La mujer peruana a traves de los siglos;

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
La mujer peruana a traves de los siglos;
Physical Description:
Book
Creator:
García y García, Elvira, 1876-
Publisher:
Imp. americana ( Lima )
Publication Date:

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 4059680
System ID:
AA00019316:00002

Table of Contents
    Front Matter
        Page i
        Page ii
        Front Matter 3
        Front Matter 4
        Front Matter 5
        Front Matter 6
        Front Matter 7
        Front Matter 8
        Front Matter 9
        Front Matter 10
        Front Matter 11
        Front Matter 12
        Front Matter 13
        Front Matter 14
        Front Matter 15
        Front Matter 16
        Front Matter 17
        Front Matter 18
        Front Matter 19
        Front Matter 20
        Front Matter 21
        Front Matter 22
        Front Matter 23
        Front Matter 24
        Front Matter 25
        Front Matter 26
        Front Matter 27
        Front Matter 28
        Front Matter 29
        Front Matter 30
        Front Matter 31
        Front Matter 32
        Front Matter 33
        Front Matter 34
        Front Matter 35
        Front Matter 36
        Front Matter 37
        Front Matter 38
        Front Matter 39
        Front Matter 40
        Front Matter 41
        Front Matter 42
        Front Matter 43
        Front Matter 44
        Front Matter 45
        Front Matter 46
        Front Matter 47
        Front Matter 48
        Front Matter 49
        Front Matter 50
        Front Matter 51
        Front Matter 52
        Front Matter 53
        Front Matter 54
        Front Matter 55
        Front Matter 56
        Front Matter 57
        Front Matter 58
        Front Matter 59
        Front Matter 60
        Front Matter 61
        Front Matter 62
        Front Matter 63
        Front Matter 64
        Front Matter 65
        Front Matter 66
        Front Matter 67
        Front Matter 68
        Front Matter 69
        Front Matter 70
        Front Matter 71
        Front Matter 72
        Front Matter 73
        Front Matter 74
        Front Matter 75
        Front Matter 76
        Front Matter 77
        Front Matter 78
        Front Matter 79
        Front Matter 80
        Front Matter 81
        Front Matter 82
        Front Matter 83
        Front Matter 84
        Front Matter 85
        Front Matter 86
        Front Matter 87
        Front Matter 88
        Front Matter 89
        Front Matter 90
        Front Matter 91
        Front Matter 92
        Front Matter 93
        Front Matter 94
        Front Matter 95
        Front Matter 96
        Front Matter 97
        Front Matter 98
        Front Matter 99
        Front Matter 100
        Front Matter 101
        Front Matter 102
        Front Matter 103
        Front Matter 104
        Front Matter 105
        Front Matter 106
        Front Matter 107
        Front Matter 108
        Front Matter 109
        Front Matter 110
        Front Matter 111
        Front Matter 112
        Front Matter 113
        Front Matter 114
        Front Matter 115
        Front Matter 116
        Front Matter 117
        Front Matter 118
        Front Matter 119
        Front Matter 120
        Front Matter 121
        Front Matter 122
        Front Matter 123
        Front Matter 124
        Front Matter 125
        Front Matter 126
        Front Matter 127
        Front Matter 128
        Front Matter 129
        Front Matter 130
        Front Matter 131
        Front Matter 132
        Front Matter 133
        Front Matter 134
        Front Matter 135
        Front Matter 136
        Front Matter 137
        Front Matter 138
        Front Matter 139
        Front Matter 140
        Front Matter 141
        Front Matter 142
        Front Matter 143
        Front Matter 144
        Front Matter 145
        Front Matter 146
        Front Matter 147
        Front Matter 148
        Front Matter 149
        Front Matter 150
        Front Matter 151
        Front Matter 152
        Front Matter 153
        Front Matter 154
        Front Matter 155
        Front Matter 156
        Front Matter 157
        Front Matter 158
        Front Matter 159
        Front Matter 160
        Front Matter 161
        Front Matter 162
        Front Matter 163
        Front Matter 164
        Front Matter 165
        Front Matter 166
        Front Matter 167
        Front Matter 168
        Front Matter 169
        Front Matter 170
        Front Matter 171
        Front Matter 172
        Front Matter 173
        Front Matter 174
        Front Matter 175
        Front Matter 176
        Front Matter 177
        Front Matter 178
        Front Matter 179
        Front Matter 180
        Front Matter 181
        Front Matter 182
        Front Matter 183
        Front Matter 184
        Front Matter 185
        Front Matter 186
        Front Matter 187
        Front Matter 188
        Front Matter 189
        Front Matter 190
        Front Matter 191
        Front Matter 192
        Front Matter 193
        Front Matter 194
        Front Matter 195
        Front Matter 196
        Front Matter 197
        Front Matter 198
        Front Matter 199
        Front Matter 200
        Front Matter 201
        Front Matter 202
        Front Matter 203
        Front Matter 204
        Front Matter 205
        Front Matter 206
        Front Matter 207
        Front Matter 208
        Front Matter 209
        Front Matter 210
        Front Matter 211
        Front Matter 212
        Front Matter 213
        Front Matter 214
        Front Matter 215
        Front Matter 216
        Front Matter 217
        Front Matter 218
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Segunda parte: Benefactoras más notables
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 286a
        Page 286b
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
    Tercera parte: La mujer en la universidad
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
    Cuarta parte: La mujer en las bellas artes
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Page 528
        Page 529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Page 570
        Page 571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
        Page 619
        Page 620
        Page 621
        Page 622
        Page 623
        Page 624
        Page 625
        Page 626
        Page 627
        Page 628
        Page 629
        Page 630
        Page 631
        Page 632
        Page 633
        Page 634
        Page 635
        Page 636
        Page 637
        Page 638
    Quinta parte: Instituciones femeninas
        Page 639
        Page 640
        Page 641
        Page 642
        Page 643
        Page 644
        Page 645
        Page 646
        Page 647
        Page 648
        Page 649
        Page 650
        Page 651
        Page 652
        Page 653
        Page 654
        Page 655
        Page 656
        Page 657
        Page 658
        Page 659
        Page 660
        Page 661
        Page 662
        Page 663
        Page 664
        Page 665
        Page 666
        Page 667
        Page 668
        Page 669
        Page 670
        Page 671
        Page 672
        Page 673
        Page 674
        Page 675
        Page 676
        Page 677
        Page 678
        Page 679
        Page 680
        Page 681
        Page 682
        Page 683
        Page 684
        Page 685
        Page 686
        Page 687
        Page 688
        Page 689
        Page 690
        Page 691
        Page 692
        Page 693
        Page 694
        Page 695
        Page 696
        Page 697
        Page 698
        Page 699
        Page 700
        Page 701
        Page 702
        Page 703
        Page 704
        Page 705
        Page 706
        Page 707
        Page 708
        Page 709
        Page 710
        Page 711
        Page 712
        Page 713
        Page 714
        Page 715
        Page 716
        Page 717
        Page 718
        Page 719
        Page 720
        Page 721
        Page 722
        Page 723
        Page 724
        Page 725
        Page 726
        Page 727
        Page 728
        Page 729
        Page 730
        Page 731
        Page 732
        Page 733
        Page 734
        Page 735
        Page 736
        Page 737
        Page 738
        Page 739
        Page 740
        Page 741
        Page 742
        Page 743
        Page 744
        Page 745
        Page 746
        Page 747
        Page 748
        Page 749
        Page 750
        Page 751
        Page 752
        Page 753
        Page 754
        Page 755
        Page 756
        Page 757
        Page 758
        Page 759
        Page 760
        Page 761
        Page 762
    Sexta parte: Las sociedades de la mujer en la beneficencia
        Page 763
        Page 764
        Page 765
        Page 766
        Page 767
        Page 768
        Page 769
        Page 770
        Page 771
        Page 772
        Page 772a
        Page 772b
        Page 773
        Page 774
        Page 775
        Page 776
        Page 777
        Page 778
        Page 779
        Page 780
        Page 781
        Page 782
        Page 783
        Page 784
        Page 785
        Page 786
    Séptima parte: La mujer como educacionista
        Page 787
        Page 788
        Page 789
        Page 790
        Page 791
        Page 792
        Page 793
        Page 794
        Page 795
        Page 796
        Page 797
        Page 798
        Page 799
        Page 800
        Page 801
        Page 802
        Page 803
        Page 804
        Page 805
        Page 806
        Page 807
        Page 808
        Page 809
        Page 810
        Page 811
        Page 812
        Page 813
        Page 814
        Page 815
        Page 816
        Page 817
        Page 818
        Page 819
        Page 820
        Page 821
        Page 822
        Page 823
        Page 824
        Page 825
        Page 826
        Page 827
        Page 828
        Page 829
        Page 830
        Page 831
        Page 832
        Page 833
        Page 834
        Page 835
        Page 836
        Page 837
        Page 838
        Page 839
        Page 840
        Page 841
        Page 842
        Page 843
        Page 844
    Octava parte: La mujer y el trabajo
        Page 845
        Page 846
        Page 847
        Page 848
        Page 849
        Page 850
        Page 851
        Page 852
        Page 853
        Page 854
        Page 855
        Page 856
        Page 857
        Page 858
        Page 859
        Page 860
        Page 861
        Page 862
        Page 863
        Page 864
        Page 865
        Page 866
        Page 867
        Page 868
        Page 869
        Page 870
        Page 871
        Page 872
        Page 873
        Page 874
        Page 875
        Page 876
        Page 877
        Page 878
        Page 879
        Page 880
        Page 881
        Page 882
        Page 883
        Page 884
        Page 885
        Page 886
        Page 887
        Page 888
        Page 889
        Page 890
        Page 891
        Page 892
        Page 893
        Page 894
        Page 892a
        Page 892b
        Page 893
        Page 894
        Page 895
        Page 896
        Page 897
        Page 898
        Page 899
        Page 900
        Page 901
        Page 902
        Page 903
        Page 904
        Page 905
        Page 906
        Page 907
        Page 908
        Page 909
        Page 910
        Page 911
        Page 912
        Page 913
        Page 914
        Page 915
        Page 916
        Page 917
        Page 918
        Page 919
        Page 920
    Novena parte: La conferencia Panamericana de mujeres
        Page 921
        Page 922
        Page 923
        Page 924
        Page 925
        Page 926
        Page 927
        Page 928
        Page 929
        Page 930
        Page 931
        Page 932
        Page 933
        Page 934
        Page 935
        Page 936
    Décima parte: La mujer y el patriotismo
        Page 937
        Page 938
        Page 939
        Page 940
        Page 941
        Page 942
        Page 943
        Page 944
        Page 945
        Page 946
        Page 947
        Page 948
        Page 949
        Page 950
        Page 951
        Page 952
        Page 953
        Page 954
        Page 955
        Page 956
        Page 957
        Page 958
        Page 959
        Page 960
        Page 961
        Page 962
    Índice general
        Page 963
        Page 964
        Page 965
        Page 966
        Page 967
        Page 968
        Page 969
        Page 970
        Page 971
        Page 972
        Page 973
        Page 974
        Page 975
        Page 976
        Page 977
        Page 978
    Back Matter
        Page 979
        Page 980
        Page 981
        Page 982
Full Text
la .jujer j eruana

a trabf! be -o1 6iglo
PoP rILVIRA GARCIA Y GAROIA


PASADO Y PRESENT
F iA"






OBRAS ESCRI-TAS
POR

Elvira Garcia y Garcia

PUBLICADAS
"El Alma del Niio"
'Esta cbra esta prologada por el doctor Manuel Vicen'e Villaran, Rector dc
la Universidad Mayor de San Marcos. -
Cont'ene una series de observac'ones sobre la psicologia infantil, estudiando
el despertar del ahnlma del nifio, y ia manera corv nac2'. y sc forman sus distin-
tas facultades, asi como la dirccci6n quc dcebe drse!cs.
"'La Educaci6n del NKio"
Obra''rolcada por el doctor Oscar Mir6 Qt.esada.
Cofitiene una serie de estudios pedag6gicos y de Metodolcgia especial, sobre
la direcci6n que correspondlc a los distfntos rarnms deC Primnera Enschanza.
"Actividad Femenina"
"Est. dedicada a cnaltecer la obra de la Mujcr en general, y a interesar al
mayor numero, a favor dcl Feminismo bien en:itcndido. No tiene carkctcr bata-
llador, y esta apoyada solrmente en la Justicia y el Derezho, que se tcnen con-
quistados, sin recurrir a medios v:o!entos.
"La Mujer modern en sa casa"
Contiene una Eer:ie de advertencias, ccnsejos y estuclios sobre el papel que
corresponde a la Mujer, corno duenfio 'y dihcctora de su hogar. Gran numero de
formulas y recetas scbre medicine, tocador, pastclcria, iepasteria y cocina.
"'La muj'r peruana a trav6s de los siglos"-Primer tomo.
Pr6logo del senior Emilio 'Gutierrez de Quintanilla.
Galcria general de las nmuijercs que inas se han distinguido por su talent,
su cultural superior, su filantropia y, en general, por las grades obras que ha
realizado: Tahuantisuyo, Cclonia, Virre:nato, Ind-pendencia,. Repiblica, la
Guerra cch Espafia y con Chile y la mujer ccntemporanca.
"La mujer peruana a trav6s de los siglos"'-Segundo tomo.
Serie historiada de studios y cbseraciores. La Mujer contemporanea. Escri-
toras y poetisas. Benefactoras mnfis notables. La Mujer en la Universidad. La
Mujer en las Bellas Artes. Institucicnes femcninas. La Mujer en las Sociedades
de Beneficencia Pitblica. La Mujer ccmo eclucacionista. La Mujer y el Trabajo.
La Conferencia Pan Americana de Mujeres. La Mujer y el Patriotismno.
4'Tendencias de la Educaci6n femenina, correspondientes a la mision6u
social, que clebe llenar la mujer en Am6rica"
Trabajo presentado al Congreso Cientifico, primnero Panamericano, que se
reuni6 en Santiago.
'La moralidad en la educaci6n"
Trabajo presentado al Congreso Feminista reunido en Buenos Aires.
"'Higihne intellectual"
Tiibajo presentado al Congreso del Nifio, reunido en TucumnAn.
"Conversaciones familiares" '
Disertaciones sobre Moral, Historia y otros t6picos de interns social. N
POR PUBLICARSE
"Diario de una maestra"
Memorias de un vida consrgrada a la educaci6n del nifio, con anotaciones,
sobre las distintas fases de la educaci6n de la mujer. lo que conviene hacer, y
los errors que se han tenido.
"Discursos y Conferencias'
Estudios de carkcter educativo sobre la muijer, el nifio y otros t6picos de
caricter general.
"Lo que se llevan los dias"
Colecci6n de articulos variados, dedicados a estudiar los hechos mas notables.
en el correr de los dias, basados en la Historia. las Ciencias, las Artes, las Bellas
Letras, los personajes mas notable del mundo. en relaci6n con el moment, y so-
bre dist:ntos acontecim'entos de actualidad.










PRIMERA PARTE

Escritoras y Poetisas Notables




















































'4-.


- -1'* ~


- - 4













La Mujer Contemporanea
nf














INDICE


La Mujer contemporinea.
Escritoras y poetisas.
1.-Rosa Mercedes Riglos de Orbegoso.
2.--Mercedes Cab3llo de Carbonera.
3.-Carolina Freire de Jahnes.
4.-Manuel Villaran de Plasencia.
5.-Teresa Gonzilez de Fanning.
6.-Lastenia Larriva de Llona.
7.-Clorinda Matto de Turner.
S.-Felisa Moscoso de Carbajal.
9.-Juana Manuela Lazo & El6spuru.
10.-Manuela Varela de Vildoso.
11.-Maria Mercedes Mendiburu de Palacios.
12.-Carolina Garcia de Bambar6n.
13.-Justa Garcia Rdbledo.
14.-Carmen Potts de P6rez Uribe.
15.-Manuela Ureta de Maduefio.
16.-Juana Rosa de Am6zaga.
17.-Manuela Antonia Mirquez.
18.-Mercedes Garcia Sanz.
19.-Angela Carbonell de Herencia Zevallos.
20.-Adriana Buendia.
21.-Leonor Sauri.
22.-Mercedes Retes y Asin.
23.-Valentina Camacho y Lastres de Goyeneche. Marquesa de
Naj6r.
24.-Sara Oquenido de Lignereux, Condesa de Saint-Andr6.
25.-Dolores Thalia Allende de Villar6k.
26.-Juana Barba.
27.-Mercedes El6spuru y Lazo.
28.-Amalia Puga do Losada,






-8-


29.-Maria Nieves y Bustaminante.
30.-Zoila Aurora Cicenes.
31.-Ang6lica Palma,
32.-Maria Isabel Sanchez Concha de Pinilla.
33.-Dora Mayer.
34.-Merceds Gallagher de Park.
35.-Magdalena Peralta de Galvez.
36.-Rosalia Zapata.
37.-Carmen Torres Calder6n de Piniflos.
38.-Clorinda Corpancho.
39.-Maria J1ssti Wiesse de Sabogal.
40.-Maria Aglae Villarin de Otero.
41.-Delia Castro de GonzAlez.
42.-Maria Manuela Carrera de Pacheco.
43.-Maria Jesus Alvarado Rivera.-
44.-Consuelo Eufrosina Villaran.
45.-Enriqueta MWid'ez.
46.-Teresa Alaiza y Paz Soldin.
47.-Teresa y Maria Candamo.
48.-Leonor Espinoza 'de Men6ndez.
49.-Maria Zvallos de Ramirez.
50.-Angela Ramos de Rotalde.
51.-Consuelo Rivera y Pi6rola.
52.-Beatriz Cisneros.
53.-Maria Rosa Liss6n.
54.-Carmela Perea de Thomson.
55.-Zoila Sabel Caceres.
56.-Isabel Suero de Ruiz Huidobro.
57.-Elena Merc.edes Alba de Suirez Olivos.
58.-Maria Romafia de Rey de Castro.
59.-Maria Eugenia de La Jara de Llona.
6O0.-Maria Rada de Garcia.
61.-Magda Portal de Bolafios.
62.--Isolina Soto (Sor Folie).
63.-Isabe&rPaz SoldAnu y.'Valle Riestra.
64.-Maria Martinez Pineda.
65.-Delia Colmenares Herrera.
.66.-Teresa Bullen Pardo.
67.-Carmen Zavaleta de Burga.
68.-Margarita Alaiza y Paz Soldan.






-9-

69.-Francisca Paz SoldAn y Valle Riestra.
70.-Eva Morales.
71.-Sara A. Bull6n.
72.-Isabel de La Fuente.
73.-Carmen Rosa Rivadeneira.
74.-Maria Negr6n Ugarte.
75.-Celia G. Carranza.
76.-Jesus Sfinchez de Barreto.
77.-Hortensia Salm6n de Perez.
78.--Sara Alvarifo (Blanca de San Castelli).
79.-Rosa Maria Guerrero.
80.-Zoila Rosa Cirdenas.



















LA MUJER CONTEMPORANEA


La mujer de nuestros dias, es la que ha llegado a descorrer el
velo del misterio, dejando traslucir, el ideal concebido desde los
tiempos mAs lejanos. Ella, recorre valerosa y resuelta, todos los
caminos ,de la vida humana; y no escasean los b'llisimos ejemplos
de virtud, de abnegaci6n ,de energia, de caracter, de ciencia, de
arte, de amor, de patriotism acrisolado, de 'heroismo hasta el sa--
crificio, con que la mujer modern, no se haya identificado.
Sin cruzarse de brazos, para ser arrebatada por la corriente
del siglo, hace sentir el poder de su inteligencia, junto con las fuer-
zas de su sentimiento y: el brillo de su fantasia. Se iguala al hom-
bre en sus facultades intelectuales; sobresale .en la ejecuci6n de
obras pias; funda nuevos establecimientos; se consagra, con sin
igual empefio, a todas las industries; en una palabra, ha roto con
la antigua preocupaci6n, que circunscribia el mundo de la mujer a
los limits del hogar; y cifraba para ella, toda la ciencia, en el,
amor y en el cuidado de sus hijos.
La mujer se present hoy levantada, en el limited, que puede
alcanzar por sus propios m6ritos; se la ve en6rgica, inteligente, tier-
na y amorosa; demostrando, con toda la fuerza de la verdad, que
si ha nacido con un coraz6n preparado para el amor, tiene tambien,
una rica mentalidad, que le permit pensar y dar a ese pensamiento,
todas las combinaciones de que es susceptible, hasta alcanzar la
realizaci6n de magnificas obrag.
La mujer peruana es toda sentimiento y abnegaci6n, y camina
auin vacilante, hacia un ideal de perfecci6n, que espiritus superiores
le sefialan. Sin embargo, sus agitaciones para alcanzar el progress
national, encuentran resistencias, en ese sedimento acumulado dia
tras .dia, con las preocupaciones de antafio, que todavia no puede
cegar, la fuerza avasalladora de la civilizaci6n modern.
Escasa de libertad moral y temerosa por falta de ap'oyo, para
abordar la resoluci6n de los grandes problems sociales, se acobar-






- 12-


da ante la insuficiencia de sus fuerzas, y espera que una reacci6n
favorable, en el medio en que vive, la traslade naturalmente, sin
choques ni rozamientos, del puesto s2cundario que hoy ocupa, al
que, por su alta misi6n social, esta llamada a representar.
La mujer peruana esta dotada 'de talent, imaginaci6n ar-
diente, ternura inagotable y bellisimas virtudes. Los defects y vi-
cios, que con fallo inexorable, se hacen pesar sobre ella, no son fac-
tores principles de su existencia; ni son tampoco innatos a su or-
ganizaci6n moral e intellectual; s6lo son el resultado de una ediu-
caci6n err6nea, que tiende a deprimir en ocasiones, hasta las mas
bells inclinaciones y desvia la actividad en el sentido del mal.
Hermosas alas tiene para volar, y aumentando el grado de cul-
tura, que por fortune, va ambicionando, llegari hasta donde han
llegado y siguen Ilegando, las mujeres de los raises adelantados.
y quedarA expedita, para la realizaci6n dz las mas grandes empre-
sas.
La mujer de nuestros dias esta plenamente convencida, de que
]a conquista d.e sus derechos, sera la victoria alcanzada con un al-
to grado y de cultural; y sobre todo, con la perfecci6n de su espiritu
de manera tal, que se equilibren las grandes virtudes, empujando
los defects, que tanto han contribuido a malograr la causa feme.
nina.
Por eso se la ve hoy brillar en todos los campos de la activi-
dad, no si6ndole vedado ningdn camino, donde pueda exteriorizar
las fuerzas de su inteligencia y la excelencia de sus virtudes.
La gran catistrofe, que para el Perui, signific6 la Guerra del
Pacifico, hizo cambiar de rumbos a l mujer, y desde entonces se
la ha visto, campear valerosamente en todas las manifestaciones
de la vida, venciendo la repugnancia que siempre tuvo, la mujer de
otras 6pocas, para consagrarse al trabajo, acep'tando la responsa-
bilidad de sus actos, y declarando una vez por todas, que el traba-
jo enaltece a quien se consagra a 6l, con entusiasmo y talent.
Hoy se la encuentra en todos los altos centros culturales, y ya
en la Universidad, como en el periodismo, en las Bellas Artes, en
las Letras, en las Ciencias, en el comercio o en las industries, en
todas parties triunfa y alcanza un elevado sitial.






- 13 -


ESCRITORAS Y POETISAS


Es verdad.ramente .admirable, el encontrar en nuestro am-
bimnte, una verdadera pl6yades, de escritoras y poetisas, cuando te-
nemos que declarar, que hemos carecido siempre de un centro cul-
tural superior, en el cual, pudiera la mujer, de la misma manera que
el hombre, enriquecer su inteligencia, dirigi6ndola hacia otros sen-
deros.
La cultural superior de la mujer, es un caso espontaneo, obra de
su voluntad energica y de una afici6n invencible.
Ain ha sido necesario, que luche con una double seri2 de pre-
juicios: uno que era apoyado por el llamado sexo fuerte, quien sos-
tenia, que la mujer no debia entregarse a otros studios, que no fue-
ran los que, habian de prepararla para el manejo de la casa, de-
clarando que, cuanto estuviera fuera de ese margen, era de todo
punto inttil.
La mujer por su parte, se plegaba resignadamente a este prin-
cipio, y salvo en casos excepcionales, de afici6n invercible, vege-
taba en las interioridades del hogar, 'dedicada a labores insignifican-
tes, que pueden ser entregadas a una mujer de otra clase social.
Sin embargo de estas resistencias, siempre hemos tenido mu-
jeres que han brillado por su facilidad para escribir y versificar, y
sino han llegado a dar publicidad a sus producciones, ha sido por
someterse, aunque de mala gana, al criterio dominantt, esto es, que
la mujer no debe ser escritora.
Verdad es, que no llega a constituir una carrera professional,
que pueda convertirse -n un medio provechoso, para hacer frente
a la lucha por la vida; pero, como no siempre le ha correspondido
a la mujer, hacer frente a la prosa del trabajo, hay que declarar, que
en el mayor nimero de casos, ha obedecido a una necesidad de su
alma, exteriorizando lo que alli adentro pasaba.
No dejaremos de mencionar aqui el 6xito alcanzado en las Ve-
ladas Literarias, que muy modestamente organizara la escritora ar-
gentina sefiora Juana Manuela Gorriti y que lleg6 a rodearse






-14-


de todas las damas, que por entonces, antes de la Guerra del Pa-
cifico, se dedicaban aunque timidamente a escribir.
Las reuniones eran sencillisimas. No se acostumbraban por
esos afios, las fiestas esplendorosas, que hoy abruman a los concu-
rrentes, y las personas que alli se congregaban iban atraidas por las
excelencias espirituales, de que alli se gozaba mAs que, por aga-
sajos sociales.
Eran asiduas a esas veladas: Carolina Garcia de Bambaren,
Mercedes Cabello de Carbonera, Clorinda Matto de Turner, Tere-
sa GonzAlez de Fanning, Leonor Sauri, Adriana Buendia, Manuela
VillarAn de Plasencia, Juana Rosa de Amezaga, Lastenia Larriva de
Llona, Juana Manuela Lazo de El6spuru, Angela Carbonel de He-
rencia Zavallos, y algunas otras.
Se leia, se hacia un poco de misica, se conversaba sobre los
temas lejdos, y se emitian juicios carifiosos y justos, sobre los tra-
bajos expuestos.
Eran verdaderas reuniones espirituales, en las que, no se apar-
taba la conversaci6n de esos t6picos, que asi contribuian a embelle-
cer la inteligencia, aumentando su cultural.
Habian buenas recitadoras de versos y todo eso se hacia con
sencillez y espontaneidad.
iNo podrian resucitarse esos tiempos? Porqu6 n6? S61o fal-
taba proponerse.
mejantes que act6an en Lima, para producer ese grueso indice de muer-





-15 -


ROSA MERCEDES RIGLOS DE

ORBEGOSO

Esta ilustre dama naci6 en Lima del matrimonio de don Jos6
de Riglos y La Salle y de dofia Manuela de Rabago y Avella-Fuer-
tes. En 1847 contrajo matrimonio con el Coronel don Pedro Jose
de Orbegoso y Martinez de Pinillos.
Desde su primera juventud manifest gran afici6n a las le-
tras y se consagraba a la lectura con una decision, que auguraba
alcanzar con el tiemp'o una cultural superior a su epoca. Con una
madurez que llam6 siempre la atenci6n de quienes la pudieron juz-






-16-


gar, escribi6 sobre asuntos pedag6gicos, sociales e hist6ricos, ma-
nifestando en todos ellos; una gran erudici6n y una seguridad ab-
soluta en las doctrinas que sostenia.
En la mayor parte de los peri6dicos que entonces se publica-
ban, colabor6 cnriqueciendo sus columns; y hasta los tiempos mo-
dernos de "El Perui Ilustrado", h2mos podido'saborear la delicade-
za esquisita de sus mas b llas composiciones en prfsa y verso. "El
Correo del Peri" guard mutchas de sus bella.s;.producciones.
En las veladas, que por aquellos afios .organizara en Lima, la
ilustre escritora argentina dofia Juana Manuela. Gorriti, fueron el
principal centro en que se admire su talertito y especial cultural, dan-
do en ellas algunas conferencia, sobre temas de alta importancia
social, que merecieron justos y francos aplausos.
El escritor argentine Julio Sandoval, hijo de la sefiora Gorriti,
public una interesante obra, que .mereci6 ser -p'rologada por don
Ricardo Palma, y en la quz se consignan. todos log trabajos que fi-
guraron en aquellas memorables veladas, que no--.han podido ser
hasta hoy restauradas;, y alli se encuentran figtirando en primera
linea las producciones de la sefiora de Orbegoso, no s6lo por su
estilo castizo y 11no ade gracia y elegancia, sino tatmbi6n y princi-
palmente, por los asuntos que abord6 y que alcanzaron a reprodu-
cirse en revistas y peri6dicos extranjeros. -
Los mas eminentes escritores de su 6poca como Numa Form- ','
pilio Llona, Luis Benjamin Cisneros, Jose .Arnaldo M6rquez y
otros muchos, le han consagrado articulos encomnia.sticos celebran- .
do su talent y especial cultural, asi como esa-distinci6n tan suya,
que no ha encontrado quien la supere.
Muri6 el afio de 1891 y ese duelo que cay6 sobre las letras fe-
meninas, podemos asegurar que no ha habido quien lo .deseorra,
igualindola en cultural y laboriosidad.
De manera general, su producci6n literaria, fu6 select, si
bien, no muy extensa, por lo mismo que existian .de por medio, los
prejuicios sociales, con los que, ella hizo todo esfuerzo, para sino
alcanzar a romperlos, por lo menos conseguir suavizarlos.

En una de las veladas literarias de la.sefiora Juana Manuela
Gorriti, hly6 la sefiora Riglos de Orbegoso, un muy notable tra-
bajo de cartcter .filos6fico, titulado:

"La libertad civil y la moral", que llam6 much la atenci6n y
fue muy comentado y aplaudido, por las personas capaces de pene-




-17-

trarse de lo que, la ilustre escritora quiso exponer, ajustindose en
todo a la justicia y a la verdad.

Siempre fu6 muy aplaudida y se le citaba como un caso ex-
cepcional, su alta.cultura, por lo mismo, que en los afios que le co-
rrespondi6 vivir, se estrechaba tanto la educaci6n femenina.




-18-


MERCEDES CABELLO DE

CARBONERA
Pocas escritoras, entire las que forman el nicleo de las litera-
tas peruanas, se han distinguido tanto por la intensidad de su la-
bor rica y proficua, ailaudida no s6lo en los linderos de nuestro
pais, sino apreciada en mis vasta escala en el extranjero, hacien-
dose comentarios muy laudables, sobre muchas de sus obras,






- 19-


Naci6 Mercedes Cabello, en la ciudad de Moquegua, pertene-
ciente a una familiar de la mais distinguidas de la localidad. Reci-
bi6 una regular educaci6n, relacionada con la mediania que entire
nosotros se ha dejado a la cultural int2lectual de la mujer.
No era possible exigir much en una provincia; sin embargo, su
talent robusto y.preclaro; el roce frecuente, con personas de alta
cultural; y, sobre todo, la lectxra met6dica y gradual a la quc se con-
sagr6 con creciente interns, desde sus afios juveniles, completaron
la obra de hacer de clla, una mujer excepcionalmente ilustrada y
buena, en toda la acepci6n de la palabra.
Venida a Lima, contrajo matrimonio, muy joven afin, con el
doctor Urbano Carbonera, que fu6 uno de los medicos mAs conno-
tados de su 6poca. Al lado de un compafi2ro, de notable cultural, pu-
do extender mas auin, el radio de sus conocimientos, adquiriendo
versaci6n notable, en buen nfiimero de las ciencias que integran el
saber human.
Escribia much, y siempre lo hacia con estilo select, claro y
original. Puede citArsele, como un caso excepcional, de la escritora,
que todo lo debe a su auto-educaci6n. No tuvo maestros, y lleg6 a
destacarse entire las escritoras de su tempo, y merecio s2r citada,
como escritora distinguida.
Se dedic6 principalmente a la novela, localizAindola en su pro-
pio pais, y siendo muchas de cllas, verdaderos bosquejos, en los que
se destacaban retratos de personas muy conocidas, y aconteci-
mientos sociales, que descubria hasta el lector menos avisado. Es-
tudiaba asi costumbres y personas, no con el prop6sito de dafiar o
bumillar, sino con el fin altruista de hacer un bien a la sociedad en
que vivia.
Fuera de sus novelas, que alcanzaron regular nfimero, dej6 gran
cantidad de articulos sueltos, de carActer filos6fico, sociol6gico y li-
terario, que vieron la luz piblica en los mis importantes peri6dicos
y revistas -del extranjero, para los que era solicitada con particular
interns. Su colaboraci6n era copiosisima, porque en todo tiempo, s2
hizo notar, como muy trabajadora. No se fatigaba jams, y se ins-
piraba con cualquier acontecimiento.
En sus albores literarios escribi6 algunos versos, que despues
vi6 con indiferencia, por haber dirigido su mentalidad, por sende-
ros mAs series, hacia los cuales la arrastr6 la vida inquieta y de ob-
servaci6on que siempre tuvo.






-20-


Provocado un concurso por el "Ateneo de Lima", obtuvo el p'ri-
mer. premio, consistent en una medalla de oro, por la linda y bien
meditada pnovela que present, titulada "Sacrificio y Recompensa",
de indole esencialmente psicol6gica.

Entre sus principles novelas sobresalen: Los Amores de Hor-
tensia, Eleodora, Blanca Sol, Las Consecuencias, El Conspirador,
etc. etc. Todas ellas, han merecido juicios critics, de lo mas elo-
giosos; y la prueba mas concluyente, del gran ixito, que alcanza-
ron sus novelas, esta en haberse agotado las ediciones, cosa muy
rara entire nosotros, tratandclose principalmente de la obra de una
mujer.
Tom6 luego, nuevas orientaciones, en las que se reflejaba a ca-
da paso, que su talent ascendia, y que le valieron honrosas distin-
ciones". La Independencia de Cuba" fui obra que mereci6 el primer
pr mio otorgado en un certamen municipal del Callao. "Influencia
de las Bellas Artes", mereci6 ser premiada con medalla de oro, por
la Municipalidad de Lima. "La novela Moderna" studio filos6fico,
le vali6 el pr.mio llamado "Rosa de Oro", otorgado en un Certa-.
men Hispano Americano, de la Academia Literaria de Buenos Ai-
res. Adem.s, obtuvo medalla y diploma de honor en la Exposici6n
de Chicago, en la secci6n de Artes Liberales.
Como se puede observer, ante esta sucesi6n de triunfos, ha si-
do una escritora de fama mundial, en todas parties, muy querida y
estimada.
El studio que hizo sobre "El Conde Le6n de Tolstoy", y su
carta contestaci6n a don Juan Enrique Lagarrique, que constant en
mas de doscientas paginas, en el libro que titula "Religi6n de la
Humanidad", son obras filos6ficas de gran aliento y de alto vue-
lo, que marcaron el sello a su indiscutible talent, y justificaron su
fama de estudiosa y profunda pensadora.
Infatigable en el trabajo tanto manual como intellectual, escri-
bia revistas y correspondencias, primero con el seud6nimo de En-
riqueta Pradel, para peri6dicos ilustrados, como El Album, La Per-
la del Rimac, El Semanario del1 Pacifico, El Recreo del Cuzco,
La Alborada, La Bella Limefla, El Plata Ilustrado.
Despues de algfin tiemp'o de esta gimnasia intellectual, y alenta-
da por sus principles lectores, escribi6 con su propia firma, para





-21-


La Ilustraci6n de Curazao, El Plata Ilustrado de Montevideo, E.
Correo de Europa y El Correo Ilustrado de Lisboa, El Correo die
Ultramar, El Correo de Paris, La Prensa Libre de Costa Rica, LaI
Revista Literaria de Bogotai, La Habana Elegante, El Album Ibero-
Americano de Madrid.
Para descansar de las labores intelectuales, se ocupaba como
verdadera aficionada, del cultivo de las flores, por las cuales mos-
traba siempre, especial predilecci6n.
Entendia hibilmente de la confecci6n de vestidos; tejia adnmi-
rablemente con lana e hilo, y no le faltaba tiempo que consagrar a
la preparaci6n de ajuarcitos modestos, que obsequiaba a algunas
families necesitadas.
No descuidaba, en medio de esa labor intellectual intense, el
acrecentamiento de su pequefio capital.
Ya viuda, perdi6 por causes ajenas a su voluntad, la herencia
que adquiri6 de su familiar. Entonces trabaj6 con tal acierto, que
lleg6 a poseer algunas fincas en Barranco y Chorrillos. Esto agre-
gado a algunos otros bienes, que posela, le permitian vivir con re-
lativa holgura y hasta efectu6 algunos viajes..
La caridad era virtud que practicaba, en el mas recogido si-
lencio, sin alardear jams de su acci6n ben6fica. Muchas fueron las
families, de cierta espectaci6n social, que debieron a ella, salvar
algin conflict econ6mico, o presentarse en sociedad, en determi-
nados dias de compromises inaplazables. Nadie supo, nunca lo
que ella practicaba en la mayor reserve. Para esos actos, jams tu-
vo otros confidentes, que las personas beneficiadas.
Cuentan que su belleza fu6 resplandeciente, y que en las me-
morables veladas literarias, ofrecidas por la escritora argentina.
sefiora Juana Manuela Gorriti, era una de las qtue mias atraia la
atenci6n de quienes alli se congregaban.
Desgraciadamente, tanta actividad, alter su robusto cere-
bro y con desvelos prolongados primero, con alteraciones nervio-
sas en seguida, se pronunci6 el terrible trastorno mental, que se hi-
zo incurable.
Tan talentosa, como desgraciada, la ilustre escritora, que tan-
to brillo habia dado a las letras peruanas, acab6 en una triste e in-
hospitalaria celda de la Casa de Insanos, -donde se amontonaba en-
tonces, a quienes tenian la desgracia de perder la raz6n, en medio de
vivas protests de la civilizaci6n,





-22-

SAcab6 esa vida, sin que se hubiera dado cuenta del grave pro-
blema que significa el trinsito de la vida al no ser.....

Asi muri6 sola y abandonada, sin tener a su lado, una mano
amiga, una mirada carifiosa, que la acompafiara en el terrible tran-
ce, quien toda su vida, la habia consagrado a hacer el bien......






-23-


CAROLINA FREIRE DE JAIMES

Esta inspired poetisa y notable escritora tacnefia, ha sido un ca-
so exceptional, de lo que significa la espontaneidad literaria y la
precocidad infantil, precursoras de una labor infatigablh y prove-
chosa.






-24-


Se refiere por testigo presencial, que a los cuatro afios de edad.
Carolina Freire, se exhibit en el Colegio Nacional de Tacna, le-
yendo de manera tan admirable y perfect, unas poesias, que a filti-
ma hora le entregaron, y que dej6 sorpr._ndidas a todas las personas
cue tt.vieron ocasi6n de escucharla. El Prefecto del Departamento
que presidia la actuaci6n, admirado de la bellisima expresi6n quc
esa niiiita habia sabido darle a los versos que leyera, tornm6 nota de
lco ocurrido, y a.verigu6 en seguida, las condiciones de la familiar a
que pertenecia.
Al dia siguiente, la Directora fu6 gratamente sorprendida, con
una nota que recibiera de la autoridad departmental, felicitandola,
por la precoz alumna, que alli iniciaba su cultural literaria, y acom-
pafiAndole el titulo de una beca, por medio de la que, la instrucci6n
de la future poetisa, seria sufragada por el Estado. Esto ocurria alia,
por el afio 1843.
Demas es repetir, que la carrera educational de esta nifia fu6
una series interrumpida de triunfos. A los catorce afios escribi6
su primer ensayo de comedia, y comenz6 a hacer la publicaci6n de
las muchas poesias, que hasta ese moment tenia escritas, en el pe-
ri6dico "La Bella Tacnefia". Posteriormente, y a media que avanz6
en edad y en cultural, fue active colaboradora de "La Alborada" y
"El Correo del Periu".
Trasladada a Lima fu6 redactora de "La Patria", peri6dico en
el que, tenia a su cargo la "Revista Semanal".
Posteriormente fund un peri6dico literario, que titul6 "El
Album".
Seria interminable el citar todas sus producciones, considerAn-
dose entire las mas saltantes por su valor hist6rico y literario, la bio-
grafia de Flora TristAn y un muy notable drama en verso titulado
"Maria Andrea de Bellido", premiado en el concurso promovido por
el Gobierno, en celebridad de las fiestas patrias en 1877.
Tambi6n escribi6 otro drama que titul6 "Pizarro", muy elo-
giado y que se represent buen numero de veces. Otro de sus dra-
mas fue "Blanca Silva", extrenado el 10 de julio de 1879.
Muy joven contrajo matrimonio con el notable escritor boli-
viano, senior don Julio Lucas Jaimes trasladAndose en seguida a
Bolivia. El hijo de esta uni6n del talent y la gentileza, senior
Julio Jaimes Freire, es actualmente, uno de los mAs inspirados poe-
tas de Bolivia.






25 -

Ya en los dinteles de la senectud, hizo una visit a Lima, que
habia sido la cuna de sus mis grandes triunfos literarios. Se le re-
cibi6 como merecia, desde el punto de vista social. Imbuida con los
ideales adquiridos en los paises mis avanzados que tuvo ocasi6n
de recorrer, ofreci6 a la sociedad limefia una series de Conferencias,
sobre la Actividad Social de la Mujer, a travis de las cuales se re-
vel6, como la gran pensadora y como la discreta madre de familiar,
que coloca siempre la acci6n de la mujer, en los limits que corres-
ponden a su condici6n y temperament.
Sus iltimos afios los pas6 en Buenos Aires, ciudad en la que fu6
apreciada y ,reconocida como una de las mas ilustres escritoras sud-
americanas.1 .j6- de .existir en 1916.

































MANUELA VILLARAN DE

PLASENCIA

Pertenecia, Manuela VillarAn de Plasencia, a una familiar rp'n-
vilegiada p'or el. poder de su talent, y nunca desminti6 ella, la in-
fluencia de esta herencia, mostrAndose al contrario, como el mis
herminoso ejemplar, que supo honrar el apellido que llev6.






-27-


En todos sentidos enalteci6 las glorias de la mujer limefia, ma-
nifestindose como la escritora castiza, fecunda y galana, siendo al
mismo tiempo, la madre de familiar solicita, ejemplar y empapada
en una no comuin abnegaci6n.
Al estudiar sus versos, que son muchos y se han publicado pro-
fusamentej en los peri6dicos y rzvistas de su 6poca, se adivina a la
mujer empapada en una inteligencia rica y sana, y ungida de un co-
raz6n mAs hermoso ailn, en el _que s6lo tuvo cabida, lo que es no-
ble y grande.
Escribia con naturalidad tan ingenua; con senciller de tal ma-
nera impecable; y eran tan bellos los concepts emitidos, que sus
versos todos, producian en el espiritu, el efecto de aquellas flores
que brotan espontAneamente en la naturaleza, sin que la mano del
hombre se tome el trabajo de sembrarlas.
Su lira fu6 pulsada con mano delicada, y asi s6lo produjo soni-
dos dulces y tiernos; ora exteriorizando en piadosos cantos, la f-
profunda de su alma; otras veces cantando la santidad de sus amo-
res, que aureolaba su mente, siendo el benefico bAlsamo que drra-
maba sobre su coraz6n.
Su estilo era llano y sincere, y en sus composiciones prosadas,
se podia contemplair ese cielo sereno del hogar; de ese santuario,
que la mujer de talent y de espiritu superior, sab" llenar con el
perfume de una vida, que se aparta de la vulgaridad mundanal.
Si la sefiora de VillarAn hubiera tnido tiempo qu.2 consagrar al
cultivo de las bellas letras, habria dejado buena cantidad de libros,
que servirian de edificante modelo a la generaci6n actual, escritos
todos con encantadora naturalidad, tal como es fama, que ella habla-
ba, y que en todo moment. disponia de una dicci6n correct, fAcil,
elegant y precisa.
Era madre antes que escritora, y asi, se le veia escribir, ro-
deada de todos sus hijos, obsequiando al uno, acariciando al otro,
y compartiendo con todos en suma, las elevadas aspiraciones de su
alma bondadosa y grande.
El hogar fue su fuente de inspiraci6n mtnis fecunda, y ep todos
sus versos, se encuentra y se admira esa nobleza de sentimientos,
que delinean en toda la perfecci6n, la psicologia de la mujer, que sa-
be sentir antes que pensar, y que hace del amor todo el gran cult
de su vida.
Lleg6, sin embargo, el dia en que aquella pluma festival; aque-
llos versos llenos muchas veces de la Atica sal ,de su risuefia musa,






-28-


se tornaron lfigubres, dolorosos y gemidores, tal como si la fatidi-
ca sombra de la muerte, extendiera sobre ella sus alas. envolvien-
dola como en una nube de tristeza infiinita e inevitable.
La separaci6n de su hijo Ernesto Plasencia, cuando su deber
de peruano lo llam6 a los campos de batalla, darante la Guerra del
Pacifico; y su trigica muerte frente al enemigo, constituy6 la odi-
sea mas tierna y conmovedora, que albergarse puede, en el coraz6n
,de una madre.
Fu6 en ese period, cuando escribi6 sus mas hermosos versos,
los que titul6 Cantos intimos de tuna madre, en los que se derra-
maba pr6diga, toda la infinita pesadumbre, asociada a la mas grande
resignacion cristiana, y al respeto al deber cumplido en aras de la
Patria.
Cuentan que al entregarle las prendas que pertenecieron a su
hijo, y que muchas de ellas le fueron devueltas empapadas en esa
sangre tan querida; en la sangre de esa victim del patriotism, se
la vi6 consagrarles un altar, en el que a diario se postraba su cora-
z6n de madre, y pasaba largas horas en oraci6n silenciosa, mien-
tras derramaba abundantes ligrimas, ofrendadas al hijo ausente
para siempre.
La enfermedad, que la llev6 al sepulcro, tom6 caracteres alar-
mantes con tan terrible desgracia. No obstante, dotada de una fuer-
za de voluntad, superior hasta a su misma desgracia; serena como
las grandes almas; con esa fe ciega, que s6lo alcanzan a poseer los
corazones nobles. Llena .de tranquilidad y confianza aseguran, que
decia: "no, yo no quiero morir todavia; no morire hasta el 26,
aniversario de la muerte de mi amado Ernesto, de mi nunca bastan-
te llorado, hijo del alma".
Su pron6stico se cumpli6: el 26 -de octubre de 1888 dej6 de exis-
tir a las 12 de la noche.
Muri6 a los 48 afios de edad, en toda la plenitud de su vida in-
teletual, y cuando podia aun, haber ofrecido a su patria nuevas y
mas hermosas primicias de su fecundo cerebro y de su excelente
coraz6n.
**-- ir'C.



































TERESA GONZALEZ DE FANNING

Al tratar, de esta excelente dama, no nos vamos a detener en
los detalles, que marcaron su vida social y de familiar, en la que
siempre se manifesto meritisima, y a la altura que le sefialaban su
preclaro y poco comun talent, y principalmente, la superioridad
de sus sentimientos, que formaron el mis bello marco, dentro del
cual tanto se distingui6.
Nos ocuparemos de preferencia de las dos fases principles,
que la han encumbrado en el conjunto de las damas peruanas: co-
mo educadora y comno escritora.





-30-


Muy joven aun se inici6 en la interesante labor literaria, si
bien es cierto, que lo hizo timidamente, con todos los ecrfipulos y
las reserves, qu2 siempre tiene la mujer, para presentarse en esa
senda tan escabrosa en nuestro medio social.
Observadora siempre, reproducia dando vida v movimiento
con su castiza pluma, a cuanto s2 presentaba a su juicio critic, siem-
pre int~ligente y just, especialmente, cuando debia abordar los pro-
blemas que se rozaban con la actividad fefrenina.
Fu6 en esa 6poca, la mds feliz de su ,vida, que uni6 su suerte
a la del incomparable patriota, el Capitan de Navio, don Juan
Fanning; y no obstante del pap'el important que siempre le
toc6 desempefiar en sociedad, continuaba escribiendo una series de
articulos de muy buen gusto, en los que ya se imponia como nota-
ble estilista, y que una muy laudable modestia, la hacia" ocultarse
tras el seud6nimo de Clara, con que fu6 conocida por much tiem-
po en el mufido de las l.2tras, ya en revistas nacionales o en no po-
cas ide lejanas tierras.
Cuando el infortunio hizo presa en esa alma grande y gene-
rosa, arrancandole al compafiero de su vida, mverto gloriosamente
en la jornada de Miraflores, cambi6 su posici6n econ6mica, muy
holgada hasta entonces, siendo una de las victims de la hazafia con
que corona su triunfo el ejercito chileno, incendiando Chorrillos y
Miraflores. En esos moments d. desolaci6n, tampoco se arredr6 su
espiritu, grande en la adversidad, como lo habia sido hasta esos
moments, en que 'de la vida, apenas si conocia el lado color de
rosa.
Pasados los primeros dias de su triste viudedad, pens6 en re-
solver sola el problema de su vida y fu6 entonces que sac6 todo
el provecho que podia ofrendarle su cultural y su talent. Fund6 un
Colegio para sefioritas, el que lleg6 a ser el primero de su tiempo.
no s6lo p'or la calidad y excelencia de los metodos de ensefianza
puestos en prActica, sino principalmente, pot la importancia que en
todo moment concedi6, a la edlucaci6n sobre la instrucci6n, consi-
derando a 6sta, de todo punto subordinada a aquella.
De esa manera, consigui6 trasmitir sus hermosas y nuevas
ideas, a todo ese grupo select de nifias, que fueron sus alumnas y
de las que form matronas ejemplares, que constituyen el legitimo
orgullo de nuestra sociedad distinguida.
No interrumpi6 con esta nueva ocupaci6n su labor literaria, y
antes bien, prosigui6 en ella, como que, se presentaba a su vast






-31-


inteligencia, un campo de observaci6n, sobre todo lo que es y en-
cierra, el alma de la mujer.
Desd'e entonces firm todos sus trabajos con suit nombre com-
pleto, que asi se hizo popular, y eran buscados sus articulos con
especial interns, p'or todas las personas de buen gusto. Entre otras
muchas cosas. escribi6 una novela Regina, que mereci6 ser
premiada por el Ateneo de Lima, con mzdalla de oro. Esa novela,
es notable, no s6lo por la trama salpicada de un inter6s creciente,
sino principalmente, por lo castizo de su estilo, que hace recorder
a los mejores hablistas de la lengua de Cervantes.
Posteriormpnte, achaques de salud y los desengafios consi-
guientes a la profesi6n pedag6gica, la decidieron a separarse de la
direcci6n -del plantel que fundara, y s6lo continue prestando sus
servicios como educadora, a un reducido grupo de sefioritas, qu;
siempre la rodearon; y se inici6 tambi6n entonces en la publicaci6n
de sus obras didkcticas, que ban merecido especial.2s recomendacio-
nes. Sus consejos fueron siempre solicitados, por sus ex-alumnas y
amigas, en los moments en que tenian necesidad de direcci6n y
de nuevas luces, para gobernarse en cualquiera situaci6n dificil. Sui
honradez y buena fe, fueron siempre la principal norma de su con-
ducta.
En ese period de relative dzscanso, independizada de las la-
bores escolares, pudo manifestarse francamente, como la escritora
sesuda, y con perfect conciencia de todos sus actos, trat6 con ma-
no maestra y con valor extraordinario, el dificil y nunca bastante
bien discutido problema de la Educaci6n F3menina. Supo esgrimir
ese t6pico con valor, con pasi6n honrada y con una elevaci6n
de miras, que la honra en alto grado.
Fu6 sincera, hasta donde se lo permitieron sus convicciones;
critic con lealtad y con ese espiritu de justicia, que formaba su
principal caracteristica, los defects principles, de que adolece la
educaci6n ide la mujer; y exponia asi mismo, lo que convenia poner
en acci6n, para independizarse de las corruptelas, qu; condenaba
en forma radical.
No se la crey6 como debia y merecia, en el munido femenino,
porque en la exposici6n de sus ideas se adelant6 a su 6poca; y los
prejuicios que priman sobre .la direcci6n que debe darse a la inte-
ligencia de la mujer peruana, la mantienen atada a la tradici6n con
fuerza insuperable. No pudo vencer, pero sefial6 el mal, y algfin
dia se reconoceri la importancia de su obra.





-32-

Public6 un interesantisimo folleto, que fue la recolecci6n. de los
articulos publicados, que vieron la luz p6blica en el diario "El Co-
mercio", titulado La Educaci6n Femenina, y que le mereci6 las feli-
citaciones y aplausos de altas personalidades, tanto nacionales como
extranjeras, consagrAndola como a la primera educadora perhana.
Como amiga fue siempre incomparable; sincera en alto grado;
veraz, en ocasiones hasta la temeridad. Jamas manch6 sus labios
con una mentira, ni afin en aquellos casos, en los que la farsa so-
cial la obligaba: entonces preferia callar.
Su conversaci6n en todo moment, era jovial e instructivea, en
la que siempre se aprendia algo nuevo, porque su cultural la reno-
vaba y perfeccionaba cada dia mAs y mis. Su alma noble, llena de
amor y de abnegaci6n, irradiaba destellos," que envolvian en ese
suave concurso de las almas de quienes se le aproximaban, porque
sabian, que el egoismo no tuvo entrada jams, en ese espiritu su-
perior.
Su cultural muy especial contribuia a que siempre se la bus-
cara, a pesar de su ancianidad, porque su compafiia era un ver-
dadero esparcimiento, para quienes, encuentran el placer en algo
mas elevado, que las futilezas sociales.
Desgraciadamente, la ley inexorable del tiempo, que nada res-
peta, maltrat6 sin piedad ese privilegiado cerebro; y ya fatiga-
da por la labor d'e tantos afios, termin6 su gloriosa ancianidad,
honra del pais que la vi6 nacer, despues de haber prestado toda
clase de servicios a la patria y a la humaiiidad.





-33-


LASTENIA LARRIVA DE LLONA


Esta gran dama, honra y gloria de la tierra limefia, se dis-
tingui6 no s6lo por su preclaro talent, y la bondad esquisita de su
.alma, sino principalmente, por sus especiales condiciones de escri-
tora, poetisa inspirada y macdre de familiar ejemplar, que le ha per-
mitido hacer de cada uno de sus hijos, el asiento de una nueva ge-
neraci6n, en la que, se hermanan carifiosament, la mAs alta mora-
lidad, con la cultural superior, y el refinamiento por las bellas ar-
tes y las letras, a las que, prest6 singular consagraci6n.
Muy nifia ain, se distinguia por su afici6n a la lectura, a la que
consagraba voluntaria aquillos moments, que los nifios dedican
a sus juegos y distracciones infantiles. Fui asi, la lectora gracio-





-34-


sa de sus padres, a quienes amenizaba las veladas nocturnas, de
esa manera, en tiempos mas felices, en los qu2, la costumbre reu-
nia a los miembros de la familiar, al rededor de una mesa, en la que
todos laboraban de alguna manera. Siendo bastant- pequefia, era
de llamar la atenci6n, y lo recuerda persona que la escuch6 enton-
ces, la expresi6n que daba a su lectura y la dulce entonaci6n, que
sabia comunicarle, cosa que, hacia adivinar, que le estaba reserva-
do, un lugar preferente en las letras peruanas.
Timidamente al principio, y sin mayor cultural literaria, comen-
z6 a escribir versos, casi sin darse cuenta de lo que hacia; puede
asegurarse que pensaba en verso, asi salia su obra, 'de la misma
manera, qu- el pijaro canta, porque ese es el don que le ha ob-
sequiado pr6dJiga, la naturaleza.
Sus primeros versos y articulos prosados, se publicaron con
modesto s:ud6nimo, tal vez si, dominada tambi6n, por el prejuicio
muy limefio, de que la mujer escritora, cierra sus pue'rtas al matri-
monio.
Muy joven aun, asoci6 su vida a la del caballero Adolfo de la
Jara, de cuya uni6n tuvo tre, hijas y un hijo. Parece que la suert:.
se cans6 de batir sus alas de felicidad sobre ese hogar, y en la
batalla de Miraflores, durante la Guerra d. 1 Pacifico, rini6 su vida
Adolfo de La Jara, cumpliendo su deber, como peruano y conmo
patriota.
Lastenia Larriva, no s6lo habia sido la delicada y genial poe-
tisa, que cantaba a la felicidad, al amor, a la ternura de sus hijos
y a la bell2za de la naturaleza.
Era ademis, una misica eximia, y figuraba siempre su nom-
bre, entire los mas distinguidos, cuando se trataba de former un
concierto de Caridad, o alguna otra festividad de caricter social
distinguido. Nunca tuvo secrets para ella, la misica, e interpre-
taba con igual destreza a los autores italianos, que eran sus pre-
dilectos, como a los franceses, espafioles, alemanes y polacos de la
escuela clisica modern.
La maternidad le impuso deberes muy penosos, durante su
viudez, que sup'o sobrellevar con el recogimiento y la tristeza, que
correspondia a su gran coraz6n.
Afios mas tard-, uni6 su suerte a la del poeta ecuatoriano, pe-
ro a quien el Peru ha querido y considerado entire los suyos, el gran
poeta Numa Pompilio Llona. Eran dos almas artists: se compren-
dieron y compenetraron; y asi vivieron, formando una sola alma,
unidos y solidarios.








La maledicencia, que siempre se ensefiorea en la obra de la
mujer, envidiosa al ver, como surgia ese talent, evolucionando
dia a dia; y como maduraban sus frutos, brindando la mas rica
de sus cosechas, se ernpifi6 en darle a sus versos paternidad pos-
tiza. Calumnia infame, que nunca tuvo eco favorable, entire las per-
sonas sensatas, que sabian distinguir la obra de Llona, plet6rica
de imagenes grandiosas, con fu2rza en las concepciones; brio en
las ideas, que Ie aproximaban a los clasicos griegos y latinos; mien-
tras que, la obra de Lastenia se distinguia, por la dulzura de su
sentimiento, inspirado en el amor a sus tiernos hijos, hasta pader-
szle ilamar, la poetisa del hogar; el misticismo mas ascendrado se
desborda de su alma creyente v de devoci6n sincera, hasta en el
mis nimio de sus detalles, hacienda trasparentar el estado de su
cspiritu, siempre rendido a lo que es bueno, bello y noble,
La suerte la ha sometido a muy duras pruebas, que las ha
!oportado con una resignaci6n cristiana, que puede tomarse, como
el mas hermoso modelo, digno de ser imitado. en los multiples mo-
mentos, en que el infortunio se ensefiorea sore nuestra vida.
Despu6s de haber saboreado las glorias de la escritora aplaL-
dida y colmada de carifiosas atenciones, tanto en su pais, como sn
Colombia, donde Llona. desempefiara una misi6n diplomatica, o
en Guayaquil, a donde s celebr6 la coronaci6n del poeta; a raiz
i.- estas alegrias, tuvo la desgracia de enviudar por segunda vez,
y asistir al *desmembramiento de su hogar, con la desaparici6n de
series muy queridos, que labraron honda heri-da en su alma tan sen-
sible, sin que, decayera en ninghn instant, la fuerza de su volun-
tad; y dominada siempre por un optimism sa.no, ha seguido en
una especie de canto eterno a la vida, triunfando en medio de mtil-
tiples dolores.
La mas hermosa de sus composiciones es el canto titulado
IMas alli de los cielosl insp'iraci6n feliz y llena de la m.s esquisi-
ta ternura, en la que, se trasparenta el dolor arrancado, por la
muerte de su esposo, a quien estA dedicado ese recuerdo.
Es precisamnete esa oda, la mAs perfect y mejor rimada de
cuanto compusiera, la sefiora Llona, escrita por la discipula pre-
dilecta, cuando el maestro inspirador habia desaparecido, y tema
que entonar sola, ya qua, su cantor la habia dejado para siempre.
Es ese trabajo, en nuestro concept, el mentis mas persuasive,
para sus calumniadores, a quienes ella jams hizo caso, y con la
magnanimidad de su alma, los dej6 hablar mal, y que gozaran con


-35-





-36--


ese singular placer, ya que sentian esa delectaci6n. Ni los afios, ni
los sufrimientos, ni las enfermedades, ni las desgracias sufridas,
ni la mAs grande de todas, las que puedm haberle sobrevenido, la
ceguera, que aquej6 sus filtimos afios, desviaron su alma de la
piedad, exclamando en sus moments de fruici6n religious "Mas cer-
ca de ti, Dios mio!.....
El Gobierno de don Jose Pardo, reconociendo los m6ritos es-
peciales de esta gran dama, le confi6 la Direcci6n y Administra-
ci6n de la R~vista mensual titulada "La Mujer Peruana", que era
repartida en todos los colzgios y en las escuelas de la replublica.
La lectura que distinguia esa publicaci6n, brillaba por su alta
moralidad, por la belleza de las concepziones y la utilidad de las lec-
lones expuestas.
El mismo gobierno decret6, qus se hiciera la publicaci6n de to-
das sus obras, las que. se mantenian in6ditas, a fin de que, se po-
pulari7aran entire la generaci6n qu, Fe educa, y sirvan de edificante
ejemplo, de cuanto vale el carActer de la mujer cuando esta aseso-
rado por una clara inteligencia y controlado por una moralidad
intachable.
Se han publicado trei de las obras, quc forman su rica colec-
ci6n: Cartas a mi Hijo, Cusntos y Un Drama Origiual. (Historia
d? una famnilia.
Lastenia Larriva da un soberano mentis, a quienes afirman,
que la mujer escritora no sabe ni puefde gobernar bien su casa. Las
personas, que h nmos tenido la suerte. de tratarla en la intimidad,
h;emos podido convencernos, de lo contrario, vi6ndola que no s6lo
ha sido la excelente madre, sino ademas, la inimitable abuela, y
para todos los suyos, el ama de casa intelig~mte, que guia todo, des-
de el sal6n, a la cuna, y desde alli hasta la cocina, reinando en todas
parties, y dejando huellas de su tino y sagacidad.
La modestia fu6 siempre su virtud caracteristica, y de la mis-
ma mantra, que la vimos triunfar en el Ateneo, con brillante con-
ferencia; recibia correspondencia laudatoria, de grandes escritores
extranjeros; y se la veia rodeada de altas personalidades, que dla
buscaban, no por lo que tenia sino por lo que vale; aceptaba al mis-
mo tiempo en su casa, la visit de la modest amiga, venida a me-
nos, para quien no le faltaron expresiones de carifio y consuelo.
Siempre la misma, sin engreirse ni alterarse.
Con su salud notablemente quebrantada, presentaba el raro
caso de una voluntad de acero. Alejada en parte, del torbellino so-






37-

cial, se consagr6 con la misma efusi6n al trabajo, y si e!la era -I
cerebro que picnsa y produce, su hija Eugenia cual la antigua An-
tigona, es la mano qu' ejacuta, trasladando al papel, todo cuanto
en sus moments de inspiraci6n, brota refulgente, de su privile-
giado ccrebro, y de su tan noble coraz6n.
Acab6 su intense vida, extinguiendose como un suave suspi-
ro. Su obra literaria la inmortalizarA.





-38-


A


CLORINDA MATTO DE TURNER


Esta notable escritora cuzquefia, hizo sus primeros studios
en el Culegio Nacional de Educandas de su ciudad natal, el que en-
contrAndose en esos tiempos, notablemente atrasado, no fu6 sufi-
ciente para ilustrar a esa nifna, que aspiraba una cultural superior.
Tuvo que continuar los studios iniciados, en su casa, y alli hajo
la direcci6n de intelig:ntes profesores, se inici6 en el amrnor a la
lectura que form la principal pasi6n de toda su vida.






-39-


Muy oven amn, contrajo matrimonio con el caballero ingles
Jose Turner, quedando viuda pocos afios despu6s.
Como todos los espiritus selectos, encontr6 la sefiora Turner,
el consuelo a su inmenso dolor, que asi dejaba truncada su vida, en
el trabajo y el studio. Desde entonces se propuso estudiar, obser-
var, analizar, y similar de esa manera en su espiritu, lo que ob-
tenia en esa series de operaciones, para prepararse en seguida a ha-
cer obra nacionaL
Cultiv6 con esmero la Tradici6n Regional, y recogiendo las ic-
ywndas y estudiando los archives particulares y conventuales, del
Cuzco, forni6m, la ya notabl:h escritora una series delc interesantisimas
tradiciones. clue puhlicaba separadamente. y que luego cole.:-
ciono en un libro, que fue objeto de la criltica, y con la que qued6
consagrada, como la escritora d dicci6n origin;.l, y <'e ficil inge-
nio, cque Fe hac'a notable, por la gracia del estilo y la savia his'6-
rica.
D :sde entonces, viaron la luz publica sus trabajos, que eran
recib)idos con especial interns en los distintos diarios del Cuzco; pa-
sando valieitemente a la fundaci6n de "El Recreo", semanario de
educacion, literature, artes y ciencias, primero de su genero, que apa-
recia en su ciudad natal.
Clorinda Matto, no fue iinicamente la amena escritora, que tan-
tas horas de solaz proporcion6 a sus numerosos lectores, sino
la mujer valerosa, que supo hacer fr .nte al trabajo, cuando su viu-
dedad, le present el alarmante cuadro de ser la heredera de una
fortune quebrantada, y que var lo que fuera possible. La primera parte de su nueva vida de
sacrificios, signific6 su traslaci6n al pueblo de Tinta, donde tuvo
que ponerse al frent' de la casa de comercio que alli poseia. Des-
de ese moment, la literate se transform en la Cajera y Tenedo-
ra de Libros, y lo hizo con tino y discreci6n tai grandes, que la
situaci6n de la casa fue mrjorando s nsiblemente y comenz6 a
redimir todas las deudas, que sobre ella pesaban.
Con est. resurgimiento pudo extender el radio de su activi-
dad y estableci6 un Molino, primero de su clase, extendiendo su
giro commercial, hasta la repiblica vecina de Bolivia.
Canado lo suficiente para resolver su traslaci6n a Lima, aspi-
raci6n muy legitima, r aliz6 sus negocios. y se viro a la capital en
busca de otro horizonte que legitimamente venia a conquistar; y en
este ambiente, en el que no encontro sino la buena acogida, qu-





-40-


era de esperarse, se vi6 rodeada de todo el alto element intelec-
tual, que por entonces figuraba.
Fu6 much tiempo Directora de "El Per6 Ilustado", en el que
colabor6 con el mas grande de los &xitos.
Dotada de un caricter observawdor y de una alma esquisita y
sensible, guardaba en el fondo d" sus recuerdos, el cuadro deso-
lador de todo lo que habia cont mplado y observado muy de cer-
ca, en la miseria y abyecci6n en que se mantenia sumrnida la raza
indigena; asi como de la explotaci6n cobarde y cruel, llevada a
cabo, sin contemplaci6n alguna, por los curas, las autoridades, los
jueces y los gamonales.
Ese cuadro triste e irritante de las iniquidades e infamias, que
habia presenciado en el terrufio, le obsesionaba vivamente. y lo hizo
conocer de manera magistral en su c6lebre novela Aves sin Nido.
obra que fue acogida con singulares pru bas de regocijo, y que ha
mnerxcido el ser traducida a various idiomas.
La bibliografia -,'e Clorinda Matto, es muy rica, y lo hubiera
sido much mas, al tener facilidades para la publicaci6n de todo
lo que tenia escrito o esbozado.
Ha dejado publicado un tomo de Las Tradiciones Cuzque-
fias, del cual se ha hxcho 6ltimamente una nueva edici6n; las nove-
las Indole y Herencia, La Pefia del Castigo, el drama incaico
Hima Sumac, o el secret de los Incas; una series de datos biogrifi-
cos, titulados Bocetos al Lapiz. En todas sus obras defiende al
indio, y condena valbrosamznte la explotaci6n inicua a que se le so-
mete, no obstante nuestra decantada civilizacion.
Tambi6n mereci6 ser director del diario politico Los Andes
en el que trabajb con notable actividad y gran entusiasmo; ese que
sabia poner Ila, al frente de sus empresas. Acontecimientos po-
liticos la obligaron a salir del pais, trasladAndose, desde entonces
a Buenos Aires, donde tuvo notable figuraci6n, sea como profeso-
ra de Castellano en una de los principles Escu2las Normales, y
como director de El Bticaro, revista literaria, que mereci6 la mas
franca acogida.
De Buenos Aires, fu6 comisionada por el gobierno de esa na-
ci6n, para hacer un recorrido, por los principles paises de Europa,
visitando Espafia, Francia, Inglaterra, Italia, Suiza y Alemania,
cuyas impresiones describi6 en el interesante libro que public con
d titulo de "Impresiones de Viaje".





-41-

En Espafia, alcanz6 los honors de una recepcion official en
el Ateneo de Madrid, a la que concurri2ron las mas altas p'erso-
nalidades, honrando asi merecidamente a la escritora peruana.
Una brillante conferencia ofreci6 en la Uni6n Ibero Americana;
una fljnci6n d! gala en uno de los principles teatros; un ban-
quete en el Hotel Ingles: y mil otras manifestaciones carifiosas,
probaron, que la escritora peruana, no era una desconocida en la
capital de la madre patria. Una brillante despedida en el Hotel de
Embajadores marc los iiltimos moments pasados, en ese am-
biente de fraternidad intellectual.
Dos afios despues de hab~r regresado a Buenos Aires, dej6 de
existir la genial escritora, en plena labor intellectual, y cuando afin
habia much que esperar de su privilegiado talent, y de su la-
boriosidad infatigable.
Comq. una just recomp2nsa a todo lo que valen ,y como se
saben apeeciar, las cualidades intelectuales y morales de la ilustre
escritora, se ha cumplido un deber de justicia, ordenando el Go-
bierno la epatriaci6n de sus restos, despues de haber yacido p'or
espacio de quince afios en tierra extranjera.
La ceremonia de entrega en Buenos Aires, por las autorida-
des respectivas, fu6 imponente y conmovedora, habiendose adhe-
rido voluntariamente muchas de las educadoras y escritoras, que asi
quisieron exteriorizar su simpatia, por la peruana, que alli supo de-
jar muy bien puesto el nombre de la mujer, quz sabe luchar y
abrirse campo en la vida.
En Lima se recibieron esos despojos queridos, con un cere-
inonial, en que se adunaron la grandeza y la sencillez, habiendo
concurrido, por primera vez en nuestra capital, considerable grupo
de damas, que se sumaron a la tan numerosa procesi6n ffinebre,
que quiso servirle d-- acomp'afiamiento a la compatriota querida,
que al fin reposaba al lado de los suyos.
Los discursos pronunciados, por sefioritas designadas corno
representantes de las instituciones femeninas, hicieron la biogra-
fia de la escritora, fijando con caracteres saltantes, los m6ritos, que
significaron la parte mas hermosa de su existencia.





-42-


FELISA MOSCOSO DE CARBAJAL

Esta ilustre escritora naci6 en Arequipa el afio 1852, y siendo
muy nifia fu6 llevada a la villa de Lampa, donde no podia encon-
trar centros que dirigieran su mentalidad poderosa y creciente; en
cambio aprendi6 a hablar el quechua, que manejaba a la perfec-
ci6n y procur6 no olvidarla, aiin en los afios que abandon la region
andina, para establecerse en Lima.
Su educaci6n fue muy limitada, no habiendo pisado escuela al-
guna. y debiendo toda su cultural, a la lectura a que se consagr6
con todo el entusiasmo de su preclara inteligencia, que la llevaba
siempre mAs alli, divisando horizontes mAs vastos en el camino
del sab2r, a media que subia y perfeccionaba su espiritu, con el
manejo de las buenas obras, que le eran familiares,






-43-


Desde nifia se sinti6 con dotes de escritora y comenz6 a escri-
bir versos, que en su principio fueron muy sencillos, pero que ano
tras afio, se fueron robusteciendo y dominando t6picos mis serious
y profundos. Sus primeras publicaciones se hicieron en "La Bol-
sa" de Arequipa, y en seguida coleccion6 sus versos, publicando
su primer libro titulado "Flores Silvestres", y que fu6 editado en
Barcelona. La misma casa cditora public otro libro que contenia
una colecci6n de articulos en prosa y qtte titul6: "Ligeros Pensa-
mientos consagrados a la mujer".
A los quince afios se uni6 en matrimonio con el abogado are-
quipenfio, doctor don Juan Manuel Chaivez. Distanciada de l. por
razon s ajenas a su carActer y voluntad, sc trasla(16 a Lima. don-
de algunos afnos, desl)ues, habiendo quedadclo viudla, contrajo ma-
trimnonio con el Contralmirante Carbajal.
Su labor como escritora ha sido muy fecunda, habiendo dejado
la mayor parte de sus composiciones, publicadas en los dfi :-rentes
libros. que nos ha I -gado: "Violetas Mistianas", "La Mujer" etc.
etc. Abog6 siempre por la cultural literaria superior '!e la mujer, so-
bre la cual sostenia: "La Mujer debe cultivar la poesia, como un
recurso en el que hall un lenitivo a sus penas .... La novela y la
poesia se hicieron para la mujer. Ilustrar a la mujer es un gran
paso de civilizaci6n y progress".
La elevaci6n a que la llevaron sus propios meritos, jamais sem-
br6 en ella la vanidad, contra la que escribi6 much, y fue muy mo-
desta en su labor de escritora, como tambi6n en su posici6n so-
cial. que fue respectable.
En uno de sus libros dice: "No pretend ocupar un puesto
distinguido en la literature patria; no aspiro a merecer 'el dictado
de poetisa.... No tengo otra amnbici6n, sino que mi patria acepte,
mis "Flores Silvestres", humilde presente, que aunque carece de ar-
te, que pudiera embellecerlo, exhala el puro aroma dAl sentimien-
to".
No s6lo se ,dedic6 a la poesia, sino que tambien cultiv6 la mfi-
sica y aseguran que fue eximia pianlsta.
Ha quedado de la snfiora Carbajal una monografia inedicta,
en la que narra la jornada religiosa de 1867, en la ciudad de Are-
quipa, habida con motive de la protest airada que los conserva-
dores arequipefios hicieron, contra la Constituci6n del 65. En esa
jornada Felisa Moscoso, que apenas contaba quince afios, fue la
principal heroina, encabezando la protest pfiTblica y exponiendo su





-44-

pecho a las iras del Pref2cto. Su espiritu filos6fico, no se doblega-
ha, sin discutir los problems que formaban entonces, la lucha de
las opinions.
Se distingui6 en tpdo moment, como la amiga abnegada, ca-
paz de marchar hasta el sa.crificio; y como patriota, expuso su for-
tuna y su tranquilidad.
En su versificaci6n se encuentra, admirable natural'idad, que
la llevaba a desligarse de las imitaciones services. En todos sus ver-
sos, exponia su sentir sincro, sin rebuscamientos; sin abusar de fra-
ses extra ordinarias, por su corte y novedad; y lo que mAs ain ad-
mira, sin esclavizarse a models especiales.
En medio de su gran obra literaria y po6tica, que exteriori-
zan sus ideales de poetisa, se adivina cierto fondo de amargura, al-
go asi, como el eco lejano de los yaravies, que acaso oyera y repi-
tiera de memorial, en los dias risunfios de la infancia. Sus filtimos
afios, fueron muv penosos, atacada d- implacable parAlisis, que la
llev6 a la tumba el anio 1902.





















JUANA MANUELA LAZO
DE ELESPURU








-45 -






JUANA MANUELA LAZO DE


ELESPURU


Pertencci6 esta genial escritura a una ilustre familiar, en la
que se aunaban las ciencias, las letras y las artes. Hija cl pro-
claro p)atriota y abogado de excepcional talent, el doctor don
Benito Lazo, que fu6 vocal funclador cle la Corte Suprema y uno
de los hombres mis distinguidos de su epoca.
Era hermana a su vez. del celebre pintor, due tanto ha hun-
rado al Peru. y que cs :le re')tacijn mundial. Francisco Lazo.
Contrajo matrimonio con el General Norb rto El6spuru. y
sienmpre se distingui6 por su belleza, distincion y sefiorial trato,
cque hacia recorder a las damas, de los salones aristocrAticos.
Fueron sus hijos el General y literate Juan Norb rto y Mer-
codes, tambien escritora. Era, puede decirse, un hogar doride im-
peraban, la gracia y el talent.
Como escritora, se hizo muy notable. por sut musa graciosa y
retozona, que la llevaba a dominar la gracia y la fina ironia, todo
dentro de los limits, que correspondian a la fineza natural de su
character.
En las, ya tan nombradas veladas de la sefiora Gorriti, eran
esp :radas sus producciones con singular interns, y en una de las
mejores fiestas, donde se habia congregado todo el conjunto de in-
telectuales de la epoca, di6 lectura a una pieza c6mica en un P.c-
to qite titul6 "L2s muchachas engreidas".
Este triunfo que fu6 complete y sincere, la anim6 a escribir
algo mis para el teatro, permitiendo que se r2presentara en el
teatro Principal, la comedia -de costumbr2s, en que hacia un sa-
broso studio de la 6poca, titulada: Que Nadie lo spa. De caric-
t2 esencialmente festive, proporcion6 moments de solaz a los con-
currentes, que salieron muy bien impresionados y rogaron a la auto-
ra, que no desmayara, pues con esa introducci6n, habia hecho, lo





-46-

que podia llamarse, su bautismo dramitico, y el camino estaba expe-
dito, para que siguiera recorri6ndolo de triunfo en triunfo.
Escribia tanito en prosa como en verso. Colabor6 en algunos
peri6dicos y generalmente lo hacia en prosa.





-47-


MANUELA VARELA DE VILDOSO

Desde muy temprana edad, s? dedic6 esta ilustre 'dama al cul-
tivo de la poesia, y escribia casi sin darse cuenta que era una poe-
tisa, de la misma manera, que los pAjaros cantan en la enramada,
porque :se es el don con que los adorna el cielo.
Se dedic6 al genero lirico, y todas sus composiciones revelan
una alma nostilgica empapada en el mnAs triste desconsuelo. Cam-
bi6 de estaldo muy joven y 'desde entonces no volvi6 a escribir mis.





-48-


Los deberes del hogar ahogaron su fecunda inspiraci6n, y cambi6
la pluma de la escritora, por los mais sagrados y austeros deberes
de esposa y madre.
Colabor6 en el "Parnaso Peruano" y en algunas otras revis-
tas literarias de la 6poca, lo mismo que en algunos peri6dicos ex-
tranjeros.
Exageradamente modest, nunca quiso former un libro de
sus poesias, que son tantas. y se repartieron en las revistas de la
epoca. colaboraci6n a que la obligaban los amigos.
Era una poetisa de buena cepa, porque pertenecia a una familiar
de talentosos,. siendo hermana del notable poeta Pedro Antonio
Varela.
Mis hijos, decia, son mis msjores v rsos, cuando se la invita-
ba a 'lue ccntinuara escribiendo, despu6s que fu6 madre.
El amor a sus hijos Ic inspire muy dulces estrofas, que nunca
quiso publicar, asegurando que era algo demasiado intimnio, para
que hici ra ostentaci6n dz entregarlo al piiblico. Son" las expan-
siones de una madre enamorada de sus hijos, aseguraba, y esto
pert'nece al hogar, y se profanaria cayendo en manos, que no son
capaces de s ntir, todo lo que, ese amor inmenso significa. para
el alma de una mujer.
Era una hermosa lecci6n a los malevolentes, que aseguran que
la mujer literaria, no puede ser ni buena esposa, ni sabra tampoco
conducir a sus hijos....
El sentimiento de la mujer, se pronuncia de manera definitive,
desde cl moment que es madre. Esa es su gran misi6n, y sin lu-
chas ni exageraciones, la coloca a la cabeza de todo, cuanto le co-
rresponde hacer en la vida social.





- 49-


MARIA MERCEDES MENDIBURU

DE PALACIOS

Esta escritora limefia. nunca quiso hacerse conocer como tal,
y sus bellas pro(luccion:-s, que alcanzaron a publicarse en "El C&-
firo" y en la "Semana", semanarios, que salieron por esos afios, y
que tuvieron breve vida. Siempre us6 del seud6nimo para firmar,
y unas veces era Laura y no pocas Palmira.






-so-


Principalmente colabor6 en "El Cffiro", fundado por el escri-
tor colombiano, Pr6spero Pereira Gamboa. Perdida toda la colec-
ci6n de ese peri6dico, en el saqueo de la Biblioteca Nacional, no es
ficil revivir todo lo que hizo salir de su airosa y delicada pluma,
que estuvo encaminada siempre a cantar temas misticos.
Su excesiva modsstia y el absolute retraimiento en que vivia, la
mantuvieron alejada del movimiento social, y aunque muy amiga de
la sefiora Gorriti, nunca asisti6 a sus Veladas Literarias, contestan-
do cuando se la animaba a que concurriera e hiciera conocer alguno
d sus trabajos, que desde luego, eran bastante apreciados: soy flo-
recilla silvestre, y s6lo luzco, en la pradera.. La vida de los salo-
nes, me seria demasiada opulencia para" encerrar mi poco valer.
Sin embargo, valia much. De talent muy claro y reflexiva
por temperamento, se dedicaba mucho a la lectutra, sacando todo
el provecho que se proponia, en medio de sus libros que sabia es-
coger, con ese tino especial, que ponia en todos sus actos.
Se especializ6 en la lectura de los poetas clasicos misticos, y
era raro, que se le hablara de alguna de esas composiciones, que
no supiera ella analizar, con claro juicio y conocimiento de cau-
sa.
Perteneciente a una connotada familiar, tanto por sus antece-
sores, cuanto por su matrimonio, no hizo jams gala ni ostenta-
ci6n de su posici6n social, y fu6 la llaneza, la suavidad y a co)n-
sagraci6n a su hogar, el contingent, que podemos llamar la co-
rona de sus virtudes.




- 51-


CAROLINA GARCIA ROBLEDO

DE BAMBAREN

Esta notable dama limefia naci6 del matrimonio del coronel
don Mariano Garcia Robledo, vencedor en las batallas de Junin y
Ayacucho y de dofia Magdalena Melendez.
Dotada de un talent extraordinario, que cultivaba y perfec-
cionaba, con la lectura de buenas y muy escogidas obras, se hizo




-52-


notar, desdd muy temprana edad, por pus hermosas produccio-
nes, ya prosadas o tambiin en verso.
Form6 parte de ese ilustre grupo de damas que brillaron en
Limna, cultivando la literature, y, fue siempre factor active en las
nunca olvidadas vzladas de la sefiora argentina Juana Manuela
Gorriti.
En "La Alborada", revista literaria, que por entonces se pil-
blicaba, se recibi6 siempre con orgpllosa satisfacci6n, todo lo que
nacia. de la fecunda pluma de Carolina Garcia.
Hacia el afio 1859, contrajo matrimnonio con el talentoso me-
dico, doctor Celso Bambar6n, sin que su nuevo estado interrumpiz-
ra su labor literaria. ni ahogara la musa que la alentaba: pero que,
nuevos deberes d-jaban largos moments de receso.
Buen numero de sus poesias, fueron inspiradas en el fervor
religioso, y como mistica sincera, supo brotar odas y hermosos
cantos, que hacen recorder las de Teresa de Jesus, y las inimita-
bles de Fray Luis de Le6n.
Sobresali6 notablemente en la pintura, mostrandose como ar-
tista consumada y obteniendo mensiones honrosas en varias expo-
siciones.
Cuando la Guerra con Chile, su esposo fue uno de los obliga-
dos a salir del pals. y ella le sigui6 en el destierro, teniendo vehemen-
tes arranques de patriotismo, en entusiastas,versos.
A su regreso del Ecuador, cumpliendo el obligado destierro
que dur6 siete afios, fue objeto de aplausos muy merecidos.
Su viumbez, que supo sobrellevar con los consu2los, que le
brindara la Religi6n, ]a dedic6 al cultivo de la poesia y de la pin-
tura, en la que sobresalia cada afio mAs y mis, llegando a pintar
comno verdadera maestra.
Sus obras filantr6picas, llenaban su alma abnegada y altruista,
lvindolas hasta la magnanimidad.
Presidi6 la Obra del Dinero de San Pedro, hasta sus filtimos
dias, desplegando siempre su talent y relevantes dotes, de mujer
inteligente y creyente.
Asi pas6 su vida hasta el afio 1818 que termin6 su misi6n fe-
cunda y laboriosa.
No sabemos, hasta ahora, que se haya hecho una compilaci6n
de sus principles escritos.







-53-


JUST GARCIA ROBLEDO


Esta inspirada poetisa limefia era hermana d2 Carolina Gar-
cia, con la que estuvo siempre asociada, por carifio fraternal y por
comuni6n de ideales.
Fu6 de un romanticismo superior, el cual se reflejaba a tra-
ves d2 sus composiciones, muchas de las cuales, vieron la luz
piblica. en las revistas, que por entonces circulaban en nuestra
capital.
Sus inclinaciones misticas se tradujeron en hermosos versos.
sobre los Salmos y muchos otros temas sagrados, a los que la in-
clinaba su espiritu esencialmente mistico.
La vida social muy active en que figuraba, como una de las
primeras, no s6lo por su origen de familiar, sino particularmente por
sus dotes personales, no la hizo cambiar sus aficiones de retrai-
miento, ingresando como novicia al convento del Carmen, de don-
de tuvo que salir, al afio de su entrada, a causa del mal estado de
su salud, siemp're muy delicada.







S-54-


A pesar de haber abandonado la vida monacal, a la que se
sentia tan atraida, continue consagrindose al mis ascendrado
misticismo, que era lo que mas alto hablaba en su manera de sen-
tir y de pensar.
Se mantuvo muy retraida en sus uiltimos afios, en los que, pue-
de decirse, no existia sino para su familiar y algunas amigas intimas,
que disfrutaban de su charla llena de anemidad y en la que, a tra-
vys de cada palabra, se traslucia la delicadeza dz su alma, ungida
con la santidad.
No ha dejado ningin libro, que encierre todas sus produccio-
nes, y seria obra de gran interns, que alguna persona, se hiciera
cargo de la important obra, de reunir todo lo que brot6 de su
brillante pluma, para que no se olviden, ya que son un exponente
hermoso y convincente, de cuanto vale la mujer limefia, cuando se
propone rendir culto a las letras.
En sus mejores afos, asistia a las Veladas de la sefiora Go-
rriti, descollando entire las mejores poetisas de esa 6poca.
En el tema, objeto de un pequefio concurso, titulado: "Risa
y Llanto", obtuvo el primer premio, entire todas las p'oesias pre-
sentadas.
Sostuvo una polemica muy interesante con don Mariano Am&-
zaga, notable librepensador, desde las columns de la Sociedad,
peri6dico del cual, era asidua colaboradora. En buena lid, y en
justicia, venci6 a su contender, con su fina y aguda sitira.
Durante la guerra con Chile, escribi6 much, sobre temas pa-
tri6ticos, llenando de entusiasmo a todos los peruanos, que tenian
ocasi6n de leerla.
Una de sus iltimas composiciones, y considerada como una
de las mejores, es la que dedicara a la Virgen Inmaculada.
En su trato familiar fu6 siempre afable y carifiosa, vivi6 ro-
deada de todas las personas que la querian, porque era buena, y la
admiraban porque era santa.





- 55 -


CARMEN POTTS DE PEREZ URIBE
Aunque fue nacida en Lima, vivi6 muchos afios en el Callao,
habiendo colaborado active y eficazmente, en los diarios que se
publicaban en ese puerto: "El Chalaco"' y "El Porvenir", donde
sus primeros articulos eran justamente apreciados, aumentando el
interns por adquirir los diarios citados, cuando se sabia, que alguin
articulo de Carmen Potts, veia la luz p6blica.
Su primer esposo fue don N. Vizcarra, quien fund un sema-
nario, que llevaba .por nombre "La Cartilla Popular", y fu6, la en-





-56-


tonces sefiora de Vizcarra, el brazo fuerte, que mantuvo la vida ese
semanario, que ostentaba en todos los nimeros una series de articu-
los, que atraian a todos los lectores, porque manejaba los asun-
tos de actualidad, sobre todo, los qu2 se relacionaban con la Guerra
del Pacifico.
Su reputaci6n literaria se contaba entire las primeras en su
epoca, y asi se le invitaba a toda fiesta intellectual, llegando a ser,
una de las mats asiduas concurrentes, a las Veladas Literarias en
Lima. Pocas veces dejaba de leer algin trabajo oportuno, que me-
recia los mas calurosos aplausos y se multiplicaron tanto, sus pro-
ducciones, que corren ellas, en los diarios y revistas de la 6poca.
Se citan con henchidas del mas sano patriotism, sus inspira-
das odas, dedicadas a los heroes, que fallecieron en la nefasta gue-
rra de 1879. Se revel6 entonces, con su lira 6pica, ya qu2 hasta ese
moment, fu6 su especialidad la poesia lirica. Tenia bastante talen-
to, y podia manejarlo en toda direcci6n, segura que, d2 todas parties,
habia de sacar sano y positive provecho, que ofrecia luego ge-"
nerosa, a quienes gustaban de recrears2, empapando su espiritu en
tanil del'cada lectura.













MANUELA URETA DE MADUENO


Pertenecia a una notable famliia de Arequipa, y siendo muy
joven ain, s2 uni6 en matrimonio con el respectable caballero don
Diego Maduefio, Oficial Primero del Cuerpo Politico de la Arma-
da. Tuvo la desgracia de enviudar pocos afios despues de realiza-
do su matrimonio, cuando su compafiero desempefiaba una comi-
si6n de visitadores a las Tesorerias. que le confiara el General Cas-
tilla, quien gobernaba el Peru por esa 6poca.
La desgracia de haber perdido la sefiora de Maduefio, en tan
temprana edad al compafiero de su vida, la oblig6 a pon2rse al
frente de sus intereses, teniendo que velar por la educaci6n de sus
tres hijos, que ella personalmente dirigia.
Sucedi6, lo que es corriente en estas situaciones, y la sefiora
Maduefio, vi6 desaparecer su fortune y bi-mestar, que formaban el
porvenir de sus hijos, sin que su espiritu se abatiera. Supo luchar
y luch6 como buena, venciendo a la adversidad, que se interponia
a su paso. Asi pudo sostener a toda la familiar, de la que lleg6 a
ser padre y madre.
Inteligente, muy ilustrada y virtuosa en el mAs alto graido,
era positivamente una mujer superior, que unia a una educaci6n s6-
lida, una modestia ejemplar.
Liberal 'sin exageraciones, instruida, seria y patriota, puso
siempre las grandes cualidades de su espiritu -sup-irior, al servicio
de las buenas causa's.
Al triunfo de la causa Restauradora, que trajo como conse-
cuencia, el 2 de Mayo, contribuy6 notablemente, con su dinero e
inteligencia, redactando y fomentando el important peri6dico "El
RestauradoW"'. Pasaron los moments dificiles, y s! hizo la paz,
sin que ella, que tanto habia contribuido a esa hermosa victoria,
pidiera nada para si, ni aun siquiera ,como indemnizaci6n de los
gastos que con generosidad tan grande hiciera.
Honra y gloria dil bello sexo, fu6 estimada, querida y etogia-
da, por cuantas personas tuvieron ocasi6n de tratarla, pudi6ndose
asgurar, que no fueron mayores los triunfos que le proporcion6








su talent, que las tatisfacciones que conquistara en la apacibili-
dad de su hogar, en el que, imperaban todas las virtudes.
Nunca consinti6 en que se tomaran medidas extremes en el
ruidoso juicio que seguia, defendiendo el patrimoftio de sus meno-
res hijos, originado por una gran estafa de que fue victim, con-
formindose, con que todo se sujetara a los dictados de la ley, y
pensando gue al fin, el causante de su ruina, tendria conciencia,
para declarar su acci6n delictuosa. Naturalmente, que esto ultimo
no sucedi6, como que s6lo podia albergarse ese pensamiento, en el,
alma de una mujer honrada y generosa.
Fue madre del distinguido escritor, coronel don Mariano Jose
Maduefio, quien heredara de su madre la fuerza de su talent, y
la dulce inspiraci6n.






-59-


JUANA ROSA DE AMEZAGA


Ha sido Juana Rosa de Amezaga, uina de las escritoras mas
fecundas y talentosas, con quz puede enorgullecerse el Per6. Al la-
do de la ilustre argentina sefiora Juana Manuela Gorriti, con quien
la unia intima y noble amistad, escribi6 las mas hermosas y ricas
pAginas, todas las cuales fueron publicadas en "La Alborada", de
donde se trascribian a muchos diarios y revistas locales y extran-
jeros, Asi puede asegurarse que en todas las publicaciones hechas


.... ...






-60-


entire los afios 1870 hasta 1904, habrin sido muy pocos los diarios,
que no insertaron sus producciones.
No s6lo se dedic6 a la poesia sino tambi6n a la prosa, en la
que brillo por su galanura y fina dicci6n, alcanzando la just re-
putaci6n que la distingui6 como literate, castiza y profunda. Sus
Estudios Sociales, quo han sido estudiados y comentados, son con-
siderados como obra digna de llevar la firma de cualqier escritor
de nota.
Hacia el anfo 1S0 public uno de sus libros, que mas interns
despert6 y que habia titulado Reflexiones y Miximas, en que bri-
llaba su alma mistica y empapada en la mas acrisolada moral reli-
giosa. Posteriormente di6 a la publicidad, la obra qu; la ha consa-
grado como a gran escritora, y en la que desbord6 todo el sentimien-
to religioso que anidaba su alma: Estudio sobre las Viruelas Cristia-
nas bajo su triple aspect Religioso, Social y Dom6stico, con cen-
sura eclesiAstica y un prefacio, que la honraba much, d2 Monsefior
Roca y Bolofia.
Toda su vida la consagr6 al trabajo y a la piedad, que derra-
m6 a manos llenas, sembrando el bien sin distinci6n de clase; y
si llevaba el recurso de la caridad al pobre moribundo o al aban-
dono huerfano, tambien era recibida en las casas de encumbradas
families, in las que fu6 querida como la buena amiga, que siempre
lleva el carifioso consuelo, que nace de un coraz6n sincero, o el
atractivo que brota de un talent superior. Todo el mundo la que-
ria, y no habia quien no solicitara su amistad.
Muy amargados los afios de su vida, por disquisiciones de fa-
milia, a causa d-l predominio de sus ideas religiosas, en oposici6n
con las de su ilustre hermano, don Mariano Amezaga, fue siempre
para ella una espina, que no le dej6 moment para gozar ni -dis-
frutar de paz, allia en el fondo de su alma, preparada s6lo para la
unci6n mistica, ese apartamiento involuntario, qu; Ilev6 hasta una
separaci6n definitive, que ray6 despu6s en rompimiento.
Alma buena y excelsa por sus virtudes, no pudo dejar nunca
libre entrada a la tolerancia, que es la iinica, que puede permitir
que se fundan en el mismo crisol, las mias eminentes virtudes, al lado
de otras creencias, que sino son verdaderas, por lo menos tienen
el valor que les da su sinceridad, y la fuerza para arrostrarlo todo
en su obsequio.





-61-

El afo 1904 muri6 como una santa, la que fui un tiempo la
preferida de las Musas, y la que ha dejado su nombre como un re-
guero de luz, que siempre harA honor a la causa de la mujer.
Fui hija de don Pedro Manuel de Amezaga y de dofia Maria
Diaz de Celis.





-62-


MANUELA ANTONIA MARQUEZ

Fu6 una inspirada poetisa, descendiente de una ilustre fami-
lia que toda brill6 en las bellas letras, y a quien ella hizo honor, es-
cribiendo articuos de costumbres y poesias llenas de la mis esquisi-
ta ternura. Fue hermana d2 Luis y de Arnaldo MArquez, conside-
rados entire los primeros grandes escritores del Peru.
Sus primeros articulos los public en "El Correo del Peri"
y en "El Cosmorama" siempre escondiendose modestamente tras el






-63-


seud6nimo. "El Parnaso Peruano", la consider en primera linea,
y la cita no solo como estilista de sabor clasico, sino principal-
mente por lo sentido de sus versos, a travis de los cuales se tras-
parentaban siempre los grandes infortunios, que amargaron su exis-
tencia.
Dotada de noble y estupenda inspiraci6n, no s6lo dominaba
la rima y el metro en la palabra, sino que fue eximia pianist, cul-
tivando la misica al par que las bzllas letras, y dominando todo,
con ese espiritu esencialmente artistic con que naci6 enriquecida.
Es sensible que sus poesias, que son tantas, porque fue al par
que erudita, de una fecundidad poco comin, se hallen diseminadas
en revistas de muchos afios atris, y se les vaya olvidanido con el co-
rrer de los afos, siendo un deber patri6tico, hacer conocer esa obra,
que en cualquiera otra parte, que no se mirara con tanto menos-
precio la labor de la mujer, se le habria hecho justicia, publicando
en un libro todas sus composiciones, expuestas al olvido, y a la
suerte que corren las publicaciones anidadas s6lo en peri6dicos y
revistas. ... .. . .. ,-
Su educaci6n esmerada y las condiciones especiales de su no-
ble character, la hicieron estimabilisima y fue querida y considera-
da por todas las personas, que tuvieron la suerte de conocerla y
de tratarla.
Se hizo distinguir ademas como muisica muy notable, habien-
do escrito la partitura para la zarzuela dramatica, que compusiera
su hermano, el senior Arnaldo Marquez, titulada "La Novia del
Colegial".





-64-


MERCEDES GARCIA Y SANZ


Digna hija del gran repiblico el doctor d(on Agustin Garcia.
quien en utin momnento de reacci6n levantada y valerosa, contra la
monarquia, quem6 todos sus libros v titulos de nobleza, en cuyas
armas se leia: "de Garcia arriba. nadie diga". Vino a Lima acorn--
pafiando al Libzrtador v era hijo a su vez. de dofia Andrea Sanz
de Saenz de Tejada. de abolengos muy renombrados, y todos adic-
tos al rey, que cre6 situaciones embarazosas en la familiar, pues
mientras unos se regresaban a Espafia, por mantenerse fieles a la
monarquia. otros, centre ellos, el padre de Mercedes se qued6 en
Lima, reduci-do a la pobreza, por habers-le confiscado todos sus
bienes.
Estos antecedents explican el carActer de Mercedes, que fu6
educacda en la escuela seguida por su padre y dirigida por los me-
jores profesores de su tiempo.
Se cuenta que cuando esta dama, apenas contalba siete afios,
cscribi6 una novela nimuy interesante, que en forma de folletin leia
con much soltura y parfecta conciencia de lo que exponia lo que
llamaba sus principios, a los contertulios del doctor Garcia, quienes
como 61, eran distinguidos jurisconsultos.







La novela tenia una trama muy cofnplicada y como fueran
muchos los p2rsonajes, que alli actuaban, uno de sus oyentes se
aventur6 una noche a preguntarle, de que manera saldria del apuro
con tanto personaje. Se call prudentemente la autora y se puso a
meditar, sin decir una palabra.
A la tertulia de la noche siguiente, radiante de alegria les dijo
a sus amigos: ya esta terminado el folletin; vino la fiebre amari-
lla y muri-ron todos los personajes. La salida picaresca y original!
fu6 aplaudida fervorosa y entusiastamente, premiando asi los
grandes esfuerzos de la pequefia autora.
Siempre se hizo notar por su radiante hermosura y su ins-
trucci6n muy superior a la que correspondia a la mujer dc su tiem-
po, que no encontraba otra oportunidad para ilustrars', que la lec-
tura, no bien ordenada, como es -de suponerlo. No obstante .'sta cir-
cunstancia tenia una pluma muy galana y fecunda y manejaba muy
bien la lengua d2 Castilla.
Tuvo la .direcci6n de un peri6dico de caracter cat6lico, que lla-
m6 "El Centinela" cuyo objeto era defender la religion, introdu-
ciendo poesias y algunas leyendas, que no se opusieron a la indole
de su publicaci6n, que estaba muy bien presentada y ofracia siem-
pre excelente material de lectura.
Se dedic6 luego a la fundaci6n de las Escuelas Dominicales,
para la instrucci6n de j6venes pobres, y se hacia ayudar para la en-
sefianza religiosa de los Padres Jesuitas.
El local que habia sido la Casa de la Santa Limefia, estaba
ocupado por una Comisaria, alli por los afios en que gobernaba
don Manu21 Pardo, y como existia el proy.ecto, desde entonces, de
consagrar esa casa a un Santuario dedicado a la Santa, se consi-
deraba casi una profanaci6n el que estuviera tan mal habitado. Sus
gestiones fueron tan eficaces, que triunf6 de toda la oposici6n que
se le pr2-sentaba, y el local fue devuelto, que desde ese moment
volvi6 a ser un lugar santo y se nombr6 a Monsefior Roca, Cape-
llin del Santuario de Santa Rosa.
Prest6 gran apoyod a la fundaci6n de las distintas casas de
las Madres del Bum Pastor y de los Padres Redentoristas, insti-
tuciones todas, de caracter educational.
Hasta sus filtimos afios, en los que estaba medio invilida, se-
guia editando "El Centinela", en el que no dejaba de colaborar, con
el mismo interns que to hiciera en sus mejores afios.





-66-


ANGELA CARBONELL DE

HERENCIA ZEVALLOS
Angelita Carbonell, comrno se la llamaba familiarniente, fun la
mujer mais active y decidicda de su tiempo. No era ain costumbre,
que la muj-r tomara parte en la direcci6n, y much menos, en la
fundaci6n de empresas. Sin embargo, fue esa dama perteneciente
a la primera sociedad de Lima, quien di6 el gran paso, de comprar
a su costo, exclusive, una impronta y montarla en una casa de la
calle de Bel6n, donde ella era el alma de la negociaci6n.
Alli, en esa imprenta, muchos afios antes, que la Guerra con
Chile, paralizara la acci6n de la mujer, edit6 Angelita Carbonell
"La Alborada", semanario literario, debido a la pluma de las prih-
cipales damas, que en esos afios escribian coil gran lucimiento y
con aplauso general. Este semanario desapareci6 a raiz d2 los luc-
tuosos acontecimientos, derivados de nuestras desgracias naciona-
les, y lo mas grave, es, que no se haya podido volver a dar vida a
una publicaci6n de esa indole, hoy que tanto se habla de la cul-
tura superior de la mujer.
Cuando la sefiora Gorriti, llegara al Peru, fue saluda por "La
Alborada", convirti6ndose luego ese semanario, en el vocero de
las famosas Vieladas, y era alli, al mismo tiempo, donde se publi-
caban todas las hermosas composiciones que se exhibian en esos
torneos de la inteligencia y del saber.
Colaboradora muy active de "El Correo d'Al Per6", se enga-
lanaban las pAginas de ese important peri6dico mensual, unas ve-
ces con sus sentidas poesias; no pocas, con sus bien meditados ar-
ticulos en prosa, ora filos6ficos, sociales, morales, literarios o hu-
moristicos, que en todo se distinguia y para todo sentia la mis
feliz inspiraci6on.
Esta notabI2 escritora, que naci6 en Ica, escribi6 una linda des-
cripci6n del valle de esa ciudad, tan pleno de interns, grandeza y
exactitud, al mismo tiempo que de gracia y belleza, que muchos con-
sideran ese articulo, como Iel mejor de los que por entonces escribie-






-07-

Tambien fu6 colaboradora asidua de la "Revista Literaria",
que fundara la escritora tacnefia, Carolina Freire de Jaimes.
La empresa de "La Alborada" habia quedado enteramente a
cargo de Angela, por haberse ausentado la mayor parte de sus
graciosas colaboradoras, y al fin, le fue preciso vender la imprenta,
que la tuvo establecida por el tiempo qtdz dur6, en la calle de Be-
l1n.





--68-


ADRIANA BUENDIA


La notable poetisa arequipefia Adriana Buendla, ha sido una
de las mAs fecundas y laboriosas, con quin pod:mos justamente
enorgullecernos. Residi6 much tiempo en Lima, y alli tlvo amis-
tad literaria muy estrecha, con la escritora argentina Juana Ma-
nuela Gorriti, colaborando asiduamente en "La Alborada", rem-
plazindola en la direcci6n de ese Semanario, en la secci6n Mosaico,
que corri6 a su cargo, por various meses.
Siempre infatigable para cscribir, y ello estaba secundado,
con su rica inspiraci6n, cmue nacia en ella y se desbordaba sin es-
fu-rzo alguno. Tamnibi6n colabor6 activamente en "El Correo del
Per6" y en "La Bella Limefia".
En "La Lira de Arequipa", obra que sle public en 1889 por los
sefiores Manuel Rafael Valdivia y Manuel Pio ChAvez, dedica sus
mejores pAginas a la poetisa arequipefia, haciendo alli la selecci6n
de sus mas bellas composicion-s.
Una de las hermnianas de Adriana Buendia, fut6 casada con el
poeta Abel de la E. Delgado, quien algunas veces sofl'a llevar a las
redacciones Ae los peri6dicos, al mismo tiempo, que sus propias co-
laboraciones, las poesias de su h-rmana poUitica. Esta circunstancia
ha contribuido a que se atribuyan a Delgado, muchas de las poesias
de Adriana Buendia, y hasta que se desconozca su personalidad li-
teraria, asegurando algunas personas mal informadas que su nom-
bre era un sev1,'inimo qv"- usalba Delga, ,o.
Uno de los asiduos visitantes de Adriana Buendia, y su com-
pafiero en letras, el poeta Asisclo Villaran. fue tan amigo suyo, co-
mo admirador de su talent y en sus Semblanzas dijo de ella:
"Diera a esta flor de perfumado broche,
Que se llama Buendia, mejor noche".
Fu6 hija del General Juan Buendia y de la sefiora Agustina
Chocano, y su residencia en Lima, por espacio de various afios, fue
siempre en la calle de la Veracruz.





-69-


LEONOR SAURI


Perteneciente a familiar muy distinguida y de posici6n social
culminante, se hizo notar en su 6poca cual astro de primera mag-
nitud, tanto por las revelants prendas que reunia, cuanto por su
ilustraci6n y preclaro talent. Hacia los afios 18.60 hasta 1875,
casi no se hablaba sino de la labor pgotica de Leonor Sauri, y todos
los peri6dicos y las revistas de esa epoca, tanto linunios, como de
provincias y hasta del extranjero, se halagaban publicando las m.s





-70-


lindas poesias, que podian brotar de la inspirada pluma de una
mujer.
Fu6 su g6nero preferido la poesia lirica y en sus versos can-
ta'ba sus alegrias, que eran pocas, al lado de sus penas y aficciones,
que fueron muchas. Sent6 verdadera escuela, y era la hija predi-
lecta en las lindas Veladas, que con su talent superior supo fun-
dar y sostener la inolvidable amiga argentina sefiora Juana Manue-
la Gorriti.
En cada una de las noches, qu2 se congregaban al rededor de la
cultora argentina, todas las escritoras de esa 6poca, la voz de
Leonor Sauri, se dtejaba escuchar siemnpre, declamando con todo
gusto y delicadeza, esas composiciones, que sabia exteriorizarlas.
tan bien: verdadero reflejo de esa alma noble y buena, enamora-
rada -de todo lo que es superior.
No queda ninguna obra complete de tan, distinguida escritora,
y es necesario buscar en los peri6dicos, como han quedado disemi-
nadas esas semillas, qu3 'donde cayeron han sembrado la verdad y
la. belleza.
En el "Parnaso Peruano", revista de gran m6rito, se inserta-
ron sus mejores versos, con esta recomendaci6n: "Las corniposicio-
nes de la sefiorita Leonor Sauri, no necesitan ,de elogios, ni de per-
sonas que encarezcan sus m6ritos. Ellas solas se recomiendan; na-
die puede leerlas, sin sentir como siente su autora". Al mismo
tiempo que sus lindos versos se public tambi6n su hermosa foto-
grafia.
En "La Alboraida", trabaj6 con Jentusiasmo y fu6 tal vez la
colaboradbra ms fecunda.
Cuando se form "El Aut6grafo Americano", para el cual se
solicitaron las firmas de las personas de mas valia, fu6 la de Leonor
Sauri, una de las primzras que se solicit6, cuando le toc6 su turno
a la mujer.
El afio 1891, siendo afin joven, rindi6 su tribute a la vida,
en el portico pueblo de Miraflores. Ese espiritu tan delicado, nece-
sitaba ese marco de poesia, hasta en su postrimer instant.






-'71 -


MANUELA RETES Y DE ASIN


Perteneciente a una familiar muy ilustre y connotada, brill6 en
su juventud, Ilamando la atenci6n en todas las fiestas a que con-
curria, tanto por su bellza, que era extraordinaria, cuanto por el
lujo que sabia llevar, con sin igual elegancia.
No menos notable, que su hermosura, fu6 su privilegiado ta-
lento, que se manifestaba, en buen nimero de articulos para r.-
vistas nacionales y extranjieras; y sobre to.do, llamnaron la atenci6n,
sus lindos y muy sentidos versos.
Nada firmaba, por cuya raz6n, son muy pocas las personas,
que la conocian como escritora. Siempre ha existido entire noso-
tros el prejuicio, de que la mujer no debe escribir, porque se la
mira como a literate, titulo con qtua quieren los malevolentes, soste-
ner que esa palabra sea sin6nima de pedante.
Razones de sentimiento, hicieron cambiar en totalidad, el g6-
nero de vida que habia llevado siempre, lleno de fausto y al2gria,
dedicindose al misticismo, que abraz6, con la misma pasi6n, que
habia puesto en todos sus actos.
Datan de esa 6poca spus mAs lindas estrofas, que parecen real-
mente inspiradas por los angeles..
Su vida piadosa no fu6 infecunda ni egoista. Vivi6 desde en-
ionces para los desgraciados, como antes habia vivido para ser
la mejor joya de los aristocrAticos salones que frecuentaba.
Tornadiza la suerte, perdi6 su antigua posici6n econ6mica, y
no la tom6 de sorpresa ese cambio, encontrando en la habilidad de
sus manos, la fuente de recursos, que le proporcionaba lo poco que
necesitaba, para la vida modesta que ll]evaba, y hasta podia compartir
con los mAs desgraciados, lo que alcanzaba a poseer.
Una d; las estrofas mAs celebradas de esta inspirada poetisa,
es la que consagr6 a cantar su cambio de vida, y que titula:
"Exposici6n y Purificaci6n", y que tienen todo el estilo de los me-
jores poetas misticos del clasicismo.





-q72-


VALENTINA CAMACHO Y LASTRES

DE GOYENECHE

(Marquesa de Najor)

Muy notable como escritora y principalmente, como estilista
clisica y pura nunca quiso hacers2 conocer, no obstante de que,
como hija del notable escritor venezolano Vicente Camacho, debia
haber tenido amnor a la publicidad, en la que podia haber entrado con
toda confianza. Descendia directamente del Libertador don Sim6n
Bolivar, de quien llegaba a ser sobrina biznihta.
Como hija finica, r._cibi6 una educaci6n esmerada, poniendola
en relaci6n con los mejores profesores, entire los que, ocup6 lu-






-73 -


gar preferente su mismo padre, que fue tambiin al mismo tiempo
el director de sus aficiones literarias.
En posesi6n de la lengua de Cervantes, por la lectura detenida
y comentada, que hiciera Ae buen nfimero de los clisicos espafno-
les, se inici6 en escribir uaa novela hist6rica, que aun cuanco no
lleg6 a publicarse, fue muy elogiada por cuantos tuvieron oportuni-
dad de conocerla.
Su viaje a Europa en compafiia de sus padres, complete y per-
feccion6 su cultural, continuando alli, como lo habia echo en su
pais, la sociedad de los hombres de letras.
El primer golpe que sufri6 esta nifia, que se iniciaba en la vida,
fue la muerte de su senior padre, qnedando sola con su madre, la se-
flora Juana Rosa Lastres, que se convirti6, por esa gran intimidad,
que da el dolor, en su mejor amiga.
Su hermosura que rivalizaba con las primeras, atraia a todas
las personas, qu- ansiaban conocerla y tratarla, porque era ya de fa-
ma, su amena y muy culta conversaci6n. Asi, en esas condiciones,
se establecieron muy modestamente en Paris, donde Valentina creia
que podia ganar altiun din.-ro, para hacer frente a .la vida.
Valentina se hizo notar, ingresando a las Academias y bri-
Ilando en ellas, por su talent y su extraordinaria belleza.
Fue en ese ambiente, que la conoci6 el p ;ruano don Sebastian de
Goyeneche Marques de Najor, uniendose a ella en matrimonio, en
medio de un ceremonial, qu- puede considerirsele como regio.
Trasladada al gran palacio del Marques de Najor, y acompa-
fiAndose siempre con su madre, se convirti6 en la estrella de la
primera sociedad parisiense.
Desgraciadamente qued6 viuda, sl-ndo ain bastante joven; y el
dolor que esa desgracia le causara, s6lo pudo ser mitigado, con el
carifio y la compafiia de su madre, que nunca la abandon; asi co-
mo con las muchas atenciones solicitas y afectuosas, que recibiera
de la familiar de su finado esposo.
De todos modos, la alegria ya no renaci6 en su alma, despues
de esta herida. que la dej6 triste y enferma.
Busc6 entonces en la religion, el consuelo, que no podia darle
la sociedad, con todas sus demostraciones mis o menos sinceras, y








entonces penso mis que antes, en los desgraciados, convirtiendose
en la protectora de cuantos sufrian y a ella acudian.
Muri6 en plena juventud, y cuando podia esperarse con just
derecho, tanto como hubiera producido su preclaro talent, y su
exc2pcional cultural.


































SARA OQUENDO DE LIGNEREUX
(Condesa de Saint-Andre)

Perteneciente Sara Oquendo a una ilustre familiar limefia, via-
j6 desde sus primeros afios por el Viejo Mundo en compafiia de
su padre, y luego con su esp'oso, no volviendo a su patria le-
jana, a la que no obstante, consagr6 los mas caros anhelos.
Sus continues viajes, aumentaron considerablemente su cultural, que
tan select fu6 siempre, y asi sum6 a su propig saber, esa exp'erien-
cia que s6lo puede adquirirse a trav6s del conocimiento, que se ha-
ce visitando pueblos y tratando con mas proximidad a los distin-
tos exponentes de mentalidad superior.






-76-


De regreso a Paris, ciudad en la que se estableci6 definitiva-
mente, exterioriz6, todo lo que habia visto; estudiado y observado,
y que su espiritu superior, no permiti6 que quedara encerrado en su
torre de marfiL
Monsieur Larnelle, autor de una "Galeria de literatas contem-
porineas", le dedica una pigina preferente, que por encontrar mas
autorizada, que nuestras apreciaciones trascribimos en seguida:
"Bajo el seud6nimo de Ars6ne Arfiss, se esconde una mujer, Sara
Oquendo, que reune en si, las h2rmosas cualidades de la raza espa-
fiola, a los refinamientos de la cultural francesa"'.
"Esposa del Conde Saint-Andre de Lignereux, Oficial de la
Legi6n de Honor, se pertenece a la literature y al piblico. Arsene
Aritss ofrece una mezcla curiosa y tipica, pues en sus obras se en-
cuentra junto a la gravedad, la pasi6n y la ironia, herencia d2 su
sangr.! espafiola; la claridad y delicada sencillez, que ha impreso
en ella la cultural francesa".
"Escribe de manera poco femnina, su pluma gusta mas de lo
viril, que de lo sentimental; y en el tenue amargor de su espiritu.
en la profundidad de su observaci6n y sutileza de su critical, se
adivina a la discipula de Balzac y de Taine, corno tambien a la de
Maupassant.
"Es tambi6n Arsene Ariss, una graf6loga,. muy apreciada. para
los que se interesan por esa ciencia. Su Grafologia Simplitficada,
obra que al publicarse, caus6 verdadero asombro, ha merecido que
se lancen tres ediciones de ella, pudiendosele calificar como modelo
en su genero, tal es su claridad; y como prueba de ello, diremos
qu! Lombroso no tuvo reparo en plagiarla".


Su obra literaria es rica y fecunda, y sus trabajos todos, es-
tin empapados de una filosofia sana, que los hace much mas in-
teresantes; sabe asociar con acertada discreci6n el arte esquisito y
delicado; sabe poner gracia en cuanto hace, cantando y sintiendo a
trav6s de todos los climas y de todos los pueblos.
No obstante m6ritos tan saltantes, que la colocan en el extran-
jero, entire las escritoras de primera clase, en su pais, donde debe-
riamos todos, enorgullecernos de ella, se la cita con parsimonia tan
grande, que casi parece mezclarse esa indiferencia, con los din-
teles del olvido.





-77-


Las principles revistas francesas, se han disputado, para' dar
sitio preferente a sus articulos, que han versado, sobre literature,
costumbres, viajes, etc. etc. Todo lo que ha escrito ha sido siem-
pre en frances, pues su larga permanmncia en Francia, y el.haber
llega'do alli, casi nifia, y completado su educaci6r; en los grandes
centros franceses, la oblig6 a preferir la lengua "de sus maestros,
no olvidando la mta2rna que cultiva, como el recuerdo carifioso
de la tierra lejana.
El primer libro que public lo titul6 "Sottisier" (1886) y es
una especie de recolecci6n de pensamientos muy hermosos, en los
cualhs, bajo una apariencia ligera, se anida la mas profunda filoso-
fia, "Charadas", llam6 otra de sus obras, conjunto de cuadros hu-
moristicos llenos de vida y de realismo.
"Sainte Nitouche" es uno de sus mas importantes publicacio-
nes, que contiene una series de novelas cortas, para escribir las cua-
les, comienza por declarar, que no le ha sido necesario invwntar nada
porquc la vida, le ha regalado a cada paso, elements dramiticos y
c6micos, que ella supo aprovechar en todo moment.
Sara Oquendo, no s6lo se distingui6 como novelist, fil6sofa
y graf6loga, fu6 tambien critical several y just. En su libro titulado:
Literature Latina ha coleccionado los siguientes interesantisimos
articulos, que prueban la seriedad de su labor:
Las Poesias de Becquer, Las Cr6nicas Catalanas de Montaner
(siglo XIII) Memorias de don F61ix Nieto de Silva (siglo XVII),
Las poesias popularxs de Espafia, Las Tradiciones de Ricardo Pal-
ma, Estudios sobre Espaina de Morel Fatio, Las Memorias de Lo-
renzo d'Aponte, poeta italiano; Perez Gald6s, etc. etc. Ademis de
estas obras de critical juiciosa y a conciencia, sin apasionamiento, ni
acritud ha colaborado intmsamentc en la Revista Britfinica, dis-
tinguiendose ademis en las magnificas traducciones, que ha hecho
de las obras de Alarc6n y de Jose Palacio Valdez, que asi han podi-
do ser conocidas en Francia.
Para La Revista Internacional, traducia en toda oportunidad
los discursos del eminente hombre pt'blico espafiol, don Emilio Cas-
telar. Colabor6 ademas con el aplauso de siempre, en La Vida Pa-
risiense, El Artista y La Caricatura; y muchas otras revistas popu-
lares, la han contado entire sus mis fervientes colaboradores, siem-
pre bajo el seud6nimo de Arsene Ariss.





-73-

Cuando Le6n Say public su notable obra Diccionario de Eco-
nomia Politica, fue en colaboraci6n con Sara Oquendo, a cuya plu-
ma se debi6 la inserci6n de todos los articulos, qua alli corren sobre
los grandes economists espafiol-es; articulos todos que apenas si,
llevan la firma de A. A. Esa colaboraci6n fue tan valiosa, que me-
reci6 que se le nombrara "Oficial d2 Instrucci6n Pfiblkca".
Tal es a grandes rasgos, la historic literaria de nuestra com-
patriota, a quien se le ha cumplido justicia en la gran ciudad, don-
de es necesario ser much, para s-r siquiera conocida, y sin em-
bargo, en Lima, apenas si se le recuerda en proporci6n a sus altos
merecimientos.





































DOLORES THALIA ALLENDE DE

VILLARAN
Si repitieramos la afirmaci6n, que hace uno de los bi6grafos de
esta ilustre matrona, podiamos condensar nuestras ideas, en esta
hermosa aserci6n: pas6 toda su vida haciendo el bien. Nada mis
grande, en efecto, puede decirse de una mujer.
Tenia talent, virtud y belleza, y de esa trilogia de encantos,
no hizo otro uso, que para ponerlos al frente de quien demanda-


*





-s0-


ba sus sbrvicios, como educadora primero, como madre de fami-
lia despu6s, y como excelente amiga siempre.
Fu6 educada en el Colegio Ingl6s, que existi6 por alia en Lima
y los complete en el afamado Instituto Beausejour, y no quedando
conforme con lo que alli aprendiera, se perfeccion6 con maestros
hbbiles e inspipados, como los sifiores doctor Francisco de Paula
Vigil, el doctor Francisco Sanch-!z Navarrete, del medico cubano
doctor Hidalgo y del doctor don Leonidas "Balln.
Todo esto hacia Presentir, que habia nacido para llenar un fin
muy grande, y para eso preparaba su espiritu, nutriendolo con la
ciencia de la verdad, que la conduciria a la prictica del bien.
Sin habsrse dado cuenta, tal vez, porque entonces no se discu-
tia a.in, la verdadera colaboraci6n de la mujer, para former el es-
piritu del hombre, fue avanzada y s'ctaria del feminismo, a juzgar
por sus empresas, llenas todas de valor y de abnegaci6n. Su espiritu
active y val.roso, la llev6 a recorrer las principles ciudades del
Peru, en muchas de las cuales dej6 huellas de su labor pedag6gica,
la primera decididamente innovadora hasta entonces.
Residi6 algunos afios en el departam-nto de Ancahs, donde re-
cibi6 lecciones del sabio naturalista Raimondi.
Establecida nuevamente en Lima, despues de una gira fructi-
fera, colabor6 en el Colegio B.ausejour al princinio, hasta que su
vocaci6n decidida, la llam6 a fundar el Liceo de Nifas, hacia el
afio de 1870, en el que se ha educado toda una generaci6n que ha
sabido copiar d& su maestra todas las virtudes de que estaba ungi-
da, constituyendo un poderoso apoyo, para el hogar que cada una
de ellas form luego. Ese plantel fu. el primero que inici6 a la
mujer en la consagraci6n a los studios de Instrucci6n Media, cuan-
do se discutia y hasta s2 afirmaba, la inutilidad de que la mujer,
ocupara otro puesto, que no fuera el muy secundario, que tenia en
el hogar. Ella, adivinando el cambio tan trascendental que tenia
que verificarse y con una clarovid2ncia, que tanto le honra, dedic6
a sus mejores alumnas a los studios de Filosofia y de Derecho,
cosa que se consider entonces, como un paso muy atrevido. No
desmay6 la notable educadora, y sigui6 adelante la exposici6n de
sus ideas, que ella sentia para su fuero interno, que era lo que mis
convenia para la salud intellectual y moral de stis educandas.
En esa labor fue ayudada por los j6venes mas talentosos de
la 6poca, quienes compartian con ella, la ensefianza de aquellas ma-







terias. true por primera vez, se ponian al alcance de la mujer: el doc-
tor Jose Toribio Polo, doctor Davi-I Matto, doctor Manuel Marcos
Salazar, doctor Jos6 Anselmo de los RIos, doctor Manuel Bernardi-
no Perez.
Puestos de gran importancia I-- correspondi6 ocupar en rela-
,ci6n con su labor pedag6gica, como fu6, el nombramiento que re-
cibi6 del Supremo Gobier-no, para que en uni6n ide los doctores Jose
Maza y Agustin de La Rosa Toro, recibiera 61el examen de 'las aspi-
rantes al preceptorado para las Escuelas nacionales; en seguida, pre-
sidi6 los exAmenes de las Escuelas Municipales; form-6 parte Comisi6n Calificadora de textos de Instrucci6n Primeria, a fin de
unificar la ensefianza; y muchos otros puestos, de mas o menos im-
portancia, pero que po-nen en relieve su personalidad como educado-
ra, si pensamos, que en esa 6poca, no se apreciaba en gran cosa, la
labor pedag6gica de la muj.er.
Cuando en los afios 1875 y 1876 se promovi6 un concurso, en
tre los planteles de Instrucci6n Primaria y Media, el Concejo De-
partamental la obsequi6 con una tarjeta de oro, adornada con bri-
llantes y rubies, por haber sido el finico Colegio de mujeres, que
tuvo premio en los Concursos.
No solo se idistingui6 como educadora, sino tambien por sus
sentimientos patri6ticos, y asi en 1879, cuando se sufrian las duras
consecuencias ide la Guerra, a que nos trajera Chile, obsequi6 para
aumentar los fondos de guerra, no s6lo las joyas que poseia, sino
ademis, todos los p'remios, con que habia sido favorecida, no per-
maneciendo asi indiferente a la forzosa necesidad de 'la defense na-
cional
Su labor, como educadora, termin6 el afio en que uni6 su suer-
te a la del poeta Acisclo VillarAn, continuando idisde entonces su
misi6n de madre de familiar y de consejera de sus antiguas discipu-
las, quienes siempre volvian hacia ella los ojos, cuando necesitaban
de consuelos o de consejos.
Cultiv6 asiduamente la Caligrafia y la Pintura, siendo sus pro-
ducciones mas notables, un cuadro a pluma, que en 1866, obsequi6
al coronel Prado, y un lienzo ide grandes dimensions, co-
pia de ,la Purisima de Murillo.





-82


JUANA BARBA

La activicdad Ingenita de su caricter y stt poco comfin talenfta,
anunciaron, desde que era muy nifia, que figuraria entire las mu-
jeres, que dan lustre al suelo que las vi6 nacer. Natural del depar-
tamento de La Libertad, naci6 con todo el entusiasmo por las gran-
des causes, que arrulla la cuna de sus privilegiados hijos.
No conforme con la ctltura adquirida en el colegio, la vigoriz6
y extendi6, con Ja lectura la buenas y bien escogidas obras, que
contribuian a formarse criterio propio, con observaciones persona-
les, sobre todos los problems sociales; y filtimamente, consolid6 su
preparaci6n de escritora, viajando por la mayor parte de las pro-
vincias de su departamento, y estutdiando costumbres, pueblos, y
sacando provecho inmediato, para sus trabajos futures, de todo
cuanto habia visto y observado, con mirada inteligente, honda pe-
netraci6n y altas miras.
Asi preparada, se dedic6 al periodismo y ailli al lado de la
causa liberal, defendi6 con toda la nobleza de su alma, y con el en-
tusiasmo de que estaba ungida, la causa idl obrero, para quien siem-
pre tuvo palabras de aliento, ensefandole con su acci6n infatiga-
ble, cuanto era possible hacer en su obsequio.
Sus conferencias rfueron siempre notables, tanto por Ia dari-
dad de su explresi6n, como por la justeza en desarrollar t6picos, que
son aiin bastante discutidos.
Asi es digna de mencionarse la Conferencia ofrecida, en Chi-
clayo, en el Club Uni6n y Patriotismo, el 28 de julio de 1917, que
le mereci6 las mis calurosas felicitaciones, de parte ids toda la so-
ciedad culta, y el agradecimiento de las personas a quienes estaba
dedicada.
El t6pico desarrullado fu6 el siguiente: "La Educaci6n de los
Pueblos en la Energia, es el verdaidero patriotismo.
Se reprodujo este trabajo en tolos los d:iarios de la provincia,
siendo favorablemente comentado, y, estimulada de esa manera la






83 -

=tora, para proseguir -en la senda de la verdad y del bien, que es
la que se ha sefialado.
Hoy es director de un Centro Escolar en Chiclayo, y sin de-
jar sus aficiones de escritora ide fuerza, sirembra la buena semilla,
-entre sus educandas, a quienes Tonduce por el camino, que debe pre-
ferir la mnjer modern' el trabajo hlnrado y la firm-za de ca-
raicter






































MERCEDES ELESPURUI Y LAZO
Esta distinguida, dama timenia, muy querida en el mn-
dio social a que perteneci6, era hija de la ilutstre escritora se-
fiora Juana Manuela Lazo de El6spuru y del General Norbert'o
Elespuru, La nobleza de sus antepasados despert6 en su espiritu lo;
anhelos de una vida superior, y el hogar en que form, rodeadz
de los escritores y de las damas de mas talent de su 6poca, influ-
yeron favorablemente en su inteligencia, desp'ertando en ella la afi-
ei6n a los studios literarios,


- 4:-








Sin embargo, debeamos declarar en honor de la verdad, que la
educaci6n literaria de Mercedes Elespuru, no fu6 obra de un estu-
dio sistemado, ni tuvo tampoco maestros que le preparaban en el
arte de escribir.
En su hogar, se respiraba el. saber; la conversaci6n de las per-
sonas que formaban la tertfilia habitiuIl-de sus padres, ifu6 desper-
tando en ella, un mun-do de ideas, que no tapd'6 en .darles forma y
consultar algunos de sus trabajos con su madre, quien aprobaba o
corregia lo que su' hija le presentaba.
De esa ma "ra fue modelindose esa nifia, que Ileg6 a ser, con el
tiempo una es.&ritora de nota.
Era esenia'lmente obseryadora, y nada pasaba iiiadvertido para
ella, que en tada porsona que trataba, y en cada costumbre que estu-
diaba, descubria un verdajdero fil6n que explotar, exteriorizando la
impresi6n que personas, cosas y hechos le causaban. Asi se explica,
el que hublera sido eximia al escribir sus articulos de; costumbres.
que reflejaban la vida ,de la capital, por los. afios 1874 al 76.
En las fiestas literarias, que se repetian por esos afios, ella
desempefiaba papel principal; no s6lo en lo referente a su p'roduc-
cion literaria, sobresalia y era muy elogiada, en justicia, sino ade-
mins, por sus dotes de belleza y supreme distinci6n, y lo que es
mAs important, su conversaci6n era el mayor atractivo, que hacia
rendir a todos los que la trataban.
Era una causeuse admirable; criticaba y satirizaba con justeza
y gracia original, salpicada de limefiismos, pudiendo decirse, que
formaba el. tipo'de la antigua limefia, tan cantada p'or los poetas.
No hubo costumbre que no satirizara, con el laudable fin, de
buscar el corrective, y por eso no empleaba nunca formas hirien-
tes o incultas. BEl mal1, dec.ia, hay que curarlo; pero sin hacer sen-
tir, el -dolor a quien le aqueja hla d6lericia.
Tbda' sih conversacion, aseguran quienes gustaron ide su ter-
tulia, estaba impregnada de originalidad admirable, y sus respuestas
eran tan oporttinas, que se la buscaba, por experimnentar el placer, de
escuchar alguna de sus frases humoristicas, con que sorprendia a
quienes la ejercitaban en el .decir.
S Manejaba muy bien -la lengua castellana; su lexico era muy
rico; su vocabualrio muy extenso; acusando estas cualidades, la
buena escuela, que recibiera de ssu'madre, una de las mejores escri-
toras, por esos anos.






-86-


AMALIA PUGA DE LOSADA
De nobleza ancentral, por sus antepasados de familiar, y edu-
cada en medio ide una vida impregnada de las mAs s6lidas virtudes,
se ha hecho acreedora al carifio y a la consideraci6n de cuantas
personas han tenido ocasi6n de tratarla personalmente, o a travys
de su vasta obra literaria.
,Nacida en Cajamarca, guar.d6 siempre para la tierra de sus ma-
yores, toda la reverencia que se merece, el rinc6n donde se ha vis-





- 87 -


to la p'rimera luz, cuyas costumbres ha estudiado y heeho conocer
dentro y fuera del pais.
Pueden considerarse tres etapas, perfectamente remarcables, en
la vida literaria de la ilustre cajamarquina.
Sus primeros escritos, siendo muy nifia afin, fueron una re-
/elaci6n portentosa de su genio, en medio de su prosa galana y ni-
tida, que costaba trabajo career, que fueron el ifruto de una primi-
cia literaria.
Versificaba con la misma facilidad, con que repetia las poesias
que componia, ostentando la riqueza de su privilegiada memo-
ria.
Mas tande, cuando en 1892, Lima se propuso celebrar la epo-
peya 'del Descubrimiento de America, en su cuarto centenario, con-
voc6 a un concurso, al que presentaron literatos de nota, sus me-
jores composiciones, habiendo merecido el p'oema titulaido "Descu-
brimnvento", de la distinguida poetisa, el premio especial que se ha-
bia ofrecido.
Con este triunfo, obtenido por Amalia Puga, puede decirse, qu?
comienza su segunda etapa, como escritora, porque se hace cono-
cer en todas parties, y fueron asi solicitadps, los products de su
talent.
Coincidi6 con ese 6xito, su visit a Lima, y la recepci6n bri-
llante que le hizo el Ateneo, ceremonia inolvidable, en la que fu6 re-
cibida como Socia active, leyendo un interesante trabajo sobre la
Necesidad de que 1, mujer se dedique a los studios literarios, que
mereci6 ser loado por todas las personas series y de buen gusto.
Se dedic6 con ardor y entusiasmo al periodismo, no s6lo en los
diarios de su ciudad natal, sino ademis en las revistas de la capi-
tal, y en muchas del extranjero, donde habia alcanzado just y me-
recida fama, como estilista clara y elegant.
Extendida su fama por el extranjero y reputada como escri-
tora 'die primera categoria, fu6 solicitada en matrimonio, despu6s de
una larga corresp'ondencia, que podia servir para former con ella,
una novela sentimental, por el escritor colombiano senior Elias de
Losada, compromise que fu6 aceptado una vez, que lleg6 al Periu, el
nuevo pretendiente, y despues de haberse conocido y trataido, con-
venci6ndose que podian unir sus destinos, porque se comprendian.
Comienza entonces la tercera etapa de la gentil escritora. El
cambio de estaido, la conduce a los Estados Unidos de Norte Am6ri-





-88--


ca, dornde ensanch6 su cultural, asimilando todo lo que, en ese gran
mundo, 'era capaz de similar su esclarecida inteligencia. No pas6
como una viajera en la gran urbe newyorquina; y al mismo tiempo,
que colaboraba en algunos diarios y revistas, haciendo conocer la
grandeza de su patria, se nutria con todos los adelantos, adquiri-
dos, en el medlio de int.electuales de nota, *de que estuvo rodeada
siempre.
No olvidaba el terrufio, donde habia dejado los miembros mas
queridos de su familiar, y pens6 entonces el mnatrimonio, regresar a
Cajamarca, donde en medio de 'las alegrias del retorno, fue doloro-
samente sorprendida con el fallecimiento ide su esposo, quedindo-
le un hermoso fruto de su amor, el que, al mistno tiempo que con-
tribuia a aliviar sus penas, ejercit6 su inteligencia en otros sende-
ros, convirti6ndose en la obligada educadora y cultora de su hijo
finico.
En el tiempo comprendido, desde el nacimiento de su' hijo, has-
ta que lleg6 el dia en que el deber le impuso separarse de 6l, para
enviarle a un Colegio de ensefianza superior, su labor literaria fue
pasiva, es decir falta de exteriorizaci6n. Fu6 ese, el period de nu-
trici6n mas poderosa, para su inteligencia, que ganaba en poder, con
la lectura a que podia consagrarse, en ese ambiente de paz y tfran-
quilidad, de que se habia rodeado, en su ciudad natal y que le
permitia estudiar, observer, deducir, inducir, para luego contraer-
se a dla obra de producer, con perifecto conocimiento de causa, so-
bre todos los puntos, que se rozaban direct o indirectamente,, con la
historic y la tradici6n die nuestros pueblos.
Amalia Puga es una escritora, que siempre ha encantaido a to-
das las personas, que la hemos coaocido a travys de sus imp'ortan-
tes publicaciones, o que le hemos tratado personalmente, no s6lo
por la riqueza de sus concepts, artisticamente emitidos, sino por
la gracia de su expresi6n, y principailmente, por su inflnita modes-
tia, en perfect acuerdo con sus altos merecimientos. No ha sido la
poesia, su finica ocupaci6n, y preparaida para la p'r.ctica de la vida,
sabe contribuir con sus consejos y con su acci6n, a la direcci6n ren-
tistica de la cuantiosa fortune de la familiar, cuya administraci6n
encomen-dada a su sefiora madre, sigue con notable acierto.
Al lado de 4los versos y variados articulos literarios, se asocian
para su revision, las cuentas, facturas, los presupuestos, c6mputos
de trabajo, las relaciones de agricultores y mineros, empresas para





-89'-.

tra-bajos pfiblicos, y cuanto puede confiarse al mais talentoso y dili-
gente var6n.
Asociada a la acci6n political militant, que por tradici6n de fa-
milia, siguen sus hermanos, fu6 una colaboradora active, valerosa y
just en los -distintos diarios cajamarquinos, que sostenian determi-
nada causa, a la cual estaba, afiliada con entera decision. Amalia
Puga, por lo mismo que ha vivido en tan intense acci6n, puede ase-
gurarse que de todo entiernde: esta preparada tanto para la vida so-
cial, como para el escritorio del contratista, o para la actividad de
la vida del campo, pudiendo asegurar len un moment dado, cual es
el mejor tiempo para la siembra, la cosecha, el regadio y demAs ope-
raciones, que conoce por experiencia, quien como ella, ama la vida
del campo, por el mundo de encantos que brinda, a quieri sabe ad-
mirarla, desde un piano mas elevado.
En toda la plenitud de su privilegiado talent, ha culminado
una series de novelas, de sabor local, en las que, procura hacienda
gala de todos los recursos artisticos de que es poseedora, hacer re-
saltar tantos episodios graciosos y emocionantes, que nos son des-
conocidos, no obstante de que, se rozan con nuestra vida local, per-
teneciendo a nuestro medio, y a nuestra 6poca.
No s6lo se ha consagrado a escribir cuentos, novelas y versos,
en gran cantidad. Es eximia traductora del francs y del ingles,
idiomas que maneja con singular maestria. Tiene tal seguridad en
sus traducciones, que no hace desmerecer en nada, ni apartar de la,
idea principal, aquello que vierte, y que conserve con justeza sin
dejarse arrebatar por 'las delicias de su inspiraci6n.
Pr6ximamente comenzari a publicar una series de novelas, que
tiene preparadas y que serAn recibidas, es seguro, con la buena vo-
luntad y el entusiasmo, con que se lee todo lo que produce.
Presentindose, como un caso extraondinario, se constituy6 en
Cajamarca, la ciudad natal ide la poetisa, un Comit6 de Damas, con
el fin de resolver lo mas convenient, para levantar en esa ciudad,
un monument que conmemore los triunfos intelectuales, conquista-
dos, dentro y fuera del pais, por la gentil poetisa.
La grandiosa ceremonia de la bendici6n de la primera piedra
del monument, se realize el primero de agosto del afio 1924, con-
curriendio a ella, todos 'los mas altos exponentes de las distintas cla-
ses sociales.






- 90-


El Comit6 estuvo formado p'or las siguientes personas: Elvira
Ib6rico de Vivas, presidentta, Rosalia Iturbe de Lecca, Amelia de
Gallardo, Dorila de SAnchez Tirado, Orfelinda de Capelli, y lo cornm-
pletaban un buen nfimero de sefioras y sefioritas, que voluntaria-
mente solicitan el ser consideraidas en forma active, lo que demues-
ltra cuan grande es el carifio y la distinci6n que se guard por la tan
culta escritora.
Este acto de justicia es digno de todo aplauso, y por el entu-
siasmo que se observa en la march' de los trabajos, creemos, que
pronto contemplaremos la estatua levantada, a quien s6lo por el
poder de su talent, ha conseguido elevarse ante sus comprovincia-
nos, y ante todos los peruanos en general, como que, el proyecto ha
sido recibido con aplauso unAnime.
El monument que la represent en elegant sitial, con un libro
en la mano, y en tamafio natural, es trabajado por el
escultor peruano, senior D. David Lozano, quien ha sabido exterio-
rizar la verdadera psicologia de la poetisa.
La ciud'ad de. Cajamarca, no ha querido que esta ofrenda, sea
auxiliada por ninguno de los Poderes Pfiblicos, siendo contribuci6n
uinica de los cajamarquinos.
La traditional ciuidad, se prepare a una gran fiesta, e4 idia de la
inauguraci6n, habiendo de antemano, grabado el recuendo de la es-
critora con el nombre dado a una de las calls principles y a una
plaza pfiblica.






- 9 -


MARIA NIEVES Y BUSTAMANTE

Esta talentosa dama arequipefia, tuvo como primera maestra
a su distinguida madre, notable matrona, que supo dirigir esa pri-
vilegiada inteligencia, 'desde los primeros afios, en los que, ya se
entreveia que esa nifia, era toda una promesa, con tino y sagaci-
dad, preparandola para que, poco despues, recibiera, cuando fu6
necesario, la direcci6n de profesores comp'etentes, que dirigieron su






-92-


ensefianza superior, para la que manifesto irresistible vocaci6n. Des-
de los primeros pasos que diera, en el campo de las especulaciones
cientificas, mostr6 especial predilecci6n por los studios filos6ficos,
hist6ricos y literarios.
Cuando se inici6 en los ensayos literarios, 6stos casi se circuns-
cribieron al circulo ide la familiar, que ya admiraba los frutos de
esa cosecha intellectual, que en adelapte habia de ser tan pr6diga
como hermosa.
Durante la Guerra del Pacifico, tom6 parte active, junto con
buen ntimero de damas arequipefias, en los preparativos de los Hos-
pitales y Casas, en que habian de recibirse para atenderlos, los heri-
dos que cayeran en la refriega. Por otra parte, era necesario bus-
car los recursos indispensables, p'ara sostener esas casas, y no omi-
ti6 ninguna clase de esfuerzos, para preparar colectas y demis actos
en los que, el patriotism contribuyera a aumentar esos fondos sa-
graidos.
La correspondencia, que por esos afios, sostenia con su padre,
el senior don Emilio Nieves, resident a la saz6n, en el Cuzco, era
digna de llamar la atenci6n, y se 'le citaba, como un caso de pro-
digio, que era necesario anotar. Todas las personas, que tuvieron
oportunidad de leer esas cartas, quedaron sorprendidos, al conocer
la pluma que las hacia brotar, y *no pudieron contenerse de pedir
el que se publicaran, algunos fragmentos,.amin cuando se respet6 la
firma.
"La Ley" del Cuzco, public esa interesante correspondencia,
en la que, se hacian ap'reciaciones tan sesudas y entusiastas, sobre
el patriotsimo, y lo que significaba ese deber para el peruano, que
mrs parecian brotadas de la pluma de un maduro hijo de Marte,
que, de una nifia sin experiencia de las cosas de la vida.
Desde ese moment, se convirti6 Maria Nieves Bustamante, en
la colaboraidora asidua, que repartia sus trabajos en los peri6di-
cos y revistas, tanto de Arequipa, como del Cuzco y de Lima. En
todas parties y de manera preferente, se la solicitaba, declarAndose
de manera unAnime, que habia en todas sus producciones, elegancia
y belleza en la forma, asi como much sustancia en el fondo.
En los moments en que los acontecimientos de la guerra exal-
taban el sentimiento, Maria Nieves no permaneci6 fria y con el
objeto de ,diemandar los auxilios, que la situaci6n exigia, se dirigi6
a tados los peruanos, por medio de lindos y sentidos articulos, que





93 -

public6 en la mayor parte de los diarios, firmAndolos por primera
vez. El b6lico entusiasmo, de que salpic6 entonces cuanto escribia,
asi como la galanura de su estilo, ya definido, le dieron como pre-
mio, la just reputaci6n literaria de que disfrut6 y que ha sabido
sostener en justicia.
Asi puede asegurarse, que el primer tributo, la primera primi-
cia literaria, ila ofrend6 a su patria, dAndole los products .de su
talent, enaltecidas por su excelente coraz6n, no siendole possible,
hacer otra dadiva mas provechosa.
Su actividad como escritora ha sido creciente, y solicitada su
colaboraci6n idte todas parties, sus cr6nicas llegaron a ser las que
mas interesaban a los lectores.
Luego se dedic6 a escribir una obra ide gran aliento, de carAc-
ter hist6rico, que no alcanz6 a publicar, por tener que enfrentarse
contra aquellas dificultades, con que siempre chocan los autores, cuan-
do se trata de la adquisici6n de datos, para recopilar los cuales, es
forzoso, contar con la colaboraci6n ben6vola de otras personas.
La Religion, el Arte, la Patria, la Amistad y otros nobilisi-
mos temas, le daban material abundante, para sus espl6ndidas co-
rrespondencias.
Ya debidamente preparada, abord6 la publicaci6n de una nove-
la de carActer romAntico, basada en un episodio de nuestras luchas
intestines, apasionAndose demasiado, por uno ide los caudillos poli-
ticos, el General Vivanco, y tratando, en cambio, con demasiada se-
veridad a su contender, el General Castilla, de quien se manifiesta
enemiga implacable.
Jorge o el Hijo del Puteblo, que es el titulo que di6 a su novela,
encierra doctrinas socialists muy avanzadas. Hace una defense
valerosa de 'los iderechos de la clase popular, que a tantos desde-
nes esta expuesta, no obstante que, en ocaciones merece ser tra-
taida con la superioridad, que se conquistan los corazones nobles y
levantados.
En las fiestas centenarias, la Municipalidad de Arequipa, le ha
obsequiado un diploma de honor, como just recompensa a su obra
literaria, que ha alcanzado a ser juzgada y elogiada, con singulares
muestras de entusiasmo.
Este primer premio pfiblico, que ha obtenido la genial escri-
tora, sera el poaderoso estimulo,, que la impulse a continuar en la
senda que se ha trazado, sin vacilaciones, y que las pequefias som-





- 94 -


bras, que turben la claridad de su vida, no entorpezcan su acci6n,
sino que la hagan seguir de frente y siempre entusiasta.
A su vez, el Colegio de Abogados ide la ciudad del Misti, le
ofrend6 una preciosa Medalla de oro, como muestra die vivo inte-
res por esta obra ,femenina de tan singulares meritos.
Ambos premios son muy merecidos, y es de desear qae con-
tinuie con el mismo entusiasmo, con que ha laborado hasta hoy, la
sefiorita Nieves y Bustamante, enriqueciendo dia a dia la litera-
tura femenina national.
Sin embargo de los triunfos alcanzados y que son muy mere-
cidos, la escritora arequipefia ha enmudecido, diesde tiempo ha, vi6n-
dose obligada a detener sus afticiones espirituales, para tener que
hacer frente a la lucha por la vida, que se impone a todos con sin-
gular dureza.
No encuentra protecci6n para la publicaci6n de todas sus obras,
y es muy sensible, porque encontrandose ella en la imp'osibilidad de
hacerlo, se perderan los originates corresponidientes a una larga la-
bor literaria, que no ha sido debidamente recompensada.





-95 -


ZOILA AURORA CACERES

Muy conocida es en el mundo de las Letras, la escritora li-
mefia, que tras el seud6nimo de Evangelina, se ha hecho admirar
y aplaudir, tanto por sus connacionales, como en el extranjero, cum-
pli6ndole asi justicia.
Sus frecuentes viajes por el Viejo Mundo, consolidaron y per-
feccionaron la educaci6n que recibiera en los centros de cultural de





-96-.


nuestra capital, en el tiempo que fuera Presidente del Periu su dis-
tinguido padre, el Benemerito Mariscal don Andres Avelino CU-
ceres.
Puede asegurarse que la cultural &de Evangelina, esti va-
ciada en el molde frances: asi se revela en su estilo, sembrado de
galicismos de buen tono. Mantiene culto fervoroso por las bellas
Artes, que le son perfectamente familiares, habiendo Ilegaido a pe-
netrarse de las modalidades de cada uno de los mas notables artis-
tas modernos; en todo cuanto se relaciona con la pintura y el dibu-
jo, de manera especial, tiene un conocimiento perfect de las distin-
tas escuelas y p'uede emitir en seguida, juicio propio, cosa que ha-
ce con notable erud'ici6n, salpicada de gracia y elegancia.
Su larga permanencia en Francia, recorriendo luego, la mayor
parte de los paises mas importantes, han delineaidb en ella, no s6lo
a la ya muy notable escritora, sino de manera especial a la confe-
rencista elegant, que sabe exponer sus doctrinas, con la seguridad
de los hechos que narra, porque los conoce muy bien, y salpica luego,
su dicci6n y ademanes, de gracia artistic, que ha llegado a
formarle, verdadera personalidad.
Podemos asegurar que hizo su bautismo literario, presentAindose
en la tribune de la Sorbona de Paris, adonde muy pocos alcanzan
a ascender. Entusiastas y nutridos aplausos,, premiaron su impor-
tante disertaci6n, en la que exponia con datos hist6ricos, muchas
noticias interesantes -de su lejano pais, y probando cuan inmensa
fu6 la riqueza que constituy6 el Imp'erio de los Incas, en cuyo tiem-
po la abundancia de oro y plata, invadia las cajas reales, de la ma-
nera mas esplendente.
Posteriormente se present en el Ateneo de Madrid, y en her-
mosos y delicados concepts, hizo conocer lo que va'lia la litera-
tura peruana. Con este nuevo triunfo, dejaba ya, perfectamente ci-
mentada su reputaci6n, como conferencista, predestinada para un
porvenir, en el que se sucederian las glorias, sin interrupci6n alguna.
Es notable poliglota, expresindose en ingles, franc6s y alemin,
con la misma familiarida-d, que si tratara de la lengua materna. Al
oirsele discurrir, no se nota esfuerzo alguno, cuanidbo pasa de una
lengua a otra, por series todas igualmente conocidas.
Cuando regres6 a su opais, despu6s de algunos afios de resi-
dencia en el extranjero, quiso hacer, sentir su acci6n inteligente y
active, de manera eficaz, a fin de que, sus vastos conocimientos y la






-97-


exp'eriencia adquirida, aprovecharan al mayor nuimero. Fu6 enton-
ces, cuando asociindose a buen nimero de damas, fund6 el Centro
Social, sociedad de caracter cultural y humanitarian, cuyo fin princi-
pal era preparar a la mujer pobre, para la lucha por la vida, pre-
sentindole otros mirajes, entire los cuales, pudiera campear libre-
mente su inteligencia, siempre abierta a todas las orientaciones mo-
dernas. Los ideales concebidos fueron muy hermosos, y los prime-
ros pasos dados con todo acierto. Desgraciadamente, no estaba afin
del todo consolidada la instituci6n, cuando-idebi6 ausentarse nueva-
mente para Europa, lugar al que debia acompafiar a su senior pa-
dre, y esto contribuy6 a que la direcci6n concebida por su autora
tomara nuevos rumbos.
Su labor como conferencista, se ha extendido, p'resentAndose al
piblico de Lima, ide Arequipa, Puno y Cuzco, lugares en los que
se le ha recibido con carifio y entusiasmo. Tiene Evangelina, la
ventaja poco coming, de asociar a la idoctrina expuesta con sujeci6ori
a los principios cientificos, artisticos, literarios e hist6ricos, la gra-
cia de la exposici6n, siendo siempre sus concepts un modelo de
belleza, donde se aunan los recursos y las galas literarias, sin es-
fuerzo ni amaneramiento.
Sus articulos sueltos publicados en muchos diarios y revistas,
forman legi6n. La casa Editora francesa Gamier, ha publicado dos
de sus libros, uno de ellos dedicado a la mujer que titula: "Mujeres
de ayer y de hoy".
Hasta aqui la obra literaria de Evangelina, puede decirse, que
no se aparta, de los limits, que tiene que trazarse todo escritor,
cualquiera que sea, la orientaci6n que sefiale a la obra que tiene em-
prendida.
Pero necesitaba Zoila Aurora, hacer algo especial, no por el
prurito de arrancar nuevos lauros, sino porque la devoci6n filial
le sefialaba un nuevo sendero.
Se propuso publicar y lo consigui6, una obra de caracter hist6-
rico, que titul6 "La Campafia de la Brefia", importantisima relaci6n
hist6rica ,en la que pone de manifiesto grandes hechos nacionales con
el recurso irrefutable de documents, que no dejan mentir, y lo que
es mis simpitico afin, con la relaci6n verbal, que escuchara de labios
de su padre y de otros compafieros de armas, en esa lidia rudisima,
la mas cruenta de todas, en la que el Periu sostuvo el honor de sus
hijos, no sometidos jams voluntariamente, a la imposici6n chilena.






-98-


En esta interesantisima obra, la iltima que ha producido la fe-
cunda pluma ide Evangelina, admiramos dos motivos: el asunto his-
t6rico, que es necesario que se conozca en todas parties, para que se
sepa, que si el Peru fu6 vencido en la Guerra del Pacifico, jams fu6
humillaido, y aqui se revela la autora, como historiadora y como pa-
triota; hay, sin embargo, otra fas much mas meritoria, y es en la
que queremos insistir; es el amor de la hija, eternamente enamorada
ide las glorias de su padre, y a quien hace gozar con la compensaci6n,
no frecuente, de que sus hazafias sean referidas, no por la gruesa
pluma del soldado, que se bate y triunfa en el camp'o ide batalla, sino
por la delicada pluma de la hija predilecta, que la empapa en la ter-
nura de su carifio sin igual, para probar ante el mundo en-
tero, que la historic se puede escribir con entera imparcialidad, si se
funda en documents y hechos fehacientes, que no admiten, cambios
ni adulteraciones, y que cantan la vendad sin eufemismos ni conven-
cionalismos.
Digna obra es 6sta, de la hija de un politico y de un soldado,
que tantos triunfos ha conquistado para el suelo que le viera nacer. -
Nuevos viajes por el Viejo munidro, la prepararon para hacer a
su regreso a la Patria, una campafia valerosa a favor de la mujer,
por cuya emancipaci6n aboga, y prodlama la igualdad de derechos
en el hombre y en lamujer, p'uesto que, los deberes son los mismos.
Para exponer estas doctrinas, y hacer conocer, no en forma de ba-
talla, sino llevando la convicci6n de lo que es razonable, consigui6
fundar una Sociedad de la que fu6 elegida Presidenta, que se titula
Feminism Peruano, en la que se procura ofrendar a la mujer toda
clase de facilidaides, a fin de que pueda seguir de frente hacia la con-
quista de lo que le corresponde en derecho, y al mismo tiempo no s"
le explcte temerariamente, sea por ignorancia, o por falta de valor
moral.