UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00097


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
    Title Page
        Page 2
        Page 3
    Table of Contents
        Page 4
    La correspondencia cubana de León Tolstoi
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
    Los Cobreros y los Palenques de negros cimarrones (Esquema de dos libros pendientes de publicación)
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
    Diario del Rancheador. Introducción y notas por Roberto Friol
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
    El Bibliotecario y la sociedad: Responsabilidad social del bibliotecario
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
    Agosto de 1906. Una intervención amañada
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    La Dirección Nacional de Bibliotecas en 1972: Breve inventario
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
    Crónica
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
    Miscelánea
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Indice de ilustraciones
        Page 205
        Page 206
Full Text



w


I


:* 0








Revista de la
Biblioteca Nacional Jose Marti













)MCroEaTO: JUAN PEiREZ DE LA RIVA



CONKZJO D, DmrFcCoN:

Salvador Bueno, Eliseo Diego, Gustavo Eguren, Carlos Farias, Fina
Garcia Marruz, Zoita Lapique, Graziella Pogolotti, Sidroc Ranmos,
Octavio Smith, Cintio Vitier.



Secretaria de Rcdacci6n: Siornara Sfinchez.





Canje: Biblioteca Nacional Jose Marti


Plaza de la Revolucio6n
Habana, Cuba


Priniera Epoca:
Segunda Epoca:
Tercera Epoca:


1909-1912
1949-1958
1959-...


P'ORTADA: Facsimile dd logotipo colineitorativo) (l XX Aniversarino
del Asalto al Cuartel, Moncada.











Revista de la


Biblioteca Nacional Jose Marti


Afio ft6-


3r:+. 'Ca-uvol. XV


N T ,Itmf
N#LuI I

Eiaeroanaril 1973Cu
),a Habnna!, hihub


C(Ma. a&ttor ,e ior alhHiLza
TAKL DE opi"ftnN.
i'"A~tA 1)E CONTEN11X)(


Juan Alarinello
La CorrcspMondt hcia cubl.inI t,


i fol'n Tolo,.,i


/ose Luciano Frwaco
Los Cobrcros y los I jIcnqnes C I, n-g's cimarroi,. (
C.-ilo Villaverde


Diario del


Ratich tador.


I iii i-~ducci6n


Y tK)~d.


F riol ... . . .. ..... .. ............
V). Tcr-Aianessiw'l
El Bibliotecario y Ia sociedad: responsabilidad s cidal bliotecario ...... ........... . .... .. .
Jorge Ibarra
Agosto dc 1906. Una intervencion aniiad .........
Sidroc Roamos


La Direccidon Naciunal d(e Bibliotecas tn


1972: -lrevc invv')-


trio . + ..... .. . ........... . .
C(N ICA
Los primeros martires univcrsitarioS en la iudia po r la libe-r
tad de Cuba ... .... .... .
M I SOCANFAr


Bong6o, aracas y marimbu:a
ejemplo; Exposkicin Cuba-iJ


!87


(i.i d: Son-; ispiracidn


RSS,


ca r . ., . . . . . ., . . . . .


INDDIC DPF ILUSTRHA(C1ONES


bibliot:-


I ~-)7
2Q5


~:


119


1 i 1


- , . 6 - I


PIA"


Cola !orac io411














La Correspondencia

Cubana de Leon Tolstot*



luan Marinello


Cada vez que viaj> a la Uni6n Sovietica -y tengo la buena fortune
de hacerlo con frecuencia-, visit, si el tiempo da para ello, las dos casas
donde vivi6, trabajo6 y sufri6 largamente Leon Nicolaevich Tolstoi: ia
situada en Moscu, en la vieja calle de Dolgokhamovnitcheski --que
lleva hoy el nombre, mucbo mis pronunciable, del narrator extraordi-
nario-, y la mansi6n defendida en su lejania rural, de Tisnaia Polliana.
Adnito, con toda ingenuidad, que en la irrefrenable inclinaci6n hacia
scenarios tan inactuales, cumplidos y superados trabajan dos desvela-
dos impulses: el incansable, del incesante asombro ante el torrente r-ea-
dor que inmund6 aquellos recintos y la atracci6n del hombre ansioso,
crucificado, agonal que trasmite todavia al arcaico contorno muchos de
suts conflicts vitalicios.
No son identicas la casa de Moscd y la de I snaia Polliana, pero
una atm6sfera singular las emparenta. Una, la de Moscui, es blija de
la otra, hasta en lo mas pequeno, hasta en la reproducci6n puntual
de ciertas instalaciones logradas en la espaciosa residencia campesina.
Ia casa moscovita, tambien de reglamentado senorio, fue adquirida por
el escritor --pagando 27 nil rublos-, cuando habia cumplido los 54
anos, para estar cerca de sus hijos m&s amados, Sergio, que iniciaba
studios universitarios y Tatiana, que se aburria demasiado en los
inviernos solitarios e interminables de lasnaia Polliana.
-" I
Confercncia leida en el Salo6n de Actos de la Biblioteca NaciorWa Jose
Marti, la noche del 20 de septiembre de 1972.










Las dos viviendas ilustres muestran una estampa escueta y comedi-
da de concesi6n sin entrega, en que Io occidental contemporaneo ad-
quiere, por razones muy claras, un austero gesto provinciano, sin que
fate algin toque solemne y de cierta gravedad sombria, nacido de
fuertes rakices seculares. Las dos casas integran, en su estructura y en
su atm6sfera -en su ser-, el mundo que engendr6, cuaj6 y deshizo
al ap6stol gemebundo que las habit&.
La necesidad de ver y sentir la tierra -imjn y obstinaci6on tols-
toianos-, se toca en las dos viviendas. La de Moscu esta cercada por
un bosque dilatado, si se tiene en cuenta la ubicaci6n urbana. El nove-
lista to mantuvo enmarafiado e hirsuto para que le recordase la taigA,
y para mayor autenticidad Ie iizo nacer en el centre una montania
mminfiscula, en cuya cima situo el pequenfo banco solitario que ocupaba
por las mafianas antes de ponerse a la faena.
En Iisnaia Polliana la casa es como un accident ma's en la llanura.
y. los irboles son part' de la vida de sus habitantes, ,desde los que,
junto a la entrada, sombrearon las charlas &e Tolstoi con los campesi-
nos del lugar hasta los que escoltaron con nieve o sol en ,as hojas,
las caminatas matinales del inquieto propietario. Bajo la tierra de la
heredad familiar duermen, sin nombre ni epitafio, los restos del
creador magno. Cuando en los dias invernales desaparece bajo ia
nieve el leve monticulo que sefiala la tumba, se impone mejor, en la
petrspcciva sin tcmiinos, el mensaje esencial de Tolstoi. el que nace
de su amor tiemo y violent, venido del cuerpo y del alma, a la tierra
que sustent6 su aliento, su amargura y su esperanza. Existe una foto-
grafia excelente en que el gran viejo, a la luz de un otofio esplendente,
va a desaparecer, de espaldas, entire los &rboles que le vieron nacer.
Nos queda ante la estampa la impresi6n de que, sin itinerario ni
descansos, se dispone a transitar todos los caminws de su pais inabar-
cable.
Si Pushkin conficsa -europcismo-, que el francs le es mas
familiar que el ruso, si Glinka -universalidad- suena en comunicar
et canto popular de su cercania con el de Occidente, si Dostoievsky
-veterano en lances metafisicos-, nos habla de sus dos almas, la
nsa y la europea, Tolstoi es ruso, irremisiblemente ruso, de la piel
a la viscera, de la sensibilidad a la expresi6n, de la crel al vuelo,
desde a desbocada pasi6n al mesianismo aborrascado y sediento.









Cuando se han leido las memories snangtantes del Conde y de la
Condesa Tolstoi -concurso y competencia de mutuas recriinaciioes
Lancinantes-, una visit a Tasnaia Polliana aclara y define iruchasl
cosas. Sus paredes no s61o oyeron el largo geuido sino que io oculta-
ron sabiamente a las miradas numerosas de admiradores, adeptos, dis-
cipulos y curiosos impertinentes. La mansion tiene obligadaminte,
recintos para la comunicacion mundana -ventanas hacia el comeircio
tuniversal que reclamaba d gran artista-, y habitaciones para trabaj0
encarnizado y la confesi6n desolada y violentaL

El amplio y claro sal6n de comnidas y recibos acogi6 a genes de
much cuenta. Bajo los 6leos de Kramskoi, Cue, Serov y Repin se
sentaron Turgueneev y Chejov, Korolenko y Stisov, Taniev y Aren-
sky, Mechnikov y Gorki, ademis de los pintores, escultores y mfinsicos
mas destacados del tiemnpo. En los fltimnos anos, cuando la obra dt
Tolstoi fue ganando tierras y gentes en todas direcciones, los extran-
jeros ilustres aparecen en la sala, Fuc ella, mas que nunca, el bastion
que defendi6 la torment. Despedidos los Iuespedes lejanos ---uin dia
Massaryk, otro Lombroso-, el escritor y siu esposa se encerrabai en
sus habitaciones para anotar los desacuerdos insolubles y crecientes.
Gentes contradictorias y complejas si las ha habido, en d curso de la
:nmarga dispute que dur6 mnedio siglo, les nacieron trcce hijos.
: Cuando avanzamos por ha casa y penetramos en las alcobas de los
Codes se nos hace una claridad eficaz. La de Lev Nicolaevich s la
celda de tun monje campesino: una cama esmirriada de tubos de hie-
rro, un tavamanos de tripodec, una larga ruvasca junto al ancho sombrero
de faena, las botas para la nieve y las poleas para la diaria calistenia.
En el sew conjunto encalado, una sola alusi6n amiable: el retrato de
la hija Tatiana -mi amiga, que decia d patriarca-, metida en t-ma
atm6sfera ronfmntica muy cercana de la que vemos en los cuadros de
nuestro Romaniach.

En la entrada de la habitaci6n de la Condesa nos azota la violencia
dld contrast. All; no queda lugar donde afiadir otro pequeio cuadro,
btra jarra suntuosa, otro bibelot pueril. Se nos dice, y as! debi6 set,
5iic el escritor repudi6, a veces con escandalo, un contorno tan opucs-
to a su naturaleza. Muy en los comienzos de la vida en comun, la
Cndesa Sofia Andreievna escribi6 en su diario intimo: "Me repugna
1 con su pueblo. Vengo a plantear unia altemnativa: o yo, es dedr la









familiar que encarno, o el pueblo que ama Lev tan ardientenente."
Desde l primer moment, y pra siempre, la pugna insoluble: hacia
ei:putlo o lejos de 6.

SFue obligado que la pugna vitalicia se conjugase con la necesaria
coexistenda. Hay en Isnaia Polliana tuna tercera habitaci6n destinada
a los encuentros de la pareja poliemca. Su estanmpa es fa de la digna
transigencia Ni lucimiento spectaculara, ni austeridad monistica:
todo ef tun grato equilibrio funcional, con sobrias notas estimulantes
marcando el calder6n placentero entire dos compases estruendosos.
Perw, cuando se ha meditado con tiempo merecido en el grave caso
de Tolstoi, se descubre que d conflict dom&stico que le ensombrecio
la vida y lo flev6 a la muerte, y sobre el que tanto se ha hurgado, no es
sino un costado peculiar, muy agudo desde luego, de la central contra-
dicci6n en que estuvo inserta su larga vida. No hay dudas de que la
jerarquia cimera de su caso integra una lecci6n de enjundia: la que
ofrece la criatura que, presa en una case social culpable y ejercitando
una sensibilidad generosa, intent destruirla desde adentro, olvidando
que case social alguna cesa en sus pecados por obra de la purifica-
cun interma sino por acci6n de la clase oprimida y contraria, que la
entierra de veras, impidiendo la resurrecci6n.
Aiguna vez, sumergido en las dramiticas cogitaciones de Tolstoi,
he pensado en un ciego que, obsedido por las maravillas del color, no
acierta a dar ordenamiento a su suefno, sin poder huir de su servidumbre.
No escapa al entendimiento de Tolstoi que el grupo aristocritico en
que ha nacido Principe y Conde gravita sobre los hombres de una masa
miserable. Un dia anota: "Una cosa me atormenta cada vez miAs: la
ihiquidad del lujo en medio de la injusta miseria que me rodea". Y
durante la crisis de los 80 describe: "He Ilegado a entender que la vida
de nuestro circulo -sabios, rices-, no s6lo es repugnante sino que ha
perdido para mi todo sentido". Y come tal circulo, d suyo, vive aventado
por e dinero abundant, ordena la drAstica reducci6n de los gastos fa-
miliares, con resistencia y espaviento de fa esposa y de los hijos. Con
que pagara ahora mi madre, se pregunta el hijo mayor, los gatos
de mis hermanos, de sus instructors y de los proveedores de la casa ?
- No penetrando el modo 6nico de remover y transformer la sociedad
que-lo desangra, incapacitado para discurrir la presencia y el oficio de la









Jicwha de cases, Tolstoi se vuelve hacia las soluciones idealistas cayendo,
obligadamente, en el campo religioso. Se constitute, por buen tiempo,
en cabeza de una creencia de muchos elementos roussonianos -por altos
llev6 prendida al cuello una medalla con el peril del ginebrino-, y co-
municada, por fuerza, a su obsesi6n por la tierra que es, en efecto, ma-
dre de todas las abundancias, siempre que se la arranque de las tercas
manos poseedoras, cosa que no puede lograrse con predicaciones do-
cuentes. Como habria de ocurrir, el ap6stol sc vio rodeado de inmediato
por deslumbrados, devotos y simuladores.
Pero las cases dominantes, y mas las que se guarecen junto al mando
absoluto, son suspicaces por dcmAs. No impidi6 la bruma idealista y re-
ligiosa de Tolstoi quc el Zar y sus consejeros le declarasen la guicrra y
que Ia Iglesia official lo excomulgara. La condenaci6n del Santo Sino-
do fue un hecho de relevancia universal, tanto como el process por ex-
citar a la subversion. En un convento de Ia region de Vladimir hemos
visitado la celda que Ic tenia destinada para cumplir la cond-na inminente.
Sin ]a refinada diligencia de la tia Alejandrina, muy cercana de los
circulos palaciegos, alli hubiera ido a dar su atormentada humanidad.
Como caso personal, no lo hay mas intense que el de Tolstoi. Como,
se pregunta Fran;ois 'Porche en su excelente libro sobre el escritor,
pudo aquel hombre vivir por tantos afios en un tormento sin pausas y
escribir, al mismo tiempo, una obra a escala con su pas inmenso? No
hay dudas, concluye Porche, que fue Tolstoi criatura de dos respiracio-
nes. Es cierto, pero no estaria mal preguntarnos, conociendo los terri-
torios intimos de aquella alma desollada, si la permanent conmoci6n
tumultuosa no fue un ingredient indispensable en la obra gigantesca.
SNo le ofreci6 aquella conmoci6n la via para dar con los resorts ma-
trices de la condition humana? Pensando en esta circunstancia, me ha
venido al recuerdo tn dicho profundo de Jos6 Marti, var6n agonal como
Tolstoi. Un dia escribi6o: no se puede vivir en perPetua tragedia, ti sin
ella. Para ciertas gentes -Tolstoi, Marti, Silva, Casal, Vallejo..,
la escritura es un testimonio encamrnizado de sus tormentas interiores,
y sin tenerlo present no pueden entenderse hasta el fondo ni sus
vidas ni sus obras.
Me ha ocurrido a veces, leyendo las pA ginas mas intensas de
Tolstoi -La muerte de Ivan Rick, por ejemplo-, sentir en el des-
garramiento alucinado del personaje la huella dolorosa de su creador.









El torrente indetenible inunda la tierra ajena tifi~ndoh de sus sales
amargas; y nos queda, at final, la imagen del pintor que para alcanzar
la fidelidad suma, mancha la tla conam su propia sangre.
Ya se sabe que el enjuiciamietto mrs penetrante y vhlido de Tols-
toi esta en los cinco articulos que le dedica Lenin. Su debilidad, su inac-
tualidad, su endeblez comno reformador social quedan definitivamente
establecidas; pero proclamado tambien y exaltado un powder creador qtc
supone, al decir de Lenin, un paso considerable en el desarrollo artistic
de la humanidad. Tolstoi, cierra el guiador genial, no es la revoluciob
rusa sino su espejo.
aC6mo se ve el autor de Resmrrecc6n mientras vive, desde las tie-
rras latinoamericanas? Con celeridad asombrosa par la poca, la obra
de Tolstoi es conocida y amada desde la Argentina a las Antillas. Autor
alguno de su lengua gozO de tanta atendci6n. Y, hecho mnuy explicable
por la fisonomnia de sus relates y de sus predicas, las mayores devocio-
nes vienen de las gentes sencidllas. El Ap6stol efimero gana la partida
en el primer encuentro, al artist intnortal. La estimaci6n de los mas
exigentes viene despuets, cuando gentes como Enrique Jose Varona y
Morua Delgado le fijan la real ubicaci6n y cuando, pasados los afips, la
Colecci6n de Clisicos editada por Jos6 Vasconcelos desde la Secretaria
de Educaci6n de M&ico, destina un volume a sus cuentos.
Pero, como veremnos en seguida, las dos puntas de la contradiccid6n
tolstoiana retofian en nuestras tierras, con la bruma y el desenfoque
que afiade la distancia. Muchos arist6cratas y poseyentes, complacidos
de la much nombradia de un hombre de su grupo, lo invocan como
Conde y Principe; los miembros de las capas desvalidas y miserables le
llaman camarada. Una calificaci6n y la otra son obligadas. No escasea-
ban en nuestros praises los que Marti llam6 neopatricios; y todavia, has-
ta la primera dcada del siglo -Tolstoi muri6 en 1910-, no ha hecho
aparici6n una conciencia revolucionaria afincada en la lucha de classes.
Trabajadores y campesinos, genes de la case media e intelectuales de
aigno positive sentian el limpio humanismo de las obras del narrador
mrso y lo crelan constructor empefioso de la sociedad que sofiaba. Les
ltegaban, ademis, las noticias de un Tolstoi repudiado y persegtido por
el Zar y el Santo Sinodo, concluyendo que voz tan empinada y malde-
cida no podia ser sino la de un peligroso impulsor de la revoluci6n social.


10









Entre las cartas encontradas en el cuarto de trabajo de Tolstoi son
inmerosas las enviadas desde la America Latina. Quince de ellas estin
escritas en Cuba. Al ofrecersenos la posibilidad de escoger, tomamos las
cubanas y dos mXs en las que, al paso, identificamos firmas conocidas.
Parece obligado que digamos nuestra gratitud a Vera Kuteishikova, la
nutrida y penetrante latinoamericanista sovi6tica, a quien debemos la po-
esio6n de tan interesantes documents.
Las dos cartas no cubanas son de Enrique G6mez Carrillo y Alfredo
L. Palacios. El primero C6nsul General de Guatemala en Paris, a las
6rdenes del tirano Estrada Cabrera, pide al novelist que colabore en
un Album de Minerva, desde donde se fomentara, dice, el amor al estu-
dio a travys del dicho de los mis altos maestros. Ya se sabe c6mo algu-
nos mandones de nuestros paises quisieron injertar en pueblos indios
y mestizos, con peregrina y grotesca inconciencia, las elegancias d la
ciltura csica. Mientras leia la carta de G6mez Carrillo recordaba como
en su pais, camino &e .Chichicastenango, me sorprendi6 dcscubrir, en
el fondo de un bosque y cerca de las iviendas miseras de una aldea, la
columnata griega de un Templc de Mineru destinado, por decreto de
Estrada Cabrera, a redimir las masas mayas con el garbo ateniense. Tal
supercheria monstruosa no impresionaba a G6mez Carrillo, ejemplo
impecable de intellectual domesticado.
La otra carta es, deciamos, d&l conocido politico argentino Don Al-
fredo L. Palacios. El texto de la nisiva nos muestra el mismo var6n
ho6niesto, altisonante y, enfaitico que conocimos en la vejez. Fechada en
Buenos Aires el 9 de febrero de 1899, comienza asi: "A Le6n Tolstoi
-Hermano: hace tn lustro qtue os amo. Apenas tengo veinte anos. Vos
me habeis ensefiado que 'los pobres tienen hamrnbre porque los ricos co-
men mucho..." y agrega: "Vos c 1e llevais pan at hambriento a' su
miserable cabafia, habeis legado al trono vestido de mujic para aconse-
jar .ini soberano",. Y pide, al final de la carta encendida, que Tolstoi
l enVieh.unas palabras para situarlas al frente de- su tesis doctoral sobre
la uiseria y el delito. No sabemos si hubo contestaci6n a laafiagaza
clasidcista y a la adoraci6n grandilocuente.
Las cartas cubanas recibidas por Tolstoi provienen s61o de dos fuen-
tes: se dirigen al escritor los mas ricos y los mis pobres. Salvo la mi-
siva de Manuel Garcia Gar6falto Mesa, median escritor de mi ciudad,
al que debemos algunos datos de interns sobre la estancia mexicana de








Heredia, no se descubre rastro de orden intellectual. Tolstoi es, en io
dominate, d senor magninimo, que se acerca a los pobres y el predi-
cador de tn evangelio de nuevas claridades.
Las cartas del primer grupo son, en buen nfimero, de mujeres per-
tenecientes a las families de mis rango y fortune. Los nombres dicen
much: Isabel Girate, Senoritas de BAez y Bolivar, Madame Luise
Supervielle, Maria Teresa Demestre, Ophelia Kricghof y Sofia Zorri-
la. Todas van, como palomas ociosas, al mismo objetivo: a que el se-
fior Conde les envie su aut6grafo. Casi siempre se acompana a la carta
tna tarjeta postal de paisaje cubano con leyenda en ingles: G lines
Road, El Visa Fort, El Cristo Station... Algunas cartas estin escri-
tas en espaflol; otras en frances de muy variable calidad, muchas en el
tipico ingles aprendido en los colegios de los Estados Unidos.
Las cartas mis interesantes son, desde luego, las de las gentes del
pueblo, las de los trabajadores que sufren y luchan entire las durezas de
una realidad colonial que acaba de mudar de mando. La caligrafia y Il
redacci6n reflejan instrucci6n muy escasa; pero merece atenci6n que,
en medio de tanta indigencia econ6mica y cultural, se leyera a Tolstoi
y se le tuviese como lider revolucionario y como patriarca de gran poder
y sabiduria.
Tiene much sustancia la carta de tun joven trabajador de Catna-
juanit, que confiesa su poca experiencia en las luchas sociales y ruega a
Tolstoi que "le made un Reglamento Fundamental de lo que es el so-
cialismo, redactado por e". "Crea, dice el joven villareno, que si usted
se toma la molestia de mandar solo un pedazo de papel de muy chica
dimensi6n tendr i un amigo mas en esta tierra divlna, en este destierro
de riquezas". Tierra dizina y destierro de riquezas. Cuinto hubiera
dado un escritor de la ipoca par encontrar sintesis tan ajustadas.
Dos cartas merecen, par razones distintas, meditada lectura: la es-
crita pr una mujer trabajadora de Jesus del Monte y la que envian a
Tolstoi los trabajadores press en la Circel de La Habana d 25 de
enero de 1903.
La carta de la sefinora Amable, hermosa en su dramiatica sendcillez,
dice:
Sr. Le6n Tolstoi:
Hace algim tiempo que he leido en un peri6dico de mi. pai's
(Cuba) que por haberle pedido consejo a V. d Sn. Carnegie de


12









que debiera hacer con su capital V. Ie aconsej6 diera algo a los
pobres y como que yo soy una de las muchas personas ben
pobres le he escrito a dicho Sr confiando en que Dios le harA
contestarme, pero este Sr. debe de recibir miles de cartas diarias
con el mismo objeto, y naturalmente per muy piadoso que sea
no es possible darle a todo el que pide y de tan lejos no se sabra
si es cierto o no que todos sean pobres. Yo Ie digo que puedo
presentarme a el C6nsul dd su pais en eli mio para que sepa
quien soy y acredite que verdaderamente soy la esposa de un
inecenico que gana poco para sufragar las necesidades de 61,
mias y 5 hijos, ahora bien Sr. como que se quc es V. piadoso Ie
suplico por sus series mias queridos me dedique un moment y
le escriba al Sr. Carnegie recomendando a la Sra. C. Amabir
de Jesufis del Monte 129 (a) Habana que esto sera el colmo
de mi ventura, puesto que e lo atendera mnuchlisimo a V. y pm
lo tanto alguln auxilio me enviariA, y yo los bendecire a los dos.
Coino un recurso de salvaci6n inspirada poar lo desconocido
hago esta carta pues antes trabajaba much para ayudar a mi
esposo, hoy To hago tamnbien pero penosamente porque me
duelen los pulmones.
Su atenta S S S que le anticipa las gracias y desea salud
C. Amable
Jesus del Monte 129 (a)
Habana
Julio 31 1909
La Huelga de los Aprendices, primera expresi6n poderosa de la
acci6n proletaria en la Repiblica mutilada, es un indice seialando hacia
la realidad que se instalaria en Cuba por sesenta largos anios. En ella V-4
advierte, con relieve anunciador, el domino de factors decisivos con-
certados contra el camino democratic y liberador del pueblo. Quien
enjuicie con mnirada persistcnte la huelga de 1902 sabra descubrir su
condici6n de grave sintoma augural.
Debe anotarse que el movimiento huelguistico con que se inician las
grandes luchas obreras en Cuba es no s6lo una just reivindicaci6n prole-
taria sino una protest de claro contenido patri6tico, consecuencia y
continuidad de la lucha mamrbisa. Aquella lucha de 30 anfos se habia
hecho contra el domino de la Corona Espaiola y muy singularmente
contra la obra de una economia regresiva autinticamente colonial. Y
ahora, en 1902, los espafioles propietarios de las empresas tabacaleras
negaban la entrada en los talleres, como aprendices, a los j6veaes cuba-


13









nos. Los vencidos mandaban a los vencedores. Fuie por ello por lo
que el movimiento se hizo amplio y poderoso; y por ello tambien que
)a represi6n official, obediente ya al nuevo dueno, contest con ia vio-
lcncia, causando muertos y heridos en lo mais centrico de la Habana.
SC6mo, perceptible todavia el estruendo de las cargas libertadoras,
sec c0ntradecian asi sus objetivos? No olvidemos que habian caido en
la contienda las dos mentes rectoras de mis fine sentido revoluciona-
rio y antimperialista, las de Jose Marti y Antonio Maceo. Calixto
Garcia muri6 sin cambiarse el trajc inambi. Sin esas presencias
vigilantes podian unirse en el mismno empeiio opresor el dominio arcaico
que se deshacia y el que venia decidido, con armas reci6n estrenadas,
a sefiorear un Continente.
ILa carta ide los trabaj adores press en la Carcel de la Habana
dice:
Ccwmpafiero Tolstoy, Salud.
Companfero recibi la tuya fecha 20 de septiemnbre del pro-
xhnimo pasado ano --Leida en el grupo hizo un efecto inmejo-
rable. Las preguntas que haces a S Aguilar, no pueden ser
contestadas asta despues de los hechos, por que si no corre-
ramos [roto] det un fracaso seguro.
El no haber contestado antes de Ia (5.*.)... hla sid, por
efectos de la huelga que te anunci6 en la: anterior. Esta fue
hermosa, respondieron al primer llamamiento casi espont"a-
neamente -todos los trabajadores-- eserito los Motoristas y
Cbnductores de la IHabana y poblacionies limltrofes a la misma,
con decision extrema.
Y de no ser por la Arvitrariedad del Gobierno y la inter-
venci6n forzosa de los Veteranos, se hubiera extendido a tbda
la isla y buena part dc la Florida pues ya contabase con todo.
El 24 de Noviembre del pasado anio, fue teatro la Habana
de..., algunas refriegas entire el pueblo y la policia hubieron
S muertos del pueblo y mis de 150 heridos, de iden, de estos
solo 112 casos conoce las Autoridades por llevado a la fuetza
a los heridos a las "Casas de Socorro".
Unos 87 companieros han sido detenidos; de los cuales 40
fueron puestos en libertad; de los"otros, tunos en el hospitM
y los demAs en la Carcel,
Se esta incoando un process con motivo de la huelgaa
40 individtos, las acusaciones que pesan sobre estos son fas









siguientes (delitos) Sedici6n, Maquinaci6n para alterar dc pre-
cido de las cosas, Insultos y Atentado contra las Autoridades.
Entre los acusados se cuenta un Concejal y el Alcalde de hi
Ciudad.
Los compafieros S A. J P. C. y yo, guardamnos prision
por las mismas causes. Esto y to mnuy ocupado que he estado
me impidieron contestar antes. A fiempo oportuno contestart
a las 45... 21, 56 y 10 ySalud y RS.
~Salud y R,. S,
A. Juvanet
CArcel de la Habana Enero 25 de 1903
Mas de una nota significativa debe sefialarse en ha carta, sin duda
hist6rica, de los trabajadores press. Por sni comienzo puede deducirse
que la comunicaci6n con el novelist se inici6 antes de los hechhos
sangrientos: "El no ha haber contestado antes ... ha sido por efecto de Ia
huelga que te anuwci6 en la anterior", dice el firmante; es decir quc
mientras la huelga se preparaba se pedia la orientaci6n del lejano
camwada.
En contestaci6n a la primera carta, Tolstoi formula algunas pre-
guntas a sus corresponsales habaneros, preguntas que no ban podido
ser satisfechas entre'los desvelos y violencias del movimiento vencido.
d Sera posibic encontrar algin dia esas preguntas, cuyo sentido, en
razon de las circunstancias, han de ser de tanto relieve? Nuestros
investigadores tienen la palabra y el trabajo.
Otros dos clementos deben destacarse afin: no obstante las derrotas
sufridas -cinco muertos, 1S. heridos y 87 presos-, el espiritu se
mantiene alerta y erguido, seguro de la victoria final. Y como hecho
de gran sustancia anunciadora, ha de relievarse c6mino en aquella tem-
prana empresa aparece un signo de solidaridad international: los la-
chadores aprisionados aluden al apoyo que ban encontrado en los ta-
baqueros de la Florida. los mnismos que, poco ticmnipo antes, habian
respaldado, sin debilidades ni quiebras, el quehacer libertador de Jose
Marti.
A la distancia, asistidos de ese juez insobornable y escdarecedor que
es el tiempo, vemos cruzarse en el subsuelo de los hechos no pocas lineas
que los protagonistas no pueden identificar, Tiene relieve ir6nico que
el gran narrador ruso mostrase adhesion a un grupo de cubanos victi-
mas de la nueva metr6poli, mientras, a poco trecho, aconsejaba a Ins


15









j6ovenes latinoarnericanos el acogimiento favorable de la invasion nor-
teha. Em la casa de IAsnaia Polliana se dan dos hechos que explican
muicho de la actitud descaminada: Tolstoi se inclinaba con frencuencia
ante el primitive gram6fono regalo de Edison, y at recibir, tambien en
obsequio, la mais reciente maquina de escribir norteamericana, le asigna
una habitaci6n como huesped ilustre, a la que pone el nombre de
Remington. Deslumbrado, como tantos hombres de nuestros propios
pauses, por las invenciones y advances tcnicos y sin atenci6n de la mano
que iba a manejarlos, vela en ellos la desaparici6n de menesteres an-
gustiosos; y nada mais. Tambien aqul el imaginador sobre el pensador,
el espejo, no la realidad.
No es vlida la objeci6n, alguna vez enarbolada, de que obedeci6o
Tolstoi a los dictados de su tiempo. Su tiempo es el de Lenin y el de
Marti, capitanes del combat antimperialista. Ocurrio6, simplemente,
que el narrador, no obstante su estatura egregia, fue hijo no s6lo de
su clase sino de su medio especifico, de su contorno aristocritico. Por
ello, el propio Lenin anot6 que sus criterios fueron los de "un campe-
sino patriarcal e ignorante y no los de un escritor de Cultura europea".
Es interesante recorder en este punto una alusi6n de Jose Ortega
v G;asset a la debil cultural de Tolstoi. Nos dice .e brillante v rcaccio-
nario meditador espafiol cuanto le impresion6 dlesde muy jovcu 41
dicho novelista afirmando que habia leido todas las filosofias, compro-
bando su total inanldad. Andando el tiempo y entrando en la obra del
narrador soberano, agrega el autor de La Rebelin de Las mnas, Ie fue
fcil descubrir que Tolstoi no habia saludado, ni de lejos, el pensa-
miento filos6fico. Como coinciden aqui -y debe ser la unica con-
fluencia--, Lenin y Ortega, parece legltimo dar ingreso sin mas a Le6n
Tolstoi en el gremrio de los genios ignorantes, en que situ6 Ganivet
a Don Francisco de Goya.
Cuando terminamos la lectura de la correspondencia de Tolstoi y
ponemos los ojos en lo de ahora, nos vemos tentados a reiterar, con
otro alcance, el dicho del clasico: fanto se emprende en termino de
medio siglo. Los elements que circundan y penetran aquellas cartas
lucen ahora en una brumosa lejania. Son un recuerdo ingrato los
usufructuarios de un privilegio manchado, proclives siempre al ademkn
aristocratico. No hay ya trabajadores aprisionados ni autoridades
vueltas contra la voluntad y la historic. Los corresponsales del Conde









Tolstoi y sus hijos no volverAn a su dorada barbaric; los trabajadores,
,tescendientes de los que, con limpia esperanza, escribian at camarada
Tolstoi, ordenan la vida cubana, construyendo una sociedad que no es
(-I espejo de la revolucion sino la revoluci6n verdadera en su justicda
invulnerable y en su inmniedible fuerza creadora.
A la luz de ahora podemos mirar con claro y :serenado entendimiento
hacia el caso, viejo y nuevo, del creador honest sordo a los clamores
tue circmundan su vigilia. Al meditar sobre el tormento inacabable de
Licon Tostoi nos afirmamos en el criteria de que lo primero para un
arte libre y grande es libertar al hombre, engrandcciendolo. Con cl
derecho que nos da el haber trabajado por esa libertad, imaginamos
01 torrente avasallador desatado por el gigante de La Guerra y la paz
abriendo sus aguas en un mundo sin contradicciones desangradoras.
El hombre nuevo que pedimos no puede renunciar a! distmto, al sin-
g uIar, al sorprendente mensaje del artist verdadero. Admitirlo seria
ncgar- nuestro objetivo de autenticidad en el arranque hacia una humna-
nidad duena y seniora de todos los caminos creadores. Pero la singu-
laridad del mensaje acrecera sn magnitude al confluwr con el quehacer
hist6rico.
S61o tiun pueblo definitivamente libre puede acoger sin equivocos la
herencia cultural. Vencedor de todos los intentos colonizadores en los
predios de la cultural, gana el desembarazo necesario para calibrar con
afinada resonancia cuanto hubo en lo pasado de ganga deleznable y
cuanto de dinamica sabiduria y de testimonio sediento. S6olo quienes
acttan en homenaje del hombre pueden sentir y medir sin error el
impetus que quiso romper, en pugna dolorosa y mil veces despistacda,
la terca trama tejida por una sociedad at mando de una clase engreida
en su dominion.
La herencia cultural no es un regalo sino un gran encargo para los
pueblos libres. Precisa en su usufructo un delicado acogimiento, en
que nada apetecible pierda su virtue, y un tino sutiil para enhebrar
los hilos magistrates, de larga consistencia, en los tejidos de profunda
novedad
Como tintas veces. Lenin es el magislterio sin quil)ras. A su
enjuidamiento debemos acudir sin cansacio. El nos ensefi6 quo la
invenci6n soberana volcada lealmente sobre el contorno del escritor
ofreee itm testimonio profundo y vlido, inapreciable para ordenar









certeramente la acci6n revolucionaria. Tat virtud alcanz6 en Tolstoi
altura para decir a su pueblo to que lhabia que mudar irrernisiblemnente.
mostrando la entrania del monstruo, fija el blanco sobre el que debia
dispararse.
Cuando hoy recibe Tolstoi --en d peri6dico, en el aula, en el libro,
en el teatro, en la plistica, en el ballet y en el cine--, el homenaje
magno e incansable de pueblo y del gobierno soviltico, se estA cum-
pliendo, sobre otros niveles, la advertencia leninista. En la plural plei-
tesia yace d secret -y la hazafia-, de un testigo que tuvo, como
dcertos insects, ojos multifac6ticos, capaces de mirar en redondo, sin
confundir las imagines ni perder el eje migistral. El escritor que siguc
la pista, el destiny, a los 540 personajes de La Guerra y a paz -sin
dejar de cultivar su intima agonia-, es como un aliento biblico, como
un poder midico que, at tocar cada criatura, la vuelve porcibn de la
peripecia hist6rica de sui tiempo.
El caso de Tolstoi debe ser lecci6n primordial para los narradores
latinoamericanos. Su permnanencia, su vigencia, debe decirles hasta
donde es la novela, la grand novela que pide nuestro dia, testimonio
profundo y demorado, anotaci6n apasionada y veraz de los objetivos
primordiales de una &poca. Alguna vez hemos dicho que la novela es
la mejor historic, y tal der se afinnrma ante el friso desmesurado en
que desfilan las criaturas de Tolstoi. Lo otro, el juego gracioso de la
palabra y el concurso de hallazgos a la moda es, a fin de cuentas,
regodeo de maliciados, siembra efimera y cosecha perecedera.
Tiempo alguno es idintico a otro, aunque venga de6 1. El nuestro
es grande de toda grandeza, y la much magnitude exige el ejercicio
cicld6peo. El escritor de nuestras patrias americanas debe medir con
toda claridad los termninos de su coyuntura: o se decide por una noto-
riedad pasajera, afincada en la gentil caceria de las maneras recientes
de Paris y New York, o va directamente, encarnizadaminente, heroica-
mente, a meter su maestria en las conmociones colectivas e individuals
que est5 engendrando nuestra segunda guerra de indepc.ndencia. No
tiene sentido, no tendria sntido, que quien puede Io m nis se satisfaga
con Jo mienos.
S61o los creadores egregios pueden alimentar su negacion supera-
dora. Su conocimiento es tun encuentro radioso; debe ser tambi6n una
despedida leal. Al reunimos para meditar sobre la correspondencia


18









rubana de Le6n Tolstoi, sobre la realidad que estos vicjos papeles
rvflejan, debemos reiterar nuestra devocin de artlstas al hombre
oceanico y clamante (que nos dej6 Ia image de su pueblo como utm
costado palpitante de la peripecia universal. Y, con ella, Auestra con-
viccoi6n de revolucionarios, apuntaudo liacia tmi arte tal y libre, hijo
de0 los jugos m is t:spesos (del contortlo, de utin contorno de entralada
cercatila, pero IKircion ansiosa de la esperanza l.uiina. Taal aritt
-rc;alidad y cspejo a iiU, tiCenpo.-- cun que la mvoiclcii descubrc e
impulsa el adeniin libertador, seria digno dc ico6n Tolstoi, de su reve-
laci6n y de su iangistia. Y digno tambicn d- la ilucha drT inuestros
pueblos, dispuestos a encontrar, -cii sit victoria c'rcanzIa, l ibertad
plena y definitive de los hombres,























A)












7/


F


'I


J e..o e
I'e

(64u^c


0


p
/ft4~~


I
6


a/44


4C -


(IL


7A.oU


I,


I


'4<


AIle


K1 I


Al

c^.4
d


,.eZt 4


~/
I
4


" *4iV


/


am.
4- < t


At: dd
u .4C
If-# ^


fl


*40 Ao-Ft


IL


'tc


I/


^1


401/a


Ol 4zor..,,-
,,Z7.0


pzc


4e4


0~


-, -1.S,


op


0%4.


~^LOL


r1


A/ ,-









A.^


Dw P !
."0.0


O'4


SJMEW
(&Are


/gcla *4L


4


7 0
dc.C-4


I -


f
4RL..


/ %0
"Te"Of ae,
.40tec 0


Akio


e ~~-e


e4 1P
14e* 4 44


Lo-l LO- aj ,


0 ,-e


4;e^


4w 10


t04
^


A'alL


4(0


,- -j


If' AOP04'


AC


p

J^


Apr^y


"4<0t


op










/ ft 2f4








~ ~to
^y~e^./ ^'^/^^'^ ^L
p1 C-C E^ cr-dI~~









AC /a/t.
/ -<-t *- / f < )^*4 i T
^A1^ ^^^cd a t!
^ &^ ^'
^Cff 9^ / ^''^ J ^ V ^"* *<
-zCi (^U I^ ^^ ^ ^


__ i -* -^ -c / -- '- Ut*^
4Je-



,o. e l ,
.6 '-. ,, :. _..-










^at k4


- ~t34


'9tr < y .f
7I/r-
y'.5. fl^


Ic 4
"/fa.


-c-S e


/ ^ > YX^-


'C


a- c.. ,cf6)


AIar^ 4c)e


St


(e.ce r





//Zzrn-ci


/It,


23


"Cs


dfr --4u
6


4 f


"Sc.-


e I







~%
N
U


1~

'2


N


I


I i'
i *s^,p
I ij
4

4


j4.




A I4

^ )



H~ii
gJ' -
'< i f.
\ &


S.. N I


i
)






^ -^ !J



.1 '
ANI\


Via

Ni~~

V4 V

1~

4


1 -
4.
I lh.
I w ^ "3 '


N


V


]N


I



'
~%~4%~ ?1


hi
N


N
4


~
4 --


I
41
4
Ib


3'

*4


I du


\I









A
1~
41' 6
I

%4~ I\N~
4%


I


'.4


\v




"9


'I


N



I'
%1J


71
j
K


21
I1


Li
4^


4r 4




4
i O\


k


vI
0

t
qlu
iv



i!
1

4*


A


K
U t
11 11
%''lb l


N


v
%,I


V
ts


41it













a


/A n~ftatdo


Act


AMPW.
f"ne
4 n


Jmr4S



II & 4
emtjt< n


?a ta421 .


6ut~af u


10


ft4r-


1444 r

v74tf
1ov .A7Co
X^Mc^St


eqhlcal I,


9mtde


t 0


0
'p


44040
te4


V
loe
' A





4,


teaMt^.

AlA

wunt *^


A an4)


A,


I *I4 o-


1~


0tA


^0

'nov


-n4444A4,


&A dl


oA a


44"


re"


6404, Z40004


1q"4


14 ,L










ro"o


0


iii
Ia~ cc4a
j~JO4


tdc

at

,t tt


&4ze. 4.


'A


lteC4-A


2)


-tvn^
a


'i
tttZ
4otL
Ie


dr
1tA aa


S- -t aL


a- tat^


awftcqr

A AA4S


t^La^i


to 4zw
f'ccce'L~^


b1-4


t


9SfrfJ


fl4&~


%at


dev


"IL


Ota k e6t


5V&WA 4


10


'2 4


I
)kuz.06V
t~fwt.-o jc^


tt.


/24


tA
&.P


di
7


dtL


A


W&


- 7 lr -


a


(t1c^


28


0


.0 An^


,mp -


P 4


aj"4PtrL


VAP


UftoveWAAioha>


14


0


Ar


i


!I'l~e -' /to









ii4) ,
41kf^


rCdt


/4a az4 el


44/4a


/0


.4144


1


IA
-aA(wr


CL4r-^ ,o


dti


-L4.


I


64.)e4


az4;


412?

* 2 p^
fo .9~d


d<


4W-7-e


H o Ar


Aczr),,-


t
a-47,


X16rvta-r


t^>r-


kev

















4 ,, .*. (El- t, r Ji;t'ruvea Oh2Nt

,, ~ ~ q w,, ,,, .bpm n i ~ l*
.- *l191 -M'
,,.- .t. Sa**t.SC a Plnf V*

--b 0 6tN I NtM. St


NO~n 14if&-.-

M~n4. ^r /


X/)


rla


'ftp


Lx' '9
t#1c41


/I


It/w Ismc


p-,.v


Vt
* f,


I/
.L4


A '
^y^/'A


lo o
/^ / .'/I


lit


'I
~1


U4


P.izo


%
*'4
A


( 1/*

qr!u


.tta tax

f ft


Azn'
.4


4


ft 7

"dl


/


1' p i


/AL
:/ t


.,tWk '/
ia


"/ 6.
/.


7/


.
* Wc/


A


f ,?


'P'






/


f, /


/


yote


&/.,r 4


'I/ /
2f .(S
Ce4* 4V >
*


/7


/


OF
*y7 A,


//00/-


60


r1r.

a* ^
ft /


9
'I SAd1t~~


,&,k


/ '
$1P /
I,


SW


Art


t/


* 4. 4tp-A


14 /,/a


/


/


do,


'A.


A
00*


'30


N A J/ i%1


-Il


.0


Ae


1 0 -


*I

















Ija4 o w


4
4 (S.. .1~


/


/~ *- 6

^^*^^c -/ re^


Joe-


"L,. Wt f. 4S


* L. j~f.,. ~ ~


t ~ '.,~
1I~qJr~ ~ 4
/2
,1. ~

/ L (.~1P


/~4IF
'9
1;,


/>' -.^ <^ 24

ed- '4< -L'L^^ .^

/ / ~


004I / U A yv
.' I7 V /



/ / ^? 7, 44ZP
FLe7 A)-- <






411'
.. 400%P ^C ^^^ ^4y


A440-^ --. * ,i tC^


/


I40- e4 O 0 4f


. ez i
















df~~f~ rjr.~4iu. ~


-I.
(7/


Wo


i
1L4'.(


~-y


*1


A'
A-


/'I
4f 4//


/


tilf ~


-


4 -
I, /^' 6f^j


A eY /


I
~


A /


XOL


f,
/4'2


z


/


I;


o
14e I


./


o*, e ,. i /^e- f- tl"


o i.te e/41










r4, Paris,
o. 132,
N9
# "- >'k
d$


u 6 Aou t Ims
Faubourgt Poissonniire.


.1


Monsieur &


Cher rt Itre,


Le "ouvernoment du Guatimala ublae
chaque annee Loccasion des fetas colaires
ur 'Album de Minerve* ou se trouvent reunis
dos pensees, des articles, des naxinms, des-
tines a donner la jeunesse des .colus Ia&-
mour de I*etude en lui montrant par des 1-P
gon. de maitres la haute portne de la soieaoe
et le but qu'elle poursuit.

Au nom de mon Gouvernement et sur La
demand partiouliere de M, Estrada Cabrera,
President de la R publique, je vienns vous
prier de bien vouloir honorer cette oeuvre
d education populaire,

Quelques lines de vous sur I orlen-
tation qu il onvient de donner & 1 easel-
gnement dans les peuples latino d'4 rique
ou sur tout autre sujet, aeralent pour. 1A1!
bum une precieuse collaboration.-


rance


Veuillez,
de ma plus


other Maitre, agr4er
haute consideration.


t
~ ahssum


f&)AAA~t4

G&i4ra


q


P. *v









U, ]109%A it Jfl9



Qf) ///f fb//// 'hi -t j./>/'tt etif/f


p mu d 0
1 A,,aoA, J (J/IAQ' .'






Pift Cw Ao# 47II'/
/p/,,r/ //k'i / 1,/it' //fl//d^fltf,-
U9/// -K)





,f/f/A,, .A, /,,r / / /,' i., ,tki,,,
ht/fi 9/rn/ A7/# 4"' I,', /to5/^ 9i4


f/fc IL a/,, / A/ / / /,,; ,,
Pit*' r/o r4 rC/fO
In Ker f/"in, l^m's/AV
fr~jyr Ze





11 / &1.W/MP rt / //do/i .f/', -
4 1w4d' t-igr Ynv'ns4 p

C/if//A/art /iortr#' /nftr4 /nr.4ev
Amlp I~o0% SPUt -24/ 0'rtmn, err's V




// /~/ (7'f ;4f,/^Afflevrt/f,' #9'^y
ooop/, ljf1/- op/ I// ?A0#/ t* I




4) / ,,,//// // //,'uAyf
lp// fdmr/o/W e/1/ e rij',sAjqnr






f /ra,/fl^/^ 1;-4 40b f'/O y4v
4Z-///40Y AS i4 A# a fe a


^f// / /^ y//// / /I P hyPMA *'* P ^f/ Ag





C//fd, / o/A /*o / fz
t*//// "'/;^/ tdni p ^S7/A*w
Azl/t op/// roo or/ // Ael iplw/o'ii-




w//i iSfsf/f(C,$P, (Jtj/y fto




















































36













Los Cobreros y los Palenques

de Negros Cimarrones
(Esquema de dos libros
pendientes de publicaci6n)
Jose Ludano Franco


Las Reales Cidulas y Ordenes, asi comno las consultas del Real Con-
sejo de Indias, reunidas en varies libros de la Recopilaciwn de Leyes
de los Reynos de Indias, Madrid, 1861, contiiencn un grand niumero
de ordenanzas y pragmAticas dirigidas a Virreyes, Gobemrnadores y Pre-
sidentes de Audiencias con la finalidad de reducir las rebeldias de los
esclavos africanos y sus descendientes, que constituian una seria anie-
naza para el domino hispanico en estas tierras del Nuevo Mundo. Y
algunas de ellas, para los prop6sitos del trabajo presentado, se repro-
ducen o comentan en del capitulo inicial. Y, en el segundo, en apretada
sintesis, se sefialan las mas importantes rebeldias de los africanos es-
davos en PanamiA, Venezuela, M6xico, y muy especialmente la de los
qu9ombos de los Palmares; los dyukas de la Guayana Holandesa, los
Kromatis de Jamaica y la extraordinaria revolucion haitiana. Mas
airnpllamente, el trahajo que ileva este mismo titulo, en su mayor iarte,
eti rnnsagrado a los palenques de negros cimnarrones en Cuba,
La fuga era el ideal del esclavo, porque significaba la libertad,
temporal cuando mnenos. En las maniguas y virgenes bosques los afri-
canos que conseguian a menudo liberarse de los horrors de las plan-
taciones, eran llamados cimorrones. El origen dc la palabra cimarr6n
Iha sido ampliamente discutido pcro, es lo cierto, qu ses aplico en Cuba,
primeramente, a los indios que hulan de la brutalidad tie los coloniza-
(lores, pues asi se les dt'nomina en la eal Cdula, Oca;ia 11 de marzo
de 1531 dirigida al gobernador de la isla Fernandina (Cuba).


37









Los esdcavos africanos siguieron en la protest rebelde a los abo-
rigenes cubanos, convirtilndose en cimarrones, y levantaron palenques
o refugios en bosques o montanas donde construian ranchos y bohios.
En Cuba, durante various siglos, fueron los palenques los finicos
signos de inconformldad con del regimen colonial, Ia protest viril contra
las infamias de ]a esdcavitud. La habilidad y destreza de los cimarrones
ai ls guerra de guerrillas, y el saber utilizar correctamente la topogra-
fia de las zonas montafosas, selvas y cienagas donde instalaban sus
rancherias y palenques que les servian de refugio, les permitian burlar
la persecuci6n de los rancheadores y, a veces, derrotar a las mnismnias
tropas regulares y militias.
Pero, durante los siglos xvi y xvii, no todos los cinarrones toma-
ton el camino de las montanias. Aproveehando la presencia de pirates,
corsarios y contrabandistas en 1as dilatadas y desguarnecidas costas de
la ila de Cuba, centenares de cimarrones se mincorporaron a cuantos
aventureros del mar merodeaban por el inquieto Caribe, y le ofredan
una oportunidad no s6lo de huir del infierno esclavista sino tambien
de ombatir a los odiados espafioles. Centenares de esclavos negros y
mulatos nuclearon las tripulaciones corsarias y filibusteras que abrieron
grietas sensibles en el monopolio commercial espafiol. Entre ellos se
destac6 un esdcavo habanero, el mulato Diego Grillo, conoddo como
e capitin Dieguillo. Existen pocos detafles de su vida, s61o resurge
su personalidad peleando a las 6rdenes de Cornelino Jolls, el holandes,
frente a las costas de Nicaragua y Honduras.
Para perseguir a los cimarrones antes de 1530 -tanto aborigenes
indios como negros africanos- formaron los colonizadores en San-
tiago de Cuba una hermnandad. Luego aparecieron las partidas llamna-
das de rancheadores o arrancharadores. Cuadrillas que por primera
vez us6, en 1538 Bartolome Ortiz, Alcalde Mayor de Santiago de Cuba,
para- combatir a los esclavos indios y negros escapados a las montafias.
Pero la barbaric y crueldad de los rancheadores con los cimarrones, y
los constantes atropellos de que eran victims indcluso los campesinos
negros y libres bajo el pretexto de pedir cooperaci6n para sus san-
grientas cacerias llegaron a tal extremo que el Rey Felipe IV, por
Real CMula --Madrid, 21 de julio de 1623- orden6 a los gobemado-
res -"que proven de remedio convenient a los dafios referidos, y hagan
justicia a lo Morenos, para que no reciban ninguna molestia".


38










De 1790 hasta doblada la primera mitad del siglo xIx es el pcriodo
de mayor crecimiento del nfimero de cimnarrones simnples; es decir,
ti dc esclavos huidos de Ia servidumbre, desarmados, que merodeaban
por los campos y aldeas, y, tambien, el de los apalencados. Solamente
en Ia provincia de la Habana, desde que se promulg el Reglomento
sobre los Negros Cinarrones en 20 de diciembre de 1796 hasta fina-
lizar el afno 1815 se habian registrado en la oficina de captures un
total de 15.971 cimarrones.
Durante los siglos xvmin y xix organizaban las rancherias y palen-
ques en que se refugiaban con su estilo casi invariable en today la ex-
tensi6n de la isla de Cuba. Los rodeaban, para su defense, de trampas
armadas de estacas agudas que si bien embarazaban el paso a los per-
seguidores, colocadas en algunos casos en fosas cavadas a travys de
las veredas y cublertas de paja, eran salvadas fAcilmente pot los negros
en su huida, pues aparte de su extrema ligereza conocian exactamente
siU situaci6n, cosa que no ocurria con su pcrseguidores que debian andar
con sumo cuidado, temiendo a cada paso caer en una de estas fosas
y ser mal heridos por sus agudas puntas tanto jinetes como caballos,
y ain los perros usados para perseguir a los cimarrones.

El palanque propiamente dicho lo formnaba un grupo de 15 6 20
chozas o bohios, que llegaban a former agrupaciones mas o menos
distantes construidas y ocultas en medio de la vegetaci6n, a tal punto
que podia darse el caso de atravesar a pocos pasos de algunos de ellos
sin que ste amase la atend6n. Pr6ximo a estas habitaciones y en los
claros encontrados o hechos de exprofeso en el monte, sembraban
hortalizas 4ue les sirvieran de alimentos, con preferencia yuca o bo-
niato, procuraindose la came en las haciendas vecinas.
El. comercio principal de los palenques lo constituia la venta de
cera virgen y miel de abejas, para cuya obtenci6n capturaban las
colmenas de los montes, cambihndolas a los mayorales de las haciendas
cercanas que aceptaban el trato aun conociendo la procedencia, por
azucar, ropa, armas u otros iftiles de que carecian. Algunas veces la
venta no se levaba a cabo en form de permuta, pues los objetos re-
queridos, en especial p6lvora para cargar las armas, era necesario
comprarlos en las poblaciones o en las tiendas de los casinos a las
que casi nuncan bajaban los apalencados, entonces la venta se -llevaba
a cabo por medio de los esclavos de las haciendas cercanas que,.tM-


039









vencidos de antemano, recogian la cera y la miel que era ocultada en
determinados sitios y luego de vendida depositaban en los mnismos su im-
porte mn oro o plata que era entregado a los capitanes del palenque qur
lo enterraba en botijas o garrafas, en lugares s 6o conocidos por ellos.
Los cimarrones, en el siglo xviii, con la experiencia que habianl
ido adquiriendo en sus relaciones con los corsarios y contrabandistas,
encontraron recursos suficientes para mantenerse a todo lo largo de
la isla. Pero, donde nis se hicieron sentir fue en la region oriental,
singularmente en las montafias que rodeaban la villa del Cobre.
La villa de Santiago del Prado (El Cobre), pr6xima a Santiago
de Cuba, ha side escenarlo, por mas de un siglo, de uno de los dramas
mis apasionantes del process hist6rico cubano. Alli se desarroll4
una etapa de singular significaci6n en la lucha secular de los oprimidos
y explotados contra sus opresores. Y en ella figuraron en primnera linca
los cimarrones y apalencados.
Pr6ximas a la ciudad de Santiago de Cuba se explotaban desde
el siglo xvi las minas de cobre, trabajadas por esclavos africanos,
procedentes del Congo, Angola, Nigeria y Senegal, dirigidos por ttcni-
cos alemanes, que dieron origen a utin pueblo negro: Santiago del Prado.
Abandonadas las minas por los asentistas, los esclavos continua-
ron fabricando utensilios domesticos que vendian en las haciendas ccr-
canas, y, ademas, cultivaban las tierras mn que se habian avecimdadi,.
basta que, en 1677,, el gobernador espaniol de Santiago de Cuba in-
tent6 sacarlos de alli con las families que habian creado y venderlos
como esclavos. Los cobreros, que asi comenzaban a Ilamarse los ve-
cinos negros de Santiago del Prado, apoyados por los cimarrones de
los palenque cercanos, opusieron tan enirgica resistencia, que la-
autoridades coloniales tuvieron que desistir del proyecto.
Durante cincuenta afios, los cien primitives africanos, esclavos
del rey, se habian convertido en 275 labradores y artesanos que labo-
raban en estrecha cooperaci6n y, hacian que les respetaran los de-
rechos adquiridos, conservando relaciones muy intinias con los apa-
lencados de los contornos. En 1729, se hizo cargo del gobierno de.
Santiago de Cuba el coronel Pedro Ignacio Jim&enez, cuyas brutale.s
decisions y su falta de respeto a los derechos mIais elemnentales del
vecindario lo hicieron blanco del mis profundo desprecio de todo e0
pueblo. Cumpliendo sus instrucciones, las autoridades locales de San-


40









Siago del Prado comenzaron porx suprimir a los llamnados esclavos del
rey que trabajaban para los nuevos cotncesionarios de las minas de
cobre, el derecho secular ztl mantenirtiento de sus families con el
journal correspondiente. Y se iniciaron las violentas y justas protests
de los afectados.
F.n mldio de la anornial situaci6n creada, los cobreros fueron noti-
iicados por tin agent del gobemador quc los descontentos iban a ser
irasladados del pueblo y vendidos coino esclavos. Y la protest ini-
diada pacificamente se convirti6 en rebeldia amiada. Apoyados por
os cimarrones dte los palenques cercanos, los cobreros, negros y mu-
ilatos, libres o esclavos, se juntaron el 24 de julio de 1731 dispuesxy
a morir luchando por su libertad; expulsaron del pueblo a los agents
coloniales y a los concesionarios de las minas, que, despavoridos,
hiiyeron a Santiago de Cuba, notificando al gobernador que la pro.
Iftsta era ya utin peligrosT movimniento insurreccional de vastas propor-
tiones.
Cono no hallaba soluci6n algmuna empleando la fuerza, ya que
las operaciones guerrilleras de cobreros y cimarrones unidos hicderon
fracasar los planes militares del gobernador, iste convoc6 al Cabildo
de Santiago de Cuba a sesi6n extraordinaria, y designaron a D. Pedro
Morell de Santa Cruz, can6nigo de la Catedral, para que, provisto
de amnplias facultades, se trasladara al lugar de los hechos y conviniera
con los cobreros una.amigable soluci6n que fuera acceptable para todos-
El acuerdo consistia -sin llegar a reconocerles plenamente el df.-
recho a la libertad-- en que los cobreros conservarian todos los dere-
chos que la cpstumbre secular habia establecido, y se accedia a sus
justas demands de jtrabao, salario, etc. Pero como se dejaba abierto
ec camino a los esclavistas para sus atropellos, no todos regresaron
al pueblo. Muchos se mtanttivieron vigilantes en los palanques, dis-
puestos a acudir en ayuda de sus herminanos si tiuev;tientc crant agrv-
didos.
Esta situadci6n normal -de insurrecci6on armada-- .- se prolong
por muchos afios. Prhcticamente los cobreros tenfan el pleno dominion
de toda la zona y parte del pueblo. Las autoridades locales -alcalde,
cura pkrroco, etc.- para poder vivir en cl Cobre, que asi empezaba
a ilamarse el pueblo de Santiago del Prado, se inhibian de perseguirlos,
mas bien contemporizaban con ellos. Las reales provisiotics de 1733,
1738 y 1740, y, mas tarde, los oficialks de Real Hacienda al gobernador









Madariaga de 31 de marzo de 1761, tratan de formular medidas que
permitan aplastar la rebeldia combative de. cobreros y cimarrones. Al-
gunas families se acogieron a las concesiones ofrecidas, pero habia un
gran n6mero de cobreros, desconfiados y con justificadas razones, de
cuanto proyectaban las autoridades coloniales y mantenian su rebeldia.
En ,1767 eran, segin los datos oficiales, 124 los que con sus families
habian levantado rancherias y palenques en lugares inaccesibles de las
montafias. Desde alli vigilaban cuidadosamente la march de los asuntos
del Cobre, y se mantenian en comunicaci6n con el resto de la poblaci0n
y con los otros grupos de cimarrones dispuestos a prestarles su apoyo
si nuevamente pretendian esdavizarlos. Hasta que, a fines del siglo
xvixi, y ante el peligro de que ese foco de rebeldia se convirtiera en
ua :insurrecci6n general como la del Santo Domingo. frances, disputiso
d gobiemo de Madrid el abandon de las inztiles operaciones minilitares
contra los esclavos negros ddl Cobre cuya resistenda en los palenques
era invencible.
Y, el 7 de abril de 1800, se dict6 en Aranjuez la Real Cedula decla-
rando libres a las 1075 personas, descendientes de los africanos siervos
de ia Corona l1evados a las minas de cobre en el siglo xVnIL El 19
de marzo de 1801, convocado el pueblo para ante la Ermnita del Cobmr
por cl preg6n habitual, el comandante military Crist6bal Montes de Oca,
fijo soleniemente, despuis de dale lectura eld cura pairroco Presbitero
Ascanio, la Real Cedula y el Bando del gobernador Kindelan que re-
conodia la just demand de los cobreros y les devolvia, despues de
mis de un siglo de constant bregar, las tierras que laboraban y la
libertad conquistada por su heroismo y dedcisi6n.
En di devenir de los afios, en la regi6n oriental de Cuba, aumenta-
ron los cindmarrones y crecieron con mas fuerza los palenques, y alcanza-
ron mayor capaddad combative y dclaridad en los objetivos politicos
y sociales que se proponian alcanzar. La realidad era, a prindcipios
del siglo xIx, que, salvo las zonas aledaias a Santiago de Cuba, Ba-
yamo, Holguin, Guantanamo y alguna otra que se estuviere fomen-
tando, toda aquellia feroz y vastisima comarca selvitica y montafiosa
era gigantesco escenario de la batalla del esclavo por conquistar el
derecho a disfrutar del product de su trabajo y de los mas elementales
derechos humanos. Contra aquellos palanques resultaban inutiles los
rancheadores y sus feroces perros de presa,


42









En 1815, los cimnarrones del palenque de Siguw invadieron las ha-
dendas, potreros y cafetales ddel partido de Limones, y pusieron en
libertad a los esclavos. Se acusaba por los duenos de esclavos a uno
de sus colegas -de la hacienda Santa Catalina, en la zona de Guant.-
namo- de haber dado uin mal ejemplo a los siervos de la comarca,
ya que les permitia, de acuerdo con sus creeucias rdeligiosas, descansar
los sAbados y les ofrecia ceremonies metodistas los doingos, algo
nixtificadas con el v.udi azportado de Haiti. El n:.gro contra.nayoril
de esta hacienda reunia con frecuencia a sus otros companeros y dis-
tribuia idolos y amuletos centre los esclavos. Aprovechaba sibados y
domingos para celebrar el toque de tambores que llamaban umnba. Y
ayudaba a los cimarrones a defender la teoria infinita de palenques
que de norte a sur y de oeste a este cubrian toda la serrania del extre-
m oriental de la isla de Cuba.
Ante la amenaza que confrontaba, el Ayuntamniento de Santiago
de Cuba se reuni6 -28 de febrero de 1 SI5-- y en vista de que Ia,
haciendas invadlidas apenas distaban seis leguas de la ciudad y que
los cimarrones constituran un peligro demrnasiado cercano, confiaron
al gobernador military, brigadier Antonio Mozo de la Torre, la orga-
nizaci6n de la ofensiva contra los cimarrones. En pocas semnanas el
palenque de Sigw fue destruido y, ademas arrasadas las siemibras y
quemados los bohios de cu nto negro libre viAa en los alrededores.
Sospechaban que eran c6mplices de los cimarrones y ayudaban a
6stos en sus empefios libertarios. Los fugitivos de los palenques des-
truidos se refugiaron en los de Mayarn y Baracoa. Envalentonados
con su fkil victoria, los perseguidores continuaron la caceria de hom-
bres y mujeres, ilegando hasta intentar el asalto del palenque conocido
por El frijol, pero fueron rechazados.
El Grmn paonque del Frijol encerraba mis de trescientos cimarro-
nes, hombres y mujeres, capitaneados por un negro criollo, de la Ha-
bana, lamado Sebastiam. Estaba muy bien organizado y constituia
tmia unidad eeon6mica de producci6n --segin consta de un documents
official: Archivo Nacional Asuntos Politicos Legajo 109 No. 34-
S.. en dicho Palenque se hallan formales establecimientos de casas,
trapiches de ingenios, cafnaverales, platanales, vegas de tabaco y toda
espedie de granos con maiz, frijoles, arroz, etc."
Los apalencados del Frijol comerdciaban con Jamaica y Haiti a
traves del trafico clandestine de balandras y que, en esa (poca,


43









intervenian contrabandistas italianos y hasta ingleses. Y hacian in-
tercambios de products eon los coinerciantes catalanes de la region a
travys del propietario y mayorales de la cercana hacienda de Moa.
Tambien habia blancos en el palenque, ya que en el document antes
citado consta el informed siguiente:

Por ulterior conocimientos que he adquirido en el Gobierno
hay fundamentos para career que en el Palenque de Moa se
hallan con los negros algunas personas blancas espaniolas y
extranjeras, y entire ellas dos eclesiasticos y una mujer blancat
que se supone de alguin rango y procedente de La Habana. *
En 21 de noviembre de 1815 se reuni6 un grupo de rancheadores
para sorprender y asaltar el Gran Palenque del Frijol. Despues de
muna accidentada marcha atacaron el palenque e 30 de ese mes, y
fueron rechazados, sufriendo fuertes bajas que obligaron a los ata-
cantes a huir y buscar refugio en el punto inicial de parfida.
Informado el nuevo gobernador de Santiago de Cuba en 1816, bri-
gadier Eusebio Escudero, de la gravedad de la situacion, orden6 una
movilizaci6n general y se puso en movimiento a la tropa veteran,
milicia y hermandad*s de propietarios de esdcavos para destruir a los
vimarrones que se habian hetho fuerte en El frijol. Varias colum-
na mixtas de caballeria e infanteria fueron lanzadas sobre el pa-
lenque. Previamente destruyeron cuantos sembrados y viviendas exis-
tian en las inmediaciones del lugar. Al fin, despues de fatigosas
jormadas, to tomaron por asalto. S61o pudieron capturar tres cima-
rrones, el resto huy6 con tal agilidad que no pudieron darle alcancc
A pesar de la actividad dl gobernador, surgieron los cirmarrones
con mayor fuerza y unidad de direction y daros objetivos, lidereados
con singular acierto por dos caudillos responsables, que gozaban de
gran popularidad entire los negros libres y esclavos de la region: Ven-
tura Sinchez, conocido por Coba y Manuel Grifln, al que apoda-
ban GlaUo.
Como el gobernador Escudero habia elevado al rey de Espafia
un plan para exterminar los palenques de aquella provincia, se resol-
vi6 ponerlo en prafctica contra lo, caudillos Coba y Gallo, que desde
los palenques de Toa, Bumba y Molula organizaban y dirigian Ia
rebeldia de los esdavos. Un agent, provisto de un document official


44









en que se ofrecian amplias garantias a Coba y Galio, invitindolos a
presentarse para discutir sus demands de tierra y libertad, con la
garantia de que serian respetados, se present a los apalencados.
Enterados algunos capitanes de cimarrones de tales ofertas, pidie-
ion a! agent que los condujera a la presencia del Presbitero Jzquierdo,
cura pAirroco de Sagua, para que les celebrate una misa en la Ermita
de Za Hacienda d San Andrds, y asi lo verific6, leyendolcs despu&
el dorcuniento firmado per el gobernador y el arzohispo, y los cima-
rrones creyeron en las solemnes pronmesas. Mientr-as tuito, puestos
de acuerdo dI gobernador con el arzobispo de Santiago lde Cuba, se
comunicaron con el Prcsbitero Izquierdo traycn discutir las clausulas del convenio propuesto a tres capitanes solaMente,
pues los principals, Coba y Gallo, no confiaron en Ins promesas del
arzobispo ni en las del gobernador.
Mientras se iniciaban en Santiago de Cuba conversaciones formales
para uin arreglo, el gobemador, secretamente, despach6 unma partida
armada para apoderarse de Coba; este habia descuidado la vigilancia
y fue sorprendido el 20 de diciembre de 1819 y el caudillo de los ci-
mnarrones, antes de entregarse, se suicide. Gallo, el otro gran lider,
recibi6 a tiempo d aviso de las siniestras maquinaciones del goberna-
dor y del arzobispo, y se puso en guardia. Los palenques en cadena
bajo su jurisdicci6n --el principal era Maluala- legaban hasta los
de -Rio Frio, Vengan Sdbalos y Arroyo Naranjo, y la lucha continue
durante cincuenta anios.
La mayor preocupaci6n del gobiemrno hispano colonial de la isla de
Cuba -aim despu6s de rebasar la primera mitad del siglo xix- era
la persecudci6n de dcimarrones y destrucci6n de los palenques. El Real
Consulado y, tambiin, la Comisi6n Militar Ejecutiva y Permnanente
de la isla de Cuba dedicaban gran parte de sus actividades a repriir
las rebeldias de los esdavos africanos e impedir el desarrollo entre
las masas negras libres o esdcavas- toda idea de libertad y mejo-
ramiento en las p&imas condiciones de vida que tenian que soportar.
Asi, el Real Consulado, de 1795 a 1801, cstudia lo relativeo a las precau-
cones y seguridad de los negros en general y en particular a los
introducidos de las colonies extranjeras en Cuba", Y de 17% a 1846,
ia Oficina de Captura de Cimarrones, adscripta a esa corporadc6n,
report minllares de esclavos huidos, y la capture de ituicos paia

*i* 1 *5-









ser encerrados en los llamados Dep6sitos de mnarrones (.Archivo Na-
Cional. Real Connddddo y Junta de Fomento, Legajo 140 No. 6888,)
Y la importacia e influendcia entire los esclavos que iba adquiriendo
la indomable rebeldia de los cimarrones mantenedores de la bandera
de libertad y abolicid6n del regimen esclavista, oblig6 al Real Consu-
lado y Junta de Fomento, (Legajo 145 No. 7166) a dedicar gran
parte de su atenci6n a combatir a los dcimarrones y apalencados. Fi-
nanciaba el Real Consulado los gastos en que incurrian las partidas
armadas oficialmente para atacar los centenares de palenques levan-
tados en toda la isla, eidstiendo solamente en la part occidental en:
Lomas de Guane, El Rubi, el Brujo, Sierra de Villalta, Cuzco, San
Diego de N fiez, Cayajabos, en la provincia de Pinar del Rio; Guatao,
Jaruco, Guanabo Camoa, Rinc6n. de Sibarinar, Cinaga de Zapata,
Ensenada de Cochinos, Corral Nuevo, Guamacaro, Guamutas, Han&-
bana, y muchas mas en las de Las Villas y Matanzas, de la region
ectraL Pero las sierras de ila zona oriental abrigaban los palenques
mejor instalados y, entire ellos, los de Moa, Bumba, Maluala y Ti-
uabos, que se mantuvieron hasta el inicIo de la primera Guerra de
A ndencia -1868--- en que los Apalencados se incorporaron a 's
el Ejtrclto Libertador Cubano.


46








Diario


Rancheador


Cirilo


Villaverde


notas


Friol


Roberto


del


In troducci6n y








Diario
Dirto


del


Rancheador


Cirilo


Villaverde


In troduccd6n y notas


Roberto


Friol












Introducci6n
Roberto Friol

Antfeccdent es
En carta fechada en Nu-va York el 31 J r-turm de lS34 .Ciriia
\iliaverde le noticiaba a stu nrmnigo Jul io Rosas' lo siguiclte:
Poseo el diario (copiado porn mi ismo) de un capitdn de
rancheadores de tinegros cmarroms, en ta Vuelta Abajo, qw
ocupa dos auos consecutivos y se da en it ta historic oficiW
de los palenques y de las atrocidades cometidas con ellos en
las frecuentes y sangrintas batidas que les daban con perros,
mache&es y armps de fuego. Estaba pensando en publicarlo sn
aWdirle punto ni coma. Son uxna see de offios redactados
por lah Mija del rancheador en fe/e conila relacidn verbal qw
iste Ie hada de sw persecucioes y encuenfros con las cua-
dritlas de cwimrrones, -y remtitidos a mi pddre en San Diego
de NtUez, quo era .membro delegado de la Junta de Fomento
para former e inspeccioncar la partda rancheadora.
En marzo 20 del propio afio vuelve a referirse al diario, haciendo
una important rectificacion cronol6gica:
4.. esendolo ardientemnte, no he tenido tempo para prin-
cipiar a poner en limpio ei Diario del Rancheador de negros
cimarrones. Abraza cosa de cinco afios y Ie copies en owo,
a fines de 1843. Le copif en letra casi de imprenta a fin
de que cupise en 80 pdgs. manuscritas. Si no contuwese
multitud de abrevidsiones [sic] s6lo inteligibtes para n, se
Io remmtira era que V. le pusiese en limpio con s pa-
ciencia y ca t.. t.r pd f o : s pec-
tfores de la partda que capitemeaba Francisco Estes. ....
En otras cartas de 1884 contin6a suministrandole informaci6n sobre
li diario:
(Abril 2)
Por to que hace oal Diario del Rancheador de negros cinW-

1 Francisco Puig de la Puente-









rrones, ha de career V. que he traido a lat oficina el mnus-
crito, iWce cosa de dos semanas, he comnprado un libro para
copiarle en limpio, y no he podido aun principiar la copi'a? Por
lo demds, yo veo yd muerta la esclavitud ciil2 y no consi-
dero que el cuadro deo sus horrores, ,por dramdtico que sea,
ni por verdadero que se pinte, podrd adelantar un dia, una
hora, un imfnto, 1I abolicidn tofll, absolute de esa odiosa
instituciodn. La esclavitud del blanco en Cuba, es la que mwds
me preocupa ahora.
(Mayo 8)
He comenado la copia en limpio del Diario del Rancheador
que no puedo hacer de noche, y que yo es precise que la haga,
porque a la lus no leo ni escribo de mas de veintc aios at'.-s
Escribo do so! a sol.
(Mayo 21)
Yd he trasado la introduccio'n al Diario del Rancheador,
y he comenzado la copka en limpio, de la que hice del original
en 1842 [sic] Comuniqud pot medio de Chiaumont al Dr. Cor-
fina, mi intend6n de publicar ese Diaro a vias istancis
de V., y mc aprueba ato idea y me anima a llevarla a cab o.
Mucho Jr impresionard a V. su lectura: se compone de ua
sucesi6on de tragedies, en que muchos negros hacen el papel
de hires. Es algo de lo que cuemta Macauley sobre Ia guerm
de los ingleses contra los rcanes de Escocia, siendo el teatro
de ambas batidas muy parecido. Para esto he hecho una des-
cripcidn breve de las lomas de Vta. Abajo, que yo visilt a
menudo en mi juventud.
(Julio 17)
El cuadro III del lesucristo Negro s ha venido lals mfara-
villas pues deseaba datos para extender el prdlogo de "El Dia-
rio del Rancheador" [...] Lo que yo st en el asunto [de los
negros cwiarrones es por mera tradlci6n, puesto qu m he
visto jamds las ordenanzas municpales de ,las Casas ni de So-
miruelos, los cuales st se preocuparon de este asunto con motive

I En 1886 se aboliria la esclavitud en Cuba. Es curioso que habiendo vivido
en Estados Unidos desde 1849 hasta la fecha de la carta casi ininterrumpWda-
menteVillaverde niegue la influencia de la literature antiesclavista en la aboli-
ci6n de la esdavitud en aquel pals y en la guerra de secesi6n. La pequefia
mujer que encendi6 la gran guerra", dijo Lincoln de Harriet Beecher Stowe,
ls cilebre autora de La cabana del tio Tom.
3 Alude a unas estampas cubanas que Julio Rosas estaba escribiendo.


50










-el primer de to rwvolucidn de H{sao.- Eaey(i segundo con
motivo do la conspiracion de Aponte de 1812o
Confund e V. me parece, la conduct del Rancheador de
profession con to del Rancheador por comnsi6n del gobierno, y
los condena po r iguald.5 El primero tirando a ganar el precio
de la captured no mataba sio en el 4ltimo extreme; el segundo,
coma recibia sueldo por ran chear, nmataba -casi siempre, y como
credencial dd hecho presentaba la oreja al inspector de la par-
tida, poco mds o menos como hacia el Rancheador de El Diario
con mi padre, nombrado inspector por la Junta de Fomento.
La "Guardia CiviP' hace cosa parecida ahora con blancos
y negros masos, por no tomarse la pena de conducir el preso
a la Icdrcel tal vex nmy distonte del punto de la captura.
(Agosto 21)
Los datos que me suminLstra sobre cimarrones yranchea-
dores, me hn venMdo &muy ,n, aunque s6lo corroboran los
hechos principles del Diario del Rancheador, cuya copia en
limpio v bastante adelanfada
(Nov. 28)
El "dwio del rancheddoW" yae en "statu quo'".

Pudo haber conocido el Reglmento de cimarrones (Habana, Imprenta
Fraternal de DiZ Castro, 1829), cuya redacci6n inial dc 1796, se atribuye a
Francisco de Ar- ango y Parrefio; pudo conocer las modificaciones que se jntrodu-
jeron al mismo y que aparecieron pubikadas en los peri6dicos de Ia Habana.
Dos afios antes de su huida a los Estados Unidos se umblic6 lU Reglamenio de
cmarronews reformado por la Real wita de Pomento (Habana, Imprenta del
Gobierno por S. M. 1846).
En su novela RomwualIdo, Francisco Calcagnb nos da su version del ran-
cheador (p. 47):'
"El rancheador es otro de lea tipos odiosos de nuestn socedad: es n mons-
truoso engendro de la esclavitud, como el derecho de horca y.cuchillo lo era
del feudalismo. El tipo cdmarr6n da ogar al tipo rancleador; como rco
politico suele dar lugar al verdugo. Puesto en paralelo con el corredor (de
esclavos) que hemos descrito no podria decdrse cuil de los dos cs peor, cuAl rams
innoble: los dos son pieo ... peores que todo lo demas. Entre ellos los ha
habido :amosos, per ejewplo, los Rivermes, c uyL historic anda escrita, y eso
que no alcanzaron aquellos dias en que se creyo necesario transigir con, los
apalencados.
1'Y ide d~nde proceden los rancheadores? He aqui por qu6 hemos dicho
que el hbito q costumbre endurece nuestras almas; proceden de esos mISMOS
guajiros cndidos, hospitalarios, que 'todo lo dan at amigo, que todo lo sacrifi-
can por hacer un bien; y siempre hubo en nuestros campos nmis valles que escue-
las. E3 guajiro es cruel por ignorancia, cl contramayoral por necesidad: eso
no prueba nada i contm aqua, ni contra la ramz africana;esen sta un resul-
tado deli extreme, envilecimiento en que ha ,cado, un argument m6s contra la
mstituci.. .


51










}asta diciembre primero de 1885 no se vuelve a hacer menci6n del
diario:
Su estnmada carta del 20 de nov# no pudo llegar m& a
a tiempo torque y sospechaba que i cartapacio a V. con la
introduccitn al Diario se habia pfrdido. El primer diario
u oficio ir6 Ia semana entrante y de segWida los 4emds, aunque
parece ser que V. no ha podido sacar todza a lux el sewp-
nario.
En marzo dos de 1886:
Entiendo q. V. no ha Zeivdo a cabo sm proyecto de publi-
caci6n del semanario, porque ni este ha aparecido aqu ni he
tenido cara le V. desde aquella qe m t hizo acusando recibo
del prefacio at Diario del Rancheador. Por esta raz6n no he
continwuado en la copia y emio del Didrio.
Y, diecisiete dias mis tarde vuelve a escribirle:
Day a [V.] las gracw, al mmiso tpo. que mi enhorabuena
la ms sincera, por sut bien redactado senwanario La Joven
Cuba. El primer No siempre quedard como una muestra es-
plindida de to q. V. es capao en asuntos literarios. [..] No
creo que a V. le convenga la publicadc6n del Diario del Ran-
cheador en las columns dc "La oven Cuba", y to que es apart
me parece superior area a los recursos de que V. disponr. Bds-
tele la introduccikn al Ditrio y dijeme ver s dcierro trato par
la publicacidn de tste ntegro, con un librero de la Habana, el
Sr. Clemente Sala, qse piensa entrar conmigo en un negocio
de publicaciones con novels originates y traducidas mias, ura
de las cuaeles remito con esta mnisma fecha como prueba.
En mayo 3 de 1886 inquiere angustiado:
jQu6 ex eso? gHa muerto la Toven Cuba? [...] En caso de
ser ast, tenga Id kondad de sacar copia d mi introducci6n p
Diario de $n Rancheador y manddrmela para proceder a sw
publicaci6n aqui.
...Y por fin, en agosto 11 de 1886, despues de conocer que La
loven Cuba dejaba de publicarse7 Ie describe: "Contesto su carta del
30 de julio, que recibi con la introducci6n al Diario del Rancheador.
Gracias."
Hasta aqul las noticias que pueden rastrearse en la correspondencia
Villaverde-Rosas con relaci6n al diario. Consta, sin embargo, que

SSe refiere a La oven Cuba que dirigida por J. RI se publicaria a partir
dd afio siguiente en San Antonio do los Baftos.
7 Reapareci6 en aftios posteriores bajo la misma dirweci6n y en el mismo
lugar.


52










en 1888 aparecido a introducci6n coT) el tituto de Pcisaje cubano en ],as
paginas de La Habaa elegant, y dos afios mas tarde, con otro titulo,
en un folleto patrocinado por La joven Cuba.'
Ignoramos si el diario en su totalidad hubo de publicarse en Cuba
o en el extranjero. La monografia que Cuba ent La Unesco le dedicara
a Villaverde' nada indica al respect, aunque es de rigor sefialar que
Ia bibliografia incluida en esta publicaci6n no es exhaustive. Un investi-
gador tan prestigioso como Jose Luciano Franco lo daba en 1967 por
inMedito.,10
Se puede conjeturar que las comunicaciones de Est6vez a la Juntai
de Fomento se hayan publicado como tales en los Andes de esta cor-
poraci6n1' pero en todo caso no formarian un todo organico como en
el diario, sin contar que Villaverde introdujo modificaciones en las
mismas como pasamos a demostrar:

PARTE DE FRANCISCO ESTEVEZ A LA REAI.L JUNTA
DE FOMENTO, DE MARZO 31 DE 1842:

(Segun cbpia existente en el
Archivo Nacional. Junta de Fo-
(Segn el Diario del Ranchea- mento de la Isla de Cuba. Legajo
dor) 143, N6fmero 7022)
El dia 19 de Marzo p noticiai
que tuve que venia una cuadrilla
El 19 de rmzo por notidcia qe tuve de negros de la vuelta de abajo,
que venia una cuad de la \-b p' por la! costanera de las Sierras,
la costanera de las Sierras y que y que hacian algunos dafios en su
transit, sali dho dia con la part.

SPaisaje cubano por Cirilo Villaverde, en: La Habana tiegate, afio VI,
nfum. 25, Habana, 17 de junio de 188, p. 46. En el tomo septimo, p. 214 de
su BTblhografla cubana, Trelles consign: Palenque de negros cimarrones por
C Villaverde. Introducci6n del Diario official del rancheador de cimarrones D.
Francisco Estevez, en el quinquenio de 1837 a 1842, cafetal Ultimo esfuerzo,
lomas de S. Bias, partido de S. Diego de Nfiez. San Antonio, 1890. Imprenta
La Protectora. Folleto de La Joven Cuba, galeria de escritores cubanos.
o Homenaje a Cirilo Villaverde. Cuba en Ia UNESCO. La Habana, afio
3-S, No. 5, marzo de 1964.
10 "En un diario, ine&dito, que Estevez dict6 a su hija, aparecen las fechorias
de este rancheador en el period de 1837 a 1842...' p. 24 FRANCO, Jost LuC:TANO
Cuatro siglos de lucha por la libertad: Los palenques. Revista de la Bibi/oteca
NMional Jose Merit La Habana, afio 58, no. 1, enero-marzo de 1967. p. 5-44.
11 Ninguno de los volfmenes publicados ha estado a nuestro alcance.


53









hac an a gr dafnos en su transit
sail con la part". fuim' a Linares
do halF bajado y ilevado porci6n
de viandas y alg cerdos pr el rio
de Macuriges. les segui' la huella
hta que volvieron [falta] rio de
Taco-taco, cogieron a la costa por
las sabanas de S. Bartolome, co-
mo estos son unos parages q no
se puede seguir rastros pr CI mu-
cho trinsito de gentes, no pudi-
mos descubrir si volvieron p la
V-b o fueron pr de Arriba, nos
dirig a la costa del S. register
todos los mangi' desde Bacuma-
ga hta Sabanalamar y no en-
contro nada: volvimos a las sie-
rras y las registrar todas desde
los bafios de S. Diego hta el Cuz-
co; volvi a mi casa el 19 donde ha-
li un of0 del cap" de Cayajabos y
oritro del cabo de ronda de Cande-
I'., con fecha 16 en q! me anun-
ciaba un acontecito. del Caf Bri-
llante, y qe 13 de los neg subleva-
dos venian pt tas sierras. Salimos
et 20, entr por los de S. Juan
(donde dispuse que el ten" con la
niitad de la gene fuese a los
ings) tuvi' noticia q' habian' su-
bido [omisi6n]; efect hallamos
rastro como de 5 6 6 que subieron
y volvieron a bajar; pasaron p
el, cafetal de Frias', y p' el potr
de dcLMan1 Abreu, donde se nos
pfrdi6 el rastro y volvi: a cogr
las sierras temiendonos q' ellos
fueran a introdudrse en elkas y
lleg, hta la hoyada de las Yeguas
do| tuvi' notida que se habn pre-
sentado 6 en S. Cristobal y ave-
riguando que, no ei mais los q*
hablan tornado esta direcci6n,
volvi a mi icasa el 26.- El 27
Ueg6 d tene con Ia mitad de la
gente de haber registrado el V".


fuimn a la Sierra de Linares don
habl bajado y l evado porci6n de
viandas y algunos cerdos ;I $ en-
contramos el rastro que subieron
Sp? el rio de Macuriges, le segui
m" la huella hta que: volvieron a
bajar pore d rio de Taco-taco,
cogieron las Ilanuras del Sud di-
rigiendose a la costa p? las Saba-
nas de Sn' Bartolom6; como estos
son unos parages enx que no se
puede seguir rastro p1 el much
trainsito de gentes, no pudimrn
descubrir si volvieron a la vuelta
de abaljo, o fueron a la de arriba;
nos dirig a la costa del sud, re-
gistramr todos los manglar' desde
Bacunagua hta Sabana de la mrnar
y no encontram' nada; volvim'
a las Sierras y las registrar"
todas, desde S4 Diego de los Ba-
fios hta el Cuzco; volvi a .i casa
el dia l1 donde hall iun oficio
del Cap" de Callajabos y otro dl
Cabo de ronda de Candelaria, con
fha 16 en que me anunciaba el
acontecint' del cafetal Brillante,
y que diez y ocho de los negros
sublevados venmn con direccdon
a las lomas; salimn de dia 20 en-
trainm*', p. las lomasl de, St Juan
donde dispuse que el ten* con la
mitad de ia gene tomase la direc-
d6n de los ing* atravesando la
loma deL Mulol a fin de evitar
q se acogieran a los ingenious estos
sublevados, y yo con la demas
gente segui p" la costanera de las
dhas lomas de/S. Juan done tu
vimr noitica que hab" subido;
efectivam* hallam' rastro comp
de cinco 6 Ses's q subieron y vol-
vieron a bajar; pasaron por el
cafetal. de Frias, y p el potr de
.D. Ma1 Abreu, donde se nos perry
di6 el( rastro y volvimos a coger


54









las sierras temiendo& que fuesen
a introducirse en ellas y llegamn
hta Ia hoyada de las yeguas donde
tuvim' noticia q! se halt presen-
tado seis en Sn Crist6bal y averi-
guando q no eran mis los que
habian tornado esta direcci6n,
volvi a mi casa el dia 26. el 27
llcg6 el! tenr con la otra gente, de
haber registrado todos los inge' y
costa del norte desde el Mariel
hta Bahia honda sin haber encon-
trado novedad alguna.


Supresiones, sustitudciones, hasta errors de copia en la version de
Villaverde como saltan a primera vista. Del cotejo de otras secciones
ddel diario con los parties de Estivez existentes en el Archivo' Nacional
se Ulega a la conclusion de que la transcripci6n del diario no es! entera-
mente literal. Quiza la sustituci6n mias important en materia de voca-
bulario, sea la introduccion de estdlage, t6ermino iste que no figure en
los padres de Estivez que hemos visto:


D(eptiembre 30 de 1841)i
(Septiernbre 30 de 1841)


A plesar de eso volv* a salir e
8 y hemos andado en persect de
una cuad* hta d eldia de lafha
sin encontrarlos. Hemos hallado
4 ranch y otros tantos estalages


Parte el Archivo Nacional
(Real Junta de Fomento, Legajo
149, Nuimero 7015) (Septiembre
30 de; 1841)
Sin embargo de no cesar las llu-
vias volvimos a salir el dia 8, y
hemos andado en persecucion de
una cuadrilla hta el dia de la fha
sin' poddr encontrarlos; hbknos
hallado cuatro rancherlas y se-
alesdedonde han estado [...1


Estalages con el significado de senales, acepci6n, con la que no
figure en los diccionarios ni siquiera como cubanismo'2. En eld manus-

t" Ya en el Diccionario provincW casi rasonado dr. voices cubanws de D.
Esteban Pichardo, figuraba el vocablo: Estalage --N.S.M. Establecimiento
nuevo y reducido de agriculture, granjeria, etc. Esta misma definid6n la trade
el Vocabuario cubano de Constantino Suarez; en el Diccionwarto cubano de
Maclas figuraba tambien (pero con j); se incluyen ademis de la definici6n de
Pichardo la de Salva estanciaa, sitio, paraje) y la de Arboleya (taller nuevo
y reducdo). Por Altimo en la Encyclopedia del idioma de Martin Alonso (t. II.
p. 1876) aparecen estas mismas acepciones y otras ruevas, pero en ningin caso
se da estalaje como sin6nimo de sefial, vestigio.


55









,.talage, por muestra, alarde-".
En cuanto al inanuscrito original, este y una copia en timpio, com-
pleta o incomplete, pasaron a poder de Antonio Maria Eligio de la
Puente en 192-- con la compra del archive de Villaverde. A su vez,
parte de esta copia en timpio que abarcaba. la relaci6u de enero 5 a
marzo 29 de 1837 y una Advertencia23 preliminary, paso a nianos del
historiador Jose Manuel Perez Cabrera donada por aquel. En casa de
Perez Cabrera la consultamos una tarde. Tenia este el prop6sito de pu-
1)licar el diario una vez hallada la part que le faltaba, y )ya poscia pn
rtrato de Estvez y numerosos datos biograficos. Por nuestra parte
hubimos de informarle que al hacer el inventario de la biblioteca do
Eiigio de la Puente, adquirida por la Biblioteca Nacional, el ensayista
Mario Pamj6n habia encontrado to que crciamos seria la continuaci6n
del diario. Llegamos al acuerdo de que una vez procesado el manus-
crito propiedad de la Biblioteca Naclonal, intercambiariamos copias de
las parts respectivas.

Pasaron nieses, afios, y el manuscrito no apareci6. Mientras tanto
P6rez Cabrera fallecia, sin que supieramos en que etapa de realizaci6n
hilian qudttdado sus proyectos. Decursaron muevos meses, y una mafiaiv-
-i helas !- el manuscrito de la Biblioteca Nacional lleg6 a nuestras
manos. No era, como creiamos, lal continuaci6n del diario; era, nada
menos, el manuscrito original, el que Villaverde copiara en 1843. Para
suerte de todos la casi totalidad de sus abreviaturas, ha podido ser
dlescifrada.
Ind&lito o no, el diario seipublica en razon de no haber estado nunca
a disposici6n del gran publico ni del investigator contemporineo. Es.
ademtas, historic del pais.
El rancheadortL, ranchador o arranchador, que de las tires maneras
se le llamaba, fue temprana realidad, entire nosotros. Fernando Ortiz15
ha precisado que ya-en 1528 existian rancheadores encargados de la

a18 El contenido de esta Advertencia cs id ntico al de Paisaje cubano (ver
nota 7).
t, Del verbo ranchear. Significo6 prirucramnente, cazar cimarroncs; dcspus,
Imscar la rancheria -conjunto de ranchos o bohios- para atraparlos.
15 ORTIZ, FERZNAX-N- Los negros sclavos. La Habana, Revista Bimestre
Cubana, 1916. 536 p. (Vdase los dos capitulos y el apendice.)


56










capture de indios y negros huidos. Extinguidos los, indios, la cimarro-
nada pas6 a ser cosa de negros fugitives; cimarrones simples, como
sefnalaba el Reglamento de cimarrones (17%), "cl esciavo o los esclawvo.
que a tres leguas de distancia de las haciendas de criar en que sirveri.
y legua y media de'las de labor se haltan sin papel de su amno, mayoral
o mayordomo, o con papel que pase de iun mes de fecha"; cimarrones
apalencados, "los que en numero de siete lleguen. a reunirse". En ios
dos casos, orden de capture y devoluci6n al amo; en el caso (itimo,
destruccion de los palanques o refugios.

En un cnsayo reciente (1967) Jos L.Luciano F1tncC' ha. dcstacal,
la persistencia de los palanques a lo largo de la. Isia durante siglos,
y su final incorporaci6n a nuestras Iguerras libertadoras. Como no cs,
cosa de ponemos a glosAr su magnifico trabajo remitimos a e1 .)1
riguroso lector. Persistencia de los palanqucs a pesar del denued',
sanguinario de los rancheadores, algunos tan famnosos comrno los Rivc-
rones (padre e hijo, Francisco y Andris Rivera), como Doning,,.
Armnona, como este Francisco Estevez de nuestro di, rio.

El Diaro

La voz de Francisco Estevez nos llega a travks de las transparenciwa
tie aminanuense de su hija y de la tinta encrespada de Villaverde. E:-.
una voz mnazorral. Es tinta de 128 afios. Y mientras la voz anna sums
trampas de vida en la pagina Francisco Estevez, todo ojo, voluntad
de atrapar, plomo de someter, regresa a su tiempo de aniquilar cima-
rronles.

Se abre el diario en visperas de Magos. Desde ese 5 de enero de
1837 al 19 de mayo d6 1842 en quc Francisco Estcvez se esfuma CTl
el meridiano de la mala salud, vamos a conocer uno de los testimoniios
nas sombrios de nuestra historia. Porque Francisco Esttvez es im
rancheador absolute y, por serlo, no habri de conformarse con des-
tripar cimarrones mas oi menos, sino que tendra bien present. a toda.
horas y en todas parties la raiz de su fanatismo: "llegar al objeto
deseado, que es el exterminio total de los cimarrones." (5 de julio de
1838).

1i Ob. c6.1


57









Para llegar at objeto deseado la partida capitaneada por Est&vez
recorrerd a tozudas marchas de fiebre las conmarcas de Pinar, del Rio.
Una y otra vez durante cino afios ese pertinaz grupo de jinetes y
perros con los sentidos en un alerta sin menguante va a exigirle al
paisaje que vomite a los ocultos. El paisaje, sin embargo, le hace
muecas a la partida. QuizA la mis profunda sea la lluvia, ese;.aguacero
a veces con medio ano. de intemperie que diezma los prop6sitos y los
buesos del rancheador obligindolo a permanecer en la casa.
Otras muecas le hace: cavernas de esconder; paredones de no dejar
subir; rispidas concreciones de hurania silenciosa; distancias; mangla-
res en furia; costas amotinadas; rios eni derroche de agua de no dejar
avanzar; oscuridades; encantamientos, como la vez que la huella de
los negros dcsaparice de golpe de la tierra y sigue -jno podia ser de
otro modo?- por los aires (19 de junio de 1837).
Pero nada de esto arredra a Francisco EstEvez. Ni muecas ni
jugarretas de hombre mi de paisaje podran doblegarle 1a cerviz ranchea-
dora. El conoce a los negros, ademas. Sabe que son, c6mo tratarlos.
Y cuando Francisco Est6vez pierde las claves del paisaje ahi *stin
los practices para devolverselas; paisaje que en su tiempo, junto a los
notnbres que la geografia y la hist6ria nos han domesticado, conservaba
como un escalofrio de nombres: Galal6n, Sibanacin, Abra Venturosa,
Arroyo del Silencio, Quemado de los Hoyos, Hoyada de las Yeguas,
Brazo del Nogal, Curamagaey, Cayajabos, Palo Quemado, Faranda,
Mira-Cielo, Patabanal, Yaniguas, Rumba-piedras.-.. Y el persistent
golpe d& tambor africano en el paisaje de los nombres, Mabengue,
Mabengue de Gate, Mabengue del Guanajo, Mabengue de Funda de
Vaca, Mabengue del Guayabal, Mabengue Rajado. Mabengue.
Paisaje, aquel, el Mws conflictivo de la Isla, pues teniendo de humus
la extinci6n de los indios y de aire la tenacidad cidmarrona, permane-
ceroa en un amodorramiento ahist6rico. Porque hasta que Antonio
Maceo no atraviese este paisaje (1896), ni la sangre de L6pez ni la de
nadie conseguir& incorporarla a nuestra insularidad hist6rica.
Paisaje, hombres, toda una epica de infamias h que, registra el
diario; diario de lo cerrado a pesar de ser diario de intemrperie, no
torque trace la noria del rancheador (ir-volver), sino porque toca los
tu6tanos de este y 6ste, como esencia, es cifra de lo visceral, entrana
del leviatAn esclavista. Mas el diario, aunque diario de noria, pasa


5S










la prueba de fuego de la monotonia. No en balde la pupila certera de
Vilaverde Ie vio desde un principio los entresijos de vida. Leer sus
veinte primeras pginas no excusa de leer el resto, slempre hay algo
mrs que ir y volver. Ir, volver, pero no se va siempre del mismo modo
y cuando se regresa es otra la marca de infamia. Verdad es que
mediada la- lectura del diario puede aventurar del lector encuentros y
desencuentros, por ejemplo, Io que se ha de hallar en las rancherias
abandonadas: jergones, armas y sombra de armnas, textures de cubrir,
reliquias de la rnanducatoria, y el tempo tel'rico de la brujeria, mate-
rias con un silabeo esoterico para escapar de los pensamientos y los
perros del rancheador. Pero aun en esos previsibles inventarios se hara
bien en no cerrar las puertas a lo imprevisto, y mis que hombres y
paisaje van cambiando.
Juntos o separados los miembros de la partida se van volviendo
otros. Se relevant. Se releva al segundo de Francisco Estivez. Este,
la cabeza, parece hecho de p6rfido impasible. No lo es. Entre el Fran-
cisco Estevez inicial y el penultimo, el que confiesa en airado susurrb
"ellos [los cimarrones] i lo saben todo" hay del abismo de uan lustro da
sangre: no se rebana impunemente la oreja de tanto cimarr6n asesinado.
El habia comenzado su caceria creyendo saberlo todo de los negros:
un negro era una fuerza de trabajo y sumisi6n sin trasfondo universe*
de persona, que cuando se rebelaba habia que reducir a la obediencir
o aniquilar. Conociiniento elemental en tin pals donde se habia deter-
minado desde la no existencida de ninos negros ("no, son negritos')
hasta cosa tan peregrina como la mass critical de negros capaz de
producer una explosion de terror.17
Con ese conocimiento: empez6 a recorrer su geografia de: sangres.
Por eso no es de extrafiar su perplejidad cada vez que un ncgro 'o grupo'
de negros se escapaba de las coordenadas oficiales: negros mansos.
ayudando a los cimarrones; contramayorales que maltrataban sus pe.
rros; cimarrones resistiendo hasta morir; cuadrillas fantasmales como
la de la Madre Melchori que osaban no dejarse capturar; cimarrones
con diez y veinte y treinta anios de fuga; cabecilla cimarr6n capturado
que replica a sus bravatas de rancheador gritando que s6lo se muerc

IT "La reunion de cuatro o cinco fugitivos no forma palenque, porque a
nadie puede causar el mayor susto o cuidado... Reglamento de cwnwrrones.


59









una vez y que escoge b4 muerte a delatar a sus compafieros (Agosto 20,
1837). Todo esto son insensateces para Estevez. No comprende. No
aprueba. El negro que traiciona a los suyos. Eso entiende. Eso aprue-
ha. El que regresa a los grilletes como a casa de salud.
La fiebre rancheadora de Estevez to llev6 a multiplicar astucias,
a falsificaciones abisales. El diario, no obstante, siempre es veridico
aun en los moments en que sabemos que Francisco Estevez miente,
porque nos entrega la cliave de sus mentiras; o cuando dolido por sus
limitaciones de poder -revela los estatutos del pacto de caballeros:
"Faculthndome los hacendados, dindome su conformidad si se estro-
peaba algin negro manso: no me atrevo a hacer esto en el S(ur] porque
estin mAs ligados los mansos con los cimarrones y no tengo aqugel
conocimiento y franqueza con los SS. hacendados del S[ur] como con
los del N[orte] y no quiero vermne atropellado". [Nota posterior a
Marzo de 1841] "... Y no quiero verme atropellado". No se veria.
Pero es algfin consuelo saber que el atropellador de tanto hombre y de
tantas leyes sentiria alguna que otra vez sobre sus hombros las mnanazas
de ta ley o la garra deI las jerarquias, como la noche en que 61 y los
suyos no pudieron dormir porque el Comandante de Armas de Bahia
Honda orden6 se le localizara dondequiera que estuviese, a cualquier
hora del meridiano, y se le hiciera comIparecer a su presendcia, como
si la Isia estuviese en llamas, todo para que localizara a un su esciavo
que habia matado a otro.
HIist6ricamente Francisco Estevez es el Atila de los palenques
vueltabajeros, mas el hombre del final del diario no es n mont6n de
victorias sino came doliente y plafidera
Dos afios despues de su dimisi6n, en 1844, durante la conspiraci6n
de La Escalera, el gobierno de la siempre fidelisima isla de Cuba de-
mostraria que en asunto de negros no era s6lo a los cimarrones a quienes
s .proponia extennrmtinar4

La Trascripci6n

Tratindose de un texto de interns hist6rico-literario, la responsa-
bflidad de la transcripci6n se hacia double. No hemos perdido de vista
en ningfin moment que estamos ante un borrador de nuestro primer
uovelista del siglo xix, borrador que Villaverde hubo de poner en lim-









pio hadciendo las enmiendas pertinentes. For eso si la responsabilidad
hist6rica demandaba que el document se transcribiese tal cual, la verdad
literaria exigia algunas modificaciones. No se ha sustituido una sola
palabra del original ni se ha alterado la sintaxis bajo ningfn concept
El final del parte de abril 30 de 1838 es buena prueba de nuestro aserto:
"[...] perdimos la ocasi6n de matar diez o doce y s6lo logramos cap,
turar dos, con pOrdida de dos perros y los demas maltratados, los que
resultaron ser de D. Jose Suairez Argudin; inutilizamos todo 1o que
habaa en los referidos ranchos, el que me gratific6 con tres onzas de
Oro'.
Si se han alterado parcialmente la ortografia y la puntuad6n.
Cuando Villaverde describe Pefia-blanca, Bahia-honda etc. se le respeta
porque con esa misma ortografia aparecen dichos nombres en dos
reputadas geografias de Cuba de su .6poca, Ia de Esteban Pichardo y
)a de Felipe Poey, Cuando Vilitaverde remedando el habla de Francis-
co Est~vez describe "satisfacimos", "y i..." se respetan asimismo stus
recursos de escritor. Vocablos con double grafia de los tipos estalage--
estalaje: Mabengue Mavengue, quedan en pie por razones de eti-
inologia o por no habrsdela podido determinar. Excepto en dos o trees
vocablos ("indegnizar', entire ellos) no se han mantenido irregularida-
d(Jes ortograficas del propio Villaverde ni de su 4poca.
En cuanto a la puntuaci6don, el prop6sito de Villaverde de copiar
la relaci6n de Esthvez en un limitado nfmero de pginas, lo Uev6 a
utilizar en la copia numerosas abreviaturas y a refundir a veces pirra-
fos y oraciones sin ninguna puntuaci6n entire ellos o con puntuaci6n
insuficiente. No ha quedado otro remedio que intercalar algfin tipo
de puntuaci6n donde no la habia, o intentar mejorarla en casos extre-
mos. El uso y abuse del punto y coma se ha respetado hasta donde fue
possible. Las alteraciones nayores que hemos hecho, el punto y seguido
y el punto y aparte, van sefialadas en todos los casos con iun asterisco.


61

















Diario del Rancheador






Cirilo Villaverde


Diario de Francisco Estevez, Cap. de [a partida perseguidor:t de
1imgros cimarrones durante los anios que comprende las batidas fldadlas
dKi a dia, en los montes del Cuzco, durante los afios de 1837 a 1342
Adverlencia
Para la mniejor inteligencia del Diario que va a kIcerse conviene que
'cemos algunas explicaciones referentes al por que y c6mo se form
la partida perseguidora de negros y cimarrones y, principalmente, urni
Itreve noticia acerca del selv.atico teatro en que se levaron a cabo las
cruentas operaciones de la caza de hombrcs.
Formose la partida de rancheadores por disposici6n de la Junta de
l'omento y Consulado de la Habana, con autorizaci6n del Capitin
(General de la Isla de Cuba, a consecuencia de representaciones hechas
p)r various hacendados de la Vuelta Abajo, cuyos esclavos alzados a los

SAl dorso de la portada del cuaderno dice: Diario official de las batida&
dadas en los mnontes del Cuzco, Vuelta Abajo, por don Francisco Estvez, capi-
tan de la partida perseguidora de negros cimarronres, nombrada cpon este obleto.
por dispolsici6n de Ia Junta de Fomento y Consulado de la Habana en 5 de
enero de 1837. En la copia en limpio en poder de P6rez Cabreras del tihtldo
rezaba: Diario official del rancheador de negros cimarrones Francisco Estfveo,
durante el qufnquenio de 1837 a 1842, cafetal "Ultimo Esfuerzo", lomas de San
Bias, jurisdicci6n de San Diego de Nufiez. En cuanto a la Advertencia que-
sagtte, im ves mks hacemos observer que no figura en el original; la dat6
Villaverde en Nueva York en el septuagesimotercer aniversario dc st vida y Ia
public en 4a Habanaw elegante como ya se ha indicado. De ali la hemos tornado
y colocado al frente del diario siguienido en esto los deseos del autor.


63









montes, se organizaban en numerosas cuadrillas y a menudo coniteal
depredaciones y otros desafueros, asi en los cafetales del interior,
como en los ingenios de fabricar az&car y otros predios situados en
ambas bandas dce csa region vuelta-bajcra, una de las mas cultivadas
del pals por la epoca que marca el Diario.
Para regir la partida y vigilar sus minovimnientos, nombr6 la Real
Junta de Fomento y Consulado de la Habana, una comisi6n compuesta
de tires vecminos del partido, recayendo la elecci6n en D. Lucas Villa-
verde, min6ico, resident a la saz.6n en et pueblo de San Diego de Niiiez;
en D. Maximo Arozarena, ducfio de un ingenio en el mismo partido,
(quie poscia un cafetal en las !omas del Brujo y desempenaba entonces
la capitania pedinea de Bahia-Honda.
A su vez los vecinos inspectors nombraron para capitanear la
partida arranchadora a D. Francisco Estevez, guajiro, semi civilizado,
con fanmilia, amo de esclavos, que poseia un sitio de cafe entire las
Asperas lomas de San Bias, jurisdicci6n de la tenencia de gobierno de
San Diego de Niunez, ]a ctual servia en clase de teniente el 3ya mencio-
nado Villaverde, padre del que esto describe.
Conocia este personalmente a Esttevez, sabia que era valiente, activo
y piractico en los montes de la jurisdicci6n y, sobre todo, que se hallaba
en el numero de los agraviados, no ya s6oio por la fuga de dosi o treess
de sus mismos esclavos, a quienes se decia daba cruel trato, sino tanmbin
por los robos de platanos y de cerdos que junto con casi todos 'as
vecinos venia sufriendo a manos de las osadas cuadrillas de cimarrones.
Era, pues, Estevez, el hombre para el caso. Dejo6sele en libertad
de escogcr sus companieros de campafia o monteria, limitados al nuimero
de seis por todos, que deberian tirar sueldo por ei tiempo de servicing
activo, siendo de su cuenta la provision' de perros, escopetas, machetes
y municiones de boca y guerra.
Digainos ahora algo acerca del agreste y vasto teatro en que, por
cinco anfos consccutivos, ejecut6 Francisco Estevez la caza de negros
cimarrones. El territorio minontafioso que se extiende desde el Oesie
de Guanajay hasta el dabo San Antonio, es lo que propiamente deno-
minan Vuelta Abajo en la Isla de Cuba. Por el centre del rnismo core
una cadena de montes, que puede tener 250 millas de largo, cuya
anchura varia entire 27 y 30 hacia su extremidad occidental,


64









Es de considerarse dicha cadena como dividida en dos trozos o grupos
principles: uno que arranca del Sutir at Mariel y terminal en el Pan de
Guajayb6n, al S.O. de las Pozas; otro que continue hasta la ensenada
de Guadiana, cerca del Cabo San Antonio. Del primncro de estos, quc
es el unico que debe ocupaxnos, por habler sido el centro de las opera-
ciones referidas en el Diario, diremos que se compone de un sistema
particular de montes, solanmente comparable con el de Suiza, aunque no
ialcanza i con much a la elevaci6n y majestad de su ctebre rival
europeo.
Consta en su mayor part de cerros aistados, sin aparente enlace,
divididos por values angostos y profundas quebradas, qLte corren en
todas direcciones, entire las cuales sobresalen algunos picachos bastante
emrnpiados, como son los de Guajayb6n. el mas occidental, el de Buena-
vista, el de Pefna Blanca, el de Guacamayas, la sierra de Linares, dc
Rangel y del Rosario, junto con las lomas del Brujo, dcl Mogote, de
Juan Gangi, del Malo, las Peladas, las del Taburete, cerca de los baos
termales de Juan Contreras y la del Rubin, el mis oriental del grupo.

A cse character particular del sistema ha de atribuirse el que ninguno
de los riachuelos y arroyos que nacen entire el laberinto de nlos montes,
siga un curso regular o recto, o mars o menos torcido, pues el que no
tiene caudal de agua bastante para romper los obstaculos que le
cierran el paso, o se hunde en las entrafias de la tierra para resollar
tal vez en las costas del mar, por lo general bajas y pantanosas o salt
por la loma de altos riscos y forma bullentes cascadas, entire otras la
de Manatiales y la de Bayate.
Hallandose situada en la part mas angosta y la rnas arqueada de la
Isla, la cadena de montes mencionada, naturalmente, toma la forma de
arco, que visto de Jejos, por el ]ado del monte, present today la apa-
riencia de un camello echado en el desierto.

Por el lado opuesto o elt del Sur, la base de los montes terminal de
repente en cortes verticales, que semejan inmensas murallas levantadas
por obra de hombres, en contrast con el suelo, el cual contin&a hasta
cl mar llano y suave como la palma de la mano. No se observa ahi Ia
miAs ligera ondulacion, ni selvas dilatadas, s6lo bosques inos o menos
espesos sembrados de trecho en trcdiho, a manera de oasis en los desiertos
africanos. Toda esa costa meridional carece de puertos, ensenadas


65









o surgideros, haciendola inaccesible Ia ancha faja de mangles que la
cife desde Bataban6 hasta Dayaniguas.
Por la banda'del Norte, frcnte al trozo de montes que venimos des-
cribiendo, la base de 6stos se pierde' debajo del mar y el sugio es des-
igual, ondulado, cortado ent todos, sentidos por profundas cariadas, quet
no rios, ni arroyo y cuencas paludosas e inhiabitables, por ejemplo,
ls de Mariel, de Cabafias' y Bahia-Honda, las tres mayores de la Ish,
pukdese formar una ide aproximada de ese pedazo de zona setentrional
comparindola con un mar muy alborotado. Pero asi y todo el suelo
eCs firtil y cultivable, no. solo el de Ia base, si[no] que tambihCn el de la.s
faldas y aun la cfuspide de, los montes vecinos; -con 'esta diferencia, que
el bajo es mas propicio al cultivo de la cafia de azucar y el alto al dlei
cafeto.
Efectivamnente, por la epoca que abraza la relacion del Diario toda
la' region mencionada, desde el Mariel a Bahia-Honda, se hallaba
p6blada de grandes fincas azucareras en la parte baja o setentrional
de 'los montes; la part oumesta o liana del Sur, de extensos potreros
y vegas de taltcos; y la central o Aspera do algunos batos para la crba
de ganado menor y de bellisimos cuanto florecientes cafetales, coro-
nando empinadas lomas o colgados de sus precipitadas laderas conmo los
pensiles de Babilonia.
En las selvas primitivas del medio abundaba la caza de aves de cuenta
y la de jutias, cuya came dicen es sabrosa y de gusto parecido al de la
liebre. Tampoco faltabant los venados, sobre todo, en los terrenos de
los cafeta1es que por entonces se iban demoliendo a causa de la baja
cn el precio del cafe.
En las limpias aguas de sus silencjosos rios y jarroyos sin trabajo
ninguno, se obtenia pesca deliciosa de guabinas, viajacas y camarones.
Era, sin embargo, lo mais dificil e imaginable el acceso al coraz6n de
tquellos intrincados y isperos montes; porque si bien presentaban nume-
rosas entradas o puertos, al menos por el lado del norte, todos eran
;tngostos, torcidos, y de piso pedregoso, como que los mAs servian para
peones, algunos admitian herradura, ninguno carruaje. La verdad es,
que no habia caminos, s6lo sendas tortuosas trazadas por los hombrcs
a. pie, o por los animals, todos en el fondo de los vallcs o en el cauct:
le los torrents y riachuelos.


66









Ni ofrecian estos estrechos puestos paso libre en todas ocasiones
porque en. la estaci6on de las iluvias se converting (per seis meses del
afio) las sendas en rios caudalosos practicables a veces con riesgo del
caminante; y por poco que no se practicasen las cerraba una vegetaci6n
baja, espesa e impenetrable, compuesta de maleza y zarzales espinosos.
No menores dificultades y tropiezos presentaba el bosque alteroso
y primitive, antes frecuentemente las races de los jagiueyes, y de los
otros paraisitos que desde la copa de los arboles enviaban sus tentkculos
hasta el suelo en busca de alimento, lo mismo que las lianas o bejucos
de todas species, enlazados dte rama en rama, ofrecian el mismo ohs-
ticulo que otras tantas alambreras y abatida al paso rApido del asende-
reado caminante.
Ademnas, por lo menos en scis meses del afio, no deja de Hlover un
solo dia. Toda lluvia se resuelve en deseicadenada tempestad, acompa-
fiada de roncos y retumbantes trucnos de vividos relanmIagos y dc
rayos. Siendo de notar, que principia cosa Idc las diez de ]a nianant
y cesa de hover al caer ]a tarde.
Pero lo mas singular de este fen6meno mctcorol6gico es que anuncia
su venida con mucha anticipacion cuanto animal o insecto puebla el
bosque. Es cosa que ensordece y asusta el chirrido agudo y repetido de
los numerosos grillos; del silbido expeluznante y cadlencioso de los rep-
tiles; el vuelo rapido de los pAjaros; el ahullido lamentoso de los perros
montaraces, especie de lobos cubanos, escondidos en lo ma's empinado
del monte; el cascado y ronco cenrcerro del zapo, sochantre por juro de
teredad de aquellas tristes soledades. Y en contrast de today esa alga-
rabia musical, viene a infundir melancolia antes que temor en eli animo
(deIl viandante, el tilin, tilin argentino y puro, repetido sin cesar, por una
especie de ranitas, que vive en las margenes de los arroyos y barrancas,
y ejecuta absorviendo y despidiendo el aire con una bolsita ela,'stica que
tiene debajo de la quijada inferior.
Es que se encapota repentinamente el cielo de nubes espesas y negras,
como humo de pez; que reina la oscuridad casi de la noche; que se
satura de humedad el aire respirable; que se eleva por encima de los
arboles un vapor espeso, y que, en suma, la naturaleza toda parece
muerta en espera de un cataclismo.
Sin embargo, en el interval de la amenaza al amago, el homnbre
experiment una especie de alivio cuando rompe a Hover, porque es


67









casi seguro, que no acabar i el dia sm que un rayo de sol poniente, venga
a herir las Asperas crestas de los montes circunyacentes.
d
El agua, entretanto, lo ha inundado todo. Torrentes que no arroyos
de turbias sabanas, descienden por las laderas de los cerros, rebosan
en sus antes enjutos causes, formnnan rilos caudalosos, braman y arrollan
cuanto encuentran en su camino y, o se estrellan contra las rocas,
o llenan los estrechos y hondos values.
IAy del caminante a quien sorprende una de esas tormentas en
medio de las soledades de la Vuelta Abajo! Los cerdos al trote y gru-
fiendo por entonces han corrido a abrigarse de 'la Iluvia en las covachas
de piedra; los perros del montero, rabo entire piernas y con las orejas
gdchas, han perdido el tino y se les ha endurecido el feroz instinto, que
en otras circunstancias les impide hacerle dafno al negro; los jiajaros
con raudo vuelo y gritos lastimeros se han metido por las espesuras del
bosque inmediato; y el viento encajonado en los estrechos torcidos
canones de los montes, ha adquirido fuerzas de un verdadero remolino,
con los cuales ha conmovido los cerros, desgajado irboles seculareg,
lanzado lejos las pencas de las gallardas palmnas, sembrado el camrnpo de
hojas y otros despojos faltando s6lo que se abra la tierra y se trague a
los animates y los hombres.
En ese al parecer trastorno de la naturaleza, solamnente el negro
cimarron respira y se regocija, pues que mientras duraI la tempestad
esti seguro de todo daio de parte de sus encarnizados perseguidores;
siendo as! que las aguas han borrado sU' huella en los senderos del valle,
han disipado el peculiar olor que dej6 en las hojas de las plants por
donde pas6 en su huida de por la mafana y sabe por experiencia, que
el sabueso ha perdido de l imo y la agudeza natural del oifato para
seguirle la pista hasta la oculta guarida.
En su mayor parte, los montes aqui mencionados, esttn muy dis-
tantes de ser mnasas s6lidas de rocas, son huecos, o por la presi6nhidrAu-
rica, o pot las conmociones geol6gicas, a que se hallan exiuestas unas
islas en su origen product evidence de los fuegos subterrarneos.
Algunas de esas cascaras de nuez las ha visitado en su juventud el
que esto describe, centre otras la llamada caverna de Vargas en las lomas
del Brujo. Con esta particularidad, que no tenia la estrecha y baji
boca o entrada como es general, en la base del monte, siquiera en las


6S










faldas, sino en la cfuspide, recibiendo la luz por el tnismo vertice,
a modo de ancha claraboya o crater de volcin apagado.
De varias otras de estas cavernas o cuevas habla el Diario, como
uei casi todas ellas ban servido de abrigo temporal a los negros dma-
rrones de Ia Vuelta-Abajo, para reposar de sus fatigas trash largas corre-
rias y no pocas veces de valuartes para defendcrse y esquivar la active
persecucio6n de los arranchadores, desorientando el largo olfato de sus
perros de busca.
No seria complete la explicaci6don anterior, si olvidasemos decir que
,l original manuscrito de donde hemnos sacado esta copia estaba escrito
lpor mano y punio, cual suele decirse, de la hija mayor del capitin
Fstevez, en un libro en folio de los que se usan en el comercio, a media
que 1 le dictaba, de vuelta en su casa, ]a grafica r elaci6on de sus terrible
batidas contra los negros cimarrones.
Como tendra ocasi6n de olservarlo el lector entendido, hemos prxocu-
rado conservar el pintoesco estilo y afin el leng'uaje vulgar a veces
del narrador, alterando tan s6lo para mayor claridad, el corte de algtunos
pirrafos, segfin lo pedian los cambios del asunto, y empezando las
parties oficiales, que tales fueron en esendia, por la fecha del ms en
(IM se pasaron los originales a los inspectors de la partida.

C. Villaverde.

Nueva York, Obre. 28, 1885.
Diario de las operaciones de la partida de D. Francisco Estevez,
-ompuesta de 6 hombres armados para perseguir negros cimarrones.
Ehero 5 de 1837-Este dia, formada la partida, con aviso que tuve
tie haberse visto huella de cimarrones por la parte del Norte, en el
punto que titulan Gramales, Jimos y princpiamos el reconocimiento
en aquellos montes, desde los Boquerones entiree la Ortigosa y Caba-
has) siguiendo la costa, hasta el ingenio Sierra en el Partido de Cabafias.
En esta operaci6n invertimos dos dias. El 7 se emple6 en habilitar
armas y perrns. El 8 volvimos a la costa por nuevo aviso que resut6
falso como el primero; sin embargo, invertimos este dia y el siguiente
en registrar de nuevo los montes extendihndose hasta los de ]a Recom-
pensa y la Luisa sin dear de hacerlo de los cortes de leha y manigua


69










de los dichos ingenios. El 10, satisfecho no habia cimarrones por la
costa, me dirigi a las sierras, donde me he ocupado en registrar los
nmontes, desde eld ingenio Ia Tumba, situado en el partido de Cayajabos,
hasta el punto que ftitulan Naranjo-dulce,2 sobre el lindero del partido
de Santa Cruz de los Pinos en una distancia de 4 leguas, emplean-
dome en esa operaci6n hasta el 17. El 11 encontramos 4 negros cima-
rrones en un crucero3 que se dirige de Manantiales al rio de S. Juan:x
tres de ellos huyeron y no pudimos darles alcance por lo escabroso del
terreno; uno solo nos hizo frente con un largo herr6n 4 enterrado en un
palo; se le intimn6 se rindiese y no habiendolo hecho y herido uno de los
hombres de la partida, aunque levemente por la ligereza, se le hizo fuego
cayendo mterto de dos balazos que recibi6 en el pecho y otro en la
mandibula superior: se le registry, y a mas del herr6n ya dicho, se It
encontr6 un cuchillo, de punta, una hoja5 y various lios de Irujeria.,
El 14 a las 12 de la noche, sobre el ingenio las Delicias alcanzamos
dos niegros que capturanios llegando a los bohlos de dicho ingenio, los
que resultaron ser del cafetal la Moca, distant como media legua, que
venian a relacionarse con los de dicho ingenio, y no siendo cimarrones,
los entregue al dia siguiente a su duefno, cobrando cuatro pesos por


2 En los nombres geograficos se respeta la ortografia de la epoca.
s Encrucijada, como precisaria Villaverde.
4 "Hierro en el cual se entram un palo y formna uina especie de lanza corta
y arrojadiza".
Machete N.S.N. Se distinguen tres classes: el que usan generalmente los
gwuairos o campesinos tiene de longitud total mas de una vara; hoja recta, de
un filo que termina en punta por su corte diagonal; el cabo enchapado de cor-
chalm de Carey con clavos en que ajustan los dedos; su peso demnanda un brazo
nervado; su temple, especialmente de los fabricados en Guanabacoa, es a prueba
tie clavo, esto es, partiendo el clavo de tin machetaso sin mellarse. Se denomina
machete de concha, o de cita cuando tiene guarnici6n, figurando uma concha
en an solo &do, de plata comfimente; si carece de ella no exediendo [sic] su
total longitud de una va ra, se llama de media cinta. Otra clase de machete es
el calaboso. Vbse esta palabra. Ultirnamente la que nombran Hoja es de urrA
longitud media entire las dos precedentes, ila punta algo corva y cabo de cuemo,
ligera y propia pmra los trabajos del campo. Usanla los muchachos y algunas
veces loe negros en sus laborers' (Pichmrdo novLsimo). En este ismo l6xico
se define el calabozo con "Espec*e de Machete de oAbanico, corto como de dos
pies de: longitud, sin punta, por el contrario mis ancha la hoja por ella que hacia
d mango: ec cual se sirven los Negros en el campo para Chapear,,etc. Dicese
tamhia Machete Calabozo.


70









cada uno, con arreglo a la orden del E.S&G. y C. G.e publicada en los
dliarios de La Habana.
El 18 saimos para la Sierra entrando por las cabezadas'I del rio
de Santiago, registrando toda la sierra de una parte y otra hasta cerca
del Quemado de Rio-hondo, y no hallando en estos punmtos niriguna
bueila- fresca, nos dirigimos a los Hoyos que sucedi6 lo mismo que en
J primero. De alli seguimos al Brazo del Nogal; aqui hemnos hallado
fnicamente las rancherias vacias, que habian acabado de irse, y siendo
tantas las lluvias, no hemos podido seguirle la huella. De alli nos diri-
gimos ai cafetal de D. Francisco Laboy y Pluma, que han sido abrevaw
deros de cimarrones, y solo hemos encontrado vestigios de que ban
estado arranchados en sus inmediaciones. Por noticias que tuvimos
iuimos de aqui a la Carambola ingenio de D. Viccnte Segundo, situado
en Sta. Cruz de los Pinos, y s61o hallamos rancherlas vacias.

En toda esta operaci6n que llevo dicha, hemos gastado 6 dias, dis-
lancia de 5 leguas. Volvimos de este punto a proveernos de lo que necesi-
tabamos y darle descanso a los perros.

Llegando a mi casa el dia 23 halle una carta del mayoral de ila Luisa,
en que me decia que d dia 19 habian visto unos negros cimarrones que
venian por agua a un pocito que est5 en vuelta de Gramales en terrenos
del propio ingenio. El 24 nos dirigimos alli, registramos los parajes
'jut nos indicaron y no hallamos ningfin vestigio. En d propio dia
nos avis6 D. Pedro Labori que habia negros en la loma del Mulo, dende
fuimos el 25 y invertimos en esta operaci6on hasta el 26, donde hallamos
,.ntre el mismo cafetal de D. Pedro Soroa, en las faldas de dicha ]oa
Srancherkas sin negro alguno, cuyos fragments indican que han vivido
de 80 a 90 negros en ellas.
Se entiende que en este cafetal descienden unas "piernas de sierra"
4ie la loma del Mulo que son incultas de pefiascos y paredones, que
vienen a parar al medio del cafetal, donde moran estos malvados relacio-
nados con los de la finca sin conocimiento de su duefio;, pero si por su
total abandon. En esta operaci6on invertimos dos dias.


e Excelentiimo Sefior Gobemador y Capithn General.
7 "Cabezada o Cabezadas. La fuente, origen o hilos de agua que dan prin-
cipio a los rios" (Pichardo, ob. cit,)









El 27 nos dirigimos. a Tibisi; hemos registrado este, la lomna de
Akjandro, la de Curamagiuey, cuabales 8 de Cabainas y la loma de la
Horns, cuabales de S. Francisco y lonmas de Mojicar, 4onde hemo.s
encontrado dos rancherias vacias; del 26 a la fecha del 28 de E de 1837.
En'este dia al legar a mi casa encontr6 una carta del mayoral del
potrero de S. Luis, que me.dirigla don Lucas Villaverde, la que copio:-..

S. Luis y En 26 de 1837
Sr. D.L.V.
Muy Sr. mio: en la noche del dia 24 del present mes encontre de falta
un cochino de los que tengo en ceba, a un chiquero inmediato a l casa
de vivienda e infiri&idome que podian ser negros cimarrones me puse
a buscar el rastro y a poca distancia me encontri el mondongo de dicho
cochino, y el rastro de la sangre lo pude seguir hasta el mariglar. Ano-
che como a las ocho sent ruido en el gallinero que tambidn esta inme-
diato a la casa, y vi cuatro negros desconocidos, los que me llevarori
un guanajo, los que podrAn haber sido los que me llevaron el mencio-
nado cochino; yo los segui hasta desaparecerseme dentro del p/l/atanar.
Tambi& n prebengo a vd. que me falta de la dotaci6n de sicrvos de esta
finca uno hace 3 dias nombrado Anadeto Carabali: lo que pongo en
conocimiento de vd, par habermne dicho el mayoral ddel ingenio Recont-
pensa. D Manuel de Jesfis Perez que vd. le tenia prevenido que de
cualesquiera de las ocurrencias quei llevo dichas se le noticiasen a vd.
para tomar las providencias que nmAs conviniesen, y sin otra cosa queda
a sus 6rdenes.
Su at SSS. Q. S.M.B.
Faustino Pacheco, por no saber firmar hace la serial de la X.

S "*Cuabal.-N.S.M. Voz ind. serpentinaa) Piedra compuesta de arena.
cobre, azufre, etc. parecida al vitriolo romano dice el Sr. D. Desiderio Herrera;
y amis adelante Manch6n de tierra est6ril, cascajosa, del color de la caparrosa,
etc. Sc encientran estos manchones o Cuabawes en toda la Isla, donde suelen
hallarse aguas termales haciendo padecer desvios o variaciones por sus afini-
dades magn6ticas. Los vegetables producidos en ellos son pequefios o raquittcos,
pero s6lidos (...)
"Cuaal.a-N.S.M. Lugar done abundan las Cuabas (..) Cuaba, n.s.f.
Arbol silvestre de poca altura (veinte y cuatro pies, lo mas, y medio de grueso)
ramoso; hojuelas de tres en tres, variables, brillantes por encima; flores de
cuatro p6talos oblongos, en enero". (Pickhardo, ob. cit.)


72









Sr. D. Fro. Estivez
Muy S. mnio: impongase vd. dcl contenido dd esta carta y en seguida
vaya a castigar esa osadia de los cimarrones.
.i)" vd. L.V.
El 29 a consecuencia de la carta del mayoral del potrero San
Luis, de la Recompensa, nos dirigimos al dicho potrero, donde inspeccio-
inamos, que en el ingenio la Recompensa segin nuestro alcance en donde
quiera se hallaban los cimarrotnes, junto con los negros mansos, pero
1o pudiendo hacer nada, por no conocer a unos y otros, seguimos vuelta
ic ia Luisa.
En ia noche de este dia nos pusimos a velar donde llamnan Puerta-
avzIl, en t4 bohilo del guardiero del mencionado potrero (S'. Luis, el
que no encontramos por haber ido a pasear.) Comno eso de las dos de
la tnadrugada del 30, vimos venir un negro, que segurn supimos dcspues.
era el facineroso de Antonio Mandinga y sus compafneros, que 6stos no
los vimos por venir encubiertos con la oscuridad de la noche y al minisimo
ticmpo por enicubrirlos el monte inmediato, viniendo solo descubierto
d( dicho Mandinga, el que no sorprendimos con la oscuridad que reque-
ria su destreza, por creemos que era el guardiero; sin embargo, viendo
que se retenia, ]e dije que si era el guardiero, que llegara sin cuidado
- a lo que me respondio con nmcha osadia que no era el guardiero,
y desapareciendo de mi vista fue todo uno; soltamos los perros y Io
scguimos, mas fue vana esta diligencia por haber cogido las brenas inme-
tiatas, nos maltrataron los perros y se fueron solo con algunas mordidas
y un balazo en un muslo.
Seguimnos la huella at amanecer de este dia, la qua se dirigia a las
c:asas del potrero, Jas de la Luisa, sin hallar miAs que rancherias vacias
on las inmcdiaciones de estas fincas, pues no hay una que no se rela-
cione con ellos. Este mismo dia se cogieron dos negros companeros del
tal Mandinga, que segun se averiguo despuws vivian en los bbhlios y cana-
verales de todas estas fincas como ]o son la Luisa, Recompensa, S. Luis,
S. Francisco, S. Gabriel, la Nueva Teresa, y finalmente no hay una
finca de ingenio, cafetal y demais en que ellos no tengan relaciones, de
suerte quc revolvimos cuatro o cinco veces todos los terrenos desde
Boquerones hasta el ingenio de Ana-Barreto, sin dej ar de hacerlo en


73









la hacienda de Cabafnas y todas las fincas que levo dichas, sin poder
descubrir mas que rancherias vacias en las inmediaciones de estas fincas.
descubriendo solamente que viven entire los bohios y canaverales,
estando inteligenciado que todas estas fincas contienen en su seno 4 6 5
cuadrillas.
Hemos empleado en este pen6simo trabajo de andar de noche y de
dia desde el 2 hasta ]a fecha.
El dia 9 (feb) tuvimos rioticias que habian ido Antonio Mandinga
y sus companieros para el ingenio de Ana-Barreto; a esta noticia deter-
mine dejar 4 hombres en la Puerta-azu e ir yo con otros dos a dicho
Ana-Barreto. Pero sea que nos viesen, o que les avisaran, retroce-
dieron para La Recompensa dejando frustrada mi' diligencia, y a las 12
de la noche se toparon con los 4 hombres que deje en la puerta dc
S. Luis, pero fue de manera que cuando vinieron a sentirlos ya iban
en fuga en los montes y brenias de este potrero.
SEn la noche de 10 viniendo de Cabafias para la Luisa, como. a las
doce ladr6 un perro de busca que IlevAbamos entire el monte y canfave-
rales de la Luisa, y eran seguramente estos cimarrones, pues apenas
ladr6 el perro, cuando cogieron monte validos de la oscuridad y sui
prActica.
Los dos negros que se cogieron, el uno era de Rojas, y el otro de
la Luisa, y no los entregue6 a los vecinos encargados por haber sido
capturados en union del mayoral yboyero de la Luisa y por no ponerme
en coitienda con ellos, entregue l uno a dicho mayoral y el otro a don
Pedro Rojas, su legitimo duefio, sin cobrar capture de ninguno de
los dos.

Sitio ialtimo-esfuerzo-- feb 12 de 1837.

El 13 y 14 no se hizo nada por hallarme bastante indispuesto;
teniendo noticia el 15 que se hallaban refugiados various negros cima-
rrones entire los cafiaverales de la Recompensa y Santiago, fuimos a
registrarlos en lo que invertimnos tres dias. Hallamos muchisimos ves-
tigios de ellos entire los cafiaverales y conociendo que es infructuosa
esta diligencia por la comunicaci6n, dispuse internarme para la sierra
donde he tenido tres avisos importantes. Con fecha doce escribi a los
vedinos encargados D. M.ximo Arozarena y don Lucas Villaverde,


74









que en la Sierra Partido de Santa Cruz, vive tun tal Quinones, criminal,
que a mnis de su crime vivd ligado con los cimarrones, que tiene aun
a cel dia una partida de clios sacando majagua y torciendo sogas, y no
siendo las noticias que me diera las mas principals, que estaban situadas
varias cuadriflas o palenques desde el rio de S' Cruz hasta los Bafios
de S. Diego, y siendo mi unico deseo el cxterminio de estos, y por
Jibrarme de los avisos que podian dart entrando de aqui para alia, salI
V. da 19 con mi partida y llegamos el 20 a Limones, partido de los
Palacios, me presented al teniente juez pedineo Don Juan Herreros y
Campo, a pedirle el auxilio de un practice, el cual me dio Ia orden
que copio :-
D. Juan Herreros y Campo, ten". Juez Ped0. del Part. de los
Palacios con reside. en la nueva pobla" Sta Isabel en el punto
de Limones, pr el Es Sr. Procer del R1 pl govG. Cau. gral
de esta isla-.9 Por la present y habi6ndoseme presentado
d. FranO Estebez capitaneando la partida de persecuci6n de
cimarrones apalencados en estas lomas, por despacho de S. E.
desde luego, y de acuerdo con esa Superior Disposicion, puede
ci enunciado Estebez pedir en todos los vecinos de este Partr.
los auxilios de pr5cticos en los puntos que necesite, haci6ndose
darlos y por lo tanto el que fuere util y resistiere a este util
servicio, darme los parties breves para el apremio conducente
por intentar del mejor modo a la ftranquilidad publica y deseos
de S. E. Part de los Palacios y feb' 20 de 1837.
El 21 me presented a D. Francisco Gutierrez dueno de un chino que
cs practico en la Sierra del Toro y S". Domingo, el cual o ofreci6 con
mil amores, pero no pudimos salir este dia por hallarse dicho practice
en el monte. Salimos el 22, entrando por donde liaman Abra-venturosa
y'a la distancia de una Iegua encontramos una rancheria de 19 ranchos
de los cuales se habilan ido habla 3 dias; bajamos esta sierra volviendo
a seguir una huella que-liabiamos dejado por ser de pie calzado, y esta
1os llevo a una rancheria que empezaban a hacer, los cuales se habian
ido aquella tarde antes; calculamos que era el correo que les avis6, mas
no pude averiguar quien habia sido. Calculamos que dicha rancheria se
podia componer como de 60 negros, le seguimos la huella hacia el Toro,
hasta que llegamos a una sierra intransitable en que no se le podia seguir
rastro por ser una viva pefia; llegamos por fin el 23 al Toro; el 24 y


SAbreviatura (iVa?)


75









25, 1os invertimos en registrar esta hacienda y el rio de Limones, sin
hallar mis que algunos rastros que se dirigian hacia el rio Taco-taco.
Nos dirigimos a Limones para proveernos de viveres y a buscar otro
practice, pues el que teniamos no sabia mis.
*La noche de este dia fuimos a la Sierra de Linares en busca de
un negro libre, que segun la voz public es practice de todas las sierras,
d cual despuis de mil excusas qued6 en juntarse conmigo el 26 al ama-
necer; lo esperamos hasta las diez del dia que mand6 a decir con un
propio que se hallaba enfermo y no podia salir. Me impuse de cuales
eran los otros pricticos que habia, y me informaron que don Juan
Cordero, don Manuel y don Francisco deld mismo apellido lo eran.
Fui donde don Juan, d que qued6 de juntarse conmigo el 27, ed cual
Io espere hasta ei mismno dia que mande un hombre de la partida a
saber por qu6 no habian venido, y mand6 decir que se le habian ofre-
dcido diligencias precisas y que no podia; ocurri at dicho teniente, el
al me contest que mi partida debia traer un practice pago, y que
en suma, 61 no lo podia obligar. A fuerza de suplicar qued6 de mandar
el dia 28 uno, del que vino a juntarse conmigo y no hizo falta, el cual
nos lUev6 por el rio Taco-taco, en donde hallamos un rastro que seguimos
como unma legua poco mis o menos y viendo que no podiamos dar alcance
a los que seguiamos soltamos os perros de busca, y a corta distancia
ladraron con dos negras y un negro; corrimos a ellos segun permitia
Io escabroso del terreno hasta que hallamos los perros al pie de un
pared6n que no se podia subir sin peligro de la vida. Al fin subimos
a una grande y oscura cueva, y examinando la entrada, hallamos el
rastro de uno que entro, sacamos canddela, encendimos una lumbre, y
eneontramos Una negra que se habia escondido dentro de una solapa
de la dicha cueva; la capturamos y eaminamos y lo que pudimos
sacarle, que era de la Luisa y que iban dos con ella, var6n y hembra;
que la hembra era compafiera suya del propio ingenio y el var6n era
de un palenque de la Vudelta-bajo, a donde la llevaban, y que eso era
todo lo que sabia.
*Trate' de seguir hasta encontrar otras mejores empresas, cuando
se me declare el practico que iba autorizado de su teniente para llevarse
los negros que se capturaran para dar parte a S. E. que la partida los
habia capturado. Le contest que no podia bajarme a tanto, con lo
que se retire dej;indonos en este estado.


76








*Conociendo yo que era infitil otra diligencia en este parade que
a la naturaleza le faltan voces para poderlo pintar; y el dia 10 de marzo
sail a Sa Cruz desde cuyo ptmto henios venido registrando hasta el
Cuzco por la parte del Sud, siendo preciso tomar alguin descanso y
habilitamos de lo que nos hace falta, por Io tanto, me he vuelto a mi
casa hoy dia 2 de marzo de 1837.
Gastamos en descanso y habilitarnos como Ilevo dicho en d diario
de fecha 2 hasta el 5, y por noticias que tuve de la viuda donia Josefa
GonzAlez que le habian ilevado dentro de pocos dias a ella y a D.
Domingo Danten, como a otros vecinos de Manatiales y el Cuzco como
3X racimos de pliAtanos, una yunta de bueyes y various cerdos, salf el
dia 6 con mi partida a dicho punto. Registramos el Cuzco, Manan-
tiales y past de Sa Cruz de los Pinos; distancia de cuatro a cinco
leguas hallabamros algunos rastros de negros cimarrones, pero estos se
nos perdian por las muchas lluvias, los rios y los penascos y tener ellos
la habilidad de caminar sin hacer rastro dando mnil vueltas y rodeos
para que no los puedan seguir. Gastamos en esta operation 9 dqias,
del 6 al 16. El 16 encontramos el rastro de una partida qud venia de
la Vuelta-bajo, que se dirigian a Manatiales, el que seguimos hasta
que entraron en el cafetal de don Pascual Pluma; hice todas las pes-
quisas que me dictaban mis cortas luces en esta material, y no pudimos
descubrir d6nde se hallaban por estar fe]scurridos con la negrada de
dicho cafetal. El 17 me dirigi donde ilaman el Brazo del Nogal done
haliamos un rastro que se dirigia a la sierra que lHaman de Ia Pimienta,
en donde hallamos un palenque que se podia componer como de 30
negros, los que no pudimos sorprender por estar ya prevenidos por ha
comunicaci6n y sus espias que tenian en various puntos segi erami-
namos despues, de suerte que cuando subimos a la rancheria, ya dlosa
se habian puesto en salud por una escalera que tenian puesta en un
pared6n para el efecto, y mientras que nosotros subiamos los perros,
ya ellos iban a larga distancia; los fuimos persiguiendo hasta que se
refugiaron en el cafetal del antedicho Pluma, sin poder alcanzar ninth
guno.
La noche de este dia nos pusimos a velarlos en los cruceros y como
a las ocho venian dos para el cafetal; les intimamos que se rindieran,
y lo que hidcieron fue ponerse en fuga, y todo lo que se pudo hacer fue
soltarles un tiro, con el cual salio6 uno bien mal herido, segun calculo


77









porlos ataridos que daba en la huida y el rastro de la sangre quc encon-
tramos el 18; buscamnos cuanto fue possible y no pudimos dar con su
paradero. El mismino dia nos dirigirnos a donde lRaman los Tuminbos y a!
llegar al Arroyo ddel Silencio encontramos los rastros de doce o quince
ncgros que habian venido a robar al Cuzco y Manantiales y se diriglan
hacia la Vuelta-bajo; los seguiwos hasta el S. Crist6bal, donde lRaman
la Soledad; hicinios nochle en dicho paraje y el 19 seguimos la huella,
la que nos llev6 a un palenque que se hallaba en las cercanias del rio
do S" Francisco, jurisdicci6on de St Cruz de los Pinos, que sucedi6 Io
mismo que en el primero, aunque me vail de cuantas precauciones son
necesarias, no fue possible capturar ninguno, por ser una sierra de media
Jegua de subida, llena de paredones y riscos, resuitindose peor en este
que en el otro con ]a perdida de los perros, pues mtnalhirieron unos y
inataron otros. Nos dejaron en la huida como 30 Ianzas o mas bien
herrones, los que les quitanios los mangos y botamos a una furnia
donde no pueden ser vistos de nadie, por no poderlos cargar, y s6olo
hemos traido dos, y diez o docc bolsas de cuero Ilenas de brujerias.
Tambien encontramos ura negrita recicn-nacida que botaron en la huida,
y viendo cjue no podiamos seguirlos mas por set una sierra compuesta
de paredones y peniascos y haberse lastimado mis hombres con las piedras
que rodaban de los paredones, volvimos a ]a rancheria donde encon-
tramos 22 ranchos grande, que lIa mayor part de elios tenian seis a
.iete camas cada uno: tambien encontramos much carnet de vaca y
puerco, porciones de hutlia10 ahumada, como veinte serones de pltanos,
minucha ropa de hombre y mujer, pordci6n de colcha de lana y un sin-
nrncero de ollas de barro y calderos de hierro, como tambien dos
chifles con polvora, seis tapa-fundas de escopeta que por esto cal-
culamos que tenian armas de fuego, Todo lo que era incombustible Jo
rompimros, y lo que no lo era Io quemamnios junto con las rancherias por
ser impossible transportarlo por Io intransitable del terreno. L. negrita
se hallaba en mi poder considerando tener algun derecho a ella por
hab6rseme ido con los demis una negra encinta, esto es, salvo la dispo-
sidn del gobierno, y si se presentare alguno que di pruebas y noti-
fique su propiedad estoy pronto a cederla. He dicho que me asiste
derecho a ella por saber que mi negra se hallaba en dicho palenque.

10 Por jutia, Pichardo da el vocablo dentro de las voices corrompidas.
11 "Chifle-N.S.M. El cuerno del ganado vaquno preparado para mrnuniciones
de ma." (Pichardo, obh cit.)


78









Calculando que podia contener dicho palenque de 90 a 100 negros,
y hallAndome como lUevo dicho sin perros, que es lo que hace mis falta,
y nosotros todos estropeados, me dirigi a mi casa donde me hall hasta
el dia de la fecha Marzo 20 de 1837.
En esta misma fecha del 20 se retire de la partida D. Diego Martinez
y entr6 en su lugar Dn, Esteban Moreno. Hemos pasado los dias de
Semana Santa y Pascua con consult de los senfiores vecinos encargados
de la vigilancia de la partida y mientras tanto nos habilitamos de perros
y de otros renglones que hacen falta, como tambi6n practicar algunas
diligencias concernientes a la partida; igualmente buscar tres hombres
para que reemplacen a otros tres que se hant de relevar el dia 5 porque
no convienen, cuyos son D. Manuel y D. Jose Rodriguez, y D. Jose
Boligin. Dia 26 se capture un negro fugitivo de don Manuel Zap
[irain], el cual se le entreg6 a su duefin y pag6 los 4 p de capture.
Recibi tamnibien y pagut 4 rl por la capture y costs de una negra que
se capture en el rio Taco-taco el dia 28 de feb0., partido de los Palacios.
El miercoles, jueves y viernes, 29, 30 y 31.
El 20 de marzo que fue lunes de la Semana Santa llegue como he
dicho a mi casa y descans6 en ella today la semana y los tres dias de
vascuas subseouentes.
El 29 sail con la partlda con mrotlvo de un aviso que me pas6
D. Antonio Rivero, mayoral del ingenio La Seyba manifestAndome se
veia candelada todas las notches en la loma que titulan de Alejandro.
La registry como todas sus inmediaciones invirtiendo en esta operAdici6n
dos dias.
El 31 por aviso que me dio D. Manuel Sotolongo, vecino de un
cafetal situado en Rio-hondo, partido d& S Cruz de los Pinos, de haber
bajado por tres ocasiones los cimarrones y lievidole porci6n de pl,-
tanos, paseo al punto con mi partida en la que nos ocupamos hasta el
dia 2 de Abril. Encontramos un, rastro de negros que se dirigia para
d rio de S. Crist6bal, el que no seguimos por tenerse dispuesto para
el 10 dar una batida general por rni partida reunida a la de D. Jose
P6rez Sinchez, cooperando a ello el piquete de caballeria rural estacio-
nado en d pueblo de S. Diego de NYdfiez y las partidas de log Jueces
Pedineos del Sud y Norte de las Cordilleras, y deber yo completar la
mia por hali6rseme retirado cuatro hombres de los sels que la com--
ponen, empleandome en solicitarlos.


79









El 10 sail con 4 hombres per no haber podido reunir los dos res-
tantes: nos dirigmhnos por la hacienda el Brujo; el propio dia centre esta
hacienda y la de la Soledad, en el parade que titulan Loma de los Resba-
laderos nos encontramos ma una cuadrilla de cimarrones comno de 10 6
12, que se dirigian para abajo, a Ilevar segun parece riveres. Los
atacamos aunque en desventaja por haber ladrado un perro que Ilevi-
bamos y dar a huir antes que los avistasemos: dejaron en la fuga seis
cargas de tasajo de puerco, platanos y malanga. Este dia y el siguiente,
11, los invertimos en seguirtos y condtrcir las cargas dichas a la hacienda
la Soledad. El 12 atacamos una gran rancheria en la propia hacienda,
partido de Si Cruz de los Pinos, posesionado en la loma que titulan
dd Buren: constaria de unos 50. negros con algunas armas de fuego.
* Nos hicieron frente al principio tirfindonos algunos tiros, despues
se- dividieron! en tres partidas; atacamos la del centro donde se hallaba
el capitain de -la cuadrilla, al que conocitnos pot oirlo animar su gentle
y mandar se nos hiciese resistencia; nos tiraron algunos tiros dirigietn-
dose tres de ellos a mi, que no me tocaron; continuamos atacdndolos
logrando matar at dicho capitan y otro negro a quienes quitamos una
carabina a cada uno. Luego que cay6 del cabecilia, huyeron los otros
despavoridos, los segt'nos todo el dia sin podeir lograr darles alcance.
El 13 volvimos al lugar y encontramos 12 ranchos grandes for-
mados de guano, los que incendiarnos; hallamos 50 herrones, much
ropa, alguna p6lvora y balas de fusil, muchas piedras de chispa, un
eslab6n de una carabina que se conociaj estaba acabado de caizar p'r
Adgun herrero, y porcion de ollas de barros y calderos de fierro: todo
lo que quemamos e inutilizamos, trayendonos las dos carabinas y algunos
herrones, con los comprobantes de la eschivitud de los muertos( las
orejas, sin duda). 1 El 14 viramos y recalamos al cafetal de D. Juan
Fuentes, situado en Manantiales: este individuo nos dijo que los cima-
rrones le habian mandado decir iban alla en busca de los dos negros
que Ie quedaban habi6ndole levado ya antes 4. Votlvimos sobre el Bru-
jito, hacienda situada sobre el centro de las Sierras; estc dia nos neon-
tramos con la partida de D. Jose Perez Sainchez. Dormimos en un
rancho de unos hombres que se ejercitan en hacer bateas. El dia
siguiente, 15, salimos para el arroyo de S. Francisco situado entire los
ros Sta. Cruz y S. Crist6bal recorrimos todo aquel terreno, y volvimos

3U Interpolacio6ni de Villaverde.


80









para mi casa hoy dia 16 de Ab'. de 1837. -Nota-- Que en los terrenos
slue hemos andado en estos dias, hemos encontrado cinco osamentas
f rscas de cadttvcres humanos que conceptuamos ser de cimarror.s
rmuertos a. consecuencia de los ataques que les hemnos dado.

Volvirmos, como llevo dicho en mi diario fecha 19 a mi casa, y des-
'anSamos eCl 20 y 21. El 22 salimos para la Soledad, hacienda abawdo-
nada, jurisdicci6n de Sta. Cruz de los Pinos; hemos registrado esta
hacienda y todas las serranias del rio de S. Crist6bal, dcsde cI llam,
'el Sud hasta su cabezada que empieza en el Aguacate, partido d-:
fahia-honda en ei Norte de las sierras de Arroyo-Grande. En dichas
sierras encontramnos una rancheria sin negros, compuesta de 36 ranchos,
#i la que podian vivir como unos 60 negros; registramos los Quemados
dc S. Francisco, los que titulan de Molejones, el Quemado de la Luisa,
el Rosario y Candelaria, haciendas abandonadas; registramos tarnbien
las sierras de Juan Alvarez, Faranda, la gran sierra de Rio-hondo, en
donde hallamos otra rancheria vacia; luego registramos la sierra qte
Hlaman del Malagues, en donde hallamos 28 ranchos, con 47 cainas, qtw
se acababan de ir. Hemos gastado en esta operaci6n 10 dias, del 19 al
28, que fue cuando encontramos esta rancheria que Ilcvo dicho. Le
eguinimos la huella que se dirigia vuelta del Quemrnado de los Hoyos;
coimo a las once de este mismo dia, empez6 a Hover y dur6 esta liuvia
este dia y toda la noche, hasta el 29, que amnaneci6do lloviendo, y hallan-
,Jonos ya sin aliento, yertos de frio, nos dirigimnos a mi casa, en donde
me hallo boy dia 30 de Ab'. de 1837.

Llegando a mi casa como lievo didco en mi ltimnio diario, el dia 3,
lxpr aviso que tuve de D. Vicente Falero, que en los cuabales de S. Fran-
cisco habia visto rastro y candelada de cimarroncs, registramos dicho
punto el dia 4. Este mniismo dia recibi una carta del mayoral de Santiago
n que me decia en nombrc de D. Chanito Lasa que fuese a registrar
sus inontes a ver si ie encontraba 3 negros que tenia fugitives; no los
encontramos per estar en las sierras segfun noticias. Este minismo dia
iluve un aviso del capitin de la partida que entire la Soledad y D. Jose
Braulio Torres habian visto unos ranchos de cimarrones. El dia 5 sali
con mi partida a examlnar dichos ranchos, y los encontre entire la
estancia de Lombillo y de dicho Torres, pero sin negros, porque habian
visto al que dio la noticia y se mudaron; halle vestigios de ellos y no
pude seguirlos par haberse opuesto el dicho Torres. El dia 6 nos hahilii
'6









tamwos, y salimos el 7 para el Quemado de Hoyos, donde dejamos
el rastro d dia 30 de Ab'.; el 8 lo seguimos y nos llev6 hasta done
Haman la Sierra de Julian en Rio-Puerco, partido de los Palacios,
donde encontramos otra rancherfa sin negros, de 32 ranchos ; buscamos
la huella, la que fue impossible seguir por haberse borrado por las
muchas Ikvias y las crecientes de los rios: volvimos para Rio-hondo el
dia 14 habiendo gastado en la operaci6n dicha 6 dias; encontramos un
rastro fresco en una vereda que va del Brujito a la Carambola, ingenio
de don Vicente Segundo en el Sud cuyo rastro lo seguimos hasta la Loma
de. la Pimienta donde encontramos un negro que servia de espla de
todas las cuadrilhlas que iban y'venian y les daba noticia de todo Jo que
pasaba segun su declaraci6n, el que entregue al capitan de Sta. Cruz
de los Pinos, el que me dio un recibo; no cobre ]a capture. tste me
dio noticia que venian esta misma noche el famoso capitan de cuadrilla
Antonio Jos4, con algunos de sus compafieros; me puse a velarlos y la
egunda noche del dia 6 tuve el gusto de capturar a este capitan el
que tengo en mi poder y lIeve d dia 17 a que me ensefiara su morada;
me llev6 al Pico de Guacamaya, paraje notable por sui mala situaci6n
y s6lo pudimos capturar una negra de mi propiedad. Este negio me
ha dado raz6n de todas las cuadrillas y de algunas que no' han llegado
a mi noticia; y siendo una de las diligencias mas importantes el que
me quede con dicho negro dos o tres meses para que me sirva de prac-
tico, espero que me diga sit me es permitido. El dia 18 me restitul a
mi casa donde me hallo con mi partida boy dia 18 de mayo de 1837.-
Nota: Este mismo dia a lps dos de la tarde vino D. Pedro Mantilla
eli joven a avisarme que habia espantado una cuadrilla de negros cima-
rrones que se hallaba inmediata a su campo por la parte del Zapirain.
Fui inmediatamente a ver si dibamos alcance a alguno y fue impo-
sible, por haber. sido el espanto at amanecer, y el avisa a las dos de ]a
tarde como he dicho; 61 me dijo que podian ser como 78 negros y mi
cilculo es que podian ser de 5 a 6.--
A conseouencia de lo ocurrido el dia 19, como digo en mi diario del
propio dia, salimos el 20 a registrar los montes de estas inmediaciones;
registramos la sierra donde estaba Ia rancheria, desde el rio de San-
tiago hasta Ij Seyba; invertimos dos dias, d 20 y 21; el 22 y 23 los
gastamos en revolver los montes que estan entire Mantilla, la Vega,
Lamorte y Villaverde. Desde el 24 al 30 invertimos en registrar los
montes de Arregoces, Pefia-blanca-del-mnonte, y los Pirineos; el 31 fui


82









6iMdopara reunirne con D. Jose Perez en el ingenio S. Jose segun la
ivsposici6n de los Sefiores pencargados de la vigilancia de mi partida:.
719S reunimos este dia con los dichos encargados, Don Lucas Villaverde
y D, Maximo de Arozarena y D. Diego del Rebollar, cotno encargado
tILmbien para ponernos de acuerdo a D. Jose Perez y a mi; y se acord6u
*?ue nuestras combinaciones fueran unainimcs, que nos reuniramros
para en caso de encuentros con los cimarrones, 6 atacar algtin palenque
lograsemos mejor exito que los que yo he tenido solo, atacaindolos por
dos parties y cogiendolos en el centro; a lo que propuso D. Jose Perez,
qfie nuientras tanto se ponia bueno, el negro Pedro Jose, (antes dijo
Antonio Jose) de lag mordidas de los perros, para que pueda Fervir
de prafctico, debiamos registrar los mniontes de las inmediaciones de las
fincas, desde Camarones hasta S. Salvador, por saberse que andan
una o dos cuadrillas orilladas en comunicaci6n de algunas fincas; me
contest estew que no podia salir hasta el 6 6 7 -porque tenia diligencias
(ue practicar; al fin lo convencimos el Sr. Don Maximno y yo, dicien-
dole dejase las diligencias para otro tiempo mas oportuno: conviniendo
salir el dia 2 del corriente junior, nos retiramos de Ia junta con esltc
aicuerdo y luego me dijo en el camino que le era impossible salir el dia
scialado, V que se reuniria conmigo el 3 6 el 4; con el mnotivo de esta
tospera, fui el dia J1 a recoger la mesada vencida el dia 6filtimo del ppdo.;
el 2 no se hizo nada por esta espera. El 3 nos reunimos y quedatmos en
que 6 registraria los montes de Zacarias y D. Jose B0. Torres y yo
principiar por las lomas de Mojuiar, Lombillo y la Soledad; quei ronda-
riamos don Jose Perez por el crucero de las Damas que va a Torres
y yo pot el que va de Zapirain a Lombillo, quedando de juntarnos el
dia 5 en la Soledad. En la noche del 4 tuve un encuentro con un negro
cimarr6n el que le intime se rindiese y la respuesta fue ponerse en
fuga; le soltamos los perros y al fin despues de ua hora de correr en
los montes de la Soledad logramos capturarlo; al amanecer del 5 lo
entregamos al pedaneo de S. Diego, don Antonio Hidalgo ordena.ndole
cobrase la capture y la entregase a don Lucas Villaverde y volvi a
reunirme con D. Jose Perez en la Soledad, para acordar las direc-
clones que debiamos tomar. Me dijo este que iba vuelta de su casa,
que Ie avisase cuando d negro cstuviese bueno; yo segui registrando
los montes de Bias y basta ila fecha no he encontrado nada mas que
anotar, Junimo 6 de 1837.

18 Aclaraci6n de Villaverde.,


83









El mrismo dia 6 en la noche ladr6 un perro de los mios a un negro
en la vereda que va de don Jose Marti a T6rres; 10 seguimos con los
demAs perros y atravesamos detras de tel el sitio de D. Sebastian
Laborde, el de S. Bias, lo seguimnos hasta las Damas y se dirigia hacia
el sitio del Cangre, sin que pudieramos darle alcance; creyendo yo
que hubiera alguna rancheria por el rumbo que 6 l llevaba, salimos ef
dia 7, registramnos los montes de S. Bias y el Brujo, en lo que inver-
timos tres dias; el 9 hicimos noche en el mcncionado Brujo, donde
supimos por D. Juan Toledo, mayoral del potrero de la Luz, que el
dia 6 del ppdo. le habian llevado 40 racimos de platanos. Fuimos el
10 y le cogimos la huella aunque muy confusa por haber pasado tantos
dias y estar casi imperceptible por las much lluvias; al fin la seguimos
aunque trabajosamente hasta el rio de San Crist6bal; tuvimos que
retroceder por no Hlevar comestibles ni haber en estos parages d6ndc
proporcionarlos; el 11 llegue a mi casa con el objeto dd proveerme d&'
viveres, ver si Pedro Jose nuestro practice estaba bueno y avisar a
D. Jos6 Prez por ir las dos partidas juntas, por tener ya descubiert,
el rumbo que levan Jos cimarrones; me impuse por el capitain del
partido, D. Antonio Hidalgo, y D. Lucas Villaverde que ya dicho praic-
tico podia salir; oficie a don Jos6 Percz anunciAndole esta .noticia para,
que se reuniera conmigo; el 12 tuve noticia que habian salido los cirna-
rrones del cafetal de D. Domingo Danten y se habian llevado porci6n
de racimos de plAtanos; sall con 5 hombres que me quedaban por haber
mnandado aA otro a llevar el oficio ai D. Jos6 Perez; halle Ia novedad
de que se le habia presentado un negrito que se hallaba en la cuadrilla
de Yard, el que nos dio noCticia que pueden estar en los Tumbos 6 en
Ia Sierra de Rio-hondo; les seguimos el rastro por cerciorarnos mejor
y descubrir el rumbo que llevaban; lo seguimos hasta el camnpo que
Uaman de Ventura, lo que indica que estAn para la Vuelta-bajo; el 14
volvi a saber la respuesta de Perez, el que me dlice que el viernes 15
se runira conmigo en el sitio de S. Carlos situado en Naranjo-dulce;
el 15 mande dos hombres de mi partida a conducir el practice Pedro
Jose por hallarse el 16 en el pueblo sefialado.
Este mismo dia empezamos el registro de los montes por Naranjo-
duice por habernos dicho el praictico que 61 no sabia directamente d6nde
estaban, que todos los negros de las fincas tienen comunicaciones con
ellos; que por Io mismo consideraba que impuestos de que 61 servia de
practice no se podian parar en los lugares que S sabia, y que asi era









nenester buscarlos primeramente en las orillas de las fincas y despuis
en el centro frsta la Vuelta-bajo; pues sabe muy bien los lugares ie
su paradero, por lo mismo principiamos por donde he dicho con comfin
acuerdo de Pfrez y su partida. Omitire decir los lugares que hemos
registrado por parecerme excusado; s61o dire que el dia 18 salimos
a cafetal de D. Pascual Pluma, para proveernos de viveres por habr-
sewos ac*do; el 19 volvimos a seguir en vuelta de la Soledad, sin
dejar de registrar el mias minimo rinc6n; hallamos algunos rastros, que
al principio se dirigian a la VueIta-bajo y despu&s parece que iban por
d aire, pues no se les hallaba rastro ninguno. El 21 salimos a S. Cris-
t6bal a buscar viveres, de suerte que registramos el Cuzco, Manantiales,
d Brujito, parte de Saita Cruz de los Pinos y d Brujo de Mendes,
gastando en esta operaci6on 3 dias, y hallaindose los perros enteramente
imposibilitados de la necesidad de no haber comido en todo este tiempo,
ni haber en estos parajes nada que darles, y ser tan fangosos, que con
dificultad puede un hombre cargar comida para un dia, determinamos
salir a darles de comer y un dia o dos de descanso; acordando igual-
mente que D. Jose Pirez registraria la Loma del Mulo y del Cafetal
de D. Pedro Soroa hasta. las Delicias en S. Salvador; y yo desde Manan-
tiaes hasta el cafetal de la Asunci6n, situado en S. Juan de Contreras:
hemos gastado en esta salida desde el 16 hasta el 23 de Junio de 1837.
El 24 y 25 gastamos en darle descanso a los perros y habilitamrnos de lo
necesario: el 26 salimos para las lomas do S. Juan; invertimos tres dias
en registrarlas. El 29 tuve notidcia que en Manatiales robaban plAtanos
los cimarrones; salimos a examiner los rasttos, los cuales se dirigian
a la Vuelta-Bajo, sin poder absolutamente seguirlos muy lejos porque
segfin se van alejando de los parajes donde hacen danos, se van disrmi-
nuyendo los rastros por la habilidad con que caminan, las muchas lluvias
y las crecientes de los rios; todo esto es parte para no poderlos seguir
nmuy lejos: sin embargo, de que no he seguido hasta Rangel y Taco-
taco, porque esperaba el resultado del parte que el dia 12 de Feb"
6ltimo di. Invertimos en registrar las serranias desde Manantaes
hasta el rio de S. Crist6bal que es donde se dirigen los rastros de los
que vienen a robar, el 30 del qut finaliz6 y hoy 19 de julio de 1837.
El dia 2 fuimos para la costa a consecuencia de recado que recibi
de don Lucas Villaverde' de que habia avisado el mayoral de la Luisa
que habia negros cidmarrones en aquellas inmediaciones; registramos
desde Boquerones hasta Cabafias, sin dejar de hacerlo en la nueva









Teresa, S. Juan de Dios, Santiago y la Recompensa, en cuyos parajes
no hallamos nada ni aun sefiales de que hubiera; gastamos en esta ope-
rad6n seis dias, del 3 al 8. El 9 volvimos a Ia sierra, anduvimos y regis-
tramos el Brazo del Nogal y Arroyo del Silencio; que invertimos trees
dias del 9 al 12. E2 13 entramos en el Arroyo de Ventura; el 14 en este
mismo arroyo ibamos faldeando una sierra que fue precise soltar los
perros porque no se podian ilevar en pihuela; como a las dos de la
tarde de este dia encontramos un rastro; procure los perros pam volver
a atarlos, y se habian escapade dos de busca; que seguramnente habian
hallado el rastro primero que nosotros, y fueron a dar con un palanque
que estaba de nosotros mas de media legua de distancia; seguimos diciho
rastro, cuando sentimos el sonido de un trabucazo que tiraron a los
perros; seguimos el rumbo por donde oimos el tiro, hasta que Ilegamos
a encontrar una cueva al despuntar un pared6n, y hallamos los perros
malheridos de balas, ni hallar a nadie en dicha cueva; observamos para
arriba como 4 cuadras, una gran rancheria, soltamos los demas perros,
los seguimos todo este dia; volvimos el siguiente, 15, a reconocer los
ranchos y hallamos 16, y 7 que estaban hacienda de nuevo, calculamos
que dichos ranchos podian contener de 50 a 60 negros; hallamos porci6n
de lanzas que dejaron en la huida, various chifles de p6lvora fina, cuchiUllos
de punta, con sinnfimero de piedras de fusil de las que venden en las
labernas, siete 6i 8 mazos d$ estopas para tacos en diferentes ranchos,
por 1o que cakculo que tienen 6 6 7 armnas de fuego; encontramnos tanim-
bihn como 14 6 15 serones de platanos, came de puerco y vaca, como
40 frazadas viejas, much ropa de hombre y mujer, porci6n de ollas
y calderos, lo que juntamos y quemamos junto con la rancheria; las
lanzas 6 herrones las botamos donde no pudieran hallarlas y trajimos
10 para constancia, las que dejamos en casa de don Manuel Sotolongo
en el Sud, partido de Santa Cruz. Desde el 15 a la fecha hemos gas-
tado registrando los montes y velando en los cruceros, haciendome
cuentas que pudieramos tener algn encuentro con ellos en vista de
hallarse dispersos: efectivamente el 17 capturamos uno, y el 21 tuvimos
un encuentro con 7, de los que capturamos dos, y se nos escaparon 5,
de los que se presentaron 2.
Habiendo recibido un oficio de los Sres. encargados de la vigilancia
de. ni partida D. M. de A. y D. L. V., en d que me pedian cuenta de
tms operaciones, que no habia dado desde el Q por las ocupaciones que









llevo dichas, con este motivo me dirigi a mi casa, donde me hallo hoy
25 de Julio.
Este mismo dia recibi un aviso de D. L. V. en que (me) decia
D, Maximo de Arozarena que se habian sentido negros entre S. Jose,
S. Ignacio y Anovega. Fuimos el 26 y registramos todos los montes
de estos tires ingenios y no los hallamos, pues los que transitaban y
hadcan dafios por dichos parajes se hallaban en este tiemapo en los
montes de D. J. Braulio Torres, como se verific6 por un aviso que
tuve del dicho, y tampoco se hallaron por estar de acuerdo con la negr~da
de este, y haberles 4stos avisado y se habian mudado; hemos hallado
site rancherias,' qae pueden haber vividos en ellas de 40 a 50 negros
segun se manifiesta por las camas, cuyos ranchos no he quemado por
star en la orilla del limpio y en terrenos del mencionado Torres y
Zacarias, por ]o que se manifiesta claramente que estas dos negradas
estaban de acuerdo con ellos; hemos invertido en estas dos operaciones
6 dias, de 26 al 19 de Ag& El 2 y 3 gastamos en registrar todos, los
montes de las inmedlaciones de estas fincas, y no hemos podido des-
cubrir el paradero de dichos negros; este mismo dia 3 recibi una carta
D. Lucas Villaverde en que me dice que el mayoral de Rojas le noticia
por conduct ddel mayoral de la Luisa que fuiramos al dicho ingenio
de Rojas, qae nos ilevaria donde habla tun palenque y me recomienda
fu6semos sin perdida de tiempo para ver si Iogr&bamos un golpe bueno;
fuimos inmediatamente a amanecer el 4 al dicho ingenlo y visto al
mayoral el cicual me dijo que habfa visto unos negros en Ia puerta del
potrero de S. Luis por lo que ereo que dichas noticias eran falsas, y
siendo mis deseos encontrarlos sea donde se fuere, hemos gastado en
registrar todos los montes de las orillas de las fincas, desde d Muelle
de Tablas de Cabafias hasta Bahia-honda; desde Boquerones hasta el
lindero del Brujo y del Cuzco en lo que hemos invertido 8 dias, del 4
a la fecha Agto. 12 de 1837.
El dia 13 salimos para la Sierra por noticias que tuve que en d
ingenio la Carambola se habian llevado dos reses, y en del cafetal de
D, Francisco Sotolongo 6 cerdos; pudimos llegar este dia a Naranjo
Duke; el 14 bajamos por el Brazo del Nogal, hasta Rio-hondo; el 15
seguimos el rastro de dichos negros hasta ei rio de S. ,Francisco; desde
el 14 hasta el 19 lo hemos seguido basta las cabezadas del rio de Sta.
Cruz, en donde lo dejamos por estar escasos de viveres y no haber en


87









estos desiertos done proveerse, y adema's por star las annas de fuego
inservibles, a causa de las muchas Iluvias, y los rios crecidos que nos
hemos visto en la necesidad de vadearlos a nado; por tanto inme lie res-
tituido a mi casa, para proveerme de viveres y alistar las armas de
fuego. He remitido a los S.S. encargados de la vigilancia de mi par-
tida 4 ps. 2 rs. que me han dado por la capture del capitan de cuadrilla
Pedro Jose'; viendolo imn6vil y habiendolo visto con intenciones de
suicidarse, lo entregue a su duenfio, pues no habia efectuado tan sinics-
tras ideas, por el umo cuidado y vigilancia que se tenian (ie e1, puts
lleg6 a decirmnne que antes mnoria mitl veces que entregar nitiguno de
sus compaincros, que no se Ie daba cuidado de inorir, que el hombre
no rnuere mas que una vez, y en fin, otras sandeces por este estilo; y
asi tuve por bien de entregarlo por evitar que se precipitase de un
pared6n y me hiciera a mi responsible. Tambien doy parte de haber
requcrido al pedaneo de S. Cristobal, D. Jose Mella por la capture
del negro apalencado le entrcgu6 el 15 de mayo ppdo; que no ha sa-
tisfecho todavia; y me contest que dicho negro Io habia entregado al
Sr. Marques Ramos, su duefno, y que este atin no le habia pagado la
capture y los costs de 6l, y que lo habia entregado at dicho marqu&s
per una orden de S. E. Tamnbien me atrevo a hacer una reflexi6n, y
es, que dando tanto trabajo, como dan los negros apalencados en las
sierras, no se exija mas que 4 ps. por la capture; y porque se yea que
no se paga como es debido, y me comprometo a dar trees onzas14 por-
la eaptura de cada uno de los inios a l que los capture. Agosto 20 de
1837.
Restituido a mi casa conio dije en mi idtimo diario, y habiendo dis-
tribuido 62 ps y Y4 en gratificaciones con. anticipaci6n a ver si de este
modo se podiani descubrir algunas cuadrillas qvue viven al abrigo de
varias fincas, tuve aviso este mismo dia por el negro Vicente esclavo
de D. Jos6 B. de Torres, a quien he gratificado con una onza de oro,
que venian 4 de la cuadrilla de Juan Manco a los bogiosI5 a cenar con
el dicho Vicente, que los tenia engafiados; que en el cafetal de D. Ma-
nuel Zapirain se hallaban 9; y en el cafetal de D. Pedro Mantilla y
tamotte los restantes de dicha cuadrilla, de suerte que no habiendo

14 Oficialmente la onza tenia un valor de dieciseis pesos fuertes: en Cuba
sin embargo, se la estipuIaba en diecisiete.
s Bojios, bujios, bohios


88









tiempo absolutaente para juntar Ia gene que se necesitaba para atacar
los 4 puntos a un mismrno tiempo, me dirigi a Torres y velamnos hasta
las doce de la noche, que fuc la hora sefialada: acudimos y cercamos
el Iohio donde se hallaban y despues de una extrema resistencia se
entregaron, los que capturamos sin maltratarlos; resultaron de los 4
set dos de mi propiedad, y los otros dos los he entregado al pedineo
del partido de S. Diego de Nuiiez D. Antonio Hidalgo, para que cn-
tregue las captures a los S.S. encargados de Ia vigilancia de mi partida
como se inme tiene mandado. Acudimos despues en la misma noche a la
casa de Zapirain y liegamos tarde, pues ya los dichos negros se habian
ido y no pudiendo descubrir el rumbo que habian tornado, me conform
bien a pesar mio con dejar esta empresa para otra ocasi6n mis favo-
rable. Se me olvidaba decir que los herrones, hliojas y cuchiUllos de los
referidos negros qiiedaron en poder de D. Jos6 B. de Torres. Los dias
21 y 22 los empleamos en descansar y habilitarnos para salir a las ca-
bezas del rio de S* Cruz done dejamos el rastro que antes he dicho.
El 23 volvimos a salir para las cabezas de S Cruz. El 24 volvimos
a tomar el rastro, lo seguimos hasta el 26 sin powder darles alcance; lie-
gamos hasta las inmediaciones de S. Diego de Tapia, partido de las
Pozas, conociendo que este iba para la Vuelta-bajo, y que era de nis
necesidad acudir a la costa del norte del partido de San Diego de Nfiiez
y Cabanias: en donde se reunian ya algunos negros y por noticia que
me die d Sr. D. Miximo Arozarena que habian fugado algunos ne-
grosi del ingenio Candelaria de lai propiedad de los herederos de DI
Rosalia del Corral, y de otros colindantes tuve que ocurrir a la mayor
necesidad que fue regresar al dicho pueblo de S. Diego el 27. El 28
salimos para la costa en done llaman las Cuevas; registramos desde
las dichas- hasta la boca de la Ortigosa, sin hallar nada. El 29 salimos
a registrar los montes que estfn entire los ingenios :. Jose, S. Gabriel,
S. Juan de Dios y la Candelaria, hallamos varias rancherias que ls
habian abandonado; tambien hallamos un rancho que lo habitan 4 ne-
gros de los cuales capturamos dos, que fueron los que hallamos dentto
porque los otros habian salido a pasear y a robar, segiin confesaron
los capturados, los que resultaron ser la de la Candelaria; seguimos e
busca de los otros dos y nos cogi6 la noche en el monte, a to que sigui6
una unimpetuosa lluvia que dur6 toda la noche, la que pasamos sin ati-
nar a salir del monte; al amanecer el 30 salimos al ingenio Candelaria
todavia sin cesar [a liuvia; pasamos este dia en el dicho ingenio; el 27









vop)imos a:-los .propios montes y encontramos otto rancho que contenia
doe negros que, cuando llegamos, se habian puesto en fuga por haberies
avisado unos pastores de cerdos del ingenio S. Gabriel; pusimos dos
perros de busca en su alcance y logramos capturar uno que result ser.
de S. Juan de Dios, habiendose escapade el otro por haberse confundido
el rastro con los dichos pastures que tambien lo ocultaron. El 1M y el
2 de S& gastamos en registrar desde donde llaman Granadillas hasta-
el morrillo de Bahia-honda. El 3 y 4 los invertimos en registrar 1ns
montes de S. Juan de Dios, la Teresa, y S. Pedro, La Luisa y Gramales;
en este mismo punto el mismo dia 4, capturamos iun negro que result
ser de la Condesa de Lombillo. El 5 registramos lo restante de la costa
'hasta Cabafias y no habiendo encontrado mis nada, regres6 a mi casa
donde me hallo hoy 6 de So de 1837- Nota- He entregado las cap-
turas de los 4 negros a los Sres. Villaverde: 8 p5 efectivos y los res-
tantes en un libramiento contra D. Pedro Alderete de D. Julio Tixil
su administrator del ingenio Candelaria. Se me olvidaba que en mi
regreso el propio dia 27 por ser domingo, dia propio de salir los cima-
rrones a las fincas, me detuve sin ser visto en las inmediaciones del
cafetal de D. Pedro Mantilla, despues que fue de noche salimos y nos
apostamos en el camino real, donde podiamos observer hasta que fuera
hora de cerrar el barrac6n de dicho cafetal y fuimos descubiertos por
tin- ,perro que nos Iadr6 hasta que vino D. Pedro Mantilla ei oven
preguntando quienes eran, a to que satisfacimos diciendole que habia-
mnos tenido noticia de que en su barrac6n solia venir la mayor part
de la cuadrilla de Juan Manco y que trataba de sorprenderlos con su
resistencia; se me opuso diciendo que en su casa no paraban cimarrones,
ni que sus negros eran capaces de tener concomitancia con ellos; pero
me lo decia con una voz tan atta que se impusieron los negros; le su-
plique el silencio, y no fue possible conseguirlo, pues creo to hacia a
prop6sito; quise dar parte al pedineo de esta oposici6n se retire y
voii6 al instant soltindonos los perros y acometiendonos con una
lanza enastada en un palo muy grande, de suerte que no pudimos hacer
nada, por lo que nos retiramos; no di este parte a su debido tiempo
por no perjudicar; pero conozco que si el gobierno no se penetra de
estos desordenes, no podra poner remedio; esto ha sucedido mis de
una vez: no ban sido capturados muchos mis negros por algunos duenos
de chicas posesianes que son los que se oponen.


90










-El 6 y 7 lo pasamos en casa: el 8 por noticias que me dio Lucai
GonzAlez, montero del Brujo que habia visto rastro de cimarrones pa-
samo en el dicho Brujo el resto de este dia, y el 9 no pudimos satir
por las muchas luvias y crecientes de los rios; salimos el 10 y en el
propio dia encontramos un palenque donde DIaman la Sierra de Juliian,
en Arroyo-grande, y fue el caso, que habiendo llegado a la rancheria
observamos que todos los ranchos humeaban, y no veiamos a nadie;
me hice cargo que coma era dia huvioso ellos no podian esperar a nadie
y debian estar durmiendo; que pare en d primer rancho a esperar qoe
Jlegasen mis compafieros, pues por ser tan fragoso el paraje no podia-
mos subir sino uno a uno, y con much trabajo, cuando repar6 uno (de
los que iban llegando que los negros quedaban en el segundo pared6n
de la Sierra; perpendicularmente arriba de nosotros; tratamos de buscar
la subida que no encontribamos; viendo ellos que nosotros no encon-
tribamnos la subida, se hicieron tun grupo, los mas fuertes, mientras que
los inuitiles se ponian en salvo, empezaron a derribar pefiascos sobre
nosotros, y viendo que estfbamos en bastante peligro, y que no habia
recurso de escaparnos de la liuvia de piedras, que nos venian encima,
determine hacer fuego a discreci6n; viEndose ellos tratados de esta
suerte, se pusieron en fuga; viendo yo que hulan mande que tres-st
quedaran haciendo fuego hasta que los perdimos de vista, mientras que
los cuatro restantes buscaban por donde subir; al fin llegamos al paraje
donde ellos estaban, que tenia como 50 varas de alto, de donde estilba-
mos nosotros; encontramos unos palos amarrados, anadidos de unos ieh
otros que fue por donde ellos se escaparon a coger una escalera que
tenia 63 escalones, por donde subian a la cumbre, de suerte que cuancdo
subimos a ella, no vimos sino el rastro de sangre; los seguimos por l61
mis de una legua sin poder darles alcance, por mniotivo de haberse que-
dado los perros por no haberlos podido subir; volvimos .para atras y
rcconocimos el paraje donde ellos estaban y no hallamos ninguno muer-
to; bajamos a la rancheria y encontramos 43 ranchos de a dos y tres
camas, por lo que calculamos que habia de 60 a 70; encontramos algu-
nas calderas de hierro y ollas de barro, alguna ropa vieja y prendas de
lana, lo que inutilizamos y quemamos; no quemamos los ranchos por
ser inutil esta diligencia porque llovia sin cesar; pasamos esta noche en
los dichos ranchos despues de haber reunido los perros y ir a ver dos
negros que habiamos visto caer del pared6n abajo; fue inutil esta dili..
gencia pues no los encontramos. AI siguiente dia rodeamos la Sierra


91










y fuimos a parar donde ellos habian bajado el dia anterior; gastamos
este dia y el 11 en buscarlos; y fue infitil esta diligencia por haber bo-
rrado el rastro las muchas lluvias y crecientes de los rios; tampoco
encontramos ningrn muerto a pesar de haber [sjido mAs de 20 heri-
(los; el dia 12 hallandonos sin viveres ni donde conseguirlos, volvimos
a mi casa donde pasamos el 13 y 14; el 15 por noticia que tuve por
D. Mauricio Urzainqui, administrator del ingenio S. Gabriel, de que
el negro quc cogimos el 20 de Agt- decia que nos Ilevaba a tires parajes
donde sabia que pasaban los cimarrones, nos ensefoi6 los parajes, pero
no hallamos nada en Io que invertimos hasta el 17; el 18 por noticia
que tuve que el resto de la cuadrilla de Juan Manco paraba en el dia
en el cafetal la Gloria en S. Salvador y en el ingenio de D. Antonio
Duarte, me dirigi a dicho ingenio; registramos todos sus montes, cafia-
verales y bohios, con anuencia de su mayoral; el 19 y 20 registramos
las Animas y el Rubi; el 21 a la fechla hemos registrado el Desenganio
y el ingenio S. Francisco de Alfaro, la Encrucijada, potrero de S" Ana,
la Dominica y Ant6n P6rez; y no encontrando nada, me restitui a mi
casa donde me hallo boy 23 de Set' de 1837.
Restituido a mi casa corno llevo dicho el 23 de S9 sttuve en ella
hasta el 28 por hallarme indispuesto de una disenteria; el 29 hallandomc
aliviado sali con direcci6n a la Vt-bajo, con el objeto de it registrando
todas las sierras; omitire el pormenor de todos los parajes que anduve,
solo dir6 ique d 14 del que rige encontramos utin rastro en la Sierra de
la Perdiz, partido de los Palacios, lo seguimos hasta el rio SG Cruz de
los Pinos, que nos llev6 a un gran palenque, que habia en una de estas
sierras, cuyo nombre ignoro; y Ifue el caso que el dia 6 a las 5 de h
tarde Ilegamos a dicho palenque; quise detenerme hasta el siguientie
dia para tomar las providencias mas oportunas en semejantes circuns-
tancias, masmno fue possible, porque nos vieron antes de llegar, de suerte
que fute necesario atacarlos a estas horas; el resultado fue que en el
primer encuentro matamos 6 negros, quedAndonos sin perros pues noi
mataron cinco quedando solamente uno y 6ste mal-herido; lo seguimos
hasta que anocheci6; alcanzamos otro que fue necesario matarlo tam-
bi&i pues no se rindi6 de ninguna suerte: el 7 seguimos ]a rastreria
y a distancia de media legua se fre menoscabando hasta que ]a perdi-
mos enteramente y hallindonos sin perros y sin viveres, viramos a )a
rancheria que se componia de 40 ranchos los que incendiamos e inuti-
lizamos exceptuando diez herroncs y dos hojas que fue lo que pudimos


92









cargar, lo que present con los comprobantes de los siete muertos (las
orejas) i. los tres vigilantes de mi partida. Oct. 9 de 1837.
Volviendo a mi casa como llevo dicho en mi fltimo diario del 9,
por noticia que tuve que entire los manglares y lagunas de la costa de]
norte donde Ilamnian la Ortigosa andaba una cuadrilla de negros cima-
rrones; el 10 sali con mi partida a dicho punto; registramos toda )a
costa desde Gramales a Cabanas hasta el Morrillo de Bahia-honda; gas
tamos en esta operaci6n ocho dias, del 9 al 17; el 16, sin encontrar
rastro de cimarrones, ladr6 uno de los perros de busca que llevaibamos
suelto, corrimos hacia al soltando dos perros de presa, y como a dis-
tancia de media legua logramos capturar un negro, el que result scr
del ingenio Candelaria, de los herederos de Da Rosalia del Corral, cuya
capture ha sido entregada a D. Lucas Villaverde; en esto se suscit6
una lluvia continuada de ocho dias por lo que estuvimos 6 sin poder
salir, del 17 at 23. El 24 salimos para las sierras, registramos desde
ei partido de Callajabos hasta el de los Palacios; gastamos en esta ope-
raci6n ocho dias, del 23 al 31, y no habiendo encontrado nada, y si ha
noticia de que se han largado a la costa del Sud, como dieciocho leguas
de distancia de este partido donde Ilaman Jaiguani, Jejenes, Guasimal
y el Cayo de los tratantes, y no solamente dioen que han cargado
a este paraje sino que estin recibiendo estos vecinos dafio s considera-
bles; con este motivo determined regresar a este partido para proveerme
de lo ncccsario, saber si habia alguna novedad y volver inmediatamente,
mias encontre la noticia que me ilamaban a [a costa del Norte, donde
andaba una cuadrilla tan perjudicial oomo dificil de coger por estar
viviendo en un paraje donde todo es manglares y lagunas y viven como
levo dicho donde hay por lo menos cuatro o cinco brazas de agua
teniendo sus habitaciones encima de los manglares y Ilanillas;16 sali.
mos para este paraje el primero de noviembre; el 2 encontramos la
ouadrilla dicha y logramos capturar uno con la pirdida de dos perros,
que me hablan costado 75 pesos, que lo pongo as1 porque los Sres. de
la R. J. de Fomento se penetren de lo que cuesta la persecuci6n de
c:imarrones en parajes inaccesibles que es donde estos por to regular
viven; resultando ser el referido negro del ingenio Candelaria cuya
capture he abonado a D. L. V.; del 2 a la fecha hemos invertido en

16 "'Yanilta-N.S.F. Voz ind. Afol silvestre a orillas del mar y cinigas,
confundidos por algunos con el Palo CaiJ. (Pichardo, oh. cit.)


93










perseguirlos, y no heinos logrado volver a encontrarnos con ellos. Cue-
vas y nov 5 de 1837 Nota: Que habiendo demorado la remisi6n
de este diario por estar ocupado en la persecuci6n de los antedichos
negros se capturaron el siguiente dia 6 dos, uno de dia y otro en Pl
noche, que resultaron ser el uno del ingenio Candelaria y otro de D. Josi6
1ila y Ruiz, cuyas captures quedaron entregadas comno las demas refe-
ridas a D. L. V.
Hallindonos en las Cuevas, como ilevo dicho el 15 de novel; el 6 y
7 registramos todo ei resto de los mnanglares desdc las dicihas Cueva5
basta la Punta de Frias, en Io que invertimnios tres dias, del 7 al 9, vol-
viendo a mi casa el 10; gastamos eii habilitarnos y en reponer los pe-
rros 4 dias del 9 al 13; el 14 por nrioticias que tuve que en donde llanaTi
0, Guasimal en fa costa del Suid a inmediaciones de Pinal dcl Rio esta-
ban haciend(o dalios los negros cinarrones; salimos en direccion a dich,
punto, y como (jue teiuamos que ir atravesando las sierras determine,
volver por los parajes donde dimos los tres ataques 6ltimnos a los ci-
marro)es pur ver si hdalibamos algunos muertos; y en iel palenquc
atacado el 14 de Julio encontrainos 3 osamentas. En el del 10 de Sv'F
eticontramos 14 y en iel del 6 de octe 8. Tamnbien de results die estcr
ataques se hav prescetado jiuchos, algunos de 22 anofis de sierras, y
ientre estos el fanwo.o Juan Portugues, capitAin de cuadrilla de much(o
azios, como igualmente Ia madre Pastora, mujer del capitan de cuadritha
Mariano Gangi mucrto tarnbien en estos ataques; scguin la dicha Pas-
tora declara, tambiebn declaran estos dichos, que los que salieron hcrido,
en estos ataques lian rmuerto; invertimos en este examen 4 dias, del
14 at 18: el 19 seguimos ntiestra direccion at sud y en eli mismnio '
flegainos dionde ilaman el Salado donde tomamrnos noticia que la cu-,-
drilia de cirnarronies que hacian dafno en el Guasimal habia pasad<
vuelta de Sabanalamar; les seguimos el rastro hasta el 24 una legua
rtnAs adelante de Jejenes, para vuelta de Guasima y no pudiende demo-
rarme nwis, para arreglar la partida seguin el nuevo orden determine,
me dlrlgi a mi casa donde me hall boy 26 de novO de 1837. Nota -
Que bajando el dia 12 del corriente del sitio de Herrera y sabiendv,
que solicitaban prender a Pedro Curbelo y otros individuos que dicen
!.er desertores de presidio, no quise perder la ocasi6n de hacerle, par
haber encontrado at dicho Curbelo en iel mencionado sitio de Herrera;
Io capture y entregue a! pedfineo de Santa Cruz de los Pinos cuyo
recibo conservo.


94









,. HallAndome en mi casa como llevo dicho, el 27 del pasado, se gast6
en reunir los nueve hombres que debian componcr la partida y -habili&-
tarme, hasta el 5 de 4ste por haberse retirado desde el 19 cuatro de.
los.que anteriormente Ia componian, por haberse disgustado por ]a: re-
haja.del sueldo; sail- el 6. de die- para la vuelta de Pefiablanca del Sad
por noticias que tuve que habian seguido de. las Pozas una cuadrilla
de.cimarrones hasta ella; por haber matado porci6n de cerdos en-S.
Diego de Tapias; registramos la dicha P. Blanca, Rangel y todasl]as
cabezadas del rio de S* Cruz, sin encontrar m"as que uina'rancheria -de
18 ranchos grandes acabados de hacer y la huella de una cuadrilla que
se dirigia para afuera; la seguimos y capturamos utin negro de dicha
,u adrilla -el dia 9,- el mismo que declare que la referida era la suya,
y que la rancheria dicha en Runsba-piedra la hablian hecho ellos con-
,Jcterminaci6on de pasar las Pascuas en Manantiales; tambien declare
que eran 48 sus compafieros y qute su capitan se Ilamnaba Felipe Macma,
que j 6 se extravi6 porque no era practice, y que no les permiten 5r
juntos por no hacer rastro, y que de los remates de Guanes1" hablAan
venido otras cuatro cuadrillas y que estas se hallaban en los cafetales
Pluma, Laboyen, Verazaluce y Campos; que vinieron igualmente a
pasar las Pascuas en dichos puntos; con esta raz6n entregu6 dicho ne-
gro at pedAneo de Santa Cruz y volvi a seguir el rastro que trala hasta
el rio de S. Francisco, y arreci6 una lluvia continue de dia y de noche,
lpor cuyo motive perdimos d rastro y tuvimos que rodear mis de diez
leguas para desechar los rios pues era impossible vadearlos, volviendo
el dia 11 a mi casa en donde permanecimos hasta el 16, que catm6 la
Ihrvia; salimos el 17 para registrar los montes y brefias de dichos cafe-:
tales, entrando por Naranjo-dulce, donde encontramos un rastro, el
que seguimos hasta el cafetal Laboyen donde encontramos una ranche-
Tna sin negros pues se acababan de ir, y sucesivamente encontramos
basta cinco rancherias, pero todas vacias entire el cafetal del dicho
Laboyen y Verazaluce; seguimos iun trillo que nos pareci6 mas fresco
,on direcci6on a Pluma, el que nos llev6 a una sexta rancheria, pero
liegamos tarde porque ya los negros iban de huida por aviso que ha-
bian tenido de estos mismos cafetales; soltamnos los perros y caimos


17 "El nombre indigena era gwuai, raiz de Guaniguanico, como se Ilaiaba
la antigua Provincia por esa comarca y la Hacienda que copserva su nombre.I
Hlase corrompido la liabra sustituyendo la de Guane y Guaines, que es peor".
(Pichardo, Geografia de t i di de Cuba).,


95









en su alcance pero fue en vano, porque en la carrera se rompio uu
hombre una pierna y fue necesario conducirlo A las casas de Plumna;
volviendo inmediatamente a seguirlos encontramos los mejores perros
destrozados; volvimos con los que quedaban sin poder diaries alcance
hasta el 24 en que ech4 de menos tres hombres que sc extraviaron, y
ine hall en el forzoso case de volver hacia atris para buscarlos; lo&
cncontre el 26 y hallandonos cstropeados y maltratados de las catdas
y cheques de las piedras y adernas sin perros, determine volver a mi
casa ion 7 herrones de 24 que nos dejaron; inutilizando los 17 rets-
tantes po r no powder conducirlos, coino .igualmentc todo Io que teniakw
de utensilios y ropa, entregando aquellos a D. Diego Rebollar y D. L.
V. Los negros que componian dicha rancheria segin cilculo, podiai
ser 50; tam )Sin tenian 2 chifles de p61vora, que esto indica que te-
oian armas de fuego dic. 28 de 1837.

Invertimos en descansar y curaruos las roturas ocasionadas de los
choques de las piedras hasta el 30, y sicndo este el tiempo en que
los cimarrones se arrimen a los ingenios y cafetales deternine 'ie-
gistrar todos los montes de dichos ingenios, las costas de ia part.
del N.; principiamnos dicha operaci6n el 31, en dicho dia capturamos
un negro de la Recompensa, el que fue entregado a su mayoral; r,.'-
volvinmos todos los montes y la costa, sin tener otra cosa que notar;
gastamos en esta operaci6n hasta el 6 de En; el 7 to pasamos en rmi
casa. El 8 determine que el teniente saliesc con 4 honibres a registrar
las orillas de los cafetales de las lomas principiando desde el Brazo
dcl Nogal hasta las inminediaciones de Callajabos, y no sai con 3 hom-
bfts que me quedaban, por estar uno enfermo como antes he dicho,
para el centro de las sierras; llegue hasta Pefia-Blanca del Sud, dondce
encontr6 un rastro al parecer de 4 negros, los que segui hasta el Cuzco
en 3as inmediaciones del cafetal (le D. Pedro Leret, distant como 10
leguas, que fue el dia 12; sentimos tin alboroto como de que hablaban
alterados unos negros y un blanco; nos dirigimnos a dicha bulla y en-
contramos al mayoral de Leret con varias heridas al parecer leaves,
y iun negro cimarr6n ya pr6ximno a morir, como muri6 a poco rato,
encontrindole un herr6n y una hoja de marca mayor; ilevamos al
dicho mayoral a la casa y ordene al dueino que oficiase al capitan o
teniente del partido, no tanto por el negro muerto, como por las he-
ridas del mayoral, lo que ejecut6 inmediatamente; trate de infornmiar-
me de dicho mayoral, el que me inform6 que teniendo las negras en
aquel punto cogiendo cafe, y los negros varones en otros pvntos, en








diferentes trabajos, fue a dar vuelta con dos famnosos perros de busca,
los cuales oliendo el rastro de :negros extranos fajaron con ellos- y
ells con los perros; y que el por defender sus perros les fue enicima
donde se le plant e l muerto y se agarr6 con eI ntientras los perros
peleaban con los otros; viendo esto las negras de su muando que esta-
ban inmnediatas dieron a huir dando alaridos, que dicho negro con el
annrma ventajosa le dio dos heridas, ]a una en un muslo y la otra en
el hombro derecho; a esta tiltima herida logr6 metbrsele dentro, d&n-
dole iun machetazo en una mano y desarmandoto del herr6n, a 6ste
mcti6 mano a la hoja y Ie hizo otra herida en la cabeza, mientras 61
le infiri6 una infinidad de heridas al negro y que Oltimamente hall&n-
dose desarmado se le meti6 dentro y le deshizo un brazo a mordidas,
y que hallandose e1 sin poderse valer de su machete se vali6 de un
cuchillo que tenia con que logr6 matarlo; volvi6 por sus perros y los
hall6 muertos. Seguimos d rumbo que nos indic6 habiani seguido los
tries restantes, a corta distancia les encontramos la huella y los segui-
mos hasta la Peia-4lanca del Norte donde les solte un perro de al-
cance que trabaj6 inmediatamente con ellos y los seguimos todo el
restante del dia, sin poder lograr ocasi6n de soltar los perros de presa.
El dia 13 por la mafiana volVimos a seguir la huella, hasta que se
nos perdi6 entire la negrada del cafetal La Motte. Volvi a D. P. Leret,
el que me manifesto no habia'venido el juez y que hacia con el muerto
y et herido? Habiendose pasado 24 horas sin curarse tste, determine
que lo curasen para evitar alguna mala consecuencia; el 14 y 15 los
inverti en registrar todas estas inmediaciones y el 16 me dirigi a'mi
casa donde me hallo hoy dia de la fecha. EnO 16 de 1838. -
Parte que me da el teniente de la comnisi6n: -.-Siguiendo del orden
que ud. me di6, me puse er el crucero y vigia de cimarrones que esta
entire el Brazo del Nogal y el cafetal de Laboy, estuve en este punto
hasta el 10; no habiendo el 11 ocurrido ninguna novedad, salimos a
registrar las madrigueras de cidmarrones que asi deben lnamarse los
cafetales Pluma, Laboy y Besacaluce;8 registrando todos estos pun-
tos que Ilevo dicho sin encontrar mis que rancherias inhabitadas y
algunos rastros que no se podian seguir por confundirse con los de
los negros de esos cafetales; dia 13 pasamos al Limonar donde en-
contramos rastro como de tres negros, d que seguimos hasta el cafe-
tal de D. Pedro Leret, donde se nos confundi6 con la negrada de

18 Verazaluce


97









&ste, y volvimos hacia las lomas de BIena; revolvimos 6stas y seguimos
revolviendo toda csta cordillera de sierra de N. a S. y de E. a 0.
hasta la hacienda deniolida S. Juan; la noche de este dia, que fue
el 15, velamos en los cruceros y el 16 detennrmin4 reunirme con vd. para
tomar nuevas lisposiciwcnes.
Di ya.1

HaUlAndome en mi casa el 15 de En como dije en mi Oltimo diario,
'el 17 recib tiun aviso de D. Jos6 Diaz, en que me suplicaba, fuesemos
a ver si logrfbamos capturar 4 negros que se le habian fugado, y el
minismo dia un oficio dc D. Cindido Alfonso, mayoral de Jejenes, en
que me dMcia que en ia dicha hacienda de sui mando, en S. Isabel y
Sabanalamar, estaban iecibiendo dafios de los negros cimarrones. Con
este motive dWspus,: que el teniente con tres hombres pasase at N.,
al ingenio Ia Luisa. Y yo con los restantes ir al Sud verificandolo el
20 y llegamos a Slxinalamar el 22, donde nos noticiaron que el I8
hab1Sn matado los cimarrones ocho cerdos y 4 reses. Nos ensemaron
el rastro, el que scgimos el 23 hasta fa boca de Bacumagua donde
encoutramos el estlajc'f como de O50 negros que habian estado como
dos dias, mientras que ahumaban la came de los animates que hablian
matado, y viraron orra vez en vuelta de Sabanalamar; los seguimos
siempre por las citgnas y manglares hasta Ia Gfiira de Melena 47
leguas de distucia, y es de notar, que en una distancia tan larga y
fragosa no hicieran parada, ni jtuntaron candela mas que Una vez, por
Io que es de presunmir que los negros monteros de estas haciendas
estin de acuerdo con ellos y les avisan, de suerte que llegando a la
Sierra de Melena, cotno llevo dicho, se botaron para afuera a buscar
ct piso seco, casa porque se nos confundi6 el rastro y tuvimos que
regresar, llegando a tni csa el dia 5 del qUe rige; gastamos en esta
salida 16 dias del 20 de en a la fecha. El 6 recibi una carta de D.
Sebastifan de Lara en la que me decia que inmniediatamente pase a su
ingenio con toda la partida; fui sin demorarme temiendo se hubiese
ofrecido alguna novedad grave; encontramos la noticia que nos lla-
mTaban porque Ie habian informado que se habian levantado el ingenio
la Conchita In que result falso, y solo si, habian venido algunos ci-
marrones a tin bojio de an guardiero para que &ste los habilitara de


20 Veascosen la Introducci6n.Ab ::.
0 Veasc [O t[ ;iv ic'lt05 n la ]ntroduccion*


9p









p6tvora y balas; este le avis6 a su mayora, el que los disperse. Con
esta noticia, para evitar que se aproximaran a otras fincas y a fin de
ver si los encontraba, determine registrar las inmediadiones de los
ingenios desde Cabafias hasta S. Diego, gastando en esta operad6n
3 dias, del 6 al 9.- Se advierte que D. Jos6 Gobea se halla desde el
20 ejerciendo sus funciones pues aunque se dijo que se habia que-
brado m pierna, s6lo fue torcida o desconcertada. FebP 9 de 1838.
Parte que me di el Teniente.- Sali para la Luisa el 19, registrando
todos los montes de la costa N. desde Cabafias hasta Bahia-honda,
sin encontrar nade que anotar; s6lo el 26 encOntramos entire el ingenio
la Teresa y la Merced estalage como de dos o tes cimarrones; les
seguimos el rastro hasta los bogios del colmenar de dicho ingenlo ha
Merced; y hacindome cargo que estaban refugiados en dichos bogios,
en la misma noche de ese dia fainios a apostarnos inmediatos a diches
ranchos; determine fuese un hombre a avisar al ingenlo para que el
amo mandara un personero suyo, para con su anuencia registrar, mas
no dio lugar la casualidad de que los negros nos sintieron y sali6
uno de huida; que result ser manso, que seguramente hacdendose
cargo que mientras nosotros atendiamos a I podian irse los cimarro-
nes, como asi sucedi6, que viendo nosotros que sali6 un negro hu-
yendo, inferimos qup era cimarr6n y les soltamos los perros, el que
cogieron a cierta distancia, sin que pudi&emos evitar que lo mordie-
ran. Impuesto por l mismo que era de los guardieros, volvimos al
rancho y no hallamos a nadie; di parte inmediatamente de este suceso
al mayoral de dicha finca el cual se hizo cargo del referido negro con
algunas mordidas de perros comon Ilevo dicho. No habiendo encon-
trado los negros encargados de la Luisa, segui para las lomas eld 29,
gastando en esta operaci6n diez dias: anduvimos-en las lomas basta
el 1Q y me dirigi a mi casa en done me hall el 9 de feb" de 1838--
Es copia.
Visto que no se encontraban los negros en las inmediaciones de
las fincas, como Ilevo dicho en mi 6iltimo diario, determnin6 inter-
narme en el centro de las sierras; mand6 al teniente con cuatro homn-
bres por un nrumibo y yo con otros cuatro por otro, ordenfindole los
puntos en donde debiamos juntarnos, cada tercer dia, de suerte que
el dia 12 de feb encontr6 estdaje donde habia estado una cuadrilla
y halbia beneficiado una res en las inmediadciones del cafetal de D.
Pascual Pluma, al Este; al fin se nos confundi6 el rastro entire la
misma finca; desesperanzado de encontrarlos determine saliese d te-


Pp









niente con 6 hombreE por un rumbo y yo segul registrando las oriflas
de este cafetal; y el 14 en la orilla del limpio al Oeste, cuando yo
menos pensaba me encontr6 con la propia cuadrilla que se burl6 de
D. Jose Perez, en ]a Conchita; los ataqu4 con los dos hombres que
me acompafiaban, y logramos matar tres de la dicha cuadrilla y capm
turar vivo uno que result set del ingenio Ia Luisa, despojandolos
de 3 armnas de fuego, 6 hojas, 12 herrones, various cuchillos de punta
y como dos libras de p6lvora de mostacilla y porci6don de balas y pie-
dras de fusil. El 15 seguimos la huella de los que se nos escaparon,
hasta el 6 que se nos perdi6 subitamente el rastro; volvi a mi casa
el 17 donde permnanec[ hasta el 19; determine que el teniente saliese
kar S. Juan y la tunmba de S. Salvador, por noticias que tuve que
en el cafetal la Gloria se notaban cimarrones en eomunicacion con los
mansos, y yo volver a las sierras; registry desde el Cuzco hasta Santa
Cruz de los Pinos sin encontrar hasta la fecha nada que anotar. El
teniente me da parte que ha registrado los montes de S. Juan, Calla-
jabos, S- Salvador, el Rub y parte de la Dominica sin encontrar otra
cosa que rastros y rancherias antiguas: se me olvidaba decir que los
comprobantes que antes he dicho han sido demostrados a D. L. V. y
D. D. del Rebollar feb 28 1838. Por noticias qute tuve que por la
costa de la Domuinica se habian sentido cimarrones salimos e3 2 de
Mzo, registramos todos los manglares desde la Ortigosa hasta las in-
mediaciones del Quiebra-hacha, sin dejar de hacerlo con los montes
de la Herradura, Mercedita, la Conchita, Cruz, S& Isabel, SO Miguel
y todos los ingenios antiguos, Tablones, ]a Gobernadora, Ant6n Perez,
el Rubi, SO Salvador, S. Juan, y la Loma del Mulo; hemos gastado
en esta operaci6n diez dias sin encontrar nada que anotar. El 14 part
para las Sierras con ocho hombres por hallarse el teniente enfermo;
registramos desde el Cuzco hasta el partido de los Palacios sin en-
contrar mis que un estalage como de 40 que estuvieron donde llamar
Rtnumba-piedras; estarian seguin los vestigios en este punto 4 6 5 dias
y tiraron para la V. B., no los seguimos por hallarnos desprovistos
de viveres y al mismo tiempo, ver si el teniente se hallaba restable-
cido y dejarle 4 hombres para que quedase encargado de este punto,
yyo seguir para la V.b.; hemos gastado ewV esta salida 8 dias, del 14
ai 22. Este mismo dia recibi una carta de D- Julio Faxil2' ad-


i Ottas veaces describe Facsi.




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC