UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00146


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Bibliografía cubana de la Revolución Francesa
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    Análisis crítico de la Bibliografía del Padre Félix Varela y Morales
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Tres cubanos en la encrucijada de los siglos XIX y XX
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    La cultura del poeta: La filosofía en el Diario de José Lezama Lima
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Conciencia nacional ante la historia: Cuatimozin, último emperador de México, de Getrudis Gomez de Avellaneda
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Emilio Roig de Leuchsenring y los congresos nacionales de hisotria
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Marginalia. Bombas de ideas
        Page 151
        Page 152
    Crónicas
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Reseñas
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    Libros adquiridos en el extranjero
        Page 173
        Page 174
    Colaboradores
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
Full Text













U


S


t









Revista de la
Biblioteca NacionaliJos6 Marti















Director anterior: JUAN N z DE LA RIVA (1964 m. 1976)


Director: JuLIo LE RIVEREND


Consejo de Redacci6n:

OLTA ARIOSA, RAM6N DE ARMAS, ENRQuE C"ABI.ANCA, CARLOS FARAs
MANUEL L6PEZ OLIVA, ENRIQUE SAfNZ

Jefe de Redaci6n: wVAOn BurNo

Redacci6n: JGSErNA GARtA-CARRANZA

Canje: Revista de la Biblioteca Nacional Josd Marti
Plaza de la Revoluci6n
Ciudad de La Habana, Cuba




T4lex- 51963
Primera 6poca: 1909-1912
Segunda 6 poca: 1949-1958
Tercera dpoca: 1959-




La Revista no se considera obligada a devolver originales no solicitados-




Cubierta: 80 aniversario de la fundaci6n de la Revista de la Biblioteca
Nacional Jose Marti (1909-1989)









m In a ~ .



Revista de ia

Biblioteca Nacional ios6 Martp


Aito 80/3ra. 6poca-vol. XXXI Septiembre-diciembre 1989
Nfimero 3
Ciudad de La Habana
Cuba


Cada autor se responsabiliza
con sus opiniones


TABLA DE CONTENIDO

ARACELI GARCfA-CARRANZA
Bibliografia cubana de la Revoluci6n Francesa 5
Andlisis critico de la Biobibliografia del Padre Felix Varela
y M orales .,,.......,,.,, ......... 33
Luis ANGEL ARGUELLEs ESPINOSA
Tres cubanos en la encrucijada de los siglos xix y xx ,. 45
LOURDES RENSOL LALIGA
La cultura del poeta: la filosofia en el Diario de Jos6 Le-
zama Lima* .a..aaa.. ... 73
EVEN PIc6N GARFIELD
Conciencia nacional ante la historia: Guatimozin, filtimo
emperador de Mixico, de Getrudis G6mez de Avellaneda 101
CARLOS DEL ToRo
Emilio Roig de Leuchsenring y los congresos nacionales
de historia 133










Para una nueva lectura del pasado


AL ONs REYps
Marginalia. Bombas de ideas
Cr6nicas
ZOILA LAPIoUE BECALI
Elena Girdldez In Memoriam
JULIO LE RIvREND
Teresa Proenzas mariana
SALVADOR BUENO
Samuel Feij6o como narrador
Resefias
FtRNAND RODRfGUEZ SOSA
La novela de los afios30.
TOMAS FERNANDEz ROPAINA
De la bibIiografta hist6rica cubz
Libros adquiridos en el extranp
Colaboradores ...... .....*.


* # e # 44*a. 4a 4 4 4. ...* . I*4 151


...............4... 153


...............04... *. 163

IbItmm .it0 @O 0 !P O165,h i


4 f& 04 a 4 3 -a 3 a 0* vvp a w 0 p w &
pOD a ..........4...4.


171
173
175








Revista de la
Bibliotowa Nacional
Jos6 Marti
(3) 1989


Bibliograf a cubana
de la Revohwi6n Francesa


ARACELI GARCfA-CARRANZA
Promover el estudio de la Revoluci6n Francesa con un re-
pertorio bibliografico que describa obras de autores cubanos,
y obras de autores extranjeros editados en Cuba (recuperadas
de los fondos de la Biblioteca Nacional Jos6 Marti) es home-
naje fraterno de nuestra instituci6n al bicentenario de este
hecho trascendental para la historia francesa. y para la historia
universal.
En la primera parte de esta breve compilaci6n (120 indica-
ciones bibliogr~ficas en total) aparecen obras de interis his-
t6rico y critico: de autores cubanos (1892-1987); textos y otros
documentos destinados a la ensefianza en nuestro pals, de his-
toriadores cubanos y extranjeros (1915-1987); y obras de auto-
res extranjeros, editadas en Cuba (1794-1966).
Figures ilustres de nuestra historia y de nuestra cultura del
siglo xx y de las primeras dcadas del siglo xx, como NicoL"
Heredia, Emilio Blanchet y Francisco J. Ponte Dominguez; asi
como el sabio cubano Don Fernando Ortiz, hombre de fecunda
existencia y de inmensa erudici6n; y las mas altas figuras de
la bistoria cubana Jose Marti y Fidel Castro; resultan algunos
de los autores que interpretan este acontecimiento de ia his-
toria de Francia y de la humanidad en la subsecci6n de autores
cubanos, de esta primera parte de la compilaci6n.
En la segunda subsecci6n se describen los textos y otros
documentos utilizados en Cuba, en la ensefianza de la historia
universal y contemporainea, en los institutos, escuelas normales
y universidades, desde 1915 hasta 1957; y a partir de 1962 los
textos utilizados en las ensefianzas media y superior. En esta
iltima etapa las obras de historiadores como A. Manfred, Eric
1. Hobsbawm, Max Zeuske, y otros, analizan este hecho a la
1uz del materialismo historico.
Por iltimo en esta primera parte, en su tercera subsecci6n,
se describen obras de autores extranjeros editados en Cuba
5









desde 1794 hasta 1966. Carlos Trelles y Govin en su Biblioteca
Hist6rica Cubana (Matanzas, 1922) describe el curioso docurnen-
to que precede esta breve relaci6n. Se trata de la respuesta
de la Reina Maria Antonieta a la Convenci6n Nacional, al sig-
nificarle 6sta el decreto, de 23 de marzo de 1794, por el cual
se le instaba que eligiese el Tribunal que la debia juzgar. Este
valioso documento que fue reimpreso por la Capitania General
de La Habana habia aparecido antes, en idioma espaiol, en
Cddiz.
La segunda parte de la compilaci6n relaciona los titulos de
la prensa criolla del siglo xIx cubano en los cuales se hace
patente la asimilaci6n de la ideologia de la Revoluci6n Fran-
cesa en Cuba. Para esta relaci6n el resumen de la tesis La
repercusidn de las ideas de la Revoluci6n Francesa en la prensa
crioIla dcl siglo xix (La Habana, 1987), de Lourdes Con, fue
obra de consulta y gulia inapreciable para el desarrollo de esta
parte de Ia bibliografla.
A continuaci6n se describen estudios y resefias aparecidos
en la prensa cubana desde 1866 hasta 1987. En esta extensa
subsecci6n los cubanos Martin Mo.ia Delgado, Emilio Roig de
Leuchsenring, Enrique Gay Galb6 y Elias Entralgo; el insigne
puertorriquenio Eugenio Maria de Hostos; y los historiadores
franceses Funck-Brentano, L. A. Thiers, Jacques Castelnau, y
otros autores, estudian e interpretan la Revoluci6n Francesa
y su ideologia, en general, asi como aspectos especificos de
interns, y otros, relacionados con las conmemoraciones de este
hecho hist6rico en nuestro pals.
La Altima y tercera parte de esta compilaci6n relaciona la
presencia de la Revoluci6n Francesa en la obra literaria y pe-
riodistica de Alejo Carpentier. Nuestro narrador mayor ha sido
el iinico novelista latinoamericano que no solo dedic6 articulos
de interns a la toma de la Bastilla y a la creaci6n del hombre
nuevo; a las profeclas de Torres Villarroel; a la comedia de
Jean Anouilh y a su protagonista transfigurado en Maximiliano
Robespierre; al escindalo que provoc6 en Paris la posibilidad
de nombrar una calle con este nombre; y a la transforraci6n
del arte que desencaden6 el 14 de Julio de 1789; sino que es-
cribi6 El Siglo de las Luces, finica novela mayor de la literature
latinoamericana que se ambienta directamente con el proceso
revolucionario frances, y alude a la independencia de los pauses
latinoamericanos. Porque la Revoluci6n Francesa con su fuerza
y sus ideas alent6 en America los primeros movimientos inde-
pendentistas e incub6 los acontecimientos revolucionarios fa-
6









turos. Por ello dos silos despues esta Revoluci6n confirna
que "Las'. ideas no caen cn i 'vacio "*.
De manera que este nuevo repertorio que organza Ia Biblio-
graffa Cubana de la Revoluci6n Francesa pretend no s6lo ser
guia para estudiosos e investigadores, sino ser tambi n purto
de partida para nuevos estudios y nuevas investigaciones que
enriquezcan la Bibliograffa Cubana y Francesa de esta precur-
sora Revoluci6n.

1. OBRAS DE INTERNS HISTORICO Y CRITICO
1.1. DE AUTORES CUBANOS
1892
I HEREDIA, NicoiLAs. La Revoluci6n Inglesa comparada con la
Francesa. En su Puntos de vista: articulos y conferen-
cias.-- La Habana: Impr. de A. Alvarez y comp, 1892.
p. [207] -233.
1915
2 BLANCHET Y BITToN, EMILIO. La Revoluci6n Francesa.
Matanzas. s.n, 1915.-- 16p.
Datos tomados de TIMLLES, CARLOS MANUEL. Biblioteca
Hist6rica Cubana. Matanzas, 1922. t.1, p. 37.
1920
3 BOZA MASVIDAL, AiMM1Lo A. Alborada de ta iibertad. La
Habana: Impr. El Siglo xx, 1920. -28p.
Analiza antecedentes de la Revoluci6n Francesa.
1929
4 CARBONELL Y ANDRICAN, NESTOR. Mirabeau: el tribuno in-
mortal de Francia: conference pronunciada en la Uni-
versidad de La Habana. La Habana: Montalvo y
Cfrdenas, 1929. lop.
1940
5 CARBONELL Y RIVERO, MIGUEL ANGEL. En el aniversario de
La Bastilla. En su En la tribuna.- 2. ed.- La Ha-
bana: Editorial Guaimaro, 1940. p. [177]-182.

Frase tomada de textos misticos Judaicos de la cual parte
El Siglo de las Luces, de Alejo Carpentier








1942


6 Homenaie de Cuba a Ia Francia inmorta: 14 de jluio 1789.
1942. -La Habana: Radioperi6dico Futuro, [1942].
p64P.: il.
Datos tomados de PERAzA, FERMfN. Bibliogralia Cubana
1958. La Habana, 1959. p. 160.
Contiene: Mensaje / Ch. de Gaulle. ComitOrganizador.
Alocuci6n / R. Garcia Menocal. Palabras / C. de la To-
rriente. Palabras / P. Grousset. Palabras J I. Mafiach.
Palabras / R. Joice. Palabras / C. Castanedo. Palabras /
R. Zaydin. Resefia del acto. Mensajes. Palabras / J.J.
Otero. Palabras / P. Rollin. Palabras / L. Amado Blanco.
Acto civico. Discurso / A. Recalt. Honor a los marmios
franceses / C. Castanedo.
1943
70RTIZ FERNA NDEZ, FERNANDo. La hija cubana del Iluminis-
to. La Habana: Molina y CompAiWa, 1943. 72p.: I.
(Recopilaci6n para la historic de la Sociedad Econ6mica
Habanera; 5)
Reflejo de la ideologia revolucionaria francesa en la
cultura cubana.
1944
8 CUBA. MIN-smio DE ESTADO. El 155? aniversario de la Toma
de la Bastilla: discursos pronunciados en el Anfiteatro
Nacional, el 14 de julio de 1944. La Habana: Publi-
caciones del Mminsterio de Estado, 1944. 66p.
Contiene: Discurso / C. Castanedo. Discurso / C. de la
Torriente. Discurso / G. Belt. Discurso / HA. Hobson.
Discurso / J. Mafiach. Discurso / P. Grousset.
1948
9 PoiTm DOMfNGUEZ, FRANCISCO J. El estallido de la Bastilla.
En su La huella francesa en la historia politica de
Cuba. --La Habana: Impr: El Siglo XX, 1948. p.
40-44.
1949
10 F JRAA, OmRETEs. Cicer6n y Maribeau: la moral de los
grandes oradores. Madrid: La Nave, [1949].- 331p.








1951


11 MASO VAZOuEZ, CALIXTO. La Revoluci6n Francesa desde !a
Toma de la Bastilla hasta la Batalla de Valmy" estudio
basado en ia pe&da "14 Marsellesa" -La Habana: s..,
1951.- 206 p.
1958
12 HABANA. MusEO JULIO LoBo. SecI6N BIBLIOTCA. Bibliogra-
fia sobre Revolucin Francesa Consulado e Imperio /
introd. Julio Lobo; prefacio Josy Muller. La Habana:
Impr. Ucar, Garcia, S.A., 1958. 161p.
1961
13 CASTRO Ruz, FIDEL. [Sobre la RevoIuci6n Francesa] Obra
Revolucionaria (La Habana) (19) : 15-17; 22 mayo, 1961
En su Comparecencia en el ciclo de ia Universidad Popu-
lar "Revoluci6n y Educacid6n".
1963
14 MARTI Jost. Obras Completas. La Habana: Editorial Na-
cional de Cuba, 1963- 1973.-- 28 t
Vase en el Indice Onomastico referencias a este hecho
hist6rico / per: Bastilla, La; Danton, George Jacques;
Gironda La; Lafayette, Marie Joseph Motier, marquds
de; Luis XVI, Rey de Francia; Marat, Jean Paul; Marse-
llesa, La (himno Nacional de Francia); Revoluci6n Fra-
cesa; RobespierTe, Maximilien Francois.
1973
15 GAR CfA GALLO, GAsPAR JORGE. La Revoluci6n Francesa; La
Revoluci6n de 1848.- [La Habana]: Direci6n Politica
MININT, [1973]. 56p. (Midrcoles Marxistas)
1984
16 RODRWGUEZ, CALoS RAFAEL. Conferencia relacionada con la
formaci6n comunista de juristas y estudiantes de dere-
cho.- [La Habana: s.n., 1984].- p. 19.
La Revoluci6n Francesa "fue un acto de clase".
1986
17 Selecci6n de lecturas: historia modema / comp. Iraida Ca-
mejo Casanova-y Maria Alvarez Olavarri.- La Habana:
Editora Politica, 1985.- 866 p.









Contend de roteres. Francia antes de ia Revoluci6n
/ A. Manfred. Et Siglo de las luces. Preparaci6n ideo-
16gica de la Revoluci6n / A. Manfred. El comienzo de
Ia Revoluci6n. El domino de la-gran burguesfa / A.
Manfred. Ldictadura jacobina / A. Manfred. Recru-
decimiento de la lucha en el seno del bloque jacobino
/ A. Manfred. Conclusi6n / E. Tarl. La preparaci6n
ideol6gica de ia Revotuci6n Francesa / I. Camejo. Cro-
.nologia de la Rcvoluci6n Francesa / I. Camejo. La Revo-
luci6n Francesa de 1789 / G. J. Garcia Gal6.
1987
18 CON CAMPOS, LOURms MARINA D. L a repercusi6n de las
ideas de la Revaluci6n Francesa en la prensa criolla
del siglo XIX, periodos 1811-1815 / 18201823: rcsumen
de tesis. -Ciudad d la Habana: s.n., 1987. '25 p.
1.2. TEXTOS Y OTROS DOCUMENTOS DESTINADOS
A LA ENSENANZA DE LA HISTORIA
1915
19 RODRiGUEZ vf ARMAS, ROxuLFO. Curso de Historia Univer-
sal. La tHabana La Moderna Poesia, 1915. 3 t.: il.
Contenido de interest: t. 3.: Capftulo 90: a Revoiuci6n
Francesa de 1789. Declaraci6n de los derechos del hom-
bre. Capitulo 91: La Convenci6n Nacional. Capitulo 92:
El Directorio y el Consulado.
1930
20 JOZTIZ Y Dr-L VALI.E, ToMAs 1W. Lecciones de Historia Con-
ternpordnea para la Segunda Ensen-anza y Escuelas Nor-
males. -La Habana : Impr. El Siglo XX, 1930.- 175 p.
Contenido de interds: i. Estado de Francia al ocupar
el trono Luis XVI. II. La Revoluci6n Francesa hasta el
9 Termidor. II. El tDirectorio, el Consulado y el Tm-
perio.
1944
21 MARBAN ESCOBAR, EDILBERTO. Curso de historic moderna
y contempordnea : de-acuerdo con el nuevo programa
para el bachillerato elemental.-- 7a. ed.-- La Habana :
Casa Montero, 1944. 274 p. : il.
Contenido de inters"- Capftulos XXIV-XXVI


10









1950


22 SANTANA, AMELIA H. Historia Coniernpordnea : de acuerdo
con el nuevo programa oficial de los Institutos. 3. ed.
-La Habana : Editorial Minerva, 1950 291 p. : ii.
Francesa. I. La Revoluci6n Francesa (Hasta la Asam-
Contenido de interds: I. Europa antes de la Revoluci6n
biea Constituyente). III. La Revoluci6n Francesa (La
Asamblea Legislativa y la Convenci6n). IV. El Directorio.
1957
23 MARBAN ESCOBARI, ED LBERTO. Curso de Historia Contem-
pordnea. [La Habaia : lfpcesora Modelo S.A., 1957].
207'p.: il.
Contenido de interds: I. La Revoluci6n Francesa hasta
la disoluci6n de la Constituyente. !!. La Legislativa y la
Convenci6n. III. El Directorio.
1962
24 EFIMOV, N. La Revoluci6n Francesa burguesa del siglo
XVIII (1789-1794). En su Historia de los tempos
modernos. --La Habana : [Ministerio de Industrias,
Enpresa Consolidada de Artes Grafficas], 1962.- p. 31-
88:il
1964
25 CUBA. MINiSTEmiO DE EDUCACI6N. La Revoluci6n Francesa.
En su Historia Moderna. La Habana : [Talleres
TipogrMficos Antonio Valido], 1964. p. 27-34.
26 MIRANDA, MARfA CRISTINA. La Revoluci6n Burguesa en
Francia (1789-1794) y el irnperio burgu6s de Napo-
le6n Bonaparte : 6 class. En su Historia moderna II.
[La Habana : Ministerio de Educaci6n, 19641.-
p. 37-70.
Guia para el maestro revisada y aprobada por varios
profesores de ensefianza secundaria. Revisado y apro-
bado por'el Colectivo Nacional de Ciencias Sociales.
1965
27 MANFRED, A. La gran Revoluci6n Francesa..-La Habana
Editora Universitaria, 1965. -.294 p.


.1!









Este historiador sovietico analiza este hecho hist6rico
a la luz del mnaterialismo hist6rico.
1967
28 Historic Moderna / A. V. Efimov, I. C. Galkin, L. I. Zubok,
F. I. Notovich, V. M. Jvostov.- [La Habana] : Pueblo
y Educaci6n, [1967]. 351 p. : iI.
Contenido de interns: La Revoluci6n Burguesa en Fran-
cia en el siglo xvi. (1789-1794). Europa desde 1794 has-
ta 1815.
1972
29 HoBsBEwN, ERIC J. Las revoluciones burguesas / seleccio-
nado por Escucla de Historia : Facultad de Humanida-
des : Universidad de La Habana. La Habana : Pue-
blo y Educaci6n, 1972. 248 p. : ii.
Esta obra alcanz6 en 1986 su sexta reimpesi6n en nues-
tro pais.
1974
30 HABANA. UNIVERSIDAD DE LA HABANA. FACULTAD DE HUMA-
NiDADES. ESCUELA D HISTORIA. La Revoluci6n Burguesa
en Francia. 2. ed. -En su lHistoria moderna y con-
tempordnea.-- [La Habana] : Editorial Pueblo y Edu-
caci6n, [1974]. p. 16-23.
Curso introductorio elaborado por un equipo de alum-
nos-profesores de la Escuela de Historia con la finalidad
de ofrecer en forma sucinta y no erudita una visi6n
panorimica del progreso y desarrollo de la humanidad
a la luz del materialismo hist6rico. (Impartido a los
trabajadores que irrgresan en la Universidad).
1980
31 Historia moderna I : selecci6n de Iecturas / comp. Maria
Martha Hernndez. [Ciudad de ia Habana] : Edito-
rial Pueblo y Educaci6n, [1980]. t.
Obra que responde al program de esta asignatura en
los Cursos Dirigidos de la Facultad de Filosofia e His-
toria de la Universidad de La Habana.
-Contenido de intere. El siglo XVIII / R. Mousnier y
E. Labrousse. La Revoluci6n Francesa / A. Saboul.


12









Napole6n /E. Tark. Los Tiempos Modemos, de Luis
XIV a 1789 / G. Zeller.
1981
32 ZeUSKE, MAX. Historia universal de los tiempos modernos.
-[Ciudad de Ia Habana] : Editorial de Libros para la
Educaci6n, [ 1981]. 296 p.
Primera edci6n: 1978.
Contenido de interds: Capitulo 5-16.
1982
33 CuBA. MINISTERIO DE EDUCACI6N. Historia : programa.
[Ciudad de la Habana] : Editorial Pueblo y Educaci6n,
1982].-103 p.
Nivel obrero calificado.
Contenido de inter&: Programa ana iftico: segunda
parte.
1983
34 ZEUSKE, MAx. Histonia moderna.-- En Historia Moderna
1.- rLa Habana]': Editorial Pueblo y Educaci6n, 1983?.
p. 262-351.
Contenido de interes: Capitulo V-VJII.
1986
35 AmARo CAxo, LxoNOR. La Revoluci6n Burguesa Francesa.
En su Historia moderna : orientaciones metodolgi-
cas. -L- La Habana : Universidad de la Habana, Faculad
de Filosofia e Historia, 1986. t. 1, p. 36-50.
36 Lecturas sobre la Revoluci6n Francesa. Ciudad de la
Habana: Universidad de la Habana : Facultad de Fil-
sofia e Historia, 1986. 129 p.
Contiene: La crisis del asignado como manifestaci6n
de los problemas econ6micos de la Revoluci6n Fran-
cesa / M. Calderin y A. Trujillo. Revoluci6n Francesa
y Guerra de Independencia en Espaha (1808-1814). Notas
acerca de las transformaciones burguesas planteadas en
las cortes' de Cidiz y ]a Constituci6n de 1812 / M. D.
Vela Prince. Agunas consideraciones hist6ricas acerca
de la Revoluci6n Francesa en Italia / E. Rivas. La con-


13









quista napole6nica en Egipto. Caracterizaci6n de sif
politica / R. Sanchez Porro.
1987
37 SABOUL, ALBERT. La historiografia clasica de 1a RevoIuci6n
Francesa. En tomo a controversias recientes. En AMA-
RO CANO, LEONOR, comp. Lecturas sobre temas de Historia
Moderna: primera parte. Ciudad de La Habana: Uni-
versidad de La Habana: Facultad de Filosofia y Letras,
1987. p. 247-285.
1.3. DE AUTORES EXTRANJEROS EDITADOS EN CUBA
1794
38 MARIA ANTONIETA, reina de Francia. Respuesta- de la Reina
de Francia a la Convenci6n Nacional al significar/e el
decreto.., el 23 de marzo'de 1793, por el cual se la ins-
taba que eligiese et Tribunal que la debia juzgar. Ha-
vana Impr. de la Capitania General, 1794. 8p.
Se imprimi6 antes en Cddiz.
Datos tomados de TRELLEZ, CARLOS M. Biblioteca Hist6-
rica Cubana. Matanzas, 1922. t.1, p. 37.
1939
39 DUNCKER, H. De la Revoluci6n Francesa a la Comuna de
Paris / H. Duncker, A. Goldschmidt, K.H. Wittfogel. --
La Habana: Editorial Pa"ginas, 1939. (Colecci6n Uni-
versal; 2)
1962
40 MATHImEz, ALBERT. La Revoluci6n Francesa. /La Habana/:
Impr. Nacional de Cuba, [1962]. 3t. (Biblioteca del
Pueblo)
1966
41 MOUSNiER, RoLAND. 'La sociedad del siglo XVIII ante la
Revoluci6n / por Rolando Mousnier y Ernest Labrouse
con la colaboraci6n de Marc Bouloiseau.-- En su El
Siglo XVIII: revolucidn intelectual, tecnica y politica
(17154815). La Habana, Edici6n Revolucionaria, 1966.
--p. 385-550.

14









Otra edicidn: La Habana: Edicion Revolucionaria, 1968.
p. 385-550. (Historia General de las Civiiizaciones;
5)
Contiene: Libro primero: La Revolucin Francesa y las
conlidaciones napote6nicas. Libro segundo: El mundo
ante Ia Revoluci6n Francesa y Ia. conquita naple6nica.

2. OBRAS EN PUBLICACIONES PERIODICAL CUBANAS
2.1. REPERCUSION IDEOLOGICA EN LA PRENSA DEL
SIGLO XIX.*
1800
42 El Regafi6n de Ia Habana; dir. Buenaventura Pascual Fe-
rrer. sept. 30, 1800-febr. 24, 1810. La Habana..
19 cm. semanal.
Segtin apunta Joaquin Llaverfas en su Contribuci~n a la
historia de la prensa peri6dica, este peri6dico se public
hasta el 13 de abril de 1802. Manifest6 ciertas ideas de
reformas.
1811

43 Censor Universal. abr. 7. 1811-1814 La Habana. 21
cm. Periodicidad varia : semanal, bisemanal.
En lo politico, esta publicaci6n, se pronunci6 por Ia
igualdad de representantes en las Cortes, por Las elec-
ciones, contra las guerras independentistas en Latino-
america y contra el piroyecto de Someruelos en relaci6n
a Ia Junta de 1808. En lo ideol6gico se manifesto a favor
de Ia libertad de imprenta moderada.
44 Correo de las damas; dir. Sim6n Berganio y Villegas y Joa-
quin Jose Garcia. mar.-nov. La Habana. 19 cm.
Bisemanal.
Esta obra respondi6 a los intereses de los hacendados
azucareros criollos y se pronunci6 por la igualdad jud-
dica y contra Ia poblaci6n negra y mulata libres. Dcsde
el punto de vista ideol6gico se manifesto por la libertad
de imprenta moderada.
SVdase: Co Campos, Lourdes Marina de Op. cit (18)








45 El Hablador; colaboradores D. Manuel Zequeira y Nico!s
Ruiz. en. 24-nov 22, 1811. La Habaa.n-- 21 cm.
Irregular.
Publicaci6n de avanzada ideol6gica por haberse manifes-
tado contra la Iglesia, contra los diezmos, per la libertad
de imprenta moderada y por la Ilustraci6n. Desde el
punto de vista politico respondi6 a los intereses de los
hacendados y asumi6 posiciones discriminatorias rmuy
radicales, sm embargo se pronunci6 por la igualdad de
representaci6n en Cortes, por la separaci6n de poderes
y por la rendici6n de cuentas del Ayuntamiento. En lo
econ6mico se mostr6 a favor de la abolici6n del estanco
del tabaco y de la libertad de comercio.
46 El Patriota Americano: obra peri6dica por tres amigos
amantes del hombre, de la patria y la verdad; dir. Sim6n
Bergafio y Antonio Ldpez. -en. 1811-dic. 1812. La
Habana. 2 v : 14 cm.
Desde el punto de vista econ6mico este peri6dico se mos-
tr6 partidario de la abolici6n del estanco del tabaco y
de la libertad del comercio. Tambien se manifest6 contra
el sistema de gravamenes sobre el ganado. En lo politico
respondi6 a los intereses de los hacendados criollos aun-
que defendi6 a los terratenientes y a los campesinos
contra las medidas fiscales y los monopolios. Se pronu-
ci6 adm por la urgencia de establecer una Diputaci6n
Provincial en Cuba, por las elecciones, por la separaci6n,
de poderes, por la rendici6n de cuentas del Ayuntamien-
to, por la ley Habeas Corpus, por un juez de residencia
en la Isla, y contra las guerras independent istas en La-
tinoam6rica. En Io ideol6gico su posicidn fue terminante-
mente contra la Iglesia y contra la Inquisici6n, por Ia
libertad.de imprenta moderna, y por la Ilustraci6n.
47 Tertulia de las damask; dir. Geremias de Guereca /sic/.
abr. o mayo, 1811-febr. 11,1812. La Habaa.- 21 cm.
Semanal
De tendencia clerical liberal esta publicaci6n se manifes-
t6 a favor del liberalismo ilustrado y por la igualdad de
representaci6n en Cortes. Abog6 por el desarrollo de la
Ilustraci6n en Cuba.
16









1812
48 La Cena; editor Antonio Jose^ Vald~s. jul. 1812-1814.
La Habana. 26728 cm.
Diario.
En lo econ6mico esta publicaci6n se manifesto por la
abolici6n del estanco del tabaco, por la libertad de cO-
mercio, en defensa de los vegueros y contra el sistema
de gravfmenes establecido sobre el ganado; en 10 politico
se pronunci6 por el Partido Pinierista y contra las gue-
rras independentistas en Latinoamdrica.
4,9 El Centinela en La Habana. oct. 8, 1812-febr. 26, 1814.
La Habana. 20 cm.
Bisemanal.
Este 6rgano defendi6 los intereses m~s inmediatos de los
hacendados criollos. Su posici6n political se manifest6 por
el liberalismo ilustrado, por la Diputaci6n Provincial,
por la separaci6n de poderes, por la rendici6n de cuentas
del Ayuntamiento, contra los Cabildos de la region orien-
tal de pais interesados en obtener cierta autonomia,
contra el gobierno popular y contra las guerras indepen-
dentistas en Latinoamdrica. En Io ideol6gico se pronun-
ci6 contra los diezmos y por la libertad moderada de
imprenta; y en los economico a favor de la abolici6n
del estanco del tabaco, por la libertad de comercio, por
el desarrollo del mercado interno y contra los gravdme-
nes que pesaban sobre el ganado.
50 Diario Cfvico; redactor Sim6n Bergafio y Villegas. sept.
1, 1812-1814. La Habana. 29-31 cm.
Diario.
Este diario fue mils avanzado en cuestiones econ6micas
que en cuestiones polfticas e ideologicas. En lo econ6-
mico se manifesto por la abolici6n el estanco del tabaco,
por la libertad del comercio, en defensa de los vegueros
y por la distribuci6n de tierras en pequefias parcel's. En
lo politico fue partidiario del liberalismo ilustrado y se
pronunci6 por los hacendados, por la igualdad de repre-
sentaci6n en Cortes, por la Junta de 1808, por las elec-
ciones y por la separaci6n de poderes. En lo ideol6gico

17









su postura fue contra la iglesia y contra la elecci6n de
c!erigos para Diputados a Cortes.
1813
51 El Esquife; dir. Sim6n Bergafio y Villegas. sept. 1, 1813-
jun. 30, 1814. La Habana. 22 cm.
Irregular.
Esta publicaci6n contra la Iglesia, contra los diezmos y
por la Ilustraci6n se pronunci6 en el orden econ6mico
a favor de la abolici6n del estanco del tabaco, por la
libertad de comercio y en defensa de los vegueros.
52'El Filcsofo Verdadero; dir. Laureano Almeida o Lorenzo
de A116. mar. 15. 1813-ag. 22, 1814. La Habana.
21 cm.
Semanal.
De tendencia liberal absolutista express ideas por el fi-
beralismo ilustrado, defendi6 los intereses de la Iglesia
y estuvo siempre en contra de la libertad de imprenta.
53 El Argos: peri6dico politico cientifico y literario; dir. Josd
Fern.indez Madrid y Josd A. Miralla. jun. 5, 1820-mar.
5, 1821. La Habana. 20 cm.
Irregular.
De tendencia criolla independentista y patrocinado por
comerciantes hispanoamericanos residentes en Cuba, este
peri6dico se pronunci6 a favor de la libertad de comercio,
del desarrollo de la agricultura, de la distribuci6n de
las tierras y contra los impuestos.
En estas p~ginas aparece por primera vez un an~lisis
objetivo de la Revoluci6n Francesa.
En cuestiones politicas El Argos se manifesto, por ei
liberalismo ilustrado, por la igualdad de representaci6n
en las Cortes, por las eleciones para representantes del
gobierno municipal, por la separaci6n de poderes, y por
la aplicaci6n restringida de la Constituci6n.
En lo ideol6gico sostuvo criterios contra la Iglesia y
contra los diezmos, y a favor de la libertad de imprenta
moderada y de ia Ilustraci6n. Ademas expres6 sutilmente
t8









apoyo a la independencia de Ain6rica Latina, no asi a
la de Cuba.
54 El Esquife Arranchador.- un. 1, 1820-./- La Habana.-
30 cm.
Bisemanal.

Del sector hispinico liberal y a favor del Partido Piie-
rista y de sus patrocinadores (Conocidos en Cuba por
ultra-liberales o Jacobinos) este 6rgano se expres6 a favor
de la libertad de comercio, de la agricultura, de la Cons-
titucion de 1812 y de una libertad de imprenta sin limi-
taciones. Mostr6 sin embargo, su desacuerdo con el esta-
blecimiento de las diputaciones provinciales y con la
independencia de Cuba y de Ame~rica Latina.
55 Gatera Constitucional. sept. 12 [oct. 29 ?], 1820.- La
Habana.-- 31 cm,
Bisemanal.
En lo ideol6gico este 6rgano se manifest6 por la
libertad de imprenta moderada y por la Ilustraci6n. De-
fendi6 la aplicaci6n de la Constituci6n de 1812 en forma
restringida y critics la Revoluci6n Francesa.
56 El Indicador Constitucional. -jun. 1, 1820-/.-- La Haba-
na. 30 cm.
Diario.
De tendencia criolla liberal abog6 por el establecimiento
de las milicias nacionales en Cuba pero no fue partidario
de la independcncia. En el terreno politico atac6 a los
hacendados criollos y se mostr6 partidario de la igual-
dad de representantes en las Cortes, de la Diputaci6n
Provincial, de las elecciones para representantes del go-
bierno municipal, de la separaci6n de poderes, y de la
aplicaci6n restringida de la Constituci6n,
En el terreno ideol6gico apoy6 la libertad de imprenta
moderadaiy contrario a la Iglesia y a los diezmos critics
duramente a los Jesuitas y a sus sutiles medios de
penetraci6n.
Abog6 por la expulsi6n del pais de estos clrigos.


19









57 El Tio Bartolo; ed. Jos6 Sotero Aguiar. 1820-nov. 28,
1821. La Habana. 31 cm.
Varia.

Del sector hispalnico liberal El Tio Bartolo atac6 a los
hacendados y se mostr6 partidario de la Constituci6n
de 1812, de la libertad de comercio y de la distribuci6n
de tierras. Al lado del Partido Pifierista se revel6 contra
los privilegios de la oligarquia ganadera y contra los
impuestos. En cuanto a su posici6n ideol6gica se mani-
fest6 a favor de la ilustracion, de la libertad de imprenta
sin limitaciones, y contra la Iglesia.
1821
58 El Amigo del Pueblo; redactor Diego Tanco. abr. 2, 1821-
en. 6, 1822. La Habana. 23 cm.
Irregular.
Contrario a 1a Iglesia y a favor de la Ilustraci6n este
6rgano, defensor de los hacendados criollos, propuso
que el gobierno rindiera cuentas peri6dicas de su gesti6n.
Tambiin apoy6 Ia igualdad juridica, y se pronunci6 con-
tra los negros y mulatos libres, contra la independencia
de Cuba, y por la aplicaci6n restringida de la Constitu-
ci6n. En cuestiones econ6micas fue partidario de la li-
bertad de comercio y del desarrollo de la agricultura.
1822
59 El Americano Libre.; dir. Evaristo Zenea. nov. 15, 1822-
febr. 28, 1823. -La Habana. 21 cm.
Trimestral.
Esta publicaci6n de tendencia criolla liberal resalt6 el
papel de los Girondinos en la Revoluci6n Francesa, y se
pronunci6 en defensa de los hacendados, por la igualdad
de representatives en las Cortes, por la Diputaci6n Pro-
vincial, por la aplicaci6n restringida de la Constituci6n
y contra los negros y mulatos libres. Tambin atribuy6
a Espafia ]a responsabilidad de haber desatado el movi-
miento independentista latinoamericano, express su re-
chazo a ]a hipot~tica independencia de Cuba, y se
manifesto por la libertad de comercio y por el desarro-
llo de la agricultura como base economica del pais. Su


20









posici6n ideol6gica estuvo rnarcada por su rechazo a la
Iglesia, y por su apoyo a la Ilustraci6n y a la libertad
de imprenta moderada.
1823
60 El Revisor Politico y Literario; redactores FMlix Varela, An-
tonio M. VaIdds, Josd Antonio Saco, Domingo del Monte,
Jose" Maria Heredia, Francisco de Arango y Parreflo y
otros. mar.* ag. 30, 1823. La Habana. 20 cm.
Irregular.
Organo mils politico que literario respondi6 a la tenden-
cia criolla liberal, apoyo a la Ilustraci6n y la libertad de
imprenta moderada, y se opuso a los dogmas de la Iglesia.
Critics la Revoluci6n Francesa, en particular, en su etapa
Jacobina, y se mostr6 partidario de las elecciones para
el gobierno municipal, la rendici6n de cuentas peri6dicas,
la separaci6n de poderes y la aplicaci6n restringida de
la Constituci6n. Por otra parte arremeti6 contra los ne-
gros y mulatos libres y contra la independencia de Cuba.
Ademnis justific6 las sociedades secretas mientras no
hubiese un regimen constitucional asentado en principios
liberales.
1824
61 La Concordia Cubana; dir. Francisco Xavier Troncoso.
ag. 10, 1823- en. 31. 1824.-- La Habana. 29 cm.
Bisemanal.
De tendencia criolla absoluta La Concordia... mostr6
su desacuerdo con la independencia latinoamericana y en
especial con la Cubana. Abog6 por el liberalismo ilustra-
do, por reforrmas politicas y administrativas, por la li-
bertad de comercio y por el desarrollo de la agricultura.
2.2. ESTUDIOS Y RESERAS
1866
62 QUINET, EDGARD. Una profecia hist6rica. Revista del Pueblo
(La Habana) (8): 59-60; 30 en; 1866.
1897
63 MOIZIJA DELGADO, MARTIN. La caida de los girondinos. Cuba
y Arn rica (La Habana) 1 (12) :4-5; 15 sept. 1897.
21









1902


64 [14 de Julio de 1789]'Cuba y. America (La Habana) 6(26):
175; 20 jul., 1902. ii.
1904
65 Hoso, EuCImio MARtI D Barrenderos e Iluminadores.
Cuba Literaria (La Habana) 1(2):15-16; 14 jun 1904.
Evolucidn(La Habana)4(79):153-154; 25 mayo, 1917.
1909
64 MoREJ6N- Ruiz, EVA MAOA. Los precursores de la Revolu-
ci6n Francesa. Universidad de La Habana. Facultad de
Letras. Revista (La Habana)-(1):161316 en., 1909.
Tesis para optar al grado de Dr. en Pedagogia.

1926
67 ROiG DE LEUCHSENRING, EMILIO. Profesi6n de fe. Venezuela
*Libre (La Habana) 1 jun., 1926.
Conquistas politicas y sociales de las revoluciones fran-
cesa y rusa. Pron6sticos futuros.
Datos tomados de Ia. colecci6n que de este autor posee
la Oficina del Historiador de Ia Ciudad.
1927
68 BLANCK, WILLY DE. Leyendo a Jacques Bainville. Social
(La Habana) 12(7):19, 78-79, 87; jul., 1927.
69 GAY-CALB6, ENIQ&UE. Causas de Ia Revoluci6n Francesa.
Orto (Manzanillo) 16(9):6-8; 15 mayo, 1927.
1931
70 BAMAQUt, LEONOR& Charlotte Corday. Social (La Habana)
16(8)68, 76; ag, 1931.
1933
71 ENTRAiOO VALLINA, ELIAS. Decadencia de la monarquia
absoluta y aparici6n de Ia idea deinocrtfi6a. Cuadernos
de Ia Universidad del Aire (La Habana) (12) :[3811-388;
1,abr., 1933.
Antecedentes.


22










72~ La Revoluci6n INrt&americana. Cuadernos de
la Universidad del Aire (La Habana) (13):[3891-396;
8 abr., 1933.
Vitalidad hist6rica de este movirmiento y su influencia
en la Revoluci6n Francesa.-
1936
73 BLANCK, WILLYv E. La "Amazona de la libertad". Social
(La Habana) 20(7):11-12; jul., 1936.
Un pasaje de la Revoluci6n Francesa.
1939
74 ALVAREZ PEDROSO, ANTONIO. Fisiologia de la Revoluci6n
Francesa. Revista Bimestre Cubana (La Habana) (44):
4048; 1939.
75 PRATS, ALARDo. El 1500 aniversario de la Revoluci6n Fran-
cesa. Carteles (La Habana) 34(29)36; 16 jul., 1939. i.
1941
76 ZWEIc, STEFAN. La Marsellesa. Bohemia (La Habana) 33
(5):19-22, 55, 58; 2 febr., 1941. il.
1942
77 Los clasicos del marxismo y la Revoluci6n Francesa, 1789.
Dialectica (La Habana) 1(2): 178-189; jul.-ag., 1942.
Fragmentos de discursos de Karl Marx, Lenin, Engels,
etcetera.
1945
78 QUINTANA, JORGE. Catorce de Julio. Bohemma (La Habana)
37 (28) 27, 42; 15 jul., 1945. il.
1946
79 GRouSSET, PHILIPPE. El 14 de Julio de 1946. Carteles (La
Habana) 27(10)-:28; 14 jul., 1946.
Articulo del Ministro de Francia en La Habana.
1949
80 C6RDOVA, FEDERICO DE. Mirabeau. Bohemia (La Habana)
41(13):4-5, 128-131; 27 mar., 1949.
81 VILLA, GsRARm on LA. La Revoluci6n en medallas. Carteles
(La Habana) 30(29):18-19; 17 jul., 1949. i.


.0%0









Reportaje sobre numismitica (La Revoluci6n Francesa
en medallas).
1950
82 FUNCK-BRENTANO, F. La vida en La Bastilla. Bohemia (La
Habana) 42(29):10-12; 16 jul., 1950.
83 ROBERT, HENRI. Proceso y ejecuci6n de Carlota Corday.
Bohemia (La Habana) 42(34): 4-6, 121-123; 20 agosto,
1950. il.
84 SANSON, CARLOS ENRIoUE. Los iiltimos instantes de las
grandes victimas de la Revoluci6n Francesa. Bohemia
(La Habana) 42(12):4-8, 155-157; 19 mar., 1950. (13):
20-23, 132-135; 26 mar., 1950. i1.
Capitulos de las memories de Carlos Enrique Sanson.,
verdugo de esta Revoluci6n.
1951
85 BUENO, SALVADoR. Exposici6n de arte frances. Carteles
(La Habana) 32 (28):15 jul., 1951. il.
Organizada por la Sociedad Lyceum. Abierta al ptiblico
hasta el 14 de Julio, aniversario de la Toma de la Bas-
tilla. Se exhibieron algunas obras de arte relacionadas
con este hecho hist6rico.
86 MARSAL, MANUEL. La vida intima de Rouget de L'Isle.
Bohemia (La Habana) 43(28):4-6, 155-156; 15 jul., 1951 il.
1952
87 LAMAR, JER6NIMO. Antecedentes y consecuencias del 14 de
Julio. Bohemia (La Habana) 44(28):4-8, 143; 13 juL 1952.
it.

Esquema hist6rico de la Revoluci6n Francesa.
88 THIERS, L. A. Un atentado frustrado contra Napole6n. [La
minquina infernal] Bohemia (La Habana) 44(29) :6-10,
129-130; 20 jul., 1952.
1953
89 Ruiz, GERVASiO G. La Toma de la Bastilla y el vizconde de
Latude. Carteles (La Habana) 34(28):38-40; 12 jul.,
1953. Ii.


24A









1954
90 BuENo, SALVADOR. La Revoluci6n Francesa en Nuestra
Amdrica. Carteles (La Habana) 35(29): 20-21; 18 julio,
1954. it.
91 SALAZAR CHAPELA, ESTEBAN. La profesi6n de verdugo. Bohe-
ma (La Habana) 46(29):3, 139-140; 18 jul., 1954. if.
Sobre el cdlebre Sanson quien ejecut6 a ia mayoria de
los condenados.
92 YoUNG, H. H. El II centenario de Luis xvi. Bohemia (La
Habana) 46(17):4-8, 147-148; 25 abr., 1954. i.
1955
93 CASTELNAU, JACQUES. Lo que fue exactamente la Toma de
Ia Bastilla. Bohemia (La Habana) 47 (29): 1I1 1, 138;
17 jul., 1955. il.
Carteles (La Habana) 36(29) :62-64, 76; 17 jul., 1955.
1956
94 FIGUEROA, BERTA. ZPor qud es la Bastilla el simbolo de la
Revoluci6n Francesa? Bohemia (La Habana) 48 (29):36-
37, 86; 15 jul., 1956. i!.
1957
95 MICHELT, JULES. El asalto a la Bastilla. Version y notas
de F. de la Milla. Carteies (La Habana) 38(28):4-5, 89;
7 jul., 1957. ft.
1959
96 LABRACHmRIE, PImER. Las mujeres en la Revoluci6n Fran-
cesa. Bohemia (La Habana) 51(17):24-25, 135-137; 26
abr., 1959. i.
97 PRoHAS BELLO, ANTONIO. La Revoluci6n Francesa. Carteles
(La Habana) 40(29):58-59, 19 ju., 1959. ft.
Colecci6n de nueve caricaturas: La Revolucin Francesa.
Influencia. Cortesia. Rdplica. Profano. Igualdad. Digni-
dad. Distinci6n. La itltima gracia.
1961
98 IGLESIAS, JULIA. Una inexorable voluntad al servicio de la
justicia absoluta. Bohemia (La Habana) 53(20)-:22-[25],
97, 103; 14 mayo,. 1961. ii.


25









99 SANIFS, PiERRE. El 14 de Julio de 1880. Bohemia (La Haba-
na 53(28):112-113; 9 jul., 1961. il.
Primera celebraci6n oficial de la Revoluci6n Francesa.
1962
100 BRAVET, ROwELIo Luis. Lo que Cuba lee. Bohemia (La Ha-
bana) 54(28)-:74-75; 4 mayo, 1962. il.
Comenta La Revoluci6n Francesa de Albert Mathiez,
editada por la Imprenta Nacional de Cuba.
101 BRITTEAUX, Luc. La Revoluci6n Francesa sabia defenderse
tambi6n contra sus "gusanos". Bohemia (La Habana)
54(36):98-101; 7 sept., ,1962. i!.
Sobre ia Ley de Personas Sospechosas, dictada el 17 de
septiembre de 1793.
102 STEWART, J. H. La Revoluci6n Francesa tambien tuvo sus
CDR. Bohemia (La Habana) 54(24):7-L9], 107; 15 jun.,
1962. il.
Comitds de Vigilancia creados para hacer frente a la
crisis interna y exterior.
1967
103 14 de Julio: Es una Revoluci6n... Bohemia (La Habana)
59(28):80-81; 14 jul., 1967. il.
eC6mo se inici6 esa jornada de ia que se origin6 la
Revoluci6n Francesa?
Incluye facsimil de la hist6rica "Declaraci6n de los De-
rechos del Hombre y el Ciudadano".

104 [TORRIENTE, LoL DE LA.] Pistola en mano, incit6 Desmou-
lins la Toma de la Bastilla. Bothemia (La Habana) 59
(28): 103-104; 14 jul., 1967. il. (Esta es la Historia).
105 YouNG, I. H. El II Centenario de Saint-Just: 1767-25 de
agosto-1967. Bohemia (La Habana) 59(34):104-105;
25 ag., 1967. il.
1969
106 La Toma de la Bastilla. El 14'de Julio de 1789 fue una
aurora. Bohemia (La Habana) 61(28):52; 11 jul., 1969. il.


26









1973


107 IzNA A, AwcmEs. Robespierre Bohemia (La Habana) 65
(44):107; 2 nov., 1973. il. (La efemdrides de la semana).
1974
108 FABAL, GUSTAVO. Jorge Jacobo Danton. Bohemia (La Haba-
na) 66(14) :93; 5 abr., 1974. il.
1982
109 GODINEZ SOSA, EMILiO. La burguesia al poder: nace una
nueva era. Propaganda (La Habana) 10(40):47-51; 1982. i.
A la cabeza del Tituio: Historia de ia propaganda.
Contiene: La Rebeli6n del Tercer Estado. Declaraci6n
de los derechos del hombre y del ciudadano. La infor-
maci6n a la base. Clubes y propaganda. La Revoluci6n
se profundiza. Revoluci6n del 10 de agosto.
110 .. Girondinos y Jacobinos: profundizaci6n y crisis
de la Revoluci6n. Propaganda (La Habana) 10(41):47-
51; 1982. ii.
A la cabeza del titulo: Historia de ia propaganda..
Contiene: Asamblea del mundo entero. Hacia el exte-
rior. La dictadura jacobina. La educaci6n: vehiculo de
propaganda. Las fiestas decadarias. La ley de sospe-
chosos.
1986
111 RivAs VAzu, ESTELA. El movimento popular dentro de
la Revoluci6n Francesa. Trabajadores (La Habana) 19
jul., 1986:4. il.
1987
112 RODRIGUEZ, ARSENiO. La Toma de la Bastilla. Granma (La
.Habana) 14 jul., 1987:4.

3. OBRAS DE LA LITERATURA CUBANA (La Revolucidn
Fra cesa en la obra de Alejo Carpentier)
1951
113 CARPENTIER, ALmJo. Meditaci6n del 14 de Julio. El Nacional
(Caracas) 17 jul. 1951. (Letra y Solfa).
La Toma de la Basti~la y la creaci6n del hombre nuevo.


27









1954


114 P Las profecias de Torres Villarroel. El Nacional
(Caracas) 8 sept. 1954. (Letra y Solfa).
Adivino espafiol que vaticin6 la muerte de Luis XVI,
rey de Francia,
1956
115 Robespierre en las tablas. El Nacional (Caracas)
21 nov., 1956. (Letra y Solfa).
Joan Anouilh y su iltima comedia dramitica: Pobre
Bit6s (el protagonista transfigurado en Robespierre).
1958
116 Maximiliano Robespierre. El Nacional (Caracas)
28 jun., 1958. (Letra y Solfa).
A prop6sito del escindalo que provoc6 en Paris la posi-
b.lidad de poner este nombre a una calle.
1962
117 El Siglo de las Luces. Mdxi'co : Compania
General de Ediciones, [c. 19621.- 300 p.- (Colecci6n
Ideas, Letras y Vida).
Obra publicada mAs de veinte veces en espaftol y tra-
ducida a mas de 16 idiomas.
1967
118 Significado del 14 de Julio. Granma (La Haba-
na) 14 jul., 1967:5. iL.
1982
119 GARCA-CARRANZA, ARAcEmLI. Bibliograffa de El Siglo de las
Luces. Revista de la Riblioteca Nacional Josd Marti
(La Habana) 73(1-2):235-255; en.-ag., 1982.
Imdn (La Habana) 1 (1):[261]-280; 1983.
1A bibliografia complementaria de este trabajo result
parte de la bibliografia que sobre la Revoluci6n Fran-
csa estudi6 Carpentier antes de escribir El Siglo..
S.A.
120 CARPENTTER, AEJO. Ayer, 14 de Julio. El Nacional (Cara-
cas) (Letra y Solfa).


A%8










Transformaci6n del arte con motivo del 14 de Julio
de 1789.-Colecci6n Alejo Carpentier (Biblioteca Nacia-
nal Josi Marti).

4. INDICE ONOMASTICO


Almeida, Laurano o Lorenzo de A116; 52
Alvarez Olavarri, Maria; 17
Alvarez Pedroso, Antonio; 74
A116, Lorenzo de vase Almeida, Laureano
Amado Blanco, Luis; 6
Amaro Cano, Leonor; 35, 37
Arango y Parrefio, Francisco de;' 60
Anouilh, Jean; 115


1915


Bainville, Jacques; 68
Barraqu6, Leonor; 70
Belt, G.; 8
Bergaiio y Villegas, Sim6n; 44, 46, 50-51
Blank, Willy de; 68, 73
Blanchet y Bitton, Emilio; 2
Bonaparte, Napole6n; 26, 31
Bouloiseau, Marc; 41
Boza Masvidal, Aurelio A.; 3
Braden, S.; 8
Bravet, Rogelio Luis; 100
Bntteaux, Luc; 101
Bueno, Salvador; 85, 90
Calder6n, Maritza; 36
Camejo Casanova, Iraida; 17
Carbonell y Andricain, N6stor; 4
Carbonell y Rivero, Miguel Angel; 5
CUrdenas, Rafael de; 8
Carpentier, Alejo; 113-120
Castanedo, Conchita; 6, 8
Castelnau, Jacques; 93
Castro Ruz, Fidel; 13
Cicer6n, Marco Tulio; 10
Con Campos, Lourdes Marina de; 18
Corday, Charlotte; 70, 83
C6rdoba, Federico de; 80
Cuba. Ministerio de Educaci6n; 25, 33. Ministerio de Estado; 8


Z9









Danton, George Jacques; 14, 108
Desmoulins, Camille; 104
Duncker, H.; 39
Efirnov, A. V.; 28
Efimov, N.; 24
Engels, Federico; 77
Entralgo Vallina, Elias; 71-72
Fabal, Gustavo; 108
FernAndez Madrid, Jose; 53
Ferrara, Orestes; 10
Ferrer, Buenaventura Pascual; 42
Figueroa, Berta; 94
Funck-Bretano, F.; 82
Galkin, I. C; 28
Garcia, Joaquin Josd; 44
Garcfa-Carranza, Araceli; 119
Garcia Gall6, Gaspar Jorge; 15, 17
Garcia Menocal, Rafid; 6
Gaulle, Charles de; 6
Gay Calb6, Enrique; 69
Gironda, La; 14
Godinez Sosa, Emilio; 109-110
Goldschmidt, A.; 39
Grousset, Philippe; 6, 8, 79
Guereca, Geremias; 47
Habana. Museo Julio Lobo; 12
Universidad de la Habana. Facultad de Humanidades.
Escuela de Historia; 30
Heredia, Jose Maria; 60
Heredia, Nicolas; I
HernAndez, Maria Martha; 31
Hobsbawm, Eric J.; 29
Hobson, H. A.; 8
Hostos, Eugenio Maria de ; 65
Iglesias, Julidn; 98
Iznaga, Alcides; 107
Joice, R.; 6
Jstiz y del Valle, Tom~s de; 20
Jvostov, V. M.; 28
Labracherie, Pierre; 96
Labrousse, Ernest; 31, 41
Lafayette, Marie Joseph Motier, marquis de; 14
Lamar, Jer6nimo; 87
Latude, Jean Henri Masers, vizconde de; 89'
Lenin, Vladimir Ilich; 77


30










Lobo, Julio; 12
LUpez, Antonio; 46
Luis XVI, Rey de Francia; 14, 20, 31, 92, 114
Llaveras, Joaqufn; 42
Manfred, A.; 17, 27
Mafiach Robato, Jorge; 6, 8
Marat, Jean Paul; 14
Marb~n Escobar, Edilberto; 21, 23,
Maria Antonieta, Reina de Francia; 38
Marsal, Manuel; 86
Marsellesa, La; 14
Marti, Jose; 14
Marx, Karl; 77
Mas6 Vkzquez, Calixto; 11
Mathiez, Albert; 40
Michelet, Jules; 95
Milla, F. de la; 95
Mirabeau, Gabriel Honor4 de Risquetti, conde de; 4, 10, 80
Miralla, Josd A.; 53
Miranda, Maria Cristina; 26
Monte, Domingo del; 60
Morej6n Ruiz, Eva Maria; 66
Morniia Delgado, Martin; 63
Mousnier, Roland; 31, 41
Mullert, Josy; 12
Notovich, F. I.; 28
Ortiz FernAndez, Fernando; 7
Otero, J. J.; 6
Peraza Sarauza, Fermin; 6
Ponte Dornfnguez, Francisco I; 9
Prats, Alardo; 75
Prohias Bello, Antonio; 97
Quinet, Edgar; 62
Quintana, Jorge; 78
Recalt, A.; 6
Rivas Vazquez, Estela; 36, 111
Robert, Henri; 83
Robespierre, Maxinilien Francois; 14, 115-116
Rodriguez, Arsenio; 112
Rodriguez, Carlos Rafael; 16
Rodrfguez de Armas, Rodolfo; 19
Roig de Leuchsenring, Emilio; 67
Rollin, P.; 6
Ruiz, Gervasio G.; 89
Ruiz, Nicolas; 45

31.










saboul, Albert; 31, 7
Saco, Josd Antonio; 60
Saint-Just, Louis Antoine; 105
Salazar Chapela, Esteban; 91
S;inchez Porro, Reinaldo; 36
Sanies, Pierre; 99
Sanson, Carlos Enrique; 84, 91
Santana, Amelia H.; 22
Someruelos, Salvador de Muro y Salazar, marques de; 43
Sotero Aguiar; Josd; 57
Stewart, J. H.; 102
Tanco, Diego; 58
Tarl, E.; 17, 31
Thiers, L. A.; 88
Torres Vil1orroel, Diego de; 114
Torriente, Cosine de la; 6, 8
Torriente, Lo16 de Ia; 104
Trelles y Govin, Carlos Manuel; 2, 38
Troncoso, Francisco Xavier; 61
Trujillo, Aleida; 36
Vald6s, Antonio Jos6; 48
Vald6s, Antonio M.; 60
Varela Morales, FMlix; 60
Vela Prince, Maria Dolores; 36
Villa, Gerardo de la; 81
Wittfogel, K. H.; 39
Young, H. H.; 92, 105
Zaydfn, Ram6n; 6
Zeller, G.; 31
Zenea, Evaristo; 59
Zequeira, Manuel; 45
Zeuske, Max; 32, 34
Zubok, L. I.; 28
Zweig, Stefan; 76











32








Revista de la
Biblioteca Nacional
Josd Marti
(3) 1989


naisis critico de la Biobibliografia

del Padre F61ix Varela y Morales'


ARACELI GARCIA-CARRANZA

En los anales de la bibliografia universal son citados Ga-
leno y Plinio como los primeros bibli6grafos o protobibii6-
grafos, y nada menos que en el siglo ii Galeno compila la
bibliografia de sus propios trabajos la cual titul6 De libris
props tiber (17) capitulos en los que presenta unos 500 tra-
bajos por materias. Ademas en la introducci6n cita las obras
que se le atribufan falsamente, o sea, mucho antes de la in-
venci6n de la imprenta ya tenemos noticias de una compila.
ci6n bibliografica relativa a una gran figura de la historia
de la humanidad. De mantra que los origenes de la biblio-
graffa universal se identifican en los origenes de la bibliografia
de grandes figuras de la ciencia, la historia y la cultura.
Por su parte la bibliografia cubana, en su primera etapa,
denominada etapa colonial o del predominio de Antonio Ba-
chiller y Morales, tambidn cultiva este tipo de bibIliografia per-
sonal. Y al igual que en los anales de Ia bibliografia universal,
la prirnera bibliografia personal cubana describe la obra de
un cientifico. En 1874, los Anales de la Academia de Ciencias
Mddicas; Fisicas y Naturales de Ia Habana, relacionaria los
trabajos del Dr. Jos6 Fernandez de Castro en estricto orden
cronol6gico. Sin embargo este tipo de bibliografia no fue culti-
vado en Cuba en el siglo xxx, aunque es preciso sefialar que
a Bachiller y Morales se debe la lista razonada de las obras
del poeta Jos6 Maria Heredia, la cual fue incluida en la edi-
ci6n de las Obras Podticas, del cantor del Niagara, publicadas
en 1875. Este listado constituye la relaci6n bibliogr~fica mis
rigurosa lograda en Cuba en el siglo xix.
En el siglo xx, a Josd Augusto Escoto debemos la primera
bibliografia de este tipo al publicar en la revista Cuba y Ama-
Ionferencia pronunciada en el postgrado que sobre el Padre Varela
organizara ]a Universidad de La Habana, con motivo del bicentenario
de tan insigne figura (nov. 11, 1988)
33








rica, en 1004, su Ensayo de una bibioteca herediana y su Bi-
bliograf ia placidiana.
En estos primeros afios del siglo xx, que corresponde a
otra etapa de Ia bibliografia cubana, la del predominio de
Carlos Manuel Trelles y Govin, nuestro bibli6grafo mayor tarn-
bidn cultiva este tipo de bibliografia. Trelles public en il
revista Cuba Conlempordnea, en 1927, su Bibliograjia de
autores de la raza de color en Cuba y en su Biblioteca hist6ri.
ca cubana, en la secci6n de Biografia, ofrece datos biogr~fi-
cos y bibliogrnficos de figuras cubanas.
Ya mis avanzado el siglo, a Fermin Peraza, bibli6grafo que
delinita una segunda etapa en la bibliografia cubana de la
Repiblica, correspondiente al periodo 1937-1959, debemos su
Diccionario biogrdfico cubano y su Personalidades cubanas,
repertorios bibliogrdficos de consulta imprescindible ain en
nuestros dias.
Otras bibliografias de este tipo pub!icarfa Peraza, entre
otros, la de Antonio Maceo y la de Jos6 MartL.
La bibliografla en Cuba, en sus dos primeras etapas, o sea
desde Bachiller y Morales hasta la muerte de Carlos Manuel
Trelles y Govin, present6 caracteristicas propias, ya que las
compilaciones no obedecIeron a planes previos y carecieron
de rigor t6cnico, factores que innegablemente incidieron en
un m6todo bibliogryifico cuyo escaso desarrollo estuvo sin em-
bargo avalado y enriquecido por la erudici6n de los bibliogrd-
[os, y por un movimiento editorial e intelectual que aprehen-
dido en letra irnpresa hace historia de la forja y desarrollo de
imestra nacionalidad, asi como de los mds definidores perfi-
les de lo cubano en nuestra cultura.
Es a partir del segundo periodo republicano antes citado,
(exactamente en 1937), cuando Fermin Peraza retoma la obra
de Trelles, que el mtodo bibliogr~fico logra perfiles mds t6c-
nicos. La recuperaci6n de la informaci6n alcanza un mayor
desarrollo debido a una estructura bibliogrAfica mrs dinArni-
ca, la cual se va acercando al andlisis que precisara y reclama-
ra posteriormente el desarrollo cultural del pais.
En 1959 al triunfo de la Revoluci6n la Biblioteca Nacional
asume por primera vez en su historia la responsabilidad de
compilar la Bibliografia Nacional, y sin abandonar la tarea
inmediata de organizaci6n que precis6 el desmesurado creci-
miento de sus condos, acomete la compilaci6n del movimiento
editorial actual y retrospectivo, asi como la compilaci6n de
bibliografias especializadas que han respondido y responden
a las exigencias del desarrollo cientifico y cultural del pals.


34








En esta etapa el mtodo se desarroila, se hace cada vez ma's
analitico y sin desconocer reglas t~cnicas internacionales, si-
gue el paso a una rica realidad cultural que por ende ha ido
precisando y reclamando una informaci6n cada vez m~si cien-
tiffica.
En estos afios de desarrollo la bibliografia personal ocupa
lugar destacado dentro de las biblografias especializadas, y
es a partir de 1965, cuando ]a Bibliografia Nacional incluye
la secci6n de biobibliografias de figuras relevantes de la cul-
tura cubana (faliecidas en el afio); que florece como nunca
antes este tipo de bibliografia en Cuba.
Bibliografias y Biobibliografias como las de Jos6 Marti,
Fernando Ortiz, Jos6 Maria Heredia, Lenin in memorian, Juan
Marinello, Nicolis Guill'n, Alejo Carpentier, Emilio Roig de
Leuchsenring, Jose Lezama Lima, Carlos Rafael Rodriguez,
Ernesto Che Guevara, Onclio Jorge Cardoso, por mencionar
algunas figuras, muestran y demuestran la investigaci6n lie-
vada a cabo por la Biblioteca Nacional en este campo.
Este tipo de bibliografias aunque formalmente puede no
ser biobibliogrifica, por su contenido siempre lo es, al descri-
bir la obra de figuras donde la vida es obra, porque realizar
la una, sin )a otra, al decir de Ludwig Renn, es cosa estril.
Por otra parte las bibliografias pasivas aportan implicitanen-
te innumerales datos, tanto de la vida como de la obra de la
figura bibliografiada, por ello, en gran medida, la bibliografia
personal aporta de una manera u otra, datos biobibliogrnfi-
cos. Pero cuando el contenido y la forma se conjugan es cuan-
do denominamos biobibliografia a los repertorios conforma-
dos pbr la historia o biografia de una figura, y el registro bi-
bliografico de sus obras. (La palabra biobibliograffa no ha si-
do registrada auin por la Academia Espafnola ya que no aparece
siquiera en la mas reciente edici6n de su Diccionario (1984)
pero es una palabra bien formada, bien compuesta, muy usa-
da en nuestro medio y avalada por un trabajo realmente iOtil).
En este tipo de repertorio la biogrfia precede generalmen-
te a la bibliografia aunque puede ocurir que esta parte del
repertorio aparezca al final como noticia biografica. General-
mente la parte biogrdfica sigue una trayectoria cronol6gica,
aunque tambien puede ocurrir que se inicie con el final de
una vida y el recorrido transite hacia el principio, lo cual nos
recuerda el estilo de Carpentier en su Viaje a la semilla.
Ambos aspectos en este tipo de repertorio se complemen-
tan, y del equilibrio entre ambos puede surgir un repertorio
de consulta imprescindible para el estudio de una personali-
dad relevante.


35








Tal es el caso de ia Biobibliograjia del Padre Fdlix Varefa
Morales2 compilada por fosefina Garcia Carranza, especialista
del Departamento de Investigaciones Bibliogrmificas de la Bi-
blioteca Nacional Jos6 Marti, con motivo del bicentenario del
natalicio de "qui6n nos ensefi6 primero a pensar", segtin frase
de Jos6 de la Luz y Caballero, y de quien hizo germinar la
semilla concientizadora que culmin6 con el triunfo revolucio-
nario de 1959.
Este repertorio no es, sin embargo, el prinero, por tanto
las investigaciones de la bibliografia nos iodican que posible-
mente la primera bibliografia del Padre F61ix Varela Morales
fue publicada por Domingo Figarola Caneda, en la Revista de
la Biblioteca Natcional, en su nfimero correspondiente a julio-
diciembre de 1911. Ya por esta 6poca el ce1ebre poligrafo espafiol
Menendez Pclayo decia acertadamente, en su Historia de la
poesia hispano-arericana, publicada en este rnismo ano, en
Madrid: "..l a mayor parte de los Jibros de D. F61ix Varela
han entrado en la categoria de rarezas bibliogr~ficas."
Por ello Figarola, no ajeno a esta sentencia, ni a la valfa
de la obra de Varela, decidi6 la publicaci6n de esta primera
compilaci6n, con motivo del traslado de sus restos a esta que-
rida y prestigiosa Universidad.
Figarola Caneda, bibli6grafo y bibli6ffilo de acerado patrio-
tismo era a la saz6n, director de ]a Biblioteca Nacional (cargo
que ocup6 desde la fundaci6n de esta instituci6n en 1901, has-
ta 1920). Su breve, pero no menos important compilaci6n
relaciona, en orden cron61ogico, los seis titulos (con sus res-
pectivas ediciones) de las obras que publicara Varela, en Cu-
ba y en Estados Unidos, desde 1814, hasta 1848, y describe la
traducci6n al ingls del Manual de prdctica parlamentaria para
uso del Senado de los Estados Unidos, de Tomas Jefferson
que Varela anotara y publicara, en 1825, para uso de la Am6-
rica Hispana.
Figarola incluye al final de esta relaci6n una proposici6n
de ley que consideraba acto patri6tico, sobre la publicaci6n
de una Edici6n Congresional de las obras de Varela. Esta ley
aparece firmada por Roque E. Garrig6, Ezequiel Garcia Ense-
fiat, M. Corona, Carlos Armenteros, y Eduardo Guzrnn.
La primera obra que describe Figarola es el tomo IV de
Instituciones de filosofia eclectica para el uso de la juventud.
Los dos primeros tomos de esta obra aparecieron en latin y
los dos Uiltimos (III y IV) en castellano. Varela publicaria
despu6s esta obra en espafiol bajo el conocido titulo de Lec-
2Obra en proceso de impresi6n


36









ciones de filosofia. Pero volviendo a] tomo IV que describe
Figarola, este resulta au*n en nuestros dias, una de las edicio-
nes ms valiosas y raras que integran la colecci6n cubana de
a Biblioteca Nacional Jose Marti. Este Tomo IV perteneci6
a la biblioteca del Dr. Vidal Morales. Se trata de un exemplar
de 1814, impreso en la Oficina de Don Esteban Jose Bolofia,
verdadera joya para los bibli6filos y de incalculable valor para
la bibliografia cubana. Contiene nociones de aritmktica, alge-
bra, geometria y fisica general.
Posteriormente, en julio de 1944, Fermfrni Peraza da a cono-
cer en Cuba, en la revista Luz y Verdad, Organo oficial de la
Orden Caballero de ia Luz, el valioso folleto que conflene el
catilogo de la subasta de los libros que dej6 a su muerte el
presbftero Felix Varela. Listado de interns commercial por me-
dio del cual esta valiosa colecci6n fue sometida a la disper-
si6n. Paginas de inapreciable valor hist6rco encontradas por
Mons. Eduardo Martinez Dalmau en la Biblioteca Pdblica de
New York y reproducidas posteriormente por Gustavo Amig6
Jansen, en la revista Lumen, 6rgano de la Agrupaci6n Univer-
sitaria, en febrero de 1945. Este documento que da a conocer
las fuentes que ley6 y estudi6 la mais robusta mentalidad cu-
bana de la primera mitad del siglo xix, consta de 507 titulos
y resulta una valiosa bibliot- ca teol6gica que incluye ademas
algunas publicaciones cubanas como la Revista Bimestre Cu-
bana que publicara Jose Antonio Saco en el periodo 1831-1834.
Cuatro an-os despues, en febrero de 1948 Gustavo Amig6
Jansen, S. J., publica en la revista Lumen, una amplia nota
que titula "Bibliografia para el estudio de Varela," en la cual
enumera y comenta las obras mAs sobresalientes del pensa-
miento vareliano, clasifica la totalidad de las mismas en filo-
s6ficas, politicas, morales y religiosas, y oratorias, y acude a
ciertas obras auxiliares para complementar ]a infornaci6n con
documents sobre esta insigne figura.
En 1953 con motivo de los centenarios del nacimiento de
Marti v de la muerte de Varela nuevamente la Revista de la
Bibloieca Nacional Jose Marti en su No. 3 correspondiente
a julio- septiembre publica una relaci6n bibliograifica, esta vez
mucho mas amplia, de la obra de Varela existente en la Biblio-
teca Nacional. Relaci6n o lista de 20 titulos que incluye al
final catorce citas de la bibliografia activa y pasiva de Varela
publicada en la revista El Figaro.
Por 61timo y otra vez publicada por la Revista de la Bi-
blioteca Nacional en su ntlmero I de 1988, la bibliografia so-
bre Flix Varela, de Olivia Miranda Francisco, es obra de im-


37









prescindible consulta. La autora analiza y critica con rigor y
minuciosidad el contenido de las obras mais sobresalientes es-
critas sobre la vida y la obra del Padre Varela. Sin lugar a
dudas este abordaje escarecedor de Miranda Francisco "con-
tribuirdi a deseotraiar en toda su profundidad el actual fen&
meno de la teologlia de la liiberaci6n y la oposici6n que sus
concepciones han desencadenado por parte de sectores de la
alta jerarquia esclesigstica, de la Congregaci6n para ia doctrine
de la fe (...)y por parte del imperialismo norteamericano".
Olivia Miranda incluye ademAs una bibliogmfia minima de 95
docurnentos clasificada con inteligencia, y que resulta a su
analisis un basamento conductor inestimable para el estudio
de la vida y la obra de Varela.
Pero la obra de Garcia Carranza no solo es obra indicado-
ra de las bibliografias que le antecedieron, sino obra indica-
dora y critica de una inmensa informaci6n dispersa hasta su
tiemnpo en distintos tipos de documentos cubanos y extranje-
ros, y abarcadora de casi dos siglos.
El esquema biografico cronol6gico que le precede, suce-
si6n de fechas y de escuetos acontecimientos, es capaz por si
sola de despertar infinitas sugerencias y en muchos casos de
desbordar los limites impuestos a la relaci6n cronoi6gica. Gar-
cia Carranza crea asi con minuciosidad y rigor la puerta de
entrada al Ambito bibliogrf ico de la obra de Varela. Este
atmbito lo divide en forma tradicional: Bibliografia Activa y
Pasiva sin perder de vista el andilisis que requiere cada docu-
mento en el caso de la bibliografia primaria, y en el caso de
la bibliograffa secundaria redobla los esfuerzos al sistematizar
la informaci6n.
Divide la bibliograffa activa o primaria en dos partes:
1) Libros, folletos, publicaciones peri6dicas y otros documen-
tos
2) Traducciones. Cada descripci6n bibliograifica da fe amplia-
mente de sus ediciones y en la mayoria de los casos aparecen
enriquecidas con notas oportunas y citas de notables biblio-
grafos e intelectuales. Esta primera parte presenta por primera
vez la obra de Varela publicada o no, en estricto orden crono-
I6gico.
La autora no desperdicia la erudici6n de bibli6grafos ante-
riores, tales como Bachiller y Morales y Carlos Manuel Tre-
lies al recuperar, para muchos titulos, sus descripciones y opi-
niones autonrzadas.
El m~is antiguo documento escrito por Varela que consig-
na, resulta una soli-itud de autorizaci6n a oposici6n para op-


38









tar por la Catedra de Mayores de Latinidad y Ret6rica del
Seminario de San Carlos y SanAmbrosio, fechada el 2 de no-
viembre de 1810. Se trata de un legajo que posee el Archivo
National de Cuba porque Garcia CarTanza tambidn consult6
estos fondos asf como los del Seminario de San Carlos. Incluye
ademis descripciones bibliogrdficas de titulos que menciona
Trelles y que no poseen las instituciones citadas, ni la BN.
(Estos titulos aparecen seiialados en su obra con asteriscos)
En este caso la labor del bibli6grafo no se ha cefiido solamen-
te a la descripci6n y a la clasificaci6n sino al rescate de una
informaci6n que no posee ninguna biblioteca del pais.
En los asientos correspondientes a Instituciones de Filoso-
fia eclectica y a Secciones de filosofia, por citar algunos de
los mas ricos en datos, la biisqueda y el interes bibliograofico
parecen agotados.
Enumerar datos tornados de algunas descripciones no solo
me permiten comentarles brevemente los titulos que ofrecen
especial interns para conocer y valorar el pensamiento vare-
liano sino tambi6n demostrarles la riqueza bibliogifica de las
citas correspondientes a la bibliogrgfia activa. De manera que
de sus Lecciones de filosofia, texto seguido en sus clases por
el sabio sacerdote y que constituye una obra exceptional en
su tiempo, aparecen seis ediciones hasta 1841. En la Habana
fue publicada la primera edici6n por la Imprenta de Palmer
en los anios 1818-1820, y otra reimpresi6n por la Imprenta Fra-
ternal, en 1822. Despues a partir de 1824 las 2a., 3a., 4a., y 5a
ediciones corregidas y aumentadas fueron publicadas en New
York. En 1940 fue reimpresa en la Habana la edici6n de 1824,
y en 1962 la Editorial de la Universidad de La Habana, en su
Biblioteca de autores cubanos public los tres tomos de estas
Lecciones.... con bibliograffa y notas al pie de las paginas.
Esta obra fue en su tiempo obligado texto para la enseiianza
de la filosoffa en castellano, en Cuba y en otros paises de la
America espafiola. (Los dos primeros tomos contienen el trata-
do del hombre, 16gica, metafisica y moral; y los dos I1timos
tratan del universo y los cuerpos que lo constituyen).
De la Misceldnea filos6fica, tltulo que responde enteramen-
te a su nombre, aunque sus temas se limitan casi exclusiva-
mente a la 16gica, se describen ila edici6n cubana de la Impren-
ta de Palmer, correspondiente a 1819, la edici6n espafiola de
1821, la 3. ed. newyorkina de 1827, y la edici6n de 1944 publi.
cada por la Editorial de la Universidad de La Habana, en su
colecci6n Bibioteca de autores cubanos. Esta Ailtima edici6n
incluy6 ademas otros estudios filos6ficos que hasta esta fecha


39









solo habian sido publicados en inglds por The Catholic Expo-
sitor and Literary Magazine, en 1841. Se trata de Ensayo sobre
el origen de nuestras ideas y Carta de un italiano a un franc's
sobre las doctrines de Lamennais, traducidos anbos por Ro-
berto Agramonte; y Ensayo sobre las doctrinas de Kant, tra-
ducido por Luis A. Baralt Zacharie.
De sus Cartas a Elpidio sobre la impiedad, la superstici6n
y el fanatismo, obra que segtin Mendndez y Pelayo ie da dere-
cho a Varela a figurar entre los principales apologists espaio-
les del primer tercio del siglo xix, resultan descritas la edi-
ci6n de New York, de 1835, y la edici6n universitaria de 1944,
tambien de la colecci6n Biblioteca de autores que en este caso
prologara Humberto Llera, y cuyo epilogo fue escrito por el
Dr. Raimundo Lazo.
Asimismo, otra descripci6n bibliograifica critica resulta la
correspondiente a El Habanero: papel politico, cientifico y
literario, que Varela publicara en Filadelfia y New York en
los afios 1824-1826. Con un detallado contiene la bibliografia
describe los seis nuimeros del tomo 1 y del no. 7 correspon-
diente al tomo 2. Este iltimo fue dado a conocer en Cuba
por el investigador Rafael Cepeda a travs de las pdginas de
ia Revista de la Biblioteca Nacional Josd Marti. Del mismo la
Biblioteca Nacional posee fotocopia del original que forma
parte de la colecci6n cubana de la Biblioteca de la Universidad
de Yale. Es curioso destacar que aparece adjunta a este Iltimo
nimero una carta de Varela al S.D.P.I. de A. (iniciales am
no identificadas por ningdn investigador) donde Varela respon-
de impugnaci6n y ataque por las ideas expuestas en este pe-
ri6dico y donde define su pensamiento americanista. De ella
permitanme leerles esta imborrable cuartilla del pensamiento
cubano y americano:
Cuando yo ocupaba la C.Atedra de Filosofia del Colegio
de San Carlos de la Habana pensaba como americano;
cuando mi patria se sirvi6 hacerme el honroso encargo
de representarla en Cortes, pens6 como americano; en
los momentos dificiles en que acaso estaban en lucha
mis intereses particulares con los de mi patria, pens6
como americano; cuando ei desenlace politico de los
negocios de Espana me oblig6 a buscar un asilo en un
pals extranjero por no ser victima en una patria, cuyos
mandatos habia procurado cumplir hasta el ultimo mo-
mento, pensd como americano, y yo espero descender
al sepulcro pensando como americano. Si este es el
caracter que V. abomina, si esta es Ia depravaci6n que









V. lamenta ahlt h6nreme V. abomimnndome y no me
injurie compadeciendome.
En este asiento bibliografico se describen ademdis las edi-
ciones de El Habanero de 1945 y 1962, ambas publicadas por
la Editorial de la Universidad de La Habana.
Por cierto que Enrique Gay Calb6 afirm6 en su introduc-
ci6n a la edici6n de 1945 (edici6n universitaria de la Bibliote-
ca de autores cubanos) que no le habia sido posible encontrar
una colecci6n completa de El Habanero y asevera que no la
tenfan las bibliotecas de Filipinas, New York, Washington, Va-
ticano, Madrid, Paris, Londres, La Habana, Mexico y Caracas
de lo que se infiere que Yale es al parecer la nica biblioteca
que tiene el original de este ni'mero 7 cuya fotocopia posee la
Biblioteca Nacional. Garcia Carranza selecciona ademais las
opiniones de Emilio Roig de Leuchsenring y de Olivia Miranda
Francisco para dar en este asiento bibliografico corno en otros
el significado de la obra que describe.
Este metodo que usa con acierto lo reitera a trav6s de la
bibliografia activa de Varela.
De sus Observaciones sobre ia constituci6n politica de la
monarquia espah-ola, tIltima obra de Varela publicada en la
Habana, se describen la cdici6n de la Imprenta de Palmer,
de 1821, y la edici6n de 1944, tambi6n publicada por la Edito-
rial Universitana, en su Colecci6n Biblioteca de autores cuba-
nos.
Son asimismo de gran importancia sus elencos o progra-
mas filosofia. El primero publicado en la Habana en 1812
bajo el ttulo Propositiones variae ad tyronum exercitationum
(Varias proposiciones para ejercitar a los bisofios o principian
tes) el cual resulta su primer trabajo filos6fico; de este mismo
afio es otro elenco sobre l6gica y filosofia en general con
proposiciones de metafisica, ontologia, psicologia, teologia, fi-
sica y moral, que comprende 226 proposiciones de un curso
completo de filosofia. Este elenco titulado Sub auspiciiis
1ilmo... fue descubierto por Bachiller y Morales, en New
York, en 1873.
Para el curso 1813-1814 sali6 un elenco en castellano titula-
do Resumen de las doctrinas metafisicas y morales ensehladas
en el Colegio de San Carlos de Ia Habana, asi como un progra-
ma Ilamado Doctrinas fisicas que expondrdn por conclusion
del trienio veinte alumnos de la clase de jilosofia. Este iiltimo
elenco trataba sobre geografia, astronomia, fisica, quimica y
botanica. Por OItimo Doctrina de 16gica, metafisica y moral
correspondientes al primer afio del curso de filosoffa del Se-


41









minario San Carlos. importante opfisculo concebido. dentro
del espiritu del siglo xviii, lo publica Bachiller y Morales en
sus Apuntes para [a Historia de las Letras y de Ia Instrucci6n
Pftblica en Ia Isla de Cuba repartido en cuatro partes que
nuestro primer bibli6grafo denomin6 exaimenes. Por este elen-
co, el tinico que ha llegado hasta nosotros, podemos suponer
el contenido y forma de los anteriores.
Otras obras para estudiar y valorar el pensamiento vare-
liano son su Discurso sabre Ia influencia de Ia ideologia en Ia
sociedad (1817) y su Lecci6n preliminar, de 30 de marzo de
1819, que es una declaraci6n de principios para Ia vida.
Esta primera parte de la Bibliografia de Varela consta de
114 asientos bibliogr6ficos activos mas las traducciones 1a Ia
obra de Davy Humphrey sobre quimica aplicada a Ia agricultu-
ra, y a Ia obra de Thomas Jeffcrson Manual de prdctica par-
lamentaria. En resumen 116 titulos varelianos con anotacio.
nes y datos criticos que hacen de esta Biobibliografia una de
las ms eruditas de las conpiladas en los iiltimos aflos.
Con respecto a la Bibliografia Pasiva o bibliografia secun-
daria la aurora clasifica las obras descritas y las organi7a en
forma sistemkica. 0 sea las agrupa segin el contcnido de las
mismas en siete secciones. En la primera, que titula, Referen-
cias de Inter6s, incluye otras bibliografifas entiree ellas las re-
feridas en esta intervenci6n); obras de interns hist6rico o Ii-
terario que dedican capitulos a Varela o que ofrecen numero-
sas referencias incidentales que ayudan a enmarear la figura
en su 6poca; an6cdotas; datos curiosos: y obras como el Dia-
rio de sessions de Cortes en que Ia informac6n sobre Varela
aparece muy dispersa. De esta publicaci6n Ia bibli6grafa ras.
tre6 los volimenes correspondientes a los anos 1858-1875, o
sea, aquellos que aportan datos a las legislaturas y sesiones
del peri6do 1821-1823.
La buisqueda que requiere, en este caso, determinar las pd-
ginas de interns a esta bibliografia es harto dificil por lo que
Garcia Carranza vence obstaculos y desbroza el camino al in-
vestigador.
En Ia segunda parte, titulada Datos para su vida, describe
obras biograficas en su totalidad y otras que por su intenci6n
abundan en distintos aspectos de Ia vida de Varela. Entre
elos )a bibli6grafa describe los documentos in6ditos que publi-
cara Francisco Gonzalez del Valle en Ia revista Cuba Contem-
pordnea, en 1922; Ia biografia de Jos6 Ignacio Rodriguez, pu-
blicada en New York en 1878 y calificada por Men'ndez Pelayo
de obra excelente; Ia recopilaci6n conformada por un ciclo


42










de conferencias que organizara Ia Oficina del Historlador de
Ia Ciudad en 1944; y que publicara Emilio Roig de Leuchsen-
ring en sus inolvidables e inapreciables e insustituibles Cuader-
nos de Historia Habanera (Roig !ograria una segunda edici6n,
en 1945, en su Coleccion Historica Cubana y Americana) y Ia
obra de Joseph James y Helen Mc Gadden, publicada en New
York en 1969, cuya segunda edici6n publicada en Puerto Rico
en 1984, Ia posee nuestra Biblioteca Nacional. Es esta tItima
obra, hasta Ia fecha, insustituible para conocer de Ia vida y la
obra de Varela en Estados Unidos.
En capitulo aparte, aunque dentro de Datos para su vida,
Ia bibli6grafa describe cartas, certificaciones, comunicaciones,
documentos sacramentales, oficios, su expediente de estudios
universitarios cuya reconstrucci6n del -texto latino se debe a
la Dra. Vicentina Antufia, y otros titulos que pueden servir de
base a futuros bi6grafos.
En Ia tercera parte pasiva agrupa ceremonias, oraciones,
noticias y otras obras sobre Ia muerte de Varela, asi como los
documentos in6ditos coleccionados y comentados por Antonio
L. Valverde Maruri, y que publicara Ia Imprenta El Siglo xx en
1924. En capitulo aparte, relaciona todas las obras que directa
o indirectamente se refieren al proceso de los restos del Padre
Varela: el esfuerzo gigante de cubanos de bien por hacer des-
cansar estos restos en esta Universidad de La Habana, en 1911.
Extenso capitulo que abordado en cientos de documentos hace
historia del traslado de los restos de Varela, desde EE.UU. a
Cuba, asi como del proceso de investigaci6n que fue necesario,
para comprobar si eran suyos o no los huesos que se deposita-
ron en una urna funeraria en el Aula Magna de Ia Universidad
de La Habana, acto solemne que sellara la palabra brillante y
elocuente del Dr. Enrique Josd Varona. La obra Los restos del
Padre Vareia en Ia Universidad de Ia Habana, publicada en 1955
por Ia Imprenta de la Universidad y que tiene como autor cor-
porativo al Consejo Universitario deja definitivamente aclarado
ei problema de Ia autenticidad de los restos del Padre Varela
conservados en este bicentenario centro de cultura, tan fiel a
la promoci6n del pensamiento vareliano.
La cuarta parte pasiva, Estudios y Conferencias, clasifica
en cinco capitulos las obras que interpretan este pensamiento
(Critica e interpretaci6n de este pensarmiento. Ideas filos6ficas
y religiosas. Ejercicio profesoral e ideas pedag6gicas. Pensa-
miento politico y revolucionario y Comparaci6n de Varela con
otras figuras) Garcia Carranza agrupa todas las obras que de
una manera u otra interpretan el pensamiento vareliano.


43









La quinta parte pasiva, muy relacionada con la anterior in-
cluye valoraciones independientes de sus titulos. Aquf los libros
de Varela aparecen en orden cronol6gico calzados con sus res-
pectivas bibliografias pasivas. Se completa esta quinta parte
con resefias de libros escritos por otros autores sobre Varela,
y ]a relaci6n de libros de textos para la ensenianza en Cuba,
dedicados integramente a la figura de Varela.
En las sexta y tiltima partes se describen documentos sobre
homenajes y materiales no libros respectivamente. En Home-
najes, obras que informan sobre el centenarlio de Varela, la
Orden F6lix Vareta maixina distinci6n cultural que otorga el
Gobierno Revolucionario de Cuba, y sobre el bicentenario de
su natalicio. La descripci6n de grabados del siglo xix y progra-
mas de actividades culturaes dedicadas a tan alta figLra de la
historia cubana cierran esta bibliografia.
De la mis reciente bibliografia, no descrita por JGC por
haber sido publicadas con posterioridad, al cierre de su compi-
laci6n, las conferencias de la Jornada Varela-Marti, organizada
por el Centro de Estudios Martianos, en octubre de este afio, y
publicadas en edici6n mimeografiada, resultan trabajos de alto
nivel cientffico cuyos titulos se explican de por si: El Padre
FdiX Varela como precursor del ideario martiano, de Cintio
Vitier; Apuntes sobre Varela y Marti en la vida y obra de Carlos
Rafael Rodriguez, por Alberto J. Dorta Contreras; Apuntes para
un esmudio comparativo entre las Cartas a Elpidio y La Edad
de Oro, de Emilia Gallego Alfonso; y Varela y Marti: origen y
culminaci6n del pensamiento revolucionario cubano en el siglo
XIX, de Olivia Miranda Francisco.
Por iltiio ]a indizaci6n de titulos, onomaistica y de publi-
caciones consultadas que resulta el aparato de bfisqucda creado
por JGC en su Biobibliograffa, aparato acorde con las caracte-
risticas de la informaci6n recuperada, el cual facilita el uso y
manejo de este repertorio de nris de 500 asientos que la Bibio-
teca Nacional Jos6 Marti pone en manos de especialistas, pro-
fesores e investigadores. Esta investigaci6n que tuvo como
punto de partida rescatar una informaci6n dispersa principal-
mente en los fondos de la Biblioteca Nacional, el Archivo Na-
cional y el Seminario de San Carlos y San Ambrosio ha sido
reducida a dimcnsiones concretas y expliFcitas. De manera
que ofrecemos este repertorio a ustedes en espera de nuevos
estudios y nuevas valoraciones para las cuales esta bibliogra-
fia sera", sin lugar a dudas, una digna obra de consulta que
la BN pone tanbien a disposici6n de los estudiosos de este
postgrado.


A4









Revista de ]a
Biblioteca Nacional
1o& Marti
(3) 1989


Tres cubanos en la encrucijada
de los siglos XIX y XX


Luis ANGEL ARGUELLES ESPINOSA

Estas notas tienen por objeto dar a conocer algunos aspec-
tos significativos del pensamiento politico de tres intelectuales
cubanos que vivieron en la encrucijada de los siglos XIX y XX.
Los tres fueron testigos de hechos hist6ricos trascendentes de
nuestra historia: las guerras independentistas (1868-1898), la
intervenci6n norteamericana (1898-1902) y la republican (a par-
tir de 1902). Nos ha parecido interesante ofrecer sus impresio-
nes y actitudes particulares sobre estos acontecimientos, a par-
tir de sus respectivas posiciones pohiticas. Esperamos que estos
apuntes puedan ofrecer aIguna informaci6n a nuestros lectores.
Jose Ignacio Rodriguez y Hernandez (1831-1907)
En la trayectoria polltica de Jos6 Ignacio Rodriguez se dis-
tinguen dos etapas: reformisino (hasta alrededor de 1871) y
anexionismo (1871-1907).
Como intelectual, ocupa una determinada posici6n en la
estructura social de la colonia al estallar la guerra del 68. Es
profesor de altos centros educativos y ejerce la profesi6n de
abogado. Se mueve entre el circulo de los reformists habaneros.
Aunque la mayor parte de sus amigos colaboran en planes
conspirativos contra el gobierno espaiiol, 61 permanece junto
al grupo de los reformistas que deciden no embarcarse en la
aventura revolucionaria. No le concede posibilidades de 6xito
a un movimiento con escasos recursos y que muy pronto llega
a tener tres cabezas. Pero, sobre todo, no confia en la capacidad
de los cubanos para vivir independientes.
A pesar de su posici6n conservadora, y de sus estrechas
relaciones de amistad con el Capitain General Dulce, es depor-
tado a Espania debido a la intransigencia de los voluntarios.
Esto acaecia entre fines de abril y principios de mayo de 1869.
De Espafia embarca rdpi damente hacia Estados Unidos. AllM
residirA en Nueva York, donde se halla una poderosa emigra-


45









ci6n cubana (fundamentalmente de las capas medias urbanas)
comprometida con la insurrecci6n.
En el Norte conoce al cubano Crist6bal Madan. Este es un
anexionista de vieja cepa, pero que ha calado en la politica nor-
teamericana de la "fruta madura", por lo que, escarmentado
de fracasos, se aparta del movimiento insurreccional del 68. Su
amistad con Madan hace que no se incline al grupo anexionista
que representa a la revoluci6n en el exillo. Su anexionismo (ya
evidente hacia 1871) contrasta con el de sus coterraneos. El
suyo es un anexionismo mas frio, ms calculado. Si sus pari-
guales solo valoraban las posibilidades cubanas, en cambio,
Josd Ignacio atenderfa unicamente a las posibilidades nortea-
rnericanas. Existe una carta de Jose Ignacio a la sefiora Sera-
fina Junco de Zayas de 16 de noviembre de 1873, en que le
expresa que Estados Unidos quiere dominar a Cuba, ya "sea
por virtud del destino manifiesto, ya por la gravitaci6n politica,
ya por otras razones, que aunque razones de bandolero, son
razones publicadas sin cmbozo" Pero le advierte que eso scra
en su moment oportuno, cuando no conlieve perturbaciones
con potencias europeas y cuando se supere el trabajo esclavo
en la isla. Comenta, ademis, la ingenuidad de los cubanos que
esperan forzar a Estados Unidos a to que no este" dispuesto,
a trav6s de la prensa o de ia opini6n politica. Y dice, entonces,
algo muy significativo: f..no saben los revolucionanos cuba-
nos que el primer efecto de la absoluta libertad es hacer mo-
fensiva esta libertad', Esta carta demuestra la compression
del .autor sobre la estrategia norteamericana para apoderarse
de Cuba. Pero, adem's evidencia el vasallaje ideol6gico que
caracteriza a los anexionistas de todas las 6pocas.
Por otra parte, su rechazo a los principios de la guerra del
68 -"los principios franceses", como les llam6 en cierta oca-
si6n- le sugiere la publicaci6n de dos biograffas: una sobre
Luz y Caballero; otra, sobre Varela. El objetivo inmediato serAi
el de presentar a los j6venes insurrectos "modelos politicos"
que les hicieran desistir de su lucha. El objetivo mediato no
es otro que el de preparar el camino de la anexi6n. Una revolu-
ci6n trastocaria la perspectiva anexionista.
La biograffa de Jose de la Luz y Caballero aparece en 1874
en New York, y se reedita alli cinco afios mas tarde. En el
pr6logo se expresa que Ia obra va dirigida a los j6venes cubanos
de hoy y de mafiana. Sefiala, ademis, que "las opiniones poifti-
cas y los planes que se propongan llevar a cabo los que se
Vase: olecci6n Manuscritos de Rafael Montoro. Tomo XXXV
(Carta 1). Sala Cubana. Biblioteca Nacional Jose Marti.


46









encuentran a la cabeza de un gobiemo, o de un movimiento
revolucionario o simplemente politico, no siempre se encuen-
tran inspirados en principios, ni dominados por consideraciones
superiores de inoralidad y de justicia..." 2 En el capitulo XVII
se analizan las ideas politicas de Luz. Plantea que este eminente
pensador queria el progreso, pero deseaba que "se consiguiese
como en Inglaterra, sin sacudidas, sin violencias, sin ruina, sin
trastorno, sin efusi6n de sangre". Esta obra sera" teina de una
polmica posterior entre el autor y Manuel Sanguily3
La biografia de Varela, por su parte, sale a la luz en 1879,
en New York. En la dedicatoria se expresa que la obra va di-
rigida a la juventud de la isla de Cuba, en ese momento, mais
que nunca responsable de los destinos de la patria. En el ca-
pitulo XXI se estudia el carfcter politico del ex-diputado a
Cortes. Del Presbitero dird que estuvo tan distanciado de la
revolucidn corno del servilismo, que aspiraba a ubicarse en
un medio de prudencia, apoy ndose en las doctrinas de San-
to Tomas y San Juan Cris6stoiro. Cuando tiene que referirse
al Varela independentista de El Habanero, expresard que esta
"fue una obra del desenganio, y no la expresi6n genuina y pri-
mitiva de sus aspiraciones". En cambio, enfatiza y resalta a]
Varela de las Cartas a Elpidio.' Son obvios, como sefialamos
mas arriba, los intereses politicos que animan a arbas bio-
grafias.
Dada su posici6n politica, no puede sorprendernos que la
Paz del Zanj6n le traiga un halo de esperanza. En carta a
Serafina Junco de Zayas de 26 de mayo de 1878, se lee que
"lejos de haber sido lo del Zanjin el abismo en que se hunde
la libertad de Cuba y su independence como pals civilizado
y feliz, puede ser muy bien, y serf, un afortunado aconteci-



2 Rodrfguez, Jose I&giacio. Vida de don Josd de la Luz y Caballero.
New York, 1879. Pr6logo, p. V.
3 La polemica Sanguily-Jos6 Ignacio a causa de la biografia de Luz
apareci6 originalrnente en ]a Revista Cubana de noviembre de 1885
(reproducida en: Sanguily, Manuel. Obras. La Habana, 192541, t. 2,
p. 255-297).
4 Sobre ]a ideologia poiftica de Varela, consiiltese: Roig de Leuchsen-
ring, Emilio: "Algunos caracteres del pensamiento politico de
Varela". En Escritos Politicos de Fiix Varela, La Habana, 1977 y
Portuondo, Jose Antonio: "Significaci6n literaria de Varela", En:
Cuadernos de Historia Habanera, nom. 26, aflo 1944, p. 7-29.


47









miento que nos permiti6 escapar de la destrucci6n y contiene
el germen sano y fecundo de la "Cuba Libre"..
Para Jose" Ignacio, dos son las causas fundamentales del
fracaso de esta contienda: la aplicacion insensata de ia tea
que destruye la propiedad y la politica religiosa de los revo-
lucionarios. Recurdese que por el articulo 28 de la Constitu-
ci6n de Gu~iimaro se establecia la libertad de culto.
En el period de entreguerra (1878-1895) hace propaganda
e interviene en proyectos anexionistas. Toma participaci6n ac-
tiva en la Primera Conferencia Panamericana de 1889, donde
ocupa el cargo de Secretario de la Comisi6n de Derecho In-
ternacional y funge como int6rprete. Despues de la muerte
de su amigo Jose Manuel Mestre -acaecida en 1886-, cornien-
za la redacci6n de su biografia. Sin duda, esta figura se ajus-
taba mejor a sus ideales politicos, ya que Mestre era un ane-
xionista a ultranza.
Desaprueba la Guerra de Independencia. Cree que es un
retroceso en la evoluci6n que se venia gestando en la sociedad
cubana y que si ia guerra del 68 pudo tener alguna explica-
ci6n -pero no justificaci6n-, esta carece de toda 16gica. No le
ofrecen ning-in credito los lideres revolucionarios; "un loco"
(Jose Marti), "un salvaje guerrillero extranjero" (G6mez) y
"tun hombre ms o menos inculto de Ia raza africana "(Ma-
ceo). Adems le asusta -como expresar m~s tarde- que
este movimiento no haya partido de las altas clases acomoda-
das, sino de sectores populares, especialmente de la clase
obrera.
Ya en los primeros meses de 1898 -ante la probable inter-
vencicn norteamericana contra Espafia-, estrecha filas con
los autonomistas para lograr que Estados Unidos desista de
esta eventualidad. Piensa que la anexi6n peligra si los nortea
mericanos reconocen al Consejo de Gobierno de la Repdblica
en Armas. En esta 6poca mantiene correspondencia con Jose
Maria GAlvez, Presidente del Consejo de Secretarios Autono-
mistas, acerca de la necesidad, a la mayor brevedad posible,
de que se le confiera representatividad political al comisionado
autonomista en Estados Unidos, Manuel Rafael Angulo. A fines
de enero envia una carta a Montoro, en la cual le presenta
a la sefiorita Z. B. Ward, de Ohio, de quien dice que "es ia
mds famosa entre las personas de su sexo que escriben para
los peri6dicos y que viajara. a Cuba con el fin de escribir acer.
ca de la revoluci6n para un grupo de personas interesadas en
que se diga la verdad". Le comunica que su visita -no le hard
5 Colecci6n Manuscritos de Ponce; nim. 1253. Sala Cubana. BNJM.


48









dafio alguno a la causa de la autonomia y que la utilice para
iniciar en los Estados Unidos "un movimiento politico y eco-
n6mico favorable al noble pensamiento de Uds."'6 Como se ve,
pretende neutralizar a la opinion pflblica norteamericana fa-
vorable a ]a lucha de los cubanos.
En los pinmeros dias de abril de 1898 redacta una carta a
nombre de Manuel Rafael Angulo dirigida al presidente Mac
Kinley en que se degrada a la Revoluci6n Cubana. De los in-
surgentes cubanos seinala que son enemigos de Estados Uni-
dos, y amigos, en Francia, de Rochefort, asi como de Pi y
Margall en Espafia. Y agrega:
En nombre del Todopoderoso, Sefior Presidente, no se
haga instrumento de la ciega impaciencia de otros.
hasta cacr en el pecado de abandonar nuestras esposas,
nuestros hijos, nuestra propiedad, los destinos de nues-
tro pais, en manos de Miximo G6rmez, que no es cubano,
o de alguno de sus secuaces...
Proceda Ud. como quiera, Sefior Presidente. Actue como
le dicte su conciencia, pero no piense jams por un tmo-
mento de gestar en Cuba una Repuiblica. Durara un dia,
si es que ese dia no se profana la civilizaci6n del Nue-
vo Mundo al hundirse Cuba en la barbarie.
N6tese c6mo, ante la posibilidad de la independencia de
la isla, los autonomistas cierran filas con los anexionistas. La
Resoluci6n Conjunta =iposibilita la continuaci6n de estas
gestiones.
Una vez concluida la Guerra del 95, acude a Paris como
Consejero Confidencial en asuntos de Lcgislaci6n Espafiola,
de la Hlamada Comisi6n de Paz, aunque su titulo official sea
el de traductor.
Durante ]a ocupaci6n military norteamericana hace distintas
diligencias para conseguir la anexi6n de Cuba: corresponden-
cia con los ex autonomistas, instrucciones at obispo de la
Habana Sbaretti, colaboraciones en peri6dicos (especialmen-
te en El Nuevo Pais) y, sobre todo, la publicaci6n en 1900 de
su libro Estudio histdrico sobre la anexidn de la Isla de Cuba
a los Estados Unidos.
Este libro tiene un doble objetivo. Primero, convencer a
los cubanos de la "necesidad hist6rica" del anexionismo. Se-
gundo, persuadir a los politicos norteamericanos que no estan
por la anexi6n inmediata de Cuba y de Puerto Rico. Para el
6 Coleci6n Manuscritos de R. Montoro, t. XXIII. Sala Cubana. BNJM.


49









convencimiento de los cubanos, el autor recurre a una serie
de argumentos: 1) providencialismo, 2) dependencia econ6-
mica de Cuba a Estados Unidos, 3) expansi6n natural y 16gica
de Estados Unidos, 4) fatalismo geogranico, 5) pensamiento
politico anexionista de personalidades cubanas y extranjeras,
6) la alta deuda cubana por los emprdstitos de Ia guerra y
7) forma de superar Ia ocupaci6n militar norteamericana. Por
su parte, a los politicos norteamericanos les recuerda que los
congresistas de 1859 habian proclamado en el Tremita y Cin-
co Congreso de la Uni6n que al incorporarse Cuba a esa na-
ci6n Io seria sobre la base de la igualdad con los dema's esta
dos. El propio libro estai dedicado "a la memoria de los
mrtires del pensamiento de la anexi6n de Cuba a los Estados
Unidos de Amdrica".
Finalmente, como es partidario convencido de la anexi6n,
considera que la Enmienda Platt es insuficiente, pero que ella
debe preparar el canmo para la anexi6n, definifiva de la
isla.
Rafael Montoro y VaIdds (1852-1933)

Si tuvidramos que definir las etapas de la trayectoria ideo-
16gica recorrida por Montoro, en cuanto a la independencia
de Cuba, diremos que fueron tres: fugaz etapa revolucionaria
(hacia 1868), etapa autonomista, o sea, antirrevolucionaria
(1879-1898) y etapa conservadora, o sea, antinacional (1898-
1933).
cCual fue su primera reacci6n ante ia Revoluci6n dcl 68?
Gracias al borrador de una carta autobiografica de Montoro
dirigida a Sanguily en 1889 -dada a conocer por Chac6n y
Calvo-, podemos conocer aspectos relevantes de su vida. En
dicho escrito sefiala Montoro que el Grito de Yara -frisaba
ios dieciseis afios- lo sorprendi6 en Madrid, y que, como mu-
chos jdvenes cubanos, simpatiz6 con la insurrecci6n: "Aun
recuerdo --escribe- que intentamos varios concertarnos para
favorecer el movimiento pero aquel ndicleo dur6 poco. Era-
mos muy niflos y cada cual sigui6 el umbo que sus estudios
y circunstancias le marcaron despues..
En efecto, las circunstancias y los estudios a lo largo de su
vida, le hicieron cambiar de opini6n en cuanto a la indepen-

7 Wase la carta a Serafina Junco de Zayas del 24 de agosto de 1902.
Colecci6n Manuscritos de R. Montoro, t. XXXV (Carta mirn. 69). Sala
Cubana. BNJM.
50









dencia de su patria. En esta propia carta hace referencia a
a1gunats de estas circunstancias. Habla sobre el destierro y
nina de su padre por conspirador, de los tristes sucesos acae-
cidos en La Habana, del imperio brutal de las turbas, del te-
mor a la dominaci6n nortearnericana, etcdtera... En cuanto
a sus estudios, expresa que sus ideas politicas fundamentales
se fueron conformando en el sentido de un fiberalismo consti-
tucional a la inglesa. "Mis oradores historiadores y publicistas
predilectos -seiala-, eran ya [hacia el final de la Guerra
del 68] por lo general, los ingleses. En el Ateneo mantuve
este ideal constantemente," Es decir, antes de concluir la con-
tienda Montoro rechaza la via independentista y se encamina
por la senda evolucionista.
Si en politica sigue al liberalismo ingles, en filosofia sim-
patiza con Hegel. El misno se lamaria "hegeliano indepen-
diente".8 Martf, desde temprano, lo calffic6 de "idealista a lo
Hegel".
En el trabajo titulado "La Revoluci6n Francesa y sus histo-
riadores", que redactara con objeto de explicar una de las cAte-
dras del curso 1876-1877 en el prestigioso Ateneo de Madrid, se
observa el influjo de la filosofia hegeliana en su pensamiento.
En este estudio se examina la significaci6n de la Revoluci6n
Francesa, asi como se ofrecen definiciones de conceptos tales
como "naci6n", "revoluci6n", etcetera... Sobre dicha revolu-
ci6n apunta que "ciego se necesita estar para no ver que en
1789 o mejor en las afios en que el furor revolucionario trans-
form6 a Francia, no se hundi6 el antiguo regimen en aquel
pals sino en toda Europa". Declara, ademats, que la Revolu-
ci6n Francesa afin no ha terminado su obra verdaderamente
europea, verdaderamente universal. En otra parte se refiere a
los pueblos petrificados en instituciones arcaicas y los denomi-
na "pueblos imbeciles".
En una primera lectura, los anteriores planteamientos pu-
dieran parecer un contrasentido en el recien converso de la
evoluci6n politica. Pero bien analizado el trabajo se explica
la paradoja. En el estudio, la concepci6n de revoluci6n estai
correlacionada con el concepto de naci6n. Luego se justifica

8 Sobre la influencia de Hegel en Montoro, vase su articubo: "Kant.
El neo-kantismo y Jos neo-kantianos espafioles". En: Revista de
Cuba. La Habana, 1878. Reproducidos en: Montoro, Rafael. Obras. La
Habana, 1930, t. IV, p. 188-200. Otros autores como Antonio Sinchez
de Bustamante y Montoro (nieto), Jose Maria Chac6n y Cavo, Me-
dardo Viticr, Antonio Martinez Bello tienen estudios donde anal'zan
dicha influencia.









la revoluci6n en los pueblos que han logrado conformar una
nacionalidad, o sea, fundamentalmente los pueblos europeos.
Se infiere que los pueblos que no han podido constituir una
naci6n no tengan derecho a transformaciones revolucionarias.
Recordemos que para su maestro, Hegel, America era el con-
tinente del porvenir donde debia repetirse el viejo esquema eu-
ropeo, pero para ello requerfa tempo, ya que solo en tiempos
futuros mostrarfa su importancia hist6rica9
Para Montoro nunca existi6 la nacionalidad cubana. En
su discurso del 10 de abril de 1882, en la Junta Magna del
Partido Liberal de Cuba, sefiala que Cuba es un verdadero
mosaico. "Tres razas -dicen-- viven frente a frente, sin con-
fundirse y, lo que es mets, sin conocerse y en las irregulares
condiciones que nacen de la explotaci6n inconsiderada." Pos-
terormente, en el discurso pronunciado el 9 de noviembre
de 1887, sefiala que es necesario atraer a todos los peninsula-
res desaparecidos que no estIn con el autonomismo porque
no conocen lien sus ideas. '"Necesitamos esto -apunta--,
porque en un pueblo dividido por castas no puede imperar
la libertad".
Montoro ve tres conglomerados independientes (se refiere
obviamente a los peninsulares, los crioHos y los africanos) en
lucha constante entre sf que invalida, de entrada, la existencia
de una nacionalidad cubana. Es sin duda, la vision clasista,
aristocrdtica -y por ello pesimista- de la problemitica cu-
bana en ese sentido. Desconoce el hecho revolucionario del 68
en la consolidaci6n de la nacionalidad cubana. Para 61, este
fue un fen6meno negativo en nuestro decursar hist6rico. Pre-
cisamente, veamos, a continuaci6n, algunas referencias a la
experiencia del 68 en su etapa autonomista.
En sentido general, Montoro explica la gesta como resulta-
do de la torpe polftica espafiola. Pero no la justifica:
La revoluci6n [dice] fue sin duda un hecho inevitable
puesto que ni aun fue dado al Conde de Pozos Dulces
impedirla. Provocaronla exasperaciones, legitimas al ca-
bo, puesto que tenfan grandes agravios por origen y
hacia largos aflos que inquietaban con raz6n el alma del
pueblo. Pero considerando las cosas desde el punto de
vista de la reflexi6n y de lo que debi6 haber sucedido,
pardcenos lo cierto que el Conde tenia raz6n, que si hu-
9V ase: Hegel, J.G.F. Filosofia de Ia Historia Universal. Madrid, Re-
Vista de Occidente 21928. t. I, p. 185-186.
Para Montoro nunca existi6 lI nacionalidad cubana. En
52









biese perseverado en el plan que trazo, Cuba habria lle-
gado mucho antes al termino de sus aspiraciones...0
Luego, para Montoro, a una politica equivocada de la Co-
rona espan~ola se respondi6 con otra igualmente cuestionable
por parte de los insurgentes cubanos.
Otras veces se refiere a las consecuencias negativas de la
revolucion. Hacia 1890 cxpresa que "la ctlebre frase de Macau-
lay, seguin la cual el mayor inconveniente de las revoluciones
era el trastorno social que dejan en pos, nunca serfa quizaX
confirmada tan desastrosamente por los hechos como en nues-
tro pais. Subvertidos los modes tradicionales de ia sociedad
cubana, hiciera irrupci6n brusca e invenciblcs sobre todos los
apetitos y todos los rencores". Y en otra parte, sefiala que
"nuestra aristocracia y clases medias recibicron un golpe de-
moledor en esta guerra por lo que dejaron de constituir un
factor decisivo en nuestros inciertos destinos." En este frag-
mento se evidencia su conservadurismo. No quiere revoluci6n
ya que la experiencia del 68 fue altamente traumatizante para
SU clasc.
En otras ocasiones, para justificar la existencia de su par-
tido, apela a las reformas alcanzadas debido a "las gestiones
autonomistas." Por ejemplo, reclama para su movimiento la
abolici6n de la esclavitud.2
Permitasenos ahora una digresi6n sobre un problema que
vale la pena piantear. En la carta autobiogrffica de Montoro,
ya mencionada, existe una proposici6n que nos llam6 la aten-
ci6n. En la misma se sefiala que "las obras de Saco fueron y
han seguido siendo despu6s para mi, en lo fundamental, ver-
daderos orlculos de la poliftica cubana." En efecto, es posible
ver una cierta similitud con el pensamiento saquista sobre
determinados aspectos. De Espaiia, ambos aman tanto su cul-
tura como detestan su politica. Por tat motivo, conciben lo
hispainico cono el nico elernento conformador de nuestra
cultura y, a su vez, abogan por una rectificaci6n de su politica
colonial, deseando, en este sentido, una colonia que siguiera
la experiencia inglesa.

ID Montoro, Rafael. Obras. La Habana, 1930, t. 2, v. 2, p. 120.
tI Ibidem. t. 2, v. I, p. 366.
12 Con respecto a la abolici6n de la esclavitud, T6ase su discurso pro-
nunciado el 9 de enero de 1887, en Santiago de Cuba. ibidem. t. 1,
p. 197.


53









Pero si comparamos ambas figuras, en cuanto a su signi.
ficaci6n hist6rica, el bayamis desterrado se le va por encima.
Digamos, al menos, que por dos cosas. Primero, porque per-
teneciendo fundamentalmente a la etapa anterior al 68,. reco-
noce ya una nacionalidad cubana -claro esta, racista y aris-
tocrtica, y por ello, solo parcialmente nuestra. Segundo, por-
que Saco, en su tiempo hist6rico, aunque despu6s no fuese
partidario de esos procedimientos, dijo claramente c6mo se
debia conquistar la libertad cuando la negaban los gobernan.
tes tirinicos. Montoro, en cambio, mnedio siglo despuds, no
edmite la posibilidad de insurrecci6n en la colonia ni siquiera
en el piano te6rico.
A partir de la d6cada del ochenta -que es cuando juega
su rol hist6rico- observamos una, involuci6n de su pensa-
miento politico. Si en su periodo juvenil europeo encomi6 a
ia Rcvoluci6n Francesa, ahora reniega de todo cambio brus-
co. En el discurso pronunciado en el quinto aniversario del
Partido Autonomista, el 9 de agosto de 1883, sefial6 que "ni
en la Naturaleza ni en la historia son posibles esas aspiracio-
nes fantasmag6ricas, esas transformaciones milagrosas con
que suefian algunos." Expres6 ademais que "la historia nos
ensenia que los triunfos positivos y seguros son los de los
prudentes, y que las obras de la exaltaci6n son efimeras y
baldias."'3
Apuntamos lo anterior porque mientras que Montoro pre-
coniza un permanente vasallaje metropolitano, Saco admite
la posibilidad de una futura vida politica independiente. En
este sentido, Montoro, a diferencia de Saco, representa ms
fielmente despu6s del 78, los intereses inmediatos de la clase
terrateniente cubana. En ningIn. momento se encuentra solo
e incomprendido como sucedi6 con el bayamds. Seriamos in-
justos si le negamos todo mdrito hist6rico a Saco. A nuestro
juicio, forma parte de los precursores de nuestra nacionalidad.
Defendi6 nuestra personalidad en medio de un ambiente muy
peligroso para la misma. Recordamos que Lenin seiial6, en
distintos trabajos, que los mdritos hist6ricos de los grandes
bombres deben juzgarse, no por lo que hayan dejado de apor-
tar sino segin lo nuevo que han aportado en comparaci6n con
sus predecesores.
Volvamos a Montoro. Si bien es enemigo de la revoluci6n,
apela a ella como forma de coaccionar a la metr6poli. Esto
es evidente cuando se leen sus discutrsos de la etapa de entre-

13 Ibidem, t. 1, p. 48 y 57.


54









guerra. En el discurso pronunciado en el teatro de Irijoa, el
27 de agosto de 1888, expresa que "las libertades no se piden,
sino se recaban y de que para obtenerlas por simismo, lo
que se necesita es voluntad, energia y firmeza.t14 Y en e imi-
tin autonomista del 22 de febrero de 1892 apunta que "ante
la politica de desprecio a la opini6n, de retroceso social, de
desorganizaci6n econ6mica a que asistimos, nuestro deber es
levar la oposici6n hasta los iiltimos lfmites de la legalidad
constitucional y la Ilevaremos, suceda lo que quiera, levan-
tando el espiritu del pals, despertando todas sus energias para
que cunda por sus Jmbitos la protesta como explosi6n del
sentimiento general." Termin6 este discurso, durante el cual
fue interrumpido m~ts de cincuenta veces por los aplausos,
diciendo: "No olviden nuestros gobiernos la c6lebre pardibola
de Lord Brougham, que ensefia a ceder a tiempo demostrando
cun peligroso es obstinarse en rechazar ]as justas aspiracio-
nes de la opini6n. El pais espera y clama, todavia dispuesto
a conformarse con reformas razonables. No asuma el gobierno
la responsabilidad de que vaya mis lejos.11'
En efecto, el pais fue mids lejos, y lleg6 la protesta en su
forma superior, la revoluci6n. Pero, entonces, la alta dirigen-
cia del Partido Autonomista, en vez de ser consecuente con
sus planteamientos, se retrajo, y conden6 la insurrecci6n. Nos
llam6 la atenci6n, en la lectura de los discursos politicos pi-
blicos de Montoro, que aquellos fragmentos donde se hacian
amenazas al gobierno con la posible revoluci6n, o habia reti-
cencias significativas, eran, generalmente recibidos con aplau-
sos y ovaciones. Esto refleja el potencial revolucionario exis-
tente dentro de la rmasa que asistia a los mitines autonornistas.
Objetivamente, el aporte del autonomismo a la Revolucj6n
del 95 fie doble: primero, por las fundamentadas critical a
]a poliftica colonial espafiola. Segundo, por la prueba de su
ineficacia. 0 sea, se evidenci6 que por la via constitucional
era imposible alcanzar los cambios que reclamaba el pats.
El 24 de febrero de 1895 estalla la guerra necesaria organi-
zada por Jose Marti. Para el autonomismo fue una herida mor-
tal. Concluye, como se ha dicho eufemisticamente, su "periodo
heroico". De "enciclopedistas de la revoluci6n" pasan a cons-
tituir su quinta columna. En casi todas las poblaciones mer-
man sensiblemente sus afiliados. La piraimide pierde la base
de sustentaci6n. En muchos pueblos, sobre todo de la region
4 Ibidern, t. 1, p. 337.
Is Ibidem, t. 1, p. 403-405.


55









oriethtal, el partido se queda acefalo. En la propia Junta Cen.
tral Autonomista hay discusiones que giran en torno a su
disolucl6n, la abstencion, o el apoyo a la administraci6n es-
pafiola. Prevalece esta iItima opcion de la supuesta "unidad
national." Se patentiza, en este momento crucial, la clase so-
cial que alienta a ese partido.
El Partido Liberal Autonomista saca a la luz, el dia 4 de
abril de 1895, un manifiesto firmado por todos los miembros
de la Junta Central (a la que pertenece Montoro) donde se
condena a la revolucion. En su parte tiltuina, se expresa que
"el partido liberal de 1868 habfa cedido el paso a la guerra
ante otras realidades, pero que el partido de 1878, ms agra-
ciado, pudo ver cumplidas las promesas, y que no cejard en
su lucha contra aquellos que pretenden arruinar la tierra y
traer a esta isla la miseria, la anarquia y la barbaric." He
aqui los verdaderos motivos para objetar la insurrecci6n. Por
supuesto, el Partido Liberal se toma el derecho de la repre-
sentatividad del pais, y por ello, extiende los temores propios
de su clase a toda la naci6n.
Mais tarde, ante el avance victorioso de las fuerzas insur-
gentes mambisas, la Corona espafiola aprueba el Real Decreto
de 27 de noviembre de 1897. Por el mismo se establece en
Cuba el gobierno auton6mico que comienza sus funciones a
partir de enero del pr6ximo aflo. Montoro ocupar i la Secre-
taria de Hacienda en la Junta que preside Jos6 Maria Gftlvez.
Una vez derrotada Espafia, se produce el 31 de agosto de
1898 un acuerdo de representantes autonomistas ante el fin
de las hostilidades. Entre otros puntos, se acuerda que los
autonomiistas defenderdin dentro del nuevo orden politico la
independencia absoluta de la isla de Cuba. Seri la iltima hoja
de parra en su vida politica. En realidad, los ex autonomistas
apoyaran distintas variantes dcl intervencionismo norteameri-
cano despu6s del 98.
Creemos oportuno hacer unas consideraciones generates
acerca del movimiento autonomista. El Partido Liberal es con-
secuencia de la Paz del Zanj.6n. Oficialmente, de jure, su apa-
rici6n se debe a las reformas espafiolas. Extraoficialmente, de
facto, es una derivaci6n de la insurrecci6n dcl 68. Su doctrina
intenta ser una transacci6n entre las dos corrientes poifticas
fundamentales que se enfrentaron en la guerra. Si el indepen-
dentismo queria la libertad sin la soberania espafiola, y el in-
tegrismo abogaba por la soberania espafnola sin la libertad,
el autonomismo proclamo Ia libertad bajo la soberama de
Espaila. El propio Montoro presentaba el autonomismo como


56









la sintesis ideol6gica superior que niega y supera la ideologia
precedente.'6
Aunque carecemos de estudios profundos sobre el autono-
mismo, es evidente que el Partido Liberal respondia a los
intereses de la clase terrateniente cubana. Esta era una clase
arruinada econ6micamente; pero, sobre todo, temerosa de
una nucva edicion de los hechos del 68. No quiere participar
corno clase en una nueva contienda. En tal sentido, ya ha ago-
tado sus posibilidades revolucionirias, y por lo mismo, sus
posibilidades hist6ricas. Desde luego, no sera' por razones sub-
jetivas de dicha clase sino por condicionamientos objetivos
que la han lievado a formar parte -para su supervivenca-
de un bloque corporativo olIgrquico antinacional cubano-es-
paiol-norteamericano del cual constituyen sus beneficiarios
menores. Asi, debido tanto a un proceso de subdesarrollo his-
t6rico como a! surgimiento del imperialismo norteamericano
en nuestro proceso de liberac16n. nacional, esta clase, como
tal, no podra" ser fuerza motriz de la revoluci6n anticolonial
ni, por ende, despuds de 1902, constituir un gobierno indepen-
diente, soberano y antimperialista.
La debilidad de esta clase se refleja en sit actitud proclive
a transacciones y componendas. Recuerdesc que reprcsentan-
tes provenientes de sectores terratenientes entran en contacto,
con Estados Unidos cuando yen la guerra virtualmente perdi-
da para Espafia. Se manifiesta tambien en su vacilante posi-
ci6n political dentro de la estructura politica de la colonia.
Asi, para los integristas, los autonomistas le hacian el ju1g0
a los revolucionarios. Para estos t Itimos, ocurria exactamente
to contrario. Esta actitud nos recuerda ]a descripci6n de Marx
sobre la timorata burguesia alemana en ila revoluci6n del 48,
la cual gruflia contra los de arriba (nobleza) y temblaba ante
los de abajo (proletarios), eva revolucionaria frente a los con-
servadores, y conservadora frente a los revolucionarios.'7
Muchos revolucionariosutilizaron el autonomismo para ex-
presar su oposici6n al regimen espafiol. Algunos creyeron que
este tambien era el sentir de sus lideres prominentes. Por
ello, despues del 24 de febrero del 95, critican a los dirigentes
de la Junta Magna que no hicieron morir at partido y le ha-
cian tenaz resistencia a la revoluci6n. En este sentido, son
interesantes las cinco cartas enviadas por Eduardos Yero Bu-
16 Vease: Ibidem. t. 2, V. I, p. 14.
17 Cf. "La Burguesfa y la Contrarrevoluci6n ". En: Marx, Carlos y Fe-
derico Engels. Obras Escogidas, La Habana, 1963, p. 56-60.


57










duen (antiguo dirigente autonomista oriental) a Rafael Mon-
toro, en octubre de 1895, en las cuales lc sefiala su farisaica
actitud.18
Retornemos precisamente a Montoro. No justifica la inter-
venci6n norteamericana.'9 No obstante, le reconoce a ella el
papel demifirgico de nuestra liberacion, no a la lucha de los
cubanos. 3
Proclamada la repfiblica, apoya la Ennienda Platt ya que
plantea que dicha ley no constituye limitacion alguna de la
soberania ni de la independencia, sino que, por el contrario,
son confirmaciones de las misrnas.2
A partir de 1902 influido por la concepciones del fatalismo
geogrifico, y dada nuestra dependencia creciente a Estados
Unidos, plantea Ia necesidad de un mayor acercamiento entre


18 Eduardo Yero Buduen fue, antes del 24 de febrero de 1895, director
propietario del diario autonomista El Triunfo de Santiago de Cuba,
diputado provincial autonomista por Baracoa, vocal de la Cornsi6n
Permanente y secretario del Comitd Provincial Autonomista. Al Esta.
liar la revoluci6n se incorpora a ella. Las cartas mencionadas en
el texto vieron la luz originalmente en Patria del 5 al 19 de octubre
de 1895. Posteriormente, el autor las corrigi6 y )as public6 en un
folleto titulado La Voz de Cain (V6ase: Yero, Eduardo. La Voz de
Cain. New York, 1896. 33 p.)
19 A este respecto, consfiltese su pr6logo al libro La Intervenc i6n de
Antonio L. Valverde (La Habana, 1902). Esta obra fue premiada por
el Colegio de Abogados de La Habana en el certamen de 1900 a
1901 en Cuba. El trabajo es un estudio biogrffico sobre la interven-
cion. En la misma se sefiala lo improcedente de la intervenci6n
norteamericana (ver p. 186-187). El iltimo capftulo se refiere a la
ocupaci6n militar (en sentido general) y se describen significativa-
mente los deberes del ocupante segtn las normas del derecho inter-
nacional, y sabre todo, se enfatiza que "el respeto a la propiedad
privada debe ser un deber sagrado del Estado invasor ..." En el
pr6logo, Montoro expresa que "la circunspecta pero concluyente de-
mostraci6n del joven publicista no solo acredita su saber y su
saber y su crftica, sino Ia independencia de su criteria y la entree
viril de su devoci6n a a ciencia..."
20 V6ase el texto Principios de Moral e Instruwcidn Civica (La Habana,
1902), por Rafael Montoro. En el mismo subyace la idea de que la
Repxbliica no es consecuencia de la revoluci6n del 95 sino de la inter-
venci6n norteamericana del 98.
21 Sobre Montoro y su pensamiento sobre la Enmienda Platt, ver Prin
cipios de Moral... (apdndice V), y sus pr6logos a Artkulos y discur-
sos de Wilfredo FernAndez (Montoro, Obras, t. 2, v. 2, s.a.) y a La
Enmienda Ptatt de Luis Machado y Ortega (Ibidem, t. 3, sa.)


58










Norte Anerica y los pueblos hispanoamericanos. En el articu-
1o "Una opini6n europea sobre la America y el americanismo"
'-publicado en El Pats, el 8 de febrero de 1930- acaricia la
idea de fundar en nuestro pais una "Escuela de Amrica [o
sea, de Norteam'rica tal como lo proponia para su pais el es-
critor francds Pierre Lyautey, a quien glosa en este artictlo]
para de esta forma adquirir", por un atento y asiduo estudio,
algo de las cualidades y de los metodos y procedimientos por
cuya virtud han Ilegado a ser realmcnte lo que son nuestros
vecinos del Norte". Para el, existe mucho de malentendido
sobre Estados Unidos que es preciso rectificar.
En diversos articulos enjuicia negativamente la experien-
cia boichevique. Expresa que ella es la antitesis de la demo-
cracia, y que esta la practican "a tiros y a latigazos". Para
-1, no resiste una comparaci6n entre "la Rusia sovidtica y la
verdadera democracia, es decir, entre Estados Unidos, Ingla-
terra, Francia, Suiza, etcdtera"11
De sobrevivir al hecho revolucionario del 59, no seria dificil
imaginar su probable actitud. Represent6 a una frustrada cla-
se social que en el siglo XIX fue antirrevolucionaria y, en las
primeras seis ddcadas del XX, antinacional.24

2 Wase: Montoro, Obras, t. 3, p. 553.
23 Uanse, por ejemplo, sus articulos "Nacionalismo bolchevique" (Ex-
cedsior-El Pafs, sepfiembre 20, 1929; 2) y "eEs Ia Rusia sovidfica
una democracia?" (Excetsior-El Pats, Febrero 20, 1933: 2)
24 Consideramos importante hacer dos aclaraciones. La primera para
subrayar que aunque Montoro no fue nunca un terrateniente o un
burgu~s sino un intelectual --l mismo se definfa como "escritor
publico", si represent6 ideoi6gicarnente a los sectores terratenientes
y burgueses criollos de Ia isla; ya que la intelectualidad (integra los
sectores medios urbanos) no fiene, de por si, una ideologla inde
pendiente. La segunda, es una salvedad necesaria para no pecar de
injusto. El hecho de que un individuo represente una case social
retr6grada, consezyadora o vacilante no autoriza a calificar mectni.
camente su representaci6n de deshonesta o de que la misma deba
tener fines lucrativos. Considerarlo asi, serfia simplificar, lamenta.
blemente, los tdrminos del problema. Con respecto a Montoro, enten-
demos que fue un arist6crata honrado, ya que no aprovech6 sus
cargos polifticos, tanto en la colonia corno en Ia reptiblica, para su
medro personal. Vivi6 y muri6 con modestia, sin boato. Esta probi-
dad de Montoro influy6 en Juan Gualberto G6mez para avalarlo
hacia 1913, en la designaci6n para una alta responsabilidad po iftica.
(Wase al respecto: G6mez, J. G. Dos cartas a Josd Nicolds Jane La
Habana, Archivo Nacional de Cuba, 1913, y ademds la Bibliografia
de Rafael Montoro y Vadds, compilada por Josd Bernal, La Ha-
bana, 1952, p. 19-28).

59









Manuel Sanguily y Garritte (1843-1925)

Sanguily ocupa un lugar destacado en nuestra historia. En
su quehacer revolucionarlo utiiiz6 tanto "el arma de la cri-
tica como la critical de las armas". Su obra intelectual es ex-
tensa (e intensa). Su fligura ha sido objeto de estudio por va-
rios bi6grafos. Existen innumerables articulos relatives a dis-
tintos aspectos de su vida y o de su pensamiento.Y
Su procedencia es humilde, a diferencia de Josd Ignacio y
de Montoro. Politicamente hablando rue independentista en
la colonia y nacionalista en la repiibiica. Siempre defendi6
Io que estim6 justo y antepuso los bienes colectivos a la ri-
queza personal. Precisamente este amor a la justicia -la
verdad, se ha dicho siempre es revolucionaria- es lo que le
hace combatir primero al despotismo colonial espafiol y des-
puds, al intervencionismo norteamericano.
Tan pronto como puede se embarca en una goleta -no
ha terminado sus estudios- y se une al ej6rcito mambi en
el 68. Ya por esos momentos sabe que Espania no puede ser
la patria de los cubanos. "Aqufi r-di pocos aiios mis tarde--
existen dos pueblos que represents, asi como dos hemisfe-
rios del planeta, dos mundos en ia conciencia y dos civiliacio
nes en la historia... -A qu6 ocultarlo? Nosotros los cubanos
somos americanos, como los espafioles son europeos & Para
61, la patria es sobre todo, el amor entrafiable a la tierra y a
sus habitantes, es ]a congruencia entre el hombre y el medio
ambience. Ademis, estima que la isla de Cuba es una patria
independienfe con una personalidad distinta a la espafiola.

2 En la edici6n del 1925-1941, a cargo de su hijo Manuel Sangily y
Arizti, se recoge gran parte de su producci6n intelectual. Esta edi-
ci6n, bajo el titulo Obras de Manuel Sanguily, comprende ocho
en once volurmenes. Con anterior'dad, se publicaron dos tomos donde
se recogen algunos de sus trabajos (Vase Discursos y conferencias,
2 t., 1918-1919). Pero debe senialarse que atm quedan articulos suyos
diseminados entire distintas publicaciones peri6dicas. Ademis, no se
ha publicado su valiosa correspondencia activa. Autores como Fede-
rico C&rdova, Octavio R, Costa y Emilio Roig, entre otros, han
estudiado con cierta extensi6n su personalidad. Ademds, en todas las
historias de la literatura cubana (Henriquez Urefia, Bueno, etcdte-
ra.. ) se resefia su vida y obra literaria.
26 Sanguily, Manuel. Discursos y. conferencias. La Habana, 1918. p. 86.
Aqui Sanguily establece una diferencia entre nacionalidad y patria.
La primera, dice, es algo formal, legal, que se gana o se pierde
en un momento, por un congreso o en una batalla; mientras la
patria es algo inmutable y perpetuo. En este sentido, la patria se
aproxima a la cubania.









Desde muy pronto, repudia la instituci6n esclavista y sus
consecuencias sociales. Dentro de la insurrecci6n defendi6 al
negro en todo momento. En Gudimaro, al proclamarse la Re-
piblica en Armas, improvisa un discurso donde le dedica fra-
ses de calor y simpatia a la numerosa tropa negra que se en-
contraba alli en aquellos momentos. Por tanto, se identifica
con el doble objetivo de la gesta revolucionaria: la emancipa-
ci6n del colono y la libcraci6n del esciavo. "Esta es -escribe
en La Estrella Solitaria- nuestra doble, nuestra hermosa
misi6n."
Por su participaci6n en esta guerra se le confiere el grado
de Coronel. Combate bajo las 6rdenes do su hermano Julio,
de Agrainonte, de G6mez y otros pr6ccrcs. Asimismo, partici-
pa en la redacci6n de la prensa insurrecta: La Estrella Solita-
ria, El Cubano Libre y el Boletin de la Guerra.
Qud repercusion tuvo la Revoluci6n del 68 en su petisa-
miento? Sobre la misma, encontramos muchas referencias en
la etapa del "reposo turbulento".
Un hecho que Sanguily trat6 de explicar, y que analizare-
mos fuc el Pacto del Zanj6n. La exposici6n de las causas del
fracaso dc la Guerra del 68 interes6, por distintos motivos, a
nuestros revolucionarios intclectuales. Asi, G6mez (1878), Roa
(1878), Collazo (1893) y Figueredo (1902) publican trabajos
donde ofrecen su versi6n sobre el final de la guerra. Ademis,
hubo otros que proyectaron trabajos sobre tat aspecto, pero
que no pudieron realizarlo. Entre estos 6ltimos, se encuentra
Sanguily. Reune materiales, hace proyectos, concibe esquemas,
pero, finalmente, abandona ]a empresa18 Aunque no pudo es-
cribir el libro concebido, en varios articulos se hallan observa-



27 Sanguily, Manuel. Obras. La Habana, 1925-41, t. VIII, L. I, p. 97.
23 En rigor, Sanguily pretendia historiar la trayectoria completa de la
Guerra de los Dicz Afios que para di, dicho sea de paso, no termi-
naba en el 78 sino en el 79. En carta a Cirilo Villaverde (17 de
septiembre de 1889) le sefiala que el titulo de este libro serai: La
Revolucion de Cuba (1868-1879) Estudio Hi.it6rico El mismo cstari
dividido en cuatro capitulos: I)La Insurrecci6n. 1I) La Reptiblica
III) La Anarquia y IV) La Sumisi6n. "Por supuesto -dice Villa-
verde-yo tengo en mira ]a historia interna y no ]a exterior de la
revoluci6n: su origen, su desenvolvimimiento, organizaci6n y su des-
composic6n y caida. Es un trabajo nuevo y sumamente dificil" (Carta
citada por: C6rdova, Federico. Manuel Sanguily. La Habana, 1942,
p. 243-244.


61









ciones sobre el Pacto. Hemos seleccionado cuatro artculos
que nos parece tienen una estrecha vinculaci6n entre sf. Estos
son: "tUn insurrecto cubano en la Corte", aparecido en la Re-
vista Cubana, de noviembre de 1888 y los tres publicados en
su revista Hojas Literarws "La Revoluci6n Cubana juzgada
por un insurrecto" (30 de abril de 1893), "Juicios hist6ricos
del General Miximo G6mez (30 de septiembre de 1893), y "El
General Maximo G6mez y la historia de la revoluci6n" (31 de
diciembre de 1893).
En el articulo de la Revista Cubana se expresa ya abierta-
mente que el Pacto de Zanj6n fue una rendici6n. Que si bien
las concesiones capituladas aparecieron en la forma de un
convenio fue con el objeto de tranquilizar al vencido y atraer
de paso a los que continuaban en la lucha. Considera que el
Pacto fue producto de "circunstancias accidentales, tanto in-
ternas como externas, que concurrieron para producir la des-
composici6n del estrechado bando insurgente y, como su re-
sultado natural, el t6rmino de la lucha". Para Sanguily, como
mrts adelante se verd, no existia una situaci6n militar -o sea
una circunstancia no accidental- que explicara el Pacto.
Conocia con mas profundidad el desarrollo interno de la
revoluci6n; sin embargo, no era ajeno a los asuntos del ex-
terior. Asi, poco tiempo antes de este articulo, habifa escrito
que los reformistas cubanos del 68 asaltaron la direcci6n en
el exterior del movimiento separatista, pero que fue "con tan-
ta vacilaci6n e ineptitud comno desastroso resultado".2
El articulo "La Revoluci6n Cubana juzgada por un insu-
I q 4ri E1.
rrecto" es ia critica historiografica a la obra de Collazo "Desde
Yara hasta el Zanj6n". Apunta que esta obra, por su contenido,
puede colocarse, sin violencia, a continuacion de los trabajos
de G6mez y Roa sobre tal materia. Sanguily rebate algunos
planteamientos de Collazo referidos a la organizaci6n de la
pasada revoluci6n. Este 4i'timo, en su libro, hablaba de la ne-
cesidad de una dictadura militar y de los males o entorpeci-
mientos de la GAmara en dicha gesta. Planteaba ademas, que
los diputados nada podian hacer fuera de lo que hicieron,
pues ya que el mal no"consistia en las individualidades sino
que radicaba en la instituci6n. Para Sanguily esto es inadmi-
sible, ya que la Caimara no es nada sin los que la componen.
29 V6ase su artkculo aparecido en El Radical de marzo de 1887. En:
Sanguily, M. Obras. t. VIII, L. I, p. 149. "Sobre la influencia perni-
ciosa de Ia representaci6n exterior de la revoluci6n en la Cfimara."
Cf. Aguilera Rojas, Eladio. Francisco Vicente Aguilera y Za revolu-
ci6n de Cuba de 1868. Habana, 1909.


62









No eg posibie absolver a los diputados, dice, para atacar a la
Cdimara que no es mas que una abstracci6n, un concepto, cue
no tiene vida. Para el, por el contrario, la Camara es inojeta-
ble, no asi sus representantes.
Por otra parte, sefiala que la Crnara evit6 en la medida
de lo posible la dictadura corruptora o incompetente (por
ejemplo, sefiala la de CUspedes y la de Quesada), pero que no
sirvi6 de estorbo nunca ni produjo dafto a la revoluci6n. Desde
luego, los planteamientos anteriores son bastante discutibles.
Nuestro criterio al respecto es que ]a Camara con su excesivo
celo de la democracia -"Ia democracia campestre y Jevantis-
ca" a que se refiri6 Marti-, republicanismo y antidictadura
propici6, parad6jicamente, la antidemocracia, la antirrepdIbli-
ca y la dictadura. En GuAimaro se le entreg6 el poder real a
la C~mara (el poder formal lo tenfa el Ejecutivo), que podia
destituir al Presidente de la Repuiblica en Armas. Ocurri6, en-
tonces, que caudillos y jefes militares, la utilizaron de instru-
mento para sus fines particulares. La Catmara legaliza las in-
subordinaciones al mando. Luego, huyendo de un extremo (la
dictadura personal), cae en el extremo opuesto Y, en aquellos
moments, la anarquia era. mucho mas grave y perjudicial
pues hacia falta la centralizaci6n del poder en la vanguardia
revolucionaria. La polmica historiogrfica sobre el car~cter
que debta tener la guerra (es decir, si el elemento civil o el
military ha de tener la r nxima autoridad en el seno de la re-
voluci6n) es vieja. Empez6 con la propia guerra en el 68 y
se mantiene en la actualidad.' Es 16gico que en el siglo pa-
sado estos problemas tuvieran repercusi6n bibliogr~ifica des-
pues del Zanj6n (para tratar de explicar la derrota reciente)
o previo al desencadenamiento de la Guerra del 95 (para ob-
tener experiencia de errores anteriores). La propia Paz del Za-
j6n aun reclama una mayor investigaci6n que determine con-
cienzudamente los distintos factores que concurrieron en la
misma.
En su arliculo "Juicios hist6ricos del General MaXimo G6-
mez", Sanguily enjuicia la figure del Generalisimo en relaci6n
a los acontecimientos que ilevaron al Zanj6n. Comienza por


30 Existe una extensa bibliografia donde se reflejan los distintos cn-
terios existentes sobre la organizaci6n de la guerra en el 68. Vase,
por ejemplo, la antologia titulada Sobre la guerra de los 10
ahos. 1868-1878, compilada por Maria Cristina Lierena (La Habana,
1971, 425 p.). La misma recoge 38 trabajos, en que la mayor parte
de ellos hacen referencia a estos problems.


63









establecer una cornparaci6n entre la situaci6n military de Ca-
maguey en 1871 con la de los afos 1877-1878. Entiende que en
esta (iltima fecha la situaci6n era m~s favorable: Se cuenta
con un jefe rnilitar que habia alcanzado un prestigio'militar
que nunca obtuvo Agramonte. Ademas, existia la gran tradi-
ci6n de resistencia del afio 1871 que era el orgullo de sus ye-
teranos. Como Las Villas y Oriente estaban en actividad mi-
litar, seiiala Sanguily, el mal estaba en el Centro. Para eil el
dilema propuesto por G6mez en Loma de Sevilla --concertar
un armisticio que permita congregar a los insurrectos para
ajustar ]a paz o renovar con grades ventajas la guerra- le-
vaba objetivamente al desastre. "Uno de los t&irminos del dile-
ma --escribe- era impracticable. El otro lievaba implicita la
capitulaci6n"f 1 Sefiala en este articulo que la actitud de G6-
mez en este momento no se corresponde con su heroic tra.
yectoria. Piensa que con un grito suyo hubicra cambiado el
panorama militar. Refiere, aderms, el temor reinante en el
campo espafiol. A tal efecto, comenta las palabras de Marti-
nez Campos a Ram6n Roa, en que el jefe espafiol expres6 su
desconfianza y disgusto, no fuera a ser que alguien diera un
grito de lViva Cuba Libre' y entonces hubiera guerra por
otros diez an-os.
Sanguily en el exterior, alejado del campo de batalla, con-
sider6 a G6mez, el principal causante del Zanj6n. Parece ser
que esta concepci6n estuvo bastante generalizada en la emi.
graci6n. El propio G6mez en su Diario de Campana reflej6 el
resentimiento y hostilidad de que fue objeto en Jamaica por
los emigrados cubanos alli residentes cuando abandon6 la isla
de Cuba. Pero no es correcta esta visi6n. G6mez, como otros
muchos, vio con desolaci6n que la Camara se inclinaba por
la paz a toda costa. Ella detentaba la representaci6n oficial
de la Reptiblica en Armas. Es claro que pudo crecerse en este
momento, pero su condici6n de extranjero lo llev6 a margi-
narse de problems cruciales en nuestra historia. Consider6
que no habia perspectiva de victoria ante la p6rdida de la ini-
ciativa de los cubano$, resquebrajada Ia disciplina militar (re.
cu~rdense las sediciones, los regionalismos y las numerosas
presentaciones en el Camaguey) y Ia fuerte ofensiva ---primero
de paz y despuds militar- desatada por Martinez Campos.
A nuestro parecer, las condiciones objetivas (militares) en el
Camaguey de los aflos 1877-1878 podrfan ser similares a las

31 Sanguily, Manuel. Obras... t. VI, v. li, p. 5.


64









de 1871, perfo no asi las condiciones subjetivas. Por otra par.
te, cuando ma's se prolonga una guerra, mas necesita de ia
unidad para sus sostenimiento, y esta se fue perdiendo en el
transcurso de la contienda. La falta de unidad dio al traste
con la revoluci6n. No en vano Marti, con su genial intuici6n,
sefialaba que en la revoluci6n del 68 nadie nos arrebat6 ia
espada, sino que la habiamos dejado caer.-2
En el trabajo "El General Mdximo G6mez y la historia de
la Revoluci6n"J,1 vuelve Sanguily sobre el Zanj6n. Sefiala que
para G6mez, Collazo y Roa la Revoluci6n del 68 desaparece
con1 escamoteada poruna intriga de varios miembros de la
Camara despues de sufrir los des6rdenes de Vicente Garcia.
Sanguily tiene otro enfoque del problema. Para 61, si bien la
Caimara no pudo impedir la dictadura local, el caudillaje, no
hubiera impedido tampoco una Dictadura Suprema, un Sal-
vador de la Revoluci6n. Pero refiere que entre los insurrectos
no habia, desgraciadamente, ning,'n genio. Considera que las
proposiciones de paz concertadas por el Centro constituyen
un hecho condenable. Estima que si el Camagiley hubiera sali-
do del conflict, en diciembre de 1887, siquiera quebrantado,
extenuado, entonces todos Jos insurrectos, convencidos de que
no era dable alcanzar el triunfo, se hubieran puesto de acuer-
do para que cesara la guerra en condiciones mats favorables
para los revolucionarios. En efecto, debe considerarse la acti-
tud de la C,4mara de liberalismo politico, en el sentido de
haber dado pasos tan delicados sin la consulta de todos los
jefes. militares. Asi lo entendi6 Maceo y por eso critics fuer-
temente a los comisionados enviados por los firmantes del
Zanj6n que trataron vanamente de convencerlo para que
aceptara el convenio.
Pero, adems del Pacto, Sanguily prestaria gran atenci6n a
resaltar la significaci6n hist6rica de aquefla gesta. Especial-
mente, se refiri6 a las consecucncias socio-pollticas de esa lu-
cha. Asi, un tema concreto fue el negro y la Revoluci6n del
68.
En el articulo "Los Negros y su emancipaci6n", de marzo
de 1893, sefiala que cuando el pueblo blanco se cans6, queda-
ron todavia en el campo insurrecto, animados de su valiente
espiritu, centenares de negros, m's hechos a las privaciones,
mas resistentes por lo mismo, a las fatigas de la guerra. En
2 Marti, Jos. Obras Completas. La Habana, edici6n 1963, t. 4, p. 248.
(Discurso pronunciado el 10 de octubre de 1890).
3 Sanguily, op. cit., t.VIII, L I, p. 334-344.


65









otro interesante trabajo titulado "Negros y blancos' publicado
en enero de 1894 y motivado por la disposici6n espafiola de
que los negros podian entrar en determinados lugares pfibli-
cos, escribe que a guerra del 68 habia proclamado sin reser-
vas las igualdad de todos los hombres. "Y el negro esclavo
-dice- o marchamado de oprobio por el regimen espafiol,
fue ciudadano, fue soldado, oficial, fue general; pero tambien
fue labrador, fue asistente, fue convoyero". Para Sanguily, al
igual que para Marti, la cubania no es patrimonio exclusivo
de los cubanos blancos. En este propio articulo apunta que
" ... el africano, cl infeliz africano ha ido desapareciendo de
vejez, de enfermedad y de miseria. El negro descendiente suyo
es un cubano: cubano por el nacimiento, cubano por el dialec-
to o por la lengua, cubano, en fin, por las aspiraciones..."
Recordemos que para 61, la Patria era, sobre todo, el amor
a la tierra y a sus hijos. Sabia que los criollos descendientes
de africanos amaban tan intensamente este suelo como los
criollos de ascendencia espafiola, por lo que, legitimamente,
los primeros se les podia considerar como cubanos.
Pero bien sabe Sanguily que aquella revoluci6n no solo
coliesion6 razas, sino tambien clases. En su estudio "Los ora-
dores de Cuba", de 1886, expres6:
d.La isla de Cuba, era antes de 1868 el residuo de un
mundo viejo conservado como por milagro en medio
de la novisima America. La Revoluci6n la transform
convirti6ndola en una retorta, agitada por elementos di-
versos en suspensi6n que ahora precipita al fondo los
sedimentos, la capa social del porvenir. El monje, el
religioso, el esciavo, la casta, el latifundio, la gran pro-
piedad aristocratica, todas esas cosas viejas y otras maus,
van borraindose o desapareciendo, merced a la pasada
tempestad. El cubano, hombre de imaginacion y de pa-
siones, es ya tambin hombre de reflexi6n.. 4,3
Compdrese esta vision de Sanguily sobre la guerra del 68
con los enfoques aristocraiticos de Jos6 Ignacio y de Montoro
reseniados con anterioridd. Estos A1timos ajioran "las cosas
viejas" que para Sanguily, felizmente, ya van desapareciendo.
Con una perspectiva hist6rica de mcts de un siglo, podemos
ver con claridad que aquella gesta constituy6 el bautismo glo-
rioso de nuestra naci6n. Que ante la contradicci6n insoluble

34 Ibidem. t. VIII, L. II, p. 125-147.
SIbdem. t. III, p. 206.









entre ia colonia y la metr6poli no quedaba otra alternative
que apelar a la violencia revolucionaria que como recuerda
Engels en su Anti-Duhring- tiene un papel de comadrona de
toda sociedad antigua que Ileva en sus entrafias otra nueva.
Solo fa via de la insurreccion armada podia derribar las fosi-
lizadas estructuras coloniales.
Sanguily, en distintos trabajos, sena16 que las libertades
otorgadas a la Isla despues del 78 eran una derivaci6n de la
Revoluci6n del 68, y no gracias a la buena voluntad de la ad-
ministraci6n espafiola, ni a la gestiOn autonomista. Fij6 en la
mente de su pilblico, lectores y oyentes, ia idea de que la
decada gloriosa fue un oasis de libertad en medio de una
epoca caracterizada por la torpe political espaiiola. Sin duda,
Martf en la emigraci6n y Sanguily dentro, fucron los apologis-
tas m~s excelsos de aquella revoluci6n, siempre resaltando su
alta significaci6n patri6tica en nuestra historia.
Cuando se leen los trabajos de Sanguily en la etapa de 1879
a 1895, nos percatamos de que ya el periodista, ya el orador,
aprovecha eficientemente la limitada libertad de prensa y de
palablra existentes en Cuba en aquellos momentos para su
gesti6n independentista. En este sentido, "quema" la via .e-
galista, desde su posici6n de francotirador, sin comprometer-
se con ninguno de los partidos coloniales oficiales. En varias
ocasiones es enjuiciado por sus articulos o discursos, pero
siempre sale absuelto de los cargos que se le imputan. Debe
sefialarse que la legislaci6n espafiola implantada en Cuba lie-
g6 a permitir que uno se declarase partidario de la indepen-
dencia como status politico. Lo que era ilegal, y por tanto,
punible, es que se hiciera una excitaci6n a la insurrecci6n.
Hay que decir que los intelectuales revolucionarios forLaron
al maximo esta situaci6n. Eran comun que los fiscales espa-
fioles acusaran a aquellos de querer provocar una rebeli6n por
sus manifestaciones; mientras que la defensa cubana se apo-
yaba en el propio c6digo espafiol que admitia la posibilidad
de expresar libremente sus criterios sobre el futuro politico
de la isla. Ademis de Sanguily, Juan Gualberto G6mez se vio
encausado en pleito memorable por su articulo "Por que
somos separatistas?'P6 Ambos contribuyen a la creaci6n de pre-

36 Con respecto a Sanguily, puede leerse el articulo "El auto de sobre.
seimiento", publicado on Hojas Literarias, el 30 dc noviembre de
1893. En: Sanguily, op. cit., t. VIII, L. I, p. 79-91. Con relact6n a
Juan Guabtbrto, vase la sentencia del tribunal suprelno espafiol de
fecha 25 de noviemnbre de 1891 en: G6mez, J. G. Por Cuba Libre.
La Habana, 1974, p. 313-317.


6e 7









misas ideol6gicas para la nueva contienda que se aproxima.
El 24 de febrero de 1895 estalla la guerra necesaria. Ese
mismo dia cae preso su hermano Julio. Emprende desde en-
tonces arduas gestiones para obtener su excarcelaci6n. A tal
fin, se dirige en este afio a Estados Unidos. En la emigraci6n
esta atento al curso de la guerra. Pronuncia vibrantes discur-
sos revolucionarios en ocasi6n de efemerides patri6ticas (10
de Octubre, 19 de Mayo, 27 de Noviembre, ctctera... 7 Ade-
ri s, critica duramente las corrientes autonomistas y anexio.
nistas desde el exterior.
En la revista Cuba y America public en abril de 1897 un
interesante trabajo titulado "Sobre la anexi6n". En el mismo
combate la creencia de que los norteamericanos desean el bie-
nestar y la independence de Cuba. Expresa, recurriendo a la
historia, que el gran obsttculo para la independencia de Cuba
durante la guerra pasada fue precisamente esa gran naci6n
fria y calculadora. "La tradici6n diplomAtica y la historia de
este pals demuestran -agrega- que quieren a Cuba para sf
y mientras liegue la hora de que suavemente caiga en su regazo
la fruta madura, aparece como tristisima, verdad que no qule
ren la independencia los que la dificultan cuando levantando
un dedo la asegurarian en un fiat que fuese moral, y para la
civilizaci6n y para el derecho y para el porvenir nueva aurora
Terminada la Guerra de independencia vuelve a Cuba y es
electo delegado a la Asamblea de Santa Cruz, por el Tercer
Cuerpo del Ej6rcito Libertador.
Su participaci6n en la comisi6n que viaja a Washington
para los asuntos relativos al licenciamiento del Ejercito Li-
bertador !e brinda la oportunidad para profundizar en el co-
nocimiento de la politica norteamericana. Asi, aflos mas tarde,
en 1923, al referirse a este perfodo -en carta dirigida al doc-
tor Luis Machado en ocasi6n de su libro sobre la Enmienda
Platt y publicada en El Figaro- expresa: "De muy atras
los americanos no nos consideran, ni aun durante la guerra
con Espafia nos consideraron corno aliados suyos. Recuerdo
que el senador Morgan, en el Hotel Raleigh de Washington,
manifestaba sin titubear a los comisionados cubanos de la
Asamblea de Santa Cruz del Sur que la guerra que se habia
declarado contra Espafia no era exclusivamente contra ella,

-7 La mayor parte de estos discursos aparecen en: Sanguily, Manuel.
Discursos y conferencias (La Habana, 2 t., 1918-1919).
31 Sanguily, Manuel, op. cit., t. VIII, L. II, p. 385-386.


68.









sino tambi6n 'contra la Isla de Cuba", anuncidndonos que sos-
tendria esa opinion en, el Senado de los Estados Unidos."
Con el advenirniento de ia Repdblica--frustrada la sobe-
ranfa national por el intervencionismo norteamericano-,
desde muy pronto manifiesta su posici6n nacionalista.
En cuanto a la Enmienda Platt, crey6 necesario aceptarla,
finalmente, como una condici6n previa a nuestra independen-
cia impuesta por el "aliado" podefoso. En este sentido, pens6
que era el menor de los males. Es decir, fue una admisi6n
circunstancial, no la convicci6n profunda de su pensamiento.
Asi, tanto en su voto particular como en el Senado, reafirn6
su posici6n adversa a la Enmienda, y su raz6n al aprobarla.
Pero si bien se someti6 a ia Enmienda, con su gran autoridad
politica, intelectual y moral se opondria firmemente a la apli-
caci6n de sus grilletes. De manera que trat6 de utilizar el ar-
ticulo I de la Enmienda (el cual sefiala que Cuba no celebrard
con ningiin poder extranjero ningn tratado que menoscabe
sui independencia) para contener los propios apetitos imperia-
listas en nuestro suelo.
Una breve enumeraci6n de sus carnpafias antiinjerencistas
mas resonantes parece avalar lo antes dicho: proyecto de ley
prohibiendo la venta de tierras a los extranjeros (marzo 1903),
contra el tratado de Reciprocidad Comercial entre Cuba y
Estados Unidos (marzo 1903), su patri6tica carta-respuesta
a los estudiantes de la Escuela Normal de Kansas en defensa
de nuestra soberanfa (marzo 1907), contra los intentos inter-
vencionistas norteamericanos en la etapa que ocup6 la Secre-
tarfa de Estado, especialmente con motivo de la revuelta de
los veteranos y la protesta armada de los Independientes de
Color.
Veamos, ahora, algunas imgenes de Sanguily sobre la
vida republicana. Se refiri6 a ella en mdiltiples ocasiones. Para
6I, esta repfiblica distaba mucho de ia reclamada por El Maes-
tro, aquella donde 1a ley primera fuese el culto pleno a la dig-
nidad del hombre.
Al cumplirse el primer aniversario de su proclamaci6n, la
revista El Figaro solicit a los congresistas que contestaran
a la pregunta: "ePuede estar satisfecho el palis de su primer
afno de Repdblica?" con objeto de publicar las respuestas.
Sanguily, en articulo posterior, refiri6 que escribi6 su respues-
ta, pero que se arrepinti6 de remitirsela. "No me decido--es-
cribe-- al fin a pensar nada, en rnedio de tanta obscuridad y









aprensiones: Zpara que? N6tese ya, desde temprano, la con-
trariedad sobre la vida republicana.
En Paris, se entera de la muerte de G6mez. En carta tran-
sida de dolor, fechada el II de julio de 1905 y dirigida a su
amigo Jose Manuel Carbonell, expresa que a su tremenda aflic-
ci6n por ia muerte imprevista de su hijo Mario se une ahora
la desgracia del fallecimiento del "viejo y glorioso caudillo".
Entonces le confiesa sus preocupaciones por la Repdiblica. "So-
mos muy pocos --escribe- y estamos desunidos, a pocos
pass de otra raza numerosa y audaz. Los que rodearon el
atadid de G6mez no eran todos revolucionarios ni patriotas
seguramente". Le dice que muchos de los que aparentan deso-
laci6n por su desaparici6n, cuando estaba vivo hicieron votos
porque sobreviniera esa cat-istrofe. Y valorando la figura del
Generalisimo, agrega: el viejo caudillo era una encarna-
ci6n, su presencia significaba el ideal vivo y luminoso. Desa-
parecido 61, queda sin presentaci6n y sin autoridad, sin esa
fuerza capaz de imponer su respeto a los -udiferentes y a los
enemigos. La independencia es hoy una hudrfana o una viuda,
y sus pobres hijos quedan a la merced de tutores sospecho-
SOS .
Mas tarde, en 1918, en el pr61ogo a su libro Discursos y
Conferencias, refleja la honda preocupaci6n por los destinos
del pals. Escribe que su pueblo cubano anda a ciegas, sin
rumbos y sin fe, que es victima y juguete de los aventureros
empedernidos. Pero, para Sanguily el mal no radicaba en el
pueblo, sino en su direcci6n political. Su crftica se dirige hacia
las alturas. Recuerdese que en la Constituyente de 1901 habia
pronunciado: "En el sufragio universal -que he tenido ra-
z6n de defender aqui- lo terrible no es el pueblo; lo terrible
es la clase que dirige al pueblo. Simpre he credo que donde
hay gangrena, vicios y miserias, es en la clase directora; nun-
ca en la clase popular...""
Por filtimo, en 1924, pocos meses antes de su muerte, pu-
blica en El Figaro --con motivo de cumplirse otro aniversario
de la reptiblica- un cuadro desconsolador de nuestra vida
constitucional, donde se refleja su angustia por los males pre-
39 El Figaro, 31 de mayo, 1903, niim. 22, p. 276.
40 Carta perteneciente a] archivo del doctor Jos6 M. Carbonell. Citado
par: Crdova, Feddrico. Manuel Sanguily. La Habana, 1942. p. 203-
204.
4' Citado por Roig de Leuchsenring, Emilio. Defensa de Cuba. Vida
y obra de Manuel Sanguily. La HabaZ, 1948, p. 60.
70









sentes. Asi, expone que "casi toda la tierra cubana ha ido
pasando a manos extrai-as, al punto que nuestro pueblo, en
su inmensa mayoria gene pobre, va asemejandose rpidamen-
te a los colonos de la vieja Roma". Le dueled, asimismo, que
la industria y el comercio no estdn en manos de cubanos "a
quienes -dicc*- apenas si Its quedan como signos de su per
clitante soberania, la bandera nacional y los empleos pibli-
CO..." critica a las directivas que invocan la Constituci6n
que desprecian, la ley que violan, y la patria que escandalizan
y deshonran. Al final del articulo hace un lamado para rege-
ncrar el pais, para su adecentamiento. Es un aldabonazo para
despertar la conciencia cubana. Y concluye expresando que
esta tarea "es propia de un pueblo -pue yo vi una vez como
el Ayax griego- combatir aislado y solo, en medio de la Am-
rica independiente, contra los mismos Dioses enemigos42
Observdmosle acudiendo a nuestra tradici6n combativa
-va antes lo habfa hecho durante la tregua fecunda- como
medio de acicatear en el pueblo cubano ,el rescate de su de-
coro national.
Sanguily, tanto en la colonia como en la repdblica, perma-
neci6 como lo calific6 Marti, "siempre de cara al enemigo y
al debate". Fue un ide6logo revolucionario, primero indepen-
dentista, despues nacionalista, constantemente presto a la de-
fensa de Los derechos soberanos de su patria.
















42 Wasc el articulo "Con motivo dcl 20 de mayo. Cavilaciones". En:
El Figaro, jiuno I y 8 de 1924, n6m. 6 y 7, p. 125-126.
71







1-~


MIGUEL RODRIGUEZ.

La que sigue es mas cla

MIG UEL CERVANTES.

.Amurates, Airnanzor. A.

c ALAT&YLYoD.
IStMZ 1 t ATANAIA. IKM I.

MONTES Y MARES
12 LIPZA'lU D AAA WN. I0.

3 LI iAl DI TAHAIA NUk *.$I.
fB.









Revista de )a
Biblioteca Nacional
Jos Mart(
(3) 1989


La cultura del poeta:
La filosofia en el DIario
de Jose Lezama Lima


LOURDES RENSOLI LALIGA

Un destacado fil6sofo de nuestro siglo, cuya filiaci6n plato-
nica, filtrada por el tamiz del cristianismo, en un sentido muy
amplio de este, asumi6 como base de su obra ma's cdlebre
quiza, los Etudes Galildnnnes, la unidad dind.mica de filosofia,
ciencia y religion. Esto podia, a su juicio, explicar las grandes
transformaciones en la cultura de las- 6pocas, rmucho ejor
que la presuposici6n de su contradicci6n o antitesis reciproca.
No es nuestro prop6sito en este caso sefialar, de acuerdo con
los principios de la filosofia marxista-leninista, los puntos
inexactos de esa tesis, ni proponer una posible soluci6n al
agudo problema que plantea. Hemos intentado, en otras pA-
ginas' Ilenar tal cometido siquiera parcialmente, nos interesa
mh s bien destacar ei fundamento metodol6gico que le permite
sustentar dicha unidad: la unidad del pensamiento humano,
enraizada en la unidad del ser, cadena de unidades cuyo ori-
gen preciso en Ia historia so siffia en Plat6n, filosofia como
indagaci6n en lo sensible, como gula en la transici6n hacia
Io inteligible, como preaImbulo al misterio y preparaci6n para
Ia muerte, pianos que corresponderian, en esta interpretaci6n
al cientifico, al filos6fico y al teol6gico, si se designaran con
nuestros conceptos actuales.
1Nos referimos a:

Rensoli. L. Quimera y realidad de la raz6n: el racionalismo del si-
glo xvII. Ed. de Ciencias Sociales, La Habana, 1987,
sobre todo en ei epfgrafe: "Las ciencias del siglo x
y el 'esplritu de la dpoca'."
Historia de las ciencias e historia de la filosofia. Ed.
Pueblo y Educaci6n. La Habania, 1986, en especial en el
acapite: "Historia de la filosoffa e historia de las cien-
cias: nexos y distinciones.
73









Nos interesa, porque esta concepci6n que en un fil6sofo e
historiador de la ciencia arroja una vision eminentemente
te6rica acerca del hombre, el saber y la historia, resultam uy
semejante a la que, en un poeta como Jos6 Lezama Lima pre-
side una obra podtica, novelistica y ensayistica, en la cual
lo literario in strictu sensu y lo filos6fico -tambiin la fil-
sofia es literatura, en sentido amplio-, se condicionan entre
sf de forma indisoluble. Al menos, es esa nuestra opini6n,
hasta el grado de considerar posible la inclusi6n de Jos Le-
zama Lima en esa categorfia de poetas que como Valmiki y
Tagore en la India, Dante y T. S, Eliot en Europa, Marti en
nuestro pais, pueden ser definidos como poetas fil6sofos, o
S1 se prefiere, poetas que poseen una concepci6n filos6fica del
mundo propia, y la expresan en su poesia, y quizis en otros
gdneros abarcados por su obra. Por supuesto, esto no exclu-
ye en modo alguno las diferencias muy grandes que existen
entre cada uno de los nombrados y otros factibles tambidn
de citarse.
La investigaci6n marxista-leninista ha asurnido, desde ha-
cc algunos afios, con redoblada fucrza, la bLIsqueda de la pre-
sencia de ideas filos6ficas en "formas no convencionales" (es
decir, diferentes del ensayo, el trabajo, la monografia), entre
las cuales sobresale la litcratura, que, por valerse tambien de
la palabra y dirigirse en alto grado a muchos de los temas tra-
dicionales de la filosofia (por ejemplo, el hombre, sus rela-
clones con el mundo y con los demos hombres, el saber, el
sentido de la vida, ect6tera) resulta uno de los vehiculos m~s
claros y apropiados para esta expresi6n de ideas- filos6ficas.
Qulzds dudeinos de la validez del giro "formas no convencio-
nales" para designar la poesia, la narraci6n, la introspecci6n
en prosa o verso como portadora de filosofia, si recordamos
que durante muchos siglos Cstas fueron las Jormas propias
de la filosofia: Parrn6nides, Plat6n, Boecio, Aurelio Agustin
de Hipona en las Confesiones, lo muestran de sobra.
En este terreno sc inscribe nuestra indagaci6n en torno a
Lezarna. Las bases metodol6gicas han sido expuestas en otra
pat te,'y retomar aqui sobre ellas exigiria mils lugar que el
disponible. Pretendemos en nuestro caso, tratar de argumen-
tar que el platonismo constituye el hilo interior que coordina
las numerosas reflexiones en tomo a fil6sofos, escuelas y pro-
A
y FurE1NTEs L. Lezaina Lima: una cosmologia poftica. Ed.
Letras Cubanas (en proceso de Edici6n). En este caso,
nos referimos at capitulo introductorio: "Lzama y su
Muerte de Narciso: Zun anf.lisis filos6fico?"


74









blemas, en el diarlo escrito por Jose Lezama Lima desde el
18 de octubre de 1939 hasta el 31 de julio de 1949, y reciente-
mente publicado.1 Esto nos pertitiraI volver sobre otra tesis
que hemos expuestos ya2: el poeta como mistagogo, segin,
Lezama, aun por esa mistagogia pueda rcqucrir de grados
preparatorios referidos a otras formas del saber y de la acti-
vidad hurnana en general.
Cual debe ser la cultura del poeta? Existe una cultura
sefialada con signo distinto, propia del poeta?"I es la pre-
gunta que formula Lezama y que, en apariencia responde a
continuaci6n, pero que en realidad responde a lo largo de to-
do el diario y couple, desde a perspectiva en que 61 mismo
se ubica a Io largo de toda su vida.
La respuesta inmediata es: hay dos tipos basicos de cultura
para el poeta, de acuerdo con los dos grandes generos de
poets que existen: la cultura vinculada a un hondo saber
coweptual y ia cultura vinculada a un tambidn hondo saber
intuftivo. Ambas para Lezama, conducen, en Ultima instancia,
a un mismo fin: la aprehensi6n de la unidad esencial del
cosmos y su expresi6n po6tica. La primera se apoya sobre
todo, en la raz6n dialkctica; la segunda, en ]a intuici6n dia-
l1ctica, aunque en cada una intervienen elementos confornian-
tes de la otra, sin lo cual no podria hablarse de saber, ni de
cultura, ni de poesia.
Por que saber? Porque este supone para Lezama Lima,
un grado superior del conocimiento. Se refiere a un tipo espe-
cial de unidad que permite pensar el cosmos como sistema
en el cual el hombre y los procesos concernientes a uno y
otro estan insertados. Lo hipertilico es una de las determina-
ciones de este cosmos y del saber que le corresponde,,. y es
lo que le permite la expansion, una de cuyas formas --a exte-
rior, para Lezama es el desarrollo. Es la exterior, pues se
vincula con el decursar temporal, del "saturnino" nacer y
perecer, trama fenomenica -no falsa, sino aparente del
universo. El conocimiento, segun los es6teras y fil6sofos prin-
cipales griegos., asialticos y de otras culturas de antigua tradi-
ci6n, no logra de por si esta unidad, sino se refiere a zonas

3 "Diario de Josd Lezama Lima". Revista de la Biblioteca Nacional
Josd Marti. Mayo-agosto 1988, No. 2, p. 109-159 (con una nota intro-
ductoria de Carmen Su rez Le6n). En lo sucesivo todas nuestras
citas o alusiones al diario se referir~n a esta edici6n y se registrar6n
como: Diario, p. correspondiente de la revista.
4 LEzAMA LIMA, Joi. Diario, p. 111.


75









parciales, o at conjunto del cosmos en su nivel fenom6mnco,
por to cual no implica un modo de Vida indisolublemente uni-
do a 61, lo cual si ocurre con ia sabiduria. Este punto de
vista ha sido mantenido en el pensamiento filos6fico oriental
a lo largo de los siglos, aunque con las naturales variaciones
impuestas por la historia, las relaciones con otras culturas
y las nuevas escuelas que han surgido. En el rnbito europeo,
puede decirse que no se ha interrumpido, aunque junto a 61,
y a menudo en pugna con ei, han existido y existen otros
enfoques del problema, para los cuales saber y conocimierito
son 1o mismo, y no se les otorga un sentido cosmizante.
Este es, a nuestro juicio, el hilo conductor de las numero-
sas reflexiones sobre fil6sofos, escuelas, metafisica religiosa
y etapas, contenidas en el diario de Lezama. Por supuesto,
su obra ensayfstica es indispensable si se desea trazar un
cuadro de su Weltanchavung filos6fica, buena parte de la
cual creemos que esta- expuesta en su obra po6tica y narrativa.
Pero estas paiginas, dedicadas al estudio del diario no pueden
Ilenar ese cometido, lo cual no excluye la posibilidad de que
algunas de las tesis aqui manejadas resulten vlidas en ese
empefio de carftcter abarcador. De todo esto se desprende
que "el poeta puede ser el aprendiz displicente, el artesano
fiel e incansable de todas las cosas, pero en su poesia tiene
que mostrarnos una tierra posefda, un cosmos gobernador de
Io irreal-real."I Aqui se muestra con toda claridad el alcance
de lo hipertdlico: lo irreal del cosmos es la infinita posibili-
dad, el potens no realizado y quizats no realizable porque las
causas no concurrirfn para su rea!z'aci6n, pero que el poeta
vislumbra o contempla y en todo caso siempre aprehende. A
la trilogia Lucrecio-Dante-Goethe (por cierto, los casos ana-
lizados por G. Santayana como "poetas fil6sofos') no se opo-
nen en esencia la trilogia Rimbaud-Verlaine-Lautreamont. Por
diferentes vfas arriban at '"impresionismo sinf6nico", eI "trans-
formar" alqufmico. Pero esas vias pueden entrecruzarse por
moments. La diferencia radica en el sentido de cada una y
medios empleados como primordiales: mistagogo por anto-
nomasia era Hermes6 que, sin embargo, podia habitar en lo

5 LEZAMA LIMA, Jost.. Diario, p. 112.
6 Wase sobre esto:
WIND, E. Los misterios paganos del rencimiento, Barral Editores,
S. A. Barcelona, 1972, en especial el capitulo xiii y "Pan
y Proteo" y el capiftulo xlv: -"El dios oculto".


76









profundo de las cavernas y a la vez ser el mensajero de lo
divino en su mis alta expresion; que rige por iguat la inteli-
gencia y la palabra, y el misterio casi inexpresable salvo por
alusiones. E. Wind sefiala tres sentidos de los misterios como
el renacimiento los entendi6: ritual, figurativo y magico2 Nos
interesan, porque se trata de la primera vision "moderna",
creada por la sociedad curopea, de Los misterios, la cual ha
servido de base a la cultura occidental en este piano hasta
nuestros dias. La fusion de los tres supone una cosmovisi6n
filos6fica integrada y es propia del primer tipo de cultura,
correspondiente a los poetas que siguen la primera triada.
Y entre estos debe incluirse, seguin creemos, at propio Lezama.
El segundo Iogrard la finalidad uiitima de ia poesia: conducir
al hombre hacia el misterio, hacia Ia hierofania a traves de
la emoci6n y el despertar de las pasiones y las impresiones.
Pero no empleard. -at menos como regularidad- los recur-
SOS del primero: el pensamiento filos6fico, junto con otras
formas, como via de elevaci6n o descenso al misterio, lo cual
estructura un ritual organizado y una figuraci6n que se co-
rresponde con esta. Todo para Ilegar a la "tierra poseida".
Por estar ubicado en esta categorfa de poetas fildsofos,
Lezama analiza en su diario un buen ndlmero de los elernen-
tos components de ese camino hacia el misterio. Por eso
sera el fil6sofo mistagogo el aqui examinado. La otra catego-
ra, segtin pudo observarse, no fue valorada ni mucho menos
como inferior por Lezama, del mismo modo que T. S. Eliot,
como si se tratara de un mentis at despectivo juiclio de S.
Rodman sobre Ezra Pound que Lezama cita,8 emple6, al de-
dicar a su amigo The Waste Land, parte del hermoso verso
con que Dante caracterizara at simpar Amaud Daniel: "it mig-
lior fabro"Y

Los grandes fildsofos y la persecuci6n de la unidad.

De acuerdo con el idealismo objetivo propio de todo plato-
nismo, sean cuales fueren su modalidad e implicaciones, el
dinamismo de la unidad esencial del cosmos se debe a su
espiritualidad, o mis bien, al hecho de rebasar por igual ma-


7 WIND, E. Op. cit., p. 16 y siguientes.
8 LZAMA LIMA, Josg. Diario, p. 112.
9 DANTE, ALIGHIERI. La Divina Cornedia. Purgatorio, canto xxvi. Editor
S.R.L. Buenos Aires, s/f, trad. de B. mitre.









teria y espiritu, las determinaciones del ser captables por la
raz6n. Aunque grados de espiritu sin grados correspondientes
di materia son inconcebibles desde esta perspectiva, dicha uni-
dad las "supera". Aqui se establece una paradoja: debe bus.
carse esa unidad metafisica. Pero esta siempre se escapa, lo
cual no elimina la necesidad de la bfisqueda: "asi como Pla-
t6n no pudo flegar en el Parmenides' a una definici6n de la
unidad, podemos seguir pensando en ia continuidad misterio-
sa (casi diriamos continuamente resuelta) de la poesia"." Por
eso, al referirse a los dos tipos de cultura poetica, observe:
"todas las palabras que llevo escritas acerca de esta cuesti6n,
no me gustan, hay que buscar una Unidad magica, que desde
luego eliminarfa el tema propuesto"."
e Implica esto irracionalismo en Lezama? Aunque una res-
puesta completa, al menos en lo referente al diario, se inten-
tarA ofrecer en el siguiente acaipite, el an lisis que hace de los
fil6sofos que por aquellos afios ocuparon su atenci6n oblia
a plantearse la pregunta: agnosticismo que da paso al irra-
cionalismo? A ello parece conducir una reflexi6n como esta,
a prop6sito de Descartes: "Dios mio, el entendimiento entran-
do en los cuerpos. El entendimiento supliendo a la poesia, la
comprensi6n regida tan s6Io por el pensamiento. Esa com-
prensi6n seria un limitado mundo gaseoso que envolverfa al
planet, sin llegar nunca a la intuici6n amorosa que penetra-
ria en su esencia, como el rayo de luz impulsado por su
propio destino".2
Sin embargo, no nos parece tan simple la cuesti6n. Al dife-
renciar conocimiento y sabiduria, Lezama no pretende negar
la eficacia del pmrirero, sino evitar su confusion con la se-
gunda. Que la segunda y su "incubaci6On" cosmovisiva con-
tribuye al progreso del primero, esta implicito en sus anota-
ciones acerca de los descubrimientos de Newton y los
estudios cientifico-naturales de Goethe, tanto como en las que
se refiere a datos que solo pueden suministrar las ciencias
y que por alguna raz6n le interesan: latidos del coraz6n del
canaro, marea y presi6n hidrostdtica, espacio y tiempo,
etcetera. Pero esto no basta: ei mundo puede ser conocido
por la razon analitica o por el entendimiento, mJis no aprehen-
dido. A esto se referfa G. Vico cuando hablaba de la "sabidu-
10 LE7mA LIMA, Josil Diana, p. 123.
SLEzAMA LIrmA, Jos-. Diario, p. 112.
12 LEZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 106.


78









na po6tica de los antiguos".3 A esto se refiere Lezama cuando
describe: "A la problematicidad de todo cosmos conceptual
corresponde la expresi6n secreto de la poesia"." Comparable
con el hiperb6lico de la duda cartesiana.'5 La clave la ofrece,
segdin creemos en otra paradoja, esta vez planteada por Te.
resa de Avila, pues obviamente de ella se trata cuando se
refleja que "La brevedad del Extasis tiene que recoger y vol-
carse en el tienpo inmediato (...) El amor ancgado en las
esencias mas altivas, pero tambi6n prendidas al clavo ardiente
de lo inmediato ascendido a categorfa".t6
El Eros, fuerza c6smica que Plat6n situ6 como la funda-
mental que mueve al sabio o al "amante de la sabiduria",
vincula lo fenomenico, dado al entendimiento, con las rec6n-
ditas esencias, dadas a la intuici6n dialectica, fortalecida en
este caso, con el conocimiento, pero consciente de que estai
obligada a rebasarlo. De ahi su glosa de una tesis plat6nica
reiterada en muchas obras, pro concentrada en su doble
caracter filos6fico y portico, en el Fedro, tal y como podrian
haberlo hecho Origenes o Aurelio Agustin de Hipona: "Para
no separar la ciencia de la sabiduria, ni la sabidurfa de la
santidad, conviene tener muy presente ese conocimiento de la
cantidad real de placer."" Hay aquf una fuerte dosis de pita-
gorismo: la fndole como cantidad. El placer reducido a lo
sensorial es el effmero por excelencia. El "saber escoger los
placeres" plat6nico se refiere tambi6n a hacerlos prolonga-
dos, a aumentar su "cantidad", porque abarcan en ese caso
dimensiones no finitas especialmente, sino en intensidad, gra-
vedad, sutileza y duraci6n no limitada por la materia. Por eso
el sabio no renuncia al placer y, en la interpretacion cristiana
del problema, Dios como amor -la imponderabilidad del
Espiritu Santo anima mundi para muchos- esti unido a la
13 Wase: Vico, G. Principios de una nueva ciencia sobre la naturaleza
comuin de las naciones. 4 vol. Ed. Aguilar, Buenos
Aires, 1956. Libro Segundo: "De la sabidurfa po~tica,
I. Proleg6menos". Vol. 2.
14 IE ZAMA LIMA, jof. Diario, p. 114.
5 UZAMA LIMA, flOst. Diario, p. 134.
16 LUz.wA LIMA, Jos. Diario, p. 116.
17 LEZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 117. Un uso similar del te~rnino cantidad
puede hallarse en la obra de San Agustin: De ia cuantidad del alma"
sobre todo los capitulos in al xii. En: San Agustin. Obras, tomo
in .BA.C. Madrid, MCMLr.


79









dicha, a la alegria, por oposici6n al "!lanto y crujir de dien-
tes" biblco, propio de Ia absoluta privaci6n de Dios. El don
de laigrimas medieval no implicaba, por lo mismo, tristeza,
sino negaci6n del placer sensorial. La alegria deviene forma
de placer, tal y como Kant, en su critica a la tica eudemo-
nista, augur6 para el sabio un tipo de felicidad independiente
de fines y actos, enraizada en el deber u obediencia a la ley
moral, de manera anloga, aunque no id6ntica, a la felicidad
que logra el. jivan-mukta en el hinduismo al vivlr segn el
dharma, o el sabio taoista al seguir en su vida personal su
peculiar forma de equilibrar el Yin y el Yang. Por eso "el
hombre noble cultiva su jardin porque estdi en la naturaleza
del jardin ser cultivado",8 El sabio lo es, es ademd s feliz,
porque ha aprendido las ,eyes de la medida. En una cultura
cristiana el eros conduce, siguiendo la linea trazada por Pla-
t6n, al grado mals alto del ser, sumo bien y placer ajeno al
hedonismo, que se identifican con Dios. En el cado de Leza-
ma preferimos emplear el t~rmino "lo divino" a causa de la
fusi6n de perpectivas religiosas y filos6ficas muy diversas que
subyace en su Weltanschavung. Ese eros pues, que conduce
a lo divino, permite la ascensi6n dialctica al ser en tanto
ser por medio de una escala de "afinidades" o "atracciones"
entre los niveles del pensar y del ser. Por eso reasume Leza-
ma la identidad entre virtud y saber, el cual es amor unido
al verbo. No hay saber donde el verbo no desempefie un pa-
pel fundamental. No debe olvidarse tampoco que la noci6n
de Dios se asocia en el cristianismo, corno en otras religiones,
con el Verbo, como el Evangelio segan San Juan expresa des-
de los primeros versfculos.
El poeta es mistagogo en este caso, porque antes que cual-
quier otro se hace sabio, o intenta hacerse sabio. No puede
por eso dejar de ser un "amante de la sabidurfa", en maigica
combinaci6n de eros y verbo. No puede ser, como Virgilio,
conductor, guja hacia el misterlo, si no "elige sus placeres",
si no determina su exacta medida, lo cual se concentra en es.
tas dos frases: "El sabor de las palabras, mistico y mAgico,
aunado al conocimiento de ia cantidad real de placer. Unico
misticismo, suprema magia".'9
19 I-Ching. El libro de las mutaciones. Traducci6n al alem~in de Richard
Wilhelm. Traducci6n al espafiol por D. J. Vogelman. Ed. Hermes
Sudamericana, SA. Buenos Aires, 1976, Hexagrama no. 25, 2do. puesto.
19 LEZ&AA LIMA, Js. Diario, p. 118.


80









El misticismo supone aprehensi6n directa, uni6n, capta-
ci6n de la unidad: saber no conceptual, por lo que su hilo
esencial requiere la expresi6n potica. La magia, despertar de
fuerzas a partir de ese contacto, el cual permite incluso el
empleo consciente de esas fuerzas hasta el grado de aparente
violaci6n de las leyes empfricas, aunque en realidad la mayor
parte de los es6teras relevantes las consideran de distinto ni-
vel y por tanto, no excluyentes.
Esta bdqueda del ser en tanto sir, subyacente en el hom-
bre, debe emplear por fuerza la poesla si desea verter para otros
las experiencias propias a modo 'de ensefianza. Lezarna sin cm-
bargo, no imit6 en su vida el camino de los misticos occiden-
tales "ortodoxos". Su sensualidad, derramada a raudales en
la visi6n del cosmos, no eligi6 el camino de la concentraci6n
o "noche oscura del alma" para vincularse con el eros condu-
cente al ser. Quizs un obstaiculo fuera en el caso de Lezama,
su peculiarisima religiosidad no conciliable con dogmdtica al-
guna, y Ia falta de un casino especifico para su caso que le
pareciera realizable. Dejando a un lado de cierto modo si su
vida constituy6, desde su punto de vista, un ejemplo cabal
y consecuente del "ascenso" mistico o vida filos6fica, pues
excede nuestras posibilidades actuales2" creemos poder afir-
mar que si estuvo al menos animada por esta buisqueda, muy
consciente y meditada.
Qu6 camino seguia Lezama entonces? Nos parece trazado,
al menos como esquema, en su segundo grdfico de una con-
cepci6n del mundo (p. 141) y que la separaci6n entre "mun-
do griego" y "mundo catdlico", como puede observarse, estai
sujeta a las siguientes consideraciones: 1) no constituye an-
titesis, sino coexistencia en la transici6n; 2) no propicia uni6n
plena, sino participaci6n debido a su tipo de religiosidad; 3)
la fusion es anulaci6n de si o muerte en vida, a la vez que,

Wase sobre esto: JUNG, C. G. Psicologia y aIquimia. Santiago Reuda
Editor, Buenos Aires, 1957.
Por nuestra parte, desarrollamos este tema en el ensayo: Rensoli, L
"El concepto de elemento en eI Liber Paramirum de Paracelso".
Revista Elementos, Universidad Aut6nona de Puebla, nos. I y 2
de 1984.
21 Como hecho ya en la introducci6n a la obra sefialada en (2), uno
de los obstaculos fundamentales para una conclusion al respecto
es Ia ausencia de una biografia de Jose Lezama Lima Io cual obliga
a reconstruir su vida sobre todo a travs de testimonios, cuyos
datos no siempre es posible verificar.
81









por effmera, es vida transformada y preludio a la ruptura
definitiva, como estado del espiritu, con la termporalidad sa-
turnina, Por eso los extremos (nada-vacio/mundo fuera del
tiempo) son, en 6I1tima instancia, idinticos. Es importante
apreciar que la diferencia entre los desarrollos lineal y esfdri-.
co implican la distinci6n dialectica entre lo infinito y lo in-
definido. No hay que enganiarse creyendo que La linealidad
grdfica del primero lo supone como agregatum ilimitado de
puntos. Se trata de lo insuficiente de la representaci6n visual
para categorias de indole especulativa. Lo prueba sus hitos
(unidad/ acto y sustituci6n del ser-Idem del existir), los cuales
suponen estados en la evoluci6n del saber y por ende, del es-
piritu que lo adquiere. Tambidn Jo prueban sus intersecciones
con lo "indefinido", representado por circulos. Lo indefinido
se refiere al aspecto imponderable por via conceptual, propio
de cada paso y de cada nivel en esa busqueda. Aqui estA tam-
bidn el terreno de la pocsia, cuyo contcnido es expresar lo
inefable.
Surge de inmediato una pregunta. Reproduce este segundo
esquema el camino hacia Dios del quietismo, en especial el
expresado por Miguel de Molinos. Ademas del andfisis que de
este hace Lezama, debemos recordar que Molinos juzg6 Ia
meditaci6n como preambulo para la conternplaci6n, guiada
por el amor Lezama, dispuesto segun parece, a comentar la
influencia oriental en Miguel de Molinos, senala el quietismo
como degeneraci6n de la quietud que llama teresiana, pero que
podriamos hacer extensiva a la mayor parte de los misticos
-fil6sofos o no- de la Europa cristiana. Que Lezama hace
suya esta idea lo prueban las reflexiones que, en torno al
mismo tema, hace en gran profusi6n a lo largo del ahio 40.
En este afio se concentra un gran nu'mero de observaciones
sobre la mistica europea, cristiana o anticristiana. Spinoza,
uno de los casos para 'I mis intrigante, se incinye en este
grupo, lo cual por razones culturales a nivel epocal e hist6ri-
co, es perfectamente admisible.
Se encaminan estas reflexiones a esclarecer una interro-
gante formulada el 25 de enero dc ese af"o y encerrada en
la expresi6n ya citada: secreto de la poesia? Mfs arriba pu-
dimos concluir de ella y de las postiras teresianas la adap
taci6n del eros como fuerza c6smica, conducente a la trascen-

22 Vase:
MENNDEZ Y PELAYO, M. Historia de los heterodoxos espaioles. t. v.
Emec6 Editores, S. A. Buenos Aires, 1945, Libro v, cap. I, VII.


82









dencia y a la exacta medida del placer, o mas bien, el conoci-
miento de esta. No creemos que este "secreto" fuera del todo
impenetrable. Lezama no era un agn6stico y el poeta, como
mistagogo, tiene entre sus funciones -que el saber filos6fico
les hard asumir como un deber- la de ayudar a penetrar los
demais en dicho secreto. Creemos por ende licito responder
que si. Quietud y quietismro se Ie antojan dos formas ernpa-
rentadas pero no por igual admisibles. La quietud es un esta-
do que, como el otto, se juzga donr" de Dios, pero Ileva a la
uni6n, la cual no puede producirse sino entre dos cosas dife-
rentes. Para un quietista corno Molinos se trata ma's bien de
descubrir a Dios en si mismo bajo las especies de ia distinci6n.
En el primer caso, estas se borran de modo efimero; en el
segundo, se borran para siempre, pues se "reconoce" la con-
sustancialidad del alma con Dios, tal y como el jivalman tiene
por esencia at pararnatman. Esto puede ilustrar mejor por
qu6, en el esquema de Lezama la esfera referente al xtasis
posterior a lo homogeneo" contiene tambicn "muerte" y si
empleamos el lenguaje de la teorla de conjuntos, siendo A
esta esfera, y B, la que, junto a ella contiene "paraiso", ten-
dremos una zona A B, que consideramos posible concebir
como zona de aprehensi6n del "secreto", de ese que la poesia
porta y que es tambi6n, 6xtasis. Como se ve, no se trata del
nihilismo estditico de Molinos, pues este implica sumirse en
]a nada, en la cual hay ausencia de determinaciones. El propio
Lezama al aclarar el esquema, consigna que la zona D, en la
cual A y B estan enmarcadas, y que l!am6 muerte, significa
("extasis-paraiso) Cxtasis participate en lo homogeneo
Lo homogeneo es Dios como sustancia simple, a la cual se
arriba al converger el ser y ei existir, esto es, los planes on-
tol6gico y 6ntico. Todo esto es ]a posibilidad que abre at hom-
bre el "mundo cat6lico": un tipo different de muerte, que
puede comcnzar en vida, pues no es ni cl natural desgaste
orgdnico ni la Ilegada a un estado intermedlio. Es un 6xtasis
que implica uni6n con la totalidad y del cual no se aclara
por el momento si se puede salir cuando se trata de lo que
Schopenhauer llamara "sueflo largo", o sea, la muerte como
separaci6n del cuerpo. Una frase resuta reveladora, cuatro
afios despues de Ia discusi6n que culrnin6 en los esquemas,
el segundo de Jos cuales analizarnos: "La herejia ha sido de-
finida como insistencia en la mitad de la verdad".24 Es sutil

LEzAAtA LIMA, JOS9. Diario, p. 142.
24 LEZAMA LIUM, Jos. Diario, p. 144.


83









la distinci6n entre Molinos y los msticos "ortodoxos", a los
cuales ha rondado siempre la sospecha de herejia. El pantefs-
mo estAi terriblemente cerca de la tesis de la omnipresencia di-
vina como de la que establece el alma humana hecha 'a imagen
y semejanza de Dios". A veces result imposible discernir entre
los momentos de misticismo de Pascal y el reconocimiento
de la miseria del hombre como preambulo para la uni6n co-
mentados en la Guia espiritual de Molinos. Cuando abarca, a
lo largo de varios dias, la relaci6n entre mistica y racionalis-
mo en un sentido muy amplio del trmino, sin limites epo-
cales- no critica at segundo la pretenci6n de conocer, legiti-
ma por lo demos, sino la intromisi6n de esta en el terreno
de ia primera. Por eso, su critica a la prueba ontol6gica se
asemeja mucho a la kantiana: reducir, he ahi su error,1 lo
cual parece emparentar a Lezama con Tertuliano: lo que le
atrae de Pascal y Spinoza es lo que aproxima a ambos a la mis-
ti a, como le ocurria con la duda hiperb61ica cartesiana y su
posible significaci6n ptica. Ambos fil6sofos experimenta-
ron la aguda contradicci6n inherente de la metafisica raciona-
lista a la hora de entender lo infinito como totalicad univer-
sal. Criticas similares han hecho al espinocismo tambin fi!6-
sofos marxistas, pues su diakectica queda frenada en los mo-
mentos en-que entiende Ia raz6n finita a la sustancia -Dios
naturaleza Y uno de los argumentos esgrimidos es el que
emplea Lezama: "La raz6n siempre es hist6rica, operante".
La diferencia estriba en la eternidad e inmutabilidad de lo
infinito para quien to equipara con Dios, y su character cam-
biante en el desarrollo para la filosoffa marxista. De ahi que
en cada caso el historicismo sea diferente: en el primero es
teleol6gico: no es asi en el segundo.
Pascal reclam6 un "espiritu de sutilidad" para penetrar
en las cuestiones que la raz6n no alcanza a definir. A nuestro
juicio, no constitufa la antitesis del "espiritu geome'trico", sino
su complemento, brecha 16gica en el esquema analitico-deduc-
fivo de racionalismo. Lezam apela, para definir de manera

25 Vease, sobre esto, entre otras obras posibles:
SEIDEL, H. (redactor y compilador). Marxisrno und Spinozismus.
Karl Marx Universitti. Lcipzig, 1981, donde se exponen, en 11 ar-
ticulos, estos puntos de vista sobre los diversos aspectos del espi-
nocismo.
SOKOMOV, V. V. Filosofia Spinozi i sovremennost. Xzdatelstvo. M.G.U.,
1964.
2 LEZAMA LIMA, Josig. Diario, p. 120.


84









mas precisa el lado mistico de Pascal, a la esfera que 4icant
denomin6 prdctica, pero fusionada con la capacidad teoretica
en Pascal, de Ia manera siguiente: "un servir que es al mismo
tiempo un conocimiento afanoso (...). El conocer como for-
ma del servir, es la caridad entrando como una nueva catego-
ria en todo filosofar"Y De ahi la posibilidad de conciliaci6n
entre libertad de elecci6n y lo que suele liamarse destino.
Son muy semejantes las reflexiones de Lezama a las que A.
Schopenhauer hizo al respecto. Sin ,descartar una influencia
directa -pues Lezama tom6 algo, segu'n puede verse en sus
escritos de pensamiento, de todos los fil6sofos que conoci6-
los vertebra en un hilo comuin: el platonismo. Esto se repite
en moinentos muy diversos del Diario.
Este destino realizado a traves de las obras nos permite
comprender, no solo por qu6 pondera Lezama positivamente
lo efirnero del &xtasis, sino por qu6 prefiere a Teresa de Avila
antes que a Miguel de Molinos. La heterodoxia no parece ha-
ber sido el mis terrible de los males para Lezama. Creemos
que se trata ms bien de un interns por conciliar vita activa
y vita contemplativa. La aquiescencia ante el quietismo supon-
dria una desmesurada inclinaci6n hacia la segunda. Y Lezama,
como Teresa, aspiraba a fundar, a crear una atm6sfera cultu-
ral favorable al desarrollo de su pals. Y esto lo prueban las
inquietudes politicas, recogidas en diversos testimonios suyos
y de numerosos conocidos.2 La concitiaci6n entre fe y obras,
entre destino y libertad, inclina a Lezama a favor del catoli-
cismo, forma del cristianismo en la cual es cierto que habia
sida educado, pero que sin duda flexibiliz6 como sistema de
creencias y principios cosmovisivos y 6ticos porque conside-
raba necesario sustentarla como mais apropiada a una religio-
sidad aspirante a reunir lo divino, la unidad c6smica, lo huma-
no y la filosofia natural, entre las cuales el esoterismo hacia
posible un fcil trnsito. Jama.s menospreei6 ni por un instante
la sabidurfia oriental, sobre todo sus mulltiples formas de eso-
terismo, pero no las antepuso a su fe bautismal, sino sustent6
una y otra como complementarias. Comparemos las observa-
ciones siguientes:
"Un dxtasis prolongado suelc ser malsano o extrafio (...).
Esa duraci6n tan pequefia evita el orgullo del xtasis de que

27 LEZAMA LIMA, JosiL Diario, p. 122.
28 Vase, entre otros: EsINOSA, C. Cercania de Lezama Lima. Ed.
Letras Cubanas, La Habana. Vase tambi6n: GONZALLEZ, R. Lezama
Lima, el ingenuo culpable. Ed. Letras Cubanas, 1988.


85









hacen presunci6n mfsticos orientales. Vivir en dxtasis, mais
que a santidad, huele a burocracia de lo divino (...) 4qud
tiene que ver esta somnolencia con la verticalidad del cat6-
lico?"2
En moments distintos de 1945, cinco alos despu6s de
las precedentes lineas? Lezarna escribe:
"He rechazado siempre el maniqueismo, combatir 61 mal,
he buscado siempre actuar dentro de lo que Plat6n llama el
amor1"
"En el Libro del Tao se habla del uno indual; Nietzsche
habla de que el poeta lirico se identifica con. el uno primor-
dial."'
*Se contradice Lezama? Mais bien nos parece que persigue
una sintesis del saber filos6fico humano al tratar culturas
tan diferentes y que, en conformidad con su filiaci6n religisa,
tambii~n persigue ia unidad de las respectivas concepciones
acerca de lo trascendente, la contradicci6n es un momento
necesario en toda b~squeda, y su soluci6n, si el proceso tiene
un ulterior desarrollo como es el caso, genera nuevas contra-
dicciones, alguna o a!gunas esenciales. Por eso parece conve-
niente diferenciar este tipo de contradicciones de las que res-
tan consecuencia y sisternaticidad a una teoria.
Es por esto que, para explicarnos la presencia de tan dis-
tintas tesis, y sus nexos con el tipo de cultura del poeta que
perseguia Lez a, debemos retornar a la bi'squeda de Ia uni-
dad. En la primera cita, emplea una expresi6n no exacta para
valorar ciertos estados, asociados con ei yoga, la meditaci6n
bfidica, y numerosas formas de tapas32 Los t~rminos "orgullo
del 6xtasis" y "somnolencia" no se adecuan a las caracteris-
ticas de la mistica oriental, cuyas variantes principales coinci-
den en afirmar que el verdadero "liberado", el sabio por anto-
nomasia, se libra del orgullo con el resto de los lazos de maya.
Lezarna ha aplicado las nornas propias del cristianismo para
enjuiciar otras religiones, de lo cual siempre resultar que


29 LEzAMA LIMA, JOS. Diario, p. 116.
30 LEzAMA LIMA, Jost Diario, p. 151.
1 LEZAMA LIMA, Jos. Diario., p. 157.
32 Vasc: ELIADE, M. Yoga, inmortalidad y Iibertad. Ed. La P16yade,
Buenos Aires, 1977. "Tapas y Goya", en: Cap. ii, "Conocliriento
metafisico y experiencia mistica", en Cap. v.


86









las dIltinas queen en lugar inferior. Simplemente son dos
modos independientes de concebir la santidad. Pero seria
un grave error dejarse Ilevar por solo una anotaci6n para
extraer la conclusion de que Lezama rechaza o no entiende el
pensamiento asi~tico. Si por una parte resulta evidente que
en los cinco primeros afios, el diario se inclina hacia la anti-
gdedad clasica y la cultura occidental, con posterioridad apa-
recen indicios de reflexiones muy profundas -ademrs- en
torno al Oriente. La segunda cita, bajo el rechazo at mani-
queismo se advierte un espiritu muy similar al que anima la
doctrina taoista. En el mencionado Libro de las mutaciones,
asociado a este, se anuncia una tesis iddntica en el oricu-
lo ndmero 43, la cual R. Wilhelm interpreta asi: "ia mejor
manera de combatir el mal es un energico progreso en el sen-
tido del bien".2 Aunque para el taoista, el hombre jerarquiza
su conduct segun su grado. de sabiduria, tambihn el amor
rige en ultimaa instancia los actos de este, tanto mas cuanto
logre ascender en la apreliensi6n de la afinidad interna o co-
munidad ontol6gica con el cosmos. Sin embargo, no es del
todo ortodoxa la acotaci6n de Lezama. El cat6lico acepta la
necesidad de actuar "dentro del Amor", como tarnbi6n es sw
deber rechazar el maniqueismo. Pero el rechazo a combatir
el mal de forma directa no concuerda ya con el esplritu cat6-
lico, pues ello implicaria abstenerse de obrar. Y predicar con-
tra el mal, su personificacidn en el demonio y elo eliminaria
la penitencia, el exorcismo, la excomuni6n, etcetera, de ser
aplicado con pleno rigor. Un espiritu similar engendr6 la alu-
cinante idea de la "Cruzada de los nitios", de tan terribles
result'dos.
ZPone a prueba Lezama su catolismo frente a la fuerza, so-
cavadora, pero regeneradora, de la cosmovisi6n filos6fica?
Eso parece. Mas que decididas criticas -como en'sus ensayos.
o en las ideas y conceptos filos6ficos presentes en sus poemas,
cuentos y novelas si pueden hallarse, debido a su sistematiza-
c6n- figura una polemica que sostiene consigo rnismo. El
poeta Lezama debe encontrar primero el fundamento de Ia
unidad, el substrato del misterio, para realizar su funci6n de
mistagogo. Quien aspire a serlo, ha de discernir por si mismo
ser y no ser, verdad y error, bien y mal.
Antes de abordar dichos pares de categorias, debemos exa-
minar la tercera cita. Obsevese que el "uno indual" taoista

S.-. I/Ching o libro de las mutaciones. Ed. citada, hexagrania
43 (comentarlo de R. Wilhelm al oicudo).
87









es el uno que, como tat, se desdobla.m El uno primordial
nietzscheano si lo hace. El primero solo se desdobla cuando
se le considera en su sentido generador, en sus nexos con el
cosmos. El aparecer juntos ambos, siendo de indole diversa,
nos sugiere contraste y no identificaci6n. El poeta, cuando
alcanza las cimas del lirismo, el "ideal lanzado mAs alli de
toda posibilidad practica,"' es un metafisico, para Lezama.
Para Nietzsche que intent dar muerte al cristianismo y a su
Dios, desde las perspectivas de la conciencia burguesa, el poe-
ta en el limite del frenesi creador, es un Dios 61 mismo, o,
si se prefiere eliminar tan problemtico t6rmino, la unidad ge-
neradora del cosmos. La pregunta que parece flotar sobre eI
al unte es: Zhay una faceta de la unidad tan absolutamente
trascendente que ni siquiera es dado vislumbrarla, sino en
todo caso, suponerla, asumiendo todos los rasgos de la concien-
cia especulativa? Y en ese caso, Ctiene el poeta a su alcance
alguna via de acercamiento, o se circunscribe a captar la uni-
dad c6smica, como unidad pitag6rica. Esto parece ser confir-
mado por las anotaciones hechas a continuaci6n: "ensuefio
y embriaguez son las dos situaciones que engendran arte"'
(sobre Nietzsche) y "El desarrollo dial6ctico y el ser por qu6
nace en nosotros el Ser?"3
Pero, Zqu6 significante un ser que nace? No es cl ser la
condici6n primera de todo existir? No crecmos que Lezaa
pretendiera un empleo impropio de los tdrminos filos6ficos,
sino expresar los problemas filos6ficos con el lenguaje mais
flexible del poeta. En varios momentos ha sefialado Lezama
nuestra condici6n efimera, y nuestra pertenencia al mundo
de Jo transitorio. La permanencia, la esencialidad solo se apre-
hende o posee en contacto con la unidad. No es el poeta el
nico que puede lograrla, pero es uno de aquellos a quienes
estA dada esta posibilidad. El hornbre pose la posibilidad
del ser, por medio de lo que afios despues llamarA potens, pero
no todos pueden alcanzarla y nadie puede conservarla. Vemos


34 VWase: Lao Tsd: Taote-King. Ed. Sudamericana, Buenos Aires, 1957,
Primera parte, oraculo I.
GRANET, M. El pensamiento chino. U.T.E.HA., Mxico, 1959 Libro II:
"Las ideas directrices'.
35 LEZAMA LIMA, Josif. Diario, p. 134-135.
16 LEZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 157.
37 LEZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 157.

88


A.









aqui la huella de su entrafiable Maria Zambrano, quien,- sobre
el mismo tema, habia escrito afios antes:
"E! hombre no puede navegar en la unidad y cuando lo
logra ]a destruye para volver a buscarla de nuevo. Necesita la
unidad como meta, como horizonte y no puede saborearla
cuando al fin, ha caido a sus pies como un fruto maduro.
"La esperanza que en el mundo griego aparece, Ia esperan-
za de que el hombre tuviese al fin, ser, ser frente al ir y
venir de la naturaleza, ser tambidn dentro de su proplo tor-
bellino, habfa quedado en verdad, afianzada por el doble cami-
no de la filosofia y de la religion cristiana".28
Pero la convicci6n de Maria Zambrano no soluciona la in-
quietud de Lezama: "por qu6 nace en nosotros el ser?" Rea-
liza la poesia una forma peculiar de redenci6n en el hombre
semejante a la predicada por el cristianismo? No podelnos
responder tajantemente: si, si a) diario nos limitamos, pero
los comentarios sobre el cristianismo que alli aparecen, per-
miten al menos presentar esta suposici6n. Tantos los referidos
a la "superioridad" de la mistica espafiola ortodoxamente cris-
tiana, como las criticas a posiciones de Nietzsche que atacan
puntos diversos del cristianismoY 'jSerai este "ser que nace" ,
el ser plotiniano-agustiniano, asociado con el bien? Si lar ma-
teria, su opuesto, es mal, debe lucharse contra ella y no se-
rian v~lidas las argumentaciones expuestas por Lezama en tor-
no al fundamento sensorial de la percepci6n estftica, y sus
nexos con la sabiduria y el placer. Sobre esto, escribe: "La
doctrina hedonista establece que 'todo placer es estdtico'.
"Nosotros creemos que ese punto de vista es cierto, pero
en el temperamento cultivado, en la 6lite veridica, no en la
lite rastacuera".
Es bueno sefialar, por una parte, que Lezama se refiere a
este nexo, y por otra, que a su vez discute el problema del
mal bajo las species de lo demoniaco. Es evidente la rela-
ci6n entre arnbos problems. Los sentidos, como Plat6n in-
dicaba, son siembre punto de partida hacia la trascendencia,
aunque nada mais, por no contener la unidad en si mismos.
Abandonarse a ellos conduce a la animalidad; a un sensualis-
mo degradante, pero no por fuerza a Io demoniaco. En su

SZAMBRANO, M. Filosofia y Poesia. Publicaciones de la Universidad
Michoacana, Morelia, 1939, p. 93.
39 Wanse las refutaciones del Diario, p. 156.
40 LEZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 148.


89









forma mats divulgada, lo demoniaco esta asociado con lo sen-
sual, sobre todo cuando proviene de la sexualidad. Pero tan-
bi&n estai ligado a ciertas formas de la espiritualidad. SeOun
la tradici6n judeo-cristiana, la condenacion de los angeles que
origin6 al demonio y sus seguidores, provino de una transgre-
si6n espiritual: la soberbia. El sincretismo cristiano-pagano
producido durante los siglos de formaci6n de las nacionalida-
des europeas, convirti6 en demonios o slimbolos de lo demo-
niaco a las antiguas divinidades.' Esa es tambi6n, como es
sabido, la causa de la interpretaci6n popular de lo demonia-
co en su aspecto sensual o causante de perturbaciones y dafios
ffsicos. La vida humana seguin esto puede degradarse -por
subordinaci6n exclusiva a los sentidos o corromperse- por
ejercicio de la negatividad, esto es, del mal, lo cual suele
incluir un aparente abandono a los sentidos. Y decimos apa-
rente, pues ellos no constituyen el fin 6ltino, sino el medio.
Por supuesto que multiples y sutiles matices intermedios tor-
nan mas compleja esta relaci6n.
Pero "el ser nace en nosotros"'. Esto exige dilucidar su
por que, del mismo modo que la negatividaa y sus consecuen-
cias. Lczama parece referirse a esto al escribir: "La angustia
de Pascal radica en la lucha entre la corrupci n y la natura-
leza primera".2 Esta reflexi6n viene precedida, casi dos anos
antes, por comentarios en torno a la exaltaci6n de Ia volup-
tuosidad por Nietzsche, cuyas criticas al cristianismo sopesa
varias veces Lezama en el diario. Una de sus observaciones
es: $'A veces la voluptuosidad rompe su granada: el goce.
Pero si cobra alli una existencia plena, capitula, momentos
despues, definida y en punta, muere cansandose'." Se refiere
aqui at carter efimero del placer sensorial. Es clara ia di-
ferencia con respecto a la similar fugacidad del extasis: el
primero se agota en si mismo, cansandose" ,i segndo i-
sufla nueva vida al espiritu. Lezarma no condena en mornento
alguno el primero, pero si los valora en sentido jeri-rquico.
En 1941, una vez m~s Pascal, retomarat el problema desde
otro dngulo importante. En medio, en 1940, al comentar a
Spinoza, replantea la inc6gnita del ser en evidente relaci6n


41 Wase:
GLOGER. B. UND ZOLLNER, W. Teufetsglaube und Hexenwahn. Koehler
Arnclang. Leipzig, 1983, Thictnar von Merseburg erzi~ht von Teufei".
42 LLEZAMA LIMA, Jos.. Diario, p. 130.
43 LEZ,1 LTMA, JO*siL. Diani. 13.
90









con la condici6n permanente de este: Zpor qu6 existe en noso-
tros el ser, es decir, porque no somos animales, el afin pudi&
ri.mos decir de extender todo su cuerpo, principalmente los
b-Vazos para tocar aquello en que la sustancia extensa pero
finita, esta redimida por la esencia pensante y dichosamente
"-- ?) 144
infinita, Esto se corresponde por completo con la pregunta
de anios despu6s: "cpor que nace en nosotros el ser? El ser,
que existe nace a ia evidencia, y esto supone metamorfosis
del espiritu, para el cual no es lo mismo conciencia que incons-
ciencia de algo. A la luz de esto podemos entender mejor por
que, en 1942, escribe:
Todo un ideal y una raz6n deI cumplimiento, en filo-
sofia cristiana, va a dar un clasicismo que adina orgullo
y desesperaci6n, caida y dignidad. Orgullo, por su par-
ticipaci6n; la constante vigilancia para la salvaci6n que
nos mantiene perennemente desesperados. La libertad
sin espada, la libertad como disfrute tal como aparece
en los protestantes, es lo que engendra Ia filosofia de
la ruptura en un Kirkegaard [sic], el salto anticlasico.45
Equivale entonces el "clasicismo" en la actitud cristiana
al aura mediocritas, lograda entre los extremos: interioridad
y exterioridad; en ambas estd presente lo divino. La "ruptu-
ra" de Kierkegaard es, sobre todo, la angustia irrebasable del
hombre, nuy cerca de la pascaliana, pero no id6ntica, pues
no conoce ni aun el consuelo, dado que ningdin fin, una vez
logrado, proporciona felicidad ni paz, y solo implica la lucha
en pos de un nuevo objetivo. Por eso su condici6n interna-es
la desesperaci6n. Esta inclinaci6n hacia un extremo, que llega
a ser desmesurada, marca Ia muerte de dicho clasicismo sella-
da al fin por Nietzsche. Lezama aspira al equilibrio, pero no
deja de conocer que es siempre frdgil, precario: "Ese seguro
paso del mulo en el abismo, suele confundirse con la esterili-
dad".4 El cumplimiento al cual se refiere Lezama, exige el
cambio, el perfeccionamiento, la separaci6n. La inmutabilidad,
impide el curnplimiento, sabiduria fafistica que volc6 Lezama
en la creaci6n, no solo de su obra literaria, sino de empresas
culturales. Por eso, nunca podri a ser est6ril la actitud ligada
al cumplimiento, intimamente vinculada tambien a la presen-

4 L~zANtA LIMA, Jos. Diario, p. 119.
45 LEZAMA LIMA, JOms. Diario, p. 127.
46 LEZAMA LIMA, Josl. Diario, p. 127.
91,









cia del ser en el hombre, y al nacimiento en este del propio
ser. Es vflida, a nuestro juicio, para calificar a Lezama, la
tesis expuesta por A. Koyre en torno a la fidosofia medieval
como filosofia elaborada por creyentes: y al abordar "el pro-
blema central de la metafisica, el del Ser y el de la esencia
del Ser, encuentra en su Dios creador el Dios-Bien de Piat6n,
el Dios-pensamiento de Arist6teles, el Dios-Uno de Plotino"47
Creador o emanate, no varfa la situaci6n, pues emanante era
el Uno.
Por qu6 entonces "la verdadera ciencia estd entre la supers-
tici6n y el libertinae"?As Recordenos que sabiduria y ciencia
son diferentes, aunque una misma persona puede poseer am-
bas. El 23 de septiembre de 1942, al cornparar a Plat6n con
Arist6teles, subraya en el primero los elementos de la cosmo-
visi6n filos6fica que la convierten en sabiduria, mientras que
en el segundo, la comparaci6n en los mismos aspectos con-
duce a la conversi6n de la ciencia en filosoffa. Por eso, si
se les colocara en los pianos que a cada uno corresponde, nin-
guno tendria ventaja sobre cl otro, aunque, convertidos en
sendas cabezas de lineas filos6ficas, engendran tambi6n acti-
tudes ante, el mundo, incluyendo las concepciones podticas.
Si se concibe la ciencia como dirigida a Io finito, reductora
de cucilquier sistema o totalidad a conjunto de elementos fi-
nitos, se tendrd como resultado que lo finito se hiperboliza y
se convierte en esencia, principio metafisico, o se fetichiza.
Ver el mundo en t6rminos fisicos, matemticos, etcetera, equi-
vale a verlos a partir de facetas ligadas a lo finito. Tanto la
superstici6n como el libertinaje absolutizan lo finito, ya se
trate de conferir un poder a este, y de algin modo, volverlo
entekquia, o de reproducir los placeres sensibles hasta el li-
mite posible o mas alla de este. El modelo del equilibrio entre
sabiduria y ciencia parece ubicarlo Lezama en los albores de
]a filosofia griega. Tras resurnir la teoria de la vision de Em-
pdocles, escribe:
Asi la fisica matemtica act6a postuimamente sobre
las cosmologias y todo el mundo de los jonios, pero
despuds, en su oportunidad de delicias, las cosmogo.
nias vuelven a actuar sobre las ciencias, comunic.Ando-


47 Kiyi&, A. Estudios de historia del pensamiento cientifico. Siglo xxx
editores, S. A., Mdxico, 1980, p. 21.

92









les una tension y una fuerza que prepara el nuevo mo-
vimiento saturniano, autoftgico, de la fisica mate a--
tica.
A esto se refiere el poema de Mallarme citado, y el nfasis
que pone Lezama en la palabra Hy'perbole!
Todo esto nos permite comprender mejor los nexos entre
ser, sabiduria, ciencia, virtud, locura, negatividad y mal, in-
cluyendo lo demoniaco. La "cultura del poeta", al modo en
quc la entiende Lezama, es una discipline del espiritu, o, en
palabras tambien de H. Hesse, una forma de servir. Siendo un
mistagogo, el poeta, como Virgilio a Dante, conduce al miste-
rio del ser, en sus &ngulos metafisico y csoterico. Las mas in-
completas o erradas solo conducen a la vacuidad, que so agota
cn s misma, o al fragil puente mediador entre herejia, pecado,
y entrega a lo demonfaco, en medlo de los cuales flota la se-
xualidad, considerada en la Edad Media como el Gran Pecado,
y asociada con el pecado original por tradiciones de evidente
influencia pagana. No olvidemos el "creced y multiplicaos y
henchid la tierra" del Gdnesis, y las reflexiones agustinianas
acerca de la sexualidad antes y despues del pecado original,
contenidas por ejemplo, en La ciudad de Dios.
Lezama Lima dedica un afio aproximadamente a volver
de distintos modos sobre tres temas muy vinculados segfin
los enfoques: la sexualidad, lo demonfaco y las impresiones
sensoriales. Junto a citas sobre antigLias creencias en cuanto
a la reproducci6n animal hallamos otras nris modernas /"c6-
pula como hambre protoplasmtica"/?. Es importante, para
reconstruir, al menos en parte, el hilo del pensamiento leza-
rniano al respecto, tomar en cuenta, por sobre las referencias
particulares, algunos rasgos:
1) las anotacioncs sobre temas sexuales tiencn un caracter
universal (con respecto a lo viviente) y no se cinien a
lo humano.
2) Se alternan con otras referentes a colores, olores, apa-
riencias, esto. es, rasgos perceptibles por los sentidos,
tambi6n referidos a varios tips de seres vivientes.
3) El mal corno corrupci6n del bien, segtun la tesis agus-
tiniana.

V LEZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 131.
s UZAMA LIMA, JosP. Diario, p. 145.


93









4) Referencias a nociones freudianas y psicoanaliticas crn
general (principlio del placer en la conducta individual
y en la cultura, el "Ich" y el "Selbst").
5) Los ritos sat6nicos medievales y las figuras ligadas con
ellos. Se destaca la ubicuidad el demonio.
6) La pugna entre cros y tfinatos, o sea, centre voluntad de
vivir o dan vital y la lucha por su aniquilamiento cono
reclamara Schopenhauer.
7) A lo largo, se insertan referencias sobre la hipertelia,
el rechazo al dualismo maniqueista, y el "nacimiento
del Ser".
El hexagrama nuimero 43 del I-Ging indica que combatir
el nal es posible sobre todo a partir del cultivo del bien, se-
gun hemos visto. Qu" cristiano "ortodoxo" es este que ase-
gura Ubique Daemon" y no Ubique Deus? Para comentar
despue's "La poesia ve lo sucesivo como simultaneo" Y
La mistica referente a to demonfaco ha empleado los re-
cursos y expresi6n poeticos tanto como la dirigida a lo divi-
no. Basta recordar las conjuros sabiticos, la Walpurgisnacht
de Goethe, la canci6n de Tanh~iuser en el Venusberg en una
etapa ma's reciente, aunque sus races estdn en el Medioevo.
Si, como Agustin Jeg6 at cristianirsmo, el mal no es sustancia,53
la Uinica sustancia es el bien, o mejor, esta. ligada al bien. El
mal provendria de su corrupci6n, del mismo modo en que
"la hcrejia ha sido definida corno insistencia en la mitad de
la verdad54 o que "para los griegos y los cat61icos no ser sig-
nifica ser Ia nada"." Por ende, el mal es la potencialidad ence-
rrada en todo 1o corruptible. Cuanto deja de ser, pierde tam-
biWn ci bien. La contradicci6n presente en el cambio, en el
cual algo desaparece para que algo surja o se imponga, nos
lneva a pensar d-.%nuevo en "fa teresiana oraci6n de quietud"


51 LEZAMA LYMA, JosV. Diario, p. 149,
52 LEZAMA LIMA, Jost Diario, p. 149.
5 Vase:
SAN Ac oTsN. Cotiiesiones. Libro vir. Ed. Iberia, S.A., Barcelona, 1964.
Oeuvres de Salta Augustin, 17: Six traits anti-manichdens. Paris,
Desclw& de Brouwer, 1961.
5 L ZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 144.
55 LEZAMA LiMA, Josg. Diario, p. 148.


94









y el quietismo como su hiperbolizaci6n. t Es el demon'o una
potencialidad del ser? Eso parece. ZEs Dios, con su ubicuidad,
equivalente a lo real en acto mientras que el mal lo es a la
potencia? Eso parece expresar Lezama, consciente de ia pro-
blematicidad dcl caricter iinico del ser, en una concepci6n
donde Dios es sumo bien y ser supremo incorruptible, omni-
presente, y donde ser creado, y bien se corresponden de igual
for a, y ademis hay un demonio que. preside el mal. Agustin
pens6 primero en la corporeidad de Dios para resolver el pro-
blema, pero el evidente panteismo que traia como consecuen-
cia con esto, lo hizo desistir, aunque a la larga, la soluci6n
que hall6 no eliminara por entero el panteismo.
Lezama examina en esa etapa, tanto las impresiones sen-
soriales que experimenta un ser vivo, como las que produce
en los demots: la sensoriedad, en suma, tan ligada a la sen-
sualidad, at sexo y a ciertas formas del placer. El poeta con-
signa que la potencialidad del mal puede hacerse presencia
por la percepci6n aguda, que el poeta posee, lo cual explicaria
el Ubique Daemon y su presencia en las flores rojas. La rup-
tura de limites de la sensoriedad conduce al mal. Si se erige
el desafuero en norma, a Io demonfaco. Por eso son necesarios
los plat6nicos does "sobriedad y sana inteligencia, y los goe-
theanos, "claridad y alegria serena'. Francisco de Asis re-
prendia a sus frailes por estar tristes. El don de lgrimas
expresaba un especial tipo de alegria espiritual. Su opuesto,
podia dar entrada al demonioY E. Swendenborg resumia esto
asi:
El infierno se halla compuesto de sociedades como el
cielo, y en igual ntimero de sociedades que el cielo, por-
que toda sociedad en el cielo tiene su sociedad opuesta
en el infierno, y esto a causa del equilibrio, pero las
sociedades en el infierno se distinguen seguin los males
y las Correspondientes falsedades, mientras que las so-
ciedades en el cielo se distinguen segdn los bienes y
las correspondientes verdades. Que por cada bien exis-
te un mal opuesto y por cada verdad una falsedad
56 LEZAMA LIMA, Jost. Diario, p. 148.
7 Wase:
SAN FRANCISCO DE Asis, Escritos completos y biografias primitive .
3ra. idici6n. BA.C., Madrid, MCMLVI: "Espejo de perfecci6n", cap.
8, XCV-XCVI.
VWase tambien en el mismo volumen, "'Florecillas de San Francisco",
parte I, cap VI.
95









opuesta, puede saberse por esto de que nada existe que
no tenga relaci6n a su contrario, y que por este con-
trario se conoce la calidad del mismo y su grado y que
de ahf viene toda percepci6n y noci6n de los sentidos..
No resulta un obsticulo el protestantismo de Swendenborg
para aprovechar sus visiones escatol6gicas en un trabajo como
este, si recordamos que toda la demonologfa medieval estuvo
apoyada en la negatividad como absolute, de acuerdo con el
principio Daemon est deus inverous. Existe pues una corres-
pondencia en el universo, de acuerdo con la cual todo princi-
pio existe en dos formas antit6ticas y simetricas, las cuales
se expresan por igual en el mundo natural. Lezama Lima exa-
mina el problema de la unidad absoluta con el fin de contra-
poner con este dualismo la noci6n del bien como ser y el
real como su corrupci6n. Las referencias al Ta Te King o
a ideas coincidentes con el taoismo son posteriores a estas.
ZEstaba ya tan claro para Lezama c-omo lo estaria en sus Al-
timas de"cadas de vida, que ia antiquisima doctrina china le
permitia hallar una soluci6n a los problemas planteados mu-
cho mis libre de las contradicciones engendradas por el agus-
tinianismo? Tenia ademis, la ventaja de permitirle contintar
sustentando la trascendencia de toda esencia y la unicidad
de lo divino, esto es, no le exigia renunciar a la linea plat6ni-
ca o mas bien neoplat6nica, sino que resulta posible una con-
ciliaci6n casi perfecta entre ambos. Al respecto creemos que
no basta con la obra publicada de Lezama para ofrecer una
respuesta terminante. Pero es indudable que el camino sefiala-
do por esta btisqueda culminard en una gran sintesis de cosmo-
visiones filos6ficas donde las asiiticas ocuparaln un lugar pri-
vilegiado, en unidad con el neoplatonismo, se entiende. Solo
el cuidadoso analisis de notas y manuscritos ineditos ofrecera'
un resuitado definitivo. Una de las notas en las cuales se plas-
ma mds vivamente esta inquietud, colocada entre dos refle-
xiones sobre Nietzsche y su dualismo es: "La embriaguez os-
cura a la alemana. La embriaguez evidente del cat6lico, la
revelac16n".

5 SWEDENBORG, E. El cielo y sus maravillas y el infierno. De cosas
vistas y oidas. New York. The American Swedenborg Frinting and
Publishing Society, MDCCcxuI, p. 379.
9 Vcease:
GLOCER, B. UND ZOLLNER, W. Teufelsgtaube und Hexenwahn... "Was
Hexen Vermdgen und nicht Vermogen".
W0 LEZAMA LIMA, JOSi Diario, p. 156.

96









4Significa "a la alemana" y la "oscuridad" dos complejos
y a veces tortuosos casinos que traza la teologia protestante
-formas del cristianismo que alli predominan, seg~in es sa-
bido con su constante insistencia sobre la negatividad? -Alu-
den a la popular imagen sobre Alemania como perpetuo refu-
gio de to domoniaco (presente en las tradiciones de todas las
culturas) ? Las anotaciones realizadas a continuaci6n, bajo la
fecha "sept. 7/45", parecen retomar el problema, al menos en
algunos casos: la "sonrisa siniestra" -de Leonardo y el resto
de los datos que sobre e1 consigna, para casi enseguida -y
antes de contraponer a dos grandes angustiados por la dua-
lidad, Pascal y de nuevo Nitzsche- escribir: "Bromeamos con
ciertas cosas, porque para los griegos y los cat6licos no ser
significa ser la nada" A o sea, que el dualismo es s6lo apa-
rente.
Muchas veces habrai que volver sobre una pregunta para
comprender por entero la concepci6n filos6fica del mundo de
Jose' Lezama Lima: por que nace en nosotros el ser?"' No
ponemos en entredicho las respuestas que en este mismo en-
sayo hemos dado a esa pregunta. Creemos, no obstante, que
ain son posibles otras respuestas que la acumulaci6n de in-
vestigaciones especializadas ird arrojando. Sin embargo, es
hora de volver -tras paginas en las cuales se ha insistido en
problemas especlficos de esa concepci6n filos6fica que la mol-
dean decisivamente- al tema que nos preocupa desde el ini-
cio: ecudl debe ser la "cultura del poeta", cuando estd inser-
tado en la linea a la cual pertenece el propio Lezama, esto
es, una inea que se nutre no s6lo de la vida y la imaginaci6n,
sino de un vasto saber, sobre todo filos6fico e historico?
Al citar, al inicio de este trabajo, la posici6n de A. Koyr6
frente a la relaci6n filosofia-ciencia-religi On, comparamos su
caso con el de Lezama. En las paginas de este diario se expre-
sa con claridad, segrn se ha intentado mostrar, se sustenta
tambi n dicho punto de vista. La correlaci6n se enriquece, eso
si, con un cuarto miembro: la vision ocultista del mundo -la
cual ftuctfia entre la conciencia religiosa y la mitol6gica de
un modo cuyas peculiaridades aguardan por nis profundas
investigaciones de estudiosos mar-xistas-leninistas- que en el
caso de Lezarna, se expresa en la variante 6rfica desde un ini-
cio, aunque se fundan con ella, en el transcurso de los afios.
otras variantes. En 1945 lo caracterizaba asi:


- LE-AMA LIMA, Jff. Diario, p. 157.
97









El cristiano buscaba la inocencia y el griego el canto.
Asi, en el estado de inocencia los animals lamen
la mano del hombre por esa misma inocencia; pero
en la cultura es el don 6rfico, la virtud del canto. el
que motiva el acercamiento de los animales.62
La blisqueda de la inocencia equivale a recobrar el estado de
gracia. El1"canto" significa el consciente ejerciclio de la magia,
En ese canto, como virtued", se funden arte, filosoffa, esoteris-
mo y ciencia, esta 61tima en la forma de la teoria matemtica
de las proporciones, que gui6 las concepciones y modos mu-
sicales, al igual que se vincul6 estrechamente al pitagorismo.
El cristiano cree hallar todo eso junto en la buisqueda de la
inocencia, donde Cristo vive en 61 y obra las transformaciones
mdgicas que no le es licito realizar, en general dentro de los
marcos de la ortodoxia --recordemos el episodio de Saulo de
Tarso con el mago Barjcsus narrado en Los R echos de los
Ap6stoles. Uno y otro apunta a Ia btsqueda del Verbum
dimissurm, la pristina palabra unida a !a pristina condicion
que restituye al hombre su condici6n primera, comunn con el
resto de la naturaleza, por lo cual los animals lamen la ma-
nio, In cual permite el descenso ad inferos 6rfico. La cultura,
segun constata Iezama, tenga o no una raiz religiosa, sea o no
cistiana--asi debe entenderse, pues no se hacen salvedades-
se expresa y actuia mediante el "don 6rfico, la virtud del can-
to". No hay que interpretar estas palabras tan literalmente
que pensemos en ellas como dichas desde una perspectiva es-
trecha, circunscrita a lo que Ilamamos "herencia cultural euro-
occidental". Si se entiende como "don 6rfico" y "virtud del
canto", la poesia, que es palabra, ritmo, musicalidad, sabidu-
ria, vivencia, magia y misterio, tendremos un resultado: "la
Poesta, considerada como una serie de gestos migicos reali-
zados por ci poeta sin conocer claramente su significacidn,
pero con la fire creencia de que esos ritos son los elementos
de una hechiceria soberana" .' Esta valoraci6n de A., Beguin
acerca de ia mitificaci6n de la poesia por los romanticos, es
va lida en muchos casos que escapan al romanticismo como
movimielito cultural, c'mo 1 iMismo rnostr6. La creemos apli-
cable al caso de Lezama. El poeta es un mistagogo cuya fun-
ci6n consiste en expresar ese "don 6rfico" mediante la "virtud
del canto", y como tal, conducir al resto de los hombres hacia
is caves mas profundas de la realidad. La "cultura del poeta"
62 LEZAA LmIA, Jost, Diario, p. 158.
63 BEGULN A. El alma romdnitica y el suenlo. F.C.E., Mexico, 1954, p. 483.


98









puede, segun sustentaba Lezama, asumir dos variantes. Pero
la suya propia requiere la profunda, continua, interminable
invcstigaci 6n de esas claves que la intuicidn, la fantasia, la
imaginacion, plasmaran a trav6s de la palabra, en pos de esa
"palabra perdida" que crey6 encontrar la que 1 Ilamara su
"inolvidable amiga"4. En esta direcci6n, en la cual pueden
insertarse poetas creyentes o no en alguna religion o princi-
pio religioso, y de diferente fiiiaci6n filos6fica e ideol6gica,
la filosofia ocupa un lugar decisivo, y es la armnaz6n interna
de la "cultura del poeta", aunque en el caso de Lezama y en
otros sea necesario agregar otros factores esenciales.
Una acotaci6n final: en los aflos a lo largo de los cuales
escribi el diario, algunos de cuyos contenidos hernos anali-
zado aqui, Lezama public tres importantes libros de poesia:
Diemigo rumor (1941), Aventuras sigilosas (1945) y La fijeza.
Investigar los nexos entre las ,concepciones vertidas en el
diario -y en sus dermaos escritos de la etapa- y la produc-
cidn podtica enmarcada en ella, es una tarea que aguarda por
nuestros investigadores, ]a cual ofrecera' sin duda una visi6n
nucva y mias profunda del que una vez fuera Ilamado con
j'"sticia, "migico prodigioso"
Diciembre 3/ 1988 -Enero 28/ 1989.


















64 Vase ]a carta a Maria Zambrano del 2 de febrero de 1974, en la
misma revista donde aparece el diario, p. 86-87.


99




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC