UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00117


This item is only available as the following downloads:


Full Text























log", AW Vk' tzl VA








Revista de [a Bibiloteca Nacional Jose' Marfi










t T
Dirmkw anterior: JuAx -ft= DE L& Rivk (1964 1= 1976) Dircaor JuLio Ls RXVBRBM



Qmej ', de Dib=d"dn.,OHNTA Am k RLix BELTRAN, ENRIQUE CAPABLANCAj MANUEL COFIFIOp i'-ARLOS.'FAkI4A,.$,-,M-AlqUEL.: IA-PEZ.-OLIVAi- ENRIQTJE WKZ.



Jefe de Redacd6n: SALvAD(YR BuEmo




R dactora: SiomARA Skmcu= Diseflo: Fgux BELTRAx CAnje: Revista de a Biblioteca Nacional Josd Marti,
Plaza de la Revolucift,
Ciudad de La Habana, Cuba. ISSN 0006-1727 Primer. Epoca: 19D9-1912 Segunda Epoca: 1949-1958 Tercera Epoca: 1959La Revista no se consider obligada a revolver originales no soRcitados.



Cu'RiERTA: hpiter. Grabado en metal. 4.5 x 7 cm.
EA1,, GARUA. FR. GRwoRio. Origin de los indios de eZ Nuevo Mundo, e Indias Occidentales. 2a. ed. Madrid, Francisco Martinez Abad, 1729. s. fo.










Revist'b de'*,'I-''


B0blooteca Nacional Jos eF Marti'r

Ado 70 3,r dpo c*'a-v'ol.' XXI Septiembre-Dliclieriibp', -.1979 NU'me'o 3
Habana, Cuba
Cada autor se responsabiliza con sus opimones


TABLA. DE CONTENIDO


Armando Hart DAvalos
Toda genuine revolution encamina sus primers pasos a rescatar y preserver el patrimonio-cultural de
su pueblo ........................................ 5

Fernando G. Campoamor
Los aftos de Proa, en Artemi-a, isla de Cuba 45

Pedro Deschamps Chapeaux
El centenario de La Fraternidad (El periiddlco de Juan
Gualberto G6mez) 43

Pedro Pablo Rodriguez
El primer discurso cubana de Marti 69

Olga Cabrera
Julw*' Antonio Mella: apuntes para su biagrafta .... 79 Manuel Chdvez
Carolina Poncet in metnoriam 97

Armando Cristo"bal
T.., fitot-ntt-tr-or ov, r:rij6,n _qn.-intictou









Salvador lguend
La critica Ziteraria de Enrique Piineyro ............ 137

CR6NICA
En el LXX aniversario de la Revista de la Bib! jo teca Nacional Josd Marti". Ilomenaje a Juan Pgrez
de lai RA4c 44s*449*4 49 44444 1571

Salvador Bueno
La primera edicidn cubana de Pushkin ............ 162

Julio Le Riverend,

En memoria de Alberto Ruz Lhuillier ............. 165

Tribuna "Enrique Josd Va rona"' IF 1 -P.P.a.*In -.A. 170 MISCEL4NEA .. a -P 9 1 444444 l7?5

IP.sEERA DbE L4iBRo2s ....................... 4 4 ... 4........4 179

Co 4499o ........... ..........4. .. .. .. .. 187

hWIICE DE ILUSTRACIONES 9444444**444* 189

















i ocw genuirm revolucton encam'tna
sus primers pwos a rescatar
y preserver el patrimonio cultural
de su puebl6*



Armando Hart Davalos

Clausuramos, esta, noche el ciclo de actividades que con motive del XX Aniversario de la promulgaci6n, de la Ley amadora de la Imprenta Nacional ha venido desarrollando nacionalmente nuest ro Ministerio de Cultura. Resaltamos el hecho de q,4e en los an-os iniciales de nuestro process editorial uno de, los dirigentes fue nada men6s que Alejo Carpentier. .
No result casual la fecha que hemos seleccionado Para festejar este hecho, pesto que tradicionalmente por una viej'a di'sposici6n legal, cada 7 de junloo -dia del natalicio del padre de la bibliograffa cubana: Antonio Bachiller y Morales- se celebra en nuestra patnia el Dia del Libro Cubano y el Bibliotecario.
Constitute, pues, por nuestra parte, un acto de reconocimiento a todos aquellos hombres y mujeres que a lo largo de nuestra historic dedica-ron sus csfuerzos a la noble causa de la creation, conservation y desarrollo de nuestro archive cultural aue. como es de todos sabido, ha tenido en el libro una

Discurso del doctor Armando Flart, mlembro del Buro Politico del PCC y ministry de Cultura, en la clausura de li Jornada por los 20 aftos -del libro en La Revoluci6n, (Versl16n de Granma (Habana) '9 de
A. Iff"A.q










de sus mAs amplias forms de promoci6n, difusi6n y enseiianza.
Mil novecientos setenta y nueve es un aao pleno de signif*cac*6n Para nuestro, pueblo. La Revoluclo"n ha cumpl'do sus dos primers d6cadas y cada mes conmemoramos las efeTn e* rides de nuestras primers creaciones, de nuestras primers victorias, de nuestras primers, alegrias o de nuestros primeros esfuerzos. Ayer fue el dia lurninoso del triunfo revolucioAario del 1ro. de Enero: el de la entrada de Fidel y de nuestro Ej rcito Rebelde en La Habana; el de la promulgado"n de la Ley -de Reforma Agraria. Manana serit el de tantos hechos, que constituent hoy un **r6n herolico de nuestra historic para ejernpIp'de las geheraciones venideras.
En lo cultural, con este acto de hoy son ya dos los v*igesimos anniversaries de acontecimientos trascendentales conmemorados por nuestro Minlisterio en el presented afio. Hace so"lo unos meses festejamos la creac116n. del Instlituto del Arte y la Industrial, Onematognificos, y hoy. conclulimos el del surgimlento de un verdadero sl*stema editor P a I I naci&onal.
Toda genuine, revoludOn encamina sus pruineros pasos a rescatar y preserver el patnmonio cultural de su pueblo y a crear las *nstituciones que le garanucen a dste su disfrute ly la posiblill"dad de desplegar sus plerias. posibifid'ades, creadoras. P6r ello no es. casual que entre las primers preocupaciones de Lenin estuviesen la creacio'n de una ImPrenta Estatal y el de una red nacilonal de bibIliotecas a los pocos meses del triunfo de la Gran RevoluciIn de Octubre, y que.nuestro Comandante en Jefe firmara el 31. de marzo de 195-9 la- ley :que
-Imprenta, N ional.
.creaba la ad
Min se encuentra' fresca en la memoria'de' todos Jos que vivimos en ]a Cuba pre-revolucionarlia el sombrio panorama cultural de nuestra patria hasta el alba revolucionania. De nadie- es desconocido el elevado por dento del -analfabetismo
y a6n 'ayor de -sernianalfabetismo- que contaba la poblad6n cubana; la casi 'nexistencia de bibhotecas Y' el'pnicticamente nulo apoyo gubernamental a ellas y a las diistiiftas, instiAuciones culturales, existences en el pais; asi como el desprecio o la. Indilferencia por la profesi6n de escritor. Todos conocemos Aue el oficio de escTitor se vefia nigidamente obligado, a ejer-cerse enuna.sociedad qucpor desidia V. ignorance a a.,y, en filtima. "Imicrtnnnin nrkr. g1l ifieCAngrin -ne-ricnIanizada nalenfa. en I-a-Iftera.









'ter mercantilist que .1e, irn'pjri mifa- a tQdos 'Ios de re'. 'Ida cspirit al. Y todos
-aquella c oi ro'ml da'y ob v ul, abem6s
que con ra aqu .l Medio' llcno de rn'ed ib 6H d :d. e Jgporancia no stores que inten a romper. o.superar
-f eion VOCOSIOS, 'taba
este cefc-de'mi brja moral y cultural.,
Contra,,-es'a s rd Iida berencia legada por Jzis.clases dothinantes. de la seudorrepublif.--ti, rk-mpio I tarikas la Revoluclo'n. No
-result6 casual que fuera-. El hida goo-'D6n QuiPte'de
la Mancha, -1a' primer obra. oditLidta por I 'a recli'n creada ImPrenta Nacional. Al s1mbolo del personae inmortal Que encarna 16s mas Purc s- ideals' s humans. se unia fa voluntad Ide reco'noce.r coiiio. propio el. patrimonio cultiral.. de la Hunianidad y ell" homea'aje a todo lo que de tesoro co'unal. unificador enc w erraxidestra lengua en-la figure del mits preclaro de sus escritore .
Dtirante -estos 20 ahos nuestro pueb] 0- ha viiid-o Momlelntos realmente b ri Ilan tes,-dc %Su historic 'n medio'de un-''pasi6n y un--farvor de creaci'O'Ti reviblucionaria quc']-!an cstrern'e'ido sus mas profundas f1bras y que han Ynostrado al '' mundo el rzoraje, eLvalor, la imaginacio'n.y la lintefigencia de -un pueblo en.-.revoluci6n, Y. dentrq- de esas creadoncs. revolutionaries, con characters. muy definidos, csta sin duda -corno obra de
Revoluc" 'I 'surgimiento de 'un. verdadero
ion -y de Fidalsistema editoial fundame'nto e -hostrumento pr6alico :-del'-des airoJIO- de una ultraa literaria y. consiguientemeInte, de nuestra Ifteratura.
Y Si se nos preguntara que Ni liccbq la Revoluc*6n en el terreno delas.-respuestas m-its concreliterario y artistic, una,
tas'estA precisamente en ese sistema editorial, en la ampliacion ,sin precedents de la promocift'del libro y en la edificAcion de complejospoligrafficos, asf Como en la introdutcl-On en e'l
afs centenares de. titulos extranjeros de los mas diverst)s pupblos-'del- -mundo,. en medio det bloqueo criminal imperiafista. Y est an. dentro.- de ell wmo--ohra--& literature. pedag6gica,. las, medicines,. escolares que son, ., sin duda, uno de los, & Is
jgTandes orgullos de nuestra culture nacionai.
'Bien sabemos que fuera -de Cuba, rumiando'su'. frustraci61
r6 sentiment o. I existent pequcn-os gi qpos, de seudoilntelectuales que, muy distant- s. ya de nuestra e5poca e. insensibles a toda
-P
espiritual de. -jqu.estro, pueblo,, se n-lueven en circulp cerrado sumid:os en la 'ediocr;dad 'y' marcados por, una im-









nistassin oportunidad ban perdido toda posibillidid creadora dedicados profesionalm'ente a calumniar ]a mds alta y hermosa creacl6n de la humanidad: el socialism, la liberaci6n del hombre. Para ejercer su oficio de farsan.tes, y probando su categona moral y falta de d*.gnidad intellectual, se apoyan SistemAtica y orgAnicamente en los medjos propagandisticos del imperialism y aceptan, codician v reclaman su financiamiento y aliento. Y son tan pocos, y tan triste Su. Ofido que esos medi"Os propagandisticos deben lanzarlos al mercado inventando, figures y falseando descaradamente signiflicaciones.
A ellos que calumnian, y a quienes pagan y magnifican estas VOMS, enfrentamos nuestra irrebatible realidad (y verdad): la Ow
creaci6n en estos anos de un sistema editorial cubano, orgullo & nuestra patria, fuente e instrum'ento de formaclOn e informacl6n cultural, literaria y dentifica de nuestro pueblo, y aflento al desarrollo de la literature, las investigations y la foi-mad6n mis variada. Y como complement de tan importante obra mostramos tambi6n, y con igual orgullo revolueionario, nuestro amplio s listeina bib] liogrdfico y' bibliotecario.
Es esta realidad, esta verdad luminosa, no es s6lo un
a,
triunfo de ]a Revoludo"n cubana; es tambien indirect testi1 0.0.
monlo de la derrota no s6lo political, s*no tam Men especificainente intellectual 'ufrida por unos pocos, escritores reaccionarios y archicon form is tas o implemented burgueses, y I)HDr todos Jos politiqueros, escritorzuelos v gentuza de alquiler, que tratan de encubrir su prActica con trarrevolucionania bajo e'I amparo de una supuesta condic*6n intellectual.
Ellos pretended tapar el sol con un dedo. Pero el sol quema, Por eso ban quedado atrAs para siempre, sumidos en la ignoranda y ]a traicio-In. De ellos s6lo quedara. con los an-os, y a rnodo de referenda Mst6nca, la notlicia de que trataron un dfa de enfrentarse ridiculamente a la Primera'Revolu'ift Socialista de Amdrica. Y entonces, no s6lo ser-dn juzgados como enemigos de su pueblo sino de un modo que tal vez (dadas' sus pretensions) les. duela mucho mis: 1como ignorantes! Porque quedarA claro que los que conocieron o pudieron con o*cer la riqueza, fineza y complejidad de las fuerzas creado'as desencadenadas en nuestra culture con el triunfo y consolidaci6n de la. Revolucf& liberadora y resultaron ante ella soberanamente incapaces, brutalmente insensibles, definitivamente 1 0 ncultos y descaradamente contra rrevolucionari os pueden ser y son, muchas otras cosas, pero tambien y sin duda alguna, ivirinrnntpq









Nadie puede. desconocer el esfuerzo editorial sin precedentes en nuestra Am6rica que signiflc6 la campafia de alfabetizacio"n. Nadie puede olvidar que nuestras fuerzas armadas y nuestros milicianos encontraron en aquellas lectures inolvidables. de obras corno Dias y notches, Los hombres de Panfilov o La carretera de Volokolamsk espejados sus ideals y reconocidos sus sacrificios. Nadlie puede soslayar el hecho de que la ideologia marxiista-leninista encarno' en nuestro pueblo gracias 9 apoyo encontrado por nuestros dirigentes en el naciente aparato editorial, que public en aquellos dias dedsivos Io mAs valioso del acervo ideological y poll't-lico universal. Esta cabAl compression de lo que potencialmente puede contribuir el libro al desarrollo ideologico de la poblaci6n ha convertido a Fidel en el ro.AxI"MO aDimador de todo el trabajo relacionado con la esfera del Libro. Baste recorder el fervor con que en cada etapa de su desarrollo, en la fundaci6n de la Imprenta Nacionall en el Plan Especial de Edicio"D Revolucion aria, en I Institute del Libro, en los planes de ampliacio"n de las capacidades, ha sido el autenti*co propulsor de estos empen"os, particlipando muchas veces de forma direct en di'versos aspects de Ja edicio'n de obras.
Al pueblo que lanzo en 1961 el reto de la campana de affebetizacion se le imponia, una vez alcanzada esta victoria wiciaL-continuar incesantemente a pasos agigantados su ascenso aniveles de escolan*dad mucho mas altos. La Revoluci6n encamin6 sus pasos a consollidar y desarrollar un aparato editorial a ]a vez quet enfrenta'ndose a todas las dificultades inherentes a su condici6n de pais subdesarrollado y por afiadidura, bloqueado, asumio' con entereza el magno empen-o- de desarrollar sus industries poligrAficas para hacer frente a las necesidades culturales cada dia crecientes de nuestro pueblo, a amphar el sistema del comercio del libro y a flevar adelante una red de bibll'otecas que coadyuvara. al esfuerzo cultural de nuestro pueblo.
Result de enter. justlicia en esta fecha destacar la labor desplegada durante casi diez ahos de existence. por el Instiftut' Cubano del Libro para complimentary los lineamientos del Partido en, todos los 6rdenes de la. esfera del libro, asi corno la realizada-por las Bibliotecas en todas sus distintas instancias nacionales a lo largo de estas dos d6cadas, especialmente en lo concerniente al desarrollo de la red de bibliotecas escolares, tarea sin precedents en nuestra historic, y uno de los logos mAs extraordinarios alcanzados en el cam-Do bibliotecario.










De aquella informede situado"n inicial ha''sta'el 'pr'sente resulta asombroso el adelanto logrado' en nuestra patn'**a-en tOd6s los aspects relacionados con el libro y la literature. A esta labor realizada, que hoy podemos mostrar con legitimo orgrifflo al mundo, es por enter creaci6n del'Proceso r I evolucionaH6.
Durante estas dos dikadas, nuestro pueblo ha librado una batalla, cultural y educational sin parallel en Am6rica, % igualmente a escala mundial. En estos veinte aftos -las mits valiosas obras de la literature han slido editadas entre.Inosotros, y lo que result vAI*do para la fiteratura lo. iresulta tambij6n para las ciencias socials, la ciencia y la t6cnica y, ew fin, todo lo que la Humanidad atesora y lega a sus, generaciones venidems.
No es e"ste el marco apropiado para. realizer una I enumerad6n prolija de los 6xitos obtenidos en la. esfera del libro en estos veinte anos. Pero sf hay logos tan sobresalientes qqe deben ser exaltados. En primer te-rrniino-, la creaci6n de' U'n pfiblico lector, algo verdaderamente impensable al tnunf6''de la Revoluci6n. Las c*fras., 'Im-,prestonantes, hablan eloctientemente: mfis de 12000 titulos publicados, que represents mucho mas de 400 millions de ejemplares de Ilibros v folletos,.t
Especial importance hay que concederle a la significacf6 pollfica. y cultural que revise el hecho de la griorlizaci6n(4* se ha dado en todo, moment a la edic16n de libr''S de texto. Es 6ste uno, de los problems ma's complejos afrontados por' los compaweros que dirigen la esfera del libro,' Puesto que el enorme crecimiento de ]a demand de libros de texto '6n' los dltimos anos super objetivamente las poslibifidades 'de SU' rnateriall'zaci6n industrial. El process editc>r*ale indust'rial'de estos libros es harto complejo y conlle.va un empleo de colors e ilustradoones que require un aumento del equipo, polligrifico disponible. Esto torna au'n mAs mentoria la labor de nuestros trabajadores de las editorials, y los combinados poligrificos,. quienes con sus capaci idades reducidas han sabido dar',respuesta a una mayor y mAs compleja demand en elmismo perfodo de ejecucioon.
Una de las cuestiones que deben ser se-'aladas es la'dc-, Ia' propla formac16n de editorials y sobre todo la de clients de especialistas, tanto para este trabajo como para la poligyafia y el comercio. La diversictad de medicines, y de temAticas, las traducciones que se realizan, las fiteraturas desconocidas









esfuerzodemuestros trabajadores torque la culture, de otros, pueblos enriquezca y haga la nuestra universal.
Menci6n especial merece tambi6n el esfuerzo realizado *n*.cialnente por los trabaiadores poligrAficos por evitar que las fa'bricas pararan por falta de pizzas y medics y posteriormente por modernizar nuestra. industrial. poligrdfica, y todo ello de,bido al inge'nte c -Imulo de difficulties acarreadas por el bloqueo imperiallsta. Queremos por ello hacer Ilegar esta noche nuestro especial reconociLmliento a todos aquellos hombres y mujeres, especialmente a sus constructors, que contribuyeron de* un'modo u otro a la. puesta en march del Combinado PoligrAfico de'Guanta'namo, que Ileva el nombre de aquel ejemplo de intellectual revoluclona-rio, que tantas batallas libr6 en defensa del libro, nuestro inolvidable compal-Rero Juan Mannello.
Por otra parte, la belleza y calidad de nuestros libros estAn .gAnando ya ampho prestigious mAs allA del Ambito insular y Comienzan a ser numerosos los premios, conquistadors en exposicio'nes internacionales. Tanto en Leipzi*g, como en Sofia.. en
-Mos C-U'* o en Varsovia, los. artists y obreros cubanos que matenalizan nuestros libros hacen volver con admiration los ojos del mundo hacia estos.
Nuestras obras Ilegan hoy ya a 63 passes a pesar de las trabas impuestas Por el bloqueo imperialist. Otro logro objetivo francamente impensable dos d6tadas atras. Internamente se lucba por mejorar en todos los 05rdenes la comercliallizacift y ]a diistribuci6n del libro, aspe6tos no desarrollados en gran escala en nuestro pais en la etapa caplitalista, donde la venta de 11"bros se reducia a unas cuantas unidades situadas pr1irnordialmente: en las antiguas capitals de provincial. Hoy, pese a todas la-s dificultades, prkticamente no existed lugar de nuestro territorio carente de access al fibrol, y se han desarrollado mfiltiples vfas para. su comercializacio'n y aistribuci6n que garantizan la oportuni'dad de leer a cada ciudadano las obras producidas o limportadas nacionalmente.
Igualmente, aprovechamos para senalarlo, plausible resultan los logos alcanzados. en el sector bibliotecar*o. Por obvio, no es necesario linslistir en la crftica situacli'n de nuestras bibhotecas al triunfo de la Revoludon. Hoy, a veinte affos de esa fecha, tambii6n podemos referi'mos con orgullo a la labor realizada en este campo. Hemos destacado ya la extraordinary labor desplegada a trav6s de la igantesca red de bibliotecas









intereambl"O. bibliotecario, aunque debemos propliclar -xio p cremento notable para 6ste. El canje international debe continuar desarrollandose como medio de singular eficacia para actualizar la information requerida por nuestros especlalistas, informadi6n que por su intermedio ahorrard al pafs un el vado gastode divisas. El trabalo bibliotecario es altamente tdcnico y no heredamos un sistema 6nico de lintegraci6n, Io que ha impedido un mejor trabajo a lo largo de estos an"os. Hoy se avanza hacia el establecimiento de este sistema finico de integracion bibliotecaria, tendente a eliminar ]a anarquia afin existente en la aplicaclio'n de los procedimientos b6cnicos. El progreso ciendfico alcanzado en este campo en los passes altamente desarrollados'. donde micticamente todo el peso del trabajo se realize por comput-adoras, nos hace estar con'scientes de ]a necesidad, de redoblar urgentemente nuestros esfuerzos en la capacitacio'n te*cnica del personal bibliotecario oomo
W V'M
premise indispensable para el desarrollo future. Nuestro siglo es el si"glo le la t6cnica y ella es indispensable para que la democratizaci6n y la extension de ]a culture, su transformac i6n en patrimonio de las mas amplias masas populares, sea un hecho factible. Nuestros bibIliotecarios son hoy y deben serlo cada, dia ma's verdaderos combatientes en el campo de nuestra culture socialist y su trabajo va revestido cada dia deluna importance mayor.
Hemos credo, por U"Itimo, una verdadera literature en estos te a os. La Unea fundan-tental de nuestra literature ha estado siempre ligada a la causa dc] progress social, bemos dejado apuntado en otras occasions, y era logic que al triunfo de ]a justiciia social se abrieran posibilidades insospechadas a nuestra literature. Vemos con orgullo c6mo la obra de nuestros mAs grades escritores -Herediia, Mard, Villena, Pablo, Man*nello, Guillen, Carpentier, y tantos otros- es apreciada y asimilada por las nuevas generaciones. Vemos con orgullo c6mo son reeditadas las obras de nuestro sligIo xxx en edicliones que cuentan cada vez con mayor rigor crft*co. Vemos tambidn con orgullo como esa literature. comienza a hacersentir su influence sobre el desarrollo de las dem-is manifestaciones -ardsticas. Y vemos tambie'n con el mayor orgullo como di*a a di*a surgeon de las universidades o del ascendente movimiento de talleres literarios -verdadero aporte de nuestra Revolucio"n. que hoy ya deja senior su influence. en -1a. Am& nca Latina- nuevas hGrnadas de escritores que van dejando su fresco test*xnonio del esfuerzo de nuestro pueblo en su em= -1- -- -,&-- 1- -'T - -.! 1 --- 'L-T- -1 -1 -.& I --- 1-.! --- -'P -3 -









imaginable veinte a-nos atras. Porclue estamos en presenda de los frutos de la Revoluc116n en este dmblito que ha credo, una verdadera rrvoluc*6n en sl' rnismo. Hoy, en. esta 'hora del recuento, en esta hora en que recogemos con satisfaccion los frutos de la cosecha, vemos que cobra su sentido ma's pleno el internacionalismo proletario. 00"
A este desarrollo admirable alcanzado en lo cultural por nuestra patna ha contribuido el internacionali'smo proletario. Incalculable ha sido la ayuda prestada a nuestro pueblo por los companies sovidticos, de la RDA, b-dlgaros, y de otros passes hermanos qu--,. nos han brindado su ayuda al ligual que ahora, en l6gico gesto, nuestros tecMicos acuden. a brindarla a otros pu blos que tambida los requieren.
Companeros y companies de las editorials, de la poligrafia, del comerd'o del fibro, de las blNiotecas, compaiieros escritores, compai5cros a los cuales ese product del genio humano, que es el 11bro, los vincula estrechamente entre si, esta noche al conclul"r mis palabras permiftanme en nombre del Minlsten*o de Cultura felicitarlos de todo coraz6n por la labor realizada en estas dos d6cadas privilegiadas.
Muchas gracias.




































































A6A

















4 Ira
PP 4
















Los' ahos de Proa, en Artemisa,
Isl a de Cuba*



Femando G. Campoamor


mientras los ojos siguen la firme Proa del fiero barco 91UGUZ.
WALT WHITMAm en "iOh, capit6n,
4 itin! PF
nu capi

Antes de abordar el tema -y uso un verbo marinero- hay que fe.char un primer dato. Fue en 1976 que convince este acto 'j 1 nada menos, que con
en la Biblioteca Naclional "Josd Ma t"' el IU]o de unas cuartillas de aperture que ofreci6 Juan Marifiel-16, acaso buen conocedor de la necesidad de aval pGr pairte del'promotor. La tensa y extensa enfermedad de Marfa. -Tosefa Vidaurreta impuso el silencio, y la cita qued' pendiente en el aire, sin dia y slin hora. Al fin nos golpe6 el ad116s de Pepilla.
F jamos otra fecha tentative para el vffiernes diedocho de marzo de 1977, lo que result una corazonada pat'tica, torque exactamente el diedocho de marzo en la tarde el doctor Evelio Tiles Soler y el lector tuvimos el prlvilegio dulce, y tambiien d6ido de danivear la filtima conversaci6n en un hospital, con Marinello, aquel hdroe armonloso, aquel himno human, aquel amigo apostolar a-mado desde la juventud, que no resiisti*6 la ausencia de unos ojos amles de mujer que le alumbraron medib 'iglo'. Entr6 en'el sop-or del com, a y ya nadie mAs le

I=tura en la Bibloteca, Nacional "josd AlartV, Plaza de la RevoIU06n, en, -La- Habana, el lunes, 18 de, junio de 1979, A& 20 de la VirtnriA.- n Ism A de In tztrdft'I-










Oyo una palab ra C" on dos cruelest sa aurass en corto quedamos hu6rfanos de hermanos mayors.
Ahora es que volvemos al camiino, con las cicatrices de la tempestad emotional, este lunes dieciocho de junlo de 1979. Y conio, crddito generous al trabajo, copiamos algunos pfirr-afos del maestro Marinello, que ast nos j*uzgan:

El digrupo proa". en Artemisa, fue un arbol poderoso'.
radical Y vertical; una ceiba que empiin6 su bronco y su fronda sobre el paisaje cultural de la provincial CUA# dig
bana. Arbol unico., torque no tuvo pareja en su definici6n y en Su fe"', Para usar la frase de Jos6 Carlos Marikegui que tanto nos conmovio por entonces. Sus dos man h riestos (1933 y 1942) de mano segura, se ajus.
taron en plenitude a las 6pocas hist6ricas que los Provocaron: uno es un grito anti erialista, y el otro un grito antiffascista. Gente de mucho merit que luego engros6 con honras propigs los gremios de las letras y de las ciencias nacionales, firm6 la -prosa' inquieta del mits joven, y nias dinamico de los enrolados en la tripulaci6n de la excellent revista proa, impar en su. factura. tipogr6fica y en su conteni"do, y que con cubanisimo captain toc6 en cada puerto de las Am6ricas de nav'o a bordo
y entreg6 su. valija a los escritores y artists mas callficados del herni'sferio de Lincoln, de Marti y de Bollvar.
Dejando de lado el pefigroso juego con la literature
que result de pretender divorciarla de la. realidad social -patr6n por donde se cortaron otros intents provinclanos- Proa sorprenctio como un product municipal de la tierra adentro en una isla colonizada. A su lado, insurgents se situ' Io m6s limpio de la intelligence, americana.
Recuerdo el asombro de los comentarios en plAticas
que mantuvimos en la meseta, de M.6xico con dos punteros continentals como fueron y son Alfonso Reyes
y Anibal Ponce.

Y conclu'a Mannello con esto que me emociona en el se, creto de mis c(Rulas, y que casi es pecado de vanidad mia. pasarlo a otros, ofdos:

F.G.C. fue una luz de relampago que estaI16 en rayp
11 Is 11 .. 01 11 a 0 In 'I* T I



























- - - - - -
noviernbre de 1935









palmares que cierran. en circunferencia su poblado. El resplandor del fuego ben dfiico a1z6 !a temperature ambiente -la, solidaridad o el ddio, segdn'las cases a'nta'g6nicas,- -- y result un ejemplo revolucionario de lo que era posible- salvar en el campo de Cuba. Quien llev6 hasta Artemisa el primer exemplar de El Capttal e imprimi6 en tipos de una imprenta local, tambi,6n pioneer, los nombres de Marx y Engels, levant Ja antorcha de proa frente al parquet Iugarefio, y todo, queda en la histon0a de la. culture criolla como un trofe6 insuperado
en la vill de la sierra roja.
Me resta un n7ea culpa, al estilo de Confiteor en la misa, y dejar claxo que el documents, donde late en su tinta el pulso del autor, es de mil noveclientos setenta y seis.

0

Result dificil nivelar el tema que intentarnos, por causa. de dos enemigos que lo enfrentan: el largo tempo contado, por los minutes y arrancado a los almanaques, y la objeti"dad testi onial, que nos exige -violando las reglas del buen gusto- hablar en primer persona del singular, torque todo lo que traigo en, miis bolsillos de collector de recortes y recuerdos me usa demasiado como protagonist o como c6raplice.
Vayamos, a lo que los ingleses lidentifican por putting the clock back.- Revar haclia atras las agujas del reloj- miles de veces, al igual que vuela descontando dfas un cohete sup'drs6nico fuera de la atm"sfera. Nos llega ahora a la mente el, titul-o de un libro sensational de William Henry Hudson -A114 lel'os y kwe tiempo-J donde aquel genio, se retrotrae a sus edades mfis tiernas en, la pampa toda horizonte,
No creo, en nuestro caso, que aquello est6 lejano, para slempre, borrado por una neblina; vale decir, a una. al P stancia est'ril donde no caben las vivencias. Mejor me suscribo a un versoftenia que serpoeta el optimista.) de o'tro argentiono con quien me 6anjeaba un epistolarlio. Francisco Luis Bern6rdez. Canta"ba el fino If rico de Buenos Aires: ('pr6xima y le Jana como el vl"ento". AM nos acercamos con apparent. paradoja -pr6xi.HUDSON, WILLIAM HENRY. Far away and long ago. History of MY









tna y lejana- a toda la.verdad. Y quemarnos lasmanos con la. lu'z & la. verdad verdadera es casi un prodigio de la imaginaci6n.
Parit un hornbre que vive la juventud de su vejez, pongo el es grato regresar a su semilla de nifto, y mds, al verde
gajeno de la. mocedad, cuando loquea la raz6n y se andi a 10 que va salliendo, aunque desde entonces y desde antes nos .despert6 el temperament personal y, tambidn, la. herencia PeS6 en, Jos cromosomas.
Por lo pronto, accept una ma"Wirna sensate de Fustel de Coulange que aprendf de corrido y que repito al pie de la letra: "Para un dia de sintesis son necesarios a-nos de anAlisis.'* Y ahora recurro a la sintesis, a la estrateglia de cristalizar en metAforas lo que pudiera convertirse en relate enmarairiado, y trazo en cincuenta hor-as continues, con sus notches activas, los success de cincuenta an"os.
Ha flovido mucho a lo largo de ese Atom de eternidad que es la mitad de una centuria, pero a la vez las aguas se han soleado y puede uno caminar sobre f irme, y aun cerrar en el pt#io hasta caches de la infancia. Aconsejaba Ruben Martinez Villena (y de nuevo un poeta nos ayuda a expres.amos) que "La cuestio'n es conservar siempre un pedacito interior de ninez y, anado, un trozo, mayor del muchacho que fulmos,, acaso tambi6n salvarnos un punto- de candor, aunque el picaro mundo casti ga. a los candorosos. En f 'in, este viaj e al ayer nos trae dos nostalgias distintas: la. de la nffiez, que tiene como un sabor de leche cuajada, y esa de la adolescencia, que es siempre una miel de angustias, de cuando ardimos con foel go's
noble arranque de la fe pn*mera / y el ardor del mAs c4naido arrebato".4
Pues esto y aquello de mi generation, sumado a las edades de padres y abuelos, es toda la. cronologfa de Artemisa, el expedience vital de las families fundadoras que encabezan la lista de colons en la primer d6cada. del siglo anterior. Es una historic lineal, ascendente, que toma cuerpo en su pujante

FuSTEL DE COULANGE, NUNIA Dgmis. His-toire des institutions de la France. Paris, 1980.
!S MARTNEZ VILLENA, RUJa#N. Carta a su hermana Judith, fechada el 21 de enero de 1933 y escrita desde la Uni6n Sovidtica. En su: Poesia y prosa. La Habaxia, Editorial Letras Cubanas, 1978. t. 2, p. 515.
4 1 .9-Y jklDn A mr.w. P-ni-onlarin v otros voemas. La Habana. 1952.









&donomfa y se pernia en su culture. No se trata de un millag d, pero sf de un caso apart.
Vamos a entrarle con el arado excavador a esa tierra prodl'g*osa, de una. rojez que, segun las horas del diaabarca la a6cha gama del rojo, color primer del aspectro, solar. Desde la. aurora hasta el ocaso la luz vari'a su tono del ocre al mi*nio, y es una. brasa al mediodia, o un arrebol en la tardecifta. Allf la tierra madre fiene -nombres y adjetivos clue le aplican como, motes o similes carin"osos los paisanos: amaranth, rubl", escarlata, coral, granite, bennell6n, carmesf, etc. Al bajar en chaparr6n. las aguas de las nubes, un alud desbordaba las calls a la mantra de r1os de sangre o de lava con fuerte olor a entrafias, a qufmica organic, a misterio telilrico.
Su topografia es Ilana, de hmpia planicie, en una re i6n de buen drenaje, tanto que se traga, los arroyos antes de que traced su cauce hasta el mar. Las temporadas de lluvia y desequia contrastan m4s por la pluviiosidad que por la. temperatura. Son suelos de arcifta., donde predom'mia el perdig6n
-arma agresiva para las pandlillas de pilluelos- en el cerco pr6ximo a la ciuctact, antes villa -por supuesto, Villa Roja, para valemos de una perffrasis-, y a m antes fue centre carretero; o sea, casas que iniclaron el poblamiento con las caflejas trazadas a cordel., en ngurosa cuadncula. La gente pueblera, curlosa de novedades, estaba atenta al paso de las cabalgaduras, carrots y carretas en la cruz que trazaba el Camino Real de Vuelta Abajo al mortar el que se empinaba desde las Capellanias y Puerta de la GU"*ira para remontarse a Cayajabos, en las crests de la sierra. del Rosarlio, donde uno, posee la integridad de la insular al mirar sobre el Norte la. corriente del golfo de Wxico y, glirando sobre el Sur, la serenidad del mar Caribe.
Acudian los Viandantes en busca de los ricos products de aquellos fecundos pan-os de cultivo, con mucho hierro, y mucho, manganese chupado por las races de rojo ii-ndeleble. Cuan& el emiffiente ped6logo Hugh H. Bennett recorria la planada del antiguo solar de San Marcos para escrgbir su obra maestro Los suelos de Cuba, resurnfa el anallisls del rojo chocolate, del rojo la&f1lo y del rojo pardo, aquellos colchones esponjoso.s como espuma de n*16n que permliten el paso de !as cuchillas de un tractor a las pocas horas de un copioso aguacero. Dijo el -tdcnico: "Un suelo no superado, basta ahora, por lo, menos
0. .'O 66









El asturiano Alfonso Carmin se ernbarr6 con aquella terra0
cota cocida Por el verano y de*6 su impres16n en un pare "Cielo, azul. Mucho sol. Tierra *a / y horizontes de can-a -y

Esto fue cuando nosotros ya 6,rarnos clifras'en el censo de los VI'vos, dentro &11 oleaje voluble de los precigs del azficatPero todo comienza antes.

0

En los origenes de la propiedad territorial y hacienda poslitiva la, Real Cedula que autorizaba los repartimlientos, el Cabl"Ido de San Crist6bal de la Havana inerced6 el corTal de San Marcos en 1623,'0 en, el puro centre del itsmo Mariel-Majana. con destiny a la un!6n de yeguas, ganado menor -de cerda. y cabn*o- y zonas de labor agricola. Sabemos que el corral es un circulo, un aro de una legua. de radio, equivalent a 421 caballerfas. Los animals y los monteros se. encontraron con una mesa redonda bien servida, un plato verde con 4 240 metios de d-i4metro., replete de yerbas y airboles indfgenas en barbeaho. No costa de huella de un pie human, torque los abol genes iban hacia la costa buscando su dieta de marliscos, 4e peces y de sal, o hacla las rocas con tavernas, refugios seguros y px6,digos en frutales y siempre inmed'atos a los rios con fauna de agua dulce. Una muchedumbre de palms. silvestres, en Ja bruma del amanecer, provocaba el espelismo, del"Closo de miles de m4stiles blanco: una flota con banderas de pencas, espectacularmente. anclada en ]a sierra adentro, tal vez el arrastre diabo"lico de un huracan.
La edad de la ganadena fue la primer. invasion de OcCL dente, y allf" se radicaron los criadores calimbando su ganado en recias faenas de retina., en un lento pasar casi nada, torque era un panorama bastante desolado donde los canaries -los islen-os de las Islas Canarlas- mantuvieron latent la presencia del hombre con su voluntad tenaz de colony enraizado. Fueron ellos los sembradores de ]as vep-as de tabaco, y acabaron por darle un carActer y un prestigious a la Vuelta de Abajo de la Habana.

5 CAMN, ALFoxso. Carey. Madrid, 1936.
9 HADWA, AyuNTAmiENTo. Actas capitulares det Ayuntamiento de la H4bana- t. 1616-1624, fo. 330. Cerfificaci6n de Alfredo Zaya5. Wndez, if-fA AM Arr h*Fvf% Am In rlfirins% tip] I-Tivfnrintinr He- Ta Ciuda&









En el silencio de la campan-a' quedaba siempre -;.-a lit Hegada Y a* la salida de muchos ganaderos que desertaron de'las bra vas jornadas de cria- un testing vegetal mutilado- el poste de madera incorruptible, de duro coraz6n de *uiebra-hadha, que marcaba a la intemperle el centre del corral de San Marcos, ya envejecido. Aquel Ilamado recogedor fijaba la memona en el flempo impossible. que seguia su rnarcha hasta el siglo XVII.I.

La Real Ce'dula que autor*z6 la desvinculacio'n de las & Is
fierras. y el alza de los precious de los products agricolas -anota Francisco Perez de la Riva-, trajo consigo la division. de casi todas. ]as grades haciendas f. -+'. ] y en los fdrtiles valleys -concluye la cita- de la actual provincial de Plinar del Rio, en las zonas de Artemisa, Candelaria y San Crist6bal, surgieron pueblos, potreros, cafetales, ingenious y sitios de labranza.7

Y asi andaban los discretos successs cuando a'sorn6 el sIL glo xix ---el sliglo de Martf---.4-y el asiento de San Marcos empaO el espacio de su redondel con otros de hatos' y corrales, vecinos, derramando sobre el mapa la. creclida del latiftindio die Meireles., No venfamos a historian, aunque todo es, Wstoria* pero aceptamos e'l criteria de Benedetto Croce cuando afirma rotunda que "toda verdadera historic es slempre contempordPP &
nlea ., un acto genuine de creation que Ilega, mAs o meno's int. Inso hasta nosotros, y sigue como un Milo sutjil hacia el future, entre la vida corriente y moliente de lo coti'diano.
En el trAnsito de la tenencia de la sierra. de pocas a muchas manos, la circunferencia del corral de San Marcos qued6 dibu,
a
jada como.un crucigrama o un cuadro de Mondrain, torque el 'nuevo reparto traz6 Iffneas rectas que acabaron por borrar el circulo original, y nadie sabe el rumbo'del. reclio madero que fij6 el centre al modo que se h.*nca la punta de una plerna & compass.
-No obstante, la naturaleza cobra su tribute -at hombre y, en occasions, le somete sin tener que. acudira I a violenclia. Partiendo clel eje del ruedo de piso r *o, las primaveras tapizaron la comarca con una hierba invasora de tallo estriado, y flores tan amarillas como tan verdes, en espigas que curaban varlos males del cuerpo mediate el ejercic*o medicinal de la

1*0= DE LA ijvA,, FRANcisco. Origin y regimen de la propiedad









Bot-inica., Y el suelo bautLzado cr'stianamente con el nombre. deli evan-gelista Marcos, concluyo" por tomar apellidQ pagano: San: Marcos de la Artemisa.
En'el 6xo do de franceses y dominicanos ante la sublevacil6n, negra Haiti, desembarc6 con ellos en Cuba la'cult 'a del cafeto..Si un pueblo es hilo del transported inmigratorio, apuntemos sobre Artemisa, a la que afam6 hasta calificarse Jardin de Cuba.
Toda una cuantiosa literature nos ayudarfa para un elogio..
IF
de cafd, pero vale la oportunidad de copier una alabanza que garantiza Jos6 Marti:

Jugo A b co, fuego suave, s win llama y s Iin ardor
aviva y acelera la aigil sangre de mis venas. El caf6 tiene un misterioso comercio con el alma; dispose los miem.bros a la batalla; limpia de humanlidades el espfntu; aguza y endereza las potenclias; flumina las profundii-dades inteHores, y Ta envfa en fogosos y preciosos conceptos a los labios.:'
Andiscutible bebida naclional, se social su nombre a la hosp1tafidad native, valga una taza por medio. Para, un guajIro es un rito y una. coramina. En San Marcos sonaron comopo-. tencias cafetaleras distintas plantaciones, algunas en poder de tftulos nobiliaripos. que no es el 6aso inventariar, Un cafetal, "Migerona", alza'el -cuello de su catego'ria a respirar fuer'a de Uiba y a-dn de las Antillas, torque conocidos cronlistai extra in, jeros divulgan aquel eddn de flores y fuentes, estatuas y terror' w Is
zas, p6rgolais y avenwas, fratales y alambiques, plantfos y b teyes@ AM 4 vacacionaban Jos6 de la Luz Caballero y Josd Antonio Saco, como se evidencia en sus documents fntimosO o.es Paradero impresionante para Ciriflo Villaverde, que lo estampa en su Excursi6n a Vueltabajo'O y para el grabador, france's-Alejandro Moreau. Nadie realize, sin embargo, una propaganda mas acabada de "'Angerona" -750000 cafetosy,450 esclavos en- regimen excepcionalmente humano-- que el reverendo Abiel Abbot en 1828, trazando el cuadro socioecon6mico

$ MAuf Jost Guatenw1a. Mexico, Impr. de 1. Cumpfido,, 1878.
9 &cq, Josg ANToNio. Documents para su vida. Anotados por D6rnhago Figarola-Caneda. La Habana, 1921.
10 "ViLiAvmDE.o Cinw. Excurs'dn a Welta-AbAjo, Habana, Impr, El Pflar- 1891-









Y hasta folkl6rico en un pu n-ado de carts que constituent volume ,'y que en una mitad fecha en San Marcos."" Otra via"jera de mucha cuenta, la hermosa condesa de Merlin, desbord6 su panal al confesar que ""si se fuera a buscar en ]a Tierra un lu' 'p 'el'' se colocaria en el valle de San Marcos. ff"
ga ara paralsoF
Ve aquella region armada con caf6, caf6 que fue espiritu f 6libustero, hereje, liberal y separatist, se ocupan Antonio Bachiller y Morales, Jacobo de la Pezuela, Antonio Zambrana, Jos6 Garcia de Arboleya, Juan G ** ell y Rent6, Ram6n de Palma" y tantos mAs que dan una antologia. de nacionales; y entre los forasteros que pasan, en orden cronol6gico alineamos a1gunos. Charles Augusto Murray (1836), Jose" Jacinto Salas y Quirog'a (1839), John Goorge Wurdenann (1841-43) o Eugene Ney, hijo del maniscal (1843).114 En tales libros de viaje quedaron las estampas. Y punto y apart para Domingo F. Sarmiento, quien aclama al "Jardfn de Dios".
Uno coincide en la passion cafeteria: huele a pausa t6nica, armstad, conversada, compjam-fa de lectures y. fumadas, infimidad de hogar o charla de cafe" en tertulia., que por algo 114mase caf6 el negodo de las mesas cordials. "A los cafetos -informa Fernando Ortiz- se les respeta'la plenitude de sus mores y de sus floraciones, y solo es su fruto lo que, se cosecha."15 Tanto Ileg6 a valer en sf, que gan 0' calor de moneda de curso legal en los trAmites commercials
Asf transcurri6 el primer medio siglo xix en el valle de San Marcos de' la Artemisa., donde el adre cruza sobre la cintura de"la'fsla de Cuba, donde se embalsaman la briisa y el terra"L Artemisa es un mito de Vueltabajo, una hija del caf6 fragante, qi e siempre huele a toma de La Bastilla y a La Marselleso,

11 ABi3m ABiri.. Letters written in the interior of Cuba... Boston, Bowles and Dearborn, 1829.
12 MERUN, MARIA DE LAS MERCEDES SANTA CRUZ YMOTTALVO, CONDM D& La Havane. Paris, Libr, DAmyot, 184. 13 Bachiller, Zambrana, Palma y Gilell y Rentd en revistas; Pezuela, en su His toria de Cuba y Garcfa de Arboleya en su Manuat d4 la Isla de Cuba.
14 Travels in North America. London; Viajes de D. Jacinto Salas y Quiroga, Madrid; Notes on Cuba..., Boston; Voyages en Amerique. V111e de Cuba,, F&ds.
to ORTiz, FERmAmw. "Pr6logo". En PARjEz DE iA RrvA, F. El cafe,-his., foria de su cWti'vo y explotqgWn cm Cz I -p4s Montero
Editor'. 1944.


















00000










PKIK1001CO LIBRE ARTEMISA-CUBA






10





Danief F. Caldeoin. MADEROS peems Ma Amalia Clulaw. SINTESIS SOCIAL OwpEloy E. Cruz. INFORMACIONES: Pueblo Nuevo y la Zana. Arreglo de calls.
Asparto Je cairme, etc.,


0

OCTUBRE 25 DE 1936

Af4O I NUM.ti









a grano de tentaci6n tostado al sol y Ilevado a los. puertos en arias demulos -Parientes rdsticos,.de Platero- Para. emarvprar al mundo con su esencia negra,
Nos resistimos a cerrar el sliglo pasado sin anotar con todo su vigor a los personages aue han constituido una suma en la. historic local de su culture. Samuel. Hazard, el norteameric=o, de Cuba a pluma y' Idpt*zp Juan Antomarchi, m6d I*c6 frafi66s, que acompan-6 y amortaj6 a Napole6n en su d-estierro de antvi' Elena, estudio'so de la hidrologia de Charco Awl, al norte del, t6rmino municipal; TomAs Romay, quien desde .1807:se cohocia'', ese manantial en Visita, a la hacienda del re Odor Carlos,,Pe-: 10
droso- Miguel Rodriguez Ferrer paso vol *6 -a pasarpor el villorrio de Artemisa recogienao datos para su obra. fonnidable editada en Madnd; el pintor italliano Sapari de*6 murals al fresco en las fincas "La Serafina" Y' "La Matilde", dsta prop i dad del marquis de Arcos; Feli e Poey re .0 ie IP coma la zona en
b6squeda de ejemplares de la fauna verndcula, y en las cuevas estud16 los peces cliegos, mientras el ineffable Juan Crist6bal Gundlach enriqueda su coleccift de aves con las que matiza'ban las tupidas arboledas intactas'.
ZC6mo olvidar la pluma bien cortada del general Jos6 Mir6 Argenter y la muy meritoria del tambi6n general Manuel Piedr-a Martel, reporters del ataque de Maceo sobre la Arternisa al mando de Arolas, servidor de Weyler?"I Se fortalece el Anima rnemorizando la estancia en nuestra. campan""a de la melanc6lica Julia Pdrez y'Montes' de Oca, 4ue'cant6 al'mes de abril y at colibri en la casa camera donde murio esta herman t de Lu isa Wrez de Zambrana, otra rornAntica adolori da. Y refrescando noticias: ZNo es artemilsen-a de cepa la hnda, Maria del Carmen de la Lastra y Owens, madre de JuliAn del Casal? C'Pues nad de tu seno delicado como nace una spina de una Plantao")
Intencionalmente ahora si cerrarnos .1a honrosa relac116n con Francisco de Arango y Parre-o, Ifder talentoso de los azucareros criollos, autor de la fundac*6n del pueblo por sus interests de familiar y de plata en el Vinculo de Meireles, tan empape]ado en nuestro Archi*vo Nacional y en el Archivo General de Indias. Y,, como punto final, nada mAs que Tranquilino, Sandalio de'Noda,17 h1jo del barrio de Las Cahas, guaiinto que se

%6 Pmn MAmt, MANurjL. Cr6n*as de ta. guerra de Cuba. La Habana, 1911. to 3.
GUM= CAsTARmA, AgmANDo.,Un Prdcer humUdefrrawailino. Sdn0 40 .6 IL 9 db % V V A ^-ft A









convijrtO per se en sabio y, segun Marti, fue "el sab*o mis laborioso, de Cuba,"". Mensuro" todo el paisaje de Vueltabajo y result nuestro Leonardo de Vinci.
Sn el mapa alzado, durante el.gobierno de Vives ya aparecen los pnmeros, ingenious que hablian de multiplIcarse cuando la edad del caf6, ahogada en la crisis del mercado-'mundial, tuvo relevo en la edad del az-6car, monopolio del que vamos liber6ndonos. En' el mapa del titan Esteban Pichardo, afin tatuado por siluetas de cafetales, se palpa la pujanza de la industn*a de la can-a. Pichardo se conoci6 palmo a palmo el territorio de nuestra parroquia cuando se avecind6 en Guana' Para la sacarocracia -voz grata a Moreno Fra inals- Artemisa se ubicaba en el lfmite occidental de ]a Hanura roja que, por otro limited opuesto, marcaba a Co,16n. Prematuramente desde 1797..Antonio Morej6n y Gato"21 acentuaba en su trabajo sobre esa tierra colorada la necesidad de analizar los. suelos. Arango y Parrenwo el padrino, bablo despu6sr de plantacii6n, en sentido econ6mico esiricto,. Y los atajos, trills. y senders de polvo rojisimo que trazaron las pisadas de hombres y bestias, quedaron' como suplentes de los nuevos. casinos de piedra. y de hierro: carretera y ferrocaril.

0

En el trarno de tempo que cubre los ahos iniciales de la. frustracio'n republican, entre olores y p6cimas y jarabes en una rebotica, o entre chibaletes y mAquinas a pedal en una imprenta -ambos comercios del doctor Francisco Robainas se reunfa un grupo de enthusiasts de las letras, que siempre derivan al periodismo municipal y a los piniinos 11terarlos. Armando Guerra, Ubafdo R. Villar, Isidro Mendez, Ofell'a Rodriguez Acosta, son los que sacan cabeza por su laboriosodad, aunque ninguna demand polftica nii social asoma a las paginas, en format menor de la revista Artem' A isa, con ilustraciones
-s art nouveau, que usaban los ti. 6grafos, Arquimbau.
y1fieta. lp
S 1empie hay que anotar el esfuerzo Como un prop6sito noble en medio tan pacato por el an"o 13, anho de visperas en !a ruptura de los valores que la guerra del 14 hi*zo trizas, liquidando un-,mundo en bancarrota.

2 ik d MoRwdK Y GAT% ANTomo. Discurso sobre buenas propiedades de
Iffl f'OOV'Vn 4n^W.M A.M. 1 .4" T VICLOT









Tampoco Ia guerra entre bandidos coloniallstas resolvi6 4, i te
runguna incognita, s6lo cuando emergi6 como im If ebe;rg sobre un pedestal de sangre, don-ada. a la guerra patria, el Estad'o
los traba'adores con la. guia de Lenin. Para 1929, tras un panico econ6mlco, se reinicio' la depresi6n en los Estados Uniaos de Amdr'ca,, la que se tradujo en misena cubana. En 1933, con la dictadura de Gerardo, Machado a punto de morir (zafra de sesenta y selis dfas y salario al. obrero agricola de vei*nte centavos Por clen arrobas de can-a), la conciencia. del pueblo,, undnime, pedia. cambios a fondo.11' Durante esos an-os del 29 al 33 vivimos en tension creciente, y la revolution de Carl'os Baliflo, que Marti' habfa Pronosticado para la Repfiblica, creaba 6'rganos acordes a su necesidaa wis't6nca.
La rebeldfa national ha'sta tuvo postures cificas, con nueva optical. que invitaba. a edificar otra structural de naci6n. AM surgeon, conio avanzada, las Ilamadas minorias de izqu*erda, torque las mayonas inmaduras aun I se despistaban y desangraban afiliadas a bands de caudillos corromp"dos. Con es6s ojos nuevos se 666 el. Grupo Mino'nsta erl La Habana, y Emillio Rolig de Leuchsenring -todavia. en 1961- aclaraba. el. adietivo:

Ha side, en todo caso, un grupo mayoritar"O, en el
sentido de constituir el portavoz, la tribune y el Indice de la mayorfa del pueblo; con propliedad es rninoria, Sojamente, en lo, que a su criterion sobre arte se refiere."

En Artemisa recogimos el mensaje como un reto. pero tardamos eacarnando Ia respuesta. Unos 6ramos estudiantes, demasiado imberbes; otros median los riesgos y las limitaciows, par de verdades negatives. Porque en un pueblo de campo es 10 romper un plato, convener par-a dificisl desasnar a los dernas,
un- salto de trampoline a los que reposan su bafio de asiento y no permiten que se. les mueva el. agua, por miedo a ahogarse en. una palangana.
Algunos de nosotros detectAbamos unas pesetas para venir a La Hobana y meter las nances en conferences, en tall6res

LE RiVEREND BRUSONE, JuLio. La Reptiblica; dependencia y revolud6n. La Habana, 1971.
20 Rom DF_ LEumsEmw, EmiLio. El grupo mi.nortlsta de ffntelectuales y artists habaneros. La Habana, OficinA del Historiador di la
A,.A. ift i (w e4o IL;etrhAa hn4innPC2 711 '









L icos --que pedantemente fiamcibamos atteliersartist" Mist*
y en ofir hablar a los que sabin. Nos movia una legiftima iinquietud juvenile. en el aula y en la calle. Un dia Regamos hasta la casa de Enrique Jose' Varona v fue un banquet griego en
A
la calle 8 del Vedado. Leiamos authors, qui -, ademas de ser moda, eran medulares: el tremendista Papini o las prosas es, panolas de Unamuno y Ortega. En el catAlogo de la Editorial Cenit pudimos devorar El cement de Fedor Galdkov, Manhattan transfer de John Dos Passos, El arte y la vida socW de Jorge Plejanov, El fuego de Henri Barbusse, Fdbrica de suen-os de Ilya Ehrenburg y decenas ma's.
Leyendo, y leyendo, a1gunos documents surreallistas nos enamoraron con a1gunas frames furfosas, agudas boutades, y hasta un humor de horca, como dicen los alemanes. Lamentaba Louls Arag6n que se habian hecho leyes morales y est6ticas para conseguir el respect a las cosas frAgiles, pero que lo frAgil debia ser roto. Tenfa razln. Decia Dostoievsky que admitia que do's mis dos cuatro es una cosa excellent, pero, si es necesario elogliarlo todo, diria que dos m6s dos cinco, es tambi6n una cosa encantadora. Tenia raz6n. Decia Andr6 Bret6n que el gran oso honniguero se hace una corbata con su lenguaf-21 Por aCA ded'a el padre F61ix Varela que jama's dio a nadie el trabajo de adivinar sus opinions. lo ci ue demuestra que era cantaclaro. Tenia raz6n el cura de lengua dura. Sf, el cantaclaro result s6lido y los mAs se conjuran para callarlo, torque no quieren perder el bur6. Todo ese material inflatable nos flustraba y nos divertia.
Otra cosa: decidimos pactar con el pasado utilizable, lo que en otra palabra equivale a la herenclia cultural de los marxistas. Por una vez estAbamos en concordia con Eugenio D'Ors cuando descubr1*6 que "Todo lo que no es tradicift, es plagio. 10 Ni el cubismo rompl*6 con la tradic16n. Rimbaud nos advirti6 casi de adolescents, que hay que ir a golpear a las puertas de la creac116n, pero el agudo Garaudy an-ade que los autenticos revolucionarios fienen el m6rito primordial de integral, conservar y desarrollar, sobrepasaindolo, lo mejor de las anteriores creadones.-,&
Conque no hay porqu6 gobemarse con golpes de pasi6n, sino con actos de reflexi6n, y en Artemisa cupo empatar la

21 NADE:Au. Wtmcr.. Hf$toire du surrealism. Paris, 1930.
GARAuDy, Roa& Do un realism sin riberas. (Picasso, Saint-Jolm









hovac 16n y la tradiclon, coiho dos manos de corredores.,de ];.elevo se pasan el bat6n en la plista. Para abrir una ventana. en una. pared hay que perforarla, pero 4sese una bisagTa que agarre a la pared y que gire la ventana para que entre el viento fresco. Lo demas es intelligence intestinal: la formula para comer uno solo.

0

Al escribir el primer manifesto del "grupo proapr tuv*mos o On de aplicar la regla d*ali6ct* casi I Ica: en vez de explicar en
nuestra version lo que otros de mAs nivel tenfan explicado, casi calcamos el texto del mani"fiesto de los minoristas habaneros, anadi6ndole arenas algunas cons' nas locales, artemL seflas.
Decia en sus prximeros renglones la Declaraci6n de Pr*nci,. pios,, con data del veintid6s de septiembre -de 1934:

El grupo proa" tuvo su gestaci6n revolucionaria
frente a la tiranfa; nac*6 en un empefio de pulsar los valores de la provincial con Vista a mgresarlos; en la lucba national del pueblo oprimldo, y levanter, la conciencia regional ante el Imperativo, de lucha que nos exige la posicli6n de Cuba, junto a Nuestra Amdrica y
junto al mundo.
El moment hist6rico -continAa un segundo pArrafo- nos ensefia la U"n*ca ruta, salvadora: el papel conductor que presiona sobre la liatelectualidad, levantando el gesto y la acci6n protestantes. contra la estulticia.
de la obra republican, proclamando la un16n interis 'to
popular americana frente al hinperiansmo, y a los gobiexnos services.

Y, a continuac116n, 16 consigns econ6micas, political. -So ciales, culturales, firmadas por I I personas, donde cabtamos estudiantes, maestros, tabaqueros, periodistas; ArTnando Guerra, Ubaldo R. Villa, Mario Llordns y Manuel M. Bernal hablan
ipado en la re ta Artemisa, y para ellos y los otros, respetar la. tradicl16n no signifficaba quedarse plantados en el mismo punto que nos dejaron los padres. Es.'algo mis dinA,









...:Pues la. hoja del manifesto tuvo. I reediclones eft -pen46chlcog Y revistas, -Y hasta alganos guardians no tan seguros, torque a 1 larga rescatamos. el exped liente 11905 del Servicio de Inteligpnc'a Mlfitar y. el. expedience A-577 del Bur6 de Repre si6n de Acthw4ades. Comunlistas (S.I.M. y BRA.C.) con, un exemplar en cada uno. Otra ho"a estA eibibida hoy en el lobby pn*ncipaJ de, esta casa de Ilibros que dirige un companIero, a quien aprendf It' Is
a queer y admirer desae ias bananas de la Universidad.23
Se preguntarain: ePor qu6 proa en aquel pueblo rojizo, in,terlor, dentro deun lazo de palms? Habfa razones para autofitularsc proa aquel grupo campesino- romper el bloqueo del corto horizo'nteaonde el verde cercaba la punta de las calls, Y salir a la ruta libre del mar buscando lejanfas para buscar cercanfas, o, sea, rastreando mas alld a las genes solidarias con quienes galvanizamos una cadenza continental. proa rrsumia nuettra sed -de anda.nzas, de sal para. contrapuntear con l empalago de guarapos, melados y azficares que soplaban' sus
fu6rtes fra: ancias sobre la sabana que nos envolvia el perfme'fro urbano' con un mar de clorofila.
Por lo pronto, contra viento y marea nuestro, grupo no era la pen-a' flusir'slima de 'Madrid o de Parfs (el caM 'gRegina" 0
P
el do -"'Pombol". los mattes de Mallarme o los jueves. de Zola), sino el e'ncuentro nunca casual,, imantado en los portables del hotel "Campoamor", en la esquina 11ave del plano del pueblo, .'efrente: al- parquet lugarefio" que ubic6 Marinello, quien bien nos conocfa como un padrazo. Porque su amistad integral, y la de don-Fernando Ortiz, fundionaron como anchors, fuelles de -Pulmon en aquellos moments de asfixia, de ai*re turbo so'bre el. pall's. Una vuelta a fines de semana por Artemisa, a su vez, suponia para ellos romper otro slitio terrible que es el mar -de cement y asfalto que enrarece la respiraci6n en una ciudad mayor. Ese escape, y buenos plates a mantels, nos rega16 la continua presencia de muchos amigos que nos agrandaban con su amistad. Eramos tambidn como una parentela espMtual que les cuidaba el patio de su casa a 60 kil6metros por la carretera central,
Un buche de cafd, una bola do helado, un vaso de qxveza
olv*dar el credit abierto, muy Importante-- nos juntaba


El doctor Julio Le Riverend, Airector. de la Biblioteca, NacibrW
il .. Y&Nowq+4 Aft"l-ALftwt '-M lift 1giuft+va%%@m -Ag& ad%+Aft ^-wAvirrm









en iina mesa de mfirmol que cas' se es8raba c'uanao reunimnog mas de cuatro, gatos, sospechando nosotros, los *lusos, que.el mundo de entonces rotaba en el eje de las patas de hierro. AIR nos apifiAbamos a todas las horas libres, o en trAnsito provocado, torque herviamos en. enthusiasm por lee'rnos algo ini6dito, circular una carta o un chisme. alegre; en fin, nos pasfibamos noticias, nos anirnAbamos, y nos encorazon6bamos.
Mientras, eran. ya Cientos los amigos de La Habana, Con ellos cumplimos -a cambio de gratitude y un dia de albedrfoun. program de conferencias donde el coterrAneo Salvador Masslip, Antonio Penichet, Jos6 de la Luz Le6n, Gaspar Betancourt, Emilio Ballagas, Luis Felipe Rodrfguez.y tantos, compensaron aquella fiebre de darle d*eta de culture a nuestros vecinos con la misma pasi6n que se empi"na un papalote sin otro combustible que el alire. Los novelists, ens ayistas., cientificos y poets alternaron con los declamadores, tan en boga desde la ponderosa vista de Berta Singerman. Y asi contamos con Eduardo Casadol, Ricardo Obeso York, Coralia Uspedes y otros.
Por aquellas datas residia en Artemisa, como juez, Fernando Alvarez Tablo, con su muier Rita Longa. A Rita la comprometimos para mortar su. pnmera exposicl6n de esculturas, y por ahf queda el catalog al estilo tipografico del "LyceuTn del Vedado. Pero la huelga revolucionaria de marzo de 1935 me traslad6 a la prisi6n en Pinar del Rio, con la attractive alternafiva de un. consejo de guerra milltar sumarfsimo donde el fiscal pedirfa sentencia de fusilamiento o cadenza perpetual, torque la huelga la ahoga-ron en sangre y regia la ley martial. La muestra de Rita qued6 esperando la vuelta a la calma. Ho Chi Minh cant6: "Quien suFr16 la prlisi6n, la patriia puede hacer." En esta cita de evocacliones. hay que seguir agradeciendo a Martinez Bello el coraje de un articulo, suyo en El Mun"do, donde nos defendfa a la altura de su digida&2'
Habiamos echado a los hombros el taller unos cantos de pledra de-Capellanfas -la. canteria del Capitolio que cinceio Lister, luego general de tres ejdrcitos- para pedestal de una cabeza en bronco de Jos6 Marti, obra de Teodoro Ramos

24 MaTfNEz BELLo, ANTONio. Fernando Campoamor, valer y val6r. P1 Uto"hn 17 n1hril 101A- 11- ;hm-,



















CLIADERNOS DE ARUMSA


























EDITORIAL PROA
.1 9 4,2









Blanco, develada el veintiocho de enero de 1935. Alfonso Hernindez-Catit, como nunca, aIz6 su palabra nifis cillida v emotional aquella' maftnita fresca, a bandera flotante, ante escolares, veterans de la guerra, compafieros. del "grupo proalf y pueblo'" Ilin6.- Tainbl& ahtandan los testimonies en fotos., prensa y aut6grafos. Y esa cabeza del noble escultor mulatto abn*6 camino a las de Antonio Maceo y de monsen"or Guiller11 Go
mo, GonzMez Arocha --el cura mambf- que taminen emplazamos.
Desde noviembre de 1935 tenfamos en la calle la revista proa, que tropez6 con su primer arrecife cuando le negaron franquicia, en Correos, torque trafa, impress en el mach6n una
0
frase subversive: "Toda la distribuci6n es gratis". Vale decir, el exemplar, la faja que lo ewolvia y el sello de franqueo no costaban un centavo a los, destinatarlos. Lo que ingres4bamos eran -unos ridiculous cobros de anuncios, por aquello de darle lustre a la. aldea. Pero la soluci6n econ6mica del costo de 2 000 ejemplares que editamos*'salla como el conejo de la manga. del prestictighador, en un juego de manos de un 4ngel de la guarda, un espan"ol casado con la madre de un escritor que le daba dolores de cabeza con, su.1. rebeldia, torque entonces no era mAs que rebelde, que es.,.ser aspirant a revoludonarlio con 99 papeletas en contra.
Quien ahora lee tenta, clavada, entre pecho y espalda una frase de Lenin que casli masticaba en su' sarampi6n: "'Cuando la real dad no se avenue con la teoria tanto peor para la realidad"; frase que usaba', envalentonado, para garantizar sus sueflos, torque tambiCh hay un extremisino, enfermedad infan. til de los que lefmos demasiado, tiemos El Estado y la Revolucidn.
Pues proa, la revista, dijimos que sali6 en novlembre de 1935 y dur6, en primer etapa, hasta abril del 36; luego tom6 fuerzas para integral la Editorial proa, donde inclulimos los Cuadern*v det pueblo y el peri6dico mdstit (segula la jerga de la rine a, como era "br6julas" el articulo de fondo, Y "balija" su cr6nica de correspondencea. En agosto del 36 renovamos la safida;- y s6lo- -nos alcanz6 el oxigeno hasta octubre. Alfonso Reyes, el pontifice, nos calmaba confesando que su revista Libra se apag6 con el ndmero 1, como una bengala de
If









Lo que todavia nos mueve a tocar el tema que Ilevamos adelante, es repasar los, archives de aquella aventura y cheIk 40t
quear, de la A a la Z, la relac116n de publicaclones en canje.-w
Con cuanta. sanidad mental recibfamos a mano en las oficinas del correo los sabres y paquetes que nos Rovian desde todos los rincones de las dos Am6ricas, y con un a I Igo agridulce reparabamos en la ignorance del amblente, en el dolor de no ver compartida la alegrfa que premiaba al caserfo donde naclimos. Aquellas etiquetas con el nombre de Artemilsa escrito en todas las patriias hennanas, remiticlas por las asociaciones. de intellectuals, por los clubs del libro, por las universidades, por las editorials: tabloldes, revistas, boletines, libros, cat& logos, folletos... La colecei6n de Sur, complete, en sus primo. ros 250 ndmeros, pasada a la biblioteca de la Casa de las Ame'ri-cas; la de Atenea, chilena, tambi6n en esos anaqueles de archive; el punctual Repertorio Americano salido en San Jos6 de Costa Rica, oficiando en su parte el gran selector de lectures que fue don Joaquin Garcfa Monge- los 6rganos m4s radicals de M6xlco y de los Estados Unlidos, torque tenfamos al dia
-aIgunas, en Volu"menes se conservan encuadernadas- las publicaciones que nos remitian desde U.S.A. Michael Gold, Waldo Frank., William Faulkner, John Dos Passos, Archibald MacLeish, Cdsar Barja, o Langston Hughes, quien colabor6 en proa con "'Yo tambidn canto Amdrica". Rafael Alberti le aparej6 con otro "Yo tambie"a canto Axndrica",2 y decia aludirnos en aquel verso "la furiwa de sus fierras linteriores".
Habria que recopilar el indices de proa para ver todo lo que obtuvo en tan corto andar, la simpatia de los Juicios que -nos Ilegaban impress o en manuscripts. Y lo advierte Marinello con su surneza est&ica: destruimos la mania de los tip6grafos, lanzAndonos a la moda vanguardista de inicialar con mindsculas, de usar y abuser de ellas, y tanibidn de blanquear, airear las pitgiinas, para verlas m -a's ligeras. iCwinto Ifo con ese plomo de Iiinotipo que paraban en la imprenta. del ineffable Jorge L6uderman, en Manrique y Virtudes, o con los, grabados que copiaba Vega, en Concordia 66, otro, buenazol, Y el Ileva y trae

25 El listado de canje cornprendia 256 revistas y boletines y !--e emlitia gratuitamente a 1014 escrIftores y artists del extranjero asi como a 59 diados y revistas de Cuba y cerea de 400 arnigos, adem4s de circular 150 ejernplares en Artemisa y retener para el archive. 24 ALmTx, RawAs. Yo tambidn canto Am6rica. proa (Artemisa, Cuba) i i c% ri i irri v ww% *% wwr% i 62A









de las galeradas hasta, la_.impxenIa "El Pueblo %, en-Artem*sa, donde regenteaba Pedro Portol6s-- mAs -romantic-o qu6 comerciante, como antes Machucho Robalinas entre los hierros de las mionervas que hered6 de su padre. Erainos nuevos, pero el viejo Mon s d6ba. a'p'oyo asegurando'q'ue a- los veinte
An'os ya uno sabe lo, que piiede.ser y hacer.
Sli aventAbamos los papeles, hasta el, cono sur de- Am6rica y hasta lag mdrgenes' del rio, Labrador en el CanadA, c6mo no habl'a-mos de traba r relacio'nes casi, raminares con groups de cubanos vigilantes que vivian en Guanajay, Pinar del Rio, Qiiines', San' Antoniio de los'Bandos; Santiago de -las. Vegas, Magos,, Santa Clara, Sancti -Spiritus, Trinidad, Catanzas, Cienfue I
maguey, Bayamq, Barac oa -Y Santiago de -Cuba. Con Manzanillo nos ligaba un parentesco apretado; -Juan Francisco, Sariol trabaj6 en Artenuisa comotio6grafo., antes de-fundar la revista Orto, donde colaboranios vanos de, nosotros por la vl*a del
NVI F
manzanwerismo., nos ayud6 Pedro: Alej andro"Upez en lapdigIna editorlai del dianio El MWdo.,-Y un recuerdopara Manuel Nar varro Luna, tan abierto.como un girasol.'Y otro parai los Mio Girona, padre e hijo. Ypara "Paquito" Rosales,, el mArtir,
a A .
quien nos atendio como alcalde communist cuando Ilevamos con Olga Armenter6s el diplom'a' de, proa para responder a su In 0
invitaci6n desbordada. iQud s6lido todo aquellol Y -Iqu6 Inmaculadul
Se fundaron algunas c6lu*las, de "Amigos -deproa" que tenian por model la. de Artemisat reunida. siempre en la terraza del hotel, la mfis dalifica&'cas'a de'14'cultiira en' el histon*al de-los paisanos. Es IAr'ga". p*ero imponente 6n un mecao pro'vinciano, la n6mina de personafida-d s 'que se' ho'spedaron 0 eligieron I a sazft de,a"quella c"od n a' que &a un 616pio repetido' de dos gourmets como Fern"a'do Oftiz Y'ErnIH-'.Rqi-gd-e Leuchseni Iu l I A ;'. I If
ring. El italianoi Adolfo Dolleio'j. circ. at p para, acoplar mate,riales con que organl*z6 su, uflIkimo libioi6i6bi6TIn'ar d. el M6, 6n 192f, com'enta del hotel: "El nipx6& )aolos grrast& parecia anunciarnos --el grado' de culture de" la''sfiripAtica 'cabeceita. del Vrmlno 7 Le'evocaba A parlientekdofilarri6n, el-,rnAs popular poeta. esf hol de entonces. El edificio fue alzado audamente no, cqqpos ofendian el ''
en 1911 cuando los techos de gua -amor
11 b ., 4 1.
propio pueblerind. Sin, or&n de- 6poicas --aiateh, a Ios_ transeun27 DoiixRoj ADOUo. -,Curn4tas4bana. .(4.,.provi 0a 4 Pit; r-.-,d I Rio 9?7 e '-* ; el
v su evolucidn.) Habana. ImiDr. Seoane v Fcm*ndt7.u 192U. -









tes: arqu 61og.os arpngton, Cornelius Osgood e Ir
"Ang-lio' W-;e-16 bot mko-- lierwaho L66]n, Juan'Tomas Ro"
io-616gos Cailo's Torre; Mario Sdnchez Juli4n. Acufia* 116s de la.,
A6! '' 8 tepheri C61 'Briifi6f, P tric 1- 6 iCardin Carlos' G. Aguayo; l's P r m A' s lq6ty6l -6ab iie'la is r *, Miiuel AIR& *1 Asturias Y Pablo Neruda. Ram6n Men6ndez Pidal, R6mulo-gallegos, Ernest Hemingway, Andr6s Eloy Blanco, Carleton Beals, Juan Bosch, y etcjdtera, pues,-adem", Drtiz, pase6 por alki a todas. las ilustres figures europeas y amenicanas que venfan. a la tribuna de la Instituci6n. Hispano Cubana de Cultura, para enseP) minar
narles las- r. uinas colosales del- cafetal Ang-yerona Y cul .Pfert zdo, lavgracias., de!. la--gastronomfacriolla.
Afiadamos..al-pasar g4no&,cpmpatri6tas,,queeran a& tos 412i Cari Az tie 'HeffiAndez-Catdluan Mas ersa os_ cara jfonso,
in igue'z; Ignacio V*11a,.-Axquimedes Pous,
Q, divF e,Rodr
rinell Li I _&
Argu61 t. Jaunie.,)Mas Entralgo, Mciriblanca Sabas A1oma ,,Jos6 ki
Antonio Ramos' Salvador Carda Aguero, NicolAs Guill6n, Enrique..Serva,,,Manuel Gran,. Perardo,._ Castellanos G.,.Fernando "as Josd-Ri-vero .-Mufiiz.,, o i6.Luc*lano.r-ranco, Manuel Bisbd, L.A. 6s6iAlu:e4a,* Antonio -Ndfiez jW*16nezyptra vez etc6tera.




no-muere- peaa--cort n4niero? 4ror que
el grupo no queda en silencio de muerte"il or ue an me anunci6 la onda de la revoluc116n latinoamericana y empat6 a ci ., Ul. con lo mAs
su tripul acift .. edfahte. ... S'ti red, dd, rc acion brilliant y pujante de erica -co nitinentaIj, que nos respondi 05 como a:,un, CAs<)-.-.ins6hto e, n-la 01eddd de la provincial cubicle.
En 1943 se toma co mo pretexto,.de gran fiesta -que la fue soberana-)6I anive'rsario del primer manifesto de
a (porie'hubo otrci-,'en A 42, dbsniudando at fascism, que firmaron ambi6n a.vad* r Mas. ip, Enrique Leiguarda', Pedro 6ar61iVzddd*'s,' -19i'dr'' Mendez, 'Sergio Garcia Marruz, Julio eabrera-Calderin. gober'to CaImpoamor y Olga Annenteros). A esa hora de mwitener "un'a definition y una fe" que pedia Mariategui y e i fa Marlinell0211 a1gunos de los. fundadores do.

28 MARiNEmo, JuAN. La tragedia de Cuba por Fernando G. Campo
V ., -. 's & - - JIT Ir 1- - x 41r?_%,#%0V0V2. 101A









baron las piernas. Unos se cansan, y otros sliguen. La cuesfift es de raiz, di"galo Marx o &galo Marti: para ser radical hay que ir a la ra1z. Y no ped'ir nada, para tener mucho-, como tuvo el pioneer de nuestros cronistas, Pedro Martyr de Angjerfa: "Yo no tengo ntis contentamiento que en la relad6n con los. grades hombres."

0

No me arrepiento de esta escritura a vuela mano, afectada por un defect qtw es el virus peor (lel periodismo: postpone para informer m4s, hasta unas horas finales, nerviosas, lo que pudo trazarse en cahna, para mejor calidad literarlia. Pues no me arrepiento tampoco de esperar tanto, pesto que Saco comenz6 a borronear sus, memories a los 81 afios, y el padre Las Casas concluy6 a los 87 suffistoria de las Indfas.
Poco se perderia. sin es;,as cuartifflas acaso v'daclas por 10 personal, Pero me dec'di6 'a sumarlas el deber intlimo de poner en orden los, humildes angles de un punhado de cubanos, agrapados en minoria, que alzaron band6ra en un mastil para ab*r marejadas y hacer de su munimpio una. Datna ancha, un patri.mundo. "'Nosotros, los die'e'fitonces dvierte melanc6lico y veraz Neruda-, ya no somos los mismos." Mejor estfin para ahora otros renglones qua resume e'sa realidad dramAtica. de
*% 44
la par6bola n X.KdME

Ayer, cont* cruzaba estos campos
al nacer la verdura florida,
y hoy de nuevo los cruzo contigo
at caer de la hoja amaritta,

Lo que limporta es haber actuado y dejado el nombre de la tier-ra roja en a1guna historic de la fiteratura. americana. Lo que import es hablar por aquellos, que no pueden hacerlo, como advertia Camus. Y con la cara al sol, sin gota de amargo en la copade la Vida, brindar por el pueblo que nos nac1*6 y por los an"os de Proa, en Arternisa, Isla de Cuba,










ANEXO I

br4juZas

ENVIO

Ancla en alto, de una Iisla tr-Agica sale hoy ganai- a&euas un navio. Va en V'aje M"IciaL de entem optimlsmo. Lleva a bordo hombres de !a tierra antillana, perseguidos por la urgencia del tempo. We al aire de la costa de Cuba, suelta la bandera., brdjula vigilante. loo im. pulsa una juventud realist, preocupada, iinquieta.

En la, proa va -un tftulo: Am6rica. Amtrica fue a-stillero' y arrancada. Am6rica es ruta. ann seri meta, contact. Hay un continente,
muchos puertos que esperan. Esperan ver el salvamento de las nuevas annas en la inevitable, en la cruda niarejada future.

Conocedores de nuestra responsabilidad, nos crece el'-vigor. La tripulaci6n mu'a al norte, unida al tim6n. La trayeetoria es fiera, a toda boga, pero es la trayeetoria dnica, el indices de la dpoca y pide planificaci6z Hay que dar a Ia historic la tarea. que nos eidja,, Hay
-P
que darla en crisis -ascensional. Am&ica andael mismo cannot ahoga. dor del mundo, y para el pleito -ojatfi final- recluta. a su indio de Azatian, del medio, del Perd; Ilama. al bananero de'Colombia, al negro de Haiti, al obrero de Chile. A todos grita.

Nuestra palabra, nuestra pluma, la & total irAn al frente.

Todos nos espem= Y aft vamos, rompiendo mares de Amirica, la h6lic'e taladrante en las olas, el viento fuerte, madrugador, que sopla, sobre la Iona. velera cosida en la rueca de 21 pueblos. Vamos untados con salitre del Caribe, alerts, pulsadores, al encuentro definldor.

proa amarra sus mAstiles y' sus verges para. defender el dominio de los. que sufren, que son los mis.

Ancla en alto, de una isla tr-Agica sale hoy a ganar aguas un navfo.

Editorial. del voIumen 1, nfimero 1, afto 1, noviembre de 1935*
proa, mensuario de advance. Direccift c4llc Repfiblica 56, Artemisa, Cuba..










ANSXO --Ilj


b a I a
I Me identifico con la. Declaraci6n de Principlos del grupo proa que
de una mantra tan. clara, y civica express los anhelos de la juventud cubana.
JuAK AkridA

Quisiera tra:smitir1e't-d:6'r&f -6nfiisiasmo y simpatia por el grupo proa, legitima esp ,pnm de esa province.& Al enterarme de sus. objetivos he vivid lo'dias e' nuestros mejores empefios en la
-0, qW, poruAmos:
orkanizacl& do, la juv pftid _de ,Qrien"te, SQ1er Balillo, JordAn, Carlos GonzAlez, Martihei. 'An a# '-, Tepiaa Toriuondo, Mariblanca Sabas AlomA, Jesu-'s Caiacie'. Esca'lofia, Lino H'riultiner, MaxHenrfquez Urefia,
RAFAEL RoDgs

Miro con gran. Ontuslasmip esa. gran obra campesina de. ustedes, que me recuerda Was ceicanos, en, nuestro, Cienfuegos. La revilsta permit calibrar la sevenidad.. del. pppefio. Le enviar6 pr6dmamante algo. Ddjewne no mis substraerine un poco de los trabajos a que la militanda
-vivir es military, decia, el nada rruflite, S6neca- me tiene atado. Para entonces cu6ntenxne ep la tripulaci6n., aunque dcsde ahora voy con ustedes de navegante ocloso.
Cmmos RAFAn RoDrdGuEz

Nueva revista, cubana.7 Dirig&,-el. poeta Femando G. Campoamor. Tiene aspect grdfico de mucho cuiclaclo, muy elegant y aniiinada por vntusla'mos j6ve fi s- proa es un simbolo: a la vanguardia de la nave Amdrica con rumbo decidido a la'-conq'w'sta'de las esperanza's.
CLAUDIO iSTO, director departucale, Porto, Portugal.

proa,, men-suario" de advance, cubano, reci6n aparecido en Aftemisa) dedica su 4rcer nihnero'a''r'n'dirle homenale al 'inductor de la causa liberadora de Cuba. Select i almado Isic] en su contenido. Es como un rosal del espffitu martian ... Ofrenda digna del pr6cer, del h6roe, del mktir de la gesta de Cuba ...
FEDERicD HBNxtomz Y CARvAjAL, en la revista Clio'. 6rgano de la Academia Domi*cana de la Historia.










--Es digno de-xxienci6n'este,'not;ible 'esfuerzo reah ado por un grupo
intele6tuales cubanos bajo la direcei6n de, F.G.C., -porque, apart de
etiri4ttecer nuestras letka's, es, uh ej emplo, dign o de imitarse por los
-t xtiv-adores de- la prensa en las otras poblaciones del interior de la

TbMAs"AjuA,,'air ect6r' deldiario Za Dfscusi6n.

A. mi vuelta de Las Villas he encontrado el primer nfimero de prom LI:, felicito'lleno de alegria ., ; ,- Se. torque soy. -de em i y del- c=p 0, lo ,q4e, -ie s pchar, adelamte 'una cosa,, comq proa. Y .%*11 esfuerzo oo merece =as_-qupapIausos. LldguiWip, los .,mfos- muy cordial
JUAN -MMMELLO

Creo que le agra4e.saber que:.-ya AqW, en. -Gilines, tenemos --nuestro grupo, y que para ello ha sido proa nuestro principal estimulo... Veremos si Ilegamos a la realidad que ya ustedes palpan fellzmente.
NicoLAs GAmU CunEw


... Examinense las revistas estrictarnente intellectuals que se editan en La Habana y cornpirenselas con las que se publicaban hace algunos aflos; son mis hornog6neas y mis series, es de le dan menos cabida a la confusion y al convencionalismo. Estas notas de buen sentido est6tico, de discresi6n, se han extendido al interior de la Repfiblica. proa es, en Artemisa, el mejor ejempla. Su quilla va dejando atrds, aceleradaMentelas aguas r6quefias de la ridicu*z y el picuN'i'o. No encallari.
ELUs ENTRALw

He lef"do -el primer n lmero, valiente y alert' de proa. En eUa hay m6dula ideol6gica y un ansia poslitiva y hermosa de vuelos muy altos. Labor como la que, realize es la labor de que Cuba esti necesitada. Ante la jjrensa que se cotiza y vende, hay que opener las publications que encierran en sus pAgias el idear de sangre -roja hacia un mundo mejor, que no hay que evocar solarnente.
DELio FERMANDEZ PINJOAN

Vemos con alegna c6mo se ensanchan las relaciones del grupo proa, mediate su rcvista de proplo cachet, factura elegant, que result un suceso de relieve en el periodismo cubano. Los nombres de Arternisa y fa revista proa se concern en los groups de genes que piensan en la Amdrica Latina. Mercce ayuda el dignis'mo empefio literario y patri6tico. .
Jost J-usTo MAR-rfNEz, director de la revista Ellas.










ID
.& Or medlo de nuestros amigos Angel L Augler y Salvador Garcia Agiiero, conocernos que usted esti din*gi'endo un grupo de. i6venes de esa localidad, que se de&can entre otras actividades, a publicar la, reMsta proa... Verfamos con placer que usted participara en la, Conferencla, que preparamos., y que el grupo proa presentara, su tesis,, la que: estamos segums habria, de dar mayor reake al acto.
josit Luis PftEz, por la Hermandad de Mvenes Cubanos.

Espigamos a1gunos mensajes, cubanos, como valoraci6n ajena. Otros estin archivados c= centenares de carts y tarjetas. No se nos ocurre agregar niAs testimonies extranjeros, aunque nos honran demasiado.
I La Encielopedia U.T.E.H.A., editada en M6dco, o la, cubana Cuba en la mano le conceded el honor de una ficha. El grupo proa tuvo representacift en various congress clentfficos y politicos.
















El centenano de La Fraternidad
(el pertoawo de Juan Gualberto G'rmez)



Pedro Deschamps Chap aux

Red& finalizada la pnimera guerra foor la libertad de Cuba en 1878, despuds de un Intenso bregar durante diez affos, Espafia se vilo obll*gada a dar un nuevo giro a su political en la I.sla, permitir Ia organizad6n de. instituciones socials, partidos 'I lib
politicos iint#gristas y publicaciones peri6dicas, En los que comenzaron a numifestarse nuevas ideas en pugna con las que-, negadas a desaparecer, se aferraban al decadence 1-6.gimen colonial esclavista., r1p
Factor hnportante en este camblo fue la-presencia en las faerzas insurrectas de un elevado n*mero dd negros y mulattos IP
fibres y de various millares de esclavos de ingenlos, y cafetales, que, deseosos de ganar su libertad, optaron por el camino de las armas y, otros, aunque en menor u6mero, formaban tambie-*n parte del el6rcito espafiol; la suma de ambos factors impuso la adopcl16n de una nueva actiltud polftlica bacia la Ramada "Poblad6n de color", por parte de la administrad6n. colonial, a fin de evitar su incorporad'n a las ideas separafistas que divulgaban los cubanos, revoluclionarios.
Una de las pnimeras medidas dictadas para una pretendida 64 to
esPan"*ofizac16 n del negro fue la rohibicion de fundar nuevos cabildos de africanos, Por consi erarlos, recuerdos de una situaci6n degradante que no podia perpetuarse, por Io cual de, bian transformarse en socliedades de, recreo y ayuda mutua, Por medio de las cuales, el africana y sus descendientes cn*ollos se considerasen subditos esmfioles. Esta -Dolitica bAbihnente









-r-n-anejada por el gobierno colonial, tendi 9 a a sumar en favor suyo el apoyo de "la, gente de color"; apoyo que, por otra parte, le disputaban Jos cubanos separatists que, no obstante el. alto hecho en la lucha, continuaban su labor para. independizar a Cuba del poder de Espan"a.
Al amparo, pues, de un apparent clinic. de libertad, no obs10 0
tante mantenerse el regimen esclavista, surgieron en distintas poblaciones de-la Isla, socliedades y publications en torno a las cuales se agrup-aron.-Ibs mulatos-y neg lbres que aspiraban a la,abolicion de. la'-e:scl aAitu'd, I para ocupar en la sociedad sus puestos com o ciudadanos, con lo's- de'recliosy deberes conten1dos en la legislacift vigente.
En esta etapa, el pardo lngenuo es decir, hbre, Juan Gualberto G6mez, professor de instruction sol.tero. de veinticinco anos de edad, con domid11--o n
mero 20, en la ciudad de La Habana, soliclitaba, de las autoridades, por escrito de fecha once de marzo de 1879, el permliso correspondieftt piLr4-pfiW1=r rano, fltulftdo la, Fraterii&W;.- que 1--- erfa 'a h17.A,-,,1oS jueves, dominos. de- cAda
pdf 'P' %'o"', V5b11j;W6--ara6rfne"".,... los-, lotiaA. la 'e jci6n,. sigum... ;e fLmc*
rio: pbliciacos,.neceWip.para., dii wa Pli-inte I esto
Mo. a to'-& phi
en' '1a .Ley' de iilrx i n t CS 7,
,a, en, eu qu6.--e tqs exp'r '-ihin: pdido nuo 'Gu-a-'1biifto- z, es persona e.. uepo
inge Juan s,antece
denotes, sin que conste nada que le sea perjudidIA -r'e- &t6 'a su conduct moral y.--Po1ftkaMig despues,. e velfifi &s:'d6 mar:4o, iii s f&-eil Ihf(ii-me f v-0 V d
rable, le era co'n'cedida'...a-',''autorjzacion solicifta a para puDixcar 14 Oel peri6dico, C'On. la,' r6hinicion'"de'r6.daC&tar o du xePrO cir., aunque fueraC'opi:knd6To'-de ot'ros'..pe "rioialcos,, ..arti"culOs sueltos o
'I f a
locales que hagan i6f6rendia. 'a asuntas de carActer Politico o econ6mic.Con estas lixnitac i*onei,-'v*O' ]a, hiz i F-diecisiete de abril de A 1, -W
1879, el pri-ner ndmero de La FrateMz4ddd; baj6 la direcid6n de Juan Gualberto G6mez,,Con..e1 ilema:,PAZ-. JUSTICIA. FRATERNIDAD.:
Si bten su naddas, si
dudasf al cd1bt de'.S'u '.Matio' n -es- -,wxi el.--ewmio pat nwota' Frai .cisco Vib htd Agfilkka- dUradWISu- -,ezi- 'PAHS P COIJL
Nicola s -Un Joveri ficericiAdo
nA%V4=^T% -W V41,101% Z%-PA A i 4i
C ,n Vft









A F
Marti, con quien compairle, Weas y Ja comun, asplrac'16n de una patria libre, el p cri6 dicq no seria vocero de ningCin parti do, pero, 61 expresaba muy claramente sus objetivos, la amplitude de sus ideas: "los interes'es -que, nos proponemos defender, no son patrimonio -dc ningdti partido, no son interests poll"ticos, son Mtereses de la huma"idad".'
Para el gobierno,, el lenguaje de,, la nueva. publicaci6n es motlivo de prcocupac1*6a,- mucho mfis cuando lo dinge un joven, h**o de padres esclavos, formado on el ambience poll"tico de una Francia en rebell'i6n. que bajo el lema con que se distingue su Peri6dico, encubre Ja -divisa' de la Revoluci6n Francesw LTBERTAD.- IGUALDAD. FRATERNIDAD.
Juan Gualberto '.,G6mez, desde su aparic*6n en el. scenario de la Prensa, es punto. I.de* mira de colonialistas y separatists. Si VaRoso es ara unbsn, no .1o es, 4nenos para los otros. El capital general Ra'mo'yi Blanco,'al frente de la obernacion de la Isla, mueve. sus. peones, p4ra sumarlo a la political integrista Y, al mismo ticm 6, jok.-cubanos separatists mueven los suyos para bloquear-la ofOnswa,.del capilAn general.
Una carta fechadd en La Habafta, el cuatro de mayo'de 1879, cuando adn no ha. cumplido La- Fraternidad su priirner mes, dirigida. a un cubano. residents en.. Nueva York, de apellido Correoso, por un revolucionarlo que-oculta su nombre con el pseud6nimo Tu:n*c x,ev04,.'Ios -Osf4przos -de los colonialists para captar a Juan Gualberto G6 m-'ez o, neutralizer la pr6dica. de su peri'dilco.
Express' 1a'c.ar*ta..

A fin d entera-r'le a"V.' de' duanto pa'sa', le hablare' de
una evolucift del!'geneml Blanco, por demAs interesande
tet y -que con.41de'ro Muy, trascendentales consecuen.,Al-gunos, amigo
Cias.- ES %10,-Sigulente: s mios siguiendo
mis insinuaci*ones, y puesta la vista en el porvenlir, hemos credo que el element de color ba de represeni'l "' " 6rt '" fi i 16' fut s destines de t.ar un pape imp an imo. en s uro
j .. o. y -eqntinuamos trab ando con Cubi, y hem' 6'tra-Da -ad' aj
objeto de atm'-Cila'a 'ntiestror bando;- no habiendo sido infructuogas iiiiestrAg,"tar'eas-,petoten'laMOS COnqUISLUdos a- lbs xedactores de los, dos pen6dicos publicados en esta, c-iudadpor, j6venes de dicha Taza, e ducados en.
-qw fan.. con gusto y entuel extra 'erd.,J enes interpoh'
Siasmo su valiosa ffifluencia nara con los do su claseb







I

que les ayudaban a Propagar la. idea de preparer hombres para, cuando se les l1amaraW
Nuestra tarea, ardua Y escabrosa por la tenaz oposici6n que nos hacen los blanco. naturals de este pals, sin distici6n, de partidos ni de escuelas, marchaba lentamente es verdad; pero avanzaba dia por dfa, hasta la Ilegada del General Blanco, que Interponlidndose en nuestro camino, ha interrumpido, no paralizado nuestra obra.
S.E. lIam6 a palacio a los directors de "El Ciuda. dano", pn*mero en su fundacift que "La Fraternidad"les ofrec*6 la protecci6n y ayuda de un cari-oso pad n re.,
les manifesto la solicitud Y el inter& con que miraba a la raza de color el goblerno supremo v el mismo Rey Alfonso XII- los autorIz6 para converter en polftico el peri6dico que no lo era, dispensandoles laprevia fianza: les dio una tarjeta para que con ella tomasen de una casa de comerclio, Ibs fitiffes que necesitaran para mejorar el pen16dico, encargindoles que sli la-publicaci6n no cubna sus gastos, le pasaran a 61 la cuenta del d6ficit: les hizo comprender que, ellos eran los zinkos que formaban el partido democMtico de Cuba, y por lo tanto se alejasen de los partidos, politicos hoy militantes, pues. estando al lado del gobierno no necesitaban de nada n* de nadle; y por dltimo les aconsej6 hicieran propaganda en ese sentido, entre los de su raza, para que esperasen quietos y tranquilos un poco mAs. de tempo, que en breve plazo alcanzarlan la abolic116n inmediata de la esclavitud; [ ... I mis todo esto con la condid6n sine qua non del ser inseparable del gobierno, a cuyo lado estarAn en todo tempo E. Si ha logrado su objeto, lo verA V. en el exemplar de "El Ciudadano" que le remito.
Quedan todavia a nuestro lado los de "La Frater*dad" j6venes tamblidn de color, por hallarse = desa-, cu6d; con los de."El Ciudadano"; pero intimidados con la actitud arrogance que dstos han tomato, inspirados, por el General Blanco. Hoy por hoy, siguen nuestras huellas con recelo, no por desconfianza hacia nosotros., Sino por temor. Ya ve V. pues cual es la s*tuac*6n del









Antecede a El Ciudadano, aunque en forma manuscript, el peri6dico hterario sensual, Centro de Recreo, de Remedios, vocero de la sociedad de su nombre, que vio la luz el 21 de octubre de 1878., cuando afin el olor a p6lvora no se habia. disipado en la mamigua cubana. Poco, flempo despuds, en diiciembre del propio a-no de 1878, Manuel Garcia Alburquerque., Iftmoreno ingenue"", sol'citaba- permiso para public"ar un bi*semanario de interests generals, el cual, segdn la autormcion .PIP
concedida, seria. "ajeno a todo asunto politico y econ6m*co .
Ad, en los primers dias del mes de enero de 1879, saH6 El Ciudadano que, desde su aparl"C116n, cont6 con el apoyo del ca itdn general; primer, del general Arsenio Martinez Campos y, despu6s, del general Ram6n Blanco, adeinAs de las contribuciones monetarias del conde de Casa Mord y de various comerclantes integristas; ayuda recibida con el compromise de sumar
favor de lapolffica, gubernamental el respaldo de la poblad6n de color.
Entre los principles redactores. de El Ciudadano, se haIlaba Rodolfo FernAndez Trava y Planco de Lagardere, titulado Vizconde de'Illescas, mulatto, descendiente del famous negrero don Pedro Blanco, que era el representative de la admL nistraci6n colonial en el peri6dico y director itelectual de su political integrista.
El gobierno, conscliente del important papel de la prensa en la orwentac!6n de la opinion p6blica, favorecia. con los recursos necesarios la edici6n del reaccionario vocero para oponerlo, en primer tdrmino, a La Frate M fda, de Juan Gualberto G6mez que, a pesar de la opinion expresada por Tuinicti, habia.
aniffestadoEl que dirige La Fraternidad ab i a opinions fijas,
conoce todos los deberes de su cargo, todos los peligros de la, misi6n que se ha impuesto, y Ilenank los unos y arrostrar6 los otros, con la decisift y la abnegaci6n que
animal siempre a los hombres de buena fe.

Desde su aparici6n, choca La Fraternidad con El Ciudadano, de cuya redaccil6n pasa a former parte en Julio de 1879, como redactor y corrector, Martin Mor6a Delgado, quien precipita la desaparlci6n del mismo, con su artfculo titulado El Mal y el Remedio, coincedente en el fondo con los postulados que
AmAw.wmAm r.ArnA-Y AMIM 0111 'U^PArIN !MIMMIP 16nV nI1[fW









destacar que en La Traternidad, al hablar de patria, se hace como una realidad propia, en t anto, Mor6a se express de Cuba como parte integrate de la naci6n espa'ola.
En el citado articulo., expuso Morda:

La raza de color es una parte integrate de nuestr4,
madre Espada; lo'glica'terminante que asegura que la raza de color de Cuba es necesaria a dista y por lo tanto a a4u6lla. Si Ja raza de color f6rma una porc16n -de'' Espafi a, si la raza de color ha de tener su. repr6sentac116n en el gran concierto- de la iflustraci6n, si -ha de, figurar en el eje'rcito del mundo moderno- necesita. la raza de color ser libre tambi'n para que su estandarte march a su vezen la-primera fila, para que pueda sin avergonzar a la naci6n espan"ola, tomar asiento en el espiendoroso carro -del progress y la iflustracion. que en su rApida carrera arrastra en sf a todas las naciones
civilizadas.

La Fraterniddd, en camblo, habl*a expuesto va su opinion sobre la'familia'y la'cdu'aci6n de la poblaci*6n de color, ekpresando:
Triste es decirlo: en ]a clase de color abundant mubhos
padres, midiferen tes. La. ignorancia. les hace olvidar sus mds eleme'ntale'debere's. A veces ni se acuerdan de que fienen hijos. Y slin embargo, es necesario que tal situaci'n, dolorosa y critical, se modlifique. No es possible que se continfle'edu.cando en la degradaci6n, en la in&.
mia y en el crime, a generaciones que son ya la esperanza de la patria. Al lado del gran movimiento -6 regeneraci6n que realizR una parte, de nuestra raza, no
puede subsistir la ignorancia de la otra.

Ladisparildad dc crit6rio*s entre ambas publications, integnsta una, separatist la'otra, mueve el juicio p6bfico hacia el campo &'-La Frateirnidadl y El Ciud4dano- se ve 6bligado a desaparecex, acosado por los ataques de otras publicaciones, entre e t ias, el vo'efo de'Urdenas El Progreso,,que lo calificaba de "desnaturalizado rgaoo-de la,,raza que reniega de 61"'. An-W tales ataques, El Ciudadanci se trangforma en el dominkal. El HIM del Pueblo, bajola direcci6n del men-cionado Manuel Garcia Alburquerque y la orlentacil6n, political. del pokmicd''Ro-









Garcia Alburquerque con el pseud6nimo de El Mandinga y
0
quien mantuvo, su linfluencia integrista en el pexi6dico hasta 1881 en que cesa. definitivamente su publicaci6n.
En el surco, abonado por La Fraternidad, surgieron, en 1879,
otros perl6dicos, tales como La Annonia, publication quice4
nal, de interests generals, 6rgano de la socie6d de igual nombre, fundada en la cludkl de Matanzas. Inicialmente, bajo la direcci6n de su fundador Rafael Gregorio G6mez y, despu6s, de Rafael Serra Montalvo, con la colaboraci6n de Fernando Romero, Benjamin Giberga, Joaquin C. Granados, Gregonio HernAndez, Jos6 del Carmen, DI"az, Martin Mor-da Delgado y otros. La Armonia, compare la polffica de La Fraternidad y desde la publicaci6n, en veintinueve de septiembre de 1879, del prospect en que anuncia su sallida, manifiesta su identificaci6n con los Ideales de convivencia, & union, de fratern'dad, defendidos por el vocero de Juan Gualberto G6mez. En esa ocas16n express a sus lectures:
6
La Armonial en primer lugar y como lo indica su
nombre'. Ileva por objeto principal, armonizar con todas las razas y todas las classes sociales, bajo el lema santo de fraternidad. Por consecuencia, si no lograse hacer desaparecer las preocupaciones de nac][Iniento y esas prevenciones, que han dominado por tantos silos a la bumanidad enter, a lo menos tratard con honrada constancia, de hacer desaparecer de nuestro suelo sus asperezas rnds pronunciadas entre los hijos de la hermosa y virgen Cuba.
Nuestra bandera; la bandera que muy alto flevamos
hoy, es la del orden, sin el cual sabemos que no puede
haber progress material, n1i moral en los pueblos.
para conse ir tan grates fines, estamos resueltos a hacer todos los esfuerzos possible en lo human por favorecer el foment cle la educac116n popular, base de moralidad e instrucci6n en las masas y de afianzamiento de la pfiblica. tranquilidad.
4
La permanencia de La Fraternzaad en la arena perliodfstica y la flinneza, de su Im"ea de conduct, mantemida. desde su primer ndmero, fue un factor decision en la aparici*6n de otros voceros, aunque no todos responding a los ideaJes defendidos imtv ,al Aa Trimm r.iit%%Prt^ rvArnP7









lEn 1810, adem s de ios ya cl'tados Pt Circuto
vieron la luz,
v 0
de Obreros, de Remedios', que expresaba ser aerensor de los interests de la clase de color, y cuya direqci6n estaba a cargo de Agustin Rojo, fundador de Centro de Recreo, de la misma localidad- La Luz, semana
no, 6rgano de la sodedad de instruod6n y recreo La Uni6n, de Matanzas, fundado por Severiano Betancourt, que cont:6 con la colaboraci6n de Martin Mor6a. Delgado- El Progreso, peri6dico literano y de interests gene, rales. Eco de las aspiradones de la raza de color, dirigido por 'Juan B. Oliva en su etapa initial Y, mds tarde, Por Federico Jim6nez y Leopoldo Bango, contAndose entre sus redactores a Rafael Serra Montalvo; El Pueblo, tatnbldn fiterario y de interests generals, -diriglido por Martin Moru'a Delgado, que vio la luz por vez pnimera, en Matanzas, el diecis&s de. noviembre. En esa misma fecha. aparecia en La Habana, el primer number del peri6dico La Uni6n., bajo la direcci6n de CasD*TU*ro Bernabeu y Fuentes, que anteriormente habia drculado con el tftulo muy signiricativo de Ojo con el hombre, tal vez aludiendo a Juan Gualberto GOmez. En este perii6dico, compartfa la direcci6n Rodolfo de Lagardere "El Mandinga" que, como en otras pubiicadones, representaba los intemses colonialists.
Juan Gualberto G6mez, al mismo tempo. que dedicaba todo o gran parte de su flempo a mantener en ciirculaci6n su peri6. dico, prestaba su colaboraci6n a los trabajos que se realLzaban en La Habana y otras parties de la Isla, a fa or de un nuevo movimiento revolucionario. Sus viajes al interior encubrfan en parte sus actividades ofreciendo conferenclias en las socieda4es y organizando delegaciones en favor de su vocero. Sus relapiones con Josd Martf, sus casli diaries conversations, en el bufete de Nicolis AwArate, hacen que un dia -6ste haga alusi6n a la amlis-tad que existed entre ambos j6venes y les express "Ustedes son los dnicos que conspifan en Cuba".
Los trabajos conspirativos, la organization de clubs revolucionarios que se identifican con n bneros, en muchos de. los pales melitan pen*odistas como Rafael Serra, Joaquin Grana. dos y otros, no impiden aw Juan Gualberto G6mez presto su atenci6n a lo's choques que se produced en distintos barrios habaneros, Antre groups nvales de negros, cuya actuaci6n si n ifica un peli 19I igro para los trabajos que se estin Ilevando a cabo
en pro de la uni'ficacift de los que aspirant a la separaci6n de Cuba del dominion de Espan-a.
Siempre corila principal preocupaci6n de lograr la.mejor
4M Toy"'Mift'T d% ZIft +









ndmero de La Fraternidad, correspondent al veintisi6is de junio de 1879 en artfculo titulado ""Cuesti6n importante", aboard el tema de las cofradias y asociiacliones de caricter re". ligioso, divididas por el color de la pliel de sus, integrates, en cofradias de pardons y cofradfas de morenos, segfin los tdrminos utiflizados en la e'Poca. Ix"
Express' Juan Gualberto G6mez.

Important bajo todos concepts es la cuest116n que
vamos a tratar, aunque muy ligeramente, en estos courts
renglones.
Existent en La Habana a1gunas asociaciones de personas de color, formadas con objets bene"ficos o rengiososi, en los cuales se observant reglas contraries a los principios civilizadores y fraternales que hoy por fortuna imperan.
En aigunas de esas corporations se establece el prini de la separaci6n afin entre los mismos hombres
de color: hay en effect sociedades de mulattos como las Cofradfas de Santa Catalina, Altagracia, la Soledad, y la Sociedad de Socorros Nuestra Sen'ora de la Merced,
cofradias de negros como la de San Benito.
Esas separaciones no tienen ya razan de ser. Aspiramos a la ligualdad complete de las razas del pals. Trabajamos por que la raza de color se liguale en todo a la blanca; Zclmo Podriamos admitir que en su mismo seno se arraigaran esas distinciones, absurdas, retr6gradas y hasta perjudiciales?
Nuestras palabras tienden a un fin que se comprenderA f4cilmente. Echando un velo espeso sobre las pasadas preocupaciones, hi'Pas del estado de ignorancia en que yacifamos, debemos marcher con paso firme y reA
suelto por el sender de la civilization, que no admit ninguna de esas pandas ideas, y que consider que todos los hombres son absolutamente iguales: no admitiendo
mas superiondad que la superioridad intellectual.
Llamamos, pues, la atencion de todos nuestros hermanos de raza sobre este asunto.
tmpr4ndase desde hoy mismo active propaganda
A Am+-ml ^vvm Me% m,-+e%









origmar la disoluci6n de esas sociedades; al contrarIO4 convoquen los respectivos Directores a Junta General a sus asociados; modffiquense los Reglamentos en el sentido indicado, y estamos seguros de que redbirAn
nueva fuerza esas corporations.
No vacilemos en hacer obra dtil. No vacilemos im
hacer lo necesario. Se trata de despo*jamos de una rancia y necia preocupaci6n; no vacilemos.- Nuestra divisa debe ser: libertad., igualdad y fraternidad.,
0 IP 1b
Con igual. decision y energia, enjuicia a los que, agrupados en los l1amados 1*uegos o potencies', mantienen una guerra de barrios. Muy h4bil es Juan Gualberto G6mez al tratar tan di*fi,,cil asunto, donde el pun-al y el revolver dirimian todas las questions.
En La Fraternidad del cuatro de enero de 1880, en arti"culo de primer plana, titulado, UNION Y MAS UNION, se dirige a los individuals de los, barribs de Beldn, fesAs Maria, los Barra. cones y Pueblo Nuevo, barrios tradicionalmente considerados, como peli.grosos desde los tempos del gobierno de Vives, por ser residence habitual de los llamados "negros curros".
Juan Gualberto asume el papel. de med-l"ador y Ileva. su
4
mensaje de paz y unii6n, tan necesitada una como otra, en moments en que se conspire para lograr la libertad de la Isla y se lucha por la total abolici6n de la estlavitud.
Asf se manifesto.

En medio del estruendo ocasi'lonado por vuestras luchas, la voz de un amigo, del pueblo, la. voz de uno de vuestros hermanos quiere levantarse para. recorder a todos sus deberes; para acallar las insensatas passions que se desbordan y que lntentan precipitarnos en los.
abismos de la desgracia.
Los barrios de Jesds Mazia y BeMn estAn en guerra
declwada el uno, contra el otro. En igual situation se encuentran Pueblo Nuevo y los Barracones. Hombres que debieran amarse redprocamente se precipitan fuiriosamente los unos contra los otros. Hombres naddos, en el mismo suelo, prometidos a ]a misma suerte, se atropellan y se matan. En menos de quince dfas., se ba









No se ha respetado ni a las mujeres n1i a los mn-os. Y tal parece que los hombres se han transformed en fieras. Y tal parece que vivnnos en un pueblo que esti por civilizar.
Y todo Zpor qud? -CuAI es el motive poderoso que ha pesto el pun-al en las manos, de hombres que debieran consagrarse a mejores, areas? -Qui6n es el ofensor? ZEn qu6 consisted la ofensa? iAh! nosotros no lo sabemos y tal vez no lo sepan n1i los mismos contrincantes,
El motlivo de la lucha, no puede ser grave. Pueril fiene que ser el pretext, pesto que todos lo ignorant. Ysin embargo, rniremos las consecuencias, various muertos e infinidad de her*idos represents el balance de la batalla*
ZY no habra un medio de concl"HadOn? zNo sera' posible pactar una honrosa paz? ZNo sera' possible, concluir esta horrible guerra?
jAh! nosotros conjuramos ardientemente a todos los que se interesan en la suerte del pais, para que nos ayuden en la empress que intentamos realizar. Es necesario que e sos hombres, de buen fondo, pero obsecados y clegos, depongan en am de la feliclidad de la raza a que pertenecen., el punal y el revolver que hoy empun-an.
Hombres-de Jesfis Man a/Bekn, Pueblo Nuevo y los. Barracones -oid nuestra voz: no nicis Tuchas, no mAs odio, no mAs record. Vamos a terminal la contienda. Nosotros damos cita en nuestra redacci"6n, Cuba 33, a todos los, hombres de buena voluntad de todos esos barn*os. Vamos a Pactar la paz. Que cada cual haga un esfuerzo y pronto se Ilegari a la deseada transacci6n que devolverA la calma a los espfrlitus.
Vosotros que tendlis families. Pensad en vuestros hijos y en vuestros herinanos. Estais Ilenando todos esos corazones de Mo. La tr*steza reina en todas las almas y antes que la autorlidad se vea en la necesidad de tomar medidas several, pod6is arreglar vosotros mismos todas las diferencias que os separan. Uni"'n y mAs uni*6n. Se necesita muclia cordura. Se necesita rnucha fraternidad entre todos, de Io contrario nuestra raza serS siempre esclava, torque no pueden ser hombres fibres los hombres que no se conducen como seres humans
V civilizaanq-









No mas pun"ales. No mAs batallas! Reine la Paz entre
todos los hombres de buena. voluntad.
La batalla que Juan Gualberto G 6mez sostiene desde las p4ginas de La Fraternidad en pro de la unidad de los elementos de color, es constant. Sabe de la necesidad de lograr una uni6n efectiva para reclamar los derechos prometfidos por la legislaci6n colonial y obtener la definitive abolicl16n de la esclavitud y atacaj, sin tregua, a todo peri6dico o instituci6n que se oponga al plan que se ha trazado.
El resultado de la Guerra de los Diez Atios ha impuesto nuevos rumbos a integnMas y a separatists. El va sembrando con su predica la semilla del separatism pero, al mismo tiexnpo, abona el campo de la unidad internal; de ahf, que en el nfimero 14, correspondent al cuatro de. abril de 1880, aparezea en la primer pAgona de su peri6dico, el articulo, Basta de engan-os, en el que ataca a la cofradia de Santa Catalina., integrada por pardonss" .
De este articulo, son 10'4s' siguientes parrafos:

Aa existence. de una cofradia de pardons domiciliada en La Habana, bajo la advocacii6n de ""Santa Catafina, virgin y mdrtir" asodaci& de la que se exclude sistemAticamente a todo el que no acredlite ser hombre pardo, asociiaci6n cerrada a todo hombre negro y que parece haberse transformed en monopolio de unas.
cuantas alfivas indlividualidades dignas de pertenecer a
ellas.
Tres an"os han pasado desde qua el que esto describe,
y que es miembro de dicha cofradia --confes*6n que bacemos para que no se crea que nuestras 'Ideas de reforms tienen interest personal- ba dejado de tomar parte active en sus trabajosj, resuelto a no volver a su seno mientras rancias ideas predominen -en 61; resuelto
a no admitir que hombres que se llwnan rel*
igiosos, que
se unen', seg" dincen, con el nn de adorar a Dios y de socarrerse en sus nieces sostengan al mismo fiempo la idea tan absurd como andi-cristigana de que un negTo, honrado, trabajador y digno, no puede unirse
con ellos para estos. fines cnistianos y humanttarios.
Porque esta es toda la cuesti6n. AIgunos espiritus, y
nos honramos de nertnnnep.r n Pozp nl"Imprn n"I"5%" nITIP









todas las agrupaciones fundadas por los hombres de color, deben abrir su seno -a todos los hombres de bien, ya sean blanco, ya negros, ya chinos, ya mulattos. Todo exclusqv*smo, toda necia distinci'n basada en el color de la pliel, nos Ileva, fatalmente al retroceso. Y ya es hora verdaderamente de sacudir el yugo de la 'ignorancia, sf, de la ignoranclia que es la dnica qu te'puede alegar
seriamente que el mulatto sea superior al negro.

Este ifficansable btegar de Juan Gualberto G6mez, no cae en el vacio. Pocos di"as despue's. en el prospect en que se anuncia la salida del periodico El As rante, que veria la luz en-la Villa de Trinidad, bajo la direeci6n de Teodoro Pacheco y Laudelhio Poletti, expresaban'sus directors:

Es. evidence que iflustrada la raza de color despues de
engrandecerse a sf misma, contribuira poderosamente al orden, bienestar y prosperidad del pueblo, sin que Por SU ignorancia sea jamas juguete de las ambiciones de unos, y sirva de. pedestal a las maquinacliones I de
otros.

Con respect a la unxidad por la que lucha 1. G. G6mez-, son varies las publicaciones que secundan sus ideas. Rafael Serra, que colabora en El Pueblo, de Matanzas, dirligido, por Martin Morfia Delgado responded a Florenfino V. Basantez que, en La Urdidn, de la Habana, de Casi'miro Bernabeu. y Fuentes se propaga el integrismo, resp6ndiendo a los interests de sus favorecedores, destacados Voceros del colonialism. Dice Serra:

S 0 4
i 'La Uni(5n"" quie're la desuni6n, d1galo francamente
4
torque no podemos seguirlos por ese cannot y es necesario que la raza de color escola entre sus, tendencies
o la. nuestra.

El campo periodfstico est.4 deslindado. Unos cuentan con el respaldo de los colonialists; otros, con el apoyo de las sociedades de recreo y alguno que otro club revolucionarlio, donde se conspire por la libertad de Cuba; entre los Altimos, concentra sus actividades el director de La Fraternidad. Relacionado con Jos6 Marti' desde fines de 1878, compare con 6ste su rechazo del Pacto del Zan*6n, est*mdndolo como una tregua, presta a romperse en la primer oporttmida.d. Para ello, ambos consDiran en clubs revoluciponarios secrets aue se identifi-








C."n por numerous, segim el orden de su fundaci6n, y sus integrantes adoptan nombres slimb6licos. Marti toma el nombre de "AnAhuac", recordando su, estancia, en M6xico.
Entre la poblaci6n de color, se crean clubs en La Habana, Matanzas, Las Villas. que siguen la linea trazada por el Comitd Revolucionarlio. Asi surgeon El. Tempo, el 54, el. 72 y muchos mAs, cuyos miembros se denominan: Firmeza, Voluntad, Visible.,'Ha'tuey, Caonabo, Mayarf...
Crecen las actividades revoIucionarias y, al M*smo tilempo., el espionage del gobi*e'rno.se ffitensiffica. Marti, objeto de vigilancia, es detenido el diecisiete de septiembre de 1879, cuando, almorzaba en su. casa, Amistad 42 entre Neptuno y Concordia, en compafifa de Juan Gualberto G6mez que, a partir de ese moment es sometido a una. active, persecuc16n; sin embargo, continua fniffiterrumpidamente su labor periodistica., con la cual encubre su. tarea, conspirative que Ileva al seno de las sociedades-de recreo.
Detenido en los prime.t6s dias del mes de mayo de 1880, Juan Gualberto G6mez es conduclido al Castillo del Morro, de donde sale con rumbo a Ceuta, el dia cinco de dicho rues- se despite de sus lectures, desde las pAgonas de La Fraternidad, correspondents' al'dos de mayo:

jAD1081
Orcunstancias poderosisimas me obligan a separarme
de este pueblo a quien tanto amo; de la raza de. color
-'L Y
cuyo bienestar'he tratado, en la. media de mis fuerzas, de asentar sobre las- sO-*I'das bases de la libertad, de la
igualdad y de la. fraterm"dad,
Dentro de breves horas marchare a la Peninsula,
Dentro de pocos moments habr6 dicho adi6s, por poco flempo, segrdn espero, a todo lo que mfis he quer'do, Pero creerfa falter a mi deber, no consignando en las columns de este perimolaico, el. mAs caluroso testimony de gratitude, por la ben4vola acogida que siempre me
haxkodispensado.
Lei os de Cuba seguird pensando en ella y trabaj ando i I lo permitan las rcunstanciias.
por su. porvenir segun CI
P 0
Nada. puede disminuar mi fe. El cielo es testing de que
0
jamfis alent6 ningdn pensamiento no ya criminal, nii
siquiera megluino.








I Is 10
He luchado por la uni'o'n de la raza negra; por la union
de todas las razas de Cuba; por el derecho y por el
porvenir de mis hermanos.
Al despedirme de mi s lectures, les recomiendo una
vez mds la cordura, la sensatez, el patriotism y la
prActlica del espirlitu de fraternidad.

At dia siguiente -tres de mayo de 1880- desde ]a pr'si6n, delega juan Gualberto G6mez la 41'recc116n de La Fratemidad a- sus, editors; estos, a Josd Chomat y, finalmente, el trece de diciembre de dicho afto, la asume Mauricio Sterling, pardo matancero., de oficlio barber, a quien las autoridades conceded con fecha doce de enero de 1881, el permiso correspondent para continual la publicacift del combative, vocero.
Con la forzada salida al exterior de Juan Gualberto G6mez., la pequen-a prensa, que peri6dicamente hada senior los, I'deales del pueblo recil6n liberado de las cadenas de la esclavitud, sufri 0' la p6rdida de su m -a's destacado paladin. Meses despu6s, eran- obligados a tomar el camino del exilio Rafael Serra, Joa. qUfn Granados y Martin Morda Delgado, que desde las paginas de La Armonia y El Pueblo, luchaban por los derechos de las capas, populares.
Diez aiios dura la ausencia de Juan Gualberto G6mez, que regresa a la Habana en 1890, despuds de su confinamivento en Ceu ta y Madrid, en la cual colabora en El Abolicionista; funda La Tribune., di-rige el vocero republican El Progreso, redacta articulos para El Liberal y envfa sus colaboractones al pen*6dico La Lucha, que dinge, en la Habana, Antonio San Miguel, .6
Apenas pisa el suelo de la patria, aun baj*o el dominion espa-, A01, reanuda su labor periodistica, esta vez, mAs decidido que nunca a ganar el derecho para propagar libremente las ideas separatists. Ya el Tribunal Supremo de Espanda ha declarado 111"cita la propaganda de carlistas y republicarius y cs 10gico que la misma sentence ampare igualmente al separatism.
IEI trelinta de agosto de 1890 reaparece La Fraternidad donde expose el program que se propane realizer, en el articulo fitulado ""NUESTROS PROPOSITOS", que es un recuento de la labor hecha y un reto a los que esperan el cumplimiento de !as reforms administrative tantas veces ofrecidas y jamds cumplidas por el gobiemo espan-ol.









Express 0' Yuan Gualberto,-,

Abrigaba la. esperanza de que, al encargan-ne de nuevo,
de la direccl*6n de La Fraternidad, que hace once an-os fundara, me bastaria anunciar implemented. el hecho a mis paisanos, para que todos comprendiesen la fhdole de la polftica que iba a representer y defender en el estad'o de la.prensa cubana. P-retendo, en effect, no haber variado jamis ny de aspiract6n, ni de conduct, desde que entrd a particliparde la vida pdbhca de m.14
afs,-'y crdla que las producciones de, ml* humilde pluma
atestiguaban lo, bastante, de mi consecuencia, pam que no fuese dudosa para nadle la, lealtad con que siempre xne he propuesto server los grades interests, que se relacionan con la culture moral,' el progress, material
y la libertad political de ml* patria.
Pero nuestro pueblo es joven,, y por lo tanto, impre.sionable; asi es que, con facilidad, el dicho de un advenedizo cualquiera ,suele perturbar el bwci*o que s61-00 IF
debiera formarse por-la histonia y las declaraciones de los hombres. Vivimo's, adem.As-J. en pleno period de transition. Cada dia surgeon a la superficie political, nuevos elements de controversies, que encarnan su representaci6n en hombres tambien nuevos. Los contendientes de hace doce o, qudnce anos,, no son todos, cono,c1dos por los de ahora. Quien como,-yo career de titulos y merecimientos para la notoriedad, no debe ni extranars-e nI dolerse de que se ignore su labor obscure aunque constant, Y por m6s que le sorprendan y entries.
tezean deter-minadas m*slnuadones, ae I De someterse modestamente a ks exigencies del pdbl*co vaiado, cuya atenci6n soliclita, y no dejar sm respuesta ni siquiera aquellas Interrogaciones, que quizAs no puedan hacerse, sin ofensa para el que las dirige, tanto como para el
que las recipe.
De ahl' la imperiosa necesidad de quebrantar mi pmp6sito primlitivo y la obl*gaci6n aIgdn tanto penosa en que me veo de decir una- vez mAs a mis. coterra neos Io que pienso y opino.sobre las questions political, econ6micas y sociales que fienen linfluencia decisive en el
presented y el porvenir de Cuba. C ... I
Las circunstancias por que atraviesa, este pal"s no pueden ser mAs critics. Se encuentra profundamente per-









turbado nuestro orden politico. Vivimos en pleno periodo constlituyente, y sin esperanza ninguna de cerrarlo mlientras nos agitemos dentro de la actual legalidad. Las relaciones de la colonial con la Metr6poli son cada dfa mAs tixantes: mas duras y Henas de mutual desconfianzas, las de gobernantes y gobernados. La Hacilenda pfiblica. se desquicia al punto que nadie se aotreve a asegurar que sea possible el equilibrio de los gastos y los ingress. El capital y el trabajo *e dilvorcian de tal suerte, que ahora sf tenemos planteada de verdad una trascendentalisima question social. E
Los pueblos que atraviesan por semejante estado de escepticismo, de resignaci6n o de indiferencia, no pueden ser considerados nunca como dignos, y honrados, si no hacen esfuerzos sobrehumanos para salir de la postradon en que se consumer. La Fraternidad, en su. nueva 6poca, ha de trabajar constantemente para Ilevar al dnimo del mayor n6mero la c6nvicci6n de que esos grades esfuerzos neceslitan. reallzarse, y realizarse prone,, abordando. de Heno las cuest' es todas que tamenti ion
las circunstancias traen a nuestro balance y milrando sx*n temor en el abismo ablerto a nuestros pies, torque cle ese modo mej or que dishnul a*ndonos la gravedad del mal, es como podemos remedial eficamente nuestra situad6n. [. . ]
No est6L, en effect, en mis manos ni en las de nadie., impedir que se haya realizado en esta tierra el alzamiento de 1868. Quidralo quien lo quiera, no pueden borrarse de la Historia de Cuba las paginas que refieren la divis*6n de los habitantes de esta tierra en insulares domlinados y en penlinsulares dominadores. Y por mucho esfuerzo que haga la humana voluntad, no serA possible desconocer que el grito de Yara produjo una verdadera revoluci6n, asi-como el no cumplimiento de la letra, y mucho menos el esplritu del pacto del Zanj6n,
P
ha veni'do ahondando mAs. y mas la distancia que a cubanos. y espafioles nos separaban; hasta el punto de que, de seguir asi las cosas, nuestras luchas futures seHan, si caben, mAs viiolentas que las pasadas. [ ... I
En el orden politico vamos a trabajar torque se haga hoy lo que desde hace doce a-nos debio-' Ilevarse a cabo ism vacilacio"n de n*ng4n g6nero; es dedr, vamos a trabajar por una gran concentrac*16n de fuerzas cubanas,









dotada como lo aconsejan las mfis vulgares nociones de la political, de toda, aquella flexibilidad necesariia para defender los'derechos y las libertades del pueblo, to mismo razonando y discutiendo, en los dias serenos, que peleando y combatiendo en los dias de tempestad. En una palabra, vamos a luchar con fe., con constandia y entereza por una amphsi a coalic16n cubana, dispuesta a todos los sacrificios, preparada para todas las confingencias y animada de tal espiritu y vigor que to Inlsmo viva con la, paz que sin la paz.
Sin excluslivismo de wngdn g6nero, podriamos acudir ip -0
a esa. asamblea blanco y negros, insulates y peninsulares -porque para pertenecer a ella. bastaria. amar a Cuba amar a la libertad-- y bueno es ya que ni el negro se crea despreciado ni el' espanol se considered amenazado por el blanco cubano. A esa asamblea. podriamos *r sin desdoro y sin temor, cualesquiera que hubiesen s'do nuestros antecedents, cuantos consideramos que las circunstanclas son bastante critics para que lo secundario no nos spare si nos sentimos de acuerdo en to fundamental. Podriamosir cantos estarnos ya cansados de lo incierto y de lo p'Ovislonal, y aspiramos a que los destines de Cuba se fiien de una mantra definitive. Podnamos Ir Cuantos queremos que no se nos engine mis, que no se explode por mAs tiempo nuestra parents debilidad, ni se abuse de nuestra paciencia, que taxnbi& tiene sus limits. La Ilamarfamos, para que fuera significativa hasta en su nombre., ta Asamblea de los cubanos, empleando el califlicativo en su expres16n m6s alta- torque trat6ndose de hacer pafs y de consfituir la patria, entiendo que no es s6lo cubano todo el que nace en esta sierra, sino que tambli6n tiene derecho a ese titulo todo el que social sus destinos a los nuestros y une a los nuestros sus esfuerzos. [ ... I
En punto at problema de las razas cubana,..q, sornos los mds results campeones de la uni6n de blanco y negror< El tftulo de este perio"dico) con el que desde antiguo estoy encarin-ado, fue adoptado por mi desde hace once anos- precisamente torque era el U'nico que sl*mbolizaba bi-en mis tendencies y mis aspiraciones en ese orden de ideas. Soy en ese extreme el hombre de la concordia... Si algdn dia --Que. no llegari iamAse-- aqUi









la raza negra necesiftara combatir con la blanca, Provocada o provocadora., tendria que buscar otro hombre que la aconsejara o guiara. Porque yo represents la poIffica de la fraternidad de las razas, y si esta fracasara, el sentimiento, del bonor, el respect que debo a mi pasado, y la slincerlidad con que profess mis convicciones y las def liendo, me obligarfan a desaparecer cfe la escena
pfiblica, con el fracas de mqs opinions.
Estas son las ideas capitals que va a softener La FraterWdad en el estad 0 o de la prensa cubana. Para que puedan ser defendidos con la galanura y brifflantez de que yo no sabria revestirla., he soficitado y tenlido la fortune de obtener el concurs de escnitores, cuyo elogio no puedo hacer por tratarse de quienes ya son mis, compafieros; pero que gozan do fama y de reputacl& indiscutibles, por haber sido bien ganadas, en largas, laboriosas y memorable campan"as periodisticas.
Mis compafieros y yo estamos dispuestos a toda clase
de esfuerzos. Y sin que nos arredre la. perspective de pell"gros lejanos o iinmediatos; si 0 n tenor a las responsabilidades. en que podamos incurrir, alentados por la conciencia de que asif cumplimos con nuestros deberes de hombres honrados y cle cubanos progresistas, vamos a dar comienzo a nuestra. obra, flevando inscripto en nuestra bandera este lema, que si"iftetiza perfectamente nuestras tendencies y nuestras asp-raciones: -Por la Patria
por la Libertad y por la Democracia!"'

Expuesto claramente el Prograrna que se propane desarroHar, Juan Gualberto G6mez no da descanso a su. pluma. Cuanto hay que fustigar cae en el blanco de sus ataques. Esta nueva etapa de La Fraterni dad es una etapa de combat frente al colonialism y sus aliados, y no da n1i pide tregua. Sus articulos son lefdos detenidamente: por las autoridades, decididas a no permitir la propagaci6n de ideas contrarlas al status vigente en la Isla,
Asf, el cuatro de octubre, escasamente a un mes, de su reaparicift en el campo de la prensa insular, el. Juzgado de Instrucci6n. dispose su arrest, por consliderar injurloso para las auton*dades el articulo publicado con el titulo "A la. cancel"'. No termm*a el mes, sin que vuelva a ser acusado, esta vez, por consiaerar la jefatura de policia, de inclitar a la rebeli6n.
1= I ftv M 4-bv^. A., fxw% exrqa %' A dM I QG I Jac% a-rvimefnfln Inew Al









.tfculo titulado "La poll de la cobardia" y, aunque es absuelto y se dispose su libertad, se le mandiene en la pr*si6n hasta el 29 de abn1, en que abandon la cArcel, aunque pesa sobre 61 la condena de dos aflos, once meses y once dfas, que le ha sido nnpuesta por la Audiencia de La Habana, por el artfculo titulado "Por qu6 somos separatistss, pubIicado en. el n*'mero 14 de La Fraternidad, correspondent al veintitr6s de septiembre de 1890 y por el cual gana el derecho de propagar por medio, de la prensa, las 'ideas separatists, a viirtud de sentend 6 a ctictada por el Tribunal Supremo de Espan-a, el. velinticinco de noviembre de 1891.
He aqul'* el articulo,

POR OUE SOMOS SEPARATISTS
AIgunos per16dicos conservadores, lo mismo de La
Habana que del interior, han dado en. la flor de asegurar que torque sopios separatists, odiamos a Espafia.
Nada. mAs estrecho y r*&culo que ese modo de cliscurrir.
Por lo visto, en senior de esos penocticos, la desposada
que abandon la casa paternal para constituir hogar independiente, lo hace movida. por arrebatos de od*o hacia sus padres. Con razonamientos de esa Indole, se puede
softener la tesis mAs aventurada.
SOMOS, si, separatists. Pero no odiamos a Espafia,
ni siqud'era, dejamos de amarla y apreciarla. Lo que hay r-p #
es que donde quiera que rijamos la rnilrada, tropezamos con antagonisms y oposiciones entre Cuba y Espafia.
Y sliendo esto asf, nuestra raz6n nos dice que para que haya annonfa entre ambos passes, es indispensable que cada uno de ellos n*j*a a su antojo sus destines, a fin de que, moviidndose cada cual en su esfera propla, desaparezcan las mfiltiples causes de rozamiento que existen en la actuahdad.
Para que. no se diga que son caprichosas nuestras'aWveraciones, hemos de exponer en sucesivos trabajos, los datos que abonan nuestras creencias, limitandonos por hoy a un examen comparative de las respectivas situaciones morales, political, sociales y econ6mlicas de Cuba y Espanwwa. De ese modo se evidendarS en la forma mAs 16gica, cua*n grades e irreductibles son las differences









ts nuestra Metr6poli polffica un pueblo europeo. Do. minado durante mucho tempo por el afAn guerrero, peleando un dfa y otro, sliglos enteros.. contra el cartagin6s, el romano Y el moro, adquin*6 los hAblitos de lucha y de pendencia que luego le Ilevaron a invader fierras extraflas y a tratar de subyugarlos. Se hizoyn pueblo de soldados, donde la fuerza acab6 por resolverlo todo. Creyeron a1gunos encontrar en la prActlica de los prilnciplios, cat6l*cos el contrapeso de sus tendencies belicosas; pero esto'degener6 bien pronto en causa de oscurantismo, torque interpretando en sentido mAs estrecho las admirable doctrines de Jesfis acabaron por atroflar la linteligencia y domen"ar las facultades, todas- de la Naci6n.
Cuba, por el contrario, es un pueblo amencano. La i-afluencia del medio ha. 1"do operando insensible, Pero seguramente, sobre las razas que lo, habitat; de tal suerte, que ni el hijo del peninsular es es el hijo del negro es africana. Nada ha vemido a favorecer aqui el instinct guerrero. Nada a entronizar el fanatismo religioso. El soldado, Y el fraile son casi desconocidos en el hogar cubano. Y asi como la vocaci6n military apenas existed entre nosotros, puede tambi6n decirse que en material relip'osa nuestra characteristic es el indifferentI*SMO*
Ahondando en la comparac16n, todavia result, mayor el contrast. Tiene nuestra Metr6poli su v1da econ6mica, social y juri'dica, vaciada en molds tan, estrechos
I lb
como bien deffinidos. La tradici6n y la costumbre de tal suerte imperan y dominant, que con difficult se admiten las mas sencillas innovaciones. La unlidad realizada por la gran Isabel fue m6s apparent que real. Los fueros, lalegislacli6n particularista, las cost=bres regionals vivieron hasta ayer con vqda lozana, y afin hoy, tienen numerosos parti darios. Por otra parte, la industrial, es.
~ It.
panola arenas nace; y la producc!6n ni ha camblado los rumbos ni ha me orado sensiblemente sus procedimientos desde Carlos IIL hasta la fecha. Castilla, al absorber las fuerzas regionales no ha delado al resto de Espana
d.
ni medics, ni alimentos para mejorar sus potencies productivas.
Cuba, en cambio, por lo mismo que poco recibLa de la Metropoli en ese concept, ha tenido que tomar del









Y como, Por otro lado mi tuvo que luchar contra Mb*tos industrials, fuertemente arraigados, ni que veneer desesperadas andeces de la tierra, ni de allanar oos* I Is 4 1
ticulos nacldos de opuestas necesiaaaes coprovinciales, es lo cierto que fue antes que su Metr6poli asequible a los adelantos agnicolas y a los progress industriales. Antes que Catalun"a, tuvi'mos, vfas f6rreas; como antes qua Madn*d tuvo La Habana el alumbrado el6ctrico. El yankee nuestro vecino; el iinglds, nuestro antioguo gran consumidor; el frano6s, nuestro simpkico inspirador de ideas cults y nuestro elegant maestro de b uenas maI'6pOl*
neras, nos traleron todo lo que la Met 1 no podia o, no pensaba traernos.
Del propio modo, la oposlicift result considerable an lo qua atahe a nuestra vida intellectual. Esta antes qua toda la consideracift de nuestro, movimiento dentifico, fiterario y filos6fico que no tiene nada de espahol. Espana slempre ha descuidado ese punto capital de la colonizacift.
Hoy Inism0J. en Filipinas, el fragile, que es el UMCO agent civilizador que alli tiene, ensen"a a los indios el catecismo en lengua tagala; de donde result que quwis logre hacer de ellos buenos cristianos, pero ni remote idea puede inculcarles de lo que es Espaha moral, mater*al.e intelectualmnte considered.
Aquf hasta estos filtimos treinta an-os,, nada o, poco nos trajo. Siendo consecuencia de ella que nuestros literates, nuestros pensadores, nuestros hombres de clenclas, han tenido que pedir tambl6n. al extranjero los elements de su. saber y la fuente de'sus inspiracigones. Bien es verdad que en ese orden poco podfa damos; torque viv f a, gracias a sus guerras, asf civiles como internacionales, en atraso lamentable.
Nuestro Don Pepe disertaba con genial acierto sobre filosofia alemana mucho antes de que Sanz del Rio emp6ara a introduclirla en Espanha. Y cuando todavia en la Peninsula Santo TomAs era un orkulo, y Balmes el vademecum de los que estudiaban filosoffa, aquf era corriente ananzar a Cousin, leer a Augusto Comte, y a Stuart Mill, y comparar el m6todo de Krause con el de 'V-nIn+









Mas no paran ah' las contraposicione .
Espafia es un pueblo de grades saviias monArquicas. El ideal republican con trabajo gana terrenoj, a pesar del instinct democra-Itico de las masas. El soldado, y el fragile, con cuya influence se tropieza siempre en la tierra del Cid, han necesitado para. medrar, de la sombra protectors del poder real, y tales principios de obediencia jerdrquica. han inculcado en las entran-as nacionales, que con difficult ha de arrancarlos el esfuerzo, mas brilliant que fructifero, de los que luchan por establecer el regimen republican. A nosotros nada de esto nos suede. Tal vez no seams muy dernocratas,: pero somos republicans. El aura popular sonre # a a nuestras antiguas ambiciones de glorlia; y todos queremos Ilegar a la c 6 spide, levantados por el voto popular que con ansla solliclitamos, Luego, ocurre que no tenemos verdadera aristocracia, torque la que posee algdn abolengo, career de fortune y la que es opulent no tiene tradicio'n. Cuando hemos visto que al que I ganaba m'llones traficando y comerciando se le agraciaba con un tiftulo de Castilla, de las dos cosas una: o nos hemos burlado del descenso de las conditions exiglidas actualmente para Ilegar a la nobleza, o hemos tomato la cosa en serio, y hemos aplaudido la ascension de la democracia represented por el modesto hiijo del pueblo que saltaba d7el mostrador de su. tienda a las poltronas de los alckares. Una nobleza que gana sus pergaminos en los campos de batalla o en las grades faenas administrativas puede ser 6til apoyo para el poder rea'l'porque impose slempre respect. Pero los que la. alcanzan como la que en la actualidad poseemos en Cuba, poco servicio puede prestar, torque empieza ella misma por no tener fe en la virtualidad del principio anstocrAtico.
Pudi6ramos seguir estampando los contrasts y antitesis que existent entre Espafia y Cuba. Con lo expuesto basta a nuestro juicio para que se comprenda, que fuera del odio -que no abrigamos, fuera de la defecci6n --que no senti*mos,- hay motives sobrados, para desear que la separad6n venga. a ayudarnos a resolver nuestros conflicts, dando a los elements todos del pais seguridades completes del mAs perfecto y quiet rikimen administration V Polftico.








NO: la separad6n, se unpone por las fuerzas de las
circunstancias. NO vamos a vivir de dos existencias a la vez. NO podemos tener una Metr6poli polffica distinct de nuestra intelligence en. principios americanos para que despui6s nos gobierne a la antigua usanza europea.
NO: no podemos educar nuestro cerebro, mstruir
nuestra intelligencia en principios amerlicanos, para que despu6s se nos gobieme a la antigua usanza europea.
NO podemos continual abogando por una culture librepensadora y laica y progresista, para topar despu6s con leyes clericales, con prakticas reaccionarias. NO podemos seguir viviendo bajo, un regunen de reacci6n, cuando, nuestras aspimciones y nuestra culture reclaman un r6gimen de libertad y democracy. NO podemos por filtimo. continual sosteniendo una polffica general de recelo; una political commercial. de privileges y favors
personals y una political. industrial de monopolio.
NO podemos vivirias d : y torque a lo, impossible nadie
se obliga, por eso es por lo que defendemos y defended, remos la convenienda de que unlidos en una comfin aspiracio"n de ideas y de necesidades, Peninsulares y cubanos levantemos la voz por todos los medilos, para decir a la Metr6poll: La hora de la separaco6n ha sonado. Ddmonos un cordial abrazo de despedida y que
la suerte nos protea a ambos.
En otro articulo procuraremos, demostrar c6mo, mis
quta el cubano mismo, el element peninsular de esta tierra estA interesado en que Ileguemos pronto, aunque con prudencia y cautela, a esa solucift salvadora para
todos.
La valentia con que expuso, sus ideas, el auge alcanzado por e I separatism, tanto en la Isla como en la emigraci6n. alentada por Jos6 Martf determination su procesamiento por orden del capitAn general Camilo Polavieja. A pesar de haber slido avisado a tempo de las medidas de Polav*e*a, el combative periodista swneg6 a abandoner el pafs, decidiendo enfrentarse a los tribunale... amparado, en un derecho reconocido en la Constitud4n.
Sometido a process y condenado a la pena de dos afts, once meses y once dias de pr*s*6n correctional, interpuso recurso de casacift ante el Tribunal Supremo de Espan"a, por









Meaiacion del destacado abolicionista Rafael MaAa de Labral, Is idndole admitido, por declaraci6n del Tribunal, IM-ta la pro. paganda separatist.
Al concern el fallo favorable a Juan Gualberto G6mez que constitufa, por dem& un triunfo del separafismo insular, el capitAn general Polavieja lo consider un golpe mortal para el poder colonial y asf hubo de conslgnarlo en sus Memorwfs: "El dia que se firing W sentencia abandonamos los medics de softener nuestra soberanfa en la Isla de Cuba"'.
Ast fue. Dfa tras dfa, la pr6dica de La Fraternidad se hacfa senior entre los elements populares, abonando el campo donde habn'a'de germ*nar la semilla de la Revolucift que propagaba M a r ti.
Dos aflos escasos dur6 La Fraternidad, en esta etapa, que como todos los pen16dicos "negros", no cont6 con el suficiientee; respaldo econ6mico y desaparecio, cublierto con la gloria de haber abierto el camino hacia la libertad de Cuba por mecuo de la prensa e inscripto su nombre entre los per1*6dicos que conforman la histona del periodismo cubano, militant y revolucionario.










































JL lAra












4












via
























A&. 461.













































4 p

















El primer d!S,,".UII*SO cubano de Marti*



Pedro Pablo Rodriguez


Vayan mis palabras iniciales para los organizadores. de este acto en recuerdo del primer discurso pronunciado por Marti en Cuba. No puedo dejar de expresar profound reconocimiento al Poder Popular de este munlicipio, que tan dignamente ha conmemorado este centenario martian.
Las efemerides relacionadas con ]a vida y la obra de nuestro h6roe naclional nunca han podido ser soslayadas por la concienCia cubana- mucho menos ahora, en estos hermosos fiempos de Revoluc*6n que han matexializado los anhelos, del Maestro, y cuando su pensamiento revoluclionario -latinoamericamista y antimperiallsta- es firme bandera. en la mente y en el coraIzon de los, luchadores contra el imperialism, el colonialism y por el progress social.
Por ello, insist, este homenaje a Marti merece c6lido apoyo y honrado reconoclimiento.
A primer. vista, podria parecer que la conmemorac*6n que inos reu"ne esta noche es de inter's local para Guanabacoa. Sin .embargo, un breve repaso a la vida de Marti nos Ileva a com'prender que el discurso pronunciado aqu.1 en el Liceo, en las exequias del poeta Alfredo Torroella, es un suceso relevant para todo el pais, por ser esta la primer occasion en que el Maestro alz6 su voz pdblicamente en Cuba.

Discurso pronundado en el Liceo de Guanabacoa, a nornbrv dq!









Algunos estudiosos del Maestro opman que su primer discurso fueron las palabras que pronun66 ante el Consejo de Guerra que le juzgara en 1869, y en el que, con dignidad, el entonces adolescent sostuvo su amor a la lindependenclia de su patria. Aunque una maniffestaci6n de su ideario, ellas no podian tener, obviamente, el prop6sito de ganar voluntades. Sin embargo, es iindudable que la despedlda a Torroella sf constltuye una exposition preparada para emitir sus opintones ante un pfiblico reunido a esos effects. Y qu6 mejor criterio que el del proplo Marti en esta orac116n cuando sefia16 que con ella se bautl"zaba como orador.1
Los pArrafos conservados de este discurso, tomados de la prrnsa de la dpoca, evidencian ya las cualidades y characters de la orator'a mariana. Aunque se estima que son fragments, quizAs estos cuatro pArrafos conoclidos incluyen la casi totalidad de las palabras que pronunci6 en el Liceo, necesariamente breves, si* recorclamos la iffidole privada del acto,. que tuvo un character funeral -se real*6 ante el cadaver de Torroella-., y que vanas personas leyeron poems o usaxon de la palabra. Adem&s, el orden y la structural de esos pAmfos reproducen el esquema de los discursos de Marti' cuyos texts completes conocemos: el primer pfirraro tiene un sentido introduction, al expresar la situaci6n del orador cuando inliclia su discurso; los dos siguientes desarrollan el tema, en este caso el recuerdo de la personalidad de Torroella; en el *lti"mo, a mantra de conclusli6n, Marti valora al poeta y le impose la tarea de orar por la patna, de modo que, aun en su muerte, cont*-a*e realizando una labor por ella.
Una raz6n. mAs abona la idea de la brevedad de este d*scurso, y es que los demAs que pron=66 en Cuba durante 1879, y cuyos texts conoce-mos ---el de la velada a Torroella en febrero y las palabras en el banquet al perliodlista MArquez Sterling-, son pizzas breves. Incluso, aquellos de los que s6lo se conservan apuntes preparations -como el de la inauguraci6n del Liceo de Regla, el del homenaje al v*ol*nlsta Diaz Albertlini y el dedicado a Echegaray- al ser pronunciados en veladas 4 numerosas actividades, es muy probable que sus extensions no se acercaran al del Club de Comercio de Caracas ni a los que frecuentemente hicieron vibrar a la emigmci6n

MARTI, Josg. Obras completes. Editorial Nacional de Cuba. La Habana, 1963-1965, t, 19, p. 40, En adelante se clitLrA Q. C., 0 tomo y las









cubana en'Estados Unidos, en los que las palabras y las Ildeas son un verdadero alud por su cantidad.
De todos modos, este primer discurso cubano de' Marti ya idencia, en cuanto a est'lo, en sus pArrafos segundo y tercero, la suma. de ideas con que habitualmente, en su prosa, fimdamenta su opinion, y para cuya lecture apropiwYa deternun6 usar el gul6n largo como separaci6n, tan caracterlstico en su palabra, oral y escrita.
Pero ademds de estas consideraclones, creo que en la noche de hoy nos debe preocupar la respuesta a una pregunta: epor qu6 Marti hab16 en las exequias de Torroella?; -qud motives le impulsaron a ello?
Indudablemente que la primer raz6n hay que atribuirla a sus relaciones personals con Torroella, pues ambos. se hablan. conocido y tratado desde la Ilegada, en 1875, de Marti a M6xico, pats donde residia, Torroella hada sliete afios,
Desde Guatemala, Marti describ106 esta amlstad en carta, a Mercado de marzo de 1878, al lamentarse por no haber Isto a Torroella cuando su apresurado v*aje para casarse, a fines del afio anterior:

Yo tambien.tengo una verdadera pena en no haber
podido abrazar a AI&edo Tgrroella. Tengo por & una. de esas amistades intuitivas que reemplazan a las amista'des viwejas, y lo veo como si de muy antiguo hubidramos tenido carifioswnente relaciones. Es un gran cuerpo
fleno de una. gran alma 2

Los estrechos vfnculos entre ambos tambidn se manifiestan en la presencia constant de Martf junto al lecho, de agonfa del amigo, tras el regreso de 6ste a Cuba a mediados de 1878. En carta tambi6n a Mercado, escrita cuatro dfas antes del Mecimiento de Torroella, sefiaJa:

Alfredo Torroella se me ha. estado, muriendo en los
brazos en estos filtimos dias. -Me tiene moribund un canno que parece que data de otra vida- Hago con 61 lo que los, hombres afectuosos que se merecen newest.
tan. -Y Io que cownigo 1-4kiewQn,-- Ayer resuc*W, c@A'4*









habla, de un terrible ataque que dur6 tres dia,4
Dispuestos estaban ya su entierro, y las honras que el Liceo de Guanabacoa., que hoy menace', y tanto vali6 en otro tempo, quiere tributarle.- Alfredo., cuya
-muerte se espera desde hace un mes a cada instance, me recibi6 con grades. muestras de gozo, -y -lextran"a y leal memOria! dic.16ndome cosas exaixeradas y redtando' versos mfos,,- Y la noche antes habla recibido
los 6leo&3

ZQud lazos anudaron esa arnistad entre Marti y Tory-oella? Indudablemente que el amor a Cuba.
Alfredo Torroella y Romaguera nac16 en La Habana en 1845, y desde su adolescencia public.6 poems en las revistas cubanas de la 6poca. Perteneclio a la Secci6n de Literatura &A Liceo de .Guanabacoa y estuvo presented en las veladas fiterarias de la casa de Nicol6s AzcArate. Me atreven"a a afirmar con seguridad que Marti tuvo que concern,, al.-menos de ol-fdas, a Torroella, antes de que i6ste marchase fuerao' de Cuba. La frecu'ente publicaci6n de sus poems, la sonata representaclft de varies de sus obras teatrales, y el estrecho y compenetrado circulo de. relaciones de los intellectuals habaneros', diel que va Marti conocia en su adolescencla por su contact con Mendive -quien, a juliclio de algamoscrificos, influy6 'n la poklica de Torroella-, me afi*anzan en esta opinion.
Pero, adem6s, el propio carActer de la obra de Torroella
que Ilamar la atenci6n de Marti adolescent. En sus palabras funerals aqul en el Liceo, Marti califico' asi la produccl16n poftlica de Torroella en Cuba: "Cuando, como roefo de arnores, ,vertia versos sobre las bellis'mas cabezas que esmaltaban los salons. del hombre vigorous a quien amaste. 4 en aprec h ad6n que parece sostenerse en el conocimiento director de vanas de esas composidones, escritas dentro de los cimones del romanficismo de la 6poca y plet6ricas de sent imentalismot, dada la temprana juventud de Torroella entonces.
Pero seguramente que sus ideas aboliclionistas y su preocu..7' J.'f
pacift por el probItma social"'expresadas tanto en su drama Amor y pabreza (1864), donde tom6 pardido por los trabaja9 Ip 'T 0
dores, como en su colabQrAcidn con el primer peridawo o.,rero,
d
.8 Ibidem. P. 59.









La Aurora, fueron, elements que dificilmente pudieron -dejor pasar inad-vertida a. Marti la presencia. de Torroella en la, Habana de preguerra. Este fue, pues, un caso t1pico, en coanto al, desarrollo de sus ideas, dentro del grupo intellectual, que ffireci6 en La Habana a fines de los affos 50 y durante la
de los, 60J, cuyos integrantes estuvleron desp pvistos---en su mayorla de la propiedad, sobre los medics furrdamentales de prod=ci6n, vivieron de su trabajo professional y, ;a trav6s del magisterio y de las publications per16dicas, combatlieron la esclavitud y el absolutism politico. Fue ese grupo, Torroelli entre ellos, fuerza polifica fundamental del reformismo en Occidente, y tras el diez de octubre de 1868 la aplastante mayona tomo" el camino republican, frente a la metro"poli espaffola.
Desgracliadamente, la personalidad de Torroella afin plide a gritos un studio, aunque sea somero. Sus o'bras podfica y dramdtica no han sido analizadas en particularly la casi totaI*dad de los cnticos e investigadores lo han desden-ado y lo han considered un poeta de infima categon"a.-I No sabemos a clencia cierta s- Torroella, particip6 en la labor conspirative previa al Grito de Yara,.aunque se ha hablado de sus vinculaciones con el movimien.to independentista.. Lo cierto es que cuando emigr6 a Mdrida y, sobre todo, durante su estancia en la Ciudad de Wxico,., fue una de las principalesfiguras animadoras de la. propaganda en favor de la independence, entre los emigrados cubanos.
Al poeta mexicano Juan de Dios PezaI debemos el conodm1lento de algunos de los versos de Torroella escritos en M6xiV.
co, y una narration de su V'*da alla, donde gan6 ampito apoyo entre los intellectuals y los politicos liberals para la libertad de Cuba. Peza tambl6n afirm6 que, alld en M6xico, Torroella estren6, en abril de 1870, su drama El Mulato, que PI*nta "con negras tintas" la esclavitud. en Cuba.
Es, pues, en es.ta indesmayable actividad patri6tica donde descansa el secreto, de la amistad entre Martf y Torroella. 6C6mo al Ilegar el'p6mero de Espan"a no habrfa de tener noti-, cias de inmediatb de las laborers, de Torroella en Mdxico? C6mo

5 Rine Leal 'en su historic del teatro cubano -titulada La selva oscura muestra cierto apredo por su obra como dramaturgo.- Ver p. 255-256 y 284-286.
'S PPJAo JUAN DP- Dios. Alfredo Torroella. Revista Bimewre Cubaw
ITT-2--,--% de if Lw % n ew ot j n e 4 ^4 4









Marti no habria. de acercar su alma al que dedic6 tamblidn una composid6n, a los fuslilados estudiantes de medicine? ZC6mo no iban a umrse aquellos j6venes que tuvieron amistades comunes en La Habana, que profesaron id6ntico amor a su patria y que, por aquella dpoca, manifestaban similares preocupaciones por los problems de las desigualdades socials? ZC6mo Mard no iba a acompafiar durante su triste 61timo mes de vida al poeta que escribi*6 en Los desterrados esta wva images de la patrial.

Bendita seas, -porque me traes
Dulces recuerdos -,del sueto aquet
Donde sw prados -son todo flores
Y son sus flores -urnas de mfeL

Tu voz semel*a -vaivsn sonoro
De agua que brota -del peflascal,
0
Cifiro errant -brifsa que gime
Por ef extenso, --cahaveral.

It&ica virgin -de negros o p os
Hi*a de Cuba, -bend"ta tri,
De boca fresca --coMO et C4iMitO De talle esbetto ---como el bambti.

Vierte un moment --de tu pupita
Sobre mi pecho -suave color,.
Como sus hojas ---al aire sierra
La tembtorosa -morivivf.

ZC6mo nuestro poeta mayor, que nos dej6 versos ag6n*cos por la lejanfa de la pat-ria, no iba a engender la tristeza y la fiereza patn*6ti*ca contends en este otro poema de'Torroella
6
dedicado. a la bi w a de Ignacio Altamirano, flamada Palma?

(A Palma Altatnirano)

Palma es tu. nombret -recuerdo vaga
de tas florestas -donde nad:
de aquellas patmas -que *unto al lago
4.
aitas y verdes -crecen alti.

Tu nombre tiene -para mi oido









diL-%.,Frcaz que gime -sobre su n1do, silvestre aroma --de indiana floroFeltz la nina --de amor banana,
que da at proscrito -consolacion;
4
fulgor de estre I as -es su mirada,
altar de fuego -su coraz6n.
Is
Soure el recue-rdo --de las riberas.,
donde corrie, -mi alegre edad-de las montafias, -de las praderas yo me ateFaba -y alld en el prado
worava el earito -de libertad.



Santo recuerdo -que da ta vida
ceteste aroma -de eternal flor,
canto. de infancia -que no se olvida,
amor de patria -bendito amor.

eQuMn no te busca? *quMn no te adora,
y quign, su santgre -no te ofreci6?
sufriendo esclavo -4uie-n. no te Itora?
viviendo libre -equign te ofendi6?

,Angel de mores, -si el que, te nombra
tras de su flanto -ve una ilusi6n, s9 la palmer -que da su sombra,
en los desiertos -del coraz6m

Md ... ino!, maldito -quien pide mores
quien suena dulce -felicidad
mientras sus prados -mientras sus flores
en. sangre tine -la Ii* ertad.

Creo que la lecture de estos versos arenas conoddos permite comprender por qu6 -acertadarnente- Marti diijo en la oraci6n fdnebre que hoy recordamos que Torroella supo trocar su 44 alma pura de paloma", "en alma de Agulfla para canter los
. -,- _.. It - -2 I __ 11 '%,r - __ .- - - --.& --- __ A. I - A. .3 -









lell el discurso sefiala que la -obra- de Torroella-, en M6dco le ha ganado el reconocimiento de su-patria, al -dedr.

Allando, con el dolor, con la orac16n, con el suspiro,
Ilevabas a otras fierras el perfume y el fuego de la nuestra, Reno de flores, el seno de la patna agradecida, tejia con ellas la corona que va,. a aromar ahora tus
nobles scenes pAlidas y frias.7

Pero, ademds de esta amistad basada en Ia. coincidence patri6tica, las palabras de Marti en las exequiias de TorToella son un maicador de sus proplias convicciones s.oure Ia necesidad de Ia independence de Cuba, en una -. coyuntura. en que se encontraba abatido ante Ia inacci6n revoluciaonan*a, como
Wencia en Ia emodonada carta a Mercado de enero MCIsiete de 1879. Es admirable c6mo ya en aquel moment, cuando seguramente w 61 mismo iniaglinaba que termlinaria sliendo el prin i a] organizador de una nueva guerra contra el coloniafismo hispano, Marti' paterutiza" una de. sus mAs notables cualidades como dirigente poliftlico: Ia conciencia, en su condic116n de hombre p6bli'do, de no mostrar peslimism' ante las slituaciones dificiles.
En las--palabras a Mercado se, queja de las limitacliones'de su vida en Ia colonial y exclama: "Aqui ni hablo, ni escribo ni fuerzas tengo para pensar", y hasta consider un erx*or su vuelta a Cuba. Sin embargo, s6lo unos dias despu&, hizo una petici6n y un mandate al cad.Aver de Torroella: 'owe
Y con tus labios, que nunca, clijeron. Palabras de odio,
con tus versos que no tih6 nunca Ia hiel, plide pliedad para los que sufre'n, fuerza para los queesperan, energia para los que trabajan. jOra mucho, hermano mfo. Por
tu. pobre tierra.1 -Ora por ella.8

e0ui6nes eran los q'ue suffiltan, los que. esperaban y los que trabajaban, que- requerian piedad, fuerza y energia? Quien conozca --conio sabemos todos los cubanos- Ia vida y las Ideas de Marti, sd1o podrA pensar en los hombres que anhelaban Ia tndependencia, como el propio orador de aquel dia prQb4ble.mente frio de enero de 1879.

0. C. t. 19J p. 405406,
AAA









Y es bueno recorder, aunque sea de modo breve, las circunStanclas de aquel invierno que fue gris para Marti por vanos motives. Tras regresar a Cuba el dhiimo dia de agosto de 1878, se encontr6 en La Habana sin poder ejercer como abogado, pues no tenfa los papeles de la Universidad de Zaragoza que lo acreditaban como tal, y su situation econ.6mica se hizo mAs dificil con el nacimiento del hi *embre. A7ello se unfa I sabor del fracas que amargaba los labios de la m* ayotia de los combatientes por la independence, muchos. de los cuales, en la emigraci'n, se inculpaban unos a otros por el fin de la guerra con el Pacto del Zanjon. La political de aperture implantada por el general Martinez Campos, parecia via*ar con viento en popa. Los recent estrenados partidos politicos -el Liberal y el Constlitudonallista- dedicaban aquellos meses a la. propaganda para las elecciones de representatives. a las Cortes, y en la epidermis de la sociedad cubana no habla signs importance de inquietud independentista. Se explican, pues, las dolorosas considerations intimas de Marti a Mercado.
El circulo de intellectuals que habia viisto y de quienes habla ol*do Martf en s-u adolesc6ncia habanera, intentaba reagruparse por aquellos dfas, se&n algunos de sus miembros voIvfan de la guerra o del exilio, donde hablan permanecido de 1868 a 1878. Precisamente. la reapertuxa del Liceo de Guanabacoa con la presencia de su antiguo animator, NicolAs AzcArate fue un aspect de aquel moyimliento. Mart*
Y 1 y Torroella
a sus respectivas Ilegadas a Cuba, fueron nombrados socios del Li'ceo.
Parecia que la vida cubana tornaba a la d6cada de los 6()f cuando Azcarate pens6 que habia solucl'n a trav6s del reformismo. Por eso 61 y algunos otros de sus ami os, V colaboradores de aquella e"poca pusieron sus esperanzas en el autono. mismo. No advirtieron que, a pesar del Zanjon, no habla vuelta atra's en la historic. De igual modo que Guanabacoa habl"a dejado de ser una villa residential de habaneros acomodados para ir recogiendo una poblacl6n de trabaiadores, la political y la sociedad cubanas marchaban por nuevos rumbos, Hasta los propios dirigentes principles del autonomismo comprendieron que la Guerra de los Diez Ahos habla formado irreversiblemente la nacionalidad cubana y se aprestaron a tomar la defensa de la misma, dentro de los marcos del Estado espan"ol.
El joven Jose" Marti'.. a pesar de su malestair, no se integr6 ,q Inq MA4z niitnnnmictac -ni rntirhn rnimnne eca my%-mwtA Aa 1-a








4
tica. Lo que expresan sus carts a Mercado y, muy sutilmente, sus palabras en el. sepelio de Torroella, es su decepci6n ante el medio social que Io circunda, pues 61 sil mantenia, firmes'sus conviccliones independentistas.
Cuando, poco despuds de la muerte de Torroella, se integr6 a la conspiracli6n por la independenciia, sus palabras aumentarian el tono optimista, como tantas veces resonaron en este local durante 1879.
Asf., la, oracl16n que pid*6 a Torroella por la pobre tierra de ambos, d*o sus. frutos: piedad para sus sufrimlentos, fuer-za para, la, espdra, energia para trabajar. Enireallidad, su bautlismo como orador en Cuba fue tamb*6n su bautismo. como propapnd*sta y a Itador, una de las facets de su personalidad revolucionaria. Asf, pues, la oracift que pid16 a Torroella, por la "'pobre tierra"' cubana le v*goriz6 para el combat por la. independence.
















7 -1 6
jutio Antonio Mella:
0 dP 0 Aapuntes para uim btograttW"



Olga Cabrera


Julio Antonio Mella fue el primer hijo naclido de la union extramatrimonial entre Cecilia McPharland y Nicanor Melia. De la Ifnea maternal tenemos pocas noticias. Natural de Hampshire, Inglaterra, Cecilia conocio" a Nicanor en Nueva York, donde 6ste tuvo montado un negocio de sastrerfa.
Sus principles clients en la enorrue urbe fuierou los emigrados cubanos. Nicanor era natural de Puerto Plata, Santo Domingo. Su padre, Ram6n. Mella, habla participado de mantra destacada en la lucha contra los haitianos y posterliormente represents a Santo Domingo en la corte de Isabel 11 (1854).
El padre de Julio Antonio, ya hombre, emigr6 a Pananifi, donde comenzo su oficlio de sastre de una mantra muy original. Como gustaba vestir bien, descosi6 complete uno de sus fluxes de confecci6n francesa y tomandolo como patron se hizo numerosos traces y "vestia sliempre flamante
Sus amigos lo instaron a bacerles traces semejantes, de donde naci 6 su artel, actividad de las m4s honrosas en la

Conference ofrecida el viernes doce de enero de 1979 en la Bibilotem Nacional "Josd Marti" con motive del quincua&simo aniversartio del ases'Mato de Julio Antonio Mella.
1 Testimonio del Dr. Jose' A. Puig, de Puerto Padre, al historlador EmWo Rodriguez Demorizi; pcdido por el recientemewe fallecido Dr. Luis Felipe Le Roy a solicitud nuestra.









6poca. Segu,*n este testimonlo Julio Antonio no nac16 en Cuba, sino en Nueva York, La fe de bautismo de Julio Antonio no ha sido encontrada en ninguna parroquia habanera, en. tanto la de Cecilio, su hermano menor, apareci6 en la iglesia del Angel. Este fue bautizado el di"a veinticinco de marzo del a-no 1905, lo que nos ratiflca en el crifterlio de que Julio Antonio debi6 ser bautizado tambi6n. No hay que dudar que iinvestigaciones futures ratifiquen que Julio Antonio no nacio en Cuba. La inscripci6n de nacimiento, realizada en el anho 1910
-previo a la parfida de Cecilia- indica como fecha, de naciL miento el veinticinco de marzo y la vivienda en que se produjo, Obispo 105, residence de la familiar legitima de Nicahacia donde fueron trasladados los ni-os despu6s del aho 1910; pero sabemos por el testimony de Longina (niinera de Julio Antonio, ademas de inspiradora de Manuel Corona en la famous cancii6n de su nombre) que Nicanor vivia con Cecilia y sus dos blijos menores en la calle San Francisco.
Nicanor era proplietario en La Habana de una important sastrer'a. En 1902, se anunciaba en El Figara, revista habanera de gran circulacio'n, a trav6s de un articulo sobre la sastrerfa. Segln 6ste, podemos suponer que el negocio fue montado, afttes de la Guerra de Independencia torque nos habla de que "sus patrons se filtraban hasta en lo mas crudo del bloqueo". Y nadie iiba a iniciar un negocio en un pais en guerra: seguramente esta lo sorprendi"O en Cuba.
En las primers vivenclas del nifto debi6 ejercer alguna influence la irregular situacTi'n familiar. Aunque las informaciones que poseemos arrojan una gran preocupaci6n paternal por los nifios, deb16 existir ese "misterio" que perciben los. nin-os dotados de una gran intefigencia y sensibilidad. Sus
4
Pnmeras preocupaciones por el entorno famihar corresponden en el plano naclional con la crisis polftlica del fiberalismo por la corrupci6n, las represiones y frecuentes, intervenciones y notas imperialists.
Relataria unos aflos mas tarde, en su d*ar*o
Siempre fueron mis juguetes predilectos'los soldados.
Los formaba -en batallas y hacia planes estrategicos xnAs nme-nm infantileq- v vencia a las trans de ml* hermano,









impoma conditions de paz,'cogia prisionero a su ej
cito y un orgullo incomunicable. y diviino se apoderaba
de mf ante la victoria.
Estas son las rememoradones de mi ninezi, de mi ni4 It a
nez dolorosa y mirtir. Este era mi finico amor y mi unica
alegrfa. I

Tambi6n pudo ejercer una linfluencla favorable en su foraci n el contact con otro medio, durante los frecuentes viajes de la madre tuberculosa a Estados Unidos.
Las discrepanclas entre los padres Ilegaron a su, climax en el aflo 1910. La situaci6n familiar no resuelta, quozds *nfluy6 en la deciis*6n de Cecilia. (En Cuba no ex*st1'6 ley de divordo hasta el a-no 1917.) Cecilia quiso regresar a Estados Unidos y el padre exigi6 que dejara a los mi -nos con 61. Ese niiismo afto se produj'o la partida definitive, de Cecilia.
Es entonces, despu6s que Cecilia se march, que Julio Antonio y Cec*lio se trasladan a Obispo 105, donde vivia la esposa legiftima de don Nicanor: Mercedes Berraudez. Ya en esta dpoca Mercedes te'a 63 anos de edad y s6lo cinco an-los mAs tarde muere debido a una avanzada sclerosis, segdn el cerfiflicado de defunel6n. QuizAs esto explique. la decis116n del padre de enviar a Julio Anton.10 a estudiar a Estados Unidos. El hecho de que el inglds fuera. su lengua maternal facilitania estos estudios,


2 Ciertamente su condicl& de hijo natural deb'16 afectarlo. Existent numerasos indidos que asi lo atestiguan. En el rnismo diario express su lucha contra la sensualidad, herencia del padre, se In 61. Todos los testimonies colinciden en sus costumbres morigeradas, y en que, aunque poseedor de un gran attractive para las mujeres, no era muieriego. Charity Gufflaume recordaba emocionada su saludo cuando las vi6 Ilegar al Instituto de la Habana, inmediatamente despues de su expulsion de la Umversidad: "honor a las rnujeres del Club Fememno, que estAn Pidliendo los derechos de los hijos Iflegitimos". Aigunos afir.man que ini'66 gestiones en la Secretaria de Justlicia. para legalrnente ostentar el apellido pattern, sin embargo no hemos encontrado nada que lo, confirmed a pesar de nuestras indagaciones en el Registro Civil. SI' es evidence su dccisk5n de adopter el apeffido del padre; s6lo a1gunos trabajos satfnicos iniciales de la s-rie "'En cl feudo de Bustamante" fueron firrnados como Lord McPharland.









El propio Julio Antonio relatarfa anOs m4s tarde acerca de su estancia en Estados UnIdos.

Vivi en Estados Unlidos durante la guerra, y aunque
era menor de edad representaba muchos a-nos mis.
Cuando salia, las mujeres me reprochaban que no MIStiera de recluta.

En el afio 1917 es que el adolescent regresa nuevamente a su patria despu6s que el padre, preocupado por esas lincidencias., lo va a buscar. Primero Io matricula intern en el Chandler College, en Marianao, y en. 1918 decide el joven cursor studios de bachiffierato, trasladindose a la Acadenna Newton afamada sobre todo, en las Matemiticas -situada en San Ldzaro entre Galiano y Agu*la-. Su director era TorriAs Segoviiano de Ampudia y uno de sus professors el poeta mexiicano, amigo de Josd Marti, Salvador Diaz Mir6n.
Entre el poeta y el joven se estableci6 pronto una corriente de simpatia., y grad I as a su generous influjo, Julio Antonio pronto incursionaba en las grades figures de la literature unIversal y aslimilaba los escn*tos de los latinoamericanistas del moment: Rod6., Gonzdlez Prada e Ingenleros. Salvador Diaz Mir6n lo introduce en el conocimiento de las ideas de Marti y descubrfa fascinado Jullio Antonio la vigencta de ese pensamiento en lo proclamado en aqueflos moments por los
& J+
latinoamericanistas mas. destacados. El encuentro con la obra martlana marc6 al joven -definltivamente; la descripci6n dolorosa de Marti sobre las violenclas de la sociedad norteamerid. IF
canaj, sus tesis americanistas en las que perfila las diferencias entre las dos Am6ricas, la revelaci6n de las relaciones interesadas de Estados Unidos con los passes latinoamericanos, le demuestran la contemporaneidad del flamado martiano al hombre latinoamericano de no fiar su destiny a un solo producto, de buscar los oscuros designilos que encerraba el "convifte de ]a amistad" y de no serverr como arriias a la Repitblica del Norte".
Esta era la vision ideol6glica fundamental del joven hasta su contact con el movimiento obrero en el aflo 1923.
Entre los meses de marzo y septiembre de 1920 Julio Antonio ingresa al Instituto de Segunda Ensen-anza de la Habana y examine y aprueba por la libre las slgutentes asignaturas: Geograffa, Historia, Ingl6s (dos curses),, GramAtica, Precer)tiva. Literature Castellana v Rnqeflan7A Nvirn Rin P-qn-r.









dfas del mes de septiemb re el caplitAa L6pez Malo, quien le ha prometido ayuda ea su vocac!6n mlifitar, ha decildido regresar a Mkico para combatir al ej6rcito de Carranza del lado de Obreg6n. Julio Antonio lo acompafia a Mkico, pero coincide la flegada de ambos con la calda de Obrego"n y L6pez Malo es arrestado. Julio Antonio revela en su diario e6mo, por no tener quien lo presentara al Secretan'o de la Guerra, fue despachado con una negative.
Los relates de esos dias muestran ya fa etas de su tenacidad. Se encontro sin dinero y afronto" grades riaesgos en medlio de la. violencia de un M exl*co convulsionado por la Revoluci6n. En esos dfas pas6 llegalmente a Estados Umidos, y retorna nuevamente al pais hermano. La fascinacii6n que le produjeron M6xico y sus genes, en contrast con la manifiesta aversion hacia el vecino poderoso, estAn latentes en el relate de su diario.
Es una reaccift dominada por su interpretaci6n del ideario martian, a la luz de las lectures de ese moment, en las cuales se destacaba el sentimiento latinoamericanista. frente al imperialismo.
'0 q'I+.
Sin posibilidad alguna de encannnar su vocation military, regres6 a Cuba. A principios del afto 1921 nuevamente matricu16 y examlino' por la libre las asignaturas de Psicologla y Matemfitica en el Instituto de la Habana. En la primer obtuvo aprobado, pero el suspense de la segunda Io deter-min6 a txas' ladarse al Instituto de Pinar del Rfo el veintisiete de agosto del an"W 1921., donde examine las signatures que le faltaban para terminal sn bachillerato: Historia natural, Fisica, Quimica y MatemAtlica. Aprobadas todas y obtenlido el titulo de BachiHer, matriculo en la. Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.
Su arribo a la Unliversidad de La Habana se produjo en un moment crucial en la historic cubana.
EI auge revolucionario que sigul"O en Cuba a la crisis econ6mica de 1920 al 21, en el cual particip6 el estudiantado, lanz6 por tierra los presupuestos ideol"gicos del antinjerencismo.3

3 Hasta esos moments el pensamiento progresista em Cuba se habfa nutrido fundamentalmente del antlinjerencismo. La formula de la "Artud dom stica'-' --creer que con ]a existence de gobiemos honrados no se darlan motives a la intervenviOn- constituirfa de a1guna mantra, una conflanza en los presupuestos moles de los imperiaBstas. La Uamada
,r OF.* ff- I - 11 1 11 -11 .. '. - -. .









'Todos los miftos 'en torno al imperialism fueron brutalmente deshechos y la verdadera relaci6n de dependencia. de nuestro pals se reve16 en el diario y penoso bregar por la subsistencia con la carga del desempleo y la miseria.
Para nadie eran ya un secret, tras la triste experience arrojada por la crisis de structural, las consecuencias de ser un pais cuyo destiny era region desde fuera, por genes a quienes s6 i I I mas o menos gai lo interesaba concern si percibian
nancias. No se trataba ya de impedir la intervenci6q, como postulaba la anterior generaci6n, sino, de liquiidar la structural que determinaba las Mtervenciones, intromisiones y cualquier otra forma political, de fuerza. Se habia Ilegado primer a la intuici6n, y luego al conocnniento de la railz de nuestros males: el neocolonialismo. La anterior generaci6n estaba. atada y obli0 14 ''
gada a la pasividad ante las imposiciones imperialls-tas, por temor a la revoluc1*6n social. Aun las mAs signiricativas y honradas de las figures patr116ticas -sobrevivientes de la gesta del pasado siglo- mostraban su opos*ci6n a cii-41quier movirniento, con el objetivo de =pedir la intervenci6n.. Pero esta nueva generaci6n busc6 con ansiedad los texts que hablaban y exponian la verdad sobre la revolud16n rusa y trataron de seguir su ejemplo. Pronto Ilegarfan a la convicci'n de cuddles eran las fuerzas con que podian contar para Ilevar a t6rrnino una revolucion antimperiallista. Por eso fueron hasta el pueblo y a su contact, bebl&eron de sus ansias,' de sus esperanzas, y se radicalizaron afin m6s.
En octubre del an"o 1921, cuando Sulio Antonio Mella inici6 sus studios en la Univermdad de La Habana, se produjo un ambiente de revuelta frente a la proposlicio'n de enaltecer a Enoch Crowder con el doctorado honors causa. El parficip6 activamente en este movimiento. fue en la. Facultad de Derecho uno de los que rnfis hnpulso" la campana contra Crowder.
A fines del an"o 1922, fundada la Federaci6n de Estudiantes, Mella es seleccionado como su secretario. El estudiantado reclamaba acciJ6n para Ifinplar de parasites la Universidad. En este mes-de cudembre, se habfa produclido un grave conflict en la Escuela de Medicina. como consecuencia de la situaco6n atravesada por este centre, proliffero en professors incapaces o que no impartilan., en la prActica, docencia a1guna. El conte*do del movimiento de reform, en sus inicios, no iba mAs a1U de aspirar a la depuraci6n, del profesorado ineptic) e inmo. rnl Pni-n e1P4znm&1z PT"A imAnTitatin In neu-sirnriAn n la mitonomin









universitaria: el movinnento de reform habia sido batldo por
10
los vloentos de democratization que azotaban a! pais en esa 6poca.
La influence mariana en Mella era ostensible desde sus primers actividades en la Uni'versidad. En "Nuestro Credo", articulo en que exponfa sus prop6sitos al iniclarla-loublicaci6n, de Alma Mater, dirfa:

No podemos cambiar aqudlics que inspirados en los
principios de Marti supimos rebelamos contra algunos elements inconscientes cuando dstos pretendieron manchar la dignidad de un titulo universitano otorg;indosele honors causa a un. suleto [que] simbolizaba la tirania tan s6lo.

La filiacion de su generation con la. generaci"n patrioltica, su profunda ra*z mariana, la expuso cuando, en los inicios. del movi'miento refonnista por la autonomi"a universitanial, escribia:

La nueva. generado'n que sera' duen-a de los destinos
de la patria es una generaci6n digna sucesora de las
virtues de los Martf, Maceo, G(5mez...

En, este period crey6 sinceramente en la posibillidad de lograr un dia, s6lo mediate un movimiento de" reform, transformar Ja realidad basado eit los puros ideals martiatios. El character continental del movimiento reformist estaba directamente imbn*cado al ideario latinoamencani p sta del Ap6stol. Este era el exponent, en el presented, siglo, de la as'piracl-n de una. Am6rica Latina ponderosa y unida frente a las pretensions, del coloso del Norte,
Desde los primers moments los elements sanos, de la sociedad cubana manifestaron. su apoyo a las actividades estu., diantiles. Los t-raba.jadores, bajo la dili ente direccl6n de Alfredo L6pez, culminaban ese afto importance advances. organizatovos.
En 1920 un grupo de hombres, como acuerdo del Congreso Obrero de abril, se habian reunido en La Habana para dar los. pasos necesarios en la creaci6n del primer organism reglonal. A principios del afio 1921 quedaban finalmente fundado y en abril del an"o 1922 realizaba su primer congress, en el que
n In on-nutirciAn Ap Inc nnticam-e. arp.minq 2 1R.q foTTnnLq








Sindicales moderns, a la fundad6n de cscuelas racionalistas para la superac116n de los' trabajadores y sus hijos, y a la creaci6n de bibliotecas en lbs centers obreros..
En enero del an-o 1923 los obreros ofreciweron su. apoyo irTes.tricto al movimiento estudiantil. Una. cormisi6n presidida por Alfredo Upez fue a la Universidad y se puso en contact con la Federaci6n de Estudiantes. Ya no eran los nitcleos organizativos sectarlos de los aftos precedents. Los dirigentes obreros comprendfan la. necesidad de'vicularse al movi'miento de,momitilco. Se producia un notable camblio en la actitud del movnniento obrero con r-elaci6n a dpocas anteriores. Los pro.blemas de actualidad nadonal eran reflejados con preocupacift y alarm por toda la prensa obrera. De este primer contact entre Alfredo y Julio Antonio naceria una wnistad entrafiable, segun el proplio testimonlio de Mella. Desde esos. instantes el joven revolucionario se hLzo visita cotidiana del Centro Obrero. Allf cono *6 y arn
C1 --6 el sufrimiento de los hombres del tmba*o,
allf aprendi6 al lado del recio dirigente Alfredo Upez, a odiar
9 It
--como 61 mismo dijem--& a .1 la clase de la cual. sali*6, a la de sus primers. anos de romanticismo revolucionario,". Esta. es la.
1, 11
causa de su vertig-inosa, evoluc.16n ideol6gica. No es casual que lo Ilamara su Maestro,
Desde estos moments la lecture y b6squeda en la obra de Marti le ofrwia un horizonte mis vasto. Ciierto que la influencia que en el ejerci*6 el pensamiento martian lo habia. dotado de una comprensift y sensiblifidad singular hacia. los trabajar dores. Ese sentimiento de slimpatfa hizo possible la. relad 6n. de Julio Antonio Mella con los primers ndcleos obreros. El apoyo desinteresado de los trabaiadores al movimliento reformlsta harfa el resto,
El program martliano, de profound contenido, social -aquel program, de ideales- segula tenliendo vigencia Para un pueblo que no habfa visto nacer de las cenizas de la guerra la sociedad justa y cordial por la que Iuch6 el-Maestro. Su temor de que la. patria. camera en manos del grupo xle homhres egoistas se habfa cumplido; hada falta en la nueva epoca -como lo propuso Marti en la antenor- -entablar la lucha con ".1a iintenci6n de aprovechar la libertad en benefielio de los humildes, que son los que han sabido defenderla". La necesidad. de "conquis, tar la patria Para aliviar tanta pobreza de cubano noble" continuaba siendo premise y fundamento para. el movimliento revolucionario.









x conoci6 el joven a travi6s de su contact y relaci6n con el movimiento obrero cuAnta verdad encerraban los apotegmas In
martfanos: "'Los trabajadores son los mejores, entre nosotros""., ""Con los pores de la tierra quiero yo, mi suerte echar".
& 11
Ya todo es prisa en este joven.; era como si q .1 siera terminar una obra, la gran obra de la revoluci6n. VinculaO'do al moviinnento obrero, pero alln. en fas filas estudiantiles -pues crey6 en la necesidad de la unidad en la lucha antlimperialistadirigM el Primer Congreso Naclional Revolucionario de Estudiantes.
El Congress destac6 el derecho de los estudiantes a intervenir en la vida administrative y docent de la. Universidad, la limitacio'n de la intervenci6n gubernamental en la misma (s6lo para aportar recursos), y entre los deberes se consiign6, el pri'mero, divulgar sus conocnmlentos en la sociedad. La influencia martigana en este punto es evidence. Pero el Congreso se proyect6 hada la vida, national, continental e: international: el latinoamericardsmo como formula de engrandecimliento de la patria: la solidaridad con el pais sovikico y contra el aislamiento a que lo someten las potencias limperialistas. El Conifest.6 tambw6n. contra la Enmi nda Platt y, por greso se mani I le
filtimo, envi6 un caturoso saludo, a la Federaci6n Obrera de La Habana organismo que di I rigia Affredo Upez). La m6s si-gIn ificativa conqmsta del Congreso, fue la fundaci6n de la Universidad Popular "Jose Marti" el trcs de diciembre. del afio 1923: sus. classes comenzaron el 20 de ese mismo mes.
Pero los vinculos, del joven dirigente con el proletariado, tv 11
sus estrechas relaclones con Alfrecto L6pez, ya hablan provo qP
cado series preocupaciones entre los elements derechistas de, la Federacio' n.
En el incident con el Secretario de, Instruccion Pfiblica Gonz6lez Manet -quien fue interrumpido Por Mella cuando hacfa uso de la palabra en la Universidad, durante la inaugurac.16n, del curso 1923-1924- a Mella lo acusaron de "bolshevista y se revelaron disenciones en el Directorio por los vinculos de aquel, con los trabajadoreO La crisis finalmente estaII6 con la puesta en march. de la Universidad Popular "Jos6 Marti"' en el Aula Magna de la, Unliversidad de La Habana. Para Julio Antonio el mantenimiento, de esta obra era lo rrds important;









pero para aquellos elements s6lo cabia la existent I a de estos curses a la sombra bienhechora de la Universidad. Cuando el boycot dio sus pnmeros resultados "faltaba" la luz en el Aula Magna ""no pared an" las flames dela misma, etc. La decision de ellos fue clausurar la Universidad Popular "'hasta que Ilegaran fiempos mejores". Pero Julio Antoio, frente a los criftee, rios de reaccionarios y timoratos, traslad6 la Universidad Popular de un lugar a otro y asf, la Unliversidad Popular function en el local de los Torcedores., en el Instituto de La Habana, en San Antonio de los Baflos, en Matanzas, en Banes... Las filas de !a. Federacift se fueron "clareando", como reconociera el propio Julio Antonio, pero los que quedaban estaban dectdidos a todo,
Naturalmente, Julio Antonio se vio obligado a renunciar a la presidential de la Federaci6n de Estudiantes, pero el respeto ganado entre los dirigentes obreros fue tal que el Congreso de Camaguey, donde se fund6 la Confederaclon Nacional Obrera de Cuba, por pnmera vez en' la historic del proletaniado, dio un peso declisivo a las organizations estudiantiles. La renuncia de Mella, obligado por la actlitud de los restates miernbros del Directorio, de la Federac16n, no signilfic6 su alejamiento del movimiento estudiantil: po 60 despu6s, junto a Leonardo F. SAnchez fund.6 la Confederaci6n de Estudiantes de Cuba. En 1924, Julio Antonio compartia con Alfredo Up= la oratorio polftica en los mitines obreros, realizaba visits a centers de trabajo y conocia. toda la Justa violencia que albergaban aquellos hombres que produce # an nquezas y vivian en la misena mAs abyecta. En marzo, critical -ya desde la posid6n del proletarliado- al, movimlento de "Veteratios y Patriotas", y en noviembre, en el trabajo Los nuevos libertadores., Mella sobre la base de sus presupuestos 'deologicos nacionalistas accept el marxismo-lenlinismo como teoria para interpreter y transformer la sociedad.
No se trataba solamenfe -como, antes habian planteado los patriots anti njerencistas- de supriiin-ir la Enmienda Platt. La ralz de nuestros males estaba. en la. dependencia, econ6mica del pafs r6specto al Imperialismo. Pero Mella no se mantuvo en estos limits, y al dirigir su mirada al entorno social, lindic6 al proletariado como la clase que representaba los interests de todo el pueblo, de la naci6n.

La causa del proletariado es la causa, national. El es









triunfo Por los ideals todos del, pueblo. El quiere destx-uir el capital extranjero que es el enemigo de la"
naci6n.
El proletariado represents el porvenir. La causa deL
socialismo es la causa del moment en Cuba.

Si genial habia sido su aplicaci6n a nuestra reafidad de la idea de que los trabajadores eran la fuerza. social mAs consci r ente en los mov*=entos de liberacift national antimperialistas, mAs aiin lo era demostrar que los tr-abajadores no s6lo eran los forjadores del mundo, nuevo, sino que el Pasado t'mWn les pertenecia, eran los legitftnos herederos de las luchas legendarias del pasado siglo. Correspondfa a los trabajadores el transcendent destiny de Ilevar a su culminacift, las gestas lidereadas por Uspedes, G6mez, Maceo, Marti, liticonclusas por la. iintervencift yanqui. La lucha social de los trabajadores
If
quedaba, de esta suerte, en-garzada en !a lucha por la fiberacion national.
Ya en este moment, finales del a-no 1924, se define una nueva etapa, en su evolucl16n ideol6glica, desde las posicliones de di 0 I?
romAntico revolucionano a las del sociafismo."
En el ensayo Cuba un pueblo que jamds ha sido libre, Mella hace tr*zas la doctfina political de la virtued dom6stica". El joven revolucionario aba estos criterioston los hechos
de ]a reciente historic a cubana: Estados Unid6s s'lo Vomitir v a en el poder a un gobierno sumiso y la.dr6n.
Mella participate en la. fundaCi6n de la. Liga Antimperiallsta. en junio del an"o 1925, y es delegado por la Agrupac116n Comunista de La Habana al Congreso que debfa dejar fundado el primer Partido Comunist a de Cuba, de cuyo Comith Centralfue elegido rniembro,

5 Los testitnonios de Bernal del Riesgo, y Pdrez Escudero tambidn ratifican --co'ncidente con el moment en que se produce un salto en su idcologia- la incorporaci6n de Julio Antonio a la Agrupac*6n Comur*sta de La Habana a fines del aflo 1924. En RI Heraldo cuanao reseflan el acto de la Agrupacii6n Comuni:sta en la conmemoraci6n. del aniversario de la revoluci6n rusa, refiri6ndose a la participaci6n de Mella como orador en i6l, subrayan el hecho de que no era coinunista. Este, Peri6dico que nacM con el objeto de hacer propaganda antimachadista contiene gran informaci6n, sobre las actividades de Julio Anfnnin en Ta Annna.









Sin cejar vj-.%L sus, empenos de incorporar al estudiantado a la lucha, continue enardeciendo -los Antmos de los j O-Wenes en el dmbito universitaxio, y en octubre del an"o 1925 fue expulsado de la, Universidad. Poco despuds era encarcelado, acusado de terrorlismo junto a otros dirigentes bbreros.
Es entonces que protagontza la huelga de hambre que tuvo repercusl6n. no s6lo national, sino continental. El firano Machado, ante la movilizacift national del pueblo cubano por la libertad del joven, se vio- obligado a. poncederle. la libertad. Mella sabia, que Machaclo.,tratarfa de c'obrar esta derrota en cualquier moment, Y.si antes sumuerte habria significado, un rudo golpe- para Ia. firsaifaahora, resultarfa infifil, y es esta Ia raz6n que explica, su decisift & marcharse de Cuba en enero del afto 19261,
El mismo explicaria su actitud, en el mensaje a los companeros de Ia Uniiersidad Popular "'Jos6 Mard", al enfrentar las calumnlias de Ios elements. opdrtunistas:

Ni cafdo, en el sudo, herido por Ia repres1*6n popular,,
m agoni 0 zando preso, me ha interesado Ia muerte, o Ia
ida. S61o me ha'intere ado Ia causa y lit utilidad de mi
actitud para esta misma causa.'Si en aquellos moments era dtil exponer Ia Vida. para Ia lucha, no flene n"ingdn valor fr cfego al matadero'que fienen levantado por allf los enemigos de Ia redenci6n obrera en complicidad, con
los traidores

Mdxico -era en aquella 6poca el centre de reunl& de todos los exi'llados politicos latinoamencanos, cuya coffin ambicli6n Ia constitufa el logro de lalibera6i6n national de sus pueblos, sometidos a Ia explotaci6n imperialist. Revolucionan*os procedentes de Venezuela, Perd, Ecuador, Colombia, Nicaragua, Cuba y otros passes, v olcari 0 an sus ideas y experiences. en el ambience mexicano. 1E1 enfrentamliento con ellas, asl como con nuevas situaciones y tradiciones, ampliana, el. panorama del precoz dingente politico., y le permitirfa adqumr una adn mayor-madurez revolucionaria. Pronto descollarfa como figure de primera,,&nea. En este mismo afto 1926 ingresa a Ia Liga. Antimperifalista, al Parfido Comunlista Mexicano., a Ia Liga Pro Luchadores Perseguidos, y preside Ia Liga Campesmia Mexiicana, fundada- en noviembre de 1926.
En Wjdco se vivian afios. de efervescencia revolucionarm. T.n RPvnhiriAn rniavinnnn mip 4ko- hqlkfn 101nirineln P.n IQM e-nn A









derrocamiento del regimen porfirista, atravesaba moments decisions. Los conflicts campesinos se extending por todo el pais, exigiendo la entrega de la tierra.
Los choques entre los "cristeros"' y el campesmado se sucedfan casi a diario.
Las huelgas obrems, unidas a las luchas de los groups pohtiocos por el poder, y la intervencil6n. -unas. veces abierta. y otras to
solapada- del imperlialismo, colocaban. al pai 9 s en una pecu liar
itua i6n, de Inestabilidad. Melia desde el Partido Comunista Mexicano y la Liga. Campeslina. Mexiicana luch6 Por mantener, u obtener, en otros casos, las conquistas. revolucionarias del pueblo mexicano. Pero esto no signiffico un alejamiento de I-os asuntos cubanos. Su m*rada estaba fija en su tierra, en los graves aconteclimlientos politicos que en ella se producing.
Es como si lo persiguiera la obsesionante idea de la revoIuci n en Cuba. Lo gnta an cada una de sus cartas, como si esperara que penetrara a los hombres, a quienes describe.
Al firano tropical lo, perfilaba en escritos politicos series, y tambien en saftiras. Lo perturbarfan las noticias sobre las muertes, y desaparliciones & los dirigentes obreros mas destacados, y principalmente la de Alfredo Upez.

Upez: Guerrero, no tengo palabras para tii. El autor
de estas lines se senate hoy hudrfano. Bisofio en la lucha, fue con tu ejemplo, con tu accift, que 61 adquilA+ A
rio experience. Maestro, hermano y compan-ero. Las obras que tfl hiciste son mudos monuments. a tu memoria.
Cuando nos Ilegue a la clase oprimida. la hora de
nuestro triunfo, la. obtendremos en gran parte por lo
que tfi liniciaste.

A fines del an-o 1926 esmbe Glosas at pen-samiento de Jos6 M a r tz.
Despu6s de planter que Reva un fibro sobre Marti en el pensamiento, sen"ala las hmitaciones que le han limpedlido Ilevarlo a Was de hecho: "'Se vive una 6poca que hace consliderar mr1ri A tiprn-nn t-nrtn nnrq hm.Pr-P'F








Del hdroe de Dos Rfos express:

El, orgdnicamente revoluc, ionario, fue el inthrprete de
una neces*dad social de transformaci6n en un moment dado.. Hoy, ligualmente revolucionario, habria sido quxi7As el int4rprete de la necesidad social del moment.
Hay muchas observations fitlles en este trabajo sobre Marti, como, ha sido planteado por, el compa-ero Blas Roca en el- acto de recordaci6n, envI quincuag6simo aniversano de la muerte de Melia.
En el an"o, 1927,. Sulio Antonio. participate en el Congreso de Bruselas y viaja a1a, URSS,. donde-Intervi-no en la fundaci6n del Instituto Agrarlio Intern'acional. Ese' dia --ocho de marzoIey6 un interested trabajo, El movIfM'I'nto campesino en Mix&
en el cual hace'histor*a'de la situation e'xistente en el hermano pals. Al-If expose., de mantra precise los objetivos de la Liga. No s6lo los interns -mov*li*zar a los campesinos y hacer senior sus exigenciaw y preocupaciones- sino tambidn los continentals: unir a todos los trabajadores y campesoos de Amdrica Latina,,
El contact con el primer pai 0 s- socialist Io- impression vivamente y le hizo penetrar con' rriAs-agudeza en algunas cuestiones internacionales. La amenaza de guerra se cernfa -vefa 61- contra la URSS,,,y en ello, estaban emp ftdos todos los. pgse imperiaastas,, De aW ijue -a s'u reg-re's''o a M&ic'o dedicara various trabaj os a. -mostrar la, realidad sovi&i ca, 'ta'n'deformada por los pseudo revolucionarlos ylos reaccionarios, y a movinzar a la opinion mexicana para defender -al pais sovidtlico. de los
i #
amagos imperianstas.
De paso por Paris, Ilegaron hasta il los ecos del movimiento estudiantil contra la pr6rrop de poderes que se desarrollaba en Cuba, y su enthusiasm no tuvo lfmites.'La profunda differencia con el movuniento, que an"os antes 61, encabezara, lo hace comentar con admirac.1'6n:

Usfedes no protestan contra 6ste o aquel professor ig.
norante, sino que protestan contra una imposici6n a todo el pueblo de Cuba, contra la perpetuaci6n en el poder de los que han, tralcionado los interests de la so.ciedad enter y pretended seguIr manchando la historic
estabilizando un inigualable, gobierno desp6tico.,









La s*tuac*6n cubana en este aho presentaba rasgos diferentes.
Una m'qudetud general se perfilaba, el. sentimiento de opoi s 16n. a Machado se generalizaba y la crisis politi Ici I ica ya. era
avizorada por el joven dirigente. La revoluci6n en Nicaragua, 11dereada por Augusto Cesar Sandino, le hizo c6mprender la necesidad de aumentar el frente de lucha contra el imperiaHMO.
La solidaridad antimperialista, tambi6n se demostraba asestAndole golpes al imperialism en Cuba, derrotando a la tirania machadista.

La li*beraci6n national y social no se nos concedera'
por misericordia. Sigamos los ejemplos de China, de
Mdxicoy de Nicaragua...
No olvidemos que los tiranos naclionales son los instruxnentos. del imperiallismo.

La, idea de la insurrecc16n, armada contra el tirano Machado se abria, paso. Particip6 en la creaci6n del Comit6 Manos Fuera. de Nicaragua, cuyas actlividades no s6lo eran propagandisticas, sino de auxilio y ayuda, en recursos y hombres, a la revoluci6n nicaraguiiense. En 1928 ',.ante las, noticias alarmantes que Ilegaban de Cuba, Revadas por el cada vez mayor nfimero de exiliados politicos, Mella decide dar los primers pasos para abrir un nuevo frente contra el enemigo comdIn. Funda en los primers meses, del ano 1,928 la Asociaci6n de Nuevos Emillgrados Revolucionarlios Cubanos (ANERC) y su 6rgano de prensa. -Cuba Libre!
En reun16n de la. ANERC, Julio Antonxo orlient6 estar alerts para la pr6xl*ma crisis que se anunciaba. en Cuba, moment para el cual. deblan estar preparados y organizados, j

La crisis econ6mica del imperialism producirit el
quebrantamiento del regimen econ6mioco y politico de Cuba; los, obreros, los campesm"OS, los colonos,,Ios profesionale's y todos los groups socials oprimidos por el Imperialism entrarAn en un period de radical izaci6n, y entonces serA el moment hlist6rico de la revoluc16n: contra el fascism cubano al serviclo de los interests









Las actividades de la emigraci6n cubana bajo la diirecci6n de Mella s6lo fienen comparaci6n con la tarea desarrollada por Martf treinta aflos atris.
Un nuevo moment se manmfiesta en su evolucl6n ideol.6gca. En este afto, ante la posibilidad del estallido, del mov*miento revoluclonario, en Cuba, Mella plgtntea la. necesidad de que los comunlistas participen en cualquiier movnmento violento contra la firania, aun en el caso de que fuera diri *do por los nacionalistas.

Los comumstas de Cuba, sin fusionarse con el. Parfido, Nacionalista, guardando la lndependencla del movimiento proletario, Io apoyarlan en una lucharevolucionaria por la emancipacift naclional verdadera, si tal
lucha se Ileva a cabo.

En "'Hacia d6nde va Cuba" (capitulo de un libro in6diito, publicado en Cuba Libre) expresaba:
A
Tan s6lo de los movimlentos nacionaustas y proietarios pueden surgir esperanzas para la Naci6n. El primer movimliento IIeg6 a tener todo el pueblo de Cuba enrolado en sus banderas. Estaban ansliosos de algo prActico, que en este caso era algo violent, para terIninar con la situaclon desp6tica.

Mella no crefa que debia esperarse con los brazos cruzados hasta que existieran las conditions para que el -proletariado tomara el poder; estimaba Que se debfa luchar al. lado de todo
9
iento revoluc*onario contra la dictadura y el imperiaIl*smo, Pues cada advance "es un anna que se gana al enem* 190
y por eso inslistfa en la necesidad de apoyar el movimliento fidereado por los viejos caudillos. En "Hada donde va Cuba."' diria:

En nuestros palsesi mAs que los de Europa, las tapas
de progress de las classes y las naciones estin, dado el carActer de las relaciones socials y la penetraci6n V10lenta del imperwalismo, determinados por ]as insurrecclones peri6dicas, que no siempre son sliMples movIimientos de caudillos, pesto que Ilevan masas. Esto propane a los proletarlios el tomar parte en ellos, aunevIjz% UOV% AIM









girAn los. Moncadas" o los Chiang Kai Shek. Esto no
4 a
unporta, Wxico puede server como ejemplo de lo mucho
que se puede obtener por las multitudes.
Al rmismo tempo, era categ6rico al asegurar que s6lo cabla usar la lucha annada para. dernbar a Machado,
Reconocemos que habiendo el r6glimen limp6rante abofido todas las 114bertades p4blicas y persiguiendo safiudamente a todos los eIementos de la oposici6n, tan s6lo queda reconquistar las libertades por el mismo camino que la obtuvieron los libertadores y emigrados del 95.
Quien crea en la oposlici6n legal estA desempefiando el mismo papel que frente a la lucha contra el Imperio
Espailot representaban los autonomistas,
En estas ideas bas6 su actividad en los filtimos meses de su vida. En Cuba, la lucha contra Machado iba ganando los
P
mis amplios circulos del pals. La emigraci6n. cubana, en Estados Unidos principalmente, se I"ba nutriendo con los dirigentes del movimiento nacionalista que se habia situado en la oposici6n a Machado. Para MeHa, la. lucha al lado de los viej* os caudillos se hacia necesaria torque adn tenfan, ademSs, un considerable apoyo de masas. El ingreso en la directliva de la ANERC de Leonardo Fernindez SAnchez, compaftero de ideales desde los primers aflos en el movimiento estudiantil, lo bicieron concebir mayors esperanzas. Tenfa una gran confianza en Leonardo, asf que decidio' enviarlo, a Cuba para entrev1starse con los communists y co'algunas figures del nacionalismo. Pero ya desde Mdxico fue delatado el viaje de Leonardol y este fue encarcelado en la Cabafla. Milagrosamente --Como antes Manuel CotoTao Valde's- logr6 salvar la Vida. March a Nueva York, desde donde avis6 a Mel-la de los planes de asesinato conceblido por Machado contra 6ste. Y en effect, el diez de enero Julio Antonio Mella cay6 asesinado en Wxlico a t .
por ordenes de Machado, con la connivencia impena a k sta. Se perdla. una val'osa. vida dedicada a la lucha. Su filtima expresi6n: "Muero Por la Revolucl6n", simbolizaba toda su vida y su. obra.

6 Josd Marfa Moncada, general del Partido Liberal de Nicaragua, encabez6 un movimiento arimado, contra el dictator Adolfo Diaz. Inicialmente, parficip6 contra los intervenclonistas norteamericanos que apoyaban al dictator, pero s,61o con el objetivo de obtener una posici6n destacada en la political, del pais. Este becho qued6 demostrado con su traici6n posterior, al someterse a los intervencionistas en los mompntnv. on mw- RnnAinn II*'hrn]hn ert Pne%-mAA.-!% h--u%16!m




















Carolina Poncet In Memor''



Manuel Chdvez


A mediados de 1910, en la noche del sAbado veinturds de jtd*
io, se celebr6 en el Coleglio de Abogados de La Habana la
ia i6n de su concurs liter io. El secretanio del Colegio prem ci i ari
ley6 el acta confeccionada al effect y anund6 que, a la par que se declaraban desiertos varlos premios., se otorgaba medalla de plata a Carolina Poncet y de Cardenas por su trabajo Biograffa de Joaquin Lorenzo Luaces y estudfo critics de sus obras. Con este premio obtenido., su aurora. se daba a concern por vez primer 'n el camino de lainvestiigadon literada, que la conducina posteriormente a otros triunfos y aciertos,, sin abandoner su actlividad y creaci On en el campo de la docencia, donde ya era figure conocida por la labor professional y la con.tribuci6n realizada a travds de conferences y publicamones.
Carolina Poncet naci6 en Guanabacoa el trece de agosto de 1879, en la misma casa donde mor*rfa tres afios despu6s su abuelo matemo, Josd Mana de CArdenas y Rodriguez, poeta y prosista satfrico, conocido tambidn por su seud6nimo Jeremias de Docaransa. Ambos formaban parte de un bronco fami. liar que dio muchas figures a las letras cubanas. Partiendo del matrimonio efectuado en 1721 por Ignacio Rodriguez Es-cudero y Gre ia de la Barrera Sotomayor y Arencibia, su descendencia va configurando un muy ramlificado 6rbol genea16gico de varies generaciones, al que pertenecen el presbiftero Jos6 Agustin Caballero y su sobrino-nieto Josd de la bi y Caballero. Por otra, rama, el poeta bayami6s Juan Clemente Zenea y, mucho mAs cercanos, los matanceros Josd Jacinto
4 6 lk AF*1 A 2 4 4 1 I ib I I - A -- -









itntada con Augusto de Armas y con los periodistas caAiagueyanos. Juan Ignacio y Josd de Armas y Uspedes, este filti esposo de su prima y padre del tambi6n guanabacoense, enodista y publicista, Josd de Armas y COLrdenas, quien firmaba como Justo de Lara.1
Su primer dedicaci6n fue la docencia. Titulada como maestra pnmaria en 1897, se desempen6 en esta labor hasta 1915 en la Escuela ftblica No. 12 de esta capital, slta orliginalmente en la calle Consulado, de donde fue trasladada a San LAzaro y Aguila. Allf fue director desde 1902, y ocho affos mAs tarde es homenajeada al obtener el segundo premio national y el primer provincial en la designaci6n de los mejores maestros pAblicos, La labor reallzada al frente de esta escuela, tanto en el plano docent como social -activiista del desayuno escolar, impulsadora de h6biles mechanisms de ensefianza y de manejo de los escolares fue reconocida no pocas veces p4blicam6nte, y de esto hay' various testimonies en la prensa de la dpoca.2 Fue un trabajo realizado con amor y vocac116n, que
"t iempre con enthusiasm de
ermi fa a la Poncet expresarse si SU
escuela como

... una escuela limpia, simp6tica, amplia, en la que se respiraba. una atm6sfera de cordialidad, de deseo de mejorar, por parte de maestros y alumnus. Allf organice' las primers exposiciones escolares que se hicieron en La 14abana, que fueron, por.1o sencillo y espontfineo del trabajo expuesto, muy distintas de las que despuds...
T If
con cierta ostentaci6nse organization en el alstrito. Tarnbi& en dicha Escuela ensayd un sistema de corr-elac1*6n de studios, tomando como eje o nficleo central la 'Historia, que merec*6 la aprobaci6n de los t6cnicos que lo examinaron, entre ellos don Rafael Altamlra, a la saz6n
de paso por La Habana.3

Esta experience professional parte de su lintensa formaci6n.. Poco despuds de titulada, fiene el questionable privileglio de

I Para mfis datos vdase EsmTo, Jos#, Auwsw. "IntroduccOn'. En MILANASt JOSA JAC--4TO. Obras completes. Ed. National del Centenanio'. Habana, Impr. El Siglo XX, 1920. p. xxvii-xxviiii.
2 GARdA SPRINGS, SANTIAGO. En la Escuela ftblica No. 12. La Discgsi6n (Habana) 23 abril 1913:9.
3 GoNzILEz DEL CAMPO, L. Un esquema de carter. Carol inia Poncet,
PTT -I- -- -X 4 -01'k I A 4 4. 4AC-4









ser escogida junto a On. PequenG -nfimero decolegas: pitMitsf* fir, en el afto 1900, a los curses de verano organ=dos por la Universwad de Harvard para maestros cubanos. Al afto siguiente., vista, nuevamente Boston con finaidad.-semejante. Son los afiosde la intervenci'n military norteame6cana en la y..,,Ia fruAt
Isla, tras el derrumbe colonial espaffol -raq!6n del
ideal independentista anhelado-por Martf, Maceo, G6fnez y todos aquellos que lucharon por ver a la patria libre'de todo tutelage foritneo. La nueva potencia ocupante extiien& -su "'generosa y desinteresada!' mano al insatisfecho pueblo cubano y promote sustancliales mejoras, sobre todo, en las. comunicAziones, la salud p4blica y la, educaci6n. De abf que se instalen nuevos buzones de correo, con sus; discretos letreros Ae US Mail, se pavimenten a1gunas. calls, se instalen algunas redes de alcantarillado y relucientes inodoros, y se creen las cofidit clones para modernizar la ensen-anza. A tal effect, se imparten esos curses 'P a donde los novels maestros cubanos acuden con la sed provocada por la arcaica e hibrida organ4aci6n national de" la e'ducaci6n. El slistema general y heterog6neo que los prppicia, otorga.,- organliza. e imparte, hace sus planes y ajustes para que todo function 6ptimamente. La. meta trazada. 0 inme diata y directa, es encandilar al seminarista e inculcarle todog aquellos elements te6ricos y prActicos, que conduzcan a- los intereses de este si-stema. El objetivo final, mediator e indirecto, consisted en sembrar una semilla, que origine numerosos frutos. a lo largo y ancho de la Isla- dicho de otro modo, educar al educator para que sus educandos asimilen, poco a poco, discretamente, las concepolones de sus, incubadores.
No todos Ilegaron a permearse. Entre los que mantuvieron una linea de conduct de principios, de apego a sus. races, puede considerarse a Carolina Poncet. Sus models y esquemasP su obra en general, estuvieron nada, cercanos a cualquier unpregnac16n anglosajona. Su acci6n estuvo firmemente dirL gida a superar el atraso exiistente en la docencia. enCuba, y su primer paso consisti6 en la'preparaci6n de un libro de texto para la ensen-anza. del espan-ol, con ejerclicios pricticos, y lpeturas arenas. Aprobado y publicado en 19015, 4 el fibro 'onoc.e4 PoNcET, CmoLuqA. Lecewnes de Lenguaie. La Habana, Cultural, 1905. 277 p. flus.
,fObra de texto aprobada por la Junta de Superitendentes de Escw
1-- -t- n .3- A- MAC )P




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC