UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00109


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Juan Perez de la Riva in memoriam
        Page 5
        Page 6
    VI Encuentro Nacional de Bibliotecas Publicas
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
    Flor oculta de poesia cubana (Aviso preliminar, pasajes del prologo)
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    El caso del Virginius: nuevos documentos
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
    75 anos de la Biblioteca Nacional
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    De mi patio al cielo, ese espacio sin fronteras
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
    Cronica
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Miscelanea
        Page 201
        Page 202
        Page 203
    Indice de ilustraciones
        Page 204
Full Text


























mm S





















SS
i
4-








Revista de la Bibioteca Nacional Jose Marti










Director: JITAK Pgpuz DF, LA RivA



Jefa de Redaccion.- SiomAPA SANCIIEZ





Canje: Biblioteca Naclional Josd Marti
Plaza de la RevoluclOn
Habana, Cuba


ISSN ODD6-1727




Primer Epoca: 1909-1912 Segunda Epoca: 1949-1958
Tercera Epoca: 1959La Revista no se consider obllgada a revolver originals no solicitados.




PORTADA: Vifict.a. Grabado en metal. 3 X 2,5 cm. QuIfta
Pcsares. Semanario satiric y de costumbres.
Habana. [1845] itus. p. 40.










Revista de la'

Biblioteca Nacional Jose' Marti Aho 68 31-a. e"poca vol. XIX R"mcro I
Enero-abril, 1977 Habana, Cuba Cada autor se responsabifiza con sus opinions

TABLA DE CONTENIDO

Scrglo Aguirre
Juan Perez de la Ri*va in memoriam ........

VI ENCUENTRO NATIONAL DE BIBLIOTECAS PUBLICS Luis Suardiaz
Cada Paso nuestro es un paso lirine hacia el juturo 7 Israel Echevarria y Dania Condis
Las publicaciones scriadas o en serie 21

Olga HernAndez Guevara
Como incrementar el ha"bito de lecture ell las biblio.
tecas ............................................. 43

Emilio Setic'n
El desarrollo de la BIblioteca Nacional durante
75 a "- p IF -C 0
nOS y SU InIlitencia en el nioviini'ento bibli-otecario
del pais
59
NOW

Cliltio Vitier y Fina Garcia Marruz










Luis F. Le Roy y GAIlve-/
El caso del Virginius:* nuevos documentos ........... 141

Luis Suardiaz
75 aiios de la Biblioteca Nacional .. ... .173

Waldo Gonza"Iez L6pcz

De mi patio at cielo, ese espacio sin f ronteras ...~... 183


CRdXNTCA

Salvador Bueno
Primeras noticias sobre el Nuevo Mtmdo en la Hungia
deC los siglos XVI y XVII .......~.............. 191
En la ierte del pro fesor- Raimutulo Lazo .......... 197



INDIE D ILSTRAIONES ..........204















Juan Pe'Frez de la Riva

In Memoriam*


Compafieras y compa n-eros:
En nombre de los familiares de Juan P6rez de la Riva. y creo que tambi6n, hasta cierto grado, en nombre de la Facullad de Filosofia. Marxista-Leninista de la Unl*versidad de La Habana, me corresponde la insoslayable mis116n de decir unas palabras de despedlida junto a la tumba de la personalidad que hemos acompan-ado hasta aqui. Porque Juan Pdrez de la Riva no ha sido de los seres que pasan. por la v 'Ida sin dejar huella slignificativa; a los que basta acompan-ar a ]a sepulture como testimonio de condolencia. Ha. sido hombre de innega.-. ble obra intellectual y de constant inquietud political. Y es e
orte debe ser reconocido en voz alta. ante ocasi6n tan dolorosa como esta.
Por lo que se refiere a su obra intellectual, como professor y escritor, hay en nuestro companero desaparecido una. senda de afanosa dedicac16n. En la Universidad de La Habana profes6 por aulas de la Escuela. de Geografia de la Facultad de Ciencias, de la Escuela de Historia de la Facultad de Humanidades y, tambidn, en especiales areas de mvestigacion que se realizaron curectamente. en predios diri idos por la propia Facultad de Humanidades. Investigator infatligable y divulgador en amphos scenarios, debe ser dicho que no s6lo la Uniiversidad de La Habana supo utilizar el bregar constant de PO.rez de la Riva. Tambi6n en universidades francesas se cobiJ6 su palabra, en. medio de la general estimacift.

Reconstruccl6n de las palabras pronuncliadas en el cementerio de Col6n, acerea del notable escrItor y professor Juan P6rez de la Riva, Por su comPatiero de laborers universitarfas, doctor Sergio Aguirre, con motive del sepell'o del notable dem6grafo cubano, fallecido el
dia cuatro de diclembre de 1976.








Esto, sin embargo, no es lo ni -a's important de su tab-or t ntelectual. Fue, durante largos ahos, animator, inspirador y eje de la Revisla de la Biblioteca Nacionat Josd Marti, Uno de J*
los organs con mas sostenido credit pdblico y con aportes mAs constants a la historiograffa cubana. Especiall'20 profundamente, ademAs, en el poco frecuentado entre nosotros campo de la demografia, y alcanzO en ello, hay que decirlo, una altura tan destacada que cabe proclamarla como una verdad. Su muerte deja en estos studios, en Cuba, un vacio dificil. de Ilenar hasta. para una etapa tan dinAmica y estelar como, nuestra etapa revolucionaria actual. Tardara nuestro ais en poder reemplazarlo en la cienclia demograifica a i&ntico nivel.
Se me permitiri, sin embargo, que confiese aquello que personalmente est'mo debe ser dcstacado, por encima de todo, en la'vida de nuestro compaiiero. Me refiero a su preoctipa. Cion por el destiny del hombre. Todos los casinos que e"I estim6 justo transitar polliticamente tuvieron un denominator comiln.- ef alza de los desposefdos y el combat a sus opresores.'No es de ningu"n modo una casualidad que Juan Pdrez de la Riva baie ahora a la tumba con uniform de miliciano. Como no fue una casualidad que los adolescents coetalneos d4i 61 pudieran encontrarlo, tambien adolescent, en la active militancia revolucionaria contra la dictadura. de Machado. Aludiendo a los press politicos de los aw'"s 30, puede hallarse, en la obra escrita de Pablo de ]a Torriente Brau, entre muchos nombres, el de uno de los press mAs j6venes con que Conto" la lista 10"brep y luminosa del Presidio, Modelo. Entre los press adolescents estaba Juan Wrez de la Riva.
Esto tambi'16n debe ser dicho ahora y prefiero evocarlo asi. Para aportar una prueba indiscutible de que el nombre de nuestro compaiiero caido es acreedor, tras una vida nada ficil, a ser pronunciado con un justo espiritu de solidaridad y respect. Por eso, compaiieros, estamos todos aqufSERGio, AGuimm















VI ENCUENTRO NATIONAL DE
BIBLIOTECAS PUBLICS

Cada paso nues*tro
6%0
es an paso tirme hacia el future *


Luis Suardiaz

Compafieras y companheros.
Efectuarnos nuestro VI Encuentro en el marco de celebradones notables.-, en vfsperas del XX Aniversario de la flegada del -hist6rico, yate GranM4a las costas orlientales, en el centre de Jos festejos por el XVI aniversario de la fundaci6n de.los Co-mit"s de Defensa de.1a Revolucio'n y, en Io que a nuestro sector respect, arenas tres semanas nos separan del setentlicinco aniversario de la creac16n de la Biblioteca Nacional.
El V Encue'ntro hallo' un Ambito acogedor en la dnica, provincia que ensayaba la experience de los poderes populares, 12hora Io hacemos en visperas de que se constituyan en todo el pais, a partir de ]as elecciones que se efectuarain el prftlimo diez de octubre, un poco antes de establecerse la nueva divisi6n 'Polffica, de proclamarse la Asamblea Nacional y de que se Ponga en PrActica el nuevo sistema. econ6rmiCo todo lo cual imp'-fica una profundaacii6n de nuestro, process revoludonario, unaprofundizaci6n de nuestra democracy socialista. Ya nuestros dirigentes han sefialado que la participation del pueblo vsti en la raiz mlisma de la Revoluci6n, no se trata, pues, deVers'ft del discurso Pronunciado por Luis Suardiaz en la aperture .del VUEncuentro de Bibliotecas POblicas, el 28 de septiembre.de
197A. P-n ir!MMA04*10xy









una modification esencial, sino de los advances propios de nuestro, desarrollo, un advance que el pueblo protagoniza nuevamente. El enthusiasm de los primeros afios nos acompafia, mas alcanzamos tamblen la madurez. Aun para aqu6ilos que iniciaban sus vidas hacia 1959, es valido el, poet*co y hondo apunte de Jos6 Marti cuando, dijo, a prop6sito de los preparativos de la guerra de indeg6ndenclia, que Los niftos de la Revoluci6n se han hecho hombres. Y es que el tempo --el espacio donde se desarrollan los revolutionaries, al decir de Marx- y la. experience, el estudlio constant han posiblilitado grades ma's altos de organization, el flempo que, como 'gr-Aficamente expresara Fidel, es el viento que limpulsa, las velas de la Revoluci6n hacia. el p6rvenir, hada. la victoria.
Dos anos nos'separan del V Encuentro, pero cuaintas hazanas Revadas a cabo por nuestro pueblo desbordarian cualquier intent de recuento. Vivas estAn no en la memorial sino en la acci6n diana. las tesis y resoluciones emergentes del Pru*ner Congre-so de nuestro, Partido y es con satisfacci6n. legitima que levantamos nuestra bandera de apoyo al pueblo de Angola que -Como durante tantos a-nos Vietnam- desaffa la. ciega arremetida de los bArbaros imperialistas y sus c6mpl*ces y servidores. Dos aftos ricos en experiences, en acontecimi"entos. Pero seguramente el U'plt*mo trimester de este afto acrecentarA la suma de estas experiencias, en acontecimientos. Por ejemplo, de aqul-' saldremos prActicamente para las urnas, los mismos que hace veinte afios nos negamos a votar en la farsa 'NP
organizada, por la tirania. y los que recent amban a la edad convemente para ejercitar su derecho al voto, ahora en poseSion no solo de nuestra identidad, sino tambie'n de nuestra dl*gnl*ctad vamos a elegir a nuestros representatives. He aqui la democracy cabal en el sent-ido U'lt*mo de la expression, he aqui el ejercicio de la plena dignidad hwnana y el gobierno con to-dos v para el bien de todos que allimentaba, el sueho de Marti. He aqui el establedmiento del nuevo municipio, y la
I d I
nueva provincia. a cuya consohdaci6n asistimos como, endrgicos particiarios. Mucho tenemos que hacer para probar la utillidad de esa energia sustantiva y de eso, hablaremos, no obstante antes conviene preguntarse -qud hemos hecho? Cuando nos reummos en Varadero contAbamos con 108 unidades en el pais y actualmente disponemos de 130. eJugosa. !a cifra? No. Insuficiente todavi'a, aunque subiendo smi Io spectacular de la espuma y sin los descensos propios de ese mundo, de mi"Croor-









embargo, etectiva presencia de 756 mli*blibliotecas que contribuyen a extender nuestros. servicios por zonas todavia desprovistas de unidades especi ricas, En cuanto al servicio de bibliobds nos Parece justo CI'*tar el. titulo de un trabajo redentemente pu wicado Por el periodista Jaime Sarusky, un. tftulo sugestivo, sugerente., no enfAtico.- Ahz viene la biblioteca. Esta divisa nos obliga a trabajar incesantemente para propiclar el disfrute de nuestros condos a grades masas de usuarios, no UnIcamente cuando contamos con una biblioteca sobre ruedas, sino, tambien, cuando nuestra orgaizada gest*-'n hace possible '0 im. i%
que el material documentogratico torme parte del arsenal culv I
tural de la poblaci6n a que nos de bemos., aunque para ello debamos, comenzar por explicar qu,6 es una biblioteca y para qu6 sirve a cada nuevo usuario, a cada possible nuevo usuarlio. M6s de una vez se ha dicho con razon que el buen exito de una biblioteca circulate se refle*a grAficamente en sus. estantes vacios... sin que los I*bros se hayan perdido, quiere decir que el material pase de una casa a otra, de una mano a otra comunicando, informando, nutriendo. Si nos apoyamos-en las c ifras, los cuatro millions largos de usuarlos del Altimo a-no podrian desempen"ar el papel de engaflosos laurels que provocaran nuestro sueflo, pero a ese dato, vailido y plausible, tenemos que afiadirle que nuestros usuarios en su mayona inmensa, 3 Por el hecho harto elocuente de tener a mas de tres millions de ciudadanos vinculados al studio, no responded a un trabajo constant programado por nosotros, sino a necesidades, propias. de su instruction. Ello puede convertirnos en meros receptors de la demand general que afortunadamente la educaci6n genera sin que hayamos desarrollado nuestras capacidades como, transmisores de aquellas materials que sobrepasan el universe de la lecc!on cod"diana. y que sin embargo contrlibuyen a una formaciQn plena, verdaderamente universal. Y si cs bueno apuntar que nos 'atisface contribuir a la instrucd6n de todo, el pueblo, tamble'n es bueno sen-alar que se hace necesarlo, establecer la imprescindible coordination con la red de bibliotecas escolares para que se fijen y decanten nuestras funciones, para que prosper la. integraci6n y no la duplication
de recursos a lo largo del pafs. En la media que esto se logre, las cifras cobrarAn. un mayor significado. La estadistlica -Io apuntamos en cada reun116n, en cada consejo de direcci6n, en cada encuentro- es una herramienta que, bien manejada, Puede resultar de suma utilidad. y que. mal manejada puede nutr*r la confus!6n y la inexactitude e limpedir que conozcamos nuestras verdacferaq dPfi(-iPnr1nQ v niPq-trnz Inarnz vP.rrIqA-rnz.









Si nosotros nos sentimos satisfechos implemented por haberalcanzado esa alta. cifra. a escala naclional y no examinamos en cada municipio, en cada unidad, las causes de esa demand, no estaremos cumpliendo plenamente con nuestro deber. El ndmero que parece mostrar su coraza infallible puede encubdr, muy a nuestro pesar, deficiencies. A modo de ejemplo: cuando en una biblioteca principal de prdvincia, o en la propia naclional, la. densa aslistencia de usuarlos bate maracas puede ocurrir que scientific, professors, dirligentes administration y politiitores o artists se vean impedidos de consular e*emcos,, escr'l I i
places que ainifeamente pueden hallarse en esas unidades claves, mientras que la mayorfa inmensa de los usuarios que forman cola no buscan libro, alguno, sino implemented un sitio, fluminado y proplicio., una silla donde sentarse a estudiar con sus proplos libros. Una sala de lecture crumple una. funci'n dtil en una. comun'dad, pero una biblioteca no es una sala de lectura. Los recursos que se invierten en ella, la dotaci6n que require, el personal tdcnico que la atiende debe cumplir misiones mfis ambiciosas que no pueden enajenarse en beneficio de urgentes, pero menos complejas demands. A tal punto esta-' figado nuestro desarrollo -nuestro crecimiento estadisticoa centers de studios regulars que en varies regions del pais se ha hecho sensible la disminuci6n. de usuar*ios a partir de los traslados de escuelas secundarias o preuniversitarias y aun tecnol6gi*cas que antes se encontraban en zonas urbanas y que, al pasar a zonas apartadas, en el centre del campo, usan de sus proplas bibl-iotecas y de sus propias salas de lecture. Ahora bien, cuando algunos cientos o miles de usuanos en una ciudad regularmente poblada son sustrafdos en beneficlio de otra region, ello no debe significar que ya ces6 la razon principal de nuestra existence, torque permanecen en sus hogares, en centers laborales e instalaciones educaclionales, cantidades respectable de possible usuarios, que quizA ignore que necesitan de tos servicios de nuestra biblioteca. Es nuestro deber acercamos a e I Hos y convertirlos en usufructuarios de los bienes comunes que atesoramos, y no explicar implemented que la comunidad no usa. de nuestros condos. Otras veces nos piden que para aumentar la asistencia a nuestras depe'ndencias se garantice que el 11bro Ilegue antes a nosotros que a la Iffireria, he aquf otro equivoco torque el superobjetivo de las biblio. tecas no es competir con las librerfas slino ofrecer al pdbl*co lector la levadura de sus condos que, on conjunto, desbordan las posibillidades de las librerias, asif como la. informaelon, la orientac16ri Que le permit enlazar un documents con otro.











0 bien disfrut-ar por unos. dias, de un titud6i que I no tiene que
a
pasar necesarlamente a su bliblioteca personal. Eso no quiere
v
de6ir que no luchemos por disponer de todo lo que se requiera
-de lo publicado- en el menor tempo possible. Mas no solimente de libros o di des ctilturales,
scos 0 activioa sino, entre
otros- utiles, de ]as publicadones pen6dicasi especializadas. o noi que cada vez resultant mAs limportantes, en la difus-ion de ]as ldeas, en la forinadon de lectures, ffivestigadores y e'tudiantes y que no siempre se hallan en nuestras uniclades por causes diversas.
A lo largo de nuestro desarrollo, no siempre hemos visto la Int ima relaci6n que existed entre las, unidades culturales, de una region. Las galerfas, las bibliotecas., los, dines, los muses, los teatros, deben constituir una red de difusi6n cultural que se integre en. un milsmo fin, aun ten iwendo en cuenta sus. pecuharidades, sus. mechanisms propios. En este sentido no puede haber contradocci6n entre la fibrerfa. y la biblioteca. Ni competencia. Ambas deben luchar por un ma'ximo de eficiencia teniendo en cuenta las razones que le hacen nacer, por asf dedr. Hasta ahora hemos asistido a un period en el cual muchos Jectores han devorado la existence de los nuevos ti'tulos que Regan a las librerfas de su localidad y firxicamente acuden a la biblioteca cuando preclisan de un tl*tulo que no pueden hallar, pronto esa siituaci6n. habra" sido superada. Los libros mantendran un riftmo de venta exitow, pero, debido al surgirniento de verdaderas masas de lectures no a la acumulaclo"n de todo tipo de material en las manos. No es comun qtic un gran investigator convierta su casa -generalmente 3-nodesta o camb*ante- en una. selva de voldmenes intransltable y poco util.izada. So recordamos que hombres, como Marx, Lenin o Marti' bebieron en las fuentes de miles de voldmenes apoyandose primncipalmente en las bibliotecas, es Para subrayar que ef desarrollo intellectual no tiene nada que ver con la acumulacift personal, sino con un uso correct de las posibi. lidades de la comunidad. Todavia prevalence entre nosotros el habito de poster un exemplar valloso Para anotar en sus m*rgenes, Para subravarlo, para convertirlo en. una especlie de mapa o bosquejo trazado con el graf Iito comln y mas recienteA inente con el arcodris de las punts de felpa. Esta suerte de romanticism invesugativo debe ceder su pesto a la ciencia del tarjetero, la ficha temkiica, la nota que nos permit retener









titulos verdaderamente necesarios, cercanos a nuestra labor pnncipal, al peril de nuestro, trabajo y nuestros interests. Es deber del bibliotecan"o el iniciar a los nuevos lectures e investigadores en esta pralctica. Ahora bien, para que el trabaJador intellectual. no se crea obligado a retener miles de vol xmenes es imprescindible que adquiera confianza en la densidad y
EIF "'dad de los fondo de su biblioteca ptiblica o especiaprotunai S
lizada, en la eficiencia de los tdcnicos que la represents. En los encuentros que hernos celebrado a lo, largo de estos a-nos en La Habana, Oriente, Matanzas y otras provincial hemos insistido, en que debemos ser conocedores apasionados de nuestros foados y actions divulgadores de sus Virtudes. Para ello, por supuesto, no estamos exigiendo el que cada uno de nuestros trabajadores se convierta en un representative tardio de la encyclopedia smo que searnos t6cnicos sensibles y documentados, siempre en vias de superaci6n, de aprendizaj'we a fin de guiar a un usuado hacia el documents que necesita. No siempre lo que el Visitante busca es Io que necesitaY es possible que un titulo desconoddo por 61 contenga una. informaci6n mfis precise o prolija sobre la material que dernanda su atencio'n que el que le ha sido sugendo o recomendado. De no hallarlo, de no establecer una relaci6n mas estrecha con la bibliotecaria que domino su mosque de linformaci6n, abandonar-A la unidad convencido de que alli no puede reciblir ayuda. El mosque no le dejara ver los Arboles y si la guardian del mosque no sabe ser tambii6n jardinera que le muestre las flores rnds gallardas, un sentimiento de frustracl16n Io alejara largamente de nuestro 6mbito. AdemAs, de qu6 vale que las estadisticas crewman si no hemos logrado durante cuatro o cinco aflos que un estudliante que 6nicamente ha venlido en busca de las references propias de sus as* natural no haya sido miiciado en la lecture de otros temas que, sin ajustarse estrictamente a lo que busca, forma parte de Io que necesita, es decir el culfivo, sin frontiers de su intelligence. Ya sabemos que el tiempo libre no es fdcil hallarlo, en una sociedad que lucha a brazo parudo por d.ejar atrAs el subdesarrollo, pero si somos buenos administrators de nuestra vida cotidiana -y la existence no se compose de anfoos, lustrous en abstract, sino de dias concretos- no serA la superaci6n cultural lo que salga sobrando, pues superados los esquemas limitadores de la sociedad de classes, es el desarrollo 'integral quilen puede ayudarnos a vencer la enajenaci6n, las pequenhas angustias que sobreviven despu6s de siglos de deformad6n y se insertan en nuestro devenir.








Un bibliotecario no estit obligado a ser un enciclopedista., pero tampoco puede ser un desinformado, un Indliferente. En esta etapa en que tenemos a vuelta de hoja la nueva divisio-In administrative, el. establedmiento de los poderes populares y de la Constitucion., en que comenzarnos a revrnos Por las tesis del Pr1imer Congreso de nuestro Partido -c6mo puede un trabaiador de la information no estar al tanto del espiritu y la letra de esos documents claves en la vida, del pals? Podremos no concern los U"Itffimos best-sellers que estremecen las caplitales del capitalism, generalmente portadores de tramps lite.rarlas, de trucks que le hacen aparecer como mercanclia de f6cill. consume, Pero no lo que va en. el tu6tano de nuestra histoda contemporAnea.
Al. pnincipio de nuestra intervencl16a hicimos reference a las veintid6s unidades creadas en los dos "Itimos afios. Mas, para seguir por el. camlino de la objetlividad, hay que sefialar
T w .4
tarnbien que en ese mismo period varlias unidades de las ya existences han confronted deficiencies por falta de personal, por deterioro del local y por otras causes, lo que ha conspirado contra el uso rational. y pennanente de los mismos. De modo que crecemos por una parte y disminulimos por otra en lo que al panorama national se refiere. Otras veces los usuarios han aumcntado debido a actividades culturales no apropladas para nuestros locales, otras por vislitas diriglidas rApidamente organizadas para cumplir el plan tecnico-economico, mientras descuidamos las areas propias, como es el trabajo por captar a verdaderos usuarlos, MAS modesto y laborious, bien es verdad, Pero mAs necesario, y fructifero a la larga. Que no se entienda tampoco que no valorizamos las actividades culturales en nuestros locales, muy por el contrario, la biblioteca debe ser el coraz6n de la vida. cultural de la locallidad, en particular aquellas que encabezan los municipios y Jas provincial, mas no para inflar las estadisticas., sino como parte de sus functions propias.
No vamos a extendernos sobre el. 750 aniversario de .1a. Biblioteca Nacional porque hay una ponencla que trata exten4 w &
sivamente este acontecimiento v torque ya nos hemos referido varies veces en el transcurso del aflo a los aspects mds sobresalientes de la fecha. Aun asi, es bueno apuntar que en los U'Itimos meses hemos querido Ilevar a cabo laborers que materialicen esta celebracl16n, corno es un examen cul'dadoso y revelator de miles de volulmenes que aparecian fonnando un gran mont6n en los pi*sos en que se han venido depositando









durante anos', ptoci!dentes- principalmente de blbliotecas ricuperadas, lo'que ha permitido-separar ]a paja del grano, e Jncor Porar al caudal de -la Nacional y aun de otras unidades tftulos que ahom s' estaln a disposiclori del pueblo. Tambidn hemos dado a f in ub. a tarea que result' de singular importance: la preparation de las, bib-fiografiAs de Jos Ilamados ahos huecos que Henan cuatro densosvbRimenes y que con la cola-boracion dc Jos compafieros'de I-as editorliales pronto estara"n en circulacion c-ompletan-do'de esa mantraa ]a coleccl"O"n de la bibliograffa nacionat a1o largo de f6do el siglo veinte. Hemos, propiciado ciclos de conferenclias sobre cstos tres cuartos de siglo en la vida cultural de la naci6n que se recogera-in ma's adelante en las publications de la Biblioteca y -nos disponemos a un reordenamiento de las functions y de los departamentos que actualmente existent en elcentro principal de nuestra rama en el pa"s. Es asi como entendemos los recuentos los homenajes, no reflejados en lapidas o papeles, sino como Parte de la pulsi6n que nos Neva hacia adelan-te. En este sen11do les recomendamos leer, en ]a recicnte ediclon cubana de sus poems, el teyto bien conocido de Bertolt Brecht Los teTOdores de Kqjiin-lWak honran a Lenin en el que narra. c6mo en una aldea m1nima de Turquestan una veintena de tejedores comidos por la fiebre que trasmiten los mosquitos contaminadoms y que pululan, en un pantano cercano, se reunen para homenajear a Lenin en un nuevo aniversario en los albores de la Revoluc*O'*n de Octubre. Con esfuerzo recogen un pufiado de monedas para. erigir un busto al gran conductor. Un soldado, rojo que es testing de la hazaha popular propane que con el dinero recolectado se adquiera petr6leo y se rocle el Pantano para. corribatir Jos mosquitos que trasmiten la fiebre y de esa mantra se honre a Lenin con una action concrete. Asi se acuerda. Asi' se hace. Y dice Brecht-, "Asi" se beneficiaron honrando a Unin / lo honraron beneficiAndose, y entonces, por lo tanto, habla n aprend Pao a comprenderlo." Creo que esta historic puede servirnos de mucho y que nuestros hornenajes y celebrations deben tener como inspiraci6n los heclios concertos.
AM mismo nuestro trabajo debe procurer la mAxima eficlencia. El plan tecnico-econ6mico debe formularse a partir de nuestras necesidades y posibilidades y una vez que hayamos, arribado a una conclusion arlitmdfica que se correspond con estas prernisas poner en tensi6n las fuerms para cumplimentn't" lr% v%,A_+,mAr%' Wjah"^









del nu"mero, rellenando un cero para que parezca un cien. Es bueno. subrayar que estas y otras deficiendas que hemos venido citando no han sido tomadas del saco corn'dn de la hlipo"tesis, slino del cu"mulo. de experlencias scales. La estadistilca -lo apuntibamos en el V Encuentro- exige que Itevemos las indagaciones hasta el final. Por ieiemplo, si decimos que durante el pasado anilo ]a Biblioteca 14acional cont6 con la asistencia de 347 964 usuarios y que ya en el. semester vencido de 1976 registramos 184 148, el optimism nos hada predec'i*r que arribariamos a mas de 368 000 usuarlios. Y no es asi. Esa Predicci 6 n o provision, mejor dicho, require el comportam.iento del Atimo semester dcl pasado a-no', siempre infer1or alprimero, y las posibles situaciones que concurran en el correspondent al filtlimo del a-no en curso. Ademds, hay que analizar el nfimero de servicios que estamos ofreciendo en un centre altamente especializado y el trato que cada usuario recipe. Volvamos, por otra parte a ]as unidades cerradas durante un period mAs o menos ditatado. Ocho o diez que confronted esta situation durante el aflo &Sminttye sensiblemente el jdbilo de las veintid6s nuevas. Y empa"an las estadisticas. Puede ser que las que se hallen fuera. de service 0 o dispongan de condos apreciables y est"n ubicadas en locallidades densamente pobladas y, en cambio, las nuevas -- corno sucle ser- se alojen en pequen-os locales y a6n no tengan usuarios constants. De ser asi, nuestros servicios a la poblaCion, general, lejos de representer un salto bacia adelante, acusaran una considerable disminuci6n, lo cual no empequeftece el esfucrzo de la locallidad que logr6 abr*r su bliblioteca. Es asi como se deben mane ar las estadisticas. A principios de este mismo an-o nos toc,6 resumir la plenaria provincial de
d
organism en esta ciudad. Deciamos entonces que el informed presented, tenia por lo menos un lunar, y es que sen-alaba: Ad Mientras que el pasado a-no cumphmos el plan en un 82% este aflo lo extendimos a un 93%, lo que represents un creciimiento del Y en nuestro criteria, estaba mal planteada
la question. que en realidad reflejaba lo siguliente: este afto lampoco cumplimos el plan, ya que s6lo aleanzamos el 93%, sin embargo, hentos crecido en un con relaci6n al plan del 10
pasado a-no.. Es asi como function la dialidaica de la estadis. tica.. La raz6n del number y la calidad del n6mero. Y este andlisis debe hacerse no so"lo en ocas16n del informed sensual, la Plenaria Provincial o el. encuentro national, siffio con uno Mismo, para empezar. No que quinientas personas desborden el pequeno local nuestro apto unicamente para ochenta per-









sonas que. former parte de actividades dirligidas y que destrocen, muy a su pesar, parte de la instalacion mientras se robustecen las estadisticas, sino que cada dia se muevan ma's condos, se incorporen mits condos a los usuarios nuevos. y a los antiguos usuarios y que nuestro trabaJo se decanted, se afine, se precise, se especialice. en las Areas que es menester.
En Varadero, ustedes lo recuerdan, discutimos, tres ponen.cias. Una de ellas se ocupaba de los departments juveniles y la formaci6n del. nifto como, lector. De esto hemos tratado con frecuencia en el blienio que estarnos examinando. Sefialadamente lo hicimos en la reunlio"n provincial de Oriente en la que un punto estuvo ded* ado a este delicado aspect del trabaJo. Tambidn hemos particlipado en las areas ordinarlas del grupo de Literatura Infantlil y Juvenil del Ministerio de Educacio'n bajo cuyos auspicious dictamos una conference, para el personal t6cn4co de ese organism y hace pocas semanas en un seminario celebrado en el marco de Carifesta, en Kingston, Jamaica, cuando tuvimos la oportunidad de encabezar la delegacii6n cubana a esas espldndidas fiestas de ]a culture del Caribe. Allf se desarrollo" un debate en verdad flustrativo de la situation de las bibliotecas, los artists, los, maestros y las editors en los passes, principalmente, de lengua inglesa del Area. Despues & nuestra intervencift un verdadero aluvi6n de preguntas en tres lenguas se nos vino enclima, los, companies quenian saber to-do lo que se hacia en beneficial de Jos pequendos y i6venes usuarios y c6mo nos reladonamos con ellos. En ocasiones esta captaci6n se ha basado en Jos constants agasajos, el regal de fibrous, las fiestas, los passes, las excursions. Cada una de estas questions puede former parte del trabajo, con los niflos, mas no debe ser lo esencial a la hora de relacionarnos con ese visitante tan peculiar, porque no le ayudarfamos en su formac116n n1i 61 captaria verdaderamente lo que la biblioteca le ofrece. Lo mismo puede decirse de su participaci6n en los curses de pintura y dibu]40 que no aspirant a convertirlo en artist pla'stico, sino a relaclonarlo con el mundo de los colors y las forms, a expre, sarse tambie'n. El nino es un element dina"mico, sensible, creator que exige, pues, una attnci6n muy esmerada. Para ensenarle tenemos que estar siempre aprendiendo de 61 y sobre 61.
Ahora, volviendo a la ponencia clitada y extendiendonos a las dos restates, ---extensio"n bibliotecaria como soluci'n a la captac116n de lectures y utilizacli6n de ap6strofos en la clasi-








w
ficaci6n de aquellas obras cuyos temas muy specifics requieren una notaci6n muy extensa- los debates programaaOS arrojaron varies proposiciones. que fueron aprobadas y que han sido objeto de atenci6n en este perlodo, aunque algunas no se han cumplimentado por deficiencies nuestraS v por razo. nes que escapan. a nuestra voluntad. Debemos seguir trabajan. do en este sentido. Y debemos tamblidn desempefiar nuestras functions con un sentido afin mAs criftico en esta ocas16n y aprobar las proposiciones que realmente podamos cumplimentar.
El pals no s'lo avanza y se desarrolla, sino tambi 6n se uninca en la misma media en que se establecen nuevas provinclas. Estamos en visperas de una mayor integrac116n de todos los organisms culturales. Esto harA possible un mayor empleo de nuestros recursos y hace imprescindible una estructura nueva en la D*recci6n Nacional de Blbliotecas y en la Biblioteca Nacional y un trabajo distinct con relaci'n a las provincias que pronto asumirin, a travel del Poder Popular una responsabilidad xna's direct con respect a todas sus unidades. No signiffica lo antes expuesto que nos desvinculemos unos de. otros, sino que esa vinculaciOn asume forms nuevas. De ahi que no podamos preclisar la structural y la periodk'dad de los nuevos encuentrosi, aunque si 0 que debe aumentar la *tensidad de los contacts por especlalidades y el contact, de nuestros asesores con la Red, asf como el auspiciar la seleccio"n, edicio"n y distribuci On de materials information y de peril t6cnico que contr'buyan a la supera.ci6n del personal de todas nuestras unidades.. Pues cuando situamos a una companhera, en un punto distance doade no hay conditions que le permltan proseguir su superaci 6-' n regular y tampoco mantiene contact con el centre donde se reciben informaciones t6cnicas y no participate de seminaries, conferencias, encuentros, asumimos la responsablifidad de su estancamiento. Al mismo fiempo la experienciba que se adquiere en la base es primordial para proyectarnos hacia el future.
En el quinquenio que acabamos de comenzar, aspiramos a construir nuevas unidades a lo, largo del pal"s. Hasta ahora, prActicamente, no hemos construlido bibliotecas, sino que, generalmente, nos hemos vis-to precisados. a ocupar locales edificados Para usos muy diversos, desde salons de baile hasta antiguas salas de juego. Se parti*6, prActicamente, de la nada, corno en otros muchos aspects. No obstante la modestia de las construcciones que planeamos, hemos convenlido con los compafieros del equipo de construcciones, con los









arquitectos jefes de proyeetos, para ubicar estas unidades en .0
areas que permitan un crechniento horizontal en el future, ya que el model escogido no permit el crecimliento vertical. Uno de los fen6menos de caracterl"sticas unliversales en to refe. rente a bibliotecas es que muy pocos ed'dicios, construodos han tenido en cuenta el crecimiento del centre a velinte, treinta, cuarenta. afios vista. Ustedes deben contribuir al andlisis de esta. situado'n en sus localidades, interesarse por el Area asignada para la construcci6n. de las nuevas unidades bibliotecarias. Tambidn vamos a contar en cl quinquenio con casas de la culture que incluyen servicios bibliotecarlos.
El tema de La captacl16n de alumnus para la ETB sigue) fatalmente, vigente. Si no captamos nuevas estudiantes que se correspondent con las zonas en que estA previisto el surg & miento de unidades, se mantendra la situaci On actual, es decir, la ubicaci 6-' n constant de companies t6cnicas en wn as apartadas de su residential de ori*gen con las dificultades, que esto implica. A ustedes y a nosotros nos corresponded un trabajo de consuno que coadyuve con la direcci6n de escuelas a la solucift de este aspect. Para que ese movimiento de un lugar a otro a pie, a caballo, en 6mnibus o en blicicleta disminuya, para que cada locallidad aporte los cuadros t6cni*cos que require su desarrollo. Si tenemos, que luchar contra la naturaleza, como dijo Bolivar, lo harems. Pero si podemos aliarnos a la naturaleza, siendo como somos ahados de la historian, mejor aun.
En cuanto a la formation de nuestras unidades, los condos siguen siendo los que resultant de la producclio"n national. Unicamente alqunos tftulos Ilegan a cliertas unidades de la Red procedentes del exterior. Algo parecido ocurre con el incremento, de los condos de la. National, aunque en este caso nos apoyamos tambij6n en el canje. Tampoco disponemos de los suficientes adelantos tecnicos por el moment, lo que no qui*ere decir que ignoremos la march de la ciencia. las conquistas de la t6cnica. La difusi6n de la culture. ya. no depended exclusivarnente del libro. Hace flempo que no depended exclusivamente del libro. Por eso aqui, en la exposiicli6n de las ponencias, se emplea la proyecci6n de diapositivas, la limpresi6n de los texts que obran en sus carpets, la MU"Sica de fondo y la voz humana, ese precious instrument, que narra lo esencial de cada ponencia. El brote de Io nuevo debe mercer nuestra atenc1*6n. Guerra al snobismo, pero puente de oro para las innovaciones profundamente revolucionarias. No disponemos









rernonos sicologicarnente para emplearlas, para procurarlas. El mundo se expanded, se sale de cauce. No puede, en conse* IF
cuencia, ser el mismo. Ayer viviamos en la. mAs densa ignorancia, hoy un grupo de cubanos se prepare para entrenarse corno cosmonauts. Comienza la television en colors a mos.trar la pollicromia de nuestra patria, companheros nuestros luchan directamente en Africa contra el imperiallismo. La vida no sigue igual. Afortunadamente no sigue, ligual.
Se avecinan cambios en la structural de los organisms culturales. Esos cambios se reflejarain en la estructurza de la Direction de Bibliotecas, en ]a Biblioteca Naclional y en cada unidad del pals. Este Encuentro todavia no wt a debatir esas questions, pero pronto habra" que hacerlo. Por ejemplo, ustedes se pueden preguntar equd hacemos ahora que vamos a. tener caftorce o quince provincial en el pal's con los condos cubanos de cada b*blioteca A? En effect
esos condos represents por el momcnto, el nkleo principal del fondo cubano de cada provincia. Pero ya no habrA seis provincial distribuimos, entonces, el fondo en las nuevas provincial? Esto, ya lo, dije. no lo, varnos a discutir en este Encuentro. Pongo el ejemplo, como podria hacerlo con otros punts que nos sugiem cstc formidable cambio que auspicia el estableciyniento de los Poderes Populares y la nueva divisli'n del pa's. Durante cen. tenares de ahos, como sen-alaba Fidel, hemos sido orientalss, camagueyanos, villaren-os, ahora seremos avileflos, guantanameros, cienfuegueros. Esto no puede inspirar ningu"n tipo de melancholia, no puede flevarnos a "una intima. tristeza reaccionaria", como en el verso de Ramon L6pez Velarde. Mas alla y mas acd de cada provincial o municipio seguiremos siendo cubanos, latinoamericanos, socialists, internacionalistas. La melancolla no es buena levadura para. bacer la historic, para elaborar el future y muchas veces empaiia ]a realidad del mundo pasado, El regionalism puede Ilegar a ser el germen de la reaccio'n, del retroceso filosofico.
Companies y companies: Este, es uno de los U"Itimos events naclonales que se van a efectuar con estas caracteristicas sc-96n la structural todavi'a vigente. Es tambie"n uno de los filtimos que se Ilevara a cabo con ]a actual estructura de nuestro organism. Debcmos sentimos satisfechos, alegres de que sea asi. Cada paso nuestro es un paso firme hacia el future. Los trabajadores de la Red de Bibliotecas Pu"blicas tienen un, papel principal que cumplir en Jos dias por venir. Y estamos seguros que en esta occasion tampoco fallaran. Muchas gracias.






























































A41















Las publicaciones seriadas
o en serfe



Israel Echevarria
y Dania Condis

I Resefia histdrica

Si tenemos en cuenta que la imprenta fue creada en 1440" fecha relativamente cercana a nosotros, podemos decir que las publications seriadas, como, tales, son una forma reciente de publicacio"n. En 1665, anbo, de exceptional importancia en la historic de estas publications, comenzaron a publicarse las tres primers revistas que, aun hoy, contin6an editindose: Philosophical Transactions, de la Royal Society de Londres, London Gazete Y, en Paris Le Journal des Savants.
Existent algunos antecedents de pubtlicaciones senadas, que aparecieron en la Antiglledad, tales como almanaques y hojas de notiel'as. Durante el impeno romano se public el Acta Diurna; la Gaceta Oficial de Egipto apareci6 en el 1700 a.n.e. Segdn el eglipt6logo franc es Eugene Revillout (1843-1912), consfitufa un periodic en todo el sentido de la palabra. De ligual importance, resudta el King-Choo publicado, en Pekin en el ano 911.
De acuerdo con Osborn, pueden distinguirse cuatro perlitodos en la historic de las publicaciones seriadas:
1. El liamado period incurable que se, extended hasta 1700.,
2. El comprendido entre los. an"os 1700 a 1825, en el que
aparece el, Gentleman's Magazine (1731), las revistas de las, sociedades. cientifficas, los diari*os y las, publications,
de character legal v tambi6n scientific.










3. El period de expansion que va de 182.5 a 1890, asi"
Ilamado por el advance t6cn"co de la imprenta y el predominio del papel de pulpa. a partir de 1870. Aparecen la, revista ilustrada, el magazine popular y 'las publicadones commercials; se multiplican los informed anuales, los catfilogos de escuelas', las publications references a todos los campos del conoclmiento human y en particular al cientffico-tknico.
4. El pen"odo posterior a 1890, en que se abre la era de
la, comunicaci'n masiva, hecha possible por el linotipo y otras invenciones, asi como por el abaratamliento, del papel. Comienza a emplearse la tecnica fotognifica.
Apare cen revistas de noticias y se observe. una. gran especial actionn y u-n increments de los documents gubernamentales a todos los niveles, incluido el internacional.
En ]a Encyclopaedia Britannica (1952), C. T. Hagbergg afirrna. que, desde un punto de vista literario, la, historic. de )as
It
publicadones senaaas puede dividirse en cinco periods:
1. Su nacimiento en el sliglo xvri.
2. Su auge en el siglo xvin. En e'ste se destaca, de mantra
especial la revista, Tatter (1709), fundada, por R. Steele (1672-1729)., quien con untamente con J. Addison (16721719) hizo importantes colaboraciones en ella. MAs tarde esta, publicaci6n camblio" su titulo por el de Spectator

3. Su, ra-pida expansion en la primer. mitad del siglo, xix.
4. La revoluci On de los specialists en la segunda mitad
del siglo xix.
5. Su proliferation actual que cuenta con un gran apoyo
popular.
La imprenta en Cuba se introduio en el, primer cuarto del siglo xviu. La prueba, documental mAs antigua, que ha Ilegado hasta nosotros es la Tarifa o Arancel de Preclos de Medichia, impress por Carlos Havrii en 1723. La tardanza que se observe en la instalacio"n del primer taller tipogr4dico en-nuestro pai 0 s se debe 6n*ca y exclusivamente a las trabas que, la metr6pofi opuso a todo lo que slignificara. superaci6n cultural en sus
a .








Las Publocaciones seriadas tardaron au" n mAs en aparecer.
a '0 11 R.
Tradicionalmente se ha dicho que el primer periodic editad-o en Cuba fue el Papel Periddico de la Havaw cuyo primer nAmero Ileva la fecha de 24 de octubre de 1790; apare F 6 bajo los auspicious de la Real Socledad Patrio"tica, denominada despuds sociedad Econ6mica de Amigos del Pals. Esta publicaci6n fue continuada por El Aviso, en 1805; en 1809 cambia su nombre por el de Aviso de La Habana y durante el abo siguiente -1,810- es sustituido por el Diat-io de La Habana.
Sin embargo, investligaciones posteriors han. demostrado que la Primera publicaci6n periodic que vio la luz en nuestro suelo fue la Gazeta de la Havana. Esta publicad'n se inicio, exactamente, sego n algunos historladores, el 17 de mayo de I afio 1764. Lamcntablemente, no se han conservado ejemplares de los Primeros ndmeros. La Biblioteca, Nacional Jose" Marti Posee un exemplar fechado en. 22 de noviembre de 1782 y un supplement al ndmero publicado el 15 de noviembre del propio a-no. Seon el infatigable investigator y ex director del Archivo Nacional, capit4n, Joaquin Llaverfas (1875-1956):
La circunstancia. de haber tenido [Jacobo de lal Pezuela a su disposicio"n los archives espafloles, como la dc asegurar de que posela en su coleccion un nu'mero de aquel peri6dico, no deja lugar a dudas de que 6stc
tuvo vida.
De acuerdo con las Menzarias de la Real Sociedad Econo'lb
rnica de Amigos del Pais,* parece haberse publicado solamente durante los a-nos 1782-83.
Un largo camino han recorrido, desde entonces, las publicaciones seriadas en nuestro, pals, jugando un importantisinlo papel en su desarrollo politico, social y cultural. Como justo homenaje a los que con su esfuerzo han contribulido a las luchas por nuestra liberaci6n en distintos moments histo'rlcos, consignamos entre otros,, los nombres de los periodi"cos j3l Cubano Libre, fundado el 18 de octubre de 1868. Tituto que tambi6n. ostento' el 6rgano de nuestro Eje-*rc6to Rebelde durante la lucha contra la firania Y. el de Patria, fundado por Jose" Marti, en 1892 y que fuera tribune de las predicts a favor de la independence.

* 2(11),-125; noviembre 1895.









It 4
11 Importancia de las publicacfones serzaaas
El 114bro -sin duda alguna, important medio de comuniCacion-, es el fruto de la maduraci6n de las ideas. Las Publicaciones seriadas constituent el complement natural de aquel, Pues lo mantienen actualizado. Es significative que la aparicio"n de las mismas coinclidiera con el auge de las ciencias a partir del siglo xvilr. Antes del surgimiento de las publicacioncs senadas el prind al medlio dc comunlicaclio'n entre los clentificos era la correspondence personal, que result rdpL damente insufficient ante el advance impetuoso de la ciencia y la t6cnica, de'ahl que las publicadones seriadas se conv*rtieran en el vehiculo 4d6neo para la transmission de la informacion.
La extension del conochniento -ha dicho R. L. Colfison- consisted en cualquier campo, en Ja information cimentada en los libros de la material mas los articulos de publications seriadas que han aparecido desde que
se escri N6 el filtimo fibro sobre el tema
Alejo Carpenver, en sus pala I bras dirligidas a los trabajadores del colectivo de Gramm, el quiffice de enero de 1975 express:
Cuando en el afto 2000 alguien escriba una novel que quiera abarcar velinte a-nos, pongamos, de nuestro pro.01
ceso revolucionario, recurrira a los peri6dlicos actuales, Y, desde luego, consultard las colecciones de Granma.
Y quienes hayan colaborado en Granma, por lo tanto, ser;ln los que alimentaran la. novel del future torque
'I I
el period sta anima la gran novel del future con sus
testimonies y sus er6nicas,
Por su parte, en la obra Fundarnentos de la Informdtkaj, A. 1. Mijailov y otros, se sen"ala: "Entre los materials anformativos que utilizan los clientfficos e ingenieros, el primer lugar pertenece a los articulos de revistas."
De acuerdo con los cAlculos de los specialists, en 1800 se registraban cerca de 100 titulos; en 1900 el estimado era de 5 000. En la actual idad se ha calculado que el ndmero de publications seriadas de ciencia y tdcn*ca osciila entre 30000 y 100 000.
Es ocioso subravar, por tanto, la importance que tienen
w9L C,-,L a-v" onL ^4 Ain









el". las bibliotecas y centers de documentaci6n. Grenfell. la sintetiza de la mantra siguiente,
A
113 Ofrccen articulos, y trabajos de investigation mas reciente que cualquier libro publicado sobre un tema determina-do. El ultimo hallazgo, e inventor, la 'Itima idea, se encontram" con mucha ma's probabiflidad en la
fifteratura de actualidad que en un libro.
2? Como consecuencia de esta actuallidad sera' possible ofrecer information a los usuarlos sobre t6picos que no es possible hallar en los libros. La mayori 0 a de los resultados de la investigation clientif Pica se publican ante todo
en revistas.
3" Los c' nt'ficos y especialistas, en muchos campos, suelen escribir articulos para las publicadones seriadas y en algunos casos nunca escn*ben libros. AdemAs, en ellas se pueden encontrar quie nes son las versions que est4fin trabajando en. una linvestigaci6n, daaa, el estado
actual de Jos trabajos y -los. resultados obtenidos, .0
4? Las revistas referativas, con sus resumenes o compendios de articulos y trabajos publicados en otras rev.L*stas, son, por lo general, fuentes de information mas rapids Para contester preguntas de referencia debido a la brevedad de sus exposiciones,
Lo antes expuesto nos Ileva a revisar y concern lo, miis Profundamente possible la publicaci6n, seriada: su contenido, periodicidad, si tiene supplements y la frecuencia de 6stos, asf como el mane *o de Jos indices que se publi iquen, ya sean. de carActer general o especial. Esto nos permlitirci ofrecer Un, rAp'do y efficient servicio de referenda o linformaci6n. a los
w
usuarlos de acuerdo con el nivel.
w
III Deliniciones
Muy varliadas han slido las definiciones que se han, dado de estas publicaclones (Wase anexo A), pero, teniendo en cuenta, entre otros factors, la Conferencia Internacional de Catalogaci6n. celebrada en Paris (1961), los criterion internaclonales del UNISIST, el format MARC para pubhcaciones sefiadas, las. pautas del ISDS (Sistema Internacional de Datos de Publicaciones. Seriadas), las Mernorias de /a Primera Reuni4n de Publicaciones Peri6dicas en Colombia, el British Un' n Catalogue, el Wrich's 1973/74 y el Groupe de Travail Canadien sur,









Normall'sation du Catalogue, bemos adoptado la. defi nicli6n de las Anglo American Cataloguing Rules de 1967 (Briftish text), que dice:
Is ire
Publicaciones seriadas: Las que se proponent salir indenIpb
idamente en parties sucesivas -cada una de las cuales Ileva ordenac16n num6r!ca o cronol6gica. Incluye publicadiones
16dicas (di ios, "revistas, memor"as, actas y transactions, etcetera, de sociedades); publicaciones anuales Onformes, anuarios y otros) y las series monograficas numeradas (v. Serie 1).
Publicad6n. peri4di'ca: La pubficacio'n seriada que aparece u se propane aparecer a intervals njos o irregulars, por Io general ma' s de una. vez al aflo; cada nu'mero contienep usualmente, articulos, noticias y .0tros escritos independents.
Serie 1: Varias obras independents publicadas sucesivamente y relacionadas entre si por'el hecho de flevar un titulo collective que aparece por Io regular a la cabeza de la portada, en la anteportada o en la cubierta. Por Io comun son financiadas por'el mismo editor, salen en estilo uniform y aparecen con frecuencia en orden numdrico. Se denomina tambi6n dd Sene monografica" o "'serie de monograflas".

TV -Dificuitades que plantean. las publications seriadas
Todos los que hemos trabajado con estas publicaciones sabemos que las mismas plantean dificultades extraordinarias, un resume de ella's nos lo ofrece en magniffica sintesis E.G. Hamilton, cuando al referi*rse a las publications se I nadas en el Seminario Sobre las Reglas de Catalogacli"n Angloamericanas, celebrado en 1968 en ]a. UnIversidad de Nottigham, dijo,
La difficult fundamental estA en que la publicaci6n senada no es una obra acabada acerca de la. cual toda la information esencial pueda ser detem-il"nada de una vez y recogida en el catalog. Hasta el U'* Itimo dia. de su existencia puede cambiar de titulo, de frecuencia,. la mendo"n de volume y la numeraci6n, los editors, su format, su idioma y el organism patroclinador; los cambios antes menclionados pueden producirse en numerosas Ocasiones y, se da el caso, que cuando la publicam16n parece haber cesado, nuevos nfimeros de la
misma sullen. editarse.
di
Result innecesario comentano alguno a las antenores palabras.








V Procesanfiento de las publications seriadas
El procesamiento de las publications serliadas esta 1 0 n. t i' mzi mente figado a la frecuenclia de las mismas. Su ritmo de apariclon se recoge en los Ilamados kardex, ficha especial. de registro, en la que se asientan los datos fundamentals de estas publicaci ones
a) Peri,6dicos o diarios.- Se registrar en los kardex de esta periodidadad. Tambien puede usarse el mismo cuando haya que asentar publicadiones interdiarias (aquellas que aparecen utis de una vez a la semana).
b) Semanarios, revistas, magazines, etc.: Cuando la fre. cuencia de estas publicadones sea seminal, se registraran en los kardex existences al effect. Es recommendable que el nflinero de orden de la publicaci6n, se consigned en la parte superior de la casiffla y en la inferior el dia de la semana correspond i6inte. La division puede reflejarse mediate una diagonal (/).
Si la publicad6n es sensual, bimensual, bimestraI, trimestral, cuatrlmestral, etc., se puede usar el kardex model xnen. sual. Se consignar-A el n6mero, de orden de la publicacioln utiflizando adernis una flecha o Have que abarque los rneses cornspondientes, de acuerdo. con la penodididad de que se trate.
0 Pubticaciones males e Irregulares.- Estas se asentardn en los kardex anuales o en los mensuales haciendo los sen-ala.
tos necesa Dentro de este tipo de publications debe. mos; incluir anuarlos, inforines, gulas,, directories, etc., con independence de su contenido, es decir, no se tomara en cuenta, si se trata de los resultados de los trabajos de una entodad determined mediate la. actuaci6n de sus miembros, por ejernplo: PAO. Anuario de la pesca; o si sllo contliene el staff Y/o el resultado de sus actividades, corno, es el caso del Packing directory. En occasions, estos directories se denominan yearbook, tal como suede con el Mining Year Book.'
ch) Series Monogrdficas Numeradas: Se registrarAn en kardex especliales existences, para las mismas. Mase anexo B.)
x*sten tamb''n las 11amadas publications ocasionales Que aparecen con motive de un event determined. Como ejem.Plo de este tipo de publication, podemos citar, entre otros, el IN*ario. .. publicado en La Habana, durahte los dias 14 al .19 de noviembre de 1938, con motive de la celebracio"n del Primer








Congress Panamericano de Municlipios. S-e asentar6n igualmente en Kardex, de acuerdo con su periodi"cidad.

VI Tratanziento de las publicaciones seriadas en la Biblioteca
4 %F
Nacional jose" Marti y en la Red Nacional de Bibliotecas
Ptiblicas
Como puede apreci h arse, las publicaciones seriadas. han sido, motive de profundos studios. en distintas bibliotecas o, instituciones del mundo a causa de su complejidad.
La Biblioteca Nadonal Jose" Marti no ha escapade a la confusl16n que ha relinado en el tratamliento de ellas. Durante muchos an"os. ex*sti6 una diferenciaci'n aftida entre publicadones senadas y peri'clicas. Las filtimas se han venido procesando en el department de Hemeroteca e Informaci6n. de Humanidades y las primers, generalmente series monogrAficas numeradas, en el department de Catalogacio'n y Claslifi,cacion, recibiendo de hecho el tratamiento de monograffas. El -departamento de Hemeroteca comen7.0' a procesar otros, tipos de pubbcaciones seriadas a pardr de 1970, aunque de forma incomplete.
En las distintas unidades que lintegran la Red Naclional de Bibliotecas existed el department de Procesos Tecnicos, cuya tarea es recibir todo el material documentografflico que envia
-el department de Distribuci6n Tecnica de la Direcci6n Nacional de Bibliotecas.
Este department de Procesos Tecnicos prepare los materiales que van a dar serviclos en las distintas salas. Registrar en kardex las pubucaciones serladas, situAndolas, despues en revisteros en las salas correspondents. Pasado el tempo establecido, se aplica la poliffica de atesoramiento que esta vigente para estas. publicaciones en las bibliotecas de la Red, o sea, s-e mantienen en el fondo de mantra permanent o se desechan las que han perdido actualidad.
A nuestro engender, esta pollfica de procesamientos es acertada. Las publicaciones serliadas se controlan centrallizadamente y el servicio se ofrece por las salas respecti'vas, ya. se trate de publications corrientes o de colecciones, retrospec9*4 Is
tivas. Comprendemos que, en occasions, se plantean difficuttades or*g'lnadas por ]a disposicio"n de los locales en los edificios, que entorpecen el prdstamo, de las publicaciones seriadas;Ir no obstantei, creemos que debe mantenerse el actual sistema,








previendo la eliminac n i n* te en las futures edificaio inconve ien
clones y en. la redistribuc16n. de los locales con que contamos en, ]a actualidad.

VII Conclusiones y recomendaciones
4'P
1. Que en to sucesivo las publicaciones perlooicas se constderen como una categoria dentro de las publications seriadas, de acuerdo con la definition que aparece en las Reglas de Catalogacio"n Angloamericanas (1967).
2. Que se adopted las Anglo-American Cataloguing Rules (1967), British text, ya. que el texto norteamericano ha sufrido
P
tantas modificaciones que practicamente se ha equiparado at britAnico. (Consu"Itense los an-os posteriors a 1967, del Bulle. tin of the Cataloguing Service de la Biblioteca del Congreso, que se cita en la bibilografia de este trabajo.)
3. Que el actual department de Hemeroteca e Informaclon de Humanidades de la Biblioteca Nacional Jose" Marti se haga cargo del procesamiento de las publicadones ser'adas, denominindose en to adelante department de Publicaciones Seriadas.
4. Oue en un plazo no muy extensoi, pasen a Hemeroteca ]as publications seriadas nacionales y extranjeras ya procesadas como libros, exceptuando las de la Smithsonian Institution, hasta. tanto no se determine lo contrario.
5. Que con rcspecto al p"rrafo anterior, se proceed de
1 *1
igual forma en las biDliotecas de la Red Nacional.
6. Oue en. la Biblioteca. National el. department, de Salas de Lecture y Referencia coordine con el de Hemeroteca e Inforrnaci6n de Humanidades los titulos de publicaciones seriadas que sea necesario mantener en la Secci on de Referencia por un per'odo de cinco a-nos o mas.
7. Que los anuarios de las encyclopedias permanewan en la Seccii6n de Referencia, aun cuando no poseamos el cuerpo de la obra.
8. Que se cree una secci 6n para el procesamien to anal ificosintetico de publications seriadas nacionales de humanidades y de ciencia y t6cnica.
9. Que en el caso de las publicadones seri 6 aclas extranjeras, el. anAlisis de las mismas se haga de acuerdo con las necesidades del Pais.








10. Que sc pubhque, como hasta el presented, el Indice General de Publicaciones Periodwas Cubanas (Cliencias Sociales y Humanidades) y commence a editarse, en volurnen sepa0
rado, el correspondent a cliencia y teknica. Que sustituya en el titulo de la publicad6n, la palabra "Peri6dicas" por la de seriadas". L
11. Que las publications seriadas nacionales que comiencen a editarse cada afto aparezcan en la., acostumbrada section de ]a Bibliografta Cubana y que la rnisma, en lo sucesivo se denomine Secci"'n de Publicaciones Seriadas.
12. Que se confeccione un fichero especial con las publicaciones, seriadas secundarias.
13. Que a las fichas catalogra"ficas de ]as publicadones seriadas se les consigned el ndmero del co"dilgo international ISSN, International Standard Serial Number, (Ve"ase las patyinas preliminares del Wrich's... 1973/74.)
14. Que se utilicen las normal elaboradas por el Instituto Central de Informael"O'n Cientffico-Tknico del CornitL* Estatal de Minlistros de la URSS para abreviaturas, c6di o de passes, etcetera.
15. Oue se tengan en cuenta las normal internacionales. recomendadas por la International Standard Organization a, *
(fSO), relatives a publications seriadas.
16. Que se utiflice el patron SEV. Tema 7-74 y 8-74 dc marzo de 1975 para la transliteraci6n del alfabetico cirl"llco. (V6ase bibliograffa sen-alada.)
17. Oue ]a B*bl*oteca Naclional Jose" Marti studied la posibilidad de crear un department U'n*co de procesamiento te'*cnico.

Vill Bibliografta consultada
Anglo-American cataloguing rules. Bnotish text. London, The
Library Association, 1967. 327 p.
American text, with supplements of additions and
changes. Chicago, A.L.A., [1970] 405 p.
British Union-Catalogue of Periodicals Incorporating World
List of Scientific periodicals. New periodical tittles. London,
Butterworths, 1973. 1 v. (pa inaci6n varia).








BuotiocoRuE, D. Concepto sobre publicacio~n perio~dica. Universidad (Santa Fe, R. A) (56)-.233-37; abril-junio 1963.
CARPENTIJERr A. El periodista: un. cronista de su tiempo. [La
Habana, ERdiciones Granma] 1975 [22) p.
EE.UUI LIBRARY Or, CONGREsS. Newv serial tittles, 1950-1970.
Cumulative. New York, R. R. Bowker, 1973. 4 v.
-MARC DEVELOPMENT OFFuICE. Serials:- A Marc format. Washington, 1974.',104 p.
-PROCESING DEPT. CATALOGING SERVICE,. Bidletin, no. 1- ,1945- Washington. v.
(Consdiltnse especialmente los nulmei'os posteriores a 1967.)
GoRMAN, M. A study of the rules for entries and heading in
the Anglo-American cataloging r-udes, 1967. (British text)
London, The Library Association, 1968.
GRENFULL, D. Publicaciones periddicas y seriadas. Sit tratamiento en las bibliotecas espejcializadas. Washington, Unio~n Panamericana, 1962. 142 p. (Manuakes del bibliotecario. 2)
GjtOGAN, D. Science and technology. An introduction to the
literature. La Habana, Centro de Informaci6n Cientifica, y T~cnica de i Universidad de La Habana, 1973. 254 p.
(Manuales Para ]a docttmentaci On, 1973, no. 10)
HAG13ERGW, C. T. Periodicals. En Encyclopaedia, Brilannica, v. 17
(1952) P. 512-517.
HiOUGHTON, B. ed. Standardization tor docuirwntation. London,
Clive Bingley [1969] 93 p.
INSTYTU INFORTMACjI NAUKowEJ- TECHN1ZHNE.1 I EKoNOMTczNEJ, WARSZAWA. Standart SEV. Pravila fransliierasii*...
Prockt. Mart 1975. Warszawa, 1975. 145 p.
Ejemnplar fotocopiado.
I NTERNATION ALV STANDARD ORGAN IZATION. R EcoM M N DATION ISO
R9. Sistema internaciona/ para la lransliteraci6n dc caracteres cirilicos eslavus. 2a. ed. septiernbre 1968. [Habana,
Instituto de Normas y Metrologia, 1975?] 10 hi.
Copia en dito.
KoIPTAY, E. International standard serial numbering ISSN. En
Ulrich's international periodical directoury. 1 5a ed. New
York R.R. Bowker 1 19731 p. xxi ii-xxvi.









KoRsTER, E. I. El ISDS y las funciones de los centros nacionales. Bole tin de Ia Unesco para bibliotecas. (Paris) 27(4):
215-20, Julio-agosto 1-973.
LAKHAMFAL, S. K. A manual for recording serial publications
in kardex. Rev. ed. Saskatoon'. Canada, University of Saskatchewan. Murray Memorial Library. Serials Dept., 1971.
42 p.
LLAvERIAs, J. Cant ribucid~n a Ia historia de /a prensa perid6dica.
La. Habana, 1957-59. 2 v. (Publicaciones del Archivo Nacional de Cuba, 47-48)
MIJAILov, A. I., A. 1. CHEimuT Y R. So GuILIAREVSKIr. Fundamen4
tos de Ia informaci"On. Versi6n. en espaiiol de "Osnovi informatiki"' (Moscu~, Nauka y Academia de Ciencias de Cuba,
Institute de Informaci6n. Cientffica y Tecnica, 1973. 2 v.
OSBORN, A. D. Serial publications. Their place and treatment
in libraries. Chicago, A. L. A., 1955. 309 p..
Reglas de catalogacio'n angloamericanas... Texto norteamericano. Washington, O.E.A., 1970. 395 p.
RnuNi6N DE PuBLICACIONES PERJ16DICAS, Ia. BOGOTA, 1973. AMmo
rias. .. BogotAi, 1973. 184 p.
SEMINAR ON THE ANGLo-AMIERICAN CATALOGUING Ruur-s (1967).
Proceedings... London, The Library Association, 1969. 104 p.
SUBRAMANYAm, K. La revista cientif ica: estudio actual de las
tendencias actuales y de las perspectivas futuras. Boletill
de Ia Unesco para bibliotecas. (Pan's) 29(4):205-2 15.
VASALLO, P. National and international standardization of
bibliographic data on serial publications. En Ulrich's international periodicals directory. 15a ed. New York, R. R.
Bowker [1973] p. xix-xxi.
VELASQUEZ, P. Y RAMdN NADURITE. Cattdlogo de publicaciones
perio~dicas existentes en Ia Reptiblica Mexicana. MWxico, Instituto Nacional, de Invest igaciones Agricolas, 1968 2V.

World list of scientific periodical. Scientific, medical and technical entries from ,the British union-catalogue... London,
Butterworth, 1965. 205 p*









IX ANEXO A

Definiciones
Los t&minos Publicad On seriada y publicadon periodic han sido objeto de numerosas discussions en Jos filfirnos afios.
.F
A contiinuaci6n exponemos a1gunas de las definidones inas difundidas.
El bibIlotecario argentlino Domingo Btionocore establece entre ambas publications distlinciones que han tenido mucha influence en el mundo de habla espafiola.Pubhfcacidn periddica es todo impress con un tittilo caracterl'stico y numeraci6n correlative que aparece regular o irregularmente por flempo lindefinido, Cada nfimero contiene Por Io general, articulos de va*os colaboradores sobre uno o diversos temas. El tiffulo puede variar en el curso del fiempo Como, asimismo, falter la numeraci6n o ser escrito el perio'di'co por una sola persona, sin que estos cambios o modallidades influyan cn
el carActer de ]a publicad6n.
Publicaci6n seriada o en serie, comprende un conjunto de obras indevendientes. relacionadas con la misma mateda y que responded a un plan trazado de antemano.
Los voldmenes. por lo general, pertenecen a distlintos authors y se publican sucesivamente por un mismo edi,*I *jft
tor, en estilo uniform Ilevando cada uno de ellos un titulo propio y otro comiln o gene'rico que cormsponde a la serie. En sintesis consideramos como equivalents IV 1& 0.0
los termionos puwicacion seriada, serie o publicad6n, en serie, expressions que diferenciamos de la publicado"n
No V*
periodic. propiamente dicha.

En 1904,, C. A. Cutter,, en ]a cuarta edicio'n de su. obra Rules tor a dictionary catalog, ofrece las siguientes definiciones:
Publicaci6n Peri6dica, una obra Publicada a hiter'ValOS regulars; escrita por Io general por various colaboradores,,
Publicadoin seriada: Una publication emlifida en parties sucesivas, usualmente a intervals regulars, y continuada indefinlidar ente.









Por su parte, el bibliotecario singles Wycr planted la sliguliente d e f *1 n ic 140"n
Publicacton seriada, una publication que aparece en Parties o ndmeros sucesivos, a intervals regulars y que por su caralctcr, auspicious y nombre parece asegurar su aparici6n, indefinidamente.
El Union cataloguee of Ihe Perlodicats Publicattons in the Un ive rsities Libraries of the Brilish Istes (National Central Library, 1937), include,
a) Todas ]as publicactones de Hpo peri6dico, pubficadas o no por una. eticidad official.
b) Todas las publications que se emitan a Intervalos
regulars, tengan, o no un nulmero consecutive.
c) Todas las publicaciones diaries que stain en la bibltoteca.
d) Cliertas pubIxcaciones como los divrectorios WhUhakers" Almanack, Who's who, Minerva, English calalogtie of books, s! los n6meros anteriores se guardian
en la bibfioteca.
En el prefacio de esta obra se ofrece la siguiente explicacl16n:
La Junta Editorial puede se'r objeto de critical por incluir dertas publications de'dudoso valor y otras que se pueden consider fuera del balance de un cata4.0 1* ot
logo de "Publicaciones periodicas Se ban inclulido estas publicadiones torque las bibliotccas que las poseen la & tipenen asentadas en sus proptios ficheros como
*,* Sm
"pubficamones periodicals
Grenfell of-rece la definlidon de publicaciones periodicals que sigue.TGdapublica6*o*n que se emite en serie continua, numeradas consecutim"nente y sin termlinac*6n predetermInada.
El autor Osborn, con un cr*ter*o pr4ct*co dice:
Aquellas obras que,- pueden recibir tratamiento de pu*.F
blicamon seriada, -es. decir, que pueden asentarse en registros v*isibies (j dc cualqu'ier otro tipo decontrol
para las mismas,,








En la Cataloging rules, 1908., conocidas com1nmente como I'&
jo-nt Codex, compuadas por los comlit6s correspondents de
i ion de la Gran Bretafta y de la American Ja Library Assoc.*,at* 0'
Library Association, de Estados Unidos, aparecen las siguientes defilpiciones:
Publicadon peri6dica. Una publicaclon destinada a aparecer en numerous o parties sucesivas, a intervals mAs o menos regulars, y como regla por un fiempo indefinido. Cada parte confine material sobre una variedad de topipcos generalmente escritos por various colaboradores. Los diiarios, memories, actas, revistas, etcetera, de sociedades no se considering como publicaciones peri6dicas regulars, segdn las reglas.
Publicaci6n serWa: Una pubficaci6n emitida en parties sucesivas,- usualmente a intervals regulars y come nonna con el prop6sito de contmuar indefinidamente.
Las publicaciones senadas induyen publications pe46dicas, pubficaciones anuales (anuarlios, linformess etcdtera) memories, actas y transactions de sociedades.
La Amenkan Library Association, en 1949, dio la definicio'n que sigue.Publicaci6n seriada es aquella emitida en parties sucesivas, usualmente a intervals regulars y, por regla general, con el pr*bp6sito de continual indefinidamente.
Las publicamones seriadas Inchtyen publicaciones peri6d s arios pu Ica di blicaciones anuales y memories,
0
actas y transactions de soctedades,








X ANEXO B

Fichas catalogrdjicas de publicaciones seriadas

A) Periodicas




Sociedad Espantola de Cera~niica.

Boletin. Vol. 1, 1961 Vol. 10, 1971. Madrid.
7 v. birnes tral

Sustituida por Sociedad Espafiola de Ceraimica y
Vidrio. Boletin Vol. 11, 1972Philippine journal of vetcrinary medicine.
Vol. I (no. 11) Jun, 1962

Quezon City.
V. trimnestral.

Editor., University of the Philippine
College of Veterinary Medicine.





Geological Society of America.
Proceedings. Vol. I (no. 1) 1934Boulder,, Co.
V.








B) Publicaciones anuales



O.i.T.
Yearbook of labour statistics. Vol. I (no. 1) 1935Geneva, Swiftzerland.
V. anual.
Editor: International Labour Office.



Deben hacerse, como es natural, fichas de envio de I.L.O. a O.I.T. Del, International Labour.Office a O.I.T. y de Oficina International de Trabajo a O.T.T.


Q Series monograficas numeradas




Ciencia. Serie 11. Sanildad vegetal. Vol, I (no. 1) 1974La Habana
V.

Editor: Universidad de La Habana. Centro de
Informacio'n Cienufflica y T&nlica.
0'



CH) "us Publicaciones periodjeas, continuaciones y obras Publicadas frecuente o regularmente en nuevas edidones (tales
w 4
como gufas, quien es. quidn, eto.) de los que la Biblioteca conserve diversas parties, ya sea en forma sucesiva o simult A nea. se described como publicaciones seriadas seg4n las recglas..." (Anglo-American Cataloguing rules... (British text). London Library Association, p. 183, primer pArrafo.)










World of learning. 1947London.
t. anual.
La Bibli"oteca posee an-os:
Los 'lUrnos cinco an"os soliciftense en Referencia.
Los anos anteriores en la Seccio-n de Publicaciones,
Seriadas.





World of learning. 1947London
t. anual.

Los tilti'mos c*ncoanos consultense en la Secclion de*
Referencia.




DY Fichas catalografficas de publicaciones serliadas.

1. Publicadones con titulo especiffico,*




Immunology. vol. (no. 1) enero, 1958Oxford, Eng.
v. sensual,.

Editor: Briftish Society of Immunology.










2. Publicaciones de autores corporativos:



Sociedad Dominicana de Geografia.
Boletin. Vol. 1 (no. 1) 1970Santo Domingo, R. D.
v. mensual.



3. Pubticaciones editadas eu partes, secciones o
seriadas.



Journal of polymer sciences. Part B. Polymer letter.
Vol. I (no. 1) enero, 1965New York.
v. mensuil.



Comno es evidente) debe hacerse uria ficha de envio de Polymer letter a: Journal of science. Part B. Polymer letter.



Exccrpta. medica. Section 24. Anestesiology.
Vol. 1 (no. 1) enero, 1966Amsterdam.
V.
Editor: Exccerpta Medica, Foundation












Akadem'ya Nauk Kaskbshod s. S. R.
0%. 0
Izvesti a. Senya 131ologicheskaya. Vol. I (no. 1) 1955Moskova.
v. bl"mestral.





4. Pubficadones que cambiLan de tiftulo.





Reviista de pla'sticos. Vol. 1-13. 1950-1962.
Madrid.
15 v. bimestral.

Sustitul"da pon Revilsta de plAsticos moderns. Vol. 14, 1963.







Revista de pUsticos Modemos. Vol. 14, 1963Madrid.
v. sensual.

Sustituye a: Revista, de plAsticos. Vol. 1, 1950. Vol. 13., 1.962.









Model de -ficha catalogrlAfica con el C6digo Intemar cional ISSN.

ISSN 0006-176X Bibliotecas. Vol. 1 (no. 1) 1963Habana.
v, bimestral.

Editor Direccio"n Nacional de Bibliotecas del Consevu Nacionat de Cultura.


















Conto incremental el habit de
0
lecture en las bibltotecas

Olga Herndnd'ez Guevara

hitroduccion

Una vez que cl ser human aprende a leer se hace duefio del instrument ba-'sico para su ulterior desarrollo intellectual. Lo que en las primers occasions es una interpretacio'n mec6tnica de los signs escritos, se va convirtiendo paulabnamente en ]a comunicaclio'n y la iinter.pretaci6n de las ideas. Por fin, dotado de esta facultad, empiieza a enriquccerse intelectualmente a travel de ella.
La lecture presupone, a) reflemonar sobre ideas expre..0
sadas en la publication; y b) deducir 'Ideas que pueden If
ser tiles, tanto por sus poslibles aphcaciones practices
en la vida. como para el cultivo del espiritu.'
El h6bito de leer ha slido un signo manifesto de civilizacio"n y de culture. La lecture ensen-a al hombre, le hace comprender y admirer las maravillas de la naturaleza, los prodigios de la. clienclia. y la belleza del arte- le ensen"a sus deberes para con todos, y para consigo mi"Smo y le facility Jos medios de conseguir su bienestar.
me 1
Cuando el inctiv b cuo eleva su nivel intellectual suple las deficiencies de la educac!6n, adquiere conocimientos que ejercen una gran influencia en 61, que se revelan en sus ideas, en su caricter, en su moral y aun en sus costumbres.
El libro es un poderoso instrument de comunicacion, de trabajo y de lucha. Pertrecha al hombre con la

I LMON. G. Los lectores en sus lihms. Muenns Aire,;I 'Rowkers f 19711









16
experience de la vida y la lucha de la humanlidad, atmph'a sus horizontes y le proporciona conocimilentos que le permiten obligar a la naturaleza a que le sirva L. *1 No se puede pensar que el socialismo es possible en un pais en el que la gente no sabe leer, no sabe utifizar los libros. Porque el wcialismo no significant dnicamente que los instruments de producci6n pasen a ser pro.6 IF
piedad social; el Socialismo significant tambi6n saber trabaiar cojectivamente, crear colectivamente y pred.
supone profundisimas vivencias colectivas. Mas no se trata, en este caso, de una docena de personas, sino de las masas, de millones dc seres. Y es possible todo
eso si no se sabe utiffiLzar el libro*)'
Existent differences factors que influyen en la formaci6n del habit de lecture. En primer t6rmino debe sefialarse el status econ"mico-social de la colectividad. Un pal's capitali.9ta fiene, por lo general, una. 611te con access a la culture. Los passes subdesarrollados, bajo la fdrula limperialista,, no tienen ni siquiera para satisfacer las necesidades materials, su ba*a economic arenas le permit adquirlir libros; las masas de la poblaci6n, en su mayor 4 a analfabetas, no tienen la posibllidad de crease este h6bito. La producc16n editorial es mifnima o nula, existent Pocas bibliotecas y en la -mayor partc de los. casos son poco vislitadas.
En los passes socialists, con una base econo"mica de character estatal y en la que el hombre alcanza su propia realizacift, el desarrollo cultural va apareiado con el econ.6rmco Y el :social. Se slientan las bases para una educaci6n integral y el libro y la lectur-a pasan a desempenar un papel impormatisimo.
En nuestra Cuba socialista, la Resoluci6n-del Primer Congreso del Parlido sobre Polifica Educacional establece que
Nuestra educaci6n, fundamentada en la misift hist6rica y en los interests de la clase obrera, tiene como fin former a las nuevas generadones y a todo el pueblo en la concepci'*6n scientific, del mundo, es ded 6 r, la del materialism dial6ctico e hist6rico; desarroUar plenamente las capacidades intellectuals, fisicas y espirituales del individuo y fomenter, en el, elevados sen2 LENw, V.I. La labor cultural y ta organization de bibliotecas para









timientos humans o gusts esteticos.; converter los principios ideol6gicos, politicos y de la moral comunista, en convicciones personals I
-v Mbitos de conducta diaria; former, en resume, un hombre Ilibre y culto., apto Para vivir y participar active y conscientemente
en la edificaci6n del socialismo Y el cornunismo.
-1 *1*
El socialism posibinta el correct desarrollo del hAbito de fcciura, pesto que en primera instancia ofrece a todos la oportunidad de leer. La producci6n editorial es mayor y se crea la necesidad de estudiar y concern.
Exiisten otros factors a consider, que pudieramos, flamar individuals y a los cuales tambkn se debe prestar atenci6n, tales son las motivaciones, las drcunstanclas, la edad e incluso Jas condicliones climatol6gicas o de personalidad, que muchas veces son determinantes- el acto dc leer no estriba dnicamente en el acto de conodmiento, sino que es una expenencia. en ]a que toda persona se empena,, tanto en su aspect individual como collective, de aqui que muchas veces se ha dicho que el lector es un client o consumi'dor y, como tal, mAs que ejercer un juido, es, guiado por un gusto.
El Mbito de lecture puede desempefiar un papel importante en la vida de una persona, pues muchas veces se lee por descansar despu-6s de hit nitlina, diaria, por estimular la irnaginaci6n; de cualquier forma siempre la lecture serA buena. compafiera del hombre, ya que le permitiri adentrarse en los mas apartados Ancones del mundo y del tempo, y contemplar desde alli las cosas que son, con el misino intends que las que no son.

Nue-sh-as bibliotecas puiblicas y su papel en el increments del habit de lecture
Con el triunfo de nuestra Revoluci6n se linicia -paralelamente con las transformaciones econ6micas, political y sociales- una autdnfica preocupaci6n pior elevar el nivel cultural del pueblo. Es ingente el trabajo, que en la education ha realizado la Revoluci On en todos estos aflos, pues no so"lo destrUY0 los molds colonies, que existing, sino que se dio de inmediato a la tarea. de asegtirarle a toda la poblaclio'n la posibilidad
P
de asistir a las aulas y recibir los conocimientos requeridos Para su desarrollo en el campo de ]a culture. Se llev6 a cabo ]a campa"a de alfabetizacio'n en s6lo un an"o, hacia la que se










lvrolo6 el pueblo en general, unos como maestros y otros como alumnus campaiia que
se hizo factible por su cond iciln de empeno popular
y empress revolucionania, en que todos pusieron su entuSiasmo, su develop, su sacrificio y, en algunos casos, la vida Misma. [t...] transcendent hecho de culture, hnpulsor de transfortnaciones imprevislibles en su magnitud.3
A tan spectacular hazafia le siguieron otras, como la del seguinliento o continuaci6a de nivel en los reci6n affabetizados; la un'Versalizad6n. de la ensen-anza. y la batalla por el sexto grado, y la important vinculaci6n de la escuela al campo, asi como la creation de las escuelas en el campo. Todo ello habla por si solo de lo que en, material, educational ha hecho la Revoluci6n, y vAllidos los cambios que en los Ambitos de la metodolo 'a de la enseflanza han tenido lugar para beneficio de nuestros nin-os y jovenes,
La lecture interpretative. tiene cabida desde los primers grades, y los texts para esos fines se mejoran constantemente, de aqui que tanto los educadores como los bibliotecarios utilicen medics id6neos Para encamfnar a los usuarios hacia una lecture. provechosa.
En nuestro pais, antes del triunfo de la Revolud O"n, la lectura. estaba I limitada a 'ciertas capas de Ja sociedad, que en muchas occasions posefan innumerable colecciones que apenas eran utilizadas; slin. embargo, a la. mayoria de nuestro pueblo le era impossible Ilegar al libro, torque los gobernantes de la republican mediiatizada facilitaban muy pocos medics para su superaci6n.
A partir del triunfo de la Revolue-ion, las edidones se pu I Dii* '* 10
can en mayor cantidact, el. costo de las mismas es mAs barato, los texts se entregan gratls a los estudiantes y se inicia toda una campana por la lecture.
Con la Red Nacional de Bibliotecas se crea una structural. id6nea para poner la culture, al servicio del pueblo y se ayuda a crear un p6blico lector. Slirvan de ejemplo: la campan-a por la lecture Ilevada a cabo por los afts 63 y 64, la forinaci6n de gulas de lectures. y los mdItliples trabajos efectuados en todas las bibliotecas del pais. Hoy dia. proliferan las bibliotecas
1
3 La educacidn en Revotuci6n. La Habana. Institute Cubano del Libro.








publicas, y la lecture Ilega hasta los mds apartados rincones a travel de bibliobuses, minibibliotecas y pr6stamos a domicilio. Efectivamente, Se ha gestapo un p6blico asiduo a las bibliotecas, ansioso de saber y necesitad(y, cada vez mals, de mejores fibrous. La universalizacion de ]a ensen-anza ha ablierto paso, a un nuevo tipo de lector, el, trabajador-estudiante, beneficia10 de curses dirigidos, y la verdadera fiebre de studio vuelca hacia nuestras salas a una gran cantidad de cstudiantes. Pero no es menos derto que fuera de estas lectures fundionales -1a del trabaJador-estudilante- que se hacen generalmente forzadas por el plazo urgent del examen o presionadas por programas escolares, ]as mas de las veces en libros propios traidos a ]a bliblioteca, las cifras de lectures quedan reducidas. al ml'n*mo- desde luego, que aun cuando s6lo se utilize la biblioteca para. solicitar una consult, el process de ]a lecture esta' implifcito en la misma.
Existed, por supuesto, el que hace uso de los, titulos de la coleccli6n por razones especfficas, casi siempre de estudios, b6squeda de datos, o informacl'6n en obras de consult, es decir, el lector que U"nicamente le lnteresa leer lo que se public acerca de su profesi6n,. lo que estA dentro del campo de su espectallidad y, por tanto, desecha cualquier otro tipo de lecture. Con seguridad podemos afirmar que este usuarlio no sex-& nunca un hombre de amplia culture. Es probable que este lector considered la lecture y el studio como una necesidad para lograr un objetivo particular y no como un delete o como un meaw ae elevar su culture. Aqui es donde el bibliotecario debe jugar un papel. active, volcando hacia ese lector otro t*po de literature para de esta forma linteresarlo y ayudarlo a amphar sus conocimientos.
Nos encontramos en la biblioteca a aquellos que, siendo socios, Ilevan regularmente libros; a sus casas, y que quL7As son los que verdaderamente poseen un hAbito de lecture, los que conslderan los fibrous como sus mejores amigos y compadW
neros en sus horas, de odo.
Ademas, son habituales visitantes los lectures, de diaries y revistas, buscadores de notlicias o iinformaci6n rApida, que permanence poco tempo en la biblioteca y los que leen todo cuanto encuentran sin interesarles el contenido del libro.
El arte de leer estriba-i en saber escoger la lecture, en leer con un prop6slto dieftnido, tratando de consider como un todo la obra que se escoja, de modo que se pueda ver la rela-









9 10
c I on ex b stente entre sus parties y extraer de la misma. los conoic1mientos que se desean.
El bibliotecario, por supuesto, debido a su contact director con el lector, es el. que puede concern y orlentar sus lectures. Debe, a mas de las cualidades requeridas para el ejerclicio ctel cargo, tener algo de maestro, de educator, que Io inste a former ese hibito. En reafi&d, sin tener una amplia cxperiencia de lecture, el bibliotecario no puede Itegar a adquirir la capaclidad para recomendar exactamente el 1"bro que el lector pudiera neceslitar.
Con el objetivo de incremental dicho babifto en las bibliotecas, se hace precise trAb-ajar insistentemente con las masas de modo que se destruya: la barrera que existed mucbas veces entre la biblioteca y la. poblaclofin, que al no estar acostumbrada a visitor estas institutions, Se ittomida y hace poco uso de sus servicios. Como expusiera Lenin,
En la labor de las bibliotecas es necesario prestar una.
atencion especial a los obreros, pues estos son, en su mayoria, lectures no preparados y, en consecuencia, los dientes mis dificiles y que implican mayor responsabilidad. La fiteratura que nUtre a nuestro lector burgueS es casi siempre inadecuada para el obrero, condone muchas cosas que' no le interest, muchas cosas que no estAn a su balance y, por ulltimo, superfluas e innecesarias. Para elegir con acierto un fibro que le interest bay que concern su sicologia, y 6sta soIo se puede estudiar
mediate una labor individual Coll 61 4
2 2
Es precise, pues, examiner cut P dadosamente los servicios que las bibliotecas prestan a determinados groups de usuarlios, principalmente a aquellos que no estAn bilen adilestrados en la lecture, y utilizar m6todos que los conduzcan al rnejor conoelm, iento de los libros. El bibtiotecario debe tener siempre presented que el. usuarlio es la razon de ser de una biblioteca y el objetivo principal de su trabajo. Por tanto, debe aplicar su intelligence y saber atraerlo.
Es important que la biblioteca utellice todos los medics que tenga a su balance para divulgar sus servi'dos, de modo que la .4
poblaci6n donde este enclavada pueda servirse de ellos y comA I IUA'rT'k'r 11 T fl,,,








prenda la funci O-Jn social, political e I"deol6gica que desempena en la comunidad.
El desarrollo de actividades de profound contenido cultural debe ser objetivo fundamental para la captacion de usuarios e increments del h6bito de lecture, aunque cualquier tipo de actividad puede conductor a ello, torque una vez Ilegado el usuario a la biblioteca, de la. habilidad del bibliotecario, de su
0 w *
eficiencia, buen trato y del mejor servicio que presto se tendrAn los logos futures.
Para incremental el hfibito de Jectura se establece, en determinados casos, un didloizo con el. usuario, tratando de concern su inch b naci6n y preferencia, mostrandole slempre nuestro inter6s en servirlo, trAtese de un adult o de un nin"o.
El -trabajo con los adults es una labor difliclil, pactente y inenos fructifera que con los nin-os, pero sumamente necesario,. por lo que se require concern las necesidades de la comunidad, ofrecer lo que interest a cada quien en. la sala correspondiefite y establecer una corriente afectiva propicia con el obrero, el estudiante, el ama de casa y demas, y con verdadera inspiraci6n en el. trabajo trasmitirle el amor por la lecture. Porque, necesariamente, el bibliotecario debe ser el pnmero que ame los libros y la. lecture y debe concern por si" mismo la mayor parte de la colecci6n. No se concise al que tiene que educar a las masas en. el amor por la lecture si no senate genuina predilecci6n por ella.
Desde el bur6 de. pr6stamo, el bibliotecario esta obligado a despertar el lintere's por la lecture y a hacer de esta hermosa tarea un deber de todo revoluclionario; tiene, ademis, el deber de Revar el libro a domicillo cuando se necesite, ya que muchas veces hay poca. afluencia de pilblico a ]as bibliotecas y, sin embargo, se encuentran personas deseosas de disfrutar del placer de leer y que por diversas razones no pueden acudir a la biblioteca.
Partiendo del convencimiento de que las bibliotecas contribuyen a propicliar la culture integral del hombre, a su former ci6n general, es que se require desarrollar un s6llido y slistemAtico trabajo de extension bibliotecaria encaminado a la captaci6n de usuarlos.
El trabajo con los nmos es otra cosa, pesto que se ve recompensado ripffidamente y es, en definitive, el que dard los frutos anhelados, Porque una vez captados como buenos lectores, bien guiiados, lo serin Para siempre.








Los niflos y los i O-Wenes constituent el porcentaje mAs alto de usuarios. Sin embargo, sus interests y hAbitos de lecture generalmente se debillitan despuds de graduados en las escuelas medlias, Ilegando a menudo a perder el contact, con los libros.
Robert Escarplit planted
0 V i. que el verdadero problema de la no lecture, se planted en el plano, de los adults y especialmente de los adults j6venes que son mAs vulnerubles que otras personas a la. posibil'dad. de una reca1da en el. analfabetismo tdcnlco
que provoca el hecho, de no practical la lectura.5
Es fundamental la mayor promodOn de lectures en los departments juvenides torque en ellos es donde se possibility MAs una labor educative amplia Y con mejores probabilidades de perfeccionamiento. Las nuevas generaciones serAn dignas herederas de los hermosos dealerss marxista-leninlistas y, por tanto, integrates en su hechura communist: hombre nuevo al que aspn"amos., sano de mente y de espiritu.. tendr -a' el hAbito, el placer, la. avidez por la lecture. Los libros le darAn mAs saber para defender sus ideas, para transformer ja naturaleza y veneer sus fuerzas, mAs solaz y goce en la lecture de esparcirniento. Lenin planteaba que "s6lo se puede flegar a ser comumsta cuando se euriquece la memorial con todo, el tesoro de la ciencia acurnulado, por la humanidad, W"'
La escuela es, sin duda, la instituc116n que le ensen"a a la mayona de los nin"Jos a hacer uso, de los libros y a estlimular en ellos variados interests; pero esta Jectura institucionali.v
zada en la escuela corre el peli ro de una limitacion y mAs atin de una elim*naci6n del intends espontAneo. Es aqui* donde las bibliotecas encuentran un campo apropiado para desarroIlar su trabajo.
Son options los resultados que se obuenen en los departamentos Juveniles en la orientacio'n de la lecture, tanto ]a Informative como la recreative, ayudando al. nin-o a interpretar lo lel"do. Intensifficar la lecture en esta edad y brindar un material varliado es algo que contrlibuye a former una. apreclaci6n muy personal de los authors y sus obras, y former su gusto por ellos, temendo oportunidad de escogerlos o rechazarlos segrdn la. selecc116n que hayan hecho de los mlsmos.

5 Ewaprr, R. EI hambre de leer. Unesco. El Correo. (Paris) 25 (1):6-12-P
enero 1972.









Es pos ible oriental la lecture a los nifios sin que ellos adviertan que los estamos guliando. Existent distintas forms: la NARRACION, en la cual, de una mantra direct, se establecen. relacliones de comunicac16n entre el bibliotecario narrator y Jos Wflos-, et COMENTARIO DEL LIBRO, que Inclina al joven lector hacia I-a lecture, ayudado por los conocimientos adqui*dos con relacin al libro comentado, su autor y dem'
tos, las EXPOSICIONES de cualquier t*po, flevan con fre, cuend 6 a a la lecture de to expuesto; pudlieramos dedr que e'stas siren de intermediario entre el usuario y el libro. Ademas, el dibujo., la pintura y el modelado, como expression de lo que ban lei'do son actlividades que incremental el h6bito, de lecture. Tambi e*n se logra el acercarniento al libro a trav Cs de circulos literarl'os, de los debates de pel"culas basadas en obras literar1as y de las actividades de gulifiol, de teatro infantit y de otras.
En el ha-bito de la Icetura, excluida la lt ctura interesada, de mera conformacio"n., las salas de Literatura y Coleccion General pueden desempen-ar un arnplio papel, aunque esto 'no significa que todas ]as salas y departments. no contribuyan. tarnbien directamente a esta tarea.
En la sala de Lifteratura pueden realizarse intents alentadores; desde luego, que el bibliotecarlo fiene que particular activamente en el trabajo director con el usuario.
La fiteratura de FICCION se dl'r*gc al hombre en general, en su cardaer human y, por ende, Ilega lo mismo at profesiona-1 que al obrero, a la muier trabajadora que al ama de casa. La difficult estriba, a veces, en que por no haber desarrollado la apreciaci6n justa, la mayorl'a de los lectures se incline hada un solo tipo de literature, generalmente por simple pasatiempo. Dirigir los pasos del lector sin presiones es tarea del bibliotecarlio. Ind iscu fiblemen te, que entonces este bibliotecario, debe poder apreciar por sl' inismo cada obra y enjuiciarla con tina critical acertada. No quiere esto decir que ha de ser un critics erudite n1i professional, pero sf Un lector intelligent, reflexive y que posea la limpresio'n de las obras por experience propia, lo que se adquiere medliante la lecture. Una de sus actividades debe ser la de leer, y de leer lo mejor, torque s k se dedica a la lecture de obras medliocres, echa a perder su gusto literarlio. Existent. hbros cldsiicos que desarrollan la. sensibilidad y el conocimiifeato y quo apenas se mueven en a1gunas bibIliotecas, a no ser que satisfagan una consult o algdn aspect de un program de studio. Para dares movilidad Nqv min r-nnnnprhiq v mn-nninrlov,









La sala de Coleccion General a fa que el p6blico, asistente en su mayoria. es estudliante, fiene una gran tarea en el desarrollo del hAbito de la lecture, ya que debe encaminar a los usuaAos hacia el fortatecimiento de sus ideas, de su pensamiento: "'el hombre tiene que pensar; todo hombre posee ]a capaciaaa para haccrIo, y cada uno gana terreno cada vez que lee un I.ibro".5
La sala de Ciencia y 16cmca promueve la information
.0 10
periodicamente teniendo en cuenta los profiles de linter6s de los usuarios, inscritos; program vislitas a centers de trabajo, escuelas de capacitaci'n t&niica y otros, en las que se informal a cada colecfivo sobre las filtimas adquisiciones y las bibliograffas relacigonadas con su especlialidad.
La Extension Bibliotecaria, trAtese de las minibibliotecas, los bibliobuses o los pre'stamos. a domicilio, constlituyen un medlio amplisimo para el incremento del hAbito por la lecture, tanto en ias zonas rurales como en los lugares apartados de la ciudad.
Las minibl"bliotecas en centers fundamentals y zonas rurales s6lo cumplen su cometlido sli se interest. rAplidamente a la persona que va a estar al frente de la inisma, expucAndole ]a importance y function que en Ja sociedad efla tiene como propagandi'sta de los conocimientos. Si se logra que funcionen bien, juegan un papel decisive, pues ya sea un hudsped de un hotel, una clieme, de una peluquerfa o un usuario de cualquier otro centre que utilize sus servicios en sus ratos de espera, puede con ellos iniciarse una inclination hacia la lecture. AdemAs, exi'stcn quienes, por su r6glimen de vida o las circunstancias en que se han desarrollado, no ban tenido la oportu*dad de leer por el gusto de hacerlo, o no han visitado jam' una biblioteca, y a partir de aquella lecture, que parecia fugaz, se les abre un nuevo horizonte de enriquecimiento cultural.
En cuanto a los bibliobuses, las salidas programadas del ii-xismo son sumamente importance. La experlienclia ha demostrado que si el servicio es eficazmente cumplimentado los objetivos se logran. Los comentarlios de a1gunos titulos, el intercambl'o dinAmico entre el bibliotecanio y el lector., la presentacl16n hdbil del Ilibro en el bibliobAs, son mdtodos que

6 FREYRE ix ANmAm-, MARfA TERc-sA. La biblioteca y la Revoluci&t. La
TT-I---- lafteA r4-1









permiten nuclear un buen n4mero de lectures neceslitados de un entretenlmiento provechoso.
Una de las areas ma's interesantes del compadero que atiende la biffilioteca viajera es la de guiar a sus, usuarl'os en la lecture teniendo en cuenta sus preferences, nivel de escolaridad Y otros. Dentro de ese marco guiarlos. desde el primer Paso, hasta Ilevarlos a la satisfaccidn de sus inquietudes a trav6s. de los libros, Y despertando en ellos el hAblito de lecture, con lo que propicia un mayor desarrollo cultural.
Las visits a domici"Ho se efectfian no s6lo para reclamar los libros atrasados, siffio taxnbidn para divulgar los servicios de las bibliotecas. Estas han sido fructiferas, pues personas que nunca habian visitado este centre se han Ilegado a convertir en asiduos lectures.
Es necesarlio insistir en que la falta de desarrollo del halbito de lecture puede converter al hombre en ignorance,, por eso es que se debe incremental el nusmo en todas las. personas y, desde luego, en primer lugar, en el bibiliotecarlio. Para reco. mendar y sugerir adecuadarnente cs, premise fundamental saber por uno mismo.
Las palabras de la inolvidable educadora Camfla Henriquez Urefia dicen en forma sencilla y amena:
P'* puede ser que el que no se haya formado el h4bito de leer no pueda senior desde el priincliplo arder en su espfritu la llama del entusliasino. No import, hay que ponerse en contact con obras notables y esperar. [ ... I Debe leer los grades libros clAsicos, que por serlos, son de todas las epocas y que deben leerse temprano y releerse con frecuencia torque siempre parecen nuevos.
No import que no se pueda comprender todo en esos
hbros."
Como Puede observers, las bibliotecas pfiblicas juegan un gran pa-oel en la sociedad, no consfituyen un simple vehiculo de amplliaci6n de conocimientos, van mAs alU, son centers
1 11 Is
formadores, centers de culture al servicio aei pueblo, centers de forinaci6n 'deol6gica. Por ello, al Incrementar el hAbito de lecture, contribuyen al desarrollo de la culture en general, o como muy bien se ha expresado,,

7 HENRfQUEZ URERA, CAMILA. Invitado'n a la lecture. 3a. ed. (La Habana] Instituto del Ubro,, 1975.









El pueblo que crea. la culture, la desarrolla y hace uso de ella, crea al mismo flempo la ideologlia, es decir, el conjunto, de conditions. que regular su-s relaciones..
constantemente con la. naturaleza y con los otros. pueblos. [ ... ] A un pueblo libre, soberano y animado de una voluntad de progress le corresponded siempre una culture progresista y revolucionarlia. [ ... I La culture es, por tanto, un hecho collective, con un fin collection* un product collective, con vistas a un uso colectlivo.11
En este primer afio del quinquenio 1976-1980, dondc la planlificado'n de las necesidades culturales del pal's estd mas, ajustada y son mas so-Aldos los dinientos del trabajo bibliotecario, existent conditions para el desarrollo de la lecture, para INCREMENTAL EL HABIT DE LA LECTURE EN LAS BIBLIOTECAS, utillizando cantos medics tengamos a nuestro alcance.
Ir parejamente con el paso agigantado de nuestra Revoluclon ha sildo y serA la premise fundamental del trabajo de las bibliotecas.

Conclusions
1. En el sistema sociialista. la education adquiere su. maxima
potencialidad al representer los ideals y objetivos del pueblo, permitlidndole prepararse para un mejor desarrollo en todos los aspects. La biblioteca p6blica fiene, por tanto,.
que contribuir a ello ., incrementando el hAbito de lecture, de modo que el usuario pueda extraer de sus condos las ideas que puedan ayudarlo en la elevacio5n de su nivel
cultural.
2. La superacio"n del nivel. te cnico, politico y cultural debe ser
una preocupacion constant de los trabaJadores de las bibiiotecas, para que se puedan converter en verdaderos
orientadores de la. lecture.
3. La aplicaci6n de nuevas teenicas, en el trabajo de informa4 ,
clon y la extension de los servicios fuera de la biblioteca Ilevara al logro de una func116n mas acorde con las necesidades socials de la comunidad.

8 Sr.Kou Toupt, A. Discurso pronunciado en el IX Festival Nadonal
de las Artes... CuBA. CoNsEso NAcIOINAL DE CW.TURA, Boletin. (Haba
na) 4:7-19: warzo-abril 1973.








4. Las salas de Literatura y Coleccli., n General tienen un gran
peso en !a labor de oriientaci6n de la lecture y, por tanto, su personal debe concern ampliamente la coleccio'n y ser capaz de emitir julcios acertados sobre determinados titulos y authors.
S. La mayor promociOn de lectures debe bacerse en los departamentos Juveniles, Por ser en ellos donde el trabajo rinde resultados olptimos y duraderos y en los. cuales; podemos former al hombre integral, como to requilere el sistema
comunistaP
6. Es evidence que la mayor parte de los usuarios que acuden
a las salas de las bibliotecas son cstudiantes que utifflzan muy poco nuestros condos, pero aun aslif, constituent una
canter Para explotar.
7. Es possible la linducci6n. a la lecture mediate las actividades de todo tipo y, especialmente, en las de Artes Visuales y Mdsica, apoyadas con exposiciones de los condos, lists
bibliogrdficas y otros materials de car.Acter didActico.
8. El fortalecimiento de las relaciones con las organ lizacion es
political y de masas es, uno de los aspects que ma' s pueden
contribuir at increments del hAbito de la lecture.

ACUERDOS

1. Sugerir a la Direcc*6n, Nacional de Bibliotecas la elaboracion de un plan encaminado a la, superacilon political e ideol6gica de sus traba adores, con el fin de alcanzar una s6lida formation Tnarxista-leninista como base tc6rica para desarrollar con eficliencia su trabajo de orientacio"n de la lecture.
11. Coordinator con las dorecciones de las escuelas para que
los professors solicited la consult, por parte de los alumnus, de aquellos libros; que puedan ampliarle los conocinuentos de las materials del Plan de Estudios, de modo que los estudiantes que utiliazan nuestros locales
puedan hacer uso igualmente de nuestros condos.
III. Crear seminaries, cursi'llos o alg4n ti o dc on*entacio'n
tdcni*ca por parte de la Dni-eccift Nacional de Bibhotecas donde se actualicen los conochnientos del personal
en todos los aspects del traba*o bibliotecario.









IV. Realizar un trabajo espec q fico y sistemafico de orien-taci6n de la lecture en todas las salas y departments que atliendan usuarios, utlillizfindose los medics de propaganda disponibles y confeccionando fichas de lecture,
analiticas, resfimenes y otros.
V. Divulgar los servicios, no s6lo a trav6s de. la propaganda,
Sino estableciendo, los contacts necesarios con las organizaciones political y de masas, instituctones y demAs centers, que de una forma u otra requweran de nuestro trabajo. Por lo que sugerimos el Plan Captaci6n de Usuarlios, aphcado desde 1972 en las blbliotecas de Las
Villas.
V14 Continuar el increments de las minibibliotecas, pero estableciendo un control estadistico sistemaltico y el mejor funcionamiento de las mismas. Para ello proponemos,
a) Coordinator con, las direccliones munic P pales de culture
con el fin de garannzar un transported para la aded. d,
cuada atencion de las. minibibhotecas.
b) La firma de convenios con los responsible de miniibibliotecas en los que se comprometen: 1) Entregar los dias pnmeros de cada mes las estadisficas, 2) DL vulgar entre los habitantes de la zona la colecc*6n situada en la misma y, 3) Cuidar de la coleccl'n evitando el deterioro o -pdrdida de ejemplares.
0 Celebrar encuentros de responsible de mlnibibliotecas y entregarles un c=6 como activists, estableclendo la emulacio"n entre ellos y otorgindole un
diploma a la meJor minibiblioteca del trimester.
V11. Ampliar el recoMdo de los bibliobuses y es-tudiar los
lugares actuales, con el objetivo de prestar el servicio donde haga mas falta. Ademas, sitar medics audiovisuales en los carrots para hacer ma's efectiva la propagan a.
V111. Continual con el desarrollo, de las actividades en los
departments juveniles de las bibliotecas, .0
a) Creaci6n de Circulos; de Interes Litera*0 solicitando 41.0
la cooperation del personal de las salas de literature
- A---- -.-- -- _ I - - - - '! .. - - - - -"t A -








b) Creacilo'n de Circulos de Interis Muslicales, sol I'dtando la cooperacift del department de Mu"sica, .0
con lo que se lograrfa despertar la aprecilaclion musical y conducir al, nino a la lecture de obras de este
tema.
c) Creacio'n de Circulos de Intere's por las Artes PlAsticas, en coordinaci6n con los, departments, de Artes con el fin de promoter la lecture; adernas para cooperar con la ensen-anza de esta material que imparted
las Escuelas Nacionales.
IX. Tomar las. medidas pertinentes para que los libros, tanto de adults como para mfios, Ileguen a las bibliotecas en comcidencia con la venta de los mismos, en las librerias.
X. Solicitar a la Direcc*6n Nacional de Bibliotecas se cree I[4p 11 a
una comi-sio" n que coordine y estume con las Instituciones correspondents los aspects references a la Socilologia de la lecture.
X1. Incremental la lecture de los cla'sicos utilizando medics audiovisuals y Ilistas bibliogrificas con opin I ones acerca
de cada obra.
XIL Realizar encuentros peri6dicos entre los trabajadores de
cada biblioteca., en los que cada uno de ellos hable acerp
ca de una obra, relatando, sus impressions al collective.
Concluimos expresando nuestro prop6silto de continual combatiendo en el campo de la culture, asi como la dedsio'n de realizer esta tarea donde nos sit6e la Revolucion.

BIBLIOGRAFIA

ALEUNDER, C. Y J. BUIRKE. Mdtodos de investigation. Washington, Uni6iA
Panamericana, 1962. 185 p. Manuals del bibliotecario, 3)
La educaci6n en Revolud6n. La Habana, Instituto Cubano del Libro,
1974. 233 p.
EscAmT, R. El hambre de leer. Unesco. El Correo (Paris) 25 (1):6-12-0
enero 1972.
Sociologia de la literature. La Habana, Instituto del Libro, 1970.
200 p. (Cuademos de arte y sociedad)
FoRGARSSY, MiKL6S AND IsTvAN KAmmtAs. Receiving of a contemporary
Hungarian short story. (Some details of an international researcli










in literacy sociology). Budapest, Centre for Library Science and Methodology at the National Szdchdnyil Library, 1974. 31 p. (International Conference of Socialist Countries' Reading Researches. BuIletin 3)

FRrEYRE DE ANDRADE, MARfA TuRESA. La biblioteca Y la Revoltwidn. La H-abana, Biblioteca Nacional Josd Marti, 1964, 5 p.

HENRI(JuM URCRA, CAMILA. -InVitaci6n 0 la, lectura. 3a. ed. La Habana,
Instituto del Libro, 1975.

KAT-SANYI, S. Historical culture. Historical reading material. Budapest,
Centre for Library Science and Methodology at'the National SzAchdny Library, 1974. 25 p. (International Conference of Socialist
Countries' Reading Researches. Bulletin 4)

KJRPTCIIOVA, J. K. Algunos aspectos de la actividad inforinativa en las
bibliotecas pfiblicas de la URSS. Bibliotecas (E4abana) 11(1): 3-17;
enero-febrero 1973.

KoiLoDZiEsKA, J. The role of public libraries in~ the popularization of
reading. Budapest, Centre for Library Science and Methodology at the National S7.dchdnyi' Library., 1974. 16 p. (International Conference of Socialist Countries' Reading Researches. Bulletin 10)

LEAzr, A. 13. Librarianship and adult education; a symposium. Syracuse,
University School of Library Science Cc 1963) 53 p.

LFwmtx, V. I. La labor cultural y la organizaci~n de bibliotecas para las
masas. Documentos y recuerdos. MoscUi, Progreso Cc1975] 235 p.

Lrrrom, G. Los lectores ert sus libros. [Buenos Aires) Bowkers [19711
242 p. (Breviarios del bibliotecario.)

SCHOtcKro L. Sociologia del gusto literario. La, Habana, Institulo del
Libro, 1969. (Cuadernos de arte y sociedad)

SE-Kou TouRg, A. Discurso pronunciado en el. IX Festival Nacional de
las Aries y la Cultura de Guinea, el 5 de marzo de 1973. CuBA.
CONsEJO NACIO-NAL DE3 CULTURA. Eolefin (Habana) 4:7-19; marzo-abril
1973.1

SFRRAN0 DE CAMACHO, MAnIA im. Lm A. Participacidn de la bib lioteca pw"
.blica mexicana en la educacidn de adultos... Mxico, 1971. 128 h.

SrF-KImRSKI, S. Investigaciones dle )a lectura en Polonia. Ribliotecas.
(Habana) 12(l):[3).22- enero-febrero 1974.







I





El desarrollo de N Biblioteca Nacional
durante 75 aftos y sit influence
0
ea el in.onnuento bibliotecarit) del pal'S

Emilio Setien
Asesor t6cnico
de la Direcci'On Nacional
de Bibliotecas

El hecho de que el VI Encuentro Naclional de Bibliotecas P6bficas del Consejo Nacional de Cultura Comicida con la celebracio'n del 75? aniversario de la Biblioteca Nacional, ofrece un marco aproplado para analizar a1gunos aspects del desarrollo de la Biblioteca y sus reladones con el movimiento biblliotecario del pai 4 s. No aspiramos a presenter un trabajo de carActer hi*Wnico; s6lo deseamos subrayar aquellas d*rcunstancias.de la vida del movimiento bibhotecario nadonal que perinitan, primer, Ilegar a conclusions que aseguren el forta. leeimiento de los vifficulos existences entre el maxima cefitro bibfiotecario de la nado'n y ]as demas instiltudones de la actlvidad informative; segundo, enriquecer distintos aspects del trabajo a partir de la experience acumulada, tanto en el Ambifto naclonal como en el international .



Si bien el te'rmino de bibli'moteca national comi*enza a ser utilizado en Inglaterra durante el s*glo xvrl no es hasta ]a

"Theschemes of L. Humphrey Gilbert, and of Parker, to establish a central national library in the 16th century, found no :support anywhere!" VLmscnAuwmz, H.J. DE. Survey of Library History. Part. 3, Pi-etonia, 1963, p. 179.









segunda mitad del siglo xviii que a.parecen ]as primers linsti(ticiones de este carActer: cl Museo Britanico (1759) y la Biblioteca Nacional de Paris." "
Desde estos pri'meros ejemplos, la constitution de las bibliotecas nacionales tiene como caractcristica principal la concentracio"n de importance colecciones compradas, donadas o
44
confiscada.s." De esta forma, surgeon al mundo como grades bibliotecas enciclop6dicas.
Las bibliotecas nacionales de Anierica Latina, fundadas en la mayoria. de los casos a raiz de la independence de los diistinto$ Paises suietos al dominion espanol, surgeon tarnbipen con estas caracteristicas.4

El sigjo xix es un period transcendental para el desarrollo del conocimiento human. El advance de las ciencias naturals y de la. t6cnica, y la. aparicl16n de una concepcl6n cientifica de la sociedad marcan moments de maxima importance histo'r1ca. La produccionimpresa alcanza 11"mites nunca antes conoLa Biblioteca Nacional de Pa is da corno fecha official de funda. i6n ]a de la Biblioteca Real, pero es durante la revoluci6n cuando adq uicre el nornbre de naci nal.
"In 1708 the irlea was conceived of combining the Court and the Cotton libraries into a National Library. Parliament purchases the Harey' collection in 1753 [...1 and almost simultaneously that of Sloane [ - I Parliament subsequently decreed that these be amalgamated with the C(4on Collection and earned British MUSCUM."' VLEmuAuNvFR,. H. J. Dr. Op. cff-P, p. 179-180.
"In November, 1789, the libraries of the Church in France were declared national property. Three years later the collections of drnilgr6s were confiscated C -I In general, large quanti ties of books landed first in temporary 4torehouscs, the depots litigraires [...) out of them came additional book-collections for [ ... I the Bibfloth6que Nationale." HASSEL, AU--RFD. A history of librarim New Brunswick, N. J.r The ScarecrowPress, 1955. P. 70-77.
4 "La, Revolucio'n de 1871 estaba fundada en los pfincipios. liberaTes v en consecuencia uno de sus primers pasos en 1872, fue la supre. sion de las 6rdenes monAsticas, y religious existences I dstos poseian ricos archives y bibliotecas [...] fueron trasladados todos estos documentos a ]a Bibliloteca de la Universidad. Al decretarse la fundacio"n. de Ja Mblioteca Nacional 118791 formaban su acervo todos los libros y materials de la Sociedad Econolmica 11794) de las bibliotecas universitania-s [. - ] y tambi6n aquellos lotes de los convents supriviidos." Crowy, Bcuwfti. La Bibiloteca Nacional de Guatemala. Aswuc16K CIJTIANA DE BIBLIOTEXAms. Boletin (Habana) 7(5): 43-95; septiembre 1955.









claos y las bibliotecas se convierten en importance centers de estudioj cambian su structural, modifican sus functions. La investigaci6n scientific reclama la disponibilidad de los condos de toda ]a nac"6n en cada especiallidad: se impose la necesidad de medidas compulsories para allegar las obras publicadas en cada pais; asi adquieren especial importance las disposliciones, sobre el depo"sito legal, que tienen sus antecedents en las medidas dlictadas por Francisco I en Francia en el Siglo XVI;5 ]as bibliotecas favorecidas por estas disposiciones, adquieren la V* If
funci6n legal de atesorar el acervo b ibliogra rico ae la naci 6-n La investigation que se desarrolla en las grades blibliotecas hace surgir tambien la necesldad de los serviclos de informacio"n biblipogr affica.
Ad, a fines del siglo xix encontramos bibliotecas naclionales. que son grades bliblliotecas de caraicter universal, favorecidas por disposliciones sobre el dep'sito legal, que realizan una intense actividad bibilogrAfica.

11

Si analizamos la aparicio'n de la Biblioteca Nacional de Cuba a la luz de la situation poliftico-social imperante en el pais a PrInciplios de siglo y uttilizamos como punts de referencia los 4spectos senalados en el p6rrafo anterior --que constituyen el resultado'de casi dos silos de evolution institucional-, podremos advertir basta que" punto los rnanejos del goblemo intervenor yanqui minaron el desarrollo de la msdtu a national.
Las condliciones en que surge nuestro mAximo centre bibl*0tecan'o, el 18 de octubre de 1901 han sido expuestas detalladamente por distintos authors."

5 DAmL,j SvE.ND. Historic del fibro. Madrid, Alianza Edito 'at, 119721 p. 148.
Is Entre otros: CORONADO, FRANCISK-0 or. PAULA. La Bibboteca Nacional. su historic y propo-sitos. CUBA. BIBLIOTECA NACrONAt.. Revista (Habana) 2da. serie 1(2):7-12- febrero 191530; EcuRVARMA 1.8-MEL. Slntesis hist6rica de la Biblioteca Na6lonal JosC- Mamf. Bibliotecas (Habana) 11(6):3-[17] noviembre-didembre 1973; ROW m..- UumSENRING, EhIlLio. Realidades y perspectives de nuestra Bliblioteca. Namonal, Carteles (Habana) 2606): 38; 9 septiembre 1945; ToitRIENTE. BRAu, ULd DE LA. La lucha por la cultura: med'10 siglo de abandon sufre ]a Biblioteca Nacional. Bohenzia (Habana) 41(29):56-57, 89; 17 jutio 1949.








. Convene an-adipr en esta ocas1*6n, que al crease nuestra Biblioteca Nacional no se fiene en cuenta la posibilidad de concentrar en ella las colecciones de otras bibliotecas, como hicieron distintos. estados de Europa y Amirlca, segdn expus k mos anteriormente. Para el status de neocolonia no interesaba en la absolute la media de las confiscad'ones y mucho menos, la de la secularizacion.4.
No se fiene en cuenta la existence de la biblioteca de la
J. a .0
Soc*edad Economica de Amisms del Pais, cuyos condos se habian enriquecido a trav6s del sliglo x-ix con obras propias de una etapa decisive en la formacift de la nacionalidad cubana. La bibhoteca mAs andgua del Pais (1793) hubiese ofrecido el nficleo, propicim para el establecimiento de la Biblioteca National. Sus condos en 1899 alcanzaban los 41487 vol6menes.;' La deslignacli6n, de estabiblioteca como Bibiloteca Naclional hubiese constituido un paso de'avance para. la justa valoraci6n de nuestra culture national; Pero esto, decididamente, no interesaba a la intervenci6n imperialist.
4 9
La Biblioteca Nacional in*60a sus servicios con un fondo realmente pobre: 3 151 voldmenesP aportados, por su pruner director, Dommigo Figarola-Caneda,
Como media compulsoria para garantizar la Regada de las obras cubanas a la. Biblioteca Na clional aparece la orden militar No. 054 del gobierno interventor,"I en la que se establece eVenvio a dicho centre de un exemplar de cada obra inscrita' en el Registro de la Propiledad Intelectual.
-En 1911, seg4n decreto suscrito por el president de Ja rep6bli"ca y el secretario de InstruccOn Pdblica y Bellas


7 Ver notas 3 y 4.
8 PERAZA Y SAUlUSAt FERNIN. Historic de la biblioteca de [a Sociedad Econdmica de Amfgas del Pais. La Habana, Ediciones Anuario BibliogrAfico Cubano r19391 p. 26.
!D FIGAROLA-CANEDA, DOMINGO. Informed de Jos trabajos efectuados en la Bibfibteca Nacional durante el afto de 1910, presented al Sr. Secreta'o de Instrucci& Nblica y Bellas Artes. Secc*6n Oficial. Cum. Boun,.7=A NACIONAt. Revista. (Habana) 5(1-6):[S]-8; enero-didembre 1911.
10 CUBA.'GoBEnNADOR Mmmt 1899-1902 (LEONARD WOOD) [Civil report of the Military governor, 1902. Havana? 1903) t. 2, p. 171-172.









Artes," se establecia la entrega a cada biblioteca del pais (nacIonal y p6blica.) de dos ejemplares de cada obra publicada por el Estado, "salvo disposiclio"n legal en contrariu", y el envl"o de dos ejemplares de cada titulo'adquirido con cre"dilto del Estado a cada biblioteca (naclional o p6blica). Esta media no garantizaba la. Itegada a la Biblioteca Nacional de toda ]a produccift bibliogrAfica del pal's-, las estatales estaban himitadas Por la cl Ausula "'salvo disposicli On legal en contrarilo" y las reftantes por una "'clausula" peor, el presupuesto.
Los servicios de informaci6n biblio I f%* P 4
,gratica practicamente no
exisfieron en la Biblioteca, Naclonal durante el period de la
V* a
repAblica. mediatizada; salvo algunos trabajos de ese character apareelidos en ]a Revista de la Biblioteca durante los an"os en que se public, no existed constanda de tal servicio. Poco podia hacerse en este sentildo, pesto que los condos, a ma's de ser p6bres, se encontraban desorganizados.
Desde el punto de vista organization de la colecct16n, la situaci6n de la Biblioteca Nacional fue ]a siguiente: 1901-1917 No hubo clasiflicaci6n. 1918-1919 Luis Marino Pdrez ordeno' la coleccion por mater1as,
1920-1938 Se clasificaron las obras que constitul"an el fondo
de la Biblioteca de acuerdo con un me'todo credo por Frandsco de Paula Coronado,-'Ilamado "racioPal"." Se inici' la catalogaci On de las obras de Derecho, Medicina, Historia de Cuba y de las correspondientes a las literatures cubana., espafiola, francesa e inglesa. El trabajo se entorpece pop cesar en los cargos el personal ya adliestrado, debido a fos cambios pohficos. Las mudadas sucesivas de la
coleccio'n y el despojo de los estates de la Bibli
14
teca, trasladados al Capitollio Naclional, causaron

11 Cuim. Lr-.YEs,, DrcR.To--%, etc. Decreto No. 224. CUBA. ]3jiBLxcffFcANAciwm. Revista. (Habana) 5(1-6):[5]-8-, encro-didembre 1911.
12 C04XSF-JO NATIONAL DE CULTURE. DIREcciON NATIONAL DE BiRLiOTECAS. Informe general del frabal'o de la Direcci6n Nadonal de Bibliotexas desde 1959 a 1966 y plan a inediano plaza para tos'afllos 1968-70. La Ha. bana, Bibfioteca Nacional Jos6 Marti, 1966. p. 82 [En el texto se ban subsanado algOnas inexactitudes de ]a fuente.] 13 CoRo..\ijwo, FRANCISCO DE RWWA. Op. Cit.
14 EcHEYARRfA. ISR"L. Op. Cit. P. 8.








la desarticulacidn de la. clasificaci6n de los hbros y del catAlogo, por lo que se perdid ]a l4bor ya
realizada.
1938-1948 Jose' Antonio Ramos supn*me el m6todo de clasifi0 J+ 14 1
cadon racional" y lo sustituye por el Decimal Universal, con modificaciones personales.14 Asf se clasificaron todas las obras generals, la filosoffat las clencias sociales, la linguiiistlica., la literature cuban-a,
la historic de Cuba.
1948-1958 Se confl=6 la catalogaci6n y clasificacion en proporclones tan 1xmitadas, que bien puede afirmarse que casi no se hizo, por falta de recursos te"cnicos y econ6micos; esta sotuacift se habia pesto ya de
manifesto oficialmente en 1951.11
La escasez de personal padecida por la Biblioteca desde 1901 hasta 1958., la inestabilidad del mismo debido a los cambios, polfticos, unida a la pobre preparacift ticnica de aquellos que lograban mantenerse en sus functions, y el desinter6s official hadan prficticamente impossible cualquier tipo de actividad professional verdadera.
Dadas estas condiciones no podia esperarse que la Bibliow
teca asumiera. el papel de centre biblio Jf* o national y mucho menos que se ocupara de la compilac16n y publicad6n de la. Bibliografia Cubana."'
En innumerable occasions se han utflUado frames sobre el "languidecimiento" de la Biblioteca Nacional. El gr6f lico
0 0,
que Aora incluimos muestra objetivamente esta situation. Las cifras de usuarios que ofrecemos han slido obtenidas parcialmente del archive de Biblioteca hasta 1958 --archivo cuya organization es deficiente-, por lo que s6lo hemos logrado

IS RAmos, Jost A. Manual de Biblioeconomia. La Habana, P. FernAndez, 1943. 459 P. (Publicaciones de ]a Corporad6n de Bibliotemnos, Archiveros y Conservadores de Museos del Caribe, 1.)
119 CASPIltO DE Mosuusj. LiLiA. Consideraciones sobre la Biblioteca Nacional y formulas para un plan tendiente a completer su catfilogo. CUBA. BimiowcA NActow. Revista. (Habana) 2da. Serie 2(3):3-15; julio-septi-embre., 1951.
17 GAXIA-CAMNu. ARAcELi Y ZoiLA I.Apiourz. A prop6sito de nuestra bibliograffa national. CtmA. BISUmcA NACIONAL JbSt MARTI. Revista. (Habana) 64(2):171-188; mayo-agosto 19730









encontrar, hasta el moment, datos que nos permliten estada d* s aproximadamente IS
blecer comparaciones ca iez ano IP


USUARIOS





60


50


40

28 567
30
Ile

Iso '2 4 519 8
17 247 0 200
19 94

(3 3.00.


2 2 3a
C>
0 Cv Ln Ln tn Lr



Result iinteresante resaltar que las estadfsticas correspondientes a la d6cada del 10 subdividian a los usuarios Segda Su nacionalidad, y las de la d6cada del 20 segu"n el color de la


'L:R Las cifras de 1904 a 1940 han sido tomadas del Archivo de la
Bibliottca Nacional 1901-1958. Desde la reaparici6n de la Revista de la Bibtioteca Naciopial en 1949 se publicaron con a1guna regularidad ]as estadisticas del cen.tro. Esta informaci'"r) hasido utilizada en parte para la. confecci6n del grifico. Las cifras de 1959 ban slido tomadas del. Archivo de la Secel"On de Estadisticas de la Biblioteca Nacional.







piel. En este Ciltimo caso la asistencia sensual del hombre negro a la biblioteca no Ilega a un 20"/v y la de la mujer negra i-cpresenta un 0,3Yo de los asistentes. En general, la asistencia de la muJer solo alcanza en esta dpoca un 10%. Estas cifras reflejan claramente la discritninacift existence en el carnpo de la culture, propia de una sodiedad dividida en classes.
El panorama que ofrece nuestro graffico no corresponded a una realidad alslada de la Biblioteca Nacional, A se fiene en cuenta, entre otros muchos factors que, por ejemplo, en el curso escolar 1949-50, de 567 079 alumnus de primaria, 22 982 flegaron al sexto grado (20 335 en escuelas urbanas, 2 447 en I as rurales), 9 750 alcanzaron el s'ptimo, grado y 4 852 el octavo. (So"lo en Areas urbanas.)IO
N6tese c 6 rno en los an"os de la tirania batistiana disrninuye marcadamente el servicio de la Biblioteca. Este descenso se original fundamentalmente por el alejamliento del estudiantado de las aulas durante el perl"odo, con motive de la lucha insurreccional, y a causa de ]as medidas represivas tomadas por el gobierno contra la Universidad de La Habana y otros planteles, de ense-anza.




Una vez expuesta a grades rasgos ]a semblanza de la Biblioteca Nacional, podemos pasar a analizar en la misma forma la situacian de las demAs bibliotecas del paafs. La linformaci6n que ofrecemos sobre estas instituciones ha sido reelaborada a partir del Directorio de Bibliotecas de Cuba publicado por Fermin Peraza en 1952, a falta de otras fuentes. de character oficia]20

10 Gumm RAmiw. Sobre el libro cubano y la bibboteca p4blica en la actualidad. AsocTAci6N CU13ANA DE BIBLIOTECAMs. Borethi. (Habana) 6(2)-.[13]-16; junio 1954.
En este artfculo Ramiro Guerra sefiala, ademAs, "La Biblioteca Pulblica no podri cumplir la aludida misl6n. primordial, urgentisima, en Cuba en las cimunstancias presents, a menos que realize un esfuerzo de extender su influence bienhechora f ... I Es esto, indudablemente, un ideal muy alto y lejano, claro estd."
"0 FmmZA SARAUSA, F. Direciorio de Bibliolecas de Cuba. Habana, Ediciones Anuario Blibliogrdfico Cubano, 1952.

AA








Segdn la fuente antes indicada,, en Cuba existing en 1951 unas 483 bibliotecas, de las cuales .108 eran p4blicas. Para ilegar a esta cifra de bibliotecas pfiblicas fue necesario anallizar la. informaci6n ofreclida por Peraza a la luz de los criterion que actualmente se siguen para clasificar dichas instituciones. 21 Debe senalarse que no se aceptaron como pfiblicas las bibliotecas de universidades, escuelas pnman*as y secundarias reportadas como tales en el Directorio. Si se aceptaron para la cifra antes ofrecida aquellas blibliotecas que, aunque no estaban sostenlidas por el Estado, declaraban sus puertas ab*crtas al pfiblico, como por ejemplo, las bibliotecas de asociaciones pnvadas (de recreo o de carActer ben6fico), las de herinandades, groups econdmicos. y gremios de distintas ramas de trabajadores.
El anitlisis efectuado permit ofrecer el slgmiente cuadro,
,q* v
atenaiendo a las fechas de fundac16n:

Nzimero de
Cantidad bibliotecas
Period de Bibtiotecas por a Rio
hfstdrico anos p4blicas otras total (aprox.)

S. XVIIIII 100 1 1 1/100
S. xxx
hasta 1867 67 1 6 7 1/10
S. xxx
hasta 1898 31 6 10 16 1/2
1899-1901 3 3= 13 16 5/1
1902-1906 5 2 5 7 1/1
1908 1 1 1 2 211
1909-1924 16 12 33 45 3/1
1925-1933 9 16 48 64 7/1
1934-1939 6 23 80 103 17/1
1940-1951 12 37 69 106
10225--"- 367:13
1952-1958 7 21 (ONBAP) 3/1


21 Blibliotecas que Prestan Serviclios gratuitamente o mediate pago de MOMS M6dicaS (rjO SUperjore:S al preCiD proMediD de Un Iibro .
Siren a todos los miembros de ]a comunidad donde radical, poseen

A7








De las 108 bibliotecas pilblicas existences en 1951, trece 1-10 Regaban a los 1000 volu menes despues de ma's de vein te anos de creadas y doce no alcanzaban esa cifra despu-'s de diez anos de existence. MAs de doce no podian dar Jnformacion sobre su coleccion. De estas bibliotecas cuarenta y dos estaban concentradas en la provincial. de la Habana, fundamentalmente en el Area metropolitan.
En 1911 se constitute, por''decreto que suscribe el presidente Jose" Miguel vji-ne.,- un Consejo Superior de Bibliotecas, adscrito a la Secretaria de Instruccion Publica y BdIas, Artes, con juntas homollogas en ciudades y -pueblos de la Isla. Al Consejo se le encomienda la atencio'n de la Biblioteca Nadonal, de las bibliotecas provincials y municlipales y de las bibliotecas de escuelas 'blicas y demas instituciol-ies de ensefianza, desde cl punto de vista metodolo'gico y de suministro de colecciones. El propito decreto iricluye el reglamento que debira aplicarse en las bibliotecas pu"blicas nationall, provinclal y munidpal) y entre sus inclisos on aquel
l1aina la atenci'
-clue proscribe el pr6stamo de libros a domicilio a menores de catorce a-nos. No sabemos con exactitud basta que" fecha tuvo vigencia esta organizadon; slin -embargo, a partir de su consfituci6n se aprecia un xincremcnto rnantenido en la creation de bibliotecas.
Es notable el interest por el estableclimiento de bibliotecas en el period que sligue a la cafda de Machado (1934-1939).
Tambi6n es precise sefialar que la Constituci6n de 1940 estableda entre sus precepts que cada municipio dleblia. mantener con sus condos at menos una biblioteca p dblica, pero fue mayor la preocupacion de las asociaciones, hermandades y gremios por este aspect que ]a de los gobernantes de turno en cada instancia del pais.

'4'4 Decreto No. 224 citado en la nota 11.

una coleccio"n universal integrada por rnateriates impress y medlo's audiovisuals, con prdstaruos externos y estanterlas de libre access. FIAB. Seccidiq DE BIBLIOTECAS POBLicAs. Normal pap-a bibil'olecas ptiblicas. Madrid, Asociaci& Nacional de Bibliotecarios., Archiveros y Arque6logos [1973].
Induye a la Bibli teca Nacional.
23 116 bibliotecas careen de fecha de fundacion, scis de elfas considcradas como p0licas.
'e 0








Bajo el gobierno de la firania Tbatz*stiana. se establece la Organization Nacional de Bibfi*otecas Ambulantes Populares, (ONBAP) por Decreto-Ley No. 1810 de diecliocho de noviembre de 195C25 Segfin los proyectos de esta organizac116n, se creaHan en el pais cincuenta bibliffiotecas p ibliicas que tendrian como soporte econ6mico el 40Vc. de la recaudacion que se obtuviese de la venta del sello de culture, 0& a pesar de lo cual recipe durante el primer afio de existence s6lo el 20% de
# .0 .2-1
dicha recaudaclon.
En 1958 se habian credo veintiuna bibliotecas populares"S que presentaban las stguientes caracten'sticas: el moblilian"o de cada una estaba constituido por tres mesas y dos estates; cada coleccion Ilegaba aproximadamente a los mil volu menes, 20 integrada por el 5117o de obras de literature, un 21% de obras de historic y geograffa, un 2,4% de obras de Ciencias Sociales.3" La asignacaon sensual de cada biblioteca ascendia a $225.00 que cubrian los gastos de personal, alquiler y mantenimiento.31
La asistenclia total a ]as bibliotecas, de la ONBAP desde la
*.I ISCI
fundac116n de ]a primer unidad hasta fines de 1958 fue dede 144737 fectores.93
La red contaba con. una biblioteca, central en La Habana,
P
que asurnia la func-i6n de procesar t6cnicamente las colecciones.


25 CuBA. LEYjEs, Dwtuos, Ex. Ley decreto No. 1810, Gaceta Oficial (Habana) 52 (275):22233-36; 26 noviembre 1954.
"4 -- Ley-decreto No. 1935. Gacela Oficial. (Habana) 53(19):1446; 22 enero 1955,
7". Isla. (Habana) (1-12); diciernbre 1953-diciembre 1956.
2:8 Asistencia de lectures a las bibliotecas de la ONBAP. T"rquino. (Habana) (28):8-9; diciernbre 1959.
20 Nuestros lectures. Isla. (Habana) (VA; didernbre 1955.
*10 Cifras r" trno Proyeed6n: las bibliotecas Populares en el ano de )a Liberaci6n. Turquilio. (14abana) (26)-.5"1; octubre 1959.
31 Ibid. nota 28.
32 Urnonar. Matanzas, 25 de septiembre de 1955. (Noticias] Isla. (I-Tabana) (1) 1; didembre 1955.
Ibid. nota 28.

AQ








Como era de esperar, esta creation de bibliotecas pCiblicas
A
no est ba respaldada por las conditions rninimas requerlidas Y,_ salvo contadas excepciones, estaban instaladas en locales inadecuados, con p6simo, mobiliario y pores coleccliones. Su organization dependia, por linea general, del buen sentido de las personas que las atendian y no de la te'cnica apropliada para los serviclos blibliotecarios. Como bien senhalara la doctor Maria Teresa Freyre de Andrade en artlculo publicado en Cuba Bibbotecol6gica: "existilan edlificios que albergaban fibrous y prestaban... un serviclio, pero en el verdadero sentido de la palabra no hab f a bibhotecas... torque slin bibliotecanios 6stas no pueden existir".3-1 Losprimeros intents para la preparation t&n'ca de personal para bibliotecas se efeadan a partir de 1936 por el Lyceum de La Habana, en forma de
cursillos.35
Poco despues comienza a -organizarse en el pal"s el movimiento bibliotecarlio. En 1938 se celebra, a escala national, la primer reunion de bibliotecarios que session en la Universidad de La Habana con el nombre de Asamblea, Nacional Pro Bibliotecas.;"' A raiz de este event se desarro116 una amplia campana para inclinar a la opinion pilblica, en favor de las bibliotecas.3" En 1946 se logra Ilevar a nivel un'versitan*o la ensen-anza bibliotecol6gica, a trav6s de los curses de verano del ma*xi*mo centre, docent. En 1948 se crea la Asociaci6n Cubana de Bibliotecarlios y dos a-nos mcis tarde surgen la. Escuela de Blibliotecologia de la Unliversidad de La Habana y la de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais. En 1952 se crea la Asociaci6n Nacional de Profesionales de Bibliotecas, sustituida en 1955 por el Colegio Nadona I I ide Bibliotecarios, Universitarios.
Tanto la Asociaci& Cubana de Bibll'otecar*os como la Asoclaci6n Nacional de Profesionales de Bibliotecas o el Colegio, independientemente de las discrepanclas mantenidas ---cuyo

34 FAxYRE i)E ANDRADE, MARfA TEitf:SA. El trabajo bibli"Otecario en Cuba republican. Cuba Bibtiotecol6gica. (Habana) I(l): (7]-10; enero-marzo 1953.
85 Los studios bibliotecologicos en Cuba. Bibliotec". .(Habana.) 10(2):[451-55; marm-abril 1972.
so (Notal Boletin Bibliote'cnico. (Habana) 1(3):2; wayo 1938. Lanza la liniciativa Para una reunion de este carActer.
37 FREYRE DE ANDRADE, M. T. Op. cit.








anAlislis escape a nuestro objetivo presente- dejan constancia de una amplia labor de aniUsis sobre la slotuac16n del libro y las bibliowas en el pals, y los 0rganos officials de estas asociacioneell recogen en sus paginas trabajos de distlintas tendencies, de importance teo rka para el desarrollo de la bibliotecologia, que no pueden ser lignorados al moment de estudiar la evoluc*6n de la profession en, Cuba.
El hecho de que los trabajadores de las blibliotecas del pais estuviesen afilliados en buena media a una u otra orgainizaci6n, bace possible pulsar el estado, de opinion y la glituad6n real de la profesi6n en un period de diiez anfios,, tomando como base tanto los boletines editados, como los documents emanados de las jornadas y congress celebrados.
0
Entre la Biblioteca Nacional y las demis bibliotecas del pals no exist.16 articulaci6n alguna durante cincuenta y ocho
'os. La situa *6n general presented por la Bibli tem Nacional no le permitla server de ejemplo y guia al sistema bibliotecarlio del pais. En fecha tan tardia como 1958, el Papel rector que debia jugar el centre para el desarrollo bibliotecario national todavia no constitufa. un. Program. real de trabajo, dnicamente existia como proposition de la Junta de Pa. troops que a la saz6n regifa el trabajo -de la instituci'n."

TV

S61o a partir de 1959, con el advenim-ento de la Revolu. cion, comienzan a plasmarse las mejores aspiradones del inovimi*ento bibliotecario cubano.
La Biblioteca, Naclional inicia un period de vertiginoso desarrollo limpulsada, por la arnplia experience de la doctor Marla Teresa Freyre de Andrade, dentro de un context nacional para el que las ideas martianas sobre culture y libertad adquieren plena vlgencia.

*18 A-SOCIACT6X CURANA Dr., ]BIBLIOTEM10S. Bolet"11. (Habana) v. 1-11, 1949-1959; Cuba Bibliotecol6gica. (Habana) v. 1-3, il ca v. 1-5, lgs&196o. 953-1955; segunda 6w.
El cambio de 4poca se debe a la desaparici6n de la Asociad6n Ka. cional de Profesionales de Bibliotecas y a la creaci6n del Colegio Naci& nal de Bilibliotecarios UnIversitarlios.
30 CASTRO DE MOMFs, LiLiA. Sobre e'I fibro cubano. Asocmczaz c um. NA DIR 1311MLIOTEcAmos. Boletin. (Habana) 10(l):8-9; marzo 1958.








La colece"O'n de la Biblioteca, que en. 1958 contaba con 250'000 plezas entre libros y perl16dicos,"I comienza a enriquecerse mediate el establecimliento de una polffica adecuada de adquisliciones que aprovecha organizadamente las posibilidades de compra, donations y recuperad6n de bienes.
Se precede, a concentrar en la Bliblioteca Nacionai importantes colecciones existences en el pals, procedentes de centers a los que el pueblo no tenfa access, o de aquellos en los que la exhstencia de las mismas no respondia a los objetivos para los que estaban destinadaOl No se desaprovecha en este momento la posibihdad de conf liscar las colecciones atesoradas por elements contrarrevolucionarles y de la burguesia que abandonan el pal's. De todo este trabajo no s6lo se beneficial la Biblioteca Nacional: en 1966 se habian entregado a bibliotecas de distintos organisms del Estado, de acuerdo con sus interests, mAs de 80 000 de los volfimenes recuperados.42
El canje international de publicadones se converted en una fuente inagotable de eariquedmientolp constlituye una consolidaci6n de los esfuerzos iniciados por Figarola-Caneda en los pruneros aflos de existence de la BibliiotecO3 y contribute, en buena media, a evitar que el bloqueo eoon6mico hnpuesto al pal's por el imperialism norteamericano y sus aliados crearan nuevos vados en la coleccion., afectando la informacio'n sobre los aspects mAs sobresalientes de la culture universal que, por ae k nim6n, debe estar represented en toda biblioteca nacional.44 A fines de 1975 la Bibli*oteca Nacional ofrecia al

40 SAMMVE-NIA, EMETERio. Discurso pronunciado por el Dr. Emeterio S. Santovenia Presidente de la Junta de Patronos de la Biblioteca Nacional "Josd Marti" en el acto Inaugural de la misma el dis 21 de febrero de 1958. AsociAWN CUBANA iDE BnmomAms. Boletin. (Habana) 10(t): [31-6; marzo 1958.
41 En Jos primers afts, despu6s del triunfo de la Revoluci6n, se trasladan a Ia Biblioteca Nadonal Jos libros y folletos cubanos de )a biblioteca de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais.
CONSEJo NAmONAL DE CvLTuRA. Dmccidiq NATIONAL DEBIBLIOTECAS. Op. cit. p. 77.
-43 Es de notar el intense traba*o reafizado por Figarola-Caneda en material de canic, seg4n se desprende de [a correspondence que sobre el tema se conserve, en el Archivo de la Biblioteca, Nacional 1901-1958.
44 UNESM. Reconiendaci6n de la Unesco sobre la normalizaci6n Internadonal de las estadisticas relatives a bibliotecas. Rolefin de la Unesco para [as Bibliotecas. (Paris) 25(t),-.8-12; enero-febrero 1971.
PT 41%









pdblico una colecci On casi tres veces mayor que la heredada de la repfiblica mediatizada, constituida por ma" s de 610 000 ipiezas, debidamente representadas en los catAlogos de servicio pilblicoj, integrada por libros, publicaciones seriadas, manuscritos, partituras, grabados, diaposlitivas, Idminas, mapas,, fotografias, cartels y grabaciones sonoras., que represents una amplia diversificaci6n de la niqueza informative lograda en diecisiete a-nos de Revoluci6n. Esta cifra no contempla las colecciones que se encuentran a6n en period de procesamiento, cuyo volume estimado es de mAs de 250000 piezas.13 La Ilegada a la Biblioteca Naclional de la production lin.Presa en el pals se encuentra garantizada legalmente desde 1964 por el Decreto-Ley No. 3387,1111 suscrito por el president de la rep4blica, el pnmer ministry del Gobierno Revolucionario y el ministry de Educad6n. Este decreto establece la obligation que tienen todos los impresores de enviar a la Biblioteca Nacional cinco ejemplares de cada obra editada. (Ver grifico en pAgina 74 .)4'1
La sit.uacion organ I zativa de la Biblioteca Nacional cambia radicalme'nte con el triunfo de la Revolucift. No so'lo se inicia un nuevo procesamiento de los condos existences y de los que se incorporan, aplicando las te'cnicas mas moderns para la organization manual de las bibliotecaS 411 S* 'r ino que se emprende
la reorganization structural del centre, la cread On de nuevos

4-, Estimado ofrecidu por Ia cornpafiera Maria Lastayo, responsible de adquisiciones de la Biblioteca Nacional Jos6 Marti.
46 CusA. LEYEs, DErRE'r09, ETC. Decreto-ley No. 3397. Gaceta Oficial. (Habana) 62(15),,-392; 20 marzo 1964.
47 El grAfico ha s*do confecclonado de acuierdo con datos tomados de las sliguientes fuentes: 1901-1910, RGAROLA-CANEDA, D. Op. cit. 1934,, Problems de la nueva Cuba. New York, 1935; 1942, Peraza SarauZa, F. Direclorio de Bibliotems de Cuba. La Habana, Ediciones Anuario BibitogrArIco Cubano, 1942; 19581 SANTOVENIA, EmE TERIQ. Op. Cit.; 1975, Archivo de [a Biblioteca Nacional. Jos4 Marti.
4:1 La situacii6n encontrada no permitia proponerse en este sentido otros medics de rediente, apar-166n en la actividad informative. Nos referimos a nidtodos mecanizados o autornatizados. En 1970,, dentro del marco del Programa de Participaci& en Actividades de los Estados Membros de la, UNIESCO, se InIciaron studios con vistas a la future mecanizaci6n y automafizac16n de algunos servicios de la Biblioteca National. DuLow, AuBERT. I
Cziba,- hacia la niodernizaclo"n de las bibliotecas. Paris, UNESCO, 1971.











It

1-PUCCION


Miles de


611 321













80 000 50 000
207 423





1.0 lt l 0 150
Co Lr.,
UM t%'Cr% a% 010



servidos y el establecimiento de una verdadera polffica de trabajo bibliootecario, -con una orientaci6n t6cmca, cultural e
ideol6gica acordes con la nueva etapa hist6rica lniciada.
Inst'i
tud6n. completamente muerta y sin proyecciones hasta, 1958, a partir del triunfo revolucionario, la Biblioteca Nacional se converted en un centre dinAmlico, cme no se limit a compilar









del hombre, sino que asume el papel de vehiculo difusor de esa riqueza cultural, como corresponded a las biblipotecas modems v en especial a las de los passes socialistas.411
Como se desprende de lo expuesto a trav6s de las pa-ginas de este trabajo, el servicio de biblioteca public presentaba en el pais una situadon precaria antes del triunfo de la Revoluci6n. Por esta raz6n la B*bl*oteca Nacional, al mismo tempo que tomaba el verdadero carActer que le correspondia, asumia function' de biblioteca pAblica para subsanar en alguna medida la pobreza de estos serviicios en la ciudad de La Habana. Con el tempoo, estas experiences sirvieron de model para el desarrollo, de la red de bibliotecas p, U*'blicas del palls, creada en 1961 bajo la direccli 'n del Consejo Naclional de Cultura para la que la Biblioteca Nacional funge como laboratono y centre metodol6gico.
Toda esta labor de reorganizado'n con vistas a nuevas proyecciones del trabajo bibliotecariio reclama la presencia de personal debidamente calificado para cada tarea. Ingresan, por primer vez en la historian del centre, los bibliotecarlos formados en la Escuela de Bibliotecologia de la Uni'versidad de La Habana y se crean conditions adecuadas para que personas de nivel universitan*o, procedentes de otras especlialidades, puedan incorporarse al trabajo de la insfitudon.
Los resultados de este esfuerzo organEzativo no se hacen esperar. En 1960 los servicios prestados, sextuplican los mejores indices de todo el period anterior a la Revolucion, y en 1975 son doce veces mAs altos. El enriqueeimiento de la colec. 66n y la organization establecida. perywiten diversi-ficar los servicios de la Biblioteca Naclional y situarlos en consonancia con el desarrollo impetuoso del pal's.
Ofrecemos a continuation un gratico que refleja el moviimiento de usuarios de la Biblioteca Nacional desde su funda. clon hasta 1975, y una tabla que analiza la distribution de los servc* ios prestados en el 76 por los distintos departments del centre.

49 CONSEJO NACIJUNAL DE CULTURE. DIRECC16N -NACIONAL DE BIBLIMCAS. OP. cit. P. sq.














UZUARIV
Miles 347 964
40



287 303













156 76a
iso











40 28 567 1 24 598
.0-INb17 247 zo
2a 8 300 200 9 943
1.10 2 171 2 238

Ar 0 0 0 Ln
0 c- cu UN 10 rqs C% MCN cp ON




60 GrAfico confeccionado de acuerdo con datos tomados de las sigulentes fuentes: 1904, Archivo de la Biblioteca Nacional 1901-1958-, 1910, FxGARoLA-CA wm D. Op. ct*t.,,, 1920, Archivo de la Bibllioteca Naclional 19011958- 1940, Archivo de la Biblioteca Nacional 1901-1958; 1950-1958, Revista de ia Biblioteva Nacional de esos afios. En algunos casos fue necesario









Servicios de Ia. Biblioteca Nacional en 1975i-,-t

Department de Artes Visuales 36831 9 el
Circulate 38966 10
Coleccift Cubana 16565 4%
Informado"n de Clienclia y Te*cni'*ca 35385 9 YO
Juvenit 60676 16 %(' ,
M u" S i c a 21920 670
Salas de Lectura 148311 4291b
Otros 15367 3 51f)
TOTAL 374021

El trabajo de informaci 0-n bibliogrAf Iica desplegrado por Ia Biblioteca Nacional a partir de 1959 revise gran. limportanda.
A fines de 1961 asume Ia responsablifidad de compiler y publicar Ia information sobre Ia production editorial del pal's a partir de 1959 y de cubrir Ia laguna bibliograffica del period 1917-1936.1 En Jos quince a-nos de esfuerzos destinados a este trabajo se complain treinta y siete de Ia bibliograffa nacionall, Jos veinte que correspondent al, penodo 1917-1936 y los dxeclslete aflos del movimiento editorial de Ia Revolucion, todos publicados o en process de impresi6n en estos moments. A partir de 1970 Ia informaci6n sobre el movimiento bibliogr;iJico cubano adquiere un nuevo carActerl* se comienza a compilar y publicar una selecdo"n de los ardculos mas importance aparecidos en las revistas del paps,13 con lo que gana un nivel anali ptico nunca antes ofrecido nacionalmente. En 1971 se ifficorporan a las secciones tradicionales de libros, folletos y pu.011caciones seriadas de Ia Bibliogralia Cubana nuevas miformaP
Ciones: Cartelograffa, Exposiciones, Producci6n Clinematogra. fica, Dliscograffa. y Emisliones Postales-" gracias a estas incorporaciones Ia publication se converted en un instrumento de

5.1 Datos del Arehivo de Ia Seccio'n de Estadistleas de Ia Biblioteca National Jose' Martf.
ri 2 GARCLI-CARRANZA, ARAcELI Y ZOILA UpiouE. Op. cit.
53 Aparece publicado como Indice General de Publicaclones Peril& dicas Cubanas 197054 Aparmir v 7nYTA 1.&PlrnTr fln










inappreciable im'portancia. para pulsar el desarrollo de la cultura namoonal..
Complement de esta tarea lo constlituyen los trabajos de investigad6n sobre los condos m6s valiosos del centre que han dado origin a multiples publications, o ban sido recoI
ev ta de la Bibhoteca- los indices confecdomdos g 'dos en. la. R i's
a 117 publications sem*adas cubanas, tanto del siglo xix como del xx, de los cuales sesenta y ocho han sido reproducidos y cuarenta y nueve se encuentran en process de edici6n;" las bibliografias confeccionadas, publicadas en buena media, que cubren todos los campos del conocimiento y entre las que han ocupado lugar predomlinante las correspondents a la informaci6n cientifico-t4cnica, en respuesta a las necesidades mas urgentes del desarrollo de la produccii6n y la investigaci6n!16
En resume, el trabajo publicado por la Biblioteca Naclional durante sus setenta y cinco an'os de existence. queda recogido en 299 titulos, de los cuales 273 han sido editados a partir de 1959.5" Las firadas de estos 273 tiltulos promediaron los dos mil ejemplares y han slido profusamente distribuidos entre distintas redes de informadon del Pais, como elements Imprescindi'bles Para su trabajo asf como a otras institutions. En el Ambito international han servido para mantener relaciones de canje con mas de trescientos centers fines en cien passes.

v

Paralelamente con las transformaciones que se Ilevan a cabo en la. Biblioteca. National, aparecen en el Pai's distintas redes de information. la red de bibliotecas escolares del m*nisterio de Educacl6n, las de la. Academia de Cienclas, las del minister de Salud Pdblica y otras.

55 FERNANDFz ROBAINA,, TomAs. La labor de *Indizaci6n de In Biblioteca Nacional y otros centers. Bibliotecas. (Habana) 13(6): noviembredicienibre 1975. (En prensa.)
P6 EI, Departamento de Infon=d6n de Ciencias y T& icas ha compilado 1200 bibRograffas entre 1963 y 1976. De ellas inds de mil se ban reproducildo en cantidades suflidentes para cubrir in tereses.
I
57 CUBA. B113LTOTECA NAcToNAL JOS9 MARA Cat4lago de publicadones de la Bibtioteca Nacionat Josd MartL La Habana, Biblioteca Nacional
Iw_ f ME -A- P w% -- -- A -- --.& ^ -,m - r ^- -v- - 14 Aplye N










La. Organization Nacional de Bibliotecas Populares es mitcrvenida por las fuerzas revoludonanas y comienza a experxmentar Jos cambios propios del moment. Estas bibliotecas p6blicas cared 0 an hasta 1959 del servicio de Pr6stamos a domic ilio. En 1960, can n4mero de veinficm*co, son transferidas a la Direccio'n General de Cultura del Mimsterio de Educacio'n, perdiendo su carActer aut6nomo, seg m lo dispuesto por la Ley 742 de diednueve de febrero de ese an"o.r;' Mantenidas irregularmente en los primers anos de la Revoluci6n, por tras)ados de locales y otras drcunstancias propias de los perfodos de grades transformaciones, se convierten en 1961 en el niCicleo dc la red national de bibliotecas, plablicas del reclidn credo Consejo Nacional de Cultura, y se design a la BI*blioteca Nacional Josd Marti como centre del nuevo, sistema; de esta forma queda constituida ]a Direcci'n de Bibliotecas del Consejo.
Se incorporan a ]a red, paulatinamente, ]as bibliotecas mantenidas por los gobiernos y munliclipales., ]as cuales, al igual que ]as Procedentes de la ONBAP, son renovadas en su totalidad. Se adaptan locales adecuados, se enriquecen profuse y cientfficamente las colecclones -enviiadas por la Direcci6n. de BI'bl*Otecas debidamente procesados., se sustlituye el mobifiario inadecuado y se prepare el personal que las atiende en la Escuela de Capacitacii6n. Bibliotecaria creada por el CNC en 1%2. El cuerpo de professors, de esta escuela se forma con los t6cnicos de mayor experience. en cada disciphna, procedentes de la Biblgoteca Naclonal.
A ]a vez que se emprende la. labor de reorganizaci6n de las bibliotecas pliblicas existences, se van creando otras totalmente nuevas que adquieren desde el primer moment el estilo de trabajo disen-ado para la red por la Direcci6n de Bibliotecas del CNC., estilo que tiene como base las experience. cias aportadas por el servicio de biblioteca plAblica de la Biblioteca Nacional.
Con el transcurso de Jos ax-os, el ndmero de bibliotecas crece y los cursos de formaci6n adquxeren, desde 1968, el nivel de tiknicos medics. Esto garantiza que el serviclo, al. pdblico en todo, el Pal"s sea ofred-do con la presencia, de personal cuya escolandad minima, es equivalent a la de preuniversitario.









En los periods escolares 1972-73 y 1973-74, la Escuela de Tecnicos de Biblioteca organize en doce bibliotecas del pais curses para lograr la tecnificacio"n de todo el personal de la red, Se incorporan a los riaismos aquellos companies que, contando con la escolaridad minima necesaria, no habian podlido concurrir a la Escuela de La Habana para formarse, ,o se habian preparado en'cursos anteriores a 1968.
El trabajo de investing "'n e informacka bibliogr"fica se extended por todo el pam, Algunas bibliotecas se suman a la investigation del patrimonio bibliogr"fico de la nac116n, complilando la producci6n editorial de sus territories.""
Al cierre de 1975 existing en Cuba 121 biffilliotecas p'blicas" con 750 punts de servicio"I de los que forman parte tres bibliobuses y 747 minlibibliotecas, atendidas estas uItimas por personal voluntario. Los usuarios de la red quedan reflejados en ]a tabla que aparece en la siguiente pagina.O"-'
El resto de las bibliotecas existences en, el pai's, seg6n la informacii6n disperse disponlible, sobrepasa las dos mil.
La Guia de bibtiotecas y centre de documentaci6n de la ep'blica de Cuba, publicada en 1970 por la Bibtioteca Nacional en colaboraci6n con el Centro de Informado"n Cientifica y Te cnica de la Unliversidad de La Habana,03 recogli'a 229 institucimes, excluyendo las biblibtecas escolares. Este repertorio contemplaba 52 bibliotecas pAblicas y 25 bibliotecas de ciencias medicals.
De acuerdo con la informad'n mas reciente conoclida, las bibliotecas p6blicas ascendian a fines de 1975 a ciento veinte y una, con 750 punts. de servicio y las de salud p'6blica en


511 Matanzas, Las Villas, Camagiley, Santiago de Cuba.
00 CONSEJO NATIONAL DIE CULTURE. [PRIESIDENCIA] Informe central a la Plenaria, actualhado con las observations y modificacifones propuestas por la plenaria y las cifras reales de 1975. [Habana, Talleres del CNC, 19761
-01 Archivo de la Secdon de Estadisticas de la IBI'blioteca Nacional Jos6 Martf.
60 CoNsruo NAcIONAL DE CULTURE. [PRESIDENCIA] Op. Cit.
V Gula de Bibliotecas y Cewros de Documentaci6n de [a Reptiblica de Cuba. La Habana, 1970.










Nilmero de
Nthnero de bibtiotecas
usuarios integradas a la red

1963 399002 27
1964 1038322 .32
1965 1081121 36
1966 969985 42
1967 1016322 44
1968 1013 766 52
1969 1377427 53
1970 1307268 52
1971 1363280 56
1972 1602837 78
1973 1865912 96
1974 2995581 108
1975 4127900 121

1976 sumaban cien instalaciones y diectse is libreros," por to que una actualimdon,,tentativa. de la cifra ofrecida por el repertorio citado en el parrafo anterior darl'a como resultado la existence de 373 bibliotecas y centers do documentaci6n que, sumados con las bibliotecas escol'ares baJo la. direcci On del minister de Educaciio'n,115 ofrecen el gran total de 2 146 instalaciones.
Este n-6mero de bibliotecas, que subrepasa con crcces las ibles aspiraciones de los pionevos del movimlento bibliotecario en Cuba, no responded, lamentablemente, a un control sistematico y no aparece totalizado en las linformadones oficiaG4 Informad6n ofrecida por el Centro Nacional de Inrormacio'n de Ciencias Wdicas el 22 de junio de 1976.
135 Segriln informaci6n recibida de la Direccio'n de Bibliotecas Escolares del MINED el 22 de junjo de 1976, el pal's cuenta con 1773 bliblio-









les del pais, por Io que se piierde la vision global de la incidencia de tan important servicio en la education, la culture y el
4
trabajo de investigation nacionales.
Los advances, logrados son, indiscutiblemente, mot* o de justo orgullo revolucionario; no obstante, debemos 11axnar la atenci6n sobre el hecho de que el mov'miento bibliotecarwo del pais se desenvuelve en forma de groups aislados, con lo que no se aprovechan las posibilidades que ofrece, para el desarrollo te6rico y prictico de la profesi6n, la comparaciOn de expenencias surgidas en distintas esferas de la. actividad.
El primer Forum Nacional de Bibliotecarios., convocado por la Direcci6n General de Bibliotecas del CNC en 1964," constitUY0 un intent Vara evitar ese aislamiento y tuvo sus antecedentes hist6ricos mediatorss en distintos events de este carkter celebrados antes de 1959.1"7 Como resultado del Forum surgieron, entre otros, acuerdos: un plan de conferences y cursillos para. mantener actualizada la informacift de los bibliotecarios y una proposici6n de plan de studios para crear la carrera de la especialidad a nivel universitarlio. Esta dtima proposici6n surti6 sus effects pocos aflos despu6s, aunque a partir de 19720 el plan de formaci6n bibliotecaria se funde con el de la 'Escuela de Informaci 'n. Cientffica y Wenica, de nueva creaci6n.
Por su parte, ]a Direcci6n, Nacional de Blibliotecas del Consejo Nacional de Cultura viene realizando desde 1969, aproxI.madamente cada dos an-os, encuentros nacionales de bibliotecas Pfiblicas, estructurados en fonna mds, o menos direct con reunions sitnilares a nlivel de provincia. Los trabajos de estos events han resultado provechosos para el desarrollo del sistema.
Otras redes de informaci6n celebrant reuniones de carActer similar; por ejemplo, recientemente se efectu6 una reuni'n national de bibliotecas de salud pfiblica y en noviembre de 1975 se celebr6 la primer Reunii-6n Nacional de Informaci6n Cientffico-Tdcnica.

0 Bibliotecas. (Habana) 2(3),- mayo-jwuo 1964. ISSN 0006-176X.
137 Distintos trabajos apareclidos en el Boletin de la Asociaci6n Cabana de Bibliblecaribs y Cuba Bibliotecol6gka.
6:8 Los studios bibliotecol6gicos en Cuba. Bibliatecas. (Habana) 10(2) [451-55- marzo-abril 1972.









Entre la Biblioteca Nacional y las dcmds blibliotecas del Pais se han establecido estrechos vinculos de colaboracio"n. La cmaci6n en la Biblioteca Nacional de los cati'logos colectlvos de publications serfadas; el sistema de pr stamo interbibliotecarios establecido por el centre; el intense trabajo, de inforrnaci6n bibliogratica desplegado; la publicaclio'n y diistribucii6n de obras que, constituent repertorlios de suma utifidad para los servicios de las dema"s blibliotecas, han contribulido en buena medida.. al fortalecimiento de esos vinculos.
coino centre del sistema national de bibliotecas pfiblicasj, la metodologia de la Biblioteca Naclional, deblidamente adaptada, se aplica en todas las institutions de ese character. Otras redes de informaclOn se beneficial de las experliencias acumuladas por la Biblioteca Nacional, debiidarnente adaptada, se aphca, en todas ]as institutions de ese carActer. Otras redes de inforinacion se beneficial de las experiences acumulacias por la Biblioteca Naclional., a trav6s de los servicios de asistencia t6cnica que la misma ofrece en forma de seminaries, cursiiIlos y consults individuals. Desde 1965 hasta 1975 se han prestado por la BIblioteca Nacional 22969 servictos de esta fadole" directamente; de 1967 a 1975 las bibliotecas pulblicas del Pal's ofrecieron 16939 servicios de asistencia tc'cnica,71, tomando como base para los mismos la metodologfa recliblida de ]a Biblioteca Nacional. De esta forma puede afinnarse que las experiencias de la Biblioteca Nacional se han difundido por todo el pais, y que tal d-Ifusion puede expresarse num&iicamente por ]a ci*fra de 39 908 asistencias te,'cnl'cas impartlidas por todo el slistema. bibliotecario del CNC, en un period de diez anos
Despuds de constituida. la Direccio"n de Informacio"n del Consejo Nacional de Clencia y T&nica," miembros del cuerpo, tdcnico de la Biblioteca Nacional colaboranin en various groups de trabajo orgaruzados a rafz de la primer Reunio"n Nacional de Informaci'n de Ciencia y Tecnica, para analizar la S *tuaci* n de la act* vidad y recomendar las normal adecuadas para el future desarrollo del trabajo. En cste sentido, desde

Datos del archive de la Secci,6n de Estadi'sticas de la BINioteca National Jos6 Marti.
'70 Datos elaborados a partir de la informaciOn ofrecida por el DePartamento de Estadisticas del CNC
"I Credo en 1975.








0 .0
.ue se fund6 el Instituto de Documentacion e Informacio'n,
72
Cientiffica. y TeCnica. de ]a Academia de Ciencias, el director de la Biblioteca Nacional ha sido asesor de esa organizacii6n. segun Io establecido por la ley que le dio origin.
A.1 analizar las clifras que ofrece el Anuar10 Estadistico de la Unesco. correspondent a 1972 sobre el movimiento de las bibliotecas nacionales del mundo, llama la atenc116n el renglon correspondent a las adquisiciones de dichas lnstituciones en un ano (generalmente ta informacift corresponded a 1971). Aparece como anexo a esta ponencia una relaci n extraida de dlicho reperton"o, que permi'tira apreciar, por comparaciln, el dinami'smo adquindo por nuestra Biblioteca Nacional en su enriquecimiento, a partir de 1959. El promedio de voWumenes incorporados a la coleccio'n, debidamente procesados, durante el period revolucionario es de 20000 por aflo; de los u"Itimos dos a-nos podemos ofrecer las siguientes c1fras: 1974, 22 689; 1975p 20 488.
La 16a. Conference. de la Unesco,13 que discuti' la normalizaci*6n. international de las estadisficas relatives a las bibliotecas defini6 a las bibliotecas nac*onales como instituciones responsible de la. adquisici6n y conservaci'n de ejemplares de todas las publicactones impress en el pal's, que fundoncn como bibliotecas "dep6sito" en vilrtu.d de disposicliones legalese o por acuerdos especiales*14 y que desempen-an, ademAs, algunas de las sigulientes functions: elaboran la biblilografla. nac"onal, rednen una coleccii6n amplia. y representative de obras extranjeras lincluyendo obras rcf-erentes al pal's, actdan como centre national de informac116n bibliogr6fica, complain cat'dlogos colectivos, publican la bioliograffa national retrospect. tiva, pueden prestar algunos servidos propios de biblioteca u'blica.
Como se desprende de todo lo expuesto en estas paginas sobre ]as functions que desempen-a la Biblioteca Naclional Jose" Marti, su marco de actividades responded ampliamente a las definiciones ofrecidas por la Unesco.


'72 Cum. LEYE-4, D wRm.? ETC. Ley No. 1107. (En Leyes del Gobierno Revolucionarto de Cuba. 47.) La Habana, Finanzas al Dia, 1963. p. 114-117.
T3 UNESW. Op. cit.
74 Es dc intends sefialar que la Bibl"Oteca Nacional Jose" Marti' es Ja depositaria en Cuba de las publicadones de las Naciones Unidas.








Fin la actualidad Ya. se Perfilan nuevos contends de trabajo bibliogrAfico que 16gicamente se van insertando en las functions de las bibliotecas naclionales. La necesidad dc regular la identificari6n de las publicaciones en el mundo, con vistas al intercamblio de informaciln, ha determined la aparid6n de ndmeros normalizados internacionalmente para las publicaciones seriadas y los libros.15 Las oficinas nacionales para la asignaci6n de e-sos nfimeros han sido establecidas en varlas bibHotecas nacionales, aprovechando la circunstancia de que son depositarias Por ley del movimiento editorial del Pais, y en occasions constituyen las oficinas del registry de la propledad intellectual "
Asimismo a1gunas bibliotecas nacionales se han converfido, en virtue de la alta especializaci6n logmda, en centers nacioffl
nales para las estadisticas bibliotecarias, y en o-rganos restores Para la actividad t6cnico-profesional de sus respectivos palses.7i


ACUERDOS DEL VI ENCUENTRO NATIONAL
DE BIBLIOTECAS PUBLICS

1. Las ideas expuestas a travel de la ponencia tienen corno base los datos encontrados en las fuentes que sen-ala la bibliograffa adjunta. El tempo dedicado a la b6squeda de iinformaci6n y a la redacci6n del texto ha slido breve en comparacion con la amplitude del tema propuesto. La dispersio"'n de la informad6n, en a1gunos casos, y la poca organization de la misma, en. otros, hacen suponer que los criterion ahora sustent-ados pueden ser mejorados,
*1 'dos con nuevos ejernplos, o variados totalmente


7-5 International Standard Serial. Number (ISSN); International Standard Book Number (ISBN).
78 Japanese National Centre for TSDS; its background tasks and Problems. Neups-letter. (Tokio) (39):8-14- November 1974. ISSN 0027-9161; AjE S. B. The role of national 116branes in national and international information systems. The African region. Supplement to the Working Papers for the Meeting of Directors of National Libraries. Oslo, August 12-13j, 1975.
77 Am, S. B. Op. cit..









con la icorporaci6n de nuevos documents. Por tanto,
se acuerda:
lo. Que al texto actual de la Ponencia se m'corporen todos
los elements que sea possible encontrar en el future, Siempre que los mismos estdn avalados por las fuentes de information correspondents.
2o. Que el event apruebe la. constitution de una com*W
16n. pennanente destinada a la i vesti aci6n del mo i in 19 vimiento bibliotecario cubano integrada por represent tastes de las catorce provincial y de disfintas redes de informac116n; esta comisi6n. desempenaria sus funciones,, mientras no se constituya un 6rgano de cankcter national de representacl16n mds ampha.
Is
3o. Que la Biblioteca Nacional Jos6 Marti' emprenda de
inmediato la organization del archive del centre correspond liente al period, 1901-1958, para su anAlisis y sintesis, y que se tomen iddnticas medidas con el correspond xiente a la. etapa de la Revolucio"n, stable.
ciendose ]as regulations pertinentes.
4o. Que se incorpore a la bilbIlograffa consultada. para la
confecci6n de la Ponencia la documentac*6n aportada
por la provincial de La Habana.
20, Al fundarse la Biblioteca N ional en 1901 no se tuvo en
cuenta el desarrollo 16gico de la culture national; se ignoro, en el moment de constituir sus condos, la existence de documents fundamentals para la historic del pals.
Con el triunfo de la Revolucli6n se procedi6 a reparar en lo possible ese error mediante la incorporaci6n de condos cubanos importance adquiridos por todas las vipas; se trasladaron a la Biblioteca Nacional, entre otros, los hbros y folletos cubanos de la. biblioteca de la Socledad Econo"rnica de Amigos del Pais, pero quedaron en ese centre las colecciones de publications peri'dicas. Actualmente la biblioteca pfiblica mas antigua de Cuba no forma parte de la red national, sino que depended del Instituto de Literatura y Lingllistica de la Academia de Ciiencias, aunque sus puertas se enctientran abliertas al pCiblico en, general.
En relaci6n con esto, se acuerda:
lo. Que se studied la convenience de converfir nuevamente a la biblioteca de ]a Sociedad Econo"mica de
Arm"cri-Le Apal ex1%








de La Habana, posici6n que le corresponded hist6ricamente, y que se incorpore a la red national atendida
por el CNC.
2o. Que se concluya la incorporaci6n de los condos cubanos que afin permanence en esa biblioteca a los condos de la Biblioteca Nacional, para lograr la. unificacioD del patrimonio bibliogrAfico, nadonal, que constitute
la prunera responsabilidad de esta "Itima.
30. Que se studied la posibillidad de incorporar tamblic"n
otros, condos valiosos cubanos que a6n existent dispersos en otras bibliotecas del pafs, no pertenedientes a
Ia red de bibliotecas del CNC.
3. La red de bibliotecas p6blicas. de la ciudad de La Habana .0
ha alcanzado la proyecclion adecuada en el servicio que corresponded a este tipo de institucii6n. Por su parte, la Biblioteca Naclonal Joso6 Marti amplia cada, dia las. funCiones que caracterizan a las bibliotecas nacionales del mundo, y las areas a desarrollar en este sentido requieren cada vez mayor profundidad y dedicacli6n. La situac116n actual indica que las circunstancias que condidonaron la aparici6n en la Biblioteca Nadonal del servicio de B*blioteca p4blica han dejado, de exisfir, y que el mantenimiento en el centre de este doble character (naclional y p6blica) puede convertirse en future no lejano, en un freno para
el trabajo. Por tanto, acordamos,
to. Oue se tomen las medidas necesan'as para separar de
la Biblioteca Nac*onal Jos6, Marti el servicio de biblioteca pCiblica.
2o. Oue para esta separael"'n se tengan en cuenta las ventajas que reportarfan las proposiciones antes efectuadas.
4. La Biblioteca Nacional Josd Marti ha sido beneficiada a
trav6s de su historic por distintas medidas legalese para garantizar la. Ilegada al centre de la production bibliogra-fica national. Sin embargo, la nueva proyeccift alcanzada por el trabajo de la BibliOgrafia Cubana a partir de 1971 reclama una ampliaci6n. del contenido de las regulations vigentes. Por otra parte,, estas regulations s6lo obligan a los productores materials de los documents, y no establecen vinculo a1guno con los creadores. En consecuencia, acordamos









lo. Que se den los pasos necesarios. para revisar y ampliar
el contenido del Decreto 3387 para que abarque no o umeros de revistas o periAo los fibrous, folletos, n -' 0dicos y tabloids, sino tambi6n aquellos documents
que recoge la bibliografia cubana.
2o. Que se analice la posibilidad de que, de crease en. el
pais el Registro de la Propiedad Intelectual, se establezcan las disposiciones conveniences que vinculen el
mismo a la Biblioteca Nacional Jos6 Marti.
3o. Que se tomen Ias medlidas pertinentes para que Ilegue
a la Biblioteca Nacional Jose" Marti la information de cuanto documents se adquiera para su difusl On en el pais, o para su utifizaci6n por los sistemas naclonales
de informacy6n.
Ip
5. Teniendo, en cuenta que la Bibllioteca Nacional Jose' Mart]
es depositaria de las publications de las Nacliones. Uniclas, con lo, que garantiza naclonalmente la information sobre las actuaciones. de esa organ lizac io n international, acordamos:
lo. Que se studied la convenience de que la Bibliioteca
National actu*e tambien como depositaria de las ptibliicaciones de otros organisms. internacionales en los que participate nuestro pais, tales como. el Consejo dc Asistencia Mutua Economica (CAME), ]a Naviera Mulfinacional del Caribe (NAMUCAR), el Sistema Econ6mico Latinoamericano (SELA), ]a Organizaclio'n LatIL
noamericana de Energfa (OLADE,,. eteftera.
2o, Oue se considered la poslibilidad de extender esta pol +
A
fica a los documents que publiquen otros organisms del mismo character a los que Cuba pueda ingresar en
el future.
6. Teniendo en. cue-nta que la Biblioteca Nacional JosLS Marti
actLIa como depositaria legal del movimliento editorial del pals, que asume las funcliones de centre national de informaci6n bibliogralfica, que compile y public la Bibliografta Cubana, y atendiendo a las. tendenct'as mas recientds en la pra"alica de otras bibliotecas nacionales en el mundo,
acordamos:
lo. Que se den Jos pasos necesarios para que la Biblioteca Naclonal Jose' Martf actu'Oe como oficina national








para el N6rnero Internaclional Normallzado de Publi.
caciones, Serladas (ISSN).
2o. Que se den los pasos necesarios para que la Bliblioteca
National Josi6 Marti act4e como oficina national para el N4mero Internacional Normalizado de Libros
(ISBN).
7. La experience suffida, por la Biblioteca Naclional desde el
punto de vista de organizaci.6n de sus condos. a travel de 75 an"os, indica que los cambios de m4todos, aphcados al promo de la colecci6n en forma total, ha constitulido un impediment para lograr que la misma. est6 a plenitude al
serviclo del p6bliko. Por esta raz6n acordamos:
lo. Que cuando sea necesario aplicar nuevos methods dc
trabajo, torque a-si lo reclame el desarrollo de la t6cnic-a mAs avanzada, se acuda al m4todo de bloqueo del sistema anterior, y no a la reorgan*zaci6n absolute
de los condos.
2o. Que una vez implantado el nuevo sistema, se analicen
las medidas necesarias para subsanar las deficiencies
presentadas por la organization desechada.
a
8. Se puede apreciar, por los datos expuestos en las pAginas
de esta ponencia, ]a diflicultad que ha existlido hasta nuestros dias para obtener una vision general del estado de las bibliotecas en el pal's. Esta situaci6n. se debe, princlipalmente, a ]a falta de un centre naclonal iddneo para el control de las estadisticas relatives a la actividad bibliotecaria. Por esta raz6n, y atendliendo a la praktica seguida
por otros passes, acordamos.
lo. Que se den los pasos necesarios para converter a la
I
Biblioteca. National J w ose Marti en el centre national
para las estadistlicas bibliotecarias.
2o. Que la Biblioteca Nacional Jos6 Marti continfle ]a
tarea. de publicar el Directorl*o de Bibliotecas de la
Reptlbtica de Cuba cada dos aflos.
9. La Biblioteca Nacional Jos6 Marti', despu6s del triunfo de
]a Revolucift, ha estado vinculada directamente o a travel de la red de bibliotecas p6blicas, legalmente o en forma de colaboraci6n, a todas Jas acti'vidades, informativas del pafs,' aportando, en cada moment las experiendas logradas en la Organizaci6n y proyecc*on del trabajo bibliotecariol. De








hecho ha actuado como 6rgano orientador de la actlividad
t 4 *
ecnico-profesional. Por tat motive, acordamos,
lo. Que de fonna legal se establena la necesaria presencia de la Biblioteca Naclional Jose' Marti, a titulo de consult y asesoramiento, en cada organizacion MOOnal que intervenga en el desarrollo de las biblioteccas
y en la propagation de la lecture.
2o. Que C-U'ando se desarticule a1guna biblioteca en el
pais, la Biblwoteca Naclional. aude, con carActer obli.
gatorio, como, asesor para la definition del destiny de
esos. condos.
10. El nivel de organization aleanzado por la Biblioteca Nacio.
nal y el desarrollo, de las t6cnicas mals moderns en el campo de, la information sen-alan la necesidad de incorporar metodos de trabajo que perinitan alcanzar altos
niveles de eficiencia, por tanto, acordamos,
lo. Que se continfien los studios inlciados en 1970 par )
la mecanizaci6n y automatizacion de, algunos serviclio's
de la Biblioteca Nacional.
2o. Que se analice la posibilidad de inicliar la aplicaclo"n
de esos m6todos durante el segundo quinquenio.
11. Los studios correspondents a la especialidad bibliotecaria en, Cuba acaban de cumplir sus cuarenta aflos de existenclia y los de formation de nivel universlitarlio han Ilegado a los trelinta. La formad6n de bibliotecarios se mantiene, a nivel medio por escuelas sostemidas por el, Con.
selo Nacional de Cultura, el minister de Educaci6n y el
terio de Salud Mblimca- a nivel superior existed incorporada a la Escueta de Informaci6n, Cientifica y Wcnica, Aunque los centers de informaci6n cientifico-Wenica y las bibliotecas tienden a un f in comiln, existent. entre ellos diiferencias sustain I a les en los objetivos y el modo de operacion. Por esta raz6n acordamos:
lo. Que se den los pasos necesarios Para que la Escuela
de Informacift Cientifica incorpore, mmo especi-ahdad definida, la formac116n bibliotecol.6gica..
2o. Oue se sollicite al. nivel correspondent la extension
de los planes de Ja referlda Escuela a las demas universidades del pais y a sus filiales.






I
3o. Que se den los pasos necesarios para establecer en
provinclias las escuelas de Mcnicos de biblioteca.
4o. Que se organicen curses de post-grado sobre distlintas
a "" des para, tdcnicos de nivel med"
especialicta 10.

12. El nfimero de bibliotecas existences en el pais actualmente
y la amplitude alcanzada por los servicios prestados han demandado la formaci'6n de un nu-mero elevado de traba91 INA 11
adores en la especialiclad- pero este w1cleo de tecnicos career, como senalamos oportunamente, de una organize.
cion adecuada para anallizar los problems communes a su
esfera de, actividad professional.
La falta. de tal organizacii6n en el pais sit6a -a Cuba en desventaja para hacerse oir en el movimiento bibliotecario
# IN
mternacional, Puesto que el 6rgano de este movimliento, la Federac*6n Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios (FIAB), s6to ofrece el derecho a voto con plenitude a las asociaciones nacionales, aunque pueden ser miembros, con determinadas restrictions reglamentarias, otras mstitucione-s de caricter national, como, por ejemplo, las
bibliotecas nacionales.
La existence, de una organization national de bibliotecarios en forma de asociado"n, un116n, 0 de la indole que se
10
estimara convenient, Perrmtina., a) vincular a todos los bibliotecarios del pais, cosa que actuahnente s6lo, suede en forma de, groups aislados; b) facillitar el ingreso de
Cuba en la FIAB. Por lo, expuesto, acordamos:

lo. Que se den los pasos necesarios para crear una, organizaci6n national de bibliotecarios.
2o. Que dentro de las areas de esa organimci6n se con.
4 9
temple la celebration de reunions nacionales en las que puedan compararse y debatirse las experliencias
obtenidas en las distfintas esferas.
30. Que se den los Pasos necesarios para el ingreso de
Cuba en la FIAB, represented:

a) Por ]a organization national de bibliotecarios.
b) Por la Biblioteca Nacional Jose' Marti.
011k 1P









BIBLIOGRAFIA

Ali i-, S. B, The role of national libraries 'in national and international
information systems. The African region. Supplement to the Working Papers for the Meeting of Director of National Libraries. Oslo,
August 12-13, 1975.
Asistencia de lectures a ]as bibliotecas de la ONBAP. Turquino (Habana)
(28):8-9; diciernbre 1959.
CASTRO Dr., MORALE-s, LILTA. Consideraciones sobre la Biblioteca Naciont11
y formulas para un plan tendlente a completer SU CatfflOgO. CUBA BIBMTmA NACIONAL. Revista. (11abana) 2da. serie 2(3):3-15; julioseptiembre 1951.

Sobre el libro, cubano. AsociAcIdN CUiJANA DE BULTOTECARIOS. Bo.
letin (Habana) 10(l):8-9; marzo, 1958.

Cifras ritrno y proyccc16n: las bibliotecas populares en el afto de ]a
Liberacio'n. Turquino (Habana) (26):58-61; octubre 1959.

ComEjo NwIONAL DE CULTURE. DIRu=i6N Dic BiBLIOTECAS. Informe general
del trabajo de la Direcvi6n -Naeffonal de Bibliotecas desde 1959 a 1966 y plan a median plazo para los afts 1968-1970. La Habana,
Biblioteca Nacionat Josd Marti', 1966.
CON'S[:.to NATIONAL DE CULTURE. [PRESIDENCIA) Inforine central a la plenetria, actualizado con las obseri.,aciones y nzodificaciones proptiestas Por la plenaria Y las cifras resales de 1975. [Habana, Talleres del
CKC, 1976]
CORONADo, FXANCISCO DF. PAuLA. La Biblioteca Nacional; su historic, y prop6sitos. CVBA. 131BLioTEcA NAcIONAL. Revista (Habana) 2da. serie
1(2):7.12; febrero 1950.

CUBA. IBIBLIOTECA NxIONAL JOSIft MARTL Caldlogo de ptiblicaciones de, la
Biblioleca Nacional Josd Martz". La Habana, Biblioteca Nacional Jos
Marti, department Coleccion Cubana, 1976 (en prensa).

Gusa de bibliotecas y centers de docufnentacio'n de la Repfiblica
de Cuba. La Habana, 1976.

Cuba. Gobernador Militar 1899-1902 (Leonard Wood) [Civil report of the
Military governor, 1902. Havana? 19031 t. 2.
Ctiba. Leyes, Decretos, etc. Decreto No. 224. CUBA. BIBLIOTECA NACTOINAI..
Revisla. (Habana) 5(1-6):[5]-8; enemdiciernbre 1911.

Ley-decreto No. 1810. Gaceta Oficial (Habana) 52(275)-b22233-36;
26 noviernbre 1954.
,,, Ley-decreto No. 1935. Gaceta Oficial (Habana) 53(19):1446; 22 enero, 1955.









Ley No. 742. Gaceta Oficial (Habana) 54(4)-.4531-32; 23 febrero
1%0.
Ley No. 1,107. (En Leyes del Gobiej 1
wo Revolucimmrio de Cuba9
47. La Habana, Flnaiizas at 01'a, 1963. P. 114-117.)
Decreto-ley No. 3387., Gaceta Oficial (Habana) 62(15):394; 20 Tnarzo 1964.
DAHL, SVEND. Ilistorta del 11"bro. Madrid, Afianza Editorial [1972) 319 p.
EcH-EVARX[At ISRAET,. SiffitcSis 'isto rica de ]a Biblioteca Nacional Jose"
MartL Bibliolecas (Habana) 11(6):3-[17] noviembre-diciembre 1973,
ISSEN 0006-176X

Los studios bibliotecoli6gicos en Cuba. Biblioteca (Habana) 10(2):[45),
55; -marzo-abrit 1972. !SSN 0006-176X.

FERNANDra RoBAINA, To&tks. La labor de indizacion de la Biblioteca Mat
clonal y otros centers. Bibliolecas (Habana) 13(6): noviembre-diciembre 1975. (En prensa.)

FiAR. IFLA and Me role of libraries. Me Hague, 19751

FIAB. SECCON DE RiBLIOTECAS PCMLICA.S. Normal para bibliolecas pfiblicas.
Madrid, Asociacion Naclonal de Bibliotecarios, Archiveros v Arque&
logos [19731 108 p.

FIGUOLA-CANEDA, Domr%,4w. Informed de los Lrabajos efectuados en lia
Biblioteca Nacional'durante el aflo 1910, presented al Sr. Secre, tario de Instrucci6n Pu'blica y Bellas Artes. Section Oficial. CUTBA.
BimimcA NACIONAL. Revista. 5(1-6)j5]-8; enero-diciembre 1911.

FREYRE DE. ANDRAMi., MARfA Tmmm. El trabajo bibliotecario, en Cuba republicana. Cuba, Bibliolecol6gica. (Habana) 1(1):[7]-10; encrO-marzo 1953.
GARcfA-CAm:-qzii, ARAcv:U Y ZOILA LAPIUVc. A proposition dc nuestra bibliograffa national. Cum. BiBUOTECA NACIONAt. JOSIft MARTL Revista (Habana) 64(2):171-188; mayo-agosto 1973.

GoDoy., BEmiAMIN. La Biblioteca Nacional de Guatemala. Asomcr&q CunNA DE BIBLIOMARIOS. Bole t in (Habana) 7 (5):43-95; septiembre 1955.
GUERn, RAmiRo. Sobre el 11bro cubano y la biblioteca pdblica en la
actualidad. Asocmci6N CUBANA Dr.. BIBLIOTECARJOS. Boletin (Habana)
6(2)-.[131-16- junio 1954.
HESSEL, ALFRED. A history of libraries. New Brunswick, N. J. The Scarecrow-Press, 1955. 198 P.

JaPanese National Centre for ISDS; its background tasks and problems.
Newsletter (Tokio) (39):8-14; november 1974.
[NOTA] Boletin Bibliote"Cnico. (Habana) 1(3):2; mayo 1938.








V T
rquestros lectures. Isla (Habana) (1): 1; diciembre 1955.
PERA7A SARAusA, FEPmfm. Directoric de Bibliotecas de Cuba. Habana, Edi.
clones Anuario WbIlogrdfico Cubano, 1942.

Directorio de BibilOtecas de Cuba. Habana, Ediciones Anuario
Bibliograffico, 1952.
1. Historic. A la BiblOteca do, la Sociedad Econ6mica de Amigas
del Pais. La Habana, Ediciones Anuaio Bibfilogrdfico Cubano, [1939).
Problems de la miewa Cuba.'New York, 1935.
RAmos, Jost. A. Manual de biblideconomia. La Habana, P. FernAndez, 1943,
459 p.
(Publicaclones de la Corporaci6n de Bibliotecarios, Archiliveros
Conservadores de Museos del Caribe, 1)

Row Dc. LEuctiSENRING, EmMo. Realidades y perspectives de nuestra B1bhoteca. National. Cartels Mabana) 26(36)-,38- 9 de septiembrel
1945.

SANTOVENIA,, EmETERio. Discurso pronunciado por el Dr. Emeterio Santovenia Presidente de la Junta de Patronos, de la. Biblioteca Nacional "Jos6 Marti"' en el acto inaugural de la misma e[ dia, 21 de febrero de 1958. AsocmcidN CURANA im. BinioncAms. Main (Habana)
10 (1): [31-6; mayo 1958.

ToRRIENTE ]BRAU, LOW DE LA. La lucha por la culture: medio silglo de abarldono sufre la Biblioteca Nacional., Bohemia (Habana) 41(29).-56--57,
89; 17 jul'10 1949.

UNESCO. Statistical Yearbook, 1972. [Louvain, 19731 ISBN 92-3MI109-6.

Recomendaci6n de la Unesco sobre la normafizaci6n internacional de las estadisticas relatives a bibliotccas. Bolelbi de la Unesco
para Ins bibliotecas. (Paris) 25(1),.-S.12; enero-febrero 1.971.

VLM-SCHAMM, H. J. im. Survey of Library -Iistory. Part 3. Pretoria, 1963.














nA














Flor ocidta de po-est'a cubana

(Aviso preliminary, texts,
d%
pasajes del pro"' logo)'

Cintio Vitier
y Fina Garcia Marruz

Hue'sped fugaz del mosque rumoroso Sobre la flor OCUILa que lo incita... ENRIOUE JOSf- VAROINA: Ft colibri, 1882.


1: "ISO PRELIMINARY
(de Cintio Vitier)


Flor 69 oculta" no significa en este caso, necesariamente, desconocida en. sus dfas o los nuestros. Siempre ha hablido, hay y habrA mlinuciosos conocedores para los cuales ]as pagilnas de esta compilacli6n, no han de guardar mucha sorpresa. No va a ellos principalmente dirh I
1 1 gido nuestro env'o. slino a los
lectures medics cuya images de V ]a poesfa cubana esta"' dada por las historlas y las antologias de este siglo. Por otra parte, el calificativo de "flor" no alude aqui a la calidad antol6gicat que muy pocos de los versos colectados ostentan, sino precisamente a su condition anterior al fruto, de floraclion fresca, humilde y befla, poco notada casil siernpre en sus dfas, olvidada en los nuestros.

Riginas del l1bro del misyno mulo, cladas a concern en la conference. cLa pronunciada per Cintio Vitier en la Bibfioteca Naclonal Jose' Marti la noche del veinficinco de octubre de 1976. Dicho trabajo de investigaci6n incluye ciento doce authors y ciento sesenta y seis poems o fragments, con notas crificas e linformativas y un indicc onomisfico.







%Tq
1xinguna lifteratura esta hecha so'lo de Climas. Hay un te-ido normal y continuo, que el tempo va sepultando.sobre el cual se alzan los moments rnis altos, significativos y perdurables. Lo que estas cumbres deben a aquellos valleys, salpi ados de flores efimeras, no puede medirse ni debe subestimarse. Quiza, s un studio, apasdonante seria el de la relacion entre la poes]Zt mayor y la menor -e lincluso la fallida, la que Ilamamos A I mala" de cada perliodo. En todo caso, el poeta "menor". 0 el poeta. en. sus producciones no excepcionales, a vece.,
apresa -o roza, o trasluce- esencias, que escapan a los logos que estimamos definitions. Y cuando esto ocurre, ]a diferencia entre mayor y menor desaparece.
La bfisqueda a trav6s de millares de paginas de libros, folletos., revistas y periedicos, depart tedious, decepciones y alegrias. Hemos querido, ofrecer estas Altimas a los que pueden )t quieran compartirlas, sin la. pretension, aunque hemos sido sistemaUcos, de presenter un trabajo cerrado y exhaust-livu. Ouien sabe cua'*ntas flores, o joyas, se nos han vuelto a perder entre las manos, ocultas esta vez por la bruma del cansanciu o de la involuntaria desatencion, sm' contar las limlitaciones invencibles. de nuestros gusts y preferences. Como suede con las antologias,, serf 0 a bueno que estas recolecciones, o res. cates, se hici*eran por Io menos una vez en cada siglo-, aso Se verfan los cambios de perspectives de los pesquiisadores, y gananamos todos con el tesoro acrecentado.
Nuestro siglo xviii y su trAnsito al XIX estdn Ilenos, de enifir. rnas lAterarios, como el seudo'nimo Filest'molpos, que en una papeleta del Archlivo Escoto se sugiere pudiera ser Manuel de Zequeira, o como el autor de la oda que firma El Selvage, indudable antecedents de la ""Silva Cubana" de Manuel Justo Rubalcava, o con-io el raro soneto "A un aborto procurado para ocultar ]a debilidad"", o como las liniciales E. G. L. en la colecci6n de Bolona. Algunas notas oriental al lector sobre estos p 'blemas y otros, pero en 11 Is ro general nemos preferido hacer un
fibro de lecture gustosa, no empedrado de erudliciones, donde la poesia se sienta a sus anchas, en un cierto desorden floral. Los poems aparecen, en lo possible, por orden, cronologICO de publicaci6n o composition, lo que bace que un misrno autor reaparezca, despue"s de algunas paginas, siguliendo cl curso del rio, de las palabras en la. historian. Es este rio lo que m6s, nos interest, no tanto la historic particular de cad,,ci poeta, por Io que muchos versos no van precedidos de notas (a veces innecesartas, otras impossible, por lo, poco o nada qLIC








de los authors se sabe), y en otros casos el mejor comentario, ambientacio"n o aviso nos han parecido, sencillamentep otros
a
versos que, cual, vifietas sugeridoras, indlican, el giro sucesivo de las voces.
AIguna voz ya 'lustre, aunque siempre tan modest, como la de Mcido, viene a unirse sorpresi4vamente al coro de los casl olvidados o casi anoni'mos; y cerca. de 61., por cierto, en lo esencial de su destiny, brillan algunos de los hallazgos. que m;is nos alegran: los de Juan Antonio Frias y Ndstor Cepeda, poets esclavos que con los ya, bien conocidos Juan Francisco Manzano, Antonio Medina y Ambrosio Echemendia, forman una pl6yade situada del lado mis amargo, y sombrfo de la, colonial. S41 pudidramos concern a fondo lo que estos hombres,. y otros como Luis Heredia y Manuel Roblejo, escribieron, suffieron y 4ctuaron, tendrfamos preciosos testimonies que necesitamos, Para Ilegar al coraz6n mismo de la patria, en la agonfa parlidora del sliglo xix. No son esos testimonies, en todos los casos, Poems. La poesfa encarn6 a veces en realidades o siftuaciones concretes, como la vista de Heredia, a Mcido en su taller matancero, contada. por Pedro Jose' Guiteras y por Sebastidn Alfredo de, Morales. Tambi6n, a veces la, mejor poesia esta en ]a prosa. de los heroes, como ocurre con las carts de Uspedes, precursors en este aspect del U"Itimo Diario de, Marti', y con algunas P.4 inas de G6mez, especialmente el pasaje que recogemos de su folleto, El viejo Edu& Por este camino se abren perspectfvas muy grades, todavia inexploradas.
Nuestro papel ha sido traer del mosque una brazada de flores, y dedr a sus amantes, se8uramente hay mis; hemos vislumbrado, a trave-s de la maleza initial, senders seductress; contin*en ustedes la, b6squeda que nos fortalece en el conocimiento y el amor de la patria.
Didembre de 1975


11 TEXTS


LA ISLA INFINITE
"Pregunt6 Colon a los indios, de aquel lugar si era tierra firme o 1*slaj, y le respondieron que era sierra infinite de que
14 Is
nadie I I labia v*sto el cabo aunque era isla."

97








Historic de lo.5Reyes Cat&kos por Andres Bernaldes, o por otro nombre Andre"s Bernal, cura de la villa de Los Patacios.
Memories de la Real Socz*edad Patri'tica de la Habana, 1837. Tourio 111, p. 128.

2

Alejdndose sutilmente del ardficioso neoclassicism peninsufarf los safficos dedicados a don-a Maria Luisa. O'Fa-rr* I I y f7i j,mados por Filesimolpos (y que llamaron la atencio'n de Del M01-ite, quien los reprodujo en La Moda) intentan ya concentrar ]a suavidad de tintas., la casta lanauidez y la "modestia 01 que seran. caractcristicas del ideal femenino en una importante Iffica de nuestra poesia, represent,ada en su plenitude pov Mendive, Milane's, Luisa P6rez y Zenea.
*Qui'n fue Fileshnolpos? Verdadero, antecedents del mernorable autorretrato de Lulsa Perez de Zambrana, este poerna es sin duda lo ma's aut6ntica y refinadamente criollo que se, public" en el Papel Perl'oidico de la Havaiza. Por sus frescda S vocals parece entrar el primer aire puro a nuestra liri"ca. jue capaz el m6luple y desconcertante cantor de ]a pina -autor de otros sAficos ad6nicos: "A la brisa" y "Traduccio'n de Horado"- de escribir -tambidn, a sus veintiocho, aflos, esta afortvnada estampa? C. V.

A LA SERORA DORA MARIA LUISA OTARRILL
ODA
Dame, Pollmnia, tu dorado lira,
prestame tonos armoi-iiosos, cuando
canto de Luisa metros innocents: dictate, Musa,
Linda vcc*na del Parnaso monte.
Ouedol Silencio! La di'vina Luisa
ya se present, sus torneadas manos tocan el clave.
Como suspense queda el auditorlo a la muy grande mu"slica destreza,
con que la joven imitate sabe,, grata Natural




I



Ya me parece que a la margin fresca
de un arroyuelo que entre guijas corre.,
io1go el susurro que su clara linfa
forma cayendo,
Y que en la copa de robust cedro
mil pajaridlos revolando alegres, limp-ios mores con figeros trinos
canton acordes:
Ya me parece por la madrugada,
enmudectdas. ]as passions nuestras',
oigo admilrado el concerto Su**ave
de las esferas,
Y que en su gliro la estrellada cumbre
va pregonando con sonoras voces:
vengan los hombress.. de mi Dios adorn,
las inaravillas.
El que de penas fatigado corra,
anslas sufriendo que veneer procure,
tenga consuelo, peregrina- Luisa,
oiga tu clave.
El que quisiere las virtues m"Smas
I -'I Ip
ver dibujadas con cel-este rasgo, Luisa modest, con respect ficil
mire tu ca-ra.
Juntas las Gracias, la corona tejan, que se te debe, y a tu frente cin-an
rosas, y mirtos, y laurels verdes,
Luisa de O'Farrill.

Filesimolpos

Papel Peri6dico de La Havana,
Jueves 12 de Enero de 1792) num. 4, p. 13-14.

3

En un studio publicado por la Revista de la Biblioteca National (enero-abril de 1970) con motive del. bicentenario del nadmiento de Manuel Justo Rubalcava, nos referimos a la

00




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC