UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00108


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Half Title
        Page ii
    Table of Contents
        Page iii
    Los 75 anos de nuestra casa
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
    Francisco de Arango y Parreno sus esfuerzos en pro de la educacion cientifica y tecnica en Cuba
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
    La esclavitud en la novelistica cubana del XIX
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
    Aspecto juridico del 27 de noviembre de 1871
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    La Sagra, sabio y utopista
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
    Algunas tesis sobre las raices de nuestra musica sinfonica
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
    Jose Quintin Suzarte: esbozo biografica
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Cronica
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Miscelanea
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Indice de ilustraciones
        Page 187
    Back Matter
        Page 188
Full Text

An

JOSE MARTI








Revista de la Biblioteca Nacional Jose' Marti











Alberto Muguerca
Eftla mue-rte de Adolfo Guzmdn p.~ -F *, 175

Luis F. Le Roy y GA1vez
Una hip6tesi's famosa -176

M i scErANEA ....... 6'1 4 4 A a 4-6 I44 6 6 .. .. .. 183

INDICE DIE ILUsTrRACIONS .......4......187











Los '75 an"os de nuestra casa



El siglo tenia un anos..


La Exposition Universal de Paris cerraba. sus puertas, treinAa y tres millones de visitantes embriagados por las volutes del progress, estilo, vegetal en yeso, ond-mias, rifles,,, chirneneas.. arabescos, todas, las fantasias, todas las posibillidade-s '. El French Can Can triunfaba por todas parties, el Mollino Rojo y la Place Blanche eran tan populares como las barbs de Fallieres. En las calls de Paris triunfan los huit pellets, la bom ba, los la.nd6s de un bronco de caballos y las Vict orias. de dos y la Daumont de tres parejas. Las damas luefan mmensos sombreros de ayes del Oaraiso con 'reflejos de fuego.; las nenos pudientes, cestos de frutas engalanados con plumes de avestruz, las otras se contentaban con las de pavo real. Las faldas arrastmn lo menos posible sobre aceras de pulcritud dudosa'.
La, capital frivola de Europa triunfa como nunca y como wso ser generous aco on un mird,6 -en su igantesca ex osid'
nusculo local a una isla que habia luchado con denuedo por su ndependencia, que habla triun I
fado pero no se sab"a a ciencia. qiprta en qu6. En Parl"s habfa una important colonia cubana que leffa regularmente La Revoluci6n Cubana editada por un oscuro periodista Hamado, Domingo Figarola-Caneda. Entre los emigrados los habia. millonarios, ricos, pudientes, p6bres. Los hbLbia como Albarrdn, professor titular de, la Facultad de MediJca, Granger, casado -con Rosa Abreu, hermana de Marta, 'Cbrdll y otros mAs que presionaban p'ara que un local apropi h ado exhibiera una'bandera cubana y- tabacos de todas classes y frutas,cana de azftcary fotos de'la guerra; poco y algo.
Como en otros events sftnilares, se aprovecho la afluencia de Visitantes. Para celebrar algunos congress clientificos, el mis

5







,modesto de todos lo fue tal vez el primer congress, internacional de bibliotecarlios. Las bibliotecas er-an different de lo que son ahora y sus jefes o admilistradores se Hamaban conservadores. Su funci6n era conservar, defender Jos libros contra los lectures, conservaban y enriquedan condos antiquisli-mos Pero entre ellos y el future lector estableclan verdaderas murallas de China, razdn no les faltaba tal vez...
Figarola, que jawas habia catalogado un fibro, es mAs, que tenla del sentido objetivo y numeral del coleccionista, fue invitado a participar e inmediatamente elegido vicepresidente en representation de un pafs que no tenia todavia biblioteca nacional n1i gobierno, proplio. Cierto que en 1900 la. Cuba, de Marti' despertaba en Paris tantas simpatfas como sesenta anos- des1P
pues la de Fidel y el Che.
La noticia produjo, impact en la -Habana al regmso: -de Fi. garola-Caneda, casado ya con EmiRe Boxhorn, una polaquita encantadora, modest, efficient, que toda su V*da fue, y sin Cobmr un centavo, mecan6grafa, secretaria,, traductora v redactora de ]a future biblioteca national.

Era un moment deficit,
y muy complejo de nuestra historiA, aqq6l en que se crea por fin la Biblioteca Nacional. Era la dpo. ca. de )a ocupaci6n direct norteamericana, a1gunos meses antes, precisamente de la proclama.*6n de ]a repdbl "Ica blo'.Ir_. guesa. i0u6 linterpretacio'n darle a la decisi*6n, del, gobierno'
*. in
yanqul.) C-Quitarles a los cubanos la oportunidad de fundar ellos su propia Biblioteca Nacional? eAmor por la culture de parte del lincufto Jefe de los rough rides, o implemented oportunidad de manejar a ditima hora unos cr6ditos mas que dejanan entre las manos de sus paniaguados a1gunas migajas? Humillar y corromper, como hizo tantas veces, es lo mAs probable.
Pero en este caso, la maniiobra no les sal*6 demasiado bien. Porque quienes tuviieron a su cargo las gestiones para su constituci6n fueron criollos verdaderamente preocupados por nuestra culture. Y eI esfuerzo mayor correspon.&6 a Domingo Figarola-Caneda, quien. don6 los primers voldmenes -de dos mil a tres mil- con los que empez6 a funcionar la biblioteca, jun to con otros tantos que logr6 reunir por different medwis. Este intellectual cubano fue, adenifis, su prilmer director. A pesar del magro presupuesto con qup contaba, asum*6 su trabajo
.0






a 4 L 0
con pasion.. y pronto convirti6 la biblioteca en un centre de tertulias en el que se debate j an problems culturales.
Si empezamos por los locales en los que sucesivamente fue instalada, vemos, que no eran precisamente los iid6neos: primero estuvo en el antiguo cuartel de La Fuerza, luego en la desaparecida Maestranza de Artilleria; de allf pas 0-' al Castillo de la Fuerza... A los des6rdenes y p6rdidas de voldmenes que ocasionaban estas mudadas., se sumaban. las malas cond iones materiales de estos edificios, sohre todo su humedad, que destraia los libros. Se an-adfa tambidn la falta, de ayuda estatal, los limitados recursos econ6micos para su mantenimliento, y un p personal escaso, y' sin preparaci6n tdcnica por lo general, raz6n por la cual todos los mitentos que hubo de clasificaci6n, de oidenad6n, s6lo alcanzaron resultados muy parciales. En consectiencia, el serviocio que se brindaba al pfiblico era sumamente insatisfactorio.

sinembargo, gracias a un director bibli6grafo...
Corn"a el ano 1931, Francisco de Paula Coronado habia. reemplazado una ddcada atrAs a Figarola-Caneda como director'de la- -Instituci6n. Pulcro historiador in6dito, acad6mico de nfimero de la, Historia, apacible reaccionario, poseia extraord inaria. meinoria, y vastistmos conocanientos de historic de Cuba que prodigaba a su, manera.. Si el interlocutor era un joven desu agrado., respondia objetivamente a la pregunta, daba fuentes, 'bacia-atinadas sugerencias; s p no-lo era, lo mismo, callaba. que inaldvolamen'te desorientaba. Hay toda una leyenda negra en t6mo a'Coronado, mistificador, ladr6n de libros... pero tenia tambi6n SUS'buenos lados. Acept6 como empleada y colaboraa6ra a Wria Villar Buceta, la poetisa del unanimismo, esciitora, y sabiendo que era militant del Partido Comunlsta, en moments en que esto era algo mas que un nesgo. ToIer6 una tertulia a la que eran asliduos Emilio Ballagas, Rodriguez Le6n, Manuel de Zayas, Upez del Rinc6n y dos j6venes imberbes, Julio Le Riverend y Juan Pablo. Allf se asomaban tambien de cuando en -cuando NicoUs GuiUdn,, esbelto entonces, y Juan Marinello con Sombrero de pajilla. Coronado rondaba. detra's del mamparo, escuchaba, se enteraba de lo que sucedia en la ,entonces mi6teflosa Uni6n Soviiftica y de las esperanzas ""ciertas"' del triunfo del communism en Cuba. Luego se quejaba a Maria Villar Buceta, lo comprometfan gravemente, sin bene7







ficio, alguno para 61. Mana entendi6 enseguida y 11=6 a Juanv Pablo*
El director sabe lo que se dispute y nos va a botar a- todos., pero se me ocurre que si le consiguen la colecci6n complete de Linea, el 6rgano del Ala lzquierda, y, adem4s, un ejernplar de los, materials del Partildo que tfi y Julio distribuyen Por los muelles, y yo anfladir6 lo que pueda, su bibliofagia seri mAs fuerte que su iniedo a la pollicla. machadista y su repuls1"6n a nuestras ideas.

Y asl' fue. La tertillia sligui6 hasta que unos y otros
cayendo press y el resto se dlispers6, pero entretanto a Juan Pablo se le ocurri6 una idea feliz, utilizar la, reserve de la Bibl*oteca para guardar losmateriales del DOI (Defensa Obrera International) y otras cosas con la avenenciia del director, que reclamaba insatiable su, raci6n de octavillas, ruanifiestos, bole'-' t*es sindicales, todo, con W que fuera clandestine y peligioso... La Biblioteca tuvo asi una nueva e ins6lita function, que el proc6nsul yanqui no pudo prefer al decidir su creaci6n.

Un breve desperf4r,
Sin caWogos,.cas* sin empleados, con un presupuesto anual de siete mil pesos, Micluido el sueldo del director, sin ma's lec. tox-es que algunos v*e*os del barrio que vem"an w leer la prensa, algunos estudiantes potenciales, que el cierre de la Universidad y los. Institutes dejaba en. desamparo, la Bib 140teca Nacional dormitaba entre agudos sobresaltos. En 1929 fue el robo de una parte de su estanterfa de cedro y caoba para..completar la biblioteca del Capitofio Nacional, edificio-que despu6s de ien''-' glutir cerca de veinte.millones de pesos en lujos de rastacuer'o., le faltaba dinero para, la mediocre estanterfa del almacen. Para que la ironta fuese complete, los 11"bros sin estates fueron de-' positados en las jaleras de la'circel colonial, entonce's en -el Paseo del Prado.'Diez afios despu6s, algo peor I todavfa., mudada sm rhirarniento's mientras se echa I ba abajo, el viejo ediffido colonial, torque el general Peraza, siniestro, jefe de la Policia, estaba apurado en I'Miciar la construction, del ridicule castliflejo que afm hoy afea nuestra Avenida del Puerto. Esa mudada, manu military, "fue realmente una catAstrofe perdiendose la, labor de aftos y teniendo que empezarse de nuevo" segdn escri-' bliera acongojado, Coronado, quea tantos, estragos, y a trave-s del vendaval revolucionario habia logrado sobrevivir corno director simb6lico, de una biblioteca. national -fantasma.'
0








Cuando todo paredfa perdido, una iniciativa feliz plasm,6 una. de.fas mfiltiples contradictions de nuestra. repfiblica, neocolonial, Jose" Antonio Ramos, active slimpatizante comunista. fue trasladado del minlsterio, de Relaciones Exteriores a la BL blioteca Nacional con el cargo de asesor ejecutivo, mantenidndose al vieJo Coronado como, "director rupestre" hasta su muerte., en 1946. Ramos, dramaturge y novelist. de fama continental.r autor de Canz*qu f junto con Cecilia VaIde's, nuestra mejor novela. de la esclavitud, dio r4idamente a la Biblioteca Nadonal la. vida que nunca, tuvo hasta entonces.Auxiliwacto por Rende Mdndez Capote, comenz6 la catalogaci'n de los condos impress, seguln la Clasificaclibn Decimal Universal (Clasificac 16n de Bruselas). Mal que bien instalada. en el viejo castillo, ]a biblioteca se abria por primer -vez al presented. Esta prima.vera dur6 poco. Jos4 Antonio Ramos, gravemente enfermio,
-tuvo que renunciar en octubre de 1945 y fallecio en agosto del afto sliguiente, tres. meses antes que Francisco de Paula Coronado, director vitalicio (contaba setenta y -seis an'os de eclad al'morir y mAs de veintisdis te6ricamente al. frente: de JA Biblioteca).
La obra de Josi6 Antonio Ramos fue respetada, y, en la medida de lo possible, integrada en la nueva Biblioteca. revolucionaria.

La Revista
Otro ejemplo exceptional, de algo que sf se pudo, lograr con gran esfuerzo, a pesar de tantos contraflempos: la publicaci6n de la Revista de la Biblioteca Nacional. Fue fundada en 1909, justamente por Figarola-Caneda. Y 6nicamente dejo .de. publicarse durante una. epoca torque se la habi*a despojado no s6lo de su presupuesto, sino hasta de las prensas que utiflizaba. Pero, desde su resurgimiento, en 1949, se edit6 im"nterrumpidamente hasta ahora. Tiene por eso la importance, .de ser la revista cultural mas antigua del pats. A trav,6s, de. sus ndmeros se puede verdaderamente concern el desarrollo del pensamiento cubano en las filtimas d6cadas.

El nuevo edificio
Solemn, Vistoso y poco c6modo, salvo en Io que respect
-al ahnac6n de libros, el nuevo edirficlio de la Biblioteca. tiene una historic pintoresca y hasta cierto punto caracterfstica. de Jas pr-Acticas hacendfstlicas de la. repfiblica burguesa. Regreso,
,OF%







Puro y simple a las usuales en Ia Edad Media, vigentes en muchos 0 Ue
pafses- hasta Ia consofidaci6n del rftimen burguds (q
AP
aqm por cierto no se console& nunca) La vistosa torre de Ia
w .
Biblioteca se financl'6 exactamente bajo los mismos principios hacendisticos que la Zanja Real de Ia Habana (su primer acueducto) tenninada en 1592.
He aquf los hechos: un senator Pinarefio, Emeteho S. Santovenfit, el mis acabado ide6logo de los, mits reaccionanios grupos de Ia pequefia burguesfa de los afios treinta, tuvo desde sus aflos mozos irrefrenable afici6n a Ia historla- idealistat 'y como era adema's laborloso, acumu16 buen conocimi".ento del acontecer cotidliano, de. W ]a genial 'Idea de seguir los pasos de los contemporaneous de Felipe 11, obtener del Con''greso, por ley de veintiuno de marzo de 1941, un im:)uesto de medio- centavo Por saco de azficar de trescientas, veinticinco libras Producido, para destinarlo a Ia construction de un edlificio adecuado pam Ia. Biblioteca Nacional. Los condos recaudados serial adminiktrados por una Junta de Patronos, que Ia ley determMiababidependientes del poder ejecutivo y leglslativo de Ia nation. El prPsidente vitalicio seria, desde 1 iego, el proplio Santovenia, pero el vicepreslidente y el tesorero, indivii duos electors. por. 1a S asociaciones, inacionales de hacendados y colons; el resto, refleno cultural, representatives de Ia Universidad de Ia Habana, Ia venerable Sociedad Econ6miica de Amigos del Pais y Ia Direcci6n de Cultura del Ministerio de Educadon. Incluir a un representante de los trabaiadores azucareros, que fueron los que realmente con su. sudor pagaron nuestra suntuosa torre,, no se le, ocurri6, por supuesto, al "Senador de Ia culture".
De 1942 a 1958, se produjeron ma**s de setenta y siete millones, de toneladas de azdcar, 3 855 650 pesos para Ia Biblioteca National.

La Biblioteca en Ia Revotucidn
S61o desde que, en 1958, s'e trasiaw al edificio que todavia. ocupa, y, sobre todo, desde que, despuds del triunfo de Ia ReVolucion, asunn6 su direcci6n Ia doctor Maria Tere-sa Freyre de, Andrade, poseedora de gran capaclidad y expenencia, adquiri6 un gran impulse el desarrollo -de Ia biblioteca. Basta citar estas ciffas; las p ie zas con que contaba en 1958 eran 250 000,

U








y ya en 1975 el ndmero era casli tres veces mayor -mAs de 610 000; y si al principio acudian a recibir sus servicios unas
0
treinta y cinco personas por dia, hoy ya vienen mas de mil.
Ya estamos lejos, pues, de aquellos castillos propios de novels goticas, en los que nuestra Biblioteca arenas sobrev*via... Pero, a pesar de lo logrado hasta ahora, todavia falta mucho por bacer. Estamos proyectando mejoras en el slistema de conservation de Jos condos; tambidn aumenta la eficacia y rapidez de la atenci6n al pfiblico. Hasta el moment, por otra parte, la Biblioteca esti asumiendo el doble carActer de pfiblica y national, y creemos que ya se impose separar ambos serVICIOS.

juANPftu uE jLARivA































































































































t n











,we,
Frarwisco de Arango y Parreno
sus esfuerzos en pro de la educacton if &.Aq
cienutica y tecnica en Cuba

Senate, Simpson
Traducci"6n"de -Aurell'o Cortes

"Si no seconocen las varies substances de que se compone el cAldo -exprimlido de la can-a no es Posible saber con perfecei6n el arte de fabricar el az6car. Para tener aquel! conodmiento se necesita. de a1guna instrucci& en
1 41
los principios de la Chymica. A falta de ellos se esta desperdiciando en cada un afio una cantidad de azf1car
iderable. Deseando pues remed' p "rdiMuy consi iar esta e
da,' no menos nuestra, que del Estado, los amos de Ingenio.que subscribunos este papel. determinamos contribtiir I ... I den pesos en cada un'afto*."

Conenzaba ai f una lista de subscriptores' para la fundacion de "una escuela de Chynuca donde se instruyan los jovenes que han de tomar el. noble oficio de Maestros de azucarj". Inspirada Por el. censor de la Sociedad Patr*6tica* de ]a Habana, Nicold's Calvo y O'Farrill, en 170, el mismo a-no en. que se fund6 la soc iedad, fue firnada por 48 de los mis notables hacendados de Cul a y resume las razones que respaldaban la" creciente demand de reforms educacionales durante'los fines del siglo xviii y princlpios del xix-.
La lemdad intermittent de las--leyes de comerdo. prohibitiL vas que en el pasado habLm forzado a Cub;a a enviar todas sus

1 Con -fecha,,12 de -didembre de 1793. AxcHrvo Nm,-WNALM Cum.. Real Consulado y Junta de Fomento. Leg. 179/$213.

13







exportaciones a la Peninsula habia comenzado finalmente a ,abrir oportunidades al comercio exterior. Los latifundistas. de .0 0
mayor v1sl i6n, productores de azucar principalmente, se hacian penosamente consciences de los epxitos logrados por Inglaterra y Francia, que comenzaban a aplicar m6todos "cientff icos" al cultivo de la caft-a en sus colonlas. v tambie"n a emplear nuevas maquinar"as y un control scientific en su elaboraci6n. Evidentemente, el estado de atraso de la agn-icultura de Cuba limpedia Ja complete explotacio'n de sus riquezas.

On-'genes del "Discurso sobre la Agricultura de la Habana" de Arango y Parrefto
J -6
Nadie comprendio con mayor clandad lanecesidad urgent, de introducir la education scientific, y tdcnica en Cuba que Francisco de Arango y Parreho, el, mds documented, active e 111fluyente de todos los hacendados de su 0oca. El nombre de Arango y Parrenho no aparece en la lista de subscriptores mencionados por la sencill "a raz6n de que en aquel precise' 'm" om'aento'
& A
se encontraba en Madrid como, apoderado del Ayuntamiliento de la Habana y estaba profundamente enfrascado en el inicio de un plan de mayor amplitude que consistia, en promoter la causa de los hacendados de Cuba, lo que realIz6 durante muchos affos.
Cuando en noviembre. 19 de 1791 Ilegaron noticias a Madrid de Ia sublevaci6n de los esclavos en la vecina colonial, francesa de Haitf, Arango y Parrefio, consciente de sus implications para Cuba, comunic"' sus punts de vista linmedliatamente a ]as autoridades.' -A la vez que, se lamentaba de los infortun '105 de los franceses, hacla hincapi6 en la necesidad de contemplar la situaci6n "no s6lo con compasift, sino con ojos politicos". Comparando la:s dos islas en su papel como productores agricolas, se refin*6 a Cuba como a "undt.9mo al ]ado de un coloso" Y,sefia16 Que ahora queel coloso estaba vencido, el ltomo debia aprovecharse de su fallecimignto, an-tes de que tuviese tilempo para recuperarse.
Se requerian medidas en6rgkaspara. superar las deplora11.
bles condiciones de atraso de la Agricultura pubana al nivel de la' de su vec4a. Los esfue'rzog'dje, Afahgo y Parrefid se encaminaron a hacg rlo saber a la iiutoti'dades", lo-que trajo Como

a AiA N'G' 0': Y P AnENOo P'R'ANCTSC'P.-,6b :riti'-del-'exc-m'o.- sefi6r'D. Fmwisco de Arango y Parrel16. Haban;0:,AI6xv0hI'Y-,H6jiI* 0*',47,516 .r
V Jq







,.consecuenc.1a -su famoso.Discurso sobre ta Agricultura de ta Habana y ''edios de fomentarla.' Este trabajo estableci6 s'lidamente su reputaci6n como economist agricola y sentO las pautas para sus esfuerzos continuados en el campo de la, edueaci6n cientifica y themica.
JamAs nadie habla intentado hacer algo parecido. Pues aqul. se enoontraba una exposici6n cinidadosamente escnta, amplia y, por encima de todo, franca, del estado pri'mitivo de la agri*.'. culture cubana comparada. con la de sus rivals, la's colonies francesas, i lesas y portuguesas. AdemAs, Arango y Parreno, analizaba las razones de esta slituaci6n y en un Proyecto adjun o..presentaba un audaz plan de.accion.
Afinnaba* que aunqut la Isla posefa la sierra mAs fdrtil para el cultivo de la ean"a de az&ar- estos passes rivals estaban mas avanzados que Espan-a.
deporque lescuestan menos los utensilios y los negros; -porque gastan menos en mantenerlos y les trabajan mds- por la mayor perfecci6n de sus conocimientos en la agriculture; torque sus sallidas son niAs fibres y mAs prote idas;'porque'sus aranceles, e'ri-lugar de detener alientan su aplicaciift; y filtim amerite, torque no estAn afli *dos. como hostros del chorine peso de la usura" 4
91
Oud Wen. refleja I el razonamiento de Arango y Parrefio su propla posicift en, la sociedad! Pues, aunque esto no era incompatible con que desempen"ase un papel progressive en la educad6n, estaba, no obstante, firmemente atrincherado en su clase como hacendado esclavista. Su proplia, finca, La Ninfa, llegaria a ser una de las mayors de la Isla,. Cori Una dotac116n de mas de 350 asclavos. Mientras adoptaba una actlitud relativamente humana hacia ""la ma's desgraciada pardon de toda la especle humana" como la Hamaba en su Discurso,5 trabajaba febrilmente en favor del libre comerclo de negros que abarataria considerablemente esta demercandaly esencial. Estaba tambi6n

8 Con fecha 24 de enero de 1792. ARAmGo Y PARRENO, F. Op. cit. t. 1, p4 53-112. El Discurso pero no el Proyecto adjunto aparece reproducido en PICHARDO, HORTENSIA. Docum-entos para la historic, de Cuba. La Habana, 1973. t, 1.
4 ARAxGo Y PARR.N""o, F. Op. cit. p. 65,
15 Ibidem. p. 82.








muy -consciente de la protection. que le ofrecia una ali I ar= i P. ntima con la madre patria, en caso de rebellions de esdavos.
E s tambie"n de particular s igniticacio n su- reference ai enorTne- peso de la usura" que afectabaa Cuba mucho mis que a sus Males." Pues mientras el propio Arango y Parreflo era Io bastaiite rico para Mantenerse independientemente a salvo de la "tiranfa del comerciante" estaba Penosamente conscience de hasta que' punto la vasta mayoria de los latifundistas se encontraban a merced de los usureros (en su mayoria espaDoles) que cobraban enormes tasas de iinter6s sobre el dincro que les prestaban para cubrir sus gastos entre una. y otra zafra. Asif, a pesar de su lealtad a la- corona espafiola, sus, interests como hacendado lo Ilevaron ineviftablemente a un confIicto con los odiados comerciantes espan-oles.
I
La necesidad de Cuba de aprender de sus rivals
Al describir el estado primitive del cultivo de la rafia en Cuba, Arango y Parrenho mantema que
it no es menester pasearse por los carnpos de la Habana para saber que en ellos son forecasters, absolutamente desconocidos, hasta por sus nombres, los U"files conoA
-Y de Botirii a".8
cim*entos de Fisica Natural, de Qu + rnica Ic
ffEn consecuencia la tierra pronto se agotaba, y las varie Ademas, los m6todos anticuados del process reducing consi*derablemente la. cosecha y aumentaban los gastos 10
de production en comparac16ii con los de los, rivals
de Cuba.' PO

Arango y Parrenho, por tanto, introduce su "Proyecto" enfafizando la necesidad imperiosa "de trasplantar a nuestro suelo las ventajas que han proporclionado al extran*ero sus mayors conocimientos".10 Sugiere que un colega hacenclado, el conde

6 Do acuerdo con Arango, en Jamaica arenas existfa este problerna torque la mayorla de sus hadeDdas pcrteneclan a comerciantes o a ricos propietarios que rcsidian en la metr6poh.
ARANOO Y PARRENo, F. Op. cit. p. 72.
Ibidem. P. 67.
Ibidem. P. 68-69.
10 Ibidw-n. P. 100.







de Casa Monitalvo, y e"I, hagan un viaje de explorac*6n a Francia e Inglaterra, Para examiner la. maquinaria empleada en el. proceso del azdcar y tambien aprender algo sobre los meftodos mediante 16s cuales estos passes transportan sus esclavos. A confinuad6n, visitarian SUS colomas, en cafidad de vlajeros., de contrabandists 6 de lo que parezca mejor para ser'desconocl*-dos"', Para descubnr los fundamentos del 6xito de sus competidores en el cultivo de la'cafia de azdcar.
Al regreso de los viajeros a La Habana, se estableceria. en esa dudad una "Real Junta Protectora de Agricultura", con la tarea de encaminar sus proposidones para mejorar la produc66n agricola y de este modo incremental las riquezas de Cuba (y de Espafia).
Amngo y Parrenho no tenfa confianza en la eficienda. de la Socledad Patri6tica que estaba. en process de fundacio'n en fa Habana predsame'nte por esa epoca con el prop6sito express de It promoter la Agricultura y Comercio ... ] y oportunamen11L
te ]a educaci6n e instrucci6n de la Juventud' .1 Juzgando a par tir de sociedades slimilares que exxistfan a la saz 6 n en Espana., pensaba que, a lo sumo, darian un apoyo complementario a su propuesta Junta en las indagacliones para propagar "los conocimientos que hoy faltan de fisica, quimica, botAnica, etc."12
Arango y Parrefto no podia en este moment predecir el alto nivel de actividad que alcanzarfa la Sociedad Patrio"fica de la HabanaY especialmente durante los primers andos. Su estL
'6n de que nunca tendria capacidad para Ilevar a cabo sus propuestas eran por supuesto perfectamente corrects; pero tambi6n esto habrifa de ocurn*r con cualquiera (incluyendo su Junta), compuesta en su mayor parte de criollos, bajo el rdgqmen colonial espan-ol.

Primeros estuerzos del Consulado y de la Sociedad Patridtica por introducir la enseftanza scientific en Cuba
Tanto Arango y Parrefio como Montalvo recibieron eventualmente permi-so para el propuesto viale y durante 1794,visitaron Inglaterra, Portugal, Barbados y Jamaica, recopilando mucha

11 ReW Orden fundando la Sociedad Patri4tica de Amigos del Pais, 27 de abril de 1792- Real Orden a robando sus estatutos, 15 de diciembre ,de 1792.
12 ARAmw Y PAnEft., F. Op. cit. p. 82..








informaci6n valiosa, Trajeron tambl6n una mAquina de vapor para moler la can"a y un operano para trabajarla.'s
I Como podia Predecirse, la Junta protectors de Agricultura
de Arango, que fue proyectada para servir a los; interests de ,Jos latifundistas criollos, no se consider acceptable en los t6rnixnos que 61 habfa propuesto. La Real CMula de abn'l cuatro de 1794, que autoriz6 !a fundaci6n del Real Consulado de Agricultura y Comercio decret6, corno la implica su nombre, que habia de ser igualmente una Junta protectors de los interests & los comerciairites.
Este orgamismo tuvo su primer reunlio"n el 10 de abril de 1795, despuds que Arango y Montalvo regresaron de sus viajes. El uItimo mu,66 en agosto de este ano y Arango y Parrefio tuvo que hacer el informed del Viaje. Nunca se public
-in inform complete, ya que no hubiese resultado P'rudente P ropalar una descripci6n tal de 10S f1secretos commercials"' de ]as riva'les de Espafia.
Arango y Parre fio fue nornbrado Si # ndico del Consulado Y, a su petition, los Seflores Conciliarios, don Pedro Juan de Erlice y, el mlismo don Nicolis Calvo, que s6lo 18 meses antes hab'a inki'ado una 11ista de subscriptores para una escuela die Outz. Tmea en la Sociedad Patri6tica, confeccion6 un plan para el futurolrabajo del Consulado.UEn 6ste dieron un lugar prom nente a dos tipos completamento. different de aprendizaje, y educac16n cuyo foment consideration importantes responsabilidades del Consulado.: las artes. praicticas de cultivo y elaboracion, para 36venes paisanos, y la instrucci6n tedrica f1para que tambi6n sepan los duefios de nuestras haciendas la teorfa de aquellas artes, queremos decir las Cliencias naturals, que son propiamente otra cosa""* 14
#'En toda esta isla... no hay absolutamente una escuela de ,kiatemkicas, n1i de Fisica, ni de Anatomfa nil de BotAmca ni

13 Esta mAquina, la primer en cruzar el AtUntico hada una colonial espafiola, fue linstalada en un ingemo del amigo de Arango, el conde de .7aruco, pero parece que el operario no em muy satisfactorio y eventualmente- se abandon la mAquina. Wase CAnn.Lo Y ARAmGo, ANASTASIO. Elogio hist6rko del Excmo. Senior D. Francisco de Arango y Parreflo. En ARANGo Y PARREAo, F. Op. cit. p. LVIT, nota 5.
3 4 MoRm m Y MoRALEs, Vim. Memorw' de Pedro Juan de 1 riee y Nicalds Catvo proponiendo el orden que debe seguir la Junta Consular en sus trab4jos yproyectos. Havana, julid 8,1795. 18 h. Biblioteca Nh-rional Jos6 Marti. Colecc!6n Cubana. CM Morales. t. 79, no. 31.







d6- Chinilica. Asil suede que nadie sabe n'ada. de estas cosas, tan precisas..." Ni la Universidad, n'i siquiera. el "riquisimo Colegio de San Carlos proporcionaban esta istrucci6n deses peradamente necesarlia. Y, recogiendo otra sugerencia deP'Proyecto"' de Arango y Parreno, ellos propusieron que se investigasen los condos, sobrantes de ese Colegio con vistas a costear el establecimiento de tales escuelas. scientifics.,
Mientras tanto, a pesar de su punto de vista de que las Sociedades Patri6ticas eran poco mds que lugares. para tertulias, Arango y Parrenho se habia afiliado a la de la Habana en la primera oportunidad; a los tres meses, fue elegido Director substituto.1" Indudablemente, se sinfi6 halagado al saber que ya durante los dos primers a-nos de su existencia, los planes para la educaci6n exentffica en la Isla habfan figurado prox=entemente en las actividades de la Sociedad.
Las subscripciones para la propuesta escuela de Qu f mica marchaban bien. y la Sociedad estaba-en espera, de.una resPuesta del quftnico espafiol Francisco Ramirez, a quien habian pedido les recomendase un catedrittico adecuado con conocito especial del campo de la quirnica azucarera. Mientras tanto, se Pidio" a Arango y Parreflo y a Nico]As Calvo que confeccionaran un plan para una escuela. de Matemiticas, y cuanP
do poco, despues de esto del Consulado trat6 de la poslibilidad de fundar una escuela de Ndutica y Pilotaje" se accord que debian considerarse todas estas 'ideas conjuntamente y prepararse un plan ampli"O.

Proyecto de Arango y Parreflo para un Instituto habanero de Ciencias naturales
As 11', Arango y Parreno se dedic6 a promoter su causa en la Sociedad y en el. Consulado, y, *unto. con Nicola's Calvo, propuso que "a ejemplo de las que en el. puerto de GIj6n del Principado de Asturias rsel acaba de establecer C ... I pediremos, d

15 'Wase el Punto 15 del "Proyector. Eii AnKGo Y PARREAo, F. Op. 0- U. t. 1.
'Lis, .30 de julip, 4e 1795.
Vdase'Actas de" fitJunta, de GobiertW del C6nstdado'We n6vlembte 2,.1796.







S. M. se digne tambi6n Fundar en la ciudad de la Habana unas escuelas donde se aprendan las ciencias naturales".18
Este ""Instituto habanero" abarearia escuelas de MatemaWL cas, NAutica, Quimica, Lenguas y Dibujo, y prepararfa la clase de ilotos, quimicos agncolas y t6cnicos que Cuba necesitaba tan urgentemente. De este modo, apenas tres a-nos despues
0.0
de la inauguration del famous Instituto Asturiano,"" linspirado, credo, fundado y diri ido por aquel gran pensador y escritor libeiafespanhol, Gaspar Melchor de Jovellanos, sus ideas estaban ya arraigandose en Cuba. No cabe duda de que Arango y Parreno, su amigo personal, habia aprendi do m' ucho de eI duran te su estancia en Espafla y como consecuencia de la correspondencia que mantuvieron mds tarde.
La nueva insfituci6n sena parcialmente firianciada con los considerable fond6s sobrantes del Serninario de San Carlos que se habian acumulado a consecuencia del fracas en la fundaci6n de catedras de Matematicas y Derecho Real. En verdad, el colegio, de acuerdo con Arango y Parre-o, no necesitaba.una
as que suf i 'entes de tales c "tedra en Derecho,..pues habla mi lei
C ta edras en la -Un*versidad. Ni necesitaba tampoco una ca"tedra de Matema' ticas, pues el mismo hecho de que no se hubiese fundado ninguna en todo ese tempo confinnaba "que no es fAcil reunir en un mismo sitio lo's studios de las ciencias inte-'lectUales y reveladas con los de las ciencias 'demostrativaS"".211
dw
El plan de Arango y Parreno y de Calvo fue aprobado y enviado a Espafia. Mientras tanto, la Sociedad tuvo noticias de un catedr-Atico adecuado de Oulmica Y ansiosa por traerlo a la Habana, se acerc6 al consulado en busca de apoyo financier y para incremental la subscripci6n ya reunida. Puesto que como pArte important del proyeeto del Instituto babanero de Arango'y Parren-o existia una cAtedra de Quirmica, sugirio al Consulado que ayudase a la Sociedad, an"adiendo que serla especialmente prudent hacerlo dado el caso de que no se aprobase inmediatamente un proyecto de mayor balance por la Co-'


'Is "Memoria de los Sefiores A Francisco Arango y D. Nlcol;ks Calvo sobre el institute habanero de Ciencias Naturales. Leida en Junta Ordinana de Gobierno del Consulado de 8 de marzo de 1797." Loc. Cit. (1).
10 Inaugurado el 6 de enero de 1794.
20 Ibidem. Arango se expres6 en forma muy different al hiblar de San- Carlos mfis tarde, cuando estAba, preparandoun nuevo Plan de Studios par-a la UnIversidad.







rona.60- Le veremos emplear esta. tactical nuevamente ante uu problemamuy similar mas de trelinta afios despuds.2:2
Las autondades espafiolas, al series presentadas las dos pro& IF
posiciones, en rApida, sucesi6n, pref irieron naturalmente la U,'lt*Ma que eraevidentemente menos costosa. Pero aun ast, Como habremos de ver, la caltedra de Ouimica no habrj*a de materliafizar durante muchos a-nos m6ts.

Reforms en el Semikario Colegio'de San Carlos. Mix Varela recomienda la secularizaci(3n de la.Universidad
Con el. camb'd del siglo, Arango y Parren'o emprenc Ho una
0.11 2
multititd. de activiciades que requerfan sus cualidades de diplollevando a cabo su misi6n elegida de "defenM tico, y tActico
der con todo Vigor los derechos de esta Isla y softener, con el MISMO SU, union con la madre patria".18 Pas6 a ser Conseierode .1ndias Y, mas tarde, Superintendente de la, Real Hacienda; Arango y Parrefto fue 7 indudablemente, el primer gran esta, dista criollo de Cuba.
Mientras tanto en el an-o 1799 habla Ocurrido el faflec'imlento del obispo Felipe Jose' Trespalaclios, que a la cabeza de la d16cesis era responsible del Coleglio Seminario de San Carlos. Se.habia O'Puesto a'los esfuerzos de'la Sociedad Patr*6.tlc.a por modernizarlo.- al igual que hab + a limpedido todos los'Intentos por desviar sus condos sobrantes hada otras institudones educaclonales. Era enemigo declarado de, Luis de las Casas y sus amigos, contando entre ellos por supuesto a Arango y Pa rre no
El *s po Juan Jose' Diaz de Espada y Landa, que se hizo cargo de la di6cesis en 1802 era de canister enteramente diferente. Mucho se ha escrito sobre su. contribuc116n al advance' del Colegio de San Carlo's y el aliento que dio al padre Mix Varela en la. ensen-anza de la nueva filosofia. No perd1*6 flempo en aprovechar las disposiciones liberals de los estatutos del Colegio y fund6 -las cAtedras de Derecho Real y de, Matem6ficas, en el aao 1807. MAs tarde, con la, ayada de la Sociedad, se

21- Wase. las Actas de la Junta de Gobierno del Real -Co'sulado de, 12'de Ww" de 1797.Im, Wase P.16.
23 -AUNGO Y PARM390, F.,A,1.p4bJico irnparcial dovstaisia. Ubana, 29 de'septiembre de 1821. En su Op. cit.:L,2,, v. 403.







.WI
ana afirla la Catedra de Economfa Politica y Una de Constitucift. Tambidn don 0, de su propio bolsillo, un gabinete de fisica, para uso de Mix Varela y sus sucesores en la cAtedra de Filosofia,
El Colegio Seminarlio de San Carlos comenz6 asi a desempeA
nar un papel dominate en el campo de la educaci6n superior en Cuba, dejando a la Universidad muy atrAs, langwdeciendo oon su anticuado curnicultim y regida por una constituci6n que perpetuaba su gobierno por los religious domiicos en cuyo convent se alojaba en conditions 1nadecuadas.
4
Durante el perlodo constitutional de 1820 a 1823, el mismo, Mix Varela, como diputado a Cortes por la. provincia de la Habana, present.6 proposidones para la reform de la ensefianza a la Direcci6n General de Estudios. en Madrid.24 Lamentando el bajo, nivel acad6mico de la Universidad, seual6 que sus profesores no reciblan salario alguno sino una remuneraci6n en forma un tanto dudosa. Demostr6 el dominion monoponco de los religious en el gobilerno de la Universidad, los pnovifleglos cle que disfrutaban y los abuses resultantes. Y "'por esta causa",
*fest Varela,
ani
'cha estado siempre sujeta la Universidact al linflujo de los frailes, acomodiindose a los reglamentos, de su orders $in aspirar a reform alguna, torque habrian de ponerla los, mismos que tenfan un intends en el
4 PP 04
contrario

El Colegio de San Carlos., por otra parte.. mantenia normal acaddmicas excelentes, y Varela opinaba "que si se reconcentraran pasando la Universidad al Colegio de San Carlos[ ... 1, podria adquirir gran estimulo y foxnento la mstrucc*6n..."14 En otras palabras, la mejor soluc*6n seria converter a San Carlos en la Universidad.
La Direcci6n de Estudios, que estaba.presidida por Manuel Jos6 Quintana, di"scfpulo de'Jovellanos y, atitor 61 Allis= de

0 &A
24 VUELA, RLIX. Breve exposition del estado de los studios de la Habatia. Presentada. a la '' Direcci6n Gejiftat d6'este ramo, por A Filix Varela, Diputado por dicha province, con el object de facilitar el esta. blecimlento de la Universidad de 2a. y 3a. enseflanza mandada hmdar por decreto de 29 de Julio de 1821. Madrid, 14 de mayo de 1822. Reprodwd6n Poir GoNzk.Ez wL Vmjz,, Fkmcasm Revisic Bitnestre- Cub;ana (Habana) 49(2); maLookbril, 19424,







los planes educacionales progresistas de 1813 y 182 1, se linchnaba favorablemente a las propuestas de Varela, pero antes de que pudiese tomar alguna acci6n concrete, retorn6 el absolutismo a Espafia,

C6mo le fue encargado a Arango y Parrefto el proyecto de un nuevo Plan de Estudios para la Isla de Cuba
Femanclo, VII regres6 al trono y en el sIguiente an"Po de 1824, aprob6 un nuevo plan de ekudios para las uniiversidades de Espanda, que garantizarfa Coruna educad6n e Instrucci"'n s6ftdamente monArquicas y cristianas" con el proposition cte formerr nuevos hombres y nuevas costumbres, y cerrar de una vez para Siom el abismo'de todas'las revoluciones"'. Se le ocurrio mas tarde an- adir que esto se barial s Iin desatender[. los vcrdaderos progresss dw las ciencias Atiles 211 Ouedaban bien claras las'priorlidades del monArea, *Pues naturalmente cualquier adelanto real en los conocimientos coolleva inevitablemente el. deseo de libertad political. El plan estaba. esencialmente dirigido, a centralizar y unificar (y por lo tanto, controlaO las uniers'dades de Espafia. No se refen"a a las de ultramar, que es taban entoncesreducidas a las dos universidades dominicas de la'Habana y & Manila, Filipinas.
En el verano de ese mismo aAo de 1824, Arango y Parreho habia sido nombrado Superm*tendente de la Real Hacienda, posici6n que mantuvo hasta fines del pr6ximo ano, en que'flae sustituido por su entonces amigo y protegido,, aquel otro estadista criollo, mas joven, Claudio Martinez de Pinillos.
Pinillos, como Arango y Parrefto, procedia de una farnidia .2 &-1
criolla rica, con interests y perspectives swulares v habia estado involucrado igualmente en asuntos econ6micos y politicos pfiblicos. Era, sin embargo, mucho mAs ambiclioso que Arango
~ 26
y Parreno y al final del period constitutional de Espafla se encontraba en Madrid, envuelto, como de costumbre, en intrigas de la Corte dentro de la lucha general por posiciones. En una correspondence intima entre Pinillos en Madrid, Arango y Parreno en la Habana y el primo de este Altimo, Andres

25 Real Orden de 14 de octubre de 1824. Aitciirvo NAcioNAL DE CUBA. Reales Co6dulas y Ordenes. Leg. 71/130.
.26 Wase GuEmm, RAmnzo. Manual de Historia de Cuba U Habana, 1938). La Habana, Editorial de Ciendas- Socliales, 1971. capitulo. XV.








de Arango y Castil1o en Pans 2T descubrimos que Pinillos se alegraba de que le fuese reservado el cargo de Superintendente de Hacienda, aunque algo de mala' gana, y que tamble"n deseaba. ayudar a su amigo a parficipar en una Comision Real, que lo mantendrfa en la. Isla sin dejar de conservar su salario y status como Consejero de Indias.
En consecuencia, propuso al ministry de Gracki y Justicia, Francisco Tadeo de Calornardell que el Plan de Estudios recientemente publicado en la Peninsula se extendiese y adaptase a las circunstancias especiaies de la Isla-, ""En A decreto mismo del Rey it I is
recordaba Pinillos al m*n* tro:
."se manifiesta[ ... J que una buena education moral, refigiosa y lifteraria, es en lo que ha de fibrar el gobierno
4 #
su principal apoyo, y las esperanzas de contar alg6n dia con vasallos files e ilustrados. En el reciente perfodo revoludonario[...] no han dejado de cundir allf[ ... I corno en todas parties, las doctnwnas revolucionarias,
antirreligiosas y antimonArquicas""'.

Era por tanto igualmente urgente-idear medidAs para meip 'I 411.6 11
jorar la educad6n de la Isla y madie estaba mejor caliticado para esta, tarea que don Francisco de Arango y Parrefio.
La solicited de Pwlfflos pareci6 tan natural y convincente a las autorlidades que al cabo de un mes constituy6 el fundamento de una Real Orden que nombr6 a Arango y Parr Ao 11 on
para Ja comlisli6n sugerida.04-W
En noviembre de 1825, felizmente liberado del cargo oneroso de Superintendent, Arango se dedic6 a su nuevo trabajo. Iniicio una profuse correspondence para determiner el estado real de todas las institutions educacionales del pais, y a continuacift indago los punts de vista de ciertos individuals y organizaciones sobre las reforms necesarias.. Le torn6 cerca de tres aflos completer su Plan de Estudios que consiisti6 de 325 articu27 MARTNIEZ DE PINILLOS, CLAUDIQ,, CONDE DE VILUNum. Documents dirigidos en. su mayoria a Francisco de Arango y Parrefio retativos al traba*0 de ambos con el fin de obtener refornias en el comercio de la Isla de Cuba. Havana, Madrid, Cddt*z, Paris, Burdeos, 1814-1826. 1% h BNJM. Coleccift Cubana. CM Morales, t. 82, v. 3, no. 7.
28 Ibidem. Wase carta de abril 4, 1825.
29 Real Orden de mayo I I de 1825. Loc. cit. (25).








los, con 64 notas explicativas., las cuales ofrecen mucha luz so. bre el pensamiento de Arango en respaldo del plan.
Ni el plan ni el correspondent trabajo preparatorio, han sido todavfa- investigators senamente. Nadie en Cubaparece haber tenido la oportunidad de examinarlo hasta que fue I"Mpreso en las Obras de Arango y Parreflo en 1888.1* De este modo, hasta. el propio Bachiller y Morales tuvo que himitarse a citar algunos documents pertenecientes a su colega, el profesor Angel J. Cowley, con quien Arango hablia rnantenido correspondencia durante la preparaci6n de su plan.31 Y como ha ocurrido con otros muchos aspects de la historic de la educar c 16n en Cuba, la mayor parte de los escritores subsiguientes se han apoyado cons liderab lemente en la "linformacio"n" ofrecida por Bachiller.

La educaci6n ofrecida en los convents y colegios seminaries
El voilimen de infon-nac.16n recogido por Arango. v Parrefto durante la preparaci6n del-plan es por si mismo de gran inte.0
res, ya. que ofrece una irnagen inusitadamente expresiva, de ]as laguna de las institutions de la 6poca.
La educacig6n que ofrecian los convents era de un nivel partimarrnente bajo pues, seg m palabras del prelado de la Merced, aquellos acababan de pasar una epoca de "interrupciones poliftfcas"'que habfan trafdo "'circunstancias calamitosas" perD Apra se habi 4 a restableclido el equillibrio (con la monarquia) y estaban hacienda su mejor esfuerzo, por elevar las actividades, docents a, su nivel. "normal".3:2
El informed que recibi 0' Arango del arzobispo de Cuba sobre el Colegio Semmianio de San Basilio el Magno en Santiago de Ctiba fue un rela'to de calamidades sob re el mal estado de los.
i i6s y diversas dificultades que enfrentaba esta institution. debido principalmente a la absolute falta de recursos que s Ola

80 AR&mao Y PARREgo., F. Op. cit. t. 21 p. 547-617.
31 BACHILLER Y MORALEs, ANTQNio. Apuntes para la historic de lasletras y de la Instruccidn Ptiblica en la Isla de Cuba (Habana,,1859). La Habana, Edici6n de la Acadernia de Ciencias de Cuba, 1965. t. 1, p. 313.
32 17 de noviembre de 1826. ARcFiivo NACIONAL DE CuBA. &ademia deHistoria. Caja 92/739.








perrmtian mantener cinco cAtedras, -que coniprendian los estudios de Latinidad,,Fflosofia, Derecho y Escritura Sagrada.33
No es de sorprender, sin -embargo, que recibiese noticias mAs alentadoras de otro colegio seminario, el de San Carlos de la Habana." En verdad, su director, el licenciado Justo- V61ez, hada hincapi6 en los problems derlivados de que sus ocho catedriticos estuviesen mal pagados y sobrecargados de trabajo. Tambi*& enumeraba una cantidad de materials que pensaba, faltaban en el curriculum, lo que dejaba ver que considerable la. funci6n del colegio como la de una universidad en toda su amplitud, concept con el que estaba de acuerdo Arango y Parreno.
Por otra parte, V61ez estaba en position de informer que
"la opinion, p6bliica ha hecho justiclia al rdgmen 'del Colegio, Seminario, pues mlientras que la Universidad -estA casi desierta excepto en las classes de medlcina [que era efectivamente la fimica material. que se ense4aba solamente en ]a Uffiversidad y no en el Coleglio]) el Colegio cuenta por t6rmino medio con quilmientos alumnos en las cAtedfas de Gramittica, F1*169ofia., Matemittic'as y
Jun*sprudencia".34

LaVniversidad no accede a cooperar con Arango y Parreffo,
En Io q'ue respe6ta a la Univer'lidad, a linstancias del doctor Joaquin Munoz, catedrAtico. de Derecho Real, el claustro se teunM el'31 de octubre de 1826, al que asisfi6 el proplio Arangq, y en el que se eligi6 una comisi6n para fortnular los punts de
-vista de la Universidad sobre su propla reform, que Arango
-tomaria en cuenta al trazar el nuevo Plan de Estudios,
A continuaci6n Arango yParrefio escriblio' al Rectot-25 sugliriendo que don Jos6 Agustfn Caballero serfa una persona muy adecuada para presidio es-ta comisi6n, y en la misma. carta incluY6 una lista de ""apuntes" que serviinian de gu a para su trabajo. Estos mostraban en forma concluyente que 61 deseaba

5 de enero de 1827. ARCHivo NAcioxAL DE CusA. Iristrucci6n PtWica. Leg. 706/44588.
34 3 dc febrero de 1826. ARcHivo NAcioxAL DE CUBA. AcadepWa de Historic. Caja 92/737.
35 8 de noviembre de 1826. IbIdem.







conoccr la vpini6n de, la Universidad -en todos lo asppaos importantes de su reform acad6mica, Pero cuidadosamento omitia hacer referenda alguna a cambios en su gobierno o, administmci6n.
ILOS esfuibrzos de Arango cuid a'dosamente man6jados no lograron- peisuadir a la Univirsidad a que se analizase ella nnsma y formulas alguna pkoposici6n'definitlva. Coii Agustin Ciballero como presi dente de la Oomisi6n, er-a obvio 4ue Arango I y Parrefto habia desperado obtener algunos resultados, pero este gran pioneer en el campo de la, refonna univer-sitaria,,111 qde tenia entonces sesenta y pico de afts de edad, hab.0 perdido evidentLirnetite algo de su'finpetu. Y, como, podia esperarse, los que no' -tenfan nada que ganar y tiodo que perder con
0 Is
las ref6rmas -4os religious domlinicos- eran especialmente
Ev I
suscepubles sobre el problema despu6s de -su temporal deposici6a de las oficlinas del rectorado y secretariado durante ef
v
reciente perfodo de gobierno constitutional.
AM, por ejemplo, el secretary dom*ico de la Universidad ,I*.#
actU6 Como uh perro guaramn en la Comisti6n, en la q ue, de acuerdo con uno de Sus miembros, el doctor Angel Jose Cowley, 40su presencia no s6lo es niLnecesaria, sino tambi6n embarazosa e inaebida. Tanto Cowley como el doctor Joaquin Mudoz.
se quejaron amargamente a Arango y Parrefto de la falta de eficiencia de la Cor'M'SiW" y cuando Arango finalmente pregunt6 a Cowley cuiles eran segfin 61 las razones de dsto,'"' Cowley replica con una descripci6n muy gr4fica del abominable estado de corrupci6n de la Universidadl," lo que mostr6 tarnbi6n las dificultades y frustraciones que hombres del callibre de Cowley, Tornis Romay y otros tenian que soportar en aquella 6poca, como catedriticos de la Real y Pontlificia Universidad de la Habana.

SO Wase sus diversos discursos en la Sociedad Patri&ica, especialmente de 1795 Y 1796t v sus artkulos en el Papel Peri6dico desde 1791 hasta 1798.
:37 En una carta a Arango de didembre 15, 1826. ARci-rivo NAaon4r. IDE CUBA. Academia de Histaria. Caja 92/740.
38 Wase varies corresmndendas con Arango. ARci4ivo NACIONAL iDE CuB& Academw* de Hisioria. Caja 92/740. y 743. Tambi6n el no. 746, una carta a Arango del catedrifice de Derecho, d-octor Ram6n Frandsw Vald6s, de 23 de junio, IM.
39 Loc. cit (37).. marzo 17, 1827.
40 Ibidem., 6 de junio, 18,27,

77'







Como causes prince ales del fracas de la Comisl6n, Cowley CiO

la diversidad de opinions e mtereses de sus miembros
components, que, puede decirse fonnan una Masa heteF or+
rog6nea. Religio-s's dominicos, pacificos, posee'dores de todas las ventajas de esta Universidad, en, que han logrado v*cular su escluslivo patrimonio. Seculares, solamente ocupados en el cumplimiento de sus plofesiones, y que miran. o muy lejos o casi imposibles las refonnas, que concern cuanto exige una instlituci6n des a7eglada y viclosa. In'dolencia por parte de a1gunos, que 'consultado siempre con- su linter& propio., rehusan ocuparse de cualquier trabajo. de donde no les resulted 'una uti Iidad personal o cuyo mdrito creen que han de'. usurper
otros...
d4is! Rector que era- a quien m4sparticularmente competfa activar por todos. los medlios el celo y laborioslidad de la Junta, ha manifestado con su i*n*cun*a, abandon y negligenclia un deseo contrario al que su dliguidad-, su.
obfigaci6n y su propio decor deblan compelerle,- mas se ve por su c6nducta que, no se piensa en renunci r de
pretensions personals ni de derechos quim6ricos...
"Si hago culpable a los Padres Domimicos Doctores del olvido, o desprecio con que se ha mirado la autorid#d y encargo de V. E. que no es por que escuso a los.
demas D. C., sino torque conozco que sus Paternidades son menos perdonables torque tienen mas interes.en no serlo; pues 6ciendo un generous. desprendimiento de sus odiosos prlv*leg*os,, han debido estimular a los
otros con su ejemplo.
"'A. V. E. no se le oculta el motive del asombroso n6mero de grades mayors que se han conferido despue's de la vista de V. E. del inodo mas informal, asqueroso e
41
indecent. El Rector y Secretario son los que'sac'an mas provecho de esta que SS PP Haman su cosecha. ) 142

41 Estc ylvoceso -graclas al cual la amenaza de- reforms provoc6 un aurnento de los. abuses -por parte de los que habrian de perder sias j)riviIcgios- se acel ,,M considerablemente durante los prftimos,15 anhos hasta que la Universidad fue finalmente secularizada en 1842. '
4*2 Cowley se refiere aqLf al considerable beneficio financiero que favorecio tanto al rector como al secretado por cada grado otorgado.

?k







Si, Arango y Parreflo necesitaba una confinmaci6n. de sus punts de vista en cuanto a la, necesidad lintrinseca, de hbrar a la Universidad de los doxnimkos y restablecertoda la instir tuci6n- sobre una base completamente nueva. con professors
It M
y-aamnistradores adecuadamente pagados, esta carta evidente.mente serv W a sus prop6sitos. ,
Cowley tambidn envio a Arango proposiciones detalladas en cuanto a la reform del cur'culum y especmdmente el de medicine que insistio necesitaba el apoyo de- las aslignaturas de -Oufmica Y BotAnica. Su proposicli'n ulterior de que, las facultades de Teologia y Filosofia fuesen atendidas por el Coleglo.Seminario, tienen que haber alentado. a Arango a consider a San Carlos como el nuevo punto focal de la Universidad. En esto coincicua con la proposicl16n de Varela de cinco an-os antes y tamb1'6n habria de recibir consejos y apoyo importantisimos de otro sector.

La correspondence privada de Franciso de Arango y Parrefto con el obispo Espada Y Landa, con respect al nuevo Plan de Estudios
El propio Arango y Parreno habia estudiado Leyes en la Universidad'de la Habana y habia asistido tambie'n aSan Carlos desde 1778-1781. Aunque naturalmente se mantenia en contacto con los logros progresistas mas reclientes del. Colegio, estaba ansioso por recibir el conse.io de personas de igual parecer que estuviesen mas iffitimamente, relacionadas con esa floreclente institution. Asi vemos a Arango, profundamente interesado en la introducci6n de las- ciencias modems en Cuba, entrar en animada y extremadamente franca correspondence con su tambi6n, enthusiast vl'e*o amigo, el venerable obispo, don Juan Jos6 Diaz de Espada y Landa."
Indudablemente, durante este period, de 1826. a 1,828, no s6lo se cruzaron muchas carts entre sl, sino que tamblen mantuvieron prolongadas discussions', y, Arango y Parreno comprendiola.surna importance de obtener la opinion del oblispo

,13 Esta correWndencia parece ser desconodda. La mayor parte del material original estA en el Archivo de Indias, en Sevilla, Lo que se reproduce aqui se ha tomato de las copies donadas por Ws tor Carbonell a la Acadernia de Historia y se encuentra actuahnente en el ARcHivo NACIONAL Dt, CuBA, Academia & ffistorla, caja -92/737.

130







so'kre, todos jcts detalle4 de su pr9yectada, reform. Pues ap rte de. -respotar Jos. puntos,_.de vista del *svo, sahfa*_. lo -e pn que era tener la absolutacooperaci O"n de Espada., especialmente,' pues 61 estaba mAs empehado, cada vez en hacer de -San Carlos elcexltro de su uniWersidad reformada., El obispo estaba .completamente de acuerdo en este puntobAsico y asi la discussion podia pasar a otros problems vitals,
A, ]a sugerencia de Espada de que los catedriticos debian recibir- 2 W pesos anuales, Arango, replica: "Convengo exi ]a idea",-pero s* se les ofrece un salan*o tan bueno., me gustarfa saber c6mo, nos aseguraremos de que los -catediAticos tengari las deseadas calijdades? c; Si hoy por un monri6n y una manteleta. vemos las intrigas que hay, qu6 no sucederd cuando se trate de obtener, tan decent dotac16n? ZSeran AWlicias las cittedras?" Y preguntas afin mds dellicadas con respect a -1a elecci6n de oficios y gobierno de la Universidad. QuedarAn los Reverendos hadwendo lo que hacen ahora?".
'El obispo P -compl tamente firme en esto;
"El gobierno de la Universidad debe estar en el Cuerpode CatedrAticos. Estos podrin nombrar el Rector y los.
demas ofic*os[ ... I Cualquiera doctor podrit tener eloficio de Rector; y cualqudera que tenga grades mayors podrA ser CatedrAtico. Las intrigas wriin inevitable para la elecei6n de oficios. y dsta es una. de las razones para que las cAtedras sean vitalicmi, y losOficios de Universidad quinquenales, except el de Secretaio, que
convene sea perpetuo.

Y con esto el Obispo propane Inequivocame'nte poner fin a los. privileges de los frailes.
Para resolver el. problema, de la ubicaci6n de todas Las nuevas cAtedras, el laboratory de OWmica y la Biblioteca, el Obis.. of
po -rapidamente present un proyecto para la extension de San Carlos, preparado por el catedritico de Matem-Wcas del Weglo, don Pedro Josd Abad.1 En resume, pues, cuando Arango, y Parrefio hubo flinahnente. completed su plan de studios, sabia que tenia el pleno consentimiento del obispo.

44 ARcHivo MmONAL Drz CUBA. Instrucci6n hiblica. Leg. 5/243.







Et Plan de Estudios de Arango y Parrefto de 1828
En el mismo coxniienzo de su plan 5 (Articulo 1 del Tftulo 1), A+
Arango, express con absolute claridad q4e no esta solamente proponiendo cambios, en la Universidad, s*no-. 'Oueda supriF I It If
mida la Universidad de esta cl*,udad titulada San Jeronimo y en Su lugar se establecerA otra."
La secularizaci6n de la Universidad queda establecida firmemente cuando Arango deja estableclido que el Rector sera' nombrado en el future "por el CapitAn General entrelos tres suietos que proponga el Claustro" que sean "Profesores acreditados por su talent, prudencia y doctrine".'" En nota explicative, aflade:
Ya se sabe que el Rector de la Universidad de Saa Jer6nlmo debiera ser precisamente religioso domgnico; pero como no se trata. de seguir esos Estatutos, sino lo que, dicta la raz6n y Io qtte-- 'se dispose en el -Plan de 'Estudlos de la Peninsu'la; no me debo -detener en manifestar los muy grades y muy obvious in*convenientes de ese privileg-io exclusive de nuestros relliglosos
dominicos". .
"En la nueva Un'versidad., dice Arangoy Parrefio en el articulo 2 de su plan, se ensefiarAn Gruma+fica latiaa-y castellana, Dibujo, Instituciones Filos6ficas., Fisi*ca Expe.rimental, Oufmica, Elementos de, Historia Naiural, Principlos de Matemalficas, de NAutica, de Agrimensura..y Geometrfa aplicada a las Artes, Teologia, Leye Cinones, Medicina, Cirugia, Historia, Geografta-Y Cr6nologla, enorme cantidad de'materias que proce'de a orgamzar en un todo rucional y econ6mico.

AsI por ejemplo, la escuela de dibujo confinuaria a ser f linandada por la Sociedad, Patrxouca., pero sacada. "'de la indecente pieza en que se halla"..", Al ligual que la Escuela -N;iut'ca de Regla seria transferida a San Carlos. Esto pennifiria un emple' mAs rational de todos sus professors y fiberan"alos

-45 ARww Y PAnEigo, F. Loc. cit. t. 2, p. 547-617.
-t6 Ibidem., Titulo XXVIII.
47 Ibidem. No. 52 referencee al articulo 242).
46 IbIdent. nota 10 referencee al articulo 38).




I




condos para ayudar al financiamiento de las nuevas ca' tedras requerlWas por el plan.
El curso de tres aft-os en Filosofia, que conducia al de Bachillerato, senia un requisite Para comenzar en las Facultade Mayores y seria. impartido en el Colegio dentro de los primers an"os de las carreras de Teologfa, Leyes y Canones. Finalmente, segun acordaron el ouispo y Araugo, el plan espccificaba que la biblioteca de la Universidact seria tambili6n trasladada del Convento al Colevo. Para garantizar que San Carlos seria realmente la Universidad, exponfa mis adelante "todos los studios, que existent y van a establecerse en el Real Seminano de San Carlos" serdn partiess integrates de la [Univers 'dad] de la Habana"' como lo habrfan de ser "las c -a' tedras que han de quedar en el convent de Predicadores". queriendo decir que si pudiesen mudarse de allf tamble'n, serfa. mucho mejor.Arango y Parreho envi6 su plan a Espan-a el 31 de agosto de 1828, acompani-ado de 25 expedients; de estos, s6le cuatro han sido publicados."I

El Institute habanero del Real Consulado
Para wner una mejor comprengi6n del destiny que habria de corner el plan de Arango y Parrendo, sera" necesario en prihaer lugar examiner -otro aspect de sus antecedents que tuvo un papel* ortante en los success que ocurrieron a continuac16n.
Entre las linsiftuciones, educaclionales existences que Arango tuvo que tomar en consideradoWen- su plan se encontraba la Escuela NAutica de Regla, que habia sido tundada como institudon financial con capital privado en el a-no de 1812.11 En 1816 habila sido p uesta bajo el control mAs director del Commandant de la Man*na, y repientemente habla pasado a manos-,del Consulado. Cuando Arango descubn*6 que ese organismo habfa comenzado a 'exarm*nar el estado de, su recentn adquirido "reton"o", con vistas a su reformai, les supl'c6,.que

49 Ibidem. articulos 3 y 4.
50 Wase ARAmoo Y PARRE9q, F. Op. cit. t. 2. Entre Jos documents copiados por Mstor Carbonell durante su vista al Aivhivo de Irldw en Sevilla, en 1923, se encuentrancop-lias de otros diez expedients. 51 Autorizado Por Real. Orden de septiembre 22, 1811.
It ,*#







no continuasen sus prop6sitos hasta que eI hubiese terminado su propio plan-52
Sin embargo, poco tempo despue's," el Consulado accept las recomendaciones del Comandante de la Marina, Angel Laborde, de trasladar la Escuela Nautica a la capital y ampliarla para que tuviese un aspect similar al del Instituto Asturiano de Gl'j"6n .14 En julio 10 de 1,827, su sindico, Jos6 Pizarro y Gardin, present" un amp ii P o I former basado en esta recomendaci6n.1 Para enfatizar su parecido con el Instituto Asturiano de Jovellanos, la nueva institution seria conocida como "el Instiituto habanero","" t1itulo que tambien hacia 6nfasis en SU traslado a la Habana, frente a la vigorous oposicion de a1gunos vecinos del pueblo de Regla.
En ella se ensenarla Matei-natica, Pilotaje, MecAnica, Arqu'tectura Civil, Geografia, Idiomas, Dibujo Civil y-si la economia lo permitia- Literatura Espanola, Economia Poll"fica, y Geografia Fislica, y desde luego, tendria una biblioteca, laboratorios, etc. Desput s de recibir comentarios favorable sobre el plan de la Secc*'*n de Educaci6n de ]a Sociedad Patrio"tica y del propio Laborde, lo enviaron a Arango y Parren"o para su aprobacion. No es de extraAar que 61 se sintiera extremadamente molest al encontrarse con un hecho ya consumado -un gigantesco proyecto educational que ademAs se proponia utifizar los condos de la Escuela Nciutica con los que contaba para. sus propios planes. En una respuesta redactada, en6rgicamente aunque diplomAti'Ce7 record al Consulado su ruego anterior en favor de dejar el asunto tranquil por el mounento.

52 24 de noviembre de 1826. AitcHivo NACIONAL DE CUBA. Real Consu. tado y Junta de Fomento. Leg. 178/8193,
58 Viwe las Actas de la Junta de Gobierno del Real Consulado de
7 de didembre A 1826.
54 La carta de Uborde al Consulado de diciembre 4, 1826, si encuentra 'en el ARCHIVO NACIONAL DE CUBA. Real Consulado y Junta de Fomento. Leg. 97/4094..
55 De fecha julio 25 de 1827. Ibidenz.
ud NI las recommendations de Laborde W las proposiciones del Sindico se refieren al Instituto propuesto por Arango del mtsmo nombre de. 1797.
57 9 de octubre de 1827. Loc cit. (54).

22








Provecto de Arango y Parreflo para una cdtedra de Quimica
El Consulado accept" dejar el plan en suspense, pero, a la vei, se acerco a Arango y Parreflo. para otro asunto. Habiendo decidido enviar una misi 0-n exploratoria a Jamaica, recordaron que, Arango habla hecho un viaje; similar ma' s de t-reinta aflos antes y le plidieron que formulas las linstrucciones que debian darse a los nuevos viajeros para garantizar el exito de la rnis'lift. Arango accept gustosamente, y aprovechando esta oportunidad para promoter un obJetivo predilecto, acompan-6 sus, Instrucciones, con un informed especial en el que hada hiiiicapli' en la. necesidad urgent de fundar una caItedra de Ul m i c a.
Refiri6ndose a los citados esfuerzos de la Sociedad Patriofica y del Consulado para organizer esta cAtedra, explico' que

"la mayor economi"a en la fabricaci6n del az6car
no s6lo consisted en la construction y disposition de las pails 6 trees -que es lo que podremos aprender del viaje A Jamalica- sino en ]a perfecci6n de las operaciones quimicas que no puede obtenerse seg w observe el sablio viajero, Bar6n de Humboldt, sino del conocimiento mAs profound de los modos de obrar de la cal..:-) '
Y aqui respite casi palabra'por palabra el consejo de su viejo ainigo co'n el que habia disfrutado de un contact intimo y un respect mukio durante las visiftas del x1ftimo a Cuba.""
En el Ensayo politico sobre la Isla de Cuba de Humboldt, que acababa de publicarse en espafiol por primer vez en ese preclso ano de 1827, se hablaba de la urgent necesidad en Cuba de un.experto qufmico para estudiar las propiedades


58 Informed al Real Consulado de la Habana, en el expedience para forward las instructions y proponer A la persona que se encargue de la -oomision de pasar A Jamaica a' examiner el estado de adelanto -en que se halla esta lisla con respect al cultivo v elaboraci6n de los frutos colonials. 8 de noviembre de 1827. (Esto fue tarnbiin firmado por Juan MGntalvo y Joaquin Perez Urria, con quienes se habia solicitado,
Arango que consultase al rcclactar las Instr ccione ). AIRANGO Y PAnERo, F. Op. ch. t. 2, p. 517.
69 Diciembre 1800 a marzo 1801, y de nuevo, en abrit-mayo de 1804. Arango no solarnente aportop mucha informaci6n dtil a Humboldt en la 6 cla con 61 mucho
poca, sino que tambidn mantuvo correspondent despues de su v1sita.
." 4







quimicas de su cafia, su suelo, etc., y tambl6n. los aspects qufmicos de su proceso.10
Es dudoso que Arango haya promovido su causa exactamente citando a Humboldt, pero en esa misma e**poca a1gunas personas, al leer por primer vez los resultados de la vista de aquel sablio liberal y'humano a Cuba, se sorprendieron al descubnir que "Jos atacaba por la espalda"" al dentinciar enfAticamente todos los aspects de ]a esclavitud que habia encontrado en la Isla.
Sin embargo, como una primer gestl16n practical paraobtener tal expert, europeo, Arango y Parre-o se acerc6 a la Sociedad Patr16tica"' que pocos a-nos antes habia. fugazmente fundado una caftedra de Qufmica.'12 No estaban ahora, emperor, en condliciones, ya para respaldar esa cathedra financieramente pero prometieron a Arango, y Parren"o que el peqluen-o laboratorlio que afin exiistfa podria p-onerse a su disposic16n.
En ulio de 1828, con su plan de studios casi terininado, y el problema, del Instituto habanero del Consulado a4n en pie, asi como la proposid6n inas redente de fundar una c4tedra de Quimica, Arango fue Mivlitado a discutir estos problems en una reunion especial del Consulado. En ella los miembros aplaudieron la idea de fa cAtedra de Owimica, que ajustaba perfectamente dentro del proyecto del Instlituto habanero. Axango expl*C6 entonces, sin embargo, que como resultant muy costoso fundar una nueva institution como el Instituto habanero, esperaba obtener su aprobaci6n para, que se incluyese en una versii6n algo different, una species de Coleglio de San Carlos ampliado, dentro del plan general de studios mas amplio que estaba a punto de presenter al rey."3

60 HumwLDT, ALEJANDRO DE. Ensayo politico sabre la isla do Cuba (1827). Habana, Oficina, del Historlador de la Ciudad de la Habana, 1959. p. 166-167.
61 V6ase la correspondence entre Arango y la Sociedad Patri6tica durante 1827. ARcHiva NACIONAL IDE CUBA. Academia de Historia. Caja 92/736.
02 Wase LEROY Y GALvEz. LUIS FELIPE. Historia de la prilmera cAtedra de Quitnica en Cuba. Revista Bimestre Cubana. (Habana) v. 66; juliodiciembre, 1950.
Wase las Aclas de la Junta de Goblerno del Real Consulado de 30 de fulio, 1828.







Ahora baen, para comprender la reacci6n del Consulado a esta proposk'o'n, debe recordarse que al contrario de la Sociedad Patri6tica que siempre habia incluido en sus filas a algunos de los intellectuals mas destacados de la. epoca, el Consulado estaba integrado princlipalmente por hombres prActicos cuyos interests se encontraban princlipalmente en la industrial o el comerclo.- La idea de la cAtedra de Quimica apficada a la agricultura habria de gustarles con toda seguridad, como lo harla cualquier plan para una instituci6n polit6cruca en que se ensehase dencias y lenguas moderns y para la preparaci6n de pflotos y agrimensores.- Pero el Colegio Seminariio que ofrecia educac16n a los futu-ros eclesidsticos, maestros y otros hornbres gino pnicticos", era considered por muchos cosa apart, como lo habl'a sido mucho antes por el propio Arango y Parrenho. Sin embargo, con gran satlisfacci6n para 61," la estimaci6n que senti"a el Consulado por 61 y aun mas, sus persuasions argumentos financiers, dieron por resultado que la Junta, al menos por el moment, aceptase completamente su proposicio-n.
En el propio plan de studios, Arango decid16 dar la mayor prioridad a la cathedra de Quimica. "Es esto de tanta importancia y urgencia" expose en una de sus notas explicativas, If'que convendria separar del mAs detenlido examen que piden estos Estatutos, y dar slin demora las resoluciones que sean necesarias para que vengan cuanto antes el Quimico y su laboratorio".61
go acompano su plan con una carta solicRando, inmediato permiso para construir la Anexa a San Carlos para albergar ]a nueva cathedra. "Crecen por moments mis temores sobre la future suerte de la riqueza de esta Isla"', escribio. Refiriendose a ]a enorme baja en los predos del caf6 y las Mieles, inucho temia que
ifal azdcar, que es nuestra Ancora de esperanza, le suceda poco menos, y le suceda pronto, sli con la possible presteza no se toman en su auxilio, la Quimica, 'a' que principalmente deben los fabricates franceses el azucar de remolacha y los refinadores de Londres su
ahorro de gastos."'I"

64 V&vs, la ,irta laudatoria de agradecimiento de Arango al Consulado. Lrv, oil. (54).
Lt)(-. cir (45). nota 15 reference al artfculo 47.
2 d.c dc 1828. ARANGo Y PARREN'o, F. Op. cit. t. 2, p. 639.
I's le








Casi se tiene la impresi'n de que. Arango utilizaba el nuevo plan de studios sencinamente Para "vender" su plan mucho
117
menos costoso de la cdtedra de Ouflnica. Fue asi que enjunio del an"o pr6ximo escriDio de nuevo a Espafia, hadendo enfasis en

"el gigantesco increments del cultivo de la cafia, en el Imperio de Brasil, la faciflidad y baratura con que ya solace la navegadon de Filipinas y la India y el asom., broso progress de las fAbricas de azCicar de remolacba establecidas en Francia. Pero, Como, s* no bastasen enemigos tan terribles".0existia, tanibitin la amenaza de la. p&dida inminente del mercado, americano torque este pails estaba. ampliando su propla V .,
industrial, azucarera yFrancia tambien esperaba dentro de poco cultivar azdcar sufficient para todas sus necesidades.
Evidentemente, los arguments de Arango impresionaron. a las autondades. de Espafia, y a sugerencia del Fiscal del Consejo de Indias.."11 se puso en vigor una Real Orden el 6 de febrero de 1830 a los effects de
que interim se determine lo convenience sobre el Plan
de Studios en general, con la organizacift de la Universidad y aprobaci6n de los Estatutos, se establewa, sin p6rdida de tempo en la Ciudad de la Habana la citada CAtedra y Laboratorlio de Qui a fin de evitar en cuanto sea Posible los males que amenazan a aquella Isla de no facilitar los medlios de aventajarse a los.
extranjeros en el beneficlio del productive ramo del,
azdcar pf .

67 Mientras uno debe cuidarse de subestimar el muy genuine deseo de Arango de ver realizado todo su Plan de Estudios, Manuel Vald6s Rodriguez estA realmente muy equivocado al describir la CAtedra. de Quitnica de Arango como 4'un incldente" dentro de su "Plan de studios "Consideraciones Hist6rico-Criticas sobre la Enseflanza, Superior ert Cuba." Revista de la Facultad de Ciencias y Letras. (Habana) v. 3, 1906. p 2 10.
68 25 de junilo de 1829, ARwc;o Y PARm&o, F. Op. cit. t. 2, p. 643.
V&ue "Sobre el Plan de Estudios remitido por el Sr. Arango" 28 de enero de 1829. Biblioteca, Nacional Jos6 Marti. Colecci6n Cubana. CM P6rez Col, Man. Plan 2.








Se hada responsible al Consulado por Ia construction de Id Anexa a San Carlos, que debia comenzar de inmediato. Seria financial, como habfa sugerido Arango, con el limpuesto sobre
A
i6n de miles y botes de transit, que hab'a sido Promulgado, en 1816., para costear la ensefianza ndutica. Pero como sucedfa con muchos, otros condos de este tipo, una vez que
-Ilegaban a manos de la. Real Hacienda, permanecian allf atey era dificil que se pusieran en circulaci6n a menos que las presiones fuesen muy vigorosas. AdemAs, el Supen"ntendente, que en esta 6poca era todavi"a Claudio Martinez de Pinillos, (ahora conde de Villanueva), habla envlmado una buena I f*
propord6n. de ellos a Espa- a para ganarse et favor del monarch
W
ayudAndolo en a1guna. crisis, financier, particular.

El conde de Villanueva, obstruye los planes de Arango y Parren"o
Al pedirle el gobernador, Dionisio Vives, que cumpliera su parte de la Real Orden, Villanueva comenz6 por negar que hubiese recibido la copia de la nusma, y despu6s argument que el cidculo de los condos que se suponfa estaban disponilbles era completamente err6neo, afiadiendo que en todo caso la Hacienda estaba muy escasa de dinero por el moment, aun para "las mas perentorilas exigencies".
Axango, al negarse a aceptar tan brusca negative a una Real Orden que tanto trabajo le habfa costado lograr, rephc6 que justamente por ser tan apurados los condos del erario, era ,esencial fundar la citedra de Quxm*ca, Para garantizar que las fuentes de Ia xiqueza. pdbl*ca que alimentan al erario no se agotasen. AdemAs, no habia hab mdo error alguno en los ca" Iculos, basados en los informed sumimstrados, onginalmente por el propio Superintendente. Arango ex-lgio, por tanto, el cumplinuento inmediato de la Real Cddula por todos los responsables.10

Cuando el Consulado, en cumplimliento de su parte de I mandato real, tambidn p*di6 al Superintendente condos para comenzat la construcc16n de la Anexa a San Carlos,,',' Villanueva

70 Wase correspondence diverse entre Arango, Vives y Villanueva. Loco cit* (44)o
'21 Actas de ta Junta de Gobierno del Reat Consulado de 13 de agosto, 1830.







rehus6 hasta responderle.72 Hab'a llegado a senior mala voluntad por el Consulado sobre el que tenfia muy poco control y que estaba siempre atravesado en su. camio. Desdichadamenteffl
1 *.0
tam bien persist*6 en igualar a Arango con ese organismo debido a la influencia que cre F a tenia 6ste en sus actlividades.
Sin embargo., a pesar de las malas relaciones que habian Ilegado a surgir entre ellos, en didembre tres de 1830, en una reunion con el gobemador Vives, de Arango y Villanueva, este dItimo se vio precisado a conceder la mitad del dinero reque m r ido para la ampliaci6n de San Carla de mantra que pudies construirse por lo menos la parte que habria de albergar a la escuela de Qufmica." Pero estaba claro que el Supenintendente no, tenfa intenciones de mantener su palabra, pues, a pesar de las. repetidas peticiones del Consulado, que era a su vez presionado por Arango, nunca cedi' un. solo peso para comenzar los trabajos.
Mientras, durante el aflo de 1832, ocurri6 la muerte de uno de los rnAs files defensores de su Plan de Estudlios, el oblispo. Espada y Landa, y en el verano, del rra*smo afio, Dionisio, Vives,, despuds de nueve largos afios de gobierno fue reemplazado, por Mariano Rocafort. Y, en esa i6poca tambi6n, Villanueva aprovech6 la oportunlidad de poner al Consulado bajo su control director. Apoy4ndose en una. Real Orden del primer de febrero de ese afio, lo convirtio" en la Real Junta de Fomento de Agricultura y Comercio .74 Como tal, continuarfa su labor de proteger y ayudar a desarrollar la agriculture y el comercio, pero., al igual que organisms similares de Espaiia, el president nato, serfa en lo sucesivo el Supermitendente de Hacienda..
Al fin, Villanueva tuvo las friends de esa important organizacion en sus propias manos, y podria manipular no solamente el tesoro pdblico sino tambi6n un organism que hacia con-' siderables peticiones. Podria usarlo para Ilevair a cabo sus proplos planes de obras publicas cuando lo quisieram.

Wase carta de Villanueva a Nives, 27 de septiembre, 1830. ARcHxvo NACIONAL. Instrucci6n hiblica. Leg. 5/244*
73 Wase las. minutes de esta reunion. Loc. Cit. (44)
74 AcIas de ta Junta de Gobiemo del AM Consulado, 20 de junio, 1832.








hi Institute Cubano de Jose de la Luz y Caballero
Hacia fines del an"o 1832, el Comandante General de Marina, Angel Laborde, que habla, previamente recomendado la conversi6n de la Escuela NAutica en un "Instituto Asturiano"-, tuvo la oportunidad de revitalizar esta sugerencia en una comunicacion a la nueva Junta de Fomento.711 Este regreso al concept de un nuevo institute de clencias aplicadas mis bien que la expansion propuesta por Arango del Cole 4 de San Carlos fue del gusto de la Junta, tanto mits cuanto que su nuevo presidente, que habia estudiado el otro, plan, parecalta estar dispuesto
16
a proseguir con este nuevo, que habria de quedar bajo su control director.
Y de este modo, la Junta sol*cit6 de la Comisi6n directive inspectors de la Escuela NAutica, que hiciera. otro informed sobre el asunto. Durante el bienio de 1832-1834 este organism estaba lintegrado por Nicola's de CArdenas y Jos e-' de la Luz y Caballero, habiendo regresado este dltimo de sus viajes prolongados por Europa y se encontraba ansioso, por aplicar sus nuevas y enriquecidas 'Ideas a la educacii6n en Cuba. Efectivamente, por esta misma epoca, estaba dedicado a los tnimites para organizar su. modern institute secundarjo (el Ateneo), pero al ver posibilldades. mucho, mds amplias en las proposiciones de la Junta de Fomento, gustosamente desvi6 su atenci6n hacia el IV
proyecto de un gran establecimiento politknico pu"blico."
Tomando como models sus diversos antecedents, lincluyendo el Instituto habanero de 1827, y basAndose en las repefidas sugerencias, del Comandante de Marina, Luz y Caballero desarroll.6 lo que fue, sin embargo, en gran parte, su propia. creaci6n. Combinando sus experienclia s pr.Acticas como educa4
dor con un ampho conochniento de la teor'a docent, realiz6 un plan integral. con una base de ensen-anzapractica basada en instrucci6n te6ri*ca y realzada con clierto conteni'do culturalEnfatiZ6 el considerable valor de lo que' habla aprendido en

'15 De fecha 16 de noviembre, 1832. Awinvo NAcimAL DE CuB& Real Consulado y Junta de Fomento. Leg. 98/4132. Wase tarnbi6n Actas de [a Junta de Fornento de 23 de noWembre, 1832.
70 Informed presented a la Real Junta de Fornento de Agricultura y Comerdo de esta Isla, en sesl6n de 11 de didembre de 1833,, en el espediente sobre Traslacift, refonna y ampliad6n. de la Escuela Mutica establecida en el pueblo, de Regla, refundi6ndola en un lnstituto dentifico... Habana, 1834. Loc. Cit. (75).








Europa y particulan-nente en Alemania y tambli6n reconoci6 haber sido influido Por "el *ngenio'y la perseverance, de nuestro, immortal Jovellanos 4 'j-7
Propuso asif que "a la mantra que el establecimlento de Gij6n, destinado para'beneficio de todos los pastures, como lo sera el de la Habana para todos los hijos de Cuba,fue llamado Asturiano y no Gijon& por su celeb&rimo fundador", el nuevo institute llevarfa el nombre de "Cubano'.
En este sentlido, tanto los proyectos anteriores basados en el Institute Asturiano, el de Arango y Parrefto en 1797 y el de Pizarro'en 1827, habl'an sido efectivamente l1amados "habaneros FP, Evidentemente es4 4 I
esa d ignacion hab"a llegado a ser res potable y basta Arango y Parreft, que se sentia tan. so'lidamente identificado con la madre patna., se enorRullecia de que se le conociera como "un habanero". El hecho de que Luz y Caballero hubiese escogido el pol6mico t'tulo de cubane en aquellos primeros dias de la afirma-ci"n de la nacionalidad cubana resultaba significativo, pues era, mdudablemente, un gesto deliberado por parte de quien en. aquel precliso Momento como mlembro destacado de la Academia Cubana de Literatura, estaba compro'metido enel tormentors trdnsito, de esa organizacion que habla logrado tan fugazmente convertirse en simbolo de la libertad intellectual cubana.
Era evidence que Luz estaba ansioso por obtener la aprobacio'n de Arango de su proyecto78 y se cuidaba. por demostrar que con su realizaci6n ""se van a obtener [tamblidn] realizadas las miras patri6ticas que ammaban[ ... ] 6 los vocals del Consulado como el Excmo. Sr. D. Francisco de Arango y Parrefio tocante a la fundaci'o'n de una caftedra de Qufmica"'.79 No solamente el Instituto habria de dar cabida a tal cathedra, sino que A
podna tambi6n ofrecer una atencion complete a la carrera de ndutica lo cual. hubiese sido dificil hacer en los estrechos locales
-del Colegio San Carlos aun despues de ampliado, pues con el empleo del vasto edificio de la extinguida Factoda; de Tabacos que en el intern habia slido prometido por el. Superintendent Vfflanueva, no hubiese habido Problema, en acomodar todas las nuevas caftedras y aun la escuela normal que 61 considerable

77 Ibidem. p. 24-25.
78 Ibidem'. P. 15.
-79 Ibidem. P.'13,







una parte important del nuevo proyecto. Teniendo en cuenta que habl"a sido Arango quien durante tantos afios antes habia desempefiado un papel important en Ia abollcion del odiado, estanco, de tabacos, lo cual habla dado lugar a que el edificio de Ia factorfa estuviese vacio, resultaba ir6n*co que Ia di A SPOM
bilidad de este edificio se usase ahora como, mantra de apoyar un proyecto de enseflanza secundaria que desplazase su proplio plan para ampliar Ia Universidad.
No es. de sorprender que el proyecto para este institute que Luz habia Ilamado "esencialmente prktico y experimentalko y al que ya se habia garantizado alojar smi gasto ulterior, fuese de inmediato aclamado Por Ia Junta de Fomento que accept proporcionar 10,000 pesos, Ia mlitad de Ia. suma requerida para su fundaci*6n, nfientras su president, Villanueva, prometia que Ia otra mlitad de los gastos Ia costearia Ia Real Hacienda.80
w
Se. nombr6 una comisi6n que inclula a don Angel Laborde., 'don Jose' de Ia Luz y Caballero y don Franclisco de Arango, y Parreflo para gestionar Ia fundaci6n del nuevo institute y tambidn proponer el personal.110
Y al flegar aqui, en Vista de las critics several que con tanta frecuencia. se han hecho en contra de Arango, como representativo del obstkulo pnncipal en Ia realozaci6n del proyecto de Luz.81 es important afirmar categ6ricamente que Arango no estuvo presented en las reumiones en que se tomaron estas decisions, por Ia sencilla raz6n de que nunca fue mliembro de Ia Junta de Fomento.82 Los miembros de Ia Comisi6n no fueron informados de su. nombramiento hasta casli despuds de pasados dos afios. Una raz6n muy senclilla -si bien trAglico-c6micaAe esto fue que el Informe original proponiendo el Instlituto Cubano habla sido escrito por Luz de su punho y letra, y estaba..

80 Wase las Actas de Ia Junta de Fomento de didembre 11, 1833y y didembre 18 del mismo aflo.
Wase por elemplo, VAnDAs RomfwEz, MAmuEL Op. cit. (67); GomzALEz DEL VALLE, F. Josd de Ia Luz y' Caballero como Educador. La Habana, 1931: MmA RoDjdwrz.,, MANum L'Don Josd de Ia Luz y CabaVero L Ha ana, 1947; Guum, RAm
't mm Manual de Historia, de Cuba.
La Habana, 1971.
82 Mesa Rodrfguez en su i-elato un tanto linmao de es*os- hmhos fmdamenta gran parte de su. argumentad6n contm Arango m el "hecho" de que 61 se encontraba presented en Ia Junta de 1-8 de didembre de 1833 que aprob6 el Instituto Cubano, pero no express su oposicift al plan en esa ocasi6n. Adm RoDRIGuEz, M. 1. Op. cit P. 140.




I




segdn 'su propia admisi6n, "en U"n estado, ininteligible para cualquier otra persona que no sea la que lo estendlio Nin.7 guna comisi6n, por deseosa que lo estuviera, podfa, por tanto, comenzar a estudiarlo hasta que Lu hubliese entregado una coplia legible y dsta fuese impress tal como, lo habla solicitado el Consulado.
Luz se excuse" Por la demora que atn*buy6'a que estaba extremadamente ocupado con la fundad6n. de su clase de Filosofia en el Colegio de San Crist6bal83 (cuya ficencia habia obtenido, inclidentalmente, gracias a la intervention' del propio Arango),
Es, por tanto, sorprendente, que hallase necesario prologar el informed impress con una "advertencia"' en. la que explicaba que habiendo la Conu*s*on destinado

"'el informed para la discussion de la- Junta 6-de tos individuos que 6sta se. di'gnase nombrar al effect [uno de los cuales era por supuesto Arangol, no se apresuro a publicarlo, a pesar de la letra de acuerdo que asi to dispose, esperanzado siFempre de que su trabajo pasan"a por aquel crisol antes de ver ta luz. Mas lustando ,la misma Junta repetidamente por la impresi6n como, paso previo, tiene la Comislo"n, por fin que veneer su justa, repugnancia d.Andole publicidad sin un requisite
tan anhelado."' [EI subrayado es nuestro]84

Indudablemente, Luz no quaso que el Informe se publicase sin ofrecer a1gunas explicaciones por la falta de consults y discusiones, -previas. Se nota derto, tono apologeddo, -Zhacia Arango, tal vez?
La Junta de iffimediato accedio.. a..que" la Com*si6n nombrada exactamente diecisels meses antes pudiesie aboka,'cbmenzar su trabajo y que Arango y Parrefto la, presidiese. Per6, Villanueva, tard6 seis meses mAs en U'aformar del nombramiento a sus miembros. Y s6lo nos que4a. suponer que estaba preocupado
-con otros asuntos pues por aquel. entonce g Miguel Taco' n. era .gobernador y, la lurm de Ini" el *e'n tre'Ol yA Superint endente VillaE3 Carta de Luz a la Junta de Foxiiento de 25 de octubre, 1834. Loc.
-cit. (75).
",.Loe. cit. -- (70. .,Esta.-., 'advertencfW'.I:istabA lknpresa ta: una boja
-aparte insertada entre la portada y el comlenid ddAnforme,








nueva ya habia termlinado. Habia surglido una enemistad entre ambos hombres," uno de cuyos residues eran a1gunas obras p6blicas eftmeras por cuyo irucio rivalizaban los dos hombres, con el fin de ganarse el favor -de sectors particulars de la poblaci6n. Parece que el proyecto del Instituto Cubano result' victim de estas intrigas y que el dinero que Villanueva habia prometido en su favor fue subsecuentemente dedicado a otros prop6sitos.

Actitud de Arango y Parrefto hacia el Instituto Cubano
Mientras tanto, desde la publication de la Real Orden de febrero seis de 1830, autorizando la fundadon de ]a cAtedra de Guftnica. en los t6rminos sugeridos por Arango, e'ste habia persistido en solicitar su cumplirniento. Tras alguna correspondencia infructuosa con las autorlidades de Espafiall" y con el Consulado de la ISIe7 y con la continued obstruccift de Villanueva, en febrero de 1883, Arango decidi*6. una vez mas. informer al Supremo Consejo de Indias sobre el progress, o mfis bien la falta de progress en "el desgraciado negocio de la CAtedra de Quim I ica y demas parties de m1i Plan de Estudi"OS."I
La calidad de la enserianza en la Unliversidad segul'a deteriorindose, escribi6 Arango, y aunque se realizaban algunos esfuerzos laudable por introducir materials cientfficas en a1gun que otro colegio privado, sin un plan de studio, deblidamente organized, considerable Arango
"mis asegurada la ganancia de los duefios de estos establecirientos, que los adelantos de los discipulos entre los cuales por de contado no fiene lugar el inmenso number de los indigents que no s 0-J lo en los camPOS., sino en esta capital, Regan a la mayor edad sin
conocimiento alguno de las pimeras letras..

85 CuBA. BiBmTwA NwioNAL Jost MA&TL DEPARTAmEmTo CoLEmi6N CtmAxjL Correspondencia reservada del cavitdn 'general don Miguel Tacdn 1834-1836. Introducci6n y notas por Juan Pdrez de la Riva.
Wase su carta al secretary del Supremo Consejo de Indias de 16 de junio de 1830. Loc. cit. (44).
97 Ibidem
28 de febrero de W3. Biblioteca Nacional. -Colecci& -Cubana. -CM, Nrez. Col. Man. --Cbm 59.









Evidenternente Arango considerable que nada que no fuese la. reform del s*stema docent en su totallidad podria realmente
d"
sanstacer las necesidades socials y econo5mlicas del pais.
No recibi6 respuesta a esta carta, ni a las dos que envio' a Espafia el prftaino ano, por lo que, hacia agosto de 1835, consider esencial escribir una vez ma's; en esta occasion, sobre "la gran novedad de que esta Junta de Fomento, o" su actual President, trata de establecer un Instituto Literarlio., cuyo plan i... r
se ha hnpreso y aun remitido a V. E. Prescindo enteramente'. escribla Arango con acrlitud, "'del visible empefio que se ha tenido y se fiene en desalirar mi commission" como comisionado regio para el arreglo de Estudios "pero ella me oblige a indicar a V. E. que todos los numerosos studios que se ofreceran en la nueva ffistituc16n estdn ya contemplados en mi plan para la Universidad, y en forma snmilar a1gunos de los condos que han de utilizarse para financlarlo, han slido ya adjudicados a mi proyecto." Entre otras objections, Arango senalaba que enninguna parte del plan para el institute encontraba garantfas para el nombramiento de buenos maestros o adminlistradores para su funcionamiento sin cuya garantia ser'a totalmente jerr6neo proseguir.:19
Y al Ilegar aqui, no nos queda dudas de que Arango rechaz 0-1 el Instistuto Cubano como sustituto de su propio plan de estudios. Se sintM indignado con el intendente Villanueva y la Junta de Fomento, por haberlo ignorado tan completamente y por Ultimo, en su amarga decepc16n, por primer y unica vez, atac6 al propio Luz y Caballero, pues era obvio a todos que Luz iba a ser el director de la nueva institution.
Por Increfible que parezca, a u** n en es ta etapa Arango tuvo que pedir prestado una coplia del informed impress sobre el Institute Cubano, pues fue s6lo, una quincena despuds de enviar esta carta a Espanai, que recibio' efectivamente su copia oricial de la Junta de Fomento, acompafiada de la I'nv*tac*6n de VI'llanueva convocando a la Comisi6n. que llevarfa a effect este fait accompli.O" Como respuesta, Arango declar6 friamente que se considerable incapaz de cons liderar esta invitaci6n hasta redbir la garantia de la Junta de que el supremo goblierno habia declarado nulo y sin valor su acuerdo original de la caitedra de Ou A mica como Parte de su plan general de studios asi como,

89 27 de agosto de .1835. ARANGo Y PARREAo., F. Op. Cit. t. 2p p. 779-780.
90 Carta del Consulado, 10 de septiembre, 1835. Loc. Cit. (75).









la Rval Orden de 1830 basada en eel Mismo.", Y, Por SUPLIest% [a Junta era completamente incapaz de oftecerle esta garantia.

Al N se hace realidad la Catedra de Quimica
Arango y Parren'o, que a la saz 6"n tenia. se tenta. a fios de edad y zaaba. mal de salud, teni'a problems con Villanueva en otros fren.tes tambien -aun en asuntos tales como el pago de su :salarlo. La apparent falta de respuesta a sus carts a Espan-a
-lienen que baberle sido lirritante tambien, Pero habria adn de lograr algun e*xj"to, sin duda pues, debido principalmente a su persistencia; en junio 21 de 1836, se puso en vigor una Real
-Orden insistiendo que
CI se procedera sin demora al establecimiento de la Citedra y Laboratorio, de Quimica, que previene la Real Udula de 6 de Enero, [slc] de 1830 habilitaindose al effect las pizzas necesarias, en el Serninario de San
Carlos o en cualquiera otro edlificlo.. *"
La cdtedra serl"a finandada por la Junta de Fornento y el catedratico serla don Jos6 Lul's Casaseca, professor de Quirnica aplicada en, el Real Conservatorio de Artes, que.ya disfrutaba de buena reputacii6n fuera de los confines de EspaAa.
Casaseca habia estado ansioso por asurnir este -cargo desde 1,830, cuando se habia recomendado por primer vez este nom; bramiento."'! Habiendo estado en contact ffitimo con la corte durante muchos, ahos, no es de d'udar que continu6recordando a las autoridades del incumplimiento de las Ordenes de 1830, reforzando, los esfuerzos de Arango en este sentido.
Cuando la Junta de Fomento recibl"O estas renovadas instrucciones de Espaiia, inmedliatamente decidio' tratar de promovcr nuevamente el Instlituto de Luz y Caballero, y en todo
# 4t
caso se sintio incapaz de complimentary la Real Orden por no estar cornunicada Por el Ministerio correspondiente".,9' Efecu01 Carta dcl Consulado de 16 de septiernbre, 1835. INdeni.
Real Orden de 8 de septiembre de 1830. ARCHrvo NACIONAL DE
0
CuB& Real Consuladd y Junta de Fomento. Leg. 98/4115. Wase tamblen LE Roy Y GALVEz, L. F. Casaseca, maestro y precursor de Re mosoRevista de la Biblioteca Nacional Josif MarfL (Habana) [62] (1):9-F en ro:abril, 1971.
N Wase Actas de la Junta de Fomento do 17 de agosto de 1836.









vamente, la Orden habl'a sido, transmitida por el Ministerlio de Gobernaci6n en vez de por el Minlisterio de Hacienda., y en e'sa i6poca Villanueva no esta:ba ciertamente dispuesto a recibir 6rdenes del jefe del capitAn general Miguel Tac6n.
Continuaron presentando estas dificultades "t6enicas"' comct excuse a su macci6n, aun cuando, poco despuds, Tac6n les remitio' una carta que hab'a recibido del propio, Casaseca,
"participAndole su nombramiento de Catedr-Ati"co de Ouimica y su proxima salida para Francla e Inglatema con objeto de venir a tomar possession de su destiny, manifestando su pronta disposlici6n a compare, desde luego sli se le fibran 3 mill o 3 M*l quinlientos pesos a Paris, los utensill'os mis predsos para comenzar en
.t P 4&A
Enero, el primer curso de Quimica .,,,,z

Casaseca no se dej6 desanimar por el silencio de la Junta, a la que tuvo, que haberle causado considerable asombro cuando se recibi6 una carta de 61 escrita en La Habana en enero
t de 1837, expl' ando que acababa de Ilegar,"r& y habia. pagado el pasaje suyo y el de su esposa de su propio peculio. Solicitaba el reembolso inmediato de estos y otros. gastos de su traslado, y, al mismo fiempo, estaba dispuesto a comenzar sus deberes, "'siempre que me proporcionen local convenience y los medlios de reallzar la easefianza"496
Y de este modo la Junta se encontro frente al pkoblema de la presencia en la Habana de un eminent catedrAtico de la im"Sma ciencia cuya introduccli 0-n en Cuba habia slido consi-derada esencial para el advance de la agriculture durante mucho tempo. Comenz6, por tanto, de ma I la gana, a realizar gestiones en favor de la ditedra de Casaseca. No es de sorprenderl dadas las ciffircunstancias, que aqu6llas dejaran mucho, que desear y tomasen otros seis meses en materializarse.
Se desconoce sli Arango se encontro" con Casaseca durante el pnmer o segundo mes de su Ilegada a, Cuba, pero ya ppr entonces se encontraba muy enfermo. Falleci 0-' el 21 de' marzo

'94 Actas de la Junta de Fomento de 14 de septiembre, 1836.
'Ds Wase tambMn LE Roy Y GALvEz, L. F. Loc. cit. (92). p. 15.
m Amim NkcioxAL ma, CuBA. Real Consulado y Junta de Famento Leg. 09/4191-









de. 1837, casi exactamente tres meses. antes de la inauguradon de la Catedra de Qua mica por la que tan arduamente Ih-abia lucbado.

Post scriptum
La Junta de Foniento nunca apredO el trabajo realizado por Luis Casaseca. Tres aflos despues de la fundaci6n de la ,cdtedra, Antonio Escovedo, Secretario de la. Junta, se lamentaba del gasto considerable "slin que hasta ahora se haya producido en las artes, ni en la elaboration del azucar, el mds, minIMo adelanto ... Eventualmente la catedra pas6 a ser parte de la Universidad pero la, continua mezquindad en el equipo del laboratory y la falta del reconocimiento apropiado a los curses aprobados por los estudiantes causaron su desaparlicio"n final en 1848, dando paso al Instituto de Investigaciones QuImicas, idea que lindudablemente habria merecido -la. aprobacift de AraTigo.
En to que se refiere al Instituto Cubano, no fue basta el 20 de junio de 1838 que el propio Villanueva pidio' a la Junta toque tomara de nuevo en consideration el adelantado proyecto del Instituto Cubano que circunstancias temporales habian paraliLzado". Necesit6 entonces el secretary dos a-nos para render un largo informed en el cual se referia al proyecto de Luz y Caballero, aprobado desde 1833, pero que no habia materializado debido a
04una causa, entonces 'insuperable que a la Secretaria se permitira" que no refiera. Mas no ecsistiendo ya, parece que la Junta se encuentra en el caso de cumplir sus acuerdos relatives a este particular, y de realizer las esperanzas que con la impression y repartimiento del
0 !DT
informed hizo concebir a la Sociedad entera.

Y, es evidence que alude a la. oposici'n de Arango al plan Como "la causa entonces insuperable"' -Pues fue en el precise moment de "la impresi6n y repartimliento del informed que Arango habia mostrado su renuencia a que se descartasen tGdas las decisions previas en, favor de este nuevo proyecto.

97 Informed Por el Secretan*o de la Junta de Fomento en una reuni6n de la Junta de 18 de marzo de 1840. ARcmivo NaLcyowL oE CUBA. Real
u. Tivasim ff.* Fnwo"tn Ui-cr ()Q/AI(U








Con la muerte de Arango 18 meses m ds tarde el obs tdculo "'no existia. ya".
En el precise moment, pues, Arango pudo haber sido responsible de postpone el plan durante esos 18 meses. ZPero por qu ,- no se promovio' nuevamente el asunto sino transcu.0 If
rrido 18 meses, poco despues de la salida, del capital general Tac6n?, Podna argifirse que la 'victoria de Villanueva sobre Tac6n sen"a16 el fin del verdadero obsticulo, pues no hay dudas de que puso fin. a aqueHa parte de los manejos del superintendente atri*buible a su rivallidad con el capitAn general.
jF
Pero entonces. dos gobernadores mas se opusieron al pro,I-.P
yecto por diferentes razones, hasta que fue flinalmente alcan. zado por el nuevo Plan de Estudios de 1842. Se proponfa, evidentemente, que el Coleglio de la nueva, Universidad, parte important de la. reform, flenase a1gunas de las functions del Instituto Cubano. Pero, en definitive, aun este Colegio vino a ser la U"nica parte del nuevo plan que nurica Ileg6 a materializer.
La Escuela Nautica, continuo" languideciendo en Regla hasta. mediados de los afi'os cuarenta, cuando ya su edificio se habla deterlorado al extreme que se le traslado para ofro (no-mucho meior) en La Habana, hasta que fue finalmente restable"cida como una de las Escuelas Especiales en el edificio del antiguo convent de San Isidro, eri"glido por el capital general Concha, en. 1856.
Como era natural, el -plan de studios de Arango encontro" eco en las reforms de 1842. En reah dad, su deseo primordial de ver a San Carlos convertido en el centre de la nueva UniverIn Is
siclact, nunca Ileg6 a realizarse, pero probablemente se slintiera satisfecho con la secularizacioOn de la Universidad que respondia parcialmente a'sus prop6sitos. La orga'zaci6n de las facul-tades de Leyes y Medicina fue efectuada en la forma que a 61 le habria gustado. La ensen"anza universitaria se convirtio' al fin en una profes16n lindependiente con salar'os fijos y que formaba parte de una escala professional bien definida. EvIdentemente, Arango habna aprobado eso tambi6n.
La influence direct del plan de Arango, como un documento a ser estudiado por los responsible de confeccionar las nuevas reforms, fue descartada al desaparecer en los archives del m*n*sterio correspondent en Espaft. Nisi*qu*era estuvo al balance de la D*recci6n General de Estudios de Madrid que fue en parte responsible de las directives ofrecidas








a la. Commission en La Habana que final*.z6 el Plan de 1842. La.
O
unica conexio-n direct aqui con el pensamiento de Arango y Parrefio, estuvo en ]a persona del doctor Angel Cowley, que era miembro de esa Comision.
En. conjunto, pues, los, esfuerzos de Arango en el campo de la educacift superior parecen haber rendlido pocos frutos, viisibles; es important reconocer que fue por encirna de todo un "estadista".. un hacendado, un criollo, con una perenne lealtad .012
a la madre patria, comprometiao, en una amplia gama. de actividades. Sus esfuerzos en el campo de. la educaci6n fueron un product de sus interests de clase lo cual. tambi6n determine la prion'dad que. dio a diversos components de sus planes.
.. como, hemos visto, estaba pnncipalmente interesado en los aspects pnictico, tales como la fundaci6n de la CAtedra de Quimica aplicada a la agriculture., y fue por esto que siempre Juch6 por encima de todo y en lo que al fin logr6 algdn 6xito.
Tuvo, que lucbar con la acostumbrada renuencia de las autoridades espafiolas. a la introducclift de reforms. Esta mezquindad y falta de interns en la culture. de la poblacl16n de la Isla estaba fundada. en cons iderac iones political relatives a los peligros que signifficaban esta culture, y tamblen en la bancarrota total de la corte. Esto a su vez conducia al continuo drenaie de las riquezas de la Isla, sin una comprensio"n real del razonamiento de Arango de que una pequefia inversion en ]a aphcacio"n de las ciencias podria sin duda aumentar considerablemente esas mismas riquezas que deseaban explotar.
Esta falta de comprensi6n del papel de la educaci6n clientffica y la investigaci6n no estaba, por supuesto, 11mitada a' Espan"a, sino que caracterizaba a la mayorfa de los passes de Europa (asi como a los Estados Unlidos de America) durante la mayor parte de los silos xviii'y xix, pues adn despu6s que estos passes se habfan liberado de las restricc'ones de la econom1a feudal, sus grades diversos de desarrollo economic, puede decirse que dependieron en grado considerable de hasta qup'' punto los impresarios e lintelectuales mds persplicaces e linteligentes lograron, convener a los li'deres mds podrrosos de la nueva clase dirligente de la. necesidad de preparer cientificos Y ofrecer facilidades a la investigation.
En Cuba, durante este period de creciente conflict entre la burguesia criolla en ascenso y los administrators y comerciantes colonials espa#oles, los gastos para-la educaci6n eran








considerados como un. lujo innecesario, que tenian escasa. pno& 'j 11
ridau cuando habia que escoger entre una nueva iinsfituci6n, docent y la construction de una nueva carretera, o un acueducto, o mejoras en el puerto de la Habana. La mayoria de los miembros del Consulado y la Junta de Fomento que lo sucedi 6, no eran despues de todo, tan exquisitamente educados m altruists como para estar imbuidos de la necesarlia perslistencia, al mantener una batalla y promoter Io que a muchos de ellos parecia una. empress de menor provecho.
Y., finalmente, es precise reconocer que en aquellos, dias de una. dictadura virtual de Espafia, la influencia personal en las altas esferas, tal como la de Villanueva, podia, en dertas circunstancias, favorecer o destruir cualquier plan de acuerdo con los interests de la. persona afectada.
Arango y Parrefio desempedo' un papel de considerable important en la Cuba de sus, dfas. Ejerclo" gran influencia. en muchos campos de significad6n prolific y economic. Aun cuando sus esfuerzos en el campo de la. educacii6n se frustraron frecuentemente, esto de porsf demuestra la magnitude de las circunstancias que se oponian a la. reform. educational en. Cuba. Al proplio flempo, por su visl6n, y sus esfuerzos persistentes hacia el desarrollo de la. educaci6n ciendfica en Cuba, Francisco de Arango y Parren0 merece un sido stable y reconocido en los angles de la h i*s toria docen te de Cuba















La esclavitud en la novelistic
cubana del XIX

Enrique Sosa
ffmayori.. ta vinf.
ChApea, chipea, neoto.0'
Franw* co

La alegre disposliclion de Animo de los. invitados que acom.fto
panan. a Leonardo a La Tinala, su amigo Meneses, las hermanas Isabel y Rosa Ilincheta y la tia de dstas, don-a Juana, varia al adentrarse en. tierras de ingenious.
El paisaje es impresionante y contradictorio, mucho ma's que el de los cafetales que han dejado atra's:
At borde de esta precipitous rampa se despliega ante los, ojos. del viajero un cuadro inmenso, magn A rico que no hay lienzo que lo, contenga, mi ojos humans que le abarquen en. toda su grandeza No hay panidad
ninguna en la fisonomia del pals visto por ambos lados de las montan-as. Por el del sur la l1anura con sus cafetales, dehesas y plantaciones de tabaco, continual casi hasta el extreme de la Isla y es lo mAs. ameno y risueiio que pueda imaginarse. Al contranio, por el lado del norte, en el mismo parallel se ofrece tan hondo, lispero Y Ifigubre a las miradas de los viajeros que. creen pisar otra tierra y otro cluna. Ni torque esti ahora cultivado en su mayor parte hasta mAs alla de Bahia Honda, se desvanece esa mala impresi6n. Quizis torque sus labranzas con ingenious azueareros, torque el clima es mis hdmedo y calido, torque el suelo es negro y harroso, torque el hombre y la bestial se hallan abi mis opnmiidos; y maltratados que en otras parties de la Isla, a su aspect s6lo, la admiraci6n se trueca luego en
disgusto-yila alegria en listima.

53









Paisaie de ingenious: inmenso, magnifico, teatral: hondo, Aspero, Ifigubre.- h4medo y c6liido, de tierra. negra, de opres16n y maltrato. Isabel se inquieta y deprive, la belleza la. deslumbra, el contrast la avergdenza y aba te. Es la novia de Leonardo, va a concern los predios donde habra de ser sen-ora y ama y en ella, intelligent y sensible se impose la reflexi6n:

... epero que pasaba alld abajo? -Habria dicha
para el blanco, repose y contentamiento a1guna vez en su vida para el negro, en un pais Misalubre y donde el trabajo reclio e Micesante se impon a como un castigo y no como un deber del hombre en sociedad.) [ ... ] Y le ocurri6 naturalmente que si se casaba con Leonardo tarde que temprano tendna que residir por mas o menos tempo en el ingenio de "La Tinaja-", adonde
ahora se dirigi-*an en son de paseo.

Estas inferencias de Isabel dicen tanto mds por ser ella tambien propietaria de tierras y esclavos. Por pertenecer a la. misma clase social que Leonardo. Porque no es una. joven melindrosa y conventual sino una muier de negocios. Lo, que ofende a Isabel no es, por tanto, la esclavitud, silino la forma que asume, en el ingenio. President ahora, lo que comprobarA mAs tarde-, que en el ingenlio habi 4 a

...un estado permanent de guerra sangrienta, cruel., unplayable, del negro contra el blanco, del amo contra el esclavo que apelaba. el esclavo a la fuga o al
swcictio en horca, como un medio para librarse de un mal que no tenia cura, ni intermitencia [. . ] Pero nada.
de esto era lo peor, lo peor, en opini6n de Isabel, era ]a extrafia apatia, la impasibilidad, la inhumane indiferencia con que los amos miraban los sufrimientos, las enfermedades y aun la muerte de los esclavos.- Como si no fuera nunca el prop6sito de los amos corregir y reformer a los egclavos., sino meramente el deseo, de satlsfacer una venganza. Como siel negro fuese- nmlvado por negro y no por- esclavo. Como s1i tratado, como bestial, se e ktrafiara que se portara a veces corno una


VmuvmtDE, Cn= Cecilia'' Valdis* o la Loma del Ahgel novela de costumbres cubanas). [Lirfta, Totres Aguirre, 19591 p. 279, 281i 322-323.









Desde su llegada, Isabel president el inferno. Y se espanta.
IP
Pero Isabel es blanca, y a pesar de sus sentiments, reacciona. como blanca: se horroriza pero estA fuera de pefigro, da cabida a la pena torque dispose de tempo para razonar. Para heroines esclavas -Dorotea, Camifla, Soffa- es el terror. irra clonal, elemental, anodadante.
El paisaje que Isabel contempla fiene mucho en comln con el que fue habitual p,4ra Carlota. en el Bellavista. Pero lo que sirvi6 para alimentary las melancolfas, las confidenclias Y apasionados ensue-nos de aquel temperarnento romAntico no sirve a Isabel Ilincheta, ma's realist y profunda, para egofstas comuniones panteistas. Ella no es la Carlota enamorada de quimeras de Sab; lo observe todo y calcula sus posibillidades objetivas. Como tiene buenos sentiments se propane mejorar, ya casada, las condiciones de viida de la dotaci6n de La Tinaja: corregir y reformer -se dice- conjurer la crueldad es conjurer el pelligro negro, Hay en sus razonamientos una dualidaa ejemplarmente tratada por Villaverde: esta duen-a de esclavos es. compasiva- esta mujer de negocios constant la lucha econotnica que enfrenta el amo al esclavo y no la separa de la racial que enfrenta el negro al blanco: alli blanco contra negro, aqui negro contra blanco; esta no aboliclionista, Ilega a una conclusion extremadamente peligrosa para su clase pero que subrava la profundlidad de su pensamiento. ZEs acaso la de Cirflo Villaverde, muchos afios despue's, cuando describe la dltima version de Cecilia Valdds?: la de que el negro es 14(malort por esclavo y no por negro.
La "maldad negra" es un frecuente lugar coffin en las conversations de los terratenientes de la novelistic del xix. Esta "maldad" servia, por una parte, para justificar la esdavitud y, por otra, para justify licar la violencia que necesariamente conUev6. El negro, era un "malvado nato" y a1canz6 su representaci6n camera en la figure de Aponte, el cabecilla de la conspiracion y sublevacio'n negra de 1812, que popularize' la expresi6n de ser "ma's malo que Aponte". Detrds, siempre presente, confrontaban los "'buenos" amos blanco el sangnento ejemplo de Haiti.
- Como eran "malos" los negros lo veremos en los capitulos. dedicados a la lucha de classes. Por qui eran "malos" lo veremos a continuaci6n,








BasAndose en el informed del dueflo de un cafetal, Richard R. Maddert2 present el horario de trabajo en un ingenio en
A
epoca de molienda para el period 1836-1840, como sigue:
de 4 a.m. a 12 m .............. 8 horas de trabajo
de I prn. a 6 p.m. ...... 5 JP
de 6 p.m. a 8 p.m ............ 2
de 8 p.m. a 12 noche 4
En total diecinueve haras, rotando las cuadrillas que trabajan de noche en las actividades de la f4brica de azficar-.- casa de calderas. De seis de la tarde a ocho de la noche se dedican los negros a trabajo ligero en el Propio batey 3
S61o se disfrutan de cuatro horas de sue flo: de doce de la noche a cuatro- de la man-ana, o de oebo de la noche hasta las doce. La necesidad de suen-o es el tor-mento mas persistent a que se condenan las dotaciones: al esclavo se le oblige a jornadas tan intensa-s y prolongadas que lo extinguen en pocos aAos por consunci6n fisica y siquica: el, sistema lo tritura hasta la muerte. El barco negrero lo repone.
Madden, con fines aviesos y a traces de sus propias expenencias en Cuba, se opuso al criterio que, apoyandose en la legislation espafiola. a favor del esclavo en sus colonies, SOSI.%.;n1a que la esclavitud en Cuba era menos brutal que en otras parties -colonias francesas, inglesas, portuguesas. Afirm' que ]a legislation era letra muerta, ignorada tanto por los, bacendados como por los funcionarios de la Corona responsabilizados con su curnplimiento. Anota:

...ejemplos sufIcientes de crueldad han Ilegado a m1i conocimiento,, de la muerte de negros perpetrada con impunidad, de bombres fiteralmente azotados basta modr, de mujeres arrancadas a sus hijos y separadas de ellos, de haciendas donde no puede verse ni un negro anciano y donde las hembras no forman. una tercera parte de la poblacift esclava; mas adn, de

2 Cimisionado ffiglds en La Habana. Superintendent de los esdavos afficanos libertados, juez iwbitro de la Colnisl6n Mixta en La Habma durante los affos 1836-1846.
8 MADDEN, RxciiAn R. La isla de Cuba. La Habana, Consejo Nacional de Culture,, 1964. p. 182M









haciendas donde no hay una sola hembra; de ingemos en que durante la epoca de corte de cafia y la mollenda.
la jornada de trabajo dura velinte horas seguidas y eso, frecuentemente, Por espacio de unos se b s meses al an"o, y raras veces o nunca durante menos. de cinco meses, pues la oplini6n que prevalence a este respect y que es generalmente practicada por los amos, es que cuatro
horas de sue-no son suticientes para un esclavo.

Y ejemplariza. ahora con la vislita que hizo a un ingenlio reputa-do como bueno, el Santa Ana, cerca. de San Antonio:

F '. A los, negros se les daban tres comidas al dia. [ I El mayoral dx*o que Ilevaba 30 an"os con la. familiar del senorLa Luz; pareda un hombre bueno y human y los,
4. It
negros tenian buen aspect y estaban bien vestidos con camisas de franela; nos di*jmo que en ningr(in otro central se les, daban tres comidas al dia, pero que aqu + los negros estaban blien atendi"dos, y que la sefiora de La Luz era muy cuidadosa de que ellos oyeran misa los dominos y dias festivos, [ ... I La comida aqui consistia en maiz, Pescado salad y tasajo alternativamente, Y Platanos por la noche. El tempo para dormir, nos dilo 61, era de 3 ho ras en 6poca de molienda Vimos aqui a un hombre en el cepo, su cabeza. metida en un Pedazo de cacharro, roto; los cepos estAn en la. casa de caldera; habia otro hombre andando Por alli, pesadamente cargado con cadenas,.4

La dotaci6n era, movx*li*zada mediate el toque de campanas. Cada ingenio tenia la suya y los esclavos sablan deciri, por su sonid' y direcci6n, a cuAI pertenecia. A determinadas horas el paisaje de 'ngen*os vibraba con el repique de estas campanas. El horario era rijo y tenfa implicaciones religious, al menos por su'denommiaci"6n, adem6s & laborales. Aplicado al que nos suministra, Madden, las campanas tan"erlan como sigue:
4 a.m. 'b * 0 a w - a A a 4 0 # Ave Maria
12 rn ................. Mediodia
6 p.m ....... Oraci6n
12 noche ....... Medianoche

4 Ibidem. p. 142 y 173-174.








a
A la Oracio"n se asignaban los cuartos de prnna y madrugada, en el trapiche.
Una escena de Cecilia VaIde's (1830-1831) describe lallegada, de, los esclavos de La Tinaja al batey, a la puesta del sol:

En aquel punto desfilaban. en el batey del ingenlio de "La Tinaja" entre la casa de vivienda y la de calderas, los 300 y m -a's esclavos de su dotaclo'o n y el mayoral diciendo, "con licencia"", fue a ponerse a su cabeza para pasarles revista y dares las Atlimas 6rdenes por medio de los contramayorales, que eran tambie"n osclavos, Desde buena distancia, les habi-a precedido el rumor de 'sus conversations y el sonido, de las prisiones de los penados. Dos de ellos Revaban gri'llos, con barra atravesada y cadenza de dos tamales suspended a la cintura.
y caminaban con mucho trabaJoi, pues para avanzar tenian que ciescribir medics circulos ya con un ple. ya.
con el otro. Uno Hevaba grilletes, del cual pendia una Cadenza como de unos sels pies de largo, cuyo extreme, inferior iba engarzado al anillo de una masa f6rrea como pesa. de reloi, la que, al cammiar, era fuerza que Ilevara, al brazo, so pena de que el roce de la argolla le moliera, la vanilla, aunque se la habia abrigado con un trapo. Este mismo se detenia de cuando en cuando y alzaba la voz en tono melanc(511"co y timbre- aigentino, que resonaba por todas parties, diciendo: "Aqui va Chilala, clmarron."
Penados o no, varones o hembras, todos traLian algo en ]a cabeza-Pyahaces de cogollo, ya de ramas de ramon, de ]a que tanto gustan las caballerias en Cuba; ora de radios de platanos verdes o maduros, ora de palmiche para cerdos, este una calabaza, aquel un- bravado de,

Los amos y sus amigos contemplan el espectitculo. El rebar ho human constitute, con las tierras y mdquinas, el valor mAs a] to del ingerno, el primer active mueb le. Los sirvientes domds,ticos que han traido de la cludad, tambi6n esclavos, rien a carcajadas ante la estupidez, el torpe automatismo de sus

5 VILEAVERDE, C. OP. cit. p. 305,









desgraciados companies del ingenio, cuando 'a Ia orden de 11tumbaff arrojan. lo que traen con ellos: se sienten temporalmente a salvo, amparados por el intimo, contact con sus amos: su servilffismo tiene que ser penosamente constant, otra via de embrutecimiento, de vejamen, que acaso express un temor mits- profound y tenaz que el de Ios esclavos rurales. Porque Ia proximidad que los, salva del ingenio, del campo, del inferno, es, voluble e impredecible, puede transformarlos de espectadores en actors. Su. risa se nutre de este terror: es cobarde y ruin. Desde las pos.1"Cliones del amo despreclan a estos negros tanto o mas de lo que los blanco les despreclian a ellos. Esta es su pobre compensation. Esta, Ia verguienza donde se asienta SU odio SU desdicha y su infamia.
*J*
Pero tambien hay temor y vergUenza en Ia risa de los' amos: esta multitude inbAbifl, desquidada, agotada por el trabajo, las enfermedades, Ia torture y el suen"o; esta multitude, de rudos desharrapados, es todopoderosa: los que crean Ia riqueza pueden destrukla, las victims pueden convertirse en wctimarios, y ahlestAn, desgarradora images que resume el conflict, el abatido Chilala ciirnarr6n frente al mayoral de latigo y perros: Ia violencia mAs implacable para reprimir-la possible implacable Violencia, de las negradas. La cosificaci6n del negro re.tulta en Ia enajenaci O-Jn del blanco y Ia degradadon de ambos.
En Francisco (1838-1839) se describe asl Ia distribuclio"n del trabajo para Ia dotaci6n:

..antes de ret irarse Ia negrada a sus trabai os, lo mismo al Ave Maria que al Mediodia y a Ia Orad o-n,, se ahi"la formando un semicirculo, los varones, a un lado V las, hembras a otro, delante de !a casa del mayoral; este se pone de pie en el centro y cuando ha notado los que le faltan, operacw6n que ejecutan nuestros guajiros con increl"ble rapidez, le inti'ma sus O"rdenes al contram- ayoral, que estos chapeen, que aquellos corten canfia, qde tales vayan a Ia. casa de calderas, cuAles al trapiche, quienes a los secaderos; y en segui6da estalla el cuero en el aire, y los desplide con un jarreen., ligero, que no
les vea las Patas!"

SuARiEz Y RoMEw.* AxSELMO. Francisco [La Habana, Instituto del Libro, 1970] p. 62.








Otra escena de Francisco distribute el trabajo. al anochecer:

D. Antonio reparti6 en la fila los negros, del cuarto de prima y los del cuarto de madrugada, es decir, la cuadrilla que debl**a velar hasta las doce y la que le reemplazaba hasta el Avemaria, donde se quedan en los trabajos de las fAbricas los negros menos fuertes, y los mds robustos y Agiles vuelven a carretear y al corte!

Las jornadas y condiciones de trabajo descritas en las novelas coincided con las de Mr. Madden.. En este aspect el M"gl6s abolicion*sta fue objetivo.
Al "beato" Francisco de SuArez Romero, en quden se ensafi6 el mayoral de su ama y que no s6lo no se quejaba sino que Iloraba la ingratitude sobre 61 ejercida con Idgrimas que, nada rnAsni nada menos, "retrataban el sonido que forman las aguas de.los arroyos contends en un remains al caer de una cascada",.8 se le asignaron Jos trabajos mals pesados del ingenio durante la zafra: corte de cafia durante dieciose"is horas del dia y parte de la noche y cuatro horas alimentando las fornallas en el turno de madrugada pues el de prima era mejor al faclihtar mejor descanso.. En el corte de cafla ponian a trabajar a su lado, para desmoralizarlo, a dos diestras muieres. que lo que hadan en reallidad era ayudarlo con su experiencia y h a bi 11"d a d.
El trabajo en el campo y, en este, el trabalo en el ingenio, fue la actividad laboral mAs degradante en el marco del XTx cubano,. A un esclavo de Ciudad se le castigaba env!Andolo al campo. El ejemplo en nuestras novels, desde algunos personajes de Cecilia Valdis hasta Sofia, es reiterativo.'Dentro del ingenio, el trabajo mAs humi'llante era el corte de caniwa.
Camila, en El negro Francisco (1861-1862), no podia creer que a su nada "beato" Francisco lo hublieran destinado a esta actlividad. Y pensaba:

... en un mes., transcurrido despu4s de la partida de Francisco, la impaciencia y la crueldad de Carlos no habian podido ser tan grades, que, olvidando la inta7 IbIdem. P. 66.
A Ibidem. p. 61.


































a 4p













4 A4%4,.'


7t JrL
' zm~' %4~~J










-,,N X, L -.

.~fell 'L~"~rw














a ao

I 1b &,'-. a ..

























404













1k~


a P










4,L4


















a1r~ .' ~ 4 d ~




~9







-il








cable conduct y los buenos servicios de su esclavo, Io hiciese pasar de golpe desde el interior de la familiar a la mfis ruda'y mis vergonzosa faena de los campos.. ?

Esta jornada de trabajo y este trabajo en tempo de zafra no vari" mientras. se mantuvo la esclavitud. En Sofia (18791881), con la esclavitud en su. fase de Iliquidaci6n, se afirma que la jornaida. de trabajo en zafra duraba hasta las doce de la -noche o !a U'na de la madrugada.
No conocemos La Tinala ni el Bellavisla ni el Candelaria en Itrtlempo muerto". So"Io en Francisco hay una reference al trabajo en el lingenio en esta parte del an-o,* en ag'.;Jostor

Aooca rigurosa de I.as aguas y de los chapeos de cana,
trabajo mas pesado a4n que cortarla y meter combustible en las fornallas, por ]a posture inclinada del cuerpo hacia tierra, no permitiendo enderezarse los
ma6etes.10

La jorn da de trabajo termixia aqui a las diez de la noche y SuArez Romero ah'ade que a lo penoso del. trabajo se suma la prolifferaci6n de las enfermedades a causa de las aguas y ]a humedad, partliculannente el "tenesmo o pujos de sangre"'.
ApoyAndose en la vers116n de un francs de apellido Bonhomme, Madden trata tambien la jornada de trabajo en el ingenio durante el "flempo, muerto":

En una hacienda donde el n6mero de esclavos es de rlos en el
300 o comment es reuni invenio a las 3
de la manana y a1gunas veces, a las 2. Cerca de hora.
y media se les emplea en limpar los patios y talleres y en prepararse para el trabajo del dia. Entonces salen para el campo y trabajan hasta el mediodia. Tienen entonces una hora, para una comida que casl siempre consisted, en 3 onzas de plAtanos y de 6 a 8 de tasajo A la una de la tarde se les pone de nuevo en el trabajo, continuando en e"I hasta las 8 de lanoche., Terminan ]a fa-ena- cortando, y acarreando hasta el lingenio la yerba

'7.AmEtPANA,'ANToNzo. El negro Francisco. La Habana, P. FernAndez,
p
SufixEz Y Rommm, A. Op. cit. p. 77*







a
que sirve. al ganado de la finca. Entonces pueden irse a sus chozas (alrededor de las ocho y media). Esta es la. rutuha, fuera de la epoca de molienda, y en las haciendas en que los proplietarios no son hombres duros, pero cuando 6stos fildmos son severs y se require el trabajo. los esclavos laborardn pasadas las 8 de la noche (sirviendo la luz de la luna para trabajar) y de nue-%ro los mandarin. para el trabajo, a las 2 de la ma"ana
siguiente.
Asi, pues, en las haciendas buenas, fuera de la 6poca de mollienda, los esclavos, siempre que no cojan tiempo para una segunda comida, cuando van Para sus chozas a las 8 y media estan autorlizados a descansar hasta las 3 de la. maftana, por Jo que tienen 6 horas y media Para dormir.. pero en las "haciendas malas" -Y 9 de cada 10 lngenios pertenecen o estAin administrators por "hombres duros" 0 1., a los esclavos s Ao se les perm 1 ten, fuera de la. molienda, 4 horas y media Para dormir.11

Levantarse a las dos o tres de la madrugada en lugar de las ,cuatro, de tempo de zafra; no necesidad de trabajo nocturno
A
en las fornallas; posibilidad de una o dos horas Mas de sueAo. Eso es todo.
Zafra o tiernpo muerto- la dotaciion no puede descansar. El esclavo necesita el trabajo extenuatee, de otra forma obtendria conditions para la confabulaci on,, para el recuento., para la ublevaci6n. Podria jugarse el todo ppr el todo, y declararse, sobre las ruinas de los ingenious, sobre el blanco naufragio Idel xix esclavista, definlifiva e irrevocablemente fibre.


Tanto Para Villaverde como para SuArez Romero y Zam*,a
brana, la introduction de la mdquina de vapor fue un ingrediente additional de torment que provoc6 no pocas dificultades
a
a los propietarios de ingenious.
A este respect, un cura. "Iliberal" invitado por los Gamboa a cenar en La Tinaja expose toda una teorfa que relaciona su concept clasista-raclita del negro como ser human, con la maquina de vapor y la multiplicaci6n de alzamientos o fugas

MADDEN, R. R. Op. cit. p. 183.









de esclavos que a la saz6n preocupaba y reclamaba toda. la atenci6n de las autoridades y hacendados-,

Si me es dado decir lo que pienso mi opinli'"n es
que no debe esperarse de gente tan ignorance como son los negros el que juzguen y actulen cual las criaturas razonables. Sena excusaClo buscar la raz6n de sus alzaTnientos y delitos en los insults de la justicia y el derecho. No. La causa ha sido quiza la mAs quim"rica, la mis absurd, la menos justificada. Es, sin embargo, colncOdencia rara, que a un tempo se hayan alzado tantos negros de aquellas fincas precisamente que han cambiado de poco a aca su slistema de moler la. cafia.
csera que estas estdpidas criaturas se han figurado que se les aumenta el trabajo torque en vez de moler con bueyes o mulas, se muela con maquina de vapor?"

El problema esta planteado, la relacio'n establecida. El cura de Ouiebrahacha se preocupa de los negodos de sus feligreses, de los "dellitos" cometidos. por las dotaciones. Se le ha escapado que existent "linsultos de la justlicia y el derecho", linsultos que, naturalmente, pesan sobre Ia. wda de los esclavos; pero, anade inmediatamente que, siendo tan lirracionales, no puede ser a esto que se deban sus frecuentes fugas. Es que el cura cena con los que "insultan". Es que este cura responded a sus mismos intereses y posee su misma ciiencia.
Sin embargo., esos mismos esclavos Parecen ser racionales cuando se trata. de Ia maqul'na de vapor: 4acaso es 6ste, el Insulto" adidonal que colma Ia media? El cura no lo expllica. El no habla. del ingenio infiemo, con o sin rnAquona'de vapor. Quiza" no quis-iera contraponerlo a su propio inferno biblico.Ouiza temiera. resultar Perdedor: que el inventano de tortures de su objeto de trabajo desde el pdlp*to fuera menos nutrido. Que Ia -suma de hambre cr6nica, suefio rzr6nicd, enfermedades cr6nl'cas, bocabajo de veinticincol, cincuenta.. azotes.. cepo.j, r'llete doble o con maza, collar, novenario (nueve Por nueve), escalera, v*olac*ones, IAt*go incesante... maquina de vapor, fuera. excesivo I 01,.quizA, slmplemente, que no qui*s*era desarreglos digestivos., -que ya tuviera bastante con lo reciblido en Ia mesa de don CAndido y s6lo, le quedaran fuerzas adicionales

12 ViLLAvERDE, C. Op. cit. p. 297.








nara exclamar, aprovechando el latin aprend'do que tanto gustara a Mor6a. Delgado-*, in vino veri'tas,
Sudrez Romero habla de una adecuaci On del esclavo al trabajo noctumo echando combustible en las fornallas, aunque agrega, que a Francisco to pusieron a realizarlo por ser, con el corte de cafia, el trabajo ma's duro del ingenio:
...Ios negros, prActicos, y experimentados en ese ejercicio no to extrafian cast nada; hablituAndose at calor del fuego, adquieren una destreza extraordinary en alimentarlo, resguardando al mismo tempo su cuerpo, y exifienden peri'ectamente el idioma, de los maestros de azdcar que, desde arriba, junto a las pails, donde se
urifica. el guarapo y cerca de los tacos donde comienza Ia cristalizacion del azucar, mandan la. maniobra, sefiaJando, por sus grits a los negros, la cantidad de fuego y el lugar en que lo quieren; un brazado, a la boca, templadito, aprietale, para la mano, mete para
adentro, que se duerme.13
Zambrana es definitive:
en el ingenio, de azilcar la maquina, este colaborador
de gloriosas'e.rnpresas, fiene un aspect nuevo. Apresurada, jadeante, pronta siempre, insomne., abriendo sus faces de dia'como de noche., hostiga con su grito al pobre esclavo que agotando sus fuerzas no puede, sin embargo, seguirla [ ... I aquella maquina c mpfice insPira odio. Produce una viisii6n pavorosa: el progress
14
en el crime.

Es que el negro esclavo sufre todos los dolores del parto del rnaquinismo sin para 61, puedan darse, como para el obrero asalafia&---ingl6s, francs o norteamericano, la's posibilidades de progress v redendo"n de su propia, clase. Es que el esclavo tiene que desaparecer como tal, es que el future no ds suyo, es q'Ue k rhalquina lo'66"Adena a muerte. Y, acaso, a pesar de su. ignorancia, no lo senate asi'? ZNo tiene que huir de la m6qulina, destruirla? -No to consume sin esperanza de forma mAs brutal, mAs enajenante, que lus trabajus affricolas?

SuAREZ Y Rom-ito, A. Op cit. p. 67-68.
14 ZAA-IBRANA, A. Op. cit. p. 114.









-Nd'-se conviefte, acaso., cada. vez m4s, en un extraho.) Y sin poder darse una respuesta,-equd hacer? En el monte salvage, en.la vida cimarrona, en el retorno a una ilusorla Africa despia .de muerto, estln sus, dmcas probabiliclades de supervivir. Esta exasperado e otente.
De ahl" que el criteria sobre el africano nos resulted m6nos iticable en el caso del cura de Quiebrahacha que en el flustrado Jose" Antonio Saco cuando dice

...verdad es que el africano, a la mantra. de otros salvajes, sabe corner y altar, y veneer tambidn en los combats a sus se *antes y a las fieras; pero cuando cesan los'gritos del hambre, y se apaga ei furor de sus passions, entonces, se entrega a la ma" s profunda y es t U-'Pida indolenclia.1t;

P6rque aquiel racism es mAs refinado, ma"s cruel, mas injusto, menos admisible. Porque el a'tor de la volumlinosa Historia de la esciavitz.fd, el estudioso Saco, conoda el splendor de las antiguas civilizaclones de Africa; -hijas de la indolencia? despor qu ica. asolada, d* z da, '- por
truidas por qu e i6n) Afr* ie ma
que, por qui6n? ;No lo sabia Saw'? Y al africana en Cuba, at escla-vo del ingenio, Zqu6 se le ofrecia?, epor que' no -1a indolenda.si podia lograrla? Pero, no la lograba. Y Saco Io sabla. Era el. esclavo., realmente, el U'nico que trabajaba, I que faciifiO el
lujo a la' clase a que Saco perteneci6.
Lv juidos del cura y. de Saco contrastan con los de un contemporAneo de ambos, el presbitero Rlix Varela:
ei arricano fiene por la Naturaleza un signo de lign0minia, y sus naturals no bubleran sido desprecliados en nuestro suelo si las leyes no hubieran hecho que Io fueran.. La realidad inspire compasi6n a las almas justas, y no desprecio-l's
Varela, hombre de iglesia como el cura de Ouiebrahacha y professor, fildsofo y politico como Saco, babla de leyes cuando

15 SACO, Josf. ANTONIO. Studio sobre, la esclavitud. La Habana, Editorial Lext 1960. p. 130.
", V,,kRrLA, R.ux, "'Memoria quc dernuestra la necesidad de extinguir la esdav*IwO Or I-rvq negros en la isia de Cuba." En SAco, Josg A. Historic de la esclavilud africana. La Habana, Cuttural, 1938. t. 4, p. '11-12i








0 0
se trata, en, pnmem instancia, de sistema econ6mlico-social, p= sus ideas contienen una filantropla ausente en las del cura y Saco.

El negro Francisco (1861-1862) de Antonio Zambrana retoma el argument de Francisco (1838-1839) de Anselmo SuArez Romero, pero como los punts de vista de ambos authors dif ieren en su consideraci 05 n del negro como ser human y de la. esclavitud cotnoinstituci6n -Zambrana conv*v1*6 y luch6 con mam.bises de raza negra y procedenclia esclava, en la Guerra de los, Diez Afios-, el contenido de ambas novels, a pesar de la temitica central coffin del amor prohl"bido entre esclavos y la persecuc16n de la esclava por su pervertido amo, cambia radicalmente: el domesticado Francisco de Sua"rez Romero se conV
vierte con Zambrana en, un Francisco rebelde, dispuesto a matar por su digidad y la mujer que ama, dispuesto a huir con e0a; en un Francisco que anora su patria y estarl"a tambien dispuesto a pelear por ella, aun cuando Zambrana fa sitAe en Afirica, donde nac16, y no en Cuba, donde creci6, trabaj*6 y am6; el joven Mendizabal que se deprava definitivamente en Francisco se converted en el regenerado Carlos de Orellana que, avergonzado, intent. redimirse luchando por el Norte en la guerra civ*1 norteamericana; Dorotea, ]a mulata burlada ert Franc*
Isco, se transform, a gusto de Zambrana, en la beflisitnaft refinada y "casi"" blanca Camila que, ayudada por Francisco,., concluye que dste u otro hombre de color le convene mAs que cualquier blanco dadas su. condition de esclava. y ]a comupci6n racist de la sociedad en que vive.
A los cambios en los characters correspondent tambie'n cambios en 1 sociiedad que se describe. En su novel bace alusio'n Zambrana a lo que denomina reformsms en el campo to E stamo en un moment intermedio entre la ddcada del treinta de Cecilia Valdis y Francisco, con la esclavitud en todo su .w
splendor, y la d6cada del ochenta de La familia Unzudu, con la esclavitud finalizando.

Algunos hombres Ilustrados y liberals hasta cierto ptmto 0 procuraban endulzar la esclavitud. En. sus propiedades el. esclavo comia mejor, trabajaba menos, era azotado raramente y posefa algo; excepciones que estaban lejos de ser comunes y dentro de los cuales la servidumbre aparecia sin embargo de su atenuaci6n, con su
aspect monstruoso de siempre.








17
Un reglamento dictado por'-el gobiemo dispomia:, que el castigoi MA-kimolfu 6se de:Veiryticinmazotes, pero esta.
ley, cuyo cumpli'mien to nadie vigilaba, y quo, deb #a cumPhrse en regions a donde no llegaba la visia de las
autoridades, era una letra muerta.18

Sabemos que, en el fondo, no se trata de iflustracio'n, liberalismo, -u otra. bonlita cosa por el estiflo. Oue todo el azdcar- del mundo no podia endulzar ni tin minute Ide v1da esclava. Se trata, lisa Y flanamente, de preserver en lo possible la vida, del esclavo porque los vi*a*es de I& y vuelta al Africa se haten mas Y mas raros y peligrosos. Se mejora, s 0-11o un poco, Ila vida del esclavo, torque no hay con quien, reponerlo: la economy P a, siempre la economic.
Mientras a mediados del sicylo xvm solamente hay que reponer un tres por ciento de.. los esclavos anualmente, a mediados del siglo xix hay que reponer el cinco o el seis. por dento.. segun. testimonies contemporaneous. For eso -son muchos Jos que se quejan en esa dpoca del

desgaste de los esclavos; pero para el. hacendado azucarero este desgaste no era indeseable, pues el esclavo producia, en el r6glimen de intensificaci6n, en pocos afios, mucho ma's de lo, que producia un sigglo antes;
cubria su costo con creces.10

Al csclavista se le fue la mano. Mientras crecia el Indice de mortalidad en el ingenio, -tamb*en crecian. las ganancias-,, disminufa el porcentaje de reposlicioln proveniente de Africa. En la d6cada del sesenta la crisis ya es total y recordemos, last but no least, que el trl*unfo del norte industrial sobre el sur esclavista norteamericano arrebat" a los hacendados y negreros cubanos su mas fuerte y preci'ad6 alliado,

1-7 El Reglamento de Esclavos: dictado en 1842: "No habian transcu'do dos ahos desde ]a prornulgacio'n I cuando sus m6s fundamentales precepts caian derogados y se alzaba de nu*evo en su terrible plemtud la potestad arblitraria-del amo sobre el esclavo,." ORTfi., Fr:.RNANDo. Los negros esclavos. La Habana, Revista Bimestre Cubana, 1916. p. 377.
18 ZANIURANA, A. Op. CU. p 11.5.
10 Lr RTITTEND, Jiumo. Historia econdmica de Cuba. La Habana, Editora Universitunta, 1965. p. 16L





































IVJ
























-AA








.14


































-Awe










qi*i















A4

SA




Wini;.a~ ~-









El problema no puede ser mAs grave. Ya Varela habia. expuesto que

..es, precise no perder de vista que la pohlaci6n blanca de la isla de Cuba se halla casi toda en las ciudades y pueblos principles, mas los campos puede decirse que son de los negros, pues el nfimero de mayorales, y otras personas blancas que cuidan de ellos es tan corto, qw puede computers por nada [* ] Resulta,, pues, que la agriculture, y las demis artes de la Isla de Cuba, dependent absolutamente de los origlinarilos de Africa y que si esta clase quisiera. ar ruinarnos le bastarfa suspender sus trabajos y hacer una nueva resistencia. Su preponderance puede aruitnar a estos desdichados a solicitor por fuerza lo que por justicia se les mega, que es la libertad y el derecho de ser felices,.20

Algunos datos estadisticos pueden semos files para lograr una visi6n mfis'clara de la situaci6n planteada en. la segunda Initad del siglo:

Ago Blancos Negros yo Esclavos Libres

1841 418291 589333 58.4 436495 152838 1860 632797 566632 47 367370 207735
'1877 985325 492249 33 109094 272478.

1887. 1102689 485187 30.55 mnguno 485 187:111

Creciente "'blanqueamiento"', real o falso, dela poblacl&i, recordemos que el trabajo del negro esclavo habia "envilecido" muchas actividades productive.
Constant disnuonuci 6n de la fuerza de trabajo esclava hasta su radical desaparxacio n fm'al: el -esclavo fue el trabajador de la industrial azucarera de la mayor parte del siglo xix cubano.20 VAREiAj F. Op. Cit. p. 12 y 14.
Roww Ampxw Sumkm& The island of Cuba. New York, Henry Holt, 1897. p. 117-179. Estos datos deben tomarse como aproxhMdosLas estadisficas del xuc cubano difieren entre SL El Proplo Rowan n'a parece baber prestado atenclift a que,, en a1gunos casos, la stima de esclavos y fibres no se corresponda C'on la del total de negros.









Con el aumento porcentual de la poblaci6n blanca merm6 el riedo al negro, a'la sublevaci6n general negra: el process national de liberaci6n, de guerTa ablerta contra Espafia, se acelem!'

Aa fragua revolucionana del 68 fundi6 los dos ele
mentors ': Iweraci6n national y abolicionismo radical[...
La abolici4n devino realidad al ser impuesta por la accidn revolucionaria popular[,, .1 Y no fue resuttante de las teorizaciones, actos e ideas de los hacetidados
productores; es el reverse del mismo temav

En La Tina*a, al comenzar la zafra, cuando la enfermerfa dispose adn de espacio libre, la dotad6n se distribute como sigue:
263 en el campo, (alternan con f4bricas)
28 en distintas dependencias.- carpinteros'. herreros, alba.%#*'I # 4
nues, mozos de cuadra, sirvientes.
7 pr6fugos
8 hospitalizados.
De un total de trescientos seis esclavos hay quince bajas entre hospitalizados y pr6fugos,* un cinco por ciento del total.
En el lingenio de Francisco, indudablemente de los mfis 49IMaJOSIf
hay en plena-,zafra, treinta y nueve "negros infitiles" en ]a enfermerfa.
El comisionado ingIds Mr. Madden -', en los, a-nos del gran esclavismo, dio las siguientes respuestas a un interrogatorio que s e I e hl"Z 0.0
a A D

7. Si phrase el ti-Afico de esclavos, en cuinto tiempo se calcula que se acabarfan los existences hoy,

22 IFUNTANE'UA:, CARLos. "Introducci6n."I En CEPm BomicuA.. RAdi. AvIcar v abolivi6k, La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1971. p. IC
28 Es el mismo Mr. Madden asociado al Abollicionismo pro ineds y ii''re'daccj& delTrancls-0 de S"m y Romero. EscribM la ya citada .*, a &








suponiendo que no se cambliase el sistema actual
con que se les mane*a?
-Dentro de veinte ano"os poco mas o menos-, torque la mortandad ordinaria se calcula en un pues aunque es derto que en los ingenious mueren en mayor proporci6n, en los cafetales y otras fincas
menores es mucho mAs baja.
8. -En que proportion estan los varones con las
-C 0 It
hembras en los ingemov
-En la de 3 a 1.
9. -Y en los cafetales,A
-En la de 11/2 a 1.
10. CuAl es la mortandad media en los ingenious?
-Un 81yo.
11. -CY en los cafetales?
-Un 2.
12. Exceden los naclimientos, a las muertes en los ingeDios ?,
; Oh, no I
13. Y en los cafetales .7
-En muchos.24

De forma que no hay porqui6 extranharse cuando Carlos de Orellana logra que sumadre disponga de su ex sirviente favorito, de Francisco, Y lo envie al ingenio. La opulent viuda se incline y accept cuando Carlos le habla de la escasez de fuerza de trabajo en el ingen-io. En reallidad, el estado en que se encuentra la esclavi"tud la indigna:

Efectivamente, es incredible lo que cuesta. LHallar trabajadores] "El Siglo"'I ha echado a perder el pais. Ahora todos son aboll"cionistas y es muy comprometido eso de entrar bozales. eHabnise visto mayor Insensatez? Lo


PA DuNioNTE, DomINW. "Interrogatono de Mr. R. R. Madden, absuelto on 17 de sept. de 1839". En SAco.. Jost A. Hisforia de lia esclavitud... p. 331-332.
95 -Unioo peni6dico politico de La Habana redactado por criollos. Su march liberal influy6 mucho en la revoluci6n. Nota del propio Zambrana.








m &
que quisicra es que a los. que escnben contra la esclaVi tud, los mandarin a trabajar a un ingenio, para que se convencieran de que solo los negros son capaces de resister esa fatiga: Cuba sin esclavos, se arruinarl'a completamenteE...] *c6mo si los negro perdieran mucho con la- esclavitud! zOud hacen en sus fierras? Viven como animals irracionales, mat4ndose los unos a los otros y en la ignorancia de nuestra santa religion. De modo que m4s bien se les hace un favor es-claviz4ndoios, torque se rescata su alma al enemigo.26
De no haber pasado tantos a-nos, podrfa pensarse qt e la I x
viuda es feligresa ciel cura. de Ouiebrahacha. Lo que suede es que cura y propietaria son prototipos de su clase social. Resulta que el trabajo en el ingenio, es "trabajo de negros"' y que a &tos se les hace un favor- esclaviz4ndolos pues se los sbIva asf para la vida etema.- salvac16n spiritual, y de su. propia wodestrucci6n fisica en la' salvage Africa: salvac*O,*n fisica. Embrutecimiento para la salvaci6n spiritual, cadenzas para la salvacio"n fisica y, desde luego, tmba*o.
Otra "altruista" media ensayada por los hacendados en ]a segunda mitad del xLx, afin de salir del callej6n sin salida de la desaparl"cii6nde la trata negrera, fue un nuevo tipo de trata
-disfiazada: la de coolfes chinos, esclavizados como colons.
Carlos dice a su madre que se opone a su contratacion Pues, 40 a
senin una desgracia para la. finca. Abora se han pesto de "moda, pero es que no los concern bien. En un ingemo el negro
.0 *
,es el unico trabajador dtil".27
Moreno Fraginals vincula esta nueva esclavitud con el sur-gimiento del ingenio mecamzado, es decir, del ingenlio tipo ,Candetaria:
... los productores sintieron la urgenda insoslayable de mano, de obra. bharata pero con un minimo de nivel t&nico que no podia proporcionar el esclavo. La Revolucio'n Industrial implicaba el paso at obrero asalariada.
Y la solution fue un cisterna. lintermedlo: el colony chino. Esta es una de las razones por las cuales en los mismos anos en, que se inicia el process industrial

:26 ZAMISRANA,,, A. Op. M6 P.-_85.
= Ibidem,








cubano de los ingenious mecanizados se recurred a la colonizaci6n China. Los trabajadores chinos hicieron posible el primer paso de industrializacion,,azucarera[...I Hacia la -nueva. empress s6lo pudieron ir los hombres con acumula. n6n previga y posibilidad, de adquinr chinos.
Todos los grades ingenious mecanizados se fundan en base at trabajo de los chinos. Al duplicar los rendimientos, el nuevo migenio mecanizado ampli6 su producc i6n. Es el germen del gran central .28

Inforxnando sobre la. poblaci6n en Cuba en 1898, el norte'arnericano Rowan dice:

... hay otra clase en la poblacion -Ios, coolies o trabajadores asiAticos importados, de Filipinas. Comenzaron, a atraer la. atenci6n del mundo cuando los filintropos ingleses presionaban para. la. aboll"d 0-n del trifico, .. de esclavos. Dos barcos procedentes de Amoy trajeron ;a La Habana, en 1847, 679 coolfes, siguiendolos otros. Los datos en cuanto a su n dmero son tan conflictivos que s6lo Permite suponerlo entre 30 000 y 40 000[ ... ] Llevada a sus extremes, como en la extracclio"n de guano en el Per-4, es Id nids execrable forma de vida, que la avaricia humana haya planteado.211

P6rez de la Riva los hace proceder directamente de China y no de Filipinas como Rowan y se extended en la descnipci6n, de las bases del contract de trabajo, de los chinos y sus resultados prakticos:

...al promulgarse la ley-"' que prohibl"a la trata de esclav0s., la Junta de Fomento de La Habana mand6 enviar Un Agent a China a contratar cooll 0 es. El contract los obligaba a serv*_r durante ocho andos en el campo o en

28 MoRENo IFRAGINALS, MANUEL El ingenw. La Habam'. Comisi& Naclonal Cubana de )a UNESCO, 1964. p. 118-1119.
20 Roww, A. S. Op. cit. p. 180.
90 "Desdc el afto 1814 al 1845 cinco tratados fueron concertados. entre Ingjaterra y Espafia. Por uno de ellos, el de 1817, la pimera naci6n pagO a la segunda 400000 fibras esterlinas bajo condici6n de que fuese radical e ii=ediata la aboficWn de la trata. Cincuenta. a-os despu6s de esa fecha a6n. duraba el trAhco negmro a despecho de los







las poblaciones, ya en casas particulars para el serviCio domatico o en. cualquier establechnientocomercial o industrial, o Wen en ingenious, vegas, cafetales, sitios, potreros, etc., recibiendo como pago de 20 a 30 ctvs.
al dia, fibra y media de tasajo, libra y media de papas 0 de grants, dos traces de algod6n al afto y asistencia medical. Un 287-v del primer cargamento murio a consecuencia del cambio, de clima, de la diferencia de alimentacion y del excesivo trabajo, siendo muchos los que se suicidaron creyendo que despues de muertos volverfan a. China y otros consideraindose engan"ados por la dureza del trato reciblido y los te-rmmos del contract bajo el cual se les trajo; atentaron contra la wda de sus Mayorales ganando fama de disclose e insubordinados-,u

Sustitud'n por breve tempo, en resume, de la trata negrera por la china. Pero la reacci6n contra la opresi'n esclavista por parte de los chinos debi6 ser tan tenaz y violent que promovi6 entre los esclavistas criterion como el que Carlos express .a su madre.
Y Ilegamos, finalmente, al trabajo asalariado, a la compraventa de la mercancia fuerza de trabajo, negra, china, o blan,ca. Esto no quiere decir que aparezca ahora por primer vez, pues; a todo Io largo del sl"glo, conjuntamente, pero a muy
ior escala que el trabajo esclavo, existed otro tipo de trabaj'o-3* Constatamos el cambio en La familiar Unzudzu (18791881): Ana Mania I wo
cuando objeta el inge i model de don Gu'Mers*ndo, habla de la situadOn laboral del Candelaria y dice:

31- MEZ DE LARIVA, FRANCISCO. El cafe". La Habana, 1944. p. 83.
32 "En Cuba, desde fines del siglo xvin, subsistc en los ingenious una ,extrafia mezda de trabajo asalariado y esdavo. En clerta forma podemos afirmar que no hay sucesi6n de uria forina a otra de trabajo: lo que existe es yuxtaposid6n, simultancidad de ambas formss.' MoPxNo FPAGiNALs. M. Op. cit. p. 141.
tratados. Los gobemantes de Cuba, sepIn confesi6n propita, espectuaban con el contraband de esdavos E. .. ] En 1845 (2 de Marzo) 4 se promulg6 por E;spafla una ley de repression del tr0co negrero,, despu6s quizAs, que la M"surrecci6n de negros en Cuba, demostr6 el peligro de no poner coto al contraband de esclavos. Por esa ley se imponfan 'pom a todos los que mterviniesen en la trata ill"Clita.po ORTiz, F. Op. cit. p. 93 y 95.








Que en cuatro a -nos la dotaci6n ha disminuido, de 270 a 20 esclavos que no han podlido ser "traspasados" por ser ya "'nservibles por gastados" o torque siendo "coartados .0)3;3 han preferido el, trabajo, en su casa v*e*a.
Que fuera de e stos, el resto ha sido. vendido a los mejo.
res precious, "traspasados", atendiendo a que los "valores aquellos" han sen-alado claramente "la deplorable baja"' a que los condenaba "el nuevo orden de cosas"".
Que a la hora presented el, servicio se hace por contratacion, lo que no es ni con mucho el traba Jo libre, pero
tampoco es la material esclavitud de otros tiempoS N 34

El trabajo asalarliado se muestra en La familiar Unzuazu con muchas de las caracterl"sticas que le conoceremos en el xx: los jornaleros estan distribuidos en cuadrillas y son contratados en bloque; uno de los Jefes de cuadrilla es un personae nuevo en el ingenio: el bodeguero. El salario es miserable: tres pesetas diaries. La bodega-tabema adquiere ahora, sen t'do porsuministrar a los obreros a precious, superiors a los del mercado urban las vituallas que les son necesarias y pueden adquirl"r., incluso las alcoh"11cas antes prohibida.s a los esclavos. El mereado se universalize pero el poder adquisitivo de la. masa. trabajadora es tan bajo que le resta el dinamismo necesario para una gran expansion.
El contratista es, el propio mayoral don Gu"mersindo..., El obrero esta comprimido por un engranaje multiple y complejo: todo se reorganize para su mejor explotacio'n por el propietarl'o. del ingenio en su condition de, tal, por el mayoral-contratista, por el bodeguerojefe de cuadrilla y socio de don Gumersindo con quien compare ganancias y mujer.
Los antiguos amos de lingenlios del xix cubano comentan y crifican entre si el, nuevo estado de cosas, pero se adaptan a 61. En realidad., no lo hub4eran deseado: I conservan, en gran, me38 CoartaCIOW: "derecho que adquiria el esclavo entregando una cantidad de dinero a su amo, de no ser vendido sino a un predo prefijado del cual se descontaba dicha cantidad, pudiendo libertarse entregando al amo la diferencla que mediaba entre la ya entregada Por La coartad6n y el predo fijado,". ORTiz, F. Op. cit. p. 313.
34 MOROA Y DiELGADo,. MaTim. La familiar Unzudzu. La Habana -1957. P. 110-111.





















AL
-9 Q M TP























I I ir Ar
4 all,

Ir


4b


NN










ibb

dwmp
As

















"i 041

























Ir ipp tv,
4L ;Ab dp

Jr
gh ILI* ik- "I &I








dida, la mentalidad de antaflo, la que mostrara Saco cn 1839 al escribir que

Aos duehos de fincas rurales acostumbrados al f4dI
manejo con que gobiernan sus reba-os de negros,, con los cuales no necesitan establecer otro orden que el dellAtigo, ni proporcionarles otros mantenftnientos y comodidades que los muy precisos que exj'*ge su estado casi salvage, miserable condici6n y su excellent raza, ,para conservar sus fuerzas, no Puede concebir el modo con que tratarian y gobemarian, una cuadrilla de 100 6 200 blanco europeos, destinados a sembrar caffas y
a los demAs ejercicios de la agriculture tropical. as"

Desde luego, ahora ya no se trata de lo que queria Saco, del ""blanquearniento"' del Pais; los hacendados hicieron caso, omiso a sus consejos y confinuaron con sus mejores negocios ,en negros y azdcar, Ahora no es cuestip'n de opci6nde razas, es restrict necesidad economic v. en cuantd a'esto'los haceii--dados son infatigables:

El desarrollo alcanzado por ]a economic colonial condenaba a muerte at regimen esclavista. La formidable expansion de las fuerzas productivas, que el propio
'0 iciado con la explotac16n mits bArregimen habla prop
bara del trabajo forzado, resultaba comprimida por el
marco de la esclavitud.3f,

El agrupamiento de los jornaleros en cuadrillas y su contratacio'n colectiva responded por otra parte. a ]a antigua organizaci'n, del trabajo en el ingenlio esclavista. Dice Madden que durante la molienda

...en la casa de ingenio, hay dos turns de cuadrillas de esclavos flamadas "quartillas" que estin divididas en cuatro subquartlillas, para tender al trapiche y a las calderas. Son, pues, generalmente, groups de 25 a la vez. Duermen hasta las 4 de ]a man-ana, hora en que son enviados al campo para trabajar como agricultores

Ms Swo, J. A. Estado de la poblaci6n blanca y de color en la Iisla de Cuba en 1839. En su Op. cit. (16). t. 4) p. 35-36.
36 CEPERO ]BONILLA, R. Op. cit. p. 84.









hasta las 8 de la noche; o, alternan journals [sic] & tmbajo diumo, y nocturne en la casa de calderas y enel trapiche.87

Entonces cuadrillas de esclavos, en el Candelaria cuadrillas de obreros asalan*ados, muchos de ellos ex esclavos, -hasta qu6 punto fue -similar el trabajo impuesto a estos obreros de-, la ddcada del ochenta'al de los formalmente desaparecidos. esclavos Ignorantes., desorganizados, sin conciencia de clase, socialmente mis-eioizados, pudieron- ser, seguramente, tan expldtados como, los esclavos que recii6n hablian dejado de ser.


En el ingemo del xix conviven blancos y negros, muy pocos IOS pru*neros y numerosfsimos los segundos. Los divide un profundo, infranqueable abismo laboral que coincide con la pigmentacio"n de la piel o, el nacilimiento. Los blanco dirligen, los negros produced directamente- trabajan con sus manos. Solo el sexo, salva este obstAculo: los blanco sacian su lasel"vi'a con las esclavas, pir fuerza o con consentimiento de 6stas. Buena parte de la novelistica. que nos ocupa trata dos vanantes de este tema.- por el drama del padre descoiiocido, el drama de los mores entre hermanos: casos Cecilia VaId6s, y Sofia; o ei c I rama del hijo esclavo de un terratenliente: casos Sab y Romualdo.
En la cima de la escala socialasociada al ingenlio o af cafetal, figure el amo y su familia- despues, a un nivel muy inferior el mayordomo, eI mayoral, el maestro de azd car, el maquin is ta y el boyero. Son estos los empleados blanco que se mencionan en nuestras novels aufique la historiograffa recoge-otros,: carpinteros, herreros, albafffles, etc.; cuyos oficlios podfaii- sier realizados tambi6n por e'clavos. Pero

...el amo no figure en la structural jerArquica del ingenio, pues, generalmente, no vive en la finca. Era costumbre iue una o dos veces at afio el lingenlo fuese visitado por el amo, y un grupo de families que daban ini"cierto sabor feiidal al- gran campo esclavo. Durante la estadfa familiar se ae # an misas, bautizaban cnollos,

3T MAnmm R R. Ov. dt -m IPA_









perdonaban castigos o se daban premio:5. por buena conductta. J Pero -1a vida. y el trabajo agotador confinuaban iguales.38

Es que el amo posefa, al menos; una cualidad divine: era Is 11
mn potent: la vida y la muertela felicidad o la desdicna del ,esclavo dependfan de e'l. Se prostemaba en su presencia, besaba sus pies, el ruedo del vestido de la sefiora, le pedi'a su benquien s ignorantes
dici6n; era tambien impredecible y r- i abe? Los elifican a los poseedores de destines.
Fernando Ortiz recoge el pedido de un Vlejo'es'clavo a los amos blanco que lo eseuchan. Es casi Lin. poema: ritmico, evocador, melancholic, expresiln del angustioso sent'lir colectivo de la dotacio'n:

Yo he chapeado mucho,
yo he arado casi todas las tierras del ingenlo0
yo he cortado mals caha que hojas h.1y en las-matas;
ye he visto elevarse las palms que arenas se levantaban de las yerbas cuando vine de sierra,
yo, tengo various hijos que trabaJan por mi;
dejame ir a reposar y calentarme,
hasta que muera
junto al fuego de mi bohio."

El pobre esclavo hace un recuento de su vida. Lo ha dado todo a su amo: hasta sus hijos esclavos. Abora, ya viejo, s'lo pide descanso y calor.
El cimarr6n Chilala de Cecilia Vald, s hace otro pedido a don-'a Rosa que resume la indigencia de su vida: "Al mi suama suinece... Tlabaja, tlabaja, poco comia; no conuca; no cochina; no mule- cuera cuera cuera. Y dofia Rosa se converted en Dios:

Pues bien, Isidoro, ya que td me promotes que no te buirAs mAs y que te portaris como un hombre formal, hard que no te castiguen tanto, que no te hagan traba39 MoRp., NL o FP.A(;INAI.S,, M. iOp. cit. p. 167.
39 ORTiz, F. Op. cit. P. 236.








a
jar mucho, que te den bas tante comida., y un cochino,
y un conuco, y mujer con quien casarte."O

Chilala beso el suelo que ella "habia hollado". Habia resuideron cimarron y ahora, gracias a
lido las causes que lo, hi .0
su ama, lo adquir'a todo. de un solo gyolpe., No podia saber que su magnanimidad se debila a la presencia de -sus invitados y a problems famillares con su mari'do y que, al proporcionarle ,conuco y cochino, regresaba a una prActica que la experiencia,
-recomendaba relimplantar.41
El paraslifismo de los, amos se adorno con frecuencia con tittilos de nobleza comprados en Espaiia. Don Undido, eWra, de un moment a otro, el pergamino que lo acredita como conde de La Tinaja o conde de. Casa Garnhoa'- culmina. el cliclo que Ilevo a muchos otros, de negrero a noble y hasta a Grande 4 IP
innecesario y hasta. ridicule; quiz-a' a causa de su hostilidad hacia su despotic padre, pero nos parece ma's justo deducir que se debe a la a i J* .1 A Ir
,paricion aqui, aun embrionaria, pero que ira fort alecidndose a lo largo del siglo, de un sentimiento de cubar Mat de criollistno por parte de muchos jovenes de families ricas., que tienen por merlitorio prescindir de arcaicos titulos 4e nobleza ya. forAneos, provenientes de una madre patria que
Ao, ha Ilegado a significar opres"n, desprecio y arbitrariedad.
"El mayordomo ---define Madden hablando de Cubacorresponde a nuestros tenedores de libros de Jamaica; el
*
mayoral es el admiTuistrador del ingenio.

4fl VjLLAvEma, C. Op. cift. p. 322.
41 "La gran expansion azucarera y la barbarle esdavista marcaron Una decisive tendencia a borrar toda propiedad en manos de los negros y liquidaron el anfiguo sistema de conucos, y cr F as. A la larga se demostr6 que esta nueva prActica era totalmente negative, pues suprimia el 4nico nunimo nexo que unfa al esdavo con eJ ingemo. Las rebellions conftuas, la-carestia de allimentos y otros factors. Ilevaron at retorxio de las antiguas pricticas. Hacia I;is d6cad4s de 1830-1850, los hapendados, mis intelligence han restablecido sus conucos y Cnias. MoRENo FRA(wuu, M. Op. cit. p. 1"105.
42 MADDEN. R. R. Ov. cit* iDa- 175a









El Perfil de la. figure del mayordomo no se traza con 1w nifidez de la del mayoral que, en novels como Francisco y La familiar Unzuazu, ocupa un important lugar. En algunas, otras se le menciona. casi siempre asoctado al mayoral, unidos entre sf, a pesar de las recommendations contraries,, por una. sorda pugna resultant del medio en que conviven como amos, eriausencia. del hacendado y su division, de responsablifidades, negros y... negras. Su trabajo es emi-nentemente burocrAffico: I-leva, Jos libros., el control de inventarios, administra lak se rvi-, dumbre domestic, conserve, en buenas conditions, la casa de vivienda....
El mayordomo, seg m Moreno Fra i als, es una figure relativame.nte tardfa:

habla dentro del wgerno, una simple estructurajera rquuca. Los grades productores, -que contaban con numerosos trabajadores a journal, dividing su personal en dos mundos parties: esclavos, y asalari*ados,. La figura max era el majored o administrator, aue ten'
en sus manos la responsabilidad total de la maniAfictura. A parfir de la'ddcada de 1820 hay una teindencia.
d6finida a Iftniftar el poder del'mayoral quitandole las laborers administrafivas-y deia'ndolo al exclusive cu*dado del trabajoprkfico de la finca. Cuando esto -fiene lugar aparece el administrator, con functions ejecuft vas.
dentro del Ambito econ6mko del ingenio y resporisablede flevar al dfa todos los estados contables. La organizaciWn internal, no directamente productive, corre, a cargo del mayordonio. e'ste se ocupa de la comida, esquifaciones'-, enfermerfa, aImacenes., etc. Carretas y bueyes dependent del bovero Los aspects tecnicos incumben al Maestro de Aztican Si hay maquinas de vapor su funcionam"ento corresponded al maquinista v sus ayadantes Segdn su.1-mportancia, el lingenio puede
tener de 10 a 50 asalanados. El mecanizado pasa siempre de 40 6 50 [. .. ] Lo, normal es que los asalarl"ados trW en con el administrator y el mayoral maneje a los
esclavos.' Pero tampoco en esto hay regla f1ja ... 18
It 6
Estos asa tariados. blanco cons fituyen- una- minoria, m6s
-administrativa queobrera, al compararla con la masa de-,Ia

A R I Xdrbv-mL-wjft ICIM A ffvmI %,T & T CI AS 11 41h V- I AA- I A7








4dotaci6n. No poseen, no pueden poster, espintu clasistao; son los victimarios director de los trabajadores negros, de la mayoria esclavizada. que tampoco posee, no puede poster, espinitu clasista. Estos asalariados blanco subrayan, por otra parte,
-el process de tecnificac*6n de la industrial: a, mayor desarrollo de las fuerzas productive mayor necesidad de calif icaci6a y mayor grado de caducidad del trabajo esclavo. Este process les irreversible. Tambl& es *irreversible el process unitario de ]a clase 6brera pero, repeti'mos, no en las condiciones del xLx-. no puede haber urilidad entre blanco y negros, ni entre negros
-como obreros, aunque relativamente, ya lo veremos, sf Como ,esclavos; nI entre blanco. Tanto en Cecilia Valdes como en Francisco se alude al hecho de que son raros los operations (blancos) de un ingenio que no se aborrewan mutuamente. En
-el m*genio impera el odio endi6mico, universal, ineludible. El que no odia, como I saoe I i j tiene que abandonarlo. El que no
-odia, como, el Francisco de Sudrez Romero, tiene vocaci6n de ,imb6cil.
En Cecilia Vald&, Francisco, El gualUro, El negro Francisco, Romuatdo, Leonela, el mayoral es un guajiro cubano; en La jamitia Unzudzu, un espafiol. Madden (1839) dice, no obstante, que "los mayorales son todos espafioles, pues generalmente los
0
1criollos del mismo rango y clase, al career hasta de los primeF P.
Tos elements del saber, son incapaces de ocupar este cargo
affade.,
... el mayoral espan-ol, de ello tengo pocas dudas se ha embrutecido en su. oficio, pues no tenfa la energia de
aracter, ni el sentido religooso, ni la ilustraci6n suficiente, para resister la influence envilecedora de la eselavitud. De haberse visto colocado en una poslicio".-nall, m4s, afortunada, quizfis se hubiera diispuesto a ser un
hombre sano y bondadoso.44

Nuestras novels contradicen esta generalization de Madden,
-asi como los test4monios de Abbot y de Cirilo Villaverde en su Excursion a Vueltabajo y su noveleta testimonlio El guafiro donde express que el cargo de mayoral era uno de los pocos trabajos al balance de los guajiros.
.0 0
En lo que la. opinion es unanime es en la definicio"n del
-mayoral como un bruto y un verdugo: es que su calificacion.

44 MAi)rjpN it 169 y 176.
., R. IL Op. c* P.









requerIlit la ferocidad irrational, Ja aplicado"n del terror como m6todo disciplinario.'Y estQ nunca. dependio' de su nacionalidad..

,Para el amo en general, el negro- es un compuesto monstruoso de estupidez, de cinismo, de hi ocresia, de bajeza y de maldad y el solo medlio de hacerle Ilenar sin murmuraci6n, repair, ni retraso la tarea que tiene a bien imponerle, es el de la fuerza, la violenclia, el 14tigo. El negro quiere Por mal, es dicho com in entre los amos.
Por eso, en concept de estos aquel mayoral que, no dislimula ni persona falta, que-como, rayo hiere al que delinque, que en todas occasions tiene eritereza bastan J,
te y valor Para "'meter en cintura" a gente tan perverse e ingobernable-, ese es el mas meritorlo, mal s d ligno de, consideracidn y respect., Siempre se ha admirado Mas al inqtiisidbt que ma's herejes manda al quemadero."

He aqui como se hace autopropaganda don Antonio, 1 1
4
mayoral de Francisco; de: pu6s de apalabrearse en un--ingenio precede a sometera. los negros:
I
me Ilev' dos perros, dos trabucos de presa, y uno de
busca. Azule*o era uno de, ellos. Prepare' un garrote de naran.jo de dos pulgadas de. grueso, afA6 mi machete, y Pecho al agua. -Qu6 chiqueo, senior, que tongonearse, que de mellindres y delicadezas!, unas sonrisitas, un hablarse en voz baja, un susurro como el de las abejasAl otro di'a ahile' a los neuos dos horas antes de sall'Ir el sol; vW6 a catorce, y al contramayoral de cabecera; les unte el unguento consabido, Jes eche' una rociada, los man& al corte, Y VO iba detras en mi mula, con los perros, avivandoles. con la pajuela. A las once fui al corte, y vire a seis; a las doce, a dnco; a la Oracio 11 a nueve. Uno se quiso buir y le ataje los perros; no le quedaron rnAs ganas de jugarse conmigo. A otro le rompi la cabeza de un macanazo. En fin, Niffio, puse a la. negrada como una madeja de seda; que yomismo me asombr6. Aquel afto hice-mil cajas, al otro mid quinientas, al otro dos mil. iY lo que me querian aquellos demonios. En diciendo don Antonio se despernancaban.
Lleg6 el caso de que yo desde la:casagobernaba todo

45 VILIAVIERDE, C. Op. cit. p. 306.




























Pit







qp








































OF I








it











IF oil




Or




















































of lb










Ri










el ingenio. Hubo vez que me estuve tres dias sin salir
al campo.46

El equivalent de don Antonio es, en El negro Francisco, don Eulogio:

El desd6n que le *nspl*raba la raza negra &bale un valor extraordinary en el caso de un motin que aplacar o de esclavos huidos que ir a sorprender en el fondo de los, mosques, y ese que el temor de su crueldad *nflex*ble hizo a veces desesperada la reslistencia. Todos los amos de fincas envidiaban a los Orellana un hombre
tan precious.

Asi como, don Antonio habla de su habil* para hacer a .6
trabajar, habla don Eulogio, de la suya para persegLur cimarrones. Dialoga con el joven propietario Carlos:

-Lo princi al [...] esui salvado, torque con los U'ltIL mos escannientos,, ninguno, se me escape para meters
a cimarr6n.
_CUsted cuenta s,61o con el, temor para impedirlo"?
-iOh, nol Tengo buenos grills y buenos contramayorales.41

La situadon no varfa en Romualdo (1836) de Francisco Calcagno:

Castigo se llama por excelencia al l4figo, como si el cepo y los griflos no lo fueran. Sabe el lector lo que es el cepo.) El torment de la irumovilidad, el torcedor de la lnaccii6n, el resume de todas las angustifas, la agonfa continued. . tma hora., dos, un dia, una semana, i R' si a
a veces un mes, en u-na posic on in movers, unido a] dolor intellectual el dolor corporal.. ZY los, a flos P) Ef mayoral que los hnpone no los; ba Ilevado, nunca; no puede saber lo que es ese peso continuo, atado al cuerpo I como, un remordimiento at alma, que flaga las piernas, IF
que mortifica, que agovia [sic] y con el cual, sin embar46 SuAREz Y Romm, A. Op. cit. p. 36-37.








go que pide inmovilidad, se han de desempen"ar todos
los traba*Os.
Contra el cepo, el grillete y el cuero, el negro de naci6n tiene el -up nico recurso del SlL*c*alo; se ahorca o s'e arroja a un Pozo, que son los medics rrLis baratos de morl*r'.
y con esto cree marcher a su sierra; el mulato.no tiene tales, supers t idones; W siquiera el. consuelo de la relig16n; no se la damos; queremos mdquirtas a los que
Dios hace hombre0:1

Los rasgos, morales del mayoral se inanifiestan tamb AV n fuera de la jurlsdicci6n-feudo del ingemo o, propiedad -ruraloe otro tipo-, Manengo, el mayoral de don Cosme Arenclbia -en Leonela trata de aprovechar el conflict b6lico dei'68 Y' SU ineorporaci6n-a las filas. mambisas para consumer Una atroz venganza personal y es condenado a muerte por la justicia de la revoluci6n; don Gumersindo, el promoter del ingenio modelo de La familiar Unzudzu, que asplra a la mano de una de sus ,propietarias, fue promovid o al cargo gracias a sp turbo expe
diente anterior conocidopor Nudoso del Tronco- es'inescrupuloso v sagaz. Adjetivar a estos hombres resultaria un esfuerzo excesivo, pero entre ellos no podnfan falter los de cruet., fanfarr6n, prepotente, ignorance, pervertlido, mendroso', insensible, ladr6n, haraga'n, latino, odioso, servile, hipokrilita.'.
Dos documents contemporaries pueden servirnos para completer su retreat. El primer es una saltira de fines del siglo xv-m publiecada en el Papel Peri'dico de: la Havana fitulada "Instrucciones que ha dejado un. Mayoral de Azucaren-'a a sus, herederos"'. donde, despu6s de recomendar a t stos, entre otras, cosas, que "vosotros tomar6is a manos Ilenas lo queos niegue el amo aflade:

Os presentareis en la. Hacienda sin familiar para no espantar: registrareis el campo, os entregareis, pero siempre blasfemando de los antecesores. Este ingenio esta- perdido: no to entienden los que to han gobernado,.clavos, de oro va a hacer su duen-o: yo 10's ensefiare' a trabaiar. Esto hab6is de repetir a today's horas: pero .aun impo.rta conservar'las aparibenciias de mansedumbre, Vamos a repartir la gente: ya es precise mudai de semCALcAGmo, FRANcisco. Romualdo uno de tantos. La Habana, Establecirniento Tlipogrifico El Pilar, 1891.









blante como el Protdo: la crueldad, la dureza, el Agor, la arrogancia, continuo castigo, mucha asistencia a] campo, grillslo, cepos, tables, mazas convene mucho los primers dfas para que sepan los negros que hay hombre en Casa, y que el mayoral no es Juan Bragas.
Despue's se puede afloxar [sic] un poco especialmente en esto de la asistencia al campo aparentando ocupaciones en la Casa de mollienda; pero cuidado que sepals
softener el carActer de inhumanos.

Hace una interesada recomendaci6n que slitu'a la exiistencia del mayordomo muchos. aflos, antes del' 1820 que le adjuctica Moreno Fraginals y q*ue, en general, como hemos dicho, no ttIVO e**xito&

Mucha alianza con el Mayordomo, que sera" vuestro Paniaguado y Compadre, lo primer para que os franquee sin repair cuanto pidalis, lo segundo para que no os acuse con el Amo... No menos con el Maestro de AzfIcar llevareis amistad, que de este modo, podreRos tirar
,* 4 49
contra 61 las labranzas que gustareis.

Tambi6n de finales del sliglo wra, 1797, es, la publication de una Explicactfoin de la doctrine cristiana acomodada a la capacidad de los negros bozales, peculiar aplwcac*6n de la filosofia cristiana, desvergonzado engendro destinado a lograr que los bozales, comprendieran su ingratitude respect al mayoral y la esencia salvadora que residia en su propia condicli6n de esclavos. Su autor fue el presbitero Antonio Nicola's Duque de Estrada, encargado, de aplicarla coacci6n extraecon6mica que completara la del mayoral y tan repugnant como aquet. Asi recomienda hablar a los bozales:

Ustedes fienen la culpa torque no todos cumplen con SU obligacion- ustedes, son muchos, mayoral uno no
's; hoy falta uno, m 0 ana falta otro, otro dia hace
una picardia, otro dfa la hace otro: todos los di'as tiene mayoral que aguantar: esto todos los difas, todos los dias mas que no quiera, predso se pone bravo. Mas que buey es manso, st siempre. estdn jinca jinca, el Ura patadas precise: mismo, son mayoral, un di*a puede

49 ORTM F. Op. cit. P. 2226









aguantar mucho; otro dia puede aguantar ni poquit.
tampoco, torque ya barriga esta Ilena.
Mis adelante propane esta cantinela a repetir por el esclavo:
*b
"Dios me j I vo esclavo, 61 quiere que yo sirva a mi amo, pues voy a trabaiar torque Dios quiere... y Dios to mira con cara alegre porque mira su corazo'n.5"
Es *ncrefble, el colmo de laimpudlicia farisaica, de la astute malignidad, del fraud reli ioso destinado a los fines mals viles del mfis pdrfido art-lificio: at que to lee le suede como al mayoral que "fira patadas precise I...] porque--ya barriga esta flena" de comedian. santurrona y cruel.
Hemos conocido at maestro de az4car de La Ti'n.a*a en conversaci6n con Leonardo sobre las cualidades de los can-averales y at de Francisco cuando, desde arriba, junto a las pails, senalaba a los esclavos que echaban combustible en la fornalla
-donde to queria, y en qu4 cantidad. Los dos son guaj'i*ros analfabetos que conocen su of liclio por trasmisi6n hereditaria v personal experience, aspects en los que coincide mucha ma's tarde el maestro de azdcar del Candelaria.
El maestro de vicar fue la desesperaci6n de los duchos de ingenious. Para romper con todos sus misterios la primer labor de la Real Sociedad Patn6tica fue editor una cartilla, de producclion y proponerla traduccion de la obra de Dutrone de la Couture. Estas publicadones trataron de liberal at production habanero, de los secretos feudales Frente a los misterios del maestro
la sacarocracia fund6 escuelas de fisica, qu + mica y
botdnica.
En realidad, el antiguo maestro era un hombre conocedor del trabaJo esclavo, que sabia sacar el mayor parddo. possible, de los trees jamaiquiTIOS experimentados por muchas generaciones.. Todos sus secrets, consistiaxi en una larga. praktica, obtenida en. el diario, contact con los cafiaverales y los trabajos en la casa de calderas.
Fundamentalmente era un artesano que se guiaba por los sentidos sensibilizados al maxima, a trav's de los anos de vida azucarera. Todo lo calculaba por la. vista, el olor o el sabor [...] La gran tragedia del maestrD de, az4car, Ja p6rdida de su supremacia tuvo lugar

50 Morivmn ]FRAGINALS- M. OV. cit. r). 4 LSO.









cuando al introducir los trees al vacio sus sentidos fueron sustituidos por aparatos de medici6n, flislica."',
V
EI-maquinista de La Tinal'a, finico que mencionan las novelas, es norteamericano:

El bozal,52 del maquinista reci6n Ilegado del granitico Maine en los Estados Unidos de Norteam6rica, con la alcuza de'cuello largo y corvo en la mano, iba del trapiche para la, mAquina, y de 6sta para aquel, dando
cel a fin de moderar la friction,
a ite a las juntas y ejes
causa fatal de las pe'rdidas' de fuerza,
Impaciente y desazonado [. I aguardaba, la cordente del guarapo que debxa poner a prueba su habilidad para
*1 11 3
resolver el problema de hacer azAcar sin necestuact de
las ariscas mulas ni de los cachazudos bueyes."
Es la dewripci n del hist Olrico moment en'que se estrena. la"mAquina de vapor. El maqumiista es la vedette del moment, pero a pesar de ello, y de su exonsmo norteamericano, no fue invitado esa noche a compakfir la mesa de don Undido Gamboa,, cuando celebr6 el fasto acontecilmiento en compan"fa del Cura de. Quiebraha ha, el ca "tin de partido y el mayoral del in&pio Valvanera, dste 61timo seguramente invitado por el hist e del nombre de don Claudio Martinez de Pini'llos, propietario., del in- genio que. administraba. Que el maquinista no conta ba con especiales 4&onsideraciones en flempos de Cecilia Valdds'lo latestigua, ademAs, u propia habitacii6n, "cerca. de ]a' m*Aquina de vapor". D6cadas m4s tarde el maquinista y s6bre to'do, elnorteamericano, habria de reciblir otto trato en el caso de que no fuera e"l el proplietario de lingenio que iinvitaba -a cenar.
Los maqwnistas prestaron un cierto matiz ex6t*co at Ingenio, pues eran casi siempre extranjeros. El censo de 1848 calcula que bay 1500 norteamericanos trabaIN
jando en nuestras manufactures azucareras. Despue's

Ibidem. p. 58 y 168.
zi,2 I.-t'aplicac*6n del termino bozal al m'aquu*u*sta norteamerkano puede deberse a que, como los "bozales" africanos, desconocia el idioma espaftol.
6',1-1 VILLAVERDE. C. OV. cit. D. 326.






T
vino mucho maquinista espaftol, y especialmente catalin.
Por los libros de ingenious sabemos que los hubo franceses, suecos, prusianos y rusos. Las autoridades polfticas trataron falsamente de ver un gran peligro en
estos hombres."'I
Boye'Os hay en Cecilia VaId6s y Sofia, ambos blanco.
El ingenio de Zayas ya moll P a cuando La Tiniala a m no habia comenzado su zafra-. all #
...una doble fila de carretas o se acercaban cargadas a dicha casa (el trapiche), o se alejaban de vacio en diprecci6n al campo o, del corte de can-a,, como se dice: todas firadas por un par de bueyes no menos flacos que tardos en sus moviimientos. Pie a pie de cada. yunta marchaba el conductor o carretero esclavo, armada de ahijada larga y pinch agudo de hiierro; y a todo lo largo de la doble fila de carretas, ya en una direcdon, ya en otra opuesta, ca I balgaba en su mula trotadord el boyero blanco, armada tambil6n, mas no de vara, sino del indispensable cuero, con el que de cuando en cuando cruzaba las espaldas de aquel negro que crefa remiso en el uso, de la fdrrea ahijada [ ... I Por largo trecho en una y otra dlirecci6n. el batey y las guardarravas destapared 0 an bajo las hojas pajizas y aun los troops Chiles de can-a dejados caer por lincuna, por excess de carga:, o por defect material de los vehiculos empleados en su transported. A este lamentable desperdicio co'ntribufan como los que xnAs los conductors. No bien se alejava el boyero de un punto dado, se aprovechaba el conductor immedlato para sacar de la carga el trozo de
Ao. 10
cana que mejor le parecia, en cuyo acto arrastraba otros -varios que se caian en el camino y allf quedaban para ser hollados y mollidos por las carretas que venian
atris,.15-5
...Ios boyeros fueron los responsible de todo el ganado y carretas del ingenio: eran, en cierta forma, adm*nistradores del sector pecuario del ingenio. Generalmente eran blanco y siempre tenfan la categoria de asalariados. El conductor de bueyes recipe el nombre

MoRwo IFRAGINTAIS, M. Op. Cit. p. 14&168.
VILLAVEIME, C. Op. cit. p. 284-285.

91









de narigonero o boyerito. El diminutivo tiene-su origin en que para esta labor se utilizan casi exclusivamente
niflos esclavos.;10

En Sofia, la reference al boyero es mucho mAs breve que Ja de Cecilia VaIdes, pero encontramos en ella al boyerito

...sin camisa, con un pantaloncito de esquifacion amarrado a la ci'ntura con un pedazo, de majagua
que corria a todo el corner de sus pequen"as piernecitas, para evitar el cuerazo que desde el caballo en que montaba le firaba el boyero, enfureclido torque un bucy de
los que el niflo culdaba habia abierto un portillo.-5-,

Frente a este reducido grupo de blancos, so"lo sometido por la violencia del sistema, la muchedumbre negra que constituve la dotacio'n del ingenio vive y se agita'en un sub-inundo q ie obedece a patrons impuestos por los blanco y a patrons que le son propios, calificados como balrbaros por la clase dominate, pero vitals; enraizados en la lejana, a rnenudo anorada Africa, donde muchos de ellos nacteron y de donde fueron arraneados por la fuerza. El complejo, fenomeno que denominara Fernando Ortiz transculturact6n foria, a lo largo de la suces*6n de zafras y fiernpos muertos, a travds de la lucha de classes que en ninguna otra parte como en el ingenio adopt la forma de lucha de razas, a travels de la mezcla de: blanco y negros y ]a hibridaci6n de sus respecuvas cultures, el surgimiento y desarrollo de, lo que serd una nueva peculiar nacionalidad: ]a cubana.











M0RFNo FRAcINALS, M. Op. Cit. P. 104.
MOROA Y DrLGADO, M. Sofia. La Habana, 1957. p. 41-42.












Aspect *ur1div-.0
a,
del 27 de novieinbre--de' 1871


Luis F. LeRoy Y Gd1vez


Los hechos hasta el primer consejo de guerra

En la tarde del 27 -de noviembre de 1871, fucron pa ados por las arias ocho estudiantes de prim.-r afto de Medidn'a, ,ctiyas edades estaban comprendidas entre diedse"is y veintiuln aflos. Se les acusaba- concretamente de hab& profanado el nfc'ho sepulchral de un periodista espan-ol Ilamado Gonzalo Cattafi6n, muerto por un patriots cubano, en Cayo Hueso, el 31 4c enero de 1870.
La acusacion era falsa. Los estudiantes no hablan incurrido en ninguna profanaci .0 w a of F 4 ralmente. Se habi 0 an Un p m juridica ni mo
14milado a araflar con el diamante de una sortija el crystal que cubnia la la'pida del mcho donde estaba depositado el f6retro., y a escri ibir en las paredes. frames obscenas y revoludonarias. Adema's. cuatro estudiantes se habian subido al carro en que se transportaban los caddveres al anfiteatro anat6mico, que lindaba con el cementerio, llamado de Espada, y se hbibian paseado en 61 por la plazoleta sift uada a la entrada de la netr6poll's, en la calzada deSan Lalzaro, gritando "Niva Cuba Libre!"
Pero bueno es sefialar que estos jo'venes revoltosos no eran pueriles ni innocents en sus. travesuras estud liant fles. El nicho escogido por ellos para sus actos irrespetuosos era el santo scoulcro de los fandticos defensores de la. Ilamada integridad acionalde aquellos que querfan a Cuba espanola., para su b-eneficio y usufructo.
En ese lugar, considerado sacrosanct, reposaban los rests de Castafion, propietario y director en vida del diario La Voz de Cuba, desde donde se excitaba hasta el-paroxismo el odtio anti93









cubano de los Hamados voluntartfos, gente tosca, primitive, y explotada Por los. ricachos espan-oles, que los utiflizaban como., .0 ,
tropa de choque, al margin del ejerci P to regular, contra la insurgencia, y las actlvidades subversives que tenfan, lugar sobm todo en, ]a capital., v que mas de una vez habian teni'do por scenario a la espanolisirna y conservadora Universodad de I& Habana. Esos actos insurgent tes, ya regis tra dos al If desde 185, 1 1 1 Ponfan en evidencia que existia dentro de la Universlidad un; fen-ento de rebeldia political. contra la metr' oli.. en un sector,
*OP
no despreciable del estudiiantado, y que habia dado lugar a queel gobemador y captain general, conde de Valmaseda, dijese en un documents official, en octubre de 1871, que la Universi-dad estaba. reputada como un centre de laborantismo e insu-rrecci6n, anadiendo ademas que cuando estall6 la insurrecci*6n de Yara, multitude de estudiantes de los Ciltimos a-nos abando-, naron I-as aulas y se lanzaron a la manigua.
Cuando tuvieron Jugar las travesuras subversives de lo& estudiantes en el cementerio, ocupaba el gobierno politico de, La Habana un sujeto sin escru'pulos, flamado D*onws*o L6pez* 11's
Roberts. El rasgo tipico de su personalidad era una insaciable,
idez por el di jerarqi
avi inero. AprovechAndose de su Aa arres-,
taba balo el mAs insignificant pretext a cualesquiera perso-nas que pudieran despu6s obtener su libertad, a, camblio. deplata. Ultimamente habia esquflmado a infelices chinoss, a, quienes acusaba de vagabundos, y a lindefensas prostitutes quese hallaban sin la protection de sus softeners. Sus extorsioncsescandalosas, sobre todo en lo relative a los chinos, habiam, I Ilegado a noticia de Madrid, donde el gobierno central babla,
decretado su relevo en el cargo, aunque en la. fecha de lo&. success aun no sehabia hecho efectiva la, sustitiAci6n.
Este truhAn con mando en el gobierno vio en, los j uegos intencionados de los estudiantes la oportunidad brilliant de una jugosa entrada. Bastaba arrester a 'stos para luego nego-ciar con, los padres la fibertad de sus hijos so'bre la base detin, pago inmealato y amplio de dinero. Era la fiftima fechorfa, que podia, realizar desde su privi'legiada posicio"n de goberna-. dor poll'tico y civil de la ciudad.
Su maniobra se le facilitaba extraordinariamente por cuan'to jos voluntaries, enterados de los success del cementerio v considerando esos. hechos como una afrenta sacrilege a la memorial df- su Idolo, comenzaban a agitarse y dernandar venganza yescarmiento, ejemplarizante contra esos burguesitos que denostaban la. 1integndad national en el propio cementerio y, por








,extensift, al respectable cuerpo de voluntaries, del que CastaA loon, en vida, habfa sido su gula 'deol6gicai I I
Para iniciar su pla n-, se persono' dos dfas despu6s d6. 10's hechos, el sdbado Veinticinco de nowembre, a primer hora de la mahana, en el cementerio de Espada, y recorr'o"' los distintos patios informAndose de todo con el celador o guardian" n de la necropolis Cuando Reg 0' el capella'n, no accept las explicactones quo le dio, encamffiadas a encubrir a los estudiantes y, sin duda tambi 6n, a -no verse envuel to en .1a intriga del gobernador.
Inmediatamente despue's, se dirigio" al arifiteatro anat6micoj, Contiguo al cementerio por su parte que hoy es la calle Aram'buru. En esos moments, explicaba su clase de Anatomi'a ,Segundo Curso a los alumnus del segundo aflo el catedraliko .Juan Manuel SAnchez de Bustamante y Garcia del Barrio, y al 11" pretendio reducir a prisi'a a todos los alumnos del aula. Pe constAndole al professor que 41inguno de sus alumnos habia
-estado en el cementerio la tarde de la presunta prof.anaclo"n -YY
-ndo al corr'ente de los turbos manejos del gobernador, .:Slempre encaminados a saciar su coakia, se enfrento" resueltamente a ]a autoridad, desestimo la acusaclio'n e limpidio con su conducta levantada y viril que el infame funcionario flevase SU plan a vias de hecho.
Por ]a tarde, L 6' pez Roberts hlizo lo mismo 'en el auIA' del .doctor Pablo Valencia y Garcia, que daba, su clase de Anatomia Primer Curso a los alumnus de ese ando. AIII' repiti6 su acusa-06n, y los califico a. todos de profanadores. Y esta vez fue afortunado en sus prop6slitos. El catedratico, pusilAnime, servil ante la autoridad, sabiendo que a1gunos de sus- alumnus, habian estado en el cementerio la tarde de los hechos y, conociendo, posiblemente, el caralicter poli'dico, la naturaleza subversive de
-esos hechos, secund.6- y le hlizo el juego al gobernador. En el Afficii trance en que fue pesto, prevaleclio' el lintegrista sobre el professor e innoblemente se presto acusar, desarnparando a sus alumnus y dejAndolos a merced de este suj*eto a quien 'Marti", en uno de sus articulos y no obstante su mesura y come,dimiento en la expresi6n, calificaria como "desvergonzado funa If, Seguidamente, y pese a las protests de inocenci zionario. I la
de los alumnus, los arrest' a todos, cuarenta y cinco en total, y los condujo personalmente, auxiliado por una compan-ia de 'Voluntarios, con gran despliegue de aparato y teatralidad, a
-todo lo largo de la calzada de San LAzaro, hasta -Prado No.. 1, donde se hallaba la cancel. ZQu6 espafiol, voluntarjio o no, despue's de esta detention en masa hecha por el propio gober-








nador politico en persona, y conducidos, espectacularmente, un sAbado en la tarde, por una calzada important de la tirbe, ue tackn de profanaq integr-sta podi 0 a poner en duda la impu
dores, hasta ese moment nada mAs, que rurnorada contra los estudiantes?
Para desgracia de e"stos, se hallaba al frente de la gobernacion y capitani"a general de Cuba un segundo cabo, recent flegado a la Isla dos meses antes, inexperto en el arte de manejar a los, xroluntarios. y Ileno de fatuidad por estar sustituvendo intermamente otil captain general en propiedad, conde de Valmaseda, que se hallaba en campana, luchando contra los insurrectos, en la provincial de Oriente. Este general, que se Ilamaba Romualdo Crespo y de la Guerra, habla convocado para una gran concentration de masas, en forma de desfile o parade military, a todos Jos cuerpos de voluntarlios. Imprudenternente, les daba operlunidad de congregarse a mAs de diiez mil hombres armados, fanatizados por el integrismo y con sus cerebros sobreexcitados por el alcohol, en los que bastaba una inciltacion'para lanzarlos a exilgir tumultuariamente las cabezas, de los estudiantes. Y asi, en effect, ocurri6, por lo que se vio precisado el acobardado e imprudent segundo cabo a transi-' gir con la formation de un consejo de guerra verbal que juzgase a los cuarenta y dnco estudiantes, detenodos en la cancel bajo el cargo infamante y falso de haber profanado el nicho sepulcral laonde reposaban Jos rests de Castanw6n.
Se, efectuaron dos conseJos de guerra, uno a continuaci6n del otro. De estos. dos,,el segundo tuvo una coustituct"n arbitraria y jun"dicamente objetable y fue el que sanciion,6 a los causados del modo-sliguiente-, ocho a fusilarniento, trelinta. y uno a presidio, cuatro a recluse o*n carcelaria y dos que fueron libremenic absueltos. Veamos, ahora c -'mo funcionaron esos. tn"bunales, y el aspect. Juridico de sus sentences.

Primer' cotisejo de guerra
El primer consejo de guerra se constituy6 con selis miembros, todos ellos ofliciales.- del ej6rcito regular espanwol. No seconocen, los nombres de los. juices, except el de uno que; segrim la version mAs o menos novelada de su conduct, seflarnaba Victor M *1 ravalles y Santa Olalla y era capital de I ejercito en uso de licencia. Segun la referida version, existente entre los papeles ined'tos del professor Luciano Martinez Echemendia -padre de Rub6n Martinez Villena- este digno official se nego a firmer la benign sentencia impuesta por el consejo








Y, por ello., para. sustraerse de las iras de los voluntaries amotinados., tuvo que. escurrirse de la sala y escapar por los tejados, de casa en casa, para huir de la. furia de la turba que queria apoderarse de 61. Un epl'sodio muy rocambolesco que, sin embargo, pudo ocurrir de verdad, habida cuenta del grado de excitaci6n y furor homlicida de aquella turba armada, dispuesta. a todo por su fanatismo y por el alcohol.
En este primer consejo de guerTa, los cuarenta. y cinco estudiantes tuvieron al capital del ejercito Fedenico Capdevl*la y Mmano que actu6 en el seno del consejo como abogado defensor. El texto de su defense lo IIev6 escrito y lo leyo ante los juices, y por ese detalle es que su contenido ha. Ilegado hasta nosotros.
No se conoce a denda cierta cuAl fue el fallo que dicto este primer consejo de guerra. SegAn unos, la. sentencia fue absolutoria por falta de pruebas. Seg m otros, la sanci6n fue la
0
que, supuestamente cometida la profanac'6n, imponfa el co"digo penal vigente en el pais en esos moments.
Respect a este punto concrete, debe sehalarse que el c6digo penal que en. 1871 regia. en Cuba no era el del aflo 1870, como equivocadamente afinma. Ferm* Vald6s Dominguez en su cdlebre libro, pues este c6dIgo hecho para Espafia no tuvo vigencia, en. Cuba hasta nueve a-nos Ina's tarde, Por aplicaci6n del real decreto de veintitr's de mayo de 1879, que mandaba. observer el c6digo penal reformado de diecisiete de juoo de 1870 en las islas de Cuba y Puerto Rico, y la Ley Provisional de. Enjuiiciamiento Crimmal para la aplicacion de dicho c6digo.'L
Cuando tuvieron lugar en. La Habana los success que. culML naron en el process del 27 de noviembre de 1871, regia en. Cuba el c6digo penal espan"ol de 1850.2 En este c6digo, el articulo que castigabalas profanaciones de sepulturas se hallaba incluido entre los delitos contra la religion, y decia asi, copiado textualmente: '"Art. 138: El que exhumare cad.1veres humanss. los mutflare, o profanare de cualquier otra mantra, serA castL gado con la pena de prisift correccional."'I Observese que en

I ColeccWn Legislatura de Espafia, t. 122, 2da. parte (1879), p. 927 y sigs; y Gaceta, de la Habana de 11 de, Julio de 1879 y sigs.
2 INdem. t. 50 (1850), p. 366 y sigs.
3 Ibzdem. p. 102.








(!.-Ste articulo s6lo se habla de prisift correctional, y no se menciona, para nada la nnpos'd6n de una multa.
En el c6digo penal espafiol que vo despu6s, el de 1870,4 que como ya se indigo, no tuvo v*genc]*a en Cuba hasta 1879 y
4 0
que, por consiguiente,, no se aPlic6 cuando los success de los estudiantes en 1871, deda textualmente asI-*:

Art. 350. El que violate sepulcros o sepulturas, practicando cualesquiera actos que fiendan directamente a falter el respect, a la memorial de los muertos, seral condenado con las penas de arrest mayor y multa de 125
a 1,250 pesetaO

Si se compare esta redacci6n official del articulo en cuesti6n con la que trae VaIdds-Dominguez en todas las ecticiones de subbro," se advertird que esti mal copiada. Asimismo, el histor1ador espafiol Antonio Pirala en sus Anales de, la guerra de CUba,7 siguiendo en esta parte de su obra a Valdds-Domfnguez, lo include, por equivocaci"'n, tomando el texto seg m lo trae .0
este en su c6lebre libro. Y el captain espaflol Nicolas Esti6vanez Murphy en sus Memorias --.el mismo que, segun frase hecha, 4frompio su espada"' en la acera del Louvre, en senal de protest por el fusilamiento de los estudiantes incurre tambi6n en el mismo, error, al afirmar que se aplico" sanci6n correctional
0
y multa, con lo, que implfcitamente esU suponiendo, la vigencia del c6digo de 1870 en Cuba en esos moments.
Debe senhalarse, e insisfirse enfAticamente en ello, que la gran laguna que se tiene en el conoc"miento cabal del aspect juridlico del process seguido contra los estudiantes estriba en que no se dispose para su anallisis, n1i del sumario ni de los

4 Cot"ci6n Legislatura de Espaffa, t. 103 (1970), p. 905 y sigs*
5 Ibidem. p. 979.
Madzid 1873, P. 68. La Habana, Ira. y 2da. ed. (1887), p. 102 y 116. Sandago, de Cuba, 1890, p. 135. La Habana, 1909, p. 109.
7 Ibidem. t. 2, Madrid, 1896, p. 300, nota (1). Da ef artkulo como 250 Por 350, evidentemente una errata tipogrifica.
8 Sin. duda, a1guien hizo alusi6n a que Est&anez renuncl"6 a su carrera military y rehus6 reiingresar en la militia, y lo espres6 en una metAfora de caballero andante didendo: "romp*6 su espada en serial de protesta. Mas tarde este lenguaje figurado fue interpreted literalmente y se dio como cosa sucedida.








au.-D..'s de los dos consejos de guerra. Esto original que, con respecto al primer consejo., no se conowan los nombres de los seis officials que lo constituyeron, ni qui6nes fueron el. presi&nte y el fiscal,. M cuAl fue la sanci6n. que se dicto; es decir, si fue un fallo absolutorio por falta. de p uebas, o si fue, como se cree, con mds fundamento ps*col6p^co, una Pena correcdonal segdn imponfa el c6digo de 1850. En cuanto al segundo, que Se ignore las formalidades de aquella farsa juridlica, si en ella los estudiantes tuvieron officials defensores de oficio, si se Ram6 a declarer al. capelldn y al. celador del cementerio, qu-6 fue lo que dijeron los acusados, y c6mo se establecieron las sentencias.
Se sabe, documentalmente, que en 1892 exisdian en la capitania general de La Habana los papeles de la causa incoada contra los estudiantes de Medicina. En el Archivo Nacional se encuentra el oficio original, escrito en papel timbrado de esa dependenda, dirlgida al gobemador military de la plaza de La Habana, acus6ndole recibo con fecha veinticuatro de marzo de 1892 del legajo que titular Causa ifnstruida contra tos cqtudiantes D. Alonso Alvarez de la Campa y otros por haber profanado el sepulcro de D. Gonzalo Castah6n.
Se conserve el oficio, cuya carAtula reproduzco en mi 114bro, pero no asif los dem4s documents que debian estar unlidos a la citada. comtmicaci6n.
Cuando en 1898, despu6s de firmado el Tratado de Parfs que puso fin a la. guerra cubano-hispano-ameri can a, comenz6 escalonadamente ]a evacuacift espahola de la Isla, se trasladaron a Espan-a una enorme cantidad de documents de los anos 1868 a 1883, ademAs del despojo de gran n6mero de legajos que se sustrajeron del Archivo General con dest'lino a la Peninsula. Yo he tratado en vano de localizer estos documentos. No creo que se hayan. destruido, ni que se oculten. al iffivestigador, si-no, simplemente, que no se esvi sobre la. pista de Como encontrarlos.

Segundo conselO de guerra
Inconforme los voluntad'os con el fallo del primer consejo, torque querian de todos modos que hubiese fusilamientos, exigieron. tumultuariamente la anulacio'n del dictamen del pn*mero, y la formad6n de un segundo consejo de guerra con mayorfa de capitanes de Voluntarl"Os.









Graci;xs a los testimonies de condena que se: conservan en el Archov'o Nacional, en el fondo Bienes Embargados, legaJo 167, se conoce c6mo se integr6 este segundo consejo. Lo presidio el colonel del q6rcito Alejandro faquetot y actu.6 como, fiscal el commandant, tambij6n del ejdrcito, Maniano, P6rez Alcalde. En lo que atanbe a los juices, i6stos fueron quince en total: seis vocals veterans del ejercito regular y nueve capitanes de los cuerpos de Voluntar'lios. Con esta superiormad nume'rica, se podia asegurar, antlicipadamente, que el fallo serfa. el que quis w eran estos d1timos.
Las formalidades de este segu-ndo conseJo de guerra no se concern documentalmente, por no haberse hallado los autos del process. Pero, tratAndose de una verdadera farsa Juridica, de un si-mulacro de Jinclo con escarnio de la justicia, no import mucho cono, *er los pormenores de orden interior, s mio solamente la sentencia dictada. por el Tribunal, y que se tilene en los testimonies de condena del Archivo Nacional, en la prensa de la capital que la dio a concern deinlnediato, y oficlialmente por la Gaceta de La Habana, que tard6 ma's de dos meses en publicarla, el dos de febrero de 1872.
De los cuarenta y cinco estudiantes, ocho fueron, condenados a ser pasados por las armas. Sus nombre, edades y lugar de origen se dan a continuaci6n: Alonso Alvarez de la Campa y Gamba, habanero, 16 anhos; Jos6 de Marcos y Medina, habanero., 20 anos.- Juan Pascual Rodriguez y Pi6rez, habanero. 21 anos; Anacleto Bennfidez y Gonzdlez de Pmera., habanero, 20 aftos; Angel Laborde y Perera, habanero, 17 anos., Eladio GonzAlez Toledo, del pueblo de Quivica"n, provincia. de la Habana, 20 an"os; Carlos Verdugo, y Martinez, -atancero, 17 afios; Carlos de la Torre y Madrigal, camagUeyano, 20 anos.
De los treinta y siete restates, dos alumnus fueron libremente absueltos.; y de los treinta. y cinco que quedaron, sc separaron a cuatro,, a quienes se les sanci=6 a seis meses de ca' rcel.
En cuanto a los otros treinta y uno que quedaban, aquellos que en su tal6n de matricula aparecian con veinte afios de edad o ma's, se les sancion6 a sel's aflos de presidi"o- y los que aparecfan inscn*ptos con menos de veinte anlos de edad, a cuatro aflos de presidio. Estos infelices, condenados a presidio, fueron a quienes se les destiny con cadenzas y grilletes apicar piedras en las canters de San Ldzaro,








No sabemos que norTna se sigui6 Para sancionar a cuatro estudiantes a seis meses de cArcel. De dstos, dos eran espanoles y los otros dos cubanos. Estos 61timos se flamaban Franc1sco Codina y Polanco, natural de Vicana, provincial. de Oriente, de dieciocho anhos y Alberto Pascual y Diez-ArgUelles, natural de CArdenas, provincial de Matanzas, de diecis6iis afios. Ciertaold
mente, la edad no parece haber sido el criteno seguiao, pues muchos de los, sancionados a cuatro afios tenian dieciocho anos Y uno de 6stos, lose' Ramirez Tovar s6lo contaba quince.
En cuanto a los dos fibremente absueltos, su-s casos merecen ser considerados mAs detenidamente. En el texto del testlimonio de condena de los estudiantes se mencionan a esos dos de este modo; "...Ponidndose en fibertad a Don Octavio Smith y al detenido Don Ildefonso Alonso y Maza"'. Aquff, ante todo, v6ase co rno al segundo de los dos se le aplica el t6rmino de detenido que es sin6nuino de arrestado, es decir, se establece de modo express que no se le incluy6 en el process.
Respect a Octavio Smith, puede asegurarse que no era americano en el sentido corriente y usual de la. palabra. Habia nacido, en Urdenas, proving m de Matanzas y tenfa cuando el process catorce afios de edad. Su padre, Carlos Smith y Laret era habanero, residents en C-irdenas. La madre, en cambio, sf era norteamericana- se Hamaba Carolina Guenard y Ferrer y era natural de Nueva Orleans, Louisiana. Y s-abiendo que en todas parties y en todo tempo se ba aplicado a menudo en la formulaci6n de sanciones officials el jus sanguinis de preference al ius Solt, cabe Pensar que se considerate a ese menor como americano, por transmission. de la ciudadania de la madre. Sin embargo, en el seno de la familiar Smith siempre existi6 la tradicift de que fue el rector del colegio de los jesuitas en La'Habana -el Colegio de Belen- donde este casi nifio se hab. a graduado de bachiller a los trece an"os, quien movi6 su ponderosa influencia. cerca de las autoridades espanwolas para que el muchacho, saliera absuelto.
Perof sin necesidad de recurrIr a estas considerations, hay el hecho de la edad que en esos moments tenfa Octavio Smith, sus s6lo, catorce an-os. Y este detalle es determinatee, torque seg m el c6digo penal espafiol de 1850, que ya hemos dicho que en 1871 regfa en Cuba como doctrma legal, se estableda textualmente en su articulo 8, inciso 3 que: "EstAn exentos de responsabilidad criminal el mayor de 9 aflos y menor de 15, a no ser que hayan obrado con discerimlento .."'




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC