UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00103


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    70 aniversario de Alejo Carpentier: Un Camino de medio siglo (Discurso pronunciado en la inauguración de la exposición sobre su obra)
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
    Homenaje a Alejo Carpentier
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    "Han terminado para el escritor cubano los tiempos de soledad, para el han comenzado los tiempos de solidaridad." (Palabras de agradecimiento al Comite Central del PCC)
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    La Cojura de Parcifal (inédito)
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
    Homenaje a Alejo Carpentier con motivo de su septuagésimo aniversario
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Carpentier en La Habana
        Page 39
        Page 40
    Cronología de Alejo Carpentier
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
    Bibliografía de una exposición
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
    Una graduación histórica
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
    Paisaje con un alcalde al fondo
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    Algunos precedentes económicos del 10 de octubre de 1868
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Crónica
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    Miscelánea
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
    Indice de ilustraciones
        Page 157
        Page 158
Full Text
























































U'


k. :


I ~ us-I


a P


PF








Revista de Ia
Biblioteca Nacional Jos6 Mart








Director: JuAN NRmB DE LA RvA


Secretalia de Redacci6n: SioMAUR SANCHEZ


Canle:


Biblioteca Nacional Jos6 Martf


Pl de la Revoluci6n
Habana, Cuba


Primera Epoca:
Segunda Epoca:
Tercera Epoca:


199-1912
1949-1958
1959-


PORTADA:


Xilografia. 3.5 x 3.7 cm. En NAs6N, PUBLIO OVInIO
Qvae exstant, omnia. Francofurdi, Impr.
V. Volfg, 1601. Portada.


.9

i








Revista de la

Biblioteca Nacional Jos6 Martl


Afio 66


3ra. 6poca-vol.


XVII


Nilinero i
Enero-abril 1975
La Habana, Cuba


Cada autor se responsabiiza
con SUoiiones


TABLA DE CONTENIDO


PAG.


70 ANIVERSARTO DE ALEJO CARPENTIER


Luis Pavdn Tamayo
Un Camino de medio siglo. (Discurso pronunciado
en la inauguraci6n de Ia exposici6n sobre su obra.)

Juan Marinello
Homenaje a Alejo Carpentier. Palabras a nombre del
Comit6 Central del Partido Comunista de Cuba

Alejo Carpentier
"Han terminado para el escritor cubano los tiempcs
de soledad, para e! han comenzado los tiempos de
solidaridad." (Palabras de agradeciniento al Comitd
Central del PCC .) ....................... .........


(inddito) ...... ... .... ....


19

25


La Cojura de


Parcifal









Salvador Bueno


Homenaje a Alejo Carpentier con motivo de su sep
tuag6simo aniversario. (Texto del catd!ogo editado


por el Consejo Nacional de Cultura.)

Carpentier en La iaba a

Cronologfa ....


4944*94*444644


Araceli Garcia-Carrainza
Bibliograffa de una exposici6n ..... ..w.oo. .



Luis Suardiaz

Una graduaci6n hist6rica .....................

Octavio Smith
Paisaje con un alcalde al fondo ......

Salvador Morales


Algunos precedentes econ6xmicos
de 1868 ......... .... ..


del 10


de octubre


CR6NICA

Salvador Bueno
Cmlo Villaverde y su novela.. ..xima

Guillermo Sdnchez
Recuerdo de artista ..-b. .0.0..4.......99.W.

M ISCEAI...................4.....................

INDICE DE ILUSTRACIONES.. .4.. ...... .....


31

39,

41


45


89


97


125


145


150

153

157












70 A NIVERSA RIO

DE ALE JO CARPENTER


Un camino de medjo siglo

(Discurso pronunciado en la inauguraci6n
de la exposici6n sobre su obra)






Luis Pavdn Tamayo

Estamos ante Un camino de cincuenta a-ios, nombre
afortunado con que Ia Biblioteca Nacional ha designado esta
exposicidn de textos de Alejo Carpentier. Este camino, que
ahora el visitante podrat recorrer en breve tiempo, constituye
patrimonio importante de la cultura nacional que ofrecemos
con motivo del setenta cumpleafios del novelista cubano.
Cualquier instituci6n bibliogrfica del mundo se sentirfa
orgullosa de este tesoro tan preciado. Nosotros estamos satis-
fechos de poder brindarlo a nuestro pueblo, gracias a ia gene-
rosidad del autor.
Al recorrer esta exposici6n, al observarla, el visitante encon-
trard testimonios de cincuenta afios de trabajo; desde los pri-
meros articulos de Carteies, Social y Avance, hasta la hermosa
edici6n mexicana de Concierto barroco. Quien con pasi6n de
artista y sistematizaci6n de cientifico estudie las muestras aquf
expuestas, reconocerd a lo largo del regocijado aprendizaje
un determinado ndmero de constantes. Estas constantes de la
obra del 9r novelista so manifiestan a veces como fuerza fun-

5








damental; algunas timidamente, otras parecen eludirse par-a
afirmarse posteriormente sobre bases mAs s6lidas. Un an~disis
prolijo ofreceria una gran variedad de constantes que se entre-
cruzan y desarrollan. Pero de ellas, no pocas son evidentes
aun para el visitante comiln y corriente. Entre dstas, su cuba-
nfa esencial es rasgo mantenido y expresado en toda su obra
que comprende, junto a 1as grandes novelas, los relatos, ensa-
yos, artlculos periodisticos, poemas, ballet, mnisica. Es la que
aparece en las sabrosas y distantes cr6nicas de Carteles o
Social, donde "El Circo" o "Rita Montaner' son motivos de
reflexi6n para ahondar en Cuba; es la que surge de las pAginas
de Avance, y en sus primeras obras. Es esta cubania, que se
expresa a Jo largo de toda su obra y que Va mis allfi del reflejo
de una realidad y una circunstancia y crea y marca un estilo
personal y una actitud ante 1a vida, de la que el primero es
expresi6n literaria.
La universalidad de la obra de Alejo Carpentier tiene raiz
sustentadora en su esencial cubania, en su fidelidad a la patria,
a su tradici6n cultural y revolucionaria, a su pueblo, a su
paisaje, a sus ciudades, a su luz, a su mar,
Ya en el Diario de navegaci6n Crist6bal Col6n, en larga
travesia por el Atlintico, hasta entonces desconocido, decial
Ilegar a nuestros mares que encontraba "mucha mar, mds que
en todo el vi ae habian tenido". Se referia a una densidad dis-
tinta, una intensidad especial, un aire propio al que correspon-
den islas grandes y pequen-as, que irfa encontrando, con sus
costas de playas doradas o de altas y verdes mon tafias o escar-
padas y musgosas rocas,, donde vive una fauna peculiar y el
hombre lucha, construye, canta, vive y muere en la transfor-
maci6n constante de una naturaleza tropical que a su vez lo
transforma.
Gran part de la obra de Alejo Carpentier tiene como esce-
naro los mares nuestros, nuestro mar, nuestro Caribe. En61,
las islas, que a veces parecen moverse como peces, y, junto a 61,
las ciudades, muy especialmente, la de San Crist6bal de La
Habana, tr.nsito obligado de viajeros indiferentes o interesa-
dos, lugar de estadfa de entusiastas visitantes, centro de encuen-
tro de enemigos codiciosos. La Habana est4 en la obra de
Carpentier en presencia frecuente, unas. veces explicita y total;
otras, como parte de una suma de diferentes ciudades; algunas,
simplemente como atm6sfera, que si bien no puede precisarse
en pfrrafos.determinados, transita de un capitulo a otro..








El amor al paisaje, donde nuestras ciudades ejercen el
sefiorio, lo es en tanto este paisaje es escenario de la lucha
del hombre, de su vida, de sus sueios, de sus pasiones. Alejo
Carpenter. legaa expresamos un nuevo humanismo y, si es
interns primordial conocer sus caracteristicas, no es menor
saber c6mo se ha gestado. Para comprender c6mo Ilega el
escritor a lograr la expresi6n de un nuevo h uanismo, es
esenclal el estudio de esta exposici6n.
En las pAginas mostradas esti Ia patria; y es por el camino
de la aprehensi6n de la patria y su expresi6n total, que aborda
la conquistada universalidad. Al ahondar en su esencia naci
nal encontrar.i Jo mis progresista, lo mis revolucionario; lo
mis humano, y es en ese sentido que va a lograr una comuni-
caci6n de amplitud universal.
Un nuevo humanismo conquistado desde una posici6n na-
cional, que se expresa en los inolvidables pfirrafos de El Reino
de este Mundo:
comprendfa ahora que el hombre nunca sabe para
quidn padece y espera. Padece y espera para genes que
nunca conocer.i y que a su vez padecerfn y esperardn
y trabajarftn para otros que tampoco serfn felices, pues
el hombre ansia' siempre una felicidad mds al!i de la
que le "es otorgada. Pero Ia grandeza del hombre ester
precisamente en querer rnejorar lo que es. Es impo-
nerse Tareas. En el reino de los cielos no hay grandeza
que conquistar, puesto que a~lA todo es jerarqufa esta.
blecida, inc6gnita despejada, existir sin t~rmino, impo-
sibilidad de sacrificio, reposo y deleite. Por ello, ago-
biado de penas y de tareas, hernoso dentro de su mise-
ria, capaz de amar en medio de las plagas, el hombre
s6Io puede hallar su grandeza, su rnxima medida, en el
Reino de este Mundo.

Humanismo que hace exclamar a los personajes de El Siglo
de las Luces ]a necesidad de echarse a la calle, realizar algo,
por lograr un mundo meor. Humanismo de Esteban decep-
cionado y que, sin embargo, no destruye los ejemplares del
traicionado decreto de abolici6n de la esclavitud por no negar
la posibilidad de que afin preste utilidad en el reino de este
mundo. Humanismo que no ignora sino expresa la lucha entre
clases antag6nicas, brinda'ndonos claves hist6ricas vitales en
personajes como el Primer Magistrado absolutista, el refor-


.7








mista proimperialista Leoncio Martinez y el Estudiante real-
mente radical de 131 Recurso del mitodo. Humanismo que es
cifra fundamental en toda esta obra y que es por fuerza un
tipo distinto de humanismo.
En su novela magistral El Siglo de las Luces -cuya semilla,
un primer apunte en el meiUi de un hotel de Guadalupe, apre-
ciar.An los visitantes- puede verse el derrumbe total del hu-
manismo burgu6s. Las grandes ideas revolucionarias que la
burguesia enarbol6 hasta ]a Revoluci6n Francesa son trici-
nadas por esta propia burguesia. Y una revoluci6n que esta-
blece los derechos del hombre y el ciudadano, aun dentro del
marco burguis, los traiciona de inmediato, restableciendo Id
esclavitud en Guadalupe y las otras colonias francesas. Atrs,
ignorados o falsificados, quedan los viejos humanistas. La
burguesia se encarga de desvirtuar los propios valores cultu-
rales que ha creado.
En nuestro siglo surge un nuevo humanismo, capaz de
retomar todo lo vilido de la tradici6n anterior y desarrollarlo
en una direcci6n realmente abarcadora del hombre. Es 6ste
el nuevo humanismo, socialista, revolucionario, renovador, de-
finitivo, en que se inserta la obra de Alejo Carpentier.
Este humanismo no estAl s6lo en la obra. Bfisquesele en I
vida, en la sostenida actitud frente al despotismo, contra cl
imperialismo, contra el fascismo, contra ]a injusticia, a un
tiempo apasionadamente nacional y vehementemente interna-
cionalista.
Al visitar esta exposici6n, en un camino de cincuenta afios
de trabajo, el lector tender la posibilidad de entrar en ]a obra
de Carpentier, en sus misterios, en sus secretos creadores.
Aqul estA en breve espacio y colocado por las manos respe-
tuosas de los trabajadores de la Biblioteca Nacional, un tesoro
artistico que por su fidelidad al hombre, nacida de una cubanfa
decisiva y total, va destinado al hombre de todas partes, a!
de todas las latitudes y de todos los tiempos, al que ]a ha
inspirado y a quien pertenece.













Hornenaj'e a Alejo Carpe,,I'er*







Juan Marinello

Como culminaci6n de los actos senialando cl setenta aniver-
sario de Alejo Carpentier, el Comitd Central del Partido Comu-
nista de Cuba, su Partido, ha querido rendirle cl homenaje
que merece una jerarquia intelectual que sobrepasa con rnucho
los limits de su Isla. S61o ha errado el Partido en la desig-
naci6n del encargado de hacerlo.
Los actos de este feliz jubileo significan la obligada pleite-
sfa a una vida larga y fecunda, entregada sin regateo ni desvios
a la tarea creadora. Durante medio siglo ha realizado Carpen-
tier una obra intensa y cuantiosa en que su cultura, tan nume-
rosa y profunda, ha sustentado una invenci6n original y ascen-
dente. Saludamos esta noche a un hombre de letras que honra
a su tiempo al traducirlo en un testimonio rico y sensible, de
sangre y vuelo.
El hecho de cubrir ]a novela espacio dominante en la obra
de Carpenter, nos hace olvidar a veces otros territorios de su
actividad literaria. Jsta es la ocasi6n de encarecer -y puede
hacerlo el que, como quien habla, ha seguido desde los inicios
su trabajo incansable-, los aportes de nuestro escritor en
dominios de primera importancia para nuestra informaci6n y
nuestro saber. Es el tiempo de recordar el relieve del musi-

* Palabras lefdas en el homenaje rendido al escritortpr el Comitd
Central del Partido Comunista de Cuba en el audit6rium Amadec Rolddn
la noche del veintisdis de diciembre de 1974.









c6logo de ancha universalidad que fij6 en el moment preciso
los derroteros de ]a producci6n cubana en ese campo, dejando
libros que son ya fuentes ineludibles y en los que se entrelazan
el conocimiento exigente y Ia sintonia creadora.
No es 6sta la hora de silenciar cuanto debe nuestro pueblo
a la labor de Carpentier comoinformador sabio y alerta de los
rumbos del pensamiento y la sensibilidad universales y de sus
mris erninentes representantes. Han hecho bien los trabaja-
dores de nuestra prensa en conceder al escritor la mAs alta dis-
tinci6n.
Durante tiempo dilatado estableci6 Carpentier tn puente de
informaci6n y entendimiento que nos puso al dia, nutriendo
los Avidos cauces de nuestro obligado retraso. Movimientos,
orientaciones y personaT.dades que hoy nos son families fue-
ron presentadas a nueqtra inquietud juvenile por Alejo Carpen-
tier. Es possible quc )o Jmrren los que, m is j6venes, gozan
del aporte sin conocer quin Io hizo, no los que dia a dia mi-
dieron la constancia v cfarridad del aporte.
Es oportuno queen mua ocasi6n como sta se evoque la oba
de nuestro contempor~rco cn toda su magnitud y significado.
Novelista que dejard huella peoranentc en ]a literatura de
nuestra lengua, sustenta, con Nicol!$s Guillkn, el relieve de un
tempo decisivo en la intCW'raci6n cultural de nuestro pais; pero
sus dotes singulares van mnucho ma's alla de la narraci6n y su-
ponen, en su conjunto afortunado, una contribuci6n esencial
a la presencia de Cuba en el mundo de la cultura y ha creaci6n.
Parece obligado que nos preguntemos por qu6 razones el
Comitd Central del Partido Comunista de Cuba sefiala con este
homenaje la madurez laboriosa y prornisora del m6s destacado
narrador cubano del moment actual. Dar contestaci6n a esta
pregunta es Ia justificaci6n de la pleitesia que ahora le rendimos.
Creo que la raz6n esencial de este homenaje apunta hacia
dos hechos capitales: a Ia categoria de un incansable poder
creador y al campo que cubre ese poder. Estos dos elementos
integran la singularidad que proclamamos esta noche.
En la meditaci6n de estos apuntes hemos contemplado de
nuevo el friso impresionante, poblado de grandes planes ma-
trices, de la narraci6n carpenteriana. Del conjunto aborras-
cado y contradictorio, buceador y clamante, se aiza una con-
cepci6n de Ia tarea narrativa que es como el arma secreta


10








de su lograda calidad. Al terminar la pAgina mAs reciente de
nuestro gran escritor nos viene a Ia mente la afirmaci6n
de Thomas Mann que alguna vez ha recordado l mismo: "La
novela ha dejado de ser relato de mero entretenimmiento, ha
escrito Man, para haccrse medio de indagaci6n y conocimiento
del hombre."' Indagaci6n y conocimiento del hombre, dsta es la
hazania que estamos festejando.
No es que deje de ser ia novela el espejo situado sobre el
camino, de la vieja definici6n; es que el espejo ha de registrar
ahora imagenes y circunstancias que antes quedaban fuera de
sus border, y relieves que no se marcaban en ia superficie
denunciadora. Esta nueva responsabilidad de apresar a un
tiempo la fisonomfa y la entrafia, el gesto y su causa, hace del
narrador un pequefio dios desvelado y ansioso, consciente de
que su oficio se proyectarfi en el cauce de una libertad condi-
cional desafiada siempre por el suceso imprevisto.
La gravedad del encargo novelfstico, tan bien cumplido por
Alejo Carpentier, lo sitta en lo rnAs cimero de la narraci6n
en length espai"ola de su poca y es su condici6n ejemplar,
actualisima, la que alinenta una estatura que se descubre
desde rumbos numerosos. Demos algfin espacio a identificar
la sefW venturosa.
El caso de Alejo Carpentier, en su colnada eminencia, fuer-
za a mirar hacia la narrativa latinoamericana, que alcanza
en nuestro tieinpo consistencia y nivel hasta aqui desconoci-
dos. Desde luego que tal altura y fortaleza no son dones mila-
grosos ni dWdivas gratuitas sino el fruto de una tradici6n de
mucha enjundia y radio. Estamos en la hora de recorder y
agradecer una empresa fundadora que se transforma hoy en
nuevas perspectivas dichosas. El aporte andador, llamado a
tantas culminaciones, de la narrativa americana, es mi s cuan-
tioso y profundo de lo que aparece en los enjuiciamientos
precipitados.
Cuando cierto aventurero de Ia poliftica y ]a iteratura quiso
acufiar una frase efectista: Amnrica sin novelista, no supo ras-
traer, en lo ancho de una corriente secular, cuanto hay de bue-
na sustancia novelistica -de Sarniento a Marti-, aunque no
se cobije siempre bajo el titulo consabido. Las excelencias que
ahora registramos son hijas de un torrente alterado y volun-
tarioso--americano- que nos ha ido dejando en perfiles
veraces y elocuentes la piel y la viscera del que llamaba Boli-
var nuestro pequen-o ginero humano.


11









Esta es tambidn la hora de recordar las tres novelas ejem-
plares de nuestra juventud, Dos Segundo Sombra, Dofta Bdr-
bara y La Vordgine que, con su carga de nanquedades y
excelencias, anuncian la claridad que ahora nos alcanza. En
aquellos documentos afortunados, sobre los que se ha volcado
tanta algarada pol6mica,anda el arranque de los rumbos ascen-
dentes que ahora descubrimos. Pero la proclamaci6n de nuevas
medidas en la novela americana no supone, por razones muy
claras, que se hayan esclarecido todos los senderos ni que se
hayan encontrado las maneras impecables. Por fortuna, una
nueva estimaci6n de los rurmbos apetecidos comienza a situar
las cosas en su punto de verdad.
Por mucho tiempo todavia--Io anunciaba ei Amauta Ma-
riitegui con perspicacia habitual- serA lo europeo, en sus esen-
cias culturales, el acervo nutridor de lo americano, sin que
ello pueda ni deba suponer la copia y la servidumbre. Y sigue
estando en lo mls intimo de nuestra problemktica literaria el
recibir el aporte europeo con acogimiento limpio, consciente,
desembarazado y afirmativo. La f6rrnula levantada por Jose'
Marti, injdrtese en nuestras repablicas el mundo, pero que el
bronco sea el de nuestras repablicas, sigue siendo vflida, pero
a nivel del tiempo presente.
Ha pasado mucha agua bajo los puentes comunicantes des-
de la sentencia iluminadora de nuestro h6roe elocuente. Los
cambios producidos en el mundo han conducido a un esclare-
cimiento en las rutas fundamentales que s61o desconocen ya
Jos hip6critas y los maliciados. El mundo esta' partido en dos
porciones opuestas y contrarias, distinguidas y diferentes por
la clase social que ordene la comunidad; y mientras el orbe
capitalista, negador del hombre, se desintegra entre la miseria,
cl vicio y la opresi6n, el campo socialista, ya victorioso, abre
avenidas de dimensi6n insospechada a la esperanza humana.
El hecho primordial que rige nuestro tiempo no puede pro-
ducirse a espaldas de la preciosa actividad de nuestros creado-
res literarios, sin que les pidamos una estrecha postura agita-
dora y militante. Nuestra revoluci6n, fiel a las orientaciones
de su Jefe, el compaiero Fidel Castro, no impone ni recetas
forinales ni normas temafticas; su ley es la del respeto a la
adivinaci6n de cada creador; y cuando ponemos un valladar
a la obra que sirve al campo enemigo, lo hacemos en defensa
de la misma libertad de creaci6n, porque sobran ya las prue-


12








bas de que alli donde triunfan y mandan los imperialistas y sus
c6mplices -y nos viene al recuerdo, obligadamente, el caso
espantable de nuestros hermanos chilenos-, esa categoria no-
ble y superadora que es el arte, cae y desaparece junfto con la
dignidad humana. El quilate-rey de nuestro trabajo esta en
la libertad que ama la libertad.
Es por estas convicciones, tan simples como evidentes, por
lo que, reconociendo que la novela americana levanta el vuelo
con nuevas gallardlas, estamos en el deber de objetar cuanto
hay en algunos narradores de la nueva onda de imitaci6n invA-
lida, prendida en gracias menores y en soliloquios de aliento
efimero, nacidos no en sociedades decadentes -que no pue-
den existir para nosotros-sino en distracciones c6mplices
destinadas a estorbar el paso hacia una realidad en que sea 1o
artistico crecimiento obligado y gozoso del hombre.
No todos entienden que esta alcanzando nuestra novela
nuevas erinencias en raz6n de su capacidad para traducir las
mis profundas esencias del orbe maravilloso que es Amierica.
Tan inedible es Ia riqueza de nuestro Ambito contienental
que ]a evasi6n ante sus conflictos y esperanzas denuncia una
ceguedad que invalida los mejores intentos. La fidelidad de
Alejo Carpentier a la cita de complejidades que es nuestro
mundo le asegura, para hoy y para maiiana, la condici6n gula-
dora que nos ha conducido a esta celebraci6n gozosa.
Alguna vez hemos dicho que s6lo arriba a la mayor altura
Ia novela que es, encarnizadamente, la mejor historia. Por ser
esto verdad, vive poco la obra de ficci6n que no aloja en sus
dominios ]a sustancia personalizada de los grandes empefios
colectivos. Y no puede realizar esta conjunci6n trascendente
sino el que conozca en una demorada intimidad ia peripecia
que traduce. Esta verdad explica el fracaso continuado de tan-
ta narraci6n producida por control remoto.
No hay en la obra de Carpentier testimonio que no nazca en
un largo trato enriquecedor. Su entendimiento consustancial
del Haiti de magia, sangre y rebeldia se hace en una entrafiada
convivencia; la imagen de Ia tierra continental se cuaja en su
trnsito apasionado por la selva venezolana. La Habana de
Alejo Carpentier, tan lograda, tan mimada en el trasunto y en
la brisa, ha conocido en muchas tardes la mirada incansable
de su mejor amante. Corno la Amnrica es su experiencia, la
Am6rica debe ser su novela.


13









No es descaminado que recojamos, para contradecirlas,
ciertas objeciones a la obra de Alejo Carpentier. Nos referimos
al europeismo, al barroquismo y a la inclinaci6n hacia lo real
maravilloso, que alguna vez se le han sefialado.
En lo que mira al barroquismo de buena parte de su obra,
debe decirse que si es legitimo que cada autor escoja sus ca-
minos y lo barroco, por multiples razones, estA en la entrafia
de una tradici6n poderosa, la mirada debe posarse en la inven-
ci6n y el garbo con que se transita la ruta elegida. Y bastarfa
leer los Althmos relates de nuestro compatriot para quedar
convencidos de que es lo barroco Io que aparece ganacioso
en el encuentro.
En el reparo de europensmo hay un error de mucha cuenta.
ZEs que -volvamos otra vez a Mariaftegui- puede legarse a
algun nivel sin el tesoro invalorable que es el saber de las viejas
tierras matrices? -Y La cultura nAs valerosa y actual, la que
impulsan los paises socialistas, ignora las fuentes seculares
que dieron poder profdtico a Carlos Marx y sustento ique-
brantable a la acci6n de Lenin? Lo que debe sefialarse como
lecci6n carpenteriana es el modo certero en que vuelca sobre
nuestras tierras el entendimiento de las races venerables para
impulsar las floraciones nacientes.
La atenci6n de Carpentier por las creencias primitivas y su
reiteraci6n en el recuento de guerras que no triunfan, barbaric
que no acaba y tiranos que persisten, ha levantado a veces la
sospecha de un regodee sin objetivo, que pudiera volverse ver-
si6n moderna del corsi e ricorsi del viejo Gianbattista Vico.
Si asi fuese, la historia quedaria como una serpiente que se
muerde sin cansancio la cola empapada de sangre. Creo que el
compafiero Salvador Bueno disuelve cumplidanente tal sos-
pecha. Para hacerlo, culmina sus razones con unas palabras del
propio Carpentier sobre El reino de este mundo. Son las que
dicen:
Lo hermoso en el hombre est en su voluntad (y su
facultad) de mejorar lo que es... para m, Prometeo
(el del mito) y Yuri Gagarin (el de la realidad) se iden-
tifican. Ambos roban el fuego mitico, propiedad de los
dioses, para entregarlo al hombre... Y el hombre, siem-
pre inaciable, pide mins y m s... De ahl que El reino
de este mundo se vaya haciendo mejor cada dfa.


14








La afirmaci6n me recuerda, por fuerza, la coincidencia con un
gran poeta de Francia. Cuando un cat6lico apasionado se asom-
braba de que un hombre como Paul Eluard no creyese en el
otro mundo, taste le contest6: "Si, hay otro mundo, pero aca
abajo."
El reino del mundo americano es en tal medida magno y
sorprendente que es ahi donde se prende la acusaci6n de recu-
rrencia que se hace a nuestro novelista mayor. Por algo afir-
maba Jos6 Marti que su Am6rica era un gigante desconocido.
Para Ilegar a su real conocimiento ha de poner el escnitor, cons-
ciente de su destino revelador, una pasi6n de sintonia y servicio
que supone, cada dia mis, una responsabilidad dificil y gran-
diosa. Ha de ofrecr nuestros pueblos en sus manquedades
desoladoras, en sus dolores insondables y en su victoriosa re-
beldia, sin desprecio de una capacidad de fabulaci6n que es
como la reserva que espera tambi6n una nueva vida ibertada.
Lo hecho por Alejo Carpentier en su s'ptima d~cada y lo que
anuncia su inquieta madurez, aseguran el cumpliniento de tai
magno encargo.
Podri el meditador de mariana, mejor que el de ahora, ofre-
cer la escala de la transformaci6n americana. Se descubrir
entonces el fundamento de la gozosa exaltaci6n de nuestro
Ap6stol frente a cada uno de los avances de la patria grande.
Jarn-s una regi6n dominada por los colonizadores nuevos y
viejos para la sumisi6n esquilmadora ha efrecido -desde Tupac
Arnaru al Che Guevara y desde Heredia a Maridtegui--, tal
suma de hazafias libertadoras de la vida y del espfritu. Sobre
ese sustento se afianza la esperanza de que crear6f nuestra
Am6rica, sobre la ruina de barbaries de ayer y de hoy, un hom-
bre nuevo en Una nueva sociedad.
Todo aniversario es, como en el caso de esta noche, recuento
y perspectiva, sobre todo si las facultades aclamadas mantie-
nen su vigenca fecundante. Ha de serlo, en toda su medida, este
cumpleafios de Alejo Carpentier. Hasta aquf nos ha dado mu-
cho mundo y trasmundo americanos; tenemos derecho a pe-
dirle la imagen entera, cabal, de nuestro destino en marcha.
El camino recorrido Por su hazafia 1o conduce a una coyuntura
singular. Su magna sinfonia americana marcha hacia un remate
clamoroso. Su libro reciente, El recurso del mdtodo, es el re-
gistro cumplido de la picaresca de este lado atlintico en que se
melan la simulaci6n y el crimen, dominates todavia en


15








muchos pueblos latinoamericanos. Realidad engreida, est he.
rida en la mddula y condenada a muerte cercana. Quien nos
ha dado tan buena noticia de lo deleznable tiene fuerzas sobra.
das para ofrecernos los relieves de la acci6n justiciera. Sin
intentar un juego de palabras, pero recordando el titulo de su
obra en prensa, debemos pedirle, en esta noche inolvidable,
que la consagraci6n de sus nuevas primaveras nos d la inti-
midad heroica de la gegunda guerra de independencia ame-
ricana.
Llega Alejo Carpentier a un aniversario de su escritura, mis
que de su vida, en las puertas de un afto decisivo para la Amd-
rica de su amor. Ciego ha de estar quien no yea una nueva
magnitud vencedora en la luci a de nuestros pueblos contra el
enemigo comuin imperialist.
La acci6n decisiva de la Revoluci6n cubana ha abierto ave-
nidas que no pueden cerrarse y sus grandes avances irreverst-
bles acrecen el tamanio de su ejemplo. Damos toda su signifi-
caci6n hist6rica a los procesos libertadores de Peril y de
Panamdt; sentimos como propios los progresos de la lucha
liberadora del pueblo de Puerto Rico, calibramos, con el espi-
ritu en alto, la postura de los gobiernos dignos, libres y sagaces
que no se han dejado intimidar por la amenaza imperialista
que ordena nuestro aislamliento; pero diriglimos la vista anhe
lante y fraternal a las raices anchas y profundas que aseguran
el triunfo cercano. En la incorporaci6n combatiente de las
masas del campo y ]a ciudad, de la plantaci6n y de la mina,
del mar y de la selva, estAi el mafiana radioso de un costado
del mundo que dara al hombre valores de jerarquia insos-
pechada.
Este acto, que mira hacia la obra de un gran escritor, posee
sentidos que, afincados en su esencia, traspasan la intenci6n
de su convocatoria. Por qu6, debemos preguntarnos, este go-
zoso jubileo de Alejo Carpentier se marca al mismo tiempo
en Moscii, en Caracas, en La Habana y en otras ciudades? Por
qud estain en esta sala, junto a los mals genuinos representantes
de nuestra cultura, escritores, pl"sticos y mfisicos de las patrias
hermanas? Por qu6 estan presentes compafieros de la grande
y querida Uni6n Sovietica, personeros de un saber y de un crear
de poderes invencibles? Ocurre todo esto porque es Ia de esta
noche una fiesta de la cultura libertada, una fiesta de la cultura
libertadora; una fiesta en que sentimos legar el advenimento


16









de una Amdrica nueva y grande, de voeaci6n universal, triunfo
de la justicia y del ensueio.
Nos ha dicho Alejo Carpentier que su pr6ximo libro finaliza
en las vfsperas del triunfo hist6rico de Playa Gir6n. Buen final,
pero mejor principio. De alli debe partir lo mis cuajado de su
maestria. Ali debe alumbrar, en todo su esplendor, el alba de
una edad digna de su talento y a nivel de su tiempo. Desde
este aniversario saludamos esa obra.


17















Har# terminado para el escritor

cubano los tiempos de soledad,

para il ban comenzado los

tiempos de solidaridad."

(Palabras de agradecimiento a Comit
Central del PCC)






Alejo Carpentier

Compafieros del Comitd Central del Partido
Comunista de Cuba.

Compafieras y companieros:
Una noche del afio 24, salfamos, Ruben Martinez Villena y
yo de una alegre tertulia minorista donde mucho se habia
hablado de la evidente renovaci6n que se estaba operando des-
puds del tdrmino de la Pruiera Guerra Mundial, en los domi-
nios de la literatura, de la plastica, de la muisica. Rub6n, como
todos los companieros de nuestro grupo, se apasionaba por los
atrevimientos de la pintra nueva, de la poesfa nueva--habien-
dose liberado ya, hacia tiempo, de las seducciones del moder-
nismo dariano y posdariano, muy en boga, todavia, en ciertos
circulos intelectuales latinoamericanos. Todos velamos, en las
afirmaciones del entonces Ilamado vanguardismo (un vanguar-
dismo que poco tenia que ver con lo que Marx, en sus escritos
djuventud, habfa calificado de vanguardismo, casi un siglo


19









atr-s,...) el advenimniento de una Nueva Era, en cuanto a la
expresi6n artistica. Sin embargo, observaba yo que, aquella
noche, Rub6n estaba como atormentado por las peripecias de
un mon6logo interior. Mon6logo interior que se exterior z6,
de pronto, en una frase que habria -de marcarme profunda-
mente:
ZArte nuevo? -decia-. -Poesia nueva? Pintura nue
va? Bien, Pero.. -No seria mejor empezar por hablar
de un Hombre Nuevo? eD6nde rne dejan al Hombre
Nuevo en esta afirmaci6n de valores nuevos, que s6lo
serain realmente nuevos cuando sean la emanaci6n de
un hombre nuevo, hecho nuevo por la instauraci6n
de un Orden Nuevo?

Confieso que este tajante e irrebatible enunciado me remo.
vi6 a lo hondo. Y como hablabase mucho, entonces, de un
problema de la deshumanizacidn del arte, planteado por Ortega
y Gasset, adverti de pronto que, equivocAndose en 6ste como
se habia equivocado ya en muchas otras cosas, Ortega habia
planteado el problema en falso. Tonto y vano era hablar de
deshumanizaci6n del arte, cuando el verdadero problema plan-
teado por las voliciones hist6ricas de la 6poca era el de la
Humanizaci6n o Deshumanizaci6n del artista.
Claro estaba que a este problema respondfa una soluci6n
inmediata: la del acercamiento mas o menos comprometido,
mds o menos activo, a una ideologia political encaminada a
renovar la sociedad, echando abajo las resquebrajadas catego-
rias y jerarquias del Estado burgues, tal como lo padeciamos
entonces. Julio Antonio Mella ya lo habia entendido asi, pronto
seguido por el propio Ruben y por nuestro Juan Marinello,
que se halla con nosotros esta noche, y para quien no hallaria
expresiones ahora, si acudiese a los recursos de una improvi-
waci6n posible, con que agradecer las gencrosisimas palabras
con las cuales, al cabo de una amistad de medio siglo cabal,
ha tenido a bien enjuiciar, slituar, elogiar, mi tarea de escritor,
trash de un largo camino que nos llev6 a encontrarnos, mds de
una vez, en las grandes encrucijadas culturales y politicas del
mundo moderno... Lo que estaba ocurriendo en los dias, que
ahora evoco, donde un Mella, un Rub6n, un Marinello, desem-
pefiaban ya un papel precursor (y perd6neseme que s6lo cite
los nombres de aquellos quc ejercian una gran influencia sobre
mi, por Io mismo que estaban muy cerca de mi), --o que ocu-
rrla en esos dias, repito, era de suma importancia para el fu-


-0 ,








turo de la-culta cubana, 1por cuanto, entre nosotros, se iba
afirnado la insoslayable urgencia de un- comprometiniento...
Invirtindose los trminos del refrfn, hubiera podido decirse
entonces: "Dire quidn eres.., y te dire con quienes andas".
Corno ustedes saben, me marchb6 de, Cuba en 1928, luego de
una prisiftn que me hizo creer, acaso equivocadamente, que
cualquier actividad politica mia, en lo adelante, serfa ahogada
at nacer, puesto que la polica nmachadista estaba al tanto de
cuanto hacia. Y cudI no seria mi sorprcsa al darme cuenta,
ilegando a Europa, de que el dilema del comprometimiento o
no cornprometimiento politico, planteado ya, aftos atrts, ante
Ja'inteletuatlidad cubana, se estaba imponiendo ahora, inapla-
zablemente a Ja intelligentzia europea, promoviendo discusi.
nes, cismas, escisiones, sin cuento. Ahi tampoco podia nadarse
enr dos agas. Habia que decir SI o decir NO--aunque mu-
chos tratan de esquivar ia afirmativa, recurriendo a las fala-
c"s de "terceras soluciones"m soluciones neutras, ambiguas
Sepicenas... ue quedaban en vagas utopias de sal6n..,
Luego. .all como acA se planteaba el mismo problema? Al
principio, pens6 que as( ocurria, ]a poca era la poca, y Ta
historia de esa 6poca -1a nuestra-- no nos ofrecia sino dos
comentes. La de la reacci6n. La del 'rogreso. Luego, Am6rica
Latina y Europa se apareaban, para los hombres liamados "in.
telectuales" en una identidad de tendencias, en funci6n de las
cuales habria de actuarse con iguales tActicas, usindose de los
mismos medios de difusi6n.
He dicho "para los hombres Ilamados intelectuales". Y para
que el t6rnino, harto impreciso en si mismo, lo sea un poco
menos, reducidndose al campo de mi profesi6n, dir: para el
escritor. Para el escritor de una Europa no socialista. desde
luego, y para el de una Amrica Latina que estaba, al parecer,
muy lejos de serlo... Y con esa convicci6n andaba cuando,
un dia, cierta encuesta abierta por un peri6dico de Paris, me
hizo ver las cosas de modo muy dastinto. En dicha encuesta
reguntbase a los escritores: "Para quidn escribe usted?"...
contestaba uno: "yo quier'o alcanzar un vasto ptiblico, tra-
tando temas sencillos con la mayor sencillez posible."" Y con-
testaba otro: "Mis libros se venden.bien; lo cual demuestra que
el lector se-va- acostumbrando a un estilo dificil." Y contestaba
,eI tercero: "'Yo hago una literatura de buisqueda. y experimento,
que s6lo alcanza unos quinientos o seiscientos lectores. Por
,ahora, me basta con ellos." Es decir: eI escritor escogia su
Pdblico; trabajaba en funci6n de un ptiblico* determinado.


2)








Pues bien: entendf de pronto, que tal encuesta serfa impo.
sible en Amrica Latina. Y ello porque, a ]a pregunta hecha,
el escritor podia ofrecer una sola respuesta: "CPara quienes
escribo?. .. Pues... para los que saben leer!..."
Para los que saben leer, porque en la mayoria de nuestros
pauses habia un numero aterrador de analfabetos que debia-
mos restar de la suma total de habitantes. Y de lo restante,
debiamos retirar, ademais, la tremenda cifm de personas que,
siendo capaces de escribir sus nombres y hasta leer trabajosa-
mente el peri6dico, jams pasarian al esfuerzo mayor de leer
un libro. Y sobre estos, habia que afiadir aquellos que, por no
haber sido Ilevados hacia el libro, por no haber sido educados,
invitados, inducidos, a leer, jam s entrarian en una librerfa
-donde Ios libros, por afiadidura, eran excesivamente caros.
Y como si esto fuera poco, a esto se sumaban los hombres y mu-
jeres de una burguesia harto entregada a sus frivolos queha-
ceres y entretenimientos, para consagrar el menor tiempo a ]a
lectura -burguesia que, en lo que se refiere a nuestro pais,
como bien sabido es, despreciaba ]a cultura, situando al escri.
tor en la escala ms baja de la valoraci6n social.
El escritor nuestro ---el de Cuba y el de muchos otros paises
del contiente- escribia para una reducidisima clase de le-
tores que, sabiendo leer --en el sentido literal y extensivo de
la palabra- adquiria libros, y para los de su misma clase y
condici6n--valga decir: para la aente de la que en la Rusia
del siglo xix calificdbase de intelligentzia. De ahi, la terrible
sensaci6n de no ser escuchado, de escribir para unos pocos
amigos, que se desprende de memorias, de cartas, de articulos.
de tantos y tantos escritores nuestros anteriores a la Revolu-
ci6n... "Aqui no se puede hacer nada"... "No hay amblen-
te... No hay pdblico... El esfuerzo intelectual es infitil", lese
cien veces, cual iamentoso leit motiv cien veces repetido, en
tales textos.
El escritor nuestro, en los afios anteriores al de 1959, es
hombre que vive en soledad, en terribIle soledad, frente al
manuscrito cuya edici6n habra* de costearse con dineros propios
o en el meior de los casos -y esto, muy excepcionalmente-
que serA editado en el extranjero. Y cuando sea editado en el
extranjero, apenas si habrA de mostrarse, por vlas de regreso,
en las librerias de su pals.
Los inteletuales cubanos que -hallAndose en ]a patria o
en el extianjero- oyeron hablar, cierto dia memorable del


22








afio 1953, del Asalto al Cuartel Moncada, no pudieron vislum-
brar, ciertamente, la importancia que ese acontecimiento ha-
bria de tener para su futuro... Ese dia, sin que ellos pudiesen
advertirlo, se habia gestado una transformaci6n total de la
vida cubana -algo que, en futuro pr6ximo habria de dar
rumbos nuevos a nuestro destino. Pronto terminarian los
tiempos de la inutilidad, de la soledad, de la terrible soledad,
del escritor. Pronto le serfan ofrecidas nuevas Tareas, grandes
Tareas -como las que se ofrecieron repentinamente a la avi.
dez creadora de los escritores de idioma ruso, despuds de un
fin de afio-justamente llamado hoy "de los diez dias que
conmoieron el mundo" -quc habnia de transformarlos en
ciudadanos activos y fitiles de una Uni6n Sovidtica pronta a
nacer..
Pero ahora, ]a historia empieza a apretar su ritmo. Los
acontecimientos se suman a los acontecimientos. Es la Sierra
Maestra. Y es la victoria de la Revoluci6n. Y tras de la Victoria,
]a inmediata creaci6n de nuestros m~iximos organisMos cul-
turales; la extraordinaria campafia contra el analfabetismo,
que no solamente ensenaria a leer a una enorme cantidad de
cubanos, sino que los iria lievando hacia el libro, la lectura
del libro, la adquisici6n del libro, puesta a su alcance al cabo
de tan larga espera... No vengo aquf a hacer historia--histo-
na de Io harto sabido por todos, puesto que todos hemos sido
testigos de la prodigiosa transformaci6n de un pueblo que se
cuenta hay (y esto lo reconocen ya numerosos organismos
internacionales) entre los que en el mundo presentan una ma-
yor producci6n de libros per cipita. No he de recordar cuanto
debemos todos a los empefios culturizadores de nuestros or.
ganismos revolucionarios, a la atenci6n constante prestada a
todas las manifestaciones de la cultura por el Partido Comu.
nista de Cuba; las fecundas orientaciones ideol6gicas recibidas
del compaflero Fidel Castro... Todos sabemos cutinto se ha
hecho. Y todos estamos justamente orgullosos de saberlo.
Y hoy, hablando como novelista que soy, di1r que me siento
rodeado, lefdo, entendido, por millares y millares de lectores,
Por una multitud de Jectores, por una masa de lectores, aqui.
donde casi nadie !ea mis libros antes de la victoria de nuestra
Revolud6n... Han terminado, para el escritor cubano, los
tiempos de la SOIEDAD. Para 61 han comenzado los tiempps
de la SOLIDARIDAD.
SOLIDARIDAD que nos alienta a crear en
daridad; en expresar nuestro presente, nuet








realidad actual, inscrita en el contexto tde un Continente cuyo
destino total se vincula estrechamente al de nuestra patria,
por paralelismos hist6ricos, por aspiraciones comunes, cuyo
recuento no me tocaria hacer aqui, esta noche.
La Revoluci6n Cubana ha trafdo al novelista nuestro una
infinidad de temas nuevos, en p.ripecia pasada que ain espera
su fijaci6n literaria, en studio del presente, en visi6n del .fu
turo --en un proceso donde no estamos solos. Y, por ello, al
elegir el asunto de una novela future, ojal nuestro novelist
joven de este aio 1974, relea, para hallar en ellas una gufa, las
breves Ifneas que nos dej6 nuestro Josd Marti en su extraor-
dinaria carta de 1877 -hace casi cien afnos- al periodista cen-
troamericano Valero Pujol:
Les hablo de lo que hablo .iempre- de este ante
desconocido, de estas tierras que -balbucean, de nues-
tra Amrica fabulosa. Yo naci en Cuba,. y estard en
Cuba auin cuando pise los no domados valles del Arauco.
El alma de Bolivar nos alienta; e pensamiento ameri-
cano me transporta.. Estoy orgulloso de mi amor a
los hombres, de mi apasionado afecto a todas estas
tiers, preparadas a com'n destino por iguales y crten-
tos dolores... Trabajar mucho, engrandecer a America,
estudiar sus fuerzas, y revelirselas, pagar a los pueblos
el bien que mc hacen: ese es mi oficio.

Oficio de revelar. Lo dijo Jose Marti definiendo, de manera
elocuente y decisiva, (A deber del novelista revolucionario de
estos tiempos... jSea esta la tarea impuesta a si mismo por
el novelista revolucionario de Cuba y de Amdrica!... Con ello
habr merecido el altisimo, el insuperable premio, de trabajar
para los suyos y para los demais, en funci6n de SOLIDARIDAD.
S61o me resta agradecer una vez mes las generosas palabras
que pronunci6 hace un momento mi entrafiable y ya amigo
de medio siglo Juan Marinello, y dar las gracias m's sentidas
y m~s emocionadas a los compafieros del Comit& Central del
Partido Comunista de Cuba, que han tenido a bien organizar
este acto, inolvidable para mri, en el dia preciso -y hasta dirfa:
en ]a hora precisa-en que cumplo setenta afios de existencia
en iyna Cuba revolacionaria, cuya realidad -responde a mis
desde los dias de mi adolescencia.
las compafieras y. compafieros que tuvieron la
icucharme:. Gracias.












La Conjura de Pa.s"fal







Alejo Carpentier

L Presentacicin del inm6vil
En aquella casa de La Habana vieja los libros y las puertas
se cerraban a un tiempo, al estampido del canionazo de las
nueve, arrojado desde Io alto de la fortaleza de la Cabafia, con
gran corcovio de ]a curefia, por la culebrina pintada de verdin.
El suefio dejaba un padrenuestro en el venga a nos tu reino,
y en las estancias de alto puntal, cuyas camas de caoba se
adornaban de palrnas de Domingo de Ramos, no quedaban
ms luces que las "velitas de Santa Teresa" encendidas al
Nifio de Praga, a ]a Virgen de las Mercedes y a la Virgen de
]a Caridad del Cobre, por las dos solteronas muy dadas a la
pesadilla de no poder correr ante hombres tremendos, ladro-
nes vestidos de negro, que las persegufan. Entonces sonaba el
despertador del tip6grafo solicitado por corondeles noctur-
nos, y todos los relojes de la cuadra empezaban a crecer, hin-
chado el pAlpito, para darse a inesperados contrapunteos por
sobre los patios alfornbrados de malangas mojadas. Cantaba
el Westminster de un comedor lejano, despertando al cuclillo
suizo de una habitaci6n de azotea; un cron6metro de potente

Hacia el afio 1943 empez6 A. C. a escribir una novela titulada El
clan disperse, que habrja de evocar la poca de creaci6n y actividades
del "'Grupo Minorista'. El manuscrito original (inconcluso) consta de unas
doscientas cuarenta piginas, de las cuales ofrecemos hoy las del primer
capftulo. Como podrd verse, algunos elementos que aquf aparecen pa.
saron, casi textualmente, a distintos Pasajes de El Siglo de las luces
y El Reurso del mdiodo (N. R.)


25








pulso -de los que encierran mechones de pel o se abrfa
como una almeja sobre el moard de'su leontina. Y proseguifan
su oficio de tinieblas, en compais de inetr6nomo, el reloj de
sobremesa con su zodiaco, el alfonsino de cifras fosforescentes,
el normando de pausado pdndulo, el del negrito que movia los
ojos, el recuerdo de, Estrasburgo, el horror de Torre Eiffel con
nacares y marcasita, y aquel otro, encerrado bajo Have para
que no revelara su secreto, que tenfa, detris de ia doble tapa
dos personages de oro trabados en una inacabable fornicaci6n
regulada a volante. Y todo aquel mundo de agujas vivas con-
tinuaba sucamino en redondo hacia el alba, nunca de acuerdo
con las campanas de )a catedral, anticipadas a ]a vez sobre el
bord6n de ]a Iglesia del Angel, pero atrasadas siempre sobre
la espadafia de la otra orilla del puerto, cuyo sonido era traido,
a travds del cordaje de los veleros, por el terral de madrugada.
Cuando los carros de la pesca doblaban Ia esquina, envuel-
tos en los cascabeles de sus mulas, un ruido nuevo, anunciado
por toss sordas, alargaba su renqueante ritmo en ]a obscu-
ridad poblada de relojes. Era como un ligero estertor de fuelle
de armonfo; como un silbido sordo, prolongado, singularmente
afinado sobre dos notas simultineas. Entonces, como si se
observaran las fases de un ritual consabido, se encendia una
cerilla y un olor de datura quemada invadia los corredores.
Afianzando las manos sobre rodillas que no podian apartarse
mas, sentado en el borde de una butaca de mimbre, Francisco
Meichor se habia inmovilizado en una posici6n forzada, que
le abarrilaba el t6rax y espigaba el cuello de venas hinchadas
hacia un semblante sudoroso. Todos los sonidos de ]a noche
habian adquirido una extraordinaria acuidad. Los oidos del
enfermo, sensibilizados por el humo de las "campanas dobles"
compradas al herbolario negro de la Plaza del Polvorin, iden-
tificaban los ruidos mis lejanos, arrancindolos a su distancia.
Asi, se habian adiestrado en saber de silbatos de locomotoras,
tambores remotos, partos en el vecindario, policias y ladrones,
cantos y traspies de borrachos, ayes de pesadillas, sirenas de
madrugada pidiendo puerto en la luvia. Tambien sabian de lo
que correspondia a convenios y reglas: el lanto del rorro ham-
briento. pronto acallado por ]a tibieza de un pecho: el lento
andar del sereno en medio de ]a calle: ]a ventana que se abra
para dar salida al amante; el bureo de los gallos que se armaba,
a media cuadra, cuando el alba verdecia el platanal del zapa-
tero remend6n; ,a caida de panes sobre un mostrador cercano,
a Ia hora en que los hombres se desharinaban el rostro vara
irse a dormir. Y tambidn el chirrido de la gran puerta clave-


26t








teada de abajo, anunciador del tardio regreso del padre --que
mentirfa mafiana, como todos los dias, afirmando, bajo un
guhio ir6nico de la cocinera, que se habia acostado a las once
y media.
Aunque Ia droga le hubiese traido a!gin alivio aquella no-
che, Ilevando una conocida tirantez a sus pupilas, Francisco
Melchor sabia que el asma no se dejaria burlar por hojas
quemadas, ni por cocimientos de hipocampos, tisanas de aba-
nicos de mar, infusiones de cuajani, y otras terapeuti'cas ne-
gras, de las aconsejadas por Tomasa Mayora -en realidad las
unicas un poco eficientes ante la total inutilidad de los larabes
iodotfnicos, papeles nitrados y cigarros de eucalipto. Por ello
no trat6 de volver at lecho, temiendo un ahogo mayor y )as
espantosas jaquecas que le lienaban ]a cabeza de piedras,
apenas trataba de dormir. Durante varios dias habria que vivir
asf, con los talones separados, sin comer, sin beber, sin des-
cansar, hasta que ]as ufias se le pintaran de azul, y el asiento
de algun polen, ]a muerte de una flor en el patio, ]a desapari-
ci6n de un pintor de brocha gorda, un cambio en a brisa,
determinaran el fin de una crisis. Asi habria que vivir hasta el
amanecer, y luego del amanecer al crepdsculo, con el terror de
]a noche pr6xima, hecha demasiado larga por los relojes que
]a median sonoramente, salidos de la sombra, medido a su vez
por el campaneo mayor del que ostentaba el Parlamento de
Londres detrds de sus saetas g6ticas. Con las primeras luces
del dia el olor del caf6 invadiria las habitaciones alta-. Luego,
anunciadas por el arrastar de sus chancletas, aparecerian las
Tias, con las cabezas mariposadas de papelilios. Tia Carmen,
sudando sus cremas de almendras amargas, envuelta en un
kimono de ciguienias en fondo negro, lo compadeceria con mu-
chas ligrimas en las oril!as de sus ojos todavia hermosos, hon-
dos de ternura demasiado amansadas por el noviazgo de nueve
afios con un quimico azucarero que siempre aplazaba el ma-
trimonio para despuds de la pr6xima zafra. Tfa Tula, de bata
blanca, con cintas rojas en los calados, mascullaria agan r-
proche para el padre dormido, incapaz de inquietarse porque
alguien, se mnuriera en la casa, prometiendo que aquel anio,
pensaran 1o que pensaran los demds, Ilevari" a Francisco Mel-
chor al pie de un almcigo, en la noche del 31 de diciembre,
para caue untra sus cabellos con la resina del arbol, en tanto
que ella recitarfa una oraci6n a San Alejo, primer rey de Ale.
jandria, mrtir siempre ahogado de tanto vivir debajo de una
escalera. En esto de dar cabida a plegarias poco ortodoxas en
SU habitaci6n demasiado Ilena de santos, detentes y escapula-


27









rios, habia alguna influencia de la negra cocinera, que ya ini-
ciaba abajo, como todos los dias, una milagrera jornada de
pervivencia a base de cr6ditos alternados, devoluciones de bo-
tellas vaclas, ventas de pomos, tratos y trueques con los pro-
veedores, pues el padre, para quien la casa era apenas un para-
dor eventual, lugar de suefio, asco y cuidado de enfernedades,
s6lo dejaria al marcharse, sobre el marrnol del velador, las mo-
nedas que le sobraran en los bolsillos.
Ahora, ]a luz tendria oficios de reloj, haciendo descender a
Io largo de una pared los circulos rojos y azukes sacados de las
lucetas de ]a ventana. A las nueve entraria en el mbito de la
litografia El regreso del piloto, quc equilibraba la otra famosa
de Les derniare cartouches, colocada del otro lado de la puer-
ta. Sobre las diez y media bajaria al grupo de revolucionarios
fotografiados en ]a manigua, seguiria las molduras del arma-
rio ca'Pdo con ladrillos, hasta perderse debajo de la cama
cuando sonara, en un colegio cercano, la campana que ordenaba
el fin del recreo del mediodia. Con esto iban y venian altas
voces en las aceras, siguiendo ]a trayectoria del sol. Cada hora
se acompafiaba de un preg6n distinto. Abriase ]a mafiana con
un pescado frescoooooooooo! escoltado por el caramillo del
amolador de tijeras, que sacaba de las tinieblas de los siglos,
de los dias inmemoriales de la invenci6n de ]a piedra de amo-
Jar, su cantilena agrestc en notas de modo hipofrigio. Sonaba
luego cl trhingulo del churrero. Despu6s, sobre un carret6n
adornado de palmas, se alzaba un mango, mangueeceeeee! que
tenia algo de Jubilate medioeval a causa de ]a melisma que pro.
longaba ]a silaba final en infiexi6n littirgica. Detrhs del tim-
bre del baratillero canario, con su cochecillo revestido de en-
cajes, aparecian dos voces cstent6reas que concertaban, en
ritmo de guaracha antigua, su para pantal6n y saco, traigo
pechero barato. De pregoneros nifios era cl a la rica pulpa de
tamarindo!, en tanto que el floreeceeero, floooooooores! era
atenorado por un colmillo, con falsete de sochantre. Cercano ya
el mediodia se instalaba en la esquina mas pr6xima un grito
que s6lo Francisco Melchor, obligado por fuerza a escucharlo
todo, hubiera podido explicar a los curiosos. Nacido, meses
atrls, con el claro enunciado de con picante y sin picante los
tamales, ese grito se habia ido apretando, por eliminaci6n de
valores, a traves de con picante y sin picante. Pican y no pican.
Piiiiiiiiiiiican, hasta reducirse a una especie de pizzicatto de
cuercLs, cloqueo de pdijaro inverosimil, ]anzado a ia cara de los
transei'ntes con apremio casi agresivo: Pic!.. Pic!....
PicL.o -


28t








Con la media nafiana, Francisco Melchor veia renacer el
tormento que implicaba, en sus dias de crisis, el olor de los
guisos. Ciertos sofritos criollos lienaban el patio de un hurno
acre cuando Tomasa Mayora abanicaba el fog6n de lefia, can-
tando una copla, de comienzos del siglo, que evocaba la retira-
da de los tercios espafioles, el ocaso de los charoles de la
Benemerita de San Fernando, el embarque de atades de solda-
dos muertos por los Iltimos anofeles de la colonia:
Con Palma de presidente,
Palma de paz y un16n,
Serd Cuba la naci6n
Mds hermosa de Occidente.

Cuando el canto se ensordecia un poco, metiendose entre pa-
redes, el adolescente podia imaginar a Ia negra vieja, de piernas
lentas y muy africana grupa, trajinando en el desorden de su
cuarto, situado encima de las antiguas caballerizas, entre sus
cajas de zapatos lienas de piedras, de hierros, de plantas secas,
de hojas de tabaco, y de oraciones para ganar a la loteria y
captarse la protecci6n de los Catorce Santos Auxiiiares. Ahora,
otra voz se alzaba en una de las habitaciones del frente. Con
la cabeza metida en un armario Ileno de cintas de falla, balle-
nas, retaZos informes, pomos de perfume vacios, alfileres de
sombreros y botones desemparejados, TIa Tula se daba a cantar
un arieta del Rey que rabid, cuya letra, en boca de una solte-
rona, lastimaba a Francisco Melchor como si, por haber nacido
hombre, fuese responsable de una frustraci6n que daba un
sentido casi doloroso a la melodia zarzuelera:
Yo que siempre de los hombres me burld,
Yo que siempre de los wvios me rei,
Yo que nunca sus Iisonjas escuchd,
Hoy en busca de un amante vengo aqui.

Una r-pida escala cromctica, tocada a dos manos, ascendia
por el teclado del Erard de Tia Carmen, aunque con el espe-
rado silencio del fa sostenido y del si natural cuyas teclas esta-
ban mudas desde hacia tiempo. De sus dos afios pasados en
un colegio de monjas de San Jos,6 de Tarbes, Tia Carmen
habia conservadp un apego desmedido po" Ia cultura francesa,
que se traducia en recitaciones del Lago de Lamartine, del
soneto do Arvers, y en sus lecturas de las Lettres a Franigoise
Jeune Fille de Marcel Prevost, sm olvidar algdn libro de Andre
Theuriet a Paul Hervieux.


29"*








Muy de tarde en tarde recibfa de Monique, hija de un co-
merciante francds, que habfa sido condiscipula suya, una tar-
jeta postal que representaba una esquina del Boulevard Hauss-
mann, el Trocadero o la colina del Sacrd Coeur. Cuando esto
acontecia, Tia Carmen, entristecida por vagorosos anhelos, se
sumia en la contemplaci6n de un piano de Paris -con aguje-
ros en los angulos, de tanto haber sido desdoblado-, y se daba
a realizar pascos con la ufla del dedo mefifique por avenidas
y cables. Su anaquel de musica, queriendo estar muy al dia,
se habia llenado de partituras de 6peras modernamente edita-
das, aunque ya totalmente olvidadas en Francia, como Loren-
zaccio, La Vivandire, Ariane, Monna Vanna, Le Roi Candaute.
Por error de un empleado de almacdn de miisica, que habia
confundido una Saiome alemana con la de Mariotte, la parti-
tura de Ricardo Strauss habia Ilegado a aquella esquina de
la Habana vieja, sin que Tia Carmen pudiese pasar nunca del
quinto comps, por lo dificil y erizada de alteraciones. No obs-
tante, el texto del final se le habia impuesto, con una cierta
seducci6n de cosa malsana y prohibida que la hacia exclamar
sobre un tr6molo de cosecha propia, con exagerado afrancesa-
miento de ciertas silabas:

Jd bdsd ta biiche, lokannon!
J9 bdsg ta biiche!...
En las duras horas del resol, Francisco Melchor solia amo-
dorrarse, en un suefio sin suenio, sobre el espaldar de una silla.
Cuando salf a del sopor, con la boca pastosa y varias agujas
frias clavadas en el fondo de la garganta, el preg6n de los
heladeros -coco, guandbana, mantecado!- Ilevado a comps
de una campana era ya cosa del crepiisculo. Entraba un barco
en el puerto, reventaba en pasodoble un organillo lejano, y la
noche descendia sobre el asfalto recalentado, sacando olores
de patatas terrosas y de cebollas retofiadas del fondo de caso-
nas coloniales, donde los sacos se amontonaban detrfs de puer-
tas con frontis de blasones. Am se oirian los ruidos de una
partida de domin6 en un zagufn cercano; como su novio estaba
de zafra, Tia Carmen tocaria el Babillage de Gillet o la Chacona
de Durand, con sus consabidos errores en los mismos compases.
Entonces sonaria el cafionazo de las nueve, Tia Tula cerraria
su libro, Tomasa cerraria las puertas, y los relojes, nuevamente
duefios de la casa, comenzarian a medir la obra silenciosa de
los comejenes que horadaban lentamente las maderas del piano
de cola, vaciatndolas de un polvillo blanco, parecido a la arena
escurridiza de los relojes de arena.
30












Homenaje a Alejo Carpentier

con motivo de su septuag"simo

aniversario







Salvador Bueno

Ahora, el veintiseis de diciembre, arriba Alejo Carpentier
a sus setenta afios. "Conmemoraremos de modo rutinario esta
entrada de un escritor a la etapa de plena madurez de su tra-
yectoria vital y de su quehacer creador? No seria posible efec-
tuar esta celebraci6n en forma festinada tan al comps de la
superficie aparencial de los fiechos. Hace ocho afios--preci-
samente en 1966- la Biblioteca Nacional Jos6 Marti present
una rica y variada exposici6n de las obras de Alejo Carpentier
bajo el titulo 45 ahlos de trabajo intelectual. La presentaci6n
bibliogrtfica que en ]a actualidad podriamos exhibir seria, sin
duda, mucho mals amplia, ya que nuevas versiones a muchos
otros idiomas se han hecho durante estos filtimos afios de las
novelas, cuentos y ensayos de nuestro gran escritor. Pero la
celebraci6n actual cobra mayor relevancia si subrayamos que
en este mismo afio Alejo Carpentier ha dado a conocer una
nueva novela, El Recurso del m itodo, esta' a punto de aparecer
otra, Concierto barroco, y sus editores en varios paises esperan
con impaciencia -igual que sus lectores- una tecera, de mu-
cho mayor volumen y trascendencia que auin no ha recibido
titulo definitivo, acaso sea La Consagraci6n de la primavera.
Sin g~nero de dudas, la producci6n narrativa de Carpentier
revela un indudable acento de identidad americana. Esta Am6-


31









rica fue desde los tiempos aurorales de descubridores y cro-
nistas, el continente de Io posible, un embrujado tcrritorio que
es capaz de transformar al hombre y at mismo tiempo permi-
fir la concretizaci6n de sus mas diversos sueflos, un continente
de mnitiples facetas que atesora tacitos misterios e in tcrroga-
ciones que afloran a travis de extrafios y maravillosos aConte-
cimientos que proqlucen expectaci6n y asombro y tambien,
por qud no, el erizamiento del espanto. Este continente de to
possible donde todo puede ser o no ser, que es scenario de to
portentoso e inauito, retorta donde se cuecen materiales y
elementos que en otros lugares dificilmente podrian fundirse.
No consideraxnos superfluo anotar aqui que ciertos pensa-
dores del antiguo hemisferio se han inclinado a sopesar, eva-
luar y aquilatar la proyeeci6n en CI Nuevo Mundo de ciertos
presupuestos ideales de lo que muy en abstracto hay que cali-
ficar como "lo europeo". De tal modo, el continente de Io
posible queda trasmutado en espejo propicio para que puedan
confrontar y medir la situaci6n de estas tierras a tenor con
pautas y concepciones que parten de Europa y pretenden ajus-
tar "lo americano" dentro de ciertos esquemas, de ciertos con-
ceptos bfsicos, con una mera funci6n especular. Para los que,
con Mirada paternalista, contemplan estos territorios como
hijos de la cultura europea, los sucesos de esta America le
parecen revueltas caracterfsticas de niflos inlnaduros, a los
que hay que uncir al carro de la "civilizaci6n" que, por su-
puesto, es ]a civilizaci6n europea, o como ahora gustan repetir
"Io occidental".
Mucho ha circulado la tesis presentada por Carpentier en
el pr6logo a El Reino de este mundo (1949) sobre "lo real-
maravilloso" como pivote esencial de la historia de Amrrica,
de nuestra realidad latinoamericana. No es lugar aqui para
explicitar los puntos frAgiles de este planteamiento analizado
desde el punto de vista cognocitivo, vale decir, del enfoque
realista necesario para captar y expresar la realidad de nuestro
continente. "Toda mitologia somete, domina, rmoldea las fuer-
zas de la naturaleza en la imaginaci6n -asevera Carlos Marx-
y desaparece por lo tanto cuando esas fuerzas resultan real-
mrente dominadas." -Ha ocurrido tal proceso en nuestro he-
misferio latinoamericano? Confesemos radicalmente que no.
De ahi que fijar los riesgos romanticos y formalistas que inci-
den en la creaci6n literaria sustentada en tales planteamientos
no es miks que fijar la etapa ain no superada en la trayectoria
hist6rica de nuestros pueblos someticlos o dependientes de


32







foerzas forineas en el Aimbito socio-econ6mico y de fuerzas
tlricas en la naturaleza. Lo cierto es que Io Mgico y lo
inaravilloso no fueron conceptos intelectuales "aprehendidos"
en la civilizada Europa por Carpentier; son vivencias de un
honbre de este continente americano sumido en un "ajiaco"
--asi defini6 Fernando Ortiz a Cuba- en un "ajiaco" de cultu-
ras, creencias y supersticiones imbricadas, transculturadas, que
dieron ocasi6n al narrador a vivir sin desdoblamientos la cul-
tura europea, "occidental europea", del (Itimo minuto y, al
nmmo tiempo, asimilar la impregnaci6n de la brujeria afri-
cana transplantada a Cuba sin moverse muchos metros de su
domicilio habanero.
Respondia Carpentier en una entrevista:
Se habla de una mitologia que yo hubiera contri-
buido a crear con la teoria de "lo real-maravilloso".
[...] Pero la verdad es que me afinco siempre en lo
real. -Y aftadfa a continuaci6n-- Y en cuanto a "lo
real-maravilloso", esto se obtiene generalmente por el
procedi.miento del contraste entre dos realidades disi-
miles, o bien por la vision de sus relaciones secretas.
Creo precisamente que esa presencia de lo muy culto
junto a Io telirico (las columnas del patio que se con-
funden con los troncos de las palmc'as en El Siglo de
las luces), las estatuas mitol6gicas de Arteinisa pren-
didas en una vegetaci6n tropical micntras resuenan los
violines de una orquesta que toca si,'onias de Stamitz,
formanl a verdadera mitologia de la; cosas americanas
y nos entregan un mundo donde po&dmos descubrir las
mds extraordinarias maravilas sin vilirnos de una rea-
lidad cabal para todo el que sepa verla.

Al leer en El Reino de este mundo (1949) las reflexiones de
Ti Noel--protagonista ficticio pero sinb6Iic sobre "ese in-
acabable retofiar de cadenas, ese renacer de grillos, esa pro-
liferaci6n de miserias", nos detenemos en e. proceso de acotar
el pensamiento de su autor, podemos sospechar que la historic
es una mera "recurrencia", como algunos anTalstas de la obra
carpenteriana sostienen. Toda la fabulaci6n dec esta novela per-
mite conocer una aparente recurrencia: los ciclos parecen repe-
tirse, a la expiotaci6n sucede la rebeli6n, y I rebeli6n es reem-
plazada por la explotaci6n. La serpiente pirrece girar sin tdr-
mino en esa visi6n hist6rica. Sin embargo, tengamos algo en
cuenta. Los regimenes que se suceden en la t.ayectoria haitiana


33










a. pesar de sus semejanzas, no son exactarnente iguales. Cada
ciclo se ha repetido, pero en un nivel distinto; existe un lento,
casi imperceptible proceso de superaci6n.
Nos atreverfamos a afirmar que el narrador cubano posee
una interpretaci6n dial'ctica de la historia, mAs que una con-
cepci6n ciclica a lo Vico. En sus novelas y relatos breves halla-
mos Ia presencit actuante de las leyes dialhcticas, la repetici6n
de los ciclos hist6ricos, la negaci6n de un acontecilmiento por
el que le sucede, la interrelaci6n de hechos y hombres de dis-
tintos perlodos, los ciclos que se reiteran en un plano supe-
rior, en definitiva no una pesimista recurrencia sino la evolu-
ci6n en espiral de la historia. Exponiendo la concepci6n hist6-
rica de Marx y Engels, explicaba Lenin:
Es un desarrollo que parece repetir las etapas ya re-
corridas, pero de otro modo, sobre una base mis alta
(la "negaci"n de la negacion") un desarrollo que no
discurre en linea recta, sino en espiral, por decirlo asi;
un desarrollo a saltos, a traves de catstrofes y de revo-
luciones, que son otras tantas "interrupciones en el pro-
ceso gradual", otras tantas transformaciones de la can-
tidad en calidad, impulsos internos del desarrollo origi-
nados por la contradicci6n, por el choque de las diver-
sas fuerzas y tendencias que actdan sobre un determi-
nado cuerpo, o en los limites de un fen6meno concreto
o en el seno de una sociedad dada...

Con posterioridad a El Reino de este mundo, Carpentier
abre una etapa en su obra dedicada a la experimentaci6n for-
mal que corresponde a la d6cada de 1950-1960, anunciada ya
por Viaje a la semilla (1944). Con el tratarniento del tiemnpo la
narrativa carpenteriana se universaliza, pretende agotar las Po-
sibilidades y las imgenes existentes en la dimensi6n tempo-
ral. Los relatos agrupados en Guerra del tiempo (1958) plan-
tean la posibilidad del viaje tanto en el tiempo como en el
espacio: la regresi6n temporal del Viaje a la semilla est" corn-
plementada con la imagen circular que prevalece en Semejante
a la noche y El Camino de Santiago. Al ejercer su pleno domi-
nio sobre el tiempo, -como eje temdtico, por una parte, y por
otra como procedirmiento formal que estructura el relato- Car-
pentier enfrenta "la evasi6n de su tiempo y de su 6poca" que
el music6logo protagonista de Los Pasos perdidos (1953) in-,
tenta con resultados negativos. Pero esta novela plasma, igual-
mnente, la honda preocupaci6n del hombre contemnpor ne acer-

34"








ta de ias posibiliidades do su existencla. 'Al' igua que otros
grandes novelistas de nuestro tempo, Carpentier contempla la
autenticidad como impulso esencial del ser humao, cuya frus-
traci6n lo sure en la desesperaci6n y la angustia; es decir ern
la enajenacion causada por las explotaciones propias de todcf
sociedad clasista.
Los grgandes temas de la humanidad son los que atraen a este
iarador: las empresas colectivas que pueden transformar la
historia, de ]a realidad humana. Pero los individuos se mueven
en la historia siguiendo el rumbo de los procesos fundamen-
tales, como actors en un scenario. De ahf que Los personajes
carpenterianos carezcan de nombre, s6lo llegan a tener en
ocasiones uno gen6ico (cl taquillero, el bccario, el joven gue-
rrero, el music6logo). Carpentier los utiliza coino actores, es-
tin interpretando un papel en el escenario de Ia historia: cuan-
do concluye su representaci6n desaparecen del Gran Teatro
del Mundo. (Por otra parte, este es el titulo de una obra calde-
roniana, muy pr6xinia, pues, al estilo barroco que rnaneja el
novelista contempordneo). Pero, en El Siglo de las tuces (1962)
los personages adquieren ur nombre: se llaman Victor, Este-
ban, Sofia. Estos protagonistas de Carpentier, repetimos, son
mnds que heroes, antiheroes: el music6iogo de Los Pasos perdi-
dos, el delator de Et Acoso (1956) o Victor Hugues, en esta
altima novela.

El Siglo de las luces, novela --Magna, novela-- total, es un
mural monumental cargado de conocimientos de la epoca y des-
bordante de simbolismos. Ha quedado atra's, en la parhboia
creadora del narrador, su etapa de experilnentos formales: El
Siglo de las luces es, tecnicamente, una novela tradicional. En
ella la escenografia se sobrepone a la psicologia (no obstante el
perfil humano que adquieren sus personajes principales), el
flujo avasalante de ]a narraci6n se impone sobre los aconte
ceres individuales; el novelista crea un instrumento lingilistico
de una riqueza enorme quc se adcctia al relato caudaloso que
vamos conociendo. Esta densa trana del lenguaje atrapa a los
personages para mejor entrever sus mtiltIp es facetas. La fie-
cesidad de "nombrar a las cosas" -como planteaba el autor en
los ensayos de Tientos y diferencias (1964), obra que acaba de
ser reeditada- exige del narrador arnericano un estilo barroco,
pero el lenguaje no ha de tener un fin en si mismo, sino que
servi*ra, en su func16n "adAnica", para expresar y fijar -as co-
sas, ]a multiplicidad virgen de nuestraAmerica Latina. Si el


-35









binomio espacio-tiempo lo manejaba Carpentier en la diestra
composici6n de sus relatos breves de la ddcada del 50, el espa-
cio no se clausura en un cuadro barroco, queda siempre un
espacio que se abre hacia el futuro, explicita las posibilidades
de la "obra abierta".
En la d6cada de 1964 a 1974, la actividad creativa de Car-
pentier no ha cesado. Junto a la novela breve El Derecho de
asilo (1972) dio a conocer un nuevo relato, Los Advertidos,
(incluido en el reciente bolsilibro de Novelas y cuentos (1974)
editado por la UNEAC. Lo mismo que las causas de la guerra
de Troya eran desmitificadas en Semejante a la noche, la ver-
si6n blblica del diluvio universal result aquf presentada ir6-
nicamente: cinco enormes barcas procedentes dc territorios
diversos del planeta coinciden despues del extraordinario fen&
meno. Todos habian sido advertidos por sus dioses de lo que
habia de ocurrir.
El Recurso del mc'tod6 (1974) titulo ir6nico ya que ia Amd-
rica Latina es el menos cartesiano de los continentes-consti-
tuye el ejemplo de una nueva dimension en la creaci6n carpen-
teriana. El picaro se vuelve en nuestras tierras hombre pdblico,
politiquero al servicio de los peores intereses; se convierte en
caudillo, dictador, tirano, expoliador de su pueblo. El protago-
nista de esta obra resulta un montage de varios personajes
hist6ricos latinoamericanos, seliores de horca y cuchillo que,
como el protagonista de Carpentier, se laman el Primer Ma-
gistrado de la Naci6n. Con un acento satfrico, totalmente nue-
vo en su narrtiva, el escritor plasma la imagen de un dictador
ilustrado verdadero antihdroe de un pais imaginarlo latino-
americano producto igualmente de un montaje geogrifico.
Frente al tirano se alza El Estudiante, creado sobre personajes
reales que en la actualidad son considerados corno precursores
por las masas revolucionarias en nuestro continente. Trama
muy distinta conforma Concierto barroco que se apoya en una
por mucho tiempo ignorada 6pera de Vivaldi con asunto amen-
cano titulada Monctezuma. El relato se extiende por cerca de
doscientos afios, el mismo tiempo en que estuvo olvidada esta
obra del gran compositor barroco.
Esta exposici6n que presentamos con motivo de los setenta
aios de Alejo Carpentier alcanza superior relieve por los do-
cumentos y materiales que el novelista don6 a Ia Biblioteca
Nacional Jose Marti. Con este donativo iniciamos un Fondo
Alejo Carpentier que iri acrecentando sus riquezas para la
mejor utilizaci6n por parte de estudiosos e investigadores. Ha-


36








ilamos asi un buen numero de manuscritos indditos, desde su
etapa initial en los a-nos pr6ximos a 1930 hasta tiempos muy
reientes. Igualmente el escritor entreg6 copias mecanogra-
fiadas de sus obras muis destacadas, corregidas de su pulo y
letra, que sera material de inestimable valor para anitisis filo-
16gicos y lingiIsticos. Acrecienta el valor de este donativo sus
cartas con los traductores de sus obras a varias lenguas que
incluyen Idcidos comentarios a su propio quehacer narrativo.
Igualmente hallamos cartas de personalidades destacadas diri-
gidas a Carpentier y fotografias de los lugares que sirvieron
de inspiraci6n a pasajes de sus novels y cuentos.
Debemos afiadir que el Departamento Colecci6n Cubana de
la Biblioteca Nacional Jos6 Marti se propone rendir un home-
naje mils perdurable a Alejo Carpentier: publicar la bibliogra-
ffa activa y pasiva de nuestro gran narrador, con anotaciones.
Estas darin motivo a una acuciosa indizaci6n que mostrarA
los m'Itiples temas tratados por el autor de El Siglo de las
luces, en relaci6n con el arte, la literatura y la musica en un
pasmoso esfuerzo de trabajo intelectual. Este trabajo se estv
realizando ya por la compafiera Araceli Garca-Carranza.
Entre estos materiales se destacan los articulos publicados
regularmente en el peri6dico El Nacional, de Caracas, desde
1947, en gran parte en la secci6n que Ilevaba como titulo Letra
y Sofa. La abundancia de esos articulos perodisticos --algu-
nos de los cuales Ilegan a adquirir categorfas de ensayos-
revelan la rigurosa disciplina de trabajo de este escritor que
durante ma's de cincuenta anios ha laborado intensamente en
el campo del periodismo y ha investigado minuciosamente la
historia de nuestra Amdrica sobre todo en lo que se refiere
a los territonos que rodean al mar de Las Antillas.


37%
















Carpenti'er en La Habana







En ocasi6n del septuag~simo aniversario del nacimiento de
nuestro destacado narrador y ensayista Alejo Carpentier se
celebr6 en diciembre una serie de actos en homenaje at gran
escritor. El acto inicial fue celebrado en la libreria Lato Ca-
rrasco del hotel Habana Libre donde fue presentada oficial-
mente la edici6n cubana de su novela El Recurso del mitodo.
Rolando Rodriguez, director general del Instituto Cubano del
Libro, tuvo a su cargo las palabras de presentaci6n de la obra.
A continuaci6n, el Comit6 Ejecutivo del Sindicato Nacional de
Trabajadores de la Prensa y el Libro confiri6 a Carpentier la
Orden y Medalla Alfredo L6pez. Una exposici6n, bajo el titulo
Un Camino de medio siglo sobre la vasta obra de Carpentier
fue inaugurada en la Biblioteca Nacional Jos6 Marti. Luis
Pav6n Tamayo, presidente del Consejo Nacional de Cultura,
pronunci6 las palabras de apertura, en el sal6n de actos de
nuestro centro.
El veintiseis de diciembre, exactamente el dia en que cum-
plia sus setenta afios, se le rindi6 homenaje por el Cornit$ Cen-
tral del Partido Comunista de Cuba; el discurso central estuvo
a cargo de Juan Marinello, miembro del Comnit6 Central. A su
vez, Carpentier respondi6 con palabras de agradecimiento.
En la noche del veintisiete, Alejo Carpentier ofreci6 en
l Biblioteca Nacional la conferencia Un Camino de medio
siglo sobre su vida y su obra.
En Ia Casa de las Am6ricas fue presentada una exposici6n,
aReal fIravilloso en la obra de Alejo Carpentier, cuya aper-
tura estuvo a cargo de Roberto Fernindez Retamar.


-39








La Universidad de la Habana otorg6 el titulo de Doctor
Honoris Causa a Alejo Carpentier, en cuya ocasi6n el rector
Hermes Herrera pronunci6 las palabras iniciales y Jos6 Anto-
nio Portuondo, director del Instituto de Literatura y Lingiifs-
tica, ofreci6 un aralisis de la valiosa labor creadora del no-
velista.
La Uni6n de Periodistas de Cuba, por medio de su presi-
dente, Ernesto Vera, confiri6 a Carpentier la Orden Josd Joa-
quin Palma por sus cincuenta y tres afios de labor periodistica.


40












Cronologia de Alejo Carp entier







1904 Nace el veintis6is de diciembre en La Habana; hijo de
padre francds y madre rusa.
1910 Estudia en e lCandler College de La Habana.
1911 Ingresa en el colegio Min&.
1921 Inicia sus estudios de arquitectura en la Universidad de
La Habana, que pronto abandona., Primcros articulos penio-
dfsticos en La Discusidn.
1923 Se incorpora al Grupo Minorista. Tefe de redacci6n de
una revista de los fabricantes dc calzado de Cuba, prepara una
historia del calzado. Colabora en diferentes publicacliones.
1924 Iere de redacci6n de fa revista Carteles.
1926 Viaje a Mdxico. Organiza con Amadeo Roldin Conciertos
de Mtasica Nueva en los cuales se presentan por primera vez
en Cuba obras de Stravinsky, Malipiero, Ravel, Poulenc y Erik
Satie.
1927 Fundaci6n de la Revista de Avance. Encarcelado con
otros escritores bajo la acusaci6n do comunista.
1928 Amistad con el poeta franv"s Robert Desnos que Io
ay.uda a embarcar hacia Paris. Colabora en Francia en revistas
de vanguardia; traba amistad con poctas y artistas :urrealistas.
1930 Jefe de redacci6n de ia rcvista Imidn que se publica en
castellano en Paris.
1933 Madrid. Publica su primera novela EcueYambaO.


41









1935 Director en Paris de los estudios Fenirie par grabacio-
nes de discos.
1936 Corta estancia en La Habana.
1937 Participa junto con Marinello, Gui11dn, Pita Rodriguez
y Leonardo Fernindez SAnchez en el Congreso de Escritores
Antifascistas, en Madrid y Valencia.
1939 Regreso a Cuba. Escritor, productor y director de pro-
gramas radiales. Investigaciones musicales que lo llevan a des-
cubrir las obras de Esteban Salas.
1943 Viaje a Haiti con Louis Jouvet.

1944 Publica en La Habana Viaje a la semilla.

1945 Viaje a Venezuela para organizar una estaci6n de radio
1946 Pubica en M6xico La Mgsica en Cuba.

1947-59 En Venezuela trabaja en una empresa de publicidad,
dicta cursos sobre historia de ]a culture, recorre el pats. Breve
retorno a Cuba.
1949 Publica en Mexico El Reino de este mundo. (Relato.)
1953 Publica en M6xico Los Pasos perdidos.
1956 Publica en Buenos Aires El Acoso.
1958 Publica en MWxico Guerra del tiempo. (Tres relatos y
una novela.)
1959 Regreso a Cuba. Organizaci6n de Tres Festivales del
Libro Cubano.
1960 Subdirector de ]a Direcci6n de Cultura del Gobierno
Revolucionario.
1961 Representa, con NicoIfs Guillen, a Cuba en el VII Fes-
tival del Libro Mexicano. Visita Checoslovaquia, Alemania,
Polonia, Uni6n de Republicas Socialistas Sovieticas y China.
Como jefe de misi6n suscribe convenios para el intercambio
cultural y cientifico con Bulgaria, Rumania y Hungria. Es de-
signado vicepresidente de la Uni6n de Escritores y Artistas
de Cuba.


4,








1962 Participa en el Encuentro de Escrt'or.s orzftwuado por
la Universidad de Concepci6n, en Chile. Vicepresidemte del
Consejo Nacional de Cultura. Cursos de Historia de la Cultura
en la Universidad de La Habana. Director de la Editorial Na.
cional de Cuba. Publica en Mdxico El Siglo de las luces. (No-
vela.)
1964 Publica en Mdxico Tientos y diferencias. (Ensayos.)
1966 Consejero cultural de la Embajada de Cuba en Francia.
1971 Nueva edici6n de Guerra del tempo que incluve el cuen.
to Los Advertidos
1972 El Derecho de asilo.
1974 El Recurso del m*todo y Concierto barrocr.


43















Bibliografia de una exposicton






Araceli Garcda-Carranza

Con motivo del homenaje nacional, a nuestro primer narra-
dor Alejo Carpentier, en su setenta aniversario, la Biblioteca
National Josd Marti inaugur6, la noche del 25 de diciembre de
1974, una muestra de su obra bajo el titulo Un Camino de Me-
dio Sigio, titulo que Carpentier diera a su conference pronun-
ciada en esta misma instituci6n el dia 27 de diciembre de 1974.
Una parte del movimiento editorial de sus novelas y rela.
tos, de sus manuscritos y de sus articulos en publicaciones
peri6dicas, represents su obra creadora de novelista y de pe-
riodista, caracterizada por su cubanfa y su recto pensamlento
de intellectual revolucionario.
De un inmenso y valioso donativo, que con autentica sen-
cillez de genio, hiciera Alejo Carpentier a la Biblioteca Nacio-
nal, seleccionamos algunos de sus escritos y de sus articulos
en- El Nacional de Caracas, asi como otros recuerdos de inte-
ris bibliogrhfico.
En la pnimera parte de la muestra titulada Carpentier no-
velista, aparecian sus novelas y relatos, en espaflol y otros
idiomas, ilustradas con opiniones de criticos cubanos y extran-
jeros, con una colecci6n de fotos tomadas por Carpentier en
el Alto Orinoco y en la selva venezolana que e1 mismo deno-
minara "atm6sfera de Los Pasos perdidos y con el prologo
afin inddito que precederS los Poemas de Pablo Picasso.'

Avant-PrDpos. (En: PIcASSO, PABLO. Potmes; prc6& de L'enterre.
ment du comte dtOrgaz. Version frangaise: Alejo Carpentier. Paris, Gali.
Mard, sa.)
Obra en proceso de impresi6n.


45








La muestra de sus manuscritos estuvo representada por
capitulos originates de El Reino de este mundo, Los Pasos per-
didos y El Siglo de las Luces, entre otros; asi cono por articu-
los, apuntes, notas, correspondencias, coreogra fias y otros in&-
ditos, tambi6n procedentes de su colecci6n.
Con la segunda parte titulada Carpentier Periodista, la ex-
posici6n se propuso abarcar la trayectoria de Un Camino de
Medio Sigto partiendo de su primer articulo en el peri6dico
habanero La Discusi6n, fechado el 23 de noviembre de 1922,
hasta sus colaboraciones en la prensa cubana de la Revoluci6n.
Algo de su bibliografia pasiva, no antol6gica, de los iiItimos
aflos, recogia, principalmente, una pequefia parte de Io publi-'
cado en Cuba sobre su obra.

Entre otros materiales bibliograficos aparecian sus Poe ma.
de las Antilla ilustrado con el cartel de su estreno en Paris
(marzo 14, 1929) en el cual se leian los nombres de Olga Lu-
chaire, Marie-Antoinette Pradier, L. Nicolaeff, M. F. Gaillard,
Alejo Carpentier, Darius Milhaud, Manuel de Falla y otros; y
con un programa de Jane Bathori quien tambidn interpret3
tres de estos poemas en Paris en*1929.
Otras curiosidades como un ejemplar del peri6dico Guada-
lupe que mostraba parte de una correspondencia in6dita de
George Bruley-, considerada por Carpentier parte de la docu-
mentaci6n basica de El Siglo de las Luces; cart de Pierre
Boulez, G6mez & la Serna, Al. Tansman, Paul Morand, Ray-
mond Queneau, Roger Caillois y otros (Pan's 1929-1964), asi

2 Po&mes des Antilles. Neuf chants sur des textes de Alejo Carpen-
tier. Musique de Marius Frangois Gaiilard. [Paris, 19291 [38] p. mtisica
irnpresa.
Contiene, Ekoriofo.- Village.-MystLe.-Midi.- Les Ma-veiltes de la
science.- L'Art d'arner.- F te.- Lanto.- United Press.-- October.
Tres Po~tmes des Antilles. (En: Expositioiz de melodies, VI. lere.
audition. Jane Bathori. Paris, 8 mars 1929)
4 BRULEY, GEORGes. La Guadeloupe pendant la Rdvolutionz Franaisc.
D'aprs la correspondance inddite de: Csar Dominique Duny, Consul de
France k Cum( ao n6 k Tours le 22 juillet 1758 par George Bruley, ancient
magistrat. lere. partie. Document in6dit co nuuniqu6 par Mr. Emile
Tsaac. Guadeloupe (Antilles Franaqses) (5): [t-8] 1 janvier 1.958.


46









Como el disc editado por la Casa de las Amedricas y el cartel
del ICAIC titulado Carpentier 701 completaban la muestra de
este gui6n bibliogrfico a modo de cat~iogo.

CARPENTIER NOVELISTA. (Muestra de sus novelas y rela-
tos en espafiol y otros idiomas.)

EN ESPA.OL:

1933


iEcudi-yamba-O!* Historia afrocubana. Madrid,
fia, 1933. 240 p.


Editorial Espa-


*Voz lucumi que significa "Dios, loado seas".

Buenos Aires, Editorial Xanadu, 1968.

1944

Viaje a la semilla. La Habana [Impr. Ucar, Garcia y Cia.] 1944.
54 p. ilus.

1946


La Mtlsica
282 p.


en Cuba. Mexico, Fondo de Cultura Econ6mica, 1946.
(Colecci6n Tierra Firme, 19)


--.La Habana
Integral] 1961. 205


[Editorial
p. ilus. (n


Luz-Hilo,
nusica)


Impr.


Econ6mica


Bibliograffa:


p. [2031-205.


I Alejo Carpentier, declamaci6n (fragmentos). La Habana, Casado
W Am6ricas, LD-CA-6 [1974]
Contiene. El Reino de este Mundo, Los Pasos Perdidos- El Acoso.-
El Siglo de las Luces.


S JULIOELOY,
scoeen. Tarnaiio:


Carpentier 70. La Habana, Icaic, 1974. T6cnica:
77 x 51.


silk-


47






W ixico, Fondo de C4ltura Econ6mica, 1972. 368 p.
(Colecci6n Popular, 109)


1949

El Reino de este mundo; relato. Mxco, Edici6n y Distribu-
ci6n Iberoainericana de Publicaciones, 1949. 198 p.

r [Caracas, Organizaci6n Continental de los Festivales
del Libro, 1958] 127 p. (Primer Festival del Libro Venezo-
lano) (Biblioteca basica de cultura venezolana)

[Lima] Editora Latinoamericana [1958] 127 p.
(uarto Festival del Libro, 8)

[Lima, Impr. Torres Aguirre, 1958] 122 p. (Primer
Festival del Libro Cubano) (Biblioteca Basica de Cultura
Cubana, Ia. Serie, No. 9)

.[La Habana, Uni6n de Escritores y Artistas de Cuba,
1964] 136 p. (Bolsilibros Uni6n)

[Montevideo, Editorial Arca, 1965] 122 p.

2a. ed. Montevideo, Arca [1966] 132 p.

Barcelona, Seix Barral, 1967. 149 p. (Biblioteca Bre-
ve, 253)

Lima, Organizaci6n Continental de los festivales del
libro, 1967. 122 p. (ler. Festival del Libro Cubano. lera.
Serie)

Mexico, Cia. General de Ediciones, 1967. 198 p.
.. [Santiago de Chile] Editorial Universitaria [1967]

157 p. (Letras de Ame'rica, No. 2)


46








__ Barcelona, Seix Barral, 1969. 149 p. (Biblioteca Bre-
ve de bolsillo)

-._ Mxico, Cia. General de Ediciones, 1969. 198 p.


U
157 p.


[Santiago de Chile] Editorial Universitaria, 1971.
(Colecci6n Letras de Amrrica)


Tri*stdn e Isolda en Tierra Firme (reflexiones al margen de una
representaci6n wagneriana) ensayo. Caracas, Impr. Nacio
nal, 1949. 43 p. (Ensayos Americanos)


1953


Los Pasos perdidos..Mdxico, Edici6n y Dist
Americana de Publicaciones, 1953. 336 p. (A
americanos contempor-neos)

M-xico, Cia General de Ediciones
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)


ribuci6n. Ibero-
,utores hispano-


[1959]


288


Ed. de lujo

(La Habana, 1960] 303 p. (Tercer Festival del Libro
Cubano) (Biblioteca B;Asica de Cultura Cubana, 3a. Serie,
No. 29)

.Montevideo, Arca [1966] 268 p. (Narradores Arca)


288 p.


2a. ed. M6xico, Cia. General de Ediciones, 1966.
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)


-U
288 p.


3a. ed. Mexico, Cia. General de Ediciones
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)


[1966]


b*
288 p.


4a. ed. Mexico, Cia. General de
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)


Ed i ciones


[1967]


49









[5a. ed.] Mexico, Cia. General de
288 p. (Colecei6n ideas, Letras y Vida)


Ediciones


Buenos Aires, Editorial Andina [1969] 224 p.


[7a. ed.] Mxico, Cia General de Ediciones [c1969]
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)


... [La Habana,
Uni6n)


UNEAC,


1969] 313


p. (Bolsilibros


288 p.


[8a. ed.] Mexico, Cia. General de Ediciones
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)


[19701


Barcelona, Barral, 1971. 276 p. (Ediciones de bolsillo)


1956


Et Acoso. Buenos Aires, Editorial Losada [1956]


III p.


[Buenos Aires] Editorial Jorge Alvarez [1966] 125 p.
(Colecci6n narradores americanos)

.La Habana, Instituto dcl Libro, 1969. 113 p. (Edicio-
nes Hurac-n)

9 Con un estudio preliminar por Mercedes Rein. Mon-
tevideo, Biblioteca de Marcha, 1972. 115 p. (Colecci6n Pufio
y Letra)

1958


Guerra del tiempo; tres relatos y una novela. Mxico,
neral de Ediciones [1958] 275 p. (Colecci6n Ideas,
Vida)
Edici6n de lujo.


Cia. Ge-
Letras y


Primera edici6n:
Segunda edici6n:
Tercera edici6n:


25 de febrero de


1958.


15 de enero de 1966.
10 de noviembre de 1966.


288 p.


5S


E19681








Cuarta edici6n:
ouinta edici6n:
Sexta edici6n:


6 de octubre de 19t
9 de agosto de 196
30 de septiembre de


S6ptima edici6n: 30 de mayo de 197
Octava edici6n: 30 de mayo de 1971.
Novena edici6n 31 de agosto de 07


67.
8.


1969.


70.


c1963]


[La Habana, Uni6n
155 p. (Ediciones


de Escritores y Artistas de, C i..


Union


Narracion es)


[Lima]


Populibros Peruanos


['1964.1


!51 9 .


bros peruanos, serie 2a.)


2a. ed. Mexico, Cia. General dc
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)

4a. ed. Mexico, Cia. General de
(Colecci6n Tdcas, Letras y Vida)


Ediciures


Edic ijori


(popui.i-


I 19661


[c1967]


Buenos Aires, Editorial Andina [19691


Santiago de Chile, Editorial Orbe


[ 19691


Barcelona, Barral,
(Libros de enlace)


1970. 139


p (Ediciones de bolsi-


2a. ed. Barcelona, Barral Editores, S. A., 1971,
(Ediciones de bolsillo)


139 p.


Contiene. El Camino de Santiago. Viajc a la semilla. Scrnm>
jante a la noche. El Acoso. Los Fugitivos. Los Advertidws.


1%2


El Siglo de las Luces. Mexico, Cia. General de Ediciio.t-e 's [c19621-
300 p. (Colecci6n Ideas, Letras v Vida)


272 p.


275 p.


S9'7


l1o, 9)


197


2.








La Habana, Ediciones R., 1963. 423 p.

2a. ed. La Habana, Ediciones R., 1965. 423 p.

[Barcelona] Seix Barral [1966] 365 p. (Biblioteca
Fornentor)
,1

3a. ed. Mdxico, Cia. General de Ediciones [19661
300 p. (Colecci6n Ideas, Letras y Vida)

. [Buenos Aires] Galerna [1967] 423 p.


La Habana, Instituto Cubano del Libro,
1967] 392 p. (Colecci6n Letras Cubanas, 1)


300p.


1968 [i.e.


[4a. ed.] Me"xico, Cia. General de Ediciones [19681
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)

Buenos Aires, Editorial Andina [1969] 315 p.


a
300 p.


[5a. ed.] Mdxico, Cia. General de
(Colecci6n Ideas, Letras y Vida)


Ediciones [1969]


Santiago de Chile, Editorial Orbe [1969] 315 p.


Barcelona, Barral Editores, 1970.
de bolsillo, 52)


353 p. (Ediciones


Barcelona, Seix Barral, 1971. 353 p.

La Habana, Editorial Arte y Literatura, 1974. 392 p.
(Letras Cubanas)

1964

Tientos y diferencias; ensayos. Mdxico, Universidad Nacional
Aut6noma, i964. 149 p. (Colecci6n poemas y ensayos)


52AA


0








[La Habana, Ediciones Uni6n, c1966] 110 p. (Con-
temporAneos)

-. Montevideo, Area, 1967. 133 p.

[2a. ed. amp.] Monteviaeo, Area [1970] 143 p. (Co-
lecci61 Ensayo y testimonio, 5)
Ap6ndice: Dos textos ineditos de Robert Desnos: p. 133-443.
Contiene. Problemratica de la actual novela latinoamericana.
Del folklorismo musical. La ciudad de las columnas. Lite-
ratura y conciencia political en Amdrica Latina. Ser y estar.
De lo real maravilloso americano. Apendice: Dos textos
indditos de Robert Desnos.


1967

El Camino de Santiago. [Buenos Aires] Galerna [1967] 126 p.
(Serie menor: Letras, 1)

2a. ed. Buenos Aires, Editorial Galerna [1968] 106 p.
(Serie menor: Letras, 1)
Tres relatos: El Camino de Santiago, Viaje a la semilla, Seme-
jante a la noche. [Montevideo] Ediciones Tauro [1967]
93 p. (Colecci6n Narradores)

1969

Literatura y Conciencia Politica en America Latina. [Madrid,
Alberto Coraz6n, Editor, 1969] 142 p. (Comunicaci6n. Se-
ne B).
"La edlci6n de este volume consta de articulos aparecidos
en las revistas cubanas "Casa de las Americas", "Uni6n" y
"El Cainan Barbudo".
Contiene. Probl~emtica de la actual novela latinoameri-
cana. Del folklorismo musical. Literatura y conclencia po-
!ftiCa en Am6rica Latina. Ser y star. De lo real maravilloso
americano. Papel soci*l del novelista.


53








1972


El derecho de Asilo, cuento. Dibujos Marcel Berges. Barcelona,
Editorial Lumen, 1972. 71 p.


1973

Alejo Carpentier. [Introducci6n y selecci6n de textos por Ber-
nardo Catlejas) [La Habana] Direcci6n Nacional de Educa-
ci6n General MINED [1973] 57 p. (El Autor y su obra)
Contiene. Introducci6n. El Reino de este mundo. Fragen-
tos. Los Pasos Perdidos. Fragmento. Guerra del Tiempo:
Semejante a la noche. El Siglo de las luces. Fragnentos.
Bibliografia. Titulos publicados.


1974

Concierto barroco, la. ed. Mdxico, Siglo Veintiuno editors,
S. A. [1974] 92 p. ilus.,

-. 2a. ed. Madrid, Siglo Veintiuno editores, S. A. [ 19743
92 p. ilus.
Novelas y relatos. [La Habana, UNEAC, 1974] 446 p. (Bolsi-
libros Uni6n)
Contiene. Carpentier en la maestria de sus novels y r&
latos breves, por Salvador Bueno. El Reino de este mundo.
El Acoso. Relatos: El Camino de Santiago. Viaje a la se-
milla. Serejante a la noche. Los Advertidos. Los Fugitivos.
El Recurso del m9todo. 3a. ed. Mdxico, Siglo Veintiuno edito-
res, 1974. 343 p.
Coedici6n con la Editorial Arte y Literatura del Institute
Cubano del Libro.
Primera edici6n: abril 1974.
Segunda edici6n: mayo 1974.

4a. ed. Mxico, Siglo Veintiuno editores, 1974. 343 p.


54








o. 6a. ed. Espafia, Siglo Veintiuno editores, 1974. 343 p.
LaBiblioteca Nacional de Cuba posee las ediciones 3a., 4a.
y 6a. de esta editorial.


.....La Habana, Editorial Arte y Literatura, 1974.
(Letras Cubanas)


08 p.


EN OOS nIOMAs:


ALEMAN


Los Pasos perdidos. Miinchen


[1958]


369


El Acoso. Miinchen [1960] 155 p.


El Reino de este mundo. [Frankfurt am Main, 1964]


120 p.


-* Berlin,


1969. 134 p.


El Siglo de las Luces. [Frankfurt am Main, 1964] 379 p.

[Berlin, 1969] 442 p.


CHECO


El Reino de este mundo. Praha, 1960.


139 p.


Los Pasos perdidos.


Praha,


1963. 250 p.


PAIES


El Reino de este mundo. [Aalborg]


1958. 132 p.


Los Pasos perdidos. [Kobenkavn] 1964. 285 p.


El Siglo de las Luces. [Kobenkavn] il

FINLANDES

Los Pasos perdidos. Jyviiskyl [1958]


964. 373 p.


263 p.








FRANCES

El Reino de este mundo. 6a. ed. Paris, Gallimard [1954] 222 p.

Pans, Gallimard [1974] 221 p.
Los Pasos perdidos. 10a. ed. Paris, Gallimard [1956] 332 p.


9


1 Ia. ed. Paris, Gallimard [1956]


El Acoso. 7a. ed. Paris, Ga!!inard


332 p.


[1958] 203 p.


Et Sigto de Las Luces. Pans, Gallimard [1962] 343 p.
Guerra del Tiempo. [Paris] Gallimard [c1967] 167 p.


HOLANDES


Los Pasos


perdidos.


Amsterdm


[1960]


287 p.


El Siglo de las Luces. Amsterdam E(1966]


316 p.


HUNGARO


El Acoso. [Hungrfa,


1965) 125 p.


INGLES


Los Pasos perdidos. New York, Alfred A. Knopf,


El Reino
150 p.


1956. 278 p.


5a. ed. London, 1959. 278 p.

New York, Knopf, 1967. 278 p.

London, 1968. 251 p.


de


este mundo. New York, Alfred A. Knopf, 1957.


London, 1967. 150 -p.


.56







__ _. First Collier Books edition 1970. New York [1970)
186 p.
El Siglo de las Luces. Boston, Little Brown [c1963] 351 p.

_ _-. London, 1963. 351 p.
Guerra del tiempo. London, 1970. 191 p.
__.._ New York, 1970. 179. p.


ITALIANO

El Reino de este mundo. Milano [1959] 150 p.
Los Pasos Perdidus. Milano [1960] 348 p.
Guerra del Tiempo. Milano [ 1962] 342 p.
El Siglo de las Luces. Milano [1964] 447 p.


LITUANO

Los Pasos perdidos. Riga, 1968. 329 p.
El Siglo de las Luces. Vilnius, 1969. [408] p.


NORUEGO

Los Pasos perdidos. Oslo, 1958. 271 p.
El Siglo de las Luces. Oslo, 1965. 218 p.


POLACO

Los Pasos verdidos. [Warszawa] 1963. 406 p'

[Warszawa, 1973] 290 p.
El Siglo de las Luces. [Warszawa, 19661 510 p.
El Reino de este mundo. WarszaWa:, 1968. 125,









PORTUGUES


El Reino de este mundo. [Rio de Janeiro, 1966]


R UMANO


El Reino de este mundo. Bucaresti,


1963. 167 p.


El Siglo de las


Luces. Bucaresti.


1965. 272 p.


dUSO

La Mtsica en Cuba. Moskva, 1962. 162 p.
El Reino de este mundo. Moskva, 1962. 111 p.
Los Pasos perdidos. Moskva, 1964. 324 p.
El Skglo de las Luces. [Moskva, 1968] 428 p.
El Acoso. Nota introductoria por Yuri Daskevich.


ratra Extranjera.


MOSCiL~l


(8): 36- [82]


(En:


agosto 1974.


SUECO

El Reit o de este mundo. [Stockholm, 1958] 151 p.


Los Pasos perdidos. [Stock!holm, 1963]


[Stockholm,


271 p.


1969] [253] p,


El Acoso.


(Stockholm, 1964]


139 p.


El Siglo de las Luces. [Stockholm, 1965] 313 p.


YUGOESLAVO

Los AP '!s perdidos. Belgrado, 1961. 221 p.


118 p.


Lite-
ilus.)







CARPEN'iTIER DONA SUS MAN4USG,- c A AT.A
BIBI 1OTECA- NACTONAT
(Parte de ]a muestra.)

Aptmtes para una cantata basada en tn dLbcurso de Rati Roa
pronunciado el 25 de agosto 196.1 en San Jose de Costa Rica.
Orighil manuscrito en tinta azul yroja con siete hoja-s
mecanografiadas. 16 11.

Bartolomd de ias Casas. Cantata. Original recanograliado ano-
tado a l4piz con cinco hojas manuscritas. 17 h.

Canto pam matar la macagua. Versi6n venezolana del juego
de la culebra. Original rnecanografiado. Inddito. 3 h.

Casa de Baile. Ballet en un acto..Mdisica de Hilario Gonzlez.
Libreto de Alejo Carpentier. Original mecanografiado con
anotaciones a 1 piz. Inciuve dibujos de A. C. 24 h.

LConjura de Parsifal. Capitulo primero de una novela inddita
e inconclusa fitulada El Clan disperso. Original mecanogra.
fiado con nota manuscn'ta, 1944. 12 h
Correspondenwia sostenda durante varos aizos con sus rradu.
tores al italiao, francis e ingMs. 59 h.
Interesantes cartas digidas a Antonio Garcia Andreu, Du-
rand y Harriet de Onis que atesoran una indiscutible ri-
.queza ingpgstica, resultan.un diccionariooaut6ntico de 5us
novelas y relatos. Muchos conceptos aparecen ilustrados
por dIbujos de su pufio y letra.

La Hija del Ogro. Accien coreogidfica en un acto v tres episc.-
dios. MWica de Amadeo RoldAn. Scenario de Alejo Carpen-
tier. Decoracones y trajes de Adia Yunker. Original meca-
nografiado. Cuba, 1927. 6 h.
"Acci6n coninuamente desquiciada. Estilizac6n de gestos
habituales, eigiendo los mis humanos, es decir, los, ms
ridfculos. Coreografia truculent y angulosa, con utiliza-
ci6n moment~nea degrande pasos sicos. Ritmo ecn-
tinta acleleraci6- hacia el final". 1








Manita en el suelo. Opera bufa, en um acto y cinco escenas.
Miisica de Alejandro Garcia Caturla. Libreto de Alejo Car-
pentier. Original inecanografiado. 15 h.

1906 Alejandro Garcia Caturla 1940. Orignal mecanografia-
do. 3 h.

1945 -Roberto Desnos 1966. Un gran poeta frances, amigo de
Cuba. Original mecanografiado anotado con tinta. 5 h.
A quince afios de su muerte.

El Milagro de AnaquitlW. Acto coreografico en un solo cuadro.
Escenario de Alejo Carpentier. Mdsica de Amadeo RoldLn.
Mise en scene de Hurtado de Mendoza. Original mecano-
grafiado. 8 h.

La Mfasia popular cubana, factor de afirmacidn naci"mai. Ori-
ginal mecanografiado. 6 ho

Notas de viaje (Acerca de Praga). Original mecanografiado. 2 h.

Los Origenes de la masica y la mfisica primitiva. Original m e
canografiado. Conferencia inddita, 1943. 19 h.

Los Pasos perdidos. Original mecanografiado para su primera
edici6n. 390 h.

Los Pasos perdidos. Capitulo V. Santa M6nica de los Venados.
Trabajo preparatorio e inelito. Original mecanografiado y
anotado a lfipiz por su author.
"Santa M6nica de los Venados es Io que pudo ser Santa
Elena del Uanrr6n, en los primeros afios de su fundaci6n,
cuando el modo ma's ficil de acceder a la incipiente ciudad
era una ascensi6n de siete dias, vini6ndose del Brasil, por
el abra de un tumultuoso torrente. Desde entonces han
nacido muchas poblaciones semejantes --a4n sin ubicaci6n
geograrica---en distintas regiones de la selva americana.
No hace mucho, dos famosos exploradores franceses des-
curieon una de el, de la que no se tenia notice, que


60








responde de modo singular a la fisonomia de Santa M6nica
de los Venados, con un personaje cuya historia es la misma
de Marcos"1%

Los Pasos perdidos. Atm6sfera de esta novela. Colecci6n de
fotos tomadas por el novelista en la selva venezolana.
Aerofoto de la entrada a la Gran Sabana. Dos de las mas
singulares mesetas de la Gran Sabana. La Calda del Angel.
Viviendas de indios arekunas.
Son ocho fotograffas.

El Reino de este mundo. Capitulo i. Las Cabezas de cera (De la
primera parte de esta novela). Original mecanografiado y
anotado a lipiz por su autor. I h.

El Reino de este mundo. Capftulo VI. La Nave de los perros.
(De la segunda parte de esta novela) Original manuscrito
a lipiz por su autor. 9 h. Este original se ilustr6 con una
postal a color que representa ia admirable estatua de la
princesa Paolina Borghese Bonaparte esculpida por An-
tonio Canova (1757-1821). (Galeria Borghese. Roma)

El Reino de este mundo. Capitulo I. Los signos. (De la tercera
parte de la novela). Original mecanografiado y anotado a
14piz per su autor. 3h.

El Reino de este mundo. Facsimil de un original manuscrito,
no definitive, del Capitulo IV titulado Agnus Dei (De la
cuarta parte de esta novela) I h.
"... vuelto a la condici6n humana, tuvo un supremo ins-
tante de lucidez. Vivi6 en el espacio de un paso zumbido
de balas, los momentos capitales de su vida; volvi6 a ver
los peronajes que habian anudado los lazos rotos que lo
vinculaban con sus m~s lejanos antepasados del Africa. Se
sinti6 viejo de siglos incontables. Un cansancio c6smico,
de tanto, y tristes sudores y rebeldias, de tantas y tantas
espe zas y desdichas, cafa sobre sus hombros. Y com.
prendi6 que el hombre nunca sabe para quien trabaja.
Padece y trabaja y espera, para gente que nunca conocer,
y que a su vez padecerdn, y trabajaran y esperaran para
otros que tanpoco ser n felices, pues el hombre ansia


61








siempre una xenciaaa rnas aua ae ia porcion que ie es
otorgada. Pero la grandeza del hombre estd, precisanen-
te en querer mejorar lo que es. En imponerse tareas.
En el Reino de los Cielos no hay grandeza que conquistar,
puesto que alli todo es jerarquia establecida, dicha insupe.
rable, problema resuelto, tiempo que no miden relojes,
reposo sm desvelos. Por ello, agobiado de suffimientos y
tareas, el hombe solo puede hallar su grandeza en el Reino
de este Mundo. Ti Noel subi6 sobre su mesa, castigando
La maquertina con los pieS desnudos. Sobir ia Ciudad del
Cabo, el cielo se habia vuelto de un negro de humo de
incendios, como la noche en que habian cantado todos los
caracoles de la montaiia. El anciano lanz6 su declaraci6n
de "

El Sigto de las Luces. Apuntes manuscritos y mecanografiados
para una novela no escrita, primera idea de El Siglo de las
Luces, 1952. 41 h.

El Siglo de las Luces. Capitulo I. Primer original manuscrito
con tinta awl por su autor. 50 hi
IIustrado con una fotograffa del cuadro, de autor descono.
cido, Explosi6n en la Catedral.

El Siglo de las Lttes. Nota cscrita sobre el menA de un res-
taurant en Guadalupe, una de las Antillas Francesas, deno-
minada por Carpentier la semiUa de El Siglo dc ]as Lu-
ces. I h.

El Sigto de las Luces. Secciones XIII y XIV. Originales manus-
critos con tinta azul por su autor. 22 h.
Estas notas primeras resultaron despu& el final del capi-
tub I y el principio del capitulo Ii.
Ilustr-a-on estos manuscritos los lugares aut6nticos y los
viejos grabados que inspiraron al autor el Mundo y Am-
biente de El Siglo de las Luces (Torado de la entrevista
publicada en ]a revista: Cuba (Habana) 3(24) :22-29, abril
'74. ilus. Re p por el iodista c sar Le,-nte.
62








rambaO. Musique de Marius Franrois Gailard. Paroles de
Alejo Carpentier. Original mecanografiado con anotaciones
en tinta y ocho hojas totalmente manuscritas. 13 h.
coreograffa basada en una vieja leyenda de los negros de las
Antillas: La Leycnda de Sikanecoua.
Se ilustr6 esta coreografia con un fragmento para piano de
Alejandro Garcia Caturla dedicado a Pedro Sanjudn y su
orquesta.


CARPENTIER PERIODISTA

"... el periodismo ha sido para mf una insustituible cscueia
de conocimientos del hombre, es decir, una gran experien-
cia huiana que ha enriquecido y alimentado mis novelss"

Su primer trabajo en la prensa cubana
Pasi6n y muerte de Miguel Servet por Pompqyo Gener. La
Discusi6n (Habana) 23 noviembre 1922:4

At mismo tiempo inicia el 16 de marzo de 1923 la secci6n Tea-
tros, en este mismo periddico. Descubre a Rita Montancr
en una de estas crdnicas.

El Concerto de anoche. La Discusi6n (Habana) 3 junio
1923:3
En la Sala Falc6n: las plansPtas Dora Garcia y Mercedes
Ramirez, las cantantes Rita Montaner y Lola de la Torre
y el excelente pianista el Sr. Falc6n.
"La seflora Montane [sic] nos lIam6 la atenci6n por su
timbre de voz exquisito, que acaricia el oldo, asi como
por su mucha seguridad al atacar las notas altas y su
escuela inmejorable".

Colabora en la revista Chic y en eI periddico El Universal ei.
los anios 19231924.
La Mfisica rusa en Paris. Chic (Habana) 12(96) :W30, agosto
1923. ilus.


0..









Critical e interpretaci6n de la obra de Igor Stravinsky.

El pintor de las brujas. El Universal (Habana) 20 diciembre
1923:3. ilus.
Acerca del pintor valenciano Diego Sabater y sus lienzos
La mujer que vendi6 el amor, El Idolo del hombre y otros.
.1
El martirio de San Sebastian. Chic (Habana) 12 (100):112-113,
diciembre 1923. ilus.
Obra de Gabriele D'Annunzio.
"Este misterio se estren6 en Paris en 1911 j... 3 volvi6 a
ponerse en escena hace algo mas' de cinco meses, con la
aureola magnifica prestada por ia paleta de- Leo Bakst."
"Debussy, el mago de los sonidos, ha compuesto para esta
obra una partitura admirable..."


En noviembre de 1923 comienza .a colaborar en ia revista Car.
teles y el 26 de febrero de 1924 en el peri6dico El Pats
(Hasta el 19 de noviembre de 1925 colabora en este pe-
ri6dico)
Circos y ferias; divagaciones funambulescas. Carteles (Ha-
bana 5(11): 13, 54, noviembre 1923.

Ravel y su arte. El Pais (Habana) 26 febrero 1923:13
es seguramente una de las figuras mis interesantes
de la mgsica contemporftnea".

Ricardo Strauss, hdroe de novela. El Pais (Habai) 16 julio
1925: [3]
Personaje principal en ia obra de Hans Fischer (Rasgos
de su intimidad)

El joven maestro Renzo Massarani. El Pais (Habana) 19
noviembre, 1925: [31 ilus.
A la cabeza del titulo: Cr6nica.


64








"omo buen i taliano Massarani maneja las voces, y sobre
todo, la declamaci6n, con rara habilidad. Sus melodias
se desenvuelven, amplias y nobles, sobre los mis ator.
mentados y originates comentarios musicales. Actual-
mente trabaja en su filtima 6pera El Pozzo, cuyo ar-
mento estA basado en un cuento de Boccaccio"

En junio de 1924 colabora en la revista Social y en noviembre
de este mismo aizo en el peri6dico El Heraldo. Espectdculos
y Conciertos es su seccdn de El Heraldo. Esta, at igual
que Teatros en La Discusidn, recoge el movimiento teatral
cubano de su 4dpoca.

Los Genios modernos; la personalidad desconcertante de
Igor Stravinsky. Social (Habana) 9 (6):21, 70, junior
1924. flus.

El Cortejo de los Tenorios. El THraldo (Habana) I noviem-
bre 1924:7.
"Don Juan es ante todo un hombre; un hombre con todas
las flaquezas humanas, con sus vicios, instintos y cuali-
dades. Es mis bien una victima del medio, y de las
circunstancias [..1 su tipo ha sido modificado gran
cantidad de veces, y no obstante la escuela misma de su
psicologia no ha variado..."
A

'927 es el ano de Ia Revista de Avance. Tambidn por esta dpoca
colabora en el Diario de la Marina.

Diego Rivera. Revista de Avance (Habana) 1 (9):232-235,
15 agosto 1927. ilus.
Ilus. de Tofo Salazar y Carlos Enriquez.
Nota de la redacci6n: p. 232.
Conferencia pronunciada en ocasi6n de la apertura de la
Exposici6n Flouquet-Rivera el 20 de junio de 1972.

Apollinaire nueve afios despuds. Diario de la Marina (Ha-
bana) 6 noviembre 1927: 33. ilus.


65







Ilus. de Picasso y Marcoussus.
ha sido el primero en traducir po6ticamente la emo.
ci6n del hombre moderno; los conflictos suscitados entre
su sensibilidad y la dureza de Ia vida actual; la tristeza
del n6mada de vias fdrreas".

Liturgia [Poesia] (Para Alejandro Garcia Caturla) Revista
de Avance (Habana) 4(50):260, 15 septiembre 1930.


En Social y Carteles colabora intensamente. En Social hasta
1933 y en Carteles hasta 1948. (Desde Paris, es su secci6n
en Carteles)

El Arte multiple de Picasso. Social (Habana) 10(9):29, sep-
tiembre 1925. ilus.
es un gran artista, Uno de los mais completos de la
hora actual [...I Una composici6n cubierta de Picasso
debe mirarse ante todo como un problema phistico plan-
teado y resuelto".

Una Obra sinf'nica cubana. Social (Habana) 11(2) : 30, 80,
febrero 1926. ilus.
Primera audici6n ofrecida por la Orquesta Filarxn6nica
de la Obertura sobre Ternas Cubanos del joven compo-
sitor Amadeo Roldin.

El Tren blindado No. 14-69. Carteles (Habana) 9(21):14, 25,
23 mayo 1926. ilus.
Primer articulo de A. C. sobre literatura sovi6tica ilus-
trado con un dibujo de Jos6 Manuel Acosta.
"... proyecta la angulosa silueta de uno de los mas vi-
gorosos escritores rusos contemporAneos". Ivanov, no-
velista revolucionario.
"El extraordinario intere~s de lanovela [...] radica en
que es un ejemplar tipico de la producci6n que pode-
mos calificar de revolucionaria, es decir, caracteristica
del espiritu reinante a consecuencia de la gran sacudida.


66







[...] novela a la vez plistica, profunda, desgarbada y
'liena de rasgos de genio, s61ida y ruda como una manta
de crin, nos ofrece una muestra admirable de la actual
literatura rusa que, prendada de nueva sencillez y elo-
cuencia, ha logrado inusitados efectos de dinamismo y
origimalidad"0

La Estetica en Debussy. Social (Habana) 11 (5):49, 92, mayo
1926. ilus.
Fragmento inddito de una conferencia pronunciada en la
Asociaci6n de Pintores y Escultores, donde el autor hace
la ex6gesis del arte debussista.

En la extrema avanzada; algunas actitudes del surrealismo.
Social (Habana) 13(12):38, 74-76, diciembrc 1928. ilus.
"Si leis el admirable Manifiesto del Surrealismo de
Andr6 Breton, sabreis los, secretos de un arte miigico,
cuyo descubrimiento constituye el hecho po6tico mias
importante que haya tenido lugar desde la evasi6n lite.
raria de Arturo Rimbaud".

Ternas de !a lira y dcl bong6. (Un gran compositor y la
mtisica cubana) (Para el Dr. Fernando Ortiz, mas mfsi-
co que muchos de nuestros mdsicos) Carteles (Habana)
13(17):34, 61-62, 28 abril 1929.
Darius Milhaud y nuestro Antonio Romeu.

Alejandro Tansman y su obra uminosa. Social (Habana)
14(9):20, 74, septiembre 1929. ilus.
0... uno de los mis gencrosos temperamentos musica-
les de nuestros temposs.

Las Nuevas ofensivas del cubanismo. Carteles (Habana)
14(50):28, 47-48, 15 diciembre 1929. ilus.
Auge de la mfisica cubana en Lutecia. Presencia de Rita
Montaner quien populariz6 en Paris los itmos popula-
res cubanos.
"LTa elocuencia de canciones como Mamd Ings o El Ma-
nicero y El Tamalero de Simons, result definitiva para
los parisienses..


67









"La pequefia Danza Negra de Roldan ha provocado mrs
comentarios en la critica musical parisiense, que la pri-
mera audici6n de una sinfonfa rusa o germana".

Nuestra muisica presenta sus credenciales a Lutecha. Carteles
(Habana) 15(17):16, 67-68, 27 abril 1930. ilus.
Audici6n do meisica cubana precedida de breve charta
a cargo de Carpentier sobre caracteristicas, origenes y
an6cdotas del tema. Presentaci6n de Lydia de Rivera
y composiciones de Simons, Anckerman y Grenet.

Manuel de Falla en Paris. Social (Habana) 15(8):51, 108,
agosto 1930. ilus.
En ocasi6n del festival anual de la Legi6n de la Guardia
Republicana dedicado al maestro Falla quien acompafi6
al piano a Lydia d% Rivera.
"Su espiritu de creador tiene zonas de maravillosa trans-
parencia [.. ] En su sinfonia, sintesis de espiritu nue-
vo, cristaliz6 un espiritu que ejerci6 una influencia pre.
cisa [... ] en muchos sectores del arte musical europeo ".

El Teatro Revolucionario ruso en Paris. Carteles (Habana)
16(41):12, 70-71, 12 octubre 1930. iLus.
Meyerhold, teatrista sovi6tico, ofrece al pfiblico de Lu-
tecia, la puesta en escena de El Inspector de Nicolis
Gogol.
"Es casi increible lo que la fantasia creadora del ilustre
director ha podido hacer con una pieza sencilla, para
poner en valor las menores escenas, y hacer resaltar las
crueldades de la satir".

El Ocaso de los semidioses. Carteles (Habana) 16(42):16,
67, 19 octubre 1930. ilus.
El porqu6 del ocaso de Marcel Pr6vost y de Anatole
France.

Arthur Honegger y el Rey Pausole. Social (Habana) 16 (6): 17,
7879, junior 1931. ilus.


.01









A. H. y su opereta Las Aventuras del Rey Pausole.
"Su partitura es fina, directa, riente. Y, sobre todo, nada
intellectual [... 3 su misica tiene todos los elementos
necesarios para Ilegar a todos los pidbhicos, sin incurrir
en vulgaridades. La gran tradici6n francesa de compo.
sitores de opereta [...] se ve enriquecida por una obra
perfect en su g6nero".

Dos festivales de musica cubana y americana. Carteles
(Habana) 17(19): 26, 51, 12 julio 1931. ilus.
Festivales de mfisica cubana, mexicana y norteamericana
en Paris. Presencia de Caturla y Roldaln.
confi6 siempre en que la energia, el affin de tra-
bajo, la estdtica juvenile de Roldain y de Caturla habria
de Ilevarlos, en pocos afios, a los sitiales mfximos de Ia
producci6n vemxicula".
Los de la otra orila. Carteles (Habana) 17 (22):30, 4445,
2 agosto 1931. ilus.
Heterosexualidad en Alemania.
",Eldorado, Monokel Diele, Disfrazados, La Amistad,
Sintomas de decadencia! [...] Ijrnenos mai que detrT-s
de ello, en Alemania, hay seis millones de comunistas
organizados!"

Un Pintor cubano con los futuristas italianos: Marcelo
Pogolotti. Social (Habana) 16(11): 12, 68, noviembre
1931. flus.
Critica e interpretaci6n.
"Sus concepciones se sittian de hecho, en primera lfnea,
en el carpo de las inquietudes pict6ricas actuales [...
eS el pintor de t6cnica e ideas mas avanzadas que haya
producido nuestro pals hasta ahora".

La Rumba de amor en el Casino de Paris. Carteles (Habana)
17(4): 18, 66, 6 diciembre 1931.
Rotundo xito en Paris de El Manicero de Moises Si-
mons, transforinado por la Mistinguette en La Rumba


6pr









de Amor. El cubanfsimo preg6n sirvi6 de final a una
revista del Casino de Paris.
Mois6s Simons y el piano Luis XV de Josephine Baker.
Social (Habana) 16(12): 52, 65, 69, diciembre 1931 ilus.
"... el autdntico Manisero hace su aparici6n en el sal6n
Luis XV de Josephine Baker".
'3
Henry Ford y la racionalizaci6n. Carteles (Habana) 18 (21):
14, 59, 62, 74, 22 mayo 1932.
"H. F. [.. ] un teorizante del trabajo organizado que
se ha empefiado en demostrar a Ia humanidad las yen-
tajas de sus teorlas [..] no ha sabido ver el escollo
irremediable que tarde o temprano estaba destinado a
detener el desarrollo de su organizaci6n, trayendo la
quiebra de una ideologia. [.
"La superproducci6n universal ha traido el estanca,
miento de todo [...] los obreros de Ford [...] jams
han podido tener Ia sensaci6n de trabajar para Ia colec-
tividad [...] La ideologia fordiana constituye uno de
los casos mas interesantes, rnts reveladores, que haya
prmovido la era agonizante en que todavia vivimos"

La Comedia del afo: la conferencia del desarne. Carteles
(Habana) 18(33): 14, 54, 59, 14 agosto 1932. ilus.
las organizaciones capitalistas, basadas en un orden
viciado que quiere la guerra a todo trance, no serafn
molestadas por las medidas tomadas en In onferencia
del Desarme.

Miseria y grandeza de Wagner en Paris. Carteles (Habana)
19(14):18, 54, 2 abri 1933. ilus.
"Hoy, cincuenta afios despuds de su muerte, cuando ]a
Opera de Paris ha querido transformarse en una especie
de templo de la Tetralogia, y hasta los dines le rinden
homenajc p6stumo, resulta interesante recordar los
episodios de las luchas entabladas a orillas del Sena,
airededor del nombre de Wagner. Al hablar de la milsica
del porvenir, el demiurgo de Trist.n fue el primer van-
guardista "*


70AP








La Posici6n actual de la cinematografia moderna. Carteles
(Habana) 19(27): IS, 66, 2 julio 1933. ilus.
Aspectos de a cinematograhia curopea. Paris y Berlin,
centers clnematogrficos. Las grandes peliculas alema-
nas y Ia- estrellas francesas. Temas locales y universa-
les. Defectos y virtudes.

La Revoluci6n de Cuba y el puiblico europeo. Cart,-Ies (Ha-
bana) 20(7) :14, 51-52, 18 fchrero 1934. ilus.
"Nunca olvidard la explosi6n de entusiasmo, Ia llama-
rada de optimismo que cundi6 por Madrid, CI dia en
que los peri6dicos anunciaron la definitiva caida del
machadato. ""
"Pero la caida de Machado trajo nuevos factores a la
superficie de las realidades..."

S6ngoro, Cosongo... en Paris. C'arteles (Habana) 22(36):
14, 51, 23 septiembre 1934. ilus.
Fernando Collazo y los poemas de Nicols Guilln en
La Cabaia Cubana.

La Oposici6n en Alemania. Carteles (Hlabana) 22 (41): 14-48,
28 octubre 1934. ilus.; (42) :14, 62, 4 noviembre 1934. ilus.
"ijExiste oposici6n en Alemania! Una oposici6n activa y
encarnizada, dirigida por esas organizaciones ocultas
-Frente negro, saciales demn6cratas, comunistas y mo-
narquistas- que constituyen un mundo subterffneo con
multiples ramificaciones en distintas clases sociales.
Veamos c6mo trabajan y se defienden esas organizaciO-
nes cuyos miembros sostienen cotidianamente un verda-
dero duelo a muerte con la policia del Tercer Reich..."

Un Gran compositor pubNica sus memorias. Carteles (Ha-
bana) 23 (21)16, 63, 67, 26 mayo 1935. ilus.
'"oque sorprende ante todo, cuando se penetra en estas
Memoras de Stravinsky, cs la constante originalidad
de su pensamiento. Originalidad que fue siempre haitLo
de los aut~nticos genios,..


7)









'tas memorias [... ] constituyen uno de los documentos
artisticos imAs interesantes, mis reveladores, de los
tiempos modernos. .*'

Balance de un nuevo esfuerzo en favor de la mu'sica cu.
bana. Carteles (Habana) 28(43):26, 45, 25 octubre 1936.
ilus.
"iLa mu'sica cubana se ha universalizado! Rendimos,
pues, homenaje a los valientes muisicos [... ] que no te-
mieron arrostrar los peligros de una problemAtica aven-
tura europea para dar a conocer nues tro folklore..

El Recuerdo de Anadeo Rold~n. Carteles (Habana) 33 (23):
30-31, 4 junio 1939. ilus.
"La muerte nos priva de un hombre que vivia para su
arte y en funci6n de su arte, como s6lo saben hacerlo
los muy grandes artistas".

El Ocaso de Europa. Carteles (Habana) 22(46):74-75, 16
noviembre 1941; (47) :36-37, 23 noviembre 1941; (48):
m45, 30 noviembre 1941; (49) :4445, 7 diciembre 1941;
(50) :36-37, 14 diciembre 1941; (51)0:36-38, 21 diciembre
1941. ilus.
"Llega el fatidico a-io de 1940. Alemania, transformada
en una vasta maquinaria de guerra, se desborda sobre
Europa. En pocos meses el suefio imperial de Hitler
cobra realidad. Lo cual le permite afirmar [... I que el
Orden Nuevo [...] habrA de durar mil aios..."
"La paz venga como venga, es la peor enemiga de Hitler.
jEsperemos unos anos mas [...] y luego hablaremos
del Orden Nuevo.

En 1940 colabora en Tiempo Nuevo, magazine habanero, y en
1944 en las revistas Conservatorio, Gaceta del Caribe y Or-
genes. (En 1951 aparece su ttima colaboraci6n an Conser-
vatorio)
El Exodo de Josephine Baker. Tiempo Nuevo (Habana)
1(2) :14, 30 noviembre 1940. ilus.
Una victima nis de la guerra y del nacional sociAlisrnmo


72A







La Mfisica cubana en estos ultimos veinte aflos. Conserva-
torio (Habana) 1(2): [5-10] enero-marzo 1944.
Recuento evolutivo de ia misica cubana en esta etapa.

Capitulo de novela. Gaceta del Caribe (Habana) 1(3):12-13,
mayo 1944. ilus.
De El Reino de este mundo notable descripci6n y rica
evocaci6n de la gran epoca del rey haitiano Clristophe.

Oficio de finieblas. Origenes (Habana) 1 (4) :32-38, diciem-
bre 1944.
Cuento.

In memoriam Amadeo Rolddn. Conservatorio (Habana)
9(1-3): [24] enero-septiembre 1951.
Tomado de su obra La Masica en Cuba, Mdxico, Fondo
de Cultura Econ6mica, 1946.

Tambign en 1944, exactamente el 17 de mayo, inicia sus cr6-
nicas del peri6dico Informacidn (llustradas con su car-
catura)

Teatro chino en la Habana. Infomaci6n (Habana) 17 mayo
1944:14. ilus.
".dos grandes virtudes: el respeto al estilo y eI sen-
tido de la disciplina"'.

Los Muelles de la Habana. Informacidn (Habana) 22 julio
1944:14. ilus.
"Nada falta al puerto de la Habanl, de lo que hace la
poesia de los mils grandes puertos del mundo!"

Pregones habaneros. Informaci6n (Habana) 2 agosto 1944:
14. ilus.
"Marcel Proust [... ] se asombra ante ia inflexi6n casi
littrgica de los pregones callejeros."


73









"Como el ave tiene su grito, cada comercio ambulante
tiene su canto. Y asi fue desde que el hombre tuvo ]a
idea de cargar con un saco de aceitunas, para venderlo
en las calles de una aldea. Ese dia nacieron, simultanea-
mente, la plusvalia y la publicidad".


En 1945 coinienza su etapa periodistica en El Nacional de Ca-
racas. Etapa monumental y enciclopddica que se extiende
hasta 1961. Letra y Solfa, lileratura y rtnusica, es su secci6n
en El Nacional. 4 000 articulos de literatura y mtisica uni.
versal.

Julio Verne y el Orinoco. El Nacional (Caracas) 23 abril
1952.
En torno a El Soberbio Orinoco una de sus obras me-
nos prof~ticas.

Stranvinsky cumple setenta anios. El Nacional (Caracas) 7
mayo 1952.
"Hace treinta afios su obra [... estaba perfectamente
cumplida".

El Mundo de los Oroposotos. El Nacional (Caracas) 23 ju-
nio 1953.
Acerca de Benjamin Duarte.
"... Cre6 un mundo propio: el mundo de los oroposo-
tos, seres un tanto enigmdticos, representados en sus
cuadros, y que se expresan en un idioma sin antece-
dentes "

Trayectoria de Wifredo Lam. El Nacional (Caracas) 8
mayo 1955.
Breves trazos de Ia carrera del eminente pintor.

Einstein, miisico. EI Nacional (Caracas) 8 junio 1955.
Una p gina de Georges Duhamel revela que el Premio
Nobel de Fisica fue violinista.


74








Hfomenaje de Thomas Mann a Schiller. El Nacional (Cara-
racas) 9 julio 1955.
Ensayo de T. M. en el 150 aniversario de la muerte de
Schiller.

Marti y Walt Whitman. El Nacional (Caracas) 10 julio 1955.
P~ginas del Ap6stol al gran poeta.

Jung cumple ochenta afios. El Nacional (Caracas) 24 julio
1955.
Psic6logo y m6dico "cuya cultura es de las mas prodi-
giosas que pueden contemplarse".

1655 Cyrano de Bergerac-1955. El Nacional (Caracas) 14
septiembre 1955.
Figura universalmente conocida por cl drama mis fa-
moso de Edmundo Rostand.

Los Sesenta afios de Junger. El Nacional (Caracas) 15 sep-
tiembre 1955.
Ernst Junger, el gran novelista alemfn.

1945-Bela Bartok-1955. El Nacional (Caracas) 27 septiembre
1955.
Acerca de Ia obra de este compositor a diez aios do su
muerte.

Misteio de un arte indigena. El Nacional (Caracas) 20 di-
ciembre 1955.
Claude Levi-Strauss, eminente etn6logo, publica un mag-
nifico estudio acerca de ciertas tribus indigenas de Bra-
sil (A prop6sito de uno de sus capitulos dedicado a las
pinturas de Las indias mbayas)

Shakespeare y, ]a 6pera. El. Nacional (Caracas) 15 marzo
1956.


.75








...fuera del Othello y del Falstaff de Verdi, Shakes.
peare ha resultado para los compositores un colabora-
dor peligroso, muy ajeno a la musica que para sus
dramas escribieron".

Un Discurso de Aim6 Cesaire. El Nacional (Caracas),19
mayo 1956.
El gran escritor martiniquefio plantea los problemas
del colonialismo en el mundo moderno.

El Regreso de Mir6. El Nacional (Caracas) 8 junio 1956.
Joan Mir6 en los Salones de la Galeria Maegh de Paris.

El Desconcertante lonesco. El Nacional (Caracas) 14 julio
1956.
Critica e interpretaci6n del teatro de Eugene lonesco.

Evocaci6n de Freud. El Nacional (Caracas) 24 julio 1956.
Con motivo del primer centenario de su nacimiento (6
de mayo do 1856) el autor ref iere los recuerdos dc Maria
Bonaparte.

Una Pgina de Humboldt. El Nacional (Caracas) 31 julio
1956.
En torno a la obra de Humboldt Viaje a las regiones
equinocciales del Nuevo Continente.

Bertold Brecht. El Nacional (Caracas) 17 agosto 1956.
"Con la muerte de Bertold Brecht pierde la literatura
contempornea un autor dramftico de una envergadura
excepcional, cuyas teorfas contribuyeron a renovar total-
mente las t~cnicas del arte escnico".

Juan Ran6n y el Premio Nobel. El Nacional (Caracas) 24
octubre 1956.
Candidatura del "patriarca de la poesia espafiola con-
tempornea".


76w~







UnCongreso de Escritores Negros. El Nacional (Caracas)
4 noviembre 1956.
Primero que se celebr6 "con el objeto de examinar la
contribuci6n del Africa a la cultura contemporanea..."
Reflexiones sobre un admirable discurso de Leopold
Sedar Sanghor.

El Sefior Nicolas Gogol. El Nacional (Caracas) 3 enero
1957.
"Y sus obras son otros tantos casos geniales [...] ni-
cos en su g6nero, no s6lo en la literatura rusa smio en
la literature universal".

El Teatro de Arthur Miller. El Nacional (Caracas) 1 junio
1957.
Acerca de "lo hist6rico" en Las Brujas de Salem.

El Misterio de Satie. El Nacional (Caracas) 19 julio 1957.
Su vejez prematura y el embrujo de su obra.

El Critico Pushkin. El Nacional (Caracas) 18 agosto 1957.
El gran poeta fue ademds critico, te6rico literario y ver-
dadero Doctor en Hunanidades.
"Esos textos, hasta ahora in6ditos en idioma que no fuce
ra el ruso, nos revelan la prodigiosa cultura, la indepen-
dencia de conceptos, ei certero juicio, de quien, en Boris
Godunoff elevaria toda una estetica personal, madura
por el conocimiento, a Ia cristalizaci6n de un teatro a la
vez universal y nacional, clatsico al nacer".

Diego Rivera. El Nacional (Caracas) 26 noviembre 1957;
27 novienbre 1957; 28 noviembre 1957.
A prop6sito del regreso a su patria.

1928-13asco Ibifiez-1958. El Nacional (Caracas) 15 marzo
1958.
A 30 anfos de su muerte.

77








"La juventud [...] -tanto ia del hombre como la del
escritor-- merece una revisi6n alentada por la simpatia
hacia sus gestos positives, y tn estricto criterio de valo-
raci6n teraria".

Rita Montaner. El Nacional (Caracas) 19 abril 1958.
Como p6stumo homenaje A. C. recuerda su cr6nica de
La Discusi6n (3, junio de 1923) con motivo de la priae-
ra presentaci6n de Rita en la Sala Falc6n. Despu6s
otras presentaciones y otros exitos, hasta una de sus
6ltimas presentaciones interpretando una 6pera de Me-
notti "con tat dominio de sus medios, con tanta autori-
dad y fucrza dramatic, que el acontecimiento tuvo,
para muchos, el valor de una revelaci6n tardia".

Una Jubilosa Habana. El Nacional (Caracas) 17 junio 1959.
C., Y pronto, 50000 guajiros a caballo, con sus som-
breros de guano, sus guayaberas, zapatos de vaqueta,
mochas y machetes, desfilaran -JOh, manes dcl Cuca-
lambe- por las calles de esta jubilosa Habana de 1959,
ciudad que no asistia a parecido expectlculo desde la
entrada de Ma1,imo G6mez, en los albores de la Re-
pfiblica. ."

Revelaci6n de !a Tracia. El Nacional (Caracas) 17 agosto
1961.
"Hablar hoy de la Tracia es hablar de un Alto Lugar de
la Cultura..."

Al triunfo de la Revoluci6n cotabora en peri6dicos cubanos. El
Mundo, Revolucidn, Granma ... y en revistas cubanas: Ga-
ceta de Cuba, Uni6n, Cuba, Islas, Casa de las Amgricas,
Bohemia, Revoluci6n y Cultura...

Alejandro G. Caturla 19061940. El Mundo (Habana) 8 no-
viembre 1960: 6.
Datos de su vida y obra.
Canci6n de gesta. El Mundo (Habana) 30 diciembre 1960:
A4.
78








Libro de Pablo Neruda.
"Libro que nos habla en el lenguaje director y lano de
las canciones de gesta de todos los tiempos, cantando
la gesta nuestra e invitando a los pueblos todos a vivir
una gesta futura y pr6xima".

Trayectoria de una partitura. El Mundo (Habana) 18 enero
1961: A-4.
Historia de La Rebambaramba, ballet de Amadeo RolddIn.
Antolog'a de Ccsar Vallejo. El Mundo (Habana) 3 febrero

1961:A-4.
Obra publicada por la Imprenta Nacional de Cuba con
un pr6logo de Gustavo Valcfircel. Critica e interpre.
taci6n.

Barroquismo cubano en la obra de Portocarrero. Revolu.
cidn (Habana) 23 mayo 1963:7. ilus.
"Ren6 Portocarrero es hoy uno de los grandes pintores
de America Latina: un pintor que ha sabido expresar,
mostrar, revelar, Io que otros hubiesen visto, antes de
61, como un mero catailogo de elementos sin trabaz6n
aparente".
"Entre los cuadros y dibujos de Portocarrero hay una
relaci6n activa que los erige en sisterna de interpreta-
ci6n de una realidad".

Los Misterios de la Habana. Fotos de Paolo Gasparini.
Cuba (Habana) 3(26): 20-29, junio 1964. ilus.
Tornado de su obra La Ciudad de las columnas, cnsayo
sobre arquitectura cubana que forma parte de su obra
Tientos y diferencias.

Un Coloquio sobre el arte en el mundo moderno. Granma
(Habana) 28 septiembre 1967:8. ilus.
Encuentro de escritores e intelectuales en Ginebra. Tema
propuesto: El Arte en la sociedad de hoy. Panorama de
Amrica en cuanto a las bases de su literatura. Funci6n
social del novelista.


79io







Novelas de Arndrica. Islas (Santa Clara) 10 (2) :269.270,
abril-junio 1968.
Articulo publicado en el diario Informaci6n de La Ha.
bana, el dia 3 de junio de 1944, y que la revista Islas
public "por su curiosa vigencia americana".
"'o tratgico -iy lo magnifico!- de la novela latinoame-
ricana esti en que se adentra en tierras que nunca rom-
pi6 el arado de la pluma".

Papel social del novelista. Casa de las Americas (Habana)
9(53): 8-18, marzo-abril 1969.
Version definitiva de una conference, en franceds, dicha
en los Rencontres Internationales de Ginebra, en 1967.

Amadeo Roldin. Bohemia (Habana) 61(23):100, 6 junio
1969. ilus.
"Al escuchar al afo siguiente del estreno de su obertura,
Los Tres Poemas para orquesta, comprendinmos que un
verdadero gran compositor habla surgido entre noso-
tros. Un compositor de clase internacional".

Juan, tres veces joven. Gaceta de Cuba (Habana) (117): 3,
noviembre 1973. ilus.
En ocasion del 75 aniversario de Juan Marinello.

Viaje a los frutos. Revoluci6n y Cultura (Habana) (12):
90[91], diciembre, 1973. ilus.
"El 26 de julio fue, para nosotros todos, el fluir de la
nueva corriente que esperAfbamos desde el dia en que
sonara y se hiciese came entre nosotros, el verbo de
fos6 Martl".

ALGO DE SU BIBLIOGRAFIA PASIVA, NO ANTOLOGICA,

DE LOS ULTIMOS AFqOS

1959

FERNAIDEZ RETAMAR, ROBERTO. Alegria por el regreso de Alejo
Carpentier. REVOLUCION (Habana) 7 agosto 1959: 7


80








Publicado en su: Papeleria. La Habana, Universidad Central
de-L Villas, 1962. p. [160]-164.
"...vuelve en plenitud de creaci6n persistentemente juve-
nil eiejplo feliz de escritor que ha mantenido y evivado
et fervor y la prodigiosa capacidad de trabajo..


1963

pwo om, MAR cE Una novela de Carpentier [El Siglo de las
Luces] EL MUNDO (Habana) 17 diciembre 1963: 4


1964.


BUivEO, SALVADOR. El Siglo de las Luces. Libros. REVOLUCION.
ROTOGRABADO (Habana) 27 enero 1964:12-13. ilus.
Aparece caricatura de Juan David '63.

Lmwrr, C#sAR. Confesiones sencillas de un escritor barroco.
CUBA (Habana) 3 (24):30-33, abril 1964. ilus.


1966


Cu.. B iLiOTECA NATIONAL Josif MARTt. 45 aftos de
intelectual. La Habana, 1966. s.p.] ilus.


trabajo


A la cabeza del titulo: Alejo Carpentier.

UmT F aamqw. El Criollismo alucinante de Alejo Carpen-
tier. MAPOCHO (Santiago de Chile) 13 (1): 90-101, 1966.

1967.

SUM Gu[m RoM. El Siglo de las Luces. REVISTA NACIONAL
DE CULTURA (Caracas) 29 (180):84-87, abri'-junio 1%7.


81








1969


BUENo, SALvADORL Notas para un estudio sobre Ia concepci6n
de la historia en Alejo Carpentier. ACTA LITTERARIA
ACADEMIAE SCIENTIARUM HUNGARJCAE (Budapest)
2 (34): 237-251, 1969.
Publicado en: UNIVERSIDAD DE LA HABANA (Habana)
(195): 122-138, enero 1972.


1970

FAlejo Carpentier y su concepto de la historia. (En:
INSTUT INTERNATIONAL DE LITERATURA IBEROAMFRCANA.
El En-sayo y ia critica literaria en Iberoamerica. Canada,
Universidad de Toronto, 1970. p. 257-263)
Publicado en Separata.

GIACOMAN, HELMY F. Homenaje a Alejo Carpentier. Variacio-
nes interpretativas en torno a su obra. New York, Las Am-
ricas Publishing Co. [c1970] 464 p.
Contiene. Prefacio. Confesiones sencillas de un escritor
barroco por Cesar Leante. Alejo Carpentier: realismo ma-
gico por Fernando Alegria. El mundo -novelistico de Alejo
Carpentier por Andres Sorel. Lo maravilloso en la obra de
Alejo Carpentier por Carlos Santander T. Andlisis e inter-
pretaci6n de El Reino de este mundo de Alejo Carpentier
por Emil Volek. En torno al estilo de Alejo Carpentier en
Los Pasos Perdidos por Klaus Miller-Bergh. Semejante a
la contemporaneidad del hombre por M. Roberto Assardo.
Semejante a la noche: An lisis evaluativo por Luis'Manuel
Quesada. Sobre El Camino de Santiago de Alejo Carpentier
por Hugo Rodriguez-Alcalh. Notas sobre el tiempo en Alejo
Carpentier por Sofia Fisher. Reflexiones sobre los mitos
en Alejo Carpentier por Klaus Miiller-Bergh. El Siglo de
las luces por Edmundo Desnoes. La Guillotina de Alejo
Carpentier (En torno a El Siglo de las Luces) por Domingo
Perez Mink. El Siglo de las Luces de Alejo Carpentier por
Claude Dumas. El anti-hdroe en El Acoso por Alberto 1.
Carlos. Anlisis del sistemna de estructuras musicales e in-
ter-pretaci6n de El Acoso de Alejo Carpentier- por Emil


82Af








Voiek. La relaci6n m sico-iiteraria entre la Tercera Sinffo-
nia Eroica de Beethoven y la novel El Acoso de Alejo Car-
pentier por Helmy F. Giacoman.

MAuEQUZ RODRG uEz, ALEXIS. La Obra narrativa de Alejo Car-
pentier. Caracas, Universidad Central de Venezuela, 1970.
220 p. ilus. (Ediciones de la Biblioteca)


1971


HARSS, Luis. Alejo Carpentier, o el eterno retorno. (En su: Los
Nuestros. 4a. ed. Buenos Aires, Editorial Sudamericana
[1971] p. [51-56])


VALD s BERIAL, SERGIO. Caraterizaci6n lingiistica del negro en
la novela Ecu&yamba-O! de Alejo Carpentier. INSTITUTO Dr
LrMhATURA Y LINGffSTIcA. ANUARIO L/L (Habana) (2):
[123]-170, 1971.


1972

Bu o, SALVADOR. Notas para un estudio sobre Ia concepci6n'
de la historia en Alejo Carpentier. UNIVERSIDA) DE LA
HABANA (Habana) (195): 122-138, 1972.

MOLLm-BrRGn, KLAUS. Alejo Carpentier. Estudio biogrdfico-
critico. [New York] Las Americas [1972] 220 p.

Asedios a Carpentier. Once ensayos crfticos sobre el
novelista cubano. Selecci6n y nota preliminar de Klaus
Miiller-Bergh. Chile, Editorial Universitaria, 1972. 233 p.
(Colecci6n Letras de Am6rica)

SANos MORAY, MERCES. Notas para el estudio de la novela
en Alejo Carpentier. SANTIAGO (Santiago de Cuba) (9):
189-196, diciembre 1972.


083









TRiGo, PEDRO. El Derecho de Asilo [por]
RESERA DE LITERATURA, ARTE Y
(Madrid) 9 (59): 11-12, noviembre 1972,


Alejo Carpentier.
ESPECTACULOS
ilus.


1974


BUENO, SALVADOR. Carpenter en la maestria de sus novelas
y relatos. UNION (Habana) 13 (1): [1021-121, marzo 1974.

CUBA. BBLIOTECA NATIONAL Jost MARTf, HABANA. Homenaje na.
cionaI at 70 aniversario de Atejo Carpentier: Un Camino de
Medio Sigo. Presentaci6n por Salvador Bueno. Habana,
Consejo Nacional de Cultura, 1974. [s.p.] ilus.
Catffdogo que se reparti6 el dia de la inauguraci6n de ia
exposici6n que motiva este gui6n (Diciembre 25, 1974)


CHAO, RAM6 1. Alejo
TRIUNFO (Madrid)


Carpentier: una literatura inmensa.
(613) : 48-51, 29 junio 1974. ilus.


Dans la m6moire de. TELE 7 JOURS (Paris) (756):87, 19 octo-
bre 1974. ilus.
Carpentier evoca su aristad con Robert Desnos en un
program televisado en Paris.

GcftCA, MIGUEL ANGEL. Alejo Carpentier: espressione di una
nuova letteratura in una nuova societA. MACONDO (Roma)
(3) :4-5, octubre 1974.

PoGLOI, GAcmLu. El Reino de este hombre. REVOLUCION
Y CULTURA (Habana) (20):50-53, abril 1974. ilus.
Este trabajo se ilustr6 con la portada de esta misma revista
en ]a cual aparece el rostro de nuestro primer novelista en
medio de un mapa de las Antillas tornado de la obra del
Padre Cornelli: Insole Antili La Cuba e La Spaniola.


RoA, MIGUEL F. Alejo
GRANMA (Habana)


Carpentier: el Recurso a Descartes.
18 mayo 1974:4. ilus.


84








_____ CUBA INTERNACIONAL (Habana) 6(59):
4651 ] julio 1974. ilus.
Egdci6n en ruso: CUBA (Habana) (12) :1&-23, diciembre
1974. ilus.



Apndice, I

RIACION DE FOTOGRAFIAS (EN ORDEN CRONOLOGICO)
QUE ILUSTRARON LA MUESTRA


Carpentier adolescente.

En Lama de Tierra en 1920.

De un grabado en madera de Abela, el perfil de Carpentier.

Con Josd Manuel Acosta y Adia Yunker en La Habana en 1927.

Con Martn Casanova y Jos6 Antonio Ferndndez de Castro, en ]a cfrce!,
en 1927.

Con Paul Morand en 1928.

En Paris por los afios 3D.

Ensayo de La Passion Noire en Paris en 1932. (La primer audici6n fue
en 1930)

En Paris en Julio de 1937. Con F6lix Pita, Nicol&s Gmuiltn y Juan Mar.
nello en visperas de partir para Espafia, a participar como delegados
de Cuba en el Segundo Congreso de Escritores en Defensa de la Cut-
tura. (En: Augier, Angel. Nicotds GutIMn. Notas para un estudjo bio-
grfico-critico. La Habana, Universidad Central de Las Villas, Direcci6
de Publicaciones, 1962. Tomo I, [s.p.])
I
Carpentier en Caracas en 1945.

Con Wifredo Lam y Erich Kleiber en La Habana en 1943.

En e! Alto Orinoco.

En la selva venezolan

C Fn ray Diego de Valdearenas el 28 de mao de 194.


85e









Con Carlos Chvez.


Con Durand, uno de sus traductores.

Con Jean Louis Barrault en Caracas.

En Ia Universidad de Caracas donde ofrcc6 curso de Literatura Moderna
y ContemporAnea,

Con Roger Cai~lois y Maurice Nadeau en Paris en 1955.

De una exposici6n de su obra en Caracas en 1956.

En un prograrna de Radio Caracas Televisi6n donde ofreci6 una confe.
rencia titukada El Pasado vivicine el dia 26 dc febrero de 1959.

Con Conchita Garz6n trabajando para la primera venta nacional del libro.

En Bulgaria en 1961.

En un intercambio cultural de Cuba con Bulgaria.

Con su esposa Lilia Carpentier en Paris en 1974. (Fotos tomadas par la
companera Marta Arjona)




Apndice I1

ALGUNAS OPINIONES DE LA CRITICA INGLESA, FRANCESA
Y NORTEAMERICANA, ACERCA DE LAS OBRAS
DE ALEJO CARPENTIER


&lejo Carpentier posee una elegancia de percepci6n y una distinci6n de
estilo que W. H. Hudson (el autor de Mansiones Verdes) hubiera
podido envidiarle. (Time. New York)

Aury, Dominique. Nos Ileva de un tema a otro, sin que nunca se rompa
la unidad ni el hilo de la narraci6n; sin que nunca el tono decaiga
o flaquee. (Nouvelle Revue Fran~aise. Paris)

Bosquet, Alain. Atejo Carpentier se mantiene en un papel de mediador
entre dos cultures, del cual no vemos otro ejemplo en esta ipoca.
(Combat. Paris)

Cada una de sus piginas es exponente de un arte vigoroso, personal,
integrado. (Saturday Review. New York)


86








Catpentier es un escritor de una habilidad extraordinarla. Su narrativa,
Jjea de vida y de color, se muestra escueta, sin embargo, usando
de Una grand sutiIC7z de efectos. (New York Herald. New York)

carpentier nos revela, a cada paso, su conocimiento de la naturaleza
hurana, revelindonos, a la vez, nuestra situaci6n en el rundo mo-
derno. (The Observer. Londres)

Cau, Jean. Tanta gracia en et estilo, tanta crueldad en fa ironfa, de r-
queza en la parquedad, de virtuosismo en la construcci6n ... (Les
Temps Modernes. Paris)

Church, Robert. Este libro pucc colocarse junto a Moby Dick y La
Serpierte Emp!umada. Va mAs alid de la iteratura. (Se refiere. a Los
Pasos Perdidos) (Ncw Chronicle. Londres)

Fascinante ... Prodigiosa mantra de narrar. (The Manchester Guardian.
Manchester)

Miomandre, Francis. Estamos en prcscncia de .Tn artista de primer orden.
(Hommes et Mondes)

Nadeau, Maurice. Libros de una rica y agniffica bellcza, que no se agotan
en una sola lectura (France Observateur. Paris)

Priestley, J. B. He aqu tin gran escritor. Los Pasos Perdidos es uno de
los libros capitales de nuestro tiempo. (Sunday Time. Londres)

Queneau, Raymond. El Reio de este mundo cs uno de los libros m.s
hermosos qtie nos hayan Ilegado del Nuevo Continente en estos dfti-
mos atos. (Anthologie des Jeunes Autours)

Rousseau, Andre. Su obra tiene un profundo significado dentro de la
literatura contemporfinea. Los Pasos Perdidos es La mejor novela
que nos haya dado America Latina en estos aflos. (Le Figaro Litteraire.
Paris)

Sitwell, Edith. Los Pasos Perdidos es un libro gigantesco. Alejo Carpen-
tier es, sin duda alguna, uno de los mcis grandes escritores vivientes.


87














Una graduaci6n hist6rica*







Luis Suardia

Companeras y compaferos:
Hace u instante el compafiero del Seccional de la Uni6n
de J6venes Commistas les anunciaba que yo queria dirigirme
a ustedes, y asi es. Querfamos no desaprovechar esta ovasi6n
tnica. Y digo minica porque es bien probable que nos veamos a
menudo en Bayamo, Ciego de Avila o Pinar del Rio, mas no en
un acto como 6ste, hist6rico, dicho sea sin asomo de ret6riCa.
Hist6rico porque nunca antes un n~uero tan crecido de nues-
tros trabajadores se ha reunido con ocasi6n de una gradua-
ci6n en ia que figuran como protagonistas. Y nunca mAs ha
de suceder debido a que la mayorfa de nuestros trabajadores.
accede al nivel de tcnico medio. Una graduaci6n de este ca-
libre, y aim mis numerosa, tan s6lo despertarfa nuestro entu-
Siasmo si se produjera como consecuencia de nuevas promocio-
nes, de a incorporaci6n de gente joven, dispueta a responder
a las crecientes necesidades del pats en lo que a nuestro frente
se refiere. El hecho es que los doscientos V tantos compafieras
y compafleros que han terminado este curso de las Bibliotecas
Escuelas con promedios buenos y notables demuestran la jus.
teza de estc empenio. No se nos escapa que el esfuerzo de los

Versi6n de cscurso pronunciado en el actor de graduaci6n del
CM-O 1973-1974 de la Escuela de Tnicos de Biblioteca y las Bibliotecas
Escula, el diecis&js de julio de 1974 en el Sal6n de Actos de la Bibio-
tem Raconal Josd Martf.


89%








protesores de las doce umidades de ensefiarza -esfuerzo mei-
torio, sin dudas- ha obtenido este resultado porque en ia ma-
yorla de los casos la experiencia de trabajo y el afin de supe-
raci6n de ustedes propici6 el 6xito de su gesti6n. Ustedes no
miciaron su estudios hace unos meses, lo iniciaron desdc que
comenzaron a desenvolverse en sus respectivas bibliotecas. Los
compafieros profesores han dado los fimprescindibles toques
finales a una preparaci6n tdcnica que, en mayor o menor gra-
do, caracterizaba la faena de ustedes y el hecho do que hayan
dado ese pasofi'ndamental en el camino de su superaci6n
constituye un motivo de satisfacci6n para los integrantes de
la Direcci6n de Bibliotecas, del Consejo Nacional dc Cultra y
de nuestro sector. Se juntan hoy, pues, los trabajadores estu.
diantes de todo el pals y la nueva promoci6n de la Escuela de
Tcnicos de Biblioteca, se dan la mano en un acto simb6lico.
Distintos no son en esencia, ya que, como acaba de sefialar la
compafiera Adelina L 5xez, a part r de 1968 el metodo que com-
bina el trabajo con el estudio ha sido pr~ctica pernanente
en la ETB. As que las mas j6venes dispondra~n quiza's de
conocimientos mds ordenados, ms decantados y los de largos
anios de trabajo dominar~kn los aspectos prActicos, pero todos
son trabajadores y estudiantes y esto ya no es desasido sirmbo-
lismo sino la prdctica de nuestra filosoffa, la que entiende, con
toda justeza, que la combinaci6n del trabajo y el estudlo con-
tribuye decisivamente a nuestra formaci6n. En esa prictica
se forjan las generaciones actuales y se formarAn las del
porvenir.
Ahora bien, nuevas tareas reclaman nuestro concurso. Y
tambi6n de esas tareas queremos conversar con ustedes.
A lo largo de doce afios, nuestra Escuela ha jinpartido cur-
sos -de diverso carActer- que han resultado realmente fiti-
les. A los ciento cimcuenta y tantos compafieros de cursos
anteriores vienen a unirse los dos largos centenares de este
ultimo, constituyendo ya verdaderos destacamentos de una es-
pecialidad revitalizada por la Revoluci6n. La nuestra es una
escuela producto tambidn del poder transformador de la revo-
luci6n socialista. Bibliotecas habia aun antes de 1959, pero
una verdadera red de bibliotecas piblicas -sin olvidar las
bibliotecas y centros de documentaci6n de algunos de nuestros
miisterios y organismos.- no podia prosperar en el pasado,
no podia estructurarse verdaderamente en el capitalismo. Com-
pafieras y compafieros hubo que, en los afos anteriores a la


0








Revoluci6fl, abrazaron Ia profesi6n y trabajaron con tenaci-
dad en un medio hostil, que realiaron esfuerzos admirables
y se prepararon para esta cosecha. Pero, equi6n podia aseve-
rar hace veinte afios que a estas alturas contAramos con estos
servicios, todavia modestos, pero crecientes, todavia imper-
fectos, pero en desarrollo? Do un modo u otro, esta vanguar-
dia hIzo posible que no partidramos de ctro y propici6 este
movimiento. Asi, puts, esta escuela es u-n producto de nuestra
Revoluci6n y ustedes deben ser, en Ia teoria y en la pr~ctica,
abanderados de su filosofia. El informe de Ia compafiera Ade-
lina L6pcz plantea que hay deficiencias y es deber dc todos
nosotros cargar contra esas deficiencias. MAs, junto a !as otras
escuelas, orientadas y dirigidas pwte l Cotsejo Nacional de
Cultural, y representadas en este actor por el compafiero Ar-
noldo Juan Reyes, Director General dc Escielas, la ET13 desem-
pefna un papel en la fornaci6n de tWcnicos a] servicio de nues-
tro pueblo. Sin embargo, nosotros acometemos ya tareas que
sobrepasan lo especifico de nuestro programna de estudios.
Nos explicaremos.
El auxiliar, el t'cnico, el bibliotecario se mueven en un
terreno que conocen. Ahora bien -de ddndc salen los jefes de
secciones, departamentos y unidades de nucstra Red? De
nuestra masa de trabajadorcs casi siempre, corno es 106gco.
Meditemos todos en estc asunto. Nos preparmtos para desa-
rrollar Io especifico de la profesi6n, pero debemos conocer
tambidn el engranaje de la direcci6n, la administraci6n, las
distintas jefaturas de una biblioteca aun de las m~is grandes y
complejas. De entre ustedes pueden y deben salir los que
ileven el peso de Ia direcci6n aun en los niveles irns altos. Y
como todavia no hemos instrumentado la ensefianza de la
direcci6n, de la administraci6n, es oportuno que hablemos de
todas las piezas que integran nuestra maquinaria de trabajo.
Tampoco en la investigaci6n, la profundizaci6n, podemos
contentaros con ser trasmisores de la cultura, debemos asu-
mir el papel de protagonistas, modestos protagonistas que
asumen su responsabilidad con fiebre creativa. Formamos
parte de una direcci6n singular dei Consejo Nacional de Cul-
tua, porque desborda el marco de una disciplina artistica o
literaria para relacionarse con todo el conocimiento humano.
No porque cada uno de nosotros sea depositario de todas
lasartes y las ciencias sino porque una biblioteca -un centro


91








de culture permanente, como sabemos- debe ser fundamento
de todo el acontecer de una localidad o region. No es posible
que pasemos por cl bosque mitiple y diverso sin ver los ar-
boles. Auxiliemos al estudiante o al lector que busca un libro
para distraerse, pero sin olvidar al maestro, al investigador,
al niflo que representa todas las posibilidades del futuro, si.
gamos con interns la obra, Ja ejecuci6n, el recital del pi ntor,
el mdsico o el poeta, pero no dejemos a un lado al ingeniero,
al medico, al constfuctor. Estamos ligados al instructor de
are, al veterinario, al apicultor y al deportista._No podemos
saberlo todo, mas, es nuestro deber conducir al especialista
que acude a nuestra pequefia o grande unidad hasta el mate
rial que en sus manos tomari forma concreta en beneficio
de la ccaunidad que tanto espera de nosotros, de todos nos-
otros, trabajadores de un Estado socialista.
Ciertamente, la Biblioteca Nacional contiene mis de un
tesoro, piezas irreemplazables de nuestra cultura; no obstante,
en muchas de nuestras unidades puede hallarse un conjunto
de exponentes culturales nada desdefiables. Y no siempre el
desarrollo t6cnico de las mismas va acompafiado de espfitu
creativo, de afa n investigativo, de sana y titil curiosidad. Hay
en mis de una biblioteca revistas, peri6dicos, publicaciones
varias que esperan por gene preocupada que las descubra.
SHabrA que esperar siempre por el experimentado investiga-
dor que venga y cobre la pieza mansa que no se cansa de
saltar a nuestro lado? Es fitil, hermoso preservar, mas no
finicamente para el hipot~tico y paciente compilador que re-
mover el polvo inm6vil de nuestros fondos dentro de diez
o quae afios, el polvo que para entonces habr-A devorado
pfginas preciosas, sino para alimentar nuestra voluntad de
servicio de cada dia. QuizA la falta de experiencia nos detenga
y no sepamos c6mo empezar, pero, sin pretender que todos
seamos investigadores, hicidos ensayistas, ant6logos infalibles,
nos pronunciamos por tn trabajo m6s raigal mi4s agresivo.
Tomar de la mano al investigador y ilevarlo a una fuente por
6I desconocida es tambin una funci6n meritoria. Despertar en
nosotros al posible investigador dormido y hacer que los j6-
venes escritores, arfistas, tdcnicos, cientificos sepan usar de
nuestros fondos es parte de nuestra labor natural.
El usuario, a veces desorientado o escaso de referencias,
no debe ser nunca considerado como un extranio, un impor-
tuno y nuestro relativo domino de todos los caminos que
entran y salen del bosque bibliotecario no debe invadirnos


92








dsuperiordad. Ofrecer con sencillez y seguridad nuestra
ayuda, no nuestros favores, nuestras mercedes.
El Estado dispone que algunas de las horas de trabajo se
dediquen al estudio a lo largo de estos cursos, cada trabajador
estudiante sacrifice parte de sus horas libres para profundi-
zar en las materias programadas en el plan. (Con qu' prop6.
sito? Para que nos acerquemos a esa plenitud que representa
ser cada dia mAs titil, mAs eficaces. Entonces, si mais de dos-
cientos bibliotecarios de todo el pais arriban hoy al final de
un curso que significa una etapa en su superaci6n, c6mo po-
demos concebir que en un recuento que podamos hacer dentro
de, digamos, un afio, esa fuerza no se haya hecho sentir en
todo el pats? Este conjunto que entra en acci6n tiene que
constituir una revoluci6n en nuestro plan de trabajo. Debe
significar mfis extensi6n, mis calidad, rns hondura, de rna-
nera que estudiar no sea simplemente el modo de obtener un
diploma que acredite nuestros conocimientos, que publique
nuestra experiencia, sino una raz6n mAs para comprometer-
nos con esa fiesta que es el trabajar para la mayoria imnensa,
para ese amor a la humanidad viviente como nos ensei6
el Che con su palabra y su ejemplo, se convierta en hechos
concretos.
Los que escriben los libros y los que los interpretan y usan
en la clase diaria son nuestros compafieros de armas. Y las
dificultades cotidianas, mAs o menos superficiales, no deben
aplastarnos, como no deben consumirnos las necesidades ma-
teriales, lo cual no quiere decir que nos desentendamos de los
problemas pendientes, antes bien, debemos abordarlos para
resolverlos, no de palabra sino ciertamente hallando las so-
luciones.
Y si la gesti6n propia de la profesi6n bibliotecaria, Ia pre-
paraci6n de materiales, la referencia, la atenci6n a los que
vienen en busca de prestaciones concitan nuestro entusiasmo
laboral, chemos de rechazar lo concerniente a la administra-
ci6n o direcci6n? Nos han ensefiado que dirigir es organizer,
oriental, crdinar, supervisar, mas no siempre aplicamos en
la pr~ctica esa teoria y, como deciamos hace un momento,
sabemos que los cursos que linpartimos aun no se ocupan de
sembrar esa semilla en las graduaciones que emergen virgenes
de experiencias administrativas. De entrada, es menester que nos
despojemos de nuestros des6rdenes personales para que no
influyan en el trabajo general, para que no pasen a ser des-


.T3d








6rdenes colectivos. No siempre las deficiencias que se advier.
ten en el personal que dirigimos nacen en esa instancia sino
que arrancan de nuestra fala de experiencia, porque no sabe-
mos orientar, no sabemos supetvisar, no sabemos organizar,
en una palabra: no sabemos dirigir. El tomar decisiones, con
la asistencia esclarecedora de los demds, aplicando la 16gica,
aguzando el sentido comdn, sin perderse en la falsa analogia
es parte del contenido de trabajo de un dirigente de an nivel u
otro. No aplazar injustificadamente un asunto (Marti nos
ensefia que aplazar no es nunca decidir") y atendiendo con
pasi6n todo !o que se mueve en nuestra esfera, mas cuidando
que el exceso de pasi6n no conspire contra nuestra objetiv-
dad, fundamental cada 'decisi6n sin que ello nos conduzca
a un proceso larvario. Un dirigente debe saber definir, rati-
ficar un plan en su totalidad o seiialar cada dngulo nuevo
cuando sea preciso, dominar el abanico abierto de las alterna-
tivas, medir el alcance de una intervenci6n, aprender mien-
tras enseiaj, ensefiar a veces sin declaraci6n previa. Debe
saber apuntalar, estimular. Ser preciso en el enfoque de los
problems. Por ejernplo, si en una provincia que hace cinco
aos disponla de media docena de unidades bibliotecarias
ahora ftuncionan veinticinco que presentan ncecesidades de in-
dole material, at procurar las soluciones del caso no debe per-
der de vista que, s que los problems, aumentan las posi-
bilidades de servicio.
ZNos faltan todavia t6cnicos, mecan6grafos, jardineros, pla-
nificadores, electricistas, trabajadores de manteninajento? S i,
pero la soluci6n no es detenerse sino avanzar con m6s fir-
meza.
En las i~ttimas reuniones con los directores provinciales
hemos dedicado no poco tiempo a las estadisticas. Entende-
mos que la buena, narcha de las estadisticas, el aplicar la me-
todologia aprobada, es parte esencial de nuestro trabajo. Ya
se sabe que no somos peritos en esta materia, pero si cada
uno recoge en su unidad los datos sohcitados convencido de
que de esa manera ayuda a reflejar la realidad de nuestra si-
tuaci6n, estarA contribuyendo al exito del trabajo bibliote-
caro.

No son pocas las tareas que reclaman nuestra participa-
ci6n, pero mds complejas y dificiles nos parecer~n si no sabe-
mos c6mo entend6mosla con el tiempo, si no propiciamos un


4









verdadeo aprovechamiento de la jomada laboral, porquc el
empleo del tiempo no es iinicamnente el ttulo de una conocida
novela sino uma especie de cliencia cuyo desconocimen.to pue-
de conducirnos a la ansiedad y al desequilibrio.
Se sabe tambien que no somos expertos en planificaci6n,
pero luchemos por ser al menos aficionados entusiastas, ya
que sin planificaci6n no hay coherencia, iro hay logros per-
uanentes.
Plaificar con pasi6n, atender las estadisticas con simpa-
tia, prepararnOs para orientar con firmeza y fraternidad, oir
en cada caso las opiniones del colectivo y si dciscrepamos lha-
cerlo sin altaneria, con argumentos y no con estridencias, en
beneficio del objetivo comin y no para que nuestro criteria
personal se encarame y brille, usar de la critica que para Marti
fue siempre "el ejercicio del criterio" y usar de la autocritica.
Ya sabemos que nos cuesta trabajo advcrtir nuestras deficien-
cias y que somos mas aptos para descubrir los errores ajenos,
de ahi que debamos poner enfasis en la autocritica sin cuyo con-
curso no hay ciencia ni t6cnica ni arte posibles, sin cuyo
concurso no hay desarrollo. Dirigir, pues, es saber estimular
la participaci6n colectiva y asumir cn todo momento la res-
ponsabilidad individual. Que todus parLicipexi para enriquecer
un plan, un programa sin que rcnuncicmos a nuestra respon-
sabilidad. Dirigir es organizar, mas si no estamos intimamente
convencidos de la importancia de la organizaci6n poco !ogra-
remos. QuIero, a este prop~si o, traer a colacidn una anec-
dota: en una ocasion repasabanmos un tarjetero reluciene de
cierto compafiero y un experinientado professional que asistia
con nosotros a ese repaso nos dijo: "A pesar de toda esa eft-
ciencia, fulano no puede funcionar, porque no tiene organi-
zada su cabeza y, a la hora precisa, no sabe qu& tiene qu- bus-
car m d6nde." Asi es.
Para dirigir, para administrar, para desempefiar un traba-
jO cualquiera con 6xito es menester pensar. No finicamente
atacar con ixito las muchas penpecias dcl trabajo diarlo sino,
en prier lugar, pensar. Y saber pensar. CQui6n de nosotros
no tiene a mano ejemplos de compafieros entusiastas que se
desperdician proclamando que estan en Io concreto, que ellos
s8 resuelven sin que por lo general concreten nada y sin que
resuelvan gran cosa a la postre? Arrastrados por nuestro pro-
Pio desorden, pasamos a veces de un dfa a otro, durante lar-
as y agotadoras jornadas de trabajo, perdidos en pequefias


95









angustias, balbuceos, ansiedades sin dejar ningun asunto bi.
sico liquidado. Llegan cartas, llamadas telef6nicas, peticiones,
hay que atenderlas, pero en forma organizada, pues cada dia
que entreguemos a esa prActica desmesurada, sin anilisis, sin
evaluaci6n es tiempo poco aprovechado.
Nuestra decision de asumir la Revoluci6n, intima, defiam-
tiva, se ratifica con el curplimiento de cada una de las tareas
que se nos encomienda. Mas, en esta etapa de agudizaci6n
de la lucha en el terreno ideol6gico -c6mo podemos integrar
la vanguardia si no profundizamos en el marxismo-lenirismo?
El estudio del materialismo hist6rico, del materialismo dialc.-
tico es tarea impostergable para todos. Y xns audn para los
graduados recientes, porque no hemos instrumentado en nues-
tra Escuela ese aspecto esencial de nuestra formaci6n. Es nues-
tro deber rescatar lo mejor de la cultura universal y ofrecerlo,
en ]a medida de nuestras posibilidades, a los usuarios, pero sin
olvidar que "'La historia de la humanidad es ]a historia de la
lucha de clases". Y que dnicamente conociendo los principios
filos6ficos que nos guian podemos servir realmente a nuestra
clase que lucha por borrar todo gdnero de desigualdad en el
mundo.
No olvidemos que nuestro deber internacionalista nos obli-
ga a interesamos por lo que ocurra en Am6rica Latina, en
Asia, en Africa, en cada regi6n del planeta, que cada lucha
justa debe tenernos como protagonistas y no como tibios
tesltigos.
Es con ese espiritu que boy nos reunimos aquf, para salu-
dar el esfuerzo de profesores y estudiantes, para reconocer de
ixito alcanzado en nuestro curso regular y el xito alcanzado
en el curso extraordinario de las doce bibliotecas escuelas,
seguros de que este aluvi6n de graduados impulsarAi los tra-
bajos y ha de encarnar una revoluci6n en toda la Red, asi en
extensi6n como en intensidad.


96












Paisaje con un alcalde alfondo







Octavio Smith

El Ayuntamiento habanero abre el afio 1743 con el usual
"cabildo de elecciones". Todo el cuerpo capitular esta' reu-
nido y lo preside el gobernador y capitan general. Este es el
smsho Juan Francisco de Guiemes y Hurcasitas, suma del
hombre de presa con el de pompas, futuro y capaz virrey de
Nueva Espafia. Su Excelencia, que por la ordenanza no tenia
voto pero era juez "de lo que se hiciere'.,
...despu6s de haber dado a esta Mauy Noble y Leal
Ciudad ios dias, dijo que esperaba r tan Ilustre Con-
sistorio tendria todo acuerdo en Las ciecc.ones de Alcal-.
des y demos oficios que se han de Jegirt ejecutaindolo
en personas benemeuritas y dignas dc dichos empleos.
No hay unanimidad sobre quicnes hant de ser los nuevos
alcaldes. "Dan sus votos" a Baltasar de Soiolongo y Santiago
Pita uno de los alcaldes salientes, el doct- Juan de Pefialver
Angulo, y los regidores Baltasar de Sotolono (con la f6rmula
"al capital Santiago Pita y a si mismo para esforzar su elec-
ci6n"), Josd Martin F6ix de Arrate, Sebastian de Pefialver
Angulo, Crist6bal de Zayas Bazin, FIix Jos6 de Acosta Riaza
y Laureano Chac6n. En tanto que el otro ai-alde, regidor
Pedro Beltrn de Santa Cruz, y los regidorcs SebastiAn Calvo
de la Puerta, Jacinto Tomdts Barreto Tavares, Luis Jos6 de

Seci6n del trabajo "Para una vida de Santiago Pita", del que ya
han publicado varias en esta revista.


~#1









Aguiar y Manuel de Molina Machado y Castilla se pronunciatt
por un don Nicols Castell6n y un don Pedro de Armenteros
no registrados por la historia de las letras pero pertenecien-
tes a esa clase con acceso a los empleos cabildefios, aludida
por Gfiemes en su transcrita exhortaci6n.1
Contamos siete votos a favor y ciinco en contra y advertimos
que ci acta trasuntada se salta el del regidor Alf6rez Mayor
Gonzalo Recio de Oquendo, al cual, por la preeminencia de
su cargo, correspondia votar -como lo hace en las demis
elecciones- despu6s de los alcaldes. Este regidor es el vii
titular del conocido Mayorazgo fundado por Ant6n Recio,
de quien desciende tambien, por otras lines y ramas, Santia-
go Pita.' Pero nada modificaria saber que decidiera el Mayo-
razgo respecto a su pariente. En suma, a tenor del acta capi-
tular que venimos siguiendo, concluidos dichos votos el gober-
nador confirm en nombre del rey "la clecci6n de Alcaldes
ordinarios en los sefiores Regidor don Baltasar de Sotolongo y
Capitan don Santiago Pita".
Como fruto de subsiguientes votaciones o acuerdos para
este afio seran: alcaldes de la Santa Hermandad, Marcos del
Puerto (reelecto) y Gabriel de Alverro; procurador general,
Pedro Miguel Garcfa Menocal (reelecto); regidores comisarios
del afio, los capitanes Fdlix Jose de Acosta Riaza y Laureano
Chac6n; padre dc menores-oficio que todavia no conlleva
la silla de regidor-, Tomds Niinez; procurador de pobres, el
mencionado Laureano Chac6n, y mayordomo de Propios y
Rentas, el doctor Francisco L6pez de Gamarra.
Confirmados todos por el capitain general, hechos entrar
los no presentes, aceptados y jurados los cargos, a los alcal-
des el Alferez Mayor Recio de Oquendo
...les hizo entrega de las insignias, asi de la Real Jus-
ticia Ordinaria como de la Santa Hermandad, y efec-
tuado, tomaron sus asientos en los lugares dispuestos.

Arm'enteros es alcalde de la Santa Hermandad en 1737 y Castell6n
alcalde ordinario en 1747. V6ase CowLEY, RAFAEL Y ANDnS PEG Los tres
primeros historiadores de la Ista de Cuba. La Habana, 1876. t. 1, p. 243
y 252.
2 SANTA CRUZ Y MA tL N FRANCISCO XAVIER DE, CONDE DE SA JUAN DE
JArUco. Historia de familias cubanas. La Habana, 1940-50. t. 3, p. 358-364;
t. 6, p. 246.







a eleci6n de Pita ocure meses despues de hiaberse dis..
tingido --a expresi6n es de Arrate- en ]a ambiciosa y ma-
guada expedici6n a Nueva Georgia y a mrs de diez afios de
aparecida la edici6n sevillana-prirnera hasta ahora- de
El principe jardinero y fingido Cloridano. La fiebre put,doro-
Zaos la frente, infitmnrnos que "Justicia y Remmiento de la
Ciudad" estuviesen recogiendo ccos de la fanma de la comedian,
o siquiera tomando en cuenta la acci6n beica. El d.tio sO
retre ante la votaci6n dividida y se disipa del todo con el
barrunto de que ma's tarde o ma's temprano se le hubieran
abierto al capitAn de milicias, por s6lo su apellido, las puertas
del cabiIdo.
La 'familia Pita deFigueroa, parienta de los Recio, los
Sotolongo, los Calvo de la Puerta, tenfa un lugar tan discreto
coao definido dentro de la que se ha Fanuado oligarquia con-
cejpl. Desde fines del siglo xvii, ya lo hernos visto, van figu-
rando sus miembros en cargos vin1culadus at Ayursiamiento.
Pamr'arribar a 6ste bastaba --en la persona "benemdrita" y
"digna" por su estrato social- la condici6n de wcint. Entre
otrs ejemplos hay el del inmigrante gaditmao Antonio Par-
ladorio., prosper duenio de moinos do tabaco, Clue s electo
alcalde ordinario en 1735 y 1744. Pero de s6iio son apelidos
de mAs arraigo los reiterados. A inotivarlo conkcurrian las
Layes de Indias con su "para alcaldes ordinaries se teng con-
sideraci6n a los descendientes de Descubnidores, Pacificadores
y Pobladores"; el hecho de que unas cuantas fimiias criollas,
muy ramificadas y entrazadas, controlaran e Ipoder mtiunici-
pal a travis de los oficios perpetuos de regidores y, por fin,
que estos mismos pudieran ser elegidos. En ,7Igio xvI
sopka aires novedosos, pero todavia el i ncado Arratc puede
generalizar con fundamento, defenderles a los alcaldes ciertos
honored no s6lo por ser de ky sino
por haber ejcrcido siempre estos empleu;s Los veci-
nos ntds calificados y de las familiar mas anmiguas v dis-

EsOs Pita de Figueroa -el padre, hermanos o sobrinos de Santia-
Pm-ft iw: Isidoro, alcolde ordinario en 1699; Jacinto, procurador general
1721; Bias, regidor de 1730 a 1735; otro Isidoro y Baltasar, alcaldes dc
'RSuta Hermandad e 1726 el primero y en 1728 y 1744 el segundo.
Vimns Cowu Y PRGo, op. cit. (1), t. 1, p. 216-254.




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC