UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00143


This item is only available as the following downloads:


Full Text


eI







SE C AA
e e S












Alt






Revosta de la
Mort' Bableoteca Nacuional Jose I









Director axiterior: JUAN Pihmz DE LARim (I 964m. 1976)



Director: JULio LE RrvEREND


Consejo de Redacci6n: OLiNTA Amu,. RAWN DE ARmAs,, ENRIOUE CAPABLANCA, CARLDS FARTA", MANUEL LdpEz OuvA, ENRIQUE SANZ.




Jefe d.e Redacci6n: SALvAwR BuENo


Redacci6n: CARMEN SuAmz 1x6K


Canje: Revista de la Biblioteca Nacional Jos6 Marti '
Plazit, -de la Revolucl6n'-'
Ciudad, de La Habana
Cuba


Teex 511963
Pzimera dpoca: 1909-1912 Segunta eWea: 1949-1958
Tercera Ooca: 1959


La Re-vista no se consider obligada a revolver originals no sA> licliado'-,











Cubierta-. Motive indocubano. Grabado en metal, 13 x 9 cm. Tomato de: NAvAno BETAxcouRT, ERNEsTo. Mativos de; arte en ta cerd-,








1SSN4DD6-17Z?



Kevista de la

B8bleoteca Naci*onal Jose' Maffi


A&o 79/3ra. e"poca-vol. Xxx Septiembre-dicliembre 1988
Nfimero' 3
Ciudad-de' La Haba.na, 0ib


Ca& autor se''responsabiliza 66n:SUS,.dpinionft,


TABLA DE CONTENIDO
HACIA EL MEDIO MILEN10 DEL ENCUENTRO DE 1AS CULTURES AMERICANA Y EUROPEA Amromro NOREz hmifti mz ,Expedici6n en can'oa del Amazonas al Caribe 5

JULio Lx RivmmND Acotaciones acerca de El socialismo'y el hombre en Cuba: ia autoeducaci4n ..... 55

SESOUINCENTENARIO DE EUGENIO MARIA DE HOSTOS
LoIDA FiGuERoA Hosts, el angustiado 65

CARAIENVAsoun Acerca del Retrato de un dictator de Alejo Carpentier 77 RoDOLFo RTjzMENtNDEZ Yucatdn y Cuba. Dos pueblos hermanos .......... '97









WALDO' GONZALEZ WPEZ
Los poets de, la Patria 119
ISRAEL ECHEVARWA
MtAcEu GARcfA-CARRANzA
Notas para la historic de la propied'ad intelectuat del libro en Cuba ....................... 129
TomAs FERN,(xDEz RoBAiNA !,a Blibliografia de authors de la raza de color, de Carlos
M T relies ...... a h -P 11 It -1 1 a 11 Is A P P a 4 1 4 IN I a R w 141 ANIL CAIRO
Marti y Hugo.- dos poets en el destierro a 41 9 1 153 CARmEN Sukmz Lig6m
Del humanism martian: sobre el concept de culture 169 JUAM IFRAricisco GoNzALEz GAactA El primer museo cubano fundado por la Revolucidn ..... 189 PARA UNA NUEVA LECTURE DEL PASADO FtLi x VARnLA
Elartede traducires elarte de saber 209
CRONICAS
SALvAmR BUENO
Centenario de dos escritores cubanos ................... 213
JoRGiE Du BoucruT
Antiguallas habaneras.- la dote de una marques .215
ALFREw CABALLERO RoWGUEZ La nave blanca y el problema del ideal estitico 225

RESERAS
JoRuE NiJknz JovER
Sobre filosofia y ciencias naturales ....... 233
ALBMTO VARGAs Bosuz
La literature en la batalla ............................. 236

LIBROS ADQUIRIDOS EN EL EXTRANJERO 239
COLABORADORES -P w 10 *. 6 & a 9 -F P lb D 51 1. w w w 241









Revista de h
Biblioteca Nadonal
jost Marti
(3) 1"8

qr-v 0 A,
Expedwion en canoa aet Amazonas at uaribe

ANTONIO WNEZ JIMtNEZ
Jefe de la Expedici6n

Introduccidn

El sentido m6s entraflable y transcendental de la expedicl6n En canoa del Amazonas al Caribe es, el de lograr, en el V Centenano del Descubrimiento-Encuentro de Dos Mundos, que los cientifficos de America Latina y el Caribe calcen botas de siete leguas y, con espffi*tu bolivan'anoi, echen a andar por sus, selves, ripos, mares e islas, en una cruzada para redescubrir, con OJOS pr9pios, lo que hasta ahora, en gran medida'ban realizadoMvestigadores principalmente de Europa.
El proyecto fue presented por el autor en la Reuni6n, Especial de. las Comisiones Nacionales del V Centenario, celebrada en La Habana, en enero de 1986, durante el Primer Simposium Mundial de Arte Rupestre.
Con posterioridad y en el seno de la IV Conferencia Iberoamencana del V Centenano que tuvo lugar en San Jose' de Costa Rica en abril del propio an"o, con la participaci6n. de veinfitre's pa"'ses, se aprobo" definifivamente el proyecto En canoa del Amazonas al Caribe con sus, tres principles, objetivos: reproducir el descubrimiento original del Caribe y sus islas Por las. tribes prehist6ricas de las cuencas del Amazonas IF Orrinoco; re i clones cientiricas en
del 0 1 alizar investing i lo s campos de la naturaleza y cl hombre y, por la via de la ciencia y la culture, dar un paso concrete en la unidad latmoamericana y caribefia.
Despu's de la Conferenda de Costa Rica, viisitamos. Ecuador, Perd, Colombia, Brasil, Venezuela, Puerto Rico y otros passes con el fin de organizer la expedlido"n. En la etapa de los preparations,, viajamos tambi6n a las cercanfas de Tena en la cuenca del Napo, en Ecuador., p 4ara oriental la construction de cinco grades canoes, tarea realizada por los 1-ndios quichuas que hicieron una obra maestro basada en tradici-ones milenarias.









Las canoes se construyeron con una Wcnica primitive., 4unque para devastar el bronco orligiffial del suncho, 6rbol parecido al cedro, se emplearon hachuelas metAlicas, despud' se quemo ia p4rte superficial de las mismas y para su impenneabilizaci6n se uso" polvo obtenido de caracoles terrestres mezct'kdos con cera silvestre.
La primer canoa, bautizada con el nombre de Sl*m(3n Bo'livar, tiene 13,78 metros de eslora, 0,98.metros, de ancho mAximo y 0,63 metros de alto. Su peso es de una tonelada. U segunda, con rnedidas casi Jd6ntiicas, red"bi' el nombre de Hatuey, el bravo cacique d,e Quisquella que a pHncip 'Ios del siglo xvi atraves6 el Paso de los Vientos y combati6 en C ba la invas116n h'*spdnica encabezada por Diego Vellzquez.
La expectici6n comenz6 sus act ividades en Ouito, capital de Ecuador, con un homenaje a Ios Andios de Ami6rica que o'frendaron sus-vidas en las luchas contra el colonialismo europeo, El 25 de febrero de 1987 se deposit una ofrenda floral antd sus busts en la Plaza de Indoam.,6nca,
Despu6s de atravesar los Andes Orientales del Ecuador,
exped *66n lleg6 al pueblo de Misahual.1 li, a gorillas del Rio Napo, affluent del Amazonas. All + cornenz6 la navegacio"n a.lo t4rgq de Ecuador y Perd para desembocar en el granny, continual por dste a la ciudad de Manaos y remontar.'el Rio N pgro halst Venezuela, entrando asl' al Guainia y parcialmente en el Camquiare. De vuelta al Gualinia, contiinW hasta el. poblado de Maroa y por tierra, a plie a lo largo de 30 kilo"metros -hasta el casino de Yavita, a gorillas del Rio Teme y pordste aguas abajo a'Santa Cruz; s igu16 -por el-Rio- Atabapo al Orinoco, para safir al delta de esta comment fluvial y por el arco dejas Antillas Menorts Ileg' a las Antillas Mayores hasta las costa' de Haiti y finalmente a Cuba.
De noche, en Tnedio & u'na torment, se perdi*6 nuestra canoa Simon Bolivar en el Paso de los Vientos,. lugar en que debe reanu darse el segund6 c pftulo de la exped id6n. I Esta segunda etapa comprenderA la- navegad6n a remo por las cokas septentrionales de la Repfiblica Domwicana y Haid, para luego atravesar el Paso de. los Vientos hasta Cuba y. de ahi a la -Isla de San Salvador en las Bahamas, donde probablemente tuvo lugar la pnmera recalada de, las' tres'' carabelas al mando del Mmirante Cr7*st6bal Col6n.,Asf debe finalizar nuestro Viaje, con el encuentro simb6lico de las canoes abongenes y las carabelas castellanas posp cientifico.en el
y un sim qup se deba'tiri, mtre otros, el terna del lugar adonde Regaroninicialmente dichas naves hispanicas.









En total la expedici6n recorr16 13 011 k1-16metros por diecinueve passes. Dicha d stancia comprende no solo el por cl eje fluvial Napo-Amazonas-Negro-Guainia-Casiqui'areAtabapo-Teme:-Orinoco, y el Mar Caribe, realizado fundaimntalmente en las canoes, sino tanibi6n los viajes por afluentes, selterritoriw ins ares,,,en los cuales se utll* ron los mfis ik
di-similes, edios de loco m-oc 6n para ganar tiempolanchas motorizadas, barcos, aviones y otros vehiculos, lo que
'O h 41
nos per-mitio ampuar considerable aente el rad*o de las investligaq*one s scientific.
En la expedici6n participation, de mantra parciM, o total, setenta. dentificos, artists, t6cnicos y. auxiliares de Amdrica Latina y el Caribe, ma's cuarenta y ocho colaboradore A la cifra anterior es necesano agregar los tripulantes & ks n*aves uxi 1 -con nriAs de dosc" to sesenta
a flares civiles y militares ien
k
tres hombres de mantra' que'la expedici6n movifiz6 un gran total de tre clients ochexita y una personas.
cien i no tambi6n
Cuba apo 16 no'solo sus delegados i tificos, si
el personM Ide coordinacii6n general de la. expedition y de" ;sprnttb estos, e o, 6 equipo de tdcnicos de tekviiv iclos e 'I m6dic'"
sion kairector, camaro'grifo y bhidista) y otros.
En especial destacamos erf la expedicio"n la presencia de las'muieres latinoamericanas y canoenas que, en todo, momen. to, frente a la naturaleza agreste y a sus fuerzas desaadas, fui r6n ejemplo de abnegac16n y herofsmo.
Como parte de los, trabajos realizados, se celebraron Slimposios en los que participant delegados de Europa, Estados V idos y Axv &ica Latln$t: en'' Iquitos, Perd, convocado por el Instifixto, de lilvest.igacio'nes de la Amazonia Peruana (IIAP) y 61 Institute Vetennario, de Investigacliones Tropicales de Altura (11VITA); ell Leticia, Colombia, session el Simpo''sium Inwrnaciohal. gobre la Invest*gac*6n y Manejo de la Amazonfa, Organize do p6r el Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente (INDERENA); en Manaos, Brasil, se celebr6 un seminanio en homenaje a la expedici6n., IP
organized por el Instituto Nacional de Pesquisas Amaiz6nicas (INPA) en. la Unliversidad de las Indias Occidentales, con sede iii Trinidad y Tobago, los expedicionarios sostuvieron un conversatono, con los professors de la Facultad de Ciencias, W igualoup enla Universidad de Gu de, las Antillas, en la
'Isla'' de Guad4upe (Departamento. de. Francia); otro en -la Sociedad de Iistaria de.la Isla de Ni ,Yis y finalmente'enla'Uni' idad C I del Es : a
vers eixtra te y en el Museo. del Hombre Dominicano, en la Repfiblica Dominicana..'









L4 expedici6n result un. acontecimiento felliz en el camino de la unidad latinoamerlicana. Con los permlisos correspondientes, nuestras canoes lograron cruzar la frontera. fluvial de Ecuador y Perfl, practicamente cerrada durante el Wt*mo medi*o 18 rimera vez, inve lo y, por p, i a stigadores de nuestros passes sudamencanos y cariben"os, cooperaron en una empress. mayor,, prop6sito camun que augura nuevos proyectos scientific y culturales.
Se realizaron investigations con equips, nacionales, conjuntos, pudidndose medir el caudal y la. velocidad de los rios Napo, Amazonas y la confluencla. del Casiquiare al Guainfa.; igualmente se flevaron a cabo investigations botAnicas, zoo,lo"gicas, sociol6gicas, geogriflcas, geological, arqueologicas, an# V* A
tropomo-'rficas, geofisicas y de otras disciplines, cuyos resultados se dara*n a concern oportunamente,
1.
Se establecieron contacts con las trilbus quichuas, aucas, secoyas, huitotos, ticunas, yaguas, gerals, curripacos, waraos y otros,, mientras que en las Antillas se hizo con los caribes negros de San Vicente y la comunlidad. caribe de Dominica, Altimos sobrevivientes de esta culture amerlicana. La expedicift coleccion6 manifestaci ones de su culture material, artesanias que figuraran en el proyectado Museo En Canoa. del Amazonas al Caribe que aspiraimos fundar en la Ciudad de La Habana como homenaie verenne a las cultures aborigines de Nuestm AmOrica.
Entre los estudlos realizados, uno de los mis completes fue el del arte rupestre, tanto continental como insular; se. logr6 determiner posibles rutas migratorias cuyas hueRas dejaron I# I
los indios a lo largo de miles de aflos y que clivulgaremos en dibujos y fotograffas.
Si bien este tipo de expedicibn no fue apropiado para realizar investligaciones cientificas de carActer intensive, lalarga travesia por miles de kilometers permitio importantes- observaciones y comparaciones,, tanto en las Arvas continentals como insulates.
Durante los nueve meses que dur6 la primer parte del viaie, se hizo lo possible por Ilevar a cabo todo el periplo en canoes; sin embargo, a1gunos factors hicieron necesario realizar a1gunos tramos motorizadamente, como fue el caso en que resuIt6 impresclindible trasladar con urgencia a un enferMO,' miembro de la expedici6n, hasta el hospital mAs pr6x*mo; la prohibic16n de Estados Unidos de que arrihiramos a las 'I Ib
islas de Granada y Puerto Rico y otras veces por mal tempo.









La Jornada diaria. mAs larga, en can oa y a remo fue el tramo del Trapecio, Colombiano, desde la confluencia del Rio Caballococha en el Amazonas hasta Leticia, con un recorriao de 117 kil6metros., que contrast con la. prhnera jornada en el Rfo Napo, desde Misahualli a Bellavista Baja, igual a 47 kil6metros; en el Rio Negro hubo pruebas de remadas contra corriente a raz6n de 3 kilometers por hora* en esa Misma via fluvial, en otras pruebas, el advance fue nulp debido a la fuerza de los r4plidos.
En el Ca'be, la canoa Hatue y se mantuvo a remo, y a la
Sim6n Bolivar se le adaptaron velas. Para tal fin se tuvo en cuenta las tecni*cas usadas actualmente por los indios waraos del delta orinoquense, asif como los testimonies europeos escritos durante el siglo xv-x y si ientes, entre ellos los del contador Bernal Diaz del Castillo, quien-en 1517, observe canoas aborfgenes navegando a la vela en aguas del Golfo de Mdxico. 6
En el Mar Carlbe el record de permanencia en la canoa Sim6n Bolivar, a la vela, fue de 26 horas seguidas: se navegaron 135 k*16metros de dfa y de noche en el Paso de Sombrerof entre las 'Islas de Anguila y Virgen Gorda.
El record de remade en el Caribe, en la canoa Hatuey, tuvo lugar entre las Iislas de Martinlica, y Dominica a lo largo de 75 kilometros, con una permanencia continua, sin parar de remar, de 12 horas y 20 minutes.
Simultaneamente con la prohibition del Departamento de Estado, norteamericano, a la entrada de la expedition en aguas y territorio puertorriqueflos, la canoa Hatuey se nos period en una tempestad nocturne cerca de la Isla de Nevis el 14 de M A
octubre y durante cuarenta y tres dias. via*6 sola por mas de 300 kilometers, Ilevada por las corrientes -y los vientos, preCisamente hasta una. base military norteamericana en las costas de Puerto Rico, adande lleg6 e) 26 de noviembre, como una burla del destiny, para despu6s ser llevada por pescadores y estudiantes hasta la capital boricua. La Naturaleza, con sus fuerzas logr6 lo que el imperio quiso frustrar. Al menos u na de nuestras canoes lleg6 a Puerto Rico. Este recorrido solitario de la Hatuey reafirma el criter"o de que los elements naturales del Carlibe ayudaron en las rutas migratorias -volunta. rias o accidentales- de Este a Oeste, y facilitaronasi .1as conexiones humans entre Amdrica del Sur y el Caribe.
La expedici6n pudo ser reallizada, con la cooperac16n, de los gobiernos, de Ecuador, Per(i, Colombia, Brasil, Venezuela, Pu&tn Rim- Re.nilhlirs T)nmininn-na v Cuba- v -.tambiAn con la cle









las jovenes naciones de las Antillas Menores: San Vicente, Santa Lucia, Martinica, Dominica, Guadalupe, Monserrate, Saint Klitts Nevis, San Martin (parte francesa), Anguila e Islas Virgenes Britainicas. Igualmente conto' con la eficaz cooperacift econ6mica de la Coxnisi6n Espafiola del V Centenano, presicuda por el doctor Luis YdTaez Barnuevo.
De una mantra. u otra, tambi6n cooperaron en el. mejor 6xito de. la expedicio"n los siguientes, organisms e institutions: Centro de Estudios Econ6micos y Sociales del Tercer Mundo (CEESTEM), de Mexico, hajo la presidency de Luils Echeverria-- la Academia de Cienclas de Cuba presidida. por la doctora. Rosa Elena Simeo"n. Entre los instltutos de nuestra Academia es iriecesario destacar los de Geografla y Ecologia y SlsternAtica, asf como otros organisms del Estado cubano: los ministerios de Cultura, Relaciones Exteriores, Interior, Comercio Interior, Industria BAsica, Fuerzas Armadas Revolucionarias. y los Institutos de Turismo, Hidrografla y Geodesia, y Catastro.
La. UNESCO tambi6n brind6 su apoyo moral a la expedicift.
La. Fundaci6n Guayasamin, de Ecuador, ayud6 mucho a la realizacio"n del viaje y su president, el Maestro Oswaldo Guayasamin, pint6 de -manera magistral el. estandarte de. la expedici6n, bordado pnimorosamente por las Indias quichuas.
La colaboraci6n de los presidents, de. Ecuador, Perd, Colombia, Brasil y Cuba, respectivamente Le6n, Febres Cordero, Aldn Garcia, Virgilio Barco, Jos6 Samei y Fidel Castro fue decisiva. Recordamos con gratitude nuestras entrevistas con dl*chos jefes de Estado. Igual podemos decir de Si*m6n Alberto Consalvi, ministry de Relaciones Exteriores de Venemela.
Nuestros studios, tratar"an de dar una vision mAs realist de la que hasta ahora existed de la. selva del Amazonas, divulgada principalmente por documentaries y libros de aventuras que, en su mayor parte., solo reflejan. esa enorme cuenca por medlio de piranhas, anacondas e indios folkl6ncos emplumados. El Amazonas ha sido mitificado y es necesario exponer las realidades de sus poblados, nuevas Cloudades, luchas socials, abusos. y exterminios de los indlios, sus Propias organizaciones de resistencia; denunciar la destrucci6n ecol6gica del gran ecosistema, acci6n. vand-ilica que puede. converter el llamado infiemo verde en el. possible desierto rojo.
Al pasar revista a los episodios y las vic v studies en. los nueve meses de la exped*c!6n a lo largo de las vlas fluviales y
I OL
maritimas de. Nuestra Am46xica, de sus montaflas y selves, donde sentimos el trenidar teldn*co de Violentos terrPmntn.Q_ n nm









vimos arrastrados por, palizadas que cubneron rientos de ki16metros del Rio Nap% con la secuela de la muerte de su fauna acuAtica y contaminacift de sus aguas, mientras que en. el Caribe las rifagas de cyclones tropicales, trombas marinas y otras torments nos acompafiaban de isla en isla., queremos dedicar nuestra modest obra a los pueblos de Nuestra. Amdrica entraffable, a aqu6llos que sufren y luchan dia a dia, y se empinan. sobre la adver'sidad, en. la esperanza de un Nuevo Mundo, donde la ciencia y la. culture prhten victorliosas, sobre la misena que hoy domino. en los majestuosos paisaies por donde desfihtron nuestras canoes aborigines. Antonio N"ez Jimdnez, Jefe de la. Expedici& En Canoa del Amazonas al Caribe, iffir forma:


Se ifnicia ta expedici6n
El lunes primer de marzo de 1987 partimos desde el. Colegio Militar de Quito en camiones y yips; atravesamos la Cordillera Onental de los Andes con 15 toneladas de equips y el 2 de marzo, a las I 1-, 00 horas, la expedici6n En Canoa del Amazonas al Caribe inicia en Misahuallf su travesia fluvial. Integramos el equipo multinational treinta y cuatro cientfficos y t6enicos: seis ecuatorianos, dos peruanos, seis colombianos., una brasilefia y diecinueve cubanm, TambiAn forman. parte de Id expedici6n dos mayors y selis soldados del ejdrcl'to ecuatoriano, quienes dan protecei On a las canoes, y diecliocho indlios de la etn*a quichua, como remeros y gufas, los que, des'puds de entrenar a los expedicionarios, finallizarAn sus semiclios cerca. de la frontera con Perd. En total, partimos de Miisahuallf sesenta personas, y a lo largo de los passes por recorder se incorporat-An otras delegaciones de Amdrica Latina y del Caribe.
En un prmicipio se suponla. que contariamos con un barco a=*iar, pero esto no fue possible, entre otras razones, torque en este rfo arenas si existent dos naves motorizadas que no pudieron ser contratadas. No obstante esta. difficult, los expedicionarios tomaron la. decision de comenzar el viaje.
Inicialmente, en el Napo se suceden r4pidos por los que avanzan las canoes.
La pimera jornada cubri6 a remo 47 kil6metros hasta el camDamento de Bellavista, Baia. donde se levantan dos barra-









cas abandonadas por una empress explotado-r-a de petr6leo. Aqui bajamos de las canoes, las amarramos en la gorilla izquierda del rio y pernoctamos, unos en hamacas y otros en casas de campaiia, rodeados por la alta selva riberefia. Hicianos una sola comida, en el dial, como sena habitual en las primeras semanas, en que nos -turnariamos, cada uno de los expedlcionarios en las laborers de la cocina.
En la segunda jornada, desde Bellavista Baja hasta el Puerto Francisco de Orellana (Coca), recorrimos 75 kil 5metros. Total navegado en los dos primers dfas.- 122 k*16metros. Todos estamos bien de salud, pero muchos con picaduras de garrapatillas y, otros insects.
En la travesia realizamas studios geognif licos Y observamos la extraccio'n de oro -muy t* e las arenas
fluviales del Napo.
En Puerto Francisco de Orellana fuimos recibidos fraternalmente en la Brigada de la Selva 19, Napo, por el colonel
A
Ramiro Silva, del ejerc & to ecuatori-ano. Aquf acampamos en barracks mi'll'tares.
El, equipo ecuatorliana formado, por el mayor Marilo Vilatuna y el ingeniero Diego Loayza determine" la posicift astron6mica de esta localidad (en el pequen"o aeropuerto): latitude Sur 0"27 36,3" y Ionglitud. Oeste 76 59 15,9"; altitude, 255 metros sobre el n'vel. del mar.


Avanzamos entre terrematos y palizadas
El 5 de marzo a I-as 20:45 horas, los miembro-s de la expedic*6n'En Canoa del Amazonas al Caribe fuimos sorprendidos en el camparnento de Puerto Francisco de Orellana por un terremoto de 6 grades en la escala de Richter, seguido, por otro a las 23:00 horas que alcanz6 los, 6,8 grades.
Estos sismos fueron acompahados de intensas lluvias que ensegulida comenzaron a desbordar el R r o Napo y produjeron graildes deslizamientos de sierra al pie de los Andes. La catdstrofe fue de tal magnitude, que el gobiermo ecuatonano la conceptu6 como la peor acaecida en este siglo en dicho pals.
Al dfa siguiente, 6 de -marzo, se nos planted" la disyuntiva de continual el vl'aje por el Rio Napo o suspenderlo, en vista del desastre regional.- la decisi On de todos fue continual la expedici6n.
Poco despues, la superficie del- Napo comenz6 a cubrirse por-una impresionante palizada nunca antes vista por los ha-









bitantes de la cuenca. 'Segiln nos information, se, ori in6 al ocurrir various deslizamientos de tierra en las faldas, del Volcan R6ventador, los que a su vez lanzaron sobre el rfo millones de broncos de drboles. Asf,, las canoes avanzaron con grades dificultades por la corriente fluvial, enteramente cublierta por la palizada.

El viaje contin6a entre st*SMOS
Este mercer comunicado lo redactarnos el 7 de marzo, a las 10:00 horas en el poblado de la Mi"sion Cat6llica de Pompeya, en la onlla izquierda del Rio Napo. Hemos llegado hasta aqui navegando entre la descomunal palizada. que contlinfia, rio abajo. Graclias a la pericia de los remeros quichuas, y al modesto esfuer-zo de los, expedicionarios que hacen su aprendizaje de la navdgaci6n en las canoas, logramos avanzar con difficult unos 20 k*16metros", que hicimos en dos horas. La canoa de aluminio que nos acompana con efectivos del ej6rcito ecuatoriano, no puede utilizar su motor pues la h6lice se danarfa entre la palizada y avanza, comonuestras canoes abonigenes, a puro remo,
Al desembarcar por unos minutes en el bohio deuna. famlifia india en la carnuna de San Carlos, antes de la llegada a Pompeya, se registry un nuevo temblor de sierra que aument6 el espanto entre estos, sencillos pobladores. Segundos antes del sismo, muchos ani'males de la selva, sobre todo los insects, orquestaron como Una slinfonia, creciente hasta que la tierTa tembl.6.
Al redactar esta nota, la pahzada aun continda pasando a nuestra vista en Pompeya y no da sefiales de terminal, por lo que calculamos que tiene ha'sta el momen'to mAs de 120 kil6metros de largo. Las aguas del anchuroso rfo arenas se pueden ver torque est;An cubiertas enterzimente por millions de broncos.
Los dan-os en la'regi6n, son indescriptibles; solo mencionatmos uno para que se tenga una idea de lo ocurrido: de noventa jovencitos que terminaban su servicio military y que hafamos conocido en Puerto Francisco de Orellana, poco despues, de su despedida, quince mu'rieron atrapados en sus car mines, bajo, una avalanche producida por el primer sismo.
Las tripuladiones latinoamericanas de la expecticion En canoa, del Amazonas al Caribe, especialmente las muieres, han demostrado un temple extraordinary.









De Pompeya, en canoa y a pie, vLajamos a. la localidad de Limoncocha, donde hicimos excavaciones arqueol6gicas con el equipo peruano, descubriendo muchos rests de cerimlica. de la culture Napo y que en primer instanclia. relacionamos con cultures andinas.
En Powpeya se determlin6 la posic*6n. latitude, Cr 26 30,95"; longitude, 76* 37 09,90"'- altitude, 234 metros.
IV
Una catdstrofe ecol6gica
Hoy, di-*a 10 de marzo, a las 13:00 horas, redactamos este
icado desde Pan"aco lzquilerda del Rfo
comu cha, en la gorilla
Napo, donde se determine su posici6n en la latitucl de Cr 26 50,3"; Ion itud, 76* 04 23i4"; altitude, 222 metros.
En el campamento, antcnior de Pompeya permanecimos tres difas, y pudn*nos calcular en unos 240 kil6metms de lar-go la palizada que obstruye nuestro advance desde Francisco de Orellana.
Los equips de Colombia, BmsII y Cuba se dedicaron a investigations biol6gicas, geogrAficas y etnol6gicas.
Durante el paso de las enormes palizadas observamos incontabIes cantidades de peces, serpientes y otros animals muertos, asi como cadAveres humans, mientras algunas especies; vivas navegaban sobre los palos: aquella mortalidad es product de los desastres naturals que han acompafiado a la expediici6n desde su paso por Puerto Francisco de Orellana. El agua del r1o se ha convertlido en una masa fangosa cublierta or Palos que ha ori inado una gran. escasez de oxigeno en el medio fluvial, con la consecuente muerte de su fauna,
Desde el dia 2 hasta el 10 de marzo hemos realizado cuatro jomadas de navegacio"n fluvial: las dos primes mis las de Puerto Francisco de Orellana a Pompeya, 45 kil6metros y de Pompeya a Pafiacocha, 72 kilo"metros, que con las dos anteriores hacen un total de 230 kiloometros navegaclos a remo, har biendo pasado frente a 36 afluen-tes del Rip Napo.
Una de las dificultades con que hemos tropezado es la falta de agua potable debido a la gran contaminaci6n. Anoche., y gracias a la Iluvia, se pudo recover el liquid indispensable.
En cuanto a la salud de los expediclionar a os, podemos afirmar que es buena no obstante algunas quemaduras de la piel
I
y labios por la inclemencia solar, trastornos estomacales y ipicadas de insects.









Cuando descansaba sentado en el campamento de POW cocha, al jefe de la expedicift le cayo' sobre las piernas una serpiente que se precipit6 desde el techo de la casa; el ofi&o fue lanzado con fuema contra una de las paredefts. Casi inmediatamente despues se produjo un pequendo movimiento sismico.
Hasta, ahora, todo el recorrido ha sido realizado, en las. canoas, sin el apoyo de una embarcacift mayor, que segi5n promesa del gobierno ecuatoriano se uniria a nosotros en esta zona; pero el estado de desastre en que se enctientra este sector de la cuenca amaz6n*ca ha limposibilitado esa cooperaci6n.
En Pompeya recibimos mensajes por el Dia Internacianal de la Muier de Vialma Espfn de Castro, president de la Federaci6n de Mujeres Cubanas y de Rosa Elena Sime6n, preslidenta de la Academia de Ciencias, lo que estimu16 a todos y en especial a las compafieras. que mtegran la expedici6n.
Estamos a unos 100 Ikil.6metros de la frontera, con el Per4.
V
Bajo la UuWa en el Rio Napa
Escribirnos el presented comunlicado desde el poblado de Nuevo Rocafuerte, a gorillas del Rio Napo, a 22 k*16metros de la frontera con el Per'U".
Hasta aquif hemos navegado en nuestras canoes 331 kil6metros. Los 4Itftnos 92 kil6metros entre Panacocha y Nuevo Rocafuerte los hicimos enteramente bajo la Iluvia, y con la mayor parte de' los expediclionarios. afectados por una eplidemia de gripe. Las onllas del rfo estan cubiertas por una alta e mitrincada selva que se prolon-a hasta, la confluencia. con el Amazonas.
Durante el viaje por el Rio Napo, y como en otras occasions, el m6dico cubano de la expedic116n, doctor Jullio Hemindez Socarras (Alih), ha atendido, a una familiar quichua que navegaba en una endeble balsa con tres personas, padre, madre e hijai, 6 sta de cinco, a-nos; se diingian a Nuevo Rocafuerte para ser atendidos despu6s de ciinco dfas de navegaci6n. Madre e hija padecian de intoxicaci6n grave por haber ingmido pescado que flotaba muerto en las aguas infectadas del rio. Fueron inyeetadas con benadrilina y asif mejoraron antes de Ilegar a Nuevo Rocafuerte, en cuyo pequen-o hospital les dijeron que debian esperar al dia si1guiente para proceder a su ingreso.








Vamos, a acampar various dias aqui Para reafimr studios en la region, incluyendo, un recorrido por el Rfo Yasumif, afluente del Napo, donde vive una comunlidad de los indios aucas (huaoranf), una de las mAs primitives de la Amazonia.
En el moment de redactar esta nota, se nos avisa que, a causa de los 41timos niovimientos sismicos y Iluvias, viene navegando por el Napo otra pallizada, procedente, como la anterior, del affluent Coca, que fluye por las faldas del Volc4n Reventador, de donde ha descendido.
En Nuevo Rocafuerte se determine la poslicio"n astron6m'm ca: latitude, 0* 35 28,1-"; longitude occidental, 75* 23 32,99"; altitudi, *186 metros sobre el nivel del Triar.
VI
Entre los indios aucas
A las 13:000 hora' del dia 20 de marzo, la canoa, insignia Sim6n Bolivar, con su estanda rte desplegado y navegando. por el Rio Napo, cruz6 la frontera ecuatoriano-peruana.
El permiso de ]a cancilleria peruana Para el, cruce de la frontera dice literalmente.A -soncitud del sen-ior Viceministro de Cultura de Cuba,
don Antonio Ndfiez Jimenez I
coordinator de la Expedicion En Canoa del Amazonas al Caribe, aprobada por la Cuarta Conferenclia Iberoame6cana. del.V Centenario del Descubrimiento-Encuentro de Dos Mundos, celebrada en San Jos6 de Costa Rica del 7 al 10 de abril de 1986, y teniendo en cuenta que entre los objet'vos pn*ncipales del event se elicuentran los de reedlitar el descubrimiento del Caribe por tribes de la, Cuenca Amazonica, estudiar la natur*aleza y el hombre, investigar el impact del desarrollo mode'rno en la region amaz6nica, y contri t)uir a la integracli"n latinoamericana, el Ministerio, de Relaciones Exteriores se complace en autorizar el ingreso de la Expediici6n Cientifica En Canoa del Amazonas al Caribe a territodio peruano a trav6s
de los Rios Napo y Amazonas.
En e'l camparnerito mifflitar de Pantoja, el jefe de la escuadra del ejercito ecuatonano. trasmit!6 la responsabllidad de IA protecclo"n de nuestra expedici6n al colonel Jorge Barnet, del ejercito peruano, quien dio la. mAs cordial blenvenlida a los expedicionarlios del Ecuador, Peru', Colomblia, Brasil y Cuba.
Al Ilegar a -Pantoja habiamos realmdo un recorrido total de 343 k'lo"'metros, mAs-aproximadamente 200 kil6metros en









una excursion por el Rio Yasuni, affluent del Napo, donde viIs itamos un clan de la tribu dc los aucas, estudiandu sus hAbitos, de vida. Durante la estancia alli, Kai, el j efe de esta. comumdad abongen caz6 con cerbatanas, ayudado por su dos esposas, cinco monos que sirvieron de alimenAo. Los expedicionarios pemoctamos en el caserfo aborigen, rodeados de una impresionante selva. Aquif conocimos de los problems que se presentan a los aucas ante la *nvas*6n de sus, tierras por parte de las compaffla's petroleras extrah'Jeras que tratan. de, desalojarlos y a veces de exterminarlos,
Poco despue's de nuestra incursii6n por esta zona, los aucas dieron muerte en plena selva al obispo Lavaka y a una monja. Un afto antes, con la finalidad de organizer nuestro vi*ai*e. aficho o bispo nos. habia ayudado personalmente a establecer contacto con la Mision Cat6liica de Pompeya.
En Nuevo Rocafuerta confinuamos las invest *gac liones. cien'. tificas., colectamos plants y animals, h*cirnos studios geofisicos y trazamos los profiles, del Rio Napo y Je la Laguna Jatuncocha.
La expedlici6n espera en Pantoja por la. Ilegada de la ca.fionera Ucayali, de la Marlina de Guerra del Per4, que brindara protecc116n a los expediclionarlios hasta Iquitos, en'el Rfo Axnazonas.
Desde: la pardda de Nuevo' Rocafuerte la expedition Wenta con los serviclios de la gabarra. o patina, Yanapuma, de bandera peruana,, que con motivo-de la catastrofe del sismo habl'a viajado a Ecuador con equips petroleros.
VII
En territorio peruano de los indios secoyas
A las 14:00 horas del 24 de marzo la expedici6n se encuentra. en la confluencia. del Rio Santa Maria, con el Napo.
Despues de cruzar la frontera, ecuatoriano-peruana en Pantoja, las canoes navegaron una jornada de 27 k*16metros hasta el caserio de Vencedores y el dia. 22 de marzo lo hicieron hasta la citada confluencia, con un recomdo de 55 kil metro, que sumados a los 343 en territorio peruano hacen un total de 425 kilometros Por el Rfo Napo. Al kilometraje anterior, siguiendo la ruta Amazonas-Caribe, es necesario agreggar los, recorridos fluviales, por los rios Yasunf y Santa Maria, que totalizan 280 kil O-'metros, Para un gran total recorrido de 705 kilo"metros.
El dia 23.r la expedici6n se dividi6 en dos groups, uno para realizer studios, en la. mencionada confluencia v otro remon-









0 unos 40 kil6metros contra la. corTiente del Rio Santa Maria, Para hacer una excursion por territario de los indlos secoyas, entre los que pernoctamOs. En esta. tribu, los hombres listen largas tu"nicas y las mujeres andan casli desnudas.
Los expedlicionarios conocimos. de voz del jefe del clan de Santa Maria la historic de c O-'mo, hace unas pocas d6cadas los, secoyas eran cinco mil y hoy estfin muy mermados; y tambien narr6 las guerras anteriores contra los boras, de quienes nos information, devoraban a sus pensioners, costumbre ya desaparecida.
10
Tambien estudiamos la confecci6n de cerimica por las mujeres de la tribu, para lo cual muclan lodd con cen= producida por la querna. de la corteza. de un irbol flamado popularmente apacharama familiara de las Rosaceas), al igual que los medicamentos utilizados para cur-arsede la mordedura de serpientes y c6mo preparan el tabaco en forma de un gran cartucho de dinarnita y lo emplean Para quitarse el cansancio de las marches por la selva,
Los investigators obsequiamos a los indios secoyas con la Is In A
camiseta que tiene pintado el emblema del viaje En canoa del Amazonas al Caribe, disenhado por el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasarnin.
La expedid6n es escoltada ahora por la can"onera Ucayali, de la Marina de Guerra del Perd, bajo el mando del caplitAn johnny Fernandez Rabanal.
En Shapajal, en la orilla derecha del Napo, numerosos obreros cortan con motosierms los gligantes forestalls que seran destinados a los aserfos de Iquitos Para ser convertidos en plywood. Esta tala es selective, pues solo se cortan las enormes y coposas lupunas, que generalmente fienen dos metros de dia' metro en su parte central y mds de cinco en la base.
Vill
En la comunidad de las huitotos
A ]as 9:20 horas del dia 31 de marzo, Ilegamos al caserlo
A *
de Mazan, proximo a la desembocadura del Rio Napo al Amazonas.
Despu6s de haber estado con los indios secoyas del Rio Santa MariaY continuarnos por el Rio Napo, y acamparnos en Angoteros Pamba, una comunidad de los. indios quichuas.
Hicimos studios geogr6ficos y biololgicos en la. confluencia del no Curaray y seguimos al pueblo de Santa Clotilde. Despues, desembarcamos en Vidal, donde recientemente se ha cons-









truido el poblado de Puerto Arica. Aquf se construe una carro. tera de penetraci6n. en la selva que va a lo largo de 80 kilometros hasta el Rfo Putumayo, en Colombia. Se dice que esta zona es de gran trdfico de droga;s.
Pasamos la noche en la comunidad de Negro Urco, de los indios huitotos, una tribu dispersada, en el siglo pasado por la crueldad de los caucheros, y que ahora se dedica a la agriicultura, a gorillas del Napo.
Los expedicionarios acompanamos a los huitotos el domingo 30 de marzo en su minga o trabajo colectivoi, en el cual Participan hombres, mujeres y nin-os para. la siembra de arroz de se'eano. En es-ta. zona se realizaron studios boUnicos y biol6gicos.
At salir de Negro Urvo, la canoa insignia de la expedicii6n, tripulada. por remeros cubanos e indios quichuas, naveg6 75 kfl6metros corriente abajo hasta la isla fluvial de Sara Isla.
Hoy 31 de marzo, la tripulaci6n de la Sim6n Bolivar est6 integrada por colombianos, peruanos, ecuatorianos y quichuas, y en otra remaron mannose de la canfionera Ucayali, en un gesto de slimpAtica. sollidaridad con la expedidcn latinoamericana y caribefia.
Al flegar a Mazan hemos recorrido un total de 1104 klilo'metros, de los cuales, 824 han sido por el Rfo Napo.
En Maza-*n se m*dio" la profundlidad del Rio Napo en 21 metros; la descarga fluvial fue preclisada, en 826.5 metros cdbicos por segundo. Estas investigations fueron dinigidas por David Berdellans, con la colaborad6n, entre otros,, de Odalys Gonza'lez y Lifliana Blain, del Instituto de Geografia de la Academia de Ciencias de Cuba.

ix

Vegamos al Rio Amazonas
A las 17:51 horas del primer de abril, la canoa Simdn Bolivar Ileg' al Rio Amazonas,, con sus tripulantes ecuatorianos, peruanos, colombianos;, brasilefios Y cubanos, ma's tres quichuas del Per4, despu6s de treinta y un dias de navegaci6n por el Rio Napo.
En su recomido final por el Napo los expedicionarios viisitaron la comunidad de Urco, Mirafto, de los, indios yaguas.
La expedition En Canoa del Amazonas al Caribe ha dejado atrAs grades extensions del Ecuador y del Peru' a lo largo de 1267 kilometros de recorrido por el Rio Napo y algunos









de sus afluentes, asi como el Amazonas hasta Iquitos,- donde fue recibida a las 10: 45 horas del dfa 2 de abri I Por las auto-, ridades y organizaciones de esta ciudad, entre estos el prefect Alfredo Marin Cobo.,.-, cl alcalde M;ixl'mo Melendez. C6,rdenas; el capi tan de navio E nr i'que Falc n Maldonado, efe del Es tado Mayor de la Fuerza, Fluvial del Amazonas y otras altas autoir'L dades civiles. y militaries, asi como por el embaj ador Je Cuba, Francisco Ramos.
x
Simposio scientific en Iquitos
Ea la. ciudad amaz6n*ca de Iquitos la expediclion. En canoa del Amazonas al Caribe part*CM6 en el simposip organized en su homenaje por el Instltuto de Invest ig4ciones de la Amazonla -Peruanal (1,TAP) y'el Instituto Veterinan*o de Invest'geldoincs Tropicales de Altura, (IVITA).
El doctor Jaime Moro Sommo, president del HAP expl l*c6 los objetivos de dicho orgamismo en cuanto al desarrollo de la Amazonia. Por su parte., el doctor Filomeno- Encarnad"'n, del, IVITA, present' el tema Proyecto peruano de primatologia, que recoge los estudlos sobre distintas espe'des die mo'nos de la region. En el event se proyectaron numerosos videos de las' tribes que pueblan ]a. regio n.
El 4 de abril, los expediclonarios del Ama:konas al.Carl'be expulsion una siffitcsis de las laborers realizadas.
El jefe de la expedliciori, miembrd del Instituto de Geografl"a de la Academia d'e Ciencias de Cuba, hizo, una description del Rio Napo, asif corno dc las excursions realizadas a diferentes comunodades aborigines quichuas, aucas, secoyas, huitotos y yaguas, en las que colaboro el auxiliary de investigacift Angel Gra"a GonzMezEl licenciado David Berdellana. Silval, geofi"lico del mismo Institute expuso acerca de los, trabai os, real *zados con la ayuda de las 114cenciadas Liliana Blain Y Odalys Gon7AIeZ, para determinar las principles caracterl'sticas hidrol6gicas del Napo: medlicliones de la profundidad con equipo deecosonda en perfiles transversales, velocidades de la corriente y muestreo de las aguas Y los sediments, el volume de 10's s'lidos en suspensio"n y el caudal total. Tambien. particilparon en estas investligaciones el hiidr6logo peruano Jorge Paredes y los miem4
bros del Instlituto Geogralfico Militar del Ecuadc>r, ingeni eros Mario Vilatuft y Diego Loayza, quienes determination la latl*-









tud y longitude. de Puerto Francisco de Orellana, Piampeya, -Pafiacocha y', Nuevo, Rocafuerte.El profe'or Polidoro Pinto, del Instituto de Cien'das, Natur rales de la- Universidad Nacional de Colombia hizo una breve exposition sobre-el, desarrollo de la botanical en America Latina. a partir de la Ilustracift,-ba"o el reinado de Carlos III de Espafia. Destac,6 el, interns del Rio Napo desde el punto de vista florlstico, y ecol6gico e hizo un llamamiento a detener la destruccii6n. 4ue converting la7'selva amaz6nica en un desierto,
-La-licenciada Leda Menendez investigator del Institutode
-Ecologia y Sistema"tica de la Academia de Ciencias de Cuba, inform que durante el Viaje y en collaboration con otros. cien-tificos de la rniisrna, se hicieron observations de la flora; tanto en tie'rra firme corno- en la partc inundada, asi como estudlios de la structural y las principles species arb6reas y de soto6asque, disposicii6n, de hojas y presencia o no de esterits- radicalesd'. Uno, de los objetivos fue la comparison del mosque h4medo.amaz6nico con los del Canbe y en particular con Cuba. Se .. evidenced que la vegetacio"n mejor conservada se localize a gorillas de los afluentes, o quebradas del, Napo. RecalC6 la imp6rtancia de-.Ias -especies, secundarias, las que recent des. pues de la tala de ha. s-elva original, y su papel en la fonnaci6n ,de las islas fluviales y en los sitios deforestadors.
Expuso Leda Menendez que los botAnicos de la expedidon
visitaron el herbafio amazonense. Su director, el I doctor Franklin, Ayala, les brind 6 fadlidades para su trabajo y se acord.6 un plan para la collaboration e intercambio de- material botAnico y bibliografflco con el Herbano Nacional Colombiano y el del-. -Instituto de Ecologia y Sistem4t Iica de la Academia
-de. Ciencias de'Cuba.
Oscar Pinto, director regional del Instituto Nadonal. de los. Recursos Naturales Renovables Y. del Ambliente (INDERENA) de Colombia, planted la necesidad de integral progmmas, de desarrollo, protection y conservacio- n organizados en zonas fibnteriz'ais, principalmente con el 'manejo international de cue-ncas -hidrograficas, ya que fen6menos naturales co-mi los recientes- sismos, permitieron, comprobar en la prdctica. quie no solo- se affect la Amazonia ecuatoriana, sino tambidn la peruana e, I i ncluso la-colombiana y la brasilefia, y qud los graindes 'Proyectos dcdeforestacio'n en el Brasil' i'n'dudgiblementi Influyen en. el clima del restd de la. cuenca del' Amazonas.
Segun las observations Ilevadas a cabb por- la professor de la Universidad de --- Brasilia, Do nis Santos de Farla, el Rio








Napo es un factor II'mitante en el process de especiaci6n de los primates que habitat sus mArgenes, aunque en algunos sitios Parece liaber ocurrido transposiciii6n, posiblemente asoclada a la presencia humana. De trece species dtadas per la literature, en esta selva siete fueron vistas y diez relatadas por los natives. La densidad de primates en la regift es baJa, debido a la caza y a la devastacli6n acelerada de la vegetaci6n.
Lenin Ortiz, professor de arqueologia de la Universidad del Ecuador y Fernando Salme, director del Museo, de Artesanfas de dicho pal"s, junto a los arque6logos peruanos Hernim Carrillo y Aldo Bolafios, del Instituto de Estudlios Arqueol6giicos Andinos, information de las iinvestigaciones arqueolfticas y einogrdficas realizadas como parte de los studios interdisciplinarios en la recuperaci6n del process, hiist6riico, promoci6n de centers de iinvestigaci6n, conservaci6n y difusi6n de la historia regional por medio, de muses de slitios, con la partliclapacidn de las comunidades :[ndigenas y otros sectors de la PODIacift; igualmente sobre la localizac*6n de sitios arqueol.6gicos y recuper-aci6n de pizzas a las cuales se les hhzo un registro fotografico y descriptive, con propuestas para futures investigations de la cuenca del Napo. Tambi4n se refirieron a las investigations etnogr-Aficas, pnncipalmente para la recuperaci6n de las tecnologias tradicionales en la agriculture, la pesca, la caza y la recoleeci6n. Ademfis, Salme expuso los dibujos artisticos Ilevados a cabo a lo, largo de la ruta fluvial, con la colaborac*6n del licenc*ado R" oberto Ndfiez 1i'm6nez.
De las investigaciones arqueol6gicas y etnogrAficas se deduce que la Amazonia, desde tempos prehist6ricos, confonna una unidad cultural con expresi6n. material propia.
El arquitecto ecuatoriano Die-90 Orellana, habI6 en el s*mposio de sus observaciones y anSlislis, de la arquiftectura riberefia, en cuanto al disefio, planificaci6n y construction, y la -influencia del medio. Igualmente Orellana inform sobre el studio de las species amaz6nicas en pefigro de desaparecer y la creaci"6n de estimulos en la poblaci6n para protegerlas.
Roberto Franco, funcionano de la Oficina de Planeac*6n de INDERENA, en Bogota", expuso, sus observaciones y entrevistas references a la situaci6n pasada y presented de los groups quichuas, hulitotos, yaguas y aucas frente a los process de colonlizaci6n a lo largo del Rio Napo y los alrededores de Iquitos. Especial atenci6n dedic6 al impact de las actividades extractivas, m*sionales, commercials y turisticas,, Asimismo, acop *6 informaci& referida al Problema territorial y las formas actuales de organization political indfgena.









El doctor Jull'o HernAndez Socarris, del Ministerio, de Salud It
Pfiblica de Cuba (MINSAP) y medico de la expedition, I nform6 del comportamiento de la salud de los expedici na* sobre las patologias de las poblaciones del Napo.
AdemAs, el doctor Hernindez Socarr-Is v*sl*t6 la Facultad de Medicine de Iquitos. El decano, doctor Hktor Donayre, de16 sentada, su invitaci6n Para iniciar un convention, de intercamblio y colabor-aci6n con el MINSAP y las instituctones docentes de Cuba.
El professor Jorge Pulecilo, del Departamento Administrativo de Intendencias y Comisarlas de Colombia,, se renno a los factores de la actual diwimica de la Amazonia ecuatoriana, e h*zo iWasis en la prospecci6n y explotaci6n petrolera que ha modiflicado, la regl16n 1
.. alterando el ecos*stema, y'la economfa de haciendas y patronatos de indigenas, asi como su cultum ancestral. Recalc6 el cultivo negative de la Palma afficana, agroindustria llevada a cabo con recursos transnacionales, via de monocultivos perennes en la. hilea amaz6nica, con la. consecuente ocupacift de fierras de los indios. Igualmente puso de relieve la lucha coniunta de las comunidades indigents contra el patronato, y la for-rnaci6n de comunas de gesti6n y pro. ducc-16n m*digenas aut6nomas.
Por su parte, el professor Camilo Dominguez, de la Uni'verV -2
swad Nacional de Colombia, identific6 tres tipos de colonizac 16n en el Napo ecuatoriano: una antigua, en el Pie de monte andino que Ilega hasta Puerto Napo, Misahuallf, Banos, Baeza, Archidona, Avila y Loreto; una. colonizaci6n recliente, a lo largo de las carreteras construlidas a partir del boom petrolero de los aftos sesenta y de la palma africana; y, finalmente, un poblamiento muy homogi6neo, de origin quichua, situado en toda, la n"bera. del Napo ecuatoriano. Este poblamiento es muy den'P y a pesar de suffer el impact de la colonizaci6n, de la explotac1*6n petrolifera y palmifera, represents actualmente. un factor de defense cultural y organizac16n polftica.
En la labor fotogralfica se destaco Eduardo Gonz6lez, responsable por parte del Departamento Administrativo de Intendencias y Comisarlas de la Repulblica. de Colombia, al igual que Eugenio P6rez Ferrer, de la Empresa Naclonal de Campismo de Cuba.
Se resalt6 la important colaboraci6n del thcni"co de comunicaciones radials Arsenio GoVM", de Cuba, en cuanto a garantigzar el Proceso divulgativo de los trabajos que realize la expedici6n En canoa del Amazonas al Caribe.









Durante la estancia, en Iquitos, los expedicionar'os., acompanados por el sacerdote cat6lico Joaquin Garcia, eminent estudioso je la region, navegaron por el barrio de Belen, el Rfo, Nanay y el Mom n, afluentes del Amazonas, y la Laguna de Quistococha. Finalmente, con la. cooperaci6n de la Fuerza Urea Peruana, el equipo de television de la expedici6n iintegradopor Manuel Acosta Cao, director, Antonio G6mez, car mar6grafo y Carlos Vald6s, sonidista, junto a Jos6 Luis Padr6n y el jefe de la expedici6n hicieron una exploraci6n aerea de los rios Amazonas y Napo. P*lote6 el h*droavi6n el capitAn .Daniel Zeballos, el copiloto, Alf6rez Octavio Pdrez Palmay el soldado Pedro C6rdova.
Una de nuestras actividades f linales en Iquitos fue la conferencla- dictada porel jefe &. la expedic116n en la Universidad National dela Amazonia Peruana, donde respondi6 diversas preguntas de' los professors y alumnus, asistentes.
El peri6dico Kanatari de Iquitos public.6 el dia 5 de'abnil de 1987 un editorial sobre la expedici6n, escrito'por el sacer'dote Joaquin Garcia' y del cual transcribimos el siguiente Iparrafo:
El mediodia del pasado'dia Jueves., dos de abril, una treintena de hombres y mujem llegaron hasta Iquitos despues de haber navegado cara al sol durante varies semanas, reproduciendo, pero en son de buena voluntad, aquelia navegaci6n de los conqui P stadores. Su Jefe, el investigator cubano Antonio N'fiez Jimenez; sus tri.-Pulantes: genes de Brasil, de Colombia, de Ecuador,
de Perfl, de Cuba; su meta: descubrir en ami*stad, por Aa de la ciencia, la insondable ri*queza que guard en sus, arcanos esta tierra verde, que -ocult6 sus engafios a quienes quisieron depredarla; su bandera: -la comdn, la de todos, la de la soli'dari'dad latinoamencana, la que a1re6 Bolfvar desde los 11anos de Venezuela hasta las cumbres de Ayacucho. Lo que las armas ni antes ni ahora consiguieron lo han venido a lograr sencillos
hombres de 0
ciencias con amor, cuartillias, microscoplos, semilleros, herbar'ios, quimicos y unos nobles Ojos
abiwertos a la magia sin fin denuestras realidades.
El 8 de abr'l, la expedic*6n sali6 de Iquitos Amazonas abajo, prote ida por la ca-onera MaraRdn que command Vladimir Zimic.,' -de'la marina peruana, y a las 13-000 horas del s*guientedfi se encontraba en la confluenclia del Rfo Apayacu con el Amazonas, desde donde se emiti6 este comunkado.'







XT
Llegamos a Colomb *
10
El 18 de abril,, despues de navegar en las canoes por Ecuador y Perd, Ilegamos a Colombia por Leticia. En este altiro tramo recorrimos 117 k*16metros a lo largo del Trapecio, olombiano, por donde navegamos con Colombia a la i*zqui*erda y Peru'* a la derecha.
Desde Misahualli* a Leticia hemos recorrido, un total de 2 033 k1l6metros por los nfos Napo y Amazonas y vanos de sus afluentes.
En la ultima etava or Per&, continuamos Jas invest"gaciones cienrificas por el -RI"o, Apayacu, para seguir por el Rio Ampiyacu, tambl'n affluent del Amazonas, donde entramos en contact con Jos indios boras de Pucaur*quillo, cristianizados por la iglesia evang6lica bautista.
El 9 de abril en Apayacu, Per-fi, medimos, la profundidad del Amazonas en 32 metros; la descarga del no result ser de 55035 metros por segundo; el 13 de.ese mes las investigaclones hidrol6gicas realizadas en Pijuayal, Peru',, dieron como resultado, profundidad, 42,3 metros; velocidad maxima, 3,18 metros Por Segundo; descarga, 62 479 metros, c4bicos por segundo.
10
En Pijuayal descubrimos un yacimliento de fosiles mar*os formado por caracoles y conchas, demostrativos de que la region por donde hoy fluye el Amazonas fue antiguamente el fondo de un mar de poca profundidad y, en el caso de Pijuayal., constittli'a una playa donde se onginaron. sedlimentos. y rests arinosdato important para la historic geol6gica de la Amazonia.
De San Pedro de Cochiquina viajamos a San Pablo de Loreto, lugar en que trabaj 6-' como me"dico, Ernesto Che Guevara, en 1952, Aqul" conocimos a a1gunos leprosos tratados por el che, que lo recuerdan con mucha gratitude. En el lazareto Jos expedicionarlos rendimos un minute de silenclo en homenaje at heroe latinoamencano.
Aguas abajo del Rio Amazonas, remontamos la Quebrada de Cushillococha. Fuimos recibi'dos cordialmente por los indios tocunas'. quienes nos obsequiaron sus artesanias, destinadas al future museo que patrocinarA la expedicio"n. En esos momentos los ticunas, se preparaban para una fiesta en saludo a la publicacli6n, de la Biblia en su lengua, occasion en que acuatiza25








ron en la laguna de Cushillococha various aviones con pastors norteamericanos.
De regreso al campamento, un grup6 de expedicionin"os que estudizibamos la region nos e'xtraviainos en los intrincados vericuetos de !a. Lnuna de Cushillococha'; nos sorprendi6 la noche en un paiskije caracterizado por la selva inundada; lis plants acu.6ficas casi impedian la movilidad. de la lancha de aluminlo utilizada en esta. excurs16n; numipro'sos' ins'ectos, pnncipalmente mosquitos, nos atacaron y de la copa de los drboles cay6 una nube de honnigas braves. So 6 con mucho esfuerzo logramos salir de esta miAesta situacift. I ,
Posteriormente la, canoa. Sim6n Bolivar recorrio ei. 1.8 de' abril desde la confluencia del Rl'o Caballo'cocha a*4 Amazonas, ha' ta Leticila. Eke tramo de 117 ki-16mqtro de largo fue reIn d, gi q 4 '.
corrido por doos 6noas: on una viaAbamos.,,exipedicion.an* os latinoamericanos y en la otra una tripul-4rMn pp,-,iruapa. de hi caftonera Maran6n. En fraternal emulacift,;,josmarino Oeja nave peruana. ganaron ]A, competencia. a remo' p or un" tie'm'po de d*ez minutes.
Al Ilegar a la ci*udad coiombiana de Leticia, Vladimir, Zimi', c6rriandante de la, canonera Marah4n, buqw insignia de la Fu rza N2 val de la Am zma, con emocionadas palabras destaco el simboll*smo latinoamericano de la expedici6n. scientific' entreg6 a Carlos Ennique Ortiz, commandant de la. 6nonera colombia.na- Rwohacha, la protection de la expedici6n.. El emotlvo acto, tuvo lugar en la tnple frontera fluviia l entre Perfi' Colombia yRrasil,
En ocasi6n de -la arribada a Leticia, se celebr6 el Slimposlum Internacional ob-re la -Investigaci6n. y Kan Jo de la Amazonia. Organized por INDERENA; cont6 con la participacii6n, de ciento setenta specialists de numerosos pal"ses do. EuropA y Amdrica, y en .61-fueron ecpuestos los resultados de las i*nvestigaciones realizadas. El acto fue xnaugurado por el doctor GerrnAn Garcia Duran, director' de INDERENA.x1i
Por el trapecio colombiano. Llegamos a Brasil
El. 25. de abriff la, expedici6n. En ca 60a del Amazonas al Caribe entr6 a Tabatinga, Brasil, despues de recorder 2364 kilftetr6s por los tern"torios de Ecuador, Perd y Colombia.
En el Amazonas colornbiano Ilevamos a cabo incursions a
I
la Isla de los Monos, Puerto Narifio y Lago Tarapoto, con sus deffincs rosados'; luego viislitamos las tribes de los yaguas y








ticunas de San Marti 0 n de A"acayacu. Estos A10mos nos entregaron. una gran Pintura hecha en corteza vegetal, que.forInaba parte del altar de su. iglesia. En dIch6 heizo se manifiesta una evidence infitiencla cristiana y se inteipreta el origen de los ticunas por inedlo de pictograffa. En el Parque Nacion d de Am tcayacu se realizaron studios botAniicos.
En. el, paso de la frontera de Colombia a BrgLsil parficiP6 la canonera colombiana Riohacha y el barco de apoyo'brgisilefio Comandante Soares, asicomo numerosas canoes y lanchis que, navegando alrededor de las canoes, nos daban la bienvenida.
Lauro Morena, mirfigtro consejero del Mm"'sterio, de Rela, iones. Exteriors de la Rep4blica Federativa del Brasil, dio Ia' bienvenida official a nombre de su gobiern,6 y resalt6 la.-ImiP
portancia de este viaJe en C'uanto.a la integraci6n de Anien**CA Uttiftia por la via de IA cieinikia y la culture; igualmente pita' n de fragata Carlo's Alberto Rodnguez, representantp de la Marina de Guerra del Brasil en la expedlici6n, salud6 a su miernbros.
A nombre & lo''S. e- ,pedicionariqs, su j efe expre s6 la alegria de*' i6 os al Ilegar a* tiierrA brasflefia '.
Entre los presents. en, el arto-se encontraba Francisco Car-' a. en. Bras' 1.
bonell ministry consejero de la EmbaJada de Cub 1
Al dia siguiente del cruce de la frontera.colombo-brasilefia, continuamos. la navegac116n. por el Rio Amazoritts.

X111
Con los indios ticunas del Brasil
1" sa'ir de T-abatinga el dia 24 de abril, la' -participacl16n...de Brasil en el viaJe En canoa del Amazonas al Caribe fue reforzada con la presenclia de los officials de la marina,- ca itAn de cor eta Carlos, Alberto Rodrigt cz, capiOn teniente. J'ose 6rlo's GPn-zAlve- Pere'iir"a', capitAn-teniienie m6dlco Luis ALfrani Miguez de Mello Jupio, Dilermand' de Morais Mendes, m1embro. de la Primera Comisi6nde. Frontera (Region' Septentrional) v los bi61ogos Regina.0liveira Da Silva y Renato Mendes, del Instituto Nacional de Investigaciones Amaz'nicas.
En la navegaeli 0-In realizada entre Tabatinga y Jutai, por el Amazonas brasileflo, la expedicioIn recorri6 563 kilo"metros.
Desde Tabatinga a Benjamin Constant, el fot6grafo y escritor de la National Geographic Magazine, Loren McIntire, nos acom'6 durante va ios dfas.
En San Leopoldo visitamos una comunidad ticuna que add: ra una cruz colocada sobre una coiina que consider sagrada.,








la. cual no nos fue permlit'do visitor, sino solamente ver desde lejos.
En Belem de Solimoes, la m4s. important poblaci6n de la tribu ticuna, pudimos desembarcar solo despu6s de cumplir con la soliciftud de su jefe, de la religious hermandad dacrucista.- cubrirse todo ef cuerpo con ropa, no tomar bebidas alcoh6licas, no fumar y entregarles un tambucho de gasoline o, en su lugar, dinero. Este poblado, tiicuna tiene dos barrios: uno de la secta de los cruzados y otros de los, cat6licos, separados por un arroyuelo.
En Belem de Solimoes la profundidad del Amazonas fue media en 34 metros; la. descarga, del agua: 80 517 metros c6bicos por segundo.
Poco despues, siempre navegando por el Amazonas, visita.mos San Pablo de Olivenza y San Antonio de WL, 6sta 161tima en la confluencia con el Rio Putumayo, que remontamos unos kilometers.
En San, Antonio de lzd conocimos at patriarch* Walter de Souza Neves, de la religion dacrucista, Ramada cat I ica, aposolw
t6lica y evangelica, fundada por el profeta. Jose" Francisco Da Cruz. Su sotana negra tiene -sliete estrellas y cefi"do a la cintura. fleva un cordon con los colors nacionales de Brasil. Seg m explic6 el patriarea, continua-dor de Jose" Francisco Da Cruz, la hermandad cuenta. con cuarenta y ci*nco mil files, muchos de ellos ticunas. Su sede central estA en la Ramada Ciudad Alterosa de Jesls, en el curso superior del Rio Putumayo. Allf se encuentra el Laboratorio Santo. Igualmente nos cont6 que los dacrucistas ofrecen, una Ramada Pastilla Vitam'fnica Anticomunista, basada en un versfcuto de Isaias para aquellos que deseen arrepentirse de su lideologia marxiista.
Despues seguimos a Tonantins. A.111, como en San Antonio J+ &
de ha", descubrimos un residuan"o arqueol6glico, de ceramic, y continuamos las investigaciones bot Anicas, zoompeas,, etnogrMicas, geograticas y, entre otras, hidrograf icas.
Hasta aqui la expedici6n ha recorrido, un total de 3 008 ki16metros,
x1v
De Jutai al lago Coari
En Jutai, a gorillas del Amazonas, continuarnos el program,
I ., al mismo fiempo que la ca-noa Slfm4n Bolivar s*gui6 de estud*os I I
su plan, de navegacift fluvial.








I 'EI dia 6 de mayo rernontamos el Rio Jutai hasta Copatana,' Y de regreso a Jutali, el botAni"co colombiano professor Polidoro Pinto :sufr16 un -intenso co"lico neffiftioca; fue atendido por los me"dicos de la expeuicion Julio Hernandez Socarr -a' s y Luis Afranio, cubano y brasilenwo, respectivamente. Se suspencheron las investigations para Ilegar lo mAs rapi.damente possible a la cliudad de Tef6, a 237 ki'lo'metros, viaje realizado en la Comandante Soares. Posteriormente se le traslad.6 a Manaos y luego por via a6rea. a Cuba, donde rse le atendio" exitosamente.
Los expediclionarios estudiaron el Lago de Tef6, de 40 k'l& metros de largo y 19 de ancho.
Desde Tefe' al caserfo del Caiamb6 la Simon Bolivar continu.6 su navegac16n bajo un aguacero, tan frectiente a lo largo del Amazonas. Mis tarde recorri'mos el Lago Coari, donde tambi6n hiclimos invest ligaciones hidrog ralf iicas, biol6g licas y de otras disciplines.
En el moment de redactar este comunicado, el 18 de mayo de 1987, nos encontramos en el Lago Coari. que tiene comunicaci6n con el Amazonas. Hasta aquf hemos recorrido por este rio y sus afluentes y lagos un. total de 4035 kil6metros.
En el Lago, Coari el equipo de geofisicos mid'6 la profundidad del lago en 13 metros; la temperature, a 2 metros de prGfundi'dad fue de 30,6 grado-s Celsius; a 7,2 metros, 28 y a 10.4 metros de profundidad result ser de 27,5 grades Celsius.
xv
La expedici,6n Ifega a Manaos y continual por el Rio Negro
La expedicio'n latinoamen'cana, y carlibefia continAa su recorrido, por'la cuenca amazo-Wica.
Despuds de las investigaciones realizadas en el Lago Tef6, proseguimos aguas abajo y establecimos campamentos en las localidades de Caiambe, Lago Coari, CodajAs y Anoni, hasta Ilegar el 19 de mayo a Manaos, la. mayor ciudad amaz6nica del curso medio del gran ri'oj, ubicada en la o*lla derecha del'Rfo Negro, cerca de su confluencia al Amazonas.
En la region de Manaos. donde se encuentran las. aguas oscuras del Rio Negro con las terracotas del Amazonas, se Ilev(5 a cabo un I reconocim4ento aereo hasta el archipleflago fluvial de Las Anavilhanas, donde el Rfo Negro fiene 22 k*16metros de anchura y sobresalen numerosas islas, algunas de 100 ki16metras de largo, cubiertas por selves que recorrera la expediIc 6n, por un complejo sistema, de canales.








En las localidades 4e Arara y Moura, estudiamos lps primeros ya a mientos de roca's precAmbridas form'adas hAce, seiscienws millions de aftos, Para despues continuar--por ell Rio Negro., aguas arriba, hacia terntorio venezolano.
La programaci6n y cronogramas. organizados conjuntwnente con los gobiernos de Brasil y Venezuela, han hecho que lot exped-iclionarios combined su transported por el Rio Negro en el barco. Maues y en la canoa Stfm(3h Bolivar, -en la que ya se han realizado remadas exitosas en estas latitude ,, que im -mmos contra la com*ente es de casl tres kil6metrds por hot a.
Redactamos este comunicado el dia, I 8'-de Ju ni' o e"n Came IL ro, en la margin *zquierda del Rio Negro.
La expedici6n ha recorrido un total de -5 461 k*16metros por el A nazonas y sus tributaries fluviales y lacustres. Ahora contin4a u ruta hacia la frontera, con Venezuela.
xvi
Seminart'o cientifico en Manaos
En Manaos, tuvo lugar el Seminario Conmemorativo del V Centenarib del Descubrimiento de AWrika-Ehibuentro d Dos Mund6s organized Por el Instituto Nacidnal de Pesq''udwsas Amazonicas (INPA), enhomenaie h-la expedici6n. Fu6'-#IdtIgUrado el-25 de mayo de 1987, dias gmtes y como int-roductift, el jefe de la expedicli6n brind6 una'confei-encia sobm la marcha y prop6sitos del viaje.
El primer turno, del seminario lo ocup' la licenclada Leda Menendez, quien se refirio a los trabailos cientfficos, Ilevad6s a cabo y en especial a los botanicos; Fernando Salme, airect-or del Mus'e'o de Artesanias de ]Ecuadoi' i xpu'o S""u'Conf&encia II'Viviendas, pueblos y groups iftnicos'en tl'durso del Ama2onis al r Caribe"'; el doctor Edson Lessi ley6- sii tema "Inv estigaciones y postgrados del fnstituto Nacional de Pesquisas'Amaz6hicas"".
A continuac-1-6n, expusieron sus respectlivos temas los miembros de la expedlicio'n Roberto Franco, polit6logo, Jorge Pulecio', economist, y Oscar Pinto, zoology, de Colombia; Lenin Ortiz, arque6logo y Diego Orellana, arquitecto, de EcuadorDavid Berdellans, geoffsko y Lilliana Blain y Odalys Gonz6lez, ge6grafas, de Cuba; Regmia Oliveira de Silva, e ga. Renato, Cintra, ornitologo y Dons Santos de Farfa, primat6loga, d e R ra sd.
El seminario cont con la conference del historiador de Manaos., Mario Ypiranga Monteim; 'C omunfcaci.6n entre- el Rio








Negro a travds del Casiquiare"; despu6s, la doctor Adelia Engracia de Oliveira Rodrigues, del Museo Paraense Emilio GoelAi,-,-eitpuso su conference "Repercusi6n social del viaje de Orellana-en Ids silos xvic y xvil".
En el seminarto tuvo lugar una mesa redonda titulada foAmazonfa, ecololgia y desarrollo", en la que actu6 como coordinador el doctor William A. Rodniguez, del Instituto Nadonal de Pesquiisas Amaz6nl*cas.
XVIT
De Barcetos a Camanaos
El 19 de junio arribamos a la ciudad de Barcelos, antigua capital del Estado, de Amazonas en Brasil, donde la fuerza del gran r1o hace pralcticamente impossible remar contra la
-corriente-. Los 'Indio's to hacen generalmente en pequenas canoas de- unos 3 metros, de eslora, y aprovechan las contracorrientes de las zonas del rio cereana' a las onfllas. Cuando no puediam veneer la fuerza del r1o, Ilevari 'ucanoa a cuesta's por estrechos senders de la selva. Eh ott'a occasions,, obvian el no para navegar par-alelamente a 6ste por'el intrioneado igao o selva inundada.' I I
El 22 de junio llegamos al ca-sen"o de Sao Tomd, donde existen las ru*as de un castillo construido a princlipios de skglo Como vivienda de un r1co cauchero. Al la'do de la construcciOn existent dos pequefts cementerios, uno para la familiar del la'fifundista, y otro para los indios. En este dltimo, el guia local que nos acompa-aba. nos dijo, mirando la tumba de sus, patrons: "Total, al final los vamos a enterrar nosotros a ellos.pp
EInlesta 1,ocandad se estudi6 un paisaje de dunas arenosas que se alza'n entre la selva, en la margin derecha del Rio Negro'.
Un indio tucano de' Sao Tome' nos relate el mito de la exis.tencia del Paraiso en una cachoeira o rapid de Ipanore".. donde existe la huella de la plant de un plie de Jesucristo grabada en la piedra- debajo de la misma hay una gruta de donde hizo salir a los primers hombres que a su vez formaron las distintas tribes de la reg16n.
1 El'23 de junio arribamos al pueblo de Santa Isabel de Rio
Negro'; las pruebas de- remadas en la primera cachoeira o raudal resultaron casii nulas por la fuerza de la corriente, la que se logr6 veneer, navegaiido por la orilla-z bajo la copa de los drboles, a raz6n de. 2 kil6metros por hora.
l








MAs adelante diistingulimos los primers cerros graniticos, muy empinados, testigos de un gran relieve anterior. Sobre la superficie del rio se levantan a1gunas rocas como, ballenatos.
El 26 de julio flegamos a Camanaos, con solo tres casas y que constitute el puerto fluvial de San Gabnel de Cachoeiras. Este puerto no tiene instaladones y los pequefios barcos que Ilegan se aproximan a la orlilla, y descargan sus mercancias, sin, necesidad. de muelle.
En Camanaos comienzan los grades. raudales que de hecho, impiden la continuidad de la navegad6n por el Rio Negro, hasta tal punto que el goblerno, brasilenho ha. prohibido que sus barcos los atraviesen. Dicha navegac16n se contilinita despu6s de pasada la cliudad de San Gabriel de Cachoeiras en otras naves.
En Camanaos, se nos present la disyuntiva de c61no Ilevar nuestms canoes ha-sta San Gabriel de Cachoeiras. si por tierra en un camion o, por los pengrosos raudales, impossible de pasar a remo en esta 6voca de creciente. La. solucift adoptada fue atar las dos canoes a ambos lados de una lancha de aluminio con un motor fuera de borda y asi navegar contra la poderodsima corriente a lo, largo de. unos 30 kil6metros, hasta Regar a la arenosa gorilla de aqueUa ciudad.
Dias despuds reanudariamos el viaje no arriba por aguas menos turbulentas, occasion en que contamos con la nave auxiBar Herminia, de bandera brasilefia, al mando de Joachim Dos Santo Cruz, donde podiamos coclinar y donnir.
XVIII
En San Gabriel de Cachoeiras
El dia 30 de junlo arribamos a la. dudad brasilefia de San Gabriel de Cachoeiras, en la onlla derecha del Rfo Negro, despues de navegar entre peligrosos raudales, los mis violentos de la ruta seguida hasta hoy. Aquf las aguas adquieren una velocldad fantAstica, y se preclipitan entre las rocas graniticas, sultan, se vuelven a estrellar, y en pavorosas cornientes arrastran cualquder obstAculo.
De San Gabriel de Cachoeiras tambidn hicimos una incursi on por tierra, a lo largo de 30 kil6metros, hasta la Linea Equatorial por el. camino que va hasta el Cerro de la Neblina, de 2 940 metros de altitude, el mAs alto del territorio de Brasil.
En los alrededores de San Gabriel de Cachoeiras ascendimos al Cerro de la Esperanza, donde se estudiaron curiosas, rocas de granite en fonna de grades bloques redondeados que









dej 6 an entre si spacious huecos l1amados Las: Cavernas. En este lugar la Iluvia ha modelado en las superficies graniticas afllados pinAculos o diente de perro,, tan caracteristico de las zonas c;Arsicas.
.En las afueras del pueblo estudiamos interesantes figures., como las talladas en una abombada. roca de granite; entre ellas, una en. forma de plant de pie que los naturals interpretan como la pisada de un apo"stol. Las tallas parecen naturales, pero moairicadas por el hothbre.
En entrevista con los indios banlivas se lograron testimonios, de su rica mitologia.
El 7 de julio, sallimos de San Gabri*el de Cachoeiras. En este
4
lugar el rio se estrecha entre cerros por donde se precipitan sus aguas para former los famosos raudales, ori inados por la. enorme presi6n de la masa. acudtica de la muy anchurosa corriente extendida aguas arriba.
Por el Rio Negro volvemos a cruzar la Unea Ecuatorial v despuds de pasar la confluencia con el R 0 o VaupAs, territonio de los indios tucanos, arribamos, el 8 :de Julio al caserfo de Maravitana, formado por once casas y treinta habitantes. Aqui levantamos el piano de un antiguo fuerte construido con muros de tierra donde antaft existing canoes portugueses que despue's fueron trasladados al campamento military de Cucui en Brasil.
xix
Arribamos a Venezuela
Despu6s de haber recorrido 6 441 k1'16metros por los rios. Napo y Amazonas y sus afluentes, cruzamos en canoa la frontera entre Brasil y Venezuela por el Rio Negro.
Al pe-netrar a la. tierra del Libertador, por Cucui, la canoa Simdn Bolivar, con su estandarte desplegado, fue recibida por el coordihador designado por el gobiemo, de Caracas, cap*t;kn de navlo Ernesto Carles Rodrfguez, a quien Carlos Alberto Rodritguez, capital de la fragata de. la marina brasilen-a., trans's 41 ah #
firi6 la custodia de la expedition.
Carle's Rodriguez, a nombre del president de Venezuela y del Ministro de la Defensa, nos dio la bienvenlda.
Aquf se ilncorpor6 la delegadon cientffica venezolana integrada por el h*dr6grafo capital de navl'o Enrique Morett],, el antrop6logo y perliodista Jose' Emilio Castellanos, el bio"logo ocean6grafo Celestino Flores y el ge6grafo Calixto Pagua..
Al Ilegar a San Carlos de Rio Negro, los expedlicionarios fueron bienvenlidos por el contralmirante Carlos Pulido Salvar








tierra, director general de frontiers del Ministeno de P&Iaciones Exteriores y otros funcionarios de. organisms venezolanos.
En su filtimo recomdo por el Rio Negro, desde Manaos a Cucui, continuamos el program de investigations cienti Oficas, habiendo tomato de distintas tribes indias datos de su mit(>logia y costumbres, recolecta dc plants y especlies zool'gicas, medicines de los rfos y otros datos.
xx
Por las aguas del Guainia y el Clasiquifare, llegada al Orinoco
Desde Cucui, en la frontera. de Brasil y Venezuela, contmiuamos la navegacio"n por el Rfo Gualinfa (que en Brasil se llama Negro) y en la confluencia del Casiquiare remontamos parcialmente el dia 12 de julwo este can-o fluvial del Orionoco, que lo comunica con la cuenca amaz6nica.
En esta travesfa por el Caslquiare, desde su confluencia al Guainia hasta el poblado de Chapaz6n, nuestras canoes navegaron contra corriente en esta estac*6n Iluviosa a raz6n de un k*101metro por hora, y a favor de la mi-snia a 6'kil6metros en Igual txempo, empleando siete remeros.
En la. confluencia, mencionada tuvimos conocimiento de un *to de los 'ndios curripacos quienes creen que Jes "sto, salio" de una species de garrapata escondida. en. el *nte 'or de un hueso. A los velintlicinco ahos el bijo de Dios comenz6 a hacer m'lagros y creo el Sol, la Luna y el agua. Como otros mitos arnaz6nicos, e'ste i-nanifiesta un sincretismo cn"stianoaborigen.
En las selves aledanas a los 11os Guainia, Casiquiare. y otros canos afluentes, la expedicift realize investrgaciones botAnicas, debido a las characteristic tan interesantes qu6 posee.
En el poblado de Boulton recogimos testimonies de los ind*os gerals, mezclados con curripacos, en relaci6n con sus mitos; uno de estos cuenta co"MO SU d*os Yavinfiapicuri cre6 a los hombres, sacandolos de tres cuevas abiertas en el Rio Ayarii, afluente del Izana, donde existed, segrdn ellos, "El Ombligo del Mundo".
Posteriormente flegamos a Maroa y por tierra emprendlmos la march a pie, por 30 kilo-'metros, hasta el cas-erlo, de Yav]*ta a gorillas del Rio Temi, continuando la navegaci6npor esta via fluvial hasta el casento de Santa Cruz para iniciar aguas abajo la ruta por el Rio Atabapo: por 6ste Ilegamos a San







0 a
Fermando de Atabapo, en la confluencia con el rincco, y mle aqui, aguas ab 'o, hasta. el puerto fluvial de Surnariapa y luego a Puerto Ayacucho, de donde la expedici 6-n reanudarA Vi*aj*e hacia el delta del gran rio, frente a la Isla de Trinidad..
En San Fernando de Atabapo, estudiamo-s una important estacio"n de arte rupestre prehist6rica, con tallas representativas de fardos funerarlos, armadillos y circulos conc dntricos.
En el Cerro Pmitado, pr6ximo -a Puerto Ayacucho, reabiza.mos invest igaciones arqueol6gicas en la falda occidental de dicha elevation. Pudimos comprobar que. los petroglifos alli tallados son de los ma" s grarides del mundo-- una serpiente de 50 intros de largo, rana, ciiempi6s y otros.
En la punta meridional del miismo cerro exploramos una gruta. con plinturas prehistorical rojas y negras; cerca de la misma., en. el extreme Sudeste de ]a elevaci6n y en sus empinauisimas fal'das, se estudiaron petroglifos representatives de aves con peces en la boca, tallas que miden 6 metros de alto.
A varies kil6metros de Cerro Pintado, a-scendimos el Cerro de La Quesera, donde sobresale la talla. aborigen de un Aguila de 4 metros de alto.
Otras localidades de la r4elglon fueron investigadas en relam6n con el arte rupestre. Igualmente en las rutas fluviales continuamos los studios botdnicos y geogra"ficos.
xxi
De Puerto Ayacucho a Caicara
1 1 41
El 23 de Julio sallmos de Puerto Ayacucho, rumbo a Caicara. El via*e en canoa es apoyado Por el transported fluvial Orchila. de la manna venezolana. En las mArgenes, a lo lejos, se destacan los famosos tepuiis, empinados cerros. granoticos que caracterizan el paisaje de esta region de la cuenea orinoquense. Pasamos por los pueblos de Jobal y Caicara. De aqul',, por tierra, hicimos una excursion a Cuch'i'vero, donde estudiamos una localidad de arte rupestre situada. al. pie de Cerro. Florido. El palsaje es sabanoso con palms de moriche y la formaci-n rocosa es granftica.
El 25 de jullio, tambidn en vi'aj*e por tierra, Regamos a la localidad de la hacienda San Jose" de la Fortuna. Al ple del cerro mas alto se encuentra una localidad de petroglifas con la. representation de dos soles.










De Ciudad Bo4tfvar a Curi*apo
Navegando por el Orinoco, en canoa, Ilegamos a Ciudad Bolivar despues de pasar por debajo del gran puente colgante de Angostura, el primer que vemos desde Francisco de Oreflana en el Rio Napo, Ecuador, miles de k*10metros atrAs. La dudad, con su bello casco histo"rico colonial, es todo un simbolo de la libertad americana. En ella tuvo lugar en 1820 el Congrcso de Angostura, donde El Libertador propuso la un116n de passes latinoamericanos bajo el nombre de RepAblica de Colombia.
Mds adelante Ilegamos a la confluencia con el Caroni. Muy cerca se levant Guayana, formada por las antiguas urbes de San Fdlix y Puerto Ordaz, por donde se exportan minerals ferrosos. Aqui' se ha construldo una ultramodern ciudad, caP it al de la Guayana venezolana.
En el Rio Caroni visitamos el Salto de la Llovizna, una de las ma's hermosas cascades de Venezuela, y los enormes raudales de Cachaca-may, los ma's grades que contemplamos en la cuenca del Orinoco, superlores por su turbulencia y magnitud a las cetebres caclioeiras de San Gabriel.
El 4 de agosto Ilegamos a los Castifflos, donde en las altas margeries del Orinoco se levantan antiguos fortunes. Ese di'a remamos en la Sim6n Bolivar 43 ki'lo'metros en cuatro, horas y cuarenta' y ocho rninutos.
Con posterioridad navegamos hacia Curiapo, pueblecito pa,j y ea distintos relafitico en la antesala del delta del Orinoco l corridor por sus intrincados canales natu-rales, estableclmos contact con los indios waraos.
XXIII
Del Rio Orinoco al Mar Caribe
Hasta el dia 6 de agosto de 1987 en que Ilegamos al, delta del Orinoco, la expedlicio"ri cientffica latinoamericana, y antillana ha navegado 8 402 kil Ometros por las cuencas del Amazonas
0
y del citado rio venezolano, cruzo tres veces la Linea Ecuatorial y Ileg6 al Oce"ano Athinfico. Debido a las enormes n-tarejadas, trasbordamos al guardacostas General Mordn, de la arinada venezolana, hasta Ilegar a Puerto Espana, capital de la isla de Trinidad, donde el cap*tJLn de navfo Enrique Moretti., coordinador de la expedici6n en el Orinoco, traspas6 la segundad de la misma al mando trinitario. El jefe de la expedic16n, agra-








deci' a Venezuela, al ligual que a Trinidad y Tobago por la fraternal ayuda.
En esta occasion los expedicionarios planteamos nuestra Miquebrantable decisift de regresar a la. costa venezolana y remar en canoa hasta la Isla de Trinidad, para asi cumplir el objefivo de reeditar en canoael viaje prehist6rico de los amerindios de la Arn6rica del Sur al Caribe.
En Puerto Espanfla, capital de Trinidad y Tobago, el jefe de la expedicio'n reanud6 las gestiones para la continuidad del viaje a San Vicente, Santa Luda. y otros estados caribefios, que asi se. suman a las iniciadas, de antemano o que -se harin en el future con los, gobiemos de las islas Trinidad y Tobago, Guadalupe, Martmka, San Mart1n, Puerto Rico, Repfiblica Dominicana, Haiti, Babamas, Cuba y otros paises.
xxiv
En Canoa de Venezuela a la Isla de Trinidad
Tal como estaba programado, fia canoa Sim6n Bolivar, con sus, tripulantes colombianos, brasileflos, puertorriquenos, dominicanos, trinitarios y cubanos, atraveso" el dia 18 de agosto de 1987 la Boca Grande del Drag6n, estrecho marine que separa la costa norte del confinente suramerlcano de la Isla de Trinidad, reeditando asi a remo los viaj 5 es prehist6ricos de los amerindios. En este trarno la expedlicio"n salio" de la costa Norte de Venezuela, frente a la Isla de Patos, e impulsada por la Corriente Ecuatorial del Golfo de Paria, arribo a la Isla de Chacachacarel, para continual en la misma canoa rumbo a Puerto Espana, capital de Trinidad. Se curnpli' asi el primer objetivo de la expedlicion En canoa del Amazonas al Carilbe. La distancia navegada entre Venezuela y la capital de esta Iisla caribefia es de 43 kil6metros.
En Trinidad tuimos acogidos cordialmente por el gobierno e instituciones scientific, entre e'stas,, el Instituto de Asuntos Mannos y la Unliversidad de las Indias Occidentales. Recomimos la Cordillera del Norte., el Lago, de Asfalto y Ja C16naga de Caroni. En la zona de Princess Town estudiamos sus pequen-os y actions volcanoes de fango, algunos de los cuales alcanzan 1,5 metros de altura- por sus minlicr6teres salen al extenor los gases impulsados por las coladas, de lodo, y al rodar por las leaders, acrecientan los curiosos conos Ilamados "El Diablo de Woodyard"', nombre debido a antiguas supersticiones. En el reducido espacio de 40 metros de largo por 20 de








ancho registramos, en un croquis levantado al effect, 30 accldentes volcdnicos.
Igualmente visitamos otras localidades, del pais donde recogimos datos geograficos, histo"ricos y de otras disciplines.
Las expediclionarios sostuvqmos un conversation sobre temas culturales y cientifficos con professors de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de las Indi'as Occidentales; nos entrevistamos con Basdeo Panday, minlistro de Relaciones Exteriors de la Repdblica de Trinidad y Tobago, asit Como con Lincoln Myers, ministry de Producci'n de Alimentos; y en actos fraternales condecoramos con la medalla de la expedicio"n al professor James Millete, decano de la Facultad de Ciencias Sociales, y al doctor Doom Ransaroop, director del Institute de Asuntos Marinos, a quien el gobierno de Tfiniidad y Tobago design coordinator de las actividades proyectadas por los investigators. latinoamencanos y caribeflos.
Durante los dieciocho d f as que dur6 la pennanenclia de la exped F cion en Trinidad el campamento, estuvo estableclido, en Chaguaramas, Unidad Miffitar del Cuartel General de la Fuerza de Def--.-nsa de Tnnidad y Tobago. Desde allf realizamos tambien pruebas de remadas en el Golfo de Parlia, fase previa para las largas travesfas que han de reallizar las canoes, que ahora cuentan con los nuevos, tripulantes antillanos Silvano Lora Vicente, pintor Y professor de la Universidad Aut'norna de Santo Domingo y Harold Olsen, arque6logo, y subdirector del Museo del Hombre Dominicano, ambos de la Repfiblica. Domlinicana, Y Luls RaCil Albaladejo, delegado de la Universidad de Puerto Rico.
xxv
Studios en la Isla de San Wcente
Despu6s de la estancia y estudios en la Isla de Trini"dadf a 'bamos a la de San Vicente. Deb*do prohib*ci6n factual norteamericana de autorizar la llegada de la expedlicion a la I&F
Isla de Granada, se hizo la travesia maritime en la pequena nave Rocky en, que tambi6n fueron trasladadas las canoes. En la navegaci"n por la costa Sur de Granada, vimos frente a su. capital, Georgetown, una fragata de Estados Unidos que a modo de guardian pen-nanente represents el poder imperial frente at hermano pueblo.
De let Isla de Bequia de las Granadinas, la expedici6n naveg6 en la canoa SitrAn Botivar hasta la de Santa Lucia, adonde Bev' cl. dia 16 de septieynbre, Con poster1Qr*dad, la









cdanoa Hatuey recorrio' a remo toda la costa occidental de esta Altima isla, mlientras la Siman Bolivar hizo ligual ruta a la. vela. En los lugares donde las pnmitlivas embareaciones tocaron tierra., fulmos recib I*dos por la poblaclon con enthusiasm, Y obsequiados con frutas y otros comestibles.
En San Vicente la Sim6n Bolivar habia sido adaptada a la vela. Para ello se tuvo en cuenta c6mo lus irldios waraos del delta del Orinoco navegan actualmente en sus canoes, asif Como la documentaci6n hist6rica de los primers cronistas espafioles y franceses en que se describe, a partir de 1517 -aunque pudier-an existir fechas anteriores-, el modo en que los indlios caribes y araguacos usaron la vela, sin contar que otros,, entre 6stos los incas, viaja ban en grades balsas con velas mucho, antes del DescubrImiento de Ame"'rica o Encuentro de Dos Mundos.
Las pnimeras pruebas de la Simin Bolivar con sus velas desplegadas, como, hemos dicho, se realizaron en el canal que separa la isla de Bequia de la do San Vicente. En esta, la expediclon cont' con la colaboraci6n del professor 1. Earl Kirby, director del Museo Arqueol Ogico de Kingstown, quien acompano. a los expediclionaiios, en las excursions cientiricas prograrnadas. Se destacaron tambi6a por su ayuda los cliudadanos de este pais, Elliot Holder, mechanic, y Donnie De Freitas, ingeniero electronic.
Entre las actividades Ilevadas a cabo en San Vicente esta'n la ascenci On al crater del volcAn La Souffiere, de 1820 metros sobre el nivel del mar; el studio de distintos aspects socliales e hist6ricos y de nueve localidades de arte rupestre. Entre los petroglifos investigators -se encuentran a1gunos representatives de fardos funerarios donde se observant como radiografias del esqueleto, dato interested relacionado culturalmente con dibujos slim'lares hallados en las, islas d-e las Granadinas, Santa Lucia otras de las Antillas, y que junto a los descubrimientos en el continent suramericano pudleran probar la ruta de las migraciones prehist6ricas que culminaron, con la arribada de Jos primers abodgenes a las Antlillas Mayores.
Durante la excursion a Sandy Bay, en el extreme Norte de San Vicente, establecimos contact con los caribes negros, comuni ce de esclavos
'dad 6tnica que es el resultado del cru
africanos e indios caribes, quienes en el siglo diieciocho ofrecieron tenaz resistencia a la ocupacio"n de la isla por los, M*gleses. Actualmente esa poblacion se dedlica a la recogida, de cocos,, pero solo trabajan una de las cuatro semanas del mes,









debido a la crisis economic torque atraviesan las planta-ciones.
En San Vicente, habitada. casi enteramente por negros de originn africana, estudiamos el mov'miento rastafari, cUYOS miembros tratan debuscar su identidad cultural en Africa. Se reconocen por sus enormes melenas r*zadas que los asemejan a leones, y su indumentaria extravagant; casi todos fuman marihuana; muchos sun artists: musicors y pintores. Los primeros component sus piezas basadas- en los latidos del corazon y los segundos utiliizan para sus cuadros hojas vegetates de distintos colors, pues los rastafaris tratan de vivir y crear con elements naturals. Rechazan la sociiedad de consume y adoran a Haile Selassie; le flaman "El Gran Rey de Africa" y muchos lo considering Cristo rediiviivo. En a1gunos hogares de Kingstown vimos su retreat, vestido de emperador, al lado, del de Che Guevara, una aluclinante combination del atraso feudal con el rutilante pensamiento socialist, del Guemillero Heroico.
Durante su estancia en Kingstown, el gobierno ofreci' una recepci a los expedicionarilos y durante la misma el professor Kirby fue condecorado, por sus meriftos cultumles y cientificos, con la medalla. de la expedlic*16n En Canoa del Amazonas al Caribe.
xxvi
Investigadones arqueol6pfcas en Santa Lucia
Al amanecer del dia, 21 de septliembre fuimos sorprendidos por una. depression c*cl6ni*ca. en la Bahia de Soufrii ,re. Las canoes Simo"n Bolivar yHatuey se fueren al garete impulsadas por fuertes marejadas y luego. de mucho, esfuerzo pudieron ser rescatadas con la cooperacw6n de los pescadores locales. La fuerza de la ton-nenta quebr6 los maderos que sostenian los flotadores de bambid de la Sim6n Bolilvar, la que despu6s de reparada, continue su navegaci6n hasta la Bahia de Castries, en cuyas mirgenes se levant la capital de Santa Lucia.
La expedicioln prosigui6 sus studios arqueol6gicos, naft, ralistas Y sociales en la Isla de Santa Lucia., Entre los lugares estudiados se cuenta el volcAn Sulphur Spring, dentro del cual siete bocas expulsan gases y aguas hirvientes de color negro. Este cra' ter goza de la fama de ser el finico en que sus visltantes pueden adentrarse translitando en automo"Vil.
La expediicii6n aporto" nuevos datos arqueol6gicos de las zonas de Choiseul, Stonefield y Gestrine. En este filtimo lugar, situado en el interior montan"oso, de la isla, se hallaron tadlas








i I I
-P
pieMst6ricas'representativas de granules serpientes, a1gunas de 7 me tros de Ia"rgo, dato de iinter6s' torque se pudo comprobar
1 It, IF *
la veracidau de un viejo poema del sacerdote Charles Jessie donde se mencionan esos petreos ofidios, no I&alizados hasta, ahora.
En Dauphin Bay se studio una roca con petroglifos antropornorfos del tipo de los que muestran la colunma vertebral a mantra radliograffica, semejantes a los hallados en otras islas antrllanas. Contigua a dicha roca, tallada se extienden, en forma de semicl"rculo, varies piedras de basalto columnar con hoyos A mantra de cazuelas, lo cual tambi, en cornprobarfamos que se respite en la localidad de Truis Riiivi6res en la Isla de Guadalupe.
De gran importance pudieran resultar las structures magaliticas, o de grades piedras, bajo el mosque de Belfond. Forman pnincipalmente come terrazas agrfcolas semejantes a las incaicas y requeririan un detenido studio para poder llegar a conclusions mAs valederas y comprobar si se trata de
4 twe w
ediricaciones precolombinas o colonliales. El paisaje de estas ruims esta dominado por la vista majestuosa de sus empinados cerros: el Gross y el Petit Piton, paisaje impresionante y parecido, por sus agudos picos, al andino deMachu Picchu en Perd.
La expedici6n conto' con la vallosa colaborac116n. del erudite professor Gregor William, de la Sociedad Natural de la Isla de Santa Lpda, a quien el jete dee la expedlici6n. En Canoa del Amazonas al Carl'be promet16 la cooperation para el studio detallado, de las construcciones megall"ticas de Belfond, lo que cuenta tambien con el benepldcito de Joan Rickards, prc>pxetario de la hacienda donde se encuentran tales maniffestaciones arqueol6gicas.
xxvii
En Martinka
La expedici6n parti6 en canoa el 27 de septiernbre, desde Santa Lucia rumbo a Fort de France, capital del Departainento de Martm'ica. Luego de recorder toda su costa occidental, acamp6 en la villa de Schoelcher, donde fue recibilda fraternalmente por el alcalde y otras autoridades.
Los miembros de la expedlicio"n v1sitamos la cludad de Saint Pierre, cerca del volcano Mont Peled que la destruy6 totalmente en 1902. Igualmente realizamos excursions a Monlavorie., donde estudiamos tres rocas con linterds prehist6rico por presenter figures talladas, y a Punta Diamante, donde especiallistas de Martinica han realizado excavaciones arqueo160 1
MOIne PnIn A hvilln-yan tip nl*P7nq dP In rtiltzirn nram-inca de basta









inAs cle mil aftos, de antigiledati, asi conto otros lugarm cle i6nterds. En estos viaies fue muy eficaz la ayuda de VEtang Thieny, director de Serviielios Culturales, y Deportivos de la v *Ila de Schoelcher.
La canoa Hatuey rompio' su record anten*or de flempo cont*inuc> de navegacio'n por mar al realizer el cruce del canal entre las i-slas de Martinlica y Dominica a lo largo de mis de 75 k*16metros durante doce horas y veinte, -minutos, en que 16s remeros de, la expediocion solo descansamos diez Inlinutos sucesivamente Para asi no detener la march, de la primitive embarcacion, construida hace mas de ocho meses por los indios. ecuatorianos. Igual ruta realize a la vela la canoa Simdn Bolivar.
Durante esta U"Itima travesia las canoes navegarDn con olas de 2 metros. de altura, pasaron a1gunas turbonadas y sus txipulantes observaron una tromba marina que, al tocar la superficie ocealnica, levant chorros de agua a mantra de un gelser en forma de corona,
XXVIII
Con los 'Itimos caribes de Dominica
El dia 4 de octubre arribamos a Dominica. Aqui hemos contado con la declisiva cooperacli'n del doctor en veterinarian 'Charles Corbet, graduado en Cuba y que tuvo a su cargo la coordinaci6n de nuestras actividades. en esta isla,, entre otras, una v s'ta, a la region de Atkinson. En ella viven unos tres mil
ii i tos indios caribe, los filtimos de esta culture; resident en un territorio calificado como Reserva Caribe, nombre que, segun nos contaron estos indios, quieren cambiar por el de Territorio Caribe. Su jefe, Irvine Auquists, nos explic6 que el Consejo Caribe o gobierno local funciona. con seis miembros, elegidos cada cinco afios.
Posteriormente, la canoa Simdn Bolivar Paso el canal entre las islas de Dominica y de Las Santas y despu6s a Guadalupe, canal de 60 kil6metrc s de largo; la travesia se realize en sets horas y cuarenta minutes.
xxix
En la Isla de Guadalupe
La expedicl16n. En canoa del Amazonas al Caribe continda su viaje por Jas Antillas Menores con una, ruta casi igual a la se* 0
guida por Criist6bal Col6n en su segundo vxaje, realizado en 1493.









V% & A b'd 0 a
hn Guadalupe los expedicionanos recibunos el homenaie del pueblo y de las autoridades municipals asi como del presidente del Consejo General del Departamento de Guadalupe, senior Dominique Larifla. En una sesi6n de la alcaldia de PoinWL-Pitre el jefe: de la expedici6n recibi6 de rnanos del alcalde, Lucien Parize, la medalla de la Ciudad..
En esta isla estudiiamos los petroglifos del Parque Arqueo16gico Trol's Ri.vieres, asi como otras localidades de arte rupestre y se efectu6 un conversation con professors de la. Facultad de Ciencias de la Universidad de las Antillas y Guyana.
En Guadalupe, los expedicionar'os recibimos el homenaje del arqueo'logo Petit lean Roger, director del Museo Edgar Clerc.
En la misma isla recorrimos los mogotes calizos, las pr*meras formaciones geol6gicas no volca'nicas que visitamos en las Antillas Menores desde Trinidad.
xxx
La Oueva de Morne Rt*ta en la Isla de Marie Galante, Arribamos a la Isla de Monserrate
Por invitaci& de los arque6logos del Departamento de Guadalupe, el 10 de octubre realizamos una excursion aerea a la Isla de Marie Galante y visitamos la Cueva de Morne Rita, donde los antiguos Caribes tallaron en su plso y paredes numerosos dib Jos de cabezas cereenadas, murdieflagos y figuJ
ras antropomortas, al parecer representacliones de muertos. En esa gruta tambidn se destacan algunas plictograflas.
La morfologia de Marie Galante es la de una terraza marina. emergida de constitucl6n calcArea, caracterizada por presentar numerosos hoyos o dolinas y cuevas.
Mas tarde, la canoa Sim6n Bolivar real'zo' el cruce entre el extreme Norte de la Isla de Guadalupe hacia la. de Monserrate a lo largo de 56 k*16metros. El viaie comenz6 a las tres de la madrugada y termino" en Plymouth, capital de la Ciltlima isla, a las seis de ]a tarde, tras quince horas de navegaci6n continua, realizada con buen tempo, a veces escoltados por defines y ballerinas que parecian jugar alrededor de las canoes.
En Plymouth los expedicionarllos fueron acogidos con muestras de simpatia. y el gobemador de la lislai, C. Turner,, representante de la. Reffia de Inglaterra, en dicha dependencia caribefia,
A a v *ft #% w V% r% %-% ^61 %rz% fl 1h A dm*q e4; P% I ft









xxxt
En la ista deshabitada de Redonda
Luego de ma's de tres horas a lo largo de 20 kil O-'metros;entre -la's islas de Monserrate Y Redonda, la canos anc161rente'"a la acantilada costa septentrional de esta 111tima, totalmente deshabitada. Llegamos a nado a las ruins de las instalaciones costeras que, en tempos pasados, extral'an el fosfato de Ia' Isla, de origin volcanico. Enseguida continuamos la navegaci6n en canoa a lo largo de 36 kil"metros hacia la Isla de Nevi', "
En medio del canal ocednico, el estado del tiempo., a pesar de los pron6sticos, camblo desfavorablemente por una on& baromeArica y la canoa Sim6n Bolivar sufri'6 los embates -de varies turbonadas. Al empeorar la situacift, los vientos. sobrepasamn los 50 kil6metros por hora, y las olas, que Ilegaron a 6 metros. de altura, rompieron los flotadores lateraled de la primitive. nave. La orza se y el timo'n- sufri6 desperfectos. En eso s moment s, I -a canoa Hatuey, que iba. remolcada por la goleta de apoyo, rompi6 sus amarras. y se pdrdi6 en medl'o de la marelada. Todos los expedicionanos, a pes-ar de la sorpresliva tempestad, la enfrentaron con coraje y a las 23:00 horas del 14 de octubre Ilegamos a Charleston, capital de Nevis.
XXXII
Conversatorio en la Isla de Nevis. Los petroglifos de la Isla de Saint Kitts
Despu's de la arribada a las costas de Nevis los expedlielmo-L nanos sostuvimos un conversator'o en el Museo Hamilton -con los, historiadores y otros specialists de dicha isla para continuar despue's en lacanoa Simi3n Bolivar hasta. Saint Kitts. Fui*mos acogl*dos en su capital, Baseterre, Por D. L. Matheson, director del Parque de Brimstone Hill, con quien visitamiDs la locallidad petrogliffica de Windfield, donde los antliguos *ndi*Qs grabaron una pareja antropomorfa. De gran importancia result6 la excursion al estrecho cafi6n. del Rio Bloody, pues en sus paredes 'se localizaro'n centenares de dibujos rupestres tallados en rocas volcinicas.
En la costa de West Palm igualmente. estudiamos otros pe'trogliffos, todo lo cual servirJL de base para el studio com 'pamttvo del arte rupestre de Am6rica del Sur con el catibefio.
Muy interested result la viisita a la fortaleza de Brim'stone Hill, llamada con raz6n "El Gibraltar del Can*be"', una dd las mavores construcciones militaries de las Antillas v donde









funci*onan various muses. La fortaleza se halla sobre un cerro constituido por rocas volcanicas y calizas,
Tras otros recorridos por Saint Klitts, navegamos hacia la I-sla de San Martin, dividlida en dos parties entre Francia y Holanda.
Por una cortesia del Primer Ministro de Saint Kitts y Nevis, Kennedy Simmons, la canoa Simdn Bolivar fue escoltada por un guardacostas baJo el mando del sargento Ivory 'Blake. Durante, esta travesla, pasamos. a lo 1 rgo, de las islas de San Eu-staquio, Saba, San Bartolomd y otras. En este filtimo vi*aj,e,, se navego el 21 de octubre a lo largo de 70 kil6metros, desde las 03:00 hasta las 24:00 horas, es decir, durante veinfluna horas, lo que marcof un record de permanencia de la canoa St*mdn Bolivar,
XXXTIT
En ta Isla de San Martin
Al arribar a la pequefia isla de San Martin, continuamos desarrollando las investligadones scientific, especi*almente en el carnpo de ]a arqueologpa, con vistas a precisar las rufas migratoHas de las 'tribtis preblist6ricas sur-amer b canas que culIninaron en el descubrimiento de las Anti'llas Menores- Y Mayors.
En el cauce del Arroyo de Maho, lado france's de'San Martin, estudiarnos una roca tallada donde aparece una. figure que, al parecer, represents. una cabeza cercenada, tema presente en otros petroglifos del Caribe y Surami6rica, debldo a' la' e'xi*stencl'a de cazadores de cabezas, especialmente los jilbaros Y car,*bes. En estos studios cooper el arque6logo y pi*ntor de San Martin, professor Roland Richardson.
En San Martfn se reincorpor6 el delegado puertorri-quenwo', Luis Rau"I Albaladejo, luego de haber vialado a su pais para r epresentar a la expedi'd6n en los actos organizados por la Universidad de Rio Piedras en saludo a nuestro viaje.
Tambidn visiftamos la ciudad de Philipsburg, capital de la parte holandesa de San Martin.
Posteriormente atravesamos el canal que- separa a las islas de San Martin y Agi.iila. En esta ultima, junto al arque6logo Nick Douglas, secretary de la Sociedad de Arqueolo 'a e Hi-storia,, estudiamos la Cueva de Fontain, un primitive temple donde los araguacos adoraban a su dios creator, impresionantemente tallado en una estalagmita, de tres metros de alto, centre ceremonial muy semejante al de la Cavema de La Pat ma eh Cuba.









En asta nueva ctapa, la cxpedtdon cuenta con la goleta (le apoyo Gilles Alida y sus tres tripulantes frameses.
Al arribar la canoa Sim6n Bolivar al embarcadero de Blow Point, en Anguida, numerosos ninhos de las escuelas plablicas y pueblo en general dieron la bienvenida a los navegantes. I Al despedirnos de Anguila, los expedlicionarios recibimos de manos del secretanio de ]a Sociedad de Arqueologia. e Historia, cl iffulo de Miembro Honorario de dicha lffistituci6n.
Poco despues los tripulantes de Brasil, Colombia, Puerto Rice, Repu blica Dominicana y Cuba, cruzarnos, el Paso de Sombrero, entre las islas de Anguila y Virgen Gorda, de 135 k1*16metros, navegaci6n realizada de dia. y de noche, durante veintiseis horas continues, la mas larga flevada, a cabo en la canoa Sim n Bolivar en ocho meses de expedlici6n por los grades rios suramericanos y el Mar Caribe.
xxxiv
En las Islas Virgenes Britdnims
Tras un caluroso y fraternal recibimliento en !a isla de Virgen Gorda, bajo la soberania britdnl'*ca, los escolares con sus maestros visitaron la canoa Sim6n Bolivar. Algunos de los nifios montaron en la misma y recibleron explicaciones de los expediclionarios acerca del viaje del Amazonas al Caribe.
Despu6s, la expedition navep,6 en dos canoes, una a la vela. y otra a remo por el canal de Francis Drake, para llegar a la Isla de T6rtola.
En TO"rtola la expedici6n fue recibida el 2 de noviembre con grades muestras de simpatia y el primer ministry de las islas Virgenes Brita"nicas, Lavity Stoutt, personalmente subi6 a bordo de la Simon Bolivar para saludar a -sus tripulantes lafinoamericanos y caribefios.
Tanto en Virgen Gorda como en T6rtola, la expedicift conto" con la inappreciable ayuda de la doctor. Jill Tattersall, director del Museo de Folklore de: la. segunda isla mencionada; igualmente fue valilosa la ayuda del doctor Nicholas V. Clarke, director del Sage Mountain National, Park, con quien se ascendO al cerro de Rain Forest.
xxxv
Prohibici6n norteamericana de entrar en Puerto Rico
B *t."*
Durante la navegaci6n por las Islas Virgenes n icas, Pudo corfFirmarse la decLsion del Departamento de Estado dc









los Estados, Unidos de prohibit la entrada, en Puerto Rico a la expedicion En canoa del Amazonas al. Caribe, no obstante estarinvitada a visitor la isla hermana por su Comision del V Centenario, organism oticiad que preside el licenciado Miguel HerngLndez Agosto, a su vez, president del Senado puertorridostos la Universiqueno, asi cumo por otros organisms, entre e dad de Puerto Rico. La arbitraria actitud norteamericana provoco ef justo repudio de, amphos sectors, de las islas de Virgen Gorda y T5rtola, asi como en'otros passes de Amdrica Latina y del Caribe, y sobre todo en la propia Puerto Pico.
A T6rtola Ilego' una delegation popular y cultural de Puerto Rico con la noble finalidad de desagraviar a la expedici6n ante la media norteamericana. En un av116n privado pl'loteado por Rafil Mari, arrib6 el valeroso grupo puertorriquen-o presidido por la professor Awlilda Palau, de la Universidad de RIO Piedras, Luis Morales, president del Consejo General de Estudianies y MoisL-s Mendez, vicepresidente.
Esta misma delegation, con Eduardo Morales Coll, presidente del Ateneo Puertorriquen'o y Carmen Rosado 1x6n, del Movimiento Cooperativista,, se trasladaria deispuis a Santo Domingo, capital de la Rep ibliica Dominicana, para recibirnos allf. En emotivo acto celebrado en el Hotel Lma, dicha delegac 16n entre los miembros de la expedition un diploma de Hijos de la Patnia Puertorriquefia.
Al refterar el Departamento de Estado norteamericano su prohiblici6n a concedernos las villas correspondents bajo la falasia de que esta actividad conmemorativa del V Centenario del Descubrimiento-Encuentro de Dos Mundos es privada y ademAs, de que en la misma viajan scientific y funcionarios cubanos, los expedicionarlios latinoamericanos y cariben"os declaramos:
La expedici6n En canoa del Amazonas al Caribe fue aprobada. por velintitr6s passes latinoamericanos en la IV Conference del V Centenario celebrada en San Jose* de Costa Rica, donde estuvo presented tambi6n como
observador, entre otros, Estados Un'dos.
Por otra parte, la expedici6n cuenta con el apoyo oficial de la UNESCO, y para la realizaci6n del proyeeto, el Ccordinador General de aquella se entrev*st6 con los jefes d-e estado de Ecuador, Perd, Colombia, Brasil y Cuba, asi como con el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, al igual que con nurnerosos jefes de gobierno de los passes ca-ribefios, los cuales brindaron
6u cooperation official al proyecto.








Hasta el presented han participado en la expedition scientific, te*cni*cos v artists de Ecuador, Per-A, Brasil, Colombia, Venezuela, Repu'blica Dominicana y Cuba, a
d.
mas de organizations docents y culturales de Puer-to Rico, Trinidad, San Vicente, Santa Lucia, Martinica, Dominica, Guadalupe, Monserrate, Saint Kitts-Mevis, San Martin (parte francesa), Anguila e Islas Virgenes Brit6nicas- algunos de estos passes facillitaron, linclusive, sus unidades navales para la proteccl6n del transxto de las canoes. Igualmente, la expedicii6n se ha reahzado con el apoyo official. y econ6mico de la Comision Espahola del V Centenanio.
Hasta hoy los scientific lintegrantes de la expedicion han recorrido mAs de 10000 kilometers por los Mas grades nos de Suramerica y la mayor parte de las islas del Caribe, donde han realizado studios en. los campos sociales y naturals, habiendo particlipado en s-Imposios internacionales efectuados en Iquitos (Per6), Leticia (Colombia) ; y Manaos (Brasil), a mAs de conversatorios en ]as universidades de las Indias Occidentales (Trinidad) y de Guyana y de las Antifflas (Guadalupe), todos en homenaje a esta activ"idad del V Centenario.
La prohibici6n del Departamento de Estado a permitir la entrada en Puerto Rico de. la expedic116n, que reedita c6mo pudo haber sido el descubrilmiento de ]as Antiffas Mayores y Menores T),Dr -parte de las tribes prehist 6-Micas sudamericanas, llevada a cabo en su mavor parte hasta el presented en canoes construidas por los indilos quichuas de Ecuador, pudiera ocasionar grandes trastornos a los tripulantes, en medio de la actual temporada clmcl6nica, ponliendo en peligro sus vidas.
Consideramos, que Puerto Rico es un pais hermano latinoamericano y caribeflo, al que debe asistir el derecho, a declidir quienes deben viisitarlo, tal. como han manifestado sus organizacion-es cientifficas, culturales v aun oficiales, y no al Departamentode Estado de un pais extranjero.
Ante la injusta y arbitraria actitud del Departamento de Estado de los Estados Unidos,, los miembros de la expedicio'n, actualmente integrada por ciudadanos de Colombia, Brasil, Puerto Rico, Repfiblica Dominicana y Cuba, manlifestamos nuestro inquebrantable pro.. p6sito de continual hasta culinary victoriosamente









nuestro viaje-homenaje a los I lindios descubridores de las Antillas, y proclamamos ante el Mundo nuestra fe en. la unidad de los pueblos de Am6rica Latina y ci Caribe. Y no obstante la negative del goblierno de los Estados Unildos, la expedicl16n cumphra con honor el privilegio de haber viajado, en este V Centenarlo en la canoa que lleva. el nornbre y la inspiracii& de El Libertador,
XXXVF'
La catioa Hatuey, a pesar de todb, Ilega a fas covas de Puerto Rico
El azar, a veces pucde mds que Ia 6rden de un imperio, Estados Unidos quiso limpedir, que jas canoes de la expedici6n del Amazonas al Caribelleg'aran a la 'Isla hermana de Puerto Rico, pero el State De apartment no.,pudo imaginary que la corriente y los vientos d6l Caribe le.jugaran una ma
En coincidence cod la. prohibicift estadounidense, las olas embravecidas del mar hicieron -zozobrar a la Hatuey frente a la Isla de Nevis en la tarcle .4el 14 de octubre. Con infinite tristeza vimos perverse nuestya. canoa, boca abajo, negra., como el oscuro lomo de una ballerina a la derive.
Pasaron cuarenta y tres'dias durante los cuales la canoa. sin concern nada de protocol y de la necesidad de penniso
ientos y aires libres, para viajar a Puerto Rico, llevada. por vi caren6 el 26 de noviembre.en las arenas de un campo, de tiro de la Base Naval de Vieques, donde un pescador la rescat6. Dfas despu 6s, pescadores y estudiantes, remando en la canoa Hatuey, la flevaron a San .Tuan, la capital insular, donde fue comprada por el Ateneo Puertorriqueno con vistas a entregArnosla, para que en ella pudi6ramos reanudar el viaje hacia las Islas Bahamas.
Ahora la canoa Hatuey se encuentra cubierta de flores por los patrIotas boricuas,' convertida asi en un simbolo de la Gran Patria Latinoamericana que quisieron Bolivar, Hostos y Marti.
XXXVII
Aviones., submarines y gu'ardaco-stas de Estados Unidos host* gan a la expedicidn
Debido a la prohibicio"'n norteamericana, la canoa Sitnon Botivar fue remolcada desde T6rtola, al no poder navegar en aguas de las Islas Virgenes. norteamericanas,, y ast arrib6 a la de Saona, en elSudeste Ac. la Repdblica Dowinicana.








Durante el recorrido por aguas intemacionales en el. motovelero francids. Gilles Alida, de bandera francesa, donde viajibamos lQs miembros de la. expedid6n, a las 18:30 horas del dia 5 de noviembre, entre las islas de T6rtola y Peter, un avi"n a chorro de la Fuerza A6rea. de Estados Unidos realize un vuelo rasan-te sobre la embarc-aci6n. Despu4s, en. horas de la medianoche, un submanino naveg6 pr6ximo a la expedicio'n. At dia siguliente, tambi6n de noche, un guardacostas norteamericano, en aguas pr"Ximas at Canal de la Mona, intercepO nuestra nave, solicitando, la identificaci6n y nacionalidad de sus tripulantes, asi como informer de los puertos de salida y desfino. Mas tarde la Gilles Alida fue abordada por marines estadounlidenses y la registraron en aguas haitianas.
XXXV111
En Reptiblica. Dominicana
Despuds de cruzar el Canal de la Mona y pasar frente a la Isla de La Saona y luego de flegar al puerto fluvial de La Romana en la Repilblica, DominicanaP la canoa. Sim6n Bolivar reanudo" su navegacii6n por la costa Sur y tras once horas de travesia lleg6 a San Pedro de Macoris. En dicha. localidad fuimos recibidos fraternalmente y con amplias muestras de canno, adm*rac1*6n y apoyo, para contmiuar hacia la capital dominicana..
El dia, 13 de noviembre la expedici6n fue recibida en alta mar por monsenor NicolAs de Jes-ds L6pez, arzob*ispo metro'I., Wente de la Com'si6n del V Centenario, Juan
pontano y presi
Bosch, ex-presidente de la Replablica y numerosos. intellectuals. En los muelles de Sans Soud el pueblo aplaudi6 a los tripulantes latinoamen"canos y caribefios.
Fue recepcionada despu6s en el Palaclio de Gobietmo por el president Joaquin Balaguer el 14 de noviembre. El jefe de Estado manifesto su apoyo irrestricto y decidO la participacion de una u-nidad de la marmia, dominicana para protege el paso de las canoes desde su pais hasta Halitf. Del viaie realizado por los navegantes latmioamericanos. y caribeflos dijo que "esos bechos no soio causan admiracli6n, sino tambien asombro". Declare s-entirse "lleno de satisfacc16n y orgullo al reclblirlos, pues parece que estamos recibiendo a verdaderos descendientes de los heroes del Descubrtmiento". El. presidente, al dedicar el brindis realizado al. final de la ceremonial, defini6 a los rniembros de la. expedici6n como "hombres de una estime extraordinary. que nos bacen mantener la esperanza









en que el mundo todavia no ha zozobrado" y a fiadio' qtie esa gesta constitufa una muestra de que "'el mundo todavia es capaz de levantarse para realizer hazafias maravillosas". En tal ocasl" -00 n, el p resident te Joaquin Balaguer recibi 0-1 la medalla con.memorativa de la expedici On.
xxxix
Studios dell arte rupestre en las cuevas dominicanas.. Actividades culturales
Durante la estancia en. la Repiftblica Dominicana, desde el dia 7 al 19 de noviembrc, la expedition realize" un intense programa de actividades cientifficas y culturales.
El grupo de arque6logos especlializado en. arte rupestre formado por Harold.01sen, Angel Gran-a y el jefe de la expedid6n, estudi6 la Cueva de Berna, pro"Xima a la Boca de Yuma, en la costa Sur, y la Cueva de las Maraviallas, situada cerca de San Pedro de Macons. La primer confine numerosos petroglifos y a1gunas plictograffas, mientras en la segunda se observant grades e interesantes pictograffas antropomorfas y Zoomorfas y otros pocos petroglifos iainos. En estas y otras excursions los expedicionarios fueron acompafiados por los arque6logos dorninlicanos Fernando MorbAn Laucer, Dato PagAn Perdomo y Manuel A. Garcia Ar6valo. Tambi& se Ilevamn a cabo studios sociol6gicos y de otras disciplines.
En el Museo del Hombre Dominicano, dirigildo por el doctor MorbAn Laucer, tuvo lugar un conversation sobre la expedition En canoa del Amazonas al Caribe; en la Universidad Central del Este se realize otro acto. similar en el que estuvo presented el fundador de dicho centre docent, Josd Hazim.
P-2 0 'F 'I 0
La Universidad Autonoma de Santo Domingo contain al jere de la expedition, en acto solemn, el ti"tulo de Profesor Honorario. El acto fue presidio, por el rector Franklin Almeyda Rancier, quien hizo la presentation del homenajeado.
Igualmente en la Catedral de Santo Domingo -la pnmada de Am6rica-, los expedicionarlios fuimos acogidos por monsenor Nicola's de Jesus Lopez, quien mostr6 a los visitantes las excavaciones arqueol6gicas realizadas en dicho temple, donde se hallaron rests de la familiar de Crist6bal Col6n, asi comia de los abongenes. En esta ocasi6n. el arzobibspo metropolitano de Santo Domingo recib*6 la medalla conmemoradiva de la expedicign En canoa del Amazonas al Caribe.










Se pt'erde la canoa Sim6n Bolivar frente a las costas haitianas. Llegamas a Cuba
El dia 18 de noviembre la expedici6n se traslad 0' por tierra desde la c*dad de Santo Doningo a Monteenisti, para sitar la casa de Maximo G6mez, donde el Generalisimo y Jos6 Martf firmaron en 1895 el Manifiesto que Ileva el nombre de dicha ciudad, y que d*o inicio'a la Guerra de Independencia. de Cuba. Despues continuamos hacia el puerto de Manzanillo'. y en el''. guardacostas Betelgeuse, al mando del capi 0 tfin de corbeta Jos6 Beltres Tejeda, navegamos por la costa Norte de Haiti hastii la. Mol e* de San NICOIAS.
Por orlentaci& de los 90biemos de la Repfiblica Dominicana y'Hal'tf, se acord6 sitar la canoa Sim6n Bolivar, remol.cada 'nor Betelgeuse, en la Mole de San Nicolis,, para desde aqul' hacer el cruce del Paso de los Vientos, de 77 kil6meiros p 0
de largo hasta Ia' Punta de Malisi, extreme oriental de Cu6a.
A ]a med*anoche del 19 de noviembre, en medio de grades, mareiadas y de una tem 'estad I
p se verd-6 la Sim6n Boltvar'
por lo ctue los expediclonarlos deddieron realizer una nueva' etapa en canoa en un future pr6ximo para completer el -:kle Rendblica Dominicana 14aiiti-Cuba-Babamas, tal romo fue prn' irramado originalmente. v nue debe finalizar en ]a Isla de'Saii Salvador, primer recalada de CrIsto'bal Col6n en el Nwv6 Mundo.
El 20 de noviembre los expedicionari-os Ilegamos. a la Mole de San Nicol's, y allf permanecimos hasta ef dia 22. Los ci*enT tfficos lat*noamericanos y canoenos pudimos estudiar esta. comunidad ha'*tiana,, cuya principal actividad econ6mica es Ta extracc116n y embarque de carbon vegetal que, desgraciadamen'te, esta convirtliendo los alrededores en una locali'dad de g 'qL n pobreza; detras de dicha comunidad se alzan las ruina-s majestuosas de sus antiguas fortalezas militaries, de las mAs Impresionantes del Caribe, construidas por orden de Francm. I Durante la travesty por el Paso de los Vientos, una gran tempestad ag*t6 este mar hasta tal punto que la Gilles Alida
# 41
choc6 contra un arrecife;- con las consiguiehtes averfas y en-F trada de agua en'el interior de la nave y estuvo a punto de zozobrar. Otros barcos, entre dstos una. goleta hwitiana, zozobraron en fa tempestad, hecho acaecido cerca en las costas
0
de Cuba y donde murieron diecinueve haitianos.
A trece millas de ]a Mole de San NicolAs, se encontraron' las nave's Betelgeuse y el patrullero cubano 356. Ambas tnpuladiones, formadas en cubierta, se saludaron fraternalmente, y









a partir ae entonces la custodia de !a expedici6n estuvo a cargo de esta 61tima nave.
Lo-s expedicionanios continuamos en el Gilles Alida hasta el puerto de Mata, al Este de Baracoa, en la costa Nordeste de Cuba, adonde arribamos a las 21 00 horas del 22 de noviembre, despue"s de recorder 13 011 k'l6metros por Amdrica del Sur y el Caribe.
XLI
Los objetivos cumplidos. Se abre la segunda etapa de la expedici(3n
Despu6s, de haber navegado por los mds grades rfos del Nuevo Mundo, entre estos, el Amazonas y el Orinoco y baber pasado por diecinueve passes de America del Sur y el Carlbe, los expediclonarios pertenedientes a Brasil, Colomblia, Puerto Ri'co, RepAblica Dominilcana y Cuba acordamos por unanlimidad postpone para el future y dentro del marco del V Centenario del Encuentro de Dos Mundos, la reanudac116n de la expedid6n en canoa desde Montecristi, Rep4blica Dominicana, hacia Haatij, Cuba y Las Bahamas, en cuya 'Isla de San Salvador finalizara nuestra expedicift que a lo largo de nueve meses ha cumplido sus tres objetivos fundamentals, y que han sido: Pnmero, reeditar c6mo pudo haber sido el viaje de las tribes prehist6ricas que procedentes de la Am6riica del Sur descubn*eron el Caribe y sus Iislas. Esta finallidad se logr6 el dia 18 de agosto at cruzar en canoa y a remo la Boca Grande del Drag nl entre la costa Norte de Venezuela y la Isla de Tr1inidad, en el Caribe, Por donde se cont1inu6 a lo largo de las Antillas, Menores y Mayores; segundo, la Mlizaci6n de linvestigaciones cientifficas en los campos socials y naturals, y en las que han particlipado, ge6grafos, geofisicos, bovinicos, zo6logos, antropo"logos, arque6logos, soci6logos y de otras disciplines, asi como tccnicos y artists; tercero, dar un paso concrete en la Unidad latinoamencana, objetwo logrado con la participaci6n de numerosos delegados de Ecuador, Perd, Colombia, Brasil, Venezuela, Puerto Rico, Repfiblica Dominicana, Cuba y otras naciones de las Antillas Menores.
At dar por terminada esta etapa de la expedicift, sus mlembros agradecen a los passes participants, a sus gobiernos., a sus organisms e instituciones, en especial a sus, respectivas Cornisiones Nacionales Latin oame 6 canas del V Centenario y a la Espan-ola, su apoyo a la realizacii6n de la expedici6n En canoa del Amazonas al Caribe.
L.q T-Tnhnnn Irn Aim Pnprn AP 10RA












Aevista de la
Siblioteca Nacioad
JQS6 Mani
(3) 19U

Acotwiones acerca de El weialism 0 P
y el hombre en Cuba: la autoeducacioJULIo LE REVEREND

La obra del Guerrillero Heroico que nos linteresa en este breve comentario es, sin duda, una de las xnds densas desde el punto de mira conceptual. En otras de sus reflexiones nunca es-tuvieron ausentes las implications te6rico-prActicas, ni, el an6lislis original de ideas fundamentals de Marx, a la luz de experiences nuevas, como las que se hallan en este texto. Sin embargo, al Poner en el centre de su reflex116n los problemas de la conciencia social, su desarrollo, su profundidad y los medios para lograr un mAs alto nivel. de ella, 61 Grganizaba esa experiencia y la proyectaba de un modo, total sobre las areas fundamentals de la Revoluci6n. Aun cuando no se ocupo del tema a la. mantra especulativa univoca que otros lo han hecho o lo harian en el conjunto del movimiento marxista inmediatamente antes y despu6s de la Revolucio"n Cubana, era por fuena inevitable que aparecieran en el texto rasgos teorlicos de sui-na importancia.
Hay que recorder c6mo en cuanto dio a concern sus primeras formulaciones acerca de la conciencia, los comentaristas malevolentes se dedicaron a reproducir caricatures de lo que el decla, deformando Io esencial de su pensamiento para poder motejarlo de "guevarismo" o de "foquismo"", dando Por sobventend'do un "nuevo" marxismo o una propuesta vGluntarista de action que pudiera ser utopia o aventura.
Ciertamente, el punto de ataque no era exclusivamente ]a luminosa figure del Che sino la Revolud6n Cubana, inesperada, imprevista parta quienes nunca habian conocido o interpreted la historic pasada y presented de nuestro pueblo. Se resistant por sus intereses a creer y provocaban que otros -la Am6rica Latina, las masas, el rnundo, digamos- resistieran la idea de que el marxismo fuera fiflosofia o ideology f a possible cn nuestras tierras y reflejara cada dia mAs la- nece'sidad perentoria. de las transformaciones sociales y, en consecuencia, se convirtiera en patritnonio de millions de seres humans.








tsa empecinada fabricaci6n de nombres Y "teon"asip en el mundo, actual no podia ser un misten'o. La Revoluci6n, Cubana, traducia a un lenguaje ineligible para las mayorfas populares en Am6rica Latina, los, fundamentos y realizaciones tActicos y estrati6glicos, del socialism. en acci6n real. Se pretendia destruir la conciencia social y.la concienclia naclional con vocablos "0. "ditos" y continuado
ine I res.- repetidos mil veces, como si fuesen un disco de larga duraci6n centenarian con las.- palabr-as farisaicas, de Monroe y del destiny manif liesto. Esto formaba parte del proyecto de fragmentadoin socio-lideol.6gica que los monopolies y, ailn antes de ellos, hablan impuesto en los propios 'Estados Unidos, dur-ante'el siglo Mix; bastarfa recorder las ideas de Marti al respect.
1. El Comandante Guevara poselia la ciencia de la reflexi6n y de la previsi6n sobre el acontecer de su entorno, inmediato. AM' se concentra' el vigor -de su pensamiento sin -sombra de utopismoni de formulaci6n de models. Es que su experiencla latinoamericana le mostO en la lucha armada desencadenada Por Fidel y despuds'de ella, que se podfa ahondar en la comPrension del sl' colectivo 6 individual, nriAs alu de las illusions. y los espeiismos dernocrAti"Cos burgueses. Las ba-ses de la inertia y la confusift -desesperanzadas que precedieron a los anos cincuenta sufrieron un -vuelco decisive.
Che elabor6 y anali'z6 toda una. seriie de consecuencias de aquella lucha, partiendo de la conciencia de una vanguardia que se trasfundia a las'masas'.'en diversos grades; como moviI*zaci6n active, convicci6n, esperanza, emoc116n mientras las capas socials mAs. cercanas vefan career y veneer al Ej6rcl*to Rebelde, en cuyas filas aparecia prefigurada una nueva conducta humana con la poblac116n de esas zonas e, incluso, respecto, de los soldados enemigos press o heridos. Habia un doble crecimiento de concieficia simultaneo, el de la vanguardia y el de capas cercanas o lejanas a las que Ilegaba aquella onda revolucionaria. La confianza, del pueblo en su propia fuerza creadora vaticlnada por Fidel en La Historia me absolverd abna un camino nuevo.
2. El Guerrillero Heroico aboard desde los primers meses del afto 1959 las questions relatives a la conciencla, rientras sistematizaba la PrActica annada, o sea, la acci6n en que se evidenciaban de modo concrete (en la acci6n transformadora) los fenomenos de concienci'a y su desarrollo. Su obra mayor en los primeros andos foe la Guerra de guerrillas, con los articulos adicilonales sobre Problemas ptmtuales. Pensamos que tanto al pueblo cubano sometido..a .4-a saz6n a muchas agre-









stones que culminaron en Playa:Gir0 n,,aI igual, que otros pue.blos., iffitere saba conocer,t6mo -e* Aesarrollaba, una guerra del pueblo. Y no menos lo sugiere %su: proyecto en Am6rica del Sur, por el cual cay6, c6inbationdo. Ademals, nadie como 61
'hacer esa tarea -, d I lucidadora, pues Fidel Io calif c6 de artlista de la guerrilla.Las areas de direccli6n'y orientac116n revolucionaia le exigieron durante los afios :1960 a 1964- intervenor en actos pfiblicos nacionales e 'internaci on ales, a 'Ia par que desarrollaba sus ideas sobre los Problemas de la, construction econ6mica (organizacion del trabajo, difecclon economic, discipline, del sistema. v del plan). En toda esa fase,,sus texts dichos o escritos no abandonan los comentarios, y exegesis sobre ]a conciencia torque todo se integraba co mo pensamiento revolucionario global,
Partial del hecho quo siendo la mercancia 'Ia c6lula econ6mica de la sociedad'eapitalista", silperdurase, reproducirfa su naturaleza y rafz social.Sostenia que las cottradiccliones del sisterna capitalist no lo destruyen; ello corresponded a la "ac16n onsciente" deducida de.-esas contradiccianes* a su vez, la decisl6n consciente- de -transforwar el mundo es obra del hombre, a quien la. educacion-capitalista le ha impedido haA ll*
cerlo. Construir una histo'rianueva impuca, y debe fonnar un hombre nuevo que se tiene!que ir forjando, como objetivo de una Revoluc116n en*caminada :hadla el comunismo, todavla lejano. A occasions, 'no Pocas, pdr clerto, indica que la etapa (transici6n) socialist curnple el- rol de un semillero de condiciones material 9" y espirituaies. para conformer al hombre nuevo, capaz de se' plenamente communist. Pudieramos afirmar que para el, la constr=605il del sociialismo fija bases comunistas on la. media que liquid residue's y -resonancias capitalistas. Lo que', por otra parte,-explica que no se alcanzaria el co-munisnio sl alguna de'sus ca)raciensticas, como es el caso
I P 0
de ia conciencia. social-, -n'o, enraffian y crean sus bases' firms, se perfecciona'n cr'ecientemehte a Jo largo de la'transid6n.
3. Cuando envia."El Socialis'nio y el hombre en Cuba"' a la rev I sta Marcha- de' Montevideo, extiende'el hori*z'onte de sus reflexiones originates sobre questions esenciales 'te6rico-pr4cticas de la Revolud"'6, no abo*rdadas intensivami'ente en texts Precedents. Lucha -armada c6md factor desencadenante de la condencia y el andat populari'-pnincipios y modos de la construdio'n material despuds del' la toma. del -poder; y, finalmente, conciencia. como conductoral-del process global, del cual extra A v 11 9
diaranidad v fuerza d-cisdrla.. Tres. niveles mars. no cnrn n eq--








0
cala sino como fcn6menos de accio"n reciprocal. Quivis, esto aclare por qu-6 y c6mo el buido ensayo de que tratamos es un documents resumidor de sus experlencias en Cuba, pues como se sabe se publ'c6 a princliplios de 1965 y unos meses despues, ese ano, ya estaba incorporado a su proyecto de creaci6n de una fortaleza revolucionaria en el coraz6n de Am6rica del Sur. Aquf valdn"a subrayar que en la alborada de nuevas experiencias, era justo que trazara este cuadro general y precise de sus ideas.
4. Debemos subrayar un punto de partlida. que se inspire en el desarrollo de la compression revolucionaria, durante la lucha armada. Una vez enfrentados a las areas preclsas de la transfonnaci6n conclude: "Encontrar la formula para perpetuar en la vida cotidiana esa actitud heroic, (la lucha. ar-Mada) como objetivo esencial desde el punto de' v ista ideol6gico Ese cardcter de la lucha armada Ilevaba en su -seno eso: perpetuarse, o sea, trasponer sus IfMites contemporaries. Objefivo comentado, glosado con ejemplos y cn*ticas acerca de sus vacios en numerosos discursos y en su labor de dirigente, a cargo de fundiones econ6micas., particularmente en el trabajo de todos y cada uno de nosotros. No concebia, aunque lo valoraba positivamente, un hercAsmo polarlizado, ni dejaba de Subrayar que el ejemplo mmarces o- we de Pla ya Gir6n (1961) y de la Ramada Crisis del Caribe (1962), incluyendo la incorporacio'n de las mujeres y de los no combatientes al trabaja en reemplazo de los movilizados, constitufa un grado singular de conciencia, que, una vez pasados esos moments luminosos, debl'a volcarse sobre las responsabilidades diarlias de cada cual. La construcci"n de las bases socianstas seria. -y lo era- otra guerra contra los desniveles de concienclia, las carencias telcnicas, la inexperiencia, la escasez de medics, en su condition de verdaderos campos de batalla incessant. Habia que asaltar y tomar eso-s innumerable Moncadas, como dlijo Fidel.
El exito en la construcc16n material y la conciendia no podia ser considered por tapas. Cualquier desajuste mayor entre una y otra constitufa un freno. En mayo de 1961 habl"a dicho que "el socialism es resultado de hechos econo"micos
0 Sir
y hechos de conciend 5 a--.
Rompfa de este modo las dicotomi"as estAticas en que el pensamiento traditional traducia las grades unidades diaw...,ticas: tActica y estrategia; condliciones objefivas y conditions
10
subjetivas; pensamiento -y action; concern h a y realidad; sociedad e individuo. ""Las areas del pasado -expli*ca- se tras0
ladan al presented en la conciencia individual y hay un trabajo








4.
cantinuo para erradicarlas."' Con surna raz6n. vela la interconexidn de los dos elements -pasado y presente- cOMO fenomeno W lineal ni automkico sino a modo de integraci6n que privilegiaria la nueva comprensi6n. Todavia Ja Revoluci6n no habl"a hallado el camino Para lograrlo. Por eso, habia que rccoriocer al individuo, en su "'doble condici6n. de inicio y miembro de la comunidad", como, un "Producto no acabado".
5. Product no acabado quiere. decir un individuo que
Ife AP A 0 .
tiene que forjar dia a dia su. espiritu revoludionarilo", foriarlo como mlembro de la sociedad, pues. no se trata de un espacio y quehacer individualista sx*no social, torque la comunidad en march es una fuerza decisive en el desarrollo y educaci6n de la conciencia. Ya lo decia en 1960, "la revolucio'n es una. liberadora de la capacidad individual del hombre", en el cuadro de lo que 61 mismo definirfa como unidad dialictica entre el individuo y la masa"'. Me permitirl"a acotar, intentando seguir su pensamiento., que liberal es la puesta del hombre en condiciones socials de career como ser conscience de su pertenencia a una comunidaa y active en su contn"buci6n a ella.
La masa es "un nuevo personae que se repetini sistemaficamente" alelando de la realidad social y de la mente individual al pasado que, una y otra vez, intent retornar no ya torque el capftalismo ha "educado" Para sus fines al. pueblo sino torque retroalimenta la falsa concienciia por todos los medics a su balance. Sin embargo, la sociedad nueva en su conjunto es "una "gantesca escuela'. Sligue los pasos de su. vanguardlia, y amplia a esta y, al mismo tempo, arrastra tras
4-,m
de sf a los individuals y groups de ma's lenta e insufficient, comprensii6n revolucionana.
6. La sociedad en estas conditions se express en el trabajo. El hombre liberado deia de ser una mercancia -una cosay la tarea junto a la mAquina es como una trinchera donde crumple su deber. En suma, "empieza a verse retratado en -su obra y a cornprender su magnitude, humana a travel's del objeto credoo' por el trabajo corno deber social, sea fonnal sea voluntario, que converted ese deber en "una emanaciln de sf MISMO". Todo ello lo ve Che como un process en que desapa. recera. la "'cornpulsi6n social" y solo re *r-An nuevos h4bitosIt
se alcanzar-A el trabaJo Como complete recreaci6n spiritual (del hombre) ante su propia. obra!'. En este Punto se habrA Ilegado al communism.
La sociedad. educa, directamente,, dispose de mechanisms como los Ministerios de Educacil6n. y la masa friend a converdr en. Mbito su. propia educac116n presionando a los que no








han inteHorizado todavia. ese deber. Se trata de un desarrollo del "hombre nuevP que nac&% en su vifficulo, con la necesiffidad inmediata y penuanente de la educac116n tdcnica e ideolo"gica, a travi6s, del trabajo.
7. Hasta este irnomento, todo lo analizado por Che se halla claramente insertado- en los mas puros pri P ncipi 6 os del marxismo, pero reapamce un element que venfa limpl cito en el texto y en otras referenclias., Se explica que tenga tambi& su. lugar specific. Es la autoeducaci6n. Queda en este texto tratada particularmente en dos occasion's. En la primer, como una categona de ]as vias para. la education: una, direct e *ndirecta, la social y. mi P extras, la otra, la individual o autoeducacio"n, en la seguda menci6n queda vinculada a la educaci6n social. No son ni podrian ser, por cierto, menciones contradic,torias aun cuando fueran escuetas.
Planted 61 un problema que entra de Ileno en las conceptuacionews psico-sociales h 1'st4ricamente constituidas. Independientemente de toda aproximacio"n a las questions de la ignformacio"n gen6tica -que no podria. ser objeto de estas p4g.inas, nit menos aun, del autor de ellas-, Che se situa en el marco de un tj7a"nsito social iieto,,defimdo, en que el presented es una constant oposic16n entre los ra-sgos psico-socliales impuestos por el pasado y los characters que debera"n sustituir aquellos en el future. Lo que,-en otras palabras, implica una confinuidad cada d*a mfis f6rzosamente di'continua.
De un pueblo de ocupado en proporci6n sustancial (un tercio de ]a fuerza de trabajo) y en tr-abaj*os aleatonios y estacionales (otro tercio), ektraer un pueblo con habitual discipline de trabai"o, require extraordinari6s y proseguidos esfuerzos, enmarcados en las vfas y los medics mds adecuados para lc grarlo. Dentro de esa tarea, tanto ]a alfabetizaci6n como, el seguimiento, contribuilan a la autoeducaci6n, en tanto que puntos de partlida de la creation, de hAbitos quo, siendo colectivos, tenfan igualmente una- media individual. Adici6n indispensable a la educac*6n direct e indirect, instituc*onalizada en el Estado, y sus OJrganos especializados. Sli volvemos la mirada a Jos aftos 1959-1965 y, aun despuds, apreclearemos c6mo, los curses de superacio'n, los'min'limos tecnicos, las escuelas (mAs formales) e. incluso, las reunions para tra- zar planes, en prActicamente todos los organos y las organizations, respondfan a la necesidad de acelerar la capaclidad de todos los cuadros, del pueblo en su totalidad.
Toda esa red de vias no podlan tener como objetivo solamente una determiada dpsi- de liriforrnaci6n y de conodmi 13









tos, sino, igualmente, una fbmaca6n de hibitos. consd ntes para que el ser individualizado siguiera el camino Por sl' Mismo.
De iatnediato, el pren-equi-slito de Ia autoeducaci6n es cierto nivel de conciencia social y political, pues de otro modo seria implemented un fenomeno hmitado a objetivos personable. m6s cerc=os al autodi*dactismo -no depreciable, claro -es que a Ia propiamente dicha autoeducadon que implica. un horizonte mayor, global con referencii a Ia march de Ia transforrhacion revoluclonaria. No fue azar que en un pdrrafo ulterior mencionara. 'Ia autoeducacion para el triunfo"" refinendose al pasado, al tiiempo en que eldxito del enriquecimien-to, personal era Ia media del ser human.
En este punto,, que viene por deducciones de Ia primer Mencift, y entronca con las supervivencias del pasado (hombre aislado dentro de Ia sociedad;. niqueza o bilienestar por alcanzar con medics, personalss. explotacii6n de las mayorlas), se insert Ia otra reference al problema. La aut oeducacift, no par ser conscience en el indivi'duo, deja de estar isometida. o linducida, por dd el impact del nuevo.,poder social" y conduce al indlviduo a ser coherent con una "situaci6n. que sliente jus-ta y cuya propia falta de desarrollo le ha impedido hacerlo, hasta. ahora, Y finalize. diciendo: "Se autoeduca". Su concluslift es que, en ese context de diversas vias que mcluyen Ia autoeducacion go podemos ver al hombre nuevo que nace"', de i'magen 69 t odavia no acabada"'.
De" este modo, los, hombres adquieren conciencia de su necesano deber de incorporarse a Ia. sociedad en transformation Y, anade, "'de su importancia como, motors de Ia misma". Se trata de una 4propiaci6n personal de los obiett'vos socials expresados en el quehacer global.
8. "Todo el mundo fiene que trabajar pensando en que el problema no esta en resolver 11a. ctificultacl propia" (1962). Tal era Ia formula unos; a-nos antes de su ensayo final. Llamaba a una socia I*zaci "n de las soluciones. co-mo un aspect concrete del rechazo necesario a toda individual Lzacion o aislamiento; pero, a Ia par, las references reifteradas. a Ia importance del hombre, su conclen6a. personal, su. deciisi6n, su ejemplo para los dema's, probaban que no era un ser estandardizaclo, ni
P
borrado ien su especificidad Y condiociones., sino el'sujeto y objeto de Ia historic en marrha.
AdemAs, a juzgar por lo qu6 dijo Che mas de una vez y lo repit16 en el texto que nos ocupa, Ia autoeducad6n consjj
dente tenia que ser un, process muy complex k o, Pud*6ramos








ensayar la definici6n de a1gunos de sus, elements. El pr I Mero seria, la. vinculaci6n con las, masas, pues -punto de partlidade ellas se aprende pai-a volver superado a ellask en un movimiento constant de interrelaciones. Tanto para la participad6n, que preferimm flamar integmci6n, como para la decislift se require medics., canales, procedimientos.,La rellexi6n sobre lo que cada cual hace., c6mo lo hace y c6mo hacerlo mejor para que haya una. iinsei-66n cabal en los requerimientos presentes y las previsliones de fitturo. Require la temcidad que no es una simple donac116n de la naturaleza sino proyecto y ejecuci6n de servicio y comprans16n; este carActer ha de constituir la rafz de una disciplifia en las actividades y deberes. socials.
La autoeducaci6n no era u-i simple Ilamado a proyectar el plan individual, sino a enriquecer la. conciencia. sodal. de los individuos. Era el dnfasis en aquella. perpetuaci'n del herofsmo cofidiano, respect de uno de los aspects de possible olvi'do dentro de cierto colectivismo, a veces formal, cuya necesidad del ser human active y creator, reflexive y tenaz, era subrayada una y otra vez poA Fidel y el Che.
9. Estas considerations aunque resumidas. permiten comprender el. lugar ieludible que asignaba el Comandante Guevara al desarrollo de la conclencia social como fenomeno colectivo e individual dentro'del process revolucionario. Su dnfaslis en la cuesti6n, lejos de ser una alteraci*6n del humanismo marxista-leninista, lo preclisaba como instrument indi-spensable para organtzar y acrecer las realizaciones materials propias de la. Revoluc116n, que se consideraban por la prActica de la construction del socialism en different contexts como generadoras automdticas de conciencia. sobre los objetivos mayores --el future comun'sta- de la transformaci6n inmediata, cotidiana.
Tal translici6n constitute una combinaci6n de esfuerzos denodados para enfrentar las manliobras y agresiones del imperialismo y los obstdculos que opone el punto de partida subdesarrollado. En consecuenclia, el hombre. debe adquinr y
2
a I nonaar la comprens*6n total desu papel integrailo a la socliedad en esas conditions. y prepararse para. areas mayors.
En definitive, el proplo Che nos dio, un invalorable ejemplo de autoeducaci6n como process que no terminal. Su vida y sus texts Io acreditan. El socialism tiene el objetivo de crear








un ser human de honda autonomia reflexive dentro de los
qF lb
marcos progresivos de references y,, en consecuencia cambiantes, del desarrollo social- incessant andar hacia la superacion de cada moment de la relac116a masa-indiviiduo y sus exigencias.












Revista de la
Biblioteca Nacional
Josd Marti
(3) 1988

Hostss, el angustiado*


LoIDA FiGuERoAPasando por alto los datos conocidos de la vida de Eugenio Maria de Hostos y Bonilla, senhalard en esta exposic116n. lo que a mi juicio fue la caracterlistlica principal de su viida: la angustia. Es Hostos uno de los hijos que ha dado a luz nuestra patria cuya. grandeza. lo ha hecho altar por sobre las cadenzas que la han agarrotado por so los. Haber naclido en ella es la pnmera raz6n de su. anpstia, angustia. que lo acompafi6 toda su vida, desde que muy joven abandon la Madre Isla para proseguir studios mayoresen el limAn cultural de entonces: Espafia. A los veinticuatro aflos de haber nacido describe La peregrinaciin de Bayodm Muchos a-nos mas tarde, califico e'I mismo ese quehacer como tristee obra de previsor solitario"". En 1963, cuando su escrito vio la luz, sonwaba Hostos con la un16n, de los pueblos hispamcos de ambos mundos: el pueblo peninsular, o sea Espafia; el pueblo continental, vale decir, sus, hiijas libres en el continent, hispanoamericano; y el pueblo msular, las Ant'llas Espan-olas, incluyendo a I-a Repfiblica Dominiicana., donde flotaba de nuevo el pabellon espan-ol. Decia Hostos que entonces habl'a sido un previsor solitario. ZIgnoraba 61 que a la misma vez Betances tenia amigos en la Repfiblica de Haiti., quienes al ligual que e"I sofiaban con una Confederaci6n Antillana que incluiria ese pedazo de Antilla. que por una -veleidad hist6rica se habia apartado de nuestro mundo hispdnico? .0CIgnoraba Betances las aspiracliones hostosianaO No las ignoraba, torque en el articulo de Hostos, "Recuerdos de Betances", dice I Is d.
que este Iey6 La peregrinaci6n de Bayodn cuando se puDRc6 POr primer vez, y le dio su parecer a Hostos en carta que remitio' a Madrid. En esa fecha nuestros dos grades heroes, de la centuria dec'mon6nica discrepaban en cuanto al future del



Conference, lefda por la aurora en la Casa de las Aindricas, L.q Habana,. el 14 de abril de 1988.









pueblo insular. 14ostos abogaba por la autonomia, antillana y Betances no aceptaba nada menor a la independence.
Ast recent partial Bayoan en su peregrinacion, creda en Hosts la angustia. Para no pecar de apasionados, justo es consignar que en gran media esa angustia crecio Por creer Hostos que estaba solo en sus luchas. Recue"rdese que a fin de siglo todavila. calificaba su. obra como fruto de previsor sollitario. Sin embargo, no estaba solo. Estaba acompaflado de Betances, y Betances tampoco estaba solo. Hosts se angusfi*5 toda su vida por olvidarse de que por spacious parallels otros solitanos desbrozaban casinos parallels.
'El sue-no de una union hispAnica con Antillas aut6nomas se. le quebr6 al percatarse de la vaciedad de la revoluc16n septembrista, espaiiola. Hosts habfa colaborado con los espan-oles que conspiraban contra Isabel 11. Le habian prometido Que al derrocar a la. reina, las Antlillas, serlian aut6nomas. Lo que no pudieron comprender entonces los conspiradores anti-isabell"nos, ni a6n el propio Hostos, fue que a esa fecha ya la, autonomi"a era una aspiration que la historic habia. dejado atrAs. Los puertorriquenos que se alzaron en Lares bajo el influjo de Betances, y los cubanos que -se alzaron en Yara balo el mando de Carlos Manuel de Cdspedes, no aprobanan esa urd6n hispinica, con Antillas aut6nomas, sino con Antifflas independents. Hosts tuvo que suffer su. angustia cuando oy6 de lablos de los lideres septembristas que la autonomfa no era possible torque los success de Lares primer, y de Yara despuds, les habian atado las manos. Lideres miopes fueron 6stos que no vieron que lo politico era conceder a toda pisa y por voluntad propia una carta autono"mica a ambas AntiUas. Casi* tremta anos despues, la concession obligada. de esta carta no pudo detener el desastre hispAnico. Al Hostos que demandaba el cumplim'iento de los comprmisos le ofrecieron en cambio que participara en el gobilemo provisional de Espamfl.
-Cu6n pequen"os resultant ciertos lindividuos cuando la historic los aparea con los es fritus grades! ftetender compare a Hosts con un puestol
Esa negative lanz,* wrBayoAn redivivo a su peregrinaci6n angustiosa. Recall en Nueva York, la ciudad donde se incubaban tantas conspiraciones. Aquf ofrec1*6 su collaboration a los expatriados. cubanos y puertorriqueftos. Triste situacli& la de nuestro hombre, incapaz de engender las. flaquezas humans y las mezquindades que se incuban en las conspiraciones. Por la raz6n misma de su clandestinidad, en una conspiracion todo Awwk
recift Regado es mirado. con susplicacia. *vui6n era ese Hostos?









La suspicacia y la lintransigencia del peregrine imp-idiieron el uso ampho de su valiosisima cooperaci6n. Las pdgmas de su Diario nos revelan las passions desatadas. Tambx*e'*n -y esto debe decirse- la propia flaqueza de nuestro visionario. Siempre estuvo muy pagado de -si" mismo; peligrosamente pagado de si mismo. Pareceria que esta inferencia deberfa sidenciarse cuando se rinde homenaje a un lustre. Ma's es deber nuestro senalar las flaquezas de nuestros g=des para que tratemos de librarnos de ellas nosotros los pequeflos. iCuan desgrac*ado fue para nuestra historian patria el distanciamiento que en momentos claves existM entre Hostos y Betances. Hosts pudo haber sido desde el princlipio el sustituto de Segundo Ruiz Belvis en el coraz6n del Padre de la Patna. Ma's no fue asf y entonces solo nos resta engender el aconteclimiento, para que hoy, con una patria irredenta en nuestras Manos, no vaya a suceder lo irnismo. La colaboraci6n empez6 en 1875 Y sigu*6 hasta casi el final de la vida de Betances, cuando en carta escrita el 7 de junio de 1898 le pas6 la antorcha de la lucha a Hosts.
Hosts no trabaJ6 mucho tempo con los conspliradores neoyorquinos torque muchos de ellos, cubanos especialmente, quenan separar a las Antillas espafiolas de Espan"a, pero para que se anexaran a Estados Unidos. Mas como habia cubanos que se oponian a esa alternative, Hostos se allege a uno de ellos, al iffirnenso Francisco Vicente Aguiler-a. Para desvanecer suspicacias y para demostrar que los "itelectuales"' tambi6n pueden empuiiar fusiles, Hostos se uni' a Aguilera en la ejecuci6n de un plan expedicionario.
Una noche aboard una destartalada embarcacift rumbo a la manigua cubana. Un temporal la trajo a la playa a pocas mills del punto de partida. La desiluc16n no pudo ser mayor. Hosto.s no Ileoro" a tomar un. fusll, en sus manos, pero a ello estuvo dispuesto. Esa disposicift desmiente a los, que boy quieren ponerlo como ejemplo de la via pacifica y que vilipend k an a los que abogan o usan el recurso que para desgracia de la humanodad no desdeflan los poderosos de la tierra contra los d6biles, como ha acontecido en Puerto Rico mismo.
Sin embargo, Hostos habfa veni"do al mundo para empuflar otras armas. No fue a la manigua cubana come otros puertoiqueflos, pero se convirti*6 en el mejor propagandist de esa, revoluc16n. En un tempo en que por razones de edad y circunstancias Martf aun no babia iado lsu apostolado, Hosts llev6 en su mochila de viajero el mensaie de la manigua. por el continent sudamexicano. Por mantener sin mancha su









si On desprecio" destines y levanO anclas de tierras donde bien pudo, haberse estableclido por siempre para su provecho
-W 1b 'I
y el de su familiar, cuando Ia. tuvo, si hubiese transigido en apariencias en el tamafio de una miaja. No hubo moclo de inducir a Hosts a incurrir en esas pequen as transi.gencias que se le presentan a los conocidos intransligentes en sutil ropaje. Hosts siempre Iasvio a trasluzy las rechazo a clara luz. En este particular Betances, Hostos y Marti son trillizos'.
Terminal Ia Guerra Grande cubana enel Tratado, de Zanj6n (1878). Se malogra Ia Guerra, Chiquita (1879-1880). -Emerge plenamente Marti desde antes de inliciarse Ia d6cada del noventa como el apo"stol de Ia independence, cubana. Betances y
-otros puertorr'quen-os metezi el hombre al nuevo esfuerzo con Ia esperanza de que por Ia puerta que franqueara Cuba pasana tambien Puerto Rico. Estando Hostos en fierras chilenas
-donde fue a morir aquel otro peregrine nuestro, Segundo Ruiz Belvis- recipe el mensaje de Sotero Figueroa, h6roe casi an6nimo de nues tras luchas. S e trabaj a ya' en el filtimo, tramo de Ia gran gesta libertarian y a Hostos se le asigna un deber en aquellas lejanas tierras. Deber que es cumplido como cumplia, Hosts todos sus deberes. Inmerso estaba en. sus areas de divulgacion cuando, Ileg6 Ia ominosa noticia de Ia intervenci6n de los Estados Unidos en el confli'm hispano-cubano. Comprend16 al punto lo, que esta acclon entrafiaba y abandon bienestares para salvar a Ia patria que entraba, en pelligro inmiL nente. En junlo de 1898 ya estd en Venezuela, donde deja su familiar en lo que sigue viaje.- El 7 de Julio, comisionado por cubanos y puertorniquen-os, sale para Nueva York. El 27 de julio comunica desde Washington el fracas de su mlisii6n de que se incluyese a Puerto Rico en las negociaciones para el definitive arreglo, de los asuntos de Cuba. Ay, Martf no debi6 de morirl Sus sucesones en Ia diwrecci6n del Partido Revolucionario Cubano (y puertorriqueflo,'como decia Betances), en especial el delegado don Tomds Estrada Palma, no quisieron arriesgar Ia indeperidencia que prometia Estados Uniidos sohcitando que a Puerto Rico se le diera el mismo, trato. Todos creian que Estados Unidos se quedarf"a con Puerto Rico. No estaban equivocados. Desde el 3 de junio McKinley habia dedaiao cual sena su suerte. Ded"a Hostos ese rmi-smo dia, 27 de juno, que se habia enterado de que en los preliminaries de paz se babla f1ijado por Estados Unido5 Ia ces*6n incondicional de Ia Isla como condliclio'n ineludible de Ia paz. Sin embargo el 18 de junfo de 1899 acusa al "Iegftimo" dueflo de Puerto. Moo (Es'pafta) dicho asi por C"l, de haber convenido =Oprudentemente









A&V%
en ofrecer sin- c6ndiciones el territorio. Es entonces cuando quiere justify licar la alegna de los puertorriqueflos cuando, segdn dijo Utse entreg6 la isla al invasorl", afiadi.endo (y no se equivocaba en lo siguliente), 44que el golpe mas severe recibido por Espana en los cien difas de expiaci6n to recibl6 de la mansa Puerto Rico". En, ese queer Justificar, hasta, Hostos o1vida. lo que supo -de pnimera mano; esto es, que Espana no ofreci6 ni entMg6, sino que Estados Unidos exW6 y -arrebat6. Ese no querer engender que Espana estaba in6rme ante un vencedor cruel e impio fue la excuse de que echaron mano los puertorriqueflos que nada. hicieron por salvar la honra. de la patria en aquella hora trigica. Ustima que Hostos, que si trat6 de ha. cerlo, expresara tan irreflexivamente la misma op*ni6n (Cartas, tomo IV, p. 212).* Hostos, siguiendo ese r F pio, busca la causa de la mortal debilidad que afli 'a at Pais en 1899 en la ominosa dom*naci6n de, Espafia, que babia dejado el alma de Puerto Rico indnime. Olvidaba Hostos que ese mismo coloniiaje no babl"a dejado in-Anime para luchar por su independence a las otras colonies espanfiolas,; ]as otras dos Antillas espafiolas inclusive.
Mas volvamos un poco atras, al punto en que Hostos relate sus gestiones en Wa-shlington. Ante la imposibilidad de lograr que a Puerto Rico se le juzgase del mismo modo que a Cuba, opta. 13or esperar "que la anex*6n no se reallice sino, mediante un pleb iscito que para prepararse a el, debe ir restituy6ndose a su pals la emigration de Puerto Rico" (pigina 198, tomo, IV).
Con estas gestiones, empieza ]a U'ltirna etapa de su angustia. Se d'suelve el Capftulo Borinquen del Partido- Revolucionario Cubano y se funda-de inmediato "La LI*ga de Patriotas". Regresa Hostos a Puerto Rico. Recorre la Isla. Funda otros capftulos de la Ligq, empezando con Juana Diaz'. Da conferences. Prepare programs, funda un planted de ensen-anza en Maya44
guez y otro en Juana Diaz. Se expanded como'una rosa. en ac.
0 In
tivic I fades multiples. Mlientras, los politicos de oficio, y Multitud de flusos se hacen los sordors por estar ocupadfsimos en buscar acornodo junto a los nuevos amos. De esa. "Gran Ilu-siOn", o Mejor dicho' de ese "Gran Engaho", como hemos ya apuntado, participo" Hostos. VeaMos.
El 28 de febrero de 1899 firma junto con Rosendo MatienStempre que se cita ]a bibliografta de Hostos, nos referi'MOS a. Obras Completas. Ed. corumemorativa del gobiemo de Puerto Rico, 1839-1939,- La Habana: Cultural. ft939-19541.- 21 v.








zo Cintr6n una carta en inglds dizigida al General Henry se. ando, algunos atrDpellos cle los soldados estadounidenses. Cometen la imprudencia de Ilevar hasta esas esferasla t6nica de moda, esto es, vilipendiar los procedimientos espafioles y ensalzar las libertades del nuevo mivasor. Decia la carta que para que se diiese fin a los procedlTuientos antiguos (asi dio en Ilamarse desde 1899 al modo de llevar hasta esa fecha las cosas en Puerto Rico) y que se disfrutasen "'Jas nuevas libertades SY lo convenience era que el General Henry usase su autoridad como Comanclante General in in4an que prescm
,p y le i S* da
del gabinete auton6mico que funcionaba bajo las 6rdenes del gobierno military. Es decir, que elliminara a los puertomquefios de las gestiones aaministrativas.
En mayo de 1899 Yerra al darle el nombre de America a Estados Unidos; "Desde el p*mer dfa de Am6rica en Puerto 1 ico"', dice. ZNo estuvo siempre Puerto Rico en Amdnca? At parecer sufrfa Hostos entonces del mismo, mal que han padecido y adn padecen muchos hispanoamericanos en general, esto es,, creer que los sajones son superiors a todos nosotros los latinos. Por esa raz6n no hubo necesidad de que los estadounidenses proclamasen al llegar a Puerto Rico pisando duro su Presunta super*or'dad sobre todas has genes, del mundo. Hubo puertorriquehos, Hostos por entonces 'inclusive, que hi.. citron el trabajo por ellos. Por tener tan p6sima opin16n de nosotros mismos Hostos pedia, previo plebiscite un gobierno temporal de Estados Unlidos en Puerto Rico para que aprendieramos su forma de goblierno. Ese juicioi, que era mits bien prejuicio, nubla la posture del dnico hombre de vision, muertG ya Betances, que quiso salvar a la patnia en ese confuse fin de s liglo.
No obstantel, vefa claro en otros aspects. Asi, en esa misma carta dice que a la Isla no le convenia el libre cambio comercial limi i tado a los Estados Unidos por la incompatibill"dad de interests mercantile. An-ade "que indefectiblemente Regana un dia en que las necesidades commercials de Puerto Rico le harAn desear romper el vinculo federal, si por acaso negue a anudarse, Y que por lo tanto, mejor es evitar el romplimiento reduciendo, a 15 05 25 an-os el gobierno temporal de Estados Unidos en la Isla, que provocar una lucha innecesarlia"' (tomo Wo p. 216).
Poco despues del ci"cl6n cle San Cinaco t8 de agosto de 1899) dice angustlado: "Casi* arrepenticlo de baber vuelto a la patria, en donde tan ilusamente cref que podria no estar de mAs un patriots, casi estoy avergonzado de tener tan poco que









dar a los menesterosos de la Isla." El 19 de septiembre de 1899, ya en v1speras de su partida a la Repfiblica de Santo Domingo, describe a Horado Va*zquez, president provisional de ese pals, lo si *ente.
gui
La patria se m e va, de las manos. Siendo vanos, mis esfuer-zos de un ano'o enter por detenerla, el mejor mo de seguir am6ndola y sirvidndola es seguir trabajando por el ideal, que independent Cuba y restaurada Ouisqueya en su libertad y en su dignidad republican, n 91 siquiera es ya un ideal, tan en la realidad de la histona esta la Confederaci6n de las Antillas. Flacia ella, por distintos casinos, ya que asilo quieren la mayor parte de sus hijos, caminard Borinquen, aunque su generaci6n actual no comprenda que 6se es el porvenlir positive, de las Antillas, ya que a 61 asentinfa el nobilisimo pueblo americano [de Estados Unidos] si se le probara, como yo querfa le probaramos, que el logico proposition de nuestra vida es, como debe ser, constituir una confederac116n de pueblos insulates que ayuden a los pueblos Continentals de nuestro hemisferio occidental a completar, extender y sanear la civilizaci6n; a completarla, dando a la rama latina la fuerza juridica que tiene la rama anglosajona; a extenderla llevAndola a Orientel; a sanearla, infundidndole el aliento infantile de pueblos
nuevos. (Cartas, p. 229.)
En la misma carta. admit que sJ no fuese tan incompatible con el anexionismo que imperaba en Puerto Rico no saldria de 61 en el resto de su Ada torquee para ese resto y para mucho ma's de la obra de. la Liga de Patriotas hay trabaj*oj, pero el propo'sito de civilizacift que la Liga. tiene a su cargo implica la independence aseguradai y no tenie'ndola, Puerto Rico no puede queer y no quiere la organization de la Liga"-p Wase que ya admite que no es necesario estar bajo los mentores estadounidenses para sanear la sociedad. Por esa raz6n a Quisqueya ird Hostos a organizer la "Lliga de Patriotas", que alli se flamaria "Lliga de Ciudadanos".
Mas, antes de partir, trabaja para que se indulge a mAs de un centenar de press puertorriqueftos "que sintieron a destiempo, pero sintieron, las justas c6leras de la dignidad encadenada". Eran estos cien "desviados del patriotismo, como los llama Hostosi. los puertorriquenos que incurneron en actos violentos durante la ocupacion de parte de la Isla por las tropas de Estados Unidos y que fueron acusados como turbans sediciosas.








El 2 de noviernbre de 1899 describe a Tederieo Henriquez y Carvajal que a pesar de que sus hijos dominicanos le urgen que-abandoine a Puerto Rico "no me moveria de aquf, si* no me dejaran tan solo que hoy, por ejemplo., tal vez no hay en. la Isla una. docena. de hombres que cambien la insensate complacent. cia de for-mar en las filas de lo que Haman partidos por cum.plir los compromises que contrajeron con la "Liga de Patriiotasip. En la miesma carta empieza a darse cuenta de que los *vasores no eran libertadores. Su disgust partial de que el gobierno military habia condenado a un a-no de ri i6n con trabajos forzados al perliodista Evaristo lzcoa Diaz, quien se habla atrevido a protester del regimen impermte. Decia que no estaba dispuesto a tolerar tales actos. Sus hijos se alegraban, torque asi Hostos abandonania la patria.
Para 61 era una bqen tnste esperanza, "'tan triste, que es mi desesperacion no poder -consagrar lo que me queda de vida a- hacer triunfar el derecho y la clvilizaci& que. hoy stain pr6x]'L'mos. a ser sacrificados en Puerto Rico por el. Gobierno de quien menos podia esperarse, el sacrifice de una personalidad national y el debillitamiento de la ci'vilizaci6n" (Cartas, p. 241). Para consolarse. afiade, que si Ilega a ir a Quisqueya solo cambiari de'medio "'pues que hari6 ahi para hien de tocias las. Antillas (interesada' en el de Quisqueya y en el. ejernplo que entonces podria recibir de ella) lo que al Archipielago entero necesita para flegar a ser lo que en la economiadel mundo ha de ser" (Cartas, P. 241).
El 21 de noviembre de 1899, en carta a Ram6n VdIez L6p'ez, le plide que se declida por una de las dos finicas cosas que puede y debe hacer un puertorriquen-o de bilen, esto es, o conseguir que haya a1guien en Estados Unidos que declare de contiq nuo que Piaerto R- ico" quiere un goblerno temporal, o que trabaje por la mas pronta declarac116n de Estado (Cartas, p. 247) *
"Lo primer es lo mis digno, lo mAs previsor y lo mfis human, torque a la vez salva la personalidad de un pueblo hoy: la niqueza y la independence commercial manana, la paz, si ,mpre. Lo segundo, honroso y Weno en si mismo, tiene el inconveniente de subordinar Id rihqtteza y la independence economic 5 ca de Puerto Rico a la torpe polfti*ca econ6mica de los Estados Unidos, tiene el inconvenience de converter a Puerto Rico, en caso de la guerra de la Uni6n, en- primer blanco de enemigos que acaso pueden ser pores dominadores.
(Tomo IV, p. 247-248.)









Esta cita, Mal entendida, se usa por los detractors de la independencia para. declarer que Hostos favorecia la. anexion. Hasta sus hijos Ilegaron a decir, cuando se celebraba el centenario de su nacimiento, que su padre estaria., de estar vivo., colaborando con Washington. En 1900 ya estaba Hostos en la Rep4blica Dominicana. Mas tampoco all" estaba satisfecho. El 26 de jun 6 o de 1902 escribio" a Estrada Palma ofrecidndole los serviclos de dos, de sus, hijos a COa. "Hasta yo rni-smo ofreceri 4 a mis. servicios a Cuba." Aclara que nadle los quiere hacer salir del pais, "pero yo vine a 61 a hacerle bi*enj, y no para ser impotence espectador de las menguadas luchas que de continuo sostienen entre sf las pores passions y los pores intereses". Sin embargo, incurred a n en la ofuscaci6n de celebrar el sajonismo de la adminlstraci6n de Estrada Palma, lo que prueba que no vivi' lo sufic' nte para desembarazarse del mal hispanico de renegar de todo lo hispanico. Vale aclarar que Estrada Palma, cuyo sajonismo no complaci6 del todo a Estados Uni'do-s., no contest.6 nunca esa carta, que le fue Ilevada a mano por el doctor Villuendas. Hosts deseaba, tanto ir a Cuba que se tom6 el trabajo de hacer un inventario de todo lo que habia escrito, segdn constant reclientemente el fenecido historiador cubano Emilio Godiffiez Sosa. Mas no lo logr6. Conste, que Intent6 ir a Cuba vor su desesperacio'n. torque en esa fecha. ya sabia que las cosas no andaban blen en la Antilla mayor. Su amigo Francisco Arredondo y Miranda, se lo hizo saber el 28 de junior de 1901.
He citado a Hostos afirmando en su carta a Estrada Palma que nadiie queria hacerlos ir del pa + s., pero si se lee con cuidado su diario se vera que esa expresift era una media verdad, dicha en deferencia a la Rep6bfica Dominicana, la patria natural de tres de sus hilos y de una de sus hijas vivas. Para el gobierno provisional de Woss y Gil no era canvenliente que Hosts salvera del pal's. Hasta se le ofreci6 una carter mtniisterial a su hijo mayor, Eugenio Carlos, que Hostos rechaz6 de plano.
Mas no se le hacfa el nlido c6modo para que se quedara. Se le habia rebaiado el sueldo dos veces, y peor, aun no se lo pagaban. Hosts no tenia dinero n h para viaj 9 ar a Curazao, suge*do, Por la familiar, desesperada ya por Ta vida en precanio y en sobresalto que Ilevaban. Estaban viviendo en ese momen'T % &
to en el mismo edir b cio donde radicaba la Escuela Normal, donde los Ilev' el embajador o consul de Estados Unidos. (Durante una batalla, cerca de su casa en San Carlos, Adolfo Jos,16 trernriln' una handera de Estados Unidos aue Hostos no sabia









de d6nde la habia sacado, y de uno de los barcos de ese pals que estaba cerca, vinieron a sacarla en lo que duraba el combate.) La casa, mandada a construir por Inda Ayala en el solar que le habian regalado sus padres, fue reducida a cenizas.
Sus hiijcs, que lo hala 0 an empujado a que se fuera de Puerto mco, Ilegaron a lamenter esa partida, y se preguntaban si podrian volver. Rosa, la 4nl'ca tia que les quedaba, urg # a el regreso a aquella casa ampha y soleada que habl'a hecho construir don Eugenio de Hostos en Mayagdez. Mas sin dinero, no se podia volver. Apart de esto, a Bayoa*n le hab'an disparado, tres tiros, quien sabe si como una advertencia a su padre. Por lo tanto, apart de ramores y palabras dichas al vuelo, estaba, claro que s' hablia quienes querlan que los, Hostos Ayala se A a
fueran. Aun antes de la guerr-a civil Hostos tema como enemigos. a los que reprobaban la Normal torque en su opinii6n era una escuela sin Dios", y Hostos sufri6 la angustia de que M' su amigo, Horactio Va-zquez, quien precisamente habia sido, quien Io inv*t' a trasladarse a Santo DominRo. lo defendia de ellos.
El 11 de a-gosto de 1903 murlio' Hostos de una enfermedad
** t
que hub'i'ese podido veneer-. pero que segun opinion de los mddico: no quiso hacerlo. Le habia tocado en suerte ser el unico puertorriquen-o de talla y vision que le quedaba al pals en ese desgradado, 1898. Eso, deda 61, y esta vez no pecaba de soberbia al careers el -dnico. En la coyuntura h*st6r'ca Hostos obr6 de acuerdo a su. mantra de ser Y a sus convicciones, que es. lo maximo que se puede esperar de cualquier ser humano. No habl"a vivid Io sufficient en Estados Unidos. para entender, como entendi*6 Marti, que las cantatas libertades y virtudes que los hispanicos atribuyen a este pafs, son los conceptos que se vierten en las iglesias en los sermons dominlicales. No tuvo la certera vision que tuvo Betances, mucho antes que Marti, de conceptuar a Estados Unidos como un nnnotauro, dispuesto a atropellar entre sus, patas a cualquier pais que estorbe sus interests economics. A Io mds que pudo Ilegar, dado el corto tempo que medi6 entre la invasion y su muerte, fue a engender plenamente que Estados Unidos era un conquistador como otro cualquiera, y que correspondia a Puerto Rico la obl*gaci6n de reclamar vigorosamente sus derechos en un moment crucial Para el dominador. Mas oigamo-s sus, proplas, palabras:
El 15 de octubre de 1900, decia al director de Correspondencia de Puerto RI*CO:









En cuanto, a la justicia que el pobre pueblo puertorriqueno se ha pesto en el caso de pedir a los nuevos dotninadores que se ha dado, jamAs la consegulirA, si consiente en tratarlos como domlinadores; pero si se resuelve a tratarlos de pueblo a pueblo, y como pueblo lastimado, en su derecho, burlado en. su confianza, her 'do en su dignidad infaliblemente Ilega Ira un momento en la political amencana en que el clamor de la Isla convenga, con alguna gran necesidad national de los Estados Unidos, y el fuerte oiga al d6bil. Pero si Puerto Rico no dice nada ni aspi*ra a nada mAs que a que. la dejen morse de harnbre o matarse de envidia, que es lo quc el mundo estA viendo hacer ahora, nunca IlegarA la hora de la justici4a para la triste Isla,
La trayectoria del pueblo puertorriqueno en este sioglo ha reflejado las vacilaciones y tamblidn. las visliones de nuestro angustiado p'eregrino cuyos rests mortals descansan en la vecina Antilla. eftdra' nuestro pueblo puertorriquen-o sentarse a meditar seriamente que se no-s esta pasando la hora. de que nos enfrentemos a nuestra amarga reallidad de nation invadi'da y explotada por un pai's que no tiene intencl"n de reconocer asi no niAs nuestro derecho a ser lindependientes'.) &odrernos nosotros, que hemos vivid el siglo xx que auscult6 Hostos, acelerar esa hora en que el fuerte olini al d6blil? ePodrfi nuestm patria liberarse de la angustia de nuestro gran angustiado?
Genealogia partial de Eugenio Maria de Hostos
Fugenio de. Ostos y Valle espaftol, se traslada a Cuba
An"ade la. h
su hi*o.
Juan Josd Hostos cubano, se traslada a Santo Dorningo, y luego se mu.da a Mayagilez (Puerto
Rico)
Se casa con:
Maria Altagracia Rodriguez y Velasco dominicana

Su h'*o-:
Eugenilo, de Hostos y Rodriguez puertorriquen-o
Se casa con:
Maria Hilaria de Bonilla puertorriquefla









De ellos nace:
Eugenio Maria Rostos* puertorriquefio

Quien se casa con:
Belinda Otilia Ayala -cubana
De esta pareja nacen. ocho hijos:
Eugenio Carlos (26.9.1879) dominicano,
LuisA Amelia (7.3.1881) -dominicano
Rosa Inda (26.7.1884) dominicana (muri6 nifia)
Bayo~n Lautaro (8.9.1985) doininicano
Adolfo Jos6 (7.1.1887) -dominicano (el il1imo en
morir: 1983)
Felipe Luis Duarte (12.6.1890) -..... chileno, Maria Angelina (14.2, 1896) -chilena




















*He omitido el de de Eugenio Maria porque en sus cartas marius. critas 61 nunca Io us6.










Ftz ta de ]a
Bibiloteca Nacional
Josi Mard
(3) 199


Ace-rea del Retrato de un dictator

de Alejo Carpentier*


CARMEN VASQUEZ

Nurnerosos fueron los trabajos que en contra de Gerardo Machado se publicaron fuera de Cuba a comienzos de la d4cada del treinta.1 Entre ellos debe mencionarse "Retrato de un dictador", de Alejo Carpentieri, que aparec1*6 en el mercer n4mero de la revista Octubre de Madrid, con fecha. de agostoseptlembre de 1933. Este valioso texto es la consecuenclia. ca del compromise de su autor con la lucha antimachadlista ast como de las ideas polftica-s que el c6lebre escritor cubano habl'a ya hecho suyas en aquella dpoca.
No debemos olvidar el papel esenclial que Carpentier desempefi6 en el grupo de exiliados. que se habla refugiado en la capital francesa. El mismo lo resume en una cr6nxca publtcada el 24 de diciembre de 1933 en la revista Carteles y cuyo
2
titulo es "Homenaje a nuestros amigos de Paris". Alli rinde cuenta de lo que califica como "aquellas actlividades antimachadistas desarrolladas por mi y por mis, amigos", arbiadiendo,
Deseamos dedfcar este trabajo al eminent hispanista sovi&ico Yurii Dashkevich quien, al traer a La Habana la traduccOn rusa de "Retrato de un dictator", durante el Coloquio Intemacionat sobre Ecu& Yamba-0, en rnarzo de 1983, suscl*O un sin n-'rnero de preguntas, a1gunas de las cuales esperamos clucidar en este trabajo.
Deseamos igualmente agradecer a Lifia Carpentier la autorizaci6n para reproducir el texto integral de Carpentier que sigue a nucstr. oarticulo.
Sobre ]as publications antimachadistas en Francla, puede consultarse nuestra tesis Robert Desnos et le Monde Hispanique, Universidad de PaTfs 111, afto universitario 1978-1979., 2 tomos.
2 &HomenaJe a rluestros amigos de Paris'% en Carteles (La Habana). de 24 de diciernbre de 1933, p. 14, 54, 55 y 62. Klaus MWIer-Bergh aboard, aunque brevemente,, este tema cn "'Corrientes Vanguardistas y surrealismo en la. obra de Alejo Carpentier'" (en.: Asedios a Carpenfier. Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1972. p. 19 y 20).









de seguido "Iy como jefe de propaganda de la c6lula del ABC en Parfs, algo podria contar"".
En effect., dicha celula organize gran cantidad de actividades y de publicaciones, a1gunas de ellas firmadas y otras an6ni. mas. Entre estas debemos sen-alar los articulos de Robert Desnos, escritos antes y despu's de la caffda de Machado, el montage firmado por Gerages Ribemont-Desswgnes en la Nouvelle Revue Franvaise, que vio la luz en el ndmero de septiembre de ese afto de 1933 Y el folleto que, bajo los auspicios del Comit6 de Jeunes Rdvolutionnaires Cubains, se public' con el nombre de La Terreur a' Cuba." Este filtimo aparecio firmado por Mania Teresa Freire de Andrade y Enrique Henriquez y prologado por Henri Barbusse y John Dewey. A instancias de oe
Carpenter fue Desnos quien corrigi6 la version francesa y Edgar Var6se quien provey6 los condos requeridos para su impresi6n.
En todas estas publicaciones la figure de Carpentier actu6 como motor generator aunque en la mayofa de los casos, por razones de segunaaa, su nombre permaneclo" en el anonimato. Esto se hace evidence al anallizar los texts de Desnos y al descubri*r la coliesio'n analitica y la riqueza de informacl16n utilizada como fuente.
Various documents constatan que, tanto para los escritos de Desnos, como para el montage de Ribemont-Dessaignes y para el texto de Carpentlier publicado en Octubre, las fuentes fueron las mismas y que la mano ordenadora de estas fue el, proplo Carpentier. El montage citado revela CO-'MO el gran escritor cubano organize la gran cantidad de noticlas publicar das tanto en la prensa cubana como en la international que Ilego a sus manos via el ya mencionado comlitd, de cuya diirectiva, 61 formaba parte. EI bosquejo manuscito "Notes sur FA.B.C."4 con letr-a -suya y de Desnos corrobora lo dicho. ., Asi pues, no es dificil concluir que, para "Retrato de un dictador," Carpentier utifizo" la misma informaci6n que pas' a sus dos mejores amigos franceses para los texts. que estos habian de publicar. Para el investigator de hoy, los texts puAl respect puede consultarse el capftulo cuarto de nuestra tesis: La Terreur & Cuba, op. cit, asif como los texts correspondents, reproduclidos en el segundo tomo de eHa.
4 Ver nuestra tesis, tomo II, p. 107-114, para una reproducci6n en facsimile de dicho manuscrito.








blicados por escritores franceses siren de eje explicafivo para el articulo de Carpentier.
Nada debe de extraharnos, que Carpentier publicara "Retrato de un dictator"" en la rev*sta Octubre. Dirigida por Rafael Alberti y por Maria Teresa Leon, Octubre t oregano de los. Eserr tores y Artistas Revoluclionarios, tuvo una corta. aunque muy fructifera existencia.
Su primer ndmero Ileva la fecha de junio-julio de 1933; su segundo, de julio-agosto; su tercero, de agosto-septiembre; su cuarto u6meros cuatro y cinco, de octubre y novi"embre. No es hasta. abrl*l de 1934 que vio la luz la quinta y Wtima publicaclon. Con e'sta, que Ileva el n imero seis, fue suspended la. revista. El clima politico espafiol, exacerbado por la revoluc16n d.e Asturias habia s*do la causa de dicho paro.
Si "Retrato de un dictador" es de suma limportancia-como texto de la dpoca temprana de Carpentier, no lo es menos si
A% a A 1 '20
tenemos en cuenta lo que -signiffico su publicacift en Octubre.
.64 -P
No es, nuestra intention hacer aqui un analysis de esta revista, como hemos hecho en occasions anteriores con las revistas lmdn y Avance.6 Nada podriamos afladir al excellent trabajo de Enrique Montero que, can el titulo de "Octubre: Revelaci6n de una revi'sta mitica"', prologa la reimpresion en facsimil de 197V Sin embargo, debemos recorder el papel que Octubre J* I a
desempen"o" en los primers an-,os de la republican. espafiola asi como en el devenir del pensamiento politico de Rafael Alberti, su. director. Pese a que C.B. Morris haya califlicado a1gunas, de sus colaboradones como "ferocious outburst" o "savage barrage"".7 Octubira tuvo certera acogida entre los. intellectuals de la izqui*erda espanola. Juan Cano Ballesta nos dice:
Octubre, revista. de artists y escri tores revoludonarios, que se converted en. 6rgano propagator de su ideario. La publicaci6n levant su polvareda y susclta
Pueden consultarse nuestros trabajos- "La revue lmdn", en: M6 lusine 111, Cahiers du Ccntre de Recherches sur le Surrdalisme, Editions IAge d'Homme, Lausanne, Suisse, 1982, p. 115-121 y Ma Revista de Advance (1927-1930)", ponencia presented ante el Centro de Inves, tligaciojies sobre el campo cultural de la America Latina (CRICCAL), dirigido por el profe-sor Claude Fell, Universidad de Parts III, Mayo de 19940 a publicarse en actas.
6 Octubre, Escritores y Artistas Revoludonarios, Reimpresift anast6fica de la edici6n. de Madrid 1933-1934, Topos Verlag AG, Vaduz, Liechtenstein y Ediciones Turner, Madrid, 1977, 178 p.
7 WRRis, C. B. Surrealisme in Spain. 1920-1936. Cambridge, Universft4 Press,, 1972. p. 94.








critics y alabanzas. La Gaceta de Arte (Tenerlife), que se present como (lexpres*6n cc)ntem]pox*nea del Circulo de Bellas Artes" y es la publicaci6n mis vanguardista del moment, en su "Iffidice de revistas" se hace eco de ella y saluda sinceramente y con slimpatia su
apariel6n.
Cano Ballesta aidade luego un juicio adn mas revelator:
Octubre. se converted. en aglut-nante que logra linear en un frente a destacadas personalidades de la vida literaria-, Rafael Alberti, Arturo Serrano Plaja, Pla y BeltrAn, Usar M. Arconada, Luis Cernuda, Antonio Machado, Como bien observe J. Lechner, Octubre "contnibuy6 sin duda a polarizer la conciencia del pfibllco lector y a preparer el ainbiente de solidaridad que remark a partir de los primers rnomentos de la Guerra Civil entre
los artists e intellectuals disconformes."I
En fin, Octubre es digna hija de su creator, Rafael Alberti, catalogado certeramnete por Vittorio Bodini como "'el finl-co poeta marxista de la Generacio"n".9 Es a su vez predecessor de esa otra gran revista publ licada en Madrid baj o la. direceii 6- n de Pablo Neruda que fue Caballa Verde para la Poesta,,"' aunque sea m6s en el contenido po6ti*co que en la presentacii6n.
NO a su idea generadora, repetida en la p6glina initial de todos sus nilmeros,. la cual relitera que "Octubre esta' contra la guerra impeialista, por la defense de la Unio"n Sovidtica, con-tra el fascismo, con el proletanado", Ja revista publi'c6 a un sin nu"Inero de escritores de la e" poca, entre los. que se encuentra, adema's. de los ya clitados por Cano Ballesta, Marla Teresa Leon, 111'a Ebrenburg, Emilio Prados, Henri Barbusse, Ludwig Renn, Louis Aragon, Ramon J. Sender, Romain Rolland., M6ximo Gorki, Paul Vaillant-Couturier, Waldo Frank, Langston Hughes, ademas de reproducciones de texts de Engels y de Lenin. A esta br"Ilante lista debemos an-adir el nombre de Carpentier.

CANO BALLESTA, JUAm. La ppaia espaflola entre pureza y revoluci6n (1930-1936). Madrid, Gredos, 1972. p. 120 y 122.

9 BooiNi. VITTORio. Los Poetas Surrealistas espaholes. Barcelona, Tusquets, 1971. p. 46. Sc trata evidentemente de la muy conocida Generaci6n del 1927.
10 Vease nuestro articulo "Pablo Neruda y la Revista Caballo Verde pava la poesia". Revista de Estudios Hispainicos. Facultad de Humani7 T, I--,mrsidad de Pucrto Rico, Rio Piedras, afio VIII, 1981. P. 555-65.









El que Carpentier publicara, dicho texto en la revista de Adbert* no debe en nada extrafiarnos. EI gran poeta cubano y el tambien gran poeta andaluz eran amigos desde hacia various anos, precisamente desde 1931, cuando Alberti, acompan-ado de Mana Teresa Le6n, paso' por Paris, ciudad donde Carpentier vivia, su exilio antimachadista, en un viaje que lo Ilevana finalmente a la Uni6n. Sovidtica. A su regreso de dsta, habia asistido al Primer Congreso Mundlial contra la guerra en Amsterdam', presenciando la Ilegada de'Hitler al poder, el incendio del Relchtag y "la lucha heroic de los obreros, en el barrio de Wedding", para luego pasar por Paris, en febrero de 1933 -y ver de nuevo a Car-pentier- antes de regresar definitivamente a Espana.
Esta filtima vista -de Alberti coincide con el gran auge que vivieron las actividades de los exi'lliados antimachadistas en la capital francesa. Como hernos escrito anterionnente," los exi11ados antimachadistas comenzaron a organiLzarse a ralz de la Ilegada de Maria Teresa Frelire de Andrade a Paris, como consecuencia del asesinato de los tfos, de e'sta en septiembre de 1932. Alrededor de ella se aglutinaron Enrique Henniquez Urena, el doctor Ramirez Coma, Rogelio Portuondo, Eduardo Abela., Carlos Ennquez y el propio Carpentier. A instandas de este Wtimo se unieron Desnos y, desde lejos aunque en plena solidanidad, Ribemont-Dessaignes.Cuando Alberti Ilego" aarls en el primer trimester del anflo 1933, encontro el grupo antimacbadista en pleno impetus mifitante como costa en las fechas de las numerosa-s adhesions, citadas en La Terreur a Cuba.13 Los nombres de a1gutias de ellas figurarfan, de hecho en Octubre: Henri Barbusse, por ejemplo, es autor, como hernos dicho, de uno de los pr"logos. Ademas, entre las firms a las numerosas adhesions indivi11 ALBERTi. RAFAEi, "Indice AutobiogrAfico". En.- Poesias Completas, Buenos Aires, Editorial Losada, 1961. p. 13 y 14. Ciertas contra-di-cciones pubIlicadas aquf pueden ser elucidadas al consultarse el trabajo de En. rique Montero que silrve de pr6logo a la reimpresf6n de 1977,
Wase nuestra tesis, op. cit. Puede tamb'66n oonsultarse nuestra ponencia "'Robert Desnos y Alejo Carpentier: el difilogo de dos mundos" (en: Cuba ef la France. Actes du Colloque de Bordeaux (&cembre 1982) organism par le Centre Interuniversitaire M tudes Cubaiines, prdsentation de lean Lamore, Presses Universitaires de Bordeaux, 1983, p. 2692,89) y nuestro articulo "'Alejo Carpentler en Pans (1928-1939)" (en: Cultures. Unesco, Par-is, 1980. Volume VII, No. 2, p. 172-184).
I-" Wase nuestra tesis, op, cit., tomo 2, p. 319 y siguientes.








duales pueden citar-se las de Romain Rolland, Waldo Frank y Joaquin Arden*us. Sen"alemos, asimismo, que entre las adhesiones. colectivas se encuentra la de la Asociac*6n de Esc*tores y Artistas Revoludionarios, encabezada por Paul VaillantCouturier, seguida de una lista mayor, a su vez inliciada por ]Louis Aragon.
Es indudable pues que Alberti
al frecuentar a Carpentier en Paris, tom6 pleno conocimliento de las atrocidades cometidas por el r4 *men de Machado.
Por su parte, Carpenuer, para. esta 6poca, habfa comenzado a efectuar una serie de viajes, casi seguidos, a la capital espaftola. Allf encontraba siempre a sus amigos, a aquellos que solemos Ilamar los de ]a Generadon del 1927 Como es. natural, Alberti se hallaba entre ellos. El 12 de agosto de ese an-o de 1933, tras una huelga general, a pesar de la medlac*6n del embajador Wiells y con el apoyo de la mayoria de la pbblac116n cubana, el gobierno de Gerardo Machado Ileg6 al final de sus dfas.111 Carpentier se hallaba en Madrid, como lo constant la cro'nica pu, blicada en la revista Carteles, el 18 de febrero de 1934 que Ileva por titulo: Ma Revoluci6n en Cuba y el pfiblico europeo!'."' Allf, nuestro autor describe:
Nunca olvidar6 ]a explosion de enthusiasm, la Ilamarada de optimism que cundi6 por Madrid el dia en que los perio'dicos anundaron la definitive caida del Machadato. En primers planas aparecian grades fotografias del tirano, rodeado por sus sateHtes, bajo tex14 En la ponencia "Alejo Carpentier y las vanguardias europeas", que lelmos en La Habana en diciembre de 1984, con rnotivo del Simposio International LXXX Aniversario de Alejo Carpentler, hemos disertado mis extensamente sobre este vasto tenia.
16 No es nuestra intenci6n aqui bacer un studio monogrAfico del machadato. Tengamos, no obstante en cuenta, a1gunas publications como: LE RIVEREND, JuLio. La Reptiblica. La Habana, Editorial Cienclas Socials, 1973; Pensamiento Crifico (La Habana) (39) abril, 1970; RomfIGUEZ, CARLos RAFAEL "La Mislon Wells". En: La Lucha Anti-Impertfalisia en Cuba, La Habana, Editorial Popular de Cuba y del Can'be, 1960, t. 2, p, 15-102 y Les Anndes' Treinti 'a Cuba, actes du cbloque international organism & Paris en november 1980 par le Centre Interuniversitaire d'Etudes Cubaines et I'Universite de la Sorbonne-Nouvelle, Paris III, Parfs, Editions Marmattan, 1982. Salvo esta filtima referencia, los trabajos aqui citados fueron utillizados como fuentes bibliogrificas, por consejo del propio Carpentier, en nuestra testis, op. W.
319 "La Revoluci6n de Cuba y el pfiblico europeo" Carteles (La Halbana) febrero 18, 1934. p. 14, 51 y 52.








tos que conjugaban al infinlito un maravilloso mensa I e implfcito en dos palabras: Cqy6 Machado... Cay6 e I tzrano... La noticia no nos sorprendfa. Un mes antes habiamos festejado ya, moralmente, mis amigos y yo, la -ruina del regimen al Ileizamos a Pan's un eiemiDlar I "L' ILF &
de The Nation, encabezado Por este titular-, "'Machado se va." En aquellos moments, el hecho no parecia. tan cercano. La repression estaba en su apogee. Cada dia calan nuevas victims. Pero, por ese presentimiento ciego, ese "'no s6 qu6" instintivo que anida en el hombre y que a veces le permlite percibir la proximidad de grades ventures o grades catalistrofes, sentimos que aquefla vez era cierto, que aquella vez nuestra patria estaba en visperas de liberarse de una de las firanifas mAs odl*osas de la historic. Anheldbamos la confirmad6n... Y la confirmation lleg6 un mes mas tarde, con un splendor que no nos habiamos atrevido a sospechar, pocos dfas despuds de rni Ilegada a Madrid, cludad donde la campan-a de Prensa. emprendida. contra el Machadato habla cobrado proporciones que alarmaban a los sostenes y amigos del personaeje. QNo se anunciaba por esa fecha la Ilegada a Espafia de una comisi6n nombrada con el fin de "poner un freno a la campafia de difamaci6n Ilevada a cabo por enemigos del gobierno constituido Q) de Cuba"?). El dia de la caida del regimen, cuando medicines sucesivas de los diarlios iloan informAndonos, hora Por hora, de la march de los acontecimientos, el enthusiasm mAs espontAneo reinaba en las calls de Madrid. Y no eran solamente los muchachos cubanos residents en la Villa quienes contribuian a alimentary ese enthusiasm. La misma alegria era compartida, claro esti, por millares de latinoamerkanos victims, ayer y hoy, de firanfas semejantes. Pero lo mals entemecedor era observer que este sentimiento de liberacio'n eufor*a del convaleclente que sale por primer vez al alire libre despu6s de varies semanas de reclusift en una alcoba poblada de pesadillas., se habia contagiado tambidn al pueblo humilde de la capital. Nunca olvl*dar6 c6mo, al entrar con Carlos Enriquez y a1gunos amigos cubanos en un4 taberna, popular, un grupo de obreros, que arenas hablan tenido el tempo de enterarse de la noticia, nos recibi6 con verdaderas aclamaciones. En las calls, nos velamos interpelados por desconocidos que, arenas nos








identificaban Por el terna Anico de nuestras conversaciones, nos saludaban con gr*tos de: "iViva Cuba
libre!"
Es de suponer que el enthusiasm que perme6 estas frames fue compartido por algunos -de los amigos espanoles de Carpentler, entre los cuales tenfa forzosamente que incluirse a Albert'. Y es de suponer tambidn que, al pedido de este murno., el cubano redacto' el articulo publicado muy poco despu6s en la revista Octubre. Porque es indudable, como lo revelan los iAltimos pArrafosj, que Carpentier lo redact6 despu6s de la. ca + da. de Machado. AlIf afirma:
El General pensaba en la Histonia Universal, -porque es megal6rnano de nacimiento. Pero la historic. en su caso, se reduce a la de Cuba. Y si esta puede tener alon di"a trascendencia universal, sera-I para demostrar una vez mAs, que so'lo el proletarliado fiene, en su propia manoi el arma de las revolucliones. Que tiene los medics de librarse por sl' mismo. Y que todo movimiento que no emane del. proletariado, no responder.1 n-anca a los anhelos profundos de justicia que mueven ]as. masas
hacia, una finalidad concrete.
Todo esto, claro estd, nos Ileva a abordar direct, aunque brevemente, el texto. Presentado a mantra. de espectAculo, superficial y burgue's, Machado, con sus apelativos., es fiel emblema del sistema que encarna. Todo en 61 es falso, como el doctorado honorss causa que esconde su ignorancia crasa.
Pero Machado sabe lo que hace. Se congracia con la banca americana y con la burguesia cubana que alimenta. y cuya corrupc16n anxima.
Ejemplo mAs evidence de esto son tanto las juergas Ilamadas 44 pesquerfas"' como los sermons incondicionales del Arzobl*spo de La Habana.
Paralelarnente a Io que Carpentier describe como gouna era de desverguw4enza y prostitucion collective se, desarrolla una authentic lucha por parte del proletarlado y del estudliantado cubano. La incomprensio"n del. tirano unida a la represift que, corno causa de ella, desat6, lo Neva a instalar lo que es nombrado'en el texto como "la era del terror". De los numerosos ejemplos que bistoricamente pudieron ser citados, Carpentier ofrece aqut solo unos pocos: toda oposicio'n fue perseguida; se imp *d'6 la casa de fiburones que tanto a3rudaron a desapa.recer enemigos; se disalvieron los gremios y,-se clausur6 la universidad. Tras la mention de varies victims espec V ricas, entre ]as cuales resalta la. figure de Julio Antonio Mella, cuyo








predecessor Paul Lafargue es igualmente aludido,17 y tras ofrecer la descripc116n de numerosos actos de terrorism perpetra10
dos por la associationn secret, el A.B.C.", el autor nos relate Ja cafda del firano y de sus seguidores, conio el maquiavOico embajador Ferrara, tan ligado al fascism de Mussolini. Se .trataba de un process cuya consecuencia se hace para 61 ineVitable. Por tal raz6n, afirma: "El period terrorist. abecedarlio habia cumplido su mlisi6n. El pAnico reinaba en La Habana. Faltaba ahora la verdadera Ievoluci6n, la revolucift de la masa, la acci6n. conjunta del proletariado."
El material aqui expuesto es, ya lo hemos dicho, el citado en el nv>ntaie de texts firmado por Ribemont-Dessaignes. La diferencia entre ambos es, sin embargo, mucho mAs. fuerte de lo que parece a simple vista. Es verdad que el montage de la Nouvelle Revue Frangaisees valiosisimo torque all W se no's ofrecen claramente las fuen tes utilizadas. C litemos algunas de ellas. Marto de ta Man*na; Azzicar y poblacl6n en las AntUlas, de Ramiro Guerra-- Heraldo de Cuba; Carteles; Heraldo de Madrid; International Labor News; Colliers Magazine; Bohe, mia; Boletin de la Uni6i Latinoamericana de Estudiantes de Paris; New-York Times.
.Sin, embargo, en "'Retrato de un dioctador" este material est.4 ordenado con, el f 'in evldente de confeccionar algo que trascendiese a, un mero articulo information. Por tal raz6a, se acerca mucho mAs alos texts publicados por Deshos, R6volution 'a Cuba.- Betterave centre canne a*' sucre en particular. Las semejanzas entre ambos son tan numerosas como las differencias son escasas. Esto se hace adn mAs evidence al abordar el texto in6dito e inconcluso Lanceurs de Bombes.18 Aquil se; trasluce el deseo del autor por crear un'ambiente adecuado en el cual pueda caber l6gicamente el personae del dictator, retratado de mantra sLTnllar al texto de Carpentier.
IT Recordemos que la novel. en que trabaja Carpentier ahtes de su muerte, Veridica Historia, concernfa directamente al c6ebre yemo cubano de Carlos Marx.
19 Como hemos seflalado anteTiormente, todos estos texts aparecen analizados en el primer tomo y reproducidos, en el segundo tomo de nuestra tesis, op. cit. Para un conocirniento mis extenso del tratamiento de la caida del machadato por la prensa francesa pueden consuItarse los trabajos de Roland Labarre, sobre todo. La ReVolution Cubaine de ,1933: vue par la pressed franqaise de I'Vpaque, en'- Cuba: les tapes d' um Ubgration, Actes du colloque international de november 1978j, UniversW de Toulouse le Mirail, 1979 y Cuba dans "La Correspondance i-nternational" des annefes 1930, eni anndes 30 A Cuba, op. cit.
I








Las semejanzas aqui son tales que siempre nos quedaremos con la duda sobre quien fue el verdadero autor.
No obstante, todo lo anteriormente dicho debe interesarnos mas por su significado que por su authentic y real valor director. La pubficacio'n en la reviista Octubre compromete a su autor polffica e lideol6gicamente. Como Atilano, el personae del cuento "Historia de Lunas", publicado por vez pnmera en Cahiers du Sud, de Marsella., en didembre de 1933,111 fueron muchos los cubanos, antimachadistas eliminados por comunlistas. En esto Carpentier se une a miembros de su generaci6n, como Rub6n. Martinez Villena, nombrado igualmente en el texto, al denunciar la represi6n imperante en el pai's en contra de la ideologia marxista. Por tal raz6n podemos afirmar que no es gratuity la presentaci6n que hacen los editors de la revista y que dice asf: Tuch6 contra la firanfa de Machado, vio caer a sus amigos y no se I*br6 tampoco de la circel. Ahora vive en Paris y con su obra periodistica ayuda al proletariado intemacional."
Finalmente, "Retrato de un dictadoe" es un texto valiosisimo torque in ica que ya desde el comienzo de la decade del treinta, Alejo Carpentier se habfa propuesto hacer un retrato literario de Machado, el dictator. No lo lograrfa plenamente sino hasta los an-os setenta, con la publicacift de su novel El Recurso del Mdtodo." En ella podemos observer c6mo el personae principal., llamado el Primer Magistrudo, asume y contiene casi todos los elements expuestos ya en el articulo que nos con P erne. Por tal raz6n tenemos que concluir que "Retrato de un dlictadoe es esquema primerizo para una gran novel de madurez. El caso no es finico en la novelistica carpenteriana, pero hasta hoy no habia sido abordado Como tal.
Paris, *ul*io de 1984

Este texto aparece presented por nosotros en Alejo Carpender et son oeuvre, Sudj, Marseille,, 1982. p. 275-291. Una traducci6n al caste11ano de Marti Soler fue publicada en Obras Completas, tomo 1, Mkico, Siglo XXI.r 1983, p. 221-238.
20 Puede consultarse el valioso studio collective "Caudglos"J. "Ca. ciques et Dictateurs dans le roman hispano-amirw4ain, coordinateur: Paul Verdevoye, outrage public avec le concourse, du Centre National de la Recherche Scientifique et de I Universit6. de la Sorbonne Nouvelle (Paris 111), Paris Editions Hispaniques, 1978. Debeinos sen'alar 1gualmente que, en vida de Carpentier, redactamos un articulo sobre este tema, que eI corrigO y que permanence a m hoy in6dito.









Retrato de un dictator*

Banderas y estandartes. Clamored y bands de m4sica .
Cuatro mil burgueses vestidos de dril blanco, avanzando con ritmo lento, desembocaban por la calle de Col6n y pasaban ante el edificio macizo. de la. Henry Clay Co. -donde eran e:kplotados algunos centenares, de obreros tabacaleros cubanos- para desfilar en corte*o defirante bajo los balconies, del Palado y render homenaje al gene al Gerardo Machado y Morales, president constitutional de la Repfiblica de Cuba. iViva Machado! iEI hombre que el pueblo necesitabal iEl salvador del pais! Hacia arenas un an"o que habia tomato pose. si6n del poder, y ya se estaba vroyectando la ereccl6n, de. su estatua. Era president de honor del club ma's "'aristocrAtico"" de La Habana. Tenfa corte mundane en el Yacht Club. Y, slendo casi analfabeto, habla slido proclamado "doctor honors causa" de la. Escuela de Derecho, por unos cantos juri-sconsultos Avi., dos de prebendas... tamblie"n honorss causa"'. Machado era un hij o quc enorgullecia a sus padres. AIIA en Camagulley, los viejos podfan Ilenarse la boca hablando de "m'bijo presidente. Pronto les Ilegan-a la hora de ser explotados por aquel vAstago aprovechado, torque la mitologia del "buen hijo" suele impresionar a muchas almas cAndlidas... El padre rnurl'16 a tempo para que'Machado pudiese exhibit un dolor espectacular, y declarara, con la mano alzada sobre la tumba fresca,
-IJuro por los rests de mi padre, que jamAs aceptar que se me reelijal,
Pero como los negacios de Machado requerian su presenclia en los Estados Unidos, el president asiste en New York a un banquet ofreclido por los flinancleros de Down Town. Y como le es necesario tomar la palabra, afirma que "go'bierna con mano de hierro" y que, gracias a 61, "las revoluciones han termlinado para siempre en Cuba". Y confiesa que tiene el proyecto de continual en el poder, al terminarse su period residential, mediate una pr6rroga de mandate o una reelecci6n.



Las tres notas al pie de este trabajo son tambl*6n parte del trabajo publicado en la revista Octubre (septlembre-agosto de 1933), en Madrid; obviamente, las dos prilmeras son de Alejo Carpentier, la teroera es fruto de la redacci6n de aqueffia pubflcaci n. [N. Du E-I








A lo cual responded Thomas W. Lamont, representative de la Casa Morgan: I
-Poco important, los medlos. Lo fmico que deseamos es que tan buen administrator pennanezea largo tempo en el poder'.
Brindlis. Champagne. -Hurrah! iMister Macheido.f. El presidente rcgresa a Cuba. Su compinche Carlos Miguel de C&spedes, Secretan*o de Obras Pdblicas, le ha. construido una pasarela h*st6r*ca, de madera tallada, que habrA de conducirlo desde cl puente del vapor hasta la puerta del palacio presidencia 1 1. Banderas y estandartes. Clamored y bands de mftsi*ca. iSigue la fiesta!... Cuatro mil burgueses vestlidos de dnI blanco Ocho mii 1. . Las fuerzas vii'vas ". . Las corporations eeGno'micas"... Los nin"os de las escuelas municipales, agitando Palmas de Domingo de Ramos Los empleados. pfiblicos, rnoi1i ados por sus *efes... -El U i6n Club'... jOh tfi, Machado!... Mientras los cortejos desfilan linterminablemente, el jefe de Estado asliste a una exhibicift de otra fnd(>Ie en los # ntimos salons. palaciegos. lExhibici6n menos mon6tona, en verdad! Ray un "Pundonoroso caballero" que viene a ofrecerle su esposa, a camb*10 de una "'ml*si6n en el extranjero". Un it OP *0
cumpli'do funcionario que exalta los atractivos de su hija adolescent. Una "seftora respectable" que tienela ventaja de poder brindar simultaineamente las tres nifias de sus entraffas a la cia Ims
..paternal codi i del sen-ior president. Y el mo desfile se invi.erte: para emplear un lenguajic mds director, las mujeres decided venir por su cuenta. Al menos la mercancia estA a la vista. Con solo alargar una mano y dictar un nombramiento para el amante esposo,* o crear una simple plaza de agente conriaencial" a favor de la interesada, el president puede palpar material cabal. Y si se cansa. demasiado, pronto, ahf est n sus files ayudantes -el teniente L. o el teniente R. Para saborear los rests del banquet. Machete (ya el pueblo comienza a desianarlo, por este nombre) se compra un yacht. Organize unas "pesquerlas" fabulosas que toda La Habana comment en voz baja. Pesquerias en que nacen condecoraciones, rnisiones, nombramieptos., y enviados especiales a Europa para estudiar el cultivo de arroz o la possible importaci6n de vacas de Jersey a Cuba, mientras aquellas sen-oras. se banaban desnudas en las ensenadas, a la luz de la luna, bajo la complaclida mirada del president, cuyo rostro, cubierto de erupciones, y manchas sospechosas, recuerda las fotograffas astron6micas que muestran los crafteres de la luna. Qu6 hora es?", pregunta de pronto el Primer Magistrado. "-La que usted








fr Y -a la
qw era, General I responded uno de los favorites manana siguiente, Monseflor Ruiz, Arzobiispo di La Habana, terminard un sermon pronuncliado en la Catedral de La Habana cADn estas palabras:
-Hijos mfos. Dios en el clelo y Machado en la tierra.1
EstA claro que cuando un seflor arzobispo, en plena catedral, bajo la cdpula de un pulpit jesuftlico le hace a uno .6mulo de Dios, es necesario justify licar la imagen de a1guna. mantra. Ya no bastaban fas banderas y esthndartes, ni los homenajes de las corporations econ6mlicas, n1i los titulos de "doctor honoris causa Era necesario demostrar que se estaba a la altura de las circunstancias. Habfa que tomar la palabra. PeX G esto no era obstAculo. Ya Machado tenfa sus discursos preparados. El primer estaba dedicado a los "lintelectuales".
"Yo sO que me falta la preparac!6n necesaia. No soy si*n-o un simple patriots. Carewo de culture. Pero cada dia studio. Leo. Me, i instruyo, etc.,, etc.
(Y como un eco, los aparatos de radio anunciaban cada. dia:
El General Machado estd meditan'do 'los discursos de Cicer6n.
-EI General Machado estA estudiiando a Maquiavelo.
-EI Maquiavelo le habia sido prestado smi duda, por Oresrara., eminencia. gris de aquella corte s*in precedente)
Y Machado decia a los obreros.
""Soy el primer obrero de la Repfiblica. Vengan a someterme sus problems. Yo quiero a los obreros... Cuba estd en una situaci6n floreciente. S61o los vagos y los jugadores no encuentran trabajo en esta isla,...".
Pero durante un viaje efectuado por Machado-poco despu6s de pronundado este discurso paternal, los obreros adornaron las estaciones en que debia, detenerse el tren. del presidente, con unas banderas en que se leian iinscripciones de este g6nero:
OWACHADQ, LOS VAGO& Y LOS JUGADORES TE SALUDAN.11
I Y el texto era subrayado por un friso de esqueletos, que representaba a los centenares de hombres smi-trabajo que pothan hallarse en cual4uier pueblo azucarero cubano.
J Al esc6bir estas.fineas me asalta. el temor de que el lector pueda creerlas exageradas por un prurito de deformaci6n Iliteraria. Aquellos que han vivido en La Habana por los afios de 1926 a 29, podrAn dedros que es bien pAlida ante la realidad., esta evocaci6n de una era de desverguenza y prostitud6n collective.








I Mientras las maniffestacliones desfilaban ante el Palacid y Machado gobernaba desde su yacht-gineceo, el proletariado cubano vivia una de las eras ma"'s trdgicas de su historic. Era cierto que la crisis mundial habla mermado de"modo ruinoso el comerc*o azucarero-, si*tuaci6n agravada por la competencia librada por los remolacheros yanklis. Era cierto que los t*
iempos eran linclementes. para un pafs monoproductor. Pero era cierto tambi6n que Machado no habl"a tomato media alguna para defender los interests del campesino y del obrero cubanos. Los centrals azucareros americanos segufan importando braceros de Jamaica y Haiti -negros de- hAbitos primifivfsinios, carentes de las necesidades mis elementales, y que consentlan en trabajar en los. campos o en las casas de calderas por unos; journals que arenas bastaban al obrero cubano para comer malamente una vez al dia. Yen los. pocos ingenious que les abrian sus puertas, el ""guai'ro"' tenfa que resignarse a ser pagado en vales canjeables por mercancias ----- -operaci6n. inicua. que hacfa regresar el journal a manos de los patrons, por conduct del almacdn de vfveres de la. empress explotadora..
Ante semejante slituacii6n, el campesino criollo, descendiente de espan-ol, de negro o de islen-lo, preferia permanence con los brazos cruzados en su vivienda de hoja de palma, mascullando encores que hallaban forma concrete en una cancion cuyas palabras resume toda la tragedia azucarera de Cuba:

Yo no tumbo cafta,
Que la tumbe el viento.,
0 que la tumben las muleres,,
Con su movimiento

Pero el obrero, el trabaiador de las ciudades, menos fata* 0 4
fista, dotado de una nocil6n de justicia, Imprecisa todavia aunque capaz de Revarlo ya a una acci6n violent, intentaba promover huelgas, movimiento.s de. protest, manifestaciones, Contra la explotaci6n que era propiciada en todos los sectors
ricolas o mdustriales- por el proplio Machado, sost6n, all'ado o accionista, cuando no propietario, de cien empress capitalistas... En aquellos dfas, tambidn apareciero'n corteJos por la calle Col6n, flevando banderas y e's'tandartes. Se oyeron clamored. Pero el Jefe de Estado no exhibit su rubicunda faz en el balc6n mayor del Palaclio. lAquellos clamores eran desagradables! Las banderas y estandartes ostentaban mscripciones que hablaban de hambre, misen*a, reivindicaciones, y otras cosas propias de "vagos y jugadores"... Las manifestaciones









fueron disueltas a planazos de machete. Y Machado, conodendo uno de esos instances de inspiracift en que nacen las ideas geniales, declare:
"Soy el pn*mer obrero de la Rep4bllca. Y por lo, misnio no tolerate' que los honrados y laboriosos obreros cubanos sean enganados por unos cuantos agitadores communists, extranjeros, en su mayor parte... ftrseguird sin piedad a los comunistas 1. a a's
Por primera vez la paIabra communism habla sido pronunciada por el president. T&mino terrible, a cuyo conjure comenzaron a prepararse celdas de excepci6n en las prisioncs y se abrieron las puertas de- las mazmorrus militaries mentras los fiburones del Morro se restregaban jubilosamente las aletas y ejereltaban sus triples dentaduras, en espera de las victims que no tardarfan en caer, a media noche, desde las troneras de las fortalezas, con el lomo agujereado a bayonetazos. Por lo pronto todos los gremios obreros fueron disueltos, al proplio tempo que se decretaba la clausura de la Universidad Popular y de los centers sindlicales. Todo enemligo politico del presidente, todo oposicionista, todo obrero que protestara contra una baja de journals, era perseguido, preso y fichado. Centenares y centenares de comuntfstas desfilaban cada semana por las oficinas de examen antropometrico de la policia judicial.
-Monsieur Bertillon tenfa que vOrselas con la III Intemacional enter! La construction del Presidio Modelo de la Isla de Pinos fue apresurada, torque ya no cabin communists en las Careless y castillos de La Habana.2
Machado se complacia ya en oirse flamar Dictador. La re,. fonna de la constituci6n, prometida en el famous, banquet de Wall Street, era un hecho. Prorrogado su perfodo presidencial, pensaba hacerse reelegir -a pesar del juramento teatral pronunciado sobrelos huesos de su padre... Y como algunos
distas y escriltores Jim rudentes se habian perTnitido publicar, por aquellos dias, a1gunos comentarlos desagradables contra otros tiranos de America y contra Mussolini, Machado creyo oportuno mortar draisdcamente toda propaganda de esta indole, declarando:
"Los pueblos mAs civilizados de la 6poca actual han com*1 4
prendido, que el 4nico goblierno posime es el de uno solo. Por

,2 En 1927 i6ramos 92 press en una sala, corn6n de la circel de L.a Habana, en que solo cablan normalmente 40 hombres.








I
ello, florece la dictadura en todo el', mundo. No quiero mAs campanas antilimperialistas. iYo- soy limperialista!"'
Sobre esta rotunda frase, se inic116 en Cuba laera del terror. Era tan rica en episodios hornwbles que, a menos de escribir un volume enter, so"lo pueden citarse los principles. AseSinato de Armando Andr6, periodista cubano, po rque habila denuncliado en su per116dico el escandaloso negocilo realizado por Machado con una compaffia -de contratistas en quiebra, cuyas acciones fueron adquirlidas por el president, en vfsperas de que la''adjudicaci6n official de los trabajos de la-carretera central multiplicara vertijainosamente el valor de' dichas.acciones. Asesinato de los 57 tkabajadores canaries, falsamente acusa.os de haber secuestrado a un rico propletano. Clausura ae la Unliversidad, que se 'habl"a vuelto un foco' de agitaci6n oposicilonista. Asesinato de Claudio Brouzon, obrero cuyo brazo derecbo fue hallado en el vientre de un fibur6n, tres dias despue's de habei sido arrestado por la policia' en la puerta de su ca-sa. Asesinato de Alfredo, Upez, arrojado al mar con un lingote de plomo atado al cello. Torture y asesinato del obrero chino Wong. Muerte de Alfredo Rodriguez "el espaflolito", ahorcado con un trozo de alambre,.en plena calle de Santiago, Asesinatos cotildianos, tan numerdsos que ya se hace iinposible enumerarlos cronol6gicamente.. Y, e'n 1929, asesinato de julio Antonio Mella, unc> de los dirigen.Ws a v ntud cubana
mas puros que haya produclido I' ju e
Con Rub6n Martinez Villena -hoy retirado en un sanatorio del CAuca'so-, Julio Antonio Mella rep resent en Ciiba ei tipo del leader communist surgido.-de la Universidad. El caso merece que nos -detengamos en consicterarlo. En Am6rica, desde la 6poca de las guerrasde independence, la. Universidad ha'elercido siempre una. influenclia. sobre- los movimientos revolucionarios. Lejos de ser un centre, de exaltacioOn "aristoct-dtica" de la culture, ha -tenido sorprendente virtue de poner las classes burguesas y pequen-o-burguesa-s en contact con el proletaniado. Y d*go,, "sorprendente virtue", por lo mismo que sobran razones para desconfiar de estas classes. El contact suele 'Ser efimero, y Ilerw de d-ecepclones para, la masa que ha confiado en sus resultados. Pero en Cuba.' al menos, el -hecho se ha verificado.con asombrosa constancia. Para mencionar un antecedents hist6nico, debe. citarse el de. Juan Pablo Lafargue, yerno de Marx, y te6ricovalioso del marxismo, n1jo de una mulata de Santiago, que se evadi6 de una clase pequefioburguesa para consagrarse totalmente a una lucba bastante ajena a su fifiad6n. A partir de 1922 las relaciones entre








la Universidad de La Habana y- las agrupadones obreras se estrecharon considerablemente, gracias a Ruben Martinez Villenay a r Julio Antonio Mella, animadores de la. Universidad Popular, y primers divulgadores conscientes de una ideologia de la que solo se tenian, entonces, nociones harto imprecisas. Despu6s de ser encarcelado varies veces por Machado. Mella sos tuvo ana heroic huelga de hambre, hasta obtener, que se le desterrara. Y como en Wxico prosiguio una campana.-encamizada contra la Urania machadista, el dictator lo hizo asesinar en -plena calle, por dos agents provocadores, c6mplices del Embaiador, de Cuba, Fernandez Mascaro. A pesar de que el asesinato intent" disfrazarse de cnmen pasional, pocos difas desp'ue's la Embajada de Cuba en Mexico era apedreada por los estudiantes. Y por la misma fecha, centenares de cartels. fuemn -pegados en'los muros de Paris, denunciando el U"ltimo hecho de guerra del "criminal sin frontiers f) .
U -represi6n 'ba cobrando 'proporcionies mitol6gicas. Ya 10"s asesinatos. aislados perdian jimportancia, ante las matanzas colectivas. Los obreros eran exterminados Por groups. Families enters quedaban diezmadas. Arsenio Ortiz,, gobemador militar de Santiago, (a quien Machado, en agradecimlento de sus servicios, nombrana- mas tarde Jefe Ide Operaciones contra los insurrtctos 'de Camague ), hiio ma'* de cuarenta victimas'en menos de un mes. Los estudiantes muertos se contaban por decenas. En'la Caban-a, en el Castillo de Atare's, en la fortaleza del Principe, en el Presidio Modelo, la. "ley de fuga" (sin intento 'de fuga, por su'' esto) era de uso corriente. Para "hacer hablar" a los press, ge habl'an inventado numerosos suplicios, en que la baqueta y la bayonet acabaron por parexer lineticientes. Se aplic6 el "tortol", se atravesaron agujas en las partes mAs''sensibles del ind''I'duo, se invent6 tin sistema. de extrangulacion Por tapas sin mencionar los files fiburones aliados de Macbado, quo se encargaban de suprimir 11impiamente a los communists", Y mAs ahora que el Dictador habia firmado un decreto prohibiendo la pesca de escualas, por temor de que se hallaran demasiados'restos humans en sus vientre's
(slic).
-iMoldstame a Fulanol., recamendaba el president a alguno de sus jefes, d.e presidio, cuando crefa possible arrancar a1gunos ii nformes a la victi ma.
Y los 7 alari dos del "molestado" no tardaban en cundir por la prlsi6n sembrando el miedo en las galeras de press polfticos.








El terrorism fue una consecuencia logical de los m6todos # a
de rrpresi6n machadista. Cuando Alpizar, joven leader uni. ersi'tario, cay6 abatlido a balazos por un detective, las bombs comenzaron a explotar en todos los barrios de La Habana. Una asociaclon secreta, el A. B. C., con ramificael'ones en todas las classes socials de Cuba, empezo a actual directamente contm la policla y los defensores de la tiranfa machadista. Asociaci6n integrada, por alulas de diez individuals, multiplicables hasta, el infinite, y casi sin contact las unas con las otras. Los miembros del A. B. C. se transmitian 6rdenes. por medio de una clave que la pollicia cubana no pudo descifrar jamfis, y publicaban mensualmente un boletin -Denuncia- en que se ofredan las seflas y filiaciOn de las personas que deblan ser matadas en dias pr6ximos. Las ejecudones se verificaban implacablemente. El empl o mona acribillado por mifflares de perdigones, firados con escopetas de cafi6n recortado. El procedimiento era de una eficliencia absolute, ya que la perforaci6n de una sola bala no siempre suele ser mortal, mientras que una descarga de plornos menudos, dada en el t6rax o en el viientre, multa si"empre expedite. De este modo fue muerto el CapitAn Calvo, jefe de los expertss' de La Habana. Asi perecieron policlas, detecuves, agents confiden-iales, y espias Machadistas. Y asi tambien, Clemente V;izquez Bello, Presidente del Senado, ametrallado, en plena ciudad, al pie del Hotel Naclional. Antes de matarlo, los terrorists hablan cavado una mina debajo del pante6n de familiar de los V;izquez Bello, colocando en ella sesenta kilograms de dinamlita. Esa carga estaba destinada a explotar cuando todos los miembros del gobiwerno, con Machado a la cabeza, se encoutraran congregados sobre la tumba, escuchando la oration f4nebre, grandilocuente y protocolar. Pero el Preslidente del Senado fue enterrado en Santa Clara, por voluntad de sus. farmiliares, y solo algunos dias despu46s se hallaron casualmente, los alambres que deblan hacer funcloonar la m4quina Iinfernal.
Los atentados contr-a Machado se multiplicaban. Pero c
vez el Dictador escapaba a la muerte, con una suerte que solo podria compararse con la. de Legula. o Estrada Cabrera. El dia en que el president no se baftaba, una bomba explotaba. en su baflo. El dia en que los terrorists lo esperaban frente a la casa de su querida, el president no acudia, a la cita. Cornprendiendo la inutil Wad total de proclamarse "'el primer obrero de la Repfibfica"', Machado reducla, gradualmente el circulo de sus confidantes. Fuera de los Jefes Militares, del General Hen-era, de Peplito Izquierdo, del gran canella, rector de la








Uni'versidad, Averhoff, solo un hombre era capaz de infundirle valor y hallar ju-stlificaciones, sunless para los pores asesinatos: Orestes Ferrara,, Condotiero litaliano, adventurer de la guerra hispan&-americana, exeinbajador de Cuba en Washington y ahora Secmtario de Gobernaci6n., este personae dActil y artery, intelligent, culto, comentador de Maquiavelo, defensor de los Estados Unidos y de sus derechos de intervenci6n en la FarsaConferencia Pan-Americana del afto 27, era para Machado el mis perfeeto pafto de lagrimas. En 61 encontraba el bruto encumbrado, el.-cuatrero president, el pobre *mb6c*l, mega. l6mano y, sanguinario, intellectual, 9 "hombre que sabla", al diialdctico ingenious, habituado a sacar de "aquellos libros que habla leido"' unasrazones capaces de aligerar las conciencias m;ks taradas.
Una frase de Ferrara merece ser recordada. Demuestra, de mantra elocuente, cuAles han slido las conditions en que ha ten *do que luchar el proletanado cubano durante la era machadista. El"26 de febrero de 1927, Mr. William Green, president de la American Federation of Labor, escn*bi*6 a Orestes Ferrara
--ent6nces Embajador en Washington- presentando "ciertas demands, linformaciones y hechos, juntamente con losnombres de muchas-personas que habian sido, asesinadas debido a su fifiaci6n grem *al y a.sus actlividades en favor de las le. gitimas organizations obreras a que pertenecian". La respuestA del Embajador napollitano result una verdadera obra
a
maestro. Comenzaba por hablar de los obreros amerlcanos citados en la lista: "Thomas Grant fue indiscutiblemente asesinado, 61 habria cometido alg w asesinato, slin duda alguna.
0
Varona fue asesinado tambien, pero por diferencias personales, nacidas al calor de la lucha. intestiona del obrerlsmo". Y terminaba' con este pArrafo contundente y definitive: "En cuanto a los demAs nombres. que usted c*ta esos NO SON MAS OUE ESPAROLES.
Orestes Ferrara consolaba a Machado. Y Machado Io cubria de oro. Pero las situaciones mis plancenteras no sullen prolongarse mucho flempo. El period terrorist abecedario habla' cumphdo su' mision.'El pAnico relinaba en La Habana. Faltaba ahora la verdadera revoluci6n de la masa, la acci6n conjunta del proletariado. Ya aftos antes, recluldo en la circel del Principe, un leader obrero, vaticlinaba:
-Ei dia que d.ecretemos la huelga general, como debe decretarse, Machado caerfi.
obstante,, era necesario que esa huelga general no sirvier-a de ffistrumento a algun falso, caudillo, -Menocal-o Men-








di eta-, deseoso de plantar a Machado, para. acabar come'tiendo los mismos errors e l*d6nticos. atropellos. El pueblo de Cuba no fiene nada que esperar de los politicos pmfesionales. Lo sabe. Tiene ya condencia. de problems, nnAs condos, que- aquellos, pur-amente superficiales, que se resuelven con, la elecci6n b fifflante de un honest general de la GuerTa, de Independencia, o de algrdn Doctor -de- 'Ideas libemles o conservar dorAs. Claro-esbi, por otra parte, que el proletanado cubano se da cuenta deque le es muy dificil actual definiItivamente
V
en un sentiao revolucionari-o absolute, viviendo en un pafs que se halla a seis horas de la-s costas norteamencanas,, yno ignore que el -ver-dadero trabajo debe realizarse alIA.
Pero esta vez decret6 la cafda de Machado. Bast6 el breve lapso de restablecimiento de las garantias constlituclionales, exi 0 gido por el tmbajador Wells, para que el'proletanado cubano se organizara,, y sus distintas agrupaciones se suniaran al paro generate El epflogo de ese movimiento es sobradamente conocido, para que lo recordemog en este articulo.
-iLa'Histon*a juzgard mliobral., Ilonqueaba en Nassau, el General Machado!
El- Gerieml pensaba en la Historlia Universal, torque es megal6rnano de nacimi6nto. Pero la historic en su ca-so, se reduce a la de Cuba. Y si esta puedb tener algdn dia. trascendenclia universal, sex-A para demstrar una vez mAs, que solo el prolmadado tiene,. en su. propia mano, el arma de las re'oludones.' Que fiene los medics de librarse por sf mismo. Y que todo movitniento que no emane del proletariado, no responderA nurica' a los anhelos. profundos de justicia que mueven las masas hacia una fffialidad concretal,
AtmoCARPEXMR

Alejo Carpeatier es un mdsico-folklorista cubano, espwiaHzado en la mdsica y costumbres de los negros. Pr6ximamente aparecerA en Espafia su raro libro sobre los negros de Cuba, descendlentes de an.. figuos esdavos Ilevados de Africa a la isla para server. en las plantaclones de caM y de tabaco. En. wedilo de un desorden acumulativo, los. negros han guardado ritos ycostumbres anfiqutsimos mezelados a la .mitologfa cnsttiana. Alejo Carpentier recoge esa parte misteriosa de cults extranlos, rrfugi*o para olvidar ]as condidones de su existence miserable, en su libro pr6ximo.
Alejo Carpentie ha sido por destmio y ong I n gran viajero. Luch6 contra la tiranfa de Machado, vio caer a sus arnigos y 61 no se libr6 tampoco de la efircel. Ahora vilve -en Paris y con su obra periodistica ayuda al proletariado mitemacional,








Revista de la
Bibiloteca Nacional
los6 Martf
(3) 198$

IT Ir
T ucatan Y Cuba. Dos pueblos hermanos


RODOLFo RtjzMENtNDEZ

A menos de 200 ki"16metros, del Cabo de San Antonio, extrema suroccidental de Cuba., se encuentra el Cabo Catoche, salient nororiental de la Peninsula de Yucatan. que tiene una extension de 139,811 kilometers cuadrados y estd integrada, actualmente, por los Estados de YucatAn (38,508 km2)., Carn. peche (50,953 km') y Quintana Roo (50,350 km2).
Nuest ra Peninsula es un poco mayor que Cuba (114,524 km), pero, en tanto esta bella Iisla alberga a mas de nueve millions de habitantes, aquella arenas llega. al mi110"n tres cuartos, concentrado el rniflo"n en el Estado de YucatAn, cuya capital, M& rida, pasa de los 500,OW pobladores.
La Repu"blica Mexicana, con mas de setenta m'llones de habitantes -1a ciudad de Mexico, su capital,, tiene catorce-se parece, por su. forma, a un Cuerno, de la Abundancia. y la Peninsula de Yucatan, una de las pocas que apuntan al norte, tal como la de Jutlandiia (Dinamarca), a un dedo vulgar, como hemos hecho notar en otras occasions y, si sus medidas fueran unifformes, formaria un paraiet6gramo de 325 kil-6metros de ancho, por 430 de altura.
Los mayas poblaron Yucatan, levantaron ciudades esplendorosas como Chichen, Uxrnal, Kabah, LabnA, Sayil, Coba, Tulu"n, en la costa del Caribe, y su culture fue tan avanzada que concibieron el cero., crearon un slistema, nu"merico vigesirnal admirable y un calendario mas perfecto, que el europeo renacentista de sus conquistadores.
La Peninsula fue descubierta en 1508, por Juan Diaz de Solis y Vicente YaneZ PjDZon, companero, este dltimo, de glorias y aventuras del Almirante del Mar Oce"ano.
El Adelantado Francisco de Montejo emprendi6 la conquista de Yucatan. que consumaron su hijo y su sobrinok ambos,
*0
de su mismo nombre. Francisco de Montejo, y Le6n, hijo, del Adelantado, fund' la ciudad de Mdrida, el 6 de enero de 1542,








ciAnAol'e esa denominaci'& 'porque las ruins mayas. de la ciudad de Ichkaanzih6, sobre las que se ediflicarla, recordaron a los espan-oles las rui;ias rc manas de su Me'rida. (Habrila de fundarse una tercera Me'rida, en Venezuela.)
Durante los tres sigloss de la Colonlia, Yucata*n fue una Capitani'a General, relacionada con el Virreinato de la Nueva Espan"a.
En 1624, la Compan"'fa de JesAs fundo', en Wriida, la. Real y Pontificia Universidad de San. Francisco Javier, tras muchos. avatars transformed en la hoy Universidad de Yucat A n, vuelta a erligir, por nuestro revolucionario gobernante, Felipe Carrillo Puerto, en 1922.
La hidep- ndencia de Yucatan se consume" el 15 de septiembre de 1821, en forma paciffica y d-emocrAtica., pues el 61timo Gobernador, Capita"n General e Intendente, don Juan Man'a Ech6verri convoco, en Cabildo Abierto, a los representatives del pais, para decidir libremente su destiny. La uni6n a M.6xico fue linmediata y voluntania.
Las fraternales relaciones que si-empre han existido entre Yucatan y Cuba han sido propiciadas por la geografia, mantenidas por secular tradici6n histonca de nexos poll"ficos, comerciales y eco-n6micos y confirmadas, para siempre, por los lazos de la sangre y por la natural simpatia y amor entre estos dos pueblos hermanos.
La isla de Cuba se encuentra tan -solo separada de la penfnsula Yucateca, por el Canal de YucatAn, que no fue barrera, sino vehiculo de comunicaci6n entre los mayas yucatecos y los primitives pobladores de la Isla. Los contacts. comermales y culturales, entre unos y otros, se confirman por los estudios lingiiii'sticos, que demuestran la influenza antillana, en ciertas voces mayas, la misma palab-La henequ6n, por ejemplo, tiene ese origin, se 'n recientes estudi"os Y, en el hecho de que, Crfist6bal Col6n, en su cuarto viaj"e,, se encontrara, en alta mar, con una canoa de comercliantes mayas, de lors que obtuvo valiosos iffifonnes.
Al iniciarse los process de exploraci6n y de conquista del Nuevo Mundo, la isla de Cuba juega el important papel de centre de operaciones navales, militares y commercials de Es.pana. Parten de Cuba, hadia YucatAn y luego hacia Tabasco y Veracmz, las expediciones de Francisco Hernandez de Urdoba, en 1517., tocando tres punts de la costa peninsular Cabo Catoche, Campeche y Champot6n,, la antligua PotonchAni, donde es hetido HernAndez de C6rdoba, falleciendo, por esta caus'a, al a-no siguiente; la de Juan de Grijalva, en 1518, que descubre









la isla. de Cozumel, recorre las costas de YucatAn, Tabasco y Veracruz; y, la del conquistador de Mdxico, Herngin Corti6s, en 1519.
Precisamente en YucatAn, fue donde Corti6s recoge a Ger6nimo, de Aguilar, naufrago de la expedic116n de Valdivia, en 15 11, quien, por su conocimiento de la lengua maya, le permlitira' entenderse con la Malinche y, al trav6s de 6sta, que posee el maya y el nauatl, con aztecas y- tlaxcaltecas. Gonzalo Guerrero, nAufrago tamblidn de la expedic16n" de Valdivia, permanecerfa entre los mayas, iniciando el mestizaje, en la Am6rica continental.
De Cuba parfira, igualmente, trescientos a-nos mis tarde, la expedici6n del Brigadier Isidro Barradas, en 1929, con la. absurd pretens116n de reconquistar Mdxiro.
Durante la e0poca colonial, fue muy active el comercio, entre Cuba y Yucat&n y muy frecuente el caso de funcionarlos espaftoles colonials y dignatarios eclesiAsticos que, de la IslaS pasaron a la Peninsula o a la Nueva Espafia, como don Juan Ruiz de Apodaca, Para no citar sino, a uno de los U"Itimos, quien, de CapitAn General de la Isla de Cuba, fue promovido a Virrey de la. Nueva Espana.
En este period, Ia. corriente cultural que viene de Cuba es unportante. Yucatan no fiene imprenta y no Ia tendrA, sino basta 1813, por lo que las noticias e Jimpresos, que Ilegan a Ia Penfnsulal los famosos "Papeles de La Habana", que citan los cronistas, constituent fuerte lazo de unl16n entre ambos pueblos.
De Ia propia. Habana Ilega. a Wrida, en 1759, el lustre jesuita veracruzano Francisco Javier Alegre, historiador de Ia Compan"fa de Jesu-'s, y funda, en Ia Real y Pontlificia UniversL dad de San Francisco Javier, Ia C.Atedra de CAnones, en 1762.
Cuando los ingleses cercan U Habana y luego se apoderan de -ella, en 1762, fluye Ia ayuda de Ia Pem # sula hacia Ia Isla, seg4n recientes e importance hallazgos del historiador yucateco Jorge Ignacio Rubio Man"e, que fuera director del Archivo General de Wxico.
El aconteckruento sanitaria mas important, que registrar nuestra historic, vemAcula, seOn afirma el doctor Carlos UrJim6nez, hi"o de cubano, en su interested studio titulado "Desarrollo de las Cienclias mdd*cas y Ia iinvestigaci6n en Yucata"n", Wri'da, 1975, es Ia campafia contra Ia viruela, emprendida por el goblerno espafiol, en 1803, reci6n efectuado el descubrimiento d.-,. Jenner. Para este effect, Ia corbeta Maria Pita, que parti6 de Ia Corunwa el 30 de noviembre del clitado, a-no,




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC