UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00126


This item is only available as the following downloads:


Full Text
VIST

L.A
BIBLIOTEC N CIONA JOS M A 1









Kquvista de la Biblioteca Nacional Jose' Marti














Director anterior; JUAN P9UZ DE 14 RIVA (1964 tn. 1976) Director.- Rxio LE Fmcpsm



ODIUM IDE REDACCON OmNT-k AmosA, FAL'tx ftumAN, ENineuR WAuAxcA, MANI= CORAO, Cam Fm&As. Mwum Unz OLIVA, Emtme SAfxz,




Jefe de Ftedacci&: SALYAwR Busm





Disehu. MIX BULTIUM Canje. ftvista de la Biblioteca Nacional Josd Marti,
Plaza ft ]a Revolucl6n,
Ciudad de La Habana, Luba. ISSM OM-1727

Prinmera Epoca. 1W4912 Segunda Epoca: 1949-1959 Temera Epoca- 1,959La Revisla no se consider obfiga4a a revolver orWnales no solicitsdos,



CURIERTA,
Facsimile de J.-L firma de Jos6 Martf.










Revista de la

Biblioteca Nacional Jose' Marti'

Aft 74/3ra- Lf poca-vol. XXV Enero-Abril 1993 N'niero I
HabanaCuba
Cada autor se responzabiflu con sas OPIWOM


TABLA"DE CONTENIDO,
A14TE EL 130 ANIVERSARIO DEL NATALICIO DE JOSE MARTI EMARW TORRES-CMAS
Las cases sociWes en Cuba y la revoluci6n mariana 5 ]EN EL CENTENARIO DE LA HABANA ELEGANT Y EL 120 ANIVERSARTO DEL NACIMIENTO DE JULIAN DEL CASAL OCTAVIO SMrTH
Varianiff en poems del primer Casal. ............ 45
Luis SuARWAz
Agonfa de Alexander, Sergucievich Pushkin ..... 85
SALVADM BUMO
Saw y gpom en "La iWima loccidn" ....... 103
ImH= ALvMkEz bncl
Carponfier, periodista ............................ 119
A Ami GARcf&-CARRAw4A I Bibliosraffa de Los Pasos Perdidos (19534983) ...... 133 ANA CAmo
Aproximaciones a orwe costumbristas de la neocolonia 157 VICTORtA NOVFIZ
Acerca del arfe popular ............ ............ 173










PEDvRo MgND~z Df~z
Juan Francisco Calcagno: ena el cientocincenta yv citico aniversario de siw nacimiento .......... 181
LTNcoLN CAPOTF PrAN Y ORLWWI GARCIA LORENZO
Jos Jacipiio MilaPnds: alienio, social y parridlico de sto
ctjbania .. . . . . ... . . .. 211



CRONICA

SARAHI PASCAL
Epi e-l LK aniversario dfe la revista Alma Maier 227 SALVADm1 But-No
1A tereera 6~poca. de "'CriIteis"~.. 231
Forrim "Fernando Ortiz" sabre lbs aportes africapios
-a /a cu1tura nacional.......... ................. 232

RESEDA DE LIBROS
Jr-STJS GUJANCHE
httroduccidpi at estudia del arfe africano ...... 235 MTRTA YAEREZ
Garcia Aldrqucz: -gm tema inagotable .. ............ 240

IRAIDA RomoDrmO~~ FicurEROI
Sobve Estudios )wredianos- de Josd Maria Chaedn y
Cav -..................243

COLAHORADORES......... ............... ...... 247

1IND ICE DE TLUSTRAC IONES .;.......... 251

















Las dases sociftles en Cuba
y la, RevoluclOn Martiona

'EDUARDo ToRRE&CUEVAS


Vita feccidn dara de Ptuo-sira hi-storia tanto ets d pwado coma en, el presenle'sWo, en r-a cMonia o la neac&onia, antes y despu0s do [as gimrm ide independence, es quv W dwes explotadaras de nuestro pats y tas Estudas Uni. dos fueron siempre poderw&5 absWulas a fa Uberwi6n dis
Cuba.
FIDEL C.tsm

El hechd de haberse fundado en, 1892, por emigrados cubanos, el primer partido para la. 'Revolueift,, y que su creator, ide6logo y dirigente inixiroo, nuestro Jos6 Martf, tuviera Una extraordinaria penetmcift en ta situaci6n econ6mica, political y social, national e intcrnacional, ha sido fuente inevitable e ineludible de pmfundas meditadones y de importance traba. jos. QuizAs uno de los prDblemas que, 16gicamente, mis preo. cupa 'Itimamente es el reference a la posici6n de hm distintas classes socialesante el movimiento de libernei6n national y, por ende, ]a oomposficl6n & clasc del prjirner partido para la Re, voluci6n, Cubana.
En primer lugar, ta clase dominate, Ta alta burguesia establecida en Cuba, cubana o espatiola, no era revoludowria, sino relormista, si se le toma como clase social en su conjunto.
En este caso entendemos porreformisla a todas ]as variantes political -autouomismo, an-exionismo, integrismo- que Se M Mestan en esta 4poca y que son opuestas at independent.

5









tismo'. Toctas ellas tienen como element esencial y comdn su cardaer an.tinacional debido a oponerse a la formaci6n de ]a naci6n cubana y s6lo Pueden diferen-darse en ]a forina que debe adquirir esa dependencia de las naclones extranjeras: "Con Espatia Pero con conditions" (autonomismo); "Con Fspafla sin conditionss' (intogrisino); "Si Espaft no puede garantizar la astabilidad econ6mim y polffica de ]a clase, do. minante en Cuba, entonces con Estados Unidos" (anexionis. mo). Esta filtima variance antinacional. so manifesto, a finales de la gucrra de independence, en tres nuevas opciones: "Cuba debe wr un atado mAs de la. uni6n norteamericana"; "Cuba debe ser un protectorado de Estados Unidm"; "Cuba debe ser una repdbfica dependiente econ6mlea y 'ohticarnenw del im. perialismo, yanqui, neocolonia".
Estas opciones reformists son, por sus contenidos politicos y sus races econ6ral-cas, esenclOmente de la alta burguesia hispano-cubana. Esto no excJuyc que muchas de [as perso. nas arrastradas o involucradas on esas. tendencies perten-ecieran a Ja pequeiia y median burguesia y, adn, a stores o capas de otras prncedencfas, Por cuanto el universe ideoldgice burgu6s cubano, lo conformaba ]a clase dominate desde el punto de vista econ6mico- y, dentro de ella, el sector mU po, deraso.
La rafz antinacional de estas tendencies estaba en )a defor. maci6n structural. cubana ---economfa fundamentalmente ex. portadora de una material prima, azdcar, y )a debilidad del mercado interno-,
Lo Immentable es que -puesta at servicio de los interests de clase doininantes- una parte important de la intelectualidad de Ja dpoca. desempe:66 el papet de ide6logos, ya fuera de una mantra te6rica o pmpagandistica, de estascornientes. Contra todas ellas luch6 Marti en )a mAs formidable batalla
I El concept reformistim utilizado aqui. no debe confundirse con ]a actitud poffif" de la burguesfa esclavista cubana durante los primers smn ta y sietc atios del s W.o xim y que se oonuce con el mismo t4rmino rmro qm luvo un mntenidodistinto en tanto respondia a situacio, nes e interests different a los que en este. per-lodo se expmsan. Estas diferencias, cuyo origin estA en los cambios estr=turates quo se estAn operando en ]a s*ciudad cubana, expli"m que reforinistas de la etapa esclavista como Josd Antorio Saco y NicolAs AzcAnte se nitgan a parficipair on el movirniento autonomista* por estas miswas nizones, debe entenderse que el integrisnio espawista, ahora. lendri que ser, crt Io tocante a io e*on&nico. "reforralste aunque no Io sea en Io poUtice, sftuaci6n de ]a cual emanan isus privil*os.
6









idco.16gica que so libra-ra it firiales dcr siglo xux en cl mbilo, national cubano y cii el lati-noamcricanu por cxtensi6n. Esta. batalla ideol6gica por la liberad6n national, hbrada por Marti, era, por su trasfondo oxon6i-nico, una rnanifestaci6n de )a lucha de classes y de los compromises clazislas de Tos contrincantes.
El liccho de qtic [a afta I)UrgUe-Sia lkispano-uub.trizi iio luexa revol uc lona ria, y por c1lo no fuese independenfista, sino i6lo mformista, no cs una e.xccpcj(5n hist6rica sino que en -ello se crumple una de ]as replaridadc-. iadicadas por Lenin, reference a la proyccd6ii de "ta, clase social on el mundo de ]a 6poca contempoi-Anca. Sdiala Vladimir IlIch Lenin:
La I buvguL ,sfa (1-o Jos paiscz., oprimidos aWlquc apoyc
a los mo-viniientos naciwales, al mismo fiempo lucha de acuerdo con la burguesia imperialist, es decir, Jun.
tamente con dia, contra todos los movirnientos revolt.
ctonakios y contra todas [as classes revolucionarias".
El doctor Carlos Rafael Rodriguez observe c6mu para Lenin la gran burguesia de los passes colonials -men cualquier-a de sus capas (Industrial, agrarian, import-adora y bancaria) -, no podfa constituir una, fuiarza democrittica".
eExiste al-una rwz6n para cowiderar a la alta burguesia cubana una cxct pckjn deiitro de esta tendencia general izada? jue dernocrJiticL)-i-cvolucionaria, en 1995, ]a burguesia en Cuba o a1gu-na de sus capas? En consecuQncia, Zel proyeeto independentista do Martf no tenia que convertirse en un movimiento revolucionario como tinico mcdio dc gar-autia de [a propia in&pendeilcia"?

LA BURGUESIA HISPANO-CUBANA Y SUS OPCIONES POUTICAS
Para un anAlisis de la acc!6'n political dc esta ciase. social se hace necesario, rcmitirnos- al perlodo inmudiatamente pmte rior a] f1ii, de la guerra del 68, F,, por esa Opoca que surgeon las dw agrupaciones politivas dorniriantes y legalese actuantes hasta finalizar la cloinbiaci,6n espai-Va., el Partido Libural, poswrioTmentc l1aniado Autonowdsla y cl Partido TJvi6n Consiftucional.

z RomfccEz, C,;Pri)s RAF-Wr- Li-,nin y la cuesti6n 4Monial. En, CwTa de las Am-Wca;T (flabaaa) X (59):25, mayw-abril, 1970.
& IbWeyn, p. 24.
7









171
En sus programs socials, ambos partildos diferfan en un punto capital: cl relative a )a abolici6n de la esclavitud. Mien. tras el Liberal Autoromista planteaba la abolid6n indemnizada, el Ilamdo conservator, es decir, Unl6n Constitucional, se de. claraba a favor de la abolici6n, inmediata y sin indernnjza6dn Para a1gunos authors del period neorolonial, las afirmaciones de, los autonomistas ban sido fuentes suficientes de aceptacidn acritica. Segln los autonomistas su parfido era el partido de los interests cubanos, mientras Unidn Constitucional, Io era de los espaRoles. S61o en la expresidn de sus masas y en la composid6n de ks mismas esto Ne ast. pero no en cuanto a ]a composicidn de sus juntas centrals de direccift, ni en los programs y objetivos claborados por estas ditimas.
Creemos, por tanto, necesario introducir aqui una diferenciacidn. Uno fue el. objetivo con. que cada Junta Central con. cibi6 su partido y otra, la. interpretad6n con que fueron presentados a sus masas respectivas y que qued6 como images idifica de losautonomistas.
Dificil seria Ia labor de Marti para romper e3ta visit de Ios autonomistas, quienes hadan ver que representaban los interests dcl pueblo cubano:
A la realidad estamos aqui, y hemos de estar alli
tcdos, y no a la combinaci6n ya extinta, con nombre de autonomismo, de ]as diversas fuerzas polblicas que, a falta. de vigilance, y acci6n, hubieran podido cover.
lirse est Cuba en el fratesto imperio de una ofigarquia crialla, sin el poder siquiera de [a immoral Hqueza con quc en ofro tiempa se mpezd a fundar, y cuya exis,.
tencia s6la se hubiera podido mantener por la liga. en.
cubjerta con el poder espahol, o por ]a entire del pais a una civilizac16n extrafla (Se refiere a Estado's Unlidos],
4 El hucho quc ante el movimiento mvuTucivyiario -partkulas-munte el estallido de ta Ramada "Guerra Chiquitat-- los autononustag adop, taran el "mol rnenor". es decir. aceplar Ta abolicibn de la esdavitktd, no cambia el senfido de su posici6n. Por una p:mrte, el patronato, fue, en parte, esa abolic"n paulatina e indernnizaft y, por otra, la nueva posid6n, -aparenti;mumc a favor de I& abolicW- Yts ptrmhM alegar qtze la misma se debia a sus gesdone& Fue WrO quicn desenmascalP6 a los autonomisw al sefialstr que la abolici-6n do la esdavitud se debi6 rn4s al temor de Espaha -y agregamos nas*tros. y de la propia burgucsfa- a] movirniento indepcadentista. que a Us gestiouos y ruego s de los autonomistas, que encubrian asi el verdadew cokricter de ]a abolid6n.

8










que nicga a Cuba ]a capacidad probada para el gobier.
110 IjbIV. y ded2ra ntTcsilar de elTq para finus suciales y cstv-Ogicos hnstiles a la paz y albr,-drio del pais. Ese cra 0 PChI'VO dC). aUlOnOMiSITIO, y para salvar a lot. cu.
banos dc 6, autonomistas a no, hemos aed afficra, trabajado y vivido.
La razu'n de ser del Partido ALIIMOMiSla luvo, cti otro
fido, dos causes disfintas. Una para t:[ goblerno vspaftol y otra para su Junta Central. El motivu cspafiol-colonlalista, impulsor de la. creaci6n. de ese partido, fitu expresado par el general camilo Polavieja:
El Part1do Autonomista nacid respondiendo a la necesidad do crcar en. cl orden pothico un organismo in.
termedio enwe separatists c integristas, una agrupad6n que, sin herir de una manor profunda en lo esen.
cial la doctrine de estos, o sea el mantenimiento de )a integridad del tcrritorio, denlose la esperanza hacldndolems conliar en que logmi-faa por lit evotuci6ft to que
no habian-podido conseguir Ivr /a revoluci6n'.
Se trata, Pues, de una ;sencilla f6mitila cspaftola Pana engaftar a'jncautos; sustituir ]a Revoluci6n por ka falsa imilgen dc ]a evoluci6n pacifica.,
LQ interesantc de este heLho Io conritiLtive que In Junta Central autonomista nunca se Ilarn6 a cngafio. Uno dc SUs dirigentes, Ricardo del Monte, al i-cferirse a la Cundacit''n J-d Partido Autonomista, dice:
Advertimos de quc el Gob lerno Genera I E. no cslaha dispuesto a consentir que sc proclarnase lit Auto.
nomfe.
Dado el caso, las reglas del ju4!o estaban clears para ambas parties, La cspa iola y la autonomista, aianque con u1i fin cfj.

,J El knguaie redente de dertos atitunomismis Wafria, 22 de suptlembiv de 1894). E:n sti: Obras Conjpfctas, 2a,,cd. U Habana, Mtorial Lex, 1948- Vol. 1, T.], p 404. Tod" los cita_5 dc obras de Mard estAn tomadas de ]a edic[L6 6wda en esta nota, Satvn el caso en que se explicit, Io contrarlo. V ESTF.Vez W.I. I F. R 0. Luis, Desde el 747niin hasla Vaire. La Hulmna, Edhorial de Ck-ncias Smiales, 1974. TJ, Ip- 58I GUIRM. MORENO, MARm. Aworvornismo. Ew Lv.v j rande.i movindentos ImUffcas cukanos en la colonia. Municipio dv La Habana, 1943. p. $2. (Cuademos de historic habanera),

9









mkin. ctigaflar al Pueblo cubana, narcotizarlo con una Nrmula CUya inutilidad para el pueblo y utflidad para el peder colonial y para la oligargufa native se sabin de antemano. Los autonomistas nunca dejaron de proclamar sus principios aevolucionistas,*, en realidad con trarre-voluclonarios, en tanto iban dirigidos a evitar el movirnionto, de liberacldn national.
Pero, 4cuAl era la raz6n de ser del Partido Autonomista, para su Junta Central? Defender los interests de un sector de los bacendados azucarcros cubanos.
Esto es evidence, de forma particular, en su Manifiesto at Pais, del tro. de agosto de 1878,,en la parte subtitulada Cuesh6n econ&nica. Ella resume )as aspiraciones de esta capa de la alta burgucsia: supresidn del derecho de exportaci6n; mforma arancelaria; 'rebaja do Jos dereebos pagadas en fas aduanas de la -pen(nsula per los az cares y mieIcs de Cuba; y, con cy special dnfasis,

tratados commercial entre Espatia y tas naciones extrarijeras, particulartnew-v con Estados UnIdos, sobre la base de ]a mAs cornpleta reciprocidad arancelarja eave aqudllas y Cuba, y otorgandoa todos I*s products cxtranjero! en las aduanas y puertes de ]a isla, las niismas franquicia5 y privileges quc aquOlas concedan
a atiestras producciones en los suyoO.
Por su parte, -el Parcido UniOn Constitucional, no era simplemente el partido de los Ilarnados -mespaftles sin cundicidn*, at contrario, fue concebfdo para defeoder Jos interests de otro sector do la alta burguesia azucarera. Por ello, su progrania coincide con el autonomista en los punts anteriores y liega a incluir, adcmAs, el reference a Ja concertaci6n de un tratado con Estados Unidos:

mercado principal de nuestros Frutos, sobre ]a base de arnp6a reciprocidad que favorewan los interests agricolas, mrrcantiles y fabriles de Cuba".
eEn que. estriban ]as diferoncias entre mbos partidus?
Una de 'las diferencias estA dada, en que en Unidn Constitur-ional estAn tambi4n -representados los interests de atras
EsTf-vBz Rouww, LTits, Op. cif,, p. 57
Wdem. P. 74,
10









capas de la alta burgucs(a hisparto-cubana. El progranta dcl partido conservator incluja las dem2indas -de Jos duefiGs de Lis f6bricas de tabaco y cigarros, de Jos de la indwiLOa dQ cxlskimo y de los comerciantes. capas 6sta% en la% cuales prhnab -.n los espaholes. De ahf que el program cxpre asc las interests de las mismas:

Aplicacift de medidas que faciliten nuestro comcrcio con los puerlos nacionales [espailoics] hasta Re-ar
a la dedaratoria de cabotoje,
Especial defense de la producci6n agricola y de h
+ VI
industrial manufacturers, de nuestro tabaco .
Como puede verse coincide con el -autonomista, en 10 IV.lativo a los prop6sitos communes de todos las hacenda-dos azuca. reros hispano-cubanos: supresion de los derechos de cxportaci6n; celebraci6n de tratado.5 commercials cnire Espaha las potencies extranjcras, en particular con Estados Unidos- Pero difiere de aquel en que, fiene en cuenta los interests de, otros sectors no azueareros de ]a burguesia hispano-cubana-, solicitaba la concertaci-6n de tratados no referidos exclusivamente
--como expresaba el program autonomisla- a los product% derivados de la caft, sino, que los mismos ifavorezcan ]w in-tereses agricolas, mereant'lles y fabriles de Cubav; reclama medidas favorable al veomercio intern. del pais, en especial entre Jos puertos espafioles y los cubanos. Un singular dnfasii fiene la odefensa de la producci6n agricola y de la industrial manufacturer de nueswo iabaco"x,.
Mas el. aspect de mayor iniportancia. que diferencia al pavfido de los autonomistas del l1amado conservadcw es, que ambos responded a groups desiguales dentro de Irt propla Capa azucarera de [a burguesia hispano-cubana. Esta desigualdad era esencial. Tanto para engender la actitud de, un partido como [a del otro.
A partir dc la &cada de fos aflos sewntin del sigto xPx, se observe, un fen61neno de trascendencia dcntro de los productores azucarcros. Este fen6meno era la concentraci6n de la propiedad y, con ells, la transformaci6n paulatina dc la industrial nucarera. Ya en 1865 el conde de Po4os Dulces, un bacendado
lbid&n- p. 74,
74.









arruinado y vocero de- los reformistas cubanos de esa etapa, cscribia:

Los bacendados no Pueden conservar sus capitals,
pasando 6tos a manos de los comerciantes e indus.
I
triates''2,
El proce:so de conccntraci6n de la propiedad y de )a rilqueza su vio prufundamente acelerado por la Guerra do los Diez Ahos, al. aprovochar tal coyuntura Jos sectors espaftoics de mayors posibilidades econ6micas, en Cuba, para enriquecerse con. la guerra y despojar a.los cubanos de sus propiedades, mediante ]a Comisidn de Blones Embargados, de ks actividades del Casino Espabol y,. sobre todo, de su participaci6n on los yugosos negocios quo tralan consigo las operaciones m''flitares y el mantenimiento de un ejdrcit* numerous en Cuba. A ofTo se unid cl alto precio del azficar en a1gunos; de esos aflos. Como ]a gucrra s6le se desarrol ld en los departments orientals de ]a Isla, ella no afect6 a estos productores, a] 'c 6ntezri6 los benefici6.
De esta forma un grupo de espaholes se enriqueci6 o aurnen0 sus riquezas de mantra acelmda, No se puede excluir de este fendmeno a a1gunos productores ctibanos. quienes so pusferon al Wo de Espaha v explotaron, a] igual que vste grupo di espafioles, el, negocio de ta guerra. Asi, cuando In guerra termin6, mientras Oriente y CamagUey se encontraban en In ruina y una parte considerable de los antiguos productores de occidente incapacitados para !modernizar sus propiedades dc forma tal, de hacerlas competitive; un puflado de dueiso-s de ingenious, comerciantes o personas que hasta entonces no aparecian entre Jos propietarlos de la Isla, de origin espafiol 0 cubano pero vinculados poIfficamente a] poder colonial, sc habian enriquecido, de taI forma, que podian asuTair un cambio en ]a structural traditional de In lndu trl'a azucarera. -Este grupo habia logrado una acurnulaci6n considerable'de capital, ]a cual les Permitfa rnodernizar su industrial y, adernds, abolir la esclavi tud sin necesidad de indeninizati6n. Por ello, el Purkto de difereinciaci6n entre ambos programs -Autonomista y Unidn Constitticional- era el problema de ]a madernizari6n azucarera v, dentro de este, en los primers aflos posteriores a ]a Gucrm de Jos Diez Mms, el problerna de la abolicift de
12 CEPERo BoNIUA, RAOL Auicar y aboUcidn, La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1971. p, M.
12









]a esclavitud, Los dos partidos abogan por la aplicaci6n de )a Ley Moret, la cual preveia. la ellminaci,6n de Ta esclavitud, p ero en el autonomista w aclara, fal v como expresa la IcN que ta abollci& dcbe ser indemnizada; mientras en cl Oti7o, cl dc Unift Constitucional, NC SOlidta Nora v6n lip(lemni7mchin pecuniaria a lo.q propie(arlos,0".
La forma on que Vni6n Constitucional se pTanica cl problema tiene un fin indudable: destruir el resto de sto, compeWorts. 11ZLIcar-ros, casi iodos de origin cubano y heredcros de ]a o1rura todopoderosa oligarquia CSCIZI-ViSla V WILICarera cubana, que no ha Itegado a la acumulaci6n de capitals suficientes. Efectivannente, cuandu en ]a d&ada del ochenta se elimin6 la esclavitud, el process dc concentrac16n de la indusIria azuearca se acelcr6 adn mds, Si tomamos como base el afio 1861, w puede observer este pro"so:

AsIo Unid-ades prodi4crivas Diferencia

1861 t365
1977 1191 -174
1890 __291
1894 450 -450
19" 207 -244

FUENTES- Coj o y reviauts,


Como puedc ObSCMIr, eDtl'C 1877 -cas! finalizando la
Guerra de Jos Diez A:fios-- v 1.894 -afif.) anterior al itlicio dc la Guerra del 95-- desaparecicron Tn4s del 50 por ciento dc LUS ikjAC'niOS existences en Cuba- A finales del siglu %61o existia tin 18 por ciento de ]as unidades productive del afio 1861. pero muchas de 6stas, moderns y capaces de producer mAs eficientomente y en can-tidades inuy -,up, Horcs a los; viC'jO% IFkgonios,
De esta acumulaci6n de cipitales y cDncoTiLraci6n de 11a propieclad industrial en un reducido grupo de duchos de ingcnlo ,, surgi6 ]a transformact6n ccon61nica do finales del 5.1IR EsTfvEz RcNiERo, UrTs- Op. cif, p. 74.

13










glo xIx -1a -mis important transformacift econ6mica producida en Cuba antes del triunfo de la Revolucift Cubanaque tU- ro el sello del capitalism, La transformaci6n del ingenio en central, del trabajo esclavo en trabajo libre -niis ju& cameme de la esclavitud, ablerta y dcsnuda &I africana por la esclavitud encubierta del ehrero asatariado-, y la fomia66n del coloiiato en ]a agriculture cubana, son s6lo forms del proccso de formaci6n de structures, capitalists en la agricultura y la industrial cubanas. Este process tuvo la caracterfstica de la forinati6n & un verdadero grupo oligArquicu, de proyecciones antinacionales y que como todo process de acitmulac!611 capitalista, JimpliC6 ]a ruirka de todow, sus tompetido. res v ]a explotaci611 desmedida de todos les sectors popu]arcs -imito eii la explotaci6n econ6mica del obrero y del campesino coino de ]a explotaci6n socio-Witica de lodo et pueblo-. Por otra parte, on realidad este grupo estaba constituldo por espafloles y cubanos enri-quecidos entre 1860 y 1890, Entre los factors, para enriquecerse habla estado la expropiaci6n de las antiguas propiedades cubanas y la explotaci6n en beneficie propio de ]a Guerra de los Diez Afivs, Por ello. prefevimoF liamarla burguesfa hispano-cubana. EI hecho de que muchas firms de ori-gen espailol, por aquel tempo, esiablecidas en Cuba w conviertan en firms cubaklaS Id PaSar de padres espaholes a hijos cubano, -por lo que en la neocoloniaWTI compaiiias cubanas -- no disminuye la importance politiva y ccon6mica de estas circunstancias en tempos de Marti.
A toda esta silttaci6n se unia to siguieme: Cuba Ne despla7ada como primer production azucarero en el period de entre ',LlCt'ra%, V SU CXportaci6n tenia un s6lo mxcado important: C-1
F"'Iados Unidoq.
U disminuci6n de los pivcios del az6car trajo como conse, cuencia ]a necesidad de producer mis y mis barato. Para el-lo ci-Lh necesario modernizar la Industria con maquinarias rnAs Lliodernas... y cran necesarios grades capitals. SdIo los poseedores de Jos mismos p-adjeron obtener et triunfo en esta batalla industrialist. Estos grandes capitals pudieron ser invcrtido.; en la aplicacidn de las patents industrials de Stewart v Mac Donald. En la nueva unidad productive, el central, se mtrodujo el tacho al vacio y el aparato centrifuge, I" cuale-s permitieron purificar y cristalizar et az-6car de cafta. Con este nuevo sistema de produ"i6n se, fabri-caba mAs azdcar, mAs baritta v sti calidad podfa modificarge st-guln el esiodo de los

14









mercados. Todo ello llev6 a que ]a Situatift de un ndmero considerable de productores con ingenios de tomulogia atrasad& para eMos fiernpos, se hiciera definitivamenic insostenible y sus nombres dejaran de fivurar como parle integrate! del bloque azucarcru,
De todo este process, import desiacar, para los llacs de este trabajo, lo siguiente: en et Partido Uni6n Constitucional so concentraban aquellos quienes ienian mayors posibilida. des eco-n6micas, principalmente de origin spankk), pero taynbidn oubanos, y que debian SU riqueza, en gran mcdida, a )a explotac16n de ]a guerra; a su vez., en ul Partido Aulonomista lenfan su plaza sentada los productores ya hisWricos, en esto.-; momento-S, y entre quienes so enctientran muchos que cst6n en ruina, o en process de ruina, u condenados a ]a ruina o en diffcit situacx6n, provocado, entre otras cosas, por ej propio process dt modernizaci6n de ]a industrial y la agriculture azucareras. Por ello et lenguaje autonomista tenin tin rnayor accn to critics; por eilo, este partido iogr6 captar los sectors y capas socials medlos de fa poblaci6n: por ello, este partido daba una images menos etitista que Unidn Constituclonal; y, por ello, en fin, su lenguaje era TnAs peligroso que 0 de Uni6rt Constitutional, pues perseguia nunar al pueblo cubano alredcdor de los interests do este sector de la burguesia amcarcra, con dificultades en el process de readaptaci6n a I-as nuevas conditions. Para Marti. el Partido Uni6n Comititucional no significaba, ninon peligro para la causa independenti-sta y, con ello, para Im. revoluci6n, en tanto, su rn-anifestaci6n Wo. 16gica se contraponfa de inancra abierta a In separaci6n de Cuba do Espaifia e, incluso, el integrismo y acci6n ccon6mica de sus principles miembros, podia provocar la unl6n dcl resto del pueblo cubano cy) contra de -qus posiciones. Pero el autonornisme era especialmente peligroso justamente torque por necesidad tenfa que ser critics con ]a political espafiola.
Las principles figures autonomistag sefialaron la difercn ciad6n existence entre arnbos sectors azucareros, y cuando lo haclan em con el acento amargo de la darrota. R-ofael Montoro expresarla al respect:

En, le econ6mico se producia, como effect inevitable
de ]a general sacudida [s;e refiere a la Guerra de los Diez Allos), una transferencia nids o menos ilegithna

15









dad- ]a riqueza, que dej6 de estar represented por IGS
elements de arraigo, poseedores del suelom.
Y Xost Silverio, Joerfn escribia..

Eli el actual bre'vishno period de transicl6n Jos
iiigenios paqueflos y medics son absorbidos por ]a vorAgine de colosales f-Abricas, concentrindose asi Ja ri.
queza territorial en poqufsimas manos y cayendo en bonda niiscria Jos que antes cran acom odados terra
tenientes",
Estas fricciones internal dentro de una inisma clase que sufria el process Upicarnente capitallsta de concentraci6n de ]a riqueza, 110 accrc6 a rtinguna de sus parties; al moviuniento independentista.
Como confirmacift de lo hasta aqui dicho v6ase la relaci6n de figures que fireman el manifesto del Partido Uni6n Consfitucional, Tomemos a1gunos simples ejemplos. Este partido fue constituido en la residential del conde de Casa Mord, Josd Eugenio Mot-4, nacido ert Colombia, pero de arraigados sentlimientos pro-espaftoles y una de ]as principale-s figures del integristno durante la Guem de los Diez Afim Su fortune cra considereda, en ]a d6cada del setenta dei siglo xj-<, la mayor de Cuba. Entre sus propiedades se encontraban los ingenious San Jacinto, La Pepilla, El Indio y San Ignacio. A esto se unfan sus acciones en numerosas compaffias entre ]as cuales se destacan Jos ferrocarrites de Sagua )a Grande y )a importanfe firma Mot-6 y Ajuria. Mord fue ]a principal fligurn del parlido conservadar en sus inicios.
Al grupo unionista tambicn pertenecion cl niarqu6s de Almendares, dueflo de los ingenjos Luisa, S&rafina, Antilla y Uni6n; el conde de Barreto, duefto de Jos ingenious Central y Pilar; el marqu6s de Campo Florido, dueflo de Jos ingcnios lncarnaci6n y Tiva-Tivo; Manuel Ajuria, condueflo con el conde de Casa Mol-6 de Jos ingenlois San JuJiAn, Manzanares e fndio. La lista de fundadores de Uni6n Constitucional inctuye a otros poseedores de prominentes fortunes corno son los casos de: el conde de la Reuni6n, el conde de La Mortera, Josd Ricardo O'Farrit, y Jos6 Barb6n. Junto a estos nombres vinculados al azdcar estAn Jos de Lepold-o Carvajal, duefto de una de las prin1,4 CitniRn BaNrLiA. RAft. Op, cit p 264-US. Is 20.
16









Jos dos partidos politicos existences on Cuba, no se dirigia a ]a libieraci6n national, ni a ]a defense de to's interests dcl pueblo y, por tanto, no respondia a una concepel6n dernocrAtico-popular, alejAndosc incluso. de los moldes de la dcmocracia burguesa; sus idc6logos craa esencialmentc pro-espaholes, condicionalmente aulonomistas o integri:9tas, y potencialmunte anexionistas. Al hacer esta afirmacift excluimos de elln a un grupo do intelectuatcs eubanog que f-orTnavon una species de izquicrda autenornista y que, en a1gunos casos, al7rovecharon [as prerrogativas del partido para expresar icleas dignas de tenerse en consideraci6n a In hora do estudiar el pensamiento progresista cubano. Mds ellos no constituyeron ]a verdadera dirigencia autorionlista. Sus principles figures nunca negavon ]a esencia antinacionat del partido, Antonio Govin, sccretario del mismo, se cxpreso5 asi:

Por mantra, qtjc la suct-le de [a autonomia N! In de
Espatia estAn indisoltablemente unidas",
El cat-Acter potencialmente anexionista de muchos autono.mistas estaba determinado por [a dependencia con respect al mereado norteamericano del azOcar producida en IOS'inLYL-niOS de ]a burguesta hispano-cubana., Vulase cuadro p. 19.
ET autonomista y dcstacado, bacendado azucarero cubano. Rafael FernAndez de Castro, cxpres6, de forma iajantc y lapi. daria, In concepci6n de su clase de 12 SigUiCntC fOl-T11a:

Sin a76car no sc concibe In IsIa de Ctiba y gin el
consume de ese product por to& Egtados Unidos jio se concibc nuestra existence coino pueblo culto [-). E) aytlcar es el cord6n tinibilical qtie nos une a In reptl.
blica vecina. V dia que no recibamos los millones yankees, on cambia de nuestros ayAcares, dejarcmos de
existir para la vida culta"'.
En estas palabras se encicrra la filosofia ecan6mica de Jos productores cubano espahotes y es la base de su pensamiento politico. Elias dernuestran la convicci6n de su necesidad vilal de dependencia pcro, sobn tado, su esencial antinacional.

11) C*vlx Tomrs, Awoxio. Discursos. Habana, 1955. p. 441 17 Otado Por, Liz RMERUND, JULM Historia FmWmica de Caba. La Habana, Edici6n Revolkidonaila, 1971, p. 538.

18









Produced& azucarera enbana y exmr9aci4n a Estados Unidas y Espafia Unidad: Tonelada M&rka
16
1.'xporfacione-v Exporraciu.
Afio Prodilecid)? Kugdas Unidas ;?C"f Espaira

M69 718745 3" 974 29048
1279 775 3M 562890 21703
1899 618654 504711 17923
1885 628990 516218 3LS 934
Im 636 239 513335 5t 968
1895 983265 841910 26 956
1999 333237 321816 '791-)

OJENTri- MUOWNI C-UnIprejo ekwn4mlru sac&f r4gba,-ro
der ruirm% U lia4an:L, Fkjjtujj;mj gie SOCI-Ole". 197$, T 111.

Este criteria de clasc fue tambi-6n expresadu por el 6rgano official del Partido Autonomista, el peri6dico El Pais, en fccha tan tempk-ma como 1886,

Nuestra rnetr6poll polifica es Espanha; pero fuerza
es reconocer quo on ella no estA el porvenir de nuestra riqueza ni ]a prensa de, nuestra prosperidad., sino en los Estados Unidos, que, por obra de la naturaleza y de lus hombres, debg,-mos consider corno nuestra me.
tr6poli mercuntil".
Acerca de estos plan leam ientos dentro de los distintos sectores de fa burguesia nucarcra, no discre-paban ni trios ni tmyanos, W cubanus ni espaAoles. Tanto el prograrna do urt partido corno el del otro, dernuestran la importance que tenfa pam esta clase social las relaciones con Estados Unidos y, a su vezo esos prognamas demuestran clue ambos partidos, Qn este aspect, respondfan a los bitereses de ]a burguesia hispanocubana exportadora, Por esta misma raz6n, esta clase social so autoexcluiri del Partida Revolucionarjo Cubano.
Lo interesame es to siguienle, hasta en ]a misma Espafia, aigun-os sectors criticaran esta tendencia a ]a dependencia comt=ial y vieron c6mo ]a burguesfa hipano-cubana azucareIs Curm Bomu-,t,, R-%*L Og oir., p, 25L

19










ra era cada vez rn&:s propensa a facilluirle el. camino a] dominio norteamericanaWS PI-OCIUMUCS CUbanus ban cometido uo error gravisfino que pagar n duk'WnCtlte. Abandonando ]a navegaci6n c industrial proplas, ai como los mereados de Europa y Sur Amu'rica, ban querido hacer de lus Estados UnidoS SU 111Ctr6poli COMekCial. De este mudo zsc han labrador ellus mismus la condena de su esclavilud kkCilitando al curnplimicnto del. prograrna bosquejado por John Quincy Adams y plantcado abiertamente por MoniDc: o sea ]a preporiderancia polifica. y cornercial de los.
Estados Unidos on el continent americano",
Efoakarn-onte, la burgLicsia hispano-ctibana Pagaria earn esta dep .-ndenckk. A prineipjo% de nue! tro giglo xx -y particu. lar=nte dcspw s del afio 1917- Ins compaftias yanquis se apoderan do la mayoria de imestros ingenio5; y centrals y consirtlyell otros nuevo-q. Si a finales de.1 sigto xix las inversions nortcam,-,ricanas eki Cuba no sobrepasaban la cifra de los 80 inilloncs de d6lare ,, ya en 1925 el capital estadouni&nsc invertido en Cuba alcanz6 la ttstron6mica cifra de 1360 willoncs de d6lares. de los cuales 750 estaban invertidos en ol scctor azucarcro. El carnino hacia ]a desnaciunalizacidn de la inCILIStria y )a agriculture cubanas habla sido ablerto por ta inter venci6n yanqui en 1899, M Tratado de Reciprocidad -instrumcnto de dorninacl6n econ6mica de Estado.--. Unidos en Cubafirinadu en 1902, fue ]a Ilave que abri6 las puertas al capital yanq ul, y sera6 I-as basQs para [a (jestrucci6n de [a indw.aria atit6cloita, L- hurguesin his))ano-c na se habia suicidadt) C01110 ClivNe indepcildiente V habia colvcwlo ]as bases no Va de ]a delwodcncia conierciai sono de s-u aniquilaci6n conio chl se poscodora. Las inioticionts nort-camericanas quedan clat-as an las palabt-as del pri sidcnte Tbeodoro Roosevelt, en et nionsaje at Congireso apoyando el tratado do reciprocidad -que do redprocidad nu tenia nada-:
Insisto cn aconsejail, el planteamiento de la redprocidad con Cuba, no SO'lo por favorecer chcacisimatnente
if# Nrlica dt la hmra Piro-cfiva del Circato de VacendaJps -v Agricaltares de ja Isla de, C"ba al follwo "La cuesfidn cabana". Habama, Tip. La Lucha, 1891, 'p. 37 (CoTecci6n Facticia Vidal N[Orales. 082 Mom. les t. 19, No, 8).
CoIcLv.i&i existence en Ift SaIll CLINana de la Bibliot"a Nacional Yowl Marti,

20









nuestros interests, dominar el mercado cubano, c Imponer nuestra. suprernacia cn todus 1a:s tier-ras y mares
tropicales que se hallan a] sur di nasotros:"'.
Lo rnAs ikstacable de este process eS qUC jU542111CTlf. CS nuestro Sosd Marti -que estudiu Ia realidad cubana dosde posiciones m.uy different a las de Ia burgues;a- quicn comprendif.' el pcligro que I& dependcncia commercial implicaba: Acs niortal para un pueblo tener tudo sti trAfic, ligada a un ,solo puebl*,,; o-ol influjo econ6rnlco de un pais ark ul comercio de 01ro, se conylierte en influjo polfficoN; xel pueblo que quiere Tnonr,.vende a un. solo pueblo, y el que quiere salvarse vende a m6s de.-tino;o; -el -pueblo que compra, manda. E) puebTo quc vcnde, sirvcx 21.
Este punto tic vista IIev6 a Mai-11' a ha conclusion de que Ia ca4a !_cono'mica de Cuba en 'el -drea de influencia nortcamerl. cana e c convertirfa on el punto de. partida de Ia dotninaci6n polltica y econ6rnica de nuestra AmdricaAEn el fie[ dc Am6etca estAn las Antitla.5, que serian,
.5i cwlavas, mero pontOrk de Ia guerra de una repilblica imperial mero fortin de Ia Roma Arnericana y si
I lbre% [, serfan on el con ti Tiente Ia. ga.-t-antia del equi.
librio, Ia cTe !a indeWdencia para )a Am-ftica espatiola
r . 1123.
Como ptte
-- pjulf'xw 1401n-L248uL Davementim 1mra In Hiservia CIE crfbil- La 14-abaii.a. 127dileol-A de Ciencias Socialcs. 19". t. 11, P, 212.
2 L Nlxwrf, lo* La Conferencia Monetarl. de las RePlAblicas Jo Anu% rica (La Revisla Hustrada, mayo de 1891). En- Op. cit., Vol. 11, T. 1. p. 262; y "Carta at Director de La Navidn' (3 de mayo de IOU). En: Op. cit.,. Vol. 11, T. 1, p. 286.
22 MARV, Jmqg. "El Tercer Afto del Part!& Revolucionario Cubano. El-Alron de Ia Revoiuci6n y el deber de Cuba en Aindrica". ffttria. 17
abA de 1894). En: Op. cit., Vot 1, T. lj p. 352.

21








Yacional, independientemente de que tambidn existieran anexio. ni itas ingenues, arrastrados por ]a propaganda del norte y que prefioren el otro vino, ef que rio es suyo, torque no es amargo.
Los dos part1dos dependientes de Ia burguesfa hispano-cubana, con sus structures jerarquizadas, con sus, organizaciones nacionales y con el disf rute de ]a protecci6n legal, contaban para su propaganda con stis importance 6rganos de prensa, particularmente los peri6dicos El Triunlo y El Pais, dependientes de los autonomistas y el Diario de Ia Marina, reladonado con Jos circulos de direc66n de los integristas de Uni6n Constftucional. PosteviorTnente, en I& redacci6n del Diario de Ia Madna sur& otro partido integrista que llov6 por nornbre el do Reformista.
Hasta aqpi hernos visto a1gunos aspects de [as arganizaciones politicos de ]a burgut sfa hisparoo-cubana en los; tZern. pos en que Marti unia ]as fuerzas independentistas y formaba, en 1892, su partido, el #Partido del Pueblo Cubanou, como Jo Ilarnarla 61, con una adecuada acepci6n del Wrmino -wpuebloD. Veamos, ahora, el trasfondo de estas institutions political en las instituciones exondmicas y clasistas de la-dpoca.

ORGANIZACIONES ECONOMICS Y SECTORIALES DE LA BURGUESIA HISPANO-CUBANA.
At rcCerirnos a ]as organizations, polificas, contra Ws cuales Alarti libra Ia m6s, formidable hatalla jdeof6gica, tratAbamos de demostrar que ]as mismas responding a los interests de las disfintets capas y sectors de ]a burguesia hipano-cubana, y por atra pai-te, componian el juego colonliallsta espahol, inde. pendienternente que en su demagogic political crearan, cspecialmente el autonomista. un clima de opinion favorab1c a sus pumas dc vista.
Sin embargo, los; centers de irradiaci6n de Ia political en el pals de, los cuales depen'dian. en derta forma, los partidos politicos, eran Ia.,; organizations aglutinantes de los interests con-vines de las difereintes capas dic )a buirgiiesia hispano-cvbana.
La capza m4s ponderosa lo era. sin duda, Ia azucarera; conta'ba con tona Jarga tradici6n polffici, con los mis Importantcs capii;dc.5 d,- Ia Isla y con tas mis s6lidas reladones naclonales e Ipternacionales. El 20 de enero de 1878 surgi6 Ia instituci6n que agrup6 a esta capa econ6mica de Ia burguesia

22









hispano-cubana, el Circulo do ffacendados de 14 Isla de Cuba.. El w rgi rri i en to de es t a urgan izic 16n estuvo v i nctilado a la polf. tica de ouncesiones, a los grades propic-tawrios, flovada a cabo pox, el general "paiiol Arsenio Mavtine7, Cainpos, quc Revaria # ]a fin-na dcl Pacto del Zanj6n, pocr;s dias dcsput s de constituido el Circulo. Un aho despu , cl tro. de enero do, 1879, salia a la Joz el 6rgano de esta insfituci6n, la Revista de Agriathura cu-yo primer director lo scria el autonomista Franc-I Wo Zavas. Despu s de producirse Ja s"racift de la fase agrfcola de ]a industrial en', Ja producci&n azucarera, el Orcuk) cambi& 2w nornbre para *poder abarcar ambos sectors; asi en 1990 comenzd a denoTninarse Circulo de Hacendados y Agricultores de la Isla de Cuba.
La prirno_ ra Junta Dirccttva del Circulo de 11acendados ch, tuvo coustituida en lo fundarnentaI por aquOlos que se hablan enriquecido en cl. d1timo period, y que integraban [as mayors fortunes azucareras en ese niomento, Su president to fue Jos'6 Bugen io Moi-6. el -conde de Casa iMur6, quien, serfa precisarnen te la figure central ch ]a cr6a6on'' del Parfido Uni(5n Constitucional. So vicepi-esfdente lo, scria Francisco Feliciano JbAftez, ron. de de lbk-i", espaftol, destacado rnicrnbro del Casino EspaAol y del Cuerpo de Voluntarios de La Habana to cual. le p rraifi6 aumentar sus tiquezas durante ]a Guvrra do los Dicz. Atios, Entm stis ancgociosx posteriors, estarfa la vicepivsidencia dQ ]a Junta Ccokral dc LibertasA esta pritner-a directIva &.1 Urculu pertenecian, corno vucaleg. Jos dudios de ingenious Francisco Zayas, Enrique Diago, Ricardo Alfonso, Nfanic-i-to Pulido y Manuel Calvo. todos rnuy destacados cn las actividades anticubanas durantc ]a guerra del 68 y criviquccidos con Ja especulaci6n de Jos bienes embargados a lus cubano-, y el negocio dc ]a guerra. E:stoz; grades propiclarlos de hoCaiio, nada renian que ver cun ]a tradicianal RriStOCMC44 CLtb.qna de antatko, aunque a ellos se habian unido algunos ri-ande-s propictarios de la Lradicional, burguesfa cu. bana esclavista.
Corno vetytwi. ]a cwnposicit5n tie la Junta DirQctiva crzi di. M'Sal hay. intea)-zwtes M Partido Uui6n Constitucional y, a su vez, personas que se vincularon con cl Partido Autunomista; de igual forina si.- cncucatran rnezclados en 61 esparliles y cubanus. Solo existed u-no ounstaute, ser hacenda-do. S61o ; 'e defiende un inter s, el de Jos hacendados. Cuba y, hasta la misma Espafia, como w verA m4s adelante, wn serundarios ante Jos interests de clase de esta capa de la burguesia.

23









mente como cubanos ni como espafloles. Cuando en 1896 ]a Campaft de Invasi6n -efectuada por Mdximo 66mez y Antonio Macco- cufmin6 eXitOSa1.kCnte_ C011 la lic-ada dc kas Nerzas mambisas a ]a zona m s occidental cle la Isla, y cl. fuego de la vtca mainbisa- se sinti6 en los cafiavcralcs c ingenios de )a burguesia hispano-cubana, buscaron ati-as upcio nes polfficas. Toda una p16yadc de bacenclados cubanos canibiamn de orientacift rApidamente. Espz: a habia deniostrado que no podia daminar ]a insurrecci6n del pueblo cubano wifitarmente. Fueentonces cuando intentaron. penctrar el movi. wknto independentista. Un ejemplo lipica de este cambio lo cmfituye el Hamado Circulo de Parfs, donde actuaron los hermanos Terry y Luis Estdvez y Romero. Otro ejemplo 19 consfitaya la camarillade ex-antonomistas qua rodearon a Tom6s Ewa& Palma: comenzaron a tratar de camblar el rumbo pu. pular de ]a revoluci6n. por el predorninio de stis conccj- ciunes de clase.
Las gestiones de importance figut-as del bloque awLicarem. pasaclos supuestamente at indepezide-ntismo a partir del afto citado, se encaminaron a presionar para evitar que se mantuvi*m la polftica seguida. por el. cj6rcito libertador de la Atea lncendiaria*. Este problema adquirt6 las connotacionas de un Mblem de clase. Mdximo G6mc7. habia ordenado al rc.%Nato:
... y sobre todo Ilos ingemios! Es una vergUenza 4ue l(w dejen moler, cuando para impedirlo no se necesitan fuerzas C 1. Cfiv=an ascensos y recornpensas a los Que mis destruyan de ese material, con el cual se han
fundido ]as cadenzas para ]a infeliz Cuba!".
Los productores azucarems supuestamente pasado-s al in-de. pendenfismo habfan logmdo,, en aquellos moments, encontrar oidos rveeptivos en. TomAs Estrada Palma quien, muerto Marti, ocupaba la direcci6n del Partido Revolucio'nario, Cubano. Desde esta posicift Estrada Palma constituy6 la camarilla anteq, Seflalada con elernentos amcareros y provenientes del -witnnom1smo (Giberga. G6n7AIez Lanwa, de Zaldo, Terry, y otros). Captado el nuevo Delegado del Partido para la causa dc In burpesia azucarera, trat6 este de conveocer al Generalisinio M47dmo G6mcz parn que le permiticra a los ba< ertdados hacer la zafra sin pelig-ros de sus propicdades. G6m.ez se iwgo cn6rIN ARms. RAWN w- La Rew)luddn pospitcsta- La 11abana, institute. to Cuba= del Ubr*, 1971. P. 159.
25









gicarnonte, y se entab16 una poldmica entre ambos. Esta dis. cusi6n qued6 definida cuando el CapitAn General de la rsia, Valeriano Weyler, dict-6 un bando para pmhibir la zafra de 1897. Fue un grave error politico del gobierno espaftol. Para los duchos de. ingenious no qued6 aftemativa; inmedia tarnente- aumentaron sus gestiones con el gobierno de Estados Unidos y se adhirieron a ]as dectaraciones intervenclonisms del presi. dente Cleveland, primer, y despu4s, a las arciones imperialistas del president Mc Kinley. Fue entonres cuando convirtiexon su potential anexionismo en acto pronart'em6ricano. En- los moments de la intervencidn norteamericaina, cuando se discutia, la forma a adqvirir per !a nueva.dominaci6n, negaron, cual Pedro a JeWs, el. apayo que le habian dado a Espaha. En ]a circular del Circuto 4 Racendados del 3 A febrem.'de 1899, su anexionismo se hace, manifesto, &61o.que en ella 'aun no estA determi-nada [a forma. que & tonLir C a dependent; cia; a la par,, intentan dar la vision de que hablan estate -opuesLos a Espaifia:
Red i midos de Jos gravimenes que pan nuestra hacienda pdblica representalyan' [as enor7nes deudas 'que nos habfan impuesto C...], eimancipada de una tutela disNndiosa que tenfa por base laexplotaciOn administrativa en favor de ]a burocracla military y civil metropolitica y por fundamento'un r6gimeh'financiero que descansaba en la servidumbre eicondmica del pais,- duefia y sefiora de J" recursos naturaies con que cuenta y de .las riquezas; que atesora, ya sea como estrelb solitaria en medio del mar de las AntilIas, en forma de Estado independent, ya sea como astre unido a la constela66n americana, en forma de Estado aut6nomp, dentro de la Gran RepiAblica, es un hecbo que Cuba puede prQclamarse libre de IaF: causes esenciales de su desa&

Y, precisaniente estos que combatieron el movirniento independentista, se corisideran, g acias a sus capitals, Jos quo deben decidir Jos destines de Cuba en contubernio con el. imperialismo, yanqui:

Los duchos de la Iferra y poseedores de la industrial
fundamental del pais son los 11amados a caracterizar el emp eflo i -an el prestigious que les -dan las'propiedades
26









que representan, itatuadas ept Miles de millones de pe50;015.
Como guede observers, al --er destrUido cl pader colonial espatiol en Cuba, quienes Io hablan apoyado se pasaron rApidamente al lado norteamericano y, lo que es igualmente grave, asuinieron la actitud de considerarse destinados a seguir determinando el rumbo del pais, con los values no del prestigious patri6tico, el cual no tenian, sino del vprestigiox, de la rique7a y el poder econdmico.
La segunda capa important de ]a burguesia hispano-cubana se agrupaba vn la Uni6n de fabricajoes de Tabaco, constituida en 1884. y a ]a que se le uni6. en 1896. la Asociaci6n de Cigarreros. Esta capa estaba formada, corno su nombre lo indica, por los ducilos de bas fAbricas de tabacos existences en Cubst (H. de Cabaflas y Carbajal, Partagis, 14. Upmann, etc).
Los fabricantes de taba4 os y c1garros Se sinticron siempre marginados por ]a capa azucarera de la clase; tuvieron su expresi6n polftica en at Partfdo Unl6n Constitucional, y forma. ban su ala moderada ]a cual con posterloridad apoy6 la crea66-n deI flamado Partido Reformista, =ado, como ya dijimos, en ]a redacci6n del Diario do fa Marina. Si Wen la burguesia tabacalem fue, en su expresi6n polftica, proespahols, en ta etapa final de la 6poca colonial quedo supcditada a las struck. turns econ6micas norteamericanas. Ya a principios de nuestro A& este grupo libraba una desesperada batalla para no desaparecer en manos de los monopolies yanquis, Ef trust norteamericano American Tobacco Co. adquiri' una scrie de firms hispano-cubanas. Ope,6 cl trust basado en que los propictarius bispano cubanos que les vendian sus fibricas. no podian establecer nupwa;s f6bricas ni irelacionarse con el negocio tabaca. lero, ellminando, de "a foma toda Nsible conipetenclaEn 1903, la mayor parte de Ins marcas estaban en
inanos del trust y durante los prinicros ai!Qs dc Ta Re.
pdblica dste controlaba tin 85-901.'( de la cNporlacl6n
total de taWwu torcidcM',
Como los pvductores azucarcrv-s, Jos fabricante:i de taba. cos y cigarros terminaron absorbidos por los monopolies yanquis, :Olo que mds tempranarnente.
24 Mdem. P 139-140.
29 La RwmND, ItFw, ff isforid Ecoadmica de Cuba. 2a. ed. La Habana, Editorial Nacional de Cuba, 1965. p. 227.
27









Bs especialmente important difQrenciar dc este grupo a los dmims de Ins fAbvicai de tabacos shuada! fuera di, Cuba, Per sti origin e iritercses estc ri:ducido grupo no (Icpmd!z do his. r4iismas relnciones. quo cl bloque maccionaiio dc fabri, CallfCS de I-AlaVU Libicado M Cuba. Por el conti-ario, w lentia qtw vnf-rcm'ar a )as piresiones que, el bloque us4ablc :idu en Cuba hacia -con el gobjerno de Sstados Unidos, N,.,t que esv1% rdbricas estaban situadas, un lo, fundamental, cii Tampa, Cayo fluv-so. y wros Jugares de la penfilsula de la Florida. E" m4s Oe una ucasi6n Ins re,, prtxentaciones v c6mules espalolus ell E-tadus Unidos, presionaron a ]as. autoridades utiream;xicaqu' gustosamenic acc ian a sus peticiones, para que in.
en contra de los fabricates cubanos dc la emigvaci6n. Fn mis c1c una ocasi,6n obreres tuvicron quc acttiar en dcfensa de ;Stvs fabricantes. En realidad muchas de estas fidbricas dc, tabacos eran pequefias empi-csas, lo quv. ayud(") ;) crear wi especial clima dc relaciones no exentas de c3ify-cmumientos. Los fabricates ante una masza obtera revoludonaria y combaiiwi. decididamcrite indep endentista, ofrecian poca c Ineficaz mdz tencla M desarrollo del movimiento tista- Y to,, m6, si -no de scritimiento, por lo menus
con un lntcr s bien divigido, se adhirieron a la causa. quc apovabno sus obrevos, ]a causa & Ta independence, aunque, como .cs 16ggiuo, es diffcil poder determiner qite' liabizi de interf-s y
cle s.nitfiniento.
El bcche de quc algunos dc los Cabricantes de tab.-icos de este in-vIv hubieraii side, en sus origcnes, tvabajadorcs, tinido a su cut-dici6r dc crnivrvado5 y a no estar atados a las Rmitacionv 4 que miron"a rdgime-i -spafiol tie tratados. y rekv ionvs comm::ialoss, clw mayor sent'lido de amplitud pulffica y. lus inaniviva mAs cerranius -a Ta causa independentista -sin que en c,,w cww implica-m ideas mvolucionarias- quv a his posi. clones fie la burguesfa tabzcalcra establecida en Cuba.
Owdo I;cmpo despu6s, se hable) de la! relaciones de I.I bljr_'rli sfa ctlk)ana con ei mo-Omien-to indepandentista se wihz6
nombi-, v Im: activid.-i&,s de aqWllw Fabricantes vm el exilio (im Ivt'hfwi prc7itAdo alfmln fi-po da conttibucj6n. La mliklad Idst6rica ei-a quu hi burgi-LLsia hispario-cubana fue anfindep!,n, &iitista, 177stos. fabricates -a Tos. que se hacfa reference no formaban pavlj (let Mootte ollgalrquico bispano-cubano estabIce.10o en Ctiba,
FI torcer bloque econ6mivo de. ]a but-guesia hispano-cubL
tic -Ip-up6, primero, en In Junfa General de Comercio o Liga
28








Comerciantes, establecida el tro. de inanzo de 1876, la cual se transfornid en ]a Cdinara de Comey-clo, Industria y Navegacidn, en 1886.
Este bloque estaba compucsto J)AA ires capat; dL. [,t bUV3Zuesia: los industrials no azucarci-os ni taba-caterus, dedicados a la producei6n de articulos de COnSLn1Q interno para el pais; lus comerciantes his comerciantes
almacellistas y al detalle.
Un caso de espcciat inter s to constituent los ducflus dc fAbricas no azueare-ras ni tabacaleras (fAbricas de perfumes, jawbones, licorcs y bebidas, cervezas, c1c). "s principles fdbricas de la industrial dc con .umu sc habi.aji estabiccido en Cuba a partir de la d6cada de los ahos ochocienLos st--scnta y su desarrollo estuvo figado con el process de disolucton dk; las t0aciones csrJavistas y ei desarroho de tas capitalists, Tenia esta capa la caractQr[Wca de quQ I.-L itiayor yinAs significative patte de ]a rn isma era de tirigen espa 5 f; 1, rtxlen I iegados a Cu ba y sin ninon arnigo en el pais. ]Dapendinntes de ias necasidades de un mareado intern, la burguesia industrialist era d&bit en lo econ6rnko, dcb1do a )a politiva de la :apa proponderanti de ]a burguesfa hispano-cubana, Ja azucarcra -la cual no se habia mostrado iracresada en urt desarrollo arm'nico de la economic del pais, sino s6lo de ]a producci6n dependiente de las relaciones dc exportaci6n-, Eslos industrials viewon cortadas sus posibilidajes de dcsarrollo dw-ante el slglo xjx, primero por la vxistencia de la esclavitud -que inipedia el desarrollo de la inanufaciura pur no tener posibilidades para el consume la gran musa produclora, los esclavos-, 3, con posteriorldad, por el bajo poder adquisitivu dc ]a mayoria & la poblaci6n. Para la clase durninante, era sulidente la knportaci6n de lo-s products que &jarzin satisfccho SU gusto refinado y europeo.
Estos indusiriales erner-ncron da cwn., nuinciosis pcquefios; productares, a1gunus simplcmenlc cascros. Su historic puede verse a trav&s de dus familiaLs que vepresentan la evoluci6n de. esta capa., Sabat" y Cruscilas. En 1860 se establecen en ]a Habana, coin<> fabricates de jawbones y velas, Ios, hermanos espanules Juan y Jose' SabaLe's y Coma; tres ahos despu6s inidaron sus actividadcs los corripetidore.5 de las antcriores, los tambi6n herinanos espaftoics, Juan N, Jos& Crusellas y Vidal, estos como fabricates de jawbones, perfuipes, velas de sebo y agua d.c tocador. Micnir:AN- los S.ib.itus, w;ociados con otrus

29









espafinTes, se ma-Menfan dentro de la Unca initial de fabricantez de jahones, los Crusetlas intentan, a tr-av4s de varies asociacio. ncs, con espafioles tambidn, extender sus esferas de accidn a wras ramas productive, como son Jos caos de h pruducci6n. dt aguas pascosas y minerals. bebidw. alcoh6licat. preparadas con zumos tic frutas -las., por entonces. muy gustadas "gidras achanipal-ladas"o "champailas"- v ccrvem;. En ]a pt-Gducc!6n dv wvvezas se asoviawn con. Edgirdo Carbonne v con Andi-6& FCkTlAndez Morell -propietario de una firima que se mantenJria durante cierlo tempo, nueva r-Abrica de Hielo y de ]a marca de cervcza La Imperial-, para la creaci6n de la Com, pahia de Cerveza.& La Tropical,. situada en Puentes Grandes. Ya. en la (16cada del ochocientos ochenta, la firma Crusellas oferta en el mereado products que mantendrAn su& nombres hasta al iriunfo de la Revolucidn Cubana, en 1959, las jawbones Hie] de Vaca y Candado, y 11a. Rhu-rn Ouinquina.
En JOS P6MCrOS U-611-ta aflos de nocstro g3glo ambas firms
-Sabat6 v 0-usellas- acapararon el mer-cado tubano do, jabones v perfumes. Crusellas, mientras nianteni'a el negodo de jaboties bajo ]a firn)-t Crusellas y Cia S. en C, comenz6, iqn 1917, ul i oriopolio del mereado national de perfumes con ]a ci-enciOn cle la gran ernpresa Compailia Nacional dc Perfurne Ha S, A. Pero la bistoria de estas empress iniciadas por es. pzfioles, heredadas y desarrolladas por SUs desendientes cubaiior no t:scap6 a la absorci6n imperialisla norteamericana. que [ICIL-10S VIS10 on el caso de las industries awearera y tabacalera. Fin 1929 el monopolio yanqui Colgate-Palmolive-Peet Co, absorhL: a Croisellas v Cia y en 1933 a la Compatlia Nacional de PerfLIM01.1 S_ A, La suerte de SabaWs S. A, ftic identical. El wonopolio ,-anqui Procler & Gamble se -apodct-6 de [a misma" Nuevam-kmw I-as empress nacidas en Cuba peru de duefiog espafiole%, en la 6poca que cstudiarno.5, que aprovecharon ta coyunwra en la cual los cubanos habian quedado en la 1-ttina o en la inipti-sibilidad dc efectuar grades inversions, dusaparecian en inanos do un, tercero, los mortopolios yaliquis. La vision de Marti del fen6meno irriperialista habia sido correct; orr6nea ]a de, la burguesia hispano-cubana.

n UTi docum-entado studio del procaso de o-stas empress puede en. contiravNe L w Monopolibg rwrteanwiranos en Cuba. Coyatribud6n W estuctio de la pomerraeMn imperialista. U Habana, Editoiial de Cienclas Sackiles, 197-;- (TI monopolio en ]a indumfla del Job6n y dA perfume' de Jvals Clif.0

30








La seganda capa. integrada en [a Cdnzara de Cornercio, Indastria y NiavegacWn ILa Constituiftil los COn'Crciantcs imPOrtadores-exportadores, que posteriarknenke van a escindirse Cil )a Lip de Comerciames Impiortadores- La inisma es(aba Forniada, an Io mAs representative, pur cspafiolus que precisainente se habfan caracterizado por una actitod de Intransigencia poiftica. proespahola durante la Guerra de lo-n. Diez Ailus. Muchas dc las principles figtiras de esta cApa dcbian gran parte & su riqueza a su participaci6n on los jugosos negocios que. traia consigo la propia guerra, Un studio penetrate de la actitud de los comerciantes espaholes -sobrc todo los grades comer.. ciantes,- deja al desnudo que su posici6n political se explica mis que por su naclonalidad, por sus estrechas relaclotics econ6micas con el regimen espaflol y las ventajas que obicnia de la explotaci6in de sus privileges naddos de esa nacionalida.d. Boos comerciantes eran her deros ideulfticos del tradicitonal gmpo de peninsulares que desde el siglo xviri Ilegaron a Cuba para desde ]a posici6n de dominac16n de la esfeya comemial. obtener [a mayor ganancia possible a costa tic los products cubanos. Desde tiernpos del gobierno de Miguel Tac6n, y Rosique (1834-1838), estos comerciantes unieron a su negocio la active parficipaci& en la political de la Tsla desde posic-1011es dominates. Ya en estos tempos de firtales del siglo xix las tradicionales families de grades cornerciantes habian pasado a ser productores y esta capa de ]a bin-guesfa estaba formada, entre otras figures, por personas relativamente, nuevas dcntro de In misma surgidas durante ]a guerra det 68. Eaus auevos oornerciantes no habian t-enido ninguna relacift con el *s anteriormente y se mostraban fanAticos e irracionales ante 10.5 cubanos, aunque esa irra6onalidad, significativarnente, no se rnanifesO -en los negocios.
Entre ]as personalidades mits destacadas de cstos comerciantes se encontmban los antiguos coroneles del Cuerpo de Voluntaries espafioles de La Habana, RaTn6n deHer-rera -traficante de products para el ej6rcito L-spafiol y upa de las m6s destacadas figures de la Cknara de Cornercio-, Bonif-acio Blesa Andnez -dedirado at giro de ropas-, Nicohis Valdivieso y los ex-tenlientes coroneles Josd Segundo Alvarez v 'Ped-ro So. tolongo. Indudablemen-te, el Cuerpo de Voluntarios no s6lo fue un arma military contra el movimiento de libenaclo'n national. sino tawbidn un arma ecori6rnica contra los propietarios cu. banos y un inedlo do enriquecimiento -]a violencia larnbi6n es una category& econ6rnica--. Otrus duskacados comerciante-s

31 1









surgidos durante la guerra del 68 fueron Fernando Was y Se. gundo Rigal -presidente de la sociedad Riga], Dardet y Cowpafila. que exportaba azfxmr y otrm productos-. Estos dos importance comerciantes del period de. 1878 a 1895, estuvie. iron vinculados con el Corisejo Administrativo de Bienes Em bargados, organizaci6n creada por el gobierno espadol para deFp ar a IGs propietarios cubanos de aus bienes poi- estar vinctilados al movirniento independentlita.
01ros comerciantes, como es el caso de Dionisio L6pez Robei-ts, hablan estado reIaclonados con el aparato politico. adminisLrativo colonial y, en el. caso de Upez Roberts, debe desiacarse que fue el hombre que intent un negocio de extorsi6n contra los padres de los estudiautes de medicine fusilados en 1871,. El negocio consisti6 en exigirles dineroa los padres' de los e!oudiantes a cambio de la vida de su-s hijos injustamente acusados iAsi Regaron a sus respectable posiciones sociales muchos do los comerciantes de L-sta Oocal
La lemera ca-pa constitutive de ]a CAmara estaba formada por Jos comerciantes al detalle (ferreteros, ten4eros, etc.), tamWn en su mayoria espaftles. Era numdricamente mayor que cI resto & las capas de ]a burguesia. representadas en )a CAImara, pero ocon6micamente muy d6bil. En malidad estos comerciantes no integrab" la alta burguesia hispano-cubana sino la median y poquefta burguesia.
La mayoria de las prinOpales figurati de Ja Cdnjara de Co. nareio. Industrial y Navegavi,6n mantuvieron una poslci6n inlegrista, decididamente proespahola. Les faltd verdaderu poder econ6mico y, por ende, personalidA propia dentm de la clase
htkI-e.UOSQ.
A mantra de sintesis podernos sefialar quo las distintas capas de la burguesfa hispano-cuban-a no asumicron nunca, corno clase, una posici(5n a favor del inovimiento independentkta, en tanto los interests de su mayoria &pcndfan de su condici6n de productores paim [a exportaci6n. Los dos ndcleos fundamentals de esta clase SOCial, =Icareros y fabricates de tabacos, irrastraron tras si a] resto de gu clase. La i nica oca,si6n en la cual se observe un cambio en )as posicianes anti. nacionales de a1gunos mlembros de esta clase social foe al proA La historic de este ncrelble intentode extorsl6n puede verse en, Up Roy Y Girm z, Luis F'EuPL AcIen aAnderl 71. EI fusilauriento ele los esfudianles, La Habana, Editorial de Citneias Sociales, 19171.

32









ducirse [a demostracidn de impotence. military dada. por Espafta. a] no poder detener la cotumna. invasora marnbisa en 1896. Pere en aquel moment la tendencia fundamental fue colo,carse bajo ]a protecciOn no)-teamericana, es decir, el resurgimiento del anexionismo, ta farnosa variance en inomentos de crisis de esa clase social. Esta actitud la habia previsto Marti'. Seg4n nuestro H6roe Nacional, Jos autonornistas y la clase social generadora de ese niovirnientos6lo se habia podido niantener por la figa. encubierta con el poder w1onial, o por la entrega del pais a una civilizacift extrafia el yanqui aniquilador y raPaz
Es, por tanto, ]a burguesla cubana la. que: no podia asumir el proyecto revolucionario martian -proyecto que partial de la igualdad de todas ]as classes ante el deber con la patr'L,-I- PerO osa, igualdad cs la que negaba esta clase social que no queria ,compartir ning6n empefto con el resto del pueblo cubano-. Por otra parte, el Partido Revolucionarjo Cubano, por su carActer y el de la empivsa ante ]a cual se colocaba, liberal a Cuba de Espaiia --corno primer fase-, implicaba la unl6n de lodas las fuerzas socials del pais, para dar- asi su car-Acter pluricla. sista a Jos Estatutos del Partido. La actitud contrarian. a la Iiberaci,6n national y ]as comepciones eliti:stas, racists, antipopulares y econdmicas antinacionales de la burguesfa cubana, la Ilevaron no s6lo a marginairse del movirniento independentista sino, ademU, a combatirlo, El anAlisis de wa. actitud ,clasista y el conocimiento de la historic y la realidad de la burguesia hispano-cubaria marcan, en el pensamiento martiano, de concepciones diametralmente opuestas a 6stas, un evidente rechazo y un interns en, desmitificar a esta clase. Porque Io mits peligroso no era su pasado polifl(:o, sino su actitud hacia el porvenir. Lo mAs peligroso no era su autonomismo o su integrismo, sino su potential anexiooismo, De esta autoexclusidn, de ]a clase econ6micamente dominate en Cuba del proyeeto revolucionario, habI6 el propio, Marti:

Para todos seri el beneficio de ]a revoluci6n a que
hayan contribuido todos, y por UDa ley que no estA en

22 loc, oil. (5) P, 404,

33









manos de hornbre evitar, los que se exchtyan de la re, valuci4n, por arrogancia de seficrio o por repairs so.
ciales, serdn, an to que no choque con el derecho hu.
mano, excluidos del honor e influjo de ella?*,
Cabe. ]a pvv-unta; 60u6 capas, sectors y classes socials apoyaron el proyecto independentista?

CLASSES SOCIALESY LIBERATION NATIONAL
Lenin observe, coa velaci6n a] problema de [as colonlas, y en particular et fen6mcno asiklco, que en estospaises elector social orcapaz atin de una obra hist6ricamente progmsista, es el cam pesi nado -. E II hceho de scr I a c ]a se. ob rcra en los mismos num4ricamente pequefia y rl retraso econ6rnico de estos passes, coloca al camp,--sinado como un elcinenLo potencialmente revolucionario.
Marti. a partir del conocimiento de la realidad concrete cubana, de nuestras tradicianes hist6rieas y revolucionarlas. configure un plan de liberaci6n national, junto a M4,Kjrno G6mez, basado en ]a creacidn de un Ej4rctto Libertador, el cual, por su natural cornpostcir6n estarfa en esencia formado por camjwsinos y obreros agricolas. Este cj4rcito debia de Ser la garantia de ]a e jecudein del proyocto revolucionarlo de libera66n naclonal y repttblicano-democt- tico-popular martian, ]a garanUa de su repfibhca antioligirquica, -con todos y para el Wen de todos*; que no fuera xcl funcsto imperio de la oligarquia criolla*".
La clase obrem, pese a ser escasa en ndmero, fue tambidn cl soporte mds firme y esiaHe del proyecto martian, tanto en el exilio como en Cuba. Fue entre to& obreros que el Partido Revolucionario Cubano fructific6, creJ6 y cumph6 parte de ]a tarea hist6rica para Ia que su creator lo habia preparado.
Diego Vicentc Tejera, dr, ideas socialists, y colaborador de Marti, se expres6 asi, al valarar la actitud de los obreros ante el movirniento ijidependentista,

Pero en Tos ActLiales monientos, no debemos hacer
sino simple obra de preparaci6n, Por justa y noble que
3D MARTf. Jrksi5 IIEI I=guaje recientc de dertos autonomistas". En: Op cit., Vol. 1, T. 1, p, 404.
31 Ibidew. p. 404,

34









sea la lucha que hemos de emprender maflana contra Ios explotadores del trabajo obrero, bay Para nosotros -hoy -- otra lucha naAs urgente, mis vital,. mds santa si se quiere, que exfge ]a consagraci6n absolute de to dos nuestras energlas- 6sa en que estamos empeflados Para barred de Cuba, con el dominion espafiol, el regimen antiguo- isa que ha de darnos uzia patria, es decir, el suelo en qu6 fundar la realizaci6n de nuestrag mis bells esperanzas C ... I el obrero cubano, antes., mucho antes que su propia miserable cwdici6n oamo trabajador, ha sentido la miserable condici611 de Cuba como colonial, y sus primers manifestaciones en ]a vida pdblica no han sido para proclamar der--chos dentro de la misma socledad cubana, sino para csiablmer su derecho primordial de figurar corno hoi-abre libre a la faz de las naciones. Con ese instinct pohtico de que estA dando muestras admirable, conipren&6 que ante toda babin que hacer patria, y se ba visLo acallar sus sentimientos de clase postergada, para dar mayor rigor a su protest de colony escarnecido. El obrero cubano fue 4 primer que acogi6 los playrew libertadores A Marti; en & como base inquebrantable, se apoy6 el agilador para la creaci-6n del famous "partido revolucionario".,
que inici-6 ]a guerra y la sestiene con fervor que no desmaya, y el oro, pmducto de su incessant trabajar, no ha dejado un momanto de convertirse cn plomo que
disparar contra el pecho del tirano".
So los obreros cubanos en ]a ernigraci6n conocieron de la pr6dica maftiana, los de la Jsla, sin conocerla, apoyaron ]a idea de redenQi6n national. En el Congreso Regional Obrero de la Isla de Cuba, efectuado en 1892, a pesar de adopter, en la declarair-On final, ]as ideas del tsocialisrno revolucionariox
-tdruUno con el cual se dc-Finian los anarquist-as-, dejan los Obreros establecida su posicift ante el problema de ]a liberal, cidn national:

Gue si bien hace [el Congreso] la anterior afirmaci6n en su sentido mAs absolute, tarnbj6n declare que la. inuDduccj6n de esas ideas en la masa trabajadora de Cuba no viene, no puede venir a ser un nuevo, obstficulo

0 TOUM&Cuaus, EmAna Mego Vicente Tojera. Un so6alism* inge wo pam Una sode&d nueva. Rohetnia (Habana) 67(9):9OL91, 28 febro.
1975.

35









n:ara el triunfo de las aspiradones de emancipacl6n de este pueblo, por cuanto serfa absurd que el hombre que aspire a su libertad individual, se opusiera a la libertad a que ese pueblo a-spire, sea esa libertad rola.
tiva que consNte. en emanciparse de ]a wtula de otro
33
pueblo ,
Una participaci6n. especialmentc active en 1a preparaci6n de la guerra de liberaci6n national, la tuvo una parte de ]a p-cquefia burguesia. En Cuba, ]a misma estaba constiLuida egen. cialmt:nte por profesionaJes (mddicos, abogados, etc,), pequeflos propletatios urbanos y rurales y burkratas. La misma es. taba dividida entre cspaholes -que controlaban fun-damen. taImente el cornercio minorkta, y la burocracia. colonial-, 3, cubanos -profesionales, art- sanos y personas vinculadas a ?as firms azucareras, bancarias y de otros, g6neros hispano. cubanas-. Por lo gerteral, los espaftoles evan hombres de es casa culture, buscadores de fortune, rnientiras los criollos habian obtenido alg(in titulu universitario o posefan cierta preparaci6n. Esta pequeAa burguesia fue ]a masa active en [as pol6micas political y en las direcciones de los partidos politicos. Fue en realidad., una important fuerza eri [as ludas politicas, Comu clase, su actitud fue variable, Giraba entre la ilependencia political a un sector de la atta burguesla y una relative independence de criterio- Es de observer que las flguras ma's destacadas de esta capa social encontraban su vincuJo de uni6n en :la comunidad de inquietudes y en las respuestas da-das a las mismas. No obstante, los mAs expresivos intelectuales de aqueIla dpoca, no provenian o no estaban vinculados ni ide06gicamente ni econeimicamente a ninguna capa o sector de la burguesia. Ni un Josc Marti, exprosi6n po5itiva de la crisis cubana, ni un 3utia'n del Casal, expresi6n nihilista de la misma, responded a Jos interests. de esa clase; ambos, eran de origin bumilde, se proyectan en consonancia con ese origin y lexpresan su universe Weoldgico en forma diametralmente opuesta a la de la clase dominate.
La polftica entre positivists y hegelianos fue tambidn expresi6n de ]as nece-sidades te6ricas de ]a pequefia burguesia. Fue ]a poldmica entre quienes jw;tifican la realidad y quienes se acercan criticamente a la misrna, Mientras Jos he-getianos adoptan ]as posiciones esencialmente idealists; IDS Positivis.
33 PJCKARDO, HOP-rtNsm Docidmen1w perra la Historia de Creba, La Habana, EdRora del Consejo Nacional de Universidades, 1965, T_ 1, p, 435.
36









tas, como Enrique Josd Varona, Fellipc Pmy y Manuel Sanguily, expresati una concept

Agn6stico, anticlerica 1 1, cicn Of i za n te y fiberaloide, -filosofia cortada a la, media Para la demcoracia burguesa do la dpoca. de plenitude del rc-girnen capitalista- el po.
Sitivismo es un arma valiosisima en el debate planteado por el pensarniento amicolonialista aI pensamlento colonialista y especialmente eficaz eTi el desenmascaramlt nto ideol6gico de su variance autonomisW'.
Porque la alta burguesia cubana, mds justamente, como se ha, visto, hisrano-cubana, habia., per jotereses de clase, renunciado, come clase, a ]a expresi6n ldeol6gica rtacionalista burguesa es la pequefia burguesia la que aporta ide6logos capaces de defender esa posicii5n. Y en a1gunos ide6logos provenientes de esa capa, social. Ilega a asumirse el proyecto de Iiberacift national a] asumir as) Jos elements positives del nacio-nalismo burguds -naclonalismo de pequefio pais y no de gran nacift nacionalismo de pais colonizado y no do pafs colonizador, Per tanto ]a existence de tal empresift ideol6. g[ca no dernuestra. que la alta burguesfa tuviese una position nacionalista sino que, justamcmte por no tener-la, parte de la Muefia burguesia ha as-umido Ia responsabilidad hist6rica que le cormspondfa asumir a )a burguesia y a la. cual se ha negado.
Desde eI Angulo de las manifcstaciones y de las organizacione socials en Cuba durante este period de preparaclon de la -querra ncccsariz,,., podemos encontrar una clara Compartim.entacl6n socia), expresada en ]as asociaciones que por aquel fiempo, surgeon y se desarrollan. Uno de los elements bisicos para la compartimonta,,i6n social, en esta Sociedad, es el racism. S61o a mantra de ejemplo veamos las instituciones sociales.
Los espatioles ricos y sus ac6litos sc reunion en Jos Ilarnados casinos; mientras que los crioflos, blanco y ricos, lo hacfan en los liceos.
Los espaf.oles pores o empleados, es decir, los no ricos, terdan sus vinculos de uni&i en los Ilamados centers, donde awiaban a los naturals de utia misma provincial (Centro
04 RoA, RAOL. Avenfuras, ventara y desvenluras de un miuFtbj. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1970. p. 162.

37










Gallego, Centro Asturiano) o a los que trabajaban en una misma rama (Ccntro de dependientes). Los central, como es l6glco. estaban dirigido-s por las figures mas important nacidas en, esas province, as espafiolas residents en Cuba. Los mismos t:onsfituian tugares de reunion, de actividades culturales y de recreacift.
Los cubanos humildes, balances, negros y mulattos, forma. ban por todo e l pais las flarnadas sociedades, caracterizadas por agrupar a los hombres por el color de la piel o por sus posibilidades econ6micas.
Esta compartimentaci6n social demuestra los prejuicios de una 6poca, pero, no his relaciones -Kocultas* que determinant ]a political an el pais. En tos iobdeos espafioles se foment6 el integrismo; mientras, ett las sociedades y ficeos constituldos por In pequefia y median. burgues'a y los exiollos ricos., se desarroll(5 un racism desnaturatizado y contra el cual tuvo que enfrentarse Jos6 Marti. En Ins sociedades, formadas por los put-wes, independent del color de la piel, corrie un hMito indepcii&.ntista entre m isica y confetencia.s. En estas sociedades la culture nacional-popular se preserO, adquirid fuerza, tom6 nuevos rumbos sincrdticos, enterr6 las frontiers socio. culturales creadas por la ewIavitud, y se abrio en la repfiblica. al imponerse al afrancesamiento o la Tiortearnericanizacift de !a burguesia cubana, para darle a nuestro pueblo su expresi6n, su modo de ser, de no ser y de pensar.
Esta division social, estrietamente comparfinumuda, con. tribuy6 a hacer m6s dificil el trabajo, de unidad del pueblo cubano contra el colonialisrao espaliol.

LA NECESARIA REVOLVCION HARTIANA
La tendenp-ja econ6mica de la burguesfa hispano-cubana, SU incapacidad polftica y su necesidad de mantener ]a estamenta06n social en Cuba, la elimin6 coma clase capaz de encabezair un movirniento de liberacift national. Por twite, se autoexclu. y6 del proyecto martian y del Partido Revolucionario Cubana ep su etapa mariana. 4
El domino econ6mico y social que tenla en Cuba, apoyado c-n al pacto con las fuerzas colonials de ]a metr6poli (en su aparatoTepresivo) hacia dificil el mantener una campaAa pd. blica en favor dc la independence. Esta es una de ]as causes por ]as cuales el Part1do Revolucionario Cubano tuvo que or. ganizarse en Jos groups do )1a e-migracidn cubana.

38









Por ello, la dirigencia de la Revoluci6n del 95 no era burguesa corno clase impulsora. Sus tres principles figures, Jos6 Marti, el mAs profound penFador cubano del siglo pasado, provenia de un sector socia! humilde; Wxirno G&nez, su jefe military, procedia del campemnado pubre y se mostr6 intransigente en la polftica de la mTea incendiariaj, con bs propiedades. de ]a burguesia hispano-cubana; y Antonio Maceo, tamWn caxnpesirio, habia lidereado a los sectors m."Ls hurnildes orientals (exesclavos, negros y mulattos libres, campesinos) durante la Guerra de los Diez Afios.
Lo interested, en este sentido, es [a coi-neidencia del pensamiento de los tres en los problems centrales y en los peligros que afrontaba la sociedad cubana de la dpoca, La visi6n de Marti, G6-rnez y Macco acema de la necesidad de ta libcrac16n nacionaI, sus constants critics a ta actitud de In burguesia cubana, el rechazo al autonomisTno y, sobre todo, los criterion con respect a] peligro que represcrttaba para la indcpendencia de Cuba Estados Unidos, son elements centraLles en 0 pensamiento de los tres, tndependientemente que Marti pudiera xpor vivir en el monstruo, y poster ura mayor preparac.i6n. conocerlo con YnSs prDfundidad.
En relaci6n a este TAtimo problema, el peligro yanqui, Marti pudo observer elnuevo fen&mcno de la formacift del imperialismo norteamericano; su lucha, (al y como sefialara en su dis, curso por el mercer aniversario del Partido Revolucionario Cu. bano y en la. carta inconclusa a Manuel Mercado, consisted no s6lo en la liberacift de Cuba y Puerto Rico de su antigua metr6poli colonialists sino, tambi6ii. en impedir a flempo, es decir anteg de que Estados Unidos estuviera en conditions de lanzarse sobre nuestras tierras de Am6rica, l1a dominaci6n de ese pais sobre nuestra patria y el resto del continente.
Lenin, a] estudiar el problerna colonial y ]as characteristics de los movimientos de liberac16n nacionales, observe algo que el proy"to revolucionarlo de Marti contenia. Decia Lenin,

La continuacidn de la polftici de liberaci6n naclonal
de las colonies las conducirA inevitabtemente a library
Suerras naclonales contra el imperialismoll.
El proyecto martian quiz s sea ]a primer confirmaci6n hist6rica de la afirmaci6n leninista de que en la 6poca de ges.

33 Zoo- vil. (2) P. 16.
39








taci6n y desamllo del imperialism, la lucha anticoloniabsta. se conviertc, xjnevltabfemenlex, en lucha antimperialista. N* porque necesariame-n-te se tenp pleno conocimiento del fen6. meno imperialista, sino porque la esencia y la acci& misma imperialism imponen. una respuesta de sumisidn o una de rechazo.
El haber tomato la realidad cubana, latinoameri :anm y norteamericana corno punto de partida para su proyecto revolucionario y su posici6n -acon los pores de la fierra- le per, mitieron a Marti comprender la esencia de su dpoca, Ia de formaci6n del imperialism yanqui y, par tanto, proyoctarse de acuerdo a lo que, afios despu4s, y an una base cientffica y to6rica exprmria Lenin, La realidad cubana confirm ]a teoria leninista y, la. teorla leninista, confima to acertado del proyecto roartiano.
La grandeza de Martf esti enno asumir vu realidad desde fas pos iciones claudicantes de ]a burguesta cubana, sino que su pen-5arniento y accOn fueron cxpresi6n de los interests nacionales y populares frente a Ta superestructura. colonial, a la oligarquia, hispano-cubana, al desarrollo de una estructura econ6mita dependent vinoulada al fendmeno del naciente jmpe rialismo yanqui, con el corolario, que necesariamente vendria despu6s, el neocolonialismo. Este fue el contenido profunda. mente revolucionario del Partido Revolucionario Cubane.
Por su parte, la actitud de la burguesia cubana se ajusta perfectamente a lo sefialado por Lenin acerca de esta clase en los passes colonjales. Al referirse, a los ca-mbios operados on China, en 19N, con el ascenso al poder de Yuan-Shi-Kai observa que xla burguesia monArquica liberal arenas si ha tonido tempo de convcr irse en republican liberaW". Elio es justa. mente lo que pas6 con 11a burguesia, autonomista cubana a fi. nales de la Guerra dcl 95, De autonomistas-monArq uicos-fiberales-proespaholes pasaron a ser, -apenas sin tempo* repubbcanos-lil: erales-pronorteamericanos.
Nuestro Marti pmveia los peligros fnternos y externos. Des. de el punto de vista intern ]a repOlica no debla estar en manos de los eaemigos de la repdblica:
La continuation de la revoluci6n no puede ser ]a
continuaddn de los mftodos y el espiritu de ]a autow.
sa Ibid-am. p. 12.

40









min: porque la autanomia no naci4 en Cuba corno hija
de la revoluci6n sino contra ella".
La reptiblica a la cual se refiere Marti no debfa ser el predominjo de la clase de los grades propietarios:

La repAblica. crL Puerto Rico como en Cuba, no serA
el prodominio injusto de uxia clase de cubanos sobre los demAs. sino el equilibrio abierto y sincere de todas tas fuerzas del pais y del pensamiento y desco de los
cubanos todos".
Para evitar confusions aclara, en el 6rgano oficloso del Parfido, el peri6dico Patria, que xindependencia es una cosa, y revoluci6n es otrai-.
Estas palabras -! e relacionan de maner-a direcLa con I-as planteadas a Carlos Balifto, el incansable tuchador proletario:

La revoluci6n no es la que vamos a iniciar en la
manigua sino la que vainos a desarrollar en [a Rep4bl ica39El carActer antioligdrquico de la Revoluci6n martiana estaba indisolublemente ligado al carActer antimperialista de ]a misma. Y, esa posici6n antioligalrqttica, le hizo escribir cosas tan herniosas como ezitas:

Es preferable 0 bien de mucbos a la opulencia de
pocoslo.

PorqueEl progress no es verdad sino cuando invadiendo
]as masas, penetra cn ellas y patte de eflas",

MAR-Ff, Josi", l-a agitaci6n autonomista. En.: Op cif., Vol. 1, T. 1. p. 393.
94 lbidwm P. 394,
n MELIA, JULto ANToNio. Ensayv5 Re-volacianarios. La Habana. 1W. p. 92.
41) MaTf, 1068, "El Proletariado de Castillo Velazco" (Rovisetz Uff& versaf, 12 de octubre dr. 1875). En: Op. cis, V*L 11, T. 1. p, $07'. 41 MARIM Jos Reflexiones destinadas a preceded tos inform.es traidos por los jefes politicos de Guatcmala a las Conkrvneias de maVD de 1878. En: Op. ci -' Vol, 11, T. 1. p, 299,

41









iCuanta 1),atalla ganada supone ]a riqueza! ;Y cuanto
decor Perdido!'12.
No es rico el pueblo donde hay alganos hombres riws, sino aquel donde cada. uno tieue un poco de riqueza"
El es-tudio martian de la realidad concrete cubana. latinoamericana y nortcamericana, le fleva a conclusions que en la pnictica coTifirman las observations leninistas con respect al problema colonial. Se confirm en aquellos aspeaos comunes a todu el flamado -tercc -r rnundo*, y, las diferencias que se observanson el 16gico resullado d.-, ]as diferencias concretes d- fos fen6rnenos asidticos estudiador, por Lenin, y latinoameri. canos, vividos y estudiados por Marti,
En sets aspects confirm la realidad cubana de firiales del Siglo XIX --dpoca de gestacidn de los primers rasgos del im. perialisrao- y el proyecto martian, las ideas leninistas:

El carActer reaccionarlo de la alm burguesia do los paises ocupados colonialmente.
La necesaria conversion de los proyenos de fibcraci6n
nacionales en proyeetos antimperialistas, por un lado, y la alianza de ]as oligarquias reaccionarias con las fuerzw colonjalistas v/o imperialists, por otro.
La necesiclad de ]a uni6n popular en ]as tuchas amicoloniales v ant-Imperialistas, que supla ta incapacidad do direcci6n, o la ausencia en ]a misma, de ]a alta burguesfa en ]a con.s-musi6n de la libmicift national y de ta
creacidn, por Io menos, de una democr-acia-burguesa.
El carter popular de las Ittchas anticoloniales v antim.
perialistas, que puede converfir el proyecto demoerfitico
en dernotracia pop-War.
BI papel del campesinado, como fuerza revolucionaria, en la formaci6n de )os ejdrcitos populares de liberaci6n nacignal,
La parflcipaci6n de una parte important de la pequefia burgucsfa en cl movimiento de liberaci6n y en ]a opci&i
democrAtico-popular,
4;: MARTf, Jas4 Cecilio Acosta. (Rewissa Vcnezolaiw, 15 de julio de 1881). rn: Op. cit., VoL TI. T. 1, p- 24,
1.1 MAM So$8. Op. Cit., Vol. 11, T. 1, p, 1869,









Para los que gustan de analizar lag revolucionesy lus movimicntos de libe-raci6n nacionales en abstract, y para. loa miopes politicos, Lenin escribia:
Creer que es concebible la revoluci6n social sin sublevaciones de I" pequefts naclones en las colonies y en Europa., sin estallidos revokidonarios de una parte de la pequefia burguesfa, con todos sus. prejuicios, sin el movirniento de las masas politicamente no conscientes, proletarian o semipro] etarias, contra la opresift terrateniento, cleriW, monArquica, national, etc,, creer
eso, equivale a renegar de la revoliLici6n,
Quien espera una revolucift social opuraz no llegar6 a verta jamis, es un revolucioTiario de palabra. y no
cornprende ]o que es una verdadera revolution".
La RevolucOn Cubana, genialmente expresada en las ideas de Martf, partial de la realidad de su mundo y do la experience particular del movi-mlento revolucionan-o cubano. Si su conte. nido tenia una proyecci& radical, dernocrAtica, popular, anticolonialista y antimperiallsta es torque [as fuerzas populares impti1saban el movimiento de fiberaci6n nacioinal. La burguesia cubana se autoexcluy6 de ese movimiento. Ello explica que, pese a que el Partido Ravolucionario Cubano era estatutariamente pluriclasista, ta realidad l- diera un contenido popular, J096 Mavi pudo concebir un proyecto revolucionario anticolonialista, antioligArquico y antimperialista porque su pensamiento no partfa de lag prernisas econ6micas, sociales y politi-Cas de ]a burguesia cubana. Ello era possible por su posici6n xcon los pores de [a tierra#. que es tarnbidn una definici6n de clase; esta posicl6n lo Ileva a analizar ]a sociedad de9de el Angulo de los humildes y no de los explotadores.
El carticter inevitable de la conversion tie la lucha anLicolonialista en lucha antimperialista y el carActer reaccionario y antinacional de la alta. burguesia bispano-cubana, en los flempos de Marti, le dan al process revolucionario cubano una unidad, desde sus origancs basta nuestros dfas. El movimiento revolucionario, nact-do en La Demajagua, en 1868, como movimiento anticolonial y antlesclavista, adquiere con Marti'
-que se, apoya en esas races para proyectarse bacia el futuro- el doble caricter de popular y antimperialista. Marti es )a expresi6n maxima del pensamiento anticolonialista cubano,

44 Loc 61. (2) p. 17.
43









pero cs, a fa vcz, ]a Primera expresift del pensamiento antimperialista national, Por ello, con raz6n Fidel pudo expresar que en Cuba ha existido una sola revolu.66n: ]a que nacida en La Demajagua, adqtjlri6 su fisonomfa popular y antimperiabsta con Martf y el Partido Revolucionario Cubano y triunfa, bajo la dit-ecci6n del propio Fidel, sesenta aflos despuis del inicio de ]as acciones imperialists en Cuba. Si ju-stamente un primero de enero de 1899 se iiQicia la dominaci6n -Imperialista en Cuba y se fru-5tra el proyeeto martian, otro, pximeiv deenero,
-v scnta aflos despuds, en 1959, triunfa el ideal martiano y se inicia el process que flevark, a] fin, a la desaparicidn del dornilnio imperiallsta en Cuba y a ]a supresidn de ta supremacia burgucsa sobre et resto de la sociedad.




























44



















Variants en poenuts del primer Casal

OCTAVIO SMITH


Con fa colecci6n, bastante complona, de ]a revista La Habana Elegante, 'unAs la de La Habana literaria, suced6nea de ]a primer desde 1991 hasta 1893, y adjuntando los tres libros podticos de JuliAn del Ca.sal: Hojas at viewn (IM), Nieve (1892) y B"slDs y rimas (1993) -p6stumo el tercero, pero con sus pruebas de imprenta revisadas por el autor on ]a tarde del dia de su muerte -; con esos cinco flustres condos de nuestra Biblioteca Nacional. se pueden armar y ammar, sin safir de su recinto modern y austere, -unas tables de varlantes, no exhaustivas, pero sf potables y nutricias, porque no olvi4amos la ausencia del tomo de 1883, el aflo initial de La Habana Megante, ni la incomplete mortificante del torno de 1884, y porque sabernos que Casa) ( olabor6 siampre en diversas revistas y peri6dicias, sin perjuicio de su predilecci6n por ]a citada revista. habanera. que era, en mis de un sentido, su casa. A parfir del afto y suceso que indicaremos en cl jArraf o siguimte, los tomos de que costa [a colecei6n parecen hacerse mits conservables, son y estin, salvo casos espaciados, enteramente presentables y legible.
La primer colaboraci6n de Casa] en La Habana Elegante consisted en ef poema Nacturno, ipublicado en 19 de abril de 1885, m1mero 16, de dicha rLmsta. El poeta cumptir.A los 22 aflos de edad en el pr6xi-rno noviernbre, y ya luce sus bigotazos de jovenzuela al dia. No se alivia cl pesar por ]a merle del padre ocurrida el nueve de febrero, TnAs de un mes antes de que
45








el bijo haya, at pie del poema, f i rmado "I Casa]," y estampado ]a fecha "'Marzo, 1883". La colaboraci6n durarA, para Casa(, basta el dia 21 de octubre de 1893; La Rabana Elegante solo lo sobrevivirA tres aflos.
La colaboraci6n se multiplica en verso y prosa, m traduccioncs (de Baudelairc y otros), en critical literaria, en notas de redacci6n, acask Friman sobre todo Jos poems, que a rnedida que aumentan en, m5mero van reclarnando libro que los unique, ordene y bruha. Cuando Casal embama hacia Espafigt en noviembre de 1888, ya ha barajado, awlas o con "'Enrique" (el director HemAndez Miyares) o con otros compaiieros de trabajo, titulos possible para el libro: ]a enthusiast y fraternal redaceldn de La Habana Elegante (de la cual, segdn diten todos, es cl, "mimado"), a] anunciar por suelto pubheado el dia 11 del citado mes y afto, la partida de Casal a bordo del vapor Chateau Margaux, afiadc que "es probable que A poeta dd a la estampa en )a capital del reino Perfiles y mi-niaturas, co. lecci6n de poesbs in6ditas, y aumentada y corregida, la obra La Sociedad de la Habana". Pero ya se sabe en qud par6 )a aventura. ET viajero regresa mustio, impecune y desilusionado, renundando incluso a seguir a Paris torque teme suffer desencanto mayor. La Habatia Blegante, madre comprensiva, silen. ciando toda sorpresa, acoge con "un abrazo" al hijo pr6digo, to que esta rnafiana salbado ba desembareado, despuds de per. manecer en Madrid a1gunas semanas". Tal dice la escueta nota revisteril, pulAcada el 27 de enero de 1889.
Finalmente, el libm se public en ]a Habana y en 1890; fleva por titulo el de Hojas at viento, seguido de ]a aclara,06n modesta, entre corebetes, de "Primeras Poesias". Ya reunidos en libro los poems publicados por separado en [a Tevista amiga, podemos hablar con hoTgura de las variants poemiticas del joven Casal,
Lo que de severe corrector de sf mismo tiene todo autor serio, vivifies y practice las varjantes en defense de un derecho numa indolente y, por otro lado, estimula el interns del lector probo y fiel., discretamente curloso, para, sorprender almos secrets de la creacidn po6tica. La mucbas veces compulsive voluntad de mejorar un texto, acierta unas veces yo otras tantas se equivocal. ZQud hater entonces? Dejar todo como estaba, dejarlo por man"to del amor propio y por respect a] que UnG fue bace aflos? Pero ahi c-tA la variance acosdndonos implacable.

46








cinco las versions quc nus dcj6 Luisa Pdrez de Zwmbrana do su magno poei= La vuelta al mosque. Casal, Como veremos, no le, va a la zaga; s6lo que dl vjvi4 y, consecuentemente, mrib!6, mucho menos que la long)E,va y siornpre muchacha Luisa Nmz. ArteR aa-tesania, artificio. Ella trabaja con arte desde ]a llama. Et, Casa], todo naturalidad expresiva, desde el hastio, desdc una realidad chillona y ebria, propane el arte con tos4n heroic. Los dos son una muestra de. respect al Arte y al lector.
De los poems a exarninar hemos excluido Jas pardfrasis, imitaciones y versions, mAs o menos libm, de poems do Hugo, Copp6e, L. Bouileht, Stechetti y otros. Queremos al Casal netamente criollo y cubano. Los poems elegidos son s6lo los publicados por Casa] en La. Haba"a Eleganfe de 1885 a 1990. Asf hemos reunido Jas, veintic-aatro cornposiciones suficientes para su studio en tibias do variamo5. Al establcur dstas formaremos dos columns fundamentals, una para la Versi6n prfmera, que serA la publicada en La Habana Elegante, y otra para [a Versi4n definifiva, quo ser-A ]a publicada on el citado primer libro do Casal, Moids at viento. Cuando el poerna en version primet-a haya carnbiado de titulo en el libro mencionado, se escribirA ol titulo sustituido a la cabeza do ]a column, izquierda, es deck, la de )a version primer, y el tftulo nuevo se pondr-A a ]a cabeza do la column derecha, o sea, la de la versi6n definitive, Cuando el tituto no haya variado, se colocarA a ta cabeza de cada colurnna.
Ernpezaremos con el ya mencionado poema que fue la primera colaboracift de Casal en La Habana Elegattle.

1. NOCTURNO NOCTURNE
Version primer Versi6n def ioitiva
eLa Habana Elegante. fflojav al vienlo, 1890
19-IV-1885, p. 3) p. 23)
Esirofa Verso
8 3 "La dicha es wmo "La dicha es como el
ef sol; desde la sal: desde [a alfura"
alfurd,
10 4 "Que una corDna "Que ana. corona de oro
de oro y de y de, dianwntes"
brillantes"
47









.11 4 "Anles qtie Ilegue a "Antes que Ilegue, a
conocer/a et conoaerlo et -mundo"
mundo"
13 4 "De tin ave oyendo "De rin ave oyendo el
el canto peregrine"' armonioso trino"
El poema costa de trece estrofas de cuatro endecas0abos Cada una, to que arroja un total de cincuenta y dos versos; ]a rima es consonants.
En poems corno 'ste, donde el texto se ha disuelto en va, riantes, en versos solitarios, conviene ofrecer al lector alon ejernplo deforma contenido estr6ficos, tomAndolos del prince. pict, del medio o del final do la composicift do quo so trate, Tat harems a] concluir el examen do, las variarites,
Eri cuanto a signs de puntuaci6n s6lo dirernos que los dos punt-o-s son mucho mfis flativos que el punto y coma con. Jo qLw les sigue, "Diamante-s" es tdrmino m;As fino, El hombre senc'lto y natural emplea ese vocablo: eJ hombre vuIgar, osten. toso, pret-ona sus "brillante:s", Pero por qud Casal, a la vuelta de cinco aflos -suponi-endo que las variants surgieran cuando ya esluviese decidida la edici6n de Hojas al vienlo-, prefir-O "cl armonicso trino", mAs bien circunspecto, parnaslano, al "canto peregrine", jovial, andante, rormintico y singular en el sentido de peregrinaje y en el figurado, cosa. de "raro viso"41. Mas utros poems hay que nos agUardan impacientes,

He agul al principio y los finales do Afocrurn&+

En la noche azutada y siknoiosa
Del seno de la tierra se levant
Una voz sepulcral, triste, amorosa,
Qt,;e asi a mi oido, antre las sombras, canta.
...................
Es la voz A mi padre. A su sonida
Feliz cl coraz6n late en el pacho,
Y, dando mis posares at olvido,
Tranquilo duerino en solitaria lecho;

Conzo el viaiero erranle y farigado Lelos rnirando el fin de su camino,
Se duerme sobre el ci sped perjumado De iin aspe ayendo et arinonioso trino.

48








2. DESDE LEJOS AUSENCIA
Version primer Vmi6a definitive
(L4 Habana Elegante, (Hojas at vienlo, 1990,
6-XII-IM, P. 4) p. 32)

Rstrola Verso

I (Texto comol" -a las (Texto com4n a las dos
dos versiorw) versiones)

2 3 "'Como al mar "Corno el mar aWles
audes olas*' ondas
3 (Texto co"Uln a [as (Tewo comr4n a [as dos
dos versions) versions)

4 "Sabrds que si a ""SabrAs qua sin
veces dado conternplarle
De, tu amarosa Me as la vida tan ingrate
constancia

Es porque siempre Como at mundo to seria
Ids celos
Asedian at que bien Si *I Sol nunca to
ama.", alumbram"'

"que a la maerte "'Qua si 4a veces he
invocarla judado
Si nuestro amor De ru amorosa
-terminara. conslawid,
iTriste es [a vida Es torque siempre los no amotdol cdos
iBello es vMr A se Asedian at que bien

6 1 fQW an vam d'Que a la muerte
pasan [as horas invocaria
Y en vano lou dias Si nwwro amor
puanl terminal
iSiampre te Ilevo iTriste es la vida no
on la menle! amand-ol
isiempre to 11"0 tM16 es vivir si se
an el alnw! amzd"

49









7 "Quo en vano p4s4n las
horas
Y en. vano los di4s
aseu.
Isiempre le Hew ept ta mental
jSiempre te Bevo en el almaP'

La version definitive, despuds de haberse ido de Caw- mayor y inenor por los predios de la'-primera,",ha salido del basque y porta ccmo trofeo una estrofa de mis. En el verso tercero de'la ds trofa segunda',' la cacof onia en !T", d6 "awles olas so borra con la simple, sustitud6n de "",olas" por "ondas", vocablo dste, por otra parte, mfis misterioso qua el pArnero.
Ausencia. cuenta con veintiocho actosilabos, distribuidos en siete astrofas de cuatro verses cada uns. He aqui I& pr4nem de ellas.

Aunque tirana4a suerte
Hoy de tu lado me apart, Pa-ra uir amor como el mio
No hay en el mundo distancias.

La.ultima esta at final de la tabla de variants.
3.ACUARELA ACUARELA
Vei-4j6n primer vevsidn Minitiva
(I.a Habana Elegante, ff ojqs al viento, 1890,
27,.XrI.71895,' P. 11) P. 16)

Este poema. escrito en el metro y la rima asonantada del romance, con sesen (a, y scis oc tosilabos, agrupados en estrufas lrt Cg4lares, present la curiosi4ad. mAxima Ae haber pasado integro, desde el titulo has ta el '61 tiTno verso, al hbro Rojas al vient.o. NQ existent, pues, variantss, le damos. esta bierivenida formula por Fi ts m6rito su rareza. Principio y unal:

Sawada a? pi del robust Tronco de frondosa ceiba, Cuyas ranas fembladoras, De verdes hojas cubiertas,
Ya se levanran.alcieto,

Ju









W
Z Q Se inctinan a ta tierra;
Encontrd una pobre anciana
.Abandonada y enferma, Mida como [a merle.
Triste como ta miseria.
.. . I . . .. . .. . ..
Los pajarillos canzaban.
Una cancidn lastimera...
iS61o la ceiba frondosa
Voraba, a to anciana muerfa!

4. LUZ Y SOMBRA TRAS LA VENTANA
Version primer Versift definitive
(La Ha-bana Elegante, (Hojas al viento, IM,
17-1-1886, p. 3) P. 19)

Verso
4 "De la gentile y hermosa "De la verde y hermosa
Primavera," Primavera,"'
10 "Y la mente de ideas r!Y la mente do ideas
IurnInosas-- tuminosim"
37 "Sus pdtidas mul'alus, "Sus pdlidas mefillas,
38 "'Midas cual las rosas (Fatia inlegro este verso
amarillas," 38 con to que se alter la nurneraci6n de los versos en esta column) 39 "At escuchar el argenfino "At escuchar el acenro" argentino acento"
49 "'Desde mi estancia: "Desde mi estancia
Wgubre y desierta" Idbrega y desierta"
S4 "Con la divine luz de su "Con [a brillante luz de mirada;" su miradw"


La Ova es una composici6n que utilizaron mucho los romiinticos de la segunda generaci6n; ellog sabin obtener de eHa Io mismo [a el-egJa impetuosa, desgarrada, que el clasicismo screno y enigmitico de los cantos a la naturalcza. Pensamos en LuIsa Pdrez de Zambrana y en su hermana Julia Pdrez

51









Montes de Oca. Pemmos tambign en Caso, quien rejIne en esm poema r0manficisrnO an6ed6tico, colorismo hasta, el derm che y Su fiebre, classicism a lo Garcilaso... La ankdota seftla "'figera y voladora navecilla" que conduce a

Espirftual dowella,
En brazos de su amante reclitioda,

vistos, tras. ta ventana de crystal, par un relator que habla en primer persona y que a su vez posee su propin ankdota y iposey6 tambift su propia spiritual doncells,

Aquella que hoy repose,
Ubre de los rigors de la suerte,
En solitarza fosq,
dormida por ef beso do la muerte.

y terminal el poema de mantra Upicamente casaliana --*a juz. gar por ]as palabras empleadas-, pues una y otra an&dota conservan tal intensidad

Que aun su recuerdo Ifena
De luz y sombra mi alma tenebrosa.

Pero sere-nemos este romanfidsmo contagious. Recuirdese que tratarnos deI primer Casal, el que culmina y clerra una etapa con Hojas al viewo. Este primer hbro de nuestro poeta es, dice Cintio Vider, "'una cale=idn en conjunto vacilante y desigual, aunque ya confine a1gunos de sus. mejores poernas". Plagiarjo innocent, pues no recuerdo de quidn, me vino un dfa a ]a mente, omo ocurrencia propia, esta frase: "'Hpjas al viento es el fibro ronAztico de Jos6 Julidn; Nieve, su lihm pama. siarto, y Bustos y Rimas, su libro modernista" Pero esto no es, enctamente derto, torque cada libro tiene entreveros con los otros dos.
Las varlantes antes seftladas consistent en preferences por este a aquel signo de puntuaci6o, por este o aquel epiteto, lo cual no es ninguna bagatek. Aquf ocurre algo parecido A caso del poema No-clurno, JufiAn del Casal, al cabo de los aftos, cGn mayor edad v autoexigencia, prefiri6 "verde", "16brvgo" y "brAlante "' a gentleil", "Ifioubre" y divinea"'. Esc*06 lo prdxi. mo y 10 concre-to frente a Io vapmso y to conventional. U
52









apropid para siempre de "16brego", que dice mucho mis que 16gubre". La nota de color abunda en el poema, Ejemplos:

A trav,6s del crystal dc wi ventana,
Por lus rayog de sol iluminado,
.............
De esas en. que se Rena el verde prado
De lfrios blancos y purptireas rostzs

EI cielo azul de vivos 140?161dres

Que ostenfan en sus vividas corollas, Del igneo sol -at resplandor dorado, Las frescas y encendidas amapolas.

La ret-6rica interrogaci6n hecha anteriormente en cuanto al poema Mocturno., no exigia respuesta: lo quc buscaba el, inte. rrogador era quedarse can los dos cabos o polos, de la cuesti6n, Esoesti clara. Pero aqui y ahora no interrogarnos: s6lo aseve. raremos. Casa] no suprimi6 el, verso treinta y ocho, ("Pilidas cual )as rosas amarillas"), que sigue a] verso treinta y siete C'Sus pAlidas mejjllas"). Las rosas arnavillas son las mis bells que existon, me ha dicho un amigo muy entendido en pintura y, por ista, en colors refinados. Su amarillo es de una supreme delicadeza, aftadi6 el amiga. Se trata de un tema caro at pasa. do siglo, que, desdichadaniente, lIeg6 pronto a moda, aunque obedecia a una verdad sutil. Lo enfermizo saludabte; ]a belta fragifidad de cierta pie) bajo ia luna. No. Casal no quisa borrar ni tal preciosismo de fa realidad nj la rhm perfecta que cl heptastlabo anterior le ofrecia. Gracias a la version que no IIeg6- a definitive, sabernos del verso sustraido. No. no pued-e tratarse sino dt una errata,
Cuenta el poema sesenta y cinco versos, que serial sesenta y seis si se introdujese el, traspapelado verso treinta y ocho de la versift primer: "Pilidas cual, Ias rosas amarillas"'.

5, INVIERNO INTERNAL
Version primer Vcr:sj6a definitive
La Habana Elegante, (Hajas at viento, 1890,
28.11-1886, p. 2) p, 27)
53








Rstrota Verso

I (Texto com4n. a las (Texto comtin a las dos
dos versions) versions)
2 "Las tristes y "Con su corriente
Azuladas ambravecida, el r1o"
golondfirsas"
Ligeras huyen en De espanioso rumor ef
sesgado vuelo, afre puebta,
0 esc6ndense Venando la ancha
medrosas en [as aftn6sfera. de frio
ruins
Viando la Iluvia Y el cielo gris de
de.scender at impenetrable niebla"
suelo"
3 "Con su corriente "Bandadas de ruWasas
embrave(Ida, el gohmdr&ias
rio
De espantoso Ligeras huyen en
rumor el aire sesgado vuejo,
puebla,Y est4d Itena [a 0 esc6ndense medrosas
atm6slera de fric; ept las ruins
Y la c4esio- bdveda Viendo la Iluvia
de niebla" descender al suele.
4 "Ya no entona en "YA no euta la luz de k;
los bosques ef estrellas
canoro
Ruisefior sus Al viaicro perdidd en. ja
armdnicos monfafta,
cantares,
AU Dstentan los Como de A rit y Mayo
naranjos pomas de en notches 6-elfas,
de oto
Entre ramos de Del pastor a la misery
Wancos azahares". cabafta".
"Ya no guia la luz "Ya no enlona en lo-s
de las estrellas bosques el cawro
54









Oi4jero perdido Ruiseftr sus armdnkos an Id inontafta, ca"tares,
Como de Abril y Ni osionFan las naranjos
Mayo pomas de aro
an notches bellas,
Del pastor a la Entre, ramos de blanco
misery cabapla". azahares".
6-8 (T Xtds com"nes a (Textas communes a las
las dos versions) dos verstones)
9 2 'Sienlo at invieir'no "Siewo. el invierna
ItIgubre y 1.6brego y sombrio."
sambrio."
9 3 rilmi atma es una i"Mi alma es una
c4p" Pift Iforesta destruida!"
destrudd'I'
1042 (Textos co*unes a
tas dos versione-9f

Ya con, el --poerpa Desde lejos, Aftulado despuds Ausencia, por la-f6rma comOcida de ]as ;a'rianies y su importa.ficia, tuAmos que acudir-,41 procedimiento cxpeditivo de tvanscribir en dos- columvias- parAlelas el texto pertinent. de Lis dos vers iones.'Mayor difficult habia en esto. caso, donde el poema. cuenta. con doce esirofas, y en el que ]a Ver'Si6n delinitiva, un tanto imperial --aun cuando actuary en su derecho--, concordo' con [a Versi6n. primera en cuanto a ]a estrofa initial del poeMa, a la posture fitulado Invenial vari6 enseguida parte del interior de la eszvofa tercera y la -antepuso y convirtM en s nda.'A i modific6, refundi6, carfibM do sitio -siempre vict6rioso j'jrato su endocasflabu ,'desdi la. estrofa dor a ]a cinco, para remawsarse-.en [a estrofa n6mero seis. desde [a cual
-,salva un cambio de -16gubre" por "Uhrego" y otro de "camPifia PI Por "floresta"., en los versos dos y tres de la estrofa novena- vbWeil a on ordar lodo el resto, qiie no es poca 66sa.'Con ta sufrida version primer,

Principio, de Invernak

Ya del sol los futgores lmmin&os ocullos yacen eflfr-e nieblas frfas;
55








Y son lo,5 dias braves y Ituviosos
Y son la twc-hes fargas y sombrfas.

Pentiltima y x1hima estrofas:

Yo dije al veria huir: eFor qui te alejas
iOh juventud.1 cuando tv quiero lanto?
Y ella no oyd mis penetrates 9twias,
Ni su mano enjug6 mi acerbo 11anto.

SdIo en mi mente obscure y tetwbrosa Su indefebte recuerdo me. ha quedado,
Como queda en et valle alguna rosa
Despuds do haber el huracdn pasado.

La penditima estrofa recuerda mucho, por Io espontineo y confessional, la postrera 4-el poema Pdginas do vida, en Busios y rimas (1893, p. 197), escrito et poema en los dodecasilabos que tanto amaba el Tittima CasaL


6. EL DESEO DE UNA ROSA EL ANHELO DE UNA
ROSA
Version pnmera Verai6n definitive
(La Ha6ana Etegante, (Hoias al viento, 1890,
13-VI-1886, p. 5) P. 50)

Ver-so

I "'Yo era la rasa que en la Yo era la rosa que, en setva umbria el prado ameno,
2 Mi caliz purpurino AM mi cdliz de encendesplegaba: dida grana,
3 Por mi at ave sus cantos Donde verH6 sus perlas entonaba, la mahana,
4 Por mi [a esirella su fulgor Como en un cafre de
vertia, perfumes Hen&
5 Cuando el sot en oriented Del lago azul en el
aparwid crOtalsereno

56









6 El rocio de parfas me Vi mi corola retratarse
in.undaba, ufana
7 Y el lago en su cristal me Como ante fim luna
retraraba venecidpla
,8 Y el aura mis aromas VC Urld hermosara su
esparcid marm6reo seno.
9 Tenie"do que Pzorir, Teniendo que morir,
porque el destiny torque el destiny
10. Hizo quo breve mi Hizo pe breve Mi
existencta. fucra, evistencia, tuera,
11 Arrojandome al polvo del Arroidndanze al polva capifino; del camino;
12 Quiera exhalar mi c,5encia Anhdo c5iar, en mi hora poserfPnera postrimera,
13 Prendidd en algrin serto Prendida epz algAn seno atabastrino alabastrino
14 0 en Ios rizos de a5mra 0 en las rizas de obscwa
cabellera." cabellera."



Como hernos viste, los cuartetes ovarian en texto y en concepto, noasl 10S Lercetes, que s6lo sufren una variance forTnai en el verso doce, resultando gananciosa la version definitive por su inAs sobrio endecasflabo. Casa[ rnaatuvo en los cuartetos a la r-osa, esa, que dice "yo" y chart tan ufanamente, con el c6diz de "encendida grana" y el lago de crystall sereneo". por le que fiene de espejo obsequioso- pero desaparcoen la "wIva umbria", cl ave cantor y ]a estrella ful-gente, tres emblem-as fi-ecuentes de la naturaleza, y queda 010 el "pvado ameno", quo es I naturaicza civilizada, ya con huella manual de hombre. La rosa,, corno una muler galante de otros tiernpos, OS femenil y a la vez cs cosa, cosa de lujo y ornaments. Los teTCeWS COnservades en ]a version definitive, explicitan el anheto de la rosa, d6nde y c6mo es que quicre morir. Los nuevos versos siete y ocho son francamente parna5ianos. Los sustituidos componiap uno de aquellos paralelismos, simpfticos a pesar de todo, en que Casal solfa caer corno si se tratase de una mvlefflig.
57










7. MIS MORES MIS MORES
soucto Soneto Pompadour
Version pirimera Versi6n definitive
(La Habana Elegante, (Hojas- al viento, 1890,
18-VII-1886, p. 4) p, 29)

vorso
I "Amo et bronco, el crisfat, "Ama el bronco, el
las porcelanas, cristat, las pcwcelanas
2 Las vidrieras de m4ltiptes Las vidrieras de
colares, milltiptes calories
3 Los tapices pintados de Los tap;--s pintadas de
Oro y flores Oro Y flores
4 Y las brillantes. lunas Y las btillante-s lumas
ven"ianas. veneciams.
5 Ama tambi-en las belts 4ma tambi-dn 14Ls bdtas
castettanas, mstellanas,
6 L4 canci6n de los vicias La canch6n de los vicias
trovadores, trovadores
7 Los 4rabes corceles Los drabes corcetes
voladores voladot:es,
8 V tas tristes baladas Las Jt6ites baladas
alemanas. atemanas.
9 Pero amo Mucha mds, Et rico piano de martial
Rosa hechicera sonoro,
10 Que escuchas mis cantares El sonido del cuerno en amorosos, /a espesura,
11 Contemplar,. con Pniradas Del pebetero 14 fragapite.
devorairtes, c S e rzc fa,
12 El oro de tu targa Y el lecho de martial,
cabettera, Andalo y aro,
13 B1 rojo A tus labios En que deja la virgen
temblorosos hermosum
14 "Y el negro de tus ojos rd La ensangrentada flair
centellantes." de su inocencia."'

58








'0 n. ensayo de 1910, recopfladoen el libro Poesids, de JuIiAn del Casa] (ediclon del Centenarlo, La. Habana, 1963, p. 260). Ram.6n Meza describe, sobre el poeta muerto diez y siete. afios atris. Io siguiente: "Ya desde el sonata Pompadour, Mis amo res, de su primer colecci'n, Hojas at viento, se inici6 an tan escabrosa-senda. iQud bello soneto! i Que bien empiezal Transcribe Meza a continuaci6n los dos cuartetos y el. primer terceto, detenikdosa aqui. "iCuln desastroso final! -afladeSuprimimos el Oltimo terceto porque alh estfi ]a flor de cieno, el diabolismo." Y Meza no parece concern [a versic-'M publicada. en La Habana Elegante, cuyos dos tercetos, muy humans, pero nada 14 diabolicos", le hubieran seguramente agradado, y servido para pondrselos a CasaI de ejemplo de lo qua st debe bacersa.. Pm Meza era demasia-do scrio, y mAs amigo de Casa], de la persona del poeta, que de sus opcion-es Ifteirarias cx6ticas. Casal, era '"sencillo v affable se ha dicho siernpre. S,61o Oriaco Sos, alias Cdsar de Guangibacoa, opinaba lo contrario. Casal opone a este gran resentido el silencio indifferent. Casa] 'no se bubiera enojado con su amigo Meza: habria sonreido con misterio v terminado-por decir que 6, Meza, no recordaba o no conoc(a Ta primer version del soneto, publicado en 1886 an LWH.abana Elegante; que en aquella. primitive forma los tercetos no se aven(an con los cuartetoS, pot, Io que 41, Casa], habia debido sustituirlos por los otros, dos que Meza conocfa, Jos cuales si qu-- concordaban en el fondo y la forma con los ctkartetos; qua dstos,-- as) Io habia querido v soplada la irnusainiciaban una enurneraci6n espIdndida qua iba. a estrellarse e interrurnpirse con la confesl6n a esa Rosa hechicerac e imprev1sta,- fuera tow"Irnonte de grupo entre los Smbitos, objetos, anirnales, events, Y rersonajes humans dcl soneto, y, finalmente, que, por exigencia del Arte. torque asi estaban hecbas Ias Cosa$, .61, Casa], p-eriodista pobre, asum(a el pap--] de sibarita contemplative, enumerador de tantos "arnore s", y que Meza
-no se asustara por la crudeza del verso postrero, pues a] Arte poseia y camunicaba un riguroso ascetismo Proplo.


8. AMOR EN EL AMOR EN EL
CLAUSTRO CLAUSTRO

Vev&i6n primer. Version definitilvii
(La Habana Etegante, (Hojas al viento, 1890,
INTH-1886, P. 5) P, 9)
50









,Vt;.So

26 "De las cdndidas flores del "De [as fragaftics flores naraptio," del narania,"
30 "Torre del maiestuoso "I-orre del gigantesco
campanario," campanarO."
37 "Pavor infunde al dnima "Pavar infunde at dFihno
-atrevida" atrevido"
46 "'Tu cuerpo moribund y "Tu cuerpo moribund,
lacerado," ensangrentado,"
56 ""Do se claboran el placer "Do"e se mezclan el Y et flunto" Pl"er Y el Ilanto"
543 "Deia escapar de sus "Deia escapar do sus
carmines labios," divinos labios"
64 "Un eniambre de sueAos y "Aurew enjambre de
quimeras;" feUgidas quimeras-"
70 "Ricas allombras de "'BNndas allombras de
fraganias flores,"' fraVntes
74 "Aqucl que de la vida '"Aguel quo, de la vida e"
en los vergetes"' los verdicts,"
97 "Asi d4o; das Idgrimas de "Ast dijo; dos Idgrimas fuego ro ardientes"
105 "Pugfia par desecharta.. "PugPia Vor desecharta
ianhefo iniieil! ianhefa intifil!"
106 "Vuelve otra vez a orar.. 'Tuelve otra vez a orar
,Csfuerzo vana!" iesluerzo vano!"


Amor en el claustro cQnsta de 110 versos, con rima asonapite en la parte dewriptiva y consonants en Ja plegaria. de ]a joven novicia. Hay doce variants; de ellas debesnos tender, bien to satwmos, a las de la colum-na derecha, que son siompre ]as victoriosas, y dejar, para aigunas o vairias de fa column izquierda, ]a aftoranza sir) future. A veces, un carnbio de epfteto nos sorprende, como m del verso treinta que s-ustituvp ;0majestuoso" por "giganles co". En otras occasions, nos quedamos. rumiando qua nos gustaba m4s, del verso cuarenta y
60









sels, "Tu cuerpo moribund y lacerado". porque esta es paln. bra mAs fina y punzante que "ensangrentado". Pero estos son juegos tan tristes corno ociosos. El autor es el tinico que sabe lo que queria expresar, y en todo c1lu su voluntad es IWrrima. Para que se vea cuAn agudo y resuelto corrector dc sk inisi-no cra Casa]. compammos las dos versions del ver: o cincuenta y scis miremos edmo el lastre ret6rico y senil de "Do se elaboran eI placer y el IlanLo"', con un golpe de pluma Ilana y acwal se trueca en "Wnde se nimclan el placer v cl Ilanto".
Para alounos Amor an a/ claustro data de 18$3. La Habana Elegante ]a acoge en la fecha arriba citada.


Del comienzo de Amor en el claustro:

Al resplandor incierto de las cirios
Que, en el alliar del femplo solifario,
Arden, vertiendo en las abscuras naves
Mida luz qua, con fulgor escaso,
Brilta y se exiingtie entre ta depisa sombriz.

De la parte central del poema (Milico de la navivia enamo. rada):

En el dia, en la norhe, a eada hora
La images de ese amor se me present,
Como brillante resplandor de aurora
En ini sambria nache de torment.

Del final-.

Vt4elve wra vez a orar iesfuerzo vanol
Ome al dirigir sus encendidos ojos
Al atiar que sostiene al CrisID santo,
Arips a iravds del mismo cruciflio Aparece 14 images de su amado.

9. DESOLATION DESOLACTON
Version primer Vers!6n definitive
(La Habana Eleganfe, (Hojas a[ vie"fo, 1890,
23-X-1887. P, 3) p. 57)

61










iNo habeis visto la or eNo habdis vista ia
16 b rega capilla Idbrega capilla
2 Del antixvio convewo de la Del antigua convento de aldea? la iddea?
3 iYa el Mcensdfio en el altar Ya el incensario on ej
no humea altar no humea
4 Ni santo cirzo ante la Ni ardiente ciri-o ante la
images brilla! images brillal
5 En la torre, agrietada y En la forre, agrietada Y anwrilla, amaritta,
6 El PdjarO faddico aletea, El pdja-ro fatidico afetea;
7 Et viento por las naves se Y a Dios no eleva el
pasew pecador la idea
8 Y mueve to calgante Doblegada ept el suelo la
lamparilla, rodilla.
9 Ningfin monje, sombria. Ningtin monje sombrio,
solitario, salitario,
10 Amortaiado en su Solana Arrebujado en su capu.
oscifra, cha obscure,
11 P6strase a orar, can P6strase a orar, con
mistico deseo, mistico desco;
12 Y ha demPO no resuena, en Y ha tiompo no resuena el santuario en el saniuario
13 Ni laPlegaria de la virgin Ni la plegaria de la pura, joven pura,
14 Ni la blastemi-a horrible Ni [a blastemia horrible M areo" del atec '

Hay varjantes cn Jos 'versos cuatro, siete, ocho, diez y trme;P,
-satvo en Io que toca a Jos versos siete y oebo, creo que la introductory de los cambios, ja versift definitive, es M. que sale ganando dcsde el punto de vista -artistico, al que nos atendremos solamente, dej4A& descansar al fatigado y fatigoso por qu6 psicol6gico de c*ta o ia otra variance, de tal o cual cambio en el poema. Artisticamente, los versos si-ote y ocho

62








I
de la versift primer estAn rnAs de acuerdo con el Mulo y tema del soncto, que es la Desolaci6m Ese viento que se pasea por ]as naves y qua m ueve la colgante lamparilla, ya sin oficio ni beneficio; ese viento un tari o dernente y esa lamparilla indtil son ]a viva irnagen del desamparo total.
Sin embargo, el effect no se pierdc del todo. Casal introducA-. personages: el pecador impenitente, el monje sombrIo y mistiw, la joven pura y orange, el ateo blasfemo. Pero todos son puras ausencias, -y no se, I-es evoca con mucha aftoranza que digamos. Es una resefia objetiva, de parnasiano. En ni-ng4n mornento se inquire por qud la capilla fue abandoned. Un rornAntlco medievalista sugerifla un crime cometido dentro del recinto, que qued6 asi profanado c inept. La capilla ha sido hollada por los -elementos naturals. Hiedra y musgo tienen su tarca- Ja de trepar y adherime hasta ser una Tnisma cosa con la piedra de las ruins rominficas.

10, At LLEGAR LA NOCHE VESPERTINO
Version primer Versidn definitive
(La Habana Eteganta, (Rojas al viento, 1890,
6-M-1.887, p. 3) P. 69)
Verso
I "Pensativo, vagando entre "Pensarivo, vagando
tas ruinds entre [as ruins
2 De las viejas Pnoradas De las vitias moradas
sefioriales, se0oriales,
3 Que rodean espesos Que rodean espesos
nialorrales tnaforrafes
4 Erizados de md1tiples Erizados de m4hiples
espinas; espinas
5 Veo flegar las fristes Veo las azuladas
golondrinas golo-ndrinas
6 A las ardientes costas Megar a las regions
tropicales, fropicides,
7 Donde no braman vientos Donde no braman vien.
invernates fos invernales
.8 Ni oscurecen el cielo las Ni oscurecen el cielo las neblinas. nebtinas.

63









9 Pasan despugs los rudos Pam despuis los rudos
labradores, fabradores,
10 Cnido, el hambro al p"o Caido el hombre a/ peso
de la azada de [a azada
11 En que dejJ Iii sierra En que deid la tierra
impuras huellas; impura-s hulks;
12 Y mostrawto sambrios Y mostrando sombrios
esplendores espiendores
13 A parece la Noche coronada Aparece la lVoche coronada
14 Cot: su diadema f4igida de Coti sit dfadevia 141gida estrellas" de estrellas."

En torno a to$ versos tres y cuatro, In version definitive decia "espesos matorrales" y "erizadas", pero lo hemos e:nmendado del modo que anriba costa, porque (as dos adjeti. vacioncs califican a un sustantivo masculino- ",matorrales"', cuyo gc'nero deben asumir. Donde si hay variants es en los versos cirtco y seis de la version definitive. Los versos cores. pondienics dc la version primer adjetivaban con la palabra timeses", la palabia "ardientes"' y et tirmino "troptcales". Mo. ra han de camper csto Cittimo vocabto, la nota de color firme de "azuladas" y el noinbre m4s amplio de regionses". Casal sabe las libertades que pueden tomarse ]a ftuidez y In sGItum expresivas, pem en cuanto ]as Itama a capitulo, es obedecido.

11. ENSUE&O1 QUTMERAS
Ve"i6n primer Versi6n definitive
(La tiabana Elegante), Hojas al viento, 1890
1.1.1988, p. 4) p. 44)


*'Si escuchas A "'Si escuchas ioh
divine so-addra!" adorada sonadora!"
2 4 "Donde padrif 4 J Donde pusda olvidar
olv&ar mi eferma mi -eferna anguslia"
a-ngusfia"
5 "'En In's no4hes "En las riches de luna",
Oscuras
64








6 3 "Cascadas de "Cascadas de: fulgente
brillante pedrerfa"' pedreria"
8 2 "abrasan to alma "Surgen de fu ahna
pura.pp 0 pura".
10 1 "'Pero si alon rival "Mas si te arranca la
osacjo entrast" impla-cable miterte"
10 2 "En ?a miaAsidU, "'De la mansion
augusta", augasta,"
11 '1 "VeM Sdto, con I'Yo guardard en rni
ojos espanfados Oj espiritu sombrio"
11 2 "T c6lera IATu Idnguid'a
projunda, pp hermosurd,",
11 3 "Que mientras un "'Como Varda la adella
puilal -lavo en lu epi su carola"
senapp
11 4 "Vonenaso hCor NTI ray-o amardlento de
p
mi boca apura" Id luna.,

Ch)jm estrofas de cuatro versoc., el segundo un hept;aSilabo y los otros tres endeca,-,ilabos, coniponen este poerna, que extiende sus rimas asonantes con soltura, La obla de variants, dominuda por )a %,er.,;;6n definitive, tiene mucho quehacer por y entre las Hums de Quim-eras, antes titulado Ertsueflo. De entrada, en la primera, estrofa y verso, se sustituye el adietivo "'divina" por '"adorada", La divinidad es adorable per se, pero aqui s6lo se trata de a1guien dorado por mujer y por sofindora. En ta estrofa dos, verso cuatro., el subjuntivo "pueda agenda, refrena al futilro y optimist "podrd"'. En la estrofa chii o, verso dos, las notches se truecan en "de luna". En ta estrofa scis, verso tres, el adjetivo "fulgente". ya en desuso, caro a los modernisms de otrora, reemplaza al wAs usual y comdn de brilliante". En la estrofa ocho, verso dos, se establece surgega de tu alma pum" en Vez de "abrasaTi tu alma pura". Y finalmente, las estrofas. diez y once se transforman de raft; ya no es "afg4n rival osado," stno )a misma e implacable Muerte la que puede arrancar '"de )a mansion autgusta" a la sofiadora, cuyo adorador pronuncia gravemente lu oncena y Wtima estrofa del poema, situada con sus cuatt-o versos al final de la tabla de variants, en ]a column de la versi6n definitive.
65









12. VANIDAD FOSTUMA FATUIDAD POSTUMA
Vcrgic5n primer Versl6n definitive
(La Habana Elega"Ic, (Rojas al viento, 1890,
22-1-1888, p. 3) P. 66)
Estrofa Verso
3 4 "Mi lustroso ataad LdMi hictuoso alaild de
de rosas blancas." rosas blancas."'
4 6 "'Donde lengo ya "'Donde tije en un
puesta mi aempo mi esperanza."
esperanza."'
S 4 ddiQue ancuotirp, la "iQue encuentre ahora
Verdad su juven la Verdad su almal
alynal"

Se aclara el sentido de los vems contrastados cuandlo, en ambas versions, se les coloca delante el verso antecesor de cada uno. Por ejemplo:
'fY que cubran, al son de "Y que cubran, al son de
alegres cantos, alegres cantos,
Mi lustroso ata4d de rosas Mi lucluoso ata(td de rosas ,blancas.."' blancas."


"Ascienda raudo a la cdesgc "Ase.end4 raudo a la celeste altura aftura
Donde fengo ya puesta mi Dopide fiiJ en un fiempo mi
esperanza. espgranza-"
.............
da iAnic s6lo en el mundo la. "jAmo s6lo en el mundo la Belteza! Bellezal
iOtic encuentre [a Verdad su ;Ouc encuentra ahora la
jovell alma!" Verdad sit alma!"

Este poema de winfidos versos endecasflabos con rima asonante, agrupados en cinco estrofas, cuatro de watro verses cada una, y oira, ]a penWtima, de scis; este poema, digo, s6lo prcsenta un canibio de titulc y ]as tres varlantes de la tabla

66








:haterior. De Asta s6io su6rayaremos el paso de "lustroso" ---qu6 puede ser un lapsu% calami --a "luctuoso"; de la esperama pireunte y viva a la que es -mera memorial, y de Ia mlidad y la eficacia del verso filtimo, cuando se le supreme el adietivo LJ(WentP.

13. LA MAYOR TRISTEZA LA MAYOR TRISTEZA
Vmi6n primer Versi6n definifiva
(La Halmna Elegante, (Rojas at viento, 1890,
13-V-1888, p. 3) p. 42)
Este soncto liasa los dos afts que van desde su publicaci6n an La Habana Elegantc hasta la aparicift del libro Hojas at viento, en mayo do 1890, dondv ag incluido, sin haber sidu tocado por pluma cormciura a1guna, y mucho menos por ]a de su riVroso autor. Con el mismo titulo y iin ninguna variante figure en la revista y en el libro mencionados, con vista de los cuales reproducimos aqui su texto ffitegro y Cinico, apre. ciando su soltura, su calidad, vi6ndolo libre de la impasibilidad pumasinna, romkoticamente likido,

iTriste del qua atraviesa, sulitario
El drido cambro de la, vida,
Sin encontrar la hermosa promerida
Que to ayude a subir hasla el Calvariol
ifriste del qua en recdndito santuario, Le ruega a Dios qut avive ta extinguida
Fe que t1eva, tit el alma dolorida,
Cual seca flor en roto reticariol
Pero mds triste del que, en honda caInw,
Sin creer en Dios, nf en la muier hermosa,
Sufre ot azote de la. hurnana surge,
Y senate descender sobre su alma, Cual sudario de niebla terzebrosa,
EI silenclo profound de la pimerle!

14. EL ARTS EL ARTS
Version pkirnera Versi6n definitive
(La Habana Elaganfe, 01o'as al vienm 1890,
27-V.1888, p 3) p, 47)
67









Versa
I "Tuando la vida, conlo "'Cuando, la. vidacomo
jarda ininenso, fardo inmewa,
2 Pesa sobre at espirilu Pew sobre el espiritu
rwns4do, cansado
3 Y ante el filtimo dibs Y ante el Wtinw Dias
flota quemado flOM quenzado
4 El poster grano de Et poster gr4no de
fragahle inezienso; fraganf e incienso;
5 Cuando probamos con Cuando probamos, con
afdn intense afdn intense,
6 De todo amargo fruto De todo amargo fruto
envenenado, envenmado
7 Y el hastio, con rostw Y et hastio, con rostro
mwnascarada, enmascarado,
8 Mos sale at paso en el Nos sale al paso en el
omn ow extenso; Camino extends;
9 El alma, grande, solitark El alma. grande, solitaria y pura y Pura
10 Qua ja me quina realidad Que la mezquina desdefla, realidad doidefia,
11 Busca en el arte dichas Halla en el Arta dichas
ignoradas; ignoradas,
J2 Como el alci6n, al ver la Conjo el aki6n,* en ftia la noche oscura, noahe obscure,
13 Asido pide a la musgos-a Asito busca en la PC04 musgasapefia
14 Otte baft el mar azut de Que inunda. el mar azut hondas plateadas." de o&u plateadas."'

Por endyna de Ins vacilaclones y divergencies en cuanto a puntuad6n y ortografia Qobscura u oscura? olas y ondaspero, que sepamc s, nunca esas "hoodas" qua aparecen at final del soneto en su primer version); por endma de tales detalles fnfimos, estdn, a partir del verso once, las verdaderas variants. D!4 ho verso, en [a versift definitive, afirwa que "el alma, gran68










dt, solitaria y pura" Wta en el Arte ]as dichas que on la primera version s6lo busczz; que, a si mejanza del alcift, esa rnisma Orna, sola como estd, no pide, sino que se procure el abrigo "en ]a musgosa peria", que, fruto ya de la vida ardstica, no bana sino Itianda" cl mar azu] de olas Plateadas", verso que tanto gusta a mi am I go Ci n-fio Vitler. Vemos a Casal m4s dueflo de st, m6s maduro, ma's solitarlo. ZNo sera' suya "el alma granda" que esboza el soneto? Tenernos un verso de otro gran poeta muerto, lose' Lemma Lima. Dice ensu Oda a Julidn del Casal.,

Nuesiro escamWoso cartflo te persigue
Y por eso sonnies entre los inuerlos.

Es un decir memorable. in-uptor, una "irnapn possible Piime. -o, reunir todo el cariflo disperse en la poesI2 cubana d.-[ si-fflo XTX: carifioso ruido de hojas, carifiaso rumor de agua delgada -ah ]as dos hernianas Pdrez y Monte-s de Oca-. Despuds, Casal sonrle entre los muertos.

13. NOCTURNE II NOCTURNOIJ
Version pril-nera Versi6n def initial
(La flabana Elegawc, (Hojas al vieftlo, 1890,
17-11,1889, p. 3) P, 51)
Estrofa ver o
8 3 ""Me quedo 'We quedo pensativo
pensativo larga Iu4ngo rato
rato"
12 2 "Cuat mi Idinpara "Ctidt uti IdmPara,
friste tanguidece," triste languidece,"


Tieve t-ste pocma el mismo titulo del tratado en primer ]agar, quc consfituve la mlaboracien inaugural de nuestro poeta en La Rabwza Flegalte. Valga la fo-n-na or. que Io hemos diferenciado arriba. siguicndo la pauta tra7ada por Cintio VICer exi sti ensayo sobre Ca5al, de 1963, afio de su cantenarioComo puede verse las variants son r ksi desdefiables, cosa de puntuadi6n y do vocablos sjn6nimos; pero nos siren para presentar este poema de endecasgabos bien hechos y bien Ornados., dispuestos en catorce estrofas de cuatro versos cada una,
69










y para can-siderar una vez m4s la desolaci6n del javen CaW, retratado en las dos estrDfas finales:

Y de la aurora al resplapidor bri'llanfe
Observe siepnpre con Pnortal tristeza,
Que ahuccaft las arrugas mi sembtante
Y se cubre, do, canas mi caheza.
Entances, arrojando de mi pecho
Sorda grito que el seno me torture,
Caigo reptdido epi solitario lecho
Como el meterto en la aNerta sepuliura.

16. ABISMOS A BERTA
Version primer Versi6n definitive
(La Habana Megante, (Hojas al viento, 1890,
12-V-1889, lp 3) p 67)

Fstrol'a ver-so
6 4 "Mas 5i intent "Mas si quiero bajar
War, mo me preciphas."
precipitas. I.P
8 4 "Y d4jante creer en "Y ddiame creer en tu
4 p
ta intpostura. Impostura.,
12 4 "Cual en tu boca "Como en w boca mi
Pni ardornso baso." ardorwo beso;"

Las variants no !;.on dc gravedad, paro el. rigor de la versi6n definitive es inflexible. El poema, con el titulo de Abismos, sc public en La Habana Clegasite en la fecha arriba indirada. EI afio anterior, 1888, aparecid en El Figara con el Mule A Corafia. Deade 11a edici6n de Hai-as al viento (1890) se denomina A Berra. Se dispute si la composici& es o no autobiogrAfica. Cuenta con trccc estrofas de c tiatro versos cada una; Mpleza con Lin ap6strofe vehernente y remata con un final puramente casaliano:

Yo no tenzo el rigor de. las firanos
Ni el azate brwal de injusla suerfe.
;Fbvole a tus hechizos sobrelzarnawsl ILo mismo dan la vfda que ta muerfe!


70









Y mg* alwa noble, sohadora y franca
Estd por lu pasi6n, envilecida, Conzo ligera mariposa blanw
En pawano de sangre sumergida.

17. CROQUIS PERDIDO CROOVIS PERDIDO
Version primer Versi6n definitive
(La HabanaRlegante, (Rojas at viento, 1890,
23-VI-1889, p. 3) p 75)
Como en el caso del soneto titulado La mayor tristeM el presented, Croquis Mrdido, despuds de esperar aproximadamcnte, un aifto, pasa de ]as piginas de La Habana Elegante al Ebro Hoias al vigntacon, el mismo titulo y slin varlante a1guna. LeA. mosto a continuad6n para que apreciemos a] hombre triste y a] artifice enthusiast qtic se 'hacian uno dentro de Cssal- "Croquis perdido, dice Gustavo Duplessis en su conocido fibro Jufidn del Casal (La Habana. 1945), se, debe a la limpresi& que cau;s6 en el poeta In vista de la d1tima pena aplicada a un reo en el campo de la Punta. Al regresar, apenado, vioa travis, de una celesta la silueta elcgante de una dama desconocida. El contrast entre ambos cuadros le inspfr6 tan sornbrio soncto". Melo aquf.Arrastrando Ms grillos lastimeros
Asciende st criminal [a dtfima grada,
Lanza el clarfn su f4inebre Yamada
Y' brillatt -en el afre tos across.
At "hdar sus grills postrimeros La victim at suplicio condenada Huye la muchedumbr4e dispersada
Como lorpe rebago de carneros,
Y una pupils azul, radlosa y balla,
Futgura tras los pdlido-s cristales
De alto batr6n, cerrado y misterioso;
Como el disco brillante de una estrella,
Ocutio de ta niebla en las cenddes,
Sobre el cristat de un lago cenagoso.
J8, IDIL10 REALISTA IDILIO REALISTA
Versl6n primer Versi6n, definifiva
(La Habana Elegante, (Hoias al viento, 1890,
24-XI-1899, p. 3) p. 76)
71









I"
L;Strota Versa 1 1
1.4 firextos calnunes a (Textas comunes a las
las dos versions) dos versions)
5 "El Ptegro pavo de "Donde la p1ania su
rofiza cresia fracura pierde
Aby-c la cola en Bajo el rayo A 3ot que
forma de abanico la extermfna,
0 vaga luep, ery Saca ct lagarto su cabeza
aciiiud modest, verde
Escarbando la Agitando la tengua
sierra con ct Ifico.'" purpurina.
6 "Doude la plania "Et negro pavo de rafiza
sus colors piarde crest
Sajo el raya de sol Abre In cola en forma de,
que la eVermina, abanico
Saca el lagarto su 0 iwga luego, en actitud cabeza verde modesla,
Y la abrasada Escarbando ta iierra con
lengl(a pfirptorblo", et PIC0.11
7-9 (Textos communes d (TOVIOS comuftes a In$
las dos versiapics) dos versionew)
10-13 O'extos copfluot-os -a frextos comufte5 a las
ks do5 versionci) dos versions)
14 1 IfFendo lucir "Vicirdo oscilar tragante
herwosa florecilla" flojoecillarp
3 "Y ensefta to 'T en.-5ehtz la forneada
escoudida panlorrUla"
pantorrilla15 (Taxio comflit a ta.c (Texto camun a W dos
dos versions) versions)
16 3 OT [a aguarda, 'T 14 eSpef-d, gowso 0
gozovo c impaciente,"
bripacienfe,"
16 4 "'Con ct abrazo "Para h=ertc al instance
ablerto a la una caricia."
caricia."
J7 I "Siente de dicha c "Timida avanza Itticia el
coraz6n opreso," Jollaic espeso."

72









18 (Texto conuin a fas (Texro cum4n a las dos
dos versions) Versiones)

4Cdmo expresar [a variants que consisted en un cambio de posici6n de una estrofa, o. do, varks, dentro del orden de un poema? ZCbrno fograrlo con exactitude y econornfa de medics? Ya hemos enfrentado mis d. una vez este problema en cl presente timbajo. No cabe cehirse al verso aislado ni menos al vocablo de por sf sufficient. Ni tampoco es gustoso escribir la estrofa corno prosa, separados los vcrsos pur pleas. Las references indirectas paran en. galimatfas. Otm cosa fuera contar con texts integros de poems. affadidos en ap6ndice, y que a nuestro parecer deban pertenccer a la version primer, dejando los de la version definitive para scr consultados en Jos bien. acccsibles I-bros de Casal y en las plurales edloioues salidas en este siglo. Pero tal incotToraci6n escape -a la extensi6n que, corno experiment que cs, le hemos fijado al prese.n. te ensayo. Como pit 11 ad vo, vamos aprovechando I:& reproducci6n de estrofas y texts de poems, en o f utra de ]as tables dc variants.
Iddho realiva cuenta con djeclocho estrofas de cuatro, cndecasilatbos cada una, divididas en las s=iones I y 11, La suma de los verws 11aga at nitmero setenta y dos,
Estrofas con mudanzas y otras que no han cambiado & sitio, conservan el texto original, com6n a Ias dos versions, o albergan variants interiores qua en -u verso se extracan y alslan para contrastarlas con cl verso correspondent y ya de antemano triunfador de ]a version definifiva.
Las estrofas con texto comdn a las dos versions stmum
I
trece. Quedan solo cinco para mejorarlas o hermbsearlas. Desde el punto de vista artistic y de alejarnos cuanto podamos del por qu.6 psicoldgico, agotador y nunca seguro, corno deciamos en la nota o comentarlo al ;sorteto DesataciJn, no pe=!bimos claramente si es o no exitosa ]a Tnutacift de estrotas, y pensamos que ]a,-, variants aisladas y enfrentadas desde sms. columns parallels, con cita de estrofa y verso cuando -sea mcnester, podrian ser intercambiables-, que en la, estrofa diecisdis, verso cuatra, versli& primera, "con el. abrazo abierto'a ]a caricia", es de mejor gusto y precisl6n que "para hacerle a] instance una car1r4a", de ]a versift definitive.. pero el resto de esas variants en ]a column derecha trae un fecundo e inge.nioso aire nuevo que se impose a las un tanto valetudim73









rias ompantes de ]a column Uquierda. Sobre todo. no olvidemos que el Onico y real introductory de variants en poems qua ya contaban algunos altos, se llama JuliAn del Casa], artifice con dute5 mda dia m6sasentadas, duefia y d[sponedor Iibre de sus poems y con una voz y una. firmeza inconfundi. bles desde sus cornienzos de Wante precoz. Recuerdo, !a conmoc!6n gozosa que senti cuando invesfigaba ]a poesfa public& en La Habana Etegante, y en -el ya citado ndmero diecisdis, del 19 de abrit de '1885, empec.4 a leer distraidamente un poeyna fitulado Nacturno- mird ]a firma, "J. Casal", que no me dijo nada por estar algo amadorrado; con un esfverzo rne despabiti y me concentr6 en ]a lecture. Aqu&llo era distinct a todo Io lefdo hasta el moment on la revista. Cai en ]a cuenta. jClam: JuRin del- Casal% me dije. Y reanudd el estrecho trato que m.antuve cuando joven con su poesfa, cuando atin no habfa tenido-en mis, manos, ]a edicift pr(ncipe de cada urto de sus trcs libros, que existrm en la Biblioteca Nacional, y lo Ma solo en antologias y "Poesias Cor"Pletas". mucho mis recientes. Era el tano Casa], era su voz, en ]a revista o fuera de efia, ine. quivocamente una, irreeimplazable.
Idifto realist quiere ser lo-que el. adjetivo destaca, quiere, incluso, ser picaresco. En la estrofa catorm ""Ja rubia pastorIc ita", por arrancar de su tallo una pequefia flor, se empina sobre sus pies
Y ensefla la torneada pantorfilla.
Provocadora, cultural y blanca.

Y en. ]a estrofa f inal se lee:

Hasta que at fin, con anzias volupsuosas,
Didgense tos dos enamorados
Hada fas saledadem misferioswe
De tos sombrias mosques perfunzados.

Si se recuerda aqui el "Idilio" de Salvador Dfaz Mir6n, en el fibro Lascas (1906), si, como capricho de lector y a semejanza de Casal', quhWramos acUetivar el escueto Mulo estam. pado por d vigorous y gran poeta mexicano, releerfamos primer las dos difimas estrofas del poema, que dicen:
La zagida se iurha y empina--Y atocada en la flebre del celo,

74









tanza un grito de gusto y de anheto...
jUn cambujo pafdn se avacinal
Y en la oxcelsa y magni lica fiesta,
y cuat m4culd errant y funesta,
an A zopitote resbala,
tendida e inm6ttil el a4

Despuis, sigulendo el juego, tno escogerfamos el adjefivo naturalista, pensando en el sector Emile Zola?
Y acompaharfamos a Casat en Su firme deficadeza. en su vsflfi,7zci6n gentil.

19, A[)TOS AL BRASIL ADTOS AL BRASIL
Del Emperador Don Del Emperador Don
Pedm 11 'Pedro It
Version primer Versi6n defiaitiva,
(ba Habana Eleganie, (Hojas at viento, 1$90
8-XII-1889, p. 6) P, 80)

Estrofa Verso
5 2 "Guardard et sello "Guardard el sello de mi
de glaria nombre impre so,"

9 2 40YO preftero "Yo preliera alejarme
marcharme desterrada"
deverrado"
13 1 "Costas amadas de- "Hospitalar&s costas
la vicia. Europu" earopeas, It
13 3 "Mientras apuro "Cual las del Asia at
del dotor la copa" fugiliva Eneas,"

El poetna costa de diez y seis estrofas de cuatro versos endeensflabos cada una. con rima consonants. LM poems de Hern4ndcz Miyarcs,, Manuel S. Pichardo, directors de U Habana Elegante y de El Figaro, respectivam-ente; de JuliAn del Casal, Federico Vittoch y de ]a poetisa puertorriquefia Lola R. de Tio, fueron kfdos por sus authors en )a velada celebrada en Tacft el viemes seis de. dicimbre de 1889, corno despedida al quc fuera Emperador del Brasil, don Pedro II. Las composiciones de Casa] y Pichardo estin publicadas en 14 Habana
75









Elegant, una a] ]ado de ]a otra en la misma pigina seis de dicha revista. At cotejar ese texto con ]a vers!6n que figure en Hajas al viento, aparecieron las varlantes que se re-producen mas arriba. Las que a] arnparo do ]a ver-i6n definitive van a 5ilenciar los versms opues-tos a ellas en ]a column de Ia versj& primer, fienen un aspect de salud artuffica superior, un aire de lozania y Juddez tales que acreditan a Casa[ de maestro en ,versos de circunstandds, bajo la protecd6n de su ya Icido y admirado Mallarind. Sean como muestra de fina tela fas dos estrofas siguientes.
Ya los aftos inchown mi cabeza
Sobre et seputcro ante mis pies abievro
Y s6lo me acompaha ta trisfew
De no queda.- on wis dowir-rins "tuerto,

Lieno de gloria y de dolor projundo
FrO, con el bast,6n del peregrine
A olvidar mi pasado por el mandti
Como el vi-ejo poeta florenfino.

20, MENSAJE MENSASE
En un ilbum En un Album
Version primer Versi-on &-finifiva
(La Habana Blegante, MOM-$ al Vionloe 1890,
9-TT-1890, p. 3) P. 59)
Estroja Verso
I I "Versas qua brotan "Verso-s que arranco def
del 14aeld sonoro"' kuld sonoro"
2 2 "Hechas ya a "Hechas a entracier en
cntretejer en los tas Vergeles'",
Vergelespil
6 3 "La f Mganda "Rdfag&5 perfumadas de
exquisite de sst sit ahenfopx
alif"tn'"
6 4 "La lumbre "DesteIfos abrasantew de
abraiadora de sus de sus of6s.
oios.#F
Men=je, escrito "en el Album de ]a San. Ernestina Oliva", costa de scis estrofas de cuatro endecasfiabos cada una, con

76








rima consommte. De las modfficaAones introducidas, dos son leves y tal vez innecesarlas, aunque "arranco", como -,,=blo, es nas recio y firme que "brotan"; las dos 41times afectan la totalidad de sus versos respectivos. "RAfagas pexfumadas" y "destellos abrasantes" quicken y fogran acelerar el memaje, despertar unos versos ayer fluentes, hoy adormeeldos, para la mirada, del Pdeta. Otro Poema de circujastancias, llustr&noslo con a1gunos versos:

Ltevad at d1bum a su ebsirnea mano Hechas a anfreteier an los vergeles, No ramos con las flores del verano,
Sina verdes coronas de laurels.

Lanzwl v wra ammonia hasia su ofdo,
Oculto del cabello en la guedeja,
Como hasta at fondo do caliente nido
Ef sot primveral su luz bermeia.
21. VERSOS AZULES VERSOS AZULES
Versl6a primer Versj6n definitive
(La Habaw Fleg4nfe, (Hojas al viento, IM,
16-111-1990, P. 3) P. 89)
Estrola Verso
5 3 "Coino del verde "Como dei mar balo las
mar bajo las varies ondas"
ondas'l
La anterior es la dnica variance de estos Varsos Azules, escritos, por Ca sal "Ien el Album de Miss Ina Lasson", publicados en La Habana Etegante el 16 de warzo de 1890 y aparecidos, cc= de dos wes-s despuds, en Hojas- at vianto, con el mismo Utulo y la sintetizada dedicatoria "(A Ina Lasson)"'. Se dice que, la notable violinist, de paso en La Habana, fue corteja& por Casa]. Hay detalles de fina observad6n e intends por ]a persona grata, que exceden, en nuestm poeta, a la =era plaxi.terfa de Alburn. Veamos tres de esas azWes estrofas:
Hay an tu setto en qua el temor habira,
Cu4l negro Otsecto an nitida cametia,
No ef valor infantile de Margarita,
Sf [a Incesante agitaci6pt de. Ofelia.

77










Ostewas a los ajos del desw,
En tu rostro do virgin ascocesa,
Lines puras de anfiguas camafew,
Donaire attivo de gewif plncesa.

Bajo las hebras de tus irenza-s blondes
Futguran iris ensueflos siderates,
Como del mar baic las verdes ondas
Ramillefes purptireos de carales.

Et poema cuenta con ocho de tales estrofas, que dan cabida a treinta y dos versoa

22. AUTOBIOGRAFIA AUTOBIOGR.AFTA
Version prime Versi6n -definitiva
(La Habana Elegante, (ffojas at vffento, 1890,
30-111-1890, p. 3) p.6)
Verso
21 Recorridos en n"hes "Recorridos on notches
temwtuos"'Op tormentosas,"
42 "Cual hosti-a sucra en "Cual hoslin blarwa en
c4liz oincelado," c6liz clncejado,"
46 "Con la firmeza heroica ""Con su firtneza heroic del cristiano,'I de cr I suanojlf
60 'TI c-ad4vor do an dios "El cad4ver de un Dios,
ide mi enfusiasmol" Me mi emusiasmor


Al pie de este poema, en ]a veni6n pubticada por U Haba. ?Za Megante el dia 30 de marzo de 1990, aparou Jo siguiente."'Esta coxnposici6n reemptamnk d pr6lop en un libro de versos que, con el. t(tulo de Hajas al viento, est.4 pr4ximo, a pw blicarse. (N. de la R.)"'. En el citado Ubro ocupa el poema el primer lugar despuds de una Vreve "Introduccidn" cii verso. Cuenta con sesenta y ocho versos y- esti distribuido eai estm fas irrqplares. La tabLu de variants qua precede arroja un total de cuatro en cada column, todas leves y consistentes en el uso de signs de puntuaci6n y en divergencies en material de ortograffa y camb" en la adjetivaci6n y ]a shiUovis. No viem mal reproduciff tres o cuatro estrofas, enipezando -con la

?8








4
irticial del poema y tomindolas de la version deftaidva, 0 sea, del libro en que serial y fueron recogiclas:

N4ci en Cuba. El sendero de la vida
Firme atravieso, con ligero paso,
Sin que ancurve mi espalda vigorous
U Carga abrumadora de los affos.

Mi juventud. herida y4 dc inuerte,
Empiew -a agonizar enfre mis brazos,
Sin qua la puedan. reanimar mifs besis, Sin que la puedan consular mis cantos.
Y al ver, en su semblante cadavdrico,
De sus pupilas d fulgor ppaco
-tguat 4at de un espejo desbruhidoiSiento que et coraz6n sube a mis labios,
Cual si en mi pecho la rodill'a hincara
Joyen Titdn de miembros acerados.

Para olvidar enionces [as trWezas
Que, conm nube de voraces pdjaros
Al frato de oro entre las verdes raiwas,
Dejan mi corazdn despedazado,
Refilgiome del Arte en los misterios
0 do la hemzosa Aspasia entre Ios brazos.

Mi espiritu, voluble y enfermizo, Lteno de /a nasialgia del pasado.
Ora ansta at rumor de las barallas, Ora la paz del silencibso claustro,
Hasta que. pueda despoiarse an dia,
--Coma un mendigo del poster andrajoDel pesar que dejaron an su seno Los difuntos ensue-fios abortados.

23. LA CANCION DR LA LA CANCION DE LA
MORFINA MORFINA
Version primer Versi6n definitive
(La Habana Eteganfe, (Hojas al viento, 1890,
204V-1890. p, 3) P. 85)

79









Del texto de este pomm no hay varl'ante a1guna que reportar. Escxito en "redondillas zorrillescas", lo dice ast Ontio Vitier, son diez y ocho las redondillas y suman setenta. y do$ los versus. La dificil facilidad que transparentan bace pensar en un juglar o mago avabulante que, ante todo, fuese poeta de aire Agilmente grave. Casa[ encumbr6 )a dicha artIficial, paro nunca prob6 ]a morfina. He aqui la estrofa inicW y la final:

Amantes de la quitnera.
Yo calmard vuest-ro mak
Soy la dicha arfifkial,
Que es la dicha, ver4adera,

Y, Oir;zc'o a'*
DeJ ser que hirid ruda suerte,
Con la calma, de, I'a Muerte,
La dulzura del Low.

24, LA PERIA LA PERLA

Ralada Balada
Version primers Versi6n definitive
(La Habana Eleg4nie, (Holas. al viento, 1890
27-IV-1890, p. 3) P. 86)

La Perla es Cuba. Cual se ensimisma en rnedio de una tertufla, o rato de convenaci& en lu oficinns de La Habana EI& gante. El tma es el anexiowsmo. Casal, patriots y separatist, toma en silencio ulna hoja de papel y describe rApidamente a Ifneas courts. Luego el papeJ a Hern4ndtz Miyares y dste lee ett alta,


Alrededor de una perfa
Que el mundo ostewaen au seno,
Como divine presented
De las manos del Flerno;
Hay dos aves de rapifla
Contemplando sus destellosUna de plumaje dureo, Ofra de plumaje negro.

80









9
Viendo [a pertia romperse Entre su concha de deno, Ya afilan los corvos picos,
Para alcanzar sus fragmenros,
Las dos aves de rapirla
Que contemplan sus destellos:
Una do plumaje duoea, Orra de plumajo negro.
E) ave de plumaje Aureo es el rampant imperialism norteamericano: la de plurnaje negro es, como diria seriamente CaW, el tenebrow coloniaiismo espaftcyl.
Las dos versions conclertan en todo: no hay lugar para varjantes de ninguna clase.

CONCLUSIONS
En el ndnxxo de I I de mayo de 1890, La Habana Blegants, en su pdgina seis, public una nota titulada "Hojas al viento"', firmada por E. Hernindez Miyares y escrita oon desbordante y conmovido enthusiasm, y urgido por el reloj, pues "Me esptra el caJista,", describe. La nota ocupa column y media; E.H.M. halla flempo y espacio para mponderle a Casal, a quien se dirige: "ICuil de tus poesfas me gusta m6s? Esta pregunta que tantas veces me he becho tiene una respuesta siernpre. Si me domina ImL tristeza, recite Invernal". Y a confinuacift reproduce cuatro estrofas de este poema. Luego afiade: "'Cuando por el contrario me besa amorosamente ]a esperanza, o a1gunn aurora sonrosada advierto dibujim en los cxisWes de mis itusiones, entoncts rwito aquel Memaje que comienza;
"Verws que arranco del Ia4d sonoro. o el sowo Mis mores:
""Amo st bronze, el crystal, [as purcelanas" o aquellas enthusiasts estrafas de ]a poesta Quimeras:
"Si escuch= ioh adorada soirmdoral
mis amorosas v1plif-w..."
o ninguna otra, torque en m! poeta favorite domina la nota melant6fi-ca,"' Del poeta dice finalmente;
JuLtAn del Casal es mi amigo del alma y ha sido el
alma deeste s=anario inucbo tempo. jImposible que

81









'Jujo, le sefiate, como a1gunos cTiticos al uso, asonancias y a1guna. que otra ligera, incorn=i6n.1 Jutiin del Ca sal es mi hermano en ideas, aunque yo figure en la izquierda del parfido cxWto de que es Leader. Aaf es que disimulo sus exageraciones y admire sus. quirneras 11 *"I El es un poeta sin tacha y sin miedo, como se
decia de Jos caballeros de la edad media.
116jas al viento sale a ]a luz antes del It. de mayo de 1890, pero muy pocos dfas, antes. At comienzo de )a nota de que estamos tratando, Herndndez Miyares, slempre en diAlogo rea.1 o possible con Casal, describe:

Desde aquel dia que te apareciste --como una, bomba- ensefi4ndome las pruebas del primer pliego de, tu primer tomato, hasta hoy Eel subrayado es nuestrol que me to entregw pequelio, recortado, blanco desdo In cubierta y con sua. noventa pfiginas, he pensado y sigo pensando que, cuanto a valer fiterario, ]as Rojas at view to que has echado a volar, son Jos mejores versos escritos en Cuba desde hace inucho fiempo.
Es de suponerse que Casal, tan pronto corno recibO Jos Iibros de manos del impresor, correria a Revarle a "Enrique" el
-tomim a 41 dedicado por RI Autor (otro dicho risueho de E.H-M). El sector director redact6 la nota en seguida y la. envi6 at cajista, pam no perdcr nit un dia.
La Habana Eleganic del, primerG de junio de 1.890, public la nota critical, Justa y favorable, de Enrique Josd Varona sobrc el libro cuyo titulo hace suyo la nota y que es el primero de JuIiAn del Casah Rojas at viento.

Con tod(5 ello queda cerrado el primer aiclo de In. Vida lit& raria &-I famentado poeta babanero, y queds tambidn cerrado este trabajo deliberadamente experimental. Casal sigue Colaborando en La Habana Elegante. Apart de la aerie en proa a Histories amargas, de [a que public en la revista di-cha BI primer pesar (10 de agosto de 1890, p. 4-5), se le acogen casi siempre en la pigina tires, ]a "pAgIna de honor" del semanario amigo, poems corno Jos sonetos Tristissima Nox (14 de septiembre, 1890, p. 3) y Salomff (21 de septiembre, 1890, p. 3)t el poema Las OcedniJas (5 de octtzbre, 1890, p. 5); el aoneto Pax Animae (26 de Octubre, 1890, p. 3); el soneto A un amigo (envidndole mi retreat), (30 de noviembre, 1890, p. 3); "Poeslas
82









diversas", Blanco y negra, Vespertino (poema independent del soneto del mismo titulo, publicado en Hojas al viento); tres sonetos: Mi ensuer)o, A Fin amigo (envjAndole Jos versos de LeGpardi) y Floms" que -aparece incomplete (7 de diciembre, 1990, P. 7); pero toldos estos poems son tribute paira. el segurtdo libro de Casa], fitulado Afieve, que se publicarn dos aflos despuds.
Si el experiment que hacemos con estasVariantes en poe, mas del primer Casa[, =sulta dtit y sirve de provecho, tal vez podamos <*ntinuar I-a tarea aquf rendida, u otra anAloga y, sobre todo, mejorada, con los otros dos tibms de Casa): Nieve y Sums y rimaS4





























83



























Racer, es la mejor ntancra de dMr.


epara qui, sino pora pomr p4z mere los hombres, hapt 4e ser jos adelant-os do, la cienoW


...cdmo se vitne encima, 4masado por los grabaiadares, sm universe
nuava.


Jw MAIII
















Agonia de Alexander
Sergueievich Pushkin*


Luis SuARDiAz


Una noche en Pskov, esa villa inventada, parecida a los pueblitos transparentes de los cuentos de hadas, no;s maravlHamos con una luna deslumbranto como una Ifimpara redonda de ne6n caida entre los pinos, y nos fulmos entre fogatas y canciones a buscar las buellas del genial mestizo ruso. A cada golpe de viento contra oscuros trances y reposadas piedras, creiamcks escuchar los cascos afilados de un pum sangre y aletear la rumorosa, capa ron-Watira. Era wi segundo viaje tras las huellas vivas de Pushkin. La primer vez estuvieron. 'Valentin Kataiev, qua por esos dfas -mayo de 1968, daba a co. mcer en espafiol p6ginas de sus Ifficas memories con el titulo La hierba del olvido, Serguei Smirnov, nuestro primer arnigo entre los escritores sovidticos, el estupendo Andr6nikov, animador durante afkos do estas excursions en honor del autor de RusIdn yLudmita, otros inolvidables amigos sovidticos y una tropilla cordial de visitantes, entre los que distingo aft a los rumAnos Nina CassiAn y Virgil Teodore-scu y al colorabi;o no Luis Enrique Sendoya. El nuevo viaje, en )a primavera de 1971, nos &-volvia las voces compaheras de Nina BulgAkova y 'Yuri Daskievich. Entre Ins visitantes prevalecen-ios los que escribimos en esWol. Uno de ellos, cl javen estudiante argentino de ]a Uniwwsidad "Patricio Lubumba" Sergio Vim Ixgio, ha participado recienternente en un recital de authors rusos y sovidficos verfidos al castellano. $us traducclones de Pusbkin nos permiten concern un poco na" al creator de la lengua. rwa
Confaencia pmnunciada el dia 4 de Novitinbre do I=, an el Sa14n de Actos de la Ribliotem Nacional Josd Marti, en oca del 651, AnNersarlo do ]a Reydbxlft de 000bre.
85









cuyos versos cag siernpre mueren a] ser metidos en los sonidos de otros idioms, cowo es*s pikjaros cayo canto se apap cum. do son arrancados de sus bo:sques naWes.
El 12 de fcbrero de 1937, dos dias despuft do cumplirse el centenario de su muerte, se celebr6 en Cuba un homenaje singular auspiciado por Ia Sociedad de Estudlos Afrocubanos. Me reficro a ]a conforencia de Jo-,;4 Luciano Fmnco wmbrada Pushkin, el gran mulatto, publicada dos inesez miks tarde acompahada por dos narraciones, y seis, poems que cumplian un noble pstpal do introducci6n a ]a obra de uno de Ica genios desconocidos de [a literature mundial. Jos6 Luciano nos recuerda Ia compra de un negrito, efectuada por un embajador ruso en el siglo xvirx, que procedia del harem de un etiope cerca del Mar Rojo. Ese nifto negro, convertido en juguete human, creci6 en ]a corte de Pedro el Grande con el caprichoso nombre de Ibrahim Petrovich Hannibal. Hasta ahi todo march de acuerdo con !as absur4u wstumbres y el patr6a discriminador de Ia 4poca. Sin embargo, con los aflos el niho creci6 y el Zar le concedi6 Mulos do noblezas, ausp!64 sus studios en Paris, propicW el que se casara con In hija de un boyardo y lo distingu.16 entre sus consejeros. Ast pues Hannibal, tambidn 11amado "el negr* de 1: edro el Grande", sent6 plaza muy lojgs de su origin y en ]i farnilia que fund,6 naci6 mucho despu& Nadezhda Osipoyna Hannibal, mis conocida Como la beila. criolla" y madre de nuestro poeta. Ahora bicit, si nos adentramos en, Ia ge-nealogfa que Pushkin escriW6 haci t 1830 nos parecerA quc el ixiir de Ia invenci6n nos 11eva a izolpe de o1a. Su famiha paternal, procedente de Prusia, esiavo p;& sente desde que el primero de sus miembros fleg,6 a Rusin en mit !ipecias y aventuras. 'Uno de'aos, Fiodor Matvelevich Pusrkln, fue condenado a muerte acasado de conspirer contra Pedro 1, otros sfirvieron como gencrifes'y altos officials, com> cieron el destierro siberiano, uno degolM a su esposa, embaraza4a. Su abuelo pattern encarce16 hasta Ia. muerte a su pri. mcra esposa por sospechas de quo lo enpflaba con un francAs, Receptor de sus hijos, -al que hizo aborcar, como buen feudal, en su propio patio. Su segunda esposa alumbr6 al pa&e del poeta rnientras viajaba con todos sus atuendos en una carroza con rombo a una vista que sy. desp6tico marido le ci jjg6 a realizer, a pesar do sus advertencias de que estaba. a pinto 4 expulsar Ia criatura.,En cuanto a] bisabuelo negro, Ileg6 a ]a corte acompafia4o d-6 otros dos nifios negms de .1os cuales nida beinos sabido hasta hoy. ED qna qcasi6n. sulrrxnano'xna
86









yor, Principe como 61, Ileg6 a Sim Petersburgo y ofrecM un jugoso rescatc, pero el zar no consint16 -en separarse de su ahijado que con el flempo to secundaria. en todas sus campaflas. Una vez graduado de official, Ibrahim P. Hannibal pele6 en, el ej4rcito franc-6s, y en una ocasi6n fue herido en Espatia en el transcurso de una bawlta sublerrdnea. Con la muerte de Pedro I perdi6 Ibrahim los favors cortesanos y padccW persecusi6n y privaciones, at extreme de ser envindo a Siberia con la encornienda poco estimulante de medir ]a muralla. china, Mds tarde tuvo que ocultarse durante diez afios en una aldca. "Despuds de eso, ---c-uenta su genial biznie-to- ya nunca pudo oir sin tstremecerse el (intineo de una carnpanilla de troika." Con ]a subida al trono de Isabel carnbid stt suerte, fue nombrado brigadier, mAs. tarde general mayor y al final general, on jefe y le fueron entrcgadas un buen n kncro de aldeas en Mov y San Petersburgo. Pasados los noventa afts escrib16 sus mernorias en franc s, pero 61 mismo mand6 un dfa quemarlas presa de terror, con to que se perdi6 un docurnento de primera. mano. TambWn ese bisabuclo materno fue victirna de ]a infideltdad y los celos an-asadores. Su primer esposa fue una. bella griega que le dio una, hija. blanca como ]a nieve. MAs., el africana t-om6 las icosas oon m6s calma que lo:s predecesores patterns de Alexander Sergueievich, no dio muerte a ]a befla griega sino que sirnplcmcnte se divorci6. no sin antes obligarJa a internarsc para siempre en un mcinasterio. Aft asi no desampar6 a la hija de su casquivana mujer y, la dotd m plAndidamente. Su sWpda esposa, Cristina, de origin succo, lo obsequ!6 con various mucbachos y muchaichag mestl7os que tambidn vivieron situadunes novelescas y participation cn. eonspiraciones, intrigas y carnpa-flas mi0tares. segiAn el sexo y la vocaeli6n. de cada uno. Corno se ve, Ins dos rarnas famillares del poeta no se cararterizaban por ]a vida apacible, cran to que se Iha dado en flarnar buenas famili-as. El poeta, autor coTno va. serlalaynos di esugs rpotas en busca -de su genealq#a, vivfa orgulloso de sus antepasados, !w esp(ritu romAntico se sentia identificado con (an ilustres y encumbrados parents.
No se, consign el nombre, del traductor cle las Pile7aq VSCOpidas para este ya lejano bomenale de 1937 an la Cuba 'maniotada de la repAblica burguesa, to que no nos impede valorarlas y recomendarlas: ks dos namciones -E1 maestro die posw y Et agent de pompas jukebres-,son representatives. del talent de Pushkirt y su apego a lo poptilar, asi como 9-u habilidad para rnezelar el drarna y ]a comedian, tantas veces
87









tm=dos en la existencla de las genes. No todos los poems figuran entre los m6s representatives; comienza )a breve selecci6n con Romanza espartola, estampa bonita, y superficial de una Ezpafla que le lle&6 a travds de lectures desordenadas. Vernos al Guadalquivir que "corre turbulentarnente", la luna de oro, el son de una guitarra y una beldadespahola que reina en el balc6n dc la leyenda arenas oculta por una mantilla; dernasiados clementos sueltos en tan pocos versos. Mis entraflable result la Canddn de Gruzia en la que ruega a una bella georgiana que no le caote aires locales pues le recuerdan los perdidos territories de su origin. Es que dt se balla desterrado a causa de svs critics versos Juveniles; el rnismo sentiTniento anima las estancias, de El prisionaro, en ]as que un Aguila l1bre y feroz atrapa y devora sus pizzas con fuerza y albedrio, mientras el prisionero se halla oscurecido Vor rejas indoble. pbles y cree leer en los ojos met4licos del fieto animal un Ilamado que Io Hena de inquietud

Somos pdjaros hbres. iHermano info, el moment
tat vez Ilegado sea!
Vwnos alld, dondc iras de las nubes la inontaR4
blanquea,
altd a las azuladas playas que el Pnar bes6,
alld do solamentc domino el aire y... ly yo!

Las estrofas que cornienzan Cuando vago por las calls bufficiosas hablan de su postal ia Por la. v1da breve: los irboles legendarios, los recida nacidos, le bacen pensar en la fu gacidad que cndende sus pupils

Cada dia, cada aRo
mi pensamienta 4uel, seguirte
mientras intenia adivinar
el dia y el ailo an que La mueric nos al=zard.

Pide para sus huesos el abrigo de la tierra madre y que la naturaleza cante a ]a vida "'con su belleza eternal" sobre sus despojos, alimento del mahana. Un fragments de Eugenio Oneguin insisted en el tema de )a desaparici6n fisica y la vida perdurable del recuerdo. Por 61timo se incluye ]a oonocida y linda f4bula del pescador y el pez cncantado, una Itamada de alert a Jos d6biles y ambiciosos qtvo. slempre piden mAs con sus fauces monstruosamente abjertas.

88









Una pigina de 1*9 revista, C trfetes, fecha& el 21 de febrero, se adhere at honlienaje universal con ocasi6n del centenario; el cronista C. V. Chiroki, recuerda. qua al morir el poeta el. peri6dico El invdlida ruso imert6 una nota desgarrada y doliente que despertd recelos enla aristocracia, at extreme de que el redactor fue increpado por el titular de Instruccidn ftblica. Od ZOud signify ica esto? -bram.6 el ministro- Pushkin no era ni siquiera un hombre de estado, ni un gran. jefe MilitaT jQU6 hay de tan gloriosa on el arte de esrribir versos"'). La cr6nica destaca situacione-s que nuestros amigos sovidticos nos han contado a to largo de Jos filtimos veinte aflos, la hostilidad de los cortesanos, et fervor de la gente Ilana, como lo ha contado la saftora Maeotsersaia-Karamshw "Durante tres dias -rccordaba conmovida- la mtdtitud sc apretuj6 en la casa tnortuoria, una multitude de viejos, niflos, alumnus de las escuelas, hombres de pueblo, mujeres que !ban a inclinarse ante el cadAver del poeta popular '. Esa situacift no escape a Jos diplomfiticos screditados en la capital rusa, muchos de los Cuales information a sus gobiernos que era el pueblo el quo rendia homenaje at artist desaparecido. Un espiritu tan alto como Ivan Turguenev, apuntaba indignado.- "S61ola aristocracia ho dejado de render homenaje al gran genio ruso y ninguno de Jos altos dignatarios do la corte acornpaft su. cadAver". Los hielos de febrero acosaban a San Petersburgo, a la luz del hogar se lefan. copies manuscritas del homenaje en verso que le tributaba el astro rebelde de Lerroontov. Del zar abajo todo el mundo official se inquietaba ante los despojos humans del duelistp., Ynuerto a maros de 13mcberen (D"Anthds) a causa de intrigas nada innocents que involucraban a su bella Natalia. Con el flempo se tejieron hip6tesis, se ataron cabos asombM samentc sueltos y no falt6 quien considerara el tristee hecho como una species. de crimm politico.
El biznieto del famous general abisfnio, vino al mundo el 7 dc j unf o de 1799, seg4n el catendario gregoriano, ag pues, a] morir el 10 de febrero de 1837 no habia cumplido, adn los treinta y ocho ados. Ya hernos visto lo c-gencial de su herencia familiar, bAstenos afladir quesu ascendcneia le permitO estadiar cn el Liceo imperial Instalado en la ciudadela rnisma del zar. Ya a Jos quince afts se entrcga at pernicious bAbito de In poesfa, maneja ]a lengua de Mofi re dcsde su mocedad, como ]a mayoria de los j6venes rusos de. abolengo de ese entonces, inclusive uno de sus maestros era 1hermano del c6lebre asesinado Marat; tan apegado estaba a su segunda lengua que sus
89









condiscipulos le flaxnaban "el francss", Hacia, 1822, sin ernbar go, se vuelve a ]a literature inglesa, en especial estudia a Lord Byron y flega a decir que ]a poesia francesa le parece timida y amanerada'". No se detiene on el influyente Byroo sino consume largas firadas de Coleridge, Wordsworth, Walter Scott, y, naturalmentc Shakespmre, cuya obra lo deslumbr6 hasta el fin de sus dfas. Es cierto que en sus inicios estud16 con ahinco el latin, mas con los aflos; lo olvid6, en IM escribla: "'Desde que salf del liceo no he vuelto, a abrir un libro latino y he olvidado completamente eso lingua. La vida cs corta, no fiene uno fiempo de releer. Los libros notables aparecen en breve plazo y nadie los describe aiaualinente en latin". En nues. tro siglo, cientifioo, apre5urado y t6enico, comprendemos mejor al angustiado, intelcetual ruso que n* tenfa fiernpo de releer ]as obras notables quo despertaron su vocaci6n. ZQu6 dirernos hoy, gainados por catilogos cada vez rnAs dons*s y atractivos de obras que se no:s van como en un torrent? Pushkin ya habia dejado escrito a los veinficinco aflos: "El studio de lenvas moderns debe sustituir a] griego y al latfn: ese es cl espfritu del siglo". Fie[ a sus postulados se meti6 en ]as races; del inglds y el francds. v se interest pot et ftaliano. 'Tres authors Harnan su atenc:16p, si de Italia se trata, Piararca, Ariosto y, sobre todo. Dante Alighieri, cuyos tercetos fecundan su propia obra; menos dominion tenta, del alem6m, a pesar dc su admire. cidn por Goethe Los espafioles le flegaron a trav& del franc6s.
-aunque de vez en vez so aventuraba a leer en espaflol, para captar los acentos originals y adernAs de Cervantes, que le revelaba la grandma lbdirica, so detuvo en Calderdn de ]a Barca,
-oomo lo prueban -sus pizzas esci nicas, Ege contact con ]a cuhura espafiola, como ya virnos, le inspire el gracious roniance y- una obra de mas envergadura, su versift de El convidado de picdra. Puso tambi6n su atencift en la literature servia y es de conocimiento p6blico su excellent trabajo do traductor en lo que al polaco Mickiewicz se fefiere. Pushkin, corno vemos, no se dejaba pnar por ]a pornposa vanidad do los pequeftos, rendia tribute* a todos los talents curopeos quo habian contribuido a] desarrollo de la tultura en sus passes de origin y en todo el continent, tornaba. de un libro, de una cover sad6n familiar, y hwita de Ins analfabetos, los materials de su grandiose canto, por eso y por su sincere y desmedfdo amor a los builders, Jos. perscguidos, torturados, bambrientos, es el poeta nacionat de Rusia. y rnds adn, de todas las repdblicas sovi&fcas que, sin olvidar a sus bardos locals, ven en el. a] gran cantor de las nacionalidades y los pueblos, voz de los

90









hombre-5 y Irujeres que se levantan con el sol a fundar desde Ia. base un rnundo justo- Y hermOsO- EstO no Puede aPredarse con exactitud en la lcjanta de log libros. Los quC hetnOs tenido el privilegio, de ver a cientos de -miles de j6ve-nes y viejos Ciudadanos sovidticos invaclir los prados, de MijAilovskoie. bajo el sot claw y el aire brutal de mayo, encantados de seguir la ruta del poeta, con masi6n de ]as fiestas por su nadmiento los que hemos visto fiestas de poesfas, que son tambidn actos espont;kneos de reafirmacOn patri6fica, de uni6n entraflable y popular. estamos verdaderamente preparados para enteinder, ., la vigencia de su
a, mis de cientocuarenta, afio:5 de su muerte 1 obra, la, significaci6n de. su caudal po&ico. For eso pudo decir el, gran Gogol:
Ningdn poeta en Rusia tuvo una suerte tan envidiable
coma Pushkin. Su nombre encerraba ya, algo eldctrico, -y dice mAs-- 61 como nadie encarna la idea del poeta national. ruso. En 4, como en un I&ico, se halla reunida tcda ]a riqueza, 19 fuerza y la flexibilidad de nuestro idiorna.... En 6 se refleja la, naturaleza rusa, el idioma ruso y el carActer mso con una. fidelidad tal y una tan pura belleza como aquolla con la cual se refleja un paisaje sobre )a superficie, de un vidrio 6ptico.
Entre sus virtues capitals, sebaJa Gogol, se encuentran .rruna extraordinary rapidez en la descripci6n y [a descollante capacidad de pintar un objete con pocas pinceladas". Es Juste consigner que Pushkin no tuvo que esperar por el, juicio de la dilatada posteridad, en vida fue considered no s6lo un maestro, sino el xnaestro; no un fundador de la lengua rusa, sino el fundador. Tms agos despuis de su muerte. Visarion Bielinsky afirmaba:

Llegard el fiempo en que se converfir6 en Rusia e" u-n
poeta clAsico, ruyas obras deberin educar no solo el sentimiento est6fico sivo taxnbl6n. dtico. Es indttdable que IlegarA el, fleinpo en que la posteridad le erigirA
un monument imperecedero.
Cuaivnta afts mis tardQ un genio timid y sombrio, el extraordinary y doliente Fiodor Dostoie-wski, diri en su discurso de tiniversal resonancia:
Pushkin, estrecharnente unido en su arte con el coraz6n y el, pensamiento del pueblo ruso. ha, expresado con
91









una fuerza y una espontaneidikd sin igUal Ids rugos, ca, racteristic6 del atrna'di e te pueblo: odio irdi-ente''ConWi los oOmores' sed de fiastrdcci6n, simpatfi desbordante -por Jos opr I m-1dos, fe en ]as fuezas creadoms de las- raasas, aspiraci6n de'una reforma'radical del rdgi.-men social sobire una base de justicia.
Various investigators ban sefialado lit influence. que ]a m voluci6n burguesa de 1789, el gran astallid6 francs qua warc6 un paso de advance en su fiempo, ejerci6 en Pushkin. Inclusive e) ensayista NicolAs Gudzy, en su "baja dedicado a "'La Revoluci6n fi-ancesa en In literature ruse', publicado a fines de la d&ada del cincuenta, hace reference a esa ardiente influew cia, Otro investigator acucioso, Tornachevsky, hall6 un folleto inddito entre los papeles del poeta con el t1t-ulo de Not6zas sobre la historic de la RevolucOn f rancesa. Ello no es extract para los adelantados de Rusia, y de todo, el mundo, ese acontecimiento or-urrido diez afts antes del -nacimiento de nuestro Mroe m-pmsentaba la mAs grande sacudida de )a bistoria moderna. Una cita de Voltaire. como revela el professor Rend Man, chand en 'Tuatro maestros de la. fiteratura, rusa"', presidfa eJ pwAleto vindicadon "El espfriw del tiernpo es el que dirige Jos cornbates del mundo". Adelanukndose at tempo, el espiritu de Pushkin no s6lo proclarna ]a unidad de. las pueblos que inteVan el gmn cuerpo'de "todas ]as Rusias" %ino ]a unidad & Jos hombres y mujeres, que ansian borrar el'despotismo de la faz de Ja tierra.
En su mercer cuaderno de apuntes, presumiblemente escrito antes de'1878, Jos4 Mard dice con rela'66n a Pushkin:

E RomAntlco al modo occidental?- No, nj innovator
siquicra. Porque fue mis que esto, fue creador-,-Cant6 las a*arguhas del esclavo espfritu,'mAs alto mientras MAs orreso, con' el doble eneanto, con ef triple encanto del verdadero doTor,'s6br1o:--& 1A fantasht oriental, mdg*ca:- de la brumosa o esbozada forma, Anica po.
sible en Rusia.--UnA reticencia, ;no es a veces elocuenthimo discurso?
Su creaci6n- Oneguin- alyna, que late en un cuerpo
qae no puede revelar eJ alma, Personificad6n de Rusial.
MARif, lost Obras CamPW4s, La Habana, Editori:al Madonal de Cuba, 1963. 21, p 106.
92









Ray otro apunte en sus Fragnenros en que, bajo el. epigrafe Rusia. aparecen estos nowbres que indudablemente considerable, principles: Pushkin, Lermontov, Gogol, Turguenev, Dosiciewski, Tolstol. Naturalmente que estos curiosos apuntes uo son ,comparables, en su dispersion, y acierto, con el largo trabajo qae escrlb16 especialmente en ingl6s y para el cual,' Como vimos en los cuadernos, reak6 apuotes en franr,& y espaftol. Se tratA del agudo pol6mic* trabajo publicado en The Sun de Nueva York, -el 28 de agosto de 1880p- Si cia los diaxios de AmdA= Latina apareclan sus ensayos sobre Emerson y Whitman, revelando a los. lectures latinoamexicanos esos profiles centeflantes, ahora entregaba an portrait insupemb i*, de Pushkin y Rusla a los norteamericanos que, mAs tarde, pazrfa a] patrimonto cultural de los pueblos situados a] sur del Rio Grande. Es un texto elocuexitC, no exento de juiclos critics y de criticas a ciertas posiciones asumi6s, por Pushkin alfitW de su vids.
Los rusos insisted -dice Marti- en que las acclones del ge-nio deben corresponded a las promesas de sus cantos, La mano debe segWr la inspiracift del intelecto. No basta escribir una estrofa patri6tica: bay quo vivirla. Enta politica.sombria do Rusia solamente hay dos partidos: los siervos azotados y sus duefios.2.
Pero antes, en el primer pdrjrafo dedicado a comentar la ereceldn del monurnento a Pushkin, "al hornbre que abri6 el camino hacia la fibertad rasa nuestro ap6stol ha lantado esta baquietante pregunta:
eEstfi el. Este sacudido en sus propias entraflas, preparando con in6s firmeza. y sentido coming prActico que su prototipo, su terrible 89? Si la monarquia no bace una revoluci6n, la. revoluci6n deshord la inonarqufa. Un jefe prudent se bardL jefe de las fuerzas que no pueden
ser contenidaO.
Ese jefe prudent, capaz de flevar adelamte "'con mis fuerzas y sentido com6n prfictico" una revolucift ntft radical que la francesa., todavla. no habia apar=ido en escena. En realidad tenfa entonces s6lo diez ahos de edad y andando el tempo, wmo la monarquia era incapaz de Itevar adelante ningdn cam.2 IbIdew, t. 15, p. 416.

93









bio y como la burguesta habia dejado de ser una clase rewolw i,Aonaria, encabezaria. los nobles cj&,citos integrados por "lo pores de la tierra" y contribuiria. a inaugural un nuevo aeat. po hist6rico. Pero a6n no habia flegado el Momento de Vladi. mir Ifich Lenin baJo cuya direccj& la obra de Pushkin llegarla reahnente al pueblo.
No son abundantes ]as versions de )a obra de Pushkin a nuestra lenpa, rn-enos, a m las que logran trasmifir la temperstura original con eficacia y lealtad literarias. Por eso apreciamos e-sta breve composici6n baRada en una publicaci6n wericana y cuyo traductor desconocemos. iSu titulo? Canci6n bohemia

Viejo esposo, esposo lemible
DeArtgrame, quifmanze.
Esloy dispuesla. No terno W at puflelazo Ili at fuego.
Te odio.
Te desprevio.
Rs a otro a quien yo arno.
Y muero amando.
Viejo esposo, esposo reliable,
No lo conocerds,
El es mds lozano que una cancOn,
Mds libio que tin dia de verano,
QuO joven y audaz as!
Y c6mo 7ne ama!
CJmo lo he =ariciado
En el silencio de lei nache.
C6mo nos hemos reido de tus cabdlos blanco!

A pesar -del Ututo en aparienoia simple del contenido nils. bien frfvolo, observamos debajo de las palabras Un reparudo drama, el de la joven obligada a uftirse con tin pudiente gas. tado, envejecido. y la forma en que aswne ]a rebeldia y desafia ]a condena wial y la torture. misma. No fue dificil para el apasionodo cronista obtener histories asidl misi-no protagoni, z6 mds de una; solfa enoantarse ante las hermosas muchachas de los palacios y bs aldeas, come el clAsico Don Tuan, Andaba a galope por el mundo, viviendo con prisa, asurniendo las <;os. tumbres de los. poderosos y admirando las virtues del pueblo Haw). Unicamente su matrimonio con Natalia Nicoliievna Goacharova ()a indowable belleza que en su adolescencia era
94









conocida como "la fortaleza de Kars", en alvaWn al basti6n military del sur de Rusia qtte -no podia ser conquistador por sus anemigos maritimos), Io reduce a la tranquila vida del hogar. Y sin embargo allf empiezan sus penurlas y calamidadies, mayors que W que safri6 ien su juventud desordenada. En visperas de su boda, a la altura do, los treinta ahos. describe a su camarada Pletniov:
Se aproxima el otofio. Es mi estacidn prefexida: mi
salud suele forWecerse, Ilep el mejor momeato para, mis trabajos literarlos, y mjeatras tanto, tengo quo preocuparwe por la dote y por la boda-, la cual ignore cuAndo festejaremos. Todo esto no es nada conso"r.
Voy a m! aldea. Mos sabe si Of tended tempo de tra.
bajai: y ]a tranquilidad de corazft indispewable para
escribir,

Y con un dejo melanc6lico, afiadeEl djablo me bizo sofiar con la felicidad, como si
yo hubiese sido credo para ella. Debia. habherme confomado con tener la independencia... Me siento triste,
amigo m1o.
Olga de Wolkonsky ha sedatado que fue en este perfado cuando logr6 su mis significative cosecha hteraria, en onos tres meses escribi6 RI cahattero avaro, Mozars y Salieri, EI festmf durante la peste. Los retalos de Belkin, La =ifa en Colomna, La hisforia de la iddea GorWflno, nuevos, capitulos de Evgueny Oneguin y una treLutena de poems. Por entonces se regocija con la soledad de la aldea de 551dino. "Puedo montar a cabwlo -escri be eufdrico- hasta la sach.-dad y escribir en casa cuwWo se we antoja, no hay nadie que me- moleste.. Sin embargo, en ese mismo tempo creator confiesa a =dame Osipova: "Soy ateo de la fefiridad; no creo en su wdstencia". El otofto, que en Jas tierras sovidticas es un lujo de colors y mdsicas, no s6lo recibi6 el h*menaje de m carta sino que en su. honor escribi6 un largo y soberbi6 canto. Elisco Diego y Jos6 MarUnez Matos lograron por vez primer una version afortunada de una buena parte del Otofto de Pushkin en es paftol, que aparecM en la revista Unt'dot ndinero uno de 1975:
0
frrumpi6 at fin octubre -y el bosque ha despoiado
desus tittimas holas a las ramas demudas; sopla otoW el frio -estd el frillo nevado. Qad import qw al mo95








lino con murmallos acudas, arroyo, si el estanque so hWa; apresurado por los campos. vedno, en [a caza teescudds Y sufren W cimientes ta diversion furiosa y
depiertan las perras at roble que re-posa.

Y como le ocurri4 a otro protagonism de la nieve, T.S. Eliot, Ya. en Muestro siglo, cuando escribi6 su cdlebre protest Abril es el mes mds cruel, Pushkin precisa su preference por el otoft y su desagrado cor'la primavera
Es el tientpo que amo, que no a la p6mavera; et
deshielo me aburre; me enforman sw hedores y fermenta mi sangre; 14 nostalgia me ajto m.
Impedidos de reproducir todas Ms estancias del poema, rernitimas al lector a la. revista citada. En esta versi.6n cubana el gran ruso no ha. sido traicionado. Por su parte el autor de Otofto se entrega a lo que .61 IIaM6 "'las desdichas cameras" Cuatro aftos despu4s de conwmado el malrimonio con la bella Y tontuela Natalia, hallarnos esta anotacidn -en su diario -el 17 de mam de 1834, Para ser eitactos--.
Se habla, mucho dW baile que darl ta nobleza en
ocasi6n de ]a mayorfa de edad del heredero, HabrS fiestas por val*r de mediomill6n de rubles. 4Qud dIrA
el pueblo que se muere de bambre?
Pushkin no rompe lanzas esta vez en p4blico, como en su juventud, Contra ]a corte Y sus injusticias, pero su rebeldfa arde en la sombra. Su mujer de-spierta la admiraci6n de todos, incluldo el zar. Pan que la bella mujcr, cuya fwnilia ha'ce tiernpo perdi6su caudal y cuyo padre es vfctima de una. locura feroz, -Mcurable, braille en sus reuniones, el zar nombra al pma ese mismo afio "Paie de cianara"'. Io que oblip a presentam on las reunions Y balls vestido de cGmpleto uniform. Esa absurd sitmcift queda recogida en una. carta dd desolado forjador de la fiteratura rusa.
Mcnos mal si Iogro vivir unos veinticinco affos njAs,
pem si ciem Im olos antes de diez aflos. Ni me pue.
do Imaginary qud harfas td, ni qu6 diria Masha y, sobre todo, Sacha- se reflere a ws hijos. Pococonsuelo obtendrin al saber que al papalto Io enterraron como a un payaw y que la mamalta estuv*,ja mar de enc=ta.
On= en los bail" del palacio de AnIcbn*
96











Dicz afios an-tes habia escrito a un amigo qur- en su vida de casado "cualquier alpgrfa ser-S inesperada". Bajo ]a "protcccift!' & Nicol" 1, Pushkin, el, amigD de los decembristas, esoa apasionadm rebeldes que intentaron derrocar al zar a mediados de diciembre de 1825, es rn;fis bien un pirisionero, cuyo talent despierta envidias y a] cual se te deparan hurniRad6nes sin cuento, seg4n 1a sAdica voluntad del seftor de t6das las Rus'as. Inclusive las carts que 41 enviaba a su Natasha eran leidas nor -el mtorcido Nicol6s I - En su confinamiento en ]as cercantas del cetro palaciego, Alexander Serguejevich se siente poco menos que estiril y clama: "'ZCufindo podrd yo flevar mLs pertenencias a 1a aldea. campo, jardin, coAmpesinos, libras, podticas tabores?" Siente que trabajar en. la bAsqueda Je leyendas. tradiciones, histories de pueblo, para engarzarlas en sus relates y poems, es un modo de resWir y de pelear. No es por el momentum un soldado de ]a libertad sino un artista vigilante que se duele de su casaca. de buf6n --de payaso, oomo dl mi'smiD dice- y anheb romper con toda, mientras au cosWsa forma de vida to hunda en deudas est4pidas. "Yo habla pensado que -41 casarme-- mis gas" se triplicarlan, pero so han idupheado!# A su mujer le dice-,

El zar no quiere que sea ni propietario ni periodista.
Y Dosotros no tenernos W un c4btimo de renta segm-a, pero en. carabio tenernos 30,000 rubles Je Sastos seguros.
Un afto antes de su muffte confecciona una lista de apresurados ingresso" que mueven a compasi6n.

Primero de febrero, recibido a cambio del chat turco
de, Natalia Nicollyevna LM rubles. Trwe de marzo, empeftdos mi retoj y la wern de plata en 650 rubles.
Primero de julia, aceptada una tetra por .9fiM rubles.
Dieciatteve de septiembre, tetra por 10,000 rubles,
La deuda con los erLOw se eleva a fines de ese aAo a mfis de mil rubles. Cuentan que at morir lo atenazaba una deada de mis de 13 mil rublos.
Victim de sus insa1vables contradicciones, el artist que amba a]. pueblo no se atrevia a romper con el patron de vida disefiado por Is clase dominate, ni disponfa de medics para own er esa co.%tosa fachada. Hemos, visto, ademis, o5mo se
97









queja de que no le dejan ejercer el periodismo. Al frentie de ]a revista. Sovremidnnik (C*ntempordneo), como ha rewrdado Galina Shilina, realjz6 una labor encomi6stica. Inclusive se adentra en una wmprana critical a ]a sociedad norteamericana:

Desde hace al&-4n timpo --afirma- la gente mAs Zensata de Europa central su atencl6n en los Estados Unidos. Asombrados virnos la democracy en su mAs repugnante ciniswo, en sus cruelest I
prejuicios, en su insoportable tinnia. Todo lo que es noble y desinteresado, todo cuanto eoWtece el alma bumana esti aplastado por el exoemo, egoisrno y el ansia de abundancla. tal es In panorAmica norteamericana que desde hace un flempo
conocenlos.,
Si tal juicio le inspiraba [a sooiedad nortearnericana. eqU6 pensarfa del regimen aristaa, Pero en esa jaula se hallaba enajenado y prisionero y, como sOalara Marti, esa oprobiosa sftuaci6n Jo jba matando en Ada. No content con esa'muerte lenta, Ia nobleza preparaba un zarpazo final. Pushkin. podria ser un enemigo aherrojado. Pero siempre sexia. un enemigo, un romiaieo, adem;is, quien fiel a su escuela sabla volcar su talento podtico no s6lo en versos cortantes sino en asticulos, cuentos, novels, dramas, carts, conversations, sangrantes epigmmas, como este fielmente reconstruldo en nuestra lengua por Sergio Viaggio

Media milord, medio burgu&., mtdio ignorance, medio sabio,
medio c4nalk aunque esperamas
que sea complete a1guna vez,

Viaggio tambidn rescued el largo canto --unos doscientos versos- titulado 19 de octubre, que se inspire en su desterrada existence juvenile, en ]a fie[ amistad de su compahero de es,tudios Poschin, eo el recmrdo de su solar natal Cno es todo el pals tierra extranjera/ nuestra patria es Tsarskoie- SleWl. La soledad lo desgarra y le hace decir:

... de nuem me qwma el amor, pues mi a1mv
tio puede, =mque no quiera, no amar.

98









E5tas versions de Sergio fueroll presentadas Por el Poeta y traductor Pavel Grushk6 en el warnero 30 del semanarlo Novedades do Moseti, en julio de 1971, en una plarka comPleta que tambi&n 1"cluye su c6lebre Tarde de invierno
Nuesira, rnOera buhardilla
guard. un sVoncio daliente, equo ocurri-6, n2i Viziecilla.,
que has callado de repenfeeLa borrasca te- ha aturdido
con sm aullido conlfc$o?
,eO es que to has adorme-cido baio el zuntbar de fu huso?

Esa viejecilla es el aya que to culd6 do niho y Iv, conN las thermos" histories y leyendas populares. ]a qua mantuvo vivo su idioma y le inculc6 e-I rPetO por 14JOSqUe trabajan por stis mnos", En mAs de una ocasi,6n so asornar-A, pequeflay tierna., en $us poems y inarraciones y adn en su gran drama Evgueni Ofwg4Ajn. ()tras estarnpas de invierno, en este caso, ]a misr'la Uwde y urLa ma"na, apgLrerjeran en Novedades de Mosc4, en junio de. 1975, Los poems cubanos Eliseo Diego, Martinez Matos y Fmncisco de OrAa tomaron el bat4n de nuestro amigo argentino; a sus vmioftes Se Nfiere la redacc"6n C-OMO "Una muestra de [a fecunda labor que hace )a brilliant escuela de traducci6n cubana, tOl vez la unica on Arn6rica Latina". La entrega incluye Una nueva traducci6n de El prisionero, mAs airosa y limpia que la conseguida ert el folleto de Franco, 6tada al princtpio de este. trabajo. No faltan Jos cantos a Chsaduv, al Wroe, y a una nube necesariamente pmjera,

Abaircaba el cielo no hace ianto?
to envolvia, el reldmPagO en su manto
y hacias con truenos PnkterioSa gUfrra.
cuando abirevabas la sedienta sierra,
(Fran4 isco do Orda)

H=os ttnido la oportunidad. de consular otras versions afin in6dims, como Recado a las minas de Siberia

y /a esperanza, hermana fW,
alld an la oscura galeria:
99









despierfa, optima to aicgria:
perecerd el iiernpo cruel.
(Martinez Matos)

Camino internal

Ni una luz ni una clioza' ascura,
nadic por la nieve adentro.
A trav& de la espestira
corren posts a rni encuentro
(Diego y A Matos)

Y la titulada El prolera

Tendido yo como un muerta,
damt3 Dias en el desierto:
"Alzaf.i Profeta y se
mi votunlad y mi nombre
por mares y lierras ve.
salva al coraz6n del hwnbre
(Diego y M. Nfaros)


jardarfi en ReW a nuestros lectures esta breve selecci6n del gran ruso? Esperemos que no, Pero volvamos a ]a agonia del autor de Boris Godunov. No la quo origin-a su herida sangr.antc, sino ]a que consumi6 sus dltima mescs en las estdrfles zndaiLzas palacieps, ]a que apag6 su lum'Ore icreadora y lo hizo vt.-I !7a- por las piuas lbien amuebladas desu Ciltima morada, en I'a call,: Moika n4mcro 12, a ]a que acudimos cn mfis de una oca-;[6n para tocar con los ojos lag objeto!i sobrevivientes de esa cat6strofa. No es necesarlo insistir en el cardcter anihado e irresponsible de, su mujer, en rigor los que la acusaban antes y despuds del fatal duelo no ignoraban que el pocta no habf2 tenido en cuenta otra cualiclad que su belleza, sin esperai- de ella dotes intellectuals -W de ninguna indole-, asi pues su brilliant talent no le va%6 de mucho ante* la irresistible ado. lescente, estreHa dnica de San Petersburgo. Adem6', e.1 desifto no exa entre el francds y el literate sino entre este Ciltimo y los arnos de Rusla y sus hip6critas servidores. En Oneguin se insert esta several larnerttac'16n- "Corno un poeta he vivido:

100









sifi' Itho en los jnvie mo- ni camiajes en estio"'., En la calle Moika, como antes en, Gatt6mija Y en otras casas Y Calles POS, teriores. Pushkin ei haba al faego leflos que su talent arenas po ffa pagar. Autor'y personae a un fiernpo, las circunstandag de tsu Tnuerte alime-ptaron. !as conversations invernales de amigos y desconocidos que fLieron claborando un enrevesado folletin. Nuestro amigo Trakly Andr6nikov pub]W6 un tomato, recientemente traducido al ingl6s, con el titulo de Los Wtimos dfas de Pushkin, Que se basa en un grupo de cartas escritas en aquellas jornadas crises de 1837 que sucedieron at 10 de febrero y Ilegaron hace pecos afios a la mdacci6n de Novy mir, remifidas por el ingenicro N.S. Botasbev, residents en Nizhni Tagil. A trav4s de -esas carts, la seflora Karamzina -uno de cuyo:s informes personals sobre fa muerte de Pushkin citamos al principio de cste trabajo- narra con lujos de detalles Jas mis simples incidencias. Pcro esa novel hasta hace PCCO Inc, dita no logra actarar totalmente las causa.5 de la intriga uraida por DAnth:6s, sit feroinoide padrino ---el diplomAtico Heecheren- y los mfis cercanos consejeros del zar, movedor siniestro de los hilos de la muerte en este y otros casos. Queda, no obstante, como, un buen alimento para el permanent fuego que HUMina CJ TCCuerdo de un romAntico que murO en su ley,
Caminando eotre los Arboles centenarios de Novgorod, cuiioseando cn las gorillas del rio Velikaya en Pskov, oyendo antiguas canclones mm6ntlms en Kisinev, Moldavia, he pensado YnAs de una vez en la grandeza de estehombre, ac-osado por asuntos menores, devorado por lIntrigas dom6sticas, atado por los prejuicias. las envidlas, los comadreos. 0 bjen acomodado en. el pequefio puente sobre el Neva, donde debia aparecer la asesinada Drima de pique (sacada tambidn de un:a historietia real) y en la Wsqueda de la casa de La Pontanka en la, que se juntabart los conspiradoms de La lAmpam Verde, con uo pasaje de Chaikowsky despertAndome el oldo o de Rachmaninov o Mussorgsky, cuyos talleres de t-mbajo estuvioron un. poeo mds allA o un poco xnAs acfi de los sitios donde Am resplandecen suse-statuas. El rio pa-saba entre areas gobernadas por j6ven" parej as, un aire ungido por la sangre de las flores daba contra les caballor de bronze y borraba -el olor AspeTo de la p6lvora y otror sofocantes olores que sefloreaban duranto el bArbaro sitio de Leningrado, record que durante -1a guerm contra el fascism, los sovidticos no olvidaron a su poeta y a1gu-na vez les alcanz6 el aliento para, sencillos y bonds bomenajes. Y pensd: la bala de DAnth&, de los podridos arist6cralot




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC