UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00124


This item is only available as the following downloads:


Full Text


















*w A& SAM










t* 4









A1 law>, A









Ke iv" sta e a B*61@loteca Nocional Jose7 Marti'













Director anterior.- JuAx PARn DE tA Rim, (1964 m. 1976) Director: JuLio Lie Rnwim


I
CONSWO DR kiDACCON OUNTA Awou. F9= ]BELTiUm Emu= CAPAsLwcj Mown Comft CARLos FAAAs,. MANvEL IAPEz OijvA,,, Emnoua SON4




Jefe de Redacci6n. Sum= BmNo




Redactora: Siomm SANcan Diseflo, RLix BELTRLK
Is #
Canje: Revista de la Biblioteca Nacional Josd Marti,
Plaza de la Revolucidn,
Ciudad de La Habana, Cuba. ISSN 0006-1727 PnImera Epoca: 1909-1912 Segunda Epoca. 1949-1958 Tercera Epoca: 1959La Revista no se consider obligada a revolver ofiginales no solicitados.



CUBIERTAO
We du Poste de I'Esp6rance sur la Comewmie. Ilus. metal 7 x 13 crn. En SuDmAx. JomN GAmEL. Voyage a Surinam ef
Azr%4,- Aa lei VehIrte d-lk&v V RvAaefvi IRA?















Rev*sfa de la

B'Ibl"oteca Nacional J os' Mart 60
I I e I

Aflo 73/3ra. dpoca-vol- XXIV Enero-ago-sto, 1982
N d" meros 1-2
Habana, Cuba Cada autor se, responzabili7-t con sus opinions


TABLA DE CONTENIDO ARMANDo HART
.-Los drboles se Liu cle poner en fila para qiie no pase

el gigafwe de las siete leguas! ....... ...... 5
A.S. DE BUSTANIANTE Y MONTORO
Mestre y la distors*6n de nuestra tradici6n Illoso"fica 19 FRjEDHiLDEKPALTsj:
H erder ................ 49
nuestro inaestro y e *emplp
-CARMENGAVIRA
La conflgtiruci6n del espacio colonial en Ctiba 6 _3
JEAN SURET-CANALE
En el homenaie a Foernai2do Orlf'v Observaciones cri 0
ticasen torno a los concepts de la culture africana 97 RAFAEL CEPErm
A
Et number "perdido" de El Habanero ............. 105
JUAN IDUAM










M. PUVERO DE IA CALLE
Papeleria arqueol6gica de Andre's Poey ............ 155
Luis SuARDfAz
El 01*0 mdgico-realista de Luis Carlos L6pez ..... 171 EmMN LARA CAGwAs
Josg Miguel Fernandez Wis.* un artist hoy descionocido ... 195 AUEOUS RIVES
Algunos elements de las sociedades africanas en las
rehpones afrocubanas A a a 6 a a -P q 9 -P 16 6 10 -P -P q w 16 0 201 JESTJS SAWUON
Blancos, negros y mulattos en "El st*glo de tag luces" 211
ARAcELiGARcfA-CARRAKZA
Bibtiografta de "El sigto de las luces .. ..... 235 CHRONIC
SALvAwR AwAs
Ese septuagenario Itamado Josi Antonio Portuondo. 257 SALvAj)oRBuEmo
El sesquicentenario de Ia muerte de Goethe en Cuba 262 Los setenta, afts de Ia. revista, "Orto'" ............. 265
Jost L6pEz SANcHEz
La muerte de Ram6n de Ia Sagra ................. 268
RESERA DE LIBROS
SALVAWR BUENO
Sobet. "La novel cubana del siglo XX .............. 277
Nueva edition de carts de Ia Avellaneda 2.79
RoBERTo A4ARTfNEz
Una indagacidn sobre "Tres narradores agonizantes"' 281
.e% JPIV A Ir% APIlz% A V% OT% I" e%















*Los aorboles se lian de poner en f illa,
para que no pase et gigante de las
s;- ete leguas.r*



ARMANDo HART


Compafieras y compan-eros:
Hay una extensa. relaci6n de intelectuales que figuran en la honrosa leg16n de mdrtires de Nuestra America; hay un ampho number de ellos que se encuentran en prison o que han sido secuestrados o asesinados por los regimenes fascistas. Y los hay, tambidn, luchando en la primer linea de combat en diversos passes de Nuestra Am6rica. Para ellos, y para aquellos que se han integrado a lo largo de )a historic, a Io mejor del pensamiento revolucionario, ivayan nuestras primers palabras!
La Casa de las Ame'ricas, bien lo saben ustedes, es vuestra casa. Convocados por ella, un amphsimo nup mero de escn tores, artists, investigators, crfticos y te6ricos de la culture se han dado cita en La Habana para celebrar este Encuentro y reflexionar acerca de la defense de los derechos soberanos, de los pueblos de Nuestra Am6rica.
Nos une y reune la Casa de las Americas torque ella posee la convice"O"In de que los intellectuals latinoamericanos y caribeftos ejercen una influence important en el cumplimliento de esa gran responsabilidad.
Discurso pronunciado por Armando Hart, Miiembro ciel Bur6 PcvIftico del Partido y Ministro de Cultura, en la inauguration del Encuentro de Intelectuales por la Soberania de los Pueblos de -Nuestra Am6ricall en el. Palacio de las Convenciones, el 4 de septiernbre de 1981, "ARO DEL XX ANIVERSARIO DE GIRON"'. Granma (Habana) 5 de se-ptiem-









Los recibimos, consciences de ]a necesidad de poner en pric, tica ]as palabras precursors de Jos6 Marti:
iLos airboles s6 ban de poner en fila, Para que no
pase el gigante de ]as sliete leguast. Es la hora del recuento, y de ]a marrha unida, y hemos de andar en cua.
dro apretado, como la plata en las races de los Andes.
Tal como temiera Jose" Marti, el gigante de las siete leguas se apoder6 de Cuba y de Puerto Rico y cayo con esa fuerza mAs sobre nuestras tierras de Ame'rica. "La hora del recuento y de ]a march un'da", "la hora de andar en cuadro apretado, como ]a plata en las races de los Andes", hoy, en 1981, oblige no ya a evitar que pase "el gigante de las siete leguas"' sino a imponer que safga definitivamente de nuestras fierras. Y si nuestra tierra cubana fue punto de apoyo liniclial Para su penetraci6n, lo ba de ser moralmente Para su expulsion deflinlitiva.
Por America, en los silos xv y xvi, comenz6 el mundo a conocerse a si" mismo. Por Ame'rica, en los u.mbrales del siglo XXII0 el mundo debe avanzar hacia la conquista definitive de su 11"beracion. No somos los latinoamericanos y caribeflos, como conjunto, un mundo, cerrado en si mismo. Somos una hermosa combinaci 0' n de factors universales. Lo que en culture se cuida y protege en Am6rica es una creaci6n nuestra, y es tambien una creation universal.
La vocaci6n universal de Nuestra America, h*34a de la amplisima diversidad de sus components culturales, cunstituye un factor extraordlinariamente valigoso Para un mundo donde la estrechez naclo-nalista, el chovinismo y la prepotencia imperialista limitan el desarrolto de la m4s amplia libertad creadora, y esa vocation Puede y debe desempeflar un destacado papel en la lucha Por la Paz del mundo.
Por razones econ6m!cas,. hisoncas y cultures, la liberacio"n de Nuestra Am6rlica ha de linfluir incluso en los propios Estados Unidos, Pais con el cual nos entenderemos sobre la base de la ligualdad, el-- respect mutuo y la clara comprensi6n de que tambb6n allA en la otra Am6rica hay pueblo trabalador, masas explotadas e intellectuals honestos y progreslistas, mu.chos de los cuales son de nuestros mismos Ongenes culturales.
Al denunclar la dominacift imperialist en Nuestra Am6rica, se estd defendiendo Para el mundo una obra del universe. Esta denuncia esta avalada no so"lo por la reflexi6n individual que haga cualquier hombm honest, y de recto pensamliento. Viene respaldada por la simple lecture de las dramAticas informacio-








nuestros intellectuals accrca del ge-nocidio y ]a violencia que padecen la mayoria. de los passes del confinente, o sobre las terrible cojidiciones en las quc' arrastran sus vidas inillones de pobladores de las flamadas "villas-miserias" y so'bre -I barnbre, 'la insal-tibridad v la ignoranda que sufren decenas de
Hlones de homb)-cs 4e) campo, ;sometidos a la m's cruel explotaclo'n, y ]as de aquellos que viven en, vistas regiones- del continent a] margin de la civilizaci"'n. Y mientras esto. ocurre, el pafs jimperialista linvierte centenares de miles de millions de dollars en una carrera annamentilsta que, si, la humanidad no logra detener, puede conducir fatalmente al, holocaust nuclear.
Esta, denuncia se basa tambien en la critical situation que afrontan las diferentes disciplines de la, creaci6n cultural y el, saber human, en un continent en el quel, ademas del analfabetismo y la incultura, perviven regimens que incineran libros, asesinan a artists v escritores y persiguen a miles de sus mds competentes ciudadanos. Y lo hacen'. como Parte de un esquema de desnacionalizacion y supeditaci6n a Jos interests fordneos, esquema con el que privan a nuestros pueblos de sus recursos materials y. a la vez, pretended despoiarlos de su capacidad para hacer arte y desarrollar un. pensamliento proplio.
La poblac116n analfabeta a partir de 15 afios alcanza en nuestra Area una, c1fra superior a los 40 mifflones. Como los datos son los officials., ]a realidad es mucho mds draynaitica. Cuando estas cifras se concretan por passes, el problema se torna extraordinariamente angustioso. El Indice de analfabetismo declarado oficialmente en Bolivia Ilega al 37 por ciento, en Guatemala al 54 por cliento, y en Haitf al 77 por ciento. Un estfinado muy optimist nos permit afirmar que, por lo, inenos.. uno de cada cuatro habitantes de nuestro continent no puede leer ]as pAginas de un libro, o los titulares de un peri'dico, y no puede escribir una earta o firmer un documents.
Detrds de esta situation se encuentran. las gligantescas limitaciones de los sistemas de ensefianza, que no abarcan a inmensas masas de la poblacio"n, y la alta tasa de deserci6n escolar, que en Nuestra. America Ilega a, un 60 por cicnto.
a
Esto ocurre en un continent donde el 41 por ciento de la poblaci6n tiene menos de 14 aRos de edad, es decir, donde hab*tan 150 millions de ninos y adolescents. Lo que el talent y el esfuerzo han credo durante miles de anos, no esta a dosposici6n de la fuente, de la culture, de man'ana, es decir, de esos
-150 millions de ninos y adolescents, sino al arblitrio de sus, ,verdugos y asesinos, de Jos misrnos que controlan los medics de exterminio v de guerra,









iCuAntos possible artists, intellectuals y sabios son tronchados desde sus primers a-nos, condenados a vegetar, por regimens que estAn ases'ando impunemente a la cultum!
Y esto no es s6lo un problema de Nuestra. Am6nca. Segdn datos de la Unesco, en 1980 el mundo tenfa 814 millions de analfabetos. Y dada la tendencia actual, se calcula. que en 1990 llegarAn a 884 millions. Estas proyeccliones indican que la hur manidad a*barA al mercer milenio con cerca, de 1000 millions de adults analfabetos. jMil millions de adults a los cuales el civilizado siglo xx ha de dejar al margin de la culture!
iY esto ocurre en las 161timas d6cadas de este sliglo xx, mientras Ja revoluc*6n cientffico-tdcnica agi anta el universe humano; en la. era de las computadoras y de los vuelos, c6smicos!
La creac*6n artistic ha originado el nacimiento y desarrollo de una- rama de la producci6n material con exigencies econ& micas y tecnol6gicas complejas. Ha credo, en los passes desarrollados una fuerte industrial cultural. Esta constitute un important fundamento para, el desarrollo del movimiento cultural en nuestra epoca. Para responder a estas exigencies t6cni.F .0 W. 16n. fienen nuestros pueblos.?
cas y economics, Zque situad
En Nuestra Amdrica, los Estados Unidos han concentrado casi el 70 por ciento de sus inversiones extranjeras en pall'ses subdesarrollados y de aqul' obtienen, s6lo, por concept de benefiCios de 1'nversi6n y servidos, de la. deuda external, alrededor de 40 mil millions de d6lares anuales. La deuda, externa de la Am6rica Latina y el Caribe se ha multiplilcado rnas de quince veces entre 1965 y 1980, cuando alcanz6 los 150 mil mi'llones de d6lares. S61o en un an"o los Estados Un'dos extraen una surna por lo menos similar a todo el oro que obtuviieron las metropolis europeas durante la conquista. Estos hechos estdn agravados por el peso multiplicado de la crisis del petr6leo, la reces16n, la inflac116n y otros fen6rnenos de la economi"a mundial capitalist, iEstos son IOS Tecursos y condos que se necesitan, y todavia seran insufficient, Para el desarrollo de la educaci6n y de la culture en Nuestra Ame'riCal.
Y no se trata s6lo de los datos actuales, slino de los a m mas dramAticos del porvenir. La poblaci6n en nuestra region ha venido creci ndo a una tasa del 2,8 por iento anual, es decir
*tmo mas de tres veces superior que el de los pa' es desarrollados. El n bnero de habitantes, que ascendfa a 368 millones en 1980, seguirA aumentando significativamente en el resto del sliglo, para alcanzar la cifra de 600 millions en el aflo 2000. Pc Amr;r mip n fimoe dAl "rocoin+P cl*iffln In A." Am In ArnA_









rica Latina y CI Caribe superara amphamente a la de toda Europa, con exception de la Uni6n Sovietica, y sera* cerca del doble de la totalidad de la. existence en los Estados Unidos y CanadA.Ello represented la d6cima. parte de los, 6 mil millones de seres que tendra-I entonces el planet. Para esa 6poca, un 80 por ciento de fos habitantes, del mundo vivid en los actuales Vaises subdesarrollados.
Frente a esas proyeCciones demogrificas, que demandan un colossal esfuerzo econ6mico, social y cultural, unos de los te6ricos norteamericanos del malthusianismo, contempordneo lIeg6 a escribir: "El future, se present tenebroso, muy tenebroso".
Para los imperialists sera' tenebroso el future; para los pueblos, lo es tambli4n el presented. El product intern bruto por habitante en la. Am4rica Latina y el Canbe no Ilega si4uiera a la cuarta parte del promedio al que este asciende en. los passes desarrollados, con el agravante de quo en a1gunas naciones, como Haiti, descended mAs alla de toda, comparaci6n po. sible. En Nuestra Am6rlica, el 5 por ciento de la poblacion percioe la tercera parte del ingreso total, de mantra. que esa minorfa opulent. diisfruta de una. renta anual cuarenta veces superior a la de las capas mAs pores.
Sesenta y cinco m'llones de personas, que es una cifra similar al n dmero de habitantes que tenia Nuestra Arn6rica al comenzar el presented siglo, tienen actualmente que tratar de subsistir a duras penas con menos de 50 do"lares al afio.
tPuede esa inmensa poblacion Ilegar a lograr nliveles aceptables de culture? ZPueden afrontarse los pro'blernas del arte y la culture, con las moderns exigencies tecnol6cricas y de base industrial, partiendo de la pobreza y los bajilsimos niveles de & & -1 h.ingreso en las sociedades latinoamericanas y caribenas?
Los presupuestos econ6micos y socioculturales que funda. mental la necesidad de reforms estructurales se encuentran tan presentss, que les es limposlible a un grupo tan slgnificativo de intellectuals analizar el drama cultural del continent sin plantearse la necesidad de profundos cambios socials. Si en el campo econopmico la. desligualdad sefialada se manifiesta en hacer cada vez ma's ricos a los ricos y mAs pores a los pores, en la culture se express en hacer cada vez mAs incultos a riiCoS y a pores.
Result imprescindible consider la culture, como un. componente esencial del desarrollo. Lo es por su effect indirect, pero de enonne significacift en la elevaci6n de ]a productividad del trabaio, v Io es tambidn Por su influence. en la eleva-









cion de la. calidad de la vida social. Los elements cualitativos de la v*lda social se hayan sustanc*almente condicionados, por el movimiento cultural.
Nuestros *ntelectuales levantan las banderas de una culture genuinamente popular y humanist, que es decir cread6ra, y se comprometen en su defense. Este 6ompromiso lo acumen como algo natural. Viven el drama soc*al de Am6rica, y estAn preparados, para denuncearlos. Esa denunclia es el m6s importante factor de uni6n. entre los hombres y mujeres de culture de este continent.
IN La bfisqueda de una un'*dad cada vez mAs amplia y profunda
entre los intellectuals, nos debe conducir a reflexionar acerrm de cuAles son los temas que debemos. someter al an6fisls y
i6nes son nuestros princi ales enem I gos. Los problems cruciales de- la culture y la lucha consecuente nuestros
resales enemligos deben primary en el anAllsis por encima de cualquier otra consideraci6n,
Los revolucionarios no rehuimos el debate de cualquier tema, por escabroso que sea. Por supuesto, no somos infalfbIes n i desconocemos, que hayamos podido compete errors en el desarrollo de la gesti6n cultural. Pero el problema consisted en que los enemigos, apoyAndose en el control que ejercen sobre los medios'de informacii6n y djifusi6n cultuml, estfin empleando una tActica encaminada a tratar de dividirnos y de entretenernos en discuslones de segundo orclen, para evitar los anfilisis de primer orden. Tratan de crear una cortina de humo que impida se destaque y studied el siguiente hecho,
El sistema de explotaci6n impeial'sta ejerce una. feroz tilran1a so'bre la capacldad creadora, de las masas populares y de Jos mejores talents de la AmOwica Latina y el Caribe.
Lo grave del asunto -y he All' su complejidad- esti'm que di'sponen de las tdcnicas mas elaboradas que brindan los advances de la civilizacii6n y de la culture en el mundo. Toman esas tdcricas y ]as emplean contra la culture y contra el desarro I no de la concienciia libre del hombre, y lo hacen dd tina mantra sofistificada, elaborad'a y macabre.
En el centre de la linfluencia que'los, circulos imperliallistas ejercen contra la culture de nuestro pueblos, estA un problema que constitute una cuesti6n wtal en el mundo cultural modern. El Director General de la UNIESCO, Amadou Mahtar. M'Bow, ha sefialado que la relaci6n entre !a comumcaci6n y la. culture constitute "un e e: de la lucha por la. autonomia cultural y la culture liberadora". Esa relaci6n se maniffiesta en los









la television, la radio, (a prensa, la publicidad, y en general et fl jo de inform -Aci( )n.
La Comisio"n ititernacional. Para el Estudio de los Problen-tas de la Comunlicacion de la UNESCO sen'ala en su informed provisional que el e-..Lecho a la culture es indisociable del derecho a la comunicacicln. Asi mismo, destaca que "la comunicadon, en su con iunto, pasa a uno de los pfincipales instruments del desarrolto cultured"
El bombardeo do informactunes falsas V tergiversadas que Revan a cabo los imperialists conduce a clients de millions de persortas a vivir en medlio de una gran mentira.
Los Estados Unidos controlan el 75 por ciento del flujo internacional de television, y el 50 por ciento de las peliculas que se ven en el mundo, En lus pal'ses latinoamericanos, el 60 (5 70 por ciento de [a programaci6n de television proviene de los Estados Uniclos. Hace unos aflos, Jos Estados Unidos tenian el 62 por ciento del p.rcSLtPUeSt0 publiclitarto rriundial. Las diez empress que dominant el mercado international de la. public Wad opera bajo bandera norteamericana.
Los Estados Un'dos controlan del 60 al 7G por ciento del mercado editorial del campo capitalist. El monopolio que las grades empress norteamericanas ejercen sobre los libros de texto les facility. la introducc16n de. sus esquemas pseudocul turales en el seno de nuestros pueblos.
Podemos adicionar el sistema de becas de studio, de f inanciamiento de investigations, y de proyectos experimentales en las mas diversas disciplines, que se ha ido incrementando en los Estados Unidos en el transcurso de las filtinias d6cadas. tn 1940 las. fundaciones organizadas con estos fines no rebasaban la cifra de 300. Ya en 1968 Jos centers de este tiopo Ilegaban a 25 mil. En lus 41timos anos su ndmero ha crecido tanto, que seg4n information no es sencillo deterininar ]a alti sima cifra que ha alcanzado. Con este instrument penetran en Jos diversos passes del mundo y desarrollan su poliftica. de "robo de cerebros
Las computadoras y telex via satellite mediate circulito pen*f6rico ultrarra"pido les facilitan, a las agen a as nortearnericanas UPI y AP procesar y ti-asynitir 8 millions de palabras, por dia. En cambio 7 agencIas del mundo subdesarrollado, entre las mfis dindmicas, escasamente, rebasan las 50 mil palabras diaries. Las AP y UPI dominant casi el 70 por ciento de la inforMacion intemacional.
Los Estados Unidos controlan cas! el 30 por ciento de los
0. 4









Por otro lado, en la Am6rica Latina y el Caribe s6lo el 60 por ciento de los habitantes tiene access a la radio', Y arenas el 6 por dento a los medics ftnpresos. En Nuestra, Am6rica, 4 de cada 10 personas permanecen sin access a los medics de comu-, nicacion infonnacift.
,-Puede hablarse de culture paraesas 4 de cada 10 personas incomunicadas? -Hasta d6nde nuestro movimiento cultural se senate presionado por este control monopolist de los medics de communication, revelawres de una firania ejercida'en nombre y respondiendo a los, interests de las classes gobernantes de los Estados UM"dos,
A menudo, am*gos de Cuba, fuera de nuestro pals, nos sefialan que debiamos informer mas en el extranjero, acerca de las realizaciones de la Revoluci6n. Esta crfti'ca sana puede ser justa, pero a ellos les pedimos tambl6n que comprendan el descomunal d3mulo, de falsedades a que tenemos que enfrentarnos, cuando los medics de informacift, comunicaci6n y difus i6n en Occidente estin en manos de los cfrculos -imp en"alistas. Pemftaseme,, por esto., en breves palabras, referirine a la polffica cuhural de Cuba.
Tema de gran interns es el de Ja libertad creadora y la democracia en la culture. NuncA antes en la bistoria de Cuba nuestros intellectuals han tenido mayor suma de libertades y posibilidades para su creaci6n, y mAs Itmplia participaci6n en la political cultural del Estado. JaxnAs ha existido en nuestro pais una particopacii6n. popular tan amplia y profunda en la creaci6n artistic y en la elaboraci6n de la polftica. cultural.
Estos prince *bs. est6n enunciados en diversos documents officials e incluso en los texts de nuestras leyes. Pero no se trata exclusivamente de ello. AdemAs de esa leg*slac1'6n y de cuanto podamos decir aqui, estfin los hechos. Les invitamos a reunirse con nuestros lintelectuales y con los prenclipales representantes de las orgaruzaciones so'ciales v de masas Y demAs instituciones para analizar estos problems. Les invitamos a visitor nuestros centers scientific, culturales y universitarios,, para Teunirse alli con mtelectuales, estud-iantes y professors e interesarse por estas questions.
Compafieros:
Los datos que anteriormente destacamos y muchos mds que u stedes concern, ponen en evidencia el becho susiancial siL guiente. Se ha. production bajo la hegemonia del imperiallismo norteamen*cano un process de internaclionalLzacii6n. de los me. dios. t6cnicos de informaci6n y comunicaci 6n a tal escala, -que









Pero todos nuestros pueblos,, unidos, podrAn. no s6lo enfrentar10 sino vencerlo.
Se ha credo una inmensa madeja tecnocratica, y se ha establecido como patron o esquema de valor el Ilamado model noneamericano de culture de masas, que responded a los intereses de los pequen-os groups econ6mi-cos y militaries que estin en el centre del poder imperial.
Los pal"ses de Occidente se ven sometidos a ]a influenclia del esquema y del dogma ideol6gico que nos imponen los grades consorcios norteamen'canos y las trans nacionale s.
La bandera polftica de ese dogma consisted en presenter como verdad la mentilra de que el imperlo es la. nation de la democracy, y que protege los derechos individuals y estimula el arte y la culture, Esa propaganda pretend ignorar que el Imperialism es por esenda antidemocratico. Han quedado bien atrds los tempos del capitali'smo premonopolista. Se ha Producido un alti'simo grado de concentraci6n y fusi'n del poder econ6mico, politico y military en manos de una minorfa. duen-a de los fundamentals recursos, de la economic y poseedora de los medlos de exterminio y de guerra, la que los, emplea para imponer su voluntad e interests tanto dentro de los Rstados Unidos, como en el campo de las relaciones internacionales. Son muy numerosos los ejernplos concertos que Se presentan a nuestra vista. Subrayemos s6lo a1gunos de ellos.
No es model de democracy una sociedad como la de Estados Un'dos donde existent rninorias nacionales discrv*ninadas en forma brutal, entre las cuales se encuentra una amplia, poblacl16n de origin latinoarnericano y caribeno, y donde en medio de una gran riqueza material y teanologica se mantiene una de las mas vergonzosas, hirlientes e inhumanas forms de discriminaci6n, racial Y, por consiguiente, social, de la historic de la humanidad.
El derecho al trabaio, a la educaclon y a la culture forma parte sustanclial de la democracy. a que hov aspire iaftumanidad. ZQud tipo de derechos individuals existent para los 8 miHones de norteamericanos desempleados y para el 10 por ciento de la po-blac*O-'n de ese pal"s que, segun c6lculos realizados en los propios Estados Unidos, se mantienen como analfabetosl es decir, que no saben escribir la Palabra democracila?
No Puede darnos enseftnzas de democracla el sistema, imperialista q ue se extendlio por Am6rica, se apoder6 de sus riquezas materials y nos impuso en lo econo5mico, en 10 politico y en Io cultural un dogal contra el cual nuestros pueblos han Pqtnrln v Pqtn-*-n IiirIhnntIn 'hPT-nirnmentp-









El apoyo a tiranfas como las de Somoza, en Nicaragua- Trur fillo, en Santo' Domingo- Batista, en Cuba- Stroessner, en 'Paraguay, son algunos ejemplos hist6rlicos del cimismo que enderran las consigns hnperialistas sobre la. democracy.
Nuestra. Am6n*ca rechaza un sistema que, por un ]ado, se A & I
proclama como democratic, Y Por el otro, mantiene el regimen colonial i ae Puerto Rico, la ocupacion del Canal de Panami y apoya las tiranias que sufren Chile, Uruguay, el Salvador, Guatemala y Haiti, entre otras.
El sistemAtico esfuerzo por exterminar. aplastar o desvirtuar la culture national puertorriquefia contra el cual ha lucbado y fucha heroicamente este pueblo hermano, es uno de los ejemplos. mAs elocuentes de que los, imperialists represents ]a negaclift de los pnncipios de la I'dentidad cultural de nuestros pueblos. Un deber con la. culture latinoamericana y caribefia nos-reclama a todos destacar que ]a patria. bonnquen-a pertenece por enter a Nuestra Am6rica y debe ser apoyada en
0 A
sus, proposition independentistas.
Quienes desembarcaron sus "ma-rines" en Nicaragua, ocuparon el pais y luego de que el pueblo nicaraguense les venci6 por las armas, asesinaron a Sandino y repr I m r eron violenta.- mente el movi'miento popular, -no tienen derecho alguno, a presentarse como dem6cratast
QWenes en 1.965 destruyeron el gobierno democratic de Santo Domingo, y luego reprinueron con sangre el movimiento popular que en oppsici6n a este becho se desencadeno, y desembarcaron los "marines" norteamericanos para imponer su voluntad, icarecen totalmente de moral para hablar de democracial
Quienes alentaron y organization el democam*ento del gobperno constitutional y democrAtlico de Salvador Allende, en Chile, 1no tienen derecho a1guno a pres,6ntarse como democrats!
Quienes apoyan el genocidlio y el cnmen contra los pueblos sajvadoreffo y guatemalteco para tratar indfilmente de detener el triunfo inevitable de la. democracy y la libertad. en estos passes fraternos, ino tienen ningdn derecho a presentarse corno dem6cratast
Los que ocupan ilegalmente y contra la voluntad de nuestro pueblo la Base Naval de GuantAnamo, y han mantenido durante mas de dos d6cadas las amenazas y agresiones y e I I criminal bloqueo a Cuba, *no tienen nffigein derecho a presentarse como dem6cratas.1
Los que lanzan bravuconadas Y amenazas c6atra Nicaragua,,
r.v*"aA.n xt ... ;VMTrV%,*V4 O'j-1 ft









j"VoFque estos Pafses ban tomato un camino independent, -no
w X
fienen ningun derecho a presentarse como dem6cratas!
Los dirculos dirigentes que fueron.capaces de organizer y softener una guerra crim-linal. contra un pueblo pequeno situado a miles de n-ifflas de distamcia, como, la que mantuvu el impenalismo contra el heroic y victorioso Viet Nam -no tienen lningdn derecho a hablarnos de democracy!
Los que preparan-atentados contra dirigentes de otros paises al amparo, del poder-, los quo sostienen a la mafia y a la CIA; los que emplean la represi6n y la violencia contra ef movimiento democrAtico de nuestros pueblos; los que fundamentan su Politica, exterior en la amenaza de la guerra at6mica, icarecen totalmente de moral para presentarse como rnodelo democr Afficol
-Los pueblos de ]a Am&ica Latina y el Can"be no quieren semejante democraclia! Esa no es la democracy que se reclama en ]a segunda mitad del siglo xx! -Hace ya buen rato que los Estados Unidos, han dejado de ser ejemplo de un sisteina, democratico.
Un dia, levantaron ]a bandera de los derechos humans, y era tal su ignorancia y prepotencia, que no se pereataron de que la consigna *ba contra ellos mismos. El dogma de la Jibertad norteamericana los embriaga, y no aciertan a comprender la realidad de un mundo que lucha por conquistar la libertad que los propios. imperialistas le han secuestrado. Ahora alzan. la bandera de la lucha contra el terrorism, y son ellos los principales promotores y ejecutores, del terrorism Miternacional. Emplean ]a tActica, del bandido que tras su robo lanza la consign: ibusquen al ladr6n'.
Se ha cumplido la famous, profecia del Libertador Sim6n Bolivar cuando un afio antes de su muerte sena16: ""Los Estados Unidos. parecen destlinados por la providence para plagar la Amift*ca de miseries a nombre de, la libertad".
A trav6s de los mismos rnedios, de comunicaci6n, y difus16n con los cuales desarrolla su. propaganda contra los passes de la Am6rica Latina y el Caribe que han tomato un carnino revolucionario, presenta'ndonos como antldemocrAticos, el, *mperi*o ejerce sobre los pueblos del continent una penetraci6ri iintelectual intolerable y que si affect los pnncilDiOS esenciales de .nuestra independence, y de nuestra libertad.JL
Si los poderosos medics t6cnicos no estAn al servicio de 41 a
nuestros pueblos y si no nos protegemos, el vasallaje tecno16a
gico se perpetual al como uno ae los grades obst Sculos contra muestralidentidad cultural. el desarrollo mi'smo denuestra cul-









tura y, por consiguiente, de la libertad creadora de las masas, y de sus tale'ntos ind'viduales.
La defense de nuestra idenfidad cultural no es s6lo un priing, ciplo intellectual. Equivale a decidir si vamos a tener libertad creadora- en el arte y la cultural no la vamos a tener, y si seremos o no passes independents y soberanos.
1& 2091
Por todas estas razones, result imprescindible que nuestros pueblos y sus intellectuals se unan estrechamente para alentar la campana international contra el control monopollista de los medi"os tdcnicos de informaci6n, y dlifusi6n cultural. Como en los flempos de Bolivar, San Martin, OWligglins., Rifirez y Marti, Para romper las cWenas de la ignorancia y la esclavitud intelectual tenemos primer que romper las cadenzas del explotador extranjerog
Compafteros:
No haf 'idea m6ts antigua ni rnAs profundamente hurnana, nxi mAs universalmente apoyada que la lidea de. la paz. Desde H6roshlima y Nagasaki, los mAs eminentes scientific vienen senalando la gravedad de la cuesti6n en la era atomica. Se trata de la existence mosma de ]a humanidad. La bomba at6mica ]anzada en 1945 sobre Hiroshima -destruy6 una cliudad de 100 mil hablitantes, y todavla hay personas sufriendo y muriendo a consecuencla de aquel ctimen. Hoy existent, en los arsenals militares, miles de bombas de hidr6geno capaces de destruir a toda la humanidad. Las personas mits responsible y conocedoras de la situaci6n se encuentran, alannadas. Basta ver lo que esn en plantean muchas de ellas.
Nadie puede imaginarse lo que serA el mundo tras una guerra thermonuclear. Los concepts de arte y culture perderAn todo sentido. Espanta' pensar lo que serA el mundo devastado por la exploslift Wmiica en cadenza. Picasso mostr6 en su obra Guernica los horrors de la guerra. La realidad, como stempre, sera rnAs fuerte que la imaginacift del artist. No habrA plistioco que la refleje, no habrA ser human que tenga el triste
He go de contemplarla, no habrA arte, torque 6ste s6lo existed Para los hombres.
gC6mo detener la "arrera armamentista, es decir, la m4s lAcrefffilelocura de todos los tempos?
-ZPodri desarrollarse una fuerza de opinil& pulblica y de
00
movilizacion popular y social a e-scala mternaclonal capaz de e.vitar que caiigatnos en el abismo del holocaust universal?
No hay alternative: es precise buscar las Aas para reunir voluntades y movilizar activamente a los pueblos contra 1,1 omerm antp.r. tip nilp. rpqnItp dp.mncinAn tnrelp-









En los dfas que corren, el nuncio por el Gobierno norteamericano de que construird bombs de neutrons, ha desencadenado una protest cada vez mas amplia. Los Tintelectualts, de Nuestra Am6rica pueden hacer mucho para que este moviimiento se convierta en una. fuerza capaz de detener las manos criminals que conducen al mundo por el camino de la III Guerra Mundial. Ustedes reunidos en La Habana, seguramente darAn un nuevo grito de alert. Quizas sea 6ste el mAs *MPortante tema que anaticen en estos dfas.
Companderos:
En medio de los obstdculos sehalados -,-y ellos no son los unions hay algo que puede ituminar el camlino. Es evidence que, no obstante su mayor peligrosidad, el imperialism norteamericano ha perdido en las U"Itimas decades su begemonla absolute en el rnundo. Por otro lado, nunca antes en la historic, los factors ideolfticos,'morales y culturales han podido tener mayors posibilidades de influence universal.
Hace treinta an"os, la influence principal sobre los acontecimientos mundiales era ciercida exclusivamente por un grupo de passes altamente desarrollados. Hoy, cualquier naci6n, pue11 Is
de mfluir, en un sentido u otrol, en el curso de los acontccimientos. El mundo es, por primer vez, politicamente universal.
Se ha credo un poderoso sistema de relations cufturales e ideol6gicas a escala international, que relaci*ona a todos los pueblos de la Tierra, a 'las P-ids diversas comunidadcs y, dentro, de ellos, a los hombres de talent y culture. El sistema de relaciones internacionales de carActer cultural, que los vincula. a ustedes entre sl' y Jos relaciona con los intellectuals de la Amdrica del Norte, de Europa, de los passes socialists, de Afri*ca y de Asia, puede y debe ser una A 0 a important para cl desarro11o de una lucha consecuente por la paz y por los, ideals del progress social y cultural de nuestros pueblos.
-- Los Problemas del mundo se han vuelto extraordinadamente dramatics, complejos y diffciles. Reclaman para su Soluc *6n valor,
imagiTiaci6n, intelligence y culture.
Entendiendo por tal la A& spiritual de nuestros pueblos,
4
lo que el hombre ha credo y crea con su talent e imagina-4 IT
don, lo que ba hecho al hombre, hombre. Es ]a culture en ffltima instancia, lo que diferenclia al hombre del ani-mal. Esta es ]a autoridad que ustedes represents. Los pueblos y la. humanidad en su conjunto necesiltan que ustedes ejerzark esa autoridad moral, Y no s6lo para. que influyan sobre los intelectuales de hoy, sino tamb!6n sobre los del mariana. No estin
M q -& J - - I - -r -,- -& _1 -.&- - I - -1 A - I - - I -









estudiantes de los I centers educacionales oirdn su, mensaje. de aliento y esperanza. Ustedes, identificados con la-lucha heroica de'la-s masas explo tadas de Nuestra America est6n en condicipones de influir sobre las capas intellectuals del confinente y proyectarse hacia el mundo con- las grades banderas de la humanidad de hoy.
La unidad de ustedes en las batallas ideol6gicas y culturales de nuestra 4poca, podrA I-legar a crear una. amplia trinchera de a a IP Ja 0
'Ideas, un. ej*6rcx*to de pnncipios cuyos arsenals ideolog I ICOS est.in en la. historic, de America y en la culture arnpliamente universal de nuestro confinente.
Compaheras y companheros:
A ]as puertas mismas del mercer milenio de Nuestra Era, quizAs se dedda, quiOn predonunarA: el hombre corno animal, o el hombre como hombre. Sli Io primer, la barbarlie; si lo segundo, la culture. lEstamos seguros. de que este Encuentro en La Habana serd un paso adelante en la lucha universal contra el Crime, la. barbaric y- el imperialism, y en favor de la. intefir gencia, la cultur-a y los pueblos
1AI cumplir esta gigantesca y hermosa. tarea, les prestaralh ustedes un servicio hist6rico a Nuestra Axn6riica y al mundol
Muchas gradias.
















Mestre y ki dtstorswn d- e nuestra o OP
tradi cion f i loso'fica


A. S. de Buslamante y Montoro


Hasta en mis coiiexiones.' polftieas habia sido siempre ronsecuente con ese punto de vista, pesto qtie nunca he sido otra cosa, p4bitCamente b.ablando, que. un anexionista. -Al hacerme dudadano, de los EE. U11. no lie hecho inds- que to que, en mi op't deben hacer y tendrdn que hacer todos tas cubams,
JOSt MANUEL MESTREI.

Mf.robiografta de Jose" Manuel Mestre y Dominguez (1832-1886)

1832. Nac1*6 en La Habana, el 28 de junio d.,-- 1832,'hijo de padres espan-oles pertenecientes a la pequena burguesta industrial: poseyeron una. chocolaterfa en la calle Ricla. Pronto qued6 hu6rfano, no teniendo, ni 'l ni sus hermimos, bienes de fortune que les permitieran subsisfir sin ]a ayuda de su tio Jose" de la Cruz Torres quiet falto de descendientes, concentr6 en eUos su afectividad. Culi&, ante todo, de la instruccio'n y de la educaci& de Mestre.
1843. Sus primers estudi"os, relate Carlos Rafael Rodriguez, los realize en los colegios de Jos6 Purcia y Esteban de Navea, e ingres6 en muy temprana edad, a los once aflos, en la Facultad de Filosoffa de la Universidad. de La Hltbana:

'El cpfuafe esti tomato de una carta de Mestre a Jos6 Ignacio









De aquellos estudlios prellminares, Mestre extrajo su I fle
enthusiasm peculiar por ja Tilosoffa y la. amistad provechosa de los GonzAlez del Valle, eraditos en ella. Manuel, antagonlista de Luz, con quien polemizara, fue quien le ensen16 la. historic de esa discipliffia. Josj6 Zaearfas, a mas de professor en fisica, lo tuvo como "amigo
m 2
cannoso

1850. Data de este an-o su encuentro con Don Pepe, que har bria de serle mAs "provechoso"" todavia. De esa amistad, marcada. por la proverbial generosidad de Luz, surg1*6 una influence en el orden. de las 10 deas que no pudo, aunque Varona, como veremos, haya sosten'do, lo contrai-i4o, arrancar a Mestre de los Jazos ami'stosos y del amparo official, colonial, de Jos GanWez del Valle que, quizas, fucron, junto con sus m6ritos, factor politico que favorec106 su ingreso a una caltedra universlitaria;F lazos amistosos que se entreveraban con las ideas te6ricas y la
i a
praxis polftica colonialists del espirituall'smo frances en Cuba, Luz, no obstante, lo bizo professor de El Salvador.
1855. Se gradu6 de abogado.
.1856. Este fue un an-o de grades aconteclimientos en la vida de Mestre: funda, con otros jurlistas de renombre y mfis maduros,:8 la Revista de Jurisprudencia, que habrfa de publicar interesantes con tribu ci ones, incluyendo las de Mestre, a la cultura. juridlica cubana de aquellos tempos tan oprobiosos para el Foro.
Pero mas important fue. su gseenso al profesorado universitan*o para sustituir en la cAtedra de Filosoffa a Manuel Gonmilez del Valle, l1amado por el caplitAn general Concha a desempen-ar importance cargos en el gobierno colonial. Ya desde el afto anterior habla tenido experliencia uni'versitana, cuando desepipe-6 como professor suplente primer y. supernumerario despu6s, las caftedras de Logica, Metafisica. y Moral.
En el orden de su inserd6n clasista y de su access a la riiqueza (como consorted, de la familiar Alfonso, en este afi"o con2 RomimiEz. CARLos RAFaL. Jose Manuel Mestre; la filosofta en la Habana. La jRabana, Impr. Molina, 1938. p. 8. (Habaneros ilustres.)
"Conferencia lefda el 24 de marzo de 1937, en el Palacio Municipal ... I y publicada en el mbnero 15 de los Cuademos de 141storia Habanem."
8 TORRICENTE, LoW im LA. Introduccii6n. En MESTRE, JOSJ9 MANUEL. Obras La Habana, Editorial de la Universidad de La Habana.









tmae matn*mon1"0 con Paulina Alfonso. Carlos Rafael Rodriguez estribe una p4gina dellciosa y se nos antoja que algo sarcastica, sobre este hecho.Mestre L...] penetr6 en la aristocraclia criolla y en
el mds excluyente de sus ranges, por el amor, es demr, por el escotill'n & lo fortuito. La familiar. Alfonso resumia todos los 6aracteres de aquel period de la historic cubana. Del padre, Don Gonzalo, decia Saco que era "uno, de los hombres mas diwgnos que ha production el suelo cubano y que no debfa motir nunca, para consuelo de la patria"', era hermano de Silvestre Alfonso y tio de Josd Luis, el marquis de Montelo, cuya desdichada part licip acio n en nuestra political colonial es ya sobradamente conocida. Una tarde de suave morosidad veraniega entraba Jos6 Manuel Mestre en aquel dmb*I'to patriarchal. Tba, con un poco de azoramiento juvend en el Animo, de la mano de Luz y Caballero. El Maestro lo introdujo como "una esperanza de la patria", f1*16sofo
d
en ciernes y professor adecuado para Ricardo y Felipe .0
Alfonso, los pri'mogenitos que debfan presentarse a examen en la Universidad.
En aquel atardecer desvanecido, el nuevo, professor
entrevi,6 la belleza tranquifla de Paulina Alfonso. Comienza allf una. amistad pronto Ilevada al dellquio amoroso, Lectora. de los classics en un fluid, alemAn e
w
itall'ano, inclinada a las ciencias naturals, ninguna com pahera podia completer mejor los veinticuatro a-nos de Jos6 Manuel Mestre. Francisco Ruiz, el presbitero discutidor los un1*6 el 7 de agosto de 1856, con su mano de
fil6SOfo .1 4

La compan"era De la Torriente, que prologo la edic16n universitan*a de los escritos principles y de a1gunas carts (en que se omiten las mas significativas) de Mestrej, caracteniza asi, siguiendo a Piffeyro, su personalidad de snob:
Alto, elegant, siempre vestido por el mej P or sastre,,
con muy affable fisonomia del agrado masculine, ojos azules y labios finos. Era moderato por temperament y educac116n. Miraba muy blen antes de tomar una determinaci6n, Pero cuando la tomaba, sabia hacia, donde

4 D^rnfj-ryn,7 0 ID n*. -.;f oft In I









110a. y jamis perdia el dominio de si mismo.

Con todo lo cual, descontando algunos detalles frivolous, tenemos la perfecta siflueta del pequen"o burgu6s arlistocratizado que respetar4, pero slin sobreestimar los bienes terrenales y el status clasista. MAs adelante veremos CO"Mo todo, ello deja
-su huella. ideol6glica en Mestre. Dice Carlos Rafael Rodriguez-.
Pero no aprovecM Mestre la favorable slituaci6n que
aquel matrimonio le deparaba. Evadiendo las ofertas soll"citas que del padre poliftico revive, continu'a en la abogacia y la. ensen-anza. Es un destiny comun a los
.0 41
mas genumos, talents de Cuba tener que distraer sus
aptitudes empleindolas en los oficlios, mas ingraws."

Asi,
Mestre fue Regidor del Ayuntamiento, Juez de Primera Instandia, Miembro de la Junta Inspectora de la Real CArcel, Vocal de la Comisi6n Auxfliar de Instrueci6n' Prima*a del 2do. D'strito de La Habana, colaborador enthusiast. de varlas publicacliones, [...1 miembro del CI-'rculo Reformista, en que slirve de enlace entre la Junta de Informaaci6n y Cuba, y con 61 se corresponden Morales Lemus, Pozos' Dukes, Echeverria, Saco, escribi6ndose e impruni6ndose. en Nueva York, a miiciativa suya, la obra Intormaci6n sobre las reforms
en Cuba y Puerto Rico." I
Citemos ahora uTia confrontac116n ocurnda entre Ignacio Agramonte y Mestre. C6sar Garcia del Pino, en sus notables investigations hist6ricas, nos la narra c6mo la cIsual coinciidenclia del VI"aje de Dulce a Espana -reemplazado por Lersundi'- con la. salida para, la metr6poll" de algunos Comilsionados a la Junta de Informaci6n provoc6 un ruidoso inclidente que Josd de Armas y Uspedes relate asf
Por clierto que la sallida. de Nicola's Awalrate para desempenar su cargo de Comlislionado, ofreci6 un incidente que convene recorder en estos instances. Azcfirate salia en el vapor amencano y el general Dulce en otro vapor. Ignacio Agramonte y yo, que dramas amiTbummgp L. DE LA. Op. Cit. P. X
RODRfem., C. R. Loc. cit.
Ir mn ir -- ^- - wrvrvir





I



4Pgros personals, aunqui irreconciliables enemigos Polificos del propio Azcdrate, fuimos a despddirlo al vapor americano. A] volver a sierra nos invitaron Mestre y otras personas,. que habifan ido al mismo objeto en el
'to Guanabacoa, a que ent
vaporci rasemos en 61. Acompafiamos en effxto a Nicolas Azc;irate hasta la boca del Morro y tornAbamos a tierra cuando encontramos at buque del general Dulce, que tamblien estaba para sahr.
Al enfrentarnos con 61 prorrumpieron Mestre, Echeverria y todos los demas pasajeros del Guanabacoa, a excepe16n de nosotros dos, eTi vivas a Dulce, a Espana y a Cuba espan-ola, y Mestre orden6 que sliguic-se tambidn el Guanabacoa a Duke hasta donde habiamos UCjado ta AmArate. AM, se hizo ., continuando tos referidos vitores. Agranionte', desesperado, comenzo a guitar con .W It
voz de trueno acompanauo por mf: "Mucra Duke!
Muera Espafia y iV*va Cuba libre! con gran escdndalo de todos y especialmente de Antonio Gonz6lez de Mendoza. Llegados a tierra BaTnamos aVestre y Eeheverria, y les dijimos en6rgicamente que habian faltado al comON P
prom!-so que teni'an contra-fdo con nosotros y qw.'riamos quedase consignado c6mo sin nuestra. voluntad. babian fic urado nuestras personas en aquella vocerl"'a esPaflola.1

Este incident, desconocido basta que. Garcia del Pino to investing, muestra elocuentemente el patr'lionismo de. Agramonte y su intransigence revoludonana, asf como ]a total ausencia en Mestre de estos sentiments. Contribute, unido a otros antecedents que hemos menclionado, a descaracterizarlo.
En este punto de nuestra exposicii6n, hemos de detenernos. El 10 de Octubre de 1868 lanza Uspedes el Grito de Yara. eCuAl es la reacc116n de Mestre dos semanas despu's?
1868. Se conserve una carta important-isima para profundizar en la verdadera actitud y en ]a ideologla de Mestre que, no obstante figurar en la pagina 133 de la tendenclosa biiograffa de Jos6 Ignacio Rodriliguez (hasta ahora., ]a ma s complete y ]a menos objefiva) ha sido silencliada. He aquil la carta que, dado el destinatario, puede consi'derarse privada y conflidenicial, cardaer que no fienen las diriglidas a Saco u otras personalidades p4blicas:
GARcU DEL PINO, Usa. Pupa entre independentistas y anexoreformistas antes de la Revolucii& de Yara. Revista de [a Bibiloteca
AA /21 f.O-'7A- 107it









Habana, octubre 24 de 1868
Senior Don Miguel de Aldama,
New York.
Mi muy querido Miguel:
Por la que difigia Leonardo el sitbado pasado se habrA
usted instruido de las currencies ferrocarril eras.
Reclibi su grata del 15 del corniente y, para contestarla, s6lo le hablar6, aunque muy brevemente, de nuestra situac-16n politica- mas para quien como usted, est;A en antecedents, con media palabra basta. ReIna en el Pais un sordo descontento y nunca, en mi concept, se ha encontrado, mAs cerca de una verdadera revoluci6n
social y socialist.
Este fltiimo pArrafo es sorprendente en aquellos flempos y muestra hasta qu6: punto de hipersensibilidad y paroxismo se representaba mentalmente la burguesia crtolla semejante revolution, a todas luces premature entonces. De todos modos, la afirmacii6n de tal posibilidad es muy interested. Hemos investigado el antisociallismo de Bachiller, que habia pesto sordina a Florez Estrada.," es deci*r,, suaviizado sus teorfas (consideradas como "teas incendiarias"' en los afilos cuarenta delsiglo pasado, en el Semlinario de San Carlos) y que habia publicado muchos. articulos combatiendo el socialismo ut6pi"co desde 1848, Continuemos con la interested carta:
Era indispensable que los felfices success de ]a Peninsula [refi6rese a la Revolucion de Septiembrej produiesen en los Animos cubanos la agitaci6n consiguiente y, asi, Io que habl"a que hacer era dar at sentimiento Uberal una expansion saludable, en un sentido que hoy podria ser espahol, sin diflicultad a1guna. [La cursliva
es nuestral

Recuerde eI lector que ya habla estallado la Revoludift de Yara. No obstante, Mestre sigue siendo reformist y no piensa en la independenclia, sino en la unidad con la Metr6poll. En .w
esos dias decislivos, la revolucl6n que menciona es la espafiola,.Pero se ba hecho todo lo contrario. Este Gobierno,

El primer collectivist espafiot, a quien nos referimos en nuestra









a .0.
aunque sometiendose al de la revoluci6n Ede Septilembre, en Espan"al y secundando el inicuo telegram. del Ministry de Ultramar"I novisimo, ha hecho todo lo posible para que el pals comprenda que nada fiene.que esperar de las fibertades espafiolas, y que hemos de seguIr bajo la ominosa tutela del Espiritu Santo metropolitano. [En esta frase hay inconformlidad, pero no,
rebeldia.]
Y segulidamente sefiala los errors politicos de los colonial vistas:

Se ha cornenzado por alarmar a los propietarlios,
haciendoles temer una abollcio"n violent [Zignoraba la liberaci6n del esclavo decretada en la Demajagua?] se ha hablado a cada instance de conspiraciones de la clase de color, en que tal vez no se cree- se ha tratado, en fin (al menos as* lo parece) de former una opinion que tenderia. a inspirar desconflanza respect a ]a revoluion []a espafiolal y que, desde luego, puede producer
el divorcio entre )a clase propietaria y la gente liberal, dando margin a que 6sta desespere y se haya lanzado, desbordandose la copa. de los sufrimientos, en ]a via
te*ble de los hechos.

COud hacer, entonces? Veamos 10 unico que conviene-,:
Nuestra situation es, pues, bien grave: normal, por10 Alude Mestre al famous telegram en que el nuevo milnilstro de Ultramar del gqb)*.erno emanado, de la Revolucl6n de: Septiembre se negaba a hacer extensivas a Cuba y Puerto Rico las reforms liberals que se aplicaxian de Inmediato en Espafia. He aqui el comentario certe, ro de Ramiro Guerra.Pendiente de que se despejase la incognita. de la poll'tica a
seguir por el nuevo gobierno en los asuntos cubanos y de la actitud definitive de Lersundi., ]a opinion en Cuba tuvo el primer claro indicio, de cuAl habrfa de ser aquella, al hacerse pflblico un cablegrama del nuevo Ministro de Ultramar [Adelardo L6pez de Ayala, dramaturge] fechado, el 10 de octubre, dia de su toma de posesi6n [fecha del Grito de la Demajagua] en el cual. comunicaba a los habitantes de Cuba y Puerto Rico "las seguridades de la seria rneditaci6n con que el gobierno pensaba proceder en las graves questions relactionadas con la administraci6n colonial". [El desenlace, lo presumia ]a opinion cubana, W refor-mas jam's se impIantarfan y, por ello, se considerarit









que no compartimos los derechos que ]a. Revolucl16n, [de Septiembre] ha vindicado, mientra's que estarnos someticlos al Gobierno Revolucionario (espanoll,; y oca., sionada a dificultades sin cuento, torque contemplamos la complicado"n inextricable del Gobierno que no slimpatiza sinceramente con ]as libertades; de los, propietarios, que temen 'un conflict; de los impacientes que sospechan un engano mds; de la clase de color que, trasludendo el moment de su regeneraci6n puede creer que se intent dejarla en el estado abyecto en que se encuentra .0 1 1 odo porve Lo
,, cerrandole las puertas de t wr
4nico que convene es una political liberal franca, Lla cursive es. nuestral desahogo de la prensa, posibilldad de reunirse los vecinos para tratar de los asuntos que twito les ftnportan y uniformar la opinion de un modo que, salvando los escollos, presents, nos conduzea at
puerto de salvaci6n,,
No dice cuaI es, el puerto de salvaclu6n, pero no hay que meditar largo flempo para percatarse que se trata de reforms P01.4tv
i icas, econ6miocas y socials. Mestre no era en aquella coyuntura,, nx* lo fue jamAs un revolucionan*o, por mucho Que represents diplomiticamente en el extranjero al Gobiemo de Cuba en Armas con la conflianza, traicionada, de Uspedes. La carta terminal con esta noticia congruente con su espiritu:
Ayer bablaba yo de esto delante de 7,ulueta y BeIfigero; y acaso haya influido en la determinaclift por la cual Lersundi nos cita. hoy a various de los amtgos Va cursive, es nuestral para una reunion en'su. casa.
Ya verernos Io que'.resulta y le contard.
Los historiadores burgueses han fo *ado, una escena cte de-nuedo y valentia por parte de Mestre, al haberle. pedido al capitAn general que aplicase en Cuba las libertades reci6n proclamadas en Espada por la Revoluci6n. de Septiembre, asl** como han pintado con fulgores temerosos la ira que ello provoc6 en el brutal espad6n. EF incident no fiene mayor slignificad6n hist6rica sino en el context de la images de Mestre y de su. conduct political que nos ofrece la Historia de Cuba redactada por la. Direccift Polffica, de 'Las FAR:
Poco despu6s, del mensaje de Grant, fallecia en Nueva
York Jos6 Morales Lemus, siendo sustituildo por Josd Manuel Mestre. La definici6n politi"ca- de ambos diri-









alleradas a ellos, es -sumamente reveladora de la pol' fica, contrarrevolucio-naria que Hew' la delegation cubana en los Estados Unidos. Enrique Pifieyro, notable ensayista y fiterato vinculado al'grupo de Aldaina, reconoci6 el anexionismo de Morales Lemus corno uno de los atributos necesarios para poner en pr-Actica la poIffica de "altos vuelos" de los hacendados de Occidente.
Jos6 Manuel Mestre le habia confesado al anex*oniosta Jos6 Ignacio Rodriguez su posic116n. francamente pro norteamericana. "Hasta en mis conexiones polfficas
*b'6 Mestre a Rodriguez- habia sido siempre
consecuente con ese punto de vista, pucsto que nunca he sido otra cosa, ptiblicamente hablando, que-un anexronista. [La cursive es nuestraj Al hacerme C*Udadano de los, EE.UU. no he hecbo mAs que lo que, en mi opini6n, deben hacer y -tendran que bacer todos los cubanos,""

La divulgaci6n de esta carta, publicada desde 1909 en la biograflia de Rodriguez y celosamente ornifida en cantos trabajos se han publi'"Cado sobre Mestrc por sus panegiristas burgueses., exierra toda ulterior d1scusi6n sobre la abyecta conduct polifica de su autor.


"Grant se dirig*6 al Congreso el 13 de junio de 1870 acusando a Quesada de ser mAs sangumiano que los jefes espaftoles. Valmaseda y GonzAlez Hoet, en tin intent por destruir la images que se habia hecho el pueblo norteamericano de los revoluclonarios cubanos."
No tenemos espacio para referir los success ocurridos centre la Junta y el goblerno de Cdspedes que habfa advertido a Mestre sobre ]as verdaderas intenciones estadounidenses respect a Cuba (se vela "11mile tado a darle consejos" epistolares). La CAmara de Representantes de la Repdblica en Armas estaba en Pugna con el Presidcnte y es sabido las, attitudes que despuds adoptaria, lamenmblemente, hasta en el pro. blema de la. anexift:
En noviembre de 1870 -dice Ja Historia de Cuba de las FAR,
p. 204-205- la Junta era disuelta, convirdindose en Comisift pasando directamente Miguel Aldama a presldirla con el titulo de Agent Gerteral de la Repfiblica de Cuba en los EEUU. exx un!6n de los comisionados Josd Manuel Mestre y Josi Antomio, Echeverria (en conflict ya con los quesadistas] [ ... ] Los ricos hacendados que habian podido sacar su dinero deJ pAfs, se negaban a oonttibuir a los esfuerzos de Quesada f. - I Las expedlia dones de Quesada fueron sufragadas centavo a centavo por











La conduct poIftica del grupo a1damista es la misma, de Mestre, Miembro del mismo y vinculado a Aldama por los lazos que hemos Co. mentado supra:
En effect, -dice la citada. obra. en su pligina 205- para esa
6poca el grupo de. Aldama trataba de transmitir proposiciones, sobre )a base de )a Autonomia, : Carlos Manuel de Uspedes.
Despuds dlel fracas de la filtima gesti6n mediacioista de los EE.UU. ante el goblerno de Espaft, el. g'rupo. de Addama se encontraba en disposici6n de escucbar al nco, bacendado NicolAs de Aze6rate, cuyas gestiones en favor de Ja autonomfa habia rechazado con anterioridad. A esos effects, Azc6rate se traslad6 a Nueva York, entrevistfindose con los miembros de la Agencia.
Segdn Cirilo Villaverde "el agent diplomAtico, se6or Jos6 Ma.
nuel Mestre y el agent general de la rep6blics cubana, senior Miguel Aldama, no sdlo dieron ficil ofdo al agent espan01, sino que Io agasajaron con banquets, y, aun negAndose en apanerk?.
cia, le fw fiitaron Jos medics de despachar un emisano, a Cuba que result ser el desventurado Tuan Clemente Zenea, el cual recomendaron aftamente al Presidente Ce'spedes, a los otros iniembros del gobierno y a Jos Jefes del eji6rcito patriota't., El edmulo, de acusaciones que se levant en )a emigracl6n contra el grupo de Aldama. fue de ta I naturaleza, que los comprometi.
dos negaron saber cu6l era el objetivo de ]a misi"6n Zenea, ale, gndo, que la iftnica. persona que sabia sobre este particular era AzeArate. Solamente Jos6 Manuel Mestre confess haber tenido conocimiento de que Zenea era portador de proposiciones con.
trarias a la independence.
Sobre el trAploo desenlace, de la misi6n de Zenea, apresado por los espafloles y fusilado en La Habana despu6s de ocho Meses en un 16brego calabozo de la Cabafla por orden de Valmaseda, puede consultarse la, obra de Enrique, Piheyro Vida y escritos de'Juat* Clemente Zenea, edici6n del Consejo Nacional de Cultura en 1964, vaginas 90 y siguientes.
Finalmente dice la Historia de Cuba de la:s FAR, en ]a p. 206-P
El president C46spedes, en respuesta a la actitud del grupo
Aldarna, dict6 un decreto con fecha 15 de febrero, de 1871 en el que declaraba traidores a todos los que, de una forma u otra
P
intervinieran en ]as proposicliones de paz, bajo las bases de la.
autonomfa, que veni"a hadiendo el gobierno espahol.. fDura y merecida callificaci6n que tambi6n alcanzaba a Mestre.]
Y contini5a el citado texto, refiriindose ahora a la actitud del grupo aldamista, en la cuestl& Plave de la esclavitud:
Informado tambii6n de Ja negative del grupo a1darnista a responder a las exhortaciones que se le hablian hecho desde la tribune de un acto Ptiblico en Nueva York para que se adhiriesen al articulo 24 dt la Constituci6n en que se proclamaba la abolici& de la esclavitud en Cuba, refutando de est modo las declaraciones del senador norteamericano Summer que decfa que una vez proctarnada la independencia de Cuba los cubanos tenlan. la, opci6n de hacer libres a todos los esclavos o de no
%X^w9,,v,.mT Ad2h, rAehwxaAnn Aekjm;A-'h'A 1kn^zv-Id5 -nI imvv-%-









Mestre regresa a La Habana fallecida. la esposa norteamericana con la que contrajo nupcias a la muerte de Paulina Alfonso. Despue's de breves. ahos dedicados a su Ciencia y a la abogacla (lincluso en Nueva York), "una man-ana -dice
Carlos Rafael RodrigUeZ____12 la parAlisis abrilo sus primers distandas con el mundo. Quieto en su sillo'n de impedido, aquellos Aldmos seis meses fueron como un simbolo de toda. suexi"stencia". Fallec16 el 29 de mayo de 1886, a los cincuenta y tres aflos.



Las doctrinal que Me-stre profesabab- su sincretismo
Con la muerte de Luz, se sierra eri nuestra patria, durante vanas d6cadas, basta ]a aparic16n de Varona, la seric de los grades pensadores. El ambience social tambien mostraba tal deterioro para lo.% quebaceres filoso'ficos que el proplo Mestre se vio en el caso de admitirlo en su Discurso.Lo di*r6 todo lealmente, por doloroso que me sea:
creo que la recordaci6n de esos models [nuestros primeros ffl'sofosl es tanto mas oportui-m cuanto que se nota entre nosotros cierta especie de indiferentismo que va. poco a poco minando nuestra escasa vida intellectual, El marasmo se ha apoderado de nosotros y amenaza

dadanos de esta Repfiblica, residents en el extranjero, no hayan deferido a dertas exclitaciones desde la tribune y prensa ame4 Or
ricana no afteraba ]a obligatoriedad de ]a Consfltud6n de la Repidblica en Armas que proscribla la esclavitud, pues dsta "no require para su validez y eficacia, ni la adhesli6n individual n1l
la sand6n de los dudadanos".
La respuesta de Aldama, se hizo esperar hasta que, embargados sus bienes, ingenious y nurnerosas dotaciones de esclavos por las autoridades espafiolas, otorg6 en Paris una escritura pu"blica el nueve de diciembre de 1872 en que otorgaba la libertad a sus esclavos y daba poder a las juntas directives de ]as sociedades abolicionlistas de Madrid, Londres y Paris para. que culdaran de su ejecuci6n. (Citado por Joaquin Llaverfas en su conference panegirlica Migue! Aldama, publicada en el nu"mero 11 de los Cuadernos de Historia Habanera, que diri& Emilio Roig de Leuchsenring, paigoinas 59 y siguiente.) CUBA. M INISTRRIG DE LAS FUERZAS AWADAs REvowcioNARIAS, Histaria de Cuba. 2-a. ed. [La Habana) Direcd6n Polifica de las F.A.R. (Instituto Cubano del Libro, 1968].
12 RoDAGUEZ, C. R, Op. cit. p. 2 1.









acabar con nuestra existencia.13

Vitier-14 califica a Mestre como "una figure menor". No fue un pensador original sino, un professor de Filosofia en una Universidad que, como lade-La Habanaen aquellos orninosos flempos colonialss, carecia de fibertad de caitedra en tales t6rMinos que hasta los texts mismos le venian prescriptos desde la Met-r6poli, que tenia su filosoffa official, el espirlitualismo y, despu6s, el krausismo, a los que habia que ceftirse.
Mestre munca se confess continuador de Luz en filosoffa, a quien aparentemente admiraba y respetaba flillialmente y a quien tanto debl'a en todos los 6rdenes. No debe confundirnos el texto de la dedicatoria del Discurso, redactada con posteriondad a su lecture Ounio 22 de 1862) ya que entonces afin vivia Luz, que hubo de fallecer en los moments en que Se estaba limprimiendo.
Afortunadamente, Poseemos un texto (el clitado Discurso) del propio Mestre, que nos flustra sobre su filosofia: el mismo nos la expose como la filosoffa de, su 6poca, de la que se hace representative en Cuba. He aquf sus characters:

... rorzoso se hace., en el punto a que hernos Ilegado, buscar entre nosotros mismos los datos que puedan determiner el cardaer dl*st*nt*vo y las tendenclas de la 6poca que atravesamos. [Es decir, que las busO en el pensamiento cubano mismo, aunque 6ste reflejase diversas tendenclas europeas.]
La tendencia del movimiento filoso"flico actual [que
no sigue personalmentel si es que experiment algu.
nas, puede definirse, al menos scon lo alcanzo de una manera muy breve. Es la misma de nuestro siglo analizador y conciemudo, no es otra que la de nuestra
itivista'civ lizad6n.

El vocablo positivista no puede interpreters como referee. cia a ninguna escuel. a, determined : ni a Comte n1f a Spencer, bay que tomarlo en sentido muy lato. He aqui los caracteres que Mestre subrayad
a) De todo hernos de darnos exacta explicad6n y

13 MMTRE, lWit MANUEL. De la filosofta en La Habana. Habana, Impr. La Ajitilla, 18Q. P. 71-73.
14 VITIER, MEDARDo. La Plow& en Cubm Wxilco, Fondo de Cultura Vr-^inArn-'.,m IrIOARI T% I'll 1rn1,Pee-;An TiArm firmt- 'M









0 J*
cuenta; jarnas nos fi.jamos en hecho a1guno sin que sea para investigator inmediatamente su procedencia.. su razon de ser y el objeto a qUO se dirlge. Tor que" c-Para que? He aqui nuestras preguntas predilectas. De: ese antecedents naturalmente ha resultado que todas las fases (sic] de la Filosoflia, tomando esta palabra en el sentido con que es.conocida en las classes, van demostrando cada dfa mas y rn6s, una decidida inclinacl16n a
]as aplicaciones practices.

Mestre no desarrolla, como Luz, 'I'-I el tema de las relaciones entre la teorfa y la prActica, Pero lo enfoca y lo postula; por ello no pennite su escueta reference ampliar nuestro comentarlo mAs alla de'un reconoci'miento de cuanto hay en 61 die antiespeculativo y de metafisico o teol6gico, que tambidn encontraremos en Mestre, contradictoriamente.
Coincide, desde luego, con la posidOn ludsta en este punto: recu6rdese la c6lebre afirmaclon de Luz: "La. filosofia de Filolezes [pseud6nilmo de Luz] consisted cn predicar a sus alumnos que !a filosoffa de los puramente metafisicos no es ni merece el nornbre de tal".1"
Despue's veremos que Mestre" no rechaza toda metafli'sica,
y no por razones de fondo, Sino por su oscuridad, lo que resub ta ffivolo: significant, al contrario que, si la metaftsica fuese clara, ]a profesaria-.
Las clencias puramente filos(5ficas y, especial, las
metafisicas, han tenido casli slempre una desgraciada propensio'n a remontarse tan, alto en el espacio de las abstracciones que con demasiada frecuencia se han pesto fuera de la comprehension [sic] de la generalidad de ]as intelligenclias, viniendo a ser de esa mantra
su studio una especlic de lnkiaci6n.
Seguidarnente expose Mestre coliticidiendo con Varela. y Luz, su concept de la 16gica como, arte de pensar y, de acuerdo con el enfoque actual, como 16gica material ademAs de formal, en13 SkNcnm DE Bus-rAMANTE, Y MoNToRo. A. Irnagen marxista de Josg de la Luz Y Caballero. La Habana, 1978. p. 59,
Inddito.
26 Ibidem. P. 107.
17 MEsTRF,, J. M. Op. cit. v. 63.









cami p nada y dominada por la exigencia de buscar la verdad material de los conoci-mientos y demostrarla. Ello presupone, como en Luz, un concept cientificlista de la filosoffak que Mestre expose asf:

b) Prescindamos de que la Filosofia, en su legitimo
signiticado, no se constitute por el agrupamiento de tales o cuales determinadas ciencias, ni es tampoco una ciencia, sino algo mds 'grande y elevado, esto es, la Ciencia por excelencia, y el complement de todas las
demas."I
Y entonces precise el papel de la logica:
...4la L6gica se adapt, por ventura mas especialmente a la Metafisica y a la Moral que a cualquier otro de los conocimientos humans? De ninguna mantra.
Si la L6glica fiene por objeto el perfeccionamiento de nuestra. intelligence para la mejor reallizaci6n de su fin, que es concern la verdad, no puede server a unas ciencias mAs que a otras, torque en todas se estudia y desarrolla una faz de esa verdad, x1nico sol' que las ilumina.1111
Deciamos supra que habia en Mestre, como parece. haberlo hablido en Luz, una aceptac16n, aunque. con distinct extension y connotacli6n, asif como contenido, de elements metaffsicos y relligiosos. El tema en cuanto a Luz es muy arnplio y ha sido desarrollado en el capitulo correspondliente de nuestro II*bro in6dito sobre el rnaximo f*16sofo del siglo xix en Cuba. Ya Vifier hace cautelosamente la misma reserve:

Queria dejar a salvo, como Luz, la idea de Dios. Sin
embargo, no me parece q Ue el fil6sofo de El Salvador[ I -I hubliera hecho suya la aserci Op n de Mestre sobre el origin de la nocift de lo absolute en el hombre.
Por ahl" Mestre se escape de los predios empi ricos que Luz no abandon ni para las nociones matemAticas. Wi rellgiosas, affadimos nosotros, pues tuvo una noc '6n scientific de la religion que lo acerraba al
dei'smo.]"

Is Jbidem. P. 65.
Ibidem.









Pero Mestre es, naturaleme.1te, mas explielto -en su cores. pondencia privada qtie en p6blico,, a presencia de los dlgnatarios colonies v universitarios que escuebaron su oracl16n De la Filosoffa en La Habana; en carta. a 160, Antonio Saco anunciAndole la muerte de Luz califica asi las doetrinas religiosa.s de Don Pepe:
No muri6, pomo lo bubieran deseado lus jesuitas, es
decir, confesado y comulgado, y usted que conoce como estfi esto, ya considerarA que tema habm"n tenido esos inflames farlseos para fingirse los escandalizados, horrorizAndose al pensar en las consecuencias que pueden tener para la educaci'n las delete"reas doctrines religiosas de Luz. [La cursive es nuestra.]21
Resumiendo, diremos que Mestre, si. bien recbaza a Cousin (aunque admit muchos aspects de la enseflanza. de los cotisinlanos habaneros coino los GonzaIez del Valle, que eran los filo"sofos oficiales del coloniaie) acept-a ]a posici"'n sincr6fica de Vacherot, que era espiritualista, aunque se refiere a la obra de este pensador frances t1itulada La M91aphysique et la Science. (1858), en. que dice, rechazando el metodo eclectico:
c) Laudable tarea serl'a la de acabar con el empirismo y el idealism por u-n consordo enti-e )a experience y la raz6n (que todavia dentro de la psilcologi a de ]as facultades, Mestre separa del entendlimicato, concibiendola como un principio o norma solamentel; mas este consorcio es,, por ventura, possible? <.No existed una verdadera Incompatibilidad entre las parties que deben celebrarlo? ZNo hay una radical antinomia entre los dato.s de la experliencia y los concepts de la raz6M? Tan important cuestio"n s6lo puede ser resuelta por el ana"lisis y la critka de la intelligence. Era necesano, por PlIp p P.
tantoj, un trabajo mosorico muy distlinto al del eclecticismo "para preparer el advenimliento de esa metafisica verdaderamente positive [?] que todos los espirlitus serios y elevados deben desear.22
Veamos abora cudI es esa metafisica que Mestre acoge con'do de su a6ertoenci

23. Citada. por Carlos Rafael Rodriguez en su trabajo "JoS6" de ]a Luz y Caballero" aparecido en Fundamentos (Habana) (69): 129; julio 1947.
22 MPQTDTZ I M f)pi pit- inntn 11 n- AQ-









Tambien Jos studios metafisicos estin destionados a
expenmentar un cambio MuV radical., [dice Meastre y cita otra vez a Vacherot] I reinado de los sistemas y de las escuelas ha pasado ya y la metafisi"ca no puede tener una s6lida base sino en. la sintesis de los datos
de la expeflencia y de los principles de la raz6n".28

Parece que estarnos en predios lucistas, del empinorrado'nali'smo, pero pronto se nos desvanece esta grata impresi6n progreststa, sin embargo, ante la ortodoxia cat6liica y su teodicea, asi como ante, su cortina de humo en el problema de las rclaciones entre el cuerpo y el alma, en que estit ffimplicito el reconocimiento de esta Atiffia como sustancia spiritual inniortal. Dice Mestre a] respect,
0 .0
... 4por que ha de interesar mas el studio de un
pcdazo de roca, de una hoja de drbol, de un invisible infusodq, que el del ser que vive y se agita en nosotros?
[indiscutible reference espiritualista, y refigiosa at dogma del alma inniortal de Jos cat6licos] 6qud problems mAs grades n1i de mAs trascendenclia puede proponerse el hombre que aquellos que atan-en a la naturaleza de su espiritu, a las leyes sublImes que Io rigen, al fin de su existence, y a la causa soberana que lo ha producidop.) Grande y admirable es sin duda el hombre cuando., por ( jemplo, Ilega a sorprender en las entrafias. de la materia la ammonia de la mol6cula con la mol&ula, cuan..
do con mano osada y perseverance le arranca algdn seci'Leto a la naturaleza; pero cudinto mAs se engrandece, senoivs, cuando penctra con su mirada en los adentros de la conciencila [tesis de Cousiffil o cuando la fija en ]as pi-ofundidades de la Raz6n [que Mestre,, poco antes, babl'a reducido a mero principal, no a facultad] y atcanza a descubfir alli los destellos sacrosantos de la DL
vinidadl."
Oie
Finalmente, es aleccionador acerca de la. posiwcx*6n concinadora de Mestre entre el espiritualismo francs y el empiriorracionalismo de Luz, el hecho de que no compArtfa el enthusiasm de su maestro por la fisliologia corno base del studio psicol6gico del hombre.

23 Ibident. P. 67438.
04 rM4.9sma vk '71









VitieO5 hace acerca de las relaci*ones entre la psicologia y la fisiologli'a ]a ,siguiente cita de Mestre:
Las dos ciencias se encuentran separadas por un
misterio profundo-, se alargan las manos en medio de.
las tinieblas, pi7.,ro no consiguen, alcanzarse. Los confines se hallan demasiado distances.
Estas Formulaciones son muy posteriors, pertenecen a un discurso de Mestre en la Sociedad Antropol6gica de La Habana, en 1883, poco antes de mortr (1886). Aunque las circunstancli.3 11; eran muy otras, en vez de acercarse, se aleja ma's de Luz, como lo patentiza este pasajc del mismo discurso: "El objeto de la dencia, en cuanto se ocupa de ]a naturaleza y de sus leyes, no es, en modo alguno metaf]sico, en la acepckin etimo1(*gic.-,t de este tdrmino!"
QAusara"' extrafieza clue afirmernos que se ale.ja de Lm en este pasaje que postula, precisamente, los Fueros de ]a ciencia y su naturalisnit); pero es en lo que silenda donde reside el alejamliento de su maestro, torque uno de los grounds logos progreslistas de Luz misilsti" en soineter los terns metalls-ilcos y la misma teudicea a ]a investigation y discipline de las ciendas naturals, y todo c1lo como ca-racterf'stica, -0,pocal, de los fiernpos qne Mestre quiere represents: "En nuestro siglo no se puede entrar en Lri Relirxi6n si no es por el vestibule de ]a ciencia", d*j*o Lu7.
En conclusion, Mestre es un exponent de la filosoffa profesoral, en que, de acuerdo con las circunstancias ofidales del coloniaje, en una Universidad como la de La Habana., sometida totalmente a la hietr6poli y sus capitanes generals, mantuvoi una posicift concillatora, entre el enipirismo racionall"sta lucista y el espiritualismo de los Gonza"Iez del Valle, del mismo modo que, en lo personal, fue amigo stretch 4 simo de dstos y fifial disclipulo y protegido de Luz, profesando, antes de entrar en la Universidad colonial, en El Salvador.


La melodologia de Mestre
0
Vamos a tratar de exponer la metodologia sincr6tica de Mestre, para presenter en el pr6ximo inciso ]a evaluaci6n condium IL ff #Ilk -!,A __ 4 ftPr









vencional que ha encontrado, por parte de los historiadores burgueses de la flilosofia, que Io han tomato siempre por su valor nomm'al, sin precisar, examinando el conteni'do de su obra escrita que, aunque exigua e hirmdura, muy superficial y mediocre, permit former conviction acerca de su valor.
De entrada, hay que afirmar categ6ricamente que la filosofla no fuc el quehacer fundamental ni central de la vida de Mestre, solicitada pnincipalmente por los asuntos econ6mlicos y socials de su important bufete, asi como los familiares y mercantiles de Aldama, sm" menoscabo de sus actividades re. fonnistas dentro v fuera de Cuba, y de sus faenas d* lomdticasrepresantando a fa Repfibfica de Cuba en Arinas, como hemos visto. No fue, pues, filosofo, ni por amor intellectual ni quehacer existential, sino, professor de la material en la Universlidad de La Habana por breve tempo.
Veamos abora a Io que se reduce su me'todo: estA preparado por esta sintesis de su concept de la f1losofia y de la, 16gica.(Me atreverd a decir todo mi pensamiento? Si se
me preguntase A la. Ugica, es o no una ciencia espedal
10 10
dina que en mi concept, siendo Ja Filosoffa la esencia y el espiritu de la ciencia, la L6gi*ca es su 16rmula le 10
tima y nada inds."I
El metodo de Mestre consisted implemented en postular que basta con ejercitar nuestro entendimiento de acuerdo, con -los principios de la razon para alcanzar las verdades en la realidad y fuera de ella, en los predilos metafisicos y religiosos: todo Io cual es Un Simphsmo. Pero oigamos al mismo Mestre deciirlo
La verdadera Logica, Por cons igulientej, no es nUAS
que la gimn6stica de nuestro entendimiento. Haced trabajar la intelligence en la averiguacio"n de los secretos del Atomo; obligadla a meditar en los insoridables rnisterios de la vitalidad; adiestradla en el severe raclocinio matemkico- colocadla frente a ]a conciencia para que descifre Jos fen6menos del alma [procedimiento netamente espirituallista, como hernos visto supra] y la linteligencia se irA Vigorizando cada vez mis, se iri hacienda cada dfa mAs capaz de Ifenar el fin para el cual la ha destinado el Supremo Ordenador del Universo y en suma, habrelis Ilevado acabo la mAs efi*caz enSenanza de la Ugica, con tal que la Raz6n no haya









dejado de er vucstro norte y vuestro gula.27

Este pasaje no require comentano. Sincr6tico y contradliclorio, nos muestra la verdadera faz espirlituallista, cato"hea y ecle'etica de Mestre.
Pero su maodologia, de la que poseemos escasos pasajes para lograr una visi*o'pn clara, es mds elocuente. En dfimo an*lislis se 1"mita it postular que el intellect Iogico, es decir, normado por Ja raz6n (que a veces como ahora present como una f cultad, contradlicie"ndose con el concept normative, de principio, que antes babla dado) puede penetrar en todos los aspectos de la realidad (para 61, del Ser, metafisicamente consideiudo u oWolo'gicamente), dejando a las sensaciones, y a la
-4xperienda en la function nula que les asigna en los siguientes 3sajes:

La Raz"n, la Tntelligencia; he aquf, sobre todo, 10
que es necesario no confundir, que hay entre ambas un abismo sin 11mlites La Inteligencia puede dirigir su accion sobre cuanto le circunde, es verdad- puede conocer el mundo corporeo; puede retroceder sobre sus propios. pasos como por una especie de perpendicular reflexlp6n, hadendo del espiritu J uma-no unrt especlie de -mi ConsdMs. pesto que la conciencia no es mas que el pensamiento, en que el yo es ala vez suieto [sic] y obfeto- puede asl mismo [sic] levanter una timid mirada hasta el trono refulgente del Eterncy. Todo eso es verdad; on esa trinidad de acc*6n se encuentran comprendidos- todos Ios obietos de la idea (con lo cual, en el problerna fundamental del origin de las ideas, solo admit las puramente intellectuals, sin intervenci6n alguna de los sentidosl Mas la Raz6n es cosa muy d1fferente- no es una facultad, es un principlio. Cual aqueIla i te iosa colurnna de fucgo que guiaba al pueblo J#
escogido en la gira hada la tierra de provision, as' dl'Age la Ra76n nuestro desenvolvimiento intellectual; de ella dimana todo lo que aparece de absolute en la conciencla siendo, bajo el punto de vista de la ciencla, la condict*o n que existed en Dios para ser conecmdo por el hombre [racionalismo escolAstlicoj ,Cua"ntas discussions # Is
de -todo punto linfnictuosas se hubleran evitado distin-









guiendo debidamente ]a Inteligenclia y ]a Raz6nf 2:1
Y en cuanto a ]a experience, anos antes (1850). en un articulo. fitulado La retreta, exclainabai: "Pbreme Dios de la experience si ha de converter para mf ]a vida en un witicipado purgatoriol.jp
En vista de todas esas manifestaciones de *nmadurez, no hay que tomar sino como un conocimliento verdadero de si Tylismo esta exclamation:
Ne6fito insligniflicante en la comuni6n de la cienclia;
obrero oscuro aunque fervoroso de ]a santa propaganda de la verdad [obsdrvese la terminologia relligiosa al hablar de la 61'encia] aiAn no me es dado decir mi Palabra, mi palabra que elaboro y procure madurar a la sombra del studio y bajo el estimul.o del mas ardiente enthusiasm, repitle"ndome sin cesar con Seneca: "a nadie me he esclavizado; de nadie Nvo cl nornbre.; fni de: Luz en filosofia] respect deNd-arnente ef i 'Jos grades varones; [Zprinc*pio de autorldad Tfitera.
ria?] mas, algo dejo para el mio proptio: pues ellos no solo nos legaron lo sabido, sino lo qv -,, estaba por
sabersy."
Es dificil desentran-ar de un modo claro v cohereiiie el'pen. samiento de Mestre y dejar establecido, en contra de la op'n*6n recibida, que no fue confinuador de Lim, ya fallecido, sino de GonzAlez del Valle, por su fill'ad6n espirituallsta; sin embargo, ya en 1868, en el ndmero uno de la RevFsta Critica ae Cienctfas, Artes y Literatura que dir*gfa Wstor Ponce de Le6n, en Ias pdginas 34 a 48 aparece la. confesi6n de parte: Mestre se declam abiertamente espirlitualista.

IV

Mestre, espiritualista franceS q IF A
No s6lo se declar-a' espiritualista, sino que se adhere a las tesis fundamentals de Paul Janet, que pertenecia, tardfamente, a la "escuela"" de Cousin y todo ello con una. abierta hostilidad al materialism filoso'fico. Veamos los texts. Comentando el trabajo del pensador francs e historkidor M pensarniento

Ibidem. P. 68-69.
rjLs4 .-. zti &w









filos6fico, polffico v moral, de ]a AntigUedad, t1itulado El Cere4
bro yel Pensamiento dice:
Por mucho que en los fiempos que atravesamos Se
haya esparcido la serni'lla. del materialismo, bajo mil forms distintas, nunca ban faltado a la buena causa de la filosofia [en el mismo lenguaje se referfa Cousi*n a su doctrine] entuslastas defensores que a la luz de un sano crIterio P-I supiesen conservar en toda su pureza Jos verdaderos principios de ]a ctenda. La. lucha. es de todos los dias; mas por fortune el 6xito definitive no parece dudoso [es ]a misyna lucha de Luz, que Mes.
tre siligue desde otro bando: el opuestol La falsa despreocupad 0In halaga, es cierto, a no pocos con su altivo desenfado; pero siempre viene a contrarrestarla a1guna.
palabra. conseladora para Jos que no -pueden conformarse con ]a idea dc que en las maravillas del universe no ha presidio mAs ley que ]a del -acaso., ni ha habido mks origin fundamen6l cue el deI Dlios-Atomo,'o el del polvo infinfito.. Aim se habla, del espfriltu v se procure peneh-ar Jos swcretos de la. naturaleza, basta donde Io permit la linsuficiencia humana; no s6lo para satilsfacer ese anbelo que, misteriosamente escondl'do en ntiestre pecho, nos impede de confinuo a ]a investigation de toda causa, sino torque en la resoludo'n. de cada problema demos un paso mAs hacia, Aquel que debe ser el obj'eto primero de ]as humans aspiracionesP
Raz'*n tenia Engelss' cuando mostraba su repugnancia por el uso y abuso, en la fflosofia (como en la ciencia., an"adimos nosotros) del "estilo ameno"', a veces ampuloso, de feuerbach: con ello s6lo se logra, oscurecer los concepts y hacer mala Ifteratura. Tal es el caso de Mestre. Veamos otros pasajes en que se advierte el mismo defect: despues de mencionar elogio samente el 141bro de Janet Ef materiaUstno contempordneo en Atemania, en que examlina. el. sistema de Bu**chner (que Marti conocM) Mestre recoge de la siguiente manera la tesis de Janet p su obra sobre El Cerebro y el Pensainiento,

NI* el dogma de la existenclia del alma Io prepare en

30 MESTPE, J. M. El Cerebro y el Pensamiento. Revisia Crifiva de Oendas, Artes y Literatura (Habana) (11 (1): 34; febrero 1868.
ai w-a-ri rihi-na tmernairine rrx)rl Carlos Marx rvI Federico









desconfiado talante respe cto de ]as investigated ones experimentales sobre las condicilones Ela cursive es nues tra: advii&tase que no dice causes o reflejos] flisiollgicas del 'pensamiento, ni admit que la alusi6n a un ser metaftsico, distinct de los organos, merma c6mo no ha de merecerlo?] ser tachada como ant*c*cntff ica.
"El que s6lo cree en la material, dice, no debe atribuirse el monopollio de la verdad de la ciencia, desterrando a] pais de las quirneras al que cree en c I espirlitu. Se nos puede pedir que suspendamos nuestro juicio; mas tal suspension uo cle be ser una ve.ntaja para nadie., no pudiendo ser aprovechado tin armisticio para tomar poses *6n de un terreno disputado".
Con tan recornendables circunstancias, el libro de
Mr. Pablo Janet sobre "El Cerebro y el Pensamiento"
es, sin duda, muy digno de ser conocido y estudiado. 32

La'farnosa claridad francesa se echa de ver en lo transcript. to; sobre todo el reconocimiento de que existed una lucha lideo.
9 Is w 11
l6gica intense entre el materiammo y el espirlitualismo,' evidente en las Aftimas frames.

FI' nalmen to, usmido una terminolog ia n)* s metafi gica, dice Mestre:

Viniendo a encontrarse en el cerebro todas las acciones fisiol6gicas ynerviosas, en 61 se bace indispensable estudiar las influences que median entre lo ffsl*co y lo moral, Por ser, ademls, el Organo, proplio e inmediato del espinitu, y dorde verfficarse la un* O'n m*Sparece I To
w 3
teriosa de fas dos S'Llstanvas.

Es dc-cir, que el cerebro es el o rgano del espiritu, to que represents una tesis netamente espirltua Jista y metafisica, y admit dualisticamente dos sustaucias, el espfn*tu yla. material. No creemos necesarip linsistir, ya que result clara la position espirlitualista de Me stre, su alejamiento de Luz y su acercamiento a los Gonzalez del Valle, especlialmente a Manuel, y a la filosoffia official del coloniaje, Aplicando el famous esquema de Engels, podemos decir que para e'l Io priomario es el espiritu y lo secundario y derivado, ]a material.

MM-TRE J. M. Op. cif. (30). p. 35.









V

Mestre con-zo historiador de nuestra filosofia

La fama conventional. y burguesa que ha consagrado hasta ahora el discurso de Mestre De la Filosofta en La Habana,
0
leido en la lmnauguraci6n del curso acaderni'co de 1861 a 1862
4
en la Real y Literaria Universidad de La Habana, exige que se
0
anali'ce rigurosarnente en sus pri-ncipales aspectss.
Lo primer que saha a la vista es que Mestre no tiene ninguna concepci On rnetodol6gica. acerca tie la historwa del pensa14
miento filosdico, a pesar de los., grades niodelos que ya Europa le ofred'a. Pero lo mais grave es que pasa por alto las concepciones que sobre esta material habfa elaborado Jose" de la Luz, su maestro y paternal amigo.
Mestre present a las grandes figures del pensamiento cubano, partiendo naturalmente de una refutacift no muy endrgica, sin embargo, de la escola'stica, por su orden cronol6gico y sus reciprocal linfluencias, caracterizando los -;xspectos que le parecen rnAs importance desde su perspective. personal y silenclando y difuminando otros que no bubicran si'do grates a su auditorl"o de dignatarios colonials. Volveremos sobre esto.
De Jose" de la Luz tenfa Mestre dos texts rnuy avanzados para su ticmpo. El prlmero de ellos, durante ta ce"Iebre pole"rnl*ca filos6fica, aparec1*6 en el articulo de Luz fitulado "ObSerVaciones sobre el jui*cio de Vi"ctor Cousin acerca de Condillac, recii6n publicado en el No. 6 del tomo III de la Cartera Cubana"' e insert en el Diario de 14a Habana correspond*ente al seis de abri'l de 1840. Es un texto magnifico. Helo aqui 0Todav'a estA por liacerse la hi.vtorlia de la filosoffa,
con el criterion que demand el espiritu y conodmientos de la 6poca. En Francia esta tarea hubiera podildo desempeflarla justa y gloriosamente un Jorge Cuvier.
w IP IF
[Obs6rvese que C. era naturalista.) Viven y vivirati en mi memorial las lecciones, que en 1830 of de sus labl'os en el Colegio de Fran6a (Parfs) sobre ]a influencia de los escritos de Arist6teles sobre los progress de las denclas y, sefialadamente, en los de la h*storl*,a natural. El plan del curso aquel (y de los futures pues, era vastWmo: en rigor, la historian critical de la filosof'a) se extendia a dar cuenta de la I'nfluencia de toda la antigdedad de la edad media y del renadmiento sobre
a a q1 0 It w It w










muerte arrebat6 a este hombre superior en los priMeros pasos de 1a carrera. Asi acometena hoy la empress su digno rival y antagonist Jouff-roy- de Saint Hilaire.
lSiempre apelaremos a naturalists eruditos., y no a metaft'sicos tksustanciales [1a cursive es nuestrail para acorneter obras de semejante Calibre y alcance! Aqueflos, con la.erudicift fienen lo que 6stos pueden y 10' q ue no pueden tener, pues les falta lo, principal careciendo de los conodmientos del profound linvestligador
de la naturaleza
En 1847 Luz nos ofrece un aforismo mas precise para hacer la historic de la filosofia, en que acentua la individualidad:
Cuatro causes para explicar un. sistema filos6fico.
Primer: el siglo. Segunda: ]a nacl16n. Tercera. los an.
tecedentes individuates education"n. Cuarta: la indivi.
dualidad (la forma mental). Esta Wtima sucle prefer1rse. Si no Zcfto se explica el different sesgo de dos contempordneos: Plato"n, Aristotel.es -casi conteMpordneos-. Asi esta en la naturaleza del. hombre: -uno's poetics, otros mathematics; 6stos analiticos, aquellos
sintdticos..."'
Debe presumirse que Mestre conoda estos criterion de-Luz, pero lo indisputable es que le d*o especial importance, incluso para la claboracio'n de sus ideas propaas en filosoffa, que. no pasan de ser ideas ininaduras, incompletas y contradlictbriwas, a] espirita de la i6poca, at siglo, siguiendo en esto a Luz. Y' a otros, conio Bachiller, por ejemplo,:", pero desde su propia perepectiva epochal.
Ya Engels di'o, en frase edlebre, que la filosofia era una 6poca"expresada en el pensamiento, Punto de vista que tambldn Hegel habl"a sustentado. Pero la 6poca, desde nuestra perspec-, tiva, no es sencilla ni u'nitaria, sino mfiltiple, diverse y de com. bate de tendencies con'trapuestas, de modo que si, como Mestre, se,.quena tomarla ciorno pauta, habla forzosamente que eiegir entre varies doctrines en pugna, y no tomar la preferida y proclamarla epochal.

.34 LuzCABALLE-RO, JOS9 DE LA. Causes de un sistema filosffico, 25 de abril 1847. En su Selexci6n de texts de Josd de la Luz y Caballero. C6mp. Antonjo'Sfinchez de Bustamante y Montoro. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1981. p. 126.
85 BAcHILLER Y Monus. ANToxio. El Siglo XIX. El Faro Industrial.









Nos parece, pues, indispensable, aunque es una cita muy
-extens.ak ofreccr Ia caractert7ad6n, a nuestro juicio mas obje. IIva, de los caraucres de ka e"poca, que ofrece Br6hieeO d*'%Iidiendoha en dos mitad-es:

. CL. 1800 a 1850, un extraordinary f lorecimiento
de doctrines amplias y constructivas, que pretended reveler el secret de, la naturaleza y de la historic y hacer saber al hombre la ley de, su destino individual y social, las doctrines cat6licas que De Maistre y De Boiiald construven como r0accion contra el siglo xviu., la psicologia de Maline de Biran que terminal en punts de vista relicriosos, las grades nrietafislicas alemanas postkatitianas, las de Fichte, Schelling y Hegel, de las cuales el espiritualismo de Victor Cousin es una imitac On las doctrines socials de los Sansimonianos, de Comte y de Fourier qLLe fienen, todas, un caralavr de
nuncio prof e tico y de revelacift.
De 1850 a 1890 a proxi madam en Le, hay por el con.
traT*10, mia renovaci6n del espfritLl critics y de andhsis que se manifiesta por la reposicio"n en honor de Kant
]a filologia pura desplaza a ]a filosoffa
'do Copdfllac,
de la historic; la crffica sustituye a Ja metafisica; ]a fill-sica y la quimica desplazan a la flilosofla de la naturaleza; ]a political pr6ctica, eco-n6mica y social, sustituye al profetismo; es ]a 6poca de Renan y de Max M"fler, de Taine, cle Renouvier, de Cournot Y de ks neokantianos, del socialismo marxiista; y las doctrin-as favorites de ]a 6poca son el darwinismo y el evolucionismo de Spencer, wyo carActer mecanicista recuerda
el siglo xvin.

Es, pties, evidentc,,.que el siglo xix no fue una etapa hornoginea y si-Imple en la vida de la humanidad, sino que estuvo escindido en multiples y opuestas tendencies y corrientes, frente a las cuales babia que tomar posid 'n. Y Mestre la torna, a fivor de cierto espiritualismo.
Veamos como expose la filosofia en La Habana, desde Caballero hasta Luz. Comiienza,, naturalmente, con la refutacift 11 fwq
y rechaw de la escolAsuica y despues present Ja t I gura de

W ]WHIER, EXHLE. Histoire de la PhilosopliFe. Paris, 1932. t-, 2, n. 57-3-574,









Varela, a quien le hace j us ticia, no obstante las graves y sen., sibles bmisiones de su Pensarniento y las adulteraciones de otras que Mestre bien conocia, explicables por su poslici6n official como Profesor de una Uni'versidad colonial, como Io era la de La Habana a la sazo'n.. en que los Gonz6dez del Valle habfan tenido buen cuidado de desterrar las obras de Varela,
El acento se carga en el cartesianismo de Varela, que fue una de sus facets mas progresistas; pero Mestre olvida deliberadamente (su memorial. obedece a su voluntad y a sus intereses politicos) el pensamiento, libertario y americanista de Varela.
Tal es la valoracl6n negative que merece el discurso de Mestre De la Filosofia en La Habana. No creernos que ni Como historiador partial y conventional, politizado y comprometido por el coloniaje y los interests cre-ados- ni como pensador en Ciernes y dilettante al fin; mero expositor, como professor de doctflnas oficiales- conciliator de las posiciones de Luz y Del Valle, proyeetando sobre su quehacer filosofico la sombra de su ejecutoria pol + tica contrarrevoluel'onaria y anexionista pueda en modo alguno, incorporarse a la tradlicio"n filos6fica del proletariado revolucionario cubano. Por eso, rechazamos que 4 1 haya fijado ]a tradlicion cubana en Filosoffa" como dice VL fier". quien ignore la pol6mleca fflos6fica y sus objefivos y effects, la nefasta influence de los Del Valle, etc.


VI

Juicios sobre Mestre

Vitlier sefiala a1gunos as-pectos crfticos de la obra disperse ml
y constitulida por discursos y trabajos de poca extension y proffindidad, prodticto, muchos de ellos, de las mrcunstancias o de las occasions,, de actos oficiales.:
Es. -dice Vitier con gran precisi6n- el professor de
filosofia mfis, distinguido que media entre la muerte de.
Luz en 1862 y el principio de los curses libres de Varona en 1880. Adelantamos el aserto de que es una figure menor, pero con rasgos intellectuals mAs firms, claros y fims que los de los GonzAlez del Valle, con









quienes estuvo tan vinculado g
Deteng-imonos aq u". Su filosofia es fragmentarlia. y oblige. damente incomplete, en el sent'do de que no escribio' ninguna obra de conjunto, y de sus curses no se puede opinar fundadamente, dado el caricter official que tenia la ensefianza en aquellos tempos en que, como decifamos, hasta. los texts teman que ser aprobadas por la superi"ondad colonial o metropolitana. Hay en 6 vaeflaciones en su discurso acerca de la filosofia en La Habana, una. actitud concifiadora entre las poSiciones antagonicas irreconcifflables de Luz y de los GonzAlez
del Valle, en que debe haber lintervenlido la amistad por estos filtimos, a posar de que Vider estima que no se dejaba Ilevar por el affect en material de valoraciones.
Recudrdese lo que intent hacer a ese respect con ambas posiciones; afirmar que de sus dispanidades surgieron doctrinas provechosas -.

...ved c6mo de esas disensiones y controversies no tardaron en surgir las mAs excelentes doctnnas con general aprovechamiento. COW& regard que lo proporcionan las mismas exageraciones del sensualismo y del espiritualismo? No ha prestado cada cdal importantes servicios a la causa de la. ciencia en el punto de vista absolute o exclusive que le es concerniente? Hasta. el eclecticism de Cousin, no obstante su absolute carenmade base y de sustancia, nos ha sido convenient C'n
derto concept [que no di
Toido esto nos recuerda las frames tajantes de, Marx sobre la diplomacia filos'fica. (y a Mestre Ie toc6 en suerte ser diplomklico) pero, sobre todo, lo que escribio Luz sobre la filosofia profesoral en la "Pol6mlica Fllos6fica en el DiarlO de La Habana, el scis de abril de 1840:
Mi Ankno ha. sido U"nicamente abrir los ojos a la
juventud de nuestro suelo para que distinga entre fil.5sofos y ffl6sofos; no vaya a creer -como se le quiere hacer tragar- que los catedrAtIcos que en tempo son, porque describe libros y ma-'s fibrous, sean los,.,verdaderos; sucesores y se fallen en. el. mismo predicament & los Arist6teles, Cartesios, Leibnitzes y Kants; genes
como dstas no nacen ni todos los silos
AQ YIf'$. 411




I




Result, interested el J*ui*ci*o- de Varona, pronunciado en la Sociedad Antropol6gica (por cuya dlisciphna habia mostrado Mestfe grain 'ihter6s'en us filtimos afios), un eloglid -p6stumo, la noche del 29 de junio de 1886, en el cual evita, defiber tdamente o no, entrar en el pensamiento filos6fico de Mestre. Va rona se hin-ita a elogiar justamente su cientifidsmo y sulabor divulgador-a en ]a Universidad del pensamiento luctsta, presu. miblemente en lo que tenfa de menos conflictive con las autor idades espafiolas.

V11
Bibliografia active y pasiva.,Notas

La biNiograffa filoso"fica acti'va de Mestre es escasa:
Algo sobre educacio' n. El Faro Indus-trial (Habana) 21 octubre
1850:2
Apertura del curso de Psicologia en ]a Real UnjAwslidad vor el
Dr. actual catedratico de dicha signature. Rev-,sta
de La Habana I (Habana) t. 50473-74; 1856.
El cerebro y el pensamiento. Revista Critica de Ciencias, Artes
y Literalura, (Habana) 10).-34-48; febrero 1868.
Consideraciones sobre el placer y el dolor. Revista de La Habana (Habana) 4:51-53, 74-76, 89-91, 113-116; 1855.
De la Fitosoffa en La Habana. Discurso por d. Josd Manuel
Mestre [ .. I Seguido de una carta inddita del pbro. d. F61lix Varela, y un arti"culo del Dr. d. Jos6 Z. GonzaIez del Valle.
Habana, Impr.- La Antilla, 1962.
Lefdo el 22 de septiembre de 1861.
Del egoismo. Revista de la 17abana (Habana): 125-127, 141-143,
165-167o 189-192,207-209; septlembre 15 1853-marzo lo. 1854.
A la cabeza del titulo: Filosofia.
Discurso Iefdo y sostenido por su autor en el primer ejerCicio de los exigidos para. optar al grado de doctor en Filosofia en ]a Universidad de La Habatia. .
Disertaci6n lefda. y sostenida en el ejercicio p6blico para el
grado de Ldo. en Flilosoff"a, por D. Jose" Manuel Mestre.
Flores del Siglo (Habana) 2a. serie. 1:89-100, 105-121; 1852. El del Dr. D. JaseZacartas Gonzdle.z del Valle. Habana, La
Antilla, 1862.
Leido el 21 de diciembre de 1861 en la Universidad de La








La bibliograffa pasiva de Mestre es tan escasa. como convenclonal, apologe"tica y tendenciosa, hasta el punto de que todavia en 1965, a] prologar la edition que de sus Obras dio a la fuz la 1)niversidad de L-a Habana, se escribi*6:

Esta ntieva obra del Dr. Jose" Manluel Mcstrc viene
a amphar y a robustecer el puente establecido entre el.
sigio xix y ej moniento presented; es decir, entre la tradicion cultural cubana y el esfuerzo d e nuestros escritores y artists en la construction de una culture que respond tanto a nuestra formact16n hist6rica como a ]a
realidad revoluctionaria que esta" viviendo Cuba.
Nosotros estamos totalTnerite en desacuerdo con. esta valoA
racion positive de, Mestre, y en las pa inas que antecedent creemos haber dernostrado por que" pensamos asi. Hemos seleccionado las siguientes obras:
RoDRf(;UEZ, Josift iGmAc-to. Vida del Doefor Doti Jose Manuel
Mestre. La Habana, 1909.
Esta es la U'n*ca biografia complete, en forma de libro, de Mestre, pero a pesar del conocinaiento personal entre el autor y su bliografiado y la rica, documentation que contiene, asi como el "Estudio preliminary" de Enrique Pinheyro, es apologkica, aunque veraz, y omisa en el aspect politico, a pesar de que lo presented como anexionista desde siempre y antimar terialista, espirituallista y antlisocialista, como bernos visto, y que Rodriguez compartia.
PIREPA LLERA, Huxiwm. Panorama de la filosoffa cubana.
Washington, D. C., 1960. Paginas de interest, 75 y 76.

Estudio Preliminar; acerca del discurso de Mestre De
la Filosoffa en La Habana. La Habana, Ministerio de Educacion, Editonal Lex, 1952. p. 7-20.
Puede juzgarse de la perspective de Pinhera, no s6lo por su cotiocida posicift antimarxista y contrarrevolucionaria, s*no torque present a Mestre como habiendo pestoo la. fortuqa que babfa logrado acumular en el desempendo, de su. profesift de abopdo al servicilo de ]a causa de la independence. de Cuba. Expuso tambiin su vida. en favor de esta I"dea", etc., Io que es totalmente falso, como hemos visto.
R
Otras ohras generals sobre la histonia de nuestras letras continentn ocasionales referencias a Mestre, como las de Max HenrIquez Urefia, (La HabanaA 1967) y de Raimundo Lazo








(La Habana, 1967). Monogratia: el discurso le'do por E. San. tovenia en la session solemn de la Academia de la Historia. el 10 de abril de 1929. Sin embargo, el U'nico trabajo sobre Mestre blien enfocado, rn"sta, que estudia su personallidad, su vida y sus ideas, es Ja conference magniffica que ofrec1*6 en La Habana, en 1937, Carlos Rafael Rodriguez, con el tftulo Josd Manuel Mestre: La Filosofia en La Habana, publicado en la memorable serie de Cuadernos de Historia Habanera que dingi6 Emillio, Roig de Leuchsenriffig.
En cuanto a la conduct political de Mestre, puede consul. tarse con fruto a Ramiro Guerra, en su Historia de la. Guerra de los Diez Anos (La Habana, 1972), asi", como su classic Manual de historic de Cuba, en las pAginas que citarnos eu las notas; .0 w
y Para la valoraci6n historic v clasista, hist6n*co-materiafista de la conduct de Mestre durante Ja Guerra de los Diez Ahos, ]a Historic de Cuba redactada por la Direcc*6n Politica de las FAR.

















Her&r. nuestro maestro y ejemplo


FRIEDIULDF, KRAVSE


Traducci6n .- Lourdes Guti&rcz

Jegor- voti Sievers como seguidor de las ideas de Herder en la segunda. mitad del sigiv XIX*

Jegor von Sievers sc dio a concern como poeta, histuriador literarlo y agncultor. Naci6 el 1./13. de noviembre de 1823, siendo el mAs pequefio de diiez her-manos, en la finca Heimtal, en la Livonia que entonces pertenecia a Rusia (actualmente Eimtali, en la RSS de Estonia). Su actividad tiene actualmente Una valoraci6n poslitiva en la URSS.'
El padre, el prefecto Peter Reinhold von Sicvers (muerto en 1835), era un agnicultor hAb*I y de buena formed 'n. Introdujo en su quinta me'todos moderns de cultivo pero, ante todo, fue uno de los primers en denuncilar la servidumbre dc los campesinos y las relaclones services en aquel flempo, fundando con medics propios una de las primers escuelas comunales pam la educaci6n de los campesinos 14bres.' Jegor von Sievers


Srevus, J. v. Humanidad y Nact'analidad- Un escrito secular livonio
las ideas de Herder y la proteccift del derecho constitutional Ilmnio, edicl6n 1869, p4g. 65,
I Carts del director de la biblioteca. estatal de la RSS de Leton'a A Deglava el 221.1972 a F. Krause.
2 KiEwmxy, G.. Jegor von Sieveiw, mucy-to el 12 de abril de 1879. DiScur-So ante su f6retro en el Aula del Polit6enleo de Riga en 18 de
a A --- A .0 -* ^#*Y% ? A









estudid Ciencias Naturales y Economia Estatal en los a"O's 1843 hasta 1846 en la UniversIdad de Dorpat (Tartu) y publico" en ese tempo su primer poesia. De 1846 hasta, 1850 se ocup6 de la quinta paternal, ""hizo bot;Anica, studio" en el microscoplo y con el escalpelo, y como naturallsta, reunion colecciones de todo tipo", dice de 61 su bi6grafo:', Al mismo fiempo, cultivaba sus grades interests literarl'os. Se esforzo como bistoriador Ifterarlio y pubhO en 1849 un studio sobre el significativo poeta vern4culo democraffico-plebeyo de Livonlia, Jakob Michael Reinhold Lenz (1769-1792), de la 6poca del Sturm-und-Drang, cwyas obras lo absorbieron basta. el fin de su vida.1 S4
De 1850 hasta .1853 levers estuvo en el extranjero torque, como dijo -su amigo y bi6grafo Alexander Biichholz, maestro en 'Riga, "estaba insatisfecbo con ]as relacilones estrechas y bosti1cs en su patria"', donde a6n reinaban la servidumbre y el analfabctismo, Primeramente viajo" a Berfiln, para consular al muy estimado por 61, Alejandro de Humboldt (1769-1859) antes dc su planificado viaje a Arnerica. America Central atrala a Sievers muy especialmente a causa de su singular fauna -y flora. Humboldt le refirio a Slevers una. exposition complete del pal's y de la gente, donde, Segun CI propio inforine de Sievers, le mostro" desde Berbn el camino: "Todo Io que el caritcter local del mtmdo arneficano dc los tro'opicos acusa de poetico, tiene para 61 su propio encanto bajo la impresi6n indeleble que produce la naturaleza ponderosa y hbre"". Dotado con cartas de recomendaci6n de Alejandro de Humboldt, Sievers viajo a Incylaterra, Madeira, Las Antillas Menores, Puerto Rico y Jamaica; desde al.11"Ilego a Honduras y paso a Guatema. la, donde llevo ]a vida de un granjero, Aqul' realize numerosas cxpeaiciones, colecciono, observe, trabajo y, sobre todof tuvo Ojos y corazon para la naturaleza y los hombres". En una de esas expediciones, surrio un naufragio y per&6 una gran parte de su valiosa coleccio"n de historl'a natural." Sin embargo, in


3 lbidcy-m p. 7.
4 Sirvwts, J. v. Jakob Michael Reinhol Lenz. Cuatro contribucioiies a su biografta y [a histotia, de la literature de su fiempo. Riga 1879.
6 A. Buci4nmz, Sievers, Jegor von. En: Bibliografla General Alemana. t. 34, Lcip. 1892. p6g. 436.
C' SIEVERS, I V. Palmas y abedules. Poesias, Uilpzig, 1852, Pr6logo.,
7 KIFSERITZVy, G. Op. cit. p6g. 9.
A qurnim-no Ir .r In A.-j 1" IQKI









fatigablemente continue sus "COlecciones y obscrvaciones". Tan s6lo cuando contrajo la fiebre amarilla, se vio obligado a abandonar Ame'rica y regresar a Europa.
T 0
Sievers se letuvo aun otro medio aho en inglaterra, Francia, B61gica, pero, estuvo mds fiempo en Alcmania. En Berlin trabo' conocimiento con numerosos circulos lltcran *os y compartio ideas con AICIandro de Humboldt, Karl August Varnhagen von Ense (1785-1858) y Bettina von Arnim (1785-1859).
Dedid a Alcjandro de Humboldt, bajo ]a iin )rcsien de sus experiencias en el tr6pico, el volume dc. pocs)-as Palmas V Abedule?, que eiicabez6 con el enthusiast pocm.a, "A Alejandro de Humboldt". Sobre Varnhagen von Ense, &I cual recib16 gran impression personal durante su estancia cii Berlin, e scrib*6 lo sigu'liente: "De las personalidades exquisitas con Jas cuales entre' en relacift direct y duradera, Varnhagcn von Ense sera' por siempre la mcis querida c 4nolvidable. Su comprension y tacto en ]a conversation son Nen conocidos.""'

Del encuentro, de Sievers con Bettin.-i von Arnim en Berlin. su bi6grafo informal, que la poetisa encontro extra-no "que de la Am&ica, el Pais de la Lib, ,rlafl par excellence, regresara a la servile e insipid Sievers dcbi 6 responderle q ue
"'la'alabada libertad anwricara" era soLimente una "mezcla de 'libertades" donde cada cual trataba dc coaccionar ]a libertad del vecino, pere que la lucha intelecti-wil en Europa, era un objefivo, y no una palabra vada".11. La union con los circulos literarios progrcsistas en Berlin tuvo importance, para Sievers en los ahos sigulientes:
En 1853 regrets' a Livonia. Se incorpuro nuevainente a ]a agriculture, permancciendo siempre fie] a sus inclina.ciones 11L terarias. Despue's que hubo publicado numc-rosa.c contribuciones en disfintos periodicos sobre el ambito americano, resumJ6 en 1861 sus limpresioDes de viaj e e 1 6 nvestigaciones, y complete" dos fibrous: Cuba, la perla de las Antillas 12 y Por Madeira y tas

SiEms, I v. Palmas... 2da. cd. 1853. Edita tambi'n Humboldt y la fuente educational alemana en Livonia. Discurso en el aniversario de Humboldt el 2/14 sept. 1869 eii WoIrnar, Livonia, Uip. 1969. 1-0 SiEvns, T. v. Los poeivs ateinanes rn Rusk. Studios sohre to historic de la literature, ed. 1855.
SiEvEgs,, 1. v. Cuba.









Antittas h"ia Amdica Central.u.

Los anos 50 y 60 fueron 11"teraniamente los mas fectindos.
It'T *
Junto a numerosas contributions firicas, novelfsticas y cientifficas en las revistas y pexi6dlicos alemanes de Riga, San Pe*pZjg14'
tersburgo, Berlin y Lei p blic6 en 1855 el titulo Los poetas alemanes en Rusia, una colecei6n de poesfas con indicaciones biogrAficas e hiistorlicas de mas de 100 poets alemanes en las provincial b0ticas rusas"'; en 1858 vio la luz el Manual Literario del aleman en RusW", y en 1863 la filtima colecci6n de sus poe-sias bajo el titulo de Poesia de ambos mundos. "

En 1861 aconteci6 en Rusia la. aboliciOn de la servidumbre. El gobierno zanista se vio obligado, a adapter su onientacli6n polftlica a las nuevas relaciones capitalists, es decar, adecuarse a ]as necesidades de las fuerzas capitalista-burguesas en ascenso., para realizer otras transfonnadones que correspond dieran, por lo menos hasta derto punto, con ]as diistintas y consecuentes reforms burguesas.

Como es natural, el humanist. Sievers apoyo las reforms. Igual que su padre, habla. intentado como agnicultor establecer no solamente la canalizacii6n y la desecaciW8 y ante todo mostr6 gran interest en el progress de las conditions de vida. de los campesinos. De esta forma, pubhiO en 1860 sus Materiales para el conocimiento de la servidumbre, en Livonia o los braceros en Heimtal, Holstfershof, Rappin, Wolmarshof, Planhof, Raudenhof"','111 y los defendi6 en 1862 en su escrito La division de la propiedad campesina del suelo. Una palabra para medi13 Sobre Madeira y las Antillas hacia ta. Amdrica Central, Uipmg,
1961.
14 Contribuciones para. una mowgrafia del escritor bdItico Jegor' von Sievers. Edic. E. Sp hr, Unigsberg 1933.. p. IX.
16 SIEVERS,, J. v. Los poets atemanes...
10 Manual literario del atemdu en Rusia, Riga 1838.
'17 Poesta. de ambos mundos. Leipzig, 1863.
1-8 KtEsEnTZKY,, G. Op. cit. p. 13. Despu6s Sievers trabaj6 intensamente, sobre todo, en el cultivo del tabaco.
19 SIEVMIS, J. v. Materials para el conocimiento de la servidumbre en Livonia o los braceros en Heimtat, Holstfershof, Rappzn, Wotmarshop, Planhof y Raudenhof supplemento de Informes de la Sociedad libre









tar 20 abogando., en intends de los *omaleros, Por ]a derogaci de la partici6n muy pequefia de terrenos estabi'lecida por la ley rural, asi como, Por el cultivo de nuevas parcels.

Por aquel tienipo, determlinados cfrculos de pe iodistas rusos hicieron questionable y atacaron en la prensa los privilegios especiales de los habitantes de las provinclas rusas del Bdltico: Livonia y Estonia. Sievers adopt una poslicli'n en6rgicn en el escrito publicado an6nimamente Que importance 'tiene la Constituclo"n actital de Livonia para ta nobleza y qud importancia tiene la nobleza para la constituci6n achral? Por un dipufado de la Cdmara.21 en donde no solamente siibraya la ley existence y su importance para cada livonio shio, simult6neamente evidencia. sus obligaciones. Su Llamado a la opinion pilblica europea cowra. los peri6dicos rusos. Characteristic de la rusificacidn moscovila y petersburguesa en las provincias del BdItico, en ocasi6n del mismo incident, tuvo que ser pub1ocado an6nimo en Alemania.22

En 1864, Siev ers propuso en la Ca"mara de la nobleza livonia former una comisi6n para la reivindicaci& de la Comitifuci6n rural livonia y present en 1866 y 1869 los manuscripts de dos trabajos sobre cam.blios en la Constittici6n En 1870, sobre ]a base de investigaciones documentaries, public ano.11imamento en Berlin su escrito La 7usticia viva de Livonia...'14

En 1873, Jegor von Sievers fue nombrado professor de Agricultura en el Politecnico bfiltico de Riga y se establc66 allf. En su discurso de Regada en septiembre de 1873, %Que $ignifica" la Agriculture para el Estado y la sociedad burgueses? express claramente sus demanclas por una agriculture modern bajo las relaciones capitalists de producci6n, ya que 13 economila es cada vez mfis "dificil y comple'a desde el comienzo de la

20 SIEVERS, J. v. La partici6n de /a propledad rural. Una palabra para meditar, Riga, 1865.
21 Riga, 1864 (Cuestiones vitals de Livonia) 22 Llamado a la opinion p4blica curopea... por un alemdn que como fivonio de iiac-limiento es un s6bdito del Estado ruso, Leipzig, 1865. P. VIII (publicado 1867 en franc s). 23 Smms, 1. v. Sobre la rev1*Si6n de ta consfituci6ti Livonia. Dos trabajos manuscriltos para la 4Cfimara, 1869 y 1866. Rign., 1869. 24 La justicifa viva de ffi-,onia. Segfin nuevos documejitos Aims por SSW% 4 0,7A









cuncurrencia campesino acausa de la fiberacio'n del trabajo
1121
y el nivel de la poblarion Por su iniciativa, realize, en 1875, una reorgainzaci6n de ]a catedra agricola en el politknico, donde Sievers se habl"a hecho muy estimado por sus esfuerzos con vistas al increments de Jos studios agricolas en el. Biltico.

Sievers murio' en Riga en 1879.26 Dej 0-1 tras de s' la colecci6n de su Lenziana.. que s6lo se pudo publicar _despu6s de su rnijerte. 27

lo largo de su vida, Jegor von Sievers se ocup6 de. la figure y las ideas de Johann Gottfried von Ml.rder. Lo Ilamaba, "el. maestro de nuestra juventud, el. predicador y f ilosofb de nuestro ge"nero human, el conductor de nuestra formaci6n huma0 P29
na '. En 1855, en su colecclo'n Poetas alemanes en Rzisia, ma n*fiesta nostalgia por el bri'llante perl'odo de Herder"'. Aqui ,61 recuerda ]a actividad de Herder de 1764 a 1769 como profesor y predlcador en Riga'; ,rnenciona, sus escritos Sobrc la nueva literature alemana y los Bosques critics que Hartknoch habfa publicado en Riga en 1766-67 6 1769, y se senate Pspecial.mente orgulloso de que Herder hubiera edlitado en Hartknoch de Riga su "obra. mAs famous": ideas sobre la filosoffit de la historla de la Itumanidad (1784-1791)81). En la "i.ntroducci6n. historic" para su coleccion Poetas aleman.es en Rusia, -resuena claramente la I"dea de Herder de u-na amistad desionteresada de los pueblos, contra el oscurantismo racial y el despotlsmo national, de una "allianza de todas las naciones Cultas"31, evideinte- cuando Sievers explica:

La sangye.'ajena que separa ]as naclones de la s naCiones, es mews transcendental que la" 'diferencia'en grado de editcacion, pues los pueblos con cl mismo nivcI cultural ilenen hite'reses analogo! que s6lo'pueden desviarse a causa de la desconfianza, los pueblos coii


26 Riga 1874.
Pdg*na 14.27. Buci-n-10Lz A* Op. ch. p. 436-438; G. KiPSFRITZKY,,* Op. Cit.
28 LENz, 1. A R. Reducci6n drauidticaj, ed. por K. 'Neinhold, Fr"k. hirt/Mein 1884. Poems, ed. K. Weinhold 1891.
29 SIEVERSJ. v. Humanidad y Nacionalidad... p. VIII.
Los, Poetas alemanes_ P. LXXVIII.
MI nA









el mi'mo nivel de culture se herinanan de mantra naLa interpreta.616n profundanicitte. humana de Herder de quc el genero human es s"lo Uno sobre la Tierra", que constiltuye "lamisma especie3 1 y que no hay "ninguna estirpe e1egfida, nin Jn- pueblo escogido en el Mundo"',14, condujo a su ene'rgica protest cortra la es'davitud de los negros- el 6olonlialismo y la servidumbre15. El effect que hizo 6sta idea en Jegor von Sieversf se manifiesta en un escrito, en la actualidad casi injustamente olvidado: Cuba, la perla de las Antillas."

Con autoiidad flama a su exposlici6n, sobre Cuba "el primer
;a7
escrito alemAn sobt-e el pais y el pueblo de Cuba

POCO tien-ipo allt ,,s d-..-- la abolici6n de ]a servidumbre en la Rusia arista, (A)ll la descripci'n de la esclavitud en Cuba, q P
Sievers se pronLindo' cori emotion po' ]a fiberacoon de los esclavos y de los cauipcsinos siervos tanto allal como acA. Recald -P
ca el que este fibro se ha plante-ido como tarea otro objefivo ..capital que la simple descripelon del reino animal"", y resume prolijamente en su pr6logo, tal como sigue, el proposition ver. .dadero y human de su informaci -00 11: "Si viene al caso que una de mis palabras haga comprensible el verdadero bienestar del pueblo, se cumple el objetivo ma's belto de .6ste libro".3" Sievers expose en sus observations sobre Cuba, una dedicatoria en espafiol pano ]a Sociedad Patrfotica de AmiLyos -del Pafs, en la cual 61 ve una institud6n fttl*l para fomenter la educaci6n





32 HmER, J. G. Carlas sobre ef progress de la hutnanidad, BerlinWeimar 1971, tomo 2, p. 286.
33 SuvERs. J. v. Los poelas alenzanes... p. LXXV111.
34 HMwER, J. G. Ideas sobre filosofia de la historra de la humanidad. Berlin-Weimar, 1965, tomo I,. p. 248. HEMER, 1. G. Carts sob re el p rogreso. t 21 p. 26 1.
86 Ibidem. t. 1, P, 70-74; t. 2, p. 234, 258, 261.
87 SiEvERs, Cuba.. .
39 PAgina IV (escrito de Humboldt Ensayo politico de to isla de Cgiba editado en franc s, 1826).
*4 t"'. U # _1 1 Aa.4.11 ^ *









popularO. En cada capitulo del escrito, ataca a la esclavitud; y en dos capitulos especiales trata, este tema bajo, los tftulose "El esclavismo en Cuba y la conscupicencia norteamericana"
"Agricultura, dinero, trabajo, esclavitud".

Se podrian citar aqui muchos pasajes en donde desenmascara a los esclavistas en Cube' y donde protest contra el cruel traffic de esclavos desde Africa -ciertamente prohibido en el tempo de su viaje, pero, que todavila se reallizaba-All. Pertenec&, especialmente, al tema del comerclio esclavo, su descrip. cl6n, pidstica sobre la exhibici6n de los negros indefensos puesd
tos en venta, "que como por arte de magia, nos traslada a un mercado europeo de ganado"4;1. A" hoy suenan con mucha actualidad las descriptions de Sievers sobre la mendra de la "Doctrina, Monroe Amen"cana Ox" y sobre la discriminaci6n radial contra negros y genes de color en Norteam6rica, a pesar de que en 1834, Ios negros de New York habian obten'do su libertad"'.. +1 En muchos lugares, Sievers establece la compare, a. Is
c *6n con las relaciones capitalists de Europa. AM, describe:

En Europa, que se escuda en el tesoro de la culture,
hay situaciones que se aproximan mucho a ]a esclavitud de los negros [ ... I al proletario de este lado del o.dano le va den veces peor que al negro esclavo de Cuba [ 4 - I No es ext rafio que caiga en una situaci6n tal, que solamente se le pueda aplicar el denomination.
de esclavoll".

Sievers habla de Ia maldici6n de la esclavitud y la serVIL dumbre" y demand para ambas la "libertad del trabajo" y la aplicacift del derecho a la educac*6n 4T Desarrolla un pro40 Ibide"t p. IV.
41 Jbidem. p. 27-30.
43 Ibid. p. 95,102-104, fig. 198.
48 Ibid. p. 82-86, 139-147.
44 Ibid. p. 167* -40 Ibid. p. 178.
-4,0 Ibid. p. 169-170.
W& a A Am




I





g-ram..a.. cornpleto para "poner en libertad al negro cubano", don. de demand ante todo su libertad pt-Tsonal, su derecho a ocupar una fanega de flerra asi como la obligatoriedad escolar para sus h1joO8. Sievers recue-rda ]a gran rebellion de los negros de Hain" a finales del siglo xviii y apda al sentido comu"n de los duefios de plantaciom "OjalA no olviden los duenOos de ]as plantaciones cuan profunda es su culpa contra los negros, que los proplietarios y duen-os de esclavos no produ7can una slituacio"n, de 1a cual puedan Jamentarse""O EM los $1 sefi-alamientos" de su informed sobre Cuba, Sievers exteriorize posiciones a-ftn mAs intensas de stis "Ideas political progresista,;.

Como en todos sus escritos, en su descripei6n de Cuba hace conyparaciones con su patria. la Rusia arista. Asi lo'dice tamOw
bien en ]a dedicatoria espanola a la Sociedad Patri&lica de Amigos del Pals:

El fibro no Jes descubrira' ningfin objefivo nuevo,
acaso el punto de vista de un hombre del Norte de Eurqpa difiera en muchos punts de los vuestros. Mis palabras de censure y de alabanza se basan en la coniparad6n de experiences que he realizado en los passes
4e ambos hemisferios".

Y etas observations political establecidas en Amdrica. y Rusia ]as resume en un Ilamado a] Estado ruso, pocos afts antes de )a abolicift de Ja servidumbre. Escribl*&
El tabaco, el azdcar, la eselavitud y las apetencias
norteamericanas de conquista han sido temas de conversacion continuos en el comerdo, ep ]a socliedad, en la vida interior y exterior del Estado asf como en el transit, de nuestro continent; la libertad o dependeneta de las capas trabajadoras del pueblo, los medics, el camino Y la dimension actual de ]a abolic16n de la esW. IF
clavitud constitute hoy una de las cuesdones vitiates de los mayors Estados. desarrollados o de ri'queza fu.tura de Europa se pueden bacer leyes y disponerlas, hay que fow-entar la traduccion y la educaci6n.
Ahora, cuando con bastante fuerza se senate oir la ver4s Ibid. p. 237-239.
41) Ibid. P. 244-246P









dad [...] ahora nos aproximamos a una soluci6n de ]a cuesti6n.61

Sievers se sintio siempre cmdadano del Estado ruso ante el cual mantuvo una. actitud patriotic honesta.,12 La situacift de ]a poblac*6n alemana de Kurlandia, Livonia y Estonia dentro del imperio ruso fue tema en muchos de sus escritos. Fifel al ideario de Herder, manifestaba consecuentemente su MiterPretacift acerca de que: "La tarea del alema-n no es la de imponer una culture forainea en naclones extranjeras, sino fomentar la fuerza saludable existente en el pueblo para su propio desarrollo"53.

Debido a que despu6s dc la abolici6n de la servidumbre eii ]a Rusia arista, Sievers defendi'6 con la palabra y por escrilto las "Ideas de reform para Livonia --con slu defense de loq privilegios, en su tempo vdlidos, para 1as provincial bAlticas rusas- entr6 en conflict con la censure arista, identifica'ndose completamente con la. figure y las ideas de su gran compatriota Johan Gottfried von Herder. Motivado por la erecci6n de un monument a Herder en Riga, con motive del 1200 anL versario de su natalicio, el 25 de agosto de 1864, Sievers pm para su coleccii6n documental Herder en Rigga. 4 Sin embargo, Sievers fue mds a116 de reunir en una coleccl6n los documents poco conocidos o indditos sobre la estancia de Herder en la egi baltica y sus recuerdos de esa. dpoca. Era de la. opinOn de que los servicios de aquel gran humanist, entre otros, en torno a la escuela livonie", "'no debian ser desconocidos para ing6n patriots "511 Ante todo, Sievers express en este escrito sobre Herder: "En relaci6n con Herder y con nosotros mismos, hay que decir una palabra clara y conciliadora-.sobre los concepts Humanidad y Nacionalidad, slempre opuestos al os61 Ibid. P. V.
4:2 Ibid. p. M
52 sruwts, J. v. Humanidad y nac. ionalidad -p. X I 54 Los Poetas alematies, p. LXXV111. 55 Smvm, J. v. Herder ept Riga, Riga, 1868.
rrg HERDm J. G. Ide4l de tina escuela. 1769. En: 1. V. SIL'6TRS. Herder









curantismo"11". Estas ideas, meditadas oniginalinente como jintroducci6n a su coleccift documental, cayeron baj*o ]a censure zansta. Sievers las limprim!6 en una octavilla polffica y se edi taron en Berlin bajo el tftulo Humanidad Nacionalidad. Un articuto secular fivonffo sobre las ideas de Herder y sobre fa
0
ProteccOn del derecho consfituctonal livonivl '% con 10 Cual qMere significar el carActer politico de actualidaid y poldmico del documents. El propolsito de Sievers es tratar ]as ideass humanists representadas por Herder" en sus reladones con el estado, provincial de Livonia, su justiclia consfitucional y la cuesti6n de las nacionalidades Pon Contempla. su demand especial como buen patriots, no en el sentido de segregar los pueblos de las provincias rusas del BAltico -como se pretend a veces en la actualidad-, sino realizer una concfliac*6n, de Jos pueblos atendliendo a los interests verdaderos del impeno ruso. El mejor me"todo para hacer eficaz este objetivo., i;l lo indica como: "las nacionalidades. unidas y armoniosarnente concilladas con el principio de Humanidad Nr una formacl6n humana universal, cuyo representative mAs vigoroso fue Herder too A pesar de ]a abolici6n de la servidurnbre en Ruslia, 110
-hubo libertad durante largo fiempo. Sievers dice:

Aunque sean saltadas diez veces ]as cadenzas de. la
servi*dumbre en Rusia, no hi naddo tc>davia la fibertad de pensamiento, de creencia, de conocimiento. iLa. Wda en el Imperio esti asentada sobre pies de ardillat -C6mo se puede pensar en la libertad con fa cabeza y con
cl coraz6n?"'L
S 40
levers estfi profundamente convencido que- "la. torment de primavera que ha soplado sobre la 11anura internal de Rusia, no nos reintegrarit al invierno, antes bien, conducirA a los eslavos orientals a la formaci6n de Europa"Id.




Pigina IV.
.58 Ibid.
99 SIEVEn, J. v. Hunzani&d y nacionalidad..
Ibid. p. V111.
91 Ibid.




I





En este imperio -unliversal, hay que tener en cuenta la diferenciacion de los pueblos que viven en Rusia, sus costum.bres, sus tra diciones' j udid ales, sus idliomas y sus creiencias, ya que C 4 n u se puede conservar y prosperar, en vida c. om un con pen samientos impucstos, con una justiclia, impuesta, con un idionia impuesto". S*ievers caracterizA a Herder corno "nuestrowacs. tro y ejemplo"'" y celebra en CI a] gran conciliator de la, Hu.
an*dad, corno el "orde-nador, el regulator entre las nacione y las religiones""104; bonra en el a] profeta que vio formarse la
4.
base &I principio de la "Tederadon de los pu-.,blos "11". Completamente, en el sentido de, Herder, Steven's interpret qtie

k 4 'Lel Objetivo de la Humanidad es Ja concurrenclia de pueblos con iguales derechosj, la dlligencia incansable, la, education del espiritu, el increments de la. urban*dad, pues el Estado ha slido credo para el hombrC, y
,no el hombre Para el Estado.""
Suena con, una 6poca, en la cual
... alemanes y.rusos se sientan como m-iembros de una misma familiar y se extiendan fraternalmente la mano, con anudar una uni On indissoluble de amor mutuo, reconocimiento y respect, y olv*dar las querellas en las
qiie- lucharon sus padres durante e*pocas obsouras'".

Este future de ammonia entre los Pueblos, tan ansliado por el bonoretble patriots legor von Sievers, no hubo de hacerse realidad acudiendo solamente a la. formadon humanist, s*ioj, como consecuencla de las relaciones clasistas cambiantes. y sobre la, base de las ideas universales warxista-leninistas. Sievers realize" la gran tarea -con-tpletamente en el espl"ritu de Herder- de propagar apaslionadamente el respect hacla otros pueblos, de contrlibuir en lo fundamental de su conocimiento,




Ibid. p. X111.
IN&
Ibid. P. 65, Ibid. P. 15.
OT Ibid. P. 65.









a intentar idealmcnte el edificio del pensamliento herdiano de "la alianza de todas las naciones cultas"Ilo que el Socialism ha comenzado a realizer,





































HERDER, J. G. Carts sobre el progreso... p. 286.














Lti con-f iguracion del esixicio
colonial en Cuba



(Estudio del sistema urban en los siglos XVII y xVf TT)

CARMEN GAVIRA

Despoblamiento y ganaderia

Agotado el ciclo del oro, desaparecida la poblacl16n indigent y muy mermado el apogee agrfcola a causa de la limitaci6n del comercio, ]a ganader"'a se transform en la pnncipal activldad de ]a isla que en 1559 se hallaba en un estado de depresi'16n econ6mlica y de empobrecimiento muy grande. Sus tres mercados possible eran las colon'as espanolas del Nuevo Mundo, Espafia, y las naciones industrials y commercials de Europa.
Este filtirno mercado le estaba cerrado legalmente, el
de Espafia era reduclido y lejano y en las demAs colo.
nias, las pocas cosas que Cuba pr6ducia, no tenfan sa..
lida. El trAfico, con Sevilla se efectuaba, a causa del
sistema de flotas, de mantra intermitentel.
Este fue el motive fundamental de que La Habana comenzam a adquirir una prilmacfa absolute sobre el resto de ]as cludadest
La ganaderfa, tal y como, se desarrollaba en Cuba, requeria muy escasa mano de obra y muy disperse. El comercio de

2, Guam Umcmz. RA.mm. Manual de hOtoria de Cuba desde sit descubrimiento hasta 1868 [La Habana] Editorial de Ciencias Sociales 11971) p.- 94 (Centenario)








.p
cue'ros, constitute para la isla, seg4n P. Chaunu, su segundo gran civo econ6mico posterior al oro. El auge de la ganaderfa es explicado precisamente por el process de despoblaci6n,

Las posibilidades de una economic del cuero, stain
estrechamente unidas a las superficies disponibles. Es pues normal que desde este punto de vista, Cuba sobre.
pase a Santo Domingo E. -I si el azf1car depended del hombre, cl cuero depended esencialmente de la tierra,
soporte del ganado.2
Asi, la importance adquilrida por los cueros cubanos y su gran cantlidad, son un buen lindlicador de su. falta de poblacift,, Hay que tener en cuenta que el ganado no se criaba, y que la labor ganadera en los hatos y corrales se limitaba a apoderarse del ganado, cimarro"n, que era previamente marcado con el hierro del latifundista.

Para todo ello, se requeria muy escasa niano de obra ya qlue ]a carne no se utiflizaba, dej*andola en el campo despuds de quit, arle el cuero al animal. A partir de 1560 y hasta finales del siglo es el perfodo de auge de este comerclio de cueros, finica industrial. possible en una isia despoblada.
La agriculture, limitada, al consume intern de la. Iisla, agrupaba pequenas poblaciones a1rededor de los n4cleos urbanos, y solamente el comerclo y el trAfico que rodeaban la Ilegada de las flotas al puerto de La Habana, generaban otro tipo de actividades capaces, de atraer a una poblac16n stable.
La mitad de los 10.000 habitantes atribuidos a la
isla hadia 1600, vivian en la I-Tabana y su. hinterland. Bayamo y Santiago agrupaban entre las dos, cerca de 1.500 hablitantes; Sancti Spiritus y Puorto Principe, menos de 8W; en cuanto a Trinwad Remedios y Baracoa, su poblaci6n, no pasaba de unas decenas de habitantes. En los mosques y las sabanas se desplazaban quizAs unas 3.000 personal, disperses en los 107.000 kil6metros cuadrados de la gran isla!
Por su parte, Ramiro Guerra, aunque da un doble de poCHAuxu, HuGuETTe r:,-r PiERRF. Seville et 1"Atlantique (1504-1650). Paris, S.E.U.P.E.N., 1956. t. 8, p. 361.
WRIEZ DE LA RTvA, JvAN. Peuplemerite et cycles dcono i es a Cuba M51MR121. Chhierv dev Ameriati-es Latines (Paris) (8),-.12: 1973.









blacio" n para ht isla, coincide en la ditribuci" n de la misma. y sus causes.
El primer Gobernador del perfodo (siglo xvii), Gaspar Ruiz de Pereda, que tom6 possession de su cargo el 16 de Junio de 1608, inforina al Rey, que Cuba contaba con unos veinte mil habitantes, entre blanco, indios, negros y mestizos, la mitad de los cuales residian en La Habana y en las hadendas inmedlatas a lacludad. En diversas parties del extenso territorio del Consejo rnunicipal habanero, empezaban a levantarse groups de cabanas, asliento de futures po'blaciones, especialmente, en Bahia Honda, Mariel, Matanzas y Batabano: Bahia 00
Honda, con un lugar de observaclon en la loma llamada de "La Vigia", era un lugar avanzado hacia el Oeste, desde el cual se avisaba a La Habana la aproxiimacl6n de las flotas o de los corsarios enemigos, apart de ser Bahia Honda, como Mariel, un centre de contraband, mAs frecuentado este filtimo, en raz6n de su mAs corta distancia a La Habana. Matanzas era otro, embareadero de contraband listas, pero ademas, en la espacliosa bahia matancera tenlan su fondeadero los barcos que comunicaban la capital con las haciendas y las explotaciones de madera de la zona. Bataban6 era, a la vez, el centre de los contrabandos de La Habana por el Sur, y el de las communications de la capital con Trinidad, Sancti SpIrItUSP Bayamo y Santiago de Cuba. En los casos urgentes las autorlidades de La Habana despachaban avisos desde Bataban.6 a Campeche, Honduras, Santo Domingo y lugares de tierra firme..
En la milad oriental de Cuba, San Juan de los Remedios, Sancti Spiritus, Puerto Principe y Baracoa eran aldeas casi miserable. Santiago de Cuba, que despuds de guarnicionada por Men6ndez, de Avile's habia comenzado a disfrutar de mejores garantias de seguridad, contaba con unos mil veci*nos muchos de ellos residents en las haciendas cercanas y en las minas de cobre. En la zona del extenso municipal santiaguero existing tamblidn a1gunos poblados indios. Bayamo, en la dflatada y fdrul. cuenca del rio Cauto, segura de su posicift interior y con salida al mar por el rio, era la, segunda poblacibn de la isla, tanto por el n4mero de sus vecinos como por su riqueza pecuaria y su comercio de resesf
wr tfAtx AR orm t ra .









bando. Trinidad ocupaba el mercer pesto entre las poblaciones cubanas; aventajaba a Santiago pot el becho de hallarse en poslici& Intermedia, entre los dos extremos de la costa meridional, y torque aunque la prox*midad a la costa la exponfa a mAs frecuentes ataques que a Sancti Spintus, le proporcionaba, en cambio, mayors ventajas para el comercio con todos los establecimien tos del Caribe y para el trif lco ilkito. El Valle en que se hallaba situada era ademis, de extreme ferti4
lidad. I

Esto coincide con la teorla de J. Le Riverend, ya que se 'Tt el, es alrededor de 1570 cuando se Ilega a la "'saturaci6n"' de la sierra U'*t*l para repartir en ]a region habanera, 4nico terrl*tor*o ocupado intertiormente por complete (1a sabana de costa a costa). Pocos afios despu6s, hacia 1600, tampoco quedarA espaclo costero para distribuir a lo largo de la costa cubana, y en la segunda mitad de este mismo si o se Puede hablar ya de una ocupacion total del territorto de la isla, con la excepci6n de las zonas montafiosas de Oriente.
El movimiento de colordmeMn hacia el interior, que no finalizara hasta mediados del siglo xix, obedece segdn el mi*smo autor, tanto a la saturaci6n -del terreno costero, como a la inictativa del gobierno, que teme las agrupaciones de vecinos cerca de las costas, ya.que favorecen el contraband, con extranjeros.
El process Oosterior a esta primer ocupaci6n -del territorio, sem su reestructuraci6n, que comenzarA por la rupture. de la Im It
estructum agrarian consomada en los dos primers silos de colonizaci6n. Asf, en la segunda mitad del sig'lo mr, el tabaco y la can-a de azdcar, a pesar de ser cultivos, radicalmente difereil"Ites,5 serln los, primers elements de d*soluc*6n del latifundio ganadero que le obligarin a subdividirse.

Un territorio indefetiso y aislado
En 1607, el Consejo de Indtas, pensando fundamentalmente en la lucha contra el contraband en Cuba, dividi6 la 'Isla en dos. gobiemos, asentando uno en cada extreme* del territorio,

4 GUERRA SANcmz, R. Op. cit. p. 101-10i
5 Oiauz FFRmANDEz,, FERNANDQ Contrapunteo cubano d4 tabaco y A









y fijAndolos sf)bre los xiac 6 ores puertos: Santiago de Cuba y La Habana. Para J. Le Riverend "la disposicii6n de 1607, se limitaba a consagrar ]a existence de una sola provincial en Cuba, con dos o-obernadores, designados por el Rey, pero en re. laci'n de subordinacl6n entre si OJJ4* El gobernador capitAn general asentado on La Habana, tenfa poder judicial y military cobre el vobiarno de Sant*
=2r iago de Cuba.
Lo ambiguo de esta primer divis*6n del pais, queda de relieve si tenemos en cuenta que en ningun momenta fue flijada la linea divisoria entre los dos gobliernos. E-1 goblierno de La Habana, en la parte occidental. de la isla, coincidia. con la ."provincla lindigena", extendi"ndose hasta el Cabo do-..,San Antonio,
Por otra parte, reforzando esta ambiguiledad de Jimites, ]as villas centrals de Trinidad, Sancti' 'Spfritus y El Cayo (o Remed ibs) cont i hu a ron su et as -dn icamen te a sW j us tici as municipales hasta que en 1621 pasaron a defender del gobierno de La Habana.

1)W1*Si&i de Cuba en Dos Gobiernas (1607)7
1.
La institucionalizadon de los nilcleos de poblaci6ri no tendrA lugar hasta la Wftima d6cada del siglo xvii. No se puede analizar ning'n process de este siglo en Cuba sin tener en
4
cuenta la action de los bucaneros, filibusterous, pirates y. con.0 N
trabandistas, que condicionaron todo su desarrollo economy Ico y demograffico. Franceses, britAnicos y holandeses, se alternan en los ataques a los puertos o en el apresamiento de los pleones de la flota. Asi, desde 1538 enque el puerto de LaRabana es atacado por los pirates franceses, hasta 1697 en que se firmo" la Paz de Rvswick, la isla vivia continuamente bajo el asedio implacable de la amenaza corsaria. En 1628, la escuadra holandesa de Plet Hein, fletada por la Compan"halde ]as Indias Occidentales, apresa los galcones de la escuadra espafiola at inando del almirante Benavides, antes de que pudiera. buscar protecci6n en el puerto de La Habana ni en el de Matanzas.

Is Le RivEREND, JULio. La Habaim (biograffa de una provincial La Habana, Impr. El Siglo XX, 1960. p. 216. T, [Primera deflimilad6n administrative de la 'Isla] Fundaciones urbmas de ios silos XVI-XIX. En: ComiT9 EsTATAL DF- RsTADfsTicAs. Atlas demogrdfico de Cuba (La Habana] Instituto Cubano de Geodesia y Cartografla, 1979.








%-. 0
De un s6lo golpe, la "'Compan-lita de, las Indias Occ*den
tales Pt se resarci6 de los gastos de cuatro anos de Iucha, gratifico' ampliament-e a sus marines y pago" a los accionl"stas un dividend de un cincuenta por ciento.".

El period mas grave fud seguramente entre 1660_ y. 1688 en el que tuvo lugar la toma y saqueo de Santiago de Cuba (1662), Sancti Spiritus (1665) y Puerto Principe (1666) ... Entre franceses e ingleses, se calcula que saquearon m6s de cuatrocientas hadendas cubanas solamente en los an'os 1665 y 1666. Se constant fAcilmente que los, corsarlos ingleses toman auge despues del fracas de la Escuadra Invencible y, los bolandeses, a partir de 1620.

De todas forms, el problema no se sitfia en terminos demasiado unilaterales, ya que, eii 1743, Espaniwa tom6 a Inglaterra 262 barcos, perdiendo 146. En 1744, las cifras totals eran de 786 barcos, con un valor de 2.751.000 liffiras tomados por Espafia, frente a 844 y
2.500.000 perdidos contra Inglaterra.9

1 10
Para engender la importance que adquirio el contraband en el nuevo continent, hay que partir del anAlilsis del propio sistema rnercantil. Desde el moment en que la base del rnercantilismo estaba en la acumulacio"n de metals preciosos, por un pals determlinado, las fron eras y aduanas, su dehmitaci& y vigilancia, adqui f an una importance clave. Pero, al mismo fiempo, y corno ocurrio de forma espectitcular en Espaha, )a propia acumulacion proaujo un alza de precious y de salaries desproporctonada"; de tal forma, q4e cualquler mercanda resultaba m4s bharata produch-la en otro palis, con lo que las importaciones de products manufacturados, por Espan-a, fue en escala creciente. Si a esto afiadimos el monopolio del puerto de Sevilla para el cornercio con el Nuevo Mundo y lo, que esto representaba en entorpecimiento, y escasez de comerclio con las nuevas colon'as, cuyos products estaban ademas cargados de tributes y dinmos, la soluci 0' n mAs l6g-ica por parte de los habiGt,,FRRA SANcj-iEz. R. Op. cit. V. 107.
FULLAONDO.. JuAN DANIEL. Introduccidn al urbanism colmiial hispanoamericano, Madrid, Alfaguara, 1973. p. 40.
I'D Sobre este terna es fundamental el trab.ajo del historiador Pierre War. CrectMI*ewo y desarrollo.









tastes -de Ja5 -colonias, fue tratar de conseguir por sli mi-smos los products que necesitaban de forma rnds. ra pida y ma" s bharata, a ]a vez que, al pagar ellos tambien con products del pals, eliminaban de un golpe, los dimmos sobre la pi-oduccio"n quc Espan-a les lmponfall. Cuba fue el centre clave del contrabando, paral"so de contrabandists, debido a sus conditions geogritfilcas. Puertos coino el de Manzanillo o Baracoa, compeian a veces en trafic'o con. La Habana. El conti-abando,
-tes contratanSie"do beneficioso para. las dos paj.
tes', tolerado, o no por Jos Oficiales Reales, se hizo tanto mas incitante cuanto ma-'s se reducia ]a expediclon de ]as flota-S insuficlientes para surfer tie articulos de pri mera neces'dad a Jos esp-afloles esparcidos por el Confinente y en ]as islas. Ellos, Jos colons, eran, pues', JOS que alentaban y sostenian esc comerdo, facilitando el access a los navies, proporcionaindoles puertos y pflotaje, encargaindose de hacer los alijos, y despistando a los guarda-costas, Ilegando el caso de fires a los atcances. Balo la direcc16n de mereaderes o especuladoYes de las Indias, aprendlicron los extranjeros a conducir .Jos g6neros en gyrandes navl'os armados, que anclaban en cualquier puerto seguro, pero no poblado, y desde 61 expedian el cargo y recibian la equivalencia. en lanchas, sin escAndalo o sin que se djeran por enterados
las autoridade .12
La complicidad de estos "Itimos, era claral, ilincluso como demuestra Garcia del Pinojua, Jos proplios obispos se veian rnezclados en el contraband. Por otra parte, al ser los "cueros" la unidad de cambio mas usual para este tipo de comercio, y dado el auge.de la ganaderfa en Cuba durante todo este siglo, la facilidad de la traiisacci6n aumentaba.
En su. DescripcOn de la isla de Cuba, Nicolas Joseph de, Rivera, dedica un cap-itulo a la. &scr*pci46n del contraband

CoLoauro DE Hismu EcoN6micA D, EsPANRA 10., RARCEWNA, 1972.
-Agrkultura commercial colonial y crecirnienta econdmica en la Espaila
.omeempordnea. Barcelona, Editorial Ariel [1974]
12 FERN414DEZ DURO, CEsARm. La armada espaflola de.5de la uni4ii de los Reyes de Castilla y de Arag6n. Madrid, Est. Tip. Sucesores de Rhyadeneira, 1902'' GARcfA DEL Pimo, C&ia El obispo Cabezas, Silvestre de Balboa y los contrabandists de Manzanilla. Revista de ta Biblioteca, Nacional
T~A AAf')I* 12-C.4- 101C









COMO una activioaa normal de la isla, y da cuanta detallada de su desarrollo, lugares mAs frecuentados y tipo, de mercandas que se intercambian."El fin deeste comercio considerable irr ientras ellos den
con los extranieros, parece emediable, mi sus effects a precio's muy bajos, respect a los que van dc Cddiiz. . .11 14
MAs alislada, que nunca, carente de mercados externos, Cuba realiz.a un lento desarrollo econ6mico con las nacientes industrias de tabaco, az4car, ganaderia y madras preciosas durante la segunda mitad del s*glo xvij.
El Plano inierpretativo de la bahia de La Habana, que en ]a p. 71 se muestra, fue copiado en 1660 por Crist(5bal de Uxelo, segiln el original de "Carga Patache".1r,

La primer chided de la Isla: La Habana
Para Irene A. Wright" son estos continuos ataques pirates,
Habana (1538, 1550, 1552, especialmente en el puerto de La 1555 .. .) y, sobre todo, la toma de la ciudad por Drake en 1586, los que originaron quc el Gobierno espaftol, considerate desnues de 50 afios este puerto como punto neunilgico de su comercio con el Nuevo Mundo. Asi, la ciudad se transform en un enclave military y politico estmOgico, y, mientrasel resto de las islas espafiolas se hunden tras el repliegue del limperlio "Cuba es salvada por La Habana de corner su misma suertet afirma, P_ Chaunu.
Durante el largo perlodo que corre de 1600 a 1780
la 6udad de La Habana que surgi6 como "Ilave deI Nuevo Mundo" viene a ser la gran puerta. de Cuba. Se transforma radicalmente: de plaza fuerte se cambia en u'rbe





RIBERA,,. NicoLAs JOSEPH DE. Descripci6n de la ista de Cuba; con algimas considerations sobre su poblacWn y comerclo. La Habana, Insfituto Cubano del Libro, Editorial de Ciencias Sociales, 1973. P. 112. IS Plano interpretation de la bahia de La Habana en 1660. Copiade por Crist6bal Uxelo -segAn el original de "Carga-Patache". 14 WwmT, fkr Nt A. The early history of Cuba, 1492-1586, written from
sources, by 1. A, Wright. New York, Thi Macmillan company,












qU
,'%A











II









caa



IL


I 4E~toeI







Ih~m1 V










j '46









commercial e Industrial- de escala y trAnsito deviene solar de arraigo y tradicl16n; del grupo de casas y bohlos en tofno a la Plaza de Armas, nacen mansions y palacios que se alinean en las numerosas calls y no caben dentro de ]a Habana Vieja de hoy [ ... ] La Habana, adquiere la categoria de acontecimliento fundamental dentro de la historic de la region: va a dominar en todo 'ji I-T
el territorl"O Como duenla y senora.
Entre 1580 y 1630, La Habana absorbed el 33,7% de los vednos de la Audiencia de Santo Domingo y pasa de un 700. lugar
d.
en la escala poblacional hiispanoamericana a un 90 lugar con el
a
ffidice ma's alto de crecimiento, siete veces superior al resto del continent. De inos en 1553, aleanza 800 en 1590 y
1200 en 1630. En 1660 ya posee una poblacio'n stable de 8.000 a 10.000 habitantes. La primitive. villa recipe el tiftulo de ciudad en 1592 por Real Cedula, y ]a justa denominacift de "Llave del Nuevo Mundo y Antemural de *las Indias Occildentales" .":'
El slistema de flotas, mediate el cual Espana conserve el monopolio con el nuevo continent, Ile,,ta a su apogee a comienzos del sliglo xvii y termlinari a finales del siglo xviii. Durante este largo period la bahia de La Habana guarecia, aprovlsi'[0naba y mantenia durante tres o seis meses, entre seis y nueve mil hombres, a la vez que protegia todos los tesoros transportados por ellos rumbo a Espan"a.
La toma de La Habana en 1762 por los ingleses, tras diez meses de sitio, constituira un hecho transcendental para. la Ciudad. que se considerable hasta entonces como 'inexpugnableN simbolizando el poder de Espafia en, el Atlintico, y un duro golpe moral para la metro polii. En ese afio se calculaban en 30.000 los habitantes de la Ciudad, superando a Nueva York, Fifladelfla o Boston.
Durante los meses de ocupaci6n de la ciudad por los ingleses., fueron numerosos los mercaderes q ue traficaban con las Indias Occidentales Inglesas y los que Ilegaron a La Habana 4(,t atraldos por el deseo Ide obtener provecho de una plaza que

17 LE RivrSREM. JuLTo. La Habana (biografla de una provincial La Habana, Impr. El Siglo XX, 1960.
1:8 ARRATE, JOSP. MARTfN R..Tx m. Idave del Nuevo Mundo antemural de las Indias Occidentales. La Habana descri ta: noticias de su fusidar ci6n. tp I
., aunienzos y estados. (Halbana, Impr, de las Was. de Arazoza y Soler, 1830) p. 134-135,









slemp.-rie1, les habla estado vedada" bancos-, agents comerciales, troops, mercandas antes nunca vistas se reunfan en la bahia.
El comercio de esclavos, particularmente, tomo" gran
increments. Se calcula que en los diez meses de ocupacio'*n bri'lainica, fueron m4s, de 10.000 los africanos introducidos en La Habana. La exportado"n de effects de la agriculture de la 'Isla tom6 un vuelo directamente proportional a la importaci6n, con mejores precious, gracias a la libre competenclia entre compradores. La jurisdliccii6n de La Habana, encontr6 en este activo comercio de import aclon-export aci6n, amplias compensaClones a los dafios recibidos.111
Esta experliencia del libre comercio sera" dificilmente olvidada por los habaneros.
Una vez restitui'da la c*udad a la Corona espahola., las ventajas continuaron ya que, como hemos visto, y coincidiendo con la teoria de Irene A. Wright, Espana centre a partir de entonces en Cuba, y especialmente en "su puerto"' de La Habana, toda su atenci on americana. La reconstruction y fortificaci6n de la ciudad, supuso la puesta en cirrulacl6n de grades cantidades de dinero, asi como la necesidad de romper "excepcionalmente"' el monopolio e limportar directamente, tanto de Amdrica del Norte como de Inglaterra, materials y mano de obra, de todo lo cual, La Habana fue la primer beneficiada, aumentando su trdfico externo y su comerdo con el interior.
Embio el, Rey refuerzos de tropa a sus presidios
-cuenta N. J. de Ribera- ernpezo la Ysla a abundar en dinero, por que entraba. mucho y para el sustento de las troops y Armadas Nabal y para la construccl6n de varies fortificaciones que se empezaron luego a ha.
cer [. . ] y fue la guerra la. Epoca i-neas feliz de aquella
Ysla, pues nunca se habfa visto tan rica ni Poblade'
Pocos aftos despues., en 1764, el monopollio de Cddiz y Sevilla se romped a favor de otros se's puertos espafioles (Gij6n, Santander, la Coruila, Barcelona, Alicante y Cartagena).
Este mismo afto, tundra" lugar la adscri*pci6n a la Caplitania General de Cuba la do Luisiana, cedida por Francia a Espanila.

10 GuEm SANCHEZ, R. Op, cit. p. 174.
20 RteERA, N. J. E)E. Op. cit. p, 114-115.









tl impulse de la industna azucarera y la facilidad de comerelo, hideron aumentar de forma considerable el nfxmero de esclavos negros en la isla. El tr6fieo &I puerto de La Habana IIeg6 a ser el m4s. important de todo el continent alrededor de 1775.
Mos mas tarde, la guerra contra Inglaterra (1779) volverA a ser favorable a la lisla, como ya hemos iristo.

Calailase que en La Habana se gastiron duranteel
curso de la guerra, cerca. de 35 millions de pesos en el Pago de atenciones. militaries. El puerto se abr16 fibremente a los buques norteameri"canos, tanto de guerra como merchants. El comerclio de viveres con los milsmos fue autorizado, creando otra nueva y abundance fuente
de-ganacias.21
Despu6s, el fin de la guerra, la retirada de las troops y el clerre del comercio, con el extranjero, Ilevaron al pals a una fuerte depression, y la ciudad ma's afectada fue evidentem-ente ]a capital, con su puerto paralizado, y su. cornercio en ruina.
Todo el desarrollo urban de la ciudad, se cifte hasta females del siglo xvin al perfmetro del recinto amurallado, sede de la burguesia. Al borde de las murallas se crean los barrios de extramuros: Jesu's del Monte, Jesls Maria y Guadalupe, o se asientan los barracones de esclavos,

Descrt"'pcidn del partido
La historic deniognifica y urbana de Cuba, flene una clara div*sI*6n en dos e'pocas cuya frontera se puede sitar en la Guerra de los Djez Afios (1868-1878), pesto que es en estos afios donde aparece la frontera entre la ganaderia extensive y el poblamiento blanco disperse (que hasta ahora hemos ido viendo) y el auge definlitlivo de la economic azuearera, la Importaci6n masiva de mano de obra esclava y el poblamiento concentrado.
En la primer 6poca. (penodo anterior a la Guerra de los Diez Aflos) hay que recurrii-r, Para el studio demogr-Afico, a los relates de los, conquistadores, a los informed de los capitanes generals, a las descriptions de los, viajeros o- a los registers parroquiales.

21 GUMPA 1.91mrm-F7. R On. cit. n. 193.









En turopa Occidental, los historiadores dem 0-1grafos,
se Ponen de. acuerdo, con ciertas reserves, evidenternente, para hablar de espacio "cerrado" a parar de fines de la Edad Media. Las cor-nunictades -pueblerinas vivian, en territorjos de,11mlitados por una tradic116n secular; la mo.vilidad geografica era sumamente d6bil; ]a poblacion crecia, decrecia, modificaba su comportamiento demo"fico dentro de un marcorelativamente immutable.
Suede Lodu lo contrano en Cuba, donde la historic de la poblaci6n es la history P a de un poblami-ento de fronteras m6viles, en Ila que los l'mites administrafivos de las ciudadesl de las regions, de las provincial, permanecen muy indei-tos hasta fines del siglo x-ix. Otros problemas, otros me"todos son necesarios. El studio de la poblacio'n require las posibilidades de todas las fuentes disponibles e impose mezclar estrechamente la demograffa, ]a historic ccon6mica y la. geografia hist6rica.22
Hasta aqui, y para el an -a' lisis de los silos xv, xvi y xvii hemos utilizado fuentes muy diversas, relates,, descriptions, etc... anal izart.%mos ahora la provincial de La Habana a trav6s de la v*sita eu-.,aristica realizada en 1752 por el Obispo de San10
tiago Don Pedro Agustin Morell de Santa Cruz. (Recordemos, que en la primer cilvisli6n de la isla. en 1607, Ma provincia", o"el partido" de La Habana, correspondia, a la mqtad de )a *s1a.) Existent para esta misma 6poca. otras descripciones como la de NicolAs Joseph do Ribera en 1850.23 pero, no alcanzan la calidad de dsta, que podria compararse m1s, bien a la description de Humboldt en 1820 a Ia que luego nos ref-ei-Ireunos mAs detafTadamenw".
Recordemos los asentamientos de la poblacl*6n que habian 'do apareclendo en la provincial desde 1511 hasta 1600 y de 1600 hasta 1700 y afiadimosles todos los surgidos entre 1700 y 1800 y comprenderemos fAcilmente clmo la region era en el s1glo xix la mas uniform y densamente poblada de la isla.


= BounE, Guy. Fuent* y m6todos de )a historic demogrAfica en Cuba. (Sliglos XV111 y XIX.) Revi'sta de la Biblioteca Nacional Jose Marti (Habana) 65(l): 21-68; enero-abril 1974.
.0 RmmAj N J tx- Op. Cit. p. I I
24 HumwLDT, ALLEJANDRO D&Ensayo politico sobre let isla de Ctiba, por el bar6n A. de Humboldt... Obra tr. al castellano por D. J. B. de V u U Pnric T Rownnmiartl. IA27-









Teniendo en cuenta que la provincia de La Habana, en la parte central que constitute la actual provincial, es la zona de mayor proximidad entre las dos costas, y ]a gran facilidad de paso, en todo su intenor, no es de extran"ar su rd ido y temprano poblamiento. Asentada ya definitivame'nte La Habana en la babl"a de Cirdenas.
La ciudad se expanded a trav6s de las rivers de La
Chorrera o Almendares. No solo este rfo la sirvi6 de
itivo asiento sino que despu6s le proportion' agua
Potable, e insensiblemente todo el desarrollo consis.W en buscar aqudlla corriente y en remontarla, primer
0
las estancias, y las huertas se dirigieron hada 61, a continuaci6n los. campos de tabaco, mAs tarde lo's trapiches
de azdcar.-"
Es aquf-donde se Ilegarci ya en 1570 a la saturaci6n de la tierra Ail., y es aQui tambi4n, en la zona de Almendares, donde aparecer-A la pnmera zona azucarera de la isla. Por lo tanto, serd aquf el punto de arranque de la disoluci6n del latlifundio ganadero credo en el Sliglo xvi. "La vega de tabaco y el cafiaveral 't y, poster iormente, los potreros, fueron los principles
901120
elements de disoluci6n del antiguo latifundi ya que esta structural agrarian heredada del pasado, constitufa una rdmora.
En effect, los viejos hatos y corrales de Occidente
segulan considerados como tales mientras no se declarase por el cablildo que habian dejado de ser tal hato, o tal corral. S-i no se " Asi, el nuevo sliglo requerirA nuevas forms de apropiaci6n, del suelo, que veremos. desarrollarse a lo largo de todo el siglo xvin como el caso de la composlicii6n, 28 o nuevas figures jurl21' Lu RrVZREND, J. Op. cit. p. 52.
20 LE. Rnum-mi, J. Hi$toria econ,6mim de Cuba. Barcelona, Eds. Ariel [1972] (Ariel quincenal, 69).
27 Ibidem..
219 LE REVEREND, J. Op Cit. (6)










dicas como el "juez de tierjras '. La lucha por la tierra, protagonizada. p"or vegueros y awcarergs.. durarfa hasta el imevo siglo.
El autoir de la vista, Don Pedro Agustin Morell de Santa Cruz, obispo de la Iglesla Catedral de la ciudad de Santiago de Cuba, representaba una de las maxims autoridades de la isla en aquella e"poca. Creemos, adem-is, que personalmente desemenH6 un important papel politico, debido a su prestigious y cuafidades, segu'n se desprende de diversos datos que sobre e"I hemos encontrado.
En 1731, cuando los cobreros cercanos a la cludad de Santiago se sublevaron ante las medidas tomadas por el nuevo gobernador, el. colonel Pedro Ignacio Jimenez,, y visto el fracas de los planes militares contra las guerrillas negras,

.Auc convocado como mediator Don Pedro Agustin Morell, cano"nigo, de la Catedral, para que, proviso de amplias facultades, se trasladara al lugar de los hechos y conviniera con los cobreros una amilgable solud6n que fuera acceptable para todos.29

Los pormenores de esta. mediation son relatados por el proplo Pedro Agustin Morell. en un informed. dirigido al Rey de Espana, en el cual muestra la claridad con que 61 veia la sl*tuaci6n general de ]a isla.
Aflos mAs tarde, ya como obispo, residiendo en La Habana y durante la torna, de la. ciudad por los ingleses vemos que, la. imica media de severidad dietada por las autoridades britdmcas eii la ciudad, fue la deportacio"n a la Florida del irascible obispo Morell de Santa Cruz O a causa de la. resistencia del prelado a entregar una relaci6n de los bienes eclesidsticos, y a ceder un temple para los ofacios rell'gioso-s dc los brit6mcos. A su regreso del destierro, introduce con gran 6xiito cl cultivo de miel de abeias en laisla, cuya tecnica descubrio en ]a Florida. A partir de entonces su prestligio politico no cesard de aumentar.
El viaje que ahora analizaremos, fue realizado en 1753 habiendo sido nombrado obispo de Santiago de Cuba. Pero, antes de comenzar su studio, tengamos en cuenta, que en esa 6poca, como advierte J. Le Riverend,

00 FPANco, Jost LUCIANo. Las minas de Santiago del Prado y la rebeWn de los robreros, 1530-1800. La 14abana [Instituto Cubano del Librol Rnvinle q- 1975. n. 42.









9
existent grades distancias entre los punts de ,0 Irw
concentraci6n democratica, 0 10 que es 10 mismo, entre las grades haciendas E . I por lo que os necesario distinguir nitlidamente entre el moment de la apanici6n de un nilcleo y el de su institucionalizacil6n, f. -I el temple sigue a la. poblaci6n, sea esta concentrada o dlispersa en torno a un centre, idnico cercano (batey, hacienda o ingenio) o entre various casenos?"
Serl'a err6neo afinnar que las iglesias o curators contribuyeran a agrupar la poblad6n, aunque pueden haber servldo para fomenter derto, espiritu de convivencia, de relation o de coun'dad' en las localidades-, por el contrario, son muchos los casos de traslados de igleslias a lugares mAs cercanos al nukleo de poblacio'n.
Entre 9, y 10 de la noche del Dia'7 de Enero de
1754 arribd a la. Habana a pesar de lo win10
competente d,,,x la ora concurrieron todos a recivirme con demostraciones sensible de veneraci6n y'regoclijo.
[Sus primers impressions son de asombro ante la gran ciudad] que con el tempo a adquirido entre todos el de..recho, yncostestavle de provinda. No es m1i ani.
mo incluir en esta generalidad la regla. que ]a Ciudad de Saritlago disfruta en lo Eucarisfico por razon de la Cathedra Episcopal, que en ella. se erigM, pues afin la. de la Habana, sin Embargo de Emblidiarla, sipem pre se ha reconoddo y venerado. (Queda claro aqui el papel pnoritario adquinido ya definitlivamente por La Habana, y siempre reconociendo su situad6n geogrAfica. como causa principal "'Se ha hecho pues un paso vecino, un lugar de concurrencias,, y una garganta por donde los c.*,Mero.5 tesorosi, cosas esquisitas y chucherias
w It I
apreciavies que este Nuevo Mundo produce, han de transitar al antiguo', esta primada en tam anho e importancia de la ciudad se traduce tambidn en el Govierno, ya que "No costa qual haya slido, nii por que flempo el Governador de esta ciudad. Solo savemos que los primeros Ministros supenores que suces b vamente mindaron en la YsIa tuvieron. su residenda. en la ciudad de Santiago, por ser la mAs populous, y en las demas villas nombraban un Theniente. Parece sm embargo qi* esto durarfa. hasta el, an"o 1538. Fundome en que. esta fue el mismo en que Hernando de Soto, Governador de la









1* 7
x sla, y adelantado de la Florida, des pues de haber arrivado, y mantenliendose algunos dfas en, la. ciudad. de Santiago, paso a esta, y por su ausencia dexo en ella con el Comando General de la misma Ysla. 4 Dfia Ysabel Bobadilla su Esposa; Sea lo que fuere; Jo derto es que el governor Universal de ]a Ysla se traslado insensfblemente de la Ciudad de Santiago A 6s-ta de la Habana;
que desde e'ntonces; se poma. e!h aquella, un Thenienteque lo era general de los. lugares de la Tierra adentro [ . ] Esto dur6 hasta el aho 1607. En que la YsIa se
dividio en dos Governanclias.

Pero, seguramente, y juzgando, por los t6m-iinos. de la desP
cripci6n, fue la vida de la ciudad Io que mas asombro caus6 al Obispo

El nfmero de este vecindario Segan el Padron Ecle.
slastico que se hizo el Ano pasado se reduce a 60 89b famifias., y' ]as Personas "a' 220 828 de Comunion 'a' que agregadas las de Confesiion, Parvulos, como tambien los, Sacerdotes, con sus families, Refigi0sas. Monxas, Militaries, y forecasters, Puede hacerse compute prudencial pasaran de 500 -que equIbalen a 100- families.
No admire tanto '41 n unero crecido de vecindarlo, quanto el ornate costoso de los traces. Los novles, Y"
Empleados se distinguen en el Fausto mas b*llante.
Los Pleveyos sin reservade color, nii conclic116n procure ran imitarles. Las Mugeres sin embargo que deviant ser las mas picadas de este desorden, se continent dentro de los term*os de una moderada decenclia. Lo que 6s comun A ambos sexos 6s, el uso de las calesas,, y Como ay a1gunas expuestas al Puvhco para el alquiler, en paR
gandolo hasta los, Negros, y Negras se listen de. la authoridad de pasear 6n ellas. Pretendese que excederan de 1.0 las que ruedan por ]as calls: lo que no admit duda 6s, que el. extreplto que causan 6s tan rulidoso, que ninguno Io Mta, dunque este recogido en su casa. A estos gastos se an-aden las Provisiones de voca que son caras: los alquileres de ]as casas excMidos, y los vestuanos costosos. tantos renglones pues, produced una suma quantiosa, insoportable A los caudales, y Povreia bastante. Esta en fin se A aumentado con la falta del Astillero, cuyas obras serving de vande alibio parA el
NY










En cuanto a las calls y edificios la desc'pci6n es m*nuciosa.

Las calls son Estrechas, y" a1gunas ur! poco defectuosas en su nibel: las que corren de Oriente 'a' Poniente, flegan a 23 r ]as de. Norte, A Sur 6 12. Estas son ]as mas Extendidas au"nque no tanto corno el dulce de los Patriclos se figure. Unos airman que la Longlitud de ]a Mayor se dilate 4-1 una legua, Y 6tras. 4 media: lo ciertamente costa segun mensuras son 20201 1/6 varas que component un 3 de legua 535 1/6 varas.; Y por lo respectivo 'a' la latitude 10321 1/4 varas, que hiace un quarto dc legua con una 61 varas: numerans6 633 quiadras, y 3497 casas; no guardan uniformidad, por que cada uno favrica segun sus condos 6 ideas; Algunas ay tan primorosaniente construidas, que ]a Ciudad mas populous no sr..dismaria matriculartas ent-re kis $11vas de mayor magnitud. Dividense en altas v bajas-. de ]as primers se cuentan tres de tres altos 58 dedos, y' 120 de uno: de las segundas 10342 principles, 10501 acesoria de pledra con techo de teja, 473 de tapas, barrad6s, covijadas de guano. Los Governadores han procurado extinguir estas d"Itimas, con la prohiblici'n several. del Yngreso de los Materliales con que se cubren: pero 'a' pesar de su celo se introduce, -v se mantienen las bastantes para afear extremamente el aspect puvl*co de la Ciudad. Las demas conservan en su interior muy particular asseo, k all-laias de -Esfixnacio'n, entre ellas la
calesa o calesas, segun el caudal.
...Hcrmosean ]a ctudad por otra parte seis Plazas
capaces [ .. ] ]a Munefllas que mliran a la parte de tierra son de proporcionacla altura con su foso, tres Puertas,, Garlitos y Baluartes correspondents. Las que caen a la Marina tienen la elevac116n necesaria para impedir todo transit por eHas, con quatro Puertas y' Baterias, Pretendese que desde que fas construyeron se an engrosado las fievres v los calories, se han ecbo mas sensivIes por falta de ventilacion de los Ayres de que francamente
gozava.

Es curioso recorder que s6lo oebo anhos mas tarde la ciudad caerfa en manos de las fuej7as linglesas.









nes de ]a ciudid en esta epoca y nos sor prenderemos de la cla.w
ridad 'on la que el visltante comprcndi6 sti funcionamiento.
I
Andhsis de las Itinciones urbanas esenciales de La Ha&ana a finales del sigto XVIII

Finalmente, despuds de dar cuenta detallada y exhaustive de cada una de ]a,% jglesias,, convents, hospitals, tribunals y otros centers relligiosos o administrations de. La Habana, concluye con un anAlisis, de las d'riquezas en Io que mira a 10 espiritual de la misma, En una palabra, la vcndicion de Dios ha descend'do sobre esta capital, y Plantlificose en ella ]a birtud", lo, cual no deja de asombrarnos al constatar esta version de La Habana con otras de la mlisma 6poca que hablan de la ciudad en t6rminos bien distintos y mAs acordes con su funci6n de puerto-almac6n de la gran flota- pero los arguments del oblspo. A. Morel] no dejan de ser convincentes:
La devoci6n del Santisimo Rosar'o florece con tal
fervor, que en todas. ]as casas se reza diariamente, no solo una, sino hasta tres veces- por la. noche salen siete cantados. Lo misyno practical en las madrugadas, de los dias festivos, y siempre con crecido n6mero de gente y
faroles de vidrio.. .
Finalizado sti recorrido, por la capital, comienza su vista pastoral por Jos extramuros de La Habana. En primer lugar, el Barrio de Guadalupe de cuyo nacimliento da u-na explication muy gr-Ifica,

Quando se levantaron los muros de la Ciudad, no se
penso' que su vencindarlio pudigera augmentarsc de forma que necesitaria de mas terreno para. su extensl16n: el tiempo ha manifestado lo. contrarlo, por que despuds de povIado el que por entonces se a-s- b gn6 ha si'do tan numerous el concurs de las genes, que a modo de langostas se han exparcido par todos los campos de su Jurisdicci6n. En todos ellos han hecho sus habitantes, Lavranzas, Yngenios, y Vegas de tabaco, Los mas se an agolpado hada la Puerta occidental de Tierra 700 families compuestas de 3.761 personas [...] Este barno en suma sirve para deshaoglo de los bochornos que se padecen lintramuros: A bentlilado de Jos Ayres con libertad: divisanse en 61 muchas Palmas Reales. Que con









por ello, dice existen tambli6n ""3 Quintas de Piedra, y tej a capdces, 'y Ermosas, y un Jardin. Pertenecen a- vec1nos Bacendados de la Ciudad, ocupanlas para su diversi6n.
Pasa a continuado'n a otro barrio, Jesu's del Monte,
262 farnillas, 1.318 personas- 4.1pero" corno tenian sus.
abitaciones distances, con dificultad se congregan. 23 casas de piedra incluso dos de alto, y 71 de Paja: otras 46 de ]a misma especic se hallan sltuadas en los camIL nos Reales. 208 estancias, y 3 Yngenios v 2 texeres son
]as industries del barrio.
Saliendo ya de los extrarnuros de La Habana, Ilega al pueblo de Santiagode Las, Vegas,
328 famflias, 1.954 personas, 4 Yngenios, 298 estancias y vegas, 40 casas de Paja la falta de agua bace dura ]a vida. en este pueblo donde "las calls, no guardian el debido orden., slin ernbargo de hallarse en terreno perfectamente Ilano", sus habitantes sufren estos otros iinconvenientes "'por ]as avundantes cosechas de tabaco y
cazave que disfrutan.

Ef 8 de agosto flega a la cludad de San Phelipe, y Santiago (Belucal). La ciudad nacc dentro del curator de Santiago de.las Vegas, donde el reverend obispo Baldes en 1710

Alto en los campos muchas famillias distandadas,
faltas de Instruccli6n poliftica. y cristiana por lo que de" die I I O
cl 0 la fundacion de un pueblo de espa-oles en:kquel parade" canteria mu v capaz, 190 families, 1658 personas, 10 Yngenios Y 150 estandas, y vegas lo component.
Un sistema de fosas le procure el agua que escasea.
Continfla su recorrido a la Hen-ita. de Managua, fundada 1738, alrededor de la cual.,
se numeran 10 Hadendas de ganado mayor y menor, 12 Yngemios de azucar y miel, 180 Estanclias, 135 famiHas y 3154 personas. Tres leguas la Nordeste vilsita la Yglesia del Calvariodonde cuenta 12 Yngenios, 265 Es.
tancias y 8 tejares, 331 families y 1869 personas y pasa a la. Parroquia de San Miguel, "'19 casas de guano, 180









Llega finaltnente a Ia. liglesia dc Potosi,
en el entorno de Ia cual bay quatro casas de -Paja, comprende 50 estancias, I tejar y una Quinta muy divertida, las families se reduce a 66 y las personas a
642.
El dfa 20 de agosto Ilega otra vez a Ia costa, a] santuaio de Nuestra Sen-ora de R gla (1687)
Tiene su situaci6n a Ia horilla oriental de Ia ]Bahfa
de esta Ciudad-, el terreno que ocupa es Ilano, ermoso, y Esta quasi todo cercado de tapas con su muelle de Piedra muy bueno para el traffic de Ia Ciudad, Ia Vista de esta, y los Ayres del mar causan d'versi6a y salud", [ ... 1 20 famtolias se situan en las inmediaci ones del
Santuar*o.
Un cuarto de legua al Sudeste se encuentra. Ia villa
de Guanabacea: en lo antiguo era el Pueblo de Yndilos.
Extinguii con el flempo y subrrogaronse otras Gentes de distintos colors 4'aparte de Ia Parroquia tiene otras dos Yglesias: Candelarila y San Francisco, "'Ia poblacli6n se compose de 434 casas, hay 120 de teja y las restates de guano,... las families se reduce a 737 y las personas a 6,039 .. hay 24 Yngcnios, un molino de viento, una.
hacienda de ganado menor y 353 Estancias de ganado y Vegas El titulo de villa se le confirl"6 por Real
cedula en 1743.
Y ternilina este primer recorrido cn Ia ciudad de Santa Maria del Rosario:
Antiguamente hera Hermita del Yngenio nombrado
Quievra Ancha, su duefio el Capl*tdn Don Jos6 de Bayona vecino desta cfudad.- a 19 del mes de Agosto del afio 1721 se honrro con el t*tulo de conde de su casa: favrico desde entonces en el mistno sitio una casa de Piedm, y teja, con sus ba*os Y altos, corredores, en quadro, y dos miradores, el uno con su relox, todo con gran, primor, y costosos adorns.
Con este motibo obtenida Ia Real Gracia planifico
en 0 propio lugar una ciudad bajo el patrocinio de Santa Marfa del R6sario: En el ano 1733 dia 25 de enero, se comenzo a estavlecer = Hallase al presented 53 casas las 16 de teja, y las rest;mtes de guanol, fon-a 7 calls,









Es extrafio que no dice el hAmero de habitantes de la ciudad,
Analicemos ahora este primer irecorrido, lo primer que nos sorprende es que este primer viaje se cine exactamente a los 11mltes de Io que ahora con'stituye "La Habana Grande" o Habana Metropolitan. La Habana, sus dos barrios extremes y ocho nAcleos mits (villas, cludades, parroquias. ) en total casi un cuarto de mil-16n de "personas", 67 Ingenios, azueareros, casli dos mil estancias y Vegas. Es evid6nte que estos cultivos estaban dire-c tarnente I ligados al consume de la Habana., con mas de 220,000 habitantes y toda una gran poblacio'n de paso. La descripci6n que se hace hist6rica de todas ellas coincide con Io dicho por J. Le Riverend:
Todas por igual (]as cliudades cercanas a La Habana)
ff'enen origin campesino o la finalidad de atraer a los labradores de una zona determined, bien para valonizar las fierras circundantes -propiedad de a1gunos hacendados--- bien con la esperanza de que sirvieran de guamlicift en la camping cercana a la capital. Va an Jos episodi*osj, pero todas responded a esos objetivos.
Tambii6n el model es. el mismo, si bien la forma de realizarlo es variable segfin fueran villas de carActer
popular o espontdneo o lo fuera de "Sehiorio",I*
Partiendo otra vez de La liabana, se dirige hacia el interior, por el camino de la costa Sur. Asf, Ilega "al partido cle Bata. ban6 quees el filfinio hada aquella parte", este curator se erigi+6 por el an-o 1694, desde su puerto se embarca para la Ysla de Pino.
Ningln prelado a pesto el pie en ella, por el niesgo
del Mar, y poco ndmero de sus avitadores [ - I es in.festada de cocodrilos, animals estremamente atrevidos Y boraces [ ... I ciffico Haciendas de ganado mayor" y
en ellas 40 families.
Dispuesto a visitor, Jagua, tiene que. desistir del proyecto por una fuerte tempestad y se dn"ige al siguiente puerto, Trinidad situada la ciudad a una. legua del puerto, al ser
Una plaza enteramente havierta, y sin la mas minima defensa.- los; vecinos no pueden sentar el plie la zozobra de ser sorprendidos por los Piratas, o Enemigos

32 La exnresi6n urbana de la colonizaclan. Sigios X". XVIT V XVTIL








[ ... ] en el presented component Ja cludad 698 casas, 58 de texas y las restates de Paja; forman 264 quadras desordenadas y 31 calls y callejillas: viven 79'2 famillias
y 5.840 personas.
Camino de Ia siguiente villa, Sancti Spiritus se deti*ene en el curator de Palmarejo.,
Los feligreses no asistieron ya que cada uno mora en
su Hacienda a'donde pasa el cura a administrator los Sacraments: [ ... 1 39 Haciendas, 59 Vegas, 108 fami.
lias y 422 personas E...) como la Parroquia se halla dentro de las Cercas de un Hato, no gusta su Duefto de
Ih
que concurra a el. Pretendese que estarfa mejor en otro
parade ...
Uega flnalmente a ta villa de Sancti Spiritus, poblaci'n de.909 families y SA92 personas de todas las edades
... ] la poblac*6n podia estar mas adelantada segdn
su antiguedad. Erigiose por Diego VelAzquez en el propio an-o de la Trinidad.
10 1 d* 6
Afladiri en elrnismo dia con diferencia de horas:
Los incendios son la causa de su notable atraso "179
Hadoendas, 25 Yngenlios 112 Estancias y a1gunas
texerias Para curtidos,
El dia 3 de febrero tom6 la derrota hacia la Villa de Santa Clara, conocida tambidn por Pueblo Nuevo. A continuaci6n relate detalladamente los origenes de esta ciudad, cuyos habltantes. procedian de San Juan de los Remedios del Cayo, posetdos por espintus Malignos y que fueron exorcizados por el Padre Josef Gonz6lez de la Cruz, dicidiendo dste, que to que Ocurna era que aquella villa debla hundirse y les persuadi6 de que la abandonasen, para Io cu'al mediate una reremonia PisMica y tras lanzados 8.000 Espiritus, (entre otros Lucifer, PrIncipe de las Tinieblas) se eligiio un nuevo emplazamiento entre Nuestra. Sefiora de Guadalupe (hato de Cop7ey), Antonio Diez, San Pedro paradee del Quemado Grande) sifendo realizado el tr-aslado a Copey y abandonando San Juan de Jos Remedios. Asegura el relator, despue's de imnunierables peripecias, que
finalmente el Governador Manzaneda, Ynstruido verdaderamente de los Perjuiclios grabisimos que podiian seguarse al Estado en caso de avandonarse aquel Puerto, dirimlio las diferendas y alteraciones hasta entonces ofrecidos con mandar que ambas Poblaciiones s e man-








tuvieran hasta ]a result de la Corte. En ella se aprob,6 la deliberacw6n, y la Tsla logro tener un pueblo mfis
para su adelan tam liento y -defensa.
Estos son, pues, los origenes de la Villa Clara., asentada en una sabana espaclosa, con buena agua, 18 calls, 457 casast- Pla.. Za Mayor,, tres. ermitas Y un hospital, 26 Yngenios, 8 Hatos, 32 corrales, 221 Estancias y Vegas.. 669 families y 4293 personas.
Pasa a confinuaci6n a visitor San Juan de los Remedios o Cayo, slituada a media legua de terra firing de la costa de cayos, o Pueblo Viejo, donde antes estaba asentada. 'Tundacli6n tan irregular que solo pudo ser de Yndios".
Tenninada.)a viisita pasa a la villa de Matanzas,:
Deve su nombre a la crueldad alevossa que en el principio de la conquista practicaron clertos Yndios contra unos Espan-oles. Valiierons6* estos para que en sus, Canoas los Transportasen de una parte A 6tra de la Bahia: E* n m e d1o d e ella se amotinaron los Yndios, y anegaron con los remos A los Es.pafioles. algunos destos se ahogaron: los que quedaron vivos fueron conducidos A un Pueblo, y 6horc;kdos en una gran Seyba. Esto sucedi6 por el an"o 1514 desde entonces pues aquel. lago donde succedlio tal desgracia. se denomino Matanza&, Su forina es, 4e una Erradura con la voca Al Este. En sus estremidades, estan estas dos punts, la una al Norte, Y la 6tra al Sfir. Esta se intlitula Maya, y aquella Guanos: La distancia que media entre ambas se reduce A dos leguias'.
las mismas hay al Oeste, que 6s, acia donde corre la Bahia: La circunferencia de esta se extended 4 ocho, legms: el avrigo, que'ofrece contra los, vientos no 6s genen' ral Queda discuvierta al Nordeste; y quando sopla algo, fuerte incomoda lo bastante; el fondo de Su Principal Canal, Es Navegavle por las Embarcaciones de Mayor Porte-, necesitase sin embargo de Practico, para Ebitir una Alhaja que se oculta: Las 6tras Canales demandan Poca Agua: corren desta suerte hasta un quarto de legua, de la Povlaci6n desde alli comiciizan bancos de arena tan vaxos que aiAn las Faluas no pueden transitar por,,' ellos, sino con las Mareas: lo de a pie., o Montados que quieren ahorrIr cainino pasan francamente A- todas, 6ras
de un lado, A 6tro.
Por otra parte los moradores de aquella no pueden
sufrar'le con In*nosnas A causa de la Povreza que pade.
cen: ds tanta' que a1gunas famillias la han avandonado,








4
y retirado A 6tro Domicilio. En effect no hay Hospital mas Ynfefiz que el de Matanzas. Pretendese que las neceisdades de su Pa s cesai-ian en la mayor parte con la reMificacift de un Puente que habia en el Rfo Canas: Construyose el a-no de 37 A expenses del comun.
La i6vra dra de madera, y quedo tan biclada que dentro de dos meses se arruino con una creciente del mismo Rio: Permanedo desta suerte hasta el de 44 en quq Don Phelipe del Castillo lo levan"O A su Cossta sovre, Pilares de Cal, y Canto, Desde entonces, los, viajantes de la villa del Cayo, Y de las Hazieridas situadas a' la.
Parte del Norte Transitavan por 61, y mansionando en la Poblaci6n 'dexavan alguna utillidad i sus becinos.
Poco les dur6 este corto Yngreso respect A que en el dia 5 de Nobiembre del de 40 y 6tra creciente lo desgraci6 un poco, el da -no fue prontamente remedliado por el propio Don Phelipe: pero en 24 de septiembre de 52 se arruino con nueva *nundac*6n quedando unicamente
los Pilares.
Pasa despuds a los curators s de Aloaxos"', Quemados y Cano, Guanajay, Santa Cruz, Plinar del Rio y Guane; es decir, lo que xnfis tarde se denominarfa "welta abajo de La Havana" o pro. vincia. de Pinar del Rfo.
El pnmer partido visitado, de esta zona, serd Quemados (hoy Marianao) que debe su nombre a.,
que antes eta Monte, firme y espeso, para redu.
cirlo a Campinfia fue precise valerse del fuego y quemar.
10, [. . I El territorio de la AdminlstracOn cpmprende dos leguas de largo, y una y tres cuartos'de anchor. HaIlanse 16 casas de Paxa con ininediaci6n a la Yglesia,
-P
aunque sin orden, y 56 repartidos por los Campos, III Estancias; 5 Yngenios, 9 Mohnos de tavaco, dos ornos de cal, y 183 families con 1562 personas.** (A conlinuac16n. se dirige) a la Iglesia de Cano, que cuenta en su termino con 279 Estancias, 20 Yngenlos las,
havitaciones de los negros. son de paxa que Haman bohios = Ilegan a veces a 40; Nueve, Texares C ... 1310
famillias y 20.732 personas.
La Parroqwia de Guanajay en ]a que continfla su ruta, data de 1735, construaida de piedra en lugar de la que habfa de paja de 1695. La bahia de Ma'el se incluye en ella, 32 hatos y corrales y 32 famlilias en ellos, compuestas de 268 personas,








El cura anda por las Haciendas para ejercer su mL
msteno, celebrar el Santo Sacrilf licio y da la Comur ni6n en los Bohios indecentes de las mismas Haciendas ya que la. IgIesia. se encuentra dentro de las cercas de
un S itio.
La parroquia del Partido de los Pinos, es Santa Cr=, muy
leguas al sudeste Ilega A Hato de parecida a la anterior; y 14
Nuestra Seiora de la Consolaci"n, la antigua parroquia fundada en 1690 dentro del hato, y que fue abandoned por los Problems que causaba al cura y construida otra fuera de 61 en 1734.
61 Raciendas de Ganado mayor ymenor, 91 Vegas,
142 famiffias Y 753 personas.
Ouatro leguas al Oeste del curator de Consolacift,
comienza el de Pinar del Rio: que es el noinbre del Hato ,en que se halla slituado: extiendese a 20 leguas de Ionitud y 11 de lat' ud, en ellos hay 40 Haciendas de Ganado Mayor y menor, 80 vegas, 76 families y 640 personas.
Y pasamos ya al 61timoIt
& curator de Occidente, que es el- de Guane erigiolo el Reverendo Obispo Ebefino en 1694 con el tftulo de San YIdephonso [...) comprende 57 Haclendas
4 Veps, 98 famillias y 700 personas de todas edades-, en el contorno de los Parrochlas solo hay cinco
casas.
El resto de la vislita no lo reallizarA ya el oblispo, sino que eiqcargarg a un presbiftero que continue por otros curators de la costa Norte: Cacayagicaras, Copei, Barajagua, Macurige, Guines, Cacara* aras, Palnia o Ciego de Abila y Gulines. La des. PPci6n de estos presbiteros no tiene ya los detalles nii la. mlnuclosidad de la anterior deseripc16n, y se limitan a desc*bi*r el estado de la igleslia y a1gunas veces dan el nAmero de vecinos existences en la zona.










.Re. 'meii de'lbs datos 'ecotf6m'i y'dcMO9rdftc6s recogWS a to hirgo di! la descripeidn de'la-Wsita, ewel Otismc-ordfn etrque,"Se relate


La Habaila 60 896 famflias 23 calls de EAe a
Ocstc
(Ciudad) 220828 pefwnas
633 cuadras 12 calls de Norte a
3 497 casas. Sur.


Huestra Seflora de 700 families 669 casas
Guadalupe (Barrio) 3 761 per onas 554 de paja


Jes&4 del Monte Poblacii6n muy 4 ingentos
(Borrio) dispma 298 estancias y vegas


Santiago do las Vegas 328 families 4 Iglesias
(Parroquia en 1694 1954 Pemnas 298 estancias y- vegas
Ayuntamknto en
1749)


San Felipe y Santiago 190 famillas 10 ingenious
1658 150 estancias'y vdgas


Managua 135 farnWas 15 casas de Guano
3 154 personas 10 haciendas de
ganado
12 ingenious
180 estancias

Calvario 331 families 10 casas de, Guano
(Iglesia) 1869 personas 12 'ngenzos'
265 estancias
8 tej ares,


San Miguel 199 families 19 casas de Gua'no











Resumn de los datos econdrnicos y demogrdficos recogidqs a Io largo
de la descripicidtt de la visita, en el ntisno, orden en que se rctt


Potosi 66 familias 50 estancias
(Igesa)642 personas I tcJar
4 casas de Paja
1 quinta


Regla 117 personas
(Santuario) (confirmadas)


Guattabacoa 737 familias 434 C-asaS
(Villa) 6 039 personas 120 de teja. las it ras
de Guanos
24 ingenios
353 estancias
I molino de viento
I hacienda de ganado Varias vegas


Sawta Maria Me 170 personas 53 casas
Rosario (confirrnadas) 16 de teja, las otras
(Ciudad)de Guano 14 cuadras


Bataband
(1ugar)


Isla de Pitos 40 personas 5 haciendas


Trinidad 792 fan-illias 698 casas
(Cienfuegos) 5 840 personas 58 de teja, las otrps
(Ciudad) de Guano
264& cadAsjt4










Resume de los daws, econ6micos y demogrdficos recogidas a to targo
de Ia descripci6n de Ia- visila, en ef mismo ordept en que se. rctaM

Palmarejo 1-08 families 39 haciendas
(curato.) 422 personas .59 Vegas


Santa Clara 669 famil'I" 457 casas, 12 de tejas
(Pijcblo Nuevo) 4 293 personas las otras de Guano
Is calls,
26 ingenious
8 hatos
32 corrales 221 estancias y veps


San Man de los 398 families 392 casas, 3 de ladriRemedios 2 527 personas Hos y teja, las otras
de Guano
10 calls Este-Oeste J 2 cables Norte a Sur


Matanzas 121 famillias 123 casas, 4 de teja,
671 personas las otras de Guano
40 cuadras
23 hacien6s 'de i;anado
207 cstandlas y VqPS
3 trapiches
2 moll"nos de agua para tabaco


Quemadas 183 families 16 casas de Ma alre(Parroquia) 1462 person" dedor de Ia Tg1ftia
56 casas repartidas por el campo I I I estancias
5 ingenious
4 1. - 1k











Resume de tos datos 'econ6mices y denwgrdficos recogidos a to largo
de la descripci6n de, la -visf*ta, en -el mt*smo orden en que se refat6


Cano 310 fa las, 279 estandas
(IgIesia) 20 732 personas 20 ingenious


Guanalay 32 famil'as I ingenio
268 personas 32 hatos y corraIrm


Santa Cruz 65 families 55 hamendas de
350 personas ga
50 niflos 91 Vegas


Consotacidn 142 families 61 haciendas
(Hato) 753 personas 91 vegas


Pinar del Rio 76 families 40 haciendas de
W personas ganado
80 Vegas


Guane 98 famil'as 57 hacientias de
(Parroqula) 700 personas ganado
41 vegas
5 casas cerca de la
P.Irroquia
Carvyagicaras


copey

44 haciendas de
Barq*agua ganado
muchas vegas;


Albares 75 families 68 haciendas
163 personas












Guantes43 famiti~g
186 personas 57 haciendas


Guanacara 7 farnilias 22 haciendas
97 personas varias Vegas


Rio Blanco 61 familias 32 haciendas
670 person~as 2 ingenios
68 vegas


Hanabana. 95 familias 36 haciendas
466 personas


Macuriges 44 haciendas


Giiines 19.7 famnilias 4 casas de paja

526 personas 12 haciendas
190 Vegas
Varias estancias


Cacaragicaras 33 faniillas 33 haciendas
238 personas


Palma o Ciega de Abita


Giliras


Finaliza. el viaje el dia 2 de julio de 1755. 128 6 140 leguas de recorrido a la redonda 23 dfas 10 de -tavnine xy 13 paradroel









Kesumiencto en lines inuy generals los principles rasgos de ]a eartictura urbana y cletnogrfifi de la zona descrita por el obispo Morell, en, su recorrido de 140 leguas de la pmvincia de La Habana, destacaremos:
La coinddencia de que a pesar de ser la vista. pastoral a
una de las dos provincias de Cuba"', es decir a la mitad
de ]A isla, las tres. tapas, en hLs que 61 divide su recorrido coincided con.la structural. administrative qua se estableceri aflos mAs tarde: La Habana (Habana metropolitan primer yregi6n despu6s), Reg116n. Central (Matanzas, Las
Villas, CamagUey) y finalmente Pinar del Rio.
2 Dentro de La Habana, es decir, eft el primer recorrido,
destacan como ya bemos visto, la densidad de poblamliento, con centers distances entre sf de 1/ a 4 leguas de forma muy regular. Aparece tambi6n un clierto equillibrilo entre estancias e ingenious sin arenas hadenclas, hatos n1i corrales, Io que supone una mayor densidad d.e poblaci6n que va siempre unida a la agicultum de estancias y vegas. La cliudad de La Habana desempefia lindudablemente el papel de gran
idora de toda esta agriculture menor.
3? Por el contrario, en la enorme extension recorrida en la
segunda etapa (Ilega hasta CamagUey), los ingenious adquicren un papel predomlinante, asf como los hatos, cor-rales y haciendas. Los nu"cleos urbanos son mu distances entre s"
y la relacio"n famillia-nfimero de personas, crece en favor de esta filtima, pues si bien, como hpmos vosto anteriormen.
te, la ganaderia no precisaba arenas mano de obra., por el contrario, los lingentos dejan ya senior el enorme peso de la
poblaci6n esclava que requieren.
4? Finalmente, en ha Altima.parte de su recorrido, aparece Ya
perfilada la future structural de Pinar del Rio, El eje de poblamliento a lo largo de lo que seri a"Jos mAs tarde la carretera Central, villas espaciadas regularmente, agncul.
tores. y veguerospredominantemente blanco. El equilibrlo familia-n6mero de personas y familia-estancias se mantiene en todos los nficleos descritos la ausenclia de linge "os ha.
tos u otro tipo de latifundio, dejan entrever ya la future provincial, refugio de vegueros y agricultores tras la lucha con los latifundios ganaderos y can-eros del resto de la isla.
50' Queda de relieve el ortante papel desempeflado por la
Poblaci6n, va sea iDara reva-lorizar las firms. Da= ooblu









10
zonas estralegicas 0 para defender punts d6biles, A la -vez, destaca la enorme movilidad de la misina., en una 6poca de clara transformac!6n en que "comenzaba ya a maniffestarse esa caracte"stica, flemisitk" de poblaci6n desde los centers m4s viejos y menos ricos, hacia las zonas nuevas que, q4racterizarfa la historic de la reg16n habanera desde el Siglo XVIII. [. . I ]a "migraci6n" del cultivo del tabaco, y de la. industrial azucarera es precisarnente el factor capi*
tal de este fen6meno de desplazamiento y de "'emisidn"'
6? Existed una gran d1iferenclia de poblaci6n entre los datos fac ilitados por esta vista. en 1752 y el. primer censo de poblad6n realizado en 1774. Pero, al no haber especificad6n, de qu.6 poblaci6n se trata, edad, color, etc., no podemos explIL
car la diferencia.
7? El poblamliento de frontera,' en el que tanto insisted Bourde,
no finalizan"a hasta bien entrado el siglo xix. Las Cludades y Allas que en Me siglo -van naciendo, serin las que mayor
41
importancia akanzar&n posteriormente, como por ejemplo
Pinar del Rfo.
8? Llama la atenci6n, que en sus references a la poblaci6n,
P. Agustin Morell, no haga la menor-distind6n de color ni de estado, siendo la proporci6n entre, negros libres y escla.
vos uno de los temas que preocupaba sin cesar a los blanco.
'I&I
9P. Resaltaremos finalmente la importancia concecticia a la ciu.
dad de La Habana y el gran contrast de su tamaflo, forma y fundones con el resto de las escasas poblaciones cubanas que se encuentran en. el partido. De cualquier forma, es claro, que aun vinliendo del Continente, el Obispo nunca
habia v1sto "ciudad semejante en todas las Indias".

Institute Juan SebastiAn Elcano




















En el homenaje a Fernando OrtiIz:
observaciones Critwons en torno
a los concepts de la culture
africana*



JEAN SURET-CANALIE


Hasta la 6poca contempordnea, que es la de la crisis del sistema colonial y neocolonlial, la de las Iliberaciones nacionaWs, las cultures africanas, en la misma media, que se admi tia su existencea, quedaban marcadas de un stigma de inferioridad. Para los esquemas colonlales, habia en realidad contradicci6n entre Jos t4rminos "cWtura"' y africanao", (este dItimo tdrmi'no habia reemplazado, despu6s de la segunda guerra mundial, lo de "negro" o "'Iffidigena", muy cargados de sabor racista).
Se sobreentendia que los africanos, estaban afectados esen. ciahnente de incapacidad cultural. Los t6nninos asociados a toda aprecliaci6n sobre esta culture africana, eran, los de "pri* Trabajo presented en la Reuni6n de Experios sobre la HistorlognRa del Africa Austral que tuvo Jugar en Gaborone, Botswana, del
7 at 11 de marzo de 1977.









mitivo"t "bdrbaro PP P i1salvaje", etc. De to que los africanos eran portadores- al cabo, era necesano admitir que ellos, eran portadores de algol- se identificaba en el senti'do de los occidentales con una no-cultura o una anti-cultura, de la cual se considerable evidentemente impensabie que ena pudiera. aportar algo vAllido a otra culture. Estos africanos eran solamente susceptible de ser "civilizados", "aculturados", es decir, que ellos no tenfan vocaci6n de adquirir "la" culture (-la de otros'). Y au"n muchos de los colonialists (a1gunos belugas, por ejemplo, todavia en 1-960) pensaban y escrilblan que ellos cran incapaces para esta adquisici6n.
Todo ello que estaba destinado a jusfificar una situaci6n
on en el si xx habi
social y polffica: o sea, la colonizaci 910 sido, ni ma-'s ni menos, anteriormente, el argument para justiflicar'latrata. y. la esclavitud desdeel s*glq xv.i. -Todavia en el siglo pasado, el padre Libermann, fundador de la Congregadon Misl*oner 6 de. los Padres del Espiritu Santo, just*f*co MOMt4Mente la esclavitud de los. negros como teologafa: bijos de CamMalditos por sulpadre No16,',O1los son portadores de una Pecie I ginal suplementaria:
e de- maldic*6n or-i"
El apasionamliento ciego y el espiritu de SatanAs estfin muy arraigados en este pueblo y la maldici6n de su padre (el pad-re de Cam, Nod, -J.S.C.) gravitaba aun sobre 61; es necesario que sea redhpido -por. los sufrimientos unidos a aquellos de Jesu's capaces de expiar sus embrutecedores pecados a fin de himpiarlos de la maldicl6n de Dios, (citado por Georges Goyau, La Fran.
Ce Missionat"re t. 111 1948.. 177).
En suma, los suffirnientos de la esclavitud son justificados como expiaci6n con la, gracia que se hace", -de unirlos a los sufrimientos de Jesdsl.
Del rechazo que de ello se deduce de admitir una culture africana autinti6a, por consiguiente, capat de creaci6n, de innoad16n y, con maygr motive, de difusi6n, tenernos muchos ejemplosmas. blen c6micos. Todo element cultural reconoddo en Africa y favorablemente "cotizadoj'I de acuerdo a los criterios. europeos, eran (jy todavla lo, son, a veces!) atribuidos a una influencei" o a un "'pr6stamo" forineo,, en la inteligencia que provienen de poblaciones. "blancas" o supuestamente tales; egipcios, fenicios, son invocados en la ayuda a estas teorias. De-este modo el arte naturalista'o "clAsico" yordba de- If6, &&V% I Irx v%^v%4ei = n Avu4n A PQtPrP.nti-nn qnbre A "arte








w 0 4 it
PrImitivo, callficado, de ",arte negro", ifue atribuido a una
-r-I i P mportaci6n" 7por los portugueses, inclusive a los Italianos del Renacimiento 1'1 -I'Uft-acyados eii la costa do Guinea, a Jos etruscost y para finalizar, a Jos miticos desaparecidos de ]a Atlalnt*da!.
Esto nos conduce al tei-na de este coloquio: cuando se mis.tata la fuer7a de esta ldcologia colonial, cuyos prolongainlc.n tos-estan lejus Cle haber desaparecido, se debe rendir homenaj(-a la clarivideneJa y al vigor inwlectual de Dori Fernando Ortiz, len una 6poca y en un context en que ]a uposiclon a estas ideas aceptadas era particularmente dificil. Adi-Ditir y yalorizar ]a existencia de una cultu.ya. africana en el pleno significado dc! t6rmino, presenter frente al estereotipo unilateral de Ia actik turacion" el concept d.-I "transculturaci'n", mostrar y Jfirma,,su parte en 14-t constituc.,0"n de la I'dentidad naclional cubamttt, todo eso prueba un 1xider de anallisis rational. y tambien mi coraje meritorlo, en -iquella Cpoca, provmicnte de un hombre de sumedio social. E,'stc combat, que 61 fibro', est;k le'los de. baber terminado. Por cic-rto, sahro en aigunos casos hmltes- Conlu en Africa del Sur, p%-.ro tainbidn, en ciertos medics cle extreme derecha que se atreven a expresarse abliertamente de nuevo desde algunos aflos- los lirejuicios colonlales no se manifiestan mas en los mismos tenmnos. Incluso basta se revisten de una capa hip'crita de defense e Iflustraci6n de los valores, 'afficanos.
-EI, ejemplo cle ]a "negritud" tan querido de Leopoldo Sed-EIr Senghor, poeta magnffico pero de dudosa. filosofia, es tipilco de ello!. Notamos de I-)asada que su "negritud" (que nada tiene que ver con el grito de rebefi6n, de Jos antifflanos de la revista Le"'gitima Defensa en los afios 30, a los cuales el termino se les pide prestado) os tomato por Sartre, que lo ha. presented en su pn f-acio a la colecc16n "'Orf-eo Negro": "La raz6n es griega I y la cmocl16n es negra". Es la contiinuaci6n de las ventajas de
Io positiveo' de Jos mas torcidos prejuic' s racists. -iUstedes son buCDOSpara I-a mfisica o la danza, pero no para ]as ciencias o las tecnicas!.
Igual, combat en la historian cuando, en los ahos setenta, toda una comment de la historiografta americana y europea se esfuerza por minimizer nume'ricamente, en sus modallidades y sus efectos- la trata trasaflaIntica, y la esclavitud en Ame'rica.
-Esto a nombre de la Jucha contra las "ideas aceptadas" (received wisdom) que serial. hoy esas del anticolonialismo!. Todo








Ark jF
eso se nos ctice erect -numero de esclavos transportados, condiclones de capture y transported, tratamliento en las plant. 0iones- ha sido rnuy exagerado. Ellus P-o han sido tan number. sos como se ha afirmado ni han sido tan nialtratados. Siquiera, nos decia en 1967 el professor Philip D. Curtin, jefe de cabeza dela "escuela" afficanista de Estadus Unidos, en el Congreso de Africanistas de Dakar, en los paises "no cat6licos" (esto es: en los Estados Unidos) ja prueba de ello es que ellos se multivplicaron.l. En cuanto a los Daises "cat6licos -enfidndase colo. nias espanolas, portuguesas, francesas- ipuede ser que hubiera maltratos!. ;Mientras subrayan los effects negativos de ]a trata sobre la evolucio'n internal de las sociedades africanas (entre los cuales me cuento) padecen de "curopeo-centrismo"'.4
Esta primer reflexi6n nos conduce a volver, pesto que se trata de la culture afroamericana, a las conditions de la transferencia cultural de Africa a Am6rica y a su sustrato material,, la trata transatldntica. Este traslado se efectu6 en. las pores conditions, por medio de hombres desprovistos de todo, -salvo de lo que conservaban en sus cabezas: nada o poco de objetos materiales-, de procedencias diversas y, por consiguleiite, do cultures diversas aun cuando estos Itinios tuvifaran un fondo comun. Y este transported se efectuo... Hasta el. punto que, paradoJicamente (pero por las necesidades de su. rnala causa) determinados esclavistas lo admitian: asi, en 1827, en el Parlamento brasilenho, el "Brigadier" Da Cunha Matos, confesaba el carActer civilizador del Africa respect a la Am6rica y, ante el MISMO Parlamento, en 1843, el diputado Bernardo Pereira de Vasconcellos, proclamaba: "Es, el Africa. que ha civillizado al Brasil"' (segAn Jose' Honorio Rodrfguezp Brasit y Africa, Rio de Janeiro, 1961, c6p. V1, pArrafo 3).
0
CDe que se trata?. Pai-a comprender la naturaleza e limportancia de esta transferencia cultural, hace falta volver sobre el fen6nieno mismo de la trata. Primerarnente recorder (y clito aquf a Braudel), que se trata del mfis important traspaso e poblaci6n de la historic antes del sliglo xix y la gran emigracio'n europea.
Y, como ejempto -slin otro semejante en la misma escalaeste trasla& no fue. una mligracli& m&s o menos voluntaria, sino un. traslado forzado en el senfido m6s absolute del tdrmino. C6mo explicar, y con tal amplitud, este fen6meno parad6jico, hasta demencial: ir a buscar los esclavos en la costa A= jKfv%,*I^,a -n ArnAvii-n on-n fnAnc Inc Aifirillftirlpr.









y los riesgos que encontraba la navegaclion de la 6poca. ZPor
.vor ejernplo, no se. ha lntentado -lo que podria parecer mAs 16-eico crear plantaciones tropicales en la mi"sma Afn*ca,
en el lugar la mano de obra africana? (que es Jo que hara la colonization contemporanea).

Para eso, hay razones socials. Una colonizacii6n, esclavista o no, era irreal*zable- en Africa en. las conditions de la 6poca, no como se ha pretendido por razones sanitarias (chma mortal para los blanco) sino, torque en Africa existifan Estadog organizados, capaces de una sufficient resistenda, susceptible de maniobrar en un vasto hinterland, emperor, al mismo bempo, a.suministrar esclavos a los compradores europeos.
Allende el Atldntl*co, tras l extenninlio de los caribes o de otras poblaciones indligenas en Jas zonas insulates o litorales., no habia mas obstaculos de este g&ero. Pero alli habia otro problema decisive, el de la mano de obra. Asimismo, por razones socliales (oposicli6n. de clase menos desarrollada, mayor proximidad de la comunlidad primitive) estas poblac*0nes indigents no pudieron soportar la esclavitu jo en las plantaciones. Allf ellas murieron. o prefirileron. hacerse 10
matar o dejarse morir antes que soportarlo.
En a1gunas pocas excepciones no desprediables, (Cuba, Puer* or
to R'I'co, Costa R'ca) las tentatlivas de pobladon. blanca han. fracasado. Pcro, no por razones "'sanitarias" -blancos inadaptables al cli*nia-: ilas, excep6ones dtadas Io prueban!. Pero, es-ta vez tamb*ien, por razones, socials. En las Antillas como en Am&ica del Norte, los "contratados" engagess) reclutados durante una. parte del sliglo xvii se mostraron incapaces de adaptaci6n, torque no tenfan. las t6cmicas y hkbitos de trabajo adecuados a las condidones troplicales. A lo cual falta. agregar que ]as conditions de su reclutamiento (urbanos desclasados mis que campesinos) agravaban aun mis esta ineptitude.

Al contrario, el esclavo africana presentaba toda una se*e de ventaias. En Africa, la esclavitud -en u'Iti'mo extreme poco desarrollad'a- existia, sin embargo, por todas parties o cas* en tanto que ]a instlituci6n, bajo forma de esclaviitud de guerra o de esclaviltud penal: la trata era fakifl de inciter pues el esclavo podia obtenerse a bajo costo.
El esclavo afrie'ano, salido de soc*edades de clase en que Ja
----I -! / -I-,$ 1L '1--- -" I AZKOAM




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC