UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00144


This item is only available as the following downloads:


Full Text



R VISTA

DE

LA

IBLIO ECA N I
AC ONAL

.0s.E MARTI


7777

pffil MR III i HF\
K F IV IS T A x2r. A
ioteca National.
JOSE MARTI

f 'SON






Revosta de la BibIloteca Nacuional Jose' Martr










Director anterior: JUAN PtREZ DE T-A RIVA. f!964 m.. 1976) Director: Jumo Lr. RivrnNo


Cons-ejo de Redaccli6n: OLINTA AmosA,, RAm6N Di AIRMAS, tNRIOUE CAPABIANCA, CARLOs FARrRAs. MANur.-L LbP.z OLIVA., ENR-tour- SAfNz



Jefe de redacci6n,-. SALVADOR BUENO Redacd6n: CARMEN SUAREz L.(JN




Canje. Revista de ]a Biblioteca Nacional Jose" Mart"
Plaza de ]a Revolucibn
Ciiudad de La Habana, Cuba T61ex: 511963



Primer 6poca: 1909-1912 Segunda i6poca: 1949-1958 Tercera 6poca: .1959La Revista no se consider obligada a revolver ori i ales no solid. tados.


Cublerta. 80 aniversario de la fundaci6n de la Revista de la Biblioreca
National Josd Marti (1909-1989)








tS'SN-4*047t



Revgista de la
f%V t ote N I Jos" Maff
mblimi. ca action e


Afivo 80/3ra. CPoca-vol. XXXI Enero-abril 1989 N6ihero I
Cludad de La Habana
Cuba

Cada autor se responsabiliza
a *
con sus ophuones


TABLA DE CONTENIDO

80 ANIVERSARIO DE LA REVISTA DE LA BI13LIOTECA NATIONAL JOSE MARTI


En el aniversario de la Revista .............. 7
Testimont'las (Argeliers Le6n, Graztfella Pogolotti,, Francisco Pdrez Guzmdn, Luffs Suardiaz, Maruja IiIeslas, Salvador Bueno, Hortensia Pichardo) ............... 9


IsiuwL EumvmRfA
Documentos para ta historta de la Biblioteca Nactional Josg Martt ......................... 21
ARAcEUGARdA-cARRANzA Teoria, m9todo y structural en bibliograffa de human*dades 37
Tom.Ag 1FERNA--qDisz R0BAjMA Aproximacidn critical a los catdlogos de. Antonio Bachiller y Morales (1812-1889) ................................ 63
ALBERTO VARGAS BOSCH
Acerca de Maria VdIar Buceta ........................ 71









GERARDO) SANCI*z ROBERT
Julio Morlans Feraza, combatien te del Eje~rcito Libertador.
LIiaria le camnpanta ... ................ 4......4...... 81

Luis ANGEL ARGUE LLES, ESPL NOSA .. Correspondencifa cubana de Alfonso Re yes. 100 aniversario
1le .st natalicio (1) ................44...4 ..4.4....4....4...... 133
Luis SuARfAz
Andre's Eloy sobre la Rosa de los Vientos .............. 139
SALVADOR BUE~o
Con Dulce Maria Loynaz. En los aiilos cincuenta ........ 151 PM1IO M. PRUNA
Apuntes sobre la mineria del cobre en el siglo XVII .... 167 CARIDAD MASSON SE-N.A
El 11 Con greso del primer partido marxista. Ientinista,
de C1uba ..... ..... .... ..... ................... 3 44 4 187
PARA UJNA NUEVA LECTURA DEL PASADO JUAN PtREZ DE LA RIVA
De la historia de la Revista de la Biblioteca Nacional
Josd Marti (fraginentos) 1.4 ............ .. ..... ..... 207
CRON~ICAS
OMAR PERDOMO,
El lemna cam pesino en' la. obra~ de Dora Alonso ..3........ 215
FRANCISCO CAND)ELARIA Ruv3Ro Minerva descubierta ...... 218
PEDRO OSCAR GoDINEZ
La. breve vida feliz de Viernes de Tri~buna 41444 U 219 AN]DitS MAR-1
La memoria imprescindible (brigada artistica, de Teat ro
E studio eni Angola) 4 ....................................... .. 223
RESE$4AS
GAsPAR QI*1NTANA ALBERNI
Acerca de Form acio'n y desarrollo del Estado Socialist a
en Cuba .................... IIIIIIII 4 31.IPI*44* 227
FRANCISCO PIREZ GLJZMLN
Cro~nica de una expedici6n roindittica al Nuevo Mtrndo .. 231 WALDO GUN zALEz L6PEzz
Mds que glosar criterios......................... 232
MiAYRAxHrERNANDEZ MENJ1,NDEZ Dos testhnonzos: una musma per.pecva .......44..4..4 236
Fi:RPNANDO RoD)RfcuEZ SOSA
.Elogio bibliogrdifico de tin "escribidor" .4.......... 239











80 ANIVERSARIO:
FUNDACION
DE LA REVISTA DE LA
ft 0 IlljllllllllllllllllllIIIIIIIIIIIIIII A I A
DIDLIJ N Cl DNAL
JOSE MARTI
1909m-wI989













En el aniversano de la Revista


Hace ochenta an-os que apareci6; el primer nalmero de la Revista de la, Biblioteca Nacional Jose" Marti. Desde entonces, con varla fortune y acierto desigual hasta 1959, carecio" de' posibilidade, de apoyo official y de gest16n. active Para su pubficad6n continua. Hay que engender esto en el marco, incallificable de una Repdblica en, deterioro creciente aun en medik) de una bonanza alternate, durante la cual y despue's de ella, los beneficios economicos 1ban directamente a las empress limI* IF I
perialistas, comparticlos, delsde luego, con la burguesia cubana IF
y los polfticos expoliadores asocliados a ellas. Habla recursos as* nados Para "constndr" un puente limaginario sobre un rio inexistente, o Para ""constr4r" una biblioteca municipal en un parquet que nunca de*o de ser parque. Y sobre todo para constituir recias fortunes. innobiliarias de los gobernantes y poffticos professionals. No los habia para dedicarlos al crecimlento 'I T
de la propia Bliblioteca Nacional v de su 6rgano indispensaDle. Cierto es que durante afios una parte sustancial de los condos quedaron depositados con dudoso culdado en lugares, y de for1 4
mas impropias, a Io menos para la conservacift, ya que su circulaci6n era itnposible en esas conditions. ZCO"mo seria posible, dadas esas vicissitudes, penurlas y torpezas. sorprenderse de que la Revista fuera en gran, media no mas que una aspiraclon legitima de a1gunos patriots clarividentes?
La primer etapa anunciaba las perspectives de utilidad de su publicacio'n. Cuando reaparecio en los a-nos cincuenta., no alcanz6 ni la calidad n1 los objeti'vos de difusion cultural a que venia Hamada por su propia naturaleza y su fuente nutricia. Por eso, las palabras de Juan Perez de la Riva que se reproducen hoy en parte son sobremanera pertinentes para enjuiciar una'historia anterior 4esfavorecida, pues provienen de quien con, clara vis4**n v nOt-Dria sabiduna le 'nfundi6 el pres_y las tematicas. requendos a partir de 1959.
Desde esta- fecha. y, claro esta, con el surgimiento de una poderosA corriente de especialistas J"O"venes y de una continua dedicacio"n de investligadores y ensaylistas, la Revista Iogr6 mantener y diversificar su calidad y contenido. No sin dedicar mucho de su espacio a grades maestros del pasado mfis leia-









nos y de los tempos mis cercanos, quienes, huelga decirlo, eran contradiccio'n viva de las condicionesmalignas caracte'sticas de los a-nos precedents y que explican la Revolucion em cabezaba por Fidel.
Sena cosa. de adverfir que, ademAs de la garvin'tia de recu, sos Para la edicio'n, la Biblioteca Nacional Jos6 Marti adqulrio' la madurrz de su func116n y la cuantia de condos adecuados a ella '* nutriendo desde su trabajo y crecimiento intern a la Revista. Se trata de desarrollos parallels, en el cual.los propios bibliotecarlios t6enicos, han mostrado su alertada co m'prensift y apllicaci6n, A trabajo de todos y al servicio de todos. Se trata, en consecuencia, de una obra comAn, donde han de conjugarse siempre, y cada dia ma's, los principios que sustentan a la Biblioteca y su Revista. Bastaria decir que. no pocos de los materials publicados provienen de los condos ya organizados o repioducen parte de ellos, ll'nea de contenido que habra de enfatizarse en el future. Esto deberA constituir una de las direcciones principles de la. edici6n de la Revista a partir del aniversano. que celebramos. Y por ello, dada. la afluencia de colaboraciones y para abrir spacious que su perioIt A
dicktact actual de ed*c1*6n no franquea, se ha ensayado publicar desde 1987, por los medlos interns de la instituci6n, el Alcance a la Revista de la.Biblioteca Nacional, Josd Marti, que ba de ser parte inseparable de su coleccion y, a la par, constituir ejemplares con valor y pertinencia propios.
En estos dias de recuento y de proyecciones alentadores, la Revista recuerda especlialmente a sus colabomdores-, unos, han garantizado su eximstenclia, su Ultil continwdad; otros, han suen ios, no pocos han presented texts de: significa60"n y partic I iparon de los trabajos de redam16n y edici6n, favoreciendo sus p4ginas con el valioso, aporte de anustosos desvelos y labor scientific. No es menos de subrayar que,, entre ellos, cada cual con sus afanes y logos, se cuentan colegas de todas las genei aciones en actual contempomneidad. Algunos, infortunadamente, ya no podrAn leer, estas p4ginas,'nii tendernos su mano hacedora, pero no se borrar-An de la historia. de la Revista y con ella permanecerAn. Viviinin de otra mantra,, destino inalienable del hombre y de sus hechos.

La. DiRpscci&









Revista de ]a
Bibliotwa NaciGnal
JOS& Marti



Testtmontos


Una revista hecha presencia

Me decide a anticipar, desde las primers ideas que barajo para expresar unas opinions sobre esta Revista, que la callifico, como la publzicaci6n que, dentro de las revistas surgidas de nuestras institueWnes culturales, se ha mantenido, por ma's tempo, ceffida a sus prop6sitos y fuiricionalidad como 6rgano de una bibhoteca national. Asf, en este su rol prlimero, la Revista de la Biblioteca Nacional Josg Mard, en las ocho d6cadas desde su salida ilcial, ha sido una ancha ventana. Para expander la culture ma's alla de sus condos bi*bliogTa'f icos -ahora enriquecidos-; ha sido, por ello mismo, eficaz promotora de la vida de la Biblioteca -su instrument voceador-,- ha sabi'do situarse en el a1mbito mayor de nuestra histona cultural desde. la sabia seleccio n del contenido de sus materials que ban, visto la luz desde sus pe1glinas inaugurals, cuando abordara ya una acci6a editorial complemen*taria a la propla oferta de lectures brindada por la iinstitucii6n --camino de expansion que hemos visto completarse con cliclos de conferencias., curses, concertos, y los, serwicios, que en aumento y especificlidad se brindan al pfiblico concurrent.
Para los, que en an'os juveniles fuimos asiduos usuarlos de. la Blibli"Oteca, sentimos su Revista como aquel recio puente,, ancho, que se nos tendfa, amigo, desde nuestra mesa de trabajo. Hoy mantengo, en mi ordenado reguero de libros, unos ejemplares puestos, entre los, libros de. Histona de Cuba, otros --a veces las hojas arrancadas de una tirade, y cuidadosamente i'nsertas en una cubierta-, que tratan aspects del africana en Am6rica y los incidents de la trata en Las Antillas. Pocos -* i ay I de. miisica. No pocos, si, ejemplares que nos dejan. preciosos studios martianos.
La Revista de la Biblioteca Nacional Jose Marti, Como todo esfuerzo cultural que haya brotado en cualesquiera. de nuestros passes subdesarrolla dos, ha sobrellevado heroicamente sus vaxvenes, soledades y quebrantos, pero gracias al. espiritu aniinarinr dp naiipnpv. Lqn dirialdn eztn 'RI'Mintee-n -hien In rpmiprdn








confinada a vetustas cons irucci ones coloniales-, la neces a*ri*a publicacii6n -sobrevive. Hoy sus, d1irigentes, con bonded, la dlivlden en tres e'pocas; las dos primers separadas por una treintena de a-nos; una tercera, al confinuar sus, anteriores trayectos,, nos ha. perinlitlido disponer de un valioso material de consult
iinformacii6n que acrecienta la extension de esta fundamental institution de la culture cubana.


ARGEUERs LE6x
ya en mi casa
If v 0
didembre de 1988



,Poco tengo que decir de rni paso por la Revista de la Biblioteca Nacion4l. En los an-os que sucedieron, inmediatamente a la victoria revolucionaria. de enero, la Biblioteca, Nacional era un imponente edlificio recie"n estrenado, donde todo estaba por hacer. Habia que comenzar por darle vida, para que la acc16n engendr-ara la carne, para que la creaci6n nueva tomara cauce enel peril de la publicacift. En brevfsimo tempo se fundap .
ron departments, se abrieron servicios, se descubn*eron los tesoros aispersos, muchas. veces olvidados de la coleccion cubana. En la tarea de sembrar, el 6xito de cada uno, se convert1a en disfrute participate de todos.
En wedio del enthusiasm, se iniciaron muchos esfuerzos pacientes con la. mirada puesta, a la vez, en el presented y en el porvenir. Y cuando plienso en la paulatina configuration del peril de la Revis-ta de nuestra Biblioteca, no puedo dejar de evocar al historl'ador y demo"grafo Juan Pe"rez de la Riva. Capaz de conjugar la erudicii 6-n con la orliglinalidad, la audacia del pensamiento y el talent lifterario, fue sobre todo un hombre de la culture. Cascarrabias dotado de sentido del humor., com.partia su passion por la vida y por la Revoluci'16n con su inagotable curiosidad intellectual. La historic fue para 61 maestro de verdad., arma. de combat, -via de restate de nuestros mejores valores, AM, con el andar del flempo, la Revista de ta Biblioteca Nacional Josi Marti se convirtl"6 en parte indispensable de nuestra vida cultural. Pero, cuando la tomp entre las Tnanos, me parece senior otra vez el inconfundible aroma de la plipa de Juan y descubrir en su mirada, un destello de picardfa.

GRAzIELLA POGOLOTTI









hta cwLiquier historliador de mi generAc I*& -- y de otra, por que rik)-- publicar en la Revista de la Biblioteca Nacional Jose' Marti significaba la conquista de un espacio en la comunidad de investigators hist6ricos de Cuba. Porque sin ser una revista de historic, su concepci6n de un peril cultural integral, le posibilitaba a los historiadores de mAs m6rito intellectual del pais dar a concern el resultado de sus Investigaciones en tan prestigiosas pdginas. Recordemos que en la ddcada del sesenta y princlipios del setenta, las revistas- de historic o inclinadas a divulgar articulos especializados en esa ciencia no abundaban.
Mi communion con la Revista de la Biblioteca Nael'onal Josg Marti se caracteriiz6 por una iniciacion infelliz. En 1969 realizaba una linvestigaci6n acerca del levantamiento armada del 10 y I I de agosto de 1931 en Gihra, de Melena msplirado, en la conspiracion de Mano Garcia Menocal y Carlos Mendi ta. Este alzamiento dentro del context de los success que culminarian en Rio Verde, Pinar del Rio, concluyo' con la execrable massacre de El Coroj al,' Artemis a. Mis pasos de investigator blisofto se dirigian a demostrar las causes del fracas que enunciaba el final de una etapa de tradlicionallismo de generals y doctors.
Estimulado por Luis Felipe Le Roy, Zoila Lapique y Olga CabreraP entregue el artfcuto a Juan Perez de la Rliva. Xiomara S al nchez, en su condic16n de secretariat de redacci6n, no habla podldo quebrar el hermetismo del exigente y al spero director, Juan Nrez de la Riva. Cuando conversaba con el autor, ignoraba, marginaba o se regodeaba con la indiferencia. QuizA era el antlicipo, el alert. Dias y semanas de ilusi6n, esperanza e ingenulidad..
Una tarde de verano me cit' en su cubicalo del mercer piso de Colecci On Cubana. Con las cuartillas de rni trabajo en sus manos, que lefa en forzada coordinac*6n con la palabra, daba la impresi'n de que no deseaba bacer doloroso el veredicto, a
i 40:
su mantra me d j "Este t.rabajo refleja el esfuerzo de un pnmerizo, es una mierda. Quiza. con algunos arreglos, te lo publiquen en alguna revista de difusi6n masiva de salida semanal." Su mano derecha sostenia la plipa y la izquierda acariciaba el bligote. El reproche qued6 en la definici6n al dec*rme: "Esta es la Revista de la Biblioteca Nacional ... "
Con el globo terrAqueo sobre mis hombros y refugiado en las palabras alentadoras de Le Roy y en las r4fagas airadas de Zofla Lapique, prosegul" hasta que en 1973 commence" a ser colaborador de la revista por iniciativa del mismo Juan Pdrez de la Riva.
Hoy, a ochenta anflos de su fundaci 0-In, la mirada retrospect. fiva de su quehacer cultural nos hace comprensible la certeza









de la aefinici'n del respetado dem.6grato-historlador. Porque la publicaci6n, que se ha converddo en granted de la culture national ha persistido en aquella condicl16n: "Esta es la Revista de la Biblioteca Nacional Jose' Marti."

FRAricisco NPEz GuzmAK



El octog6simo aniversario de la Revista de Za Biblioteca Nacioval Josg Marti. nos invite a la reflexion, Pues no es com m que una publication de su peril haya logrado atravesar el tiempo, veneer tantos obstaculos. Cierto que no siempre se pubhc6 con la frecuenclia deseada y que en algun moment Parecia que el naufragio era definitive, mas Iogr6 aparecer ast en condiciones muy adversas como en raros periods de bonanza, hasta que se produio el triunfo de la Revolud6n. Precisamente el treinta aniversar'o de ese acontecimiento national con hondas repercussions universales coincide con la. efem6rides de la Revista que hoy nors convoca. AsI pues medio siglo de zozobra ha sido recompensado por estas d6cadas de estabilidad, d4e ininterrumpida aparicion.
A
Me toco' dirigir la Biblioteca, Nacional Jos6 Marti arios despuds de haber descubierto su Revista, pues era lector atento desde fines de la dicada del eincuenta de sus texts diversos y, mientras el espacio en mis desbordados fibreros me lo permiW, coleccione" sus nfimeros. Cuando me familiaricd con el ndcleo principal de los asuntos que debe tender un director de una biblioteca como la national, enseguida depart con Juan P6rez de la Riva que era su. eficaz., su. sab*o director. Su modestia le hizo decin-ne que pesto que yo era editor y periodista debia tender personalmente la Pnincipal publicacift del centro. Por supuesto que no estuve de acuerdo con Juan, pues, en cualquier parte de este ajetreado planet un director se hur biese senddo feliz de poder contar con una figure de tanta sapiencia y espiritu creative como el suyo al frente de una publicaci6n dirigida a Ii-nvestigadores y lectures especlalLizados, De esa 6poca recuerdo mi' diAlogos crepusculares con Juan Pdrez de la Riva, el humo amarillo de su pipa, sus atinadas observaciones, sus proposliciones de numerous especiales.
Ahora he vuelto a ser un simple lector de la Revista, dirigida por otro sablio cubano, Julio Le Riverend, y me complace descubrir texts que, por su especlificidad y extension, pocas veces pueden ballad refugio en otras publications mAs hgeras v magias. Sieo vensando Que el vroceso editorial-tipoLyra"fico









debfa ser menos, abilerto en el vasto occano de los, meses, que un poco de actualidad no estAL reflido con la esenclia de la Revista, que su circulaci6n, dentro y fuera del pals, es todavia una. aspiration, mas que una realidad y que. deben procurarse colaboraciones de lintelectuales. amigos de otros, passes. Creo tambi6n que su peril es el que le corresponded. y que, si se rastrea en los voldmenes de estos ochenta aflos, puede hacerse
6 Is
algiln numero especial con texts que han resistido el tempo y que no son -suficientemente conod idos. Tambien me parece que los editors y principles colaboradores deben intercambiar, en tardes crepusculares o en niffidas man-anas, criterios y provectos; no al. modo de esos consejos de redaccio'n que solo existent en el papel, sino para contribuir al enriquecimiento de una revista tan v*eja que ya alcanza los ochenta an"Jos y tan joven que todavia no Ilega al siglo.

Luis SUARDfAZ




Antes de 1959, las revistas especializadas cubanas no rebasaban. effxneros promedios de vida, o no pasaban de ser proyectos, en la mayor parte de los casos.,A partir del r-aunfo de la Revoluci6n Cubana se produce la explosion cultural, sale la revista. Casa de las Amdricas (1959), Uni6n (1962), entre utras, y mantienen su. regularidad. Como interventora. del Gobierno Revolucionario en la Biblioteca, Nacional Jose' Marti trabe tambien relation con su presfigiosa Revista.
Aquellos primers afios se. destinaron a que la culture pe.netrara y diera vida a un edificio bilen calificado, de "farao"nico" por un. rdstico pero ingenious miliciano que entonces custodiaba el inmueble. El quehacer de 1.959 a 1962 estuvo plagado de jornadas 6pico-bistoncas, Y fue Prodigo en grades liniciativas surgidas. en el seno de la Biblioteca. Los consejos de direction orientados por Maria Teresa Freyre de Andrade eran fragua de ideas y planes que flufan y se concretabarl con eficacia. Recuerdo a los asesores: Graziella Pogolotti, quien, fue jefa. de redacc. 16n de la Revista, P .0 1 (mAs tarde su director),
i erez de la R*va
Efiseo Diego, Cintio Vitier, Argeliers Leon...
La Bibliografta. Cubana y la Revista de [a Biblioteca, Nacional Jose" Marti' fueron entonces tema constant de trabajo y objetivos priorizados, que se consolidation en relatives Pocos ahos. La nueva 6poca trajo una publicaci6n stable, apoyada
I Ar 1









cupaci6n dio frutos jugosos; si el prirner n hnero de 1959 era una St modest promesa", el mAs reclente, ndmero dos de 1988, dedicado en mds de sustres cuartas parties a la papelerl"a de Jos6 Lezarna Lima, ya. la hace mercer de acuciosa valorac16n, como revista especiallizada de primer orden en el. mareo de las producciones culturales cubanas de hoy.

MARUJA IGLESIAS




Para refefirnos. a una. bliblioteca quizas podarnos evocarla Is
indicando sucondici'6n de "'fortaleza spiritual" en relaci6n. con la culture, el patrilmonio de la hurnanlidad, etcetera, etcetera. Serfa absurdo que la Hamdsemos "fortaleza mi'litar". Sin embargo, las primers veces que visited nuestra Biblioteca Nadonal, penetraba, sin lugar a dudas, en una fortaleza., verdadero monument colonial, una de las primera-s levantadas en esta. Ame"rica. Porque en aquellos fiernpos de mii adolescenclia, la B*bli.oteca Nacional de Cuba estaba alojada. (mat alojada)- en el Castifflo de la Fuerza, muy cercano a la entrada del puerto babanelro. Sli el cla-sico hab16 de que "'allf toda incornodidad tenia su asiento" se que:d6 corto en cuanto a este recinto, almacen ae libros y tuguri6 de ratones y otras alimafias.
La Revista de la Biblioteca Nacional, que fue fundada en 1909 dur6 hasta 1912. Reapareci 0' en. abril de 1949 dirigida. por Lifia Castro de Morales y en. la jef-atura de la. redacci6n flgur raba Manuel Moreno Fraginals, mi companbero de studios unliversitarios. No sd c6mo era possible de la Revista saliera pubhcada, con tantos obstAculos que le sall'an al paso. Publlico nfimeros valiosos, con studios de valor perdurable y aportes que todavia podemos aprovechar. Fue, por entonces, cuando corne=6 a publicar allf algunos articulos y resefias. Porque es menester insisfir en que en la Bibliioteca encontrAbamos mentorios empleados, como 4el inolvidable Carlos Villanueva, que se rnantuvo en su lugar hasta. sus dlfim'os dfas.
Con la victoria revoluc*onar*a de 1959 la Biblioteca, y su Revista viven tempos de crecimiento, de renovation, id%-- en.tusiasmo. Bajo la direcc116n. de la. doctor Mar'a Teresa Freyre
-que lo era de la institucion- y despu6s de Rende Mendez Capote, la preparation de la publiicaciii6n cont6, desde el prm*cipim, con la. representacli'n de los nuevos intefectuales, a1gunos









Ya en 1964 la direcclion de la Revista queda al cuidado deJuan Fdrez de la Riva. No voy a caer en la trampa de hacer' elogios de una empress a que me encuentro estrechamente Iigado. Pero sif me serd permitlido indicar la amplia collaboration que nuestra Revista ha tenido a lo largo de estos anhos. P6rez de la Riva escribi6 en 1969 una introduce On at Indice de la Revista en la que pone los punts sobre las ifes para realizer el recuento de esta publicacio"n que ahora arriba a los ochenta anos. La Revista ha tenido en todos'los moments el apoyo necesario para proseguir en su-s areas. Al miismo tempo, ha significado una diffusion de las milltilples actividades que actualmente realize la Bliblioteca Nacional Josd Martf. Y siempre ha tratado de que el amplio legado cultural que se encuentra en nuestra institution sea conocido, y aprecliado no solo por los lectures cubanos, slino tambien por los de otros muchos passes.

SALVADOR BuENO




Recuento llist-'Orico. Experiencias

Las revistas constituent 6rganos importance para dar a concern el desarrollo cultural de un Pais. En la Cuba colonial ]as revistas aparecen tardiamente; el ambience no era propicio. La constituci On de Cadiz conced1*6 la libertad de imprenta. En la Isla aparecieron numerosas revistas de poca important, entre las cuales merece destacarse El Patriota Antericano.
Ha de esperarse al ando 1831 para encontrar una revlis'La que podfa competir con las mejores de Europa: la Revista Bimestre Cubana, auspiciada por la Sociedad Econo"mica de Ami'9()S del Pais, cuyas primers entregas aparecieron en 1831 y las A timas en 1832. La Revista B'imestre.- . calificada de magnifica por Quintanar y Ticknor, desaparecio' al ser desterrado por Taco"n el director y el, alma de la publicado"n, Jos6 Antonio Saco.
Los trabajos que pubfic6 aquella Revista prueban la existencia en Cuba de una minoria culta conocedora de- las ideas modems que afloraban en Europa. Jos6 Antonio Saco fue desterrado de Cuba, pero sus ideas gen-minaron.
La sirniente sembraba por el padre Varela en su cAtedra de Const'tuci6n dcl Seminar'o de San Carlos, la labor de la Sociedad Econ6mica de Amh-ros del Pais v los libros aue los cuba-









nos recibfan de Europa contribuyeron a despertar la conciencia & muchos hombres y a hacerles insoportable el regimen colonial.
Pero habla, que esperar el moment oportuno.
La tradition cultural iinicliada por la Revista B* estre Cubana conti=6 dando frutos, con periods alternos; durante todo el siglo xrx. Para citar solamente revistas de muy alta calidad, mencionare" solo dos.: la Revista de Cuba (1877-1884) fundada
diri dda por Jos6 Antonio Cortina y continued a la muerte de dste por Enrique Jos6 Varona, con el nombre de Revista Cubana (1885-1895); ambas atcanzaron rnuy larga durac*16n.
Para dar a concern el valor de estas revistas., VOY a transcribir un pArrafo sobre la primer de estas publicaclones, escrito por el doctor Fernando Portuondo,
El 15 de enero, de 1877 es un dia memorable en la h*Ston*a de la culture cubana. Es esa la fecha de la imprimer nfimero, de la Rev' ta de Cuba, una presion ae is
publicacio'n ilamada a ser durante poco menos de ocho anos, el 6rgano de una generaci6n de escritores empenados en testimonlar la personalidad de su patria en
el mundo intellectual.
En enero de 1898 termin6 el domini*o espafiol en Cuba,. Habia termlnado la guerra comenzada el 24 de febrero de 1895 par-a conseguir la separaci6n de Espanba y la libertad. Se habia consegul lo segundo no. Se habl"a logrado la
ido lo primer,
separaci6n de Espan"a, pero no la total independencia. Cuba quedaba sometida al gobierno norteamericano por el od'i*oso ap6ndice Platt agregado a nuestra constlituci6n.
Al cesar el goblemo espafiol Cuba no tenfa una biblioteca naclonal. Los dominicos., en cuyo convent se estableci6 la Universidad de San Jeronftno, poseian una biblioteca constituida en. su mayor parte por libros relig-10sog.
La Sociedad Econ0mica de Amligos del Pais, arenas creada, fund6 una biblioteca, la cual, con los donations de los socios, Ileg6 a ser la mejor del pais.
El Coleglio de Jos padres jesuitas tenia su pTopia biblioteca, y algunos cubanos de alta culture tambidn eran duefios, de buenas b ibliotecas.- la magnifica de Antonio Bachiller Y Morales fue saqueada por los voluntarios durante, la guerra'del 95.
Fueron muchas las gestiones hechas, por algunos cubanos, para que el pnmer gobierno linterventor estableciera una bi--blioteca en-La Habana. Fue Leonardo Wood, quien pocos meses antes de entregar el gobierno a los cubanos dej6 fundada ]a Biblioteca Nacibnal. el dia 18 del mes de octubre del afio 1901.









Se nombr6 director de la misma. a quien durante toda su via-lase habla dedicado a] studio de ]a bibliografia cubana y a darla a concern: Domingo Figarola Caneda.
En realidad, la Biblioteca. no existia ma's que en un papel, no tenfa local, ni tenia libros; al fin. le fue asignada para albergar los Ilibros "una. nave destartalada adosada a la muralla del Castillo de ]a Fuerza"; los primers libros los aporto el director. No habla estates, ni mesas, ni sillas...
En 1902, ya en functions la Re dbliica, le fue asignado a la Secretarl"a de Instrucci'n PfIbIlica el edificio de la desaparectda Maestranza de Artillena, y el Secretano le cedi6 a la Biblioteca un local con frente al. mar; poco, despues se mandaban a hacer estates de cedro y de caoba. La Biblioteca arenas tenfa libros ni cre'dito para comprarlos, pero los amigos del director v los amantes de la. culture poco a poco iban proporcionAndolos.
Figarola no s6lo deseaba libros, deseaba. para la Biblioteca un medio de difusi On. Otro donatvvo vinoa Renar esta aspirad6n. La senora. Arazoza de Muller don6 la irnprenta. EI valioso donation Ilego a la Biblioteca en el aho 1904, y el primer numero
t P 'f 19
de la. Revista sano el afto 1909. Se public 05 hasta 1912. Este fue uno de los aportes de Figarola Caneda a ]a culture. nacional. En cada ndmero de la Revista se publicaban documents ineditos de los donativos que habla recibido la Biblioteca. Asi la 1*nstitucion se proyeetaba al. exterior y sus condos serving a los estudiosos anhelantes de concern Io que se truardaba entre aquellas paredes.
La preparation de cada nidmero era obra personal del director, quien tenia. gran experience. en ese trabajo. Ademfis de los (focurnentos., daba a concern bibliografias de cubanos notables, material. a la. cual se habia dcdicado. En su trabajo colaboraba Emilia Boxhorn, su esposa.
Un gran colaborador tuvo el director desde el establecia
miento de la Biblioteca: Carlos Villanueva, quien labor en ella hasta afios recientes )r a quien conociamos y tratalbamos con affect todos los asiduos a ese centre de culture.
Pero los tempos bonancibles para la Bibl"Oteca. pasaron Ire.#
Pronto. Un secretario de Instrucci6n Pdblica suspendio el creL dito para publicaciones; la Revista no podria. salir, no habia con que pagar al linotipista, ni habla papel, ni tinta. Otro secretario,.Sin ninguna autorizacion'para hacerlo -1a imprenta era un- donation hecho a, la Biblioteca-, traslado' la maquina de imprimir para la Escuela de Artes y Oficios. Habfa terminado- la primer 6poca de la Revista de la Biblioteca Nacional.
R4









ci6n de haber iniciado la publicacii6n. de la Revista, y removido el interest de unos cantos estudiosos para que se reanudara.
Figarola Caneda se acogio' a la jubilaci6n. Le sucediO' en el cargo al doctor Francisco de Paula Coronado. La Biblioteca per-yrianecio en la Maestranza de Artiffiena hasta que por orden dr,- Eleuterlo Pednaza, jefe de la Policia Nacional, fue trasladada urgentemente al Castillo de la Fuerza, lugar el meniDs apropiado para albergar libros.
El doctor Coronado sustituy6 un sistema de clasificaclon para los 1*1iros Ilamado sistema "Racional". En rcallidad, en la Bliblioteca no habia ninguna clasificaclio"n ni catalogac116n, el cata'logo estaba en ]a mente de Villanueva. Para rernediar esta s1tvacion fue desigDado en el ano 1933 Josd Antonio Ramos,
ntor de fama, como asesor Wcnico de la. Biblioteca para organizarla y clasiflicarla.
La situation de la Biblioteca era ca6tica. Baste decir que los libros mas valiosos se hallaban guardados en cajones, en los s6tanos del Castillo de la Fuerza en un ambiente hfunedo,
peor enemligo de los libros.
Desde luego nadie podia pensar en esta situaci6n en publicar revistas ni ninguna. otra clase de publicac16n. En marzo de 1946, Jose" Antonio Ramos renuncio al cargo de asesor t6cnico de la Biblioteca y el dfa 28 de agosto fallecio. Tres meses mas tarde fallec16 Coronado. Habi 0 a ocupaao e I t cargo durante veinficinco a flos.
En el mes de septiembre del a1do 1948 fue deslignada directora de la Biblioteca Nacional la doctor Lifia Castro. Al an"o siguiente es designado subdirector Manuel Moreno Fraginals. En el xnes de abril del an'o 1949 comenzo a editarse la segunda dpoca de la Revista de la Bibliateca Nacl*onaL A partir del mes de junio la Revista se denominani Jos Marti.
Durante su segunda etapa la Revista cambia de forma y de contenido. El taman-o es mas pequeno, m& manuable. En cuanto -al contenido, ya no es !a obra. de una sola persona, como Io fue durantc la primer. etapa. La director tuvo dos muy buenos auxiliaries, el subdirector, Manuel Moreno Fraginals y el doctor Rodolfo Tro, mddico, pero, mas dedicado a la historic que a la medicine. Era el doctor Tro colecclionista de libros de vialeros que vinieron a Cuba 6 que hicieron references a ella en su obra. En various nCmeros de la Revista aparecieron trabajos. muy interesantes subre esos viiajeros.
Moreno Fragiffials se dedicaba a estudlos de historic de Cuba, siempre con calidad. Y no solo aparecian trabajos de estos colaboradores.; la Revista estaba abierta a todos los aunantes y cultivadores de la culture en cualquiera de sus aspects.
A iot ain -%,4 -m imi'l"'bam"IM OIvn"jM^jMI" Av-* on-e Am Tiion" 7 vi; r-









Martin, del martian* Isidro Wndez, Lulis Felipe Le Roy aparece con frecuencia en ]as palginas de la Revista siempre con trabajos tiles, Antonio Ponce de Le6n, Martinez Bello, Rivero M U fi i z.
Emillio Roig de Leuchsenring no aparece con frCCL1(-T,%Aa,, en, cam bio son asiduos colaboradores, Rafael Nieto Cortadellas, quien dedica various n6meros a publicar sus trabajos de; gencalogia, de families cubanas y Salvador Bueno, quien dcsde entonces hasta hoy se dedica a la crifflca, literaria, cubana principalmente, aunque no deja de ahondar en la literature latinoamericana y a veces. en la europea.
Aparecen las firms de Antonio Ndnez Jim6nez, de Maiwel Pedro Gonza*Iez, siempre interesado en, Martf, Gonzalo de Quesada, y otros que no es possible enumerar aparecen en los treinta y dinco nilmeros que se publicaron de 1949 a 1959.
__O__OEn--1959 se inicia un nuevo period en la Biblioteca Naci*Onal Jose' Martf. El gobierno Revoluclimiario nombro' director
10
de la. institution a una muier de talent y muy conocedora del ambience clone iba. a desarrollar las energies acuniuladas en el exilio: Marfa Teresa Freyre de Andrade.
Empez6 Maria Teresa por Henar la Biblioteca de plants, de las cuales es tan pr6diga nuestra naturaleza y procure hacer el ambience agradable. Tambidn se empen-o en rodearse de un cuerpo de empleados, casi todas muchachas, muy bien preparado y Heno de amor por su trabajo. Maria Teresa tuvo do-s ventajas a su favor: la primer, contar con un edificio adecuado, y la segunda, un gobjerno mtjy interesado por el desarrollo de la culture del pal"s; asi Pudo contar con condos suficientes para el desenvolvimiento de la 13iblioteca.
Enseguida pens6 la dlrectora en que no se paralizara la. publication de la ReWsta. El primer nfimero de la tercera seHe aparec'116 a mediados del an"o 1960, ten # a un nuevo format, tal vez mas moderno, era de forma cuadrada, pero no tuvo 6xito, no agrad6.
La Revista tiene asegurado entonces tin magnifico, grupo do colaboradores, entre el propio, personal de la Biblioteca, quicnes aportan trabajos importance, procuran mantener at dfa ha biblTografia cubana en general, y la de Jose" Martf, cada ve.
P
Mas copiosa. Y aparecieffon. nombres nucvos, cada ge-neracion aT)Orto sus intellectuals al desarrollo de esa publication. Asi aparecen las firms de Camila Henrl'quez Urefia, Eliiseo Diego, pero no dejan de seguir dando frutos los antiguos colaboradores. Aparecen Manuel Moreno Fraglinals y Jose" Rivero Mufflz,
%^V. T -rv .0, & V T n D -%,or









en var*os n4meros una histor*a sintet' ada. de la U ersidad %6OX0 I I TZ mv
de La Habana, obra de obligada consult,
Entre los nuevos, se encontraron entonces Cintio Vitier y su inseparable Fina Garcia-Marruz, quienes ennquecen las paginas de la Revista, unas veces con magnif icos ensayos sobre Jose" Marti, otras sobre escritores cubanos. Araceli Garcia Carranza, incansable en dar a concern sus fitiles bibliograflas de f lguras de nuestra culture; Israel Echevarrfa, en su tenaz labor difusora de los. condos ricos y valiosos de la Biblioteca.
-cPara que seguir enumerando nombres?
.+ a 014
La R, vista, con seniedad y maestri, aparece penocticamente. para dar al lector dvido de concern el desarrollo de nuestra. tra culture, una parte de ella. Los que hemos abrevado en sus
inas durante largos a- s, damos las gracias a la Bibboteca National Josd Marti y a su cuer-po de trabajoadores por el beneficio que reportan a los estudI*OSOS.

HORTENSIA PICHARDO








de Ja
Biblioteca jqadonal
Jos4 Mafti
(1)

Documentos Para la history m"
A
de la Biblioteca Nacional Jose" Marti

ISRAEL Eci-iiEVARRiA
Introduction

Nucstra Biblioteca Nacional Josd Marti ya es casi nonageA
naria. Su existencia., durante ese penodo de tempo, es decir, desde su irregular fundaci6n en 1901, hasta el triunfo de la. Revoluci'n, el primero de enero de 1959, fue bien azarosa. Durante su larga vida, ha generado y continu'a generando documentos sobre si misma que resultant de gran importance. para su cabal conocimiento.
Dichos materials se hallan disperses en disfintas publicaciones, ora de car.Acter official, ora de cardicter privado. Durante a1gunos afios hemos dedicado alg m tempo a localizarlos y reproducklos, y como ya constituent una buena masa de infonnacift acerca del mAs alto establecimiento bl'bliotecario del pais, nos ha parecido oportuno y dtfl ponerlos a disposicii6n de todos en varies entregas del principal 6rgano de difusift de la instituci6n que es, sin dudas, la Revista de la Biblioteca Nacional Jos6 Marti.
Los documents que ofrecemos estin const'tuidos por leyes, decretos, acuerdos, discussions en el Congreso, acuerdos, etcetera, que se refieren al centre en. su integ didad. Cuando esto no es asf, solo se reproduce la parte o parties. que a ella atafidn. Tambidn. se incluyen otros, texts que aunque no sean legales, los consideramos nnportantes, para el conocimiento de la inStitucion: aparecen en orden cronol6gico y van numemdos en arAbligo. En los casos en que lo estu4namos necesario se hacen algunas notas aclaratorias que esperamos resulted provechosas. En cada documents se consign la fuente de donde se tom6,,,
No abrigamos la pretension de haber encontmdo e incluido en esta compilaci& todos y cada. uno de los documents existentes sobre la Biblioteca, pero si tenemos la esperanza que eStos, conjuntamente con la Bibliograft .0 a de la BibUoteca Nacional I como la Cronologia de la Bfblioteca Josd Marti 19014981, as" I
National, Que aparecieron en esta misma publication, en oca-









i6n de ton-em- orarse el 80 aniversario de la fundatl& Ad centre en 1981, constituirdn una buena base sobre la que podr-an apoyarse aquellos que en el future quieran historian al mas, repetimos,, alto estableclimliento bibliotecario de la naci6n.
Con el presented trabajo rendimos tribute a la Bibhoteca National Jose" Marti f J, lugar en el que hemos tenido el gran privilegio de pasar una buena parte -quizAs- la mejor- de nuestra existence.
DOCUMENTS I
Junta Organizadora de la
Biblioteca y Museo Nacionales
de la Isla de Cuba."
Habana

Senior:
La creaci6n de una Biblioteca & cardeter genuinarnente' national, y por esto bajo la custodial inmediata del Estado, .-Sm dependencia de ninguna. corporacii6n scientific, literaria 0 parficular, como suede hoy con las diversas. milstituciones de esta clase que exiisten en la Isla, serfa., no s6lo exponent de nuestra culture, sino satisfaccli6n de una necesidad harto sentida. en Cuba por no haber en la actualidad Institudones de esa clase de caralcter popular.
Por estas razones, creyendo los que suscriben que el pensamien+L.o de crear una Bliblioteca y Museo Nacionales en las condid"ones que quedan expuestas, por la iniciativa, y el esfue'rzo particulars, pero para donarlos. al Estado Cubano tan pronto Como quede constituida nuestra. RepAblica, merecea el apoyo de cantos se interesan por la. culture intellectual de este pueAl parecer esta Junta se cre6 a iniciativa del doctor Diego Tamayo,' Enrique Jos6 Varona y Manuel Sanguily. (v. nota sigmente).
2 -En relaci'n a la Circular podemos decir lo sigulente: "Con fecha 24 de septiembre (de 1901) mibi6 el Jefe del Archivo una comunicacift en la que le manifestaba que el Dr. Diego Tamayo, Secretario entonces de Estado y Gobernaci6n, habia, conferenciado con los Sres. Enrique Jos6, Varona y Manuel Sanguil. reference a una circular solicitud de donations de libros Para la Biblioteca Naclonal, y que dichos seflores hablan estado conforms en firmarla. Se recomendaba adem4s que elJefe. del Archivo procurase firms de otras personas respectable de Cuba o del extranjero y que cada uno de los firmantes remitiera ejemplares de dicha circular a aquellas personas pudieran responder favorablemente al Ilamamiento..."
Esta circular se pub1"c6 en iinglds y espafiol y se distribuy6 profusamente, tanto en el pal's como en el extranjero.
LLAw", J. Op. cit., P, 239.










blo, acudimos a usted en- solicited de un donation de libros d objets aproplados para los fines expuestos; en la segundad de que de toda donaci 0- n daremos linmed iiata cuenta a la Autoridad competence, para constancia, ademAs de anunciarlo por la prensa perl6dica para general conocimiento.
Los donations se dirigird-n al Sr. Jefe del Archivo General de la Isla de Cube en el Cuartel de la Fuerza, Habana '
Somos de usted respetuosamente,


Dr. Diego Tamayol, Dr. Vidal Morales v Morales"
Manuel SanguilyO Enrique Jos6 Varona"
Ram6n 0. Williams" Jose' D. PoYO13
Raimundo. Cabrere Aurelia Castillo de Gonzilez"11
Josd Gabriel del CastilloV Dr. Eugenio SAnchez Agramontel Julio C. Ponce de Le6rill" Ndstor L. Carbonell"

Fuente: Wvm#As, J. Historic de los archives de Cuba. I ed.
Habana, Imp. La Universal, 1912. p. 239-240.



-3 En aquel afto el director del Archjvo General de la Isla de Cuba era Vidal Morales y Morales. (y. nota 11). La designaci6n, de ese organismo pas6 a ser Archivo Nacional do Cuba.
4 Actualmente se ericuentra instalado en el mismo el Museo. de Armas. (v. nota 20).
5 Dim TwAyo Y FiGvEftwo. N. en Bayarno, 1852. M. en La Habana, 1926. Wffico. Partlicip6 en las contliendas de 1868 y 1895. Durante la 61tirna fue miembro de la Junta Revolucionaria Cubana en EE.UU. Desempefi6 cargos en el gobierno intervenor. Fue Delegado a la Convenc i6n Constituyente de 1901 y Secretario de Gobemaci6n en el goblemo de Estrada Palma. (PmzA. Dic. Biog. Cub., v. 7, p. 5.)
MANUEL SAMIGUILY GAmTTE. N. y m. en La 14abana, 1848-1925. Abogado. lEscritor, patriots y politico cubano. (Dic, Lit., Cub., v. 2. p. 946.) 7 RAi\ON 0. WILLIAm& Desempefi6 los cargos de vicec6nsul y consul general de los Estados Unidos. en La Habana durante mAs o, inen-os winte afios. Sobre 61 0 E. Collazo dij o: sus relaciones con las autoridades espafiolas eran viejas, y cordialss,. por su parte, H. Portell. ViIA consign6.- "...era consejero y confidence de no pocos de los, d1rigentes del autonomismo. En abril de 1896 fue sustituido por Fntz Hugh Lee,, En la revista El Hogar (Habana) 12 (10) -* 5, 31 rnarzo 1893, hay una foto y una breve nota sobre Williams.
RAIMUNDID CABRERA Bosci-r. N. y m. en La Habana, 1852-1.923. Abogado, escritor y periodlista distinguido. (Dic. Lit. Cub., v. 1, p. 166.)










bOCUME14TO I

O.M. 234'",
Cartel General. Department de Cuba Habana, 30 de octubre de 1901
El Gobernador Militar de Cuba ha temdo a blien disponer la publicado'n de las siguientes ordenes: .17 Es evidence que esta disposid6n result irregular y, quizAs, sli hasta Lirrespetuosa para la culture, de nuestro pais, por cuanto la. creaIc 6n de una instituci6n de esta naturaleza no deW memlarse, bajo ningdn concept, con otras disposiciones que tenlan fines distintos y transitorios como resultant los apartados segundo y tercero de esta Orden klitar m m. 234. DeWronse consigner en ella. los fines, organizad6n, servidus, etcetera de tan important establecimliento que se creaba. Seria recommendable que se dotara a la Biblioteca Nacional Jose" Nlard de su correspondent lcgislaci6n orgdnica, en la que, naturalmente, se reconocitran los esfuerzos que los cubanos de aquel dempo hicieron con el liable prop6sito de que la naci6n contara con ese alto ccntro cultural. Ejemplos de casos sunitares Ios hay.

1) Josg GABRIEL DEL CASTILLO Y A=ARAm. N. y m. en La Habana, 18241910, Durante la intervenci6n yanqui lue designado Superintendente de Escuelas. (Mormims Y MoRALEs, V. "Dos escritores cubanos."' Cuba y America (Habaaa) 4 (89): 4-10, 20 agosto 1900)
JULIO C. PONCE DE LON. N. y m. en La Habana, 1963-1929. Trabajo en )a Delegacion Cubana en New York, durante la Guerra de Independencia. Fue auxiliary de la direccion del Archivo Nacional; director inte,. rino en 1911 y eirt propiedad desde 1,914 a 1921. (LLAvERfAs, I Op. cit., p. 322.)
U VIDAL MORALES Y MORALES. N. y m. en La Habana, 1848-1952. Fue director del Archivo Nacional entre 1900 y 19,04. (Die. Lit. Cub, v. 2, p. 636.)
v Emuou. JbsA VARoN& N. en Camagdey, 1849. M. en La Habana, 1933. Escritor, poeta y conferencista. Fue Secretarlio de Hadenda v de Instruccion Nblica durante la prhnera intervencidn estadounidenm Professor universitario, y ocup6 el cargo de. vicepresidente de la Repdblim (Dic. Lit. Cub., t. 2, p. 1080.)
18 Jost: DoLom Pow. N. y m. en La Habana,, 1837-1911. A causa de stis ideals separatists tuvo que radicarse en Cayo Hueso, en 1869, donde dirigO various per16dicos proindepeadentistas. Director del Archivo Nacional de 1904 a 1911. (LLAvERfAs, J. op. cit., p. 254.)
1A AuRELIA CASTILLO DE GONzAiEz. N. y m. en CamagUey, 1842-1920. Escritora y poetisa. Corno puede apreciarse es la 6nica firmante feme. nina. (Dic. Lit. Cub., v. 1., p. 207.)
16 EUGF-XI0 Simcurz AGRAmoNTE. N. em Camagdey y M. en La Habana, 1933. Me'dico. General del Ej6rcito Libertador. Ejerci6 diversos cargos en la ReplbUca. Fue director de la Casa de Maternidad y Beneficencia. (Diario de la Marina (Habana) 10 marzo 1933: 11.)
V; N&roR LmNELO CARBONELL Y FiGum. N. en Sancti Spiritus, 1846. M. en La Habana? 1923. Maestro y periodista. (Die. Lit. Cub., v. 1, p. 178.)











Se nombra a Domingo Figarola CaneWll Director de la Biblioteca Nacional Cubana,111 con el sueldo anual de $1800. Este nombramiento surte sus effects desde el 18 de los corrientes. Provisionalmente establecerA su ofidna en el Antiguo Cuartel de la Fuer-za,'* dudad de La Habana. A su cargo estard ]a conservaci6n de las obras que a dicho objeto se dediquen.



A propuesta del Superintendente del Departamento de Beneficencia- se nombra a los si *entes sefiores:
Enrique Roig
Felix Soloni Ercazti.



Qu'eda por la presented di"uelta la Comisi6n que la Orden No. 48, serie corriente de este Cuartel Gcneral, se nombr 6 para el estudio & los asuntos mantimos.
Ayudante General,21
H. L. Scott
Fuente: Gaceta de La Habana. 31 de octubre 1901 : 14390




18 DOM]IN(;o FiGARoLA CANEDA. N. y m. en La Habana, 18:532-1926. Escnitor y periodista. Entre otras pubficaciones fimd6 y dirigi6, en Pari's la ya principal finallidad fue hacer conclencia Reptiblica Cubana (1896-97) cu, I
en, la nacii& gala a favor de la independence, que no contaba con rnucha simpatia, en aquel pals. Director del centre desde su fundaci6n hasta 1920. PERAzA. Dic. Bia. Cub., v. 2, p. 24.)
Esta Primera designacl6n de la instituci6n no tuvo aceptact6n go. neral, entre los cubanos que implemented la Ilamaron Biblioteca Nacional. Sin lugar a dudas el gentlliclio, sobraba. Como ejemplo de lo anterior vdanw los documents 6 y 8 aparecidos antes y despuds del 20 de mayo de 1902.
Tirka' ca informacift sobre esta fortaleza puede encontrarse
en RoiGDEL9ucRsmqmG, E. Los monuments nacionales de la Rep4blica. de Cuba, v. 1, p. 81 y ss. (v. adernAs la nota nfim. 4.)
21 HUGH Lr-Nox ScoTT 1853-1934. Colonel del V,.jdrcjto de EE.UU. Partilcip,6 en el conflict hispano-cubano-americano. Fue ayudante del Gobernador military yanqui, General Leonard Wood. (Who's who in America, v. 4, p. 1582.)










DOCUMENTS 3
25 noviembre 1901
DOCTOR VIDAL MORALES Y MORALES, JEFE DE LOS ARCHIVOS DE LA ISLA DE CUBA.22

HAGO CONSTAR que el di"a 18 del mes de octubre pr6xim6 pasado se present en esta Oficina a mi cargo el Sr. Domingo Figarola Caneda acompan-ado del Sr. Gonzalo de Quezada:m quien cormsionado por el General Wood" me puso en conoclimiento que el Sr. Figarola Caneda venia, a hacerse cargo de uno de los salons de este edif licio a donde se instalan"a la. Biblioteca Naclional para cu a direcci6n habfa sido nombrado- tomando por lo tanto posesift desde el mencionado dfa el Sr. Figarola Caneda. del clitado. pesto.
Y para constancia expido la presented en La Habana a 25 de noviembre de 1901.
(fdo) Vidal Morales y Morales
Fuente: Amuvo NAuow L. Secretan"a. Leg. 56, Nfim. 203 .Tomado de: FwwciscoDEPAuLA CoRoNAW. "La Biblioteca. Nacional". Revista de Instruccidn Plblica (Habana) I (I Ext):
394, octubre 1925.






22 El actual Archivo Naclonal de Cuba tuvo su origin en IM, con el nombre de Archi-vo General de la Real Hacienda; a mediados de la d4cada siguiente pas6 a denominarse Archivo General de la Isla de Cuba. Durante la intervenci6n norteamenkana. se le design como Archivo General, etcetera. Por el Decreto Presidencilal 386 de 20 de diclembre de 1904 se le dio, oficialmente, el nombre de Archivo Naclonal. (LLAVERfAg, J., op. cit, p. 260 y ss.)
23 GoNZALO DE QUESADA Y AR6STEGUL N. en La Habana, 1868. Muri6 en Berlin, 1915. Discipulo de Jo&6 Marti. Miembro del Partido Revolucionario Cubano fundado por' 6ste. Uno'de los redactores del peri6diCo Patria fundado Por aqueI. Delegado a la Convendo'n Constituyeilte de .1901, Primer Embajador de Cuba en Washington. Tambie"n, represent a nuestro, pak en Alemania, en &u a bb piital* ffllelci&-Fig M 'entre los primers que don6 libro-s para la' nueva Bibjiotec j,- P-pAzA, Dic. Biog. Cub., v. 5, p. 3-4.)
24 LEONARD WOOD, 1860-1927. General del Ej6rcito de los, Estados Tjnidos y gobernador military en la primer intervencift, desde el 20 cte diciembire de 1899 al 20 do wayo, de 1902.









DOCUMENT 4
Reparaciones que se hicieron en el Castillo de la Fuerza
r e*
con el fin de instalar en 61 la Biblioteca Nacionad.
No. 15 Biblioteca Nacional del Castilto de ta Fuerza.
EstimadoNo.1-- 681.30
Para la reparaci6n de la terraza, instalaciones de
plomeria, la construction del vdstibulo y har billitaci6n y accesonos (Para el alumbrado, etc.). Proyecto aprobado en el Tercer Endoso. Archive Civil D de C., No. 4.336, Didembre 21, 1901.
O.C.E.t C. de, H., No. 18,508/2, Diciembre 21 1901. Estimado No.'.2 3 387. 00
Para m6biliario
Proyecto, aprobado'en el Ouinto Endoso: No. 4336, Enero 29, 1902. Archive Civil D. de C.
OwCoE.Py C. de H., No. 18/508/3, Enero 29, 1902, Una declaraci6n de la construction. de los estates
-para 20,000 vols., en esta Biblioteca se present en el filtimo income. En Die lembre 21, 190 1, un prpyecto que ascendi6 a la suma de $681.30 para. reparar la terraza, realizer instalaciones -de plomena, construir un vestibule, y algunos accessories, fue aprobado; y, -en Enero 29 de .1902, un segundo proyecto Para la compra de muebles- a un costo estimado de $337.00, fue aprobado. Los trabajos comenzaron el 20 de Enero y se completaron el 24 de Febrero.
Alexander, Rogers fang'1*6 de capataz.

Costo de la obra
Estimado No. 1, cantidad asignada. 681.30
Estimado No. 2, cantidad asignada: - - 337.00

Total: - $1,018.30
Gastos y otras obligaciones a pagar: $1,001-26
Residue: - $17.04 (devuelto a la Tesoreria)

Fuente: CuBA.GOBERMADOR MILITAR, 1899-1902 (L Wood) Civil
report of Brigadier Generat Leonard Wood, governor -Cuba, Jan. Ist. to May 20th 1902 / Baltimore, Md. Gum0 genheimeri Weil, 1903, t. 5, v. 2, p. 291-292. Appendix 'G-7 Detiafrt:irnent of Construction and repair of Public




I





Buildings. Havana, 19 May 1902. No. 15 (Tr. hecha por el Cro. Hugo Rosainz, de la Biblioteca Nacional Josd
Marti).
DOCUMENTS 5
Orden No. 54
Habana, 26 de febrerio de 1902 El Gobernador Millitar de Cuba, a propuesta del Secretario de Estado y Gobernacli 05n, ha tenido a bien disponer la publicadon de la siguiente orden:
1. En la misma forma en que ahora se Reva en la Seccift de E tado de la Secretaria de Estado y Gobernaci6n, el Registro de la Propiedad Intelectual de O'bras Extranjeras, se seguird Revando, en la Seccion de Gobierno General de lamencionada Secretaria. el Reglistro General de la Propiedad Intelec,
It T 0%
tuall" dispuesto por el artictuo .53 de la Ley y el apartado I I de la Orden Civil 119 de 1900, el cual comprenderi tambiin el de Obras extranjeras con los mismos hbros y formalidades usados al presented.
.F dq ]p
TV. Los tres. elemplares de cada obra cientitica, uteraria o dramatic, que los interesados deben acompa-ar en el acto de solicitar ]a *nscripcion, se gun previene la Real Orden de 14 de enero de 1879, y que antes del P de enero de 1899 eran remifidos al Ministedo de Fomento de Espafia, se enviar6m en lo adelante, por conductor de los Gobernadores Civiles, al Registro General de ]a Propiedad Intelectual- destinAndose los ejemplares: uno para ]a Biblioteca Nacional, otro para ]a de la Universidad y el tercero para que quede archivado en el repetido Registry.
Respect al exemplar o ejemplares, segdn los casosi, de las obras musicales que deben presentarse, se archivarin en el Registry General de la Propliedad Intelectual, a reserve de lo, que se disponga en lo future.
El Ayudante General
H. L. Scott.
Fuente.- Gaceta de la Habay;a. 26 febrero 11902; 78T




25 Sobre el origin Y desarrollo de la Propiedad Intelectual en M"tro paps V&SC Informe redactado por los compan"eros Israel Echevarria y Arac'efl Cyarda-Carranza. ambos de la Biblioteca Nacional- Tbs6 Marti.









]DOCUMENTO 6
No. 107
CARTEL GENERAL, bEPARTAMENTO DE CUBA
Habana 18 de, Abril de 1902
El Gobernador Militar de Cuba ha temdo a.bien disponer la'publicacift de la siguienw ordem


Por la presented se dispose. la traslaci6n de la Biblioteca National Cubana, con el personal de que actualmente esui dotada, al Departamento de Instrucci6n Pdbl*ca.211
El Ayudante General,
H. L. Scott
'Puente: Gaceta de la Habana, IS ahril 1902-. 14014
DOCUMENTS 7
"En 18 del mismo [abril] se public. la. Orden No. 107 de ese Cartel General, por la cual 's'e dispo'ne que la Biblioteca Nacional depend en lo sucesivo de este Departamento, .
A consecuenclia de esa disposido"n se s1rvi6 Ud. ordenarme que hiciera examiner por personas competentes las bibliotecas de los sefiores Ndstor Ponce de Le6n y Vidal Morales y Morales, collectors de obras importantes para la Historia de Cuba. Nombr6 con ese objeto a los seflores Esteban BorTero Echevenrla (1849-1906) Subsecretano de Instruccift Pdblica y Manuel Sanguily, Director del Instituto de la Habana; y he teni"do el honor de renlitir a Ud. su infortne. Es de esperane

Esta disposici6n pone de maniffiesto lo que se 4jce en la nota n6mero 17, en lo referente a lo de. HTegular, por cuanto desde un punto de v 'I's t a trativo, la Sibilioteca Nacional, debi6 'ser, desde su creaci6n, una dependencia de la entonces Secretarfa de Instruccift Mir blica. Hasta la promulgaci6n de esta Orden la institucift depend16 directamente del Gobernador Militar. Result interested, y por ello la reproducunos a contiuaci6n, la nota que apareee en el Boleain legitsfafivo. Secci6n de Administraci6n Central (Habana) t. 1, p. 67-, AlPor la Orden w1m. 234, Octubre 30 de 1901 (Gaceta del 31) se cre6 la Biblioteca National Cubana, nombrfindose Director de la misma al Sr. Domingo Figarola Caneda, que redne excep0onales conditions para ese cargo, y por la Orden nidm. 107, Abril 18 de 1902. (C. L, p. 396) y a petici& de su director se dispuso la traslaci6n de la Biblioteca Nacional Cubana, con el personal de que estaba dotada al Departamento de Instrucci6n ftblica."
Hemos tenido slempre la impresi6n de que el General Wood d1c.0 Ja OX n4m. 234 para que los cubanos tan interesados en tan lovable proyecto no lo molestaran wAs con un asunto que se planted desde los nnmera-q marnentos de la cw-nnar-iAn military.








que la adquisii6on de esas colaciones C'onstftuyan un valioso nucleo Para nuestra future Biblioteca Nacional." Fuen-te., CUBA. SECRETARY DE INSTRUCCI<5N PlIBLICAL. Informed suplementario del Secretario de Instruccio'n Ttiblica, comprendiendo los cuatro meses de enero, febrero,
marzo y abril de 1902. [Habana, 1902] p. 9.
"Abril 17. Orden de la Secretaria. de Instrucci6n,,Piftblica nombrando una comi*sion compuesta de los Sres.
Subsecretan*o de Instrucclift Pfiblica y Director del Institute de La Habana para que informed acerca del valor de las bibliotecas que desda adquiinr el Gobierno para que former el n*cleo de la Biblioteca Nacional.
FUente- CUBA. SECRETARfA DE INSTRUCC16N P(JBLreA it., p. 14.

DOCUMENTS 8
LA BIBLIOTECA NATIONAL

La siguilente relaci6n describe brevemente los tr-abajos hechos por el Gobilerno Militar al establecer una biblioteca nacional en Cuba.
La base de la biblioteca fue una colecci6n de libros. pertenecilentes al Senwor Figarola Caneda, que 61'trajo consxgo a su re.torno de Europa el oton"o pasado, siendo asl que.habia perm ianecido en Pan's durante la guerra y allf publicaba -un peri6dico y bacia otros trabajos hteranios. El Seflor Gonzalo de QueSAda influy6 para iniciar esta empress, y fue el prime-ro que contn-' buy6 con libros despues que s e- invite al. pAblico, para que contribuyera con libros. Dicha biblioteca se install I en una parte del antliguo e hist 0-Irico, edificio del Castillo de la Fuerza, habidiidose dedicado la parte alta del edificio para. dicha blblioteca, la cuat queda situada pr6xirna a la bahia y en frente de 6sta, y la. fresca y deficliosa b*sa y demas conditions. generals, de este Sitio, hadan que la localidad fuese ideal para. 61 fin a *de, s'e destinaba?"
Fue necesano surtir la jblioteca de libros, anaqueles, mesas, Sills y otros, ensures, de un a biblioteca, y co n- este fin se Maderon asignaciones de los condos del Estado, habidndose confiado

"7 En este Punto, lamentablemente, se equivocaban las autoridades, pues el Castillo de la Fuerza, por su cercania al, mar y la hurriedad exccsiva del ambilente, era el sitio 'Ideal para que los libros se deterf6raran cuanto antes,, tat como o=66 en muchos casos.









la obra al Departamento de Ingenieros. Las mesas de escribir, se contruyeron a imitaci6n. de las que se usan en la biblioteca national de Pans y en el museo britAnico de Londres, con sills de patas de gonm y otras comodidades que se encuentran en todas las bibfiotecas moderns. Los anaqueles que tienen son doubles Y semejantes a los que se usan en las mejores bibliotecas de los Estados Unidos, y ademas hay una oficina para el bibhotecario Y sus apdantes, provista de escri"torios, miquinas de escri ir -A
i b tel6fono,, etc... etc.
Los libros que contribuyeron el bibliotecario, el Sr. Gonzalo de Quesada, el doctor Antonio Gonmilez de Mendoza., 21 el Sr. Martm" G. Soler2!' y otras personas, se hallaban en su debido lugar en la biblioteca en el mes de Febrero de este afio, y poco tempo despu6s. se le orden.6 al se.Aor Figarola Caneda que le pidiese una entrevista al Gobernador Militar relative, a las obras adicionales que se hablan de compare con condos del Estado, a fin de proporclionarle a la instituci6n un balance mayor y m4s vanedad a sus, lectures. Se habia deterrm*nado con anticipaci6n, que podfan comprarse grades bibliotecas particulars, y con este fin se nombraron com''sionados a f in de invesfigar y presentar un informed acerca de los mdritos de las different, bibliotecas que se habian propuesto, -y como, resuhado de esta investL ad16n se compraron las extensas bibliotecas del Conde Fernandina y del. doctor Vidal Morales y Morales, que se habhan. escogido por el hecho de ser muy extensas y por su caricter especialmente biogrAf lico. La pruner-a de estas colecciones contenfa un ndmero considerable de obras clAsicas en different idioms, entre las cuales se cuentan a1gunas de las mejores que hasta la fecha se han publlicado en ciencias,, fiteratura y arte. Entre las medicines de obras antiguas y de libros flustrados de mucho m6rito, seencuentran a1gunas de Veneciia, publicadas, en 1496 y




:28 AWONIO GOXZILEZ DIE MENj)ozA. N. Y m. en La Habana, 1828-1906. Abogado y persona de gran erudici6n. EjercO distintos cargos p6blicos. Fue professor de, la Universidad de La Habana. RenuncO al derecho sobre sus esclavos. (Pmu. Dic. Bio. Cub., t. 21 p. 58-59). 2" MARTIN G. SoLm (Hasta elmomento no hemos conseguido, lamentablemente informaci6n sobre 61).
BID Conde de Fernandina. Tftulo nobifiario otorgado a una arlistoultica fatnUia habanera en el siglo xviiI. Es probable que la venta la haya hecho Don Josd Marfa de Herrera y Montalvo, 1859-1923, cuarto Conde de Fernandina.










otras medicines publicadas en 1582, 1632o i6UJ, 1641- y- 1659ttl y como quiera que muchos de estos hbros estfin hermosamente encuadernados en cuero por los mejores encuadernadores de Paris. constituent una colecciola m' uy interested de esta Mdole de arte decorative. La biblioteca que se le com al Conde de Femandina., contiene mAs de 40W volfimenes, y se compr6 en 1500. Dichos hbros rePresentaban- costo ofighW
$2000000.
La colecd On del doctor Vidal Morales y Morales es MUy mteresante Para los cubanos, por cuanto represents 25 a-nos de labor, y contiene libros, folletos, revistas. etc., publicado's tanto en Cuba como en otros passes, y que tratan de asuntos cubanos y temas que revisten especial iinter6s Para Cuba, desde sus primeros tempos. En esta coleccio'n Se encuentra, por ejemPlo, la Historia de las Indias, escrita por el flustre Padre Bartolome' de las Casas., publicada en Sevilla en 1552 la Historipa, del Nuevo Mundo, escrita por Signor Benzomi el famous viajero milan6s, que estuvo en America en 1541. Las obras de Don Jose" de la Lu y Caballero," las poesfas de PlAc*do,,-31$ los- dra31 Todos estos condos tan valiosos, asf como otros que ha, adquipdo la instituci 6-n durante su vida, por donaciones, como los que ingv saron a e1K en calidad de libros recuperados, a parfir del Prime'ro de enerci de 1959, se agruparon en una. primer fase por authors o titulos seg4n procediera. En 1982 se cre 05 la Secci6n de Libros Raros, 'n la cual se estan procesando los mismos. Con el fin de dar a concern estos condos se han ido publicando a1gunos trabajos al respect; 1) Las ifncunabl" de la Biblioteca Nacional Josd Alarti; 2) Catdldgo de los libros del siglo XVI existences en la Biblioteca Nacianal Jos46 Mard; 3) Civita'tes orbis terrarium, joya bibliogrdfica alema'na del siglo, XVI,. studio particular de esta important obra. Todos han aparecido en la Revista de la BtL blioteca Nacional lose" M4rd en 1974, 1980 y 1981, respectivamenM
32 FPAY BARTOLOU9 DE LAS CASASO OBISPO DE CHIAPAS,, 1474-1566. Conocido como el Protector de los Indios. Las obras a que se refiere el Mi.forme debidamente restauradas constituent una de las joyas bibliogrificas que posec la Instiftuci6n.
33 GiRoLAmo BENZONI, 155-19-1547. La Hifstori'a del Mondo Nuovo... Venetia [15631 De esta obra, en 1967, apareci*6 en Caracas, una tradur..66n. at espaRol con notas de.Marisa Vannini de Gerulowicz, con studio prel'irminar de Leon Croizat. Arhbas se encuentran en la Secci6n deObras Raras del establecimiento.
34 DON JOSt. IDE LA Luz Y CABAtzEw. N. y m. en La Habana, 1800-1862. Important educator cubano, fundador del c.6lebre colegio El Salvador. (S. RUENG. Historic de la literature cubana. 2. ed. Habma., 1959m p-131-36.)
35 GABRIM DE LA CONCEPCIdN VALDft (PLAcibo).'N. en La Ha6aiia, 1805, M. en Matanzas, 1844. Poeta, cubano vilmente asesinado por los coloniafistas hispanos al involucrArsele en la Conspiradbri de la Escalera. S. BUN% op. cit, p-78-89)










mas de Jose' Maria Heredia,"I las obras de Antonio Pavadt Ae Anselmo SuArez" y de otros authors expafioles y cubanos. En esta colecclon se encuentra un libro escrito por Francisco Aceolti.31' quie es muy raro, pues su autor fue un famous junsconsulto de su dpoca y se supone que este libro se pubfic6 en Roma o NApoles en el ano de 1475. La coleccion contiene 3 600 tomos, y se compr6 en $6 000 00. Al duefio, senior Vidal Morales y Morales, le ofrecio' un ncwteamericano hace a1gunos anos, una gruesa suma por su biblioteca, pero el sector Morales, impulsado por un sentimiento de patriotism, no qtu*so venderla. y prefiri6 que su colecci6n permaneciese en su isla. native. La compra de la colecdof n del senior Jos6 Tadeo Llaso J. O que comprende las obras de authors chilenos, se autoriz6 poco antes de la terminacio'n del Gobierno Militar en Cuba. Esta colecci6n es pequefia, pero de mucho mdrlito, y constitufa una parte de lo que exhibit en las exposiciones de Paris y de Bldffalo. Por dicha coleccift se pagaron 1300 00, y contiene muchos datos estadisticos valiosos acerca de los passes hispanoamencanos.



:" JG:SI! MARfA HEREDIA Y HEREDIA. N. en Santiago de Cuba, 1803. M. en Mdxico, 1839. Poeta cubano. "' - el pri-mero, de los grades lirlicos cubanos del siglo, xix (S. Bummo, op. cit., p. 53-68.)
w ANTONIO PAVA. Nos inclinamos a pemar que se consign mal el apellido y que en realidad se refiere a Antonio Parra, naturalist portugu's quilen comisionado por el gobierno espah-ol y el Jardin BotAnico de Madrid, con el fin de recover objets con destino al Museo de Hiktoria Natural, de la capital espafiola. Public.6 el primer tratado de Ictiologfa habido en Cuba con 75 Idminas bajo el tftulo de Descripci6n de different pizzas de historic natural, en La Habana, en 1787, conocido comiftninente por el Libro de los Peces. (CALcAGNo,, F. Dic. Bid. Cub-j p. 496.)
319 ANSELMO SvAREz RomERo. N. y m. en, La Habana, 1818-1878.,Abogado y escritor. Entre su valliosa obra Iliteraria se destacan los articulos, uno de los cuales, por su importance, destacamos aqui: Bibliotecas hiblicas, pared to Has (Haido en el Boletin de la &odaciain Cubana de Bibl' feca
bana) 2 (4): 106-108, diciembre 1950, cuyo original, se cncuentra en esta Biblioteca Nacional Jos6 Marti' y en el rnendonado aflo Moreno Fra finals Io considerable linddlito. En el mismo, SuArez Romero da un, fiel retreat del estado cultural de las ciudades Cubanas. (S.. Burm, Op. cit.,
145-146.)
89 FRANcisco AcEoLTi (ca. 1418-1483). Consilderado en su. tempo como El Principe de los jurisconsultos. V. descripci6n de La obra en la. Revista de la BibitOteca Nacionid Jos d Marti', (Habana) 65 (2): 115-119, mayc agosto 1974.
AJ%








Al terminal el Goblemo Militar, !a biblioteca national estiba establOcida con -un bibliotecario y dos ayudantes en un local .bien surtido de todos los penodicos y revistas moderns y con mas de 10 000 voldmenes.
Fuente: CUBA, G0188RNADOR MILITAIR, 1899-1902 (Wow). Informe del... Gobernador Mflitar de Cuba, para el periodo de enero 1. a mayo 20 de 1902. Habana, 1902.
t. I v. 1, p. 206-207.

DOCUMENTS 9
Secretary' de Ins fa -t rucci n Pdblxca.
Bajo la estncta responsablifidad del Director de ]a Biblioteca National, y sin distinci6n de persona en lo absolute, queda terminantemente prohiblido todo prdstamo o comunficad6n. de fibro f1 otro documents alguno, fuera de la Biblioteca.
Publiquese en la Gaceta de la Habana, 41 para general conoelmlento y trasla"dese al Sr. Director de la Biblioteca Nacional a sus effects.'
Habana, 7 de junior de 1902
Eduardo Yero,42
Secretano de Instrucci6n, Pdblica
Fuenta.- Gaceta de la. Habana, 9 de junio 1902: 20260

DOCUMENT010
BIBLIOTECA NATIONAL

De orden del Sr. Secretario de Instruccio"n Pdblica, y para conocimiento general, se avisa al pdblico que desde -el 3 de



41 Gaceta de la Habana. Peri6dico official del gobierno colonial hispano y de la prik'nera intervenct6n yanqui. La Repftlica se vio en la necesidad de utilizarla tambi6n entre el 20 de mayo y el 30 de junio de 1902.
El dia I? & Julie de dicho aflo comenz6 a aparecer, sustituy6ndola, la Gaceta Oficial de la Repdblica de Cuba.
4: EDUARDO Yam BuDIJEN. N. en Bayamo, 1852, M. en La Habwm, 1905. Periadista. Partlc*P6 en las dos guerras de independence. Fue el primer Secretario de Instruccion P'blica al constituirse la Repfiblica en 1902. (CARBONELL J.M. Evolucj16n de la culture cubana, v. 8, p. 409418.)









4oviembre pr&I'mo, la Bibiioteca Nacional se abriA todos los dfas, incluso los dominos, desde las ocho de la manana. hasta la cinco de la tarde.
Se exceptdan los dias de fiesta national y aquellos que el Reglamento fija para. la limpieza general.
La Bliblioteca Nacional se balla, en la antigua Maestranza de Arfillerla,48 por la calle de Chac6n, segunda puerta.
Habana, 27 de Octubre de 190 ,

A Figarola-Caneda,
Director
Fuente: Revista de la Biblioteca Nacional (Habana) 1 (3-6):
66; septiembre-didembre 1909.

DOCUMENTS I I

Fragment del mensaje presidential enviado por ToniAs Estrada Palma al Congreso, en el cual se refiere a la Biblioteca Nacional6,
"'Me place manifestar que desde hoy (3 de noviembre) ha quedado, abierta A pAblico la. Biblioteca Nacional,
eddn instalada en uno de los dcpartamentos de la. Secretaria de Instrucci6n Mblica."44
Fuente.- Cum. CoNGREso. CAmARA DF- REPmiEwANTm. Mensajes presidenciates remitidos al Congreso. .. [Habana]
1917 p t. I j, p. 16.


43 Sobre. c-ste cdificio., vease el trabajo de L. S. ROMERO )ESTEBANM, Studio hist6rico del sitio arque.oldgico de la. Maestranza de Artilleria de la Habana Universidad de La Habana (La. Habana) 228: (145]-176, 1986.
44 El discurso fue enviado por el entonces president de la RepAblica TomAs Estfada Palma (1835-1909) y fue lefdo, en el Congreso, el. dfa. 3 de noviembre dc 1902. De acuerdo con la Constituci6n entonces vigente, en su articulo 68 inciso 4 establecia que el primer mandatano de la. Naci6n debia presenter al Congreso al linlicio de eada legislature un Tnensaje demonstration del estado general del pais. Las legislatures co. menzaban 'Lma el primer lune-s de abril y la otra el primer lunes de noviembre. Estos mensajes se publicaban en la. Gaceta OficLd, en el Mario de Sesiones del Congreso y en occasions se publicaban tambi6n en forina de folleto. La CAmara de Representantes publie6 eii 1917 una compilacift de todos los mensajes presidencies remitidos al Congreso entre 1902 y el aho de 1917. En la. seccift dedicada a Instrucci6n ftblica, se puede obtener informaci6n sobre la. Blblioteca. National.























J. 11.11'. Al I R 1, l I Ill I 11.

































8 Ma" im LT4?91W-3mw ILOIS" V5 =cTvmA--PW I.

















6 LWZAI Mg UKTUILA.-NWIL 30.









Revista de la
BibRoteca NacionM
10-S6 Marti
(1) 1989


Teork.,, nw**todo structural
en bibliografias,., de humanidades

AuCEM GARcfA-CARRANZA

Bosquejo hist6rico de, la investigation bibliagrdfica

Mucho antes de la 'venci 0' n de la, renta se elaboraron a1gunas lists de libros las cuales resultaron las primers bibliograflas; con preference se clitan a Gateno y a Plinio como los primers bibli'grafos o protobibli6grafos. En el si lo 11 Galeno hizo la bibliografia de sus proplos, trabajos y la fituI6 De fibris propU liber (17 capiltulos en. los que present unos 500 trabajos por materias. AdemAs, en la introducci6n cita las obras que se le atribtdan falsamente). Pero es en nigor la, 'invenci6n de la imprenta a mediados del siglo xv (14Q), la. que aumenta ]a producci6n de fibrous, y es esta circunstancia la que require del auxilio de una discipline, capaz de facilitar al estudioso informaci6n adecuada sobre las distintas materials de studio.
Surge asf el primer pe"odo bibliogrAflico de la historic, el Period hist rico e dustrado que abarca los silos xvi, xvix y xvin. La bibliograffa. que da inicio a esta etapa. es la. de Jean Thritheme (1462-1516), abate benediction de Spaiihelm, quien, en 1494, public. en Basilea, su obra Liber Scfiptoribus Ectesiasic a I na
is- ero el titulo m's important que registra, la histo i de la bibliografia universal en el siglo xvi es la obra del alemAn Koh"rad Gesner titulada Bibliotheca Universalis en la cual este autor logr6 describir el 10% de lo publicado por la. imprentaM en sus primers cien. anos. Por otra. parte, en este siglo nace
'20 IrF
la bibilograna national, la. cual. perduraria hasta. nuestros dias., mientras que la bibliografla, universal casi muere al nacer, por hacerse impossible esta empress debido al credmlento del movimiento ediftorial, a trav6s del tempo.
En cuanto al m6todo bibliogrAfico,, este se mantiene estacionario a lo largo del siglo xvi, y Gesner es por mucho flempo el model por excelencia, hasta que al final de la centuria Andrew Maunsell public en Londres, en '1595, el Mismo afto A&L &,,, ovo r%*12 D.-OM.,F,04 D,-S^t-e- JMV% "I









cual aplica por pnimera vez una te**cnica bibliogrifica al sefialar siempre en. cada descripci6n: autor, traductor, VtWo, lugar, Ja
fecha de edici'n. editor y format, ademas separa libros de manuscripts, relaciona las o'bras an6nftnas por sus tftulos, y por primer vez usa el apellido de los, authors como palabra de orden.
De modo que al finalizar el sliglo xvi la bibliografia queda asentada definltivamente y su. tdcnica establecida sobre bases que el ticinpo harfa permanentes..
El sliglo xvii le sligue Jos pasos al sliglo anterior; el b*bl1*6grafo, mAs destacado de la centuria es Comehus a Beughem, librero de Emmerich, qui6n edit6 una important colecei6n de obras biblliogr-Aficas en Amsterdam en los an"Jos 1680 y 1690.
El desarrollo de la bibliografta hasta este siglo hace qixe Gabn*el Naudd, bibliotecario francs de la Mazarmffia, al publicar en 1627 sus Consejos para esta-blecer una biblioteca considerara. convenience fijar el concept de bibliografia. Segfm Naud6 "la bibIiografia tenia por objeto la descnipci6n. de los Ilibros de modo que pudieran ser conocidas sus peculiaridades y valor, y server de gu 0 a a los estudlosos para onentarse en la selecci6n de sus. libros".
El si lo xvin sigue la tradicio"n del sigio -xvii con un notable aumento de bibliografias especializadas, el apogee de las bib1liograftas, crfticas, y el nacimliento de ks publications. penodicas Jedicadas a dar cuenta de las obras m6s recientes.
Al Period hist6rico e ilustrado que alcanza sus mayors proporciones en el siglo xviii le sigue el Periodo bibtiogrdfico, period breve (1763-1810) pero muy prolffero, de colecrIlionistas de 11"bros raros princlipalmente, animados por libreros cults que dieron al libro el r-ango de obra de arte. En este perfodo Guillaume-Frangolis Debure (1731-1782), blibliotecario del Duque de La Vallii6re, public en Paris su Bibliogr4phtfe Instructive (1763-1793) en diez volfimenes, obra que result. la primera bibliograffa con sentido scientific y con criteno modem. Nace
.4 0 MIJ a
asi la bibliografia como ciencia auxiliar independent, la bibliografla como profesi6n; y corresponded a Francia, indiscutiblemente pal's classic de Id bibliografia, dar efl mayor impulse a su progress, con su Catalogue Hebdomadaire el cLtai empe7A a publicarse en 1763, y continfla afin en nuestro& d as como la 3ibtiographie de la France.
. Ya en el s4glo xix se consolida definitlivamente la bibliografla por su rigigr t6cn'co. y por la cali dad intellectual de los grandes blbl16grafos. e inlicia. el Periodo hfcnico profesional, que #I
e subd Wide e:ft j3leriodo anesanal (18104 914) y Perfodo Mcnico










tastes como el Journal General de la Imprimerie (1811) y el famous Manuel de I"Amateur des lives, de Charles Brunet, titulo ya eldsico, que const-tuye uno de los mejores fundamentos de la bibliograffa para reclamar su carActer de ciencia independientc. I
Por su parte, la bibliografla cubana se incia dentro de este Altimo period exactamenteen la primer. subdivisii& del mismo,, o sea, se present en pleno fidkodo artesanal. Desde sus
law
inicios su realizaci6n. estuvo supeditada a los recursos partlculares de los btbli6grafos, siempre -insuficientes ante semejante empress.
Es possible delimiter el desarrollo de la bibliografta cubmia en el sliglo xix en dos penfoclos intimamente ligados, al process hist6rico y poliffico de nuestro pais: el Periodo colonial (18591893) con el Predorninio de Antonio Ba6hflle-r"y'KOrales y el Perfodo del aporte extranjer& 1907), caracterizado por el interns de Estados Vn*dos en la confecciOn de obras blibliognificas references a Cuba y a los cubanos, ya que al ter-minar la guerra de independencila la prcsenc*a de Estados Unidos, en la contienda trasciende tambi e-n at campo bibliogrfifico. En el. siglo xx la bibliograffa en Cuba abarca tres periods fundamentales: el Periodo de predominio de Carlos M. Trell" (19071917); el Perfodo de predominlo de Fermin Peraza (1937-1959); y el Periodo de la Revoluci6n Cubana que desde 1959 cuenta con el predomlinio de la Biblioteca Naclional Jos,6 Martf de Cuba,, U'n*ca institution adecuada para complilar la. bibliografta national y por ello autor corporation del m6s important trabajo biblwogr6fico del pal's. En conclusion, la bibll"ograffa cubana del siglo xix present caractensticas propia s. Las compiladones logradas no obedecieron a planes previous y carecieron de nigor tdcnico, factors que innegablemente incidieron en un. metodo bibliogrdfico cuyo escaso desarrollo estuvo sm embargo avalado y enriquecido por la erudlici6n de 16s bibliografos y por un movimiento intellectual y editorial que aprehendido en letra Impresa hace historic. de ]a fo *a v desarrollo de nuestra nacionalidad, asf como de los ma*s definidores profiles de lo cubano en nuestra culture.
Es curioso sen"alar lo que Carlos M. Trelles expresara at respecto en 1944:
No creo que el patriotism me ofusque al afir-mar que es so-rprendente ]a labor intellectual de Cuba, ten*Iendo en cuenta su escasa poblaci6n, y que estuvo, sujeta hasta hace poco a una domiinaci6n asaz dura y recelosa, preocut)ada a-ocna.s de la difus*6n de las luces. como lo de-









nada por Espana, ei 75% de los cubanos no supiesen leer ni escribir Y -sl a esto se agrega que el desPotismo ahogaba, con su. previa censure, la mayor
parte de las manifestaciones realizadas Por los Injos de este pais por medio de la. imprenta. se comprenderS entonces que la labor de los cubanos ha sido extraordinaria, luchando en condicliones tan desventajosas, y que no obstante circunstancias taR adversas, podemos figurar y figuramos hoy, entre las naciones mis adelantadas de la America Latina, o sea la Argentina, Chile,
Mkico, y el Brasil.-'
En el si lo xx, el Periodo 1 de predominio de Carlos M. Treltes abarca los prhneros afios republicans desde 1907 hasta. 1.917. La gigantesca obra del bibli6grafo mayor de Cuba opaca los esfuerzos de bibli6grafos cubanos y extranjeros, torque su obra compendia todos los m4tentos cnollos y foraneos precedents para Renar una necesidad cultural. No olvidemos que Trelles compete en el campo de la bibliografla general la tarea. de recomenzar-, desde el siglo xvim, con todas la-s obras hechas. por cubanos dentro y fuera de Cuba, para continual describiendo hasta sus dfas todo, titulo cubano y sobre Cuba que interesara a la culture del pz's. A todo ello es precise afiadir sus bibliograffas especiales y sus trabajos de investligacift hist6rica.
Su m6todo bibhogr-dfico caracterizado por una inmensa erudici6n responded a los recursos t6cnicos de la bibliografl'a de S-d e".Poca. Sus repertories bibliogrAficos aAn en nuestros dias resultant limpresclindibles a investigators y especialistas, su obra trascendera nuestra p'op*a dpoca por su. innegable cardcter monumental.
El segundo penodo bibliografico del siglo responded al predominlo de Fermin Peraza, quien retoma fa obra de Trelles en 1937 con la compilael'O'n del Anuario Bibliogrdfico Cubano de ese a-no publicado en 1938. Peraza. prolong. su. labor bibliogrfflica hasta. el moment en que abandonara el pais en 1960. Esta segunda etapa tuvo su. antecedents en la VII Conferencia International de las Repfiblicas Amencanas, reunida en Montevideo en 1933 donde se pjante:6 el auge de la. bibliografla en el mundo y especlialmente'en Ame iica. En esta Conferencia se aprob,6 un acuerdo reference a que cada uno de los passes de Amdrica compilara sus res-Pectivas bibliografias nacionales, tanto corrientes como retrospect Was, y se recomendaba para. su organization, por supuesto, el model nort-eamericano.
I TRELLEs Y Govix, CARms, MANUEL. Los dento cincuenta libros mds notables que los cubanos han escrito. La Habana, Impr. El Siglo XX, 1914- 61 n-








I
En estos a"os el m6todo bibliogrAfico logra profiles mas te'cnicos aunque result menos erudilto. La perac116n. de la informaci 0% alcanza un mayor desarrollo debido a una estructura bibliografica mas dinamica la cual se va acercando al anA a sis que precisara: y reclamara postenionnente el desarrollo cultural del pais.
Despu6s del triunfo de la Revoluci6n, en 1959 la BibIl'oteca Naclonal Josd Marti asume por primer, vez en su historic la responsabil''dad de complilar la Ibliografia naclional, y siln abandoner la tarea Inmedliata de organization que preclis6 el d-esmesurado crecimiento de sus condos, compete la compilaci6n del movimiento editorial del pais, actual y retrospective, asi como la compilaci6n de bibliograftas especializadas que respondieron al desarrollo scientific y cultural de nuestros dfas. Por el decreto 3387 (marzo 17, 1964), el estado cubano recono,66 que la Biblioteca Nacional result la instlituclift adecuada para, Ilevar a la pt-daica esta tarea de compilaci6n y archive s tematizada y con ese fin se adopt esta media que asegur6 el envio gratuity a este centre de cada obra editada en el pais.
En esta etapa el m6todo bibliogrffico se desarrolla y se hace cada vez m4s analitico, sin desconocer reglas tdcnicas internadonales. Present sin embargo characteristics proplas al seguir el paso a una nica reall"dad cultural que ha !do precisando y demandando una informac'16n cada vez mAs clientffica.
El predominio de la Biblwoteca Nacional Jos6 Martf en este period actual ha sentado consecuentemente las bases necesa.. dqw I ediarias que require la evolution bibliogratica future, ya inm ta, Y con ello ba contribuido a la organlizaciOn v control nacionales de la informaci6n en general, tarea indisffensable -para la planificac!6n y elaboraci6n de nuestros planes econ6micos, Politicos Y culturales.

Concept actual de bibliografta
En nuestros dfas la professor Louisa-Noe-Ile Malcks, de la Universidad de Paris, describe la bibliognafia como una disciplina auto"'noma con caracten"Sticas proplas la cual le imprime vida y movnnliento al. libro al Ilevar al conocimiento del mundo letrado lo impreso en el pasado y lo que se imprune cada d1a.
Mucha-s son las definiciones dadas a tr-av6s de los; silos acerca de la bibliogmfia pero, sin lugar a dudas una ide las mAs precises y abarcadoras es la dada por Malclds-, ""la bibliografta es el conocimiento de todos los texts hinpresos y estA basada en la investigael6n, transcripci6n, descnpc!6n y cli f-









de traba)o intellectual 11amaaos repertor*os 616fiogrAficos o bibliografias".
Actualmente cada aho, cada dia, cada, moment aumenta la produccli'n de materials impress, y a su vez mventos cada vez m&s sofisticados son deposiftan0s de un c4mulo, de informaci6n que crece desmesuradamente. Ese crecimlento crea inmensas dificultades en la localization de la informaci6n, por ello ha sido precise la adopci6n de un m&odo cada -vez niAs scientific que hiciera fluir el conocimiento de una generation a otra.
La bibliografla de nuestros tempos es una de las soluciones a este problema que enfrentan por igual el cientiffico, el especlalista, el maestro, el estudiante ante la necesidad de informarse con la enorme colecci6n acumulada por sus antecesores, es decir ante la necesidad de nutrirse del patrimonlio literario y clentffico de la humanidad; solucio'n que result nexo entre ese conocimiento acumulado y la necesidad del hombre de conocer su legado intellectual, para asi descubrir y crear a travis de la palabr-a escrita. El dinamismo de ese nexo se identifica con la creation de. repertorlios bibliograficos, creaci6n que es punto de partida de nuevas. ideas y nuevos proyectos que trascienden al desarrollo spiritual y clentifico de la sociedad.
La bibliografia es en nuestros dias un instrument imprescindible para tener access a las fuentes del saber human, de las cuale' el hombre obtiene los recursos necesarios para develar ante su inteligenclia todo Io que aun la. naturaleza le encubre. De mantra que la. bibliograffa es instrument del hombre corno punto de partida para alcanzar el saber que cada 6poca le exige.
Sliendo punto de partida de cualquder investigation es tamblen el cauce de la misma, y por ser prifficipio. y desarrollo, es motor limpulsor de la investigation misma; es la dencia auxi0 1 nto, al
har que Ileva al clientifico, y al specialist al. conodmie
1 9 10
andusts, a la reflexion, y en 61tinia instancia al descubrimiento y a la creation, ya que conduce. a la revalorizacift y desentrafiamiento continuos de la verdad, conduce a la cienda. misma.
Por tanto la bibl iograf F a, es una necesidad intellectual, y es
"I 'I #
tambien una necesidad eco'n6mica, represents -en el campo e la *vestigaci6n un ahorro considerable de tempo, esfuerzo y dinero.
Son diversos y md1tiples los servidos prestados por una bibliograffa: desde la comprobaci6n de un titulo exact en cualquier tipo de documents, asi como el. valor, contenlido y ed iciones -de. los mismos, has ta, el hallazgo, del dato precise que COMmueba v comDleta. una investil2acl"6n- Es inanreciable al









ahorro de flempo, esfuerzo y dinero qd represents la ficil localizacl"6n de estos detalles specifics, asf como Io que representa para la investlgaci& cieniIfica un repertorio bibliogrAfico en su conjunto, o sea una obra que delimita y re.mstra mia informacift determined -Para que el estuclioso disponga en gran media, de todos los documents relacionados con el tema de su interns. No es possible estudiar un asunto, analizarlo, ni criticarlo.. ni revalorarlo. n;* enriquecerlo, sin tener en .cuenta ]as conclusions acumulaclas al respecto, asi como ta confrontacift de ideas y reflexiones tan necesan"as pam discernir la verdad.
Dos aspects tiene el trabajo bibliogrAfico, el aspect t&nico, que no aspir-a a categorfas dertificas y que result. principalmente de la aplicacii6n de reglas Menficas, y el aspect personal, aspect defmitivo que require del bibl16grafo una afirtnad6n. cada vez mAs fuerte desde el punto de vista cultural Para realizarlo. Este aspect tiene indiscutiblemente las caractensticas del tnabalo clentifico, Va que es un trabajo sister& tico. analiftico, selective y especializado. No olvidemos que la biblioaraffa es ]a discipline capaz de dar luz a toda la producc f6n del espfritu del hombre desde las. dpocas mAs antiguas, ofrece indiscutibles oportunidades de -nresente, de pasado y de future, es la discipline capaz de resucitar el pensamiento universal de todos los flempos por ser instrument imprescindible de todas Tas ciencias. Require -nor Darte de su executor disclplina. several, discemimiento, m6todo. n1gor que marque el espfritu v Jos hAbItos. es iDor ello nue 19 bibliog-raffa. es escuela tie. orden, est6L sometfda al principio del orden, es escuela. de formac116n y de organizacii6n, T)or ello logra rango, honorable entre Jas dencias -aplicadas de este siglo y cmno tal ofrece posibilidades infinitas.
IEI biTillografo describ-r-A, analizara y organizari los. texts impress, adecuAndolos a vra structural biblioprAfica que faCL lite los serv*icios requenaos por el trabajo ineffectual. Por tanto el biblio"grafo no es -solamente un t6mico, es. un exrerto capaz de estructurar la informacti6n de tal. fon-na que logre tin repertorio fitil y de fficil manejo.
Ef mftodo bibliogrdfico aplicado a temas de humanidades
En cuanto al Me"todo, dste ha ocupado siempre un 1upr en el studio, en la investigaci6n y el aprendizaje, ya que el m6todo, nos proporcliona la t6cnica a seguir para alcanzar el fin propuesto.
La palabra m6todo Viene del gnego methods: de metd, fin,
-0 -0.0. 4 W" a - -- I- -!! -11 r!- .1 - -- -









tos de cada nueva etapa- s&. diieueniran. en la antenor, y A A U, vez siren -de base a la sligulente; por Io tanto la. ordenacift del pensamiento y del razonamiento caractermn el mdtodo.
La organization y el anAlisis resultard n elements 6 tiles al investigator bibliogrAfico, quien necesanamente ha de seguir un metodo para su investigaci6n, asi como prefer los rines de la nusma, y por ende saber elegir un camino convenience.
De mantra que el primer problema. con que se enfrenta el bliblio"grafo es el tema de su compilation, una vez elegido, ya sea por la institucii6n donde el bibliografo se desempefia, o por el propio bibli6grafo, es precise lograr una idea general del trabajo y valorar su ortancia. Para familianizarse con el
4S A
tema de su compuacion debera recumir a diversas fuentes de information como cat6logos, encyclopedias, diccionarios, manuales, indices, y otras que estime necesanas para tener un conocimiento general del tema, su historic, su vocabulario, las investigations realizadas antes en relac*O'*n con el mismo, etedtera; por otra parte., debera concern la utilidad q'ue va a prestar la compiladon que elaborarA, asi como tambien a qui46n esta dirigida, o qui6n la ha solicitado, ya que un rm mo tema puede ser enfocado desde distintos punts, de Vista, y en consecuencia, pueden obtenerse respuestas que varfan en detalles S 11
y en complej i dad, por ello,, del punto de vista que adopted el bibli6grafo dependera en gran- media el destiny de su tarea.
Tambien es precise que el bibliografo, antes de iniciar su investigation, comprenda la importance que tundra dsta en relaci6n con el desenvolvimiento bibliogrdfico, y para ello deberd identificarse con la raz6n. de ser de su tarea. En ningdn modo duolicard' trabajos anteriores, por Io Que el conocianiento de otras.bibliografias. sobre su tema le pueden servir de base con el fin de enriquecerlas, actualizarlas y superarlas.
Por tanto el biblio'grafo debera" concern el significado del asunto. que motive su compflacio'n, asf como concern el destino de la'misma.
A continuaci6n delimitara. su tema o asunto, pues puede darse el caso de que despu6s de semanas o meses, de trabajo se operate de la necesidad d.e abandoner un tema demasiado amplio, y deba concentrarse n algrdn aspect especial del mismo; o tambi6n tener que deddirse por determinados, tipos de documents, por resultar reiterative o excesiva la informaci6n, que lo ocupa.
Al termIO de esta fase initial el bibl1*6grafo adoptar-A un titulo para su tarea y podrA precisar, en cierta media, su extension, y en a1gunos casos el flempo aproxim do Que. le Ilevari In invef.-tivaciAn.-










Con el conocimiento adquirldo sobre el tercia objeto de su invest *gacio,'n el biblio'grafo podral iniciar la bfisqueda, selecci6n, descripc16n y anAlisis de los documents, que integraran la compilaci6n. Para ello no solo aplicari reglas, tecni*cas sino que analizarA los texts, con vistas a su incorporad6n en el cuerpo bibhogr-AfIco, asf como tambien con viStas, a la indizaci6n auxiliary. De modo que al analizar cada texto el bibli6grafo lo debe clasificar teniendo en cuentar su possible ubicacio"n dentro de la compilac16n ast como la incorporation de una informacion mas espedrica en los indices auxiliaries.
La confeccio'n de la f I*cha como tal es el resultado de cuatro pasos, que debe dar el bibli6grafo: investigaci6n, transcripci6n, descripc*6n y clasifficacioa, pasos que se identifican con los, elements claves. que ofrece el concept dado por Louis Noe**lle Malcles, antes citado.
P
Es imprescindible que el bibli6grafo examine directarnente los documents, si aspire a realizar verdaderamente un trabajo cientifico, no podemos olvidar que nuestros repertories resultan medics para la investigaclio"n y son ellos. mismos el -resultado de una investigation. El examen y anallisis de cada obra asi como la comprobacion de los, datos, que e'sta ofrece proporciona exactitude a la tarea. Los titulos relacionados en una, obra de consult no satisfacen la, demand del bibliografo, como tampoco los. datos que ofrece una ficha. en un cat6logo. El bibli"6grafo describe la obra con rnAs profundidad, va mas all& de una, ficha catalogada y clasificada, sus. Mitereses, resultant mAs crudites, torque una bibliografia exige, datos rnAs preciSOS., asi como una claslficaci 'n mAs profunda con la cual el biblio"grafo debe adecuar cada documents a una. nueva, estructura. U '
De modo que el bibli"O"grafo claslificarA cada documents con otra perspective, o sea adecuam'" la clasificac16n de una ficha de catAlogo a los requenmientos de su tema, afin en los. casos & P,14
en que su compilation no requiera de indlces aux wares; ya, que si esta los require iinequfvocamente la. clasificadon de cada docurnento va mucho mds alld de la clasificacift de una ficha de catAlogo.
Pem el bibli6grafo no solamente clasifica. con otra perspectiva Mno que tambien describe en forma mas arnplia, por ello se vale de aclaraciones, anotaciones, comentarios y cnticas. Estos recursos bibliogrAfficos enriquecen sobremanera las posibilidades de information aun en los, casos de blibliogmfias, puramente descniptivas ya que muchos titulos no resultant Io suficientemente. exinlicitos v renuieren aclaraciones. Por otra









interesantes del tema compilado y en mffltiples ocasi'nes facilitar con una nota o una aclaraci6n, la incorporacift del dato precise en el Indice auxiliary. Por supuesto, que en general las anotacioTies han de ser redactadas en forma breve aunque 6stas pueden ser excepcionalmente extensas al valorar la necesidad de las mismas en beneficio de una mejor informad6n.
En las anotaciones el blibli6grafo no debe repetir datos que ya aparecen en la, ficha, o que de alguna manera refteran su clasificaci6n general o espedfica .
Tambi6n muy relacionado con la neceslidad de que el bib1i6grafo examine los documents es el caso del contiene. En general una ficha de catAlogo no necesita este factor como una bibliograffa que amplfa sobremanera su nivel. de iffiformar c i6n a trav6s de esta posibilidad. Un anilisis severe de los i-onHene Ileva a los Indices auxiliaries innumera. I bles posibilidades de informaci6n.
I Por dltlmo el bibli6grafo decidiirA la structural. de S'U Compilaci6n. La tendencia seguida en otras bibliografias debe ser valorada como expenencm anterior la cual puede ser punto de partida, asif como server de guia. o ser susceptible de modificaciones, con respect a la nueva expenencia obte*da por el bibli6grafo. Existent diversas posibilidades estructurales, a saber, sien'do las. ma's frecuentes: por authors, por encabezamientos de materlas, por orden cronolftico, por t1pos de documentos y por passes. La structural alfab6tica por authors se justlifica ampliamente en compilaciones, o en una, parted ellas, cuyo fin prin i al es destacar personalidades relevantes en determinadas ramas del conoctmiento; con el orden cronol6glico es posi I we destacar el progress d las obras, de un escritor; por tipos de documents result Atil en las biblwograffas que described numerosos asigentos corTespondientes a una inisma fuehte de M*fonnacift por passes cuando 'prime por a1guna. raz6n el intends. geogrAfico; y por encabezamfentos do materials, que rrsulta la, mAs usada y la naAs, fitil, aunque es la mAs compleja; con esta illtoma structural es possible ofrecer innumerable posibillidades de informaci6n, y ademds, permite delimiter los distintos- aspects de un mismo tema, desde los mds generals hasta los niAs espedficos,
9
Necesariamente, el bibli6grafo no se aju-sta a una estruotura "ica en cada compilacift pues diversas forms pueden ser usadas en una misma cornplilacii6n con 6xito, en beneficio, de una mejor recuperaci6n de la. informaci6n.
En cuanto a los indices auxitiares, los mAs usados resultant los Indices de tiffidosP analifticos, de mate*as, y I de publicacio-









los casos de biblio.grafias que tienen gran demand, y en los casos de bibliografias que den a conocer titulos in6ditos o casi in6ditos de la obra compilada; los indices analiticos y los dc mate nas resultant los mAs dtfles pues a travds de ellos se recupera el contenido de toda Ia informacl16n; por 61timo, las publications consultadas represents el basamento bibliOgrifico consultado, por ello esta relaci6n result la bibliografia de la bibliograffa, y es de mucho en las bibliogr-afias
de personalidades de las cuales el investigator a veces demanda una informac116n especffica al respect. 0 sea, en occasions, demand la colaboracift de un autor en una determinadapublicaci6n coincidence, en muchos casos con una determinadaepoca de su creaci6n.
Cada bibliografia deberA tener los indice's que estiome el bibli6grafo, pues en cietra media esta decision se debe a sus conclusions con respect al tema que compile, ya que el bI.blii6grafo no solo se vale de los mechanisms de la descripc16n y la clasificaci6n smo que pone a prueba su sensibilidad y su sentido de distribuci& y seleccion,. slaves determinants en este tlpo de tr-abajo.
Pero veamos ejemplos prakticos en bibliograflas de hechos hist6ricos y en bibliografias de personalidades relevantes de la historic, la liter-atura y la culture cubanas.
Teorta, m6todo y structural en bibliograflas de hechos hist6A
ricos y de personalidades relevantes de la historic, la literature y ta culture cubanas
1. Bibtiografia de la Guerra de Independencia, 1895-1898 y BI*bliografia de la Guerra Hispano-Cubano-Ameritcana, 18982.
Despues de un studio previo del hecho para la compilacift F *
de este cuerpo bibli rdfico hubo que finutarlo a libros y folletos debido al nfimero de obras existences sobre este becho hist6rico, y a la seniedad y rigor clientifico de las linvestigaciones reallizadas al respect, la mayonfa de ellas volcadas en este t*po de documents hasta la fecha de esta compilac116n.
Una vez logrado un conocimiento general reference al. conf1icto Independentista cubano, fue prison enmarearlo dentro de un context que sobrepasara lo local, y nutrir asf la com'laci6n con documents que informaran respect a la polifti
y gobierno de Espafta en Cuba, asi como con documents que probaran la injerenclia norteamedcana en la guerra. Las obras incluidas proceden de hombres de differences pensamlientos e
2 GARCIA-CAR]RANzA. ARAcmi. Biblinizrafia de hi Guerra de IrOeVeMen-









ideologies,. y al respect esta bibIliografia, da a concern el conflicto a trav6s de authors separatists, autonomistas, intervencionistast. independenti-stas y reaccionarios, con el prop6sito, de poner en manos del investigator todas las posibilidades de informac16n.
Las descripciones bibliogrdficas que demand este tipo, de
ila J n no. son las descripciones bibb rdficas obtenidas compi c16 1 1 log
de. un catAlogo o de otro repertorio bibliogr6dico. Por eUo, para lograr una descripcio"n m6s amplia y profunda, el bibli'6grafo se vale de aclaraciones, notas, comentarios, criticas*y/o del uso del contiene, factors que le permitirAn ofrecer, una infonnad6n mis ampliada de cada documents, y. justificar de la structural de con mas precisl16n su clasiflicaci6n dentro, la compilaci6n, asi como lograr un an6fisis mAs es'ecifico'con vistas a una mayor iintegracift de datos en el Indice auxiJiar. Ejemplo:

5. CoLLAzo Y TEjADAJ. &mioue Cuba Heroka. La Habana, Impr. La Mercantil, 1922. 414 p.
* go* O P .. . D o # * W O- 4 0 *
Expone las luchas cubanas desde los primers fiempos de la. colonial, hasta el final de Ja guerra del 95, aunque en forma no cronolo"gica y un tanto desorganizada. Insert ademas numerosas semblanzas
biogralficas de patriotas cubanos.

6. Cuba Independiente. La Habana, Impr. La
Modern Poesia, 1900. 287 p.
w 0 9 0 IP
Los tres primers capitulos y el 61timo,'dedicados a la preparaci On de la guerra en la emigraciw6n, ofrecen una vis'& e informaci'n imprescindible
de los hechos expuestos, I


7. La Guerra en Cuba (continuaci6n de Cuba
Heroica)...


A pesar de la indudable honestiadd del autor, ''sus ju a cios pecan de apasionados, por lo que a1gunas Ain JM4Qt4A r--hrn dphp-n tomarse









con reserve y confrontarlas con otras fuentes, pero sin embar.2o tiene el valor de ser una obra escrita.
por un contempora'neo de los hechos que narra.
La division de capitulos responded a la necesliclad de agrupar los distintos asuntos que trata, pero en conjunto no se establece continulidad entre los mlismos,'
es decir, la. obra no constitute una. unidad.
F IP 0 9 IF A & a. 0 V F w w w 0 d. d. 1.
Contiene:
Estas aclaraciones, notas, comentarios. critics, permiten al bibliografo una adecuada clasifficad6n de cada documents. En este caso se insertan por su contenido dentro-de lainformacio'n. general del conflict del 95. La uItima. nota justi *cala neceslidad del contiene por tratar la. obra distlintos asuntos de interns a la cornpilacift. Por supuesto el andlisis de este factor biIt 'I *So
bliogr6fico incremental la informado"n en el indices auxinar.
Estos recursos pueden ser utilizados indiscutiblemente: de ricuerdo con la informac"6n que cada documents ofrezca, segun los lintereses del tema. compllado; de acuerdo con la informaci6n, existence acerea de la obra descrita; y de acuetdo con el criteria del blibli6grafo, quie"n ser-A capaz de. valorar el documents en su Justa dimens*6n.
El uso de estos recursos bibliograficos tambien se revierte a favor del I"nvestigador, pues no olvidemos que una bibliografila no se consult solo a travel de sus indices, sino tambidn a traces de su cuerpo bibliogrAfico. De modo que el investigator uti'lizara. previamente datos de la. descri ci6n bibliogrdfica que le faciffitardn la coiisulta de. la obra 0' en su defect le permitL ran desechar su consult por no ser de su interns.
Aunque un proyecto liniclial. es impresclindible en este tipo de bibhograna, el bibli6szrafo sin embargo no determine una structural definitive hasta despuds de analizar varlias decenas de documents, y ajustar ast su criter"Xo a la iformad6n existente. Incluso despu6s de analizar cientos de documents siernpre es precise el ajouste cada. vez mAs exact dentro de la estructura de la. compilaclo'n, el cual supone a veces, una creaclon y recreacion de la structural. definitive.
El orden sistemltico de los asientos en este tipo de obra fiene el propo'slito de hacer historic. de la. historic., por ello cada doctimento puede ser enmarcado en un tema general, y dentro de 61 -en un tema especiffico. 0 sea, que la propia. structural ddda por el bibli6grafo i la obra propane en cada tema general el camino a seguir por el investigator, ya que estos temas









0 4
nodmiento, y abren posibilidades insospechadas para el estur dio de las distintas facets del hecho bist6rico compilado.
Los dos aspects priincipales de la compilaci& a que nos referimos fueron dellimitados por los, dos aspectos-fundamentales del conflict b6lico independentista: la Guerra de Inder pendenclia y la Guerra Hispanc>-Cubano-Americana. C una de estas parties. tienen una informacli6n general donde se agrupan obras que exponent los hechos en forma global, es decir, en su. mayorla se described Primero histories de Cuba que bosquejan estos hechos histodcos en su conjunto desde sus inicios hasta el desenlace final.
Ejemplo:
A) Guerra de Independenda
1. Information General sobre el Confficto
1. 1. Obras publicadas en Cuba a) Siglo xx
1.2. Obras publicadas en el extranjero, a) Siglo xix
b) Si lo xx
19
B) Guerra Hispano-Cubano-Amen"cana
L InformaclOn General sobre el Conflicto,
I.I. Obras publicadas en Cuba a) Siglo xix
b) Si lo xx
19
1.2. Obras publicadas en el extranjero a) Siglo xix
b) Siglo, xx
En las references generals se incluyen bibliograffas, catilogos, cronologlas y libros que aportan datos cunosos y especificos sobre el conflict, a veces en forma incidental.
Ejemplo:
11. Referencias Generales
11. 1. Bibliograffas, CatAlogos, Cronologias.
11. 2. Libros y folletos .a) Si lo xix
b) Siglo. xx
En cuanto a los acontecimientos deterininados por la guerra en Cuba, la participacl6n de Espafia y de Estados Unidos en la guerra, asi como la organizaci6a y repercusi6n de la'guerra M M .. I It










tanto para la Guerr-a de Inclependencila como para la Guerra Hispano-Cubano-Americana. Sin embargo, las subdivisions a estos temas no resultant iddnticas en cada conflict, sino adecuadas a los acontechnientos hist6ricos y al t*po de linfonnaclon ofrecida por la obras analizadas.
Ejemplo:
A) Guerra de Independeincia
a 4 * a * * * & # a a 4 0 v q a
VI. Estados Unidos en la Guerra
VI 1. Polltica Norteamericana. Relaciones Internacionales
VI.2. Fuentes documentaries norteamericanas
a) Congress. Senado. Asuntos DliplomAtiCOS.
Reconocimiento de la beligerancia b) Testanonios. Sliglo xlx
q a 41 w a a in 9 9 .1 .1 4 .2 & .6 'h w 9
13) Guerm Hispano-Cubano-Americana
0 9 v * .8 * 11,2
IV. Es-tados Uni'dos en la Guerra
IV. 1. La explosion. del Maine (Febrero, 15, 1898) IV, 2. Ejerci'to Norteamericano en Cuba. Ataque de la esvouadra norteamericana (Incluye testimonies)
IV. 3. La campah-a de Santiago de Cuba. Operaciones navales (Incluye testinionios) IV. 4. Poll"tica norteamericana
a) PoUtica expansionist. Penetraci6n Ewn6mica. Asuntos diplomAtlicos b) El Mensaje a Garcj,a (abril, 1898). IV. 5. Fuentes documentaries norteamericanas
a) Cuestiones de Gobierno. Discursos en el Congress
b) Testimonies. Sliglo xix c) Testunonios. Siglo xx La presencia de Estados Unidos en la Guerra es un tema identico usado en ambos conflicts, sin embargo, las subdivisiones a estos temas no resultant. lid6nticas en cada conflic-to. La presencia de Estados Unlidos en el 95 aparece represented loor obras aue inforTnan acerca de la nolitica official del izobler-









siempre latent -tras las relaciones internacionales y diplomA.#cas, asl como fuentes documentaries, discursos y alegatos. pronunciados en el Congreso de Estados Unidos, y testimonies de authors y corresponsales de la. dpoca. En el conflict del 98, la presenda de Estados Unidos esta determinada por la intervenci6n del ej6rcito norteamericano en Cuba a parfir de la explosion del Maine; los ataques de la escuadra yanqtu (a veces, narrados por testigos preseaciales), y la campaba. de Santiago de Cuba descrita por authors norteamericanos y cubanos que reconstruyen los hechos con Weas y punts de vista 'h diterentes. Otras obras. nos infonman acerea de la pohfica norteamericana expansionista, asuntos diplomAticos en torno al conflict, y la. expulsi6n. de. Espaba, de sus ditimas colonies, todo lo cual sento"' los climientos de. la domination imperiallista en el Caribe.
Otro ejexAplo de interi6s result la informaci6n reference a la guerra, en. Cuba en el perfodo 1895-1898. Este tema. aparece subdWidi'do por antecedents y primers tempos del conflictoel estado econo"mico, Politico y social de nuestra Isla bajo la dominaci6n espafaola; el pensamiento revolucionario de nuestros mambises; la constitution y participation del Ejercito Libertador; el gobierno revolucionafio segun las leyes, decretos y testimonlos de gobernantes- el estallido del 24 de Febrero como conti'Lnuacion de la guerra del 68; Weyler en Cuba y la funesta reconcentracl'n- la. 'P uerra en el campo M"surrecto; la guerra en ciudades y pueblos; y autobiografias, cr6nicas, diarios y recuerdos que complementan un panorama mas precise a m de tudo lo acontecido en Cuba en el perl"Odo 1895-1898. Sin embargo, en lo reference a este tema sobre el desenvolvimiento de la guerra en Cuba dentro del confficto hispano-cubano-americano los terns especfficos tenidos en cuenta fueron otros, ya que los hechos ocurridos fueron otros y por tanto la information localizada otra. En este caso se. compilaron. obras que descnben combats. en el campo insurrecto; la participa4
ci6n declisiva del Ej6rclito Libertador en la. guerra; testimonlos
4 'go 4 1 -M
acerea. del bloqueo imperianstaj, y epismos, vividos durante el ataque a Santiago de O;ba.
0 sea, que otros temas id6nticos como la par-ticipacio'n de Espafla en la guerra, o la organizacio'n y repercusi6n de la guerra en el extranjero, bien en el conflict del 95 o. bien en el confficto del 98, se subd'viden en. temas especiflicos distintos torque fueron distintos ambos conflicts, y distinct la Informacion recuperada en cada. caso. De mantra que el bilbli6grafo, al organizer la inforrnad" On de lo general a lo particular, esta1-1 - 1-.!l - -- 1. - x - - a I V .0 1 .5'.. -. 1 -11 - - 11









desarrollo de su tarea,- puede oriental su bfisqueda hacia el. fin que 6ste se haya propuesto.
En la parte correspondent a la Guerra de Independencia, aparece una subdlivisi6a destinada a las grades figures del 95: Jos4 Marti, Antonio Maceo y MAximo G6rnez. Resultan breves bibliograftas selectivas de cada figure que permiten el, studio del pensarniento politico y revolucionario que r! 16 la organization y el destio de la guqrra necesa na.
Por ultimo, con tftulos que Mifonnan acerca de los 61ti"Mos acontecim*entos al cese del dominion espan'ol en Cuba y el Tratado de Paris, asi como otros que analizan la situacift cubana at final de la guerra se sierra la informacii6n sobre estos dos hechos bi'st6*C0S4
En otra parte de esta complilacii6n. se incluyen bibliograffas individuals y colectivas de los protagonists de estas guerras, y en una. parte final se agrupan por g6neros las obras inspiradas en estos hechos que enriquecieron la lifteratura cubana, espan -a v norteamericana.
Los Indices auxiliares. de titulos y de interest general remiten a los 1385 asientos nurnerados. Este iltlmo indices recogie en restrict orden alfabe'flco nombres de authors, de lugares, de protagonistss, de combats e innumerable& materials especificas v demAs datos de interns que demuestran el anAlisis llevado a cabo con cada obra compiflada, asi como el interns del bibli6grafo en ofrecer al investigator hasta el dato m6s preCISO.
1B
Esta. description a vuelapluma del contenlido de una compllacion sobre un hecho hist6rico muestra y demuestra. la necesidad de un metodo bibliogrAfico, que no renuncia a reglas t6cnicas y que require del blibfi6grafo un anAfids. consecuente y riguroso de cada documents. Por ello la. blibliograffa no es copia fiel. de catalogs, pues mientras que decenas de asientos bibliogrAficos de esta compi'laci"n fueron recuperados del catdlogo de la Biblioteca Nacional Jos6 Martf, por epigrafes tales como CUBA-HISTOR.I.A-GUER]RA DE INDEPENDENCIA, 1895-1898, ESPARA POLITICAL Y GOBIERNO., ESTADOS UNIDOS POLITICA EXTERIOR, etcetera, en la compilaci6n esta informaci6n responded a la coherence a a de un. cuerpo bibligrAfico especffico y se adec aa a una. nueva structural con la cual el biblii6grafo crea el camino a seguir para el estudlio de este hecho histonco, asf como el aparato de bfisqueda que requdere el investigator para la recuperaci6n, la. confrontaci6n y la revalorac16n de datos.
Independientemente de que las descripciones bibliogrifiAIM %,Ar% dP%11j!M1r111;iWr.Q r-nrPPP-n meneml.








inente de noias, comentarios, contiene, o de una simple actaacl xige una bibliografia de este tipo con visr *6n, factors que
tas a una informacw6n mis cientffica, a una clasificaci6n inis exacta del documents, asf como con Vistas a una informac16n mfis explfclita en los indices auxiliaries.
Por todo, lo expuesto anteriormente, la bibliog afia de un heebo bist6rico debe pretender ser siempre punto de partida para la revaloradOn de las investigaciones ya realizadas, y servir con una structural din;66mica y de fAcil manejo, a nuevas ideas y nuevos proyectos que desentmfien ver&des adn por concern.
2. Biobibliograffas de personalidades: Akio Carpentier y Emilio Roig de Leuchsenrink3
Una suces16n de fechas, de escuetos acontedmientos y de descnipcionee bibliogr-Aficas de distintos tipos de documents sobre la v*da y la obra de un creador de trAnsito dinAmico y de realizaciones profunclas, es capaz por sf sola de despertar infinitas sugerencias, y en inuchos casos; desbordar los Ifinites impuestos a la relaci6n cronol6gica., Asf, investigator y MWPIlar datos y documents al paso progressive de los aflos y describir las reahzaciones profundas de una figure imperecedera puede ser tambi6n acce'so al dmbi*to de su obra y a su ascendente trayectorlia vital. Contribuir a ese access coino puerta de entrada a una vida y a una obra enTiquecedora de nuestra culture, es la aspliraci& inaxima. de una biobibliogr-affa.
Un conocimiento general de la figure biobibRografiada le permitivi al bibli6grafo una lidentificad6n primer que seri cada vez mAs s6fida y profunda at anallizar los documents activos y pasivos de su obra, los. cuales; le procurarAn pistas y pautas a seguir hasta reconstruir dato a dato la relaci6n biogrAfico-cronologica que precede a este tipo de compflaci6n.
Es Precise que el bibl*6grafo locallice la colecei6n del bibliografiado asi como las colecciones relacionadas con su vida y su obra las cuales pueden estar depositadas en una instit ud6n o pueden pertenecer a particulars. El conocImiento personal de la figure oDjeto de este trabajo es fundwnental, pero en su defect families, arnigos resultan"nexos muy apreCia OS

9 GucfA CARRANzAj, ARAcELT. Biobibliografta de Alcip Carpentier. Ciudad de La Habana, Editorial Letras Cubanas', 1984. 644. p.
Biobibliograffa de Emilio Roig de Louchsenring. La Habana., Biblioteca. National Josd Marti,, 1986. 2 t. .









GenerahnenfeF este tlPo. ae repertonlo se aivi"de en fres partes bibliogrificas furidatnentales: el esquema biogrAfico-cronol6gico, la bibliografia active y la bibliograffa pasiva.
El esquema primero o sucesi*6n cronol6gica que pretend recoxmtruir una vida y una obra contiene todos, aquellos datos de intends que estime el bibli'*6grafo, asf como comentarios, valoraciones, opinions de critics, frag mentors de obras, de modo que esta gula sea un complement lograt Ico
;o del cuerpo bibli
y como, tal aspire a su imprescindible consult por parte de investigadores y specialists.
Distintos ti os de documents pueden ser descritos y analizados con vistas a integral las blibliograflas acuva y Pasiva; la ordenac*6n cronol6gica es la mis usual por sulidentiftcaci6n con la sucesi6n biogrifico-cronol6glica, que le precede, por seguir el paso al progress de una obna, y torque en muchos car sos el dxito de una obra se enmarca en una dpoca deter-rninada, Io que bace que la mayor profiferad 65 n de su bibliograf fa par siva respond a determinados afios. En muchos casos el invesfigador o el specialist recurred a esta etapa en busca de lo publicado acerca de esa obr-a en los an"os de su primer. edid6n, o en los afios de su mayor 6xito.
Los indices aux'liares de titulos, analiticos, de materials y de publicadones consultadas resultant muy fitiles en estos repertorios, aunque la integraci6n de los misrnos a la obra dependerA de las conclustones critics del bibl*6grafo con res,pecto a las posibilidades de su compilacift.
Todos estos factors ser-An mAs precisos S11 los identifica.. mos con repertonos ya elaborados.
f4v
Asf por elemplo la BibbiPliografta de AIe*O Carpentifer4 publicada por la Editorial Letras Cubanas responded los fonclos de la Biblioteca Nacional Jos6 Marti y a los condos de la Casa de fas Am&icas, por haber sido estas Insfituciones depositanas de su colecci6n.
El esquema biogrifico-cronol6gico constlituye la. pnmera parte. de esta obra y no se limit a incorporar datos- bi rdfiCos y biblliogriflicos slino reflexiones autobiograIficas disperses en articulos, ensayos,, entrevistas y conferendas. Del mismo modo, en las fechas de avan*66n de determinadas obras de Carpenter se lincluyen los juacpos mAs significativos de la crffica de entonces.
La obra contiene 4 937 asientos bibliogr6ficos subdivididos en Bibliograffa Activa y Bibliograffa Pasiva.

4 GARcIA4CAmNzA, ALRAcELL Btfobibliografta de Alejo Carpenlier. Ciudad de La Habana, Editorial Letras Cubanas, 1984. 644 p.









La Bibliograffa Activa. 1*ncluye libros y folletos (en espafiol y otros idioms) colaboradones y prologos en libros, folletos y catfilogos,- colaboraciones en publications seriadas cubanas y extranjeras (1922-1981); y cas* la Mitad de sus cr&icas publicadas. en El Nacional de, Caracas (1945-1975). Los titulos de los libros y folletos aparecen en ordexi cronolftico,'-en cada asiento bl"bliogrAfico se describe el. movimiento editor4al de
0 It a -P
cada uno, de ellos, a Partir de las Primeras medicines. En cuanto a ]a obra de Carpentler en otros, idioms solo son usados textualmente los tftulos publicados en *ngl6s y francs, el resto de lak obra aparece en espa--ol para salvar asi los posibles.errores en las transliteraciones. las diferenc*as de nuestro alfAbe'to con el. alfabeto eslavo y faciflitar, ademas, la edic16ri e impreIs 16n. de la obra.
Respect a las colaboraciones de Carpentier en publicaMones seriaaas cubanas y extranjeras estas aparecen organizadas en estricto, orden crono16 o desde 1922 hasta 1981.
Independientemente, v a continuaci6n se described 1849 de los casi 2 000 articulos que publicara el autor de Et Siglo de las Luces., en El Nacional de Caracas, desde 1945 hasta 1961. "Letra y Solfa" es su secc.*6n en este diario, en el cual resenba innurnerables obras literarias de gran significacii6n, los inventor de la 6poca y la. histonograffa de Ja m6sica v el arte en el siglo xx. Esta organizacift bibliogrAfka no solo delimita una etapa signilflicativa del perliodismo de Carpentier, al agrupar innumerable cro'nicas portadoras de la. similente de la gran novel latinoamericana, y de elements definitorios de su obra posterior, sino que evita la reifteraci'6n del nombre de, la publicaci& y deltitulo de la. seccl16n, asi como A exceso'de numeracift en el iffidice auxiiiar de publicaciones consultadas.
En este caso, la labor del biibliftrafo no se ha ceffido de modo nico a la descripcio"n y al anAllisis sino a la valoracio-In y al restate de una informacl16n disperse dentro de una. inmensa colecci6n, ya que ninguna biblioteca del pafs posee la colecc16n de El Nacioml correspondent al period 1945-1961.
Adema's, la compflacifoln de las colaboraciones de, nuestro primer narrator en ]a prefisa. de su dpoca trazan el litinerarib de su labor como, penfodista, tarea que Carpentier calific6 de IF Pble escuela de conocimientos y gran expeiencia huinsustituf
mana enriquecedora de su obra novelistic. De mantra que
-esta Parte de la compilaclift da a concern a nuestro pn*mer narrator como penodista' funci6n que desempeM a la altura. de su obra como. novelist, independientemente que esa labor, en clerta, fortna, result inddlita, sl tenemos en cuenta sus Pria 91 'M A It 11 Is a 11 10 .. I









del veinte y del treita y las cronicas pubficadas en El Xacional de Caracas. Por tanto el pergodismo de Carpentier, casi desconocido por specialists e investigators, a pesar de su trascendenclia y del paralelismo que guard con su obra novellsfica, es recuperado y perfilado en la cornpilaci6n bibliogrfifica referida.
Los asientos bibliogr6ficos correspondlientes no resultant solamente descriptivos ya que la m4yoria de las cr6n!cas desnRas neeesitaron aclaraciones o notas por resultar sus titulos poco explicitos, por ello contiene la observac*6n, la aclarac116n, el resume o la cita del texto, lo cual precise aft m&s el universo de este cuerpo bibli'logrAfico. Ejemplo:
366. "El concerto de anoche." LA DISCUSION (La Habana) 3 jun., 1923.- 3. (Teatros)
En la Sala FaIc6n: las pianists, Dora Garcia y Mercedes Ramirez, las cantantes Rita Montaner y Lola de la Torre y el excellent pianist Sr.
Falc6n.
"La Sen-ora Montane" (sic) nos Ilam6 la atenci6n por su timbre de voz exquisite que acarlicia el oldoi, asf como por su mucha seguridad al atacar las notas altas y su escuela inmejorable""
483. "El tren, blindado No. 14-69,.J'J' CARTELES (La
Habana) 9 (12) : 14, 25; 23 mayo, 1926. 1
Pn*mer artfculo de su autor sobre literature sovidtica, ilustrado con un d&bx jo de Jos6 Manuel Acosta.
Acerca de una novel que provecta I a angulo.
sa silueta de uno de los m6s vigorosos escritores rusos contempovineos" Tvanov novelist
revolucionan*o.
624. "La 6pera, de los truhanes."' CARTELES (La Habana) 16 (50): 32, 56-57; 14 dic., 1930. il. (Desde
Paris)
A principios del siglo xviu, un autor ingids, John Gay, Nzo representer en Londres let "6pera de mendigos". MAs tarde este libretto cay6 en manos de los j6venes authors alemanes: Bert Brecht y Kurt Weil, de donde surglio' la Opera de tres, perras, que Ilen6 de pdblico las salas de los teatros berliffieses. En 19.30, por inicliativa de Gast6n Baty, este espectdculo se transfor-









A continuaci6n, los indices facili-tan el manejo de una vasta informaci6n.- El primer, de tftulos Y secciones, remote a la obra active de Carpentier; el segundo analiza la inmensa, variedad de temas tratados por el iriovelista y el periodista, asf como el andlisis de su obra abordada, por critics, -investlipdores y specialists; el mercer Indice de publicadones -seriadas consultadas relaciona clients de documents que resultant el basamento de bu"squeda utilizado por el bibh6grafo. Estos If n&ices permiten la. inmediata localizaci6n de la. informacii6n, aunque el lector no disponga, o disponga, de datos muy micompletds antes de la consult.
Muchos de los datos, que se relacilonan en el indices analitL co, ademAs de los Ya sefialados, han si'do resultado de la. demanda del usuan'o, datos muy characteristics de la obra compilada, asi como, por ejernplo Tiempo y novel, Mtisica y novela, Lo real maravilloso, y otros rubros surgidos de la interre0
lac16n entre la demand, la bfisqueda y la informaci6n existente. Otro, recurso muy usado en este fnd'ce ha sido la relac116n entre el autor y su obra, por ser innumerable estos datos en el periodismo de Carpentier, asx' como por ejemplo por SnmVINKY, IGor aparecen, a continuaci6n-, organizadas en orden alfabiftico, las obras de este autor comentadas o criticadas. por Carpentlier, desde Agc3n hasta El zorro, pasando por La Consagracidn de la Primavera. cuyos asientos re-sultan complementarios a su gran novel final. Porque tambien una reconstrucclon blibliogrAfica, puede dar lugar a bibliogmfias complementarias. En este caso specific resultant ejemplos las de Et SIfglo de la Luces v Los Pasos Perdidos, ambas publica'das en la Revista de la Biblioteca Nacional Josd Marti y en los anuatios Andn, nu"Ineros I y 2 del Centro de Promocift Cultural Alejo Carpenter. En estos casos, la reconstracci6n bibliogrifica de la obra consultada por el novelist antes de -escribir sus grandes novels, asf como la localizaci6n de la obra antenor del novelista en la cual se encuentra la simiente de una obra mayor, confinna el valor de la bibliografia como linvestigaci6n auxiliar y como instrument de consult imprescindible que ayuda al investigator y al espedalista a desentran-ar una informacio'n que le permit Ilegar at deslinde necesario, estnicto Y, riguroso de don'de brot6 la obra fiteraria.
Otra bibliografm a consider es, la Biobibliagraffa de Emilio Roig de Leuchsenring combative histonador e incansable promotor & ]a culture, americana. Esta bibliografia responded a Jos condos de la Biblioteca Nacional Jos,6 Marti y a la muy valioc, a colecc*6n facticia del Museo de la Ciudad de la Habana.
T -ie A,,!. Ift A.-. Dt%'*Err










tv-dos los datos descriptions bibliogrAficos y blogrgicos encontrados en su 131bliograffa Pasiva. Porque la Bibliografla Pasiva que en un literate arroja un analislis y una reflexi6n a consider por parte de investigators y especiali:stas, quienes se valen de la misina para. critical e interpreter la obra litemria, en el caso de un histor'ador, sin dejar de ser en a1gunos casos valorativa, es en gran media, descriptive. Por ello el caudal de datos que, ofrece puede ser V"Olcado por el bibli6grafo eiri la parte biogriflica de un repertorio de este tipo.
En la, Bibliograffa Activa de Rolig se described tres t*pos de documents: libros y folletos, colaboraciones en publications seriadas y mecanuscritos, estos u"Itimos en su mayoria in6ditos. A la descripcift de libros y folletos asf como a las colaboraciones en este t-po de documents fue precise afiadir la descripc *6n de los titulos de las colecciones que Roig diri& y las distintas -ediciones no pertenecientes a series o colecciones, que asu cuidado enriquecieron el movimiento editorial cubano. En estas descripciones se destacan entre comillas sus pro-Ologos, prefacios, notas preliminaries, o colaboraciones mA& arnplias que aparecen en cada titulo.
Ejemplo:
II. Bibliografta Activa,
A) Libros y Folletos.
I. Colaboraciones en Libros y Folletos.
2. Colaboraciones en Libros y Folletos. Colec.ciones balo su direction
Colecci6n de Documentos para la Histona
de Cuba
Colecci6n del Bicentenario de 1762 Colecci6n del Centenario de Marti
Colecci6n Hist6r*ca Cubana y Americana
Cuademos de Historia Habanera.
Homenaje a Pr6ceres. Cubanos e Hispanoamericanos
Publicadones de la Sociedad Cubana de Estudios Hx*st6n*cos e Internacionales
Otras ediciones a su cuidado
A continuaci6n las descnpciones bibliogrcificas en publica.ciones seriadas aparecen. dividlidas en dos parties. -una corres'S Is
pondiente, en gran media, a sus colaboraciones en purb icaciones nacionales y extranaeras, y otra dedicada. exclusivamente a sus colaboraciones en la revista Carteles (1924-1954) la cual
I *









T-9 a
Ejemplo:
B) 1. Colaboraciones en Pubficaeliones Seniadas (na11
cionales y extranieras)
Costumbres y Constumbrismo
Cultural, Historia y Politica

2. a) Colaboraciones en Publicaciones Seriadas:
Cartels (La Habana) 1924-1954
Costumbres y Costumbrismo
Cultural y Promocion, Cultural

2. b) Colaboraciones en Publicaciones Seriadas:
Secciones f i** as en, Carteles (La Habana) 19261953
Habladunas por El Curioso Parlanchin
[seud.1
Quisicosas por U. Noquelosabe [seud.)
(Tipos y Costumbres] por Juan Matusal6n
(seud.]
La. informaci6n en publications seriadas cubanas y extranjera-s abarca nueve temas generals coincidences con los temas mas tratados por el historiador (Costumbres y Costumbrismo; Cultura, Historia y Polffica; Derecho-Histonia; Habana-Cultura e Histofia; Habana-Descripciones y Via jes; Habana-Viida Social y Costumbres; Libros-Comentanos, Criticas, Glosas y Resenwas- Literatura Historia y Critica; y Bibliografia Martiana).
Las colaboraciones en la revista Carteles al ser agrupadas segun pertenewan o no a secciones f1jas evitan la reliterad6n en las descripciones bibliogrAficas del nombre de la revista, de los titulos, de las -secciones, y de los distintos seud6nimos utilizados por Roig. torquee el uso de cada seud(5nimo mncide generalmente con los titulos de cada una de las secciones fijas). De modo que los articulos de Carteles que no corresponden. a secciones fijas, fueron agrupados por materials generales coincidences, con la structural dada a sus colaboraciones en publicraciones seriadaso!nacionales y extranjeras; y los articulos, que pertenecen. a secciones fijas aparecen agrupados por los titulos, de dichas secciones.
La important de la labor periodistica de Roig en Carteles, la cual es ademis mAs extensa que el resto de sus colaboradones en publications seriadas, fue raz6n pnmera para determiner esta d*v*s*6n.
La bAsqueda de un equillibrio acorde con las caracteristinn q dp In Arn romnifnein 11pvamn nI hibliAornfn q tenp-r en









CUenta no solamente los temas cultivados por el historlaaor sino a racionalizar la, informaci6n, por ello, al agrupar los articulos de la revista Carteles segun pertenewan o no a secclones f1jas, no solo evita la relfterac16n del nombre de la revis.ta, de los titulos de las secciones, y de los seud6nimos usados en las mismas, sino la excesiva numeraci6n que algunos de estos aspects hubiesen requerido en el indices auxiliary, si la structural del cuerpo bibliografico hubiese responded a -aterias generals excluslivamente, 6* a un orden cronologico general.
Las descriptions bibliografficas han slido ampliadas con aclaraciones, o notas mas o menos breves, sobre todo en los casos en que se hace necesario destacar el contemdo por su Inter6s histonco,
Ejemplo:
at
Aquellos polvos. . 20 (3) 30- 21 en., 1934.
Desastroso caos revolucionario de la situaci6n cubana, postenor a la caida, de Machado
Obse'drvese el no uso del noinbre de la publicacio'n. por tratarse de un articulo publicado en Carteles y aparecer toda. la, produccift de esta. revista en una misma secci6n de la compilaci6n,
Ejemplo:
'Ta nueva repiAbfica." 16(49): sup. IV- 7 dic., 1930.
Comenta protest de jovenes, mujeres y ninbos en las, publications mas Importantes de la Repdblica: la oposici6n identificada con la defense de derechos, e interests communes. Preve' que es una nueva Repfiblica la que hay que construir y lo fundam6nta con el
pensamiento martian.
En este caso la descn*pc*on blibliogralfica ha slido amplia por la importance que revisten los articulos de esta i6poca. Desde esta tribune Roig combatio' el regimen machadista y todas, las dictaduras de la Am6rica Latina de entonces. Por estas razones las descipciories bibliogrdficas del perfodo 1925-1933 han requerido notas y aclaradones que amplfan la. informaci6n, y
IP ' dice au 'liar de esta compilaci In que pretend
ennquecen ei in xi 0
agotar las posibilidades de la bldsqueda del investigator, al relacionar en orden alfab6tico todos los datos de mteres que precisan el contenido de cada amento bibbogrAfico.
Con estos ejemplos de bibliograffas de hechos, hist6icos y de bibliograffas de dos personallidades tan disimiles por sus obras en el campo de las humaidades, aunque tan un*das por








logia political y estefica compartlida, hemos prie tendi& dar a concern, en cierta media, la diversidad del universe de la estructura bibliogr-Afica en temas de humanidades, asf como ese aspect no tknico de la bibliograf 11a, que pernute al. bibli6grafo la creacio'n de un repertorio dtil y de fAcil manejo, el cual, aprehende una informacli'n hasta donde 6sta se matbrializa en letra impress, pero que a su vez deber;k ser consliderado como una aproximacion significative a una iinformacii& determinada, pero siempre inacabada, y por tanto siiempre sucepfible de superar.
No olvidemos que toda bibliograffa se compile entre la ilusl6n Y la imposibilidad. La ilusl16n de ofrecer un repertorio que complete un conodimliento y la, limposibilidad. & complelarlo, en un moment dado, aunque posteriormente los suplementos pueden a-nadir a ese conocimiento nuevas b4squedas descritas en asientos que quedaron rezagados, y en otros de mayor actualidad.









Revi-sta. de la
Biblioteca Nacional
JOS6 Marti
(1) 19"


A prouTn"ton cruwa a los cataffqos
de Antom"O Bachiller ly Morales (181.2-1889)


TomAs FERNANDEz ROBAINA

El muy justamente Ilamado Padre de la Bibliograffa Cubana, Antonio Bachiller y Morales, es una figure que se recuerda anualmente por celebrarse en la fecha. de su nadmiento, el 7 de junio, el Dia de las Blibliotecas, al dejarse de conmemorar hace ya various afios en esa misma, ocasl16n El Dia del Libro Cubano. Hist6ricamente, la celebrac*6n -se hacia extensive a.los bimbliotecarios por la vinculac16n direct del trabajo de ellos .con el 114bro, y se relaclionaba m6s estrechamente con el extraordina"o labored de Bachiller por dar a concern los primers libros y folletos cubanos, que con la actividad que despleg6 en las bibliotecas habaneras de la 6poca, incluyendo la suya propmi.
Alrededor de esa conmemorad6n se publican articulos o notas infonnativas acerca de la obra de Bachiller o de las bibli6tecas. En una e"poca que se distancia cada vez nLis en el tfeftipo, la Bibllioteca Nadonal Jos6 Martf sol'a publicar los Cuadernos 7 de junio, en, donde se daban a concern bibliografias o catdlogos de o sobre personalidades de -nuestra culture, o algLmos condos valiosos de dicho centre. Todo ello como un tn*buto a su. magna labor compilatorlia; sin embargo, Bachiller y Morales no fue solo el hombre interesado, en la bibliografia como una. forma de salvar del olvido el product de la inteligencia de las imprentas cubanas; no por gusto Martf sen'al6 que Bachiller era: ""Ameri*cano apasionado., cronista exemplar, filo'logo expert, arque6logo famous, fil6sofo asiduo, abogado justo, maestro amiable, literate diligence. & PP]L
Oueda evidenciado, por la cita martilana, que nuestro Bachiller y Morales fue un hombre de conocimientos enciclopd* a '1 12
dicos, enfrascado en dar a la publiciaact, en divulgar, los adeIantos cfentificos y tdcnicos, todo lo 151timo que se escribla en

IL MARTf Y NREZ, Jost. "'Antonio Bachiller y Morales." En su. Obras comoletas. La Habana. Editorial Nacional de Cuba. 1963. t. 5. v. 143-153.









su dempo, enmarcaoidos sus criten6os dentro de sus concepcioes 1 6 icas y culturales. Su figure debe ser I estudia deol g" mas da.
I y de la culture del pafs.
entre los que se ocupan de la historic Son muchos los studios socials, hist6nicos, antropol6gicos y de otras materials que fienen en la obra de Bachiller, si no su pnmera fuente, at menos contributions de sumo intends. Basta para ejemplificar lo, anterior: Los negros (1887), Cuba: monograffa hist6rifca... (1883), Cuba Pr7fmitiva (1883), Elementos de la Fitosoffa del Derecho o Curso de Derecho Natural (1857), Prontuario de agriculture general para uso de. los labradores, hacendados y estudiantes (1856) y sobre todo, Apuntes para la histort*a de las letras y de la ZfnstruccI"'n PtIblica en la Isla de Cuba (1859-1861). En este Ultimo titulo incluy6 lors catilogos que son objeto de nuestro an6l'sis, obras que lo, colocan en el siffial de honor de nuestros bibl116grafos, en una etapa en que eran pocos f6s passes en que muy contados estudiosos se hablan ocupado de la bibliografia como un medio de recuperar y dar a concern la produccii6n babl"da en nuestro contiffiente, y no por la existenclia de una demand generalizada sobre esas producciones, si*no por el Iinter6s de algunos int6lectuales y eruditos, que investlgaban ya nuestras races hist6ricas y culturales, quienes haclan esas areas con la plena certeza de que laboraban mas para el future que para el entonces presented inmediato. De ahl" el n*co e iffisuperable aporte de Bachi'ller con sus catdlogos, los, cuales mofivaron la apanci6n de otros repertonos que persegulan sus mismos objetivos: divulgar los libros y folletos para historian el surgimiento y desarrollo de la bibliografta cubana.
En este punto consider necesarlo detenerme para subrayar el concept de bibIliograffa cubana, tal como se ha empleado hist6ricamente y tal como lo, empleo en esta aproximaci'6n; etimol6glicamente, bibIliografia cubana slignifica libro impress en Cuba, con ese concept se ha ensen"ado en nuestras escuelas de bibli*otecologfa. Fermin Peraza lo impuso, aidn mits en sus curses de bibliografia cubana anexa a la cAtedra de Historia de Cuba que limpartla Elias Entralgo en la Universidad de La Habana. La aslignatura Bibliografia Cubana tenJa entonces la finafidad de mostrar a los interesados los. libros de consult y referenclia, asif Como otros fundamentals para el conochniento de nuestm histona. Junto a los catAlogos de Bachiller, las bibliograffas de Dom'ngo del Monte, FrancisoDlimeno.' Eusebio Valdi6s Dominguez y Manuel Pdrez Beato, se han estudiado el diccionario de Calcagno, las obras de Aurelio Miajans, Fe11W Irk-









ml opim6n, ha sido un curso muy vall"oso de fuentes de documentaci6n. La bibliografl'a individualmente, pero -no alislada de modo metaffsko, sino relacionada. con sus contexts o entomos politicos, socials, hilst6ricos, econ6micos y culturales, considerandola a su vez en sus especificidades generics, se comenz6 a estudiar cn fechas aun muy cercanas a nosotros,, debido a la explosion cuantlitativa y cualitativa de su cultivo, Aurante la etapa revolucionarlia, originado a su vez por la urgencia de dar a concern a los espedhatfistas de ]as differences ramas del saber, los ultlmos adelantos de la dencia y la tecnologia, de la soctiologia y de otras ramas del campo de las humanidades, con el prop6sito de inapulsar nuestro advance econ6mico y cultural. Por Io tanto, el surgimliento de la bibliografia y su evoluci6n posterior, hasta cl advenimiento de la Revoluc*0n Cubana en 1959, esta caractenzado no tanto, por la necesidad de lnformaci6n de a1gunos sectors socxio-econoMICOS, sino por la mquietud de a1gunos intellectuals por inda. agar sobre nuestros origenes y re *,strar lo que la inteligenda criolla babla sido capaz de producer. Por todo lo expresado basta aqui, y de acuerdo, ademals, con lo que la prakfica ha ido imponiendo, la bibliografia cubana como medio de informacift es la discipline que estudia la aparicil6n de los repertorios que registrar la producc116n i*mprrsa o no, reali'ados en Cuba o -%-An cualquier parte del mundo, por cubanos o por extranjeros,, que toman a nuestro pail's como objeto de sus studios, y analiza las characteristics tecnicas. estructurales y objetlivos de cada repertorio con la. finalidad de ubicarlo en sus contexts e indagrar las causes que motlivan la publication de lo" mismos.
Muy certeramente Fermin Peraza, el bibl1'6grafQ mas prolffero e important de las tres -61timas. d6cadds de la repfiblica burguesa,,expres6 el siguiente juicio sobre el catAlogo de Bachiller: "Un studio cuya aparicion parece que marca el momento feII*z de nuestra formaci6n intellectual cuando ya es necesaria la labor del biblio'grafo para recover los frutos abundantes de nuestra culture. ).P,2
En este.sentido la obra de Bachiller se relad'ona directamente con la Biblioteca' Mexicania (1755), de Jos6 E "ara y Eguren (1696-1763). Este. filtimo, habfa compilado su magna Bt*blioteca con el fin & convencer a los ilustrados de la peninsula, de que "espafioles del otro, lado del mhano", tambic"n eran capaces de producer text'os de relevanclia. Lo anterior habfa sido, reallizado por Eguiara y Bguren para desmentir al deftin
PERAZA Y SARAUZA, FERMN. Anton* Bachiller y Morales, el Padre Ag IeF C'F-Ji-fjiiA T h Tnny-,v-.r_%"fn 1017 v% II








de Alicante, quien habia expresacto que en Amerl ca nada de fi
valor intellectual se habia production. Inobjetablemente, 61 demostro' lo que ya para aquel entonces nuestro confinent-e habia i roducir, dentro de los anyone 'do capaz de p s impuestos por
la metropolis, sin que tuvioeramos plena conciencia, de nuestros valores culturales abon"genes; de id6nnca forma el Catdlo,--... de Bachiller reflej6 un element mits de que nuestm nacionaldad estaba en plena formac116n. Result muy valiosa, por lo tanto, la opinion ya citada de Fermfn Peraza, torque subraya el moment feliz en que ya era "necesana la labor del bibli6grafo para recover los frutos abundantes de nuestra culture".
No hay duda de que la trascendencia de Bachiller se debe a sus catAlogos, y de mantra particular al "CatAlogo de libros y folletos publicados en Cuba desde la mitroducci6n'de la imPrenta hasta 1840" Inclulido en sus Apuntes. Lo anterior, no significant, que sus otras investigaciones no tengan tambi& importancia, pero en el conjunto de sus studios, y en particular de los reun'dos en Jos ya mencionados Apuntes, sobresale el referido "Catal6go" como obra capital Para el an6liisiis de la.1-iistoria y de la culture del palls. Fue la fuente primana que indigo el camino a los continuadores de la empress bachillensta
El catalog ofrece cerca de mil titulos, ordenados de modo cronologico, con adiciones fechadas de 1802 a 1826 y otros anos sin determiner.
El labored al cual tuvo que enfrentarse Bachiller fue ma's que arduo,, pero gracias a su tenadidad y perseveranclia Cuba se incorpor' al mundo bibIliogra't'lico de manem notable y mucho antes que otros passes de Am6rica. I
Carlos Manuel Trelles (1866-1951), el rnAs grande de los bibliogirafos cubanos, consider la obra de Bachiller dei sl*ITuqente modo. "Resulta un trabajo de ]a mayor importance, pues
Is CUleq
gracias a 61, se han salvado del olvildo numerosos opfis .%Jcp, que solo al mencionado autor le fue dable consular, a 61 pertenece la gloiia de haber encontrado, Y dado a concern los primers impress cubanos, terreno en. que nadie Io ha podid. p aventaiar"'.3 Para eflo cont6 -como dnicas fuentes de consult e mvestigaciones- con sus proplas lectures, su vastfsima biblioteca y las de los p9pos centers culturales de la dpoca, ademAs d.c las raferencias verbales sobre la existence de a1gunos tiftulos. Conscience de que le era impossible registrar todo lo editado en la. colonial, confess 05: ""Es esta la parte mas incompleta que ofrezco a mis compatriots; es un sImple. ensayo en que he invertldo mucho tempo y -fatigoso tmbaj*o atendidas
Tiwii.Es, CARiDs M. "PrWogo." En su: Bibliografta cubana del sigio xjx (1800-1825). Matanzas, Imprenta de Quir6s y Estrada, 1911. t. I, p. 11.









las difioultades locales."4 Es necesano detenerse en el anillsis del catallogo. Por supuesto, las deficiencies t6c nicas que presenta la compilacio"n. teniendo en cuenta que en aquella dpoca la t6cnica bibliogrdfica habl"a alcanzadoun nivel notable, no disminuyen ni un apice la relevanclia de esta obra. Ella se iinserta dial6cticamente en sus contexts, en los que las diferenclas entre espafioles y criollos se t=sformabaii cada vez mfis, en cont-radicciones anta'gonicas. Dichas contradictions se reflejan en el "'Catilbg6", en muchos de los documents que desn'be, como se express en los dos siguientes:
JosO Francisco Lemus. Con este e'ncabezamiento se irnprimieron tres proclaims subversives en la imprenta del Gobiemo Rep6blicano. En la causa de los Soles de Bolivar costa que se limprimieron por M. de, Oro en la' oficina que tema extramuros Ramada Filantr6pica. El Sr. D. Jacobo de la Pezuela en su excellent Ensayo hist'riW de'Cuba, extractados, no dice nada de la tercera
y atrilbuye su impression al M*srno Lemus-.."

Un Manifesto de los sentli mientos patri6ticos que amiman a los ciudadanos de La Habana: se imprmin*6 en la Oricina del Gobierno, suscrito por un gran ndmero de vecinos. para patennzar a las naciones extrunger-as que en la Isla de Cuba rdnaba la paz'y la unliformidad de
pensamientos.1
Las, dos anteriores citas permliten. aprmiar el context polftico y a1gunos. de los aspects t6entcos de la descn*pci6n y ordenacio'n de los documents: a) Carencia de uniformidad en la eDtrada de los asientos. b) No hay un orden sistemAtilco en la presentaci6n de los elementos -del asiento.
0 Ordenacio n cronologica.
ch) Ordenaci6n arbitraria de los documents agrupado's bajo
cada afto,
d) Include solo texts editados C-11 el, pais. e) No include obras de authors cubanos editados en el extran7 RkcmmuR Y MoRALEs. ANToNio. Op. cit., t. 2.
tetras y de la instrucri6n. puiblica en lit Isla de Cuba. La Habana, Impr. do Massana, 1861. t. 3, p. 121.
5 Ibidem, P. 193.
6 Ibidem, p. 188.









,f) -'Cdin6hi a"Oos e inforinixci o 'net sobire tos Abcurhoflws fuddididos con o separados del asiento, bibliogiff lico.
Tncluyt solo libros, folletos o sueltos (hojas impress sin
periodlicidAd determlinada)
t I se n-alamiento nfimero, seis, demuestra lo' consecuente del bibliografo con el objetivo principal propuesto para su compilaci6a y que se consign en el titulo de la inisma.. I A pesar de que Trelles super ampliamente el'esiuerzo de Bachiller, todavfa quedan muchas. posibflidades de investigaciones con el "Catilogo". En la actualidad la licenciada Marta Llorente confecciona el fludice analiffico del catAlogo de Bachiller como su trabajo para el curso de postgrado "La Bibliografia cubana como medio de informaci6n y su bnportancia en la Actividad investigative", ofreclido por la Bibli;teca Nacional el an"o pasado.
MA
Pero sli ef"CaWogo de libros y folletos" es Jimportante, su trascendencia cultural y cantlidad de registers, no lo es menos, a pesar de no ser tan rica on tiftulos su "Publicactones, periodicas. Cataflogo razonado y cronolo'"gico hasta. 1840 inclusive"." En los studios efectuados hasta el presented no se le ha prestado toda la atencion debida. Es obvio que, comparado con el de liboos y folletos, este tltimo, por la cantidad de titulos que aporta, tiene mayor relevancia, pero aunque infenor en este sentido, no se ha subrayado la jerarquia que le dio Bachiller aeste tipo de )*Mpreso.
Este cr*ten*o se corrobora por el J*u]'LC*o qUib emite 61 miis.Mo en la presentaci6n del referido "Cat6logo": "..,* debia estar unida. a la que comprende libros y folletos, pero -como el periodismo es la mejor expression del movuniento literario de un pueblo, el autor ha determined darle este lugar."I
Bachiller registrar en 61 mas de cien tftulos, con edkiones fechadas desde 1802 hasta 1836 y otros Smi aflos determinados, En este terreno tampoco tuvo Bachiller antecedents de Hnportancia. Se coiaoclan tres artl'culos publicados en la Floresta Cub4na titulados "Bibliografia cubana" y debidos a.Tuan Bautista Pons, quien explico" las razones de sus escritos del siguiente modo:
Hemos dado, termino a la resefla de ]as publications por entregas, ya seriadas, ya jocosas o burlescas que recordabamos hayan visto la luz en la capital de nuesBACIIILLLR Y MORALSS. Aix'rONIO. Op. cit., t. 2.











tra .1-sla. De ellas diremos en general, exceptuando un
wrto nfimero, que todas han contdbuido wco o
mucho a. que entre nosotros se vaya despertando el
buen gusto por la fiteratura O
El catAlogo de Bachliller super amphamente las'referidas resenas.
Posteriorinente, el mismo Bach'];er dio, a conocer dos contribudqones, la mAs hnportante decide la Revista de Cuba, en 1880: "Suplemento y adiciones a los catAlogos de la-bibliografia cubana de los Apuntes para la historic de las tetras y de la instrucci6n pilblica en la ista. de Cluba."I'l
Se observe. que contain" con la'ordenaci&t cronolftica de Ios documentss, pero ya los Plementos aei asiento bibhogrAfico se presentan teniendo en cuenta un orden determinado:
1,882.- Condiciones y semblanzas de los Dres. Diputados a Cort6s para los unilos & 1822 y 1823., Impr. por el Campo en la Oficlina Liberal donde se halla de venta y en los puestos de papeles pfiblicos. En 8o. en 39 pigs.

Pol-qsl JuAN FpAm6sco. "Bibliograffa cubana." Floresla Cubana (La Habana) 1: 117-118, 139.140,,152-154; 1856.
I'D BAC14ILLER Y MoRALEs, I ANTONIO. "Suplernento y adiciones a los cam titlogos de la bibfiograffg cubana de los Apuntes..,." Revista de Cuba Habana), 7-: 354-364, 491498; 1880. 8: 71-78, 124-135; 1880.
Con posterforidad'a su fallecirniento, se pubfic,6 una contribucift in6dita de Bachifler en El Curidso Amerkano de junio de 1893, lacual estaba precedida de la Sigiente nota escrita por ManuelWrez Beato: "Al desinteris proverbial del itustrado doctor don Vidal Morales y Morales debemo:s el manuscript autdgrafo del erudite bibliftrafo D. Antonio Bachiller y Morales que contipae un supplement a su extensa bibli-ograffa publicada en los apuntes.
Ve4se, aderaAs,. sobre el tema:
Bibliografta de bibliograffas cubanas. La Habana, Instituto Cubano'dcl Libro,'-1973. 340
BA61ILLER Y MoRALEs, A.\ToN io. "Prontuario do- agriculture general." Habana, Imprenta de Barcena, 1856. 405 p.
1. Flementos de la filosoffa del derecho. Habana, Imprenta del Tempo, 1857. xvI, 164 p.
Cuba monografta hist4fica. Habancri Librerla de M. Villa, 1883. 402 p.
40
Los negros. Barcelona, Tip. Al Timbre Imperiat, 1887. 161 p.









Guia mercantit de la Habana para el an"o de 1822.
Impress por Palmer e Hilo. Un tomo -en 8 menor con 276 pag a nas, dos de indices Y un estado, S"Ilegun. el prologo, se habfa comen2ado'a fon-nar el 15 & enero de dicho an-o; as' no fue tan extensa como. la que se pub1lico al siguiente ano en mayor forma, Contenfa, no obstante, a1gunos datos curiosos. (. ..) El u6mero' de necros de Africa en la misma fecha, 240 065 Las casas de la ciudad eran 3,678, fn que se contaban, 1824
uccesorlas,
Comparadas estas dos citas con las del timer catallogo, se nota que en ambos, asientos Colinciden la colocacion, del afio at lado izquierdo y para repeurlo se emplea un gu*6n atumnque aparewa tambie*n en, el cuerpo del asiento. Los elements de este se presiehtan con un orden ma's stable; se puede preclsar de manera'r-Aplida e. I asiento bibliogrdfico de la nota o comentano del compi'lador.
En 1881 Bachiller efectu6 otra edici6n, esta vez mis pequena y relacionada con las publicaciones perii6dicas." posteriormente se pubfic6 el mercer supplement debido al Propio Bachiller. Writo indiscutible de ]a labor bibliogrAfica fue la de inciter, Provocar que otros realizaran supplements que contribuyeron y engvandeclieron la bibliografia cubana como medio de information. Gracias a su esfuerzo y eI de sus seguidores, la bibliografia de temas generals registry titulos de suma relewincia para la historic v.-la culture. del pais. Su obra no fue s6lo fuente para, los -bibliftrafos del patio, sino que figures de la talla intellectual del chileno Jos6 Toribio Medina lo citron ampliamente en sus compilacione's.
Esperamos que al cu'plirse el centenafio, de IA muerte de Bacbiller se efect'en actos, conferences Y, exposidones encaminados a dar a concern v render tri I buto a uno de los cubanos que abri6 casinos por donde han translitado generaciones de estudiosos. Sea pues esta aproximaci6n critical al studio de sus eatdlogos nuestro pTimer homenaje y, ademAs, una invitac 16n v exhortac*6n para ue tLh sipificativa fecha no pase por alto,









Revista de la
Biblioteca Nacional
JOS6 Mani
19"

Acerca de Marm Villar Buceta



ALBERTO VARGAs Bosciq

Proyecci6n revolucionaria
El nacimiento de Maria Villar Buceta -21 de dbnl de 1899, inscrita por sus padres el 25, en. Pedro Betancourt, provincial, de Matanzas- col'ncide con uno de los periods hist6rlicos. m6s lamentable de nuestro, pueblo, mucho mds cuando habia demostrado por ma's de 30 an"os un gran esp r natu. de sacrifice para conquastar la soberania national. Este lapso -par6ntesis oprobioso de aquella. coyuntura hist6rica-, lo constituyO el Lrobiemo military de los intervenclonistas yanquis al mando del general Brooks y mis tarde de Leonardo Wood- sumese a esto la disoluci6n de la Asamblea Revolucionaria y del Ej6rcito Li. bertador, y poco despue's la imposici6n de, la tnste y c6lebre En-mienda Platt -- "maniobra de canciffieria"' calificada asi por la flustre matancera- que la historic. se ha encargado de juzgar, con tanto n*gor como a los que votaron a favor de tan 411 a p en dd ion Republicana. Como
v ice a nuestra, pnmera. Consfituc
consecuencia de este nefasto episodic, la Repdblica que debi6 nacer libre y soberana, comenz6 su existencia lastrada y co'n amc I o un sometimiento mantec ter neocolonial, Io que implic' n'do basta finales de 1958. Se puede argifir que desde don Tomas Estrada Palma basta ]a caida de ]a firam 0 a se entrunizo 'desarroll' ivio wiar
una encumbrada burguesia cubana que A I "i
da a los *ugosos interests econ6micos, agranios e industrials, .degrupos nacionales en contubernio con los distintos gobiernos y con los colosales blieries imperialists, de Io que se den"V6 una. aivis.i6n clasigta cada vez mA4. acentuada con su correspondiente contrapartida. primer, ]a desilusi6n e. Inconfoxmidad del pueblo, despu6s la accio'n de las fuerzas progreslistas.
Dentro de este panorama se desarrol.16 ma's. de la mitad. de ]a Vida de Maria Villar Buceta, sintesis de un cara"cter for 0 ado
Leldo en ;Viernes de conferencia" el 41a 2 de octubre de 1987,









cn cl duro batallar de ]a cotlidianlidad, pero ademAs, raiz nutriente de su capacidad creative. y de su lucha revolucionaHa. Su padre, espan-ol., se Ilam6 Froila'a Villar GonzAlez, y su madre, cubana, Petra Buceta. De este matrimonio germinaron 8 hijosp de los cuales Mar'a fue la cuarta. Curso' studios primaries en. su provincia natal hasta los 11 anhos. Fueron 6stos los idmcos que realizop aca&micamente, pues hudrfana de madre cuando todavia reclamaba sternum maternal, la prodigy a sus hennanos menores,, torque se vio en la necesidad de c*arlos y encauzarlos en ]a vida, lo que signiflico' que siendo casi adolescente se convirtiera en ama de casa. Con 16 6 17 aftos comenz6 su activldad creative por los casinos de la poesla y del perFiOdiismo, torque el poeta Agustin Acosta la present.6 en la rev1sta. Pictorial Review que ten'a un supplement lifterario cubano, y el 3 de abril de 1915 public en el. Diario de la Marina su primer soneto titulado Desilusi6n e inici6 su collaboration en la reviista El Figaro hast-a 1925.
En plena juventud -contaba con 22 a-os- se traslad6 a la capital parn abrirse casinos que ]a condujeron a la lucha social con colmada vocaci6n, no solo por, su capacidad de creadora y luchadora revolucionarila, sino Por su intellect forjado en la observaci6n direct de lo, cotidiano y acerado con las peni;nwas morales, y materials que desde su adolescencia ya bablia sentldo en came propia. La oportunidad. que se le ofreci6 foe un cargo de secretaria-redactora del perl16dico La Noche dirigido por Leopoldo Fernaindez Ros. "El 24 de febmro y yo", articulo publicado en el mencionado diano, fue la via que produio el Primer encuentro entre -ella y Rub6n Martiftez Vlillena acompan-ado de La 'ado Janine, hecho transcendent para Man-a, porque se origin una amistad duradera y vigorlzada Por Ia comunidad de ideals y el paralellsmo de dos caracteres fraguados en to mAs select del pen'samlento revoluc I ona*o ide la 6poca. MAs tarde se traslad6 a Ell Herddo de Cuba 6r no del libe'ralismo polit" & Por Mmuel Mar9 co preconizado
quez Sterling. Imbulida por las' ideas socialesde avanzada, este peTi6dlico le habla pub] licado en 1916 El houibre nuevot % fl.. tulo qpe su *ere al lector'que con s6lo 17 an-os de edad, Maria fue capaz de concebir en aquellos flempos, el. objetlivo Supremo del process revolucionario comenzado en 1959, y algo m6s, que, en un ambience tan chato y de tantas limitaciones de todo t po Sustentara ideas de onentaci6n communist. Cesanteada en 1924, al ser v'endido El Heraldo de Cuba a'Gonzfilez Beauville, mAs tarde vocero de Gerardo Machado, se vio slin. trabajo, y, Io que era peor, impedida hasta derto punto Is 12 W_ F% T Is 4. 1 -11 -









la debida onentacion. Emillio Roig de Uucbsenring, 18nriq66 Jos6 Varona y Fernando Ortiz, tres grades personaI'idades de la Otelectualidad cubana en los dominion, de la historic, de la filosofia y de la. etnografia, conocedores, de la cap'acldad v culture de Maria Villar Buceta, influyeron con sus gestio para. que la incansable luchadora por la cul prestara serVicios en. la Biblioteca Nacional, donde realizo', como era de esperar, una valiosa labor de cat*gacl16n. de los condos existentes de la misma. A pesar de las penunas, del peligro que imphicaba su labor polffica, alentada por su ideologia, Marfa combat" la tiranfa de Machado en todos los 6rdenes. Su acci6n. revolucionaria no estaba. dinigiida a un simple camblio de satraua, sino para. transformer el sistema primer y suprema media para alcanzar el ideal del hombre nuevo que preconizaba. Por eso, al principio de la d6cada del treinta ya militaba en el Parfido Comunista, para. el cual capt6 a mucha gente joven. Como siempre suede en estos casos, una denuncia hecba a la. poIlcfa machadista en relaci6n con. ella, la situa bajo la viglilancia de un supervisor military -el capital Treserra, primo de Carlos Miguel de Uspedes- en la misma Biblioteca Nacional. Con el consabido grupo de esbirros, Marfa era vigilada constantemente en todos sus pasos, Hamadas, telef6nicas. que recibia o hae'a ella debian ser escuchadas por los fa 110"
e ten' n la misi n de detector sus movimientos. Nervios de acero, mente Agil y voluntad forjada en el empeno demost 6 poster cuando se sabfa blanco de inquislifivas. miradas. Sin ernbargo, sus, instances de agobio no silenciamn su voz lfrica, torque paralelamente a las actividades political y revolucio. narlas, Maria recogn 6 en. Una*mismo (1927) su obra. poetica, alentada y subvencionada por Sarah Mendez-Capote a quien. dedic6 el fibro, cuyo contenido babia aparecido en gran parte en la. revista SociaL Su publicacli6n provoc6 adm*mc1'6n y eloglos de criticss. companies de trabajo, lectures, y aun entre las. capas menos adlctas al disfrute de la poesia. Ejemplo de sencillez y alejada de toda. propaganda sobre su persona y saber, no era adicta. a los corrillos literarios, a pesar de su complete adhesion. al. Grupo Minonsta. En este afio tambidn aparecio su version corregida. de la obra De la cdrcel de la Sante" at tribunal de fa cancieAmfa humana, de Ricciotti Ganibaldi.
Cuando en Cuba no se pensaba en. brindar charlas sobre. los problems del marxismo, Mana Villar Buceta, por los afios treinta, las ofrecia en la Biblioteca Nacional a petid& de jovenes Avidos de conocimientos y de onentaci6n ante el panorama national. Este detalle cimern en nuestrn nnm. nnaie_ In









'"hvschamps Chapeaux, entre otros, escuchaban la palabra tan preclara cubana.
Dignos de mencionar son sus articulos baJo el titulo general de "Coliffas" que en 1930 Ia=6 a la publiclidad en medio de la lucha revolucionari'a con el objetivo de sensibilizar la conciencia del lector. Muchos. de ehos se publicaron en SocW. En el mismo a-no fueron reunidos y editados en forma de libro a beneficio de la Sociedad de Torcedores de La Habana, Pero la edici6n desapareci6, segun.se dke, en las manos de la. poficia. En esta etapa, la amistad sur ida entre ella y Rub& Martinez Villena se estrech6 mucho mAs por haber sido una colaboradora political, y revolucionaria sumergida en la acci6n: recorna la provincia, de La Habana, escribia y Ilevaba proclamas, instructions partidistas y aliento a las masas prestas a ser guiadas. Por esta epoca, 'junto a Gaspar Garcia GaI16, ftmd6 d Partido Camunista, en Calabazar y en a1gunas zonas. prommas como el WaJay.
0 vow
Todos conocemos que la caida de Machado sigmri la demostraci'n palpable de las fuerzas del pueblo e c d por la acci*6n revoluclonaria,, pero tuvo un derrotero distinct, pues los ideals revolutionaries fueron frustrados de moment por la reacci6n de la burguesia na N onal compuesta, por los. groups que terufan en su poder la economic del pais, aliada a la. casta I I erican
'litar y al imperialismo norteam q o. En medio de toda esta slituaci6n, Maria combat al Partido ABC con sus. tendencias, reaccionarias; no se arredro ante la vindenta lucha entre los ideals progresistas y las ideas retr6gadas de los. que proteglan la propiedad pnivada a toda costa. Cesanteada en la Bliblioteca, Nacional, se reinicio" la derivada penuna econ6mica. En 1934,, esexibi6 su ensayo biogrdfico "'Vida y muerte de Rosa Luxemburgo," publicado en Ahora; Federico de Onis sele=i=6 poems de su hbro Unani m ismo para. su Antologia de la poesia espanola en Hispanoamerica.; colabor6 en, la reVista. Masas, editada Por la Liga Antimperialista de Cuba; integr6 el Grupo Gorkii, pnimera filial cubana de la Internaclional de Escritores y Artists Revolucionarlos. En 1936, ofreci6 el curso de Inicia16n ibliotecon6mica -pro erivy en Cuba- en el Lyceum del Vedado. Con estas labores"de Maria con los -libros se sieatan las bases de la organization scientific de las bibliotecas; y par-a que se vea el estado de esta. disciphna en esos afios en que no existfan ni siqudera credits suficientes para mantener una bibliotecaria en ciertas institutions, se cuenta. que Marfa, en 1938, trabalaba como bibliotecaria de la Escuela Nocturna Popular del Cerro, donde recibla un exiguo, sueldo, que le paeaban voraue aDarecia. como iornalera en la n6r=* de los








fosos municipals. Lo nnsmo sucedi6 Pen 1043., cuando retorn6 a la. Biblioteca Nacional, y para cobra su sueldo tuv6 que ser incluWa en la n6mina de Educaci6n como jornalera en construcciones escolares, hasta que se fund6 la Escuela Profesional. de Periodismo el mismo an-o, en que logra su traslado aese centre docent para fundar y dirigir su biblioteca.
Su Cantribuci6n a la bibliograffa de Rafael Marfa de Labra
de 1944, se refiere al abogado y periodlista cubano (1841-1918), batallador incansable por la abolfci6n de la esclavitud. y de la independence patria. Por este bempo, aun escribla en los periodicos -sobre arte, Iliteratura., algunos aspects, econ6l7*COS sobresa ientest, resenhas de libros y otros temas de interns. En 1946,. la Federacii6n Estudiantil Universitaxia le P*d*6 que leyera en el Aula Magna de la Universidad, su ensayo sobre Rub6n Martfnez Villena. En la d46cada del cincuenta d*o a la pubficidad su ContribuoWn a ta bibliografta del periadismo, y escribi6 a1gunors poems que no recogM en libro hasta 1978'en que Helio Orovio reahz6 una selecci6n de su obra creative, y periodistlica. En pleno process revoluclionario se le vio escribiendo comentarlos de libros en Politica Internacional del MINREX; traduciendo el pr6logo de la obra Ideologia. del coloniallsmo de Nelson Wemeck Sodr6; mclactando la nota erftica sobre el texto -del Congreso de Estados Uni'dos Acerca de la muerte de John F. Kennedy- preparando articulos que entreizabA. a El Mundo sobre temas. artilisficos y politicos, pero ademAs, laborando en el Ministerio de Relaciones Exten'ores., en la Biblioteca. En los filtimos flempos ley6 su conference sobre "Emilio Roig de Leuschsenring como documentalista!', en un acto celebrado por el Consejo Naclonat de Cultura para celebrar po-stumo homenaje al civico combatiente antimperiallista; y en 1963 public' su Crawlagia de las iigr enfones, del zmPeriallismo norteamericano a America Latina, hasta. que fallece el 29 de junior de 1977 en la Sala Borges del Hosplital Calixto Garcia, a los 78 afios de edad. La Biblxoteca Nacional, reconociendo a quien fuera una excellent bibhotecaria, pero, ademis. su contnbuciOn a la profundi*zac*6n scientific, de la discipline, ha credo la CAtedra Maria Villar Buceta a la cual se presentan a con-sideraci6n los, trabajos dedicados al studio
0
de la Bibliotecologda.
Creaci6n firica
Unanimismo (1927) es el 11nico libro de poems que pubI*IC6 Mana Villar Buceta en vida. EstA estructurado con composiciones escritas entre 1916 y 1927, de ellas, a1gunas eran conoci-das por la crIticanacional ya que habian sido publicados antes en revistas v iDeri6dicos de la capital. Eran los flem-









pog dii que el modernisino, producia. sus 61timas ma*festaciones Para dar Paso al post modemismo represented en esos aftos por Regino Botli, Agustin Acosta y Manuel Poveda. Entre estos tres poets surgi*6 Maria Villar Buceta con su orig sima carga linica. E34 tenemos en cuenta que nuestra poetisa revolucionafia curso de mantra. acaddmica la. primer ensenanza, y que el resto de sus conocimientos los recibI6 en forma autodidacta, Ilegaremos a percibir algo muy important en su creaci6n: la espontaneidad. Esta cualidad tan binportante, en Mana Villar Buceta result" definiftoria no solo en su poesia, smo en su vida, torque si bien es verdad que con 16 6 17 anos Alarfa ya habia incursJonado en distintas lectures de la. IrIca cubana y mundial asimilando sus esencias, en contends y forms, tambien lo tuvo que hacer con otros tipos de lectura reflexive que modelan el carIcter, y mAs, sii a esta edad, adquiria la respon-sabilidad de la m*ic*iat*va para ganarse la A *da. Los components de esta formaci6n, no solo fueron librescos, sino pricticos, escoltados por la cotidl'anidad donde palpitaban anslias de superacio-In que convivieron con las neCesidades elementales de una familha 'inundada de dolor social.
Los poems recogidos en Unammismo implican una evoluc-I an icas, madura *6n
*6n de once -os en cuanto a forms t6cn* C1
del instrument lingijistico y contenido temAtico. Unammismo transit desde la confes'*6n persona, ilena de laceracliones, hasta la preocupaci6n social pasando por "una dimensift mas
11 V
entranabie y transcendent, con vigor y sobriedad ejemplares;,", como ha dicho Cintio Vitier. Antes de entrar en el comenta*0 de algunos de los poems, debemos detenemos en el p6rtico del libro donde la aurora se "'autoretratarp k6nicamente para reflejar su opinion del ambience que la rodeaba, tan negat*vo,, como, lo fueron los protagonists que lo representaban, de Io cual se denva. y confirm, algo que diie anteriormente en cuanto a su espontaneiaaa, torque la voz po6tica de Maria Villar Buceta no naci6 para buscar aplausos, sino para canalizar sus sentiments por la via de la expresi6n Iffica, para salir de las tinlieblas en que viv'a. Por eso en uno de sus poems imciales, "Poema de esperanza.7 dice: "Hacia. el Pais de la Quimera./ emprendo un viaie &'esperanza ... / Yo flevo en mf la primavera/ toda florlida de esperanza/,"" con Io cual estamos ante una actitud personal en cuanto a ]a proyecci6n de sus sentimlentos, y que se complement con los versos finales Odel soneto "Nostalgia" en el que confiesa: "Rero a veces yo siento nostalgia fugitives/ 4de no poder gozar de otras perspectir vas: / algo que nunca he visto, pero que yo ad *v*o ... / / iY P-,--etp AnInr tip mip. mi nlmn tnn rnmnlpia/ u tqri Qp"miln tq-n







I

infantile y tan vi*ej'a,/ vegete en un estrecho ambience pueble0
nnol /" Io que nos conduce a una vision. de la, desorientaci6n y del escepticismo ambiental de la ePoca. Quizds la nota fundamental que present Unanimismo sea el sentido del humor tan hondo como tan amargo con la justificaci6n de que fue un recurso para transmitter el rechazo que sentia Maria por el ambience literario, politico y hurnano, enmarcado dentro de la dependencia, de lo romo, de la vacua tradici' n y de la hipocresia escondida detrds del propel ae las palabras, de las actitudes y vanidades humans. Se puede apreciar en "To vulgar ", donde la ironic, adquiere a ifidad de alas- en, "Unanimismo"', donde lo traseendente Ileva implicit la audacia. filosofica; en "Bibl1ofob'a", donde el anathema amargo vibra cuando se Plerde la, nocio"n de la significaci'n del hombre, de la natura.leza y de la vida. No hay dudws, es poesifa escrita con dolor, gestada en los profundos y anchors valleys de la vida. Quizds por eso dijo Varona: "'Lleva en su alma. las cicatrices de los dolores del mundo, corno si Pesaran sobrr, ellas las tragedies de incontables a"os ... P"
Heho Orovio, ha integrado en Poesia y Cardaer (1978) los poems no recogidos en Ebro (1922-1958) y Poemas Wditos (1959-1976) que complementan la images presented en Unanimismo pcro s P en. este la concentrad6n. expresliva radical en brindar estoicismo, elaborado, en las simas de la desolaci6n para forjar un carficter y dejar en otro nivel, los embridados sentiments cuyos *tos se oyen, pero atenuados por la vibracion de la voluntad cincelando. versos, en los Poemas tfn46ditos los sentiments estAn rna"s liberados, sm" que ello signifique la palidez del caralcter. Segdn la, meditac116n evidenciada en 'j Paz' ', hay una dulce res ignaci 6n. con respect Al amor cuando express: "/Un filo'sofo ha dicho que la mujer no es mas/ que el reflejo del hombre que eacuentra en su camino./ jHe aquf una profunda ex6gesis.../ /Jamdg/ descubriste, loh MI dulce coraz6n femenino! / al Hombre entre los hombres..., y es por eso que estAs/ como un nifio dormido en la, paz de un camino./" En "'Suficiencia" la Poetisa, expose con nitidez el, aprendizaje de la vida en el conocimiento, human cuando express: "/ iLibros! ZPara qud los quennfa...?/ Extraigo apenas su ensenanza./ Prefiero, en ejemplos v*vos,/ la documentaci'n humana./" Maria Vil-lar Buceta logra captar en expresiones sencillas esas hinpresiones de los, sentiments cuando declare en "Ad***s:" "/Sensaci6n de partlida;/ malestar de lo inclierto; palisajes farmiliares/ perdidos a lo lejos. Y en el ahna la pena/ de ignorar sli es eterno/ el. ad!6s al pasado,/ o. si un









perdidos en la conciencia avocados por las ultrasensibles I sensaciones temporales. Llama a "Enrique' LoinaZ' "/Sacerdote de la. bellezaj exultador de lo real,/" como queriendo apresar en las palabras el sentido y processo"' de la creaci6n de este poeta. En "Mar muerto"' hay una transparencia de fragua de ideals que pueden ser interpretwios desde meros, sentimientos personals hasta proyecci6n external. de congojas socials como, demuestran los s ientes versos-, VtAquetu nada sumas a ini nada/ sin que anore la AtUntida sofiada/ que entreviste en tu VI"aje submanino,/ / ime estremeces aun bajo el presagio/ que m's alla del d Itimo nauf rapio/ anuda tu destiny a
A a
m i destinol/" Pero si en estos versos sen"alados, el tono, es menor como remains de aguas claras y quiets, en'los que contW= es.mayor, torque se agita hasta formar.violentos remolinos de
4
wdignaci6n y on
g que piensa en la "Pas116n y muerte del s -ador"' cuando manifiesta. que "/El cnimen mas. atroz, Anico crime/ sin rem*s*6n alguna, para el hombre/ -desterrado del cielo-es ti6ner alas./ jY pensar que ha tardado tantos silos/ en admitir esta 61tima evidencliall/ (...) Quien suefia. vive mAs aM-del tempo/ y en el espaclio nutre sus racess./' Con "El eunuco"' formula una pregunta al c6menzar el poema: "-Puede el eunuco resignarse a ser un simulacro de hombre?/" para termilnar con una exclamaci6n con M'tenci6n, critical/" Oue una cem *dad enter lo
uni gre vivir como un eunuco/ es incredible, y
acontece.U"

Labor periodistica y ensayistica

Los que piensan y tienen algo que comunicar con respect al .+ to
acto de vensar intenci6n critical
siempre con o para otorgar
luz orientadora sin compromises de ningdn tlipo, dejan en el libro, en elensayo, en el articulo, en la conferenclia o en el meditado discurso, la huella de su paso. Si'Marfa la dej6 en su conducta revolucionaria, magisterial y po6tica, tambi& la. esculpi6 en eJ periodismo y con un haber digno de ser recordado, sobre
por Io consecuente con las ideas que mantuvo 'en ida. t6do I vi
Cuando el negrismo estab,-(en su apogee y tomato por a1gunos in'teleictuales en son de vigorizante de una m6dula agotada, o a1a irresponsabilidad con que algunos se acercan al complejo. racial para darnos de 61 una version cancaturesca, a 10 MAS 0 0 In P.F Wria tn, su artfculo "L6 negro, provincial humana.." arremete 4%ntm etta teridemia terminando con la f6rmula "Blanco,' da h-mano-al negIro,/ hegro, da la mano al blanco"' versos del f 64
poeta espaffol Alberti., sen"alando dl camino mico por donde









critores pone en claro la cuesti6n tan debatida del estilo alambicado "perseguidor de imigenes y vocablos sin cuerpo" para terminal con una verdad concrete: "Contra esto, pues, ha de reaccionar el escriftor interesado en captar la atenci6n de la masa ignorance; pero... sin bajar demasiado los hombros en busca de unwvel por 61 superado."' En "Por los fueros del talentolp:p una reseiia en la cual analiza el personae central de La vida manda de Ofelia Rodrigum Acosta, no solo es la valoracift de la obra en si, s "no la. exposicii 05 n. de ideas con respect a la libertad ferrienina." "Contra la guerra imperialista, un alert sobre la Segunda Guerra Mundial que se avecinaba y un senalarniento de los presupuestos militaries, de las cinco grades potenclias del moment: Inglaterra, Estados Unidos, Francia,' Italia y Jap6n; es el an;ilisi*s serene de una. siftuacion epochal, pero adem' s la exhortaci6n al proletariado revoluclonar4o mundial para que canalizara las fuerzas que debian oponerse a la guerra. En "Estampa en negro de Gorkl';'-' evoca el primer contacto con el novelist por medio del libro Una infancia trdgt*ca, a prop6sito de su muerte ocurrida en 1936. "Pintura, escultura, letras," refleia la Preocupaci6n de la periodista por las manl*festaciones del arte popular tan necesarlio a La vida y al verdade* or
ro arte. "El ocaso de los mundos imaginarlos- es una medl*tala supuesta decadencia de las letras y las artes c i6n relative
vaticiinada. por un eminent professor cracoviano, a prop6sito de un ensayo suyo. En el anAlisis Maria denote su dorninfo de la matefia. pero adem6s, las causes de empobrecimiento de las letras y de las artes cuando comment: "r 4 -a s hay que convenir en ello, con Vladimir Weidld, celoso acotador del hecho, y afladir que esta, crisis es concomlitante con la remoci6n & la estructur-a social que pareci6 iniciarse con la primera Gran Guerra". "Lece tura y conversaci6n hace alusi6n al valor de una. y otra tomando como base la idea de Mariano Brull de crear los conversatorios en las bibliotecas. Nadl'e mejor que la compafiera revolucionaria y la anuga entrafiable para una "Evocaeift de Rub6n Martinez Villena", titulo que otorg6 a su conferencia lefda en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, a petic*6n de ]a Federaci6n Estudiantil en la noche del 16 de enero de 1946. Nadie mejor que ella podfa escribir su articulo "Llibros para el ej6rcito rebelde", en el que eidiorta el envfo de libms para el ej6rcito que habla baiado de las montafias. En 61 se observe su vocaci6n de orientadonat conocedora de las doificaciones de materials y titulos para comenzar la aventura que todo lector no expeimentado necesita en las sends de la culture que viene de los libros. PAglina. de recordaci6n es "El









da evidenciw1o el c*rnen legal cometido en las personas del matrimonio. "iMiedo., Ilanto, Suen"o, ensuen"ol." Rama Maria ""a los punts cardinals del alma infantile" en "Mundo del nin"o y del hombre", bello articulo que aboard el tema de la nifiez tan caro a la aurora. "Rosa Pastora Leclerc" es, un digno reconocimiento no solamente a la luchadora revoluciona6a, internacional, sino tambien a la maestro que *fluy6 en sus alumnos a senior el amor a la patria. Uno de estos, seg6n Maria, fue el inolvi'dable Camilo Cienfuegos. "De la creaci'n po6tica" no es mAs que un cdmulo de observations sobre el process de lo que anuncia el titulo-, creacio"n. desde que nace hasta que se concrete con el instruruento Iiing0distico. "Unas palabras sobre Juan Marinello" es la valoraclOn que como hombre, poeta, escritor, disertante y revolucionario structural Maria en apretada sintesis del autor de Marti esclitor. Uri estuclio acuciosb,, "Emilio Ro*g .-jde Leuchsenri*ng como documentalista", fueron las palabras pronuncoadas por Marla el 3 de febrero de 1976 en el Centro de Documentacift del Consejo Nacional de Cultura, exposicift nitida de la recta vida de este historiador en lucha constant contra el imperialistno demostrado a travds de su vasta obra, al mismo tempo que bn*nda en brevesintesis la important de la misma, a la. cual. dedic6 su existence.
De Marfa Villar Buceta, RaAl Roa dijo: "P6drfa definirsele con una frase de Jos6 Marti: diamante con alma de beso"'., y fue acertadisima la frase torque todos los instances Avidos por Maria fueron transmutados, por obra y graciade su hum anismo, en fulgores eternos nacidos del. dianio contact' de este diamante con la vida.

Septievabre 15 de. 1987









Revista de la
Biblioteca Nacional
josd Mart(
(1) 1999


Julio Morlans Per'aza, combatiente
del rijercito Ll*bertador. Piario de campana.



G E R-' A TTZ D 0 SANCHEz ROBERT

El 27 de octubre de 1896 inicia sti heroic peregTinar por Jos Ilanos de la provincial habanera y por las tierras rnatanoeras el soldado Julio Morlans Peraza.1
Poco antes de partir babia escnto:
Querida madre e inolvidable esposa,
Antes que nada, perdonen el mal r-ato que les hago pasar y las muchas lagnmas, que se, les. ha de costar...
... Voy a Benavides con mucha seguridad y staid muy
bien con el Bngadier Betancourt...
i ;o &jen que mis hijos, se olviden de mf, recudrdame a ellos todos; los dfas, dale mucho, muchisimos besos 6 Carmela en Mi nombre y ens6fiale todos los dfas.
mi retreat para que cuando yo vuelva me conozca.
ten esperanza, que el coraz6n me dice que pronto
estard-A tu. lado glorlioso, sin gloria no, y por gloriosa, entiendo yo todo el que expose la vfda por la pauia.' desde el, mas encumbrado y famous jefe, hasta el mAs
humilde soldado.
... Con frecuencia tendrdn noticias mias, pues no fal tan medics de escribir. Pero si comets una limprudenda se pierce esta. faciflidad. y pueden peligrar personas,
que est prestando grades serviclios A la Patria.
Yo te aggradecer6 que despu6s, de dar d luz, te fueras
con Clotilde para. Gill"nes, allf me serd m6s f6cil verte
a1gun. dia.
No digas 6 nadie donde estoy. y procure que no se
diivulgue, no es torque yo piense presentarm,:-. (antes
9
mon
Ouema. esta carta en cuanto. la leas Adi6s a
todos.
IF kT--,!,c -1 11 1 A -1 4 OP74









Las sencillas Ifneas de su carta expresan el wntir de un hombre modesto y desconocido y denotan el pensanuento del cubano medio, el cual conforin6 en nuestra patria el movimiento politico popular en el que encontraron nuestros; pr6ceres el basamento ideol6gi*co en que apoyarse.
Consideramos que al divulgar este Mario de Campaha, ast como a1gunos bosquejos biogrAficos sobre los families mis allegados a Julio Morlans, se evidencia un moment en ',a continuidad hist6n*ca de los cien an"os de lucha por la verdadera independence de Cuba,,
Julio Morlans nos muestra, con la fuerza del readlismo y la sinceridad de los humildesP las vivendias y el senior del soldado mambit dur-ante la lucha por su independenclia. En un estillo
a w
sereno, impersonal, en el cual solo habla en pnmera persona Para recorder a los suyos; sin estridencias y obligado, Vor flempo, y espacio a ser concise -caracten'stica inexcusatie de la hteratura de campan-a-, es Ilevado por la 16gica de Ia vida a referimos los acontecimientos. tal como su 6ptica los capt6.
Al superar la barrera que generalmente impide a los hombres que hacen histona percatarse de ello, senate la necesidad de legar a futures generations los success. mds cotidianos e importance en los cuales participate. En esta comunicaci6n no pudo -c6mo hubiera podido'.), sustraerse de expresar sus sentimientos mis intimos, sus preocupaciones mis directs. La raz6n que lo traslad6 a los campos de batalla estuvo siempre presented y le d*o fuer-zas para soportar,,el firio, el bambre y el cansancio, le ayudo a superar el mliedo que se senate en la vispera de cada batalla: su idearlio Io fortaleci6 para resister', descalzo, enfermo, sin agua ni comida, largas, jornadas, por abruptos caminos-, Pero este sentimiento patii6fico estuvo subyacente, y no fue via para la comuniicaci6n.
A su mente afloraron constantemente sus samientos concretos, que se materializaban en el recuerdo de sus :seres quenidos.
Nuestro blografiado mambf no result un car-ficter ajeno a los sentiments de su. famiIia. Como podemos ver en los datos que mas abaj o se re I iacronan, la actitud definitoria ante la
N E
patria ng*O tambien la conduct de sus; hem anos,
La Familiar
AnseImo Morlans y Carmenate, onundo de Matanzas, y Adelaida Peraza Sdnchez,








Cdwn su heinmo Anselmo --que tambidn combati6 en la numgua- Julio y su Anica hermana, Adela, tendrfan active partliciipacio'n en el process in4dependentista.
En el arch'vo de la familiar Morlans obra. manuscript del general Jacinto HernAndez, veteran de la. Guerra de Independencia., que certifica la participation, de Clotilde en la causa revolucloonaria, refiriendo, c6mo ella, con nesgo de su vilda, enviaba al Ejdrcito Libertador medIcinas, escarapelas, viveres, ropas, banderas, etciftera. Avala el general Hernindez haber recibido estos avitualIamientos en magnitude considerable por lo que "haci6ndose acreedom por su patriotism a ser agradiada por mil', con el titulo de Delegada y el grado de Capiltin, como testimonio y recompense al intere-'s patri5fico que siempre demostr6 por los cubanos en armas y por las huestes libertadoras que tuve el honor de mandar y dmigve". Fue Clotilde tambien fundadora del Club Patn*6tico Josd Marti en Gilines, que pas6 de la clandestinidad a la legalidad el 29 de octubre de 1898, establecie5ndose en la Calle Real, n-dmero 92.
Entre las mdItiples actividades que real*z6 este Club, destaca su particlipaci6n en 0 magno recibimiento que se le tributo' al General MAximo G6mez a su paso por Gilines, el jueves 23 de febrero, de 1899; moment en. que "en el ayuntamiento el Generalistmo fue saludado por la senflora Morlans, ofreci6ndole una brjllantfsl*ma bi4envenida Tambi& dicho Club, tuvo la inicilat-liva, de ofrecer at Generalisimo MAximo G6mez una estrella modelada, en oro contenida en unrnagnffico estuche"",,2
Con motive de la triste destituci6n del Generalisimo por parte de la Asamblea del Cerro, escri"be ]a Presidenta del Club:
GWnes, 15 de marzo de 1899 Sr. General MAximo, G6xnez
Habana
Ciudadano General:
Cuba ha Visto, con pmfundo stupor, el incallificable
atentado que le Were en lo mAs caro de sus afecciones y de que habdiis sido, objeto: indignada ante un hecho semejante e inconcebible y despuds de respuesta de la dolorosa sorpresa que le ha production, manifiesta su desagrado, en la forma m&s expresiva y formidable que le es dado hacerlo a un pueblo honrado, que sienta la fortalezade sus convicciones y se halla dispuesto a mantenerla a todo trance.
ALDAYA CouAzo, AjDA, "Una Educadora Cubana"... (Clotildc Mon lans de Revel). Tesis loresentada. en la Universidad de La Habana nara









Desde los mas apartados, Ambitos de esta isla heroka
vuelan presurosas hacia su fdolo. Como sl* temieran retardarse, las protests, mas Sinceras de adhesion y res.
sobre ese pedestal w o ible, all
peto, colocando income vi
cual ningun human puede prestar mAs legalidad, el
voto unanime de un pueblo libre.
Poseeis, Cliud-adano General, el gran secret de gobernar a los horibres; y es, el amor y la gratitude de los
gobernados.
Intentaron humifflaros y obscureceros y ese gran reparador de todas las liniquidades, que jamis se equivoca, ese pueblo soberano, les ha contestado hadendo
vuestra apotheosis.
El acrulla no presta atencioln a la marcba tortuosa
que sefiala sobreel fango, en su. cammio, aIIA abajo, la
babdga durante su existence efirnera.
No pod + ais ser una excepci6n, ni eludir el destiny
,de los grades hombres, sin senior las mordeduras de
la vil6ora.
Las sefloras que component el ""Club Jose' Marti"', de
esta. V*lla, se unen. con enthusiasm a esta reparad6n national, y se hacen presents por m1i conduct, que si bien -su concurs es humilde, les ft algdn valor el pertenecer a un sexo que es el l1amado a fortnar el corazon de los futures dudadanos.
Con I-a mayor conslideraci6n, soy de Ud. SO'Sibso
Clotilde M.orlans de Revel GUines.

El Generalissimo respondi6 a dicho escrito:
Habana, 22 de marzo de 1899
Sra. Clotilde, Morlans de Revel
G"ines.
Muy senora mfa.,
Acuso a Ud. recibo de su: atenta carta de fecha 15
del cor*ente mes.0'
Asi, demodo sincere y elocuente, se manifiesta siempre el patriotism senfido y que no anda a caza de
frames huecas.
Grades, pues, por la expresi6n de sus sentimientos
de buena cubana.
Con toda consideracl6n me suscribo a Ud. atentamente servidor.
'S *L W









Adela, la hermana de Clotilde, fue tambi6n fundadora de un Club. Patr"6tico cuya acta, de constitution refiere*
En la Villa de Regla 4 los. 19 dias del mes, de octubre de 1898 y previa, citaci6n de la Delegada Sra. Adela.
Morlans de Robert, se reuniieron las personas que al margin se express, en el domicifflo de la misma calle Barrero, No. 50 con el objeto de constitulir un Club par
tri6tIco, de Auxilio. W
Siendo las 8 de la nochet la Sra. Delegada, manifesto
4 los, concurrentes el objeto de la reunion, indicando la necesidad en primer lugar de denominar el nombre que ha de Ilevar dicho Club, siendo acordado por unaImiWad que el Club Ileve por nombre "Antonio Maceo"'.
Acto seguido se prosigulo" a la eleccio"n de la dU=tiva. Terminada la eleccioln., ocuparon sus puestos los directives electors acord;indose en primer lugar nombrar Socios de Honor de dicho Club a los Sehores Dr.
Manuel Lamela, A. Crist6bal Formaguera, A. Jos6 R.
Garrucho, Jose" Barrera, y S. Eduardo Costa, habiendose acordado ffifundirles sus, respectivos. titulos, los cuales fueron ofreddos por el Sr. Vice-Presidente. Acto seguido se acord6 celebrar Junta General el Lunes 24 del corriente mes en la morada de la Sra. Delegada Barrero No. 50, con el objeto de tomar acuerdos. encaminados 'a' realizer el fin por el que se ha constituido,
el Club Antonio Maceo.
Y no habiendo mas asuntos de que tratar el Sr. Presidente declare terminada la Sesi6n de todo lo cual
como Secretario certifico.
El President El Secretario,
Vice: Esteban A. Robert M. Bergery
La Mlegada
Adela Morlans de Robert
Con posterion"dad, en la session correspondent at 28 de noviembre de 1898, result elect Presidente de Honor del referido Club el general Rafael de Cirdenas, acampado, con sus pas en las cercanfas de la Villa de Regla y a cuyos combatientes venia socorriendo el Club Antonio Maceo.
Adela Morlans estaba casada con Esteban Axturo Robert y Boada, peniodista a quien se le confiriera por los servici0s prestados a la. Patria y de acuerdo con la Escala De su pTuma, por considerarlo de intends, transcriblimos Tnrtan AM 5trtirtiln milklirnein A 11 Apt fP.'hrPrn Apt 1()(II P-n A ne,









n6dico, La Tardel del cual fuera 41rector y propietario duran.. te casi cuarenta an"os.
'I'El problema cubano"

Un peri6dlco fitulado The Washington Post, ha. publi* 4b
cado un tremendo artfculo Reno de mjunas y de axnenazas contra las nueve d6cimas parties (.son sps Palabras) de nosotros, los cubanos, por el enorme delito de haber protestado el venerable anciano Salvador Cisneros, en la Convenclo'n Cubana, contra la Poiftica de rapinba, demasiado evidenteya, del Presidente Mac Kinley y de la camarilla expansionista que lo rodea. El Washington Post es 6rgano del Secretario de la, Guerra, Mr.
Root. Por ahl" puede suponerse la importanciia moral
de lo que describe dicho peri6dico...
,En su despecho y en su. rablia (. ..) el Washington
Post exclama: "No abrigamos la menor duda de que el senior Cisneros, al amenazar el jueves pasado, A los, Estados Unidors con la guerra, interpret.6 el pensamiento de la gran mayoria de la ConvenciOn Cubana, A la cual se dirigian sus palabras. La inica diferencla entre Cisneros y la horda de desalrnados professionals ( horde of professional outlaws) que nuestras'autorlidades han mirnado y col=do de atenciones durante esto% dos filtimos ados, es que el primero, revela francamente sus intenciones, mientras que los otros, pensando Io mismo a silencio malicious y censurable
se enderran en un
El 4nIco bandido professional que hay en esta cuesti6n es el Washington Post. jueron acaso los cubanos,
A
a la guerra proclamando la Anexi6n de Cuba A los Estados Unidos? No. Eflos fueron a' la muerte por la idependencia absolute. de su patria, y por'ella tres generaciones, no de bandlidos como t6, miserable. papel plirata! sino de hombres generosos, dieron sus. cuerpos a
la tierra y sus almas A Dios'.
Bandidos nosotros, torque no permitimos que nos
roben nuestro territorio I Y A tf, que has intentado robarnos, -qud nowbre te daremos?
Z A qu6 llama el Washington Post, m inar A los cubanos y colmamos de atenciones7 ZSe refiere a la poseisi5n, de nuestras Aduanas por el Secretario de la Guerra?
CAlude acaso a los millones derrochados por Mr. Ludlow,

La direcci6n e renta estaban situadas en Barrero nfimero 50, Regla, La Habana.








A
pAnA barrier nuestras cafies? zO se remote it los centenares de miles de pesos robados en correos por Mr. Rathsbone y Neely?
En el estado de perversity moral en que se encuentra el partido hnpetalista., no tendria nada de extrafio que A esos m'mos y halagos aludiese con inaudito descaro, el Iadr6n de territories, Washingu" Post...
En otro pArrafo dice que Mae Kinley ha tratado la
cuesti6n cubana con demasiada sensibilidad, pues 61 ha credo Slempre Y sigue creyendo cue al dar Poder, Posicion y sueldos, A los incendiaries y agitadores de la mani gua, y al desentenderse de los elements que representan aqui la culture, y el espffitu conservator, se had"a impossible la solucift Pacifica del imbroglio CUbano.
0 Io que es igual: que Mac Kinley ba debido entregar los puestos p6bIlicos A los Montoros, A los Galves, i los Govines, A los Delmonte y demSs connotados enemi.gos de la Revolud6n, con lors cuales, es claro, se hubieran entendido mejor los imperialists.
EstAs muy fresco y enseflas demasiado la Punta de
la oreja,, Washington Post.
Es una fortune, andade el Washington Post, que el
President Mae Kinley se proponga reunir el Congreso, en sesi6n extraordinaria, pues ha soportado por harto tempo la exclusive responsablifiadd de este Miserable
problema cubano.
La responsabifidad que 61 mismo se ha credo, por
su poll"tica aviesa y desleal. -De que se queja?
Sii algo tiene de miserable el problema cubano, es en
la parte que al Washington Post y a sus amigos corresponde. Cumplan ellos honradamente las promesas. hechas A los cubanos por el Senado y el Congreso; deslistan de su political maquiav6lica y torpe, y ya verAn como la cuesti6n cubana quedard reduc*da a los tdrrnM"os mfis.
senculos. Nada hay =As fficil de arreglar que eso.
Todo se reduce A que tengan ustedes vergdenza y
no sean tas.
pim
Panoedmiffica de la guerra
Hemos; credo necesario recorder, a manera de sintesis, cual em la situaci6n de'las fuerzas contendientes en la provincia Y cuil el desarrollo de los. acontecimientos b6ficos durante el period de tempo que abarca el Diarid de Campaft de L4nrIqTiQ mam una meior comiorensl6n de los hechos, aue se









narran y la justa valoraci6n del soidado que los describe.
Bajo el. intiujo de la topografla Ilana, de las copiosas mdes de comunicaciones, la disperse agricultural, asi como las numerosas fuerzas espan-olas que se destinaron a combaur a los insurrectos, la guerra en La. Habana se caracteriz6 por un continuo movimiento de las troops mambisas, dindImica 6sta. cuyo valor habia ya mostrado el Generalisimo con sus bffllantes marches y contr'amarchas. Cuando el 7 de enero de 1896 los dos grades generals de inuestras guerras de mdependencia, Antonio Maceo y MAxu*no G6mez se separaron para que el primero confinuase -su march invasora hasta la provincial mas Cc*dental del Pais; Ma"ximo G6mez Dpe e66 en fierras cad. I'm
pita anas, con el doble prop6sito de, combatir a los espaiioles y distraer sus fuerzas para faciffitarle a Maceo su encondenda y organizer los primers m1cleos combatientes de esta zona. Fue dentro de este context que se organ*z6 el Quinto Cuerpo del Ej6rcito Libertador compuesto por la Prmiera Divis116n de Matanzas y la Segunda Divisi6n de La Habana, abarcando dicho cuerpo los territories de amba:s provmcias.
La Segunda Divislio"n de La Habana comprendi6 la zona que se extended en su limited estehasta la provincial de Matanzas y, por el oeste, hasta la troche de Mariel,, que por entonces hmitaba a las dos provinclas, ma"s occidentales de Cuba y, partiendo de las tomas de La Cabana, en las propias entraffas del poder colonial, hacia el sur, hasta el Ferrocarril de los Unidos, alcanzando el territorio de San Nlicolds. No obstante esta diVIL si6n. territorial, como bien podr-d observers. en el Diario de CampaRa, en la practice, en numerosas occasions troops de esta Segunda Diiviisli6n. incursionaron las fieri-as yumurmas.
Slignificativos fueron los resultados de la creaci6n de este Quinto Cuerpo de Eje"relto; solamente en la provindia de La Habana, otrora segura retaguardia colonial, tuvo que dispersar 30 000 hombres el mando espafiol:
No habla tren, caser V o, pueblo o fuente que no estuviera bajo la amenaza, de un possible ataque insurrecto.
La campin-a habanera era scenario de fuerte' combates. El incendio a Jos caffaverales, casas de tabaco y la destruction de c'sechas debilitaban !a. economy deJ Gobierno Colonial, el cual tenia a La Habana como un
baluarte de ella.
El territorio correspondent a la provindia de La HAbana se subdividO militarmente en tres Brigadas: Norte o Noroeste,

JA PgREZ GUZMAN, FRANcisco. La Guerra en La Habana. La Habaiia, ICMA w% -10









Centro Y Sur; aunque en las postnimerfas de la guerra. se le incorpor6 una cuarta Brigada denominada Oeste. A su vez, cada'uma de, estas BrIgadas estaba subdividida en reghnilentos* asi, Por ejemplo, la Brigada Norte -estaba formada por los Regimientos de Caballeria, Habana y Jaruco (posterlormente fue de Infanteria) Y Habana (de 1'rifanteria).
En ol mes de Julio de 1896 fue orgatuzado este -regimiento de infantenia, c6rrespondiii6ndole e9ta responsablifidad al coronel Efiseo Figueroa Mirabal. El primer contingent estaba integrado aproximadamente por 500 hombres, & los cuales unos sesenta provem"an de la expedici6n. Cowley, llegada. a las costas de Boca Ciega el 7 de jullio de 1896, con unos setenta zapadores de la Brigada Habana de Caballeria que no posetm caballos, recent reclutados y otros hasta. Ilegar al total sefialado.
Apenas fundado este reginniento de infanteria fue pesto bajo el mando del colonel RaW Arango, quien lo traspas6 nuevamente al colonel Eli'seo cuando, a finales del an"o, 1897, tuvo que partir, herido y enfermo, a las provincias orleintales.
Para ]a defense de esta. zona las fuerzas espanolas fueron dislocadas de forma tal. que matenialmente no qued6 poblado o punto estrat6gico smin roteger: Regla, GuanabacoaCojimar, Guanabo, Santa Cruz deY Noiie, Jartico, GUines, Aguacate, Madr'ga; el Ingl6s, Viisia Hermosa, el Llano Garcia, Desriseadero, Lomas del Grillo, Machado y Ponce fueron Itigares intensamente defendWos, por Jos coroneles espan"oles Tort, Moncada, Aguilera, Aldea y Alberdote, entre otros.
Los hombres del Regimiento Habana de Infanteria, tienen el. honor de haber introducido en la historic muchos nombres de esos poblados o regiiones. Por su importance, destacamos los si"guientes acontecirniventos:
Baialla del Purgatorio
A fin de que puedan confrontarse distintas versions sobre este hecho hist6rico, exponemos tanto el parte official. espanol, publicado en la prensO eldia. 5 de diciernbre de 1896, pomo un resurnen del parte dirigido por el. brigadier Pedro Betancourt a su supenor el. general Jos6 Lacret Morlot.

Parte del Ej6rcito Espahol
El teniente colonel Aldea, con 120 hornbres del batailbri de Valencmi y 40'guerrilleros de' Sabanilla, sostuvo anteater rudo combat, desde las 10 de la mafia-









na hasta las 7 de la noche, con numerosas fuerzas insurrectas en las lomas Purgatorio,. tomando, posiciones rechazando cargas de caballerias [rotol terminando, la batalla para recover las baias 24 muertos de troops, los Teniientes Rodriguez y Pedemonte y 49 de tropa heridos, el teniente colonel Aldea con'tuso y 45 caballos muertos.
Las bajas del enemigo ton 300,, seon noticlas que
se le han intercepted.
Dice el T. C. Aldea en el parte de la acci6n: ""No hay
distingtUidos, el Cornandante Cabello, Ios officials, la tropa,, todos herolicos. Los heridos siguieron batiendose
hasta caer exanitnes gritando -Viva Espafial"
El Capita n Cabello con otra parte de la fuerza batio
en "Laguna Larga" la Partida'de Juan Armada matando al cabeciffla y a' 18 mals. Por nuestra parte, dos muertos
y dos contusos.

Resume del parte cubanoll
... quedando reduclida con estas disposiciones nuestras fuerzas a unos; 150 infants y a otros tantos jmietes que fueron los que en realidad tomaron parte en el combate contando con los destlinados a exploraciones y guardias.
El dia 2, como a las 12 del dia estando acampada la
caballeria. en el Carnien de, Amor6s fue atacada por la column de Aldea, reforzada. con la guerrilla de Sabanilla y Cabezas, -a quienes al effect habifa hostilizado durante los. dos U"Itlimos dias en las poblaciones donde radicaban sus cuarteles.
...Despues continuamos hostilizando la column
para tratar de Itevarla al terreno que h.abiamos; preparado para el combat, pero despu6s de softener media hora de fuego con una emboscada que le pusimos se retire a dormir al pueblo de La Mocha. La caballe"a acamp6 aquella nocbe en su rastro, a media legua de distancia, a la maflana siguliente tom6 posiciones a un tiro del fuerte, y a eso de las diez de la. mariana, como nos information nuestros explor-adores que la caballeria enemiga forrajeaba y su linfanten-'a pennanetipa'dentro de los fuertes, destaqud una comislift al mando del capital Escobar, con m! guerrilla de La Mocha, para

CALLEJAs, BERNARDO, COM.P. Baiallas mambisas famosas (Pd inas de pan de. Bernardo Callejas,
la I'teratura de cam WI). Seleccio'"n y prollog
I









que fuera a tirotearlo en el pueblo y mostrarle nuestra bandera ... ). Lance" entonces cinco pelotones contra el blanco derecho de la column. at objeto de retirar el izquierdo, conseguido esto, comenc6 a retirarme escalonadamente para traerlais al. slitio donde tenfa apartada la infanten'a. Este era un ingulo montafioso de las lomas del Purgatorio, en cuyas. dos vertientes hablamos fabricado siete trinchefas ocupadas por diversos, groups de infanteta, pr6ximo al, v6rt'*ce los mfos, en la parte m6s abierta los, del teniente colonel Arango.
. Siete hoias Ilevabamos ya de pelea, y era de noche cuando, la column procedi6 sligilosamente a retirarse dej*andonos abandonados catorce henidos y veintisiete muertos.. en su mayona al fondo del aingulo donde nuestra infanteria dominaba por complete el campo. Se contaron 73 caballos muerios, cuyos equips aprovechamos. se recogieron, 42 armaments, varies camillas de campana, carters repletas de parquet, un botiquilin,, una
bolsa de Cirugla, y otros muchos, ittiles que seria pro
jo enumerarlos La infanterfa de Arango sufn'6
cuatro bajas leves, la mi"a tuvo la desgracia. de perder a su alf6rez Cepero, y otro n imero, a mds de dos heridos.
Mi fuerza de caballeria que pele:6 completamente al descubierto, tuvo ocho bajas y dos muer-tos, cuatro gravemente heridos y dos leves (...) Respecto alenemigo debemos, suponer que haya tenido mis de doscientas
baias cuando dej6 en el campo los 41 antes citados.
En relaci On a la muerte del combatiente Armada refiere el brigadier Betancourt en el menclionado parte a Lacrev,
y va que hablo -del citado capital n (Escobar) me Parece moment oportuno para decirle que dio muerte a m acbete a un guernilero, recogidndole su armaments cuando, to destaquLf-, con varlos nfimeros para, tirotear at. pueblo de La Mocha y se vio envuelto por el blanco izqui*erdo de la column. Entonces, a mfis de la muerte del sargento Mix Isani tuve la desgracia de perder at teniente Juan F. Armada, Jefe de mi guerrilla local, en aquel -pueblo, qi ien cay6 heroicamente batidndose at
7
arm -a blanca con van*os guerzilleros. &
Como puede apreciarse, una vez mis, el parte oficlal del
't* ,
mando espai"'ol icfistorsion6 los hechos, y adultery las Cliffas sobre las balas.- En esta batalla. del Purgatorilo refineron como









bajas cubanas un total de 300; cuando en realidad, -segun Puede constatarse en la versions de Morlans y las del brigadier Betancourt, en ning = caso superaron la cifra de catorce. Puede tamwen observers la similitud que existed entre las parties cubanas en el recuento del combat. Igualmente, resalta la identidad en -el numero de bajas espan-olas referidas enel parte official espan-ol y las mencionadas en el Diario.
Exped"t"c16n det Dauntless"
En cuanto a la reference que bace Morlans sobre un desembarco ocum"do en la. Playa de CiDjirnar d4ante el mes de marzo, de 1897, podemos afirmar que se trata de la expedici6n que, baJo el mando, del commandant Delgado, al frente: de veiintitres expedicionar I os, caplitaneara el intre-pido, ma Mo norteamencano, de ongen irlandds, John 0.'Bn*en (1837-1917), el conocido "'Capitfin Dinarnita". Esta expedici6n. vino en uno, de los diez viajes que hiciera a nuestras corstas el legendario vapor Dauntless.
Segun el propio O'Brien no desembarc6 por Coji 0 mar sino por la Playa de Bacurunao, en la noche del 24 de Mayo de 1897. En ella, junto con el referido nfumero de expedicionarios, se transportation 500 fusliles, 350 000 firos, 2 000 libras de dinamita, Un n4mero imprecise 4de rev61veres, 200 machetes, medi. cinas y -iuna ametralladora Colt de, 7 mm! Mucho tuvo que ver sobre el punto escoglido para el desembarco la'cokrica reacci*6n que habla tenido el entonces capitan general de la Isla de Cuba, Valeriano Weyler, ante el desembarco por Banes del Lau reada, al mando del general Roloff y cuyo capit An lo, fue tamblen el ya dicho OTrien. Fue tal la repercusio-n pollfticorn ffitar de este desembarco que. Weyler.declar6 i;lignado:
-Xis temprano o m"Us tarde lo. atraparemos Lai Capitain Din4mita], y cuando; esto suceda, en vez de fusilarlo junto con los cubanos que lo acompanen, har6 que lo, cuelguen lgnominiosamente del asta de bandera de la C'abana',,.a la vista' de toda la ciudad.'..""9 La. respuesta no se bi*7.*o esperar: "...Qu*z6s des'mbarquc una expedici6n de'ntro'de la bahfa misma y me lo fleve a osted prisionera..."'
Es el propio 0'8rien quien tambi6n nos rifiere la incidencia que tuvieron'estos.hechos en el lugar seleccionado para el de: embargo.

8 0' BRIEN, JmNz. A Captaitfiwafraid, hv Horace Smith. Mcw'York Harper and Brothers, .19 12.- Trad. del Dpto, Cojecci6n Cubana flibliou"ca National (Colecciem FaUstlnO Glkrda).








de r i -i
Llegohi's a la a-tura la Habana la noche el. 24
de Mayo nos dirigimos a la- gorilla, desembarcalos expedicioria s flurninados mos el :cargamento "y r1o
por la. luz que nos Ilegaba de la farola del Castillo del Morro. Pudimos haberlo hecho -cuatro, o cinco mills mJLs lejos; sino- hubiese sido que deseaba dernostrarle al General Weyler que si 61 era dado a la fanfarroneria yo no; y era question de honq)r para mi cumplir Io prometido. (- -) De haberse pdaido medir la distancia se hubiese comprobado, quc estAbamos dentro de una millla del Morro. Ciertamente no estarfamos a rnds'de -milla
y media.
En cuanto al lugar del 4esembarco, considerarnos. oportuno destacar que la verslift ma's generalizada. es aquella que lo situ"a por la playa de- Bacuranao- pero que, sin embargo, si analizamos lo expresado, por O'Brien sobre la proximlidad del Castillo del Morro, result mas evidence que el mismo haya ocurrido por Cojimar, como se refiere en el Diaric.
La expedition del Sommer's Smith
Todo indica que la actividad relacionada con otro desernbarco recogida en las notas de Morlans correspondents al 16 de septiernbre de 1897, se identifica con aquella vinculada. a la expedition del vapor Sommer's Smith; pues durante ese ano, por la provincial. de La Habana solo Ilegaron, el referido desernbarco del Dauntless, otro ocurrido por la. playa Mosquito el 28 de Marzo y esta del Sommer's Smith, la. que, conjuntamente con la del Mosquito estuvo bajo, el rnando del general Rafael de Uirdenas. La expedicl16n. que nos ocupa zarpo" de Cayo Muerto, en la Florida, el 6 de septiembre de 1897 y amib6 a Boca Ciega el dia, 9 del proplio mes, transportando 20 expedicionarios, 500 000 tiros, 300 Remingtons, mil libras de dinamita, 1240 machetes, 3 cajas de medicines., 16 800 repuestos different para. annas, 1500 libras de viveres y ropas. Su objetivo fue. aliviar' la penuria en aromas que tenia la Segunda Divisi6n' del Quinto Cuerpo del Ejdrcito Libertador,
Con estas expediciones del, Dauntless y el Sommer's Smith tuvo el Regirniento Habana de Infanteria una estrecha vinculaci On. Julio Morlans fue uno de los combatientes integrates de* este reginliento y dejo constanda en su Diario de Campania sobre aspects de su histoia, desde el 31 de octubre de 1896 hasta el 8 de noviembre de 1897.
De Regla, parti6 Julio con 'u amigo Antonio Sotolongo y Sotolonao v se incornar6. inicialmente. a las fuierzas del coro-









net Eduardo Rosell y Malpica, integrando, cuatro dfas despu6s, el entonces recien fundado Regu*nlento Habana de Infanteria, bajo el mando del colonel Rafil Arango. Apenas un ano antes de su incorporacio-n a las troops mamblisas, el dia 7 de mayo de 1895, habia contraido matnimonio, en la Iglesia Parroquial de Nuestra Sefiora de. Montserrate, de la'Ciudad y di6cesis de La Habana, con Consuelo Garcia y Varela, boda. en la que fun& como testligo de Julio Sotolongo. De esta uni6n nael 0, el 23 de Julio de 1896, una M"Awa'-Carinela- y un nmi-lo Julio F61
-que -nunca He& a conocer-, Ix.
Las filtimas pAginas del Diario nos muestran, de forma dramAtica, c6mo se escape la vida de un cuerpo joven, pleno de ideals revolucionarlos, en el que estaba tambie'n arraigado el concept de la familiar. Desafortunadamente, las d1timas paginas estan sumamente estropeadas por lo que se plierde mucho su poster wformaci6n. Inclusive, hay un vado entre los dias 15 y 27 de octubre de 1897, pues faltan las pAginas correspondientes.
La reference que bace Morlans a las fiebres que le atacaron v la auscncia de notas finales-, ".. sdbado 6, domingo 7, lunes 8", que cortan abruptamente la comunicad6n., refuer-zan los testinionios de su hija Can-nela y de su sobrina Clotilde Robert Morlans, que refieren su muerte como consecuencia de
V -P V
fiebre titoidea. Sin embargo, en el libro Historia de RegWO se
0
recoge: Tambie# n muy joven march Morlans a los campos de la revoluci6n, siendo muerto en un encuentro sostenido con las fuerzas espafiolas en la loma de Machado."
A dicha reference. se acota. una nota. manuscrita'(cuyo origen desconocemos) que express: "+ 12 de noviembre de 1897 a las 6rdenes de RaW Arango,"
Como puede observers, la version, del libro difiere de los testi'monios families, aunque el lugar referlido por el histonador Duque se corresponded con las filtimas zonas de operaciones que se mencionan en el Diario.
N1i en la conocida relaci6n de fallecidos del general Carlos Roloff, nien el Ubro de Actas del Quinto Cuerpo del Ej&cito Libertador aparece refer "a a1guna sobre Julio Morlans Peraza.
Por coincidir en mayor grado las notas del Diario con la version familiar, nos inclinamos a consider 6sta como, la hist6rica.
10 Duou-, M. FRANcism. Historic de Regla. Descripci6ji polifica, eco.r
nonlica y social. Desde su fundacion hasta er dia de hoy. La Habana, 1925. p. 139.









luon la divutgaciln de este Diario -de Campafia, se evidencia. Ia necesidad de urgar profundarnente en las races socilocultur rales de nuestra verdadera lidentidad; tarea, por dernAs,'que debemos asumir, no so1o como modesto tribute a aqu6llos que contribuyeron con su trabajo y sus ideas de mantra vital, a hacer de Cuba, transcurridos los, anos, el ejemplo a seguir en Nuestra America, sino que, tambien, para dar a concern a las generaciones presents las niquezas morales e ideological's que 'se albergan en Id trayectorlia. revolucionaria anonima o desconocida de miles de combatientes que lucharon por una vida mas justa en el seno de nuestro. pueblo.

DIARIO DE CAMPA&A*
SULIO MOPLANS PERAZA
Dedico a nits hijus este Diario de Campailia
di"a 27 de Octubre de 1896 salimos Sotolongo y yo de Regla a las 7. 10. Llegamos a. Benavides donde bajamos y pasamos ef dia. En un bohfo donde se nos dio buen almuerzo y mejor comiida. A las 6 y 1/2 de Ia. tarde nos encontramos una Pareja que nos acompano hasta que encontramos al Colector de Hda. Breto que nos (Ilev6) 'a' un bohio donde nos encontramos con el colonel Acevedo en cuyo destacamento pernoctamos acosta-dos sobre Ia flerva moiada, por el rodo.
Mie"rColes 28
Por Ia madanita fu*mos presentados al Brigadier Betancourt.' Pasamos el dia esperando el ataque de dos columns combinadas. Por toda comida tuvimos un trow-de came que tuvimos que preparer nosotros rnismos A la obscurecer cambiamos de campamento y dormimos mejor que Ia noche anterior.
Jueves 29
Perdl' ml cabaIlo. El teniente Bernard me proporciono otro. Fuimos Revados ante el Bn*gad*ler quien deslign6 -a' Sotolongo para Ia Sanidad y 'a' mi iincorporado al E.M. A las 3 levantamos el carnpamento del Mogote y acampamos el Lebatad donde hice ini primer guardian imaginana. Pasamos Ia noche sin novedad.
Aflotado por Gerardo Sdnchez Robert. Se respect Ia ortografia del original.
,1 Se refiere al Bripdier Pedro E. Betancourt, jefe de La Primera Dlvisi6n. de Matanzas del Quinto Cuerpo de Ej&cito Libertador.








IL &
Viernes 0
Maindainffibs- A hacer el almuerzo a un bohio fuera del'campamento y tuvimos que ponernos en march sin almorzar, con el almuerzo envuelto en una yagua, despues de una jornada bastante larga acampamosen Los Rizos, donde almorzamos y nos disponfamos a descansar si poderlo hacer por haber divisado una column que estaba. quemando unos bohios cercanos al campamento. Nos pushinos en imarcha y al atravesar la linea ferrea, entre Mocha y Aguacate nos sorprendi6 una emboscada dividi'lidonos las fuerzas con descargas cerradas y fuego graneado que fue contestado por una parte de nuestras fuerzas. teniendo, necesidad de batimos en refirada; nos hicieron prisionero, por habersele cansado el caballo- al capitAn Yduate que venia de Sagua 'a' incorporarse A las fuerzas del Gral. Aguirre.-' En I sta jornada se me canso el caballo y tuve, que abandonarlo con hamaca y ropa siendo recogido por Cdme. Toribio HernAndez del escuadro-n del Tte. Cor. Sanguily a HL Cimo-s una rriarcha penosisima por la Iluvia y lo escabroso del camino, acampando va de noche en Elizarde. Descansamos sin tener novedad, La column enemiga despu& de la refriega se retire bacia la Mocha Revando a1gunas bajas. El Cte. RoseII4 me aconseJ6 que pasara a la Ynfantefa del Tte. Cor. Raul Arango,5 donde, tendi-I'a mis porvemir acog* el consejo y estoy dispuesto al pase.
-, SAbado 31
A la amanecer abandonamos el cpto. Elizarde y despuds de una corta jornada acampamos en las sabanas de El Croni. Cuando nos prepar-Abamos para almorzar se present el enemigo con nutr'do fuego. En la refirada pasamos por el CamJose" Maria A irre, Jefe de la Segunda, Dlivisi& Habama del QuImto Cuerpo del Ejdrcito Libertador. OstenO 0 mando desde el 6 de Febrero hasta el 29 de Diciembre dc 1896, en que lo sustituy6 el General Alojandro Rodriguez.
Con cste sobrenombre fue conocido Jose' Matilde Ortega, quien fuera. uno de Jos principles bombres de arenas en la. provincial de Matanzas.
4 Eduardo Resell v Malpica, Jcfe del Estado Mayor del Brigadier P&Iro E. Betancourt.
6 Fuc uno de los fundadores del Regimlento Hab=a de Caballerfa. que perteneci6 a la Brigada Norte de la, Segunda, DivisWn del Oulinto Cuerpo. Durante various meses actu6 como uno de los primers jefes de escuadrones. Fue designado Jefe del Re pimiento Habar a de Infanter'a. Alcamo' el grado de Coironel.









pame-rito Yerba Gumica donate estaba la M'Rfanterfa del Tte. Cor. Arango en cuyo campamento quedd para igresar en las fuerzas. La march de-retiracta I ia hice en. un caballo del iCte. Rosell a pelo. En la refrliega hubo 3 6 4 muertos nuestros y de ellos se sabe de dos M y Nbre Domingo I
Muy de niantianit'a cambiamos. elocamparnento, a Vista Larga. Pasamos el dia sin novedad y levantamos el ca npamcnto a las 5 de la tarde emprendiendo una larga y penosa march que duro-' toda la noche.
Lunes 2


Por la manzanita acarnpamos en el. Yngles y pasamos, el dia y la noche sin novedad.
Martes, 3
SAO' por la madrugada 'a' las 2 el C. para sorprender a la
rilla de Madruga que despues de tiroteado el pueblo sali6; pero se quedo fuera de fuego, sallimos despu4s y acarnParnos en Sta. Brigida pasando el dia y la noche sin novedad.
Mi6rcoles 4
El Tte. Diaz, me ofreci 0' bacerme Alferez de la 2da. si me rnuestro serene, en ell ler. fuego. Pasamos la noche sin mAS novedad que una Pequefia alarm.
Jueves 5
Sin novedad
Vi.ernes 6
Sin novedad
SAbado 7j, Domingo
Solamente comi malangas. Arango rnan& por la tarde a Aw
firotear a Maclruga y desafiar la colunma pa manana.
Lunes 9
A las 3 1/1 de la tarde levantarnos, el cpto. y despu6s,
una march de 2 H acampamos en el Llano de Garda, a la vista de Madruga'. Se quernaron. 50 carretas en Averoff









Martes 10 aw"-w
L
A, la"' 8 de la U pai6 cerca de GlIa.. a pie.., 191 Cofl..'no quiso hacerle fuego por no Perder parquet inuti Imente. Ceso en el cargo de sanitario Sotolongo, por haber Regado'el ''roie p tario.

Miercoles 11, Jueves 12, Vierno& 13
"Pasamos' desde lis diez de la noche, hasta el ul aineCer <16 pie con una lo'na por la cabeza por el- agueoctro que cay6 ho ceso toda la noche.

Sibado 14
M agua de ayer siguio" todo el dia y parte de la nQche hasta las 12. Em rapados y si tener donde dornuir pasamos la noche, Soto en el suelo sobre una yagua y yo en una cueva muy estrecha, y hfumeda.

-Domingo 15, Lunes 16, Martes 17.
A las 7 y media'se present6,el enemigo por el Yngles teniendo un peque -no tiroteo, con la, caballerfa aW acampada.
0 ih
Safio la impedimenta y tomo nuestra linfanterfa sus Posicion6s. A Ias- 12 V2 se present el enemigo compuesto de las fuerzas" de MaAruga y despu8 de un'fuego tenaz de cerca de 3 H se retire el enemigo Ilevando, eii camillas que vimos y contamos desde el vxog*a 27 bajas. Nosotros sin retmceder un solo paso tuvu*nos I M y 2 legiblele. Las columns las formaban fuerzas de Monca&7 y A ilera reconociendo despuds el campo se recogieron como 1000 tiros de mauser y otros effects. Estuvimos Sm almorzar- ni comer hasta la noche,

M*6rcoles 18, Juieves 19Muy de madru'gada nos pusimos en aarcha acampando a
6
jas.,7--de Ia- rnaftna P, Sta -Brf "da..P4s6,pqr aqui el Gral. Aguirrey sus fuerza s-: Hiko vivas y felicitac. iones, por nuestro dltlimo fuego. CaplitAn Diaz me regaI6 un revolver. A Ia obscurecer se incorpor6 a nuestras, fuerzas un G. Civil de Ia Mocha, armada 4e revolver y machete se llama Jos6 Navarro.

7 Coronel- del Ejdrcitu Espafiot, Jefe, & Ia zona mffitar de Madruga. 8 Teniente Coronel del Ejircito Espawol, Jefe de Ia zona wilitar de.









Vi6rnes 20
Nos leva'nitam''os m*'uy de' madrugada. se puso en' sal-vo ia impedimenta y la Infantena tom6 posici6n en. las trincheras, por saber, por confidencins, que las. coluuinas de Aguilera, Moncada y Tort'.." nos. pensaban atacar hoy, en combinacI6,n. /k las 12 bAjAmo-s de -las trincheras, volv*6 la iMpedimenta y volvi'mos a acampar. A las 5 de la 7 levantpmos campamento y despu6s de una jornada de 7 Hr: acampamos en "11 Deriscadero" a la's 12 de, 1 N.
SAbado 21
Pedi" al Tte. Cor. que me these un remington para pelear. A las .10 N despu6s de acostados no's levantamos y pusimos en march acampando 6 las I I 1/2N en Yerba- Guinea.
Dorningo, 22
A las. 5 de la T. levantamos el campamento -y despu6s de una march mpy dificlil por un camino muy es abroio, parte del cual hub -0 que hacerlo, a gata., acampamos en "'Vista H. ermosa op a las 7 1/4 N.
Lunes 23
Hoy crumple mes mi Iiijita, no la olvido un solo instance. D liera Io que no tengo por verla, a1gul u. d f a comprendera ella, al lee"r estas lineasin*s. sufriomientos y1me Jos hari',olvidar con su cariflo, si v i*vo,, y con su respect a In I i nombre, si muero. Me armaron con una, escopeta de dos canoes, do, cazar y 9 parques. Desde man-ana empezari a hacer guardi'as y prestar servicios como soldado. de la 2da. Compafifa. Mi vlaa seri desde I I
mafiana, mds p'enosa pues tendre-' que comer y dprinir en el PeloWn-tenliendo A veces, que salir', a buscar agua o viandas o cocinar, el trabajo se haco entre todos.
Ma rtes 24
Hice mi pnimera centinela. en la viglia de V. Hersa lugar agreste donde hay que Ilegar por un camino de bren-as y Ascos que. hay que hacerlo a gatas,.* El enenugo estA cerea. Vamos a entrar en fuego. Neuso en mi hiiita, mi* madre Y esposa. El enemigo contra march' sin, aproxomarse al monte. Cambi*amos campatos a Blas Sosa. Apenas flegamos casi sin acabar de poner las- guardian se present6,el enemigo por Annona.

0 Coronet de la Guardia Civil qtu*en conjuntwnente con el Teniente
1 e. AsL -or









La guardla que yo ocupaba fue la que tuvo que bacerle esistencia inientras, el resto de la fuerza se retiraba a sus posiciones. La Guardia'era de 14 li y sostuvimos la colurnna un 1/4 de 11 teniendo que refirarnos en descubierto por un Ilano de cerca de 100 M. Nos retir-amos a la sierra de Hacienda. El enemligo no hlizo reslistencia y precipitada mamha W6 para V. Hermosa. At poco tliempo bajamos al campamento to reconocimos, recogimos 2 disperses y segujimos a V.H. donde JI
pernoctamos v despues de estar en ayunas tuvu*nos parte de la noche sin dormir por la Iluvia. Perdimos los abn*gos y cama s. La fuerza esta dividida sin que sepamos nosotros de los jefes y el resto de la fuerza.
Miercoles 25
A las 8 1/2 M nos pusimos en march y despu6s de 2 H de march por un camino mal 0 simo lo enicontramos en Eilegiblel. Desesperados de hambre y de sed. Con un bejuco Hamado de Parka mitigamos' la -sed, se le da un corte en cierta forma y da unas gotas de agua muy fresca. El CapitAn Diaz se ha mostrado hoy muy brusco conmigo. Sotolongo y yo compramos 2 hamacas de saco. He pasado el dia muy triste pensando en mi hijita.
Jueves 26
Sicade nos ba Prometido dejarnos, cuando volvamos por aqui en el Hospital empleados. A las 10 N (sin comer) levantamos campamento y pasamos toda la noche en march.
Viernes 27
A las 9 de la M acampamos en LL. Garcia. En esta march me he quedado descalzo. Me dieron un par zapatos Baqueta. Pasaron por el Ilano proximo 2 columnas,. dando fuego a cuantos bohio de pacificos encontraron al paso, i al hicieron con los caftaverales.
SAbado 28
A las 4 de la, T se -aproxim6 la GlIa. de Madruga a' nuestras posiciones 'con idea de sorprender AL nuestros vianderos que estan en el Ilaho. Les blicimos fuego desde el vigia y se retiraron con a1gunas bajas. Al poco rato volvieron, quedandose fuera de fuego. Nos mandarin ocupar las trincheras y estuvimos en ellas hasta las 12 Nhora en que bajamos dando tropezones por la obscuridad. En uno de ellos -casi me rompo




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC