Doloroso rosario con que en la noche del Viernes Santo, acompañando las almas católicas la soledad de María Santísima, d...

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Doloroso rosario con que en la noche del Viernes Santo, acompañando las almas católicas la soledad de María Santísima, dan el debido pésame a sus dolorosos sentimientos
Physical Description:
32 p. : ill. ; 14 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Boloña, José Severino, -1852? ( publisher )
Parreño, Alberto ( former owner )
Publisher:
En la oficina de D. José Boloña
Place of Publication:
Habana
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Sorrows of the Blessed Virgin Mary, Devotion to   ( lcsh )
Good Friday -- Prayers and devotions   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

Citation/Reference:
Trelles, C.M. Bib. cubana s. 19,
Statement of Responsibility:
dispuesto por un devoto deseoso de su extension.
General Note:
"Reimpreso en la Habana."
General Note:
Ownership plate of Alberto Parreño.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 50775622
ocm50775622
System ID:
AA00019241:00001

Full Text




Biblioteca de
ALBERTO PARRENO















SI\W1DOLOROSO ROSARIO ij
[ CON Q`UE EN LA NOCHE DEL


't n ACOMPAgANDO @ r

LAS ALIMAS CAT6LICAS


14 DE1 D R MIW A SR&NTISIMa4 [. UF .S
4JPSL!i3 DAN EL DEBIDO PESAME A S-SBUJS
N ~C DOLOROSOS SENTIMIENTOS.
Vwi^j Dispuesto por un devoto de- V.Yr
flA@I seoso de su extension. SI4 1


Reimpresa en la Habana: [j I
% ^^ A En la oficina de D. Jos6 Boldfa, calle i
Si de la Obra-pia nfim. 37. -A-no 1823. J^
[ Uj ^^!Ei~L=i~~jihSj=l=IEl -1 ^
*4 ivA
|i.l *














........ ..I


.^'Ar







PR6LOGO.
PRO-LOG-0


La tierna devocion (alma
feirvorosa ) d que naturalmnen-
te incita la consideration de los
dolorosos. sentimientos, que an-
gustiaron el purisimo coraczon
de la masamante MadreMaria
Santisima nuestra Senora en
su desamparada Soledad junta
con lo estendido que se halla en
esta ciudad el. pausible egercicio
de acompanar d esta divina Rei.
l.a noche.del Virnes. Santoq





movieron mis af ctos aunque tim
bios, d tener algu.znaparte en tan
debidos c.iltos, y deseando saber
cual sea de la mayor aceptacion
de la MJadr'e Santisnima, no en-
con tre otro que su Rosario sa-
cratismo, en el que tiene vincu-
ladas sus excelencias, y asi no te
propongo nueva devocion, ni mi
ammo es otro, que darte entire
lasffragancias del Rosario, las
penetrantes consideraciones que
encierran sus misterios doloro.
sos, para quie haciendo de todo
un amargo sentimiento,formes
un tierno'asunto con que dar d
la gran Reina el pesame en su
triste Soledad; si asi lo consigo,
tendre la gloria de que acert6, lc
cual es todo mi interes.=- Vale.




t_

Postrados con la mayor humildad delante de la imigen
de MARIA Santisima, y considerando la incomparable pena
que su Magestad sentiria viendose sin la luz de sus ojos
JESUS, A quien acababa de dejar en un sepulcro, hacien-
do refleja sobre la causa de tan sangrienta muerte, que no
fu6 otra que nuestras culpas, dira.n el siguiente

ACTOR DE CONTRICION.

A morosisima MARIA, Madre de mise-
ricordias abismo de dolores, insondable
pielago de penas, y tormentoso mar de des-
consuclos, que en las amargas otidas de tu
desamparada Soledad, renuevas los marti-
rios a tu amante corazon, con la tierna
inemoria de los tormentos de tu dulcisimo
JESUS, muerto a rnanos de la obstinada in-
gratitud de los pecadores. 0 quien, Seno-
ra, pudiera expresar nuestro sentimiento,
causa de los tuyos, con la mas verdadera
contricion, para que rasgados los corazo-
nes, brotaran en tu presencia la rmas final
expression de un perfect dolor, con que
consolarais vuestra afliccion acerba Masg
hay, Reyna dolorosa, que en la imposible
;onsecuciou de este deseo, se ve c estor-v





[6]
vo que causa nuestra malicia! Ella es, 6
divina Madre, la espada cruel que atravie-
sa tu amante corazon, y pues con cada
culpa aniadi mas filos a sus inhurnanos cor-
tes, y a tu Soledad mayores congojas, re-
hovando la passion dolorosa de tu difunto.
JEsus; por ser en ofensas suyas y aumento
de tus aflicciones, nos pesa, desamparada
Sefiora, nos pesa, pacientisima Madre, nos
-pesa Virgen amabilisima, de todo corazon
y sobre todo encarecimiento, de haber pe-.
cado y muerto tantas veces al Bien de tu
vida,, vida de tu alma, y alma de tu cora-
zon JESUS, p6sanos, tortola amorosisima,
de haber sido. tan continuado motivo a tuL
,amarguisima Soledad, siendo tu nuestroa
remedio, abrigo y amparo; pecamos pia-
dosisinia MARIA, contra tu dulce JESUS, y -
contra ti tan inculpable, tan pura y tan.
santa, peeamos, no por esto ol,,idamos tus.
clemencias, y asi con ella alchnzanos el.
perdon,. pues todos protestamos el mas fir-
me.prop6sito de no volver a pecar, morir
antes que ofender a tu difunto JESUS, ni dar
entrada al ingrato olvido de tus penas, y.
confiantos 'en tu amabilisima condition y
maternarles entraias, nos alcanzarais la
rnmisioa, la enpri'nda. y..la.persevetancia.






en ella, para que como hijos verdaderos te
acompafiemos en las amarguras detu tier6
na Soledad. Amen.

Dicho el Acto de Contricion antecedente, se comen-
zara el Santisimo Rosario entero, meditando con -la inls
atenta consideration las penas que en cada misterio se
apuntarAn en tierno recuerdo de las que afligieron el hu-
mildisimno corazon de la Seiora, y procurando en todo
haceria la mas fina y dolorosa compamia en tan funesta
noche. Adonde hubiere oportunidad de mtisica al fin do
cada diez, se ofrecerA cantando en tono triste las endechas
que se siguen, y despues el ofrecimiento que corresponded

PRIMER MISTERIO.

Se media las congojas que padeci6 la
Madre Santisima en la oracion del Huerto,
viendo interiormente las que su Santisimo
hijo gust6 en el amargo chliz de susagrada
passion.
Padre nuestro y diez Ave Marias en todos los mis-
terios.

Fue el caliz de aminargura,
A JESUS en el huerto,
Horrorosa bebida,
Copia de sus torments.
Renuevanse en su Madre,
Cuyo amoroso pecho,
Ein mortals cong a ,s






El dolor apuro todo el veneno.
A tan amarga angustia,
Haced Madre del Verbo,
Que en continue memorial,
Tu triste Soledad acompanemos.

OFRECIMIENTO.
0 Purisimna Virgen MARIA, espejo de
obediencia, ofrecemoste este Padre nues-
tro y dicz Ave Marias, en reverencia de
, las angustias que tu corazon sagrado pa-
deci6 mirando interiormente las que en
la oracion del Huerto sintio6 tu amado JE-
sus, y de la resignacion con que las admi-
tiste por obedecer los decretos celestials.
Rogamoste nos alcances una perfect obe-
diencia y resuelta determination, con que
prontamente cumplamos las debidas ins-
piraciones para recibir sus premios eter-
nos. Amen.

SEGUNDO MISTERIO.

Contempla los crueles azotes que dieron
til hijo de Dios, y el dolor que causaron en el
doloroso corazon de su amantisima Madre.


Pater uo&ter, &oI, -






Nadando entire su sangre
JESUS, quiso en su cuerpo
A tormenta de azotes,
Asegurarnos puerto.
Causaron en su Madre
El estrago sangriento,
De ver desecho en sangre
A el explendor del Cielo.
OFRECIMIENTO.
0 Pacientisima Virgen MARiA, Madre
de tormentos Recibid este Pater foster y
diez Ave Marias, en memorial de los que
sufristeis viendo el Sacrosanto cuerpo de
JESUS, innundado'en su sangre "a los crue-
lisimos golpes de tanto azote en tanta ago-
nima, que lleg6 a terminos de espirar el il-.
timo vital aliento. Concedenos, Sefiora, Ia
continue memorial de este doloroso espec-
taculo, para que havegando en las ondas
de una pejnitencia verdadera, hallemos el
deseado puerto de la gracia. Amen.
TERCERO MAISTERIO.
Medltase el sentimnziento de esta Sobera-
na Reyna, at ver coronado de espinas al ver-
dadero Rey de cielos y tierra.
Pater noster, &c. --





S[101]:
nhumana corona,
"De mil cambrones fiePros,
Al Salomon mas sabio
La cabeza cihieron.
Siente el dolor MARIA,
Viendo asi al Rey Supremo,
Y cual sagrada zarza
Arde, sin consuLnirse el sufrimiento.

A tan amarga angustia, &c.


OFRECIMIENTO.


0 humildisima Virgen MARIA, ejemplo
de humildad! Cuanta pena sentiriais vien.,
do "a mi JESUS coronado de punsantes es-
pinas, corriendo arroyos de sangre de
aquella sagrada cabeza, que tantas veces
reclinaste en tu castisimo pecho! En hon-
ra (le esta afliccion te tributamos este Pa-
dre nuestro y diez Ave Marfas, pidiendow,
te nos comuniques una justification en to-
dos nuestros pensamientos, teniendolos
siempre entre las espinas de JESUS, par%
merecer su graciosa corona. Amen. -





(11]


CUARTO MISTERIO.

tontempla en los pasos del Redentor
con la cruz acuestas los dolores y confor-
midad de su Madre Santisima viendole ca-
minar 4' morir.
Pater noster, &c.

Caniina al sacrificio
JESUS, Isaac mas bello,
Substeniendo en sus hombros
De la Cruz el madero.
Obs6rvalo su Madre,
Y sus pasos siguiendo,
Habrahan mas constant,
Para cuchillo toma el sentimiento.

A.4 tan amarga angustia, Vc.

OFRECIMIENTO.

0 FortisimaVirgen MARiA, roca en el pa-.
decer, que con tanto celo de la humana re-
denrcioin, acompafnaste a tu bellisimo jErsus
en el camino del Calvario, mirandolo su-
frir, ya el cansancio, ya los empellones, ya





[121
las cpirlas, con qut nuestras culpas le ha-
cian penar y pests er o i vos. Admitid en re-
cuerdo de estos diolores este Padre nuestro
y diez Ave Marias, y haced Seilora', que
constantes tomando li Cruz de las tribula-
ciones sepamos seguir las huellas del Sal-
vador. padeciendo para gozarle triunfan-
te. Anmun.

QUINTO MISTERIO.

Rjifja ateintamente cuanto seria el tor-
9nmpnio de la Sehora, viendo clavar y le-
vantar en la Cruz al Rey Supremo en el
Calvario.
Pater noster, &c.

Gime la Virgen Madre ,
A los golpes groseros,
Con que a JEsus fijaron
Al sagrado madero.
A cuyo ruido el alma
Quedo pasmada, viendo
Al inocente amado
Aprisionado por impropios hierros.


A tan amarga angustia, kc.





[13]


OFRECIMIENTO.

0 Santisima Virgen, palma fructifera
de nuestra salud, que agudo sentimiento
lastimnando tu inocentisimo pecho, te ator-
nmento los sentidos, cuando oiste los gol-
pes del martillo que para clavar 't tu dulce
JESUS en lai cruz daba en los clavos. En su
honor, Senora, te ofrecemos este Paler
noster y Ave Marias, suplica'ndote nos al-
cances del Senior, firmeza incontrastable
en los propositos santos, y tentaciones
mnerezcamos crucificar nuestras pasiones,
para recibir la palma del triunfo en la glo..
ria. Amen.

SEXTO MISTERIO.

Sera la meditacion el sentimiento que
causaron en el modesto corazon de MARiA
Santisima, las bla.femias que losjudios de-
cian a, JESUS, estando crucificado.
Bater noster, &t.

Voces descompasadas,
Blasfemos improperios,





[141
Contra el Rey soberano
Alevesprorrumpieron.
Interiormente rompen
Sus mordaces acentos,
De la modest Madre
El corazon que percibi6 los ecos.

A tan amarga angustia, &c.


OFRECIMIENTO.


0 suavisima Virgen, citara acorde de
armoniosas virtudes! Cuanto angustiado
desentono causaria en tus sagrados oidos
las fisperas sobreagudas )blasfemias con que
el ingrato pueblo mal sonranre, impropera-
ba la santidad de mi JESUS, para aumnen-
larle las afrentas del patibulo, y a ti las pe-
nas. Recibid Madre Santisima, este Padre
nuestro y Ave Marias, en reverencia de es-
te pesar, y haced, que nuestras lenguas en
continues alabanzas, abstraidas de todo
mnaldecir, formen aqui los compaces con
que en la eternidad canter la was suave
xnmusica. Amin_, -





S 15]
SEPTIMO MISTERIO.

Contempla el.martirio de JESUS en la
sed que tuvo de mas padecer por nuestro
amor, y como su Santisima Madre sunti6
esta pena, previendo nuestra ingratitud.
Pater noster, &c.

En sed de mas martirios
JESUS amante ardiendo,
MIirrado vino gusta
Que le afiade torrnento.
Rasgase de MARIA -
El amorposo pecho,
Y sediento no bastan
Aun de sus ojos los raudales tersos"

A tan amarga. angustia, &c.

OFRECIMIENTO,

0 amantisima Virgen, fuente saluda-
ble de gracia! Con que estremo padeceria
tu maternal afecto, viendo la sed que mor-
tific6 a tu crucificado JESUS por amor de
1o0 hombres, siatieado tu' 1u misinma sed, de





S[16]
no sentir mas nuestra ingrata obstinacion.
A cuya. amarga fatiga te ofriecemos este
Padre nuestro y diez Ave Marias, pidien-
dote, que sedientos nuestros corazones del
amor dulcisimno de IESUS, sin dilacion al-
guna corramros', cual heridos ciervos, a ti
Seora, en quien hallemos el puro refrige-
rio en las corrientes de tu gracia. Amnien.

OCTAVO MISTERIO.

Atiende con los ojos del alma el grave
tormento de MARIA Santisima, al ver f su
querido hijo en tal desamparo, que le obligo
Sdar muestras de su necesidad.
Pater noster,.&c.

Desolacion aflige
Al quc es. del Padre espejo
Llegando t tal su angustia,
Que no sufrio' el silencio.
En cuyo dcsamparo,
Siente su Madre al verlo,
Faklte a JESUS asilo,
Cuando es a todos Madre de consuclosi,


A tan amarga angustia,. .






OFRECIMIENTO.

0 tiernisima Virgen, ciudad de ref-u"
gio, que a ningun mencsteroso se ha ne-
gado! Y ctomo se rasgariand (Ie dolor tus
amorbsisitnas entraias, viendo tan sin
consuelo el desamparo de tu adorado JE
sus, en grado tan superior, que lleg6 a
romper su constant silencio. En honor de
esta aminargura ofreciendote este Padre
nuestro y diez Ave Marias, te rogamos nos
concedes uh verdadero desengano con que
en nuestros trabajos, puestos solo en el Se-
nior nuestra confianza, habitemos bajo el
patrocinio de tu refugio, con que libres de
todos nuestros eneniigos, nierezcamos tu
eterna consolacion. Anim6n.

NOVENO MISTERIO.

Es Ta consideration et gravisimo tor-
miento que sinli6 la Se-hora, viendo espirar
a su hijo, y no morir con el.
Pater noster, &-c.

Lanzando en un suspire
Todo .el vital alieuto .





[181]
Espir6 el que es la vida
De todo el universe.
Aqui su intacta Madre,
El martirio sufriendo
De no morir ent6nces,
-Padeci6 del dolor lo mas acerbo.

4 tan amarga angustia, c.


OFRECIMIENTO.


0 constantisima Virgen, inespugnable
torre 'a los continues asaltos que padeciste
de dolor, mirando "t tu amabilisimrno JESUS,
que cercado de ansiosa agonias, inclinan-
do humildemente su cabeza espir6! Quien
Madre Santisima, podra corn prehender tu
inesplicable afliccion, y mas viendo que no
le acompafiabas en la muerte como pedia
tu fino amor. Ofriecemoste este Padre nues-
tro y diez Ave Marias, suplica'ndote, que
muriendo en todo al inundo con JESUS,
hechos torre incontrastable a^ los tiros del
demnonio, mundo y carne, resucitemos con
ba Magestad en su 6crte. Amn ai.





4191

DECIMO MISTERIO.

Contbmplase el dolor de esta Divina Se-
nora, viendo que ni despues de muerto ce-,
saban los tormentos de sui hijo, y que lie-
gando un soldado a su Santo cadaver, le
abrio6 con una lanza el corazon.
Pater noster, &Cc.
Cruel acerada punta,
Abrii despues de muerto
A JESUS el costado,
l Brotando un mar bermejo.
La que sinti6 MARIA
Del rigor lo protervo ,
Pues que ni aun de difunto
Guardaron del Seiior los privilegios.
A tan amarga angustia, c.

OFRECIMIENTO.
0 fecuindisima Virgen, nuhe misteriosa,
cuyo riego fertiliza las almas! Que pade-
cer tan continue el tuyo, y qu6 especial
padecer, al mirar que ni potr estardifunto
respetaban los hombres 'a tu JESUS, sino
que llegatdo uno con riguroso ik etu





f 20]
di6 tina lanzada a su desnudo amante pe-
cho, con que abri6 su manso corazon. En
obsequio de estas angustias, recibid este
Padre nuestro y diez Ave Marias, 6 iniun-
da Sefiora, nuestros pechos, cual celestial
nube, con el agua y sangre de este sacri-
ficado cordero, para que con tal rigor fruc-
tifiquemnos las mas cstimnables virtudes, con
que lograri el friuto de los Sacramentos que
de su costado manaron. Amen.

UNDECIMO MISTERIO.

SSe medita el tormento que MARIA Santi-
sima tuvo viendose sin su h'jo, y sin mortaja
wi sep'ilcro en que enterrarle.
Pater noster, &c.

Renuevanse las ansias,
Cuando el cadaver yerto
De JESUS, no sepultan,
Por no haber en que hacerlo.
De mortaja y sel)ulcro
Su Madre careciendo,
Padece en no pedirlo,
De la necesidad el complernento.
A tan amarga angutia, jsc. ..





[21,
OFRECIMIENTO.

0 poderosisima Virgen, tesoro riquisi-
mo de inestimables riquezas! Comno, Se-
flora, sentiria tui corazon generoso la es-
tremada pobreza con que te afligi6 vera
tu amrnante difunto, sin forma de poderle
sepultar, ni mortoja con que cubrir si po-
brisima desnudez. Sean en reverencia su-
ya estas diez Ave Marias, y un Padre nues-
tro, con que te pedimos, que renunciando
las superfluas vanidades de este mundo,
imitando la voluntaria pobreza de JESUS,
mnerezcamos participar los tesoros celes-
tiales. Ametn.

DUODECIMO MISTERIO.

Meditara1s la pena de esta Soberana
Reyna, al ver bajar de la Cruz a su amaw.
do hijo tan maltratado por nuestro amor.
Pater noster, &c.

A descender se aninia
Un reconocimiento
A JESUS del suplicio,
-Allanaado respetos.





E221
Mira su Santa Madre
Desclavar de aquel lenio
El cucrpo, y en su vista
Los ojos nuevamente padecieron,
A tan amarga angustia, 4pc.

OFRECIMIENTO.
0 superiorisima Virgen, escala mistica
de Jacob! Quien serh capaz de entender
el grave sentimrniento de tu tierno corazon,
cuando tus ojos vieron brijar su difunta luz
del sagrado madero, echando los brazos
de uno a otro lado, y mnovi6ndose todo se-
gun la voluntad de los que le descendian,
por estar ya sin el vital espiritu que le ani-
maba. Te ofriecemos A honor de esta an-
gustia este Padre nuestro y diez Ave Ma-
rias, pidi6endote nos franque6es auxilios con
que desunidos del amor propio, descen-
diendo al conocimniento de nuestra mise-
ria, merezcamos por ti ascender a la union
estrecha del divino amor. Amen.

DECIMOTERCIO MISTERIO.
Harts la meditacion en elgravisimo do-
rQT de MARIA Santisima, viendo en .su mnr





[23]
ternal regazo A su amantisimno hijo tan he-
rido, malratado y muerto.

Pater foster, & e.

0, y como entire sus brazos,
Con amantes afectos
La Madre quiere al hijo
Infundir nuevo aliento.
Registrale afligida
Y no halla su desvelo
Mas que en heridas tantas
Mirar de su dolor nuevo recuerdo.

OFRECIMIENTO.

0 Sacratisima Virgen, silla donde des-
cans6 la Eterna Sabiduria, ya, Sefiora, la
teneis en tus brazos tan ddsconocida como
maltratada de los pecadores. Qu6 enten-
dimiento percibira tu pena viendo esa her-
miosura incomparable tan descompuesta,
herida, y del todo desfigurada Y como le
desearias dar tu mismia vida por aliento!
Veneramos Sefiora, tu pesar, rogandote
que olvidandonos de las necias vanidades
del humano saber, logremos aprender ea
el descuadernado libro de JsU.s wue4rp,





[24;1
para alcanzar la verdadera ciencia, que es
saber amarle. Amen.

DECIMOCUARTO MISTERIO.

La consideration ser4 comno habiendo la
Madre Santisima de piedad, amnortajado y
compute sto el cuierpo de su Criador, Ilefue
acompaniando hasta .l sepudcro, sintiendo
haber de (partarse de alii.
Pater noster, &c.

Amortaijale fina,
Y entire su lanto tierno,
Le forma de suspiros
Mas bien tramrnado lienzo.
Ni se aparta constant,
Sintiendo en el entierro,
No ser heladojaspe,
Para ser ella misma el Mausoleo.

A tan amarga angustia, 4fc.

OFRECIMIENTO.

0 misteriosisima Virgen, area del sal
grado testament: con qu& pena tan fue.





['251
te amortajaste el Sacrosanto cuerpo de tu
castisimo JESUS, ie cerraste sus eclipsados
ojos, y le acompaniaste hasta el sep6icro,
siendo tu mayor pena apartarte de alli.
Mitiguenla, Madre Santisima, este Padre
nuestro y diez Ave Marias, que en su me-
mnoria te ofrecemos, para alcanzar de ti,
que vestidos del luigibre luto de tan lasti-
mosa muerte, aconmpanemnos leales 'a nues-
tro desinudo duecio, y tu hijo, hasta que
merezcamos darle digno sepilcro en nues-
tros corazones, comnio sagrado mana -
Amen.

DECIMOQUINTO MISTERIO.

El punto que se media es la afliccion'
dolorosisima que caus6 en el corazon de la'
amantisima Madre, verse sola sin la amable,
presencia de su querido JESUS.
Pater noster, &c.

Hizo en Ta Virgen pura
La falta de su dueilo,
En opacas tinieblas
Convertir sus reflhjos. .





[F26]
Esta Soledad Ilora,
STiernamnente gimiendo,
La t6rtola mas triste
Por su muerto consorte JESUS hello.

A tan amarga angustia, 4c.

OFRECIMIENTO.

S0 tristisima Virgen, estrella refulgen-
te, cuyas brillantes luces se han converti-
do en densa obscuridad, por la muerte del
divino Sol de Justicia: corto sera el rnas
dilatado discurso en contemplar tu pena,
viendote sola, dolorosa, y sentida en la
amargura de -tan penosa ausencia, y asi
verando este tu tormento, te ofrecemos
este Padre nuestro y diez Ave Marias, pi-
dieudote nos concedes un continue dolor,
por la memoria en la muerte de JESUS, y
tu tierna Soledad, con que sintiendo en
esta vida la noche amniarga de tu penar,
guiados por tus influjos merezeamos gozar
os celestiales reflejos de tu lucir en la Bie-
naventuranza. A-men.

Padre nuestro, Dios te Salve Marla
hia d DQs Padre, # c .





'[27
Dichas las tres.Ave Marias acostumbra.
das, y la Salve inmediatamente, con el mas
reverence y sencillo afecto, se ofrece con el
siguiente

IPESAME.

A tus sagrados pies (Reyna afligidisi-
ma) postrados con el inas humilde rendi-
miento, te ofrecemos este Rosario Santisi-
mo entero, en agradecido rccuerdo de tus
penas, cspecialmente dc las que padecis-
teis esta noche, representadas todas, y re-
novadas en tu sentidisima Soledad. Reci-
bidle, amorosisima Reyna, purificandole
con tus m6ritos de nuestras imperfeccio.-
nes, y recibid con el nuestros corazones,
que atribulados en la memorial de tus con-.
gojas, se rinden llorosos de tu pesar: 6
tortola divina, y quien pudiera consolar
tu afliccion, enjugar tu llanto, y acompa-h
nar tu desamparo ? Sola, triste, y atraver
.sada de dolor te contemplamos, sin la luz
que te alumbraha,.siu el-aliento con qj.





[81
vivias, sin tu dulce JESus, mas si su Ma-
gestad substituy6 en nosotros la recomen-
Sdacion de hijo tuyo (en cabeza de su pu-
risimo Ap6stol San Juan ) no tan sola es-
ta s, pues nos tienes aqui en tu presencia
sintiendo (lo que en nosotros cabe) tus
tormentos, 6 Madre amantisima has que
derretidos en lagrimas de contrition llo-
remos muerto por nuestros pecados, al que
til laments difunto por su amrnor. Consue-
lese tu afligido corazon, con admitir el de-
seo que tienen los nuestros de acompaniar-
te, y pues en tanta angustia tamnibien se te
aumenta el dolor en nuestras necesidades,
remedialas, Soberana Emperatriz, esten-
diendo el poder de tu maternidad "a la San-
ta universal iglesia militant, a su benig-
no Pastor, 5a nuestro Supremo Monarca,
con todos sus dignos substitutes dales a.
todos paz, y contra los infieles dirige sus
victorias, destruye las heregias, libhrta los
cat6licos cautivos redime del Purgatorio
a las fieles almas, asiste 'a los moribundos,
sana ai los enfermos, fortifica "a losjustos,
convierte los pecadores, y los que pre-
sentes solemnizamos tus pesares, atiende
en vida'y muerte con particular esmero,
para quc coaitiuiando en el fiuo recuerdo





[29]
de lo que padeciste en .a amarga noche de
tu Soledad, merezcamos percibir con la
divina gracia el inmarcesible dia de la glo-
ria eterna en tu cominpaniia. Amen.


Aqui pueden en donde hubiere oportu-
nidad cantar 6 rezar el himno Stabat Mater,
en lugar de la Letania como dia propio del
tiemnpo .





[~30.
, ;
SALMO 50. Miserere mei Deus.


0 Dios, t6n piedad de mi, segun til
grande minsericordia.
Y segun la multitud de tus C demen-
"ias, borra mi iniquidad.
S Lavafme mas y was de mi iniquidad ,
y purificame de mi pecado. -
Porque conozco mi iniquidad, y mi
pecado esta siempre delante de mi.
SA ti solo pequ6, 6 hice mal delante de
ti: perd6name; para que seas reconoci-
do por just en tus palabras, y salgas vic-
torioso de losjuicios que se haran contra ti.
Porque t6 sabes que en la iniquidad he
'fdo formado, y que en pecado me con-
eibi6 mi madre.
Porque tu has amado la verdad, y
me has manifestado las cosas inciertas y
ocultas de tu sabiduria.
Me rociarais con el hisopo, y ser6 lim-
pio: me lavaras, y quedare mas blanco
que la nieve.
Me harars oir palabras de gozo y de ale-
gria,* y mis huesos humillados saltaran
de contento. -





S[31
Aparta tu rostro de mis peeados, *
berra todas mis iniquidades.
Cria en mi, 6 Dios, un corazon pu
ro, y renueva en mis entraias un espj*
ritu recto.
No me arrojes de tu presencia, ni
apartes de mi tu Espiritu Santo.
Vuelveme la alcgria saludable de tu
presencia, y conf6rtame con tu princi-
pal espiritu.
Enseiare a los inicuos tus casinos,
y los impios se convertiran a ti.
Librame de la sangire que he derramad
do, 6 Dios, Dios de mi salyacion, y mi
lengua cantara con alegri'a tu justicia.
Senor, tu abriras mis labios, y m
boca anunciara tus alabanzas,
Porque si th quisieses sacrificid, y6 tO
lo ofreceria; pero s6 que no te agradanr
estas holocaustos.
El sacrificio digno de ofrecerse a Diof
es un espiritu quebrantado de dolor: tu,
6 Dios, no despreciaras un corazon con-
trito y humillado.
Senior, mira con benihnidad ai Sion,'
y hazia sentir los efectos de tu buena vo
luntad; para que sean oditicados los ma-
a'o de Jerusalea.





f[32]
S'Ent6oiaces aceptar's elsacrificio dejug.-
ticia las oblaciones y liolocaustos *e-
,tonees sobre tu altar se pondran becerros,
tpara ofrecertelos.
Gloria al Padre &c.


,






















f
I
I







*





I______























































































1.0