UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00107


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
        Page 3
    Table of Contents
        Page 4
    Antecedentes de las relaciones entre los pueblos de Guinea y Cuba
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
    La burguesia catalana y la esclavitud en Cuba: Politica y produccion
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
    David Turnbull; apuntes historicos
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Indice de la Revista de la Biblioteca Nacional: 1970-1975
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Cronica
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Exposicion de libros portugueses en la Biblioteca Nacional Jose Marti
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Miscelanea
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
    Indice de ilustraciones
        Page 179
    Back Matter
        Page 180
Full Text















R. EvIt:7iTA
















BI.BLIOTECA








NAC 1(..)NAI




































oil
















4(A
-1 44

lip
0 toil









)r 46

AL 41P














40














imp.








Revista de la Bi6lioteca Nacional Jose ma 11 rti









Director: JUAN FV= DE LA RivA


0
Secretariat. de RedaccliOU: SIOMARA SANC=





Canie: Biblioteca Nacional Josd MaW
Plaza de I a. Revoluc io"n
Habana, Cuba


ISSIN 0006-1727




Pnmera Epoca: 1909-1912 Segunda Epoca, 1949-1958
Tercera Epoca: 1959La Revista no se consider obligada a revolver originaIes no solicitados.




PORTADA: Verita filia Import, xilografia. 6 X 5.2 cm.
En ALEmAN, MATEo. The Rogve'- or the life of Guzman de Alfarache. London, Impr. Edward Blount,
1623. portada,








Revista de la

Biblioteca Nacional Jose' Marti

Aio 67 3ra. (1poca-vol. XVIII Ni'mero 2
Mayo-Agosto, 1976
Habana, Cuba

Cada autor se responsabiliza con sus opilliones


TABLA DE CONTENIDO


Jos& Luciario Franco
Antecedentes de las relaciones entre los pueblos
dle Guzinzea y Cu'iba 0.. FII I tI go U UU 1 4 44 491 5

Jordi Maluquer de Motes
La burguesia catalana y la esclavitud en Cuba:
P itica y producci6n ...... F F3 II14 4..4........ 11
Pedro MWndez Diaz
David Turnbull; apuntes histdricos ... 63
Aracel 1 Garcia-Carranza
Indice de la Rei'isla de la Biblioleca Nacional
Jose'Martz' (1970-1975)... ......U44b 97

CR-6NICA
Israel Echevarria
Trayecioria cultural de Maria Teresa Freyre de
Anidrad/e .. ... ........ ....... .. I. ... 161
Salvador Bueno
Exposicj6n de Uibros portugueses en la Bib/jot eca
Nacional Jose" Marti............* 171

lviISCELANTIA .... . ............. *age*** *** JLI IU44* )175

I.NDICEP DE. ILUSTRACIONTES ............ E a I I I. W 179










Antecedentes de las relaciones entre
los pueblos de Guinea y Cuba


Jos6 Luciano Franco

4i
IEI maestro don Fernando Ortiz, iniciador en Cuba de los estudi'los africamStas, nos dej6 una serie. de ensayos sobre la pa I labra Guinea, y la presencia entre nosotros de M*dudables *fluencias de las cultures Bubi y Pamue, incluso Ilegadas a trav6s de Espafia.
firEn Espana y acaso tambl& en Cuba, fue hace silos derta danza de. moviomlientos prestos y apresurados", debida segdn el autor del Diablo Cojuelo al mismo demom"o, al que llama "prin'. cipe de la Guinea infernal". "Y todo Io tocan, dice un escritor, (Eugenio de Salazar, Madrid, 1866) a la sonata, infernal del Gurumbe o ChanchameU y otros Guineos."
Lope de Vega (en su auto La. isla del sol, 1616) cita el Gurujil de, Guinea. SegAn Cotarelo., en el s*glo xviu el baile guineo se confunde con el zarambeque (baile antiguo de los hijos de afriCanos que se bal16 en Sevilla y en el CaAbe).
a
Los modules desairados y ceremomosos, el meneo de los Guineos fue tambidn objeto de la atenci6n de escritores conio Quevedo. A. Bonilla y San Martin encuentra en uso
la v0z guinea en Sevilla ya en 1411 1
Volviendo al bai'le Guineo,, de 61 escribia :Covarrublas: "'Pudo serfuese tmida, (esadanza) de Guinea y que la danzasen Prfinero los negros." Cotarelo Cree que Porel.
siglo xviii, era, al Parecer, lo mismo que el baile zarambique.
Como Guineos, nombre muy genirico, entraron en EsPana y en estas Indias nunierosos negros de different
comarcas africanas desde el. Senegal al Congo.
5








Esta denominaci.6n es muy imprecise. y se us6 para los negros de todo el Golfo de Guinea, cuando no se queria
o no se podfa usar otra espedficacion.
En Cuba, desde los siglos xvii y xviii, se dieron otras aplicaciones a la palabra: Gallina de Gu-inea, Maiz de Guinea, Loro de Guinea, Alacrdn de Guinea, Raine de Guinea., Piniienta de Guinea, Yerba de Guinea, etc.
En nuestra isla., y bien pudiera decirse en gran parte de Nuestra Amdrica, Gui*nea se dice por antonomasia, a la
Gallina de Guinea, "c6mprame una Guinea".
De paso anotemos el dicho de que la Yerba Guinea se introdujo en estas Antillas desde Africa, en 1745, por un capit6n negrero, que 1lev6 a un alto funcionario coloial de Jamaica a1gunos PAjaros trasatla'nticos de regal y un saco de semliffas para allomentaci6n de 'las avedllas. Las
'llas, que eran de Yerba de Guinea, fueron arr *adas
por infitifles y germinaron, producliendo el hoy famous
pasto tropical-,
Y las gallinas de Guinea o Guineas, fueron traidas de Africa a Puerto Rico y "echadas a mano el a-no 1549 por Diego Lorenzo, can6nigo de Cabo Verde, el mismo que
trajo los firboles de coco".

Los frecuentes viajes a Affica, en el period, historic que el professor Gaston-Martin ha llamado La Era de los Negreros, se comenz6 a concern realmente a los pueblos que integral lo que son hoy Repdbhca de Guinea Ecuatorial, Repfiblka de Guinea y Guinea Bissau.
Vamos a referi'mos a la. primer, cuyas. islas de Fernando Poo, Annobon y Corisco, fienen un papel destacado en las relaciones con Cuba en los silos xviii y xix., con la trata clandesfina de esclavos lidereada por la olligarquia negrera de La Habana, primero. Y, despuds, por la presencia en ellas de centena.. res de revolucionanios cubanos perseguidos por el regimen colonial y enviados como deportados al Africa Ecuatorial.
Dos groups prince ales de culture, Bubis y Fans integral los pueblos de esas 'Islas y de la region. continental.
Los Bubis de Fernando Poo,, son una tribu ai-slada, muy arcalca, emigrada de la costa, emparentados con los Fans, pueblo del interior, posiblemente de origin sudan6s, fundido con los antiguos Bantus de la regi6n, pero que conservan rasgos de diversos cruzamientos.







-F I I "
En corisco habitaba la triou Benga. En la parte continental,, cntre las muchas tribes, casl todas de culture Bantu, se destacaban los Vicos, Bil'as, Pamues, etc.
Y de esas cultures, los hombres y mujercs que fueron trafdos a Cuba- se confundieron con los groups, mayoritarios yoruba y bantus, priaclapalmente,, pero, no obstante, dejaron huellas -Como antes en Espan"a- de su presencia en Cuba.
Pcro Jas relaciones directs de Cuba con estas regions afticanas se iniciaron en 1778. El veffiticuatro de marzo de ese ano
senala nuestro inolvidable compan"ero Roig de Leuchsenringel Tratado de Amlistad, Garanda v Comerel"O' entre Portugal y Espan-a, medliante el cual las islas de Fernando Poo y Annobon w OV .0
pasaron al dorminio espan-ol, y cuyo articulo quince prescnbla. las garantfas Para "un trAf1co y comercio franco y libre de negros",,
Segtin aparece en los. Libros de Cabildos del Ayuntamiento de La Habana, en el acta de ocho de octubre de 1788 se ley6 en el Cabildo una representaci6n en Ja que
... piden numerosas personalidades de la Isla -titulos de nobleza, en su mayoria., militaries, altos dignatarios del Gobierno y un frafle- se les concede. la merced real del trAfico de negros -la trata- con las. islas de Annobon y Fernando Poo, en las costas de Africa.
Asi iniciaba, la. oligarqufa negrera de La Habana las ULMnales v bandidescas relaciones con Fernando Poo y Annobon. Pero fracasaron en el intent. Los Bubis huyeron haclia la parte mas alta y boscosa del interior, results a luchar para no ser esclavizados. Fernando Poo fue utilizada como una stadia en ]a ruta de los negreros,
Mas tarde, cuando en el sliglo xix los tratados internacionales prohlibieron el trdfico negrero, los mantenedores del comer. 4do clandestine de esclavos utilizaron. la isla de Cor*sco Para burglar la viigilancia de los cruceros ingleses.
Pr A cticamente, hubo de convertirse la costa de Guinea y las islas cercanas en. la base preferida del comercio negrero de la casa Zulueta, de La Habana, y de la sucursal en Londres regenteada por Pedro de Zulueta, bajo la concession. de proveer de vfveres a los emancipados enviados desde Cuba y a los africanos 11evados a Fernando Poo como obreros contratados. Estos en fa primer oportunlidad eran llevados a La Habana corao m clavos.

-7








Por Real Decreto -Madrid, veinfisiete de octubre de 1867destinado aparentemente a la extinci6n de la trata afficana en Cuba y Puerto Rico, se orden 0-' el traslado a Fernando Poo de 103 ernancipados procedentes de un barco negrero, capturado en Pinar del Rfo.
Pero como los negros enviados desde Cuba protestaron violentamente de las horrible condiciones que alli prevaleclayi
--,especialmente los 173 deportados Ilegados en el merchant Rosa del Turia-, por Real Orden -Madrid, doce de mkyo de 1867- se prescribi6 al capital general de Cuba "'se abstenga en lo sucesivo de enviar a Fernando Poo a refficidentes".
Ya en la. primer. mitad del siglo xix, Fernando Poo -despu6s de haber fracasado la intention inglesa de apoderarse de la isla-, fue convertida Por el colonialism, hispano en presid,110, sostemdo con los condos de la Caplitania General de la Iisla de Cuba.
Centenares de africanos y sus descendientes cri*ollos que luchaban contra las brutali"dades del regimen esclaviista. fueron deportados a Fernando Poo, desde 1812 con la Conspiracioin de Aponte a 1835 con rebeldfas de los esclavos de los, ingenious de la provincial de Matanzas. Y estos deportados cubanos ayudaron al progress de la producc116n agricola, de aquella Isla: tabaco, caf6, cacao, yuca, fiame, etc.
Al in'ciar Carlos Manuel de C6spedes -10 de octubre de 1868- ]a lucba heroica y gloriosa por la Iliberaci6n cubana, centenares de cubanos fueron encerrados en las prisoners de La Habana, Santliago de Cuba, Camaguiley, etc. En 1869, en la for-taleza de La Caban"a, en La Habana, habia doscientos cin* mr
cuenta detenidos -m6dicos, hacendados, ancianos y aun ninos de poca edad- cuyas vidas pelligraban. El caplidn general Dulce, algo mAs human que los demAs coloniallistas, los mand6 a Femando Poo, donde estuvieron confinados en conditions ininarrables, de los cuales pudo sobrevivir casli la mitad por la ayuda y simpatia de los africanos aborigines de Guinea.
Dos de aquellos desterrados, Francisco Javier Balmaseda, ingeniero, y el doctor Miguel Bravo Senties, relataron en sends libros publveados en New York su espantosa odlisea. Al comen'. tarlos, describe Vidal Morales:

No es possible olvidar las penalidades y martirios de los que en una y otra guerra fueron deportados a Fernando Poo. El venerable patrl*ota Francisco Javier Balmaseda y








el Dr. Miguel Bravo Senties, que fueron victims de aque.
Ila, horrible odisea, nos han narrado en sends libros, que todavia, leemos con los, nervous crispados, los atropellos, vejaciones y sufrimientos dantescos de aquel memorable viaje a la internal isla, cuyo sostenimiento costeaba nuestro proplo dinero y que ha sido sepulcro de tantisimos
infeli'ces Nos de Cuba,

El relate de Balmaseda., contenido en un libro de doscientas ochenta y oebo pAginas, Los confinados a Fernando Poo e impresiones de un viafe a Guinea, es un testimonlio documental
-Flo de la. triste situacift de los revolucionarios. cubanos TV
enviados al presidio que allf 0 existia, si*no tambien de la explotac16n de que eran victims bubis, fans y demas h1jos de Guinea It 91 IF ,
por parte de los colonialistas instalados c6modamente en Bala y Santa Isabel.
En el period comprendido entre la Protesta de Baragud, en 1878, y la creaci6n del Partido Revolucionario Cubano, en 1892, Muchos cubanos de color, deportados en Fernando Poo, regresaron a Cuba. Aportaron nuevos elements culturales africanos que se esparcieron entre los afrocubanos, adeptos religiosos, bJen de los sectors yoruba (lucum's) de los ritos Osha u Oru]a; bien entre los Ilamados Mayomberos de origin Bantu, o
w
entre Jos Abakud, o caraballes. As por ejemplo, la pimiento de Guinea se convirtio en material de primer necesidad en los n'tos, religilosos de los criollos lucumies.
Pero, como en esa 6poca, el goblerno hispano-colonial de Cuba habia lanzado todo su aparato pollicifaco en persecuci6n de las sociedades secrets abakuds,, mlembros de ellas fueron capturados v devortados a Fernando Poo. Como. un curioso, fe-n omeno de transculturaciln, estos afrocubanos crearon en aqueIla region de culture Bantu' una o dos sociedades abakuds de different origin cultural africana recreado en Cuba y vuelto a Ilevar a tierras africanas.
Nuevamente en 1895 al reanudar los cubanos lidereados por Marti', GO,'mez y Maceo la filtima etapa de la lucha contra el regimen h i span o-colonial, centenares de revolucionanos, cubanos fueron deportados a Fernando Poo.
En 1896, un tal. Macari, espafiol estableclido en Cuba, le pidi6 al gobierno de Madrid y a la Compaffia Arrendataria de Tabacos se le facilitasen los medics de establecer en Fernando Poo colowas de tabaco, llevando trabajadores de Cuba. Macan no recib1*6
A







contestacift, pues ya la compaffia habia comenzado la producd6n de tabaco en rarna, y torclido utilizando el trabajo de los deportados cubanos.
Recordemos -esc'be el historlador espan"ol doctor Ricardo BeltrAn y R6zpide- que el tabaco culti"Vado y elaborado en Fernando Poo por los cubanos deportados, merecio en la Exposici6n de Amsterdam medalla. de oro.

Al tenninarse la guerra, los despatHados, corno, se Ilamaban a los cubanos deportados en Africa, trajeron a Cuba candones y leyendas muy divulgadas entre la juventud de mi 6poca infantile.
Una an6cdota muy singular nos la conto' un afrocubano y es la siguiente: en Fernando Poo, en el llamado pats de Riabba, al sur de la isla, vivia, el jefe prince al o rey de los Bubis; Moca se llaxnaba. Los cubanos deportados que Ilegaron hasta. 61 fucron acogidos car"hosamente, y a muchos los ocult 6 para. salvarlos de los castigos a que eran sometidos por los encargados espanoles de la custodial, de los press cubanos.
Como resultado de esas relaciones han quedado aquf cn Cuba y a1lA en Guinea buellas imborrables.
Nuestro compahero Tsaac Barreal, un expert en estas investigadories afrocubanas, ha estudiado el gran number de Palabras usadas en Cuba originarias de Guinea, y nos inform q.ae el doctor Alvarez Tabl"o durante su estanda en la Repidblica de Guinea Ecuatorial pudo captar palabras y giros de origin ctibano empleadas comentemente en aquel hermano pais.
Asl'han nacido, conducidas por las masas populares, las relaciones entre Cuba y Guinea, que hoy se amplian con el contact artfstico, cultural, clentifflico cada vez m6s c4lido y cordial eTi tre
0 R
institutions y gobiernos de ambos passes.

BIBLIOGRAFIA
ABIUMOVA, S. La hi'stort"a de la trata de esclavos sobre el Alto Litoral de la
Guinea. Moscil, Eds. Nauka, 1964.
BUMASEDAj, FRANCISCO JAvmR. Los confinados a Fernan4o Poo e impresiones de un vial'e a Guinea. Nueva York, 1869.
BELTRAN Y Rdzpim RicARDo. La Guinea espaftola. Madrid (s.aj BAvmANNp H. Les peoples et civilizations de rAfrique. Paris, 1948, F RANCG. Jost. LucirAw. Afroamgrica. La Habana, 1%1. HmscHBERT, WALTmL Los pueblos de Africa. Barcelona, 1957.
in










0
La burguesia catalana y la esclawtud
en Cuba.* polifica y production*

Jordi Maluquer de Motes
Unl*vei-sidad de Barcelona


En el an"o 1930 Bofill y Mates escribia: "La conmoci6n del afio 1898 fue mas bien un reflejo de la conmoci6n de los elementos econ6mlicos de Cataluha por la perdida del mercado antillano, que una consternaci'n estrictamente espan-ola."'I Esta explication esti, por ahora, rnuy lejos de ser admitida como exacta. Habitualmente I
., se destaca la estrecha vinculaci6n que existio" entre la p6rdlida. de los rests colonliales de Cuba y Puerto Rico y la capitallizacii6n del nadonahsmo catalAn como arma de clase por parte de la burguesfa. El propio Camb6 no habia dudado en sen-alar el aho 1898 como fecha initial del "'sen o planteamiento" del problema catalin. Por otro lado, es evidence uaa ciet-ta conexio'n entre la aparicl16n de los diversos movimientos reformists y regeneradores de toda Espaiia, asf como de la agitacio"n anticaciquista de los primers an-os de nuestro sliglo, v el famous "desastre". Sin embargo, mAs de sesenta afios despu6s no tenemos una idea bien definida de las consecuencias inmediatas ni de las dimensiones verdaderas de aquellos hechos. Las palabras de Bofill no hacen mAs que recordArnoslo.
No pretend, ciertamente, dar aquif una respuesta a este problema. Mi intenci6n en conseguir un minimo de aproximacion a una question previa: el cardcter socio-economico especifico cle las colonlas antillanas, la naturaleza de las relaciones que establecieron Of los "clementos econ6micos" de Catalufla y ]a actitud de la burguesi'a de nuestro pal's ante algunos problems coloniales.

Traducido por EI'Sa Camps.
BoFmi, Rums. Valtra concordia. Barcelona, 1930. p. 25.
2 CAxiso, FItANCESO. Per la concordi& Barcelona, 1930. p. 11,








Feudalismo, esclavitud y capitalism en Amgrica Latina
d
Atizada por la arnplia corriente de studios y ensayos recientes alrededor del subdesarrollo y de los problems del Tercer Mundo, se ha formulado en la filtima d6cada una teorfa del "'desarrollo del subdesarTollo"' en relad6n, a Arn&ica Latina. Su punto de partida ha sli'do el conjunto de trabajos de investigadores marxistas que define el subdesarrollo contemporAneo como algo cualitativarnente distinct al "poco desarrollo" precapita. lista, una Parte esenciial del sistema capiltallista mundial, y, justamente, aqu6lla que hace possible el extraordinary desarrollo del resto. La teorfa del "desarrollo del subdesarrollo," seria, pues, el resultado de proyeetar esta definiclOn hacia el pasado: la estructura socio-econ6mica latinoamen'cana habria swdo desde el descubrimliento, capitalist, y en situacift de dependenda. respect al capitalism central metropolitan. No se podria hablar de sociedad Y econornfas feudales o esclavistas desde el. siglo xvi. Probablernente las dos formulaciones mAs claras y decididas son
4
las de Rodolfo StavenhagerO y Andr6 Gunder Frank. Los punts decisions en el anAlisis hist6rico de este lfirno, sobre los cuales se ha montado una amplia pol6m*ca,5 son esencialmente:
a) El subdesarrollo es un fen 6meno especifficamente produc 'do por las retacliones de dependencia colonliales y neocoloniiales impuestas por los centers metropolitan, quienes se aproplan de la totalidad o de una parte de la pfusvalia generada a travds de una cadenza de centers commercials interconectados por los hflos de la explotacli5n. Estos opera a escala naclional,

;3 STAVENIIAGEN, RoDOLFO. Siete tesis erro'neas sobre Aniftica Latina. Puede encontrarse este trabajo en el libro Lie Luis Mercier, Meca;--dsmos del poder en Am&ica Latina, Barcelona, 1968. ap6ndice 1, p. 211-227.
4 GUNDER FRAN.x, ANDRL Capitalism and Underdevelopment in Latin America, 1967; Sociology of Development and Underdevelopment of Sociology, 1969; Latin America Underdevelopment or Revolution, 19170; Lumpenbourgeolsie: Lumpendevelopment-Dependance, Class and Politics in Latin America, 1970, En Sociologia del desarrollo Y subdesarrollo de la Sociologia. Barcelona, 1971. p. 121. Hay una nota bibliogralfica con indicacq6n ae Ias numerosas traducciones castellanas que Se han hecho.
Is La PoMmica entre A.G. Frank y Rodolfo Puiggr6s esO recogida en el volume: AmDR-t GuNDER FRANK., RoDoLm PUIIGGRft IERmEsTo LADAv. Arndrica Latina: eFeudalismo a Capitalismo?, Medellfn, 1972. En la misma compilacift se encuentra la traducci6n, del interested trabajo de Ladau "Feudalism and Capitalism in Win America" aparecldo en New Left Review, no. 67 (mayo-junio de 1971) p. 19-38 (tanibidn: Barcelona, 1972). Wase asimismo RomAw. RuGGiEw. Sottosviluppo econonuco, e sottosviluppo cultural. Studi'Storics aho XII, no. 1 (enero-niarw de 1971) P.,203-211.







10
regional o local, desde el n-iismo Ambito de la production hasta Jos centers explotadores extranjeros. Esto Imposibillita la nvmulaci6n autoktona de capitals que pudiesen poner en m, arch:a un desarrollo autogenerado y autosostenido.
b) La structural econ6mica. latinoamerlic-ana, impuesta por los centers metropolltanos en su propio beneficio, es, v ha sido siempre, de signo ultra exportativo. Desde la conquista por espanoles y portugueses y los inicios de la colonizaci"n, el rasgo Mas caracteristico en Centro y Sudamf'rica es la explotacidon capitalist. Ellatifundlo desde el siglo xvi fue creado como una OT-npresa commercial destinada a suministrar mercandas a fos mcmados national y/o mundial, y no puede considerarse de ning-ina mantra como una unidad econo'mica autosuficiente y aislada del mundo exterior.
Estas conclusions encuentran en su propio punto de origin una ded'dida ImPucynac)[6n: desde una 6ptica meto&166ca marxista de donde pretended haber surgido, -u-n amilislis de esta. clase no puede fundamentarse en el Ambito de la dirculacio'n de mercanclas sino en el de Jos modos y i-cladones de production. La explotaci'n colonial no es la que define la existendia do 'uncs mechanisms capitalistss, sino'. sencillamente, unasituni'll colonial. El problema fundamental para explicarse la reciente hist-oria de Jos palifses colonials y neocolonliales cs, pues, el. proceso de implantaclun de ]as relacionci de procli.icci6n caph-alistas.
En func16n de ]a histo:--i de hu-,, ntijla s' en el sialo xix- lfjtc res-ca tambien recorder a1gunos pl,int"..,.Ztrr)icntosrc.(,.i,--,ntes dol probleina de Ia coexistenclia de esclavitud y capitallsmo. A We problema se han dedicado a1gunos de lus Mejores trabajos de la New Economic History "para uti-lizar la expression con que a1gunos historiadores que Practican ]a econometria bautrzan modestamente su disciplinea", La escJavitud de los estados del sur de los Estados Unidos y la relation de este problenia con el d esencadena mien to de la guerra civil norteamericana fue objeto

GENOvESE, EuGExE D. La economic political de la esclavitud. Barce. Iona, 1970. P. 251. Para un repertorio general de los trabajos de este grt1P0, NORTH, DOUGLAS C. Una nuevahistoria econdmica. Crecimiento y bienestar en el pasado de Jos Estados Unidos. Madrid, 1969. Wase tanvbi& la. VI"si6n. nafis critical de Gonzalo Anes, La. "nueva histonia econ6mice 0 "bistOria ewn0m4tnica' y sus m6todos. -Anal" de Econmia, emnw didembre de 1969 (Madridp 1971). p. 239-262.








,de un famous articulo de Alfred H. Conrad y John R. Meyer,"
-,en el cual trataron de revisar la version traditional. seg(in la cual la esclavitud en los ahos anterlores a la guerra se habia ronverti'do en un sistema antieconomico. La conclusion de Conrad y Meyer es que la esclavitud sudista era rentable y, por Io tanto, viable. Procedlimlentos ma"s depurados utilizados en un estudlo posterior de Y. Yanikichi$ permiticron comprobar que la rentabillidad y la viabilidad de la esclavitud habian sido incluso subvaloradas por Conrad y Meyer. De todo ello se deducir'a la raci onalidad internal de la economic esclavista del sur."
La necesidad de aceptar y similar ]as tecnicas de anailisis proplas de la. teoria econ.6"inica modern no puede ocultar, sin embargo, que "esta teoria nos parece no tener estrictamente mng6n otro sentido que el de eludir los problemas".1" Efectivamente, la rentabllid -d de la esclavitud esta practicamente deMostrada por su propia superviveflcia. Las preguntas que seria necesario formularse son otras: en ]as mismas conditions eno habria sido de una rentablilidad muy superior la utilizaci6n del trabaio asalariado? En plena e"poca de expanse 'n del gran capitalismu industrial, -podia ser viable una economic que, a] no poder hacer compatibles trabajo esclavo y utillizaclio'n de te-cnicas moderns, estaba inca-pacitada para proponerse una verdadera maximizacio"n de los beneficlios? 0, en otras palabras, ]a
d 4
Inamicidad intrinseca de un sector netamente capitalist Zpodia tolerar el mantenimiento de una forma de production de

I CONRAD, Ai.rwm 14. Y JOHN R. Mrwit. The Economics of Slavery in Antebellum South, pubIlicado por vez primer en 1958 y' reeditado con a1guna amplilacio'n en la colecei6n de articulos de los mismos authors The Econornics of Slavery and other Stndies in Econonretric Histor
Y
Miago, 1964. p. 43-114.
YASUBA, YASX'!Kici,-m The Profitability and Viabilio, of Plantation Slavery in the United States. Economic Studies Quartel-ly. XII, sepficmbre de 1961. Citado por G. Anes, op. cit. p. 251.
Q E. D. Genovese dispute cn forma convincente la -%,-alidez de I as cif ras bisicas utillizadas para estos es t u d tos. En op. c it p, 15 ) 1-263.
10 Am-IN, SAmm Laccumulation a I46chelle niondiale. Paris, 2a. cd., 1971. p. 10. G. ANM op. cit. p. 262, hace de ello el sl*V.iiente balance: "En el caso de la 'nueva historla econot-nica' existed uaa marcada tendencia a dar por sentado que el finico camino que se puede tomar para reveler nuevas verdades es el de ]a aplicacion de la estadistica y la teoria econ6mica. Esta actitud, es tan peflgrosa y tan i-noperante como la de bfisqueda de datos sin un Plantearniento previo. Ni teorl'a slin datos ni datos m teoria: entre estos dos extremes se encuentra sin duda, el equflibrio deseado."
A







inercanclas claramente obsolete -que, ademfis, impedia o dift.
j 0
Cultaba ]a formaclon de un mercado nacional- y de una ideo logia esclavista, cuyas consecuencias so'bre el sector del trabajo asalariado eran fAcilmente presumibles?
La respuesta a estas otras preguntas podria proporcionar los elements para decidir si la guerra civil, norteamericana fue o no fue la traduccift en t6rminos militaries del enfrentamiento entre dos sectors antagonicos de una misma foi-rnaci6n social,. en el cual se impuso aqu6l qtie era capaz de mantener una mayor eficienCia.
Traspasando el campo de la observaci6n a Ame'rica Latina, se advierte como se defended refteradamente el punto de vista. de que una sociedad en la que la mayor parte de los hombres estaban esclavizados no era una sociedad esclavista. En un debate reciente sobre el feudalismo, se abordaba este problema sobre el Brasil colonial." El autor mantenfa que no se puede calif icar propiamente n1 de feudal, ni de esclavista, ni, Menos aiin, de capitalist. Matlizaba este punto de Vista diciendo que no puede considerarse el predorninio de unas relaciones de producc116n innegf-Iblemente esclavistas como un retorno al modo de. production caractenstico de la AntigUedad.
Este plavitew-niento deja trasluciir una raz6n important de la resiistcncia ,-t aceptar el carZfticter esclavista de una sociediad colonial modern. El nudo de la cuesti6n radical en la mezcla de I dos niveles de andlisls que, a pesar de que se refieren a una SO.'a totalidad, ISOD, aunque complementarios, csoncialmente distintos: las grandc-a fases de la evolucl16n de la humanidad y los modos dc- production especi ricos de ]a historic concrete de algunas formaciones socliales,
Es necesario consider que las consecuencias de una utili" 01
zaclon -mccanicista del esquema interpretation mar:sdista, que se advierten frecuentcn-ente'2 no conducen sino a ]a deformaciOn

SANTANA CARI)OSO, C[Fo FLAMAROM. Observations sur le dossier prdParatoire a la discussion sur le mode de production f9odal a C. E. R. M., sur le f9odalisme. Paris, 1971. p. 66-69. Wase en el -rnismo volurnen el magnifico informed de Pierre War La transition du f6odalisme au capitatisme, P. 3548 y sobre todos las, p. 41A3.
12 Amix, A. Op. cit. p. 592 describe: IIEI esquema psiudo-marxista de las 'cillco etvas' (comumismo p'rm't*vo, esclavitud, feudallsmo, capitaIiSMO,*:&OciafisIno) precede de una visi6n m=nicista (anAloga, en el gklaero,, a la de Rostow!yj

is








&I propio mavxismo,' En effect, Marx rehula estos determli'"ismos y afirmaba explicatamentem,

Ya que la sociedad burguesa no es sino una forma anta.
gonica de desarrollo, ciertas relaciones pertenecientes a forms de sociedad antenores aparecen en ella s'lo de
forma atrofiada o Incluso disfrazadas.14

En el aho 1832, Engels prectisaba m A s adn:

Es seguro que la scrvidumbre y el vasallaje no son una forma especfficamente medlieval-feudal-, surgeon en todos o casi to, dos los lugares donde los conquistadores han obligado a los habitantes natives a cultivar la sierra para
ellos-15

AjustAndonos enteramcnte a la formulation de Engels, podri-amos afirmar: es seguro que la esclavitud no es una forma excluslI'amente antigua; surge en todos o casi todos Jos lugares &nde los conquistadores no ban encontrado habitantes nativ os -o los ban extermlinado- v no han conseguido promoter fa colonization por medio de hombres fibres.


73 Er*]c J. Hobsbawm precise un we sentido: 'Ta formulacion geroval del inateriallsmo lhisto'rico requilere up ntcamente la existcncia de vaa sucesio'n dc modos de prodmccio'n, pero no que deba scr una en particular, ni tanipoco prcdeteruainada en el ordcn de suceskn. Al CStudiar el pasado histo"rico, Marx cre-N,6 Qtie en CJ se podian dilsfinguir cierto n6tncro de formacJones socio-ccunomicas que se habilan production en aaa sucesio'n determined. Pero s" se hubiera equivocado cn sus W-sermdones, o 'stas se hubiesen basado en una informal& parclial y por io tanto crr6nea, la teorla general del i-nateriallsmo histo"rico no quedaria afectada." Ve"ase su pr6fogo a Karl Marx Forinaciones econohnicas prevapitalistas. Madrid, 1967. p. 43. M-F;LoT-rj, UMBERTO (Maj,-x e it Terzo Mondo. Per uDo schenia multilltneare della concezione mariana dello iviluppo storico. Terzo Xlondo. no. 13-14, Milan. septiembre-diciembre Ac 1971) va mits alla, al intograr la linterprctacio'n de la evolution hist6rk-a de Marx y Enagels en un nioclelo qtic comprende diversos process mlutivos de caracterlsticas socio-econ6micas distintas.
14 MA", KARL., Elenientos fundanzantales para la critical de ta economia polffica (borrador) 1857-1858. Madrild, 1972. p. 26. En lo sucesivo sera' Jtado como Grandrisse, 1.
13 Citado por E. I Hobsbawm, op. cit., p. 94-95 y n. 63.







lonial en la,5Antillas
El siste"la cO a,
10
La realidad historic de las Antillas espan-olas es muy desi(fualnientc conocida. Mientras existent numerosos studios sobre Cuba, la historic econ6mica de Puerto Rico permanence en un gran desamparo. Cuba, sin embargo, continfla planteando limportantes problems de interpretaci 'n bis t rica. Intentare' muy csquematicamente marcar lo que me parece las grades linea-s de la evolucio'n de la isla hasta 1898.
En conjunto, el priwitivo sistema colonial espahol. es suficlentemente conocido. El economist Mix de Bo-na los definia, en el aho 1861, en estos te rhinos:
I
Las colonies se miraban corno aumento de este territoii-O y como n. ercados especiales y exclusives de la metr6poli.
Crease tambidn entonces que los metals premosos consfituian la principal riqueza, y de aqui que todos los go..
p
biernos prohibiesen con penas rigurosisimas, no so"lo la explotaci6n de las minas por sdbditos extranjeros, Sino que tambl6n pretendian impedir la exportation de dichos ni.ctales. Espaha a la sawn era la primer nation colonial del mundo, y tarnbl6n la que con ma's exageracion prete.ndia reduch- a fa praictica esta doctri"na-l's

Los primeros pobladores espaholes de Am6rica se dedicaron iAectivamente a buscar riquezas mi'nerales.17 Explotaron en' uba clurante pocos an-os a1gunos yacimiento.s de oro de bastante volume Y, a lo largo del siglo xvit las ricas minas de cobre de la region de Santiago. Las actlvidades agrarfas y oranaderas seC reduieron a un papel complementario- ]as primeras, encamiBONA, FELIX DF,. InterwndOn en la scslion del nueve de noviembre cle 1861 de la Sociedad Libre de Economia Polftica de Madrid. Wase Gac-cla &onomista, 1, no. 8 (diciembre de 1861). p. 611-631 (vease P. 614).
antlguo o bien I-a:s citas bechas en lengua original correspondent a texto ,a bibliografla que se ha considerado de dificil access para el lector Cataldn.
17 Este pairrafo se ajusta esencialmente a los trabajos de Julio Le Riverend Brussone Los origenes de la cconomia cubana (1510-1600). Mc'xico. 1945- "Las ideas econ6micas en el Papel Pe 16dico de Ja Havana (1790-i8o5) en Esfudf'os hist"ricos americanos. Hainenaie a Silvio Zqvala. Me, ko Historia econ61nica de Cuba. La Habana, 1967.
xi t 1953. p. 11-29;
Tambkn Barcelona 1972.
17







nadas al cultivo de las plants miftenas, como el mafz y la yuca. Las forms de explotacion de la sierra marearon la estructum de la propledad: pequeftos huertos, alrededor de los centers de poblacl6n, para la subsistenclia familiar, trabajados bAsicamente por los lndiosi, y grades latifundios., iejos de los nficleos urbanos, dedicados a la ganaderia extensive, en manos de, algunosue ios nuevos pobladores espan-oles. Estos latlifundios,, otorgados, por mercedes resales, cubrian a fines del siglo xvi casi todo el territorio de la isla, a excepci6n de las zonas marginales.18 La ganaderfa se converti6 pronto, sin embargo., en, una fuente de riquezas graclias. a la exportaci6n de cueros y sebo, lo cual -junto a la demand producida por el ca-si permanent IF
d0ficlit alimentano, y a la active exportaci6n de madras precio,sas- impulO un modesto comercio exterior en el Siglo XVII, encadenado por el monopolio metropolitan y por el penoso sistema de "flotas", pero relativamente aligerado por el contrabando en gran escala. Except el desarrollo de una notableindustria de constmccion naval en la Habana, de la formadon de los primers ingenious azucareros y de la consfituci6n de numerosos minifundios dedicados, al cultivo del tabaco (vega:S), trabai"adas en buena parte por immigrants de las Canarias, la structural descrita se mantuvo hasta bien entrado el siglo xviii. Las pocas nuevas actividades fueron *-rnpulsadas sobre todo por la inyecci6n de diinero procedente de Mexico, que signific6 la construction de las edificactones defensive del puerto de la HaT .
bana en la segunda mitad del siglo xvi y de las amphaciories emprendidas en la primer mitad del siglo xvii, asi como de las murallas que cercaron a la ciudad en Ja segur.da mitad del mismo, siglo. El resultado de la conquista espafiola habl'a slido la destrucci"6n de la socliedad i.digena, la desaparlid6n de los propios lindios y la entronizacio'n de negros esclavos.
Desde los comienzos del siglo xviii se empezaron a manifestar los primers indlicios de un spectacular process de desarro11o de ]as fuerzas productive que habria de liquidar cl pr'mitivo sistema de latifundlos. Pierre Vilar ha destacado la incidencia decisive del comercio en el desencadenamliento de este impulso.111 No es un hecho casual que la mayoria de los histo19 Los benefidarlos de mercedes resales no eran en realidad propietarios de la tierra, pesto Que s6lodisponLan juridicamente de un usufructo y, a m.. con deter' ione
iriadas obligac" s. Hasta la Real Orden del diecis4is de jullo de 1819 no les fue legalmente otorpda la propiedad de la tierra.







V
riadores cubanos tradicionales haya fijado err Olneamente como fecha initial el ano 1762, en que durante once meses la isla disfruto' de un comerclo exterior liberado y de una gran afluencia de eschavos africanos debido a la ocupacli'n de La Habana por Jos ingleses.." La entrada de la. isla en el mereado mundlial y ]a obtencio"n de mano de obra esclava en gran cantidad constituye3i los requisites previous imprescinctibles, para el desatTollo senalado.
En todo caso, la magnitude que alcanz-' el process estuvo determined por la. excelente coyuntura commercial producida, de una parte, por la presencia de un mercado cercano y poderoso al proclamarse ]a independence de las colonies, continentales anglosajonas, de otra parted, por el colapso del gran centre de produccl6n azucarera que habi'a sido la. parte francesa de Santo Domingo antes de la revolution negra de Toussaint Louverture Y, finalmente, interviino en ello la rupture del sistema. commercial monopollstico espan-ol a causa. de las guerras colc wales de fines del siglo xviri. Todo ello contnbuy6 a marcar uria orientaci6n monocultivi.sta en la economic. insular en bene9 t
FiCio del azukar y en progressive perjuicio de los otros products (Tierjulcio en te'rminos relatives, pesto que la production de algodo'n y de miel se mantuvo hasta 1,850, mientras que la de caf6 aumento durante unas pocas &cadas del siglo xix y la del tabaco, a pesar de haber sido expulsada de las mejores tierras de ja region habanera por el azdcar y estar sometida. a monopolio hasta 1817, aumento" tambli"n, extraordin ari amen te)
Este process, sucintamente descrito, condujo a Tntegrar a Cuba en el complejo de la modern sociedad burguesa o, mis exactamente, a ser enguillida por 'sta. Cuba era ya, a fines del sigio XVIII, la segunda re i6n productora mundeal. de una de las 91
Iincipales mercancias objeto del trAfico international hasta la segunda miltad del sliglo xix: el azdcar. Hada 1870 continuaba slendolo, Pero las circunstancias generals habi 0 an cam I Mac to radicalmente. La participacl6n temprana y decidida de la isla en

10 "'Como por Lodias parties en cl siglo xviu, existed en Cuba una vigorcsa acclon reciproca entre la acumulaci6n del capital commercial y el ascenso ide las fuertas productive. En la situadon colonial de Cuba, V sobre todo de La Habana, es evidentemente la prosperidad commercial ]a que ha desencadenado el impulse. (P. VnAR. Le pasi6 du people cubain. Des.structures colonies A emancipation. nationale) En el volume. COJectivo Eve-it aux Am9riques. Cuba, Parls, 1962. p. 28.
-I effect fue el de acelerar un process ya 'ado gracias a la introduced n de unos 1700 negros afficanos.

19








I I
el Amb 6. to del capitalism mundial es totalmente evidence 21 Pero convene analizar sobre todo el mten*or de la irumensa iplantam6n azucarera en que fue transform-Indose la. isla. progresivamente.1:1 El predominio azucarero entre las producciones cubanas del siglo xix no parece discutible. El cuadro ri bmero uno, donde se expose la structural del comerclio de exportacii6n en el a-no 1860 (cuando ya los precious del azdcar bajaban vertiginosamente) es bastante claro,



CUADRO No. I

EXPORTACIONES CUBANAS EN 186018

Valores;
Products (en miles de pesos) %

Azdcar y derivados 39847 83,,23
Tabaco 6031 12,44
Cobre 1008 2o08
Cafe' 337 loll
Otros products 1 036 2)14
e%
TOTAL 48 459 100
mono&Richard R. Madden observaba en 1849: "Los. principios di.1 fibre cambio [... I fueron, Revados; a effects prakticos, antes de ser reconocildos en ning m pais europeo, en [...] Cuba."MADnEx, R. R. La Isla de Cuba. Sus recursos, progress y perspectives. Considered especialmente en relaci n con la inflitencia de su prosperidad sobre los interests de las co. lonlas britdnicas de las Antillas. La- Habana, 1964. p. 77. Madden era uno de los comi'sionados brit'mcos en Cuba para y1gilar la supresi6n del trAfico negrero. El subtitulo de su obra da una idea muy precise de los motives de la filantropia iiinglesa.
22 MARx, D., Grundrisse, L P. 476, escribia: "Que a los propieta"Os de plantaciones en Amd-rica no s6lo les 11amemos ahora capitalistag, sino que lo sean, se basa en el hecho de que exiisten como una anomalia. den. tro, de un mercado mundial basado en el trabajo fibre." Es justamente esta "anomalia" la que es necesario analizar para engender el pasado hist6rico concrete ypor Io tanto su presented de aquellas formaciones socWes.
28 FONT. Balanza General del comercio de ta ista de Cuba en 1860. La Habana, 1863.








J"
Tampoco hay dudas de que las plantaciones azucareras fue,ron Cultivadas por esclavos africanos casi exclusivamente hasta 1868 por Io menos. El trAfico de esclavos fue prohibido por el gobierno espan"ol en 1817.24 pero no solarnente no desaparec!6, sino que incluso se incremento' hasta el punto de que la isla se vio converticia en uno de los pri Opales mercados receptors, del mundo. Los proplios capitanes generals participaban en el traffic (son conocidos los casos, de Vives, Lersund*, O'Donnell y Tac 0-5 n) y se decia en la 6poca que la propla famil. lia real tenfa interests, director en la trata.21'Ulculos que suponemos moderados est iman en 300 000 el n-6mero de negros introduce *dos en la 'sla desde 1823, despu6s de haber entrado en vigor la probli.211 A pesar de la conocida connL bic*6n, de la trata, hasta 1865 1
vencia de las autoridades espaflolas con los negreros y I-a consi10
guiente indolencia en la persecuc116n del trAfico, Io cual provoco frecuentes tensions diplomAticas con el gobierno britanico entre 1847 y 1864, en que ya se aphcaban fonnas esclavistas y semiesclavistas en sustituci6n de la trata (trAfico de cuftes chinos, indios mexicanos, gallegos, canahos, etc.) fueron capturados al ser introducidos en la isla 16 605 negros bozales o afficanoS W 27


24 Josep Fontana y Lazaro ha descrito minuciosamente la elaboraci& dc esta rncdida en La quiebra de la monarquia absolute 18144820 (Lza ci-Isis, del Antiguo Rdgiinlen en Espafia). Barcelona, 1971, p. 112-115.
UARx, K. El gob'erno britAico y el trAfico de esclavos. New York Daily Tribune del dos de jullo de 1858, recogido en MAm, K. Y F. ENGELS. Sobre el sistema colonial del capitalism. Buenos Aires, 1964. p. 225-M.
2-0 ELY, ROLAID T, La economic cubana entre las dos Isabcles, 14921832. La Habana, 1960. p. 96-97. Los datos; extrai'dos de documents parlamentarios ingleses por Juan Pdrez de la Riva, professor de la Universidad de La Habana, al cual agradezco su amiable comunicadi6n, proporcionan rcsultados superiors a los, del cAlculo de Ely. Entre 1821 y 1860, la *-ntroducci6n de esclavos en Cuba fue de 349 825 y para el conjunto del pcnodo 1800-1873 fue de 623 847, desglosado de la sigLuente mantra:
1800-1820 175058 1841-1850 48392
,1821-1830 72500 1851-1860 97539
1831-1840 131394 1861-1873 98964
Wase Balefin Demogrdfico, supplement de El Militante Comunista, 6r0
gano del COMM Central del Partido Comumsta de Cuba, no. 5, 1970.
27 La retaci& detallada de las captures costa en un Estado que demuestra las aprehenu*ones de negros bozales verificadas en esta isla. Axcuivo HisTWco NAcioNAL (A.H.N.) seccidn de Ultramar (s.U.)'Ieg. 3547.









Como indicaclon de la proporcio"n entre los negros esclavos capturados Y el total de los efectivamente introducidos, pueden servir Jos datos correspondents al a-no 1856, que son 142 para los primeros y 7 304 para los segundos. 28


GRAFICO I
Poblacio"n esclava en Cuba. (en MileS)21


















T_ -.0, _W wo



ki
'%'rfiG 1780 1790 1800 1010 1820 1830 1840 1850 1861D 1079 MO 16"



:28 Scg6n cd1culos del comisionado britimico en La Habana J. Craword comunicados al grobierno espaflol y que constant en un Estado cle
--clavos desembarcados y noficlia, dc Ios capturados por los empleados JQI gobjerno en la Isla de Cuba, durarte el anho 1856. A.H.N., s.U., leg. 3547.
"I' [Los census colonials) son claramente defectuosos. El de 1846 .-cgistra 112 734 esclavos menos respect a los quc habla cinco ahos antes. La raz6n no puede haber sido la ernancipac'10n pesto que la cifra de rjogros fibres tatnb*6n disrniuy6 (en 3 612 individuals Aunque el terrible 11,uracan de 1844 hubiese provocado una gran mortanclad entre los esclavos,, la dV,,minuc16n parece estar sobre todo motivada por la ocultacion
-oDrIsTulente a la promulgacidn, en el mismo 1845, de la "ley de repm sift del trifico de negros,". La clifra de 1862 creo que vuelve a ser adini.









Segu'n el censo official de 1841, el 48% de la poblacion masculina v el 437o de la poblac1*6n total eran esclavos. Si tenemos en cuenta la ocultaclion, el hecho de que fueran comi'dcrados como libres distintos sectors de la poblaci 6-n esclava o semiesclava, y los diversos grades de actividad de esclavos v fibres, tenemos que admitir que, como minihno, entre el 60 y el 7Wc de ]a poblac116n laboral estaba constlituida por esclavos. Las cifras de los census, apesar de ser bastante dudosas, evidenclan cl extraordinary aumento de ]a poblacl16n esclava despue"s d. la supresl6n legal de la trata. Este aumento no puedc atribuirse. al crecimiento natural, por la desproporci6n entre hombres v mujeres y la ba*a fertilidad tipica de las poblaciones esclavas, hecho que en Cuba, debido al riguroso regimen de trabajo, alcanzo proporciones dramiticas.
all It
No fueron los ingenious las unicas uniaaaes de explotaci 6 n
.0-14
que utilizaron la mano de obra esclava -procedente de una zona IN A
donde eran conocidas las relaciones. esclavistas-." Tambie"''l se sirvieron de ella. los cafetales y, si bien en -menor gradc, ]as vegas de tabaco e, incluso, las manufactures, las ticnda,, y los almacenes.


30 Este extreme, a menudo poco valorado, ha sido precisado por Jewi Suret-Canale (Essai sur la signification social et historique des hefgc'm!' lfiCS NVIeS (xvii6me.Xmme sic'eles), Panis, s.f. p. 3): [cr, Africa Nayra'; iiexastencia de una, tc-enica agricola, evolucionada y bien adaptada a conditions tropicales hacian cle clia una fuente ideal OLe aprovislo!1.1-1 micrito de mano de obra para recmph-lzar a las po'blaciones cxterM T ]F, '.I das de las Aa-itillas o del Brasil, dondc cl estado de evoluclo'n rnA rud'mentario, la ausencia de esclavitud y de hdbltos de trabajo agricoki adecuados a las exigencies de los colonizadores exclufan una -utiji7.acI6n de este upo". En todas las citas textuales incluldas en este trabaic, los subrziyados son de los authors correspondiemes.

sible torque en aquellos an-os se hablaba insistentemewc de aboli*66n dc la esclavitud y la posibilidad de recibir una indemnizacio'n de-bla r6duciff onormemente la ocultaci6n. La Altima cifra estd citada en la intervenci6ri cle Santos Guzmdn en los debates de la comisi6n para las reforms antiHams. Vease MINISTERIO DE ULTRAMAR. Documents de la Comisi,6n creada por Real Decreto de 15 de Agosto de 1879 para informer al Gobierno acerea de los proyaclos de ley que habrdn de someterse a las Cortes sobre reforms en la isla de Cuba. Madrid, 1879. p. 44. Las clfras son:
1774 44333 1827 286942 1869 363288
1792 84590 1941 436495 1871 287626
1817 199145 1862 370533 1877 194000







pesar de ello, se afirma reiteradaraente el caraeter ca "taOista de Ja formacio'n socio-econornica cubana desde el ltimo terdo del sigloxmi, hacienda Cnfasis c-n algunos aspects ideo16gicos que no son esenciales v en ]a esfera. dc ]a circulation de las mercandas, ma's que en la de la production. Partiendo de esto, se Rega a un anaflisi's de las classes sociales que no parece conipletamente satisfaction. Este punto de vista,, mantenido por A. G. Frank, tiene corno base la obra y los planteamlentos de Manuel Moreno Fraginals.41
ES, cierto que el papel determinante en la organization de la Cuba azucarera reside' en cl capital, a pesar de las extraordinarias conditions naturals que ofrecia la isla. Pero las vias oc su penctraclon y de su procedencia no son perfectamentie c.onocidas. Manuel Moreno Fraginals ha afirmado,

Desdc 1792 la Isla es una, gran recepcionista de capitals.
Los grades pluto"cratas en clernes de los Estados Unidos y los pocos azueareros haitianos que han logrado sahyarse de la rul'na, todos vienen a impulsar el a2 kar
'habanera.34

repcrtonio es sugesfivo, pero deberfa ampliarse.
Despue's de ]a guerra con la rep6blica francesa (1791-1795), aceptar Dspaha en Basiflea un tratado de paz por el cual se
-r)m prom e tia, a entregar al gobierno frances la portion espafiola de la isla de Santo Domingo, las families espanolas rna's ricas (-,.tmigraron "con sus diners y alhajas" hacia Cuba y, en menor proportion, hae'a Venezuela y Puerto Rico. Posteriormente, ]a ocupadon francesa, que no se h*zo efectiva hasta ]a entrada. de Touss;aint Louverturc en el anwo 1801, y la inmediata abolici6n ...kc ha esclavitud, provocaron nueva oleada emigratoria en las


'3" MOREVO FRAGINALS, MANUEL. El Ingento. El complejo econdmico
cubano del azticar (1790-1860). La Habana, 1964. t. 1. Su angisis v-,U concrctado, en "Azukar, esclavos v revoluciln (1790-1867) en Casa
-e las kn&" S, IX no. 50 (La Habana, septiembre-octubre de 1968). p. 35-45: tambienen 44La historla. como armato en el volurnen collective Diez ahos de la Revista Casa de las Amdricas 1960-1970. La Habana. 1970.
6( 66.
-32 MORENO FRAGINALS. El Ingejjo... p. 19.
IYA








mismas direcelones.11 Otra current se aliment 0-' de espan-oles acaudaladas instalados en cl continent que hablan tomato parte en la guerra de emancipaci6n del lado de los realists. Scguramente podrfa flegarse a la conclusion de que el lugar fundar-nental fue ocupado por capitals y hombres espaholes, procedentes de los grandees centers del comercio colonial er
-e ier cano. En
1,Cncki v sobre tudo, del misino lien Isf -rio, an I
derini'Livay de los grades centers donde se concentraba c! Caj?(ial comerci-6 Precapitalista!"I
Moreno Frfaszhials argunienta que es absurd pensar que f*nuestros productores [se refiere a los pT-opietarios de 10-1; i-Ilue1110S] no eran burgueses torque poseian esclavos", quc e'- desarrollo azuearero de la isla transform a los Lerratenicntes criollos en La rnds s6lida v briflante clase bUrgLlesa de Latina y que, aunquo fucscn proplietarios de esclavus que
ia I iraya determinarka su desaparid6n, conio clase- eran pro. duclores de mercancias para el. Tnercado mundlial, donde luiperaban el regimen caplitalista de produccio'n y las relaciones T.,omerdales capitalista.s. "All" estaban presents [aAndk j dos C r
actors esenciales del capitalisuio, la producc-n y lad6n dQ mercancfas, que impusleron al production cubano 5us leves innianentes
Por el contrario, aproxhuadamente desde 1790 a I&SO, Ja fort-naci 6n. social cubana se czaracteriza, SegLIII creo, 117)ur t2l Pre, domlhilo de un modo de Producclio'n esclavista -que no senta un rctorno a forinas andguas, pero ;I' la supoi-x-lV,21tirnia de. una forma anticuada-. El predorninio de este modo de moducck'M esclavista -eficiente en ]as pruncras decades del
A
,- Criodo, pero jigualmente anficuado- hizo Posible el mantcmifA, GusTAvo Awixo. Historic de Sawo Domingo. Ciuda .Txu-544. Despu6s Stnio Don-iingo sci-a ()-CW -Id:l de pillo., 19:5,3. x. VI, p. 543 L. Z
P01- fuerzas espaholas (1808-1809) pero no se consigui6 el Y Lomo do, Jos colonos europe-os emigrados, a pesar de los notables QSI'Lk r;"JS ell
sentido, pesto qvie la orgwiizacio'n del trabajo habia Sido In ro Ct,; n damen t c.
MARx, K, El Capital, crUica tie la Economia Polflica. 2a. W I (u, 1959. -v. 111, p. 314. Subraya el. carAder precapiLalista dcl COMercial: -el comercio e incluso el cariital commercial son. al !'Qcynnen de producci6n capitalist y con-stituyen cii realidad ta modalidad libre del capital ma's antiguo de que nos habla la historic". Y mis ade]ante (EI Capital 111, p. 317) aflade: "El desarrotio indepcndien( .! dot C:aPi fal cornercial se encuentra, pues, en razo n inverse at desarrolik) -CcoT;-)rnic(.) general de la sociedad."
35 MORENO FRAGYNTAUS, M. A411(car, esclavos... p. 36.
75








umeato de1a dominado"n colonial espafiola y de tina organizaIN 10
hwjun de grades comercliantes usurcros y ncgreros, que compriI
tMan a los teri-atenientes crl0110S 3r succionaban una gran parte del excedente, gener.ido. Hizo tambicn possible, a travel de la
la descap*tal* el mantenimlento de un es.
10 1 izac-lon,
cl o c- I c absoluta 'ndcfcns4 "n -2'la tragedia del monocultivo"
f'_tC1'1itO" la apropiacion por parte de los capitall"stas nortcaincncanos dc. Jos sectors mas importances, al introducirse las rclaclo4-ies de prochiccio"n tipo capitalist, y hat incorporation a] dirc-Ulo vic1c)so del subdesarrollo. 30
El hecho de que el trabajo no f-tiese asalarkido sino forzoso
le ue el trabajador -no tengm una existence ob*et* a indepenfl ento d c sLt trabaj o, sino id 'ntica a la de los bueyes o los mtilos, oo so,- cArgurnentos suf1cientes para esta af*rmac*On.:1'1
L-,t naricultura ctibana de la c"poca esclavista no ofrecia pre4
L._.S.amente el aspect de una agriculture modern o capitalist. No teni'a 11in-guna clase de preocupacion por abonar la tierra y astl.'prav tinos rendimientos pern-lanentes:

Aos prados artificiales siren de fundamento at sistema agronomy europeo, que puede expresarse con la siPILliente maxima: no hai [sic] cosechas ricas y abundantes sin abonos, abonos sin animals, y animals sin pastos; r ... I [La separaci"In -entre "la crianza de los ganados y el cultivo de los camposp? en Cuba] influye de un modo m*directo en todo su sistema agri"Cola, en el atraso de sus conocimlyentos y en la decadencia de las fincas, pues mientras no Neguen a asociarse el cultivo con la crianza y dsta con aquel, no hw [sic] adelantos funda..
1-nentales ni agricullura perfeccimada.118

Este es evidentemente el criteria de Marx (Grimdrisse 1, p4 M19) euando describe: "Cuando se roba el csclavo se roba et instrument de proclucci6n. Pero tambien es necesarlo que Ja producci6n del pal's para el fmal e lia robado este" organlizada de mantra que admita el trabajo de Jos esdavos, o bien (como en Am6rica del Sur, etc.) es necesanio crear tin, modo de production que correspond a la esclavitud."
X I A RN, K. (Grundrisse, 1, p. 433) empezaba los Formen asl: "Si un upuestu del trabajo asalariado y una de las conditions hist6ricas del hal c:;, el trabajo libre y el cambio de este trabajo libre por dinero J y otro supuesto es la separac*6n del trabajo libre respect a las condiciones objetivas de su realization, respect al medio de traba'o y al material de trabajo.."
Is S4cmk, RAMdN DE LA. Hifstoria fisica, potitica y tiatural de la Isla de. Cuba. Paris, 1842. parte 1, v. 1, p. 229.
ft-Z








La aphcaci*6n. de las tecnicas de explotacli& mAs irracionales .0
v devastadoras, hecho observado por los contemporaneous y tambie"n por los historiadores, esta en abierta contradieci oln con una agyricultLtra verdaderamente capitalist:

Estas hmplas se practical por medio del fuego,
con el fin de obtener en poco tlqcnipo un extenso terreno donde verificar las nuevas s*einbras. Asi se sact-ifican todos los arboles, T. . ] De results de esa tala wsoladora y del sistema de impreviisi"O"n que ]a dir*ige,, Se ven transformados on Ilanuras este'rifles y abrasados terrenos a-ntes pingui-es y frondosos, se han abandoned fulcas valiosas por falta de combustible, se, ha acrecentado c', costo de los materials para el establecimiento de- las nucvas. [. . ] No sin raz On ha dicbo vin intelliggente, hacendado de aquella Isla, que hasta el- dia no se habfa
Segulao allf otro slistema que el de la destruccilotj.31

Pero no era solamente esto. Ademas. la actitud del esclavo era, por definiclion, de sabotage al trabajo. No so le podl'an confiar herramientas perfeccliona-das, PLICS IaS destrozaba. Era necesario proporcionarle insti-umentos toscos v burdos, con Jo
I I
cua I I la calidad de su trabajo era escasa y su productividad
'a 10 pues, muy atrasadas..
b 3 .4() Las forinas de explotac"In eran EJ trabajo de I-a tierra nol"ba encaminado a explotarla raclwaalmcnte sino a saquearla, a extraerle ra"pidamente sus frutos a
t is
cualqu ier precio. Esta constatacion permit establecei- un contrapunto entre el. culfivo de la tierra y el saqueo o el plllaje a que so Ia someti'a en Cuba, bien characteristic del oumplc j'o
0
SOcio-economiwco que At' predominaba.,41

-10 Ibidein. P. 241.
40 El hecho ha sido explicado r Marx (EI Ca *Ial, 1, p. 147, ncp. 18) PO PI
"El obrero hace senior al animal y a la herramienta que no ess un igual suyo, sino un hombre. Se complace en la difereacia que de ellos a fuerza de maltratarlos y destruirlos apasionadamente. Por esto c,I faste regirncn de production impera el prineliplio econ6mico de no utilizar otra cosa que herramientas toscas, pesadas, pero dificiles de destruir t n rai6n de su misma tosquedad." Moreno Fraginals lo ha dcmosti ado jjar. el cn so cubano.
41 MARX, K. (EI Capital, 111, p. 320) : 44 El capital commercial, edli &wde Piredoraina, implants, pues, por todas parties, un sistema dl, i-aqllao Y 'Y subdesarrollo, Io mismo que en, los pueblos comerciales; dk: la AndP -cdad,' que en 10S flempos moderns, se encuentra directanwnte relalonado con el despojamiento por le violencia, la pirateria niath' d robo de esclavos y el sojuzgamiento (en las coionias)."








Los beneficios del "productorto azuearero pudieron ser inmensos entre 1790 y 1830, aproximadarnente, mientras el az uo* car mantuvo unos preclos Muy elevados, gracias a] decaimiento de las otras Antillas, provocado por la revoluc16n (Haiti) o la aboli10"n cle ]a esclavitud (Santo Domingo, Jamaica). Sobre todo, cie la crisis de 1857, se inicio una rdpWa. calida que conavio a Jos hacend-ados awcareros a una aut "n"ca ruina cokct:j L ji. Pero la producci 0 -1 de azucar no disminu sino que
L' fando a un rlikmo rnuy acelcrado de crecimiento.
cont',"L16 IUMCJI
ti-'- flco dos adci-)-ils de hacer pateTite la desaparlci -n del caf
011 bci-..efIcio del -cl 7 ucar, muestra colrno la producclon de este 61tirio product so"lo comenzo' a disminuir en plena Guerra de. Ks D'*cz An-os.
T
-)roblcma no ftie una crisis de production, sino la baja clul en mundlial, provocad,i por la expansion
de remolacha europeo. El resultado fue el desenca.j- --3nieiito de las agudas crisis c"cl*cas de 1857-1861 y 1866-1868,
A
todo fovwando una gran ola de depression que desembocaria
I
cri. 3a guerra separati-sta, contra la metr6poli espanola.11 Esta fue I era fase en el camino hacia la liquidacion de la
clase teri'alcniente osdavista, por la desaparicion de la esclavij--j-d Nr la aprop" I ia azuearera por los, capitaiacion de la *ndust.r*
Is t -- i il o ileamerica nos.Ahora bien, antes ya de estos hechos, diversos testimon*os i- resc-ntan Ias haciendas azucareras en estado de crisis[diversas cuestiones] han influlido en las negociaciones de la isla de Cuba, constituyendo sumamente critical la epoca en estos uItimos afios. El comercio maritime, y el tr'fl"co *nter*or se ventican con desventaias, los pingues c ul tivos cub anos. no redit -up an los b enefic lios de antes, y los hacendados no obfienen de sus f incas utilidades proporcionadas para el pago de las obligadiones que han contraido, y que hfcieron precises el tamanho de aquellas
-y ]as grades anticipaciones que suponen.411

42 czmsc ap6ndices I y 2.
43 GARUAt GLORIA. Papcl de la c6sis econ6mica de 1857 -en ]a ccouo'ma cub-ula. Uri'versidad de La Habana- Cien an-os, 1868-19 p. 2 33, (v(%se p. 32-33).
44 SA(AA, RAMON DE LA. Op. cit. parte 11, v. 11, p. 3. ^91








GRAFICO 2
I on (1850-1900) de azukar I-'-x-Portac1'n (1786-1849) y producci .0 y exportation de caf6 (1826-1850) (en miles de torieladas)42




OL



OL



L

A
-A
-A






1600 TWO U, 0 1830 1"0 TS50 1650 1870 151BO 1$90 1"0

pesar de los altos precios del azucar, esta especle de es. tado crifico es consustancial a las haciendas cubanas. Una de las razones fundamentals radicaba en lo que La Sagra flamaba. volumeii de las anticlipacliones", que tema sus races en el roplo modo de produccil6n. Marx sen'ala:
El precio que se paga por el esclavo no es mas que la plunal'"a o la, -zanancia antidpada que se le piensa arrancar. Pero el, capital que se paga. para compare al esclavo no forma parte del capital por medio del cual se extraen








de eI. del esclavo, ]a gananda, el trabajo sobrante. At contrario es Lin capital dcl que se ha desprendidu el poseedor del esclavo, una deduction del capital de que puede disponer p,,ira ]a production re-zil 1, (fectiva, Esto.
capital ELI dorado de existir Para 61:15

Al ladu de esta motivaclon se encuentran muchas otras: 1,-t cti 0 ya apuntada., de sabotage del esclavo a la produccii6n; ]a necesidad de atojar, vestir, alimentary a los centenarcIS de hombres de ]a,,; negradas de los ingemos durante todo el -"10
Olo durante el perfudo de trabajo de la zafra- v ctild
-y no s I a r
de su salud- la pdrdida de capital represented por las fug-.ts. de esclavos (cimarrones) y por hi alta mortalidad de los negros, causada, por voluntad de los -proplos dueflos de recuperar raipjdamenLe el dinero linvertido en ]a compra.411 y, en otro 'I
de cosas, era tanibi6n important el mzAntenimiento de, u1i enoriiie number de Parcias de bueyes para. el trabajo de la tierra y para el -tic irrco de la caki y del azile-tir, que durante buena parto del an-0 Pei-manectan inactivos. 4 T
Se trata de motivaciones relacionadas con el modo de pro14 ,#
duccion esclavista imperante. Pero todas I-a-s dernas estaban .1
tambien indirectamente, ligadas: dificultades de flinanciamlien'to y ausencia de un adecuado sistema bancar-io, deficiencia de la & '48 afta de hiversiones p iblictv;,--n
infrastructure de transported fa ensenanza v. en general, en el foment de ]a economic cubanaI J.
La csclavitud en las plantactones azucareras respondia a] Lsquema tcurico de un reLT imen esclavista con todas sus secu.".A pesar de la necesidad de importer enormes cantida,&s


M A.RX, K. El Caplial, 111, p, 748-749,
En las 6'pocas de la zafra cran normales en Cuba jorm- das dc Irabajo cte dieclocho y veDite horas, y alin ma's cn aigtinos casos. Navu. rzilmente, se consideraban hAbiles los siete dias de la semana. A falta de t: studios definitions sobre la question puede afirmarse provisionalmente Vile la vida del escl.avo adult en el ingenio dUraba por t6vmino mcelio t!T're ocho v dic, afios.
CL:I'RkA Y SANC[Irz, RAmmo. Avicar 1.)Oblacion en ias Awit!"O, Madrid, 1935 p. 81.
ALI)-I(IUC las primeras Ifficas cle ferrocarri) son unterioms a i.as
imeras cspafiolas, hechu al cual se ha (jucrido dar UMI
L' ,csiva, el imontaie (te una red cumpieta y cohermte se hizo con posivhorid epoca colonial, en' plem) siglo x-x, Riv u-mD, J. j.F. Historic
p. 171-172.
21)







de hombr s m estado de esclavitud, y semiesclavitud, existia, f-U.1rad6jiicamente, en la Isla, una "subocupacion permanent cle !-;_t cual daba testirnonio un bandidaje cro"nico".49 Un puertom,'j;'Ieno Io explicaba muy claramente:

En las AnLillas espaholas el trabajo es una ocupacio"n de negros y no de blanco. Asi piensa gencralryiente la pobla:.,* 7-1
clun 110re de aquellos passes., y no es extrafio, pues, que no slenta hacia aque'l todas las simpatfas que deblera
s .111, 3.1 C V.
'b"n EL1,2. LOIISCCUCT-cia
de la esclavitud la creaci n de u i
,6'.'Olocyla "i-acista, qw una revolution socialist de nuestro ,-.-inpo ha sido capaz de desarraigar.
Moreno Fracyinals lia demostrado que la actiltud del hace-yl. &-do criollo no fue un rechazo del progress, sino de profunda
-csto on. reahda.d, solamciite es vdlido para a1guncs, los, rm"",S -Hustres- a la revolution burguesa de la 6poca.51 Ater....q, p o d r Icl cnfermo angustilado, de quien sabc
ouc le ralplidamente la muert-e y busca desesperadamente
11l Illedicina para salvai-se. Las forms de vida de los hacendados son product t1pico de las sociedades esclavistas. La desmesurada opulencla, la ostentacl'n clesproporcionada,'" el superconVmm P. Le passe'. p. 41.
CORUJADO, MANUEL. El trabajo. Las Antillas. Revista hisranoamcriev.-w, political, scientific, literati y coin-ercial. 1, no. 16 (Barcelona, 25. de
o dc 1867). p. 505-503. (vc ase p. 507).
MORF.No FRAoINALS., M. Azucar. P. 37.
Ei-Y RoLAND T. Cuando rdiaba Su Majeslad cl azf0car. Estud'o
Orico-sociolo,,zico de una tragedia Jatinoarnericana: cl. moiiocultivo CIR
kj I I ffe 11 V evoluci del process. Buenos Aires, 1963. capitulo XXVII
stentaci6n y derroclics") y XXX ("'Los haccndados y sus diversioLa obra de Ely es important entre otras cosas, por la irimensa
Wad de material testimonial que maneja- Intcresa ahora destacar dura i1crosignificativa c1ta que recogge Jamcs Mursell Phillippo (The ed Stales and Cuba, Londres, 1857. p. 465): "Regida por una raza fe-ninada, desmoralizadci y totalmente dcgenerada; criada bajo el in"r)"O negative dc la esclavitud Onflujo moralmente tan desastro*s* pura e-I patrono como para el esclavo), es impossible que [a sociedad cubana
a
sc:-' vigorous en sus costumbres o sana en sus principios morales. Presci'--'a todas las sciiales de una comunidad en esui(lo de de-cadencia. Sus M .-wrzts v costumbres mas extendid-zis son decidiclamente viciosas."

31








SUMO, en una palabra, constituent una, characteristic esencial
*SM053
del esclavi -motivado por la imperiosa y ommpresente
neces'dad de autoafirmarse como una clase de hombres superiores, susceptible de tener en propled-,id a. otros hoti-ibi-es, Iinfer J 0 Jr e s.
Es cierto que los hacmdados se apresuraron a instalar m.,,quinas de vapor en la d6cada de 1830-1840, pero 6stas fu%--.!-r(m apliccadas al process de transformaci n industrial de- la cafi-a de ello result' un extraordinary aumento de la molienda. aumento en higar de ayudar a superar ]as contradictions &%A esclavismo fic-) hizo sino exigir rmevo.s brazos y refojZLIm. A It apefito" de esclavos en los higemos.1-1 Los haceridadt)s, o -x,)r
7(,) mcnos SUS portavoces ma's destacadus (Francisco de Air,ur, y Parrefio, J. A. Saco) fleggaron incluso -a reclamar la abolicion del traFico de negros Para asl minar la base cle !os comerciantes negrcros que Jos c"pl-111.1i'all, Pero no Pudieron sino
T 1'* C 0 17 1 I* t
1--folZ111dos. La persecution del 1 1 -1 1 0 ]a cone-ntrac.61-1 NS rj I
en manos de dstos, quL cran los unions cw,)a,.,..; kmomar operaciones nerfreras de zgrfan m tic rgmdura, c hizo ,ulbir los prccios Uc los esclavos a tii 7e)es astron6mico:s, Cosa que lribUy6 a ]a ruina de los hacciidados.
La esclavilud fue tambic'n el facLor decisive cii la c-. ,t
Tic-Plitica. Curando ]as colomas ai,,.i.crican-Zis de Espana ;e emk, IJaron, Cuba no lo hizo Eradias a su character esclavs'a. As' Icy formulaba &I ministry ospafiol Calatru% ZI E I miedo qLw le linen los cubanos a los negams cs c, I niedio n-ials seguro q L2 4;p7 + S I., I .
E,- ; i x t fi- t i-mra garantizar su dorninacion ert ziquefla i Lk

Furz-Lmdo el marco t.emporal, podria txplicarse aqui la fflrmacjcii de Al:.irx (Grwi4-lrisse, 1, p. 3_N-391): "La I x-odUCCi6n de lu-j., I.al C0,11io se pr,,,sc-ntib,-i cntrc los ant4,-,Ljos, er-a iio obstante el resuhado llecc orlo dc hl velacion esclavista. No cs ]a stil-),erproducci6ii, slino el y cl consume insensato, flevado, ha-sita Jo descomunal y lo cxtravaga!)tv.
-lo ovic clJr )cterizzt ha decadencia clef regimen estatal antignio."
NIORENO FRACTALS, M. Azi icar p. 41,
r r
Enuna cm-revista con cl embajador nortearnericano Kilp-Latrick i ,A
1823. Citado por Jose' Luciano Franco I'Introducci6n a[ 68".
de las Amdrica. IX no. 50. La liabana, septivinbre-octUbl-C., 1.968. P. 9FkkNICO, J.L. La batcilla por el dominion efel Caribe V el gulfo tie Mex!CO. La H b.-C -na, 1964-1966. 3 v., especi al m en te I P .-) I t i cic_ con t inen ta I a tin c ,, Jo como Cuba se co EsPafia tin Cuba 1812-18' 0 ha dcmustro, m' ,,' _6
en b isu de <),r
Ij ,)eraciono.s y i ucnte dc recursos de Espafia en sus intelitos de recobral, las ex coloaas cont i neri talcs.

32







A
y de la misma oplDio'n era tamble'n, Simon Bolivar: "...cre4o quc nuestra liga puede mantenerse perfectamente simel
establecimiento de una nueva Repu"blica de Haiti"' .
Hasta la primera guerra separati-sta, la clase dirigente cu. Wan"a no mostr6 siquiera la menor voluntad de adqu irir la inde. pcnclencia, es decir, de edlificar un estado al servicio de sus int-ereses, a pcsr--Lr de que los motlivos de fr*cci6n con la metr6pol! eran grades. Su actlitud consisti6 U"nicament%- en presenter respetuosamente reivindicaclones y quejas, sogdn la estrategk-i peffectamente I'ndtil del "reformismo". En algunos moments busO ]a emancipation respect a Espafla, Pero nunca lo hi'zo en una perspective lindepeiadentist.a slno, para fundii-se con otro Estado, cl norteamen"cano -y, mejor, los estados del Surque Ic pnanlizase la confinu*dad de la esclavitud, segLln ]a est-1-ategla perf-cctamente antlinacional. del "anexilionismo Se tratab:i de dos variants de una sola actitud y de una sola ideologfa:5' cuando temica una accio'n de titpo aboliclionista por parte del (mbierno espailiol, y del capital general bacia rapidamente iso cle I fa amenaza anexiotiista."
Pero la inctro"poll sabla muy blen Io que so juggaba y
tztnto como podia exponc"se a ello. La auerra en los. Esta Unidos y la previsible aboliici6n que de eflo se deri'varla pro-io. caron en Cuba una gran tension y la definitive desaparici 6n de ]a comment anexionista. Desde aquellos moments los sectors Socials ma's dinami"cos -pequefia burguesfa artesanal y mercantil criolla, campesinos libres blanco y negros inCiple-tes proletarios- bicieron possible el abollicionismo, mientras quo, Tas

Citado Por J., L. Franco, Introducclon al 68, p. 8.
NT. Moreno Fraglnals ha demostrado que los dirigentes reformisias y anexionistas fucron fislcamcnte los mismos hidividuos. Avicar... P. 4.5. Cafificit- esta t!s1rat-,gkt opdonal como propia de wia urg national al sLxvicio de interests extranjerosrp cs caer en un error de arizilisl.s evidence., hi clase terrateniente eschivista criolla no defe.6 I -a Ofros irtereses que los sayos, SU propia supervivencia.
G U V.RRA Y SA NCI IEZO R. Maimal de hisloria de Cuba. 4a. ed. La 1'
ka n a ', 1971. p. 536-537. Afirma: "A los ojos de'los propicuirios tic la I -a, Peninsulares y criollos, el goblerno es-pai-iof y Pezvela, SU comu If verde.1deros revolucionai-ios' de la peor species." Y en tiota a :- !c de PI.121na interpret una carta de un, ciudadano ingles a ti I I ,.I ac te n", rteamericano, semin la cual I'los espaflules habian levantadosu Aw el Gobierno y pfiblicamente decian que deseaban ansiosameii(c ki
-c U to que p ia encontrw-se
Xrtda de los americanos, el nico remedy
la Isla dc una inevitable ruina que el espiritu abolicioni.ma dO C'tpilaln General arrQjaba wbre ella'









nutorldadcs de la isla manifestabari una 'in trans igen t e actitud de Jefensa d-C los "graindes interest..s allannados".11 No cs -rccosario decir que ef gobierno espahol se aprcsuro a brindar apoyo a esta COnj.O Q- 40
pohticza v a i-cafii-rizivs -Ftiarda 0,, tA-c-t n7ropl(-d A

En realidad, c-,;ta voc icio n decidicia clel -gobjei-no ;-.spafiot es una prucr,,ba mas del. de la soc-1,1-d:id cubal-,)a .1,a cla.se
crioliz., a P-Osa-r de Izi sittiado'n critical qv,-. arrastrraba desde .1857, fue Irc,2111"Oaz dL-- Plantearse el zisalto al pod. 4r Zwor tal de ur propio y adccLA 1"5
-do a su intcrcses. En


1'Excnio. ',Sr. Desde que los success de los Estados Unidos han
qan-t 0 Nor[c cl favorable -1SPCeAO CLIC 11C)" 'jo I-Za
t4f)a', a-do I L k
P
f) Q ztar mvy proksirna [sicl la solLuCiO"n di,_ 1-11 1111ils
!,.,.s cticsfiotics que en Cuba puedc sob."o-%-cnir:
'IF hA de h:1
es-1 .1,11".f.L10. QL117.t3 10S irCStOS del antiguo partido anecsionisua [sic] no son '111COOS ["ZICI a LrA tendencia que se nolzi hacia la discussion dc una material
nuncinWn alarms grades interests.. Se Observan Conversaciones, sc U J1zan en los peri'dicos a1gunas frames que Nc escapart a la vigilancia de J'a ( ensure, y aun ha circuladu clandestinaincrite Cl fullevi quc adjunto ztiAji-ipano a V. E., mandado recover sin, est ito, desde el Momento en rep
Se tuvo noticia de su aparid6n.
"Para conjurer este nial de ]a man era possible, he dirigido a los G&N-ermadores] y Tcnicntes Gob[crinidorojs de ]a Ysla, y a los revisores do libros ]a circular reservada de quc acoiiapafio a V. E. un exemplar. Su. alta ikt.traclon no desiconoce ;Lii Ja importance dcl asunto, ni la convei7ticxcla de que si el Gobfier]no Supremo please con 1-a discrccl6n quk, le t-s propia en awnto cle tamcifia trascendencia.
Ei Peligro no es ciertamente del mui-nento; pero como en la ePoca k n que vivimos los success se precipitan dc un modo extraordffiario cw-na no sena impossible que ]a dominacl6n complete del Sur re fsiO a una media radic-A v estrema [sic] rc.%pecto de los nogros, y corno vr lal Caso 10,; Oj)ioos Esta fos escfavist,,w, scrian el Brasil, Curazao, Cubzi y ]to Rico, la atenci'n de Europa y Amdrica se converlinia en
eflas, v tal vez seria preriso flegar preclpitadCa-mentle y sin preparation a1guna a adopter una deferyninacio'n que en tales conditions serfa sevgmmm f L title desastro-sa. L Habana 30 de Junio de 1862.F' Carta delcaPddn general F. Serrano al Ministro de lei Giicrra y de Ultramar, A.H.N., &U., leg. 3 550, no, 1, Indices 2 y 6.
"Enterada fa Reina (q.UtO ha temdo a bien aprobar to resuelto ))O.t V. E., habldndose adernals servido disponer le recommended no consitmta que por ning6n c.stilo ni concept se discuta la existence de la
Ir 't v d,
dictando al cfecto las O"t-deiies ma's express y ternmiantes, ,en lainteligcnelia de que el Gobierno esta firmemente decidido a respetar 3' hzLCcr que sQ respoW esta propiedad tan legal como otra cualquiera en e.sa isla, si i periuicio tic adopter con igual decision todas ias medidas,, quo delltro Cle las leves q.UCpan, para )a persecuci6n del trAfico de rcgras." (CO111,116cocio,, reservacta del Ministe>rio de Ultrainar en fecha th, LZ de julio e-le 1862. A.H.N., s-U., leg. 3 550.)
1 11








pTena guerrzi independentista los terratenientes esclavistas se mantenjan rnuy alciados del terreno de las bat-allas y de las conspiraci(ines, buscando desesperadamente encont-rar una. f6r.. mula para una impossible continuaciohi del trdficcl de africanos"" u oblener ahyuniis forms subs d tutivas.O" Aunque -debe observarse- con ta benevolencia de la Gran Bretafla, empecinada en mantener el "hecho diferencial" para difficult la absorcion de Cuba Por los Estados Unidos.
Muy significativamente, mientras se lintensificaba la guerra en ]a zona oriental, dorninaba un clima de tranquilidad en la zona occi donde hab'a 1065 de los 1365 ingenious azuea.
)-cros censados en el afio 1868.e3 El conflict se convirLio en una insurreccio"n antiesclavista'l-I v los dingentes nacionallistas, aujiGI "I'Mirnamente gorwina [entre los miembios de la Junta de bacelidados una ideal que puede ser benef iciosa, porqUe SU ICnO)- CStriba en la production perdida. Sc eswdia si In autorizaci6n con:5egulda para introducii- replainentariamentc negrus libres, servii-la pw-a aceleraz- la emancipacio'n v, varlos propictarios sensaws con qtje he confercncia lo oph-'*.on, que si el Gobierno (.le actierdo con fivilatet-ra, decretarzi la fihertacl clt Introot.wci6n, sefialando Piltzo de diez afios a los colol-.10S V ClIanLaS con(Jiciones v garantlas (viviese 13or convenience. Los pwpietarius. no tendrian difiUlfta'd en sefialar poi, si mismos igual plazo de diez -giflus paia finalizar la eschavitud sin indernnizacion, a fin de que no pueda sospe. charge que la nueva colonization africana envuelve una trata disfrazada.,
"En tal caso establecerfan una linea de 'k-'apores a punto determi-nado de ha costa de Africa, donde pudieran inspeccionar [as operations, de cont.rataci6n delegados del Gobierno, y retornando a aquel continent log CLIMP]idos- se adelantaria mucho en su civilizaci'n y se abririan a este mercad-o la-s pLierWs del Comet-cio. [...] Habana, 30 de octubt-e de 1870.,1. Wolntinfcaci6vi del captain general at Ministerio dcA Uliran-iar. A.H.N., S.U, leg. 3 5.54. Axerca LIel trniino de di-ez -.1fios, de log "contratosy PI'Opue 'tu%O
hi nota 46.)
P Nu Pue(lo menos tic anniiciarle que -acaso por el primer cok-reo Ocvarc, a ha api-obacilon del GubiernO 1.111 provecto de inmigraclon de coolies P%-octdentes de [as costas do Malabar Coromandel y dema's dti yndustan qLte- me ha sido presented por D. Juan Pocy, pre-via audliea;Aa, COII cl c6tisul general BritAnico vn esua Ys;la Mr. Graham Dunlop, qlw, sequin me .. d'ec d*cho Sefitor, Io aprueba y reconflenda a su Goblernt). 15 de febroro de 1871.'-' Wonnmicnci'n de! capilill O'COW11,11 III Millisterio.
A.H.N. s.U., lety. 35554.)
j7i'izRt)j Gjf,. Siluaciiin de Espahia y de provhwi(-, dellilh-awwr. Mactricl, 1871. p, 76,
La stiI-)jev.jcj"lj Cie esas jt1jis i .1ones se (Iwi-iinaria I 1,.s tan Uv--teaniente, PkI.. Stj ji-nPortancM. ei", "SI 11jiSIA)a VUIC POL'U, J)CTO atill los ai unCI SUft-at-TiO Lllliwrsal ti-ne ya a kI m ni, Cie Color y la propatiiii(I-a que se est; hacienda [,..I puicde

3-5









que a reganadientes, hubieron de proclamar la abollic1*6n..'" con lo cual se ganaban defimitliva animadversli6n. de los terratenientes esclavistas y se condenaban al fracaso" La contradiction, colon ia-metro" poh y su resultado, criollos-penlinsulares estaba su7'tada a u-na contradic Mn m"s important y mAs grave: la que enfrentaba a los esclavos con los esclavistas. A pesar de que el Estado, instrument de la explotacion colonial, no estaba en inanos de los terrateniontes esclawstas, dstos fueron incapaces de luchar para conquistarlo, preclisamente torque formabM-, una clase social anticuada, incompatible con el mundo exte4 italista. El Estado, en la Cuba esclavista, fue palanca
ric.r capi
de action de Ta U"nica y verdadera clase. burguesa: los cornercianle: usurcros y negreros, espanoles ]a mayoria, o bien extranDesj-)ues, cuando se acab6 la, guerra, la crisis azucarera st.n'L:-6 su curso por lo menos basta 1890. La baja del precio del
-ii't:-car cn el mercado mundial h1zo definfivamente la obsolesr-5 "Otra muy Iclicada se i.nicia ya en la 6estion de la esclavitua: las propietarios de fincas comprendidas en el territorio de la insurrecci6n, van trayendo a Jos otros sus negros a fin de no perderlos y procurar alquilarlos a otras fincas, pero como su n6mero crece y disminuye po.r el contrario el trabajo, se encuentran viciosos y dan senbales de insubw-dinacion, como que saben que la bandera de Yara es simbolo o prornc-- a de fibertad. Habana 30 dc agosto de 1869." (Coinwzicaci6n del capil4n general Caballero de Rodas al ininistro de Ultramar. A.H.M. sU., IcZ, 3 554.)
MORENO FRU'UNALS, M. (Azt1car... p. 35-36) combat de mantra collvincente la tests traditional segdn la cual el movimiento habia sido Promovido v difigido por Jos terratenientes ("patricios") cosa que "'nos .entzegarla el (jemplo lnico en la historic de una clase social que se sukida". Sobre este Problema es imprescindible la consult del magniensayo, ya clalisico, de Ra6l Cepero Bonilla, Azilcar y abolici6n, rcediii6p .-J en La Habana en 1971.
7 "Asi el traffic ha ven1do siendo siempre causa de su desmoralizaci6,,) y del desprestijilo fficl del Gobierno, Espalol, pues hasta Jos Mt*sinos naturals de ]a Ysla, si bien dispuestos a compare los negros bozales. -on los primers en cenSUrar y critical al Gobierno, por odio que le pu.-4csan. Los qTic sc ocupan en el tnifico son en general y por desgracia pe-.-.nsulares o strangers (sic], particularmente Portugueses del Brasil
ban vcnido a confinuarlo en csta Ysla desde quo no puedeii hacerlo
-u pais." (hiforme del capildn general Pezuela dirigido al minister de ES to co i r fecha del 12 de a gost o de 1853. A.H.N., :s.U., leg. 3 550.)
geniuss y a los caj
os ima -npos ]a rebeli6n de los esclavos- de aquit'
la gravedad de la situation. (Coin III licacton official del capitdiz ge. uci-al al Alb isterio de. la Guerra con fecha de 24 de octubre de 1868, en
0*
los Prinicros dias de la insurrecci6n. A.H.N., s.U., leg. 3 544.









del sistema de producci6n predominate y oblige' a meC,__0_'.Jzar Iws ingenious, o utilizarmano de obra call"fl"cada -fibre,
lo tanto- y a introducir las relaclones de production profn'. -:lnctite capital istas.111 La abohd6n de ]a esclavitud (1880) y
SU continuacion, el "Patronato," (1886), no fue sino la con, a
S 4 if1-111CW11 juli Oka de lo que en real"dad ya estaba en march. Ul',', Nri.ejus Ilernatenientes esclaviistas se volatizaron dejando paso
g -ides compafilas y a los linversionistas norteamerai ricanos.
oi inacion espahola lei la ya los difas contados, pesto que
:-Lieva SlWaCion (Imperialismo supi-a subdesarrollo) exigia un
nue-vo v mas adccuado. La persistencia de un modo de
Iuccion v de unas rclaclones de producclon absolutarnente Actucidas habla dado sus frutos. Los contemporaneous estaban
-mente conscicntes, por otra parte, de la revolution que
ka liquidation del viejo modo de producci6n y el
0
O""'711blechniento de un nuevo slistema de relaciones economics


... que nos haDamos a punto de suffer una metamorf6sis complete es una verda.d que cabe en la convl'cci6n de todos los que habitamos en la precliosa Perla de las AntiHas) de todos Ios que concern su modo de ser y han seguido la marcba de los acontecimientos."O

Py erlo Rico: senie'anzas y diferenct*as

Aplicar en forma mechanic el esquerna trazado para Cuba
?uerto Rico no seria aids que una contusion de impotencia.
structural de la isla durante los primers s glos de ]a colo1'_t zaclon fue efectivamente muy similar a la de Cuba.70 pero dfsde fines del siglo xvit empezaron a marearse claras diferen,11 ts. A falta de trabajos que aclaren la historic economic puerRX]TI"quen""a pueden senalarse Ios que parecen esencliales. Desde

f8 Subre la industrial azucarera en los U'ttimos aftos del sigio xix v6ase r-r "ATFCU CASARES
L! GABRIEL. El desarrolto de la industrial azucarera y la
vra de Cuba. Mon.eda y Cridito. xio. 91 (Madrid, didembre de 190). P. F -167.
731
60 ToRRIFNTF., U3,13STINO DE LA. Estzidl*o sobre la riqueza de Cuba. s.l.,

Notas abundantes amique disperses sobre los primers tiCnIPOS J la colonizacidn en BRAU, SALVADOIL Puerlo Rico y su historiod. Invest gai:.iones c;'fticas. V lencla, 1894. caps. ill, V1, X y X1. Urt breve resume, general de la economic colonial en SfkNcHEz TARMELLA., ANDRI!S. La ecof-ir-t'a de Puerto Rico. Dapas en sit desarrollo. Madrld, 1972. P. 2W-








0 r 4
principios del siglo m hubo un crecimiento notable de las fuerzas productivas, sl bkcn, presumiblemente, por la menor presencla de capitals fordneos, en un grado muy inferior al de Cuba, Puerto Rico diisfruW de una menor "opulencia", pero tambi e-n se ahorro' en gran parte las taras de la esclavii tud. Los culti'vos menores y la production de allmentos tuvieron en efla
faCil d,
gran important y itaron la autosuficiencia de ]a Isla.
El comerclo exterior puertorriqueno, globalmente considered .0
(limportaciones mas exportaciones), era en 1882 inferior al de Cuba en 1826."

En 1829, el de la po"Olaci6n active de la isla era calificada oficialmente de "labradores en el campo" y ma's del 99(- entre los dem;ks, de "peonaje"' seguramente tambie'n agrario 72 A pesar de esto, el, sector exportador (az6car y, en menor proporci'n, tabaco y cafe) fue muy marginal. El volume del comercio extenor con la metr6poli espa-ola era casi insigmificante 73 y un puertorriquen-o atestliguaba que "las grades -N, complicadas comb Inaciones mercantilesl tan arraigadas en aqudllos Flos pueblos verdaderamente afectos al comerclo"] apemas se concern, y si* se concern no se practice en 'ste FO 0 74


71 Las importaciones puertorriquefias ienian un valor de 14 815 304 pesos y ]as exportaciones 11582 384 (Estadisti*ca general del comercio exterior de la provincial de Aterto Rico correspond iente al aho de 1882.
Puerto Rico, 1883) mientras las importaciones cubanas valfan 14 925 754 pesos y las exportaciones 13 809 838 (PASCUAL F cRRER, IBUEXAVr,-r4TURA. Balanza general del comercio de la isla de Cuba en el aho 1826. La Habuia, 1827.)
72 ORDOVA, PEDW ToMAS Dr. Memories, geogrdficas, historical, econ,6micas y estadisticas de, la Isla de Ptierto Rim 1833. v. V, p. 328. Las otms activid4ades, que aparecen censadas son: carpinteros (209), albaffiles (282), herreros (124) toneleros (151), zapaterus (630), sastres, (200), comerciantes (939), mercaderes (880), hoteleros o "ventorrileros" (541) 3 empadronados. en la capital (477), categoria que quizA inclufa proftsiones fiberales. Result una c*lfra total de 164 076 sobre los 320 161 hAbitan tes de ]a Isla.
'73 He tratado de estudiar esta cuesti6n en El inereado colonial antillano en'el siglo xxx' P trabajo Presentado en el Coloquio de Historia ]Econ6mica de Espaiia, celebrado en 1972 en Barcelona.
74 CORCIUM, MANUEL. La industrial sacaria en Puerto Rico. Las Antillas. 1, no. 4 (25 do enero de 1867). p. 116-121, (ve"ase p. 117). Corchado hacfa notar ademis que los puertorriqueflos "son bastante afectos, a:, la pnnufiva existenclia patriarcal, para que no sea'el comercio lo que m;hs les seduzca y cautivelp.









Las cifras de 0--xportaci6n de zm'icar de Cuba y Puerto Rico s,. ,iiercado prac ic U recogidas en A grAfico
-t* amente nicu)
tXSJ, mucstran como en una epoca muy tardfa, y de Pf -k
.r.-A ci-isis en Cuba, la production puertorriquen'a era proporciomvii-ncnte muy poco important.


GRAFICO 3
1ExPortac*O n de an-Icar de Cuba v Puerto Rico
a los Estados Umdos (1869-1888)
(.-.n mifflones de 11"bras de 0,4536 kilogramos)15


AL










ANG F

J 11
1870 1875 1880 1885 Is"
L a+ -1 una pro
6.icamente, esto estaba en consonancia coi pordon ma's redumda de poblacio'll eschava y, tambi&, con un
4
carActer disfinto, ma's patr'arcal, de Las relaciones eselavistas. Muy significativamente, hubo siempre m.1s equiffibrio entm los
-sexos en ]a poblaci6n esclava de Puerto Rico que en ]a de Cuba y tambien se dio ma's intensamente v ma's precomente el mestizaie. Tambie"n el, porcentaje. de poblacion esclava en. el total fue" jempre inferior al de la grande
,, en ]a pequefia Antilla,, si
La razo'n del character mlls patriarchal del esclavismo puertomi71S Ve"ase ave"ndke 3.









Ow
queno radicaba, evidentemente, en la menor presenclia de comerelantes y especuladores." El gra"fico nu-mero cuatro permitt,. : lones precedents y explicar la faTta de concretar las afirmad I
resistencia con que pudo Ilevarse a cabo Ia abollicii6n.
A*
Todo ello facillta la coniprQnsi'n del fenomerlo, curloso, pera no sorprendente, de que la Cuba independentn" posterior a. 1898 hubiese caido en una situad -n de mayor dcpo ,ndencb.
-conomica respect a los -stados Uni'dos que Puerto Rico.


GRAFICO 4

Poblaci6n esdava de Puerto Rico

(eii miles de. hombres) 77

0






Ap





'0

WO "Idq
mil 17RO 17910 1800 1810 1820 1830 1040



MARX, K. (EI Capital, III. p. '58) Mientras inveraba la eschavitud, o mientras el product excedente es devorado por el senior feudal, y su cohort y el esclavista o el senior feudal caen en ]as garras dc fa usura, el regimen de production continla siendo el mismo, pero adqu4 !c una dure7zi mayor para los obreros. EI esclavista o el schor feudal car., gado de deudas exprLme rnds a los otros torque Io cxprimen mAs a 'L 0 Wen acaba cediendo el lugar at usurcro, que se. converted por su lado en terrateniente o esclavista, como. el caballero. de la Roma anfigua. JEJ amip J,
.,uo explotador, cuya explotaci& tenia un character mis o, menos patriarchal, ya que era en gran parte un medio de poder politico, es su,!3-









ivalan.es eii las AntiVas

-En la Cuba esclavista se Ilevaba la parte del, leo'n el con-,I n t 0 de cornerciantes negreros y usureros que controlaba el poder polit ico -a travel's de sa influenza en Madrid Y, sobre
u presencia en los conseJus "AJulicos" de los capitanes
(101 de s I I
nerales y, desde 1861, on el "Cons 'o de Administrad "n" de
-;a isla-. Se tratal.)a de una clase burguesa que, consclentemente, I
Jrm -Iba un encyranae de la maquina de acumulaci Oki de caplita1 0 1
que mpulsaba el process de Industrializac"n capitalist. de
1 1 1 10
10 .0 -0 J+
JS passes europeos. El grupo mas homogeneo, y quizas tambi*en .0
,.1 mas important, fue en Cuba el grupo catalan.

La intei-vencion de los catalanes en las Antillas no habl"a sido jemasiado notable en los tres pnmeros siglos de la colonizaciaon. Nos ban quedado unos cuantos ejemplos. Miguel Ballester, ya e-,n el primer tercio del slglo xvi instalo' por primer vez en Cuba in trapiche We trepig"), pequena y primitive prensa para moler la can-a y obtener azdcar. Otra actuaci6n pioneer fue la Ile Josep Gelabert, que habfa credo en el aft 1748 el primer I.-afetal en Wajay, con semillas obtenlidas en Santo Domingo, no para obtener caf P 7 & i% Is *
e Sino para tabricar aguardiente .78 En el an"o .W.
'f.755, Fernando VI concedio' a una. compania catalana el mono,)olio del comercio con Puerto Rico, Santo Domingo, Marganta
Honduras. Esta compan"fa de Barcelona hab"a traido algod'


MARTI, CARLOS. Los catatanes en Arngrica. Cuba. ]Barcelona, 1919.
75-76 y 96.
mmpwww.-':,-.rwido Por un suplantador mAs 'Implacable ysediento de dinero. Pero,, z
--)esa.r de esto, el regimen de producci6n se mantiene, invariable."
T
0 DfAz SaL-% Luis M. Historic de la esdavitud negra en Puerto Rico. R'o Nedras, 1965. p. 94, .17, 1,20, 122 y 123. Las cifras del grAfico cuatru

1775 7487 1820 21730 1w 51265
1794 17500 1827 31874 1854 46918
1802 13333 1830 34240 1860 41736
1812 17536 1834 41818
,..a dMinta importance de la esclavitud en las dos Antillas espafiola.
- e manifiesta en el hecho de que en el afto 1862 la poblaci& esdaya dc qorigen africana (sin contar los chinos culfes y otras forms de esdavitud) :xa de mAs del 26% del total en Cuba, mientras que uo Itegaba al 8% en Iluerto Rico,








,ra Barcelona y llevado esclavos a Puerto Rico."' Pero no fue hasta mas tarde qu(. conienzo' a tomar importance la presencia catalana en el Caribe: desde que el puerto de Barcelona, asi con-10 seis puertos espan'oles mals, fue autorizado para. comerclar directam.^,nte con las Antillas por Carlos ITT en el a' 1765., fecha muy pr6xima a la ocupacl6n inglesa de la Habana.
Desde entonces se inicio' una corriente emigratoria de catalanes hacia. Cubaffl Puerto Rico Y, Sobre todo, .0
que en CuNa se V*Lo incrementada durante las dos primers &cadas del siglo xix por las corrientes, migratori-as procedentes de Santo Domingo y del Continente.
Desde fin,.---,s del s*glo xvin., se encuentran testimonies epist(-)lares abund.antes sobre la intervenci6n de los, catalanes en h),1portantes actividades econ6micas cubanas. Joan Julia y Jose,.-) Arrufat lograron desde 1779 el cultivo del trigro en gran escala en Santa Clara, pero no consiguieron extender el ejemplo, como
habian, propuesto. A principles del s*gl.o xix Segul abri' la prm-iera librena en la Flabana, Josep Antoni Mestres la primer gra-a f brica de chocolate de la 1sla, y Joan Xifrc ]a principal tencria, gracias a haber obtenido el monopolio de las pieces del, ganado Sacrifica-do PTi h-) Habana entre 1808 y 1840 y en. Sal-1tiaf--o entre 1810 y 1M." Co----)ces* ones do csika cka. (,- faci'lidad:%--s
y asicomo la colaborac16n de las autorliciades colonial,-,s
con. los comerciantes y los industrials peninsulares, ligarwi cn forma ind'soluble los intereses de esta clase con la administrztclon y le ntergaron tina situac16n de autdntico privilege,
En el sector de las manufactures tabacaleras, segund1c)
importance, la participation catalana fue muy destacaia. Por ejen1-plo. sabemos que Bernardi Rencurrell cre0*' la pri'mera f..'kbrica de cif-yar'!-os en el. anho 1810 y que el comerdo del tabaf,"'.) de la zona oriental estuvo controlado durante muchas &'Icad"'.". por un grupo de catalanes establecidos en Santiago. Joan CC)n'Tl fue el primer y mayor almacenista tabacalero de la Habara desde 1840. Jaume Partagas, propietarlio de. vegas tabacal,2r.-I.-S en la zona de Vuelta Abajo, empez6 a levanter en el aft 1844 el conj unto de f a"bri cas q ue dan-an a su apet'l ido una dimensio n mundial. Otra de las fAbricas mds importautes de Cuba fue

79 CARRm PujAL, JAimE. Historia de. laeconomia espailota. Barcelona,
1.934-1947. v. V. p. 158-170.
SAN Plmw LM. RAmdm Dr. Don Josig Xifro C4sas, Historia A un "Findiano" cataldn 0777-1856). Barcelona, 1956. p. 46.
A #1







I
14 La Esccpcio'n" [sic] de Joan Gener y Batet. Estos brifflantes re En el sector mits important de la. economfa cubana, el az=arero, tambien intervinieron de forma destacada a1gunos catalanes, a pesar de encontrarse este sector tradicionalmente doniinado por los terratenjentes, crionos: desde Ventura Almirall., rnodesto mayoral del ingenio Vega Grande en el a"O 1867, has,-,a Joan Jover y Batlle, instalado en Cuba en 1830, el cual fue uno de los primers propietarios de ingenious que introdujeron en ellos maquinaria de vapor y el primer que monto uria refinerl'a en Cienfuegos. Tamblie"n Tomas Ribalta, Salvador Sama y Mard y el propio Joan Xifrd, entre'otros, fueron cada uno propletarios de diversos ingenious. Josep Bar' y Blanchart de Canct de Mar, poselta dinco. Uno solo de ellos, el Ilamado La Luisa, le produjo en 1859 mas de 1500 toneladas de azulcar. :' Gran number de obreros especWizados catalanes trabajaban como maquinistas en las instalaciones semimecanlizadas de los ingenious despue's de 1840; ocuparon en ellos plazas realmente nmy bien remuneradas que teni'an obreros nor teamer'canos ."'I
Pero la actividad en la que los catalanes se concentration L-Clsicamente fue el comerclo. El papel destacado que en 61 teMan nos es confirmed por un singles establecido en la isla. como a a-c en dado, q u ien ob servaba: fienen en sus manos casi todo C1. comerclo de Cuba y creo que tambl6n el de Espan-a"." El famous abolicionista y consul britinico en Cuba David Turnbull
J, b + P
anadia que sus benericios eran mas elevados que los de los comerclantes extranieros."" El testimony del viajero norteamericano Wurdermann permlite precisar un poco ma*s.

81 RiVERO MU&IZ, JosiL Tabaco. Sti hisiona en Cuba. La Habana, 19641965. v. IT. p. 261, 266, 270 y 294.
Ei y, R.T. Cuando reinaba... p. 707, no. 139.
MURENTO FRAGINALS, A El Ingenio. .. p. 168.
64 GLANVILL.1i TAYLOR, JOHN. The United States and Cuba: Eight YeaTs of Change atid Travel. Londres, 1851. p. 161. Esta y las citas sigmenW de tesfilmonios extranjeros estin sacadas de R.T. ELY, Cuando reinaba...
315-319.
185 TLRNBULL, DAVID. Travels in the West. Cuba ivith wfices of Porto RICO and the slave trade. Londres, 1840. p. 248.








Gran parte del comerclio de la isla estA en sus man:Ds, asi como una parte considerable de sus riquezas. En -.--I interior parecen monopolizer todas las ramas del Cwr)mercio, desde el humilde paquete del buhonero
Ileros) basta la bien surtlida tienda del pueblo; y, en $,as cludades costeras, muchas casas commercial, cuvos barcos cubren el mar, tatnbi n les pertenecen [...] Gran parte del intercambio con Espan-a estA en sus manos, Y u 'Itimamente ban extendido su correspondence a otr". s passes entrando en competenclia con los comerciantes ._'Ntranjeros residentss"
En el gran comerclio de importaci6ii de viveres, el ma's iL,portante dado el carActer de monocultivo de la aarliculiti.ZI insular, los catalanes ejercl"an desde la Habana un monopollio. Un viajero franc C's ofrecia en el. a-no 1857 concertos de sus procedli mien t os:
Tan pronto como aparece un barco, alli so Ve. sus
tes son los primers en subir a bordo; comprueban 'A_>
mercancias que traen y, sli les gustan, dise-Liten el
y Ilegan a un acuerdo. Cerrado el trato, el repvtrto 5c,
realize prop ore Tonal men te al aporte do cada uno de
socios. Rechazar las condiciones quC imponen es
nerse al riesgo de perder ]a venta. Maestros en su ofi P I w a 11 11 It *
comportandose con extran-a complicidad, alejan o apL,.',tan a los competildores extranjeros., Q.7
Dieciscis afios antes otro, viajero, el italliano Barinetti, h,
ya observado el control que ejercian Y "Ia. extrafla coniplicld-.AJ con que actuaban. Explicaba que los catalanes se habiall nizado en diversas compaiiiias especializadas en distin'tas rcal"A' _' del comerclo sin interferirse entre c1las, de forma quo, coordiiI. damente, podian acaparar cargamentos enters.
Se trata,, evidentemente, de un monopollo, torque si a
un consignatar'o de alguna partida o de parte de
-anadia- se le ocurria venderla al minorista cnconJ.:L-,_"" ria pocos compradores... Obligados a manteoer bue.'a ;
relaciones con las compan-fas.., casi nadic Te haria caso.

80 WURDERMANN, J. G. F. Notes on Cuba. Boston, 1844. P. 43.
,07 MOREUT, ARTi4m Voyage dans IrAmdrique centrate.- I'lle de Culia et Yucatan. Paris, 1857. p. 67-68.
88 BARTN Ef TI, CARM A voyage to Mexico and Havana; Including sw:;, e gener4i Observations on the United States. Nova York, 1941. p. 120.









Verdaderamente, la cobcs16n del grupo catalAn en Cuba fue rnuv intense. Josep Goner Nr Guasch y Antoni Font fundaron en la flabana, en el afio 1840,'Ia primer socliedad de socorro rnutuo, que, autorizada oficialmente al a-no siguiente, It P .egaria a
curnplir el centenario: la Socliedad de Beneficencia de Nratura'es de Cataluna. Igualmente no mucbos an-os despue"s se instalaba en la Habana la Complaffifa Catalana General de Seguros, para cubrir asimismo los riescyos de los negl-eros.
Otro de los campos en que los grades comerciantes cal.a.. Tmies se especializaron fue ef de la expurtac"'n del azkar. Ni-,
1 10 U as
clel 93 1.( dc la production estaba de-stinada a Jos mercc-kJos T,
extranicros. Debido a ]a falta de un adecu.ado sistema de Jos hacendados tenfan que ceder generalniente ]a venta de !as cosechas a los comerciant.Cs, a los cuales acudian tambien para financial las operacliones de la zafra y las renovaciones o innovaciones materials -med6nicas o bumanas. Los cornerciantes usureros les daban dinero a un intcres del 301,.,1-., del 401 f"., o aun mas. Wi-irderwann nos sirvc dc nuevo para comprobar ]a pre. seiicia catalana en el nes-yocio de ]a usura:

ET catala 11, adem 's, pl-ovee a] hacendado de todo aquello que este fiecesita para sus, nt.gros v ]a plantactcM, le adelanta el dinero para la cosecha; Se la vendc a coniL JOS
ion, y. a i-nenudo, le presta los condos necesari .t ra instalar o explandir su ingenio, Pero todo a tin int,1-6s Z71
que, cun el v -Jor actual depreciado de [a cusc :hz resLiltzzl
.4
rulnoso.

AI Qyunos se especial izaron v flegaron a adquirir un vord-nI;,L
corno Roc Francesc. Llopart qLI. decide" 1,;,: $Zell e I' _'!'Se v at)aiidoriar el li-dfico negrero.
1)0
Este fue, sin dudats, el mas lucrative de todos. los ProxvC-k,
SOS Ilegocios que se pod I an emprender en Cuba. Practicameote, todos los grades comerciantes se dedicaron a el en uno u ot'ro moment. Sin embargo, el negocio era in-Liv complejo (peligro de rebellions durante ]a travesia, necesidad de disponer de tr*Pulaciones experimentadas y endurecidas y de eludir ha persecuci(")n de la Armada britainica, problems para la introduction en la isla) y fue concentr6ndose en unas pocas manos. En estos asuntos encontramos. a los cl'tados Llopart, Bar6 y Sarna y FranSS' WUPMERXIANN, I G. F. Op. cit. P. 43









"I, an*7, %E.-Ste 61timo org 1 0, en colaborac16n
clesc Mar-t," y Torrens.
Wica de los afficanos legalcon Taco'n, el negocio dc, Ta'venta pu Tilente libct-tados procedentes de expediciones i-iegreras capturaIas (emancipados). Aelemas, Marti se especializo en el comerclo eii gran C-scala do indios yucatecos. Despu6s de haber becho bastantes re)-nr2sas con 6xito y provecho, el gobierno mexicano se Io P1.0hiblo.
El trdfico de esclavos no s"lo so organizaba en Cl'uba, sino TLIMIDICn 011 la metr6polli. La casa barcelonesia deAtlr]a Flaquer i Fifl or(Q-al-tM6 um-1 expedicio'n el afio 1821 con la fragat,-:1 Merced, que 111 -go' felizmente a manos del consignatarlo Domenec Martor-eA 1* Cia. Llevaba un cargamento de 315 negros y los bc-riefliclios de la operaci6n fueron, como minimo, de un ciento por ciento."
Tarnbie n se dedico a ello, la casa de Joan Roig i Jaques. En el aho 1829 prepare el bergantin Semiramide con un impreslonant.e armaments. No conozco los re-sultados de ]a expedition, pesto que solamente he encontrado un linteresante pliego de

Marti se habla dedicado a Ia pirateria antes do hacerse negrero. fue tainbiien propietario y impresario del lujosisiino teatro Tacon en la Habana. Entre los granacs negreros. habia tambl6n alguno brasilefio, si WtM SU.participaci& Cue ma's biell C01110 uut 'Ilicos' eii las expediciones v otros C-spafloles como los santanderinus J. tM. Man/aiwdo y A. Lopez vs vascos M. de Aidama y J. Ulucta y el malaguefio P. Blanco, quie'r, pos-ela un inn-ienso ingenio en Cuba y controlaba el sumimstro de.negros i n [a costa africana.
Siem,'jo los masts por salanos de la tripulac'6n, consignac"n, derecbo de aduanas y otros, en el moment de la venta, de 27 123 pesos y 4 reales, sil se le aflade una cantidad forzosamente 14-crior a 38 000 pe,- Ds en conccpto de compra do esclavos flete y deterioro del barco ft ,qu cantidad figuraba por los concepts sefialados cii los papeles del ,apitin del barco espahol Firme, que fue conflscado al introd xjr en La Habana un cargamento muy superior at del Aferced el aho 1829. Wase AvDr.N R. R. Op. cit. p. 29 darkIl tin total de gastos inferior a los 65 000. Siendo el precio modio de lpos esc!.mrus en el m(,rcado de Lo--, H-albaria por encima do los 400 pesos el product de la op4 xadon tue de 127 q89 Pesos s, 2 rettics. La interesantisinia ftactura de ]a venta permit comp Jcomo la mayoria de los negros -,.-t-L-M pizzas (adtfltos) y, sobre todo, varoties. Tambi6n permit com]-)robar corno alkgunos compradores se especiahzapro.n en [a adquislicio'n de neggros effcrmos a balo preclio (Luis Near :compro 14), cosa que representarta -probablemente una forma particular dt especulacion.. Tainbic'n so advierte en cierta Cut-ilia el "extranho concic rto" sefialado como norma do conduct habitual de los cavalanes exi Cuba: el consignatario era Domenec Martorell, el encargado de la barraca donde se encerraba a los esclavos Ventura Riambau, los pi ovccdores de vivet s para los -negyros Tomas Comas y la casa Roig t? i y Mayner
y el colaborador de la operaci6n en Puerto Rico Salvador Mestre 1 Bort V&UC este document en el apdndice 5.








4 J. It
instructions, dirigido al capital, enque se expl I caban a Cste todw, ]as pvccauciones quo- debfa tener al adquirir la mercancia, en la "Lra-v-e.sfa intermedia" y al Introducir L-1 CarPamento fral-1A#
dulentarnente en la isla. Las instructions insisting en prevenir el Pc1;.,-:,ro de en.gaho en el punto de embarque, que se evitarn el esc-'Indalo de los s'.xsos" [sic] y que no se efectuaran robos nt actos de piraterfa pesto Que el n I
egocio deb'a bacerse "c-n
pureza y s,.n dzifio de [sidl-"I No se trataba, evidentemente, de casos aislados." Hasta kchas posteriores, wa ni, mero Muy elevado d-.-. barcos catalanes y wacncianos se dedicaron, a esta actividad.!"
Las crecientes dificultades para realizar expediciones negreras facilitaron fia orgardzaci6n del comerclo d(2 irlandescs y c.-L LnarioS, en primer Jugar, y de gallegos y chinos posteriormentc.".1 La clpal casa in-portadora de culies pai qu e fue,
por lo mci-_,< s dT III un
jrant- a igunos afios la co -i pa a de colon i7aci 1* '.,-,,ia j a 'Ta AJ'anzoly de colomc:,tc4 CA Ferrain y Dupierris. En 1866,
la compa-11'a 1110. nnultajra con 5000 escudos poi- no haber cumP11do las disposiciones oficiales sobre el transpoa ; de culled ell ios vlajes de sus barcos Vasco de Gaina, y Ma,%a de la Gloria, wt que "a fal t a de a. 4 1. 1
irc y agua ctebe atribuirse la (_. _xLraordinaria


LLi operation 1 ,-Ijj'al cierto aire familiar: el comerciante eni Joe-M
'v ues, los corisignatarrios en 1a Mabana Rolg 'I" b -t y I
K!,- --L Fcrrer y Roig y uno de los terceroz, pilots ",: Lt n LIC
el tcxto complete en el -cip' idice 4.
D-3 Aunatic, por razones obvias, el traffic de esclaw-ys es un tema cle dificil C-AuJio, doc.--ii-Plentacil6n que prueba la on :r inlz-.66n etc otras 0 io ChWarri hay en
TM comercim'Itc A-1- u I Ram "n dc Llm
el Archivc) F 'st4'Mico de Barcelona (A.H.C.B.) fond-o comorc', (f.cA '. v. B. 540-561 P, 563- NO Ma Bprcelona la 16nica I zL desde !a cua! se organino (.-xp(-di-cjc,r-_-s nCLTr-r,-1S WaS-C SOUS. 'RAMON. El Cddiz c lc las cort
"Lid, 19-158: Si vc-mz. Aj.BoR.\,oz, NICOLAS. C"liz, capital r -(Auci lira ea la encruci-P.Aa ol-unomic- en LTMAO CLARA E. C IRIS M. ZAVALA. La revahicio'"iz de 18'c. IT'I'storia, Pensam2iento, literature. Nuova Yor'..?' 1972. P. 80-108 (v6a,-:-e p. 97); BATMEDA, FERNANDO. La trata negrera dcsde 01 puerto de &intander. Bolelin de la Biblioteca MembideZ Pelayo. :Saljf lqder. v. XXIX, nos. I y 2 (enerojulio de 1953).
94 MASRIERA, ARTURO. Oliendo a brea. flombres, naves, hechos y cosas de mar de la Catah.tha ochocentista. Barcelona, 1926. p. 151-166.
95 De 1853 a 1860, de los 56335 culles chinos embarcados hacia Cuba, murieron, solamente durante el viaje, 8159, es decir, el 15%. Wase PgREZ DE LARTvA, JUM Documentos para la historic de las genes, smi historic*. 1E1 -trAfico, de culfes chinos. Revista de la Biblioleca Nacional Josd M"d. Habana, v. V1, no. 2, abril-junio 1964. p. 77-90 (v&se p. 89, no. 15).









mortandad ocurrida cn las dos a.Tediciones"."-1 Sin cwtbarw, Joan Atild Colom64, que figuralba corno gerente -v represcriaL nte de la cornpal-lfa (Ferrdn actval-,,a entonccs por su cu,,mta), obtuvo durante el pri.m*2T sem--,:sn-e de 1867 autorizaci6n para introducir 500 chinos.
El comerciante Migticl Estordi Fue el pro-motor de un nuevo experiment de sustimir los ne.ros esclavos par catalanes, asalayffidos. 'Fri los aflos 1840 y 1841 contract un nu"mero reducido dl..-., c.-;-tos filtimos, los instal(') en el hicycnio La Colonza v los resultados que obtuvo fueron inicialmente buenos:


Los catalanes de Estorch lo estan hacienda perfectamente. En una semana han echado abajo una caballerfa v media de sierra, v estdn furiosos por sembrar y recocrer el fruto. No hav que persuader ni azotar; ellos all'a se d-isputan su trabajo y se eligen sus cabos de cuadrilla.
A fuer de trabajadores, eligen al mAs trabajador y aque.
flo es una republicans de paz y laboriosidad. iOue e I emplo
para los negreros!'7
It
Sin embargo, los catalanes se resi'stian a trabajar jornadas de dieciocho, horas diaries y exigian una manutencion alimenticia
J+
rnas cax-a que aque.,Ia con la que se debtan contentar los negros, razon por la cual Estorch acabo lliquidando, el experimento.,91'
Los catalanes estableddos en Cuba, eran tratados de aventureros, "yanquis de Espaiia"," "judlos espanoles FP 1 100 g4israefitas de la Cn*sfiandad"101 y "judios completos".1'2 Uzi presbitero, norteamericano observaba que "tienen poco del character que, gene06 Real Orden del 22 de marzo de 1867.
07 Carta de Gaspar Detancourt Cisneros de 3 de enero de 1841 citada por Moreno Fraginals en El Ingenio, p. 148.
98 EsToRci4, M. Apunfes para la historic sobre la administration del marques de la Pezuela en la Isla de Cuba. Madrid, 1856. p. 44.
TAYLOR, I G. Op. cit p. 161. Verse. supra no. 84.
10 WURDERMANN, J. G. F. Op. cit. p. 43.
101 RosEMOND im BEAUVALLON, JEAN BAPTISTE L"ile de Cuba--- Voyage a la Havane sur les c6tes, dans l'inte'rieur, e) Santiago. Socie'M-MoeursPaysages. Paris, 1844. P. 130.
.,:"D:z ABaoTi, REv, AwL, Letters written in the interior of Cuba. Boston, 1829. p. 98.








ialrnenLe, atric-jLtimos sin dilstincl'n al espan-ol" v describl'a mA zi rT-,.- kante cuaI zn-a ]a forma rnAs habitual de -adquirir sus posiC J 0 lies -.
Llegzvi un la pobreza, enipiezan con una tcriducha viven de (,-alletas y se Je-vantan con paclencia, trabajo y econo.
mia hasta hacer una fortune, V, C-1 dif'crencia de Jos -vanquis, nunca fracasan.113

Acerca de ]a exceptional laboriosidad que exhibian, no hay duda a1guna. Un nuevo testimon4io, que puede server de contrapunto a Jos anteri-ores. es el de un viajero france's:
4 4 al ver a esta gente sobria e industrious, que se levant con el alba y trabal'a sin repose bajo un sol que enerva y mata, lejos de senior por c1los el &sprccio con que los mira el criollo, experiment el mayor de los respects."'

Desprecio y odio fueron los sentiments ma's habituales de lus criollos bacia Jos catalanes, en parte quizAs por las actividades Poco "rectas" a las que muchos de C'stos se entregaban,
A
pero tambien segurarnente por las grades acumulaciones que a menudo consegul"an -cliertamente, a costa de. los criollos- y que les lievaba a extender como un pulpo sus tentaculos en casli todas las actividades econo"micas de la lisla.'" Wurdermann se preguntaba cuinto podia falter para que los catalanes fuesen propietari-os de toda Cuba.'" La pregunta no parece excesivani', ,,-Mte exagerada. En occasion de la Ilegada a la Habana, en didembre de 1869jr de una fuerza de mercenaries catalanes para combatir a los cubanos en armas, el cubano "fiel" Sotolongo afirm6 en un discurso:

eSabeis qu' guarismo represents en Cuba 11as fortunes de los catalanes residents aqui y ausentes hoy en Cata.lun"a'.." -St possible fuera presentarlos serfan asombrosos.
Pues si una parte muy considerable de las riquezas de Cuba es. propiedad de Catalu -a, he abl" dernostrado vuestro derecho de ser bien recibidos."'7

103 Ibidew.
104 ROSEMOND Dr-. BEAUVAtION, I B. Op. c ii. p. 131.
105 ELY, R.T. Cuando reinaba... p. 137.
106 WURDERMAKN, 1. G. F. Op. cit. p. 43.
107 La Quincena. Supplement politilco de La Voz de Cuba y Revista Mercantile de ta Propaganda Literaria. La HabaTia, 30 de diciembre de 1869.









Las palabras de Sotolongo siren para adverfir ]a segund-a. parte del fundonamiento del mechanism habitual del proce-so de acumulaclio n do los catalanes en Cuba, tipico de las situaciones colonials: el trasiego de capitals hacia la metro"poli. No existent estudios precisos sobre esta cuestio'n, pero hay casos elocuentes: los Xifrc v Casas Biada y Buxiyol, Guiiell Ferrer, Lopez y Lo"pez, Sama, Plandolit, Tor-rents y Serralamera, Guma', Mfla le la Roca, Ribalta, Fontanals, Cancla y RavenL)s, VidalQuadras'. Masforroll, Capella, Gelada, Catasus, Bosch AlsinaF Salom., Sall6s,,Martorell, Robert, Zlique's, Nonell, Rente Torrent y Carbonell, Espriu, Angell... Otros grades burggueses catalanes sin haber estado en Cuba, estaban vinculados con los dianos" por sus matrimonios, corno Josep Ferrer Vidal (con
los Gum. a") o Manuel Glrona i Agrafel (con los Vidal-Quadras).
-I censo aln estal por hacerse e indudablemente darl'a u4nos resultadf).s 'Imp rcsjonantes.'( No son solamente estos grades Or
rornbres los que scria necesario texier en cuenta, sino tamble'll, Jos pcquefios' cornerclantes, tenders. marinerosl taberne,--e- z, apodcrados de los indianos o altos empleados, que tambi6r sc refiraban a Catalufla con las fortunes relativamente considerob1cs quc habi P an acumuhado durante toda unavida de trabajo.""


108 "A mentido, pai-a los catalanes, la cst inciia c,-t Cub-'l i-cxCs-i
Io quo para muchos ingteses laua a las colonkas', una ex ) rie--icia PcvsoTI -I I, ii-iicio de fortona y una jwomocioln Inicia puestos n-- s altos.." Erl CALBANA 0 IIIANCESC. Bajws i banqzfei-s a Catalunya. Barcelor.a, 1972. p. 9Sin, embargo, no sicinpre fue -isf, Como 10 eyi& '%_r" ]a grv.-_! CL-Ln'tldad de apellidos catalanes arraigados en las Antillas. Algunoz ricurporztroh a la oligarqu'a terrateniente como Baro y Blanchart, y, otros, incluso, fnrtiraron entre los dirigentes anexionista'S. como Ramon Pinto, ejecutado el afto 1854. Pere Huguet actu6 corno intermedyario onfro Jose" Antonio Aponte y diversos elements sublevados blanco por Ilevar a teTmino la Ilarnada "conspiraci6n de Aponte" en marzo de 1812, que so proponla la abolido'n de la esclavitud la organizaci6n de un nuevo sistema de go'bierno. (FRANCO, I L. Introducci4n al 68. p. 5). Toma's Gener fue diputado liberal en Cuba v un notable aboUdonlista, (CONANGLA FoxTAMLLs. Jost. Tomds Gener del hi'spantsino ingenue a ta ciftnia pr4alfca. La Habana, 1950). Otros como Bartolorn6 Mas6, mitervinicron en las guerras independentistas junto a los revoludonanoss. En reciprocidad el joven estudiante cubano Carlos Manuel de Uspedes part'id en las protestas revoludonarias de 1840 y 1841 en Barcelona. (Apmcio.. RATiL Sondeo'en C6 pede Casa delas Ainirtcas. Habana no. 50, sepfiembre-o iubre de 1968. p. $6.)









Sn dcVinifiva,
Catalun'a a impulses de los capitals ultramarines ha visto movers sus ma'quinas, hermosearse sus poblacwones, regarse sus antcs f"Iridas flanuras, formarse sobre su azulado cielo esa aurecla de fama y de renombre que la 1w 1110
coloca a ]a cabeza del movimiento modern en Espana..

,El movimiento abolicionisla y la revolucidn cubana
Pero s* el manteni'mien-to de la esclavitud y de las taras
10 *. + I
esclavistas habia permitido la formacio'n de grandcs capiWes, diversas circunstancias -interiores v exteriore-s- condenaban J+
a ;-Iquella a la Jesaparicion.
El abolicionismo -movimiento que exiglia cl reconocimiento de 1a libertad que, como a hombres, tentan derecho los negrosnado en nuestro pal's enta segunda mitad del sicgrlo xTx, cuando todos Icts pal-s-es de Europa y America, a excepelon del Brasil, habian ya suprimlido Ja esdavitud.111 Es necesari 6 o esperar a] ,ifio 1865 para ver c('O>mo los pocos abolicionistas espanoles, -Iibnccarnbistas, demoknatas, rzadlicales antillanos- fundaban un
de propaganda y de accio'n, la Sociedad Abolicionista E,,-sT)an"oha, que a] cabo de poco fiernpo fue prohibida por ei gobiej-no modcrado.'1'

-9 Las 1, no. 1 (10 dc dicienibre de 1,866).
Httbo algunos casos except ion ales que, como talc.,;, no hacen 1-r.ds que --alar esta arirmaci6n. El m[ls notal- .lc de todos f-ve sin duda el. de 1, idoro de Antillo"n, autor de una Diserlacion sobre 0 ori-- en de la esclaiwud de. los ne-ros, niotivos qe(e la han perpetitado, vewajas que se le wri ,Ye Y, medics que podrfan adoplarse para hacer prosperar 1westras lCo' I'll iiias sin la esclavittid. Palma de Mallorca, 1811. Tambien los sociaAntoni Ribot v Fotscre v Narcis manwriol. 0
Itz Sobre el movimiento abolicionista cw--117101 V C CORWIN,. ARriv-tR F. Spain and the abolition of slavery, in Ctiba, 1817-1886. Austin v Lon(lrcs, 1967;,MESA, RoBr-.,RTo. El colonialistno en la crisis del XIX espanOL
-Madfid, 190-7; GIL NOVAix;s, Ar.sj.-im. Abolicionismo y librecambio. Revista ,cie Occmewe. no. 59. (Madrid, tlebrero dc f968); Dr MoTES, J. FT problema de ]a esclavitud y ]a revolution tic 1868. Hispania. Madrid. 1. XXXT (1971), p. 1155-76. Entre los abolicionistas se destacan Rafael Maria de Labra (Sobre todo La aboliclo'n de la esclavittid en 01 orden econ6rn.;co. Madrid, 1873; y La abolici&i de la esclav4md en las Antillas espa hicias. Madrid, 1869), SANRONIA, J0,NOVENT MARIA (Mis metnorias 1828-1868. kl:: drld, 1887 y 1894. 2 v.) v R0DRfGuj-1z, GABRIEL studioo biografico YT'umcrosos dociti-nerta-c; en RODR(GV,7, AxToNi GAHRMY... Gabriel Rodrigwe4Homenaje filial. Madr]W, 1971). Wase tambi6in la seleccio'n de texts de Marcel Merle. v Roberto Mesa, El ant icolonialtsino europeo. Desde Las Casas a Marx. Madrid, 1972.
-Ann









Slin embargo, la revolucli& de 1868 y la caida de Isabel II dieron paso a una nueva situactOn political en la cual el abollclonismo pudo volver a activar su acci6n y su propaganda. Mds tarde contaron, incluso, con el apoyo, de a1gunos diputados puertorriquefios elegidos por las nuevas Cortes Constituventes. Un problema nuevo, y grave habia surgido, sin embargo, simultaneamente: el inici.o de una guerra separatist en Cuba.
Este hecho habl"a de provocar una clara reaccio" n en CatalufiaProbablemente la persona rnAs representative de la actitud que asumio ]a alta burguesfa industrial y cornercial. catalana fue Joan Gu"ell y Ferrer, indiano, propietario rural, gran empresarlio textile y -metaluIrgico, campe6n del proteccilonismo y dirigente de la or,cfanizacia-n patronal mAs important. Precisamente publico, un op sculo acerca de la cuesti.6n.11" En e-'1 afirmaba que Cuba no tenia, otros pobladores que espanoles de origin peninsular, o bien procedentes de SaDto Domingo o del continente, de indiscutible ral'z hispanica. Solamente constitufan una excepci6n ]as mducidas m"Inorfas indigents y extranjeras, pero no forniabaii Lin grupo sulicientemente amplio nii homogeneo. Por esto considerable que todo cubano que deseara la separacio'n de ]a madre patria ena un mal espanol y, como tal, digno de ser execrado", No solamente pensaba que la independence de ]a isla era inl4stificable, sino que no era en absolute convenience Para ella Miisnla. La inmensa mayorla de los revolucionarlois cubanos cran adventurers y hombres sin fortune "que tcriian ho'rror cal traba r quiere
jo y esceshlo (sic] amor a los goces N n obtenerlos pronto y slin fatio-a"', dirigidos por "unos j-)ocos horn'bres falldfitcos por una libertad estremada". [sic] 114
No se encuentra en, e'l nin 'n esfuerzo por coniprender
realiclad historic tangible como era la de la formadon do una
A
conciencia. national cubana. No se ciicuentrzt tampoco eii .", ]a I-11as pequena intencl"n de; reconocer los perjuicios que el dOMIL nio, espafiol provocaba. Gdell sabia, y lo afirmo explicitaniente, cua I era el verdadero nioml de los que habian toniado I as armas en Cuba para defender let dornii-naci6n espan-ola- - descan por sentiments espafioles, por su propio interest y por egol"smo de buen genero, el statu-quo; [sic] y combaten y rechazan la rebe11*6n"."5 Eran bAsicamente los espan-oles que se habi 0 an insta)ado al.11"para hacer rApidamente fortune. Para ellos, como para


11-1 GUELI., Y FEFZRFR Jr,u\. Rebeli6n cubana. Barcelona, 1871.
114 Ibidem.
3,25 Ibidem. P. 15.








a
el propto GUell, cualquier tipo de acuerdo con los insurreepEos supondria ]a p6rdida de los privileges en manos de los perZqj
or d
sulares y, por lo mismo, seria admissible.
Sin ernbargo, serfa injusto responsabilizar exclusivame,-I.t-DI Af If
a GUell de esta rigid actitud, ya que no hizo inas que asuai.kx el papel de portavoz autorlizado de toda una clase: la suya. A tiftulo de ejemplo, se puede recurrir tambi6n at discurso f1c1 indUStrial Puis y Llagostera en las Cortes:

no impunemente prevalewan Jas doctritnas de una
cuela que dice: "silvense los prihicipios y pic.rdanse bla coIonias". No.- iSdOvense ]as colonies y pierdanse los principios! H"ndanse los principios, pero sahrese C2.1
pai S.116

Estos testimonies dc ]a actitud intransigence de la bw sla catalana frente al nacionalismo cubano encuentran su confirmaci6n en la prdct-ica de 'sta. Fue, efectivamente, ell celona donde, al conocerse el character separatist del to revolucionario cubano, se produjelrota ]as primers reacciores nostoles a los nacionalistas. En diciet-nbrc de 1868, un n'U III muy clevado de comerciantes barceloneses empezo a reulI... :->c privadamente para familiar ]a situation. Dfas rnas uardc, ron una carta con m6is de cuatroclentas firnias a la Diputa, "S-' 11 provincial pidicado la disposition de a1guna media que co J L.bUyera a detener la insurrection. La Diput-acition acordo eStL1,1'L.
A problema, para lo cual fueron cotnisiwiados ]us diputadf.-J-Ps
-ov*nciales Pallos v V-"ctor Balacy er. Estos dic la niin aron e,--r
icritido de que era necesario organizer un conting,'ent-e de t rc,-- as
0 dirigi al gob*
--iercenarias. La Diputaci "'n, entonces, 0 ICITIO
jp%--Merosa oferta de hacerse cargo de los de p rem 1 6 () 6 c
-Alistamiento y eagencianiiento de'una fuerza de -voluntarios C---o lanes que se d1irigirlia a ]a isla sicn-ipre y cuando la tropa fv.eqUipada, armada, transportada, mantenida x- rccaibat-cad-.1. j cucnta del Estado. Prim, quien habria de 11cvar a termino tones para vender la isla. a los Estados Unidosl 17 rcchazt. la oferta alegando la recepcion de notliclias recientes, muy favar--,. bles acerca del curso de los acontecimientos. En febrero de 1869,

116 Mario de Sesiones de las Cortes Conslituyentes, 24 de marzo de 1870.
:117 FAIDELA, WDRo. Los Esfados Unidos contra la libertad. Studios de historic diplomatic americana. Barcelona, s.f. p. 58-61. Tambi6n SANrrfowNirA, E.mETERio S. Armonias y confliclos en torno a Cuba. Wxico, 1956.









4_11 C."Imbio, ante el aspecLo, cada vez mzls amcnazador de la guerra, el gobierno accept esta iniciativa que le habla sido formulada de nuevo.
Empez<) a formarse un batall *00 n de voluntaries qLic Ilego' a ,A .0 &
tener mil I-)'I a 7as. Se creo una commission civic. con ol fin de buscar dincro, que debla actual conjuntamente con otra, nombrada directarnente por la misma Diputacion. Formaban parte de efla Lina serie de hombres muy destacados. on el mundo do la banca, el comercio y la industrial catalanas.1111
Una vez iniciado el alistarniento', ]a Diputaci6n se apresuro' negar la admisi6n on el batall'on. de voluntaries a aque'llos que no fuesen catals-nes, Io cual produjo a1gunas tensions con el gobier-no central, las que se superaron 'final mewe con la ads.)pclon de los no catalanes en compahias distintas. QuizAs la explicado n de este afin de catalanlzacl16n de ]a fuerza expedldonaria se derivara, de la intenci6n de Paliar, aunque fuera rn-uy parclalmente, el considerable volume del paro forzoso que
- e arrastraba en el pa's desde la crisis de 1867, que, corno se ha seflalado, fue una de ]as principles claves de la revoluclon de 1,868. El batallo'n de voluntarlos catalanes fue enviado a CAdiz, desde donde parti 6 en el vapor Espaha, el diecinueve dc. L-Abril de 1869, y fue la primer fuerza military que Ilego a ]a i--la desde, el cornienzo del levantam ento nadonalista. Se incorpor6, pues. al eJ 6--rclito espafiol, si bien sus miembros fucron autorizados a flevar como distinfivo especial una "barre-fina" en ]a cabeza.",'
Es interested corn-probar que esta -'Loma de position parece ,zoincidir con un moment en quo se babia producido de una
1
J orma repentina un retorno rnasivo do hombres y capitals "indianos"."2" Tambien parece -muy claro que en la propia Barce"A La coinisi'n inelwa a Josep Amell y Bou, Antonio Ulpez y u5pez, voser MyFa Serra, losep Canela y Revent's, Joan Jover y Serra, Anton't Rcnom, Josep Gelada, Timoteu Capella, Joaquim Gurri, Isidre Puig y T_r.. -rrer, Marluel Roig- y Estalella, Pelegri Pornds y Bordas, Josep Antoni Salom, Josep Ferrer y Vidal, Agusti Robert, Ram "n de Casanovas y Josep Antoni Muntadas. Wase Diario de Barcelona. 21 de febrero de. 1869.
1") Diario de Barcelona. 3 de marzo de 1871 (ed.. de la rrafiana).
120 Asi lo indica Frederic Rahola (Del corner 1 de la bidClstrla de Catalunya en, Geografia General de Catalunya. v. Catalunya, p. 361): "El engrandecimicnto de Barcelona, que se emprende febrilmente desde el. aho 1869, debido Principalmente a la inrigraci6n de capitals cubanos que tuvo lugar a causa de la guerra de Cuba, abrio el campo a )a actividad v estimulo' el trabaio en todos Ios rdencs."









Iona hubo sectors de opinion francamentc contrarlos.-ti la itnicia1 .121 La alta burcrues IF -- ia
thra ant"cubana ja catalanahabi -omado ptl
fidio, como era de espcrarse, conocida ]a funci&i de las co. -%nias, por la continuation del dominion espan"ol en las Antillas. Pero era tambien una posic16n, de defense de un tipo especial de domination espanola: el mantenimiento del "statu quo"', es, decir, dc la esclavitud y de los privile.ol-ios en manos de los; p n i ns u I a re s J

kos "Circulos Hispano-Ultrainarin-os"
A fines d(--,l afio 1871, 1os indiancs, ante las reclientes
nazas y el impulse abollicionista,'" decidieron organizersc. Por csta razon, fue fundado eii Madnd el "Cc-,itro Hiispa-no-Ultrarnarino". entidad que estatutarliamente solo podia admitir, en los cargos d4irectivos,, esp.aff-ioles que hubiesen residido en ]as Anti11as. Se proponia ayuetar con prestaciones monetarias a sofocar ]a rebeli6n, prestar apuyo al goblierno "mientras C'ste sea ex sio"n y fiel guardador de los interests nacionales" y obtener del
F
O-Obiemo la venta p6blica de las propledades confliscadas a los que se habfan unido a las filas de los insurrectos."" Eraii exa..... tamente ]a misma gente que, en Cuba, formaban el partido espafiolista intransigence, -articulado en los Cuerpos Ge Vokizlf..Irios de La Habana -voluntarios que, vale la pena decirjo'-Tl(,

12 1 "[Cu.ando se realix-aba el .,istamicnto se form6l v Tj grupo I c ada vez m a's nu i uj e roso., como pa ra ve r I -" corni tiva dc 1 dian a inscribir.Sc. Entre estos groups; habin personas quc escit'-k-t.-L [sicl a c1lo y otras que les dis-Liadian". Dos Was n-16s tayde, ".1-a ni-.1. fue debida a! rumor de que tin batallon que debia enlba cav! ZPara Cuba oponi'a algu'n repair, y ademl-'is ti'aian wrnbi6n escitados (stc! Jos Ammos las cliscusioncs en la pla/a de )a Constituci6n, que duraro,,,
dcsp-,k.i1."s de inedliaroche, entre los que creen quc se debe dejar C"I libei'tad a los h-isurgentes de Cuba". (Diario de BarceloiM. 22 y 24 de bre-co de 1869).
122 Posteriormetit-le fueron cnviados contingents de voluntarlos VasCos, andaluces'. asturianos, cant6bricos. A pesar de todo la guerna contilntO su curso y fue necesario mandar nuevos refuerzos. En octubre de 1869 la Diputaci6n de Barcelona se coToc6 de nuevo en primer f 1.1a con el fin de efectuar un nuevo alistamiento con el apoyo, de la coirii-si6n de comerciantes. El 19 de didembre de 1869 flegaron a La Habana ]as nuevas fuerzas.- un bataIl6n enter y dos compafilas y la plana tnayor de otro. Wase (116). Tambidn CARtimA PUJAL, JATME. HistOria p0tWea. de CataZuft en el sigio XIX. Barcelona, 1957-1958. v V. p. 3M71.
123 Wase supra no. 112.
124 La cuesti& de la esclavitud en el afio 72. El Aboticiontsta, 10 de enero de 1873.










fueron nunca, al cornbate-, y diriglido por el Casino Espan-ol, j+'I -. I*
ue "ores de Cuba, el vasco Juli
Idia el, ultimo gran negrero an
Des :L Ci's del Centro de Madrd, se fundaron una. serie je cntidades similares, con cl noinbre de "Circulos fflspano "Jitramarinos". los nids importance de los cuales fueron los de antanicler, de Udiz y, sobre todo, de Barcelona.'"
En Barcelona, el Urculo fue patroclnado y engendrado por
21 Fornento de la Produccion Nacional'. la junta directive del .,Ual 1-IonIbr6 el trece de diciembre de 1871 una comisi6n orgac.zadora. La constitud n definitive tuvo lugar en uno de los 'I:alones de la Lonja pocos dias despues. La U'nica nota discordante fue dada por el republican federal Baldomero Lostau, ,juien, en su di
,q iscurso, aseguro que Espana no era Ia madre
patria de Cuba, sino su madrastra"'; sc vilo 0011gado a safir rapiJamente de la sala. Al li se leyeron y aprobaron los estatutos
-v se el*gi6 una junta directive. cargada de industrials, comer127
1,1jantes, financiers y navieros


125 Entrc las muchas salvajadas cometidas por los voluntaries (como 0 ases*nato del nacionalista Augusto Arango cuando se acogi(5 a la am-riisffa), Ia mAs grave fue la muerte de ocho estudiantes de Medidna. %,-.usados de haber violado la turnba del periodista espafiol Gonzalo Castafi6n, eI 27 de noviembre de 1871. Aun cuando un tribunal declare insuficienternente probado el crime, se estable66 otro que decided la condena a muerte. Entre el grupo que efectO el fusilamiento se encontraban cl fabricate tabacalero Gener y Batet y el comerciante Rarnon Upez i0e Ayala, poeta y hermano de Adelardo Upez de Ayala, poeta y siete
-ieces ministry de Ultramar de la monarquia. Wase L61PEZ, OLGA. Trascendencia del 27 de noviembre, Universidad de La Habana; Cien afts, 1868-1969. La Habana, 1968. p. 195-201.
):!" Toma's de Jlstlz y del VaUe da una version different y irnuy pin. loresca del que fue el Ccntro Hispano-Ultrarnarino de Madrid. Seon CA,
*0
-c fundo como reacclon contra el asesinato de los estudiantes de Me& 6na, pero alslado y :' condenado al fracas, antes de un rnes de haber sido fundado decidio pactar con el Casino de La Habana y constituirse Lxi representa.60n political, en la metr6poli del partido intransigence es-pahol en Cuba. En RISTIZ Y DEL VALLti, Tomis- Las centers hispano.
-dtramarinos. La Habana, 1943.
1,27 Wase Mario de Barcetona, 29 de diciembre de 1871. La position del Circulo y de los sectors que representaba era muy cercana a la del .axitculo "Abolicift de ta esclavitud" del escritor C. Barallat y FaIguera cn el Diario de Barcelona, 18 de marzo de 1870: 44los que no vemos motive
-Para tomar cl negoclio (la abolici6n] con tanto calor y tanto empeflo, Jos que opinamos que las decisions, femenlinas a las que se han acoglido los abolicionistas radicals son xnds. simpiticas que convincentes, No hemos de levanter una voz por d6bil que sea en favor de la prudent. Cla, de, la cautela, de los interests generals, y aun del bienestar de la. nusma rua esclava a cuyo blienestar todos a JramosT'








Los Cfrculos flevaron desde entonces una plakida existencea, o 'to interrumpida por unos cuantos actos destinados a dar ..o.yo, si no economic-0, Por lo menos Ti-,.oral, a los combatiente.y, ;,onsistentes en la entrecya de artisticos bandcrines a los. cuerpos ;-I-ifl.itares que marchaban hacla la isla. Pero on el verano de 1872
panorarna vario' substancialmcnte. La muertle de Prim habia i. scindido el part1do progrcsista, nkleo fundamental de la crm-Iicioon de 18681 en dos gr-,ipos distintos: constitucionales, q::jc, aAcaudillados por Sagasta, se fun Heron en la anfigua JTnj6n Liberal, y radilcales, qw---, dirigidos por Ruiz Zorrilla, so unieron con los dcm6cratas. La caida escandalosa de 'Sagasta liabl'3. forzado a Amadco I a entregar el pude-r a los radicales.- P:..,,- stos, comprometidos tarnbwe'n con los tp-upos abolicionist-l'--3, ..slaban dispiioslos a clar al."na prueba CIC CSpiritLl ,.-,on cl fin de buscar para Ia guerra una nueva salida qUe "itiWese de ser la dificil vic-toria n-i'litar. La soluck"i-i fue I ir
2 d 2
la esclavitud en Puerto Rico, mecticla de unc cierta espectacLil;iidad y, en cambio, inocua en la prdctlica. Sin embargo, aunque Us effects inmcdiatos hubiesen sido reducidos, tenia repercu..--IQIICS MAs braves al presuponer la condemn, ,, a fflobal de ]a instiw1.0
Ltun de ]a esclavitud y, por Jo tanto, anunciar Para uil dia, u w-ro ana medid,:t similar Para Cuba. A Fines de afio, la poslicion del gobiernu, presionado por los republicanos'4' y por diversos biernos ext ran.) cros.% estaba ya decididarnente tornado.
Al conocerse ]a dedsi On se levant "una ve-rdadera cl-to.-lLia.'30 El Centro de Madrid organ'lzo actos de protest, mai,. ''iestos y exposiciones contra ]a mcdida propuesta y, tamb .-I algaradas callejeras. El Circulo, Barcelon's nombr6 una co Sion para que fuese a entrevistarse con cl president del Consi -*

102S El 9 de diclembre de 1872 ]us diputados y sepador4 s
)s federales acordaron que Ja abolicto'n inmedlata era tin We17-ro u, endaf para sus pard(los. Vease El Abolicionista, 20 de diciem f a cle 1872.
12" Et president mwteamcricano Ulises Greant en un discurso Aite 0 Conureso, a principios de diciembre de 1872, afirmaba: "Yo n(-) puedc> :1 -is es una de la ;
L idar de que el sostenimiento de la esdavitud en el pa'
-4usas mds podcrosas de la continuaci6n de ]a Iticha. Una 'njustic*a
-rible es la causa de un terrible mal. La abofici'n de la esclavitud 1.3'a ritroduccidn de otras reforms en el gobierno de Cuba pocirian ayu lar mucho a ]a restatit'acion de la paz y el orden. Se debe esperar espcc) -jirnente que el actual goblerno liberal de Espal-In adoptard Volunwriamrtnle esta vision." Mario de Barcelona, 22 do dicleynbre de 1872.
130 P11 Y MARGAt.i., FRANCISCO. Optisculos. Reinado de Amadeo de Sabo),a. Maya, Madrid, 1914. p. 63.









de, Ministros y le hiciera entrega de diversos docuinentos de protest; la, commission partial el catorce de diciembre de 1872 hvxia Madrid. Doce en Lid ciudatlanas, entrc ellas el Fome-nto de. la P;-oduccion Nacionalt f..l Instituto Agrifcoha C-atalln de San
el fristituto Industrial de Catalufia y la Sociedad Econo"rnica de Aniigos d-c1 PaL., presel'itaron sus escritos. Ademals,, se pi-esento' Uno, 'Claborado por el propio Orculo, firmado por un ran -limil-ro cle "propietarios, fal ifestaba.
bricantes.. .", quc man*
1 -1.1 CiL-1..rameMe que se trataba de defender unos interests inde ha alta burcTues'a del pa's,"'
Onco dlias despo "s, se celeoro en la Lonja, al flinalizar la
de la Bolsa, tin mitin en el cual se dcfendi' la necesidad dl _" 1=11tel101, ]a esclavitud en las Antiflas. Uno de los asistentes.,
se atrevi(') a guitar 1 abajo la esclavitud", y el dirigente repubilcatio Pere Prous, que lo defendio', fueron repefidarnente agredidosz y, finalmente, expulsados. Los reunidos de la Bolsa elf71_1i _'.Twi una commission que present" al gobernador civil, Fliol, una
_. .4 -nental, mientras que, una hora
Ijicsta Por la iniciativa gubernai
ni"--s tcarde los republicans constiguieron organizer una manifcstacio'n, presidida por diputados provinciales y consejeros muni.cipales, que hizo patented a Fiol su apoyo al gobierno, lamentcanldo la insuficiencia de la media abolicionista propuesta. El d (_ niilngo siguliente (23 de diciembre) se celebro una manifesto. cloD abolicionista, en la cual participation entre 12 000 y 16 000 personas, segdn fuentes favorable y entre 1800 y 2 000 segun fuentes contraries."' La manifestation sano
0 ""' de. la plaza de Cata!uf'a v, fue hasta la explanada de Palau, donde los rnanifestantes Oi-r.-aunicaron sus, mo itivos al gobernador civil. En sucesivas coincentraciones hablaron Guilleumas, Sampere y Miguel, el americano Liado (6ste en castellano), Liftran, A. Altadiffl, E. Viclal y Valcnciano v Valles y Ribot. Posteriormente, ]a manifestac16n
IZI 'Jo en Jos intereses que. babia en Cuba, sino
Se hada enfasis no SO
t:i -Nc'n Jos bene-ficios que la situaci6n colonial representaba direct. mente nara Catalufka. icn consumma, Excelent's*mo Sehor, 10 que Catalufla produce si las Antillas dejaran de ser espafioias? cAd6nde iman riutstros vinos, nuestrus aceltes, los products todos de nuestra agncultura v de nuestra industrial? Que otros mercados tienen? Y nuestra MaTIMI j en que' se ocuparia, impotence para competir con otras naciones .' in, m6s vida que (fa que) to da el transported dc, Jos products nac'O'
-tiales -tiqtiellos mercados)" Se daba por seguro, con un indiscutible reaI'SMO, viie ]a abolicio'n barla perder la posesl,6n de 'las -Anfillas. Wase Jar*O (to Barcelona,, 9 dc, diciembre de 1872.
,IV, La Campana de Gracta del 29 de diciembre de 1872 y cl Diario 6e, Barcelona del 24 de dicl*embre de 1872.









dirigi' al consulado de los Estados Unidos, donde Sampere
'I I #
y Miguel hizo, un discurso poniendo de relieve la contribution anicricana a la causa de ]a 11bertad de los hombres.
Lo que resalta, tanto en ]a prensa republican corno en la contrarian, es la ausencia de obreros en la manifestaci6n aboliclonista. Efectivamente, el rgano internacionalista La Federacidn habla estado hadendo campafia en contra. El argument esgrimiflo por los anarquistas era que no podfan prestar apoyo a aquella hipo'crita forma de abollr la esclavitud dc it nuestros hermanos los negros" para someterlos a la "nueva esclaviltud del salario".111

La "Liga Nacioiial"" en Calalufia
11 1
Ell gobierno ractica I I se decidik) finalmente a aplicar la aboli66n en Puerto Rico con character inmediato, con el apoyo de Amadeo 1.1" La vispera del dia de Navidad se presentaba en las Cortes el proyecto deflinitlivo. Inmediatamente, fue organizada una formidable e linsolita coalicio"n contra Aniadco L el gob ierno y I a abol id On de I a e scl av *1 tud, q ue tom 0' e I nom b re: de "Liga Nacional". Carlistas, moderados, conservadores unionistas I 'IT
y alf'onsinos, republicans unitarlios e incluso los coustitucionales, qua habian gobernado bajo Amadeo 1, superaron sus diferencias con el fin de hacer un frente comln conti-a la a-boJ*C16n. Ma's de trescientos nobles y todos los "Grandes de Es.Pafia", con dos "nicas excepciones, manifestaron colectivarnente su adhesi 0' n a la Liga y tamblic'n por lo menos veinte perio"dic'Os de la capital. Adelardo L6pez de Ayala redact6 un nianifties.to, en protest contra ]a abolicio'n y reclarnando el mantenimiento 1 0 nteg-ro de una ley de 1870, que se difundi" por todas parties con un impresionante aval de firms. Fuera de Madrid, s6lo Se constituyeron juntas adheridas a la Liga en a1gunas ciudades como Valencia, Zaragoza y Palma de Mallorca.


133 El O"rgano internaelonalista, en cambio, se mostraba partid;Ark) de laindependencia de Cub-t. Wase "La esclavitud de los ncaros en Cubot", en La Federaci6n, 28 de diciernbre de 1872. El 6rgano de los socialistas, madri'leflos rechazaba el paternalism aboliclionista y reclamzaba ta anulaci6n de cualquier forma de expiotacioln. Wase "La abolici6ji de la Qgclavitud y el derecho de propiedad"O en La EntancipacioW del 28 de.diclembre de 1872.
Por ello, el 6'rgano pro.aresista La Independencia Nacional Publi
-una -declaraci& taxativa de desafecci6n a la monarquita de Saboya. Wase Diario de Barcelona, 27 de diciembre de 1872.











En Barcelona fue otra cosa. La organization estuvo a cargo
Cfrculo y fue precedlida de algunos actos preparations.
sefioras naddas en las islas de, Cuba v Puerto Rico"
1A a ron un escrito en tono amenazador a] president del ConSc:)O de Ministros. que fue ampliamente difLindido en la prensa
Li El dos de enero, una serie de "individUOS de la n.obleza c.,_ .i.,Ihana" Publicaban v difundian. un manifesto en el cual se 24'.. --crian a ]a rosicio'n. de Ios arist kratas- madrileflus. La I'sta
-u -Tip res ionan Ic.1 116
i n s in
Finalmente, el dicciseis de cnero de 187Z el Orculo celebs'
on en sus locales con los diffiffentes de las corporaciou reu n i Z_economicas de la ciudad. Saliode 61a nombrado Lin comit6 ccr ..-.inizador que redact6 una circular com-rocando a una gran
constitutive de ]a Liga para el sicte de febrero. En el tc ;c :o de la circular se pueden encontrar ya los trazos ma's caractei-Astlcos de ]a Liga Barcelonesa. Contrariamente a la madrilefia'. de-jaba muy claro que no se trataba de. una maniobra anfidindst3ica. Sus fines cran muy simplest. "La Liga debe ser contrarian .aT provecto de ley prcsentado a las Cortes v demas reforms
137
ari.-mciadas

Manifestalxan: "...no queremos la esclavitud perol menos
que se suma en la barbaric a aquellos infelices a quienes se pretcnde
e. P P .
J.avorcccr v. acaban ascourando: "nuestros maridos, nuestros hijos, mlt.:Stros hermanos f. I sabrAn cumplir con su deber, y si hubiera uti ccaj-,anjero (sic) que quisicra imponerse a esta altiva nation, y un gotan obcccado que por complacer a ese o a esos estranjeros suscribiern La dcshonra de la patria, ellos sabrian levantarse como un solo jlW-r"bre v aplastar corno se aplastfa un reptile vexienoso a ese estram luo, v a ese gobierno, y nosotras les antmariamos con nuestros aplausos
-Y riuestras sonrisas". Las alusiones a) rey son muy claras. Vease Diarib de Barcelona, 10 de enero de 1872.
V'S Con fechn del 4 de encro dc 1873, el manifesto de los aristi6cratas catalancs Ilevaba mds de un centenary de firms, entre las cuales Se c.acuentran las de unos cantos "indianos" ennoblecidos.
'1117 En una obra de carActer polffico que se rt,.presento en aquellos
en Barcelona, se encontraba una larga alusi6n: "Las cuerdas que hicitemente suictan / ]as manos de aquellos dos negros / es a Io que Ot -,-a dzin cl nombre. / de la liga naclonal / asociacl"n vastisima / de p!ui-,L onas atra-sadas / que ahogan su concliencia / en un rio del vil metal Pero como sc averguilenzan / de exhibir slin disfraz / sus perversos mjimientos I han Suscado como encubrimlento / un nornbre que los c'Irt :,,'tec*crn / orlientando sus miseries / No es clierto no, que de Ja papretenclan la integridad / quilcren s6lo eI monopotio / de explotar a hermanos / Quicren a la raza negra / con cadenzas en las manos;
4. meren softener su lujo / con la sangre de los negros / quicren convu)Ijir al hombre / en madera, 'en esclayp". En Aws i ARDEau, RoSSEPm,
V .4 n riot %,I








La reuni 6 n consti'tutiva de la Liga se celebr6 en la Lorja con una, inmensa concurrenclia, calculada en tres mil 9ndividuos y compuesta de gradess naviieros y grades cornerciantes, [.. ] modestos industrials, [ ... ] artesanos, [.. individualss de la nobleza, propietarios y hacendados, personas dedicadas a carre
If. a ".1381 C -ios cantos. discursos Pat *6ras titerarias Despups de ui ri
ticos, el eirculo pre-sento una resolution de seis punts en la que se expresaba los acuerdos alcanzados: fraternidad con ]a U4.12 de Madrid, reafirmacio'n de los princip ios cstablecIdos cri la circular convocatoria y ]a dosicynaci'n de una amplia coiniStoll ejecutiva que tendria ]a representacil On de la association. La presidencia proptiso una candidature de setenta v dos indi-. Vidulus, que fue aceptada integramente. Junto con esta candlidatura pasaron a former parte de ]a representationn" de la Licya-1_2 La junta del Circulo y la commission iniciadora.
En total, se trataba de un centcnar de pcrsortas, que, si no de una mantra exacta, permiti'a former una images bast-ante definida de la baSIC1 Social diel moviniiento "iiguista". Se encontraban en LI'l dos obispos de Barcelona, cinco alcaldes de la ciudad, dus presidents de ]a Diputacii6n, dicz catedralticos de la Universidad y alcy-unos otros de la Escuela de Ingenieros y del InstItUto, velinte diputados y senadores, presideutes y rectores de las entledades Nr corporations (Semiiiario Conciliar, Cole(Irio, de Aboaados, Sociedad EconoMica de Amigos del Pal's, Instituto, Agrfcola Catalan de San Istdro, Instituto Industr.ial de Catalun-a, Fomento de la Produccion Nacional ... numerosos diputados provinciales y conse4jeros municipales, fundadores y directors de grades peribdicos, escritores e intellectuals de primcra fila, grades financi&o.s,.navieros, comerciantes, los apellidos vinculados a las grades industries del pais. Encontramos entrc hello's, por ejemplo, once de Jos accionistas iniciales dcl Banco Hispano-Colonial y veintlicuatro de los consejeros de ]a Cala de Ahorros y Monte de Piedad de 'Barcelona. Al levanlarse la s;eq)(_)n, CI president del Circulo d1irigio telegrams explocando el sentido de la reunion a la Liga Nacional de Madrid V a los "Casinos Espanholes" de Cuba y Puerto Rico.
Pero los acontecirnientos se precipitaron de una forma irnprevista. Solamente tres dlias despue's de ]a asamblea "liguista", ,k? en parte forzados por esta clase de coallicliones, Amadeo anunciaba. SLI it-revocable abdicadon, y la Asamblea Nacional, reunion conjunta del Congreso y del -Senado, proclamaba la Repdbliica.A$ Diario de Barcelosia. 5 de fobrcro de t873. (ed. de la man'ana).









El proyecto de abolition pas 0' al primer plano de ]as discu.3' nes de fa Asamblea. Finalmente, despuds de, muchas dif licultadcs. fue aprobada ]a ley aboliclionist'a para, Puerto Rico, bion con ]a modification sea6n la cual los negros no adquir1rian 10S dere,-hos poll"Licos hasta al cabo de c*nco aflos. AIgunos dfas malls iarde, los bombres de ]a Liga Nacional, repentinamente &spreocupados del curso de la guerra y de la "integridad nal", acordaron discover su enddad.
Finalmente cond.enada la esclavitud, tampoco PoUla O!UIIr,,:ItIvjen Cuba mwho tempo y debl"a irse realizando lenta pero inexorablemente. Catorce aft-os antes de iniciarse el siglo xx y doce anos antes de )a independence de la isla eran puestos en hk-)erlad los 61timos esclavos.
La acutud decididamente esclavista de la burguesia catakula comporta, una apparent contradiction. pesto que no scria s< ,nsato dudar de ]a mentalidad "mode-i-na" de cste testament. Pero esta contradiction resu I Ita poco sorprendente cuando se advierte que al defender la eselavitud no se hada otra cosa que iratar de conservar el medio ma's seguro de mantener la dunal-:
J i J i
nacion colonial (por parte de una metropoll colocada en tina
d i
sltuac16n precaria dentro del concerto del capitalist-no -..,I tral") y, con esta una reserve prccapitallista, donde era poslble acumular gyrandes y peque-as fortunes, que acababan por inycctarse en )a econom'll v la structural productive catalanas.












Ap~n d icc 1

Exportacio~n (1786-1849) v production (1850-1900) de azu"car c'ubana
(en to~neladas)

6L11642 3-815 41175 1844 1856017 7627&0
.q-7 11 2,5) 1816 38938 1845 87452 J.874 670 245
i2Y1817 42530 1846 181744 1875 706 66)
1199 12719 1818 41310 1847 234565 1876 5806821
17,W) 14332 1819 3949.3 1848 226084 1877 511787
1 15642 1820 45397 1849 202378 1878 524582
I2 13 40.3 1821 50011 1850 219620 A4879 659418
-~ 1496 1822 '56 474 1851 259 829 1880 521629
J4 28 26-7 1823 66489 1852 247635 1881 485214
173.51 1824 57 3427 1853 361 82 56
V% 23 461 1825 51 737 1854 368 093 18983 453 126
17 23036 1326 71730 1855 385809 1884 5 45 238
1 7(8 26128 1827 67607 1856 352346 1885 621966
1709 31783 11828 68021 1857 349393 1886 720169
1JFiY 27438 1829 75766 1858 378919 1887 636366
1 KI1 30723 1830 90492 1859 527535 1888 646347
1$02 38922 1831 82033 1860 439940 1889 551483
18l 3. 0392 1832 87209 1861 458640 1890 622398
1t8N, 38150 1833 87682 1962 513756 1891 806813
1905 3-3428 1834 96694, 1863 498993 1892 961356
18%6 30110O 1835 100260 1864 565919 1893 803008
i R7 34666 1836 103338 1,865 610209 1894 1037565
1 WA 24381 1837 104190 1866 602334 18 95 988403
10~9 46932 .1838 119803 1867 58 7 571 1896 221664
1810i 3 7 572 1839 109309 1868 781460 1897 208702
1~1 30 932 1840 149416 1541898 300 717
1812 24658 1841. 152638 1870 714534 1899 330366
1913 34715 1842 150446 1871 538361 1900 295334
ISAii 3.319 6 1843 163595 1872 679103

T'JLATES'. Las vitCro de 1796-1$25 couNtabain en diverxsas nolas de las aduanas cubalias
Yai UMIiCIAd pOr RFumdn DE LA SAGRA que las tom6 dc Mariano TORRENTE, Bosquejo
~r~~wm0.prilui'o de lia IM dc. Cuba, La Ha1zbana, 18.53, vol 11. p. 277, De la misma
rI CVrcrcte tuiov, cusa qtie pemite ft cilces m~bain~ Se trata pues de cif ras
ut~pi~mi~ fiiae, o olo.Ef contrnborido fue probabictminte irnportanto en
'",J~ilIic-4. r~e. imroz( oio-) tie lia scric, mieritras la met-rdpoli esparwota pasaba por ur idernihIcs dificultoasks y ]a -adzinistrac6n dec la colonia contaha con recurs finantIwros nburidautl-- grLack-s a Jos "situades" mejicanos. Las cautidades estaban origiI whuente epre-,adas en caja. Hei utilizado la propiorc6n I caja = 16 arz'obas (186 kilo- -rnes) qu .c uikfza ]ah propia administracidn espaflela y itabi~ TORRENTE, iguaI












que R. GUERRA Y SANCHEZ (Azdcay--,, 11, p. 273-ri y J. LE RIVEREND
tHisloria..., p. 171).
Lrv de pro-Lluccio';i de 1850-19M soti toi-m&s de R. GILI'l-'M Y SANTCHEZ (Azu'
arO-tdice 11, pp. 277-28011- G. TORTELLA (up. cit., p, 152) ha coniprobadli ]a
casi identid.Id de esia Neric co;-4 Ju que 1woiord-unzi R. PORTER pw-a 1653-1898 (Indiatrial Osbi-i, -Ninv York, 18"). Es igtmln- cnte mu%- similar a lit qL1C da TNI'Fil 1878AS0, Zwl ;Ados vor I;a cxml M&O,-C) v Ohk 41C )a 'j: Ct) f 1) j -, -j a5! an da d C -A Foritmo del Trabtkjo 1_11 elieslitjr, clir altv. BjjCt;jU[j- 1$9
L 1 '2 0 0, r, 31.
-S q-Lnl ); ""III 4 :Or- ],I, Cx1LCPVW) dc uji solo zt6u; zt ]a que se d,,-t p; j- t 1871-1R8O CTJ
lus "AMIZdCS '(t CQfj'jf)j42rCC f.XtC1 U1 V.11 11L s Fait., orc au





Apendicc 2


Exportacion de caf de Cuba

(en toneladas)


1826 20398 1833 29513 1840 24651 1847 10719
1827 23018 1834 20899 1841 14202 1848 7982
1828 14767 1835 16284 1842 22986 1849 10092
1829 19966 1836 18 :520 1843 H 765 1850 5981
1830 20683- 1837 24536 1844 14260 185 1 6613
1831 24501 1838 17 8218 18 4 5 25728
1832 23562 1839 22428 1 E46 9391


FJ ENTE: Las cifriv, pixycedvo de A TORRENTI op. cit., 11, p. 27 Lo. fttenk: i fl-Cr-OJI
las e,,ladisticas ct4bnnas de comercio exterl"r, q1m, exp rc -- ;l bill% 'C'111t1dacies de cW esporutdo primes-=CLITIO en quint;dcs, dcspu6s en arrol-)as y riwodmeniv vo libras. A .-rici6ii del cultivo del c;d'C cootribuyu Poderfsamo lite 1:1 "-kPHCa66t1
de una polikicit tr-invclarki discril-'Linazoria por p"ille de lus Lt-kius Unidos.










Ap6ndice 3

Exportaci&n de azucar a los Estados Unidos

Aiios CUI3A PUERTO RICO
(libras) (libras)

1869 111419203
1870 801 633 343 130706182
1871 759 991 655 149 219 683
1872 877 035 222 167 109647
1873 939 880 932 122 637,116
1874 1 223 632 524 98761 876
3. 75 1 090650433 110022 610
1876 1008413671 70155045
1877 926 163 842 62 733 886
1878 904731 065 73924486
1879 1275836966 84704473
1880 1087330787 83873661
1881 1056903678 50271 347
1882 1107578529 78 768 975
1883 1139794337 83 940 67 0
1884 1 191233954 138A 382 724
1885 1115045360 1"59 799 898
1886 1210503201 93002 688
1887 1394716310 131 443622
1888 1209170332 115653 809

FUENTE: Comisi6n de Propagnda del IForento ded Trabajo Nacional, La cuesin cub4n,
P. 27. Procede de las series estadisticas del cornercio e,~terior norteamericaflo, quLe registran [as ciras en pciriodos -anualcs que iban desde el Is de Iul~io at 30 de junjo :signiente. For esta raz6n, y por la posibke venta de surtidos acumulados, no -debe cifraiiar que en algdn af'lo aislado Ins cifras de exportac16a scan ligeraniente superiorC5 a Ws de producci6n consignadzs en~ cl aip~ndice 1. Puede encontrarse ufla serie ni~s larta para
Cuba en G. TORTELLA, -,p. crt, p. 153.










Ap6ndice 4

Y-listrucciones p/ar/a el Berg/anti/n Goleta Semir6imide (1)

N, 1. Toda la tripularcion diel Berglanti/n Goleta Se.mirdmide su Ca., a/ ig gana su salario desde el dia 4 de
P 'i I.' n D. Juan Ferrer y Rol
Marzo en esta former: El Cap/ital/n $ 100,i-,,, el segundo D. JUAII B/auflsfta Mai-je-nta $ 50,j-, el 3? D. Soaqluf/n Segul S 30,j-, ot-ro 2 D, Marmel Fcrrer 1 el Ciruj $ 30,,-,,, el Contramaestre
50,i-,,, el guardian el dispenser S 25.,,,-,,, el CondestaIn. S 30,j-, el CaTafate $ 25p* -py p el Com-ricro
-4c S 25,,-,,, cl Carpi tero
2 5 7-,,. Lw; marincros araz6n de $ 201j-, los rnozos a y 105
pa-mcs al rcspceto de

NI-,-- 2. Al Cap,.Iita-*/n se Ic abonard por aslgriac/id/n de cada un n"
-t"o entn-at.1c (2) -s 18,, a] segundo $ 3 ,P-:P) a los dos terceros 1 3 3 1.11da uno; a] contramaestre al Guardian I/z $ y a] cir-aj a 4-, 0


N, El Berg/mitf/ii Goleta deberi estar siempre pintado de negro con
'ZIja blanca y sti baterl'a, la contrascfia suya es una bandera Holandesa pucsta cn cl tope del trinqucte+

No. 4. La orden espresa al Cap/itA/n encargado de la espedici6n -ei
q/u/e se dirija a ]a costa de Oro precisamente y no a otro punto dc squel cont-Inente p/ar/a que haga alU su cargamento y si apuraCos
.4
los recursos le fuese totalmente impossible de pc)derlo co-nse_pir Io harA em el punto que considered xnAs convenient; pero la de.,scama la verificarA en donde le ordene el PrActico q/u/c deber-A
e5tai.- cii el cabo lFrance's dc la Yskv dc Pinos.

5. Eii el punto deslgnado deberA estar d/I*c/h(,) praklico p/ar/a q7je cr. cl moment q/u/e se aviste el buque y este derto de ser 61 por stis scfiales y contrascha. pasarA a bordo con una canoa, Ifevando a Ia proa de elb una banderiffla blanca, cuvo encarpdo dcbcrA tener um carta p/ar/a el Cap/itA/n firmada por los consignatarios de la Habana con cstas intcliales F.S.S. y rfibrika conocida. cuya carta dcberd' contender todas las 6rdenes, q/u/c tengan a bien darle, y en particular sobre el punto a dmde deba dirigirse el, buque a veificar
,a descarcya, q/u/e nos parece scria muy convenient q/u/c la h'


r? A,. Tvc.,B, F. e., 1B J1013 ('PJtj.tn Rgig v Jaqucs'). El cvitcno adoptado para la transcryle estos doctuneintos lt.i ,Ido el dc resp etar [a ortogmrfa oriziml con la e=padn
A c I o,,s acentas. que han ,.ido nfiadidos o m-rcgIdos coa el fin de evitar posibhm erwres
U kCiALM. For e.mit misma raz;n he procedida a desarrollar bs palabns que estaq,-)rcvLid-a-,, a cxcepd6n de los tratamlentos y de d.d. (dicho dia) cn cl
Ivs ductimcjitos Presentados, debido a su reiteraci6n. (Z ko-mlado cp e. Wo de reribo.









"Zio GaLifre 'La Coloma o Guanimar; L Ynbi6n deber5n decirle S
h,-Lbr,-.u ulijado su cargarn/enfto haru su entrada a la
c Nlaaanzas, rev*r ndole con q/u/c preicsto h.-i de hac.,r i
.;rviendO LL 'u/c al tonvir 1, 1 11 la L L -,
12S SU COIJ% aSMIISMU, I'UU leu lie 10
rio ,,Iir,' a I mi
botar a.l.-Agua o Cunscrvar a bordo todos los Odlcs q/u/c il -ldican
-,ba de, est-c negocio, agregindole CUa-IItO tomlran a hien
i.. i ."a ef b Lien ecsito de ka espedik-i "
donde haya que verificar ]a descaroa sc pr(-.,-i cl r, k47- t-)
una o dos canons p/ar/a que en union del bole cle ]a con toda la brevedad possible.

Si p/o/r motives muy poderosos no. esluviese el praictileo 0 S I
c aruatio en Cabo france's de ]a YsIa de Phios sirva (Ic
fule el Berg/antf/n Goleta se dirigiral, a Rio Galaf re o a la Cc ',
de no a Guammar, cuvo punto d L-'s 1. 1 ou i al Ciij),'Ita/n segt"
,c i re unstanclas lo ecsijan p/ar/a verificar alli la detwarga y aun S,_tfa a tuviesen un sugeto prepai-ado q/u/c en la Colom, ZI .1, i e
djese La casualldad de falter el prakfico en el Cabo frances I-.. IaLi de Pinos p/o/i- a1guno de aquellos casos imprevislos, vu la
a q/u/c si el Cap/W/n no puede d scam r en la Co[oma --mpre rnand,-M-A a d/ic/ho punto un hombi-e de su confianza
p d
-4 cucut!ntra quicn (cilga la curia de los- cotisigstimarios p/ai.,ra
ElLrse a ella.

'o S. Verificad-a Ia descarga del cargam/en/to el encan-F.ado de la %:-peiJ "n se di igird con el buque al Puerto q/u/c le oi-deric el coa- yr-Latario de ]a Habana, dando a 'ste noucia del cargam/en/to qf'ugle
duce y ctuu-ito consideve necesur10 cornuflicafle v SI
Ilerra se viese en ah-nln lance apurado sobre cl cI11,ffg-imento
pordra sli puede con los q/u/c traten de Mcomodarle y si no Tu, _-se possible transar el negocio en el 61(imo y desc4s-perado caso O
,aber otro recurso (fir"A q/tt/e sucycio pertencce el cargamento,
"e q,/u/e en la Habana fransen el ncoocio.

.NtIj. 9. El huque es nuc-vo y se considei-a de primeval march sup ,: -JI"
su tripulaclu"n son 54 hidividuos de Cap/itit/n a page, est" arn-4..-JIo
8 can-unes de a 12., fusiles y tlemals armas MeIlUdas, con
dt: Corso v Mercancia d"pachado p/ar/a San/to/ Tom&,%.
go de la e.spedic"a se le enew-ga, lv'( 10. Al que va het ho can J a
y advierte cl/u/c en la cosf4a se man./e/je con toda previslull ounflanza, poniendo todo su esmero *v cunato en q/u/c por
estflo deje eng-afiarse de aquellos factoms- o liatiantes, pues son r-7'11Y frecuentes los dances q/u/c ban ocurrido de esta clase PcrdilonLc Ift
factura p/oIr haberla entregado ssin precauci6n o se-guridad.









No. 11. En el caso de pdrdida o apresamiento durante el vlage person;&
a1guna del buque tendri derecho a reclamar -sueldo, asignacl6n, ni 'Cosa q/u/e se le parewa p/o/r ningrOn estilo, pues st tal sucediese
se concluy6 el contract sin remuneracOn ninguna.

"',.To. 12. Esta clase de vilases Conchiven en el mismo dia q/u/e despWs
de alijado de fondo el buque ea Matanzas o en la Habana,, p/o/r consiguiente el salario de Cap/itI/n a Page scrl:*k arreglado al estUo del pais, y si* se resuelve a /u/e el buque regrese a Europa, la trIPUlaci6n de Cap/!tA/n a Page set-4 del nlmero de personas q/u/e
%,-4:Jsamente sea.;i necesarias p/ar/a hacer la travel'
Pi 1a; y en este caso
tended buen culdado el Cap/146/n de conste en, el Rol los
motives do los o/u/e se hayan quedado, -a s(;,an como desertores o como enfermos a fin de q/ule aqui no le 'Ilagan cargos a su regreso.

Zo. Queda facultado el Ca-p/it-1/n para que en alaua apuro de una C za u otro insidevite qluJe contri buya a salvar el negodo puccla
p.;ar/a Wit- del I;ancl-- of-recer a I I I
la tripLifaci6n menos a los q/Ule tienen sefirtlada su as](macl6in, ahrurw reg-alla segdn el L aso cstendie"U.dose si apurase la- cantidad de un mil. q/u/e se les cntregar4n ca
la Habana Ilegados a salvamento buque y carga.

&;o. 14, Se cricarga at Cap/itA/n y dem6s oficiales de a bordo una suma
vigilancia, buen tope y no fiarse de ningfin buque, como tambi6n vigilar y observer la conduct de los mismos de la tripulaci6n y de los otros, p/ar/a evitar disgustos v casos desgraciados q/u/e suelen ofrecerse: tambidn se les encarga sunia vigilancia en no peryniftir que fos mariners ni persona alguna del buque den escAndalo entre 10S Secsos, siendo la oficialidad los primers en dar el ajempio en
esto, en la uni6n y subordinac16n q/u/e deben guardar.

No. 15. En el punto en donde deba cargar, no conducira a bordo, dcl
buque el cargamento hasta tenerlo todo rcunido y cuando Io hava, q, 'u/e sea con la mayor prontitud, y do' lavela en el primer moment cc tenerlo todo a dentro y si dicse ]a cas-aalidad de haber algiln
terelo, averiado, a,]. fiempo del embarque lo dclarA en sierra.

No. 16. En ning ui caso ni por iiingln pretesto molestardn ni tocarain
cosa alguna de los btiques q/u/e cneuentren vallidos de la fuerza DI inctios en flerra; pues sit cornisio"n sc dirige a hacer el negoto con pureza v sin dafio de tercero, v si algo tomasen p'o/r necesldad tanto
iEm Verra conio en la nuir lo pagaran i-eligiosamente.
C

No. 171. Corno del buque y (let carg,-cimento hay parte asegurado, en C1
caso de pe'rdida o alvesamiento el Cap/iti/n si pudiese sacarS los docunientos juridicos dc la ocurrencia siempre q/u/c la desgrac'ja sv eda desde q/ti/e dd ]a veto de este gucrto hasta el dia q/u/e tenga su cargam/cn/to a bordo, jxrosi sucediera ser apresado o perdido









con la carga en este caso el Cap/itd/h con sus oficiales, contramaestre y tres manineros, formarA un documents en q/u/e conste todo cl caso entendidudose esto si le fuese. impossible sacar documents
lecrCales.
It

No. 18. Si el Capfita/n estando en. la Costa tuviese proporc!6n de escribir a la Habana lo hara' dando noticlas de su estado y'del dia poco mAs o menos q/u/e verificarA su salida Plar/a, el puerto de su destiny y cuando considered convenience, y lo mismo hari si tuviese ocas!6n
de eserlibir a Csta poDiendo la carta sin firma.

N o. .11.9. Llegado a la Habana el Cap/*tA/n o encargado, deberA estar en
tin todo a las 6rdcmes de los conslignatarios los SS. Roig, Sob/dn/o y Comp/afti/a los q/u/e de acuerdo con el Cap/*tA/n resolvefSn lo
que teiigan p/o/r convenience.

NF o. 20, En el caso dc fallecimiento del CapfitA/n o alguno de los tres
I)ilotos ociApard la plaza del q/u/e falte a quien correspond p/o/r csc-ala, procurando entre ellos y demAs oficialidad del buque guardar la mayor ammonia y procurer q/u/e se observe toda la subordinacio'n cu-il corresponded a un viaje corno el presented.

No. 21. Se espera q/u/c el encargado de la espedicWn tendrA toda la
economic possible, q/u/e no olvidara y se le respite, q/u/e tenga. la mayor vigilancia dentro y fuera del buque y sobre todo q/u/e no suelto la Raclura sin estar bien seguro de q/u/e no serA engaflado.

No. 22. En el caso dc p&dida o apresamiento se le previene al Cap/itiln
y demas de la tripulacii6n, q/u/e p/o/r ninguln pretesto ni colorldo desert abandoner el buque si no cuando est6 ya enteramente perdida la embareaciun, salvando antes cuanto puedan si las fuerzas no son mayors, pues del abandon del buque parficularm/en/te por parte del Cap/ita/n pueden resultar perjuicios de Ia mayor consideracift.

No. 23. Como el Cap/ita/n ha de dejar en sierra un. official y algunos
mariners de conflanza p/ar/a custodial el cargam/en/to los consigiiatarios le dir-An q/u/e salida deba dar de la gente q/ufe le falte al flempo, de fonder en la'Habana o Matanzas, debiendo tener arrecyjada la cosa plar/a q/u/e no le molested. Tambi6n le clirAn en el
caso de dlrifirse a Matanzas a q/u/e sugeto debe consignarse.

No. 24. El prakfico o VI'gfa deberA estar sin falta a1guna el dia P de
Julio en el Cabo franc6s de la Ysla de Pinos, esperando el arribo del Berg/antf/n Goleta con todas ]as prevenciones q/u/e van CSPuestas.

-No. 25. Desde el Cap/I'tA/n hasta el filtimo page tienen recibido Un mes
de abances, de sudrte q/u/e estAn pagados hasta el dia 3 de Abril
inclusive.










No. 26. Se Previe-ne al Cap/*ta"/n o al q/u/e por su falta tenga el mando
del. buque q/u)'e en ning m caso iii p/o/r ning6n motive, tanto a la
como al regreso de Europa lia J arribada volunuiria a ru,.xito
gi-mo, y s6lo podrd hacculo cuai-ido considered q/u/c puede ser kii
al rccyocio de va hecho cargo.
i7 ik

No. 27. El Caplita/P., del buque o encargado de In. espedicio"n a su ,ivribo
a 1-i Habana debora' render cuentas de la inversion de In facturn ;al
cons ignatari*o.

So. 28. For 'Itimo se concluye esta instrucci6n enclrgando al Capfiti/n
que en cuanto le sea possible se arregle a ella en un todo, procur.tildo
por su parte el buen eCsito de la espedici6n.

Barcelona 6 Marzo do ILO


















00




0 M~0
(J~ tt.



C) a tpa


till"cc, ~ I


4 ~ 9 r,

CD 0
or 4 95







4 4 (f 4Q) 44 *AO V-9



0

'C4


4po 9:






M Q 9D







4-4


-IALI








W-C~





Ac 0














0

C)
2
"4




C
Ln Ln









Cd




rIA
0 ew
0


P-R cl
0 mld V;z; f0i "'.-I PC pu

%o




la, C) fn Ott
-t

Ln
:s:;mlb;)jnj.V




Cl,


s:anbojnVq


so-uox) I nw





to


S-4




r4 u
E
44 4-A -q
d
4) 85, cd



6 4
M V fo VO 0 fq

zi


















0




.t



M Sq S 4 aS S



00 Mt Rt 00 m


IA U 4 aS S
03 0 -S 5 4* 4
a S 4 4 4 4 4 5

>












a 4 5 a a

* a -a 4 a U 9 L4
a a 4 4 54 S50

*~l V U-4S 45
~ ~ Pz .4 4 * a*


r- 000 'CO a'S,4*4


Sp*o n T--49 S a*

7 1 go" *4 4 aU











*~ o



a C .
0 P- .0-1a
4 .4 F" Nip-&)


4~* 4c ~ ~

ci 0 caQ






00

Up .1~io w u ~ ~


Pd -0 C Pd r 1: P 00 po 00 pa -, 6 '















it. .9










f








4L
lp
w

4-6 F4












MCI.
146 %4


m It tn lklo
CD -of


sont*pW





sEza!a











po IA

41 4-001
8














pow pti 'd pd 0

#6 vd @a a Md od Pid od pti d I














u
rl z
Lf". 00 110 4
Mir r- vq
cc w4t
14*
>




Ln









cl



4





cu
0 d

rz


CP40

15
t) k-4 A-4

CK Ln In U-j U'. Ln U Ln %C r- I- C'Zold


s.)nb..ilnW


SL C%4


vl* too






N 1 0
0 C3

cu
M N
0
NP-1
0
0 W
P--d
own N
0 N
I-t





V) pl %0 t--













0


I 94t q9t
>











F d











pt,
+




+


C)
fn a

C> tn
MO-L v-4 m m
V"4 T-4
tn
8 sanbaInK


suuoial-nW

dC:4


sanboInW,


SQUO00TOW


SI!ZQ!d

rd


Cd 75
V)
%6P c .6-b W3 0
0 .2
P
0 0
0 .*.q
V > 0

C6 w cs
cn
Cd g







tn co V-1 V4
ro
pa



















u0


































--A V110 4q *-- 1-4 "'4


pa a4 4 44
gU- o a PjnW







S 4 44 I


47 u ;.4 4 *




P4 4 4

"a 0 q V,


4 4 4 4P.4






-0 A4 =>cc uIJ U
-~ 0















a

Z- tn tn C)

--t 0-17N 00 Val 11,




C

ell,














Vill ct -4


MR zz I
P




0
P. zi


00-4









cr












sanbaltiW sauo,)OT ril-V


5U7:DTd CA
CNII

cs


P-1 .04
S-4 0-0

cq




P.-P ell oV.-f
PZ5 o

WC po














00 0 00 00




0-44


000



-*-AC~ r4O

:2w: 0 -0


P44


;- I4 ~




0 MO m m toci)n00C Irs f% U%4r'



s~onbalny












too9

z 01
0
4.0 ~ c z~ d > sw~b~InNot





maI MO ,. I o 6 dVll


























CD r- T-. t- -IC4 ~"~ C3) t3f F '


0 (U3a~a) +



4"a







44
a a a a a+








a4L4
Cloaa a a.- 8 *4a
ad of

* a a a O a a4.4
a a __- a aPa4
-0 0. a- 4a
a~o NOD d -4a




aa LO*

Q aPQ


u CO 1ci 7 -i 4

0 4- j am aaa


P0~- V) aaar. W" aa a-0 a aa
0 4 (% zf~ J.> a ~
a a a a ~ a a a0





0. :3 V):


I ~0, cd (I~a
17 0 ~ Z IV 0~a a

Q~~~~~c l a ~
vi 80 ~ d 1 a
a ~13.4







-p


U4 0 -, toL

-0~


A4 A PAA. L4a

















~4.J





CD La C) co 4 P-0T
p p
M C.)o






Er p



0





116 E 0 0
0 0~ (A



q-
~P11 (Ia~







19 +
fA w LO
4)IJ t~ 0-J 0




ed c



CZI
r4)







04~ ;>1




























































k- .







-.tp
31
lip,







LOU














4b












David Turnb i.!I: apuntes hist'ricos




Pedro Me ndez Diaz


Este destacado viajero, escritor, historiador, diplomatic y a7bolicionista, es una figure pole'ri-ilca torque mientras para. a1guY)os fue un antiesclavista convencido, para otros es reprcsentatlvo de los ffitereses britainicos y cuya extc-nsi6n no es possible precisar. No obstante, seha esb -ozado' la posibillidad del prop6s7io de incluk a Cuba entre las colonials inglesas.
Nac.ido en Glasgow, Escocia, entre los titulos acad6miicos que avaloran su nombre figuran el de Maglster Artilum, Miemtn-a Correspondiente de la Real Academia de Historia de Madrid y de la Real Socliedad Patrio'tica y Econo"mica de la Habana. Turnbull, autor de numerosos artliculos publicados en revistas y perl6dicos de la 6voca y de dos obras. La Revolucion francesa de 1830 y Viafes por el 6este. Cuba con nof icias de Puerto Rico v el comerclo de esclavos, fue un bombre cuyos sentimientos 14acia los negros han slido comparados con los del padre Las Casas con ri specto a los indtios. Visit' HoIaTida, Par's, Madrid, y efectuo" posterlormente un viaje por las colonies inglesas de Am6rica.'Recorrli 0' tamblic'n las islas del arch'pie'lago de las Anti11as Menores.
David Turnbull perteneda a la Socliedad Antiesclavista Bn*tamica y Extranjera, y, en su character de tal, emprendi6 en 1837
0 a
USt Viale por la parte occidental del AtIAntico seg*n declare:
A mi Ilegada a las Antillas Occidentales, el sistema de preceptorl'a en las colonies britAmcas se encontraba operando completamente y el acortamlento de su duration en favor de los irabajadores agilcolas con el objeto de ponerlos en possession de su libertad el lo. de agosto di
83








1838, no habl'a sido aun promovido adecuadamente. Fue en ]a Guayana inglesa (... ] que desembarque, por primera ve7., y hablendo despuds visitado todas las islas del Archip*61ago vecano, tuve la satiffisfacci6n de encontrar en el curso de mi trayecto hacia sotavento que 10S rniembros de las diversas legislatures locales se estaban preparando con mAs o menos disgust a someterse a!
abandon de este remanente de esclavitud.
Yo tuve la. suerte de Ilegar a Jamaica a fiempo de observar la alegri"a ocasionada a la poblac116n. negra por ]a desapancift del dItimo eslabon de su cadenza. La moderaclon con la cual pasaron a su nuevo estado de ex'stencia es ya un asunto hist6rico. Sobre esto, las predicclones ominosas de los colons han sido decepcionadas o, contranadas agradablemente; y de la cantidad de tra.
bajo voluntario ya obtenido, no es incorrect suponer que ellos hayan estado igualmente equivocados en el
resto de sus siniestras predicciones.1

De Jamaica arribo' a Santiago de Cuba, v*sit6 las miffias de cobre Y se traslad", despue's, a La Habana, donde. por recomendaci6n de Lord Palmerston, al frente del Ministerio de Relaclones Exteriores de la Gran Bretafia, se relaciona con el c 6nsul incIrIc"s Tolme, con el doctor Richard R. Madden, miembro, de la Comisift Mixta de Justicia para. la Supresl16n del Trafico Negrero, y personalidades limportantes de ]a capital. Luego, Hew a cabo visits a Gufflnes y a Matanzas, esta 'U"Itima regift profusamente poblada por negros y mestizos, debido al Incremento de ]a industrial azueearera. Como resultado de las observaciones realizadas en esas zonas, escribio' un trabajo desde el punto de visua socio-economico Y politico sobre Cuba y Puerto Rico. Basta )a lecture del Iffidice de la. obra, que comprende veinticinco capitulos, para darse cuenta de la seriedad de la misma. Transcribimos algunos pdrrafos por expresar con claridad la opinion de Turnbull sobre el problema dc la. esclavitud:'

Profundamente impresionado con la necesi'dad de hablar o crear un remedio ma' s rApido, practicable y ef iciente que cualquier cosa hasta ahora sugenda, todo mi* pensamiento se inclin.6 en esta d*recc*6n; Y en las piginas siguientes yo he intentado desarrollar un plan, concebido

TURNBULT, DAviD. Travels in the West. Cuba with notices of Porto Rico and the slave trade. London, 1840. Version libre del autar. p., v**-vi'*.








en medio de las escenas de desventura que este trAfico
ha production.
Fue el tratado de 1835 el que priv a los malvados de todas las naciones que cargan sus barcos con miseria humana, de la protecei6n de la orgullosa Le6n, y CastiIla de Espafla. Sin embargo, han encontrado refuglo por un tempo bajo la bandera mercenaria de Portugal; y cuando se encuentren privado de dsta, como en breve lo serAn, es de temerse que las Estrellas y Franjas de la Uni6n Norteamericana pueda ser desviada y gratuffamente interpuesta para su protecc116n. Aun sin el ampa-ro de ninguna bandera naclional, sus ganandas son lo suficientemente grades para tentar su reto al poder naval de Inglaterra, aunque 6ste estarfa respal-dado apoyado por la cooperac116n cordial del resto del mundo civ*11*7ado.' Como 'la fuerza bruta esta probado que es impotence contra una ganancia. de cien por ciento, yo propongo ir a la ralpz de la maldad y eliminar la ganancia en su punto de origin. [ ... I los que cobras no tienen, y cabritas venden, Zde d6nde les viene? Los negros Bozales son los cabriltos del proverbio y yo solicit solamente al, tribunal de ]a cornisi6n mixta el poder averiguar de d6ride vinieron. Los juices britanicos se encuentran en ese lugar. La cufia va estd insinuada. No necesita mas que
un golpe bien dirigido Para penetrarle a fondo.2 11 -F 11 a ll
La opini6n ma's generalizaaa consider que esta obra y los sentiments abolicionistas del attior fuieron los que recome-ndaron su designaci6n Para desempefiar el cargo de consul de Albioki en La Habana y Superintendente. de Negros Libertos. No Tiay la menor duda que el libro, caus6 impact en la oplinii& public y la indignac'16n de los traflicantes negreros no tuvo 11"mites cuando Turnbull llega a La Habana, el tres de noviem1)re de 1840, Para reemplazar a Richard R. Madden.
Tumbull habla demostrado ampliamente en su trabajo que una parte de la burguesia criolla deseaba la inmediata -v totat extinc16n del nefando cornerdo de carne humana, Pero wla metr6pofi, a despecho de los tratados internacionales suscriptos con Inglaterra -en virtue de los cuales se comprometi-fa a abollir el trAfico africano- burlaba las leyes y se mofaba de- los compromisos adquiridos en dichos convenios.

2 fbidem. P. *i*-V.








=1
F11 Sabio cubano Fernando Ortiz,, en su. obra cl.Asica sobre el tcma de la e.sclavitud., ha escrito lo, siguiente:

Desde el afto de 1814 a 1845, cinco tratados fueron con certados entre Inglaterra y Espafia. Por uno de eflos, el
de 181.7. 1 a p rimera naci6n pag' a la segun da 400 000 1
bras' esierlinas bajo condition, de que fuese radical a inmediata la abolition de, la. trata. Cincuenta afios derspu6s de esa fecha, auln duraba el traffic negrero a despecho de los tratados. Los gobernantes de Cuba, seg6n confesi6n propa, especulaban con el contraband, de
esclavos.3

En effect, al cesar la trata legal, cobro" auge la trata clanclestina, mid veces peor quela anterior, ya que provoc6 millares de cri'menes en el afAn de ocultar Jos cargamentos hurnanos a la vigilancia de la armada inglesa' y. twnbidn, el enriquedimiento ae ]as autoridades colonliales, que recibl'an de los negreros mediffia cma de oro por cada africana importado.
El nombramiento de Turnbull prodik'l'o una alarm consider, rable entre los comerciantes negrcros y los duen"Jos de esclavos, de taj mantra, que la Junta de Fomento, que presicha el. conde ae Villanueva, se dirigio al captain general, Pedro Perez Giro n, principle de Anglona, y le manifesto' su. preocupacio' n en relation con la influence peligrosa que pod a ejercer Turnbull en la. s ocledad cubana, debido a sus id-eas aboliciontstas. Al proplo fiempo, la Junta subraya la ventaja de prevenlir con la inmigra. d6n de colons blanco los peligros que el aumento de la poblad6n negra podfa traer a la vida en Cuba.
Al fin, en marzo de 1841, fue aceptado como consul, al pmsentar oflicialmente el exequatur,. pero el capitAn general, Jerpn1mo Vald6s, se neg6 a reconocerlo tambien como S-uperintentiente de Libertos. Al respect dice Calcagno que ""Apeuas consul, c-tnpez6 la lucha entre,61 y el Capita"n general, combat rudo de cada hora, de cada moment, s*n intermitencia."

,I ORM, FERNANDo. Los negros esclavos. La Habana, Revista Binwitre Cl' 4bana, 1916. p. 93.
4 DELMONTE, DomING0. Escritos. La Habana, 1929. t. 1, P. 13
CAwArm togrdfico cubano. New York,
,, Rmmcmo. Diccionario
1979. n. 629.









Desde esta fecha hasta junio de 1842, en que es separado de su -unci6n consular, su actividad principal y dnica- estuvo enderezada a dos objetiivos: la su *'r abolici6n de la esclavitud. presion del tr6fico negrero, y la
Efectivamente, los problemas que planted Turnbull A Capita"n General, sliguiendo in:strucciones de su gobierno, fueron de dos classes: unos relatives a la introduction fraudulent de esclavos asi como la persecuci6n y castligo de los contrabandistas, y otros, con respect a la pesquisa de Jos esclavos con derecho a la libertad, en. virtue de haber sido introducidos en Cuba con posterioridad a la. fecha en que entrarori en vi 'aor 10S tratados de supresl16n. del traffic y los cuales, en opini*6n del estadi"sta Lord Palmerston cran, desde el punto de vista juridico, fibres.
Con relac16n, a estas dos questions importance, el histuriador iq-iarxista norteamericano Philip S. Foner, en su Historia de Cuba, ha. dicho:

Si estas dos proposiciones se aceptaban, acabarian prctcticamente con la esclavitud de la isla. Como el lapso corriente de vida de tin esclavo en Jos campos de canwa y los cafetales rara vez pasaba de los veinte aflos, y como la gran mayoria de los esclavos se hallaba en esos lugares de produccl16n, era evidence que casi todos Jos trafdos antes de 1820 ya hab I an muerto. Por consiguientesi los que hablan Ilegado despues de esa. fecba, eran libertados, y se hada cumplir estrictamente la prohiblici6n de la trata, quedaba. prakticamente abolida la esclavitud en Cuba, por falta de zasclavos. S 0-5 lo quedaria un grupo muy pequeno, formado por Jos viejos y por los nacidos en la
isla."

En cuanto al pximer punto_, no surgieron dificultades ins2tlvables dada la. disposlcion personal del caplitAn. general VaId6s y, desde luego, las instructions que habia rccibido de Espana, en. la. cual habia aparecido un nuevo gobierno formado baj*o la regencia de Espartero y que mantenia estrechos vfnculos con los ingleses, a los cuales se estimaban como los me ores alliados, politicos de ese moment. Consider-Abase, pues, con razones fundadas, que el Regente trataxia por todos los medics a su

6 Fomm, Mup S. Historic de Cuba y sus relaciones con tos Estados Unidos. La Habana, Editorial Cienclas Sociales, 1973. t. 1 (1492-1845)j, p. 221-2220








balance de cumplir el tratado con Inglaterra respect a la su.. res16n del trdfi*co negrero.
Por otro lado, Jas investigations comenzadas por Turnbull cn dfversos lugares del interior, a fin de comprobar la fecha de introducci6n de los esclavos motivaron una alarm profunda, aumentada por la petic16n que el ministry Palmerston hiciera al gobierno espanol, con fecha diecisiete de diciembre de IM, en el sentido de reiterar la solicited de veinticiinco de. mayo del PrOpiO ano, con respect a la ampliaci6n de las facultades. de la. Comision Mixta Anglosajona, que funcionaba en la capital, para la reallizaci6n de la pesquisa y libertad de todos los afrl*a IF P
canos imporractos despu6s del 30 de octubre de 1820; soludon que babia expuesto Turnbull en el capitulo xvii de su. obra.
Hay que sen-alar que meses despu6s de la Ilegada de Turnbull., como indica Nrez de la Riva
. fuVnegociado un nuevo tratado abolicionlista flamado el "Quintuple", entre Inglaterra, Francia, Rusia, Pruslia y Austria, que prevelia, [ ... I el derecho reciproco de las potencies finnantes a verificar en alta mar ]a nacionaIIdad de los buques sospecbosos de traffic, negrero..7
El tratado era, en la prictica, un reconocimiento a ]a marina inglesa, la. nica dedicada, a tales actividades. Esta negociacion, unida a los numerosos convenios de la misma clase concertados con otras naciones, permitia a la Gran Bretafla detener y regosI-rar en alta mar todas las naves sospechosas., con la excepci6n de las que se amparaban en la bandera de los Estados Unidos, I is que se hab"
pa' ja negado sistemaficamente a firmer estos acuerdos, ya que sus presidents, desde 1829, cran oriundos de los estados suren-os.
El mismo autor, verdadera auton*dad en la material ha afir. rnado que
En estas condicliones, los negreros, cubanos se decidiieron progresivamente a abanderar sus buques en puertos sudistas. en donde obten.fan f6ciles complicidades [ - I As (p durante el decenio cincuenta, la trata cubana Ileg6 a practicarse exclusivamente bajo el pabellon de ]as barras y las estrellas, con verdadera exasperacio"n de Jos mariinos ingleses.

7 PAREz D, LA RivA, JuAN. Contribution a la historic de la genie sin historic. La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1974. p. 270.





I


Las consecuencias pr6cticas fueron que siempre habfa en la. bahl"a de la Habana un crucero ingl e's. que con ayuda del consul establecia un eficaz espionage sobre las sospechosos y tan pronto zarpabaz del puerto los abordaban mar afuera para verificail- sus papeles y registrar el casco en busca de pruebas flagrantes de sus "negras
intenciones".3

A partir de 1837, fue enviado por los ingleses a La Habana un barco cuya tripulaci6n estaba integrada por negros libres: el Romney, el cual permaneceri'a en el puerto a fin de darle alojamliento a los negros que fueran declarados ernancipados.0
Comoquiera que Espana iba cediendo a las presiones del gobierno ingle"s, los elements antiesclavistas incrementaron sus actividades por Jo que, en el verano de 1841, estallaron raublevaciones de esclavos en ingenious y cafetales, pero fraca.saron. Y en octubre del mismo aflo, mas de cincuenta negros que trabaiaban en ]a construction del palacio de Alda.naa en La Habana, se levantaron en armas contra las troops. espan'Olas, con un. saldo de various Tuttertos, y heridos.
Los propietarios de esclavos atribuyeron estos alzamientos a ]a propaganda abolicionista de Turnbull, especialmente al number del Noticiero Antiesclavista Britainico y Exiranjero de. fecha catorce de julio de 1941 donde aparece un. articulo del funcionarlio britanico en el cual exponia

... que los principios de abolicio"n de la esclavitud elrpiezan. a echar races en esta ciudad y en la de Matanzas. En el moment actual hay grandisimas. esperanzas de obte-, ner resultados favorable a la humanidad y libcrtad, y si se saben, aprovechar deben precisamente, producer buen effect, a despecho de la oposicion con que tenemos que luchar: la perniclosa influence -del traffic de negros.
Digo, pues, sin temor de que se me contradiga, que todos.
los ernpleados de su Majestad nombrados para cualquie'r destiny en esta isla deberfan ser partidarlos de la abo11"c16n. Esta es tambien la opini 0' n v el deseo general de todos los partlidarlios de ella que hay en esta ciudadlos que, aunque en pequen-o nu'mero, son influventes, en medics. Parece increfble el bien que todos estos hombres podri"an hacer. Su ejemplo darfa vigor a los principles

8 Ibidem. p. 270-271.
0 f)lriTlr7 IP Otl e4t -n TY)








tes de la abol*dft en este pas. Su
-nacien t ener( -pa v act*
vidad, basadas ien principios,, buscarian y hallarfan todos los dias y a todas horas medics de atajar el espantoso progress del trAfico de esclavos en esta plaza. Tales hornbres son necesarios en el tribunal de la Comis16n Mixta
de esta ciudad-10
It ph
Este artIculo formari 0 a parte de una serie de documents qpe sc nrcsentaron en apoyo a una demawida de expulsion de Turnb "i 1.g de la isla. Al gobierno briftAnico se le acuso" de estar util' : ,K-.-.-do a su consul en La Habana como agent interesado en J.,.sjLrWr la industrial azucarera cubana con el objeto de lograltr
prospcridad economica de Jamaica, convertida en zona de 4-jer-as baTdfas, improductivas, debido a las campanas de la S<-.1,_-!edad Antiesclairl'sta.11
El capitf5in general Valde's rechazo la peficlo'n de expulsion ,dc Turnbull y ofreci 6, en cambio, seguridades a los esclavistas de quc EspaAa no iba a concederle la libertad a los esclavos Introdv.t.f-Idos fleoalmente en Cuba despu"'s de 1820. Los esclavislas
habian ten-ido tiernpo de festeiar la victoria cuando Espafta, cediendo a las presiones de los ingleses., orden6 a Valde's AMCed*cse, la libertad a los esclavos introducidos con postexl(illdad a esa fecha. Esta orden sorprendio a la primer autoridad de Cuba, quien veia ahora en pell ro de perverse el domiWo cspanol en territorio cubano, ya que el misn-to quedaba somet'do a una doble amenaza: o los propletarios cubanos traftm'an irimediat-amente de independizarse de Espan"a y buscarian
anexion a los Estados Unictos para garantizar la conservad6n de sus esclavos, o dstos, cons i derAndose liffires, se levantarfan en armas y "Cuba se perderfa no solamente para Espanwa sino tambi&n para la civiflizacion. 0)12 Convenddo de la exactitude de su
-i-i-cio, Vald6s declidio ocultar las 6rdenes recibidas; insistio en dad de que fuera 1 es y de que se
neccsi relevado el consul ingl
dujara s* effect la nueva disposlici6n pues, de lo contrario,
vii aria el mando Y, en dicho caso, no p1sarfa mas la sierra espanola y pasarl'a el resto de su vida "en un rinc 0' n del mundo

10 HERNANDEZ Y SANcur.z. BARBAMmo. David Tumbull y el problema )a escfavitud cii Cuba. Attuario de Estudios Ainericanos. (Sevina) XIV,
ql
P. 282
Tour..NW., MARIANO. Cuestl6n iniportante sobre la esdavitud. Ma6a -id, 1841. p. 4.7. id.
lild PigAm ANTomo. Awdes de la guerra de. Cuba. Madri 1895. t. 1,








t A
UOnde pudiera oC..tiltar haber pertenecido a tma nation. tan g----')riosa en otro tempo, y que en el c1lia se sometia L,,)- una humil!-.t13
; ,On tan degradante".
VaILIQs no tuvo, necesidad de ctimphr SUS I'll nl-,,zas
,A
L ,c produjo un cam-bio politico en Tiaglaterra y Palmerstoll
- 4 : 4
sustituido por Lord Aberdeen, quieii abandon I-a polifica &c-, ritecesor y adopt otra mas moderada de no ap remiar a E Qoi: a JIa en el asunto de la pesquisa de los esclavos poschlos ikfy mente. At mismo flempo, advierte a Turnbull que se en to adelante de formula tal c.xigenda a 'las mitoridades panolas.
Eii esta cpoca ocurre la expulsion de Turnbull de ]a Socie Josc" de )a Luz y Caballero, director de la Sociedad
mica, no habla asistido a la session por hallarse enferino on casa, pero al enterarse de lo ocurfldo por Bach'ller y Nlora!:3t dirigio a la Socledad un energico documents dc protest en A cual demandaba la revocacio'n del acuerdo, al que calificaba "cobardia lindisculpable" y advertia que de no reponerse al licionista ingle's. dejarl"a de pertener a una sociedad que de modo, se mancillaba.
En una nueva junta que session' el veintidos de junio
guiente, se Iey6 la carta de Luz y Caballero por el secretatha del organism quien expuso, ademis, el critexio de various soc -..-s a favor de que se anulase el acuerdo de expulsion" n. Sometlido a votaciiuln el asunto, fue aprobada la nulidad del acuerdo anter.--irpor veinfiseis votos a favor y doce en contra.
# 0
La leccion que dio Luz. y Caballero a los esclavistas y pzF-;7-:.f"IP
fidarios de la trata fue dura, pero merecida y necessary .
para impedir que prevaleciera la injusticia y que ca)rc

13 IbIdem. P. 43.









sobre la corporaci6n que C'l dirigia. el bochorno e. ignoniiinia de haber expulsado de su seno a un socio por mantener ideas tan humanitarlas y elevadas ...

La protest de Don Pepe, "el padre, el silencioso fundador" como lo flaniara Maru, no se Pudo imprimir en ]a prensa c'apita.lina, pe'ro Circulo en copia, de mano en tnino, para satisfacde los ver(iaderos an-tantes del abolicionismo y aumcnfd Su pi'estiuio va que no temi'a enfrentarse con los mantenedorcs de la trata africana, de la esclavitud, ni con ]a primer autori(Je la isla.
Da-vid "Turnbull, al toner conocimlento del escrito presented
A
.,-or Luz v Caballero aDlicitando su reposition, agradecido, le
ibe con fecha tres de julio,, a bordo del barco Romney, una. MIS(Na en hi clue express con relation a su expulsion.

El objeto que csos sefioues se han propuesto es sin duda contradecir y conclenar los principios -Y doctrines con quo, relative a !a esclavitud y el traffic ae esclavos, y tal vez tambicn a ]a libertad constitutional en general, estoy identificado, y que, segun usted observe con justicia, esta'n los unos v los otros sostenidos a la faz del mundo por la griin nact6n que yo be tenido el honor de representar en La Habana de veras i-ne interest por ef
honor, blenestar y prosperidad de su p-ais, cuyo progress me parece que se retardara scriamente por la timidez de algunos en defender sus sanos principtos, y por la tenacidad de otros e.n, mantener de grado o por fuerza I os
errors mAs fatales."

El captain general Valdes, a pesar de consider a Turnbull "."Oyno el peor enemigo de la tranquill"dad de ]a Iisla, accept", sin embargo, que el -;icuerdo fuera revocado, que el ex consul de
M. briica quo 0
a -dai-a como miembro de ]a Sociedad Econ-'rD.-Jca y que el part'do iiegrero fuese derrotado esta vez, aunque no dcjo* por ello de comunicar lo ocurrodo al goblierno de Madrid
presenter a su autor principal y a los que lo apoyaron "'coma personas mal avenidas al orden y que estaban reflidas con los verdadcros interests de la sociedad".16

GONZALEZ DEL VALLE, FRANCISCO. Josi de la Luz y Caballero como educator. La Habana, 1931. p. LXXXIV.
-4 Ibidem. p. XC-XCf.
fbidan. P. LXXXVI.








]Por otra parte, Turnbull, muy contrariado por las instruI,ciontes que habia recibido de Lord Aberdeen, comenz6 a conspirar por su parte, en pro de la independence de Cuba y la abofici'n de la csclavitud. Un criollo rico al que babla. tratado de captar, declare lo siguiente:

Afirmo bajo .1L -ni palabra., y, s' fuese necesario, bajo el juramento mas solemn, que, habiendo sido solicitado por el consul ingl6s, Sr. Turnbull, 'ste me dijo que las poderosas e inf1uy,--.ntes socledades abohicionistas de Inglaterra, a ctwo frente sc hallaba el Prl'i-icipe Alberto, proporcionarian a los natives dc esta Isla cuanta caraidad do dinero, armas, buques y hombres pudieran necesitarso para lognar su independencia dcEspaha, siempre que al misino itiewpo em pren dies C-M la liberacic'n de. los
gas 'IN
& '. C] avos. I Estoy enterado de que dicho consul 11at 6 C hizo pj:oposicliolles L'ITIR'logas a otras -varias pers(inas natui-ales de este pal"s, a las quo considerable lnflu -n fPS
y disj)ue-sta-s a aceptar sus deslumbrantes ofcrtas y
todas rec'h.tzaron- IT

Todo indica que se trataba de un testlimonlo valedero. El pro, Yec'io, sce-1-dn la versi()"n de uno de, sus colaboradores mis i'nmediatos, el vicec"nsul single's Ross Cocking-, eompre-ndfa seJs PL111tos es-cllcialf"' s :

I', Oue Lodos los blanco natives dispuesto-s a coopel-ar C01-1 sus esfiterzos Y CLIvo ndmero aumcntaba cada diadesde octubre de 1841 a octubre de 1842, se unirfan a la Lycjite de color, que toda se hallaba pronta y dispuesta a obrar con energia, proclamando ]a independence de !a Tsla. 2? Que se publicarl"a inmediatamente una prochn-na maniffestando torque' se separzaban de Espafia
declarando traidoi-es contra ]a independent de
su pals, a todo hombre Ilbre, blanco o de color, que no ,se a1listase bajo ]a bandera de la libertad. 3? Que todo natlivo esclavo que se presented voluntariamente a tomar las armas en favor de ]a independence, se le peri-nitiria hacerlo-, y que los proplietarl"os de dichos esclavos
serjan indemiiizados tan luego como se tranquilizase
Isla y fuese reconocida su TindepeTidencia y su tesoro I o PermlUicse. 4 Que cualquier esclavo que liliciese armas

17 FONER, P1,1111P S. OP. Cil p. 226-227.









sus arnos, serla considered culpable de -alta tralciun y cast igado en consecuenc v a. 5? Que linmediammente se procederia a Ta. complete emancipation de los esclavos,, de tal mantra, que ascaurase su lilbertad An comprometcr la seguridad de sus amos. 6? Que 11 as principios y el objeto de esta revoluci6n se harfan zonocer inmedi'atamente a] Goblerno de S.M.B. por el
conduct de un agent espeCial, convenientemente
ditado y revestido de amphos poderes para trata- con dicho Gobierno, y asegurar a ]a Isla los derechos p-o.Zf
ficos y civi tes de todas las classes y colores.18

La fecha en que Turnbull concibi6 ese plan no ha sido sada, pero puede suponerse que fue despu6s del cambio de rumbo de la polinca inglesa con respect a la entrada de africanus, v cuando presumia tambi6n que serl'a scpava-jo del cargo.
Abora. bien, las autoridades cspanolas fuerdn informadas de la confabulacio'n promovida por Turnbull, que tenfa el aNyo de la sociedad secret abolicionista de Jamaica y tambie"n general ve-nezolano Franclisco Mariflo, a quien se le habi"a l.c wdo, el mando de ]a expedici 6-Jn invasora.
La consptracj'n fue hquidada. En diciembre de 1844"), ,-1 mulatto fibre Mitchell, de ascendencia inglesa, v otros cunjurados, en viaje de regreso a Cuba, proce(lentes de Jamaica, fue'r .)n detenidos, juzgados y condenados por la Comis'6n Militar qvae
"d'a Narciso Upez, general del ej Prcito e-span'ol. Mitchell fue sancionado a muerte, pero le fue conmutada la pena p,,)r la de d'l'ez an"os de reclusiun en uno de los presidios de Affi :a.. En los casos de Turnbull y Cocking, las autoridades espafiocas, no Presentaron cargos contra ellos, pero el capitAn general Valda demand,6 el relevo, en el caso de Turnbull, de su cargo de, c6nsul y baso su peticli6n en la acusacion de que habia Prom0. vi insurrecdones de- esclavos en 1841, incitado a los en wtcipados a reclamar al consulado brit-inico, y de abuser de sus. facultades para fomenter la causa de la independence con 'a emancipaci6n de los esclavos como primer objetivo.19

Bolefin de Ids Archivos de la Repilblica de Cuba (Habana) 3;5): 3-9-, septlembre-octubre, 1904; Ibidem (Ralbana) 3(6)., 1-5; noviem5redidembre, 1904.
Is HERNA.wEz Y SANximiz Rum. W Ov. cit. v. 297-288*








Finalmente, Turnbull fue relevado de su cargo por el Go.Lcrno de LoDdres y el dfa quince de agosto de 1842, proviso
su pasaporte para regresar a Inglaterra, se embarc6 para ]a 11:',4 ;Tna isla de, Nueva Providencia. Luegro fue a Jamaica, de ahi
a Nassau, capital de las Balillznas desde all", en lugar
proseguir viaje, a mediados dc oc.ftub re de 1842, reares6 a J-, -.a a bordo de un balandro ing s, tri ulado por vai los neg,-0s y dcseinbarco' por el, puerto de GiDara, Oriente. Liela Isla amparado en un pasaporte firi I on
-nado por el vicee
espattol cn las Babamas con el propbsito de visilar las
1, -k action s propieda d de various c-iudadanos inglescs quc desde :--,,.a Providencia babl"an emigrado a Cuba con stis fiamiliares
clavos. Comoquiera que algunos de estos esclavos habian '.'..i-nido su liberty, Cuba
ad antes de parfir y luego de llegar
'J_an Sicto o9jil"..11dos de nuevo a trabajar como c-davos, Turncrey su debei- conio Superintendente de Jos Africanos ;_azancipados, tratar de quc fucran nuevamente 1"berados. En ''_-..r.;!'dad, esto so"Jo, era cl pretext para entrar en el pals, pues
-11' '_. _Ielliormcnte IC fLIC ocupada abundance literature abolicio'C.,.:-wa, y' se comprobo' que se ntrodujo en un ingewo y le bab16 a 19S 1woro-S de la dotaci "n sobre sus derechos a ser l'bres, J nas de, amcnazzir a los propietarios torque les mantenfan scrv'dumbre.
Capturado Turnbull, fue tras'ladado a La Habana y conducido e* -astillo de ]a Fuerza, donde estuvo deten'do basta que al fin
CXPulsado de la Isla, a bordo de un buquc ingles. No se le
aplicar un castlgo mAs severe por estar amparado con C., pasaporte firmado por el viceco"nsul, quien declaraba en el df",C imento que Turnbull era s6b-dlito inglds y llevabA la misift
rotegcr zi fos negro-s eniancipados introduclidos a la fuer-za CT. 'G 1 ba ra.
Suprimido por cl crobierno ingle's el cargo de Superintendw,7,tc de Nearos en Cuba, Turnbull fue nornbrado miembro dt, la Comision Mlixta, Anclo-Portuguesa de Jamaica, con resi'h 'a en Kinaston,
donde se establece.
Nfientnas tanto, el gobterno espaiol reconicadaba al capivan c,,:- :,ral de Cuba que aumentara ]a vigilancia para evitar "cualcaso o hecho que pueda alterar en lo mas minimo la 1r;_,iquilidad y el orden en esa Isla"'."

Ibidem. p. 291.









Todavia en 1847, David Turnbull desempeiiaba el cwgo de
()Clepdo de la Cornisi 01
-4 t ion Mixta. En la pri-maver,,-A de 1851 If)
c.-,-?cantramos b it-cil3anclo au"nP en Parfs, donde dio leewra a -L-in lrabajo suyo en relaci6n con ]a aboll"66n de la escla-vitud, er. la Ac;a',-!-'-,rn'1a de CitLncl'as Monales y Polfficas. En esa ciudZt'1 fallccio, (11.6 siete de rn. .--VL del misrnlo an-o.
Como dato curioso sc pucde incluil, en estos apuwcs b-lo,-Yrafico-s el juicio que -mereci(5 nuesLro personae al pcnk"Ci(lor ctibano Enrique Jose' Varona:

Fue Mr. Turnbull uno de los mas ardicates abolicioni*'StaS que ha production 1---t patrila de Wilberforce; y vino a Culba con el cargo de co'n'sul britanico, como a pesto de corabate, a hdiar por f-,.1 ev,'.ricto cumplinliento d(,-,. los tratados vigentes entre Espafia e -TngA,t L--r1,-C1 Su residence en la Habana fue un perfodo de continuados sinsabores para las autor'dades col.onliales, comphces manifiic.- vs
dl-.- los negreros d". Cuba, o por lo menos teStigo's
6 If
rates Cie SUS expedidoncs piraticas y de iinquiletu l y alarm para los varniadorcs Para los esclavistas cn general. Turnbull era un lionibre de hierro, active v vigihante como pocos; sabi'a cuanto pasaba cn Cuba y al menor barrunto de expedici,(5n, a la niAS licTcra lnfi-accic'n
del pacto international., acadia con sus
perentorias a poner coto al desman.21
OF
Los esclavos perdian en Turnbull a Lin abol'icionista convvncidu y luchaJor, cup vicla estuvo dedicada a la ca-usa de, su E T 'e
sberac*0"n,











21 VARO.NA, ENRIOUT JUS -, El caso de Mr. T-LirnbulL En S;kco, Jost. A NTON 10, Historia de la esdavilud de la ra.--a africana en el Nuevo Mulldo en especial en los passes anigrico4iispatios. La Habana, 1938. t. IVP p. J 90-194.












Indices de la Revista de la Biblioteca
Nacilon a 1: .1970 1975

Compilado por Araceli Garcia-Carranza

En 1975, el Insfituto Cubano del Libro public" el lwl[C& de la Revista de la Biblioteca Nacional Jose" Marti.- 1909-1ce0y,
La organization de esta informac16n result, en ]a prakLicz), una demand planteada pornuestros usuarios.
Este supplement 1970-1975, que respite la estructut-a del 1idi. cc de los primers sesenta afios de la Revista...., present el contenido de la publication por authors, secciones v fltul- )S v por materials; aparecen en cada asiento bibliograIfico todc)5-- IOS datos necesarios para una filcil local izacio.n En la privnera parte, relacionamos los asientos principles y secundarios de authors; en Secciones y Tftulos, los asientos principles de titulos y Jos secundarios de tftulos y secciones, y, en Obras por Materias, Jos asi-entos secundarios de -materias.
Fiel a sus propo'sitos culturales, ]a Revista... ofrece. en este U"Itimo lustro, fuentes originalcs que hacen patented el dosarrollo cultural alcanzado por nuestro pais en revolt. -16rj. Jnvestigaciones hist6ricas, literarias y bibliografficas, verdad.ims aportes y nuevas perspectives para el estudioso de nuestro piatrimonio naclo-nal, constituent el contenido en estos afioS 70

OBRAS POR AUTOR

A
AGUIRRE, Sj.RGio. AIgunas lucheis socials en Cubc-i. republicm;'fi
(11) 64 (2): 5-40; mayo-agosto, 1973.

CUBA. BIULiorr--cANACIONAL JOS' MARTi, HABAWL Dr PARTANMENTO COLECCI6N CURANA. Indices de la Revisla deo la Biblioteca Nacional Jose, Afar .. 1909-1969. Comp. por Araccli Garcia-Carranza. La Habana, [Editorial Orbl ', J 975] 365 p.
97,








La pnimera Parte de este trabajo fue pubIlicada con este
nusmo titulo en Cuba Socialista (La Habana, afio 5, no. 49,
Scpflernbre, 1965. p. 78-114).

AxxgRfA, CiRo. De la relot-ma a la independence. 61 (2): 153-165;
ii-n ayo-agosto, 1970.
Capitulo sexto cle su libro ine'dito La CoinpaRia Bacardi.,tma empress y dos marcas famosas.

-,ArtS'AIWZ CONESA, SIGIFREDO. DI. muerte, do to escondes / y los
pones? 61 (3): 127-131; septiembre-diciembre, 1970.
*RIVERO, RATJL. Papel de hombre. [La Habana, Union de
Escritores y Artistas de Cuba, 1970] 65 p. Iflus. (Colecc116n
DaVid). Premio poesia 1969.

*vru&A TAvfo, MARfA UISA [y] JOSEFINA GARcI"A-CARRANZA. Bibliografia de Juan Marinello. 65 (3): [251-457; septiembrediciembre, 1974. flus'q
Aparecen vihetas originals de Ren6 Portocarrero.

Bibliografia de teatro cubano. 62 (3): 87-154;P
embre-diciernbre, 1971.

Awrij'A TAWO, VICFNTINA. Juan Marinello, maestro emerilo de
(fa culture cubana. 65 (3) : 9-[ 24] septiembre-diciembre 1974.
dus.
Aparece vifieta original de Rene' Portocarrero.

AmER, ANGEL. La poesta de Fayad lamis.* 61 (3): 139-146;
septiernbre-diciembre, 1970.
*JAMIS, FAYAD. Cuerpos (La Habana] BoIslifibros Union
19661 252 p.

.1 Los trabajos y los dids. .61 (2): 71-100; mayo-agostot
4970.
Con-ferencia ofrecida como parte del c1clo Vida y Obra
2c los Poctas Cubanos que se viene celebrando en la Bliblio.
teca Nacional lose' Martf.

BAD J URAX BoutUMIL. La historic de Cuba durante el primer dece,ffio socialist. 61 (3): 5-34; septiembre-diciernbre,, 1970.
Observaciones en torno, a los studios bistoricos en esta
I # I
Primer acacia revolucilonaria.








BARNET MIGUEL. El pueblo cubano liene sus f4bulas. 61 (3
107-116; septlembre-diciembre, 1970.

[BENED07TI, MARIO] Presentacion de Roberlo Ferndndez Roomai-. 64 (2): 41-43; mayo-agosto, 1973.

BERTHE) SEAN-PIERRE.
CAMMI, GEMELM. La Habana a fines del siglo XV11 vista PM
un italiano. Presentact' n por Jean-Pierre Berthe. Notas pur Juan P6rez de ]a Riva. 62 (2): 63-85; mayo-agusto, 1971.

BouRDE, Guy. Fuentes y ine'lodos de la, historic, demogrdfica en
Cuba siloss XVIII y XIX). Traduccl16n de Aurelio Cort&65 (0: 21-68; enero-abrifl, 1974. tables.

Bu.No., SALVADOR. Algo para la palidez...* 61 (2): 179-Ift
mayo-agosto, 1970.
*EGURE', Gus rAvo. Algo para la palidez Y una ventana sabre el regreso. [Habana UNEAC, 1969] 142 p. (Conterhym.rancos).

Anuario Martiano. 61 (3): 146-148; septiembre-didembrc, 1970.
1. La autabiograff"a de Manzano en hungaro. 63 (2);
172-173,- mayo-agosto, 1972.

Cirilo Villaverde v su novel maxima. 66 0): )45150; encro-abrill, 1,975,
I.De 11111z estancia eii Budapest. 62 (3): 155-159; scpficm
bre-di'dembre, 1971.
En la maerte de Jos Main es Rodrime...
-tel Vald 62
111P
(3) -1 160-163- septliembrc-diciembre, 1971.

la inneric de Raid Apariclo. 61 (1) -. 147-150- eremvabril, 1970.

En memoria de Jose" Marla Chacon y Calvo. 61 (1):
144-147; cnci-o-ztbril, 1970.
ri. a v V1.
Exposici6n de docia -newos ij-z 'ditos de Rub ii -' i)r
tiller Villena, 65 (1)*- 171-177- encro--abr'l, 1974.









HomenqjC 4 Alejo Carpentier con motfvo de su septuagesin2o aniversario. 66 (1) -* 31-37; enero-abril, 1975.

0 Los hzingaros en Cuba. 65 (2): 195-215; mayo-agosto,
1974.

Introducci6n a las literatures indigents ainericanas.,
61 (2): 5-35- mayo-agosto, 1970.
Trabajo lef"do en el ciclo sobre cultures indigents americanas organized por la Comlision cle Extens116n Univers-itaria,
de ]a Universidad de la Habana.

Los ochenta ah-os de, Pedro Sal*nas. 63 (1): 201-204cncro-abril, 1972.

Los premiums filerarlos del MINFAR. 61 (2): 175-178;A
mayo-agosto, 1970.
Concurs convocado por la, Direcci On Pol'tica de las FAR
en homenaie a los heroes caictos en el, Asalto al Cuartel
Moncada.

1. Sobre un viaje al par's de la espiga de aro. 64 (2):
189-196; mayo-agosto, 1973.

CABRERA, OLGA. Ideas de Antonio Guiteras. 62 (1): 109-123;
enero-abril, 1972.
Parte final del trabajo introduction al libro Guiteras: su
'pensannento revolucionario (1927-1935).

CARER1, GEMELLT. La Habana del siglo XVII vista por un ifaliano,
Presentation por Jean-Plierre Berthe. Notas por Juan Perez
0-c la, Riva. 62 (2) -. 63-85; mayo-agosto, 1971.

CARFUN-nER, ALE Jo. La Coniura de Parsifal. 66 (1): 25-30; eneroil 1975.

-minado para el escritor cubano los tempos
Soledad, para eI han comenzado los tiempos de solidat'lclad. (PalLibras de agradeclimliento al Comite" Central del
PCQ 66 (1): 19-24- enero-abril, 1975.




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC