UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00105


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    In memoriam Maria Teresa Freyre de Andrade de Velazquez
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    La pasion de servir
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    Travesia por Jose Antonio Ramos
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
    El poderoso caballero Francisco de Quevedo
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Pugna entre independentistas y anexo-reformistas antes de la revolucion de Yara
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    De impresores y talleres del siglo XIX
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Contenido de clase en la arquitectura cubana de los anos 50
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
    Esta Revolucion comenzo en Yara. Seleccion bibliografica
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 174
    Cronica
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
    Miscelanea
        Page 181
        Page 182
        Page 183
    Indice de ilustraciones
        Page 185
        Page 186
Full Text






Revista de la Biblioteca Nacional Jos6 Marti








Director: JuAN Ptiwz D7s LA RrvA



Secretariat de Redacci6n: SIOMARA SANcxEz





Can*e.- Biblloteca Naefonal Jos6 Marti
Plaza de la Revoluci6n
Habana, Cuba




Primera Epoca, 1909-1912 Segunda Epoca: 1949-1958
Tercera Epoca: 1959PORTADA: PARTIDO COMMUNIST DIE CUBA. Congress del Partido
Comunista de Cuba, lo. Habana., 1975. Logotipo.









Revista


B1611oteca Nacional Jose" Marti Afio 66 3ra. 6poca-vol. XV11 NCtmero 3
Sept.-D'dembre 1975
La Habana, Cuba
ca& autor se responsabiliza
cm WS opinions jest
Of

TABLA DE CONTENIDO


In Memoriam Marla Teresa Freyre de Andrade de Velizquez -5

Graziella Pogolotti
La Pasio'n de servi-r ................. 9

Octavio Smith
Travesia por Jo&6 Antonio Ramos 17

Lui's Suardiaz
El Poderoso C'aballero Francisco de Quevedo ........ 33

Mar Garcia del Pino
Pugna entre independentistas y anexo-reformistas antes de ]a revolution de Yara ....................... 61

Ambrosio -Fornet
De limPresores y talleres del sliglo XIX ............ 87

Roberto segre.
COntenido de clase en la arquitectura. cubana de los
afim Sn 007








Esta Revoluci6n cornenz6" en Yara. Seleccio'n bibliogrdfica 127 ~CO6NWA

,Guillerna Stinchez
Dos ani'versarios .... . ....... 175

S jota ra Sanchez
El Trcn blindado 14-69 .............. 177

.-iISCE4XINE ..... .... .... .... ......... .. ..... 181

INDICE DEI ILUSTRACIIONES .....................................+~ 185










I
Mar'Fa Teresa Ft-eyre de Andrade


IN MEMORIAL


El nombre de Maria Teresa quedard indisolublemente ligado la historic de nuestra casa; los que se asomaron, en 1959, a los ainwenes vacios, a la torre de largos estates 'de met4lica y agobiante soledad de la recidn estrenada Biblioteca Nacional ...editicio suntuoso, fric y hosco como un mausoleo, herencia inc6moda de una burguesia mediatizada- han podido apreciar 16 que hemas Ilegado a ser,. la imagen de Maria Teresa Freyre de Andrade adquiere profiles inolvidables.
Fue durante aquellos primers ahos, dificites y, at mismo dempo alentadores Por lo que anunciaban de ta Revolud6n naciente cuando, entre muchas areas de singular importancia, ella supo asumir la de crear una biblioteca digna del process que se inicia ba. Habia que.'comenzar de pi firme y mortar las ataduras del pasado, librarse del "Prestigio"" de una biblioteca eruditea" al servicio de obsoletos investigatorss a la violeta",
-Y era esta trase Por efla repetida sin cansancio- nuestra biblioteca debta ser de servicio at pueblo, en todos los ambt*tos del saber y la culture, valoriZar nuestro acervo cultural y nuestra tradici6n combative, sin soslayar la urgencia de calzar las botas de siete leguas por el camino arduo de. la ciencia y la tdcnica. Es talvez en este aspect que la "pasi6n de server"' que admirablemente destaca Graziella Pogolotti, alcanz6 su mds alto nivel. Maria Teresa era de. tormacton humanista y sin embargo SuPo ver con rapidez cudles eran las mds urgentes necesidades.-La sala tdcnica y el department met6dico, que entonCes Parecian utopias son hoy realidades concretes.








Paso a paso, firmemente decidida en ta meta que se habfa propuesto,, supo trasmitir a sus colaboradores ta dosis de tusiasmo y dedicaci(3n que era imprescindible a Ia farea em. prendida.
En su primer Resolucidn, diciembre 3 de 1959, enfoca-ba con lucidez Maria Teresa Ia herend del pasado Y las tar,,,,, delfuturo:
Cincuenta aflos de atraso., reflejo sin duda de /a or.
ganizaci6n econ6mica, social y political del pais hacen senior hoy su peso sobre nuestras institutions culture, les. An-os de incuria determination [a Paulatina decadencia de ta investigation, tarea indispensable para Ia torm.
ci6n y el mantenimiento de una conciencia national, pero at mismo tempo -y esto tiene quizds mayors y mds graves atcances- se re,5quebraj*aron los instrumentos destinados a echar las bases de una educaci,6n Aida
que pudiera extenders a todas las classes socials.
Todo ello se tradujo en ta rdpida -decadencia de Ia
instruccidn ptiblica que tan altos niveles habia atcanzado en los primers aftos de nuestra repuiblica; en la escasez de bibliotecas -verdadera penuria, pues faltaba en ellas el personal tJcnico--, no se adquirian libros y no existM jama's una political que tuviera en cuenta el crecimiento de Ia poblaci6n y los nuevos interests surgidos de Ia realidad cambiante ni en ta crist's progressive de las instituciones de alta culture.
Correspond a Ia Biblioteca Nacional, en esta etapa
revolucionaria, una tarea de importance suma a Ia que ha dedicado, Ia nueva direccidn sits mayors cuidadcls: ofrecer a IDs investigadores un ampito acopio de documentos retactOnados con los antecedents hlst6,ricos,, arUsticos y literarios de nuestra actual cultura. Y, at mismo tiempo., estimulard Ia. investigation, tan descuidada por
las nuevas generaciones cubanas.

Ambas son areas urgentes, inaplazables. Porque en
el studio y Ia interpretaci6n de nuestro pasado se sentardn las bases firms y s6lidas de nuestra conciencia
national.








Istas P dabras inician tambien el primer ntimero de nuestra I sa- pero en la pasidn de server Nvista en Su etapa revoluc*onar* it Maria Teresa habia cabida para mucho mds,

La Bibtioteca Nacional ha querido --dectfa- contri..
buir a este moment creator de nuestra. historic asu?niendo otra responsabilidad y ha pesto al atcance de n-gos yadultos libros y reproducciones de arte, en un ,osfuerzo por hacer Ilegar la culture a capas mds amplias de la poblad6n, de acuerdo con la political del Gobierno
Revotucionario.

Estas ambiciosas metas tueron sistemdticamente: instrumenja&s y tesoneramente mantenidas. Se crearon los 17 departamentos anunciados Y,, contra viento y marea, se desarrollaron huta ser to que hoy son. Se fund6 la Escueta de Bibliotecarios universitarios, destinada a suplir el personal de alta capacitad6n que,,.' el program requeria, reforzando al grupo de compa.. fieros que la secindaron en los anos primeros. Poco, despuis emprendW tambiin Maria Teresa la creaci6n de la. Red Nadowl de Bibliotecas, tarea que entonces parecia itusoria y que pronto fue bella realidad.
La Revista, sin embargo, qued6 rezagada en estos Primeras .y dificiles an"os; el bicentenario de la Toma de la Habana Por los ingleses, 1762, y ta pubticaci6n por el dep4rtamento de Co1wei6n Cubana de otros trabajos eruditos la mantuvieron margina&; pero a partir de 1964 inicia sin desmayos su nueva. vida. Con ta Revista y las numerosas Publicaciones de todos tos departamentos la Biblioteca se viste de largo.; capaz de hacer a nuestra'cultura aportes de verdadero valor.,En todas Maria Te* 0
r0sa es(d Presente ysiempre incansable emglendo, estimulando, ayadando.
My una llama interior que la animd y la consume, su amor 41 pueblo cubano y su pasi6n de servicio. Sesenta y tres aflos Unk Cuando Ileg6 a nuestr4 casa., sesenta y tres aflos y un cuerPO gastado. m4 Por una. vida dificit que por los embates deJ fiempo; por un dspero y peligroso camino libremente esco900 Cuarenta aflos atrds. Envuelta en sangre, violencia y pasi6n r"Otudonaria habfa entrado Maria Teresa en [a vida p4blka. U"a MaRana- de septiembre de 1932 son asesinados sus tres








tios Leopoldo., Gonzalo y Guillermo por rebelarse contra 10S vinculos de dependencia y todo lo que ellos representaban: 14 frustraci6n de la generaci6n mambisa encarnada en su padre, el general Fernando Freyre de Andrade.. la. vol'untad de la gene. raci6n del treinta de barrier con la herencia, colonial. Marf Te. resa escape a la massacre familiar pero tiene que tomar ei
"Comitif de i6venes revo. camtno del exilio. En Paris organize un lucionarios cubandt" que agita la opinion mundial contra un "Primer magistrado" demasiado tipico, Machado. Jamds desde entonces abandonard el combat por la justicia y la verdadera independencia national.
Los trabaiadores de la Biblioteca Nacional y de la Red Na. clonal de Bibliotecas desean expresar por medio de la Revista este, ostrer testimony de gratitude y reconocimiento revoluc+ narto a aque'lla que. durante largos ahos fuera. SU compahera y su guia.













La pas-ton de server



Graziella Pogolotti

En-marzo de 1959 hice una vista -casi por casuallidad- a la Biblioteca Nacional. Iba a saludar a algunas vl'ej'as amistades. yt de repented) sin saber muy bien c6mo, me encontr6 instalada en-una reunion de trabajo. Era en el despacho, de la direcc*6n. Junto a Ma *a Iglesias, la subdirectora, iban entrando los recidn nombrados -todavfa muy pocos- jefes de department. La tension fue sublendo v aquello r6pidamente se conviirti6 en gilgo asf como un Consejo de guerra emergence. Los problems eran muchos. Faltaba una infrastructure t6cnico-administrafiva, habia que forjar una organization internal rational y eficaz que asegurara el procesamiento ra-pido de materials. -libros, idocumentosi, revistas- para ponerlos de inmediato a fa disposici6n del lector. Se acordaron las medidas ma's urgentes: crear los departments de adquisido"n y selecclio" n de fibrous, consult y referencia, de catalogado"n, buscar el personal idoneo. Y ejeCutar de i-nmediato. A las pocas semanasj, teni 0 a yo mi mesa de trabajo. A mis espaldas, una ventana me dejaba ver de soslayo la Plaza de la Revoluci6n -todavfa no se l1amaba asl'- poco transitada por aquel entonces y que muy pronto se converfirla, a partir de la concentraci'n en La Habana de medio million de campesinos, en centre palpitante del diallogo entre los, dirlgentes y el pueblo.
Cuando entr6 Por Primera vez en la diireccii6n, aquel local ine ParecM inmenso y frio. Las paredes revestidas de madera, a 'I
'el ni0biliario s6lido, y algo pesado, todo pareda conce bido para acentuar la jerarqufa austere mediate el lujo de los materiales. DetrAs del. gran bur6, la figure siempre fraigil de Maria

9




I



Teresa Freyre de Andrade, contrastaba con el lugar. Pero en la media en que la reunion sefue animando, al calor del an ailisis de los. problems, de las necesidades del moment y de los pro. yectos que se iban dellineando, la atm6sfera se transforrno. Olvi. damos los mimoles y las madras la f 'ebre de trabajol la fiebre creadora habia comenzado.
Y asi era el ritmo de laJkevoluci6n en todas parties. El fusi. larniento de los asesinos y torturadores habl'a servido de Pretexto para el debate de u-na calumniosa carnpan-a de prensa internal. cional. Muy pronto la pr'mera ley de Reforma. Agraria producina la definici 0' n y el desfinde de los contend Jientes en el terreno intern y en el carnpo internacloonal. Las amenazas dejaban de serlo Para convertirse en pelligro cierto. Pero estdbamos convene. cidos de que el primer de enero, de 1959 marcaba un paso de
0
]a historic que no tendr'a vuelta. atrAs. En los dificiles anos que siguieron, habia que asegurar la supervivencia del process, pero al mismo fieImpo, dar respuesta a las demands histo'ricas del pueblo. Y, por eso mismo, habia que sentar las. bases del future. Adn en aquella circunstancia, ninguna tarea resultaba accesoria.
Y era, ademis, la posibilidad de Ilevar adelante Io que por muchos a-nos se habl"a son"ado.
Yo habfa conocido a Maria Teresa Freyre de Andrade muy superficialmente en los, afios. que precedieron al trl*unfo de la Revoluci6n. La habl'a visto, de pasada en la Biblioteca Centi-al de la Universidad de la Habana. En los meses que sliguieron al nefasto diez de marzo de 1952, nos reunimos en a1gunas oportunidades con otras companderas. para confeccionar una h( Ia clandestine que se Ilam,6 El Cubano Libre. Despue"s,, tornamos casinos. distintos. Pero desde el pninciplo me gusto" trabaJar con ella por su constant estimulo a la capacidad creadora, por su preocupaci6n por encontrar respuesta a las nuevas necei1dades que Than surgiendo, por su permanent inconformidi
-.on lo hecho que se refleiaba en una frase repetida con fre& C escuencla: "Estamos cayendo en la retina; organism que se tanca, se muere."' Esas palabras abrian muchos consejos de ,direecion,, donde junto a los tdcnicos se encontraban los poetasy Jos mu'sicos, los historiadores, los especialistas en arte. Maria Teresa animaba las reunions provocando la formulacio"n de nuevos proyectos.








Fn 1959o, Iaa Biblioteca Nacional contaba con un edificio ter. Wimdo pocos meses antes. El vestibule recubierto de mdrmol ,,ngelaba a los visitantes. Pareda mAs un santuario que un
A "rT
-Centro de servicios. Unos pocos lectures frecuentaban sus salo. Des queen aquella soledad produc.an el effect de un monu,nento sin ida. Algunos empleados satisfacian la escasa deWanda del.pdblicO. En los U"Itimos dliecisiete anos no se habian .,coniprado libros, salvo alg tn diccionar'o y contados volumenes encuadernados en piel. Pero el mal venia de mas atrAs. La repdblica mediatizadat a pesar del reclamo insistence de hombres que, como Jos6 Antonio Ramos, estuviieron a1guna vez al frente del organism, lo habia deiado en permanent abandon. Disponia de condos cubanos valiosos, sin organizer. En lo que a Otras Inateriasrespecta., las medicines mas recientes databank de Jos primers ailos del siglo.
El viraie teni"a que ser complete. Todo estaba por hacer. Las bases de la nueva structural organization que se constituia, Jos departments que surgirian mas tarde se concebian atendiendo, a un objetivo fundamental, siempre presented: server. la Revoluci6n estftnulaba nuevas curiosidades, incitaba. a la superaci6n. Habla que atraer lectures, destruir la barrera sico16gica fonnada por los muros del santuario: que todos se, sz*ntieran en un ambience acogedor, proplio. Tanto el investigator expenmentado, como los ne6fitos, que ahora se iniciaban requerfan ayuda y orientacift tecnica. Nacia, el department de consult y reference.
Pero, ante tod eran indispensable los fibrous. La Revoluci6n devolvia ptl pueblo los, bienes malversados; mas tarde se confiscarfan los de los apaftridas. En algunas casas lban apareciendo libros de desigual callidad. Se procedia al inventario, se Wecclonaban los mas fittles para su rAp1ida incorporation a los. condos. Se adqul*ri6 lo, mejor que pudo encontrarse en los almaCenes de las librerfas. Paralelamente., el sal6n de actos se abri6 pm una Iintensa actividad: ciclos de divulgacio'n, conferences it cargo de lintelectuales presti iosos. En pocos meses, las estadhficas mostraban un sorprendente salto: estudiantes. amas de Casa, Obreros, soldados con el uniform del ejdrcl"to Rebelde. L" Puertas del santuario se venfan abajo en el moment en que Muchos advert an que estudiar era una via de engender

f f








---ejor lo que estaba sucediendo, de lograr una particiPac,16n mas plena y conciente en el process de transformaci6n del pais. Entre las sohditudes, primaban los matenales politicos, los de historic.
Maria Teresa Freyre de Andrade habia comprendido que un pais subdesarrollado exigia soluclones originals. La Nacional debia ser, al mismo O*empo una "biblioteca pablica de primer orden. Sentadas las bases organizations indispensables, se Inic *6 la vertebracio"n de los departments que habrian de inau. gurarse a fines de 1959: juvenile, circulante, arte y m "sic H y el pals cuenta con professionals uni"versitarlos que recuerdan el mundo de fantasia avocado por la hora del cuento, que formaron parte del coro y que tuvieron en sus manos, frescos, y todavia con olor de imprenta, esos, ya tan manoseados elempla-' res del fondo original de la biblioteca juvenile. Millares de I tores, han reglistrado el almac6n abierto de la circulame. Los aficionados a la mu"sica podian contar con bibliograffa espe. cializada, partituras, discos. Arte tambien adquiflio pios, organize exposiciones, constituy6 una coleccion de i-epro. ducciones que comenzaron a prestarse a socios individuals y a ins-tituciones. Los distintos departments se disputaban cl sal6n de actos: el fibro del mes, los ciclos de arte, las audiciones rnusicales comentadas. Hubo que habilitar nuevos locales p.Ira los seminaries que se dirigian a un p6blico mas. restringido.
En el transcurso de pocos meses, la Biblioteca se babia convertido en un hervidero. Donde antes, el espacio pareda sobr-OW, donde originalmente pesaba el vado, comenzaba a sentirsc hLi escasez. Pero la tarea de difusi6n no pod'a permanence encerrada entre los muros de la Biblioteca. Para trasponerlos, nada mejor que establecer el vinculo con los indicators. Por inida& wn
tiva propia, en a1gunos centers. de trabajo los, obreros bab" constituxdo pequen"as bibliotecas. Necesitaban orlientacift IOCnica, actividades y, sobre todo ', habia que former colecc'10VICS tfP4
leas que circularan por distintas fdbricas. Equilibrar la ins's
truccio"n con el recreo, fomenter la apanci6n del lector cfusto' ;O C ion,
y server de apoyo a los. curses. de seguimiento y super. a la formacio"n political, al aprendlizaje ti6cnico. Muchos cscritores. cubanos fueron asi a discutir con los obreros sus hbros reci6n publicados o a presenter obras consagradas de ]a Ikera-










ttils universal. Fsta colaboracii O'n se extend1*6 a las Fuerzas Ar. madas, a los hornbres, de mar que. permanecian por meses afejados de su tierrao privados de toda recreacio'n, deseosos ellos. iambiin de estudiar.
coiercci6n Cubana se habia convertido en department rl ftjependiente. El empeno en la necesaria diffusion no impiicaba ei abandon de las areas centrals de una Biblioteca Nacional. Se procedwo" al studio sistemkico cle los condos, se atraj'() a investigators dedicados a la Iliteratura, y a la historic de Cuba.,
'bi rta blanca, de simple presentaci6n tipog 'fica, apare-, Con cu le ra
d6 una colece116n, editorial que abordaba temas hasta entonces;. poco frecuentados. Eran intents parciales de reevaluacio'n de, ja culture pacional y, al mismo tempo, se preparaba ]a reaparliCi6n pen16dica Y sistematica de un indispensable instrument de,7 "bajo: la bibliograffa cubana. Alli, en cubiculos Y oficinas robadas a los almacenes, se iniciaba. un paciente trabajo de hormips. Buena parte de esa labor se vueTca en el servido cotidiana al, investigator que prepare un libro, al maestro que require, materials Para una clase, al clineasta que busca avuda para I&daboraci6n de un documental. Entre esos materials acumulados por los a-nos -libros, revistas, grabados, mapas, coleocio-I nes de fotograf fas- los descubrimientos se produced a cadapaso, en el desgIose de una colecclio'n facticia, en el inventaricr. de un paquete encontrado en un anaquel, en el anilislis de una eolecci& per16dica. No habian querido que estudiaramos nuespropia historic y. en un mornento dado, paradojicamente.10
CwMdo la Revolucion 11"braba sus mas duras batallas por la! suPervivencia, comenz6 a bacerse el paciente trabajo de orde-, nmiento de las fuentes para el studio de nuestro pasado. Hoy, tmnscurridos m6s. de quince aflos, situados ya en otra perspec6ai ]P*demos calibrar la profunda conlianza en el porvenir que. todo ello evidencia.
. 'Porque no se vivio" al margin de los acontecinilientos. SobreIOS Mirmoles pulidos se situaron las literas para albergar a los-Cmpesinos que vineron a La Habana en jullio de 1959. Luego', Maila Tere a Freyre vist0I el uniform de las milicias naciona let revolucionanas y, en didembre de 1960, en los dfas de Gi-r6n i en Jos dias de octubre de 1962, ruientras el trabajo prose9UJ14 regularmente, se mantenita el acuartelamfento,. Se preser-I 'Vilbala'conservacio"n de los documents m a-' _rz trali'emmq- q& inqt:A-









laban las armas y, en horas tardlas, Maria Teresa aparecia con frecuencia de mantra inesperada a comprobar el regular furl. clonamiento de las guardiaS.
Durante medio sliglo, La Habana habia conservado el morio. polio casli absolute de la v1da cultural del pals. Era una injus. ticia a reparar y, a la vez, una exigencia del desarrollo. La Red National de Bibliotecas fue concebida como un plan perspcc. tivo, desfinado a dotar progresivaimente a cada capital de provincias de un centre "clase A", de estructurn similar a la de la "'Jose' Marti" de La Habana con su propia cole"66n cubana y sus departments de diffusion cultural. Cada provine'E1 conser. V-R, Sobre todo en las colecciones de Ta prensa local, fuentes preciosas de documentation. todavia no exploradas. Flabia., ademas, en algrunos casos, 'ricas; bibliotecas privadas que el cubano habl"a venido recibiendo como legados, todo lo cual se + 10 +
hia. enriqueciendo con los envious sistemaficos dcsde La Habana, Para ]as cludades i'mportantes, que no tenian nango de capital de provincial, se formaron las bibliotecas, "clase B", dirigidas fundamentalmente a la difusl 0' n cultural. Una estrLictura mis simple se destinaba, por el moment, a satisfacer Ias necesida.&-,s de los restates conglomerados urbanos.
Para las zonas campesinos, se inici 0" el servicio de I-as bibliotecas.viajeras, armadas con motors de camiones d-c doble tracci6n, capaces de afrontar, con el peso de los libros, Ios dificiles caminos. Las restriceliones econo'micas impuestas por el bloqueo impidieron que esta empress pudiera desarroflarse plen-amentc a nivel national. Pero la lucba contra bandidos se manten'ia en el Escambray cuando las prjim eras bibliotecas viajeras comenzaron a salir de Santa Clara, Cienfuegos y Trinidad. Tengo presente todavia el recuerdo de un recorrido que hice en ellas.
Despuis de atravesar casinos a veces d1ficiles, el vehiculo, con su posada carga de libros, se detenia en punjos establecidosp el centre de distribution. de carne, la tienda, o, silmplemente, un descampado en medio de la carretera. Surg F a de inmedliato un propel de nin"os, siempre los pri-meros, impacientesp a devOl" ver lo prestado y a pedir lecture nueva. Decian que, muchaS veces por las notches, sus padres les pedlan la lecture en v0Z alta de a1gun pasaie. Hecha la seleccio"n, Jos n1iflos se quedaban rondando por & los alrededores, conversando, registrando el alo








te. Venianentonces los adulto.s. Hombres -de tra.. bsjos a pto o a caballo, de I edad 'ndefinida, marcados por Ia miwxb,, coino nuestros campesinos de antanho. La historic era
0 1
=a Sola, invariable. Habfan aprendido a leer con la campan-3.
alfabetizaci6n. Querian proseguir su instrucci6n. Buscaban dicclonarios, gramAticas, manuals. Querfan COnoCer meiorla Revoluci6n, buscaban libros de historic. Uno se acerco' timl*damente, flevado de la mano por su hija de nueve afios. Le interesaba:Saber algo acerea de Lenin, un fibro senclillo. Si tropezal-,a
-con alguna difficult, su hija, que asistia regularmente a la escuela y era muy despierta podri"a ayu darlo. Senti" envi di* a por quienes tenfan el privileglio de recorder cada dia esos carninos y ser Wiles donde los hombres habfan s'do mas explotados.
Maria Teresa Freyre de Andrade habia. sido fundadora en Cuba,, afios atrits, de la Escuela. de Blibliotecarlos. Parecia entonces empresa bastante flusoria. Ahora, cuando los servicios se, ampliaban y extendfan a rlitmo acelerado, se requerfa, adem-ft's de los Profesionales universitarl'os, de t6cnicos medilos. Asi surla Escuela de Capacitacl16n Bibliotecaria, con un progmn-.a que comprendfa classes te6ricas y tribal o prdctico en I a Nad om-i
Server significaba poner al balance del lector ef, material requerido, evitarle tropiezos, fomenter inquietudes. Pero en un pals volcano en el esfuerzo por el desarrollo, ]a formad'u"'I t&mica y el crecimiento de los sectors productions ocupan un lugar primordial. En este caso, server equivale a aprender a hacer en cada moment lo m -a's util, con el empleo ma's eflc-R-F de los recursos disponibles, Asf lo entendi'6 Maria Teresa Frevre Y Supo aplicar el princlipio en mds de un sentlido. El plan persPectivo Para la cread "n de nuevas bibliotecas se basaba en IL informad6n existence acerca de las provisions para el foment de planes agricolas o de centers industrialss. Al distribuir los 0 Ik
Cr6ditos en divisa Para la adquisiclio'n de hbros y revistas, exigio
--PreSCindiendo de sus inclonaciones personales- un lugar prcferente Para los materials, bisicos para las ramas tecnicas prioriudas en el pals. An'mo" la formaci6n de un cata logo colectlivo
_nds tarde convertido en department de informad'n cien0 R. 'I F If
Wico-t6mica- que permitiera. oriental a specialists e invesfi,PdOres en la blAsqueda de la information requerida y resolver W Problems concertos de la producci6n.








.1a tarea cumplida en aquellos afios se debio sin dudas, al (esfuerzo de un. equi o. Pero Marfa Teresa Freyre de Andrade
-supo, inciter siempre la iniciativa, luchar contra la retina y la autocomplacen6a, brindar el. apoyo indispensable, el estimudo
.0 *
adecuado. Ofrecio ejemplo, de trabajo iincesante,, de espiritu 'In. ..quieto, de curiosidad ante Io nuevo, de tenacidad y optimi 0. 'SigUI6 estudiando, hasta el moment de su muerte. Recuerdo oque en Jos Altimos afiosx cuando yo regresaba por breves dfas a
-La. Habana, despu6s, de sernanas de estancia en el Escambray, ,Sol" escuchar ella con interest apasionado cuanto le contaba .acerca de las transformaciones impulsadas por la Revolumon, Jas nuevas comunidades, los nuevos hor*zontes de la vida cam. .pesina.
La labor emprendida en la Biblioteca Nacional a Partir de 1959 hublera sido impossible al margin de una profunda Revolu. Cion, capaz de pulverlizar las structures sostmedoras de los mechanisms de explotacio'n, de lilberar al palls de la opresio'n imperialista y de entregar a los explotadios de ayer, en te'rminos concertos, un presented y un porvenir. Para Marl'a Teresa Freyre
I
,de Andrade como para muchos otros que entraron por esa vla oal camino de. ]a Revolucio"n, 'sta signific" ]a implan-taci'n de ]a justicla necesaria y la real izzw'on verdadera de un sentin-fiento patri t' fundan I d "cadas hab'
6 ico pro -iente arraigado que por e ia reclarnado, una reivindicacion siempre frustrada.
Su lud'dez, su amor por la vida y las cosas le permitieron 1asi, Ilegada a una edad en la que muchos entierran ]as flusiones, poner at servicio de la Revoludon un sueno acariciado como 11
impossible por muclios aflos. Quicnes trabajalnos a su lado, apvendimos esa reallista y eficaz passion de server.














Travesm por Jos' Antonio Ramos



49ctavio smith

Nos franquean el paso sus, "Memorias", el diario que comenzara a los trelinta y tres, abos (1918) y dejara interi-umpido poco Mis de dos meses antes de su muerte, OCurrida el veintisiete 'de agosto de 1946 en su Habana natal. En comparaci6n con jos tres volAmenes manuscritos de que costa, lo publicado hasta 4ahora es cosa minima: unos fragments comprendidos en veintidnco piginas del nfimero tres -octubre-diclembre de 1959de la Nueva Revista Cubana. Pero ]a sclecci6ri -obra de su viuda, la poetisa Josefina de Cepeda- no pudo ser mals acertada. Esos fragments estAn saturados de vida y significant. Todas las preocupaciones e interests de Ramos parecen concurrlr en ellos y se nos acercan, las angustias y exaltaciones Iffitlmas del escritor prolific.

Hay los diaries del "a ti so" lo, dhirio rnfo, conflo nil secreto, que parecen solicitor la indiscrete. mirada por encima del hombro- y exiisten los, verdadej-,amente entraftables, nada urglidos de enseflarse y a la par sin remilgos por una perspective de Publicaci6n future. Son, 6stos U"Itimos, menos. placenteros que 'forzosos. Ramos, al comienzo del SUVO, esta descontento, remuente:

Decldlidamente, vuelvo a mi antigua costumbre. En &I ,
el mismo t*ernpo Perdido, en la mi*sma vacilacion que he debido veneer Para empcz,,iv de uiia vez -a escribir, advierto la necesidad en quc me hallo de cscribir estas Memories. Mi principal propo'sito cs el de impedirme las largas e inul tiles meditacioncs ell qUC el pensamiento,

1117








libre de la, necesidad de expresarse, se me plierde en i'ncoherentes e intermlinables giros.
10
El gene.ro es en 61 una "antigua costumbre". En 1900P con arrestada ingenuidad quinceafiera, comenz6 a escribir otras "Me. morias" que, "naturalmente, solo hablan de amor", recordara' me-ses, despues entre risuen'as nostalgioas, un veintinueve de diciembre, en el -dian*o conservado. A la empress adolescent Siguieron sus primers ejercicios dram-iticos. Estoso confiesa ahora, consistieron en rneros esquemas o arguments provess. tos, eso sf, de t'tulos rotundos y echegarayescos: Maldad o cas. figo, 0 grandeza o santiclad, etc.), cuyo solo trazado lo emocionaba y sobre los que hiperboliza un poco, da ndolos por tragedies o dramas acabados, en el pr6logo de Almas rebeldes, su primer obra complete, escrita a los veinte a-nos y publicaLia en Barcelona en 1906.
El. diarlo adult nace en una etapa de recess, hastio y recuento.
Ahora quiero tratar de definirme, de encontrarme a
mi mismo. Siento que no puedo caller, que no debo resignarme a ser pura y sim-plemente 441 el autor de Tem-bladera" o del "Manual del Perfecto Fulanista", es decir, el autor de-obras que me averguenzan ante mi MISM01,
islento que tengo algo mas que decir y que nada he dicho
todavia de Io verdaderamente mfo...
Tembladera, premiada el afio anterior por la Academia Nacional de Artes y Letras, ha sido estrenada y editada en la Habana a Comienzos de 1918. La publlicaci& del exhaustive e important Manual... es tambien reciente (1916). Ramos, escritor nato, pasa por la inconformidad, mezclada de fatiga, que sigue al remote de obras mayors y que el exito, lejos de curar, acreclenta sordamente. Por otro lado, los aplausos acaban en s' mismos, sin reveler el despertar de concliencilas apetecido. Pero tanto en el balbuceo adolescentario como en este repliegue de madurez, Ia recoleta anotacion cotidiana no entrana escape de solitario o desaleritado. Envuelve una suerte de calistenia intelectual, un mantenerse en forma para la comunicacil Oln ef ICa7,, ardiente, apost6lica que deseaba, que busc' incansablcnientc a travel del artfculo periodistico, la conference. el cnsaN70, la pieza teatral, la novel.









Cierto adjetivo empleado arriba no es mas que el termino con que el propio Ramos define sus intenciones, su afAn. En ese afio 1918 re halla en, Vigo, ejerciendo el cargo de c 0-Insul de .0
cuba. Atraviesa el moment arido de que hemos hablado, cuando lr4ctramap novel-at ensayoso articulos", dice, le "huyen", le Parecen algo d'enOjOsOl vulgar) dificil" y, por supuesto, nada de Io escrito y publicado le "satisface plenamente". Mas el enthusiasm no 10 abandon por mucho tempo. De d O"ade le Ilega ahora? Nacta Men0s que de "'la lecture de revistas financiers y economicas 0 bien, segdn describe ma's alial, es un Proyecto sobre ,estatificaci6n de ferrocarriles caidos en sus manos lo que lo "Ilena de impulses", pucs "Cuba, en effect, no fiene aparato circulatotrio propio", Su anhelo construction, su pragniatismo
I
detallista. siguen actions. Senate el temor de perverse en un q6rvido diletantlismot', en la dispersio'n de un saber y un hacer disirniles; sin embargo, el optimism lo colma e insisted then el proyecto de volver a la patria a apostolizar, a convener, a empujar a la gente sender adelante", Es la misma dispo-sici6n de inimo con que el veintise's de mayo del a'o siguiente esribird: "Ahora, no salgo de nil empeho de apostolizar entre los obreros

Esa temperature,, nada inso"Jita en Ramos, se renueva y reserva ahora para Cuba. El ancho lomo ocea'nico interpuesto desata la limpaciencia. Melo aqui fantaseando sobre el modo mejor de canalizar sus propo"sitos:

He de volver a Cuba.. Debo la-nzarme a un nuevo
medio de propaganda, de despertar concliencias. Nada de conferences ateneistas [. - ] Mi enthusiasm me apunta varies cosas. Una de ellas, la de hacerme hAbil en un oficio que me permit recorder la isla oscuramente, an6airnamente, discutiendo aqui y alld, sin apelacion a otra autoridad que la que en cada caso pudiera conquistan-ne inmediatamente, por mi superioridad natural, por mi ventaia de cosa impulsada entre cosas m O-Oviles Y YaCentes... ventaja del aire sobre el polvo y los papefitos que arrastra...









No se confunda con vanidad personal lo que es vitalidad bullente. La prueba esta en que enseguida acoge la duda hu, m ilde:

,cQu6 conseguiria? Este Ultinlo simil me sugiere gle.
masiado. Ya lo pense: serfa yo un airecillo, y a] Pasar
dejar'a otra vez las cosas en su sitio?

Paginas despues viene a conmovemos, aislada en renglon aparte, la pregunta "ZPara qui6 sirvo yo, sin Cuba?". Su tono, Su Sabor, lo que trasunta de soledad entregada, entreabren, sin Ramos, proponerselo, el discipulado martian que profess. 0' toda ]a Aida. Confesamos que esa voz brotada en luenhes tierras, COMO Cn aseensi6n silent y expansive al firmament que la inspirasel nos ha flevado al verso inicial de un memorable poema de
0 .0 9
Flores del destierro, a esta finea que es en si misma todo un
"Dos Patrias tengo yo- Cuba y la noche".
El primado de la predicac116n cfvica determine la actitud de Ramos ante la forma, entendiendo por esta tanto el g6nero. literario como el estilo. En su drama En las manos de Dios, publicado en Me+xico en 1933, dentro del pr Ologo dc que nunca priva a sus obras aparece la sliguliente declarac116n de principlios:

Ensayo, novel o teatro, la forma es para mi involuntaria. Me mueve siempre una honda preocupacio'n de futuridad. Y sigo, en cada caso, el medio de expression que me impose -por decirlo asl- la vision misma del' problema, del conflict entre la Realidad y cl Ideal ...
La perfeccio'n me preocupa casi exclusivamentc por su ef licacia, nunca para colg Armela de la nariz, de Jas orcja,.s
o del pecho.

Aunque esta' replicando a critical que le supone error ",-Lil no perseverar en un solo ge"nero literario", siendo el momcnto"epoca de espe h alidaides". lo cual es repair baladi, tras 'Los punts suspensions ha pasado sin, t.ransicio"n a abordar cuestiones distiln'tas, questions de estilo'. En otro pro,logo, el de la comedian FU-3001, que se edito en la Habana en 1944 y fue su Altima obra dramAtica, insis'tira en descartar eso que le, "Parece baratiia, abalon*os, cuentecitas de- viidrios: buboncria,








de aleicaderes"',- -Es el. repudio al "Preciosismo formal", que 1051 Antonio Porttiondo, en balsico ensayo, extended, salvadas
excepcioneS de rigor, a toda la generation lifteraria a que Ranjos pertenecfat la Ilamada primer generac116n republican, cultivadora isde una prosa que osclla, aun en .0 las novels y en los drwnas del perfodot entre el panfleto politico y cn ensayo .0 & tp 1
sodol6gico, sin demasiadas preocupaciones re"toricas Por tuondo Cree a Ramos vocero de su promocio'n en los dos texivs anus citados. En 61 eSa mantra de decIr cala Tn;ds hondo, o, J#
nqejDr,, es su modo' espontaneo. Ramos no serfa Ramos sin Cl
1co desenfado de su estiflo r incluso sin las inevitable dinkni
cajdas de 6ste. los desmanJos sintakticos, los ahorros de sutljew, Inister- y poesfa., algu-na elevac116n de tono que toma el atajo de Jos recursos oratorios... Todo esto va envuelto -v, por qu no, absuelto-- en su apremio por trasmitir, por lncul
pe
car; en la fiebre por enderezar, en una palabra, los mil tuertos Cksilusionantes de la republican inaugurada con "su Presidente, Sus politicos... y su enmienda Platt", como dice Rine 2 Leal en atrD important ensayo sobre nuestro versatile escritor.
No demos Por agotado el terna. Aunque Ramos parece escribir siempre de un tiron, flamar a su prosa fluid no nos satisface. En su c1dusula larga el ritmo naufraga no pocas veces entre incidentals mal ensambladas. Ademds, ]a Iidea de fluidez convma la de agua discursive y e'sta la de humedad, que es condid6n, excluida de aquella. prosa. Tendrfamos que pensar en,,an liquid como el azogue, ddctil pero sfernpre reunido en S'1' mismo, sin moiar. Como de azogue serfan los luctmientos de este estilo. Asi ]a tersura encauzada y sobrio y sostenido. esmero dil difilogo en la comediia Cuando el amor muere (1911), que se vio traducida al ingl6s e incluida. en una selecc116n de veinticinco pizzas internacionales en un acto. A Ramos la perfection, nunca perseguida, sabe rendirsele. En palabras Hanas podemos hablar de una escritura fuerte, personal, viril, con sus bienandanzas y con sus aceebanzas de rudeza y aun de tosquedad.POMONDO, Jost Awomia. El Contenido politico y social de las obilas de YOS4 Antonio Ramos. Revista de la Bibboteca Nacional "Jose' Marti"'. L% Habana. no. 1, enero-abnl, 1969. p. 5-58.
-,2 LUL, RINE. Ramos dramaturge, o la Rep4blica municipal y espesa. 151". Santa Clara, no. 36, mayo-agosto, 1970. p. 73-91.
-bif








YY I -P '1 -1 1
Mas pecunaridades en esa. escritura. Seftalemos la. pe. danterfa innocent, alegre, deportiva. de palabras COMO I'sofaldo)), I proficuo", "perspicuidad",
it "fruir", usadas abundanternente f
desde muy temprano, visible ya en Humberto Fabra, publ-cada en 1908. Como su primer viaje por Franda Y Espan-a data de ese ano, el uso sugiere lectures espaidolas un Poco rancias, practicadas en la porosidad ferviente de ni fiez y adolescencia. Todavia en Las impurezas de la realidad (1929) encontramos, cntrc otras huellas, un ""clitilapo" y unos "chicoleos" aplicados
IN
a la vida de un pueblo de provincial en Cuba. A partir de 1911, por los cargos consialares, cmpiezan las prolongadas estancias dc Ramos cn la peninsula, con active vida literaria, en Madrid y Barcelona. En la primer se editan Liberia, prologada por 13enavente, y Cuando el amor muere; en la segunda es llevadoa escena en 1913, al mismo tempo que en la Habana, su drama Stands. Las tres pizzas menclionadas, trasuntaii Ambito espafiol. En este sentido Ramos recipe una impregnation enriquecedora. Ella le servird para construir convincentemente, en talante.y dicci6n, sin fAciles plintoresquismos, personages iberos como el marine paternal y esceptico de La leyenda de las estreflas y el recio, vasco, marlino. tambien, protector de Caniqui dtirant.e la prison en nav f o del indomable cimarr6n.
Con despreocupacio'n o sin ella por el c6mo decir, Ramos dice siempre Io que quierel, La elegancia no queda asegurada pero si la eficada. Por lo que toca al narrator, es esta uItirna cualidad, en resumidas cuentas, la que basta y crumple. El -don hirsute de narrar le fue sufficient a Baroja, tan lejano a la magniffica prosa de Mir6, a su vez linfetior como novelist. Y estA, mAs Pro' ximo, a Ramos -a quien no recordamos citando a ninguno cie jos dos espafioles-, el caso del norteamericano Dreiser. Con este fiene el cubano mds de un punto de contact. d Como Dreiser -se ha sefialado-, encontro en la clase obrera y su partido la gran fuerza de transformaci6n que anduvo
A
buscando tanto flempo por otros casinos individuales".1 En el aspect literario hay tambidn colincidencias. En cuanto a obra realizada, Dreiser present una talla superior a la de Raw

3 Romfwiiz. CARLOS RAFAIEL. "C6mo ven las nuevas generadones
Jose' Antonio Ramos." (Citado por Imeldo Alvarez Garcia en el Pr61690 a Coaybay, La Habana, Instituto Cubano del Libro, 1975.)








mos. quienp po-r otra parte, estuvo solicitado por diversidad. de ,intemes y s6lo dei6 cuatro novels. Pero junto con la despreo,Cupad6n formal y el realism nada mojigato, los acerca ese gusto por relatar en el que saben sumer ir todo el fiernpo al lector. Sin jWmo de sugerlir otras conexiones que las ma's innaediatas
,terms, sefialamos el mismo modo,
ey ingenue y fruitivo, ese
cnpci6n mediate frames, courts, telegr6ficas., entre de Ja des i
Solemnes y agoreras,* con que se iniclan Una tragedia americana y Las impurezas de la realidad.
Sibese que Ramos acariC*6 siempre el proyecto de refundir su primer novel. Aunque pasados los a-nos la incluyera entre
OAr ensayos, de adolescencia", no de*6 de considerarla prorniiSus J
soria.materia en agraz. Su criticism con respect a ella era afectuoso y algo entrafiable lo vinculaba al personae que le da. nowbre. Una p6gina de Entreaclos (1913), "Ta uIltima carta de Humberto Fabra", prueba el nexo -nada linfatuado sino cordial, nostiilgico- que mantenia con la obra juvenile y al mismo tempo aporta un indicio dc por d6nde iba aquel proyecto de refund*c*6n,. Humberto Fabra, se recordarA, sabe dor de la. muer te de Albertina, se une por azar a los rebeldes y se hace matar en una escaramuza de la guerra civil de agosto de 1906. En los apuntes hallados a su muerte q ue cierran la novel, su desespemci6n escape hacia temas universales: el Amor, la Muerte, la Vida, la Humanidad que sufre. . La "u'Itima. carta" va d*rigida a otro personae de ]a obra, el "buen doctor Ramirez" y aparece, se nos informal, a la muerte de 6ste. En ella la angustia y la meditaci6n del "inolvidable amigo sul"cida" de Ramos, sin dar de lado a la tragedia de Alberfina, buscan otros causes:

Quiero hablarle de nuestra patria, querido amigo, de
nuestro querido solar patr*o,, que una turba de hom4nculos ensoberbecidos amenaza aniquilar y hundir para. siernpre en un protectorado hurnillante e indigo.

La eP'stOla es larga. y prosigue por el mismo tenor. En este MIeVO testament el anarquiisrno difuso del h6roe ha dado paso a Una Pre0cupaci6n concrete y constructive. Si abandon el quehacer a los, otros es por su "incapaclidad para Ilevar a cabo UTM labor cualquiera". La novel refundida., de surgir, habriase








acercado a la 11inea. de Coaybay. Tal vez contendria otras mejoras. Acaso su erotismo demasiado ufano, sostenido un poco corlc) obligac116n de la. criolledad, se hubiera mitigado. Paiginas enters. en camblio, podrian conservarse, incluso mantener alg6n. excess que seria prenda de juventud. Pensamos ahora en la descriV. clon del velorio, al comienzo, y en la del parto y muerte de Albertina, cuya factura implica al novelist genuine.
Coaybay y Las impurezas de la realidad, publicadas respect, tivamente en 1927 y 1929 -la primer. en la Habana y la segun. da en Barcelona-, son obra. de un maduro pulso. Ambas cun. tienen el 9(ensayo sociol6gico" a que Jos6 Antonio Portuondo se referia como rasgo generational, pero ese ensayo, que en general obtiene de la novel. el permiso que el teatro le niega, aqui, con argumentaci On y todo, sligue las leyes de una trama vigorous, disuelvese en ella, en sus, morosidades, sus encrespa. mientos y su saldo final de melancholia irredenta, el saldo de la desdichada repdblica que a Ramos le toc6 vivir. Metancolica es ]a Ultima images de Washington Mendoza, exiliado y convertido en el anodino impresor Paul Tallies, despues de la existence audaz y azarosa a que lo empuja su crime patriotic, s6lo pasajeramente salvador de Coaybay. Wasbington Mendoza serA vocero de las ideas de Ramos pero es tambi6n un personae que le vive vida propia, que torna Carne en los sueflos ingober. nados de su creator. Traspuesta la otra novel, D a-maso del Prado bijo, tarnpoco mera voz del autor, quedar -a, tan despierto como resignado, timoneando "las impurezas de la realidad" en ]a ciudad de proviincia cubana de los ahos veinte, con su parquet principal o U"nico rodeado por "el Ayuntamiento, la Iglesia, alglin antiguo cartel convert'do en Correos o en casa del Gobierno Provincial, una vieja residence sefiodial convertida en Hotel, otra en Licco; y el Casino Espa-ol, con su fachada nueva". Tal anunciian las lines de cierre, en que Masdo se sorprende a si" mismo admitiendo s*n rebeldfas, "corno al90 f inal", el grito y la monstruosidad vengadora de Luz Alfaro. Las dos novels, remotes a -te"cnicas moderns -y ya hablian apareciido UIrses y Contrapunto,, pongamos. por caso-, son consistentes y atrapan. Su deslizamiento y modos sigio xix marchan revi'talizados. En ambas hay una escena clave en que ritmo tento, suspense y v6rt*go final, manejados de mano maestro. coacn desprevenido al lector. Asf la gresca del cabaret ell
Z








Coaybalp con su. desenlace: el. trivial y funesto homicidio del Oficjal norjgm&s. Y as.f.. en Las impurezas..., la venganza que ,Vw a la bodaj, esta vez en..Ia persona de la novia. y con fuerza S1
Y iitulos propios para no desmerecer a Ins ojos de una sombra &stre: don cirilo Villaverde.. Ni allf los nombres de disfaz POCO lgkboriosop ni aci el melodrama sesgado, nos estorban en ningdn niomento la inmersi6n. en un dmbito y un acontecer cubaws que se. nos entregan families y plenos, y cuyas m!serigs y secrets virtues discerni'mos Mejor desde este presented salvo Y satisfactorl-0.
Como el padre y el arno concurrent en una sola y firanica pemna, mariceli, la hija, y Canlqui, el esclavo, estAn viinculados por su rebeli6n. Existent, es claro, matches. Caniqui posee un salvage espirltu deportivo, fuente de su famous risa; practice el 14ir play, anuncia: "Amdrreme, mi amo, o m6tame en el cepo, torque si no, hoy me juyo"". Maricell, la Vizcayita del apodu familiar, es terea y silenciosa. Parece tan natural la ambivalenda de sus sentiments hada un padre spectacular como don Lorenzo de Pablos, que el socorrido complejo de Electra, creemos, puede ser dejado en paz. S61o que la loz.ana Vizcayita, hecha para el matrimonlio y la fecundidad, equivocal el carnino libuador de imposiciones, se piensa Ramada al mis-ficismo. Otro error compete esta. inuchacha blanca y es, el consider que el negro Filomeno Bicunia no es, una cosa. Oue import el Cor'ocerlo desde nifia, desde que, infante poco mayor que ella, Io adquir:iese en transaccio'n modest el. avizor don Lorenzo? -Qud import haber crecido junto a 61 y su rica htiman.idad, ni quefum el compan-ero de juegos del hermano desapare'cido -si bien todos los, castigos, los Ilevase el fflho negs.-o? Lo patriarchal no olvida que un esclavo es una cosa. Quien transgrede este Principio desata una. cadenza infausta. La porfliada Viwaylta, confia en Filomeno y lo complica en sus manejos. Fiflomeno es testing involuntario de la incons6entemente equivoca autofla-" gelaci6n de la Vizcayita; tras varies vicissitudes, va a devenir el legendario, ubicuo, inaslible y riente Caniqui. Ente Heno de fibra nada c6slic, a, Caniqui irrumpe en la procesio" n del Jueves Sinto tnfiftarlo y rescata de. su exagerada penitencila a la Vizc *a- Can* uf es, descubierto y halla la muerte. Maricell, enlut&'t
t4dai, Va a al'Todillarse unto al cadaver de Filomeno tendido
PIM pidblica..Pero esto eno constitute inconveniencia, Tnaft Z&









YoO La. hostilidad de los blanco, empieza a career en torno de la, figure orange. Llega. a punto Juan Antonio Luna, pri*xno y, enamorado. de Mariceli, La fuga a la grup-a del caballo de Juan Antonio y la confession de amor que e'ste logra de labios de ta arisca muchacha, podriin obedecer m"'s a deseo del autor que a demand de la obra, pero no son el "final en rosa#) que aJguna vez se ha dicho. Signif lican s,' lemente la vuelta a la tierra de la V.1"Waylta.. Ni la congeguida epicidad 1830 n1 todo el resto, el. montage de novel cabal, quedan deslucidos. Las que st pare. cen despegarse son las lines postrrras, parliament a cargo de Juan Antonio, con la inusitada, extranfla incursion en el lirts. mo que conflevan. Asi esta uIti-ma obra narrative de Ramos, publicada en 1936, nos da pie para nueva disquisicion.
eQu6 le acontece al autor de Caniqui con la. poesia*? La respuesta :se halla en sus "Mernorias"', entre dos conslideraciones sobre el fiempo. El veintiseis de Mayo de 1919 refie'rese al moment diario en que se le torna "insoportable obsesl6n" cuanto hay que hacer, que reparar en el mundo. Es claro que entonces las horas sean agua portada. en cestillo, "precaoso tempo de condenado a muerte", algo de que ser tacan-o justainente por altruism, asumiendo los riesgos de parecerse al descort6s, al orgulloso, al "frio de coraz6n". Pero con auxilio de la reflexi6n efica, el tempo conviertese en amigo. "Junto a mi una persona sufre FF, describe Ramos el clinco de junio sliguiente. C-Co'mo consolarla? EI, por su parte, puede sustraerse" A moment, lincursionar en el future,

Yo, proceed ahora como calculo que en junio de 1925
he de queer haber procedido. Y en ello encuentro una fuerza enOrMe para veneer mis passions Y deseosi Y cOrtservar mi serenidad spiritual. ZPuedo transmitir-eso?

No, no puede trasmitirlo. La reflexion no es droga aprontable al suffiente. Ramos, fil6sofo 61, "s6lo asi, en estos, moments se explica la importance de la forma y del poeta:

El Poeta, con el encanto ineffable del ritmo, con el
sensualismo de la bella forma, puede penetrar en el AM
atribulada, y acariciarla, dormirla. por lo menos
iouizas por eso mismo detested tanto la poesfa!







t_ -0 il este final xnesperado, esta confesion sorlCuin umina
0
"Mdente, esta rebeli6n! Siente el hechizo pero le derra ener&__ las ipuertas. Nada de adormecimientos
Simnente nada de opios.
jjgO se esfuerza e"I de continuo en "'despertar conclencias" ?, Por Supuesto que la poesfa, la authentic al menos, es todo lo contralid; persigue una vision mds profunda de lo real y desprecia el ser tomada por musiquilla hi-pn6tica. A111' estd el manrriqueno Becuerde el alma dormida, avive el seso y desperate. Pcro Ramos, sea por sus lectures positlivistas, sea por temperamento, es, Prejui ioso, esta Prevenido. Todo esto sin asomo de banalidad uivmucho menos, de vulgau'dad; torque no aststimos sino al drma del sensible, del compasivo, del socorredor maniatado,
P
del analitico impacliente por no poder comunlcarse y server. Isers s6lo una brusquedad defensive y donde describe detested debemos leer "an- ore" ?
Saltando sobre los aflos basta el domingo dos de junto de: 1929., topamos con otra contradiction, con otro debate *nterno Meno de vida. Ramos se balla en Filadelfia, al frente del consu'lado de Cuba. Empieza el dia de oci(), sit dfa, "por Georg Simmel, el soci6logo". La lindolencia anula el impulse de tornar notas aprovechables "para libros, discursos, ensayos ... Proble-rna socials, Cuba. El mejoramiento de la Patria. Pisamos terreno conocido, pero a continuation describe, como, en verSICUIOS:

Y, por cambiar, segul leyendo "Le Grand Meaulnes",
de Alain Fournier.
He acabado la obra. He considered que estoy solo
en la casa, en el rinco'n. tendido en mi cama...
0 *
Y me arrebuje en las slbanas y volvi hacia la pared
en una extrafia sensation de euforia, de bienestar supremo...

TraS un *tervalo sugerido en el texto, comillenza la lucha MwigO Mismo.- que no con Fournier. He aqui lo que va dejando a Su PWO la Pluma deslizante:

ES un hecho. La Realidad es animal, grosera, disPer8a. Nuestra *rnagl*naci6n lo es. todo.

-27








w
FEI libro de Alairi Fournier es la visi O'n de un Poeta,
de una mentalidad aquejada como de dalton'
Isnio ante
la Realidad, incapaz de ver no ya uno, sino seis de LDS
siete colors del iris...
Es vision de belleza. Y el libro es bello. Persuade.
Convince de una verdad sencilli'sima: que lo bellos6lo
existed para quien lo ve
"Le Grand Meaulnes"' es una novel pura, sin una
sola concesi6n a la Realidad. El romantic*
i ismo era enfatico, ampuloso, falso. Este poeticismo es sencillo, inge.
nuo como la sonrisa de un nin-o.

Es un pensarniento oscilante y vago, sin voluntad de con. 'Crecio11, mecido todavia -Y a gusto-- en la atm6sfera del libro que se acaba de cerrar. Defb6ndese del influjo con el velado tono condescendiente, pero 6ste desaparece en una honda. pre. gunta qu.c sigue ("eColtno puede un hombre mantenerse en la vida capaz de escribir un libro asf?"') y en estas dos inaprecia. bles confessions contrapuestas:

Como yo me replegu6 en mi mismo -miserable entre
mis, preocupaciones y luchas, harto conscience de mis desventajas y mancarnientos en la vida-, para senfirme profunda y extra"amente feliz en mi" soledad, en wd intimo ser, asf Alain Fournier debio" refugiarse en este libro.
Lo que me resta por engender -o por envidiar si
creo entenderlo- es co'mo pudo Fournier rnantenerse en ese estado de euforia por todo el tempo que la creacio"n de un libro demanda...

Queda reconocida la fuerza del autor de Le Grand Maulnes, nacido en 1886 -un afio despues que Ramo&-- en la campin-a francesa y desaparecido a cornienzos de la guerra de 1914P ya teniente, dejando como U'Itimo y gyallardo recuerdo el de hab drsele visto altar de una trinchera al frente de sus hombres. Esa fuerza objeta todo escapism pesto que nace justamente del arraigo. Fournier, corno ha escrito en a1guna parte Eliseo Diego, "quiso primer refugiarse en la pura fantastap no encontro m -a's que sombras en excess livianas" pronto Vol-








,-Vi6 a la realidad de los campos que amaba y de sus propios ,sufrimientoso y asf surgi6 esta aventura inimitable (su novela), 40nde 10 fantistico brota'r Como la niebla o los aromas del anumecerit de la misma tierra que se labra".

Este juicio, este sabor hubiera placid a Jose Antonio RajnOS; parece responder a algo intimo e linformulado que imP
pulsa su simpatfa por el eserl'tor france's, viva au"n en 1937, ,Cuando en un trabajo sobre Rilke leido en el Lyceum halla
4
viodo de refe *rse a la geniall del-icadeza" do
ri Fournier Aquel
,domingo de 1929, emperor, no deja de pensar, "por contrast, ,en Jos Zola, en los Henri Barbusse: los que sllo, ven el color que le falta a Alain Fournierly. Es un, tribute -si bien ya criotico- at naturalism en que se formara. Fournier, pensamos, disuelve en fase superior los pruritos de esta escuela. Pero to que import aqui destacar es la aperture y receptividad de Ramos Para un antipode lifterano. El opone, sin optar, L'Eiifer a Le Grand Meaulnes. Igual hubiera podido oponerle su tambidn juvenile Humberto Fabra.
Desde su agnosticismo inconmovible sabe acercarse a Rilke, rmorrerlo, escudrinarlo, inti'mar con el. En las "Memorlas el 4oce de noviembre de 1939, habla de to que cl poeta alernan C"a quien tengo abandoned tambien por mi trabajo frenetico y desesperado en la Biblioteca") y el brasilero Jorge de Lima le proponent en sus texts, y e"I rechaza corte'smente, deslindando 10S Campos

No, queridos poets. La compaAl"a de ustedes me deleita, me conmueve, me interest profundamente,
Pero yo me Pasco hace tempo, mucho tempo, por
el Camino de Darnasco. Vivo casli permanentemente
en 61.
Y nunca. pierdo del todo ]a vista dc la leoania, alla
abajo, donde los hombres. -las otras particular de m1i
Ego-- viven y sufren desde hace siglos.

4 41jntroducci6n a Rilke." Rcv'jsta Lyceum. La Habana. marzo-junio de 1939. nos. 9 y jo, v. Ill. p. 29-38.








0 It
imos su repudio de siempre a cuanto le parece asorno de evaS16n. Pero acaso sea, como se oye decir, el. difusor inaugural de Rilke en Cuba. Al citado trabajo para el Lyceum hay que sumar una conference pronunciada en la Acadernia Nacional de Artes y Letras el primer de abril de 1938.' El tono varia de uno a otra. En el Lyceum se muestra ma's c6lido y comprensivo con el poeta que ante los acade'micos. Aqui :sus rechazos
a 'Ike est'
quiza's prevenciones-,,contra Ri an remarcados- vuelve a asomar, esta vez picante, la condescendencia. Vendria a ser una sffitesis armoniosa. de ambos estados de. dnimo la lindicada y v"viente p6gina de las "'Memorias", que en Rracia. a la brevedad hemos reproducido solo en minima parte. No debe olv'darse que en 1937 habia emprendido la traduccion de. las Cartas a wi joven poeta. Esta, sin duda, es ]a tarea a que alude en cita arriiba hecha, lo que Iamenta tener abandoned por su absor. bente. trabajo en la Biblioteca,.
4QUe mueve a Ramos a esos acercamientos, a escribir su Panorama de la literature norteamericana, a las mil. lectures denunciadas por otras tantas citas, exergos,, impugnaciones o adiiesiones, a travel's de su profuse obra'.) Concurren, dertamen. te, la sensibiffidad natural y, m6s, la voracidad deslumbrada del autodidacto con talent. Pero a la cabeza marcba un propo"sito depurado y nobil'sirno: el de linsertarse en "nuestra honrosa tradic16a cultural", el de practical en su fiempo

,.,la. c6tedra libre de los Saco, Frias, Betancourt, Bachiller, Poey, Luz Caballero, Marti, Pineyro, Varona, Sangulily: lo que no Io aprendieron todo misteriosamente, detras de la. cortina, y saIen despuis en apotheosis, 3 imponernos, su infalibilidad a sangre y fuego, slino que humilde y sencillamente, a lo largo de sus vidas ejemplares, nos fueron. dando cada dia, como la madre a sus hi wuelos, cuanto paranosotros, mAs que para sl mismOSP
aprendieron viviendo."

"Rainer Maria Rilke, su vida." Anates de la Academia NIdOWI de, Artes y Letras. an-o XXIII, julio 1937-junio 1938. t. XX P. 178-203.
6 Op. cit. (4).







jqada mejor, a fuer de discretos, que dejar asi al proplo iosd Antonio Famos la conclusion de este recordatorlo. Esas nalabras transparentan la vitalldad generous y preocupada que mmtuvo hasta su muerte. Este afio, el cuatro de abril, hubiera Cumplido, 10.5 noventa de edad. Nos place limaglinarlo, nonagenado Ificidoo al fin tranquil y risuefio del todo ante la realidad par excelencia vital, generous y creadoramente ocupada que vivenuestra Patria.
































2 1
















El poderoso caballero
Francisco de Quevedo*

--Lui suardiaz

De aiguna batalla perd'da vuelve este difflicil sen-or cuando ccdcibe el memorial que fe sirve para burlarse con, toda sene&d de sf mismo mis que para sollicitar plaza en una curi'osa wademia. Aqui se dan la mano, como otras tantas veces, sus arguments personalesp en los que la defense y el ataque se mezelan a conciencia, y los cargos de sus enemigos que CH no rechaza sino que incorpora como merits a su expedtente. Ahora es un protagonist desyali'do y altivo, ahora no es miik
nistro, ni consejero, ni conspirator, ni diplomatic. Ahora es 61, su'rostro disimulado por un &spliegue de mdscaras que arenas sl ocultan. su -media sonfisa amarga. Ahora se nos presMta como hilo de sus obras y padrastro de las al*enas... coYrade de Ia carcalada. y de la risa... hombre de Nen nacido para el mal, hijo de algo para ser hombre de muchas fuerras y..de otras tantas flaquezas, pesto en tal estado que de no comer en a1guno se cae del suyo de ham b re s eflo r del Valle de Ldgimas que ha tenido y tiene asi en la corte conto fuera de ella ,gr4ndes cargos de conciencia... ordenado de corona, Pero no de vida, de buen entendimiento, Pero no de buena memoria... corto de vista como de ventura, hombre dado al diablo y prestado at mundo y encomendado a la carne; rasgado de ojos y de Onctewid, negro de, cabeza y de dicha, largo de frente y de razo-. us) quebrado de color y de conciencia, blanco de cara y de todo, falto de pites y de juicto... y poeta sobre todo, hablando con


Version de la conference dictada en la Biblioteca Nacional el IS de BePtieinbre de 1975 bajo los auspicious! de la -Sociedad de'Amistad 'Quban twfioia.

33









person. descompuesto componedor de coplas... Por todo 10 cual... pide a vuestras merce-des (pudi6ndolo hacer a la Puerta de una iglesia por cojo) le admitan en la dicha cofradia dO Placer, daitidole en ella a1guna plaza muerta aunque sea de hainbre. Se advierte en su prosa, que amenaza o fustiga corno lAtigo manejado con destreza, ma's sustento biograrico que en su Linaje de Villegas, compuesto para publicar su ascendencia y altuta, seg"'n Io sollicltado por la. socledad en que preteride ser respetada figure p ibhca y no so"lo popular. Aquip se muestra a torrents, hablando con perd6n de la. gente ociosa, poeta, coirn.
I It
poiiedor de coplas. De aquif le viene su poderf"o. no de la man9"1
chega Torre de Juan Abad, que le confiere endeble seflor'o. t1aca retribucio"n, ni de la trajinada circunstanda que lo hace caballero del b Abito de Santiago.
Se ha dicho de nuestro, autor que, pasada la primer juventud, us' do la literature, en especial de la ficc16n, u-'nicamente cuando sus empress inmediatas y terrenales desernbocaron Un el fracas, que los negodos enderezados a disfrutar de cargos y privileges le absorbieron durante buena parte dc su tra"nsilito, que las escasas composiciones, poetics de los aflos en que fue intimo del Por entonces influyente duque de Osuna revelan el, Oficio, pero no la bondura. Un examen desapasionado de las pruebas que tenemos a mano -su obra personal y la linter. pretacioi-i que ha inspirado a lo largo dc los siglos- no desmiente esta valoracion. Pero, la existence humana. no so desliza casi nunca como 'Lin r # o de cauce propicio, menos au'n la de un agresivo, artist que supo, y este no es, el menor ide sus merits, converfir sus experiences negatives, sus desposesiones temporales en ingredients de sus obras, de ahl' que la literature
-no fuera para 61 una forma de evasion sino una efectiva mantra de actual, de pronuncliarse. Como otros authors de la dpor-a dorado de su patria -Cervantes, Lope de Vega...-----; no se cn*11 0 .0 IMOS con 61 en
asi 6 en un genero determlinado, y si coincide aceptarlo principalmente como poeta es torque entendiemos que cada' I nea compuesta por su mano trasmitia esa pasin, esa fuerza desbrozante que Anicamente los poets ganados por "el sentimiento trdgico de la. vida" son capaces de cornunicar con .1
independence del genero que elijan para expresarse.
..Su'vision polffica respondi"a a las demands de su mon-jentO es 'lida cotno
de su circunstancia, por eso en buena. media va








Tno documents. que consume el investigator parrenciaj, co-11
r*
Cialmerlte y que el lector simple terminal por soslayar o posponer, AdeMAs-r impera de tal modo la simulaci6n, la hipocres r a en ja corte y fuera de ella, se piensa tanto y con tan mala entenci& lo que se dice, se puede decir tan poco de lo que se I si queremos obtener un retreat fiel. de nuestro
pie.nsa que, Ineas v tender. las
autorx hay_ qUe leer toido el tempo entre h wo segundas Y terceras intenciones de cada pa'rrafo, de cada palabra. A despecho de su bien tej*do I*naje, su intelligence, su talent, su culture. asombrosa, Quevedo no es sino un hijo de ,criado:s de alto compete y criado el mismo. El propio dqque de Osuna, su senor y c6mplice, lo 11ama bellaco en son de-elo gio, pero r .on conocimiento exact de la palabra de or P gen Ii ta1 ano, como se sabe, que entre otras cosas significant, plicaro-astuto.justaniente se halla en tierra ltalliana, el grande Osuna cuando 41
s a califica a su socio de audaces ernpresas que lo flevaron a desafiar el poderio de Venecia en favor de la corona espan-ola, en lo pdblico, y en favor de sus ambiciones part icularl"simas, en la intimidated siempre encubierta. Tarnbien los venecianos hubleran podido llamar bellaco at duque, a partir de esas y otras connotaciones. Mas, un noble bellaco sigue siendo miembro de la nobleza y serd cantado y respetado mientras su estrella no decline, en tanto 'que un autor de coplas en la corte de Felipe III nunca sera persona de confianza, pues mientras mAs hacienda en la escala cortesana mas peligroso espia, de la gente de abajo puede Ilegar a ser. Ade-ma's, un poeta no puede aportar metal dorado aunque, despues venga la historic, rara iront'a, w 12
y lo designed corno uno de los principles del larguistmo siglo de oro. No es capaz de descubriir el oro que "nace en las Indias honrado", aunque si de hacerle sitio en sus alforjas, de server como mensajero de excepcio'n de Osuna y repartir monedas de PAI'do color entre los miserable sen-ores dc la. corte. Por eso puede decir a su alto c6m.plice de bellaquer F as en carta del 16 de dliciembre de 1615:

Y recibl"Ja letra de los treinta mil ducados de onze reales, y la bice acetar luego, y como al descuido he heCbO sabidores de la dicha letra a todos los que enfienden fiesta, -manera de escriblir. Andase tras mi media corte, Y.110"hay hombre que no me haga mil ofrecimientos en it''i6 ci64e V.1 .;'que aquip los mas hombres.se ban









vuelto putas, que no las alcanza quien no da, J. Senor, segdn creo yo, adelante ha de haber tempo de untat esos carrots para. que no rechinen-, que aora estAn mfis
untados que unas brujas.1
I
Un gozo intimo, una species de venganza personal 'nvad*6 siij dudas el contradictory coraz6n del poeta cuando -el propio rey acept' sin recato el intencionado regal de sus servidores que *b*en sabin que todo se compraba en aquellos dominion donde el sot ya se iba ponliendo, La compraventa., la traic116n, el crime son las manifestaciones external de ese reinado tam. baleante. Todo se permit a los nobles, a los hidalgos, rnenos trabajar para sustentarse, asiel artist que se disponga a instalarse en esa "incomodidad alegre que Haman corte" tundra que someterse a las stores reglas vigentes, y el mismisirno Vel -' ha de jurar que plinta por afici6n, sin aspirar a retribution a1guna., ya que de lo contrario sus m6ritos specifics no serAn reconocidos por los que ejercen el poder. Asistildos de estos razonarnientos, podemos desentran"ar el significado U" Itimo de su famous letn'lla satirical que se ocupa de las propiedades del dinero:
Madre, yo at oro me humillo e"I es mi amante y mi amado,
pues de puro enamorado,
de contain ando amarillo;
que pues doblon o sencuto
hace toda cuanto quiero,
poderoso caballero
es don dinero.

Le sigue una breve e intense biografia de ese caballero tan principal, el que nace en las Indias (es decir en nuestrassaquea das tierras americanas) sin mancha, muere en Espana torque allf no sustenta el desarrollo de la industrial o la agricultural no se transform, y halla su flin en Genova, torque alli va en

Para flegar a Madrid sorted incontables dificultades. En Marsella cayo en manos de los hugonotes que Io dejan en libertad pocos d'as despuds, pero tres veces es detenido; a partir de ese momentop antes de .anar nerra espanola,.








dem=da de mercan P as Para la indolente nobleza. que nil slc trabajar en beneficio de su propio po 0
qWera es capaz d rvenir.
MAS Que los antiguos titulos, encarna, un nuevo tipo El dinerof quita el decor, hace valiente al cobarde, quede nobiezaj, da y i
branta cualquier fuero, ablanda el m6s, severe juez, iguala. a do la verdadera entra del r& Vnsderos Y a duques, mostran na
gimen,, Dice Quevedo en esta letnIla que 61 estd dispuesto a humillarse ante el poderfo de don Dinero, lo dice no Sin dolor, echa la veirdad al mundo, esa verdad que amarga, como sostieDe Una y otra vez en verso y en prosa. Pero nadie se Hame a engano, no es tan autobiogrABCO COMO parece el texto citado; es un retreat de su Espan"a en la. que los cortesanos, tan rellipOsos que soj capaces de matar en defense. del dogrna, admiten que
dinero "hace de Piedras pan, sin ser el Dios verdadero" y que la pobreza, siendo tan cn s tiana.,, fiene la. cara. de hereje". ,Es el drama de la nobleza feudal que pronto verA desmoronarse sus 61timos establecimi6entos. En el Nuevo Mundo, subvalorado y des,6onocido, el oro que 'Inace honrado", se obtiene a cambio de la honra., bn*lla en 6 "'el rojo goter6n de. la. sangre"', como dice Neruda, en la peninsula los s en-ores se desgastan en la pompa y la. aparlencia, en. la inaccio"n que mina a su propia claw, y el pueblo tantas. veces heroico es Actima. pennanente de tcdas las miseries. Por eso los authors, de ese extraordinary, perfodo.de la literature universal strain bri'llantes y profundos, pero tambicn reflexives y amargos y asisfirAn. a la caida de un poderio econ6mico que sli bien los trato' como a ilustres mendigos, propic i6 mientras pudo, torque asi convenia a sus intereses, la. difusi6n de sus nombres y de sus obras. Cuando el fin estd cercano., este antiguo ministry, este astute financier, este destroy esgrimista, este discipulo de Seneca que domino el latin, Pero que puede expresarse universalmente en espafiol, pri'vileIh
gio que no conoci*,6 su maestro, nos dird en un soneto cuyo titulo es ya una. advertencia escaloftiante ("Ensen"a c6mo todas. ]As cosas avisan de la muerte') su Pena personal, su pena general-,

MW los muros de la patria mia,
si un tifempo luertes, ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
Por quien caduca ya su vatentia.










Cuvo terceto u" Itimo es flel a la metafisica, a la historic y a ja Pol'tica:
Vencida'de la edad'senti mi espada, y no halle cosa en. que poner los ojos
que no luese recuerdo de la muerte.

C rioso de-stino de un hornbre, hue"rfano de padre y de fortune, 10 T
educado a golpes y entre picaros servidores, que no es admitido en la vangu'ardia dir"gente de la corte, que ni siquiera pertene.e a las. filas de los segundones del coro, cuyo talent es utilizado Pero no reconocido y que, sin embargo, no ignore que 61 sed de los. primers en caer cuando los muros de su patria se desmoronen. Fiel, a su inanera, cayendose y levant6ndose, se sint*6 comprometido desde su juventud con la suerte de. su pat's. Tiene nada nids que velinticuatro aflos cuando dice al sabio Justo Lipsio:
En cuanto a mi Espana ec6mo podr6 referirme a ella sin dolor? Vosotros sois presa de la guerra; nosotros del ocio y la ignoranc.ia. En vuestras fierras los soldados y nuestro Oro se consumer; aqui nos consumimos nosotros .2

Diez an"os despu's de escrita esta carta esta" en Sicilia con Osuna. Y ha conoddo la orfandad, ha sufrido la muerte de su hermano mayor, ha vencido la licencliatura en Humanidades, conoce el latin, el griego, el franc's, el hebreo, el Arabe, el italiano, ba dado muerte a un flustre desconocido en favor de una dama an6ni.ma, ha estudiado teologia, ha perdido tambien a su herTnanaMarfa que lo hace su heredero, ba estado gravernente enferrno de los pulmones, occasion en que da inicio a su cores

2 Quevedo na,66 en Madrid el 17 de septlembre de 1580 y muri6 en 'ViLlanueva de los Infantes el 8 de septiembre de 1645. A los 15 aflos terinin6 sus, estud*os de teolo i Era muy versado en. patristica.4 to que 91a. nes refile permW6 adentrarse en personals biograffas de ilustres varo posos. Ademis cstud16 derecho civil y can6nico, inaternfificas, astrODO uda, medicina.... Abord6 en prosa y verso, su bliografia personal, desde distintos ingulos. De -las calamidades que to rondaban nos dej6 noticlaS en estos versos, qqc nos hacen pensar en su deudor Usar vauejo, nuestro, in-menso, poeta.: "De noche soy parecido / a todos cantos esperan








poodVa a pa. latin y griego con la, alta figure de Lovain.a. (Justo ,Lipgo) que acabamos de citar, ha asisfido. a la proclamadon. de Madrid como capital de Espafia 3 y se ha trasladado a la corte a i zanares, ha conocido
q e faui:lda de: parasites I villa del Man f jiranjeros'tan luminosos como Pedro Pablo Rubens que se It &
desenipefia como diplomatic y a compatriots suyos tan Ilamad6s al rnisterio y la tragedia como el. conde de Villamediana. Se ha ordeiiado en menores, pero por breve tempo, se ha entregado al elegant deported de la esgrima y en la academia queauspicia Pedro Mahso ha vencido al maestro de armas, el, renombrado Luis Pacheco de Narval ez, ahadiendo un nombre a ja fista de sus enemigos que no cesard de career hasta. m.As allide su tumbaj una tumba comln de huesos, mezclados por et azar. Con el cultivado y emprendedor Osuna. suen-a grandezas materials que lo Revan. de Sicilia a Niza, de Napoles a Palermo, de Venecia a la. corte madrile-a.
n Se torna azote de
jas frontiers, depositario de fortunes regias, confidence, pfcaro de irreproachable itibo"n. Sigue comprando flacas conciencias y cuando vuelve a Napoles, via Cartagena, en. el verano de 1616, acusa plena vigencia su carta a Osuna ya citada, pues en ese medio a-no ha seguido untando al duque de Uceda, al. duque de Lema, al marque's de Siete Iglesias, al padre Aliaga. Su protector ha sido nombrado Arrey de Napoles, 61 mismo obtiene el h6bito de Santiago y Ios -poetas napolitanos canton a coro su grandeza literaria, estimulados, por sus dx*tos politicos. Despuds arnbaremos al fracas de la conspiraci6n. de Venecia, del la cual escapard, y esto es un sfmbolo, vestido de mendigo, mientras su efigie arde en la plaza pfiblica..
De ahl" en adelante todo as pe'rdlida. A Osuna. le espera la circel, la soledad, la muerte. A Quevedo, una suma de pequen"os Y medians destierros que le permiten volcarse. en obras literarias nada pacificas.

Fin 1601, y por iniciativa del duque de Lerma, la corte se habla trasladado a Valladolid, Ello significaba la ruina para los incontables, vividOlles que se quedaron en Madrid en calidad de n6ufragos econ6mk'cw. Los comerciantes, proveedores, intermediaries, alcahuetes y buscavi'L. d" de'todo g6nero no podian quedarse con los brazos cruzados, de loxio que'se dedicaron a untar al poco escrupuloso duque y al misrho r'OY- 'Uri IUStro despuds la corte volvia a Madrid y se ratificaba su condid'6n'de PaPital de todas las Espafias.








Al examiner este period, Am6rico Castro, ha Regado a ja conclusion de que
Al frente de la naci6n Osuna le habria hecho variar e, rumbo. El destiny quliso que su grandeza fuera rnedida por la ndicula pusilanimidad de aquel bobo Iinane Ila.
mado Felipe III. En el medio ineficaz de la corte trjun.
faba una b.urocracia tan torpe como meticulous. Impe.
raba el miedo a la hazafia, la passion pueblerina, la codicia del placer menudo logrado a pma costa. En tal amblente el grande Osuna representaba un anachronism, 0 sea un esencial destono, y justamente con los encargados de refrendar sus iniciativas audaces. Afios atras el Empera.
dor habna comprendido a aquel audaz educator cuyO lenguaje politico era en 1610 jerigonza inComprensible.

Pienso que Francisco de Ouevedo hublera suscrito, este juicio, sobre Pedro Tellez Gir6n, a travel's del cual quiso e'l reeditar nuevas hazan-as, nuevas glories para su patria y a quien def-endio con furlia y ternura en otro soneto exemplar:
Faftar'pudo su patria al grande Osuna,
pero no a su defensa-sushtuaffiwP
digronle muerte y cdrcel las EspaRas,
de quien J1 hizo esclava la fortune.

Pero, sin desestimar los arguments de don Ami6rico, entendemos que un solo hombre no podia enderezar el rumbo de un imperio, que Ilevaba en si mismo los germenes de su desastre. Felipe 111 --como despu,6s Felipe IV- y sus valldos eran, sin discussion, protagonists mediocre, mas se corresponding con las posibilidades de su reinado. Una alta cabeza como ]a de Osuna, un intrigante genial como Antonio Nrez, ese hAcido Secretario de Felipe II que no tuvo sucesores a nivel de sus capad'dades, hubiesen servido para remendar la capa, para hacer que los metals brillaran durante al9un tempo y se fraguaran nuevas expedliciones buscamundos, ya no -ignarados sino pertenecientes a otras diinastfas, mas no hubiesen logrado carnbiar totalmente las relacliones de producc116n, ni remover las pesadas asentaderas de los sen-ores feudales, ni veneer IOS di"
w que 10
dentes- caftones enemigos. De todos modos el sonetista q 0'
inmortaliz6 estuvo muy lejos de mentor cuando canto Sus Victo-








40 0 cuando afirm6 que las Espaftas que 61 quiso gloriosas. al
.0
tabo Mronle carcel v muerte.
A njenudo, Jos comentaristas, investigators, prologuistas de, sw Obras reclaman un trato justo, para el autor de "La"pa,ciencia del santo Job". En effect, tres silos y un tercio nos sepam de su -muerte y dentro de un lustro, festejaremos su cuarto centenario sin que la mayoria. de sus lectures reciamen ,Otra cosa de 61 que su poesia burlesca, sus cuentos. hiri6ntes, .sus mernoriales irreverentes, sus chanzas, sus epigrams. Afin Jos menos doctors conceded a Cervantes la paternidad de la.lenit
gua, a Lope de Vega, siempre en viaj*e a sus soled'ades, la. escena ftwrte y popular, a Caldero'n la profundidad flifos6fica, del dr-ama, a G6ngora, el reposado y pulcro maestro que gusta de comer humiddes castaflas en las cercanifas del manso fuego', la magia de la palabra poetic. que finge bajar Jos astros a nuestra inesa nocturnal Ouevedo tambie"n tiene un sitio, pero es un sitio que no le pertenece enteramente y al cual 6 1 no pertenece del todo. Pienso que sus contemporaries y Jos que le sucedieron hallaron un modo de cobrarse sus ataques, pesto que no otra
-cosa encarnan esos memorials, coplas, letrillas, adjudic6ndolt cuanta. historic er6ti*ca y aun pornourdfica, burdamente ingeIT
fiiosa, S'aez, cfnica, hiriente surgia en. callejuelas y mesons, en palacios y sacristfas. Con los ahos, y la extension de la lenigua, Jos "cuentos de Quevedo,"' se difundieron como una mancha de aceite y si Picaso dijo a prop6slito de un celebre artist que e1*1 aefa en los m'lagros torque habiendo pintado unos dosclientos cwdros en toda su vida se conocian mds de quinientos originals en nuestra dpoca, de don Francisco G6mez de Quevedo y Villesas, caballero del h6bito de Santiago y senior de la Torre de Juan Abad puede decirse que sufre la paternidad de incontables vistagos deformed que nada tienen que ver con su ingenio. Asf.
-este "hilio de sus obras y padrastro de las arenas" como amargaMente profetizara devino victim de sus. propias trampss, pues quiso desenmascarar a los plakidos hip6critas de su entorno y
-65tos, sobrevividndole en apariencia, lograron trasmitir. a la Posterldad la sombra de sus pies sin rima, Ix espuma. oscura de sus fracases y el r6tulo de buf6n debajo de su desmesurado Mtrato apapdo Por la niebla. Por supuesto que e"I no ignoraba 10S Posibles riesgos: buen conocedor del filo. de su armahabia 4ejado eScrilto que "no hay colmillo, de jabalio que & tal, n'ava-









jada como la pluma". Sus enemigos usaron tambien de- esanaVa. ja unas veces para hedr su carne, otras para marear sus hue o,%. Claro que no faltan tratadistas v professors que se w Ocupert de
poner las cosas en su sitio, pero prevalence el Quevedo turbulerl. to, a images de un diablo pelambroso y desden-ado m-s p, a icaro
que su propio Busc6n, mds miserable. Nuestra respuesta, san embargo, nq ha de ser el santif icar a Quevedo torque le t j. Cionariamos. El es el magnifico autor de El siglo del cuerno, Carta a la retora de las virgenes, Tasa de- las hermanitas del pecar, Vida de la corte y oficios entretenidos en ella, La culta latiniparla, Origen y definici6n de /a necedad... y a1gunas nece,. dades de las que se usan, La quist-cosa de las hembras, La que hubiere menester. Y, admirador p U-'blico de Marcial, compu$,D epigrams como, dste:
Aqui yace Ana Estrella
que vein' te ahos fue doncella,
y de herrnoso parecer y en deidndolo de ser
murto, segtin se ha sabido,
de pena... de haberlo sido.
Y tambien un madrigal tan deficado y hermoso como el que transcribimos:
Esta la ave en el aire con sosiego,
en la agua el pez, la salamandra en tuego, y el hombre en cuyo ser todo se encierra,
estd solo en la tierra.
Yo solo, que nact para tormentss,
estoy en todos eslos elements;
la boca tengo en aire suspi p rando,
el cuerpo en tierra estd peregrinandoo
los ojos tengo en Ilanto noche y dia, y en fuego el corazdin y la alma mia.

EI bombre en cuyo ser todo se encierra esta solo en la tierraj, diee en el mercer y cuarto verso, de su madrigal., Zenea, Pesimista, victim de sf mismo, diluye"ndose en la traici6n, escr*be en nuestro sqglo XIX* "El hombre, el eno que a la sierra envies, no sabe al despertar todos, los dfas I en que desierto plantar4 su tienda." Pero el parentesco es u5nicarnente litera-








las4tuac16n. es otra, otro el personae, ptros los prop6sitos. Ouvedo liable ahora del amor. Hay fuego en su alma, en su Coraz6n. Fsto tambien le ha sido negado. El catedratico AntoPapell, Por ejemplo, sostiene que "Las poesias Ifnicas.... nio A d
nos Muestran al rapsoda afectado por un amor mas convencional que sincere."' Que las hembras fri'volas ocupan casi toda
I
su atenci6n, que no conocio el verdadero amor. He aquf otrbL interpretacion personalisima. Acaso Quevedo, el sofiador p'*or excelencla, el espafiol que ma's vida material deposit Of en visiones y ensuefios, pensaba. corno Dario que "La mejor musa es.,la de carne y hueso". Mas, esa es otra especulaci O'n. lo cierto'es que Su poesfa amorosa merece ser exponent de la mayor sinceiridad torque exhibe una fuerza, una limpieza, una 11ameante angustia no igrualada. En la Intima contienda, para usar uina expresi6n cara 'a Jorge Mandque, Y en cada circunstancia de su devenlir, dio pruebas de ser un amante no justo s*no f6rO -.'
viente, el mismo que en cierto soneto ("Finge dentro de A bn k nfierno, cuyas penas pretendemitigar, corno orfeo, con la rnflsica de su canto, Pero sin provecho") se desnu.da y en cuy' primer terceto hallo" Pablo Neruda., su apasionado partida'rio, el titulo de un poemario:

Hay en mi corazoin furies y penas;
en 91 es el Amor fuego y tirano, Y Yo padewo en mi la culpa mia.

El fuego, las furies, los sueflos, fas penas allimentan y destruyen su coraz6n., el mismo que nunca. descansara en Paz, torque aun sus cenizas tendran. sentido, torque cuando pase a ser pblvo
-serS polvo enamorado. Por eso aunque su vasta obra centrada en el amor ofrece mdltiples espigas prodigiosas,, los tercetos de SU "Atnor constant r ,a Ild de la. muerte", files a! maraAIGSO tftulo, e*emPlff* ican su obra total,, su vida active y- contMdIctoria.Alma, a quien todo un Dios PHSOniha sido, venas, que humor a tantd fuego han dado,
midulas, que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dexardn, no su. cuidado.; serdn ceniza, mas tendrdn sentido.
Polvo serdn, mas polvo enamorado,,

Al









Y dan cuenta de su. If confianza en la posteridad, donde ahora nos hallamos admirandole por muchos repairs que le poriga. mos, nos dicen que es su autor un caballero en verdad Poderoso y establece una meta, as* en forma como en contenlido, que Pone en grave aprieto a Jos possible dimulos de los U'ItimOs tresc* ientos
anos, torque nunca, ni antes ni despues. fueron. unos tercetor, tan espl6ndidos.
Ren6 Bouvier, su intelligent y acucioso bi6grafo branch,, sugiere que su conflict amoroso arranca de su. infancia y juventud sin hogar, su. desarraigo que desde la mocedad lo pone en contact con las picaras, las prostitutes, las expoliadas sirvientas lo que lo hace poseedor, por asi decir, de un. catallogo de experienclas nada 11"ricas en lo que pudieramos Ilarnar el corne-rcio de los sentidos. Su figure, ademAs, no debi' deeper. tar arrebatos sulcidas entre las adolescents relacionadas con la. corte y la Lisi de sus constants madrigals y sonetos nunca Je concede 0' favors ni esperanzas. Pas6 nuestro poeta de una mujer a otra y arrib6 a los cincuenta anos en plena soledad. Despu6s hay un matrimonio preparado con, una. viuda no precisamente joven que desemboca ra"pidamente en. el fracas .4 Que. vedo dejo" escrito en sus sentences "si deseas ser amado, ama" y desden-ando sus tinted oscuros lanzo esta advertencia: "'Entre ]as desventuras, ninguna mayor que la. falta de alegria". Pero su contentarniento no era fAcil ni simple. Atenclion. a esta sentencla de afilada dialectical: "El fuego no repose sino en otro fuego". No hallo" fuego para su repose, compaffla para su contento, de la corte a la calle Mayor todo estaba en venta; Compro' Io que pudo y eso lo hizo mAs amargo, tanto que a veces NO a decir: "Dichoso el que se junta a una hermosura en. quienso'lo Ir
es ahna la apariencia" Y, saliendo de no se sabe que meditaciones,, de qu6 recuento, de qu6 frustraci6n personal: "Esta todo

4 Su muler, Esperanza de Arag6n, muere a los ocho meses de consu, ;nado el matrimonio. Pero todo parece indicar que en ese moment Lis cosas no andan Wen. Empujado a la unii6n conjugal, en el Ot ho d 1633p el autor de "El. slglo del cuerno" fiene cincuenta y tres afios de vida tfi-n solitaria corno lndependiente y ha Visto irse en cl hurno sus mAS Carasflusiones. Refine. todos los requisites para ser un mal marido.







0
,luestro dafio en concern la razon y seguir la pasi6n". Gomez
ja Serna lo def liende de este modo:

Cuando Azorl'n dice que no se ve a la. muier en Quevedo, se olvida de c6mo las matzo para bien y para inal, revelando el m4s profound conocimiento de las
A
deidades y las daifas de su tiempoi, en versos poematicos y novelerias... Se citan constantemente sus pudlas contra el matrimonio y no se citan sus excelsas ternezas.

Hace casi medio siglo, en 1927, la promodon que por entonces se daba a concern en Espafia y que, entre otros talentos integraban Garda Lorca, Alberti, Aleixandre, Cernuda, Diego y a la que se uniria mAs tarde Miguel Hernindez, acordaba,, por decirlo asi, la celebration del mercer centenarjo de Lugs de G6ngora y Argote. Un acto de justicia, sin duda, que dificilmente hubiera contado con la aprobacion del autor de Apia de navegar cults ("Con recent, Para hacer soledades en un dia", an-adia el obstinado antagonlista de don Luis). AqueRa celebracw6n, aquella promotion y su traaico destiny perienecen ya a la historic. Despuds vendr'an los dias terrible de la tralici6n y de Ja guerra, los crimenes del fascismo, la dispersi6n, el herol'smo, el exilio, la muerte. No es este el lugar para exammar la obra de Go" n9ora., rica y enriquecedora, ni ]as agrias
*Ip" entre culteranos, Como don Luis, o conceptistas, como don Francisco, ni el balance del barroco aun en los predios forzosamente limitados de la literature. Pero sl' es bueno ar.untar que, vistas en la distancia, los movimientos de renovation emprendidos por los authors mds signifflicativos de nuestra lengua en lo que va de siglo deben m6s a Quevedo que a Gongcra. Por eso en conferences, evocaciones, poets authors como Garda Lorca, Neiruda, Alberti y Vallejo. poets de America y de ERpanha, se acercaron a su. inquietante antecesor, Io estudiaron a fondo que es, la forma mas intelligent y fructiffera de la admiracio-'n. e incorporaron a su caudal las aguas vivas que 61 desat6 Para auspiciar una literature cada vez ma's fdrtil Y'autdntica. Jose' Martf, entre otros authors del si..,I
.9 ? XIX tarabi6n hizo justicia a nuestro poeta. Precisamepte en su "Viaje al coraz6n de Quevedo", Neruda recuerda q7ue

-41-









-Marti dejo escrito: "Quevedo ahondo tanto en lo que venia que los quc hoy vivimos con su lengua hablamos". No se puede decir ma's en quince palabras.
.-Ya sabcmos que la obra po"tica de Quevedo, como la. de Otros authors de la e"Poca dorado, no se recogio en vol, umenes.
'no obstante tiene poco mas de veinte ahos cuando Pedro de Espinosa incluye dieclocho composiciones suyas en ]a selecci6n
t(poetas ilustres"." A esa vocaci6n fue fie] hasta las lAit'
.Cte 1 0 Imas
consecuenclas. Y sus documentados libros en prosa, con ser :a menudo tan pol6rnicos y enjundiosos como Politica de Dios o el formidable La hora de lodos y la lortuna Con scso, no le acarrearon tiantos problems como sus descargos en versu. Su postrera batalla, ]a que fibra contra el condc-duque de Olivarcs, pero ma-.-; cxactam%--,Lnte contra Felipe IV y Su corte, [a quie lo Neva a cuatro aflots de careless y grilletes, mpresenta tai-nbi'n -i 'Itimo. episodic de una hoi-ida evoluc 'ion personal que le per.ntlile desentenderse de sus ambiciones iniciales y te 11ace decir: "Uttima filosofia, huniana: disponerse a todo lo, que
-vinlere". Ataco con el breve y afilado pun-al del verso, Concerto 'un combat cucrpo a cuerpo de character aparentemente suicide. N-las, esos poems no son hij os de la ei-noci n sino del desvelado j)ensanilcrito. Vearnos.
En, su U'Rima de"cada, Quevedo, quc ha rechazado el nombralmiento de embajador cn Ge'nova y h-ace poco caso de- su cargo de secretary lionorifico del rey --2'Una. secretariat sin secretss. f-omo el se encarga de proclamar-, soporta ataques sin cuento, es denunciado a la, Inquisicto"n y desde el pfilplito se
acusa de hereje.. Se -refugia dc nuevo en ]a Torre donde una vez hoped 01 al rey. En ese lugar de la Mancha que le mov16 a j)1eitos tristes, describe el 28 de scpfiembre de 1637 su Noticia, Juicz*o y recomendacio'n de la Utopia y de Ton7ds Moro. La admiracion que despert6 en 61 este libro lo llev6, segun confiesa, a solicitor su traduccio"n de Jer6nimo Antonio de Medinilla "que 1 m Hevaba por compania en los casinos y le tenia por tarea


Entre las. composiciones suyas que recoge Pedro de Espinosa, deslaca ]a farnosa, letrilla satirical "Poderoso caballero es don Dinero". Se Irata pues, de una obra de juventud, aunque parece dictada por uria iarga v fascinerosa cxperiencia. Aqui tambien el genlo sc anticipa.








,, le de "aba descansar ]a obligaci n, de su an. las Paq, .: as horas que 1 0
i ae,.Monfiet".. Dice de Tornas Moro que su vida ihortal ,gobjerno
S' 6- en- nuestra habla Fernando de Herrera var6n docto y'de juicio severe; su segunda vida -escribi6l con su sangre su muerte, coronada de victorious martirio. Fue su ingenio admirable, su erudi"cio"n rara', su con tancia santaP su vida exemplar, su muerte glorliosa...
Y de laUtopia dice:
El libro es corto- mas para atenderle como merece ninguna -vida. sera' larga. Escribio poco y dijo mucho.
Si los que gobiernan le obedecen, y los que obedecen se gobiernan por 61, ni a aquellos sera" czarga ni a estos
cuidado.
1?ara valorar con justeza. este juicio sobre el genial pensador ingIds, uno de los primers en hablar de socialism, como se sabe, hay que tener en cuenta la distanda filoso"fica que separa' )a Espana de Felipe IV de los postulados del inspirado autor de la Utoplia. Porque para este humanist, decapitado por alta traici6n un siglo antes de escribirse es-ta recomendaci6n quevedesca, resultant crifticas las por entonces recent establecidas relaciones capitalists de producci,6n y grades las penalidades del pueblo iinglds.O No olvidemos, que Moro planteaba que el orligen de todo el desajuste social radicaba eti la pro13 En la Inglaterra del siglo xvi, las fuertes bases capitalists que Se gestaban no garantizaban aun una vida muelle a las classes altas. En sudocumentado y poddico ensayo sobre Shakespeare, Victor Hugo nos. ha, de ado una inturzt de 6poca harto elocuente:
En Londres... se sucedian con frecuencla los incendios, por, estar constituidos de madera los barrios bajos. No circuIaba rcr las calls mas que una carroza,, la carroza de Su Majestad...
Las costumbres eran duras y casi feroces. Las damas de buen, tono se levantaban a las seis de la mariana y se acostaban a Jas7 nueve de la noche. Lady Geraldine Kildare, cantada por Lord Surrey, se desayunaba con una libra de tocino y un jarro, decerveza. Las reins, mujeres de Enrique VIII, hadan mitones de estambre rojo... ]a duqucsa de Suffolk cuidaba en persona de su gallinero, y con el vestido a rnedia plerna daba de comer
a los patos de corral.
En ese duro ambience se desempefO el canciller Tomas Moro quien sLnegaba a reconocer la ""autoridad spiritual" de Enrique Vill y fue aseSinadO con todas las de la ley.









p7iedad pAvada y que en su Utopia todos los adults de anIbes sexos, con excepcift de sablos v funcionarios, tienen que parti. .cipar en el process, productive y deben adema
*S trabaiar dos
anos en la agricultural en un lintento de borrar la diferencia entre la ciudad y el campo. Nadie puede estar oclosoo por otra parte, y todo lo que se produzca pasarA a former parte de la comunidad y sera" distribuido segun las neces*dades de Cada cual. Moro no establece la igualdad total en su obra, ya que la csclavitud es admitida, pero el goblierno de sus 54 cludades imaginarias se rige por principios. ma's bien democrdticos que propugnan una jomada de sels horas y estimulan el Hamado
-ocio creator, destinado a hacer florecer las artes, y las ciencias. No es necesario que subrayemos la importancia'dc esta obra, ni la influence que ejc-rci"6 en el desarrollo de Jas ideas socialists. Nuestra epoca puede critical a Moro con respect 3- exaltarlo sin riesgos, torque el socialism cientifico es un hecho y el modo de produccl16n que lo afirma y promueve se extended victorious por cl mundo y las coriquistas humans han Ilegado, en a1gunos aspects claves, a sobrepasar ]us sue.os de este notable predecessor quc, como decia Quevedo
-0
tuvo una segunda vida escrita con su sangre "coronada de victorious martirlo". Pero cn aquella socliedad en la que el trabajo constituia un. delito para los ruinosos nobles, Jos hambreados hidalgos, en que la propledad privada representaba un dios intocable y la agriculture estaba reservada a los infe. !*,-z -S mis. desposel"dos, en la que el parasitismo, [a ramplonerfa
I It or 11
y la onerosa opulencia de las minorl'as se imponian Zque beneficios puede traerle a este modesto propietarlo que es Quevedo la apasionada defense de Moro cuva obra manda a traducir? ZINo esta desafiando, con esta recommendation el reino del poderoso don Dinero? No ignoramus que estos ataques pueden onginarse en personals frustraciones nids que en verdaderas convicciones, pero no siempre es bueno curarse en salud. desconfiar del contradictorl'o y valitnte autor que nos ocuPa para de ese modo reduclrlo a comodos esquemas. OUCV'do dice nriAs,
Los -firanos, que ha habido, los demonios politicos que han poblado de inferno las repfiblicas, ban acostunibrado a los principles a no comer nada sin comerlo con vasallos. Todo lo guisan con sangre. de pueblos; hacen








de las republicans pan que necesari 6 amente acompafia
todas las *andas
,Y 4raNO es pueblo muy poderoso el que yace en rematada pobreza, CS Carga.. es pefigrol, es amenaza, torque la multitude hambrimenta
-pi Sabe temer n1i tiene qu6"'. Y mAs afin.- "Toda posesi6n parece mtwha donde no se tiene nada, mas donde se tiene a1guna, toda ja que basta parece nada. si no se fiene toda". Y de nuevo el rgjAmpago de la diall6aica: "En la. casa donde falta el pan todos rMen y todos tienen raz6n". Sh-i olvidar este Ilamado que nadie gscucha en palacio: "Seamos en las republicans compan-eros., no esclavos; miembros y no trastos, cuerpos y no sombras", para. Io cual "'Hase obviar que ninguno pueda ni valga m -a's que todos,
F
torque quien excede a todos, destruye la igualdad y quien le permit que exceda, le manda que conspire", de ahi que "Ninguno es mAs po'bre que aquel que enriquece de to que quita a los
a j
Pobres. Es evidencia que es mas pobre que los pores quien ha de menester quitarles su pobreza para ser rico'p- y acorde a su pensamiento "Serdn meritorious al 6641 de ]a patria los studios Polfficos Y matemaficos y a ninguna cosa se darA peor nombre que al ocio mas flustre y a la riqueza mAs vagabunda". Este Ouevedo es tambi& Quevedo, ese abuelo ii7stantaneo de los dinamiteros, como le.flaxn' Ce'sar Vailejo en los dias heroics en que el pueblo espaniliol, peleaba shi tregua contra los fascists.
Por eso hay que prestarle mucha atencion a ]a "Epfstola Saffrica Y Censoria"," encomendada a Gaspar de Guzman en Jos primers' moments de su gobierno, cuando a m improvisaba hermosos discursos y prometia, villas y castillas. Tienen mas de amenaza que de homenaje. estos versos:
No he de caller, Por mas que con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente,
silencio advises o menaces miedo.
eNo ha de haber wi espiritu valiente?
esternpre se ha de senHr 16 que se dice?
eMunca se ha de, decir Io que se senate?

Es imPortante subrayar que el privado -a quien tambWn alude iQuevedo en uno de sus entremeses de la dpoca de la amistad y Ia con. "'erge[Lcia- Promulg6 varies leyes contra el Jujo y hi est'pida pompa de ]a corte, lo que hizo que el pueblo to viera con simpatia. Poco dur6 esta d4POUtica de nuevos rumbos". Ofivares resulO ser tan OnICO Como Sus Antecesores.

An








En diciernbre de 1639, cuando ya su alianza, su amistado Su convergencia con O)ivares es solo un recuerdo, describe el A4e moral que al decir dealgunos a arecio en ]a mesa del monarch. Este fragments se expfica por si" mismo:

Al labrador triste le venden su arado,
y os labran de hierro un balco"n sobrado.
Y con lo, que cuesta la tela. de caza,
pudieran enwar socorro a una plaza.
Es licito a un rey holgarse y gastar: pero es de I*ustt*cz*a medirse y pagar; Piedras excusadas con tantas laborers
Os preparan temples de eternos honors.
Nunca tales gaslos son inigaias pocas,
torque se las quitan muchos de, sus bocas.
Nt* es bien que en wid pie-as la purpura sobre,
si todo se tifle con sangre del pobre.
Ni en provecho os entrant, ni son agradables,
grandezas que Horan tanfos miserable.

Una ingenious vers1i O"n del Padre nuestro le sirve para seguir fustigando a los gobernantes que Io tiene-n -a e"I en el olvido, y al pais en ruins:

Mira rey que ya feneknos
el cordel a la gargawa,
yque la opresion es tanta
que aun quejarnos no, podemos.
Pero en tan grades extremes de extors*6n que nos prime,
lo que ma's el pueblo girne
es que te talte el queer
para usar de tu poder,
pues fe robo una amistad
tu voluntad.

En la noche del sloete Io hacen prisionero en la casa del duque 10
'de Medinaceft. Vendrfn despues cuatro, andos, en Jos que su espejo, hondamente oscuro como Jo esenciial de su obrap ser6







*4
OSL CONA
:M:A)
una bola de hierro de doce libras que le define el pie dttLaubeante, Y'Su waniar- cotidi no: una sopa que "I califica de brava porqt r1o tierie nadade 11 gallina. Una vez mas acordar -a' consigo mismo que tdDo-ade no nay justicta es gran peligro tener raz6n" y el canto a- la brevedad de la vilda, sufficient para mas de una MMOrtalidad, se levantard hmpio, melanc'lico, doliente:

iAh de, la vida.1 eNadie me responded?
Aquide los antaffos, que he vivido.la fortune mis tempos ha mordido,
las-horas mi focura las esconde.
iQue sin poder sabeio conio ni ado nde
la salud Y la edad se hayan huido!
Falla la vida, asiste Io vivid,
y no hay calamidad que no me ronde.
Ayer. se fue, Mah-ana no ha flegado,
Hoy se estd yendo sin parar un punto;
I
.Soy un fug Y Un Serd v un es cansado.
En el Hoy y MaRtana y Ayer lunto
pana les v mortaia., y he $quedado presents sucesiones de. difunto.

Pam consolarse de sus dcscalabros, regalia cantos sin rnuerte a la Posteridad. Y flia, magistralmente, el rumbo del porvenir cuando declare: "Conoce al fiempo... El sabio dominard los astros". El sabio dominard' los astros. Qu6 fdcil secundarlo ahora, que" locura poiftica en ]a primer mita-d del siglo xvii.
Rarnon GO"mez de la Serna sostiene que "En los iltlimos flempos no se dedlicaba a escribir en prosa. torque para la prosa hay que toner esperanza de porvenir. Ya s olo se dedicaba al
If
verso y a las carts, signo evidence de que el poeta va a morir Si esto fuere asi, Quevedo habria comenzado a morir desde
*j,
Su adolescencia en verso. Queda la especulacion como una
4
ingeniosa digression de Ramon que sabia, claro estA, que nada reclarM en Quevedo tanta "esperanza de porvenir" como su sangrante Poesia. Raxn6n tambie"n apunta que les antecedents
I .
de- 'Sus greguerias hay que buscarlos en el cojo genial y da Oruebas irrecusables de por que Io dice, espul.gando en la. vasta Obra que parece intentarlo todo, y ocuparse de casli todo con







una species de incurable desasosiego. En la hiftmeda soledad de su estrecha prison nuestro caballero describe "La paci lencia
del santo Job" y se declare 61 mi ldc*do discrepante Ismo Un P Un
paciente -J antagonist que en esta obra, Como en todas ]as suyas se ocupo mas de los asuntos, terrenales que de las IeYendasl* celestiales, aunque uso' de ellas y de todo lo, que le sirv-16 para moralizer, zaherir, convener, seadn fuera el caso. Entas carts A- q'O
de cada. dpoca, pero mas aiAn las carts de la Ciltiyna prisOno estA todo Quevedo. Vearnos algunos troops de las que dirigiol a un amigo f iel (que los tuvo hasta la muerte) no I'dentificado, quiz -a" el duque de Medinaceli, quizA el flustre Francisco de Oviedo, en cualquier caso un amigo a quien no le unen conspiraciones iii afanes vulgares y a quien dice:

Es verdad que aquf estarnos solos el preso y la cArcel mas . en, mi tengo compan"ia y nunca me vi MAS acompanado que ahora que estoy sin otro... razonan conmigo los libros cuyas palabras Oigo con los O*os, Nunca sino ahora fui todo mfo y para m1f. Mayor y rnaspreciosa parte rescata en mf la prison que encarcela. a pesar de las vueltas de la Have estoy libre, detieneme un cuerpo a quien paro antk.:.s la. vejez que las guards. El Animo que esta" fuera de la jurisdicdoln de cerraduras y candados, se despacha desde la tierra al clielo y va y viene descansando, de jornadas inmensas.
Si mis enemigos tienen record yo tengo paciencia.
,Y. tocando los asuntos pdblicos, dice: "No seas de los vul-.
gares que dicen que todo tempo pasado fue mejor, quc es condenar el porvenir sin concertoo". El porvcnir, su terra carta de triunfo, aunque desde su prisio'n de San INIarcos, enfermo, solitario, mas cargado de angustias que de tiemPOA. se confiese como un guerrero a quien le ducle el habla \, le pesa ]a sombra Y el sombrio panorama de su moment le conduzca a cons ideraciones, de este jaez:

Los progenlitores de nuestra republican, fueron pocos, ladrones de un solo robo; y multiplicose con CA, hizose ponderosa de un solo burto: fu'le fdc*l a ella sola guitar
todos los que tenfan y por eso sera mas fe que
todos, la quiten, Io que elta sola' tiene; ella peirsuadI6,








conta 64, sf la discordia que la destruye, arruinando a los que la rombaten. Crecer en dominion, y senhorfo es pefigroso, y 114mase aumento. Enfermedad es de las grandezas no POder hacerse menores, mAs ficilmente se deshacen todas que se moderen... El pueblo hambriento no sabe temer, torque s6lo teme la hambre y padecii6ndolay no puede suffirla... Las cliudades estin habitadas de batallas, las casas de motives, los casinos de- rebeli6n. zCo-mo quieres que no esti& revuelto el n-undo, cuando infinitos miserables piden a pocos poderosos todo lo que les falta, viendo que les sobra
mucho?

En ptra carta, y como preparandose para la impostergable despedidam se vuelca enteramente:

Morir santamente import, estar niagnfficamente enterrado, no. Cuidar que el t6mulo Ilegue al Cielo y no la alma mas es descuido que cuidado, cualquier tierra...
es nuestra madre. No defraudemos la agriculture cle la muerte. Semiffla es nuestro cuerpo para la cosecha del postrero dia, mejor cuenta da de la slembra la tierra que las piedras, i-nas descubre nuestra vanidad las columns y pira"mides que cubren nuestros giesos, acdbese con la vida la locura, que aun fuera bien. no bubiera empezado con ella... El negodo, principal del hombre es vivir v acabar de viivir de mantra que la buena vida que tuvo y la buena mernoria que deja le sean u-na y eplitaflio. El acierto esta en desmidarse bien deste cuerpo no en cubrirlo con la fanfarria de los jaspes ni la soberblia de las piraInlides. A la vida debemos mucho. A )a muerte nada... Para penetrar c6mo puede ser cualquier hombre no necesitamos safir de nosotros; miremos co*mo somos y cuddles hemos sido o querido ser muchas veces, y veremos c6mo es possible
que sean, los demas.

Enqui& piensa sino es en el mismo cuando diserta s6b-e 19 que se es, lo que se ha "sido, lo que se puede Ilegar a ser. AIgun.'a Vez se quejo de que, por ser quien era, sus verdades no alcanr Ip








;taran m'ri-tos, que sus trastadas, sus innegables picardias del tiernpo pasado, le restaurant, audienda a sus opinions de la edad madura. Pero ahora no es el esgrirniista de alegres'desafjos, el d tudiante de pores suenbos que se entrega a la busconeria, el cbnsejeyo que se conform con las migajas que duques y Seflores tienen a blen otorgarle en pago a sus servicios. Ahora se halla fibre dc ese "desco descompuesto y sin termino que es Ia Arnbicio'n", y se esfuerza por exponer sus argurnep-TOS con :sencillez. Desde el calabozo, con fuerte impediment, de hierro Al pie y desabrida sopa en la boca' que de suyo la verdad ha hi cho amiarga, proclaim que "es 'ImI)osibic que hay-a hombre grande ni en sangre ni en valor ni entendlimiento, clue ro sea ingenue y sencillo" y habla para que le escuchemos con los OJQS Como CK Supo flacer en tan molest trance, y se excuse un tanto, ya que si todo Io que nos de.16 en berenci,-a' no es + f
nwsica para nuestros ojos ovcntcs quiza se deba, a que "No .sieirn-)re puede estar firante el arco. Ni Io mas perfecto en los hombres se escape del dominion del fiempo, de la juriisdicci6n del' olv*do". Jurisdiccio"n del olvido, agriculture de. la muerte, 1.rrminos en apariencia antago"nicos quo se resuelven en su obra.
Juan Pe'rez de la Riva me deda, a prop6sito de este homenape a Quevedo, que nuestro poeta hablia inau rado esa Iliteratura discrepante QUe hoy parece tener adeptos gozosos de representer un papel aparenternente nuevo. Y ese diAlogo me pormitia recorder que no han faltado, laboratoristas (ique no se habra dicho de Quevedo!) que te a:signen la funci6n de antific"roe. Dudoso, elogio, esendal despite. Porque OueSe ha dicho que este difirno apret6n de tuercas se debe a que et poderoso Guzmaln le ha preguntado a Quevedo cuiles de los ataques fitcra-rios que circulaban por Madrid, con peligroso 6xito, se debian a su p uma y que el. prisionero -a su mantra un prisione-ro de guerra- 10S ha identificado con serenidad, con paternal orgullo, como hace todO escritor verdadero que no desdefia sus obras implemented torque pueden perjudicarle. Acaso por eso, el pr'vado solicit la -santa llama para las abras de Ouevedo y hace que el Inquisidor General, Antonio de Sotornab yor condone, hacia 1640, algunas de las obras impress. fuera de- CastillaEsta situation no sorprende a nuestro agudo critics, y polemiStas Plues tanto Jos guardian armados del rey, como los investigators ma's-descoll* 'fiados de la Inquisicift estuvieron siempre tras su pista con sobradas
-azones.








rjo -fue una vfctima un ingenloso ina
0" 1 daptado, un. destreido sino un protagonista metido de Ileno en su circunsjan -a, -Cuyas peticiones de tre.,gua, -apocrifas banderas
CI
blpcas- aceptadas y admitidas en su 6poca, responding a tActicas personals. No se propuso, como podemos advert-r, tr=sformar el mundo, para usar la genial expression. de M; rx, Ino exPlicarlo. Quiso una Espafia grande. usta o no, una ..Monarquia donde el rey fuera sobre todo hombre y donde la r1queza no se alimentary de la sangre del pobre, lo que no poifia ser. Como despue's Whitman, eI conten'a multitudes
I-
y su corazon estaba replete de contradicciones, consider que ;i pincel, con ser maravilloso y servile a 61 mismo de expan. s*6n pues fue P*Dtor en secret, era una "pluma muerta" y se deeidlio por la pluma que era "plincel viivo". No dijo de. sl' mismo que era un desgarrado, pero creo" al picaro don Pablos. Y es cosa sabida que ese buscon y sus antecesores y suces6res, que Jos ha habi'do en demasia. son los verdaderos, desgarrados torque se debate entre lo que deben hacer y lo que hacen,
-de*Andose Ilevar por la favorable corriente de la irresponsabilidad que fiene sus compensaciones. Sus miserable. compensaciones. Pint6 pues, lo que vio, Io que avericru y lo que so0 con su vivo pincel de "tristes. colorss. A veces complic6, disimulo tanto su discurso que todavia estamos descifrAndole, otras fue tan claro que le obsequiaron con el destierro o I-a circel. Su obra burtesca es sobre todo amarga "acciones d*ctadas por el humor negro" como e0l dijo a otro proposition, mas prefigurando toda una. escuela. Pero su humor puede brifflar blanquisimo hasta el hueso en navajazos como estos: "las lenguas muertas, si no lo estuvieran, habria que matarlas". "Ya hasta el alre tiene don, Y se le llama donaire". Alguna vez escribi6 lindezas sobre An-ie'rica, como en ese episodic de la hora. de todos...", titulado "Los de Chile y los holandeses )) en que hay rudlimentos, de patriotism americano en ciertos diAlogos y que le sirve para, burla burlando, publicar ciertas verdades, ahora en boca de los nuevos, colonizadores ho'landeses:
Hemos considered que no so"lo han ganado estas infinitas provincials los espaholes, sino que en tan pocos
#. IN I
anos las han vaciado de tan ionnumerables poblacionest y Pobldndola de genes forecasters, sin que de los naturals

ql









garden aun los sepulcros memorx*a; y que sus grades emperadores y reyes, caciques y senoreso fueron desa.
parecidos y borrados en tan alto olvido, que casi jos
esconde con los que nunca fueron

Ahora en boca de los indios chilenos:
Los cristianos, dicen que el cielo casting 0' a las Indias torque adoraban a los 'dolos; y los indlos decirnos que el cielo ha de castligar a los cristianos torque adorn
a las Indias.

Y con respect al discurso del holandes que quiere con. Vertiorse en el nuevo amo del continent: por lo que sois nuestros enernigos, sois enemigos unos de otros. No miraremos jamas a vuestra tierra ni a Espana", Pero, Como bien ha escrito Jorge Castro, Quevedo, que no pudo pisar este territorio, ni siquiera en la segunda parte, nunca cumpl'I'da, del Busco' n que proyectaba ese venturoso via.je, tenia una idea confuse y menor de lo que por entonces, se conoda por ]as Indias. 'Ta hora de todos..." por otra parte*, toca aspects de sumo interns. Escrita en la U"Itima d6cada de su vida, la ma's honda y fructiffera, quedo entre sus apples ineditos. En la c4rcel la trabajo con abinco; aunque su primera version es de 1635, al fin fue publicada un lustro despu6s de sit desaparicio"n. En otro eplisodio de esa, su obra ca prosa mas extraordinary, el autor de Los suehos dice que los negros se reunicron para tratar de su 11"bertad "cosa que han soliclitado con vem tantas 'veces" pues.

Para nuestra esclavitud no hay otra causa silno la color, y la color es accident, y no delito: cierto es que no dan los que nos cautivan otro color a su t1ranfa, sino nuestro color, siendo effect de la mAyor hermosura que es el sol. Menos son causa de esclavitud cabezas de borfilla y pelo en burujones, nari p ces despachurradas Y h06 cos g6ticos. Muchos blanco pudiieran ser esclavOs por
estas tres cosas, y fuera m6s. justo que lo fueran.
Tor que no considering los blanco que sli uno de nosotros es borr6n entre ellos, uno de ellos serA manclha
entre nosotros? ...








-Oulevedo se permit, en este juego de la. verdad que es ""La libertades como dstas que proclaman las mujeres:

Tijanoso opor cuAl razo'n (sliendo las mujeres, de las dos parties del g6nero human, la una que constitute ja mitad) habeis hecho vosotros solos las leyes contra elkst sin su consentimiento, a vuestro albedrlo? Vosotros nos privais de los studios, por envidia de que nos excederemos,... El adulterio en nosotras es delito de muertep y en vosotros. entretenimiento de la vida.
ouerdisnos buenas Para ser malos, honestas Para ser
distrafdos*

'y las*.que los, turcos, dicen a boca Ilena sobre su. condition de hombres tan merecedores como cualquier otro. En fin las que fullers, taberneros y otros personages convocan o expor".
Si "La hora de. todos se levant sobre las cenizas de su foriador y cosecha elogios que 61 ya no puede agradecer, Los silos, su gran acierto de la primer juventud (la primer y Wca que vive cada ser hurnano, si atendemos la afilada observacio"n de Antonio Machado), que van surgiendo como capitulos o eplisodios y que al flin se juntan, custodiados por &scursos, dedicatorias, pro'logos, reciben toda ]a atenci6n de sa progenitor que se ve obligado a defenderlos inclusive de las medicines pirates que los desfiguran y empobrecen. Mis de quince afts queman sus brios entre El sueft del juido final (1606) y El suen-o de /a muerte, con los anbos cambianlos fitulos de estas intensas y sofiadas realidades y aumenta el hurnor negro en Ouevedo, se hace mas sorprendente su anticipacida surrealist. La dedicatoria generate es otro desafto: "'A ninguna persona de todas cuantas Dios crio" en et mundo"'. Humillado por la costumbre de encomendarse a la benevolencia de los que contribuyen a pagar la edicidn, nuestm fiero Sofiador administer su obstinada navaja:

Habiendo considered que todos dedican sus libros con dos fines, que pocas veces se apartan: el uno de que la tal Persona ayude. Para la imp:res16n con su benditaliMosna: el otro de que ampare la obra de los. mu'rmura-








dores, y consiWerando, Por haber sido yo murtnurador muchos -a-nos, que esto rfo s*,rve si no de tener dos..
de quien murmurer: el neclo que se persuade que hay autoridad'de que lo' maldicientes hagan:-'caso, y del presurnido, que paga con su dinero esta lisonia,'Tne he determined a escribille a trochimoche y dedicarle a tontas y a local's y suceda lo que sucediere. Hagan to.
dos los, que quisieren de m1i libro, pues Yo he dicho lo que he querido de todos. Adlio"s, Mecenas, que rtie despido
de dedicatoria.
Escribio' despue"s otras muchas obras, ya Jo sabernos, Y tuvo, nuevos mecenas que diisfrutaron de caudalosas dedica. torias. Pero Ya todos estaban advertidos, si es que sabilam leer Y engender, de la opini on que de sus mecenazgos tenia este rudo, ingenio. En cuanto a Los suehios, forman un atado de angustlias, una cruda exposic"n de desenga s. Estos no son evasions color rosa slino inquiietantes muestras de lo que se pudre abajo, el lntento de sonrisa amarga que no consigue despegar los labios y convoca a una vigilia que no tiene parai cuAndo acabar. Es ]a bomba de profundidad, asf como el Buse rito a lo lar I.W.
on ---esc go de. esos mismos, anos- encarna la
burla en el piano real, el torrent absolutarnente visible de lo cotidiano, la cr6nl*ca, el reportage, el testimony. Pero no es dificil advertir que son hojas de una misma puerta quevan de ]a- noche a[ alba, de la ffivencio'n a la viva realidad, rnavidas por Ouevedo y sus fantasmas.
'Una constant en el autor de Lince de Italia... es el TnOStrarnos su enteramiento, su agudeza. Nada podra tomarlo p'or sorpresa. Todo le sir-ve para fortalecer su definitive, desengapo; no import que esta actitud haga pensar a unos pocos que en el fondo es un misantropo y a muchos que su conduct es la de un. misogeno. El se vestira de senior, de picaro, de
1. It
cAballero en su Torre," de criado. (icuantos papeles para un

En su Peleada Torre disponia Ouevedo de una mcsa en verdad original que movia de la ventana a su lecho de eterno convaiedente de sueflos. La dicha mesa estaba -provista de un aparato de yesca, Werro Y pedernal muy apropiado Para sustentar el fuego 'que le calentaba los hui ,sos, asi corno un atril Para leer, lo que hadai ai despertar y no SNO al- -acostarse como ta mayoria de los mortals. La jectura fue para 61 un:a








0010,actor!), pero no se llama aengafio., premiere burlarse de los mores a media que sucumbir, hacerse engender a estoC'Mdag, aunque se corte 61. mismo hasta el hueso, Ihasta el. SHento, antes quemostrarse conio un sentimental. Esto se W,% en el tu6tano de su obra, sin excluir su Produed On teatral,010 dispersal semioculta, arenas. considered. Mas, sorpresivarnente se le zafan las amarras y confiesa: "Nada me desen0a, /el mundo me ha hechizado". Y cuando ya se consider 1* de sospechas, reconocido corno un duro, para emplear una expres16n de nuestra 6poca que CH, trenzado siempre a lo popular hubiera recogido y exaltado, es capaz de, darse entetamente en esta Cancio"'n que recuerda a su amado Fray Luis de Le6n:
Estas mojadas, mal enjutas ropas.,
estas no escarmentadas ni deshechas
velasproas y popas;
estos pesados grills, y estas flechas,
estos lazos Y redes,
que me listen de miedo las pariodes,
con tan trisfes despol'os,,
qua siren de amenazas a' int's olos.,
a mi cuerpo de yugos,
a mi memorial alma de verdugos.



20 Su teatro --o mejor dicho las pAginas que sirvieron para la escena
-o que fueron'.'objeto de aig4n tlpo de representaciOn- pertenere al cosAado menos afortunado de su production literaria, Sli nos atenemos'a los d to* SUMM''Strados por su in(atigable bi6grafo Luis Astrana Marin,, sie hgu encbn'iiido's6Io diez- entrerneses, diez bales, cinco diAlogos, sieic bg y f6 J'Acaras. AIgunas de estas composiciones retoman temas expuestDs en otros -gdneros. La mayor'a de estas obras se publicaron en Madrid ,en 1927 con el tituto general de Teatro ine'dito y cuentan con un estu( ,Q
Migu'el Artigas tan prolijo que alcanza las ocbenta p6ginas.
-7w
.P,4$i6n. A menudo oornia Y almorzaba leyendo y sus vlajes, esperas, enferes representaron.largas sessions de lectures, cuando no de torr'e"1;1tok icrea66n Ifteraria. Por otra Parte, era propio de entonces el-'ho '*de:r"un thitnuto de tempo. 'no*Hev6ba'en su coche el temible Olivares Un Swretario -a quien dictaba v resoluciones rn extrass los
Cab9dIos haefan, sitar los asustados sigiios dc' adtniraci6n sobre los adoquines rnadrilefios?








Aqu', en blandos afanes,
ocup6 pensamientos holgazanes,
que andaban vagamundos,
descubriendo a Sus Velos nuevos mundos,
y mi loca esperanza, siempre verde,
que con estar tullida vive ufana,
de puro viefa aqui su color pierce.,
-II a... 0 EA. A '' 6.
Estos silvestres drboles frondosos,
los pores frutos que este monte cria
(aunque pores, sabrosos)
me ofrecen mesa franca noche y dia;
Sirvenme aquestas fuentes
de tazas de crystal resplandecientes,
asi que en esta sierra,
los agradecimientos de la tierra
mi labor pasada
me sustentan la vida trabaiada.

Ca-insate ya, mortal, de fatigarte
en adquirir riquezas y tesoroP
que ulumamente el tempo ha de heredarte,
y at fin te han de dejar la plata y oro.
Vive para ti Solo, si pudieres,
que s6lo para ti, si mueres, mueres.

En un pais que ya se en.ajenaba en las astas del toro y la espada del matador, Quevedo pedia a gnitos un mejor empleo del heroism y exigia que "hicieran paces las capas cou el toro". En un ambience cortesano que asperaba al ocio absoluto, Quevedo nunca estuvo ocioso, ni slquier-a en la cArcel, de Io que se cuidaba mucho y con metodo. En una 6poca en que escaseaban las grandezas, Quevedo supo ser grande. En una sociedad en que menudeaban la. cobardia y la mentira, QUM& fue valiente y verdadero como pocos. Por esas razones, y Otras que van dichas, podemos sustentar tambie"n nosotros la hermosa definicift de Jos e*' Marti: Ahondo" tanto en Io que venia que los que hoy v'vitnos con su lengua hablarnos.















Pugna entre *ndependentistas
y anexo-reformist(LS
aates de la revoluciok de Yara*

caar Garcia del Pino

Tat vez tan pocas cosas nos puedan ayudar a ser revolucionarios como recorder hasta quA grado de infamia se habia llegado, hasta qud grado de falseamlento de la verdad,, hasta. qud grado de cinismo en el prop6sito de destruir la concienda. de un. pueblo, su camino, su destino; hasta qud grado de ignorancia criminal de Jos m&itos y virtudes y la capacidad de este pueblo -pueblo que hizo sacrificios como niuy pocos pueblos hicieron en el mundo- para. arrebatarle la conflanza en si P
rnismo, la fe en su desuino.
FIDEL
(Discurso en La Demajagua, 10-X-1968)

El fin de la guerra de Secesion, con la victoria de los estados unionlistas, constituy" un golpe irreparable para la sacarocracia # 61
ewlavista cubana. Sus aspiraciones anexionistas -basadas en eJ prop6sito de asegurarse en la posesi6n de sus negradas desaparecian, "acaso Para s*empre,. con el. vencimiento de los tatados confederados y la abollicio'n de la esclavitud en todos 10S de la restaurada Uni6n. Americana'
Acosada ademds por la contradiccl16n existence entre el deSamllo de las fuerzas productivas y el. trabajo esclavo, Se v*6 .0
Urgida a buscar una solution definitive a sus problems, que le

Parte del 1"bro Carlos Garcia, Comandante General de Vuetta A.bajo.
SANGUILYo MAKUEL. Frente a ta dominact6n espahola. La Habana, 1941, p. 19g.








permitiera salvar las fortunes invertidas en grades dotaciones. La formula escogida para "mantener los interests credos que eran la gente esclava de otra esclava 9,nte", 2 fu e" la que durajjt fustros propugnara su viejo ideo"logo Jose' Antonio Saco: .1 reformismo, afladiendole la abolici6n medliante lindemnizaci,6n que pretending endosar a Espana.
El mo-mento les era propiclio. Gobernaba a Espana el par. fido Unio"'n Liberal y a Cuba uno de los prohombrcs del mism el general Domingo Duke, casado con riquisima criolla. El Ca, pitan General, "almibarado, con los fecundos inizenios de La condesa de Santovenia" que Io converting en un saca 6 mas, favorecia las actividades y proyectos de aquella gente. Pero mas aun. Los apo'stoles del reformismo tenfan en Madrid otro poderoso valedor, el general Serrano -2 el general bonitop casado, tambic'n, con una cubana adinerada, la trinitaria condesa de San Antonio, emparentada con el acaudalado clan de los Bo. rrell. Serrano era el segundo hombre de la Uniio'n Liberal yen aquella epoca, con courts intervals, fue sucesivamente secretario de Estado y president del Senado, en el que dijo: "-no A# w *
es tempo ya de que se hagan a esas provincial las concesiones que reclarna el progress y los adelantos de los tieMpOS?".4
Estas pujantes, e interesadas, linfluencias, fueron las promotoras del acuerdo del gobierno autorizando

# A ministry de Ultrarnar para abrir una informaci6n sobre ]as bases en que debian fundarse las k! "yes especiales que, al cumplir el art. 80 de la Cons tit mio'n, habiin de presenitarse a" las C6rtes para. el gobierno de la provincia de Cuba y Puerto-Riicof y sobre otros particulareO
Lo anterior se cumpliment6 por Real Decreto; de noviernbre 25 de 1865, que disponfa la creacio"n de una Junta de Informaci6n. Alcanzada esta ansiada meta, se lanzaron Ilos reformistas

2 ARNAo, JuAm. Pdgmas para la HI'Storia de la, Isla de Cuba. La mab3nap 1900, p. 176.
3 Ibidem, p. 175.
-4 PmLA, ANTONIo. Anales de-, la Guerra de'' Cu'ba. Madrid, 1895,, t. P. 199.
5 Ibidem. p. 195.









je 666'de sus representatives' ante aquiel. organism del
e ,
,j, esperaban la soluclion de stis dif 1cultades. Moviilizaron su5 fov=. &' Ilianera que,

.,aparedap. todos Jos ay-untamientos de lospueblos -en representacift de. su grey autorlizando 'a' sus apoderados elegidos entre los consliderados mas aptos para la i'mportante demand. Habla que hablar al soberano y se necesitaban hombres de pro para prosternarse 'a' los RR. pii6s la. gracia, que por ser
la coronada Majestad A pedir I
una. bella dama era mis un acto de cortes galanteria que
de humillaci6n. El resultado ya lo sabemos.11

Efectivamenteo el resultado fue totalmente contrarlio al espemdo. Caida del Poder la Uhi6n Liberal -en una de las per'16dicas crisis que caracterizaron el relinado de Isabel 11, provocadas, Unas. veces por las que un politico cspafiol califficara en letras de molde "'llfbidinosas veleidades"I de la soberana y, otras, por maquinas intrigas de la. camarilla palaciega- fue sustituida por un gobierno moderato nada affect a la sacarocracia cubana y vinculado a los interests negreros, empe-ados en que no se alterase el statu quo.

Para los reformlistas el fracas de la Junta de Informacio n fue un, gran fiasco que les afect 0' profundamente, pues no s Olo, vefan derrumbarse todas sus esperanzas y se sentfan burlados por el nuevo gravamen del impuesto director, sino que los hechos habfan venido a dar la raz6n a sus r*vales i n dependent listas que no hablan cesado de pregonar que nada podia esperarse de la. metr6polii y que la inica soluci6n a los problems de Cuba -que no eran los de una sola clase- era la insurrecdon.
La version de que el fracas de la Junta de Informacio"n fud eJ genesis de la Guerra de los Diez AnOws es. una falacia que IanUmn a la clrculaci6n los plumfferos del reformismo vergonzante Y qUe han mantenlido vigente, hasta nuestros dfas, los historiadores burgueses.

(2). p 177.
VILLA-URRUTIA, WENCESLAO DE. 'El Genieral Serram, Duque de' la TOM. Madrid, 1929, p. 117*








Desde bacia a-nos los lindependentistas y los anexOTeformis. tas constitufan dos campos separados y hostiles, si blen esta hostflidad la velaba, a veces, el afAn. de unos Y OtrOS Por apro. vecharse de los trabajos de sus antagonists,
A tal extreme flegaba la lucha entre ambas tendenclas que Lersundii afinnaba "que ]a pugna y diivisi6n7entre an"'on' e independentistas, aseguroO por ahos la Paz en Cuba.$ istas
En la. pr6ctica constitution un partlido formado por un ala derecha, conservadora y oportunlista, nada dispuesta a recurfir a la violencia, y un ala izquierda, abolicionista Y revoluciona. na, presta siempre a apelar a las armas. La piedra de tOque, el abismo que separaba a ambas fracciones, era la poslicio'n ante la esclavitud.
Contrastaba el. espiritu de sacrificio de los lindependentistas, con el egolismo de los anexionlistas. Aquellos ponian, despren. didamente, sus interests al servi"Clio de sus ideals. Estos se hadan de una ideologia -cambi ante, c amaleo" nica- a la medi da de sus necesidades, con el alto fin de preserver sus interests.
Tan distintas eran sus attitudes y las causes que los mo. Vian, que flevaron a un historiador espanhol a escribir: "Se com. prende el part'do que prodamaba la independence, Pero no el de la anexi'n. En el primer cabia dignidad, el oprobio cubria al segundo".9 0
De la misma. mantra que la burguesia europea contemporinea, amedrentada por el proletanado que se erguia a sus espaldas, renunciaba a la lucha revolucionaria y se aliaba a la reaccio'n, los anexionlistas, temerosos de que los independentis-' tas se aprovechasen de cualquier movimiento iniciado por ellos para. Revarlo hasta sus d1timas consecuencias, preferian conciharse con la metr6poli. Su eterno temor al radlicalismo de los independentistas slirvio' de freno, a todas sus. empress.
Ya en el seno de la conspiracy n de Pinto' (1855) se hallaban mezclados independentistas y anexionistas. fidiando entre s por el control de la misma. Los primers lo esperaban todo de la lucha armada y confiaban que una vez cornenzada, 'Ila guerra

8 PIPALA, AmToNio. Historla Conteinpordnea. Segundia parte- & 14 Guerra Civil. Madrid, 1893, t. IV, P. 237.
0 Ibidem, p. 2%.







por la Independencia, mas no por la anex116n".."I declare ef d&tor de, aqueJ mov*uento, Claudio Maestro, possible agent
Is policia espafiola infiltrado, hAbilmente, en las filas separad5taO.
ya con anterioridad este sujeto, a quien micautamente los ccospiradores utilizaron como correo, habia expuesto que la junta de New York se encontraba dividida, ""unos por la anexi6n y ()trDs por la. Independence que era el partido de Upez"."g A taes extremes Ilegaban la escisiv6n y los recelos, que cuando anib6 de aquella ciudad Jose' Machado,
.. Acon la orden de que lebantaran las partidas, y como se dud6 de 61 por acuerdo de la junta (de La Habana) Io mand6 Pint6 (a Maestro) a ver a D. Porfino (Valiiente) y la junta, (de New York) y saber de quien emanaban
las ordenes pues Machado era Lopista.13 10
Lo dirho por Maestro lo confirm el patriots Jose" Eli f as Herandez en su cor-respondencia con Domiingo Goicuria y Aurelio Amp.
Emearta al primero, fecha abril 21 de 1854., express:
V. sabe muy bien q la. suerte de Cuba depended hoy de que veamos a los hombres y a las cosas como son verdaderamente, y de q! marchemos con la revoludon p. el camino mas corto, sin detenernos ante considerac-iones
de m I nguna clasej4
Refixidndose a la Junta de New York, anade.
... yo no he procedlido siempre de acuerdo como V. con ntros. companies Betancourt y Valiente. Lo qe he hecho ha sido suffer la Ley de una mayorfa i1el'itima procurando sin embargo softener y aumentar con todos el prestijio de la Junta roft evitar perjuicios a la causa de

-Awam GERISRa DE INDIAS. Cuba, Legajo 1047-A, 3, f. 376.
MOULES Y Momms, Vim. Iniciadores y Primeros Mdrdres de fa Jtdv tud6n Cubarm. La Habana, 1963, t. 11, -p. 283 y sig.
IN Loc. cit (10) f. 243 v.
Ibidem.
lbfdem. f. 349 v. y sig.

65








Cuba, pues esperaba que la Junta con Sus recurso:s fis cos y morales podria contribuir a nuestra independent.
cia mas pronto q! otros. Y no he tenido con mis. cor
,apa
neros la armonfa qa V-o p. haberlos visto desviandoge con frecuencia del camino q! conduce a la revoluclon armada, trillando mas. el de la diplomacia y contrary ndo direct o lindirectamente las medidas revolucionarias q!
se han propuesto.
Cuba necesita hoy hombres revolud 41
lonarios, que no te.
man a la revolucl"on y a sus consecuencias.
Dias ma" s tarde, abril 30, escribfa a Aurelio Arango:
Creo que nada se hara., torque mis companies. se ocu.
pan mas en filosofar, diplornaticar y estudiar el modo
de conservarse, que de lo mas interested.
Gaspar esta hecho, un aut6mata y Porfirlio es el que 10
maneja, lo fiene completamente magnefisado."s
Alas adelante agrega:
Amigo, nunca puede olvidarseme W hasta Anita conocM q a1guno se habl"a alegrado por la muerte de nuestro inolvidable. Yo'conocf mas qI ella, y estoy seguro de que harian cualquier cosa por tal de que yo desapareciese tambien.
Las lines anteriores, revelan el grado de virulencia a que habfan Ilegado las relaciones entre ambos. groups, a los que, sin embargo, las circunstancias obligaban a conviv a r en una extranda symbiosis poll"tica.
La musa popular asociaba a la gente de acc116n, independentLsta por antonomasia, con la patria, seg6n se desprende de unas de'dmas que drcularon, en La Habana con motive de. la ejecUcion del traitor Casta fieda, vaticlinando 1gual f win al ""que la pai ria traiciona".."
Cuatro an-os despue's. de estos. success era designado capitAn General de Cuba el general Serrano, a quien relevaba, en 1864o

is Ibidan. f. 351 v..
16 Ibidem. f. 81. Wase Apdndice 1.







general DWce. Este period es de auge para los anexo-reforsolo viene a enturbiar su satisfacc116n la gue= civil
m0r"Waicana que, aunque motivada por questions, econ6mlias, tiene como raz6n apparent la abolici6n de la esclavitud. esto inquieta a
...las classes adineradas de la Isla, quienes aspiraban a que la esclavitud confinuase en los Estados Unidos, con la bien fundada esperanza de que su mantenlimiento c a ese pafs habrfa de retrasar el dita, en que la nefanda institucim- fuese suprimida en Cuba.17
por e-sa raz6n deseaban el. triunfo de los confederados y cooperamn, en lo possible, con la causa de la seces16n. Pero frente
*llos, una vez m6s, los partida ios de la independence se dcCkmban simpatizantes de los untonistas, y confiaban en su dxiA#
tot "con la esperanza de que su victoria facilitaria. la independencia de Cuba al poner fin a la esclavitud en los Estados Un'dosf.)618
Durante estos aflos no ceiaron los iffidependentistas en
ft' ib
sus empenos, m abandonaron los trabajos revolucionarios.
A pninclipilos de abril de 1859, zarpaba de New York el bergmtfn-goleta African, mandado por el caplitAn Button, conduekndo 34 expedicionarlios, a las 6rdenes, de Jose Elfas. HernAndez, .240 fusiles y grancantlidad de municiones." El. propo'sito em desembarcar en Nuevas Grandes, Pero los hizo fracasar la mala fe del capitAn -cosa corriente en estas empress dado el carActer m*escrupuloso de estos adventurers que, una vez cobra.do el imported del viiajoe., so'lo pensaban en deshacerse de los e''edicionario&-- y posteriormente la
persecuci6n del crucero espan-ol Blasco de Garay para
escapar, del cual el African se refu iio en Port-au-Prince, Haiti, en cuyo Puerto le bloque6 la sallida, por espaci6
0 it 10 1 120
de varies semanas, el Duque de Lruerm espanok,

POMLL VI", HERMINIO. Historic de Cuba en sus reladones Wn 10s Estados Unidds y Espafia. La Habana, 1939, t. 110 p. 139..
18 Ibidem
Gaceta de La Habana, abril 29 de 1859, p. 1, col. 1.
LOc cit. (17). p. 126.
A7









-Fn 1862 uti grupo de patrio-tas de La Habana deci&6 coas. Otuirse en
... agrupacift political organ-tizada que, difundiendo ia idea de independent, fuera preparando adeptos que en un di'a indeterminado, pero ciertamente venidero,* estu.
vieran preparados para todo event es de *
21 P C-Ir para fo.
mental la revolucio"n. Organiz6se el Club como centre politico, como n6cleo de conspiradores; pfisose en se,.
guida en direct. comunicaci6n con una Junta Revolu.
iclonaria Cubana que existfa en New York y que dir"I iiia
el Sr. Villaverde, y como en aquellos dias Ilegase a esta
tal un folleto en fran 's escrito por Pelletan fitulado
"'La Termithe", en cuyo folleto el flustre publicist fran.
dI
ces hacfa un bri'llante parallel entre el trabajo subterrineo de esa clase de hormigas y el trabajo oculto de Jos propagandists de las ideas de hbertad que minaban el imperio en Franclia: la lecture y comentarios que de este folleto se hizo por los miembros de la naciente social.
cion, fuel' causa de que se diera 'a' 6sta el nombre de Club de la Bibijagua, dadas la semejanza de prop"slitos que los identificaba con el autor del folleto y la circunstancia de ser nuestra tropical bibijagua un trabajador subterraneo constant y sigiloso: este nombre que empez6 a usarse como un mote humorl'stico, Ilego ma's tarde A considerarse en serio y A usarse hasta en a1gun documento de importanciia m
Desdichadarnente desconocemos la n6mina de aquella orpnizacion. Unos pocos nombres han Ilegado hasta nosotros: 1. 1. Torralbas --quien salvara para la historic el conociLmilento de la. existencia de'l club- Sixto Maria de Guereca, Jos6 Maria Aguirre -que alcanzarf P a el grado de mayor general del Ejirexto Libertador- Medina, Mestre, Corral, Fuertes (EI BachiUer), Campos, More, Tovar, Fernandez y el negro Antolfnj, "serio, circunspecto, grave", eficaz enlace que recorrfa
... tranqw"lo las calls de la ciudad con una pequefia canasta en la que solla Revar a1gunos bonliatos 6 algo

2A Cuba y AnteFrica. La Habana, abril 5 de 1899, p. 20.
22 Ibidem. P. 22.








por el estilo, l1evando oculta alguna comunlicaci6n, algan
perid(jico, recoj liendo aquf y alli alguna noticia
siempre discreto,2-3
inayor m6r*to de las "bibi maguas" consists ", quizit, en haw podido burglar, durante a"os, la eflicaz vigilancia de la pollL da, de Dianera que 'Vm despuds del grito de Yara Siguio' funci nandopp el club.
,n ja primavera de 1865 otros revoluclionarlios participaban ,en la l1amada Conspiracidn de las centuries, que si no estaba
0
-libre de elements reformists -prestos siempre a intervenor 11 10 V
en las Conspiraciones, con el ammo de frenarlas- se nutria, 6yidentemente, de elements independentistas.
una de las centuries la mandaba Ramo"n Ignacio Arnao, otra jos6 de Armas y Uspedes, que en 1871 escribia:
Por cierto que en la mfa figuraban Ignacio Agramonte y Loinaz y su hermano Ennique, Jos4 Maria Aurrecoechea., Luis Junco., Melchor Bernal, Eugenio Entenza y
A
otros muchos que se encuentran en la iinsurreccion 6 ,p +g. 24
han muerto en ella heroicamente.
Posiblemente sea de esta 6poca una foto de Agramonte "y 4gunos estudiantes", uno de los cuales sostiene un fusil.211
I Al producirse el relevo de Dulce por Lersundii --consecuencia de una maniobra de O'Donnell para contrarrestar otra, de Prim, que habiera Revado a Lersundi, como, transacci6n, a la presidency del Consejo de Miniistros--- 6 colnci&6 su. viaje; con el de a1gunos comisionados a la Junta de Informacioll. Esto di6 lupr a un rulidoso suceso que: Armas narra del s* uiente 19
modo:
Por cierto que ]a salida de NicolAs Awalrate pam desempenar su cargo de Comisionado, ofrecio un incident que convene recorder en estos mistantes. AwArate salia

28 fbidem.
24 U Platria. Nueva Orleans, marm 20 de 1871, p. 4, col. 1.
B"AMODURT AGRAmoNTE, EuGEKxo. Ignac" Agramonte y la Re. vOlucidn Cubana, La Habana, 1928, p. 16.
Loc. cit. (7). p. 129.









lift;;n el vapor americano y el general Dulce en otro vapor.
Ignacio Agramonte y yo., que eramos amigos personality I A. 4
aunque irreconciliables enem*igos politicos, del proplo AzcArate,, fuimos A despedirlo al vapor amencano. Al volver a tierra nos invitaron Mestre y otras Persortas, que habian -do al mismo, objeto -en el vaporcito Guan4.
bacoa, A que entrAsemos en 61 Vara acompanhar al ameri.
cano hastala boca del Morro. Aceptamos la invitac6n, poniendo por condici& que no se empleana aquel vapor.
*to en demostraclones a D 'Ice mientras estuvi6semo:5
en 61. Acompanhamos en effect a Nicolas Azcirate hasta la. boca del Morro, y tornitbamos a tierra cuando enroll.
tramos al buque del general Dulce que tambidn estaba en march para safir. Al enfrentamos con el prorrum Pieron Mestre, Echeverria y todos los demas pasajeros del Guanabacoap A excepc16n de nosotros dos, en vivas .1 Dulce, d Espan"a y A Cuba espaflola, y Mestre orden6 que siguiese tambi6n el Guanabacoa A Dulce hasta donde habiamos dejado it AwArate. Asi se hizo,, continuando los referidos vitores. Agramonte desesperado comenz6 d guitar entonces con voz de trueno acompanado. loor mi: iMuera Dulce- iMuera Espan-ai y viva Cuba Librel con gran escAndalo de todos y especialmente de Antonio Gonzdlez de Mendoza. Llegados A tierra llamaTnos A Mesrtre y Echeverrfa, y le dijimos enirgicamente que habian faltado al compromise que tenian contraido con noso.
tros y que querfamos quedase consignado c6mo sin nuestra voluntad habian figurado nuestras personas en
aquella voceria espafiolao"'

Con motive del viaje de AzcArate., Anuas comPuSO un sOnetO en.el que, armstosamente, le reprochaba su posici6n y le profetizaba el fracas de su gesti6n 0 28
No fue el enerdco soneto de Armas el finico, poema que, en aquellos dias, se escribio con el prop6sito de despedir 't#A los Comlisionados que van a Madrid", como se titulaban unas fest*
21 LO it.
cc* (24).
198 Jbidem wase Ap6ndice 11.








as y an6nimas quinti door ian en solfa a los ""cAndidos"' amodos del reformismoo'
Sitnultaneiamente con estos hechos, ocurrian otros que contibui= a ajentar a los independentistas. La poliftica aventuma de la Uni6n Liberal habla, conducido a la insensate anexi6n do Santo Domingo y a la absurd guerra del Pacifico.
La prilnera, permitio a los cubanos ser testigos de c6mo un pueblo menos numerous que el nuestro y que hablitaba un tetorio mits pobre y reducido, habla derrotado a Espaha. (SimuitAneamente Pasaban Por La Habana las otrora lucidas tropa:5 del Segundo Imperio, vencidas por JuArez. Prueba patented
*.f
ja impotenda de los ejercitos europeos, cuando de lidiar con pueblos.americanos se trataba.)
La guerra del Pacffico produjo effects de otro tl*po. Aquella contienda obr6 el mi'lagro de recorder a los gobiernos amenarp zados, la ex'I'stenclia de sus hermanos de las Antillas que se encontraban afin sometidos al poder de la vieja metr6poli.
Chile, desde un principio, se habla ocupado de distmer la atencift de las fuerzas espafiolas con la amenaza de traer la guerra al AdAntico con corsanos que atacasen el comerclio y las colonlias de Espana. Mis tarde ese plan se exten'dio en el sentido de provocar la revoluci6n en Cuba y en Puerto Rico, y a ese fin fu6 enviado a los Estados Unidos el lustre historl'ador y estadista Benjamin VIcufia Mackenna, con el character de agent confiden-.
dal'!10
De acuerdo con sus instrucciones,81 el enviado chileno establwi6 contact en New York con la
Sociedad republican de Cuba y Puerto Rico cuyo presidente el patriots cubano don Juan Manuel Macias,, era el fmi*co que de una mantra resuelta daba a luz sus prop6sitos y respondia con su nombre. Los otros estaban afill'ados secretamente torque sablan'que volviendo a

Loc cit. (21). Julio 20 de 1900. Wase Apdndice 111.
LOc cit. (17). p. 186.
VICURA MACKENNA, BENjAmfN. La independence de Cuba y Puerto
-k*. RtW$ta Cubana, La Habana,. Jul-sept., 1935, p..324.







Cuba habl'an de I'r al palo, como conspliradores conturna.
ces, si no guardaban en sus planes y adn en sus simpatias
el mAs absolute *Ognito.82

D Icha so. ciedad era f I'l *aI en New York del Partido revolucio, narto o independent, 31 tan opuesto a los, anexo-refon-nistas como a los integrilstas."
Macias comeniz6 a publicar la. Voz de Amifrica, como 6r9ano del independentismo, que se introduce en Cuba clandest-ma. mente..

... no solo era enviada con diverSOS cliSfraCes en los va.
pores de la carrera de Habana, sino en los pailebots y otros buques, menores que se dirigian a puertos subal.
ternos [...] Habiase prohibido la drculacii6n de este peri6dico, con la pena de presidio al que se encontrase ley6ndolo, y por su parte los diaries peninsulares de la Habana le hadan una cruda guerra, usando unas veces el lenguaje de la ira, otras el de un afectado menos pre.
cio :B!j

Fruto de esta propaganda fue el levantamiento de un grupo de j6venes en Las Villas, en los primers dias de marzo de 1866, que sostuvieron un encuentro con las troops colonWes. "Su grito era iViva la independencial. ",;III

Un mes mAs tarde se producia lo que PI*rala calif 'lea de
... escAndalo production por los tacos del Louvre en la noche del 18 de Abril, con motive de la. gran fund6n celebrada en el teatro de Tac6n, a beneflicio de la vl'uda
del patriots cubano Zambrana.81

32 Ibidem. p. 63.
33 Ibidem. p. 65.
34 Ibidem p. 62.
35 Ibidem. P. 720
Ibfdem p. 72, y 328.
37 Loc cit. (8). t. II, p. 185.








Estos graves success -verdadero antecedents de lo ocu.
-frido tref, afjos. despu,6s en Villanueva- confirmaron la existent. do de dos. particles Irreconciliables, cuyas diferen6as s6lo podrim =jarse en el campo de batalla. No necesitaban los re- jnmersos.. en esos moments, en sus trainers electorales., ser zahorfes Para comPrender que estaban slendo febasados por la histona. Mientras ellos jugaban a las ek ,ciolies, Jos dos partidos extremes se aprestaban a dirindr, por issarwas, la suerte de Cuba.
segda un corresponsal de. la Voz de Am6rica, el "escimdalo," se deb*6 a que
*A
como estaba dispuesto en el program, salio a leer unos versos. un joven habanero Ilamado Torroella, y a la conclusi6n de cada estrofa,, los espafioles, de las altas y bajas.
localidades, empezaron a burlarse de, 61 con palabras, risotadas y silbidos, lo cual fud sufficient para, que los hijos del pafs contestasen con aclamaciones que no fueron del agrado de los pr'vocadores. jAy, a i ol, ique grits! El teatro se convirtio en una plaza de toros, y de cuando en cuando se oia por un lad;: "-Viva Cubat."
y por otro: "' 1 Muera Espan'"I a!". Fu6 s iffiado el, teatro por la caballer'a, y los salvaguardias y otros agents de policfa trataban en vano de contender el tumult. Entparon los gendarmes con sus caballos hasta el, patio del teatro; pero quiso Dios o el diablo, que esta vez tamblen los pehinsulares se refiraran con prudencia., que de lo contrario es seguro que hub iera corn' do la sangre con abundancia. En las Inmediaciones me costa que habia, mas de cien hombres armados de pun-ales que venfan de los barrios de Jesu's Man-a y de San Lizaro, que son distntos en la. Habana en donde no habitat mAs que el verdadero
pueblo.
Debo decir a usted, que hubo uno que se atrev1*6 a guitar: "Wiva Chile!" lo cual en, cualquiera circunstancia. es aqui
Cosa en extreme grave.
Apaciguado el motin se arreglaron varlos desaffos dc los que tengo noticias se han Ilevado a cabo ya a1gunos y est4n Por efectuarse otros. Uno de los duels terming









por un balazo con que un h*jo del pafs atraves6 el hom.
bro a un oficiial del ei6rcito; otro hizo que un *
%, Joven dd
Pais degollase a sable a un seflor colonel de artillerja4so
SiMIAt 0
ammente con estos acontecimientos circulaba um Prochama, dirigida a los "hijos del pueblo", que, en una de sus parties, decia:
,..nada tenelis que esperar ya; esos ricos, esos amos de
ingenio, esos periocistas, esos reformists, esos misera.
bles de todo g,6nero que no hacen mas que hallar buena ]a suerte bajo la bandera de Espanda, todos esos son nues.
tros enemigos, son unos pariahs que aspirant a gozar d6l dia que pasa, y nada mas. Vuestros hermanos murieron IP
en los cadalsos Por redimiros y esos mismos detuvieron la revoluc16n: aleiaos de ellos: tened f6 en vuestra cau.
sa; hijos de Puerto Principe y de VIITa Clara; cubanos, blanco, negros, mulattos, hombres, que seais hombres, tomad las armas, zkcendiad, destruid, matad, ahoread; no tengalis miedo: Ilegada ya es, la hora de la lucha, del
sacrificlio, y de la venganza!"
Era en este ambiente que se hablan efectuado las elecciones
-para comisionados a la Junta de Infonnaci6n, de sus resultados
-tras un demoledor anAllisis de la personalidad de los elegidos- hada un contemporaineo el siguiente comentario:

Ib + se d*sputaban las elecciones. dos parti-dos, el espan-ol y el concesionlista; en todas parties ha triunfado la candidatura del filtimo, es decir, del partlido liberal, Manvamente hablando- luego el partido espaniol esta vencido Porque es inferior, y sli despuds de esto se consider qtte el partido republican, que permanence en el retraimiento, esincomparablemente mds potent v numerous, puesto que se compose de la inmensa mayoria de- los cubanos,
que se deduce respect a la suerte del poster espafiol en ada
estas regions, el dfa que emprendamos a mano arm
?40
ta regeneraci6n palitica y social de nuestros hermanos

SO Loc. cit. (31). P. 76.
39 INdem. P. 77.
40 IbIdem. P. 329.







'la Voz de Amdrica publ*C6 un edit i I donEl 31 de marzo, Oria
so capa de hacer .0 un flarnarmento a los reformastas, se esclared, 10 frigil y erroneo de la pos*ci6n por ellos asum* a v se ji$ vaticinaba 4

pe" s* el partido reformista. da-a de esa suerte a su par tria y s- e- coloca en un triste antagonism con el partlido que urastra las masas, la juventud, todos los elements actions, en fin de la sodeclad, se dan-a tambi6n a s # rmsmo y se suicide. Los partidos medics son siempre victinm de su irresoluci6n, de su f6 conventional, de sus
v flaciones Para escoger la hora oportuna
ac, Llega esa
hora, y acostumbrados a aplazarlo todo, encudntrales de:sprevenidos, y sli la lucha. se traba, son de seguro la victim de los dos elements que se combaten. Esta es la historla de todos los particles, y en Cuba, donde la cuesti6n no es de tal o cual principio si no de existence, .* Is
de nacionalidad y de independenciwa, un partido (asf) no
es s6lo un absurd, es casil un criumen. 41

En esa epoca fueron reforzados los conspiradores newyorkinos por el general Manuel de Quesada, "quien comenzaba. sus 'trabajos en el intent de Ilevar una expedici6n a Cuba"'. 42
Toda esta situaci6n habia credo un chma en la Isla, que no desconocido Para las autoriclades. En agosto 15 de 1866, el Capitin General -que tropezaba con grades dificultades para obtener un clonativo, destinado a sufragar los gastos de la guerra con Chile v Perd- decia en carta reservada al ministry de Ultramar:
La guerra del Pacifico, es popular para los naturals de esta Ysla A causa de las simpatfas que sienten pqr las republicans hispano-americanas en razon 4 su identlidad de origin y de sentiments, y torque en este hemisferio predomina. siempre la 'idea de conseguir su comp leta
emancipaci6n. 43
mb-*
4:1 Ibidem. p. 331.
42 Loc. cit (2). p. i7q.
0 Loc. cit. (10). Lega*o 2269, 4.

75







1" 0% &1
El 2.1 de abril de 1867 termino lo que el Inds representative de los escritores reformista-s callificaba de comediana". 44 Mor'l.
It Is !I of
les Lemus regresaba buriacto y escameclao, con el Protocoic, de los laments empapado en lAgrimas, escuillido, 61, melanc& 11"Co y sombrio. IJ45
Juan Arnao, ingenuamente, lo creY6 curado, de sus ideas re, formistas y lo, puso en 'relaci6n con el general Quesada 6 De acuerdo con la, mejor tra&?Mn de su partido y con su facundia de letrado, elln'corregible Morales Lemus prometi6 "una.,Suma considerable Para los preliminaries de una expedld'n formida.
ble -F-F 0 47
Efectivamente, en cuanto Morales Lernus Rego' a La Habana comenz6 a conspirer en uni6n de sus correligloonarios, Pero T10 para promoter la independence de Cuba, eso siernpre, por cAlculo -valga el juego de palabras- quedaba fuera de sus c9culos, sino, Para contribuir a que conquistasen el Roder en Espana sus amigos de la Un116n Liberal.
Para este partido las cosas iban de mal en peor. Serrano, perd & da su posici6n de usufructuanio del real lecho, se hAla visto preso y desterrado. Nuevos favonitos -por ma's j6venes 0, simplemente, Por nuevos- influfan en el capricho regio y flevaban las aguas al molino de los moderados.
Esta situac*6n debe haber siodo Para Serrano -de quie"n CA4-1 jnS
novas deda que era un ambicioso incorregrible"- oporiable. No solo se encontraba euminado del poder en Espana, Mno que la fortune, de u 'Per, en Cuba, se hallaba amenazada.
La muerte de O'Donnell, en noviembre de 1867, le abri6-nuevas perspectives. Muerto el viejo caudillo, venian a sus rinanos la"s'r'iendas de la Uni6n Liberal." Ni tardo, ni perezow mud6 su fidelidad de Isabel Il alduque'de Montpensier, que aspirant

:-44 PIP yp.0, 1ENRioum Morates L, ,mus y la Revolucidn de Cliba. L
N
Habana, 1939, p. 62.
415 LOC. C"t. (2). p. 180.
46 01spt-ms Y QuEsADA, CARLOS MANUEL DE. Manuel de OuesadO Y Loynaz. La Habana, 1925, p. B.
47 Loc. cit. (2). p. 181.
48 Loc. cit. (7). p. 214.








buen Orleans- a sustituirla, en el solio. Este cambio
cover itirfa,, virtualmente, en el Poder tras el trono. Un g0blerno product de una pseudorrevoluci6n, que cargase todos ws mores y horrores.- del pasado a la cuenta de. la sensual
tuese una. polffica medianamente liberal, con gestos reina Y sig
como la abolicl6n de la eselavitud -que pagaria, en parte, el pueblo espannol- en sus colonies, se ganar'a la simpatia de los e1wientos mas avanzados de la sociedad espahola, y, una vez realizada, la asimflac*6n de Cuba, con el apoyo de los votos y Jos millones, de la sacarocracia cubana, era casi imbatible.
paia nuestros sacar'cratas la tentacion debe haber sido
a
irresistible. Aquel nuevo orden de cosas que vislumbraban en el future, colmaba sus ambliciones, Si lograban Ilegar a las r.(> rrompidas cortes espaftolas, constituirlan cl grupo de poder nias I .
fuerte dentro de las mismas y o I btendrian -como en los fle M-POS del conde de Jaruco y de Arango y Parrefio- todas las leyes beneficiosas, que neceslitasen. Parado14camente, aquel futureo" representaba una march atra s, en cl reloj de la historic, de rn' S de medio siglo.
Se ape16 al dinero cubano para financilar la revuelta en Espafia y una do las mayors contribuyentes fue la esposa de Dulce, la condesa de Santovenipa.
Su abogado director en Cuba, el letradoMorales Lemus, juez del Real Consejo de Adminlistracii6n nos trasmitio' la notlicia de haber girado. A aquella sen-ora. y su consorted letras por valor de $800, 000, que s irvieron para comprar la tropa y allanar los obst Aculos en la atrevida obra
A 411
de la dicha expulsion de la reina.
Por su parte "el general Serrano tambien cooper' coin 'osna gransuma Pam ]a empress acometida que se dice haber salido 'de la'caja de una cubana su esposa.
gn-judio de 1868 Serrano, a quien se hdbia levantado, el des fierro, y. los demAs generals que constlitudan la plana mayor del u nio nismo fueron reduc i*do's a prisi6n, a, la vez que se desterraba a los duques de, Mon tpensier.

Loc. cit. (2). p. 178.
Ibidem. P# 179*








V
Los generals arrestados fueron encerrados en las prisoners cle San Francl*sco, en las que se iintrodujo, audamente, a pesar de haRarse las mismas "sumamente vigiladas", el habanero Ben, jamin Fernandez Vallin a conferenciar con los prisoners 4h is x
Benjamin FernAndez, Vallin y Alvarez Albuerne parece baber sido el hombre de action Ma's deddlido del partido reformist. Miembro de una familiar pertenecliente a la sacarocracia -emparentada con el clan de los Alfonso, Madan, Aldama, Giiell y Poey---12 era hermano de Constantlino Fernandez Vallin -posteriorynente premiado con el marquesado de Muros por sus brillantes servicios a la causa del asihnifflosmo- ouien en "Madrid le prepare" amDlias habitaciones Para hospedarlo, como to hospedo" en su casa 11 a Josd Antonio Saco, cuando este concurrio, a la v*lla y cortc Para participar on las sessions de la Junta de Informacii6n.53
Benjamiffi, quc escribl"a en 1a prensa madriflefta, se hab'a v*]Sto envuelto en una pokmica, sobre questions cubanas, con el &,.rector del DI'ario de la Marl*na, Isidoro, Araujo de Llira y Alcal. dc..64 Como consecuencla Ferndndez VaIlln viino a La Habana y s c bati6, a pistol, con Araujo, quien al mercerr disparo cavo muerto, herido en el costado derecho"."I'>' Este lance que Cervantes siftu'a en 1863, segu'* n Calcagno tuvo lugar en 1861 6
A Serrano y sus companies de pr'silon el gobierno, para alejarlos de la Peninsula, los confine a Canarias. Se les condujo a Cadiz, para de allf embarcarlos al lugar de su destiny, y en esta ciudad Serrano pudo, ganarse la adhesion del jefe de la esc1ladra, general Topete, acordandose, en principle, la forma en que debia efectuarse el levantamliento."'

.51 Loc. cit. (8). t. 11, p. 134.
42 SANTA CRUZ Y MALUtql, FRANCJSCO XAVIER DF. Historta de fanfiffas cubanas. La Habana, 1942, t. 111, p. 8 y Mg.
-59 Loc. cit. (21). julio 20 de 1900, p. 16. Carta de NicoUs Azcdrate a Vidal Morales, fecha abrill 13 de 1891.
,54 BmmAs Y PRAw, AN-romio DE LAS. La Habana a onediados del st glo"XIX. Madrid. 1925, p. 193.
;55 CERVANTEs, AGTJSTIN. Los Duclos en Cuba. La Habana, 1894, p. 6.
.. FRANcisco. Dicci uario Bf grdfico Cubano. New Yo k.
36 CALCAGNO 0 to r
1878j, p. 372.
57 Loc. cit. (8). t. 11, p. 135.








""El di'a 20 de agosto sal*6 Vallin para Canarias., con objeto de transmitir linstrucciones verbales a los geiierales desterrados."158 Fu6 seguido., el 8 de septiembre, por Adelardo L6pez de Ayala en el vapor Buenaventura, destl"nado a repatriar a los primates del unionism de su forzoso lugar de veraneo.11
Cuando surgio la necesidad de condos para fletar el Buenaventura, los complotados acudieron al trinitario conde de Casa Brunet, qulien los facilit6.60 Pudiera decirse que aquella empresa rod6 sobre rifles de oro cubano.
Precliplitados los acontecimientos, el 18 de septlembre se pronunciaba la escuadra en Cddiz, linlicliando un movimiento que se extendio' rdpidamente por toda Espan-a, ya que contaba con el apoyo interesado, de la mayor parte del generalato y el, can doroso, del pueblo, que creffa que aquello seria una verdadera revoluci6n.
"'El 6 de octubre ya se sabl'a en La Habana la caida de Isabel 11, en Espafia, y el estableclimliento del gobtemo proviso P onal".""

La noticia debe haber rcgoci'jado a

...Ios sacar'ci-atas habancros y sus dependientcs, crelan tener casl log1ados sus viejos suefiios aslimilistasP ponlan todas sus esperanzas en el movimiento que hab-la expulsado del trono a Isabel 11 y confliaban en obtener,
en breve plazo, el status de provincial espan"ola."

De este ensucfto vendria a despertarlos el toque a rebate de la campana de La Demajagua.


5:9 Pocti NOGUER, Josti. Prim. Barcelona, 1965, p. 153.
69 Ibidem. P. 154.
150 Loc. cl t. (8). t. I I o p. 143.
,61 Loc. cit. (17). P. 204.
102 GwcfA DU PINO, C9SAR. El Laborante: Carlos Sauvalle y Jos& Mail]. Revisla do la Biblioteca Naciotial "Josi Marti". La Habana, mayo-ago! too 1969, P. 168.









APENDICE I

LA MUERTE DE CASTAREDA

Despues de tantos horrors
y tan repeddos males
se han aguzado pufiales
Para Pechos de traidores.
El gobiel-no tiene flores
que- en premio de sangre abona
forma con ellas corona
que el crime en lauro trueca
pero, ese lauro se seca.
se seca en. Marte y Belona.
Ya nadie al traidor encubre
n habr4 quien salvarle pueda
pues si viene un Castafteda
vendrd otro doce de octubre
asi misino se descubre
el que la patnia traiciona y si. el. gobierno se encona
le zurramos la bandana
y cada cafe de La Habana sera otro Marte y Belona.



APENDICE 11

A'NICOLAS AWARATE EN SU PARTIDA PARA ESPA1qA

Ardiendo de la patria, en v*vo fuego Vas fic pcdir su libertad A Espalia Yo espues to aquf del ddspota d la safta La orgullosa carviz jam4s doblego.

El humo de la glorlta e-te harA ciego, 0 tu alma noble A tu raz6n engafia? eNo ves que im pueblo cuyo honor so empafia No ha de deber su libertad al. ruego?

Feliz por cl a mor y la riqueza De este suelo de Ilanto te scparas: Te volver,6s- y Ileno de tristeza,

Sin fe' en un Reino corrompido y falso, Vey-As. de Cuba las sangrientas aras, Y A im lidiando 6 muerto en el cadalso!








APENDICE III


A LOS COMISIONADOS OUE VAN A MADRID

Seflores los del sufraglo Popular, hablo sin chanw, Sois el arca de la alianza, De redenci6n el presagio Nuestro iri's de esperanza.
Por vosotros la fusi6n De americano y gorrift Pronto se habrA de admirer, Que tal es ]a pretension Del ministry de Ultrarnar.
El ministry a Espafia os llama Por que dscen que nos arna Con car I no sin igual, (El nuestro tambien es tal Que al suelo se nos derrama).
Y al rnirar que Cuba implore. De Espana la compasi6n, Como tanto nos adora Y nuestras cosas ignoi-a Promueve una inforniaci6n.
Yo no se sli es igriorancia.
0 suplina mala fd; Si lo primer, Zpor qud Se titular con jactanciia Nuestro winistro? no se.
Si esto es clencia no le abona Si no sabe. lo de ack Que me diga Mix Bona eComo el minlistro dari Consejos -a" la Corona?
Pero en fin quddense a' un lado Cuestiones de alta polffica. Porque a' mi mente raquidica A la verdad no Ic cs dado Ejercitarse en la critical.
El ministry qt*erc oir De nuestros labios leaves Los datos que han de server Para poder escribir Nuestras leyes especiales.

.Q t










Y Cuba os nombra al intent Un tribute de homenaje Rindiendo a vuestro talent. No, os. dernor6is un moment. Adios, sefiores ibuen viajet.
Vais a la patri'a del Cid, A la inclita Madrid, Tierra de nobles guerreros, De fp1iles. y de toreros. Partid, sefilores, partied.
Partid pronto, pues. ya tarda De nuestr-a dicha la aurora, Partlid, partied sin demora, Que para el pobre que aguarda Es un siglo cada hora.
Partid torque no ignorais Que el porvenir es mistenio, Y hay terror fundado y serio De que s! pronto no vais., Habri otro minister. Un astr(5nomo alem6n Que ha estudiado con af6n Do la dencia los, secrets Y las leyes A que estAn Los rninisten'os sujetos. Sostiene, sin duda alguna, Oue A cada cuarto de luna Cambia en Espafia el gobierno. Partid, por el Dios eterno! No jugueis con la fortune.
La occasion la pintan calva; Por eso bien lo advertise, Nuestra dicha estA en un tr*s. Si volais, Cuba se salva; Si os tardais,, pobre pafs! Pues si a merced del favor El poder escala alguno, En su debut de rigor, Deja sin valor alguno Los actos del anterior.
Y como ya se barmnta De CAnovas la caida, Si al Ilegar lo hallais sin vida, iAdios reform, adios junta, Adios ilus'16n perdida!









Cuba cuya dicha sola se dfra en, ser espafioIa; Cuba que admilra y respect La refulgente aureela Del pueblo que la sujetaOue adora. con efusi6ri A la arrogance nation, Al pueblo espl4ndido y noble, Grande Y fuerte como un roble, Valiente corno un Ie6n;
Cuba q ue in]'T6 A la Espafia En gigantesca campaiia We no lleg6 A siete leguas, Zurrar al moro sin tre uas. Burlindose de su safia,
Cuba qu6 la v'16 despues Sacar cordendo -Ios pies Del te"itorio -salvale,
Oue sin mirar su intends Le neg6 su vasallaje,
Cuba slempre 11orarfa, Seflores,, vuestra tardanza; Con raz6n os culparia., Y A la cara os echaria, El fiasco de su esperanza.
Calumnian. con insolencia A Cuba los que decantan Que anhelan su independencia, Pues libre esti su condencia Del crime que le levantan.
Del crime, si, torque fuera La Ingratiltud mis punible, Pagar de tan ruin Manera. Los bienes que recibiera En escala inconcebible. Cuba 'a' su madre amorosa Debe eternal gratitude, Porque le trajo una cosa Grande, sublane., 910 *osa, Hablo de la. esclavitud.
Porque en prueba dd amor Oue arde constant en su pechq, Le quIt6 todo derecho. eHabri elocuencia mayor Oue la que ofTece tal hecho)

Al









Poyque siguiendo al que d1jo: tTortuna te, dd Dios hijo, Oue el saber poco te vale". Estorba, en su da"n prolijo, Oue aqui el saber se propane;
Porque deja a' sus vasaHos Oue bailey A su talante, Siendo su empefto constant Que la aficift -a' los gallons Vaya aAelante, adelante;
Porque da cada quincena Al pueblo una loteria, Y el pueblo en ella confRi, Y abandon su faena., Y en el oci*o pasa. el dia;
Porque madre diiigente, Jamis, jamAs nos consliente Destinos desempeftr, Y solo Iffiterinamente Nos lo permit ocuparIF Porque nos Tnanda empleados De ciencia y virtue dechados. Y nos remote a niontones, Gallegos bien educados, Aurigas de carretones;
Porque nos hace pagar Una fuerza military Que estA siempre en pie de Pucrra,, Y que chupa. shi cesar Cuanto aqui suda la tierra; Porque nos. sustrac su celo A influencias. mil, malditas, Y adem.As con santo -cinhelo, Para ensefiarnos el. cielo Nos trajo los lesul"tas-,
Porque en fin... pero 'a que mas? Es tan larga la cadenza De m6ritos que quizAs Mi pluma. que ahora -se estrena, No concluyera jamAs.
Calculad pues, cual, scral De su intellect cl, desorden, Al ver que se acerca ya, El moment en que'tendri Libertades de real orden.








Volad por tanto a Madrid Y allA la espada esgri'mid Porque la reform cuaje, Mas, ved. que es tarde! ... partied! Adios, sefiores! buen vlaj*e!

Habana, Mayo de 1866

















De intpresores y. talleres
del sijIO XIX
de modestos prodigies y mdquifnas sencillas. .,.
ELisEo Diwo
Ambrosio Fornet I

En las imprentas, la 6poca modern comenzo" con ]a introduccift de la prensa mecamca. El diez de octubre de 1834 qued6 mstalada en los talleres del Noticioso y Lucero una prensa capaz ae nacer un miller y medlio de imposliciones. por hora. "'Hemos hecho venir de los Estados Unidos una iingeniosa prensa mechanic -anunciaban los, edlitores-, la prunera que se ha visto en este pais, que tira 1,500 ejemplares por hora.""I Este artefacto, que desplazaba definitivamente la prensa de mano imiendo en dos minutes lo que med'o s" lo antes consume' r1m I Ig la
una hora de "ntensa labor, fue un factor decisive en la revoluci6n perliodistica que se produjo a pninciplios de la d6cada del cuarenta, e *nic*6 en ]as imprentas cubanas el trAnsito de la producci6n artesanal a1a producc116n industrial.
En 1841 apareclieron los periodicos El faro Industrial y La Prensa para dlisputarles. al Noticioso y al Diarzo de ta Habana el mercado habanero. El lema de El Faro: "Vender barato para vender mucbo"', resumfa grAf lcamente ese espirlitu de gran empresa commercial que caracteriiz6 desde entonces a la prensa. burguesa. A un precio tres veces menor, el Notictoso y El Faro ofrecian a sus lectures seis veces, mAs material impress que el dimlinuto Papel Periddico y otras publicaciones. de priffidpios. de siglo. Muy pronto El Faro cont,6 con mil qwinientos suscriptores que le garantizaban un ingreso de casi dos Mil pesos mensuales, y no tard6 en desatarse una feroz competencia en Ja que

I V&se en LLAvudAs, JoAOuINT. Conlribuci6n a ta historic de la prensa perl6dica.. La Habana, Archivo Nacional de Cuba, 1957 t. 1, p. 72.








el Noticioso apeI6 a todos los recursos, desde las amenazas ve, ladas, y el pirates de cajistas hasta el sobomo, a los repartidores rivals para que dejaran sin peri6dico a los suscriptores? Pero, a la larga, estas artiman-as no podfan afectar al. adversario, porque el. resultado de la. lucha se deddia en otro terreno. Puesto que no era possible. "vender barato Para vender mucho"' sin reduci.r los costs de produccift mediate el empleo de thcn*-cas cada vez mAs eficaqes --es decir, produciendo mucho Para Poder vender barato-, la t6cnica se convirti*6 en una de las armas fundamentals de esta. desaforada competencia.
Naturalmente, la infrastructure de la sociedad colonial le imponla sus propios limits a la tdcnica. El desarrollo en el extranjero de las prensas de alta velocidad, por ejemplo, fue un. Process acelerado que puede apreciarse en los datos -sigulientes: en 1811 la prensa mecAnica de Koenig tiraba setetieritos ejemplares por hora; en. 1814 la primer prensa de vapor, que Koenig construy6 para el Tinies de Londres, t1raba mt*l- cien ejemplares; en 1827 las nuevas prensas del Times alcanzaron una. productividad de doce mil ejemplares por- hora* en 1846 las rotativas de Hoe, fabricadas en Nueva York, podfan ti-rar hasta ve*nticiffico mil. En Cuba no era possible utilizar estas maquinas torque la escasa poblaci6n era en su mayoria analfabeta y el consume de material impress estaba reducido a una ininoria, concentrada exclusivamente. en !as zonas urbanas. La 41 f mercanda" que produclan. las lmprentas demostraba asi su carActer sui gdneris: no siempre bastaba con venderla barato para venderla, mucho. En 1857 el perioalco de mayor circulad6n en el pal's -el Diario de la Marina- s6lo firaba.siete mil quinientos ejemplares?
Las empress perliodisti"cas y, en. general,, los duendos de IMprenta, seguian con avidez las innovaciones que conuhuamente se producfan en los Estados Uni"dos, donde ya en 1834 se*mprimian cerca de mil cuatrocientas publicaciones. per16dicas y el, capital invertido en la producci6n de hbros ascendfa en 1.840, segdn un informed de Del Monte, a mAs de. diez millions y medio

2 GONZALEZ DEL VALLp. FRANcisco. La Habana en 1841. La Habana, Oficina del ffistoriador de la Ciudad, 1952. p. 238, 274. 3 CATALA,, RAWN. A. El Mario a trav6s de la vida cubana. Diario de la.Varina. Ndmero centenarlio. (Habana) 115 septiernbrej 1932: 70-74.,,








.4
Cie pesos Los Estados Unlidos, por otra parte, se habfan cover tlido en el principal mercado de la isla --convirtiendo ]a lisla, naturalmente, en uno de sus principles mereados I -, y su. influencia. se hacfa senior en todos los sectors empresariales. No
0
es extraho,, puesj, que hasta. los impresores de provincial. aspiraran a siRuarse al nivel de sus colegas norteamericanos, es deck, de la tecnologfa m4s modern. Cristobal Murtra manda a su hijo Francisco a estudiar a la imprenta de James Hardig, en Filadelfia;' Antoni"o Freyre vi*aj*a expresamente a Nueva York, en 1843, para compare el equipo en que se imprimirla. El Fanal de Puerto Principe." Las nuevas t6cnicas Ilegaban con sorprendente raplidez -sobre todo vi"a Nueva York y Filadelfia-, Io que explica, por ejemplo,, que en la imprenta de Miguel A. Martiffiez, en Santiago de Cuba, se hiciera una edition stereoo* pada 7 -es decir, con planchas o clich6s- cuando la estereotipia, fuera de los grades centers editonales, arenas habia entrado en su fase commercial.
El decenio 1834-44 se conv 1 rt16 en un perfodo de revoluclon tecnolo'gica lincluso en los grades talleres que no publicaban peri6dlicos. Bolofia anuncia en 1836 que ademas de nuevos, tipos y vifietas ha adquirido

... cinco prensas de patented de primer orden. con todos, sus utensiflios, Principalmente una de ellas de tamano,
0
extraordinary, de ma"'quina de nueva. invenclion, en la que un nifio puede trabajar con la. mayor facilidad y Prontitud; dos prensas de mortar impressions y otra demarca mayor para aprensarlas, hecho. venir todo con

4 DELmoNTE, Domfrqw. Escrifos. Habana, Cultural S. A., 1929. t.' TI, p. 245-253.
5 Wase ficha biogrffica de Francisco Murtra en el Diccionario delCalcagno, p. 445-446.
6 Ver carta de El Lugareho a Del Monte (10.8.1843) en DELMORTE., D6mixw. Cent6n epistolarto. La Habana, Impr. El Siglo XX, 1938. t. V.. p. 118-119; en ARmm Nkiomi. Gobierno GeneraZ. Leg. 330/15835 (1839) se:'haHa la solicited de Freyre para establecerse como impresor.
El padre y sus hyOs (1864), de Juan Bautista Sagarra. Rs la sogunda edici6n.
; En Cuba no se utilize sistemAticamente la estereotipia hasta 1994,en los. talleres de La Lucha.








especial encargo de EspaAa, Francia y los Estados Uni.
dos de Arn&img
La prensa que Bolon-a describe como algo, prodigy
I 10so --con
su habitual sentlido publiclitario- deblio de ser un model ma. yor y mejorado de la prensa mecAnica que desde hacia dos anos funcionaba en los talleres del Noticioso, pues a xn no se habia. introduced el vapor en los talleres habaneros. Todo parece indicar que a fines de la d6cada del cuarenta empez6 a utilozarse una rndqulna de vapor en los talleres de La Prensa; costa que en 1852 se install una, de un caballo de fuerza, en cl Diario de la Marina,'O
En la dikada del sesenta los principles iimpresores renovaron totalmente sus equ* os y luego fueron iintrodaciendo las 111novaciones a media que lo requerian sus interests. Es en este per'odo cuando aparecen en el extranjero las primeras prensas de pedal -conocidas con el nombre de "minervas que del Is a
sempenaron un papel decisive en el aumento de la productlividad en los. talIeres pequeftos. En 1873 la Imprenta Mercantil, de Santiago Spencer, aseguraba contar "con un hermoso y variado surtido de tip-os, magnifficas mAquinas recibidas recientemente de los Estados Un*dos y un ndmero suficlente de operanos para dar curnplimiento a cualquier encargo que se le haga".10 en 1880 la Imprenta El Avisador Comercial no necesita explicar cuAndo n1i d6nde adquir1*6 sus eqlu*pos: se IL*Ml*ta a anunciar que cuenta "con un complete surtido de tipos y maquinarla. de Io inds moderno".11
El trAns"to de la manufacture a la Ondustfla signific6 el predominio casi absolute de los grades talleres y, en cierta forma, la rupture del monopollio basado en los antiguos privilegios. Los impresores representatives de la segunda mitad del

'S BOLOIRA, JOS9 SEVERINO. Mtiestras de tos caracteres de letras de la Imprenta de Marina. Habana, Impr- de la Marina..., 1836. (Wanse anunclos al finaL)
0 AKi-xivo NAcioNAL. Goblerno Superior Civil. Leg. 666/21350 (1852).
10 Anuncio Publiciftario en Directorio General y Comercial de [a Habana Habana, Impr. MercantiL 1873.
:11 Anuncio pubhcitario en Almanaque mereanfil. Habana, Howson
Heinen Ed., 1880.









siglo no fueron tanto los filess vasallos" como, los agres 4 ivos
hombres de empress: Santiago Spencer -proveedor de various ingenious y compaiiias de *mportaci6n y exportaci6n, agent de la Associated Press, editor de boletines y revistas commercials o Alejandro Chao, ligado al cornerclio peninsular y a circulos financieros de Barcelona. El dinero, aliado a la political colonial, fue la base de todo nuevo, privileglio: ningfin titulo, por
P
honroso que fuera, tenia mas lustre quelas oscuras acciones de una sociedad que como La Voz de Cuba, por ejemplo, se iniciaba con un capital de sesenta y cinco mil pesos.','2 A este nivel la imprenta, "ese arte prodigious"" de que hablaba Bachiller, era un negodo practicamente reservado a las sociedades an6nimas. En 1845 la imprenta y libreria de Ram6n Oliva se valoraba en dos mil pesos; en 1853 una imprenta provincial, como la de Murtra en Cienfuegos, valia mil quinientos; en 1859 los equips de La Antilla, valian tres, mil; en contrast, Chao pagaba en 1876 sesenta mil pesos-oro por La Propaganda Literaria, negodo de imprenta v libreria valorado en casi cien mil pesos.1-3
Hacia 1840 un gran taller arenas se diferenciaba de otro mas pequeno por el ndmero de sus prensas: el de la Capitania General tema cuatro mAs que el de Bolofia, por ejemplo. Pero
1 -1 .0 10
ya en la decade del sesenta no habia nada menos parecido a un pequeno taller que un gran "establecimliento tipograffico". La diferencla no hizo m4s que agudizarse en los veinte aflos siguientes. Hada 1885 el precio de fdbr*ca de una imprentica podia fluctuar entre quinientos y sexscientos pesos, pero nadie hubiera podido sen"alar su paren-tesco con una verdadera imprenta.



De acuerdo con el nAmero de sus prensas los mds gi-andes talleres de La Habana en la cuarta de"cad'a de I I sigto xix eran el de Arazoz'a o, de la Capitanfa General (diez prensas), el de Bolofia, (seiis), el de Palmer (clinco), y La Fraternal, de los Diaz de Castro (cinco). El taller del Noticioso y Lucero funcionaba

12 AxHiivo McioNAL Gobierno General. Leg. 553/27134 (1870).
1:3 Loc. cit. Leg. 91/3853 (1876)4









con una o varlas prensas mecAnicas y de ahi ques6lo tuvi iera
tres, aunque Por el n6mero de operarios era el segundo de La' Habana."* I
I El n6mero de operanos en cada taller variaba de acuerdo con el volume Y las characteristics editorliales del trabajo, pero se mantenia stable con respect al nfimero de Prensas existentes. En 1838 y 1841, en talleres como los de Palmer, Oliva y Terdn, por ejemplo, esa proporcioln era de 2.5 aproxiinadamente, es decir, un cajista. y un prensista por cada prensa, Y un ayudante por cada dos prensas. La proporci6n aumentaba en los talleres que imprimlan peri6dicos. En la imprenta de la Capitania General era de cinco operarios por cada prensa; en la del Noticioso, de cuatro; en la de Crist6bal Murtra, de cinco.15 El taman-o cada vez mayor de los peri6dicos, por una parte, y la productividad de las nuevas prensas, por la otra, obllgaban a dollar el ni5mero de cajistas adscitos a cada prensa.
En 1838 habia. en La Habana diez imprentas con trelinta, y ,ocho prensas, y dento diednueve operarios; tres afios despu6s, iloce imprentas con cuarenta y siete prensas y ciento treinta y ocho opera-nos. Al terrmnar la primer. miltad del siglo la ,cantidad de imprentas y de operarios. se habila duplicado. En 1852, ademds de doce talleres de artes grificas -1a mayor parte de ellos dedicados a fitograffas- habfa veintiocho imprentas y un total de trescientos obreros de artes grAficas.11"
Hasta la d6cada del treinta la mayorfa de los talleres se dedi.caban a impress menores; ocasionalmente publicaban Un foIleto; raras veces un libro. En La Habana las principles "edi0
toras" de la primer mitad del siglo -adem A s de las grades


14 Wase GoNzALEz DEL VALLE,, op. cit. p. 278-279.
15 Para 1838 cons.61tese Guid de Forasteros...., Habanas ImPr- del Goblerno ... p 1839. p. 89-91 bis; pam 1841, GoNzALEZ DEL VALUj, OA *t-; sobre la imprenta de C. Murtra v6ase WwRfAs. op cit. t. It p. 389. .
118 GARcfA DE AUOLEYA, JOS9. Manual de la 1,sta, de Cuba. Haba=4 Impr. del Goblerno ... o 1852. P. 245. No obstante,. siete afioos desPu6s S610 babria veinte imprentas.; descenso rnotivado qui*z;i Por la crisis econ6mica Ze 1857.
Wase lista en Directorio de arfes, comercio -c Indtistrias de la Rahiwa- Rahnnn. Tit- de T- riie-qtn IRI;Q. 7-n- nqrte- n. 36.









imprentas ya citadas- f ueron. La Liberal, de Campe; la de la vn versidad, de Antonio M. Val&s- la Literarlia; las de Soler, bliva y Pedro Martinez -este ultmio, yerno & Bolofia-., y, ya medwo PI siglo, la de Barcina. En provinclias: la del Gobierno,
anna, la del Comercio y la Aurora, todas en Matanzas* y Real M i I
la'de, Sed, en Villaclara; la de El Fanal, en Puerto Principe,, y la de Espinal, en Santiago de Cuba. En reall"dad, el escaso
a
Inovjmiento editorial"" de la primer mItad del si lo = se 19
produio alrededor de unas ocho lmprentas habaneras y de unas ,c-nco provinciales.
Entre Jos talleres de este penodo que mas tempo se mantuvieron en active como impresores de libros y/o folletos se desIF
tacan Jos de la Capitania General, de Palmer y de Bolon-a, ast ,Como Jos de Soler y de Barclina, fundados. en la. d&ada del cuarwta. En provincias: el de Espinal., en Santiago, y el de El Fanal, en Puerto Principe. En la segunda mitad del slglo las imprentas que parecen haber mantenido una actividad editorial ma's duradera, en La Habana, son la del Tiempo (o El Tiempo), la Mercantile, de Santiago Spencer (luego de sus herederos), La Mantilla, la de Elias Fernaindez Casona -dedicada casi exclusivamente a libros de texto-, El Iris y La Universal, de Ruiz y Hno--113 en provincial: La Aurora del Yumuri (MatanzaO y El Comercio Ordenas)


17 Tdngase present que aquf el adjefivo editorial equivale a fabril, y sirve s6lo, Para distinguir la produccl6n de libros y/o folletos de la de peri6dicos e impress menores. No se piense tarnpoco en una actividad sistemdtica, sobre todo en el caso de las imprentas de provincial.
1-8 Dado, el caricter de su producei6n, se excluyen, por ejemplo, las de B. May y de Howson & Heinen, que publicaron durante mAs de veinte afios (1863-1865) un anuario fitulado Almanaque Mercantil.
19 En las filfirnas. d6cadas del siglo iniciaron su producci6a editorial varies irnprentas que se mantuvieron en active hasta ya. entrado el sliglo xx, Pw periods mis o menos largos. Entre las fundadas en la. d&ada del setenta se destacan La Propaganda Literaria, de Alejandro Chao, y ]a -del'Avllsador Cornercial, de 1. Pulldo y Cia., ambas en La Habana, y el Comercio, de Sagua la Grande- entre las fundadas en la dicada del lxh nta, dos imprentas, orientals: la de Juan E. Ravelo, (o de Ravelo Y Hno.) en Santiago de Cuba, y la de B. Blim, en Gibara; entre las funWas en la Otima ddcada del siglo, cuatro de La Habana: La Moderna, Ide AUmlio Miranda (luego Siglo XX); La Propagandista, La Moderna Pftsia, de Josd L6pez Rodriguez, y la de P. Fermindez y Cia.










No es fAcil medir la importance "editorial"' de una imPrenta
-dado que el t6rmino mismo es equivoco- pero puestos a la tarea desechamos indices corno, la duracift 0 el volume de la producci6n global para consider, exclusivamente, el n6mero y/o el valor artistic, y cultural de los libros producidos-20 Un muestreo realizado sobre setecientos libros de authors cubanos enumerados en bibliograffas de various generous que cubren todo el Siglo,21 indica que por el ntimero de libros producidos las I'Mprentas mAs importance de la primer mitad del siglo son las ya cicadas como, principles editorsa" de esa etapa, y de 1850 en adelante -Por d6cadas y orden de importancia- las siwguientes.
1850-59 El Tiempo. Barcina. Gobierno y Capitania General.
Manuel Soler. Spencer y Cia.
1860-69 Gobierno y Caplitanfa General. La Antilla. La Pren.
sa. Military, de la Viuda de Soler. El Iris.
1870-79 Gobierno y Caplitanfa General. La Aurora del Yumu.
.f
n (Matanzas). Military, de la Viuda de Soler. La
Propaganda Literaria. Ell'as FernAndez Casona.
1880-89 La Antilla. Gobierno y Capitania. General. La Propaganda Literaria. La Correspondencia de Cuba.
Mifitar, de la Viuda de Soler.
1890-99 La Universal, de Ruliz y Hno. La Propcaganda Literaria. La Moderna, de Aurelio Mirand-a. Los Niflos
Huerfanos. El Aerolito.

20 De acuerdo con las normal actuales, se consider Ubro toda publicaci6n no peri6dica de mds de cuarenta y ocho pfiginas.
21 ESp 'almente, en BIBLIoTmA NATIONAL Josig MARTI. D-PARTANIMM CmEccidiq Cumm. Bibliografid de la poega cubana en el siglo XTX. Habana, 1965; "Bibliograffa de teatro cubano 00, compilada por Marfia Luisa Antufla y Josefina Garcia-Carranza. Revista de la Bibliote-ca Nacill, nal Josd MartL (Habana) 62(3): 87-1,54, septiembre-diclembre 1971; jBML1OTiEcANAcxoNAL Jost MARTI. DEPARTAmEITFO JUVENIL. Bibliografia de la literature infantile cubana. Comp.. por Mercedes Muriedas. Habana, 1969; DitriGo Y MESTRE, JuAm M. Blobliografta de fa Universidad de Ja Habana Habana, Impr. y Librerfa La Propagandista, 1936; MOTX, RAW=Ensayo de una cronologia de la novel, en Cuba durante el siglcl X11cm Islas. (Las Villas) 8 (3) -.441-446, septiembre-mtubre 1966; TOLLES I CARms A Bibliograffa de la Universidad de 14 Habana. Habana. I'nPr,, de Rambla, Bouza y Cia., 1939.









Tratar de jerarquizar las imprentas -Porla calidad grifica -de Sa producci6n equivaiaria a enumerar los pies de imprenta de as quince o veinte ediciones de lujo realizadas durante el. slglo XM S61o el dinero de un client ilustrado o el orgullo profesioa (je un impresor podian garantizar la belleza tipogrAfica y el leasw de prensa" de esas medicines que, como a1gunas de Bolofla y de 011"va, la de Milan6s en El Faro o las de El Escritorio, ,de Murtra -para. no hablar de los Albumes g4pintorescos" o de Un libro Como Los Ingenios-0 suseitaron y suscitan todavia la ,admiraci6n de los bibliofilos. La mayor parte de esas medicines Se hacian, por supuesto, en los grades talleres.
El criterlio "cultural" puede parecer gratuity o arbitrario al juzgar la limportancia de un taller, pues sugiere una relacion necesaria entre la producci6n y el interest hterario o cilendfico de las obras impress. Es decir, atribuye takitamente al. lmpresor
I -. F
una funci6n editorial -selectiva- que este raras veces asumia. Sin embargo, es evidence que en cada etapa la actividad editorial de Jos groups de vanguardia se desarrollaba en tomo a determinados talleres. Ello se debl"a, en ciertos casos, a que elimpresor desempen-aba en efecto'la funcii 0% de editor, o mAs frecuentemente, a que otorgaba algunas ventajas, forzado por la com.petencia. Ya a fines de la decade del treinta, cuando se iniici*6 ,el despegue tecnologico en algunos talleres, various authors -e IMpresores trataron. de asociarse, y ma's de un autor -Palma, Milan6s, Del Monte- linteW converfirse en duen-io de imprent.a. Las prensas de gran rendlimiento paredan amenazar por igual a los pequeflos impresores y a Jos authors de obras liiteranas,. que producing para un mercado casli inexistente. Aquellos eran desplazados definitivamente por Jos grades impresores, que monoponza I ban el U"nico tipo de production capaz de abaratar JOS costs, y 6stos, por Jos folletinlistas extranieros, cuYas obras, hdbilm'ente elaboradas para en consume masivo, permitian aprovechar al maximo el rendimiento de las prensas. La firada
A'
era, Pues, el punto crifico donde converging Jos lintereses de ambas parties. A] contrario de Io que ocurria en Jos talleres grades

22 Wase "Literatura y mercado en la Cuba colonial (183W)". Casa de las Amcgricas. (Habana) 16 (84): 4449, mayo-juni'lo 1974. Sobre La slituad6n de ]as imprentas de provincial en la segunda mitad del siglo, "CrIOUismo, cubania Y producci6n editorial -0855-1885)". Santiago. (Oriente) [61 (17):119-121, tnarzo 1975.









-donde muy pronto la unlidad de media para. las cotizadones favorable serfa el "'medio miller" en aquillos que funcionaban con rudimentarias prensas manuales o mechanic el costo de edl*c*6n se manten + a en proporcift direct a la firada: a me. nor firada., menor costo. Eso era precisamente lo que necesit,-t. ban los authors, quienes a su vez podipan ofrecer al pequero impresor una oportunidad de supervivencia. Esta comunidad de interests favo reci6 a1gunas alianzas y proyectos editoriales
-sobre todo en los an"os crifficos que precedieron al boom periladist ico-, y de una u otra forma se mantuvo hasta f ines de !sl' g] 0, patrocinada slin duda por los escasos impresores que Sosteptan con log authors una relaciOn menos, drante que la estrictamente commercial De ahf que en determinados perfodos pueda resul tar mas important, desde el punto de vista cultural, un tallercito como la Imprenta Literada. -con sus dos prensas manuales y Sus cinco operarios- que las limprentas. de la Capitania General o de ]Bolona, y que no sea Ucil ballad un comdn denomlinador entre las que, segdn este criteria, pueden considerarse las mas importance del siglo, la de Oliva, la Literaria, la Ant'lla, ]a del Tiempo y la. del periodic La Lucha. Con lo que sabemos de ellas podria trazarse la singular images de una d pi b ca imprenta no domffiada totalmente por el mercanfill"Smo.














Content o de clase en la arquitectura
cuban'a los ah ?w ^-.Itos Ww

Roberto Segre

1. PrActica arquiftect6nica y practice poli'dica
Al realizer un corte sincr6nlico -las condliciones imperantes en 1953- en el process diacr6nico de la arquitectura cubana
elo
durante la seudorrep6blica, verincamos la inexistencia de una structural lineal y homog6nea que condlcionej, tanto la praktica
"fica de la a I ectura, como la correlaci -F n entre evol ucl6n politico-social y manifestaciones culturales.
La dlseccl16n en profundidad de un process permit la evaluacion pormenorizada de cada uno de los factors componentes que Io deffinen a travds. de la lecture factual de la realidad; pero del ciAmulo de detalles deben posteriormente extraerse los componentes esencliales y exterionzadores de las contradicciones i'nternas y external del process, y ponerse de relieve los. m6viles resales -sociales, polf Pticos, econo*mi*cos, iideol6gicos, etc,- impliciftos en las relaciones entre los diversos niveles de la realidad estudiada. La arquitectura de este period se inscribe en el sistema de artefactos emanado de los programs de comunicac16n de la burgues'a dominate, cuyas disparidades y divergencias reproduced los slistemas de valores establecildos como proF*mo *deolo "a de cada uno de los groups que
yeccion especitica de la i &II
constituent el conjunto social: alta, media y pequefia burgueA
sia. Es mdente que dentro, de dicha programadon queda IM4

En el pmente emayo se cont6 con la coiaborad6n de la professor Luz Merino, del Departamento de Estudios Cubanos de ]a Escuela de Letras y Arte de la Universidad de La Habam, en la recopiIad6n de las fuentes documentaries,








plicito el sometimiento y man' ulaci(5n del proletariado urban y rural, cuyo marco ambiental de vida corresponded a las condidiciones impuestas por la f6rrea explotaci6n de la clase dominate.
Cada nivel de la realidad, dentro de la dindmica de conjunto 10 *
que caracteriza una sociedad historicamente determinada, posee su proplo ritmo, su propio, tempo de consolidac16n o de eclosi'n de los factors generadores de sus, contradictions inter'El ritmo del nivel politico, social o econ6mico tiene una aceleracion different del nivel cultural, cuyo process de constit uc1'0 n vi nculado a los restates. niveles, implica una elaborac *o# n
-compleja que condliciona la dindmica de las respuestas. Si enfocamos especiff ic-amente la prdaica arquitect6nica, esta Contiene a su vez una disparlidad ritmica detenninada por las relaciones socials y la inclidencia de los process productions en la mate. rializaci On de las obras concretes. Asumida la significaci 0' n del .0C.1.wno arquitectura en toda su complejidad, no es 11cito circunscribirnos al analysis de uno de los factors components de dicha pra*cti*ca -por ejemplo, el sistema de valores culturales exteriorizado por los elements Ilamados artisticos o estilistico- sino abarcar la diversidad de factors condicionantes del sistema ambiental, conformado por la pnictica constructive, legal, docent, te6rica, est6t*ca, etc., t6rminos concertos inscriptos en la compleja globalidad de la prktica arquitectonica.
En este sentido, los, hitos fundamentals representatives de la agudiizacii6n de las contradictions, socials y econ6micas de ]a repdblica burguesa que se suceden como consecuencia del golpe de Estado de Batista, el 10 de marzo de 1952 -el asalto al cartel Moncada, el desembarco en la Sierra Maestra, el asalto ,ri.Palacio y el triunfo de la Rebelioln no se mani es tan directa-mente en la practice arquitectonica, al persisitir la prolongaci6n del condicionamiento social, econ6mico y cultural fiJado por la burguesia; serd s6lo a partir de las transformaciones radicals im-puestas por el process revolucionarlio y la toma. del poder por el proletariado que la configuracliln ambiental respondera at sistema de artefactos. generados por la programacio'n social emanada del nuevo sistema social, politico, econ6mico e ideo10' gico.
tl analysis pormenorizado de la arquitectura cul ana durante el perfodo, comprendido entre la toma del poder de Fulgenc10








Batista -10 de marzo de 1952- y el asalto al cartel Moncada
-26 de Julio de 1953- hace necesaria una compartlimentacift de los ai 2 ferentes factors que nos expresan su condicionamiento y los m6viles dominates: los interests econ6micos en juego, la infrastructure ideol6gica de los professionals y su extenori16n. en laprfictica constructive y en la. pm" tica. te6rica.,- los fundamentos culturales de las obras reallizadas y el process de consolidaci6n de una ideologl'a forjada. en la lucha political., en .1a impugnaci6n. al sistema, madurada a trav6s de la parti i ci6n concrete de arquitectos y estudiantes, primero en la -Pr-Acfica political, luego trasladada al campo specific de la prdctica arquitect6nica.

2. Los interests ecoiOmicos incidents en la arquitectura
4
Durante la seudorrepdblica la. production arquitectonica qlued6 condicionada en su mayor parte por la iniciatliva:privada y la acci6n. estatal se reducia. a la construction de los escasos edificios p6blicos de cadicter representative en la cliudad de La Habana, ajena a las necesidades de viviendas y servicios sodales de la comunidad. La acci6n. privada incidfa bfisiicamente en el. tema de la vivienda, function definida por el imperative vital de la poblaci6n y la inmediata rentabillidad de la inversion, abarcando una amplia gama de interests, desde la pequen'a hiversi6n, *individual del constructor de su propia vivienda hasta los especuladores y rentistas -integrados eri
"I O'D
empress de rinanciaci6n, constructors, o part icul armentequienes, aprovechando la creciente demand de hablitaciones por el. increments de la: poblaci6n urbana, edificaban residencias, ediflicios de apartments, repartos suburbanos y precanas ciudadelas para el proletariado urbano.1 La especulaclio"n sobre terrenos y viviendas canaI*z6 un alto porcentaje de-los recursos econ6mico-s en manos de la burguesia, en particular de aquellos groups ennquecidos a trave-s de ficifles operations commercials o de prebendas political. La burguesia cubana, en vez de reproducir el capital por medio de inversions -en-'- la

Por ejemplo, el disefio'de'la cadenza de droguerfas'SarrA. Erii6tAo SarrA era propietanio de mds de dinco mil viviendas. ALvAREz Rfos, IBALDOMEP.O. "Los Aflos del Moneada 1950-1953". Grann4a. Habana,--18--de abril de 1973.




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC