas que poseen, con
mos, considerable poder absorbente.
En tales condiciones, el modo de descomposici6
particular averiadas es el que hemos estudiado ex-
talmente en atm6sfera inerte.
Pdlvoras no rigiladas.-Si dejando de lado las i
nes extremes realizables en un armamento vigilad
pone a la vez una masa en ])lena averia a tern
elevada y ampliamente ventilada, es evidence que
clusiones precedents no serian vAlidas y por :
ningiin liecho de reacci6n a temperatures inferior
se haya observado hasta ahora en nuestros ensa
samos que no son despreciables las probabilidades
maci6n en esas condiciones.











Conclusions

conclusions mniAs importantes de este studio parecen
enunciarse como sigue:
-Las p6lvoras B pueden saturar cantidades notables
pores niiitrosos sin alteraci6n alguna de su resis-

-.El modo de conservaci6n, actualmente reglamenitario
marina francesa, de las p6lvoras en cajas soldadas
ita un alto grado de seguridad, porque limita la ac-
)osible de los vapores nitrosos, por elevaci6n normal
temperature de pafioles, a valores bien inferiores a
ie soportan las p6lvoras AM2 6 AMA sin ning-n de-
kiiento de su resistencia.
--Si se consideran p6lvoras AM2 6 AMi vigiladas
nente segiin los mdtodos reglamentarios de la marina
isa, pero supuestas colocadas en las siguientes condi-
externas:
Temperature de 40.
Falta de impermeabilidad de los recipientes que ase-








30 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

absorbidos, niugdin tipo actualmente reglamentario pu
subsistir inalterado: las p6lvoras al 1.5 0/o de difenilan
so denitrifican y entran en descomposici6n lenta en
















LOS MOTORES TIPO "DIESEL"


Be Uteberall

Hasta ahora, para descargar silenciosamente los prodt
tos de la combustion de los ..cilindros de las miquinas ti
&Diesebl, de uso en la hnavegaci6n, se habria recurrido a
descarga submarina previo pasaje i travis de aparatos
peciales ideados para disminuir -la velocidad de salida
los gases, de modo .a suprimir su rumor. Este medio
lograba su objeto, .puesto quo rara vez result realmer
silenciosa la descarga y sin duda la necesidad de veneer
presi6n del agua es causa de reducci6n de fuerza motr
por mAs que esa reducci6n se ejerza en media relate)
mente mas moderada de lo que sucederia si la fase de do
carga antes que duraci6n fulminea, fuese continuada d
rante la mayor parte de la corrida del pist6n y por tan
por un period de tiempo mas largo.: Ademas, la conti
presi6n de la descarga submarine influye ocasionando p(
dida de energia motriz de modo todavia mas sentido,
cuanto que altera las fases y el modo de cumplirse








"32 REVISTA DE PUBLIAUIONES NAVALES

-cuerpo del piston en movimniento, en tanto que la segunda
* 3) se descubre por la misma causa un instant despu6s y
-contemporAneamente a la Inz de admisi6n (4) del aire com-
1)rimido.
La nluz (21 comnnmica con el tubo (5) de la descarga sub-























i
4-














marina, la (3) con el tubo () conectado al silenciador y
por tanto i la descarga i la atm6sfera, de modo que, i
causa de la presi6n muy elevada de los gases motors en
correspondencia de la posici6n del piston en que se des-
cubre la luz (2). sucede que la mayor parte de estos se
van por la descarga submarina, influenciando poco el valor
del poder de la mAquina: puesto que la p6rdida de trabajo
debido a esto descenso muy sensible de presi6n corres-
ponde A una fracci6n minima de la corrida del pist6n. La








LOS MOTORS TiPO DIIISEL 33

admisi6n del aire comprimido en un ambiente en que los
gases de combustion ya han reducido much su presi6n, y
la contemporAnea apertura de la descarga a la atm6sfera,
liace que la descarma de dichos aases ocurra tanto instan-







34 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES








MANIOBRAS ITALIANAS OE 1910
!


De Marine Rundschiau

Lugar de las maniobras.-Las maniobras estrat6gicas de-
la escaadra italiana, A las que precedieron ejercicios tacti-
cos durante tres semanas, se verificaron del 1. al 7 de
septiembre en el mar Adriatico, con la coparticipaci6n de
unidades del ej6rcito.
Por primera vez desde hace much tiempo fueron tras-
lados estos ejercicios al mar Adriatico. La presi6n de la
opinion piblica, que se intensificaba cada vez mas im-
poniendo que s6lo se tomara en cuenta el Adriatico-
como teatro de muna future guerra naval italiana, contribu-
y6 much a la elecci6n del lugar de las maniobras, lo que
seguramente se habia evitado hasta ahora principalmente
debido a la escasez de puntos militares de apoyo.
La costa italiana del Adridtico.-Repetidas veces se ha
echo menci6n por jefes italianos superiores que las fuer-
zas italianas de combat no encuentran en el AdriAtico ni
buenas bases de operaciones y puntos de apoyo, ni tam-
poco puertos seguros; Estas deficiencies se explican en
parte por circunstancias hidrograficas, por las dimensions.
insuficientes y profundidades de las pocas darsenas dis-
ponibles (como Venecia y Brindisi), en parte por la for-
maci6n desfavorable de las costas, la cual, especialmente
en Ancona, hace impossible elegir la posici6n de los arsena-
les, almacenes de marina y ancladeros, de tal manera quo
esten protegidos contra el cafioneo desde el mar.










Por. eso tropieza con dificultades, la creaci6n de pun
de apoyo de,la escuadra entire Tarento y Venecia, lo c
fu&.objeto Altimamente de grades studios por parte
las autoridades de marina.
Es cierto que esta resuelta la construcci6n de Brine
como punto de apoyo de la escuadra (no base de operac
nes 6 puerto military de gran valor); pero, por lo dem
parece que la, direcci6n de la marina quiere limitar el
fuerzo de la defense de costas entire. Tarento y Yenecia
aumento. paulatino de las estaciones de torpederos (por ahi
cinco;: Brindisi, Barletta, Ancona, Porto Corsini, Chiogg:
El finico puerto. algo mayor en esta :costa, es el de Anco
que fu6 desmantelado en 1901, perp que en 1908 recibi6
nuevo una 6 dos d6biles baterias de costas, no es ap
piado por los motives citados ,para base de operacione,
punto de apoyo de. la .escuiadra. .
El proyecto desde largo. tiempo discutido de transforn
ol lago de Varano (al lade del Monte Gargano) en pue
military, probablemente no serA realizado nunca debido
su grain cost y A lo malsana que. es la region oriental
Actualmente se trabaja. en Venecia en la conclusion
la base complete de operaciones,., Las obras de costa i
modernizadas y reforzadas considerablemente, se profit i
diza el puerto y se construye un gran dique. seco.
1912 6 1913 estarAn terminados. estos trabajos.
Direcci6n de las maniobras.-La maniobra era dirig
como en aros anteriores por el jefe del almirantaz
Vicealmirante Bettolo, que estando exactamente en el
mite de la edad, llen6 esta misi6n por ultima vez.
contralmirante (Garelli) cinco oficiales de Estado Ma,
formaban su Estado Mayor, que estaba embarcado A boi
del buque almirante de la escuadra San Giorgio. Este
acompafiado por el torpedero Fulmine. La direcci6n
las maniobras, entire otras cosas, se habia reservado el
recho de modificar en cualquier moment la posici6n
trat6gica, si asi lo exigia el desarrollo Atil de las maniobi










Fiuerzas de combat que tovmaron parte. -En las maniobras
intervinieron la escuadra del Mediterraneo, la mayor part
de los buques que dependian del comando superior de los
torpederos y los barcos de la defense de costas de Vene-
cia. Ancona, Brindisi y Tarento.
No se movilizaron buques especialmente para las ma-
niobras, ni se trajeron de la segunda line de combat.
Idea de las maniobras.-Una potencia enemiga (B)apro-
vecha la ausencia temporaria de la escuadra territorial (A)
del Adria media, para atacar aqui el literal desembarcando
un cuerpo de invasion de 30.(0O hombres. Este cuerpo
y a ese objeto interrumpir la ruta Bologna-Foggia, como
tambien avanzar hacia el valle del Tiber 6 del P6.
El desembarco es cubierto por una escuadra (B) que so
compone de buques antiguos, la que numericamente casi
esti A la misma altura que la escuadra territorial. La es-
cuadra B no dispone de puntos de apoyo.
La escuadra territorial (A), compuesta de modernos bu-
ques de combat, se encuentra dividida al prmlcipio de las
hostilidades en diversas parties en puertos nacionales do
Adria meridional y del mar J6nico. Ella tiene la misi6n
dle correr en ayuda del literal atacado, de cortar al cuerpo
-do invasion lo mAs pronto possible las combinaciones do
retirada y en caso dado de atacar a la escuadra enemiga.
Esta por el contrario debe resistir lo mis possible a ]a
oscuadra enemiga y utilizar su dominion del mar hasta la
aproximaci6n de las fuerzas de combat de alta mar, con
el objeto de dafiar lo mas possible a las costas nacionales.
La batalla deeisiva result favorable A la escuadra B.
La escuadra B, que se debe componer entonces de todas las
fuerzas de combat de alta mar que toman parte en las manio-
bras, march hacia Venecia. Este lugar esti ya sitiado desde
hace algunos dias por una division de 30.0(X0J hombres quo
ha marchado ])or la [frontera oriental. La escuadra debe
atacar d Venecia por mar con la coopcraci6n del ej6rcito.











Las maniobras deben representar los primeros cinco
(dias de movilizaci6n.

Modificaci6n del program A causa del c6lera
El program de maniobras fue modificado en algunos
detalles poco antes de su comienzo, debido A haber esta-
llado el c6lera en los puertos meridionales del Adriftico.
Especialmente fue modificada la posici6n inicial de las fuier-
zas de combat de alta mar. (*) Hubo que considerar irreali-
zables todas aquel]as operaciones que de otro modo se ha-
brian efectuado en la Adria Meridional.

FUERZAS DE COMBAT EN AMBOS BANDOS
BANDO A BAND B
Fuerzas de combat de aita mar
Escuadra A Escuadra B
Jefe: Contralmte. Amiero d'Aste Jefe: Vicealmirante De Orestis.
DIVII6N6 I I)IVIKON I
Buque de ]inea Regjina Elena. Buque de linea Reg. Marfherita.
S Vitlorio Eniineule A Benedetto Brin.









38 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


DEFENSE M(VIL DE COSTAS

En Tarento... 2 torpederos de 140 tons.
P Brindisi. 16 80 *
P Ancona. 7 submarines 100 ." 185 tons.
Venecia.. 2 buques madres para submarines

FUERZAS TERRESTRES EN ANCONA
Las guarniciones de Ancona y Las compafias de costas de
sus a'.rededores: tritos Pesaro, Marche y M
3 regimientos de infanteria. 3.300 hombres represent
1 batallon de infanteria
1 regimniento de artilleria de sale y 1 e in e1
a saglieri y 1 seccion de
campafia. Iladoras.
IlldorRS.

El Regina MZargherita no pudo tomar parte en I
niobras A causa de haber sufrido graves averias en
deras. Fu6 reemplazado en la linea de la escuadrf
los primeros dias de las maniobras por el buque
Vulcano.
El jefe de escuadra vicealmnirante de Orestis iz6
signia en el Benedetto irbin.
Disposieiones generales.-Le deja A ambos bandos
yor libertad de acci6n (*) Las operaciones deben sei
tadas lo mas militarmente que sea possible. Todas 1
didas ofensivas y defensivas qu- pueden sobrevenii
costa, en tiempo de guerra pueden tomarse.
De noche se navega sin luces.
El fuego de la artilleria es marcado solamente
entrada de nuevas secciones de combat y por me
disparos aislados.
Reglas de las inaiobras.-Se han fijado detern
reglas fundamentals para el combat entire distin








MAMIOBRAS ITALIANAS D UIU V39

andos de buques, etc., como tambi6n para la ejecu-
determinadas operaciones en la costa.
'esultados del combat son calculados segilt formulas
liendo en cuenta el valor de combat de los buques
nan parte (cada buque tiene su valor de combat
.nado).
Ion inicial de las fuerzas de combat de alta mar.-
le agosto se dirigieron las fuerzas de combat de
r desde Tarento a sus posiciones iniciales, la escua-
1 las aguas de Ancona y la division I de la escua-
I la rada de Tarento. Los demas buques de la es-
A parece que permanecieron igualmenbe en Tarento
in a Brindisi a causa de la modificaci6n del pro-
do maniobras.
;orpederos de la escuadra B habian partido ya al-
dias antes A Ancona para hacer carbon en este

ones de las troops terresti'es en A ncona. -La secci6n
a en Ancona a defenders por tropas terrestres es-
tre Pesaro (60 km. al NO. de Ancona) y Porto San
(45 km. al SE. de Ancona). El teniente general
comandante superior de las tropas (*) tenia su cuartel
l en Ancona; se habia instalado un puesto de ob-
>n central (direzione campale) en Osimo, 13 km. al
Ancona, bajo el mando de un mayor general. Aqui
un escuadr6n de caballeria como tambi6n la parte
il del cuerpo voluntario de ciclistas y automovilistas
provincias Umbria, Toscana y Lazio, con una fuerza
S200 hombres.
e Septiembre: modificaciOn de programina d causa de
npo.-Pocas horas antes del comienzo de las hosti-
orden6 la direcci6n de las maniobras A causa del


s regimnientos y un batall6n de infanterina combinado, un re-
de artilleria de campafa, una compafiia de artilleria de cos-
licias territoriales (para -el servicio de vigilancia de costas).







h'VTI'T A TlU1' PT711t .T I A NrTnvWC VT A 17A T WQ


nal tiempo (vionto N., fuerza 5) que se suprimiera el ya
comenzado embarque oni el Bronte y Sterope de los 801)
lombres que reprosentan el cuerpo de invasion y que se
aplazara 12 lioras cl comienzo de las hostilidades, es decir
iasta el 2 de 'septiemnibre A las 8 a. m.
Parece que se han ordenado al mismo tiempo otras mo-
lificaciones del program que acortaban las operaciones en
el mar, pero que no han sido dadas at conocer en general.
Primitivaminente debian tender lugar el 3 de septiembro
itaques de las (6 flotillas de torpederos de aguas nacionales
,ontra la escuadra B: recien para 5 de septiembre se es-
)eraba una batalla naval a 40 millas al E. de Ancona y,
-n conexi6n con esto para el 0 de septiembre el ataque,
i Venecia. (*)
Como a consecuencia de la supresi6n del desembarco de
in cuerpo de invasion, fueron suprimidas las operaciones
terrestres en Ancona, volvieron las tropas a sus guarniciones;
as militias territoriales citadas para un ejercicio de siete
dias fueron despachadas a los tres dias.
2 de septiembre 8 a. in.: comnienzo de las hostilidades.-Al
comienzo de las hostilidades fueron alarmadas las guarni-
ciones en Venecia, Ancona, Brindisi y Tarento-y puestos
In situaci6n de defense estos cuatro puertos. Al mismo
tiempo lev6 anclas la escuadra A y march A Ancona-
'Distancia Tarento-Ancona 40() millas).
2 de septiemibre: bomnbardeo de Ancona.-La escuadra B
iue de Tarento se hliabia hliecho A la mar el 31 de agosto
i las 6.80 de la mafiana y que hliabia estado el 1. de sep-
aiembre por la mafiana frente A Monte Gargano distante
[60 millas de Ancona) se puso A la vista de Ancona el 2
le septiembre 6a las tres de la tarde. A las 4 p.m. inicio
in bombardeo de 2 horas contra la ciudad, empezando -A
ana distancia de 6000 m. y aproximAndose paulatinamente
i la costa hasta los 4000 min. Por este bombardeo, segmin










e la direcci6n de las maniobras, fu6 apagado el
il de la inica bacteria de costas armadas con seis
iguas de 15 cm. y destruidos la estaci6n radio-
de seinmaforos, los ( torpederos de costas que es-
Iel puerto, los cuarteles, almacenes y una part
[ad.
de submarines frente d Ancona.-Durante el bornm-
apesar del mal tiempo y de la fuerte marejada,
ino Foca abandon A las 515 el puerto para
a, escuadra B. Primero el Foca pas6 sin smner-
.do del yacht real Trinacria que estaba A la en-
puerto, y desde el cual el rey observaba los
ientos, y se acerc6 sumergiendose cada vez mas-
central enemiga despues de un viaje de 3/4 de
6 menos. Cuando estuvo a unos 1200 m. de esta,
almirante sefial6 xAtaque de submarine>, hizo
a el lado del ataque y disparar contra el subma-

)I comandante del Foca ha podido disparar tanto
Garibaldi como contra el Varese un torpedo A
icia de 600 m.
almirante Bettolo parece que alab6 el hecho del
ecialmente teniendo en cuenta el mal tiempo)
e atribuy6 6xito.
imarinos Glauco y Squalo que siguieron mAs tar--
a, no se acercaron al enemigo.
ci6n de las fuerzas de ambas escuadras.-Despues-
irdeo la escuadra B se retire de la costa durante
pero permaneci6 cerca de Ancona y esper6 A.
-a territorial que se acercaba.
gnar a la escuadra B durante el combat inminente-
ioridad sobre su enemigo, el que probablemente
salida del combat en el sentido del program de-
, fueron atribuidas por la direccidn al Benedetto Brin
r Pisani en el que estaba embarcado el jefe de-
yor) las propiedades de los buques que estaban








42 REVISTA DE PUIBLICACIONES NAVALES

-en construcci6n en esa 6poca del tipo Conte d
Iarmamento: trece caftones de 30,5 cm. en tres I
pies y dos doubles colocados todos en la linea centre
-dad 23 n.). A los tres buques de linea de la 1.
-de la escuadra A (armamento principal: dos ca
-30.5 cm. doce de 20,3 cm.; velocidad 21 n.) fuero
dos dos cafones mas de 30,5 cm. a cada uno.
La fuerza de combat de los demas buques p(
sin modificaci6n.
3 de septiemhre: batalla naval en Ancona.-El
tiembre por la mafiana se pusieron 4 la vista
11 los dos gruesos en el medio del AdriAtico enti
y la isla dalmitica Grossa, marchando la escuadi
rial en direcci6n N 0, y la enemiga hacia el S. E
-claro y habia marejada y viento fuerte.
El vicealmirante de Orestis que conducia (seg6
-del combat) los dos buques que llevaban los 2(
de 30,5 cm. se adelant6 much a su 2.f Divisi61
primero completamente s6lo A la escuadra de agi
nales. Abri6 el fuego a 10 km. y maniobr6 (uti
velocidad que se le habia atribuido) de manei
acercarse al enemigo A menos de 8 km., es deci
tenia que combatir mas que con sus cafones de
timetros. AdemAs mantenia al enemigo siemp:
Angulo tal con relaci6n A la propia direcci6n de
-que sus veinte y seis piezas de grueso calibre p(
parar permanentemente.
Cuando mAs 6 menos 20 minutes despu6s del
del combat la 2." Divisi6n de la B tom6 parte e
bate, se encontr6 temporariamente la escuadra
centre dos fuegos. Recien despu6s de hliaber ti
1( minutes consigui6 (dando media vuelta de so
el combat de retirada) disminuir la distancia de
de tal manera que pudieran disparar sus ca:
.30,5 cm. El combat dur6 45 minutes y se ti











septiembre: llegada d Venecia; dia de descanso.-Des-
e reunirse ambas escuadras bajo el mando del
irante de Orestis, se inici6 la march A Venecia,
a escuadra ancl6 A la maffana siguiente en la rada
rosso, fuera del puerto de 'Malamocca. Solamente
Giorgio, el Trinacria y una parte de los torpederos
a la Laguna.
omingo 4 de septiembre fu6 dia de descanso.
empo en esos dias habia sido tan malo y con tanta
a, que el 4 de septiembre los que estaban con per-
pudieron volver a la noche A sus buques y el
ro Condore que se dirigia el 5 de septiembre A
'orsini fue arrojado contra un muelle de tal mane-
un caft6n se fu6 al agua.
de septiembre; carbon, ejercicio de buscar minas,
obuses.-La escuadra complete en los dos dias
es el carbon y demas material, El 6 de septiembre,
roy, y su acompafiamiento y representantes de
xtranjeros se hizo un ejercicio de busca de minas
sparo de una bacteria de obuses de 28 cm. El ejer-
busca minas tuvo lugar A 3 millas fuera de la
de Malamocco, por una flotilla de torpederos (4
que marchaba en linea de frente y en la cual cada
Bmolcaba un aparato busca minas (reja de arado)
5n del contralmiraute Mirabello, hermano del di-
ainistro de marina. Una mina que fue encontrada
ha explotar. El tiro de la bacteria de obuses tuvo
i el fuerte San Nicolo. Se hicieron disparos de
7000 min. de distancia.
septiembre, de noche: ataques de torpederos.-El 6
iembre A la noche toda la escuadra se hizo A la
al filtimo A las 9 la 1.a Divisi6n compuesta del
!o Brin, Ammiraglio di St. Bon y Vettor Pisani, en
3staban embarcados el rey y su acompafiamiento,
stros do Guerra y de Marina, representantes del







ItEVES'TA UD rUbfULiUAlU2>IB.Sb NAVALEIj.

Eii esta division que marchaba sin luces on dircccion
S E a 8 n. de march y con 400 i. de distancia de
ique a buque, fueron puestos para el ataque entire 10
12t dos flotillas do torpederos de alta mar, compuesta
.da uia de cuatro barcos, con noche tranquila y clara. En
ta operacion fueron disparados dos tbrpedos con cabezas
eformables y luces Holanes. Los torpederos debian dis-
trar sus torpedos solamente dentro de los 2 minutes do
Sdescubriiniento por los buques y A una distancia no
ayor le IWXX in. Ellos atacaron en bandas. Una vez
eron ldescubiertos A mas 6 menos 1500 m. de distancia
ientras que reci6n disparaban a mAs 6 imenos 200() metros.
Despu6s que el rey y su acompaiamiento fueron sido
teltos A llevar A la rada de Pelorosso, se reuni6 la 1.L
ivisi6n A las 4 a. m. con las otras tres divisions de la.
cuadra en un punto de reunion situado A 30 millas al E
SMalamocco. Este era el sitio, segnm la direcci6n de
s maniobras, donde hliabria estado mas 6 menos la escua-
ua el G de septiembre por la mafiana, si los ejercicios
ibieran sido ejecutados segtin el program primitive mo-
ficado A causa del mal estado del tiempo.
Desde aqui se inici6 la marchlia para el ataque sobre-
enecia, la que ya habia sido atacada por tierra algunos
as antes.
7 de septiembre: ataque de Venecia.-La escuadra se di-
di6 de tal manera que tres divisions y algunas flotillas
, torpederos avanzaron hacia el ala N de las obras de la
ista. y una division (Garibaldi y Varese) hacia las obras
i Chioggia.
Los comandantes del Coatit y del Vulcano habian reci-
do la orden de sumergir sus buques en la entrada de
ido y Malamocco. El Partenope tenia que cerrar por medio
minas la part que quedaba todavia libre de la entrada
Malamocco.
El Agordat debia poner en tierra 20 hombres en Caleri
1n la misi6n de hacer volar el puente de ferrocarril que











a al Adigio, para evitar asi que Venecia recibiese
por el snur.


ad; al parecer sin ser mo
efensor de la plaza, ViceE
fenderse al mismo tiempo
various dias por el lado dc
guarnici6n de Venecia y
n de los buques para la
ie costas y submarines.
las fortificaciones, el pr
bia que no s6lo las obra
i en construcci6n y que
2, debian considerarse lisi
fortificaciones de costas t
ido de que se suponia en
hasta 14 km. y por el c
t una de 9) kin. Los bu
entire 14 y 9 km. do di(
velocidad.
s 7I5 a. m. las tres division
ite de Orestis marchandc


Imirante
contra
tierra, c
.e sus fc
lefensa

gramaa
s existe:
estarAn
as para
mian m1
Allas una
ontrario
Iues pa
tancia d

les dirih
i 4 ii.


, proteccmn cde I
)or el enemigo.
Viotti, que teni
el ataque que y
isponia solament
rtificaciones corn
riel puerto, torpe

de las maniobra
sites, sino las qu
listas en el otofti,
el combat.
a superioridad ei


([istanw


uques
zona f


idas por el Vice-
en direcci6n SO;
rhl fi t-. Ica anctc-.


i A 90M) ni. el fuen-o contra las


in en el aia extrema izqmerca cae ia position enemiga,
evechia. Para dificultar A 6stas la punteria las tres divi-
marcharon aisladas. Entonces fueron cafioneadas una
Sde otra las obras de Littorale del Cavallino y Tre


costas contestaron el fuego.
nueve buques dirigidos por el V
fueron atacados dos veces y al parec
submarhios.
s 5-2 sefial6 el buque almnirante p(
arinos A la vista. Enseguida despuO
u n submarine al lado del Regint
inder por medio del sibato que hi


s sali6 A la
Elena, 6 .
xbia dispai


Sl-
lizo
ado









contra este buque un torpedo; otros dos submarines
ron despues gran distancia A la superficie.
A las 758 el buque almirante serial6 por segund
( Submarines A la vista>. Mientras se veia todavia la
sali6 ; la superficie A mas 6 menos 200 m. del Bet
Brin y del. Napoli, un submarine, al parecer el De]
seftal6 que habia disparado contra el Benedetto Brin
simult'neamente apareci6 el Foca en el buque final
formaci6n con la serial de que habia tocado al Vittorio
nuele.
Al parecer los submarines se habian encontrado ya
la noche anterior en las aguas porque tenia que pa
escuadra enemiga.
El fuego contra los fuertes fu6 suprimido A las 8.
la mafiana, mientras que 6stos hicieron fuego todavia
hora mas.
La impresion general del resultado de este comba
que las obras de costas eran superiores A los buqueE
se ha llegado A conocer la opinion del almirante B
La escuadra se dirigi6 A su ancladero de Peloross
prepare para la revista de la escuadra fijada para
siguiente que formaba la terminaci6n de las maniob
8 de septiembre: Revista de la escuadra.-La revi
la escuadra tuvo lugar entire 9 y 11 de la mafiana al
Puerto de Malamocco con tiempo tranquilo y con
sol. El rey se habia embarcado con sus acompafna]
las autoridades superiores del ej6rcito y de la escua
el San Giorgio. La revista tuvo lugar como de cost
de manera que tanto el que presenciaba la revista
los buques revistados, se encontraban en marcha. P]
pas6 el San Giorgio A la escuadra que marchaba er
central de escuadra lentamente formada en linea de
de division, marchando a su lado de babor de atrAs.
se revist6 y se salud6. Entonces gir6 el San Giorgi(
babor 6 hizo pasar por su popa las divisions que g
A babor en linea central. Finalmente, tuvo lugar el ]










inta y seis destructores y torpederos de alta mar.
tomaron parte seis submarines en la revista.
s de la revista regres6 la escuadra A Malamocco,.
de parti6 al dia siguiente con direcci6n A Tarento.
el duque de G6nova, y los ministros de guerra
asistieron en el yate real Trinacria desde el
hasta el fin de las maniobras. El rey demostr6.
las operaciones gran interns 6 inspeccion6 todas
tciones de fortificaciones de Venecia.
s altos jefes del ejdrcito, entire ellos el jefe del
6yor del ej6rcito, estaban embarcados como espec-
n los buques de la escuadra, especialmente en la.
B. Treinta y un senadores y diputados y algu-
listas, aprovecharon el vapor Menfi que habia side
;u disposici6n por el ministerio de marina. Para
6n military les servia un capitan de navio (el co-
Sdel Italia) y un capitan de corbeta (del almiran-
Los representantes del pueblo fueron llevados A
ques y a las instalaciones de marina, las que fue-
Las durante las maniobras, y fueron recibidos va-
3 por el rey y el vicealmirante Bettolo. El ministro
ales prometi6 que serian embarcados en las pr6-
tniobras a bordo de los buques de la escuadra.
de las maniobras.-No se ha publicado nada sore
t de las maniobras que hizo e) Vicealmirante
d1 8 de septiembre.
; diversas modificaciones del program primitive
gunas disposiciones que ataron 6 los jefes, sufri6
el valor de las maniobras.
e los senadores que habian asistido i las manio-
) que era de desear que en adelante se hicieran
) ejercicios como los de este aio, sin6 maniobras
n valor en las que se dejara A los jefes complete
d de acci6n>>.
,ecer, las maniobras debian servir para dilucidar-
entes cuestiones:











rias despu6s de haber tenido un desembarco con 6xito ei
los primeros dias de movilizaci6n por parte de un cuerpc
invasor enemigo en la costa del AdriAtico cerca de Aiicona
2.0 Si la actual dislocaci6n de tiempo de paz de la,
fuerzas de combat de alta mar ofrece la suficiente segu.
ridad nara lihae.Ar frp.nte A tiemmnno al finemin nal niin'nrni


*

















MOHlRMA PfAA 0089IOS 06h E OMPAS


roR EL rROFESOR J. PESCI


De Revisia Maritima Brazilcira

tre los varies tipos de nomogramas que so pueden
con el m6todo fecundo y genial de los puntos
, el que ha tenido mayor nimero de aplicaciones
ida el de dos escalas rectilineas paralelas.
o nos parece que muchas otras aplicaciones fitiles
todavia encontrarse, si el studio del principio
cual se basa su coqnstrucci6n no ponstituyese una
para aquellos que no saben 6 no recuerdan la
a analitica, tanto mAs cuanto que es ese mismo
generalmnente expuesto y referido a un sistema
:le coordenadas paralelas, en vez de las coordp-
etilineas comumes.
LOS proponemos nosotros como con el conocimiento
las matematicas elementales (en que s6lo por
Ad de lenguaje juzgamos comprendida la definici6n
es possible comprender y aplicar el indicado prin

Le posean la prictica pueden apreciar asi todas
jas del m6todo modern y en consecuencia po-
Lr en media de veneer cualesquiera dificultades
ieran liaber hallado on los fundamentos de la
fia modern.
4








50 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

2.-Si tenemos una ecuaci6n entre cuatro variabl(
y y 3 y puede ella ponerse bajo la forma:

S(a->f, +, A,) (.)I (v, 3) -t- (7, + = 3 )

done
. f (a), A ( ./i (,,, f2 ), f- (4 ,)

son respectivamente funciones de las variables ind
podremos construir un nomograma con dos escala,
lines paralelas, que conocidas tres de las cuatro vaw
nos darA inmediatamente la cuarta.
En la prictica existen muchisimos ejemplos de e
nes que satisfacen i la condici6n indicada. Aqui
tramos algunas consideradas por nosotros mismos.
Colocaremos entire corchetes las expresiones que
counsiderado iguales a o (a) y (P), ordenadamente, y
de cada muna de ellas indicaremos tambien entiree cor
las dos variables correspondientes a y Y a .


[tg 3 11 + [2^ sen 2 PI tg = 0, [I' ?a.
I_ arc rf' 2J

que en astronomia nAutica sirve para el cAlculo de
titud 9 =- ? --' mediante una altura circunmeridii

[tg Z] V2 + [Va 2] tg ?, V2 tg T, = 0, [V, ?,J.

que sirve en balistica para el cAlculo de la velocidi
cial V, en el tiro curvo bajo Angulo fijo, cualquiei
sea dicho 6angulo.

[E] A- + -[ij 2d [1 -2d] d2-2 h, d = 0, [d, h].

01mm- n^ -nTr- /*-n 11 mTT n- o r n / n/ n clanafray f lo -







MA I-ARA IiPQVf

buque d un objeto elevado situado mas alla del hlio-
B.

Ssen (0. + iw) +- [m] sen t sen Oc = 0, [a, '". (IV)

present en la resoluci6n de un important pro-
de tactica naval.

d
P K+ e K2 .......... (V}


iede ser puesta bajo Ia forma:


S -[log, d]-log, (K+ 1)-log,, p=0[K,pj,. (V')


sirve en estrategia naval para trazar la curva de caza
%sta por Montechant.
obre dos rectas paralelas cualesquiera p y q (fig. 1)
rcan arbitrariamente los origenes P, Q y los sentidos.
'os de los segments.




j N. 4
// \\
,'Q B;,\ .B3 --i9B

/, // \ "\.
/ ./ x----p
I
///

,'P A1 A A3




seguida, dando a at y 3 una series de valores (gene-
Lte en progresi6n aritm6tica) se calculan los valores
nnndrnrt, rp. m ('rF v ,1 (f', A inrlipn.aindrn ann 7 v







m.,%.rQ'i'A TIP 1 'rTIII.70nAVlTn"V V MA \AXIA WQ'(


S i i . . . . . . .. .. ))

debiendo sefialarse el cada punto, no ]a media del seg-
mento, sino la correspondiente A los valores do ac 6 p.
Este valor se deniomina cota delpunto y so llama escala (x)
y escala (,) al conjunto de los various punutos con las cotas
relatives, puestas sobre las respectivas rectas p y q.
Sentado esto, sean Ai y A2 dos puntos de la escala (m)
y Bi y B2 dos puntos de la escala (p): unimos A1 y B, y
As y B2 y asignamos A la intersecci6n de dos cotas y y 3,
iguales A los valores de y y do (I quo satisfacen al sistema:

?, '(i) /; (;., ) (f ) f- (., ,' ) -f, (", ) === ()

; ( a 2) +I (-,', q) '. (.-j i f2 ,7 ,) -+ (;, ,+.) 0 " "" ( *

Considerando ahliora otros (los puntos As y B3, podemos
demnostrar que si la recta As B3 pasa por C, los cuatro
valores Os, P)s, ; 3; satisfacen a la (1), y reciprocamente.
En efecto. si As B3 pasa por C, tendremos:

Ai A2 Ai As
... ...............(5)
Bi Bi -- B B 3
-6

PA2 PAi PAs PAi
QB2 QBi QB QB QB........(6)

kde las cuales. por la (2) y la (3), result:

S("2) ) ( N)_ ()- () ........ (7










NOMOGRAMA PARA D)IVfoS DIKL COMPAS


Ohl.l*,,.iin --TP-)jirlp cmni loAv mni3a A Io A Ar mcc








54 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

vas t3): la cota de esta curva sera el valor de 8, que c
juntamente con los tres valores dados a, p y y satisfa(
a la (1). Entonces, dados a, 7 y 3 (y lo mismo f[, y y
si ligamos el punto A de cota x con el punto C de co



(V,3 +'+ -t5 +6 47


-0 -----~- \ \ \ + 5

(C ) -2 -I 0 +1 +2 +3




v3, la recta que los une cortara a ]a escala (f) en
punto B: la cota de este punto sera el valor de 3, (
conjuntamente con los tres valores dados oc, 7 y ( sa
facen i ]a (1).
Asi, en la fig. 2 (considerando solamente los arcos i
zados).

para :=--2,"-- + 4, 2, so tiene 3 -= +
<( + + 4, >) +

Observaci6n I.-En .orrespondencia A la observaci6n
clia anteriormente, se ve ahora que una misma curva -
lpuede tener dos 6 mis cotas.
Observacidn II.-Si se supone que una recta A B cc
A la curva de cota Y en un solo punto. el cortar en i
puntos las cotas de todas las curvas (3) que pasan
aquel punto seran otras tantas soluciones de la (1).
ObservaciOn III.-Por la (1) puede tambi6n constru
eleinentalmente un nomograma con dos escalas rectilir
concurrentes.








GRAMA PAPA DESV0IOS DEL COMPAS


,n efecto, (fig. 3), haciendo:

0A1= -- y 0 Bi= -h
? ^-i)'\ (p')


C


lii \ .

0 A. A. A3,

I Fiy. 3

vez de la (5) tendremos ahlora:

Ai A2 0 B A A 0 By
Bi B2 0 A2 Bi B3 0 As

la cual focilmente se saca la (7).
.or este modo (que solo indicamos ia causa de lo raro
sus aplicaciones) se pueden repetir las consideraciones
logas a las hechas y que haremos enseguida.
.-En el parAgrafo. precedeute supusimos que fijados dos
s de valores %I pi y ,2 - del sistema (4) siempre pue-
hallarse las cotas y y 8 del punto C.
Vista hip6tesis se verifica con much frecuencia en la
ctica: asi en los cinco ejemplos citados en el paragrafo
r en los otros dos ejemplos -ofrecidos por los nomogra-
; generates de trigomnetria rectilinca y esferica, y en
os los demAs que conocemos. Podri suceder, pues, que
;istema (4) no sea soluble 6 que si6ndolo resulten muy
)riosas las operaciones, como en los dos ultimos ejemplos
los cinco poco ha recordados; pero tal imposibilidad y
dificultad desaparecen por complete si en lugar de ese
cedimiento adoptamos el siguiente.







REVISTA DIP PUBLICAUAIONES NAVALjE


Si queremos el punto ( de cotas y i, calculamos prime-
ramente f\ (7, 1), f-A (3' S), /1, (i' 3); atribuimos despues A
a dos valores arbitrarios ai a2 y calculamos ? (ai), ? (a.,);
luego por medio de (1) calculamos los valores correspon-
dientes de 5 (), ? (%); y finalmente por medio de (2) y
(3) hallamos los puntos correspondientes A1 A2 y Bi B2;
la intersecci6n de la recta A1 Bi con la A2 B2 sera el
punto C deseado. Es importantisimo observer que no ne-
cesitan conocerse los valores %i, p2 (lo que podria no sei
possible pero basta conocer los de v (pi), (,). Observe-
mos tambien que en vez de atribuir A o. dos valores arbi-
trarios, puede hacerse lo mismo con p, 6 uno a a y otro
, p, como conviene hacerlo casi siempre.
Eu los casos ordinarios es facil escoger esos valores de
modo que el calculo present notables simplificaciones.
Asi, en el segundo ejemplo del 2. para V, = 0, tene-
mos s = : y para = 0, tenenios V0 =- V: basta. pues,:
unir el origen de la escala V,, con un punto de la escala
(z) de cota 51 y el origen de la escala (s) con el punto de
la escala (V,) de cota V, para tender el punto de cota,.
V, .1. Asi tambi6n en el quinto de dichos ejemplos, para
0, tenemos:
d = (K + 1) p
y para d = 1:
,. = (log (K + 1) + log, p) /K K 1

de modo que, dados p y K, puede tenerse d en el prime
caso y ,) en segundo, y prfoceder como so indic6.
En la practice, los valores de d y P que debemos con-
siderar estan generalmente comprendidos entire limits dados
asi como lo estan tambien los de y y. Como para a y I
.e escoge una series de valores en progresi6n aritm6tica
comprendidos entire los limites correspondientes ( 3.) oti'c
tanto se hace para y y 3; pues para cada valor de y, atri-
buyendose A 3 todos los valores indicados, mare6ndose







EscaZis R61\) e, (0')


+20 15s


X\N


N
-N


K N


I/ //


,/ / / /'//


/

7


/ ///////X


/ 7


20

030


60W
90 / / 90
'/.7

//
/.. \ ,\


/
/
(I),'


/ /
./'
/ /


/
'(if,"


/
/
/
I I I I S 111151


-1O. -5 0
Escala (Wi )
Fig. 4


- ; I I I 11- I I I I 5
t5 +"t -t-


.95


0


20

" ,. 30
") *


-15 -20


-+20


I . .. I I I . . . . . i l l l l.I


I


Ill I


I f ff r'


I


Ir J J J I


i.


I


4


/











NOMOGRAMA PARA DIKSVfOS DEL COMPAS 57

los puntos correspondientes y uniendo A losq ue tie-
,ual cota -,,, tendremos asi todas las curvas (y); si
s todos los puntos de las curvas (7) que tienen una
cota (3) tendremos todas las curvas (a'.
eada curva se tiene, pues, una series de puntos sepa--
pues siempre puede hacerse de modo que ellos sean
te pr6ximos para poder trazar la misma curVa con
r aproximaci6n. Asi es como debe procederse para
strucci6n del nomograma relative al ejemplo IV en
se calculan mnuy facilmente los valores de n y m corres-
intes A los valores in o y n :-= o, respectivamente:
i cuanto A los otros cuatro ejemplos, se presentan
Picaciones notables A que nos referimos enseguida.
?rvacidn. -Para cada una de las cuatro variables solo
sider6 una series de valores en progresi6n aritm6tica.
que ocurre amenudo que debe recurrirse A una in-
Alaci6n A ojo, que, teni6ndose tres variables indepen--
s es bastante mAs c6modo y mis breve que la inter-
5n num6rica ordinaria.
De lo que precede result que con s6lo las matematicas
tales es siempre possible te6ricamente construir con
un nomograma del tipo indicado; y decimos te6ri-
te, porque practicamente pueden presentarse dificul-
que no siempre pueden vencerse ni air con ayuda
matematicas superiores.
as dificultades son de dos species: puede suceder
ara los valores de 7 y que consideramos no sea
e comprender A todos los puntos correspondientes:
en nuestro dibujo de dimensions limitadas; y puede
r que sietido tambi6n limitadas esas dimensions, deben
uy grande para alcanzar una aproximaci6n suticiente.
segunda dificultad es generalmente invencible (por
lo, el nomograma de trigonometria esf6rica indicada,
eode resolver con bastante aproximaci6n los problems







REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES


iudiscutible de ello ben estAtica grafica, cuyas aplicaciones
diariamente crecen en nfimero 6 importancia.
La primera dificultad puede en ocasiones vencerse con
artificios especiales 6 con procedimientos de carActer ge-
neral. de los cuales consideramos aqui dos casos.
Si 9 (m) y tp (,) tienden ambas al infinito, sin tener va-
lores pr6ximos d cero, puede tentarse el tipo considerado
en la observaci6n III del 4.
Si algiin punto C se acerca indefinidamente 6 much
-de las rectas p q (6 sea, si las rectas A, B, y A2 B2 son
paralelas 6 muy converjente) la dificultad puede desapa-
recer por complete y la parte fitil del nomograma puede
comprenderse toda entire las dos escalas paralelas, cuando
(por todos los valores de y y que consideramos) cada
una de las dos funciones f' (, ) y fi (', o) tengan el mismo
.signo En efecto, siendo:

A, A2- = I (? () ()

B, B2 k (> (A ) h(,

..de la (8) se saca:

A, A f (Y,,) .......
B, B2. hf, (y', ,)

lo que demuestra que si los signos de /fi (y, 8) y de /f (y, 2)
son iguales (lo que sucede en todos los ejemplos del . 2,
excluido el cuarto solo en parte), los segments A1 A2 y
B1 B2 (fig. 1) son de sign contrario y por tanto la inter-
secci6n de las dos rectas Ai Bi y A2 B12 estA ciertamente










si, al contrario, son distintos los signos dIe /i ('y, ) y f, (y, S
lo que sucede con el nomograma general de trigonome-
xria esf6rica y para el ejemplo que tomaremos enseguida)
basta tomar:
Q Bi =- h (,)........... (12)

mn vez de la (3), cambiando tambi6n el signo de fi (-', ,),
?orque tambinii se cambia el signo positive de la recta q
y se vuelve A caer en el caso anterior. Los dos casos se
mambian si los sentidos positivos de las dos rectas p, q, en
7ez de ser considerados hacia el mismo lado P Q (fig. 1), se
;onsideran uno hacia el mismo lado y el otro hacia el otro.
Finalmente, importa observer que si la condici6n indica-"
la relativea A los signos de 'i ((, 8) y fi (-, 8 ) es satisfeelia,
y si T (a) y (1) estAn comprendidas centre limnites finitos,
es siempre possible determinar los coeficientes h y I ( 3), de
nodo que el nomograma quede comprendido en un trape-
iio 6 en un rectangulo dado.
Observacidn.-Conii pequefias modificaciones A lo que' pre-
.ede se v6 c6mo podria construirse un nomograma de dos
-ectas paralelas hasta por una ecuaci6n de tres variables
jue pndiese ponorse bajo la forma:

D (+- f- (y) + f- ) = 0

7.-En general, inicamente por medio de la geometria
iualitica se puede conocer A priori la forma de las lines
y), (8); ahora se ve que frecuentemente todas estas lines
10 son mas que un trazado de lines 6 sistemas c6nicos
porque los problems que se nos presentan en la prActica
)rdinaria son en general de primer 6 segundo grado, A lo
umo)'. v asi nuede trazarse inmediatamente 6 bien con los


Les se VOe CI anlemanao que uno








U'-,


istemas o ambos se reducen a n sistema d(o rectas. lie-
iqui algunos de los casos mAs comunes:
(T).-Si la (1) puede ser puesta bajo ]a forma:

? () [' (-, ) + + (P.) f2 (,- ) +- (0) f.u (;1) = 0... (13)


(1I) se saca:



ien una misma
estii alineados:

e ponerse la (1),.


I sistema (7) es nun hliaz de rectas paralela A las dos es-
alas (d), (').-En efecto, siendo por la (l):

A1 A.2 1 f()
Bi B2 h/ fi ('y)

I primer miembro de la relaci6n depend solamente de y
para un mismo valor de -, cualquiera que sea 8, los:.


utIrse











Para trazar todas esas rectas basta hallar el
*, en que la recta de cota y corta a la recta P Q y
o basta observer que se tiene:

P C _A A A2 lf1,()
Q C B B2 h- f (-y)
11:

Pc=PQ-- 1/ (y).) (16)
hf/ (y) + f2 (y)

j.iemplos de este caso son el I[I (en que es cons-
' el v del 2.
mo caso particular de la (15j puede ponerse la (1)
forma:

/; (-,)-+ ', ( ) b () + f, ( ) i ( 0) = 0 .... (17)

el sistema (5) es un haz de rectas con centro en
Sse deduce de lo dicho respect A la (14). Un
de este caso es el I de los cinco citados.
*omo otro caso particular de la (15), puede la (1)
bajo la forma:

Q)/' (f) + (f) f- (y) + f (Y) = + .. (18)

A 0 se tiene:
QB^h -(i =) h....... (19)
A. ('.,)

a mu determinado valor de y, A incrementos iguales
orresponden incrementos iguales para Q B.
hi se conclude que basta trazar dos de las curvas
ner inmediatamente todas las otras; en efecto, siendo
res de 8 que se consideran en progresi6n aritmd-








62 RKV1STA 1)E I'UItACAI)ONKS NAVAI.KS

tica, todas las curvas corrosp)ondientes detenri
cada recta una series de puntos A distancias igu
Un ejemplo de ello sera el del parAgrafo si
Si todavia como caso particular de la (15) p
la (1) bajo la forma:

(a) f! (v) + *. (?') fi (',) + f (3) = 0
y si
h/ f (y) + 1 /2 (y) = constant ....

el sistema 3 es tambien en hliaz de rectas pa
y tambi6n i las escalas (a) y (&). En efecto, f
h lfB (r )
P A= I (h) ----
h/ A ) + 1 f (fY
se tiene:
B, (,) + h A (,), (c
QB--- (). .... ^ ^
f2 (-')

asi, para la (20') para cada valor de 3, cualqu
Y, los puntos C correspondientes estan sobre ur
lela A P Q. Se tiene unl ejemplo de esto en el
-de la distancia ortodr6mica.
ObservaciSn.-Pero, en general, si el siste
un haz de rectas paralelas A P Q, evidentem(
que el primer miembro de la (20') fuese ini(i
ci6n de 3.
8.-Terminaremos estas consideraciones co
ejemplo.
Si quisieramnos el nomograma de la ecuaci6

U = B' sen M -- C' cos M .

donde U, B', C', M, son todas variables, ponj
la forma:
-Dr I.- mi TT i 0 -. AT -










(deI tipo (1), y sustituyendo:

-= B'; U: = M; 3 == C'
nos:

-- B'; ., (3) = U; ft (y, ) = sen M; (,, = f;:

f3 ( Y, ) = C' cos M

)s que se estA en el caso particular (18).
encemos por trazar en la escala ( 3 y 6):

P A=- 1 B'.............. (22)
Q B = -h U............... (23)

se hace en el acto por ser ellos uniforms. Trace-
a seguida las rectas (M), y observemos que de la (16)
is ahora:
1 (4
PC = PQ hsenM- .......... (24)
h sen M + 1

t trazar las curvas del sistema (C'); recordando lo que
Sen la (18), observamos que para P A = 0, se tiene:

Q B -- h C' cos M ......... (.25)

tanto, que si fijado un valor de C' se hace variar
3 calculan todos los valores correspondientes de Q B,
azones de P con various puntos de B determinan
cada recta M un punto de la curva C' asi como
sta trazar s6jo dos de dichas curvas; para una de
onvendrA tomar la recta P Q, la cual evidentemente
uce a la curva de cota C' = 0. N6tase (conside-


IIA rTAlA Ul-SV 1UV.R JIM1LL KJUMrIAO








64 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVALES

qlue la cota de cada uno de estos arcos es igual (en valor
absolute y en signo) Ai la cota del punto en que el mismo
arco encuentra A la escala (U).
Vin 1A. ficirn 4 lI. rpte.bt, oie nasn linr el origenll de las


larjo


Se v6 que del mismo nomnograma tambi6n puede sacarae
inmediatamente el valor R y el Angulo a' definido por la
igualdad:
S= B'2 +C'2 ......... (26)

tg [B'] (27)
tg a' =----. ....................... (27)

-donde [B'], [C'j son los valores absolutos de B' y C'.
De las consideraciones elementales result qne R es el
tra* i n TT / t* ~nl-,4-n A] TT -rr i-in nv a l -Traln,. rrnC..








LQ PATA DlESVVfOq DEL COMPASS


5e de M; ahora, si se une el punto de cota [B'] de
, (B') con el punto de cota [C'] de la escala (U),
Le la ligaz6n tiene dos puntos comunes con el arco
[C']; girando enseguida esta ligaz6n para la iz-
uinense esos dos, terminando por confundirse en
o en que se dice que la ligaz6n toca a aquel arco
punto se denomina entonces punto de contact)
la ligaz6n aim no tiene ningun punto comin con
Es evidence, pues, que se tiene el maximo de U
la ligaz6n indicada toca al arco [C']; de donde,
,er R y o', dados B' y C', basta trazar desde el
I'] de la escala (B) la recta que toca al arco [C'], la
rminara sobre la escala (U) el mAximo valor absolute
en el punto de contact el valor correspondiente
educido al primer cuadrante) 6 sea, el valor de a'.
)aci6n I.-De cuanto hemos dicho result que el
Lma en cuesti6n se puede construir con much ra-
ero basta seguir el calculo de la (24) para cada uno
alores de M que se quiera considerar, y hacer otro
xra la (25) cuando se haya atribuido A la cota C el
'alor (diferente de cero) de la series correspondiente.
vacidn II.-Por geometria analitica result que las
C') constituyen un sistema de parAbolas, que tie-
eje comun a la recta P Q, por vdrtice al punto
el segment P Q (suponiendo h = 1) y por para-
ariable 2 C'2.
ste nomograma puede ser Atil para el cAlculo de los
4 del compas. En efecto, la formula aproximada es:
'+B' sen M=-C' cos M+D'sen 2 M-+-E' cos 2 M.. (28)
4 nomograma puede tenerse enseguida el desvio
ular:
B' sen M + C' cos M.
ivio cuadrantal:
D' sen 2 M + E' cos 2 M.










Asi, para:
A' = + 10; B' = -100; C'= 8; D'= 6; E' =+ 2"
correspondientes a M = 30, siguiendo la ligaz6n (I) traza-
da en la fig. 4 se encuentra 11.9 para el desvio semicir-
cular y siguiendo la ligaz6n (II) se encuentra 4.2 para
el desvio cuadrantal; por donde:
so = + 10 11.9 40.2 = 151".1
Asi, pues, la (24) y la (25) dan, respectivamente, la
fuerza polar R y el complement del dngulo estribor a, re-
ducido el primer cuadrante; siguiendo la recta (IM) y los
mismos datos B' y C' se tiene R = 12.8 y a' -= 51; de
donde, siendo B' y C' ambos negatives, result a = (90
-51) + 1800 = 219. Del mismo modo se tendria el ele-
mento correspondiente de la fuerza cuadrantal.
Cambiando, pues, las graduaciones de las escalas se po-
drian tener las components de la fuerza directriz total,
la fuerza semicircular y la cuadrantal, en funci6n de los
coeficientes exactos.
Con un nomograma de dimensions triples, 6 cuadru-
;ples A lo sumo, de las presentadas, puede obtenerse una
aproximaci6n suficiente, ciertamente nunca inferior a la
que da un diagrama Napier, y arn un diagrama Cologne, de
dimensions ignales A las del nomograma.
Creemos que nuestro nomograma no puede ser sustitui-
do por los dos graficos mencionados, porque no son de
empleo mas rapido, porque el nuestro sirve cualesquiera
que sean los coeficientes-mientras jue aquellos diagramas
deberAn entonces reconstruirse si uno solo de Ids coeficien-
tes varia-y porque construido de una vez para siempre
puede ser de alguna utilidad a los que se ocupan en la
compensaci6n de compass.







ORAS PARA LOS HERIDOS EN COMBAT


III AR I AnflAlflRA PARA I fl HAflnfl. FN rI nMRITF


ara los heridos leves; Holanda, verbandcaa'
ela de 10 X 5 mm., en el que se escrib


la transportabilidad 6 no del herido; Portugal,.
da diagnostic, rectingulo de cart6n de 13 X 6 mm.
itrias destacables azules y rojas; blanco con estria
riln -n tranmmortable: blanco con estria azul herido.








REV1STA DE PUBLICACIONES NAV,


transportable,
liealeitscheiu 6


hlanco niede caminar: Sniza Fercundt


'en da,


Todas las tablillas descriiptas tienen especiales dis]
vos (botones, presillas, etc.) para'ser colocadas rApida y
mente A los heridos.
SA principios de la guerra ruso-japonesa, se prescril
para los oficiales de sanidad de los ejdrcitos de Manc
las siguientes normas destinadas A facilitar la remioci
los heridos del frente de batalla y su oinducci6n
.ambulancias. En cuanto se 'ofectuaba. el vendaje del h
,el official de sanidad, sirviendose ;de uin .lApiz de cc
.dibujaba. sore la venida una cruiz roja A la que reqi
.inmediata asistencia quirilfgica y ina ,cruz azuil A 1
.ridos graves: Ila :ausencia "de resas cruces indicaba (
heridb'podia ser trasladado' sih.mAs al pauesto centi








,AS INDIUADORAS FARA LOS HWKIDOS EN UOM


medicacion. 1El empleo de esas normas no se mostro muy
eficaz en la practice y es6 especialmente por la facilidad,
especialmente la intemperie, con que se borraban las
marcas hechas con ldpiz, por la dificultad de lograr que el
personal de sanidad estuviera siempre provisto de lApices
de colors, por la invisibilidad de los signos cuando los
vendajes estaban recubiertos por el vestuario, etc. Los uni-
formes satiitarios de la campafia de Manchuria concuerdan
todos en indicar la necesidad de adoptar tablillas indica-
doras de empleo practice y eficaz.
I En cambio, se demostr6 muy bueno el sistema adoptado
en Port Arthur por los oficiales de sanidad'naval, tanto A
bordo como en los destacamenitos de desembarco. Tal sis-
tema consistia 'en ligar la muntfieca del herido enseguiida
despu6s de la primera ctira, un cordoncillo rojo si era
herido grave y que requeria inmediata asistencia qui-
rirgica, 6 un cordoncillo blanco si la gravedad no era tanta
y podia esperar su turno en la ambulancia.
La comisi6n rusa, con los datos sumariamente anotados,
propuso el siguiente tipo de tablilla, putevi iarlik; para el
ej6rcito y armada: rect6ngulo de 12 X8 cma., que en tres
lados lleva estrias destacables, un do color azul y una roja,
de 2 cm. do ancho; sobre una de las caras del rectangulo
estan indicados por medio de figures y explicaciones rela-
tivas, los distintos significados del rectangulo; sobre la otra
cara esta el espacio para las siguientes indicaciones: nombre
y apellido del herido; regimiento 6 buque, batall6n escua-
dra 6 guardia, desoripci6n de la herida, observaciones; los
signiflcados que puede tender la tablilla, son: Con dos estrias
azules y una roja, el herido no puede'ser transportado; con una
estria azul y una roja, el herido debe ser transportado y tiene
necesidad inmediata de asistencia pdblica; con una estria roja,
el herido puede caminar, pero necesita inmediata asistencia
quirirgica; con dos estrias azules, el herido no puede ser
transportado, pero puede esperar la asistencia quirdrgica:
con una estria azul, el herido puede ser transportado y











herido puede caminar y esperar la asistencia quirurgica.
La tablilla va adherida por un cordoncito al uniform
del herido, en posici6n visible.
En cuanto al material de que deben ser las tablillas, no
se pronunci6 la comisi6n, limitandose a indicar las cuali-
dades que debe poseer y que son: resistencia, elasticidad,
impermeabilidad, facilidad para la escritura con lApiz y tinta.
Para ensayar el tipo de tablilla propuesto por la comi-
si6n y para obtener datos experimentales para el servicio
sanitario a bordo en combat, se dispuso una maniobra
sanitaria especial de la escuadra del Mar Negro.
La maniobra sanitaria se desarroll6 en buques fondeados,
en la rada de Sebastopol, el 23 agosto 1909, tomando par-
te los acorazados Panteleim6n, Tria Sviatitelia, Rostislav,
el crucero acorazado Pamyat Mercuria, el cafonero Kubanez y
los cazatorpederos Leitenant Puscin y Givoj. A cada buque
se asign6 el mimero y calidad de los heridos que debian
reverse con toda probabilidad despu6s de. unas dos horas
de fuego, determinAndolas con los datos obtenidos en bu-
ques de igual tipo y en circunstancias anAlogas en la guerra
ruso-japonesa. Con esos datos se prepararon tablillas con
indicaciones de la herida que se colocaron en el pecho de
los hombres destinados a similar los heridos. El sistema
seguido puede indicarse sumariamente asi:

Buque que tom6 parve Buque de referencia en la guerra
cn la maniobra rusa-japonesa

Panteleimon G(romoboi: 294 heridos (14 agosto 1904).
Tria Sviatitelia Rossia: 150 heridos (14 agosto 1904).
Rostislav Peresviet: 122 heridos (10 agosto 1904).
Pamyat Mercuria Variag: 130 heridos (8 febrero 1904).
Kubanez Guiliak: 52 heridos (frente A Taku
en 1898).
L. Puscin Silni: 28 heridos (27 marzo 1904).
Givoj Vla-ni: 11 heridos (13 marzo 1904).










Inici6se la maniobra 4 las 8.30 a. m.; A las 10.30 el co-
mandante de la escuadra hizo las siguientes sefiales: 1.0 el
hospital naval de Sebastopol, a mediodia llegar& 4 puerto
la escuadra con 500 heridos destinados al hospital,; 2. al
buque-hospital Prut, prepararse recibir 300 heridos de
la escuadra>.
Para el transport de los heridos, el hospital naval tenia
cuatro lanchones y dos embarcaciones A vela, todas remol-
cadas; el Prut disponia de ocho lanchas A vela y dos i
vapor; no se emple6 medio alguno de t bordo; el desem-
barco de los heridos se efectu6 en 1 '/2 horas. A bordo,
durante las dos horas de fuego simuladas, se recogieron
todos los datos destinados 4 resolver, A mAs de lo referente
A las tablillas, lo relacionado con los siguientes puntos: nu-
mero necesarios de personal de enfermeros, equipo de ese
personal, su distribuci6n en combat, equipo quirirgico,
ubicaci6n de los puestos de medicaci6n, su nimero, acceso,
tipo de angarillas, etc.
Bastart el ejemplo de un buque, el Tria Sviatitelia, para
darse cuenta de como se desarroll6 4 bordo la maniobra
sanitaria. Habia dos puestos de medicaci6n, uno principal
en la enfermeria de 4 bordo y otro secundario 4 popa. Al
primero se llevaron los heridos graves, y al segundo los
leves. A los 8.40 se inici6 el fuego por estribor; 4 las 8.50
llegan A los puestos de medicaci6n 30 heridos (13 graves); 4 las
9.15 llegan 18 heridos (6 graves); el fuego pasa a babor;
t las 9.27 llegan 17 heridos (7 graves); A las 9.33 llegan
24 heridos (11 graves); fuego A estribor; A las 9.40 llegan
19 heridos (10 graves); A las 9.47 llegan 15 heridos (4
graves); fuego 4 babor; 4 las 9.51 llegan 18 heridos (6 gra-
ves); A las 10.10 llegan 14 heridos (7 graves); 4 las 10.25
cesa el fuego; t las 10.35 todos los heridos habian recibi-
do ]a primera curaci6n y tenian colocada su tablilla indi-
cadora.
Despuds de la maniobra, una comisi6n compuesta de 4
oficiales ejecutivos y 22 de sanidad, vot6 por unanimidad la










siguiente orden del dia, despu6s de expresarse f
mente respect al tipo de tablilla ensayada:
1. Necesidad de que. la primera selecci6n de
dos se efectue A bordo;
2. Necesidad de tablillas adecuadas para facial
selecci6n y la remisi6n de los heridjs;
S3. Necesidad de colocar tablilla A todos los 1.
4. Conveniencia de im tipo finico de tablilla
unicamente de signos de color;
5. Necesidad de que la tablilla puede tent
guientes significados:
a) dos grados diferentes de urgencia de inti
quirdrgica:
6) tres modos diversos de transportes para los
Para terminar, la tablilla rusa fu6 presentada
legado de esa naci6n a la conferencia de Buda-I
express el siguiente voto: xque todas las Nacione,
un tipo inico de signos de color para las ta'
diagn6stico.
















Los clones modernos de grueso calibre



(De Rivista Mariltima)

oomo es sabido, desde hace algunos afios el cafi6n de 30)5-
. constitute el armamento principal de los buques de linea,
3omo de algunos grandes cruceros y de las baterias de cos-
le las principles potencias. Los primeros ejemplares tuvie-
un tubo de anima de 40 cal. y sucesivamente, exigi6ndose-
ror poder y la adopci6n de p6lvoras de combustion
i lenta, entire otras mejoras para obtener cualidades ba-
cas se recurri6 al aumento de la longitud del anima A
y por fin A 50 cal. Hasta ahora no se ha superado
longitud en ninguna pieza, fuera de las destinadas a
eriencias balisticas, y ain creemos que jams habrA.
veniencia prictica en alargar mis los cafiones.
sa mayor longitud sucesiva de las piezas de 305 m.m..
ota uno de los coeficientes de evoluci6n de dicha ar-
y ain sin entrar al campo te6rico de la balistica in-
La, se comprende qie ]a igualdad de las demas condi-
Les, con un tubo-Anima mas largo se utiliza mayor can-
Ad de expansion de los gases de la carga, logr&ndose-.
tanto mayor velocidad initial.
'ero, el alargamiento del Anima debe considerarse des--
otros puntos de vista, ademAs de el del rendimiento de
warga, para ver cuando y en que media ese alarga-
nto en un cafi6n de 305 m.m. puede representar umna
taja real 4 indiscutida relativamente A su empleo prAc-
y a la eficacia del tiro.


--~j\I\C V- U~UI.i^V 1B^











o cal. con un proyeetl de 66b kg.; con la pres16ion maxi-
ia de recamara generalmente adoptada y con la carga de
61vora actualmente en uso, la velocidad inicial del arma
ale a unos 850 m.s. Dejando inalteradas las demas carac-
3rsticas del trazado intern y de la carga, supongamos
ue el caf16n de 305 m.m,, en vez de 45 toenga 50 pal. de
argo: su velocidad inicial aumentara en unos 30 m.s.
Comparando ambas armas, pudiera uno hallarse propen-
A preferir la de 50 cal. A causa de ese no despreciable
lunmento de la velocidad initial, abstracoi6n hecha de las
bjecciones que pueden aducirse contra el empleo do. ar-
ias de mayor longitud.
Pero, pongamos en cambio el caso de dos cafiones de
05 m.m, uno de 45 cal. y con proyectil de 420 kg. y el
tro de 50 cal. y con proyectil de 385 kg. En tales con-
iciones, y en igualdad de los restantes datos balisticos, la
iferencia en las velocidades iniciales de las dos armas ex-
adera todavia de 30 m.; pero, como el proyectil mas pe-
ido tiene la facultad de conservar mayormente su veloci-
ad a lo largo de la trayectoria, si se consideran las ener-
ias poseidas por los dos proyectiles A las mayores di's-
ancias prActicas de tiro (9000 a 10.000 m.) resulta que A
dles distancias el cani6n de 305 m.m. y 45 cal. ofrece una
aergia ligeramente superior al de 305 y 50 cal. Ademas,
3n un orovectil de mayor peso se tiene la ventaia de.











ustos, deben tenerse en cuenta todas las caracte-
e la carga. Estas son muy numerosas y comple-
namente se ligan entire si; por lo que no es facil
te el asignar A cada una de ellas el valor 6 im-
prActica correspondientes.
emos que a los caflones de 305/50 pueda impu-
I defecto de sufrir mayores vibraciones con el
los progress realizados en la 6poca present en
as de construcci6n de las armas puede fabricarse
de 305/50 que pos6a la misma rigidez de uno
* y que tenga la misma precision de tiro de un
s corto, con tal de que no se presented limitacio-
peso total del arma.
onsiderado, creemos que para unm caf16n de grueso
ue ya tsnga considerable longitud (45 cal.) el
a a 50 para mejorar las cualidades balisticas es
e de conveniencia dudosa, puesto que el aumento
,tienen en la velocidad inicial es escaso y n6 pro-
o A. la mayor longitud del caf6n, ni tal que com-
inconveniente qne se derivan.
ejorar las cualidades balisticas, estimamos much
3l variar las remamentes caracteristicas balisticas,
Bnte, aumentando entire limits razonables el peso
ctil.
remos con mas detalles este concept en el para-
iente, hablando de las energias iniciales y resi-
las boca de fuego.

II

Adimiento de una mAquina, sea t6rmica 6 el6ctrica
especie, se ha entendido siempre significar Ia
untre el trabajo Otil y el trabajo motor; extendiendo
lo al cafi6n, que se puede considerar como una de
nas termicas mas sencillas de acci6n rapidisima,










debieramos entender por rendimniento la relac
energia inicial efectiva del proyectil y la que
obtener aprovechando toda la fuerza expansive (
de la carga empleada. En otros terminos, e:
miento de un arma debiera tenerse en cuentE
extraido del kg. de peso de la carga agent
diciones de carga, esto es, en relaci6n al nir
expansiones permitidas por la capacidad total
6 tambien el trabajo que dicho kg. seria capaz
si los gases desarrollados pudieran expandirse
mente.
En cambio, hoy se indica como rendimiento d,
la fuerza viva inicial por kg. de su peso, sin c
de su instalaci6n correspondiente.
No sabemos A quien pertenece el m6rito dE
ci6n; en nuestro sentir fu6 idea poco feliz la d(
el rendimiento de un arma con su peso, ya qi
ser aceptables las ideas cuando conducen A dec
parangones sin character correct, ni practico,
rechazarse si ademAs inducen en errors susl
indole tdcnica.
Admitiendo que por rendimiento de un cc
tiende la fuerza viva inicial por kg. de su pet
que el valor de tal rendimiento sera tanto ms
menor sea el peso del arma que se consider. Pi
que el cafn6n pesado deba preferirse el livia:
asi seria si el caf6.n pudiese funcionar libreme
cesidad de instalaciones especiales. Refiridndomn
famosos cafiones actuales de 305, hemos tenido
compilar tablillas y diagramas demostrativos
miento vario de los cafiones sobre la base de
por kg. de su peso; por tales documents, con
primera vista, se siente uno inclinado a adopt;
liviano, con la impresi6n de que suministra ig
en la boca con menor peso.
Pero vengamos al caso concrete de un caf6i








O CARONES MODERN S DE GRUESO CALIHRE


)r dado de energia en la boca, la energia de retroceso
arma es considerada tanto mayor cuanto menor es el
o del arma misma: disminuyendo, pues; el peso delca-
i, esto es, aumentando su energia de retroceso, mayo-
son los esfuerzos que en el acto del disparo del cafi6n
smite este al montaje y 6 la instalaci6n en que este
cansa.
ientado esto, para hacer frente al tormento aumentado
la instalaci6n, se dispone de dos medios principals:
nentar la longitud de retroceso del arma 6 reforzar
yormente el montaje y su plataforma correspondiente.
claro que ambos medios se traducen por un sensible
nento del peso de la instalaci6n de que se trata: y
ita es evident que i igualdad de energia en la boca
,nto mas liviana es un arma mas pesada debe resultar
instalaci6n. PodrA observarse que el principio enun-
do es tan sencillo y tan sabido que toda demostraci6n
superflua, pero siempre nos parece que se le olvida con
cuencia por los escritores que para expresar su entu-
smo por el cafi6n liviano de 305, de tan supuesto rendi-
ento elevado lpersisten en la idea del arma considerada
ladamente, sin referirse para nada al peso de la insta-
i6n en conjunto.
Jomo ya lo hemos dicho, estimamos inexacto la evolu-
n del rendimiento del material de artilleria en relaci6n
peso, pero si se desea hacer eso, debiera tomarse nota
Speso total de la instalaci6n, pues el otro dato carece
valor t6cnico y military.
lespecto al peso de los cafiones, debe segiir otra con-
eraci6n. Para las grandes instalaciones de artilleria na-
Ses evidentemente oportuno no ificurriri en pesos excesivos
r lo tocante A laseguridad, rigidez, comodidad y rapi-
z de maniobra.. Por tanto, es l6gico que al adjudicar
parties alicuotas de peso del caf6n y A su instalaci6n
siga el criterio de adoptar mAs bien un cafi6n pesado








-i REVISTA DIE PUBLICACIONICS NAVALES

y un montaje algo mAs liviano, en vez de hac(
trario, puesto que de ambas extructuras es el ci
que en mayor media y mas principalmente
nado a soportar el esfuerzo dinamado del dispa
Ocupandonos del rendimiento de las armas, t
referiremos brovemente al valor de las energias,
residual, de los modernos cafnones de grueso ca
perfluo es recorder que la energia en la boca i
mente proporcional A la masa del proyectil em]
cuadrado de su velocidad inicial; de donde rest
incremento, amun pequefto, dado en la boca A I1
se traduce en un sensible aumento de la enerq
Pero a ese respect, al apreciar la bondad de '
cafiones, como en general de cualquier arma, ci
se cae en inexactas apreciaciones al fijarse simp
el valor de la energiainicial. En efecto, lo qu,
porta no es la energia en la boca, sin6 la energy
A una distancia dada, y mas especialmente aquE
remanente con que el proyectil toca al blanco i
su obra de penetraci6n 6 demolici6n; por co
cuando se quiere comparar la eficacia de dos c
igual calibre, nunca debieran ponerse en par
energies iniciales, sin6 considerar la distancia mo
presuma con .mAs verosimilitud que sera la del
confrontar entonces ambas energies residuales
tancia. Con eso, podrA suceder que de dos cai
tengan diferente peso de proyectil, el de menoi
inicial posea mayor energia residual A las mAs
distancias de combat.
HI

Mucho se ha discutido y se discute ain sobr<
mas de construcci6n de las piezas de grueso cal
quien prefiere que el cafi6n se componga de u
limitado de elements macizos, con ausencia co:
suncho de alambre de acero; otro en cambio,








lur"r Jflo T tJ, Tn'oMPrQ P( A I TTV0l7


mixto, vale decir, el empleo del sunchado de alam-
;ro de ciertos limits unidos A los elements ma-
le, siempre constituyen en su mayor parte al cafi6n.
lo, conviene explicar con brevedad, pero clara-
cuales son las ventajas ofrecidas por el sunchado
bre, del punto de vista tecnol6gico.
ntaja principal resultante de envolver en un caf6n
ta cantidad de alambre de acero es el de aumen-
iderablemente su resistencia circunferencial y de ob-
ia uniformidad de tension transversal a trav6s de
del material envuelto, en un grado tal que seria
.e de alcanzar si el caf6n se compusiese solo de
)s tubulares, ain cuando fueran de espesor limitado.
do oportunamente la tension de envoltura de alam-
icero, pueda colocarse al arma en condiciones de
resistencia, en relaci6n al espesor de sus paredes,
perior media A la maxima alcanzada por la colo-
le mantos 6 manguitos a forzamiento.
As, en las parties A que se extiende el sunchado de
, puede estarse mAs seguros de la bondad del ma-
npleado, por la simple prueba prActica ofrecida por
valor de la tensi6n de envoltura del alambre.
laldad de peso, es seguro que un cafi6n de cons-
mixta pose una resistencia circunferencial sensi-
e superior A la que tiene un caf6n exclusivamente
, por elements tubulares; y eso no solamente para
liciones referidas de mAxima resistencia, sin6 tam-
rque el acero sacado de grandes masas, ain siendo
ejor calidad, tendrA siempre una resistencia A la
notablemente inferior A la que pueda realizarse
material tratado como el alambre de acero.
son las principles ventajas del sunchado de alam-
,un las principles autoridades; acuales son sus in-
entes?
.van algunos que la aplicaci6n del alambre es causa
riamm niitAA, lala,.,' v"rcA'lm.cAnni ln-nriidinal rlidAl arma.












en un caf6n de 305 mm. de tipo modern, el
que se da generalmente a los circulos de primer (
A los extremes que recubren al alaminbre es tal cor
garantizar plenamente la resistencia longitudinal de
Esto ha sido ampliamente confirmado por las nu
-experiencias de tiro efectuadas con cafiones de 305
.sunchado mixto, puesto que desde hace afios los bi
las principles marinas, como la inglesa, japonesa,
y americana llevan cafiones de 305 de sunchado n
A prop6sito de la bondad y eficacia de los cafi
305 de sunchado mixto bastarA citar el ejempl(
.guerra ruso-japonesa, donde todos los buques de 1:
.pones tenian cafiones de 305 con sunchado de alai
-aquellas pruebas A que fueron sometidos, much
veras que las del poligono. deben haber sido biel:
tadas, cuando el gobiernio japon&s prosigue adqi


9J tU, JLU V JL-.t/VAC, 1A.L LO, Y AJiJ flllWMIM> ILtULC (lU t J&IC L JU*L 'V>./1. .
de sunchado, y A ese respect mas adelante apun
-algunos datos referentes a las erosiones de las .anir












ente y razonable el empleo de una cierta cantidad
ibre do acero en ]a constrncri6n de los modernos
i de 305. Pero somos de opinion que debe limitarse
nsi6n A la culata, alli donde el arma puede siem-
iservar una plena rigidez longitudinal.
en un cafi6n modern de 305, con Anima de 45 A
creemos que conviene emplear el sunchado de
Sdesde la culata, cubriendo toda la recAmara, hasta
iania del largo del cafi6n, es decir, hasta poco mas
la secci6n recta A que corresponde el punto de
presi6n y donde tiene su origen la rama de la
le expansion de las presiones de los gases de la

imitaci6n A la culata del snnchado de alambre de
uede convenir para obtener un tipo de arma ma-
te rigido, con la que se podra realizar la mayor exacti-
tiro; pero no excluimos el que si hubiesen de
irse cafiones de calibre superior A 305, no se demues-
,onveniencia de extender A la cafia el sunchado de
Sde espesor limitado, cuaii(ndo los espesores del
ima del primer y tercer 6rdenes de circulos (conis-
enitonces el segundo ordeni por alambre de acero)
tales que ofrecieran garantia segura de -la rigqidez
Vina1 antes citada en relaci6n la la ongitud total
la.
IV

Slos argumenitos m`4s salientes de los iltimos tiem-
ira el consumo de los tubos-d-nimas en los altos
y con gran velocidad inicial.
)ien A este respect son multiples y variadas las
es recientemente expresadas por los tecnicos sobre
into de las cansas a que puede atribuirse el acen-
lel consumo del rayado de los cafiones moderniios;
das concnerdan en la admisi61n de que es raz6oii
f,









preponderance la calidad de las actuales cargas de proy
empleadas.
Procuraremos explicar brevemente las hip6tesis
cipales del fen6meno.
La causa primera del rApido consume de los tubos-i
de los cafnones modernos de 305 reside en la r
cantidad de calor que se desarrolla en la combust
las p6lvoras A base de nitroglicerina y de nitroci
hoy empleadas. MAs claramente, el consume depei
la cantidad de calor producida por el explosive por 1
de superficie internal del tubo-anima, 6 sea, de la co
de calor que la unidad de superficie a ella expuesti
absorber en el tiempo en que se verifican la coml
de la p6lvora y la subsiguiente expansion de los gat
Tal observaci6n esta corroborada por las experien,
tiro efectuadas con las armas modernas de alto pod
listico: en efecto, dichas pruebas han demostrado
desgaste del rayado del Anima crece notablemente
calibre; y esto es debido al hecho de que para los ca
de mayor calibre bastante mayor es la cantidad d&
desarrollada por la carga por unidad de superficie,
que, mientras que la superficie internal del tubo-an:
funci6n de la primera potencia del calibre, el peso
carga quZ se emplea es proximamente proporcional a
Resulta asi fAcilmente explicable porque el desga,
rayado de los caftones de menor calibre, a iguald
explosive empleado, es notablemente inferior al de
fnones de grueso calibre; analoga comparaci6n puede I
tambi6n entire obuses y cafones de grueso calibre
deduce que el obUis, cuyo rayado tiene vida much
larga que el del caf6n, debe eso a la cantidad de
bastante menor que se desarrolla sobre sus paredes
nas, por unidad de superficie, A cada tiro.
Para explicar con claridad el fen6meno conviene
derar la cantidad de calor desarrollada por la carg
bien que la temperature de combustion de la p6lvora








LOS UARONES MODERNOS DE ORUESO CALIBRE 83

is se acerca mAs la verdad, como lo confirm ple-
te la experiencia. En efecto, la temperature de comn-
1 de las cargas de p6lvora hoy empleadas, aun siendo
n de ]a densidad de los products de combustion, nio-
menta una gran variaoi6n con respect al valor de
sidad misma, teniendo en cuenta los limits ordina-
e variabilidad de las condiciones de carga; lo que
;a que en un arma dada, cuando se usa una carga
;o reducido mas bien que una de peso normal, la
ratura de combustion que se realizar4 en ambos casos-
a muy diferente.
onces, si la alta temperature de combustion de la
a fuese causa principal de la erosion, el desgaste
do disparando cargas reducidas no podria ser sensi-
ite inferior al que se verifica con el tiro de cargas-
so miximo. En cambio las pruebas prActicas de tiro.
i 'que con el empleo de cargas reducidas disminuye-
rte media el desgaste del rayado, lo que se debe
almente A la menor cantidad de calor desarrollada por
Iltimas cargas, cantidad que varia en relaci6n al peso.
tipo dado de carga.
siderando, pues, que la raz6n principal del desgaste-
yado en las armas modernas es la cantidad de calor
illada por la carga, se sigue que a igualdad de ca-
I de las restantes condiciones de carga, tanto mayores;
i erosiones, con las p6lvoras cuyos components prin-
Sson la nitroglicerina y la nitrocelulosa, cuanto ma-
su porcentaje de nitroglicerina. En efecto, bastante
desgaste produce la cordita marca I y la balistita,
cordita M D y M D T y la p6lvora Chilworth (C S P)T
3 los dos primeros explosives citados contienen res-
imente el 58 y el 50 0/0 de nitroglicerina, en tanto.
s dos segundos s6lo contienen el 30 y el 26 0/0 res-
imente. Y claro es que eso sucade porque las p6l-
de tenor mis elevado de nitroglicerina desarrollan
combustion mayor cantidad de C 02, produciendo.










V.t Ul nIwItktHl LIU UajUl l* I Ult:bII I IC tItI IttM, JALJVVIaO i UUIl
tenor menor de nitroglicerina y mayor de nitrocelulosa,
-desarrollan mayor cant.idad de C 0 y produce por tanto
much menor caintidad (te calor. Crecida es, plies, sol)re
lah- erosiones la influencia de la uiaturaleza y especio do
carga empleada; pero,. junto con ella, mniltiples factors
secundarios enoutran en juego, los quo asi puedeni resumirso: '
a) Valor de la presion maxima (6 de la densidad) de
los gases de la carga en el Ainima del cafi6n.
bi Granada de la carga empleada.
c P Forma de lai recninara del cafi6n: especialmeunte con
respect A la uni6n do la part anterior tronco-conica con
el principio de la parte rayada.
d) Especie del rayado (paso, nuincro, forma y profun-
*.didad de la raya).
e) Tipo .v dimensiones del aro de forzamiento del pro-
yectil adoptado.
f) Calidad del metal del tubo-Anima.
Para la densidad de los products de combustion die la
carga demuestra la experiencia que aumentando dicliha
densidad se acentufia el desgaste del rayado.
Pero esta ley es aplicable cuando en igualdad de tipo
de armas se trata de considerar cargas de )proyecci6n do
la misma lnaturaleza y de las mismas dimensions; ya que
si por ejemplo, ei uni cafi6n de 305 se emplea una carga
pesada pero de granieado tal que de una presion6 maxima
en la recamara relativamente baja, yen oltro cafi6n de
identico trazado intern, iguales las demAs condiciones de
carga, se emplea una carga de menor peso pero de gra-
Neado mias sutil con el que se realize una presio6n maxima
en la recamara mas bien elevada y superior A la preco-
dente, la carga maus pesada, no obstante la mentor presi6n
maxima, seguramente produciria un mayor desgaste del
rayado. Jie aii porque en el parrafo b) hemos dicho
que la erosi6nii de un arma es tambien funci6n del gra-
neado de la carga.








LOS CANiNES MoDERNOS DE GRUESO CALIHRE

La forma de la recamara puede tambidn ejercer
influencia no despreciable sobre el desgaste del rayad
En efecto, las erosiones se manifiestan en especi
principio del rayado y en el lltimo tramo de la u
eniitre la parte tronco-c6nica de la recamara y el in
ahora bien. es licito suponer que cuando la forma d
uni6n es tal que original una mayor contraccidn de la'
fluida en el origen de los campos (contracci6n debi,
la grandisima velocidad de eflujo del gas) se encuenti
cantidad de gas comprendida en tal zona en estadi
permitir una mayor absorci6n del calor, y que en ell
produzcan movimientos vertiginosos adecuados para I
recer con accicnes termodinbmicas el desgaste de las
redes del tiinima.
Por eso seria convenient suavizar cuanto se pu(
la uni6n entire las paredes de la recamara y la l
rayada del Anima; pero esto obliga it una p6rdida
recorrido fitil del proyeciil y por tanto A una pdrdid&
velocidad y i una menor utilizaci6n de la carga.
En cuanto al trazado interno de la parte rayada
inima (especie, nmiiiero, forma de las rayas y su I
tambidn eso tiene su importancia en material de ero
En los cafiones modernos de 305 el rayado de paso c
tante liha demostrado su superioridad sobre el parabc
lo que se debe especialmente A la mejor conducci61
las parties conductoras del aro, lo cual contribute a
nuiar las fugas del gas. Ademais, el menor trabqjo de
que se realize con el rayado de paso helicoidal, hace
las rayas se consuman bastante menos que cuando e,
riable el paso del rayado.
El aro de forzamiento del proyectil tiene asi mi
influencia sobre la entidad de las erosiones en razon
modo como aquel, despues de entallado, se conservau
ranite el recorrido del proyectil en el nima del cal6:
Experiencias recientes, por ejemplo, han demostrado
aros de secci6n salient y con perfil de obturador (1











onservan el rayado, del cafi6n bastante mAs qne los aros
Lsados precedentemente.
Queda por considerar, en fin, la calidad del metal em-
dleado en la construcci6n de los tubos-inimas de los ca-
Lones modenios de grueso calibre. Tambien it ese respect
e han hecho interesantes publicaciones, en algunas de las
males se ha querido sostener la tesis de que la calidad
lel acero del Anima ha ejercido una influencia notable
obre el desgaste del rayado. Pero podemos afirmar que
)or el conocimiento que tenemos de todos los studios y
1xperiencias efectuadas acerca de esta cuesti6n, y par las no-
icias iltimamente aparecidas sobre experiencias verificadas
n Alemania, Francia y Norte Am6rica, a objeto de aclarar
.1 punto, aparece de manera indudable que la calidad del
cero tiene influencia limitada sobre la entidad del desgaste
lel rayado con el empleo de un tipo dado de carga.
Las citadas experiencias efectuadas en Alemania pesaron
obre las varias calidades de acero para cafiones, incluido
d acero de crisol de que alia se hliace tanto empleo en la
!onstrucci6n de las armas; y dichas pruebas evidenciaron
*l hecho de que hasta esta ultima clase de acero, q(ue se
uzgaba bastante superior 6t las otras del punto de vista
oe la conservacion del rayado bajo la accion de la gran
-antidad de calor desarrollada a las altas temperatures de
os explosives modernos imp]ulsivos, sufre ella tambien el
fecto de las erosiones ei media finicamente diferente
le la observada con las otras classes de acero.
Opinamos por tal motive que cuando al referir las ex-
)eriencias de tiro ejecutadas con algunas piezas modornas
le grueso calibre, se quiere poner de relieve su limitado
;onsumo despuies de un notable nimero de disparos con
;arga de combat y atribuirlo principalmente i la clase
especial del acero, se compete el grave error de asignar
mportancia principal A un hecho que en cambio tiene
;aricter absolutamente secundario y casi despreciable.










En conclusion, el desgaste del rayado de los cafoi
de grueso calibre depend de muchas circunstancias,
parte no todavia bastantemente dilucidadas en forma a
para apreciar de modo tangible su relative importancia;
sigue que aiun no es possible establecer ley alguna de prop
cionalidad respect al consume d-e las armas en relaci6n .6
poder y calibre; ni es oportuno dar a luz tablillas y
tadisticas sobre la vida del rayado de los cafiones en s
tido general y abstract, sin considerar atentamente toi
los datos inherentes a la carga. Y lo que podemos afirr
en absolute es que la primordial causa de las erosio:
reside en la naturaleza del explosive de proyecei6n.
















LI IRSTRl RI, N Ei MAOUIRAS D6Ih "DlRCGR"


De Marine RIundseliau


I.-Generalidades sobre el vapor caliente y las maquinas-
A vilvula de buques

Aim cuando el interns principal de todos los que se-
ocupan de cosas de marina se dirige desde hace algun
tiempo hacia la construcci6n de turbines a vapor para
buques y aunque aumenta continuamente la cantidad de
turbines A vapor que se emplean como mAquinas de pro-
pulsi6n de buques, vale sin embargo la pena de seguir,
junto con los adelantos de la t6enica do las turbines, los.
que realize la maquina de pist6n en la lucha con su com-
petidor mas modern. Se creia especialmente en los circulos:
profesionales, que la mAquina de pist6n hliabia ilegado a
su mayor altura y que no se podia esperar de ella un
desarrollo ulterior tanto por el lado t6cnico como por el
meci.nico; pero esta opinion ha sido desmentida por los.
buenos resultados que se han alcanzado dltimamente con
las mAquinas A vailvula de vapor caliente, sobre todo, en
las estacionarias, aunque tambi6n en algunas de buques.
La cuesti6n del empleo del vapor sobrecalentado ha sido-
ya analizada a fondo hacia mediados del siglo pasado.
Despues de los ensayos hechos por HIirn, se ejecutaron
diversas construcciones para sobrecalentamiento; mis tuvo-
de renunciarse A ello cuando por el aumento de la tension
del vapor aumenta tambi6n su temperature de saturaci6n.-










Por un lado, no admitian los materials empleados entoi
ces un aumento mayor de la temperature del vapor,
por otro lado, los constructores tropezaron todavia cc
muchas dificultades para apoyar las superficies de los c
lindros de vapor de manera que 6stos, aun con alLas ten
peraturas, no sufren cambios de forma. Hace poco que
ha modificado esto. Se ha aprendido A evitar cambios pe
judiciales de la temperature; los aceites minerales que ,
introduced ahora soportan temperatures de vapor hasta c
350 y 4400" y los metales que se emplean hoy dia r'
reciben una influencia perjudicial ni aun por temperatut
mAs altas. Pero, finalmente, las construccioues de sobr,
calentamiento que se han hecho iiltimamente por distint(
fabricantes han establecido la posibilidad de hacer val(
las ventajas del empleo del vapor caliente, en la construe
ci6n de mAquinas para buques.
En las instalaciones estacionarias en que hasta ciert
punto'no necesita tomarse on cuenta el aumento del pes
y en que en general hay abundante espacio disponibl,
puede efectuarse el sobrecalentamiento del vapor por I
utilizaci6n del vapor contenido en los gases del'humo de:
pu6s de su salida de la caldera de vapor propiamente dich
sin aumento de combustible, es decir, sin aumento de ic
gastos de combustible. En las calderas de buqubs no c
possible en general, la instalaci6n de esos sobrecalentadorE
encendidos indirectamente, porque debido A las diferencif
de temperature relativamente pequefinas, entire los gases d
calefacci6n y el vapor, resultarian demasiado grandes
pesadas; sin embargo, el aumento de combustible que s
necesita para el funcionamiento de los llamados sobrece
-lentadores, encendidos directamente, no es tan grand
cuando los aparatos son construidos convenientemente, y n
por eso hlia de renunciarse a las ventajas del vapor client(
La utilidad principal que tiene el empleo del gas sobrE
calentado reside en el aumento del grado de eficienci
termodinamica. A esto se agrega la ventaja de la dism








9U REVISTA DE PUBLICAOIONES NAVALES

nuci6n 6 supresi6n complete de la condensaci6n del vapor.
En las turbines a vapor se ponen siempre en contact los
tabiques de la caja, que contienen vapor mas 6 menos A
la misma temperature; pero, la condensaci6n inevitable con
el funcionamiento del vapor saturado es perjudicial aparte
de la p6rdida direct de vapor, por lo que se disminuye
el calor disponible) en el sentido de que por el aumento
-del rozamiento por la cantidad de agua contenida en el
vapor, se disminuye el grado de eficacia, y sobre todo
porque el agua precipitada en las paletas de la turbina
perjudica al material y puede dar motive A interrupciones
en el funcionamiento. En condiciones mas desfavorables
estan todavia las maquinas de pist6n. Durante su funcio-
namiento, es sabido que el material de los cilindros llega
A una temperature, que aunque es mas alta que la tempe-
ratura del vapor que. abandon el cilindro, despu6s de
hliaber efectuado su trabajo, sin embargo es muchlo mAs
baja que la temperature del vapor que entra. Por consi-
guiente, en las maquinas de pist6n, de vapor humedo, el
vapor que entra primero es fuertemente enfriado en las
paredes frias de los cilindros y condensado en part
antes de que haya producido trabajo Atil. Esta impoitante
p6rdida, que no puede evitarse ni aMin con el mejor aisla-
miento de los cilindros. es tambi6n suprimida mas tarde
por la vaporizacion del agua precipitada. Se ha tratado
de reducirla por la introducci6n de diversos grados de ex-
pansi6n, y tambi6n por la colocaci6n de cubiertas de vapor;
pero, estas dos medidas complican la instalaci6n y aumnen-
tan el espacio requerido, el peso y el capital necesario, y
las camisas de vapor tienen por su parte p6rdidas de vapor
y muy amenudo no han producido el esperado resultado
economic. La condensaci6n del vapor que entra es nota-
blemente disminuida 6 suprimida completamente, si el va-
por llega al cilindro suficientemente sobrecalentado, porque
61 conserve al perder calor sus propiedades de vapor y
por consiguiente permanece con capacidad para rendir tra-








LA INSTALACION DE MAQUINAS DEL DRACHE 91

bajo. AdemAs, la colocaci6n de camisas de vapor es inn(
-cesaria y existe la posibilidad de volver a la maquina Conr
pound mfis sencilla y mas barata, porque con el sobr
-calentamiento la triple y cuadruple expansion no hace
-esperar econ6micamente mas que ventajas insignificant
de ]a maquina compuesta. Con este motivo puede obsei
varse de paso que en las pequefias maquinas de vapor hi
medo aparece la condensaci6n del vapor fresco relative
mente mAs que en las grande, porque los rendimientos d
los cilindros aumentan mas rapidamente a media queai
mentan los diAmetros, que las superficies refrigerantei
Aqui estia la causa de que el sobrecalentamiento del vapo
en instalaciones estacionarias era antes reconocido y apr(
ciado, y por eso se introdujo alli mas rapidamente, pue
en tierra se trata casi siempre de unidades menores y qu
-on gran parte son ejecutadas como maquinas de double
-a mn de simple expansion, mientras que en los buques foi
man la regla general desde hace much tiempo los grande
rendimientos, es decir, mayors dimensions de los cilindrc
y empleo de tres grados do expansion.
En todas las classes de mAquinas impulsadas por el vapo
iiifluye ademAs favorablemente la circunstancia de que (
vapor caliente es peor conductor del calor que el vapo
Ihmedo, de manera que el intercambio reciproco de calo
de las paredes de los cilindros y de la caja se hliace menc
-(y por consiguiente tambien la perdida de calor) que co
-el vapor liimedo.
Pero el vapor sobrecalentado tiene tambi6n un pes
-especifico menor que el saturado; por eso se pueden adm
tir mayores velocidades de vapor, en las cafierias, canal,
etc. En las inmaquinas de pist6n se present todavia I
posibilidad de admitir mayores velocidades de los 6mbolc
-que las obtenibles con vapor lIhmedo, es decir, aumenta
el ndmero de revoluciones con la misma elevaci6n, natt
ralmente en ei supuesto de que se permit esto teniend
.--. -.t -tii-- 1 Ant -\ f i r i iR/ 11 -l>l r r ~f '-l'T T n CP or**' (**







92 REVISTA DE PUBLICACIONES NAVAI1KS

el aumento de iimero de revoluciones para L
impulsora es ventajoso por dos motives: en pri
permit una disminuci6n del peso de la mAq
segundo lugar, tiene influencia sobre la disminu
perdidas de calor. Por el trabajo en el cilindr
se ajusta, como ya se ha indicado mas arriba, i
distintos una temperature diferente del vapor que
tra en el cilindro: es natural que estas variacioi
peratura que se repiten regularmente en cac
circular, engendren variaciones de temperature en
cie interior de las paredes, las que sin embargo
penetrar en el interior del material del cilin
hacen perder tanto menos cuando mas rApidas
unas A otras las variaciones.
Todos los moments que propenden A la ec
las instalaciones permiten, naturalmente con un
to stable de las miquinas, una reducci6n de la
de calderas y por consiguiente una economic d
Se compreude tambien que el funcionamiento
del vapor caliente trae tambien aparejadas cons
dificultades. especialmente en los buques. En
ciones de turbines A vapor se extienden por i
material de las paletas y por otro A la construe
sobrecalentadores; por el contrario, liasta en 1
tiempos la cuesti6n de la lubricaci6n en las mn
piston ha desempefiado el papel mas important
ha liecho desanimar A los constructores durai
tiempo para emplear el vapor caliente en los buqi
se creia que con vapor sobrecalentado tendria
troducirse mayores cantidades de aceite en las ]
los cilindros por falta de condensaci6n de los c
estas cantidades de aceite representan un peligi
calderas en cuanto no son recogidos por aparat
piezas especiales, los cuales requieren espacio y
los gastos de la instalaci6n. Por los detalles que








,C0IN DE MAQUINAS DEL DRACHE


fundamento: aqui solamente so puede hacer notar qiue
puede considerarse subsanada tambi6u esta dificultad.
Para las maquinas de pisto6n el empleo del vapor so-
brecalentado obliga a dejar de lado los (Flachschieber) que
so emplean tanto en las inaquinas de los buques mer-
-cantes. Pero uni sobrecalentamiento mas 6 menos grande
del vapor hace necesario evitar completamente las cons-
trucciones de (,Schieber) porque aui los (Schieber) de pist6i
no son adecnados por su modo de construcci6ii y su efi-
-cacia, para el vapor calieu to: el rozamieinto tiene que ser
-evitado en lo posiblo. Aquii se p)resenta como compensa-
-ci6n de grant valor y iionecesaria la maquina de valvula.
Las maquinas de pist6n se emplean en tierra desdle hace
much tiempo y lian dado el mejor resultado. La dismi-
nuci6t quo se alcanza en ellas de los sitios inconivenientes
y la reducci6n de las p6rdidas de coildenisaci6n, la conser-
vacion en general mejor y el desgaste pequenfo de las su-
perficies, la pequIefla masa de los aparatos de gobierno y
:sI carga de vapor relativamente pequefla, no son ventajas
daspreciables de los sistemas de (Schieber). Las construe-
-ciones que se 1)uedeu emplear para las instalaciones esta-
cionarias, no pueden transmitirse facilmente a las maquitias
do los buques porque las maquinas motrices que trabajan
en un buque y que estan expuestas a irregularidades en
su funcionamiento, se hallan sometidas en part a otras
-condiciones de t'uncionamiento. La introduccion de la mai-
quina de vAlvula en los buques s6lo fu6 possible ctando se
-encontr6 una construcci6n que nada dejaba que desear en
-cuanto a sencillez y seguridad de funcionamiento.
Como ejemplo de esta tendencia puede citarse el manejo
a valvula iudicado por Hugo Lentz que Altimamnente liha
sido empleado en diversas ocasiones, en p)arte en sui form
-original y eu p)arte en forma algo modificada. Es sencillo,
permit el aumento del niimero de revoluciones hasta 4()0
por minuto y regular la entrada y salida del vapor, sin
-ine se emnulien los an)aratos de a'obierno v se sientan








94 REVISTA DIE PUBLIOACIONES NAVALMK

golpes. A lo que parece, las maquinas motrices de este-
sistema han trabajado correctamente. en todo sentido.

II.-El tender de artillerfa uDrache.
Los puntos de vista tratados que A pesar de no ofrecer
nada de nuevo para el professional, sin embargo dan idea
sobre la introducci6n de las maquinas A vAlvula de vapor
caliente, tal vez sean de interns para una gran parte de
nuestros lectores. La administraci6n naval decidi6 hacer
un ensayo con maquinas A valvula de vapor caliente sis-
tema Lentz y con sobrecalentadores Schmidt, en el tender
de artilleria Drache construido en los aflos 1907/08 en el
astillero Germania. El autor ha publicado muna descripcioii
detallada de la instalaci6n de calderas y mAquinas de ese











b.--Instalaci6n dA calderas

Las (los calderas a vapor principals construidas para-
i exceso de presi6n de 15 kg. por cm2 estan colocadas:
ntas en un local en el centro del buque, una detrAs de.
n+.,.a I.a Tm "naiQ niia "iinarlan coxiv caawxrf\ aci -nnr im Irtnal


I I;


7///11 // 1 I I// -- i n [ 11 II III i" Xr I d','". -\ '.0- A' I '% '\


WKfJnA I AfliAm "WT *I 11TVAQ I TPI nD 0AINFitV







PV74TI'A r>K PIHI.TVAP'rONHI VAVAL.1CS


exterior, respectivamente; aparte de estos tubos que,
rven para la va)porizacion van iutercalados otros 114 tu-
os entire la p)arte superior y media de la caldera, fuora
o la acci6nl de los gases del fuego, es decir, que per-
lanecen relativameiite frios y por eso aoeleraii la corriente
el agna. Cada caldera tiene un esl)acio de 1474 ml para
Epor y 424(6 m para agua. Para la extinioi6n rApida del
iego en caso do peligro, sirve un mecanismo que 1)ermite
evar A la capa de oarb6n ardiento agua de mar 6 vapor.
Il agua de mar so saca por medio de la bomba de sentina
vapor de ]a vAlvula do aspiraoi6n y el vapor se saca de
b cafieria de vapor auxiliar.





-- ----.-- ..- .' T*

/ '* I5*16^
T~~~ f,\\\ ,q^^ ..






~.5p
...... .... .. .g. 2
*-- &,SOL.-












Fig. 2