UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00110


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Los planes economicos de los grandes hacendados habaneros
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
    La muchacha y la sombra
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
    La villa india de Trinidad en el siglo XVI
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Tres imagenes de Del Monte
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
    Notas sobre el Informe de la Comision Imperial china acerca del trafico de culies a Cuba
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Rinconete y Cortadillo y la picaresca cervantina
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Doctor Juan Tomas Roig Mesa, eminente botanico cubano
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
    Labor, expresion de una clase
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Cronica
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
    Miscelanea
        Page 183
        Page 184
        Page 185
    Indice de ilustraciones
        Page 187
Full Text














LA














..MARTI




























A-11 Ask























A*k
AV%V








40
APO
u





Keyi.t>wta de la qn

'Biblioteca N'acional Jose*r Marti













49 71








13 33 41








Director- N. N.



Jefa de Redacci n: SIOMARA SANCHEZ





Can*e.w Biblioteca Nacional Jose" Marti
Plaza de la Revoluco6n
Habana, Cuba ISSN 0006-1727





Pru*=ra Epoca: 1909-1912 Segmda Epoca: 1949-1958
Tercera Epoca: 1959La Revista no se consider obligada a revolver originalas no solicitados.




PORTADA.- PORTOCARRERO, RENE. Tinta.. 4.5 X 4.5 cm.
Habana, 1974.-







Revisto de la


Biblioteca Ncional Jose at
Ndmn ero 2
Mayo-agosto, 1977
Afio 68 3ra. dpoca vol. XIX Habana, Cuba

Cada autor se respoflsabiliza coD sus opini ones

TAB3LA DE CON~TENIDO

Anne Perotin
Los planes econ~rnicos de Los grandes halwendads5
habaneros ........... .......................................................

Octavio Smith
La muchacha y la sombra ........49

Carlos 1. Zerquera y Fernandez de Lara
La villa india de Trinidad en el siglo XVI ...........71

Fina Garcia Marruz
Tres irngenes de Del Monte ...................95

Rafael L6pez Valdds
Notas sobre el Informe de la Comzisi6n Imperial
china acerca del trdfico de culies a Cuba ...........113

Marcos Lianos
Rinconete y C'ortadillo y la picaresca cervantina 1I33

Eduardo Salinas Croche
Doctor Juan Tomds Roig Mesa-, endente butdniceo
cubano. (En el centenario de su nacirniento.) A 141








Sioinara SAnchez
Labor, expression de una dlase ........... 147

CR6NICA
Oneio Jorge Cardoso
Palabras en la inauguracio~n de la exposicion de pintura infantil de Hungria ......................... 175

Guillermo Sinchez
Una carta de Sorolla ~...........................177

MISCELANEA .......... *............IIP...... 13

INDTCH DE ILUSTRACIONES .. 187














Los planes econotwcos de los grades
hacendados habarteros

Antecedents para una conference sobre Francisco Arango y Parreno (1769-1839)
Anne Perotin
Traducci'n de Aurelio Cort6s

1790-1840: De ta lactoria a la colonta de plantacio'n
En los mornentos en que, debido a los problemas revoluclonarios, la colonial. francesa de Santo Domingo perdi 6-0 su preponderancia en el mercado colonial, le lIeg6 el turno a Cuba de concern la edad de oro de las islas, orient-Andose entonces en forma definitive hacia la produccib'n de azu"car, desechando el, tabaco. Con este fin, se demolieron prc)gresivamente los grades hatos de ganado que fueron convertidos en haciendas, con perjul*c*o de los vegueros que se hab'ari instalado en las margenes de los grandcs lati.fundios, a la vez que se destruyeron las reserves forestalls. En fin, se introdujo Masivar mente la mano dc obra esclava y la me-tro"poli concedi6 las libcrtades commercials necesarias a una econornipa de plantaci6n basada. en el intercambio.
Bast' inedio, siglo para que se re.-;tliz-cira esta. revoluci6n econ6mica. Casi se duplico la producci.6a de azu'car, alcanzando las 750000 arrobas en 1840; de 65000 esclavos que habia en 10
1790 se Rego' en el mismo penodo al nu'nwro de 450000. Esta primer etapa do la sociedad de plantation se cier.ra. hacia 1840; las primers vias fe-rreas favorecen la formaclio'n de los grades centrates azucareros,, se abandon la mano de obra esclava con motive de ]a abolicio"n de la trata impuesta por los ingleses, el negrero so converted cri propietarlio en lugar del hacendado arruinado, elements todos que anuncian una nueva etapa dela que nos ocuparemos en este trabajo.







LA FIGURE DE ARANGO Y PARRERO
EN LA HISTORIOGRAFIA CUBANA
Francisco Arango y Parrefio, cuya vida coincide muy exar, tamente con este nmer auge azuearero, se impose como su representative mds prestigious. Miembro de una. buena familiar de la Habana, cuyos components ocuparon altos cargos municipales, pas6 a ser, despu6s de haber realizado brillantes estud*os de Derecho y con s6lo veintitr6s an"os de edad, apoderado de su ciudad natal, es decir,, encargado de defender ante la Corona los interests de sus liguales, las grades famillias de terratenientes criollos de la isla. Inicia asl' Una larga carrera political, jalonada por las ma's elevadas functions administrafivas (intendente de tabaco, intendente de Cuba) y coronada, en 1816, por el. nombramiento ante el. Consejo de las Indias. Arango habrd de tomar parte., 1gualmente en todos los organismos interesados en el progress, econ.6mico, de la isla como el Consulado o la. Sociedad de Amigos del Pais.
Su fecunda Vida p4blica se caracteriiz6 por la publiicaci6n de discursos e informers que niarcan una etapa en la. historta cubana, por estar intimamente ligado a los problems cruciales que surgieron en ]a isla en diversos, moments: el desarrollo de la agriculture, la hbertad de comerclio. la abolici6n de la trata. Al talent del polemista, a la. prak ica pol'tica, Arango afiade su capacidad como hacendlista: como toda una generad6n influida por el Informe sobre la ley agrarian de Jovellanos, se apasiona por los problems de agronomia y se interest prActiocamente en la tasaci6n de sus propiedades, que eran de las mAs considerable de la isla.
010
Tanto su vocation por la agronornfa como su dependencia social al grupo de los grades hacendados hacian ver en 61 el principal defensor de la ""cubanidad", el vocero de los interests de toda la, isla. As' puede leerse en la introduction de una de las medicines de sus Obras publicada en. 1952:
Arango tiene un rango permanent en nuestra. historic, torque su obra esforzada contriffibuy5 a quebrar el marco de la facton-*a y determine" Una expansion economic que convirt1*6 al pequefio pueblo pobre que era Cuba en un nuevo pals ablerto al progress y a la civilizacio'n.,

AuNGo Y PARnAo, Mwqcisco w. Obras [Nueva ed. Habana] Direcd6n de Cultura, Ministerlo de Educacift, 1952. 2 v. IntroduceMn Tx)r Carlos Gon7AIez, t. 1, p. S.
10








Sin embargo, muy pronto la escuela hist6rica cubana, estu.. diando las races historical del desarrollo economic de la isla, denuncia vigorosamente los effects nefastos del I-atifundisino Y del monocultivo azucarero. En 19217, Raml*ro Guerra reune bajo el tiptulo famous de AvIcar y poblacian en las Antillas,2 un conjunto de velintliln articuloo- publicados dliariamente en el Diario de la Marina. Es una primer demostrac116n sistemstica del process de nteg rac i n de Cuba a 1 a economy 0, capitall'sta mundi'al, a partir de las orientaciones adoptadas en el siglo anterior, asi" Como de las consecuencias political: la dependenclia frente a los Estados Unidos.
Aquel mismo an"o se v'o a Radl Maestri atacar en forma aniloga al latifundismo, que definia como "...1a crisWI'zaci6n
4 61 It a .
del process imperialist. No su causa, su estimulo". Y prosegula, abundando en el tema-.

Privando de. su independence al guaj*iro y de reserves al resto de la poblac116n, muestra de un golpe la dolorosa situaci6n a que lenta pero, declsivamente ha Ilevado la maniobra -man-osa, subterrAnea o enflitica del imperialismo-. 3

Es interested notar que, diez afts mAs tarde, el propio Ra d Maestn." publicase un ensayo sobre "'Arango y Parren-o. el estadista sin estado .P# 4
Nadie, sin embargo, n1i siquiera Ramiro Guerra, es capaz de poner en duda el papel de Arango y de la clase de los hacendados en el seno de la situation. Se admit ademAs que "los bacendados cubanos de la primer mitad del sigio XIX promovieron en grandisima parte no s6lo el desarrollo de la riqueza propla, sino el adelanto general del pais".11 Y se continue a viendo en Arango al que supo expresar las aspiracliones de todos los productores de la isla O

2 La Habaw, Cultural, 1927. La ditima. ed*ci6n es do 1970. (La Habana, Instituto Cubano del Libro.)
3 MASMI, RATJL El latifundismo en ta economic cubana. La Haba. na, 1927.
4 La Habana, 1937.
5 GUMtkk Rwuo. Avicar y pobtacidn en las AntflZas. 4! ed., 1970, P. 55-56.
a i. Manual de. histaria de. Cuba. 2 ed., 1971, p. 102.








En 1964, Moreno Fraginals, public El Ingenio, studio ma, gistral sobre El complejo economic social del azu"car, entre 1760 y 1860, en el camino trazado por Ramiro Guerra. La novedad del enfoque consiste en la voluntad del autor en insisfir en la responsabilidad de Ios hacendados del siglo pa-sado en la elecc16n de. los procedimimtos economic que scgCtn 61 pesan aun en el clesarrollo de la Iisla. Alude partlicularmente a Arango por haber slido, con todo exito, el artesano conscience de una polltica requerida por la "sacarocracia": Ja de despojar a los pequen-os cultivadores de tabaco y fornentar una colonial de plantaciones de cafia exigiendo, como inevitable corolario, una important mano de obra esclava. E1.1ibro es valioso tamb1i6n por una nueva y clara afirmacio"n de Jas consecuencia-sque ha acarreado esta option: al lanzarse en una econonifa esclavista y monoproductora, Cuba se coloco dentro de la dependenda del slisten-la capitalist modern. Satellite de Inglaterra, despu6s de los Estados. Unfdos, vivira exclusivamente del intercambio de su azucar con los products que jamas produjo n1i fabricol. Y la dependencia econo"mica ird mas tarcle 0 temprano acompanada de la p6rdida de las libertades politicas,
Radl Cepero Bon'111a, cuyas Obras historical fucro*n publicadas en 1963, es otro representative de esta nueva escuela.v En el prefacio de la obra, Le Riverend traza de nuevo el camino.recomido por lahistoriografia cubana del siguiente modoCepero que no remega de la historiograffa precedent, en cuanto ella ha realizado aportes positives al conocimiento de la cuestio'n, proclaim que hasta ese momento, los resultados en general son insatisfactorlos por virtue de una interpretaci6n subj etiva de los hechos y los testirnonios. Subjefiva por dos carmines descarriados: primer torque se ocupa en juzgar a los hombres de aquellos tempos por lo q ue ellos declan de sf mismos o de sus contempondneos, sin apreciar ]a signifiicacion objetiva de lo que hadfan o deseaban hacer, independ ientemente de las formulacioncs verbales; y segundo torque los, alislaba del conjunto ert que se
0 Im
mov anY

7 MoREmo FRAGINALS, MANUEL. El in"enio; el colvplejo econoinko social cubana del az6car, 17604860. La Habana, 1964.
.8 CErr.Ro BONILLA. Obras histoncas, 1963.
9 Ibidem. Introduction, p. 11.








En fin, un joven historiadorj, Francisco Lo*pez Segrera, rea.firma esta tesis y se adhicre a las conclusions de diversos specialists de otros passes de Am'rica Latina. En un trabajo publicado en 1972 observe que la oligarquia terrateniente, al hacer causa comun con el capitalism international, "de acuerdo con su character de, invcrsi'6n imperialist parasitari cupada por la exportaci( n y la mano de obra barata, y no por ,el desarrollo del pails", se apoya en algunos products sobre Jos cuales crea sectors dinami"cos-, en modio de la im-rcha del comercio 'interior."' Existe allf, efectivammte, cn escala nacional y no ya solamente de la minorl'a privilegiadal, un signo de subdesarrollo; parece dificil continual pensando que ]a prosperidad, en parte flcticia, de ]a "sacarocracia" baya podido significar el progress do toda la isla.
Esta desigual repartido'n del product national se manifiesta, en particular, a nivel regional. Los grades propietarios, concentrados en la region occlident-al, desarrollan la producci"n de azucar que exportan desde el puerto de La Habana, a expenses de los explotadores del interior, tales con-io Jos de la regl16n de Puerto Prfncipe, que continual dedicados a la cria de ganado." Factor tan esencial. en la historic cubana como el de la "capitalidad" de La HabanaU y de los habaneros,*entre ellos Arango. Este U"Itimo es por lo demas objeto de una severa revision de julicio, como sen'ala Upez Segrera:

Solicifta. las conditions necesarias Para el desarrollo de Cuba, segu-ti su Punto de vista de propietario de ingenio; Pero en realidad lo que solicit de mantra ma's o menos inconscientel son Jos requisites indispensable para el desarrolto de una clase ofigArquica criolla, a trav's de la. pauperizaci'n del resto del pal's y del debifitamiento de la nacionalidad en process de desarrollo.111

10 LdPEz SFORERA, FRANCISCO. Cuba: Capitalismo dependent y sub4esarrollo (1510-1959). 1972. p. 108-110.
11 Ibidem. Esta burguesia de Puerto Principe y Las Villas, nadonafista ante la sumisioln de los hacendados de La Habana al capitalism extranjero y revoludonaria por oposici6n a la posic16n conservadora' de los capitalists. de La Habana, es la que desencadcO la guerra de independence en 1868.
12 Wase nue:stro articulo publicado en. M91angas de la Casa Veldz-quez. t. IX, 1973; p. 503-536.
18 LOPEZ SEGREM, Op. Cit., p. 159,








E"I lenguaie azucarero.- exp resio'n e instrument de una ideologia
Uno de los aspects linteresantes de la obra de Moreno Fraginals es la atencion que otorga a los escritos de la olligarquia pensante y militant, en la persona de Arango; as' Como SU preocupacion por veriflicar el contenido de cada aseveraci6n.,
I w 11 10
al medir la diferencia que existed entre lo que sucedi y "las cosas que se han dicho". Un ejemplo ilustrara su modo de proceder: a pesar de lo que afirma Arango, la 'Isla no estaba, totalmente desprovista dc cultivos azucareros antes de 1762s6lo que estos no han adquirido todavia una importance ded. siva y exclusive dentro, de la economic. Movido por la voluntad de la oligarquia azucarera de imponer el monocultivo, esta. bleciendo nuevos ingenios, Arango exagera el cuadro de la pretendida debilidad de la Isla antes de su ocupaci6n por los ingleses. En este punto, como en muchos otros, Moreno Fraglnals no teme afirmar que: "Arango mental consclientemente". Y afiade: "Toda la h*storl'a cubana de fines del siglo xvin y principios del xix fue inventada por 6 para server a sus intereses de clase".111
Sin embargo, parece haber en el historiador cubano una voluntad por restablecer, por medio de los terminus empleados, una realidad que parezca estar ma's en conformidad con sus investigaciones. "Epoca felliz", dice por ejemplo Arango at hablar de la ocupaci6n linglesa. "Epoca feliz de los hacendados que es period de tragedia, en las classes humildes de la sociedad" advierte por su parte Moreno Fraginals. CQud son, se pregunta, esos agricultores y labradores; qu6 son sino senciliamente productores azucareros? ZY por qu6 ese edemismo
-los frutos de extraccioon- Para designer el azdcar? En resumen, el prop6sito es daro: es precise desenmascarar "el hip&
9 a a 11 In
Cnita ienguaje conventional de la clase que surge"Y'
Convergencia, de las problemlficas: se habrA notado igualmente en las frames clitadas de Le Riverend, lo que constitute el mirito de los historiadores cubanos actuales; al emprender el studio, de una realldad economic objetiva, han ido, mcis lejos de los "formulismos verbales". He aqui lo que revela, aqui y alla, una inquietud nueva ante las expli s de
I* 1 .1
la bistoria sobre ella misma", en la media en que esta p-rueba
11 v It
ser contradictory con relac.i6n a una. realidad que se abre paso.

IL't MORENO RAGINAL& Op. Cit., p. 2 y Sig.
IS Ibidem. p. 4 y 44.










La idea acaba de detenerse 14al nivel de las cosas dichas".. para tratar de concern -mejor lo que es ti Ja vez la expresiln y el instrument ldeol6gico de una clase dominate. El prop6sito, es doble: en primer lugar, observer deteni-damente la repre,Sentaci6n que la ofigarquia latifundista. se ha heebo de su rela.0
d6n con el mundo -relacion de dominion y explotad 6-n-, para fijar los lineaniientos de ]a reconstruct 6n que se propane, a 41.0
nombre de lo que ella qtnisiera que fuese. Pero tambien., descub en ese universe que asi se nos ofrece una species de ndcleo de initos, determined nulmero de sistemas edifica&s medliante los cuales ella se asegura de su control.1-0

'CONTENT ANALYSIS' Y SEMANTICS HISTORIC
eC6rno no se han de comparar esas preocupaciones con las que express hace cerca de treinta aflos Lasswelli y, despues de 41, cierto ndmero de *Invest* adores americanos, al, tratar de Poner al, dia los m6todos sistemkicos de lecture de texts, y esto prestando Particular atenci6n al language of politics?

Content analysis operates on the view that verbal behavior, that the flow of symbols is a part of the flows of events, and that the communication process is an aspect of the. historical process. What is said (subrayado en el texto) in the communication channels of any country at any time, is, therefore, part of what is done (idem) in that country. Content analysis is a technique which 4ims at describing with optimum objectivity, precision and generality., what is said on a given sub.
ject in a given place at a given time.17

16 Es esencial no Perder de visla la doble car-a de [a ideologia: la de Una formaci6n incons6ente por parLe dc la clase domlinante (porque #,sta la scgrega a sus propios fines) pero permeada por un conjunto de deformadones cortscientes qtie pretended cntregar la realidad.
17 UsswELL HAP,,)iz D., DANi.L LERNER, ITHIEL DE SOTA POOL The, comparative study of symbols. Stanford Unliv. Press, 1952., Entre los ntilneroSos trabaJos do h-,.troduccift a las t&nicas de anfilisis de conterlido,, podernos citar el chisico Studies in quantitative sen7antics, LanSuage of politics de H.D. 1,2ss-%veil y N. Leites, Cambridge Mass., It cd... (edici6n de bolsillo: 1968). Y el m6s reciente, la obra de un historlador
A.ft I A A. -- t v .. -i en o% 10% 1 4 a 1 0 + p








Cornparar la calidad de las informaciones medir el cambto que ha suffido una nocilon, establecer melor las characteristics del "estilo", tales son, de primer entrada, a1gunos drO los objefivos del andlisis de contenido.
La crIffica mas several que se ha hecho a este rufto& se refiere al postulado que le sirve de base, una identidad de la expresi6n linguiJistica, con el comportamiento politico. No parece, sin embargo, siempri 41 I
,p justificada, pues la escuela americana introduio ]a noc*6n de "latent-structure analysis" yendo mas lejos que los "manifest observed data". Queda otro problema: el valor de un studio semaffitico basado u"nicamente en la f recuencia de un termino: ambigiiedad de la lexicologia que promovia uno de sus defensores eminentes, Lazarsfeld, quien escribfa a su favor:
This problem centers about indc.-c ambiguity,7 the i-neaning of the symbols used to those who use them. When we cannot be sure that the same symbol means the same thing each time, it occurs we cannot be cartaill what to infer from our data on the frequency of i-s use. HenceP no 'inference from symbolic behawour, 110 attitude universe can be conclusive. Index instability is closely related to, often as a consequence or special
case of index ambiguity."
Estos son los escollos que la joven escuela francesa se esfuerza Por subsanar. Dentro de una perspective mds estrk-L-.11mente histbkica, Regine Robin present recientementc !as diversas tentativas que se han hecbo para refiner un instrunielito metodol6gico cuya. utillidad no ofrece dijdas. La investif".1clo 11. mas interested parece ser la que se apoya, trataindose do una palabra-tema, no ya solamente en su frecuencia, sino en la suma de sus currencies, para Ilegar a constituir, en torno .-L CSOA' verdaderas "redes, sema"inticas'. El problema sigue siendo etc saber en cuafles "unidade,-s"' lin7gdfsticas debe apoyarse esta suma de currenciesas; de entrada, los studios se sittlan dentro del amplio campo de I I razonarniento, con el prop'sito de senalar la articulaci6n de los enunciados que ]a integral, muchas veces m6s complejas que las que se limitan a. funciOPICRr a nivel del vocabularlo, dentro de una restrict perspective de lexicologia cuant.tativa.

IS Citado por Lasswell, Leri-ter y Sola Pool, op. cit., p. 75.
101 Histoire et ling ulfs tique. Paris, 1973. Wase principaimente CI capitulo 6, p. 139 y sig.








Sin embargo, se abre una via, portadora de esperanzas, a
At a
pesgir de las vacilaciones metodologicas actuales. ZEs necesa. rio subrayar todo lo que se debe a la revolud On efectuada en linguffstica por los estructuralistas, y, mAs amphamente, al nuevo enfoque dirip"do sobre el "verbo" po hombres tan diferentes como Roland Barthes o Michel Foucault? He aqui, tal vez, lo que es propio de la escuela francesa do scm4ntica hist6rica. Queda tambi6n la tendon prestada a las suposicioncs ,de anteniano y las impli i s ideol6gicas, en parte responr I'p
sable:s de la. lenti.tud y relatliva confusion que muestran ac-Lualmente su Invesfigacio"n. Hay pocas obras que nos puedan entregar conclusions elaboradasp cada uno tiene que foriarsc sus propias herramientas en forma artesanal. Pero diga mos que,
I 6AMO
gracias a ello, existed cierta especincidad en nuestro metodo, con relaci6n al anglosajo'n. Puesto que se trata de dos pers0 IF
pectivas d mist intas: zha de medirse dentro de un texto opiniolies, pensamientos colectivos o ver, en lo escrito, el razonamiento, el lugar de formac-ion y de expresiln de ]a ideologia?

EL LENGUAJE Y LA IDEOLOGIA DE ARANGOENSAYO DE LECTURE
Se ha hablado del lugar mantenido por Arango y Parrefto en la historic cub-ana y la evoluc16n que Ilevo a denunciar en 61 una opei6n econ6mlca de clase, contrarian a Jos *nterese% del conjunto de productores, al mismo tempo que una pol"ti-a habanera conducida con detrimento del resto del pais. Esta nueva unagen de Arango, pseudodefensor de. la cubanidad es la que quisi&amos captar rnedliante una lecture de sus escritos. Estos fueron objeto de diversas edl*cl*ones a partir de fines del sliglo, Siendo la mds reciente la de 196 0 La recopflacion formada. asi es limpresi"onante: alrededor de 1200 pAglinas de 'u-na o'bra en octavo, pero el texto y las references (entre 15 y 60 pzirrinas) represents menos de la cuarta parte de esta production, que pudii6ramos representer en la forma siguiente:
I Instrucdones y representaciliones sobre el comerclo de esclavos 27 p.
2 Tratados sobre agriculture 48 p.
3 Informed sobre el tabaco 69 p.
4 Informed sobre agriculture 38 p.
5 Representa,66n. elevada a las Cortes 42 p.
6 Representaci6n sobre la abolici6n de la trata 16 p.

:20 No nos ha sido possible encontrar la edicio'n de 1965; las citas a cmtinuaci6n se refieren a la de 1952, op. cit.








En cambio, los tres cuartos restates estAn constitul"dos por texts breves, carts o notas, que no flegan a Io sumo a dos o tres PAginas, las materials a las que estAn consagradaq son
0
igualmente mAs restringidas.
Este conjunto de se"s escritos corresponded precisamente al perlodo de mayor intenslidad political y administrative I en Ia vida
de Arango: de joven apoderado a consciero de Indias. ES de sefialar, ligualmente, que un rmlsmo tema abre y sierra el coiijunto: ]a trata de. esclavos.:" El Primer papet satire el comercio de los negros fue escrito en Maddidi, en 1789; mientras que Ia Representaci6n al Rey sobre Ia extinci6n del trdfico de negros
lo serfa en 1832, en Ia. Habana. ZNo es, por Io deals, Ia preocupaci6n central de una epoca que se abre bajo el signo de un aflujo Mn precedents de mano de obra esclava, al ver'la reducirse progresivamente a partir de 1816, con Ia probibici6n
12
de Ia trata? Tal e.s,, en effect, Ia conviccio'n compartida por numerosos historiadores que, para concern este perfodo de dominion de Ia sacarocracia se han dedicado principalmento a estudiar el desarroflo de Ia esclavitud, conio el factor mAs destacado en esos af-los.
Al decidirnos a estudiar solamente Ios texts principles de ]a obra de Arango, tanto por su extension como por su importancia en Ia historic de Cuba, hemoS descartado, impliciltamente, el prop6sito de Ilevar a cabo un studio de astricta semAntica quantitative, apoyado en el conjunto de Ia obra, en el que se trataria de destacar Ia frocuencia de algunas p'alabras claves. El plan propuesto represents solamente el modo de introdudir un trabajo mAs sistenirfttico cuya posibilidad e interk tratamos rlc sugeri-r. Comenzaremos por linvestigar a]gunos texts, con proh1emas muy precisos, propuestos por Ia reallidad econ6mka y social de Ia dpoca.
Dentro de esta perspective se demucstra, Ia posibillidad de diversos enfoques. En primer lugar, el que consisted en sen-alar a Ia vez Ia construccl16n "16gica" de un tratado, Y su economicia internal sus artilc daciones con el plan ideol6gico, destacando similitudes Y differences. Un segundo enfoque en que se define las WnAgen-es centrals, Ios mitos que constituent esta ideologfa. Por ejemplo, quisidramos saber, a travds de Ia obra de Arango, cuiles son las miras', Ios agents, Ios beneficiaries dcl desarrollo cubann; en resume, poder dccl*r qu6 representation

les trafbains redentcs de Gio,,cridolyn Midlo Hall, SOCiat Control in sT pl,7-rwaion- socictles, A rompirative study of Virg* ia and Cuba, 1957; KNIGITT 7FRANKIMN Slave society in Cuba
during the nine."eanAt century, Madilson Wiscon-slirt, 1970,







de la vida agricola 0 de la vl'da cle los cLiNUXIOS) %se desprende de esta lecture. En fin, puede ser linteresante comparar las difc renters tapas de una images, su evoluel O"n a travel del texto; esto es lo que trataremos de hacer con relp.60n al tema que ya hemos dicho fue el m"Is sensible a la prueba del tempo, al bacer un esfuerzo por evaluar en trcs texts de muestra los cmbios experimentados por los tei-minos representatives del esclavo.
eaud limits nos hemos propuesto para intentar la CVakiacift de estos texts? Aquf lintervierie el problerna ya evocado, determiner si es precise retener un nombre clave (por Io gencral un substantivo)o un segment slntActico representative o I I
un enunciado complete. El procedimiento seguido, debernos confesarlo, es bastante ernpir & CO; tanto la lecture de los propios texts como la de las obras consagradas a la evolution econ6mic-a de la isla en la dpoca, han permitido, retener UTia serie de palabras jalones las cuales se lintegran en la "reiffla de lecture PS siguiente:
1) XuAl es el objetivo persegulido pur Arango?: la prosperidad de Cuba'
2) ;CuAles son los agents de esta pruspcridad?: los cultivos
de azdcar, cafC tabaco; la fibertad de comerclo, los esclavos.
3) t-Qudii6nes son los responsible de esta prosperidad (gobilerno, corporations ad hoc); y sus beneficiaries (pubanos, habaneros)?



COLON
i WNW;

FELIMM) I I NVANA

ACII OILVI T k RA
160.% 1 IA W)

TA bAt F. tu

AM IAB %C I


4j PNI LIU-1t)
15











EJEMPLO DE RED SEMANTICS AZUCAR


kUfE- 'Ql7ALjrICA- ASSOCIATION QPPQS ACTION DE SUR V. U I V A 1, 1:#' \C L, 11 E*S CE TION 't ION

1 -12") 1 (1 venir a Ili dere.
chura a
14 2 1*2 8 de ]a Ha142131 derechos de pagar
lilt redticcidn de,,gra'cia &I 1)roveer al minwo
guarico
14-1112
143113 ramo nailien,
le de 'a lkla 411C. rw
proteixt
14,1121 com6n tefinerfAs


12 0 / 10 reducido p r
la guerra
cwisumo de ]a
_mc-tr6poll
A
1'22' 13 nuestro j)rccio venta- vender
joskimo
flesirac'a del
-ccJno
1 -2 3 12 3 fomenUar su raino wz)s
C\port uclo, 11 florccivilk"

te
u xt ra cr i 6 11
123125 que da prove Europa
FA oii 6 r i, ca (n) t ("ra
i i 4010" 0 1 120112. Ubrica punnir
20 blap"i(Itsear
s(!car
F wq -WIN
127135- felicichid de
36 ]a coltinia



comerclu Coll i i r ns,
12 9 129 "'eillai'l de

12 113 4) produce
aniardiente 134123- Ja mAs rica 'f el, 6 dad
26 c importan- feriflidad
te protluc-










EJEMPLO DE RED SEMANTICS -h AGRICULTURE


RISFZ- UAL[ F I CA- AS'ZOCTAMON OPPOSI- ACTION MN SUR EQUIVALENCE
TION T I ON
I TEQ,
t I F I I
I Ta ba n a f ottic.] t -,11.1,1
.15-6 Vc aaALI f! ra
r5i ,_6
it f
116113 chi k Dil; I
W EW PWIRC11to national


118126 collierCIO
libre
concurdel extra nje ro
aVicar
T
2 "912119 i9 falter de platu plata m-t123112 industrial de cote!ar cl costo
las -c'01011has que les tiene a los
batanza ven- extnanjeros y a
taj m sus vasallos
12314-5 perfecclonae su
collocimwnto
124)29 de los f ran- pretnio exorbitante por
cada negro
125127- different Habana concern
28 estado de la lwtenios
bab-anera y
de ]a cxtranjera
125/16 cultivo de
ferAces terrenos13317 Habanera decadencin
13412. de AmMca orden y pro. ignarar
greso
13417 necesitar plantucWn
ombres
134/17 caudales,
negros
1341-27 felicidad
fertile id.-O
13618 de Santo fomen tar
Domille
1421o ignorancla protegerla -M 'Nor Imuftlio"
superiorldad
de los fran-









.T 1::AI: 1r A C L
QUALTUICA,- ASSOCIATION A LT 10 E S VIA k -Q I 'TVA LFN ft
TION

1 de tilt Pais
147117 Juota Ae info! mtr
14 6 12u) Habattera dcInt, de rxigir

14811
tiosas Sumas
152(2 polida de los
Campos
15317-9 Carlos IV y declarame prosus Ministros protectores =1 1
155120- nuesLra menteria P'N.trall- vcr [as d i fere n-
24 dobre jeros clas
15611-2 de la isla gracias, fa- protepr interior
'Vores -exteriormente
medics. pam
su mrpetutdaA
I V4 ii propagar luces

157j3 extranjera ventalas sobre -examinar
?a nuestm
157f 115 igualarla dd
extranjoro
T57 /35 ve steer obst Ac ul S
Para ski fotneoto
156139 1 1 1 el bivn de
todo el
estado
IL -- -- -- -La fista de estos t6rminos, manejada a pardr de preguntas
planteadas a una. categoria defini'da, de texts, permlifird conocer, de entrada, la frecuencia con que se emplean. Analizando su frecuencla, se podra consti-tuir, en una- e-tapa embrionar*ia, itcampos semdaticos"myo examen podra**,, a pesar de sus insuficiencias, contnibuir a reconstituir la. articulad O"n profunda de un tratado, a definir imagines rebuscadas, Tal vez hayamos
idc) el riesgo, despues de haber preparado un nfimero determinado de estas tables, de haber desplazado la atenci6n en un substantlivo que habi 0 amos retenido hada una "unidad de lectura"' mAs flexible, algo asf conto la ""lexis" de Barthes, de extensidln sintagmaltica variable cuya cohcsio"n se basa esencialmente. en que todos sus elements sean slignificativos con relacift al tdrmino dave que rige el enunciado.

18









Objetivo perse-guido; La prosperidatt de la isla de Cuba, el Discurso sobre la Agricultura de La Habana y medics de foinentarla (1792).

UN DISCURSO DEL SIGLO DE LAS LUCES

A confinuacl6n de Jovellanos, politicos y econoinislas qu,-fienen aseendencia sobro los Borboncs redactan entonces esos ,"discursos"' o proyeclo, econdmicos; a1gunos Regan a dedicar Largos trabajos a la exposicio'n de medidas susceptible de favo.recer el progress de las posestones americanas, tales como
I as cercano a las preocupacliones de Aran
Ward o Campillo. M' 9
(que, por lo dem6s, lo menclona) parece encontrarse Ignacio de Galap autor de Memorias de la colonial francesa de Santo
It
Domingo con aigimas reflexiones relatives a la 1Sla de Cuba
scri"ta en 1787." Pero el cardaer particular del discurso & Arango es que se trata, por primer vez, de la obra de un ameneano, que se refiere exclusivamente a ]a America.
ZEn qu,6 circunstandas nace la obra? En 1790, Arango se encuentra en Madrid, ocupardo entre stas relacAones en ]as ca-marillas de la corte v sus prop6sitos de introducirse en los rnedios mAs esclarecidos, cuando le flega Ia noticia de la rulna de la colonial francesa dr, Sainto Domingo. Ve ininediatamente ks posibilidades que con't1eva tan funesto suceso; se apresura a redactar, en este sentido, una primer nota dirigida a 19 Corte, ante la cual -record6moslo- esO encarg:ido de defender los interests de La Habana. En pocas no!..-hes, se dice, elabora el c6lebre discurso, y logra que sea examinado directamente por ]as mas promninen't-es autoridades del Estado. En effect, los resultados no se hicieron esperar,- a fines de 1791, la Monarquia autoriza ]a libre introducci6n de los esclavos y las hermmientas necesarias p---ira Ia agriculture; al mismo. flempo so dejan fibres de dereebo a los prindpales products agn"Colas.

-12 Bernardo lWard public er, 1779 un ProyeCto econ6wfco epi
Se Proponen varies pro. lekiici,-s diri.-idas a praniover los iwereses de
EsPafid- La segwida patle dc cblra esti cons-, grada a la AM6rAka. El Niieva siste na de gob,-Ono ccon6nzico para la kne'rica, Bparec^ erl Madrid, en 1781); pero Joself cle! Campfflo lo habia redactado &sd-. 1743.








2. UNA COMPOSITION RIGUROSA, UNA LOGICAL APPARENT

ZC6n-o se present esta obra que bien podrfa t1itularsei, conlo
1
lo suglere Ponte Dominguez, Manual econ6mico Para el pro? 213
greso de Cuba. Sobre este largo texto (unas cincuenta pdginas), cuya rigurosa composicioln no viola ninguna dc las reglas de redacci6n en vigor entonces, se puede proponer el esquena isiguiente:
Exordio. fa
seg tn los p"nncipios, de la filosof' de las Luces, es la razo'n que permit analizar los males de una situaci6n y buscarle remedio.
-I Panorama hist6rico:
a) Los males del pasado y la political real.
b) Lecciones de la ocupac16n. inglesa y obtenei6n de los
primers favores-, introduction. de esclavos y apertura
del cornercio.
c) Los IfMites de esta poliffica: insuficiencia para permlifir la exportaci6n de un excedente de producci6n. ParAlisis causada por el f Iin de la guer-ra de independendencia de los Estados Un'dos,

-Primera "'bisagra": la Revolucion francesa, y los, problemas que ella Ileva a Santo Domingo, permitird un renacimiento de la economic cubana.
11 Obstdculos a esta political: las ventajas para los ex,
tranjeros.
a) El ejemplo del azukar en que los extranjeros se benef ician por un costo menor de los utensilios; nmcnoms gastos de inantenimiento y el. trabajo superior de los esclavos; mayors conocimienws de la agriculture, dl,-,.
los methods de elaboration y de un equipo t6cnico m. as modv.rno; hbertad- de production y er, la exlporuacion cte la producclion; de tariffs aduaneras ma's favorables y de ausenclia de la usura que affect a los productores cubanos.
-Segunda "bisagra": De los males a los remedies. Es preciso batir a nuestros rivals en estos punts, sacando partido del "vacio que hoy tenemos por la desgracia del Guarico"".

Autor de un cnsayo: Arango y Parreho, estadista colonial citbaw, La Habana, 1937.







r
-b) obstdculos superiors en el caso del algodo'n, del cafl,,
y del an'll; estos se mencionan casi de memorl-C1.
c) M tabaco es almacenado por el monopolio que ejerce
w
el Estado: no es, possible sugerir mejora a1guna.

Los remedlos:
Libertad, de introduccl6n de viveres, esclavos y utensilios.
b) Perfeccionamiento de ]as nociones relatives a los m6todos de cultivo y la elaboration de products de
exportation.
0 Reduction de los gastos de mantenimilento de los esclavos. y aumento de su fuerza de trabajo.
d) Mejorl"a de las condiciones de producci6n y de comerA
cializacion, asi 0 como de exportation, del azu"car. Al referirse al tabaco, Arango sc content con stnalar:
"Asunto, oscuro, no me atrevo a proponer".
e) Remedios a la usura, que permitira"'n, al agricultor
librarse de su dependencia del prestamista, y la introducc16n de mayor cantidad de numerario.

-Tercera "bisagra". El informed podria terminal aqui F de no haber ocurrido el levantamiento, de escli-avos franceses en Santo Domingo.

IV Et problema de los esclavos:
a) La prosperidad de la lisla oblige a aumentar su nu m.cro
a 600 000 en el campo.
b) El poblamiento blanco es, mucbo ni -a's debil Y sC. concentra en las ciudades.
c) Es precise adopter medidas de seguri(lad en cl czim po
0
y aumentar la poblacion blanca.

Peroraci6n: Remirdscencia de los principios, f ilos 0., f icos. Profes116n de fe: el autor trabaja en pro de la feliclidad de su Patria y por el desarrollo de la agriculture che La H.-ibana.

-Exposicio"n del "'proyecto" concrete cle desarro'Ho de
Cuba:
a) Propo'slito: "Trasplantar a nuestro suelo las ven.t.aJas
del extranbero".









b) Medios: una misi6n investigator en Europa y las
otras Antillas- nuevas disposiclones 1 1
N *RsPiradas en los
remedies preconlizados; nuevos organisms para anji.
T .1 A
carlos, protegiendo la agriculture, Y desarrollaildo JR
ensenama de la poblac*6n blanca.
c) Propuesta de liornbres adecuados para flevar a cabo
esta tarea.
-Segundo epillogo: los punts de vista Y Proposiriomns e x puestos ell este infonme no fienen mAs que un prop6sito: Cl bien del Estado.

3. RHETORIC Y ESTILISTICA24

EJ empleo razonado de los medics de expression necesarios se hace evi*dente en la composiclio'n. Se observe igualmente los artificlos estill'sti-cos adoptados por Arango; todas las caracte. risticas, forms o giros que hacen que su estilo se aleje de Jo
215
comun.
Us figures dc lenguaje, en primer lugar; %al.es como sus redun.danclas -simples coqueterfas- "su ninufil auMento, sm decadencia" (132-28), o sus epitetos pomposos: ""Cuba, esa pre11 4 ; I "La inc;osa athaia" (1.16-20). 0 aun estza serie de mct'for"S. surreccio n del Guarico ha agrandado el horizon fe de mis
ideas. -Al ruido de este funesto suceso, he despcrtado y he visto que toda mi abra.Te sostenia en el aire"' (149-21-2-4). El productor agricola, que se rcvela a menudo -nobleza oblga- en este informed, se servira" de numemsas mediforas: labrador, agricultor, cosechero; y habra que preguntarse sobre los maflices que se introduced asi. No liay, que sorprenderse de las exai--raciones, pues se trala de convener: se linvita al lector, por cjemplo, a imaginarse a La Habana "en mantillas", antes d1r, los in24 Entetidemos por ret6rica el t6=1no mAs general que indica 1.01 uplicar.I.6n de los medics cle expres16n; estos son preclsnTnente la cowpo-dm(m, que hemos exammado- y ]a estilistica que nos proponerPOS oxammar ahora. Para esto hemos buseado h wvuda del tratado e Pierre Fontanlier, Les ftgures du dUscours publicada en Paris en 1830 Oltim'& edici6n 1968); ast cot-no la obra de Mayo IT. Ferna'.-tdc7.. Estill.160* Estilo, figures estfflfsff -ovs, iropms Madrid, 1972. Los "hechms & estilo" son a menudo an.-,ilogos en los dos debitlo a su c i la ret6tica latina, alma marer del g'nOM.
2:5 Es do, sen'alar que Bally (Trai'146 dr slyfish'tique NOVis, Klincl sieck, 1951, 2 vols., p. 16) --,vsip)a a la cstill'sticii I-a tarea 0(' il
los "'hxhos de. exprcru6n &I idiorrs









Oeses le de vida, despues de 1763. Con el prop6sito de retener aitn Inds la. atenci6n, se emplea frecuentemente las paradojas, poniendo en oposid6n dos terminus super I lativos; se o bserva iambidn que en cinco ocasiont.-Os se utilize la paradoja con termi.
w
nos que evocano de una parte, la guerra, ]a desgracia; cn utros casos para sefialar la vida, la actividad, la fiqueza. 'El caso es particuIarmente claro con respect -una vez mas- de ]a ocuom.6n inglesa, donde el Procedimiento Ilega a repetirse: "La
a- fialarse como la
infenz guerra. del no del 1760 puede se va&dera 6poca. de la resurrecci 6-n de La Habana. El trdgico sucm de su rendici6n al Ingle' s le dio la. vida. . (117/ 24-29).
E=minemos ahora a1gunas figures de construction. No cabe duda que el vivo deseo, de persuader Ileva a Arango a empIear con insisted Ja el giro interrogativo-exclamativo, como para desaflar a su interlocutor a discutir to que viene a ser una afirmacj6n. Clitemoss en apoyo de esto, el siguilente pasaje: 41pero despue"s de todo esto Zsallio" ya el agricultor de duclas? Lleva a su pobre casa el fruto de sus areas 7 Nada menos a + i,32,13-4). Se descubren igualtnente, aquf y* AA, retticencias como: "Yo no se" si. No me atrevo a proponer. No puedo hablar". cups razones es precise, poner en claro. Slimplemente, hay numerosas figures que s6lo contribuyen a la estdtica formal de la obra: tal como la alegoria del ni-o que required que su padre le dd una educaci'n s6lida, como el cultivo de la can-a de azucar necesita la protecci"6n del Estado.. Para "agarrar" al interlocutorp P el mon6logo director hace sfibitamente irrupci6n en el curso de la exposid6n ret6rica: "ZD6nde flevo yo mii fruto? -Que; derechos se me exigen?" (139/5 y sig) pregunta el agncultor, vfcflma del monopolio comercfal. Otra rnanera de llamar la atencift consisted en d*r*girse al interlocutor, apostrofindolo: "Habaneros, la obra de vuestra feliclidad. (133-15) o si no, SU preocupaci6n por asociarse personalmente con los que preSenta: "'Mis Isleflos" (136-27) Para designer a los, cubanos.
Nos queda Por preguntarnos el porqud profound de este artificio, qud 'induce al autor a hacer Ilegar a] lector sus. effects estillsticos en algunos sitios con preferenclia a otros., -No serA Pam inslistir en lo que mds le interest, para subrayar aquello en que apoya su representac!6n del mundo? Esos procedimientos estilist" .1 1 sugerir algo
1cos, que tierien como function principal
de lo que express el sentido literal, eno constituent de por S1 Un medio excellent Para presenter lo que uno desearia que fufte el mundo? De aqui el lnterds por examiner el contenido de ftu figures, y la necesidad, mayor, de lnvestigar a travel's de ks Inds sensibles. La modulac*6n P.qtilisfica sobrenasa el







cuadro de las calidades formales de una obra; al Permitir captar todo un sistema de expresibD, puede lievarnos a una econo. mia internal del textola que precisamente escape a las categorias de la 16gica apparent perclibida a primer vista.

4. LA EMERGENCIES DE LOS TEMAS

El rcsumen, que acabainos de ofrecer, de a1gunos "bccbosp del estilo, habra permitlido notar la insistence con que aparecer, .Algtinos recursos- el significado evidence de es-as repetici que no pueden pasarse por alto. Permlite tambic-'n entrever una species de "estrateg"I'a del lengua b e" de Arango, apoyada en una serle de arguinentos fdcilmente seflalables. A contrapunto de todos los desenvolvimientos, la referencia a los temas filos6ficos de la C"Poca. Estos son, los que retendremos en primer lugar.
La filosolia de las Luces en las Americas. Claramente expuesta en el pre a** mbulo o exzordio, en forma mas d*fu:sa en el cuerpo de la obra, se encuentra allf, f akilmente, los elcmentos importance. En la tabla adjLmta, hemos tratado de agruparlos, para poder apreciar la traducci6n, en el plano semaln-tico, de los princopios filos Officos del autor. Estos son relativamente simples: la razo'n y el per-ccdonamiento de nuestros conoclmlentos son los que nos permitiran comprender la situation cubana y Ilevar la prosperlidad a la Iisla, fuente de la verdadera felicidad. Un gobierno prudent tiene como deber protege !a agriculture que produce la riqueza de la naciln; abrir las coniunicaciones y liberal de sus trabas al comercio, garantizando asi las posibilidades de la empress y competencia inctividuales.Es interested sen"alar la repercusl16n de estos pr'jncipios en la intelectualidad cubana- en sus Atisbos del economismo hist6rico en el pensamiento cubano, Cepero Bonilla mostr6 c(")MO Arango se encuentra en los origenes de- uTia corriente fisiocrclxtica que se desarrollar.A a principios del siglo xix. El Papel PCrtodico, que es su vocerol, expose, Por eJemplo, en 1832: "El sistema de poder para ser firme y stable tiene que descansar en la agriculture. 1126
Los arguments del polemista. Expondr(,Inos dos dc. c1los, particularmente characteristics de la estrategia del lenguraje do Arango: la referenda a las verdades evidentes universales, a [as verdzides sc-, npiternas; y, de otra p.,irte, la pres'-ntac loll siste'tica de. una cat'strofe como venlajosa.
a a 1.

213 Ccpero Bonilla en Obras hist6ricas, op. cit., p,. 240.

I d










IIAL0% 1AS.kKRu1A.O
t tj I O'S U 0.% 1 1
I t L: I NA



C.O\()C L NI I 1-t [Qk' L 7,
1.11tFAtAP





PEFOSMAS


)"Al It IA (.o N1 k %. tt v,
N'VAON V yf-A i I I I


Q ,ue pensar, en effect, do numerosos giros del Opo: "Nadie negarA estas verdades" (123-15); de esas invocaciones frecuentes al "orden natural", a, la existencea de es(as verdades", si no es que, al hacer con-to si se diesel por admitidos por todws ciertos hechos, se quisicra forzar al lector a penetrar en ui-i universe ideol Ogico bien precise? Se piensa aqu. en las observaciones de Barthes,, a prop6sito de Jo que "es evidczite por sf mismo", de lo que perte-nece "a todos los flen-ipostf y "dentvo del orden de las cosas". -No se trata acaso del niito deprCtCTIder *r a lo, natural, a lo tiniversal, Para nieJor situarse por encinia de la refriega? La reivindicack5n de lo universal, de 10 evidence es indispensable a ]a ideologl"21 para mantener su dominion. Reconocer su caraeter contingent,,.",, especial y por lo tanto impugnable, seria, en decto, accptarlo con-io hiswrico; mientras que propo's-Lo real es el de imponet-io como abso'luw.
4 + # It
"Recuperar en la exposition decorative de Jo que es ev+dcnte de por sf, el abuso lideol'gico (. .. ] que se encuc!Ara escondido .Oftj es la tarea a que so nos tnvita. Detr Js de ]as falsas, evidencias, Se tundra la prcocupz'tcjon de dejar al (lesnudo el con-iPromiso hlist6fico (en otros te rminos: politico) de todo dis6 2-7
cursop a trav6s del material del leriguaJe.








Uno se senate tentado de tacbar en cierto modo de cinicos a los acercamientos efectuados por Arango, entre la aparlicio'n de una guerra y sus consecuenclas felices para el desarrollo cubano. EfectIvamente I no hace m' .# C as que traducir una de
las realidades de toda la historic antillana colonial. Las islas, bien que scan cspafiolas o francesas, ven, en esos rnomentos su,-:vdzarse el regimen del "Exclusivory al no Podcr conti-nuar la m-etropoli asegurando, ]as rclaciones commercials con sus pc sessions. Las flotas de los P';ufses neutrons (americanas., dane. sas o suecas) vienen a abastecerse -y en conditions mucho mejores-- a pesar de que )a produccl16n estimulada por vents nuevas y preclos mas elevados aumenta en proportion.
El argument no es nuevo, pues; pero lo linteresante es que Arango no vacila en utililzarlo con desenfado y repetidamente, en una exposition en la que, por lo demAs, su prudencia diplomatica y su respect a la autoridad no est;&n ausentes jarnas. Al tratar de la ocupaci6n linglesa de La Habana, se hace patented. el choque entre el conformismo que le hacc lamentarse del abandon por la madre patria de su colonia, y su exaltaci6n al evocar los beneficlos que han resultado de aqudlla. El texto dice en effect:

Se encend16 la infeliz guerra para siempre sensible a todo buen Habanero, pues le puso, en contingencies de salir del suave yugo de la Monarqula Espahola, pero que puede sen-alarse coino la verdadera epoca de la resurrecci6n de La Habana. El trAgico suceso le
dio la vida de dos modos. b (116/24-29).

La mantra en que se evocan los success de Santo Domingo sorprende a m m4s; tanto es asi, que aparecen en los momentos claves del informed, al punto de proporcionar algo asf como las articulaciones del mismo. El, esquema que hemos ofrecido hace que aparezca en dos occasions, como las bisagras del texto, el razonanuiento de que la Revolucift Francesa.,, y los problemas que ongin6 en Santo Domingo Pueden considerarse provechosos a La Habana. s* 6sta sabe aprovechar la ocasi6n Y tomar el lugar anteriortnente ocupado por sus rivals. S610 en dltnno lugar las desgractas de la Colonia, vecina proporciOnan elements para la Wtima. gran articulac116n del I former y esta vez, en fin, bajo la forma mis esperada del peligro que represents para los propietar" s cubanos el I vantamie to de estos esclavos susceptible de dar el mal ejemplo,









penswnos que el hecho no es fortuito, debe contribuir a watizar una tradic16n hlist6rica tenaz seg4n la cual la fidellidad de Cuba a Espafta se debe s6lo al temor que los patrons han contraido ante la revuelta negra; esto les habra-1, se dice, impedido absolutarnente de enfocar una independencia por ]a que luchaba entonces todo un contlinente. Esto es, nos parece, no &me cuenta de la verdadera actlitud de los colons, en los cmles Ja reacc116n de terror fue rApidamente superada para dar paso a considerations mas serenas. En lupgar de constiltuir la luotivacift de una political de fidelidad a la metr6poli, el tenor fue sustituido por un 61culo de interests, econ6micos, cuya expresift formula Arango: la rulina de Santo Domingo proporOona una ocas*6n. magnifica para sacar provecho de un mereaC1
do gigantesco; el mani inesperado va a permifir un taking-off, tal como lo conocO In isla rival cincuenta afios antes.
El temor queda, en esas conditions, relegadu al rango de tma oficiah se lamentan las dificultades, las cuales, por to demis, no logran enmasearar un desarrollo sirl precedents. El temor reaparece a intervalos regulars; slempre que "'los problernas de talleres" amenacen al orden. Emoci6n pasajera, queseria. vano negar., pero que sligue siendo una reacci6n PSI-col6gica sin media comun con cse cAlculo econ6mico que, de por sf., engendra, una actitud poll"fica de f idelidad. Se trata, efectivamente, de un pacto contraido entre los hacendados cui
banos y la monarquia espafiola; queda a 6sta otorgar a1gunas franquicias commercials a cariabl'o de la fidefidad de Cuba, Es por esto que el sigp ificado de la fidefidad de Cuba se, coloca en otro nivel que no es el del reflejo de temor.
Por lo, demAs, el propio Arango present frecuentemente el problema en esos t6rminos atribuyendo a la independence. o a la no M*dependencia una resonancia econ6mica. Asf escn*be en los Axiomas econ6mico-politicos, con relaci6n a La Habana:
Lejos de estar en rebell6n, nunca dlio mAs prueba de amor a su metr6poli que cuando con mAs arnplitud goz6 de la libertad de comercio, ella ha sido sin duda entre todas nuestras l1arnadas colonies., la que mayors dlispensas y favors ha obtenido en maten*a de comerdo: ella, por lo tanto, es la mq,.'s vigorous y despejada; y ella sin duda es la que menos sustos causa, y la que mits cordialmente ha amiliado a su metr6poli, en este
tiempo de delirious s

29 Obras- nm Pit f TT in 7AA-'79.r.








La alusi6n final a la ayuda que Cuba proporciona a Espan-a frente a las colonies rebeldes flustra un Segundo aspect del pacto a] que hacemos aluslio'n, y que hace, a largo plazo, la operacion menos interesanteb pues Cuba tended que .r pagar caro el
tribute de su prosperidad mediante esta ayuda a la defense del imperio amenazado.
III .
El patriotism realista, (tal vez a corto plazo) que prevail. cla entonces en, Arango denote siempre la Justa. 16gica de una economic comprometida por' la oligarquia azucarera. Esta-no puede desarrollarse sin una marina que la defienda, sin una jurisdiction iiacional con cuya autoridad (aunque fuese te6r!camente) se pudiese vender el azdcar en los mercados MropeoS, los que en ca-mbio proporcionarl"an lo que Cuba no producia. Este es el cdIculo que predomina a6n durante la redaccl6n, en 1823, de las Reflexiones de un Habanero sobre la independen40
cza de la ista.- Tal analysis parece, por lo dem-6s, corresponded bien a la realidad: L6pez Segrera observe que: I

El concept de dependencia implica una alianza polf.
fica e ideological, una vertebraci6n imprescindible, enfre las classes dominates del pais explotador de la cotonia
3
cubana y las classes dominates de Cuba."'
0
El economists innovator y sus complies antiflanos. El in. forme puede considerarse, en lo esencial.7 corno la demostraclon rigurosa do un economists de ideas avanzadas, sobre el problema. de la rentabilidad mix*rna de una economi'a agri-cola. La exposici6n planted cierto number de preguntas. y trata de .0 6
obtener information precisamente para responder a las mismas, Asf, es important concern si los factors que contribuyeron a cotiverth- una ciudad "casi en mantillas" (at decir del propio Anango) en la gran plaza commercial de La Habana de 1779, son alln vaJidas diez an'os despu6s. La respuesta de Arango es ne(.Tati'va: la situation no permit ese primer impulso' y aunque fuese similar, no serfa sufficient. Las exportaciones desde La Habana deben ahora organizers a escala internacional; mientras que witan-o se trataba de obtener que fuesen satisfactorias a las demands de la. nica metro"poli.
Para crear un circuit cornercial de nueva. amplitude, es necesario realizar un studio del mercado. Comparemos 105 Precious de LIbrica de las mercancias cubzinas exportables con

21) Obras, op. cit., p. 358-367.
SO Lupez Segrera, op. cit., p. 18.









sus homologas extranjeras en las plazas en que se desea intro.
It b &
ducirlas; Zexisten conditions, dadas las conditions que prevalecen en 1792., para softener la competence? Nos damos cuenta de la insuficlencia de ]as i nercancfas de que se dispose; es decir que la produccl6n no ha progresado a partir de 1779 ell que alcanzo* su. cifra mas alta. En segundo lugar, sera necesario tratar de calcular con precision Jos gastos de basted miento de las f6bricas, asf corno de la conducci'n de las mercandas hacla el extranjero. Si estos cdlculos demuestran que ja production cubana no es capaz de competir sera' urge;pLjv* concederle las franquicias que le permitan rivalizar con la's otras colonjas. En fin se confrontara'n las conditions de pro,ducci6n propias de las islas espafiolas, inglesas o francesas: Arango CoMien=2 en este sentlido, a preparer la lista pertinent, a senalar los punts, en que Jos extranjeros son mas fuertes., a enuTnerar los rernedios que consider adecuados.111
En esta descripci'n de los males que sufte Cuba, se encontrard de *ntere"s algunas de las quejas forniuladas por las islas vecinas; prueba si* se la -necesitara de ]a unidad del medio antillano -un conjunto de colonies de plantation cuya v1da estd basada en el intercarnbio-. En Jos mismos t6rminos de Arango, a proposition del contraband que se practice en las costas del Oriente cubano, vemos, por ejei-nplo, a HI'lliart d'Auberteuil, que se hizo algunos aflios antes el vocero de los crlollos de Santo Domingo al defender energitcanicnic sus, reivindicaciones, denunclar las fechor'as dcl contnabando que en el sur de la isla, particularmente desvalido, se manticne con la Jamalca inglesa. En Santo Domingo, como en Cuba o en Janiaica, este es el corolariio inevitable de las trabas o, irregular'dades a que esta" sometido cl cornercio. Y es. possible Hevar mas adelante la comparaci6n: -No vemos a estos, dos polemistas preconizar Parejamente ]a cons t* wc i6n por los criollos cle sus proPias empress. marl'timas, para no tener quo pasar por las
9 'o
orcas caudinas de los comercliantcs, metropolitan? Es pre cisamente la propia conciencia de csta aiialotyfa. a pcsar de las Z:
different metropolis, lo que conduce a Arar.go a proponer misiones de investigation c indrorniacio"n cn ]as islas vecilaas. De allf, se piensa, vendraln los models y Jos remedies desdinados a mitigar el retard econo'rnlco cubano,

31 En la obra de Ponte Dominguez, Francisco Aranao y Parrefio, El asladista colonial, La Habana, 1937, p. 31 y s*(y. aparccc uil buen andl'sis de las teorias econu'micas de Aranry 0 go.
"I Obras complex, op. cit... t. I, p. 28, 281-282, 297-298.









Es sorprendente la importance que da Arancro a todo lo que interest at az dear, en su anAlisis de la agr-licul ttll-a cubana. Pasa, en cambio, n-iucbo mas rdpidamente sobre el algod6,n yel cafd. En cuanto al tabaco, parece que el hecho de ustar someticto a un monopolio estatal, lo haya condenacto a una d cadencia inevitable, si debemos creer siempre. a nuestro autur, Prosiguliendo, apcnas vale la pena detenerse en sefialar has posibilidades eventuales de rectificad6r); go asunto oscuro, nO me atrevo a proponer", se limilta a dedr Arango, al final de un largo legato para mejorar las conditions de producc*()n y comercializacift del azucar.
Dentro del mismo orden de 'ideas, senalemos el lugar irnpor. tante que ocupa en el tratado las perspectives de un aumerito sensible del poblamiento negro en Cuba, debido a ta introduce. ci6n masiva de esclavos que se preconiza. Frente a esto, las medfdas consagradas a favorecer el aumento del poblamlicilto blanco parecen bien limitadas. Anomallas sorprendentes, en resume, en medio de una redacci6n sabiamente equilibrada; desproporc116n que reenvia, tal vez, a una economic que no es la del texto, que todavia no se comprende. Queda tin w,iTundU punto en la sombra: diversos temas que han. "emergido" de este tratado, dando origin a Campos semantics, Como en el caso del sistema. filos6fico de que participate Arango; se pre. senate el mismo fenomeno en torno a los temas de la agricul. tura o, la poblacio'n. C-CO'mo articular unos con t-clacion a los otros; cual es el niveJ de intervenc16n respective dentro, d.. la ideolog'a de Arango) La pregunta merece, al menos, que nos detengamos en ella.

5. LA UNIDAD IDEOLOGICAL DEL TEXTO
Y SUS NIVELES DISCURSIVOS
En el orden 10"gico del teiio, cuya transparencia permi 9 te una lecture f6cil inmediata, se opondrA, Pues, su un'dad *deo16gica. Acercarse a 6sta require un primer trabajo de des-articulacl& del tratado y el andhsis de sus different campos sem4nticos. 'Es evidence que la intuicl16n basta, y se preferred partir de la lista que se ha hecho de los di-erentes emp, Teos, en el. discurso estudiado, de cierto ndmero de simbolos-claves; se tratard tambien de reproducir lo mas fielmente possible el conjunto de contexts sin los cuales aquellos tendri"an solamente un sentido limitado o demaslado vago. Las palabrasclaves retenidas fueron las siguientes: agriculture, Habana (y el adjetlivo habanero), Espan"a (asi como sus equivalents aproxi-









4
pminsula, el Rey, Su Majestad), awcar, esclavos (Y negros).
para cada uno se anot6 la palabra que lo calliflicaba, aqu611a a la que estaba asociada, ]a que se le oponla, la que se present taba colno su equivalent torquee se asociaba y se oponia a jos mismos terminus)) en cstos, nos hemos inspirado en la metodologia del centre dc lexicolocria poliflica de Saint-Cloud."
La 6ptica es ante todo comparati'va: se quiere determiner la naturaleza de las relacioncs cxistentes entre los concepts para captar las articulaciones discursivas de un sistema ideol e Las, relaciones de association que estos te'rminos claves mantielien entre sl, mereceli de este modo toda nuestra atenci6n. En ej cuadro adjunto, se han claslificado estos en el orden de su mayor frecuencia. zQue puede comprobarse? De linmediato la frecuencia relative de los te'rminos, a menudo asocliados, agricultura y Habana; pero tambie'n el hecho de que la agriculture se considered como el fundamento de la riqueza. La rlqueza (y la felicidad, la fortune) que se encuentra asodada con, de una pwte, el az*car, Y de. ]a otra, los esclavos. En comparac116n. con Jos hablitantes de La Habana se encuentran, en prioridad, Jos concepts de agriculture, de esdavos y de una libertad comercial necesaria. Por lo demAs queda esta sola perspective de
0 jp
]a fibertad de intercamblios (salida de frutos, extraction de azilcar, introducci6n de derechos) que intervienen con relad6n a la metr6polii. ZY su colonial? El azucar traerA, s6lo a ella, la f6licidad de Cuba; esto es lo que se *nf liere de la lista. de t6rMinos que le estAn asociados. Pero, en una escala mayor, cacaso no aparecen el desarrollo de la agriculture y de un comercio libre como bechos propios de la capital donde se concentrate la defense. de la isla?

Agriculture. Habana,
1. Habana. 1. Agriculture.
2. Azftcar. Nesros. 2. Comercio.
I Fellicidad. Fertillidad. 3. Guerra. Defense.

Azdcar. Habanero'I. Libertad de cornerclo. 1. Agn*cultura.
2. Felicidad de la colonial. 2. Negros., I Desgracia del Guarico. 3. Libertad de derechos.

Para una presenta-ClOn de estos methods, v6ase Rosim. RkTm.









Negros. Espaila:
1. Agriculture. 1. Comunicaci*6n.
2. Introducci6n libre. 2. Salida de frutos.
3. Fortuna de la *sla. 3. Extracci6n de az4car.

Riqueza: Cuba:
1. Agriculture. 1. Azukar.
2. Habaneros. 2. Felicidad.
3. Negros 3. Fomento de ]a agriculture
Progreso&1. Agricultura.
2. Habana.
3. Venta de azdcar.

La nsta de las oposiciones que existent entre estos te rminos result. mucho m6s pobre;, lo que no nos parece fortuito. Esta. mos aqui en presencia de un discurso elaborado especif icamente en favor de un nuevo orden econ6mico; para sugerir aqui las asociaciones, predominant las identidades, persuasivas. En
.4
Oposiclion se sit-da el lenguaie revoludionario, donde se elabora una linea nueva a partir de la destrucci6n de la antigua POS1. c *6n, dando todo relieve a, la red de oposiciones, que se hace m6s; explicit. La fuer-za ideol6gica nace aquf de la. negafiva,
I Or
a116 de la. incitacion.
Medliante este ejemplo limlitado se ha podido demostrar la importance de las asociaciones de t6rminos, dirigido a la creaic *6n de *dentidades conceptuales: procedlimiento gustosamente
*
utilizado para imponer un slistema ideologico. e- C O-'mo, efectivamente, dejar de percibir el inter6s por acurnular estos paralelos ofrecidos al pensamiento collective. entre nociones alejoadas entre sl-' por la I Ogica. traditional? ta important que Arango concede a estas asociaciones semAnticas puede 1gualmente calibrarse por su. repetlici6n en escritos ulterlores., ReconstrupMos, para inducir a las. linvestigaciones en este sentido, el principio formulado en las. Ideas sobre los medics de establecer 0 #S *1 en el aumenel fibre comercio de Cuba, publicado en 1816.
1 2
to de sus frutos consisted la felicidad, cuando no la conservaci6n de Cuba, es cierto que el principal agent de esa fellicidad es el aurnento de brazos" .84 Para quien sepa sacar parti-dop es

'RA n" ^ .*.A 4 Y1r '%AA








*ftysible manipular la ambiadedad de a1gunos de csos accrcakr C
mentors. Vemos a Arango presentarse a metiudo a sf mismo
I +
Como "Habaneroj, patriola cLibano", eque' &bemos engender entonces; cuando proclama su voluntad (_'Le "',Fo.-om.ovcr v fomeritar la feliddad de su patria".), Ui posterIJ,,,id d:.Rmucstra 41
wmbj 6,j Ja eficacla de tales asociacio-nes de prueba
de ello es la nota consagradia a Arango en la cric.71CIonvdia csl)anola Espasa-Calpe en 1930:
I* .
Hacendista v escritol- cubano, wwidu ea La 11al:,ana, a quien se ha comparado CO.VI el ilust.r?. SO-jella!"t3s Por 10S
P
servicio s quo pres to' a su p afs r Tod a I F'. i abo r de Arango corno publiclism estuvo a la Prosparidad de Cuba.315

Nos encontramos aqu)" con la poliseryuka d1c '10S tlui 'minos, a V f.
la que habremos de volver, al -resultar de 1,110do importatite Por el abuso ldcologico ciue se ha llecho dc
Al senalar los acercanilentos que exis4en erltre algunas palabras. fundamentals dell v=.ibulario de Arango, sc hacen apaA
rentes las relaciones que 61 establecio entre dt.Aerminados conceptos: la agriculture y La Habana, la ri"(1i.L.Uzz y Jos. esclavos. De la proposici"n que estas palabras forman entre sli, en la pro.. fundidad de su structural, nace su statits politico. Y la a.-,maz6n ideol6gica del texto se La.rll por su Otis'Wilbucion en una scrie de enunciados del tipw. la rliqueza repus4i en In agriculture; la agriculture es Io peculia4r de La HzCbarm la acyrlicu SETn) .1 brAs%, del desa"fica esencialmente el atzIL"Icar; Jos m7ave"i :,on
rrollo cubano; Cuba otorg,--) su fidelidad a si 6sta le
ofrece libertacics comers ale!- .
flemos tratado de descubrlir un Ordi-i-t jer."Irqui,.-o en estos enunciados; nos ha paredido qae la cldsica de. Io
abstractss. Io concrete, de 10 Litelectual a 10 afectliro, nos puede ofrecer a1go Psi' CO.-JO 10S 1.)iveles en Jos que se dc.sphega la estrategia de Arango. McK,,-!A,s) al ,-jnos concepto, a1gunas ambligded ides pollserniczas, v.n.terniormente, nos dan Ja cle las coin-1-3claciones que obran Dqul, para
_1%
el paso de ua nivel za atra. La tabla qu., -,--.rescin'am,.os a continuaclo'n debe princlipalmente pcCxMitir descifrar, a trave"s de IOS different divides de enunclfaci6n, el. sistema de connotaEnciclopedia universal ilusiracta curapeo-ammCapia, Barcelona,, 193(W33.










dones de lugar-clemento capital en esta estructuva profunda, verdadero c6d*go cultural e ideo,16gico de la clase que so cx-presa a travel's de Arango. Tomando en. cuenta el propio tema de su tratado, no scria demasiado arbitrario consider 41a
-nrictiltura de La Habana" como la palabra control, "a Partir de la cual se estableccr'-n los difermtes n*vA-s de corinutacion;
m
C.Stos URIMOS flos dardr, ad 'a's de las denotac-ione's del mors sa*(--, UTI COnjUtiLo dc references al sistemia idco!(-'"Y1C0
de la oh, varqufa azucarem. de la m,,,.ts abstracua a In ra.61's col.icreta. Enfoque penomso, Io accptamos, y no obstaotc. capitzd: C) lugar Privilegiado de la eva action ideol'gica dtA texto pal..C"., I bien situado dentro de esta dil.seminam6n del primer sigrifficado, del que parten los mensajes secundarios.
Si el Discurso sobre la agriculture de Aranvo y Parreho to LS 'tua en la defense de la "cubani'dad" o e.xponc direct-irfiewo, jos interests do los grades hacendados la Habatia, ull CSF exi resuoi n, ]a pregunta que bay que ham Pai watar resvonderl;a, nos parece que es precise, mis all-A de fos "coiiCeptos transparentcs de Ja reallidad" enfocar '1,-t (Atenci6n en los disignos operates de su reorganizac116n en profundidad". Perspectilva sintagmAtica, mediate la cual hemos tratado d,,.:.,- captar una forrnac.40"n ideol6gica, en la disposiciOn e interacci6ii de los campos ideologicos que estAn en juego dentro del texto. Nos propondremos ahora confrontar los modos wvt rsos en que se emplean las palabras claves a trav.-..4s de difert.--tites texcos.

Los agents de la prospcridad: La option del aizilr V'

LAS IMAGINES DE LA AGRICULTURE CUBANA: AZUCAR, CAFE 0 TABACO
A travel's & tees teNtos: el discur- io de 1792, 0 hz.loi-me sobre el, tabaco de 1805 y un segundo in ;iwia scPbr,,. ias dificoltades de la agritcullura eq. 1808, comptak-amos Io Sew (14,0
ew-. P.-WW
ler. texto 2do. lexto .3cr. tex;e) Total

Azdcar 2P2 Op3 6,8 2..7
Caf,6 005 Oj 0,8 O 4
Tabaco 018 16o6 004 719









Ap
sobre la agriculture, y., por otra pzzirtc, solm-c, el a7ak-ar. el caf6 y el tabaco. Wase, esta priniera tabla cn fa que sc% ha reflejadt.) v .4. -f
las frecuencias comparadus die tas inencicwes respectivas ae jos tres cultivos. No es necesario insisfir en I 1 9
a hisuficiencia
,de tales relaciones, que esMri fundadas s.-olarnetite en ]a frecuencia con que apareceji los t6rminos. cot-16 sign fica' en efecto, la sola indicaci6n de que ]as niciic!Lor s del tabaco sezin
-tM veces mds numerosas que las del az4car y dliecis6s veces mis que las del caf6? Hemos preferlido conservar Jos enunciados en que aparecen los cuatro t&minos qut, nos interesan. En la tabla sin6ptica en que los acumulamos nos proponenios dar la images de la agriculture y sus principles produccliones,, tal Como se destaca en Ios diferentes texts. E-a cada enunclado en que aparece el t6rminu, puede habcise sefialado una o diversas cualidades. Cada una tic ellas f1'C--. cqnsidcrada aisladamente como "unidad de registry"; todas fuiC.-ron reaggrupadas en dos classes: positive y negative y redticidas, dentro de cada grupo, a un numero limitado de prop i edades-t *3 POS.
Esta tabla sugiere diversas ob-servaciont-i. Se notarA de inmediato, en lo que se refiere a la agnCul-k-tra, 0 hcebo de que esta palabra desaparece totalmente a partir de Jos dos primers texts. El carActer tc6rico y general& &.1. tdrimino pasa entonces a ser superfluo; .eia su lugar a ]a desedpei6n concrete de los cultivos. -Pero cuAles? Observe-mos, -.a este respecto, la, simi'litud que exisf-c entre Ias cualidades atnbuidas a la agriculture y, en particular, a] az&ar: una mantra de insisfir en que el azdcar represents lo esenciaJ en ]a actividad agncola. Se observargA, ademis, la frccuencia do las connotaciones positives que se rcfi*eren precisamente al azdcar, en los dos primers texts. No obstante, el. mercer texto ofrece a este respect un caso sensiblemente different, aparecen cn 61 his connotaciones negatives con notable frecuencia. Adem.4s, un examen atento hace ver que la insistence en descn*bj*r el cul* V 9
tivo del azdcar bajo has apaviencias poco favorable es indicio de aversi6a hacia el mismo. Podila vcrse ert ez-OILo una voluntad de exclitar la piedad del lector sobre el destlno de un product cuYa importancila no puede ponerse en duda por el conjtmto de cualidades descritas. De aqv:f la neccsid,-id de bordpar incesantemente entre ]a structural sernAntica cle vn texto y St.'s


























re)~5 064,L



IV) r"



IwoN


CIA K

act
clq rn 410
~1 V-4








4EdNO rr
-Iti

ZE4 ~L14D

+t4





(3 --c







0 44

W 0
C)0



0~Ul

4w 4.7

0 U
T' O 0

b ir5 --.
I: '~~~r'r~2fP--4'
# c)P 1. 0 d
0



36-Z Z









En lo que se refiere al caf6, se nota una frCcuencia menor del t6rMino, as"I como una reparlici6n mas equilibrada de las propiedades negptivas o positives; lo que tender'a a indicar, por no tomar partido, por no en Arango, ha rre0cUPrLCi' I
decidirse por un culfivo ITIUNF reclewfe. Po., 01 contrario, el tabaco nos efrece fue'dLes coanotaciones: cl autor tiene sobre
ideas bieno firms clue desca bac.cr "pasar". (-COmo las este I rimera vista, ]a pmrte superior de la tabla, en que
prcscnta? A p J r *
se encuentran las esta 1,Aen fleviia; ipero
6ste es ambition ,'-;,T caso Ic ka scaun-l'a parte, donde s ordenan
I ..; I~ I ZI? 1.
04
jas propliedades positi-vas. Z. I _Tnira cntoiices desde nias cerca el. aspect estilifsV"Co dc estas connotaciones posifivas, se comprueba que, para 'an n6mcro aprecip:b1c de c1las, se. trata tqulcra, -clue les, confiere.,
de una figure rc').Ar1*c,.Zt, M) ;'Yiro cuo .1 e I de hecho, un valor ncsl "i'vo.
Una vez ma's, se 'T, er',ponen IOS "detallas cstil sflco-"', despojando da todo valor significative a una presentation que debe..0a, cn su cte ]as cu.n'-j1o4'_ac*1ones, no tenor cucnta de otna cosa que no e Jos critcrios del t1po: I Posifivo
(Prosperldad, r1queInza); 2 Nogal.vo (declirV -ci6n, dificultades); 0-1 OP
c tt c s cle ccqr"":%tcr f"c.t7x_.-n
NTeT.'-ro (ob %-.,'L'TykO d'escui
0 lre'tf') 110 -c-r.y pur c emplop ell
dar c S1'.os a1-1.11"Cc..' t ir- s. que consist %.A.1
I '% 4% el
hacer fie 1.1cItc"011 --" 1 'bra
gurar, ein uina sit d' 110-frecuell""lax tilia N.
evoccadom, del progr-Cso al de urm se..gvi':da., que s,--,. refiere a la decadencia, juga-ndo con Jos "esrtm-it-cnsos con.trastes"', s,.--%,Ir 11 Tr
g m las propias pasiabras ('ell -a-,111-r,-r? 1_740s i ettval om-r-te t _14% 10 .0
para atenuar not.al.Acmente el valor -positivo de una afirrnac-1*01-1. medliante el empleo do ni'i giro o de una forma negativa naarcada d.(,%. -h-on)a. 'in trecurso, ma's sutil tal vez: el que mnsiste en refc r- c al pasado cucmdo -c quicl-re M + ..0 POSit'
A P rOr- L Was.

EL EJEMPLO DE UNA DEL DISCURSO

Una comparaci6n en-1-re fos t*rm-"?r.os que se encuentran mds frecuente'niente -azutcav y mostreard a3aora c6mo
Arango Ics aborda Para dej-071c-oafer 13a s-t_i-preraeada de ka primer
4..q, (, t i r-,c
sobre el segundo. Em cl df .-LO sObl"e la a,Tric.s1tura, una y Otro, asi Como larr.-bidn cl ca". SOP. considerados como las prinCiPales producciomes de la if,Ia. Ail, tratarse del sezundo texto, A.
cOnSagrado. esenclialmente al tabaco isr
., era prewl ble que se elevase eSte product, en esa ocasl 0' n, al rango del azdcar; al estar los dos te'rmlnos ligualmente asociados al calificativo de cult1VO iMPOrtante) Sin que se hiciera mencio"n del caf6. En el











ultimo texto, el tabaco s6lo aparece una vez al lado del azilcar mientras que el caf-6 aparece ahora muy a memido junto a este dItimo, entre los principles articulos. Tales son las Observaciones que sugiere un extract de las asociaciones e:stablecidas por Arango entre los tres discursos de, los culti desea mostrar como los principles de la lisla.

T
ucar Cate T4baco
1 2 3 1 2 3 1 2 3

Habana 2 1 2 2
Cuba 1 9 9
AzAcar 2 1 8 3 4 2
CafO, 1 13 1 1
Tabaco 1 1 2 1 1
Frutos menores 6 2


TABLA DE LAS ASOCIACIONES ENTRE EL AZUCAR, EL CAFT, EL TABACO Y LOS FRUTOS MENORES DE CUBA Y DE LA HABANA

774baco: La magnitude de las figures de lenguaic hacen dfficil resumir
sus cualidades.
Az4car: I Nuevo.
2 Libre.
3 Dulce.
CaM: ler. texto. Asociado a fos frutos menores.
2do. texto. Asociado en padres iguales a los frwas wenores, el vicar y el tabaco.
3er. texto:
I Fruto libre asociado al azticar.
2 Producdo'n m6s restringida que el azu"Car.
3 Cultivo temporal.
4 Area de culfivo Dmitada.


Aparece mAs clara aun la relac!6n de oposid6n que se enrivorifrch oan T^e twoo +dmv*^,o 1^ AmrjftAzx"^v*^ Aj,%l %J A]










iwa presentarlo en contrast con el. tabaco arrulinado. Se tiende a destacar asi el par prosperidad del azficar-declinaci6n del tabaco. Se encuentra otra manifestaci6n de esta ha-bil estrate0
&a del discurso en la linversio'n sisteindfica de la relaci6n con. notaciones Positivas / connotaciones negatives, segdn se trate del azdcar o del tabaco, como se demuestra en ]a tabla con. feccionada con este prop6sito,


I er. t. 2do. t. 3er. t.
Pos,, Neg. Pos. Neg. Pos. Neg.
...............................
AZIJCAR 23 > 9 3 > 2 22 = 22*
TABACO 7' < 9 58 < 118 5 < 8
Se han omitido las connotaciones que han Ilegado a ser positives por
4
un procedimiento e-stilistico.
Compamci6n de W cualidades atribuidw al azdcar, aI tabaco y al
CaM


ZD6nde se sit" al caf6 entre los dos grades rivals de la producci6n agn'pcola cubana? Se ha notado ya la actitud de Arango, ma's reservada a este objeto. Echemos una mirada a la lista de enunciados donde aparece. Lo vemos, en el primer texto ia ni
asoci do al a "I y al algod6n como, frutos menores. y, en una proportion dos veces menor, al azu car y al tabaco. Eon el segLmdo, lo encontramos menclonado a parties iguales. junto al Wicar, el tabaco y el algodo"n. En fon, el 61timo infon-ne nos lo present ya equill"brado con el azAcar (once veces) y el taba-. co Ores veces). En resume, el cafe" ha logrado en veinte a-nos COnquistar Un status de mercancia principal de exportac116n, con el mlismo tiftulo qtie el a7. dcar. jero en que difie're entonces de estas 41timas) S" se observe mAs atentamente las connotaciones respectivas del az.u*car y del caf6, cuando esta'n asociadas,, se constant que 6stos son conjuntamente. calificados Como truths libres, truths nums; Pero se ve ligualmente al cafd acompafiado del epiteto poco, mientras que el az&car es Considered como solo,, mucho, finico; dicho de otro modo, el Ip
CaM Sigue siendo un cultivo Complementario, siendo el azucar el Cultivo esencial. Por lo demas, otras connotaciones ponen
0
de relieve el carficter transitorio, occasional, de una fortune, realizada con el cafd: sera" nreriqn niuq vzpm"M Avnncyn










Se delinean imigenes del azuear, del tabaco, del cafe; estas imAgenes se hacen mds concretas en Sus oposiciones y social. Clones mutual, sin que Pueda, sin embargo notarse, en relacio'll a ellas, una evolucio'n tan clara como en el caso de la reprewntac16n del esclavo, como se vera' mas adelante. Ellas han contribuido sobre todo a poner de relieve la tenaz labor de Arailgo en favor del azficarl, a costa del tabaco. Si no se lcvantan las trabas que present el monopolio del Estado para dewar el campo libre a la competencia ii-Ildividual, aquel debera' dejar su lugar al cafd. ZNo result acaso ideal este nuevo cultillo sobre el que no se ejerce ningdn control, y q'Lie puede, por tal situation, jugar un papel nada desden-able en la economic ca. pitalista, liberal y competidora a la que Arango invite 'a sus partidarios? Opci6n precise que da lugar a la elaboraci'n de una estrategia, a nivel del discurso, cuyo examea puede, a su vez, ayudarnos a discernir mejor la naturaleza; option que unplica. tambien un concept del hombre y de su iMscrci6a en una relacio"n de fuerzas econ6micas. Que son, pue-s3, los protectores y los beneficiariosi, los enemigos y las Actimes de Ia prosperidad habanera que aparece decididamente funda& ea el cultivo de la. cafia y la libre empress individual: pi-into al que ahora debemos prestar atenc116n. q 0
Beneficiaries, protectors, enemigos y obreros de la prosperidad cubana
(Nos proponemos clasificar de este modo todas las material que intervienen en los tres textss)

J. AGRICULTORES Y HACENDADOS: EL ARTE
DE JUGAR CON IA POLISEMIA

De inmediato surge la idea de saber qu' cntiende Ar.-tDgO por cubanos o habaneros; en resume, los que habitan- el pai's.' De las relaciones hechas con estos dos t6rminosl, se desprendc que el de cubanos s6lo aparece de mantra rarlsima; slblo sori
iderados los habitantes de la capital. Esto corrobora, por Io demas, el hecho de que entre las connotaciones del ternnno habanero, su cualidad de hacendado aparezea francamente a la cabeza estableci6ndose la lista en la forma, siguiente: I Lfacendado, 2 necesita negros esclavos, 3 es buena persona, 4 esli-" bajo la firania de los comercliantes. Se encuentra, de Ja propla pluma del autor (en el informed de 1805), su admis"n de. P.nrnntrnrcP P.YniyPctr% n e-rifli-nz nrwr in inriciriAin rtile- floriende.









eQui6nes son ahora los que trabajan,,. los productores agrf.
P) La denominacift m s- usada, entre las de colons, cose.. tolas. a
cheros, fabradores, cultivadores., es )a do agricultores, t;--rmsino general del que de"bemos tratair de descubrir lo,,; contornos difurninados, Por med'I'o de sus d ferentes contexts. isl agrirultor, conocemos, es: 1. Rico, 2. Posee hacividas,, ingentos, .." i %,jLj -3,
e.sclavos, 3. Es culto, dc,,, bvi-en, 'airlia, 4. Hbanero, 5. Oprlmido por el comerciante. La mfizxencla al hac-Condado azuca0-2* .4
rero es evidence. Por lo demis, el eufernIsmo, que umiza aqui Arango es muy corriente en su 6poca; *no vemos, por ejem-plot a un mlembro del Comite Colontal afirmar en la tri!-mna de la Convenci6n, en 1793: "Es irnportante qtze ]as coloLi4ias scan defendidas por Ics agricultores que habitat en ellas".11"
0 -M-1 TI Os
Al examiner los contexts (-tu-- rotlean a Jos otr s t&
-encontrados con -.rnayor fxccucmda, se percibec entonces que los cosecheros y labradores (wnrc aparecen, en, ]a escala de frecuenclas, exa,(%tarnente despu6s de la expresl6n hacendado) designan casI exclusivamente a los pcopen"os nroductores de taba,co.. Jos vegueros que s6lo dispon-m para trabaJar, casi siernpre, de sus brazos v los de sti familiar. Hay derecho para preguntarse quI6 m6viles existent Para "juggar con ]as palabras"', de ,esta mantra. Los rniftodos ac enmascarar, de similar, son efectivamente la nonna en los disciir.30.S pol-fticos. Pero, adeMAS, ,es precise medir la funci6n ideol6gica de esas polisomias que,
0
en el caso presented, permaiten colocar en el mismo plano a] gran 'hacendado, a menudo ausentista, que casi siempre res*dfa lejos de sus propliedades en Ia Habana, y al modesto eXPIO.Lador, el inmigrado red'entemente que se instaM precarliamente, como colony usurpador, en la vega, junto al curso del no que border la gran plantaci6n.

-2. IA PROTECTION DE LA METROPOLIS Y LA TIRANIA
DE LOS COMERCIANTES

El poder central metropolitan estA concebido esencialmente ,desde el 6ngulo politico; como Io prueba las calificadones que "Posee.. que son, en su ordmil las siguientes: 1. Rey, 2. Gobierno., I Metr6pohi. 4. Peninsula, 5. Estado, 6. Nacift, 7. Reino, 8. EsTafta, 9. Potencia legitima. Por el contrano, las diversas fanI
ciones que Arango le asigna, con relac*6n a la colon1a son de naturaleza estrictamente econ6mica: levanter los derechos soVdaft Le Monfleur de febrero 29. 1793. no. 51. t. XV. v. 501.









bre el comerdo vivi icar, animal, desarrollar La Habana-, tr, mar las medidas en su favor, establecer las comunlcaciones; apreclar los products de La Habana, recibir sus mercamfas. A este Precio, la capital cubana (y no la Iisla) es presented como, un suieto letal, el socio obligado de Espafia. El pacto Politico-econ6mico, que une la una a la otra aparece como una constant de la tema tica de Arango.
El personae del comerciante cuya importancia dentro de =a economic fundadatn la exportac*6n de los Productos colo.
ls se conoce, es objeto de una presentac*6n francamente negative. Su primer funcift es naturalmente. econ6mica: po. seer haciendas, proveer negros y mdquinas, tener compaffia de comercto; pero su reputaci6n de "firanizar Ios agricultores", de "mantenerlos bajo su dependenclia" es un rasgo de no menor importanclia a los Ojos del autor. Se le encontrarA con mayor frecuencia en conflict con el. "hacendado habancro", esta ca11idad de habanero que, por lo'dernAs, no le es reconocida jamis. jNo existed la posiblilidad de que el comercliante pretend' a tftulo de habanero.) He aqui una vieja fuente de querellas entre las 61ftes coloniales- Por ser unos comereliantes, los otros
t ios de blenes races. Testigo de ello fue el lifigio people an I
entre el tribunal del Consulado de Lima y various grades propietarios que se llev6 en 1672 ante el Consejo de Indias, cada una de las dos parties se atribufa la callidad exclusive de verdaderas habitantes de Lima, aun antes de exponer sus quejas."

3. LA DINAMICA DE LA IMAGES DEL ESCLAVO
EN RELATION CON EL PROBLEMA DE LA
ABOLITION DE LA TRATA (1789-1830)

Con reference a la esclavitud y a la trata, existent tres tex't* a de Arango.
tos que marcan las tapas de la evoluci6n poli ic En 1788, es el joven cubano talentoso que la ciudad de La Habana envia a defender sus interests ante la Corte; su primer informed se titular Primer papel sobre el comercio de negros, al que puede afiadirse una important "Representaci6n manitestando una absolu ta libertad en la introducci6n de negros .' 41 "

ST Los documents relatives a e-ste asunto se conservan en los ArdAvos generals de las Indias (Sevilla)o Indiferente general, leg. 2833. El dato nos fue amablemente comunicado Por el Sr. Germdn Peralta Rivera.








redactada dos afios mits tarde. Segunda gran etapa de su vida political: la de la participaci6n direct en las grades corpo6 iones de lal"sla; se destaca como sindico del Consulado cuya formaci6n obtuvo. Entonces reducLa una Representaci6n de ja Ciudad de La Habana a las Cortes.. el 20 de I'Ulio de 1811 C. .. ] Sobre el trdifico v esclavitud de los negros.. en respuesta al daputado espatiol Arguelles que hizo temblor los interests cubanos, al solimitar la abolid6n de la trata. En fin, su carrera cuiniin6 con su entrada, en 1816, at Consejo de Indias; convirtidndose en una cumbre a quien se l1amaba para otorgarle los Inis altos honorest en su calidad de americano. Entre las di. verses ponencias que marcan esta dpoca, figuran sus Informes 41 Rey sobre la condici6n de los asclavos ein la isla de Cuba, y urgent necesidad de ta supresi6n de la trata, de 1832,-B;g '
Nuestro prop6slito ser6i, pues, ver co mo se ti-ansforma una images, la del esclavo, mientras los trastornos politicos linternac*onales, las necesidades econ6micas m P smas en evoluci6n,
1160*
Ilevan a modificar la percepci'16n de un problema. En cada uno de los texts heimos destacado: a) Los nombres, calificativos y atributos de Ta trata; b) Los nombres, calificativos y functions del esclavo; c) Los tdrminos que encontramos asociados al de esclavo. Despu6s nos esforzamos por reducilr todas las connotaciones encontradas a un ndmero limitado de proposicliones. Se Ilevaron los resultados a ]as tables que aparecen a continuaci 6-*n; por defectuoso que haya sl*do el resultado, nos parwe que sugiere diversas observations.
a) CIasif *Cacift comparative de los tdrminos empleados
para callificar la trata (por orden de frecuencia).
--M Now ft ON W.
2do. t. 3er. t.
Urininos neutrons
T&minos de rentabilidad 1 4 4
T rmiaos generals 3 2 2
Tdrrninos realists A 4 5
Urminos reprobatoriOS 5 3 3
L

Los texts citados se encuentran en Obras completes, op. cii., L I# p. 79-84 y p. 97-1084 t. 11, p. 145-187 y 527-617, respectivamente.










b) Resume de los difermtes substanti"Vos empleados para
designer al esclavo.
W
ler. t. 2do. t. 3cr. t.

Negros 72 56 24
Esclavos 18 75 33
Urminos que. implican un
valor commercial 7 9 5
Tirminos que denotau compasi6n. 6 6 5
Tdrminos que denotan desprecio 6 V5 3

0 Resume de los callificativos y atributos de esclavo
den de frecuencia).
wmmwkwvm IP
2do. t. 3er. t.

Urminos negatives (barbaros, msurnisos) 1 0 2
Calidad, valor, precio 2 4 4
Nlmero (alto o b,-.jo) 3 3
Rentabilidad, fuerza de tra.bajo 4 4 4
Condiciones de vida (preocu.
paci6n hurnan-I taria) 5 1 1
Characters -negativos 6 2 4

d) Resume de las asociaciones halladas con el te rmino
esclavo o esclavitud.

2do. tp 3er. t.
I Comercio 1 PrcoCUP.C. huma-'I Preocuzp-66n humaI-- y a
nitarla y abolicio"ni
de la trata de la trata
2 AgricWtura 2 Problema lpolftico i2 Prdblcma poll"fico
3 Propiedad (del amo) 3 Agricultura 3 Agriculturea
4 Herramientas 14 Pro-picelad del amo
5 Prosperidad 5 Comercio 5 Dificultades eco.,iO(La Habana) im i CM s
6 Preocupad6n huma- 6 Prosperidad 6 Prosperidad
nitan*a OL.-a Habana) (La Habana)
;7 Seguridad, amena- 17 Seguridad amenazada zada









Se notari de 1ru-nediato que los texts 2 y 3 produced resulI
tados :sensiblemente andlogos, mientras que el texto I se sitda apart; esto Ileva a pensar que ha ocurridt) tin cambi0o m la
titud del autor antes de 1811. Se ha dAicho exi q ue ci-rcunstan.5
mas se escrib" la Representacio'n a 'as Cmios: -a traMu21 de rechazar los agumenLos de los lib-terales mitra ka tratca. En sumat el cambio de O ptica se opera demitru I
Lie un pvop6sito
It A
a,-Ite todo strategic y corresponcte ixn j)oso a nuiPtstro parf.-cer, a una evoluci& de Arango. Som rendc, ver qote cuaii"O ]a ci6n international obli,,a a p!an-tear el pro"clema ort -, cermi nos de abofici&ti de la eschavLlMd se han prcfJ,!Ur-ido las M. o a' c a clones semAnficas mds precises, prueba, s ttiesepreclso del lugar esencial que octipa la estrategia de IGs arT.,,mf.-ntcs en toda dinkrilca ideol "gica.
Las considera-Hmes humanil.-arias siguen sien,do securidarIV
rias y jama's operates. Sin embargo, unca V..Z Impucsto la abojici6n de Ja trata. por es justo decir que otro, factor
compromete a Aningo a converfirse sinci.-::,ramei-,,,_-e en un apostol Si puede decir.5p. asi. La provision de esclavos es, seer Ir
se recuerda, cons iderablemenLo. fizidli,16-ada por Ta Monarqtua a partir de 1788. Perc.) P.1 problema de la dopeadencia dol hacen. dado frente al comerciante negrero, S*gV'O' "I'StItimdo siempre. Y he aqui que hasta a promr-ar, con ell ticmpo, tina fransferencia de Ta po-Lencia ccon6tnIic..,i (Iel primer hacira el segundo. Los comem-liantes compf"Irl de nuevo Gi.1's proniedades a los hacendados endeudados, invirtic.ie-o asi u eapiLaL Ua aristocr?cia azucrarera eticuentra irremedi-abIthro-ente preoctipada- y Arango, siemnre clarividente, preslint"d-5 el. -ntcs wlo 10S demAs. Pero s* la trata erea abolida, dcsaparecerfa (le lklma solla vez Ja fuente de enr..Linuemi'miento de los y de tn"..
fago de los hacendados.
-En que' cop-sisten esas modificaciones !,zcn-r,,Qnt.:cas quc proceden a los c-a-L _A
VwNT-j*(x; inlf,-riorcs? De inmediato la trata vista desde el dngulo de la rentabIliodad (este mcgocio) y evocada n t6r.m*
mos cruclos y reallistas el mercado de los afric-anos) send despu6s designada con voCablos mas neutrons asunto, la introduccidn de esclavos). Se Ilecyard a convenir con 1abc-ralos. en que se trata- de un c!efeslado transported; cuando no se prefedrd segu"n un procedlimiento ya avocado, a las "evi9b It
d..nc" quc haceii innecesarlas las explicaciones embarazrk 5as contentAndose con mencionar este delicado zzasunto, evocando solamente el negodo Consabido.
Los cambios no son It m I enos patents en Io qua se refiere al hOmbre: del afficano, del negro que la isla reclama por milla-









nes, se pasa a la images act esclavo cuyo status jurfdico y condiciones de vida, comenzando por la hiliumanidad de la trata en si, w.- dipa discutir. En este moment, se encuentra en Arango ]a voluntad de Ilevar el debate a un nivel polidco; la condici6n del eaclavo planted un problema jur'dico y human pero la abolic*6n rcle la trata es un asunto polftico que deberin les y grades hacenxaj-nlnar los protagonistss, liberals espano dados cubanos. Arango accept que el asunto sea pre-sentado ba*o esta doble forma: Un mal en buena moral, Un ellrolk ell politica. a
Alas en cuanto a la visli6n del negro en profundidad: ser human o roercanda Comercial-fuente de provecho, honibr, libre u objeto de propiedad dotado de una fuerza de trabajo productora de rentals, creemos que esta filtima no fue verdaderamen te mod j f *cada. El hecho de que no se produzra mod if icaci&x a1guna en ]as connotaciones que Ileven implicito el valor comercia.] clel esclavo, asi' como el desprecio y el recele que i ruspira tiende a demostrarlo. El problema, es precise seAalarlo, arenas se planted a nivel de las reacciones afectivas: pertenece a[ dominion de los interests econ6micos de la clase que los forpnulp.. Es precise distingwr, en esar 6poca, los interescs que C'sta Altima se obstina en mantener y la relaci'n real que para ella represents el sistema en vigor. Los trabajos reclentes que hemos mendOnado harfan pensar que los hacendados tenfan dc.sde muy ten-xPrano conciencia de que la mano de obra esclava no era al final tan provechosa como el trabajo 111bre y inal remuncrado, cuyas posibilidadcs ya se bosquejaban. Puede ase-purarse que, por Io menos, se ponderaba una inc6gnita. Pru Iba de elto es el lugar ocupado, en los texts 2 y 3, por el examen de las condliciones de vida de los esclavos; allif se planted tambien cl problema de su esperanza de vida, al valorar ]a pdrdida que represents para un amo su fallecimiento y ]a ventikia que existed en favorecer cl crecimiento natural, los nacimientos. Durante mucho tiiempo, sin embargo, contlinuarei la referenda por el sistema existence. Se persistirA en la explotad6n dc Jos csclavos en lugar de los hombres libres: actltud mal conodida y cayos motives seria, provechoso -aclarar. De aqui en adelante una cosa parece clara: el carActer conservator de esta clase; inventive y tenaz cuando se trata de promoter o salvaguardar sus interests, pero no verdaderamente modernista y audaz. No es possible dejar de medir la distandia que en esto ja separa de la burgues + a europea, ernpr dedora e Innovadora, bien que se trate de una parte o de otra bajo la 6gida dial 1I*ht-rnIivrnn cmnnnAmirn-







Para concluir

Los trabajos recientes sobre la historic econumica de Cuba .en el siglo pasado invi'tan a cons. derar desde un nuevo punto de vista los escrilos de este perl'odo. -No es acaso a travel del propio lenguaie de la clase dominate, que oriental la politic-41 econ6mica de acuerdo con sus Intereses, que se puede aprectar laideologia? Contribution nada depreciable, si se reconoce la responsabilidad que tienen los grades hacendados en esa deci. si6n de consecuencias nefastas en. favor del monocultIOVO a711%Mqrero Y la introduccift masiva de eslavos, esos hacendados cuva causa Arango supo semr'ir con tanta eficiencia. torque era at proplo tempo la suya.
Hemos tratado de analizar las articulacliones ideol6gicas del texto, de mostrar la naturaleza de los mitos y de las imAgenes que lo integral. Nos queda preguntarnos sobre la fuerza ejecutiva de esta ideologia. ZNo equivale esto a queer medir ".eI effect de la narraci6n en la acci6n"', de acuerdo, con las palabras de Jean-Pierre Faye, en su Thdorie du r6dOP" Hay algunos articulos que podrian a este respect Ilamarse provocadores de la historic: el Discurso sobre la agriculture nos parece ser uno de ellos. Cuba comienza a existir, segun conocemos en el, cuando La Habana fue ocupada. por losingleses; pues ella pudo a partir de entonces abastecerse de esclavos y desarrollar el cultivo y la exportaci6n del azucar. Al narrar a su mantra el pasado de la isla, Arango pretend darle una historic a partir de la cual 61 pueda entonces elaborar su porvenir. Y el. discurso engendra efectivamente la historic: impose las opciones responsables del desenvolvimiento ulterior de Cuba. Al bacerlo, Arango ofrece a la clase dominate un linstrtinaento de coniprensl6n de la realidad que le permit afirmar su puder; proporIp
clona a esos, happy few una representado'n del mundo, muy ben6xrola a su favor, pero capaz al mismo dempo, de ser aceptada y reconocida por el vutgum pecus como stiya.
En texts como 6ste, el lenguaje aparece como si fueso directamente portador de la fuerza ejecutiva de la ideologlia contenilda.; de aqui el papel histo"rico qUO le corresponded. P(To para poder apreciarlo bar'a falta, por ejemplo, un studio, de la reception que tuvo el Discurso sobre la agriculture; el and11sis, dentro de un perfodo determlinado, de todos los texts

39 El libro pretend ser una Introduction omv languages totalitalres, Paris, 1972, pa 11.








tn que aparema una menc116n, explicit, una reference al mismo. Se estaria asl' mds cerca del p roced lim client de los. invest adores en ciencias soclales que acostumbran medir linguisticamente las reacciones que aparecen en diversos texts, en respuesta a estimulos que pueden ser una pregunta planteada, un event y que seria aqui el texto-matriz; mientras que, en el campo de, la historic, nuestras investigaciones relatives a la lideologIa poIffica, s6lo considering la etapa de la production y de la trans. mis16n.
El studio de un sistema de pensamiento considered dentro de su especificidad debe igualmente permitir- concern mejor Jas relaciones que mantienen los campos de la ideologia y de la econornia, participando el uno y el otro de la. misma 16gica, la de las relaciones, de dominion de la explotaci6n de una clac.;e por la otra. Al precisar la naturaleza de la image-n que, se da de la realidad (en las mrcunstancias econ6micas) de la isla, Se Podria medir la dis-torsi6n existente entre una y otra y. partiendo de alli, evaluar el findice de distors-io"n de ese Prisma deformador que es el Jenguaje pues dentro de esa distortion, falsedad do cierta realidad o veracidad de clerta ideologla, es
ible captar los prindpios de los que hablan
posi I y describe por.
que detentan !a supremada. Tratdndose de Arango y Parrefto, no es en absolute nuestro propo'silito combatirlo a todo trance, desde el moment en que ces6 de inspirar el respect unainim e; sino descubrir a cabalidad to que escribi6 a la vez que Jo que sucedif v el partido que tomo. De un )ado la situation ob ictiva, del otro, la im-a!Ten que dio de ella, teniendo en cuenta las Condidon-ev, de in-sercio'n en que se, desenvolvio" dentro dr-. ciertas relaciones do. fi o,,rzas cconomuicas y socials.
Estos son los Primeros jalones que hemos qucrido planter ante una lecture de sus escritos. El camino es au"n largo antes de que sepamos apreciar todo el. alliance ideologico ch- esta v1sio"n de ]as islas que nos entrega el protAo Arango en 1826, cuando su proyocto cubano estuvo completamente realizado:

No nos toca examiner los motives que ha tenido esta precious isla para dedicar su industrial casil exclusivamente a los frutos de extracci6n. Basta para nuestro inflento, aEen.tar una verdad que nadiie disputara, esto es, que la maxuna parte de nuestro, capital, hoy esti inverti'do en ingenious y cafetales- que las 420000 cajas de azdcar y 450000 quintales & caM que se exportan son como la sangre que anima la nqueza de toda la Poblacift v mantemendola directamente por Jo que una gran








Ip .0
parte de ella ayuda a su production, ya alimentando indirectamente a los otros g6neros que viven, recent. o menguan en razon directa de Io que produced aquellos ramos, habiendonos acosturnbrado -por estar'atendidos a ellos- a recibir del extranjero aun los articulos de viveres que pudieran darse aqui con benef ido de los productores y ven-tajas de los consumidores y finalmente., que a consecuencia de este estado de cosas, la suerte de Ja isla esta tan ligada y pendiente de la exportac116n de los frutos que a ella debe su existexicia,, y sin elia perecerfa toda la fortune pfiblica; verdad tan inconcusa que harfamos agravio a las luces de S. M. si intentarnos
probarles, entruido en su anAlisis',40



APENDICE

La function dc [a ideolo, a en una soci-edad de classes (Fragmento del libro Pour Marx, de Louis Althusser, Paris, 21 ed., 1973, p. 241-242).
La ldcologia dominate es pues [en una sodedad de classes]
ja ideologla de ]a clase do-mirm-nte. Pcro la clase dorninante no manticne con la ideologia dorninante que es su ideologia una relaci6n exterior y 11"Xida de uOlIdad o, de puro artificlio. Cuando la clase btirguesa en ascemso desarrolla durante cl curso del siglo xviii una ideologda humanist de igualdad, de libertad, de raz6n, ella da a sus propias reivindicaciones la forma de ]a universalidad, como si al -ht-%,ccrIo, quirlera enrolar Virto a ella, formd3idrolos con este fin a los mismos hon-ibros a los que s6lo liberCM6 para explotarlos [ ... 1. En r.Walidad, la burguesia debe creer en su mito ante.s do. coa-vcncer &I rnismo a los, detnAs, y no solamente para conve-Ticerlos, pesto que ella vive dentro do su ideolo:gi'a esa rela.
ci6n Irnvain.aHa con stis conditions de ex p stencia release que le permiten a. la vez actual sobre si (d-lndose cmciencia juddica y moral, y las conditions y moral del liber-alismo, econ6mico) y sobre los otros (sus explotados y futures extplotados: los (trabajadores libres") a fin ide osumir, de Henar y de softener su papel hist6rico como clase dominate. Dentro de la ideologia de la libertad, la burcuesi"a vivc., asi, muy exactamente, su relaci6n con condiclones de cxIstencia; es dm.ir, su rvlaci6n rea' (el derecho de la economfa capitalist liberal) pero dcntro de -una relacl6n imaginaria (todos los hombres son fibres). Su I'deologla consis-te en ese juego de palabras sobre la libertad que descubre tanto la voluntad burguesa de burglar a sus explotados (illbres!) para mantenerlos bajo el freno, mediante el chantaie de la fibertad, asi como la necesidad de la burguesia de. vivir su propia don-dnaciift de clasie


Obras completes, op. cit, t. 11, p. 412.

AO










junto a la libertad de sus proplos explotados. Del mismo 111odo que un pueblo que explota a otro no puedc sar Iibre, mia clase que se sim de una ideolocria cst" sometida a ella. Cuando se habla de la ftLnc'1'6ii (io. clase do una lideologia es rrienester comprender que la ideologia dominance es realmente la ideologia de la clase dominate, y que ella sirve no s6lo para dominar a la clase explotada, sino tambicn para mistituirse ca clase dorninante ella m'smal W hacer accptar corno resales y justificodas sus relaciones con el mundo.













La muchta-cha y la sombra


Octavio Smilh


I
Corre el siglo romainfico. Esta muchacba ha crecido en una finca del Cobre. At parecer, a padres nada toscos, sin excluir a maestro finamente oscura, debe unas primers letras menos escasas de lo que se ba supuesto. Esta muchacha es. efusiva del modo mis gustosa: por precoz y genuine don podtico. Bastarfi, para to que pretendemos P ir espigando al azar entre sus impulsivas anotacliones de lus diecisiete, Jos dieciocho, los vexnte affos. Los signs qiLte persegtfimos no den-tandan orden cmnol6gico, y en estas primicias, lo mismo que en los grades moments que vendrant la fluend'a natural de su decir nos Io acerca iffitimo y grato. eEmpemmos?
Ya la cena tempranera debe estar dispuesta, pri6ximo Su :fi to a ovial de cuando somos muchos de fan-iflia; Pero la muchac a ha sentido gana de apartarse:

Con la niz"rada humedecida y triste
de pecho en [a ventana,
m1ro la verde oscui-I'dad que viste
la montafla Iciana.

Retengamos eso (Ic "la verde osctirldad", audacta para su 4poca. Los sentidws de 1a muchacha son finos. ZY c6mo no van a serlo con ese centre delicado y tenso que la babita y los gobierna, centre cambiante coxn.o limantado por la cambiante vida? Los dfas pasan Itenos de provocaciones dolientes o hechlceras ---o dolientes y bechiceras- que la hallan siemp re dispuesta a responded a vibrar cuerda por cuerda. Estrena los vicjos temas con deslumbramiento nuevo y tono intimo, en y desde aquel AM& centre virginal. Abora es el anciano mister*0

51






7

de la luna. Para amilga de seudo'nimo pastoral evoca esas "horas deliclosas

en que emociones mit del bland pecho
las fibras tiernas y sensible tocan, y a la tristeza o at pacer provocan,

y en la ulti.ma de las once estrofas -desdew. un principio le brota el poema nada breve- nos halaga, con gracia de verso y gracia de sentimiento, la invocation. del suelo native:

YO, mis "Noches de luna" te dedico,
if Is
torque at h-erir el aire sus julgores
pienso verte vagando entre tas flores
alzdndole tu canto celestial;
y aunque, cual til Io bcllo no describe,
4 Cef w
Stendo, isa, nuestra patria una., cantemos ambas a la. blanca tuna
ya que nos briInda inspiration igual.

Sumemos despu "s la comunioa con la naturaleza en. el dfa naciente:

Una n7an-ana deliciosa y pura,
de asas que brillan en mi patria amada,
en que el alma contempla embelesada
e.1 aspect risuanlo de n4tura,
por un valle de hermosa perspective
vagaba. yo callada. y pensativa.

Todo es airoso en esta muchacha. "Perspectliva" pairece impuesta por el consonants que Slgue; Pero f1perspec.Fiva", con su sabor hgeramente. cukw, presta un slimpAtico aire de fonnahdad, result novedosa. Mas lo que limporta es ese Ifrico vagabundame juvenit, ae andar eListico y porte no ta.-i pensativo que ti-e ignore las vc.turas posadas en derredor, asistido por tristezas que sanan pronto:

El canto de una tdrtola sencilla
caus6 en mi herido corazi3n tristeza,
y dirigif mi plant con presteza
de un manso arroyo a la frondosa or-.*Ila,A#
alti mi seno palvito gozoso
un cuadra contemplando delicioso.
LM ON








Gozo Y Poema --&te alcanza fAc-Imente nueve, estrofas
arrancan no rMs de eso conteniplado: "un pavimento de esme,16
ralda ameno" Y en. 61 un firlo
0 de color de perla
que del arroyo al agua cristalina
su corolla inct'zaba peregrina
cual si quisifera con placer beberta.
a 0
Poco despu Cs le fluyen imaggenes mas definidas, mas de s-:,-t voz. Una es de signo cabalmente diffano.f I -F &
Como I*uega jeltz Who innocent
de un arroyzielo en la ribera grata,
y en el torrent de disuelta plata.
posa y retire Ia rosada frente,
asf fugar at It'rio yo vela
con el rival que bajo ddl corrie.
Otra, acoge el matlz trdmulo. Su frente el lirio
del sot alzaba at amoroso rayo;.F nws luego que !a fuz to fatigaba al agua tembloroso se indinabet.

Pero es s6lo insinua c*6., nubeclllla fugaz como Ta trfsteza IF
del comienzo. A! cabo, torlo terrnma en una afirmaci6n confiada, dulce y alegre como 'Las eles de los consonants ditimos:

siendo todo mi encanto y mi dellirfo
ir al vaVe a cui Iar ini.blanco Ifirio,

Un Ihio a la 0- rilla espejeante del agua. Y Narciso? Narciso no comparece. -Qu(f* tiene que hacer en el universe de esta muchacha? Signa ese universe la pureza silvestre de este Poema. Queremos decir una pureza nada "'frasco-de-cristal"; una pureza impulsada con gracia de fuente, hermana de una saltid cuya portadora sobrepasard ampRamente las ocho d6eCadas &.-%. vida.
Hasta ahora, smi descontar el envio a Cefisa, todo son trasuntos de soledades. Existen otras dimensions, sin embargo, El sinsonte de una hermana inenor ha escapade. ZC6ma ha d(N, consular nuestra muchacha a la nifia sm*o e.-,i verso? Es un valor em uso, entre arnbas hermanas y fficilmente limaginamos la escena. La mayor se arranca de la mesa o mueble cualquiera sobre el que acaba de escribir y, papel en mano, va en bus,.,.-








de la pequen"a para leerle, con rAp*das y acariciawes jnodulaciones de oriental, estas Ifneas rimadas que trasmiten consejo, reprcns16n y ternura:

No Bores, Julia mia,
el ptijaro canoro que has perdido,
que por la selva umbria
0
busca el pattern y delimoso nido.
ePor qud, al tutrar sus g t ros
alzas Horandd ms pueriles manos?
epor qud tantos suspiros
pandas en atas de los az'res vanos?
...............
;C(3mo revolotea
v en el aire gozoso se levanta.1
a
icudn pldcido giarlea
Iluvia de miel vertiendo su gargantal
eY tu sollDzo aumentas
al escuchar mi voz, hermana mfa,
y mas iay., te laments
Contemplando del ave la alegria?
Acuerdatel dngel mfo,
que hWrfano v cautivo por tu gtisto,
con torment sombrio
llor6 afgfin Hempo tu rigor fWfusto.
. . . . . # + + I + + * a, # , 4 4
Dete"n, demsti el Horo
de infantile sentinifento que. derramas,
que -m p qu*to de oro
vendrd a cantarte en las vecinas ramas.

Pero la consejera, vehement y sensate a la par, fiene tainbi6n su avedIla cRjaulada. Un dia se ]a roban casi ante sm,'i proplos ojos. DesAtasele un poema Reno de gracia y aire, bjen quie- asimismo de sanbudas vehemei-),das, en cuy.--t pritnerii la tortollita"' del fiftulo se gana a1guna vez cubam simo nombm He aquf a1gunos de los maIes que al raptor se le deseanipluguiera al Cielo., tojosilla mia,
que el alimento al ofrecerte ufano, altiva. iera y con Profundo enojo piques su manol









-Y que refuses sus caricias siempre Y sus halagos con desd9n extrahes,
y que en el agua que te ponga tierno
nunca te babies!
_0 ja suave muchacha es vivaz y sociable. Esto U'
1' 1 Itimo, tanto
por cAli'do impulse propio como por ajeno asedio. Desde que se sabe que "bace versos", no le f-altarAn, hasta su muerte, Orrjados d1bumes que autografiar. Ella evita el cumplido; con mayor o menor acierto, su poema de circunstancias rara vez carecerA de acento entrahable. El primer de que tenemos noticia es La gota de roci 0 o, escrito 44en el Album de la sefiorilta Da. G. P.":
Sobre un bot6n de perfumada rosa que entre rainitas treTnulas prendido
bellisima, risuefio y encendido
la frente eteva juvenile y airosa;

radiant, peregrina y teniblorosa,
cual un diamante por el sol herido
que relumbra en el aire suspenilido,
Uquida gota de crystal repose.

Y tr6mula, luciente y plateada
tiembla convulsa y deslumbrante b rilla
como Idgrima suave congelada

de un infante dormido en la mefilla,
o como blanca y solitaria perla
que convida a los labios a beberta.

La muchacha es intelligente y senclilla. Lo es adorablemente. IA quidn no ha enamorado con los versos a su "ainligo A. L.", We queria retratarla "en un pedestal coronada de laurel". en los cuales ella es quien dona su fiel, SU, en palabras de un Poeta de hoy, "delicioso autorrctrato"? Aunque con. ello se nos escape el nombre, y pesto que de sencillez y espontaneildad se trata, optemos por el final de la primer versl16n:

pintame como soy', triguenia, joven, rnodesta y sin betclado visteine. s6lo de m-uselina blanca, que es el traje
que a la tranquila sencillez de mi alnm
y a la escasez de la fortune mia









armoniza mds bien.' Pintame en torno
un horizonte azul, un lago terso
y un sot poniente, cuyos rayos HMOs
acariden mi frente sosegada.
que e tempo
Pin tam e ast I ti Oderoso
los aftos hundred con rauda prisa
y despugs que estg muerta y olv'idada,
a la sombra del drbol silencioso
A
siempre leyendo en'contrards a Luisa.
IP
La muchacha pasa por mudanzas de impressionable Se equivoca a veces y quiere, ahuecada la voz, cantarle al "Oceano", a -SU "espectAculo terrible" o "augusto y formidable aspecto, Io que de buen grado se le excuse por la ingenue reverencia a Heredia. Mas cerca de su tono, quizas Premonitoria, ensaya una menos entrahada que prolija Me4itaci6n en un cententerio. Otros dias, consentida de si misma, se contempla recliiaada en precoces desencantos:

10h Virgen ideal., jMelancolia!
en tu santa y Po6tica tristeza
pueda siempre decir en Io future
mientras doblo en tu seno mi cabeza y descienden las gotas de mi Itanto:
'"de ta amiable flusidn perdi el encantol,
Pero haII9 de la Paz el bien seguro"'.

Mas la 'manta de veras la augusta passion, 11rico '"mal del
0
siglo", y ella responded con figures melodlosas.
iPensativa deidad! jc6mo diviso
tras ese veto de dotor amabte
que tu semblante angelical esconde, la adorable expreston ae tu dulzura, el suave brillo de tus ojos tristes...


YO soy Ia virgen que en el mosque vaga
al reflejo doliente de [a lung,
cattada y- melanc6lica conto una
poduca vtsu5m










En fin, pasando pAgInas se nos present una jovenzuela bien terrenal y corp6rea. Manuel Borges Navarro, amigo, peda go zante recomlenda studio intense y vlajes dilatados."La j oven en respuesta, confiesa c6mo su

... ainta ardiente
de emoci6n palpitante, se recrea
con la embriagante y sedtictora idea
de ver abrirse las turgentes vela-s, flotar el lino, levantarse el anda,
crujir la quilla y corno el viento raudo
volar mecidndosr el baie.7 serene
sobre la azut iv.mensidad...!

Mas en seguida, con triste y sorda protest, rechaza Ja exhortac1*6rr.

Mi buen amigo
ya sabes cudinto s-e me opone y cudnto
yo lucho por veneer. ,, 1-oh.1 no tc ofendas
si a tu afectuosa invitaci6n w cedo,
pues tzi bien sabes que en el n2undo injusto
muier, hu6rfana y joven nada puedol.

Borges Navarro fue desoldo s '*Io en parte. La muchacha, no ha podido viajar, pero sf aplicarse al studio, a la lecture voraz. Si no fuera asi, ahora que denunclia c O'mo las genes ven al sabio expirar "'de hambre y miseria" sin estre- ec&seles "una fibra del coraz6n empedernido y fiero", no se atreverl"a a invocar en su apoyo, con tanto aplomo, a estas sombras ilustrisimias,

Venid, decidlo, desdichado Taso, Cervantes inteliz, Dante sublime,
y mds que todos, desgraciado Hoinero.

La retrafda, la Rrica, la gentile, la fierna, la con-Awncaflva,. la impetuosaj, la espontanea, la teatral, la doliiente torque sk. la rebelde secret, la gracious bachillera... cIdablamos de una muchacha o de muchas? Hablamos de quic-i ya babr;i sabido el lector, hablamos de la muchacha, de esa espccie de arquetipo o rica sm't-esis que fue, muy carnal y concretamente, Luisa Pdrez. EI lector tampoco ignore el mAs sonoro apellido matemp. Pero aqui la nombramos no scgdn cuadra a un dicclionar1o. sino al modo familiar. viviente. cotidiano: como una mu-









,.-ien presented; como se ve que gusta y conmueve a Martf flamarla: "'Es Luisa. Pdrez pura criatura, a toda pena sensible
-Y habituada a toda dellicadeza y generosidad."
Sera" Luisa Pe"rez de, Zambrana y, privilegio infrecuente, la esencia efimera, 14 nuichucha., quedard prcservada eu ella. Qud sea eso preserwado -acaso una disponiblilidad valiente, digamos por decir algo- no lo define, pero lo ejenap1lfican sujx riormente las cautivadoras epffanias poe"ticas de nuestra LUISq Perez, muchacha romAntica y muchacba cubana.

11

Con los augustos ramos de la voz umbra frescos en su nombre, el otro personaje promendo en el tltulo acerca su fam6lica dignidad al universe plet6rico de la muchacha. La sombra, -de qud esta hecha? "Tres veces me acerqud a ella, pues el Animo incitAbame a abrazarla- tres veces se me fue, volando de entre las, manos como sombra o sue-o", cuenta Odiseo dc su madn Ant"liclea, hallada sorpresivamente en el Hades. La sombra no ficne corporelidad pero si figure. Eidolon, images, copia con
inuclosa obstinacift el viviente del que fue desprendida y que aJiora, en ella y por c1la, march o flota ensombrecido por la *n*ur*a de la rnuerte. La sombra reu"ne linamdad y pathos. Asf el rey Hamlet, sonibra bambrienta de justicia punitive; asi la reina suicide, ]a fenicia Dido, -ilus1'6n de luna en la penumbra del Orco, desoyendo, "vuelto el rostro, fijos en el suelo los torvos ojos". las justifficac I ones del conmovido Eneas.

III

En 1852 Luisa P6rez, muchacha abundance en dones, arriba a unos floriclos diecisiete a-nos y,%Ye punlicado su primer poema. El citado, emperor, no se puede callificar de ano fasto. Comienza Heno de "presentimientos"', rectierda don Latireano Fuentes Nlatons en su libro Las artes en Santiago de Cuba. Un compositor v director de orquesta bien quendo ae la Sociedad Filarm6nica, ha muerto en Jamaica victim del c6lera. "Esta noticla. -es.cribe don Laureano- v los lastimosos success de Puerto Principe, que palpitaban en aquellos dias, tuvieron por alg ftn tiempo, agobliados los Animos" de los santiagueros. Mayor serA el, agobio cuando en el verano fuertes terremotos sacudan durante vaflos dfas la cludad, cuando el c6lera venga a surnarse a tanto infortunio. En cuanto a Lujsa, el quince de noviembre fallece su padre. El siguiente anho, la familiar decide abandoner la bienama-








da finca "Melgarejo pf en tierras del Cobre. por una modest vivienda en la capital de la provincial. 'r"asado el luto, la muchacha se incorpora destacadamente a la v1da cultural de Santiago. Se conoda su talent podtico, ahora impression la ahadidura de su belleza. Las actividades de la SoCiedad Filarm6nica, de cuya Secci6n de Literatura pronto es Luisa Pd4rez socila de m6rito, 4nense a las tertuli*as y veladas families, algunas de -las cuales fienen lugar en casa de la joven cobrefia. En tales reuniones, como es s6lito, se hace mu'sica y recitacl6n; tambidn se charla. No dejarA de hablarse del ferment revolucionario que
ita al pals; no pasarAn sin comcntar*o hachos como Ios 12Lstfmosos success de Puerto Principe" aludlidos por Fuentes Matons. El grupo I*terario existence en Santiago, con Lulisa Pdrez por suave joya, tiene preocupaciones patri6ticas. De entre sus mlembros, Josd Antonio Collazo, Manuel Borges Navarro y Francisco Munoz Rubalcava tomardn las. armas en 1868 y morir6n. fus flados.
Fuentes Matons alude obviamente al alzarniento encabezado por Joaquin de Aguilero y Agdero, que terml'n6 con su fusilarmento y el de sus compancros Josd Tomis Detancourt y Zayas, Fernando Zayas y Cisneros y Miguel Denavides Pardo, el doce de agosto de 1851, dejando secuela de prisoners y destiferros para otros participants en la confuse, loca y rom.Antica empresa. Agiiero extendi6 sus breves operations guerreras a las Tunas, donde contaba con partlidarios. Es visto que su prestigious Ilegaba a Santiago de Cuba. Se sabra aqul'w de su juventud, cuando promovia una escuela gratulta para min-os pores en GuAimaro y otorgaba la Ilibertad a los ocho esclavos heredados de sus padres; se oiria de su. lac6niica respuesta -ffpor motives de condencia" al teniente de gobernador que le citara para inquinr el porqud de su diab6fico gesto con tufo abolicionic,tLa; Ilegarfan despu6s rumors de su resuelto separatism, active en una clandestinlidad no muy cauta.
ZCegard todo eso el borr6n del anexionismo? Pensamos que no. La mancha puede quedar en accldente I*ml*tado -se babla no mAs ak Agu-ero- si nos situamos en la 6poca, anterior en casi dos ddcadas a la Demajagua; si recordamos la confus16n de tendencilas operates en los movimientos. separatists de 1848 a 1851, se.gqm Ramiro Guerra deslinda en excellent optisculo sobre AgUletm; si discernimos entre un anexionismo virulento, desca---nad.o. degradante, que no persigue sino perpetual Io que con bocbornoso etifemismo Ilamdbase "la propiedad", y otro inflexiblemente antiesclavista., que quiere a toda costa salir de, Espana y cae. por desesperaci6n, en espefilsmos acerca de Cierta









uc.cindad ponderosa y benevola o, lo que no se sabe sli es Peor, en el sue-no do clue ese vedno grande sirva a una tActica conmoiredoramente flusa.
Por ausencia de verdadera aptitude political o de perspective hist6rica justa, yerra mucho hombre honest, y se confunde y mezcla con quienes no debiera. De todos raodos, el final vahente y trigico aporta. la U"IfilMa sancio"n. Martf, matizador genial, hablando, de los bermosos gestos que presenci6 GuAimaro cuando la Asamblea Cons tituyente, sefiala i6ste: "El pabell6n nuevo de Yara cedia, por la antliguedad y la historic, al pabellon, saneado por la rnuArte, de Upez y A,'Uero." Antiguedad, historia, purificacio'n. El episodlio de Joaquin de Agniero teni"a su pesto en la forja de la patria. Podfan los j6venes de Santiago de Cubavenerar al patricio camagueyano que les Ilegaba convertido en. sombra.

IV

El primer anixersano de la muerte de su padre, Luisa, ya santiaguera, lo p1lahe en poema titulado Su sombre. Este sufre las correcciones y supres16n de estrofas en ]a aurora babituales, pero fligura en las tres ediciones de poesfas aparecidas diircante su vida (1856, 1860 y 1920). Podadas cliertas destnesuras, el tema entra.fl4ab.Te queda 17mpido. E_n todas las versions se niantione, con la mera var*ac-16n de un articulo, la sigulente estrofa:

Bajo et ciprds de su septilcro unibrio
en el sifencio de, la noche grave.,
nuentras mis process at Sen-or envio
y gh;--ze triste y dolorosa el ave,
miro lay! sobre la alfombra
vagar su amada y venerable sombra.

VAlida Para ratiflicar la plasticidad, lo vivid y vivido de la images, es la estrofa suprilmida que segula:

Y en torno ntio recogida miro
cuando la luna su fulgor apaga.,
que en inelanc&ico y callado giro,
oyendo atenta mi plegaria, vaga;
emperor, no me asust4a,,
vues conowo feli2p su sombra augusta.









Sacaremos fruto, adernds, de esa ingenue exphcaci6n f linal. De hecho, Luisa no se arredra. m" se escava: hace frente al dolor y al misterio con plenitude de sentimiento y de imaglinacion.
Pasados cuarenta an-os, la muchacha preservada en Luisa P6rez de Zambrana rexterarA, en la rnuerte de su hijo Jes4s y esta vez con mayor dibujo y temperature, lo que nos resistimos a l1amar recurso, pesto que claramente es intensidad de viisli6n, de trance Po6fico,

iC6mo te miro, al rayo de ta luna,
I
pdlido, 1171etanc6lico '0 marchito,
sentado bajo, el sauce que sombrea
tu sepulcro trifstisimol
-C6mo te M*
iro, con el rostro suave
de mansedumbre celestial cel-lido,
con la t6trica frewa entre las manos,
Ilorando, en el abismo!
iQug sombra Ilevas en tus scenes de dmbar!
M6 luto en tu mirar entristecido!
icon qug dolor, de lejos, me contemplag
resignado y sumiso!
In a p Is 11 1 a 41 11 A I M a 41 M .1 1 2 Ih 16 a A 4 a & .6 1 a 0 0 M 0, 6

ca* sobre el musgo sollozando,
ihil'o de mis entrahas! 1hijo mio!
y ante tu sombra que se aleja suave
tremuda me arrodiflo.

Como en la rell"giosidad primitive, la piquee, images o sombra superviviente mora configua al sepulcro Mlismo. Con la fuerza ancestral de ia h'Ja o de la madre, una abnegacl'6n juvenil, que include la flebre Imaginativa, se vuelca sobre una concreta sombra querida. Otro poema, menos visceral y rnAs mundano -hijo de una mu'slca ofda en velada o tertuha-, pero vibrant y gencroso, nos donani el encuentro, gendrico que convoca el tftulo de este trabajo. Se trata de una cita seductora para el romanficismo: la pas'6n de la muchacha por acoger y la desesperanza muda y esquiva de la sombra.
El poema no serfa de Luiisa si no contara con una, prunera version. En ella prontos de insplraci6n y revisions several se sucedfan con naturalidad pareja. La primer version apareci6
-en lunio de 1855 en la revista Brisas de Cuba. con el titulo Im-








a
Presiones de la Danza La Sombra. Ese ano Luisa crumple IGS veinte de edad. La segunda. y definitive version, con el m4s suggest" tftulo Impresfones de la "'Sombra" y al P*e la aclaraci6n: "'Danza que Ileva ese titulo", I-a include en la edici6n de poesfas de 1856, fechando el poema como de junio de 1855. No figure en ninguna de las otras dos ediclones. Con una est-rofa mis y ]as otras muy modificadas queda flinalmente asf,*

Oh! c6mo se suceden en mi pecho
mil impressions que sus fibras tocan,
y. a placer melanc6lico provocan
dejando el Ilanto con quietude rodar,
at oir esas notas lastimeras
de infintra tristeza rebosadas,
que dulces, gemidoras, prolongadas
el coraz6n convidan a 11orarl

Esas notas dotientes que en el aire
se agitan melanc6ticas y solas
meciendo el alma de tristeza en olas y en un mar insondable de emoci6n;
esos gemidosen lugar de sones
que esconden entre miet, honda amargura,
sollows empapados de dulzura,
laments rebosados de dolor.

Ecos que vibrant en el alma, aun luego de haber cesado; y que traer semejan
un recuerdo tristisimo que alejan
cuando va a adivinarlo el coraz6n;
sones que a to profound, aunque sin frames,
hablan harro expresivos y elocuentes,
empapados de Idgrimas ardientes y de oculta y endrgica expresi6n.

jC6mo st et eco se dilata lento
con expresiva y resignada calma,
le oye gimiendo de emoci6n el alma y en tdgrimas deshecho el coraz6n' I
iOh c6mo, cdmo hasta lo sumo hieren
esos preludios en dolor inmensos, profundos, melancdlicos, intensos,, a Mi seno avrumado de impres16n!








Sin duda baid de los cielos tntSMOS
ese raudat de sin tgual belleza,
ese war intifnito de tristeza,
esa fluvia de IdgrfMas y Miet.
Que en esa mt1sica elocuente y triste
11 11 It
que ya ai etwo se eleva, ya se apaga mv! una "so nbra'-' sollozando vaga
con corona de mairtir en la sten.

El verbo de este doliente pocrna veintea"ero no es., por supuesto, el de las 11amadas Grandes elegies famitiares, obr-as de plenlitud. Fattan en aqu4I el domlinio y el brundido, la rica. tersura sugeridora de uti arco blen tensado. Sin embargo, vsas rei-teradones., esas vue 11tas sobre Io mistno, ese queer deck dosesperado, -no son los modos y gliros Proplos del g4nero musical que lo insplira? Acaso buscando, tal fidelidad se rehizo la. rnAs escueta primer version, donde, ademAs, no se nos reserve. para el final develamiento a1guno: la sombra "con corona. de mArtir" asoma desde su comienzo:

10h! c6nto se despifertan en mt pecho mil impresbnes que sus fibras tocan, que a recuerdos de Idgrimas pravocan y a una historic muy trite de contar.
Pues parecen tas notas lastimeras
de infinite tristeza rebozadas,
los suspiros, las quejas arrancadas a un mdrtir a ta hora de expirar.

Es interstate que la redacc116n ultenJor sobrepasa en exaltaci6n a la ffimediat.a, y mAs que nada nos atrae separarnos de la lecture e imacyinar a la muchacha recobiendo, como, -en rapto Ias unpresiones de esa danza que le dona un poema, que la enfrenut al desvalimiento supremo de la sombra. La muchacha es, ahora o nunca, esa disponibilldad valiente de que hemos hablado. Nli una fibra en ella se niega a la Impregnadon delirante. Conseguicla quizAs por un piano, quizAs por los clarinetes, violins y-percutores de a1guna orquesta tlipica., una atm6sfera romAntica se J*nstala en un caldeado sal6n antlillano. El rostro joven sella con pasii& sus emodones: la dulzura. hiriente, el Ilanto swreto qtte rueda. con quietude, el coraz6a lanzado -aun mdsen Pos de eso "tristisimo" que los sones alejan cuando, va a ser
0 0
adivinado. El rostro joven pronunclia, en lmpetuoso voto sin If
Palabras, una vindication o tin restate que s6lo pueden jay! quedar en Poema,








v

Ou6 danza es 6sta de tan sugestivo titulo y, a juzga.r por las Sen"as, de tan rara y emoc lionante melodfa ? c- Qu* mds 1 a fue la que asif transport a nuestra. muchacha? Todo el mundo sabe que naciidas de la country dance pasada a contredans-e (o de la contradanza. espa fiola se otros) y ya, o muy pronto, cubanas, la contradanza y la danza ak'anzaron en el pasado siglo altas finezas melanc6licat, de las que nos dan una idea ciertos danzones. no muy lejanos en el tempo. Sin embargo, se dira titularse un bailable tropical La sombra y aplicarse a evocarIa... ePor qu" no buscar entre pizzas extranieras Ia escuchada por Luisa? Contestamos: torque el buen m6todo conlleva eco. nom v a de medics y tenemos. notlicia en contrario a mano. El c itado Fuentes Matons, cuando, habla. de 10s, tristes, augurlos con que comenzara el an"o 1852 para. los santiagueros, afiade:

Las orquestas de bailey que de tarde en tarde se oxan; atguno que otro piano, y hasta las bands militaries, tocaban con fanatismo una. melanc6lica danza titulada La Sombra, de Agu*wero, que el popular Vicente dela Rosa,
habla cornpuesto en Puerto Principe.

Notemos que Fuentes subraya 'Ta Sombra", no asif "de Aguiiero,7% Este geniti'vo podrfa corner clandestinamente y con ellos las bandss m1fitares" no senior empacho en ejecutar Ia pieza, ignorado tribute a un ajusticiado separatist. Luisa vivia afin en el Cobre en 1852, pero, aunque su poema data de tres anos despu6s, no creemos que el "fanatlsrno"" por aquella danza hubiese muerto en tan breve lapso. Adem6s, segdn el mismo Laureano Fuentes, los infortunios del anho menclonado provocaron que Ia Sociedad Filarin6nica cerrase sus puertas hasta 1854. Nada mAs natural que con Ia reapertura renaciesen los gusts haterrumplidos. Del autor tambi e*n habemos, noticia. En el Album Cuba Musical (1929), publicase, una relac*6n necrol6gica, parte de una obra in6d-ita del maestro G. M. Tomas, donde figure: "Betancourt (Vicente de Ia Rosa). Pardo, natural de Camagu-ey, en donde gozaba de algun renombre como ciannetista. Fallec!6 en 187... (?)." Finalmente, un muy arigo linvestligador nos enter6 de hallarse en el Archivo Nacional un manuscript que rezaba serlo de Ia "'pieza musical t1itulada Ta Sombra. de Agilero'O'Los Lamentss". Obtuvimos Ia fotocopia que se une a este trabajo. Como allf se ve, Ia partitura mencliona por autor al mentado Vicente de Ia Rosa.


























4 ..244



I ~ -f f -f~ij






__L~~4 --e- MOWu


-' -- -/---- --- .... .



1








$g



_ _ _ _ _ _ _ _ all~















~F'7








MW
reit&soel hallano, vino a ser contrarrestado por otros. El I-lbro lConografia del danz6n (1967) reproduce la partitura de una danza fitulada Los Lamentos atribuida a NicolAs GonzAlez, fe, chada en 1852, expresamente dedicada "A la Memoria del m;krtir Joaquin de Aguilero" y taxat-va asimismo en cuanto a que ]a danza era conocida en la provincial oriental por La sombra de. Agliero. Tambidn acompan-amos copia fotostdtica de esta otra
.0.
partitura competitive.
Dos obras de corte ahecd6tico traditional, Hombres del 51 y Joaquin de Agfiero y sus compan-eros, respectivamente de Jorge JuArez Cano y Miguel A. Rivas AgUero, coincided en narrar, sin clitar fuentes, la historic, de las cuatro palms que hacia 1853 sembrAronse, una en cada esquina del parquet recidn construido, en la Plaza de Armas de Puerto Principe, aparentemenk%. para ornate, pero secretamente en la iintenci6n del alcalde ordinario Jos6 Antonio Miranda y otros criollos fervor sos,, como monument vivo a la -memoria de Aguero y sus tres COMPaneros de fusifamiento. Oyeron un dia los que en el asunto estaban el rumor del. viento en las hojas de las palms y el alcalde Miranda arguy6 lfricamente fuesen tales sonidos "los laments de Joaquin de AgUero". "Estas palabras", leemos en Jucirez. Canop
b
impresionaron a los oyentes, dando origin a que un
s cklor Agramonte Porro fuese en busca del joven Nicolds GonzAlez, Mulsico de la c6lebre Academia de San Fernando, y le suplicara le escribiese una danza alusiva al acto. GonzAlez compuso la findisima pieza musical t1tulada "Los Lamentos"' que fue interpreted al wiano, por Is IF
vez primer, por la distinguida se-orita. y artist exqu*sita, Lu*sa Porro y Mun-oz. La composicl16n fue popular en toda la Isla y en Santiago de Cuba se conocia por
"La Sombra de Joaquin de AgUero". i
Este otro autor Zseri el m*smo Nicohis GonzAlez, conocido por "El Gfiffiero", de quien nos habla la citada lConograft'a del danz6n, el mismo "notabilisimo clarinetist, compositor y profesor de mdsica que disfrut6 de gran popularidad en el s*glo xix#p? Segdn los datos., fallece en 1892, de modo que bien pudo ser el joven maslico, a quien cuarenta afios atrAs se le encarg6 la danza en cuesti6n. Laureano Fuentes Matons fue contemporAneo de los hechos que comment en su libro, editado en 1893. Juitrez y Rivas publican los suyos respect iivamen te en 1930 y 1951. Nos ifficlinarfamos a creer la afirmacift del primerop pero el hecho de que existan las dos partituras nos define.














ICONOGRAFTA DEL DANZOX









2f &.0



4
Alp 0

Pf pop j 7ti 4F Low,
4 4L



XA 0 F.D
'k AL IA ilk
MAIL


4
P,
*PA dIVIA F'4r d- Ite d". tl 41@ Ak ft 4 4, Orlf. d, if C 4fIb -P irp


OfLOS LAMENTOS" MANZA) 1852, -Copia fotora
g 'fica de la dariza fitulada "Los Umentos" que fue concebida en memorial del martin de nuestra gesta independentista Joaquin de Agu"ero. Su autor,, el notabillsimo, clarlinetista Nicola's Gonz.Alez, se la dedicG a la Srta. Luisa Porro Mfiezl, conociendose en Ii provincia oriental por "La Sombra
de AgUero".








.0
Serfa espinoso decidir lp andonos por la audici'n de las dos danzas, cu6l de ellas motiv 0' el poema de Luisa Perez. Setia, ante todo, de una osadia rampante. Dejemos a Luisa con su
P
danza La Sambra oilda por ella en su alli y en su entonces; deje'mosla con esa sombra que sollozando vaga, precisamente ditcon. corona de mdrtir en la sien"'. Este verso final nos basta, rubrica sin m.As que la muchacha escuch6 la mdslca sometida a la carga emoclional de los bien'sabidos successs de Puerto Principle", que.Toaquin do Agdero, mdrtir, ide'logo pobre y guerrero valiente., tuvo en Luisa Perez su mejor y rnds exaltada home'rida.



BIBLIOGRAPIA
AGOERo EsTRADA, FRANcism Breve resel'sa sobre los hechos mds notables
de la vida de D. foaquin de AgRero y Agiiero hasta su nmerte ocurrida
el 12 de agosto, de 1851. New-York, 1853.
ARcHivo NAcIONAL. Fondo Academia de la Historia. Sicynatura 164. Caja
103. Pieza musical titulada La Sombra dc Aguero o Los Lamentos. BACARDf Y MOREAU, EMILIO. Crdnica-s de Santiago de Cuba. Sandago de
Cuba, 1925. t. II y III.
Cuba MusicaL Album-resumen Ilustrado de la Historia y de la, actLi-al
s'tuaci6n del Arte Musical en Cuba. La Habana, Imprenta de Molina
y Compaffla, 1929. p. 50.
FUENTES MAToNs,, LAuR,tm. Las Artes en Santiago de Cuba. Apuntes
hist6ricos. Santiago de Cuba, Establecimierito Tipognifico de Juan E.
Ravelo, 1893. p. 66 y sig.
Gum&, Rummo. Joaquin de Ag**ero y Agu'lero h4roe camagiicyano dc I'a
independenc&L La Habana, 1951.
HENRfQUEZ UREKA, MAx. Panoranta hitst6rico de la literature cubana.
Wxico, 1963. t. 1, p. 12, 306-314.
Homm. Odisea.
Iconografia del danzdn. Recopilacift y coordinad6n por Ezequiet Rodriguez. La Habana, 1967. p. 19 y 40.
JuAREz CANO, JORGE. Hombres det 51. La Habana, Imprenta El Siglo XX,
1930.
A la cabeza del titulo: Academia de la. Historic de Cuba.
Mmaf, Jost. Obras completes. La Habam, Editora Nacional de Cuba,
1963. t. 4, p. 382, 386-P t. 50 p. 169; t. 80 p. 309-312.
F IF
MoRALEs Y Momms, ViDAL InIf6adores y primers martires de la Revaluci6n Cubana. La Habana, CuItural S. A., 1931, t, 11, p. 209-273. (Colecci6n de 11bros cubanos,, Vol. Xxv.)











PtREz rjE Zxmmm. LursA. Poesfas completes. Ensayo pretiminari, compllaci6n, ordenaci6n, tabla de variants y notas de Angel Huete. La Habana, 1957. (Coleccl6n "Los Zambranas", t. XI.)
RivAs A(;tJmRoi Mi(;uEL. Joaquin do Agu-aro y sus compaiiercs-'La Habana, 1951.
ROHDE, EpwiN. Psloque. Mdxico, Fondo de Cultura Eoon6m!ca, 1%8. VIRGILio. Encida.
VITIERj CINTIO. Poetas cubanos del siglo XIX. Sernblanzas. La Habana,
Cuademos de la Revista Uni6ni [19691 p. 4446.



















La villa india de Trinidad
en el s lo XVI



Carlos J. Zerquera, y Ferndndez de Lara

La Villa de Trinidad, a cuatro afios de su fundaci6n, habia experimental notable adelanto. En 1518 el lugar producia frutos menores, sobre todo yuca, de la cual se hacia gran canfidad de pan dela tierra o casabe. Se dedicaban tamb*4n sus vecinos, en gran escala, a la cria de cerdos y de ganado caballar y a la extraccl6n del oro de las ricas minas de la zona con los indios de sus encomiendas. El nfimero de vecl*nos espanoles en ese moment era bastante elevado.
En los U"Itimos dfas de dicho afto, Ilego procedente de Santiago de Cuba Hernaln Cortes de Monroy, que permaneclio en la villa doce dias y sellevo consigo para la conquista de Wixlco, buen nu'mero de vecinos espaholes asi como -de indios, am6n de haberse surtido de abundantes provisliones.1 Pow despuds
Diego Veldly.quez de Cu6llar ernprendi'o' la PersecuciOn de Corti6s, Ilevindose de grado o por fuerza al resto de los vecinos hfibiles que habla quedado en Trinidad ast como tantos o mds indios que los que habia Ilevado su perseguido.
El 24 de enero de 1520 el oidor de la Audiencia. de Santo Domingo, Lucas VAzquez de Ayll6n, reafiz6 un information en la mencionada villa, cuya segunda pregunta decfa,

1 DfAz OFIL CASTILLo, BERNAL. HiStOria verdadera de la Conquista de 14 Nueva Espaga. Madrid. 1632. Cap. XXI, p. 14: los vezinos de la Trinidad tenlan sus estancias donde hadan el pan, casabe, y manadas de puercos cerca de aquella villa y cada uno procure poner el mas bastiMento cue rodia. En Trinidad comnr6 caballos v entre ellos el de Her-








item: si saben que la xente questA, apercyb'da e sesta apercybiendo para yr en la. dicha armada, es muncha e tanta., quen esta YsIa facfa muncha falta, e digan, los testigos que tanta xente creen que quedara en la YsIa. 2
A esto el testing Baltasar de Mendoza, alcalde ordinario de Trinidad, respond!6:
Que sabe que dicho Adelantado Diego Velazquez 'a' aper.
cyb*do e Ilamado a todds los vecinos de los logares des, ta dicha Ysla, e que lo que fasta agora este tes-tigo ;i vis-to, es que .1 visto yr en la dicha armada muncha xente,
nsi ieros e munches porqueros
a de vecinos como destand
e barriers', e que segund es public e notorio, quen los logares de la dicha YsIa non queda xente nenguna sinon enfermos, e los que non son para yr en la dl*cba armada, e quest dicha villa de la TRENEDAD dondeste testing es vecino, e allo alli fasta, setenta vednos poco mas o menos, que non quedan en ella, segund lo que se 'a visto Ar .6
fasta agora, fasta catorce 6 quince vecinos, e queste non sabe la xente. que podra. quedar en esta dicha YsIa, pero
que a su parecer queda muy poca xente.
A la tercera pregunta contest que habl'an 300 6 400 indios alzados, y a la quinta, que Cort6s IIev6 indios y que Velazquez Heva "mucha copia de ellos".
El testligo "Xoan de Vallecillo, vecino de la Cibdad de Sant agp" d1jo a la segunda pregunta: Que quedan muy pocos estanderos y miners, que lo ha. visto, y que en Baracoa no quedan smo dos o tres vecinos. A la tercera: Que hay indios alzados en Baracoa., Santiago y Bayamo. Y a la quinta: Que Cort6s Ilev6 como 500 6 600 indios y VelAzquez otros tantos o mals.
AdexnAs:
Este testing dixo: que emits de lo contenido e por el dicho en, la quinta pregunta, sabe que por mandado de Nmfllo de Narv;iez., CapitAn del Adelantado Diego Veldzquez, metieron en un navlo A un Xoan Destacio, por fuerza, con unos, grillones a los pies, e estando en el dicho navio, se salto. e se salio a nado, e; se acoxio a la Yglesia. desta villa, e estando allf viLo como Xoan de

2 [Tomms DE MIEND=A., D. Luiis] Calecci6n de documents indditos relatnvos al descubrimiento, conquista y colonizewi6n de; las ianriguas posesiones espar"Was de Amgr*a y Oceania. Madrid, 1864. t. 35, p. 55 y s. ... W."








Medina, Alcalde de. la dicha Villa, Io sacaba de la dicha Yglesia si non fuera por el Provisor e un frayle que. Io defendieron e estorbaron. Preguntado como lo sabe lo susodicho di*xo: que por Io que dicho thiene, e torque v ido estar preso al. dlicho Xoan Destacio sobrello para lo.
meter en el dicho navio, e que oyo decir que xuntamente con 61, abian metido a otro que se disce Porras, e que ansi mismo vido este testing que se yba deste pueblo un. ome que se disce Coblanca, e otro que se disce Medina, que se yban al BAYAMO, donde vyvlan, e que Pa"nflilo de NarvAez Capitan del dicho adelantado, ymbio por ellos con clierta gente armada; e que despues los vio en este pueblo press, al uno en una casa con unos griIlos, e al. otro en la. cancel en el cepo, c que ansli m*smo vio que un ome, que se disce Pefia, esthobo preso en la posada deste testing, torque Se descia que se queria yr con los suso d ichos Coblanca e: Med in a, e quest es lo
que sabe del este testing.

Xoan Bernal, vecino desta Villa de. la TRENEDAD"', declar6 en la segunda pregunta que iban como, quinientos,

e que sabe que la dicha xente face mucha. falta en
la YsIa, torque queda muy despoblada e sin xente Porquen esta Villa de la TRENIDAD queclan diez vednos, poco mas o menos, seyendo como son sesenta vednos poco mas, e queda destrulida la Villa sin xente de i neros e estancieros o porqueros, e otra xente de trabajoAgrego Bernal que habl'a of"do decir a pobladores de Bayamo
-que allf no quedaban sino, cinco o seis vednos y a la. tercera pregunta repuso que habri'a dan-os y peligros.
Preguntado como lo cree, dL*xo-. que torque sabe que hay muchos yndios alzados en terminus de esta Villa en ranchos, con lanzas, e otras armas, e de cada dia se pertrechan, e algunos yndios, deste testing, que los, an visto e veni"do de dondesthanY le an dicho, que dimscen.
entrellos, que un dia an de dar en este pueblo e: matallos
a todos.

A continuac*6n hablo' de los dafios que se produclan.
Dixo que. a visto pasar munches de las personas de la dicha armada e yr a una estancia de Sus, Altezas, que tiene cerca de aqui, e comunicar della lo, que abia pre-









guntado que les daba lo susodicho que la hacienda estaba a cargo de Cnstobal de Palacios y que el vendor de las haciendas mando a un Andres Mufloz a otras estancias de Sus Altezas en Jagua y que habia que dar un miller o dos de yuca, apart de lo de pescadores y
otras cosas para comer.
A la quinta pregunta repl*c6: Que 61 fue hasta La Habana con Cort6s, que Ilevarfa has a m*l indios, --que a it le Ilevaron tresp- y que sabe que en li nueva armada van tantos o ma's; anadi6 que manners de la Misma le Ilevaron herrados cuatro indlios que le cuidaban puercos, por Io que habia perdldo dento veinte o ciento treinta cabezas. Los restates testigos declararon, mAs o menos, to mismo.
De todo to antedor se deduce que en 1520 la Willa de Triniidad habi'a quedado con un n*mero reducido de vecinos. Siempre se ha culpado a HernAn Cort6s de Monroy de baber despoblado el lugar, pero aunque a 61 no se le puede library totalmente de esa responsabilidad, se debe inculpar en mayor grado a Diego VelAzquez de Cudllar que, al armar la expedl*ci6n que debla. perseguir a Cort6s, caus6 mayor dan"o.
Aquella reducci6n de vecinos se-al6 el comienzo de la decadencia de la villa. A esto se sum6 que at ser promulgada la disposid6n que prohibit introducir indios en las m*as, estas dejaron de explotarse, ya que los conquistadores no tomaron para sf el ini"Cuo trabajo a que habian sometiao a los naturals. S*
iempre se ha dicho, que las minas se agotaron, pero los documentos consultados demuestran que Lssta no fue la causa, sino la falta de indios que las trabajasen. En el former del escnbano, Juan G6mez de Argumedo, de 1566, se dice que muchos vecinos se pasan a otras parties por "haber cesado el benefliclio de lasminas de oro, que en aquella ]'Isla hay a causa de no haber gente que trabaje"11 y exiisten otros testimonies en este sentido.
A la reducci6n del nfimero de vecinos espaftoles y el cese del labored de las minas se unffa un nuevo problema. Los *nd*os comenzaron a rebelarse tan pronto el nfimero de aquellos se
Jo. Siempre se ha dicho que los indios de Cuba eran pacfficos, lo que constitute una aseveraci6n nada cierta, Io real es que nuestros ind F genas se encontra I I )an en enorme desventaja en relaci6n con los conquistadores, que hasta caballos posefan.

9 AiRcHivo GExmuL = INDu& Audiencia de Santo Domingo. Lepio 7, V% w LO A










Era el. choque entre dos modos de produccli& separados por silos, entre la comunidad primitive en descomposid6n y la Europa precapitalista, entre el hombre del neolitico y el. del renacimiento. Pero tan pronto el, m"dio tuvo la oportun'dad de equiparse con armas tomadas o sustraidas y vio, disminuir el nfimero de sus enemigos, comenz6 a rebelarse, como lo atestiguan los siguientes documents.

En carta de Gonzalo de Gmmin, fechada en SantiagD de
0
Cuba a 8 de mayo de. 1529, tocante a cosas de gobierno, dice:
Dende a dos o 3 meses que viniendo de Asitar la isla pase por la villa de Puerto del Principe, salferon de unasisletas, de aquella banda del Norte hasta 50 indios e otros de unos despoblados grades entre dicha villa y la de Sanw Spiritus; quemaron una estancia. de puercos y matron a un cspafiol doliente. Luego pusieron fuego a dos o tres pueblos de indios mansos encomendados a Vo de dicha villa: aunque no se reciblo daflo.
SaIM el teniente della con algunas cuadrillas- yo que lo supe al punto envid otras; y se le han tomato ya mas de 40 unos se han ajusticiado otros hechos esclavos.
Entre estos tres prind 9 pales caplitanes de los demAs. Es necesarlo dar orden como siempre vayan cuadrillas
41 a ir, 1P
por la isla, sino los m I smos paciticados se revelarAn, que nada menos quieren. que su conversion y nuestro
trato - ""4
Meses mas tarde, septiembre 22 de 1529, cl cablildo de Santiago de Cuba informaba al emperador:

En Octubre del ano pasado se alzaron algunos indlios: A
mataron. 9 6 10 espaftoles, muchos i*nd*os y negros ue serviclo, destruyeron. haciendass, quemaron bohios, mataron besti*as y ganados con otras crueldades. Provey6ronse a1gunas cuadn'llas de espaftoles que tomaron muchos en que se hizo justicia, a otros matron, otros huyeron que no parecen. Muchos deste dafio sc evitara si el gobernador consintiera hacerles guerra como lo pedfan Manuel de Rojas y Vasco Porcallo [. -I De cuatro an"os a esta parte hemos avisado como en la isla siempre hay lindlios alzados que han hecho mucho datio.
Ahora en la provincial de Baracoa anda uno que se Hma

w a ft mw A A ,mw a w a v a TV w ,mmo% w a IS a









APN-
Guamit que trae consligo mAs de 50 indios mucho fie-mpo ha, y tiene en los montes muchas, labranzas, y aunque hasta ahora no ha hecho mal, mas de cada diwa recoge mAs indlios mansos y podria. venir adelante. En el
governor vemos descini do'. "'

En, carta a la Corona, de 5 de mayo de 1532, Manuel de Rojas expresaba:
Gonzalo de Guzm6n tuvo alon descuido en remedial las cosas de los indios alzados en los prince ios de su 1P
gobernaci6n contentAndose con escribir a los Cabildos de dichas villas donde se hacia el dafio que lo rernediasen y proveyesen envi6mdoles para ello sus mandamientos y poderes conquer se pudiesen hacer cuadrillas de espan"Joles e *di*os para hacer la guerra a los dichos indios alzados como asi mismo se pudlieran hacer escla.vos a los indios que lo mereclieren y misto por los ve-c1nos de dichas que ello no era bastante le pidieron y requirieron que fuese personalmente y de prop6sito a engender en las cosas de la guerra y no alzase la una.
de ellas hasta concluir y acabar y para ello se repartieron los, dineros, que parec16 bastaran por ]as villas de San Salvador y del Puerto del Pr I ncipe e de la Trini-dad y. Sancti Spiritus.
Continuaba diciendo que a! poco, tempo los lindlios cimarrones se alzaron otra, vez y que "en la Villa de Trinidad y en Sancti Spiritus lo atai6 y allan6 Vasco Porcallo de Figueroa con algunos otros como muchas veces los habla heaho"..G
Ya'se ha viko que en 1520 habia intranquilidad entre los indios de Trinidad. A fines de aquella ddcada y prince P pios, de la siguiente las cosas empeoraron por ser muy reducl*da la poblacl6n espan-ola de Tnmidad y la de Sancti Spiritus. Es por, este motive que Gonzalo de Guzm6-n decildi6 refundir las dos villas en una. Debe haber advertido que de ese modo era md& ficil la defense contra los lindlos alzados. Al respect, en carta a la emperatriz de 24 de septiembre de 1532, el licenciado Vadillo decla: "Las Villas de Cuba son pequen-as y las mAs no, tienen nii pueden-tener esbribano...117

5 Ibidem. t. A-106, carts 5, nfimero 2,, f. III y s.
6 Op. cit. (3). I4pjo 99, N-b 13, L 3.








Oobre Juntarse en. una las villas 4p la Trinidad y Sancti Spiritus hubo diferenclas y se quedaron sin Juntarse. Despu"'s los, vecinos de la Trinidad, por no'ser bueno el. puerto y estar difamado por haberse petdido en 61 a1gunos navipos acordaron se pasar a otro asiento en tierra muchotriAs fertile. y abundance de pesquerfas, que se Ilamaba el asliento de Guanamasa en el rio Arimao: tiene buen puerto y seguro aunque algo distance del asiento. Tenialo mandado Gonzalo de GuzmAn y yo informado ser U,'t'l To confirmed. Ciertos vecinos de la Trinidad que. teafan haciendas en el. Puerto de Matanzas, el
A 11 #
mayor de la isla para los que viienen de Nueva Espan-a.
deseaban poblarlo.-, contradecianlo los de del Havana.por sus Intereses. Yo lo concede con tal, que no dejwaran detener sus casas poblaclas en la Trinidad.-'

Apart de contradecirse, lo que informal Vadillo nunca l1eq6 a efectuarse por lo que se vera a continuaci6n. 'Con fecha 10 de
a
noviembre de 1534 el gobernador Manuel de Ro*as linformaba a la Corona que. habl"a lido en canoa de Bayamo a Trinidad.

Llegw d I.a dicha villa de la Trinidad en. catorce de marzo de este an"o la qual halld muy despoblada y perdida en respect de como estava e yo la vi al tempo que Narvdez fu6 con gente a la Nueva Espana, en cuya saz6a habia en. ella mas de quarenta vednos y agora no habia sino onze o doze e un frayle de la Merced que les, dezfa misa en una quasilla harto pe4uefta y pobre-, no tenian alcalde nii regidores ni otra cosa a1guna en concierto nii orden de pueblo, pore star como estavan levantados para salirse de la sierra abiendo aparejo, especlalmente despuds que supieron la diicha Titieva del Perd. En el primer dia de fiesta que ocurri6 los junt6 a todos e les habI6 largo, animdndolos como mejor pude y haci6ndoles saber como V.M. me h abila mandado que los fuese a vislitar, y les hiziese relacio"n del estado u disposlici6n en que estavan para los favorecer y hacer merced en'todo lo que ublese. lugar, mediate lo qua!
se asosegaron y paresci,6 que se les habia seguido nue, va esperanza y contentamlento, y luego eliglieron dos reidores y un alcalde que vastarin por el presented, y ansi
mismo se dio la vara de a1guacll .4 otro vecino; Hizie8 Ibidem. f. 1500








ron una yglesia convenible para ellos y para mas que oviera; provey6ronse a1gunas cosas que convenfan al bien y procomdn, y despacbAronse otras que se ofreciem J*f
ron; picneronme sobre todo que mandate volver A aqueIla villa algunos vecinos della que se habfan pasado con sus casas y ganados y yndlos A la villa de Sancti Spiritus por mandamiento de Gonzalo de Guzmaln, diciendo que por se aber ydo los dichos vecinos e con ellos otras personas abiitantes habla quedado aquella villa tan despoblada: tomAronse en ella dos informaclones, una del estado, y mantra de vxsv'i*r que tenian los vezinos y moradores, y otra acerca del prop'sifto que habian terdido todos, 6 los, mas de que se junten con la villa de Sancti Spiritus, para que V.M. vea A convene que las dos villas se junten y hagan un buen pueblo. En, la primer carta que escribi a la emperatriz y Reyna nuestra sen-ora dixe como las dichas villas se deseavan juntar en un astento de las dos, o en otro A mejor pareciese en aque.
Ila comarca, Y dije el Provecho que de ello esperava seguir ylas razones Y causes que para ello, habia; y en otra carta mfa lo escn*vi 0 otra vez, suplicando a V. M.
mandate en ello, proveer, y hasta agora en mnguna. de las que V. M. me manda escribir no se ha responded
a esto, cosa aIguna.10
MAs adelante agregarfa que. Sancti Spiritus tenfa 25 6 26 Vemnos, contando los que se habfan pasado de Trinidad, ""Y
0 .* 11
quc no sacan o-o torque no hay indios repartiaos". PArrafos mAs adelante expondria:

Que les facill"O ]a posibill"dad de ir a Puerto Prifficipe a vender c tratar sus vestias para el trato del Perd, torque rai ayor grangeria que tienen aquellas dos villas es la crian7A de vestias caballares Y mulares, Y de esta se ap v ban ya poco despues que uvo abundancia de ella en la Nueva Espafia, A la dicha Villa de Sanctip Spiritus vmieron el procurador y otras personas de ]a villa de la Trinidad a segu*r su prop6sito I cerca de lo I A
que havlan pedido contra los vecinos. que allf se habian passado, cerea de lo qual ansi m*smo se tomaron dos

Se refiere a los moradores, o pobladores sin derechos ciudadanos.
10 (ToRm D11 MENDOZA, D. Luis] Coleccidn de documents Wditos relatives at descubrimfento,, conquista Y cotonizacWn de las antiguas posesiones esparlolds do ultramar. Madrid, 1885. t. 4, p. 332 y s.







., una quanto al estado y mantra de viv* wformaciones ir
que tienen los vec:inos y moradores, y otra para que V. M. sepa y vea si convene que las dichas villas se juntasen en un asiento, cerca de Io q'al como quiera que los unos y los otros consientan Y concern ser MUY provechoso que las villas se Junten; pero cada una de ellas querfa traer A ]a otra A su asliento y alegando las razones y causes que les parecen evidentes para ello, corno V. M. verA por las dichas informaciones que con esta envio. Visto Io que entranvas villas dixeron y alepron sobre esta raz6n, y considerada la poca posibilidad que fienen para se mudar A la una ni A la otra parte, se les pronunci6 un auto en que les declar-6 corno convenfa que a V. M. se hicliese relacio' n en aquel caso para que en el proveyese lo que pareciese mas cumplidero A su semcio y al blen de la tierra, y hasta tanto que esto se hisciese, so les mand6 que estuviesen quedos donde se hallavan; pero que si a1guno 6 a1gunos de ellos se quisiese volver a pasar de la unit 'a' la otra villa por su voluntad, lo pudiesen hacer como V.M. veral por el testunowo que va con las informacliones. del dicho auto.
Las di'lligencias mencionadas por Rojas, protocolizadas por 61 en Santiago de Cubzv, cl 24 de septilembre de 1534,11 son los information realizados en Tninlidad y Sanct-1 Spfritus por ante el escribano pilblico Pedro de Carmona. En el primer, que tuvo lugar el 16 de mirzo de 1534, qued6 patented que los buques se abastecian en. dicha villa y que se hablan marchado vecinos con sus indios. Uno de los declarantes, Gufllermo de Bojos [slic], d1jo que quedaban scis vecinos casados y clinco mis, que hacian un total de once. -Atestiguaron su declamci6n Pedro Moreno y Juan de Najara, estates en Trinlidad. Los restantes compareclientes fueron: Juan Despinosa, Rodrigo SAnchez,, Alonso L6pez dc AyalaJ Diego de Dam, Alonso de Reyna y Miguel de Reyna.
El 30 de marzo el cabildo de Trinidad presenO un testimonio de c6mo se habian Ilevado indios y caciques y pidiendo que fuesen devueltos. Fireman este documents: Gonzalo Gutlidrrez, Juan Despmiosa, Rodngo Sinchez, Alonso L6pez de Ayala, Gonzalo de Reyna, Miguel de Rcyna, Diego de Baeza y Guillermo de Bojos. Testigos: Fray Juan de Zifirate y Juan de Najar (sic), estates.

11 ARcwwo Nxxowu. tm Cum. Academia de la Histori& Legajo 24, N? 33. "Infonnacift de Manuel de Rojas,".
70







En las actuaciones realizadas en Sancti Spiritus, a nombre ae la villa de Trinidad, el 17 de abnl del mismo afto, queda establecido que las personas que se trasladaron para all # con indios fueron: Francisco Perez, Vasco Rodriguez, Juan de OreIlana, Lorenzo Go'mez, Sebasti6n, de la Fuente, la muler de Alonso Wndez,' Fernan VelAzquez y la. mu jer de Alonso Paredes.
De las informadones que se hicieron' en Trinidad el 19 de marzo y en, Sancti Spiritus el 20 de abril, result 0" lo siguiente: Juan Despinosa declare que Trinidad era mejor y mAs saludable para los niflos. Pedro de Carmona dijo que Trinidad era mejor. Alonso L6pez de Ayala coincidi6 en que Trinidad era mejor y a"ad1*6 que hacia cinco afios. que trataban de trasladarla. Alonso de Reyna opl"n6 que debian juritarse, pero en Trinidad. Rodrigo Sa-nchez se mostr6 tambien part'dario de que se juntasen ambas villas en Trinidad. Miguel de Arnane Vor Hernani?), estaba por que no se juntasen, a no ser en Trinidad. Por filtimo Guillermo de Buesos, de 60 ahos ma's o menos, crefa que deblian juntarse en Trinidad, pero mis cerca del agua de lo que se hallaba, o a cuatro leguas sobre un rio allf existence (Zel Agabama?).
El senior de los vecinos, de Sancti Spiritus no era tan uncinime. Vasco Porcallo se maniffestaba torque se estableciesen en Sancti Spiritus. Juan de Ribera igual, ya que tenia rio y a Trinidad le pasaba. lejos. Alonso SaInchez del Corral deda no saber cuAI era mejor. Jorge Veldzquez se declaraba por Sancti Spiritus y otro tanto baclan Pedro L6pez Marroqui y Alonso de Cepeda. Francisco Ceborro cref"a que debfa ser en puerto de mar. Juan Rodriguez de Cordoba y Alonso, de Oviedo se manifesta ban en favor de Sancti Spiritus, en cambio Sebastian de la Fuente dijo que con anterioridad crexa que debia ser en Sancti Spiritus, pero habfa cambliado de criteria y en el momento estaba por Trinidad.
A. a
En estos 4nfonnaLivos aparecen datos muy valiosos, por la luz que arrojan sobre la sociedad trinitaria de aquellos dias. Exponemos algunos a continuaci6n.
Juan Despinosa declare ser vecino de Trinidad desde su fundac1*6n, hama 18 6 19 an"os, que era casado y tenia tres hijos. Oue tenfa 10 lindios, hombres, mu*eres y muchachos y posel"a siete esclavos indlios, hombres y mujeres, dos de aqui y los demas de Nueva Espafia. Ouerfa irse para Castilla.
Pedro de Carmona: Vecino desde hada doce an-os, casado con mujer de Castilla y con dos hijas doncellas. Tema 30 indios en repartimiento y posefa una negra con tres, hiijos, asi corno dos esclavos de esta isla con dos mnas y "8 hombres. y mujeres de Nueva Espan'a"'. Que se encontraba bien.








I
Alonso Upez de Ayala: Vecino desde que se pobl6, soltero. Tenfa ocbo indios en Matanzas con Hernin Velkquez y poselfa cuatro o cinco esclavos "de Cuba y Yucata"n". Que estaba viejo y pobre.
Alonso de Reyna: Que no era casado, pero tenfa, una hija y era vecino desde hacia siete aflos. Tenfa seis indios. y cuatro esclavos, "dos de Cuba y dos de otras. tierras". Posefa 15 6 16
P
bestias y queria a rse para Ol Perd.
Rodrigo Sainchez: Vecino desde hada dos an-os, soltero. No tenoa indios nl' esclavos, pero sf doce bestias, "lleguas y cabaflos", Y 90 pesos de oro. Que era pobre y quena irse al PerA.
Miguel Darnani: Vecino had'a 15 anfios de Trinidad y Sancti Spiritus y casado con -"'mujer de la tierra". Tenfa. una esclava de Nueva Espana y 15 0" 16 bestias caballares.
Guillermo de Buesos.- De 60 a-nos y wcino desde hacia. dos anos, aunque se encontraba allf desde la fundac.i6n. Que es soltero y le dan de comer los vecinos, pero tenfa 13 0" 14 besflas y 80 pesos de oro.
En cuanto a Sancti Spiritus encontramos que Vasco Porcallo decfa ser Nrecino desde hacia mas de doce afios y tener un hiijo y dos hijas naturals. Tenfa. seis. espan"oles, ciento cincuenta indios, quince o diez y seis negros y negras y "50 esclavos de la sierra y de fuera'
Juan de Rivera: Vec*no de 20 afios o ma"'s, era casado con mujer de Castilla y tenia. dos hijos, seis o siete espan'oles,. ca41 #
torce o quince indios y tres esclavos indios.
Alonso Sanchez del Corral: Vecino desde hada 18 an-"os, era alcalde y vislitador y casado con amjer de Castilla, pero sin hijos. Tenfa. veintidos indlos, "27 esclavos de aqui y de Nueva Espafta" Y cinco negros y dos negras.
44
Jorge Velalzquez: Vecino hada 16 anos. Casado con "muier de la tierra", hija de espan-ol, pero se le mur16 el hijo. Tenfa tres indios, "7 esclavos guanajos"" y ningiln. negro.
Pedro Upez Marroqui: Vecino bacia 18 anos y casado con rnuier de Castilla, con un hijo. Tenia seis indios y una 'India
11-0 .0
con un nino, mas "30 esclavos de Nueva Espan-a". No tenia. negros.
Alonso, de Cepeda: Vecino hacia 19 aflos, hab'a estado casado con mujer de "la tierra" y ten"a una hija casada y un hijo nift0, asf Como cinco indios, "3 esclavos guanaxos" y dos o tres pesos de oro bajo.









V14 a
Francisco Ceborro: Vecino desde hada catorce aflos y casado con mu Jer de Castilla, tenia tres hijos, un negro y "3 esclavos de Nueva Espana".
Juan Rodriguez de C6rdoba: Vecino de Trinidad desde hacia 20 aflos, habia sido casado "con mujer de la tierrail y tenfa hija casada y dos hijos bastards, asi como dos indios "y 14 ." J1
esclavos de Cuba y de Nueva Espana--.
SebastiAn de la Fuente: Vecino desde had # a 20 a."nos y casado "con mujer de la tierra tenfa una hija casada, cuatro iin dios y dos esclavos de Nueva Espafia.
Alonso de Oviedo: Vecino, desde hacia tres an-os, aunque Ile. vaba mAs de quince hablitando, allf. "Casado con mujer de la tierra", h1ja de espafiol, tenfa una hija legftima y otra bastarda. Era regidor y tenfa un espanhol, diecliocho o died. nueve "esclavos indi0s de Nueva Espan"a", otros de Cuba y no posela, negros.
Como se desprende de todo Jo anterior., es poco despuds de 1534 que se produce la total despoblac116n espan-ola de Trinidad por la. necesidad de fortalecer una de las dos villas o. bien mudar los vecinos de las dos, juntos, hacia otra parte. Se ha expre. sado que una de las causes de este abandon de ]a villa fue la prohibico6n de Hernando de Soto de exporter caballos, pero dste lleg6 a Santiago de Cuba en junio de 1338 y sali6 para La Florida en mayo de 1539, para no volver mAs. Su Regada fue demasliado tardfa para que se le responsabilice con este asunto. En las declaraciones se manifiesta que alguln que otro vecino querfa. marcharse al Per4. Esto tambi6n se ha citado Como causa y A fiene justificaci6n.
De todo aquel process resalta la actitud de Alonso Sanchez del Corral, quien --como se verA mals adelante- ademAs de las propiedades de Sancti Spiritus tenia. interests en Trinidad y no se decidia. Era pariente muy cercano de Gonzalo de GuzmAn y muy Influyente, lo que le permitIM, contra todas las disposi4
mones vigentes en la dpoca, ser vecino al miismo tempo de Tn*ni*dad, Sancti Spfrlitus y La Habana.
El 25 de julio de 15" el oblispo de Cuba, Diego Samiento, deja testumonio de su vista pastoral en que express: "No fu*inos a la villa de la Trinidad torque ya estA despoblada, sin
it 12 a
n n vecinoingd Para Sarmiento los vecinos indios de Trim~ dad no ameritaban ser tenidos en cuenta, a pesar de haber sido cristianizados. Esto ha. sido causa de que posteriormente v tomando como base su falsa declarac116n, se haya sostenido inde.rA &-*A _f If nx A 4%ftft








bidamente que Trinidad se despob16 totalmente. Quienquiera que desee juzgar a Sarmiento no podri hacerlo m4s duramente que Joanes DAvila, en su carta al emperador, de 31 de marzo de 1545. Decia:
Aisi mismo ............
por vna cedula de Vuestra Magestad el dicho oblispo vino a visitor la ysla y el visitor tres villas de toda ella por ganar el salario de que Vuestra. Magestad le hace merced y oviera sido mas seruido Vuestra magestad de no auerse visitado,.,que no de ]a vista que hizo torque no dexo mestizo hijo de India sin ser legitimo que no to hiziese de corona. y muclios hi I os de negros a cuya cabsa dexo mas alborotado que yo he podido pacificar por ynterese de tres o quatro pesos que por cada vno Hem "
El primer de enero de 1556, el gobernador Diego de M=negos informaba. sobre ]a vista que habia efectuado de la Isla y reportaba que "en toda la isla. hay selis pueblos de espafioles
en ellos babr4 200 vecinos Ya no menciona, a Tri 'dad como poblaci6n espan-ola. Dos aflos mAs tarde, 28 de febrero de 1558, un documents procedente del cabildo de Sancti Spiritus express:
Juan do Inestrosa, gobernador de !a Iisla de Cuba a nombre de la villa de Sancti Spiritus y vecinos y moradores declare que habifa solo 6 6 7 vecinos espaftoles y otros tantos lindios y todos muy pores. Oue cerca. no hay mas poblaci6n que ]a villa de Ia Trinidad que solla estar poblada de espafioles. y ahom lo estA de indios y todo lo demAs esta despoblado y hay gran abundancila de ganado vecuno, todo mostrenco y alzado que no tiene duen-o y ser la tierra desierta y de muchas montaflas que cran ganados communes de los espafioles e lindios de las dos villas que los monteaban y vendfan los cueros y compraban algunos vestidos y que un vedno de la villa de Trinidad Ilamado Alonso Sdnchez del Corral, el cual fiene poblado en Sancti Spiritus un hato de reses mansas con 300 cabezas y ha quitado a Jos espaftoles e indios que no monteen basdindose en una ordenanza que ordena no montear quien no fuese amo de ganados. An-ade que
la flerra despoblada es mucha y de mucho ganado.111

Wmm. fRuNn A. Historic documenfada de San Crist6bal de La 94bana en et sigto XVL U Habana, 1927. t. 1, p. 185.
14 Op. cit. (3). Lepio 115, N? 49.
15 Ibidem. Legajo 124, Ramo 1. No A-40.









Al fin Diego de Mazariegos provey6 en Santiago de Cuba., en 11 de nov"liembre de 1558, que esos ganados eran de los antiguos pobladores y que en el ti"empo que los indios de esta isla andaban alzados, se despoblaron del todo. En esta documents.. ci6n aparecen firmando Juan Martin (como procurador de Sancti Spiritus), Pedro de Baracaldo, Agustfn de Cepeda, Bartolomd J*mdnez y Martin L6pez.
En 25 de octubre de 1521 Gomez de Rojas Manrlique declare, en La Habana, que con sus armas caballos y cnados cuando en la, isla se alzaron y revelaron muchos indiios, que andaban haciendo dan-o a los espan-oles, fue en su seguimiento por montes y tierras Asperas, a pie, con la gente que. el gobernador Angulo le dio e hizo huir a los dichos 9ndios hasta la villa de Trinidad donde fueron press, y castlgados, de que result estar la tierra segura. y cesaron los dan-os.'L"
De lo anterior se tiene la confirmaci6n de que el abandon que los espanOoles hicieron de la. villa de la Trinidad, se debi6 a la raz6n anteriormente expuesta. Se tiienen las primers noticias sobre el ganado vacuno en la zona y como ya se comerclaba con cueros, comerclo que m.As tarde fue aumentado con las salazones, y que en fecha. tan tardia como el gobierno de Gonzalo P6rez de Angulo, en mitad del sliglo xvx, fue que lograron los, espan-oles reducir a los indilos a su dominion absolute.
En 1562 comenz6 el doctor Bernardino de Villalpando, obispo de Cuba, su vista pastoral, de la cual bizo relacio'n en 14 de ab*l de 1563 (v6ase Ap6ndice 2). En ella. el doctor VIllalpando trata de que se pasen los vecinos indios de Trinidad a Sancti Spiritus, usando como principal pretext que no habia
IF
quien los cri*stia=ara, argument clue 61 sabla, muy bien que se tendila en cuenta en, su 6 oca. A pesar de ello no prim 0' Su opinion, al parecer torque en la vista hecba anteriormente por Diego de Mazarlegos habl"a pod'do comprobar lo justo de las exposicliones de los vec'os de Tn*nidad, en. este caso indios, contra la opini6n de Villalpando.
Los 'nd*os trinitarios, recelando de la actitud tomada por el obispo, enviaron una delegaci6n a La Habana que se present ante el gobernador a quejarse de los abuses que cometlan con ellos los vecinos de Sancti Spiritus (y6ase Ap6ndice 1). De su legato se destaca, c6mo la. villa Ide Trinidad teni 0 a una organiza-









ci6n tal que hasta con alguacil contaba, nombrado por el. gobernador*
La Altima noticia que se tiene de Trinidad como unavilla de indios, es con fecha de 1570 y es el informed de vista del obispo de Cuba Juan del Castillo, tan veraz en su exposition como falso Sarmiento., quien express:

La villa de la trinidad sobre la mar del sur es de 0-0
yndios casados [. . ]
La yglesia de esta Villa esta consagrada segun fania aunque los yndios que alli biuen nunca viieron prehado en ella despoblase esta villa de espanoles torque los vezinos de ella fueron con cortes a conquistar la nucua
espana.117
La renta de esta yglesia fuera de los dl*ezmos era vna grande ocion de yeguas y potros y como estaua la villa despoblada el oblispo sarmiento aplico todos sus bienes a la yglesia de santispus y mando que estuviesen en. deRo. Los yndi'os me pidieron q les hiziese Just" en este
cazo y yo hwze que viniesen a la villa de sanctispus a1gunos dellos y que el Fiscal tomase la causa por ellos
contra los vezinos de sanctispus*111

En una escritura otorgada en La Habana, en, noviembre 25 de 1579, ante el escribano Juan Perez de Borroto, por Diego de Cifuentes y Hernaln Pelaez, vecinos ambos de Sancti Spiritus," se nombra a Trinidad como vina por Altima vez en los documentos y obras analizadas, y no se sabe si para ese moment-o-, los espaholes ya habian regresado.

Result impossible determiner, hasta este moment, si en esa repoblaci6n de espaftoles influy6 una carta de Gabriel de, Luja'n al rey, de junior de 1581, en que pide que

S.M. mande enviar cien o doscientos pobladores para la ciudad de Santiago y otros lugares de esta isla que.

:17 Que seguramente es lo que a 0 le information y no en Trinidad.
18 ACADEMIA DE LA HISTORTA DE CUBA. Papeles existences en el Archlfvo General de Indias relatives a Cuba y muy particularmente a La Habana. La Habana, 1931. t.. 1, p. 217 y s,
:10 RojAs MARfA TaiPSA Dra. Indices y Extractos del Archivo de Protocolos de La Habana. La Habana, 1947. t. I, N2 479.










son puertos de mucha importance torque dejado de que cstarain mas bien guardados se harcin muchcois grangerias que Por falta de gente y quien entienda las cosas del campo no se hacen y mande V. Mag. qt;rC vegan
todos, con sus armas.20

Del 14 de marzo de 1585 data ht primer inscripci6n del primer libro de bautisnios de la Parroquial Mayor de Trinidad, lo cual es prueba inaubitable del regreso deftnitivo de- .los
11 & & .0
pa" A partir de e-sa primer inscription se denorain-i ya a Trinidad clitidad, shi que se le nombre de nuevo villa en mngun documents posterior. Abundando en esto, en julio cinco de 1586 Hernahi Pelaez reconoce una obligacl16n. con Juan Reelo, por haberle prestado 800 resales en "la ciudad de la Trinidad".'-" Meses mds tarde., febrero cuatro de 1587, se otorga otra escritura en La Habana, esta vez ante Martin Calvo de la Puerta, POIR la que reconoce una obligaci6n "Pedro de la Sot-a, vecino de la ciudad de la Trinidad desta ysla de Cuba, estate al presented, en es ta bl Ila d c La Habana, por 1000 rea les. 0 "
Es dedr, )a villa de indios de Trinidad, en una fecha enmarcada entre 1579 y 1585, que no ba podido, determinarse, con el regreso de Jos vecinos espafloles y por causes que afin siguen ocultas, recipe los honors de dudad y con ello terminal ]a hegemonfa de gobiemo que los infflos de la antigua vil7a hablan mantenido hasta ese moment. Pocos anhos mAs tarde .0 tt
alcanzaba La Habana igual categona, ya que por c6dula de 20 de diciembre de 1592 se le di6 privilegio de tiftulo de cliudad a La Habana"'.211
En carta al rey, de 22 de septiembre de 1608, el obispo Fray Juan de las Cabezas Altamirano express:

Desde que soy Obispo en esta ysta no soy encargo A los pueblos de yndios que ya en esta tierra cassi* no se le puede dar este nombre torque todos estan espanolados [Y refin4dndose a Trinidad'] devio de ser a lo que he visto muy poblada de number de yndios Antiguamente. 14

20 Op. cit. (3). Legajo 99, N! 102, f. 3,
21 Op. Cit. (19). t. II, No 158,
Ibidem. W 366.
23 Bmmowu Y CLEMENTE, FERNANDO. Coleccidn de Documentos ffist(Jricos, noticias y extracts. Sevilla, 1886. t. 1) f. 121 v.
OA t1kyr.-.- -- V--- -- A e%,-., !- - 11 .0% # 4 1 4 9 d, W ^OW JO J% L










Algo mas tarde, 12 de agosto de 1620, hace su informed de vista el obispo de Cuba, Enrliquez de Ari-nenddriz, en el que d*ce*.

Desta villa a la cludad de la. TrIoni'dad hay diez y seis leguas de camino, montuoso en parte y en parte 11ano: esta ciudad tended hasta ciento y cincuenta ahnas pocas mas o menos, y los mas dellos' son descendientes, "de indios" y mulattos, como las demas Alias que he dicho, y asi como tales, son poco obedientes a la Yglesia Y
a VjC40S ... 25
dados I

Todavia los vecl'nos de Trinidad en su mayor parte eran descendientes de indi"Os. Pero afin muclio mits tarde, en 1671, en el segundo libro de matrimonios de Trinidad, primero que existed ahora Por no hallarse el que le precedfa,,, se encuentran matrftnonios de lindios. Despu6s, cuando el mestizaje se hace mAs intense, ya se deja de denomlinarlos como tales, "se han espafiolado", se han integrado, han sido asimilados por los, descendientes de espan-oles y africanos, convilrd6ndose asf en parte del mosalco dtn*co de nuestra localidad.


APENDICE N! I

Archive General de Indias, Audifewia de Santo Domingo, Legajo 99, N? 32# f 5 al 9.
firEn la villa de San Crist6bal de La Habana de esta Isla de Cuba de las Indias del Mar Oceano a once dias del mes de mayo de mil quinierl. tos sesenta y dos aflas ante el inuy magnifico senior Diego de Mazariegos, gobernador y captain general por S. fV1. de esta Isla y en presencia de mi Francisco Pdrcz de Borroto, escribano de S. M. y plblico del nulmero y concejo de esta villa procedieron Luis de la Cerda y Alvaro Hurtado y Diego Guillu'n, Martin, Carmona indilus de Cuba y pregtintaror, cu-anto y dijeron lo que en el contenido y di cron del cual es este que se sigue:
MuY magnifico sehor Luis de la Cerda Alvaro Hurtado y Diego GuiUdn y Martin Carmona, Indios de Cuba naturals que sovaos de la villa de la Trenidad que es en esta Isla y de nos y en nombre de los demas indlos vecinos de la dicha villa por los cuales prestamos vez y cauc16n parecemos ante v. rn. y decimos que. al fiempo que de esta villa salio el doctor don Brno. de Villalpando obispo elect de esta Isla a besitar los lugares y pueblos de eRa a instancia de los vecinos de la villa de &Ucti Spiritus nos rnand6 a todos los de la Trenidad quo dentro de dos meses nos pasfisemos a venir a ]a dicha villa de Sancti Spintus y ordeno


:25 PARLL CORM, JOS9 MANUEL E-1 Maestro Fray Alonso Enriquez do
T 104f% A42 *i e%









que mandara a los alcaldes de Ia dicha villa nos quemase los. bugles, Y estancias y labranzas y nos quitase los demAs apoderamientos que tuviesemos lo cual si asi nos hiziese nosotros, recibiriamos muy grande dafio y perjuicio torque nosotros somos naturals de In villa de La Trinidad naclidos y criados en ella y es un pueblo el mas sano que bay en la Isla y de mejores, aprovechamientos asi, de pastors, como gwlajos monterias y otras cosas y dcrnas desto en la dicha villa de la Trenidad torque ademas d donde cada dia se current muchos navies y barcos asi
-de tierra firme come de Castilla y otras parties para proveerse de bastimentos y otras cosas lo cual no tiene la villa de Sancti Spiritus y lo que peor es y mas en nuestro'deservicio es que viendo como hemos, residido en la dicha villa desde que esta Isla se, poblo y teniendo como tenemos en ella nuestras casas estancias conucos labranzas corrales de puercos caballos y vacas mandAndonos para. otra parte seria perderlo todo Y Primero y antes que otro tanto hagamos en dicha villa de Sancti Spiritus nosotros e nuestros hijos nos morfremos y sera causa de que la 'Isla se despueble y ultimarnente siendo como es, el pueblo y sitio de la Trenidad muy sano y de buenos aires aguas y salidas y el de Sancti Spiritus por el contrarlo enfermo y falta de tdrrWno y monterfas y otros aprovechamientos cuando mis que si los. vecinos de la dicha villa lo pidieron fue torque por sus proplos interests y por aprovecharse de nuestros t6rminos y labraTizas y servirse de nosotros no lo pudiendo ni debiendo hacer siendo como somos personas libres y por tanto a v. m. pedimos y supficamos que atendiendo lo susodicho y que nosotros somos personas libres nos sostenga en la libertad qpe s. mag. nos dio no consintiendo a los vec*nos de la villa de Sancti Spiritus se sirvan de noso. tros n*i permlita que nos muden, ni quite de nuestro pueblo y villa que desde que se fundo hemos tenido por nuestro nos arnpare en la poscsi6n. quc de dicho pueblo y villa de la Trenidad y sus t6rminos hasta ahora hemos tenido y tenemos poniendo, ello perpetuamente, silencio al dicho senior obispo y a cantos cualesquiera personas que de ellos trataren ,que 61 ni nadie sin likenclia de su Tnag. no es parte para mudar- pueblo de una parte para otra torque es legalmente (sic) siendo como es el dicho pueblo de la Trenidad tan necesario para esta isla y para los navies que al dicho puerto aportaren como aportan cada dia.
Otrosf pedimos y suplicamos a v.m. mande que en dicho pueblo y villa de la Tremidad haya un c1drigo y persona religious que nos diga m sa y ensefte la doctrine crl*sti*ana para, que vivamos en aquella polizia que s. m. mande que nosotros estamos dispuestos a pagar a tal c1drigo y persona que aW estuviese lo que por v, m. fuese sefialado y en el entretanto que no hay tal d4rigo v. m. mande que nos doctrm*e y ensefie la doctrine cristiana Luis de la Cerda vecino del dicho pueblo que es persona honrada viejo y ancilano y de buen ejemplo y persona que lo ha ejercido de muchos aflos a esta parte hasta ahora y enseflado y doctrinado a todos los indlics de dicho pueblo.
Otrosf hacemos saber a v. m. como Juan de Avila aTguacil nombrado en la dicha villa per v. m. en, la dicha Villa es fallecido por causa de lo cual no hay persona que nos dinja m administer ni a quden los indios obedezcan por tanto a v.m. suplicaraos nos sefiale persona que sea tal nuestro a1guacil si v.m. fuese servido nombrarle habiendo la necesidad que hay le suplicamos nombre por tal alguacil, a Francisco de Avila hijo del dicho Juan de Avila difunto que es habil y suftclente para ejercer el dicho oficlo y en, caso de que v. m. no sea servido nom-








brarle por taI nombre otra persona de los vecinos del dicho pueblo para que 10 sea torque esto seguiremos blien y [roto el -original].
Otrosi: hacemos saber a v. m. como por no haber en la villa sacer-, dote que nos diga misa ni adinimstre los divinos sacraments rnuchz s personas de la dicha villa dejan de hacer bfien y Rmosaa, a la 11glesia, de la dicha villa y la causa torque lo dejan de hacer es torque los, mayordomos de la dicha Iglesia son vecmos de Sancti Spiritus y Ilevan a su pueblo y poder los bienes de la liglesia de ha Trenidad y los venden
I
y gastan:en lo quc quieren sin que ninguno de nosotros sepa en que se gasta a causa de lo cual se dejan de hacer limosnas por tanto a v. m. suplicamos mande clue al inayordomo que hubiese de ser de la dicha villa de la Trenedad sea vec*o de Ia dicha vifla, y no de otra parte.
Otrosi hacemos saber a, v. m como los vecinos de la villa de Sancti
w *
spu-itus so color y didendo que convene, al servIcio de S.M. que nuestros hijos y hijas scan doctrinados nos los Hevan por presa y contiranuestra.voluntad para setvirse dellos ellos y las personas que quieren no los, doctrinal como ho doctrinan y demas de cso a inuchos, de nosotros nos IiAcen ir a servirles. contra nuestra voluntad estorbdndonos que no hagamos conucos ni labranzas con que sustentarnos torque faltAndonos el bastimento nos hagan ir de fuerza a la dicha villa de Sancti Spiritus para holgarse y servirse de nosotros como st fu6semos esclavos pqr tanto a v.m. suplicamos que como personas libres que somos nos ampare en la hbertad que S.M. nos dio mandAndcles que -no se sirvan de nosotros ni de nuestros hijos, contra nuestra voluntad sino que nos dejen vivir libremente.
Otrosf hacemos saber como junto a la villa dc la Trenidad una legua della estA una. sabananza y dentro t6rmino que se dice Quirabo en la cual tenemos nuestras bestias dentro de ... y en ella los, vecinos de Sancti Spiritus por ser comarca dellos son mayordomos de la liglesia meten sus, bestias en eJla juntamente con las nuestras y nos quitan los nuestros y los tornan para si diciendo que son de la. iglesia. y por ello por tanto a v.m. suplicamos que nos mande dar su mandamiento para que en la sabana nuestra y de nuestro t4rm*o no se puedan meter bestias a1gunas de vecinos de Sancti Spiritus y para las de Ia iglesia nosotros estamos dispuestos a ceder y sefialar sabana mAs junto al pueblo y tantas y tan buenas como las que pedimos por todo Io cual Pedimos y supIicamos a v.rn. prove y mande seg4n y como por nosotros es pedido torque haci6ndo se asf su M. serA serVido y la isla aumentada'en otra mantra por lo cual... de v. m. rogamos y pedimos Luis de la Cerda y asi presented dicho escrito y lefdo por mi el dicho es6ribano su, m. del dicho sefior gobernador dijo que lo verA por ver a lo que rnAs convenga de servicio de S. M. y bien y de'recho de los indios vecinos de la dicha villa, de 14 -Trenidad firmAnciolo de su nombre Wego de Ma=legos.
Despuds de lo susodicho en la. dicha villa de La Habana en 20 dias del mes de mayo de mil quinientos sesenta y dos aflos su merced del dicho seffor gobernador dijo que torque los. dichos Luis de la Cerda y -AlVaro Hurtado y Diego Guill6n y Martfn Carmona indios' naturals del dicho pueblo de la Tremdad dicen por su petici6n que el se'or obispo de esta iisla les mand6 despoblar' el dicho su pueblo donde son naturals. y les mandd se pasasen y residlesen en el pueblo de Sancti Spiritus como const% y parece por su petici6n que para saber y avcriguar que si en el











dacho pueblo de Sancti S Iritus hay sacerdote y se lo de:J6 el dicho obispo mand6 parecer ante s* a los dichos Luis de Ja Cerda y Alvaro Hurtado y Diego Guill4n, y Martin Carmona indios de los cuales y de cada uno de ellos tomo y recibio juramento en forma de derecho so cargo del cual les manda, digan y declared si en la villa de Sancti Spiritus 1i donde el oTispo de esta "Isla les mando que residiesen hay clerigo que les administer los oficios divinos y les ensefie la doctrine cristlana los cuales dicho Luis de la Cerda y Alvaro Hurtado y Diego Guillen y Martin Carmona, 'nd*os habi ndo jurado cada uno par si y todos ju tos de un acuerdo dijeron que en la villa de Sancti Spiritus nobay clerigo ninguno por mas tempo de cuatro aiYos ni le dejo el seflor obilspo cuando por alli paso y que mas doct-rina tienen. en la dicha villa de la Trenidad torque se estan quiets y sosegados y en la villa de Sancti Spiritus se siren de ellos los vecinos y no les ensefian doctrine, ninguna par lo, cual habiendo Visto por el dicho senior gobernador lo pedido por los dichos indios y la de ]a raz6n par ellos dicha dijo que 61 tenia notixia par S.M. de la vista quo el sector obispo hace en esta Iisla y'lo que dejo prove'do en la villa de Sancti Spiritus acerca de la mudanza del pueblo de la Trenidad y asi-misuno da aviso a S. M. de lo pedido par parte de los indios naturales de la, dicha villa, que hasta, tanto que S. Mag. otra cosa prove y mande bacer acerca de ello que mandaba, y mando quo ]us dichos indios de la Trenidad se esten y residan en, el dicho pueblo y no le despueblen hasta tanto que S. Mag. sabre ello prove y mande lo que mas convenga a su real servicio y para ello mando dar su manda miento Para los alcaldes de la villa de Sancti Spiritus, y en cuanto a lo que piden se les de sacerdote que les administer los. sacraments que S. md. dara noticia de ello at seflor obispo para. que to prove y en cuanto a lo que piden se les de un alguacil que tenga cuenta con ellos por haber aquel muerto el que habia que S. Md. prove el caso jusiamente y en wanto a to que dicen que un vecino de la Trenidad sea Ma-ordomo de la kiesia de ]a dichna villa que lo, rcmite at sefior obispo para que vea to qLic mas convenga y en cuanto a lo que -dicen que los alcaldes de Sancti Spiritus les toman los hijos par fuer7a pam servirse de ellos mando dtar su mandamicnto con pena para los alcaldes de la dicha, villa que no quite ni consientan guitar a los ditches lindios sus hijas y hijas y si algunos les hubieren qultado so los den y vuelvan luego y Jos dejen en su enter libertad y gozar de ella como la gozan los espafloles y ansi como su mcrced del dicho seflor gobernador to tiene mandado pregonar y se pregono en todos los pueblos de esta isla y torque cs la voluntad de S. Mag. y en cuanto a lo que piden de las sabanas y para las ......... de las bestias de la I"glesia y suyas mando dar su mandamiento para los dichos alcaldes y para que vean las dichas sabanas y las repartan de mantra que los indios no sufran perjuicio.
Confirmolo de su nombre Diego Mazariegos ante mi Francisco Pdrez de Borroto Escribano Publico.

APENDICE N? 2
Archivo General de Indias, Audieftcia de Santo Domingo, Legajo 115,
Catollica Real Magestad
Desnues aue a esta vsla Ifeaue he escriDto cuatro carts dando a









*e entendido ques nesesario en ella para que mexor sea servido Dios y vuestra majestad.
Lo que de nuevo tengo que dezir es que yo parties la Havanu por eJ mes cle- henero del afto pasado de sesenta y dos y me vine visttando toda la. ysla. de que abia tanta necesidad quanta se puede encarescer por aber mas, de ocho afts que no se visitaba y cinco que no abia perlado y as* halle grades. cosas que remedial y otras de que quedar noticia a vuestra majestad y entre ellas que. en esta ysla ay gran falta de sacerdotes torque en toda ella ai solo quatro y estos con tanto deseo de se yr que no ay quc esperar que an de permaneser y con aber en esta ysla sitte pueblos tan lexos unos de otros que el mas cercano esta treynta leguas padescen gran detriment, las conciencias torque acontece en algunos de ellos estarse un a -no y aun dos sin sacerdote y asi quando
P
se viene a ellos estan tan enduresclidos que con dificultado se dexan persuader a la obediencia de la yglesia. y cerimonias de nuestra swita fee y esto no solamente los que son yndios naturals pero tanbion los espafloles, e hijos destos, y aunque yo he procurado traer algunos no he pedildo Por dos cosas. La una por la prove7A de la. flerra. La etra, torque los que vienen traen por la, grosedad de la fierra quo rd bastan ruegos nI otros medtos para detenellos el, rernedio si a1guno. pucde aver es que vuestra majestad fuese, servido, de mandar hazer alguna lbaosna para ayuda que aqui ubiese un preceptor de gramatica que enst fiftse los hijos de vecinos nasidos despafioles para que destos se ordetiasen alguiios, los quales persewrarian en la tierra como naturals dc ella y scria gran rcmedlo y que con poco se podria dar, lo qual suplico a vuestra majestad en nombre de toda esta tierra que aunque los vecillos de ella son pocos y pobrcs cs muy buena gente y rnuy buenos vasallos de vuestra magestad. Yo quisiera excusar de dar noucia a vuestra ma. jestad de lo que agora dire porque no querriaque se pensase de mi que lo hago con a1guna passion, )a qual sabe Dios que no tengo y que esto no lo hiziera sino entendiera que en no hazello dessevia a Dios y a vues. tra majostad, y es que a los vccinos y naturals de esta ysla se denen por tan opremidos y maltratados de Diego de Mazarlegos governor que al presented esta en. ella y el bibe tan librernente y con tantas aficio. nes y passions como, a tantas afios que esta en ella que convene mucho al. servicio de Dios y de vuestm majestad que se enbie nuevo, gobernador Por scandalous y otros delitos graves sin averse hecho las dilijencias que fuera justo para la buena administration de la. justicia y buen exenplo de los naturals, y especialmente en una muerte que se cometio en la villa de la Havana estando en. ella, el dicho governor po un Francisco de Angulo hermano de una mujer h"q*a del governador su antecesor de quien el tlienc tres hijos teniendola publicamente y con gran mal egemplo y escandalo slin aber rcmed*o de inpidirselo, porque queriendo, yo secret y christlanamente dissuadille este negodo se acelero conmigo diziendo que ni era juez ni podia prozeder contra el avenue me No eleto por vuestra majestad y que le avia sido, notifficado poder que yo tenia del cabildo de la yglesia, catredal de la. cibdad de Santo Domingo de la YsIa Espafiola de quien este obispado es sufraganeo para poder conoscer de todos los casos espirituales que en esta ysla subeedle. sen. Lo qual el trato, de mantra par medics, y modos tan en perjulzio de mi onor que fue nescesario por evitar passions sallirme de aquella villa y puerto, y asi Io hize viniendome a mi yglesia cathedral que esta en esta cibdad de Santiago donde al pre-sente quedo y para que vuestra











majestad mande remedial esta ofenda de Nuestro Seflor, lo dernas que digo y otras Tnuchas cosas que se podrian dezir dol' noticia de ello a vuestra iinajestad torque con abello hecho e cunplido con Dios e con vuestra majestad pues otro remedio no le puedo dar.
En otra que a vuestra majostad escn*vi' luego que esta ysla Ilegue fui de parescer que esta cibdad de Santiago se despoblase por causa. de ]a facilidad con que los franceses a entrauan. y destruyan por la. poca posiVilidad que los, vecinos tienen para hazer resistencia. por estar muy pores por que a sido tantas vezes robados y aun a la sa7.on qua esta escrivo estarnos casi todos retivados al monte torque avernos Sido avisa. dos que en esta costa anda un cosarlo frances verdad es que a Tos veinte de mari;o pasado acontecio. una cosa que cierto fue permission particular de Nuestro'Sefior que un pueblo de yndios desta ysta que se dize Baracoa. ques puerto entraron una caravela y una chaliipa de franceses y saltaron en tierra y tomaron el pueblo y entraron en la yglcsiaque era harto pequefia y de paxa., la qual comencaron a profaner con desonestidades y acuchillando las pocas yrnaxines que en ella abia, e ntre estos yndiot biben quatro, espafioles y uno de ellos ques Francisco Vernal d *10 orden como a la media noche diesel sobre ellos en la yglesl a y hizieronlo ansl y tubieron quenta Con guardar la puerta. y otros di-eroh fuego a la. yglesia y quemaron en ella cinco franceses y matron nuebe' y prendieron dos los quales ahorcaron y quedo -un muchacho y tomaron ]a caravela con queros y arucarcs y se's pipas de vino que abian robado y los demas franceses huyeron en la chalupa. pero quanto a lo que toca a esta cibdad de Santiago digo que despues que e bisto por vista de qjos la dispusision y sitio de ella entiendo que no conbiene al servicio de vuestra majestad que se despueble por questando este puerto, des. poblado con gran facllidad seapoderanan del los franceses y del podrian hazer mucho daho por la rnar y por la ticrra por ser puerto muy cerrado y facil de guardar, pero los veclnos del son, tan pocos y tan pores y estan aqui de tan rnala gana por la poca defense que tienen que conbiene que vuestra majestad sea servido gazelles alguna merced para. cereal el lugar torque clierto ellos hazen lo que pueden para guardallo durmiendo en la playa la mayor parte del aflo sustentando arcabuz y polvora a su costa que no es poca pues, todo a de benir despafia adonde viene muy de tarde en tarde por ser la tierra tan pobre como digo y por no aber en ella ninguna mantra de. granjeria, y no'es este lugar de olvidar pues del salio en tempos pasados tanta. y tan buena jente que fue bastante para conquistar la Nueva Espafia de donde se an hecho todas las demas conquistas.
Antes que yo viniese a esta ysla abia publicado el governor quel. era protector de los yndi*os para sus fines particulars y avia pesto en su luear con el. dicho t*tulo a un Juan de Ynestrosa vecino de la. Havana, lps pores yn.dios son muy maltratados haziendoles server y otras cosas contra razon. Luego que Ilegue les commence a predicar y a yndustr'ar conform a la obligation que tengo para, ello y torque -%ruestra majestad ansi me lo mando de lo qual nascieron. grades enbidias. mandando a los yndios que no hiziesen cosa. de las que yo le;s dezia de lo qual suscede que se estorua. el. fin principal ques la conversion de los yndios y salvation de sus alma0y asi cierto convernia que en estas cosas no se. entrmetiesen. los governadores. Vuestra majestad mande sobre ello









nonbre por canolu"go desta yglesia a un clerigo Albaro de Quesada como vuestTa majestad bera por el nonbramiento que por su, parte se. presentara para que se le mande acudir con las distribucl*ones que an gozado otros que a abido en esta yglesia. Lo, qual yo hizo conforme a lo que vuestra majestad me mando por su cedula que traxe quan4o vine y torque en esta yglesia no abia otro ningun beneficiado y tanbien torque ubiese a1gun sacerdote en quien estubiese la jun*sdici6n esp -, ritual del cabildo desta yglesia torque si yo me muriese no acontecic-se, lo que en la muerte de mi antecesor que estuvo esta yglesia cinco aflos sin que en ella ubiese quien tuviese abton*dad para prober en las costa's espirituales, quanto detriment por esta falta ayan padesclido las condenclas de los que aquil resident es cosa muy notoria y clara estando tantos afios sin pastor. El sobre dicho Albaro de Quesada, es sacerdote buen eclesiastico onbre de buena bida h1jo.de vezino del pueblo de padres espafioles criado toda su V'da en I a rnesma, yglesia y antes que yo biniese se queria ir de la sierra visto el poco probecho que avia en ella por lo qual sli vuestra majestad fuere servido puede mandar con. firmer el dicho norabramicnto.
Vues&a majestad enblo a mandar por una cedula que los ynd*os de un lugar desta ysla que se dize Guanabacoa quest una legua de la, Havana no pagasen prcmicias y clierto no se hizo la re'laci6n que deviera, a vuestra magestad sobre ello torque si yo permitieee pagasen fue porque halle ansi en costunbre y torque como ay tanta falta de sacerdotes no abia ninguno alli que quislese ir a dezir misa simo, era con esperanga de ganar alguna cosa, torque como es pueblo en que ay solos yndios y Ios cfesta derra son tan pores. no pueden mantener sacerdote
asi era cosa justa que c1los pagascri a1guna cosa para el dicho efeto, pero pues vuestra majestad asi es servido cunplir sea su mandad-oaunque, soi cierto que lo an de placer las conciencias de los yndios y yo no puedo mas -de dar noticia de ello a vuestra majestad aunque una cosa podre confladamente afirmar y es quel que dio el aviso no tenia celo caritativo ni christiano.
Tanbl*en cnvlo vuestra, majestad a mandar que un pueblo de ynd*os que se nombra La Tri-nidad no se despoblase. Lo que pasa cerca deste pueblo es que visitando yo esta ysla halle aquel pueblo sin sacerdote ,y sin onbre espahol christiano a quien se pudiese tener algun respect, halle entre los yndies tantas cerlmomias supersticiosas y idolatrias y quel demonic andaba entre ellos tan ordinarlio y affable con-io lo andaba agora cien afts. Visto esto trate con ellos se pasasen a bibir entre christianos y ellos vista ]a cabsa y razon holgaron de ello, persuadilles se pas-cisen a bibir a un pueblo doze Icguas de alli que se dize Santi Espiritus en que tanpoco avia sacerdote pero paresciome que con el ayuda que los yndios harian se podria sustentar y di parte de esto al govcrnador, el qual me respondio que le parezia muy blen y con su parcscur lo prove despues pareze quel dio un mandamiento para que los yndios estuviesen quedos. la cabsa desto creo ques por que les paresce a los governadores que para ser tenidos en mas es bien contradezir lo, que los oblispos hazen. Yo visto lo, quel proveyo no trate mas de ello por parezerme que no conbiene que, los yndlos y los demas entiendan que tenmos diferencias por sustentar cada uno su opinion.
Despues que por mandado de vuestra majestad vine a ScviIIa estuve en acmella cibdad aguardando armada para hazer el viaje mas de medio










afio, y vuestra, majestad me bizo merced de mandar se me prestasen trtzientos ducados a quenta dc mi salario. yo Pste mucho en Sevilla por scr el pueblo tan costoso, agora pidenmelo los officials de vuestra majestad y como soi tan probe serme ya trabajoso, el dallos y asi suhico a vuestra magestad me haga merced de ellos. Guard Nuestro Seflor )a Catolica Real persona de vuestra majestad con aumento de Mayores remos y estados como sus subditos y capellanes desearnos desta cibdad de Santiago de la ysla de Cuba a XIIIP de abril I.DLIII abos.

Catolica, Real Magestad Hurnilde capellan y continuo orad-or de vuestra magestad
El Doctor Villalpando
Electo de Cuba
(Firma y rdbrica)
A su Majestad.
Del Obispo de Cuba 14 de abril de 1563 Vista y para todos.
A la Catolica, Real Magestad del Rey don Felipe nuestro senior en su muy alto conscio de Yndias.
Es del clecto, de Cuba













J*
Tres tmagenvs de Del Monte*


Ftna Garcia Marruz

Las primers asociaciones que suscita el nombre de Domingo del Monte -centro de la. vida cultural del pais, animator de revistas y tertulias enemigo velado del absolutlismo colonial, paladfn del reformlismol-, correspondent en reallidad s6lo a una etapa de su viida: la de sus an"os de madurez. Es la images que recuerda el retreat ma's difundido que se conserve, de 61, el que
'lo present tat como Io describe Fede ico Milands, de com. plexion ni bien obesa ni bien falta de robustezy de talla algo menos. que median, tez 1741ida, ojos negros, depurado gusto en el vestir. Es cl Del Monte reciOn casado con Rosa Akoma, perteneciente a una de las famillias mAs acaudaladas del pais, miembro de Ia Real Sociedad Patri6tica, en la que desempena un cargo important como secretary de las secciones de Literatura y Educiacio'n. Es, en ese retreat, ese senior de sl" mismo y de la Ilaneza affable que todos conocemos a travel's de los apasionados testimony & os de sus amigos Palma y Suarez y Romero, Echeverri"a y E! Lugareflo, Saco y Miilane.s. Se Ilega a pensar que personae tan bien asentado nunca ha conocido problems econ6micos ni sentimentalesl inquietudes o dudas. Para convencernos de Io contrario no estara' de mAs recorder a1gunos hechos.
Del Monte perteneda a una familla de linaje elevado pero de escasos medics de fortune. Oriunda de Santo Domingo, al pasar este pafs a Francia se han visto en la necesidad de ernigrar a Venezuela, donde de nuevo los trastornos politicos la hwen

Este trabajo forma parte del libro, lin6dito Estudias delmontinos, 1966, del cual han sal*ido otros articutos, en esta Revism
1 Usamos el tdrmino "reformismo" en un sentido amplio, ya quo el movimiento propiamente "reformista"' vinculado, a la campafia do El Siglo y a la Tunta de inforrnaci6n (1866-67) fue, como todos saben, posterior a la muerte de Del Monte.









mudar de territorio y venir a Cuba. La familiar ha ndo pasando de un pal's a otro y perdiendo en estos azares. blends de fortune. A Cuba flega Del Monte contando s6lo seis an-os. Su padre ha sido nombrado auditor de Ja Real Audiencia. El cargo es inaportante, pero el auditor contaba -c i diez hijos. Se hacen de un pequefio migenlo que alcanza s6lo para acabar de satisfacer los gastos de la numerous familiar. Cuando el padre muere, arenas tienen dinero par& corner la testamentaria. Tienen que esperar a que se,,reciba el hijo de abogado. La familiar se habia, establecido en Matanzas y de allf parte Del Monte a La Habana, Estudia en el Serninario de l3aqL Carlos -donde es discipulo del Padre Varela- y luego, en. la Universidad.
Tenernos, pues, a un primer Del Monte casl* pobre, que hace amistad enthusiast con el poeta Heredia, con quien intercarn0 r'- I
bia poesias y conridencias amorosas, lector insatiable y ciudadano vigilante, que ya ha pesto su firma al pie de un manlL fiesta a la reina en apoyo a la Constituc16n y a las libertades el
espafiolas. La palabra "cons tituci6n"' ondea flamante. Las LeX-..-clones han teni'do I-Ligar durante la interinatura de Kindelan. sucesor de MAY, a f Iines de diciembre de 1822. Los estudiantes, redactan manifestos, describe articulos en' las revistas rnds avanzadas, En estos ahos un'versitarlos lo vemos, con Heredia, escuchardvido el nombre de Boll"var, del cual diria el Lugareno que "embriagaba como el alcohol"', recogiendo la agitacio'n
i V
romantico-revoluc F onaria que se empezaba a senior en el a-ire y en los labios fervoro-sos de sus amigos, emigrados por sus ideas lindependentistas, el argentlino Miralla, el ecuatoriano Rocafuerte y el colombliano Fernindez Madrid. Los tittilos de las revistas por 6stos inspiradas, son slignificativos: El Americano Libre, El Argos, El Revisor Politico y Literario.
Por la noche,, el *oven Del Monte pasea por la Alameda de Paula resiffiti6ndose de una Habana mal fluminada, inculta, chocarrera., en que los violates. y quitrines levantan una nube de polvo al pasar y las damas lucen en. la cabeza su. adorno b6Lrbaro, de "cocuyos". Imagine, una Habana de rango europeo, &tertulias cultss, donde las habaneras, no empiecen a bostezar a ias nueve de la noche-,y Ileven atuendos seme D antes a los que usan las damas de Paris, donde los j6venes venzan el pecada rjaponai: la inerclia, y piensen en algo mAs, que en lucir el pie pequeno bien ajustado por los estrechos y lustrosisimos bo t I4 &
nes. En El Americano Libre publicarA este primer articulo suyO en que se le ve, pobre de recursos y de influencias, paseando por la Alameda de Paula a la luz de la luna y pensando en Chateau-








ZQud ven sus ojos mlientras piensa en este pal's "muy atrasado todavfa en su ilustraci6n"72 Que de un "corrinche" cercano se desprende una pandilla de "Poliftlicos de alameda" alborotando con acaloradas disputes. Adonizados petimetres que afectan los modules y la. culture red6n aprendida. en el corto via*e a Paris. Ancianos de sesenta anwos enamorando jovencitas que contieuen mal fa burla. Sueba con una Habana dlistinguida y se encuentra con el contrast quijotesco de estas damas que se burlan de un caballero como en la venta famous, de este mozalbete barbilampino "de lente al cello y junquillo en manoff que refiere a unas doncellas "con tono algo fibre y truhanesco no muy honestas y recatadas aventuras". Ve la pelea grotesca del mozo y del anciano, uno Ileno de chanzas y sarcasmos, el otro, descargando su garrote en las espaldas de "mal aconseiado mancebo", insolence corruptor de la presunta inocencia de sus hilas. Se acerca con disimulo a un grupo de cadetes y estudiantes y cree estar entre grumetes o mariners dfsfrmdos, "itan chocarreras eikumorales eran las conversadiones de aquella reuni6nl"
0
quien contaba en estilo de taberna lo que le habla
sucedido en casa de R... la Zurcidora- quien, adornando su discurso con las eni6rgicas interjecdones de un burden, relataba slin pudor los chascos que le habfa jugado a la casta; otro como por gracia y a fuerza de buen tahur, recordaba con placer las primers circunstancias de su primer entrada en el temple del Le6n de Oro y su inicliaclift en los vergonzosos misterios de
Brijin.

jCuAn lejos estamos de La Habana culta que sugiere la evocaci6n de sus tertulias, cutin lejos estos hombres y mujeres de los que aparecerin despu6s en sus grabados de La Moda entre una. pigina de Byron, una traduccl6n de Walter Scott o un estud'lo sobre el Werther de Goethel,
Cornpletan esta p4gIna de Del Monte las carts de su amigo Josd Antonio Cintra donde sentimos tan bien la atm6sfera de ]as calls habaneras de este pnmer cuarto de sliglo en sus co mentarios sobre las processions del Viernes Santo con sus "frailes cabizbajos" Y sus "eldrigos rollizos," marchando de la

2 Carta a su harmano F pe. RMsfa Cubann. La Habana, 1888. t. go
560-562.









calle de San Juan de Dfos a la plaza de Santa Clara, la pelea del engalanado petlimetre con. el carretillero que le.descompone la casaca, alborotando al, innumerable concurs de todos. los colors, sexos y edades que ocupaba las plazas y calls mimediatas, bulla comparable, segAn refiere, a 4 4r la del dl-*a de elec. clones o al de la sombra del bayle de Soto":
...empalideci*6 el Ayuntamiento,, ret4bose la tropa, Ar.
mona form6 ala, corrieron los espectadores, cerraron las ventanas las muchachas y en asombrosa. algaravia era un gusto ver a los clengos pr6fugos con los par"
en la mano, dispersarse los frayles de Santo Domingo y
a los colegiales con la turea, arremangada.8
Son los dias de las pugnas entre los cubanos o "yuquinos' y los "catalanes"' o "pin"erlstas", en que los, amigos de Del Monte celebrant las primers sesiones de la Academia Americana donde se rindi6 nor Primera vez. en Cuba homen je al cacique Hatuey. Heredia le envia, a su amigo sus poe ias, con nombres de contradanza habanera: A Lola en sus dias, Ausencias y -recuerdos, Los eml'grados M.Iiralla y Madnd Ilevan a sus conversaciones toda la atm6sfera de las guerras libertarian americanas. Estas ideas que decliden al impulsive Heredia, a tomar, parte actliva en -la conspirad16n de los Soles y Rayos de Bolivar -a cuya rama. de Caballeros rationales pertenece el nada. razonable poeta-, a Del Monte lo hacen meditar. En alpuna carta refiere c6mo se -vio precisado a "frenar" su patrioti'smo para no verse obl*gado a mendigar despu6s favors a sus amigos. Su indole, mucho mals reflexive que la de su. amigo, no lo Reva. a la acci6n direct slino a la. preparaci6n cuidadosa. Slin embargo, esta muy lejo' de tener en este tempo la. serenidad de Anlimo de que gozarA despuds. No hay que olvidar que es joven, tiene ambiciones. grades, dinero escaso, y esta, naturalmente, enamorado.
Es asi que se ve precisado, a aceptar un cargo modestisimo* secretari*o'del alcalde de Guane, el 6nico que se le ofrece. Fernandez de Castro vincula este viaje misterloso suyo a la espera de u-na expedici6n de colombianos que desembarcaba cerca de allf, gente ligada a los conspiradores de los Soles y Rayos. No hemos visto a ningun otro bi6grafo suyo referirse a este punto ni sabemos en qud se base el investigator para esta suposicioln, desmentida por el testimonio del propio Del Monte., Bien es verdad que no era previsible que confessed, ni aun en carta. privada que podfa Ilegar a Manos ofkialeg,, el verdadero prop6-8 DELMONTE 'y APONTE2 DomINGO. Cenidn Epistalario. La Habana,
T- 161 C"!-1- %r-w 4jmft,% -9 -- .* rb








* #o-k
SRO de su viaie. Es lo cierto que estando en Guane, su am190 Heredoa es denunciado. Se sabe que conspire, no obstante lucir,
4
para despistar a las autoridades, su uniform de las militias. Hay una orden de prison contra 61, por lo cual se refugia en casa de la famill'a Arango en Matanzas, donde es objeto de la
I a *.
soncitud armstosa de Peplilla, la famous "Emilia" de la Ept'stota.
Deseoso Heredi'a de protege a su familia, describe una carta al alcalde Morej6n explicando su conduct y emprende ense'da vi'aje a Boston. Envuelto en su capa ro-m'nti de dest& rr-Ado, la frente batida por todas las tempestades imaginarias y verdaderas, a Heredia la realidad lo asalta, trastorna sus planes, lo arrebata. Del Monte, por el contrano, es una vi"ctima. mucho ,mAs prosalca de las circunstancias. Las duras experliencias de estos aflosdecidiran., acaso, el curso de su vida. AprenderA a Senorear la realidad, a disefiar el curso de los, acontecimientos, sin volver a estar a merced de ellos. Pero estamos adelantando los hechos. Lo hemos dejado enamorado y sin recursos, por Io tanto desesperado, slin la capacidad po6ti4cade su 'amlgo para embellecer las circunstancias adversas, convertido en secretary; de un alcalde del Atimo nnc6n de la lisla, y a Heredia asomado a la barandi'lla del barco I que lo aleja'de Cuba, viendo perverse 6n 'la lejanfa las costas y las collins amadas, pensando en "Lesbia", en su madre, en sus amigos, mientra's presented, en la agitaci6n del viento y de las aguas, enamorado y anheIante, la ce-rcand'a de la tempestad. Ya en el destierro, describe una do-lida carta a su't + o Ignaelo 4 en la' que acusa a Del Monte de haberse ligado al partido de sus perseguldores, cNo tenfan que ver los alcaldes con las, 6rdenes de prisl16n?
Del Monte empieza a notar sus. carts cada vez m6s escasas y frias. Mal conocedor de su apasionado amigro, piensa que la nueva. vi da las nuevas. relaciones, han entibiado los vi*ejos afectos. Up azar hace Ilegar a sus manos, dos anos mds tarde, la carta de Heredia. Ella motive otra suya sentlidislma," en que explica al poeta las amargas circunstancias, econ6micas y amorosas, que determinarfan su conduct de 1823. La carta es, muy reveladora de este primer Del Monte casi romaintico, mds Heredla que Heredia, que describe entonces esas carts drcunspectas de juez.

4 La carta es del dos de julio de 1824. No se conserve, La respuesta tardia, de Del Monte aparcc*6 publicada por primer vez en la Revi'sta Cubana, La Habana. v. X, 1937, con el HIL110 "Tres cart.-As in6ditas de Dehnonte a Heredia" y un trabajo prelimin-ar de Francisco GonzAlez del Valle. La carta flene la fecha de veintiocho de enero de 1827.
Ibidem.




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC