UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00098


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Algunas luchas sociales en Cuba republicana
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
    Ciclo vida y obra de los poetas cubanos
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    IV encuentro nacional de bibliotecas públicas
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Comunicado
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Crónica
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Miscelánea
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
    Indice de ilustraciones
        Page 206
Full Text
iS A
*a *e a
* 3T
BIBLOTEA








Revista de la
Biblioteca Nacional Jos6 Marti












DIRECTOR: JUAN PREz DE LA RIVA


Secretaria de Redacci6n: Siomntara Sinchez.





Canje: Biblioteca Nacional Jos6 Marti
Plaza de la Rcvoluci6n
Habana, Cuba


Primera Epoca:
Scgunda Epoca:


1909-1912
1949-4958


Tercera Epoca: 1959-...


PORTADA: Rex Francorum. Grabado. 19.8 X 30.3 cm.
De aliqvot gentivrm mYigratio nibvs, Jedibui
guarumwnq; initiis & immutationibu.s ac dc
sila" AE, Ex officina oporiniana, 1572


En LAzio WOLCAN.
fixis reliquiis, in-
Itis, libri XII. Ba-










Revista de la


Biblioteca Nacional J


Aiio/64


ose


3ra. 6poca-vol XV


Mart!
Numero 2


Mayo-Agosto
La Habana,


Cada author se responsabiliza
con sus opinions


TABLA DE CONTENIDO


Sergio Aguirre


sociales en Cuba republican ..............


CICLO VIDA Y OBRA DE LOS POETAS CUBANOS

Roberto Ferndndez Retamar

Algo semejante a los monstruos ant-diluvianos.
por Mario Benedetti ......... .. .. .


thy C. Merino Brito

I Asamblea de Guaimaro ... ..*....*.........*..
I-
IV ENCUENThO NATIONAL DE BIBLIOTECAS PBLICAS

Sidroc Ramos


Las Bibliotecas p6blicas cubanas. Su misi6n social 4

Luis Suardiaz

Palabras de Clausura al IV Encuentro bibliotecario


1*90 w99I & 4


* .& * i*aI


1973
Cuba


Algunas luchas


Presentaci6n
94 494 *4 *4


71


117


137









Pko.

COMUNICADO
Ctsar Garcia del Pino
Un "comando urbano" en la Habana de 1871 1........ 45
Octavio Smith
Santiago Pita: El Guerrero. (La expedici6n de 1742.) .... 159
Araceli Garcia-Carrazana y Zoila Lapique
A prop6sito de nuestra Bibliogralia Naciownal ....... ... 171
CR6NICA
Sobre un viaje al pais de la cspiga de oro *1..9......... 189
MISCELANEA
Anio del XX Aniversario: la Jornada Martiana; Y sigue el
Son; Roberto Fernmanlez Retamar en "Vida y obra-.."; Otras
exposiciones; . . .. .. .. .. * ... . . 197
INDICES D iLUSTrACIONES 207












Algunas luchas soctaes en

Cuba republican II


Sergio Aguirre

Transformaci6n de oa guerra imperialista en guerra civil. Derrota
del zarismo y la burguesia rusa como deber revolucionario cardinal. Con
etas conasignas, enteramente opuestas a la traicion socialdemocaata, par-
ticiparon los bolcheviques en la prinmera Guerra Mundial. Tan just
line political hizo possible la fraternizaci6n, de trinchera a trinchera,
con soldados "enemigos"; la multiplicaci6n de huclgas en Moscu, Peters-
burgo y otras ciudades; la profmunda compenetracoi6n de obreros y campe-
sinos -aaora soldados--en los frentes; y, en definitive, el derrocamiento
del zariemo por la acci6n revolucionaria de las masas, en San Pcters-
bargo, el 27 de febrero de 1917 (o sea, 12 de marzo por el calendario
ocidental). Dirgieron estas acciones los bolchieviques, perou en las UIlti-
ma no fah6 la participaci6n oportunista de mencheviques y social-
revolucionarios.
Nwcitibas determinar quiet gobemrnaria el antiguo imperio ruso:
si d rcci6n surgido Gobierno Provisional, controlado por Ia burguesia,
o d ComitO Ejecutivo Central de los soviets de obreros y soldados. La
pelea se decidi6 por los Soviets cuando las masas reemplazaron en
septiembre, pot bolchleviques, la anterior mayoria obtenida desde febrero
por socialrevolucionarios y mencheviques, integrates de una corriente
claudicante pequenoburguesa, en dichos organismos. "Todo el powder a
los soviets" fue entonces consign que pudo conmover al mundo. Lenin
hzo posible el desarrollo de la revoluci6n democritico-burguesa de febre-
ro y su conversi6D en la revolucio6n socialista de octubre. Naci6 una
Lia primcra parte de este trabajo fue publicada con este mismo titulo en
Cuba $od4t.& A Habana, Afio 5, um. 49, septiembre 1965. p. 78-114.








nueva etapa mundial de luchas proletarias, incluyendo a la pequefina
Antilla que gobernaba, con el "cuero" el general Menocal.
AwOs de oscura gestacion
1918, filtimno afo de la Guerra Mundial y primero en el Viejo Mundo
de la victoriosa revoluci6n socialist, fue agitado en Cuba. Las huelgas
menudearon. Un vistazo a la Crenica cubana (1915-1918) de Le6n Pri-
meices1, permite apreciar movimientos de muy varia intensidad que
incluyeron a azucareros, zapateros, sastres, fogoneros, fundidores, tip6-
grafos, escoberos, rezagadores, tranviarios, portuarios, ferroviarios, tele-
f6nicos, barrenderos, ebanistas, empleados de restaurants, fondas y
hoteles, obreros de ffibricas de mosaicos, etc. Aunque las cases domi-
nantes seguian disfrutando en el pais de aseendente bonanza econ6mica,
la situaei6n iba tornindose muy critical para los sectors populares a
causa de la distribuci6n de la riqueza, cada vez mas desigual, y los pro-
blemas planteados por el desarrollo de la Guerra. Elo engendraba una
multiplicidad de huelgas que no puede sorprender al observador y que
guard estrecha relacion con lo descrito en este pairrafo de Primelles:
Dos factors desfavorables se observan este afio al compa-
rarlo con el pasado. El preclio del azucar, determinado este anio
por ]a venta global a los aliados, fue un poco mas bajo que el
pasado. Pero como al mismo uiempo el nivel general de preios
de todas las demas mercancias habia subido nmucho, resultaba
que el precio del azmcar en relaci6n con el costo de producci6n
era bastante mis bajo. Por otra parte, las dificultades para el
abastecimiento de viveres y otras material indispensable aumen-
taron a consecuencia de la intensificaci6n del esfuerzo de guerra
de los E.U.
La petici6n de aumento de salaries convertiase en el mas inmediato
grito de guerra clasista, teniendo a La Habana, como siempre, de esce-
nario principal, mas no finivo. Habian dejado de ser raros los arrests
de dirigentes y activists huelguisticos, y apelaba a veces el Gobierno
a la prohibici6n de reuniones proletarias. Mantfivose la praictica de ex-
pulsar del pais a los trabajadores extranjeros que denotaban rebeldia,
casi siempre espanioles, casi siempre acusados -verdadera o falsamente---
de ser anarquistas. El mas nutrido grupo, ocho en total, tuvo que aban-
donar la I la a principios de afio, bajo acusaci6n de fomentar huelgas
en los ingenios. Y en junio fun clausurado d-finitivamente Labor Saum,

1 Apktrida trash el triunifo de a Revoluci6n. S. A.








organo anarquistla dir;gido entonces, a lo pue parece, por Marcelo
Satinas.
De las numnerosas huelgas p!anteadas en 1918 hubo dos con relieve
mayor, ambas en noviembre. Una tuvo origen portuario. La otra ferro-
v4ario. En ambas ccasiones surgicron recios movimiientos die solidaridad
obrera en torno a cilas, qnc ban sido calificados, por su cxtensi6n y fir-
mena, de huelgas generals.
La huelga portuaria estalo6 en la Capital el cuatro de noviembre y
mantivose hasta el 18, terminando victoriosamente. Se encon6 de minodo
considerable cuando sus dirigentes maximos, entire ellos Gervasio Sierra,
fueron castigados, en maedio de las negociaciones, con 30 dias det prisi6n
por "coacci6n y amenazas". Ape!6 el Gobicrno al recurso de enviar
presidiarios a los muelles para romper el movinmiento, inas unicamente
logr6 ique la solidaridad sindical hiciese posibie una llamada huelga
general habanera por la libertad de los trabajadores press y en respaldo
a las demands de aumento salarial formuladas. Por lo menos, result
efectivo el paro dl transport, asi comino la decision de no ediLar peri6-
dicos, tomada por los tip6grafos. El Gobierno ratrocedi6. Menocal jndul-
t6 a Gervasio Sierra y a los dernos portuarios press, recibidos por sus
compafieros con grande aclamaciones. Elleo dio fin a la huelga general,
no sin que en ]a noehe del jfibilo -13 de noviembre- se produjese un
encuentro at tiros entire obreros y policies. Nuevas vio!encias se hicieron
patented ean dieas posteriores, econ tranvias derribados en el Parque Cen-
tral y dispares abondantes, hasta que la patronal se rindi6 el 18, conce-
dimdo el aumento pedido y acatando el decreto 1887 que el Gobierno
&et pa satisfacer a JOB huelguistas. Se establecia en dicho decreto,
de da de dicidembre, el derecho ddel sindicato a intervenir, por medio de
su delegados, en las contrataciones de trabajadores, las cuales quedaban
ajustadas a estricto procedimiento. La representaci6n diplomAtica de
Estados Unidos se Ileno de ira.
En lo que ataile a la huelga ferroviaria, afecto desde el 18 de noviem-
bre el servicio correspondiente a las provincial orienlales --de la ciudad
de Santa Clara a la de Santiago de Cuba- y tuvo su centro neurAilgico
en Camnagiey. Los trabaj adores del Ferrocarril de Cuba reclamaban
20% de aumento en sus salaries, el rcconocimiento dcl sindicato -recoge
Prime1les- y la intervenci6n de ste en los nombramientos de trabaja-
dore, lstuvieron representados por alguien bien vorocido: el doctor








Emilio Arteaga Quesada, autor de las principles eyes sociales bajo el
gobierno de Jos6 Miguel G6mez. La respuesta gubernamental result
violent, siendo ocupada militarmente la ciudad de Camagiey el 30 de
noviembre. No obstante, la solidaridad proletaria vino en auxillo de los
huclguistas. El seis de diciembre se declare en Santiago de Cuba una
huelga general. Y lo propio sucedi6 en La Habana el dia nueve, que-
dando interrumpida la publicaci6n de peri6dicos, paralizado el trans-
porte y cerrados restaurants, cafes y panaderias. Se destacaron en If
direccio" n d movi'miento Jose" Bravo y Antonio Penichet, a juzgar pox
dates de Primelles. Tan clamoroca pelea termino de modo bastante
modesto, aceptando los ferroviarios el 12 de diciembre, un ligerisimo
aumento de salaries y muy pequefna reducci6n en la jornada de trabajo.
De inmediato cesaron, 16gicamente, las huelgas por solidaridad.

Cuba, en guerra con Alemania, velase obligada a realizar una esce-
nografia adecuada; babla proclamado el Serviclo Militar Obligatorio.
Pero como tal media resullaba totalmente impopular, con frecuencia
era atacada en mnanifiestos qcue circulaban con motivo de huelgas, o en
peri6dicos proletarios. Eio daba lugar a represalias del Gobiemo contra
la presunta "traicion national i de los german6filos. Sin embargo, no
siempre discurria la vida por tan azarosos caminos. A veces se pasaba
sobre la clase obrera una nieva ley social para suavizarle un poco el
impetu. Asi sucedio el primnero de agosto de 1918, fecha en cue fue
promulgada una adici6n a la "Ley de Cierre" aprobada en 1910 por
gesti6n de Arteaga. Abora, Pevando la iniciatlva el senador Maza y
Artola, se agrego al texto una disposicio6n segun la cual quedaba esta-
blecido tambi6n el cierre de establecimlientos el domingo, iniciativa que
merecio6 aprobaci6n del Senado y la Canara de Representantes, y sanciod6n
del Presidente. Quedaban exceptuadas las bodegas, que abririan los
domingos hasta las diez de la mariana y eerrarian en dias restantes a las
ocho de la noche.
La mnujer fue principalmente favorecida por otra ley social que habla
venido dando tumbos en los cuerpos colegisladores desde varies aios
atras y que al fin se defini6 en 1918 con gran indignaci6n de la Iglesia
Cat6llica y del Diaro de a Marina. El 29 de julio fue promnulgada Ia
ley del divorcio, estableciendose un grupo de causales bastante amplio.
Simu'.tfaneamente qued6 proclamada otra ley que ponia fin a ]a validez
legal del matruinonlo religioso y fijaba la obligatoria vigencia en tal









sentido del matrimonio civil. Ambas fueron recibidas con respaldo cerra-
do de las mayorias y no pocos aspavie'ntos de indignaci6on clerical.
Hacia 1919 emipezaron a senitirse con fuerza en Cuba las primeras
rufagas de la Revoluci6n Rusa, ahn antes de experimentar nuevos ascen-
0sos econ6micos la burguesia del pais a c()istecuencia de 1a zafra de ese
afio. En 1914, al comncnzar la Guerra. la molienda cubana arrih6 a unas
2 600000 toneladas -I a; cifroa nis alta de z-u histiria i sta entonces.
En 1919 pas6 de 4000000. En 1914 alcan?6 c1 d dicar ui preAio pro-
medio de algo mas de 2.5 ccntavos nor libra. En 1919 pav6 de cinco
centavos. El valor total de la zafra fue en 1911 de Munos $153 0000.
S11000.... i-stan laks v. para
En 1919, casi el triple: unjos .15.40000(B astn l-al 'i[n jra
expresar hasta qu6 grado ]a criniiccria niundial iba drterminando en
Cuba la aparicio6n de nuevas fo-tunas y el dcsahogo tcon6umico de ciertas
minorias privilegiadas, en tanto el pueblo ?e baUa con ila escasez de
subsistencias y la bolsa negra. Como van las mariposas a la luz, iban
a Cuba durante esos an-fios los emigrantes, prhi:ipalmente espanioles, aun-
que tambien eran numerosos los haitianos y jaaiairanos; todo Jo cual
agravaba la situaci6n del trabajador native. EP censo de poblaci6n reali-
zado en 1907 habia arrojado en la Isla esta cifra: 2 018 000 habitantes,
en guarismos aproximados. Al realizarse otro en 1919 ofreci6 uin incre-
miento extraordinario para una diferencia de 12 anios: 2889000, en
nwmeros redondos. Se compreade que una vez terminada la Guerra e
invalidaaos los arguments "patri6ticos" para reprimir las luchas obre-
ras, 6sta se desencadenasen de modo sfibito en pais que estaba presen-
ciando una implacable agudizaci6n de las di;iancias clasistas. Y si a
dio se agrega que la pr6dica sovi"tica intensificAibase en el orbe como
iposta a la guerra civil y las invasiones extranjeras impuestas a Lenin
por 4 cerco capitalists, no es raro que en Cuba se sintieran ahora los
prin roa ecos sostenidos de ella. Recu6rdese que este mismo ano se pro-
dujo la fundaci6n de la Tercera Internacional. El planet se dividia en
dos campos. Y Cuba vibr6.
Para que se tenga idea de c6mo amaneci6 1919 en la Isla, result
elocuente transcribir dos parrafos de Le6n Primelles (Cr6nica Cubana
1919-1922, p. 86), eliminando, para mayor claridad sus abreviaturas
caracteristicas. Dicen:
La oleada de huelgas que comenz6 en 1918 continue con
fuerza durante los meses de enero y febrero. La siguiente lista,
seguramente incomplete, puede dar una idea de la s tuaci6on.








2 de eicro, los obreros del puerto en Cardenas. 11 a 13 enero,
en la fAibrica de cermrnica de Rancho Boyeros. 12 enero, terminna
una huelga de pintores tapiceros y doradores comenzada en sep-
tienhbre 1918. 13 enero, huelga de aibafniles y carpinteros en
Ia Habana. 14 enero, de tabaqueros en Matanzas. 16 a 22 enero,
huielga ciie los ferrocarriles al oeste de Santa Clara. Terniin6 aeep-
tando nJa coinpafnia las demnandas de los obreros, porque Menocal
le peruiti6 un prestamo de $3 millones y que se autorizaria un
aumento de Cetes. 20 a 22 de enero, huelga de obreros meta-
Jiirgicos. 27 enero, comienza ina huelga de tip6grafos y otra
en el ramo de construceiones. 23 enero a 5 febrero, huelga de
fotograbadores. 29 enero a 10 febrero, huelga de panaderos.
Enero, hay tambin huelga en ]a refineria Belot.
6 febrero. se intensifica la hueldga de tip6grafos, en la Habana
no se publicaron los diarios, a excepci6n del Havana Post, hasta
el dia 13. Termina el dia 15 con un arbitraje dte Menocal dispo-
niendo un aumento de salaries del 10 y 15%... 15 febrero,
comienza huelga en la fAbrica de tejidos Industrial Mignon.
18 febrero, comienza huelga de estibadores en Matanzas, choque
entire huelguistas y rompehuelgas, vario' rauertos, la ciudad ocu-
pada militarminente. 20 febrero, paro general en Matanzas, ter-
mino el 23...

Era un temporal huelguistico. Germinal, revista proletaria, expresaba
en su numero del siete de enero: "La hora de la libertad se acerca,
pero no lentanmcente, sino en forma de un cicl6n en todo su desarrollo."
Hubo mitin el primero de mayo en el teatro "Payret". Y dice Primelles:
4.*. se acord6 protestar ante las potencias aliadas por el envio de tropas
a Vladivostock, y en Santiago de Cuba onde6 Ia bandera roja al lado
de la cubana". En circunstancias de invasion extranjera a la Uni6n So.
vietica pot coalici6n capitalista, tal actitud proletaria cubana constituia
un desafio significativo. Pero hubo mas. Cuando el oportunismo de
nuestro lamado teatro vcrniculo produjo ataques a los bolcheviques en
"Alhambra" -obra Cuiando vino Mefistd/eles- del public surgieron
vivas al bolchevismo y la anarquia. Evidenteinente, Rusia Sovietica ya
tenlia pros6Iitos, aun en medio de tremendas confusiones ideol6gicafs. No
debe silenciarse que la creciente inquietud de Washington dio lugar a
desembarco de infants de marina en Santiago de Cuba y tambien a la
presencia de estos en Camaguey, habiendo estado a punto de ser enviados
a Santa Clara. El temor al ascenso revolucionario de las masas no era
fingido.


10









Decia Beck, attachu military de Estados Unidos en Cuba, al redactar
informe a su pais:
En Cuba habia el 22 de noviembre 403 sindicatos. No tienen
direcci6n conjunta, sino Fe ponen de acuerdo en cada caso. In-
cluyo una lista con los nombres de los idcres de !a hue.ga [se
referia a la primnera huelga general de ese ano. S. A.] qu e me
dio el servicio secret cubano. Son 14 espafioles y 11 cubanos.
Otra lista compilada por un agent amerIcano es algo distinta.
Los miAs conocAidos te esos lideres son Antonio Penichet, Alejan-
dro Barreiro, Juan Arevalo, Gcrvasio Sierra y Jose Bravo.
y afiadia Beck:
He tratado de avcriguar las causas de ]a huielga y he legado
a estas conclusions: la causa bhsica es que los salaries no ban
aumentado tanto conio el costo de la vida. En cada huelga los
obreros han tenido una raz6n legitima en el fondo. La organi-
zaci6n de las huelgas ha mejorado progresivamnente, asi como
5u amplitud.

En nuesLros dias semejante inform seria calificado de "filocomu-
nista". Gracias a 0I puede apreciarse hoy que Barreiro no era solamente
en 1919 el director del Boletn del Cigarrero, sino figure proletaria diri-
gente. Aunque tambien lo era Juan Arivalo, que acabarfa sus dias mar-
cado por la traici6n, abatido a tiros alrededor de un cuarto de siglo mas
tarde. Las autoridades, encrespadas, adoptaban medidas que oscilahban
decade la prohibici6n del uso de banderas rojas el Primero de Mayo hasta
marrestos y expulsiones a graneL Una referencia de Primelles alude a
93 detenidos en La Fuerza y La Cabafia, durante la segunda huelga
eneral del ano. Transcribe otra que menciona unos 200 press, "en su
mayor!a extranjeros", que so encuentran encerrados en La Cabafia. Y una
trmera dice:

El 29 [de mrayo, S. A.] fueron dausurados los centros obre-
ros y continuaron las detenciones. El 30 fueron procesados por
el juez especial, Garcia Sola, 34 obreros por conspiraci6n para la
rebellion y para establecer una repiblica sovi6tica. (Cr6nica
Cubana 1919-1922. p. 92.)

*No era manifiesto el temor burguis? Por algo pidi6 el president
Menocal al Congreso, en mayo, autorizaci6n para supender las garantias
constitucionales. Y por algo, con cooperaci6n plena de Partido Liberal,
las garantias fueron suspendidas un mes, comprendido aproximadamente


11









entire el 11 de junio y el 13 de julio de 1919. A la burguesia cubana
no agradaba lo sucedido a Nicolis HI y Kerenski, en filtima instancia.
Pero, en instancia menor, tampoco le agradaban los aumentos de salaries.
La primera huelga general de 1919, Ia de marzo, tuvo fundamental-
mente motives econ6micos. Habiase iniciado como un movimiento de
obreros de la construcci6n por aumento de salaries y el reconocimiento
de su sindicato, teniendo La fifabana por scenario. Pero fue respaldado
de tal modo que el cuatro de marzo se convirtio6 en huelga general, con la
participaci6n de ferroviarios, tranviarios, choferes de alquiler, tabaca-
leros, portuarios, cocineros, camareros, barrenderos, basureros, etc. De
La Habana se extendi6 a Cienfuegos con gran rapidez donde tambien
alcanz6 jerarquia de huelga general. Parcialmente se contagi6o Santiago
de Cuba con huelga ferroviaria; y Gibara, con huelga portuaria. En los
muelles habaneros fueron ob'.igados a trabajar centenares de presidiarios,
mientras comenzaban a Hegar a la Capital buques de guerra norteame-
ricanos: tres cruceros y 10 cazasubmarinos en total. No obstante, logr6
el Gobierno el regrcso a] trabajo como media previa para conceder La
mediaci6n solicitada por los huelguistas, del president Menocal. Este
final de paro, el 10 de marzo, provoc6 no pocas protests en algunos
sectors proletarios que, colocaindose en actitud disidente, prolongaron
sus respectivos paros unos dfas. Hasta quo Ia calma, siempre relative, so
restablecio6.
La segunda huelga general tuxo un director contenido de airada rebel-
dia political, lo cual produjo no poco revuelo. Fue riposta proletaria a la
expulsion de 22 trabajadores extranjeros, de los cuales uno solamente
no era espafiol. Surgi6 en La Habana el 24 de mayo, como protest
tambien contra numerosas detenciones de obreros que venian realizAindose.
El Gobierno logr6 quebrantarla el 28, desatando una gran ola represiva
a fines de mayo y a lo largo de junior. Fue entonces cuando se lleg6 a la
suspension de garantias por un mrues, tras mfiltiples process judiciales y
dclausura de centros proletarios. En La Cabania ingres6 el 21 de junior,
por "anarquista", un precursor oriental del marxismo en nuestro pails:
Agustin Martin Veloz. Durante dicho mes, en conjunto, se decret6 la
expulsion de 87 trabajadores extranjeros, de los cuales finicamente 10
eran espanoles. Sumando dichas expulsiones a las de dos tabaqueros
puertorriquefios (ocurrida en febrero), dos socialists hispanicos (pro-
ducida en marzo), 14 espafioles y tires franceses (consumados en julio
y agosto) y a los 21 del filtimo trimestre del afio (18 eran espafiole),


12









hacen un total rapido, en nfimeros redondos, de mik de 150 deportacio-
nes. A toda trepidaci6n termimn6 1919, como habia comcnzado. Omi-
tiendo un sinfin de huelgas intermedias, cabe repetir el parrafo de Pri-
melles -op. ci. 1919-1922, p. 95 qat recoge las luchas principals
de octubre a dicieinbre:
Las huegais y otros incidents do estos tres mosec .on los si-
guientes: lo. octubre, en el puerto de Caibarie6n hay una lelga
que segfin el Diario de la Marnina present caracteres holchevikes.
6 octubre, terminal ]a hudega de despalilladoras, les dieron el 20%
de aumento. 6 octubre, huelga de tranvias en Camagiey. [...]
29 octubre, en las cantera? San Migrav, Guanabacoan, detenidos 19
obreros por coaccionar a sos companeros. 7 uioviembre, Nueva
Aurora habla del "imperio del machete, las pirsecuciones en Ca-
magiiey". [...] 28 noviembre, 50 pre"idiarios van a trabajar en
la refineria Beot. 6 diciemnbre, estalla una bomba en Cuba entire
Chac6n y Cuarteles. [... -] 9 diciembre, dicen los diarios que las
paredes de la Habana estaun cubiertas fe letr.ros anunciando el
"ras", lo que quiere decir "revo'uci6n, anarquia, soviet". 22 di
ciembre, se resuelven conflicts obreros en los ceritrales Narciso,
SVictoria, Francisco, Heredia y Miranda. 26 diciembre, Fabregat
pide al Secretario de Gobernaci6n liberlad de unos presos y que
se retiren los penados de Belot. [...] Comienza una huelga en
bahia, por solidaridad con la de Belot. Fueron enviados penados
a trabajar en bahia. Tambien huelga de tIpografos.
Y afiade Primelles:
Los obreros organizaron una gran manifestLacion (28 diciem-
bre) para pedir que se rebajaran en un 50%l los articulos de
primera necesidad y los alquileres. La policia la disolvio a tiros,
muriendo el obrero Liis Diaz Blanco. Al dia siguiente, en el
entierro de &ste, hubo nuevos choques entire obreros y policies.
Se gritaba "viva el soviet" y hubo 40 heridos, segun los diaries.
No debe omitirse, junto al drama, el sainete. En articulo sobre bolche-
vismo publicado por Juan Clemente Zamora en Cuba Contemrnporanat (mes
de mayo) se alegaba, segn Primelles, que
en Rusia las mujeres han sido declaradas propiedad national,
[...] deben inscribirse en un registro [.. ] todo ciudadano del
sexo masculino tiene derecho al uso de una mujer tres veces a la
semana por tres horas.
Asi escribian la historic de la pr6xima UninM Soviitica los cantores
de la sociedad que moria: tirando todo al aire.


13









La Cma y la Sima
En Cuba queddale vida a6n a esa sociedad. Ha podido apreciarse,
sin embargo, que la Revolucion de Octubre habia comenzado a abri'
surco en la mayor Antilla. Se incrementaba, mias que la cultural marxista-
leninista, que Ilegaria despu6s, la emoci6n bolchevique. Pero habia empe-
zado a leerse sobre socialismo cientifico con renovado entusiasmo. Gracias
a eso el imperialismo termnninaria por ser visto como un fen6meno econo-
mico-social, generador del gran villano, triturador politico de pueblos.
Nacia una luz para alumbrar la clave de los males de Cuba, mis de veinte
agos dcspu6s de Laber desaparecido el gran villano del pasado: el colonia-
fismo hiLpanico. iTierra irredenta pc.rque "los pueblos tienen los gobier-
itos que se merecen"? No. "%Aqui tienen que venir los americanos?" No.
Estibamos asi porque estaban dentro los americanos, aunque no siempre
se le viese. Iba tperdiendo prestigio aquella pobre explicaci6n casi anal-
fabeta: "Contra la ingerencia extrafia, la virtud domn6stica".
Si en 1919 se habia creado la Tercera Internacional, en 1920 era
organlzada la orientaci6n zuarxista en torno a la lucha de los sindicatos
medantc la Internacional SinLdiHcal Roja. -Y en que moment cubano!
;Justamente el aio de incrEiblc apoteosis azucarera, de Danza de los Mi-
Hones a! mAxinmo, combinada con el derruinbe vertical de la economic
cubana unos meses despues! Cuba lego a la ecspide, a lta cima, y se hundi6,
s1a trans;ei6n, en la sima. en el abismo de la crisis.

La zafra de 1919, cuya compra contratara Estados Unidos u ano Mantes,
cuando duraba todavia la Guerra Mundial, fue vendida pot Cuba, muy
solicit con Washington, a precio de sacrificio, aunque no desdefiable:
mas de cinco centavos la libra. Mlas, Ja do 1920, terminada la Guerra
Mundial, no tuvo pretexto para que la Casa Blanca especulase, como antes,
con el azuccar cubano. Cuba vendio6 a precio altisimo, de mercado miundial,
a compradores que se disputaban su azuicar; dispute ganada, como siempre,
por Estados Unidos, ias a precious increibles. Aunque la molienda resul-
t6 algo menor que la pasada, en la primera mitad del afio llego a pagarse
hasta 22 centavos por libra de azucar. Inflaci6n loca en el pals, por tanto.
A peso la libra de manteca. Conversion del Vedado en barrio lujosisimo.
El juego a tren en el Casino Nacional y el Hip6dromo de Marianao. Diez
rail pesos a Enrico Caruso por cada funci6n de 6pera en la capital. Cual-
quier hacendado sentiase un maharajai de la India. Mas. el reajuste de im.
portaciones hecho por los paises de Europa, unido a las siembras de remo.


14









lacha y otros factors, detuvo en itxo la espiral ascendente. Desde mediados
do 1920 so inici6 el de!censo del precio del azucar, que fut cayendo en
barrena. Octubre signific6 la arrancada del pAinico, pero en diciembre
el precio no legaba a cuatro centavos. Y Cuba quebro con mrin fuerzas
que si la hubiese sacudido un temblor de tierra.
Aquel preeio no podia compensar, ni remotamnente, los costs de
production, los coinpromisos econo6micos adquiridos con tos bancos por
hacendados y colonos. Para estos, de s6bito, la ruina, la desesperada
venta de despojos a las avidas y resi-Atentes compafiias latifundistas norte'
americanas. Mis de 20 bancos a la quiebra: jams recuperariati los
pr6stamos que habian hecho a hacendados y colonos. Salvo, naturalmente,
tres o cuatro colosos bancarios extranjeros, que se apropiaban, por cifras
minunimas, de los "centrales"' hipotecado.q y rematados. Asi paso a manos
norteamericanas, a virtud de la terrible crisis econ6mica iniciada en 1920,
hasta del 75% de la industrial azucarera cubana. Y se desplomaron muehos
negocios privados, y el Presupuesto Nacional, y los sueldos de la pequefia
burguesia. -Para qu6 describir la situachon de ha clare obrera decade
fines de 192?
La montaia y el barranco, en un mismo afno. Al principio las lachas
proletarias fueron hijas de la orgiistica prosperidad azlucarera, que aci-
cateaba brutalmrente la division de los hombres en class antat6nicas. Lie-
vaban batuta peleadora los obreros portuarios quo, couto se recordara,
halianse colocado en actitud de luchlia desde el 28 de dicienibre de 1919.
Otra voz huubo presidiarios como rompehuelgas en el puerto Ihabaaiero.
Hudgas aolidarias de ferroviarios y torcedores, mientras tanibien iban
*a lo mkssles, omow eaquiroles, soldados, mercaderes, rotarios y hasta
stwtdiautes aristocr iticos (como los hijos del Presidente de la Republica).
Braveaba de lider proletario Luis Fabregat, detenido pot "coaccion" a
obreros y eafrentado a la actitud liquidacionista de su rival de los muelles
-desprestigiado antes que Fabregat- Gervasio Sierra. Los portuarios
reconocieron sa derrota el cinco de febrero y tascaron el encono de ver
derogada su gran victoria de jornadas anteriores: el decreto 1887, que
daba a sus delegados participaci6n en las contrataciones de personal por
empresas navieras. 12 extranjeros expulsados; iuno solamente no era
espafiol. Menocal le habia cogido gusto a la suspension de garantias
constitucionales para romper movimientos obreros. Con auxilios de la
sospechosamente pasiva actitud de Gervasio Sierra, y gracias a una nueva
suspension de las garantias domnino6 la situaci6n. Dur6 esta vez la medida


15









desde el prlmero de febrero hasta el 24 de marzo. Lo cual no impidi6
que en marzo terminase con exito una huelga do tip6grafos iniciada el
29 de diciembre anterior, gracias a la cual se obtuvo un 15% de aumento
salaria1. Aparecio capitaneindola una personalidad obrera no mencio-
nada hasta ahiora --Alfredo 1,6pez- que iba a tener muy trigico final.
A'ifredo L6pez train impulso. Un mes mnis tarde participaba destaca-
damente en el generalmente denomrninado Primer Congreso Nacional
Obrero, que tuvo lugar en La Habana del 14 al 16 de abril de 1920.
Actu6 como secretario, al igual que Marcelo Salinas. Presidi6 el event
Jos6 Bravo. Escasos datos ofrece sobre el Congreso Le6n Primelles en
sus tantas veces citada Cronica Cubana 1919-1922. Express que estuvo
orientado contra el alto cost de la vida y en favor de la jornada de ocho
horas, asi como que se efectu6 "en un amibiente de moderaci6n". No
cabe duda, sin embargo, de que Ifue repartida entire los asistentes una
hoja suelta que irrit6 a las autoridades. Trataba sobre acuerdos de la
Tercera International y dio lugar a quo fuesen condenados por ello
Antonio Penichet y Marcelo Salinas a 90 dias de arrest. La inmediata
ilegada del Prirnero de Mayo se tifn6 de protest proletaria por la prison
de ambos dirigentes. Intentose un paro general que s6lo parecieron cum-
plir portuarios y tip'grafos. En cambio, como signo anarquista, estu-
vieron explotando bombas y petardos hasta el trees de mayo -una version
cont6 ocho bombas que explotaron y 12 que se mantuvieron mudas-
lo cual dio ]ugar a nuevos proesos contra obreros.
En junio volvieron los portuarios habaneros a la carga huelguistica,
en medio de explosions y expulsiones. Enrico Caruso, gran artista, fue
sincronizado, cuando cantaba la opera "Aida" en el habancro teatro
"Nacional", con una bomba que estall6 en los servicios del Centro Galle-
go, en el mnismo edfificio. Hubo heridos leves y alarmnna natural. Ete
hecho, ocurrido el 13 de junio, fue imitado el 27 del propio mes con
otras tres bombas habaneras, una de las cuales no respet6 cierta esta-
ci6n de policia. Simultineamente eran expulsados 10 espafioles mediante
tires decretos presidenciales. No obstante, los telegrafistas obtuvieron
aumento de salaries despues de tres dias de huelga; y los portuarios, anhe.
lando la vigencia del derogado decreto 1887, iniciaron nuevo y prolon-
gado paro. Para quebrarlo, a fines del mes siguiente, fueron enviados
a los muelles, como rompehuelgas, unos 500 penados. Mas, el movimiento
prosegula, aun cuando el lider portuario Gervasio Sierra habia cambiado
temporalmente su oficio. Ahora era policia y se le utilizaba en la captura


16








de presuntos anarquistas, no sin que algunia vez. se trabase en duelo de
4119
mojicones con su rival por e&, luterazgo portuario, Luis Fabregat. El 30
de julio result amenizado niiediLn;te ei e.stalldo do itia bomba en la !g1e-
sia de San Fclipe; aseguria Prtmilic, que "aria vieja bcala nturi6 del
susto". Fueron procesadas ipor eltlo 25 p. r-a,,14:;, incjuycnd[) a Alfredo
L6pez y otros dos dirigento-s qut habiazn uardudo prisi6n: Penichet y
Salinas.
Dentro del propio mes de julio, pero con anterioridad, mantivose en
Guantanamo una huelga ferroviaria.
La ascendente prosperidad burgucsa habia terminado. El dcscenso
economrn-co cala sobre I.a is a ccjo un b%' e. N'o obhtante, agsto pre-
senci6 una hudga tranvlaria que dt64 del 7 al 22 y que termin6 en derro-
ta rotunda. A la petici6n de aumento dJe salaries respondieron las
autoridades con el uso de policias como rompehuelgas. Empezaron a
explotar petardos aplasLados por tranvias, seido detcnido un hermano
de Marelo Salinas. Aunque el movimienwo fte reCialdado, d'as de1spues,
por paro de los choferes de alquile', Ia coinpa:fia ,1 .!,ia;a -norteamr .
ricana- logr6 atraer centenares de eequiroles que deterin naron Ia derrota
proletaria. En camb.o, al mes siguiente arribaron los portuarios habane-
ros a la victoria, alcanzando cierta intervenci6n de sus delegados en los
Ilamamientos al trabajo, llamamientos que !os patronos prometian rcalizar
a tenor de una lista del personal disponible confecclonada por el sindi-
cato. Esto fue, temporalmente, el canto del cisne huelgulslico, tras otros
paros del mes de agosto: cerveceros, textileros, ferroviarios. A partir de
sepziembre se hacia inminente que la baja azucarcra dEseTmbocaria en
naufragio econ6mico. Las bombas pasaron a petardos timnidos, de 2os
tales estallaron dos en septiembre, aunque volvieron a asccnder en jerar-
quifa dinamitera las trees explosions de diciembre. Tambi6n las expul-
ionet do'eextranjeros languidecieron de tal modo que en los iltimos cuatro
mem del afio s6to dos espafioles tomnaron el camino forzoso de la madre
patria. Ya el proletariado empezaba a debatirse no por la consecuci6n
de aumentos samariales, sinmo por impedir rebajas de Jomal y despidos que
le venian encima. Ahora estaba a ]a defensive, mientras un fiscal pedia
pena de muerte, por terrorists, contra Marcelo Salinas y Antonio Pe-
nicbhet.
En medido de tan adverse oleaje, con fines de resistencia a la furiosa
ofensiva patronal, fue constituida ---26 de noviermbr,. de 1920--- una
organizaci6n que escribiria hermosas paginas de lucha proletaria: la


17







Federaci6n Obrera de La Habana. Testimonios no confirmnados afirman
que Aifredo L6pez fue principal animador de la ecitada organizaci6n. Otros
atribuyen similar papel y el cargo de secretario general a Jos6 Pefia
Vilaboa.
Era un rumbo distinto al que habian tornado ciertos lideres obreros,
mas o menos ansiosos de cotizarse en el pantano politico en que Cuba se
debatia. Francisco Domenech, Juan Arevalo y Luis Fabregat, con A
aplauso de Carlos Loveira, marcharon rectamente en 1920 a la constitu.
ci6n de un liamado Partido Socialista Radical. Tan "radical" era este
"socialismo" que realize ingentes esfuerzos por subordinarse al Partido
Liberal con fines electorales. El precio, por algin motivo, no convino,
seguramente a Jose Miguel Go6mez -candidato presidencial- pues el
pacto no se consum6. Entonces, intr6pidamente, los sedicentes radicales
pusieron proa a la acera opuesta, integrada por el pacto de Menocal con
Ia fracci6n zayista del liberalism, llevando a Alfredo Zayas de candidate
a ]a presidencia. Zayas abri6 los brazes al "socialismo" y el pacto se
hiizo realdad. Contra postura tan oportunista dirigieron ataques Antonio
Penichet y Alejandro Barreiro, asumiendo, segun afirmna Le6n Primelles
(Op. cit p. 261) una postura de sindicalismo intransigente. Al quedar
Zayas triunfador en los comicios celebrados, hay derecho a suponer que
Arevalo y Febregat comenzaron a sentirse gobernantes de Cuba.
No debe cerrarse esta ojeada al ano 1920 sin recoger una presmunta
rectificaci6n a su propio libro que hace Primelles en la pagina 263:
Revistas Proletarias. Boletn del cigarrero. Quincenal. Organo
official de la Uni6n de obreros del cigarro en general [...] Direc-
tor: Alejandro Barreiro [..] Visto un nuxnero que dice "Afio
1, No- 13, 15 diciembre", por lo que creo que comenz6 este ano
y es un error haberlo mencionado en los afios 1915 a 1918.
Quede para un investigator future el esclarecirniento de esta duda
hist6rica.
Alboreaba 1921 y entraba Menocal en sus filtimos meses de gobierno.
Si much lo habian azotado antes las luchas obreras, ahora, con la crisis
econ6mica, las huelgas anteriores a! 20 de mayo resultaron salteadas. El
20 de enero fueron absueltos Marcelo Salinas y Antonio Penichet del
delito que se lets imputara --bomba del teatro "Nacional"?.- por el
cual habia pedido para ellos el fiscal la pena de muerte. En cambio,
marzo result testigo de la brutal condena -60 dias de prisi6n- dictada


18








por un juez contra la obrera Leandra Padr6n; media ins6lita en la
epoca. Sucesos menores, en fin. Mayo si presencio un noiabilisimo
acontecimiento: el encuentro de Alfredo Zayas con la silia presidential.
No menos de quince afios hacia que el flematico doctor venia preparando
tan i'austo hecho: aquello fue un triunfo de la tenacidad, cuando sabe
iigarse a una faita de escrupulos complete, tipo Jose Miguel, o tipo Me-
nocal. S6io que Zayas, eiegido president gracias a la protecci6n del
"Mayoral", su nuevo aliado, carecia de la popuzaridad de este en la co-
rriente menocalista y de ila popularidad de "Tibur6n" en la vertiente
migueiista. La tendencia zayistla? Era dolorosamente minoritaria en
comparaci6n con las otras. Por conibinaciones de la vieja political, gra-
cias at pacto de su esqueletico Partido Popular (rama disidente del li-
beralismo) con el bien alimentado Partido Conservador -uni6n que se
1lam6, sonoramente, Liga Nacional- obtLuvo la victoria. En medio de
una crisis econ6mica pavorosa, carente de tuerza propia en el Congreso
y la opinion publica, Adiredo .ayas coisiguio reaizar su dorado sueiio.
No era para bromas su situaci6n. EI apendice n ctmero tres de AMu-
car y poblaci6n en as Antil/as nos permile una vez mris seguir, con nu-
meros, clertas osciiaciones azucareras de1 pats. Segdu datos de Rlamiro
iuerra, la zaira de 1921 ascendi6 a casi cuatro millones de toneiadas,
pero con ruinoso precio promedio comparado at de aiiwos anteriores, ape.
nas superiores a tres centavos por libra, flue ta ultima zatra de Menocai,
cuyo valor, en nlmeros redondos, alcanz6 la citra de 4273 000 Dei
vaaor total de ia zatra anterior -unos $1S 000 000-UOWO no quedaba ni
rasuo ,cuamo Layas asu0ni el poder el 2t0 tie mnayo de1 iz.1. Lse ao
nuichos obreros habian trabajado en los "centrates" a cambio de i la comida.
Sdespiore de las recaudaciones piblicas habia hecho caer en barren el
Presupuesto Nacionat, acompaiiado por un cierre subito de multiples ne
gocios privados, determinado en parte pot la quiebra de ios Bancou.
Rukina para d rumboso cubano de afios anteriores y ruina para el modes-
tisimo ahorrista. Mas, la miseria tuvo una ventaja inapreciable para
los grandes capitales inversionistas, norteamericanos en su mayoria: lea
permniti6 comprar a hIa baja. Ellos si tuvieron -meros apendices que
eran de grande pulpos continentales y hasta mundiales- capacidad
para resistir y adquirir. Al iniciarse casi el gobiemo de Zayas, -1922-,
las inversiones norteamiericanas en Cuba arribaban a la cifra de unos
$1 200 000 000; pero el hambre atenazaba al pueblo furiosamente-


19








Como a tan desfavorables circunstancias economicas se unia la debi-
IisIna base political del zayismo, el Presidente tuvo un margen de manio-
bras muy reducido ante las presiones de Washington, lo cual iba a
colocarlo, en este aspect, en situaci6n inucho peor a la ya nada envi-
diable de Menocal. Si a ello se aiiade ]a personal corrupci6n de
Zayas, testigo impaciente de los voraces asaltos del menocalismo al tesoro
puiblico, se comprenderA el impetu que puso en el acuchillamiento indeco-
roso al erario. Pero este hecho, movido tarmbien por la "necesidad" de
sobornar a politicos que chantajeaban su indefensi6n con furiosos ataques,
le rest pronto la muy escasa opinion puiblica con que habia arribado
al poder. Y el imperiaiismo nortefio, veteran en estas slides, supo abusar
hasta ilmites increibles del desprestigio de Zayas, revistiendo ademas las
intromisiones de firmes prop6sitos moralizadores de la political cubana,
para aplauso de papanatas y farsa de plumiferos. Dado que Zayas era
corrompido, vino a "moralizar" la Is a el general Crowder, enviado per-
sonal del Presidente de Estados Unidos. Y Cuba increments su fase de
supeditaciones y sometimientos en forma tan desorbitadamente humillante
quo acabaria por engendrar, en riposta, el movimiento antimperialista.
Medla lo hizo patent y las agrupaciones comunistas lo calzaron como un
z6calo desdc 1923.
Sin embargo, no hay que anticiparse. Zayas acaba de tomar posesio6n
en 1921. Del mismo modo que su antecesor en los filtimnos meses, tendra
que afrontar aisladas huelgas en que los trabajadores esl6n colocados a
la defensive, lirmitandose con frecuencia a luchar contra Ia rebaja de
jornales. Nota singular, coincidence con la arrancada del zayismo, es la
quo ofrece en el nies de julio la revista anarq!iista Los T inempos Nuevos,
que arremete con brlo contra la Uni6n Sovietica. Copio a Primelles (Op.
cit. p. 411):
El gobierno ruso es mas desp6tico que cualquier otro de Euro-
pa, y mais peligroso, porque es mas hip6crita. Nos adherimos a
'a idea del Atzneo sindicalista, que invita a todas las organizacio-
nes obreras, asi como al Partido comunista2 y a los anarquistas,
a reunirse en el Centro Obrero, Zulueta 37, altos, para discutir la
conveniencia de enviar dos delegados al pais de los soviets, con
el fin de informal de la verdad de lo que pasa alli.
Ha pasado 41 tiempo y boy basta con sonreir. Mas, importa d?stacar
los coletazos que ha dado la pequefia burguesia en todos los tiempos

2 Expresion conventional en 1921. S. A.


20









contra el marxismo-ieninismo, en nombre de !a 'Iibertad". Lenin habia
creado una cosa "horrenda" de la que Marx hab;ara: la dictadura del
proetariado. "iQu6 desp6tico!", decGin V 1,,anarquLtas. "iOnQue hip6crita!
jY mi libertad, senior? jY mi libre albedrio de revolucionario?" No hay
que estimar, sin embargo, que la pr6ximrna Uni6n de Repfiblicas Socialistas
Sovieticas careciera de amigos en Cuba hacia 1921. Defendiala, a
juzgar por ciertos datos, la revista Anda, "6rgano official del gremio
de pintores. tapiceros y decoradores", gremio que tenia de president a
Jose Pefia Vilaboa. Y el semanario Ju-sticia, uno de cuyos administra-
dores fue joaquin Valdes. Es posib e que tamnbi6n lo hiciesen los 6rga-
nos de tabaqueros en que Aleianrro Barreiro inlervenia, bNen como
director o como administrador: el Boletin del cigarrero y el Boletin del
torcedor respectivamente.
Sin embargo. la policia trataba a Barreiro como si fuese anarquista,
tal vez nor perfidia, quizas porque, en Barreiro no bubiese clrnminado
aiin la formac6n marxista. Al rnenns, cuando una bomba estal6 en
L I Habana ei 22 de agosto nmo de Tos crnco detenidos frue. Barrehro, so
pretextn de habrse'e ocunado, coqo a oIns olros, literature anarquista
v exrlosivos. Paquitefe policfaco? Muy nosibht. puies La policia acuso
tambien, aunque no los detuvo. a Marcelo Sal;-ras, Antonio Penrchet,
Feliwe Zanata y Juan Arevalo. Ciertamente. la invclio6n de este filtimo,
vinculado a la politlquernfa active desde el ailo anterior, hue'e a farsa
estinada a conservar cieertos servicios en el movimiento obrero. Y no
otra exnIraci6n parece 16ica en To one toca a la reincornorac`6n de
orvasio Sierra al proletaarTiado nortuario, en funclones dirieente., trash
hbsber atitado como policia. Que las mrnasps en log sindicatos aceptasen
tatles rejuegos puede explicarse en funci6n del engafio y la inexnerieneia.
Parema ser visible, ademas, hacia 1921, en el movimiento obrero, la
vikencia de cierta corrupci6n establecida y mas o menos tolerada con
tal de loerar demands estrictamente economicas. POT esa ferbcha asistia
Carlos Loveira a una conferencia international de goblernos, sobre
asuntos laborales, en Ginebra. Ya estaba hecho. No obstante, el halo
corruntor que caracteriz6 al zayismo no pudo impedir que fuese repar-
tfda en octubre iuna proclama done se atacaba, afirma Primeles, "al
imperialismno yanki", cosa bastante ins6lita todavia. La proelama, de
sabor anarquista, hacia amenazas de atentado al general Enoch Crowder
si eran ejecutados en Estados Unidos Nicolas Sacco y Bartolomae Van-
zetti, a quienes la burguesia y el gobierno estadounidenses querian


21










Hlevar a la silla electrica ---como al fin hicieron en 1927- por un delito
de asesinato que se les invent para castigar actividades revolucionarias
en el seno del proletariado. Por tal amenaza a Crowder hubo process
y detenciones que recayeron, entire otros, sobre el siempre acusado
Antonio Penichet, aun cuando pronto obtuvieron los press la libertad
provisional. Pero antes de eldo ya babia estallado, el 30 de octubre,
una bomba en Guanabacoa. Una vez mas transcribe datos que ofree
Lco6n Primelles. El 24 de noviembre de 1921 f ue promulgada una lcy
de retire que incluia "a los empleados de ferrocarriles, tranvias y de
la Cuban Telephone Co", debut zayista en la legislacion sociaL Tanto en
dicho mes cuanto en el siguiente circularon manifestos del sedicente Par-
tido Socialista Radical que, por cierto, no estaban caizados con firms
de Domenech, Ar6valo y Fabregat sino de nuevos radicalse" y "socia-
listas" muy desvelados por la aproximacion de comicios parciales en el
ano siguiente. Simultaneamente a estos fuegos fatuos en que se jugaha
con la frase inmortal "Proletarios de todos los praises, unions' esta'l6
en la bahia habanera una nueva huelga contra la libre contrataci6n de
estibadores por la patronal. Estaba dirigida otra vez por Gervasio Sie-
rra. i0 Oh, lider violent! Antes de que diciembre terminase, dentro de
un tranvia, fue muerto un romphuelga y otras tres personas, confun-
didas con esquiroles, resultaron heridas en una calle habanera. En tanto,
la crisis trituraba al prolctariado de la Isla.
1922 fue peor, desde muchos aspects, que 1921. Por lo pronto, la
zafra -mayor que todas las anteriores: unos 4033000 toneladas-
se vio sofocada po r un precio promedio inferior al de 1921, de unos
2.80 centavos por Jlibra de azucar- Elo redujo tambien el valor total
de la molienda comparada con el afio anterior: ahora s6lo ascendi6 a
anos 8255 000 000. Obligado a disminuir auin mas el Presupuesto, que
no lleg6 a sesenta millones de pesos, Zayas intensific6 la rehaja de
sueldos a empleados y la cancelaci6n de criditos para obras pfiblicas,
sin quie un pequenio empr6stito de $5 000 000, obtenido de la firma ban-
caria Morgan, pudiese modificar tal realidad. La situaci6n de los traba-
jadores era desesperada, mas no por ello dejaban de ser traidos haitia-
nos y jamaicanos --por las grandes compafnias azucareras y hasta por
colonos fuertes- con destino a las provincial mis orientales. En gene-
ral, durante el cuatrenio zayista, iban a entrar en la Isla mis de 51 (W
haitianos y casi 19 000 jamrnaicanos, si nos atenemos a clculos que se
desprenden de Azucar y poblacidn en las AntWU&. Sobre tan feo fondQ


22









econ6mico, la guerra imperialista se hizo asfixiante. Tal vez ien ningrn
momento se vio tratada Cuba con tanto desden por su nueva metr6poli
como en 1922. No se le ahorr6 la inenor humillaciou por considtracraones
a su aparato de soberania. Fue el aiio en que el general Enoch Crowder,
en su caricter de enviado especial del president nortcamericano War-
ren Harding, redact6 y envi6 durante varies maeses al Presidente de la
Repfiblica de Cuba un memorandum official trash otro, dando pormeno-
rizadas instrucciones sobre !os mas diversos aspecto. administrativos
para "moralizar" la vida pfiblica cubana.
En medio de los 13 famosos memorindunis do Crowder, este oblige
a Zayas a designer un nuevo conjunto de secretaries tie despacho, el
Uamado Gabinete e la Honradez o Gabinete Crowvder, cuya insubordi-
naci6n al Presidente era, como cabe comprcnder, casi comnjpleta. Zayaa
tuvo que renmciar temporalmente a sus controls turbios sobre la Renta
do Loteria, gian fuente de prebendas y sobornos que todos los presi-
dentes cubanos, con excepci6n de Estrada Palma, habian utilizado basta
sitonces. Eso lo dej6 inernme, sometido a los mas violentos ataques poli-
tcos, perdido todo control sobre la prensa y el Congreso. Basta sefinalar
que bajo d Gabinete Crowder tuvo que prestar fianza el hijo del Pre-
sidente de Ia Repfiblica para gozar de libertad provisional; y se comn-
prenderi hasta que extremes lleg6 la "moralizaci6n" en inanos del
imperialismo. Aquello se hizo asfixiante para la dignidad de in pueblo,
.pee a los plumiferos que proclamaban a Crowder "ei mejor atmigo de
lo cubano".
El moviiento obrero, en tanto, segula a la defensive. Fue derro-
tea& en ero la aparatosa huelga portuaria habanera iniciada a fines
dd &So anterior, no sin que 11 rompehuelgas jamaicanos resultaran
heridos en choque con trabajadores cubanos, el dia 17. Exteriurizabanse
ferento de agitaci6n en demand de una ley que exigiese no menos
del 75% de obreroe cubanos a todas las empresas del pals. Hubo huelga
de telegrafitas en abril, que sirvi6 a no pocos esquiroles para conseguir
trabajo, lo mosmo que ocurri6 en agosto con un pars de estibadore .
Primelles menciona otras hue! gas: tabaqueros, carretoneros. imprenta
del Diario de I4 Marina, Ferrocarriles Unidos, paro general.. en ia
diminuta Yauajay. Rebajas y mais rebajas de salaries; gracias a la
huelga, por ejemplo, obtienen los ferroviorios que se les rebaje uin cinco
o un 10%, no un 15,


23









Pero hay, ademas, otras manifestaciones proletarias de vida. En
enero son absueltos Alfredo Lpez y otros dos obreros para los cuales
pedia el fiscal pena de muerte, acusaindolos de dinamiteros. No obs-
tante, estall6 una bomba en casa del administrator de la cerveceria
"Poar", Emeterio Zorrilla, en febrero. Fue arrestado Margarito Ig!e-
sias, quien anios mas tarde iba a ser asesinado, lo mismo que Alfredo
Lpez, por orden del president Gerardo Machado. Respuesta anar-
quista en febrero de 1922: otros dos petardos en la "Polar". En abril
llev6 a cabo la Federaci6n Obrera de La Habana -dia 30- 1a inaugu-
raci6n de su primer congress local, distinguiendose en sus tabores Alfre-
do Lpez y Jose Pefia Vilaboa. En mayo, otra bomba: obsequio a la
residencia del Ministro de Espania en Cuba, bien per la protest de &ste
contra un 75% de trabajadores cubanos en las empresas -demanda
pianteada- o por eI fusilamiento en Barcelona de dos anarquistas. En
el propio mes, denuncia del policia Olave -trigicamente asociado mu-
chos ainos despu& al asesinato del estudianite Felix Ernesto Alpizar
contra un folleto "subversivo" de Antonio Penichet. Bomba en via
ferrea de Marianao -Ferrocarriles Unidos- a fines de junior. Huelgas,
pocas, y bombas frecuentes, que ponian de relieve la vigorosa influencia
anarquista sobre lo mias batallador de la case obrera cubana en 1922.
Los hijos espirituales de Bakunin afilaban sus ataques a la Revo-
lucl6n Rusa. Dice Primelles (Op. cit. p. btoU):
La F.O.R.A., enfidad anarquista, que sigue los principios ddl
comunismo libertario de Bakunin, public una circular (repro-
ducida en El Progreso, 30 junior) en que (era) atacada la Inter-
nacional Sindical Roja por su character centralista y ferreo auto-
ritarismo.
A ello hay que agregar la pr6dica del organo anarquista Accidn
Conscience:
Cuando estall6 la revolucio6n rusa, de ella hicimnos s.n reserve
nuestra causa [..,] (pero) este Estado proletario ha llevado a
tal extreme su presi6n e intolerancia contra todo lo que no
dimane de 6l, que no soporta ni el libre pensamiento, ni la cri-
tica, ni educaci6n ni ensenianza libres. Para sintetizar nuestro
pensamiento terminaremos: Viva Ia revoluci6n rusa, abajo el
goblerno bolcheviki (sic), abajo todos los gobiernos, guerra a
la hipocresia.
En verdad, lo que estaba pidiendo guerra a gritos era la sandez, en
su maridaje con el analfabetismo ideo&6gico. Pronto se encargarian de


24










defender a la Uni6n Soviktica Jiuto Antonio Mella y las 2grupa cones
comunistas.
Si azotaba a! proletariado de Cuba eu 1922 la destiaci('1 CUIarquista
y su divisionismo, tambien lo azot- a el agr'clamicnrto de Ia moral en
algunas capas de trabajadores. 561oo eo podia exp'icar i;1ti un nuexa-
mente titulado "Partido Socaistal" sirvieec de i nsruxmcnto a ceto
Lis Garcia para ser edecto conccjal (n comicios 1prciales ine tuvieron
lugar en La Habana con el advenim'ento die novic.nimbre. Ya c l vocahlo
socialismo se empleaba abicrtamentc come garrui'oha K? a sillar al jpan-
tano, a la par que era objeto de deniieos cil o-I.,aI? -P .i i c ,iico. QtIzas
por e'lo Carlos Balifio prolog6 en 1922 ec folleto dI Anonio Penichet
que alarmara a la policia: Tdcticas en. uso y t6cticus a seg. r. Dicho
folleto, a juicio de Balifino, era una contribucion apic:iable a ]a unidad
combativa del proletariado, lo cual sugieC'e quC Penicet p crtenecia en
1922 a una rama, poco frecuente, de anariuistas unitaros, Y cwon'ituia
tambien una contribuci6n -p-ucde icetk, ca ?)o :',':Ic;! dl Carlos Baifio,
compilacidon de Aleida Plasencia Me,'ro- it a iAs ciin'a moral o(jiera,
lo cual sugiere que era respetado Petchet a,,r :'n vdla.i pm1rona1. No ohs-
tante, unos ailos despues, Antonio Penicl rerirado dc today inritancia
active, no tenia otra vigencia que la de escribir en la nada radical revista
Careles -llego a ser mas tarde profundamnente rcac -ionaria- artculos
do sabor reformista que Carios Balifio, ya fallecido, no pudo leer-

1923: El bautino de fuego
Fue en 1923, aio notabilisimo en la his-toria de Cuba por nfiultiplCes
concepts, cuando comenzo6 a aflojarse algo la tenaza et-onomica y po'i-
*s quw venia-asfixiando a Cuba. Por lo pronto quedo6 cerrad(a el 26 de
inio la negociaci6n con la firma bancaria Morgan que perinitio a la
sla obtencr un empretito de $50 000000. Era el quinto de la Repufblica
Pi d le considera el i segundo de Zayas; pero ponia en circulcion, ante
circunstancias muy critical, una inyecci6n de emergencia a un enfermo
grave. Y s6 produjo ese afno, simultineamente, una mejoria muy apre-
ciable. n la situaci6n azucarcra del pais. Si bien la zafra descendi6,
con reacion a 1922, a unos 3645000 toneladas, en cambio el precio
promedio de la libra de azfcar tuvo vertical mejoria, encalando hasta
4.90 centavos, lo cual hizo possible que el valor total de la zafra subicse
a unos 8400000 000. Tras casi tires afios de ininterruLnpida angustia
tmucarera, era un respiro quo se unia a los temporaes beneficios del


25










nuevo emprestito, lo cual forzosamente favorecia a Zayas en sus relacioZ
nes con el imperialismo.
Y vinieron ademas en su auxilio otras contingencies favorables de
tipo politico. Do marzo a mayo de 1923, por una parte, iba a reunirse
la Quinta Conferencia Panamericana, lo cual impulsaba a Washington a
suavizar ciertas presiones, para Ilevar a cabo con facilidad mayor sus
invariables prop6sitos de embuste diplomaitico al servicio de la hegemo-
nia continental del Norte. Per otra part, el sfibito fallecimiento --sui-
cidio?-del president norteamericano Harding el dos de abril promovi6
su reemplazo por Calvin Coolidge, vicepresidente hasta entonces, quien,
como era l6gico, necesitaria cierto tiempo para desempefiar sin disfraz
el agresivo 1papel de lobo. Zayas pudo permnitirse en 1923, por tanto,
pequeios lujos que hasta entonces no le concediera la Casa Blanca. Con-
sigui6 que Crowder dejase de ser "enviado especial" para convertirse
desde el seis de marzo en embajador -estreno de esta jerarquia por Esta-
dos Unidos en Cuba- lo cual iba a obligarle a guardar, al menos, ciertas
apariencias de respeto diplomitico. Consigui6 tambien el tres de abril
desembarazarse del inc6modo Gabinete de tI honradez, lo cual disminuia,
en intensidad al menos, las intromisiones de Crowder. Y hasta logr6 que
el doctor y coronel Cosme de la Torriente, favorite del State Department
en la Liga de las Naciones, se convirtiera en el primer embajador -no
ministro- de Cuba en Estados Unidos, a fines de 1923. De este modo
Zayas comenz6 a salir de la perpetua inestabilidad quo lo habia azotado
desde 1921.
Por contrast con tales ventajas presidenciales 1a acci6n reivindica-
dora de las masas comenz6 a manifestarse de modo inconfundible -en
lo quo toca principalmente a la pequeiia burguesia- cuando la crisis
econ6mica y la opresi6n political habian disminuido. En lo que se refiere
a la case obrera, se hizo evidence que las orientaciones ideol6gicas de la
Revoluci6n de Octubre comenzaban a dar iniciales pasos organizativos
a travi de distintas agrupaciones comunistas en las provincias de la Ha-
bana y Oriente. Fue en 1923, por afiadidura, cuando nacieron para la
acci6n hist6rica, aunque no certeramente orientadas al principio, dos
grandes personalidades que dieron comienzo a To que s6lo con Fidel
Castro alcanzaria culminacion: Julio Antonio Melia y Rub6n Martinez
Villena.
Nacido en La Habana el 25 de marzo de 1903, hijo natural de padre
sastre y comerciante, nieto del pr6cer independentista dominicano Ram6n


26









Mella, Julio Antonio ing.rIo XT1 la Unmvcrlasi, a Jo pie parect: en 1921;
con nombre oficia, de Nicmnor M '(Phtar ',nd (fom-ibre pvIterno; apellido
de ]a madrr, irlandesa de origen). La Universidad que conoci6 era
podrida rama de utn tronco podrido: uscncia de profesores a cases o
presencia lamentable, en mIltiples. casos; inconipetcIcia e inmoralidad;
turbias oposiciones a catedra; verbulismo hucro; planes de studio arcai-
cos; y mil otras deficiencies y corruptelas. El jovfn Mella no se con-
formo con ser ateta, rcmieron. Denmni 6 .os rnales niu iversitarios en ta
revista estudiantil Alma Manler y aconsejo la rcbedia dnsde fines de 1922.
i,Qu6 faltaba? Uia cliispa. La trajo c d]ocior Jose Arct', rector de
la Universidad de Buenos Aires, cuando relate cnU cl Aula Magna de la
habanera Universidad, en diciembr:e de 1922, !a vlctoriona lucha estu-
diantil, con respaldo de profesorcs pronTresi-stas, lievada a cabo en la
argentina Umiiversidad de C6rdoba; hechio ocui ido uI.Ws afios antes
(1918). Oh, qu$ mngnifica pciea renovadora, auriclea4 ,,r democri-
tica! Los estudiantcs universittruio ide La iluhana ,,rdicrou de entu-
siasmo. Y cuando tuvo lugar, unns (i]s Je puL, cierio incident con
alumnos de Medicina protagonizado por el profceor Rafael Menocal, ardi6
Troya. Era enero de 1923. Pronto qicdo declarada una hiuclga general
universitaria -jpero quE mundo es tt.-- que Ienia t'n Julio Antonio
Mella su caudillo inconfundible.
Debut revolucionario, sin acento politico todavia. Mas, suficoieite-
mente fuerte para animar una lucha abierta por Ia reform universitaria,
organizada por la recien nacida Fedcraci6n d s I'sludiantes de ]a UnIJiver-
sidad do La Habana. De iucntes dispersas e nseguris, y de folletos
vi1idos sobre Mella, escritos por Ladislao Gonzailez Carliajal, Mirta Agui-
rre, Sarah Pascual, Erasmo Dumpicrre, etc. puedcn obtenerse salteadas
informaciones. Quedarian exprcs;ida.s otras fucntes si fuescn recordadas
ahora. Para rectificar errors much podria aportar, entire otros com-
batientes de Ia 6poca, la luchadora Charo Guiilaume. En resumnen:
nacimiento de la F.E.U.H., con Felio Marine'lo president y Julio Anto-
nio Mella secretario e inspirador. Demandas principles a! Gobierno:
1- separaci6n del professor de Medicina (Rafael Menocal); 2- creaci6n de
tribunal para depurar al profqeorado; 3- concesi6n a los estudiantes
de representaci6n en el Claustro General de Profesores; 4- construcci6n de
una ciudad universitaria; .5- concesi6n a la Universidad de autonomia,
o sea, sost6n por d Estado, pero con direcci6n propia.
No se pretend aqui emular con la me ritoria labor que entire nosotros
viene reaizando, desde aquella inolvidable presidcencia de Gustavo Aide-


27









regula, el "Instituto Julio Antonio Mella". Baste destacar, sobre aquel
movimiento, que alcanz6, entire otros respaldos profesorales los de Enri-
que Jose Varona -un Varona viejo cada vez mas joven-, Eusebio Her-
naindez y el propio rector de la Universidad en aquellos instances: I
eminente cientifico Carlos de la Torre y Huerta. Hasta una parte de la
prensa lo apoy6, movida quizas por la manifiesta simpatia con que fuera
acogida esta lucha por la opinion pfiblica.
ZEl resultado? Sin perjuicio de crear fuerzas de choque --los madn-
catos- contra presuntos traidores, el movimiento se caracteriz6 por su
mesura y obtuvo un triunfo clamoroso. En definitive los estudiantes acor-
daron regresar a classes, satisfechos. Quedaba suspense de empleo el
professor Menocal, asi como otros nueve profesores. Quedaba creado un
precedent: la reform de los estatutos universitarios por una comisi6n
integrada por el rector, seis miembros del profesorado y seis estudiantes.
Concediase lega'idad a una Asamblea Universitaria que tendria vigencia
permanent, formada por 30 profesores, 30 graduados y 30 estudiantes.
Se mantend-'ia la Federaci6n de Estudiantes de la Universidad de La HITa-
batia. Quedaba prometida la aprobaci6n por el Congreso y la sanci6n
por el Presidente de un proyecto de ley -presentado por Fernando Ortiz
y Enrique Casuso a la Camara de Representantes- en que se concedia
Ia autonomia a la Universidad.
Los profesores suspendidos de empleo -no de sueldo -fueron, en
total, 10. El jabilo prendia en la masa estudiantil. Claro que resultaba
ingenuo admitir la posibilidad de sanear la rama universitaria del podrido
tronco neocolonial. Sin embargo, la lucha por la reform, clarinada ini-
cial de Mella, fue just. Sacudi6 Ia mata. Puso en pie de combat
-combate apolitico- a los estudiantes de 5a Isla, principalmente univer-
sitarios. Alli naci6 una tradici6n estudiantil cubana con aliento de rebel-
dia para mas de un cuarto de siglo.
Apenas regresaba de su asombro la Repufiblica por la firmeza, disci-
plina, seriedad y organizaci6n de "los muchachos" oh, tiempos idos,
de frotar jab6n en rieles de tranvias!- cuando volvi6 a toparse con
espectaiculo inusitado: el Primer Congreso Nacional de Mujeres de Cuba,
inaugurado en primero de abril. Se conmemoraba ese dia -jreligiosidad
o blasfemia?- el Domingo de Resurrecci6n coincidente con la fecha.
Era una secuela del movimiento feminist desarrollado desde el
siglo xix en Gran Bretania y Estados Unidos; e impulsado notoriamente

28








por los aiaziccs quo se derivaron de la erecule intwrvc^ticn femenin
en mlItiples actividades, antes vedadlas, quo le franqucara "a primer
Guerra Mundial. Tambien ent Cuba se abri6 pasoi la aspiracihn al trabajo
y Ia educaci6n, al voto y la libertad de movimierntos, a la igualdad con
el homibre aike !a Icy. Si esto habia sIo impo.-ible p!mtmarlo cu3ndo
s6lo existian en la Isha mujeres despalllladoras wntes del cease de la
dominac56n hispainica- y enfermeras, inaestras y mecar6grafas -con
posterioridad a esa terminaci6n- el cuadro era bien distinto en 1923-
La crisis de los alios anteriores, unida al progress general de los tiempos,
habia lanzado a las cubanas hacia la bfsqueda del apuintalamiento de sus
hogares mediante decorosos trabajos rem-uncrados. Por ello pudiero n SUT-
gir organizaciones feministas en los alrededores de 1920, como el Club
Femenino de Cuba, nacido en La Habana, el lambien habanero Partido
National Sufragista y otras entidades del llamado sexo debil. En torno
al Club Femenino se nucle6 una Federaci6n Naciona! de Asociaciones
Femeninas de Cuba -noviembre 30 de 1921- integrada por cinco insti-
tuciones con un total de ocho mil asociadas. Hacia 1923 las personali-
dades principles de tal movimiento eran Pilar Morl6on de Menendez y
Pilar Jorge de Tella.
Apenas hay que discernir el origen social de estas pioncras del ferni-
nismo cubano. Constituilan iun tronco de pequefia burguesia relaclionado
con el movimiento feminista norteamericano y tocado de pretensions
inteiectuales con mas empaque que cristalizaci6n. Habrfa sido indtil
buscar aquI impulso revolucionario clasista, salvo en algupna exigua mino-
ria. Pero llevaron a cabo las ferninistas una contribuci6on nada despre-
ciable a las reivindicaciones de su sexo cuando lograron reunir el Primer
Congress Nacional de Mujeres de Cuba; que fue a la vez el primero de
toda la America Latina, si nos guiamos por la propaganda del event.
Bajo la presidencia de Pilar Morl6n, so entr6 en variado temario: sufra-
gio femenino, acceso de la mnujer a cargo poblicos de relieve, derechos
iguales a la madre y el padre, igualdad de los sexos ante Ia lcgislaci6n
penal (adulterio, etc.), tribunales femeninos para mujeres y ninios, mejo-
ramJento de la vivienda obrera, equiparaci6n de salaries con el hombre
por trabajo igual, reconocimientos de derecho a los hijos i!egftimos,
medidas contra la prostituci6n, etc. Hizose evidence un organizado esfuer-
zo de las ecat6licas por ganar el control del Congreso, prop6sito frustrado
por la combstividad del nucleo de librepensadoras.
La gran pugna ideol6gica se produjo al debatirse, con irreconciliables
criteria, los derechos de los hijos ilegitimos; a quienes Ia fracci6n cat6-


29








lica negaba con indiggnaci6n la sal y el agua, so pretextos de alta moral.
Sobre esto no se arrib6 a conclusiones, para evitar probablemente que
el Congress se escindiese con violencia antes de arribar a su termino.
Pilar Mor!6on, en el discurso inaugural, aludi6 a la corrupci6n del pais
y a su inexistente soberania, si bien con formas veladas que no impli-
caran, por reacci6n, el tratamiento de temas politicos. Hasta aqui su
actitud fue, en general progresista. En cambio, no pudo reprimir la fea
veta de la discriminaci6n racial -tambien muy veladamenie- ni alusio-
nes hostiles a! socialismo internacionialista soviitico, en nombre de lo
que lam6 "sano nacionalismo".
Edit6 el Congreso, posteriormente, unia Memoria en la cual qucdaron
recogidos los debates y proposiciones, con el texto de cada intervenci6n.
Claro que ella no contiene un balance escrito de los aciertos y errors.
Permite apreciar, sin embargo, la movilizaci6n valiosa de una discreta
izqulerda" femenina que logr6 sacar a floHate acuerdos que entrafiaban
progress. Y permit ashimismo comprender muna cortes protest de Juan
Gualberto G6mez por la marcada exclusion de ]a Asociaci6n de Coma-
dronas y otras entidades cuyas integrantes eran, en muchas ocasiones,
mujeres "de color". La aspiraci6n al voto fue, sin duda, cardinal pro-
p6sito de las organizadoras. Nada se obtuvo durante muchos anos, sin
embargo.
Pocas semanas antes, el 18 de marzo de 1923, entraban en liza de
rebeldia, con un sonoro escandalo que sacudi6 a la Capital, los j6venes
intelectuales del "Grupo minorista", capitaneados por Ruben Martinez
Villena. Nacido en Alquizar, poblaci6n modesta de la provincia haba-
nera -20 de diciembre de 1899- Ruben deccendia del conocido edu-
cador cubano doctor Luciano Martinez y de un fino espiritu, Dolores M.
de Vilena. Tal hogar, de posibilidades intelectuales, contribute a expli-
car el talent afilado y la selectividad inttna de quien iba a ser, por
exceptional alidad literaria en verso y prosa, el mas alto exponente de
una generaci6n de nuevos escritores cubanos. Graduado en Derecho
desde 1922, Ruben puso mas atenci6n que al foro al Grupo minorista.
zQu` era el "minorismo"? Una informal congregaci6n de j6venes inte-
lectuales con mayor vocacio6n por los disparos literarios que pollticos,
enemigos de tradicionalismo y los falsos valores, atrincherados en 1923
tras la revista Social. Moneda buena y moneda falsa, segin la vida
dernostraria despues; todo mezclado. Sin embargo, un grupo nutrido de
minoristas escenific6 ese anio junto a Ruben Martinez Villena la clebre


30








Protesta de los Trece. Con ineisivo estilo ha side dcscrito el episodic
pot Rauil Roa en su esbozo blogrAifico de Martinez Villena, clisico ya:
Una semilla en rm surco de fuego. Fue el estreno politico de Rub6n.
jNo habia firmado Justo Regiieiferos, del gabinete zayista, el escanda-
loso "chivo" de la compra del convento de Santa Clara por el Estado
cubauo? .No habia producido escaindalo que Zayas diesel $2 300 000 por
la ruinosa y venerable construcci6n? ONo iba a hablar Regiieiferos esa
tarde en la Acadeina de Ciencias de La ilaIana? AlIA se apareci6 Ruben
con sus amigos. Y cuando cl desdichado Regiieiferos iba a consumer su
turn, los minoristas llevaron a cabo la "Protesta de los Trece". Lo
cuenta Roa. "El pais entcro repudia el turbio negocio. Pero nadie osa
decirlo. Ruben lo dira." Para decirlo, naturalmnente, tuvo que arrebatar
la palabra al senior Secretario de Justicia y lanzarle a la cara tin severe
enjuiciamiento. Tremendo escandalo. Orden de prisi6n y fugaz encarce-
lamiento. Proceso por "delito de injuria". Al cabo, nada; salvo un
gesto muy significativo de iun joven de 23 aiios.
Rubin, sin formaci6n ideo'ogica marxista entonccs, sabe finicaniente
que quiere pelear. Contra la podredumbre zayista, contra la conmplicidad
explicit o tAcita de tantos compatriota.s. Por pura ingenuidad, unos
meses despu6s, estA metido hasta el cuello en aquel *movirliento civico"
contra Zayas en que hay veterans del Ejercito mainbi, politicos en active,
intelectuales y hasta estudiantes. Pero la reci6n creada Asociaci6n de
Veteranos y Patriotas a que 6l pertenece resuhla, en definiiiva, un timo.
El general Crowder se infiltra en el "movimiento" a trav6.t de sus agents,
intriga contra Zayas y acaba por admitir que el Gobierno tie Washington
exprese pfibica oposici6n al derrocamiento del Presidente por una acci6n
insurreccional. Rubin, partidario entusiasta de la insurrecci6n, anda pot
Fstados Unidos, haciendo practices para presentarse con avi6n de bom.
idee~mobre el Palacio Presidencial de La Habana. Lo que 61 cree una
rtolucinm se convierte en farsa; el "movimiento" de los Veteranos y
Pitrbiota disuelve para no disgustar a Washington. Mas, ello cuesta
i Rnb6n Martinez Villena un mes de carcel en la ciudad de Ocala, Estado
de la Florida; y el desoubrimiento de que Cuba no puede ser salvada
pot I& union de pilos, idealistas y lacayos de la Casa Blanca. En lo
ade.ante Ruben ubra escoger las causes que deben ser defendidas.
Traa e afio convulso, en que el conformismo se agrieta por todas
parts, at0 como maco cuyo relieve no ha sido bien destaeado, ]a
vigmeoa de varias agmpaciones comunistas. Es que acaso son ellas
las que dirigen la agitacion? Ni por asomo. Pero no puede aguardarse








por mas tic-rnpo ia necesidad de profundizar cuales agrupaciones comt-
nistas existen ya en 1923. La Habana si, naturalmente. 1Y las otras?
jTambi6n Guanabacoa y San Antonio de los Batos? -Y las de Oriente?
De Eodos modes, so hace ineludible destacar el asombroso progress poll.
tico que separa al Melia de enero -reforma universitaria- del Mella
de octubre -Primer Congreso Naclonal de Estudiantes-- solamente expli-
cab'ce a virtud de la vinculacion de JuTio Antonio en esos ocho meeses
con focos de acierto ideolo6gico. No lo atrapa el anarquismo, corriente
de mayorltaria vibraci6n entire los lideres del proletariado en 1922. aPor
que.? Acaso no son esos los mismos lideres en 1923? Evidentemente.
Mas, en 1923 -aun cuando no Ilegue todavia a las masas en proporci6n
suic.ente la emoci6n "bolchevique" de adhesi6n a la Uni6n Sovi6tica,
y a los principios fundamentals del leninismo- eta eati cuajando ya,
en las mhnimas y apenas estimadas agrupaciones comunistas; posibiiliin-
dos& el enfoque certero que debe aplicarse a la realidad cubana. FPor
Rivero Mufiiz sabemos de la ainistad que Mella anuda con Balifio. ,C6mo
admitir que en el progress ideolo6gico de Julio Antonio, progress anterior
a octubre de 1923, no jugara iaportante papel su relaci6n con la Agru-
pacio6n Comnunista de La Habana, al menos?
En efecto, el afio se cerr6 con la unica pr6dica vAilida para Cuba,
manifestada hasta entonces de modo esporidico y subalterno; la prd&lica
contra el imperialismo norteamericano. Fue Mella quien, ante las masas,
alz6 su litigo revolucionarlo contra el Coloso y no lo dej6 sin empleo
hasta el dia de su muerte. Con ello recogia la vieja herencia martiana,
mas recogia a la vez las explicaclones de Lenin sobre la etapa superior
del capitaiismo, Uni6n de voz mamblsa con ciencia marxista enriquecida.
Sin independencia econ6mica de los pueblos, imposibes la justicia social
y la soberania political: he aqul aun z6calo sencillo. Pero el rescate de la
riqueza por los desposeidos seria mera ilusi6n mientras no se forjase,
como gran cave revolucionaria, la hegemonia de la clase obrera y su
alianza con los campesinos. Jose Ingenieros, muy fitil a la juventud de
America, quedaba, sin embargo, superado. Es la Uni6n Sovitical o que
bulle en la cabeza del joven estudiante cuando visit sindicatos de histo-
rial peleador y traba nexos de amistad con luchadores obreros, entire ellos
Alfredo Lbpez. Claro que todavia Ie queda much por aprender, pero
la luz se ha hecho. Entonces viene, a juicio nuestro, el Primer Congreso
Nacional de Estucliantes, que Mela usa para enseniar a Washington el
pufio definitivamente,


32









Lineas generals de este event fueron, con gran disgusto de ia
."derecha" estudiantil y furia de la caverna cat6olica, antimperialismo,
anticlericalismo, respaldo a la Uni6n Sovietica y planteamniento de cierta
unidad combative entire estudiantes y obreros. Denuncia del imperia-
lismo yanqui como gran fuente de la corrupci6n y el atraso vigentes en
Cuba. Denuncia de la actividad eclesiastica en Ia ensefianza como pilar
spiritual para la resignaci6n de las masas. Saludo a la obra de Luna-
charsky, entonces Comisario de Instrucci6n PuTblica, y petici6n de rela-
ciones diplomiticas con el Gobierno Sovietico. Constituci6n de la Con-
federaci6n Nacional de Estudiantes de Cuba, de la cual Mella es electo
president. Fundaci6n de la Universidad Popular "Jose Marti", para
aprendizaje de trabajadores con rebeldia. Esta filtima iniciativa iba a
alcanzar sostenido eco durante cuatro aiios. El conjunto de los t6picos
pone de relieve, en octubre de 1923, una distancia sustancial con respect
a los planteamientos apoliticos de la reform universitaria reclamada en
enero.
La Universidad Popular, que funcion6 en Ia universitaria Facultad
de Derecho, en el Instituto de Segunda Ensenanza de La Habana y en loca-
les proletarios, hizo patente un acercamiento obrero-estudiantil en tornmo
a temas revolucionarios, o por lo menos, progresistas. A cargo las classes
de j6venes intelectuales y estudiantes, con auditorio obrero, tuvieron
de inmediato el concurso de Ruben Mar inez Villena y otros espiritus
cultivados e inquietos. Asi se estrech6 una s6lida amistad entire Julio An-
tonio y Ruben, de la cual era cabecera el primero, pese a no ser intelec-
tal propiamente y haber arribado tan solo a 20 afios de edad. Comple-
taba Mela su liderazgo de aquelia generaci6n publicando, como 6rgano
estdiantil radical, la revista luventud, no reducida comno Alma Mater,
a!d imbito exclusive de la Universidad.
1924 fue afno de transici6n entire la circunstancial mejoria econ6mica
y dl regreso a a depresion azucarera del siguiente afio; transici6n tambicn
entire la genesis revolucionaria de 1923 y los comrnbativos estallidos de
1925. La zafra, de unos 4 112 000 toneladas -mayor que la anterior-
s6lo alcanz6 un valor total de unos $368 000 000, lo cua! signific6 un pri-
mer paso de regreso a los recientes afios malos. La causa residi6 en la
nueva disminuci6n del prec'o promcdio del azuicar a unos cuatro centavos
por libra, cifra todavia admisib'e, pero nada rumbosa. De todos modos,
Zayas pudo ir escapando, no sin que Mella se hiciese sentir en la arena
popular, rebasados ya sus iniciales limits universitarios. Aim cuando


33









no es ficil disponer de datos series en la escasa literature hist6rica cubana
que estA al alcance, sobre huelgas y otras contingencies del proletariado
posteriores a 1922, al menos cabe recoger que Julio Antonio fund este
ano una Federacion Anticlerical de Cuba que intentaba obstruir las opor-
tunistas vio'aciones por el Estado cubano do la constituci6n de 1901,
manifiestamente laica. Tambien iba dirigido el prop6sito anticlerical
contra las mais o menos disimuladas intromisiones de la Iglesia Cat6lica en
la orientaci6n ideol6gica interna del pais. Sin embargo, la Federaci6n
Anticlerical no alcanz6 actividad verdadera.
Cabe recoger, asimismo, que desde marzo de 1924 publicaba la Agru-
paci6n Comunista de La Habana Luciha de Clases, bajo la direccion de
Carlos Baliao.
Benito Mussolini, recien estrenado dictador de Italia, en 1922, aca-
paraba gran admiraci6n de las classes dominantes en diversas parties del
globo. Su fascismo parecia seductor; sus camisas negras, muy esceno-
graficas para una buena represi6n del proletariado. No obstante, la
Agrupaci6n Comunista de La Habana en el sector obrero, y Mella en d
estudiantil, conjugaron sus esfuerzos para Ilevar a cabo con exito ciertos
actos de repulsa popular por la liegada al puerto habanero del Itaoa,
transport enviado a America por el "chie" en jornada de propaganda
fascista, con una exposici6n de products itAlicos. Ello ocurrio6 en sep-
tiempre, y el barco tuvo que anticipar su marcha como consecuencia de
las acciones de calle que le mostraban hostilidad. Otra contribuci6n a
la reeldia cubana de la epoca merece destacarse tambikn: las huelgas
proletarias que ferroviarios y azucareros protagonizaron en varias provin-
cias. Eslas dieron notoriedad a Enrique Varona, lider ferroviario de
Mor6n con ideas anarcosindicalistas, quien guard prisi6n. Aquel lucha-
dor empezaba a convertirse en un problema para el imperialismo.
La Repiblica se distrajo a fin de aino con las elecciones presidencia-
les. En el seno del Partido Liberal habian aspirado a candidates Carlos
Mendicta, con alguna popularidad, y Gerardo Machado, que no la tenia.
Pero Machado tuvo otra cosa para ganar la postulaci6n de su partido:
!o milones conseguidos a traves del comerciante espanol Laureano Falla
Gutierrez. Ello no preocup6 a los conservadores. Muerto Jos6e Miguel
G6mez en 1921, pensaban ellos que s61o un gran caudillo quedaba: Me-
nocal. PFor otra parte, estimaban vigente el pacto con Zayas, a quien
llevaran de candidate presidential en 1920 con el compromise de que res.
paldase, a su vez, a Menocal en 1924. iErr6neo c&Iculo! Zayas cobr6


34









:as cuentas que Menocal le debia -derrotas electorales fraudulentas de
1912 y 1916- mediante un pacto de su Partido Popular con los liberales.
Machado, contando asi con los recursos del poder, fue postulado pot
ambos partidos contra los conservadores, cuyo candidate era Menocal.
Gan6 facilmente las elecciones, sin fraude. Con tal de no soportar nueva-
mente al bien conocido "mayoral" el pueblo vot6 por an cambio.
Sin embargo, Julio Antonio Mella, bien informado sobre Machado,
comprendi6 que se avecinaban para la Rep6ublica dias de sangre. En ia
revista estudiantil Juventud se hizo eco de la victoria machadista desde
noviembre de 1924. Public un articulo y una fotografia del recien elec-
to president bajo esta definici6n, como titulo: "Otro amo mis: Machado,
Mussolini tropical."

Hacia la Jundacion del Partido Comunista

Ha Ilegado 1925. Zafra miala, aunque con mris az6car que nunca:
unos 5189,000 toneladas. La culpa es del precio promedio por libra,
que esta cayendo en picada: 2.35 centavos; anuncio de ruina. El valor
tota: de la zafra no llega ahora mis que a $290 000 000. Con malos vientos
entr6 Zayas. Y con malos va a irse el 20 de mayo. Machado, que se las
arregle con la creciente intensificaci6n del mnonocultivo cafiero y sus con-
secuencias. Miilares y millares de caballerias de tierra las acaparan la
Cuban American Sugar Company, la Cuban Cane Sugar Corpora.ion,
la General Sugar Company, la Cuban Dominican Sugar Company, la
United Fruit Company; En Oriente y Camagiiey se concentra mias do la
mitad del azucar "cubano". Hay redes ferroviarias particulares de las
"companies" para transportar cania a los "centrales y azficar a los puer-
tos... o subpuertos privados". El ingenio cs aqui nicleo urbano con su
aristocraicia nortefia o norteamericanizada y su plebe haitiana, jaraaica-
na y hasta cabana. El barrac6n mira con odio al "bungalow". Pero alli
en La Habana, antes de abandonar el poder, Aifredo Zayas inaugura
-8 de marzo-- un servil monument a las victims del Maine, el buque
de guerra cuya explosion sirviera de pretexto a Estados Unidos para de-
clarar la guerra a Espanfa en 1898. Es en 1925 un monument a las n*-
vemones yanquis en el pais; que alcanzan pronto la cifra mas alta de la
historic de Cuba: munos $1 500 000 000. Casi nada. Mis de la mitad en
la industrial azucarera. El resto diseminado en ferrocarriles, tranvias,
elcctricidad, gas, te6fonos, cables telegrificos, lineas de vapores, muelles,
acueductos, hotels, peri6dicos, destilerias de alcohol, fibricas de tabacos,


35








tejidos, cemento, hielo, refrescos, embutidos, zpara qu6 seguir? ,Para
qu6 aludir al hierro, al cobre, al zinc o a las frutas? -No tienen en sus
manos hasta los bancos principles y, consiguientemente, gran part del
cr'dito? No venden todo el petroleo y la gasoline que el pais consume?
ZNo han norteaniericanizado las ideas, el idioma, las costumbres, y hasta
la ropa? ,Existira sobre el planeta algo ma's important para un cubano
que hablar ingles?
Mella, que vivi6 en Estados Unidos y habla ingles, consider mas
important realizar esfuerzos para organizer al proletariado azucarero
con fines de lucha. Con tal objetivo da viajes por la Isla, que alguna vez
fueron relatados por Leonardo Femandez Sanchez. Si no lo consigue,
a! menos hacer hervir la Capital con tdnganas populares, con motivo ddel
servilismo official cubcnsis, derramado una vez mals so pretexto de la rati-
ficaci6n del tratado Hay-Quesada por Estados Unidos. Sin Jullo Antonio
hubiese sido aquello una paigina bochornosa. Porque podia admitirse
que Estados Unidos hubiese tardado hasta 1925 para reconocer legal-
mente lo que siempre estuvo establecido: la soberania cubana sobre Is!a
de Pinos. Podia tolerarse que hubiese dejado sin ratificaci6n hasta esa
fecha el tratado Hay-Qucsada, suserito por la Metr6poli y su humillada
neocolonia en 1904. Lo que no tenia noombre era que, encima de eso, la
Repuiblica se conmoviese hasta las lagrimas en 1925 per la "generosidad"
norteamericana y se organizaran, por las autoridades politicas, manifes-
taciones de calle para dar gracias a Washington. La protest de la Con-
federaci6n Nacional de Estudiantes de Cuba, exprecada en luventud e
inspirada por Mella, no se hizo esperar. Consisti6 en sacar a ]a calle,
e, dia sefnalado, una contramanifestaci6n de estudiantes antimperialisias,
no sin que ello engendrase chequeo con la policia, arrests y acusaciones.
Llevados a juicio Mella y algunos otros, los defendieron, en cierto juz-
gado pr6ximo a los Cuatro Caminos, Ruben Martinez Villena y Juan
Marinello, entire varios abogados. El joven lider universitario se neg6
a abonar la multa que le fuera impuesta y tumultuosamente abandon
el juzgado con sus compafieros. Mitin contra el imperialismo y el go-
bierno servil de Cuba en los Cuatro Caminos. Otro en el Parque Cen-
tral. Otro en el Parque Zayas, junto a ]a estatua que erigiera a si
mismo el corrompido Presidente. Hasta que carg6 la policia y hubo
cabezas rotas. Entre ellas, como cabhia esperar, la de Mella, abatido por
un toletazo furioso.


36








No era el funico sintoma de lucha ascendente. En febrero de 1925
tuvo lugar en Cienfuegos un Segundo Congreso Obrero Nacional, que
venia a ser una reunion preparatoria del Tercer Congreso Nacional,
animada del prop6sito de crear unima estructura sindicalista de aliento
abarcador: una central de trabajadores. No pudo darse culminaci6n
al empefio, mas fueron creadas las bases para que dicha iniciativa cris-
talizase unos meses mas tarde, cuando el Tercer Congreso iniciara sus
sesiones. Alguna version sobre el Congreso de Cienfuegos consider a
Alfredo Ldpez alma de este event y destaca la participaci6n que tuvo
en 61 Carme.o Garcia. Qued6 acordado que la nueva reunion de los
obreros congresistas tuviese lugar en Camagiiey; y que ali quedaria
estructurada la Confederaci6n Nacional Obrera de Cuba.
S61o que previamente fue reemplazado Alfredo Zayas por Gerardo
Machado en la Presidencia de la Repiblica, el 20 de mayo de 1925.
Con anterioridad de unas semanas, en abril, Mella publicaba Cuba, un
pueblo que jams ha sido libre. Y al participar en la conmemoraci6n
del Primero de Mayo, Julio Antonio bubo de aludir al general Machado
con el mismo remoquete que antes le diera. En su discurso del Nuevo
Fronton habanero, ante un auditorio de trabajadores combativos, lo
Ilam6 "Mussolini tropical". El duelo Macbado-Mella quedaba planteado
a plenitud de crudeza, pues simultaineamente andaba el general anun-
ciando en Estados Unidos -tipico viaje a recibir 6rdenes, de president
latinoamericano antes de tomar posesi6n- que no toleraria en Cuba
huelgas de mas de 24 horas, bajo ningfn concept.
UegO julio de 1925. Mella, Martinez Vilena, Baliio, Alejandro
Barreiro, Alfonso Bernal del Riesgo y otros fundaron en La Habana la
Uga Anti-Imperialista de Cuba.
De todas las agrupaciones coimunistas, ]a habanera resultaba la mas
important, con sius 27 miembros y su 6rgano periodistico propio Lueha
de Clases. Ella y otras agrupaciones comunistas mas pequenias, en agosto,
se cubrieron de gloria. Primero, por haber logrado participaci6n des.
tacada en la reunion del Tercer Congreso Nacional Obrero, verificada
e Camagiey entire los dias dos y siete, event en el cual lograron los
comunistas batir en cierta media la influencia anarcosindicalista y refor-
mista en el movimiento obrero, sin dejar de forjar por el!o la muy nece.-
aria unidad de tendencies distintas en el campo sindical. La Confede-
raci6n Nacional Obrera de Cuba (CNOC) qued6 fundada, contando
eantre as lideres a figures orientadas por el anarquismo, como los tipo-


37








grafos Alfredo Lopez y Antonio Penichet, y personalidades de fiiaci6n
marxista-leninista, como Jose Pefia Vilaboa y Alejandro Barreiro, uno
del sindicato de pintores y tapiceros, el otro tabaquero. Plante6se en
Camagiiey la iniciativa de gestionar un congress continental como paso
previo para la constituci6n de una federaci6n de trabajadores de America;
tarea que result, al cabo, de impossible cumplimiento. Con explicable ira
supo Macbado la noticia de una presunta central sindical cubana. Elo
habria de costar la vida ese anio, direct o indirectamente, al dirigente
ferroviario camagiieyano Enrique Varona, asesinado en Mor6n. Y al
afno siguiente a Alfredo L6pez, cuyos rests iban a ser encontrados much
tiempo mas tarde en el habanero Castillo de Ataris.
Durante el propio rues de agosto, en sus iltimos dias, anot6se otro
6xito, p6stumo, la Agrupaci6on Comunista de La Habana, al conseguir
comunicarse con el buque sovietico Vladislav Vorovski, autorizado para
cargar azucar en el puerto de C.rdenas. La vigilancia policiaca preten-
dia mantener aislado el barco al maximno possible. Mas, fue burlada
cuando Mella, portando carnet comunista, logr6 llegar hasta el Vorovski,
y regular a su capitfn una bandera cubana, y permanecer varias horas
en la nave. Die pie todo ello a que Mella pronunciase en dias posteriores
una conferencia que titulo Cuatro horns bajo la bandera roja, de la que
fue scenario la Sociedad de Torcedores de La Habana. Habia motives
para que Machado volviese a bufar de ira.
Pero el gran 6xito de las agrupaciones comunistas, durante ese his-
t6rico agosto de 1925, cristaliz6 en hecho trascendente: el Primer Con-
greso Nacional de Agrupaciones Comunistas de Cuba. Ahi naci6, al fin,
el viejo Partido Comunista de Cuba, cual proa de la lucha contra el
imperialism y por la soberania national; contra la explotaciOn capitalis-
ta y por un gobierno de obreros y campesinos; contra el racism y por la
integraci6n national definitive. A partir de agosto tuvo el pueblo cubano
lo que jamas habia tenido antes: uria vanguardia organizada de lucha
clasista.
Mafiana del domingo 16 de agosto, en 1925. Calle Calzada nfimero
81, del Vedado. Quince hombres. Doce credenciales. Cuatro agrupacio-
nes comunistas representadas: La Habana, Guanabacoa, San Antonio de
Ios Bafios y Manzanillo (por delegaci6n esta filtima en representatives
habaneros). Lo ha descrito e interpretado Bias Roca en el Magazine de
Hoy correspondiente al domingo 15 de agosto de 1965: a los cuarenta
anos de aquel acontecimiento. Revision de credenciales hecha per el


38








hombre de mas enranecida autoridad revolucionaria, Carlos Balifio. Ro-
deimdolo otros hombres de diverse procedencia. Julio Antonio Melia
(22 aios). Alejandro Barreiro (alto lider sindical). Yoska Grinberg,
F6lix Gurvich (Juventud Hebrea). Venancio Rodriguez (representante
de Guanabacoa). Miguel Valdes y Enmilio Rodriguez (representantes de
San Antonio de los Bafios). Enrique Flores Mag6n (del Partido Comu-
nista Mexicano). Y otros. Uno de estos presentes era el hoy muy respe-
tado Fabio Grobart. Dos dias de sesiones ouhminaron en la elecci6n de
un cormit Central, con el maestro espafiol Jose Miguel Pkrez como Secre-
tario General. Y en otros cargos Jose Pena Vilaboa, Alejandro Barreiro,
Julio Antonio Mella, Carlos Baliio, Yoska Grinberg, el periodista enpafiol
Rafael Sainz, Miguel Valdas y Venancio Rodrguez. Entre los suplentes
del Conilt6 Central fue designado Jose Rego. Fabio Grobart, Emilio
Rodriguez y Jose Rego hai sido durante much tiempo los inicos super-
vivientes. Pirdida de 1925, unos dias despu6s, fue Jos& Miguel P6rez,
arrestado y mas tarde expulsado del pais (fusilado en Canarias por el
fascismo en la ma llamada guerra civil espafiola). P6rdida de 1926,
Carlos Balilo, muerto. Perdida de 1927, Jose Pefia Vilaboa, muerto. Y
de 1929, asesinado, Julio Antonio Mella, exiliado desde 1926.
eToda la historic? No. Apenas el comienzo de una jornada extre-
madamente ardua para un grupo de hombres.

Era un puniado de hombres --dice Bias Roca-, muchos da
ellos sin una noci6n clara de Ia doctrine que habian abrazado
-algunos dejaron el camino a las primeras dificultades- pero
que dieron inicio a una alta misi6n: fundar un partido obrero
revolucionario de nuevo tipo quo mantendria en alto, a trav6s
de todas las vicisitudcs, Ia bandera del marxismo-leninismo en
nuestro pals, hasta disolverse ya con el nombre de Partido Socia-
lista Popular, para integrar, con el Movimiento Revolucionario
26 de Julio, con el Directorio Revolucionario 13 de Marzo y los
comunistas surgidos de las masas do trabajadores y combatientes,
el Partido Unido de ]a Revoluci6n Socialista bajo la supreme
direccl6n del compafiero Fidel Castro.

Sacrificio. Historia. Leyenda. Un recorrido final sobre 1925 no
habria permnitido omitir el asesinato de Armando Andr6, periodista con-
servador, casi en los mismos dias agosto 20- en que se constituy6
el Partido Comunista de Cuba. Anuncio del cic6n machadista de sangre
desafiado por Julio Antonio Mella, expulsado en septiembre de la Univer-
ei)d, arrestado en noviembre. victorioso en diciembre de su aventura-


S9








disima huelga de hambre, exiliado del pais en enero de 1926 con auxilio
de Rub6n Martinez Villena, Gustavo Aldereguia y otros compafieros de
lucha. -Ilegalidad del Partido Comunista? Seria decir poco: sobre 6
cay6 un temporal represivo. Y sobre lo que sucedi6 despues nada hay
que aniadir a este pairrafo del editorial de Cuba Socialista (nuimero 48,
agosto de 1965 titulado "El 40 aniversario del primer Partido marxista-
leninista en Cuba.":
De us 36 afios de existencia, el Partido Comnnista soIo vivi6
site en la legal idad. Otros siete anos los pas6 en la semi-legalidad
y el resto, 22 anios, tuvo que desenvolver sus luchas desde ]a clan-
destinidad. Miles de sus miembros sufrieron carcel y toda clase
de persecuiciones. Desde sus dias iniciales, nunmcrosos de sus me-
jores cuadros y militants murieron por la causa del soealismo-
Noske Yalov y Claudio Bouzon iniciaron un camino que continua-
ron Julio Antonio Mella, Mirto Milian, America Lavadi y dece-
nas de combatientes durante la tirania machadista. Aun bajo la
lamada "democracia representative", Jesus Menendez, Amancio
Rodriguez, Jose Oviedo Chac6n, Aracelio Iglesias, Miguel Fernan-
dez Roig, Hector Cabrera, Miguel Montoro y otros pagaron e1
alto precio de defender la causa de la clause obrera y de la libera-
ci6n national. En el period batistiano, los nombres de Paquito
Rosales, Jos6 Maria Pirez, Carfos Rodriguez Careaga, Saturnino
Aneiro, Armando Mirabal, Fulgencio Oroz, Eladio Rodriguez,
Humberto Alvarez awi como los de la Pascua Sanrita: Loy-
naz Hechevarria, Alejo Tomas, Hector Infante y tantos otros, se
unieron a Frank Pais. Jose Antonio Echeverria y sus compafneros
del 26 de Ju!io y el Directorio Revolucionario en la heroic lista
comun del pueblo cubano.
Hasta 1917, aiio do la Revoluci6on de Octubre, hubo desorientaci6n,
tanteo y tristeza de algunos precursores. Menos de medio siglo mis tarde,
la victoria del socialismo en la Repfiblica. Con asombro del orbe, Fidel
es rumbo de America. Merecen, sin duda, un recuerdo, los esfuerzos
que allanaron el glorioso advance de hoy.


La Habana, agosto de 1965.


40














Ciclo Vida y Obra

de los Poetas Cubanos


PrcSntaci6n de Roberto Fernandez Retamar

Cuando los compafieros de la Biblioteca me habliaron para que pie-
sentara a Roberto Fernandez Retamar, confieso que me cost un poco
acostrminbrarTme a Ia idea de que yo, un extranjero, presentara en Cuba,
y ante un auditorio cubano, a uno de sus mejores poetas.
Sin embargo, despuAs le encontre algiin sentido. Por un lado, les
confleso que no me siento entire ustedes demrnasiado extranjero. Y por
otro, me pareci6 oportuno mencionar brevemente uno solo de los muchos
aspectos significativos de un excelente poeta comno es Roberto, y mencio-
narlo a p.ar:ir de ciertas instancias de lucha ideologica que muchos escri-
tores latinoamericanos debemos enfrentar enII nuestros respectivos paises.
Hay una imagen del poeta, dcl escritor, qur. el imperialismo y sus orga-
nos y filiales de penetraci6n cultural lacen denodados esfuerzos por
vendcrinos: es el bombre "refugiado en su soledad", o sea una manera
elegarte y ret6rica de decir "enquistado en su frustaci6n"; es el hombre
incommunicado, pcro que ademAs asume su proplo aislarmiento con urina
sutierte ide delete morboso. Especialista en bloqueos, el imperialism
pretend hacernos career, a partir de esa image cercada, que esa es la
mais adecuada postura, cuando no la unica, para lograr el mejor product
artistico. La infelicidad, la incomunicaci6n, la angustia existential, se-
nan asi tres claves infalibles para aspirar a la obra maestra-
Pues bien, yo les diria que un poeta como Roberto es justamente la
antitesis de ese falso paradigma. En otras ocasiones he escrito sobre las
virtudes especificamente literarias de Retamar, sobre la necesidad de fe
que recorre su obra, sobre la riqueza de su imagineria. Pero hoy quisie-
ra destacar ese otro rasgo que en la America Latina nos importa mucho,


41








porque de a1gun modo nos sirve como motivaci6n y como testinonio para
luchar en nuestros paises contra la ideologia que, a nivel de cultural,
intent contrabNmdearnos la clase dominant.
En poema que a esta altura ya ha recorrido el mundo, Retamar
se ha reconocido como un hombre de transici6n. Como l61, muchos otros
somes conscientes de que existed en nosotros mismos un legado negative
a veneer, una hercncia que debe ser ldcida y firmemente rechazada, y
en definiitiva siistitaida por los valores esenciales del hombre nuevo.
Pues bien, a mi me parece qpc Roberto es uno de los poetas revolu-
cionarios cubanos quc esel cumpliendclo, sin prisa y sin pausa, esa ardua
transici6n. En su poesia hay, por supueslo, zonas de soledad, pero de
ningin modo esta cs la comnplacencia masoquista nii el deleite en la propin
frustraci6n que nos proponen los ide6iogos del neocolonialismo y el
subdesarrollo. Roberto enfrenta su propia soledad con profunda ironia,
y hasta con cierto aire de adi6s, de despedida. Poco a poco, o mas bien
mucho a much, se va alejando de su soledad para sumergirse en el
context fraterno. Y esto, sin consignas al digcridas, sin convulsiones
de nostalgia, sin alardes panifletarios, sin claudicaciones artisticas o
humanas.
En los ultimos tiempos, pero fundamentalmente en sus libros y poemas
=is recientes, hay una profunda asunci6n de la realidad. El hombre
preocupado, revolucionario, estudioso, fermental y sensible que es Ro-
berto Fernandez Reiamar, no se queda por cierto en los vericuetos de
su vida interior, pero tanpoco se resigna a efectuar un mero y textual
registro del contorno. E- poeta es uin ser social, pero no es, ni segura.
mente lo sera nunca, un ser impecable, tan puro y tan perfect como solo
puede serlo algo inm6vil o irrea. "El hombre no es de piedra, / El
hombre es de hombre", dice Roberto en uno de sus poexmas.
El poeta es iun ser social, y como tal refleja sus inquietudes, sus pro-
blemnas, sus deseos, sus inhibiciones, sus esperanzas y sus osadias, en
esa misma realidad que lo circunda. Es asi que el mundo interior de este
poeta aparece de pronto en su vision y version del paisaje, de los series
queridos o a querer; o tambien ante la fragilidad de la belleza, ante el
heroismo de este u otro puebio. En ese sentido, me parecen particular-
mente ejemplares los poemas escritos desde Vietnam, donde el austero
martirologio de cse pueblo de excepci6n se convierte en una suerte de
revelaci6on, de poternte y sensible reflector, capaz de alumbrar la orografia


42









personal del poeta, y de pcrmitirle valorizar en su exacta verdad sus
cumbres y valles, sus desiertos y oasis, sus amores e inquinas. Por eso,
porque la poesia de Roberto es la de un hombre de transici6n que esta
canjeando soledad por solidaridad, frustraci6n por plenitud, y lo esta
haciendo no pot un milagro inItempestivo y forzado, sino por un process
profundamente himiano e irreversiblemente revolucionario, y tambi6n
porque esa transformaci6n quizi pueda verse con mas nitidez cuando
se viene de un mundo donde ia lucha ideol6gica es el duro pan nuestro,
por eia especial circunstancia es que en definitive no me pareci6 tan in-
s6lito que un escritor mis o menos extranjero pronunciara estas breves
palabras de introduccion a lo much de bueno y de solidario que, nada
mas que para no dejarme mal ante ustedes, Roberto va a brindarnos
de inmediato.


43







































r~p


*
-- 'U


f-


vs rt'll














Algo semejante a los

monstruos antediluvianos"



Robeto Fernmndez Retamar


Antes que nada, quiero agradecer a Mario sus palabras, que ya pre-
veia yo que iban a ser muy generosas; y tambien quiero agradecer a los
companeros de la Biblioteca Nacional el que me hayan invitado a con-
sumir, en el sentido literal del tirmino, un turno en este cidlo Vida y
obra de los poctas cubanos.
Durante afios habia rechazado este honor, lo habia declinado, por
varias razones. He tratado de aclararme cuiles eran esas razones. Creo
que eran, en primer lugar, una mezcla, como escribi6 Dario a prop6sito
de Antonio Machado, "de timidez y de altivez"'. En segundo lugar, que
el cic!o se llama Vida y obra..., y aunque parece que yo tengo alguna
obra, porque en el vestibule se inuestra una papeleria en relaci6n con
ella, en cambio casi no tengo biografia: me faltaba por tanto uno de los
polos del cilo. Y en tercer lugar, entendia que consumer un turno aqui,
francamente, era matricularme entire los viejos. Es decir, mnatricularme
entire quienes tienen mias pasado que present y que porvenir.
Si hoy estoy aqui es, en primer lugar, porque seguramente no he podl.
do resolver de manera satisfactoria ese juego de espejos entire la vanidad
y la modestia que solemos tener los escritores (y no s6lo los escritores).
En segundo lugar, porque he Ilegado a pensar que la oquedad, la ausencia
de biografia tambien puede convertirse en una especie de virtud, ya
Version de las palabrAs dicUhas en la Biblioteca Nacional d 15 de febrero
de 1973.


45









que al no tender yo historic personal, mi h!istoria es la de muchas perso-
nas. Y en tercer lugar, lo que segurainmente es mis triste para mi, lo
tocante a la edad. En este momento tengo ya mis afios que los que Ile-
garon a tener Garcilaso, Keats, Shelly, Heredia, Placido, Bcquer, Casal,
Rimbaud, 'vlayacovski, Garcia Lorca. Jiri Walker, Miguel Hernaindez,
Attila J6zsef, Nikola Vaptsarov, para s6lo rnencionar a various de los
poetas que admiro profundamc'nte. En consecuencia, si a estas alturas
de mi vida no puedo ofrecerles a usiedes algimos versos y algunas ideas
aunque sea de cierto inleres, ya no puedo excusarme con ]a edad: tengo
mas l)iei, qu liacer uios los tristes versos de un poeta cuyo nomnbre hoy
entrlstece: "Hias gastado los aiios, y te hanr gastado,/ Y todavia no has
escrito el poema". Por todo eto, accedi a esta lectura comentalada de
poemas, que es !o que voy a hacer esta noche.
Por supuesto, cstos comnentarios serain nuy parciales. Una profesora
a la que quiero y debo much, Vicentina Anwiiia, me dijo cuando yo era
mnuy joven (acababa de c untrar en la Universidad de La Hlabana como
profesor, y a! parecer era un poco imprudent en los daustros): "Ro-
lr'rto, acuerdate del lema de una revista que so publicaba en Cuba: 'La
verdad, s6lo la verdad, pecro no toda la verdad'." No tengo aun la edad
para dccir toda la verdad, de mancra que voy a dccir loda la verdad que
puedo. Por otra parte, ya se sabe que en estas cosas la verdad que uno
dice no es necesariarnentc is verdad. El que se acuesta en el divain de
un consultorio dc sicoana'ista, pretend decir toda la verdad, y lo que
dice no es sino una version que el anaista toma entire otras versions.

Deli hecho ma's importance (para Ml) de mi vida, me ocurre lo que
a todo el mundo: carezco de memorial direct, tengo que confiar en el
testimonio que me han trasnmitido personas a las que siempre otorgu6
credit: es decir, no puedo dar fe de que efectivamente, como me han
dicho, naci el 9 de junio dc 1930., pero parece que asi fuc. Como ustedes
saiher, e-:e es un atio en que nacieron en Cuba y en el mnundo muchos
poetas; ademais nacieron otros escritores, seguramente por cumplirse
entonces un siglo del aiio romiantico por excelencia, ese afio que entire
nosotros estai fijado en el noinbre de un restoring. Ademis de nacer
cscr~tores, naci6 otra inucha gene en el planeta, pero la verdad es que
poca de esa gene tuvo el privilegio que yo tuve, y fue nacer en el mara-
vitoso barrio orillero de La Vibora, a mitad de camnino entre la ciudad
y el campo, entire la pequefia burguesia y el proletariado, entire la vigi-
lia y el sufcio. Soy iun viborelio de nacimiento, de vocacion y de pro-


46









fesi6n. A!1i, tn La Vibora, naci, ali vivi hasta que me case, aUii hice
mis studios fundamentals, alli trabaj6 hasta el advenimiento de la
Revoluci6n, alli supe por vez primera Io que era star enamorado (de
una niia que tenia como yo doce afios, la cual, como ocurre en estos
casos, no supo ]o que era star enamorada de mi, y de quien pronto
seria, hasta hoy, un hermano); y alli, sobre todo, former parte de un
grupo que me parece que fiie rcalmenLcte excepcional. Desde luego, no
puedo garantizarlo, porque ustedes saben que la memorial va arreglando
estas cosa.% A cse grupo perlrncc er.ilre mis doce y mis dliecisiete afios.
ramos jovenes miteectuaies. estaibamos descubriendo conjuntamente el
mundo de bas ideas, el mrn1do de las artes. De alli saldrian una medico,
mn economist, mas de un musico y personas para mi inolvidables, entra-
fiablemente queridas, miitantes hoy, todas las sobrevivientes, de nuetra
Revoluci6n. Para bien o para ina l e debo a es-e grupo lo que soy.
En una entrevista que me hizo MarJo Benedetti, yo le conte c6mo
habia entirado a ser considcrado y a considerarme yo minismo un escritor.
Fue muy temprano en mi vida. Estabamos jugando en casa de mi
miadrina el juego de Mai)ibril. Yo formaba parte de uno de los bandos,
y habiendo sidlo pedido por el otro, el mio pregnl6 que oficio me
pondrian. EntonceL empezaron a proponer esos oficios prestigiosos que
tanto atraen con justicia a los niiios: basurero, guagiuero, pirata, pelo-
tero, bomlIoro, almirante, y todos los fui recliazando, hasta que alguien
dijo: "Le pondremos escritor". Y entonces de mi grupo salio la acep-
tnci6n hist6rica: "E1e oficio si le agrada".
Para entonces naturalmente. yo iabia escrito ya algunos cuentos,
uno de .o cuales fue publicado y ;e encuentra aqui en del vestibulo:
se llama Aventuras de Juan I. y Pepin. Es un cuento ionstruioso, ileno
de faltas de ortografia y de sintaxis, pero demuesira dot cosas: que yo
escribia cuentos, y que un amigo de la familiar trabajaba en una impren-
ta. La conjuici6n de estos dos hechos hizo posihb'e que ino de esos
cuentos se publicara a mis siete anos.
No volvi a escribir despus.. v a los trece afios, cuando cursaba en el
Instiwt o dIc La Vibora Espafiol, segundo curso (que era el nombre
hip6crita de la preceptiva, la cual, por estar en tanto descredito, no se
podia Ilamar, Ia pobre, por su verdadero noinbre), una profesora, en
unos fokeios mimeografiados donde estudibanmos, babia puiesto como
ejemplo de serventesios unos versos de Julian del Casal. Creo quie esos
versos fueron para mi (que era entonces, por supuesto, un nifo muy


47








triste) la revelaci6n de la poesia. Eran esos versos que dicen: "Anmias
de aniquilarme s6lo siento,/ 0 de vivir en mi eternal pobreza.. Como
se sabe, los buenos lectores son autores en preparaci6n o autores timi-
dos: creo que cuando senti el choque electrico de esos versos, empece
a convertirme en un autor en preparaci6n.
Pero la raz6n por la que soy un escritor probablemente es, sobre
todo, el habermne encontrado muy temprano con un poeta de came y
hueso, casi de mi misma edad: cuando yo tenia trece o catorce anos, 61
tenia quince o dieciseis.
En la charla tan hermnnosa que dio en este ciclo quien por tantas
razones es un maestro de poesia y de vida en nuestro pafs, Regino Pe-
droso, mencion6 a algunos de sus amigos que habian querido, como al,
ser artists, y por durezas de la existencia no habian podido serlo:
morian, iban a parar a hospitals, eran tragados por la vida. Me parece
que Regino nos ha dado una nueva lecci6n con esa evocacion de los
amigos a los que de alguna manera 61 represent hoy en la poesia. Ese
tambikn es mi caso, por supuesto, y quiero mencionar en esta biblioteca
donde no se va a conservar ningun libro suyo, porque no lleg6 a escri-
bir ningin libro, el nombre de ese maestro que fue para nosotros, para
nuestro grupo de muchachos, Jose Antonio Garcia Lpez: esa sucesi6n
de nombres vulgares, si los hay, fue el nombre de la persona menos
vulgar a quien se me dio conocer intimamente.
Garcia era nieto de Amelia Marti- Era sumamente pobre, mas pobre
que nosotros. En el colegio privado donde estudiamos parte de la pri-
maria, se le concedi6 una beca por ser sobrino nieto de MartL. Y esa
beca tenia que pagarla Garcia saliendo los viernes en los actos civicos,
como si fuera una jirafa o un dinosaurio, a mostrar a los demds mucha-
chos la magnanimidad de ese colegio que era capaz de otorgar una
beca a un mendigo. Ya de mayor (pero jque quiere decir "mayor" en
su caso?), Garcia fue aguador en la construction de la Via Blanca,
esa calle que hoy en dia cruzamos indiferentes. Lo llamabamos entonces
Gunga Din, por el aguador de aquella pelicula. Enfermo6 de results del
trabajo y deo las hambres viejas, y murio en cosa de una semana. 1
acababa de cumplir entonces dieciocho afios, y yo tenia dieciseis.
La realidad es que quien debia estar hablando aqui esta noche era 1,
una personalidad moral, un genio literario, un gmuia, que nos permiti6
el privilegio de vilumbrar c6mo debi6 haber sido en vida Jose Marti:
pero apenas tuvo tiempo para dejar un pufnado de versos y un grupo


48








de j6vencs a los que empezaba a orientar. Yo recuerdo las horas de su
agonia (era la primera vez que asistiamos a la agonia de alguien, y ese
alguien era uno de nosotros), las dificultades para obtener los pesos
para la clinica, para que un mediico ilustre de la poca fuera a verlo, y
despues para tenderlo en una funeraria sumamente modest en donde
algunos de nosotros iloraron quizs por vez primera desde que eran
nifios, y yo para nmi sorpresa no llor", y hablaba con los amigos de esa
sorpresa, hasta que en el cementerio un professor revolueionario que
admirabamos much, un exiliado espafiol que fue un gran maestro para
nosotros y a quien entonces Jlamibamos el doctor La Mata, dijo las
palabras de despedida, y esas palabras fueron arrasadoranmente conmo-
vedoras para nosotros. Cuando habian bajado el firetro a la tumba,
dijo: "Estamos ante una estrella que cae". Y esas palabras, quizas
corrientes, fueron para nosotros el inicio de un llanto inconsolable, que
de alguna manera no hemos dejado de llorar hasta hoy minmo. Creo
que todos pensamos que nuestras vidas hubieran sido mejores, induda-
blemente, si e6 nos hubiera vivjdo. Y no me refiero por supuesto a la
jiteratura, que no es tan important: me refiero de verdad a la vida.
Muchos afnos dcspues y muchas veces despues he hablado.de este amigo,
he hablado de esta relacion, y lo he hecho con frecuencia en el lenguaje
de la poesia. Asi, por ejemplo, escribi este poema que se llama "Hacia
el anochecer", y tiene una cita de Jose Marti: "Que alii tne a un
buen amigo":
Hacia el anochecer, bajdbamos
Por las humildes calls, piedras
Casi en amrarga piel, que recorriamos
Dejando caer nuestras risas
Hasta el jondo de st pobreza.
Y d. brillo inusitado del amigo
lluminaba las palabras todas,
Y diviasdbamos wn poco mas,
Y el aire se hacia mds hondo.
La noche, opulenta de astros,
C6mo estaba clara y serena,
Abierta para nuestras preguntas,
Recorrida, maternal, pura.
Entrdbamos a la vida
En alegre, en honda comuniruon;


49








Y la muerte tenia su sitio
Como d gran lienzo en que trazdbamos
Signos y several lines.

[Alabanzas, conversaciones, 19551

Tambien perteneci6 a ese grupo quien fue, basta su muerte en 1966,
mi gran amigo, mi amigo fraternal, junto con i hermano carnal Manolo:
Pablo Hernandez Balaguer. Felizmnente, nos vivi6 mAs tiempo, y pudo
realizar una obra important: se convertirfa en uno de los mas notabes
investigadores musicales de Cuba. Fue hombre de gran saber, bondad,
valor y humor. Ejomplos de erto fdtimo fueron los sobrenombres agudos
y crueles que nos puso a todos, nyientras para si inismo se reserve el de
E gallardo. Para 61, o sobre 61, en vida, escribi muchos poemas. Cuando
muri6o, le escribi este, "El privilegio de mirar morir", Ileno de alusiones
a nuestra Jarga y bella amistad. Lo conoci cuando teniamos doce o trece
aiios: ambos eramos filat6licos, y 61 fue a casa a intercambiar sells.
Despu6s hicimos, no s6 c6mo se dira hoy, "liga" cuando jugibamos a
las bolas, y hasta nos pelabamos uno a nombre del otro con los mucha-
chos dcl barrio, donde habia 'n guapo a! que le decian "Roenervio", y
que yo he metido en algun poema: parece invenci6n y es mnucho mns
rico que la invenci6n, porque es real. Despu6s con Pablo hice un equipo
de pelota, y comparti ideales artisticos y politicos, y casi todo. De esn
ze habla en el poema:

La amru4ad era pues esto.
Los stlos intercanbiados, las bolas de vidrio
Pertenecientes a los dos, las peas
Que uno podia pelear por el otro,
El descubriniento luego de un libro s6o para recitarlo
A qzien habia dado con n cuarteto
0 U(na religidrn asidtica;
Y We caminatas por el barrio, de noche,
Las covr"aciones sobre aquella escocra abandonada,
El sentf niento confuse de vivir en un pais lateral
Dorule no habimn nacido Leonardo ni San Juan;
Y ta sobresdtada ptza primer,
El olor de algunas caUes olvidables,
El Aneffo de ago mejor, los letreros escritos entire dos policies,


50








Los peri6dico45 vendidos, la cuslodia del local de la juventud;
Y el estableciniento de un adfabeto privado
Heckha de cejas, mniecas, encogeduras de hombros
Que bastaban para desencadenar Ia carcajada:
Todo eso era pues para tenet el prinvIegio
De ser quien apretara la mano en la arrugada cama de hospit
Donde uno de los dos boqtea intentando sonreir.
[Buena suerte viviendo, en Poesia reunida, 1967]
Ese grupo como tal no sobrevivi6 a la muerte de Garcia y al final
de los estudios de bachi1!erato, que varies, comno el propio Garcia por
supueto, no Ilegaron a terminar: tampoco llegaron a terminarlo ni
Pablo ni Hechor Cousido. Naturalmente, mantuvimos relaciones perso-
nales, pero ya no volvimos a integrar un grupo.
Para entonces, yo acababa de cumplir diecisiete afios. Hahia escrito
rnmudLwimas poesi coiisjsentemente malas, y habia leido mucho: a 'os
quince anos me imnpuse leerme los claisicos mayores: Don Quijote, Hamlet,
.FrV..to (iay la horrible traducci6n que hizo Teodoro Llorente de este
Ufltimo!); habia leido a la generaci6orn del 98 y a Dario y a Whitman;
hab.ia conocido la pasi6n de Marti y de Unamuno; habia leido a Ios
poetas cspainole? del 27, sobre todo a Federico, y a Gullen y Ballagas.
Una linda noche habia eiicontrado en la Feria del ILibro del Parque Cen-
tral Ia amtologia de Diez Canedo La poesia franccsa del romanticismo at
,stperrealismo, que me regal6 m mnaravillosa minadre arafiando sus centavos,
y la habia leido con devoci6n; y habia devorado el iibro de G6mez de la
Serna Ismos, qe me habia convertido en un vanguardista tardio, e inclu-
so habia escrito en las classes de quinto adio, a veces a cuatro manos,
lamentables poemas aaitonmat-coj Tambeitin habia escrito y publicado cri-
ticas en una revista que dirigia en el Intitulo de La Vibora Oscar Pino,
y que se llamaba Ideas. Pino era el director activislmo de esa revista,
Francisco Garcia Vails se encargaba de la secci6n milltar y yo de la
secci6n literaria. No tengo que decir que era una candorosa puKicaci6n
adoleswente. Algo despues, escribia en una revista juvenile Ilamada Alba:
me encargaba de la secci6n de libros, y salude alli la aparici6n de La mnt
.sica en Cuba, de Alejo Carpentier, del &Mapa de la poesia negra, de Balla-
gas, de un libro inolvidable (y olvidado) de Shaw: Guia political de
nuestro tieRmpo; tambie6n alli realic6 una entrevista a Hemingvway cuya
unica virtud es que en ella aparezco retratado con el brazo de Hleming-
way sobre mi hombro. En esa revista se encargaba de la secci6n de


51








mdsica, y lo hacia con extraordinario y envidiable rigor, mi hermaao
Manolo: con tanto rigor y tanto fuego, que cuando defendi6 apasionada-
mente un concerto de Ard6vo], la revista se crey6 obligada a poner unas
lneas al pie diciendo que esa opinion no era necesariamente compartida
por ]a direcci6n de la revista. Manolo tenia quince aros, y ya era un
defensor feroz d6 arte modemno.
Tambien para esa 6poca yo habla estudiado un anio en la Escuela
Anexa a San Alejandro, que entonces se llamaba (no se si sigue existiendo
o si se sigue llamando asi) Escuela Elemental de Artes Plaisticas Aplica-
das Anexa a la Escuela Nacional de Bellas Artes San Alejandro. Una de
las pocas cosas que recuerdo de el:a es el nombre incredible. La aban-
done al cabo del afio, erl 1914
En el afno 47, al terminar mi bachilicralo, mis padres me enviaron
a los Estados Unidos, y alli estuve los meses de verano. Fue una expe-
riencia provechosa: recibi algunos singulares choques. Viajamos (ml
padre que regres6 en seguida a Cuba, y yo) en omnibus desde Miami
hasta Nueva York, y me sorprcndi6 ver que los negros norteamericanos
parecieran aceptar sumisos el espantoso trato que recibian sobre todo en
el sur.n Por eso ha sido para mi tan enaltecedor y enorgullecedor vet
como unos anos despues se producia la violent reaccion de los negros
norteamericanos ante la terrible situation en que los coloca aquella
sociedad. En Nueva York vivi entire puertorriquenos, y fuli un puerto-
rciqueno mas. Paraba en casa de una bondadosa y duice puertorriqueia,
casada con un exalumno de mi padre, y tuve esa experiencia muy eurlo-
sa de former parte de un gueto en el seno de los Estados Unidos. Nos
reuniamos por la noche a escuchar canciones, y lIoribamos cuando oLa'
ruems a Daniel Santos cantor: "que tenga uno quo ser americano, en vez
de ser boricua de sangre y coraz6n"'. En Nueva York tambien visit
muchos museos, sobre todo el de arte modern, y me familiarice de veras
con las artes plisticas.
A la vuelta, tenia que matricular una carrera en la Universidad. Una
exprofesora mnia, que era qaen por vez primera me habia hablado de
ideas de izquierda (ideas que el!a traicionaria despues vergonzosamnente),
y me habia alejado asi de la lectura que para mi era casi religiosa de
Unamuno, me disuadi6 ademas de mi proyecto de matricular filosofia
y letras, y me llev6 a matricular arquitectura, carrera en la que a los
pocos meses tuve un complete fracaso. Un fracaso tanto mias doloroso
por cuanto yo habia sido un alunmo muy bueno. Me da pena deciyio,


52








porquc ]a tradici6n quiere que los escritores hayan side siempre males
a1umnno?. pero yo fui un alumni muy bueno, y en arquitectura me di
cuenta de que iba sero pesimo. Per suerte me dio una congestion, fi
al hospital y alli decidi cambiar de carrera. Esiando on el hospital, el
por radio un discurso de un joven que era entonces estudiante de filosofia
y letras y secretario de la Federaoi6n Estudiantil Universitaria, Alfredo
Guevara, y dtcldi que esa era la carrera miia, si alguna.

Mientras csperaba para matrictIarme de nuevo, ese afio, entire el 47
y cl 48, fue para mi mnuy triste: lo pas6 leyendo literature sombria
(Kafka, el Rilke de los Cuadernos, el Neruda de las Residencias), tra-
tando d aprender ingles (con un delicioso y tembloroso viejito yanqui
que debia haber sido delincuente en su pais y queria que yo leyera en su
lengua a Emerson y Thoreau, mniientras yo me empeniaba en Henmingway:
al cabo s6lo vendria a aprender inglIs anios despues, gracias a quien
seria mi suegra), y trabajando en una compafila de seguros en la cual
escribia poemas, agunos de los cuales recogi luego en el libro que se
llama Poesia reunirdda. Esos poemas se los leia a algunos amigos, entire
elos anmiigos nuevos, casi todos los cuales conoci a trav6s de mi hermano,
que ahora que me pongo a pensar en ello creo que era un poco el secre-
tario de relaciones exteriores de la pareja, porque era el que llevaba los
amigos nuevos a lat casa. Sin embargo, iuno de eos, a quien yo le Icia
en especial los poemas, no lo llev6 61, sino que Io descubrimos por azar
Pablo y yo en una rifia estudiantil: era Cesar Leante, quizas la prirmera
persona fuera dc aquel grupo adolescent que empez6 a considcrarme
pocta, de seguro porque 61 era igualmente un escritor en formaci6n.
En esa 6poca tarnbien conoci al primer pintor, que realmente fue
mnuy important para mi: Victor Manuel. Como la companiia de seguros
donde yo trabajaba estaba en Ia Manzana de G6mez, yo salia cada vez
que podia y me iba a tomar cerveza con Victor en un cafeMito que habia
frenie a la Manzana de G6mez y que creo que -e Ilamaba Key West.
Victor me ensefno6 a considerar con la mayor seriedad el mundo del arte.
El otro dia conversaba con Umberto Pefia que con Victor ha desapare-
cido utn tipo de artist que ya no volvera a existir en nuestro pais: el
artist bohemiu. Cuaintas veees lo vi cambiar un cuadro por comida y,
sobre todo, por cerveza. En la sociedad beocia de aquel tiempo, era un
rebelde, un artist muy valiente y muy valioso para nosotros. Aigulien
dijo que era un maestro socritico que iba ensefiando por las cal'es, y es
erdad. MAs de urn pitpr y ma5 do un escritor Ie debe much. Yo soy


53







uno de e&os. (Y no se olvide que entire los regoeijados titulos que se
dw a si mlismo Pablo de la Torriente en la primera pagina de su libro
BT,'ey, hay ste: "Alumno de Dibujo de la Escuela Libre dirigida por el
pintor Vi:ctor Mafwzuel y domicialiada en cualquier caf6 de La Habana.")

Al anio siguicntc matricu filosofia y letras, y fuii nas que nunca y
mas pavorosamcnte que nunca un filomatico. Despues del fracaso en
arquitectura, tenia mn gran temor a fracasar de nuevo, y fuid un alumno
atrozmentc bueno. Desde entonces, a pesar de que soy profcsor, tengo
grandes sospeclias con respect a los alumnos demasiado buenos. Siem-
pre pienso que un a'umno demasiado bueno es un cretino o tiene aigrIn
probhiena siquico. Como yo no era enteramente lo primero, la explica-
cion en mni caso era mwas bien la segunda.

Mientras estudiaba la carrera, acabara de hacermne, para decirlo de
a guna manera, un hombre (de letras, con la esperanza de llegar a ser
"poseedor de lo que para mi era Io mais sagrado del mundo: ei titulo
de escritor", para repetir las palabras que le cscribi6 a Ernesto SAbato,
en abril] de 1960, el Che Guevara. En 1950 pubique por primera vez
versos, y ya eran versos con alguna aspiraci6n, en el Mensuario de Cultura
que editaba entonces Raul Roa. Y ese afio, algunos de esos versos apa-
recicron por separado en una plaquette: Elegia como un himno. AI afno
siguienite, en 1951, publicaria mis primeros poemas en la revista Origenes,
que era entonces la aspiraci6n de tantos poetas j6venes.

Al terminal la Universidad, sail de ella, comino era previsible dads
los horrores que habia cometido, con el primer expediente de mi curso,
lo que significaria algun tiempo despues iun viaje de studios a Europa
(Francia, Italia, Grecia); y adernais sail habiendo publicado dos cuader-
nos y un libro de poesias. Un cuaderno ya lo he mencionado: es Elegfa
coma uin himno, un poemario dedicado al extraordinario Ruben Martl-
nez Vilena, que pude publicar porque un amigo, Tomas Guti6rrez Alea
(a quien ya llamabamos Tit6n, y que naturalmente no hacila cine todavia
sino que tocaba el piano y escribia poesia), tenia en su casa una impren-
ta de mano donde el padre hac'a no s&e qu6 materiales comerciales, y
Tit6n nos imprimi6 alli a various poetas jovenes nuestr-os primeros cua-
demrnos. Ese cuaderno mio fue afortunado, porque algunos escritores cono-
cIdos del pais Ie hicieron comentarios favorables, como Emilio Ballagas,
Mirta Aguirre y Angel Augier. El otro cuaderno no lleg6 nunca a publi-
curse por separado. Se llama En esta nuestra tierra, apareci6 en ]a revista


S4








tLa himta Hara, y gan6 el pri'enio en un concurso por ia paz: creo que
c! jurado estaba formado por Vicentina Antufia, Mirta Aguifre y FMix
Pita Rodriguez. Y por ultimo habia escrito un libro llamado Patrias,
que se pudo publicar a finales de 1951 porque mi hermnano Manolo se
baabia saeado la loteria y me regal cien pesos, con lo cual pagu6 buena
part d, la tirada. Tambien ese poemnario tuvo cierta fortune, porque nim
jurado de poesla que formahan Regino Pedroso, Emilio Ballagas y Jose
Rodrigiucz Mendez Ie concedi6 el premio national de poesia.
Todrs esos textos, escritos entire mis diecirnueve y mis veintiun aio5,
ifplical)an tin aprendizaje de la poesia, y realmente creo que si de algo
pacedo .':,"iirmc content con respect a ellos, que eran puramente ejer-
cios, una espccie de ejercidos caligraficos, cs de haber sobreivido a
la bueiia fortune que tuvieron: esos comentarios y esas distinciones.
Cualquier lector atento puede sefialar alli las infuencias evidentes (que
por otra parte me era imprescindible similarr: Guilln (sobre todo el
de sus grandes Etegias) y Ballagas, algunos espaiioles del 27 y Miguel
Hermandez, algo de Vdlejo, algo de los poetas de Origenes. Aparte de
esa digestion, entire las escasas virtudes de esos versos ereo que esta el
que fueran en gran parte sobre tebnas cuhanos: o un hroe cubano como
Martinez Villena, o asuntos del paisaje cubano. Esa preocupacion por
nuestras cuestiones (que creo que es una constant en 3 eacritura, aun-
que luego con frccuencia de manera menos obvia) apareceria tambien
en un libro de critical que eseribf va a hacer ahora veinte afios, como
tesis de grado do la Universidad, y que so public en 1954: La poesma
corntempordnca en Cuba (1927-1953).

Por csa 6poca empec& a conocer o conocia ya a distintos artistas y
poetas. He menpionado el caso de Victor Manuel. Gracias a Victor, mn
dia conocimos Pablo, Manolo y yo a Portocarrero, y empezarmos a visit'
tarlo en el edifieio Carrenio, donde vivia entonces. Era un inmenso y
pobre ealar, cen mi elevador que tenia un letrero muy gracioo donde
estaba escrito: "Positivamente, no mas de once personae". Pero casi
nadie podia leer el letrero, porque el elevador se llenaba con veinte o
treinta personas y empezaba a subir rnugiendo hasta lEegar al piso de
Portogarrero, en cuyo cuarto nos pasaibamos la tarde viendo sus cuadros.
Habia conocido escritores mayores, como Guillen, como Ballagas, como
Feijoo. Una tarde de 1951 entr6 en casa de Cintio Vitier para pedirfe
un poenia manuscrito con vistas a una exposci6on, y lo conoci a 61, y a su
esposa Fina Garcia Marruz. A traves de ellos couoci a cpi todos los


55








integrantes del grupo Origenes, de tanta fidelidad a ia poesia. En Cintio
encontre ese gran' estimulo intellectual que es un hombre de verdadera
sabiduria, nobleza y honradez, con quien discutir de casi todo lo divino
y to human. No se si de inmediato, pero casi de inmediato empeza-
mos a discutir, y en eso estamos haste el dia de boy. Alguna vez esas
discusiones han tornado forma escrita, y en una de las cartas que hemos
cruzado yo le menclonaba a Shaw y Chesterton, que parece que discutie-
ron toda la vida, y no se cuat de los dos decia, mas o menos: magni-
fico, porque me siento de mejor humor cuando estoy en desacuerdo que
cuando estoy de acuerdo con &l, ya que entonces puedo vencerlo, y como
siemnpre puedo vencerlo, las discusiones con 61 me ponen siempre de
magnifico humor".
Tambien conoci, naturalmente, a artists de mi edad. A algunos he
mencienado ya, y me es muaterialmente impossible hacerlo con todos, pero
a! menos quiero destacar que un dia, en 1950 6 1951, conoci a Fayad
Jamis, que iba a ser para mi tambien una amistad muy hermosa, como
he contado antes en el pr6ologo a sus magnificas poesias, que titul6
Cuerpos, y antes ain en un poeria que se llama "Carta a Fayad Jamis".
Desde el punto de vista professional, para ganarme la vida di classes
de casi todo, despues de haber abandonado la companila de seguros y de
haberme rechazado nmi amigo Marcos Behmaras una adaptaci6n radial
de La profusion de [a senora Warren, de Shaw. Esclas es, particulares
o en escuelas privadas, eran, como he dicho, de las materials mas diversas:
griego, latin, gramAitica espafiola, literature, matematicas financieras,
historic de Cuba, historic de la filosofia, 16gica, ;oratoria! (para que
se aprecie este ultimo caso tkngase en cuenta que yo no podia pararme a
hacer un discurso en pubiko sin que me temblara todo el esqueleto).
Podria parecer que he sido, durante mas de veinte afnos, uno de los
maestros mais variados de mi pais, pero creo que con ligeras alteraciones
ese era el destine habitual de muchisimos ensefiantes en Cuba.
Como no podia ser professor de Instituto, porque para serlo era nece-
sario contar con el apoyo de un batistiano (una "palanca", como se deca
entonces), tenia que ser ese professor itinerante (andaba con una inmensa
maleta llena de extrafios volumenes, del Club Nautico al Vedado o a
Santos Suarez), o a 1o m"s professor de colegios particulares. Curiosa-
mente, mientras no podia ser professor de Instituto por razones political,
rue era mas viable scrlo de la Universidad de La Habaw, done d


56









gohierno no nombraha a los profesores. Por eso, aunque sea triste decirlo,
estAMamos a la caza de los viejos catedriticos que morian, ya que eso
significaba que los j6venes buitres podianios presentamos a los concursos-
oposiciones correspondientes. Y asi, un dia muri6 un viejo professor de
filologfa clasica y linguilistica, y me pas e iun anofi estudiando desaforada-
mente las material en cuesti6n, que eran auni mais variadas que mis cases
particulars -desde el arte etrusco hasta la fonteica experimental, por
ejemplo-. Mientras, por una parte, aprendi, refresque u ordene cuestio-
nes deliciosas, por otra realic lectures inconcebibles, y a veces picnso
que ine convert en uno de los hombres que sabe mas de las cosas mas
infitiecs en este pais. Ademnas perdi casi por complete la vision de un
ojo, porque entonces no tenia espejuelos, y !eia al parecer do manera
incorrect -y absorta: una tarde regres6 a la casa mi esposa, y me
encontr6 lleno de papeles al lado de una ventana por donde babia entrado
copiosamente la luvia sin que yo me diera cuenta de ello: como se ve.
iba ya para professor distraido.
Entonces era todo un espectrculo llegar a ser catedritico en la Uni-
versidad de La Habana: habia quc presentar un enorme program (se
dice quc un aspirants llev6 una vez el suyo en una carretilla), habia
que montar una parafernalia enorme, y someterse a unas pruebas de
memorial, de erudici6n, de rapidez -y sobre todo de nervios- espan-
tosas. El tribunal de mis oposiciones era, por suerte, excepcionalmente
bueno. Lo presidia el doctor Manuel Bisbe, y lo formaban entire otros
las doctors Vicentina Antunia y Rosario Novoa, personas de gran soiven-
cia intellectual y rectitud political. Y efectivamente, gan6 esas oposiciones,
to cual, como es 16gico, s6lo significa que los otros aspirantes sabian
todavia menos que yo, que tenia entonces veinticuatro ajios. AsM me
convert en el professor mAs joven de la Universidad de La Habana.
Durante el curso 57-58, cerrada la Universidad de La Habana, fae tam-
bi6n professor en la Universidad de Yale, en los Estados Unidos, a donde
regresaba, diez anios despues, al parecer como un puertorriqueiio triun-
fante.. Pero no.
Realizaba entonces, paralelamente, studios literarios y escritura de
poesia. Como esta charla es parte del idoelo que se llama Vida y obra
de los poets wcubanos, no me corresponde hablar smo de lo tocante a la
.poesia, pero en otra ocasion, cuando se haga an cielo Ilamado por ejemp!o
Vida y obra de los criticos cubanos, me gustaria hablar de aquellas otras
cuestiones. Una vez dijo Vitier que su poesia habia nacido de la con-
juncio6n de dos poetas objetivamente irreconciliables: Vallejo y Lezama.


57







En 1,L critlca cIbana, yo me consider hijo de dos critics ubjetivamente
irrecoricijiabef;: Portuorndo y Vitier. Tambien tengo tios y ahuelos,
comno Alfonso Reyes, como Pedr. Henriquez Urefia, como Amado Alonso,
comnu Ezequiel Martinez Estrada (estos dos filtimos, comno se ve, tambiin
objetivamnente irreconciliables"). Pero no puedo hablar de esto aqui,
torque no le corresponde a este cic!o.
La poesia que escribi por esos afos (mas compleja que la anterior,
y que implicaba ya 6l conocimiento de literaturas de otras lenguas), so
la irande a ese viejo magnifico a quien yo queria y admiraba much; a
quien fui a conocerj, reciCn casado, a M.lexico, y con quien mnantenia una
constant corrospondencia: don Alfonso Reycs, y 61 hizo publicar esos
poemas en un libro que edit6 E Colegio de Mexico con el nombre Ala.
banzas, conversaciones. Yo aspiraba ya a realizar esa que iba a lamarse
poe.Ia conversacional, pero creo quo por entonces ella estaba sobre todo
en la miitad del titulo.
Quiero destacar que los dos ultimos libros que publiqu6 antes del
triunfo de la Revoluci6n, de manera exceptional, ya no los pagu6 yo.
Acabo de mencionar el caso de Alabanzas, conversaciones, que edit6 en
1955 El Colegio de Mexico; el manualito sabichoso Idea de la estdstica
lo edit6, en 1958, la Universidad Central de Las Villas, en aquella colec-
cio6n sensacional que dirigia el sensational Samuel Feij6o. Por lo general,
come es sabido, Jos escritors teniamos que pagar los libros de nuestro
bolsiflo.
No volvi a publicar poemnas desde el anio 55 hasta el triunfo de la
Revoluci6n.
Hfabla sido, como he dicho, un filomnatico, y habia sido un homrnbre
de letras. Pero no me era desconocida esta observaci6n magnifica que
volvi a leer en estos dias, conmovietndome de nuevo: "El ideal de justicia
est& antes qne el ideal de cultura: es superior el hombre apasionado de
justicia el que s6lo aspira a su propia perfeccion spirituall. Esto no lo
dijo un dirigente politico, sino Pedro Henriquez Urefia, y por supuesto
yo podria suscribirlo plenamente.
Mi generaci6n ha conocido a muchos hombres apationados dc jutii-
cias: los mejores de entire ellos integran hoy la pl6yade de nuestros mir-
tires o son nuestros in.s altos dirigentes. Entre aquellos se halan poetas
que debemos reunir en un volumen, como hizo Marti con Los poets de ha
guerra, y l!amarlo acaso Los poets de Ia insurrecci6n. Pero ann quieney


58








no tenemos el honor de con tarnos entire ellos, quisieramos hacer nuestras
aquellas palabras de Marti a Maximo G6mez, al ir a concluir la guerra
de los diez anos: "Ser6 cronista, ya que no puedo ser soldado."

El timido que entr6 a estudiar filosofia *y letras en 1948 era, para
decirlo de manera iun poco sonriente, un intellectual de izquierda, pero
no era un hombre de acci6n. Mientras fui estudiante, participe en mani-
festaciones, no deji6 de conocer Ia carce!, former parte de algunos comites,
incduso me postulE para delegado de mi afo por Ia candidatura de la
izquierda, que hitegraban tamrbcn compalieras como Graziella Pogolot.
Marta Vesa, Marta Terry, Maria Elena Jubrias, Adelaida de Juan (quien
seria despues mi esposa, habiendo producido conjuntamente dos hijas
preciosas). Aquejla fue una de mis experiencias political interesantes.
Siendot un buen alumno y un homnbre mas bien bueno, me pareia
absurdo que tuviera que sugerirle a nadie que votara por mi. El resultado
fue que obtuve utin voto menos que el numero de aspirantes de mi propia
candidatura: Io cual quiere decir no s6lo que nadie del aula vot6 por mi,
sino que de mi propia candidatura, alguien (hasta hoy no he sabido
quien) dej6 de hacerlo. Fui pues uno de los hombres menos votados
del planeta.

Durante la tirania, no colabore nunca con el Instituto do Cultura ofi-
cial (lo que es una virtud negative) y perteneci a ua c6lula del Movi-
miento de Resistencia Civica: entire las areas del mismo, pulicaba
articulos clandestinos, con el seudonimno David. A finales del afio 58
enmpece a escribir los poemrnas que edlitaria al principio del ano 59 con el
titu!o Vueta de la antidg esperanza. En este cuaderno estAi quizis el
poema mio ms difundido. Voy a leerselos, aunque algunos do ustedes,
puesto que ban venido aqui, probablemente Io conocen ya. Se llama
"El otro", y fue escrito el primero de enero de 1959. Creo que si este
poema se ha difundido tanto y se ha traducido a tantas lenguas, es por-
que expresa un sentimiento experimentado por much gente en muchas
parties del mundo: y es que el triunfo de una revoluei6n no implica s6olo
una gran alegria, uin gran juibilo, sino tamibien una gran responsabili-
dad, no exenta de tristeza.

Nosotros, los sobrevivientes,
JA quicnes debemos Ia sobrevida?,
dQuiAn se murid por m.i en la ergdstula,
Quien recibio la bal m, ....


59







La para mE, en su corazon?
jSobre qu materto estoy yo vivo,
Sus hutesos quedando en los ms,
Los ojos que Ie arrancaron, viendo
Por la mirada de mi car,
Y la maono que no es s mano,
Que no es ya tampoco lo mn,
Escribiendo Paeabras rotas
Donde dl no estd, en la sobrevida?
[Vuelta de la antigua esperanza, 1959]

A partir del 59, que no tengo quo decir que fue para nosotros como
un nuevo nacimiento, yo iba a ser profesionalmente muchas cosas: pro-
fesor, periodista, diplomatico, funcionario, secretario de la Uni6n de
Escritores y Artistas de Cuba, director de revistas (y sobre todo de Casa
de ls A'nricas, a la que estoy tan hondamente unido, pero de la que
apenas puedo hablar aqui, como tampoco de otras cosas y personas,
porque no son mi pasado sino mi presente; iba a ser miliciano, iba a
pasar escuela military, iba a realizar trabajos agropecuarios; y gracias
a todo ello conoceria de veras mi pais, mi continent, mi mundo, y lo
iba a representar con frecuencia en el extranjero. Y eso, como les decfa
al principio, ha side, con variantes, la experiencia de millares y millares
de cubanos. Naturalmente, he intentado expresar esa deslumbrante expe-
riencia en mi poesia, que espero que se haya hecho mAs real; y a partir
do Marti, y con 6ptica marxista-leninista, he intentado tambien hacer
comprender nuestro process revolucionario y nuestro mundo, en estudlos
muy variados (como Ensayo de otro mundo, Caliban, Lectura de Mart):
supongo que esa poesia y esos studios se encuentren mas o menos a
mitad de su vida, y nos sea dable volver a hablar dentro de unos veinte
anos.
Lo que me ocurriera en lo adelante, me ocurriria de manera muy
distinta, pues ahora soy de alguna manera, como lo somos todos los aqui
presentes y todo nucstro pueblo, un protagonista de la historic de mi
pais, el cual es a su vez un protagonista de la historic mnundial. Recucrdo
que en los primneros meses del ano 59 nos ocurri6 un hecho simpatico,
caracteristico del element esplkndidamente delirante de nuestra revolu-
ci6n. Estaba a! frente del Instituto Nacional de la Reforma Agraria el
capitan Antonio Naez Jiminez, companiero durante muchos anios, y a


60








Nunicz se le ocurri6 nombrar al frente de la Cienaga de Zapata nada
menos que a un magnifico poeta: Rolando Escard6, por lo que un grupe
de amigos decidimos ir a visitarlo. La Cienaga de Zapata no habia cono-
cido aun la gran modificaci6on que viviria despues, estaba todavia virgi-
nal. Fuimos Agustin Pi, Fayad Jamis, Pedro do Oria, Csar Leante y
su hcrinano Ricardo y yo, y nos encontramos a Escardo en medio de ]Ja
C56naga como una especie de rey silvestre y comunista. Estando nosotros
ali, Rolando cit6 a los carboneros de la zona en una pequenia escuela,
y les dijo: "Companieros: los he reunido aqui para comunicarles que ha
terminado ]a explotacion del hombre por el hombre." Tuvimos despues
ocasi6n de recorder much esos dias fragantes de ia Cienaga cuando ]a
invasion mercenaria de Gir6n, que ocurri6 precisamente por esos lugares.
Pero para entonces. como les decia, ya eramos todos no !os testigos, sino
de adguna manera los protagonistas de nuestra historic. Ya (ramos
milicianos, ya estAbamos movilizados (yo tenia como jefe military a un
exalumno, Ricardo Alarc6n). Ya no me correspondia, como no corres-
pondia a ninguno de nosotros, escribir "El otro". Cuando triunfamos,
ee ribi este poema, y despues repare en una diferencia curiosa: este
poema estz todo en la primera persona del plural, porque ya Leniamos
pj.eno derecho a emplear ese "nosotros". Este es el poema, "Epitafio
en Gir6n":
Abandonando el sembradio o el beso
0 el monte del osuro carbon,
Avanzamos sobre los invasores que armnra el cxtranjero.
Defendimos con nuestros pechos trobajadores
No s4o este territorio mitad tierra mitad agrua,
Sino In isla todea, y ms aIMd de sits costas
El inmenso mundo que confiaba en nosotros
I/asia caer, aguljereadas las cannizas azules y verdes.
Viajero: ve a decir a nuestros hermanos vivos
Qire aquI sigue flameando la bandera de Cuba
Y da sombra a la frtil cosecha de nuestros huesos.
[Con las mismas manos, 1962]

Creo que el resto de mi poesia la escribiria a esta luz. Si tuviera
ese tienipo largo que no tengo, les leerfa o les comentaria otros muchos
poemnas. Voy a limitarme a algunos. Me interest destacar uno que
escribi en lo que seria Ia vispera de la crisis de octubre, como una


61







especie de balance, y que se llama "A quien pueda interesar", Despu&s
tome e& titulo de este poema, que como ustedes saben es una sea formula
legal, para darselo a toda una colecci6n de poemas: los que he hecho
durante la Revoluci6n, hasta el ano 70, y quo ese anio laI Editorial
Siglo XXI public en M6xico con ese titulo: A quien preda interesar.
Durante la crisis de octubre, muchos escritores, reunidos en el Taller
formado al efecto en la Uni6n de Escritores y Artistas bajo la direcci6n
de Guii6n, escribimos textos que queriamos de utilidad inmediata.
Haciamos muchos poemas cada dia, y tengo a prop6sito de esto una
bermomsimrna an6 cdota que no quiero dejar de contarles. Entre esos
pxeemas se encontraban epitafios: los escribiamos entonces para los ase.
sinos del Pentagono, para Kennedy, para miserable de toda laya, e
hike uno que se llamaba "Epitafio de un invasor", visiblemente inspi-
rado, paradojas de la vida, en la obra de un autor norteamericano, Edgar
Lee Masters, autor de esplendidos epitafios. Lo escr'bi, Io modifiqu6
muy poco, y a la hora do mandarlo al peri6dico Hoy, que estaba publi-
cando en una column diaria io que escribiamos en elf Taller, me parecio
que el que tenia no era un buen titulo, y le puse otro, elaborado, litera-
rio, falso, y asi sali6 en la prensa: "Epitafio para el vastago de una
famni ia detenida". Was dc-puis fui a ia trinchera, que estaba, en el
luw r cndec me correspondso ir, a las 6rdenes de Vilo Acufia, y me
enconire en el suelo unas hojas vo!antes que habia hecho el Ej6rcito
con 6rdenes midtares, pero habian tenido a bien, cosa muy curiosa,
afiadir a esas 6rdens milltares un poema. Desde luego, ml sorpresa es
la miAs hermosa sorpresa de mi vida de poeta, porque ese poema era el
Mno, ai que le habian quitado el noinbre de autor, como corresponde
a un poema que habia sido escrito, quiero pensarlo asi, por el pueblo de
Cuba. y e hliaban quitado ese titulo elaborado, falso, literario, restitu-
y6ndole, sin saberlo, el titulo original. Este es el poema:

Tut bisabuelo cabalg6 por Texas,
Vio!6 mzeicrna.v trigneias y rob6 caballos
Hasta que se caso6 con Mary Stonehill y fund un hogar
De muebles de roble y God Bless our Home.
Tu abuelo desembarc6 en Santiago de Cuba,
Vio hundirse la Escuadra espanola, y ev6 al hogar
El vaho del ron y una oscura nostalgia de mulakus.
Tu padre, hombre de paz,


62








Solo pag6 el sueldo de doce muchachos en Guawemnala.
Fiel a los tuyos,
Te disputiste a invadir a Cuba, en el otoic de 1962.
HIiy simes de abono a las eibas.
[Con las misinas mn os, 1962]

Este poema, para mi alegria y mi honor, Jo tenia d. Che erf snu despa-
cho, en esa hoja volante del Ej6rcito, y ha sido traducido a muchas
lenguas. incluso el vietnanmita.
Y a prop 6sito del Che, quisiera, ya que no leerlcs el texto porqiie es
muy extenso, explicarles tambien algo con respect a otro poema. Bene-
detti decia que ese poema es conocido incluso fuera de Cuba: en efecto,
hlia sido bastante difundido, porque a cada rato Mario lo cita en sus exce-
lent-s articulos es una de las razones por las cuales leo siempre sus articulos, a ver si lo
vuelve a citar. La historic de ese poema es la siguiente: cuando volvia
de Praga en -el ano 65 (como seguramnente ustedes saben, porque Jo he
contado varias veces), coincide en el avi6n cont el comandante Guevara,
que tenia entonces consigo el manuscrito de lo que iba a ser E1 socialismo
y el hombre en Cuba, su carta a Caries Quijano. El Che me die a leer el
texto y me pidi6 mi opinion sobre e!. DespuCs de leerlo, hablamos sobLe
el trabajo, y ie dije qi:e iba a escribirle Io que yo pcnsaba. De vuelta a
Cuba, le hi.ce una larguisima carta sobre ese texto magnifico, y a media
que escribha elas paginas, como me ocurre algunas vece, ademAis de xi
carta-ensayo me iba saiendo un poema, que debi6 liaberse llamRado
"Usted tiene raz6n, comandante Guevara, somos hombres de transci6n".
Pero me pareci6 dificil darle ese titulo. Usiedes saben ademas qie eA
Che era extremadamente modesto y hostile a to que pudiera parecer un
hialago, y no tuve el valor de titular asi eI poema: !o nombri entonces de
acuerdo con aquel notable poema de Tailet ("Proclama") al cual e mio
alude de alguna manera. Al terminarlo, Ie envie al Che mi larga carta
mi larg poema "luezco, .r
y mi largo poema. pidiendole que los Icycr;a juntos, y desde luego rogati-
dole que me minandara su opinion sobre ail idea de que en una .poca de
transicivn Tlven hornbres de transici;on. De-gracjadamente no obtuve res-
puesta, porque el Che march antes de recibir mis materials.
Con rcs.5pecto a otros poemas, Mario mencionaba en sus palabras ini-
ciale los poenma de Vietnam. Hay uno anterior que de a.guna manera


63








los anuncia: se llama "Estin evacuando Hanoi". Aquellos de ustedes que
se toman el trabajo de leer lo que escribo, saben que soy un poeta que
parte de la realidad y a ella vuelve una y otra vez, quizas no s6lo porque
carezca de imaginacion, smno porque la realidad me parece realmente
incredible. Lo cierlo es que no habia escrito nunca sobre Vietnam, a pesar
de desearlo much, hasta un dia en que lof en la primera pagina del
peri6dico la noticia de que se habia dado )a orden de evacuar Hanoi
debido a los bombardeos nortearnericanos, y me impression& la noticia en
si misma, y tambi6n, simultaneamente, saber que aiguin dia acaso haya
que evacuar nuestra propia ciudad de manera similar. Y asi surgi6 el
poema, en el que, como saben sus Jectores, la evacuaci6n de que se habla
es Ia de La Habana: por ello no se entiende bien si no se conoce nuestra
ciudad, porque los que alli se mencionan son lugares habaneros. Y por
eso les decia que este poerma lleva de alguna manera en germen lo que iba
a ser el poemario que escribiria despues en Vietnam (adonde yo no sabia
que iba a ir, por supuesto). Ese poemario se llama Cuadernow palelo
sobre todo porque en e6 se hace un paralelo entire Vietnam y Cuba, dos
pueblos extraordinariamente unidos por su destino hist6rico. Estando en
Vietnam volvi a vivir de nuevo, sobreimponiendola a la extraordinaria
realidad de aquel pais, la realidad del nuestro, la circunstancia de que
vivimos a noventa ifllas del territorio norteamericano, y el hecho de
que la guerra de Vietnam ha sido tambi6n nuestra guerra. Y asi escribi
esa especie de diario poetico que es Cuaderno paralelo, de donde es este
poema: "Esta noche de domingo en La Habana que es esta maflana de
lunes en Vinh" (no se si ustedes saben que Vietnam y Cuba estain situa-
das en los antipodas geograficos):

Maria siemrpre lega a casa los domingos sobre las nueve de la noche.
Es decir, estd legando alSora, a las nueve de &nu maina de este bates
[die Vink,
La ciudad espectral, destruida, a traves de la cual nos pasewmws
Filmando, retratando ruinas, atravesando corredores
De los ptie hace poco sacaron los escombros, subiendo escaleras
En to alto de .ws ciules el paisaje se abre como uia bojetada
Entre piedras, mientras mads al6 el obstinado cesped,
Los drboles sobrevivientcs han empezado a poner esos "verdes halagos"
[que dijo G6ngora.
De Gdngora hablardn quizds este domingo los amigos en casa.
Y quizds, sobre todo si estan Enrique y Giannina,


64









Habklardia de Lofundres y sius ruinas, de las que nos fue dado ver un aletazo
Caorce aios atrds, cuando ya la guerra empezaba a ser una memorial
[borrosa
En mhfi. te un colorr citadino de pupa hervida.
Pero no estoy sentado en casa, evocando la escritura y la. historic,
Esta noche de domn igo en La Habana que es esta maFiana de lanes
[en Vinh,
Y en realldad no estoy hablando contigo, amor, sino delando que el
[alma aprenda bien
Lo que son las rubtans de la guerra inmiediata
Que planea como una corneja sobre nuestro nwndo.
[Cuaderno paraelo, en A quien pueda interesar, 1970]

No qu*ero darles a ustedes la impresi6n de que solamente escribo
sobre temas politcos. Ustedes saben que esto no es asi, que escribo sobre
una multitud de teminas. Es&cribo, quisiera escribir sobre praicticamente
todas las cosas, y casi sobre cada una de ellas -o de sus familias-
podria comunicarles una pequenia selection y, quien sabe, hasta una
pequefia po6tica. Asi, me gustaria que se pensara en poemas como
"Oyendo un disco de Benny Mori", como "Pio tai" (me consider el
poeta de la pelota en Cuba), como "Los feos" (tambien soy el poeta de
los feos: harto ya de ver poemnias sobre los lindos, decidi que los feos
necesitaban tener un poema), o como "Gracias, gracias, Jardin Zool6gico,
por renovar esta eccio6n" (resultado de 11ia visit real, con mi familiar,
al Jardin Zool6gico de Lal Habana), o como "Regreso de la Isla" (que
escribi despues de haber pasado una temporada trabajando en una granja
que se llamaba Revoluci6n, en la Isla de Pinos).
Place poco he publicado en revistas algunos poemas no recogidos
todavia en libro, que deben integrar uno pr6ximo que espero que leve
el nombre Circunstancia de poesia. Uno de esos poemas se llama "A la
enamorada desconocida", y naturalmente es un poema de amor. A pro.
p6sito del amor, haria mias, desde luego, las palabras de Antonio Macha-
do: "Ni un seductor Maniara ni un Bradomin he sido.. Este poema a
Lt enramorada desconocida parte d1 la siguientl- anccdota: estabamos
en la Casa de las Americas y vinieron a decirme que cuando buscaban en
el fichero de la biblioteca Ia Larjeta de un libro milo que se llama Conas
mismas manos, se habian encontrado con que encima de la tarjeta habian
puesto un ramito de flores. Aquello fue motivo de risas, y luego me rega-


65








laron el ramito, e esto se hab'ahi en el poema, que tiene una cita de
Marti: "Una nifia enamorada/ Le tendi6 al Viejo la marino."

Sobre la tarjeta en cnyo borde estd puesto,
Como la marca dcl hierro en el anca de to res,
C 861
FER c
Alguien coloc6 u n dimninuo ramo violeta
Que con el tempo se ha secado hasta ser ese suspiro de si mismo
Que sclo saben ser las ho/as y las flores.
Hay sorpresas y risas ante el descubrimienio,
Abren y cierran la gaveta, el hIaazgo
Va de mono en mano, queda sobre un estate
Hasta que una Ulimpieza demnasiado ceicaz lo devuelve al polvo
Del qzue apenas Io separaba una ildusionada tenacidad.
Debajo de [as flores, los versos lejanos
Volvieron par un moment a harder como entonces, cuando ai no eran
[palabras,
Si4w el amor, la tristeza, ef ruido del mar o de 1a guerra, la vida (rual
[y huimeda
Que Itego van a parar a los papeles
Coma los rostros de la madre y la novia se lacen fotografias
En la carter, y luego pedazos casi de olvido, y luego nada;
Debajo de las flores, aquella tarde o aquella noche
En que (a escolar, medio en broma, medio en serio,
Entr6 en la biblioteca y puso el ramo mirusculo sobre la tarjeta, el poeta
Debi6 haber senrido en su corazon que no habia escrito en vano,
Que los versos no eran s6lo para la oreja esquiva, para los ojos que
[no lo miran a a,
Sino tanbien, y acaso sobre todo, para la nina sonriente, quizas de la
[misma edad de sit hi/a,
Y para otra, para oras que en aios venideros sigan pensando todavia
[que una flor
Bien puede recostarse sobre ese libra,
Sobre la tarjeta de ese libra,
Con la mezda de burla, de susto y de termura
Con que una muchacha pone par vez prinera la cabeza sabre un pecho
[querido.


66









Y pertenece tambien a este libro que estoy escribiendo un poema
demasiado largo para leerselos complete, que se llama "Exp~ico al lector
por qu6 al cabo no conclui aquel poema sobre la Comauna". Pienso que
de alguna manera este poema resume lo que pudiera decidrles esta noche
sobre mis filtimos anios, practicamente desde el anio 60, en que estuve
como consejero cultural de nuestro pais en Francia, hasta nuestros dias.
En un pasaje del poema hab'o de un amigo que dijo que no habia que
Lener el comp~ejo de la Sierra Maestra: ese amigo es el poeta Rene Dc-
pestre, quien lo ha escrito varias veces, y creo que de manera especial
al frente de su libro Par la Revolucidon, por la poesa.

Si dios existe, desesper6 Nietzsche, jpor qu yo no soy dius?
Y Bloy: la unica tristeza aqui abajo es no ser santos.
Lo que se traducia en aquelos dias: si Fidel, el Che, Camilo, Ragl,
[Almeida existen,
-Por quer yo no soy uno de dlos? Y tambien: no es fddil ser
[ccntwmporaneo de heroes.

(Siempre he querido escribir un poema a partir de este verso, y no he
[podido ir mds ald de este endecasilabo. Ahora Io dejo aqui.)
A lo que, unos ainos despues, responded un amigo (quien sin duda
[sinti6 lo mismo)
Que no hay que tener d complejo de la Sierra Maestra, que hay lugar
[para todos en la historic,
Siempre que le entregues rodo el f uego de que dispongas, toda la luz,
[toda la sangre.

El "Ed"" que voy a mencionar ahora es Edouard Glissant, el escritor
martiniquelio, con quien vivi ese afio 60 en Paris estrechamente unido.
Nos visitabamos con frecuencia, y hasta planeamos hacer juntos una
revista i"atinoamericana de cornbate. Pero al principal, cuando le dije a
Glissant que yo era un antillano, dl no queria creerlo, porque me veia
vestido como ustedes me yen ahora, de zacateca, que era como yo vestia
entonces en Paris en mi condici6n de diplomatico, y entonces toc6 un
toque de tambor sobre una mesa y me desafi6 a que yo lo hiciera tam-
bien. Sucede que en mi barrio de La Vibora yo habia aprendido a tocar
algo y le respond, y entonces 61 dijo riendo que era verdad que yo era
un antillano, e iniciamos una buena amistad.


67







En la memorial, apenas puedo separar la noche en que Edci me hacia
[repicar sobre la mesa para estar seguro
[de que era de veras un antillano,
De un pdrralo como este de Adamov:

La burguesfa francesa, viendose en peUiro, mostr6 su verdadero
rostro, el de la jerocidad. Y esos valets de la burguesia que son
con demnasiada frecuencia los artists mostraron tam bWn el suyo,
que se parecia singular y deplorablemente a0 de aqu6lla. De
PFlaubert, novelistia genial, al vejete temrnblequeante Edmundo
de Goncourt, del poeta no comprometido Te6Jilo Gautier al poli
zone Mdximno de Comp, todos [nota al pie: "No, no todos.
Hubo Rimbaud, que escribid: eParis se puebla de nuevo. Algu-
nos ofros m nas. Y los de la Comuna, naturalmente."] dieron
raz6n a la tesis nmarxista de la pertenencia prinera a ?a case
social,

0 este otTo:
Y de nuevo los escritores, Era mnenester disimular que el joven
Zola de antes del caso Dreyfus se uni6 al coro lamentable de
los mroderados, de los reticentes? Hugo tambie6n, es cierto...
Pero el rccapacitd y tom6 realm ente la defense de los comuneros
hostigados, y fue el primero, e! primero de todos, en reclamar
con su voz tonante la amnistia total para quienes -y l Io sabia-
detentaban el porvenir.

Es jdcil comprcnderlo: ni en Marx ni en Lenin ni en los comentarios
[de Adamov
Yo cs.:aba leycndo el pasado, sino preguntando al porvenir. Al porvenir
[que estaba creciendo ald, y cuyo oleaje
Lamia las costas inas alejadas.

Creo que este poemna, del que s6lo les he leldo fragments, resume
de manera bastante clara la raz6n del titulo de esta charla. Aquellos de
us'edes que conocen mi bibro 1lamado Que veremos order, el cual en la
edici6n espanola se llama Algo semejante a los monstruos antedihluvianos,
saben que ese tltulo proviene de unos versos de Mayacovski. Voy a termi-
nar citando esos versos, que no he utilizado por gusto al frente de un
libro mnio y al frentie de esta charla, sino porque creo que elkos expresan
adinirablerncnte la situaci6n de un poeta que quiere servir a la Revolu-


68








ci6n con todas las armas de que dispone, sabiendo que eso significa
quemarse en este tiempo, y que ese es nuestro mejor destino;
Para vosotros,
que sois sanos y dgiles,
el poeta rurnWa
los espuios de tisis
con ia lengua dspera de los cartees.
En el tuego de los afios
Yo me he de convertir en algo semejante
a los monstruos antcdiluvianos con cola.
Camnarada vida,
vamos
a cantinar mas rapidoa


69
















































mm
.m, mm


re,













La Asamblea de Guaimaro



Eloy G. Merino Brito


La Asamblea de GuAiimaro, reuni6n de los delegados del pueblo
cubano en armas en el mes de abril de 1869, no es sdamente el moment
hist6rico en que la Revoluci6n separatist del 68 trata de institucionali-
zarse, dandose una organizaci6n political que plasma en una Carta Cons-
tituclonal, sino que es la culminacion de medio siglo de luchia ideol6gica
mediante la cual el patriciado cubano, burguesia y terratenientes, identi-
ficando sus propios intereses de clase con los de today la sociedad cubana
se opone resudtanicnte y por medio de las armas a la nobleza feudal y
clerecia cspaziolas, en alianza con la sometida hurguesia, empecinadas en
obstaculizar a todo trance el desarrollo ccon6mico de Cuba. En 1868
esa clase patricia asume sin duda una postura francamente revolucio-
naria,1 contrastando esa actitud progresista con la servil, acomodaticia y
vacilante que en la inisma epoca asume la burguesia alemana o la espa-
iola, que en vez de ,levar la revoluci6n hasta sus tiltimas consecuencias
y decidirse a tonomar el poder corno lo hiciera la burguesia inglesa en 1688
o la francesa en 1789 "sin fe en el pueblo, refunfufiando contra los
grandes, temblando ante los pequenios, revolucionaria respect a los con-
servadores y conservadora frente a los revolucionarios", abandon la
lucha en el moment decisive y celebr6 una alianza de por vida con la
reacci6on. En Espana, la claudicaci6n de la burguesia aseguro el predo-
minio do los terratenientes semifeudales y de la clerecia. La Revolucion
espanola de 1868 con ribetes liberals en sus inicios, y de la que surgi6,

I "...y esto fue o singular y sublime de la guerra en Cuba: que los ricos que
en todas partee se ]e oponen, en Cuba ]a hicieron'". MAW., JosEL El 10 ie abril.
Patria, New York, 10 de abril de 18?.?- En su Obroz comptet La Habana, Edito-
rial Lex., 1946 v. 1, p. 532.







trash. la abdicaci6n del Rey Amadeo, la primera Repiblica Espafnola, muri6
definitivamente con el golpe de Estado del general Pavia en 1874 y la
restauraci6n de la monarquia borbh6nica con Alfonso XII, es decir, de la
nobleza feudal aliada a la elerecia reaccionaria. En Alemania, la bur-
guesia atemorizada ante el triunfo de la revoucion de 1848 abandon a
suts aliados, pequenios burgueses dem6cratas y proletariado, que habian
sofiado con un estado unificado y democratico, y dan lugar a la instaura-
ci6n del Reich bismiarckiano, el que como lo ca'ificara Marx fue "un
despotismo military empcrifollado con formas parlarnmcntarias, mezula de
propiedad feudal e influencia burguesa, con armaz6n burocraitica y sus-
tentaiculo policialP', y en el que los principles prusianos, los junkeres,
grandes terratenier:tes y latifundistas, integraron la clase dominant,
duefia de!l poder politico y military.

Partiendo de Ias u6timas decadas del siglo xviny y a lo largo de la
m'tad del siglo xix, la s1a de Cuba experiment una profunda transfor-
macion econ6oiica que de casi despreciada posesOi6n espafiola se erigl6
en emporio de riquezas y en uberrima fuente de ingresos fisca'es para la
Corona, la que lleg6 a considerarla una de sus mias preciadas joyas. Various
factors, domesticos y foraneos, se conjugaron para producer esos resul-
tados. La toma de La Habana por los ingleses en 1762 no obstante su
brevedad, apenas un anio, brind6 al criollo una perspec.iva de future y
una extension de su horizonte econ6mico que basta entonces no habla
visluimbrado gracias al regimen tolerant y a las libertades comerciales
que la gobernaci6n iglesna implants y que Espafia con su sistema mercan-
tilista y de cerrados monopo'ios nunca habia permitido. El cubano aqul-
lat& lo que podia alcanzar en riquezas y en bienestar si se le permitia
comerciar libremente y producer sin trabas para los nuevos mercados
mundiales que el naciente pero impetuoso capitalism se encargaba de
abrir y fomentar.
La Revoluci6on Francesa de 1789 y su repercusi6n en Ias Antillas con
la sublevaci6n en masa de los esclavos de Haiti, que provoc6 la ruina
de las p.antaciones cafieras y cafetaleras de esa isla, fue inteligentemente
aprovechada por Ia entonces pequefia clase de hacendados o productores
cubanos para fomentar la producci6n azucarera de Cuba y sustituir en
los mercados mundiales a la gran azucarera del mundo que hasta entoncees
habia sido Haiti. La esclavitud africana, la (nica fuerza de trabajo para
el cultivo de la cafia y para la manipulaci6on de las fibricas de azucar,


73








tom6 un incremnento exLraordiuaro al ppunto quc entire 1763 y 1800 entra-
ron en Ia Isa mis negros que los que se habian introducido en los dos
siglos y medio anteriores. El auge extraordinario de la negra instituci6n
actu6 en los primeros tiempos como motor impulsor del impetuoso desa-
rrollo econ6mico de la Isla, pero habrlia de ser mas tarde factor retarda-
tar'o de la evotic;i6n cultural y political de la sociedad cubana.
LJa insuarrecci6n de las cdonias inglesas de America del Norte (1776),
Ta blnevolente neutralidad dr? Carlos III en los primeTos inomenlos. y la
final intervencion de Espafia, en alianza con Francia y Holanda, en
]a guerra librada contra los ingleses en 1778, fue tambi6n factor impor-
tante en ]a transformaci6n econ6mica de Cuba. El libre comercio que
se es!ableci6 entire ella y las trece colonies norteamnericanas durante los
cuatro afios y meses que dur6 aquella contienda abrieron a los products
exportlables cubanos iun mercado que basta entonces habia estado cerrado
y cuya proximidad ,geoggrafica brindaba una serie de ventajas de las que
se carecia con los distantes mrercados espafioles, amen de que ]a naciente
industrial norteamericana lievaba a la Isa sus exrerdeutes de producci6n
a precios muy inferiores al de los mismos articulos que podfan impor-
tarse de las plazas mercantiles de ]a metr6po.i, las que en gran mnedida
no servian mas que de transito a los products industrials europeos por
el miy ba o desarrollo industrial de Espana.

Si a los factors antes resenados (tan concisamnente por )a brevedad
del espacio) aiadinios las aceriadas medidas administrativas y fiscales
que el "despotisnio ilustrado" de Car'os Ill y sus ministros implantaron
en Espana v en sus posesiones americanas, que se tradujo para Cuba en
miejores gobernantes, mayores concesiones para los productores cubanos,
rnmas atenci6n a la ensefianza, apertura de centros de studios superiores,
fundaci6n del primer papel peri6dico, instalaci6n de instituciones promo-
toras de la agriculture y comercio y de bibliotecas, quizas hayamos
logra.o, aunquc toscamente, bocetear el cuadro que presentaba Cuba al
finalizar el s.glo xvill y en los abores del xIx.

Pero de esta extensa como intense transformaci6n del panorama cuba-
no, que fue haciendose mas ostensible a media que avanzaba el
siglo xix, surgio6 una series de contradicciones centre la Isla y su mnietr6-
poli, entire sus propios habitantes criollos y espafioles, entire los duefiob
de esclavos y sus esclavos, y, por i4timno, la que habria de poner en crisis
toda la estructura econ6rnomica, social y political de la Isla: ia de producer


73







mercancias con destiny a un mercado mundial, caracteristico de un regi-
men econ6mico capitalista, faltaindole Zo que es la bae fundamental de
oe regimen que es el trabajo libre, pues el productor cubano no contaba
mis que con csdclavos y se veia per ello impedido de transformar conti-
nuamente sus medios de producci6n. El patriciado cubano desde muy
temrnprano comprendi6 que la soluci6n de esas contradicciones que pare-
clan HIevarlo a un callej6n sin salida estaban supeditadas a resolver en
primer tnrmino a capital contradicci6n entire Cuba y eu metr6poli; entire
su anhelo de desarrollar la producci6n industrial y buscar libremente
mercados para sus products, y la obstinada political espaniola de frustrar
el desarrollo industrial de su colonia, gravandola con sinnfimero de im-
puestos y sujetindola a un severe monopolio comercial. Si las relaciones
entire la metr6poli y la Isla no se modificaban o se regulaban en otro
orden, las restantes contradicciones no tendrian soluci6n.
Es por ello que los terratenientes y burgueses cubanos, si asi pueden
llamarse, a lo largo del aiglo xix, ensayan distintas soluciones. Primero,
timidamente, le proponen a Espania reformnas econ6micas, mias libertad
para producer y para comerciar. Despues, con mas energia, demandan de
ella plena libertad economic y una ainpiia esfera de autarquia political
y administrative; no aspiran a la libertad political como naci6n, les basta
que la metropdi conceda y garantice la libertad political y econ6mica del
individuo frente a la intromisi6n del Estado. Espafia otorga como gracia,
no como derecho, ventajas econ6mnicas (libertad de importaci6n de negros,
]ibertad de comercio con diferencial arancelario de bandera a favor de
ha marina espafiola, desestanco del tabaco), a cambio de los beneficios
fiscacks que ha de recibir de esas concesiones, pero no afloja la mano
en lo politico; lejos de eto, convierte a la Isla en una inmensa plaza
sitiada en la que el Capitan General es el poder arbitrario y omnimodo
sobre vidas y haciendas, y poco tiempo despues expulsa a los pocos
diputados cubanos a las Cortes espaiiolas. Cuba pierde el rango de pro.
vincia espafiola que, nominalmente al menos, habia gozado hasta enton-
ces, para convertirse en una verdadera colonia ultramarina.
El patriciado cubano se desespera, se revuelve airado contra la madre
patria que tan mal Io trata, y vuelve sus miradas a los Estados Unidos,
donde el capitalism de los estados nortefios esta librando recia batalla
contra el esclavismo de los estados surenios que retardan el desarrollo
industrial del pais. La burguesia criolla ve en esa lucha la oportunidad


74









de romper kos vinculos politicos con Espafia sin renunciar a Ia esclavitud,
y la de luchar por incorporar la Isla, como uno o various estados, a la
uni6n norteamericana rcforzando la posicion de los estados esclavistas.
For varios afios se empefina, obstina y sacrifice victims en esos prop6-
sitos anexionistas para convenccrse a la postre de que Estados Unidos
quiere una Cuba espaiiola, o convertida en colonia norteamericana.
Nueva micnte el patriciado cubano trata de conciliarse con la metr6&
p,.i Es un renovado intento por ajustar definitivamente sus reciprocas
relaciones political, administrativas, fiscales y econ6micas sobre la base
de una grarantizada autarquia; llamese si se quiere autonomia, mante-
niendo Espafia Ia soberania de la Isla y los beneficios materials deriva-
dos de ella. La burgucsia criolla se organize de echo en un partido
politico; cuenta con su peri6dico propio a cuyo frente sitfia a sus mA
connotados ide6ologos v polemistas. Por anos hace una critical several de
la situaci6n cubana, de Zla opresi6n espaiola, de las lacras de ]a admi-
nstraci6n colonial, de las legitinas ansias del cubano productor por
sentarse al opulento banquet del capitalismno mnundial; admite y reco-
noce ya ]a necesidad de transformar Ios medios de producci6n sustitu-
ycndo gradualmente el trabajo esclavo por el trabajo asalariado, pero
no admite de moment la abo(ici6n de la esclavitud. Espania, al fin,
parece dispuesta a oir y tender ]as demands cubanas. Cita y convoca
a los delegados del palriciado cubano conjuntamente con los de sus
colonies de Puerto Rico y Filipinas para reunirse en Madrid, en 1867,
con los de!egados del gobierno y recibir sus demands, someterlas a
studio y resolver lo muis conveniiente a los intereses de la metr6poli y de
las colonies. La reunion se efeetfia; treinta y seis sesiones so cdlebran
desde el 30 de octubre de 1866 hasta el 28 de abril de 1867; todos los
problemnas econ6micos, administrathivos, fiscales, sociales y politicos se
examinan y se proponen soluciones. Pero el gobierno espafiol so burla
nna vez mas de los cubanos: a sus demandas de reduccibn de impuestos
y supresio'6n de olros, responded con el mantenimiento de los existentes y
con uno mas del 10% sobre capitals y rentas; y no acoge ninguna otra
de las reforms soliciladas. La defraudada burguesia cubana comprende
al fin queo sus contradicciones con la metr6poli espafiola son insolubles e
insalvables. Como acertadamnente exprema Carlos Rafael Rodriguez,

... Ta burguesia cubana no tenfa frcnte a si mas que dos eami*
nos: o hzindirse en el retroceso y la deslintegraci6n econ6mica
que le imponria el sistema colonial espahol y con elklo aceptar la


75







snmisi6n political en el pals cuyas posicioncs econ6micas domi-
nanre: i habia conquistador, o romper violentamente ese sistema,
aiiziindosc a la lucha revolucionaria decidida. Los elements
mas avizores de la burguesila cubana optaron por e iUnico cami-
no salvador. Se convirtieron asi en paladines de Ia causa inde-
pendenista, video ogos y estandartes del progrcso nacional cubano.
Sus intereses de clase coincidian con los intereses hist6rieos de
zws)tro pais, porque al Jberarse como rarcin national. De aqum el papcl progre ..st., avanzado, del
cvmiiin! r de ia biirgtiesra (.nba ii en rse per odo. 2
Ese fue ei sentido rcvolucionario del Grito de Yara. del 10 de Octubre
(e 1868, cuya plasmaci6n institutional se "evo6 a la Constituci6n de
GuAimaro, del 10 de abri! de 1869, por los representanles de los cubanos
ea armas de Oriente, Camagiey y Las Villas.
La Asamb'ea de Gumfimaro, en otro orden de cosas, asume tambien
mna significaci6n especial. Las corrientes ideolo"gicas, aun entire los gru-
pos mIas progresistas y revolucionarios, no eran uniforms. Aunque el
1iberali4ino de la epoca daba la t6onica geneTrW a sus ideas, no todos lo
profesaban en un imnismno sentido ni se planteaban iguales objetivos.
Frente a! liberalism romantico y radical de ITgnacio Agramonte, se alza-
ba el liberalism m oderado, conservador si se quiere, de Carlos Manuel
de Cespedes. El pensamiento del primero, como diria Manuel Sanguily,
parecfa "amamantado a los pechos de la Gironda revolucionaria"; el del
segundo reflejaba la concepci6n espafiola del liberalismo. Esos distmntos
maliccs de una misma idcologia los vamos a encontrar en del Manifiesto
de C&spedes del 10 de octubre y en la organizaci6n political y administra-
tiva que Ie dio a ]a Revolici6n en 1a zona oriental bajo su mando; como
tambicn en los acuerdos de la Asamblea de Representantes del Centro
del grupo camagiieyano comandado por Agramonte, y finalmente en la
propia Constituckin de CGudimnaro.
Los movimientos independentislas americanos, y entire ellos el de
Cuba, son Ilevados de Ja mano por suts lites liberales, p)ero la ideologia
liberal no ]leg6 a America en toda su pur-eza ideol6gica ni penetr6 en
ella por un solo camino ni transit despues por los mismos rumbos. El
liberalism, como el Estado liberal, tiene como valores fundamentals:
la Ubertad y la igualdad. La liberlad del individuo frente al poder pUbli-
co, Ilibertad para producer, libertad para comerciar, libertad para contra.

2 RonIcuE7, CARLOS RAFAEL. El Marxismo y la historia de C,-& La Habana,
Ministerio d u Educaci6n, 1961.


76









tar, sin trabas ni cortapisas por part? del Estado, quien debe asumir una
posici6n marginal en el libre juego de las fuerzas ccmomicas en pugna
y todo ello en un piano de aparente .gualdad pa. los, tanto legal
como material.
Sin embargo, el Estado liberal ,o ha amuniido la misma forma en
todos los paises ni aun la mismna furma de gobi erno. Es;ido liberal to
era la monarquia parlamentaria inglesa doude los tres pri1cipios del
poder, el nionirquico, el aristocratico y el democra&ico, se encountraban
combinados en proporciones variuables desde inncho antes de que pudiera
hablarse de liberalism. Estado liberal tambien lo es la Repfiblica fran-
cesa, unitanra, centralista y de gobierno parlamentario, si bien con ias
restriccionies que ha sufrido por vir'ud de las modificac'ones constitu-
cionales recientes. No obstante, teniendo el comin denonminador del libe-
ralismo, la Repuiblica francesa y la Monarquia iuglesa difieren en algo
tan capital como la presencia o au:encia del principio autocratico de
poder en el juego institucional. 3"o nos es1 S niostrando que dentro del
cuadro general del liberalismo, existen liberalismos nacionales que res-
ponden a las peculiaridades de cada ]pafs, a su desarrolio hist6rico, a la
correlaci6n de fuerzas entire sus respectivas burguesias y las cases mas
reaccionarias (nobleza, terratenienies latifundistas y clerecia) y reflejan
basiLa qu6 punto las primeras lograron predominar sobre, las segundas o
en qu6 minedida transigieron con la reacci6n. En otras palabras, hasta
d6nde las burguesias fueron verdaderamnente revolucionarias para arreba-
tarle el poder a la reacci6n, o por el contrario, hasia do6nde claudicaron
ante ella y se sometieron a su dominio.
Y la bistoria del liberalismo espa*iol seria tipica en esa investigation.
Por parad6jico que parezca, las ideas liberales entraronJ en Espania con
el "despotisino ilu.lrado" de los UC3-1 m iuF Pi\dso phi n de "refod:3 Carlos III para revitalizar la depa.tkr:e'ada hacienda que recibieron de los
Austrias.. Esos planes tenian que desarrollarse por etapas. En la primer,
se habrian de centralizar todos lo rc:>ortes gubcraarnacntales; enI la
segunda, habrian de incrementarse los recursos y fuentes de las rcntas
fiscales mediante el estimulo a la agricultura, a ]a industrial y al comer-
cio; pero estas no podian estimularse sin propender la difusi6n de la
enseiianza como medio de incorporar at desarrollo agricola e industrial
nuevos m6todos y conocimientos cientificos como obreros asalariados
capaces de asimrii'ar y poner en prfictica esos metodos. Mas los planes de
esta etapa exigian que en una sociedad dividida en estamentos, como la


77








espafiola, La clase hasta entonces privilegiada de la nobleza y el clero
suifriera la merma de sus franquicias y las cediera a la que en menor
grado las poseia el estado llano o la burguesia. En la etapa final, Teva-
das a !a practice las reforms, habria de pasarse a una reform general
del Estado lo quo conlevaba el examen dei origen y fundamentaci6n del
poder, que era tanto como penetrar en la esfera del liberalism politico
y disponerse la Corona a sufrir las consecuencias que su "liberalismo
administrative" habia provocado. Por ello, ni Carlos III ni su sucesor
Carlos IV se dccidieron a pasar a esa etapa final que a la postre hubiera
significado ad fin de la propia monarquia.
Pero encontramos nueva paradoja. No es precisamente la burguesia
la que asume la iniciativa de obligar a la Corona a pasar a la etapa de la
reform estatal, sino que, por el contrario, son la nobleza y la clerecia,
en fraternal contubernio, has que buscan el apoyo de aquella burguesia
para cercenar el poder real, ofreciendo garantizarie el ejercicio de los
derechos individuals (propicdad, libertad econ6mica, igualdad social) a
cambio de admitir su predominio politico. La burguesia y el liberalismo
espafiol caen en la trampa, o se dejan l'evar a ella. Eni vez de asumir la
direcci6n del movirmiento reforminista, o de la revoluci6n en su caso, para
asegurarse el poder politico, transige con la reacci6n y compete el error
de career innecesaria la suplantaci6n de la moniarquia siempre que 6sta se
comprometiera a respetar has eyes del Estado que le asegurasen su liber-
tad econ6mica. Este pensamiento dard la t6nica al pensamiento liberal
espafiol del siglo xix, y CI wexi el que informara ia ideologia del libera-
lismo cubano hasta la gesta iidependentista del 68.
Ese es el pensaniento politico dominance de Francisco de Arango y
Parrenio cuando afirmaba que
..a independencia de las naciones es una cosa, y la libertad
de Ios individuos es otra [..] la primera iroporta poquisimo, o
nada, para los que tienen la dicha de gozar de la segunda y en
todos los casos en que por aspirar a la independencia, se puede
poner en riesgo el goce de todo, o parte de las efectivas e impor-
tantes ventajas de la libertad politicV.L
Ese sera tuambi6n el norte y guia de la ideologia liberal de aquel
grupo de cubanos avizores que con Saco a la cabeza ponen en la picota

3 ANtAGO Y PARBfiO, FRANCISCO. Reflexiones de mun habanero sobre la indepen-
duncia d es cta 5La. En su Olrfa.s Ccntt !q 'a;. La ilhi!imtw, Mi.'isceriu d: Eduicauiio`i.
1952. t. 2, p. 356-S7.


78









piblica e! sistema colonial espaiol pero respetan la monarquia como sir,
bolo de la soberania. Se demandan reforms administrativas, fiscales,
economicas y political, pero el ideal de la independenicia se aplaza para
un mafianria distant creyendo --frr6neamente s.n duda- que el estable-
cimiento de un regrimcn de Derecho al que debia sujetarse la goberna-
ci6n insular habria de producer por si soo, andando el tiempo, lo que
s61o las armas debian coiuquistar. Y ese es tanibien el mismo pensa-
miento que recoge el moviiniento reformista en su filtima etapa y el que
llrva al seno de la Junta de Informaci6n de 1866.
El mismo movimiento anexionista, que aspiraba a romper los vinculos
politicos con Espafna para nmicirse al de Estados Unidos, estaba en el
fondo transido de esa ideologia liberal netamente espafioa, pues aunque
pretendia que la Isla ingresara en la Uni6n Norteamericana con la cate-
goria de Estado federal y en pie de igualdad con los restantes Estados,
sacrificaba el ideal de la independencia en aras de u n regimen de liber-
tad econ6omica que Espana negaba. Uno de los nias connotados anexio-
nistas de la etapa de 184t5 a 1855, el por muchos tiwlos ilustre cama-
glieyano. Gaspar Betai 'court Cisieros, literariamente cmnocido por El Luga-
refTo x para sus in timos com'o 0 arizota. le decia. a Jo. Antonio Saco en
carta ferhada en Nueva York en Itres de abril de 1819:

... yo deseo para Cuba los biencs i fa protecci6n de los Estados
Unidos, del Coloso, del Bizarro Arnericano con suts veinte millo-
nes de brazos fuertes y robustos que podrian darle i conservarle
a im patria los biene(n quc paso a indicar [...] Cuba anexada,
seria tin Etado soberano, con toda la libertad e igualdad quo
jainas puede darle Espafia [...] Cuba anexada, tendria toda la
seguridad interior i exterior que iecesila en su actual estado
de peligro y debilidad [...] Cuba anexada, obtendria la tregua,
el respiro que le daria tiempo para reformat i minejorar su estado
social .. Cuba ciCesada, tendria cl Maestro que n.cesita para
aprender ]a ciencia del gobicrno, el arte de gobernar, de formal
hombres libres i no instruments de despotismo, arte en que
Espafia o se ha distingnido gran cosa, i euyos discipulos cons.
ttuidos en Estados independientes ha mhs de 25 anos todavia
no han dado frutos que honren at Maestro ni a ellos [...] Cuba
anexarla, adquiriria riquezas s6lidac, sin escrapulos, zozobras ni
peligrosA4

4 FZERN&NDEZ DE CASTILO, JosEi ANTONIO. Media siglo de historic colonial de
Cuba. Cartas a Jose Antonio Saco ordenadas y comentadas. La Habana, Ricardo Ve-
loso, 1923. p. 104-105.








En dliima instancia, no hay diferencias entire las ideologias liberal
reformista y la anexionista. El1 reformismo quiere radicales reforms
administrativas, econ6micas y fiscales que le concedan libertad de indus-
tria ) de comercio dentro de un regimea autairquico que permit al
cubano el nianejo, administration e inversion de sus propios recursos,
pero no como mera concesi6n o gracia de la Corona espafiola, sino me-
diante la reform integral de la legislaci6n que garantice tim minimo de
derechos individuals y politicos. El anexionismo tiene igual aspiraci6n
mnediante la integraci6n de un Estado federal mais de la Uni6n Norte-
arIcricana con gobjierno y legislature propios. El rcfornmismo no quiere
la independencia political de Espaia, porque quiere seguir contando con la
proteccei6n de un Estado fuerte frenie a las apetencias coloniales de las
granules potencias, incluso de los Estados Unidos. El anexionismo tampo-
co quiere la independencia, pero si la protecci6n que puede brindarle
las fuerzas de los Estados Unidos a Ia vez que a disfrute de sa mercado
dom6stico, en constant ex a:tsi6n, para los products cubanos. Y final-
mente, ni reforms tas ni ar.e-ionistas quieren set revolucionarios destru-
yendo en su raiz el regimen t:uort6mico-social en que se apoyaba la super-
estructura cubana: la esciavitud.


Carf'os Manue! de Ccspedes, desconocido hasta el moment en que
con su impar gesto de rebeldia e intransigencia se alza en armas en
La Demajagua contra el poder de Espaiia, inscribiendo su nombre para
siempre y con letras de oro en nuestra historic, es tambi6n un liberal
progresisia de la cscuela espafiola que trata de realizar todas las aspira-
ciones del reformismo conservador pero a traves de la independencia de
Cuba; objetivo por el que sacrifice riquezas, bienestar, familiar y la pro-
pia vida sin una sola claudicaci6n y con voluntad de acero. La diferencia
radical entire C6spcdes y los reformistas engaliados y defraudados en la
Junta de Informnnaci6n de 1866 es que mientras estos se postran do hinojo
ante las gradas del trono espaol en serial de acatamiento y subordinaci6n,
Cespedes se alza frente a 61 y lo reta a muerte, sirviendo su viril gesto
para que la gran mayoria de aquellos reformistas desengafiados abrazaran
tambien el ideal de la independencia. Pero por el moment no quiso ir
mas alia, como lo demuestran sus actos, hechos y dictados posteriores a
su grito de insurrecci6n.
El mismo dia del 10 de octubre de 1868, con la aprobaci6n de los
jefes insurrectos de Manzanillo, CUspedes lanzo al mundo su llamado


so80









Manijiesto de /a Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba dirigido a sus
compatriotas y a todas las naciones y en uno s6lo de sus catorce parrafos,
en el onceno, concrete todo su idearlo revoticionario y liberal:

Nosotros consagrarnos esto; dtos vetterables principios: noso-
tros creemnos que todos los hombres somos iguales; amamos la
tokrancia, el orden, la juslicia en todas las materials; respetamos
ias vidas y propiedadcs de todos los ciudadanos pacificos, aun-
que scan los mismos espanoles, rcsidenrites en este territorio;
admiramos el sufragio universal, que asegura la soberania del
pueblo; deseamos la emancipaci6n, gradual y bajo idaennizacion,
de la esclavitnd, el 'hibre carnbio cou las naciones amigas que
utezi de reciiirocidad, ]a representaci6n itacional para decretar
las leyes e .mpuestos., y, en general, demandamos la religiosa
observancia de los dc echos imprescriptibles del hombre, consti-
tuvetndonos en naci6n independiente, porque asi cumple a la
grandeza de nuestros futuros destinos y porque estanos seguros
que bajo el cetro de Espa-Ia nunca gozaremos del franco ejercicio
de nuestros derechos. (Lo subrayado es nuestro.)
Este ideario, except en la afirmraci6n de la independencia, podia
haber sido suscrito sin reserves por el Pattido Reformnista de Cuba,
porque aun mo'uyendo el gran problema social de la esclavitud era sus-
tancialmente igual a las demands que plantc6 la delegacion cubana en
la Junta de Informaci6n. Precisamente la discrepancia que se suscit6
entire esa delegacion y la de Puerto Rico fue por razo6n de la propuesta
de 6sta de abolici6n inmediata y sin indcrnnizacion de la esclavitud afri-
cawa enfrente de la cubana de abolici6n gradual y con indemnizaci6n.
Estando en Bayamo, investido del titulo de Capitin General ded Ej6r-
cito Libertador y encargado de su gobierno provisional, con fecha 27 de
diciembre de 1868, Carlos Manuel de C6spedes promulgo el Decreto lHa-
mado de Abolicion de Ia Esclavitud, en el que, despues de declarar en su
preambulo que 'Cuba libre t.s incompatible con Cuba esclavista", se dis-
pone que seran libres 'los eslavos que sus duefios presented con ese objeto
a los jefes militares, es decir, que la libertad de los esclavos no era una
obligaci6on impuesta a los duefilos, sino una potestad que se les concede,
lo que, dicho sea de paso, era ya adnmilido en la legislaci6n espafiola.5

B El Tftulo XXII de la Partida xv regulaba la libertad de los esdelavos. El amo
podia manunitir a su siervo en iglesia, ante el Juez, o en otra parte, o en testa-
mento o por carta. Para a/orrar por carta hablfa de hacerse ante cinco tcstigos. La
manumisi6on ase llamaba aforro o aforrar; de ahi la corruptela de llamar al negro
libre o manumitido "nugro horror La potcstad de manurititr libremente a los es-







Ei tecrcto resirva a los propietarios que asl !o deseen el derecho a la
indemnizaci6n que Ja naci6n decrete.
Sigie disponiendo el Decreto de Cespedes que los libertos serian utili-
zados en el servicio de la patria de la moanera quoe se resuelva, es deceir,
que ei liberto no tenia libertad para disponer de su destiny, quedando
bajo la tuteia del gobierno, el que por medio de una Comisi6n les daria
empleo. Los esclavos de cubanos leaves a Espania y de 4os extranjeros
neutrales seguirian siendo esclavos, pero los de los que fueren convictos
de ser "enemigos de la patria y abiertaminente eontrarios a la revoluci6n"
serlan confiscados y declarados libres, lo que tenia su precedent en Las
Panridas en los casos de traici6n al Rey. Seguirian tambien siendo escla-
vos los de aquellos propietarios que los facilitaren para el servicio de la
revoluci6n "mientras no se resuelva sobre la esclavitud en general". Los
apalencados que se presentasen a las autoridades cubanas serian deela-
rados libres, pero no se aceptarian los pr6Tfuos que se capturasen y ni a
los que se presentasen sin el consentimiento de sus duefios sin previa
consult con Cstos o por resoluci6n aceptada del gobierno.
Un anilisis desapasionado y objetivo del Decreto de CYspedes sobre
la abolici6n de la esclavitud nos obliga a afirmar que, except en el caso
de los esclavos apaleneados, que de echo tenian ganada su libertad, la
esclavitud no fic abolida por sus disposiciones, ni gradual ni definitiva-
mente y que fuc mis bien la declaraci6n de un principio que una ley.
Como explicaci6n de esta contradicci6n entire Io que se dispone y lo que
se afirma en el preaimbulo del Decreto de que "Cuba libre era incompa-
tible con Cuba esclavista", debemos aceptar da que el propio Cespedes
diera meses mas tarde, al exponer que aunque ac6rrino abolicionista,
tuvo el prop6sito de respetar todos los intereses y todas las propiedades
de los vecinos pacificos y liberals, no imponiendo su voluntad en la
question social que debia resolver desputs el pueblo de Cuba una vez
ganada ia ilapiendencia. (Mensaje a la Republica de Chile de nuevc
de diciembre de 1868.) La verdadera raz6n parece que fue que CUspedes
no quiso atemorizar Sl rico y poderoso patriciado habanero, del que tanto
esperaba entonces.

clavos fue confirmada par el Articulo 40 ddl ReglamentQ de Esclavos antxo al Bando
de Gobernaci6n y Polieia de la isla de Cuba dictado por el Capitain General Ger.
inmo Valdes en 14 de noriembre de 1842 y que entr6 en vigor en Iro. de enern
de 1843.


82









CUspedcs no quiso tampoco alterar la organizaci6n administrative
establecida por la legislaci6n colonial y mantuvo vigente las instituciones
y cargos que existian en la Isla. El rmismo asumio el cargo de Capi.tan
General con funciones civiles y militares, aunque en lo local las separ6
nombrando un gobernador civil y otro military para Bayamo. La 1egisla-
ci6; civil y penal espafiola tamnbi*6n se mnantuvo vigente, acept6 la religion
cat6&:ca comno la official del nuevo Estado y Cespedes personalmente acudi6
al temru.o bayam6s para hacer bendecir su bandera y asistir al Te Deum
de gracia que alli se oficio en su calidad y cargo de Capitan General del
Ejerdto Libertador.

ELa t6nica dej iiberalismo moderado, ranciamcnnte espano, que C&-
pcdcs d'o a su gobierno oriental disgust profundamente al movimliento
separatlsta del Camagiiey, porque la politica de Cespedes no conflevaba la
abrogacdn total del regimen legal y politico de la Isla, sino meramente
la ruptura de los vinculos politicos con Espana, la conquista de ia inde-
pendencia y la protecci6n y garanlia de los derechos individuals de
los cubanos, desconocidos y negados pot todos los gobiernos espafioles
y cuyos principles beneficiaries eran, por supuesto, !os terratenientes y
productores integrantcs de la gran burgucsla criolla. Fn cl grupo cama-
guilyano predomninaban las ideas liberals de la Francia revolucionaria
de 1789 y njuy especianieente estaba influenciado peor el pensamiento
politico progrecsista de Jefferson y de Paine; y, como el de stos, su ideal
politico era la republican democratico-burguesa, la soberania del pueblo
y el sufragio universal. Ese grupo es radicalmente opuesto a ]a exage-
rada cocentrac:On del powder porque, comno cxpusiera uno de sus mins
notables dlrigeates, Ignacio Agramonte,

*.. a administraci6s que permit el franco desarroijo de la
acci6n individual a la sombra de una bien entendida concentra-
ci6n del poder es la mis ocasionada a produnir 6pimos resulta-
dos, porque realize una verdadera alianza del order con !a liber-
tad. (Discurso de graduaci6n.)

y es dccididamente partidario de emplear las experienrias republicans
en ]a for-naci6n del nuevo Estado independiente, pues nada die lo espafiol
puede servir para estabiecer el gobiemrno, ni siquiera los nombres. El titulo
de Capitan General, aunque lo fuera del Ej6rcito Libertador, que habia
asumido Cespedes, le era sumamente odioso e intolerable; y tnucho mas
la dualidad de poderes militares y civiles que se habia arrogado. Y la


23







alianza de la Republica en armas con laT Iglesia Cat6lica era tanto como
pactar con la reaccion y el ultramontanismo.
Sin embargo, no parece que ]a gran cuestion social de Cuba, la aboli-
ci6n de la esclavitud, aunque el grupo camagiieyano fuera francamente
abolicionista por lo menos en ideales y teoria, constituyera motive de
discordia entire 61 y Cespedes. Como apunta Cepero Bonilla, en la cons-
tancia escrita que Cespedes y Agramonte dejaron de su entrevista cele-
brada en Guaiimaro el seis de marzo de 1869, no aparece que ese tema
fuera objeto de discusi6n. Pero no puede olvidarse que much antes de
esa fecha, el primero habia dejado oficialmente declarado su ideologia
aboliclonisra en el Predmbulo del Decreto de AboliclOn de la Esclavitud
de 27 de diciembre de 1868. Si alguna discrepancia hubo en ese particu-
lar seria sobre la forma tan timida y conservadora que en la parte dispo-
sitiva del Decreto se llevaba a la praictica el propo6sito abolicionista.
Ademas, el abolicionismo de los camagieyanos habia sido plasmado en
un document official, en el Decreto de la Asamblea de Representantes
del Centro de 26 de febrero de 1869.
Este Decreto-ley dcI gobierno camagiieyano en armnas, aunque comienza
por decretar la abolici6n de la esclavitud en formna absolute, reservando a
los dueiios el derechbo a ser indemnizados, aminora o desnaturaliza en sus
arliculos tercero, cuarto y quinto aquella al parecer radical abolici6n,
pues compdsivamente incorpora a Ia revoluci6n a los libertos; y los que
no fueran aptos para el servlico inilitar, continuarian, mientras durase ia
guaerra, dedicados a los mismos trabajos que "... hoy desempefian, para
conservar en production las propiedades y subvenir al sustento de los
que ofrecen su sangre por la libertad comun", obligaci6n que, aunque
se liace exlcnsiva a todos los ciudadanos y libres, exentos del servicio
military, se Iraducia, en la praictica, para el esclavo, en seguir bajo la
f6rula de sus amos. Aderais, que el abolicionismo camagiieyano no era
tan radical como aparecia lo demnostr6 el famrnoso Reglamento de Libertos
aprobado por la Camara de Representantes, controlada por la mayoria
aplastante de camagUeyanos y villarenos, en su sesi6n del cinco de juiio
de 1869, y promulgado en septiernbre ocho del inismo afno. Aunque debe
anotarse que esta casi retractaci6n que represents el Reglamento fue
motivada quizas por el ".. efecto desastroso y una reacci6n energica,

6 CEPERO BONILLA RAUTL. Obras hist6ricas. La Habana, Inatituto de Hietoria,
1963. p. 134.


84








aum en los insulares tibios, contra ]a insurreccion que los arruinaba"
y que provoc6o el Decreto de abolici6n de los camaguilcyanos.7
La division ideol6gica de los cubanos en armas y la dualidad do
gobiernos representados por el de >spedes en Oriente, que ni aun en esta
provincia contaba con el respaldo tnzinime de los jefes militares, y el del
Camagiiey, representado primero por el Comite Revoiucionario de Cama-
guiey, convertido dcspues con base mIas democritica en la Asamnblea de
Representantes del Centro, luvo desde los primeros imomentos repercusio-
nes mnuy desfavorabes en el exterior, especialmente ante el gobierno y
opinion puiblira de los Estados Unidos, al que tanto uno como otro se
habfan dirigido en demand de simpatia, apoyo moral y material y, sobre
todo, en la del reconocimiento de ]a beligerancia de los cubanos en armnas.
A los pocos dias de emitir Car'os Manuel de Cespedes su Manifiesto del
10 de octubre de 1868, en fecha no bien determinada, pero posiblemente
el 23 6 24 del mismo mes, enviaba a W. H. Seward, Secretario de Estado
del gobierno del Presidente Johnson, sucesor de Lincoln, y cuyo period
presidential estaba al expirar para ser sustituido por el general Uises
S. Grant. una exposici6on en la que, entire otras cosas, It decia:

S6io nos falta para lfevar a cabo nuestro santo prop6sito
que las naciones civilizadas y ilibres interpongan su influencia
a fin de que reconocidos como beligerantes, bagan respetar el
derecho de gene y los fueros de la humanidad,8

Ya Grant en posesi6n del cargo presidential, Cespedes le remiti6
nueva exposici6n, fechada en marzo primero de 1869, y por conduct
del Coronel Stockton en la que, reiterando al gobierno de Washington el
reconocimiento de beligerancia, le aduce siete argumentos o razones de
orden politico y de Derecho Internacional por los cuales esa beligerancia
debe serle reconocida a la Repuiblica de Cuba en anrmas.Y Con igual
demand y con fecha seis de abril del mismo anio, la Asamblea de Repre-
sentantes del Centro Ie eleva al Presidente Grant una exposici6n, calzada

7 GARCiA VERDUCo, VICENrTE. Cuba contra Espaia. Madrid, 3869. p. 203.
8 La exposici6n como ]a copia fotoastica dol final del document con las firmas
que los autorizaron, puede verse en PonrvELL VILL. HERNMINIO. flistorifft de Cuba en
sus relaciones con los Estados Unidos y Espdia. La Habana, Jesus Montero, 1938-
1941. t. 2, p. 208-9 y 215-16.
9 PonRrzLL VILI, H. Op. ci. p. 236M.37; ZARACOZA, JUSTO. Las Insurreccdones en
Cuba. Madrid 1873 t. 2, p. 798-799.


85








con la firma de Salvador Cisnieros Betancourt, Miguel de Betancourt,
Francisco Sanchez Betancourt, Ignacio Agramonte Loynaz y Antonio
Zamrbrana, en la qiiic no s6lo le piden que recortozca la independencia de
Cuba, sino tambien le expresan el deseo de que "... la estrella solitaria
que hoy nos sirve de bandera fuera a colocarse entire las que resplan-
dccen en la de los Estados Unidos."'10
Cuando el cuatro de noviembre de 1868 se produce en Camaguiiey el
levantamiento de Las C1avellinas, ordenado por el Comnite Revolucionario,
C'spedcs comprendi6 ique nunca obtendria de ]as potencias extranjeras
y en especir. de Estados Unidos el reconocimierito de la beligeranca, si el
mnovimienLo revolucionario cubano no se unificaba. Por ello fue que soli-
cit6 de los integrantes de aquel comite camagiieyano la cetebraci6n de
ura enmtrvista para tratar de unificar en un solo gobirno todo el terri-
torio insurreccionado. La reunion se efectut6 en Guiaimaro en los primeros
dias de diciembre de 1868. Dejemos que uno de sus participants, Anto-
nio Zambrana, nos relate sus incidencias:

Pretendi6 en ella [Cspcdes] que Iiabie6tidose proinnciado el
Camngsiey posteriormente a la comarca que eI gobernaba, debia
sujetar:-e al gobierno que encontraba coist0tuido, y no crcar uno
nuevo; exponiendo razones mnuy dignas de tenerse en cumnta para
que se evitara imna division, que era sin duda perjudicial dentro
y fiera del lerritorio. Conlcstaron los del CamagUiey, ponde-
rando de Ta misma nianera la trascendencia de aquella division;
pero sosteniendo que era indispensable micntras el C. Cespedes
rio eswuviee dispuesto a variar de sistema; dijeron que sus man-
diarios aceptarnian con entusiasmo la jefatura del Cap'lan Gene-
ral de Oriente. con tal que .ste renunciase a su tiEulo; que la
distribucoi6n de poderes era la garantia mis interesante para
a n.:egir los derechos del pueblo y una buena administraci,6;
que so dara a Cespedes el primer puesto civil o military como lI lo
elijiese [scl, pero nunca los dos; que no podia admitir el Cama-
guey !a profusion con que se hablan conferido las altas gradua-
ciones militares, con perjuicio del tesoro, de 1a dignidad y tal vez
dei reposo ulterior de la Repiublica; que tampoco podia admitir
que se considerase la religion cat6lica como del Estado, creyendo
ellos que la religi6rin es asunto de conciencia y que no debe inter-
venihse; en fin, que deseaban un gobierno general, siempre que
no fuese identico al antiguo, pues contra `1s instituc;ones y no
contra los hombres se habian elIos ',evantado, resueltos a derra-
mar su sangre para destruirlas. Sostuvo sus pretensiones el die-

10 PORTeLL VIt, H- Op. cit. 238.239.


86









tador, y no verifictndose acuerdo, se convino en prestarse mutuo
auxilio, en proceder de consuno en los asuntos esteriores [sic] y
en emtir, con 1a garantia de ambos gobiernos, dos milones de
pesos en papel.11
*
En cnero de 1869, arribaba a Nueva York Jose Morales Lemus, acau-
dalado abogsd de La Habana, ex reforminta, que, dcs rJa)adi, nb}rzizaba
Ia causa &eparatista, aunque sofiaba con Ia anexi6n de Cuba a los Estados
Unidos como el mejor destiny de la INa despues de su emancipaci6n de
Aa tutela espaiioa.12 Lo hacia en moments en que los grupos dispersos
de la emigraci6n cubana se reorganizaban bajo la denominada "Junta
Central Republicana de Cuba y Puerto Rico", en cuya presidencia se
instalaba a Morales Lemus en raz6n de su prestigio, su talent y sus dotes
personages para tratar con los hombres. Jose Valiente, que venia osten-
tando la representacion de Cespedes, traslad6 a Morales Lemus sus pode-'.
res con el beneplicito de aqu6l. Los primeros esfuerzos de Morales Lemus
so oncaminaron per supuesto a obtener del gobierno norteamericano el
reconoc'm ento de la beligerancia, pero tropez6 en seguida con el obsticulo
de la desuni6n entire los cubanos en armas, situaci6n que era muy cono-
cida en los circulos oficiales norteamericanos.

Morales Lemus comenzo6 a exihortar a CUspedes y a los camagiueyanos
a que buscaran ]a formula de avenencia y de union, si bien respaldo
siempre la autoridad y preeminencia de aquel "... por ser este [ tCepe-
des] la persona que en todo el mundo simboiza la revolucion y porque
la variaci6n de su nombre podria producer danios de mucha considera-
ci6n". Tan fielmente interpretaba Morales Lemus la opinion norteameri-
cana que vino a darle la razon a la proposici6n presentada al Senado
en 27 de febrero de 1869 por el Senador John Sherman, autorizando a!
President para reconocer la independencia de Cuba tan pronto como en
su concpto existiera en la Isa iun gobiemrno de facto establecido por los
cubanos; pero era obvio que ello no se lograria mientras existiesen dos
gobiernos distlntos con programs politicos antagonicos. Asi lo expre-
Mba Morales Lemus a la Asamblea de Representantes del Centro en carta

11 Z&fsnBANA, ANTONIO. La Repuiblica. La Habana, 1956. p. 23-24.
12 '...sus ideas political naturalmente pennanecieron las mismas y siguo sien-
do lo que habia sido, cubano deseoso de ver la libertad asentada en Cuba, y one-
rionista moderado nor interns de su pas, para quien qaeria los heneficidos de )a
admirable organizacoi6n interior y de su portentosa prosoeridad. PIfEIRO, Erlni-
oQ& Moraes Lems y la revoi6n cubana. Nueva York, 1871. p. 19-20.


87








fechada en New York de 22 de enero de aquel afno, al contestar su pedido
para que asumiera tambein la representaci6n del gobierno camagiieyano.U
El gobierno camagiieyano realize un nuevo intent de unificar el cam-
po revolucionario y encomend6 a Ignacio Agrarnonte para que con Ig-
nacio Mora y Francisco La Rua se entrevistaran con Cespedes. La .reu-
ni6n tuvo lugar en marzo de 1869 en el Ingenio Santa Rita de Buey.14
Dos dias de conversaciones entire CGspedes y Agramonte fueron inultiles
para lograr la avenencia. Como CUspedes no renunciaba a sus puntos de
vista, Agramonte decidi6 regresar a Sibanicu, donde radicaba la Asam-
bea de Representantes del Centro y confi6 a Ignacio Mora que prosiguiera
las conversaciones con Cespedes en un esfuerzo final por Illegar a iun
acuerdo. Mora obtuvo lo que Agramonte no pudo conseguir: Cespedes
acept6 al fin despojarse de su cargo y titulo de Capitdn General y pro.
mneti6 asistir con sus adictos al poblado de Guaimaro, en manos insurrec-
tas. Parti6 de su campamento sobre las miargenes del Cauto el dia 23
de marzo, para dejar finalmente constituido el nuevo Estado cubano.


Guaimaro era entonces iun pobladito, situado a unos 48 kil6metros de
)a ciudad de Camagiiey, que no contaria mas de un miller de habitantes.
Varias fueron las razones que se tuvieron en cuenta para seleccionarlo
como el lugar de la reunion de los delegados del gobierno oriental y de
los del Camagiiey y Las Villas. Una fue que desde el mes de diciembre del
ano anterior estaba en manos de los insurrectos, los que al mando de
Augusto Arango lo habian tornado despues de hacer rendir al destaca-
mento de la Guardia Civil que 3o defendia. Ota, que situado casi en d
limited de Camagiiey y Oriente era equidistante de la sede del gobierno

1S En el discurso de ingreso del academico Salvador Salazar La gestzadn dipto.
mdtica de Morales Lemurs (Academia de la Historia, La Habana, 1922. p. 15-16)
se incurred en el error de afirmar que la "benedictina peregrinaci6n" de Morales
Lemus para unificar a los revolucionarios, que cuIminara al fin en ]a Conetituci6n
de Gugimaro comenzdo tras el primer Tnensaje del Presidente Craint al Confgreso,
en el que refiriendose a la guerra del 68 expresaba que 6sta no habfa reunido en
ning6fin tiempo las condiciones "quc muestran la existencia de itma organizafcl6n
politica de facto entire los insurrectos, suficiente a justificar un reconocimiento de
beligerancia". Como ese mnensaje es de fecha cinco de diciembre de 1869 y la
Asamblea de Guaimaro se habfa efectuado en 10 de abril dl mismo an o, el error
incurrido por Salazar es evidence.
14 PONTE DoMf NUzz, FRANCISCO. Historia de la Guerra de los Dies Anos. La
Habana, Academia de la Historia, 1944. t. I, p. 208. Cepero Bonilla sitLia la entre-
vista como celebrada en febrero, y en Guaimaro. En su op. cit. p. 134.


88









de Cespedes y de la Asamblea de Representantes del Centro, asentada
en Sibanici. Y una final de orden hist6rico y sentimental, porque fe en
Guaimaro donde Joaquin de Agiiero y Aguiiero, el mfartir camagiieyano
del 51, habia fundado una escuela gratuita en enero de 1842, hecho que
le vali6 que la Real Sociedad Economica de La Habana Ie confiriera d
titdo de Socio de M6rito.
En las Villas, el alzamiento se desintegraha. Todo el Occi-
dente, desde Matanzas a Pinar del Rio, sufria los rigores de la
guerra sin cuartel de los voluntarios. Solo en Camagiiey se ha-
llaban los espafnoles a la defensive, de acuerdo con la estrategia
a quo se ajustaban. Por esta raz6n y per su posicio6n c6ntrica,
equidistante de los extremos d& territorio insurreccionado, esco
gi6se para celebrar ]a Asanmb'ea, acordada ya en principio, el
trariquilo y apartado poblado de Guaimaro, en poder de los insU-
rrectos desde el comienzo del alzamiento en Camaguey*15
Pero la'tranquilidad de Guwimaro y del Camagiuey contrastaba con
los gravisimos problems, internos y externos, que en los mementos en
que iba a celebrarse la hist6rica convenci6n afrontaban los revoluciona-
rios. Si Cespedes se avino al fin a someterse a las decisiones que so adop-
taran en ella, no lo hizo porque estuviera convencido de los arguments
que le oponian sus contradictores. Era su fervor patri6tico, su inque-
brantable determinaci6n de salvar la revoluci6n lo que le ievaba a sacri-
ficar sus mias intimas convicciones. Como despues diria su hijo, Carlos
Manuel de Cspedes fue a Guaimaro
..dispuesto ya a aceptar.o todo, hasta-su propia anulaci6n y
hasra ]a anexi6n de Cuba a los Estados TUnidos si de ello resultaba
la unificaci6n de los cubanos y !a salvaci6n de la patria.
No eran ya solamente las discrepancies puramente ideolo6gicas (que
dividian a los cubanos) sobre la organizaci6n polftica y administrative
que debia adoptar la Repfiblica en Armas y el program a seguir por su
gobierno, sino tambien en cuanto a los filtimos objetivos de la lucha arma-
da y de la conquista de la independencia. El sentimiento anexionista
estaba fuertemente arraigado en el Camagiiey y en sue prohombres, desde
much antes del Grito de Yara y del alzamiento de Las Clavellinas. El
Lugarefno habia sido el mas destacado vocero de esa asplraci6n y sus

16 GuER T Y SANcuEz, RAnao. Guerra de los Diez Arios. La Habana, 1950.
p. 241.
16 CESPEDES Y QUESADA, CARLOS MANJUEL. Manuel d Quesada y Loynas. La Ha.
bana, Academia do Ia Historia, 1925. p. 58.


P9








predicas habian enraizado muy hondamente. Pero no solo eran anexio-
nistas gran parte de los camagiieyanos, que tambien lo eran un nutrido
grupo de los villarenos, de los matanceros, de los habaneros e incluso de
los orientales. Anexionistas eran Morales Lemus y Jose M. Mestre, agents
diplomaticos de ]a revoluci6n en los Estados Unidos. El 1ltimo llev6 su
sentimiento pro-norteamericano hasta tales extremes que, segdn cuenta
su bloi6grafo Jose Ignacio Rodriguez, ileg6 a odiar todo lo espafiol o que
le recordara su ascendencia espafiola, incluyendo sus costumbres, su reli-
gi6n y lengua. "En su casa se vivi6 pot coinpleto a la americana, sin que ni
siquiera se conmiera alEi un plato espafio",17 y sus hijos, nacidos en Es-
tados Unidos, ilevaban nombres ingleses.
Fue la propia revoluci6n, la lucha en los campos de batalla, la quo
hizo nacer el espiritu anti-anexionista con su incorporaci6n a ella de Jas
masas populares representadas por un Antonio Maceo, un Jos& Maceo,
un Flor Crombet, an Cuillermo Moncada, un Francisco Borrero, un Jose
de Jesus Pirez, un Camilo Sanchez, un Silverio del Prado y tantos otros,
que eran genie de campo, de pueblo, sin tierras ni esclavos, sin preo-
cupaciones por tener en paz el debe y el haber de sus cuentas y finanzas.
Al estallar la revoluci6n en 1868, la anexi6n a Estados Unidos era
el anhdelo dominant en el patriciado director, aunque hubiera muchas
excepciones. Como diria Manuel Marquez Sterling, la independencia
entonces no era mas que el preliminary de la anexi6n.18 Tres dias antes
de la reunion de la Asamblea de Guiimaro, el grupo dirigente de la Asam-
biea de Representantes del Centro, Savador Cisneros Betancourt, Fran-
cisco Sanchez Betancourt, Mignel de Betancourt, Ignacio Agramonte y
Antonio Zambrana, remitian al general Banks, congresista norteameri+
cano y al Presidente de Estados Unidos, Ulises S. Grant, sendas eartas
en las que respectivamente le decian que:
Cuba desea, despu6s de conseguir su libertad, figurar entire los
Estados de Ia Gran Republica [<. -] como defensora de la libertad,
como naci6n a cuyos brazos nos lanzaremos terminada la
gunerra.
y al president Grant:

37 RODRfGUEz, Jost iNACIO. Vida del Dr. Jose Manwsl Mestre. La Ilabana, 1909.
p. 127.
18 MARQUEZ STERmuNG, MANUEL. La Diplomaci e nuestra historia. Valencia, Es-
pEima. 1909. p. 240.
10 PiREZ, Lois MARTNO. BRiografia de Miguel Jeronrnzo Guter.rrcz. La Hahana,
l Silo XX, 1912, p. 101.


90









*.. .y cuando segun il deseo bien manifiesto de nuestro pueblo la
estrella solitaria que hoy nos sirve de bandera fuera a colocarse
entire las que resplandecen en la de los Estados Unidos, seria una
estrella pilida y sin valor.Y

El corone! C6spedes y C6spedes, quien acompafiaba a su padre en la
reunion de GuAimaro, le contaba a su medio hermano Carlos Manuel
de Cespedes y Quesada que cuando llegaron a Gumnaro encontraron
que los camagueyanos usa4an dos banderas como escarapela: ?a cubana
y la norteamericana entrelazadas, y que Carlos Manuel de Cospedes, padre,
lea pidi6 que no usaran mas que la cubana.21 En la primera sesi6n qne
celebr6 la Crnara de Representantes establecida por la Consatituci6n de
GuAimaro la del 11 de abril de 1869, aquella acordo:

Pitnero: comunicar al gobierno y al pueblo de los Estados
Unidos que ha recibido una petlci6n suscrita por un gran nuimero
de ciudadanos'3 en que se suplica a la C6mara manifieste a la
Gran Rep6blica los vivos deseos que anima a nuestro pueblo de
ver colocada a esta Isla entire los Estados de la Federaci6n Norte-
americana.
Segundo: Haoer present al Gobiemrno y al pueblo de los Es-
tados Unidos que 6fste es realmente, en su entender, el voto una-
nime de los cubanos y que si la guerra actual permitiese que se
acudiera al sufragio universal, unico medio de que ]a anexi6n he-
g"timamente se verificara, sta se realizaria sin demora.
Tercero: Pedir su apoyo al Gobierno y al pueblo de los Esta-
dos Unidos para que no se retarde la realizaci6n de las bellas espe-
ranzas, que. acerca de la suerte de Cuba, este anhelo de sus hijos
hace sentir.2

Manuel Sanguily en su articurlo sebre los Prop6sitos de Narciso Ldpez,
relatando el acuerdo por abrumadora mayoria de la Asamblea de Guiima-
ro sobre la adopci6n de la bandera de L6pez como la de la Repfiblica de

20 Op. ci. 99 y en Porrin Vi, 1H. Op. cit. p, 238-39.
21 CtSnES Y QUzSADA, C M. Op. C. p. p5
22 Manuel Sanguily afirma que fueron 14 000 los firmantee. Carts al Director de
la Discusi6n de 21 de novienbre de 1901. En su Obras complete. Habana, A.
Dorrbecker, 1929. t. 6, Ap6ndioe al libro lo. Carlos Manuel do Culpedsen, entre-
vista al corresponsa! del New York Herald reduce esa cifra a 1 000
2 SANCUILY, M. Peginas de la Histpria. En su op. cit. t. 6, p. 257-58.


91








Cuba en Armas -incidente sore el que volveremos mis tarde- ex-
presa que:
Zamnbrana llev6 en esos mismos dias la voz de Ia mayoria del
cuerpo en defense de la anexi6n, y Agramonte, que se acostaba
a esa tendencia, habia adoptado poco antes, como miembro del
Comite Revducionario del Centro, la misma vacilante actitud
que asumi6 Lopez en su proclama, y afin prohijado ideas muy
semejantes a las suyas en lo que se refiere al ulterior destino de
Cubas2.
La referencia que hace Don Manuel a la Proclama de L6pez, es a la
de 1850, cuando su desemtarco en Cairdenas, y a la de 1851, en su ultima
expedici6n del Pampero que Io lhev6 al ajusticiamiento, las que en sus
frases finales hablan del future destiny de Cuba incorporandose a "]a
esplendida constelaci6n norteamericana"; y en cuanto a la defense de
la anexi6n que Zambrana hizo en Guaimaro, se refiere sin duda a la adop-
ci6n del acuerdo antes referido.

Del mismo Don Manuel Sanguily, cuyo test-moni& es excepcional,
tenemos el relato de ]a celebraci6n por este cuerpo del cuatro de Julio de
1868, aniversario de la independencia de Estados Unidos, y nos cuenta
que entire Ios discursos alli pronunciados estaba:

.nada menos que el del hombre que ocupaba el puesto de Vice
Presidente de la Camara, el respectable v honradfsimo Miguel de
Jer6nimo Gutihrrez. Hablo poco, y a la verdad sin brillantez;
pero hizo afirmaciones, como la de que Cuba "se consider
[. .1 de hoy mas una parte integrante del territorio doncle ondea
]a bandera estrellada, que no muy tarde quizas se enorgullecera
de verla tremnolar al carinoso halago de sus frescas y apaeibles
brisas. .", y condluy6 con los siguientes votos: Viva el 4 de Julio!
SViva Washington! iVivan los Estados Unidos de Am6rica!
;Viva Cuba, libre y esplendorosa estrella en la Constelacio6n Ame-
ricana!, sin que nadie, sin embargo, dijese una palabra de pro-
testa; al contrario, tengo cierta remniniscencia de que no solamen-
te fue muy aplaudido aquel discurso, sino que se insert en e1
peri6dico official.
Y qu6 diremos del propio Carelos Manuel de Cespedes? ,Fue tam-
bien anexionista? Cepero Bonilla afirma que ". .en los primeros tiempos,

24 Ibidem, p. 104.
25 Orado de Cuba. En Ibtdem. 1926. t. 8, p. 801.


92









los jefes de ia revoluci6n de 1868 esperan el apoyo de los Estados Unidos
y desean la incorporaci6n de Cuba a ese pais" y en favor de su aserto
transcribe el penufltimo parrafo de ]a exposici6n que Carlos Manuel de
C6spedes, unos dias despues del Grito de Yara, remitiera al Secretario
de Estado del gobierno del Presidente Johnson, W. H. Seward, que en la
forma como aparece transcrito da la impresi6n de que es un anhelo cuba-
no former parte de la Republica del N6rte. Sin embargo, el pa'rrafo
transcrito por Cepero estai trunco en sus frases finales, como vemos se-
guidamente.
Dice asi el final del parrafo citado por Cepero:
..nos preste sus auxilios y nos ayude con su influencia [se refie.
re a los Estados Unidos] para conquistar nuestra libertad que no
serai dudoso que despues de habernos constituido en Naci6n inde-
pendiente, formemos, mais tarde o mias temprano, una parte inte-
grante de tan poderosos Estados.
Cepero, en nota al pie de la pAigina 208 de su antes citada Obras hist6.
ricas, indica que lo ha tornado del Boletn de la Revoluci6n No. 4, New
York, diciembre 26 de 1868. Sin embargo, H. Portell Vilai en su Histo-
ri de Cuba (t. II, P. 215) transcribe la totalidad de la exposici6n y
afirma haberla descubierto original en los archives del Departamento
de Estados norteamericano. El pairrafo cuestionado es igual' al transcrito
por Cepero except que no hay punto final en el vocablo Estados, sino
que terminal con las siguientes frases:
..formemos, mias tarde o mas temprano, una parte integrante de
tan poderosos Estados, porque los pueblos de Almerica estdn Pa-
mados a formnar una sola naci6n y a ser la admiracin y.i asom-
bro dcl mufindo enter.
Lo subrayado, que es nuestro, es lo que no aparece en el pasaje transcrito
per Cepero y, sin duda, que al pensamniento de C6spedes debe dairsele ina
interpretaci6n distinta a la que Cepero le atribuye. A nuestro juicio,
Cespedes no quiere indicar al Secretario Seward que Cuba, mas tarde o
mis temprano, seria una parte integrante de JOs Estados Unidos, sm o que
Cuba, con los restantes paises de America, formaria una gran naci6n,
con lo que no hacia otra cosa que repetir lo que fue el suefio de Miranda
y de Bolivar: la uni6n de todos los pauses de la Amz&rica Hispana; aim-
que el pensamiento panamericanista do C6spedes iba mais alla porque
B&civar, al menos, excluy6 siempre de sus proyectos a los Estados Uni-


93








Sdos, a los que consideraha "heterog6neos para nosotros", dandose cuenta
sin duda de la disparidad del desarrollo econ6mico e hist6rico entire la
1A0 1ioa deentry l
America del Norte y la del Sur. No creemos, pues, que en la mentada
exposici6n de C6spedes exista ninguna aspiraci6n anexionista.
Jos96 Ignacio Rodriguez, vehemente anexionista, en su obra Estudio
historico sobre la anexi6n de Cuba a los Estados Unidos, citada tambien
por Cepero Bonilla, afirma que meses despues del 10 de octubre Cispe-
des recomendaba a Jose Valiente su agent en Nueva York, que trabajase
con enipenio en conseguir que el gobierno de Washington so decidiese a
llevar a cabo la anexi6n de la Isla. Pero Rodriguez no transcribe ]a
carta de Cspedes a Valiente ni cita la fuente de donde tom6 conocimiento
de efla, pese a que sus trabajos hist6ricos son acuciosos y bien documen-
tados, come lo demuestran sus biografias Vida del Presbitero Don Fiix
Vareta y Vida del Dr. fose Manuel Mestre, y la mrisma sobre la historic
de la anexi6n.
Cuando la Camara de Representantes elegida en la Asamblea de Guni-
maro adopt en 11 de abril de 1868 el acuerdo anexionista que transcri->
bimos antes, C6spedes, ya electo y en posesi6n del cargo de Presidente
de ia Rep iblica en Armas, lo saucion6 y se remiti6 el document al Repre-
sentante de Cuba en los Estados Unidos; pero 6ste, ante la gravedad de
la petici6n, hliabiendo consultado con varias figures prominentes de Ia
emigraci6n, decidi6 no presentarlo al Secretarlo de Estado. Asi lo relata
Mi;anucl Sanguily en carta al director do La Discusion, de fecha 21 de
noviembre de 1901.28
En cumplimiento de ese acuerdo legislative que con sanci6n presiden-
cial era ejecutivo, es que C&spedes en 11 de junior do 1869 en circular
dirigida a los jefes orientales comunicaindoles la designaci6n que ha
hecho del general Jordan, norteamericano, para dirigir nlas operaciones
niiiitares en esa region, les exhorta a que coadyuven a llevar

.. a feliz termino la consolidaci6n de nuestro gobierno, haciendo
conservar el necesario equilibrio de los diferentes poderes que lo
constituyen, para que mariana podamos ser dignos de entrar a
former parte de la Gran Repfiblica Americana, que hemos tornado
comao modelo y a la cual hemos propuesto nuestra anexi6n.. 2T

20 Op. cit (22).
27 MORALES Y GONZALEZ, RAFAEL. Hombres del 68. La Habana, 1904. p. 237;
CnPERO BONILLA, Op. cit. p. 209-210.

a









Carlos Manuel de C'spedes tuvo oportunidad de exponer ampliamente
su pensaminuento sobre el problemrna de la anexi6n, En entrevista que le
concedi6 al corresponsal del New York Herald el 17 de abril de 1873 y
que reprodujo el peri6dico cubano La Independencia, de New York, en
su edicio6n del 21 de junio declare que:
Al estaltar la guerra habia indudablemente una gran mayoria
del pueblo ev favor de la anexi6n de la Isla a los Estados Unidos.
Nunca fui muy partidiario de esta media, aunque nunca me
opuse a el'a; pero yo soy iuno entire muchos centenares de miles
[...] Una vez arrojados Cstos [los espafioles] dc la isla, el pueblo
elegirA si quiere former part de los Estados Unidos; su voluntad
es supreme y no solamente no me opondria a ella sino que apoya.
na la media como de conveniencia para el porvenir de la isla.
Es posibie, sin embargo, que nosotros pudi6ramos sostener un
gobierno propio, que seria, por supuesto, preferiblie a la anexi6n,
aun a los Estados Unidos.28
Sin embargo, no debemos juzgar con ligereza y apresuramienio esas
nanifestaciones pro norteainericanas que sin duda se produce en el mo-
mento hist6rico que estudiamos y que no podemos ni debemos ocultar si
es que no queremos erimascarar la verdad, demostrada, por demis, con
documnentos aut6nticos. Si es cierto que en los primewros meses que sib
guieron al Grito de la Demajagua, el anexionismo esta. ain vigente,
hechos posteriores demostraron que mas que un sentimiento seguila siendo
un calculo, cuyo error se hizo evidence aun para los m's vehementes ane-
xionistas cuando constataron que los norteamericanos no querian a los
cubanos como a sus iguales, sino como semiesclavos coloniales a quienes
explotar.
Gonzalo de Quesada, recordando aqueLos acontecimientos y refiri6en-
dose en particular a Ignaclo Mora29 describe:
IgnacWo Mora fue aziexionista, como la mayor parte de los ca-
naglicyanos al principio de nla guerra [..J] las ilusiones pronto
se desvanecieron y Mora, junto con sus comnpatriotas, se convenci6
de que nada debia esperarse sino del esfuerzo propio.
Mfanuel MArquez Sterling nos dice igualmente que:
...en la revoluci6n se form el espiritu antianexionista. [ ..] la
anexi6n fue para los cubanos de entonces lo que la Princesa Car-

28 CEPERo BONILLA, Op. ct. p. 211.
20 QUESADA, GONZALO DE.. Vida de Ignacio Mora, New York. 189.


95








iota Joaquina de Borho6n para los rioplatenses del siglo xvir: tm
desecho de beUlleza y talent que, vista de cerca, resultaba irriso-
riamente imbecil. La Patria cubana -sigue diciendo Marquez
Sterling- tom6 de sus desastres lo que correspondia al espiritu
practice del anexionismo; los dolores de sus hijosr abnegados fueron
mis leves o mis hondos, segfin fluctuaron los intereses materials
incorporados a su porvenir, y tanta era la jusLicia de su causa, que
aun estos mismos, frios y s6rdidos, han servido de nervio a la inde-
pendencia, que es capacidad y de valladar a la anexi6n que seria
deshonor.80,1


Cuando los cubanos en armas, procedentes de Oriente, del Camagiiey
y de Las Villas, se ponian en march para reunirse en Guaimaro, la
revolueoi6n pasaba por moments de amargura y gravisimos peligros.
B3ayamo se habia perdido; el general Dulce en el mes de enero abando-
naba su gesti6n pacificadora, que habia sido m fracaso, y el Conde
de Valmaseda, al frente de Jas fuerzas espaflolas en Oriente, se disponia
a iniciar una estrategia de guerra de exterm.nio y sin cartel contra las
tropas revolucionarias. El cuatro de abril dictaba en Bayamo su tris-
temente celebre proclama dirigida "a los habitantes de los campos" bajo
cuyas birbaras disposiciones se fusilaria a todo hombre mayor de 15
afios que sin motivo justificado se encontrase fuera de su finca, o se
arrasaria todo bohio donde no se enarbolase una bandera blanca en serial
de paz y adhesion a Espafia. Con ella comenzaria lo que despues cali.
ficaron los insurrectos con el festivo titulo de "la creciente de Valmaseda".
C6spedes y su gobierno erraban de un lugar a otro por no tener punto
tranquilo donde radicarse y se le hacia muy dificil la direcci6n de las
operaciones militares. De hecho la mitad de Oriente estaba fuera de su
mando y jurisdicci6n, lo que ya habia dado lugar a un conato de rebel-
dia dentro de las propias filas revolucionarias al erigirse en dietador
el general Donato Marmol, pre:scindiendo de la jefatura de Ce6spedes, y
que pudo atajarse por la actitud pairi6tica de Francisco Vicente Aguilera
en Ia conferencia de Tacaj6; no sin que Mirmol exigiera la reorganiza-
ei6n del gobierno, su unificaci6n en el territorio insurrecto a base de

s MIARQUEZ STERLING, M. Op cit.
B1 DIREcc16N PoLincA DE LAS FALR. Historia de Cuba. Hlabana, 1967. p. 188-191.
Tambi6n en la muy interesante "Pol6mica en 'torno a una historia integral de Cuba",
en Revista de 14 Biblioteca Nacional Jrst Marti, La Haimana, ao 6.j, no. 2, mayo-
agosto 1969. p. 67-68 y 95-99.


96




1-



a acuerdo con el grupo camagiieyano y el es'tablecimiento de una rep4-
blica democritico-liberal, que fuet aceptado por CUspedes.
En el orden international, Espafia arreciaba su ofensiva diplomhtica
contra los revolucionarios cubanos a Ta vez que agitaba a la opinion pfi-
bFica norteamericana presentindolos como meros facciosos a los que sus
ambiciones personales habian impedido organizarse bajo una sola ban. .
dera y gobierno. El nuevo Ministro espafiol en Washington, Mauricio
Lpez Roberts, arremetia contra las gestilones de la Junta Central Republi-
cana de Cuba y Puerto Rico en pro del reconocimiento de beligerancia,
recordindole al Presidente Grant y a su Secretario de Estado que lon
propios precedentes norteamericanos no permitian ese reconocimiento,
transcribiendole lileralmente las instrucciones que el anterior Secretarlo
Seward habia impartido al Ministro norteamericano en Londres sobre
cuAies habian de ser los requisitos que exigiria el gobierno de Washington
para conceder beligerancia en los casos de guerras internal o civiles.Y2
Los villarefios que desde su pronunciamiento y alzamiento en ]a finca
San Gil, el siete de febrero de 1869, se habian mantenido neutrales en la
pugna de los eamagueyanos con Cespedes, se reunian con aqu1llos en la
finca o fundo Tinima cuando iban camino de Guafiimaro y fueron conven-
cidos por ellos de que debian adherirse al program camagueyano y a
los principios liberals de ]a Asamblea de Representantes del Centro, ofre-
ciendose a entrevistarse con C6spedes para que depusiera su actitud, con-
tando en este supuesto con el pleno apoyo villarenio, pero de no ser asi,
ellos se unirian al grupo camaguiieyano.
Carlos Manuel de Cespedes y los trescientos orientales que To acom-
padiaban no pudieron ilegar a GuAimaro hasta el dia nueve de abril de
1869, pues un fuerte estado febril lo habia obligado a acampar en la
finca La Larga. Mas de mil cubanos alii congregados lo vitorearon a]
hater su entrada:

jA quien salen a ver, estos, saltando el mostrador, !as casas
saliendose a los portales, las madres levantando sus hijos, un tenm-
dero espaiol sombrero en mano, un negro canoso echfindose de
rodillas? ---se preguntaba Jose Marti en su bellisima narraci6n de
la convenci6n de Guaimaro--. Un hombre erguido y grave, trae,
a buen paso, alto la rienda, el caballo poderoso; manda por el
imperio natural, mis que por la estatura; lleva al sol la cabeza, de

2 GUp A Y SiNCqmz, R. Op. cit. t. 1, p. 24041.


97








largos cabelus; Ica.i oj -s cLaros y fires, ordcnan, mas que obede-
cen: es b!anca la chamarrera, el sable de puno de oro, las polai-
nas pu!cras..S
Camniaguiieyanos y villarefios ya habian acordado que las iabres de
la convenci6n comnenzaran al siguiente dia, 10 de abri]. En Ia noche del
nueve, los miembros de la Asamblea de Representantes del Centro le brinm-
daron a Ccspedes utin b:,cjqxc de conirutcrnidad, y en 61 partic'parian
los re',r's- ntautes de Las a"... Qued6 por todos convenido que a la
ocho de Ia mariana de! siguieQtLe dia, los delegados alli reunidos acudi-
rian a la anmpTia casona dc calicanto y anchos portales de horcones del
vecmino de Guaimaro, Jos6 Maria Garcia.
La delcgaci6n oiecnial estnbao inaegrada por Carios Manuel de Cespe-
de-'. Antonio 'AIcaa, Jesiu:: Xodrigu.ez y Jos6 Maria Izaguoirre. La camragiie.
yani por Salvador Cisneros Betancourt, Ignacio Agramonte, Miguel Be-
tanicourt Guerra, Antonio Zambrana (en representaci6n del departamento
Occidental) y Francisco Sainchez Betancourt. Y la de Las Villas por
Migue' Jer6nimo Gutierrez, Eduardo Machado G6mez, Antonio Lorda,
Honorato del Castillo Arcadio Garcia y Tranquilino Valdes.
Los convencionales se reunieron en sesi6n secret bajo la presi-
dencia de Cespedes; procedleron de inmediato a elegir el Presidente y
Sccre'arios de !a Asamblca. recayendo s des;gnaciones en el propio Ce&-
pcdes, para el primer cargo, e Ignac'o Agramonte y Antonio Zambrana
r.. as secretarias.Se -,,., sc convino en discutir y aprobar las
bases sobre las cuales habria de elaborarse la primera Constituci6n poi-
tica de la Repuiblica de Cuba en armas. Aunque en definitive se acord6
por unanimidad ocho bases constitucionates, una de ellas dio lugar a
debates, pues CUpedes exigia que los representantes a la CAimara legis-
lativa que habria de establecerse fueran elegidos con arreglo proportional
a la poblaci6n. Los camagiieyanos no aceptaron la propuesta porque sus
diputados quedarian en minoria "siendoles muy dificil, cuando no im.
possible, hacer prevalecer sus opinions" segfin explica Zambrana en su
obria La RepTblica que ya hemos citado anteriormente.

El Camaguiiey -sigue d.ciendo- habia sido el custodio de los
principios, queria la luclha de la discusi6n, pero no podca someterse
a la tirania del nzinero; habia intereses encontrados de toda clase
centre los depart'aimentos, y por iiltimo Carlos Manuel de C&spedes,

3 MARTi. J. Op. dt. (1), p. 532.


98









que era admirado y venerado por todos por su intrepidez, su pa-
triotismo y sus nobles cualidades, no estaba siendo por desgracia
elegido de un pueblo, sino la expresi6n de una Provincia, d eco de
un partido. El Camagliey quiso que la Republica fuera, por lo
menos mientras la guerra aunaba opinions y los intereses, una
Federaci6n.
La objeci6n camagiieyana tue aceptada y se convino entonces que los
representantes de Occidente, Las Villas y Camagiiey, que serian cinco por
cada uno de esos departamentos, tendrian double voto con relaci6n a los
diez representantes orientales. La explicaci6n de esta anomalia la da
tamabien Zambrana:'
Habia hecho CQspedes elegir antes do las conferencias diez
diputados en la Comarca sometida a su gobierno, y al tratarse de
la uni6n consider como una de sus bases indispensables que se
admitieran todos en ]a future Camara. No fue dable inclinarle a
que cediera en este punto y con establecer que cada Estado tuviese
diez representantes venia a hacer casi impossible la reunion del
Cuerpo LegisLativo. Prefiriose el inconvenient del double voto
con la esperanza de conseguir ma's adelante el remedio, y pasado
algun tiempo la representacion de Oriente fue de cinco diputados,
desapareciendo por tanto el double voto de los demns.8s
La rcpresentaci6n por departamentos o provincias en ves de tomar
como base la poblaci6n de la Isla, oblige a adoptar para la nueva Repu-
blica la forma federal, dividiendose en cuatro Estados, los que, pese
a la insistendia de Salvador Cisneros Betancourt, no tendrian legislature
propia ni derechos a establecerla porque ello:
...era ir muy iejos [...] que en el estado de guerra complicaban
a io sumo el minecanismo politico y por otra parte no estaban de
acuerdo ni con la historic ni con la naturaleza del pals, por 1o
que hubiera sido admitirlas copiar sin discernimiento lae institu.
clones Norte-Aniericanas.A5
Las restantes bases no ofrecieron dificultades y, en dofmitiva, fueron
aprobadas las siguientes:
Ira. Que los delegados ali reunidos se consideraban autorizados para
asumir la representaci6n total y acordar lo que fuere convenient, con

s4 ZAnwaut, A. Op. cit. p. 38.
35 Ibidem, p. 37.


99




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC