UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00101


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Fue Caboto el descubridor de la insularidad de Cuba?
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
    Romances cubanos. Introducción por Roberto Friol
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
    La Ruta de Antonio Maceo en el Caribe y la América continental
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Bicentenario de Bonpland: Un apóstol de la ciencia
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
    Los Incunables de la Biblioteca Nacional José Marti
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    De si hizo o no vida de metrópoli el primer dramaturgo cubano
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Historia de la gente sin historia
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Crónica
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
    Miscelánea
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
    Indice de ilustraciones
        Page 256
        Page 257
        Page 258
Full Text






w
4
5








Revista de la
Biblioteca Nacional Jose Marti











Director: JUAN PtREZ DE LA RIVA


Secretaria de Redacci6n:





Canje: Biblioteca Nacior


SiOMARA SANCHEZ


ial Jose' Martf


Plaza de la Revoluci6n


Habana


Cuba


Primcra Epoca:.


Segunda


Epoca:


1909-1912
1949-1958


Tercera Epoca:


PORTADA:


Magfuntia. XilograCia. 8.7 X 14 cm (fragmcnto).
En Chronicarum, 1497. V. trabajo sobre incunables.


1959-










Revista


de la


Biblioteca Nacional Jos6 Marti


Aino 65


3ra. epoca-voL


XVI


Ndmero 2


Mayo-agosto 1974
La Habana, Cuba


Cada aulor se responsabiliza
con sus opinions


TABLA DE


CONTENIDO


PAG.


Cdsar Garcia del Pino
tFue Caboto el descubridorde la insularidad de Cuba?

Juan Francisco Manzano


Romances cubanos.


Introducci6n por Roberto Friol


31


Josd Luciano Franco
La Ruta de Antonio Maceo en el Caribe y la Amdrica


continental ...


43


a 0 a y *- & S a* a A * * * & & p 4 4 9 *


Josi L6pez Sdnchez
Bicentenario de Bonpland: un apostol de la ciencia

Israel Echevarria
Los Incunables de la Biblioteca Nacional Jose Marti

Octavio Smith
De si hizo o no vida de metr6poli el primer drama-
turgo cubano .... ............... .................


75


103


161









HISTORIC DE LA GENTE SIN HISTORIC


Juan Perez de la Riva
Las Modistas de La Habana hace un siglo ........
Cuindo llegaron a Cuba los Cltimos bozales? ......

Fernando Portuondo


Carios Manuel de C6spedes, el homrnbre,


nario .....................


el revolucio-


YE 4444 6 r e ...


Los Hfingaros en Cuba ....... ...........

Zoila Lapique Becali
Figura musical de Eduardo SAinchez de Fuentes


217


CR6NICA
Salvador Morales


Dimitrie Cantemir: 300 aniversario de su natalicio ..

Luis Suardiaz y Guy Silvestre
Inauguraci6n de la exposici6n del libro canadiense.
Palabras de apertura ..... ........................


MISCELANEA *.y. ...... . ......, ,.....


INDICE DE ILUSTRACIONES.............................


231


244


251


256


171
.176


Salvador Bueno


181


195












g ue Caboto el Descubridor

de la Insularidad

de Cuba?

Cdsar Garcia del Pino

A "principios de Mayo" de 1498, zarpaba de Bristol una ex-
pedici6n, comandada por un marino, cuyo nombre ha produci-
do toda case de ecos, en la historic de los descubrimientos.
Meses mas tarde, uno de sus buques regrcs6 a Europa,
pero el resto de la expcdici6n desapareci6, por lo que sus
contenmporaneos crcyeron, "que habfa hallado sus nuevas tie-
rras en el fondo del oceano,. [ya que]... despuets de aquel
viaje, no se supo mrs de 61".!
Morison -uno de los mAs eminentes historiadores navales
de nuestros dias- resume el caso diciendo: "los unicos hechos
conocidos del segundo viaje de John Cabot, son que parti6 de
Bristol en Mayo de 1498, que un buque regres6 poco despu6s
y que Cabot y los otros cuatrb buques se perdieron". Y lo
cierra con la frase: "El resto es silencio.'2
Si hubo silencio por parte de Cabot y sus infortunados com-
pafneros, no Io ha habido por parte de los historiadores y afi-
cionados. Toda clase de hip6tesis se han ofrecido para explicar
sus viajes -incubadas, en unos casos, por los interests nacio-
nales de los pafscs colonialistas y en otros, por el mas rampant
patrioterismo, pero conducentes siempre a demostrar una prio-
ridad, por 6ste o por aquel, en el descubrimiento del continen-

1 MORIso, SAMUEL ELLIOT. The European discovery of America-
The Northern voyages. A. D. 5Q-1600. New York, 1971. p. 191.
i bidem.








te americano- y esto ha oscurecido, en ocasiones, hechos co-
nocidos, contribuyendo a complicar la cuesti6n. A estas hip6-
tesis, vamos a sumiar la nuestra, tan vdIida como cualquiera
de clas, pero libre de prejuicios y fundamentada en los men-
cionados hechos conocidos.
Entra Caboto
La figure de John Cabot --o Juan Caboto- es tan confusa
en sus origenes, como la de su contemporaneo Col6n.
AIgo habfa en estos grandes aventureros, que les hacfa en-
cubrir su proccdencia, pero no nos proponemos tocar tan con-
trovertido punto, nos basta sefialarlo; pero es este hecho, el
que hace decr a un notable investigator, que dedic6 largos
anos a estudiar su figure, "que entr6 de la nada en la historic,
en Marzo 29, 1476".3
Es en esa fecha quc Caboto recibe la ciudadania veneciana,4
gracias a Io cual sc sabe que lievaba mas de 15 afios residiendo
en aquella ciudad y quo debe haber nacido hacia 1450, aproxi-
madamente.
eD6nde habia nacido Caboto? No se sabe. Varios paises se
disputan su cuna. Hay un indicio que pudiera sefialar una po-
sible ascendencia judfa. Segtin Soncino,5 Caboto aseguraba que
en varias "ocasiones habia estado en la Meca," y es sabido el
cuidado y vigilancia que ejercian los mahometanos, para que
su ciudad santa no fuesc manchada por la presencia de un
infield, hasta el punto, que s6lo en el siglo xix, pudo ser alzada
esta barrera. Unicamcnte un circunciso podia haber burlado
a los celosos muslimes. Queda otra alternative, y es que Caboto
fuese un musulman renegado, una version mercantil de Otelo,
pero esto es mats dificiL
Existe prueba documental, de que en 1484 residia ain en
Venecia, casado con una veneciana y dedicado a la compra-

3 WILLAMSON, JAMES A. The Voyages of the Cabots and the English
discovery of North America under Henry VII and Henry VIII. Lon-
dres, 1929. p. 138.
4 Ibidem. p. 20 y 138.
5 Carta al Duque de MilAn, de diciembre 18 de 1497. En WILLIAM-
SON, J. A. Op. cit. p. 30 y sig.









venta de inmuebles y afios mas tarde (1490-93) aparece vivien-
do en Valencia, done pretend construir un muelle.
Despuds se le halla en Inglaterra, donde debe haberse es-
tablecido antes de fines de 1495, pues en .nero de 1496 el
embajador de los Reyes Cat6licos en la corte de Enrique vii,
informaba a sus soberanos de las gestiones de Caboto, para
interesar en sus planes al astuto Tudor.7 Por otro informed di-
plomaitico, se sabe que Caboto, antes de pasar a Inglaterra,
habia cstado en Sevilla y Lisboa, en initil busqueda de quien
financiase su proyecto.Y
La reacci6n espaniola fue inmediata y tajante, pues en
"marzo de 1496, los Reyes Cat6dicos dieron instruccio-
nes a su embajador en Inglaterra a fin de que exprcsase
la oposici6n de los Soberanos 'a toda empress ique se
diese en detrimento de los derechos de Espafia y Por-
tugal"'Y
Caboto arrib6 a Inglaterra en un moment propicio para
sus planes; este pais se reponia rzpidamente de los estragos
de la larga guerra civil, bajo el cetro del energico e inescrupu-
loso fundador de la dinastia de los Tudor, que -heraldo de
una nueva era- abandonaba la idea del cngrandccimicnto,
mnediante la lucha dinastica con Francia, para buscarlo por las
vias de Ia expansion comerciaL
Col6n aseguraba haber liegado al Asia y para callar a cual-
quier possible detractor, habia hecho levantar un acta notarial,
en la actual bahia de Corts -junio 12 de 1494- afirmando
que Cuba no era una isla.
Si el aserto colombino era cierto, tenia que serlo su afirma-
ci6n de que la Tierra era mas pequeia de lo que se habia crei-
do durante la Edad Media, siguiendo a Eratostenes y Ptolomneo,

0 MORISON. Op. cit. p. 158.
7 Ibidem. p. 159.
8 Carta a los Reyes Cat6Iicos, de julio 25 de 1498. En WILL!AMSON-
1. A. Op. cit. p. 39.
9 PtEYRA, CARLOS. Historia de Amedrica espaiola. Madrid, 1920. t, i,
p. 224.







luego la extremidad oriental del Asia, distaba relativamente
poco de Europa y en dos o tres meses de navegaci6n se podia
llegar a las legendarias regions productoras de riquezas, que
habfan encandilado a los europeos, desde los tiempos de Ale
jandro. En este colosal error ge6grafico, descansaba Ia concep-
ci6n cabotiana del mundo. El sostenfa, que la extremidad nor-
este de Asia, se hallaba, aproximadamente, en la misma latitud
que Inglaterra y que una vez alcanzada su costa, podia se-
guirse hacia el suroeste hasta llegar a los tr6picos, donde se
encontraba, la sofiada especierfa.10
Ofrecerle a Enrique viI tan codiciadas rtgiones -o una
porci6n de ellas- y a bajo costo, era hacerle una proposicio6n
que 61 era, orginicamente, incapaz de rechazar. Por tanto, hizo
caso omiso de las pretensiones castellano-portuguesas de re-
partirse el mundo; "demostr6 claramente que no reconocia
derechos prescriptivos, a menos que se le diesel una participa-
ci6n" y sin tender a las protests de los castellanos, sigui6
adelante en aquella empresa, dispuesto a hacer descansar sus
derechos, en el principio de beat possidentes./
Ignorando los gestos diplomaticos de las naciones agravia-
das, el 5 de marzo de 1496, extendfa una patente a Caboto.
Williamson consider, que la redacci6n de esta patente demues-
tra que el prop6sito de Enrique vii era que el navegante arri-
base al, supuesto, extremo norte de Asia, para descender, cos-
teandola, hasta los tr6picos.En esto es definitive y para rema-
char la idea afiade: "Cabot was to outflank the Spaniards by
crossing northward of their waters, finding the continent, and
following its coast wherever it went, since it must manifestly
lie beyond and not this side of the Spanish discoveries."2
Una cosa es otorgar una Real Patente y otra despachar una
expedici6n; para esto se necesita -inexcusablemente- dinero.
Ya la empresa colcmbinia, con sus demoras en Palos, habia
probado esto. Pero Enrique vii tuvo fama, justificada, de cica-
tero. En este empefno de resultados dudosos, 61 no arriesgaria

10 WILLIAMSON, J. A. Op. cit. p, 148.
11 Ibidem. p. 154.
4. Ibidem. p. 155,







un penique. Esto puede explicar los t6rminos generosos de la
patente, que estimularian a Caboto, a buscar los fondos y le
permitirlan, quiza, especular con sus concesiones.
Es el caso, que transcurri6 mas de un afio, antes de que zar-
pase la expedici6n --mayo 20 de 1497- formada por un navi-
chuelo (navicula) de 50 toneladas, el Mathew, tripulado por 18
hombres33
Tras un venturoso crucero de 35 dias, la expedici6n descu-
bri6 las costas de Terranova, el 24 de junio, arribando -segtin
Morison- a Cabo Degrat.
Ese dia, en un lugar indeterminado, que Morison cree pu-
diera ser Griquet Harbour, se produjo la inexcusable ceremo-
nia de toma de posesi6n, de las tierras nuevamente descubier-
tas, "decendicron con-un crucificio y alzado banderas con armas
del Padre Santo y con las armas del Rei de Inglaterra".14
Este insOlito enarbolar la bandera papal, es una nueva mues-
tra de la sagaz poliftica de Enrique vii. Por la bula "Inter
Caetera", Alejandro vi habia dividido las zonas de cxploraci6n
centre Castilla y Portugal, excluyendo, tAicitamente, a las dermis
naciones europeas de estas empresas. Pero el caso de Inglaterra
era especial, pues al invadirla Guillermo el Conquistador, habia
recibido la investidura del reino del Papa, que le remiti6 una
bandera de la Iglesia y un anillo de diamantes, siendo Ingla-
terra, a partir de aquel moment, un estado feudatario de la
Santa Sede.15
Este gesto de Enrique vii, de reafirmar con esta ceremonia
su condici6n de vasallo de Roma en un moment en que los
demas estados europeos procuraban romper lazos mas tenues
auin-- s61o se explica como un movimiento para obtener el
favor del Papa, al convertirlo en beneficiario indirecto de los
empefios ingleses. Si los proyectos cabotianos hubiesen tenido

I MoRisoN. Op. cit. p. 166 y sig.
1* Carta de John Day a Crist6bal Col6n. The Hispanic-American
Historical Review. North Carolina, Duke University Press. v. 36, no. 4,
noviembre de 1956. p. 507-509.
i'5 CA-iQ C.-sA Hnstoria Universtl. Buenosq Aires, 1956. t. 4, p. 414.













40" ______r p -
UM a r
30 - F~kiiriA
~UI


,.,, w o,_ ._ ,______ ._ _. __.5 . .. ..._ __...._
zo ---o-*9 f- i

is. d C alwmrd








75 460 6 3 15
LINES DE DEMARCACION E.NTR. LOS TERRITORIOS
CASTELLANOS Y PORTUGUESES.


exito, es casi seguro que la sedc romana habrfa modificado su
posici6n, en favor de Inglaterra.
Pero volvamos a Caboto. Tras permanecer explorando las
costas de Terranova hasta el 20 de julio, emprendia este dia el
regrcso a Bristol, donde recalaba el 6 d8 agosto.1
Ya en Inglaterra, Caboto se apresur6 a marchar a Londres,
a informar a su real protector de los resultados del viaje. Que
estos satisficieron al ahorrativo monarca lo demuestra que,
segun los libros de la casa real, se premi6 con 10 Libras -can-

16 MORISON, Op. cit. p. 185 y ,ig-


10








tidad important en aquella dpoca- "a aquel que descubri6 la
Isla nueva."'
Aquel fuc el moment triunfal de Caboto, que -como Co-
16n- alegaba haber llegado a los dominios del Gran Kan; el
rey le habia promnetido 10 buques armados para la primavera,
se Ie lIlamaba Gran Almirante, vcstia de seda y era seguido por
la multitud, cuando recorria las calls londinenses,8
Por su parte, Enrique vii podia, tambidn, sentirse satisfecho;
era la opinion comiin ---de la que se hacia eco el enviado mi-
lanes, hombre, que por su profcsi6n, no debe haberse hecho
muchas ilusionesa- que "habia ganado una part de Asia, sin
dar utn golpe de espada" y todos, "esperaban convertir a Lon-
drcs, en un mcrcado de especias mAs important que Ale-
jandria".
Fuc por eso que el sobcrano, que era "sabio, pero no pr6-
digo", se proponia despachar una expedici6n, con el fin de fun.
dar una colonia en sus nuevas ticrras'9 y cn fcbicro 22 de 1498,
concedia a Caboto, una anualidad de 20 Libras.""
Ya el dia 3 de ese mes, Ie habla extendido ali marino, una
Patente, para la nueva .empresa, en cuyo exito habia tanta con-
fianza, que los participants ya se crefan condes; "mi senior el
Almirante (Caboto)", se vefa, por 16 menos, convertido en prin
cipe y hasta parece, le ofreci6 un arzobispado a Soncino en la
nueva colonia, pero el milan6s prefirio su embajada en Londres,
a la mitra en la Tartaria y pas6, diplomdticamente, la cuenta
al Duque de MilAn, pidiendo una compensaci6n por la dignidad
que habia rechazado, para permanecer a su servicio.21'
A principios de mayo de 1498, partia de Bristol Caboto con
su segunda expedici6n, compucsta esta vez por cinco buques,
aprovisionados para un afio. -Qui6nes le acompafiaban? So6lo


17 Ibidem, p. 187.
18 Carta de Lorenzo Pasqualigo, de agosto 23 de 1497. En WILLIAM-
SON, J. A, Op. cit. p. 29.
19 Loc. cit. (5).
20 WILLIAMSON. Op. cit. p. 33 y sig.
21 Loc. cit. (5).


11









se sabe el nombre de unos pocos, pero entire ellos se destaca
un personaje, digno de que se le preste alguna atenci6n, Fray
Bemardo Buyl.
Este religioso, fue uno de los agents secrets favorites de
Fernando el Catolico, quien le estimaba "por la prudencia con
que en Francia habia arreglado algunos asuntos". 2 Acompafi6
a Colo6n en el segundo viaje, en uni6n de un noble aragones,
Mosen Pedro Margarit, ambos, sin duda, enviados por el astuto
Fernando, para que Ie informasen sobre ]a realidad de las
tierras a que habia aportado Colon y, quiza, con instrucciones
de crearle problems a 6ste. En esta ocasi6n, el Papa habia
concedido al fragile, el impresionante titulo de Vicario Apost6-
lico de las Tndias.P3 Buyl y Margarit, tras haber tornado parte
active en las primeras turbulencias que agitaron la Espafiola,
regresaron a Espafia, en los moments que ColM exploraba el
sur de Cuba, empcfiado en demostrar su conti.cntalidad, sien-
do, posiblemnente, los primeros en informar al monarca de los
delirios colombinos.
La participaci6n de Buyl en el segundo viaje de Caboto,
tiene los mismos tintes oscuros, de sus empresas anteriores.
Su simple presencia, denota la importancia dada a la cuesti6n
por los soberanos espafioles; pero lo que da un caracter som-
brio a este asunto, es que Buyl estai a bordo del utnico buque
que regres6 a las costas europeas. El 25 de julio, el embajador
Ayala escribia a sus reyes, informarndole el regreso de Buyl a
las costas de Irlanda?. Esto demuestra que el fragile, no demoro
en informar a Ayala, sobre los resultados de su misi6n.
JQue perseguia el franciscano en la expedici6n de Caboto?
Posiblemente, conocer la ruta que 6ste seguiria, pues es proba-
ble que el veneciano no informase a sus capitanes del derro-
tero, hasta encontrarse en alta mar. Esta era una precauci6n
lkgica, teniendo en cuenta que Enrique VII y Caboto deben
haber estado al tanto del interns de los espafioles en su empre-
sa. Lo que no pudieron sospechar fue que un humilde fraile que

22 CAPPA, RIcARDO. Est:'dios cr1ticos acerca de la dominacidn espaoIla
en America. Madrid, 1S89. t. i, p. 160 y sig.
23 PE.YRA. Op. cit. t. 1, p. 112.
4 Lc. .cit. (8.)


12







-posiblemente se hizo pasar por italiano- simulara embarcar
tras una mitra fuese uno de los mAs sagaces agents de sus
rivals.
Una vez conocida la ruta, la misi6n de Buyl, resultaba sen-
cilia; era fAcil seducir una tripulaci6n, con la seguridad de un
premio en metAilico, una vez llegados a puerto seguro, y hacerla
abandonar una empresa siempre dudosa.
Si esto fue asi, es fAicil suponer que el "serifico" hijo de San
Francisco, se traslad6 rdp5idarnente a Espafia, para informar di-
rectamente a Fernando.

Entra Ojeda
Sabemos que Alonso de Ojeda y Juan de la Cosa, se halla-
ban en esa 6poca en la Corte, en Alcala de Heniares y que "allf
el Rey nuestro senor les di6 licencia para ir a descubrir".25
zDescubrir? Si en ese moment se encontraban en todo su vigor
los privilegios de Col6n, quien "el 2 de junio de 1497 obiuvo
la revocaci6n del permiso (para que cualqmuiera pudiese ir a des-
cubrir) dado el 10 de abril de 1495".2
j
Luego, no fue para ir a descubrir que se despach6 al bino-
mio formado por uno de los mas audaces capitanes de la epoca
y el rnejor piloto que poseia Castilla. No era el rey Fernando,
hombre que fuera contra sus propios actos.
Si tenemos en cuenta las caracteristicas de Ojeda --valiente,
inescrupuloso (como buen renacentista) y fecundo en tretas,
como la usada para aprisionar a Caonabo- comprenderemos
que fue una misi6n arriesgada la que se ile confi6.
I
.CuAl era- esta misi6n? Es casi seguro, que la de interceptar
y destruir la expedici6n de Caboto.
Esto n0 era dificil, si se conocia el proyecto de Caboto, de
descender costeando hasta los tr6picos y menos aun si pensa-


S [Tormms DB MENDoZA, D. Luis.] Coleccicn de documents indditos
relatives al descubrimiento, conquista y colonizacion de las antiguas
posesiones espanolas de ultramar. Madrid, Real Academia de la Histo-
ria, 1892. t. 7, p. 302.
26 PEREYRA. Op. cit t 1, p. 166.


13







mos, que ya Colon, en su tercer viaje, habia alcanzado la costa
de Suram6rica, por lo que Ia tarea se limitaba a alcanzar la
costa suramericana y remontarla en sentido inverso al que debfa
llevar Caboto. Esto explica que a Ojeda -y seguramente a De
la Cosa- se le permiticra manejar la carta, de la costa recien
descubierta, que habia remitido Colo6n a los reycs; segun dijo
Ojeda, a-ios mas tardc, al declarar en los pleitos colombinos.
Por otra part, la political de destruir a los navegantes ex-
trafios, que se introducian en lo que se crefa aguas exclusivas,
era muy vieja. Ya Venecia ia habia practicado en el Adriatico
y tan recientemcnte comrno 1480, Portugal habia decretado que
las tripulaciones de todo buque de otra bandera, que se hallase
en las aguas de Guinea, fuesen arrojadas al agua, "sin mdis
orden o figura de juicio".- Casi un siglo despu6s (1595), todavia
se propugnaba esta political y al ser embarcados, en la flota
de Tierra Firme, 28 prisioneros ingleses, de los quc habian pe-
netrado en el Oc6ano Pacifico, por el Estrecho de Magallanes,
a las 6rdenes de Richard Hawkins, el General Marcos de Aram-
buru propuso. porque eran "prisioneros de diferente condici6n
de otros ningunos y no cs justo que quede ni aun un paje de
ellos vivo que se les de un camino secreto; o sea, que se les
ejecutase secretamente, por ser conocedores de la ruta del Pa-
cifico. El Consejo de Indias compartia la opinion de Aram-
buru y Felipe II -actuando a lo Pilatos le respondia: "Pues asi
os parece, ordenese lo q. fuere de Justicia". Finalmente, los
desdichados ingleses, fueron condenados a galeras.-8s
Ojeda zarp6 de Cidiz, con cuatro buques -tantos como
le quedaban a Caboto- en mayo 20 de 1499. Va en este viaje
otro personaje, cuya "vida esta rodcada de nebulosas", Amdrico
Vespucio. Pero mas tarde volveremos sobre 61.
Ojeda naveg6 hacia el suroeste, haciendo escala en las Ca-
narias y Cabo Verde, tocando tierra suramericana el 27 de junior.

27 CORTESAO, JAIME. Los Portugueses. Barcelona, 1947. p. 526.
08 ARcI-vo GENERAL DiD INDIAS. Indiferente General. Leg. 743, Ranmo 4,
nos. 118, 118a y 223.
29 BALLESTnROS BEREtTT, ANTONIO. Crist6bal Col6n y el descubrimiento
de America. Barcelona, 1945. p. 392.


14







Del punto de recalada, en el actual litoral brasilefno, la ex-
pediciOn "prosigui6 por la dicha costa, de puerto en puerto",
seun declarara, pasados algunos afnos, otro de los pilots de
aquel viaje, Andrcs de Morales.0
Estc navegar "de puerto en puerto", indica un cuidadoso
reconocimiento, de todos los fondeaderos para evitar que la
presa buscada, los eludiese accidentalmente.
Finalmente, se sabe que se encontraron con los ingleses y
csto "dicho por Ojeda: que en su primer viaje encontr6 ingle-
ses en las tierras por ei descubiertas".31
"Lo cierto es que Hojeda en su primer yiaje hall a ciertos
ingleses por las inmediaciones de Coquibacoa.' ?2
eQuicnes eran aquellos ingleses? Si se atiende a la fecha
-agosto dc 1499- se desprende que no pudieron ser otros que
Caboto y sus compafieros.
SOue' se hizo de ellos? Conociendo los metodos expeditivos
de Ojeda y la costumbre anteriorniente citada, no es dificil ima-
ginarselo.
Pero exterminar tres o cuatro tripulaciones, seguramente
puestas en guardia al ver'aproximnarse velas cxtrafias, no debe
haber sido tarea a-hcil, ni para salir de ella absolutamente ilesos.
Y efectivamnente, se sabe que en las cercanias libr6o Ojeda
un combat -diz que con los caribes- en que le hicieron un
muerto y 21 heridos -recordemos Ia tendencia, universal y
ctema, a disminuir las bajas propias- entire los que figuraba
el propio "Juan de la Cosa [quie] venia herido, e dezian que
de una flecha'l ,33 como la mayoria de sus cormpanieros, ya que,
al parecer, el arma principalmente usada por sus adversaries
fue arco y flecha, pero lo que elimina a los caribes, cs que las

So Loc. cit. (25), p. 202.
31 MrLdN Y Ruiz ac GORDEJUELA, AMANDO. Los Primneros tiempos de la
colonizacion. Barcelona, 1952. p, 16.
8" FERNANDEZ DE NAVARRTE, MARTfN. Colecccon de los viajes y descu-
brimientos que hicieron por mar los espaioles. Madrid, 1829. t. 3, p. 41.
33 Loc. cit. (25), p. 262.


15







flechas no estuviesen envenenadas, como lo demuestra el creci-
do nU1mero de heridos sin complicaciones.
Es evidence que los arqueros, que dispararon suficientes fle-
chas como para bautizar el lugar como Puerto Flechado -ac-
tualmente Chichirivichi-3- tienen que haber sido los ingleses,
ya que es de sobra conocida la habilidad que tenfan en el ma-
nejo de esta arma. El uso del arco, como arma "reglameit aria'"
en los buques ingleses, alcanz6 tiempos muy posteriores. En
1527, cuando John Rut, hizo su aparici6n en Las Antillas, su
tripulaci6n estaba armada con arcos, algunas ballestas,35 espa-
das y rodelas. Las armas de fuego, se limitaban a la artilleria
del buque y su pinazaY8
A&r mais tarde, 1568, cuando el incident de Hawkins, en
San Juan de Ulia, este tenfa en su buque insignia "muchos ar-
queros con arcos y flechas", cuyo puesto de combat estaba en
la arboladura.7
Despues de regresar Ojeda a Espaia -tras correr diversas
aventuras- bien entrado el afto 1500, los Reyes escriben al obis-
po Fonseca, con fecha 28 de junio, recomendandole a Ojeda,
"que Nos ha servido en estas cosas de las Indias" y remiti6n-
dole un proyecto de capitulaci6n que este les habia entregado.
Casi un anfo mas tarde, junio 8 de 1501, -ya Ia burocracia
se destacaba por su "celeridad"- se firm6 dicho document,
en uno de cuyos capitulos se dice:
Item: Que vaes e sigais aquella costa que descobristes,
que se corre leste -ueste, segun paresce, por razon que
va hacia la parte donde se abia sabido que descobrian
los ingleses, y vais poniendo las marcas con las armas
de SS. AA., o con otras sefiales que sean conocidas, cual
vos parcsciere, porque se conozca como vos habes des-

a4 MAJo FRAMISs, RiCARDao. Amdrico Vespucio, Madrid, 19--, p. 128,
95 WILLrAMSON, p. 106 y 110.
96 WRIGHT, IRENE A. Spanish Documents concerning English voyages
to the Caribbean, Londres, 1928, p. 29-56.
87 Ibidem, p. 147.


16








cobierto aquella tierra, para que atajes el descobrir de
los ingleses por aquella via.*
Elf proposito de este asiento es claro; primero, premier los
servicios de Ojeda y despues, "atajar" los descubrimientos in-
gleses. -D6nde? En las actuales costas, de Venezuela.
Dos dias mis tarde, se complementaba la anterior capitula-
ci6n, con el nornbramiento de Ojeda como Gobernador de Co-
quibacoa confiri6ndole extraordinarios poderes en lo judicial,
tanto sobre los vecinos de su gobernaci6n, como sobre los que

.. de fuera parte A ella viniere e en ella estAn 6 estovie-
ien, salgan della e non entren ni est6n en ella [...] so
las penas que de Nuestra parte les pusiere; las cuales
Nos, por la present les ponemos e avemos por puestas,
q Ie Damos poder e facultad para las ejecutar.89

Esta chiusula permitia -u obligaba- a Ojeda, ejecutar a
cuanto intruso apareciese por su gobernaci6n.
Naivarrete, al comentar los despachos dados a Yafiez Pinz6n,
ese mismo afio, decia que Ms( comrno Ojeda era el designado "para
itajar los proyectos de los ingleses, era destinado Vicente Yafiez
para prevenir los designios de Portugal en el Nuevo Mundo".40
Para Williamson, todo esto "pointsto a lengthy American
coasting voyage by Cabot in 1498, continued possibly into 1499.
The information in which the grant is based Fs probably the
same as that contained in the La Cosa Map".41 Posteriormente
agrega', "it looks as though Cabot in 1498-9 had made a long
voyage southwards through the Caribbean to Venezuela"?

38 [Tomuns DE MENDOzA1 ). LUIS]. Colecci6n de Documentos lneaitos
relatives al descubrimiento, conquista y colonizaci6n de las antiguas
posesiones espaftolas de AmPerica y Oceania. Madrid, 1882, t, 38, p. 469
y sig.
3a Ibidem, p. 478 y sig.
40 FERNANDEZ DE NAVARRET. Op. cit. p. 46.
41 WILIAMSOT. Op. dcit. p. 182.
2 Ibidem. p. 189.


17








Entra La Cosa


El descubrimiento del mapa de Juan de la Cosa, en 1833,
produjo profunda sensaci6n. En. este mapa, fechado en 1500, se
hallaba --entre otros aparentes anacronismos- Cuba represen-
tada como isla. Era el mapa mas antiguo en que esto ocurria
no obstantc ser trazado en una fecha, en la que se decia que
Cuba era ]a extremidad del contincnte asiatico.
Para explicar la -supuesta- contradicci6n, se elucubr6 la
fantistica teoria de los "viajes secretss, pero ni ain asi pudo
esclarecerse ni por quien, ni cu ando, habfa sido develado el "se-
creto" de Cuba.
Hoy se sabe, que este mapa es de fecha algo posterior a 1500;
fue terminado, posiblemente, hacia 1505, lo que, entire paren-
tesis, hace que deje de ser el mapa mas antiguo sobre estas re-
giories, pero ni ain asi se dat soluci6n al problema de la insula-
ridad de Cuba y tampoco nos aclara por que una vasta extension
de la costa norteamciicana aparece sembrada de banderas in-
glesas. Y lo que es mils, un golfo -que algunos creen que es la
bahia de Chesapeake- se dcsigna con la leyenda: "Mar descu.
bicrta por Ynglescs".
Pero si admitimos que los ingleses hallados en Coquibacoa
por Ojeda eran Caboto y sus compaficros, se despeja la inc6g-
nita, pues cs 16gico que a lo primero que atenderia La Cosa, en
tat coyuntura, seria a ocupar los papeles y cartas de marear de
los vencidos.
Existe una objccidn. J Por que La Cosa, despuds del esfuerzo
realizado para erradicar el peligro ingles,, reconocia, en este
mapa, que hablan descubierto una porcion de Norteam rica?

La rcspuesta es .del orden prdctico. Enrique vii sabia que
su expedicion, cualquiera que fuese'su destiny, lhabia explorado
alguna porcidon de territorio, la cuesti6n era reducIrselo en ex-
tensi6n e importancia -haciendole ver, de paso, que habia
transgredido los privilegios de la corona castellana- para que
renunciasd a continuar aquella empresa. Esto habia que hacerlo
diplomtiticamente, puesto que las cuestiones europeas se habian
agriado y Espafia y Francia comenzaban sus seculares guerras.
Enrique era un aliado potential, o por lo menos, liabia que ase-


18







gurar su neutralidad; no era el moment del brusco rechazo,
sino de la suave discusi6n.
Para Fernando el Cat6lico, esto no era diffcil y debe haber
dispuesto la confecci6n de various documents, uno de los cua-
ls es& el Mapa de La Cosa.
Hay que tener en cuenta, que el cart6grafo era uno de los
firmantes del acta levantada por Pdrez de Luna, en Cort6s, y
que como tal, incurria en graves penas pecuniarias, si contrade-
cia. la kontinentalidad de Cuba allf afirmada. S6olo una raz6n
muy ponderosa y una protecci6n igual, decidirian a La Cosa a
corner el riesgo de ser impugnado por Col6n, el que -hasta
ese momento- era oficialmente quien tenfa Ia raz6n en esta
cuesti6n.
Existe otro element, que demuestra la intencion defortna-
tiva, en la confecci6n del Mapa, tambidn relacionada con Cuba.
Esta aparece desplazada hacia el norte una decena de grades,
cuando menos; por encima del Tr6pico de Ctancer: Es un error
grosero, para que La Cosa incurriese en l.
La Cosa habia navegado por las costas cubanas, pudiendo
hacer numerosas observaciones -quizi hasta tuvo la oportuni-
dad de hacer alguna en tierra, lo que le permnitiria corregir cual-
quier pequenio rror, debido al movimiento del buque- para
que creyera que nuestra patria estaba en los 35 N.
AdemAs, el clculo de la latitud rno ofrecia granrides dificul-
tades en esos dfas. Gracias al astrolabio y al cuadrante, cual-
quier plloto, con median experiencia, podia fijar su latitud. El
gran problema, hasta la invenci6n del cron6metro, fue calcu-
lar la longitud.
Es por todo esto, que Williamson cr6e que dicho error es
intentional -"is no bona fide error"- y que La Cosa "falsific6
su mapa deliberadamente", atribuye esto a que el mapa es un
document diplomatico y no cientifico, destinado a refutar las
pretensiones inglesas.4 Para 61, el mapa prueba la presencia de
Caboto en las costas de Am&rica y la inforrnaci6n que contiene
demuestra que alguno de los expedicionarios sobrevivi6 y pudo

Ibidem. p. 195.


19







Ulevarla a Europa." Nos parece que en esto se equivoca el dis-
tinguido investigator y que el hecho de que la informaci6n
obrase en manos de La Cosa es la confirmaci6n de que no hubo
supervivientes ingleses.
En cuanto a los errorses, todos tendian a demostrar, que
si bien los ingleses habian realizado descubrimientos, estos se
limnitaban a una porci6n de la costa oriental de Norteamdrica,
que los espafioles siempre desdenaron, al creerla pobre, guian-
dose, probablemente, por la propia informaci6n de Caboto,
quien ---en su b6squeda de la rica especieria- debe haber des--
preciado aquella tierra de cerrados bosques y poblada por hom-
bres que, evidpntemente, pot su cultural, no podian ser los
ricos vasallos del Gran Kan, pero que por sus rasgos atartara-
dos, que diria Cuneo, parecian indicar la proximidad de sus do-
minios. Pero a n asi, al situar a Cuba en los 35, se le seflalaba
al monarca inglds, que sus descubrimientos estaban comprendi-
dos en la zona que correspondia a Castilla y por lo tanto, Ia
cuesti6n quedaba cerrada y cuando mas, sujeta a negociaci6n.
Todo esto debe haberse discutido, en los dlias que se trataba de
la boda de Catalina de Arag6n, con el primogenito del Tudor
y hay que tener en cuenta, que para &ste, "la amistad con
Espafia era un punto cardinal de su political, 4 que no iba a
sacrificar a la posesi6n de unos territories carentes de riquezas.
Entra Vespucio
Uno de los compafieros de Ojeda en aquel viaje fue el flo-
rentino Amtrico. Vespucio, buen piloto y mejor escritor, que
gracias al vigor con que movi6 la p6enola, obtuvo -sin culpa
suya- que nuestro continent fuese bautizado con su nombre.
Vespucio lleg6 a Espafia en 1492, para trabajar a las 6rde-
nes de Juanoto Berardi, factor o agent de los Mddicis en ese
pais.46 En estos moments, los Medicis gobernaban Florencia y
sus intereses financieros se confundian con los de la reptblica.
A la vez Florencia era enemiga de Venecia, lo que la convertia


Loc. cit. (41.)
45 WILLIAMSON. p. 197.
46 LEVILLIER, RoBEiro. America la bien Uamada, Buenos Aires, 1948,
t. I, p XVI.


20







en natural aliada de Gtnova que, cerrado para ella el comercio
del Oriente por los turcos, se interest en las empresas castella-
nas de descubrimiento. Estaban tambi6n los MWdicis empefia-
dos en los minismos? Lo cierto es que Berardi figure como anna-
dor de las expediciones despachadas a la Espafiola, por Io que
estaba, 16gicamente, comprometido en el dxito o fracaso de
todo aquello.
Vinculado Vespucio a los negocios de Berardi, es partfcipe
en estos asuntos y al morir tste -diciembre de 1495- qued6 al
frente de los mismos y, por lo tanto, mAs comprometido amn,
con sa suerte.47
Ocupa esta posici6n cuando acompafia en el viaje a Ojeda
y La Cosa. Por qu6? Su reputaci6n como piloto no estaba a m
establecida. La adquiere precisamente a partir de esta navega-
cid6n. Si el viaje tuvo el carfActer que le suponemos, el personal
-por lo menos, lo que boy ilamarfamos mandos- debe haber
sido seleccionado. Por ende, la presencia de Vespucio no debe
haberia justificado su habilidad -no demostrada hasta ese mo-
mento-en el arte de marear.
Es possible que figure en el viaje, como representante de los
poderosos intereses financierosrcomprometidos en las explora-
ciones castellanas y amenazados por la concurrencia inglesa.
Al regresar, Vespucio escribi6 una carta (julio 18 de 1500)
dirigida a uno de los M6dici, contentiva de un relato, vago y
difuso, del viaje; en ella hace literature, muy al gusto de la
dpoca, sin concretar hechos. Es una probable cortina de humo
narrative, tendida arededor de aquel suceso para'encubrir el
triste fin de Caboto y sus tripulaciones.
Acertadaunente, uno de sus bi6grafos, califica a Vespucio de
"difundidor de neblinas mentales"."
A fines de 1500, se sabe que se encontraba en Sevilla. "cEra
todavfa gestor supremo de la casa Berardi? Tal vez no"."9 Lo
mrs probable es que, en esos moments, fuese ya agent del

47 MAuo Fts. Op. dit. p. 71 y sig.
48 Ibidem. p. 126.
49 Ibidem, p. 141.


21








rey Fernando; pues poco despues, pasaba a Portugal, quizAt con
la double misi6n de enterarse c6no marchaban las exploracio-
nes portuguesas y seguir "difundiendo neblinas", que por no
proceder de Espafia, serian mis aceptables.
A poco de hallarse Vespucio en Portugal, son confecciona-
dos alif dos mapas, que presentan grandes coincidencias con
el de La Cosa que, al parecer, en esos moments no habia sido
terminado, por lo que no podia haber trascendido su copte-
nido. Son estos los de Caverio y Cantino.
Nicolis Caverio, parece haber sido un dibujante genoves, re-
sidente en Portugal, ya que las leyendas de su mapa aparecen
en el idioma de este pais.0
En el mapa de Caverio, Cuba estai representada ya como
isia, pero con Isla de Pinos unida a Guanacabibes, igual que la
dibuja La Cosa.
Pero lo mis interesante de esta carta es que demuestra que
"se conocian entonces 35 de la region continental norte, que,
a juzgar por los estandartes de Castilla que sefnialan los limi-
tes, pertenecian a la corona de Castilla"!'
El mapa de Cantino, de autor an6nimo, debe su nombre a
Alberto Cantino, embajador en Portugal de Hercole id'Este,
duque de Ferrara, quien se hallaba "angustiado ante la amenaza
que se cernia sobre la participaci6n italiana en el comercio de
especias".52
Esta carta tiene grandes coincidencias con la de Caverio.
En ambas, la peninsula de Ja Florida se halla bien trazada, asi
como la linea costera continental, que se prolong hacia el norte.
Otra coincidencia con Caverio es que Cuba es denominada
"Isabela" y si bien, como observa Sanz, su trazado "prueba que
no fu6 tornado el dibujo del mapa de Juan de la Cosa";'3 esto


50 SANZ, CARLOS. Mapas Antiguos del Mundo. (Siglos XV y XVI),
Madrid, 1961, p. 63.
51 Ibidem. p. 66.
52 CRONE, G. R. Historia de los mapas, Mexico, 1956, p. 98.
58 SANZ.7 Op. cit. p. 72.


22







era 16gico, si se pretendfa hacer aparecer esta carta, como in-
dependiente de aqu611a. El Mapa de la Cosa era un document
official; el de Cantino, se suponfa fuese el trabajo imparcial, de
un cart6grafo neutral. Sin embargo, Ai representar a Cuba, lo
hacd -igual que La Cosa y Caverio- con Isla de Pinos unida
a su extreme occidental. Pero existe otra concordancia, que
apunta eft este sentido. Apr6ximadamente hacia el lugar en que
La Cosa situaba la "Mar descubierta por Yngleses", coloca
Cantino una leyenda: "fin del mar Yndico",'4 igualmente enga.
iiadora.
Esa leyenda puede ser el genesis de la idea sobre la existen-
cia del tan btscado paso del noroeste, pero, en aquel moment,
puede haber servido para insinuar la discontinuidad entire las
tierras que Castilla estaba dispuesta a admitir como descubier-
tas por. Cabote y las descubiertgs por sus navegantes.
Evidentemente, la bahia de Chesapeake no habia sido explo-
rada por sus descubridores y su extension podia ser que se to-
mase por un estrecho.'
Todo lo anterior apunta a la vinculaci6n existente entire los
mapas de Cantino y Caverio y entire ambos y el de La Cosa, los
tres contentivos de la misma informaci6n en lo general, aun-
que, con pequefias diferencias en lo particular, que sirven para
darle caracteres de independencia y- verosimilitud. Ademas, la
confecci6n de los dos primeros indica el conocimiento -por
alguien resident en Lisboa- de informaci6n que s6lo posefan
los espanioles, quienes. la guardaban celosamente, a Ia vez que
de la informaci6n portuguesa, protegida tambiin cuidadosamen-
te, y, adernAs, una disposici6n a divulgar esa informaci6n, arries-
gindose. a sufrir las penas que los portugueses imponian, a
quienes violaran sus secrets cartograficos.
Vespucio puede haber sido nuestro homrnbre; conocia ia infor-
maci6n espafiola, tenia acceso a la portuguesa por su nueva
posici6n al servicio de este pais; y, si su viaje a Portugal res-
pondia al prop6sito de poner en circulaci6n ideas contrarias
a los intereses de Enrique vIT, no habia por qud vacilar en dar

"Planisferio de Cantino (1502)". En COPTESAO, ARANDO Y TEIXEIRA
DA MOTA, AVEUNO. Portugaliac MVondmenta Cartographica, Vol. I, Mapa 5.


23







a conocer aquetlos mapas. Era un esfuerzo deliberado para con-
fundir la opini6n europea y con ella ad monarca inglks.
El de Cantino, se destin6 a un principle dc aquella Italia
deli Renacimiento, que tanto pesaba en la cultural de la Europa
contemporaneja.
El de Caverio, se halla en Francia desde el siglo xvii, por
lo menos. jFue destinado a la corte francesa?
Otra interrogante, fue Vespucio el autor de ambas cartas?
Es possible, ya que el de Cantintmo es anonimo y Caverio parece
ser s6lo un dibujante5' que se limit a copiar el mapa. La in-
fluencia de Vespucio es tan viva que ya ha sido seiialada6;5 y.
puede afirmarse que si Vespucio no traz6 aquella carta fue,
cuando menos, su autor intellectual.
Pero, es dcspues, de esto, que el ilorentino realiza su "obra
magna", un verdadero tour de force de la inventive y la super-
cheria, el relato de su "primer viaje".
Este "primer viaje" de Vespucio, ha hecho write ri os de
tinta, elaborar sofismnas -que hubieran delcitado a Protago-
ras- y que sus ofensores y defensores declarasen ap6crifos
o verdaderos sus escritos, segun era necesario a su argumenta-
ci6n. Unos y otros no han vacilado en corregir las distancias
y las posiciones dadas por Vespucio; en glorificarklo o conde-
narlo.
Todo esto, product de la fabulosa hipercritica de los his-
toriadores burgueses, a los que los Arboles no les permniiten ver
el bosque, que no analizan que aquel document, tan manosea-
do, fue aceptado como bueno en ]a corte de Castilla -la unica
que poseia elements para impugnarlo- porque era un instru-
mento forjado para destruir las aspiraciones inglesas.
Aquella epoca se caracteriz6 por una diplomacia secret (in-
teligencia) Ilena de intrigas y donde, a veces, lo mans descabe-
llado era aceptado por todos como bueno; ejemplo de ello es el
episodlo de Perkin Warbeck, aspirante -fabricado--- a] trono


5. CRONE, Op. cit. p. 100.
*; SANZ. Op. cit. p. 70.


-%4







de Inglaterra, paseado en triunfo por las cortes europeas, que
por poco alcanza a destronar a Enrique Tudor.7
Es bajo esa luz, que hay que ver este mftico relate, redacta-
do en Lisboa en septiembre de 1504, poco antes del regreso de
Vespucio a Castilla, donde se le premia con la naturalizaci6n,
en 1505.5s Este gesto de Fernando el Cat6lico prestaba, por otra
parte, verosimilitud a las afirmaciones vespucianas. El observa-
dor contemporineo no podia Ilegar a otra conclusion.
De entrada, el primer element que hace inaccptable el "pri-
mer viaje" del qorentino es la fecha que dai a su partida de
CAdiz: mayo, 10 de 1497. Ya el Padre de las Casas, se encresp6
ante -esta fecha, y le atribuy6 a Vespucio el prop6sito de robar
a CoI6n el descubrimiento de la Tierra Firme. Error del domi-
nico; si 6ste hubiera sido el fin, habrfa salido a relucir en los
pleitos colombinos, y en ellos nadie menciona tal viaje. Y esta
es la mejor prueba de que el mismo nunca tuvo lugar. jAh, si
el fiscal de la corona hubiese podido presentar testigos, de que
otros nautas habian tocado el continent antes que el Almi-
rante!
Ademis, es inconcebible que saliese una expedici6n descubri-
dora de Caidiz sin que quedase el mis mnnimo rastro document.
tal de ella y no es v-lido atribuir este silencio sobre el "primer
viaje", a la tan socorrida politicala del sigilo" y sus novelescos
"viajes secretss, citados frecuentemente para fundamental los
m~s peregrinos alegatos, casi siempre, de caricter chauvinista.
El relate de este viaje se teje para hacerlo anteceder al se-
gundo de Caboto y hacer que Vespucio aparezca, no s61o conmo
el: descubridor de Sur America, sino que "tambidn le hacfa el
primer explorador de la costa de Amerdnica Central, Mdxico y la
costa sur este de los Estados Unidos"Y'.
La. intenci6n era crear tun derecho de descubrimiento, que
echara por tierra cualquier reclamaci6n inglesa. Fue la culmi.

'7 tFERRARA, ORESTES. El Siglo XVI a la luz de los embaiadores vene
cianos, Madrid, 1952, p. 28 y sig.
58 Vrspucio, AMt RICO. El Nuevo Mundo, Buenos Aires. 1951, p. 77.
"I PoHL, FREDEiTC J. Amerigo Vespucci, Pilot Major, New York, 1944,
p. VIII.


25








naci6n de un bello trabajo de desinformaci6n, destinado a
sembrar la confusion en Europa y a hacer desistir a Inglaterra
de sus navcgacioncs hacia occidente. Logrado esto, no hubo ne-
cesidad dc hacer uso official del pretendido descubrimiento y
qued6 el relato como un monument en este g6ncro de lite-
ratura.
Los delr.s elements narratives son tan disparatados como
la fecha de partida. Vespucio cita como latitud de su arribada
la costa de Honduras. jY las Antillas? Es impossible entrar en
el Caribe, sin tropezar, en alguna parte, con el rosario de islas.
Los indios que describe en esta region, son los mismos que
conocicra en su viaje con Ojeda, muy distintos a los pobladores
de Mesoam6rica. Para colmo, traslacda a este lugar al pueblo
palafftico que le diera nombre a Venezuela.
Digno rcmate del supuesto viaje es la mrnenci6n dcl uilti-
mo lugar que tocan en el cpntinente -despues de mts de un
afno de peregrinajc-; dice que es "en un puerto, iel mejor del
mundo.""' Modernamente se cree, "qpie tan encomiada bahia
no podia ser otra que la de Chesapeake".81 He aqui que nues-
tro pcrsonaje viene a termJnar su imagniaria navegaci6n, en
la "Mar descubietta por Yngleses" del Mapa de la Cosa. Colo-
sal coincidencia. De cste modo se linita documentalmente, lo
que La Cosa limitara cartogrAficamente.
Pero hay m6s; los "pacificos" moradores de Chesapeake,
eran salteados por unos feroces canibales, "que eran gentes is-
lefias Q?) y podian estar cien leguas mar adentro".02
La Cosa desplazaba a Cuba hasta los 35 y Vespucio acer-
caba las islas de los canibales, a los limites de lo que el rey
Fcrnando cstaba dispuesto a admitir que habia sido explora-
do por los ingleses, quedando bien sentada su intrusion en los
dominios de Castilla.
Como corolario de toda esta fAbula, el combat de Puerto
Flecchado se traslada en tiempo y espacio y se libra ahlora con

S VESPUCIO. Op. cit. p. 229.
61 MAJO FR.MIS. Op. cit. p. 92.
62 VFSPucmo. Op. cit. p. 230.


26







los canibales comedores de algonquinos. De este modo, si la
indiscresi6n de alginr marinero ,--cosa dificil, dado el "delicado"
tratamniento que se daba en la 6poca, a quienes violasen secre-
tos de esta naturaleza- habia permitido que se filtrase hasta
la corte inglesa algdn rumor sobre el fin de Caboto, se desvir-
tuaba totalmente cualquier sospecha que pudiera existir.
Todo el relate es difuso, como escrito de segunda mano y,
sin embargo, -Ia descripci6n de las costas concuerda con la
realidad. Si partimos de la suposici6n, esti escrito basado en las
cartas y derrotero cogidos a Caboto; esto no debe sorprender-
nos y eonstituye la cinica explicaci6ri a este engendro. El "pri"
mer &iaje" de Vespucio es una combinaclon de la cartografia
cabotiana, con episodios tornados de' su viaje con Ojeda.
En 1508, cuando ya habfan sido zanjadas todas las diferen-
cias con Inglaterra, se hacia a Vespucio Piloto Mayor de Indias.
Era el premio que otorgaba Fernando el Cat6olico a uno de sus
mejores agents. Al hombre que, con florentino refinamiento,
habia ,urdido una madeja tan complicada, que ann hoy se hace
difi cil desenredarla

Cabotoa y la insutaridad de Cuba
Es sabido que Col6n, a partir de su segundo viaje en 1494,
sostuvo -independientemente de si lo hizo o no de buena fe-
que Cuba formnaba parte del continent asiAtico. Esta fue la
verdad generalmente aceptada durante nims de un lustro, hasta
la aparici6n de los mapas de Cantino y La, Cosa.
Se cree actualmente, que el mapa de Cantino fue terminado
antes que el de La Cosa, pero es evidence que el representar
a Isla de Pinos unida a Cuba, e's product de la experiencia del
segundo, en 1494, cuando explore, con Colo6n, la costa meri-
dional de Cuba; donde, al ver que 6sta se inclinaba, pronunciada-
mente, al suroeste, creyeron que ambas islas formaban una sola
masa, que envolvia un golfo.
La representacion, pocos afnos mAs tarde, de esa supuesta
masa de tierra como isla, sefiala que se conocido nueva infor-
maci6n, pero fragmentaria. La informaci6n de alguien que ha-
bfa, por el norte, contorneado a Cuba, pero que no habia doblado
el Cabo San Antonio.


27







Si surnamos esto a lo anteriormente discutido y, adernms, con-
sideramos que a Ia Florida Cantino "Ia describe con una aproxi-
maci6n general, o en conjunto, de contornos, que s6lo una
navegaci6n costera, alli realizada, pudo proporcionar",4s tene-
mos que aceptar la posibilidad de que fuera Caboto ese na-
vegante.
Es sabidfo que la corriente del Golfo penetra con gran ve-
locidad en el Canal de Bahamas, pero -como siempre ocurre-
tiene su contracomriente, que fue descubierta en 1565, por Pedro
Men6ndez de Avil6s, quien, al describirla, decia: "al luengo de
la tierra (la Florida) ay rreuesa de agua que Entra para dentro
(del Estrecho de la Florida) y esto lo avia yo visto otra vez y
apartado de la tierra sale para fuera el agua" y agregaba, "al
luengo de la tierra que es muy limbio y buen fondo".,*
Esta contracorriente fue la que facility la comunicaci6n con
La Habana de los presidios espafloles sitos en la costa oriental
de la Florida pues, los navegantes al Ilegar a la extremidad
de la cayeria que remata a la peninsula, ---cayeria que por los
numerosos arrecifes que la forman impide remontar aquella
a los que no scan practices en esas aguas- impulsados por
los alisios, y aun mis por los nortes invernales, venian, ineludi-
blemente, a recalar en nuestras costas.
Si sc sigue la costa norte de Cuba, hacia el oeste, al Ilegar
al Cabo San Antonio, se hace diffcil doblarlo, por la gran ve-
locidad de la corriente; pero 6sta, a su vez, permit, al que se
engolfe, la arribada a la Sonda de la Tortuga, cercana a la
costa occidental de la Florida. Esta fue la ruta que siempre
siguieron los buques que, desde La Habana, se dirigian a Ve-
racruz y Campeche.
Si Caboto descendi6 por la costa oriental de Norteamerica,
este juego de vientos y corrientes tiene que haberlo lanzado a
nuestras costas y devuelto despues a las del continent.

MAJO PFRAMIs. Op. cit. p. 100.
64 ARcrivO GENERAL DE INDIAS. Audiencia de Santo Domingo, Le
gajo 115. "Carta de Pedro Mendndez de Avils a Felipe II. fecha en
Matanz.s en diciembre 5 de 1565".


28








Que no fue un espafiol el descubnriaor de nuestra insaularidad
parece demostrarlo el que, afios marnis tarde, se encomendara
a Sebastian Docampo el bojeo de la isla, para conocer su "se-
creto". Esto indica un conocimiento de segunda mano, cuya
confirmacidn s6 buscaba.
Todo este conjunto de indicios, apunta hacia Juan Caboto,
como el descubridor de la insularidad de Cuba. QuizA l a future
aparici6n de nueva documentaci6n, confirm esta hip6tesis.
Si asi fuere, habrfa que unir su nombre al de la pleyade de
grandes navegante -Colo6n, La Cosa, Hawkins, Drake, Cham-
plain, Heyn, Oquendo, Dfaz Pimienta, Vernon, Reggio, etc.-
aue surcaron nuestras aguas.


29











Juan Francisco Manzano:

Romances Cubanos


INTRODUCTION

Los Romances cubanos de Manzano

Ciento treinta y nueve anos de inmersi6n en un peri6dico ma-
tancero. con ddcadas y mddcadas de impossible lectura excepto
para Ia ignorancia o ila usura literarias), convirtieron estos
poemnzas en uno de los misterios de [a poesia cubana. Y hoy
que. los hemoas encontrado, los ofrecemos con jubilo y orgullo,
sin fijaci6h de altura o relatividad dentro de la poesia d Man-
zano, saguros de contribuir a tin conocimiento mejor de su obra.
ROBERTO FRIOL

Primero
El desafio

Por puntos que el honor tocan,
Jlsto y Basilio violentos
con resoluci6n fuhesta
quieren medir los aceros.
Separdronse citados,
para que en sangriento duelo
la mejor suerte decide
de su cucsti6n el objeto.
Cada cual a su caballo
pone el c6modo aparejo,
fuertes cinchas,! gurupera,
double cabez6n y freno.
Corre la voz, entire tanto


31









que el uno y otro dispuestos
los furibundos machetes
cifien al gallardo cuerpo.
Se asombran los que conocen
de los dos bravos mnancebos
el valor, no limitado,
la intrepidez y el denuedo.
Ambos Agiles, fogosos,
en blandir el arma diestros,
en terrible competencias
jams deslucidos fueron.
Mas el urbano Basilio
sobre su dorado fiero
va a la cita anticipado,
buscando el fijado puesto.
Pica y clava en los Injares
la punzante espuela, y presto
corre el animal brioso,
caliente espuma vertiendo.
Manan sangre sus costados,
mientras que en los ojos fuego
exala en estraordinario
rebatos calenturiento.
Llega por fin a la falda
de un monte virgen y espeso,
que entire Guayabal y Vanes
se levanta en alto cerro.
Ata el caballo, y el pufo
en la rica concha puesto,
y al sol la homnicida hoja
brilla cuat Ifmpido espejo.
Ya examine el util filo,
tira un tajo por derecho,
dividiendo en dos mitades
el tronco duro y afiejo.
Asi a su rival presume
en un decidido encuentro
dejar feroz derribado
por sangre y tierra revuelto.
Mas -ay! amor avisado,
alas le dando al deseo,


32









en vez de Justo a Panchita
le present pecho a pecho.
Esta, que al otro ha calmado
con llorosos ojos tiernos,
hace que el celoso amante
vuelva a la vaina el acero.
Y el equivocado juicio
conciliando hasta el estremo,
con voz blanda y alhagiiefla
estingue su encono fiero.
Basilio las riendas toma
de su dorado violent,
parte y canta esta letrilla
para colmo del suceso.


"Triunfando sobre si mismo
su grandeza ostenta el hombre,
siendo de su fama y nombre
airbitro, agent y senor.
Mas probard el heroism
de su decidido acero
no cuando este prisionero
en la ctrcel del amor."
(El Pasatiempo. Matanzas, no. 50, martes 22 de julio de 1834.)


Segundo
La guagirita

Bajo este sapote erguido
miro la huella estampada
del duefno por quien suspiro
cuando a la vista me falta.
iOh si en la apacible noche
otro sol me iluminara,
c6mo a su luz infinita
continuamente Ie amara!
Aqui le vi entristecido
cuando en secret me amaba,


33








donde por calmar sus penas
la oculta llama atizaba.
Ya su pasi6n comprimida,
bajo el silencio la ahogaba,
en ia soledad nutrida,
con la memorial inflamada.
Yo vi su rostro cubierto
de amarillez inhumana,
melanc61ica y sombria
la juventud marchitada.
iCuantas veces al dejarle
volvi por verle la cara,
y me encontrd con su vista
en mi con dolor clavada!
Un suspiro y otro vuelan
rnmidicndo la cruel distancia,
y yo saber no podia
de su quebranto la causa.
iMas cuAl fue mi confusion!
ic6nio qued6 tan turbada
al advertir sus mejillas
en Itgrimas empapadas!-
4"Estas Iigrimas, me dijo,
que mi triste rostro baflan,
Zpremiarlas podras, bien mio,
pues son a ti consagradas?...
Descubierto esta el secret
que el corazdn me desgarra,
que ya soportar no puedo
do mi amor la grave carga. ..
eEstrafias que Hlore un hombre
cuando el amor sc lo manda?"
Advertida, al dcsenganio
quise huir precipitada;
y sin saber lo que hacia
siempre con el me quedaba.
Aquf, porque no muriera,
le di una simple esperanza;
luego con tibieza un si,
y despues ima palabra.
Todo en fin por cumplimiento,


34







todo como en pura chanza;
mas hoy, palpitando en fuego,
el coraz6n se me abrasa.
PMr donde quiera que miro
esti su imagen grabada,
porque 61 le da vida a todo
y sin el no existe nada.
Suspiro, si esta .conmigo;
siento, si de mi se aparta;
terio, si tarda un instante.
iqu6 confusion tan estrafia!
Mas ya de los dos estremos
con que el fiero amor me ataca,
prefiero estar a su lado..
iCielos!... la raz6n me falta.

(Op. cit. no. 52, viernes 25 de *ulio de 1834.)

Tercero

El joven desconocido

zY cuando, fortune, dime.
terminal 6 la violencia
con que mi esfuerzo probando
a suspirar me condenas?
Siempre, comtin enemiga,
hacidndome horrible guerra,
del tiempo y del infortunio
te di mi constancia a prueba.
AII, en las noches de mayo,
cuando en las vastas florestas
tras un cucullo corrfa,
feliz me IIamaba; y fuera
muy mas feliz todavia
respirando en la inocencia
el aura leve y tranquil
que del pesar nos preserve.
En todo encontraba gozo:
no anhelaba tus finezas;


35








TIno envidiaba al opulento,
ni me aquejaban las penas.
Me viste de placer Ileno;
mi tranquilidad te altera,
y en una falsa criatura
alta deidad me presents.
Que at poder irresistible
del atractivo flaquea
mi ya burlada constancia,
y se decide por ella.
Firme pasi6n la consagro,
tan unica como tierna;
mas ]a ingrata con desdenes
paga todas mis temrnezas.
Vilcs amigos me distc
que mi candor destruyeran;
siempre importunos rivals
que mis dias envenenan.
Dc aquel afecto homicide
rompi las duras cadenas,
con otro tal vez mas noble
buscando alivio a mis penas.
Nueva ocasi6n de contado
tu protecci6n alinenta,
condenandonime al combat
de los celos y la ausencia.
Si no te importa mi muerte,
ddjame porque no ceda
de tu rencor al esceso;
y si te importa, Zquc. esperas?
Asi serntado a la sombra
de una alta robusta ceiba,
el oven desconocido
el viento esparce sus quejas.
Mas Iay! en vano sensible
a lo mas alto la eleva,
pues parece decretada
deJ cielo tan dura pena.


(Op. cit. no. 57, sibado 9 de agosto de 1834.)








Cuarto


El amante quejoso

Con luz mustia'y falleciente
timid finaba el dfa,
y velada estrella anuncio
da de ia noche; vecina.
Ibanse a la vez perdiendo
del hombre a la atenta vista,
entire parda sombra envueltos,
pueblo, montania y'campifia.
No del alto Marianao
se ve la estancia" florida,
ni en los pomposos frutales
soplara pldcida brisa.,
Calma ardiente, vaga noche
en todo el orbe se fijan,
y de ella huyendo las gentes
a sus moradas caminan.
S61o el mancebo Basilio
allia lejos se divisa,
del alto puente a un estremo,
d6 apenas gente trafica.
Silencioso en la alta mura,
sentado el torrente mira,
cuyo raudal sus cristales
,por anchas lajas desliza.
4Qu6 objeto en tan tristes horas,
distant de su fartilia,
le lleVarAi suspirando
por tan solitarias vias?
Ya no es aquel incansable
labrador que much hacia,
ni en su integridad y anhelo
sus ancianos padres fian.
Mustio el semblante, y ajada
la juvenile lozania,
ni por acaso en sus labios
se ve brillar la sonrisa.
No procura el alimento;


37









sus intereses olvida;
ni al machete, honrosa prenda.
la pulida concha limpia.
Abandono tan funesto
siente su field compafia,
su caballo, a quien por tanto
ni el verde pasto le incita.
iFiero amor! iamor terrible!
tu su coraz6n dominas,
y en abismos de tormentos
le lanzas, le precipitas.
-Oh! icuAndo esquivar pudiste
el alma pura y sencilla
los pesares que suceden
a las primeras delicias!*.. -
Yo te abrazo, a pesar Mno,
y una part de mi vida
diera por no conocerte;
inas es tarde: a tu porfia
no hay human sentimiento,
no hay valor que bien resista,
ni coraz6n tan altivo
que no abata tu energia.
Como exalaci6n ardiente
que hasta las piedras trasmina,
vas a! coraz6n del hombre,
y en el tu morada fijas.
iPobre joven! si mi afecto
te diera la dulce dicha
de ir a suspirar contigo,
qu6 de nosotros serfa?..
(Op. cit. no. 58, martes 12 de agosto de 1834.)

Quinto
Leonardo y Panchita
Bajo una robusta ceiba
que el alto monte domina
y cntre dos verdes collados
creciendo, al cielo se empina;
grato Leonardo dichoso


38








ninguna ventura ehvidia
porque encuentra la fortune
en su adorada Panchita.
Ambos a la par sentados
llenos de gozo se miran,
y en ellos cada moment
es un siglo de delicias.
Ya estrecha 'a su amado dueino
la mano que amor le brinda,
y la aplica sobre el pecho,
do su coraz6n palpita,-
"iOh cuAntos placeres, dice,
de una fe correspondida,
nacen cuando el alma en ella
dulce gratitud respira!
Y centre la emoci6n sublime
de una esperanza cumplida,
siento un fervor que me alienta
para amarte mientras viva.
A ti, consagrando el tiempo
de mi juventud florida,
muera a tus pies, si lo exige
la ley que vivir me priva.
Pero no, nm bien: vivamos
para el amor y las dichas,
yo probando que soy tuyo
tui diciendo que eres mnia."-
Dijo, y la bella volviendo
llena de ispresi6n la vista,
en silenciosos trasportes
piensa turbada, y suspira.
Entonces el tierno amante
los labios en ella aplica,
y el sofiante beso here
seiba, collado y colina.
POh! icuanto amor se gozaba
en esta escena sencilla,
y c6mo yo suspiraba,
cuando su gozo vefa!
tLr. cit. no. 59, sAbado 16 de agosto de 1834.)


39









Sesto


El feliz suceso

Sobre tin fogoso dorado
mont6 el muchacho Basilio
y hewe aqui al alva fresca
al amante guagirito.
Blanco cutis y ojos negros
lHenos de mirar festivo,
vivarachuelo semnblante,
juvenile destreza y brio.
Puesto a la cinta el machete,
do la plata y oro fino,
perlas, rubies y esmeraldas
lucen con inmenso brillo.
Asi, puies, de Marianao
corre el polvoso camino,
y en pos va de su adorada
hasta el venturoso sitio.
Vlega, y encuentra a la sombra
de un coposo mamoncillo,
el objeto a cuyas gracias
ha su coraz6n rendido.
Amor, que en entrambos pechos
ha colocado su nido
y uniendo los dos amantes
un alma asi fo-mar quiso;
hace que de gozo hiervan,
y en placeres sumergidos
cada vuz, cada mirada
es de sit pasion delirio.
Mas ;ay! la celosa madre
sigui6 el misterioso trillo
y a su presencia cual sombra
se apareci6 de improviso.
Aqui el turbarse sucede,
aqui el verse confundidos,
y aqui el rubor silencioso
cubre el candor femenino.
";Oh madre!. (esclama Panchita)-


40








A tu liccncia el castigo
(dijo la -madre) prepare
Tiembia oyendolo Basilio;
y viendo que las dos paaten,
quiere cormo amante fino
partir con ellas las penas
que ya embargan sus sentidos.
Llegan, por fin, a la casa...
mas cuil quedan sorprcndidos
al ver que ei cura y Sus padres
lo reciben con carifno.
Pundonor y obligaciones
reclama el prelado pio.
y el# field amante a sus ecos
consagra honor y albedrio.
Firme protest afectuoso
contrast amor y cafrifo
a su prometida bella,
a quien ya se toman dichos,
y el susto, trocado en gozo,
vuelve a los amantes finos
el dulce amor y contentos
que ya juzgaban perdidos,
y en loor de tal suceso,
cant6 esta copla Basilio:-
Recibe las libaciones
que a tu ser en horas buenas
tributan mis ansias, llenas
de placidas oblaciones.
Y el culto de mis apciones
logren ornarte a porfia
de cuanto bien amor cria
en la calma del reposo,
embriagandonos de gozo
porque al fin ya seras mia.
(Op. cit. no. 61, sAbado 23 de agosto de 1834.)


41












La Ruta de Antonio Maceo

en el Caribe

y la America Continental


Josd Luciano Franco
La Protesta de Baragua -15 de marzo de 1878- tuvo re-
sonancia universal. Los hombres progresistas de todos los ma-
ticcs cominprendieron la enorme significaci6n hist6rica, de am-
plia proyecci6n revolucionaria y popular que encerraba el gesto
singular del general Antqnio Maceo no aceptando el Convenio
del Zanj6n, con el cual se pretendi6 dar por tcrmnilnada la
Guerya de los Diez Afios, nl las ofertas de paz y reformnas del
general Martinez Campos, maximo representante del colonialis-
mo hispfnico, pues en ellas no se satisfacfan las demands cu-
banas de la abolici6n de la esclavitud negra y el reconocimiento
de la independencia de Cuba.
A
El 6 dq abril, La Verdad, peri6dico cubano edit ado en New
York, insertaba la Protesta de Baragu4 en un comunicado: "El
h6roe del dia es Maceo, y parpce que espti reservado a e1 volver
a levantair a Cuba al pinaculo de su gloria. .." Y el Herald, de
New York, insert6 un mensaje -reproducido en La Verdad el
4 de mayo- que la Sociedad Antiesclavista dirigi6 al general
Maceoc
Usted ha exigido como precio de su adhesi6in la innI-
diata abolici6n de la esclavitud [...] Los amigos de la
libertad, tanto en America como en Europa, tienen con
anhelante ansiedad fijas sus miradas en Ud., como que
tal vez sea Ud. el u ltimo de ese noble ejercito cubano que
sostenga con dxito la bandera de la libertad.
La contrarrevoluci6n habia cubrado fuerzas. El derrotismo,
desputs de diez afos de lucha, provocaba la desintegraci6n de


43







Ias fuerzas revol!cionarias, alimentado por la campafia refor-
unista de los lncayos del colonialisrno, No pasaba tin dia sin
que llcgasen nuevas noticias desfavorables a la Revolucion con
la rendicidn de nurnerosos jefes en Camaguey, Las Villas y el
propio Oriente. En vista de tan desoladoras perspectives, es-
cribe e doctor Figucredo Socarras:

se comnprendid la necesidad de que quedara alguien
de aquel fenomenal combat ileso y apto para volver
a enarbolar, sin compromises de ninguna clase, Ia ban-
dera de la Revwluci6n.
Y. en unia reunion del Gobierno Provisional, bajo la president.
cia de Mlanuel de JesAs Calvar, se acord6, a petici6n del doctor
Luis Figueredo, la salida de Macco para el extranjero. Y en
uin manifesto firmado por Calvar -8 de mayo de 1878- se
explican los mrootivos del viaje del general Antonio Maceo, y se
pide a los cubanos de la emigraci6n que cooperen en sus ta-
rcas y contribuyan al sostenimiento de la guerra.
Jamaica. El 10 de mayo lleg6 a Kingston el general Maceo,
acornpahado de los brigadieres Leyte Vidal y Rius Rivera, y
los tenientes coroneles Santa Cruz Pacheco y Lacret Morlot.
Como lo hicieran poco antes al general Maximo G6mez, la emi-
graci6n cubana los recibi6 con marcada hostilidad. Los embos-
cados y divisionistas refugiados al amparo de la bandera in-
glesa, le larnaron todo genero de acusaciones. Y el general
Maceo detcrmnino trasladarse a New York.
New York. El 30 de.mayo, en el vapor Atlas, lleg6 a New
York. Durante sus gestiones recibi6 Maceo, hombre de la raza
de color, inesperadas mnuestras de simpatias y atenciones per-
sonales. Don Miguel Aldama, el aristocratico habanero, le ofre-
ci6 una comida intimia (30 de mayo); la American Foreign Anti-
Slavery Society le rindio pf6blico testimnonio de reconocimIento
por su heroica tarca en defense de la libertad y' los derechos
humans (6 de junio); conference de prcnsa a un grupo de pe-
riodistas norteamericanos y espafioles (12 de junio). Hubo de
partiLipar tambitn de una populosa asamblea de los emigrados
cuibanos cecebrhdcia en dl Tammany Hall.
Pero, una comunicaci6n del president Calvar le inform de
los acuerdos tornados por el Consejo de Gobiermo de la Revo-


44
















V O r., *-

....',*..-. : . : .-' . i .. : ........:" .. .
-.: ........ .... ... ...v. . .., .. .
^ :<^ ^ ^ -^ -}i" ^ ***: *.-** 'if- ::'. ,../ ..".*-;' ;**.;*-,. f ^ **** ..:>^ .- ......*'>.......: .:. ..-.... i: : :........ -;. .- *.. ... ..'".. .'. ..**"" *...

7 ... ...% ... . .

.. .- .-...










'' "".-. .... ...." ..: ".-.
** ..*. *'.:. ".--*. . .. *.**:- ..; ..: . .
^^S^^W ^^^ ^^^-^ ::':::^:^*^:*??^^i^ ^'J^ ''J?^^ ^'i:-^:':' :* *+:^'^: .-*. .....:". .. .^.... ... : *. ....'." :


















.... .. ..- .


.* '>." ..'
t...
















5'..g.. y

.i':i .'.. .. i" ':."".'. " ': ." "..3







luci6n en Loma Pelada, los dWas 21 y 28 de mayo, dando por
tennrminada la guerra, en vista de los informes de los generals
Guillermno Moncada y Jos6 Maceo sobre el mal estado de las
fuerzas revolucionarias. Y en una reunion, celcbrada el 16 de
junio, el general Antonio Macco dio cuenta a los emigrados de
las noticias rccibidas del Gobicrno Provisional de la RcpUiblica
de Cuba, y dio por terminada su mision.
Jamaica. En los primeros dias de julio regresa Maceo a
Kingston. Al mismo ticmpo que reorganize su vida civil, esta-
bleciendo con ]a ayuda de sus hermnanos Tomas y Marcos y la
de otros familiars, como Manuel Romnero y Magin Rizo, en
una pequeia finca cercana a Kingston, una plantaci6n de tabaco
y frutos5 menores, con cuyo product pensaba solventar las ne-
cesidades de su numerosa familiar en el exilio, sigue con aten-
ci6n las fases de la nueva situacion political que empieza a de-
sar'rollarse et Cuba. El bravo peruano Lconcio Prado visit
a Maceo, y largo tiempo estuvieron analizando los problems
de Cuba y del Perl.
Pedro Martinez Freire, verdadero propulsor en Cuba de la
agitacion revolucionaria, celebra en La Habana -marzo de
1879- una reunion de clubs revolucionarios, a los que asisten
JosG Marti y Juan Gualberto G6mez. En New York, el general
Calixto Garcia, a donde llegG liberado de su prisirn en Espafia,
habfa constituido, reorganizado bajo su presidencia, el Comite
Revolucionario Cubano. Y, en el propio Kingston, se constituy6
otro comitd dirigido por el general Juan G. Dfaz de Villegas.
El general Flor Crombet, en varias entrevistas con Maceo,
le informa de cuanto se esta realizando para promover una
nueva insurrecci6n armada. El propio general Garcia -5 de
agosto de 1879-- sc rcune en Kingston con el general Maceo,
y se ponenf de acuerdo sobre los trabajos que se venian reali-
zando en Oriente,
El 26 de agosto de 1879 eli general GOi5lermo Moncada (Gui-
Ilermdn), y los brigadieres Jos6 y Rafael Maceo, coroncles Quin-
tin Banderas, Silverio del Prado y otros, se levantan en armas
en Santiago de Cuba, dando comientzo aJ movimiento revolu-
cionario que hist6ricamente se conoce por la Guerra Chiquita.
Y cl 6 do scpticmbre Calixto Garcia se rctuInc con Macco en la
casa d e ste en Kingston, y Ic notifica que el Cornmite Revolu-


46







cionarlo le relevaba de la jefatura del Departamento Oriental. Al
preguntar Maceo qu6 razones existian para prescindir de sus
servicios, respondi6 el general Garcia: "Los espafioles han dado
,en decir que esta guerra es de raza y aqui, en Kingston, los cu-
banos blancos emigrados tienen sus temores..." Desesperado,
el 12 de septiembre, Antonio Maceo sali6 para Port-au-Prince,
Haiti, en busca del milagro que salvara a Cuba y a la Revo-
lucio6n.
Haiti. Maceo estaba en Port-au-Prince el 15 de septiembre.
La Ilegada del hombre de la Protesta de Baraguai, el h6roe fabu-
loso sobre el cual corrfan ya por la Am6rica leyendas casi mi-
tol6gicas, tuvo, por I6 cdlida, cordial y entusiastica, caracteres
apote6sicos que alentaron sus mejores esperanzas. El general
Lamothe, miembro principal del Gobierno Provisional de Haiti,
recibi6 en varias ocasiones al general Maceo, acompafiado, en
calidad de secretario y amigo, por el comerciante frances
M. Gast6n Revest.
Como Lamothe le brind6 una apreciable cooperaci6n, Maceo,
juntc con su hermano Marcos, prepare una expedici6n a Cuba
y se mantiene en contact con los emigrados en Haiti y Repu-
blica Dominicana. Pero un hecho inesperado destruyu todos sus
planes. El gobierno de Lamothe fue derribado, y el 23 de oc-
tubre Lysius Salom6n, reaccionario y feroz cnemigo de los cu-
banos, fue proclamado president de Haiti, e inmediatamente
inici6 una implacable persecuci6n contra Maceo y los liberals
haitianos que simpatizaban con la causa cubana.
El c6nsul de Espafna en Port-au-Prince, Antonio Fierro, es
visita casi diaria del president Salom6n, y habia recibido del
comandante del buque de guerra espafiol Guadalquivir, surto en
puerto, las 6rdenes del capitIn general de la isla de Cuba,
Ram6n Blanco, de poner en juego su influencia cerca de las
autoridades haitianas para asesinar al general Maceo. Para cu-
brir los gastos que originara el complot recibi6 Fierro 50 000
pesos enviados por Blanco y los negreros de Cuba. Pronto,
bajo la direcci6n de Salomon, quien hubo de recibir la mayor,
parte del oro espafincol, se puso en march el plan para asesinar
a Maceo o entregarlo al comandante del aviso de guerra Bazdn,
que relev6 al Guadalquivir en la vigilancia que estrechamentc
se ejercia desde el mar. Los ejecutores escogidos fueron los
traidores dominicanos Quirtin Diaz y Antonio Pdrez.


47







Informado Macco por sus amigos haitianos del complot,
sali6 de Port-au-Prince la'vispera de Nochebuena, acompafiado
de un guia, con direcci6n a Santo Domingo. A poca distancia de
la ciudad cuatro hombres emboscados en la oscuridad de la
noche disparan sus arnas contra Maceo, que ralpidamente, se
desmonta y responded COn su revolver.
Santiago Perez, cubano resident en Haiti, encuentra a
Maceo y lo oculta en su casa. Pronto corri6 el falso rumor de
que habia sido herido en el atentado. La conmoci6n popular
fue enorme. Ni ami la intcrvcnci6n del general Duperval, co-
mandante militartde la plaza, pudo calmar los Animos exaltados
ante lo que creian un hecho cierto. Se lleg6 a temer, en deter-
minado moment, que las enormes simpatias que todo el pue-
blo haitiano sentia por Macco des.hnbocaran en una rcvoluci6n
contra el Gobierno. El pueblo exigi6, y hubo necesidad de acce-
der, que le mostraran a Maceo vivo y libre,
Despues, la policia inici6 una batida en regla para encontrar
el nuevo refugio de Maceo, deteniendo a los cubanos y sus ami-
gos. Entre stos, al dominicano Eduardo Dectjer, uno de los
heroes de la capture del Moctezuma. Sagazmente ayudado por
Santiago PLrez y proinincntes families haitianas, despu6s de
iuna cordial cena de despcdida, AM. Revest, en una chalupa de su
propiedad, sacd a Maceo desde Bizoton -7 de enero de 1880-
para tomrnar el vapor frances Desirade, que lo condujo a Saint-
Thomas, Islas Virgenes.
Saint-Thomas. Leopoldo VWzqucz Prun, cdnsul de Espaia,
tan pronto descmbarco6 el general Maceo acompafiado de su her-
mano Marcos, inicio mua series de gestiones para perseguirlos
y apodcrarse de eflos. A esta campafia del consul Vzquez con-
tribuy6 el periddico local St. Thomas Tidende, que public una
version amafiada de los succsos de Haitf, a la que hubo de res-
ponder Macco --21 de enero de 1880-- en carta al director po-
niendo las cosas en su lugar hist6rico.
La estancia en aquiela colonia danesa fuc en extremo desa-
gradable. Maceo so sinti6 horrorizado antes las atrocidades de!
colonialismo, implacable en la explotaci6n de las masas urba-
nas y campesinas, y el 4 de febrero, en la goleta inglesa Lily,
sali6 para Turks Islands.
Turks Islands. La mala imrnpresi6n que Ie produjo el regirnen


48






colonial dands lo informa en carta al general G6mez -febrero
6 de 1880- al dare cuenta de su odisea haitiana y permanencia
en Saint-Thomas. Sali6 de Turks Islands en compafifa de Marcos
y de otro cubano, Alvarez, en el vapor ingles Solent, el 11 de
febrero, para Puerto Plata, Republica Dominicana.
Reptiblica Dominicana. Maceo Ilega a Puerto Plata y se hos-
peda en casa de Fernando Figueredo Socarras, y es cordialmente
recibido por el president de la Reptblica Dominicana, Gregorio
Luperdn, que le brinda generoso apoyo a los planes revolucio-
narios del lifder cubano.
La presencia de Maceo encendi6 el entusiasmo de los clubes
revolucionarios cubanos en tierra dominicana. Sin contar a Fi-
gueredo y Paquito Borrero, que estaban ya en contact con 61,
pronto se agruparon en derredor suyo Antonio Portuondo, B. R.
Puyana, Francisco Arredondo y Miranda, Luis Loret de Mola
y cien mas, dispuestos a continuar luchando por la libertad
de Cuba.
De todos los rincones antillanos recibia Maceo una abun-
dante correspondencia. Su popularidad se extendia a tal grado
que era solicitado insistentemcnte de otros lugares, donde se
agitaban estandartes revolucionarios para iuchar contra algunas
de las tiranias americanas. Para consolidar el trabajo de los
clubes y sectors revolucionarios, sale Maceo en el balandro
Rosaura el 6 de marzo. Con el fin de burlar el espionaje esta-
blecido por el vicec6nsul espafiol, Augusto Bcrmudez, hizo circu-
lar el rumor de que se hallaba en la finca de Paquito Borrero.
En un bote, propiedad de T. Clark, se traslad6 a Turks Islands,
y de ahi a Cape Haitien, y regres6 el 20 de ese mes, en el vapor
alemn Alsacia, a Puerto Plata.
Alarmado por este viaje, el vicec6nsul Bermtildez visit al
ministry de Relaciones Exteriores, Lithgow, y le express los
temores que abrigaba por las actividades de los cubanos, y soli-
cit6 que el president Luper6n no les prestara apoyo.
El 30 de marzo arrib6 a Puerto Plata, enviado por el CapitAn
General de Cuba, el aviso de guerra espafiol Africa, al mando
de Francisco Vila y Calderon, portador de instrucciones reser-
vadas del Ministro de Ultramar, destinadas a poner en juego
todos los recursos de que lo habian provisto con el fin de


49







hacer desaparecer lo que para Espafia era el mayor obstdculo
en aqueoI periodo hist6rico: Maceo. AI siguiente dia, Vila Calde-
r6n y el consul Bermt1dez visitaron al president Luper6n. Este
los esperaba en compafia del ilustre sacerdote Fernando Arturo
de Moriflo. Reclamaron los espafnolcs la entrega del general
Maceo, como criminal, pero recibieron una negative rotunda
como respuesta a sus arguments.
Vcncidos en las gestioncs diplomiticas, los comisionados to-
maron otra via para apoderarse de Maceo. Francisco Otamendi,
cspailol, fue el agent utilizado para ese fin. Le ofreci6 Otamen-
di a Maria Filomena Martinez, por mandato del c6nsul de Es-
pana, una gruesa suma de dinero para que llevara a Maceo
hasta la playa, en el dia y hora fijados de antemano. Se pro-
ponfa asesinarlo o secuestrarlo y lRevarlo preso para Cuba en
el aviso de guerra Africa. Intentaban, una vez mas, poner en
ejecuci6n el plan que les habia fracasado en Port-au-Prince.
Maria Filomena fingi6 aceptar y denunci6 al Otamendi, que fue
detenido el 9 de abril por orden del president Luper6n, hecho
que motive un esciandalo mayuisculo. Para evitar un atentado,
por invitaci6n del propio Luper6n, Maceo fue a hospedarse en
Ja residcncia presidencial. Pero, el 15 de mayo, en el vapor
Santo Donzmingo, sali6 para la antigua capital dominicana. Desde
el dia de su llcgada, 18 de mayo, el hotel Europa, residencia
que Ic habian rcservado en Santo Domingo, sc vio colmado de
cubanos y dominicanos que diariamente lo visitaban.
Pcro dos personas, singularmente, trabaron fuerte y durade-
ras relaciones de anmistad con Maceo, el general Allises Hereaux
(Lilis) y el ilustre poliyrafo y patriota puertorriquefno Don
EugCenio Maria dc Hostos. Ello dio higar a continues quejas y
dcmandas dcl c6nsul de spanfia, Francisco de Serra, cuya des-
cspLracion lleg6 al miximo al contemplar el espectaculo, para
61 odioso, del mulato insurgente Maceo paseando en el coche
dcl mrinistro dc Guerra y -Marina, general Hereaux, acompafiado
de Don Alejandro Woss y Gil, gobernador de Santo Domingo,
o del pocta Pablo Pumarol, sccretario de Gobierno.
A fuerza de oro el consul Serra logr6 infiltrar sus espias en
el circulo de amigos que rodeaban a Maceo, lo que le permitia
dar informes exactos al gobierno colonial de Cuba de cuantos


50








movimientos y gestiones llevaba a cabo. El dominicano Jos6
Conradi Toledo, que fungia de secretario de Maceo, fue el prin-
cipal espia con que contaba el c6nsul. Ese espionaje constant
sirvi6 para informer al Capitain General de Cuba -14, 24 y 27 de
junior de 1S80- de la proyectada expedicion Roloff-Bonachea,
quc saldria de Jamaica, y de la segura salida del general Maceo,
el dia 28, con otra expedici6n armada, en el vapor Santo Do-
mingo.
Casi seguro de que nada podia oponerse ahora a sus planes,
una grave contrariedad cerraba de nuevo a Maceo la ruta revo-
lucionaria. Esta era la noticia de que Moncada y sus hermanos
Jos6 y Rafael habian capitulado en Oriente, y que el brigadier
Cecilio GonzMaez habia muerto en acci6n de guerra. Sin embar-
go, no desisti6 de su empenio de reanudar la lucha por la Jibe-
raci6n de su patria. El 28 de Junio tomo pasaje en el vapor
Santo Domingo, en compafia del general Deogracia Marty, do-
minicano, y otros, aparentando seguir viaje a New York.
Con pocos recursos arrib6 a Puerto Plata el 1 ? de julio. Aqui
pudo completar con la ayuda de Pancho Coll y Figueredo So-
carras la expedici6n, integrada por 34 hombres en total. De
acuerdo con el consignatario Jose Ginebra, entreg6 las cajas
de armas y municiones al capitan del Santo Domingo y en CA
sali6 rumbo a Turks Islands. El navio de guerra espafol Le6n,
previamente apostado, siguid de cerca al barco que conducia
al general Maceo y los expedicionarios, impidiendo el trasbordo
planeado para dirigirse a Cuba, lo quc los oblige a todos a de-
sembarcar en Turks Islands. A1li recibio Maceo la noticia de
la rendici6n del general Calixto Garcia a los espafioles, dando
por terminada la llamada Guerra Chiquita.
Turks Islands. Maceo tuvo que replicar en carta p6blica
-27 de agosto de 1880- las insidias y calumnias publicadas
contra 61 en el peri6dico local The Royal Standard.
Como el comandante del buque de guerra espafiol Blasco
de Garay -que reemplaz6 al Le6n- hubo de influir en el co-
misionado brit~nico en aquella colonia, Robert Baxter, para
perseguir a Maceo, el pueblo de Ia isla se puso a su lado, y le
dirigi6 una carta firmada por gran cantidad de vecinos expre-
stndole su adhesion y simpatta.


51







El gobemador britAInico de Jamaica, Sir Anthony Musgrave,
requerido por Maceo a causa de que el comisionado pretendia
entregarlo a los espafioles, envi6 el crucero Phoenix a resca-
tarlo y llevarlo a Kingston, Jamaica.
Jamaica. A fines de septiembre de 1880, Maceo esta fnueva-
mente en Kingston. En medio de graves dificultades persona-
les -mayo de 1881- iun cubano traidor, Francisco Laguna,
agcnte del gobierno colonial de Cuba, intent asesinarlo;
Maceo indignado le describe al gobernador espafiol de Santiago
de Cuba, general Caminlo Polavieja dici6ndole, entire otras cosas:
No conforme su Gobicrno con las propaganda que
contra mi hace circular a precio de oro, ha acariciado
hace tiempo la pobre idea de asesinarme como lo ha
intentado varias veces en el 70, el 74 y el 79 y en Haiti
y St. Domingo (Santo Domingo y Puerto Plata) y por
ultimo el 81 en esta ciudad por segunda vez; pero en
verdad que ha sido tan poco afortunado como en las
anteriores en la present, en que confiado el plan al
espureo Francisco Laguna, lo ha hecho abortar princi-
palmente por cobardia..
En Kingston, a fines de 1880, el doctor Eusebio Hernaindez,
que habia colaborado en el movimiento revolucionario que pro-
voc6 la insurrecci6n armada denominada Guerra Chiquita, con
tacto y discreci6n reuni6 en su casa a Antonio Maceo, Maximo
G6mezc, Jose Maria Aguirre y Carlos Roloff. No se esboz6 ningun
plan, pero estuvieron de acuerdo en mantenerse en contact
para reanimar la lucha por la liberaci6n cubana.
El general Maiximo G6mez, con su familiar, sali6 en el vapor
Glendale para Belice. Antes de partir ha convencido a Maceo
de reunirse con el en Honduras, donde puede, quizais con mAs
suerte que en los otros pauses del Caribe, iniciar los proyectos
que tiene planeados.
Costa Rica. A fines de junio de 1881 embarca Maceo en com-
paflia de su hermano Marcos para Costa Rica. Cometi6 el error
-Go6mez se lo senial6 despues en una carta- de tomar la ruta
mAs larga. De San Jos6 fue a Puntarenas, en Costa Rica, y allt
tomo un barco que lo condujo a Amapala, en el Pacifico, a
Honduras.


52








Honduras. El 17 de julio de 1881, en el vapor Salvador, lleg6
al puerto de Amapala. De alli, a caballo, por aun camino de he-
rradura, se tras!ad6 a Tegucigalpa, Ia capital. El general
GOmez, a quien escribio anunciandole su llegada, vivia en San
Pedro Sula, dedicado al fomento de una empresa agricola.
Maceo entr6 a former parte del ej6rcito hondureflo con el
grado de general de division. Propiamente fue designado Ins-
pector General de las Milicias, miembro del Consejo Superior
de Guerra, asuriendo a! mismo tiempo la Comandancia Militar
de la capital. Y, en esa forma, se incorporaba al hist6rico movi-
miento reformista que, guiado brillantemente por su casi mi-
nistro universal Ramo6n Rosa, se realizaba en Honduras bajo
la presidencia de Marco Aurelio Soto. Muchos cubanos exilados
vivian en Honduras y, por gestiones del propio Maceo -nom-
brado en 31 de julio de 1882 comandante de Puerto Cort6s y
Omoa- se trasladaron Eusebio Hernrndez, Carlos Roloff, Flor
Crombet y otros a Tegucigalpa, convertida la ciudad en un pe-
quefio campamento mambi. Crombet cntreg6 a Macco la carta
de Marti, fechada en New York el 20 de julio de 1882, en la que
ie decoa:
No conozco yo, general Maceo, soldado ms bravo, ni
cubano mas tenaz que Ud. Ni comprenderia yo que se
tratase de hacer -como ahora trato y tratan otros-
obra alguna seria en las cosas de Cuba, en que no figu-
rase Ud. de la especial y prominent mantra que le dan
derecho sus merecimientos... Tendria, general Maceo,
placer vivisimo en que, en vez de escribirle yo estas
cosas frias, hablasemos. Estimo sus extraordinarias con-
diciones, y adivino en Ud. un hombre capaz de conquis-
tar una gloria verdaderamente durable, grandiosa y s6-
lida...
Maceo visit con frecuencia al general G6mez en San Pedro
Sula; y cuando Maria Cabrales, su esposa, se le reuine a princi-
pios de 1883 en Puerto Cortds, se dio de lleno no s6olo a organi-
zar la parte civil y administrative bajo su responsabilidad, sino
tambidn Ia military. Las reunions que celebra con el general
Luis Bogrin -prominente figure poliftica del gobierno hondu-
refio- y del hombre de negocios J. F. Debrot, le sirven para
tratar a fondo sobre algunas proyectadas empresas. especial-







mente la del ferrocarril de Puerto Cortes, en el.-AtIlntico, a
Amapala, en el Paciffico, que uniria las fuentes principles de
produccion y riqueza de Honduras, y podia dar ocupaci6n a mi-
Hlares de emigrados revolucionarios cubanos si se acometiera
su construccid"n. Ademas, trat6 con el general Bogran sobre la
situacion political de Ceutroamnrica; discutieron amigablemente
los planes del president Barrios, de Guatemala, y la actitud
del doctor Zaldivar, primer mandatario de El Salvador, en re-
laci6n con los gobernantes hondurefios.
Pero, tanto el doctor Eusebio Hernmindez como el general
Flor Crombet, Ihicieron Ilegar a G6mez y a Maceo docenas de
comniunicaciones recibidas de los clubes revolucionarios cuba-
nos exigiendo que ambos IJderes se pusieran al frente del movi-
miento rcvolucionario cubano contra la dominaci6n colonial.
Y, el general Gomcz emnprendi6 la tarea con la cooperaci6n de
Maceo de preparar los trabajos que hablian de culminar en el
inicio de una nueva lucha armniada para obtcner la independencia
de Cuba.
El 30 de noviembre de 1883 el general Bogran -a quien
Maceo hubo de prestarle todo su apoyo- asumi6 la presidencia
de la RepLiblica de Honduras. Pocos dias antes, el representante
diplomitico cspafiol en Centro Am6rica demand del gobierno
hondureflo que expulsara a Maceo de su territorio, acusdndolo
de promover una nueva guerra contra el poder colonial en Cuba.
Un buque de guerra cspanfol cstableci6 el crucero sobre las
costas hordurefias doe Caribe para vigilar a Maceo
Maceo renunci6 sus cargos oficiales. Se despidi6, en Teguci-
galpa, del president Bogran quien le reitero su promesa de
ayudar a la revoluci6n cubana, y le confirm que el president
Justo Ruft-ino Barrios, de Guatemala, estaba en igual disposici6n.
Unos dfas mAis tarde -10 de junlo de 1884-, reunido en San
Pedro Sula con el general G6mcz y el doctor Eusebio Hernan-
dez, y, examinados los ruegos de las emigraciones cubanas y las
ofertas de F&Iix Govin de financial los gastos, decidieron Gomez
y Macco traslaciarse a los Estados Unidos. Pero, como hasta
San Pedro S"ula Ilegaban rumors de que algwios magnates azu-
careros prLo 1abu la -exio ,. de Cuba a los Estados Unidos,
-r I
l general ia.o. JIc eos:: be s(.16 Dolorc.s Poyo, director de
Ei Yra ci West:"


54







Pero quiei intente apropiarse de Cuba rccogerA el polvho
de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha...
En Puerto Cortes, el 2 de agosto, en el vapor Sti Dalla em-
barca rumbo a Nueva Orleans el general G6mez y su familiar,
acompahados dcl general Macco y su esposa, Maria Cabrales.
Belice. Ilacei una breve escala que aprovecha Maceo para
escribirle a sus amnigos hondurefios.
Nueva Orleans. Aqqui, en la casa San Felipe 227, alquilada
por ambos, viven junt-s las families G6mez-Maceo. Y cuando
reciben un giro de 2500 pesos enviados por el president
Bogrdn, decide partir G6mncz y Maceo para la Florida, acom-
pafiados por Alejandro Gonzalez (Gonzalito) y Jos6 del Carmen
Garcia. Maria y Manana se quedaron en Nueva Orleans.
Key West. Cayo Hucso para los cubanos era el foco de las
rebeldfas mnambisas y se desbord6 de entusiasmo -18 de sep-
tiemrnbre de 1884- para recibir a Gomez y Maceo. Este 6iltimo
tuvo la oportunidad de hablar dtrcm inadamcnte con sus vieiJos
amigos y compafieros de armas Fernando Figueredo Socarrds y
Jos6 Rogelio del Castillo, y estrechar las manos a quienes s6lo
conocia a traves de las lectures de El Yara o la corresponden-
cia: Jos6 Dolores Poyo, Manuel Patricio Delgado, Gerardo Cas-
tellanos Lleonart, Martin Her.-rera, Alpfzar, Pino, etc., que man-
tenian los trabajos revolucionarios. El dia 26, en el vapor
Ldmparas, G6mez y Maceo salieron para New York.
New York. El lo. de octubre arriban al puerto neoyorkino
donde lo esperaban ya el doctor Eusebio Hernmndez y el general
Flor Crombet. G6mez y Maceo se alojaron en la casa de hu6spe-
des de Mine. Griffou, 21 E. 9 St. Al siguiente dia de la llegada
se juntaron por vez primera G6mcz, Macco y Marti, que s6oIo por
cartas se habian comunicado hasta entonces.
En esos dias de octubre llcgaron a New York el general Josx
Maceo y el coonel gufn Cebr.:co, fugnidos de la fortalcza do
Mahon, y sc hospedaron tambi6n en casa de Mme. Griffou.
G6mez dispuso la salida de una series de comisiones en busca
de los auxilios que no enccntraba en New York-. El -din--ro en-
tregado por Bogran, junto a Io recaudado entire los obreros
de Cayo Hueso, se tiizara n os preros trabajos,
de Ca~~~~yo Huesso, se w~a zaria cn e.ios t: nrs


5s








Marti, como de costumbre, visit a G6mez y Maceo en el
hotelito de la calle 9. Unas palabras de G6mez molestaron a
Marti. En ausencia de aque1, Maceo trat6 de darle una explica-
cion, sin lograr tranquilizarlo. Poco despu6s Marti envi6 una
carta al general G6mez separaindose del plan revolucionario que
se gestaba, y en la que apenas cubre la dureza de los concepts
con algunas palabras amnables.
Mdxico. Comisionado por G6mez, lleg6 Maceo a Veracruz
el 13 de noviembre con nombre supuesto. Despues de celebrar
varias entrevistas con el general cubano Angel Maestre, alli
exilado, parti6 para ciudad Mexico. Aqui constitute una comi-
si6n integrada por various cubanos emigrados, encargada de or-
ganizar los Centros Patrioticos que prornueven la lucha por la
independencia de Cuba. Dos veces present por escrito al pre-
sidente don Porfirio Diaz la petici6n de audiencia para expli-
carle personalmente las demands de los patritotas cubanos,
y al no recibir contcstacion alguna, dio por fracasada su comi-
si6n y regres6 a Veracruz, donde dej6 constituido un club revo-
lucionario presidido por el doctor Josd Miguel Macias, y del
que era miembro active el general Angel Maestre; y regres6 a
Nueva Orleans.

Nueva Orleans. Al llegar -5 de enero de 1885- encuentra
alli al general G6mez, a quien entrega su informed por escrito
y 18 documents dc la formaci6n de los centres revolucionarios
en Mexico, y cuentas detalladas de los gastos e inversion del
dinero recibido en New York.
G6mez y Maceo estaban completamente desorientados, pero,
avisado aquel de haber recaudado el doctor Eusebio Hernandez
30000 pesos entire los obreros de Cayo Hucso, salio para New
York a fin de adquirir las armas y municiones que han de utili-
zarse en Ia lucha por la independencia de Cuba.
Durante los dos meses de complete inactividad que IIevo
Maceo en NuCLw Orleans, emple6 su tIicmpo en investigar la
realidad nortearnericana, las sombrias caracteristicas del racis-
mo feroz que. imperaba y los sufrimnientos inigualables de la
poblacion de. color.
En .arzo eres6 G6mez phara expiicar a .Mriceo el plan qPie
se habbA trazado. De los foindos rc udos se hacia cargo ei


-56







doctor J. M. PArraga, tesorero de la AsociaciOn Cubana de New
York; el general Jos6 Maceo y cl coroner Agustin Cebreco sal-
drfan para Kingston a preparar una expedici6n; el coronel Emi-
lio Nunez alistaria otra en Filadelfia, mientras 61 enviaria a
Santo Domingo las armas que en New York debftan adquirirse y
pidi6 a Maceo que se dirigiera a M6xico nuevamente para des-
pachar la expedici6n de Angel Maestre hacia Cuba.
Veracruz. Maceo permanece todo el mes de abril en Veracruz
junto al general Maestre, hasta el moment que tuvo prepara-
dos los hombres que llevaria a Cuba.
Mdrida, Yucatdn. Aqui estuvo Maceo algunos dfas, celcbran-
do reuniones con los patriots cubanos y recibiendo del Club
Patriotico de Merida los fondos recaudados para la causa
cubana.
Nueva Orleans. Maceo hubo de pcrmaneccr 10 dias en cua-
rentena en el barco que lo condujo a Nueva Orleans. Cuando
logra desembarcar se entrevista con G6mez, que tambi6n habia
vuelto. Dcspues de examiner juntos las dificultades que se opo-
nman a Ia realizaci6n de lo que la historic ha Ilamado despues
el Plan Gdrnez-Maceo, acordaron realizar nuevos esfuerzos para
impulsar cl movimiento revolucionario. G6mez, con toda su fa-
milia y Maria Cabrales, se dirigi6 a Jamaica, mientras Maceo se
embarc6 para New York.
New York. Maceo llevaba la comisi6n de recoger aiguin di-
nero que se suponia recaudado por los amigos de 1I revoluci6n,
e inrpulsar al coronel Fernando L6pez de Queralta, encargado
del dcspacho do los armamentos para las expcdiciones a Cuba.
Filadelfia. El 23 de julio conferencia con ci general Emilio
NUfiez7 de cuyo resultado da cuenta por carta al general G6mez.
New York. Maceo, que debi6 salir para Panama, por indica-
clones de G6mez vuelve a New York con el fin de presionar a
L6pez de Queralta que no acababa de enviar las armas.
Jamaica. Maceo, en agosto, se reine en Kingston con el ge-
neral G6mez y el doctor Hernandez para examiner la situaci6n
cubana y las dificultades que se presentaban para la ejecuci6n
del plan. Acordaron que Maceo y Hernandez salieran para Pa-
nama y Norteam6rica a preparar la expedici6n con destino a la


57







parte oriental de Cuba. G6mez hablo a Maceo del manifiesto
que debfa pubi caric, y dste le indic6 que se encomendara su
redacci6n a un patriot cubano residcnte en New York -pen-
saba en Marti probablemenLc-, pero Gomez no acept6 la in-
dicaci6n, pues ya tcoiia preparado uno.
Panamd. En Colon celebraron Maceo y Flor Crombet un
amplio cambio dei mupre.one-s y, a fines de septiembre, embarc6
Maceo para New York.
New York. En uysa reuni6n convocada por el doctor Hernan-
dez celebrada en casa dc J. Migucl Prraga -Marti no concu-
rri6-, aprobaron los emigrados cubanos el manifiesto firmado
por el genera! G6mcz, dirigido a la America Libre y al mundo,
como Jefe Suprcmo de Ia rcvoluci6n, anunciando una nueva
guerra en Cuba contra la opresi6n colonial y la esclavitud.
Key WVest. (Cayo Hueso). En octubre Maceo y Hernmndez
estan en eli hiLstdrico cayo. El recibimiento al hombre de la pro-
testa de Earagua se convirti6 en apoteosis triunfal. Los obreros
cubanos contribuyeron con 9 000 pesos para la compra de armas
y habilitaciRn de Ia expedicion del general Maceo; este se dis-
puso a regrcs.r:- a N,'w York. El dia de la partida cerraron fA-
bricas y tallires para que los obreros cubanos pudieran concu-
rrir al rnmu.i. a d.- pcdtirJo. Entr, banderas, miisica y los vito-
res de una mu!titd entcrusiasmada, tom6 Maceo el barco que lo
Hlevaba al Norte.
New York.u Inmcdiatamente comenzaron Maceo y Hernan-
dez a laborar. Entregaron Ia cantidad recaudada al doctor Pd-
rraga, Icsorero, a dsposlci6n del coronel Fernando L6pez de
Oueralta, encargado de lai adquisici6n de las armas.
Asisti6 Macco a la velada en homenaje a los estudiantes de
Medicine fusilados en 1871 por la barbaric colonial. En ella se
anunci6 la partida del hdroe cubano para Kingston y Colon, de
donde se proponla salir con su pequefo e^'rcito para Cuba.
Jamaica. En c-icro de 18S6 recibe Maceo en Kingston una
amplia comunicaion del general G6mez, qu- estaba en la Re-
piublica Domninicana. Tan pronto conoce las disposiciones de
Gomez, escribe -.c ..0 .k proclarna que titula A mis companeros
y vencedores de Oriente, en la que comienza con esta frase:







Haced que nuestra bandera, simbolo de la libertad y la
justicia, anuncie al mundo que la patria rcdimida abre
incondicionalmente sus inagotables arteries de progress
a ]a civilizacio6n, para quo bajo su ampl-ro hallen todos
paz y prosperidad.
Panamd. En Colo6n estdn con Maceo -febrero a mayo de
1886- Flor Crombet, Jos% Rogelio del Castillo, Jose Maceo,
Agustin Cebreco, Martin Moruia Dclgado, Francisco M. Pierra y
otros. Desesperado, ve transcurrir los dWas sin que Ileguen las
armas ni el barco.
Un periodista espafiol, Francisco Pens Menchcta, entrevista
al general Macco -cuya version definitive apareci6 en In libro
editado en Madrid- en el Club de Extranjeros, situado en la
call Bolivar, de la ciudad de Col6n, Panamin. A la insinuaci6n
sobre la possible anexi6n de Cuba a los Estados Unidos, le res-
ponrdio Maceo: "Es una calumnia... antes que norteamericanos,
queremos 5cr e*panioles".
El 22 de abril le describe a PArraga con el ruego de remitirle
las anrmas al puerto de Dry Harbour, en Jamaica. Y para ese
lugar, en que cstd situado Rafael Lanza, sale Flor Crombet en
Ia golcta Morning Star; pero todo el material se perdi6 por Ia
inentitud o mala fe del comisionado Lanza.
Jamaica. Maceo y su grupo se trasladan a Kingston en mayo.
Una teoria infinita de comnirariedades llev6 al fracaso la inten-
tona; revolucionaria que culmin6 en una series de incidents per-
sonales entire los lideres y sus colaboradores. Y, el 11 de diciem-
bre de 1886, el general G'mez en carta al doctor Eusebio
Hernzindez dio por terminado el intent revolucionario dirigido
por tl y Maceo.
Panamd. En diciembre de 1886 Maceo esti en Col6n; se
hospeda en casa de Alejandro Gonz:.Iez (Gonza!ito). No era cste
un extranjero en Panama. Los altos dirigentes, francescs en su
casi totalidad, de la compafnia concesionaria de los obras del
canal interoceanico, lo conocian y trataban. Espccialmecnte M.
Boyer, ingenicero director. Y Macco fue acogido con buena vo-
luntad. Llegaba oportunamente y le ofrecicron un contrato
-euie acepto-- en espl6ndidas condiciones. Y el 3 de crero de
1887 inici, las opbras -con la cooperacion de su hermano Jos4


59








y de Agustin Cebrcco- de construcci6n de casas en Bas Obispo,
cerca de La Culebra.
La Comision Ejccutiva Cubana, desde New York, envi6 a
Maceo la circular r-volucionaria, firmada en primer termino
por Marti, que hubo de contcstar en 4 de enero de 1888:
Hoy como ayer, y siempre senior Marti, puede usted co-
municaric a los sefnores que con Ud. firmnan esa carta
quc tanto me honra y ha venido a endulzar un tanto la
amargura dc mi obligado ostracismo, hoy como ayer
pienso que debemos los cubanos todos, sin distinciones
socialcs de ninguin genero, deponer ante el altar de la
Patria csclava y cada dfa mas infortunada, nuestras di-
sencioncs todas, y cuantos gernneies de discordia hayan
podido nmalevolamente sembrar en nuestros corazones
los cnemigos de nuestra noble causa...
Y quiso hacer algo practice para cooperar en las tareas de
los emigrados cubano' en New York, y puso en ejecuci6n su
viejo proyecto de pedir al Peru" Ia devoluci6n del material de
guerra que habia facilitado a Leoncio Prado en 1879, y ponerlo
a disposici6n del nuevo movimiento rcvolucionario cubano.
Mientras su hermano Jos se encargaba de las obras en Bas
Obispo, embarc6 en Panama. rumbo al Callao, con la obligada
escala en Guayaquil, Ecuador.
Peru. Hospedado en el modesto hotel Los Andes, en Lima,
recibe Maceo la visit de Eloy Alfaro, al que acompafiaba el
escritor Roberto Andrade.
La peculiar situaci6n political peruana frustr6 los prop6sitos
de Maceo de recuperar el material de guerra, pero, las diaries
conversaciones con Alfaro, durante su permancncia en Lima
-marzo a abril de 1888- Ie sirvieron provechosarnente, ya que,
no s6lo ampliaron sus conocimientos sobre la situaci6n political
y social de America Latina, sino que plane una estrecha coope-
raci6n entire ambos para trabajar de acuerdo en la tarea urgente
de completar la indepcndencia de los pueblos situados al sur
de Rio Grande en uros casos y, en otros, tales como el de Cuba
y Puerto Rico, obtcner su Iiberaci6n de la tiranfa colonial.
Panama. De rereso a Bas Obispo, encontr6 Maceo una fa-
vorable coyuntuara y SIquid6 sus ncgocios con un buen margen


60








de utilidad. Poco dcspues, la compafiia constructora del canal,
en un escanndalo financiero sin precedents, suspendi6 los pagos
y paraliz6 las obras. La quiebra sumi6 en la miseria a millones
de obreros y pequenios comerciantes. Antonio y Jos6 Maceo,
Agustin Cebreco y otros se dirigieron a Kingston.
Jamaica. Maceo volvi6 los ojos a Cayo Hueso. Alli se habia
organizado por sugerencias del emigrado don Gerardo Castella-
nos Lleonard, bajo la presidencia de Jos6 Francisco Lamadriz,
La Convencion Cubana, y la inquietud latente de las masas po-
pulares cubanas cada vez rnds explotadas y esclavizadas, todo lo
cual hacia presumir el estallido de una insurrecci6n armada,
hicieron adoptaria Maceo la resoluci6n de trasladarse a Cuba,
y si las condiciones hist6ricas le eran favorables, romper de
una vez con los obstaculos que impedian su liberaci6n. Y soli-
cit6 y obtuvo del general Salamanca, gobernador colonial de la
isia de Cuba, bajo el pretexto de la venta de propiedades de su
madre, perminiso para entrar libremente en el pais.
Haiti. No hallando facilidades para viajar directamente a La
Habana, Maceo embarc6 hacia Port-au-Prince. Alli encontr6 un
nuevo gobierno, presidido por el general Florvil Hyppolite, el
cual, junto con el ministry de Hacienda y Relaciones Exteriores,
Antenor Firmin, hombre active, honest y de gran cultural, se
dio por entero a la enorme tarea de restablecer el orden en la
administraci6n por un lado y contener, por otro, las ambiciosas
intrigas del gobierno norteamericano que pretendia apoderarse
de un pedazo de territorio haitiano, la Mole Saint-Nicolas. Tanto
el president Hyppolite como Fermin y el general Nord Alexis
cubrieron de atenciones a Maceo, haciendole olvidar con su aco-
gedora hospitalidad cualquier malestar que aun conservare
como recuerdo de la actitud del president Salom6n en 1879.
Cuba. Maceo embarc6 en Port-au-Prince, a bordo del vapor
Manuelita y Maria, el 29 de'enero de 1890, rumbo a Cuba. Des-
pues de hacker escalas en Santiago de Cuba, Baracoa, Gibara y
Nuevitas, arrib6 a La Habana el 5 de febrero y se hosped6 en
el hotel Inglaterra, frente al parque Central, donde residio los
cinco meses que permaneci6 en la capital de la Isla.
Alli Jo visitan diariamente el general Julio Sanguily, el doctor
Miguel Figueroa, el doctor Jose R. Montalvo y su hijo Rafael;
los periodistas Francisco de Paula Coronado y Manuel de la


61








Cruz, el coronel Jos6 M. Aguirre, el hacendado Perfecto Lacoste,
Enrique Conill, Antonio de Veytia, Emilio Terry, Gustavo G.
Menocal, Eduardo Rosell y Malpica; el joven medico Juan
Bruno Zayas y Alfonso, los estudiantes Eduardo Borrell, Carlos
Guats Pagucras, Nestor Aranguren, Jos6 M. Govfn, Gustavo Mora,
y representaciones obreras del Circulo de Trabajadores.
Durante su estancia en La Habana, Maceo concurria a las
tertulias de la rcdacci6n de El Figaro, de que eran habituales
RamO6n A. Catald, Manuel de la Cruz, JuliAin del Casal, y los
mAs vawios,:s cscritores y periodistas j6venes de la epoca. Iba
muchas tardcs hacia el Cerro, a la casa de Tulipatn 14, donde
vivia el iiustrc cscritor y patriota Manuel Saniguily. Estrech6
contact y lo mantutvo con los mas altos valores intelectuales
cubanos de la cpoca. Asf, la entrevista con Enrique Jos6 Varona
tuvo una singular importancia.
Diariamcnte se reunia Maceo con Juan Gualberto G6mez que
habia regrcsado poco antes de Espafia -donde estaba como de-
portado poliftico-., en la casa calle Empedrado 29. Las conver-
saciones tuvicron como tema principal los graves problems que
confrontaba el pueblo cubano. Estudiaron en comtin los proyec-
tos revolucionarios de Maceo, los trabajos de la Convenci6n
Cubana dc Cayo Hueso, y la active campafia de agitaci6n anti-
colonialista que el propio Juani Gualberto Gomez orientaba con
singular acierto.
En aquel pcrfodo hlisto6rico, hacendados, no pocos comcr-
ciantes c industriales y hasta politicos coloniales, acogieron con
marcada simpata la propaganda lanzada en ciertos circulos
--que estirnaban como una bendici6n el creciente domino eco-
n6mico de Estados Unidos sobre Cuba- para la anexi6n de la
Isla por los norteanimcicanos. Esto, unido a la terrible crisis
political espaniola, y a la creciente inquietuc entire las masas
obr-ras y caimpcsinas cubanas, creo6 una gran agitaci6n popular
en Cubla. Las miradas se volvieron hacia el general Maceo. De
abi dcbfa paj".ir la voz con la sefial esperada. Se presentaban
condicioncs favorables para reanudar la guerra de independcn-
cia. Macco no acept6 la ind.caci6n de asumir el mando supre-
mo. Seria el general Maximo G6onmez. A 1 Ie bastaba la gloria
de traer la libertad. Mientras G6mez y los demis emigrados
1Icgabln, el mando mnilitar lo ejerccria el general Julio Sanguily.


62







En la direcci6n civil y political: Manuel Sanguily, Juan Gualber.
to G6mez, Perfecto Lacoste, Urbano Sdnchsz Hechc-varria serian,
conjuntamente con los directors de La Convencion Cubana de
Cayo Hueso, los responsables del movimiento revolucionario.
Reunidos en casa de Pancho Aguirre los generals Maceo,
Sanguily, Manuel Suwirez y Jose M. Aguirre, se acord6 sefialar
el 10 de octubre de ese afno, aniversario de La Revoluci6n de
Yara, como ]a fecha del levantamiento armado. Los senores
Lima y Terry facititaron el dinero para adquirir armas. Se pre-
par6 un plan simultineo de ataque, en La Habana, a fortalezas
y edificios pd'blicos en que participarian miemnbros cubanos de
los cuerpos armados espafioles y otros grupos previamente com-
prometidos, especialmente de las sociedadcs secrets afrocuba-
nas abakui. Terminados los preparativos, el general Maceo, por
ferrocarril, se dirigi6 a Bataban6, y alli tormo "el vapor que lo
condujo a Santiago de Cuba.
En Santiago de Cuba se hosped6 en el hotel Louvre, donde
se Ie reuni6 su esposa, Maria Cabrales, que vino dcsde Jamaica
para acomnpafiaro en la empresa revolucionaria.
El 26 de julio, durante las fiestas carnavalescas de Santiago
de Cuba, ofrcci6 Francisco Fernandcz Rizo al general Maceo
una comida a la que asistieron el general Guillermo Moncada,
los coroneles Quintin Banderas y Victoriano Garzo6n y el doctor
Tomais Padr6 Grifin. Y se trato sobre los trabajos revoluciona-
rios realizados en La Habana y la organizacion del movimniento
armado en la regiOn oriental.
Dias mras tarde, en el restaurant La Vel:is, ci .lustre medico
y viajero doctor Joaquin Castillo Duany organize un banquet
en honor del general Maceo al que asistieron: Dcmnetrio Castillo
Duany, Urbano Sainchez Hechevarria, Manuel Portuondo Bar-
cel6, Pedro Hechevarria Sanchcz, Jose M. Bravo Gorozaibal, Luis
M. Garzo6n y Duany, Jose Joaquin Hernandez Mancebo, Luis A.
Columbia, Alfredo Betancourt Manduley; cl general Flor Crom-
bet, para no llamar la atencion de las autoridades coloniales, se
excuse. Los brindis, en voz baja, fueron por iCuba libre!
En uni6n del doctor Pedro Hechevarria S&inciez concurri6
Maceo al homenaje que en su honor organize, el 2 de agosto,
el Gremio de Tabaqueros en su local social. Los obreros ta-


63







baqueros, que siemnpre estuvieron a la vanguardia en la lucha
por la liberaci6n national, rindieron al rebelde ms grande que
ha producido Cuba una cdlida y ruidosa recepci6n. Igualmente
tuvieron una gran significaci6n revolucionaria y popular los
actos que tuvieron lugar en aquellos dias en Ia sociedad de
pardos Casino de Santiago de Cuba, y en la de morenos, Filar-
monica Provincial. En esta, el pueblo congregado en la Plaza
de Dolores tribute a Maceo una expresiva ovaci6n que reflejaba
el sentimniento de adhesion a su patri6tica labor.
En su rcsidencia, el 5 de agosto, el licenciado Urbano Sainchez
Hechevarria ofreci6 una comida a los generates Antonio Maceo,
Guillermo Moncada y Flor Crombet. Esta comida, que se titul6
La primera piedra de la democracia y a la que asistieron dele-
gados de los sectors revolucionarios de GuantAnamo y Manza-
nillo, fue una reunion revolucionaria. Allf se ratific6 la fecha
del ocho de septiembre para la sublevaci6n armada, y al doctor
Sanchez Hechevarria como jcfe civil de la revoluci6n en Oriente.
La segunda y Mltima reunion para completar en firmne la
estructura y coordinaci6n de los planes revolucionarios se cele-
br6 en el pueblo de El Cristo, a cuatro leguas de Santiago de
Cuba, a donde sc trasladaron Maceo y Maria Cabrales por ferro-
carril en los dltiimos dias de agosto. Despues marcharon al in-
genio Guaninicum, propiedad de los Sanchez Hechevarria, cuya
familiar estaba alli representada por cuatro de sus miembros, asi
como los hermanos Moya, Leyte Vidal, Luis Dagnese, Luciano
Llorens, Juan Sabari, Antonio Varona Miranda y otros, y se
acord6, finalmente, que el general Maceo y Maria fueran a re-
sidir a El Cristo, a la casa de Llorens, y asi tendria la necesaria
libertad de movimiento, lejos de ia vigilancia espafiola, para
atacar la ciudad y apoyar con los recursos en homrnbres y armas,
acumulados en los airededores, la sublevaci6n interior sefialada
para el dia 8 de septiembre.
Pero, el 24 de agosto licg6 a La Habana el nuevo gobernador
y Capitain General Camilo Polavieja, que no s6olo recibi6 infor-
mes detallados de sus espias y confidentes sobre los trabajos
revolucionarios realizados por el general Maceo en toda la Isla,
sino tambi6n de algunos dirigentes del Partido Autonomista, que
le suministraron datos complementarios sobre el peligro que
envolvian esas actividades para la dominaci6n colonial, por lo
que orden6 la expulsion de Maceo.


64









Y Cei 30 de agosto, cumpliendo instruccionecs suveriores. el
gobernador civil interino de Santiago de Cuba, Jos6 Antonio
Vinent, condujo-al general Maceo y su esposa a la Comandan-
cia dc Marina y los embarc6 en el vapor Cienfuwgos de la Ward
Line, con destiny a New York.
El movimiento*revolucionario estaba practicamente fracasa-
do. Los intereses azucareros, los reaccionarios coloniales y los
propietarios dc minas de Oriente contribuycron a su frustraci6n.
Y se le dio el nombre en la historic de La paz del Manganeso.
New York. E cil breve espacio de tiempo que estuvo en
aquella ciudad, declare Maceo a los reporters de la prensa de
New York que lo asediaban a preguntas "...que el pais no se
encontraba adin dispuesto para apoyar un levantamiento arma-
do" pero no abandonaba sus gestiones revolucionarias. En el
mismo vapor continuaron 61 y Maria su viaje a Kingston.
Jamaica. Varios meses pcrmancci6 Maceo en Kingston. Ya
que no podia intentar volver a Cuba y completar materialmente
la obra de agitaci6n realizada durante su estadia en la Isla, se
propuso Jievar a cabo el proyccto que G6mez y 61 habfan pre-
parado en HTionduras, y que hubieron de abandonar para reem-
prender la tarea revolucionaria fracasada en 1886; o sea, consti-
tuir un gran centro de trabajo integrado exclusivamente por
cubanos en tierras de alguna repulblica americana que fuera a
la vez camrpamnento y taller, economicamente fitil para sostener
un gran numcro de hombres y sus families, y politicamente
preparados para saltar a Cuba, perFectamente armados y equi-
pados, en el moment hist6rico que fucra necesario, de acuerdo
con los emigrados de Cayo Hucso.

Costa Rica. En Haiti, ofertas realmente tentadoras le fueron
heclias por el president de la Repfiblica; no las acept6 por ra-
zones obvias. Dc.dc Costa Rica, donde el gobierno iniciaba en
gran escala una nueva political de inmigraci6n y colonizaci6n, Ie
informaron de las ventajas que se le ofrecian para establecer
alli una gran explotaci6n agricola. Como las proposiciones coin-
ciden con los proyectos que intentaba poner en practice, Maceo
decidi6 trasladarse a San Jos6 para discutir con el gobierno de
aquella naci6n los detalles del contrato de colonizaci6n y fo-
mento de tierras.


65








En febrero de 1891 ya esta en Costa Rica. Las negociacionds
con el Gobierno sufren las naturales demoras burocraticas. Su-
perados todos los inconvenientes, singularmente los del color
-en Costa Rica estaba prohibida la inmigraci6n negra- se pre-
sent6 un nuevo obstaculo. Enterado el gobierno espafiol de que
el Secretario de Estado en el Despacho de Fomento, Joaquin
Lozano, debidamente autorizado concedia al general Maceo tie-
rras para colonizar en el Departamrnento de Talamanca, frente a
las costas del Caribe, entire Puerto Lim6n y la frontera pana-
mefia, present, por mediaci6n del c6nsul de Espaia, Adriin
Collado, una reclamaci6n en quc hacia saber al Gobierno de
Costa Rica:
Que la estadia de Antonio Maceo, con una colonia com-
puesta de families cubanas, en las costas del Atlantico,
la consideraba el Gobierno de Su Majestad Catolica como
una amenaza constant para la paz de Cuba
El gobierno costarricense accedi6 a Ia demand espafiola
y Ie cambia la concesi6n -cuyo contrato legalizAndola se firm
solemnemente en el Palacio Nacional de San Jose el 13 de mayo
de 1891- a la peninsula de Nicoya, en la costa del Pacffico.
En julio se traslada Maceo a Nicoya e inicia los trabajos de
desmonte de aquellas tierras virgbnes. Construye las casas de
viviendca y una escuela. ia colonia llcevara por nombre La
Mansion.
La atracci6n singular que ejercia sobre cuantos cultivaban
su amistad, le granjearon al general Maceo el respeto y simpa-
tias de las autoridades y del pueblo de Costa Rica. Los generals
Rafael Iglesias, Ministro de Guerra, y Juan ?autista Quir6s se
convirtieron en sus compafieros habituales mientras permnane-
cio en San Jose, contribuyendo con su influencia a que se Ie
dieran toda clase de facilidades para salir airoso en la empresa.
El president de la Rcptblica, licenciado Jos6 Joaquin Rodri-
guez, despuds de una amplia y cordial entrevista, proporcion6 a
Maceo los medios econ6micos necesarios para trasladar ripida-
mente al pais las primeras families cubanas que iban a estable-
cerse en Nicoya.
New York. Con los documents acreditativos --del convenio
firmado el 7 de enero de 1892 con el Ministro Lozano- que Ie


66








fueron entregados, enmbarc6 e general Maceo, y lleg6 a New
York en febrero. A pesar de ser el viaje puramente de negocios,
exclusivamente con el objeto de adquirir maquinaria modern
con la cual pensala equipar La Mansi6n, no por eso dej6 Maceo
de interesarse por los asuntos cubanos, cuya importancia era
primordial para l61. Los emnigrados cubanos en New York --Juan
Fraga, Leandro Rodriguez, Enrique Trujillo, etc.-- comentaban
vivamente la importancia de las actividades de Marti en Tampa
y Cayo Hueso, y la nueva organizaci6n unificada que pretendia
dar a las sociedades y clubs revolucionarios cubanos en el ex-
tranjero.
El general Maceo no tuvo oportunidad de verse con Marti,
pero si recibi6 informs de primera mano sobre la organizaci6on
del Partido Revolucionraio Cubano, que Ie fueron traidos por
los amigos asistentes a la asamblea del IT de febrero en Hard-
man Hall, en la que Marti dio a conocer lo realizado en Tampa
y Cayo Hueso. Y como la conduct de toda su vida ejemplar
estaba colmada de los mejores deseos de unidad y discipline
revolucionaria, para vencer sin obstdculos la tirania colonial,
acogi6 sin" reserves mentales de nringn gdnero la resuelta pos-
tura de Marti, que indiscutiblemente aportaba elements decisi-
vos para la batalla pr6xima por la libertad.
Costa Rica. Maceo regres6 a Nicoya con mayor fe y esperan-
za en su espiritu, resuelto a continuar la organizaci6n comenza-
da bajo los mejores auspicios.
Con lentitud, pero sin desmayo, va crecicndo la colonia: Flor
Crombet, Jos6 y Toms Maceo, Agustin Cebreco, Arcid Duverger,
Patricio Corona, Juan Ferrera (Baracoa), Elizardo Maceo Rizo,
Pedro Gonzalez Valon (Pitipio), Juan Rojas, F61ix Ferrera, Pedro
Batista, y muchos mas. El abogado de Maceo era Antonio Zam-
brana, que residfa en San Jos6e. Ali iba con frecuencia para re-
solver las cuestiones legates relacionadas con la colonia. En la
capital, los cubanos se disputaban el honor de hospedarlo en sus
casas. Enrique, Jose y Alberto Boix, Eduardo Pochet, Manuel
J. de Granda, Enrique Loynaz del Castillo, Silverio SaInchez Fi-
gueras, Emilio Gir6 Odio, Luis Olivares, Daniel Herndndez, Ca-
simiro Orie, le acompaniaban en sus visits oficiales o al teatro,
se reunian con el para hablar de las cosas de Cuba y comentar
las noticias que, en cartas o por revistas y peri6dicos se reci-
bian de otras emigraciones.


67







Y no eran s61o cubanos quienes rodeaban a Maceo. Se le
acercaban tambidn, atraidos por la leyenda de su vida impar,
conocida y admirada en toda la America democrAtica: Eloy
Alfaro, los Uribe-Restrepo, Adolfo Pefna, Catarino E. de la Garza,
Pereira Castro, More6, Avelino Rosas, Palacios, ecuatorianos, co-
lombianos, mexicanos, exilados por los rcaccionarios que odia-
ban en ellos el amor encendido, romantico, pot Ia justicia y la
libertad. Como en Panama', al finalizar la d6cada de los afios 80,
ahora en San Jos& se formaba una tertulia compuesta de revolu-
cionarios procedentes de todos los rincones de Am6rica Latina,
entire los que se destaca Eloy Alfaro. Maceo y Alfaro convienen
en la "resoluci6n de subordinar toda otra actividad a la endere-
zada a disminuir el numnicro de los malos gobiernos y a mejorar
los regimcnes politicos y sociales de sus pueblos".
La crisis political costarricense se agudiz6 en agosto de 1892.
La intense agitaci6n que arnenazaba desembarcar en rebeli6n
armada hizo que el general Iglesias, Secretario de Guerra y Ma-
rina pidiera al general Maceo -y estc hubo de complacerlo-
que permaneciera en San Jose y brindara al Gobierno de Costa
Rica, amnenazado con la insurrecci6n preparada por los partida-
rios de la llamada Union Catolica -segun ha declarado don
Ernesto QuirOs y Aguilar- el prestigio de su nombre, para cvi-
tar, con el s6Io hecho de prestar su apoyo moral, la sangrienta
insurrecci6n armada
Principalmente los asuntos de Cuba ocupaban la atenci6n de
Macco. Marti, despues de reunirse con el genera] G6mez, se tras-
lado a Jamaica y visit en Kingston a dofia Mariana Grajales
y a Maria Cabrales, madre y esposa del h6roe legendario de la
rebeldia cubana. De esa para el imprcsionante visit, cscribio
Marti una pagina inolvidable.
Era una mano tendida hacia Maceo, a quien suponma capaz
de guardarle rencor por los ataques mais o menos director que
le habia dirigido, y al que consideraba indispensable, como
Gomez, para consolidar la unidad revolucionaria, ya que era el
hombre de la Protesta de Baragud el lider mais popular, admira-
do y querido por los cubanos que en la Isia esclava esperaban
de su idolo el milagro libertador.
El gesto de Martf, noble y cordial, repercuti6 en todos los
patriots. Maria Cabrales lo coment6 favorbliemnente en carta







familiar a MacS,, que llev6 a los hombres que esperaban en
Nicoya un nuevo motive de esperanza y de fe. Satisfecho de su
obra pudo decir Marti a cuantos demandaban inquietos acerca
de los rumbos que seguiria la political military del nucvo movi-
miento revolucionario, que ya contaba con la cooperaci6n del
general Maceo. Este, a una insinuaci6n de Angel Guermra sobre
problemna tan vital para las masas populares contest, con ]a
clara postura political que siempre observ6 a trav6s de today una
vida de sacrificios, dedicada por entcro a la Patria que
.. ino habia vxisto a Marti en aquellos uiitimos tiempos,
ni habia recibido carta de 61 invitandole a tomar parte
en sus trabajos de "reorganizacion", pero que si era cier-
to que C! habia declarado que contaba con 61 para hacer
la guerra, nadie debia ponerlo en duda, pues no crefa
que para puntos tan esenciales fuese necesario consultar
su voluntad, ya conocida a ese respecto por propios y
extrafios..
En mayo de 1893 Maria Cabrales Ilega a La Mansi6n. El 25
de ese mes Martf describe a Maceo desde New York:
Mafianiia torno el vapor, con rumbo a Ud, aunque parain-
dome por el camino a arreglos previous, y espero, sin
aparato y anuncio de ninguna especie, estar cn Puerto
Lirn6n del 15 al 30 de junio. Ardo en deseos de verlo..
Precisamcntec tengo ahora ante los ojos La protest de
Baragud que es de lo mais glorioso de nuestra historic.,.
En compafifa de Maria recibi6 Maceo -30 de junio- con
amabilidad exquisite y cordialidad sin dobleces, rasgos incon-
ftundibles de su character franco, sincere y leal, a Marti. Este,
en una hi'sto6rica semblanza, recuerda empcionado no s6lo la
grandcza moral del heroe, sino tambien la decisive influencia
que habia de ejercer en los destinos futures la poderosa coope-
raci6n a la luchaa por fa libertad de Cuba, ratificada en el cam-
bio de impresiones celebrado en La Mansidn sobre Ia organiza-
ci6n y trabajos del Partido y progreso de la revoluci6n.
En San Jos6, el general Maceo llev6 a Marti a visitar al ge-
neral Rafael Iglesias, y acompafiados de 6ste, al licenciado
Joaquin Rodriguez, Presidente de la Reptblica de Costa Rica.
En visperas de su partida, por gestiones del general Maceo,


69







dict6 Martf una brillante conferencia, en la Escuela de Derecho
de la Universidad Nacional.
Cuba. Preocupado por ia necesidad, dircctaik;untc con sus
amigos dez Cuba, concibio el general Maceo el audaz proyccto
s61o conocido por Maria Cabrales, de trasladarse subrepticia-
mente a la Isla. Con el pasaporte de su cufiado, Ramo6n Cabra-
les, emprendio e] arriesgado viaje, arribando a Cienfuegos, a
mediados de noviembre de 1893, en el vapor Argonautta.
*
Superando mil dificultades, se traslad6 Maceo a Santiago de
Cuba y a La Habana. Aqul se ocult6 en una casa cercana al
puerto, en el bairio de San Isidro, desde la que establecido con-
tactos con eiementos populares que le eran totalmente adictos,
singularmcnre los abakud integrantes del grupo Bacoco. Per)
pronto la policia espafiola --alertada por el alzamiento de Hi-
ginio Esquerra en Lajas, provincia de Las Villas-- estuvo sobre
la pista, de Maceo, que fue salvado de las garras de los esbirros
colortiales por el aviso oportuno de un nifno de apellido Salgado,
y Ia cooperaci6n de los abakud que lo llevaron a un lugar segu-
ro, a la casa del famoso musico popular Raimundo Valenzuela.
El general Maceo trata, informado por Ia prensa colonial del
eIcvantamiento de Cnrces y Lajas, de trasladarse a Oriente, cre-
yendo, ya que en su entrevista con Martf habia indicado el mes
pr6ximo como el mAs apropiado para realizar la insurrecci6n
armada, que esta de ahora bien podia ser la serial revoluciona-
ria. Despu&s de una angustiosa incertidumbre decidi6 ir a CAr-
denas. En esta ciudad, ]a Logia Perseverancia y los obreros fe-
rroviarios lo condujeron al puerto de Cienfuegos, muy cercano,
por cierto, al lugar donde se desarrollaban esos hechos.
En Cienfuegos, donde el doctor Antonio Argielles, compafie-
ro de trabajos revolucionarios, 1o ayud6 a burglar Ia persecuci6n
de los esbirros colonialcs ocultAndolo en el hotel La Plata, el
general Maceo puede examiner con datos de primera mano Ia
situation real de los alzamientos, sus origenes e imnplicaciones
politicas, brotes aislados, sin conexiones con las directives del
Partido Revolucionario Cubano.
t
Al fin, gracias al doctor Argtielles, puede embarcar en la
goleta La Nueva Concha, cuyo patr6n, el cubano Manuel Capote,
lo puso a salvo, conducidendolo a Caimin Grande.


70







Caimdn Grande. Maceo permrnaneci6 unos dias en la pequefia
isla del Caribe, hasta que uina goleta, tripulada por negros cai-
maneros lo llcv6 a Costa Rica.
Costa Rica. La noticia, de repente, recibida a su regrcso, de
la mucrte en Kingston de Donia Mariana Grajales, la madre glo-
riosa de "la tribu heroica", anonad6 al general Maceo. En Patria
---edici6n del 12 de diciembre de 1893- rindi6 Marti cl mejor
homenaje a la minemoria de la ilustre patriota y madre ejemplar.
Maceo recibi6 de Marti y de otros revolucionarios mensajes de
condolencia, a los que hubo de contestar.
El scis de junior de 1894 lleg6 Martfi en compafi/a de Panchito
G6mez Toro a C6sta Rica. Lo esperaban, en Cartago, el general
Maceo en compafifa de Patricio Corona, Alberto Boix y Enrique
Loynaz de] Castillo. AIif infonn6 Mart sobre las complicaciones
dc Ia huelga de los tabaqueros -cubanos en su casi totalidad-
de Cayo Hueso; el espionaje espafiol y las denuncias constantes
de los agenites diplornmaticos excitados por el Capitan General
desde La Habana presentadas contra el Partido Revolucionario
Cubano ante la Cancilleria de Washington; los alzamientos de
Purnio y de Lajas, provocados y alentados por la reacci6n colo-
nial con el fin de sabotear por un lado la propaganda revolu-
cionaria y, por otro, impedir las reforms del regimen colonial;
el aumento gradual del descontento en la Isla y de Ia propagan-
da separatist encabezada por Juan Gualberto G6mez.
Terminada la comnida, Maceo y Marti, solos, hablaron en un
rinc6n de la sala del hotel. Ahora, dentro del secret que de-
mandaba Ia seguridad del plan revolucionario, Marti inform
a Maceo de lo acordado con G6mnez durinte la reuni6n de New
York. Explic6 las razones que tuvo para no acudir a la petici6n
de G6mez de reunirse los tres en New York, y, finalmente, so-
meti6 a la consideraci6n de Maceo el proyecto de insurrecci6n
armada, Plan de Femandina, sencillo en su organizaci6n y de-
sarrollo.
Macco estuvo totahnlmente de acuerdo con el proyectado plan,
en el que vefa la mano de su viejo maestro el general G6mez,
y acept6 sin reserves la parte que a 61 se le confiaba. Por su
part dio cuenta a Martf de lo observado personalmente por 61
en su corto viaje a Cuba, asf como el resultado de las gestiones
realizadas por Diego Palacios, su agent en la regi6n oriental de


71








la Isla. Asimismo lo puso en antecedentes de las conversaciones
y acuerdos que, en principio, habia concertado con Eloy Alfaro.
Marti consider demasiado complicado lo convenido con Alfa-
ro, y acab6 por convencer a Maceo de que debia abandonar
la idea.
De acuerdo con Jose, su herniano, organize Macco la prepa-
raci6n de los hombres de Nicoya que debfan acompafarlo a
Cuba. Igualmente, en Matina, en una entrevista con Flor Crom-
bet acordaron todos los detallcs del embarque de los expedi-
cionarios, asesorado 6ste por los coroneles Agustin Cebreco y
Patricio Corona.
Los espafioles residents en San Josd tomarbn como pretexto
el trabajo publicado por Loynaz del Castillo en el diario La
Prensa Libre, para tramrnar un complot contra dste, pero cuyo
objetivu era el de asesinar al general Maceo. El dia nueve de nc-
viembre de 1894, en una reunion cclebrada en el consulado es-
panol, se jurarnentaron los mds connotados comerciantes pe-
ninsulares para asesinar al ]Ider cubano. Respondian asi a Ja
presi6n del C6nsul de Espana, que habia recibido instrucciones,
ante el peligro para los colonialistas de una nueva guerra de
independencia cubana en Ia que Maceo scria un factor decisive,
de suprimir a ste por miedio de asesinos.
El 10 de noviembre por la mafiana regres6 Maceo a la ca-
pital desde Matina, donde celebr6 conferencia con Flor. Como
era un gran aficionado al teatro, y estaba en Sanri Jose la corn-
pafima de comedies de que era primer actor el artist cubano
Paulino Delgado, esa noche asisti6 Maceo al teatro Variedades.
Asimismo concurrieron Enrique Loynaz del Castillo, Manuel
J. de Granda, Alberto y Josd Boix, Luis Olivares, Casimiro Orie.
Daniel Hcrnndez, cubanos, v el colombiano Adolfo Pefia. Al
salir del teatro, el general Maceo fue agredido, recibiendo un
disparo de revolver por la espalda. En Ia casa del cubano Eduar-
do Pochet lo atendieron, primero. el doctor Juan J. Ulloa y,
dcspuds, el doctor Eduardo Uribe.
Restablecido de su herida, Maceo dedic6 sus energies a pre-
parar Ia expedici6n a Cuba. Traslad6 sus hombres de armas de
Nicoya a San Jose. Y arregl6 sus negocios de la colonia. Todo
cstaba preparado para poner en prActica lo acordado por Marti
en ocho de diciejernmhre: Plan de atzamiento para Cuba coordinado







el movimiento de Fernandina. Ya estaba cornpletada la organi-
zaci6n military de los expedicionarios bajo -la direcci6n de Maceo
cuando, el 12 de enero de 1895, un cable publicado en la prerisa
diaria le dio a conocer que los barcos que Marti habia contra-
tado para llevar los armamentos a los expedicionarios habian
sido detenidos en Fernandina, Florida, por orden del gobierno
de los Estados Unidos.
Es un moment critico. Aislado, sin otros informes de Martf
o de G6rnez que le permitan conocer lo sucedido, Maceo se en-
contraba en una situaci6n capaz de Ilenar de 'desesperaci6n a
ctialquier dinigente revoluctonario que estuviese en caso pare-
cido. AI fin, una carta de Marti, de 19 de febrero, de que fue
rnortador Patrcio Corona, le daba detalles. La cobardia y acaso
la maldad --decfa Martf- del coronel Fernando L6pez de Oue-
ralta,. rscomido por Scrafin SAnchez para guiar su exnedici6n
entreog el plan entero.
Este L6n7z de Oueralta -posiblernente esnfa a! servicio
dril qobierno norteamecricano- diez afnos antes habfa tbecho
fracasar con stus turbios maneios las expediciones Maceo-
G6 rmez-Hern6ndez.
PI 24 de febrero de 1895, c 1mli enrn lans instrncciones de
Minrt. "T, jan Gmalberto G6mez orden6 el levantamlerto arma-
do de Is n.triotas cubanos, reanutidndosc, la rruerra por Ta
indrk,,,cnenc Y. V Mrtf decidi6 que For Crombet fuera el
resn-oslnbH de Ta exnedici6n oue debfa salir de Costa Rica.
El 25 de marzo. a la; seis de la tarde, sali6 de Puerto Lim6n el
vanor Actdirondifack ilevando la primera exedici6n revolucio-
naria que Ilcarfa a playas cubanas en la Guerra de Indepen-
dencia: Antonio Maceo. For Crombet (jefe de la expcdici6n),
Jos6 Maceo, Agustfn Cebreco, Arcid Duverger, Patricio Corona,
Silverio Sinchez Figueras, Jos6 C. Palacios, Alberto Boix Odio,
Manuel J. de Granda, Frank J. Agrarnonte, Juan Fustiel, Juan
B. Limonta, Joaquin Sanchez, Jesus M. Santini, Domingo Guz-
man, Jorge Trev6 Estrada, Tomis Julio Sainz, Luis Henrfquez,
Luis Soler, cubanos; los colombianos Adolfo Pefia e Isidro No-
riega; Jos6 M. Arseno, dominicano, y la seniora Elena GonzAlez,
csposa de Jos6 Mace6.


73







En la mafnana del 27 de marzo lleg6 el Adirondack a Kings-
ton, Jamaica, y durante su breve estadia desembarc6 la sefiora
Elena Gonzvlez de Maceo con muna misi6n reservada.
Fortune Island. Durante ocho horas un crucero espafiol in-
tent6 darkle caza, pero fue burlado; gracias al muas ripido andar
del Adirondack que aceler6 su march, y, a las siete de la noche
del dia 29 llegaron a Fortune Island, una de las Bahamas y co-
lonia inglesa. Allf contrataron Crombet y Agramonte la goleta
Honor para que los condujera a Inagua.
Inagua. Ya en esta otra isla, tambien colonia britanica, el
patron de la goleta y los tripulantes accedieron a llevar a los
expedicionarios a Cuba mediante una gratificaci6n.
Cuba. A la una de la mariana del primero de abril divisaron
las luces del faro de la Punta de Maisf, extremo oriental de
Cuba. Hicieron proa hacia la tierra mis pr6xima. El mar em-
bravecido dificultaba las maniobras. La goleta encall6 y Maceo
y los expedicionarios, empapados en agva, llegaron a tierra en
Duaba.
El general Maceo con el grupo de patriots mal armados y
parqueados, iban a intentar la homerica empresa de libertar at
pueblo cubano de la servidumbre colonial. Y alif era la ultima
escala del Titdn de bronco de su ruta por cl Caribe y la Ame-
rica continental.


74










Bicentenario de Bonpland:

Un Ap6stol de la Ciencia

en Suramerica

Jose L6pez Sdnchez

UNA VIDA AZAROSA

El nombre de Bonpland (17734-1858), se halla unido al de
I-Thmboldt en las investigaciones de la naturaleza realizadas
por ambos, en la gran expedici6n a las regions equinocciales.
de Am6rica, pero ademinAs se le conoce por su estancia de mas
de 40 anios, prolongada y fructifera, en las tierras del cono sur
de Amdrica.
Las actividades Ilevadas a cabo por el durante este periodo
de tiempo fueron de la mis diverse naturaleza: m. dico, po-
litico, diplomAtico, agr6nomo, ganadero y botinico. Esta il.
tima ciencia Ia cultiv6 durante toda su, existencia y puede ase-
gurarse que constituy6 su vocaci6n principal.
Su azarosa vida ha despertado inter6s y curiosidad, y si-
guiendlo el curso de sus espectaculares accidents de tan rico
contenido anecd6tico, ha dado lugar a que no se valore correc-
tamente suit contribuci6n como naturalista, como fomentador
de empresas agro-pecuarias y comno hornbre de ideas political
progresistas y de sentinientos democrnticos. Se Ic recuerda
mds como aventurero por las peripecias de sus andanzas y via-
jes por los territories de Corrientes, Misiones y Paraguay, que
como colono dedicado al cultivo tdcnico de Arboles tiles,
frutales, maderables y otros, asi como de la crianza de ganado
mayor.


75







Su cautiverio de casi diez afnos, desde el 7 de diciembre de
1821 al 17 de enero de 1831, ordcnado y ejecutado a instancias
de Gaspar Rodrigue-z Francia, Presidente de Paraguay, contri-
buy6, sin duda, a ampliar la irnagen deformada que se da de
este gobernante, calificado como dictador,-y en ocasiones de ti-
rano, cuando en realidad la personalidad austera de Francia,
mercce reivindicarse, pues fue el defensor de la independencia
de su pals y protector national de su economfa.
Los acontecimientos politico-sociales de este perfodo son
muy complejos. En Argentina, durante un cuarto de siglo, se
libran enconadas batallas militaries, verdaderas guerras civiles,
entire unitarios y fedcrales. Con Paraguay mantiene una tensa
pugna econ6mica, exigiendo cl pago de impuestos por el des-
pacho de los products de Ia yerba mate y otras mercancias
por el puerto de Santa F6.
A las luchas intestines y la actitud eneiniga del clero, hay
que sumar la prcsencia y acci6n de naciones extranjeras, la
mAs important inglaterra, la cual mantenfa una decidida in-
tromisi6n en los asuntos interns de estos paises para afianzar
su penctraci6n econort6mica, la apropiaci6n de las riquezas natu-
rales y el dominio politico sobre sus gobiernos.
En Argentina gobierna el reaccionario y demagogo Rosas,
cncmigo de la cultural y la educaci6n, quien persigue y asesina
a sus opositores politicos, representante del sector de los gana-
deros terratenientes, promoter de la Campafia del Desierto
contra los indios, y quien lhev6 al pais a un estancamiento, mas
bien retroceso, economic entregando grandes extensions de
tierras a los hacendados y oponidndose a toda innovaci6n o
desarrollo t6cnico.
Francia habia separado Paraguay de Argentina, era un hom-
bre de talent e ilustraci6n jurfdica, un character endrgico y
reseiwado, pero en extremo suspicaz, de principios morales rf-
gidos y costumbres austeras.
Sobre el pafs gravitaban atn las nefastas consecuencias del
sistema de Misiones, tan opuesto a Ia independencia y a la
vitalidad moral del individuo. El pais posefa condiciones natu-
rales muy beneficiosas, tanto por la suavidad del clima como
por la abundancia de medios de subsistencia. Todos estos fac-


76














c .. ,., ." .. .: ". I. ..". ,- .;. i. ....







































........9...
:-.. ......... : .'.."".: .... "... ..."'i,
.i."-li^. :


. . : .... ..... "


,7/


-^y:.. :,:
-;>'!
. ,--,. .







stores actuaban de consuno para hacer que Francia; temeroso
de su antag6nico vecino estableciera una politica de aislamiento
y desconfianza contra todo lo extranjero, maximne si procedia
de Argentina, prohibiendo todo comercio con los mismos.
Esto explica por qu6 cuando Bonpland se asienta cerca de es-
tas tierras c incursiona por los bellos bosques paraguayos, a
Francia se le haga sospechoso y ordene la destrucci6n de su
colonia y su secucstro y lo retenga preso en su territorio ha-
ciendo ofdo sordo al clamor de cientificos y diplomaticos que
intercxeden por el, incluso desconiiociendo la petici6n que I.e di-
rige el Libertador, Sim6n Bolivar.
El nombre de Bonpland ha quedado oculto trash la gloria
de Humboldt. La monumental obra de este sabio, su permanen-
cia en Europa, espccialnente en Francia, el centro de la ilustra-
ci6n y el saber de aquella epoca, sus relaciones con los mats
notables cientificos e investigadores de las ciencias de todas
las latitudeslos honors por el recibidos, su expedici6n a Rusia
y Asia, sin dudia lo fueron consagrando, cada vez con mayor
fuer'a, como el gran adalid de Ia magna expedici6n que viaj6
por el continente americano y por tanto, recibiendo todo el
merito de la misma hasta el punto de denominarse esta expe-
dici6n s6lo con su nomrnbre.
Esto signific6 que Bonpland, no obstante la generosa y
siempre apasionada defercncia que con 61 mostr6 Humboldt,
poniendo de relieve su valiosa aportaci6n en la expedici6n, se
le recuerde, mat, que por su participaci6n en 6sta, por su pre-
sencia en las tierras surenas de America.
Durante los 5 ainos y dos mneses que emple6 Ia expedici6n
Humboldt-Bonpland en su recorrido por tierra firme e islas del
nuevo continent, Amado Bonpland realize una labor descomu-
nal, de recolecci6n de valiosos y excepcionalmente numerosos
ejernplares, de los mis diversos elements de la naturaleza,
pero lo que debe abonarsele como su contribuci6n rnmas seiera
fue el herbario de mas de 60,000 ejemiplares que reuni6 y el
cual contenia unas 6,300 species nuevas.
Despuds de su regreso a Europa, Bonpland se dedic6 a or-
denar, clasificar y distribuir los herbarios. Humboldt los en-
treg6 en nomrnbre de ambos al Jardin des Plantes de Paris. Esta







ocasi6n Humboldt la aprovech6 para reclarnar, con justicia,
que se recompensara a Bonpland, mrnediante la fijaci6n de una
pension annual, la cual le fue concedida. AdemAs, en el Instituto
de Francia, Bonpland dio una conferencia, la inica, sobre la
palmera de cera (ceroxilon andicola).
Bonpland entra despu6s al servicio de la emperatriz Jose-
fina, mujer de Napole6n, quien lo nombra Botmnico y e1 se en-
carga de continuar Ia descripci6nI de las plants de Malmaison,
cuyo trabajo recoge en el muy bello y raro libro intitulado
Description de Plantes rares, cultiveis a Malmaison et Navarre,
Paris, P. Didot, 1813.
La muerte inesperada de Josefina "cambia de tim golpe
toda su existencia" como 61 mismo afirmnara en una carta
a su hermano Olive. Es entonces que decide venir a Amdrica.
Comienzan sus idas y venidas a Londres y sus contacts con
el grupo de revolucionarios que trabajan para lograr el apoyo
de aquel pafs a la causa de la independencia de las naciones
americanas que elos representan.
De otra parte, el ilustrado grupo argentino, encabezado
por Rivadavia, tiene la misi6n de reclutar cientificos para
que vayan a su patria a ayudarles en la creaci6n del nuevo
orden social burgu6s. De inicio, recibe de Francisco Antonio
de Zea, agent de los patriots venezolanos, la oferta en nom-
bre de Bolivar de que viaje a Santa Fe de Bogota y ocupe la
vacant que ha producido la muerte del sabio Mutis.
Por estos mismos dias recibe la invitaci6n del seflor Sa-
rratea para que viaje a Buenos Aires.
El gran amigo de Sim6n Bolivar fue Bonpland; a cste res-
pecto merece citarse un pdrrafo del propio Humboldt, muy
esclarecedor al respect, el cual dice asf:

Yo he tenido... despuds de mi regreso de America
a fines de 1804, mruchas relaciones con Bolivar. Su viva
conversaci6n, su amor por la liberaci6n de los pueblos,
su entusiasmo por las formas de su gran fuerza de ima-
ginaci6n hacian que lo calificase de sofiador. Nunca lo
crei predestinado a ser el dirigente de una cruzada lati-
noamericana. Porque yo habia investigado las colonies


79






espaliolas, y en mnuchas de ellas vivido su situation po-
litica,. pude formarme un juicio mas acertado que Boli-
var que s6lo conocia Venezuela. Durante mi estancia
en Amdrica nunca pude notar descontento. Sin em-
bargo, pude observer que a pesar de que no existia
ningutin gran amor pot Espaioa, por lo menos se resig-
aha ante reginen existente. Solo dcspiues, al co-
micazo de las luchas, pude comprender que se me habia
ocultado ia verdad, qu,,,, en lugar de amor to quc existia
cran seitimicntos de odios con viejas races, que se
desataronr en medio de un torbellino de medidas de
Violcncias y de venganzas. Sin embargo, lo que mias
ime maravill6 fue Ia esplendida carrcia de Bolivar poco
,despuds dc nucstra scparaci6n, cuando yo albandon6
Paris enT 1805 y mine dirigi a Italia. Los hechos, el
talent y la gloriai de este gran hombre me hacen pen-
sar en los minomenos de su entusiasmo, cuando unidos
conjun tame-, te nucstros dcseos de liberacion para ta
Am6rica hispana. Debo confcsar que yo me equivoqu'
cuando ho consider como un hombre inmaduro, in-
capaz de Hevar a cabo esta emprcsa fructifera como
la supo llevar a cabo despues lleno de gloria. Debido
a mis esludios de los diferentes circulos de la sociedad
latinoameOcricana mje lucia que si podia aparecer un
hombre apto para tomar en sus manos la revolucidn,.
esto debfia ser en la Nueva Granada (Ia entonccs Co-
lombia) en ]a quc habian tenido lugar manifestaciones
a fines del siglo y cuyas tendencias no me eran dcsco-
nocidas. Mi colega Bonpland fue mns acerLado que yo.
Pucs 6! desde el comierizo enjuici6 favorablemente a
Bolivar, estimulindoto ante mi presencia. Yo me re-
cuerdo que 61 (Ponpland) inme cscribi6 una rnafiana di-
cidndome que Bolivar Ic habia participado los planes
que tenia para la independencia de Venezuela y que no
sei-a una maravilla el que dl los realizara; pules 6l
(Bonpland) teniza la opinion mas favorable dc su joven
amigo. A mi me pareci6 en aqucl entonces que Bonpland
cstaba equivocado. Pero no era 61, el que estaba equi-
vocado, sino yo, que s6lo despuds dc much tiempo
.reconoci mi. error con respect a este gran homibre,


S8







cuyoS heclios yo admiro, cuya amuistad es un gran hc,
nor para mi y cuya gloria le pertcnece al mundo.
El rumbo adverso de los acontecimientos para los ejer-
citos de Bolfvar decide a Bonpland a viajar hacia Buenos
Aires, donde arriba el 29 de diciembre de 1816, en el bergan-
tin frances San Victor. Su Ilegada fue muy bien acogida y
hasta se podria afirmar con exagerado optimnismo, pues en 61
cifraban las esperanzas de que a rmis de actuar corno un buen
rnmdico, introdujera m6todos mais tecnicos para los cultivos.
Se instalo6 en una quinta en las afueras de la ciudad e
inici6 de inmediato cultivos de ensayo de plants indigenas
que deja a su jardinero, segun un contrato privado, que iste
incumrnpli6. En este ano de 1818, Bonpland es designado miem-
bro correspondiente de ]a Academia de Ciencias de Paris y
nombrado professor de Historia Natural de las Provincias
Unidas del Rio de la Plata, vacant por la muerte de Tadeo
Hfnke, el naturalist de la expedici6n de Maaspina.M
Emprende excursions para recolectar plants y de todos
los viajes regresa con abundante material.
Por este tiempo Buenos Aires es centro de refugio de los
bonapartistas, los cuales csperanzados por el supuesto re-
greso de Napoleon, estaban en constant agitaci6n, inmiscu-
yendose en los problems internos de la political Argentina.
Bonpland fue requerido por el Gobierno a cauisa de los rumo-
res de que su esposa promovia en su casa reunions en las
cuales se criticaba' al Gobierno. Ademas, muchos oficiales
estaban mezclados en conspiraciones e intrigas y cuando abort6
el plan, urdido por Jose Carrera para ir a Chile y eliminar a
San Martin y O'Higgins, a uno de los complotados se Ie ocu-
paron cartas de Bonpland, pero ninguna comprometedora.
Bonplhnd fue interrogado y exoncrado de toda responsabilidad.
Estos acontecimnientos, unido a quc tuvo que divorciare
de su esposa por las incompatibilidades surgidas. Ie decidcroT
abandoner Buenos Aires.
El primero de octubre de 1820 se embarca para Corrientes,
con el prop6sito de cstablecer una colonial agricola destinada
a la expotaci6n de yerba mate, fomcntar el cultivo del Curu-








pay (Piptadena), y despuds de soztear algunas dificultades llega
por fin el 28 de noviembre a su destiny. Pernnanece en esta
ciudad hasta el 11 de mayo, en que emprende viaje a las
Misiones jesuitas y establece contact con el caudillo Fran-
cisco Ramfrez, Jefe Supremo de la Repfiblica Entre Rios.
Bonpiand habfa sido nombrado professor de medicine el
14 de febrero de 1821 y al enterarse de ello Ramirez, le describe
a su sustituto L6pcz Jordain, diciendo "que los portefios quie-
ren adularle despu~s de haberlo despreciado, quizas porque
ahora est, con nosotros".
Se instala en Santa Ana y no sin antes tener que vencer
rnuchos obstdculos, entire ellos, el de aclarar debidamente
con L6pez Jordan sus verdaderas intenciones y de flanquear
las tramnpas que algunos intrigantes colocaban en su camino.
El se dedica en esta colonia a un trabajo serio y fecundo,
en su ambiente de paz y soledad, clasifica plants, insects
y piezas geol6gicas, en fin, que como afirma Robertson:

su pequefia colonia constituia uni modelo de orden
y progress y los trabaj adores eran indios pacificos, con
los cuales continue e! sistema que habia servido como
base al gobierno de los jesuitas, manteniendo sus ven-
tajas y evitando sus errors. Para Bonpland era una
premisa fundamental la de elevar la clase baja de los
hombres que le rodeaban, a su misma altura. Su modo
habil de tratar a los trabajadores, sus explicaciones
ficilmente comprensibles, la mezcla de sentido comntiin
y espiritu agudo de observaci6n que en ei se destacaba,
le permitieron ganar una gran autoridad y simpatfa
sobre los mismos.
Esta tranquilidad dur6 poco tiempo, pues enterado Francia
de su presencia orden6 el asalto a la colonia y su secuestro.
El naturalista Rengger, detenido tambi6n por Francia, refiere
quo 6ste explic6 su conduct contra Bonpland aduciendo que
como habia forrnado un establecimiento para preparar la yerba
del Paraguay "61 no podia admitir que se plantase yerba en
un territorio que nos pertenece", pues esto causaria grandes
p6rdidas al comercio y afiadi6 que no era s61o por lo de la
yerba, sine porque hizo cAusa comin con los gobernantes


82







de Entre Rios, enemigos suyos, que preparaban una invasion
de Paraguay; esto iltimo es cieto, pero no hay indicios de
quo Bonpland conociera de estos designios. Francia actud en
consecuencia como defensor de la integridad territorial y del
comercio de su pats. Bonpland fue victim no de la "crueldad
de Francia" como se afirma, sino de las luchas de caudillaje
y de los prop6sitos expansionistas de algunmo de los jefes
regionales. Paraguay tuvo que enfrentar mas de una vez
acciones enemigas econ6micas y militares provenientes de los
caudillos argentinos.
La prueba mns evidence de que Francia no tenia nada
personal contra Bonpland, ,en quien el s6lo crey6 ver' un
agent de los enemigos de su patria, fue que orden6 dare un
tratamiento human, asignandole como residencia el caserio
de Santa Maria, con la restriccion de powder circular s6lo en
una zona de extension limitada.
t
La interrupcion de las comunicaciones centre Bonpiand y
sus amigos en el extranjero, particularmente con Humboldt,
provoc6 en'los circulos cientificos europeos una muy justifi*
cada alarmna que dio por resultado una bien organizada caim-
pana de peticiones a Francia reclamando su libertad. Este
fue un gesto lovable de solidaridad, aunque Francia desoy6
a todos, incluso a Sim6n Bolivar. La carta que el Libertador
envi6 es un testimonio irrecusable de devota amistad y admni-
raci6n por Bonpland y merece ser transcripta integramente.
Hela aqui:
Al Sefior Doctor Francia, Dictador del Paraguay.
Exmo. senior:
Desde los primeros afios de mi juventud tuve la
honra de cultivar la amistad del Sefior Bonpland y del
Sefior barn de Humboldt, cuyo saber ha hecho mas
bien a la Am6rica que todos sus conquistadores.
Yo me encuentro ahora con el sentimiento de que
mi adorado amigo el Sefior Bonpland estU retenido en
el Paraguay por causes que ignore. Sospecho que al-
gunos falsos informes hayan podido calumniar a este
virtuoso sabio, y que el gobierno que V. E. preside se
haya dejado sorprender con respect a este caballero.


83







Dos circmustancias me impehln a rogar a V. E. en-
c.,rccIdaenr.it- t por la libcrtad dcl Sehor Bonpland. La
primera es que yo soy la causa de su venida a Am6rica,
porque fui quicn le inRit6 a que se trasladase a Colombia
y ya decidido a ejecutar su viajc, las circunstamicias de
la guerra lo dirigieron imperiosamente a Buenos Aires;
la segunda cs, que este sabio puede ilustrar mi patria
coi' sus luces, lucgo que V.E. tenga la bondad de de-
jare venir a Colombia, cuyo gobienio presido por la
voluntad del pueblo.
Sin duda V. E. no conocera mi nombre ni mis servi-
cios a la causa amiericana; pcro si me fuse permitido
interponer todo !o que valgo, por la libcrtad dcl Sefior
Bonpland, me atreveria a dirigir a V.E. este ruego.
Dfigrncse V. E. oir el clamor de cuatro millones de
amnericanos libcrtadcs por el ej6rcito de mi mando, que
todos conmigo imploran la clemencia de V. E. en obse-
quio de la humanidad, la sabiduria y la justicia, en
obsequio del senor Bonpland.
El sefior Bonpland puede jurar a V.E., antes de
salir del territoro de su mando, que abandonara las
provin..,i-s d-l Rio de la Plata para que de ningun modo
le sea posibie causar pcrjuicios a la provincia del Para-
guay, quv yo,n ucntras tanto, Ie espero con ]a ansia de
un amigo y con el respeto de un discipulo, pues seria
capaz de marchar basta el Paraguay s6lo por libertar al
mejor de los hombrzs y al mais celebre de los viajeros.
Exmo. senior: yo espero que V. E. no dejara sin efecto
mi ardiente ruego y taunbien espero que V. E. me cuente
en el niiumero de sts mais files y agradecidos amigos,
sicmpre que el inocente que amo no sea victim de la
injusticia.
Tenco el honcr de ser de V. E. atento, obediente
servidor.

Bolivar.

El tratamiento quic jecibi6 de Francia, le permiti6 llevar
una vida norinnal, d cual el dice que fue "tan fellhz como







puede pasaria un hombre que se encuentra privado de toda
relaci6n con su patria, su familiar y sus amigos".
Dando pruebas de su tes6n y capacidad de organizaci6n
Bonpland aprovecho los anfios de su retcrci6n en Paraguay para
dedicarse con ahinco al ejercicio de la medicine construyendo
un hospital donde practicaba el arte de partear, a los studios
botanicos, a la agriculture y ganaderia, a establecer fAbricas
y realizar exposiciones de sus products.
De repente y en forma sorprcsiva rccibi6 la orden de pre-
parar su partida para el 17 de mayo do 1829, pero no fue hasta
el 17 de enero de 1831 que se le autoriz6 atravesar el Parana,
sin exigirsele derechos de exportaci6n, lo que signific6 iun
favor especial de Francia.

Todo parece indicar que la sospecha de espfia que rccay6
sobre Bonpland gravity en la mente de Francia hasta el Iultimo
moment. Su aislamiento fue una mrncdida para asegurarse
su desconexion de caudillos y persbnalidadcs argentinas. Era
aquel un period extremnadamente complicado en las relaciones
centre ambas naciones y Francia queria preservar al pais de
conspitaciones que fraguadas en Argentina pudieran compro-
meter la independencia del Paraguay, lamentablemente Bon-
pland fue urna casualidad de-sdichada, product de esta situa-
ci6n normal de las relaciones entire ambos paises.
De regreso se instala en San Borja, una de las antiguas
misiones jesuitas en la margin izquierda del Uruguay, un
remanso de paz que contrastaba con la violencia imperante
aun en Argentina a causa de la guerra civil.
Bonpland quiere Ilevar adelante Io que es el suefio de su
vida, organizer una gran explotaci6n agricola-ganadera. En
San Borja trabaja en un Area de tierra inculta que no tarda
en sembrar de plants Atiles y flores. Y de nuevo sus excur-
siones. No puede permanecer tranquilo, ni Ilevar una vida
sedentaria y sosegada. Sc alimenta spiritual e inteIectual-
mente con la naturaleza, su afn es descubrir, recolectar y
estudiar sus bellos products; plants, animals, minerales,
f6siles. Le obsesionan las plants medicinales y de uso in-
dustrial.


85







Vuelve a Buenos Aires y es recibidQ como un heroe, pues
todo el mundo tiene curiosidad por conocer al hombre que
durante nueve afios vivio y soport6 una prison bajo el temi-
ble Francia, cuyo gobierno se calificaba en Argentina con
evident intenci6n political con los peores calificativos. Apro.
vecha su estancia para enviar al Museo de Paris el rico material
coleccionado y entrevistarse con Rosas, a la saz6n president
de Argentina, de quien afirma que ya en esa ocasion habfa
previsto los desastres politicos que posterionnente acaecieron
con su gobierno, lo que corrobora en una carta dirigida al
Dr. Pedro Serrano cuando dice: "temi todos los desastres que
hemos presenciado".
La anarquia imperante en la Banda Oriental y los levanta-
mientos de Rio Grande, le hacen temer que pueda quedar ais-
lado de sus propiedadcs de San Borja y parte rpidamente
para allia, pero retorna meses despues a Buenos Aires, tra-
yendo consigo

.. tres cajones conteniendo semillas (78 classes) rocas
y minerales que forman la continuacidon de las colec-
ciones anteriormente enviadas al Museum y que per-
miten conocer intercsantes datos geologicos del Para-
guay, Nordeste Argentino y region Brasilefia colindan-
tes y 250 pajaros, entire ellos 119 species ignoradas
o mal dcscrita por Azara.
En abril de 1838 se establece en Santa Ana, donde ha reci-
bido una gran extension de tierra y con el dinero de los atrasos
de la pcnsi6n que habia dejado de percibir, acomete la em-
presa de organizer una gran explotaci6n rural, que lo con-
vierte, sin duda, en un burgues terrateniente y ganadero. Poseia
5,000 ovejas scrvidas por merinos mestizos, 200 caballos, 400
burras y 500 vacas. Pero Bonpland se ver6 envuelto de nuevo
en c.eAstiones politico-miIitarcs.
STin duda quc dl sufrird much con sus sentimientos demo-
craticos durante las luchas de caudillaje entire la Argentina
y Uruguay. Con sus 65 afnos participa en la guerra civil y
desputls del desastre de Pago Largo se arruina otra vez, pero
no se amilana y expresa su esperanza de poder reconstruir
Santa Ana. En muna carta que describe despues de estos hechos


86






a su amigo Delesserts dice "aunque ya llegu6 a una edad avan-
zada, tales descalabros no me acobardan, aun tengo fuerzas
para superar esta perdida y ya empec6 a repoblar mi terreno".
No obstante esto, Bonpland se decide por participar direc-
tamiente en la contienda political como enemnigo de Rosas y
partidarios de los Unitarios, coincidiendo en esto con la actitud
que en general mantienen los franceses; en ese tiempo 61 se
dedica a las mas diversas actividades, asumniendo funciones
diplomaiticas, de medico military, suministrador de armamen-
tos, consejero de los generals, muy particularmente del Gene-
ral Paz, quien en una de las cartas que Ie dirige le inform
de la muerte del doctor Francia, hecho que califica de trascen-
dente y que scgtin el originara un nuevo estado de cosas. En
dicha carta le dice: "seria Ud. utilisimo a este Gobierno ha-
ciendo valer sus relaciones y su capacidad cerca de los Para-
guayos, sea para establecer relaciones political, sea puramente
comerciales".
El eIcvantamiento de Corrientes no tuvo exito y Bonpland
se refugia en San Borja, donde acoge tambi6n a personalidades
comprometidas del gobierno de csa Provincia.
En este interregno Bonpland prosigue sus actividades cons.
pirativas y revolucionarias. Establece contact con el General
Urquiza, quien sera el vencedor de Rosas, y recibe por reco-
mendaci6n de su amigo Sarratca a Faustino Sarmiento.
La lucha entire unitarios y federales sc agudiza y se desplaza
hacia Uruguay. Inglaterra y Francia, que ya se han aliado,
forinman un bloque con esa naci6n y Brasil y apoyan mediante
el bloqueo a los ejercitos de Urquiza que derrotan ante las
mismas puertas de Buenos Aires, el trcs de febrero de 1852,
a Rosas, quien huye definitivamente hacia Inglaterra.
Terminada la campana Bonpliand vuelve a ocupar sus ha-
ciendas, pero como San Borja languidece, da preferencia a
Santa Ana, donde ya con 80 afios se da a la tarea de emprender
su repoblaci6n y former su manada de ovejas.
En 1853 vuelve a Montevideo y por coincidencia preside
los festejos de los aliados por Ia toma de SebastopoL En el
banquet se Ile ofrece in brindis en su honor y con tal motivo
se pronuncia en su favor un conceptuoso y halagador discurso.


87







El nuevo gobernador de Corrientes, le nombra director del
Museo, puesto que 6l acepta y comienza confiadamente a hacer
proyectos en grande para instalar sus herbarios y colecciones
de minerales en esc Museo.
En 1857 retoma otra vez los camininos que conducen a Asun-
ci6n y desde alli describe de modo muy entusiasta sobre la
belleza natural del Paraguay. El estai arrobado con el paisaje
que encuentra como el mas maravilloso que visitara por su
"vegetacion tan linda, tan variable y tan deliciosa". Le escribe
a Humboldt comnunicitudole que en el largo recorrido que
hicicron juntos durante la expccicion no encontraron una natu-
raleza tan adorable como 6sta y afiade, para enfatizar, lo que
significa de excelsitud para un bot~nico que mas de la mitad
de las plants que encontr6 en los alrededores de Asunci6n le
son. d.sconocidas, hecho miy significativo para quien, comrno 1,
podia asegurarse que era rauy raro que se hallara plant alguna
quc hubiera escapade a su studio e investigaci6n.
Pocos moses dcspues, el 11 de mniayo de 1858, en Santa Ana,
fallcce Bonpland; quizis 6sta fue su iltima ca rta a Humboldt.
Su amigo querido y leal, tolekante y gencroso, que en todo
ticmpo supo cxaltar sus magnifficas cualidades humrnanas y
ciontifica s.

UNA AMISTAD BASADA EN LA CIENCJA
En el relato do los incidenrtes de la vida azarosa, intranquila
y de sufriminentos de Amado Bonpland se han omitido las refe-
rencias relatives a sus relaciones amistosas con Humboldt, a
,as cartas que entree ellos sc cursaron y a los juicios que expre-
saban ei u dci otro., Esto ticnrie tanto mas valor cuanto que
.-lpnos escritors hlan exzagerado las desavetiencias entire ellos,
iUCiU, So coII la intencon de dncmostrar una falta de generosidad
de Humboldt hacia el amigo que realizara con eI la portentosa
hazard' de recorrer gran parte del continent americano, y que
en dos ocasiones le salvara la vida: una como medico, en la
travcsfia por el Orinoco, y otra cuando fisicamente tuvo que
levarlo sobre si por terrenos escabrosos y dificiles.
Borplaid era, sin duda, fisicamerte mnas fuerte que Hum-
boldt, cuatro afios m.s joven, de estatura pequefia, pero de


'- *41








NtC'R.iKEE R NIANE MiIEKNTtTI


FUHnIHI


WILEILDIk


rpw t r P x t o w4 1 r K .


FI % mtEc


14 IPFU 140W rE~I~Tm


VIRO MAGNIIFIC()


NIL


M[i[Ii m


I t ft bild Ib I t. SMI 14%U A ItB. Imuw1 14; 9 r nilWl f qu *1 Lint mW% 2
U' *AD 4" "'W T W.N"P UAb #KG P41k%' MWli IkTlIl* OWf H'lh%T tibts%& I
vimmU 4IL w Swk 4t"I* r t*< t'.yi
K K 0

JOANNES AVGVSTVS GRVNERTI
ppuff-ft m !lff t l l i i l llir o w t 1 t %llk lv&x I m v!tTtm W4 Iff DPt'.f* A W M i ktl" jt -!lPi ama nt.m PK U I n Ui TRK 1 11i aI/
% i'L.I1tt R a FI NM tw it iu, iJK i-.- ?I iJrwp 3 l'hg i % r % u WT%1 IfTk i R| Wi u- ii o miu IS 'pI$Tl giiJirii i
(Il mll i Mit-tyrti ^ Iin^ l tn\Tl |W:IlU* !lti~ir;l i Mw ^* ui&KTiTIf M-I^Tl'! KKU *4 l l-Ifrift n li<#:w
WM-iKTr S< w VI ;alt MU N( % 5J0'IiW 0:i41"T TI Ha1%T 1r N! mcIIIVK It OniJ^Ht I-M'dut cSK~y *KIS
Etttiuri PAitnntUm.iJ&#x iMH1ITrbITITii trnw5Tirtf i UGcki9jM ujMicrinw Uii'%p4un.iIK KY 4iwiPnif~1 epr~mtpImniK.
UiIKa Ig lN liTMT 1C| CTlTtlW\U C G1lbt a 1|Uci LnrttU tMimtllaUs Iyvr ftiu
O3DinM rwwf% St i. *RTMN
N A MI, SSIMI PIIlIlJS01'U01VM ORDPIIS tnVfLQ T LV LT I iiTM)
lINTEZ Ei.VARTOEIV' UIVi! ACADEICAE K Wi'ARVXE 0oLLEnNIA
f'j*-i.'v /1 ^tLjjiSTjSI r fll' Jjvi ##AS#jEX#

4ardgi ODONPLANID
wo1zf % i7 D&S7 FW P F Y*lhT*A |AtOXirv JIO NOR* OWN. OPP t FJM 0arj rm r L"aTr"S
iw f.%WI UE& j..U u p.% g eitrx
%Ij.*1%%otSI 4 it >bT I311TIKRX AWririrtw COD M xI X[O4PT.kATWiiw K ft t rtTUW1i U. cr VI *%#1%a&"S oIt jcA
TV34 9 rW o"A itXxirjC A AVL.UtM INWeTAUtrka MNITVI
PHILOSOPRIAE DOCORAIM ART1VMQVE LIBERALIYIM LAGOITRVM
HOM4RM CACtA

uIqXUPT 4 1 ftlSA A* t*IltLGi BV11 C-4GR A D V"r AWBVN O ff CWR= OM cicu lU
CcUATA 6!W.KX> &.Qll t AVCTOITAIrISM U 1! UATA LgUikn TE4 lFAC-TVX M

8IGILTLO PHmTOSOPHOlRVM ORDIN MN ITO( TETWRt
MtONVWO ATqVE COSPIP0I
TA"IT lVUENWXWITUEfi VT IPK CEDAT FEELICITYU:


, 31 FLfKtiiTAfl CTYVIUO1t CttWL I MC E!t.?.,!a Xq OsnMUJ M. a rI L Mt1n &bt
M.tI BL" h^WIL fVWWfee Ifl


ITl







complexi6n robusta, resistente para s6portar toda case de
caminatas rudas y fatigosas, de espiritu intranquilo, audaz,
con un ainimo siempre alegre y dispuesto a enfrentar los avata-
res de la vida y las dccepcioncs. Un romintico enamorado
de la naturalcza. Ardoroso aventurero y explorador. Carente,
sin embargo, de condiciones para el trabajo intellectual, sose-
gado, en el gabincte. Con reticcncias y prejuicios en su carac-
ter y temcroso sicmpre de quo se Ie fuesen a echar de menos
sus mwritos como autor, de que se le desconocicse como cien-
tifico, de quc sc Ic minimrizase sul fama. En estos tiltimos
atributos dc su carActer sc cncuentra la raiz de las discrepan-
cias que a veces afloran en sus relaciones con Humboldt.
Para Bonpland la gran expedition a Am6rica habia cum-
plido con su superior objetivo, al recolectar el inmenso y
valioso material que acurnularon y entregaron a la curiosidad
y el studio de los cicntfificos. Para Humboldt, en cambio,
]a gigantesca tarca apenas acaba de comenzar. El excelente
compaficro dte viaje que siemrnpre fuie Bonpland se mostraba
rermiso y hasta apatico ante la urgencia de describir y clasificar
el voluminoso material botanico. Ademas l61 no era un botA-
nico consuinado, por cuyo motivo Humboldt Ic propuso, y 61
acepto, que se le remitiera el material a Willdenow, director del
Jardin Botanico de Berlin, para que 6stc realizara el trabajo.
La gran obra botanica esperaba por Bonpland, pero este
se encontraba mAs a gusto cnfrascado en el cuidado y descrip-
cidn dcl jardin de Malmaison, que en el ingente trabajo que
significaba preparar los manuscritos de esta obra. Wilidenow
muere y Humboldt decide encomendar a Kunth, sobrino ddel
quo fuera su preceptor, que continuase el trabajo junto a
Bonpland. De csta dpoca datan las primeras desavenencias
entire los dos amigos. En 1813 Humboldt Ie describe dos cartas
a Bonpiand. En el p"saje de una de ellas expresa:
Mi estimrdo Benpland;
Acabo de recibir tu carta del 27 de julio. Hay entire
nosotros dos cuestiones; constituyen la primera nues-
tros iazo.s de amistad, que es la que mas me interest
y a 1a que sacrifice la segunda, que cs la publicacidn
de una gran obra, para la cual poseemos toda una expe-
dicidn realizada en comTun de 1799 a 1804. No tengo


90







ningn mnotivo para estar descontento de ti; pero vet
que td los has tenido para estarlo de mi. Es mi deber
tratar de alejar esos dltimos motives.

Humboldt- se dirige a 61 varias veces, "pididndole audien-
cia" para poder eliminar mediante conversaci6n direct los
malentendidos surgidos por estos motives. Bonpland se mues-
tra reticente y ofendido, no obstante ]a deferencia y generosi-
dad que para con dl tiene Humboldt. Ante el silencio con que
son acogidas sus reiteradas solicitudes se decide a escribirle
otra carta que bien merece transcribirse porque revela cla-
ramente el espiritu abierto y leal que mucstra Humboldt, res-
petuoso en grado sumo de no disminuir, sino exaltar la parti-
cipaci6n de Bonpland en la magna obra en que se darin a
conocer los resultados cientificos de la expedici6n.
La carta escrita en francds en el original, parece corres-
ponder a los meses ltimos del afio de 1813, y dice asi:
Mi muy estimado Bonpland:
Me apresurar6 a presentarme en tu casa, calle Mon-
tabor, el sAbado hacia las 9, porque pasare una noche
js inquieta y debo preferir la soledad de tu vivien-
da. No ire a pelearme contigo, m i estimado y buen
arnigo; declaro por adelantado que un lamentable mal-
entendido parece ser causa de todas estas aflicciones;
declaro formnalmcnte que series tu solo el que publicarAi
Ja obra cuando y como quicras y a tu nombre solo,
sin el mifo; pero insist en ser nombrado en el prefacio
y en tener cierta participaci6n en la publicaci6n bajo
las modificaciones que somctcrd a tu criterio... Puedo
demostrar que desdc 1798 hasta Ia fecha no he tenido
sino dos cosas en mente; las ciencias y el deber de
agradecimiento que tus bondades me impusieron [. ,]
Podrfa haber buscado una persona que se ocupara de
los insects o de la mineralogila o de otras parties de
las ciencias. Deseaba cncontrar un botinico, porque
hasta entonces me habia dedicado particularmente a esa
ciencia. La parte botanica debia ser la base de mis
trabajos, y lo fue, y mis esperanzas no fueron fallidas
gracias a tus cuidados. Nunca he escrito una carta en


9f







Europa sin ariarm. Ia atcnc&oiM -e las personas hacia tu
nombre. Entre nosotros ha rcilado una igualdad per-
fecta. Todas las parties del viaje (ban aparecido 4 vo-
amcenes en folio y 6 volanmnes en 4:) Ilevan nuestros
dos nombres juntos. HeI levado mis escripulos hasta
parts totalmente cxtrafnas a tus studios. No se puede
abrir las Obl. astronomiqucs, las Obs. magnctiques sin
ver que he sabidu gtregiar tu nornIbre. Hice esto en
1804 igual que en 1810, porque yo siemnpre he obrado
Iev'ado de los rmis::os se.ti*e,-. El Gobierno
Francs te ha cn.,.cedid. uiia petisin vitalicia que hasta
e -ia. no ha cstado en rctraso. Es pequefia, pero es
casi? ]a dnica que lc Gbicnio haya concedido a iun via.
jero., La empcratriz Josefina te ha llamado a su lado
y rccuerdo todavfa cl dia en que por primera vez la
vimos juntos.
Respect do la alusion quo hacc a ]a pension acordada por
Ci Gobirmo B ,orIpland debe rConocctcsc que. csta fue solici-
tadla por Hutnmboldt en ocaddin de cntrc.ar a ."Jardin de Plan-
tes" los herbarios. En esa oportwidac] Humboldt dijo:
si..; m i expedici6a tuvo cxilAo se Jo doe.bemos en gran
)arte a Bonpland, que como discipulo de su instituci6n
sigui6 la senda de sus macstros- Ambos coleccionamos
las plants quo cnviamos, 'o idcnl.ifiqu e un gran nimero
do ellas, pcro Bonpland describi6 el solo las 4/5 del
total y adema picpar6 el herbario que ofrecemos. A d1
ImeC une una gran amisiad y minc atrevo a rccomendarle
a ]a gencrosidad del Gobierno. para que se Ic recom-
pense por los trabajos rcalizatdow para c! progress de
Ia ciencza.
Respondiendo a -is reproches quo Ie hiciera Bonpiand de
haberie entreg=do a \iir.ow algunas plants, IC responded:
"Si es exacta idea que tcrgo del deber que uno se impose
cn. urna expmdicin cicnrtfica, me parecc quo no es indelicado
de mi part cl disponer de una tercera part, de las plants.
Oue.dan do terceras pa%.rs para ti.. Dcspues pasa a pre-
sentar mun estadoc de cucntas de io que Ite ha abonado por los
libros publicados y lo que ie adeuda y ren una demiostracid6n
evide-.ntc dc honcsltidad y altruisimo se justifica diciendo


92








... sriea cl m vii y el mds cob.-rde de. los hombrcs
si ITmenc.o.I.ra este dinero, por otro ruotivo que no
fuera el demostrarte quc si estoy atrasado en lo que
te debo, es iUnicamente porque tWi has llegado a ser ms
rico que yo y que los acontccimicntos me han limitado
crelmente.
No puede ponerse en duda que Huminboldt hizo rvcaer sobre
sus hombros todo el peso de la publicaci6n de los Via/es, que
la coste6 hasta el ultimo ccnritavo, que busco6 afanosamcnte los
mejores colaboradores para dar a su obra el mayor rigor den-
tffico. Que las descripcioncs y explicaciones de sius descubri-
mientos de la naturaleza estuviesen a! nivel de los cono. ;imien-
tos mas avanzados de su tiempo.
La Botainica fue la grain prcocupaci6n de Humboldt, pues
ccnocfa bien las virtues de su amigo Bonpland y tambinri sus
limitaciones. En site a .os s6oo se habian podido publicar
13 cuadernos de las plan tas equinocciales y 11 cuadernos de
las Melastomas. Fue en esas circunstancias, en 1811, que Hum-
boldt !c sugiri6 que se Ic encargase el trabajo a Wildenow.
En aquella epoca !c rccucrda Humboldt
.. se habia produce do cl divorcio de Josefina y tu creias
que su servicio te ocupazba rmis que nunca y me dijiste
un dia que te arrl.pentias de no haber dejado las plants
en Berlin para que el Sr. Willden.ow redactam, retocan-
dolos, tus manuscritos.
Con motivo dc la muerte de dste, Ie mcanifiesta
... te propuse que te hicieras cargo de la publicaci6n
y para ayudarte en tu trabajo, pues gran parte de los
manuscritos que el dejara cstain escritos en alnmdn,
hice venir a Kunth, y se ha repetido hasta la saciecdad
que el oven Kunth trabaiaria bajo tu direccion, que
no seria como el Sr. Wiildenow, un ed;itu, sino un
instrumen.to. Ttt consentiste fom:ene en ell I
aceptaste en tales co.,diciones.
Estas enojosas discrcpancias tuvieron su resoluci6n cuando
por fin se dec.: la pub!icaci6n dc a oba, st vezy
l noibre de Kunt, En f d r-,stN'ea zdc Hnb .,bodt
e~l. hombre cdeK unt:h, ErA ki cart d rospu.-,sta de Hurnboldt,







este declina la proposici6n que Ie hace Bonpland de convenir
con el editor de quoe la obra es de su propiedad y dice "te lo
agradezco much, mas permiteme que no la acepte y que haga
algunas observaciones, que sin duda no se te han ocurrido".
Y despues de sefialar las cantidades que 61 debe reembolsarse,
afiade
.. segUin todas esas reflexiones, amigo mio, tn sabes que
no hago un sacrificio al renunciar al beneficio de esta
obra. Duefno hoy dfa de mi tiempo y mais instruido que
era cuando regresamos; provistos de ms libros que los
que cntonces tenia, me ha sido facil sacar de esa obra
toda la ventaja pecuniaria que es propia de todas las
obras que Ilevan tu nombre; por otra part, este sacri-
ficio es minimo.
Cuando Bonpland march para America, las relaciones en-
tre 61 y Humboldt son magnificas, todos los malentendidos han
desaparecido y Bonpland esta content de iniciar una nueva
vida. Espera hacer grandes cosas y dedicarse por entero al
studio de la naturaleza, a fomentar cultivos, desarrollar ha-
ciendas agropecuarias y por sobre todo, explorer. A til e fueron
ofrecidos cargos que requerian dcl trabajo sedentario, del
studio y la meditaci6n, en el gabinete o en el Museo, en la
cWtedra, pero s6lo los acepta como cuesti6n de mera cortesia.
Su caricter no congenia con este modo de vivir, lo atrae la
actividad practice. Durante 41 aios de estancia en America
despliega con fervor la lucha por el progress de la ciencia
aplicada, y en favor de una sociedad mAs liberal, mis de-
mocrntica.
Desde los primeros moments que pisa las tierras de Ar-
gentina comienza una perenne actividad. Transcurren algunos
anos y no describe. En 1821 Humboldt Ie reprocha su conduct
pues aunque es cierto que las comrnunicaciones entire Europa
y Amtcrica son muy demoradas, ha pasado suficiente tiempo
y 61 permanece callado. En la carta Humboldt le manifiesta
que este silencio le causa dolor, "que no puede career que en
la felicidad te hayas olvidado de tu viejo companfiero, un
amigo que nunca dejara de recordar lo que td has hecho por
61, en situaciones dificiles de la vida"'. Informado que atra-
viesa una situaci6n econ6mica dificil por las perdidas sufridas


94







le envia dinero, con elc mrego de que !o acepte, y con pesar
Ia manifiesta que si la cantidad no es mayor "es porque tamn-
bi*n soy pobre". Parece que Bonpland no recibi6 oportuna-
mente esta carta, ni el dinero ni los tomos de la Botanica que
le enviaba y que s6lo lleg6 a sus manos despues del regreso
de su cautiverio en Paraguay.
Una nueva carta de Humboldt cncucntra Bonoland a su
regreso a Buenos Aires, en 1831, en ella declara su alegria
por saber que vivia y que ya estaba en libertad y le cuenta
de la gesti6n que hizo ante lc gobicrno francs para que lo
repatriasen y preocupado por los asuntos personales del amigo,
le dice:
Tengo deseos de volver aiverte, querido Bonpland,
para conocer lo que sufriste en todo cl ticmnpo... Todo
el mundo estAi pirocupado por ti... Mr. Perier, Presi-
dente del Consejo de Estado, me ascgur6 que no tendras
problems en el reembolso de las cantidades acumula-
das de tu jubilaci6on.. Todavia soy pobre, pero pense5
que la miserable suma de mil piastras te podia ser uitil.
Me alegra poder recibir, por fin, noticias directas de ti.
El 15 de setiembre de 1835 Humboldt de nuevo le describe:
Hoy estamos a 14 de septiembre, cs un dia festivo,
cumplo 66 afnos. tste es e! limited de mi vida, aunque
mi salud se ha fortalecido extraordinariamcnte por cl
largo viaje a Siberia y a las orillas del Mar Caspio...
Despuds del triste fallecimiento, de mi hermano en csta
primavera (una muerte que me conden6 a una vida
solitaria en Berlin) vine a esta gran Babel (es decir,
Paris) por algunos mieses, donde permanecere5 hasta
fines de aio con el fin de comnpletar una obra rnon6-
tona sobre la historic de la geograffia del silo xv. Que
fcliz hubiera sido, querido y distinguido amigo, de
poder abrazarte aqui, podria decirte a viva voz, la gran
gratitud que a ti me une. Hace dos ano3 tuve cierta
esperanza de que regresaras, ahora casi la he perdido,
pero no puedo quedarme sin el placcr de intentar mani-
festarte una vez mas nmi rnmas sinccra amistad y de
hablarte del peligro de perder una considerable suma


95








de dincro, ,i no mandas la certificaci6n de que estAs
"vivo"'... S61o conservo desafortunadamente dos de
tus cartas, son muy bc!1as y rnuy cordiales... No s6
si estas en Corrientes o si es verdad lo que dice la
gente quo volviste a Paraguay por amor a la tranquili-
dad de ese lugar y a las empresas agricolas que create
con tanto aFdn. En csta incertidumnbie te brindo mi
afecto y mil amistad que tcrminartn solamente con
mi vida..

Estando en San Borja despu6s de coleccionar en la fron-
tera Argentina-Brasil, se entera de que gracias a las gestiones
de Humboldt no s61o se le continAa pagando su jubilaci6n
cornpleta, sino que se Ie reintegran todas las cantidades deja-
das de pcrcibir y gracias a'Ias cuales cuenta con un montante
suficiente de dinero que le permit realizar una inversion
important para formentar la cria de ganado.
En 1842 Humtbo]dt le describe de nuevo a Bonpland, pero
la carta s61o Ilega a su poder despuds de 6 afnos de enviada,
pucs al pie de ]a misma aparece una nota de 61dl que dice:
recibida en Montevideo ei 7 de sctiembre y contestada el 17
del mismno mes.
Es f6cil precisar la fecha porque Humboldt hace menci6n
que ese afio estuvo acompafiando al Rey de Prusia en una visit
que hizo a Inglaterra para asistir al bautizo y festividades de
Windsor.
Esta carta es extremadamente important, rcfleja nftida-
minente Ja estimaci6n y el reconocimiento que Humboldt pro-
fesa a Bonpland. Es el retrato mrs fiel e ntimo de la cama-
raderia que rein6 entire ellos en el process de la expcdici6n.
Es, ademas, enjundiosa, por cuanto ofrece datos de interns
para justipreciar el carActer de las relaciones entire ambos
hombres, que estabilcieron una anistad limpia y sincera ba-
sada en el intert's corndn por la clencia de la naturalcz~a, y en
la profes-id. 6n de ideales demnocriticos.
fHe aquf los pasajcs mnzs sustantivos de la carta:
"Lkgo a crecr que para viajeros como tA y yo, tales incur-
siones son bcneficio;as para la salud" (se refiere a la vida


96






agitada que lleva movidndose de un sitio para otro). Despues
de un preimbulo en el que menciona los lugares en que ambos
se encuentran, continaa:
Nunca en este largo tiempo pas6 una semana en que
no me acordara de mi amigo preferido y de mi valiente
y amable companero de viaje. Nucstra vida comun,
los sufrimientos que pasamos, las alegrias que compar-
timos, las Chacras de Chuman,, los llanos de Calabazo,
los raudales de Turbaco, la casa de Mutis, Chillo con
el pobre Carlitos (se refiere a Carlos de Montufar)
nuestros viajes por el rio, M6xico, 6stos son puntos lu-
minosos donde me detengo con agrado... Si nuestra
correspondencia se interrumpi6 muchas veces, fue so-
lamente por los obstaculos surgidos debido a la dis-
tancia, la incertidumbre del lugar de permnanencia y
los tltimos acontecimientos politicos que impedian
cualquier intercambio stable. Se deja de escribir cuan-
do uno teme que las cartas no lleguen a las manos del
destinatario. Me sent feliz al tener noticias tuyas, a
trav6s de los oficiales de la marina francesa que te
recibieron a bordo, en el ParanA, pero lo que mAs jtibilo
me caus6 fue que todas las personas que tuvieron la
suerte de verte, me hablaron de la alta consideraci6n
que disfrutas con raz6n, en el bello pais donde vives.
Digo el bello pais con respect al clima y a los produc-
tos, pues las condiciones morales y political de este
"paraiso" argentino, parecen que empeoraron desde la
expedici6n francesa. Lamento tener que decirte algo
semejante, pues tui sabes que quiero a Francia como
a ml segunda patria. A pesar de mis 73 afios, mi salud
se ha mantenido admirablemente. Nunca me enferme
y sigo trabajando todas las noches hasta las 2 de ia
madrugada, no duermo mas de 4 a 5 horas, a veces
menos. Debido a mi posici6n la sociedad es para mi
una obligaci6n mas, pero no perturba mi actividad lite-
raria. Nunca he perdido la esperanza de que regreses,
hoy menos que nunca. SO lo que significa el aliciente
del clima subtropical, la independencia de la vida, estar
mis cerca de los placeres de la naturaleza, comprendo
el podcr de una buena y larga costumbre, tu armas


97-








a tu patria, pero tienes mnicdo a la vida que puedas
encontrar, a las inconveniencias de empezar de nuevo,
a la frialdad de relaciones por establecer. No puedo
censurarte, aunque tengo el vivo dcseo de abrazarte
una vez antes de mi muerte que no debe star lejos.
Ademas hay un limite natural para el hombre cuya
salud resisti6 como un milagro el calor de las zonas
tropicales y un viaje de 5,000 mills dcsde Francia,
con 25 grades bajo cero, hasta Siberia y el Mar Cas.
pio, como el que hice para el Emperador de Rusia
micntras tu estabas prisioncro del Dr. Francia, de
quien se habl6 tan mal en Europa. Fuiste objeto de
a simp.stia y la curiosidad piiblica. Dcsde las Tu-
1lerfas hasta Tobolsk y la provincia china de Iti, don-
de quiera que estuve me pidieron noticias de este
distinguido sefior Bonpland. Apenas obtuviste Ia i-
hertad no te proporcionaron la justicia que te debian.
Con rak6n se dijo: "El intcres de Francia esta unido a
una situac;6n dramatica, se quicren las grandes emrocio.
nes; cuando pasa el drama, uno se vuelve frio y final-
mcntc se le olvida". Tuviste la sabiduria de ver esto
de lejos, pero no debes career que todo el mundo se
olvido de ti; Podia citar los Dclesserts que te quieren
con el mismo calor dc antes. El amigo a quien estoy
mds vinculado como tu sabes es M. Arag6. El une
al empuje de gran talent, el aliciente de un cardicter
bueno y generoso. Reserve mi opinion sobre la liber-
tad. La vida en la corte no me pudo avasallar. El uso
indebido que sc hizo de los scntimicntos demoerati-
cos no me pudo disuadir de mis viejos princI.pios.
La situaci6n en America m)e tiene mnuy preocupado.
Pra un pueblo cs in.fls faci adquirir la independen-
cia que la libertad. En Europa el progress de la
libcrtad es tamn.biUn muy lnto. Cuando trabajamos
cn bot -nica alrededor de Marsella para buscar la pas-
toral, pens6 que a los 73 afios vcria una Europa dis-
tinta a Ia que se ve hoy. Los intereses materials de
la vida extingtiicron los altos sentidos morales, sin
ios cuales no so llega a Ia libertad. Espero que no me
reproches la sinceridad de mis opinions. No me ha


98







enrinquecido, pero me ha ilevado a hacker a veces algo
bueno y evitar muchas veces hacer algo mal., El Rey
de Prusia es un principle vivaz y muy ingenioso, ami-
go de las artes y de las ciencias. Tiene un coraz6n ge-
neroso, mis opinionss no le molestaron en la colina
hist6rica de "Sanssouci". Hay que esperar siempre lo
mejor y nunca desalentarse. Espero que estas lfneas
lleguen a tus manos, mi querido Bonpland. Hall'
un excelente hombre, M. Gamrnier que estA muy vincu-
lado a ti.
Adjunto una carta de uno de tus parientes y un
oulto con libros que espero te produzcan alguna ale-
gria. Dentro de pocas semanas seguira otro paquete
corn una nueva obra numfa, en tres tomrnos, con el titulo
Asia Central. Esperaba poder incluirLa en.el bulto, pero
la obra se publicari despues de mi partida, fijada
para el 18 de febrero. Vuelvo a Breslau en medio de
la nieve. No debe hacerse caso de la alarma de guerra,
a pesar de la ira contra los ingleses, excitado un poco
artificialmente a causa del derecho de vista. La paz
se mantendri, esto al menos creo vo.
Te abrazo con alma. y .-coraz6n y te conserve mi
gratitud.
Alejandro Humboldt, rue de Petits Augustins no.
3-1843, Paris.
Te indico la calle que dejo para que tengas una
idea exacta de mi permanencia aqui. Todavia tengo
dos casas, duermd cn este Hotel Londres, rnuy cerca
de la rue de Colombier, donde tuve la suerte de en-
contrarme contigo hace 46 afios. Trabajo en un local
que puso a mi disposici6n, dentro del Instituto, el
autor de la Historia de la Revoluci6n, Sccretario de
la Academia de Moral y Politica, M. Mignet. Estas son
mis viejas costumbres.
Las dos iltimas cartas de Humboldt a Bonpland son me-
nos trascendentes, pero no por ello menos amistosas, respite
sin cesar la gran devoci6n que le profesa. En una le reco-
mienda a un joven Botrnico F. Foncq y le comunica la muer-


99







te, muy sentida para d1, de su mis grande amigo el astr6nomo
Arag6. En Ia otra le da la noticia de que ha aparecido una
revista de Botaulnica, Bonplandia, Ia cual segtin Humboldt
es ]a mejor que se public en Alemania y que expresa con
su bello nombre que su prodigioso trabaje y contribuci6n
cientffica a esta ciencia, no ha caido en el olvido, y afiade
"esto constitute una gloria para tu nombre y una alegria
para tus amigos".
Bonpland responded:
Mi mejor esperanza, te Io repito querido Hum-
boldt, es poder llevar personalmente mis colecciones
y descripciones para all, familiarizarme con la nue-
va literature, en las actuales condiciones de la ciencia,
comprarc libros y luego regresar inmediatamente para
esperar tranquilamente mi fin en las idilicas orillas
dcel Uruguay, rodeado de su encanto y de su esplndida
naturaleza. Con una amistad indestructible y recor-
dando con goce las duras privaciones y todo lo que
pasarnos juntos, tuyo Aminado Bonpland.
Con estas ultimas cartas parece finalizar el ciclo epistolar
entire ambos hombres de ciencias, notables naturalistas, au-
daces e inteligentes exploradores, dotados de sentimientos
democraiticos, sinceros patriots y respetuosos del progress
social y human. Humboldt de vasta cultural y fecundo espf-
ritu creador cientifico, Bonpland de espiritu prdctico y util,
creador de empresas econ6micas. Ambos amantes apasiona-
dos de la naturaleza, para Humboldt como objeto de studio
y meditaci6n, para descubrir sus secrets en favor del pro-
greso de la ciencia y de Ia humanidad, para Bonpland objeto
de romnantico 6xtasis, conservador de sus elements y fuente
de producci6n de valores materials para beneficio del hornm-
bre y el progress social.
En la historic de trabajos conjuntos centre cientificos, po-
cas veces se ha dado un caso de tanta perseverancia en la
amistad, en la generosidad, en eli reconocimiento mutuo, en
un tiempo tan prolongado que se enlaza con todos los afios
de sus vidas. Ahora a doscientos aios del natalicio de ambos
y mais de un siglo de su muerte, sus nombres deben conti-


0oo




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC