UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00128


This item is only available as the following downloads:


Full Text
REVIz),. i A DE
LA
BIBLIOTECA NATIONAL JOSE MARTI









fp%
Kevista de la Biblioteca Nacional Jose Marti












DhmcW antulw: JUAN PgM DR LA RrVA (1%4 in. 1976), Mxwtor. Sum LE Rrmum




Comajo de Redacd&.OLINTA ARz0K MM BMTRAII EMMUB CMAWAMCk 4UMML CWT% CARLOS IFAIMAS, UIAMM UFUZ OLIVA, EM01M S&NZ.




Jefe de Redacci6ft: SALYADoR Dumo



RedawJ6n. CARmEm SuQEz IA6m Disefix FtLrx BgLutK Cw je, Vxmista do la Bibliote" Naclonal Jbsd Mard,
Plam de la Revolucift
Ciudad de La Habams, CubaL TO ex: 511963
ISSN 0006-1727
Primer dpoca. 1909.191Z segunda lepoca: 1WI953
Tercera dpoca: 1959.



La UvUta no se consider obUp& a revolver or(SixWes no sblitiftdWL



0ibkalw Ckaba& a Ifimm, 8% x 84. Tomato ft, G2AaW MbRum, BALrAuL rm pa"es de El Oitkdm Ilarcelona, Inw Antonio lawavaU& r* 16".















Revisto de la

Biblioteca Nacional Jose' Marti

Ailo 74/ka. dpma-vol. XXV Septiembre-dWembre, 1983 Mmero 3
Habana Cuba
Cada autor se mpwisabdim ccm ws opillj

TABLA DE CONTEXIDO EN EL BICFNTFNARIO DEL NACIMIENTO DE SMON BOUVAR F*Axcism ftmiz GuzmAN,
Cuba bolivariama ............ ........ .5
PALASMS PARA LOLO DR 1A TORRIENTE 31
AuGuym RoA BAsTm
Una biblioteca zinica en su ginero ................. 35
HORTEMIA PICHAM)o
Lit fundacidn de las primers villas de [a isla ... I ... 45 Livis A. AAGftucs ESPINOSA
Correspoiaen&4 mexicana de FermIndo Ortiz . ..... 97 KMA PALJW
El problema arancefailo dentro de la political cubom a
finates det s4lo X1.X ...... III
SALvAwR BuBm
Sobre el poMmico caso del infortunado Pldcido ...... 143








CROMICAS

JuLto Le RxvBLr
Palabras de agradedmiento ........ ... 163
OARLO RAFAJxL 1Rw~dcuEz
Entre las- mejores de uncz iegi~n ......... 168 AtUVESARI DE LA REvrSTA BIHLIOGRAPIA SOVIE..TWCA ....... .............. 170
RESE$RAS DE LIBROS

ANA CAIRO
Los e-nsayos politics de un humnista cubano ....171 RoemaTo MAR-fNEgz
Sobre Judidn del Coasal -........................ 180
NOTZCULAS ...... I-.. ...... -....- ....1+ .........184
LISTA DE L)OCUMENTOS RP-CIBIDOS EN EL EXTRA&JERO ..................... ........ 186
COLABORADORES ................. .......190












Cuba Bolivariana

ftAwwm Ptnz Guzm,(N

En ]a nudma del 20 de abrU de 1820 el bcrputin rnftvante 'Wonserrate" vnfil6 su proa par el cartA dcl puer-to habanero y minutes despuds la noticia se esparvi6 por la cludad- ]a Constitucidn de 1812 habia sido restaurada en Espafia. RI 9 de marzo de ese afto Fernando VII se vio obligado a jurar la: fidefidad constitutional corno consecuencla de una serie de fevantarnientos pqpulares. EI process que culmW con la apertura del trimio constitutional 1820-1823 habia tenido sus intcios el I de enero cuando el corunel Quirop se alz6 en, armas en AkaU & los GazuIes; y el cornel, Rafael Riego proc lwn6 on Cabms de San Juanal frente de ]as tropm que deberfan marcher a combatir -contra Jos patriots en Amdrica, la Const!tuci6u de 1812, La active participaddn del general liberal Baflestcros fue determfnante por ]as presiones que ejeruid Sobre el monarch absolutist.
En La Habana, In noticia fue recibida con entuslamo por Jos sectors fiberales espaftoles, criollos y refugiadus del continente. Muy especialmente ]a alegHa pas6 a w defirio en los. regimientos de Catalufla y A4;ATaga. que: poco tiernpo atris bar bian Ilegado de Espaha. No debe olvidarse que el mronel QWrcga, jefe. del Regimiento Catalufla, habla estado al fmnte de ]as troops que guaimccieren ]a rsla de Ledn y que fiieron los primers en sublevarse con el grito de Constituci6n.
Durante cuatro dfas, La Habana estuvo de fiesta. Presiona&s por Ns circunstancias, ]as -autoridades gubernamentales que hasta ese dia habian hecho gala de siz proceder absoktista en comespondencia con Feumdo VII fueran las. primersts en participar en los festejos. El hombre fuerte del pobierno, colonW do la Isla, el Intendente Alejandro Ramirez, en carta diri0& a Is Seamftrfa de I-a Guma, expresaba:
Toda la ciudad estaba igualmente colgada e iluminada, aunque no como la calle de la Muralla, y en muelm paraEI premWe tmbajo es un capitWo del Ebro Bolivar y Id Wept* dewfa do COa, im PrQcm de eft0n. [K. &I E.1









habia tambkn transparentes con pinturas y adomos
aleg6ricos; pero en todosse nota n figures de trifinguJos, escuadras y otros Utensihos de albaffilerfa y In reuni6n dc tres colors. Este emblerna del trli4ngulo, se not6 desde el segundo dia, que se p-resentarGn los uficiales de los dos Regimientos indicados (Cataluft y Mfilap] car) tal divisa de color vexde sobre Ia Cucarda.; segufan los paisanos en quienes tTa m6s general una cinta atravcsada en el sombrero con el lema "Viva ]a Constitucift". El color verde fue el adoptado como indicative wnstitucional, cuyo significado ignore, Jo mismo que 4 de Jos triAngWos. Lo derto es que eT dia que- se coloc6 Ia [Apida, )a Generala. por:s;u mano colocA a todos los Officials una cinta de aque) color. en el ojal de la casam, lo que constftWa un --alvoconducto para no tomer a envueltos. .1
For Ia narracift de Alejandro Ramirez quedd evidenciada Ia fortaleza de las logjas y socledades secrets dentro del efdrcito y aTgunos =toms de ]a poblaci6n espafiola. Tambl& resulta curioso que en Ia deseripcl6n se haya hecho mencift a Ia participecidn de criollos en los actos; orpnizados.
De acuerdo cm cl nuevo regimen imperante fueron organizadas ]as elecciones parn elegir diputados a Cortes. OuizU por Ia premura. o por ]a tension debida a los bands contendientes. el hecho cicrto fue que los comicios electorates carederon de un censo previo y se permiti6 que los mulattos y ncgros libres votarari. Las -autoridades liber-ales espadolas de Ia peninsula, fundamentadas en esos raotivos, determination anular las elcc-' ciones-efectuadas el 22 de agosto de 1820.
Una num convocatoria fue lanzada para el 13 de marzo de 1821. Ya par esa fecha Ia situact6n political de ]a Ista estaba caracterizada par Ia polarizaci6n, En opini6n del capitAn general MicoWs de Maby, Ia Isla padecia de, una intense agitaci6n, en ]a que las loglas y sociedades secrets no permanedan al margen. En un informed at gobierno de Ia. metr6poh, clas!FW6 estas orpnizacio-nes. asi. en primer lugar sitO por su ppeligrosidad a La Cadena y Los So1M integmdas por cubanos e his'pawamericanos de tendencies republicans e independentisms. Despuds
Jos Comuncros, donde se a-lutinaban peninsulares enemigas

Rox;i: F., Gmmm& Payos v Sotes de.6ofivar. T. 1. La X6bokpA, rmprmta Et SiSlo XX, IM. p. 148.

6








=A- km primeros. Y por idtimo a Jos Carbonaries, que 61 considerable moderados debido. a que tmtaban de armonWr ]as corrientes opuestas. Pero I* -que mAs alarmaba a la ni&xima autoridad de Cuba em que los jefes, soldados y ciudadano-s se alistaban en esa logias y sociedadei. secrets, mientras [a indiscipline se incrementaba en el ejdmito y )a confusidn ctuWU par todas partes.1
En un context de intensas puguas polfficas matizadas por
-interesea muy definidos, se efecuumn Jos eflec4ones- de la segmda convocatoria. Los diputados.'Clectos resultamn ser'el presbitero F61ix Varela y sus suplentes el doctor Juan'Josd DernAndez y Leonardo Santos SuArez. La n6mina de los dipw tados de Cuba- ]a completaten Xos,6 del Castillo, el brigadier Gonzalo dc Ar6stegui y el archinvaccionarlo NIcohis Ruiz. Pero por irregularidades tambi6n fuerDn invalidadas. Esa anulacift inci&6 en que las finknos se caldearan An mis.
Los tmems comicios fi=aa selialados Para el 26 de nov *embre y ese dia se produieTon revueltw que conmovieron a La Habana. El Wdo de los incidents fue de a4mos; muertaS y Iheridos, debido a las reyertas entre fos groups contendientes y a Ja represi6n ordenada. par las autoridade$ colonials. Aflos despu6s, ef 6 de septiembre de 1823, ef c4pitAn gelwml Dionisio Vives le escnbi6 una carta a TomAs Gener, diputado cubano -a las Cortes, a raft del pmceso judicial par la Conspir-aci6n de Rayos y Wes de BoRvar, En ella expresaba:
Vd. sabe Tnuy bien que MlralIa, Matidd y Tanco, son el alma de la, conspiracift y quic siem-prr, han, trabaJado por fa independence, desgraciadamente Tanco esti en el Ayuntamlento, y a cada Paso, unido con los CaPitulares de sus mismas ideas, bacen mociones estud!Rdfts Pam lucir sus arenas on Jos debates que se preparan imponiendo, asf a ]a multitud y yendo siempre dkvctamente a su fin, hacienda nacer desconfianzas que dobilitan v desacreditan a la Autoridad; Madrid y Miraffit, sabe Vd. to parte active que tuvieron en Us currencies de las parades,,' suceso que qued6 dormido como sucederfa con ]a causm acUW, si hzkim conocido Una de
los Sueces dc Letras...'

Mdcv; p. la
El subrayaft es nuestm
GA=<*. Op. vit, t. 1, p. 20.

7









Para el anAh ds de Jos afts conmovedores de IMI823 que registraron los primeros grades. movinulentos por ]a indepew dencla de Cuba cs imprescindible temr en cuenta el testimony dado por Vicente Rocafuerte y Jos criterion vertidos por Nioc Us de Maby y Dionisio Vivm. De ellos se desprenden Jos t rabajos realiza4os por los indepandenfistas del cuntinente en Cuba. Su estrategia estaba marca& L
Por actividades clandestinas
legalese, En ]a pnimera vertiente, conspiraban en una fogia que sostenta comurficacidn cw Caracas. En esa variance dWgiemn
-sus esfuerzos en la b4squeda de apoyo y recursos. Vincularon a Cuba con el pnxeso independentista impulsado per Sim6n Bolfvar, a] mismo tempo que likieron una labor proselitista con habancros quo desmban algo m's que las refomas aft-ecidas por el liberalism espahol.
Pero ellos no subft-timaran la oportunidad coyuntural del conatituciona[Ljuo espahol y entraron abiertamente en las luchas polificas pur el dorninio del Ayumamiento y las diputarciones-a Cortes. En el fonde de todo c-sto csti presented 0 enfrantamiento de )a concepci6n. liberadora hispanoamericana contra el colonjalismo espailn] que, hajo ]as fomw de monarqufa absolute o constitutional., jamis darfa la emancipaci-6n a Cuba, Esa vaJoraci6n, eamarcada en )a segunda d6cada del siglo XIX, qued6 confirmed aft YnAs en 1,873 cuando fue imlpJantada on Espaha In primer repiWica qtze devino en )a decepcidn de Josd Marti. A partfr de sentences nuestro 14,&XY-Il N:Rcional reafiirmd su conclusion definitive de que para Cuba la 4nica altermtiva de-obtener ]a liberaci6n, serla por wedlo de lasarrnas. Los numbises que combatfan en ta manigua, nada podtan esperar de los gobiemos espailoles, torque mis alld de sus pensarnientos polificm estaba la tozudez colonial de no conceder ]a independence a Cuba, Las concepciones fflos4ficas espaholas rngs progresistas y radicales cafan destrozadas cuando do liberal a fa Isla se trataba.
Como multado de Jos success deriwdos de las elecciones a Cortes, Tosd Antonio Mirulta y Vicente Rocafuerte tuvieron que salir clandestinamente de ]a Isla bacia Estados Uoldos de Norteamdica. Y desde ese pals continuaron sus tmbajos en. caminados a fa independence de Cuba. NUentras, Mix Varela, acompailado do Towds Cener, icaudalado comemante nacido en Catalufla, Leonardo Santos Swirez, de gran influence intelectual y procedente de una familla de tomtenjentes cubanos. y Ja-,6 de las Cuevas. marchabAn ji EspAg con #I prop6sho dc AcrWift"It 6410 IR cmtcq

8








Si 1.821 fue indicator de las teusiones political en Cuba, el aft siguiente :5e transfonTO en detonate. Hacia julio, de 1822 La Habana estaba dividida pfiblicamente en dos facciones. De una Parte se Ubicaban Jos Uamad*s o'veillynos y de la otra Ios pl;fteristas. Los primers seguian al conde de O'Reilly y Jos segundas al cl6rigo TomAs Gutkrrez de PiftereS,- a quien a1gunos historiadores han definido carno un. magistral dmagogo.
En ]as critics mutual los oreillynos acusaban a] pffievismo de que bajo, el manto de la Constituci6n y de las ideas li. bemIes eran los mAs beneficiados, mientz-as. que los hijos de la. Isla gozaban de *poca a ninguma ventaja. Tanibidn se referfan a que ellos s6lo pretendfan tener a su disposicidn los employs politicos, milftares, de hacienda, ramas del comercio, cargos de conceiales, Para tenerlos a ellos: domimados Por sus carrichos y voluntad absolute. Que por eso babla surgido esa. faccidn que reunfa. en su seno a bodeguerus y baratilleros con otms de sus esferas de espafioles. ordinaries.
Por su parte el pffierismo, en la tarea de ganar adictos, Censuraba a Jos o"reillynos con Jos calificativos de politicos hip6critas y aTist6cmtas services, que aparentaban ideas libemlesy que en el fendo sembraban fas ideas de la Independercia entre los criollos. Decian que con esa propaganda pretendfan pnar Ias efecciones y que una vez en poses!6n de )a victoria, aniquilarfan ]a Constitucidn v restablecerfart el absolutism como deseaban los facciosos en Espafta. En caso de no poder Ilevar a effect sus ideas ---continuAban las acusaciones pifferistas-, entonces declararfan la independencia e instaurarfan un go. bierno como, el de Venezuela, una rep4blica elegida por fa nobleza. en contra de ]a volunlad del pueblo. Y coziclufan. su arremetida con que -no descartaban ]a posibilidad. de que los, o"reillynos levantarfan una. monarquia o imperio al estilo de Tturbide en M&'co.
Indudablemente el liberalism espafiol sar-6 -a Rote lo que estaba inmerso dentro de La Habana amuraflada. El nWmen constitutional nrovicM ]a divist6n muy nitida de criollos y peninsulares. Pew desfindemos bien qui criollos y qud peninsulares.
A un amplio sector de Jos terratenienteit bacendados el o"relillysmo no le inspiraba. plena confianza. A los lazos inaturate-, v dirigerxU aristocritica de ]a organization. se oponfa Is Probalidad de un brute insurrecciorad. Y una vez desencadenadas las passions e iniciado el. process, Jos mismos; success po. drian hower escapar do too manos del conde da OVeft sm ver. daderits intenclones. Lu posibilidades do insureccWt estabon

9









diadr-s en tin teunfo cria!lo en las eleccioncs, porque una vez agenciado el poder que daba la Consiltucift, habrfa que pre. guntarse.- Zqu6 banian? El gobierno colonial, el ej-6rc-ito, los poderosos negreros y Jos cornerciantes espaholes se sentfait intranquilo.s. La expariencla hispanoamericana estaba muy fremca. en stes memorlas Vuesto que afin Jos combats no liviWan cesado en parte del continent, y no pormithlan que se
repitiera en Cuba.
La sifuaci6n rrinante flend de temores a un buen nftmcru de ha-endados y adoptaron decisions cuando en la% calls de La peniwadares con cticharas de palo colgadas
del cuallo como simbolo para beber ]a sangre de los criolIns y parte de ]a guarnicidn de la cludad fueron a units a las mificias espardolas. Una parte se Mine6 en las ilas del -gobierno colonial de s;mPatfas absolutistas, extrass que la otra delermin6 emigrar con sxv-, capitals a Francia y Estadw, Unidos de Noi-teamdrica, principalmente."
Los cri4allos exighm armas at gobierno colonial bajo el prctexto de defenders dc .1as agresiones de los pilffeiistas. Tambidn formaban batallones y Jos reclutamientos er-an de forma masiva. Protestaban airadamente torque las autoridades se negaban a concederles los arinarnentos solichadus. En sus expresiones se decian nacionales y cuando w i-cferfan a Jos pe,ninsularcs Jos calificaban de godos. y asi las cosas, en los pri. rpvros dfas de diciembre de 1822 ]a poblacidn do La Habana oy6 grits corno Jos de jViva la independence! lMucran los godos! Y la rctpuesta de Muer-an los criollos! Ouienes hacian esas exclamacinnes iban armados e inclusive onarbolaban banderas. El Capftdn General interior., Sebasti" Kindel&n, pcrrnanecia impotence en sus habitaciones del Palaclo dL los Capitancs Gc3wraIe-.;, en espera desu deposicj6n por parte de las guarniciones fiberates que se habian unido en el cartel de San: Felipe a las militias peninstdares de tendencia pifierista.
Hasta esos dias nulica se habia registrado en la historic de Cuba un hecho semejante. Por vez primera criollos enfurecidos desafiaban it gobiemo colonial, y los grits de iVi-,,a' la Independericia! devenian en stupor para Jos ofdos de ]a oligarquia negrera, hacandados y autoridades de ]a Ida.
El gobierno, colonial, limitado on sti poder por el r6gimev constitutional, cqtaba a la defensive eri el piano intern. Por

1) Del informed del fiscal Fnnci" RemAndez, durante ]a causa par la conspiroci& de Rayos y -Soles de Bolivar, El mismo nad6 en Vew wela y Jos reaccionarios Io acusaron de profmr el indeWndcntismo.

10









aquellos dias -no podfan contar con ]a incondicionalidad del cjdrcfto cons fitucionalista ni tampoco con los peninsulares liberafes- Ellos, servidores deT absolutism, trataban de bacer ver su imparcialidad ante los pifieri;stas y o'rcillynos, por temot a una rebeldia que condukra a ]a independence de la Isla. Una torna. de -poder poi parte de fos liberates espailoles flevaria a una. reaccift de los crio)lo% que originarfa enfrentarnientos armados; ]a htcha se desencadenarla con consecuencias imprevisfibles.
El panorama politico cubano no estaba exento de influencias exteriores.'De la. Am6rica hispana llogaban Jos vientos indepentistas que empuiaban aceleradamente a] resto del immrio espafiol por el plano inclinado, de la catistrofe. Sim6n, BoWar, basado ensu estrategia do la guerra revolucionaria, babia conducido a ta I iberaci6n defi nitiva do Venezuela, Nueva Grana. da y Ecuador, y Perd entraba eu ]a etara final del process emancipator. El ejemplo no era ajeno a los cubanos que acogian ef ideal bolivairiano- La semilla sernbrada por FernAndez Madrid, Tanco. Jes4 Antonio Miralla y Vicente Rocafnerte. entre otros, comenzaba a dar sus frutos. Esa realidad estaba dada por el grado de conciencia alcanzada por un sector de criollos Quc sintidndose cubnnos, e"arbolaron banderas y lan7aron grifos liberadores. Yunto a ellos cerraban filas a1gunos espaikoles hbonles que pudidramog; demominar Tadicales por su penicT6n de apoyo a Jos patTiotas de Hispanoamdrica. Hasta en el mismo coraz6n de ]a rne"poti muchos hablan hecho im-nrimir proclarnas y man-if"tado su apoyn a los findependentistas.
De los factors externos que incidieron en ]a torna deposiciones patri6ticas en Cuba no se oueden soslayar los rumors que, sin desmentir por I" autoridades coloniales. afirmaban aue ]a-Tslaserfa vendida a Inglaterra con ef prop6sito de cubtir deudas contraidas Por Espaha. Y m6s que un nirnor, para atgunos era cosa cierta, pues diplornAticos acreditado% en Madrid y La Habana lo aseveraban v ningupa autoridad gubernamental dementia Ta afirmaci6n. A esas noticias babfa que agrogar los clinfillos v eRciltos -nublicados en perj6dicos norfp;imicrica:nos dorde se hablaba dc ocupar la Isla por medio de una inva,;Wn bajo los airguirnentos dc exterminar la piraterin,
Mientras, aon las Cortes, Fdfix Varela, Santos SuArez v Tosi d-e las Cuevas. presentaron un proyecto de gobjerno auton6mico, el 15 de diciembre de 1822. En almna de fas Partes del prograrna do Varels. se remgfa la abolicidn de fa esclavitud, la autonomia de ]as provincial de ultramar y el reoonocimiento de ]a indepcndenoia de ]as antiguas colonlas bispanas.
11









Al pre=Aarsu pri)yocto de abobcift de hi esclavitud, F(Aix Varela expres6 en aquella memu"ble -,CFj6n lo siguiente:

Desengaft6monos; Cansfi-vuci6n, Libertad, IpAldad, son -sin6nimos; y a estos t6rminos repugnant los de escJavitud y desigualdad de demchos. En vano pretendernos,
concebir conciliar estos dereebos.

Y mAs adelante aclar6.

Quiero decir, dar libertad a Tos esclavos de ub modo que ni sus duchos p-jerdan los capitals que eamplearon en su compra, n! el pueblo de La Habana sufra nuevos grav-druenes, ni los fibertos en ]as primers ernociones. que debe causarle su inesperada dicha, quirran extenderse a mds dc fo que debe corwe&-rscTo.

El proyecto no fue somefido a debate debido al recrudecimlento de la gucrra que hacfa, diffeif reunir a los diputados.
E? liberalism espaftol con su Corte prepare a Mix Vareta para que emprendiera ]a s=da de la independence. Of el ilustre pensador cubano reflexion6 acerca de la contradiccift Tnetr6pofi-colonia. Entendi6 que Espafla jamk concederfa a ]a. Isla beneficios sustamWes y que la dnica afternativa possible que le quedaba a la TsIa serfa Ta. independence. Y cuando Fer. nando VII resmblec!6 el absolutism v Varela tiavo que m fagiarse el 3 de octubre de 1823 en Gibr ltar. come=6 una etapa bill1ante consagrada. hasta su muerte a [a hberaci6n de Cuba.

I

tvov como el sot brotimdo ra3vs par Was padres.
(Sirn6n Bolivar en carrot a Francisco de Paula Santander. fechada cl 5 de Julio de 1823.)

U hisforlografla -mbana le, ha concedido al babanero Josd Francisco Lemus Escarnds In iniciativa y ]a maxima responsab1fidad de la conspiracift de los Soles y Rayos de Rotivar- Pero esa afirmaci6n que ha Regado hasta nuestros dfas con una,

JMIAN G, SJMTANA. Mix VargW, qmfipt Me? Lp ffabw*, VNEACt 1982, R. 64,

12









I
uema casi irrebatible no Sk' ajusta esLirietamente a la verdad hist6rica.
Comu hemos d=Mtrado anteriormtUte, ya desde 1820 en la Habana se babia constituido una logia que con el number de Sol, bajo ]a dir=16n de FernAndez Madrid, Diego Tanco, Josd Antonio Miralla y Vicente Rocafuerie, trabajaban hacia ]a consohdaci6n. de un movimiento que prupiciara la independencia de la Isla. En esa sociedad smreta hallarnos los. antwedentes de Soles y Rayos de Bolivar.
Las escasas informaciones que proporclortan )os documentos acerca do h trayectork, de Jos6 Frandsco Lernus nos dan la alert del problewa planteado. La. Wc6gnita comienza a despo jarse cuando, exani=irnos la partickpaci6n del joven habanero en el movimiento owancipador de jnspiracl6n bolivariana. Nacido on 1970," su infancia la pas6 bajo [a protcccli6n de Antonio de Cdspedes qua, on 1823, era teniente de fmgata refirado y Regidor del Ayuntamlento de Matanzas, Por fas declaraciones del conspirator Teurbe Toldn sse despreade que Lemus residi6 en ]a ciudad yumurina durante akft fiempo. Cuando eja 18 17 embared con destiny a Filadelf ia posel'a conocimientos militaries debida a que habia servido coino teWente en el Cnerpo 4c Reates Guardias y habia estudiado, las matemdaims. gin predsar los motives, de su viaje a Estados Unidos de Nortaam& rica, en In mencionada ciudad entabld contact con una comWdn de Colombia integrada Por Pedro Gual y Lino Cleme te. Taynbidn parflch)6 en )as conversa-lones Manuel T*nms- En la entrevisia po(Alement-o se trat6 la probabilidad de orga. nizar un movimiento independeutista en Cuba o quizA se oficializ6 el reconocimlemto de ]as laborers revol=ionarias de Lernus. Por sus declaraciones se sabe que le entregaron un certificado provisional de Coronel del ejdrdto de Colombia.
Lernios VIaj6 a ]a Florida Oriental desde Filadelfia y a prin. cipios de 1820 rwib16 en La Habana la rattfimci6n de sus graJbsd Joaquin Llaverias afirma cloe Lemus =66 el 31 de oewbre de 1781. $in embar go Lemus declaM en agasto de 1823, a] ser interro.. gado, que tenfa tm-inta y tres aflos.
Pedro Gual v Uno Clumente gestioroban por e&a ferha la compra dc articulos militare-, para el ejdrcito do Colombia.
Man"I Torres habfa sifto military. De naclonaUdad espafiola, era sobrino del virro do Nueva Granada, Arzobispo CabWteo y 06ngora. Perseguidu por sus ideatc,% hberLdes, se tv&gi6 en Estados Ulaidos de Nartcani, rica en 17%. Durante atgfm tempo prest6 serviciw diplomAticos a las colunias hispa= que aspiraban a ser reconoddas pw -el :gobiferno f -- -oso paii13









dos militaries por el. gobierrio colombL-ino. El 15 do agosto de ese inismo afio embarc6 Para Espaft. AM estuvo hasta que 11c. garon Jos6i Rafael Revenga y Jos4 Tiburcio Echeverria, cornjsionados por Ia, Rep(tblica de Colombia." Durante un ailo, ditu rueses y cuatro dias, Josd Francisco Lernus residid en ]a Espafia constitucionalista. Su retomo a La Habana tenia como objetivo fundamental observer el estado de inimo de su% vecinas en relaci6n con sus sentiments ema=ipadores.
A partir del 25 de julio de 1822, Leraus desplegd una acdvidad febrile encaminada. a preparer las bam para el rnovimiento indWadentista. Su vinculo con los o'reillynos no.paS6 inadvertido para Ia prensa espailola. Su nornbre era seiialado por los perl6dicos Arnigo do 14 Constitucidn y Diario de /a Ifabapia que lo acusaron el 7 do didernbre de 1822 de ser uno de [os res, ponsables dv los des6rdenes escenificados en La Habana.
Y realmente, Jos-O Francisco Lenius tuvo que ver directaniente cuando los milicianos criollos enardecidos reclainaron armas y enarboiaron bandems at mismo tempo quo daban los, gnitos de iViva Ia Independencial jiMueran Ifis pdosl Pur esa fecba Lernus era muy wnocido y re pelado en La Habana; porque cuando el crane) Josd Ramirez form6 uua. compahia, de milic4anos con naturals de Ia Isla, bajo el nombre de Cazadores de Montaha, fue elegido captain por unanimidad, Y aunque jvchazd Ia proposici6n, trabaj6 como instructor de ellos durante cinco dias.
Su persona era blanco de los ataques pffieristas. La vida do Lemus corrie peligro y IGs Condes de Bizena, Vista y O'R61]y prometierort ayudarlo. El prixnero le ofreci6 -una de sus haciendwpara. que se refug'ara a1lA y el segundo Ia mansj& que pose4a on Ia ciudad. Debido a Jas amcnazas, a Lernus no le qtjed6 otra altervativa que compare dos fusiles para repeler cualq-ulor ataque a su casa como habian. pronosticado a1gunos amigos y enemigos. Inclusivo el alcalde constitutional, Pedro Menocal, le envi6 una escolta par-a protegerto cuando determine. tO former un batalt6n de miliclanos bqjo su diraoci6n.
No se ba podido pred&ar con exacthud si cn di scgimdo'scmestre de 1822 Lemus sostenia mlacione conspir-afivas con Ferrtindez Madrid, Diego Tanco, JosA Antonio Xtiralla y Vicente Romfucirte. entre otros. Tampoco Ia documuptaci6n es abilndante para aclarar %! por esa fecha estaba organizada ]a eons10 JasO RaW Revenpt y Joa6 Tiburdo lEch-eyerria gestiam-Aban a] reconcodmiento por Espalia de ]a independemia, segdn Ias negodadonet; entabladas mtre Sirc4n Bolivar y Pablo Morilto.

14









pira(:16n de Soles y Rayos &- Bolivar. 0 Si CStC ff Lovimiento resuR6 ser una continuidad de la organizacift fundada, por los emigrados del continent o s! fue una fusift de logias o smiedades secrets quo se sintetiza en el nombro de Soles y Rayos de Wivar,
No obstante, s! se evaltian las dimensions de la conspiraci6n con ings de 600 mi-embros y:su extensift y estructura,,que ab=4 a pueblos de Pinar del Rio, La Habana y Matanzas, no se puede descartar [a posibilidad de que en 1922 el movirniento independentista tuviera Jas basc:5, faltAndole s6lo cl mecanismo de instrumentac16n. Tampoco se pueden desvincular los acontedmientus de diciernbre de 1822 con el desarrollo del aparato cojispirativo, torque muchos do Jos hombres que aparederon rolacionados coa esus hechos, posteriormente fueron encausados y sentencinflos por el gobierno colonial. A ralz de esos success, que se pue& n cataloger en su esencia como Una incipkente rebeli6n contra fa dominaci6n colonial en Cuba, las conditions estaban creadas par.) que se foriara la conspiruci(in inds important: del primer cuarto del siglo XIX cubano.
Las evidenchas hi:st6ricas se han referido a ]as conexiones existentcs entre un, official colornblano de apellido Barrientos, que estaba en La Habana por esa fecha, con JosC Francisco Lernus. Este hechu para algunos historiadures ha sido suficiente para. afirmar que juntes organization los solo-C 'V Ra)vs de Bolivar. Sin embargo, al fonmular esaaseveraci6n fvi&ron las relaciones anteriores de Lemus con funcionarios del go. blerno colombiano, y su.5 intenciones de iniclar los preparati-vos independentistas- Si nos atertemos a los criterion vertidos por ensos investigators, )a participaci6n de los revolucionarios del contin-ente se reduciria a la mirlima expresi-6n. Tendriamos que aceptar corno rAlido que Barrientos ejercM la influence decisiva para que Lemus emprendiera los trabajos, que cuhninamn en los Soles y Rayo-s dc Bolivar.
A nuestro juicio, In presencia del official colomblano imputsd )as laborers emancipadoras. A] establecer contact con Lo. mus se fortaleci6 el medio de aglutinamiento de los inconformes con el rLgimen colonial, y ese cohesl6n accler6 un process quo estalba on gQstacift- los retoques Unales que echarfan a ,andar la conspiraci6n.
El nornbre adoptado por la mdArna dirigencia del aparato conspirative, de Soles y Rayos de Bolivar estaba fundamentado en el pensarniento bolivariano de Jos comproinetidos. La posi. ciOn &I Libertador de alcanzar la. unid;ad continental en ]a lucha coro;'.k el colonialism espan-ol y la construccidu de una

15








Amdrica hermamada por el mismo destiny cow6n, fue tma Opcidn attractive para los cubanos.
Esta afternativa fue acogida por cubanos de diferomtes clases socials y que no dependlan de los jugosas negocius dct azdcar, el caf-6 y la trata negrera. Y menos aun tenfan las involucrados en el mmimient* independentista, participad6n o influencia polftica dedsiva en )a Isla. Un studio reafizado C011 los expedients de los 602 encartados nos indica )a composict6n social hetcrog6haa de [os conspirad-ores. El esquema estructural confeccianado nos revela que en la c0spide de1a organizad6n y corno miximos pensadores se situaban hombres per. tenecientes a econorrilas desahogadas- fosd Francisco Lemme., Juan Torge Peoli, Josd Teurbe Tol6n, Francisco Garay -rcg;Ador del ayuntamiento de La Habana-, Martin Nueces -abugado y Juez de Letra del Partide de Pinar del Rio-. el poeta y abogado Jos6 Maria Heredia. Josd Miguel de Oro. Despu6s una direeddn inwrmodia integrada por pmfesionales, funcionarjos politicos y judidales, pequefios comerciantes, sacerdates, cadetes y officials del eidreito espafiol, t1pdgmfos. Y coma base de apoyo tabaqueros, vendedores ambulances, barbers, tres, mulattos y niegros fibres de varindas professions y, potenclalmente, a-Igunas dotaciones de esclavos de ingenious azucareros.
Entre los complotadog parece ser que los 6nicos que sostenian correspondence con Sim6n Bolivar era-n el acaudalado comerciante venezolano, Juan Jorge Peolf y su seAora Socurro Mamebo. El detenido Luis Martinez, express en su declaracift:

..Doda Socorro'Mancebo, que como natural de Costa Firme, tenia formado su -corea6n en esas revoluciones, y que en las veces que la babia treated, conocia que era mujer mala, oyendo tambidix decir, que Bolivar, con quien se vormpondia por cartas. le profesaba affect y amistad, y en convemaclones de unos v otras entre of comercio,, sin Poder seftalar determine da persona, ha oido, des-pu&s de ]a prisift deftoly que este tcrU avatizada una cantidad gruesa de letras giradas por Bolivar, cuyos condos serving para sublevar esta Isla, y establecer en ella ]a RepilbliCa, entl6ndese con sus emlsarios privados y el principal de ellos, el memorado D.
Josd francku* 1.&mus. Y es cosa esu que, cordendo con

16








-I- I
abundancia creo quc habia o1ros que puedan dar rax6n ma's. epecificas que el cxponente... '

Basados en algunos print ipios org wizativos de [a wasoneria de la dpoca, Jos integrates de Soles y Rayos de Bolivar tenian sus grades, juramentos, toques de identificaci6n, palmbm claves y bandera. Quien entraba en Ia organizacift seem ta recibia el grado de Rayos y para obtener el de Sol debla m clular a sicte revolucionarios como mfitirno, pues el sol. de la bandera de Jos conspiradores tenfa diecis6s, rayos.
El cerernomail del juramento no era compficado ni tampuco uniform para todas lu regions. EJ i-eclulador y el aspirant se tomeban sus dos manos derechas como serial de buena amistad y tas colocaban -sobL-,. una espada. Acto seguido le preguntaban at m6fito. "ejur6is por esta tzipada defender y morjr por la indepen-dencia?" la rc-spuesta debia ser: "'Jura". Y concluia el proced"UnImto ftWrj--,Ico con las paJabras siguientes: "Si asi to biciereis, la Amdrica 0& premiara. -VF12
Por las decIaraciones de a1gunos procesados residmtes eA Guanajay, Guatao, GWra de Melena, San Antonio de los Baflos y de otras jurisdiodones, la ceremonja era diferenW, El reduta extendia ta. mano dcrecba sobrie un puxUl y simultfineamente lIevaW la rn-ano izquierda sobre el pecho donde estA el corazdn y juraba Mender hasta morb- la independence.
Los conspiradores utifizaban toques simb6licos como medio de identificaci6n. Si un complotado deseaba ser roconocido o former a otros mientbros de la organizaci6a se rascaba con un vulgar de la m2no, ed w-Ificio del ment6n. El individuo a quidn .61 le preguntaba con ose gesto, responderia arWogmertte, pero extendiendo 0 movirniento del vulgar basta la ternifla. Una vey dado el Primer paso, L1 conjurado que queria mconocer hacla recorder ,u dudo pulpr sobre las cuatro coyunturas del intcriogado durante tres vmes consecutive. Despu&--, pregtmtaba si conWa la palabra clave. Y 1.6 contestaban que la them 61. Entouccs, sflaba por silaba, cwwruifa las palabras Uni6n, Firmeza y Valor."
Vidal Morates y Morales describe asi la bandera ocupada a Jos conspiradores de Soles y Rayos do Bolivar: "tafetAn, cuadriloriga, orlada de una faia de color rojo. el fondo azu] turquf

Rmue E. GkRmO. Op. cit., t. Z p. 169.
Ibidem-, p. 170.
22 Ibidem. p. 17Z

17









y en el centre un so] con rayos de oro, ostentando las escara, pelas los mismos matches azulp rojo y arna4llo de oro.114
Francisco 1. Ponte Dominguez, en su fibro La masoneria en la Independencia A Cuba, dice que Ia bandera de los Soles. y Rayos de Bolivar ]a fomian Ltn sol de oro con sus rayos, estampado al centre dc, up- campo rectangular a7ul turqui, y circundado &te por una Tita de -color carmesi. El sol tenia cara. humana y redonda y de 4! partisan d 1cz y sels rayos', de !us- cuales ocho eran rectoa y oobo onduiantes".""
Para ser miembro dc los Soles y Rayos dr- Bolivar el re quisito fundamental era ser parfidario do i's indepcn&ncia de Cuba y sentirse parte de ia lucha anticoloniallsta que libraban los lpatriotas en Hkj) ,--ioawp6dca. En los fQhos de los legajos que recogen la causa levantada por el gobierno espahol, el sen& udento americanista estd iniplUcito en las declaracioncs de muchos de los involucrados, La adrnirac!6.9, el ejemplo estimulador de Sirn6n Bolivar, fueron recogidos en a1gunos; de. los interrogatorios de los comprometjd- .s.
De actwrdo con el principio cardinal que regia [a sociedad secret que trabajaba destinada a la rebeh6n emancipadara, ningu-na persona era discriminada por su condicift social o de razas. En el seno de ella se insertaban todos aquellos que aspiraban a liberar a Cuba como habian hc. ho sus herTnanos del confinente con sus resp-ectil-ns Tyatri-as, La participaci6n & recta o indirect dc- Jos esclavos en este movimiento constitute otro aspect elemuntal qtic iio si puedc suslayar a] valorar ]a arnplitud dc esta mvolucianaria. Apart de los caS05 coilcl-etos de c.wlavos dorMsticos que ostuvieron enrolado% en ]a conspirw;W, cxk,,ten d'l- -ersos hidicios de que ]a possible presencia de mlavos do Giotaciones. no puede descartar de forma concJuyente.
Cuando Jos conspiradums cstaban en Jos preparations do) levantamiento armada se produ'6u ert el ingeinio San Juart Bautista, propiedad ck7l marqu6s Villalta, perteneciente a ]a regi6n do Puerta Ove La GiAra, Arteinisa, una sublevaci6n de esclavos, el 8 de septicnibre de 1823, A [a militia urbana. de Guanajay, integrada por criollos, ]as autoridades de ese lugar le dieron, 6rdencs. de salir en persceticl6n de los rebelados. Un

I* VRML MORALBS Y MMALM I"WtadQrO Y PriMCM$ FadrtireS de td Revoluci6n Cubana. La Habana, Imprenta Avisador Commial, 1901, p. 2&
is ftwasco.T. Pwm Wmfi LcuH7 U masonerfa on Ia independewia de CubjL La Habana, Editorial "Modas Magazine"O 1954, p, 34.

18




I




buen n4nvero de esos milictianos eran miewbras de los Soles y Rayos de Bolivar y se negaron a participar on aquella operaci6n. Insubordinaciones de esa clase no. eran muy frecuentes hajo el rdowen escla-vista. EPor qud los milletanos urbanos de Guanajay se negaron a salir en persecucift de- los escUvos? ,EAquel gresto fue u:n act* de solidaridad? -Mstian Acwulos entre los. conspiradores do aquella jurlsdicci6n y los ewlavos de San Juan Bautista? ZFueron dos hechos sin nk4puna rela. 460 La documentacidn consultada no esclarece definifivamente la problemAtica planteada. Pero quizds puedan dar un atisbo do I= las declaraciones de Tos6 Salmonte el 21 de s tienibre. de 1823.
El declarante le rcLi6 a Ins funcionarios judiciales aspectos de una eonversaci6n sosten'Ida con Juan. de la Torre, q-ue ocupaba. un cargo responsible entm los. conspiradores de Guanajay, En su Wstimonio subray6 quo de la Torre le habia expresado que Las 6rdenes de La Habana eran superiors y quo Use iba a dar el grito de independencia, pero quo se habia suspendido basta ver un asunto con atenci6n a Jos negrce'."O ZA qud negros se referfa Juan do ta Torre? Pues en el auto de ]procesamiento contra los revolucionarios de Guanajay aparecon negms y mulattos como miembros de, Jos Soles y Rayos 4e Bolivar con derta antigUedad en ]a organizaci6n,
Sj la participacidn de las dotaciones de esclavos es un becho a esdarecer dentro de los Sole:s y Rayos de Bolivar corno tendenda em Jos Principios del movi"ento de haspirad6n bolivana-na, ]a de los negros y mulattos libres pstA bien deslindada h-st6ricamonte. Tanto en las regions habaneras como en fas matancems se registrar documents suficientes que avalan la afirmaci6n. Do los mOtiples ejewplos a citair veamos el que nos ofrem Santiago JiTn6nez en sw; declaraciones. En ol primer interroptorio del 8 de octubre de 1823 0 cornerciante, natural de La Habana y vecino de Matanzas, dijo: "que en ell mes de julio se le comunic6 que ge debia iniciaren su reuni6n a todos los, negros y tnulatos naturals do la Isla y fos libertos, aunque xio fueran naturales". Y mis adelante expres,6 que te hablan comunicado la orden de agntpar "'a todos los negros y rnulatos, torque Don los6 Tolon necesitaba de todos ellos armados con caballos para el dia 20, para salir a unirse con ndl quinientos qua venfan do La Rabanaor C. I'll

1-1 Rmus & Gmno& Op. dr, p. 165, PT fbidem, 180,

19









En cuanto a ]a presencia deespaffules en. los Wes y Rayos de Bolivar, todo parece indicar que fue en La Habana donde se registr6 el mayor n-drnero de peninsulares en la conspiracidn. La concepci6n. de admitir espatioles diferia en las regiones en las cuales estaba oiganizado el movimiento indepondentista. Esta conclusion se despreade por [as expressions de algunos de los acusados durante los interrogatiarlos. El ya inentionado Josd Salmonte, de ]a jurisdicci6n de Gaanajay, dijo que Juan de la Ton-o !u ivspuesta a -via pregunta acerea de la independence habla afli-mado-, C ... I "que no se querfa godos, que eran unas altancros, y que no querfan jnAs yugo ni gobierno de espafioles. .
El estudi-o basado en [w expedients do los encartados no.% revela que tarnbi6n en las regions rurales habaneras y de Matarizas la participaci6n de espafioi.es fue minixna. En las declaraciones de los comprornctidus esti implicit ol fundamento de luchar contra los e"fioles curopeos y esa visibn de no discemir entre espafioles simpatizantes del movimiento emancipator e i n tegris Las cimen; aba el sen timiento de rechazo bacia Io espahol.
La Habana, corno centre politico do la Ir.1a, em un hervidero ide*16gico donde I& visi,6n de conjunto de la problemAtica cubana colonial tenia un prisnia inAq objetivo. Por eso la acep taci6n de espaftoles que evolucionai-on hacta posicioties independontktas se analiz6 como una. fuerza mAs que fortaleceria la lucha anticolonial- Y aunque cuantitativamente [a presuncia de pQnin.-ulares no of, s-ignificativa, desdu el punto de vista ideoWL:u t-cpresent6 un ensauchamiento del movimiento per Hberar a Cuba.
La idoologla & .os iniLpondentistas cubanos que se agmparon en torno n lus Soles. y Rayoi de B4.)INar qucd6 expuesta
-en ]as proclaniw-,,que hist6ri--arneate se le han atribuido a YoS6 Francisco Leinus. La F)coclama fue redactada cuando ]a guerra Ovit de -spaha se haflabka- en. -su etapa culminanto debido a la. intervencidn de Luis XVIII. VI documents consistia en un pmgrarna coherent que abarca;ja los Ambitos naclonal e internacional.
En el texto de las ti-es proclamas qued6 nifido el pensamiento de los bolivarianos cubanos de Pinar del Rio, La Habana y Matanzas: [a verrUenza patri6lica y la influence que sobre ellos ejerrAeron los combats victoriosos de los independents tas bispanoamericanos. Para los conspiradores, In Cuba eman0 IbWeim. P. 190,

20









cipada del colonialism espafici4 emergeria con el nombre de Cubanac.in y en respuesta al tftulo deshonroso dado por Jos coloniallstas de Fiel. Isla de Cuba, Jos revolucionarios aseveraban:

... Pueblos del Mundo: Ya no ver&is rnds el fen6meno politico que os present.1bamos cn nuestra apltica y degrade mte tranquilidad; ya be-mos empezado a marcher por el sender de ]a Itnvad e independence, finico que noF puede guiar a) temple de ]a prosperidad y de ]a gloria; el gobicrno supremo residirA en, el pueblo soberano de la feliz Cubanac6n. y seremos desde hoy Jos finicos dueftos y regulators e nue5tros ernpleos, de nuestras industries y de nuestra. amistad y comercio 4r on todos Jos extranjeros. Si lo:s afortunados h1jos de ]as nuevas republicans del Paraguay, Chile, Lima, Buenos Ayres, Colombia y MCica. ll nos de honor, valor y justicfa sacudleron el envejecido Y pesado Yugo de 1a servile dependencia, Jos valientes 'isleRos do la fertile CubanacAn, fundados en las mismas causes. y on el.
escandaloso abuso, que ha hecho la Espafia de nuestro sufrimlento, barernos quc nucstra patria tome el rango que merece entre ]as naciones- del mundo, aumeentando
el n6niero de ]as rej-)OHicas herrnanas "

Simpatizantes del sistema republican, los miembros de Soles y Rayos de 13olfvar reclaman para Jos cubanos el derecho de ser "daeRds y regulators de fos emvfeos, Id industrial y ef comercio con todos fos extranieros".'" En su denuncia del regimen colonial abogan por erradicar de "nosotros los ridicu.vos y jerarquias con todos los sismos de Ta soberbia v la igriorancia. corno ajenos del caricter virtuoso del hombre libre; no nos sea conocida. otra disfinci6n que ]a debida at veread-ero m6rito"".21
Dentro do ese cQntexto la problemAtica esclavista tambidn qued6 insertada en, ]as ideas nolitiro-sociales de la orzani7=Mn bolivariana- En lenguaic moderato, para atraer a Jos grades terratenientes, haoendados v basado en prind-nios filantr6vicos rell sziosos se recha7a el regimen de la ewlavitud ", - tmtemos con dulzura fdice el documentol a esos jnf6ftunados es70 ViasL WRALrs Y NmALE& Co. cit. Apkndice T. I" F1 subrayado es nuestro.
91 VIDAL MORMXS V MORAU& Op. dt. Aptndice 1,

21










claws, aliviando su horroroso destiny, mientras que los MPM sentantes de vuestra patria, propongan W medics de su feliz redend6n, sin perjuicio de particulars interests: ellos son hijus dc nuestro mistno Dios".'
Como podrA observam en -el texto queda clara la determinad6n de abofir el sistema csclavista. Pero esos objetivos no se median planter drAsticarnente. Los poderosos intereses econdmico-polfficos de Ius hacmdados terratenientes reflejaban una fuerza decisive que, desde el punto de vista tActiw, so deberfa sumar a los, planes independenWtas del movimiento. Par eso, a ta vez que se censure el regimen esclavista de acuerdo con la ldcologia bolivariana, ]a proclaim recuerda quo los esclavos sori hijos del mismo Dios y en una atm6sfera de armonta ]a hbex-aci6n de ellos se obtendria sin la afectacidn. de los interests de Jos esclavistas.
Con sentido reallsta de la panorimica cubana donde se desarrollaba una conspiraci6n on la cual [a participaci6n. de negros, y mulattos fibres era metitoria., la -dirigencia del movjrniento se csforz6 en la bilstlueda de proposiciones capaces de solucionar )as omtradiccione, cxistcntes entre esclavistas y es. clavos,
Porque para SuIcs y Rayos de Bolivar los vinculos con Colombia emn daterminantes tante en la ayuda material cQmo en el estimulo moral. Y aunque expresaron su convicr:16% en caso de necesidad. de alcanzar ]a liberac46n por ellos solos, remnocieron las proposiciones. de contribuci6n material y proteccift como determinants en sus empeflos de emancipaci6n.
Para Jos conspiradoms el process independentista de la Isla fonnaba parte del vasto movitniento liberator de )a Amdrica. hispona. Por tanto, a] obtener la inftendencia. [a posibifidad de former parte de ]a. comanidad de la Gran Colombia era tin objefive. No obstante, en 1823 ese pensamiento afin no se present cort nitidez como tendencia cntre los. Soles y Rayos de Bolivar, por otra parte, bay declaraciones, que avalan los prop6sitos de la uniclad. El important conspirator Santiago Amdnez al respect enfatiz6 que a] separarse Cuba del gobierno pentrisular Y constituir el suvo, recon-ocerfan por Gobierno legitiro el di Colombia con 'otras obligaciones que se le imponfan?*

22 Ibidem. Apdndice L
12 Rowr E. GmmzG& Op P. 9

Zz








'A--
.ea el document dirigido a los habitantes de ]a Isla y, wuy especialmente a Jos habancros. se denuncian )as irregularldades de ta adrninistrad6n colonial:
r ... j ]a venalidad y carmpcidn nototia en toda cLase de cmpluados y mAs particularmente en Jos que ejeroen la administmcidn de justicia, que casi ha Ilegado, a reputarse per virtue, y por cuya causa se 'han multiplicado al. infinite Jos vicious y crimenes. C ... I el desorden fraudoloso de la Hacienda ptiblica, par al quo se abandona el pago a tas viudas, mariners, soldados, inv;6]idm y otra infinidad de justos acreedores. "
Tambi46n. los Scles y Rayos. de- Bolivar induyen en SU texto ideol6gico la neccsidad de sacar al pueblo cubano del suctio en que estaba inmerso debido a la detnagogia polffica de ]as cla&es dominates, que persegnia entm sus otjetivos el de estrangolarlo econ6wicamente. PAra esa casta que vivia a expcnsas de Jos impuestos a ]a poblaci6n '. era imprescindibIe ]a chartataneria porque de. esa forma, segdn los, bolivarianos habancros, continuarlan "el letargo en que las sirens aristoQrdticas ysagradas Venen sumemida a ta multitude oara chuparle el jugo do sus, labranzas y fatigas corpox-4des-",w
La dirigencla del movimlento entendi6 que ademAs de las razones expuestas anterriormente, )a existence de una pirateria commercial motivada por Ia incapacidad del gobierno colonW para exterminarla, el Aesarrollo de la guerre civil en Espaffa donde ]a autoridad se habfa perdido y ]a caTamidad reinaba por todas parties, el ejemplo de ]a reb--1!6n justa de Jos hermanos de Hispanoam6rica y la amenaza de una. revolucidn temible provocada por W rivalidades entre liberals y absoTutistag, constitufan presupuestos que le daban el derecho de conducir a] pals a )a indepundencia.
Raz6n y fuerza hist6rica. que se sustenta c=ndo en Uno de sus pArrafos el doctimento afirma:

Cubanacanes: el orbe entoro sabe que nuestra patria ha Regado ya al e-tado en que es inevitable su transform.
cift political; que ella cs el Anico xnedlo de restableW entre sus hijos la moral de las costumbres.; de mejorar

.24 ViDAL MoRALEs Y MoRALEs. Op. cit. ApikUte 1. 25 Ibid0j. Ap6ndirv 1.

23








]a administration Nblica -con hombres de capacidad y de virtiad; de afianzar wa- renta ping6e, impro-digable, bien, repartida y distribuida sin los que
sufren lir:lnicawowte el jornaleru, el labrador y el navegan tv. , !L

El levaniamicnto armada de Jos S431cs y Ravns de Bo!fvar, con su program, "faba fijado para el 16 de gusto de I'R23.' Bajo el pretext de ropeter una invasion ingfv-sa debido a Ja vema de la Isla a esa potencia curap-ua, lus comprometidos se lanzarlan al campo de Ja 'nsurrecci6n- Las armas do] movi. miento insuwnce se habian obtenido de divej-sas formasMuchas dc ellas pmcedian dc- las milicias v del ej&cito por haber sidu compradas o porque lus integraims de, esas organizadoncs militams cran miembros del apai-ato consphrativo. En la adquisici6n &A armarnento comprado, el caraquefto Juan Jorge Pcoli desempeft un papeJ Importandsirno al d"tinar parte de su forfuna a esos menestem, Y scg6n Jas declaraclones del dctcnido Luis Martfrice que "ha oido, despuds de la prisift de Peoly, que este tcnfa avamada, urta cantidad gruesa de letras giradas por Bolf-var, ctivon fond(Ys serving para sublevar esta Isla. v establecer cn cNa. la RePfihlica"'-*11
La docurntntaci6n consuitada evidMicia qu- los oompromefidos en La Habana -al menos. la mayor pairte de ellos- mar, char'an a Matanzas con el prop6sho e minirse con sus covrpafieros en esa, region. De m Ticchr, -se derive la observaci6tv de que en los p'ancs tkticos dc Jos subtevados c-oaba ]a idea de hamr ki guerra en las7onas rurales y no en las ciudades. E-% decir, iniciar cl movirnicrito insumccional cn la manigua y una vezfortalceido con el apoyo de I pueblo, avanzar y tornar La Habana.
La hiptitesis miicioziada se fundamental en su l6gica al temer prewnte que en La Habana csiaba dislocado el grueso de kis uiiidades niffliams del ejt rclta v mificia VeninsLilarcs, asi con-in Jos dep6s"os de armas quo soriar suministradas al. resto de' simpatizantes del gobierno espahol y el -obiern-o con las depundencias estatafes- AdQuAs, la divergiclad do objetiwis mfliRotror t.-;, GARRzcA Op.. ch.. ,)- 170IiWdem. ANn4ice 1.
Huy awtorvs que Jificren dv esta IL-cha y lot ubican hapia v; 18, 41 a fints (it ;Lpsw y prindpios de scpt'rk:-mbrv,









tares y econ6mico-polfficas a tomar incidian en que P*m Jograr esos prop6sitos los contingents almost en armas tuvieran que ai'vidirse y, por tanto, su Ifuerza se debilitarfa para una acci6n de esa envergadura.
En cuanto a Jos conspiradores de Guanajay, Santiago de ]as Vegas, San Atnonjo de los Saflos, Gilira de Melena, Vereda 41\Tueva, Guatao, Guanabacoa, Camarloca, HanAbana, cntre otras jurisdicciones de Pinar del Rio, La Habana y Matanzas, no se pueden precisar los objetivosa cumplir por eflas dentm de los planes estraidgicos y tActicos del levantamiento armada.
Desde jurilto de 1823, Francisco Dicinisio Vivos, que habia asumidoAa capitania general el 2 de mayo de e---c mism-o afto,, ten-la conocimfento de la v"ta conspiraci6n. Las pTimeras informacioncs recibidas se fas suministr6 Cecilio Ayll-6n. A partir de esa fecha varlos agents. de la inteIlgencia, espafiola se infiltraron dentro de la organizaci6n independentista. Uno de ellos, Agustin Ferrety, juez de ktra de La Habana, fue designate por Dionisio Vives para que fuera instructor de ]a caum.
Cuando, se aproximaba la. fccba del levantamiento armada y bajo la fachada de una. vista que le hiciera Jos6 Miguel de Oro
-dueflo de la imprenta "Filantr6via', donde se imprimieron las proclamas- con su esclavo Tornds, Vives orden6 las detenciones de Jos ennspiradoms el 14 de agosto de 1823. Tambidn ot-ros historic a dores h,-4n af i rinado que los6 Dimas Valdds. active conspirator y de vincalos estrachos con Jos6 Francisco Lemus, fue aulen inform6 acerca del levantamiento y del escondite del dirigente mkirno del movimiento en Guanabacoa.
Como restiltado del procciso judicial se sobresev6 la causa a elicited del Mi-nisterio Fiscal cuando habia 602 iorocmdos, do Tos cuales 99 se hallaban en prisoners, cuarteles y fortale.zas de La Habana; 49 estaban PT6fugw;,- 23 en libertad bajo fianza- 100 apruardaban ]a orden de arrest; 8 fallecieron durante ]a investigation v el resto go7aba delibertad hasta. que se dictara el fallo judicial. A los conspiradores les fuemn ocupados 91 fusiles --4-de esa cantidad un buen n4mero, a Juan Jorge Peoli-. p6lvora, portaestandartes, escarapelas v ciTitas de colors que utili7tarfa el ej6rcito rr-publicano.
El 24 de diciembre- es decir a mis de un afio de haberse iniciado el prvcLso, se dio a coilocer la sentencia. Veintitr6s de In-, 8cusados fueron remitidos bajo partida de registry bacia Espaha. La relaci4n ]a encabezan Tosd Francisco Lemus, P2scasio Arias, Ignacio Fdlix Tunco. Josd Teurbe Tol6n, Manuel Acosta. Miguel Madrup, Martin de Nuem v Josd Marfa CronzlIn, Alguaos de ollos, como Pascago Arks, logmron fuprse de

25








la prisi6n a incorporarse al ej6rcito de Bolivar. Y *tros mno Josh Teurbe Tol6n y Josd Francisco Lemus arribaron a Mdxico donde trabajaron por espacio de alg4n flempo por la independencia, impregnados de la. inspiraci6n bolivariana.
IEJ resto de los acusados fue condenado a sentences ni&, nores corno ]a de Tingar mulfts cuya cifi-A imixima no sobrepas6 de I SM pesos. La media mds drAstica del goblerno colonial recay6 en scis negros acusados de conspiraci6n. que fueron abor-cados en San Antordo dc los Hafios. Indudablemente que con ese proceder ]as autorldades hispanas stataban de dar un escarini-ento a la poblacf6n inulata y negra de, la Ish con el propdsjto de nc-utralizar en un future su participad-6n en cualquier movimlento cowo el de Soles y Rayos de Wfvar.
Desde un2 vision hist6rica, fas sentendw dictadas nor el tribtmal espaflol se 1pueden cataloger corno bendvolas. No PQdemos desechar el heclho de que por esos dias el absolutismo con su mano dimi se habfa restabTeddo, en Esoafla v en Cuba sus ac6rrimos defensores gobernaban a plenitude. Abora bien, ipor qud los fmclowrios. espaftles actuamn en contra de sus deseos? La resnuesta estA fundarnentada en el tenor a una in. sunvccidn ponular cme podrfa. derivarse de medidas several. como wnlicar venas de mueTte en fonna masiva. Es una co, a amotada hasta Por el Capitfin General que el n6mem de involuerados en Soles y Rayos de Bolivar rebasaba ampliamente ]a cantidad de 602 encartados- Lo Que denotaba a las claras que el tfttilo concedido a la Isla de Siern pre Flel no era mU que. un pergamino ajustado a una parte y no a to& ]a prklaci6n11

La rebeli6n V Ja influence Rbemdora del continent hispano sintetizada en la Personalidad de Shrn6n Bolivar no s e r-edujo a[ marco de Pinar del Rio, La Habana y Matar zas. En otras regions do la Isla, como CamagOey, tarnbiin se registrarGn, conspiraciones por la independence del pais.
Hacia 1922 comer=6 a peifilarse en Puerto Principe, Nuevitas y otras zonas circundantes una conspiraci6n denominsda indistintamente Cadena Triangutar y Cadena E16ctrica, Entre las princApales Cadenarios- estaban Josd Antonio y Fmcisco PWfq

26









Perdomo, Pedro Maria Agdero de la Torre, Jos4 Gabriel Ar=V del Risco y sus hijos Josd Agustin, Antonio y Manuel do Jes6s Araogo Ramirez, Jos6 Rafael CastelLanos, Guill6n del Castillo., TornAs Estrada, los6 Mariano Castillo Unchez-Pereira, Agustin Arias Perdomo, Miguel Machado y Frandsco AgUero, entre otros.7 Esos nombres son muy importance torque algunos de ellos profesaron hasta su muerte la fe bolivariana. y llj: garon a ostentar respGnsabilidades en el Congreso de Pariam:&. prestaron servidos; en el ei6rcito del Libertador o vinieron a Cuba en expediciones. imbuidos por el ideario de Shn6n Bolivar.
Unida a )a influencia bolivariana lleg6 a Puerto 'Principe la. mexicana, El 31 de mayo de 1821 en ]a sesi6n del ayuntamiento, Josd Maria Tejeda pidf6 ]a palabra para decir en tono mezelado de asombro e ira que:

por desgracia de la Isla de Cuba y rnuy particularmente de este pais, ha circidado, sin reserve alguna, cierto impress contention del proyecto, de independence mexi.
cana, donde se encuentran mAximas dernasiado subversivas de las leyes del Reino, y Of mi-smo un articulo de igualdad de cases, cuya sola indlcad6n ha pesto en ef mayor conflict a Jos born1wes amantes de )a se.
guridad y tranquilidad de su patria: que segdn diferentes anuncios han labrador ya esos principios en los orizinarios de Aftica de un rnodo que. puede producer rnuv fatales consecuencias, [...I oue se les ha observado, Nenos de aliento, y explicindose cuan nunca lo, han
becho."

El aire de reWi6n mpirado por lo%4 Marfa T
27









deraba )as grades, ventajas que resultaball para Cuba de bacerse independent bajo la protc=16n: de Colornbia".31
No obstainte hx idcnt!f1cacj6n bolivariana. entre los revolucion-arius camagilc-vanos y los de Pinar del Rio, La Habaa;a y Matanzas- basta el'presente a)gunos bistoriadores han expresado el criteria de q ue no hubo vinculo a1guno, entre. los dos movirnientos, La c!std basada. en que la doomentacidn
consultada no revela relaclones de ning4n tipo entre los Soles. y Ravos de Bolfvar y !os Cadenarios. Sin ernbargo, )a probahdad do contacros por parte. de Jos camaocyanos y do las de Occiderite no puede desocharse complete mente. Muchc;s de Jos conspir.-Wo.-cs d-c Puerto Mncipe cursaron studios en La Habana y v1sitaban con cierta frecuencia a esa Oudad. Y personalidades tan conar-ldas pfiblicamente Como Fern6ndez Madrid, Josd Antonio Miralla v Vicente Rocafmrte, diffeilmente pudieron. hPber pemanrxi6 iignoradas para j6venes tairt *Tlu trados. Tambiu'-n debmos tener en cuenta que basta 1823 Vidzurre permanecM en Puerto POncipe y que por sus ideas independent istas ftte una persona admirada. por Jos revolucionarios camagdeyanos- Par su origin -v procedeyicia, el peruano sostenfa. conversations con otros desterrados de Hispanoam6rica con residence en Ia capital de la Isla.
Rstos clernentos subjefivos flenen cierto valor cuando Jos integramos a un andlisis de conjunm de los sucesos emancipadoms que estmmecieron a Cuba en 1823. Y aunque no exi-stieran planes coordinados para des-encadenar el process insurrocclonal, por otra parte diffrilmente los Cad,.narios se hubienz n lanzado por si'mismos a 'una rebeh6n de esa magnitude. F1 conodmiento de que en La Habana se conspiraba, indudablemente era un arma. alentadora y complementaba los trabajos que ello-s venian hacienda.
Igual que lo sucedido con Jos Soles v Rayos & B*Ifvar, 1a; conspiraci6n de Jos Cadonarjos fue descubierta a mediado-, de 1823. Pero tin buen ndmero de comprorneudoscomo Francisco AgUM, Jo ;6 Agvstfii Arango y hasta Vidaurre, tuvieron que abandon-ar la. Isla ciandestinarnente bacia Estados; Unidos de Norteam4rica.
Las Villas fue oti-a de Ms regions de Cuba donde las iniquie. iudes revolucioraflas por ]a independc-n6a encontraron adeptos. Ya desde 1822 c! clamor libertador se dejaba sentir por pasquines.,como el aparecido en Tdnid;R4, en qu-q je sentenciaGUSTAVO SM Op. Oft., p. 88.

28









ba: "Biba la indepcadctwia por la Raz6n o ]a Fuerza sehor alltintarniento de trinidad. Independence o muerte.""
TambWn an Trinidad, ,wcabezada por )a fawtha Iznap se conspiraba por ]a independence en la organization de los Soles y Rayos, de Bolivar. Este es un heLho de cierta trascend-enr,.ja torque ouiende los linxiws de la sociedad secret Mds ahg del rnarco geogrOjeo concebido hasta hoy en dia.
Otru inovimiento interested surgido al calor de !as conspiiuciones de la Isla fue el de los Yuquinos do Numandina de J'aigua. Seg ui el historiador de Cienlueggos. Enrique Edo, a esa r4-6ri 11t;g<) Cltrlo* Ramos, procedente de Costa Firme. Sus intenciones eran levanta3 una partida para conquistar ]a indepundcncia. Et alzamientow haria bajo el arguni, -nto de que los i zanceses radicadus en Jagua se apropiarian de esa jurisdicci6n. Ru su p-ropagauda dirigida a los campesinos, decia que de (bsta Finne arribarlwi buques, con hornbres y armas para ayudarlos.
El nornbre de Yuquino i afin no se ha dilucidado definitivamente. Purque micntras que hay a1gunas investigators que piensan que se derive de Yucatin, otros alegan, que como en Caonao se cultivaba Ja yui a en inu;-isas proporejoncs, de abi pxoviene ]a denon,.inaci6n.
Un hecho que da cierta nianera vincula a los Yuquinos con los planes de los Soics y Rayos de Bolivar de lev.,InLarse on aunas contra el colonialisnio e-;pwiol fue el escenlfit;ado el 10 da diciciribiv de 1823. Ese d1a, .'-,oorenzo GonzAiez, torcedor de tabacos, al frente de ua writingence de hombres ar-n1dos, tuvo tin enfivnitarniento con ei "Jador y uno% ptninsulak-es.
Indudablemn'ite-el aflo de 18Z fw un detanadw quo evidenciO A omo nunca antes las fuerzas independentistas acumuladas a parLir d---; process liberador iniciado en [a Undrica de habla hrspana. iuc uria etapa caract-er' ad'L 17 1 por ta intense influencia del pensainiento Wivariano condensado en sus ideales de una Ami ,rica urtida doude los pueblos de liablia hispana tendrfan un tugar dade por su origeti y future corn6n. Y los 1'eVOIuCjOrj'-11'10;S cubanos desde el exillo y dentro do )a Isla confinuarian luohando pur former parte de esa unidad y dejiositando ca Slmft Bolivar su fe para akanzar la Indelpondencia y tencr en la Gran Colombia su protector.



Rmw- E- Op- eit, p. 160,
29















PALABRAS PARA LOLO DE LA TORRIENTE

Estas pfiginas evocadoras se describe en los moments pm cisos del sepeho de Lold de la Torriente, el 11 de agosto. No podda ser de otra n1wnera. Su obra de escritora, de cronista de la culture, de colega y amiga presented duranw mils de medio siglo, de esforzada unidora de Cuba y M6dw, de cubana fiel a Im ne=sidades de una transformari6n de las condidones de vida de su.pais y de su. gente ha podido reflejarse solamente a grades rasgos, eLmndo hemos acudido a una despedida que nos duele YnAs allk de los fiempos y las afinidades.
LoI6 nad6 en los primers afios de este siglo. Forma parte de la, primer. generad6n, de aquella Repfiblica impedida por ]a intervenci6n imperudista (1898-1902). Ptesencid Ja continuidad de los tempos. de do"naic i6n extranjera, el crecitniento de ]a descomposici6n de un estado y de unos agTuparnientos poIfficos que cifraban su poder en el favor y la riquen de las grades mpresas y el gDbiemo norteamericaaos, el naufragio det Proyecto hist6rico de d=rrollo naclonal irtdcpendiente y soberano, propio y apropiado a eada mornento, la=do por Carlos Manuel de O spedes en IM y por Jrosd Marti en 1892. Fue, obvio es, participate de ]a lucha naclonal y social contra la desnat"izaci6n y los excess de quienes traicionaron, ideales, aspiraciones y sacrifici-os del pueblo basta 1959. ExHio, prisi6n, pmecudooes, las slufrW como otros compatriots de la gnagna, 1hueste rt=lucionaria de la. tercera y ]a cuarta d&adas.
Apmias salia de la adolescencia, ahi estaba, definida por siempre del lado del future. Fue de Zos actions militants de una reivindiew-i6n total de los derechos de la naci6n cuando en aquellos tempos de alborada se forjaba la. nueva, y esta vez &Tudtiva;, condencia revolucionaria national. Como suced]6 en aquella sazi6n, la polftica perentoria, la culture y el saber se fundieron en ella., corno en los demAs coeaneos, para. constituir en urt bloque Ludctenible los tempos anunciadores de la vidaentera y Verente Ve constitute la, verdad esencial. y hacedora de nuestros dias.
CrO una, escuela pxiwarta que llm6 su nombre, partlcip6 en las organizations e iniciativas de su tempo, inicM una em31










pefiosa labor periodistica, infoiTnadora y pleii a de sentidort sldi6 en Wxico durante rnuchas ahos y nos trasrni[16 mAs de una vez en las p6ginas del diario Novedades y de nuestras revistaq y periddicus. impressions y juicios apasionadoi sobiv su cultura y personages. Alg m dia, cuando podamos seguir paso a paso su continua labor de prensa. podremos apreciar c6mo nos ponia en coherent actualidad con Io que iba sucediendo -cu turn y politica- en otros horizontes. Por donde descubrirenw!l que tambWn el penodismo --que Ias dues dominates hin querido darnesticar para vaciarlo dc efiimcia- fue desde ja tereera d4cada un arma de particular importance erf Ia biAsqueda y el hallazgo de un vfnculo eficaz con ]as masas.
Tan duradera fue su vociacift y laborious smielo que hasta su deceso ---unos pocos dfas antes- publicaba cr6nlcas en )a revista Bohepnia, esta vez aoerca de Ia memorable Ana Seghers. Habfa acumWado considerable experiences personals y c(>, nocirnientos de sus tempos; revolviendo correspondencia y notas, -evocaba cuanto habfa vivid Y sabido. Er. su residence habanera, qtle er-a como museo de aile, artesanias y docurnentos, labor hasta el filtirno aliento.
Public un bello libro, Mi casa en Ia sierra (La Habana, 1946), al volver a Cuba a fines de Jos afios cuarenta, queno eran, por cierto bonancibles, como punto de giro hada ]a Revoluci6n final. Solarnente, en su titulo, ella que tanto arnaba a Wxico, revela, el Jlwmado inehidible de ]a patria. Libro sincere, sin grandezas Perso-nales irnagiaadas, que ]a siWa en el torbeffino de un pueblo andador de los nuevos cami-nos. La Rabana de Cecilia VaIdds (1a Habana, 1956), otra de sus obras, es como un periodismo retrospective, acerca de moments Jejanos y siempre dignos de conocerse Porque. e? Mlawsmo y Jaconfasi6n clitista colonial hablan perdurado ea Cuba hasta. este siglo con forms difertmtes y parejo sentido. Para LoI6, donde quiera que Mo. rase, Ia patria estaba presented. sobre su mesa de trabajo hubo siempre, ya ateavados Ios colors, una bandera cubana con su mensaie pcnnanente, que desde lejos Ia acercaba, reafirmAndola.
Emprend16 Ia publicacidn de su obra inft1adora, Estudio de las artes pIdsticas en Cuba (La Habana, 19-54) movida por sa coziocimicato testimonial de Ia plistica mwdcana. de lo cual nos ha dejado un important libro titulado Memoria y raz,6n de Diego Rivera (Mftico, 1959) que algunos dews contempordneos conocimos desde que Io oomertzd.

32








No es de menos significacidn que hasta los afios mAs recientes aunque impedida por sus padecimientos, recibia a quicnes, j6venes y no jdvenes, la visitaban en afanoso rastrea de hechos, penonaies y epis"os de la historic que vjvi4. Serfan incontables los casos, muchos de los cuales algdn dia ser4n conocidos.
Toda su. vida fue de lucha constant contra unaenfermedad que comenzl cuando apenas contaba trece aflos y se obligaba a desoir el dolor fisico, vencidndolo a golpe de vocacift de, servicio y de cmpeflo ppr vivir y ser dtif.
La Biblioteca Nacional Josd Marti que atesora tods su obra [a recwdarA por -siernpre en estas Ifneas, siti duda insuficiew tes, mas transidas de sentimiento. Usta ausencia y presencia que nos desgarra tambidn nos reanima pues LoI6 pertenece le. gitimameote a la tradid6n en que se aiza hGy dia una culture ir=vomblem-ente servidora y croadora de la vida nueva.

LA DEMCC16N























-33















Una bibliotem U'nica en su giner6*

Auwvro ROA BASTOS

En el Seminario de Cultura Laflnoamejicana convocado por ta comisl6a organizadora de la Biblioteca Ayacucho y que reuni4 en Caracas wi 1976 a calificados intelectuales,
historiadores e inve--;tigadores de imestra culture, we tm4 el honor de participar y colaborar en lai areas preparatorias del plan editorial de [a naciente Siblioteca.
1j= que estuvimos presents en aquella reunii6n ca cierto modo foundational, tuvimos desde entames )a certidumbm de que el proyeeto iba a realizarse en su plenitude asi como del rol de primer iniportamia que estaba Ilaxnado, a cumplir en ]a vida intellectual de nuestra c*munidad latinoamericana como, Instrument de mutuo conocimieaw y fortale-cimiento de la unidad de nuestra culture f*rmada por el entrecruzamiento de W voce!5 de muchas cultums.
Ganntizaban el ibdto do ta empress el xigor del m4todo wn que el proyecto habia sido concebido, ]a gran vinud abareadora de su. prognma abierto a todos los horizontes de nuestra produccift intellectual y literaria y, por sobre todo. el, oomucimlento, profound que de ella fienen los hombres que dirligen y oriental ]a vida do esta institucl-6n, su probada lealtad a los prindpios y A sentido genuine de nuestm histotia cWtural, Ello hada que esta institucidn fuese desde su origen Onk.-a en su g6nero; se puede agregar sirt ditirambas- Mica y exemplar.
Por prime vez -w daba el caso singular de que trabajado. res de todos los campos de nuestra. culture eran Ilamdos para oDneretar ]a puesta en march de un proyecto editorial de esta naturaleza: el. de crigir ima casa de edicioms completarnente independiente y aut6noma, sin objefivos de lucro; vale decir., especificamente cuftur4 e institucionaJ.,
Con los auspicios de la Repiffilica de Venezuela se constitufa ast una biblioteca cuya finalidad em -tal corno la SeAw

Discurso lefdD en el acto de inaugural& del III Encuentro de balancic, y perspxtivas- do la aibliotwa Ayacwho, Carmm. 22 de noviembre de 1981








laban Jos postutados de su creaci6n. ]a de trascender el warco local para constituirse en la tarea de conjunto de la vida jnti,lectual de nuestros passes coma integrates de una comunidad orgAnica de culture Y contribuir a ]a vigencia del legato civilizador de Ayndrica Latina desde los texts precolombianos hasta Jos de nuestros dias.
Et acierto inaugural de ]a Biblioteca, Ayacucho ba sido sin duda el de haber planteado )a realizaci,6n de este. proyecto sobre el fundamento de las ideas, de las actividades creativas de la expresi6n americana en las que el sentido de comunidad e identidad se experiment como unidad en la diversidad y se muestra con rnAs coherencia y continuidad que en el desarticu]ado tr6fage de las luchas political no menos necesarias, desde luego, pero, mAs azarosas.
'No se puede negar que la culture o las, cultures Ilamadas porifOricas, corno las de nueitro mundo, latinoamericano en la vasta y dislocada. topografia del mercer mundo, son por su situaci6n y naturaleza dependientes y dorninadas en mayor o menor grado cork respect a las cultures metropolitan y a los centros imperials del poder econ6mico y politico; son tambidn, por este mismo tnotivo su costado rn;ds vulnerable. Su sola fuerza para resister y sobre-vivir radical, en las fuentes de su identidad, vale decir en ]as lines de fuerza de su caricter, de sus posibf1idades de expresidn, de afirmacift de sus, interests cornunes y saturates; en otras palabras, en su raz6n y voluntad de exisfir y de ser en plenitude y autenticidad,
En este sentido podria hablarse de las cultures come las fuentes y las forms mds genuinas, del derecho natural y del derecho de genttm Y son estes fueros encarn-ados en las cWtu. ras -tanto las letradas come las que careen de expresi6nlos que convierten su vulnerabilidad en un campo de resistencia, de relative inmunidad y proteccift de las structures y to$ tejidos mAs sensible de las colectividades inermes en otros as. pectos al plaque de las fuerzas y de los interests extrahos a su naturaleza y destiny.
Si ]a lengua y la culture son cl 41timo refugio de las colec. tividades amoniazadas, es eri mte reducto y desde Lit donde Jos escritores. y Jos intellectuals podemus library la dnica batalla que nos cormsponde y a ]a que estamos obligados con todo conocirniento de causa: el trabajo de expresidn y creaci6n de valores &icos y estdticos por cl individuo en ef foco de ]a intersub. jetividad social como fundamento del sujeto y ]a historic; es decir., del hombre y la sociedad. Corno fundamento tambidn, en una dimension mAs amplia, de las luchas que las colectivi.

36









dades en situaci6n de dependencia emprcnden y sostienen iTicansablemente por el restate de su autonornia, frente a la estrategia organizada de los poderes de dominaci6n.
Es indudable que la comprensl6n. y puesta en prActica de esta premise bisica constitute el punto de partida y ]a raz6n de eficacia en la concreci-On de los presuptiest-os de organizaci6n, expansion y consolidaci6n de ]as areas que [a Biblioteca Ayacucho ha desarrollado en este primer trarno de su existencia institutional.
En poco mds de un lustro, los que nos hallamos rcunidos en este III Encucn&o convocad-o por ella para celebrar la apam rici6n del titulo n-6.mera 100, podemos constatar con satisfacci6n y legitimo orgulto intellectual que este vahow segment de base constituido por el primer centenary de vol4menes, representa no s6lo ]a verificaci6n y gradual consolidacift del proyecto; ddine, asimismo, ]a proyeccidn y trascendencia de sus logos y, por to tanto, la nceesidad de continuidad, permar nencia y desarrollo de la instituci6n y de su obra.
El sentido genuine de esta celebraci6n, cl mAs adecuado a su canicter, no pod(a esaar pues mejor expresado que por el lema de la convocatoria: Balance y perspectives da la. Bibliareca Ayaowho. No una celebraci6n exaltante doicamente -por otra parte perfectamenw natural- sino tambidn el anAlisis crifico y construction de lo que se ha hecho en relaci6n con lo que falta Por hacer; el examen del camino recoMdo por esta iniciativa que en un primer mornento pudo parecer tal vez ut6pica, como to es sliempre toda aventura del pensamiento y de la accift que se propone- metas originates y trascendentes.
La. estrella de, Ayacucho, bajo cuyo signo independentista se Sest,6 este proyecto de cWtura, marO tarabi6n en el terreno de nuestras luchas de emancipaci6n political la transformaci6n de utopia en historic; o mejor quizis, no hizo sino fluminar en la Wtima batalla contra la dorninaci& colonial el becho de que [a utopia no es mits que ]a realidad invisible de ]a historic que el esfuerzo y el sacrificio de los hombres se encarpn de reveler y encarnar.
Tal objetivac!6n de la utopia corno logar que encuentra su lugar en la dimensidn del tiewpo que le corresponded, no deja nunca residues deceptions. Ellos mismos se transforman en materia de nuevas cornhustiones, en expectativas nuevas e inespemdas oomo elements corrections o catalizadores para el reajuste y perfeccionarniento incessant de toda obra humana cuyo carActer es precisamcnte una arnalgama de provisionalidad y perfectibilidad.

37









En cuanto, al camino recorrido por ]a Riblioteca Ayacucbo, este balance no puede menos que partir de un heebo concrete, altameote, positive. ella es ya una de las primcras bibliotecas ien su gdnero de nuestra Amdrica, Lo es no tanto acaso por su dknensi6n, y potenciaildad maLerial, no quiere ser una usina lanzada a. una indiscriminada producei6n commercial por d estilo de los grades leviatanes. modem que compiten en el mercado mundial de ]a Ifteratura bajo el signo del num "'poder Cultural". basado en el, Poderto del capital finauciero internaCional y adueftdo en todas parties de la industrial editorial con finalidad exdusiva de lucro,
La Biblioteca Ayacucbo es important precisamente por su magnitude moral e intellectual como empmsa de propapcidn y vitalizaci,6n del legado civilizador de Arndrica Latina. Lo es tambi6n cowo el dnico model* vigente de una editorial indopendiente que preserve y famenta, la comunicaci6n equilibrada sobre la base de ]a structural tripartite autor/ 4dftorl lector como tdrminos insustituibles de ]a libertad de expresi6n en, el dinamismo del fibro fibre que circula cnrre el autor y tos lec. teres fibres por mediaci6n de una actividad editorial Jibre, independierite de la accOn coactiva de los sistemas de dorni. nacift.
Con ]a publicaci&n de las obras mAs representatives del pen samiento latinoamericano, )a Biblioteca Ayacvcho constitute una institucii6n de aclividad y diNsidn intellectual, de alto pres tigio y relevant infimencia en 3a vida cultural de nuestrospaf.scs en Virtue de una concepcift aut&flcarnente lalinoamericana de nuestro acerwo humanistico, de sus apertures, correlaciones .y entronques con las cultures del mundo.
En el marco de esta coherencia prograwdtica, la publica66n de nuestros libros fundam-entales en beflas y bien cuida. dasediciones, confiadas prioritariamentc a difundir y promo. ver el pensamiento y ks letras de Latinoamirica constitute sin duda uno de sus logos mayores- Rl primer centenary de volemenes es el mejor testimonio de su bdto en Jos rumbos del Proyecto.
En cst% aspect, no es casual el hecho de que este primer centenar de volfimencs haya comenvado con ]a Docirina del Libertador, de S-Im6n Bolivar y que el tomo n6mero 100 corresponda a los ewritos de Francisco de Miranda reurtidos bajo, 4 tftulo de Amirica espera, v que esta obra de uno de Jos precursores de la SmancipaciOn marque v define conla admoni. ci6n I-Irniriar de su titulo el flempo de espera active, el tempo de esperanza cotno memorla del porvenir de nuestra Arn&ica.

38









FSta 001mci6n inaugural de crien primers voltlunews define asimismo el. cardcter viviente Y original de una encyclopedia de nuc vo t1po concebida y realizada como, una antologiasistemitica de texts capitals (fundacionales) surgidos de lasnecesidades kisWricas, culturales, political y socials de cada pais, Y46n o culture.
Un ejemplo, de eflo seea, ademAs de Jos volOrnenes ya citados, Jos dedicados at pensamiento politico de la Emancipacidin en las distintas y hasta advea-sas corricntes que general la diaIdetica de la historic de un continent dividido, balcanizado ba. jo ]a compulsl6n de Jos interests de ]a neo-colonia, pere que no ha perdido el pulso intern de la unidad y comunidad de sus pueblos por in-egulares y desiguales que hayan sido ]as circunstancias de su trayectoria blst6rica y sus drarmkficos desgarramientos interns. Urtidad y co-munidad que se manifiestan pre, cisamente no seg6n la abstraccidn de un denorninador com4n sino bajo ]a president objetiva y real de Jos grades riesgos comunes y las interim tents agresiones de Jos poderes de dGminaci6n que tienen su respaldo y cauci6n en los sistemas externos e interns de la dependencia.
La Biblioteca, Ayacucho oomo encyclopedia de nuevo tipo se viene estrulaurando en virtud de una convergends. y concentmcidn desaber, instrucci6n e intercomunicacift de nuestras culturas nacionales qae son el product de un process hist6rico complejo somefido a peti6dicas crisis de perturbacift y rupture. Su ej- doctrinal se sustenta en el pensamiento y en Ia, voluntad de emancipaci6n, en el design-o de una autonomia y libredeterminaci6n efectivas y verdaderas, que allentan en sus libros car, dinales. enlas obras do sus escritores, ardstas e intellectuals.
Por otm partc, [a Biblioteca Ayacucho, en tanto encyclopedia de ]a ilustrac16n latinoamericana ha sido hecha con criterio, rigurosam ente critics por lectores formados por estos misroos texts. Tal, es precisamente et carActer de circularidad y concentracift de saber y paidek que disfingue a lasautdnticas enciclopedias.
Este doble movimiento de interacci6n que se experiment como un process de sivitesis de ta unidad cultural ea la diversidad de g6neros, de temas, de estilos e ideologies, es et que emparienta a la Biblioteca Ayacucho con la Enciclopedia del Siglo XVIII, a] menns funcionalmente a escala de los factors hist6ricos, culturates y politicos que hicieron de elta la palanca intellectual dectsiva para. el. pasaje a ]a Revoluci6n y a la Modernidad. en el Viejo Mundo, Ia que a su vez iba a representer la palanca intellectual e ideoMgica de nuestra. Ernancipaci6n.
39









M
Encyclopedia de [a flustruidn latinoamericana, la Biblioto. ca Ayacucho se def ine asimismo y se propane a travds del primer centenary de vo1dwenes y por mediaci6n de los que van a continuar esta obra editorial como una verdadera historic de ]as ideas on la agitada producci6n intellectual y fiteraria del Nuevo Mundo ante la historic: no ya solamente, como uria seleceidn de libros capitals sino como la constclaci6n do an gran Libro collective: el Libro que hacen -los, pueblos para que Jos particulares lean.
Eo esta organizaci6n de libres que tienden al Libro,, el cuidadoso establecimiento de Jos texts completes 6 do ]as selecciones. parciales, Ias functions de Jos prefacios, del aparato de notm y gloss, de cronologias como marcos de rcferencias comparativas asf como la. incorporaci6n de material" in6ditos, es decir, las distinct operations y fases de lectwas analiticas exbaustivas, enlazan los texts en el contextode un sistema general orginico y produce las sintesis siner6niu-ts, y djacr6nicas de [as varladas disciplines del saber humanistic, of registry dc !a invencidn literaria en todas sus, forms, asi corno el revelamiento do los texts precolombianos con sus preciosos yacimientos culturales y socivIes en su doble vertienLe de acultw-aci6n y transwlturaci6n.
El recuento y examen crifico que va a flevarse a cabo en este III Encuentro para "Intercambfar ideas, intentar urt balance de Jo realizado y adelantar a1gunas recommendations para, las futures areas de este proyecto" -se&,6n propane la convocatoria-, lleprA sin duda. a conclusions tales como ta necesidad de incremental ]a pre5cncia de estos texts precolombianus y la rocopilaci6n de esa gran produccl6a;semfdescc nodds do texts orales do nuestras cultures indigents y popufares en las que hunden sus rafees, nuestras cultures mestizas latinoamericanas.
En otro orden de ideas, establecida la base del pensamiento y la acci6a en=cipadora que luego de Jos cien primers voW. menes va a continual desarrollAndose ert su parAmetro cores. pondiente, tal vez sea ya el moment do encarar tambidn en forma orgArifea. y sistemAtica ]a incorporaci6n do lc s texts representatives del cklo denorainado Crdnicas de la Conquista y de la Cotanizaci6n. Ellos forman el polo opuesto para )a ContTastacift del enter process do ]a historic latinoamericana a partir del pedodo independent.
Es evidence, en effect, que ]a antigua tradicidn do las cr6nicas colonWes ina-ugura do algdn modo aws(vas literatures

40









pesto que es ella 1gualmrmte ]a que recoge los texts de- )as destruidas y avasalladas cultures precolombianas.
A partir y en contra de estas Cr6nkas do lia Colonizacidn es cowo se forman las letras y el pensamiento, ]as corrientes nacionates de ]as literatures y de las ciencias humans (historia, filosoffa, grwmAtica, filologia, antropologia social, etnografia, las di%,cisas manifestaciones artisticas., las obras del pensamiento pulifico, los dearies, etcdIcra). Y junto con ellas, el restate de los ricos veneros de la tradici6n oral pluritingue de las cultures verniculas y populares.
Frente a W, Cr6nicas de la ColonizaciJn insurgent pues las Cr6nic= de la hberacOn como, la objetivaci6n -del tempo hist6rico en su realiclad no curnplida., en su virtualidad enajenada: el pasajo de la obra emancipadora a )a segunda fase de la obra liberadora. Una y otra no podrian leerse ni entenderso plenamente en sus structures, significativas sizio a la luz do esta oposicOn dial&tica e ideol6gica a Io largo de una lucha cuatro veces secular.
La novelistic, la poesfa, el teatro -aun cn sus, tendencies menos reatistas Y rn;hs clusivas- cl vigorow estallidu de ]a--,, artes plastics, las diversas actividades, intelec-ttiales y cient-ificas son la cxpresio'n de uste process de fiheraci& en to-dos Jos pianos (cultur-al, ciewdfico, politico y social) que $e realize en la conjunci6n focal de historic., realidad e imaginacidn. Por todo el-lo, el Proces-0 de liberaci6n no cs s6lo y especificarnente el estallido de las guerras revolucionarlas, es un pro. cew que se genera lentamente y arduarnente en el seno de nuestras sociedades dependientes y en su mayor parte feudafizadas v que forzosamente precede a estos estalltdosBasado en mi experience de escritor y ciudadano de un pals que ha sufrido corno por-os en su sociedad y en su cuttura lo., effects del atraso y del subdesarrolle en las forms mds; compulsivas de la. dependencia y la neo-colonlizacidn, pTesentt en el Contreso de Escritores de Lengua F-spatiola reunido en e ;ta misma ciudad, en octubre pasado, una ponencia que fue aprobada por unanimidad y adoptada oficialmente por el congress.
Planteaba en ella la propuesta de fundac!6n de una Confederaci6n de Escritores; de Amdrica, Latina corno un organism id6neo para ]a afirmaci6n de nupstra autonornia cultural v sit defense, contra el acoso del poder econ6rnico-financlero

41







4
international aducAado de )as fuentes & j-,raducci6n y difust6n de nuestra culture.
En dicha ponemia analizaba, desde el punto de vista prktico, [a situacift de profundas perturbaciones que esta irrupcidn del poderio ccon6micofinandero multinational provocaba en la actividad editoria! independent transform4ndolka en industrial con exclushos fines de lucm y de prestigious; examillaba tau. characteristics de esta industriala cultural" y en su. marco coercitivo hi situach5n real de la triada aular / editor / lector como structural b6sica. para un desarrollo equilibrado y 4armdnico de auestras letras y su correspondent dif6sl6n e itorial en el context de nuestras cultures dependientes.
Esa, ponencia enunclaba y denunciaba Im modos en que la industriala cull-urial" dominate anexa, bloquea y somete a sus diclados de bcneficio y rentabifidad exclusives las orpnizaciones empresariaks mis Olidw, antiguas y prestigiosas editorialse, bibliotecas, librerias, etcdtera) y empress subsidiarlas tales como la industrial del papet, impresoras, sin cantar el control y utilizacl6n de los wedios masivos de comunicaci6n.
AcEn lus territories de Ta:s cultures periWicas -expresaba
cn la ponericia- Ia industrial cultural' ha her-ho desaparecer casi por com 'eto las editorials indepenzAH"tes cmpcAad;as en mantener y dcsarrollar el intmanibio, equilibrado entre las literatures nacionales y extranjeras, en, tender puentes a nues, tro er6nico fen6rneno de aislamiento e incomunicacibn, consecuencia de nuestra balcarizaci6n. Es evidence -agregpbaque estas manipulaciones coercitivas: han production en poco flempo mutaciones radicals en todas las actividades do )a prodiiccift artistic, particularmente en ]as de escribir y leer."'
Ante la estrategia opcrativa de la industriala cultural" y su "filesofia de la acci6n" basada ert Postutados impemOvos de especulad6n, la mlaci6n libros / cultures nzwOnales / editorial. les independents sufre asi ana, creciente alteracidri bajo el impact de la irrupci6n siniulvinea c indiscriminada dcl libro masificado, cosificado y de su propaganda, de tipo "best-selle., 6571a" experimental no Como una Propuesta de cultura sixio corno una orden & oonsurno. En taks conditions, [a masif icac!6n del libro no implica ni artuncia Is instaumci6n de una culture de masa,%, sino I-a cm(la realidad de prod=jft de dividends masivos como an los demAs rubros de inxcirsiones del capital financiero transnacionalizado.

42









La posibilidad -nmvaniepte no ut6pica sino hist4ricamente real- de esta Federaewn do Escritores de Amdrica UtIna que pudiew contribuir a la dr-f-nsa y desarrollo de nuestra autonomia, cultural, sc inspiraba en un model real, afortunadamefite vigente, la Bibboteca Ayacucho. Un model instimctonal inspirado y basado a su vez en Tas Tineas de fuerza de nuestro process Tatinoamericam.
El hecho do que un proyerto de tal naturaleza -decia finalmente en aqtielfa ponencia- pueda ser proclamado en fierras bolivarianas le impqrte. su genuine resonancia independentista. Esta resonancia. esta significaci6n de independencia y afirmaci6n de Io continental en ef context de nuestro amenazado mundo contemporinco, constituent el atributo originario de una iristituci6n corno la Bibliowca Ayacucho.
Imposibilifado de asisfir W ITT Enct-tentro a causa de mi carencia de pasaporte y documents de idenfidad oue produ'o la expulsion de que fui objeto en ocasift de ]a Oltima vista que efectuam al Paraguay durante el pasado, wes de abril, crivfo este wxto qu-e debl-6 ser zni intervenci6n on el acto inaugural del encuentro.
Desde el -exilio que se me impose por segunda vez despu& de m&- de- treinta afios por defender la libre expresi6n de ]as ideas y el derecho de todo ciudadano de residir en rw tierra natal, mis votos y aingurios por el crecimte 6xito de la Biblioteca Ayacucho wn formuIados con la. emoci6n v la adhesi6n que profess a esta avanzada de nuestra culture lindependiente.
Con ]a misma emocift saludo fratemalmente a sus organizadores y sostenedoms, en empecial a su director literario mi amigo Angel Rama, que sufre en el extranjero una situacift
-en cierto modo parecida a ]a mia como prorio de su irrentinciable vocacift progresista identificada con la instituci6n que 61 ayud6 a fundar.
Tolouse. Francia,
Noviembre. 1992









43















La fundacio"n de las primers villas
de la Isla, Fuentes bas "was para su estudw

HORTENSIA PICHARDO

Las primes fuefites utilizadas para el studio de la conquista de, Cuba no fueron fuentes directs, doctimentos emanados del conquistador o de sus auxiliares, sino, relates de cronistas que no participation en ]a cmpresa y jarnAs vinieron a Cuba, como Antonio de Herrera, o estuvieron muy poco tempo, despu6s de realizada la ocupaci6n de la isla, como Gonzalo Pcrndndez de Oviedo.
Esto ba dado lugar a que w hayan cornetido nurnemos errors en la narracidn de los primers pasos de la conquista y colonizacidn de la isla.
-1 histoxiador modem dispone de varies Fuentes que han Mmitido rectificar algpnos errors, aunque sus datos no soil lo sufidentemente amplios y precisos para aclarar todos los success con exactitud.
Las principles fuentes disponibles hoy para el studio de la conquista y colonizacl6n de Cuba sort:
a) Las carts de relaci6n de Diego Vellzquez de I? de abrU
de 1314 y de P de agosto de 1515.
b) Varlas c6dulas resales publicadas en el Cedulario Citbano
de Josd Marfa Chac6n y Calvo.
c) Carts del my Femando el Cat6lico ---algunas inAditasrespondiendo a etras de Diego Velizquez no halladas
hasta hoy.
d) La Historia de las Indias, de fray Bartolomd de Las
casas.
e) El Memorial de fos Remedios, del propio Las Casas,
Las carts de Diego VeI6zqucz constituent ]a fuente mAs important y direct para concern el process de ]a conquista y primers pasos de la colonizaci& de ht ista. A pesar de lo

45









cual no fueron la fuente principal utilizada por nuestros primeros historiadores, qujenc$ se basamn fundamentalmente en lu Ddcadas de Antonio de Herrerax el croWsta nwis divalgado Y conocido de ta conquista espoftla, quien uti]W numerosos e importance documents originals y W obras, indditas aln, de Gonzalo FernAndez de Oviedo, Bernal del Castillo y Bartolome de Las Casas, sobre todo de este Wtimo, de cuya Histaria de las Indias copi6 textualmente pArrafos enters, haclendo uso y abuso de sus materials. De ieste nuido fueron difundidos atgunos de Jos errarcs del fragile dominico, errors que el Padre fue el primero en. prefer.
En el capituto primer del Libro Tercero de suffistaria, expose s u prop6sito de escribir lo que - desde el Laftol de 1,511 hasta el. de 20 acaecO, que convenga tener perpdtu;a mcmoria."'
Explica los motives de sus possible errors on esta forma:
Y torque on esta tan difusa y genetul historla, hubo muchas interpolacioms y pasaron murhos affos, en los cuales se interrumpta, por )as inmewas y confinuas, ocupacion" que dentro y fuera de ]a -celda me ocurrierm, por cuya causa, de algunas msas escritas en los dos libros precedents, que convenia hacer men66n, y de los capitulos y lugares dande quedan puesW, lo mismo, y tambidn atras que ofrecia decir en este tercero y en. Jos dernAs, por ventura., se podrin. trastocar, ponlendo en un lugar lo que debiera poner en otro por ende los bendvolos lectures, aunque culpen la. memorial, topando cian este defect, pasen, adelante a rewibir noticia, de In verdad, que aqui d6nelas pretende, do ]a cual. se ha tenido rnk cuidado, que de afeitar ni endulzorar palabras y ni ocupar papel para
cumplimientos que no pasan de fa sup&xf1cfe.2
La pubtleacift en ]a segunda mitad del s Wo xLx de las dos gmndes series de Documentos ln6ditos del Archivo de Tndias permiW a los estudiosos de ]a historic de Amdrim concern

I Huft m. Y Tormmmus, ANTmia HWorla Generaf de ;as hechas de los autellanos en fas Was y sierra firmic dd mar Ociaw. Madrid 1601. 1615,
2 Cws, BArrowmt DE tA& Hisforla de tas Indi" Fr6logo do GonMo ft Rcparam Wdrid. M. Guitar. [19271, 3 wraos. Ubro r-, cap. 1, p 375. Las citas en ta Hisforid de las Indias so raeren a esta edici6&

46








nuevos materials, actarar a1gunos aspects de la couquista y colonizaci6n de Cuba y otros territories de [as Indias.
Esta labor f ue corupleta-da por el erudite cubano Josd Maria Chac6n y Calvo, el ado 1929, con la publicaci6n del Cedularid Cubano, d-onde, co orden cronol6gico, recopila numerosas adults de los primers afios de la colonizaci6n, cuyo studio ha permitido rectificar algunos de Jos errors difundidos por los cronistas.
A pesar de [a publiewi6n de estas series de documentosel historiador no puede prescindir dc la Histaria de las Indias dol Padre Las Casas, fuente bfisica pam el studio de las primeras d6cadas de ta historic do Amdrira.
A Las Casa se debu el oonocimiento de Jos prlmeros cuntactos de los espaiioles oon tas nuevas fierras descubici-tas por Crist6bal Col6n.
Muchos success de los tempos iniciaks de la co)onizacift de las Indias s6t* han sido conservados por los relates del fragile dominion.
Los primers historiadores cubanos no pudieron utili7ar tan rico venero, porque [a obra & Las Ca-sas pemianecid in6dita duronte mAs de tres silos.
El mismo fragile at lcgar sus obras y manuscripts at Wegio de San GrWrio de Valladolid, recommend no fuera publicada
,,. antes de cuarenta aflos, desde este de sesenta que entrarA, empuzados a contar... Y pasados aquellos cuarenta aflos, s! vieven que oonviene para el bicn de los indios y de Espafia, )a pueden mandar imprimir para gloria. de Dias y manifestacift de la verdad prin.
cipalmente. 11
No fueron cuarenta aflos, sino silos los que permanecid ignorada su obra, conocida solamente por contados truditos qw podian consultarla on la Biblioteca Nacional de Madrid o en la Academia de la Hiswria.
Para satisfaccift delos que en Cuba harx venerado y vc-neran la figure. del Defensor de los indios, es precise seflabir la participacidn de Jo-,4 Antonio Saco on la publicaci6n de su Historic da las 1ndi=.

z Pilabras de la &rdicatoria del Padre Las Casas, escrita m novicni. bre de L559 a] leprle su Htstoria al Cole& do San Grcgorio. FacsimAt ca ]a p."pina I dc la Hislaria Je Us Indias. Madrid. M. AgWar, [1927]. Libro c:ipn 1, t, If, p. 375.

47








En un articulo quo vio ]a luz en la Revista Hispano-Ameii. cana do Madrid, el 12 de febrere de 1865 comentaba Saco dos resoluciones contradictorias de la Acadernia de. ]a Historla. de Madrid; una de 1817, donde se acord6 comenzar ]a colecci6n de historiadores de las Indias con ]a obna de Bartolomd de Las Casas, y otra posterior, de 1832, en ]a cuaI se revocaba, eI acuerdo anterior, y se anunciaba que no se publicaria la obra del Padre por to pesado de :su estilo, lo importuno de sus digresiones... y la puntualidad con que el diligence cronista Antonio de Herrera, verti6 y muchas veces a ]a letra, cuanto bay de important en la Historia de Casas. "
Saco, con su ponderosa dialOctica, expuso el vaJor de la obra y a] imismo tempo el juicio, muy favorable a Las Casas, del acadoftico Manuel Josd Quintana. El articulo de $aco of Historic de ]as Indias Por el P. Casas", fue reproduddo en el Ap4ndice ndmero V de sa Hisloria de fit Esclavitud de la r=a africana en el Nuevo Alundo... publicado en Barcelona, en 1879.
EI juicio de Saco debW influir en los acad6micos espaholes y det aho 1875 at 76 fue publicada por primer vez la Hisioria de las Indids, en 5 tomos, en la Coleccidn de Documentos indditos par-a I-a historic de Esparia. El tomo cinco conflekie un ap6ndice con various capitulos de ]a Apologdlica Hisloria.
.4ta VA concern la obra del gran
cion, aunque perml
dominico, no alcanz6 gran difusl6n.
Realmente ]a Histmia de las Indias fue conocida por el gran p4blko al ser editada por M- Aguilar, en Madrid, el aAo 1927, con pr6logo de Gonzalo de Reparaz.
Despuhs de dsta. han visto ]a luz otras medicines, rnuy buenas, -en Mdxiw y en Espaila.

Primaras noticias s-obre Cuba

A pesar de haber sido Cuba la primera fierra de importaincia. descubierta por Crist6bal Col6n y de ]a grata iwnpresi6n que le produjo la naturaleza. cubana, la isla, perrnaneci6 durarite various afios en total abandon.
Vjaje,, clandestinos o recaladas ; =jdentales constitufan los contacts del europeo -con ]a isla, pero la corona espafiola no mostraba inter6s por ]a ocupaci6n de Cuba.

48








En el afto 1504 el rey Fernando manifestaba su deseo ide saber si en ta isla. . hay cosas de especieria e oro e otras cosas de provecho-"
El ario 1509 a4n no se habia ordenado el bojeo total de Cuba,' pero ya se sabia que era una isla; como tal )a habla dibujado el famous cart6grafo Juan de la Cosa desde el afio 1300, a pesar de haber sido uno de los firmantes del acta de 12 de junio de 1494. En ella Crist6bal Col6vt habia hecho, jurar a los tripulantes de ]as tres carabelas, con las cuales realize su segundo viaje, que Cuba era parle de la Tierra Firme.
No era dsta la fWca informaci6n acerca de la insularidad de Cuba.
Pedro Airtir de Angleiia, el reporters de los descubrimientos, ya la habia anundado en su Ddcada Segunda, dedicada a Le6n X, Pontifice MAximo. En ella -expresaba.Vicente Yafiez recorri6 de Oriente a Occidente toda
ia'costa meridional de Cuba, y- dio la vuelta a sta, que hasta entonces, por su largura mu-hos reputaban confinente, Vicente Yahez, habiendo conocido ya, con prueba. manifiesta que Cuba era isla, sigui6 adelante y dio con otras tierras al Occidente de Cuba, pero en
[as que ya habla tocado el Almirante,'5

Existent muy pocas noticias acerca de este viaje de Vicente Yafiez Pi.nz6.n,, tan pocas que ha sido negado, por a1gunos historiadores. A pesar de ser rnuy escasos Ios documents Pam atestiguarlo, existent cronistas e investigadores que dan fe de sus resultados.
El 24 de abril de 1505 el rey celebr6 un asiento con Pinzft para polar la isla de Puerto Rico," pero este proyecto no Ileg6 a realizarse, pues el expert marine concibi6 la idea de continual los viaics mar(timos con eJ fin de amphar haida

-4 ReW Cdidula a Nicalds do Ovando. 27 ide diciembm de IM. En CHAox Y CALVO, losg MARf& Codalario Cubavio. Madrid, 11927] p. 96.
3 Codularia Cubmio. p. 161.
G MARTiR DR ANGLERFAPEm. Dic4dds del Nuew Munda. Buenm Aim Editorial Bajel, 1944. Neada SeVocia, Ubro VII, cap. III, p. 72. (BI,, b1loteca Hist6rica).
I TA-F iA Y RnwRA, ALr,-iANDRoL RibUmma Hisr6rica de Puerto Rico. San Juan de Puerto FUco, 1945. p. 152.

49








el nOrte 10S teindtorios dc-scubiertos por Colo'n en su cuarto y 41timo viaje.
Para esta empress, Ilevada a cabo en el afto 1506, se aso06 con el hAbil pilot Juan Dfaz de Solis. Su resultado fue amptiar el conocisniento do] 11toral americano hacia el norte y probablemente probar b insularidad de Cuba.
Otra expedici6n -urpnizaron ambos marines en el afio ISM. Tentan por objefivo buscar e-1 paso a] mar del sur. De ambas arenas se tienen noticias.
El afto 1509 fue designado Diego Col6n, virrey dv la Espafiola; una de las instructions dadas por el monama era )a de averiguar si en la isla de Cuba habia oro.
Poco antes de su arribo a )a isla --en el mes de Julio de 1509- habia partido Sebastidn de Ocampo, enviado por el gobernador Nicohis de Ovando.
... a tentar si por via de paz so podria polar de cristianos la isla de Cuba; para senior lo que se debia proveer, si, caso fuese que los indios se pusiesen en
resistencia.. .8

Las noticias de Ocampo debieton sur favorable al proyecto conquistador y Diego Col6n decidi6 inic1ar la ocupacidn de Cuba, para cuya emprem desigrid a Ditgo Ve]Azquez, de los antiguos vecinos de ]a Espafiola, hombre rico, fundador y teniente de gobernador de varies villas en In, Primada de W Indias,
Antes del dfa 11 de junio de 1510 -puesto, quo en esa fecha Diego Col6n se lo comunicaba at rey-- parti6 Diego Veldzquez de Salvatierra dc la Sabana, villa fundada por el propio VeUzquez, cercia del cabo Tibur6n, a] sudoeste de ]a Espafiola, y lleg6 al puerto de Palmas, al sur de la provincia de Oniente.
Ardua fue la localizaci6n de este puerta, ya que si apame en various de los mapas, de los silos xvi, xvii y principles del xvui, situado en ]a costa sur do ta region oriental entre GuantAnamo, y Puerto Escondido, desapame despuds, y no se ena FEmAmez 9E Ovum Y %'Atwls, GoKzkEA1Hv*ria general y rwtural de las 1n4W y Tierra Firme del mar Oc&no. Madrid, Real Acadeinia de La HUtoria, 1851-1855. 4v, Ubro =I, cap. II,
0 Cedularia Cubano, P. 309, 319, 37-3, 335.

50









central situado en mixguno de lo,.; grades mapas del siglo x3x y afin del xx. Tras insistentes investigations fue lom. hudo en la gran. bahia do Guantfinamo.
En obras reciente s todavia rto se sit4a con oxactitud.

La fundad6n de las primers villas. Nuestra Sefiara de la Asuncidn

Vencida ]a escasa resisLencia de Hatuey, decidW VeLUquez fundar una poblaci6n desde ]a cual organizer (A recono6mi-unto y [a ocupacift total de ]a ist.a.
El padre Las Casas narra la fundaf46n en Cuba del primer pueblo:

(Diego Velizquez] constituy6 una villa en un puerto de la mar del Norte; cuyo asiento Ilamaban los Wios Hw-acoa, ]a pendItIma luenga, que estaba en comarca
do aquella provin-cia de Maycl. "

Es dsta ]a anica referencia do Las Cams a Baracoa. no da la fecha del establecimiento. Tampoco el cronista Herrera.
Hasta ahora no se ha hallado ninguna fuente documental sobre esta primer villa, a la que Ve]Azquez Ilanid Nuestra Seflora de [a Asunci6n, aunque ha prodominado su nombre indigeta.
Tradicionalmente so ho aceptado come aflo de su f-unda66n. el de, 1512, pero se partial del orror --divulgado por Herrera- do creer com-onvadu lit conquista dt: Cuba en noviembi-e de 1511; al ser rectificada esta fecha y retrotraeria at media el afto 1.510, no es possible admitir que Diego Vc[Azque7 per, maneciera mAs de aflo y mcdio sin estableccr una pob)aci6n donde asentarse y organizer su gobierno, Io cual permit suponer )a fundaci6n de Nuestra Seftora de la Asunci6in a fines del afto 1510 a principios do 1511,
Arrate. Urmfia y VaIdds, repiten ]a fecha de 1512.
El obispo fray 'Agustin Alorell de Santa Cruz participate del mismo error a] esuribir un p6rrafo de su Hisforiall eacabezado con )a fecba "1512", )a siguiente,

10 Hisioria de las Indlas. Lib, 3% cap, XXVI, t, 11, p. 473. 11 ffisioria de la isla y cathedral de Cuba. La Habana, J 929, p, 59.

51









-+ pens6 el nuevo Gobernador en bacer mpartimiento de ind os .1 Trat6 'como antecedeate. preciso de formar un establecirniento a donde fijar el pie. Por la banda del Norte de Maycf, a distancia de diez leguns, habia descubierto un puerto Ramado de los naturals

En este terreno se situ6 la poblaci6n con el titulo de villa, bajo In. tutela Asuncid-n de Ntra. Seftra. Por ser In primer, goz6 por alg4ri flempo la preeminencia de
capital en lo secular y eclesidstico.
Pfiginas adelante al tratar del ohispo fray Juan de White. dice Morell que el emperador Carlos V solicit a la corte roman la
I erecci6n de una cathedral en In villa de Isi Asunci6n de esta isla de Cuba. Us el primer lugar que se plantific4 ca ella pvr el afio de once,12 en el puerto de Raracoa, y donde por entonces se estableci6 el gobierno superior de la misma isla, por la inmediaci6n a la E'S'
pafiola.la
Obsdrvese que, el obj" da das fechas. prime 1512, y despuds 151 L
eQtjh razones Ilevarian a Morell a modificar su primer datO
Es possible que despuds do haber escrito a1gunas piginas de su Historia, el Obispo encontrara viejos papetes de su cathedral con alguna reference a aho once.
La historiadom norLeamericana Irene A. Wright, quieu 4u. range largos aftos investigd on el Awhivo de Indias, hace refcrencia. a [a fundaci6n do la primer villa, pero no ofrece ninguna f-ecW-1
Otra cuesti6n que se pIantea a] investigator es el lugar es. cogido parn la fundaci6n de esta villa,
Qud raz6rt determine a Diego VeJANuez a escoger el puerto de BamcA:xa para su primer asentamiento en la isla?
la mAs acceptable es In de su proximidad a la Espatiola, cenm, do la colonlzacl6n, de donde el gobernador esperaba

I's El subrayado es de la auton. 23 Idem. R 102.
14 WAm4-t, Inme A, The early history of Cuba. New York, 1916, p, 26.

52









recibir los recursos necesarios para su empress rdientm la nueva colonial no pudiera abastecerse a si misma. No debe oMdarse que la-5 villas fundadas por Velfaquez en la Espafiola, y de las cuaks era teniento de gobemador, se hallabau en el extreme occidental. de la isla, vecina, es decir en la rtgi6n mfis prdxirna a] extreme oriental de Cuba.
Debe tenam en cuenta ademis que Baracoa era una region demamente poblada-, en ella ha116 Col6n - una grand poblacift, la mayor que hasta hoy haya hallado. ", seg6n anotacibn del martes 27 de noviernbre-, el viernes 30 respite: "'Vie.ron muchas poblaciones y lierra fertifisima, y toda labrada. y igrandes riberas de agua."'15
Estas cimunstancias, apreciadas seguramente por Diego Velkquez, le harian pensar que en aquella region contaria con mantenimientos para los primers pasos de [a colonizaci6n, y mano de obra pa-ra las traba'jos de b6squ6da def oro, &nsr trucciones de viviendas y siembras,
Es verdad qua la poblaci6n de Baracoa era numerous y sus habimtes pertenecian a] grupo rnfis adelantado de Los que poblaban la isla, pero su situaci6n no era ]a mejor para establecer alli una villa.
El Padre Las Casas, en su famous. Memorial de 16s Remedios, ofrece su visidn de ]a villa de Baracoa:
Item, as necesario y complidero al servicio de Dios y de. SA. y utilidad y vida de Los indios dichos de ]a dicha isla, [Cuba] que un pueblo in4ti-1, el primer que en ella se hizo-, que se llama ]a Asunci6n., que vuestra reverendisima sefiorfa mande que se deshaga, torque es carneceria de indios, porque estit entre W rnAs altas sierras que pueden ser, y de la otra parte de costa, de ]a. mar braNa, que est.4 cercado, y ni pueden salir d6l ni ert 61 entrar, sine es, o por ]as dichas sierras muy agras 4 aitas; t! por [a mar muy brava, de manem que se han muerto en el dicho pueblo o villa, muy muchos indios, yendo y viniendo a -M por Jos despoblados, y con las cargas grades que por aquallas siems Les echan, e por )a mar molidndose de remar en los barquetes de un madero que al)fL hay,

"Relaci& del Primer Viaiv do D. Crist6bod Col6n". En Relaci6nes y Carfas de Crist4bal CoWn". Biblioteca ClAsica. Tomo CLXTV, p, 78 y 83.

53








ahogAndosc. Ad es que on ninguna mantra puede el dicho ptxblo allf cslarni smwntarsesino es can sangre de indios, por qut amnque ya quieran no cargaUos, no podrAn por-que ni entrar en 0 ni saUr ddl pueden bestias, sino las meten: o sacan en naos por la mar, y
otros inconvenjentes que bay y se ixxrecerin.111

La villa no fue dcAiecba, Como querfa don Bartolomd. pero tan pronto Diego Velizquez conwi6 el puerto de Santiago, trasJad6 la capital pam la nucma pablacidn fundada. Baracoa queft en el abandon, suffiendo frecuentes ataques 4e pirates y dedicada al contraband para poder slubsistirDurante casi (res afts Nuestra Seftra de la AsuncUm fue la Onica poblaci,6n de espaftoles establecida en Cuba.
En ta Espahola los conquistadores habfan pasado terxibles hambres en los primers aftos de la conquista, pues, en so affift de busear oro, no se preocuparon de preparer siernbras ni de criar ganado. V042quez asimi.16 esta experience, y no extendj6 su campo de accift hasta dejar hechas gran cantidad de

. -montones de labranza-, e pesto, )a dirha villa en tod* conderlo e rnafta e guard, e perdido cuidado de la, necesidad Para Io adelante en to que toca a bast rnentos e provisift 4 -.1"

Asegurado el SLIStento de los conquistadores amprend]6 VeMizquez la ocupacift de toda la isla.
De este Proceso se concern des carts del gobernador en las cuales comunica at rey los success ocurridos durante el mismo, y la funda,66n de aigunas de las primers villas.

I R TORRI "S m W4%rumA, D. Lum Colecci6n de Docu"mazos hw4dimV, rejetfilws al dewcubrimiettra, comquisla y colonizad6n de Uts ajidguas pasmiosi-es -spaslolas samdos de las Archims del Reim, y m4y especiafimifte del dr Indias. Torno VII Madrid, 1867, p, 14-65. En Jo adelante "ta r-olecdi:iii ser4 citada ast, C-DJ-. it seric. t. VIIL Rc.producido on Cuademas H. Dommentus L Los ptimeros Memaiiales de fray BarfoImP45 4e las CU-505. R;XOPilaCi69, T3ItL'OduccJ6n y notas de H, Pidwdo, p. 57-99, La cita en I:a p, 67.
J- "Carta de relaci6n & V & abril de 15W. C.D-I-. V s,, t- XI, p, 4124219. Reproducida Picummo, Hmw.,u,4. Documemos papa fa h4toria etc Cuba. t 1. p. 63-75. La clti en p, 70. JEn adejante -csm carta se citard asi. H.P.

54









Antes de estas cartas el gobernador debj6 escribir otras al vin-ev CG16n, al ttsoTcro Pasamonte y al propio rey, Se sabe de una dirigida, a e-,-te fillimo el 13 de septiernbre de 1512, cuyo conochniento nos flega a trav-6s de ta contcstaci6n del monarch, fechada 0 8 de abril de 1513 -1'
La pomera de ]as carts ronocidas de Diego VeLkAuez es de 10 de abril de. 1514; en ella le d a cuenta al rey del process de ]a ;onquista y le comunica las fundacyones de las villas de San Salvador de Bayamo y de la, Santfsirna Trinidad.
Seg4n su informacidn Diego Ve]Azquez parH6 de Baracoa el 4 de octubre de 1513, se dirigi6

... por la mar, en canoes por la costa del Norte y l1eZ6 a las provincial do Bani y do Baraxagua.. Guaunaya y del Mayef,"I hacienda lo mismo hasta ]a del Bayamo, que
egt,6 junto a la de Guacanayabo- .

Esta region se hallaba muy poblada dc indigents y en ella pens6 el conquistador asentar un pueblo.
Mientras bruscaba. el lugar apropiado pam au establecitniento, envi6 a Hamar a los caciques e indios de )a--; compares cen canas a la provincial del Bayarno -donde se hallaba y deseaba hacer Izi fundacift- para que venidos, se cornenzase a
aprovechar y asentair el pueblo. - "

Fundacidn de la i4lla de -5anSalvadorde Havatno

I . e el dicho asien to e si tio se ha] 16 a tegua y tnedia, de un puerto, questA aprop6sito de )anavegaciOn de la isla Espafiola y de tierra Firme, y cerca de un r1o M,,4 nde muy t-Pueno, que se dice Yara,-" de muchas cni anzas de ganados

IS Colecci6n dc Dmwnemtos Inedilos rdativos of descubrimieFtfo, canquista y culolt zarlr;ff' de las ap!li Zrtas posesione-s e-tpaftlas de 171trawar. 2f scrrie pidbUcitila per la Real Acad!nnia de la Hisfor-m Madrid.
Tres tomos estin dedicadm a la hilok de Cuba, el 1. el IV y el V1, Jos que twnbi6n s4,, numvxan 1, 11 y III de [a i-Ma. de Cuba. En lo adclame, esta colccci6n -,w chArA asl: CAL 2 s, La rZila se hallaen cl t-1, p. 34-35.
'I'D Asi dice la carta Publicada en la C.D.1-, 1 s., c XI, 422, Pero debe decir Gaainwya y Maypf,
20 De este tupr la primitive villa fue trasladada. at que owpa en la actualiLlad, No cxisteningdin documents sobi-e e-ste traslado, no abstante kxista fijarsc im ]a locali-zaci6n, my precise, que Te da VelAzQikez

55








y disposici61n para labranzas de yuca y ages y mafz, y inuy buen sitio e asiento para el dicho pueblo, e que las winas estAn a 15 e a 20 leguas de alli, y que fizo poner /a iglesiden la parte que conveuia, y la nombr-6 San Salvador, porque alli lueron libres IOS crislianos del cacique Yahatuey,"' e parquet con la. muerte suya se asegurG y salvd mucha parte de la isla, y asi misino hizo sdialar solares paira las granjerfas de V.A.; e venidos fos indios porque envj6, de que arriba hace minci6n, dio vecindades a Jos que las quisieron, para que las tuviesen como
las que dio en la Asuncidn. I-'

Despu-ds de leer esta mrracidn, hecha por el propic, gobernader, no puede quedar duda a1guna del lugar donde fue ajusticia. do Hatuey" el primer libertador de Cuba, y no podrA rcpairse, con-to se hace con frecuencia, que cl suphcio dc Hatuey tuvo lugar en ]a comarca de Baiwoo.
En cuanto a la fecha de ]a fundaci6n de ]a villa de San Sal. vador, debe suponerse ocurriera, en el curso del Mes de noviembre, pues el me& de octubre debO dedicarlo VelAzquez a reconocer el lugar, buscar el sitio adecuado para, ]a poblaci6n, hablar con los caciques e indios de [a comarca, a quienes habia mandado a Ilarnar, y seba-lar fos solares a Im conquistadores que deseaban permanence en aquella localidad.
Relate. VdAzquez

. + que en I as provincial de Rayamo y del Guacarta.
yabo se detuvo a1gunos dfas, proveyendo cosm uccesarias al servicio de Vuestra Magestad, e faciendo sacar Jos traslados de ]as mercedes que VA. a 61 y a la isla, hizo, para las enviar a prcgonar y publicar a )a Asunci6a y San Salvador...

y compararla corn la actual pam comprerider que la mudanza hkibo de mlizarse como en todas las primers vitlas cubarias (salvo Baracoa) puts los conquistadores, despuds de asentados en un territario oono. clan las desventajas del mismo o las xnej*zvs condicionc-s de otr* y deciding, el carnbio de lugar, Las construccionc:5 de la t poca facifitaban el process.
at El subrayado es de ]a autura. n Carta de I? de abril, vp. cit.

56









En la resolucidn de estos asuntos debid demorar parte del mes de diciernbre. El d:(a 18 de dicho mes partied del
puerto de Guacanayabu, por la -costa del Sur, en canoes, con 20 hombres cristianos para ver e asegurar ]a tierra
De acuerdo con esta detallada relacift del conquistador, y las fcchas en que sittla los pasus de, su recorrido, parece acertado localizer ]a fundaci6n de )a villa de San Salvador en 0 transcurso del mes de PoNjembre de 1513.
ES, Pues, San Salvador de Bayarao, ]a segunda poblac-6n de espahofes establerida en ]a isla de Cuba.

Fwidaci6n de 14 011a de la Sanfishna Trinidad

Conthila el relate de Diego Vel4zquez.
... y a 21 del dicho mes diciembre Jleg6P solo con Jos que iban en su canoa, a los primers pueblos de ja dicha provincia de Guamubaya que estA a 50 leguas, por la mar, de la dicha provincla de Guacanayabo- .24

... y viernes sigulente. que fueron 23 de dicho mes, Ile& a ]a boca de un i1o, que se dice Tabaya," legua y media del pueblo qLke se lama ManzAnillo," donde V1110 el caClique c todos los indios a verle y rogar que fuese a ver su casas y pucblos, y aunque t-nfa deseu de ir la pascua al dicho puerto de Xagua, y torque no pareciese que se recelaban dellos, se fue -con el, dichocacique e indios et rio :abaxo, basta x-nedi-a legua de su pueblo, y el s6bado en ]a tarde Ilegaron todos los otros que con 61 avian partido en sAlvarnento, y todos estuvieron juntos en Manzanillo.27

V ObsA rvcse que c:qta carta de Diego %fcI,izquez no cst5 copiada exactamentc del Prizimil. El copista conrtienza varluN pArrafos con la frase "Dice que-kt Sin embargo, SU inforTna66n es m5s cornpicto que la de otra ver.65n 4:-onQ6da de la misiria carta. escrita on pritnera persona, lo ctial pcrmite suponer ha sido tomada del orir !inal do Vel;kzquez, pero el copiador -arnite pArrafos wmpletos, frascN, numbers, que se haltDn en IzL otra veTsift.
24 Eqtas referenciw; dadag ror Velkque7 han permitido determiner con bastanW cNactittid vari,,)s I xaiidades indigenas.
24 E!5 el T6yaba o Gu qtiyabo41 El nornbre c.s Minzam
V 'a
Carta 6taft. H-P. Domjmnlas.. -, L 1, p. 71.
57









Vehizqllcz envji6 ;a reconocer ]a comma mim el fin de veii. ficar ]a carencia de- allmentai, existence en ]a zona por ]a falta de fluvias, seOn le habfun informado los i1aftenas, lo cual comprob6. Man& a buscar a Jos caclqu" de la zona, Manatiguahuraguana y Cara<:a 1 1.
Misa a quienes dijo recogieran ... su gente que andaba Por los montes". "En Manza-Mila reo. W tambldn a Jos esimholo-, que habian he6o el recorrido Por el Centro d:f-- Ta isla, hasta Ja Habana". 9stos le comunicarov. el arribo a dicha provincial del bergantfn, a cuya triptilaci6n habia cricomendado la rnisi6n de recbnocer la costa norte de la I'Sla. Veldzque?- Orden6 a un gTupo de los ex edjclonarios We con dicho bergantin exploraran his 61timas provjnci,; -, de la isla: GUanirlan ico y Guanatahabibe.5.
Los espaAoles venidos cie In provincial de La Habana, tra. jeron do-.; muieres y un hombre, Garcia mexia, cristianos s-ob-r-e. vivientes de un naufragio ocurrido en [a regi,6n de GuanigTia. nico, quicnes habfan perynanecido entre los indigenas hasta su restate Por In expedicift del PAnfito de Narviez y el padre Las Casas.
PermanecW Veldr4uez varfos dias en cl poblado indigent,

despuft... se part!6 del dicho pucb1o de Manazanillo pora
el puerto de Xagua, donde aVra dice que est-A, el cual puerto es muy conmido de los que naveW y muy nemario y provechoso a Ios que vienen de Tierra FirMe, y desde alli envi6 a cala la tierra e bmcar donde
habfa oro -"

El conqu istador estableci6 su campamen to en una de Jas tres islets" que w hal)an en 61 interior de esta herinosa hahfa
donde habfa un buen pueblo de indios, en la cual cstuvieron a1gunas meses todos".0"
Prosigue ]a carta de VeWqucz.


Carta de VC147qUCX Cit.%40. 3), 72Esm isltta, ho sido id.catificAda co"10 cayu Ocampo, cuyu cs-tudio arqucol4gico rertiiz6 -of "Grupo GmanrA", de- ).a Habana, on varjas c.N, ploracioncs, dcsdL 1930 a 1946, hallAndose a1gunos rests del perfodo de trausewltu mwi6n.
4w LAs CAsm op. cii. Libra III, -ap, :KXXII, p. 493.

58








Dice que en el puerto de Xagus, en la dicba provin-cia de Gua-muhaya, a una kgua ddl, ay un muy buen asiento, ribera de un muy buen rio que se dice AzImd" de muchas crianzas de todo ganado; y el sitio en muy buena parte e muy sana a] parecer, y que casi es el medio de Ia provincial, y a 5, e a 7, e a 10 J-guas de las minas; Nzo SefialOr Y tTazar [a iglesia en Ja pairte que convenia estar, y seftaI6 solam para las haciendas de V.k; y le
intitu[6 del nombre de ]a Santfshna Trinid-ad?"
A los conquistadores que &cidleron asentarse m dicha villa les, asiP6 Ve]Azquez sus "vecindades" como habfa hecho en Bayanio.
No debieron ser pocos, pues los sondeos realizados en. los; r1os de la provincial de Guwnuhaya habfan arrojado "'hermosas muestras"" de oro, la mayor ambici6n de Im conquistadores.
En qud fecha se hwd6 la villa de Trinidad?
Se sabe por las informaciones de Velitzquez que el dia, 23 de diciembre haWallegado a la boca. del rio TAyaba o Guaurabo, de donde paW al pueblo de Manzanifla; en el cual pernuaed6 various dias.
Es probable, que la flegada a Jagua no se realizara hasta prindpios del mes de enero; a1go dernor6 cn "" calar Ja tierm, e buscar donde habia oro "' y hallar el higar a prop6sito para asentar [a villa que deseaba fundar, por to cual pa. rece acertado localizer dicha fccha a fines, deI ines de enero de 1514.
Un pfirrafo de Ja tantas veces citada carta de Vclkquez pennite terminalr con mAs precision la, Fecha en que sc fund(5 Trinidad:
Dice qvv ks dos Cara-trelas que enviaron de Sevilla, Ilegairon a la dicha isla, a! puerto de Guacanayabo dc la villa do San Salvador, a 10 de febrero de 1514, Y envid ]a una dellas a Jamayea a cargar de pan para Io traer a la Trinidad, c ]a otra a Ja Espafiola a cargar de Jo mismo y de ganado y yeguas y maiz y otras cosas?3

'it Es id r1o Arimao.
IN2 C:artgk cinda, P. 73,
Idem,

159








No cabe duda, pues, que el 10 de febrero de 1514 ya Trinidad estaba en vias de fundaci6o.
Debe entenderse que al hablar de fundaciOn s6lo nos refe. rimos a ]a elecci6n de un lugar detenninado, en el cual se ha trazado eI centre, del ntkko urban con el sehalainiento de la plaza, el solar para la iglesia y debris edificlos oficWes, y al cual se ha dado un nombm.
Para que el pueblo asi iniciado se coxivierta en una viiia ban de pasar meses durante [as cuales los indigents cornarcanes levantarlan las viviendas, os edificius officials, y realizadan fas siernbras para el abasteclmientQ do Ins -pobladores.
Trinidad no permanecid mucbo tiernpo en su pnmer asiento.
ha el mismu aho 1514 fue trasladada de ]a ribera del AriTnao, a una le,,,,ua del puerto de Jagua, at Jugar donde ha pftmanecido, desdc entonces.- junto a] ria TAyaba o, Guaurabo, cerca del puerto de Casilda.
Como prueba de estc traslado no s6lo aparece la localizacj6n dada por llelizquez a Ia. villa en su carta de Iro. de abril, existed adeniAs una caria -respue, ta del rey- a otra del Conquistador de 16 de dicienibre & 1514;11 fechada en Ararmia el 2 de agosto de 1515,1 1 co uno de cuyos pArrafos expresaba:

La mudanza de la villa de ]a Trinidad me ha parecido
bien y fue bien hecho Jo que en elto hicisteis

No cabe duda, pues, que !a villa de Trinidad fue trasladada de ]as cercarias del pucrto dC TQgUa a ]as de Casilda en el mismo aho de 15 14.
eQu6 motives impulsaron a VeiAyAuez a we traslado?
El Padre Las Qtsas al tratar la fundacidn de Tjinidad dice:

Sefia16 Diego Vehizque?. el lugar donde se asentase una villa, nueve o diez leguas del. puerto de Xagua bacia el Oriente" torque estaba mAs en comarca de los -mis

No conocida hasta hoy mds que por ta respuestz del raonarca.
PORTCONVO, PJ'RNANDO, "El primitive asiento do Trinidad". En Esladias de Historia .-Ic- Cuba. La Habana, 1974, p. 24-2831i F-S extrano qtic ef Padre dcscunociera, u olvidara cl primer asien. ao do Trinidad, pues 61 se hallaba junto a VelAzquez en aquellos nvo Tnentos, y ;xrca dc Jagua cl gobtrnador le signed el pueblo indio de Cananvo60









Pmeblos de los indjos, donde hada una mantra de puerto, harto mal puerto torque. aill so perdieron a1guno$ navioso..27
En effect, es dificil de explicar el traslado de 1a villa de las cercanlas del magnifico puerto de Jagua W de Casilda. En dste, tal como dice Las Casas, ocurrieron various naufragios.
En cuanto a que ]a poblacidn indigena. fuera muy numerxma en dicho lugar, es possible, pcro tambidn dehJ6 serlo en ]as cercanfas del puerto de JagUa porque et Padre Las Casas describe los viveros de lizas de dicho puerto, on Jos cuales podria haber "... -.20 y 30 y 50,000 lizas, que una dellas no se podfa- salir, do donde con sus redes sacaban las que querian .. Rp *n lo cuat supone abastecimientos para una ntunerosa poblacidn.
Fundacidn de ta villa de Sanfiago
En ]a segunda cam de relacidn de Diego Vehizquez, fechada el Iro. de agosto de 1515,1* dirigida a Su Atteza, el gober, nador y los officials resales de ]a isla Farnandina d an cuenta de- various asuntos importance: el primer, la fundacOn de ]a villa de Santiago, el. segundo, ]a informaci6n de haber en la Isla siete igiesias, lo que significaba la existence de siete poblaciones.

Comienza dicha cafta con el siguiente pirr-afd:

Diceii como ge juntaron todos en el puerto de Santiago para dar harden en las cosas que so abian de hacer tocantes a] servicio do V.A. y todos juntos vieron aquef puerto de Santiago, y les pare66 muy bjen, y hallaron muy apropdsito del puerto un sitio para pueblo, que les parvO6 muy bueno para asiento de ]A villa que Diego Veldzquez ovo hecbo relat:i6n a V.A.. que queria bacer, y dem s desto, es muy aprop6sito de la navegaci6a destos reins, y de Castilla del Oro, y do )a Espafiola y Jamayca; yacordamn todos de un acuordo que

37 Mist-oria de las Indias. UbTo 3", cap. XXXII, t. 2, V. 494. Idem, Ljb 3T, cap. XXII, L 11. p, 457. 30 CAL, 11 s., T. X1, p. 40455. Reproducida en FjciiARm, Honamsm Documents para la Historia de Ctiba. La Habana, 15W, p. 71$-U.

61









allf st hiciese la Casa de la Contratacift, y con esta acuerdo se Partieron a la villa de Sant Salvador, donde al dir.-ho Diego VeUmquez abla parecido que se hiciese
la ConMtadft, pam him alit la fundici6n.

Aunque en fa cwfta no se dice cuAndo flegaron al puerto de Santiago y decidieron fimdar allf la nuem villa, por el contenido genml de la misma'puede deducirse la fecha de la fundacift, El siguiente pirrafo dice asf:
Llegados allf [San Salvadorlcomemz6se la fundicift a IS de Abril. y acab6se a 21 de mayo, y detuvidronse allfhasta 28 de juniap"" y volvidron-w de- allf al dkho puerto de Santiago pam caviar desde allf a VA. relad6n de todo, con estos procuradoreel que envia la isla.
ft-ndos adelante esexibe:
Que por devocift a VA. pusieron nombre a aquel puerto de Santiago, y torque en eRa se ha de bacer la Casa de Contrawl4n, creen que serdi el pueblo priacipal, y pcpr esto ay necesidad que alit se baga una
fortaleza, 4 qe ay bucia disposicift para ello.
Ahora bien. cabe la duda, Zea qW moment se hizo, la hindacidn, cuando VeUxquez y sus acompa&mtes flegaron at puerto de Santiago at regreso del record& por la, reigi6n central de ]a Wa. o despu4s de tenuinar la fundaci6n en Sart Salvador, cs decir, despuis del 28 de junlo, fecha en que wdavia estaban en Bayamo?
No es 16giw pensar que la funda-cift mis important de la. isU, pesto que en efla haLbria de construirse la Casa de Contmt=i6n y serfa la sede del gobierno, VeJALzquez se la mcomendase a a4uws de sus subaltemos, mientras 61 se hallaba ea las laborers & la fundicidn, en Bayarao, sino que esperara a su regreso al puert* para malizarla persoxmimente.
Lo nits acermdo es suponer que la fundaci6n se realizara. en ei mes de jtdio do 1515, aunque rto puede aceptarse la fecha

40 Et subrayado es de la autm. a Us procumiom PAPfilo de NarvAez y Antom o VeMquez nheron de Cuba en julio de 1515. C.DJ, 21 M, pL.

62









e'-125, dia de Santiago Ap6s", Pol-que 1A gobernador nohabria ten-ido tiernpo suficlente pam' infomar al rey, corno lo hace, el Im. de agosto., que en ja isla hay siete islesins, es d.wir que ]a iglesia de Santiago eslaba, por lo menos, en process de constmcci6n.
Una carta del Tesoivro Crist6bal de Cudllar confil-ma esta opini4n: con fecha 31 de jullo de 1515 notifica a SA, el envio de clerta cantidad de oi-o coiq Ics procuradores de la isla., Amtonio VeMzqucz Y Plinfilo de Narviez, y su pjrop6%ito de
hacer urta wrre u casa de piedra para seguridad de ]as mntas reafes."ft
No es possible, despu6s de Conocer esta cacta de Iro. dt! agosto de 1515, escrit4 Por Diego Vel4zquez y los oficiales reales de la isla de Culba, dudar de )a fecha de' fuadad6n de )a villa de Saaaftoo la ditima egtabje, Ida ca Cul)a, enel mes de Julio de 1515.
Durante inucho tiempo cronistas e historiadores sefialamn el afto de 1514 como el de la fundaci6n de SantjaV.
A partir de Hermra, quien sigue a Las Casas, el obispo Mo. reJ1 de Santa (:ruz (176W;t el, historiador de Santiaeo, los6 Maria Catlejas (1823), 114 Jacobo de ]a Pezuela en 18631" Emilio Bacardi ezi sus conoddas Crdhicas (1908) Max Henriquez Ure-fia. en 1930, todos sitfiart la fiindaci6n de Santiago en 151-4.
No es de extrahar este arror en Morell y en Callejas, quienes no conoderon la carta de VelAzqUez, Pero st lo es, y mucho, en histonadOres wMG Pezuela, quiet manej6 dicha carta y public fra91nentos de la Misma en su HistoriatT y en Max Hertriquez UreEa, quien estu&6 culdadosamente .qs docurnentos de este
,%2 C-DJ, 2 s-, t, 3. p. 6. En el aiio 1519 ja tom de piedra no se habla her-bo, y el goberno4or y ios officials resales pidcfx al rey. que se mande bacer en santiago fortateza y Casa de, Colatmtaci6n", C.D.1,
t. XL p- 42943C
Hisforia de la Isla y Catelfna de cuba 111aham. 19N. Academia de la Historia de Cuba.
44 Hisroria de Santiago de Cuba, Habana. 1911.
4" Diedmariv gwgrdfiw, cStafisfica, historic* de [a isla de Cuba.
T. 11 p- t73, Madrid, ],%341% Cr4ldm' de Sirntwga de Cuba laarcebym, MR, t. 1. 47 P"OrLA. TIAZIOD Dr LA. Hisforia de talsta de Cuba JUSP wMO 1, 8S.

63









period para escribir su Noticia histdriva de Santiago de cuba,411 pero entre sus rkumerosas citas, no aparece la de esta carta ', bAsica para el studio de la colonizaci6n de Cuba en su Case final.
Y ft mAs de extraftar dado que en Santlap de Cuba descle 1859, por lo menos, u conociael ai o 1515 corno ei de la funda66n de ]a Villa, seg m coama en un acta del Ayuntamiewo fechada el 14 dc encro de ese afto en la cual se trata de un expedience instruido para responder a una pefici6n dc datm del gobernador de )a Wa, de fecha I? de septiernbre de 1857, sobre ta formaci6n de poblaciones y concessions de terrenos, para las rnismas.
El informed Fue redactado por los regidores Alf6rez Real don Andrels Duany Valiente v don Antokiio Vaillant, sindico superior general segundo
Los scores regidores duden a] estado deplorable de los archives y al escaso tempo de que ban dispuesto para responder todo-s Jos tapitulos de la circular del GobernadorAt primer capfWlo responded:

Esta cludad se fund6 el veinte y ocho de junio de mil quinientos quince, cri un sitio inmediato al rio de Paradas, al Oeste de Ntra. bahia y en el aflo siguiente se tras lad6 al lugar que hoy wupa con el titulo de Villa, Concedi6sele Juego el de ClUdad, con motive de la tras lacift quea On se hizo en el aho de mil quinientos veinte
i do$ del Obiapado que anteg existia en Banacoa.

Despuds de contestarotras questions de la circular, terminan su informed:

Y he aqui las noticias que ha podido rewjcr [sic] en el corto ttCMpo Lranscurrido, ya de las tradteciones [sic] popularcs, ya delas aportaciones privadas aunque exactas, do a1guna persona estudiosa,- .. Cuba catorce
de enero de mji or-hocientos cincuenta y nue e aflos.
Andrds Duany y V. = Antonio Vaillant Vallente. --!-! Lic.
Joaqufn Mariano Manzano.

Como habrl podido observers los shores regidores da-a correct el aft de fundaci6n de Santiago, pero se equivocal en cuanto al mes y dfa, pues, seon In carta de Velkquez

4$ RwWa ArchipWago. Santiago dc Cuba, Afio 111, W 18. P de D1ciembre de 1930, p. 103-17.6,

64









- comenz6sc ]a furtdac!6n a 18 do abril, y acab6se a 21 de Mayo, y detuvi6ronse allf [en Sart Salvador] basta 28 de junio, y vulviftopse W dicho puerto do Santiago. ,

De rnodo que la fundaci6ti de la villa no pudo comenzarse hasta el mes de jullo.
Egte informed fue pubficado, aunque no complete, par Emilio Bacardi, en sus Cr6nicas," pero a Pesar de conocerlo d1o Como fecha de fundaci6n de Santiago el aho de 1514.90
El segundo dato de tmportamia que proporciona. la carta de V de agosto, de 1515 es [a hiformaci6n de "Que en la isla ay siete iglesias., y ay necesidad de hornarnentos, e suplican a V.A. se Prove. . "
Si se sabie por esta carta que [a villa de &mtiago se acaba de fundar, no cab,-- duda de que las otras seis to habian sido con anterioridad.
El doctor Manuel Nraz'Heato," expuso su opinion do que la existence de las 1glesias no iuporVa [a de las slete, villas, porquehubo moments en Cuba en los cuales por hallarse destruida la iglesia de, una pobhaci6n, los servicios religious se -celebraban. en casas particulars, a mis de Ia. existence, de iglesias en los latifundios de alguno-- vecinos pudientes.. Se basaba. Nrez 13,-ato en un. documents, del Buchilier Alonso de Parada m del afto. 1527, que dice asf.En la dicha isla Fernandina no hay iglesias sino de paja y 6stas no las hay on todos los pueblos quo en a1gunas casas dc personas particulares se dice m1sa en. algunos de los dichos puvblos corno parece por la. informaci6n
quo de dichn isla se trae,

Pero no oi eso -ol caw de la isla. en el afto 1515, cuando acababan. de fundarse las villas,, donde, siguiendo las disrx>. scones resales, ratfflc -idas ma's tarde ert ]as Leyes de Indias,

40 Op. cit., t. III, Santiago dc Cuba, 1925,,p- 264,W. 90 1&m., t. 1, p. 83.
'$1 14 (undacidn de La Habana". En Rectificaciones histdricas. Ha. bam, 1943, p. 73-77,
52 "Relaci6n del Ba- hiller Alonso dc Parada a S.W acma de ja poblad6n de las Itidias'. 2 j-ulio. 15r. En Papeles exisfenfes ms, ej Archive General de Indids. La Habana, 1931, t. 1 p. 11&121. Academia de I& Historia.

65








al. establemr una poblaci6n se sehakban ]a plaza y Jos temnw para bas edificios representatives del dominion espadol: ]a igle. sia, la, casa del gobernador y la del cabildo.
Recukdese la fundaci6n de San Salvador do Bayamo y do la Santisima Trinidad tal como las narra su fundador.
En la primer, Dicgo VeiAzquez, escogido ".. el asiento para dicho pueblo. fizo poner )a iglesia en In parte que convenfa y In iaombr6, San SaJvadorl", -en I& segunda "'. - en el puerto de Xagua, a una IeVa del hay un niuy buen asientoi. hizo sefialar y trazar In iglesia en la parte, que convenia estar... e le Lntitu16 del nombre de )a SantWma Trinidad"."
Es decir, que la primer ore=i6n que se hacla. en un pueblo era ]a iglcsia.
AdemAs debe tenerse on cuenta que el gobernador y los oficWes resales solicitaban en la carta, de 11 de agasto de 1515, ornamentss para siete iglesias", y no es Idgico, pensar quo los pidieran para, temples de particulares, sino pam 1-os oficinfes.
Conocida, ya la sicuac16n y fecha de fundacidn de cuatro de las prirwras villas estabfecidas por Diego VelAzquez en Cuba faltan p" determiner Las de las otras tres de cuya existencia cl V deagosto de 1515 no cabe dudar.
De estas fres poblaciones no quedan teatimonlos fidedigmos corno de Jos expuestos por el con u1stedor eja sus cartas, pero existen datos suficientes para pzer 'Jocalizarlas -en tempo y fugar.
Para -,Ilo es prociso acudir a otras fuentes, talc% como las
-4- as resales diriFzidas por el monama a Vel;kzquez.
En ellas, cont-: sta cortac, -i- C'ste donde le inf6rmaba de JOS SLICCSOS ocurridos e.n la Wa y de Jos fundaciones hechas.
Estas car as del gobernador no ban sido halladas hasta hoy; no obstante, las c6dulas del rey son s-oficientemente explfc1tas para podur infer-r los informed trasmilidos por VeIA74uez.
Existed una carta de Fernando gA Catdlico, fechada cl 28 de febrero de 1515.,"' en respuesta a ot-ma de Ve]47quez do I? de agosto de 1:514 ---no ballada. hasta boy.
Expone el my:

Carta do V de abril do 1514, p 70-73.
'44 Con La imprecisi6n expuesta ert cuamo a la f=hi do Nuestra ScAcra de ]a Asumi6n, en cl puerto do Barawa. C.D.I., 21, T, p. 56-59,

66








Los pueblos quc on la isla habcIs hecho me hau pare.
Ic o bien, slendo tan apmp4slto de ]as buenas minas
c puertos como decis, que son... Procured todavia de ennoblecer Jos CjUC eStAn a ]a parte del Surcorno vus
lo tengo escrito...

Junto con esta carta de I? tic agosto de- 1514 Vekzquez exxvi6 A monarch - una f igura do la isla. Do aparecer 6ste no existirian dudas acerca de los pueblos establecidos hasta entonces y su lu alizacift.
A faka de cste primer mapa. de Cuba h-AFL dO, UtiliZarSe otros documents contcnapordneos de los hecbos para determinar cu,,Aks fucron 1-1s fimdaciones lwchas por Vehizquc. entre abril y agosto d, IiI4, su fecha y lugar.
Estos pueblos debieron ser Sancti Spiritus y San Crist6bal do La Habana,

Fundacidn de la villa de Sancti Spiritus

De 1--d fundaci-6n do [a villa de Sancti Spiritus, a falta de la jinformaci6n de Diego VelAzquez, existed una, muy concrete de Bartolom6 dv Las Casas. En su Historia de las Indias owribe el Padrey porq ue Diego Vehiaqum con la geTite espaftla
que consigo traia, sc part.0 dcl puerto de Jagua para hacer y asentar uaa villa de aspaboles en la provincial donde se poh 16 ]a que se 11=6 de Sancti Spiritus, y no habia en. toda la Wa n! cJ rigo ni fraile, desptl(,-.s de en el pueblo do Bar-acan donde tenfa uno, sino el dicho Bartolonu de Las Casas, IlegAndose la Pascua do Penteco&Ws,' =urc)6 dejar su casa qua tenia en' Cl rfo de Arimao, la pentiltima Ittenga, una legm de Xagua, don de hacia sus haciendas, c ir a decirles misa y prodicarles aquella Pascua."

Por lo, tanto, entre los meses de abril y mayo, mfis bien eri esm tiltimo, dobM quedar fundada por al propio conqu.IS4

we La Pascm d-c Pcntoxist4s 4cs un.i fiesta religiosa de ]a Iglesia CaWica quc v" dcl 10 de mayo at 13 de junio. Segan el histariador espirituano Segundo Ma0i Gari: i;a tv el afio 1514 dicba fiesta correspond16 a] dia 4 de junio
27 Hisroria de fas ludias, Lib, 3% cap. LXXXIX, Tomo 3% p- 58,

67








tadOr la villa de Sancti Spiriftts. No pudo ser antes torque VeVaquez no htjbIcwa deJado do consigwrlo on la ya citada carta de V de AM de 1514.
Bi-en conocida es Ia influencia que la pmparaci6n. do estus semones ejerci6 en el Padre Las Casas.
Tom6 la Riblia y fijd su atenci6n en. el capituto 34 del Eclesi4stioo: "Quien quita el pan gonado con el sudor es como el que mata a -su pr6jimo", "quien derrama sangre humana y quien defrauda at jornalero hermanos son"', "la vida de los p6bres es el pan que neceslit-an; aqu6I que Io defmuda es hombre sartguinario", "el que a Dios ofrece sacrificios tomados de la hacienda de Jos pobrcs. es como el que d-egUeJla a un hijo delante de su padre"', "el Altisirno no recipe fos dones del implo, ni n-Ara a los sacrificlos que le afirecen los malos por. que mmeMada es la oblaci6n quz so ha*e de to injusto"
Largamente medW el Padre sobre aquella frase, record Jos sermons pronunciados por Montesinos en ]a Espafiola, cornpar6 las sentences de Ia Hiblia con lo que. vefa a su aIrededor y Ileg6 a la cowlusi6n "de ser injusto y tirWco todo cuanu cerca do los indius en cstas Indias se cometia"+I* Inm&diatamente decidi-6 luchar por conse,&Wr ]a abolicidn de las encomiendas. para Io cual Io primer que habla de hacer era remlflCiar a li suya.
Quando marcb6 para ]a reci6n fundada villa de Sancti Spirit-us su resoluci6n estaba tomada. En vano trat6 Diego VeLiz. quez do hacerlo desistir de su idea porque 61 deseaba verlo rico y pr6spero. El Padre vergistO en su pmp6sito y a) predicar el dia de la Asuncj6n" subI6 at pikipito y declare a sus pyenles

su ceguedad, injusticias y t1ranfas y crueldades
que cometfan en aquellas genes inocentes y mansisimos c6mo no podian salvarse tenihndolos repartidas, ellos y quien se los repartia, ]a obliga-ci6n a restftucl6n en que estaban obl gados, y que & por cono= el pefigro en que vivia habia dejado los indios.

Idem, p. 59, 15 de wsto.

68









El Padre, encomendero diAgente y cuidadoso de sus haciendas, fue a partir de este moment a] mds celoso defensor de la libertad de Jos indios.
A la villa de Sancti Spiritus le cabe la gloria de que en su suc)o se haya ascuchado por primer vez en la isla una voz Clamando por ]a fibertad de los indiGs, voz que si fue combatida por muchcKes, tuvo tambidn muchos seguidores, y logrd fijar la atencidn de fos wonareas y del Consejo de Indias en el problexna indigent y en la necesidad de ballarle soluciones rnAs huManas.
con referenC12 M lugar de su fundaci6n Jos historiadoms locales opinan haya sido en ]a comarca roiral denorninada Pueblo Viejo, en la gorilla del r1o Tuinic4, a una legua del lugnr a donde fue trasladada 7a villa eJ afto 1522, a orfflas del rio Y:ayabW'X.dL

Fundacidn A ta vWa de S-an Crist6baf
El establecimiento de las d*s villas no tratadas aft, son la mis dificiles de sitar en tiernpo y lugar torque de ellas lao ban quedado testimonies de sus Amdadom.
Los datos conmidos basta ahora son. unos, posteriors en el tempo, otros indb=tos* sin embargo los elements que Oportan, arrojan stificiente luz para localizarlas.
La otra villa de cu-fa fundaci6n seguramnte inforru-6 Diego VelA2quez en [a ya citada carta de I? de agosto de 1514 deW ser ]a de san crist6bal, sobre todo si se observe [a frasc del rey en su c4dufa de 29 de- febrero de 1515: - procured todavia de ennoblecer Jos que estAn a la parte del sur corno vos 10 tengo escrito. """
La dnica poblaci6n establecida en el sur, despu6s de Trinidad, fue San Crist6bal, situada en la region india de La Habana, pues es sabido que Santiago, la otra villa surefia. no fue, eriglda hasta 1515.
La villa de San Cris t6bal fue fundacla por Pinfilo de Marviez y sus compafteros cuando Diego Velftquez lo envi6 a reconocer con el bcrgantin la reg16n occidental de Cuba. Seguram-ente entro sus instructions se ballaba ?a de. buscar el lugar adecuado para establecer una poblaci6n en la costa sur de esa regift adonde con frecuencia apomban los navies procedeates de

'"I MARN GOCU, SEGUNM COWF(bUd&f dd Sn"46 SPIrIfUS 41 QUinIO ctmgreso Naaonaf Oe IlWoria. t947, p. 27-32; 49-50. 112 C.O.1-1 21 S" t. 1. P. W591
69









Tierm Finne, Por cuyo motive el rey tenia intends en polar dicha costa.
Si se accept como bueiia la jofonnaci6n de Francisco Ldpez de r6mana, ]a viiia qurd6 estalAccida en la comarca indige-na de La Babana, en la gorilla de un iio 11aniado Onicajinal.
No pucde determinarse focba exacta dc fundaci6n, pero tuvo que ser despu6s del 1 de abril de 1514, o muy poco antes, tan pocoque Vehizquez no tenia conocimiento de dicha fundacj6n ai escribir la citada carta, pues de saberlo lo hubjera conxunicado al rey
Y &W ser con bastante anterioridad al primer de apsto de ese aft para que el gubernador pudiera participarlo en su carta do esa fecha y mandar a hacer una figurea" de ]a isla en la "a I estarlan mareadas todas ?as villas establecidas, el Puerto de desanbarco y tal vez otros nombres de pueblos indigents.
Es decir, que posiblernente en el mes, de mayo, tal Vez si en abril de 1514, ya la AM do San Crist6bal quedd establecida en su aAento de )a costa sur.
No puede aceptarse ]a fecha de 275 de julio, dia de San CrisWbal, apuntado por ]a investigzAcra norteamericana Irene Might.'tPues VelAzquez no habria mcibido la noticia a tiernpo para comurticarlo al soberazio el I? dc agosto de ese aflo, ni pareco possible que el bergantfn encargado de reconocer Ja regift occidental de Cuba, demorara tanto en su recorrido.
El Padre Las Casas dioe hatwr esfado prescnte a la ida y a] regreso de -Namiz, pero no so cuidd de averiguar los inciderites de su viaje."
Tampoco puede aceptarsesu erecci6n e) aho de 1313, como i'd el histariador de La Habatia, doctor Emilio Roig de Leuchsenring,"11 porque el corrida del bergantin por la region omidental de Cuba no debi6 ocurrlr sino ya comen2ado el afto 1514- no puede, olvidarse quc a fines de 1513 se hallaba reunido N"6z con Diego Vehizquez en cl pueblo de Manatnilla, y allf reciW la orden de terminal al reconocimiento, Je Ja isla, to q(te no se habia reatizado cuando Vcldzquez escrib]6 su carta de IT de abriJ en ]a ctial promote al rey que ", siendo vealdos los cristianus y berganifn harA.de iodo lo sucedido relacift -a V. A "

9-1 Atistoria ducam2mlada de-84n Crist6baf de La Habana en el siglo
xvT. Tomo 1. Habana, 1927. P. 6, inota I
114 Hisloria de las Indias- Librv 3, cap, XXXIL totno 11, P. 495ha Habana. Apawes hisl6r;eov- TJ, 1W. p. 33.









L.a *nica carta que se sabc fucra mrita por Of gobernader despu6s de ta citada de Vde abril es ]a do 1 de agosto de 1314. En ella da cuenta de los pueblos fundados. los que recibiemn la aprobaci6n del rey. Uno de ellus, no cabe duda, -por CI tes-timonip del Padre Las Casas- fue Sanctl :Spiritus; el OtrO tuvo quo sor San Crist6bal de La Habana, de CUYO cstablecimiento le daria, cuenta Narviez at reg"esO de su viaie W extreme ocei4ental de ]a isla.
La cmneia de haber sido La Habana la Olfirna poblaci6n establecida en Cuba puede haber tenido su origin en = P'Arrafo de la Historfa de &2s rndias del Padre Las Casas, quien, en general, es muv Pow precise coin resr=to a Ja fundacift de las primeras villas de la isla. Describe el Padre;

Y asi, con la primera, que fue ]a de 19aracoa. hobo al principio seis villas, despuds, el tempo andando. se pobl,6 la del puerto de 'las Carenas, que agora se llama In de ]a Rabaria, y es la que mis concurs de naos y
gente cada, dfa tiene "

Es cinio que La Habana se pobl6en el -norte con posterieridad a Was las dem4s villas, pero al enumarar ]as sels pritneras, fray Bartolom-6 no menciona a San Crist6bal, a pesar de concern su existence, pue5 al referirse a un nan de cera encontrado vor los espaitoles en la arena dWe, lo "' - ballaron en ]a costa del Sur, donde agom es ti ]a villa de ]a Habana - "'
EF de lamenter la immeeil6n cte IaN expressions del Padre.
Obsdrvese Orno usa el tdrmina ",-tpon, "' fahoral to irnismo al re-fedne a La Habana del Norte (t). 495 del tomo ,) cue a ]a del Sur (p, 492). Si el Padre ernpex6 a eseribir su obra el aflo 1327. segCin su pronia afirmacift"I no pudo emplearel t6rmino ahora at tratar de la villa del sur, Pues en ese Ao ya no existfa en dicbo lugar.
La Habana del norte no fue una nueva voblad6n, sirto el traslado de In villa -wrefia de su nrimitivo asiento hacia el norte,
No es necesario discutir y tratar de probar que La Habana no fue la 41tima villa establecida en Cuba, pues la carta de

OP, cit., Libro 1? cap. XXXIT, t, 11, p, 495.
Idem.. cap. XXXI, t. 11. p, 492,
"PrMno" de la RixraHa. 1- 1, P. 19,

71








lg:;IAzquez Y los of icialts reale, de I? de ago-.9to dc 1513 no deja Jugar a dudas de haber sido Santiago la Wtima pabla. 66n, fundada por VvIANuez, I-wro si todavia quedara algtwa sospecha, el mismo 1-,-ts Casas an su "Memonal de los Remedios" ofrece un testimunio, de haflaise fundada Ja, villa de San Crist6W antes de su. Wtida de Cuba, y dsta ha sido sefiaJada a mediados del aho 1515. Dos veces menciona en el Memiarial ]a villa ". que se Rama San Crist6bal de La Habana"' que rw tient minas.11
ZD6n&- se situ16 ]a primitive villa habanera?
Todavia se dispute y se duda acerca de su localizaci6n.
La referericia 4nica de la Apoca de la conquista es ]a de Francisco Up= de G6maralc qudcn a] relatar ]a parfida de la expedicidn de Hernfin Corms exprW que 6ste

cmiando los navies por delante. se fue con la gente
por tierra a la Habana, que estaba poblada entrances
a. ]a parte del sur, en la boca del tio OnicaxinaUn

Este r1o ha sido identificado mn el actual Mayabcxlue. el cual recipe ademAs el nornbre dc Catalina en su nacirniento, de GOines a] pasar por esta poblacidn, y de la Rija.
Bernal Diaz del Castillo trata de la pdrdida de ]a nave de Cords, menciona la vilIa, Mn localizarla, pero no desmiente a G6nura, lo que no hubiern dejado de hacer de creerlo equivocado.
Tal situacidn de ]a viUa de San Crist6bal ha sidoaceptada, por vaiios historiadores, aunque no dejan de existir otros miterios.
Fm various mapas antiguos al nombre do San Crist6bal aparece en la ocsta sur de La Habana, junto a la orilla de un r1o, crt ]a ensenacla de ]a Broa.
Ram6n de La Sagra, en la parte geogrAfica de su Historia, donde ha estudiado con detenimlento la situaci6n de esta villa, describe.

C-D.I., IP S., t VII, p. 2B y 62,
Hissoria do fa Costq"Wa de Mexico, Mdlxico. Editorial Pedro Robrodo, 1943. t. 1, cap. VIII, p. 60, 71 G&nana se equivocal al refcrim al rccorrido de Cortds de Trinidad a La Habana, corno realizado Por tierra. Bamal hace. un relato muy explictto de c6mo la nave capitana dande venfA Cortds., se perdi6 de noche en(re la cayeria de Icn, lalrdiru s y permanwid perd do vafios dim

72









Lo que mAs ha Ilawado nuestra atenci6n es el parade fijo en que la tal villa de 5, Crisf6bal. aparece situada, en mapas de muy distintas fechas, posicidn constautc que no han guardado, para puntos -y ciadades de mayor Unportancia como S. Tiago, Trinidad, Xagua, Puerto PrMciM etc., que rara vez ocupan un mismo parade en I*s mapm que hemos examinado. S. Crist6bal, por el contrario, cas! siempre se ve situada sobre la costa occidental de la ensenada de la Broa, a crillas de un
r1o, que parece se denominaba entonces Onkalmd.11

El mapa mis antiguo en que encontr6 La Sagra sefialada )a villa de San Crist6bal es en el de Paolo Fortano, de IW, situada seg6n dice
6 4 9 sobre ]a costa del sur, el este del actual Bataban6 y al parecer en la porcift occidental que dicha costa ofrece, adelantAndose a former la ensenada de la Broa "
Esta posici6n [a conserM -en mapas de fecha posterior;
*I mismo tempo aparecia el nombre de Havana al norte. Asf se. W[a en el de Matheum Weronium Poxiolem, de 16N,'T" en el de Gerardo Mercatoris, de 16%. y en uno Rondjus, de 1607."
En los mapas francews del sigto xvly --%segdn La Sagradesaparece de tas carts geogrAficas el nombre de San Crist6bal de la costa sur. y se conserve en )a del oorte, unido al de S. Cristdfbro "
Con respect a fa poblaci6n formada en la costa norte de. La Habana, no se Puede -detenninar con exactitude fecha alguna, pues no existed traslado official de la villa del sur hacia el norte.
Puede afirmarse, sin temor a equavocarnos, que al mismo flempo que se poblaba la costa sur tambidn se establecian nxicleos de poblaQi6n en la costa norte.

n SA-GaA. RA&%6N up, LA. Hisloria JLOoa Witica, y nafwal do [a isla de Cuba. ftrb, A. Bertrand, 1842, t. 1, p. 27. 73 Idem., t. 1, p. 20, t. 11, Tlbula V. fig. 19. 4 Idem., t. it, Jim V. figure 3t det Afl" geogrifico. Is Idem, Ifim. VI, ft 2".
I's Idem., t. 1, p. 27.

7.3 1









Vee-inos de la villa dc San Crist6ha? tenfan estancias haciendas en la costa norte.
La estrechem de)a isla en esta parte dc sa terTitorio facilitaba el tyaslado de una costa a otm. De ello da fe elhtdre Las CasasAndando por aquclla provincial de In Habana, de ptteblo en puAlo los espafloles, y pasando de ?a costa del Sur a la del Norte, como frecuentes vems Ilegaban por s--r la isla por allf muy angosta quc de 15 fcguas no p;a-q.-,k - 77

Es posihIc que algunos de los acotnoaftntes de Manr. 7 v Las Casas, en su exnediefft de reconocimiento y torna de poscsi6n de la isla. ya decidleran quedarse. en determinados lusrares de los vIRitados dr- [a costa norte, y rccibieran enca itendas de indios en aqueffm regida.
Puedc afirmarse que desde Matanzas hasta el. Mariel ]a costa norte de La Habana -iones toda esta parte de ]a isla nertenecia a] territorio tndige-na de La Habana- estaba poblado,
Es iDDsihTe aue en los cornienzos. de la, colanizacidn, Jos vecinos de San Cr+qf6hal defaran en manos de emoleados o co-particives sus haciendas, inero raulati-nomente fueron fabricando sus viviendas v. permaneciendo allas ]a mayor parte del t;empa hasta quedar asentados defininvamente en cl norte,
La pr4mera noticia sobre asenfamTentos en ]a costq norte ein las cemsnfas del nuerto de La Haban-q, la ofrwe- 13emal Dfaz del

Marra el emnista Oma al' safirde Oiba. a) 8 de fe4wero de 1517. Jos tm; barms cme cornnonfan la exnedici6n de francism HernAnde7de C6rdob,,-,- de ]a cnal emmiernbro, fueron

- a Un PUCrtO 0 1 Te Se dice y nombr-a en. len gua de in dins Axarucn, en Ta banda del norte. y estaba *cho feems de una villa qw- entonces tentan noblada que se decigi Srun CH'st6bal', oue desde ha doA mfios In pasaron a donde
abom ot:A poblada la Habana."


Historian de Ins Indiw. OP. eft Lib. 3' .,Cap, XXXT. p. 491, 492,
Hislaria wrdi7dera de ?a conquista de fa JVjdCV#V Espa&_ W,jito, 19". Editonrial Pedro Robredo, t. 7. 56, 1% Idem, p. S6.

74









No acTara Bernal si existfa poblar16n de. espadol" en. ]a costa morte, pero al regmo de la dcsastrosa mpresa, en Ja que perdie. ron la vida la mitad de los expedicionarios. entre ellor, -el jefe, flegaron, describe Bernal, A puerto de Carenas, donde abora eatA poblada. la villa de la Habana, que en otro. tempo PuerEo de Carenas se solla liamar,"80
Mandarin los navlos at puerto de Santiago, donde sc hallaba el gobernador.
Rn La Habana permanecieron los soldados que no tenian sanos too flechazos. E% de suponer que algunos espafloics tenian sus viviendas. cerca del puerto y acogieron en ellas a Jos heridos.
Confirm esta suposici6n, Bernal Maz al. referirse at viaje de Juan de Gril'alva, en 1519:

dird c6mo fuimos con los cuatro navies per la banda del norte a un puerto que se dice Matmzas. quo estA cerca de ta Habana viej a, que en aquella saz6n no estaba poblada )a villa donde ahora esti, y emaquel puerto tenian todos los m4s vecinos de la Habana sus estancias.
Y desde allf se proveyeron nuestros navies del cazabe y carne de pum-co, que ya he memorado, que no babia vacas ni carnercs torque era nuevamente ganada dicha


En tdrynims semejantes se cxpresa el Padre Las Casas at retatar dicho viaje. .Salieron del puerto de Santiago at principio del aAo de 1518, y Fueron a pasar por la costa del 'Norte at puarto de Matanzas, quc esui 20 leguas antes del de Carenas, pesto que todo es la provincial de la Habana. Tornaron alit cazabe c puercos y otras cos s de bastimentos de las estancias d.- aIgunos vecims espaAoles que alli moratban, y partidos de aquel puerto y dc Carenas, donde tambidn por tomar mAs bastimentos eyttraxon. fueron a dar a )a
isla de Comme].


SO Idem, p. 71.
84 Idem, cxp. VIII, p. 77-73.
;92 Hheori4 de Fas Indks, Op. dt.. Libro 3% < ap. CIX. t TIT p. 176-177.

'75









Otra prueba de que el territorio dc La Habana se lufflaba poblado y cult ivado en gran pane la ofrece Bernal en su relacidn del viaje de Conts a las tierras nuevamente descubjerlasNarra Bernal Dfaz c6mo Diego Vehizquez habfa armada diez navies on ef puerto de Sanflago, provistos de bastimentos.

- que era pan eazabe y tocinos.. Y este bastirnento no era mAs que para hasta Regar a la Habana, torque allf babiamos de bacer todo el matalotaie cowo lo hiciMos "

Es sabido que Hernfin Cortds apresur6 su salida de Santiago ante el temor de que Diego VeUzq= le quitara. el mando de la expedicift ---como despu6s lo, intent. sin 6xito-, pero si se dmidO a partir sin completar ef abasteciTniento de sus navc- es torque estaba tnuv seguro de poder hacerlo en La. Habana, donde sabia existing baidendas y estancias bien provistas.
En general. Bernal a] refeyirse a to poblacift del sur no ]a llama San CrIst6bal, describe "la Habana" o ""villa de Ta Mabana".
Respect a) Vlaje de Conds narra el cronista c6rao Ilegaron .fd a] puerto de In Trinidad"" donde Corids coxnpr6 annas y rnAs provisions.
Ign esta villa se le uniemn sus principles vecinosaIgunos do eflos fueron famosas mis tarde en ]a conquiua de Mdxfco.
Sigulendo el relate de Bernal deade Trinidad env!6 Cort4s a Pedro de Alvarado,
.: que se fuera por sierra desde aquaa, villa de la Tirin1dad basta la Habana, para que recogiese "os soldados que estaban en unas c;stancias, y yo fut en su compafifa. Tambidn -man& CortAs a un hidalgo que se decta Juan do Escalanto, Muy su amigo, que fuese en
su navio por ]a banda del norte ... "

prueba do qua el future conquistador esperaba recover gente espafioIa y mantenimientos. en el centre y norte de la island el ItmYeeto de Trinidad a San Crist6balCort6s se embarcd en [a nao capitana y Pon to&s los navies tom6 la derrota de La Habana.

83 BEgmX4 OP. cir cap, XIx' P, 103, 04 letem., cap. XXTIr, P. 114,

76








Durantela noche ]a nave de Cowids so aparW de las demAs y fue a encallar en los bajos de los Jardines, mientras las otras Ilegaban al Puerto, donde various Was despuds aportO el jefe de la armada,
Ejercia las f unciones de teniente de gobernador de Velkquez en la villa de San Cristdbal, Pedro Barba, en cuyacasa fue aloJado Conds. Este se dedic4 a cornpletar su armamcnio y aumentar sus provisions.
Envi6 un navio & Di*o do Ordaz.
...a [a punta de Guaniguanico, a un pueblo que alli estaba, de h4os, adoude hacfan cazabe y tenfan muchos puereos, para que cargase el navia de tw-inos, torque aquella estancla era del gobernador Diego VeWquez.11,

TamWn apartaron ". mucho irnatalotaie de cazabe y tocino que otra cosa no babia. F randsoo de Montej o y todos los vecinos de La Habana.
Estos informed de Bermal prueban que el territoriG de La Habana luuta el extmmo occidental de la isla estaba poblado y cultivado.
El mismo gobernador posefa haciendas y estancias en ta villa do San Crist6bal. En su testament declare tener, en compaflia de Juan Dahas, "'an )a villa de San Cristdbal, de la Habana", ovejas puerem, Vacas."
Es possible. quo esta hacienda hayasido establecida en principio en nombrr- del rey y lefuera rnercedada a Vetdzquez a petid6u suya para abastecer con sus produclos ]a empress de conquista del conflnenw"
Tenia a&wds Velkquez, en corapaftia del mismo D-ahas, una estancia de oonucos en Chipiona, y otra hacienda "de conucos e puercos e aves e maW', en el Puerto do Guaniguanico+"

85 [dam.. P. 116.
$6 Trasla4o det tetamcato quo ctorg4 &I Aalanta& Diego Veldaquez en Smtiago de Cuba el dia 11 dc junio de 1524...' C-DL, 11 t. XXXV, p- 500,1547,
Capftul=ift que se t=6 con Diego Vel&zqum por la conquis[a de dwas Was. Zaragoza, 13 de novimbre de 1518, Cj ),L, V:s, t. X11.
T"tafntnto citado,

77









La zona de Jaruco tambidn so fiallaba poblada.
Entre Jos pobladores de la re&n norte es predso. destacar a Juan do Rojas; 6ste, disfrutaba de una rnerced en el lugar cono. cido por ]a Chorrera. en el r1o Ilamado por los indigenas Casiguapas (hoy Almendares), donde tenia casas y estancias.
Posefa tambidn un pueblo de indlos en Caynernar [Can(mml. En carta fechada el. I t do setiembre de 1519, describe a Velkquez dAndole cuenta dc )a Bepda clandestine de Francisw do Montejo, Monso Hernfindez Portocarreru y Anwnio Alaminos, miembrus do la expedicift de Cort&, al puerto del Auriel.- aprovecha la oportuaidad para pedirle al gobemador le gamble los indios de Canintar por los de otro pueblo "quo se dice el. Agua ayba. toa PP, que "tiene menos indios, pero a 41 le queda rMs cerca de sus haciendas", le pide quo le deje solo cUez naborias del primer pueblo, y "los demAs indios --escribe- delos Vuestra Merced a Jos quo allf flenen midlos"'."
Esto wnfirrm Ja expresi6n de. Bemal Diaz del Castillo de que en eJ puerto, de Mauu=s.
que estA cerca de la Habana vieja, quocn aquella s=6n no estaba poblada la villa donde abora. estfi, y en aquel puerto tentan todos los mfis vecinos de la Habana sus
estwKias.00
Los vednos de la villa surefia, poseedoras de raercedes, en la costa norte pasarfan parte del fiewpo en sus haciendas, las que a pooo fueron poblAndose en detrimento de la, villa primitiva.
Probablemente durante algunos aftos coexistieron las dos poblaciunes. La del sur. con car-Acter official, con su teniente de gobemador, desigiiado por Diego VeLixquez, existia en 1519, cuando Cort6s parfi6 paira su g= empress, y en el ixorte ya habia sufIcientes. vecinos para aportar mantenimientos y ayuda a Jos compafteros de HernAndez de C6rdoba, de Grijalva y dm pu6s a los do Cort6s.
ta poblacift del norte empez6 a fonmarse en las cercanfas de ]as estancias de Juan do Rojas, situada en la Chorrera, probgblemente flamada asi por los cborrw formados en una anewtura del rio Casiguaguas. no lejos del lugar que inds tarde se 11=6 Puentk s Grandes. '

C.D.L, P s,, t- XII, p. t55460,
10 Op, df., p. 77.
'It Ammxx, JExAm La Raftna de Veldwun CuadernGde Historia Habanem N? 31. La Habam, M6, p. 33.

78








Esta hipf5tesis formulacia por el paledgrafo c investigator fenaro Artiles, despuds de un cuidadoso studio de ]as Actas del cabildo de La Habana, se halla ;onfirmada en. un documents encontrado en el Archivo de Indias por la historiadora norteamericana. Irene Wright.
Se trata, cle un interrogatorio Ilevado a cabo en La Habana, entre los aftos 1586 y 1588. en nombre do Ger6nimo do Rojas de Avellaneda, sobrino de Juan de Rojas. para probar que era su heredero y poner de relieve lo!4 m6riiis do su tio."
Por el interrogatoria sf,- sabe qu-. Juan do Rojas vino en la armada de Pedrarias DAvila, el afio 1514, a la conquista del Daridn. Despuds de dichs jornada Juan de Rojas pas6 a la ish) de Cuba con Bernal Diaz del Castillo y otros miembros dc -dLcha expedici&04
El interrogatorio costa de seis preguntas. Las mU interesantes son la quinta y la sexta.
5 pregunta-,

Si saben que despuds de haber conquistador e ganado la dicha ysla los indios comarcanas y de la provincial de esta villa de la Habana se alzarou, hicieron mucho daila
y Juan de Rojas los torn6 -a conquJstAr.
preguntw

Si saben que el dicho Juan & Rojas pob16 y ayud6 a polar juntamente con otros veci nos el puebi o y villa que solfa estar a I& boca del rio de la Chorrera, dos leguas de esta villa y despOs se mudar-on e hickron sobre c.;te puerto el pueblo e villa adonde ahom se reside que llaman Habana dejando ks casas de poblaci6n que temian en el otro, con dafio y p6rdida del dicho Juan de Rojas

02 Copla deA intenvptorio que en nombm de Ger6nimo do Rojas present en La Habana el Sargento Mayor Twg-- Nbmr quc;, wbre la fundacift de la citada ciudad (15n a 1524). [Esta fecha est4 errada. el incerregaturio es de ISM a ISM]- A.N. AcadeFniA d* ]a Hiswfia. Caja
SignalUras 4.
!J;; En 4pav documents queda 6-struldo ct errur dc coFixiderm -a 5--an de- Rojas, entra log prlawros couquistadores y pobWores de Cuba. Rojas y :s" wr.q% dcbieron Ilepr a Cuba cl aflo 1516. Ver 8iito;-&4 11--rdaiTer*.- t. I, p. 55.
79








solo a fin de fortificar y tener seguro y prawida de bas.
pimentos este di-cho puerto para el despae)w y avituallamiento y seguridad de las flotas de S. Mg. que it -6t
vienen y van.
Comparecen varlos testigos. El sexto es Diego de Soto, atcalde ordinario de La villa "de cdad de mAs desetenta aAos"., declara que "oonoci6 a Juan do Itolas de cincuenta y cinco afi" a esta parte".
A la sexta pregunta contest que
Dos leguas de esta villa hacia la boca de la chorrera estuvo antiguamen te eate pueblo y aIU vio, este testing que el dicho Juan de Rojas tenia p6blada su casa y haciendas de eslancias y con=s y despuds vio qua el dkho pueblo se pasd a esta viHa donde al presented esti nombrada, la
Habana.
En la misma forma declarazx otros antiguos ve6nos de la. ciudad.
Este documents que sitda la pzirnera Habana del norte "Dos leguas de esta villa Cla Habana del puertol hacia ]a boca de-la Chorrera y aill - Juan de Rojas tenfa poblada su casa y hacienda" . planted un nuevo, problema: Z d6nde estuvo situada por primer vez ]a Habana on el norte: en la Chorrera, del rio., en el lugar 11amado Puentes Grande&, sefialado por Jonaro, Articles, daspu6s de un cuidadoso studio de las actas del cabildo habanew,,y otros documents de ]a tpoca, oen la, "'boca de la Chorrera de acuerdo con este interrogation que en nombre de un deweirtdiente de Juan de Rojas se present on La Habana ea los afios de ISM a 1588?"
Existed otro documents, dado a wnocer por Antonio BachiDer y Morales, qu-. confinua el anterior.
Seg'rl ei erudito cubanoEn el informative, hecho por Diego Sotolongo, hijo, do Diego el viejo, que conserwo, aunque sumamente apoli.
flado, para que S.M. le concediese ]a facultad du erigwi Un mayorazgo de 20,000 ducados, se lee una declaraci6n del capitdn Gffit s de Rojas Manrique, vecino de la ciudad, en wyosegundo particular expose ique tanto Diego el viej*,

$4 Ver cita de este documtnto.

80









natural de Madt-Ifl, como otrus qw citafucron pobla.
dores y vecinos de esta Isla, de Jos pueblos Idojos que l1amarmt Uabuena y el de ]a boca de la Charrera: y es festigo de visia de ojas y no dc referencia, coino se dercia pur ese fiempo: la dcclaraci6n fiene la fecha de 13 de Febrevu di: 1603, Si ]a palabra Mabitena no es un error del escribiente, (como lo creo,) he aW otro pueblo desconocido, paro parme que quiso ponerse Habana: el pueblo vioJo en la boca do la Chorrera, no queda duda que isti-6, aun suponi, ,ndusc que se aluda al primer
asiento ide [a banda del Sur,"',

Mientas no qc ha]JvTr rluevos documents quedar-A en pie ]a i"terrogaci6n.
Acompaha a I in terrogawrio dado a concern por Irene Wright una carta de la tni8yna dondo w.fialabaPor mucho que se ha buscado, no se ha cncontrado todavia el acta de fundaci6n de ]a Habana. Dadas ]as circunst"cias du su fundaviOn, es possible que cal acta
no se levantam.
Tanipwo ;w ha pod ido fijar fecha exacta de la mudarj7a de la costa sur al septentrional; tal vez por haber sido dste un caniblo lento y no ana traslaci6n intencionada,
llevada a cabo con toda fomiafidad,"'

Segdn la hislorladoi-a norteamericana las rebeliones indigenas --ocurridas entre los ahos 20 y 40 y extendidas desde La Habana hasta Guanigitanico- fueroa la causa del traslado del poblado babanero de la Cliorrera a su sitio actual .. firro" de fendible por Ia parte de tierra". Cre, que e0e traslado se mahz6 por Jos affos 1522 a 1524.
Aunque no pueda determinar:ic exactamente el traslado official de la pobiaci6n de ]a Churrei-4 al puerto, lo probable es que se realize antes de In fecha dada por Irene Wright. Los habitantes de la poblaci6n situada junto a) -rio se diaron cuenta desde In conquista de la Nueva Espaha del d&--tirto que estaba

115 'BACFTU-1.PR V MGRALES, ANMto, Cubit Primirfva. Origin, ftnxuai, fradiciwmv e. historic i1c hys indibs dt las Awilices Mayomv -v IdS Ucayas. Habana, 1893, P, 2W,
24 Intez-&-ogatorio dtado.

81








flamado a desempefiar el puerto de L& Habana, y, a pesar del' inconvenient de )a falta. de agua potable en sus cercanfas decidicron el traslado.
Es absolutamente seguro que a fines del afio 1519 la, v-411a de San Crist6bal afin existia en la costa. sur.
Con fecba 17 de noviembre de 1519, Diego Velfizque=, en su low afAn de recuperar su poder sobre las tierras descublertas en ]as, tres expediciones onviadas con ese prop6MW at oontinente, describe a S. M. :
Yo quislera ir a ]as terms nuevas., pero mandar4 a Narv4ez. Parto hoy dia de ]a fecha del pueblo de Santiago a la villa de la Trinidad e a San Cnist6bal de la Habana e Guaniguanico, donde con toda brevedad pienso despacharle e despaf hado volverd por la tierra dentro viendo e visitation todas ]as villas e pueblos desta isla a los caciques c lnd os della, e a saber corrie son tratados.111

PAdflo de Narviez partied con su expedicidn del puerto de Guaniguaniou el 18 de marzo de 1520.
Es 16gico pensar que en los primeros meses del afio 1520 la villa de San Crist6bal ai n pennanecia en el sur, peru no debi6 durar mucho tempo.
Poco xlespu6s de la partida de NarvAez, Velkquaz enviaba un barw a] mando de Pedro Barba, su tenlente en San Cris. t6bal, con portredhos y refuerzos para Namiez. ZQuiem esto decir que ya no se necesitaba el entente pesto que la villa babia acabado Ve despoblam a! incorporarse a1gunos de sus pocos veciaos a [a 61tima empress organized cn la isla?
- Es probable que el ailo 1521 ya la villa estuviera trasladadA at norte. En dicho afio IkV6 a La Habana, Juan Ponce de ILA 6n fracasado en su empeiao de conquistar la. Florida. Herido de gravedad murM en la villa de La Habana. Antes de su deceso dej6 un poder para que se vendierart sus propiedades y su product se dicra a sus, herederos, en San.Tuan de Puerto Rico.
Por una reclamaci6n do los herederos se sabe que en la villa de La Habana ya estaba orgaixizado el gobierno local; Diego de Castafteda, alcalde ordinarjo y Juan Datias, tenedor de los bienes de difuntos, c*n etros, se apoder-aron de to$ ble"T CD-I., 1! s., t. XXXV, p, M26,

82









nes de Yuan Ponce do Loe6n y vendieron tos barot)s y otm: effects eo mucho wenos de su valor.114
Este document perinite suponer que ca 1521 ya la vilL% de La Habana exist(a. como tal en ta costa norte.
En cuanto a ]as causes del traslado no puede acvptarse el expuesto en el inwrrogatoriw quo L-A rnuda.nza se rcalW
solo a f in de fort if icar y tencr segut'o y provide) de bastimenLos este dicho puerto para cl despacho y avituallamiento y seguridad de las annadas y flotas
de S. Mg. que a el vienen y van.
Esto era dcrto en el moment del interroptorio, fines del siglo xvi, pero no lo us-a en cl moment del trasiado. cuando a m no cxisila el commercial con las nuevas firms descubiertas ni "taba organized el sistema de How.
La verdadera causa del tmslado, estuvo en el reconocin3ieato de ias espl,6nd-idas conditions del puerw en !d raismo y de su magnifica siwaci6n.
ReAj7ada In oonqtusta de M&jc*, casi des poblada Ja villa del sur ya que muchas de sus vecinos se enrolaron en la expedicj6n de HernAn Cort6s, Ueg6 un dia cn que los pobWores del norte decidieron construir la iglesia, ]a casa del icabildo y establecer allf la villa de San Crist6bal de La Habana. Es probable que estas construcciones no -se Itevaran a cabo hasta el trasladode In villa a la bahia de La Habana.
El doctor Juho Le Riverend" ha escrito muy acertadamente:
La 6udad de La Habana tuvo tres emplazamientos antes de 1519-20. Nbs bien pudiera decirse que ]a enLidad juridica y political municipal fue pasando a dis.
fintus groups demogrificos preexistentes, arrastmndo Consigo los anteriores, a media que la expericncia acreditaba la necesidad de sitar -mejor -dentre de las cambiantes situaciones intraimperiales- el ndcleo urbarto occidental del pais. El traslado --si es que cabe darle cse nombre- de la ciudad fue siempre una.
consecuencla. del previo reconocimionto de Jas virtudes del nueve lugar, Y Ins tres Habanas forman parte del

*9 Nuz BrnTo, MANura- Habana antigua, Apapires hisi6ricas, Habana, 1936. t. 10 P Z '
09 14 Habana (Diograffa de una provinda 1A Habana. 1960, p. 20.

83








proceso inI Mal de ocupaci6n perifdrica, esencial en los
aflos de &rmaci6o de la colonial.

Fundwidn de la villa de Santa MarI4 de- Puerto Prfn-ipe

La fimdadft de la villa do Puerto Mndpe no ca'be duda que fue anterior a ]a de Santiago, de cuyo establecinidento Velizquez d1o cuenta al reyen su carta de 10 de agosto do 1515, y posterior a la ide 1? de abrit de 1514, fecha de La piimera carta conocida del conqiistador, en la que comunica al ivy las villas furtdadas hasta. esa fecha; entre elUs no se menciona a Puerto PrIncipe.
TomAs No Betancourt uno de los primers historiadores
de dicha ciudad, y Juan Torres Lasqueti,"'I autor de una interesante ahm sobre Puerto Principe, dan el afto de 1514, como el de su fundaci6n. y el lugar escogido ]a bahla de Nuevitw, nominada durante el siglo xvj,, Puerto Prfmipe.
Los cronistas citados han tomato sus datos de los. tempos iniciales de.la villa de una obra diada por Tomis No Betanc6m. escrita- por el can6nigo Matlas Boza y Befara, cuyo tf tulo nq ofrece, pew puede inferirse de una refereacia de Framisco raicagno.tae

Dice el bidgrafo cubanoDej6, Boza a1gunos trabajos curiosos sobre la historic dr- Cuba, habiendo sido una 4e sus obras principates el reformer y metodizar las cr6nica. del historiador Herrera, cuyos escritos permanecian indditos y trunCOS. 0 11M


41" "Himoria de Puerto Mncipe!'. (En: Cowley, Rafa4 Angel, Los tres pwimeros historiadores da to isla de Cuba. Habana, A. PeSD., 187T p 503.) Esta obra fue -publicada. por vez primer cn )as Mmorias de ta Sociedad AsfridHca de U Habana, en el aAo 1839, con notas del author y de la Sodeftd Patri6fica, suprimidas en la edioift de Cowley.
-101 Cofwd6n de Dalos Mistdricos, Geogrdfkos y Est4disikos de Puerto PrIndpe y su j"rWievidn Habana, IM. 102 Dim&omario biogrdftco cubana. (Compronde hasta 18M. New York,
Es inexplicable csta (ltima frase de Cakagm, pues ]a cbra del emaista Merrem fue publicadzi en ]a segunda d6mda del sigto XVI'[-.

84









V cdecir, la fuento. de- Tom4s No Betancourt: ha sido Herro. ra, a trav6s de Boza, Torres Lasqueti, en la primer parte. de su obra, se hmita a copier a Betancourt.
El historiador Jorge. JuAmL Cano da como fecha. de la fundacion el dja 2 de febrero & 1514 y como lugar fa punta del Guinebo, en el Puerto del Pr ncipe, boy Nuevitas-'"
Esta fecha no puede aceptarse porque, -de ser cierta, Veliz. quez no habria dejado de comunicarlo a] rey en su cam de 11 de abril de dicho afio, en [a cual hace un relate detallado de ]as dos vilIas fundadas en su, recorrido desde Raracoa. hasta el puerto de JaguaJuArez Cano narra, con lujo de detalles )a f4ndaci6n, entre-comillando aIgunas frames; parece haberlas tornado de Won documents que no menclona,
Solamente a] tratar del traslado de. la villa -por ]as condiciones poco apropiadas do su primer asiento- a ]a ribera dc) rfo Caonao, hecho ocurrido, seg6T) el historiador, "en )a. filtima decent de marzo del aho 1516"', cita "rel. manuscript de Balboa Troya".195 del cual parece toma sus dalos, pero no ofrece ninguna reference del rnismo, ni tftulo, ni Ja fecha. do redacc16n.
PAginas adelante, expose )a destrucci6n por un Woendio de
ef archive municipal y el parroquial, que databa de 1528, ast como las e! crjturas pilblicas"'; vuelve a mencionar a Silvestre Balboa Troya y Ouesada do quien dice "... habia coIeccionado muchos objeos de arte indio y colonial destinados a] Museo del F-scoriaT, Madirid".""
Es precise acudir a otras fuentes para poder determiner ]a fecha. do fundacidn de la villa de Santa Maria de. Puerto Principe.
El dia 2 de, a gosto de 1515 el rey dirige a Diego Velk.uez una real cMula -inddita hasta hoy-P" contcstando una carta del gobernador, de fecha 1.6 de diciembre- de 1514. Este describe desde la. villa de San Salvador, al, t6nrnino de su, viaje, de regreso a !a, region oriental. En elta dcb!6 dar cuenta. de varjos success importance Olo infirido, de la. c6dula real, pues la carta de Diego Veldzquez no se conoce.
En esta carta por primer vez apareoe mencionado el puerto del PtImipe.

)'M Apimtes de Camagu-ey Comagficy, 1929, p IS. tiOls Idem, p. 2L
106 Idem, P. 39.
107 &N, Academia d.e la Historia, Caja 24, Sig. 202.
95









Veamos, a trav6s de ]a respuesta del rey Femando, Jos informed dados por Vctlzque7 en su carta:

Much* placcr lie habido do la pacificaci6n que habeis hecho de los caciques de esa ysla y bia sido muy bien lo que hicisteis y trabajastcis cn pacificar la wsta del stir por raz6n de los navies que allf aportasen de Castilla del Oro y todavia trabajad mucho por acabar de pacificar toda la ysla poir cuantas maneras Pt3dieredes.
Decis como Ilegaron a] puerto del PrincipO" dertos, espaftoles y dijeron que quedaban otros compatieros suyos en ]as islas de Jos yucayos sin pruveimiento
alguno...
Lo que habels hecho en juntaros vos y nuestros oficiales tesorero y factor y vector de esa ysta en [a villa
de San Salvador. - me ha parecido bien...
Decis que. vinisteis visitamlo todos, los cadques. y que hallastes que los indios son blen trat;ados c industrfados come lo tenemos mandado -
Los pueblos que decis que quereis hacer de -nuevo por escusar que los indios se carguen coi-no hasta aqui se hada y por las otras causes que esailbis me ha pareddo bien.. y si en los asientos que deds que querels bacer no ovieredes hallado despuds alg6n inconveniente bien es que lo hagais como lo escribis o
como mejor os pareciere.
De la pacificad6n de ]a piwincia dc Camag&y lie holgado mucho y el hacer de los caminas es biert y de salir tan buenas las minas como decis y de todas ]as otras buenas nuevas que desa ysla escribis he habido
mucbo placer...

Si se leen con cuidada l1as mspuestas del rey, pueden suponerse Io5 informes ofrecidos por Vefiazquez cn su carta de 16 de didembre, de 1514.

No curibe W11a del merto d-cl Pj-ijICiPe'.5;jIU 01 P"CrIo 4ej NIP?ripe, El -,,ubrayadQ v% 0 la aurora.

86








Se sabe que a1gunos eSpaii-Oks IlegarOn al Puerto del Principe, donde no existia ninguna villa, porque de existir Io hubiera consignado el gobernador.
Informal tambi6n de la pacificaci6ti de la priovincia de CarfiazUey, dato muy important, pesto que de permanecer Jos indlos en rebeldia era rnuy dificil proceder al establecimiento de una villa ya que se contaba con los indigents para las construcciones y labranzas.
Seguramente despu6s de pacificada ]a comarr-a penO Veldzqt= fundar un pueblo en el xnagnffico puerto situado cas! a] centre de In isla. Ese puerto servirfa de punto de recalada para Jos navfos, y a la poblacidn para mantener pacificos a los indigenas. Cowunica, al rey su prop6sito, pero en ningan womento describe haber fundado poblacidn en Puerto Principe.
'No moisten datos de que Diego Vel;Azquez visitam cl Puer. to del Principe.
Se&,6n. el Padre Las Casas el golwrnador le puso el nombre de lardin del Rey a la cayerfa del norte de- Camaoey, pero no explica, en qud moment reconocM Ve]Azquez esa cayerfa.
Es possible que los inforines sobre el Puerto del Mocipe le fueran suministrados por Jos miembros de ]a expedicift que recorrW el centre de ]a isla al mando, de Marvdez y Las Casas.
De nuevo el testimony del Padre Las Casas aclara ]as dudas acerea de la fecha de f-undaci6n de ]a villa dc Santa Maria del Puerto del Principe.
En su magnffico "Mcmorial de. los Remedios", recornienda:

I I que de las isla!3 o terms. que, no fueran hibiles para ser pobladas de espafioles, especialmente las dichas Lucayas- que los traigan [a los indios] a la isla dc Cuba y no a otra, torque estA en rnejor comarca dellas y hay mejor apero de comida y de tierra y de ]as otras cosas que son menester., y asi mismo que en la TsIa do Cuba, en In. provincial de Yumazisi, at puerta que so flama del Principe, que es casi en et medio de la ista, tierra muy buena y de toda mantra da comida abvn dosa, vuestra reverendisima seflorfa mande, que una villa de los espafioles que estando yo alld quertan hacer, quo si no se ha hecho. que Id hagan en Un Ifarto Muy grande de mds de diez leguas, que ss llama alld sabana,

10 ffiswria de fas fprAm Lib. 31, tap. XXII, t, 11, p. 455,

87









qve estard del dicho Fmerto, donde desembarcardn
cinco (P seis leguas...
Recomienda Las Casas que junto can ]a dicha villa se haga una casa dande haya un monasterio de media docena de frailes dominicas o franciscanos para que atiendan a I" indios que tmigan de las Lucayas y

1. : Wh les prove n dc comer y do lo, demis que a sus Animas y cuerpos fuera necesarjo, la cual casa vuestra reverendisima t ,efioria mande qua se haga, y al pre..sewe prove con vitria labranza que en el dicho puerto del Pripwipe, en nombre de I-a Corona Real se ha hecho, /a cuW aill no aprovecha nada y aprovechard papa esto
Inucho ... I'll

La labranza hecha en el Puerto del Principc "en nombre de I& Corona Real" debi6 hacerse en una de las varies liacienclas asignadas al soberano on ]a isla.
La expresi6n "alft no apmvecha nada", prueba quc estando ot Padre atin en Cuba no sc habia procedidoa la fundaci6n de urta villa en dicho Jugar y no cabi! tWda que en Jos pril-neros dW del rnes de junjo de 1515 afin se hallaba el Padre en Cuba; 61 mismo, deja constancia de Olo al de6r que el dfa de ]a Santisima Tzinidad escuch6 al padre dominjeo fray 13crnardo. reci6n Rep& de la Espahola Con tres Yniembros de ta Orden, predicar un terrible sermon contra los opresores de los indios.1111
En el mes de julio parlian para la Espaftla dos de Jos Padres dominicos con Bartolomd do Las Casas, quien se proponia marcher a Espafia a comenzar su gran cruzada.
Coincide con la oplni6o expuesta de referirse el Padre Las Casas en los pArrafos transcritos de su Memorial, a la fun. dacidn de la villa de Puerto Principe, el historlador remediano Carlos A. Martfficz-Fortfin y Foyo,'" quien describe:
I el Padre Las Casas... refiriOidose fncidentalmente
a la fundaci6n de Puerto Principe manifiesta,

210 "McFnorial de Jos Remedios". CD.I., t- VII, p. 14-63. 81 subrayado es do la aurora,
"I HisecTia do las lridfas. Lib. 3, cop. LXXXr. tomo r, p. 65456. 1112 RI cacicato de Saboaa 0 Sahypl4qna, ffcthana, Cuba, 1956, p. S.

88









Si no se ha becho que ]a hagan on un llano rnuy grande de mAs de diez leguas, que se llama alld sabana, que c:starl del dicho puerto. dondc descmbarcar-An cinco
0 sels leguas.

Et historiador Jacobo de ]a Pezuela"" aplica c-stos pArrafos de. Las Casas a ]a fundaci6n de Sancti Spiritus, olvidando que el mismo Padre en su Hisforia de las Indias dctermina clara. mente ]a fundaci6n de esta villa."'
El historiador y arque6logo Felipe Pichardo LToya, estudioso do los primers silos de, ]a 6poca colooial, no podfa dejar de interesarse por la fundacio'n de su ciudad natal. Sobre este- tema escriW:
No cxisten documents f-e-haciertes --o por Jo roenos no se concern hasta huy-, sobre la fundaci6n de
Santa Maria,
. un Memorial do) Padre Las Casas ... recomienda que una villa que los castellanos pensaban ftindar en Camagdey, estando 1 eii Cuba, quo no ]a hicieran, donde pensaban, y :si mU tierra, adentro; pudiendo asi deducirse que );R fundaci6n de Santa Maria aun no se hobia.
flevado a cabo PrActicamente cuando en 1515 cl Padre Las Casas abandonaba nuestra Isla, iniciando on Espatia sus luchas en dcfensa de los i-ndios, En cua)ito a) extrewo quo fija cii Nuevitas su primer asiento, quien "cribe estas hnca,,;. que ha liccho Lnvcstigaciones querienda concern a ciencia cierta donde estuvo la villa, . no ba, podido Jograr su con fi rmaci&n por docume.nto
hist6rico o evidencia arqueol6gica-'""
Con las refercnoias ofrecida.9 hasta ahora, es decir, la certeza. do quo el I? de agosto de 1315 se ballaba establecida, Ja villa de Santa Maria de Pueno Principe, y no la estaba. en eT mes de junlo. scy(n testimony del Padre Um Casas -aunque se habia pensado en hacerjo-, puede focalizaTse su fundaci6n, a fines del mes de junio o principios de julio de 1515.

Hisri3ria de ?a Isla de Caba. 1. 1. p. 67, nota 9
11-4 Wase en este trabajo PiOnas 26-28. Fundaci6n de Sancti Spiritu& 11z FjcmxRDo MaYA, Flmm-- "Peniplano del CpmagUey". (En Revisra de la Junia Nacional de Arquvalo& y Efwlogh Epoca 5% Dic. 1961. P. 7-26-1

89









De este modo resulta6a la pendItirna de las villas erigida-.e-P Cuba durante el gobierno de Diego Ve]Azquez.
Sus fundadores debieron informarle ripidarnente a] guber, nador, quien so hallaba en. Bayamo, donde perrnaneci6 hasta fines de Jonio, en las areas de ]a fundicj6n, o en Santiago, a do.nde, terininada la labor, hibia pasado para realizer ]a 41tima de sus ftmdaciones, y comunicarle a] reyet P de agosto de 1515, que en ]a isla habia siete iglesias.
Es possible que la primer fundacift se haya realizado en las cercantas del puerto de Nuevitas, donde deb16 sub-dfir rnuy poco tiernpo, por cuyo motwo no quedaron eN-ficncias w-queoldgicas de su existence en tal lugar.
Pronto comprendieron los pobladores la falta de condicione.5 necesarias para una poblacidn. Coxecia. de agua potable y sus suelos no eran propios para la agricoltura, por Jo cual acordaron sus vecinos tras'ladarla a] cacimp indigent de Cauriao, junto al rio de ese nombre.
Tampoco alit habm' de permanence la villa; a] rnediar el aho 1528 un gran ndmero de indios alzados hicieron daflos en los pueblos do indios encomendados y en las Wancias. Perseguldos por el tenjente de gobernador Diego de Ovando y algtmos vecino-9, los indios fueron dominados."O
Poco tempo despu4s los indios -cirnarrones volvieron a almrse.

e cornenzamn a bacer mucho daho en Espatioles e
indios, en los tdrminos de fas dichas villas (San Salva, dor, Puerto Prfncipe., Trinidad y Sancti Spirmus] especialmente en la villa del Puerto del Principe, quemaron el pueblo de los -Vahofes. andAndale ellos mudando a
Ot.ro asiento, i los que en 61 estaban huyeron ... 'IT

Esta rebelift indi'gena fue rnuy grave. Diur6 largos aflos y so extendi6 por toda La isla.
La investigator Irene Wxigbt ha escxito sobre este periodo7311 "Carra quo mribe Goraalo de Chum-In a Su Majestad. en ]a quc el alzAm iento de varies indlos (8 de niam de 1529)
CZ-1, TA s., tomo X11f, p. 91-104.
117 .. Relaci6n del cstad* de [a isla en p32'1, Xn La Spgra, ap, cit. Ap rxlim, dcw.. LXXX, t, X11, p. 4147,

9,9









No cabe duda que durante veinte aflos -de 1520 a 1540- aproximadamente, los cubehos opuFleron resistencia a la dominacift espahola. En Oriente en los afios 1523 y 1529 y 1530, por ejemplo, se 11cg6 a la guerra ablerta. Por Carnagiley m-uricron autos espafioles quo sus ganados quedaron abandonados, se esparcieron por toda )a ista, flenfindola de crfas bravias, Segdn el Interroptorio adjunto, 11" [a rebeh6a se extendj6 a )a Habana y a Vuelta Abajo (.. hacia Guaniguanico que es bacia el cabc, de San Antdn). Fue entonces que se mud6 la Habana de la Chorrera a su siflo actual, m4s defensible, contra todo ataque por ]a parte de fien-a.

De acuerdo con los dmumentos; citados, la villa de Puerto Rdncipe fue trasladada de [as mArgenes dal Caunao a su asim 'to actual, en las gorillas del Tinima, el aflo 1528, donde ha permanecido sin sufrir ntfis cambios que los naturals at crwAmiiento de ]a ciudad.
Existed atro error en retaci6n con el Puerto del Prfnelpe que es precise aclarar; ese nombre no le fue dado a dicho puerto por Cristdbal Col6n. torque jamis estuvo en 61.
El Almirante, en su recorrido por la costa none de Cuba, IIeg6 el dfa 30 de octubre, a un

. cabo Ileno de pabnas, y p4sole por nombre Cabo de Pahnas. despu4s de haberandado quince leguas [a partir de rio de Mam, identificado como el puerto
de Gibaral,

Este cabo ha, sido identificado corno punta Uvero.
Cot-6n no sigui6 hacia occidente, el mi&voles 31 de octubre torn6 a r1o do Mares, donde perrnaneci6 hasta el lunes 12 de noviembre.

Naveg6 estelunes hasta el sol pesto diez y ocho leguas al Uste- hasta un cabo, a que puso por nombre el
Cabo de Cuba.

Este cabo ha sido identificado por todos los ge6grafos como el cabo Lucrecia,
El mUrccJes, 14 de noviembre escribfa Col6n;

I's Intemptoria citado P. 40, nota 1.

91









Despuds de haber andado asi ses enta y cuatro millas hal-16 una entrada mqy honda, ancba un cuarto e milla.
y buen puerto, y r1o, donde cntrO. todO de bui'ma anchura y muy fondo, donde vido tantas islas, qw no las pudo contar todas, de buena grandem... Pasoles nombre la mar de nuaVra SeRora., y al. puerto que est4 cerca de la boca de la entrada. do ]as dichas islas puso
Puerto del Principe...
El puerto al que el Almfirante Ilarn6 la mar de nuestra Se. flora. es el puerto de TAnarno, a cuya entrada se halla el puerto del PrIncip&
El dia 18 hizo colocar "a ]a boca de la entrada del dicho puerto del Priwipe, en un lugar vistoso y descubierto de ;krboJes. .. ", una "gzra n cruz que babia mandado a hacer de dos maderos."
Como ha podido observarse, siguiendo el derrotero de Coldn, a trav6s de .1" palabras de su Diario, en ]a tmnscxip66n del padre Us Casas, "to no fleg6 en nlgdn moment al. period de Nuevitas, y, por lo tanto no pudo ponerle el nombre del Puerto del Principe, ni colocar una cruz en su entradaSeg(In Herrera, siguiendo al Padre, este nombre le fue dado por Diego VeNzqum sin que pueda determinarse cuAndo lo hizo, Es possible que durante su estancia en Jagua el conOlstador realizara un recorrido por el interior de ]a isla y flegara hasta la costa norte, pero no existed constancia de ello.
EI historiador Torres Lasqueti. basadb en un studio cuidadoso del Marjo de Col6n no accept que el nombre de Puerto Prfncipf! le fuera dado a Nuevitas por el Almirante.
Sf admit que ]a villa se fundara en un puerto del que dice el. cronista Herrera "es muv bueno el Puerto del Principe que estA en medio do la IsTa".'
Felipe Picbardo Moya, en el studio* citado, tampoco accept que Coldn hava dado dicho. nombm at puerto de Nuevitas.
No obstante, historiadores posterjores ban insisfido en el mismo error.

San Juan dc las Reinedios

No fueron estos siete pueblos los finilcos que cont6 ]a isle de Cuba. Lentamente ;se creaban otros n6cleos, de poblaci6n

'V) Tmes Uwxm. op. dt,, p. 13A

92









aunque on sus comlenzos no tuvieron caricter of iciaL Sin cabildos propios, se ha&ban bajo ]a administration de otra V Ula.
Uno de estos paeblo-9 fue el de ia Sabana, ouya primer noticia la, ofrece el obis fray Dio Sarmiento al dar cuenta de su vista, realize& el aft 1544.
En su carta, dwpuds de referirse a las villas de Santiago, Bayamo y. Puerto Principe, trats. de la Sabana.

Describe:

La Zavwia. -4LIegamos at pueblo &- la Zava m., que es pu;blo de Vasco Porcallo, do tiene sus, hacfendas y asiento; es puerto de mar donde entrant navies. Dista del Puerto del Principe 50 leguas por mar. Hay 20 casas bohios, aposentos dc indios y espaftoles. LO i9jesia. y capellAn letrado, que Iia 20 aflos es su capellAn y dotrina los indios y esclavos con fervor y diligencia.
-'. Naborias y riaturales desta isla hay 80 y 120 esclavos negros. Tiene 10 espafioles, sin otros 10 pajes que IS*
sirven a su persona de Porcalio...

De acuerdQ con esta informaci6n. del obispo debi4 fundarse este pueblo al comermar la ddcada del 20 o pwo antes, -ya que el capelin desempefiaba sus functions. desde veinte akos at6s.
Pem existia solamente como pueblo, no tenla cabildo ni r4CPreSCnW16tx oficlal a1guna.
El aflo 1562 el obispo Bemardino de Vittalpando l[ev6 a cabo una vista pastoral; informal a Su Majestad que "en esta isla (hay] siew puebkks tan lejos unos de otras que el rnAs cercano es tA treinta leguas
Es decir, ignore la existeacia del poblado de lo. Sabana, o lo consider de tan,'poca importance que no lo menciona."I
Despuds de la reference de Samiento, la. dnica. conocida es la. del obispo Juan del Castillo, quien vfsit6 ]a poblaci6n de

1w CAL, 2- S. t. VI, p. 230.
t2i Z m-uERA, Cx'Rim M !A villa itidia de ta Trinidad en cl 5igIn XVI','. Ap. no. I En RMsta cte 14 Ribliateca Macianal f0a Writ 9fto 68. nu, 2, mayo-agofto 1977, p. 91.

93








la Savaina el 24 de febrero de 1570. primer vista pastoral hallada. ert sus libros parroquiales.','2
Coaderiza su inform el obispo Castillo con una relacl6n de Jos pueblos de ]a isla y sus vednos.
Despu6s de- exponer el estado de Baracoa, Santiago, Bayamo y Puerto Principe. trata do la S4bana:

La zavana de Vasco Porcallo puesta en un cayo que cstA metido al otro lado en la war de el norte un quarto de legm de [a tierra es de 20 vecinos, mitad espafiales, milad de intfios casados, es lugar c6modo asi pan surgir los barcas que traen y Revan mercaderfas de la Havana a] Puerto de el Principe corno para proveer de
bastimentos a fa Habana.
En me ffio de este cayo y de ]a Trinidad estA la villa de Santispfritus quo es la cabeza ast en lo seglar como
en lo espirituaL
Realize el obispo la. vista de I& iglesia de la Sabana el &a 24 de febrero de 1570. Seg4n su informed ,
La iglesia de esta villa es ermita de la iSlesia de Sancti
Spiritu's...
El -cura de Sancti S 'ritus reside por tercios en estes tres pueblos de la TrirtidacL Sancti Spfritus y Zavaua '*

A partir del afia 1578 ya se le da a la Sabana el tituto de villa,
El gobernador Francisco Carrefto eu carta dirigida a su Majestad con fecha I I 6: abril de 1578 infonnaEsta isla ... tiene de largo ck*cientas y cincuenta, leguas y tres villas W nAs cemanas a ella (La Habana] que son Sancti Spiritus, la. Sabana -del Cayo y la Trimdad estin cien leguas de aquf.,.

M MARlrfNF= BoRrOx, JuAx A. An4es y Efemdrides do San Juan de tas Remwdios_ T. IX, p, 60,
7= Papeles existences en d Archivo GenmW do Indids relatives a Cuba y mmy particularmenle a La Haban& Totuo 1 (1512-1578). La Ha. bana, 1931, p. 217-224.

94








Estas patabras del gobematfor perimiten pensar que ya !a Sabana tenfa organized su cabildo sin que pueda determine. narse en qud fecha ocurri&
Otra carta. escrita dos dias despu6s por el propio gu-',wrtiador confima la exLstencia del cabild-o de I& Sabana:

I lleg6 un mensojero por sierra con una carta. de un
atcalde de Ja villa de ]a Sabana, la cual va cort esta, y por ella sabri V. Mag. Como aquel pueblo que era, de treinta casas de paja y diez vednos espaholes y los dr-m6s indios Jo quemaron todo corsarios franceses parque no les quisieron dar los vednos bastimentos..."

DespWs de incendiado el pueblo fue trasiadado a] lugar que hoy ocupa y posiblemente tambiOm se le diet-a entonces el nombre de San Juan de los Remedios.
Aunque el objeto de em trabajo ha sido precisar to mfis exactamente possible, de acuerdo con los documents existente's, la feeba y el lugar del astablmimiento de W siete primeras villas cubanas, se ha tratado la fundui6n del poblado de San Juan de los Remedios, por ser muy poco posterior a las primeras villas, to que ha dado lugar a rauchos errors y m.ultitud de opinions diversas, no s6lo acerca de la fecha de su fundaci6n, como pueblo, sino tambidn a su cardcter comia vifla.lu












IA Hem, P. 2V.290.
1'2r' RAOI.A RAmcs. NATAtj& Fmndaci4n. traslados, cambibs de nom, bres y ereccidn del manicipio de la "fuW dudad de San Juan 4e las Repne&os de M Sztbana d4 Cayo. 17 p. (tmbajo ine'dito).

95














Correspondence Mexicana de
Don Fernando Ortiz
(AtIonso Reyes, Daniel Cosio Vdlegas, Juan Comas, gonzdo Aguirre Belfrdrz, Benito Coqjwj y Jesds S:Uva Herzog.)

Luis ANom, ARoUELLES


En ]a Biblioieca Nacional Jo&6 Martf se conserve una parte important de la cormspondencia del sabio cubano don Fernando Ortiz, Dicha correspandencla abarca, fundamental-monte, de los aflos 40, de este sigio, hasta su muerte ocurrida el 10 de abril de 1969.*
Entre las cartas encenti-adas en su archive personal, son numerosas las enviadas desde Mdxico. Este pais le inter! 6 por distintos motives; su historic, sus costumbres, sus hombres... En carta at historiador mexicano Jesfis Silva Herzog, fechada el 5 de noviernbre de 1943 y recidn Ilegado de Mdxico, Ortiz le describe que trae de su pals "recuerdos imborrables y grades ensefianzas, Estoy realmente avergonzado de no haber ido antes".
F-n varms omsiones viaj' a Mdxico. En 1943, con motive del Primer Congreso DemogrAfico Interamericano. AM funda y preside el Instituto Internaclonal de Estudios Afromerkanos. En abrif de 1951, para participar en el Congreso rnternacional de Ai=dcmias de la Lengua Espahola, Ya que 41 era miernbro correspondent, de la Real Academia de la Lengua y wcio fundador de ]a Academia Cubana de ]a Lengua, En septiernbre de ese aho, vuelve a Mdxjco y asiste a los octos conmemorativos del IV Centenario dc la UniversidadNacional Atftnoma de Wxico donde tiene a su cargo el discurso de i0au;sura del Congreso Cientifico Mexicano. En esta omsi&

El Autor tuvo la oportunidad de consular La cormpondencia manuscript, awn inidita, de Fernando Ortiz que se encuentra en ]a instituci6n mencionada. Ouiere dejar constancia de que hasta la fechn dicha correspondencia sc encuentra pendiente de procesamient*4

97








la ciudad y el Distrito Federal de. Mdxico lo declaraj j "Hudsped de, Hoiaor".
En flerra azteca Pudo conocer, de- forma direct, ]a culture, MeAcana y conversar con cientIfiloos prestigiosos de ese pais. Varies sociedades cieWificas, meximnas le contabati entre sus miembrosi la Amdemla Mexicana de Cfencias PenaIes. ]a AcademLa Nacional de Ciencias, el Ateneo de Ciencias y Artes de MOxico. ]a Sociedad Falkl4rica de Wx1co, la Sociedad Mexicaria de, Geografia y Estadistica, etoftera.
En este pals veria [a luz en 1947 su tibro Ef huracdn, su mirotogia y sws simbolos, publicado por el Pondo de Cultura Econftica. El 28 de junio de ese afto, el Presidente de Mdxico le confiere la Condccoraci&i Nacional de la Ordcn Mexicana del Aguita Azteca, en el grado de Encomienda.
Hemos seleccionado de la correspondence de Ortiz, a1gunas, de ]as cartsts mexicawts' que mAs nos han Ilamado ]a atencift peiro, precisemos que las mismas no abarcan el conjunto de su epistolario mexkano.

Alfomvo Reyes

La currespondencia wi) el sabio moxicano, Alfonso Reyes compivnde los aftos de 1947 a 1937, Ambos se tenlan una gran eatimad6n. tanto en considerad6n. de sus respectivas obras cieut(ficas conao en el roconodmiento de sus altos vatores morales, Ambos emn --como dirta Reyes de Ortiz- sables, tanto en el concept humanistic, como eo el concept human.
En carta de Reyes a Ortiz (Mkico, 19 de jutio de 1950), el. aseritor mexicaxio exprega la admiraci6n que senate, por sus studios; "Usted e! urto de los hombres Tnis estimable de nueStMs fierras, tanto por su Intetigericia y su dencia como por su nervia moral. Lu tengo a usted entre inis afectog y admiraciones nift s6lidos.,"
I-as investigations de estos dos grades poligrafos se complementaban. -I espuiaiista en la cultma clisica eacontraba en los studios del etn6loigo cubano utia reafirmad6n de sus teorw.
Lo he leido -coirttinfla Reyts- co:a fascimei6n y dekite complacIdnolome en ver que, a cada encrucijada del camino, me encontraba yo con la Gnwia de mis mores. Siempre rne he esforzado en xW c4tedra, en

.98








I
10S nuevus cstudios que pmpaw, etc-, por rcctificar ese humanisrno de agua de a7Acar que pretend darnos una Grecia flovida del cielo, sin rafees etnol6gicas con el antiguD Egeo y, en general, con todo el. pensar primitivo. Su monografia prueba y atimenta mis punts de
vLsta C. 1.
En carta de Ortiz a Reyes (La Habana, 6 de octubre de 1950) eJ sabio cubano habla del libro que- tiene en impwnw Los baffles y 4 teatro de los negros on el folklore de Cuba.
La obra constitute una Mevanw investigaciem emohistdrica del tema. donde s4 estudia las manifestaciones swiales dc ta m4sim africana, Wmo son las expressions danzarias, pantoinfinicas y teatrales de Jos negros do Cuba. El nuevo fibro se componfa, (fe cuatro capftulos que ya Ortiz habia publimclo en la Ravista Bi-pnestre Cabana. pero con nuevas adiciones ) notas. Ortiz pediri a Re yes que prologue esta Dueva obra, la cual 61 ya conocc, "( ... I al presentarlo al p6blico -escribe Ortiz- yo quisiera honrarlo y protegerlo con una bendici6n prologal de un-gran rx)nofico corno Ud., con un exorcism eficaz que a mi fibro Ic espante de su paso a toda 'cosa miala"." Reyes oorresponderd positivamente a los dcqws del scientific cubano y el libm apareceri en 1951 con un bello pr6IGZo del literate mexicano.
Anos mAs tarde, Ortiz !.w rnostrada orgulloso de colaborar on el Libro Jubilar do Adfonso Reyes que la Universidad Nacional Aut6norna de Wxico le ofreci6 al humanist mexicano at cwnplirse los cincuenta ailos, de su ejercicio literario, pfiblico. lEn esa ocasi6n, Ortiz present su articulo UtuLado "'La wcta conp de los 'matiabos" de CuW'.
Reyes escribirA a Orfiz (Mdxico, 24 de marzo do 1951) agradeciendo el envio de su fittimo libra publWadu. En esta mrta se observe que el autor de Visi6n de Andhitac se encuentra algo disgustado. "Entre este asco del mLtndo --dice Reyesjqu6 consuclo, saber que vamos de [a mano con hombres y alnigOS de SU W11a. tIII D01k Fernando muy admirado y muy querido!" Le describe, adernAs. que pionsa verlo en Mdxico pare el pr6ximo mes, en ucasi6n del Primer Congreso de Academias de la Langua Espahola. A este event Ortiz "istida como integrate de ]a &Iegaci6n. cubana. El sablo mc xicano ocupari, en 1957, el cargo do PjvsWnte do (a Academia Mexican& ck ]a Ungua.
SeRalernos que ambos Lstudiosos se enviaban los libros que Than publicaodo. Asi, encarta de Ortiz a Reyes (La Habana,

99




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC