UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00099


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Era necesario enarbolar otra vez las banderas de Baire, de Baragua y de Yara
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
    Federico Mialhe: Diseño biográfico y señalamientos para la estimación de su obra
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    El primer libro científico escrito en Cuba
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
    La Moda o Recreo Semanal del Bello Sexo
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Los Fondos cubanos del Archivo Histórico Nacional de Madrid
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
    La Familia Pimienta-Dodge
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
    La casa de vivienda de Osma
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Esquema bibliográfico de la Avellaneda en su centenario (1814-1873)
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Crónica
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Miscelánea
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Indice de ilustraciones
        Page 197
        Page 198
        Page 199
Full Text
iA

I-




! S
SI _A



i T-NLF





f 3 1
431
.. . .. .
..... ... ..i.
E~r HP
'"44 i









Revista de la
Biblioteca Nacional Jos6 Mar1i













DIRECTOR: JUAN PAREZ DE LA RiVA


Secretaria de Redacci6n: Siomara Sanchez.





Canje: Biblioteca Nacional Jose Marti
Plaza de la Revoluci6n
Habana, Cuba


Primera Epoca:
Segunda Epoca:
Tcrcera Epoca:


1909-1912
19494-1958
1959-....


PORTADA: Triunpho de amor. Xilografia. En PETRARCA. Triumpkos de
Pctrarca. Trflaci6n dios feys triumfos de FrAcifco petrarca
de tofeano en caftellfo: fecha por antonio de obreg5 capelli
dl rey... [Sevilla, Varela de Salamanca, 1526.] fo. 1111 vo.












Revista de la

Biblioteca Nacional Jose .Marti


Afio/64


3ra. epoca-vol. XV


Numero 3


Septiembre-Diciembre
La Habana,


1973
Cuba


Cada, autor se responsabiliza
con sus opinions


TABLA DE CONTENIDO


PiG.


Fidel Castro Ruz
Era necesario
Baragua y de
Moncada) .


enarbolar otra vez las banderas


Yara.


(XX Aniversario del


de Baire,


de


asalto a! Cuartel


aa w 16a q 10 & 4 4 4* *499 *b94 a0 0 ** P 01.&6 aa*99&II* ia54 *t


Guilermo Sa'nchez Martinez


Federico Mialbe: Disefio biograffico y


sefialamientos para la


27


estimaci6n de su obra ...... ..a .. ....... ... ..******..

lose L6pez Sdnchez


El Primer libro cientifico escrito en Cuba.


300o. aniversario,


Zoi0a Lapique
La Moda o Recreo Semanal del Bello Sexo ....... ....

Juan Pgrez de la Riva
Los Fondos cubanos del Archivo Hist6rico Nacional de Madrid.

Rita Lanes Miqueli
La Familia Pirnienta-Dodge ....... .. .... ... ...... ..


61


85


101


111










PiG.

JosJ Migudel Gonzlez Jiminez
La Casa de vivienda de Osmna ,....,...... ..* a a ,,...* 125

AraceUli Garcia Carranza
Esquema bibliogrffico de la Avellaneda en su centenario
(1814-1873) ...... .... ... .. .. **.. *.. s... ... .... ...** 137


CRONICA

Argeliers Le6n
Del germen y d retorno (Ciclo de Son) .....w......* ..* 175

].L.S.
V Centenario de Copernico ............. ..-... .... 182

M ISCELANEA .... ...........*...4.F ... ..E ... .F ... ....* 189
INDICE DE ILUSTRACIONES ...... *4*,A,.............. .* ....44 197













Era necesario enarbolar otra vez

las banderas de Baire,

de Baraguda y de Yara*

(XX Aniversario del asalto
al Cuartel Moncada)

L

Distinguidos invitados;
Compafieros del Partido, del Gobierno y de las organzaciones de
masas;
Familiares de los mirtires del Moncada y de la Revoluci6n;
H&6roes del Trabajo;
Obreros de vanguardia;
Estudiantes destacados;
San6tiagueros;
Compatriotas:
Con fervor con rcespeto nuetro pueblo generoso ha querido con-
memorar este ia en que so cumple el XX aniversario del ataque al
Cuartel Moncada.
Con nosotros, en muchos lugares del mundo, los amigos de aI Re-
volucion celebran tambien con cariiio este 26 de Julio. Nuestro nms profmi.
do agradecimiento a las numerosas y destacadas delegaciones de Esta-
dos y organizaciones amigas que vinieron a compartir con nuestro pue-
blo los actos de esta fecha.
Jiscurso pronundado por el Cmdte. Fidel Castro Rut, Primer Secretario d
ComitA Central del Partido Comunidsta de Cuba y Prmrw Ministro del Cobien Re.
volucionamrio, en el Acto Central en conmemoraci6nt d XX Aniversario de Ataque
al Cuartel Moncda, efectuado en el andgo cuandel confvertido hot n escuae, en
Santiago de Cu Oriente, el dia 26 de Julio de 1973, "Afio del Aniwrs'arw.
(Verai6n del Cranma,)









El 26 de Julio ha pasado a ser una fecha hist6rica en los anales dc
]a large y heroics lucha de nuestra patria por su libertad. No era este
alto honor, ciertamente, el prop6sito que guiaba ese dia a los hombres
que quisimos tomar esta fortaleza. Ning"n revolucionario lucha con la
vista puesta en el dia en que los hechos que se deriven de su accion
vayan a recibir los honored de ]a conmemorachon. "El deber debe cum-
plirse sencilla y naturalmente", dijo Martl. cumplimiento de m
deer nos condujo a esta acci6n sin que nadie pensara en las glorias
y los honors de esa lucba.
El deer nos impone igualmente reunirnos aqul esta noche para
rendir tributo, no a los que aiun vivimos y hemos tenido el privilegio
de ver el fruto de los sacrificios de aqudel dia, sino a los que cayeron
gloriosa y heroicamente per tua casa, cuyas insignias triunfantcs no
tuvieron la dicha de ver desplegadas en el suelo querido de la patria que
ellos regaron con su sangre joven y generous.
Era necesario enarbolar otra vez las banderas de Baire, de Barnaia
y de Yara. Era necesario una arremetida final para culminar la obra
de nuestros antecesores, y eso fue el 26 de Julio. Lo que determine esa
arremetida no fue el entusiasmo o el valor de un pufiado cde hombres,
fue el fruto de profundas meditaciones sobre el conjunto peculiar de
faictores objetivos y subjetivos que imperaban en aquel instant en
nuestro pals.
Fue entonces cuando, partiendo de nuestra convicci6n de que nada
podia espcrmrsc de los que hasta entonces tenian la obligaci6n de diri.
gir al pueblo en su lucha contra la tirania, asunimos la responsabilidad
de Ilevar adelante la Revoluci6n.
jExistian o no existfan las condiciones objetivas para la lucbha revo-
lucionaria? A nuestro juicio existian. Existian o no existfan las con-
diciones subjetivas? Sobre la base del profundo repudio general que
provoc6 eli golpe del 10 de marzo y el regreso de Batista al poder, el
descontento social emanado del regimen de explotaci6n reinante, la po-
breza y el desamparo de las masas desposeidas, se podian crear las
cmdiciones subjetivas para llevar al pueblo a la revolucian.
La historic despues nos ha dado la raz6on. Pero qu6 'nos hizo ver
con claridad aquel camino por donde nuestra patria ascenderia a una
fase superior de su vida political y nuestro pueblo, el filtimo en sacudir
el yugo colonial, serfa ahora el primero en romper las cadenas im'pL-
riaIlstas e iniciar el period de la segunda independencia eon Amrica
Latina?
Ningfin grupo de hombres habria podido por si mismo encontrar
soluci6n te6rica y practice a este problema. La Revoluci6n Cubana" no
eC ui fen6meno providencial, un milagro politico y social divorciado
de bas realidades de la sociedad modern y de las ideas que se debaien
en el universe politico. La Revoluci6n Cubana es el resultado de la









ad6n cnsciente y consecuente ajutada a las leyes de la historic de
la sociedad hrnmaa. Los hormbres no hacen ni pueden hacer ]a hiatoria
a &n capricho. Tales parecerian los acontecimientos de Cuba si prescin-
dhuos de la interpretaci6n cientifica. Pero el curso revolucionario de
las sociedades humans tampoco es independiente de la acci6n del horn.
bre; se estanca, se atrasa o avanza en la media en que las cases re-
vwITctonarias y sus dirigentes se ajustan a las eyes que rigen sus des.
tinos. Marx, al descubrir las leyes cientificas de es desarrollo, elev6 el
factor consciente de los revolucionarios a un primer piano en los acon-
tetinilentos hist6ricos.
Los primeros esfuerzos organizativos del n6cleo initial de nuestro
movimiento se concretaron a crear e instruir los primeros grupos de
combat-, con Ia idea de participar en la lucha comun con todas las demas
fuerzas oposicionistas, sin ninguna pretension de eneabezar o dirigir
ea Incha. Como humildes soldados de fila toteabamos a las puertas de
Tos dirirenrtes politicos ofreciendo la coonerac6n rnndestAR de nuestros
esfuerzos y de nuestras vidas v exhortfaindolos a luchar. Por aquel en-
tonces. aparentemente, los hombres pu6b1l1os y los partidos polfticos de
oposici6n se proponfan dar Isa batalla. Ellos tenTan los medios ccon6-
micos, las relaciones, la ascendencia y los recursos para emprener sla
tarna de los cuales nosotrTos carecdamos por rompleto. Dedicadom fehril-
mente al trabajo revoTucionario, un grnipo de cuadros, que constituy6
despu&s la direcci6n political y military del movimrniento. nos consagra-
mos a aIs taresa de reclutar, organizer v entrenar a los combatientes.
Fue al cabo de un afino de intense trabajo en ]a dcandestinidad, cpando
arrlbamos a aIs convicci6n mas absolute de que los Partidos politicog y
los hombres publicos de entonces engafiaban mlserablemente al ueblo.
Enfrascados en todo tipo de disputes y querellas intestinas y ambiciones
personales de mando, no posefan la voluntad ni ]a decision necesanas
para luchar ni estaban en condiciones de llevar adelante el d-rrocamien-
to de Batista. Un rasgo comun de todos aquellos partidos y lideres poli-
ticos era que, a tono con la atm6sfera maccarthista y con ]a vista siern-
pre puesta en la aprobacion de Washington, exciufan a los comnunistas
de todo acuerdo o participaci6n en ]a luchir comfin contra la tirani .

Entretanto, nuestra organizaci6n habia crecido notablenmente y dis-
ponia de mas hombres entrenados para Ia accio6n que el conjunto de todas
las demis organizacione que se oponian a! regimen. Nuestros j6venes
combatientes habfan sido reclutados, adernis, en las capas mas humil-
des del pueblo, trabajadores en su casi totalidad, procedentes de la
ciudad y del campo, y algunos estudiantes y profesionales no contami-
nados por los vicious de la political traditional ni del anticomunismo que
infestaba el ambient de la Cuba de entonces. Esos j6venes llevaban, en
sui coraz6n de patriots abnegados y honestos, el espiritu de las classes
humildes y explotadas de la que provenian y sus manos fueron sufi-









cientemente robustas y sus mentes suficientcmente sanas y sus pechos
suficientemente valerosos para convertirse mas tarde en abanderados do
la primera revoluci6n socialist en America.
Dominada la naci6n por una camarilla sangrienta de gobernantes
rapaces, al servicio de poderosos intereses interns y externos, que se
apoyaban descarnadamente en ]a fuerza, sin ninguna forma o vehiculo
legal de expresi6n para las ansias y aspiraciones del pueblo, habia Ile.
gado la hora de acudir otra vez a las armas.
Pero hecha esta conclusion, jc6mo Ilevar a cabo la insurrecci6n ar-
mada si la tirania era todopoderosa, con sus medios miodernos de guerra,
el apoyo de Washington, el movimiento obrero fragmentado y su direct.
ci6n official en manos de gangsters, vendida en cuerpo y alma a )a
clase explotadora, los partidos de opinion democratic y liberal desar.
ticulados y sin gufa, el pa.tido marxista aislado y reprimido. el maccar-
thismo en pleno apogeo ideol6gico, el pueblo sin un arma ni experien-
eia military, las tradiciones de lucha armada distantes mas de medio
siglo y casi olvidadas, el mito de que no se podia realizar una revoluci6n
contra el aparato military constituido, y por filtimo, )a economic con una
relative bonanza por los altos precious azucareros de postguerra, sin
que se vislumbrara todavia una crisis aguda como Ia que en los afios
30 de por si arrastr6 a ]as masas desesperadas y hambrientas a la
lucha?
,C6mo levantar al pueblo, c6mo Ilevarlo al combat revolucionario
para superar aquella enervante crisis poltica, para salvar al pals de
la postraci6n y el retraso espantoso que significo el golpe traicionwro
del 10 de maro y Ilevar adelante la rTevoluci6n popular y radical que
transformara al fin a la republlca mediatizada y al pueblo esclavizado
y explotado en Ia patria libre, just y digna, por la cual lucharon y
murieron varias generaciones de cubanos?
Tal era el problema que se planteaba al pals en los meses que si.
guieron al nuevo ascenso de Batita al poder.
Cruzarse de brazos y esperar o luchar era para nosotros el dilema.
Pero los hombres que l!evbainos en nuestras almas un sueno revo-
lucionario y ningin prop6sito de resignarnos a los factors adversos,
no teniamos un arma, un centavo, un aparato politico y militar, un
renombre public, una ascendencia popular. Cada uno de nosotros, los
que despues organizamos el movimiento que asumi6 la responsabilidad
de atacar el cuartel Moncada e iniciar la lucha armada, en los prime-
ros meses que sucedieron al golpe de estado, esperaba que las fuerzas
oposicionistas se unieran todas en una acci6n conmuin pars combatir a
Batista. En esa lucha esthbamos dispuestos a pavticipar como samples
soldados, aunque s6olo fuese por los objetivos limitados de restaurar el
regimen de derecho barrido por el 10 de marzo.










La fae actual de la Revolucio6n Cubana es la continuidad hist6rica
de las lucehas heroicas que inici6 nuestro pueblo en 1868 y prosigui6
despues infatigablemente en 1895 contra el colonialismo espafiol; de su
batallar constant contra la humillante condici6n a que nos someti6 Es
tado. Unidos, con la intervenci6n, la Enmroienda Platt y el apoderamiento
de nuestras riquczas que redujeron nuestra patria a una dependencia
yanqui, un jugoso centro de explotaci6n monopolista, una modern
Capua para sus turistas, un gran prostibulo, un inmenso garito. Nues-
tra Revolucion es tambien el fruto de las heroicas luchas de nuestros
obreros, campesinos, estudiantes e intellectuals, durante mas de 50 aios
de corrupei6n y explotaci6n burguesa y dominion del imperialismo que
intent absorbernos culturalmenite y destruir los cimnientos de nuestra
nacionalidad; es fruto de la ideologia revolucionaria de la clase obrera;
del movimiento revolucionario international; de las luchas de los obre-
ros y eampesinos ruses que en d glorioso Octubre de 1917, dirigidos
por Lenin, derribaron el powder de los zares e iniciaron la primera re-
voluei6n socialist; del debilitamiento del powder imperialista y los enor-
mes cambios de correlacion de fuerzas ocurridos en el mundo.
Sin la predica lunminosa de JosS Marti, sin el ejemplo vigoroso y la
obra inmortal de Cespedes, Agramonte, G6mez, Maceo y tantos homr
bres legendarios de las luchas pasadas; sin los extraordinarios descu-
brimientos cientificos de Marx y Engels; sin Ia genial interpretaci6n
de Lenin y su portentosa hazana hist6rica, no se habria concebido un
26 de Julio.
Marti nos ensefi6 su ardiente patriotism, su amor apasionado a la
libertad, la dignidad y el decoro del hombre, su repudio al despotismo
y sui fe ilimitada en el pueblo. En su predica revolucionaria estaba el
fundamento moral y la legitimidad hist6rica de nuestra acci6n armada.
Por eso dijimos que e61 fue el author intellectual del 26 de Julio.
C6spedes nos dio el sublime ejemuiplo de iniciar con un puniado de
homnibres cuando las condiciones estaban maduras, una guerra que
dur6 diez anios.
Agramionte, Maceo, Gomez y demie pr6ceres de nuestras luchas por
la independencia, nos mostraron el coraje y el espiritu combative de
nuestro pueb]o, la guerra irregular y las posibilidades de adaptar las
forms de lucha armada popular a la topograffa del terreno y a la supe-
rioridad num&erica y en armas del enemigo.
Era necesario former de nuevo el Ej6rcito Mambi. Pero la Revolu-
ci6n ahora ya no podia tener el mismo contenido que en 1868 y 1895.
Habia transcurrido mais de medio siglo. A la cuesti6n de la soberania
popular y national se afiadia con toda su fuerza el problema social. Si
Ia Revoluci6n de 1868 fue iniciada por la clause terrateniente y prose-
guida en 1895 fundamentalmente por las masas campesinas, en 1953
ya existia una clase obrera; a ella, portadora de una ideologia revolu-









cdonaria, en estrecha alianza con los campesinos y las capas medias d?
nuestra poblaci6n, correspondia el lugar cimero y el caracter de la
nueva Revoluci6n.
Qut aport6 el marxismo a nuestro acervo rcvolhicionario en aquel
entonces? El concept clasista de la sociedad dividida entire explota-
dores y explotados; la concepcion materialista de la historia; l.n relaci-
res biuriueas de produrci6n como la Ultima formna antag6nica del process
de producci6n social; el advenimiento inevitable de una sociedad sin clda-
ses. como consecuencia del desarrollo de las fuerzas prodlclivas -n el
rapitalismo y de la revolucion social. Que "el gobierno del Estado mo-
derro no es mas que una iunta que administra los negocios romunes de
today si clas- burengesa". Que "los obreros modernos no viven ino a
eondTir6n de encontrar trahaio, v lo encuentran unicamente mrentras
su trabaio acrecienta el capital". Que "una vez rie el obrero ha iifrido
fa exnplntarni6n del fabricante y ha reemhido su Slario en mt61ico, se
ronv;P'rre Pn vfctima de los otros elements de la biirfuesia: el carro.
el tendero, el Prestaomita, etcetera'. Oue "la burguesia produce ante
todo tus pronio.s sepultureros"', qiie es la clause obrera.
n iuhlen fundamental de dlrikentes de nueslro movi mniento oue.
Pn mfdio de intensa actlvidad. buseabamos tiempo para estidiar a Marx,
Frnelq v Lenin. vela en el rnarxismo-leninismo la unica concepci6n ra-
ional v cjentifica de la Revoluci6n y el Unico melio de compr.nder
con toda claridad la situaci6n de nuestTro propio pats.
En ,e sno de vna sociedad caphtalista. contemplando la miseria, el
detempleo y la indefension material y moral del pueblo, eualgi'er homn-
bre honesto tenia ec compartir aouellas irrebatibles verdadcs de Marx.
iwnrfln er.rnbi6: "Os horrorizais de que queramos abolir la proniedad
privada. Pero en vuestra sociedad actual la propiedad privada esta abo-
Tida para las nueve decimasw parties de sus miemrnbros. Prei.isainente por-
que no existe para esas nueve declmas padres existe para vosotros. Nos
reprochafs, pues, el querer abolir una forma de propiedad que no pitede
existir sino a condicikn de que aIn inmensa mayoria de Ia sociedad sea
privada de propiedad".
El marxismo nos ensenoi6 sobre todo la misi6n historica de la clas
obrera, uminca verdaderarmente revolucionaria, ilamada a transformar hasta
los cimientos a la sociedad capitalist, y el papel de las masas en las
revoluciones.
"El Estado y la Revoluci6n'", de Lenin, nos esclareci6o el papel del
Estado como instrument de dominaci6n de las classes opresoras y la nece-.
sidad de crear un poder revolucionario capaz de aplastar la resistencia de
los explotadores.
Unicamnenie a la luz del marxismo es possible comprender no s61o el
curso actual de los acontecimientos, sino tambien toda la evoluci6n de
la historia national y d pensamiento politics cubano en el siglo pasado.


10










Cuando las naciones hermanas de este continent sacudieron el yugo e-s
panl, Cuba permanecid uncida al carro colonial hasta casi cien ai-os des-
pues, y en tiempos en que aqullas se liberaban en energica lucha, ella
recibi6 de los reyes absolutes de Espana el titulo dudosamente honroso
de "la slempre field Isla de Cuba". Las relaciones de producci6on basadas
en la esclavitud, sistema espantoso de explotaci6n, que ech6 profundas
races en la vida colonial de est pais, explican con toda nitidez aquel
fen6meno politico. La poblaci6n criolla blanca poseedora de las rique-
zas y Ia cultural, en conflict permanent de intereses con Espainia, no
estaba, sin embargo, en disposici6n de arriesgar el disfrute de los privi.
legios econ6micos y las prerrogativas sociales que le daba su condici6n
de esclavista, a cambio de la independencia. El temor a poner en riesgo
el propio regimen de la esclavitud Ia opuso sistemAticamente a la idea
de luchar por la emancipaci6n. Le horrorizaba una sub!evaci6n de los
esclavos. Necesitaba el poder military de Espafia para mantener la sumi-
s;n de los etplotados. Y Espafia, apoyandose en esta realidad mas que en
las armas, mantuvo el dominion de Cuba.
El reformismo,. doctrina political que predomin6 en el pensamiento
nolftico cubano durante mrs de medlo siglo, tuvo tambien su origen en
los mismos factors. Y la corriente en favor de la anexi6n a Estadlo
Unidos. gue en instantes cobro fuerza extraordinary, nacio del temor
a la abolici6n que lievaba, a las classes dirigentes cubanas y a los pro-
pios espaenoles propietarlos de esclavos, a buscar el amparo de sus pri-
vilegios por el camino de convertir a Cuba en un estado esclavista
de Norteamerica.
Arango y Parrenio, Jos4 Antonio Saco y Jose de la Luz y Caballro.
figures prominentes en el pensamiento politico cubano, durante la pri-
mnera mitad del pasado siglo, no obstante su sefialacda preocipaci6on pir
los progress del pais y sus sentimientos nacionales, conformaron total-
mente su doctrine y su conduct a la tragica Atiaci6n de una clase
social que no podia luchar contra el amo espaniol porque ella, a su vez
era ama de esclavos.
Las guerras de independencia comenzaron al fin prerisaamente en
aquellos puntos de Ia isla donde la esclavitud tenia una base minima
en la vida econ6mica y social, y continue slendo a su vrz un terrible
freno a la lucha en las reglones donde era la form absolutamenie pre-
dominante de producci6n. Al rememorar que nuestro pais fue en este
continent, hasta hace s6lo decenas de anfios, scenario de esa forma odiosa
de explotacion del hombre por el hombre, sentimos el deber de rendir
el tributo que merecen aquellos abnegados luchadores esciavos que en
el ano 1843, en numerosos cerntrales en Matanzas, se sublvaron, lu-
charon y murierotn por centenares en los combates, en el cadalso, o
apelando al suicidio, para romper las inhumanas cadenas que ataban
de por vida sus cuerpos al trabajo.








Poco se escribiria despucs sobre el extraordinario valor humano y
politico de estos hechos en las histories oficiales de los explotadores,
y ningfin monumento se erigiria en memorial de estos oscuros gladia-
dores, verdaderos heroes an6nimos de las classes explotadas, que fue-
ron comrno precursors en nuestra patria de Ila revoluci6n de los que
despues de ellos fueron los modernos eclavos, los obreros.
Algznos de nosotros, aun antes del 10 de marzo de 1952, habiamos
Ilegado a la intima convicci6n de q1e la soluci6n de los problems de
Cuba tenia que ser revolucionaria, que el poder babia que tomarlo en
un moment dado con las masas y con las armas, y que el objetivo
tenfa que ser el socialismo.
ZPero c6mo llevar en esa direcci6n a las masas, que en gran parte
no estaban conscientes de la explotacion de que eran victims, y creian
ver s6lo en Ta inmoralidad administrative la causa fundamental de los
males sociales, y que sometida a un barraje de anticomunuismo, r.ce-
laba, tenia prejuicios y no rebasiba el estrecho horizonte de las ideas
democritico-burguesas?
A nuestro juicio, las inasas descontentas de las arbitrariedades,
abuses y corrupciones de los gobernantes, amnargadas por la pobreza,
el desempleo y el desamparo, aunque no viesen todavia el camino de las
solincones definitivas y verdaderas, serifan, a pesar de todo, la fuerza
motriz de ]a revoluion.
La lucha revolucionaria n isma, con objetivos determinados y con-
cretos, que implicara sus intereses mais vitales y las enfrentara en el
terreno de log heebos a sus exploitadores, las educarla polfticamente.
S6Io la lucha de cTases desatada por la propia Revoluci6n en march,
harrerfa corno castillo de naipes los vulgares prejuicios y ia ignorancia
atroz en que la mnantenian sometida sus opresores.
El golpe del 10 de marzo, que elev6 a su grado mils alto la frus-
traci6n y el descontento popular, y sobre todo la cobarde vacilacibn de
los partidos burgueses y sus lideres de mas prestigio, que oblige a nuestro
movimiento a arumir la responsabilidad de la lucha, creo la coyuntura
propicia para llevar adelante estas ideas. En ellas se basaba ]a es-
trategia poliftica de la lucha iniciada el 26 de Julio.
Las primeras leycs revolucionarias se decretarian tan pronto es-
tuviera en nuestro poder ]a ciudad de Santiago de Cuba, y serian di-
vulgadas por todos los medios. Se llamarla al pueblo a luchar contra
Batista y a la realizaci6n concrete de aquellos objetivos, Se convoca-
ria a los obreros de todo el pals a una huelga general revolucionaria por
encima de los sindicatos amarillos y lideres vendidos at gobierno. La
tctica de guerra se ajustaria al desarrollo de los acontecimientos. Caso
de no powder sostenerse la ciudad con mil armas que debiamos ocupar
al enemigo en Santiago de Cuba, iniciariamos la lucha guerrillera en
la Sierra Maestra.


12









Lo mas dificil del Moncada no era atacarlo y tomarlo, sino el
gigantesco esfuerzo de organizaci6n, preparaci6n, adquisici6n de re-
cursos y movilizaci6n, en plena clandetinidad, partiendo virtualmente
de cere. Con infinita amargura vimos frustrarse nuestros esfuerzos en
ei minuto culminante y sencillo de tomar el cuartel Factores absolu-
tamente accidentales desarticularon la acci6n. La guerra nos ensefi6
despu6s a tomar cuarteles y ciudadee. Pero si con la experiencia que
adquirimos en ella se hubiese planteado de nuevo la misma acci6n,
con los mismos medios y los mismos hombres, no habriamos variado
en lo esencial el plan de ataque. Sin los accidents fortuitos que infortu-
nadamente ocurrieron, lo habriamos tornado. Con una mayor experiencia
operative lo habriamos podido tomar por encima de cualquier factor
accidental.
Lo rags admirable de aquellos hombres que participaron en la ope-
raci6n, es que habiendo entrado e eombate por primera vez, arreme-
tieron con tremenda fuerza los objetivos que tenran delante, creyendo
que se hailaban ya dentro de las fortificaciones, cuya configuraci6n exacta
ignoraban. Pero la lucha se habia entablado por desgracia en las afueras
de la fortaleza. Con aquel impetu con que descendieron do sus carros,
ninguna tropa desprevenida los habria podido resistir.
Pero ]a estrategia political, military y revolucionaria, concebida a
raiz del Moncada, fue en esencia la misma que se aplic6 cuando tres
afios mas tarde desembarcamos en el Granma y ella nos condujo a la
victoria. Aplicando un mertodo de guerra ajustado al terreno, a los me.
dios propios y a la superioridad tecnica y numerica del enemigo, los de.
rrotamos en 25 moses de guerra, no sin sufrir inicialmente el durisimo re-
ves de la Alegria. de Pio, que redujo nuestra fuerza a siete hombres
armados, con los que reiniciamos la lucha Este increiblemente reducido
numero de efectivos con que nos vimos obligados a seguir adelante, demues-
tra hasta que punto la concepci6n revolucionaria del 26 de Julio do 1953
era correct.
Cinco ainos y medio mas tarde, el primero de enero de 1959, desde
la ciudad de Palma Soriano, rodeada ya Santiago de Cuba y los cinco
mil hombres de su guarnici6n, por nuestras fuerzas, lanzamos la consign
de huelga general revolucionaria a los trabajadores. El pais entero se
paro de modo absolute pese al control gubernamental del aparato ofi.
cial del movimiento obrero, y en horas do la tarde las vanguardias
rebeldes ocupaban el Moncada sin disparar un tiro. El enemigo estaba
vencido. En 48 horas todas las instalaciones militares del pals fueron
dominadas por nuestras tropas, el pueblo ocup6 las armas, y el golpe
military en la capital, instigado por la embajada yanqui, con que pen-
saban escamotear el triunfo, qued6 deshecho. Los asesinos aterrori-
zados vieron surgir de los cadaveres heroics de los hombres asesinados
en el Moncada el espectro victorioso de sus ideas. Era la misma consigna
de huelga general que pensabamos lanzar d 26 de Julio de 1953, despues


13









de tomada la ciudad de Santiago de Cuba. Es cierto que esta vez ya en
posesion del powder revolucionario, fue que procedimos a aplicar el pro.
grama del Moncada, pero la concepci6n de que la lucha misma forjarila
en las masas la conciencia political superior que nos Ilevarla a una revo-
luci6n socialist, ha demostrado en las condiciones de nuestra patria su
absoluta justeza.
Las leyes revoiucionarias enfrentaron a los explotadores y explotados
en todos los terrenos. Latifundistas, capitalistas, terratenientes, banque-
ros, grandes comerciantes,.burgueses y oligarcas de todo tipo y su inoon-
table cohorte de servidores, reaccionaron inmediatamente contra el poder
revolucionario en contubernio con el imperialismo, privilegiados propie-
tarios en Cuba de grandes extensions de tierra, minas, centrales azuca-
reros, bancos, servicios piblicos, casas comerciales, fibricas, amo y
senior de nuestra economic, que ya no tenia un ejercito a su servicio. Co.
menzaron entonces las conjuras, los sabotajes, las grandes campanas de
prensa, las amenazas exteriores.
Pero el pueblo no habia recibido s61o los beneficios de las leyes revo-
uicionarias. Habia conquistado ante todo y por primera vez en la histo-
ria de nuestra patria, el sentido plcno de su propia dignidad, la conciencia
de su poder y de su inmensa energia.
Por primera vez el obrero, el campesino, el estudiante, Ins capas mais
humildes del pueblo, ascendian a lugares cimeros de la vida national. El
poder revolucionario era su poder, el Estado era su Estado, el soldado
era su soldado, porque 61 mismo se convirtio en soldado; el rifle su rifle,
el canoi6n su cani6n, el tanque su tanque, la autoridad su autoridad, porque
61 era la autoridad. Ningfin ser human volveria jamas a sufrir humilla-
ci6n por el color de su piel; ninguna mujer tendria que prostituirse para
ganarse el pan; ninguin ciudadano tendria que pedir limosna; ningun an-
ciano quedarlia en el desamparo; ningfin hombre sin trabajo; ninguin enfer.
mo sin asistencia; ningfin nifio sin escuela; ningunos ojos sin saber leer;
ninguna mano sin saber escribir.
Lo que la revoluci6n signific6 desde el primer instance para el decoro
del hombre, lo que signific6 en el orden moral fue tanto o mas que lo
que significaron los beneficios materials.
La conciencia de classes se desarroll6 en forma inusitada. Bien pronto
los obreros, los campesinos, los estudiantes, los intelectuales revoluciona-
rios tuvieron que empufiar las armas para defender sus conquistas frente
al enemigo imperialista y sus c6mplices reaccionarios; bien pronto tu-
vieron que derramar su sangre generosa luclhando contra la CIA y los
bandidos; Lien pronto tuvieron quc ponerse todos en pie de guerra frente
al peligro exterior; bien pronto tuvieron quo combarir en las costas de
Gir6n y de Playa Larga contra los invasores mercenaries.
(Ah!, pero ya entonces las cases explotadas habian abierto los ojos
a la realidad, habian encontrado al fin su propia ideologia que no era ya
la do los burgueses, terratenientes y demis explotadores, sino la ideologia


14










revolucionaria del proletariado, el marxismoo-leninismo. Y el capitalism
desaparecio en Cuba. Haber derramado la sangre del Moncada y de miles
de cubanos mas para mantener el capitalismo, habria side sencillamente
un crime.
Asi el 16 de ahril de 1961, nuestra clase! obrera, cuando marchaba a
enterrar a sus muertos con los rifles en alto, vispera de la invasion, pro-
clam6 el caracter socialist de nuestra Revolucion y en su nombre combati1
y derram6 su sangre, y todo un pueblo estuvo dispuesto a morir.
Un decisive salto en la conciencia political se habia producido desde el
26 de Julio de 1953. Ninguna victoria moral pudiera compararse a esta
en d glorious camino de nuestra Revoluci6n. Porque ningun pueblo en
Am6rica habia sido sometido per el imperialismo a un process tan intense
de adoctrinamiento reaccionario, de destrucci6n de la nacionalidad y sus
valores hist6ricos; a ninguno se le deform6 tanto durante medio siglo.
Y he aqui que ese pueblo se yergue como un gigante moral ante sus opre.
sores hist&ricos y barre en unos pocos afios today aquella lacra ideolo6gica
y today la inmundicia del maccarthismo y el anticomunismo.
En la lucha aprendi6 a conocer a sus enemigos de case interns y ex-
ternos y en ella conocio6 a sus verdaderos aliados externos e interns.
Frente al sabotaje de "La Coubre" y &l embargo de arrmas de proce-
dencia capitalist cuando mas las necesitabamos, al criminal bloqueo
econ6mico de Estados Unidos y el aislamiento decretado por los gobier-
nos latinoamericanos a las 6rdenes del imperialismo yanqui, s6lo del
camp socialist, desde la gran patria de Lenin, se extendi6 la mano
amiga y generosa; de all nos vinieron armas, petr6leo, trigo, maquinaria y
materials prinas; alli surgieron los mercados para nuestros products
boicoteados; de alil recorriendo 10 mil kil6metros, llegaron las naves
surcando los mares; de silli nos lleg6 la solidaridad internacionalista y
el apoyo fraternal
Bien poco quedaba en pie de todas las mentiras, la odiosa hipo-
cresta, la humillante omnipotencia yanqui en nuestra tierra, como no
quedaba nada en pie de sus bancos, sus minas, sus fibricas, sus iumen-
sos latifundios, sus todopoderosas empresas de servicio public, porque
golpe por golpe frente a la agresi6n y el bloqueo fueron nacionalizadas
todas.
En el program del Moncada, que con toda claridad expusimos ante
el tribunal que nos juzg6, estaba el germen de todo d desarrollo ulte-
rior de la Revolucio6n. Su lectura cuidadosa evidencia que nos apartiba-
mos ya por complete de la concepci6n capitalist del desarrollo econ6-
mnico y social.
Como hemos dicho otras vecs, aquel program encerraba d mahximo
de objetivos revolucionarios y econ6micos que en aquel entonces se podia
plantear, por el nivel politico de las mass y Ia correlaci6n national e
international de fuerzas. Pero su aplicaci6n consecuente nos conduci-


s15










ria a los caminos que hoy transitamos. Nosotros confiabamos plena-
mente en las ]eyes de la historic y en la energia sin limited de un pueblo
liberado.
Ning6n program econ6mico y social se cumpli6 jams en este con-
tinente como se ha cumplido el program del Moncada. Con el devenir
del tiempo y la propia lucha se han superado con creces todas las espe-
ranzas de entonces y avanzamo;, hace rato, much mas alI, por ]a
senda gloriosa de Ia revolucion socialista.
Maitf, Marx, Engels y Lenin guiaron nuestro pensamiento politico.
Cspedes, Agramonte, Maceo, G6mez y demas patriots del 68 y el 95,
inspiraron nuestra acci6n military. El pueblo de Cuba, en especial sus
classes humildes, nos acompanaron en esta larga ruta; ellas engendra-
ron nuestras luchas; ellas fueron los protagonistas verdaderos de la epo-
peya revolucionaria; ellas dieron sus mejores hijos que en el Moncada,
en el Granma, en la Sierra, en el llano, en Palacio, en Goicuria, en el
Corynthia, en Cienfuegos, en todas las batallas y combates contra la
tlrania, en las camaras de torturas y en las manos de los verdugos, en
el Escambray, en Playa Gir6n, en Ia lucha contra la CIA y sus agen-
tes, en las aulas -como Benitez--, alfabetizando -comno Ascunce-,
en los puestos de trabajo produciendo para la sociedad 0 en otras tierras
donde los llamara el deber intern acionalista, entregaron sus vidas. Millones
de cubanos humildes ban trabajado abnegadamente en la producci6n, en
la defense, en la salud, en la educaci6n, en los servicios, en la admanistra-
ci6n y en las duras y arduas responsabilidades del trabajo politico y de
las organizaciones de masas. A ellos corresponde el honor inmenso de haber
levado sobre sus hombros al pais en la lucha que nos ha conducido a esta
emocionante conmemoraci6n del XX Aniversario.
El Moncada nos enseoi6 a convertir los reveses en victorias. No fue
la unica amarga prueba de la adversidad, pero ya nada pudo contener
la lucha victoriosa de nuestro pueblo. Trincheras de ideas fueron mas
poderosas que trincheras de piedras. Nos mostr6 el valor de una doctri-
na, la fuerza de las ideas, y nos dej6 la lecci6n permanent de la per-
severancia y el tes6n en los prop6sitos justos. Nuestros muertos heroi.
cos no cayeron en vano. Ellos sefialaron el deber de seguir adelante,
ellos encendieron en las almas el aliento inextinguible, ellos nos acom-
paniaron en las carceles y en el destierro, ellos combatieron junto a
nosotros a lo largo de la guerra. Los vemos renacer en las nuevas gene-
raciones que crecen al calor fraternal y human de la Revoluci6n; en
nuestros estudiantes trabajadores que aqua vinieron a recibir su copa,
en cada obrero de vanguardia, en los jovenes que represertan con honor
a Cuba en el Festival Mundial, en los Camilitos que so educan para ser
soldados como ellos, en los Cadetes que juraron la band era el dia 22.
Hace ya veinte afios y muchos no tenian veinte anios! Pero en
todos los que no habian nacido todavia estain ellos: en los nifios que
estudian en las escuelas creadas por la Revoluci6n, en cada vida iuan-


16










til que preservan de Ia muerte nuestros medicos revolucionarios; en
cada victoria, en cada alegria, en cada sonrisa, en cada coraz6n de nu's-
tro pueblo.
Sobre la sangre generosa que comenz6 a derramarse el 26 de Julio,
Cuba se levanta para sefialar un camino en este continent y poner fin
al dominion del "Norte rcvuelto y brutal" sobre los pueblos de nuestra
America, marcando un punto de viraje hist6rico en el process de su
ininterrumipido y arrogante advance sobre nuestras tierras, nuestras ri-
quezas y nuestra soberamnia, que duro 150 anos.
En el instant en que tiene lugar la Revolucio6n Cubana, ninguna
region del mundo, ningfin continent estaba tan completamente som.'-
tido a la political y los dictados de una potencia extrafia como la Ame-
rica Latina.
Estados Unidos cercen6 a Mexico, intervino a Cuba, oeup6 a Guan-
tanamo, se apodero de Puerto Rico, yugul6 a Panama, deshizo la uni6n
de Centroamerica e intervino con las armas en sus repfiblicas dispersas,
envio la infanteria de marina a Veracruz, Haiti, Santo Domingo; se
apodero del cobre, del petr6leo, del estaio, del niquel, del hierro del
continent; domino los bancos, el transport maritime, el comercio, los
servicios publicos y las industries bisicas en todos nuestros pueblos; exi-
gi6 y obtuvo convenios onerosos de intercambio; forj6 por 6ltimo con
el rotulo de OEA un verdadero instrument de administraci6n colonial
a cuyo amparo impuso el pacto military de Rio da Janeiro, la Junta In-
teramericana de Defensa, las maniobras militares conjuntas con las que
trata de influir, adoctrinar y dominar los cuerpos armados; manej6 go-
biernos, foment golpes, armo6 tiranias sangrientas e impuso su ley so-
berana en todo el hemisferio, arrastrandonos a Ia guerra fria en su
cruzada reaccionaria contra el socialismo y el movimiento de liberacion
de los pueblos.
Como muestra patent de la nefasta influencia ejercida por los Es.
tados Unidos en sus intervenciones militares estan las satrapias que de-
jaron a su paso los marinos, en Haiti, Santo Domingo, Nicaragua, Gua-
temala y otros paises de Centroamerica. De tal mode impusieron el ener-
vamiento, la corrupci6n y el atraso en ektas republics, que hoy entre
sus gobiernos se encuentran los phones mfis incondicionales de Estados
Unidos en Latinoamerica. Eos constituyen, junto a los gobiernos de
Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay, la punta de lanza contrarrevolu-
cionaria con que el imperialismo se propone aislar a los pueblos herma-
nos de Chile, Peru, Argentina y Panama, cuyos process politicos estan
en conflict con la omnipotencia del imperio.
Detras del golpe de Uruguay y como parte de su estrategia conti-
nental estin inconfundibles las manos de Estados Unidos y Brasil.


17










Igual que hizo en Europa, en Africa y en Asia, los Estados Unidos
agrupa en este continent a los gobiernos mis corruptos, impopulares y
desprestigiados contra los estados progresistas y revolucionarios.
La political imperialista se comporta de la misma form en todo el
mundo frente a los pueblos que luchan por su liberaci6on. Es por ello
que no entendemos la extrana tesis que hace referencia a dos supues-
tos imperialismos, esgrimida por algunos dirigentes que se consideran
" part del Tercer Mundo, pretendiendo semejar a la URSS con Estados
Unidos, porque con ello sirven al finico y verdadero imperialismo y
aislan a sus pueblos. Esta tesis reaccionaria en si misma y fruto exclu-
sivo de la ideologia e intriga de los te6ricos burgueses y del imperia-
lismo tiene por objetivo alentar la division y la desconfianza entire las
fuerzas revolucionarias a nivel internacional y alejar a los movimientos
de liberaci6n de los pauses aocialistas.
Sin la Revoluci6n de Octubre y sin la inmortal hazanfia ddl pueblo
sovihtico, que resisti6 primero la intervencio6n y el bloqueo imperialista
y derrot6 mas tarde la agresi6n del fascismo y lo aplaL6 a un cost de
veinte millones de muertos, que ha desarrollado su t6cnica y su econo-
mia a un costo incredible de sudor y sacrificio sin explotar el trabajo
de un solo obrero en ningfin pais de la tierra, no habria sido en ahso-
luto posible el fin del colonialismo y la liberaci6n de decenas de pueblos
en todos los continents. No puede ni por un segundo olvidarse que las
armas con que Cuba aplast6 a los mercenaries de Gir6n y se defendi6
de Estados Unidos, las que en manos de los pueblos arabes resisten ia
agresi6n imperialista, las que usan los patriots africanos contra el co.
lonialismo portugues y las que empufiaron los vietnamritas en su heroica,
extraordinaria y victoriosa lucha, llegaron de los pauses socialists y esen-
cialmente de la Uni6n Sovietica. Alejar a los pueblos de sus aliados na-
turales es desarmarlos, aislarlos y derrotarlos. Poliftica de avestruz. Ningfin
servicio peer se puede prestar a la causa de la liberaci6n nacionaL
El camino de los pueblos de Am6rica Latina no es fAcil. El impe-
rialismo yanqui defender tesoneramente su dominion en esta parte del
mundo. La confusion ideol6gica es todavia grande. Los estados que ban
emprendido un curse de acci6n independiente de Estados Unidos y po-
tlilea de cambios estructurales, aumentan en nfirnero, pero tienen auin que
veneer grande dificultades.
Perp cl process de liberacion Dadie podra detenerlo a la larga. Los
pueblos de Latinoamnerica no tienen mis salvaci6n possible que liberarse
del domino imperialist, hacer la revoluci6n y unirse. S6lo esto nos per-
mitirA ocupar un lugar en el mundo entire las grande comunidades hu-
manas. Sl61o esto nos daria las fuerzas para enfrentar los gigantescos


18










greblemas alimenticios, econnmicos, sociales y humans de una pobla-
ci6n que ascender& a 600 millones en 25 anos mis. S6lo esto haria po-
sible nuestra participacion en la revoluci6n cientifico-teznica que con-
formara la vida del future. S61o esto nos harA libres. Sin esto nuestras
riquezas naturales se agotaran en beneficio exclusive de las sociedades
capitalistas de consume y seremos los parias del mundo del mafana,
ausentes de la civilizaci6n.
Luchar por estos objetivos debiera ser la tarea de una adecuada
organizaci6n regionaL POr much que la OEA se reform y hasta cam.
bie de nombre seguira siendo la OEA. Mientras Estados Unidos per-
manezca en el seno de una organizaci6n regional de nuestros pueblos
manejando los votos de sus titeres, ejerciendo poderosa influencia eco-
n6mica sobre los gobiernos individuals, intrigando, conspirando y to-
mandose la libertad de hacer en cads caso lo que nmias convenga a sus
intereses, seguiremos teniendo una OEA.
La organizaci6n regional s6lo tendria raz6n de existencia como repre-
sentante de nuestros pueblos en la defense de sus intereses frente al
imperialismo y luchar por la uni6n. Para que la familiar en su conjun-
to pueda tratar con Estados Unidos no hace falta tener al imperio en el
seno de la familiar.
Si es cierto que en las actuales circunstancias, dada la correlacio6n
de fuerzas entire gobiernos progresistas y gobiernos reaceionarios en el
seno de la familiar latinoarnericana, no es viable todavia crear esta orga-
nizaci6n regional propia, porque Estados Unidos aim control numero-
sos gobiernos, tampoco es possible revivir la vieja OEA, ni tiene sent.
do hacerlo. Dejemosla que fallezca de muerte natural.
Cuba sabra esperar pacientemente. La solidez de nuestra Revoluci6n
es boy mayor que nunca, y sera joven todavia cuando ya ella haya
muerto y, con ella, todo lo que signific6 de humillaci6n y bochorno para
nuestro pueblo. A su tumba llevarai la vergiienza de los crimenes que se
cometicron contra el pueblo guatemalteco, cuyo gobierno popular des-
truyeron los yanquis con su complicidad y beneplacito; el oprobio de
la invasion de Santo Domingo por las tropas de Estados Unidos que con
cinismo aprob6, santificd y apoy6 indcluso, con unidades roilitares, para
impedir la liberaci6n de ese heroico pueblo, bajo la direcci6n de su in-
mortal, paladin Francisco Caamanio; la infamia del ataque mercenario a
Playa Gir6n, el aislamiento de Cuba, el bloqueo economic, los ataques
pirates, las filtraciones, los lanzamientos de armas pars equipar bandidos,
los sabotajes y demas fechorias que con su apoyo realize el imperialismo
contra el pueblo de Cuba. Frente a todos los auguries, nuestro pueblo, con
la solidaridad international de sus hermanos de classes, resisti6 y salio vie-
torioso de todas las pruebas, y hoy las condiciones creadas para el esfuerzo
revolucionario son mejores que nunca.


19










Los gobiernos tiranicos y opresores, al servicio de los explotadores,
esgrimen siempre el argument de la paz y del orden para justificar la
violencia contra el pueblo y combatir la rebeli6n. Para ellos las revolu-
clones son sinonimos siempre de anarquia y caos. La absolute paz inter-
na y el orden ejemplar de que hoy disfruta nuestra patria, emanados de
la discipline consciente y el apoyo pleno a la Revoluci6n de nsUSros
obreros, campesinos, estudiantes, profesionales, hombres y mujeres, j6.
venes y ancianos, que nos permit dedicarnos per entero al trabajo crea-
dor, no existieron jamas en Cuba, im han existido en grado semejante en
ninguna otra sociedad latinoamericana.
Nuestras Fuerzas Armadas Revolucionarias, orgullo de nuu'stro pue-
blo, porque alias, Bus soldados, sus oficiales y sus reserves, igual que los
combatientes del Ministerio del Interior, son el pueblo uniformado, cons-
tituyen un modelo de disciplinia, humildad, abnegaci6n y lealtad a la Revo-
luci6n, al Partido y a la patria.
Cuando contemplamos el panorama convulso que reina en los paises
capitalistas y en casi todos los pueblos de Am6rica Latina, no podemos
menos que meditar en el extraordinario advance que significo para nues.
tro pais, en el orden moral, la abolici6n radical del sistema capitalist de
producci6n y de toda forma de explotaci6n del hombre por del hombre, con
su secuela de vicios, de corrupci6n, injusticia y mezquino egoismo que
aparta a los hombres de todo sentimiento de solidaridad humana.
La solidez granitica de la Revolucion Cubana surge de su propio ca-
ratter socialist, que ha traido a nuestro pueblo un inmenso caudal de
equidad y justicia.
El suefno d3 Marx de una sociedad sin explotadores ni explotados, que
la concibi6 corno desenlace natural do los regimenes capitalistas desarro-
llados, es, incluso en los pueblos pobres y subdesarrollados, el finico ca-
mine de ava:.zar econzomica y socialmente sin los horrores y los sufrimien-
tos del desarrollo capitalist.
Hay algunos dirigentes de paises pobres que, para excusar sus debili.
dades politicas, han dicho que no quieren socializar la pobreza. Peroe in-
cluso !a pobreza socializada es mnucho mas just que mantener las masas
en la miseria y permitir que goce de la riqueza una minoria privilegiada.
Capitalizar la pobreza es peor que socializarla.
Nuetra Revoluci6n ha tenido que confrontar, y confront todavia, las
dificultades inevitable para llevar adelante su cometido en las condiciones
de un pals pobre y atrasado econ6nmicamente. Nuestra escasa riqueza ape-
nas bastaba para satisfacer un minimo de las necesidades inmensas de una
poblaci6n que crece ademats rapidanientre. La provincia de Oriente que en
1953 tenia un rzill6n y medio de habitantes tiene ahora trees millones
cien mil.


20









Para obstruccionar nuestro camino, el imperialismo, que fue precisa.
mente el responsible principal-,de nuestras miserias, aparte de que nos obli-
g6 a gastos extraordjnarios en los servicios de la defense national, nos
impuso, con todo su powder de influencia mundial, un rigido bloqueo eco.
n6mico, llevandose ademas muchos de los pocos tecnicos que existfan en
Cuba al servicio deo la burguesia.
El hecho de que nuestra economic dependiera de un solo product de
carActer agricola, con bajisima productividad por hombre, que se asegu-
raba con el ej6rcito de los desempleados, sometida a las irregularidades del
tiempo y a las mas increiblcs oscilaciones del precio, complicaba la tarea.
La ausencia total de fuentes energ6ticas, de industries mecinicas y quimi-
cas, de producci6n de acero, de maderas y otros products basicos, cons.
titufan, sin duda, obsticulos muy serious en nuestro camino. Quizis por
ello los imperialistas estaban completamente seguros de que la Revolu.
ciOn no sobreviviria a sus agresiones.
A sobrevivir tuvimos que dedicar el grueso de nuestras energies en los
primeros afios de ]a Revoluci6n. Pero no s6Oo hemos sobrcvivido sino que
tambi6n, con la generosa cooperaci6n de nuestros hermanos sovieticos,
hemos avanzado considerableinente en mfiltiples aspects.
En nuestro pais no e-viste ya el desempleo, y nuestro standard de salud,
educaci6n y seguridad social super al de todos los pauses de America La-
tina.
Nuestro pueblo conmemora este XX Aniversario trabajando intense.
mente y avanzando en todos los campos. Y se han creado todas las con-
diciones para el advance sostenido de nuestra economic ano por afno.
Como pais pobre, sin grandes recursos naturales de fMcil explotaci6n,
que tiene que trabajar duramente para ganarse el pan, en medlio de un
mundo donde gran parte de los pueblos viven en la mayor pobreza, cuya
poblaci6n total, hoy de tres mil quinientos millones, ascenderi a siete mil
millonen en las pr6ximas dos docadas y media, mientras el luio y el des-
pilfarro de las sociedades capitalistas desarrolladas agotan recursos a-
turales no recuperables, como el petr6oIleo, cuyo precio amenaza con ele-
varse extraordinariamente, los objetivos de nuestro pueblo en el orden ma-
terial no pueden ser muy ambiciosos.
Sera nuestro deber en los pr6ximos anos elevar al maiximo la eficiencia
en la utilizacion de nuestros recursos econ6micos y humans. Llevar la
cuenta minuciosa de los gastos y los costs. Y los errors de idealism
que ballamos cometido en el manejo de lIa economic saberlos rectificar
valientemente.
Nuestro gran suenio es avanzar hacia la sociedad comunista en que
cada ser human, con una conciencia superior y un espiritu pleno de soli.
daridad, sea capaz de aportar segfin su capacidad y recibir segfn sus nece-
sidadee. Pero ese nivel de conciencia y las posibilidades materials de dis-


21









tribuir la producci6n social acorde con esa hermosa formula, solo pueden
ser fruto de Ia educacio6n comunista de las nuevas generaciones y del desa.
rrollo de las fuerzas productivas.
Marx dijo, que el derecho no puede ser nunca superior a la estruclura
econ6mica y al desarrollo cultural por ella condicionada, y que "en Ia fase
superior de la sociedad comunista, cuando haya desaparecido la subor-
dinaci6n esclavizadora de los individuos a la division del trabajo y con ella
el contrast entire el trabajador intellectual y el trabajador manual, cuando
el trabajo no sea solamente un medio de vida sino la primera necesidad
vital; cuando con el desarrollo de los individuos en todos sus aspects
crezcan tambien las fuerzas productivas y corran a chorro l1eno los ma-
nantiales de la riqueza colectiva, s6lo entonces podri rebasarse totalmente
el estrecho horizonte del derecho burgues, y la sociedad podra escribir en
sus banderas: ide cada cual segun su capacidad, a cada cual segun sus
necesidadesI"
Estamos en la fase socialista de la Revoluci6n en que, por imperative
de las rea]idades materials y del nivel de cultural y conciencia de una so-
ciedad recien emergida de la sociedad capitalist, la forma de distribuci6n
que le corresponde es la planteada por Marx en Ia "Critica del Programa
de Gotha": ide cada cual segfin su capacidad, a cada cual sggun su tra-
bajo!
Es cierto que muchos de nuestros obreros son verdaderos ejemplos de
comunistas por su actitud ante la vida, su conciencia superior y su extra-
ordinaria solidaridad humana. Ellos son la avanzada de lo que un dia de-
bera ser toda la sociedad. Pero pensar y actuar cual si ya esa fuese hoy
la conduct de todos sus cornponentes, seria un ejemplo de idealismo cuyo
resultado se tradueiria en que el peso mayor del esfuerzo social cayera in-
justamente sobre los mejores sin ningun resultado moral en la conciencia
de los mas a atrasados, y se traduciria en forma igualmente adversa a la
economic. Junto al estimulo moral hay quo usar tambien el estimulo ma-
terial; sin abusar de uno nii de otro, porque lo primero nos llevaria al idea.
lismo y lo segundo al desarrollo del egoismo individual. Hemos de actuar
de modo que los incentives econ6micos no se coonviertan en la motivaci6n
exclusiva del hombre, ni los nieentivos morales en el pretexto para que
unos vivan del trabajo de los demas.
Quizas la tarea mas dificil que se impone en un process de march
hacia el comunismo, sea la ciencia de saber conciliar dialecticamente las
formulas que nos exige el present, con el objetivo final de nuestra causa.
En la educaci6n esta el instrument fundamental de la sociedad para
desarrollar los individuos integrates capaces de vivir en el comunismo.
Debemos trabajar en los pr6ximos diez afios para hacer avanzar nues-
tra economnia a un ritmno annual promedio no menor del seis por ciento,
continual mejorando progresivamente nuestro nivel de salad puiblica, llevar


22










el sistema educational a un grado 6ptimo, con cientos de miles de j6ve*
nes integrados en las magnificas escuelas cide studio y trabajo que estamoe
ya construyendo nmsivamente, elevar paulatinamente los niveles en la ali-
mentaci6n, ropa y calzado de la poblaci6n, aumentar las construcciones
de viviendas hasta un ritmd que satisfaga las necesidades fundamentals
del pais, e incremental los servicios de transport y demais atenciones
generals al pueblo. Estas aspiraciones de desarrollo economico y social,
que no son por cierto las de un pueblo movido por espiritu de consumer,
pueden alcanzarse perfectamente.
Deade qu el 26 de Julia de 1953 atacamos del Moncada hemos logra.
do e incluso rebasado los objetivos quo nos propusimos entonces, aunque
las tareas eran mias dificileS de lo que en aquel tiempo fuimos capaces de
suponer.
Pero si aquel dia e ramnos iun pufiado de hombres, hoy somos un pueblo
entero conquistando el porvenir.
Si antes nuestras manos, casi inermes, se enfrentaban al powder" que nos
tiranizaba, hoy disponemos de tun formidable ej6rcito que naci6 del es-
fuerzo tesonero de aquellos combatientes, equipado con los medios mas
modernos y del cual todos los compatriotas capaces de empunar las armas
son soldados.
Si antes nuestro aparato politico era un reducido contingent de cua.
dros y los hombres que militaban en nuestras filas eran unos cuantos dcien.
tos, hoy tenemos un Partido de mas de cien mil militantes y miles de cua-
dros abnriegados y fires. De la uni6n de todos los revolucionarios naci6
ese Partido. Uni6n que se forj6 en el desinteres y el renunciamiento mas
ejemplar, como simbolo de que una nueva era surgia en nuestra patria.
AMi de una form admirable, comenzamos a recorder el inuevo cam ino
sin caudillos, sin personalismo, sin facciones, en un pais donde hist6ri-
camente la division y el conflict de personalidades fue la causa de
grandes derrotas poliicas. Como el Partido Revolucionario Cubano de
la independencia, hoy dirige nuestro Partido la revoluci6n. Military
en 61 no es fuente de privilegios sino de sacrificios y de consagraci6n
total a la causa revolucionaria. Por ello en 61 ingresan los mejores hijos
de la clase obrera y del pueblo, velando siempre por la calidad y no la
cantidad. Sus races son las mejores tradiciones de la historic de nuestro
pueblo, su ideologia es la de la case obrera: el marxismo.leninismo. El
es depositario del poder politico y garantia present y future de la pure-
za, consolidaci6n, continuidad y advance de la Revoluci6n. Si en los tiem-
pos inciertos del 26 de Julio y en los primeros anos de la Revoluci6n los
hombres jugaron individualmente un rol decisive, ese papel lo desempefia
boy el Partido. Los hombres mueren, el Partido es inmortaL
Consolidarlo, elevar sut atoridad, su disciplina, perfeeionar sus m6-
todos de direcci6n, au caracter democratic y elevar el nivel cultural y
politico de sus cuadros y militants, es deber ineludible de todos los re-
volucionarios.


23










Junto al Partido, su organizaci6n juvenile, la Uni6n de J6vcnes Comu.
nistas y las organizaciones de masas, los Sindicatos, los Comit6s de Defensa
de la Revolucio6n, la Federaci6n de Mujeres Cubanas, la Asociaci6n Nacio-
nat de Agricultores Pequefios, la Federaci6n Estudiantil Universitaria, la
Federaci6n de Estudiantes de la Ensenianza Media, la Uni6n de Pioneros
de Cuba, constituyen la gigantesca fuerza political y social que ileva
adelante la obra que iniciamos el 26 de Julio.
A los j6venes me dirijo especialmente en este instan'te. A ellos ha
consagrado Ia Revoluci6n el maximo de su esfuerzo y en ellks ha pues-
to sus mayores esperanzas. Para las nuevas generaciones se trabaja con
verdadero amor, para ellas se realize fundamentalmente la Revoluci6n;
por ellos, por los que no habian nacido todavia el 26 de Julio, derra.
maron su sangre generosa y pura los jovenes que cayeron en el Mon-
cada, para ellos se construyen cientos de excelentes escuelas, para elks
se desarrolla una economic que no conocera las limitaciones de boy; con
ellos trabajaran decenas de miles de tecnicos que hoy se formnnan; ellos
poseeran un nivel de cultural que hoy no somos apenas capaces de imagi-
nar. Nuestra generaci6n, que inici6 sus luchas cuando los suenios no podian
siquiera expresarse sin riesgos de ser incomprendidos; cuando la palahra
socialismo no podia pronunciarse sin suscitar temores y prejuicios, en
ustedes deposit sus mas puros ideales, en la intima conviccion de que
sabran recogerlos, Ilevarlos adelante y transmitirlos a los que los sucedan,
hasta el dfa en que la sociedad cubana pueda inscribir en su bandera la
formula fraternal y humana de la vida comunista.
Ruben Martfnez Villena en encendidos versos pati]i6ticos escribi6
un dia:

"Hace falta una carga para matar bribones,
para acabar la obra de las revoluciones,
para vengar los muertos que padecen ultraje,
para limpiar la costra tenaz del coloniaje,
para no hacer infitil, en humillante suerte,
el esfuerzo y el hambre, y la herida y la muerte;
para que la Repuiblica se mantenga de si,


29.










para cumplir el suefo de marmol de Marti:
para que nuestros hijos no mendiguen de hinojos,
la patria que los padres le ganaron de pie..."

Desde aqui decimos, Ruben: idel 26 de Julio fue la carga que tu
pedias!
i Patria o Muerte!
-Venceremos!


25
































3 .

^^^^;cl j














Federico Mialhe: Dise)o biografico

y senalamientos

para la estimaci6n de su obra


Guillermo Sdnchez Martinez

Afortunaditmente para el cubano, de hoy, en particular para el est-
dioso del arte national, la imagen de la Habana y otros sitios de Cuba
tat y como se veian antes de 1860 quedaron grabados per artifices que vi-
vieron en nuestro pais entire 1823 y 1880. A la fecha, sus nombres resultan
familiares para muchos. Fueron ellos Hip6lito Garneray, Santiago Sawkina,
Alejandro Moreau, Federico Mialhe, Fernando de la Costa, Laureano Cue.
vas, Leonardo Barafiano y Eduardo Laplante. Otros, con obra ments nu-
merosa, fueron: Santiago Veza, Gustavo Muguet, Ram6n Am6rigo, Luis
Acosta y Ram6n Cuerno y Bear, Algunos de estos artifices imprimieron
sus paisajes en Europa;1 los mas, trabajaron en La Habana en los talle-
rs litograficos que se establecieron desde finales de 1838, como fheron
el de Cosnier y Moreau, el de los hermanos Costa y el de Francisco Lu
Marquier.
Vistos hoy todos ellos en el horizonte de Ia historia puede afirmarse
que el mAS destacaclo Hfue Federico Mialhe. Su obra de pintor, lit6grafo,
impresor y maestro lena poco mis de trees lustros (1839-1854) y result

1 Takles son los casos de Hip6lito Ganeray y de Santiago Sawkins. Ganeray
estvo en La Habana entire 1823 y 1824. En ecte tempo funcionaba en aIs ciudad
el taller ltografico de Santiago Lessieur, pero no entreg6 a 6ste sus paisajes de
tema habanero debido a la deficiente impresi6n que alf se hacia. Sawkins llUego
a Cuba en 1835. En este tempo La Habana caredfa de taller litogrAfico, puem desde
1831 habaa dejado de funcionar la prensa de Luis Caire. Por tllo, en 1837, se Vio
obligado a marchar a Francia para Sbar BUs vistas de asunto cubano, lo que hizm
en Paris Luis Jacottet.,


27










de obligada referenda para la posteridad inmediata e igualmente para
nuestro siglo en algunos aspects. Sin embargo, a pesar de esta bien co-
nocida relevancia, su figure hist6rica se ha visto hasta ahora un tanto
desvaneclda tras el valioso conjunto de su obra impress, obra que con
tanta dignidad lo represent en ]a progresi6n de la grafica cubana. De
61, como se sabe, quedaron en Cuba cerca de un centenar de grabados
y noticias dispersas de la 6'poca en la prensa y en papeles ofieiales y
eclesiasticos, todo lo cual es indicatorio de su quehacer en tierra cubana.
A estos datos -reunidos no ha much en empeno de otras metas- se
suman boy, felizmente, los aportados por un sobrino nieto del artist,
M. Philippe Mialhe, resident en Burdeos, quien ha tenido la gentileza
de enviar a esta Biblioteca Nacional, a solicitud direct y personal del
compai2ero Juan Prez de Ia Riva,2 un informe escrito de extraordinario
valor biografico referente a Ia vida de Mialhe en su tierra natal.
Ahora bien, con lo allegado en anios anteriores y este aporte que nos
ha llegado casi por sorpresa, vamos a intentar una presentaci6on de Fe-
derico Mialhe, del hombre y del artist, vamos a dejar vertebrados los
hechos conocidos de su exitencia y dar a su obra cubana una estructura
valedera que permit verla como un todo unitario. Una biografia detalla-
da y complete podra escribirse quiz, a!guin dia, cuando se tenga mayor
nurnero de datos anteriores a 1837 y posteriores a 1854, es declr, de sus
actividades fuera de Cuba.

El hombre
Los Mialhc son oriundos de Castres, ciudad a orillas del Agout, en
el sudoeste de Francia. Su antigiedad de pobladores se remonta a me-
diados del siglo xvii, pero posiblemente alcanza tiempos mas remotos.
E1o explica que, con los descuidos en las escribanias reales y parroquia-
les, el apellido Mialhe experimentase apreciables alteraciones ortogrficas.
Nuestro artist es, pues, descendiente de una vieja familiar gala, muy
rarnificada desde mediados del xvin y asentada sobre una extensa zona
de la region desde los tiempos de Enrique IV. Nacido en Burdeos, en ]a


2 Esta solicitud fue hecha en la ciudad de Burdeos en diciembre de 1972. El
informed entregado por M. Philippe Mialhe tiene seis piginas mecanografiadas a un
espacio y contiene datos y un Arbol geneal6gico de la familiar Mialhe, y la trans-
cripci6n de dos cartas, acaso las uinicas que de 6l se conservan.


28























































































































































































































































































______










calle del Espiritu de las Leyes no. 39, el 16 de abril de 1810,3 su nombre
complete era Pierre Toussant Frederic. Fueron sus padres M. Louis
Mialhe, de ocupaci6n negociante, y Mine. Marie-Anna-Etiennette-Josephine
Grenier; sus abuelos paternos M, Pierre Mialhlie, fabricante en lana, y
Mine. Marie Sert, vecinos de Castres; y abuelos maternos M. Guillermo
Grenier y Mine. Paula Lamarque, domiciliados en la ciudad de Tolosa.
Mialhe fue el menor de los hijos de Louis Mialhe. Le precedieron
Emilio Pierre, el mayor, nacido en 1797, que fuera fabricante de pianos
en Burdeos; Victor Pierre, el segundo, nacido en 1802, que eligi6 la pro-
fesi6n de arquitecto; y Jean-Henry, nacido en 1806.
Por el texto de una carta de Mialhe fechada en Paris el 25 de di-
ciembre de 1828, podemos saber hoy que la vida en el hogar dTe Louis
Mialhe transcurria animada por un saludable afecto familiar, y que Emilio
Pierre, el primogenito, fue una especie de segundo padre para e61, con el
que comparti6 a veces juegos y retozos y lo ejercitaba para corregir mie.
dos infantiles.
Si, mi querido Emilio -escribe en la citada carta- siempre
me has amado y desde la mas tierna edad recuerdo tu ternura
para ml, el placer que sentias en desarrollar mis pequefios niena-
bros con moderados ejercicios de gimnistica; recuerdo que su-
bido en una mesa, me exitabas a lanzarme para recibirme en tus
brazes [...] jNo eres tfi quien para desterrar de mi espiritu el
miedo panico que me inspiraba la oscuridad, me comprometias
a subir al desvan en busca de una barra? En recompensa por
mi valentia yo recibia una o dos monedas (en relaci6n con el
tiempo4 que hubiera empleado) por hacer ni peligrosa excur-
Sion...
Conocidos algunos components del Ambito familiar, se comprende
que para 61 se pensase en carrera de la esfera de la mfisica. Y claro es,
a las disposiclones al respect hubo dte ceder con docilidad de escolar el
pequefno Federico. Pero ocurri6, quiza, lo inesperado, y a la par de estos
inicios tan bien encauzados, apunt6 en el muchacho una energica dispo-
sici6n para dibujar, disposici6n que, con el pasar del tiempo gano ven-
taja al pianist que todos en casa querian ver en 6L La vocaci6n se im-
puso al cabo, y Emilio Pierre, comprensivo, dispuso que su hermano se

8 Se rectifica el dato que da Benezit en su Dictionnaire critique et documentaire
des Peifntres, Scidptenrs, Dessinateurs et Graveurs, tomo IV, p. 102, edit. 1956.
4 Veas el texto complete de esta carta, traducida del fiances por la compafiera
Teresa Proenza, en Ap6ndice no. 1.


30









fuese a Paris a hacerse pintor. La estada primnera de Mialhe junto al Sena
debi6 transcurrir, aproximadamente, entire 1826 y 1830. Fueron afios de
muy ricas vivencias, y de ilusiones consumidas en el diario aprender;
tambien aios de limitada economina en los que se sostuvo de las mesadas
que desde Burdeos le asaba su hermano mayor.
.Cuando enumero todo lo que has hecho por mi -escribia agra.
decido, en otro parrafo de la expresada carta--, todo lo que no
cesas de haer, no pongo en duda quo el mejor de los padres
no haria mi. Todo lo que me rodea es prueba de tu bonded;
los vestidos quo me cubren, el pan que me nutre, todo me viene
de tl. No es a ti a quien debo la satisfacci6n de powder expre-
sarte en este moment hasta que punto me eres querido? INo
eres t6 quien me dio las primeras orientaciones en dibujo facili-
tfndome los medios para entrar en la Academia? zQui6n ha con.
tribuido pars desarrollar mi afici6n al piano?...
Posiblemente, hacia 1830 Federico Mialhe termin6 sus studios aca-
d6mioos. Y al afio siguiente lo hallamos ya participando en el Sal6n
Anual de Paris. La obra de debutante fue un paisaje titulado Vista to
mada en Saint Pons.
Los afios que siguieron fueron decisivos, sobre todo porque en ellos
fij6 su ubicaci6n dentro de la esfera del arte. Ya su nombre habia figu.
rado centre los admitidos al So6lon, lo que suponia un vigoroso estimulo
paras proseguir la pintiira; sin embargo, Mialhe, que a la fecha (1832)
contaba veintid6s ahos, buscaba concretar sus ensuefios de otros dias
frente al repertorio de posibilidades que Paris resultabale.. Y entusias-
mado penetr6 en el movido mundo de las imprentas y casas editors, y
por razones personages -no conocemos detalles de su decision- se hizo
Iit6grafo.
Eran tiempos abullados por los estrenos romanticos, en que Francida,
repuesta ya de los quebrantos napole6nicos, se entregaba a renovar sus
medios de expresi6n y de trabajo. Paris se habia convertido en un hete.
rog6neo taller de novedades. Hugo, Ciceri y Delacroix significarian muy
pronto inicios feciundos... Mialhe comparti6 entonces las inquietudes de
los artists j6venes de la hora, los desconocidos todavia, que buscaban
superar los canones de la estaftica davidiana y expresarse conforme con
un nuevo estilo qu e ilegaha del otro lado del Rhin...

31










Prosigui6 el cultivo del paisaje y abord6, al parecer, la pintura de
g6nero. Viaj6 al oeste. Estuvo en su ciudad natal. Tom6 apuntes "pin.
torescos"' de ]a patria chica, se fue a Gascufia en busca de temas rurales.
Y, en fin, regreso a Paris donde nuevamente particip6 en el Salo6n con
frutos recientes de su arte: en 1833, con un cuadro titulado Habitantes
de lo& pdramos, y en 1834, con una Vista tormada desde el Pico d'Espada,
en el Tourmelet (Altos Pirineos).

.f..ue en esta epoca -sefiala Philippe Mialhe- cuando Fede-
rico Mialhe comenz6, con su amigo y tal vez su professor Frederic
D'Andiran" -hijo arruinado de un banquero bordoles- una
series de litografias y acuarelas sobre Burdeos, sus alrededores y
monumentos. *.
*

No conocemos con exactitud sus movimientos de pintor y grabador en
el lapso comprendido entire 1834 y 1836. pero no result arriesgado supo-
nerlo en empefios litograficos de alguna pretension, precisamente cuando,
por un conjunto de razones, se habia puesto de moda el libro calificado
de pintoresco, tanto por su texto descriptive como por la abundancia de
ilustraciones. Fue entonces que grab6 unas muy celebradas vistas de Me-
xico hechas por el dibujante Nevel.Y Y es possible que, en alguna medi.
da, aquella circunstancia de author le propiciase otro viaje al sur, a los
Pirineos, para dibujar paisajes en la agreste region.
Y alla, entire riscos y values, frente a nevadas cimas y cara al viento
que sopla de la cordillera, pas6 unos meses, quiza un anio, en que explo-
r6 atento y dibuj6 much. Todo aquel panorama ante si, tan extenso
como singular, de quebrado horizonte y repliegues profundos, ofreciasele,
fecundo, como el mas extraordinario album de mnotivos naturales creados
expresamente para ser trasuntados por el arte.
Si se toma como referencia el ano de 1838, en que tuvo lugar su en-
cuentro con Moreau, puede calcularse que la estada en el sur transcurri6
entire 1836 y principios de 1837. Para ello, ha de tenerse en cuenta que


0 Frederic D'Andiran naci6 en (Burdeos o Nantes) el 8 de mayo de 1802, y
muri6 en Laasana el 3 de junio de 1876. Alumno de Topffer y do Harding. Expuso
acuarelas en el Sal6n de Paris entire 1833 y 1855. Se le recuerda como pintor de
paisajes suims.
6 Nuestra buisqueda para identificar a este artist han resultado hasta ahora
infructuosae.


32










el artist hubo de regresar despues a Paris, revisar lo hecho en el camp
y entregarse a la ciudadosa labor de grabar lo dibujado. Esto Oltimo
debto suceder entire mediados y finales de 1837, pues ya en la primavera
do 1838 exponia Ochenta croquis tornados en el pais de Los Pirineos,
event y obra que coment6 oon elogios la prensa francesa.
Precisamente en estos dias en que Mialhe exponia tales vistas andaba
por Paris un frances oriundo de la Martinica, dibujante y ge6logo, y gra-
bador de oficio, a quien habian encargado comprar prensas y material
litografico para un taller que se estableceria en La Habana. Era Alejan-
dio Moreau de Jonnes. A la saz6n, este hombre se encontraba en tales
negociaciones, y si bien tenia palabreada en fire la compra mayor, de.
'I
.bia adquirir ciertos enseres complementarios y correr los tramites del
embarque. Pero ademas faltabale contratar el personal tecnico que ma.
nejase el equipo comprado. Y esta necesidad lo llev6 un dia a Federico
Mialhe.
Abora bien, una cuesti6n no esclarecida se plantea. La cuesti6n
es esta: jeran conocidos entire si Moreau y Mialhe cuando este encuentro
se produjo o los reuni6 el hilo de una amistad previa para compartir la
aventura de trabajar en Cuba? Puede sospecharse lo segundo, dado que
eran ambos de un oficio comfin, pero los datos allegados hasta ahora nada
esclarecen al respect y hechos posteriores no fortalecen la idea de una
s6lida amistad entire ambos. De esto hay solamente un hecho cierto: en
esta ocasi6n Moreau contrat6 a Mialhe y, poco despues, en companiia de
Julio Bourrelier, emnbarcaron y llegaron a La Habana a finales de di-
ciembre de 1838.V
El taller a que Mialhe venfa a trabajar no se habia inaugurado toda-
via. Se estaba instalando a toda prisa en un local pr6ximo al convento
de los franciacanos, calle de Santa Teresa (Teniente Rey) nfimero 13.
Le dirigia un frances, tunante y buen cart6grafo, llamado Francisco Mi-
guel Cosnier; y como protector de la empresa figuraba un criollo pro-
gresista y hombre de fortune: Domingo del Monte. El taller tendria un
noombre de s6lida garantia: Imprenta Litogrdfica de la Real Sociedad
Patridtica.

T Julio Juan Santiago Bourrelier y Choisy, iit6grafo y dibujante, nacido en
Francia en 1813. En 1841 sustituyd a Cosnier en la direction de la lmprenta Lito.
grdlica de la Real Sociedad Patridtica y iitografi6 algunos pianos del Atlas cubano
(1841-1842). Anos despues trabaj6 junto a Leonardo Barafiano, Eduardo Laplante
y Victor Patriclo Landaluze,


33










Apenas llegados, la empresa hizo una muestra publica de los grabados
traidos de Francia.Y Esta exposici6n se efectu6 en la sala de la Lonja;
y con ella, los empresarios se propusieron enseniar a los impresores loca-
les -sobre todo, a los hermanos Costa, que andaban en emrnpenios simila-
res& lo que era la impresion litogrdfica, su superior-dad y ventajas sobre
la impresi6n. xilogrdjica, y a quF grado de desarrollo la tenum los /ran.
ceses. No sabemos si en esta exposici6n se incluy6 alguna obra de Mial-
he, pero estamos casi obligados a suponer que si, per el contenido de una
carta de Moreau a Domingo del Monte en la que refiri6ndose a dicho
event sefialaba que ".. ;a empresa rival la -de los Costa ha palpado su
debilidad al ver expuesto en Ia. Lonja los trabajos hechos por nuestros
obreros en Francia.. .,, y si bien el sefialamiento es harto imprecise.
es fuerza entender que entire los artesanos de Ia casa a que Moreau se
refiere estaba Mialhe, ademis de Bourrelier y del propio firmante.
Dos semanas despues, el 13 de enero de 1839, se inaugur6 la Imprenta
Litogrdfica. El plan de publicaciones era amplio y ambicioso. Se diria
que lo dictaba un entusiasmo realmente singular. A Mialhe se encarg6
tomar apuntes de La Habana y los alrededores; y el dia en que Ia em-
presa public sus proyectos -4el 29 de abril de 1839- el artist habia
curioseado asertivamente en la ciudad, su puerto y campos inmediatos,
estrenfndose con ello en ]a visualizaci6n del paisaje antillano, que le
resultaba totalmente nuevo: mais soleado, mias dense de vegetaci6n, y con
atrayentes peculiaridades en la flora, la arquitectura y el quehacer visible
de la genie.

Los frutos primeros de su lapiz aparecieron antes de lo proyectado,
pues la Litograftia de la Real Sociedad se vio de pronto obligada con el
director de la revista El Plantel a enviarle ilustraciones para su pr6xi.
f
l 4
S Eta exposici6n se efectu6 en Ioe primeros dias de enero de 1839. Aparte su
aspecto puramente commercial, se le puede considerar la primera exposici6n de caric-
ter artistic efectuada en Cuba.
0 Los hermanos Francisco y Fernando de la Costa y Prades, madrilenos, ilega-
ron a La Habana en el otofno de IB8 despues de cuatro afios de actividad como
litdgrafos en Madrid. En febrero de 1839 inauguraron su taller habanero con el
nombre de Litografia espariola que pocd despues cambiaron por el de Litografia del
Gobierno. Este taller funcion6 hasta 1860, en qae por liquidaci6n a deudores pas6
a la propiedad de Pedro Nolasco Caballero.
10 Centdn Epistolario de Domingo del Monte, t. IV, p. 5.


34"










ma entrega.1 Ante la. apremiante circunstancia, Mialhe cedi6 los pri-
*meros paiajes de tema cubano, Estos paisajes son cuatro: Vista del con-
ventWde San Francisco, asunto que con mayor fortune repitio poco des-
pu4, Vista del convento de Santo Domingo, finico paisaje vertical que
hemos visto de Mialhe, Vista del cementerio general de La Habana y Vis-
ta de la erird ia de Matanzas por la parte A Pueblo Nuevo que, por cler-
to, no lleva su firm. Ademhs, grab los dibujos de Moreau Vista de los
banos de San Diego y Vista de Cuanajay, desde (a loma del cuartel.
Estas vistas prolongaron su obra mas exten.a, Ista de Cuba pintoresca,
que comenz6 a editarse en el verano de aquel mismo ano.12 En ella el
artist se ocup6 por mas de tres afios, lapso que tiene especial importan-
cia biografica, pues en A1 Mialhe pareci6 echar rakes en el pais, cono-
ci6 a cubanos ilu-tres, dio classes de dibujo, se vincul6 al Liceo Artistico
y Liters rio y visit distintos sitios fuera de la capital en busca de temas
para su obra litogrMafica.
Se puede reunir en dos grupos los nombres de estos sitios visitados
por Mialbe. Uno de.ellos, comprende lugares pr6ximos a La Habana,
como La Chorrera, Puentes Grandes, Guanabacoa y Cojimanr; y un poco
mfis lejos, Matanzas y el llano de CGiines, a los que fue el artist entire
1839 y 1840; y el otro, los visitados entire agosto de 1841 y finales de
este ano, en que border la Isla por mar entire Matanzas y Maisd, y de
aqu, por el sur, hasta Bntaban6: en que toco el Canimar, Sagua, Reme
dios, Nuevitas, Baracoa, Santiago y Trinidad. La region de Vueltabajo
qued6 excluida porque Moreau, ya ausente de Cuba, habia dejado en el
taller sus paisajes de allh, y la empresa, desde meses anles de hacer Mialhe
este viaje, habla decidido incluir estos paisajes en sla series que public.
caba.18

11 El asnmto no estA hist6rcamente esclarecido, pues el compromise iniali de
Ram6n Oliva era con Ia Litografia espaRoia, vinculo que qued6 roto de modo
brusco sin que el editor de El Plantel fuese nada explicit al dar la noticia de que
en adelante se serviria de las piedras de la Imprenta Litogrdfica de la Real Sociedad
Patri6tica.
12 El prospect de la edici6n de Isla de Cuba pintoresca apareci6 en la prensa
habanera el 30 de julio de 1839, y exactamente al mes siguiente, el dfa 30 de
agosto, se inici6 el reparto de la primera entrega a los suscriptore.
18 Los palsajes de Moreau son los siguientes: Santa Cruz, cerca de loama del
Cuzco, El batey de un ingenio, La loma del RubE, La Ioma de Gibara en Vueltabajo,
Vista de los banios de San Diego y part del pueblo, Fen6meno natural en el po-
trero de Manuel Lomba y Los portales a cinco leguas de los Bailos de San Diego.


35










Moreau habia dejado La Habana en el otonio de 1839. Lo habia he.
cho no obstante hallarse comprometido con el impresor Ramo6n Oliva a
ilustrar una edici6n de las comedies de Cacler6n ya en prensa. Mialhe
se vrio entonces obligado a sustituirlo en este trabajo y grab site lami-
nas destinadas al segundo tomo de dicha obra. Estos dibujos, si bien no
son de lo mejor de su producci6n sirven para documentar uno de los
aspects mas interesantes de su obra de ilustrador.
Por este tiempo Mia]he dio un paso de extraordinaria importancia en
la historic de la impresi6n litografica en Cuba: incorpor6 el naciente arte
de la fotografia a los trabajos litogrMaficos. La idea parti6 de un pintor
recien llegado a La Habana (1840) con unos aparatos apenas conocidos
por los "habaneros"4 que le servian pars tomar vistas directamnerde del
natural. Six nombre era Antonio Rezzonico, quien ofrecio el novedoso
servicio de sus mqduinas a los dos talleres que habia en la ciudad. La
Litograjia del Gobierno, propiedad de los Costa, decline recelosa el ofre-
cimiento, pero en la Imprenta de la Real Sociedad aoeptaron la oferta, pues
se percataron inmediatamente de que el empleo de aquellos aparatos eco.
nomizaria esfuerzo en la toma de vistas y garantizaria la fidelidad. Ya
a finales de Julio apareci6 la novena entrega de Isla de Cuba pintoresca
con dos laminas tomadas por las maquinas de Rezz6nico. Estas lminas
son: Iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje y Fuente de la Noble Ha-
bana.
Los resultados obtenidos decidieron a Mialhe a comprar un aparato
semejante. Y de los documents que al respect conserve el Archivo Na-
vional,125 se deduce que la camara fotografica fue pedida al extranjero,
y que para su mas provechosa utilizaci6n el artists solicit privilegio de
exclusividad al Real Consulado de Agricultura y Comercio. El expedien-
te, promovido en marzo de 1841, tuvo un resultado negative, oida la
opinion del sindico de Ia corporaci6n Sebastifin de Lara quien, consul.
tado de oficio, asi lo comunico con fecha 6 de abril, y que dictamin6
conform el conde de Villanueva el 5 de mayo. No obstante, Mialhe ad.


14 De lo investigado hasta ahora puede afirmarse que el introductory de Ia fot-
grafia en Cuba fue un oscuro pintor nombrado George Washington Halsey que,
proveniente de Norteamerica, ileg6 a La Habana en 1840. Su taller de pintor,
miniaturista y fotografo estuvo en sla calle de Obispo no. 26, segun anuncio aparecido
en el Diario de la Habana.
1% Vease Ap6ndice no. 2.


36


















































A



0



I


*1~








quirio el aparato fotogrAifico, y algunos de los paisajes publicados en el
Vmiaje pintoresco alredecor de la Isla de Cuba, editado unos anios despues,
hubo de realizarlos con el auxilio inicial de la fotografia.
En 1842 comenz6 a declinar Ia Imprenta Litogrdfica de la Real Socie.
dad Patriotica. Tres anios despues su situaci6n era insostenible y acabo
por fundirse con la Litografia del Cobierno. Por esto, seguramente,
Mialhe no imprimi6 alli sus dibujos de provincias. Para hacerlo tuvo
que esperar circunstancia propicia y en otro taller qub no fuese el de
sus rivals los Costa. De todos modos, es licito suponer que su labor de
paisajista concluy6, mas o menos, entire 1843 y 1844, aun cuando algu-
nas vistas suyas las dibujase despues de esa fecha.
En 1842 Mialhe contrajo matrimonio con una joven de ascendencia
gala nacida en Norteamerica.16 Tal vez el hecho no deteTrmin6 cambios
en su esfera de producci6n. Tal vez si. Por lo menos, parece que los
deberes hogarefios remansaron un tanto su existencia, que lo circunscri.
bieron efectivamente al AiTea habanera y lo llevaron a profesar el dibujo
y, sobre todo, a interesarse en temas de la vida callejera. Ademhs, otros
hechos, encadenfindose, fueron los siguientes: Guillermo Colson dej6
Cuba y qued6 vacant la direcci6n de la Escuela de Pintura; la Sociedad
Econ6mica, que regia la Escuela, convoco a ejercicios de oposici6n para
cubrir el cargo vacant, y al event concurri6, con otros dos, un compa-
triota suyo, Juan Bautista Leclerc, que obtuvo la plaza. Pero Leclerc,
que era hombre bilioso y renegante del tr6pico, apenas conocia el espa-
hol. Sin embargo, habia ganado aquella direcci6n en buena lid y se le
veia dispuesto a servirla. En un principio cont6 con el socorro de su
contrincante Francisco Camilo Cuyas.7 Despues, Mialhe tuvo que acudir
a su lado como interprete y, adelante, como auxiliar de classes.

10 VWase Apendice no. 3.
17 Francisco Camilo CuyAs y Sierra fue tres veces director de la Academia de
San Alejandro, todas con caracter interino: la primera, en 1827, con motivo del
accident sufrido en la cathedral por Juan Bautista Vennrmay el 9 de abril de aquel
afio; la segunda, a la muerte de &ste, entire el 19 de mayo de 1833 y el 12 de no-
viembre de 1836; y la tercera, en 1843, entire la ida de Colson y la toma de poses6on
de Leclere. Cuyas se gradu6 de abogado en este litimo afio. Era, ademas, agrimen-
sor, grabador y aficionado a la astronomfa y colabor6 en varias publicaciones periS-
dicas de la capital. Naci6 en La Habana el 15 de julio do 1805 y falleci6 en esta
ciudad del 24 de febrero de 1887.


38











Tom I


7*


*^\


F"


* r



d
up


A,4
/


Hutia Cirahbalt'


/f'ay-


wuer


V**4'tis ihtaf Mawen #Cri


Iff.W1t W1re At/;*









La escuela de pintura San Alejandro estaba recin alojada en una de-
pendencia de la que fuera iglesia de los capuchinos.'s El sitio era cn-
trico, y el espacio para cases, mejor que el que habia tenido en el ve-
cino convento de San Agustn. Habia mas de un centenar de alumnos, y
Ias actividades academicas se hablan incrementado notablemnente desde
que el nuevo director mejor6 eI alumbrado de gas y se daban cases de
modelado y rudimentos de perspective.
En el quinquenio de 1845 a 1850 se produjeron hechos que importa
dejar indicados. Los "bechos fueron estos:
a) Federico Mialhe comenz6 a dar classes de dibujo en el Liceo Artis-
tico y Literario y participb en las exposiciones de arte organizadas por
esta sociedad en 1845 y 1850.
b) Mialhe estableci6 relaciones con el lit6grafo Francisco Luis Mar.
quier, y en 1848 editor en el taller de Mste una series de grabados titulada
Viaje pintoresco alrededor de la isla de Cuba.
c) La amistad de Mialhe con el naturalista Felipe Poey propici6 Ia
colaboraci6n de aquil en la obra de este Historia natural de la isla de
Cuba, para la que dibuj6 y grab varias ilustraciones.
Todo esto, claro es, compuso una extensa y variante circunstancia que
necesariamente surti6 su vida de nuevas y positivas vivencias. Ahora
(1845), con treinta y cinco agos de edad, no era, diremos, un hombre
dislinto del que en 1838 decidio viajar a La Habana, pero si, senialamos,
que ateniase a un repertorio de actividades mas circunscrito, aunque
quiza mas vario. Ya no era el dibujante a la caza de motives pintorescos.
La aventura de trabajar en Cuba habia perdido sus visos de aventura.
No obstante, Bus dias en la Isla, por muchos motivos, bien podian pare.
cerle venturosos,
Precisamente ahora, que conocia mejor el paisaje social de La Haba-
nma fue cuando, a nuestro juiclo, se interest en 61 y produjo unos pocos
dibujos que edit6 Marquier como parte del ViaJe pintoresco. Estos dibu.
jos no son, de ning'in modo, de lo mejor de su obra, aun cuando alguno

Is Oratorio de San Felipe Neri, sito en la esquina de las called Obrapia y Aguiar,
en La Habana. El edificio fue reconstruido para un banco por el arquitecto Rafael
C. Goyenecbe, en el siglo xx, pero puede verse c6mo era en 1841 en un grabado
del Paseo Pintoresco por la Islae d Cubq

40










que otro, por la singularidad de su oontenido y la necesidad material de
algunos editors, haya recibido especial divulgaci6n en el extranjero,
como ocurre con El quitrin y Dia de Reyes.
En 1846 en la noche del 10 al 11 de octubre, 1A Habana sufri6
los vientos y la Iluvia de un furioso huracan.1 La parte mas afectada
fue la zona portuaria, sobre todo los barrios de Paula y Tallapiedra. Con
el cicl6n --que ]a gente nombr6 de San Francisco de Borja- ademas
de los naufragios y destrozos causados en naves y espigones, resultaron
muy daniados la vieja Alameda y los edificios proximos al agua como
eran el teatro Principal, la iglesia de San Francisco, la Aduana y Co.
mnndancia de Marina y el Seninario de San CaTlos.
Mialhe dibuj6 y grab poco despues una vista conmemorativa del
inolvidable dia.20 Se trata de una pieza grifica singular, ya por su ta.
mafino, que es algo mayor de las vistas de Isla de Cuba pintoresca, ya por
su contenido, que llamariamos periodistico. La vista esth tomada ima-
ginariamente desde el centro de la bahia a la altura del Muelle de Ca-
bafleria. A la derecha se identifican los edificios de la Aduana y San
Francisco, y a lo lejos, la cupula de Paula. El mar es un hervidero, en
cuyo embravecido oleaje se agita mas de una veintena de embarcaciones.
Este grabado posee, ademas, valor de document, pues al pie se lee lo si-
guiente:

Huracn de 1846. Habana. Entre los terrible huracanes que
ha sufrido la Isla de Cuba no hay memorial de ninguno tan desas-
troso como el de los dias 10 y 11 de Octubre de 1846, en el cual
baj6 el bar6metro de escala francesa a 261/2, y el de mendida in-
glesa a 27.74 soplando el viento del N.E. Los efectos de esta bo-
rrascosa tempestad han sido fatales asi en tierra como en el mar.
Los desastres en Ia Ciudad y en la Bahia son incalculables.
Los buques de guerra espanioles y franceses se han ido algunos a
pique, entire ellos el bergantin Constitucidn y la goleta Criolla,
y la corveta francesa Blonde var6 en Cayo Cruz completamente
desarbolada. Los vapores espafioles CGuadalupe Bazdn y SatMlite
vararon en la costa frente al Arsenal. y el vapor Trueno, en el
bajo de Regla. La fragata francesa Andr6meda fue a varar so-

Una descripdi6n detallada de este'huracdn se encuentra en Naturaleza y rci-
Uizacion de la grandiose Isla de Cuba, de Miguel Rodriguez Ferner, t. I, p. 364-370
20 TVn original de este grabado se conserve en el Museo NacionaL


41










bre el casco del navio incendiado quedando desarbolada de to-
dos sus palos. Entre los buques mercantes se fueron a pique la
fragata espaniola Primera de Guatemala, los bergantines Col6n,
Pelicano, Paquete de .Veracruz y Centauro y various otros. Zozo-
br6 la fragata Courrier holandesa, se sumergi6 en la Machina la
Jackson francesa, destrozada se 'fue a pique la Eduardo Heyes
inglesa, y qued6 embarrancada casi perdida la Madurra ameri-
cana. Los costeros se perdieron en su mayor parte, y por filtil
fueron muy pocos los buques de travesia que no tuvieron gran-
des averias. En la Ciudad y su extramuros ha habido un gran
numero de casas destruidas, y la mayor parte de las otras ha
sufrido grandes deterioros. Como 30 muertos y 24 heridos han
sido victims de esta catstrofe.
En estas circunstancias tan desgraciadas ha reinado el mejor
orden en ]a Ciudad; las autoridades dciviles y militares han to-
mado todas las medidas que demandan estos lamentables sucesos
con la mayor celeridad y con el celo que les hace honor.
El ECS. Sor. CAPITAN GENERAL LEOPOLDO O'DON-
NEL, aunque convaleciente de una grave enfermedad, ha reco-
rrido todos los barrios para enterarse de la importancia de esta
desolaci6n y tomar las medidas oportunas. Esperamos que la.
ciudad se reponga de tan lamentables p6rdidas, que el comercio
recobre su extraordinaria actividad y en fin que el recuerdo de
este terrible azote [roto] grabado en nuestra memorial.

En 1850, un hecho de cierto relieve biogrhfico vmo a significar la
culhninaci6n de esta etapa de la vida de Mialhe. Las cosas ocurrieron
del modo siguiente: corrieron rumors de una inminente epidemia de
co6lera. La ciudad se alarmo y se produjo iel revuelo consecuente. Pero
sucedio que el mas alarmado de todos fue Juan Bautista Leclerc, quien-
a toda prisa Ii6 sus bartulos y dejo la capital sin mas explicaciones.
Con ello, clarTO es, qued6 vacant la direcci6n de la Academia; pero
como quiera que Mialhe la habia dirigido efectivamente en los l1timos
tiempos, todo alli permaneci6 como estaba, pero sin la presencia de su
director, que habia volado a Norteam6rica a reunirse con su esposa y
su hijo.

21 Pow error -muy repetido, por cierto-, se ha venido afirmando que Leelerc
murio6 enLa Habana en 1850. En realidad se explica que su draftica desaparicion
y la consecuente sustituci6on en el cargo que ocupaba haya originado esa erronea
afirmaeii6n Tambien se le ha confundido con Jose Leclerc, alumno que fhera de
San Alejandro y de la misma epoca. Juan Bautista Leclerc regres6 de Norteamr-
rica en noviembre de 1850 y muai6 en La Habana en 1854.


42








NAN "1 0q










*P .
itt i. .

, t" p








S4.
4, td w t






.,, . [ r,.",




* t -






rS







































It.
j ibA
L.







i ..










Otros dos hechos ocurrieron antes de su despedida de Cuba, Uno,
su participaci6n en Ia exposici6n de arte convocada por el Lioeo ArtiF-
tico en 1852; el otro, el pleito contra Bernardo May.
El pleito se desenvolvi6 entire novienmbre de 1853 y mediados de
1854. Figuraron eomo acusadores Francisco Luis Marquier,22 en su con.
dici6n de impresor, y Federico Mialhe como author perjudicado. Como
acusado compareci6 Bernardo May, agent de una casa editor de Berlin
en La Habana. Se Ie acus6 de impresiori legal de las vistas hechas pot
Mialhe e impress por Marquier para Ia series Viaje pintoresco alrededor
de la ida de Cuba, que el acusado habia puesto a la venta con el tftulo
de Album pinzorcsco de Ia idsa de Cuba. "En una de las declaraciones
presentadas por los demandantes se seniala que

cumpliendo la ley del mes de junior de mil ochocientos
cuarenta y siete sobre propiedad de obras artisticas y lilerarias
se le impusiera a B. May las penas de indemrnnizaci6n y p6rd-lda
de los ejemplares con las costas, segun ello lo sanciona, por ha.
her la sociedad mencionada hecho copiar el viaje pintoresco al-
rededor de la isla de Cuba y ponerlo en venta sin respetar la
propiedad de los interesados [.. ] cuya indemnizaci6u, segfin la
misma ley, no debe bajar del valor dte dos mil ejemplares al
precio a que los han venido siempre los actorsst

El pleito transcurri6 en vistas sucesivas, en las que cada part ex-
puso razones e invoc6 derechos que consideraban Ie asistian. Finalmente
liegaron a un acuerdo, segun el texto documental siguiente:

Primero: quedan expeditos B. May y Comp., como D. Luis
Marquier y D. Federico Mialhe para continuar vendliendo aque-
llos el Album pintoresco de la isla de Cuba y estos el Viaje pin.
toresco alrededor de la isla de Cuba, sin que en ningfn tiempo
puedan reciprocamente impedirselo bajo ningin pretexto nl mo-
tivo.

22 Francisco Luis Marquier y Caumette, impresor, natural del pueblo de Vias,,
en Herault, Francia, trabaj6 en La Habana entire 1846 y 1854. El 14 de enero de
1852 cas6 en la cathedral habanera con ]a oven catalana Rosa Ings Blanch. Se Ic
acredita, por error, ]a esmerada impresi6n del libro Los in gerdos, de Justo German
Cantero, obra en la que, en verdad, no tuvo intervenci6n personal, pues deede sates
de iniciarse su impression y de cozicluir el plelito contra B. May habfa dejado La
Habana.
2 AaRcmvo NACIONAI. Escribanfa die tunco, Leg 131, no. 1906.


44










Segundo: B. May y Comp., teniendo en consideracio6n que D.
Luis Marquier y D.- Federico Mialhe e apartan para siempr
respeeto a ellos 'de toda reclamaci6n de. propiedad sobre .las
laminas del Album pintoresco. conforme a la ley de 10 de junior
de 1847 y que fueron los primeros en que esta Isla acometieron
trabajos artisticos de litografah de la especie de aquella lamina
convienen en entregarles inmediatamente despues de la aproba.
ei6n de este acuerdo diez y ocho onzas espafioles a cuyo fin las
consignaran en la Escribania.

Esta claro que estas transacci6n fue aceptada por los demandantes
porque ya a principios de junio de 1854 en que judicialnente se planted
comno soluci6n Marquier no estaba en Cuba y Mialhe, por su part, tenia
preparado el regreso a Francia. El pleito termin6, pues, sin pena ni
gloria, como un caso entire otros muchos que el tiempo redujo a un
breve expediente que poco aporta como document de character hist6rico.
Por otra parte, se desconocen los motivos que movieron a Mialhe a
dejar el pais. Creemos, sin embargo, que la ida obedeci6, en pare,
a la nostalgia del suelo patrio, que en el hombre de Francia parece
cumplirse fatalmnente como una ley biol6gica; y tambien en part, a la
clara conciencia que el artist tuvo de que su acomodaci6on habanera le
era progresivamente invalidante.
La Cacetia de la Habana de 28 de junio de 1854, a] avisar de su
partida, lo despidi6 con las palabras siguientes:

El vapor Black Warrior, que ha salido ayer de este puerto
para el de Nueva York, conduce al distinguido artist Mr. Miahe,
tan conocido en La Habana donde ha permanecido gran nuimero
de afios, por su talent poco comfin en la pintura coino por sus
excelentes cualidades que le han granjeado un gran numero de
apasionados amigos. Mr. Mialhe se trasladarai inmediatamente
de Nueva York a Francia, su patria, que ofrecera a su much
merito como paisagista (sic) un campo mfs vasto en que brillar.
Tanto a 61 como a su apreciadisima senora, le deseamos felix
(sic) viaje y prosperidad.

De vuelta en su tierra natal, Mialhe se install en Paris, en la calle
de Cherche-Midi nfimero 15, donde residia en 1856. Sospechamos que no
volvi6 a la pintura y, posiblemente, tampoco a la brega litografica. De
sus actividades como expositor sabfemos hoy que, en 1857 partlcip6 en
el Sal6n annual con un Bosque en, la isla de Cuba. Vista tornada en San


45










Francisco, en 1859, con Soledad. Estudio de bambties en el interior de
un basque, en la isla de Cuba; y en 1861, con dos paisajes, uno de
tema frances, Vista tomada en Thibery (Herault), y otro de tema cubano:
Bosque en la islia de Cuba.
Federico Mialhe muri6o en Paris el 19 de febrero de 1881.

La obra cubana
Como dijimos, Mialhe dej6 casi un centenar de grabados ejecutados
en sus afios en Cuba. La cifra es asta si se consider que el artist vivi6
casi alejado de la litografia despues de 1848. De fechas posteriores son
apenas una decena de ilustraciones, destinadas unas a una obra de Poeyf
y otras a las Memorias de la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais,
pues algunos grabados que conocemos gracias a la edici6n de B. May
son litografias contemporaneas del Viaje pintoresco (1848) o, posible-
mente, anteriores a esta fecha.
En Ia actualidad la obra de Mialhe tiene especial importancia, so-
bre todo, como fuente de information acerca de los modos mas visible
y peculiares -pintorescos- del vivir islefio y de c6mo fueron algunas
fibricas y perspectives hoy desaparecidas o que el tempo modific6 con-
siderablemente. Desde el punto de vista estetico ]a obra posee especial
interns, pues es genuino fruto de una 6poea en la que el cultivo del g6-
nero paisaje estuvo casi por entero en manos de los grabadores.
Y es esta una cuesti6n que importa sobremanera senialar, toda vez
que nos permit ver a Mialhe ubicado con exactitud dentro del marco
de su medio y su tiempo, que para La Habana eran tiempos de genesis y
de primeros logros en los camrnpos de la pintura y del arte incisorio. Di.
riase que por entonces (1839-1854) hubo dos grupos en la ciudad que se
complementahan sin rivalizar entire si. Eran el grupo de los artists y
el grupo de los artifices. Al primero pertenecian unos pocos criollos re-
cien egresados de San Alejandro -y tambi6n extranjeros- que cultiva-
ban el retrato y la pintura de santos; al segundo perteneclan los graba.-
dores -franceses y espafioles casi todos- que se movian dentro del ani-
mado mundo de los talleres de impresi6n. Mialhe fue homrnbre de este
otro hernisferio, y si bien iun dia se le vio en el aula de la Academia
y aun al frente de esta ello no merma su representatividad de operario
bien calificado dentro de la esfera de los lit6grafos, en la que, pot razo.
nes de demnanda, se cultivaba el paisaje y los temas costumbristas.


46





.TY


ph


-~ ~ -


Ii.T- ---L I
~IIP


I- -


.lrl
y"." ', ,..
- _.' -. 1.


"1


mc L


jEAE


~-.r~-* '-~


- I


m.


nmq


teIj










La obra de Mialhe estai por tanto sellada por su 6poca. Respondi6
toda ella a propositos de aquellos afios en que el arte litografico tomaba
vuelo y para lo cual se abrian como de estreno los panoramas de la
Isla. Ello obliga a ver esta obra dividida en los generos que la consti-
tuyen -vistas, asuntos tipicos, retratos y otros temas- ya que como
parties de un todo exponen con objetiva elocuencia en qu6 tipo de temas
se ocup6 mas o menos su autor, y para cual de ellos tuvo, como dibuj an.
te y grabador, mayor fortune.

Miahe paisajista
Mia!he fue sobre todo paisajista. Ello es tan evidence que casi re-
sulta ocioso seiialarlo. De mAs de noventa grabados hechos en Cuba,
ochenta, segun nuestra aritmetica, son paisajes. Estos paisajes estan
repartidos en la forma siguiente: seis en El Plantel -se incluyen los
dos dibujados por Moreau-, cuarenta y ocho en Isla de Cuba pintoresca,
veintiuno en el Viaje pintoresco alrededor de la Isla de Cuba, cuatro
que no llevan su firma en el Album pintoresco de la isla de Cuba, y uno
fuera de series. Ademinas, su envio a la exposici6n de 1852 Sue una Vista
de Italia, y sus obras en el Museo de Burdeos, son tambi6n paisajew-5,
Este asunto pues, tal y como hoy se ofrece a nuestra curiosidad no con-
siste tanto en senialar su condici6on de paisajista como plantearnos la
cuesti6n de por qu6 lo fue en la media que como tal aparece en el hori-
zonte general de su obra. Porque ocurre que Mialhe se nos present como
un paisajista que apenas si sabe hacer otra cosa que no sea paisaje, o
dicho con otras palabras, Mialhe delta escasa afinidad con otros gene-
ros con los que, bien visto, tiene que enfrentarse al problemaa nada fi.
cil para el de dibujar la figure humana.
Desde luego, no es el suyo un caso exceptional. Por el contrario,
la historic nos ensenia con ejemplos sucesivos que el paisajista absolute
es por definici6n un artist que ha renunciado al hombre como motive
pict6rico. Y esta renuneiaci6n, este abstenerse y limitarse, obedece a una
causa fundamental, de intima conformacion psiquica, la que explica al
cabo su personal acomodaci6n dentro del dividido cuadrilhtero de la pin-
tura.

24 Estos paisajes son: Vista de Sassenage, Un moUlino de atgua y Vista tomwada
desde Mon.-Bretagne,. cerca de Marsela. Segfin noticia que suministra Mr. Philippe
Mialhe, estas obras estuvieron relegadas al almac6n de dieho museo, de done
desaparecieron sin que se sepa su destino.


48










1E case de Mialhe es precisamente uno de estos, es decir, de un ar-
tista bueno para determinado genero, y no bueno en otros. Aaro es que
Miaihe, por razvnes de oficio, se ocup6 con asuntos que no eran paisa-
-eeporo esa transgresion es, precisamente, la que hoy permit descubrir
s dificultades y limitaciones dentro del horizonte del oficio. En ocasio-
nes, es cierto, sali6 airoso, y pensamos que para estas oportunidades no
siempre hizo obra de prirnera mano sino que dio buena prueba de su
habilidad de copista, cosa por demas corriente entire los artifices de SU
gremio.
Mialhe hizo, pues, unos ochenta paisajes en un lapso de cinco o
seis afios. Los pintores de entonces Acosta, Carrera, Torrequemada,
Baturone, Peoli, Goicuria, muy j6venes entonces, pintaban a la sombra
do San Alejandro retratos y alguna que otra tela de tema sagrado e his.
t6rico. Para que el paisaje interesase a los artists del pals habria
que esperar a la visit de Cleenewerck- y el inicio heroico de Char-
trand. Pero ello no sucederia hasta despues de 1860, cuando Mialhe ha.
bia dejado Cuba y concluyeron los afortunados empefios litograficos de
su tiempo.
Para un detallado studio de su obra, los paisajes de Mialhe pueden
ser agrupados de acuerdo con su contenido, esto es, en paisajes de tema
urbano y en paisajes de tema rural.
El primero de estos grupos es, desde luego, el ias numeroso. Esto
se explica porque Mialhe fue artist que produjo atenido a un repertorio
de temas cuyo atractivo de venta era presentar motivos conocidos del
pals. Este paisaje urban lleva el sello personal de su estilo, si bien
el grabador no traslimita nunca los canones establecidos para este tipo
de pieza graifica. En esto Mialhe se comporta exactamente como un ilus-
trador de oficio, que sabe componer y expone con diafanidad cada asunto.
Para ejecutar estas vistas el artist procedi6 siempre de la misma mane.
ra: ubic6 el motive nominal del grabado en un segundo piano y lo am-
bient6 adecuadamente para lo cual hizo especial aprovechamiento del
primer piano, en el que situo6 figures humans, agrupadas o no, y en
armonia con su telo6n de fonda. Claro es que el balance especial entire

2 Cleenewerek estuvo en Cuba airededor do 1865. Residi6 en Matanzas, donde
pint6, y es de suponer que su quehacer influyera en alguna media en el joven
Esteban Chartrand. Segun Benezit el primer envio do Cleenewerck al Sal6n do Paris
fue en 1869, es decir, posterior a su residencia cubana.


49










los tirminos primero y segundo lo determinaba la corpulencia del mo-
tivo que ocupaba este fltimo, lo que puede verse facilmente comparan-
do los grabados Iglesia y convent de Beltn y Puerta de Monserrate.
A este tipo de vista citadina lamariamos paisaje caracteristico de
Federico Mialhe, por ser el mas frecuente en 61, o por lo menos, por
el que mas se le conoce. Pero, ademas, Mialhe hizo algunas panoramicas
que, por cierto, no son de lo mejor de su obra. Estas panorimicas son
nueve: una de Guanajay, seis de La Habana, una de Matanzas y una de
Trinidad. Es oportuno senalar el hecho de que la vista panorimica no era
todavia la forma usual de tratar el paisaje cubano. Mialhe, como con-
temporineo de Moreau, Amerigo; Fernando de la Costa y Laureano
Cuevas, grabadores situados entire 1839 y los primeros afios de la quinta
decada respondian a una 6ptica mas restringida, ma's ceniida a rnotivos
relativamente pr6ximos y precisos, para quienes lo interesante no estaba
nunca en un tercer piano. La panoramica tuvo su mejor moment oen la
epoca siguiente, con Hoeffler, Laplante, Baraniano y Luis Acosta, los afnos
en que Bachman hizo su conocida Vista de la Habatna (1852) y Laplan.
te pint6 la valiosa tela Trinidad (1852), hoy en el Museo Nacional.
El paisaje rural que, como sefialamos, esta .menos representado, apa-
rece en las dos series editadas por este artifice. Aparte las vistas que
dibujara Moreau grabadas por e1 podemos admirar de los primeros tiem-
pos tres de sus mis bellas perspectives: Vista de la Chorrera, Caida del
Husitlo y Valle de Giiines. En otras vistas, en que el asunto no permiti6
mayor lucimiento se advierte que el interns en grabarlas no estuvo tanto
en la belleza natural de la perspective como en lo conocido del lugar,
como sucede, por ejemplo, con El puenje de Marianao, motive que trata-
ton tambi6n Santiago Veza y Fernando de la Costa.
La segunda series de grabados, el Viaje pintoresco, contiene mayor
diversidad de puntos geogrificos. Esto se explica, puesto que en ella
aparecen casi todas las vistas tomadas en el viaje 1841. Contrariamen-
te a lo que pudiera esperarse estos paisajes di Baracoa, el Canuinar, San.
tiago y el Turquino no superan a los aparecidos afios antes en Isla de Ciu-
ba pintoresca. Son vistas admirablemente trazadas, pero que carecen de
atrnm6sfera, de sol, de verdadera profundidad, lo que obliga a verlas como
pianos telones de teatro hechos con cierto rebuscamiento de composici6n
que no siempre result, en fin de cuentas, afortunada.


50








", ;--


,: I;ai"# I"
.*'. -,- ,
ff'.'~i *' "' ',.m
-a -'




f*,,. Z't*





4. .r.i ,

;',,., - . .



: 4






', r
**" "



~e.


ft'.


4,


I










Ello nos leva de la mano a preguntarnos si a la fecha en que Mialhe
retoc6 y grab estas vistas rurales -esto sucedi6 necesariamente alrede.
dor de 1847- se habia iniciado en 61, en cierta media, una suerte de
declMnaci6n como artist. De todos modos, hay motivos objetivos para con-
siderar que, por alguna causa, sus mas felices dias de paisajista de Cuba
hablian terminado.

Mialhe costumbrista
La producci6n costumbrista de Mialhe es toda ella obra un tanto
tardia. Enti6ndase tal la producida despues de 1842, afio en que, se-
gun parece, dej6 de trabajar para el taller de la Imprenta Litogrdfica
de [a Real Sociedad Patrirtica. Ya por entonces el artist disfrutaba
de una situaci6n personal muy distinta de la que hallo en 1838, cuando
lleg6 a un pais que desconocia y muy distinto del suyo. Pero ya por
estos afios Mialhe era un hombre compenetrado con la realidad fisica y
social de Cuba, conocia la Isia y se Ie conocia, se habia hecho de un
eierto renombre y se le estimaba como artist, professor y vecino. Es
decir, por su personal circunstancia podia supon6rsele enraizado en el
pais y en disposici6n favorable para ocuparse en cosas curiosas -tipi.
cas--, que hallaba fuera de casa, en la calle, dondequiera. Por ello
su producci6n costumbrista, con ser escasa, es en cierta pToporci6n
significativa de asunto habanero.
Desde luego, es bueno recorder que el costumbrismo grAfico no co-
menz6 exactamnente con 61. Antecedentes inequivocos aparecen en Hip6-
lito Garneray, y much antes, en Elias Durnford26, lo que remonta la
cuesti6n de su possible origen a la distant fecha de 1763. Sin embargo,
es indiscutible que Mialhe fue el primero en extraer el tema costumbris.
ta del seno del paisaje local y darle cuerpo y relieve hasta presentarlo
desglosado de su marco natural. Asi lo encontr6 Victor Patricio Landalu-
ze cuando comenz6 a dibujar cosas del vivir cubano cuatro airos despues.2

28 Elias Durnford estuvo en La Habana durante la ocupaci6n britinica. De
han quedado seis paisajes grabados, dos de los cuales, La pita nueva y Plaza e
iglesia de San Francisco contienen detalles de caricter costumbrista.
27 Landaluze lleg6 a Cuba posiblemente en 1849, es decir, al afio siguiente
de editarse el Viaje pintoresco de Mialhe.. En 1852 ilustr6 el libro Los cttbanos
pintados por si &n'smos, y dos anos despu6s, un folleto de Crete Gangai. En ambos
manifiesta ya su afinidad por los temas de sabor costumbrista que, afios adelante,
llev6 a au pintura.


52









Los trabajos de asunto cotumbrista son diez: El quitrin, El cafe.
sero, El panawdero y d malojero, D a de Reyes, Valla de galios, Vivienda
de peseaidores de esponj'as, Cercanzfs de Baracoa y modo de vijara de sus
neales, El zapateado y Plaza de toros. Se ve, pues, quo Mialhe advir-
fib diferencias entire los nicleos ile poblaci6n en que con mayor fuerza
se daba 'la nota tipica, y supo plasmarlo en escenas bien logradas de lo
callejero, los guajiro y lo afro.
Es indudable que Mialhe conoci6 los dibujos de tema guajiro trazados
por Moreau en tierra pinarefia en 1839 y, consecuentemente, que en al-
guna media aqu6llos le indicaron tempranamente el fil6n quo represent.
taba para hombre de su oficio y de sus compromisos. Sin embargo, esti
claro que el arUista hizo de tales indicaciones un uso tardio y significa.
tivamente pobre. lo cual demuestra, por lo menos, su escaso interns en te-
ma de este Ambito.
Mas a la vista esta el hecho de que el artist utiliz6 motivos dcel
tipicismo local como detalles para ambicntar sus paisajes. En ocasio-
nes estos detalles fueron importanciados y combinados con un paisaje de
fondo que, a su juicio, entendi6 apropiado, como se aprecia, por ejemplo,
en el grabado Plaza de Giiines con un tango de negros, y en ocasiones lo
propiamente costumbrista qued6 un tanto disuelto en Ia totalidad de un
paisaje, como sucede con la vista Iglesia Mayor de Guanabacoa, en un
dia de su santa patron.
En resume, la importancia hist6rica de Mialhe como costumbrista
radica en el hecho de haber sido el primero en ocuparse en ello y ser,
ademas, el antecesor inmediato que, en el desarrollo del genero, tuvo
Landaluze, el mas destacado pintor del tipicismo cubano.

Mialhe en otros generos
En los otros g6neros que abord6 este notable grabador, si bien no
se mostro a la altura de su capacidad de paisajista, en cambio revel6ose
artist de much oficio. Ello puede apreciarse en las pocas laminas que
ocasionalmente dibuj6 y grab para ilustrar alg6n articulo de prensa o
para tender un pedido con otros fines.


53










Para estudiarlo como dibujante de la figure humana se cuenta sobre
todo con tres piezas harto singulares: una, el retrato de Maria Cafiete'8,
y las otras dos, la pseudo caricature de Felipe Poey y la de un persona-
je desconocido, que aparcci6 en el cuaderno octavo de El Idtigo del
Ariibio (1840), pues el retrato del actor Covarrubias, pintado entire fi-
nales de 1840 y principios de 1841 no se conserva!K. El retrato d e la
Caniete fue tornado seguramente del natural. Su disefino es pobre, elemen-
tal, inexpresivo, sin que el autor lograse dar con el acertado empleo del
claroscuro. Mucho mas limpio como dibujo la caricature de Poey, pero
hay en ella un minimo de lo que precisamente quiere ser, esto es, carl-
catura, y el humor estfi ausente, si bien esta claro que el dibujante bus-
c6 eternizar con su lapiz una situacion que tenia su aspect jocoso. El
otro dibujo humoristico -quien sabe si una caricature de Creto Ganga-
es francamente eso, caricature, pero sorprende realmente la poca destreza
con que fueron trazados algunos rasgos, al extremo de que hace pensar
que se trata de un dibujo de un aficionado.
Como ilustrador de temas en que aparece el hombre como protagonis-
ta Mialhe no es exactamente feliz. Para comprobaTlo bastara con revisar
los dibujos heehos poT 61 para el tomo II de las cornedias de Calder6n
impresas por Ram6on Oliva en 1840 y compararlos con los que hiciera
Moreau para la misma obra. Son site dibujos cuya factura obliga a sos-
pechar que se trata de copias de una edici6n extranjera. Egtas laninas
llevan por tftulo el de la comedia que ilustran, a saber: Los tres mayo-
res prodigious, En esta vida todo es verdad y t6do es mentira, El maestro
de danzar, Mafinanas de abril y mayo, Los hijos de la fortune, Tegenes y
Cariclea, Efectos de odio y amor y La hija del aire.
Mis afortunado result en las ilustraciones hechas para sla obra de
Poey. Con ellas Mialhe se situ6 a la misma altura de sus moments de
paisajista. El grabador de mano maestra se revela en esos pocos dibujos
que ponen a las claras su destreza e indudable maestria en el arte in-
cisoTio.

28 Actriz dramitica que en 1846 actuaba en del teatro Tac6n de La Habana.
El retrato apareci6 en la revista El Colibri, en 1847.
26 Noticias de este retrato aparecieron en el Nodticioso y Lucero del 24 de marzo
de 1841, p. 2.


54





























































Imso AIsr79sMs MAIP&M I*


7-4


0 *. ktp










En otras obras suyas, Mialbe, a nuestro juicio, se revela mero
transcriptor, trabajo, por demhs de rutina y al alcance de cualquier
operario de buena mano y en los secrets del oficio. Frutos de esta
labor de amanuense son: Escudo concedido a Cuba en 1516, segtn di-
bujo de Jose Maria de la Torre", una escena de admirable sintfixis li.
neal titulada S6lo para siete o el posadero de Calais que Mr. Alexan-
dre debe representar en el teatro Tac6n la noche del 2 de febrero de
1840, que sospecho trasunto de un dibujo francs, y una Santa Lucia,
picza de encargo seguramente, de puntualidad notrial, con todas las ca-
caracteristicas de la estampa religiosa de caracter commercial.

Mialhe hoy
Para su tierra nital Federico Mialhe es una figure perdida en la
fronda del arte frances. De 61 es possible hallar en tierra gala algun
rarsiimo eiemnplar de Excursiones. a los Wrineos, que ilustra a petici6n
de un tal Taylor y que edit6 la familiar del artist; tambien hubo lito-
grafias suyas en el Museo de Nerao, distrito de Agen. y en la sacristfa
de una iglesita en Luz Saint Sauveur, en los altos Pirineos,

En cambio, para la historic de las artes plafisticas en Cuba, Mialhe
es, sin duda, la figure suprema del arte del grabado en los afios ini-
ciales de la litografia en La Habana. La circunstancia en que hubo de
trabajar -cuva causa primer explica su presencia en tierra cubana-
le fue favorable para mostrar al pais y a la posteridad lo mucho que
podia hacerse, y que 61 hizo, conformne con un plan de impresiones en-
tonces novedoso pero limitado a las posibilidades econ6micas de la em-
presa editor, y que dio su generoso fruto en estampas cubanisimas de
muy vario contenido y que hoy son joya y document dentro de las ree-
pectivas esferas del arte y de la historic. Por ello, su nombre figure en
el horizonte del arte cubano con s6lida base en & desarrollo hist6rico
del grabado, sector de actividades del mayor interns que tan positives
logros hubo de alcanzar en el pasado siglo.

80 Jose Maria de la Torre (1815-1873) ge6grafo, arque6logo e historiador,
professor de la Universidad Literaria de la Hahana. Su-personalidad como dibu-
jante no ha sido destacada, no obstante haber ilustrado dos obras suyas: Geografia
tuniversal, editada en 1852, y Nuevos elements de Cosnmografla, editada en 1859.
Colaboraron con a1 en la trancripcio6n litografica do sus dibujos, Eduardo Laplante
y Gustavo Muguet.


$6











APENDICES


APENDICE No. 1
Doe carts de Federico Mialhe escritas a sa hermnnano Emilio Pierre en 1828 y
en 1829.
Mi querido Emilio:
Mi espfiTitu poco prictico se niega a expresarte, como yo desearfa, los sen-
timientos de amor y de gratitud que tengo para ti, y que cada dia serian
mAs fuertes, si fuera possible aumentarlos; aunque no pueda manifestarlosa en
bellas frases, me consuela, mi querido Emilio, la idea de que t6 me conside-
ras amante y sensible. Y qu6 no sentiria el alma emocionada con tales pruebas
de inter& y de amistad.
Cuando enumero todo lo que has hecho por mf, todo lo qua no cesas de
hater, no pongo en duda que el mejor de los padres no hada mas. Todo lo
que me rodea es prueba de tu bondad: los vestidos que me cubren, el pan qut
me nutre, todo me viene de ti. No es a ti a quien debo la satisfaccio6n de
poder expresarte en este moment hasta que punto me ares querido? jNo eres
tu quien me dio ]las primeras inclinaciones al dibujo facilitindome los medios
pars entrar en la academia? Quign ha contribuido a que conozcasa musica, ii
no tW? AQuien ha contribuido pars desarrollar mi afici6n al piano? 'Crees que
he olvidado las privaciones que te imponlas, sacrificando una parte de tus
lecciones para mn, a pesar del placer que sentlas en tomarlas?
Si, mi querido Emilio, siempre me has amado y desde la mis tierna edad
rccuerdo tu ternura para mi, el placer que sentlas en desarrollar mis pequenos
miembros con moderados ejercicios de gimnistica; recuerdo que, subido en
una mesa, me excitabas a lanzarme para recibirme en tus brazose o me dabas
siempre un bcso en Treeompensa. ;,No eres tui quien, para desterrar de mi
espiritii el miedo panieo que me inspiraba la oscuridad, me comprometias a
subir solo al desvAn en busca de ua barra; en recompensa por mi valentia
yo recibia una o dos monedas (en relaci6n con el tiempo que hubiera empleado)
por hacer mi peligrosa excursion.
Tu sabes, mi querido Enmilio, de qu6 manera dcseo -y tan ardientemente
poder recompensar tus generpeos cuidados, y conoces las inquietudes que me
hacen temer un resultado mediocre! Pero, te lo reitero, tu has sabido leer
en mi corazon, tu me juzgas digno de tus generosos sacrificlos!
En ocasi6n del afio nuevo, hubiera querido enviarte regalos y no ignore
cudles te hubieran creado mayor placer, pero debes pensar, tui mismo, quo
sin esta circunstancia no debo enviar nada, si todavia no be hecho algunos
dibujos que puedan liamarse buenos. Se aplazan, pues, pero llegardn.
Necesitarfa palabras nuevas, mi querido Emilio, para. expresarte ma agra-
decimiento por los aguinaldos que mie enuncias, pero mi pobre cabeza se
embrolla y no puedo encontrar ningna. Oh, mi Emilio, tu vida c la mia!


57











Si yo colocara mi corazon sobre cl tuyo, no dudo que sus palpitaciones preci-
pitadas latirian al unisono.
Piensa en todo lo que has hecho por mi e imaginaras todos los buenos deseos
quo tengo por tu dicha.
Te devora a besos -tu buen hermano- F, Mialhe

25 de diciemrbre de 1B28

Mi querido Emilio:
Permfteme, en ocasi6n del anio nuevo, expresarte de nuevo mi gratitud.
Gracias te sean repetidas por todos los beneficios. Oh1 mi amable amigo, el
mas tierno de los hermanos.
'C6mon podria yo expresarte la dicha que te debo? iC6mo pintar todo mi
agradecimiento!
Yo debiera incurrir en desgracia por mis repeticiones fatigosas para un
corazon verdaderamente generoso.
Si, mi querido Emilio, mientras quede un soplo de vida, no cesare de
repctirte qur fnuiste siempic para ni un segundo padre, a quien he profesado
todo mi afecto mis sincero y por quien hago votos digno de sus altas virtudes.
Te abraza de coraz6n
Tu devoto hermano
F. Mialhe

APENDICE No. 2
Archivo Nacional. Real Consulado de Agricuhltura y Junta de Fomento, Leg. 205,
no. 9104.
Expediente no. 3795 sobre privilegio solicitado por Dn. Federico Mialhe paTa
introducir una maquina de sacar retratas.
Habana 14 de abril de 1841
Al Sert. Sindicos:
Exemo. Sor.
Dirijo a Vds. el expediente instruido a consecuencia de la solicitud de
Dn. Federico Mialke [sic] para que se le conceda privilegio exclusive pora
asegurar ]a propiedad de una maiquina que trata de introducir con objeto de
sacar paisages [sic] y retratos, A fin de que oyendo a la Real Junta de Fo.
mento se sirva al devolve rio manifestarme lo que estima convenient.
Dios que a V.E. am. a,
Habana 6 de abril de 1841
Excmo. Sor
El conde de Villanueva


58












Ezxcmo. Sor. Primidenie.


El Sindico ha visto las diligencias prkcticas a Federico Miathe pa. que
me le concede privilegio exclusive por la introducci6n de una mnquina con
objeto de poder sacar paisajes y retratos: y una vez que ya se ha concedido
esta graids anterionnrmente a otro individuo, segdn se manifiesta en los informes
del Excmo. Ayuntamiento y Real Sociedad Patri6tica, el que habia opina,
ami como otras Corporaciories, quo no es de accederse a ]a referida solicitud,
salvo siempre Is mas acertada determinaci6n de la junta.

Dios que a V.E. m. r. Habana 26 de abril de 1841

Excmo. Sor

Sebn. J. de Lara



Acuerdo: En sesi6n de la RI. Junta de fomento de agricultural y Corn*, de 5 de
Mayo de 1841 presidida por el Excmo. Sor. Superintendent gral. de R1 Hac"'.
Conde de Villanueva:
A.S.E. se acord6 trasmitir con devoluci6n de aniecedentes el dictaimen del
Sor. Sindico con que se inform la Corporaci6n en que se manifiesta a su
Sorfa, que no es de proceder el prvilegio que pide D. Francisco Mialke [sic]
para ]a introducci6on de una maquina de hacer rctratos. Villanueva. Antonio
Maria de Escovedo. Es copia.

Antonio M. de Escovedo



Excmo. Sor:
En sesi6n de 5 del corriente acordo la R. Junta de Fomento de agricul-
tura y Comercio trasmitir a V.E., como lo ejecuta con devoluci6n de antece-
dentes, el dictamrnen del Sor. Sindico con que se conformo6 ila Corporaci6n, en
que se manifiesta a su Sorfa que no es de accederse el privilegio que pide
D. Federico Mialke [sic] pa la introducci6n de una mfiquina de sacar retratos.
Dios S. Mayo 8 do 1841

Excmo Sor.
El Conde de Villanueva.
Ant'. Ma. de Escovedo

Scrio


59











APENDICE No. 3


Evelio Ramos Dfaz, Cura de la Parroquia de tirmino del Sagrario de la
S M I Catedral de la Habana
Certifico que: en d Libro de Matrimonio de Espafioles al folio diecinueve
y n6mero cuarenta y tres aparece la partida que copiada literalmente dice asi:
"En la cludad de laI Habana en catorce de abril de mil ochocientos cua-
renta y doe, habiendo practicado las diligencias ordinarias que ante D. Jos6
Franco de Ayla, Nolario de Matrimonios y leidose las tres proclamas sin
resultar impedimento alguno: Yo D. Jos6 Maria Margolles, habilitado por el
Ilmo. Sr. Arzobispo Admor., pars la Admon. de sacramentos y demis fimcio-
ties parroqs. de esta del Sago. de Ia Santa Iga. Catedral de esta ciudad, a
peticion del Curs Rector de ella. despose por palabras re present y velM
conform al Ritual Romano ia D. FEDERICO MIALHE, natural de la ciudad
de Burdeos en el Reyno de Francia, hijo legitlmo de D. Luis y de Da. Jose-
fina Crenier; y a dona ADELAIDA AMELIA DUBOIS, natural de New York,
en Ins Estados Unidos de Am6rica, hija legitima de Dn. Juan Luis y de
Da, Juana Francisca Folmar; ambos contrayentes solteros y vecinos de esta
feligresia, a los que habiendoles preguntado tuve por respuesta su mutuo con-
senlimiento de que fueron testigos el Br. Dn, Manuel Jose Caiizares de Castro
y Dn. Salvador Andr6s Jiminez, y padrinos D. Francisco Gonzalez Santos y
Da. Maria Merced Ugarte, confesaron y comulgaron y lo firm=e, Jos6 Maria
Margollee.


60















El primer libro cientifico

escrito en Cuba

300oa aniversarlo


JosS Lpez Sdncbez

ARTE DE NAVEGAR,1 de Lizaro Flores, se public en Madrid en
1673, hace justamente 300 afios. El libro aparece anotado en la Biblio.
grafla de Trelles2 y la descripci6on de su titulo y las referencias que da,
del mismo, son del todo correctas. No obstante ser este autor un eMdito

1 Un ejemplar de este bhro so encontraba en la reserve de la biblioteca de la
Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais, y por la indole de su material este libro
y otroe fueron traspasados a la biblioteca del Museo Historico de las Ciencias
"Carlos J. Finlay". En conversaci6n tenida con Salvador Vilaseca, me inform
quo este ejemplar fue adquirido por Fernando Ortiz en Madrid y donado a Ia
Sociedad en fecha que no recuerda. Vilaseca posee en sa biblioteca una foto-
copia de este libro.
Llama la atenci6n que un poligrafo como Fernando Ortiz, tan versado en libros
raros, no fijara su atenci6n en la significaci6n hist6rica de esta obra.
De este libro se han ocupado Martin Fedez. Navarrete, en su Historia Nautia y en
su Biblioteca Maritimn Espaiotla; Armando Cotarelo Valledor y Julio F. Guilln, en
sus articulos especializados sobre la Astrononua y Nautica del siglo xxvn y que
se publicaron en el volume titulado Estudios de la ciencia espafiola del siglo xvn
Ademas, esta citado por Marcelino Menendez Pelayo en su La Ciencia espawoia,
incluido en el titulo Inventario Bibliogrdfjico, pagna 358; Palau ndmero 92534,
pero no en Sabin.
En la actualidad es un libro rarm, solo possible de adquirir en algun anticuario
de libros y a. un precio iuy alto. Ademis del ejemplar que posee la biblioteca
del Museo "Finlay", existe uno en el Museo Naval de Madrid y otro en Ia biblio-
teca privada del doctor Francisco Guerra, de Londres.
2 TtELLES, CARLOS M. Ensayo de bibliografia cubatna de los siglos xvn y xvnL
Matanzas, Impr. El Escritorio, 1907. p. 144.
Op. cit. 2a. ed. Habana, 1927. p. 261.


61










muy perspicaz, que supo descubrir el valor de los trabajos cientificos
de Marcos Riaiio y Gamboa8, al que denomin6 un sabio cubano del
siglo XVIII, le pas6 inadvertida la significaci6n hist6rica de esta obra.4
Es possible que lo despistara Bl hecho de que fuese impreso en Madrid y
escrito por un medico a! que califica de excelente maternmfitico y le su-
pone un origen espaniol, resident entonces en la Isla. El, ademas, recoge la
observaci6n de Delmnonte de que el libro fue escrito en La Habana diez
anos antes de su publicaci6on, pero todo parece indicar que no tuvo en
sus manos un ejemplar de este libro y, por consiguiente, no lo ley6,
pues de lo contrario se habria percatado que fue concebido y Tedactado
enteramente en La Habana, con una orientaci6n muy definida de resol.
ver problems cientificos relacionados con .la isla de Cuba para favore-
cer y garantizar la navegaci6n entire Cuba y Espaiia.
En la epoca en que se termin6 de escribir este libro no existia aurn
imprenta en La Habana.5 Es te hecho, puramente circunstancial, lo priva
de ser considerado el primer impreso cubano, pero en modo alguno
impide de que se le catalogue como la PRIMERA OBRA CIENTIFICA
ESCRITA EN CUBA. Cuando se examine detalladamente, se comprueba
que ofrece datos valiosos, geogrAficos y astron6micos, sobre la Isla,
absolutamente originates, que constituyen un proleg6meno al conjunto de
observaciones y studios cientificos del que posteriormente surgirai la his.
toria fisica y natural del pais.


8 TRELLES, C. M. Un sabio cubano del siglo xvni. Andales de la Academia de
Ciencias. La Habana, no. 59, 1922-23. p. 560-563.
4 Esto es ain mis sorprendcnte cuando se comprueba que en la anotacidon de
su Ensayo, Trelles incluye la aseveraci6n de Delminonte de que el librq fue escrito
en La Habana en 1662, lo que prueba que este escritor Jo conoci6 bien, porque
la afinnacoi6n de que comenz6 a escribirse diez afios antes de publicarse, s6lo
aparece en el texto del mismo. Trelles refiere, ademas, el juicio que Navarrete
da en su Biblioteca maritime espanola, pero al parecer y no obstante los datos
que consigna lo cita solo de referencia. Tanto mas cierto parec este criteria
cuando se comprueba que no existe evidencia de que la obra de Flores se hallase
en La Habana antes del ejemplar que adquiri6 Fernando Ortiza.
Riafno Gamboa no se refiere a esta obra, ni tampoco algunos nauticos espalioles
que hicieron observaciones en la Isla. No hay indicio alguno en la literature dien-
tifica de Cuba referente a este libro.
5 La prueba documental de la existencia de la imprenta en La Habana es la
bien conocida Tarifa general de precious de medicine, preparada por el Protom6dico
Regente doctor Francisco de Teneza y publicada en 1723.


62









ARTE DE NAVEGAC.A
NAVEGACION ASTRONOMICA,
THLOftaCA, PLACTICA.
VN LA QVAL SE CONTIENFN TABLAS NVRVAS
.6,e .% !f- h. inunt. de cl SAI,computadasal Mcridtrno
dcI: f HAvana,
TRAENSE NVLVAN DECLINACIONE$
4Etfcltll,yiriflrun:t.t tCsnucvos.
C O0 X P V A$ r A.'
F.f 1t DI PDLt It O/ir.dCIr,o a te Ctidad de A E van-au
In /a Isis/A(Cuab^.
Y LO CLONSAO'RA
At Exc.* Seor Condede Medcllin, Prcfidcntcdcl Ccofcje
{upjr~tmo 4c IadiS,&^


Ano


41
j 44^ 1' q *; -** '-
ojanit^'pguogs.^

C---- 2ON ?P V't T riT.
E aMadri por tulian d Prcdc, i,,rJ o .
en la PJaCucla dlA ip r '"I..fl


67;.










Esta obra pertenece, en Ia periodizaci6n de la historia de la ciencia
en Cuba, al period hispanico, que se extiende decade sla colonizaci6n
de la Isla por los e pafioles hasta la erecci6n de la Real y Pontificia
Universidad de la Habana en 1728.
Este periodo se caracteriza basicamente poT el hecho de que todas
las actividades, de cualquier indole, que tienen lugar en el curso del
mismo, las promueve la Metr6poli y se hacen en servicio de ella. La
mnyoria de las personas que resident en la Isla en el siglo y medio que
abarca este periodo, tiene como su principal objetivo, contribuir a la
consolidaci6n de la conquista de la Isla, fomentar y desarrollar una
economic, crear organos de administraci6n political de estructura colo-
nial, en dependencia exclusive de la Metr6poli, que Ie asegure esta.
blecer s6lidas instiluciones encauzadas a la explotaci6n de los recursos
naturales y mantener el domino ideol6gico sobre la poblaci6n.
Este periodo es de may pobre desarrollo cultural, baste decir que en
el orden de las ciencias naturales soIo se exhiben los trabajos de Flores
y de Riafio, ambos medicos, con cerca de medio siglo de intervalo entire
uno y otro. El de Flores se puede considerar una continuaci6n de la
tradici6n espafiola trasplantada a la Isla, concebida con el prop6sito de
beneficiary a la navegaci6n entire Espania y America. La casi totalidad de
libros do niutica anteriores al de Flores0 fueron eseritos en sla Peninsula.
El seguramente crey6 que podria prestar un gran auxilio cientifico a los
navegantes dindole detalles mas exactos sobre la situaci6n de sla Isla
y de c6mo asegurar una buena orientacion nautica a los pilots de las
naves espafiolas.
El libro de Flores es tambi6n, en cierto aspect, una anticipaci6n de
lo que sera en el pr6ximo siglo preocupaci6n y prop6sito de Espania:
la ubicacion geograffica de las principles ciudades y puertos de Ame*-
rica mediante observaciones astron6micas. Una empresa en Ia que par-
ticiparan connotados navegantes,7 que se realizara con fines mas bien
militarcs que cientificos, seguin le aconsejaba la experiencia de las guerras
de los mares del siglo xvii.

6 La inica obra que se public en Am6rica antes do Ia de Flores fue Ia de
Diego Garcia Palacios: Institucidn nduwica para nactvegaTr, editada en Mexico por
Pedro Ocharte en 1587.
T Entre otros, puede citarse a Cosine Churruca, Alcali Galiano y Ferrer
Cafranga,


64











Arte de Navegar, es un libro en el cual se ofrecen datos importantes
part la geografia de Cuba, pero no es por su propia naturaleza un libro
traano. Es product de una cultural forainea, escrito para servir a Espafia
y no los intereses propios y especificos de la Isia que afin no habian
cuajado en una rudimentaria integraci6n nacionaL Es possible que la
decision del autor a eFcribir tal obra fuese las condiciones imperantes
en aquel tiempo. Una etapa en que la navegaci6n espaniola estaba siendo
continuamente hostilizada poT los alaques de los pirates, quizas ei period
mas critic y agudo en su hisloria.8 Son estas las razones que determi-
naran un aspect dccisivo de la actuaci6n political y social de las autori-
dades coloniales: Ia constr.uc':in de obras de protccci6n en las ciudades
contra ]as agresiones de los asaltantes extranjeros, comno la grandiosa
obra de las muralla3 de ILa ahbana vy la fortificaci6n del puerto de
Santiago. Como consecuencia natural de esta guerra continue y triun-
fante del corso y el fiiibustc;ismo contra las poblaciones y costas de la
Isla y a las naves espafiolas, 4 rcjTrc pues al puerto de La Habanma legaban pocos barcos, bien porque se
extraviaban de sus ruta3 ante el temor de ser apresados, o porque eran
asaltados y hundidos por los merodeadores del mar.
Esta primera causa es la que aduce Flores para justificar el prop6sito
fundamental de su libro que es el de ayudar, del modo mias cientifico y se-
gun el nivel de los conocimientos nAuticos de su tiempo, a las travesias entire
la Peninsula y ]a Isla. Es important hacer notar que ei libro minuestra
erudici6n en la material, lo que induce a pensar que desde sus anios de
studio en Sevilla en el se habla suscitado su afici6n por la naiutica.
En La Habana, con toda seguridad, no pudo encontrar fuentes documen-
tales para este studio. Es dificil admitir que en alguno de los tres con-
ventos9 que entonces existian pudieran hallarse libros de ciencia. La otra,
y quizas uniea posibilidad, la biblioteca de la Iglesia Parroquial, dona-
da por el Pbro. Nicolas Estebes, estaba compuesta de libros que, segfin
61 mismo afirma, son para "predicadores y te6logos".10

8 PEZUEL.A, JACOBO D LA.i Historia de la isla de Cuba. Madrid, Carlos Bailly-
Bailliere, 1868. t. 2, p. 133.170.
SEstos Ires conventos eran los de San Francisco, Santo Domingo y San Agustin.
Para una mayor infonnaci6on ver la ohbra de Jos6 Maria de la Torre Lo qwe Iuimos
y to que somos o la Habua antigua y modern. Habana, Impr. de Spencer, 1857.
p. 90-92.
10 Ls RoY CASSA, JoRXCE. Historia del Hospital de San Francisco de Paula.
La Habana, 1958. p. 30.


65











Esto significa que el medico Flores no s6lo acometi6 'la empresa de
escribir un tratado, sino que ademas tuvo que acopiar informaci6n, de la
que hace gala en el mismo, haciendola venir de Espania. Lastima que es-
fuerzo tan tesonero y meritorio no tuviese continuadores, como tampoco
predecesores. De ai que pueda afirmarse que esta obra cientifica no fue
el resultado 16gico de las condiciones culturales y sociales predomi-
nantes en la Isla en la primera mitad del siglo xvIL

El author
Lizaro de Flores, ademas de dejar inscrito su nombre en los anales
cubanos como autor de una valiosa obra cientifica sobre nautica, fue el
mr6dico mas notable de cuantos vinieron de Espafia a ejercer su profesi6n
en Cuba durante el periodo hispainico.
Con certeza puede afirmarse, porque asi costa en las anotaciones de
sus titulos," que naci6 en la apacible Villa Nazarena de Dos Hermanas,
partido judicial de Utrera, situada a muy poca distancia de Sevilla, unos
22 kilo6metros, y a la izquierda yendo per la carretera que conduce a
Chdiz. Esta Villa es un poblado pequenio de muy arcaica historic, pues
fue fundada cuando tuvo lugar la conquista de Sevilla por Fernando III,
el Santo, el 23 de noviembre de 1248. Su origen esti envuelto en leyen-
das religiosas. Durante seis siglos estuvo muy poco poblada e incluso
gozaba fama de ser in pueblo fee. Por los aiios en que nace L.zaro do
Flores s6lo contaba con unos setecientos vecminos. No es possible precisar
la fecha de nacimiento de Lazaro de Flores, pues en la bfusqueda que se
hizo en la dnica iglesia que existia en esa epoca, la Iglesia de Santa Ma-
ria de la Magdalena, que aun se conserve, aunque reconstruida, el libro
de asiento de las partidas de bautismos mas antiguo comienza en 1630.
Tampoco se encuentran los de matrimonios, anteriores a este anio.12

t1 El autor posee copias fotograficas de los asientos de sus titulos de Bachiller,
Licenciado v Doctor en Medicina. obtenidos en el Archive Hist6rico de la Uni*
versidad de Sevilla.
12 Desde hacia varies afios se habia solicitado por carta. al Ayuntazniento de
la Villa de Dos Hermanas la bLsqueda de la partida de bautismo de Lazaro do
Flores, asi come datos sobre su fanilia, pero no so obtuvo respuesta.
Con motivo de un viaje a Espana, el author de este articilo Dude visitor l Villa
y obtener permiso para examiner los libros del Archivo Parroquial de la Iglesia
de Santa Maria de la Magdalena. Despues de una investigation muy acuciosa se
lleg6 a la conclusion de que era impossible hallar rastros de la familia Flores y Na-
varro, porque los libros de bautismo y matrimonlo correspondientes a los afios en


66











Flores se recibi6 de Bachiller en Medicina el 27 de abril de 1647 en
la Universidad Hispalense.13 Si nos atenemos a lo que en aquella epoca
era lo mais frecuente, que el alumni obtuviese este grade a una edad no
menor de 21 a-los, puede aceptaTse como su fecha de nacimiento 1625 o
1626. Tambien es factible admitir una fecha anterior a la de estos a-ios,
ya que en los pueblos pcquefios se solia comenzar tardiamente el apren-
dizaje de las primeras letras y mas aun, cursar latinidad, porque estas
Sfinicamente podia Tecibirse en una escuela adscripta a una iglesia. En
aquellos tiempos, no obstante ser corta la distancia entire Dos Hermanas
y Sevilla, no resultaria fAcil trasladarse de un lugar a otro.

En la investigaci6n exhaustive que se llevo a cabo en los archives de
la Iglesia y del Ayuntamrniento,14 no se encontr6 rastro alguno de la
vecindad de la familiar de LAzaro de Flores en la Villa de Dos Hermanas.

En su testamento15 y en la partida de defuncion16 consta e lugar de
su nacimiento y que fue hijo de Silvestre de Flores e Isabel Navarro, pero
no se dice cuantos afnos contaba al morr. Tampoco se ha encontrado ni
el asiento de su grado de Bachiller en Aries, ni su acta de examen ante
el Real Tribunal del Protomedicato de Sevilla. Si ello se hubiese con-


que podian aparecer algunos dates, se ban perdido definitivainente. El hecho de
no encontrar las delunciones de los padres de Lzaro de Flores en Dos Hermanas,
nos lleva a lapresunci6n de que ellos abandonaron este lugar y se fueron a residir
& Sevilla o a alguna otra parte.
Visitamos el Ayuntamiento con el prop6sito de examiner documents relatives
a la historic de la Villa en el siglo XVii, pero afll no existed nrganizado aun un
archive local. En nuestras entrevistas con persoralidades a las cuales hicimos
participes de nuestro interest, y de lo que esto podia significar como prestigious histo6-
rico para el pueblo, tampoco obtuvimos noticias de valor.
Se consultaron algunas revistas, mas bien de caTrcter literario, pero solo conte-
nian noticias sobre las diferentes leyendas religiosas que rodcan esta Villa.
Fuimos al Archivo del Obispado en Sevilla para inquirer si en algun lugar se
podian conservar los libros que faltaban en la Iglesia dc la Magdalena, pero se
nos respondi6 que se podian dar por perdidos.
En el Archive Hist6orico Universitario de Sevilla y gracias a la gentileza de la
sefiora Julia Isasi-Isasmendi y de la investigadora sefiorita Julia Herraez, se encon-
traron los documents relatives a Lazaro Flores y otros medicos.
1S ARCHIVE HIST6RICO UNIVERSITARIO DX SEVILLA. Libro 628, folio 245v.
14 Ver nota (12).
15 Aacmvo NACIONAL DS CUBA. Escribania de Junco.
Test6 ante ei escribano public Luis P6erez el 28 de enero de 1673.
Is ARcmvo DE LA CATEDRAL DE LA HABAIXA. Libro 2 de defunciones, folio 241.


67










seguido se podria conocer el anio de su nacimieno, pues era un requisite
legal expresar la edad del examinando y sus rasgos fisicos de idontifi-
naci6n personal.
Para ejercer la profesi6n, asi como para optar por los grades mayo.
res, se exigia cumplir la pragmatica de los dos anos acompafiando a m6-
dico recibido por el Protomedicato. En su caso, de seguro que ocurri6
asi, como lo prueba el hecho de que recibi6 los grados de Licendiado y
Doctor en Medicina el 17 de noviembre y el 8 de diciembre de 1650,
respectivamenteY1'
De inmediato embarca para Cuba, pues aparece presentando sus titu-
los en el Ayuntamiento habanero el 7 de septiembre de 1651,18 es decir,
unos 6 meses despues de doctorarse. Sus titulos fueron examinados y
aprobados en la misma sesi6n por el Dr. Pedro de Recio Oquendo, Al-
guacil Mayor.T No se transcribieron en las Actas Capitulares copies de
los referidos titulos, por lo que no habia constancia de la fecha en que
habia realizado sus studios de medicine.
Se cas6 el lo. de agosto de 1652 con Juana Esquiv'l, 0 ija de Se.
basthin y Maria de Rivera, con la cual tuvo trees hijos.
En 1654, con motive del arribo al puerto de La Habana, procedente
de Puerto Belo y Cartagena, de la Real Armada de la Guarda de las In-
dias, al mando del Marques de Villamilla, se present una epidemia de
fiebre amarilla y el Cabildo cit6 a los medicos de la ciudad, entie ellos a
Lazaro de Flores, para que dijesen si crelan convenient que los enfer-
mos sospe.bhoos de contagio se ingresasen en el Hospital de San Juan
de Dios, o si debia habilitarse un lugar en lo afuera de la ciudad para
internal a estos enfermos. Los medicos declararon "que no habian visto
enfermos del dicho mal de contaglo", coincidiendo con la certificaci6n

1 ARCHIVO HISTO6RIco UNIVEJ-SITAmTO DE SEVILLA. Libro de graduados 629. folio
42 y 44v.
18 MusrEo HISTORICO DE LA HABANA. Actas capitulares (trasuntadas). 7 de
septiembre 1651. L 11/691; LUpEz SIncEz, Josi. La medicine en La Habana
Cuaderno de Historia de la Saltd Piblica. La Habana, no. 47, 1970. p. 72.73.

120 AHV DE A CAEDAL E LA AANA. Libr 2o. de matrimo al folio 85.m.
20 ARCHIVO DE LA CAT nAL DE. LA HEJADAA. Libro 2o. de mat rimonios a! folio 85.


68















A-Oka 9
: P] t 4j ;is

w "** q t 4ha r i..,*A 4 r


n 04, o. 1 qyt
a..


." DIW-9Ld PiVf^b zx4 4 C "
dill' . a' 'ii .-
qplA'fit ^ m.,*,' ,-: ^ ., ,,j--p 7.,^^ -- *~ w. X ,


d Oq n4AAdC 4r
Aid&&"4 4L j7A 4'rLjW( v
- --- -. ./ .y ^ .^ ,,'^ '-. lrS --

.,.,.. 1[. ^- -,. : ^r- i^ ^ P.^
D f" ^^ ^ i -J^ r-^ ./" _l\ ..4 X -ii ,"
^E -E --., -.A .,-"" --' , ",w-S r r
orZ




l* W
/ i

'P'
^.--"^ ,<1-. ,, ..-
o- !
L'L 4f CAW. -*01 it rw(4A-
eum A'^a^ ^^^-^^fi^'^^^



.^-"> l"V-1^ tA IL

(^.^ -^^^^i^









expedida por el medico de la Armada, Dr. Juan de Reina MongeY1 Pero
se equivocaron, la epidemia fue de fiebre amarilla y dice Pezuela: "En
d verano de aquel mismo anlo se volvi6 a desplomar en la Habana la mis-
ma peste de fiebres que en 1649, aunque no con tanta furia".2

Actu6 como examinador de cirujanos y realize inspecciones a boticas.
Durante casi una d6cada, desde 1664 hasta 1673, Lizaro de Flores
fue el uinico medico que ejerci6 como tal en La Habana, auxiliado por
algunos cirujanos-barberos2s y fue precisamente en este interregno que
eacribio6 Arte de Navegar.
.i 1664 el Cabildo solicit de Espanfia y tambien de Mexico que en-
viasen mdIico, aduciendo entire otras, la raz6n siguiente: "ya que no
hay mas que el Dr. D. LAzaro de Flores y puede suceder que este enfer.
me y en ese caso no hay quien le cure, ni tampoco a los demas vecinos".24
De Espafia no vino medico alguno y de Mexico tampoco, pues en carta
del Virrey Marqu&e de Manresa al Gobernador y Capitan General de La
Habana, Francisco Davila Morej6n, fechada el 30 de noviembre de 1667,
aquel manifiesta que die traslado de la petici6n al Dr. Diego Vazquez
de Inestrosa -en el acta del Cabildo aparece err6neamente su nombre
corno Francisco- y que fue el primer habanero que estudi6 y se gradu6
de m6dico en la Universidad de M6xico. El Virrey dice en su carta que
sus parientes pretendian "partidas y combenienzas antes de tomar reso.
luci6n". El Ayuntamiento, a propuesta del Gobernador, dej6 este asunto
para tratarlo en otra sesi6n, lo que no se hizo, por lo cual esta gesti6n
quedo6 cancelada.2t


21 No consta su nomblre en las actas, pero es presumible que 61 haya sido
uno de los medicos asistentes a dieha sesion del Cabildo. MusEso HST6BICO DE LA
HABANA. Actas capitulares (frasuntadas). 29 de abril 1654..t. 11/874 y 875;
L6pz SANCHEZ. Op. cit. p. 76-78.
22 PEzuvA, J. iLA. Crdnica de las Antiflas. Madrid, Rubio Grillo y Vitture,
1871. p. 85; ver tambi en su op. cit. (8), p. 117.
2 UL=z SNCHEZ, J. Op. cit. p. 87-95.
2*4 MUSEo HITO6RICO DE LA HABANA. Actas capitulares (trasuntadas). 5 de
septiembre 1664. t. 13/250v-251; L6oPEZ SA"CHEZ. Op. cit. p. 87.
25 Musmo HIsr6Ico DE LA HABANA. Op. cit. 26 de septiembre 1667.. t. 14/460.
460v: L6prFz SNCHuEz. Op. dr. p. 90.


70










En 1669 el Cabildo pide a D. Sim6n Enriquez, medico de la Rota de
D. Enrique de Guzmfin que se encuentra en el puerto de esta ciudad, que
ejerzat d dicho oficio de Doctor en Medicina en esta ciudad, a lo que
6to to accede.w De nuevo en 1674, y por haber fallecido el Dr. Flores,
4 Pvocurador General represent ante el Cabildo sobre la necesidad que
W3 -iedicos en esta ciudad y se acuerda escribir a Nueva Espafna
0 e al que quisiere venir cien ducados en cada un ano para
P .y!'a IA caa siendo m6dico aprobado"27
Sfue md&lico del Hospital de San Juan de Dies, donde percibia
omo suddo 100 ducados al ano, y del Convento de monjas25 con una
ntribuci6n de cien pesos anuales y cuyos sueldos se Je dejaron de abo-
mr durante 3 y 4 afios, respectlvamente.
Su situaci6n econ6omica parece haber sido satisfactoria, pues su es-
posa aport6 como dote. ademas de los bienes muebles, cinco mil pesos
y algunos esclavos y a! morir era propietario de la casa en que vivia,
situada en la calle de Las Cruces, despuis se lamo6 de Amargura. El
Convento de San Agustin daba a esta calle, es decir, que Ia familia Flo-
res Navarro residfa a tin costado o muy proximo a este Convento.
Poseia ademis diecisiis esclavos, joyas y mAs de un mil pesos en plata
labrada.
Su testamento lo otorg6 estando enfermo el 28 de enero de 1673,9
pocos dias despues, el 11 de febrero, fallecia. Si no habia medico en
La Habana, .quien lo asisti6? Es probable, y esto en el mejor de los
casos, que algin medico de la Armada de pako por La Habana.

2 MUSEO HIST6ORICO D LE IHABANA. Op. cit. 2 de stpliemhre 1669. t. 14/606-
606v; L6PEz SANCHEZ. Op. cit. p. 93.
27 MUSEO Hs'r6Rrco Dg LA HABAnNA. Op. cit. 26 de enero 1674. t. 15/60;
L6rez SANCHIEZ. Op. cit. p. 95.
28 En ese tiempo el finico convento de monjas que existia en La Habana era el
de Santa Clara, que habia sido fundado en 1664.
29 La identificacion de esta calle con la de Amargura es possible establecerla pot
]a descripci6n que La Torre da de esta filtima. Un dato adicional es la propia
ubicaci6n del convento de San Agustin, en el que tanto el doctor Liaro de Flores
como su esposa pidieron ser sepultados. For esas raras coincidencias hist6ricas, en
el lugar que ocup6 el convento y despii'; 1a Real Academia de Ciencias Medicas,
Fisicas y Naturales de la Habana boy se encuentra el Museo Hfist6rico de las Cien.
cias "Carlos J. Finlay", que esti consagrado a la exaltaci6n do los valores positions
do la ciencia cubana y es el depositario del libro Arte de Navegar.
:0 Ver nota (15).


71









Todos los datos que se han podido obtener parecen coincidir que
Lazaro de Flores muri6 relativamente oven, a una edad aproximada en-
tre los 45 y 50 aios. No pudo ver la obra a la cual consagr6 lo mas
preciado de su inteligencia y tes6n: Arte de Navegar, pues aunque el
afino de la impresi6n es 1673, es dificil que se haya terminado en el
primer rmes de ese anio. Por otra parte, hay una prueba irrecusable:
en su testamento no hace menci6n alguna del libro. Su premature muer-
te habra tamnbien dejado inconcluso, si es que lo pudo comenzar, el Tra.
tado de Trigonometria Prdctica y Reglas de medir y arquear Bajeles.
que promete en la dedicatoria de su libro.
Fue enterrado en el Convento de San Agustin el 12 de febrero de
1673. Su espo:-a lo sobrevivi6 8 afios, pues falleci6 el 21 de diciembre
de 1681, siendo sepultada en el propio Convento. De los tres hijos que
tuvieron, Laizaro falleci6 antes que su madre, Jose y Juan se ordenaron
religiosos.

/a obra
El tftulo com.pleto de esta obra es: ARTE DE NAVEGAR,/NAVEGA.
CION ASTRONOMICA,/Theorica y Practice,/ EN LA QUAL SE CON-
TIENEN TABLAS NUEVAS/ de las declinaciones de el Sol, computa-
das al Meridiano/ de la Havana/ TRAENSE NUEVAS DECLINACIO.
NES/ Ae Eftrellas, y inftrumentos nuevos/. COMPVESTA/ Por el Doct
D. Lazaro de Flores, vezino de la Ciudad de la Habana/ en ]a Isla de
Cuba./ Y LO CONSAGRA/ Al Excmo Senior Conde de Medellin, Prefi-
dente del Confejo/ Supremo de Indias, &c. Con la Siguiente leyenda
en la Vineta: Vitoria. Con inftrumento rotundo/ el iman y derrotero/
vn, Vascongado, primero/ dio la buelta, a todo el Mundo./ Ano 1673.
Con Privilegio,/ En Madrid: Por lulian de Paredes, imprefior de Li-
bros,/ en la Placuela del Angel.
El text del libro estai precedido por algunos poemas laudatorios eas-
critos por pilotos de Ia Armada, en los que se exulta la utilidad e impor.
tancia de su aparici6n. La publicaci6n fue autorizada por los censores
Fray Antonio Lorca, de la Orden de los Predicadores, y el Padre Joseph
Zaragoza, el mas notable astr6nomo y matemafitico del siglo XVII en Es-
pafia, y en cuyo dictamen afirman que este libro no contiene nada que
se oponga a la Santa Fe Cat6lica,










Esta obra comenz6 a escribirla su autor en e! afio 1663, doce anios
despues de estar ejerciendo su profesi6n de medico en La Habana, y la
finaliz6 d '12 de junio do 1672. Se imprimi6 en Madrid al atio siguien-
f no lleg6 a sus manos porque falleci6 antes de que estuviese termi-
it la Is "Aicion"1

'F"g$ n explica en el Pr6logo, el libro tratara acerca de las reglas y
preeptos de la navegaci6n especulativa y te6orica, es decir, la que so
hace por altura y derrota, fuera de today vista de la tierra, para lo cual
se debe saber matemitica. La nautica, segun Flores, es "una de ]las
Artes Matematicas, y necesita para su conocimiento de las Astronomina,
Geometria, Perspectiva y AritmLtica".3Y

El objetivo cientifico fundamental es dar nuevas Tablas de la decli-
naci6n del sol, compitadas al meridiano de La Habana, tomando por
base las de Felipe Lansbergio;33 Un nuOvo modo de hacer la ecuaci6n
a la declinaci6n del sol; y lo referente a las esltrellas, principalmente la
Polar, todo ajuitado a las obFlervaciones de Tycho Brahbc.

Con una modestia no muy propia de. aquellos tiempos, el autor some-
te al juicio critico del lector e1 libro. para que Ic indiquen sus errors



31 Esto hace supoiwr ,[ue al nn 'rVchanar la viuda de Flores la cdf1ci-6n, no circu-
lase r.i un solo ejnmplar de este lihr o en La Habana, lo que se corrohora por el
hecho de que no so encuentire ninnra rita del mismo en la lileratura clcntifica
cubana (de fines del xvin ni idurantc cl sign xix,
32 FLoRxs, LAZAHO d'. Op. cif. Prt'Jogo (al lector, p. 2.
33 Felipe Lansbergio. Philiiipe Lansbcrg 1561-1632. Mateniitico y aitrofnonmo
beiga. Miehaud dic- que "habra podido rcndir grandes servicios a la Astronomia,
si en vez de tencr la ambicion de fundar un cuerpo complete de esta ciencia basado
en sus propias hip6tcsis y de dt-s:char como lo hizo las ideas dc Tycho Brahe y
Kepler hubiera juzgdo mejor a esos hombres celebres y sus sentimientos astiono-
nicos". Entre sus nnmerosas publicaciornes se cuenta Cornmentation in motim terrae
dilrnum et annutum, en el quc se pronuncia elogiosamenic en favor de las opinions
de Copernico.
La qut cOMntIe'- la-ltablas que utili.j Fl(.cs, Tabular motuunL coelestiurn perpe-
tuae, se public en 1632, pero se reimprimi6 en francis en 1633 y 1653.
Michaud, t. 25, p. 213; Enciclopedia Universal lustrada Espasa, t. 29, p. 687 y
Grand Dictionnairc Universel Larouwse, t. 10, p. 167-168.


73










si los tuviere, para enmendarlos si fueran ciertos o en caso contrario sa.
tisfacer las dudas.fr
Arte de Navegar reanuda La tradici6n hispinica, particularmnente la
de la Escuela de Sevilla, interrumpida durante cuarenta anos, en cuyo
tiempo no habia aparecido en Espafia ni una sola publicaci6n sobre
nautica. Es una de las tres obras mas importantes que sobre esta mate-
ria vio la luz en el siglo xvii. Flores fue calificado junto a Andres
Garcia de Cespedes y Antonio de Naxera como "los tires autores mas
astr6nomos"35 de entire todos los que escribieron sobre esta materia en
esa centuria.
De ahi que pueda afirmarse que no desmerece en nada del nivel en
que se encontraban estas ciencias, la astrononimfa y la nautica, en la E-
pafia de aquelia epoca. Y esta aseveraci6n es vflida, no obstante expo-
ner en forma resumida en su capitulo Breve Compendio de la Esfera los
principles elements del sistema cosmol6gico de Ptolomeo, en el que
ademAis, para una mayor reafirmaci6n, se remite al Almagesto.8Y En uno
de los parrafos dice: "Demas de esto se supone de setencia comfin, que
el glovo de la tierra ocupa el medio del mundo, y que su centro es el
centre de todo el universe, y que dista igualmente de toda la circunfe-
rencia de el, como su centro".8.
Si bien en Espafia en el siglo xv. en el mismo en que apareci4 la
obra de Copernico "De Revolutionibus orblum coelestium" (De las Re.
voluciones de las Orbitas Celestes), se propagaron las teorlas de Copter
nico,88 no puede decirse lo mismo del xvii, pues al suspenderse por
la Iglesia Cat6lica en 1616 dicha obra y posterionrmente aparecer inclui-
da en el Indice de los libros prohibidos,3" el Tribunal del Santo Oficio

S4 FLORES, L. Op. cit. Prk6logo...
85 COFTARELO VAuLL OR, ARMANDO. El padre Zaragoza y la Astronomia de su
tiempo. En ASOCACIO6N NATIONAL DE HITSORIADORES DE LA CIENCIA ESPA4OLA. Estu-
duo sobre la ciencia espanolta del siglo XVII. Madrid, Grifica Universal, 1935. p. 82.
38 FLORES, L. Op. cit. p. 18.
37 Ibidem. p. 17.
38 REY PASTOR, Juuo. El Sistema de Cop6ernico en Espania. En su La Ciencia
y la tcniica en el descubrimiento de America. Buenos Aires, Espasa-Calpe Argentina,
[1942].
39 FAVARo, ArNrono. De c6mo y cuando el Santo Oficio anul6 ]a prohibici6n
del Sistema Copernicano. Memorkas de la Sociedad Cientifica Antonio Ablzate. Mexico,
1890. t. 3, p. 289,303.


74









se ocupb de impedir que se publicara algo que contradijera los precep-
tos biblicos o los dogmas de la Fe, tal como los entendian los Concilios,
para lo cual era lmprescindible someter a la censura de los Calificadores
deI Supremo Consejo de la Inquisici6n el libro que se deseara publicar.
Uino de los rlensores de Arte de Navegar, el Padre Zaragoza, en quien
algunos de sus bi6grafos creen ver un copernicano oculto, ese propio afno
de 1672 escribi6 un Tratatus de Sphera muy semejante en su descripci6n
al esquema ptolemaico de Flores, y en la edici6n impresa de 1675, al
esbozar sus ideas cosmol6gicas, menciona la doctrine de Copernico, la
cual califica de "ingeniosa aunque condenada", apresurdndose a afiadir
"por modo de hip6tesis o suposicion pueden todos valerse de ella para
el cAilculo de los planets; con que solo se condena la actual realidad de
esta composici6n pero no su posibilidad".4
En la Isla, desde 1610, tuvo la Inquisicion un representante official,
el notario Juan Bautista Guilisasti.41 Y como muy acerladamente se
afirma por Restrepo: "La Inquisici6n estaba atenta a que en ninguin
sitio de Amrica penetraran las ideas subversivas. En Sevilla. antes de
salir y a su llegada a las Indiak, los libros eran sometidos a ina implaca-
ble censura .."42
En la primera parte del libro trata de una de las cucstiones que para
Flores es esencial: las declinaciones del So] y las estrellas y el modo de
observarlas y calcularlas. Trabaja con las Tablas de Lanshergio y las
"S




,^^,. .^





40 COTARELO. art. cit, (35). p. 16].
41 PEZUELA. Op. cit. (8). t. 2, p. 10.
42 LE RoY, Op. cit. p. 30.


75










reconstruye sobre la base de la declinacior que deduce tendra el Sol el
30 de mayo de 1663, cuando estuviere en el meridiano de La Habana.43
Esta fecba queda registrada en los anales hist6ricos de Cuba como la
primera en que tuvo lugar un acontecimiento cientifico. Sin excluir la
posibilidad dE que por algin navegante se haya efectuado un estadio
semejante o de otro carficter, o incluso haya quedado anotado en un
libro a mmooripl. ]a vigencia para Cuba corresponde a 6ste, porque senia-
la el comreno de una serie de observaciones y caiculos que serviran de
bae para Ia puibcacion de una obra

Flores se planted y rezuelve, seguin los conocimientos de la 6poca, la
correccion de los errors crue se observan en diversas tablas, tanto por
haber sido comnuestas rartiendo de un neTidiano distinto, como en epo-
ca diferente a Ta actual, entire las cuales cita las de Zamorano, Ckspedes
y Nixera.44 Valormndo esta contribucion, Navarrete dice que 61 dio
"un metodo mnevo. conforme a principios matematicos, para sacar la
ecuacion de las deelipaciones del Sol..."14 Ademis, da una explicaci6n
bien fundamentada d(Tel por qne Iiubo necesiilad de reformar el Calenda-
rio y adoptar uno nuevo: el Gregoriano,4" que es el que rige en el pre-
sente.


4- Fronros, L. Op. dct. p. 31.
44 WIdem. p. 75.
7.Tir.nnxB. Boidd.rn. Pnhlr,0 Comperdio del tarte de ,zql.w r. Cat.draticn en Ia
E*-,,,'4 N ,ir" de Sevilla. TradtIcntr de Ecirlilcs. Tnvcntnr y ,-rnst-icttr de in-rtn-
nne!o nT7 astrnnn i v iaveLarir. Ai 11 Ai n a Garcia di Cft'1Aerls en la miQPil
d-" e-mendar Ins parlrnncs e Hintrumencos que usalian los p lo;Ttos u ilo a a Ias Trtdias.
Garcia de C`predeg. Andrcs. Com .,afo real desdr 1596 Escrlbi4 Rrmg jmfr'tn ie.
navea-ri on de la hdirorralfc, publicado en 1606. Una nbra en la qv sometii a
cnrrerriin trlo 1o que hast. entonce, se habia e.gecrito sobre instruments y tables,
eutrr etd,. las Alfonsina9 y las Fle Co Arnico. Fue ino de lo nas rnot:les sabios
fTe su tiemno y sus obras cientificas determinaron por roucho tiompo la doctrine
dcl arto de navegar.
Naxera, Antonio. En su obra Navega6i7on especulativa y pr,.tcra rectific6 las Ta-
bias del Sol y las estrdellas fijas por las observaciones de Tycho Brahe. Adclanto
poco en lo teoriro sobre In qnc habha enseinado Cespeds. Al igual que ste, acon-
seja la navegaciSon por estima ante la imposibilidad de tener an intodo seguro pars
hallar Ia loi:gitud. Escribi5 otras obras sobre Astrologfa natural y Mcleorologia muy
tiles trnhbitn para conocer los cambios de tiempo.
45 FEnNANO'Dz NAVARtETE., MARTiN. Disertaddon sobre la historia de /a Ndutica.
Madrid, Impr. de la viuda de Calero, 1846. p. 308.
46 FLOBEs, L. Op. cit. p. 44.


76










En el capitulo que trata de las declinaciones de las estrellas, sos-
tiene que sta s tienen movimiento propio y que si se ]lamnan fijas es por-
tpo mueven de Igual modo y guardian la misma distancia centre si.
Mq tm entre los que han estudiado el movimiento de las estrellas a
"Tnwarea Alejandrino, Hiparco Rodio, Ptolomeo, Albategno, i Rey
9Qi.M Apnso, Cop6rnico y otros muchos, y el iltimo, Ticho Brahe, Phe-
de la Astronomia.* .".7
Aqui as contiene Ia primera referendcia de Copernico que circulo6 en
La Habana, lo cual no tiene otro valor que el de una simple y rara cu-
riosidad hist6rica, pues como se ha demostrado anteriormnete, esta es
una obra estrictarnente ptolomeica. A Copernico lo nombraron nume.
rosos astr6nomos en este siglo y en el siguicnte, nada mns que en lo que
respect a sus observaciones sobre las estrellas, incluso Ins mis osados
cuando intentan dar una opinion acerca de Ia diinenvio6n dcl uiwiverso, es
decir, segun la usanza de Ia epoca, sobre la distancia y grandeza de los
dcielos, s6lo se atheven a deir que "para Cop rirnico es indcfinita".48
Por otra parte, es de senfialar que para todos los que se ocuparon do
cuestiones astron6micas en ese tieinpo, Ticho Brahe fue la mis ccnnotada
autoridad en esta material. Esto sc explica no s6lo torque fue e1 quien
acumul6 el mayor nimero de observaciones y elabor6 los miis perfectos
catalogos estelares, sino sobre todo porque no se eiL:ontraba en el centro
de la pugna de la Iglesia contra la ciencia.
Flores defiende el criterio de que debe conocerse y numerarse las
estrellas para asi poder descubrir cufndo aparecen nuevas estrellas, y
afirma que esto es possible porque todas puedan situarse en su latitud y
longitud. El aconmete este studio especialmcnte con las de primera y se-
gunda magnitude, las cuales son mias firciles y siguras de observer con los
instruments y mais iULiles para el uso de la navegaci6n.40
Propugna el uso de instruments y aconseja no confiarse a los hibi-
tos que los pilotos se hayan formado para conocer el rumbo en la nave-
gaci6n, los que califica de fantasias.60

4T Ibidemn. p. 80.
48 COTARELO. Art. cit. (35). p. 163.
49 FLOrES, L. Op. cit. p. 79 y sng. FERNANDMFZ NAVAHRET-, op. cidt. p. 309.
50 FLORFS, L. Op. cit. p. 97.


77










Para demostrar el arrumbamiento do las guards con la estrella Po.
lar, construye un instrument semejante al que recomienda Naxera, pero
con algunas modificaciones. En esta cuesti6n de la declinaci6n de la es-
trella Polar, discute las opinions mantenidas por Cespedes y Nfixera,
afirmando que tanto el metodo, como el instrument que utilizan, se
avienen bien con sus concepciones, las cuales son tan generals una como
]a otra. Refuta el criteria de Naxera acerca de los errors do Cespedes
por ]a recomendaci6n que 6ste hace de su instrument y sus declinaciones,
en lo cual, seguin Flores, este autor sigue las doctrinas de Copernico.Y
Despues de explicar los dos modos de arrumbar la estrella Polar con
su guard, dispute las afirmaciones equivocadas de algunos pilots res-
pecto del modo de hacerlo Gui6n con aquella estrellaY2 Sobre esto dice
Navarrete que "Flores da reglas muy pr6lijas para las observaciones que
hayan de hacerse por este medio, con el fin de conocer la latitud o altura
del Polo".53
Dedica algunos eapitulos al studio de las declinaciones de las estre-
llas, en los que revela gran erudici6n. Luego pasa a tratar de los instru-
mentos que se usan para hacer las observac i ones y describe el astrolabio
como propio para ilevar a cabo las del Sol y la ballestilla para las estre-
]las, pero propone como "mas veridico y cierto para ambos objetos y
otros usos en la astronomia", un cuadrante que se fabricaba en La Ha.
bana con much perfecci6n, semejante al que propuso Cespedes, aunque
muy mejorado.M
La segunda parte la dedica propiamente al studio de los problems
practices de la navegaci6n. Comienza por afirmar que el instrument
mas necesario para la misma es la aguja de marear, es decir, la brijula,
de ]a que dice que su uso no es muy antiguo, aunque los chinos parecen
haberla conocido desde mueho tiempo antes.55


51 IFLoaRES, L. Op. cit. p. 98-100; FERNPWEz NAVARRET, op. cit. p. 309.
62 FiaRES, L. Op. cit. p. 117; FERRN;.kNDEz NAVARRETE, op. cit. p. 309.
68 FLORES, L Op. cit. p. 156-160; FEeNINDEz NAVABRETE, op. cit. p. 309.
54 FLOU, L. Op. ciL. p. 186-194M.
r5 Ibidem. p. 196-197.


78










Presenta un nuevo instrumento destinado a conoccr la variaci6n de
la aguja de marear por el Sol, cuando esta fuera del horizonte, al que
califica de "ajustado y facil",p5 dando soluciones a las objeciones que
se le hacen.
Flores ha confeccionado por su cuenta una carta de marear, en la
que declara tener ajustadas las 5 cosas que son necesarias para que
unamm carta este bien hecha, es decii: latitud, longitud, rumbo, distancia
y figure. En ella aparecen enmendados algunos yerros que exhiben
otras cartas y, ademas, efectuadas las correcciones que en una carta plan
es menester hacer debido a ]a esfericidad de la Tierra. Y tiene en tan
alta estima esta carta que hace la advocaci6n siguiente: "quicra Dios
nuestro Senior que algfin dia salga a la luz para provecho del pr6jimo"?.57
Es cierto que el no conoci6 las cartas esf6ricas, peso hizo un esfuerzo
sorprendente para poner remedio a Ia confusion crcada en tarno al mode
de subsanar los errors de la oarta plan. En este problema no se limit a
discutir criticamente las opinions de Garcia de Cespedes y Naixera, sino
que establecio reglas minuciosas para compensar las diferencias o erro-
res que se produce. En opinion de Flores, Naixera tom6 de Pedro Nil-
niez todo el capitulo relative a la difercncia entire la carta plana y el
globo.58
Navarrete le imputa, ademas de su ignorancia de las cartas esfiricas,
efdel uso de la corredera,59 merced al cual se conoce la velocidad del
buque, un descubrimiento ingles que data de 1590, sin tomar en cuenta
que no fue hasta el siglo siguiente que en Espafia se vulgariza este apa-
rato. Para Flores oontinua siendo vAilido todavia el metodo de medirla
observando la espuma de la estela.Y
La aportacion de mayor significaci6n hist6rica para Cuba que ofrece
Flores en Arte de Navegar es haber dejado debidamente anotados dos


56 Ibidem. p. 227-231,
57 Ibidem. p. 236.
58 Ibidcm. p. 276-282.
50 FERN'ANDEZ NAVAHRETE. Op. cit. p. 309.
90 GUILL N, Juuo F, La Nauitica. En op. cidt. (35). p. 477.


79










eclipses de luna observados por el en La Habana. El primero el 21 de
febrero de 1663, del que dice: "el qual observe con toda puntualidad
para ajustar este meridian a otros", y el segundo, que sucedi6 el 6 de
agosto de 1664.1- Ia obseivacio6n de estos dos eclipses le permiti6 fijar
la situaci6n geografica de La Habana y la diferencia de tiempo que existe
entire esta ciudad y Sevilla.P2

Estas dedu-ccione., hechas sobre la base de observaciones y cilculos
astron6micos, revisten indudable valor porque ellas establecen un cono.
cimiento cientifico nuevo para la Isla. Estudios semejantes solo se ha-
bian realizado con anterioridad en Nueva Espania.63
Despues trata del mar y aborda el problema del origen de los rios
y las fuentes de agua dulce. En csta cuesti6n se mnuestra confuso y reac-
cionario, admitiendo como veridicas las explicaciones biblicas. Ademas,
como una tendencia 16gica en quien no posee una concepci6n cientifica
clara, acepta todas las teorias emitidas para la explicaci6n de 'estos feno-
menos naturales, como lo evidencia su aprobaci6n de Ia idea aristotelica
sobre el papel del aire de las cavernas en la producci6n de las fuentes,
no obstante las objeccionese que le present. De este modo concluye ad-
mitiendo la biblia, a Arist6teles y el papel de la luvia y el rocio, segfin
hipotesis de otros autores.4
Discurre sobre el porqu6 el agua del mar es salada y emite opiniones
ingeniosas ajustadas a una interpretaci6n rational primitive. En esta
pagina, sin embargo, da un concept gnoseol6gico acceptable y que es
la base del empirismo, al afirmar: "la raz6n mis eficaz es la experien-
cia"." No obstante esto, se mantiene adherido al dogma religioso de
que todo es una creaci6n de Dios.


61 FLORES, L. Op. cit. p. 297.
62 Ibidem. p. 301.
68 GORTARI, Ell DE. La Cienca en l4 historic de Meico. Mixico, Fondo de Cul-
tura Econ6mica [1963] p. 217-218.
6O FLORES, L. Op. cit. p. 317-322.
65 Ibidem. p. 322.


80










De su capitulo de los movimientos del mar,8 Seixas y Lovera67 se vale
do sus noticias en 1I tocante a la direcci6n de las corrientes, tanto las
qm corral. desde d Cabo de Buena Esperanza, como las del Canal de
NIumms. Navarrte, refiricndose a esto, dice que Seixas no acepta la
*biEdo Flores del influjo que aquellas tienen sobre las mareas, pero
2agirar que a pesar de esto ese autor tiene en alto aprecio las con-
ti ombS quo hace FIores a ha nautica, afiade: "sobre la variaci6n de
Ji adopta y premiere la doctrine de Flores a la opinion de Figue-
ito sobire este singular e important fen6meno".8
"* Ezlica que ]a causa de las mismas es la acci6n de la Lunam, aceptan.
do la fundamentaci6n que da Pico de la Mirandola, citado por el doctor
Mercado en su libro "de elementis"Y,
Los iltimos capitulos estan dedicados a asuntos que no guardian rela-
ci6n direct con la naiutica. Segun Navarrele, Flores trat6o con buen
acierto problems practices de la navegaci6on.i
Al final del libro insert un cuestionario de pregunas y respuestas.
sobre todas las materials tratadas en 6I, para facilitar el aprendizaje de
memrnoria de "los preceptos y definiciones que el Arte usa".
Esta obra, en el conjunto del contexto de la llteralura cieiifica es.
paniola de ese siglo, puede calificarse conio un buen tratado sobre NAu-
tica. En el desarrollo intrinseco dcl enfoque concrete de los fen6onmenos
que estudia, segfin el nivel de desarrollo de las ciencias que le sirven de
sustentaci6n o fundanieiito, en la que demuesitra cotiocinmientos mAs pro.
funds y hace uina magoifica aph acion. es ei la mate i itica y en especial
la geometria y la trigonomeltria, tanto plazia como esfrica.
Las condki"ones economico-.ociales de .s"paia y su primordial inte-
res despues del descubrimienmo del nuevo mundo, repercutieron profun-

6 Ibidem. p. 328-329.
OT SEYXAS Y LOvy.,A, FRANCISCO. Tlh'ttro nacl hidrogfrdjico c Ins fluxos, y re-
fluxos, y de las corrientes de los mares, etc. Madrid, Anlonio di' Zafra, 1688. p. 48-50.
53, 84 y 96; del mismo autor, Dsc:ripcidn geogrdjica y derrotero de la r'ginf ,unstral
Magalldnica. Madrid, 1690. En FIrNNANDjEZ NAVARRETK. Op. cit. p. .10.
6S FERNANDEZ NAVARfRTE. Op. cit. p. 310.
60 FI OItS, L. Op. cit. p. 335.
To F eiNAx.DEz NAVAnEnTE. Op. cit. p. 310,


81










damente en las ciencias, imprimiendole un caracter mas practice que te6-
rico. Desde este punto de vista, Arte de Navegar corresponde a la nece.
sidad hist6riea que prevalecia en Espania, de la cual so hizo eco Flores.
El siglo xvin no fue 6 poca de grandes tratados de nautica. Aquellos
autores cuya inquietud intellectual los orientaba a la astronomia y a la
matematica, preferian aplicar su saber cientifico a ofrecer manuales prac-
ticos que a cultivar lo te6rioo.
En la astronomia, no obstante el juideio en contrario de Men6ndez
Pelayo, la lnquisilei6n impidi6 "que los hombres dotados de mas con-
diciones para la ciencia especulativa", es decir, !o te6rico, produjeran
adelantos, pues sin partir del sislema copernicano, prohibido y persegui-
do poT la Iglesia, nada se podia lograr, a no ser perfeccionar las tablas
y hacer caleulos y observaciones mais exactos del Sol y las estrellas.
Arte de Navegar, de Flores, no podfa ser una obra superior a la de
sus contemporineos, a pesar de las correcciones que a veces le introduced
autores como Cespedes y Naixera, torque auo cuando es un libro bien
concebido, es un product natural de un esfuerzo realizado fuera del am-
biente en que dcbi6 escribiTse, es decir, en Espafia y limitado, tanto por
la falta de informaci6n cientifica como por el enrarecido ambiente inte.
lectual prevalente en la Isla. El libro padece de la falta de una orienta-
cion precisa dimanada del nivel alcanzado por las ciencias en su 6poca.
Desde el punto de vista astron6onmico, s un libro obsoleto que reproduce
teorias ya en desuso; como obra matemitica es de mayor enjundia y
aunque no aporta nada nuevo, bace, sin embargo, una buena aplicaci6n
de la geometria y la trigonometria para los cAlculos de sus muy nume-
rosas y Uitiles tabs. Es obra de sabor practico, con sentido didaictico
por sus numerosos ejemplos y sus logros en la simplificaci6n de opera.
ciones matemaiticas. La cultural cientifica de Flores en las materials que
trata es amplia y si bien no rehasa en las ciencias fundamrrntales el ra-
sero del siglo anterior, en nAutica demuestra estar al dia.
Este libro pertencce a la historic cultural cubana porque es la crea-
ci6n de un individuo que, aunque procedente de otro pais, se radic6 en
la Habana dede que termin6 sus esti.dios hazta su muerte, es decir, todo
el period intelectualmente fitil y madro de su existencia y porque su
obra contiene la explicaci6n de fen6menos naturales que ocurren en el
territorio y le son propios, para minediante su interpretaci6n cientifica to.
mar conocimiento de la Isla.


82











Arte de Navegar es el resultado de un serio y fecundo esfuerzo indi-
vidual, que como tal le confiere gloria a su autor y reconocimiento a su
contribuci6n en la historic naiutica del mundo, pero no marca el comien-
SI s ciencia en Cuba, por cuanto no deriva de su realidad social, ni
me ne supremo objetivo de impulsar el progress insular para beneficio
de poblaci6n native,
'lp


APENDICE

An Dei no mine Amen

en 8 de diciembre Per hoc pressen ppeum instrumentum cunctis pateat evidenter
alas quatro ddea ct sit notumi q. anno Apartu Virginis Mariae millcsm sexmr
tarde segraduo quiri'"lu die v'tro octavo mcinsis dccembie y en cIllg-o Mri
de Dr en medicine St MA Hiesu Studio Generale de celeberrimnae Universiiatis
edo Lag=o deplores Hispalcnsis in mtei notarii ppe appei dicti c-olleg" et Universi-
nt do dos hermnanas tatis Secretarii et testium infrascriptorurn prcsentia Hora igitur
diocesis de sell* quarta postmneridiein coram Dociorc Dr' Andreasanciez de
ocampo dcl collegii et Universitatis Do Rr Chancellu ctcuram
multis Doctoribus acmnagistris claustri dicte Universitati in igni suarum facultatuni
Vespectine ornatis etdecoratis aliv queoniris eundcm acturru d,(coranwibjzs vjci.;ofhLlit(c
constitutus Ltus Lazarus defleres oppide de Dos Hermanas diocesis Iiispl;-nsis in
apolinea faculitate inhac Universitati Hispalensi Licenciatus ben emineritus adiinpileti
per cum requisitis ad Doctoratus Gradum in dicta facultate iobtinendium dicti Dr Rr1
Chancellor humiliter supplicant utdictum Doctoiatus Cradunim sibi dignaretlur unferrv
iuranit q. sepcrpetuo virgini.s maria conceptio nerm inmaculatani defensurumi buneuero
DMB Rr audit pet"ile juri ac rational corpora q. q ci}L-cpta pot:ri tno('ist dcn g.-aidis
census autoritate appel et regia qua inhac para defungebatur I)ttllr I)octoratis
Gradum eidem Licentiato Lagaro deplores contulit at que dedit ipsum q. in appolinca
facultate Drem Bene icnwritum fccit Orcanit at que pronuritianriit cique dJctoraIiain
signia con ballet illi quc emnibu.- plivilcgiis imniunitatibus cexcmptionibus libertatlbus,
Gratiis, favoribus pre rcgalivis acueribuS I qibt.s sitili.i I)1'1' sic graduativc gnavce
uclinspetia situntur petiuhbur ct Caudcrit utipotiri t naudi re 1):sit 5 trafc:al.-it
indulgit at que cclcssit sic que Dtu1 Licenciatus Laoarus deflouies ipetiiani dicho
SSu instrumul, ppeu1 ifierii ctsibi dari Acta s:nevmunt Lei indicito ailego et Uiiver-
sitate subanno die eti menst: (uibus suppta preeentibus ibidem igtritio dtbaldcrraima
nidello ec non Dn" Laudo Ai uni:, Sarnimt Mto c ercnoniarutn alics que multis at
por comisaurenlis ati que rugabis ita.
Aaes Ro Ro

Aduphoniiss Paejamarmnore

NntC. Appeu* de S.cr


83




























































4.9u















La Moda o Recreo Semanal

del Bello Sexo*




Zoila Lapique

La Moda o Recreo Semanal del Belto Sexo., Habana. Iinprenta de
D. Lorenzo Maria Fernandez de Teran, calle de Manrique casa nuimero
62, estramuros. [1829-1831]
La Moda o Recreo Semanal del Bello Sexo es la primnera revista li-
teraria cubana que public grabados de mfisica. Dirigida hasta 1830
(su mejor epoca) por Domingo Delmonte' y Jose J. Villarifno, La Moda
fue portadora del plan de los editors de Ilevar al hogar de cada sus-
p
criptora la musica en boga en los salones europeos (Espaina, Francia
e Italia) asi como tambi6n, dar a conocer piezas musicales compuestas

El studio de esta revisla es parte do la ohra inedita Misica colonial cabana
en las publicacioncs perimdicas (1812-I902).
1 DF.LMiONTs AI'ONTE, DomiN(o. Escritor y critico cubano nacido en Maracaibo,
Venezuela, en 1804 y fallecido en Madrid en 1853. Editor y colaborador de diverse
revistas literarias y autor de Biblioteicca Cabana de los libros inbditos e impress que
se han escrito sobrc la Isla de Cuba.,. fprinada en Paris en 1846, su obra mAs
important.
Antonio Bachiller y Morales, cuando habla dc La Moda en SiS tApuntes para la
historic de las letras, t. 2, p. 137, nos dice con rcspccto a Domningo Delnionte:
".. Los articulos bibtiogrdfico.s y Ia dfccion fina y galana de muchos de sits articulos
sobre la ligera moda, amenizados con recuerdos tradicionales del pais, descubren
a su apreciable e inteligente redactor D. Domingo del Monte."
Sa nombre ha sido menclonado en el ruidoso proceso de la Consplracidn de la
Escalera, en 1844. cnmo uno de los delatores.


85










en el pais por profesores y aficionados. Este plan estA detallado en
el Prospecto de la revista donde sus redactores anuncian que:

En eada numero o dos veces al mes, se pondri a mu'isica de
canciones nuevas e interesantes, valses y contradanzas modernas,
bien sean de las que se publiquen en Espania, Italia o Inglaterra,
o las que estan suscritos los Redactores; o blen sean las que les
comuniquen los profesores de esta ciudad,

No obstante lo atrayente del Prospecto, los redactores de La Moda
tropezaron con grandes dificultades econ6micas para poder cumplir con
el plan de las ediciones de muisica en cada entrega semanal o en dos
al mes. Si revisamos los tres tomos editados, podemos anotar que desde
las primeras separates empiezan los editors a quejarse amargamente
de las dificultades que tenian:

Mais vale tarde que nunca, esto diran algunas de nuestras amra-
bles suscriptoras al ver la contradanza del Abufor (sic), que
acompaniamos a este numero, es verdad que nosotros ofrecimos al
menos dos veces al mes... Esto lo decimos no por evadir la
oferta sino nanifestar Io sensible que nos es el no poder dar
mas de lo que ofrecimos en nucstro prospect; pero han sido y
son tantos los obstaculos que present el clima para el traba-
jo litogrnfico, que a Io mejor cuando hemos credo tener la
lamina segura, Ia hemos perdido a causa del excesivo calor,
haciendose un borr6n y no poderse tirar los ejemplares. Para
evitar estos contratiempos y otros muchos a que est& expuesta
la litografia y dar gusto a nuestros suscriptores, hemos manda-.
do a buscar al Norte una nueva maquina, recibiendo la cual po-
drenmos semanalmente presentar rnmfisica2.

Como podemos observer, no nos queda alguna duda sobre las tira-
das litograficas de La Moda, y confirm nuestra opinion que e lito-
grafo que las hacia era un improvisado en el oficio de copista musi-
cal.
Mis adelante aparece lo siguiente:
ADVERTENCIA. El nuimero pr6ximo llevara musica, no
habiendolo verificado antes por las razones expuestas en el num.

S La Moda, t. 1, p. 173.


86










11, y no haber recibido todavia los pedidos que tenemos hechos al
Norte.'
Siguiendo las huellas de las quejas, nos encontramos en el tomo 2,
pgink 4 el siguiente:

AVISO A LOS SUSCRIPTORES. Con motive del dia de fies-
ta que ha habido esta semana y algunas ocupaciones extraordi-
narias quo ha tenido esta imprenta, no se puede repartir la por-
ta y tl indice del primer tomno, lo que se hara la semana pr6si.
ma; igualmente se repartira la musica. El Editor.

Con la iltima entrega de la publicaci6n (junio 1, 1831) aparece en
la pigina 448 la siguiente:

ADVERTENCIA. Con este nfimero se complete el tercer to-
mo de La Moda... hasta que se pueda cumplir como es debido
con el pfiblico, presentando nuevos y elegant figurines, y la
correspondiente musica, segfin se ofreciS en el prospect. Empe-
ro alimentamos las mas lisonjeras esperanzas de que en breve,
y tan luego como se reciban las facturas de musica en moldes
que se ban encargado al Norte de America, se seguira este pe-
ri6dico, aunque es necesario variar en algo el plan de su redac-
cion.

Como colof6n, los editors expresan: "Hace algun tiempo que el su.
jeto que litograjaba la mztsica en esta ciwudad se ha ausentado d-e ella,
sin que haya absoluaamente quien la desempefie como ae: sin un excesivo
gasto, que no lo sufragaba el productdo de la suscripci6n "a


s Ibidem, t. 1, p. 291.
4 ILouis Caire es, cronol6gicamentc, el segundo lit6grafo establccido en La Ha.
bana, ciudad a donde arriho6 procedeilte de Veracruz en 1829. Como su antecesor,
Santiago Lessieur, grab piczas musicals ademas de otros trabajos comerciales.
Es histo6ricamente, el primer lit'prafo que rcaliz6 en Cuba un dibujo artistic: la
lanmina de los Siamneses Chang, ejecutado para la revista La Moda en 1830. En el
anuncio de su taller, jc(Imos: "Se pm'de haviendo (sic) urgencia despachar en 2 horas."
En realidad, Louis Caire -nias que un copista musical- fuec un hAbil pendolista.
Posieriormentc ahandon, las labores litogr'Aficas y ejerci6 la enscniantiza de diversos
tips de leltr:s inglesa. en el colegio Jiabanero Santa Bdrbara. Abandon nuesiro
palfs en el otoiio dc 1831.


87









Ofrecemos el indices del tomo I de la revista, donde aparecen rela.
cionadas, bajo el epigrafe MUSICA, todas las piezas publicads en ese
tomo. Las obras mencionadas son:
p
Una Verdad, canci6n, p. 16
Contradanza de la Matilde, p. 47
Candion. La mano, p. 64
La Ldgrima de Piedad, canci6n, p. 94
Contradanza del Abufar, p. 173
El Misterio, canci6n de Metzler, p. 207
Contradanza del Abencerrage

Una Verdad, v. 1, Nov. 7, 1829, p. 16:
Reproducida en una hoja plegable de 26 x 32 cm.
Escrita para voz y piano. Litografiada en el taller de Luis Caire.
Apareci6 publicada esta canci6n en la primera entrega de la revista
el sAbado 7 de noviembre de 1829. La letra aparece en la misma pieza
y dice asi:
Zagal tus cantares deja / no el Juice silencio alteres./
No te quejes a mujeres / que no ham de escuchar tu queja./
Cesa de observer hl reja / que ronda sin ocasiwn / que rondas sin
ocdsi6n; / que en vano a la puerta llama / quien no llama at
corazn, / quien no llama at corwzdn / quden no llama at corazon.
De tu voz la melodia / Por mads que agrade al oido, / Si en el
alma no ha podido / hacer igual harmonta / tenia par vana y vacia /
Y aun por disonante son:/Que en vano/
Los ovdos que estdn Uenos / De los ecos de otro amante, /
Por gracias que hu voz cante, / Ni las oman ni echan menos: /
Al fin son ecos ajenos / Del carinfo y aficiOn; / Que en vano.

Contradana de La Matilde, v. 1, Nov. 21, [1829], p. 47:
No hemos visto esta contradanza. Sin embargo, hemos podido tener
evidencias de su publicaci6n, en cl indice del tomo I, pfigina 47, y en


88










una de las deliciosas cr6nicas de Domingo Delmoute5, donde aparecc
mencionada como una contradanza, popular entire los aficionados.

Probablemente, fue escrita sobre el personaje Mactilde que Delmonte
Sdecrbe en su cr6nicas sore La Moda y que tuvo una enorme import.
ta* i ens la vida de la publicaci6n, a tal punto que Delmonte lleg6 a
o Oqafidfar qfa sin ese personaje no habria Mfioda.
'En ese mismo tomo, y en id6ntica pAglna, aparece publicada ]a nota
siguiente:
Tenemos la satisfaction de presentar esta semana a nuestras
suscriptoras, aficionadas a la mfisica, una contradanza del pais.
La ha compuesto un dilettante habanero de gusto delicadisimo.
La idea dominant de la contradanza es sacada de ]a opera la
Zoraida y del tema:
Qual serd mai la gioja
Allor che a lei accanito
Versando un dolcc piattto
d' amor le parlerd".

Por esa nota deducimos que l a ctoniraclaznza de La Matlilde fue com-
puesta sobre un tenia de la Opera Ricardo y Zoraida tide Rossini. Esta
6pera era conocida entire los aficionados por el nombre del personaje
femenino, segun comprobamos por una cr6nica publicada en la propia
revista.


5 En su cr6nica semanal "Modas" (t. 1, p. 393-394) Domingo Delmonte despu6s
de preguntarse 'jPor que no hay tertulias en La Habana?" expresa ]o signicnte:
"..A/ las nueve de la noche, en la nrayor part de las casas de La IHabana puede
aditinarse poco mds o menos la escena que se. rcpreseteu en [a sala. La sdiora
dando cabezadas de saezo en una butaca, como nuestra doffa Estafatia Morcnda
(Q.E.P.D.) la norhe que se o .ie a 1a 6pera sia tertudiano don Policarpo: si hay
n-ias, la que tenga sut novio, cuchucheando con el a su lqdo, y las otrats jpobreci*
tas! bostezando como mntama ... Hay algsnas excepcwoncs de esto, pues en algunas
families, dunde hay piano y sefforitas qpe io toquen con afiin, mrnerced a cste
recurso, se reunen algunos tertulianos desinteresados, y ajlectos a la mzisica que
sigulera lhasta las diez y media o las otce en las noches caiurosas del estfo, se
estin oyendo torar alinlda contradaniza de la Matilde o la obertura rid Barbero
sin que haya bostoezs ni nfldiciones".
6 En una nota dialogado dond2- los editors (Delmonte y Villarifio) explican las
causes del reitraso en Ia publicacion de un numnero, podemus Jltr: "...pero esta
semana se demniord el papcl, y no sarlio hasta el manrtes, t.por que sera? -Ello el
Diario lo dice, se enfermn4 el granitdor, )y rte.s que en no habiendo grabador no hay
Matilde, y sin MAatifdel no hay MOIA deltti'ndr? (t. 1, p. 98-99, "Quejas de dos
swscriptores"),










Cirflo Villaverde, en Cecilia Valdes, recoge la popularidad de este
personaje creado por Delmonte y lo menciona en un diliogo en que
identifica a la simp itica Matilde:

eHa averiguado quien es La Matilde de que habla La Moda?.-
Pregunt6 Acela a su hermano.- Porque Carmen cree que es una
que todos nosotros conocemos.- A mi se me figure -dijo Leonar-
do-- que es un ente imaginario.- Tal vez Madamne Pitaux7 sepa
algo.- Pues a mi se me ha puesto -dijo Carmen-, que la Ma.
tilde de La Moda, no es otra que Micaelita Junco. Sucede que
ella es la mas elegant de La Habana; que su hermano, un ver.
dadero lechurnino, se llama Juanito, que tiene una abuela de
nombre Estafania de Menocal, apellido semejante al de Moncada
que le dan en La Moda.
Por Ultimo, sobre su author, encontramos una nota aparecida en la
misma revista, t. 1, p. 94-95 donde leemos que es: "...aficionado ha-
banero que ha favorecido a esta Redacci6n con la contradanza La Matil-
de, y la canci6n La Mano.."
Lal Mano, v. 1, nov. 28, 1829, p. 64.
Escrita para voz y piano. Reproducida en una hoja plegable de
26 x 32 cm.
En la litografia no menciona el nombre del grabador aunque parece
sea el mismno de Una Verdad. Acompaniia a la letra de esta caranci6n la
siguiente nota: "MUSICA. Los siguientes versos son los de la cancion
La Mano, que va adjunta a este n.mero".

La mano canto de mi querida suave y pulida cuald la de Amor.
Dame oh! Erato lira sonora voz seductora graeia y ardor gracia y ardor.
dA quien no incita mano tart bella? iCudi brilla en ella nieve y coral!
Falma dc ndcar, dedos de rosa con que amorosa sabe halagar.
Prenda primera fue de ternura. iCon que dulzura se abandono6!
icon que delirio mi labio amante el anhelante beso le di6!
Cuando ioh delicia! itremula, ardiente a mi doliente pecho lleg6;
El dolor mio cudl por encanto at taco santo luego ceso.


7 Madame Pitaux, duefia de un establecimiento de moda situado en la calle de
la Habana No. 153 y que aparece mencionada frecuentemente en La Moda.


90










La ldgrima de Piedad. v. 1, dic. 12, 1829, p. 94. Para voz y piano.
No hemos visto esta canci6n, pero aparece mencionada en el indices
dd t. 1, de la Moda. Tamhi6n encontramos en la paigina 94 de esc mis-
mio tomo una nota quo dice:
La composici6n musical que ofrecemos esta semana a nuestras
suscriptoras, es obra del mismo aficionado habanero, que ha
favorecido a esta Redacci6n con la contradanza La Matilde,
y la canci6n La Mano. Los bellisimos versos de nuestro Poeta
por excelencia, han inispirado al joven dilettante sones tan ex-
presivos, tan pat6ticos y conmovedores como la letra mnisma.-
La Ligrima de Piedad, pues, es una prueba nada equivoca de
los adelantos y de las felices disposiciones de los habancros en
los dos ramos mas encantadores de las bellas artes.
En esta nota podemos sefialar una frase de interns: "Los betlisimos
versos de nuestro Poeta par excelencia.. ." que nos Hev6 a buscar qui6n
podia ser ese poela, y es precisamente Domingo Delmonte quien identifica
en la mismna publicaci6n al poeta por excelencia, cuando en la entrega
del 14 de noviembre de 1829, anuncia que pul)icari unas cartas de Jose
Maria Heredia: "Con solo mentor el nombre de Heredia estamos seguros
de Jijar sobre estos ]ragmentos el itlereds de nuestros amnables suscrip-
tores. El poeta cubano, cuyas hrrmosas composiciones las sabe casi de
memorial todo habanero de lguna eduaccidn, y que go(;za ya de una fama
europea. escribi4 las cartas de donde hemos wsacado estos extracts .."
Como vemios, De!monte destaca y subraya poeta cubano, lo que nos llev6
a buscar a La Ldgrima de Piedad en la producci6n de Mendive, Plaicido
y Heredia, poetas que se movian alrededor de Domingo Delmonte, en-
contrindola en la producci6n de Jose Maria Heredia. A continuaci6n
reproducimos Ia version original, publicada en sus obras po6ticas, y la
version publicada en La Moda o Recreo Semanal del Bello Sexo como te-
tra de la canci6n fie igual tfltulo, para que puedan ser cortejadas.

LA LAGRIMA DE PIEDAD
(version original)

iC6rnmo exalla y diviniza
El rostro de la hermosura

$ HEREDIA, Jost MAT'A. Obras puedticus, Nueva York, 1875, v. 1, p. 98-99.










La expresi6n celeste y pura
De la sensibilidad!
iCuwn estdtico, mi amiga,
Tn semblance contemplaba
Cuando en tus ojos temblaba
La Idgrima de piedad!

Grata es la luz apacible
Que occidente nos envia
Cuandlo el expiranle dJa
Sepulta la eternidad.

Del creptuscuto es la hora
Crata al alma pensativa;
Pero ni mds la cautiva
La idgrinrc de piedad
Ved a la virgen amable
Cuanto mas bella se ostenta
Si al pobre anciano alimenta
Con modest caridad.

iY lo niega ruborosa!
Es, un dngel, o una bella... ?
Ved.. e m sus ojos centella
La tgrima de piedad.

El delicioso rocio
Que vierte nocturno cdelo.
Canto es, y al drido suelo
Torna frescura y beldad.
Cuajado sobre las flores
C6mo en la luz resplandece!
Pero si brillo oscurece
La Idgrima de piedad.
Citdnto es horrible la vida
Al que arma desesperado!
Cdmo del objeto amado
Le atormentfa la beldad!


92










Una idgrima. Bendigo
Too del rigor de mi suerte...
eEs el amor quien la vierte,
0 es a la dgrima de piedad?
-Oh mi bien, Ay..! No ite ofenda
El escuchar que te adoro
Nos divide, no lo ignore
Tirana desigualdad
Nada exijo...? Por ventura
Deberds negar impia
A la trise pasi6n mta
Ldgrimas ;Ay! de piedad?

La Ldgrima de Piedad. (Versi6n publicada en La Moda o Recreo...
como letra de la canci6n de igual tiulo)9

Ved a la virgen anzable
Cudnto mrds beta se ostenita
si al pobre anciano alimelfif
con modest caridad.
Y lo niega avergonzada... !
eEs un angel, o una beHa...?
No s6... En sus ojos cenfilla
la Igrinma de piedad.
El delicioso rocio
que en las noches vierte e l cielo,
tUnto es, y al drilo suelo
torna /reseura y behlad.
Cuajado sobre ias flores.,
ic6mo en la IUZ respla di'c.../
Pero su brillo oscurece
La /6grima de ptedafL
iOh! cudn horrible es la vida
del que ama desesperado!


La MIoda 1, p. 94-95.


93










wCm i de su objeto amado
le atormentct la beldad!

Una igrima... Bendigo
todo d rigor de ami suerte..!
gEs el amor quien la vierte,
o es Idgrirna de piedad?

iOh! mi bien! Ay...! No te ofendas
Si te digo que te adoro;
nos divide, no lo ignore,
tirana desigualdad,
Nada exijo.. Pero ali menos
No quieras r'gar impia
a la triste pasi6n mha
Idgrimas iay! de piedad.

El Abufar, Contradanza compnuesta para La Moda o Recreo Semanal
del Bello Sexo, v. 1, ene. 16 1830, p. 176.

Escrita para piaio en una hoja plegada de 19 x 32 cm.

El titulo de esta contradanza, probablemente, fue inspirado por la
tragedia en 4 actos Abu jar o La Familia Arabe de Jean-Franqois Duels,
y traducida libremente por nuestro Jose Maria Heredia. Suponemos esto
por lo conocida que fue esta traducci6n en las tertulias literarias de
la Habana,"0 y For la importancia de su puesta en escena en 1829,
mess antes de publicarse esta contradanza. Con respeto a este estreno
en el Diorama, Jorge- Antonio Gonzalez dice en Historia del Teatro en
la fiabana:

"Abufar" se estreno en el Teatro del Diorama de La Habana,
el lunes 23 de noviembre de 1829, en la primera temporada


10 Antonio Bachiller y Morales en el iprefacio a las obras conipletas de Heredia,
editadas por N'stor Ponce de Le6n en New York, en 1875, expresa: "A la part
rinea se aumenta en esta edicion una muestra de Io que hacia en el drama Heredia;
consiste en la tragedia 'Abufar', muy conocida ya por haberse representado y corridor
muchos ejemplares mianiescrios en La Habana, como los de sas poesias liberales..."


94










del recien inaugurado coliseo, para beneficio de la primer
aetriz Josefa Du'breuill. Su reparto fue el siguiente:
SALEMA Josefa Du'breuill
ODEIDA Ignacia Cabrera
TENAIM Luisa Martinez
FARHAN Diego Maria Garay
FARASMIN Miguel Balleto
ABUJAR Juan Mata
SOBED Manuel HernAndez
En el anuncio de la obra apareci6 la siguiente noticia: "'Don Juan
Bautista Vermay ha pintado una decoraci6n complete del campo de la
tribu de Samuel, a que pertenece su asunto y se han hecho los trajes a
proposUo".
Mas adelante refiere que: "El program se complete con la obertura
de la 6pera de Rossini 'El Engano Feliz', tocada antes de la tragedia,
la de 'Eduardo y Cristina', del mismo autor, inmediatarnente despues de
la obra, concduyendo con la pieza nueva en ua acto de Gaspar de Zavala
y Zamora "Lo que atrae un testament o el C6mico retirado', en un acto".
Tambien en esa obra, cita el estreno de Abufar en la ciudad de "Ca-
magiuey el 12 de lebrero de 1835, Jecha que muchos ponen coma la de su
estreno absolute, y fue escogida por el auto Azcona para su beneficio
en La Habana, el 19 de diciembre de 1846. Se public en New York en
1854".
Con toda certeza la contradanza del AbuJar tom6 e1 titulo de la
pieza teatral de cse nombre, y en la parte musical desarroll6 algun
tema de una de las oberturas tocadas en la noche del estreno.
[Metzler, Juan] 11


11 Juan Metzler, mu6sico londinense radicado en la Habana dcsde 1826, anio en
quo comnipuso su cancoi6n pastoral Filis cantando -sobre una obra del mismo titulo
del poeta neoclasico espafiol Juan Melendez Valdes (1754-1817)-y trat6 de publicar
en uniDn de Toribio Segura el Periddico de Musica. En afios posteriores desarroll6
en nuestra capital gran actividad como professor de inusica y compositor. En 1832
aparece mencionado en cl registro Cartas de Domiiliados con los datos personalcs
siguientes: naLutral de I.ondres, de 32 afios, solctero y professor de mnisica.
Metzler tambien aparecc menc;monado en una carta de Jos6 Luis Alfonso, mnarquis
de Montelo, dirigida a Jose Antonio Saco desdc La Habana el 2 de mayo de 1836.
En ella le comuoica que: "Mi viaje se aproxima: salgo el 15 del actual para N. York,
en el paquete Norma con lai mujner, la hija y los primos Gonzalito Alfonso y Gonza-
lito Aldawna; tambicn nos acompaflan el Dr. Nicolas Gutierrez y eli musico D. Juan
Metzler."











El Misteri, Canci6on de Meizler, v. 1, 1830, p. 207.
No hemos visto esta canci6n, pero la incluimos por estar mencionada
en el indice del tomo 1, pagina 207. Tambi6n en el mismo tomo y pAgina
aparece la nota siguiente:

MUSICA Y POESIA / EL MISTERIO / Con este titulo
acompanamos a nuestro numero de esta semana una canci6n
compuesta por 1no de los mejores profesores de esta ciudad, y
dedicada a una bella dilettante de las umas aventajadas. La corta
extension de su cantural, la hace ejecutable para cualquier clase
de voz, y su estilo tierno y delicado nos mueve a recomendarla
a nuestras amables suscriptoras, como la obra mais bien acabada
en su g6nero que hemos podido presentarlas.

Despues a continuaci6zin de esta nota aparece en la paigina siguiente
(208) la poesia de la canci6n y que traniscribimos:

&Que import tu velleza (sic),
ni tu estreltado coro,
a qutien en triste floro
se exala de dolor?

Para el dichoso guarda
tus rayos placenteros
tus galas, tus hluceros
tan gratos al amor.

;Amor! nombre tremendo!
in penetrante mira
cl alma todo inspira
frenitica pasion.

No es el rayo tan violent
desgaja y rompe airado
las pailmas en el prado
cu0I tu mi coraz6n.

jOh sin igual torment!
mirarse en juego ardiendo,
mirarse i oh Dios! mnuriendo
y sin poder hablar:


96










Que e ha ba es rdelito
mis gemidos :raidore&
aleves mis amores
wMtsto mi clar.

Stitano, qweremos mencionar un pfirrato de Serafin RamnirLz en
Sli Iahm. Arnsica. p. 119-120, donde nos dice algo muy interesante
n- o at a pa euando habla de la musica vocal en nuestro pai5:
'4 a
Debe advertise sin embargo que el bolero no desapareci6
repetinamente tal como sucedi6 con los polos, seguidillas y
tiranas, todqs de origen espaiiol. El bolero como que gozaba
de mayores simpatias y popularidad, neccsit6 perder poco a
poco stu forma y caracler primitive hasta verse ronvertido en
un canto original que ya no Ltuvo mas stcmejaIfza ni analogia
con el bolero de Espafia. que el nombre y su compAs terniario.
Si nos fuera dable ofrecer aqui como ejemplo de uno de los
mis aplaudidos entonces, El Misterio, se veria comprobado
esta verdad.

Contradanza del Abencerrage, v. 1, 1829.
No hemos visto esta obra, pero la recogemos porque parcce' incluida
en el indice de mnaterias del tomo I de Ls Moda. aunque no se indica
paginaci6n. Probablemente se ha liecho -siguiendo la costumbre- con
algun tema de Ia 6pera de Cherubini Los Abencerrajes. Segun Jorge An.
tonio Gonzalez, su obertura se toc6 en el Teatro Dioramai el 2 de mayo
de 1830.
Wals, / de la Reina de Espanac Maria Crisina, v. 2, jun. 5, 1831. p. 48:
Escrito para piano en una hoja plegada de 26 x 34 cm.
Este vals, probablemente, se ha importado de Espafia. No es dte ex-
trafwar que a mediados de 1830, se publicara en La Habana un vals a la
Reina de Espafia: si recordamos que en febre'o de ese mismo aiio se cele-
braron "'fiestas, regocijos y obras e benejicencia | .. ] para solemnizar
el augusto erJtce del Rey [.. I Ferniando Vii con la [ ,. ] Princesa
Doia Marla Cristina de Borbon...", y que tuviiMos por reflejo de la corte
de Madrid, el imperio de la moda con "mangas d la Cristinra", "peinetas
caladas la Cristina", "peinado de pequeios rizos sueltos 6 la Cristina".
La Moda, revista dedicada al hello cexo babanero, no podia quedar a ha


97










zaga, y reparti6 entire sus bellas suscriptoras un retrato grabado en metal
con la efigie de la reina y un vals que lievaba su nombre. Tambien
recordamos que en el Prospecto de La Modca, sus editors anunciaron la
importaci6n de la muisica que estuviera en boga en Francia, Espafina e
Italia.
Wals / La Separaci6n, v. 2, jul. 17, 1830, p. 136.
Escrito para piano en una hoja plegada de 26 x 33 cma

No hemos encontrado dato alguno sobre esta pieza y sa possible author.
Coro de los Montafieses, 6 tema jaborito (sic) de I Dama Blanca / v. 2,
septiembre 11, 1830, p. 274.
Escrito para piano y reproducida en hoja plegable de 36 x 23 cm.
Esta pieza es una fantasia inspirada en el coro primero de la obra
de Franqois Andrien Boieldieu (1775-1834), La Dama Blanca, opera
c6mica en tres actos con libreto de Eugenio Scribe. Este coro, Chowewr de
Montagnarde, se inicia con los versos "Sonnez, sonnez cors et munsette",
y es esta musica precisamente el tema utilizado para la version pianist.
tica. Hemos decidido ilamarla fantasia pjrque, comparando la minsica del
coro con la presunta reducei6n para piano, consideramos que es esta
pieza, en realidad, una composici6n de estito libre (tipo fantasia12 done
se han desarrollado frarmentos de uno de los temas del menclonado
coro.
No hemos encontrado referencia sobre el possible author de esta fan-
tasia pianistica.
Diez anios despues de ]a desaparicion de La Moda o RecTeo Semanal
del Bello Sexo, en 1841, se public en la prensa de la epoca un prospec-
to donde sus nuevos editors anunciaban las condiciones y materials de
la revista. Por el moment, la publicaci6n de las piezas musicales no
entraban en sus planes.

Suspendida la impresion de esta obra a mediados de 1831, Ia
cual mereci6 la aceptaci6n y aprecio del pfiblico ilustrado de
esta capital, y con especialidad la alta estima del bello sexo...

12 Composici6n instrumental cuya estructura o construcci6n no esta sujeta rigu.
rosamente a una forma. Estuvo may en boga en los salones habaneros en el siglo xix,


98










torna a aparecer de nuevo, vencidos los obstaculos que causaron
su paral izacion .. Comenzara en el cuarto tomo...
Se seguirai el mismo plan anunciado en el prospect de esta
obra... constando cada entrega de dos pliegos de buena impre-
si6n... y tin figuring de la ultima moda de Paris, litografiado
erf esta cludad, con solo la diferencia de que no habra por ahora
piezas de musica1".




































18 Notkiioso y Lucero de la Habana, enero 27, 1841.


99




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC