UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00094


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    El estado de la dirección Nacional de Bibliotecas
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
    El hombre de Saul Bellow
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
    Landaluze y el costumbrismo en Cuba
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
    1860, un diplomático inglés informa sobre la trata clandestina en Cuba
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Ideas de Antonio Guitera
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
    Raíces históricas de la amistad cubano-soviética
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Breve bio-bibliografía del doctor Ramiro Guerra
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
    Crónica
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
    Miscelánea
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
    Indice de ilustraciones
        Page 223
    Back Matter
        Page 224
Full Text









































































































t to






o





IWO






'41







"to
,"e 01, oo






To-,




4 -






it
A-
Aron






yA




'o 4,



"oI
37 :# if'A



IT o

to- I



oil,

I" do
#






t

Ij
o' QI







# 44









vq
T.o: nI 1, w -




oT'4-1- 'o'





-7
low

vs # I,*",




'Al kr.












DnmIcRoE : JUAN PREZ DE LA RVA


CorsEjo it DREccX6N:

Salvador Bueno, Eliseo Diego, Gustavo Eguren, Carlos Farifias, Fina
Garcia Marruz, Zoila. Lapique, Graziefla Pogoloti, Sidroc Ramos, Octa-
vio Smith, Cintio Vider.



Secretara de ]a Redacci6n: Siomara Snchez.






Canje: Biblioteca Nacional Jos6 Marti
Plaza de la Revoluci6n
Habana, Cuba.


Prixera Epoca:
Segunda Epoca:
Tercera E :poca


1909-1912
1949-958
1959-...


PoTAmA: Xilografia. 6.5 X 5.3 cm. En BERoso. Le Antichit Tradotte
da Francesc Sansovino. Vinegia,. Presso Altobello Salicato,
1583. 22 cm. Portada.









Revista de la

Biblioteca Nacional Jose Mari


Afio 63


3ra. 6poca-vol XIV


Nimero


Enero-abril 1972
La Habana, Cuba

~.F


Cada author se responsabiliza
con sus opinions


TABLA DE CONTENIDO


P ,o.


Sidroc Ramos


El Estado de ]a Direcci6n Nacional de Bibliotecas

Roberto Friol
El Hombre de Saul Bellow

Jose" Antonio Portuondo
Landaluze y el costumbrismo en Cuba .....

HISTORIA DE LA GEN-M SIN HISTORIA

Juan Prez de la Riva y Aurelio Cortis


1860. Un
destina en


diplomitico inglks informa sobre
Cuba: Jos Tucker Crawford


la trata clan-


Olga Cabrera
Ideas de Antonio Guiteras..

uilio Le Riverend


Raks hist6ricas de la amistad cubano-.sovi6ica


Araeli Garcia Carranza
Breve Bio-Bibliografia del doctor Ramiro Guerra ..........


51


85


109


125


141


I + 6 + + 4 P. + 4









CR6NIA


Los Ochenta .aios de Pedro Salinas ........................01

MISCELANEA
1972: Anio de Juatrez -en Mkxiccr; Recordaci6n del Gue-
mllero Heroico en ]a Biblioteca; Publicaciones peri6dicas
siglos xv y xi. Sesqwicentenario de Dostoievsk; Pablo
Picasso cumple 90 aios ; A 100 afios del 71: El fusilamiento
de los estudiantes ... .... ............................... 205


INDICE DE ILUSTRACIONES ................................


223













El Estado de la

Direccion Nacional

de Bibliotecas





Sidroc Ramos


Al iniciarse el III Encuentro de Bibliotecas Piblicas es oportuno
echar un vistazo al estado de ]a Direcci6n Nacional de Bibliotecas del
Consejo Nadional de Cultura, comprendidas )a Biblioteca Nacional Jos'
Marti y la Red National de Bibtiotecas Pidblicas. Los problems y pers-
pectivas de esta ultima muparan en nuestras sesiones el tiempo y eI
in terse deterrinantes.
La Red Nacional de Bibliotecas Pfiblicas constituye la forma de
org zaci6n, nacionalmente vertebrada y jerarquizada, de las biblio-
tecas p6blicas en nuestro pais. Consideranos que al presente el modo
mejor de dirigira e impulsarlas consiste precisamente en la existencia
de una red centralizada.
La Red pernite una racionalizai6n del esfuerzo, con los correspon-
dientes ahorros econ6nicos y de fuerza de trabajo. La Red protege
contra la duplicaci6n de recursos en las adquis'diones y en los principales
process tcnicos bibliotecaios, al realizarse las operaciones comunes
en el centre, en la Biblioteca Nactional. La Red allana el terreno para
la normali=a6n bibliotecaria.


Iniorme central rendido al III Encuentro Nacional de Bibliotecas PF6bli-
ca celebrAdo del I a A 20 ode ocubre de 1971, por el director nacional de Bi-
bliotecas.
5








En la perspectiva, adems, no serin factibles los proyectos modernos
de tratamiento y difusi6n automnticos de la informaci6n (cuando las
necesidades lo exijan y los medios econ6micos se encuentren a la mano)
U no emste una cooperaci6n bibliotecaria que permita su plena ex-
plotaci6n.

Los esquemas de organizaci6n raciona en gran escala, que son na-
turales y constantes en Ios paises socialistas, resultan muy dificiles, por
lo general, en los passes capitalistas. Ahora aparecen en publicaciones
bibliotecarias de los Estados Unidos' seniales de alarna y Ilamados a ]a
cooperaci6n en distintos aspectos del trabajo informativo, ante la con-
vicc6n de que el actual panorama nortearericano de bibliotecas piblicas
aut6nomas y autosuficientes, no s6Io hace crecer los costos sin una corres-
pondiente mejoria de los servicios, sino que ha ila imposible, de persistir,
]a aplicaci6n generalizada de medios automfticos en Ia inforraci6n.
Bien se sabe que en nuestros encuentros no se hace el ana~isis del
trabajo concreto desenvuelto en un determinado periodo. Con ese pro-
p6sito se celebran las reuniones semestrales de chequeo, de caricter
national, asi como los consejos -mis frecuentes- de las direcdones
provincales y de la Biblioteca Nacional.

Durante los encuentros se trata rni. bien de comprobar c6xmo fun-
cionan las unidades, c6mo se cumplen W normal establecidas, de qu6
modo predso pueden 6stas perfemionarse. Se analhan las nuevas expe-
riencias, se verifica la marcha de los planes de mayor alcance Y,
sobre todo, mediante seminarios, cursillos o debates de ponencias rela-
tivas a ternas bibliotecarios de importancia, se hace labor de capaci-
taci6n t6cnica de nuestras direcciones.

E evidence que en el mundo contemporineo -rnundo de vertigi-
nosos cambios de la ciencia y la t&cnica- aim los conocimientos bien
adquiridos necesitan visarse, actualizarse, completare cada cierto
tiempo, a fin de que no resulten unilaterales o contraproducentes.
0 sea, es universal la necesidad del reciclaje; del ref rscamiento.

!. R. AWD SALTON. On the Development of Libraries and information Cea-
tem Livaiy lournal. Octubre 15, 1970.

6









En nuestro pals y en nuestro sector este interes apura mis que en
otros. Si bien nuestras direcciones provinciales tienen (menos una, la
de Pinar del Rio) formaci6n bibliotecaria superior o media; si bien las
bibliotecas mayores tienen dirigentes con instrucci6n bibliotecaria media
o prictica equivalente, todavia es necesario preparar adecuadamente a
muchos de nuestros trabajadores y elevar sistemticamente todos los
niveles. (Es cierto que seguimos arrastrando fuertes d6ficits cuantita-
tivos y cualitativos de personal en nuestras unidades, aunque en el
6iltio a"io se experimentara mejoria).
En pocas palabras, la preparaci6n es indispensable para que las
bibliotecas sean efectivas, para que usen sus condos exhaustivarente
y lleguen a ser todavia nejores centros difusores de cultura e infor-
maci6n del pueblo.
SQue situa6idn encara la Ditecci6n Nacional de Bibliotecas respect
de su misi6n preparatoria, formativa?
Por una parte, ia Biblioteca Nacional, asi como se establece en el
Reglanento de la DNB, continfia desempefi~ndose como centro meto-
dol6gico, experimental y educativo de la Red Nacional. AdemAs, corn-
parte sus experiencias con otros organismos.
Esta labor recac esencialmente en los siguientes departamentos:
-Ifnfonmaci6n de Ciencia y Tenica, que sigue contribuyendo a la
preparac6n de personal para los centros de informaci6n de otros muchos
organismos y facility ayudas de mistrucci6n a alumnos universitarios de
la asimnatura T~cnicas de la Informaci6n.
-Circulante y Extensi6n Bibliotecaria, que continue organizando
dos cursillos anuales para responsables de bibliotecas de empresas y
.organimos ademis de entrenar alumnas de la escuela media biblio-
tecama.
-Juvenil, que imparte cursillos de narraci6n de cuentos a otras
instituciones (recientemente a responsables de recreaei6n del INDER,
por ejemplo), asi como sobre literature infantile a trabajadores de-los
departamentos juveniles de la Red.
Los denis departamentos con responsabilidad national organizan
seminaries o cursillos y, ante todo, rantienen una constante orientaci6n








y ayuda t6cnicas directas a los responsables de los servicios correspon-
dientes en las bibliotecas de la Red Nadonal.
Una responsabilidad fundamental en la area formativa recae sobre
]a Escuela de Tcnicos Bibliotecarios. A sus cursos de tres afios para
graduados de Secundaria Bsica, que inciuyen uno de practica prepro-
fesional con estudio dirigido y otro en que se combinan el estudio y el
trabajo, se acaba de afiadir el plan A para bachilleres, que toma un
anio para ]a preparaci6n, puesto que s6Io se imparten las asignaturas
de car~cter profesional y las political.
Con el nuevo plan escolar se rescata a graduadas de Preuniversitario
que por lo general no piensan continual estudios de inmediato. Y se
promueve ripidamente a nuevos t&nicos, con todas las ventajas que
esto proporciona al trabajo, especialmente en retaci6n con las bibliotecas
del interior.
Digamos, de paso, que nuestra Escuela acaba de empezar su curso
mas importante. Mas de 150 alumnas en los tres afios de estudio re-
dondean la mayor matricula alcanzada en ella. El grupo de primer
ano llega con el mejor nivel de instrucci6n y, todo parece indicar que
tambi~n Politico, de los U Itimos tiempos. Estamos, a la par, contribuyendo
a resolver necesidades de otros orgar&nmos (Ministerios del Azdcar, de
la Alimentadi6n, de Ia Industria Bfsica, del Oomercio Exterior, del
Interior; Empresa El6ctri a, Centro de Documentaci6n Agropecuaria,
Telecomunicaciones, etc.), que han enviado a capacitarse a trabaja-
doras de sus centros de informaci6n y hibliotecas.
En lo adelante serin necesarios todavia maiS alumnos, y m s gra-
duados, y mis escuelas (hay importantes regiones del pais no represen-
tadas en sus aula), pero de todos modos es justo reconocer que al
respect la situaci6n de nuestra Escuela ya no corresponde a la senialada
en ocasi6n anterior, a proposto de los trastornos y las bajas del curso
1967-68.
Parece que en este campo estamos en franco despegue. Y esto nos
anima y nos exige.
La primer cuesti6n que viene a discutirse en e! Encuentro es preci-
mmente lo que constituir- una nueva etapa en la preparaci6n biblio-
tecaria. El Plan de Capacitaci6n en el Trabajo permitiri a las trabaja-









doras de bibliotecas, graduadas de secundarias bZisicas, adquirir en breve
tiempo la condici6n de auxiliares, y a las bachilleres, mediante cursos
de alrededor de un afio, la condici6n de t6cnicos bibliotecarios. Claro
quc sin abandonar, en ninguno de los dos casos, el trabajo.
De este moclo, cl esfuerzo emprendido en 1970 en las que declaramos
bibliotecas de prdctica docente bibliotecaria, ahora se desarrolla y trans-
forna en el empenio de convertir a las principales bibliotecas piblicas
del pais en nifcleos de formaci6n bibliotecaria, en escuelas al mismo
tempo que centros de trabajo.
Creemos que ya esti madura la necesidad de un plan asi para la
preparacion bibliotecaria superior; pero esto dependera. de las posibili-
dades del Departamento de Bibliotecologia de la Universidad de La
Habana. Dependera. de que se pueda organizer cursos dirigidos abarcando
a todo el pals, en tanto no se creen escuelas superiores del mismo tipo
en las restantes universidades cubanas.
Con poco mais de cinco decenas de bibliotecas puiblicas y algo mL
de un centenar de minibibliotecas, Cuba estr muy distante de los logros
de cualquiera de los dems paises socialistas en este terreno. Es verdad
que los otros pailses socialistas estain entire los mros avanzados del mundo
en el servicio bibliotecario, por cuanto este Ilega mas at pueblo que en
los mas desarrollados palses capitalistas.
Pero se puede afirmar que por el escaso ninero de bibliotecas -a
diferencia de lo que ocurre con el nifmero de escuelas- el volumen de
los servicios bibliotecarios no se encuentra entree nosotros a la altura
de la revoluci6n, si bien en el aspecto cualitativo tenemos muchas cosas
comparables a las de otros paises mis desarrollados y aigunas experien-
cias que no existen, por to mnenos, en Am6rica Latina, y sobrepasamos
va los dos rnillones de servicios anuales.
Es necesario un crecimiento en flecl.a del nfimero de las bibliotecas
pfiblicas. Hay regiones enteras de nuestro pais que no tienen todavia
ningima. Casi no hay bibliotecas pfiblicas en las zonas rurales. Y sin
bibliotecas y otros centros de informaci6n no se concibe en el Ynundo
modemo el desarrolo.
El plan decenal aprobado por el Consejo Nacional de Cultura en
199, y del cual esta ahora terminando el primer afio, es un proyecto

9









pam cubrir al pals de la red informativa inaplazable y situarnos discre-
tamente en consonancia con la prktica bibliotecaria de los passes so-
ci~itas.

Sin embargo, no ha habido recursos para inaugurar todas las biblio-
tea planeadas para este aflo. S61o han aparecido dos nuevz, la de
El Cobre y la de jovellanos; esta 61tima resultado del apasionado apoyo
de la direcci6n del Partido y de los organismos administradivos de la
localidad. Se trabaja por la apertura de las de Arancio Rodriguez y
Santa Rita, y hubo que conformarse por el momento con poner en
march una minibiblioteca (aunque de buenos servicios) en Nicaro,
en lugar de una unidad mayor para la que hablia en otros organismos
compromisos de construcci6n y dotaci6n no cumplidos. Una seria cuesti6n
que debe dutirse provechosamente es la de Ia obtenci6n de los rnedios
necesarios por nuestro trganismo para la creaci6n de unas 200 nuevas
bibliotecas planeadas de aqul a 1980.

Por raones obvias, pero tambi~n con vista a este objetivo, hemos
estado poniendo fasis en la creac6n de minibibliotecas, sobre todo en
los poblados medianos y pequefios donde no existen otros servicios biblio-
terios. Prevemos razonablenente .que muchas de estas minibibliotecas
serin los nficleos de futures bibliotecas estables, cabezas de playa para
el desarrollo de la Red.

Diversas iniciativas y colaboraciones se han puesto en prctica en
este sentido. Suben las colecciones a lugares de dificil acceso en ]as mon-
tafias del Escambray, con la ayuda del MINCIN, en cuyas tiendas del
pueblo estas minibibliotecas empiezan a establecerse.

A esta iniciativa de los companeros de Las Villas, se une ]a de los
companeros de Oriente, creando minibibliotecas en los centros vacacio-
nistas y la de los compafieros de Matanzas (provi nciadonde las mini-
bibliotecas se han extendido mucho, con atenci6n sostenida pese a la
carencia de transporte y otros medios), que inauguraron las de pelu-
querias y barberias.

Las hay en centros de trabajo, donde tambien las organiza, con
otro nombre (el de libreros) y sin nuestras normas de organizaci6n, el
Institute del Libro.


10









Todo este trabajo debemos hacerlo en estrecha coordinaci6n con
eate organismo, pues es el encargado de proporcionarnos libros y porque,
mediante sus librerias, salas de lectura, visitadores, etc., tambi6n pro-
mueve ]a lectura popular, en servicios que estin pr6oximos a los biblio-
tecarios. Y tal vez sea tiempo ya de que estos esfuerzos se recojan
estadisticamente, seg-6n las normal internacionales, y aparezcan con sus
propias caracteristicas en los informs.
En este Encuentro se ha de tratar tambi*n de la necesidad de coor-
dinar mis las acciones, a fin de evitar duplicaciones y obtener un uso
mis racional de los recursos, objetivo en cuyo favor existen acuerdos con
el Instituto del Libro y hay una mutua disposici6n de colaboraci6n.
Una nueva perspectiva para el crecimiento ofrece ei proyecto que
estA poniendo en pr.ctica la direcci6n de la Agrupaci6n Gentica de
Matanzas. En la construcci6n de los nuevos pobhiados donde vivirin los
trabajadores de la Agrupaci6n estin previstos locales para pequefias
bibliotecas. Debemos en cada provincia establecer contacto con las agru-
pacones o "planes" similares, que disponen de proyectos de construci6n
de nuevos centros poblados, para influir en favor de la planifica6n de
locales bibliotecarios dentro de combinados culturales mis amplios, que
aseguren. bibliotecas a W nuevas comunidades, sin excepci6n, tal como
en el pasado se aseguraba la habilitac6n de pequefas iglesias en los
pueblos que surgian espontAneamente.

En 6pocas, de opmi6n imperialista y expliotaci6n burguesa se Ie
decia al pueblo i creel y se le daban ig!esias. En nuestra epoca revolu-
cionaria le decimos al pueblo i lee! y, ciertamente se dan muchos mas
libros que nunca y hasta gratuitamente... pero es necesario hacer
todavia las correspondientes bibliotecas. Seri bueno que en toda la Isla
cunda el ejemplo de la direcci6n de la Agrupaci6n Genhfica de Matanzas
y que en ninguna nueva poblaci6n del pais deje de haber, por modesto
que sea, un local destinado a biblioteca.
En este Encuentro se dedicara algfin tiempo a examinar dertas

notables experiencias recientemente vistas en algunos passes sbcialistas
europeos, de gran interis para nosotros. Una posici6n de clase elemental
debe levarnos a conocer lo que en la apertura del libro hacia las
masas, mediante la proliferaci6n bibliotecaria, han hecho otros pueblos
que emprendieron la misma via de desarrollo que nosotros.








Dicho sea de paso, seria acomodaticio, indigno de revolucionanios,
contentarnos con ciertas comparadiones que nos son favorables respecto
de pais latinoaxnercanos de gran d6ficit cultural y social, en el terreno
bibliotecario. m Debe mo aspirar a hacer aqui Io que ban hecho en cuanto
a la extensi6n de los serviPcios, sovifticos y vietnamitas, mongoles y
polacos, alemanes y coreanos, rumanos y checoslovacos, por s6lo poner
los ejemplos que mis ripidamente vienen a la mente. Y no sentimos
satisfechos hasta acercaros a sus resultados.

En los iltinios anos han experimentado un sostenido ascenso las
relaciones de la Biblioteca Nacional y las bibliotecas pfblicas cubanas
con sus parnguales de Polonia, la Repfiblica Democrfica Alemana, Che-
coslovaquia, l aUni6n Sovitica, Rumania y Hun .

A todos estos pauses han acudido representantes de nuestras biblio-
tecas en breves viajes de studio, y a nuestra vez hemos recibido a
dirigentes bibliotecarios checo% polacps, alemanes y sovi~ticos. Nos ha
prIetado una estimable cooperaci6n la Biblioteca Nacional Polaca, at
enviarnos un ticlico para la conservaci6n y la restauraci6n de medios.
de lecture y losimateriales necesaxios para que 6ste entrenara a cormpa-.
nieros nuestros y se pudiera hmpulsar esta vital labor aqui.

La Biblioteca Estatal Alemana de Berlin nos abre sus valiosas expe-
riencias. Nos ha hecho buenos envios de reproducciones de artes plasticas-
y discos. Y estA presta a colaborar coni nosotros en la Reprografia y
otros carnpos. Y todas las bibliotecas fraternas, pero especialmente las.
de la Uni6n Sovi6tica y Rumania, aportan generosamente sus mejores
libros y publicaciones peri6dicas, en una relaciones de canje en las
que somos la parte As favorecida.

Para el futuro la colaboraci6n continuara.. Como se consigna en el
protocolo firmado entre las bibliotecas nacionales de Varsovia y La
Habana en abfil de 1971, los cornpanieros polacos Ntin dispuestos _a
enviar especialistas para comunicar sus experiencias en distintas ramas
de nuestia actividad.

Pensamos que uno de los intereses perentorios es el relativo a la
Sociologia de la Lectura, en el que el pals hermano logra reconocimiento.
international.


12









Para un trabajo bibliotecario se impone conocer mejor los gustos e
interests de las distintas capas de la sociedad; el peso real de Jas lectures
en la formaci6n del hombre cubano contemporneo.
Consideramos que deben ser investigados los problemas relativos a la
lectura de los adolecentes; c6mo incorporar a los estantes juveniles
mAs libros concebidos para los adults, cuesti6n particularnente aguda
ante ]a cr6nica escasez de libros para nifios y j6venes que venimos
padeciendo desde hace mas de dos anios. Sin que esto dispense, claro,
,de la necesidad de crear mxs libros infantiles y juveniles.
Las vias para aumentar la proporci6n de lectores no obligados por
programs y ex~menes en el conjunto de nuestros usuanios, es otro
problema. Se acaban de publicar resultados asombrosos en Inglaterra
sobre la influenza de Ios padres en cuyas casas hay muchos libros2
sobre el guto por la lectura y el aprovechamiento escolar de los mu-
chachos. No estaria de mas investigar aqui tambin ]a relaci6n inversa:
la influencia ejercida en la educaci6n de padres apenas alfabetos por
lag lecturas que realizan nijios prestatarios de nuestras colecciones, cues-
ti6n aparecida en la experiencia de los bibliobuses en zonas rurales de
la promincia de Camagiuey.
En el periodo transcurrido entre el segundo y el tercer encuentros
recibimos, conforme nuestra solicitud de 1969, )a visita de un experto
de la UNESCO, con la rnisi6n de hacer un estudio encaminado a la
mecanizaci6n y automatizaci6n de los servicios de informacoi6n de la Bi-
blioteca Nacional y la red de bibliotecas p6blicas.
El experto en cuesti6n, senior Aubert Dulong, dirigi6 durante casi
dos meses un serninario en el que participaron numerosos trabajadores
de los m~s importantes centros de documentaci6n e informaci6n del
pas y do la Biblioteca Nacional, en cuyo edificio tuvo sede.
Como resultado se crearon grupos de trabajo, uno de los cuales
proyect6 una variante para la mecanizaci6n del Catilogo Colectivo de
Publicaciones Peri6dicas Cientifico-Tecnicas y otro emprendi6 ]a tarea
de determinar los terminos para los thessauri de varias disciplinas cien-
4
2 GLADYS WILLAMS. Children and their books. Ed. Duckworth. Londres
(Referido por Boletsn, Anio I, NUiim. 15).









tificas. Independentemente de los resultados, que tal vez no puedan
valorane todavia, se, cre6 un vnculo de trabajo entire representantes
de divers organmos conprometidos en la labor informativa: la Junta
Central de Planificaei6n del Estado, el Centro de Automatizaci6n Indus-
trial de la Universidad de La Habana, el Institut6 de Documentacikn
e Iformaci6n de la Academia de Ciencias, el Ministerio de ]a Industria
Alimenticia, la Biblioteca Nacional y otros, dando una posibilidad real
de reunir esfuerzos en un frente en el que la caracteristica descollante
ha sido ]a dispersi6n.
En relaci6n con nuestra solicitud a la organizaci6n international de
que se considerara a la Biblioteca Nacional como un punto de experi-
mentaci6n a Jos fines de la mecanizaci6n y la automatizaci6n de la
informaci6n, se indica en el informe de la UNESCO3 la conveniencia
de una previa modennizaci6n con los medios cisicos, asi como cierta
eluci6n de las actuales estructuras, la renovaci6n y la adici6n de
equips convencionates indispensables para un trabajo normal (comoJ os
de tAnsporte y los de acondicionamiento de :aire donde las pincipales
colecciones), la provisi6n de locales para nuevos serios, como Repro-
grafla y Conservaci6n, y el perfeccionamiento de cierto personal mediante
studios en el extranjero; condiciones, la mayor de ellas, de dificil
realizaci6n por el memento.
De todo esto se desprende que, aun quedando asuntos por definir
y sopesar, esta primera relaci6n de nuestra Direcci6n con Ia UNESCO
resulta positiva.
Como en otras ocasiones el III Encuentro pondri atenci6n a las
estruc us de las bibliotecas puiblicas, al funcionamiento de los depar-
tamentos y a la forma en que se aplican s normas aprobadas.
Plataforma de lanzamiento de nuevas inquietudes, el Encuentro debe
propender a un uso mis exigente de las estadsticas (para lo que pre-
paramos las apropiadas condiciones), a fin de determinar no s6lo,
como hasta ahora, las cifras absolutas de nuestros servicios, sino tambin
su peso relative en el seno de las poblaciones donde las bibliotecas estain
estableddas, como medida de su eficacia.

S A. IULONG. Cub, hacia la modernizaci6n de las bibliotecas. UNESCO.
Parls, manzo de 1971.


14









La importancia que concede nuestro Partido al trabajo de informa-
6i6n, comprendido el de as bibliotecas piblicas, se pone de manifiesto
en el informe "Trabajo de la Comisi6n de Informaci6n (... ) del ComitA
Central del PC", publicado en marzo de 1970 y en las gestiones desen-
vueltas por esta Comisi6n a favor de la mas elevada preparaci6n tecnica
del personal y por 1a mayor coordinaci6n de las actividades entre los
organismos encargados del trabajo y contra la consideraci6n de los ser-
vicios corno una actividad administrativa.
S61o personas de espaldas a la vida, al desarrollo tambien de caricter
cultural sin el cual no se explicara ni avanzara la Revoluci6n, pueden
hoy todavia menospreciar a las bibliotecas, considerar que no requieren
atenci6n e-specializada, que cualquier local les viene bien, que pueden
coexisir con cualquier jolgorio, que son mas tiles sus equips y rnuebles
en cualquier festival o comelata, que est6n mejor empleados sus traba-
jadores en cualquier otra actividad, que no hay par qu6 dedicar un
pico de cernento o de madera para evitar su deterioro, que no tienen
pot qu" funcionar con las normas establecidas, o aun que el traajo
bibliotecario es burocritico, o ris aun que no interesa a la revoluci6n
o peor aun que es algo ajeno a ella.
Todos sufrimos los estancamientos y retrocesos que derivan de Ia
prevalencia de criterios tan primitivos en ciertos lugares, contradiciendo,
por supuesto, las disposiciones de la instancia superior del CNC, adop-
tadas ya desde 1968.
En lo que a nosotros respect, algo que podemos y debemos hacer
con rias intensidad es explicar la naturaleza real de nuestro trabajo,
su necesidad social, su condici6n imprescindible, y demostrarlo diaria-
mente en ]a prictica.
Los cursillos, y serinarios sore Arte Cubano y de Apreciaci6n de
la Artes Visuales y la Musica, que tendran espacio en este Encuentro,
se corresponderi0ncon las conferencias y seminarios acerca del desarrollo
de Ia ciencia contemporinea y m6s concretamente de los modernos sis-
temas de informaci6n, que ocuparon el interns de los anteriores.
A pea de ser tan pocas nuestras bibliotecas, encaran graves pro-
blemas materiales: los de abastecimientos de medios corrientes y espe-
cializados de trabajo y, mi.s preocupante todavia, los de la falta de


15








mantinmento y reposici6n de los edificios y otros nedios bgsicos.
Se estin realizando esfuerzos de mantenimiento y reparaci6n en
Camaguey y Las Villas. En las demais provincias hay que dedicar mucha
atenci6n a esto, particularmente en La Habana, donde existen casos
:como el del original edificio de la Biblioteca de Marianao, que construido
en l noanlos de la Revoluci6n, puede Ilegar a ser pronto inhabitable si no
se repara de una buena vez.

Urge mantenimiento por nuestro organismo en la Escuela de Tecni-
cos Bibliotecarios, cuyo edificio se ajusta tan a pedir de boca a nuestras
neceidades de formaci6n profesional y respecto del cual todos los dias
aparecen organumos aspirantes al usufructo, alegando que cilos s son
capaces de restaurarlo y conservarlo convenientemente.
Menci6n aparte merece la Biblioteca Nacional, especialinente en Jo
tocante a las condiciones de calor y humedad excesivos a que estAin
sometidos los libros, los peri6dicos, los microfilmes y otros materiales.
Es uha realidad dramitica para la cultura cubana que valiosas colec-
ciones y en primer termino los fondos bibliogrfficos finicos e insustituibles
de la naci6n esten sornetidos a fuego lento, condenados a una pr6xima
destrucci6n. Esto debia quitarnos el suenio a todos en Cuba a fin de
lograr la climatizaci6n de nuestros almacenes antes de que sea demasiado
tarde.
Al mismo tiempo, se manifiestan ciertas actitudes negativas respect
de la propiedad social. Usuarios que no cuidan los muebles, y equipos
a, su s vicio. Y peor aun; que no devuelven los libros prestados, obli-
gindonos a acudir a los tribunals populares contra este desafuero que
afecta a los demis lectores, a la cultura de ]a naci6n.
Por muchos que scan nuestros intereses y trabajos, no se puede dejar
de senialar aqui que en los AI1timos -mescs hernos sufrido la p6rdida de
dos desconocidos pero apasionados trabajadores de Ia cultura, luchaores
por la difusi6n del-libro. Nos referimos a Armando Cabaleiro, quien fucra
delegado del Instituto del Libro en Las Villas y gran colaborador de
nuestras bibliotecas, y a Alba Clemades, quien dirigi6 la biblioteca
de Jaimanitas. A ambos el coraz6n no quiso acompafiarlos en su lucha.
Guardemos unos instantes para su recuerdo.

Uno de los planteamientos mas significauivos del Congreso de Edu-
caci6n y Cultura apuntaba a la necesidad de un mayor estudio de Ia3









propias rates hist6ricas y culturales. Una vcz mas es una suerte para
todos nosotros ser trabajadores de las bibliotecas, porque sin ellas (como,
por otra parte, sin los archivos) seria imposible esta encomienda. Parti-
cularmente la Biblioteca Nacional, por definici6n, debe atesorar, orga-
nizar, investigar, publicar, los fondos bibliograificos" y de otros documen-
tos del pals;, disponer de una colecci6n representativa de la cultura
universal. Y esta funci6n ia viene cumpliendo, niais propiamente desde
el triunfo de la Revolici6n.
Llam6 el Congreso a preocuparse por la creaci6n de literature y
mcisica para los nifios. Meses antes la Biblioteca Nacional habia con-
vocado, con el apoyo de otras dependencias del CNG y de la COR del
Comite Central, al primer concurso de carter national de canciones
infantiles. La importancia de este evento, que movi6 a cientos de com-
positores, expertos y noveles, no esta dada especialmente por el n"imero
de obras mencionadas; pocas porque las exigencias de calidad fueron
elevadas -como no pueden dejar de ser refiriendose a los niios-, sino
por la apertura general al interns por las canciones infantiles, que segu-
ramente dard' frutos en las convocatorias del concurso La Edad de Oro,
que en lo sucesivo organizarin el CNC y Ia UPC.
Para nosotros constitute una preocupaci6n permanente la de contri-
buir a atender las necesidades culturales de la infancia y ]a adolescencia,
ayrudando de esta suerte en las peripecias de su formacion. Este inters
dict6 seguramente )a creaci6n de los departamentos juveniles en ]a Biblio-
teca Nacional y ]as bibliotecas p'blicas en los primeros rnomentos del
triunfo revolucionario, asl como ia empresa de investigar en ei acervo de
leyendas de nuestros pueblos y en la literatura universal, a fin de disponer
de cuentos que, adaptados a las distintas cdlades y niveles, prornovieran
-al narrarse la sensibilidad de los cubanos mas j6venes.

Ultimamente se estA experimentando en la Biblioteca Nacional la
narracion de cuentos improvisados pcr los propios nifios y se ha convo-
cado a los pequefios socios de todos nuestros departamentos juveniles para
que presenten cuentos originales a un prometedor concurso.

Se enmarca en estas actividades ia formaci6n y las airosas presenta-
clones del Grupo Tejubin, de teatro infantil y el surgimiento de grupos
similares en varias bibliotecas de Las Villas. Asimismo debe mencionarse
Ia publicaci6n de pequenos pericdic s redactados en gran medida por

17









los propios nifios, tanto en ]a Biblioteca Nacional como en las de la pro--
vincia de Las Villas.

La biblioteca p6bica moderna, no circunsrita a libros y peri6dicos,
sino lanzada sobre todos los intereses culturales, tal como hizo posible Ia
Revoluci6n en Cuba -y que, dicho sea de paso, aun no es la norma
general en muchos viejos, grande y desarrollados paises-; Ia biblioteca
pfblica de numerosos diferentes servicios, desde la informaci6n de cien--
cia y t6cnica hasta el pr6starno de reproducciones de la plastica y Ia
audici6n de discos, fiene la ventaja adicional de convertirse en un foco
de colaboraci6n de distintas dependencias y organismos, de concretar
en pequeio ]a vasta vida cultural.

Esto pudo verse claramente en el especttculo Microclima Cubanc&
Nimero 3, montaje plistico-musica-potico, organizado este afio por Ia
Bibliotec Nacional en homenaje al 26 de Julio. Es opinion de perso-
na entendidas .que en el terreno de la cultura logramos el mnis fino e
integrador, el mais original y estimulante molo dc celebrar Ia hist6rica.
fecha revolucionaria.

Pues bien, ahi estaban aunados los esfuerzos de nuestros departa-
mentos de. MUsica, Artes Visuales .y Colecci6n Cubana y los de compa-,
flersde la Escuela de Arquitectura de la Universidad habanera, el.
ICAIC. y Ia EGREM.

Debe decirse a prop6silo de confluencias y acciones conjuntas que,
consideramos oportuno revitalizar el Dia de las Bibliotecas y del Libro,
tradicionalmente recordado los 7 de junio, con motivo del nacimiento.
del -gran bibli6grafo cubano Antonio Bachiller y Morales. Para Ia cele-
braci6n de esta jornada podria constituirse una comisi6n integrada por-
compafieros de Ia Academia de Ciencias, la Universidad do La Habana,
el-Departamento de Bibliotecas Escolares, el Instituto del Libro, Ia Di-
recci6n Nacional de Bibliotecas y otros organismos que se considere con-
venientes, ademais de la Comisi6n de Informaci6n del Comit6 Central.

La celebraci6n conjunta de este dia proporcionaria un medio de pro-
Tnoci6n d&l libro y los demas documentos que impone el desarrollo con-
temporineo y de la necesidad de las bibliotecas y los centros de infor-
thaci6n para difundirlos y hacerlos aprovechables.


18









La vida dicta formas de colaboraci6n inexploratdas, comno la promo-
vente de la condici6n de la Gula de Bibliotecas y Centros de Docurmen-
taci6n de ]a Repdblica de Cuba, en Ia que el Departamento de Infor-
mac6n de Ciencia y Tcnica de la Biblioteca Nacional puso el "*oft-
ware" (o sea, la obra de compilaci6n bibliotecaria) y el Centro de In-
formaci6n Cientifico-Teknica de la. Universidad de La Habana aport6
el "hacware" (o sea, la ferreria prodigiosa, la base material)..,. si es
,que se permiten medforas a cuenta de Ia 1nformatica.
Se anda en gestiones de fines sinilares con el Instituto de la Pesca
para publicar la Bibliografia de la Pesca.
Y es una listima que tantos trabajos pacientenente realizados por
.itintos departamentos de la Biblioteca Nacional: el mencionado de
Informaci6n de Ciencia y Ticnica y Colecci6n Cubana, Hemerotca e
Informaci6n de Humanidades, Msica, Artes Visuales, trabajos a veces
urgentes para la gesti6n o la investigaci6n econ6micas de la naci6n y
otras veces vitales para los estudios de la historia y la cultura naciohnales,
no Ilegueha a salir ni de 6sta ni de ninguna otra forma, porque las lirni-
-taciones productivas del Instituto del Libro y la gravitaci6n de nuevas
prioridades, nos cierran cada vez masI las posibilidades de publicaci6n.

Por (1timo, hemos decidido recientemente ampliar los horizontes de
la Bibliografia Cubana, ]a importante publicad6n anual -i garanti-
zada, como algunas otras, por el Instituto del Libro- que da cuenta
del movimiento editorial cubano y que trata de reflejar lo que se pu-
blica con seriedad en el extranjero, cubano o sobre Cuba.

Se ha ernpezado a trabajar en la Bibliograflia Cubana 1971 imclu-
yendo las peliculas, los catalogos de exposiciones pWi cas, los discos
-musicales y otros, las emisiones de sells. Para dar este nuevo paso en
el perfeccionamiento de la Bibliografia Cubana contamos ya con el
apoyo del IAIG, la Empresa de Grabaciones Musicales, el Ministerio
de Comunicaciones. Aspiramos a incluir tambin la producci6n de
mapas cubanos, pero para esto faltan acuerdos y regulaciones con el
Ministerio de Educad6n y el Instituto de Cartografia. Y en el futuro
W tesis y las investigaciones universitarias.

Puesto que las obras de la cultura revolucionaria se fortalecen con
Jos avances en la integraci6n politica de sus realizadores, es oportuno








referinos aunque solo sea a un indice de estos avances: muchas biblio-
tecas del pais estin izando ]a Bandera Hroes del Moncada, mientras
que ]a Biblioteca Nacional Jos6 Marti, recientemente, ha Ilegado a la
condci6n de Centro de Tradici6n Heroica, lo que culmina un proceso
de tres afios de esfuerzos laborales desde )a obtenci6n de Ia primera
Orden de Fechas Hist6ricas, en julio de 1968.
Esperamos, compaiieros, que los debates que esta misma tarde se
abririn resulten, como en los encuentros anteriores, provechosos. Que
nuestro trabajo salga estimulado. Que logremos fuerzas mayores para
vencer las dificultades. Que vayamos a cumplir despuws con mas entu-
siasmo, pero sobre todo con los mayores tes6n, pasi6n y convicci6n, las
importantes areas en favor de la cultura revolucionaria que nos tocan
dentro del Gonsejo Nacional de Cultura.














El Hombre de

Saul Bellow

"Creedme, yo Io conocia bien, y a pesar de que era un
hombre extran"o, yo tomprendia to que eI queria decir."

Roberto Friol


Hay en El ciudadano de Orson Welles una escena donde aparece
Jedidiah ascendiendo las escaleras de la redacci6n de un peri6dico. Esa
fugaz escena en que cuatro o cinco peldanios se vencen con desenfado
y gracia, toca para nosotros dos realidades de vida: un estilo national
en el ascenso; el mito norteamericno de la ascension. Estilo y mito
inextricablemente unidos al ser norteamericano: ser interrogante como
todos somefido a indagaciones de siglos y de millones de seres; asunto
primordial de la novela estadounidense. Walter Allen ha precisado
esto: "Si el gran tema de ]a ficci6n norteamericana ha sido Ia expo.
raci6n de lo que significa ser nortearnericano expresada a menudo en
heroes solitarios con todo un mundo por el cual vagar, ]a gran preo-
cupaci6n fatigante de la ficci6n inglesa a travds de su historia ha sido
l, clase."'
A ese gran tema de la ficci6n norteamericana consagra su obra Satdl
Bellow. Cuando publica su prirmera novela, Dangling man (1944),2


IALLEN. WALTEr. Tradition and dream. London, Phoenix House, 1963
[p. XX]
2 Las novelas de Bellow que se comentan en el trabajo han sido consultadas
en las siguientes cdiciones: Dangling man. London, Penguin Books, 1963; The
victim. New York, The Viking Press, 1953; The ad entures of Augie Mareh.
New York, The Viking Press, 1953; Seize the day. New York, The Viking
Press, 1956; Henderson, el rey de la luvia. Mexico, Joaquin Mortiz, 1964;
Herzog. Barcelona, Ediciones Destinos, 1965.

21









Faulkner y Hemingway, Dos Passos y Steinbeck han publicado ya sus
mejores obras. Se le recibe de inmediato como al heredero de aquellos
dos; se le vaticina en Estados Unidos e Inglaterra una brillante carrera
de novelist que en los pr6ximos afios Bellow se encargara de convertir
en realidad. Pero, iera Hombre en suspenso, como tanto se insinuaba,
Ia obra maestra de un principiante? Evidentemente, no, aunque toda-
via llama Ia atenci6n en ese libro el riguroso manejo de los materials,
Ia certera defimitaci6n del asunto, Ia autenticidad de Ia v6z. Se trata
sin duda de una pulcra obra menor cuyo mayor inters reside en su
condici6n de hontanar de las pr6ximas novelas de su autor y, sobre
todo, de carta de presentaci6n del hombre de Sacid Bellow.
Pocas veces los p~rrafos iniciales de una primera novela habrin
contenido, cual en este caso, un manifiesto de la obra futura, pues nos
hallamos ante un documento confidential, un diario, y quien lo redacta,
Jos, el personal, revela verdades suyas, pero tambiin, por fatalidad
noveb'stica, verdades de Satl Bellow: 8
Hubo un tiempo en que Ia gente tenia el hibito de diri-
girse frecuentemente a si misma y no sentla inguna vergfienza
de hacer un registro de sus transaccones intefio. Pero Ilevar
un diario hoy en dia se considera una forma de autocompasi6n,
una debiidad, _y de mal gusto. Hoy, el c6digo del atleta, del
chico rudo (una herencia, creo yo, del. caballero ingles -esa
curiosa mezcla de esfuerzo, ascetismo y vigor, los origenes del
cual alkunos hacen remontar hasta Alejandro el Magno-) es
ris fuerte que nunca. -Tiene usted sentimientos? Hay maneras
corrects e incorrectas de manifestarlos. jPosee una vida inte-
rior? No es asunto de nadie sMo suyo. eTiene emociones? Es-
tranglelas. Hasta cierto punto, todo el mundo obedece este
c6digo. Y ciertarente, 61 admite una especie de candor, de
integridad boquicerrada. Pero sobre el candor mas sincero ejer-
ce un efecto inhibitorio. Los asuntos mfis graves estAn vedados
a los rudos. Les falta prictica en Ia introspi6n, y por consi-
guiente estAn mal equipados para habselas con enemigos a los
que no pueden disparar como a los animales de caza mayor)
o sobrepasar en arrojo.


8 "Todo el mundo sabe que el novelista construye sus personajes, lo quiera
o no, lo sepa o no, a partir de los elementos de su propia vida, quze sus h&ves
son mfiscaras por medio de las cuales se cuenta y se suefia, que el lector no es
un element puramente pasivo, sino que reconstruye, partiendo de los signos reu-
nidos en Ia pigina una visi6n o una aventura". BUTOR, MICHEL. (Sobr litera.
tura. Barcelona, Seix Barral, 1967).

22








Si tiene usted dificultades luche con ellas en silencio ,reza
uno de sus mandamientos. i Al diablo con esol Intento hablar
de las mifas, y aunque tuviera tantas bocas como Siva tiene
brazos y las estuviese moviendo todo el tiempo, ni aun asi podria
hacerme justicia. En mi present estado de desmoralizaci6n se
me ha vuelto -imprescindible Ilevar un diario, y no me siento
culpable en lo mas minimo de autocompasi6n. Los rudos ienen
compensaciones por su silencio; vuelan aeroplanos, o torean, 0
capturan sibalos, mientras que yo raras veces salgo de mi habit
taci6n.. En una ciudad en la que se ha vivido cai toda la vida1
no es probable que uno se sienta solitafio; y sin embargo, en urn
senfido muy real, soy justarnente eso..4
Hemos dado, pues, con el hombre de Saul BeUow, un hombre p :
turno que confiesa tener dificultades; alienado no se sabe por qu; d-es"
moralizado tampoco se sabe por qu6; analitico, definidor, culto, a quien
parecen no importarle mucho los patrones ajenos, al tanto sin embargo
de los valores contenporineos; que de pasada menciona alga6n artcul
del c6digo del mundo de hoy y, querindolo o no; nos enfrenta de golpe
al hornbre de Ernest Hemingway. Porque ese rudo que vuela aeropla.
nos, torea, captura scbalos es, quien se atreve a negarlo, el hombre,
acci6n de Hemingway. Coincidenda o no, la obra de Bellow que ha
de definirse como riplica esencial, comienza mostrando barajas de refu,
taci6n. Refutaci6n de Hemingway, desde el principio y a lo largo; refu.,
taci6n de Lawrence; refutaci6n de tantos; eco poderoso que contradice.
la voz. Porque, valores de originalidad aparte, lo que configura esta
obra es su necesidad de replanteamiento,. b uisqueda de otras soluciones
cuando parecia no haberlas, ruptura de tercos moldes presuntamente.
nicos y, sin paradoja de ning n g6nero, continuidad con una tradici6n.,
El eje de la obra es este hombre de que hablamos, siempre, el mismo,
a pesar de las desorientadoras apariencias. Cuesta trabajo creer quek
Jos ---sin apellido- Asa Leventhal, Augie March, Tommy Wilhelm,
Eugene Henderson y Moses Herzog sean una sola persona. MAs razona-.
ble seria considerarlos rniembros de-una familia literaria o arquetipo
de una comunidad de hombres en apuros; pero si no se deja despistar
uno por accidentes de nombre y figura, condici6n social, etc., la unici-.
dad de este hombre se vuelve palmaria. Lo que ocurre es que sin adver-.

4 Traducci6n nuestra. Exceptuando los fragmentos de Henderson y Her.
zog incluidos, la responsabilidad de traducci6n de las citas de Bellow y de obras
cuyas ediciones inglesas o norteanericanas se sefialan nos corresponde.









turnoslo se nos hace asistir a los sucesivos avatares de este hombre, mas
su identidad con el incate hombre que piensa no se pierde nunca, ni
su realidad de hombre colgante. Colgante, en suspenso, en apuros, tra-
ducciones todas correctas de su conflictiva humanidad.
Wilson, guia de cazadores, Jo habia advertido: "Algunos hombres
norteamericanos permanecen en la infancia mucho tiempo, a veces
toda la vida. Su figure se conserva anifiada cuando tienen cincuenta
ano& Los grandes hombres-nifios de Norteam6rica."5 Es curioso que
sea un personaje de Hemingway quien prepare en esto; de Hemingway
conocedor de importantes zonas de la realidad soslayadas sistematica-
mente en su narrativa. Porque se puede estar o no de acuerdo con el
tantas veces citado juicio de Pound sobre el ("Sabe escribir pero no es
honesto") ; de acuerdo o no una cosa es cierta: tras establecer las reglas
de su juego literafio (]a obra corno iceberg) no se atuvo a ellas para
escamotear algo decisivo, la vision del iceberg en la noche. Pues en una
obra tan preocupada por inventariar las heroicidades del 'udo a la vista
de todos son contados los atisbos que se ofrecen de sus vivencias noc-
tumas en Jo cerrado, sin mediaci6n de vino o de mujer: "De dia es
tremendamente fU6l ser fuerte ante todo; de noche es otra cosa.)'6
Confesi6n de lo que ya sabliamos: vulnerabilidad del rudo. 4 A quA, en-
tonces, esa magnificaci6n constante de uri coraje mentiroso?, que el
coraje humano es coraje de cuando hace falta, no coraje a programa.
A qu. esa mistificaci6n del hombre norteamericano presentado como
Jumbrera del planeta, inexpugnable trotamundos? Empeniarse conocien-
do la verdad en ofrecer cada novela como un iceberg bajo palabra
no fue acci6n 1ucida. Ni se ha de culpar al lector si en la lectura y re-
lectura de esta obra no halla la compacta masa de profundidades que
juraba sostenerla.
a El valor que no tuvo Ernest Heminway para habrselas con algunas
comarcas del hombre va a demostrar poseerlo Sa-i Bellow. Como Bab-
bitt su hombre pertenece al linaje de los hombres-ninios. Ciertas vetas
de poderosa inmadurez se le descubren, ciertos rezagos del misterioso
mundo infantil. De ahi sus difidaciones y guerras con el mundo del


5 La corta vida feliz de Francis Macomber. Versi6n nuestra.
B En Fiesta; otras ejemplificaciones de Io mismo pueden hafarse en Now
I lay y en In another country.

24









adulto; de ahl los interminables argumentos, las discussions abismales
entre el ser y el estar.
A veces lo confiesa: "Pienso que toda la podredumbre se ha ido
acumulando sobre el nifio que soy' (Henderson); otras, lo niega: "A
veces se preguntaba si no perteneceria 6l a una clase de gene secreta-
mente convencida de que tenia una especie de arreglo con el destino-
esa gene, que, a cambio de su docilidad e ingenua bordad, se crdcn
protegidos de las peores brutalidades de la vida. La boca de Herzog
son6 torcidamente al pensar en si no habia decidido ya hace aios
hacer un trato con la vida -con una especie de ofrenda psiquica-,
de .ar su debilidad y timidez a cambio de un trato preferente. Esta
clase de arreglos eran caractersticamente femeninos o infantiles. Pero
al abrir su bata de Honk Kong y mirarse su cuerpo desnudo, se con-
venci6 de que no era un nino" (Herzog). Pero a.pesar de su convenci-
miento (que contra lo que 61 cree reafirna su verdad infantil, pues el
hombre sabe que Io es desde su ganancia adolescente sin necesidad de
escrutinios anat6micos ulteriores), su rai infantil se le trasluce a otros:
"-No sera usted un nifio, senior" le pregunta a Henderson la reina
Willatale; y, "Aunque Simkin era un abogado muy listo y muy rico,
respetaba a Herzog. Sentia una debilMad por la gene de confuso ta-
lento, por las personas de impulses morales como Moses. No tenia reme-
dio. Era muy probable que iese en Moses un hombre anifiado y qiue-
jicoso que se esforzaba par mantener su dignidad"), se revela en Sus
gustos ("pero Herzog se daba cuenta de que su afid6n por el strudel
de manzana em infantile [ .... I Lo que 61 no podia comprender, sin
embargo, era que ese calzado espaiiol (que, por otra parte, atrafa sus
gusts infantiles) mejoraria su cartcter -y tenemos que mejorar. No
hay m s remecio"), en su dependencia de ]a mujer, en Las mi mancras
de quebrarse ante ]as dentelladas del mundo o de saltar por encima de
61 en una concreci6n de totalidad infantile; el pfearo -Augie March-.
Pues el plicaro es infancia sin edac. -De d6nde, si no, su encanto? ZDe
d6nde, sil no, el hacernos aceptar maravillados peripecias matinales que
a la luz de la razon se revelan como impernencias de la crueldad, el
impudor y el todoeslonismo?

Existe un ifcido testimonio de este hombre sobre la regresi6n infan-
til: "El munklo puede serle extraflo a un nifio, pero no Io teme de [a
rrsma manera que un hombre. El niflo generaliente se maravilla ante

25









el. Pero a un hombre adulto generalmente le aterra. dY por que? Por
la muerte. AMi que se las compone para que se ie juzgue como a un nio.
Todo lo que hace no es culpa suya. Z Y quin es el raptor... Iel gitano?
La nma extrafieza ante Ia vida, algo que hace de la muerte una cosa
muy remota, como en la nifiez." Palabras de Henderson, el ninio de
cincuenta v cinco anos. Elias serian una vauida expcaci6n desde los mie-
dos del hombre; clave, una, del asunto, pero no todas las claves, no en
eI, en este hombre, porque su verdad de infancia. es anterior a toda
decsi6n, a toda astucia de naipes en glissando para engafiar a ia muerte.
Y si se es nifio, 8 que es ser nifio?: el principe de la inocencia? i el per-
verso polimorfo de Freud? Oualquiera que sea Ia respuesta el nifio maira
por k ventana.
El nifio mira por la ventana de su casa (Montreal, Canada"), el
nifio mira y ve lo que pasa en la calle St. Dominique, y ye el demasado
que temia su padre que viera: "en un cuarto sin cortinas cerca del rner-
cado, un hombre se empinaba sobre alguien en un lecho, y, en otra
ocasi6n, un negro con una rubia en su regazo. Pero lo mas dificilmente
olvdable fue una jaula con una rata dentro que lanzaron a una hogue-
ra; y dos borrachos peleando, uno- de ellos se aiej6 sangrando, las gotas
c:Man de su cabeza como las primeras gotaS lentas de un aguacero de
verano, una ifnea torcida de gotas quedaba en el pavimento mientras
41 se alejaba".7 Visiones de cuando el nifio era nifio, no ninio en rehenes,
espantapijaros de ia muerte. Visiones istas y otras que no turban su
mocencia (en la peculiar acepci6n del t6rmino en estos libros: "En
aquel retrato ya era 61 un hombre por su edad; pero s6lo por los afios,
pues.a juicio de su padre era afin tercamente no-europeo, es decir, ino-
cente por su propia voluntad. Entonces se empeiiaba Herzog en no
reconocer al mal. Pero no podia negarse a experimentarlo. Por eso
tenfan los otros que hacerselo a e1, y luego 61 los acusaba de maldad"),
viones t das para guardar en la media de noche de reyes de la memo-
ria del nno, de donde saldran de hombre to feerico, el arrumbado sur-
idor de niebls preriosas, la petrificada mitseria del mundo. El niio
dreceri. El nifio emigrari, como Bellow, a Norteamerica para hallar su
ideroidad en loscatm*nos.


7 If~mbre en ?J4ffflSQ.









Cuando Io conocemos se llama Jos6 y vive en Chicago. Como'esta-
mos en plena guerra mundial (1942), Jos6 ha renuncado a su empleo
para incorporarse al ejrcito. No se le acepta de inmediato por su con-
dici6n de extranjero -canadiense-, quedando sujeto a investigaci6n.
La investigaci6n demora. Los papeles de reclutariento no liegan. Mien-
tras, jos escribe su diario, y piensa, piensa, piensa, encerrado en la
habitaci6n de la casa de hu6spedes donde vive en compania de su esposa.
Ella paga los gastos. El se siente como un involuntario souteneur de
guerra.

Jose es judo, judio escapado de su piel religioso-racial, judio racial
a secas. No hay en 61 peso religioso en cuanto no se da en 61 el devo-
rante dialogo hebreo con JHVH, si en su religad6n con el mundo; reli-
gaci6n, en esta primera novel, turbulenta y desaiante. Porque Jos6 es
turbulento, pele6n, y lo que sabemos de 61 nos lega a travs de su diario
escrito desde el seguro center de no tener siempre razin. Lo "clue hace
(sabiduria de Bellow) que de sus mismas escrituras se desprendan prue-
bas contra el, contra su egotismo numerous, de leve aura kakiana.

El pasado, el presente, el ser, el estar, Ia familia, la amante, los ami-
gos, los vecinos, los caseros, Dios, la ciudad, Ia vida, la muerte, los fi*4-
safos, el romanticismo, el ejercito, el interior, la intemperie, el diablo,
la belleza, el empleado del banco, la espera, los objetos, eque no analiza
este hombre? qui escapa a su scuencia expositiva de animal timado,
tercamente grufi6n? Posiblemente nada, y si algo faltare apareceri en
las pr6ximas novelas. Pues como ya'se ha dicho, Hombre en suspenso
es un venero,s y el primer encuentro con este hombre es definitivo.
Quedan fijados de entrada el carkter de este hombre, sus problems,
sui linaje, su ciudad, sus relaciones con la vida, con el hermano, con el
interlocutor definitivo. Las variaciones de novel a novela no logran
socavar su identidad.

Misterioso an4"mal lastimado este hombre. Su irriaci6n de ser tras-
luce reciedumbre de vida; su mplegamiento, latigazo del mundo, pr7


Hasta ese endiablado miitar que atropella a Herxbg niflo est ya a'qui:
"UA distancia de una cuadra mie separaba del mis pr6ximo peah6n -en pos
de algan negocio i ondable-, un hombre con un largo abrigo military que el
sol habla converfido en su prop o color." (Didcinbre 1). No importa.que sea
en icago, no importa el fiempo: es e lismro miserhbe."


27









que nadie tan poroso de humanidad se aparta de los otros sin motivo.
Apartamiento, lastimaduras, -cu~ndo empez6 esto? No lo sabemos. Las
cifras biogrficas dicen inucho y dicen nada. Hay una significadva au-
sencia en Ia fiebre de este hombre: JfVH. Sea o no esa la causa ha de
tomarse en cuenta porque judio sin JHVH es como mar sin agua, dicen
los siglos. Este hombre elige sus plegarias, sin embargo; plegarias perso-
nales, no raciales, en todo caso. Han cambiado los tiempos. Las trompe-
tas del profetismo han enmudecido. Se bromea sobre la venida del
Mesfas.9 Si6n est6 aqui en Norteam~rica, para este hombre. Y Nueva
York es una ciudad muy judia como todos saben.
El padre es inmigrante, de ascendencia judo-rusa. Detras Ia que-
dado Europa, forjadora de lo hombres de la eficacia. Aquil es Anerica,
la tierra con costas a la mafiana. Habra que abrirse paso a ocenicos
esfuerzos. Habra que conquistar un lugar aqui, retenerlo. Se le con-
quista; se le retiene. Las ruinas de la casa europea son memorias, medula
de los huesos de siempre. Pero aqul estAn el hogar de los hijos, la brasa
de la resurrecci6n, los nuevos tiernpos.
Aquello, inmemorial, ha de ocurfir aqul: lidia de padres e hijos. El
viejo padre inmigrante con su sudor como cimiento de la familia y el
hijo que mira con desdeiiosos lentes universitarios las curtidas manos
fundadoras. Si el padre no estA -Auge March- se peleara con su
ausencia. Si el padre estA, habri. lucha sorda con estallido final de sepa-
raci6n. Jos6, Asa, Tommy, Henderson,0 Herzog, cuil no muestra las
marcas de esta sorda guerra de espacios, de tiempos, de generadiones?
Tal vez sea Tommy Wilhelm el peor librado, ya que los otros sobreviven
a las andanadas del padre. El, inserto en ese replanteamiento contem-


Mr. Benjamin encogi6 los hombros.
-Tenemos que vivir hoyidijo. Si tuvieras un hijo, Harkavy, querras darle edu-
caci6n universitaria. Quin va a esperar por el Mes as? Se cuenta una ankc
dota de un puebleci de Palestina. Era un pueblecito fuera de ruta, en un
valle, de mode que los judios tenian miedo que el Mesas viniese y 1 ospasara
pot alto, y construyeron una alta torte y alquilaron a uno de los mendigos del
pueblo para que cituviese sentado en ella todo el santo dia. Un amigo suyo se
encuentra con eate mendigo y le dice: "eQu6 te parece tu trabajo, Raruch?"
Y 61 responded: "No pagan mucho, pero creo que es trabajo fijo,"
(Las carcajadas atroumn la mesa. La vicima.)
10 Desde el punto de vista de nuestro trabalo la gentiidad de HenderOn
no altera en nada la raz de este hombre.


28 f









porineo de la parfAbola del hijo pr6digo que es Carpe Diem, conocerl
el destino del que regresa vencido. Pero no va a ser consolado, ni admi-
fido iqtuera. El doctor Adler consentiri en el dkilogo, aventurar& un
consejo mas nor arriesgar fun solo penique de su vejez por salvar al
hijo. No, las puertas de la casa del padre no se abrirn para el que dila-
pid6 en especulaciones bursitiles los t1timos mid6lares. Cuanto le
queda es un espa&o donde llorar, dura fortuna de &Tmbito que no tuvo
Ma. Parker." Y antes, antes ha tenido que oir de labios del padre la
formulaci6n de una de las dudas As insidiosas de la narrativa norte-
americana:
Poniendo a un lado de antemano todas las objections que su
hijo le haria, el doctor dijo: -Por qui perdiste tu trabajo con
Rojax?
-No me despidieron, ya te Io dije.
-Mientes. T4 no habrias roto esa conexi6n. Necesitas deu
sesperadamente el dinero. Pero debes haberte rnetido en, un io.
El viejecito hablaba concisamente y con gran fuerza.
--Como tienes que hablar y no puedes desentenderte de ello,
de la verdad. Hubo un escindalo, una mujer?
Wilhel se defendi6 con fiereza.
-No, viejo, ,no ,hubo ninguna mujer. Ya te cont6 c6mo fue.
-Tal vez hubo an hombre, ent6nces,' le d1jo el anciano
perversamente.
Molesto, Wilhelm Io contenIp6 con labios secos y quemante
palidez. Su piel parecia un poco amarilla.
-No creo que sepas de quk est s hablando, le respondi6
despu&s de un rato. No debieras dejar que tu imaginaci6nse
desboque tan libremente. Puesto que estfs viviendo aqxu en
Broadway debes creer que entiendas la vida, hast la fecha.
-Debieras conocer a tu hijo un poco mejor. Dejemos eso
ahora.

11 Personaje d" famow cuento Vida de Ma. Parker de Katherine Mans-
field. Como se recordarl la ancana no encpntr6 nunca tan codiciado lugar.
12 Subrayado nuestm.


29









-Dilogo que encuentra su. compaiero de abismo en el dialogo def
padre de Madeleine y Herzog, entonces pretendiente de 6sta:
-Bueno, ya es tempo de que deje de andar por ahi con esos
tipos tan raros. En realidad, Madeleine es como tantas otras
chicas universitarias intelectualoides: Todas sus amigas son,
homosexuales. Tienen mas lefios a sus pies que Juana de Arco.
Me alegro que se haya interesado por usted.
Pero 4ad6nde va Norteamerica con estos dia'logos entre padres e hijos-
y sobre todo, con la corrosiva realidad detris de ellos? La impasibilidad,
cuando no la malicia, con que el padre de hoy hace el recuento de la-
Jepra del hijo escandalizaria hasta los huesos a los puritanos iniciales.
Impasibilidad que es indice en alguna medida del desquiciamiento ax-
16gico actual de Norteamerica. Porque no son espantajos literarios 1o-
que se transparenta en estos di~iogos, son verdades de vida. En ellos y
en otros va quedando registrado Io visceral de una naci6n, de una 6poca,
y esto por ineludible compromiso de veracidad, pues Bellow es de eos
autores que hacen recordar las palabras de Fischer:
En una sociedad decadente, el escritor no puede abstenerse,
de descubrir la decadencia. Lo peor fuera que tratara de ce-
garse y cear al lector silenciando fen6menos inquietantes; lo
peor fuera que tratara de acicalar la. inmundicia y de hacer
como si el mundo anduviera muy bien, cuando por todas par-.
tes se esta dislocando: el nfasis y la mentira son pecados capi-
tales en literaturaA1
Bellow no escamotea datos ni sobredora podredumbres, ni los vuelve-
irreales a fuerza de iluminaci6n excesiva; no cercena, como el natura-
fismo, el mas a1ih de la res ni el lirismo de lo f~ictico. Por todo ello sm
testimonio resulta altamente respetable.
Wilson tambi~n lo habia advertido:
Las mujeres norteamericanas son las mis duras del mundo,
las mas cruels, las mis predatorias y las mas atractivas, y sus
hombres se han reblandecido o se han desbaratado nerviOsarnen-
te mientras ellas se endurecian. 0 es que escogen hoxnbres a los
que puedan manejar? Ellas no pueden saber tanto a 1a edad en
que se casan.14

13 Fss=nR ERNST. La obra de Robert Musil.
14 HzmiNowAy, ob. cit.









Desde luego que tomar al pie de la letra las opinions de un per-
-sonaje literario sin discrimen del haber y el debe es no dar muestras de
sensatez. En este caso, junto a la controvertible justeza de los superla-
tivos empleados, queda como haber de vida el nuevo especinen de hom-
bre y el de mujer que Wilson sefiala. Esto se comprueba en las novelas
de Bellow. De Hombre0 en suspense --cn su simbolismo demasiado
obvio de la mujer sosteniendo econ6micamente al naido- a Herzog,
varnos a ser testigos de las sucesivas confrontaciones de la nueva pareja.
Iva-Jso, la primera, sin psible di.logo de entendimiento porque de
hecho no dialogan jams. Hay en ella, confiesa JosA, una actitud que
desarma todo intento de conversad6n; ciertos asuntos (los ms irnpor-
tantes, acotamos nosotros) no los trat6 nunca con e. Asa Leventhal
Mary, la segunda. Mary anda de viaje del primer al penltio capi-
tul0 de la novela (La victima), mas todos estos capitulos estin impreg-
nados de su ausencia, de su anioranza. Hombre tan desconfiado cormo
Asa Leventhal (La victima es, a fin de cuentas, la novela de la descon-
fianza) confla en ella con confianza de nifio ante la madre que todo
lo puede, que todo lo sabe. Stella-Augie March. Si 61 tiene un pasado,
ella nio se queda atr.is Y cuando il descubre sus&ficas cartas matri-
inoniales sobre la mesa ella replica: "Oh, Augie! Per favor, carifio,
Tecuerda que td. tambi~n cometiste errors. Trataste de introducir ile-
gahnente inmigiante's de' Canadf. Robaste. Una porci6n degente te
llev6 Por el mal camino, ademis." Lily, la segunda esposa de Hender-
son, ds una resuelta cazadora desaseada (la atractiva'Miujer deaseada
de la obra de Bellow) que acorrala a Henderson y Io obiga a despo-
sarla. De la esposa de Tommy Wilhelm '(Carpe Diem) s6lo recordamos
la voz, al final de la novela; voz rispida a trav& del hilo telef6nico; vca
que amenaza, y exige, exige, exige, segura de su prepotencia y de h ber
descubierto un costado muy. vulnerable del var6n. Madeleine, por 4ti-
me, Ia suina de todas ellas:, agresiva, competitiva, insaciable, con efec-
tos castradores sobie el var6n; con un muy clare iventai personal de
las prerrogativas de la esposa, el que .xpone par boca de la tia Zelda:
"Una mujer tenia derecho a esperar de su marido; satisfacd6n er6tica
noturna, seguridad, dinero, pieles, joyas, servcio dora~ico, ctn,
vestidos, sckbreros, salas de0 iestq, y tmbi6 clubs de crpc, autom6-
viles y teatros!". Y un Valentin Gersbach, olvid6 decir. Valerxtn Gers-


3,








bach, amante suyo y amigo de Herzog, seductor con su pierna artificial,
refutaci6n consciente o inconsciente del anante de Lady Chatterley.5
Con este Valentin Gersbach manda a buscar Madeleine su diafragma
matrimonial una vez que anda de viaje. Detale, este de la bisqueda,
donde lo genial y lo grotesco se entremezclan hasta Vrdlverse indiscer-
nibles; acto al qLie parecen rondar las palabras de Francis Macomber
a su esposa: "Vamos a dejar la puteria un rato, Margaret, quieres?"' n
No, Margaret no quiere...
La linea ir6nica que va a Daisy Miller (James) a A Canary foi
one (Hemingwvay) en que se cuestiona la supremacfa nortearnericana
("Los norteamericanos son los mejores hombres: las norteamericanas
son las mejores hermanas; los nifios norteamericanos son los mejores
nios; los hombres nortearnericanos son los mejores rnaridoG") y de
hecho se ]a refuta, encuentra continuidad en sus connotaciones matri-
moniales, y en ]as otras, en la obra de Bellow. Frente a esa mujer
norteamericana agresiva el var6n adopt actitudes infantiles o so siente
emasculado. No hay, pues, verdadero matrimonio en cuanto no puede
haberlo entre una mujer adulta y un niiio o un eunuco.

S61o junto a la mujer extranjera (Sono, Wanda, Ramona) se sien.e
nuestro hombre var6n cabal, por entero correspondido. De ]a japonesa
Sono Oguki, la de las ardientes optaciones er6fticas en francs ("Douce-
ment, chirl. ;Oh, lentement! i Oh!") describe Herzog: "Para decir la
verdad, nunca Io he pasado tan bien como con ella. Pero me falt6 la
fuerza de voluntad necesaria para soportar tanto gozo." Y "Tenfas
raz6n acerca de Madeleine, Sono. No deberia haberme casado con ella.
Tenia que haberme casado contigo". La tozuda xenofobia norteame-
icana vuelta amcos; la ortodoxia matrimonial hebrea rechazada de raiz
porque para este hornbre todas las mujeres son la mujer. Por eso no
censura el ratrimonio de su hermano Max con una italiana. Por
eso andan 61 y otros varones hebreos de las novels pagando constante
tribute de macho a la femineidad universal. Y es curioso que sea
ahora el judio quien adscriba al gentil repudios en materia de sangres:

1 "Re era su. gran atractlivo: estar mutilado y no ,haer caso alguno
de ou defecto, put nunca se mostraba abatido por ser cojo" (I-erzog)
Is HEmNGwA. ob. cit.
17 La v|icima.


32








" Y Ia abuela Ila suegra de Max]? Si algo le pasaba al chico lo consi-
derarla un juicio, definitivo sobre el matrimonio. El matrirmonio era
impuro a sus ojos. Si, 61 [Asal entendia con ella se sentia al respect.
Un judo, un hombre de sangre inicua, de rnala sangre, le habia dado
dos hijos a su hija, y por eso estaba sucediendo todo esto. Nadie hubiera
podido persuadir a Leventhal de que estaba equivocadc18 Pero Asa
Leventhal es Ia desconfianza en persona, como ya se dijo, mal terr6-
metro para las fiebres del pr6jimo. El y Jos6 se hallan en el primer
peldafio de una turbulenta escala matrimonial al que los goterones de
hiel attn no han corroldo. Despu6s vendrain las otras mujeres y el
minucioso periplo donjuanesco de Augie March.
Novelas de personaje 6stas de Bellow, dedicadas al hombre, a su
hombre, Ia mujer recibe, no obstante, tratamiento contimo y eficaa
Si Ia esposa se mueve en la 6rbita ya descrita, Ia madre se esfuma en
un dolorido segundo plano de delicadeza y resignaci6n. Junto a ellas,
y csn gran importancia, Ia mujer fuerte, cuyo primer esbozo cs ]a tia
Dina de Hombre en suspenso, voluntariosa Dalila de los rizos de Jose
niiio; plenitud inolvidable en Ia abuela de Augic March. Y Ia mis
fuerte de todas, Willatale, reina de los arnewi, arnarga. rnuy amarga,
escndalo del puritano que lee y no entiende:

No se podia ilegar mas alto ni ser mejor. La "'amarga" no
era solamente mujer, sino mujer y hombre a un tiemnpo. Ademi
Ia mayor, Willatale, tema prioridad en arnargura. Algunas de
las personas que estaban en el patio eran sus esposos y otras
sus esposas. Tenia mucho de las dos cases. Las esposas Ia Ila-
maban marido y los nios la Ilamaban tanto padre como madre.
Se habia elevado por encuma de las vulgares consideraciones
humanas y hacia todo lo que queria, porque habia demostrado
una superioridad manifiesta en todos los 6rdenes. Mtalba tam-
bien era "amarga" y Ilevaba el mismo camino de exito.19
Sefialamiento del matriarcado, Ia promiscuidad y Ia poliandria, in-
dagaci6n, a todas luces, en algo iis profundo; Ia maternidad viril de
Africa. Maternidad que no puede ser de otro signo para powder parir,
cual pare, criaturas que sin near Ia. evoluci6n desafian el diapas6n
de ]a materia. Matemidad a partir del todo que es. Como esto no se

IS La victima, 5.
19 Henderson, el rey de Ia lUuvia.








ha visto bien, no ha podido justipreciarse la novela. Ddbil testimonio
africano el de Bellow, se ha dicho; lo cual aunque fuera verdad, no
impide que Henderson se una buena novela, del mismo modo que lo
son Misse sin nomine de Wiechert y El hermano pequeiio de Nossack,
dos muy d6biles testimonies de la Alernaria de postguerra. Las aven-
turas de Henderson no pueden ser otras que las que son par una raz6n
muy sencilla: son aventuras en el reino del hombre (Dahfu) y en el
reino de la mujer (Willatale) finicamente, pues no hay otros. No es
comparable Henderson como experiencia africana contemporinea con
LVora, el amado pais, de Paton. De acuerdo; pero Henderson apunta
a intemporalidad no a contemporaneidad, y apunta a otms cosas. En
este libro, cuya estirpe quijotesca se ha se!ialado, se trata de ajustares
las cuentas a varios safaris iterarios. A los de Ernest Heringway deter-
minadarnente.

Si este hombre no dialoga en lo profundo con la mujer (ss p!iticas
con la reina Willatale son conversaciones con ]a Sabiudurila) ni con el
padre, dialoga en cambio a cada hora consigo. El es su preferido inter-
locutor. Necesidid de hallar y hallarse; necesidad de encontrar los quanta
de la vida; desplazamiento de la acci6n al pensar, sello de su manar
de hombre. Anifisis devorante desde todas las antipodas del ser.

El se ha visto al espejo: rostro escudero de la belleza, -persona en
lipea. de gracia a cualquier edad; pero en ese escudero chispean los
carbones de Mefisto y en esa persona -mascara-- la muerte abisma
su eternidad. Queda desenganiado bien pronto de esas turbadoras regalias
del tiempo, y mas que hay otros espejos donde su imagen se vuelve
enigma, identidad lamentable, visi6n a repudiar:
Muy poco del Jos6 de hace un afio-me complace; no puedo
evitar burlarme de 61, de sus virtudes y creencias [...] Tenia que
endurecerse. No queria dejarse enternecer con aquella ingenua
pregunta de June: "Pap,, pot que no te afeitas ya en nuestra
casa?" Pue, si no se endurecia, ocurriria lo que el salvage dijo
del piano: "le pegas unos mamporros y 11ora". Habia que acabar
con este arte jvdio de las lmgrias. [. I No, ya no tenia
utilidad alguna ese sistema suyo de emplear la debilidad, o ]a
enfermedad para defenderse duiante t6da la v'ida (alternando

20 Hendern, la excepci6n, se duele: "Ciertainente 4a belleza no perdura.
Bn Oto tienpo yo fui un hombre bien pareido".


2A









con la arrogancia); su m6todo de conservar el equilibria1--el
girascopio de Herzog- no servia ya para nda da .. Por
qu6 ser un tipo tan emotivo? Pero lo soy. Si, lo soy y a los
perros viejos no se les puede ensefiar. Yo soy ad y asi con-
tinuar6 siendo. Para qu luchar contra ello, si soy asi irre-
mediablemente? Es mi inestabilidad la que me sirve de esta.
bilzdora. No la organizaci6n, mi el valor, como les pasa a los
dem s. Comprendo que es penoso ser asi, pero asi soy y no
tiene remedio.21
Si tiene remedio y por eso habrn de salvarse. Su singularidad tiene
raices humanas demasiado hondas para que puedan perderse en follaje
de nada. Pues en 61, al igual que en el hombre de Dostoiewsky (salvando
las distancias) se logra de nuevo la slncdoque de indagaci6n: los buceos
en un hombre particular resultan a la vez buceos en todos los hombres.
Esa es la mayor importancia del hombre de Bellow.

Agresivo, miedoso, participante, alienado, saludable, hipocondriaco,
taciturno, expositor riguroso, sus grande contradicciones demuestran su
pujanza. Esta ese yo hipertrofiado, en primer t&mino; yo de rornintico
(porque este hombre io es, no en balde Jose y Herzog han escrito sobre
el romanticismo), yo que siempre le queda grande a quien lo usa, como
si cada romintico hubiese usurpado a su turno el yo del Yo-Soy del
G&esis; y en contradicci6n de sustancia, ese yo no sostiene, se desplaza
por los cuarteles de la angustia; erritica pl~nada. Estin, en segundo
tirmino, los certeros diagn6sticos del confundido:
Escucha, Luke, hernos de atenernos a lo que de verdad ira-,
porta. Yo estoy convencido de que el sentido de hermandad
es lo que hace hunnno al hombre. Cuando los predicadores
del terror te dicen que "el otro" es lo 6nico que te aparta de
tu libertad metaftsica, debes apartarte de ellos para no escu-
charlos mis. Su cuesti6n real y esencal es ]a de c6mo nos
emplean otros seres humanos y rhmo los utilizamos nosotros a
ellos. Sin este verdadero empleo de nuestro ser, nunca teme-
remos a a omuerte, sino que la estaremos cultivando. Y cuando
la conciencia no cotnprende claramente para qui se vive y para
qut-se muere, s6lo consigue dafiarse y ridiculizarse.

21 Citu de Hombre en suspenso y, Hrzog,.
22 Hferzog.









Dafiado, ridiculizado, adema.s, por haber perdido el sentido humano
iicial que no debi6 perder:
Porque yo estaba comprometido con etlos; porque, gustaseme
o no, ellos eran mi generaci6n, mi sociedad, mi mundo. Eramos
figuras en la misma trama, eternamente colocados juntos. Tenia
conciencia, ademis, de que su existencia, tal y como era, habia
hecho posible la mia. Y si, como a menudo se decia, esta parte
del siglo se aproxinaba a la curva mis baja de un ciclo, entonces
yo, tambien, permaneceria en el fondo, y all', extinto, simple-
rnente aniadiria mi cuerpo, mi vida, a la base de un tiempo
venidero. Esta sena probablemente una epoca condenada.
Mas. podria ser un error considerarla de ese modo.2
Participaci6n, compromise que Asa Leventhal olvid6, para encerrarse
en s despus de jugar al mundo con su fria nariz lapidaria (valga
la frase).
Su gcneraci6n, su sociedad, su mundo. Su gencraci6n parece que
va a repetir la aventura aciaga de Ja generaci6n perdida:
SQuien... quien era Yo? Un millonario errante y aventurero.
Un hombre violento y brutal lanzado al mundo. Un hombre
que huy6 de su propio pais, el pais que hablan colonizado pre-
cisamente sus antepasados. Un ti o cuyo coraz6n repetia quiero,
i quiero!, y que tocaba el violin cuando estaba desesperado, es-
perando oir ]a voz de los Angeles. Un tipo al que sobresaltaba
el suefio del espiritu, porque.. 21
Pero en sus mismas palabras se hacen obvias las diferencias entre
las dos generaciones. Existen, en adici6n, varios puntos clecisivos que
resaltan enseguida en el nismo texto:
Asi pues, trash esta primera versi6n dd poblado [el poblado
africano de los arnewi]I llegue a la conclusion de que vivir entre
personas de esta case podia cambiar a un h6mbre. Notaba
que ya me habia hecho cierto bien. Y yo queria hacer algo por
ellos... lo deseaba con toda mi alma. "Si por lo menos fuera
m6dico" (-pens6, operaria las cataratas del ojo de Willatale.
Oh, se perfectamente en qu' consiste una operaci6n de cataratas
y no tenia ni la mas remota intenci6n de intentarla, pero me
senti avergonzado de tin modo especial por no ser mdico...

23 Hombre en suspenso.
24 Henderson, el rey de la luvia.

S6









o qu= era vergiienza pot haber venido desde tan lejos y liegar
con tan poco que ofrecer.
Y, sobre todo:

No se trata s6lo de -mi. Millones de norteaneicanos han salido
pot el mundo despu&s de la guerra para redimir el presente y
para descubrir el fut-ro. Te lo juro, Romilayu, hay tipos id6n .
ticos a mi en la India y en la China y en Sudam6rica y en
todas partes. Antes de. salir de casa, lel precisamente en el peri6-
dico ]a entrevista con un profesor de piano de Muncie que se
hizo monje budista en Birmania. Comprendes, me refiero a
cosas como 6sta. Yo soy un tipo muy vital. Y el destiny de mi
generaci6n de norteamericano es salir por el mundo e intentar
buscar la sabidura de la vida. Eso es. Por que demonios crees
si no que he ilegado hasta aqui?

Generaci6n de los buscadores de la verdad, detectada asimismo por
Augie March; generaci6n que a pesar de los millones cornputados
por Henderson auin no se hace sentir, a6n no se deja ver, el ala secret
del ,guila quiz,; porque lo que el mundo (en especial Hispanoam4rica,
Asia y Africa) asaz conoce es el pico y las garras del iguila. De todas
formas resulta esperanzadora una tal generaci6n. Por lo pronto para
un grupo de escritores norteamericanos el resto del mundo ha dejado
de ser infedofidad y barbarie.2 La, visi6n de respeto, Ia seriedad que se
echaban de nenos en otros -autore. estadounidenses para lo "no-norte-
americano est-. en ellos..

Su sociedad, su mundo. Andan por las unidades de' pillar cuando
*menos Ios estudios sobre esta sociedad, este mundo, para que inguna
carta de introducci6n sea necesaria. De Bellow, intrprete y espejo de
ambos, se ha dicho:

Guardando la proporci6n debida, SaW Bellow con sus novelas
publicadas hasta septiembre de 1964, merece ser sefialado como
]a fuente imprescindible para auscultar el complicado oraz6n
de los Estados Unidos de Norteamirica, Se podria decir que
asi como no se pueide entender a la ciudad de Nueva York

2z Vase esta defensa de MWico en Keroauc: "Cuando piense en todas
esas estfipidas historias que leemos sobre MExico, sobre el memcano dormiln,
sobre lea graiientos... IQu basura! Aq la. gente es derecba. -oamable, no
te acosa. Qud asowbiado estoy!' (En e camiro)


.37









sin tomaren cuenta a sus dos millones de judios, tapoco se
puede integrar un cuadro inteligible de los Estados Unidos sin
leer a Safil Bellow."
Hiperb6lica o no, la relaci6n obra-pais queda anotada. Hab~rselas
literalmente con los Estados Unidos es tener que hab&selas de manera
ineluctable entre otras cosas con el mito norteamericano de la ascen-
si6n. Mito tan caro al actor Garfield (John), encarnado en el hada
democr~tica national: la oportunidad; oportunidad, entre el mill6n de
oportunidades, de que el mis desarrapado chico blanco de un slum o de
un villorrio Ileguen a ser presidente de la naci6n; y, i prodigio de los
- tiempos!, "dentro de cincuenta afios -profetiz6 el senador Kennedy en
la d6ada del 60- un negro podra. ser presidente de Estados Unidos".
(El espectro de un negro linchado tal vez).

Del mi16n de oportunidades a disposici6n de cada norteanericano
toca a nuestro hombre una salpimentada raci6n: graduado universitario,
empleado, recluta, military de rango, redactor de revista, trotamundos,
extra cinematogrifico, millonario, profesor. Ninguna vida cual la de
Augie March, sin embargo, para ilustrar el mito, la catarata de opor-
tunidades a d"sosici6n. Las aventuras de Augie March, donde se cuenta,
apareci6 dos anios despu~s que The catcher in the rye (1951). Ya se
sabe que la dcada del 50 en la novela norteanericana pertenece al
excelente libro de Salinger, Huckleberry Finn del siglo xx, a biblia
laica de una generaci6n. Por lo mismo cualquier novela que no destm-
rezra junto a 61 ha de tomarse en cuenta.
Escrita asimismo en primera persona, con la prosa opulenta y sobria
de Bellow (prosa, otra vez, de novela, no escueto abedul periodistico)
no se cream en efla como en la de Salmger un nuevo lenguaje adolescente.
Mis especulativa y pormenorizada, de mis pianos la relaci6n de March;
mis hechizada y entmfiable la de Howard Caulfield. Con defects las
dos; movi'ndose en aire seguro hasta el blanco prefijado.

Las aventuras significa una apertura en la obra de Bellow. Su
hombre reconcentrado se vuelve trotamundos. Chicago y Nueva York,
ofrecidas con acierto pristino en la novels previas (parecian dos ciu-

JoA VhIzque Azoaral, .1aM Befo- (9a #alabra.y ;e. hambre; ,r' 4e,.
]a Univenidad Verruzana: jul-sept., 1967)

38








dades agotadas para la indagaci6n narrativa, que s6lo podrian volver
a ofrecerse como chataa literania) sin dejar de estar ceden el paso a
otras ciudades y a otros puntos del mundo.

Autobiografia del ascenso pudo subtitularse el libro o con algn
ribete de ironia, Retrato de un caballero, porque al final March se ha
convertido en uno y porque en la elecci6n de partido resiste el paralelo
con la Isabel Archer (Retrato de una dama) de James. Lo que March
nos cuenta -su trajinada vida de chicagoense-pobre-de-solemnidad
desde los nueve afios- es historia personal y familiar e inevitablemante,
como era de esperarse, espejo de su aqui-ahora epocal Hasta d6nde
es responsable March de su vida, hasta d6nde lo fue Studs Lonigan
de la suya? En todo caso, el hierro de la verdad social los ha marcado
a los dos. March emerge de su vida de plicaro con una esposa y cierta
posici6n social. Detr's han quedado los aprendizajes oscuros, los anos
de burlar las eyes, de rodar por los caminos de la Uni6n. Detis., su
numeroso trato con la inujer. Tiene March, por Io mismo, xnayores
vivencias de la sociedad de su pais que sus hermanos de creaci6n ubi-
cados en la case superior o media. Con todo, March, como personaje,
se resiente de su impermeabilidad a sus experiencias de plicaro. Hay un
eticismo del picaro, ya se sabe, un c6digo que no ha de transgredirse,
que Ma no transgrede (or ese lado puede estar tranquilo) ; pero
en el tono de la voz que recuenta su vida se percibe un buenhumorado
juez en Vilo a quien no han tocado en la midula las caids, no un ser
humano en saldo de cuentas. El desagradable incidente del tren nocturno,
al que no queda otro remedio que refrirs'e,'es buena prueba. Viajando
de gora un p'ado de hombres, en el hacinamiento c6mplice un
aberrante sexual atrapa una de las nanos de March y trata infructuosa-
mente de colocarla en el lugar de sus extravlos. El comentario del
indemne March demuestra tanto su infinita piedad para las miserias
humanas cuanto lo que Al piensa de si: la realidad del aberrante toca
Jos tukanos del ser; las p pias fechorfas son una estaci6n transitoria.
Piedad, compasi6n, bondad, siempre presentes en Augie March, justi-
ficaciones t1citas del libro para su absoludi final, para su perenne
escumrrse de las mu manes de ia ley.7


27 La inica vez que March es atrapado tobando cae en manosde un detec-
6ie a-uo que lo-dejair'.


4MA
F?;f








'Cuando no dialoga consigo, su preferido interlocutor, el hombre de
Bellow ha de dialogar con alguien. Imperiosidad de reducir a dialog-"
Ia realidad y Ia irrealidad, de multialancearlas con la realidad-irrealidad
del lenguaje. Ese alguien (ya se dijo) no es nunca el padre ni la mujer;
tampoco es el hernano, compairAa de sangre por un rato, el extraiiO
despu6s, el otro mis que ninguno. El otro es Amos, es Sim6n, casados con
mujer ica, tentadora duplicidad de la que huyen Jose y Augie March.
-I extranio es Max que apenas enterrado su hijo viene a devolverle a
Leventhal los diez d6lares del pr6stamo. El otro, el extraio es Will
para quien Herzog quiebra por una vez el c6digo de soterrar senti-
mientos:
-Bueno, pues no debRis fastidiaros por mi. Desde luego, estoy
ahora un poco raro pero no ral. Si pudiera, te abir'ia mi co-
raz6n. Por Dios, Will, estoy a punto de lorar! C6rno es
possible? Es s6lo carii'o. Quizi sea au'n mas: quiza sea anior.
Si, probablemente es amor. No puedo evitarlo. No querria que
pensaras mal de mi.
-iQu6 ocurrencia! Por qu6 vas a parecerne mal? -dijo
Will en voz baja- Yo tambien siento algo muy hondo par ti,
hermano. Igual que te pasa a ti conmigo. El que yo sea contra-
tista no quiere decir que sea incapaz de sentir comro tfi. No he
vemdo aqui a fastidiarte. Moses, coge una silla que te noto can-
sado.. I
DiAlogo fraternal por fin, mas no di&logo con el interlocutor deci-
sivo. Este-amigo o enemigo-hace su aparici6n en las novelas donde
la meitura del hombre (diario-Hombre en susp7eo-cartas, mentaleso
no-Herzog-) no existe o alcanza apenas relieve. Claro estA que hay
interlocutores de fuste en aquellas dos novels pero sin esa cualidad
filtima de decidir destinos. Se podria objetar que un Valentin Gersbach
tiene mis derecho a la denominaci6n que un doctor Tamkin (Carpe
Deim) o un William Einhorn (Las aventuras de Augie March):

Tratar con Valenfin era como hacerlo con un rey. Tenia
garra. Podia haber estado agarrando un cetro. Era efectiva-
mente un rey, un rey ernoivo, y su reino era Io profundo de su
coraz6n. Captaba todas las ernocioneis que lo rodeaban, como
por derecho divino o esp ritual. Y es que A1 podia sacarle mAs
paxtido a esas emociones, y por eso se las apropiaba. Era un
hombre grande, demasiado grande para andarse con rodeos;
y precsamente a Herzog le chiflaba la grandeza, e incluso la


0W.









grandeza de pacotilla, pero, era efectivamente tan falsa como-
parecia?
Gonsiderada en. su justo tirmino las cosas se ve que no. Gersbach
ha despojado a Herg de su hogar, de sus gestos, de una posici6n,
per ha fracasado, en lo encial, robarle su yo: "Y tfi, Gersbach, bien-
venido seas junto a Madeleine. Disfrtala, g6zala. Pero no me lograrfs
a mi a travs de etla. Lo siento; s6 que me buscabas en la came de
Madeleine. No me encontmris porque yo no estoy en su carne!'
Mgs consigue con menos tiempo de trato, el siniestro doctor Tamkin
de Tomiy Wilhelm. El fementido siquiatra y estafador cierto (que,
sin que podamos preciar razones, se nos confunde con el conde Foso
de La dama de blanco de Collins) le ensefia la nervadura del aprovecha
el da presented --carpe deim- horaciano:
-En cuanto a mn, ijo el doctor Tamkin, alcanzo mi mayor
eficiencia cuando no necesito honorarios. Cuando s6lo amo. Sin
recoimpensa finandera. Me aparto de" la influenciasocial. Espe-
cialmente el diero. La compensaci6n espiritual es lo que busco.
Introducir a la gente en el aqui-y-ahora. El universo real.Es
decir, el momento presented. El pasado no nos hace ningfin bien.
El futuro estA Ileno de ansiedad. S61o el presente es real, el
aqui-y~.hora. Aprovecha el dia presente.
Y Wilheim lo aprovecha y se precipita en la catIstrofe. Su dia
presente es el de ese h6nbre esquilmado por Tamkin, que liora .durante
siglos frente al cadAver de un desconocido.

MAs misteriosa es' la influent de Willam Einhorn en la vida de
March. Ni siquiera se le puede sen'alar corno catalizador de conducta.
Pero esta6 ahi, en esa vida, a lo largo y para siempre:
William Einhorn fue el primer hombre superior que conoci.
Era inteligente y tenia muchas empresas, verdadera capacidad
directriz, y si yo fuese lo suficientemente met6dico para pensar
antes de tomar una decisi6n importante y prctica, tambi~n
(n6tese bien) si yo fuese realmente su discipulo y no lo soy, me
preguntaria: "jQu6 sentiria C6sar en este caso? ZQu6 acon-
sejara Maquiavelo o haria Ulises? ZQu pensaria Binhorn? No
bromeo cuando incluyo a Einhorn en esta lista er nente. Fue
a 61 a quien conoc1, y lo que entiendo de ellos en 61. [... Empec6
a trabajar para Einhorn mientras estudiaba bachillerato, un
poco antes de la gran depresi6n, durante la adminmstrad6n de
Hoover, cuando Einhorn todavia era un hombre rico, aunque









no creo lo fu tanto Como 61 Io proclamaba m6s tarde, y
p aeci a su lado despu&s que perdi6 la mayor parte de sus
propiedades. Realmente entonces fue cuando me le vollv esen-
cial, su mao derecha sin metora de ing-dn g~nero, y tambin
virtualmente sus brazos y piernas. Einhom era un .paraltico
que no p dia usar ni unos ni otras, m siquiera parcialrente,
961o sus manos funcionaban aun, y careclan de la fuerza nece-
saria para manejar una silla de ruedas.
Impedido, mas aufn que Sir Clifford, el esposo de Lady Chatterley,
con mfs energia y tenacidad, y sobre todo, con una variaci6n imponente:
Enhorn es un gallo de alcoba (ia visita a un prostibulo para festejar Ia
graduaci6n de March es pigina inolvidable). En esta variaci6n &s per-
cibe una velada replica al esquema. lawrenciano, que ahora,, a esta luz,
se vuelve cuestionable. Como en la canci6n de Gershwin, no tiene que
ser necesariamente asi, no tenla que ser asl fatalnente la relaci6n Sir
Clifford-Lady Chatterley-Mellors. Salvada la impotencia de Sir Clifford,
habia una verdad mis honda que alli se callaba: "Naca_ puede hacerse
en las preferencias sexuales de las mujeres. tse es un tema de la vieja
sabiduria y no depende de &l hombres."28' Y como ell0 es cierto, en
eco-de replica Madeleine abandona a Herzog por el mutilado Valentin.
Cronol6gicamentel e primer miterlocutor decisivo en la obra. de
Bellow es Kirby Allbee el borrachin de La vktima. El impasible, pr6spero
Asa Leventhal descubre un infausto dia que ha sido ia causa de 1
rwna de ese hombre. Afios atris, a la carta de introducci6n .que
Albee'le habia dado, correspondi6 Leventhal ,amando una trifulca en
el despacho de Rudiger, jefe de aquil, al no ser empleado. Las con.
slcuencias no se hiclieron esperar: Allbee fue despedido, y peor. ad,
por un estricto pacto de caballeros entre jefes de empresa, no volvi6 a
conseguir trabajo en ninguna revista de la ciudad. Para colmo Io aban-
dona. la esposa, que, casi en seguida, muere en un accidente. El. viudo
Allbee se entrega a la bebida. Y ahora reaparece, en este infausto dia
en que el pr~spero, impasible'Asa Leventhal anda con la vida en punta,
porque Mickey, el sobrino, est- enfermo de no se sabe qu6, y Max,
padre de Mickey, estA ausente, y Mary, esposa de Leventhal esta. ausente;
y Asa, 61 solo, tiene que habrselas con la tormentosa esposa italiana
de Max, con la enfermedad de Mickey, con su urgente trabajo en la

W Rerzo.


429








oficina, con este Kirby Allbee reaparecido que vocifera coas que
Leventhal no entiende. Allbee reclaa, qu? Ayuda. De quA clase?
Ni 61 mismo lo sabe. Moralmente, Leventhal le debe algo, algo que
Leventhal se niega a admitir. Cuando lo adrite, ya Alibee se le ha
colado de rond6n en el departamento pama vivir alli mientras Mary
est6 de viaje.
Tipico nudo de melodrama, segzn se e, al que s6lo la' perIcia de
un Bellow pudo desbrozar de excesos, descubri6ndole hilos de profunda
significaci6n, simbolos polivalentes que no entregan todas las claves.
Sin duda Leventhal no va a ser el mismo cuando Albee se haya
marchado. Proseguiri durmiendo con la luz encendida tal vez, pero
habri ganado en huranidad. No podr, continuar impersonando al
Robinson citadino. Los otros estin ah.i El pr6jimo est ahit. Y ahl
segLurin estando aunque pretenda ignorrseles. El aislamiento y la
desconfianza, pecados capitales de Asa Leventhal, tendr;in que ser
echados at fuego. El aprenderi, cima de su aprender, que el renaci-
miento de cualquier hombre siempre es posible.
Como no va a ser el mismo Henderson al regreso de sus aventuras
africanas. Haya estado en Arica-Africa o en Africa-simbolo-pals pre-
natal, cual se ha interpretado, el cambio es ostensible. Regresa con
nombr cambiado, Le E. Henderson" en lugar de Eugene Henderson
correspondiente a un Mllonario turbulent, ex-capihn del ejrcto,
bebedor, casado dos vece, padre de Cmico hijos, con mSis de seis pies
de estatura y cerca de 300 ibras de peso, sordo del oido derecho, con
desmayos, hemorroides, bigote, placa dentaria y la cara -61 lo dice-
del largo de Ia mitad de la estatura de una persona; millonaio de alma,
de humanidad creciente.
Habia ido a Africa, huyendo de otros y de si, buscando un norte
de ser. Lo hala, y halla lo que pocos encuentran: la sabiduria, las
entraiias de la creaci6n. Pues esta criatura que es Henderson, Quijote
y Sancho a un tiempo, aunque fleve de escudero a su Romilayu africano,
va a topar con el reino del hombre y con el de la mujer. En este ditiimo,
el pruero en ser encontrado, parece que Africa va a entregirsele del
todo tras su victoria corporal sobre el principe Itelo. Estamos de nuevo,

Leia pr Le6n, pues ha ashnilado las ensefianzas del rey Dahu.


43









en aparienda, ante el Africa de taparrabo tenaz y barbaric del grotesco
(como si no hubiese habi&o en ella reinos de arms de oro y saber para
l08 siglos), sin enigmas ni problems que cualquier caucisico no haya de
reIlver a Ia primera ojeada. Pero no. Ya la ironia de los primeros
diMogos debi6 ponemos sobre aviso: "eCrey6 ser el primero? 8Un pais
nuevo? Lo siento mucho, ya nos han descubierto". Ironia y palabras no
originales, pero iempre efectivas porque atdn, y sin duda maiiana, hay
quien pretende descubrirla y recolonizarla. Muchas lecciones se le dan a
Henderson en el reino de ia mujer, algunas como mas de vida. Primera
lecci6n: La sabiduria tiene cara de imperfecci6n (rostro de la reina
Willatale) 2a. lecci6n: Grun-tu-molani (el hombre quiere vivir).
3a. La mocenda y la buena voluntad pueden convertirse en pura dina-
mita; de hecho, hay un costado de ellas que entronca con el mal. Esto
se demuestra con el incidence de las ranas. Andan apesadumbrados y
Ilorosos los amewi: las ranas les han invadido la cisterna; no pueden
tomar de esa agua ni darla a los animales; no saben c6mo deshacersce
de ellas pues son sagradas. Problema sin aparente soluci6n. Rogar
porque se marchen las ranas, quiza. Pero he aqui que ilega Henderson;
Quijote de ]a gentil Norteamrnica, desfacedor de entuertos aunque sean
de origenes sagrados, y con una simple bomba de fabricaci6n casera los.
deja sin ranas, y sin cistema. Las consecuencias de tan quijotewa acci6n
no se hacen esperar. Henderson y su escudero han de abandonar a toda
prsa el encrespado reino de ]a mujer.

SU educaci6n africana se completari en el reino del hombre. Llega
a 61 prisionero de las fuerzas oscuras que lo rigen porque han pasado
los tiempos del "Vine, vide, vince" cauc&sico en Africa y la epidermis de
nieve ha dejado de ser para el africano estado de gracia (El apartheid
es Unposici6n, no aceptad6n).

Encerrado en una choza t'l y sa Romilayu en uni6n del cadver de
un desconocido (el 6ltimo rey de la Iuvia, estrangulado por no haber
podido alzar en peso a la diosa Mummah --esto se revela al final de la


30 En las ranas las superstici6n africana y la superstici6n de otros pueblos
se dan la mano; en la n6rdica, por ejemplo: los finlandese dicen que no
deben matarse ranas, porque 6stas, en otro tiempo fueron seres humanos; y
que a las arafias hay que ofrecerles dientes hunanos". (ROZANov. El diario de
Kostia Riatse .)


44









novela), Ia fuerza y resoluci6n de Henderson lo Ilevan a deshacerse del
cadaver arrojaindolo por un barranco. En poder otra vez de los wariri,O!
este acto de fuerza le ha abierto a Henderson caminos hacia lo desco-
nocido, camino hacia el rostro del rey.

Pocas figuras africanas de la literature trazadas por manos no nativas
han estado investidas de la dignidad y entereza, inteligencia y valor
comparables a los del rey Dahfu. Hasta el fisico es en eI afortunado.

i El rey! Sus mujeres me abrieron paso, apartndose lenta-
mente de mi camino, y le vi en el extremo opuesto de la habi-
taci6n, tumbado en un sofa verde de unos tres metros de lago,
en forma de media luna, con una tapiceea gruesa y muy acol-
chada y Ilena de buitos. Descansaba a sus anchas sobre ese
mueble lujoso. Tenia el cuerpo atltico y bien desarrollado,
Ilevaba unos calzoncillos inorados que le ilegaban hasta ]a ro-v
dilla, de una especie de seda inuy fina que parecia flotar, y se
enroscaba alrededor de su cuello- una bufanda blanca borcada
en oro. Unas zapatillas de raso blanco hacin juego con ia bu-
fanda. Pese a todas mis preocupaciones y a !a fiebre, send
adriraci6n por i, mientras lo miraba de pies a cabeza. Al
igual que yo, era un hombre grande, dos metrosi o quizais mis,
y descansaba regiamente.

Y en vision posterior, mas cercana, de mas intimidad:

Quiero sefialar aqui que ia belleza fisica del rey Dahfu me
convencia tanto o mas que sus palabtas. Su pill negra brillaba
como si se hubiera humedecido con la humedad :que rrcogen
las plants cuando alcanzan el punto mfnximo de su crecimiento.
Su espalda era larga y musculosa. Los labios arqueados eran
de un rojo intenso. Las perfecciones humanas son efimeras y
acaso las admiramos mnas de lo debido. Pero yo no podia
evitarlo. Era algo involuntario. Senti un dolor 'en las encias,
que es donde me afectan estas cosas2 contra mi voluntad y
entonces supe que 61 me afectaba.


31 Amewi, wariri, nombres imaginarios de inexistentes tribuz afficanas, como
Baventai, nombre de ciudad,
82 MAis de cien piginas antes habia declarado: "Por alguna raz6n, tengo
una especial debilidad por la belleza y es de la nica cosa de que me puedo
fiar. Pero entro y salgo de la belleza una y otra vez. Nunca dura Io suficiente.
Me doy cuenta de que esti cerca, porque empiez.an a dolerme las encias, todo
se vuelve confuso, se me derrite el coraz6n, y despus pump ya ha desaparecido.-.
Y una'vez mis me encuentro del otro lado".


45P









Los afectari de pot vlda, pues i1, Dahfu, es su interlocutor decisivo-
Aficano de cultura europea, con un destino africano que no elude:
-Sefior Henderson, le agradeceria respondiera sincerarnente
a la pregunta que voy a hacerle. Ninguna de estas mujeres en-
tiende, por tanto no hace falta discreci6n.. Me envidia usted?
No era el momento mas apropiado para decir mentiras.
-i Quiere decir si me cambiaria por usted? Vaya, alteza, sin
que eso sea faltarle al respeto, me parece que esta usted colocadc
en una posici6n muy atractiva. Ademas, yo juego con desven.
taja, porque cualquier persona sale ganando si se la compara
a
conmigo.
Henderson ha quedado deslumbrado por el harn de 67 mujeres de
Dahfu, afrodisfaco Permanente, no comparable, por supuesto, con el
astron6mico serrallo salom6nico, pero afn asi, a los ojos masculinos,
cantidad muy apreciable. S61o que (Henderson lo ignora) el reino de
los wariri es reino fundado sobre potencia f lica:
-Que por qu" lo envidio? Su pueblo lo Ileva a usted en
el alma. Lo necesitan. Mire c6mo Io rolean y estin pendientes
de su menor deseo. Uno se da cuenta en seguida de lo que lo
valoran.
-Mientras conserve mi juventud y mi fuerza. Pero tiene
usted idea de lo que tendra lugar cuando empiece la decrepitud?
4 Qu ocurrira....
.-Estas mismas mujeres, tan excepcionalmente atentas, darain
noticia de ello, y entonces el Bunam, que es nuestro sumo sa-
cerdote, junto con otros sacerdotes de la asociaci6n, me Ilevar
alimatorral y me estrangulara.
-i Dios Santo! Not .-exclam.
--No lo dude. Le cuento con absolute fidelidad lo que un
rey de los nuestros, de los wariri, puede esperar del futuro.
El sacerdote esperarA hasta que yea un gusano en mi cadiver,
Io envolverA en un pedazo de seda y se lo levr a la gente.
Lo mostrari al piblico y asegurarn que se trata del alma del
rey, de mi alma. Volverd a entrar en el matorral y despues

8 "El rey me trataba con la dignidad clica de los africanos y esta es una
de las cispides del comportamiento humano. No conozco ningfin otro lugar donde
la gente pueda ser tan digna."
I


6









de un rato aparecerA con un cachorro de le6n y explca.4 que
el gusano se ha transformado en un le6n. Y tras otro laps
anunciari al pueblo que el le6n se ha convertido en el nuevo rey.
Metempsicosis de astuta directriz polItico-religiosa, porque estoo
hombres naturals -dura lecci6n para Juan Jacobo-- poseen dobleces
de alta politica europea. Dahfu se pliega en ellos al destino de una
tradici6n.
Mientras tanto, raientras legue ese dia de entregar el reino, cumplit?
con los deberes del soberano. Ahora el reino exige de los dioses que
Ilueva, y el extranjero reci~n legado pide permiso para participar en IA
prueba: cargar en peso a la diosa de la liuvia y lievarla a su destiny,
Vence, y es proclarado Sungo, el rey de Ia lluvia. Como rey de iluvias
Henderson se somete a los ritos de hacer flover. Y llueve. He aqui
la otra cara de la superstici6n: la inmemorial sabiduria ingobernable.
Todas las puertai no dan a occidente -parece decir Below-, hay una
sabiduria de tierras oscuras, preciom y respetable.

Enpieza, tras la Iluvia, el diglogo de los dos anhelantes, Henderson,
el hu6sped, y Dahfu, la p enitud varin. Dias de conversaci6n, fiebre y
miedo; dias de ver al trasluz las entrafias del reino; dias de descender
al le6n. Porque el conocimiento obligado de Atti, la leona favorite de
Dahfu, transfornar a .Henderison de turbulento espejo de cera en
hombre de plomada: Aquil no es el caucasico el duefio de las claves
del valor y ]a sabiduria. Henderson, con miedo de esfinteres, de coraz6n,
de sexo, niedo 61 todo, ve-a la leona acercarse y husmearle los itios de
intimidad. Nada ocurre. Dahfu esta ahi. Dahfu cabhlga a la leona. Hay
que hacer el le6n, le aconseja a Henderson. Henderson hace el le6n.
Henderson es ilustrado por Dahfu:.
-Ah --dijo el rey, y ernpez6 a hablar en un tono bajo e
intimo de una enorme variedad de cosas que yo nunca habla
o'do hasta entonces, mientras yo le miraba. fijanente con ojos
agrandados. Tal como estin Las cosas --dijo-, puede parecer
que esto guarde relaci6n con el caso. Pero, realmente, yo no
lo creo. Creo, sin embargo que existe una ley de Ia naturaleza
que trata de la fuerza. El hombre es un animal que no puede
permanecer impasible ante los golpes. Consideremos un caballo...
el no necesita la venganza. Tampoco la necesita el buey. Pero
el hombre es un animal vengativo. Si se le castiga, intentari
liberarse del castigo. Cuando no puede sacudirse el castigo de
encima, es probable que se le pudra el coraz6n pensando en ello.


47l









Puede ser asi... no cree, senior Henderson Sungo? El hermano
levanta Ia mano contra el hermano y el hijo contra su padre,
i qu6 hQrrorI, y el padre contra sU hijo tambien. Y es mis, e]
asunto no para aqui, porque si el padre no golpeara al hijo,
ambos no se pareceran. Se hace para perpetuar la semejanza.
i Oh, Henderson, el hombre no pilede permanecer impasible ante
los golpes! Si se ve forzado a ello, de moment bajara la nmirada
y pensara en silencio Ia manera de librarse de ellos. Todos
sentimos todavia ls efectos de los primeros golpes. El primero
se dice que lo dio Cain, e pero cqrmo puede ser esto? Al principio
de los tiempos, habia ya una mano levantada que dio I primer
golpe. Y la humanidad se encoge todavia ante Cl [.]
Est,.bamos sentados juntos en el banco, charlando, despues
que el rey hubo encerrado a Att en el cuarto interior. Parecia
muy seguro de que el le6n Gmilo apareceri'a pronto. Lo habia
visto merodear por los airededores. Entonces soltara. a la leona
y tninar la animosidad del Bunam. Despues volvi6 a hablar
de la'relaci6n entre cuerpo y cerebro.
-Too consiste en adquirir en la corteza un modelo conve-
niente. Porque lo que irnporta es una concepci6n noble de uno
mismo. Pues segfin sea la concepci6n que tiene de si mismo, asi
seri el propio individuo. En otras palabras, usted es el moldeador
de su came tanto como el de su alma. Y como consecuencia
de lo anterior, un. ombre es el artista de si mismo. El cuerpo
y el rostro estan pintados secretamente por el espiritu del hom-
bre. tste actfia a travs de la corteza y de los 16b'ulos tres y
cuatro del cerebro, que dinigen el fluido de energia vital por
todo el cuerpo.
Intimaciones. Sabiduria. PIliticas. Amistad que se va haciendo nudo
de dos hasta la muerte de Dahfu por las intrigas del reino. Henderson
escapa entonces de los wariri y regresa, pura estampa de conquistador,
en calzoncillos al mundo civilizado. Entre las telas y la piel trade su
dinero, y dentro del casco, el hijo de un le6n, reencamaci6n del rey
Dahfu y el cachorro de Ia nostalgia.
Si Henderson y Augie March representan dos incursiones memora-
bles en la aventura y la alegria, Herzog constituye un regreso y una
consumaci6n. Regreso a la hombredad de inviemo, al ensimismamiento
multiparlante sucedineo de la acci6n. Consumaci6n de los abismos
de Jos6.
M.s en guerra que un adolescente, Herzog retoma la escritura del
diario y la convierte en agresivo alcohol de epistolas mentales o reales.


A48









rues el inmaturo cuarent6n, a su divorcio de Madeleine, anda en
desajuste de persona, transit por la penumbra de la cordura y la
demencia, rumiando recuerdos, respondiendo a destiempo a pret&itos
interlocutores, emplazando a conocidos y desconocidos a la audiencia
de las cartas. Como visionario obsesivo, Herzog se emparienta con otro
personaje celebre de ia literature norteamericana, el Walter Mitty de
Albert Maltz," si bien las diferencias entre uno y otro son obvias.
Walter Mitty termina ante un imaginario pekot6n de fusilamiento, final
congruente con su creciente trastorno siquico, incincidencia con la
realidad. Herzog, el libro, concluye con un ins6lito silencio de Herzog:
esti curado.85 Las cartas han servido de catarsis, de sicoterapia efectiva.

Por otra parte, las cartas mentales tienen un breve antecedente en
la propia obra de Bellow (La victima); y una carla real, con inter-
polaciones "pensadas", se halla al final de Henderson. Estas aclaraciones
carecen de importanca, porque en Herzog, Bellow logra la originalidad
mis incredible: originalidad por suma, y profundizaci6n, de lugares co-
munes. La =sma historia no es original. Lo original es el tratamiento
y por supuesto, su hombre.

Otra vez el hombre en guerra de ser, el amoroso en alerta de hoy,
en computaci6n de catistrofe y esperanzas. Porque el hombre --insis-
tios,- es el tma de Bellow. No le interest, como al roman nouveau,
ecribir la Apica del cosismo ni descubrir las mil maineras infalibles de
aburrir al lector. Vuelve una y otra vez al hombre como a sierra de
misterio, corno a America del ser. En sus 61timos libros,6 desconocios
para notros, quiza el hombre le entregue su mafiana.


84 La vida secreta de Walter Mitty.
85 "Se qued6 mirando la persiana de la ventana a la que ha exuberante parra
impedia que se cerrase y escuch6 el rtmico golpeteo de la escoba con la que
barria la seniora Tuttle. Queria advertirle que debia rociar el sueio. Levantaba
demasiado polvo. Le dirla: 'Eche un poco de agua, sefiora Tuttle. Hay agua
en el fregadero'. Pero, ahora no. En este momento, no tenia mensajes para nadie.
Nada, Ni una sola palabra."
315 Son The ase analysis (drama); Mosb/?s memoirs and other stories
(cuentos) y Mr. Sammlers planet (novela).

49














Landaluze y el costumbrisrm6
en Cuba*





.ose' Antonio Portuondo


Cuando, a fines del siglo xvin, comenz6 a tener conciencia de sl la
burguesia criolla, comienza entonces, at mismo tiempo, el sentimiento
de la nacionalidad. Es decir, el cubano comienza a sentirse y a saberse
diferente del espaiiol. Hasta pocos momentos antes no habila habido rea.-
mente en Cuba una diferenciaci6n entre cubanos, y espafioles. Habia si,
naturalinente, ciertas denominaciones para distinguir al nacido en ]a
Isla del nacido en la Peninsula, "insulanos! y "peninsulares', como vemos
por ejemplo en el Espejo de Paciencia (1608) donde aparece tambi6n,
por vez primera, la denominaci6n de "criollos".
"Criollo", originariamente, designa al negro nacido en la Isla para
diferenciarto del negro "de naci6n", que es el nacido en Africa. Pero
luego el- vocablo se va a hacer extensivo a todo to nacido o producido
-en la Isla. Y asi nos encontramos que, en el Espejo de Padencia, tan
criollo" es el h&oe negro Salvador Golom6n, como lo es "este soneto
criollo de la tierra" que se le ofrece a Balboa, entre los sonetos lauda-
torios que encabezan el poerna. Y se aplica tambien a frutos de la tierra,
como las frutas que se le ofrecen al rescatado obispo Altamirano, y son
tambi~n llarnadas "criollas". De tal manera quC "criollo" es ya lo que
produce la tierra, lo que surge en la tierra. Un poco mis adelante, y
nos encontramos de nuevo, en los primeros historiadores, la palabra
criollo". Y aqui la connotaci6n es tan diferencial de lo espaii'ol, que el

Conferencia pronunciada en el Museo Nacional, 3 de mayo, 1966.
5J









censor, en el libro del historiador Jose Martin F1ix de Arrate, (1697-
1766) tacha la palabra "criolo" cada vez que la ve aparecer, sobre todo
cuando esta palabra subraya la diferenciaci6n esencial entre ei nativo,
de Cuba y el peninsular.

Luego apareceri Ia denominaci6n de "cubano". Pero la denomina--
ci6n de "cubano" la van a traer los ide6logos del patriciado azucarero.
Cuando en Cuba la economia empieza a girar en tomo al az6car y
surge una burguesia criolla poderosa, con conciencia de su propia clase,
que-se da cuenta de que se ha convertido en la clase hegem6nica -la
que marca el ritmo hist6rico-, ya esta clase se llama a si misma
'cubana" y se quiere diferenciar de los espanioles. Esta clase va a mani-
festarse, a fines del siglo xvni, en torno a la Sociedad Econ6mica de
Amigos del Pais y en el primer peri6dico fundado por los "cubanos",
que es el Papel Periodico de La Habana. Naturalmente, no contamos
con -La Gazeta de La Habana, que habia salido poco antes y de cuyos
primeios nu'meros tenemos noticias gracias al ampliimo y curioso Diario
del General Francisco de Miranda. Pero, en realidad, el primer peri6dico
importante, donde ya podemos ver muy clararnente definida esa clas6
nueva que va ernergiendo con una plena conciencia de su diferencia.
es el Papet Peridicod de, La Habana,. Y en el Pape Peri6dico de Liz
Habana cornienza el costumbrism El costumbrismo es esa, forma de'
hlalteratura realista, caracteristica de la burguesia en ascenso, que'90-
preocupa por retratar y describir los tipos representativos de esa misma
Oase. Ustedes saben c6rMo en el periodo realista, que gira, para men-
cionar Ia figura ep6nima, en torno a Honorato de Balzac, en todos los
paises -de Europa abundan esos aIbumes titulados Los franceses pintados
por -si mismos, Los espanoles pintados por si mismos, etc. Cada pueblo
tiene su M1bum de retratos familiares. Lo que ocurre es que en el
proceso de Ia literatura romintica, el movim'iento realista significa Ia
vista puesta en los iipos caracteristicos de Ia clase burguesa. Esto se hace
con un doble objeto. Por una parte, es Ia satisfacci6n, el regusto de -
pintarse a si mismos los miembros de esta clase y, por otra parte, el
prop6sito de corregir ciertos errores sociales, ciertas costumbres, en bene-
fido, naturalmente, de Ia misma clase. Es una actitud criticista que'es
Ia misma que existe en toda la gran novela realista de la 6poca, Ia
novela que hizo grande Balzac, que hizo grande Dickens, etc. Novela
que es una pintura muy fiel de Ia vida de la sociedad de su tiempo,.


52








con sus aspectos positivos y sus aspectos negativos, con sus lados enalte-
cedores y sus momentos caricaturescos. Pero, en el fondo, hay una
indudable satisfacci6n de clase que se sabe en el poder, que se conoce
hegem6nica y que muestra sus tipos como mostraria -repito-- 'un
a'bum de retratos familiares.
Pues bien, cuando en Cuba alcanza madurez esta case burguesa
cubana, tambien quiere tener sus tipos y, poco a poco, cnienzan ft
escritores a descubrir y a describir esos tipos. En el Papel Peri6dico, la
figura mais interesante de costumbrista -hay otros mans- es precisa-
mente uno de los primeros poetas cubanos de importancia: Manuel de
Zequcira y Arango (1764-1846). Manuel de Zequeira y Arango hace,
en prosa y verso, la pintura de los tips sociales mis caracteristicos de
su tiempo. Lo hace utilizando seud6nimos que son, en realidad, ana-
gra as de su nombre. Se firmaba, por ejemplo, Armenau Queizel,
Ezequiet Armuna, Izmael Raquenue, Enrique Azutema, en definifOa,
Manuel de Zequeira. Son muchos sus artculos de ctumbres. Se los
encuentra ya desde el afio 1792. Luego va a seguir toda una larga
comitiva de escritores de costumbre, que son hombres enamorados
su pueblo, de sus'gentes y de sus costumbres, que algunas veces- se duelen -
de -que se introduzcan ciertas modas o que, por el contrario, degeneren
ciertas tradicione. Y entonces, con inimo de imponer algrn cortectivO
y de estimular lo positivo de su tempo, estos hombres escriben' sus
articulos de costumbres, al mrismo iempo que dedkn lo mejor de
su labor al acdecentamiento y desarrollo de los intereses de la burguesia.
criolIa.
Una de las primers colecciones de articulos de costumbre que p0-
seernos es la publicada en 1840; con el nombre- de Escenas Cotidianas'
por Gaspar Betancourt Cisneros, "El Lugarefio" (1803-1866). "El Luga-
reio" -como saben ustede-- es una de las figuras patricias, de las
mis significativas, producidas por la burguesla cubana del siglo xix.
Gamaguieyano, enamorado del progreso material alcanzado por los
Estados Unidos de Norteam~rica, soft6 con hacer de Cuba un Estado
de ]a Uni6n: era un anexionista. Era un hombre honesto; porque ya
saben ustedes c6mo en el anexionismo jugaron inuchos factores. Hubo
mucha gente que aspiraba a que Cuba fuera anexada a los Estados
Unidos para conservar sus esclavos, unicndose a los Estados del Sur de
los Estados Unidos. Hubo en cambio hombres, como "El Lugarefio",








muy progresistas, deseosos de que Cuba alcanzara el pleno desarrolio
de su riqueza y de sus posibilidades econ6micas, y que entendian que
esto jamns se lograria bajo el poder espaiiol. Por otra parte, descon-
fiaban de ]a capacidad cubana para gobernarse a si misma y, ademas,
todos ellos tenian demasiado fresco el recuerdo de la Revoluci6n de
Haiti que, de producirse en Cuba, donde existia, una superpobiacid6n
de color bastante grande, terminaria con la hegemonia de la clase bur-
gua criolla blanca. Y, por lo tanto, aspiraron, primero, a obtener
reformas de Espafia, ciertas formal de autonomia, de gobiemo propio
que, sin separar a Cuba por entero de la metr6poli, le diera a sus
habitantes, a ]a clase poseedora, la posibilidad de gobernar el pais
de acuerdo con sus intereses.
Algunos de estos hombres, cono Domingo del Monte (i804-1853)
fueron muy claros en la expresi6n de estas ideas. Ekisten los meroriales
preparados por del Monte para ser enviados a la Reina Gobernadora
de Espafia, en los cuales le hacia ver la conveniencia de la Corona de
conceder todas estas mnejoras al pais y evitar que se produjera to de
Haiti. Y, al mismo tienpo, con un sentido clasista muy claro y muy
diaifano, proponia el medio de que solamente las gentes adineradas
pudieran votar y, por to tanto, pudieran ser los que gobernaran el pais.
Sin embargo, la miopia de la Corona espaiiota le impidi6 que- estas
medidas, que hubieran, per lo menos, dernorado la. independencia du-
rante mucho tiempo, se pusieran en prictica.
Mientras tanto los cubanos seguian describiendose a sl mismos. Des-
pues del libro de Gaspar Betancourt Cisneros, tenenos la colecci6n de
articulos sadricos y de costumbres, del anio 1847, publicada por Jose'
Maria de Cirdenas y Rodriguez, (1812-1882) que se firmaba con el
seud6mino de Jeremias de Docaransa. Estos articulos ya estAn mucho
mais influidos por Baizac. Ya aqul habla con mucha gracia "Jeremias
de Docaransa" de la mania de las ftsiologLas y lRega a escribir la "Fisio-
logla del administrador de un ingeno". Todo el mundo aspiraba a ha-
cer una literature realista, basada en el concepto cientfico de la rea-
lidad y, partiendo de las fisiologsas de Baizac nuestros costumbristas
tambi n describen Las fisiologias de los tipos locales. Estos articulos,
desde el primer memento, contienen algunas cosas comunes que vamos
a ver ms adelante, segn vayamos analizando a los derrnas costum-
bristas.










En primer lugar, los articulos se refieren tanto a escenas y perso-
najes urbanos como rurale:. Al hablar de los personajes urbanos, se
critical, sobre todo, con un senddo mis simpitico y canifioso que
violento, las costuinbres existentes en todas las familias. Por ejemplo,
"Jeremias de Docaransa" tiene un articulo, muy gracioso, sobre esa
costumbre, que desdichadarnente no ha desaparecido todavia, de los pa-
dres que, por un amor entraniable por sus hijos, quisieran que hicieran
gracia a todo el mundo: est n unas personas de visit, y 1 madre pone
al nifio a exhibir sus "graciasep -CVen, yen, Emilio, dinos tu fabulita,
mi vida: vamos, no te .asustes, que estos sefiores son amigos de papA".
Baj6 el nifio la cabeza, arrim6se cuanto pudo a su madre, y comenz6
muy bajito:
"Cantando la cigarra...
"X1. s alto, mi coraz6n, le dijo dofia Cristina: mis alto, para que
podamos cirte. Levant6 Emilito la voz, y empez6 nuevamente; pero tan
aprisa que no podia entend&sele. -
"Cantando la cigarra.
Pas' ,verano ontero
dY elta a in mpirse y vUelta a ardiarlo 'la madre.,-LJus,
Emiilit; :dir "ese caballero (era coninigo) que no sabestu f ba.Y
otra vezU graiosa criaturita;
"La cigarra...
Pas6 el Overano... entero.. entero.
"Pero ahi quedbase cortado. Yo crei que el niio pasaria lo que nos
quedaba del invierno, sin salir del verano entero: mas no fue esto lo
peor, sino que de buenas a primers ech6se a Ilorar con una angustia
y con sollozos tales, que pense iba a ahogarse."
Cosas de ese tipo no fienen mayor importancia, pero son aspectos
de ia vida cotidiana, a cuya correcci6n aspiran los costumbristas.
Es interesante c6mo, desde el principio, muchos de estos costum-
bristas empiezan a plantear un problema que va a preocupar a Don
Jos6 de la Luz y Caballero, (1800-1862) que sera planteado por J*6
Antonio Ramos (1885-1945), ya en los dlas de la Repuiblica, y que
en nuestros tiempos prerrevolucionarios tuvo una enorme importancia,
que es el problema del nifio educado fuera. Es muy important este


55










problema, el problema de los ninios que salian del pats antes de tener
una formaci6n bisica y regresaban despu6s del extranjero sin ser cuba-
nos y sin ser tampoco del pais a donde habian ido. Es decir, emn unos
mnos desarraigados, un poco apAtridas, si se quiere.
Otra de las cosas que denuncia la mayor parte de estos costumbris-
tas es ]a mania de los titulos nobiliarios. Se burlan con mucha gracia
de estu pretensione* de marquesados y condados de oropel, titulos crio-
Ilos comprados, ]a mayor parte de las veces, por families negreras.
Luego pasan revista a otras costumbres, como 1s novios de ven-
tana, el "calambuco", y otras cosas que veremos mas adelante.
Pero .los costumbristas van poniendo el dedo en ia Ilaga, en ciertas
cuestiones fundamentales sobre todo cuando ponen su vista en lo que
es la raiz de Ia economla cubana: la carla de az-dcar, los ingenios y los
esclavos. Anselmo Suare7 y Romero (1818-1878), por ejemplo -y no
me estoy refiriendo solamente al Francisco, sino a sus artVculos de cos-
tumbres-, hace una aguda descripci6n de la vida en el campo y espe-
cairente en los ingenios.
Algunos escritores hacen estas descripciones con pretensiones cien-
tificas, como es el caso de don Antonio Bachiller y Morales (1812-
1889). Bachiller es un erudito que ha estudiado a Cuba prirnitiva, ha
-estudiado tambi6n la presencia del negro en Cuba y no deja de tener
siempre una actitud cientifica, erudita, en sus articulos de costumbres.
No es propiamente un costumbrista como "Jeremias de Docaransa",
como "El Lugarefio", como Sua-rez y Romero, como Francisco de Paula
Gelabert, (1834-1894) como Juan Francisco Valerio (-1878) que
son gentes que gozan con la pintura de las costumbres y de los tipos
locales. Aparece ya el erudito, el cientifico, el hombre que trata de
encontrar, detris de la apariencia, la esencia de las cosas. Hay un grupo
de hombres de este tipo que colaboraron en peri6dicos con algunas
cosas de tipo costumbrista, pero que, en realidad, son mL que nada
cientificos preocupados por Io que hay detris del tipo pintoresco.
Uno de ellos es nada menos que Felipe Poey (1799-1891) la figura
mas alta de la ciencia cubana en la segunda mitad del siglo xm Pues
Poey tambiin contribuye con algunas pinturas de tipo costumbrista.
Pm los propiamente costumbristas son Jos6 Victoriano Betancourt
(1813-1875), Anselno Suatrez y Romero, Francisco de Paula Gelabert,


&i&









Juan Francisco Valerio, Luis Victoriano Betancourt (1843-1885) que
tiene unos articulos de costumbres rnuy agudos, etc. Juli.n del Gasal
(1863-1893) en pleno Modernismo, hizo una serie de ardculos que real-
mente no creo que debierarnos liamar propiamente articulos de cos-
tumbres, ya quc constituyen una sitira social mis aguda y directa, ler-
sonal inclusive, antes que una pintura gen6rica, de tipos.

Sobre todos los costumbristas public Emilio Roig de Leuchsering
(1889-1964) una serie de studios recogidos en cuatro tomitos de la Co-
lecci6n Hist6rica Cubana y Americana (1962), que son excelentes para
concern todo el proceso del costumbrismo en Cuba. Emilito Roig fue
siempre un devoto del costumbrismo, y 61 mismo contribuy6 a la litera-
tura de costumbres. Su primer libro es una colecci6n de ardculos de
costumbres publicado en San Jose de Costa Rica, con pr6logo de Jos&
Maria Chac6n y Calvo, y que tiene este titulo: El Caballero que ha per-
dido su seiiora (1923), que es el de uno de los articulos incluidos en el
volumen. Roig us6 diversos seud6nimos: "El Curioso Parlanchin",
"Uno que lo sabe", "Enrique Alejandro de Hermann" y varios otros
nombres, en ]a revista Carteles, y en Social, en las que fue colaborador
constante y director literario durante muchisimos arios. En los cuatro
vold menes ya mencionados, publicados por la Oficina del Historiador
de la Ciudad de La Habana, se encuentra la n6mna complete del cos-
tumbrismo incluyendo los ibros, los peri6dicos, las antologias y los
prncipales autores costumbristas de Cuba.

Pero, en realidad, esta noche yo no he venido a hablar de los cos-
tumbrismo incluyendo los libros, los peri6dicos, ]as antologias y los
que constituye el mejor resumen del moviniento costumbrista en Cuba:
dos preciosos Mlbumes bellamente ilustrados. El primero, titulado Los
cubanos pintados por si msmos. Colecci6n de tipos cubanos (Habana,
Imprdnta y papeleria de Barcina, 1852), es una colecci6n de articulos
de diversos autores (Zequeira, CArdenas y Rodriguez, Jos6 V. Betan-
cout, etc.), recogidos y prologados por un editor espafiol. Pero lo
interesante es que este espafiol -Blas San Millhn- realize su colec-
ci6n de articulos partiendo del concepto correcto de lo que es el sentido
de ]a nacionalidad.

'"Las naciones -dice San Milla.n en la Intrucci6n de su libro-
son como los individuos; el menor sarcasmo estrangero (sic) hiere agu-
4


57









damente nuestra nacionalidad, y no perdonamos a 1os que no nacieron
en nuestro suelo, que con verdad o sin ella nos zahieran, ni aun siquiera
que nos aconsejen 9. Y aliade ms adelante: "Los Gubanos han querido
tambien pintarse a si mismos y sin duda por los mismos movos que
ban impulsado a franceses y espaiioles y que hemos tocado mas arriba,
tanto en bien como en mal, manifestar lo que valen: su intento no es
former caricaturas, sino retratos de tipos dados y esactos (sic), no indi-
vidualidades, sino fen6menos generals de la poblaci6n y de sus costum-
bres en cada clase; esto les hara tropezar algunas veces con Ia ridicu-
leces; 4y en d6nde no abundan? Pero delineados los usos, los rasgos
characteristics, las profesiones, todas las maneras de vivir a que nos
sugetan (sic) las condiciones precisas de cuanto nos rodea, con mano
ligera, y con esa candidez franca a quien no ruboriza ni el elogio ni el
vituperio propios cuando son verdaderos, se tendril un cuadro agradable,
un espejo sincero en que nos iniremos y por el que podremos rehacer
algfin rizo que se desbarate el peinado, o estirar alguna arruga de la
corbata."

Naturanlmente que Blas San Mil!in no era un separatista cubano
ii mucho menos, pero se daba cuenta de que los cubanos queran, como
los franceses, como los espanioles, etc., pintarse a si mismos par4 mos-
trar su diferencia del resto de la humanidad, y acepta que esto .sea
as, y .da una expicaci6n correcta del costumbrisno y de su significa-
ci6n nacionalista.
Este Album prinero, publicado en La Habana el anio 1852 esta. ilus-
trado con grabados de Jos6 Robles sobre dibujos por Victor Patricio de
Landaluze. Ahora bien, cuando nosotros tratanos de averiguar cuand6
fueque vino a Cuba el bilbaino Landaluze, nos encontramos que, as per-
sonas que han trabajado sobe l afirman que Landaluze debi6 liegar
a La Habana entre 1861 y 1863. Asi, por lo menos, Io afi rnan Guy
Prez .de Cisneros y Lo16 de la Torriente, entre las pernas que han
hecho, la historia de nuestras artes pksticas-.*

Si sto fue asi, iluttr1 Landalue este libro sin haber vendo a Cuba,
10 "afic antes de venir a Cuba? No seria da extrafio. Ya ver n ustedes


Segin GUillermo Sinchez Martinez, Landaluze "amib6 a Cuba hacia 1850,
o poco antes.: Se radc6 0irimiero'en la ciudad de Cdenas." "Landahize". Uni-
.versidad dtLa Habano, A q 2XOX, No.. 180, Ju1iO-agosto, 1966, p. 8-92.









que los grabados de este libro, en realidad, ofrecen muy poca relaci6n
directa con los -pos cubanos; son personajes que podian perfectarnente
haber ilustrado a Los espanoles pintados por As mismos. Y, ademis, el
dibujante tiene gran cuidado de no pintar un escenario, sino las figuras
aisladas, es decir, sin dar oportunidad a que le senalen: "eso no existe
en Cuba, eso no es Cuba". El tipo es un personaje mris o inenos espafiol,
que actfia, representa muy pocas cosas: un tabaquero, el calambuco",
un gallero, o un arnante de ventana. Los amnantes de ventana son inter-
nacionales, no hace falta que se les sitfie expresamente en Cuba. Por
cierto que &te es el Ainico que tiene cierta alusi6n arquitect6nica, y ya
verin ustedes que es una referencia muy pobre. Una de las cosas que
podria hacer pensar que Landaluze no habia estado en Cuba, es que en
ese primer Album que &I ilustra no aparece jains un personaje de color.
Y, en embio, cuando Landaluze ilustra el segundo Album, hay muchos
personajes de color, y iI se regasta en la pintura de personajes negros
o mulatos y, sobre todo, mulatas.
Landaluze, saben ustedes que fue posiblemente el primer descubri-
dor, entire nosotros, de la belleza plfstica del hombre de color y, sobre
todo, de la mujer de color. El se encant6 con estos temas. Perfectamente
explicable. Hay que tener en cuenta que Landaluze es un hornbre que
vive en la Espafia de Mariano Fortuny (1838-1874), es decir, en plena.
Apoca romfinica, en la cual una de W notas caracteristicas es preis-
mente ese anor por lo ex6tico y por lo pintoresco. De aqui que la pintu-
ra de tipos cubanos por Landaluze, con ser muy aguda, se, sobre todo,
acentuadamente pintoresquista. Landaluze se 'muere pot los detalles
coloristas, superficiales.
Es siempre un pintor muy superficial, a pesar de lo cual ha dejad&
algunos tips imborrables, porque tiene la agudeza del rqahismo, la mi-
rada descubridora de todos los buenos pintores realistas, que no sola-
mente se caracterizan -como ya habia sefialado Federio En" s- por
iacer una descripci6n minuciosa del ambient, sino por crear personajes
ipicos en situaciones realmente tipicas. De ahi que, a pesar de qu fuera
61 un pintor superficial, captara de tal manera la riqueza delos det aIes,
las caracteriticas del personaje tipico, y lo situara en una situaci6n lspica
tambin, que nos ha dejado tipos inmortales.
Nosotrpsyamos a., ve. ahora,. dentr de un moment, alg-Ous ejeen-
plos de esta riqueza que nos ha dejado Lftndatze, que -es, siiv quiteerlo









.l. mismo, el iniciador de la corriente rnis entrafiable de la pintura cuba
na. Porque, ademuU, Landaluze, como el editor de la primera colecci6n
de Los cubanos pintados por st mismos, ni era cubano, ni era siquiera
un separatista, un simpatizante con las ideas separatistas. En Landaluze
Ja situaci6n es peor. Landaluze es antiseparatista, es un enemigo decla-
rado de todos los movimientos progresistas de la Isla de tal manera, que,
cuando a fines de 1865, se inicia esa tradici6n bellisima que es la lectura
en las tabaquerias, Landaluze la combate con saiia. Acabado de liegar
a Cuba, Landaluze funda inmediatamente un pen16dico satirico y cola-
bora en los peri6dicos de Juan Martinez Villergas (1816-1894) -un
reaccionario poeta y periodista espaiol, que vivia en Cuba-, y empie-
zan ambos a combatir cuanto de generoso y de progresista hay en
el pais.
Yo no voy a referirne a esa parte de Ia caricature politica porque
me quiero Imitar dinicamente a su relaci6n con el costumbrismo, pero
podria haber traido algunos ejemplos del Landaluze caricaturista poli-
tico, para que vieran ustedes la mala intenci6n de este ciudadano.
Por ejemplo, quiero recordar unas caricatures publicadas en uno de
los peri6dicos satiricos, Don Juniper6, el 6 de mayo de 1866, sobre la lec.
tura en las tabaquerias. La caricature superior se titula: "Lecturas que
entusiasman", y en ella aparecen unos torcedores con caras terriblemente
"feroches", con Jos pelos parados, como solia pintarse entonces a los anar-
-quistas, despue's a los comunistas, en un ambiente de violencia tremenda;
en el sitio del lector hay otro "onaje, con cara mais "feroche" todavia,
leyendo un libro en cuya partada- se lee: "'Los Girondinos". De paso,
vean ustedes cu~l era l criteria de esta gene reaccionaria. El libro de
Lamartine es de exaltaci6n de la porci6n, mis conservadora de la revo-
luci6n francesa, pero para Landaluze y sus anigos era algo terrible.
La caricatura inferior se titula "Lectura qlie aprovecha" y en ella
aparecen unos tabaqueros muy modositos, xnuy quieteitos y bien pei-
nados, torciendo sus tabacos y, en el sitial del lector, urt guardia civil
que lee el "Bando dt Buen Gobierno". Ese era el criterio de Landaluze,
tse era el criterio tambin del Diario de la Marina y de las class aco-
m6dadas.
La cosa fue peor cuando estall5 la Revoluci6nr de Independencia. Las
caricaturas que Landaluze public atacando a los que son hoy los padres
de nuestra Pata, son terribles. Aparecia una, por ejemplo: "La escue-

.60









Iita de Pancho Aguilera". Francisco Vicente Aguilera habia fund ao una
escuela para enseniar a leer y eseribir a todos los esclavos recin liberados
y a los hombres del pueblo que se incorporaban a la Revoluci6n. Aparece
la caricatura de Aguilera, con una botella colgando del cuello para til-
-darlo de beodo, y enseiando con unas cartillas en donde se propaga el
odio a Espafia, y cosas por el estilo. A Carlos Manuel de Cspedes Io
satirizaba de Ia manera miS bestial. En fin, eran unas caricaturas agre-
sivas, sin ninguna simpatia por Ia independencia de Cuba.
Pero, por esas contradicciones formidables que caracterizan a la
historia, resulta que este hombre, que era un enemigo decidido de la
independencia del pais y de cuanto moviriento progresista pudiera exis-
tir en e1, fue tambi6n el iniciador de una pintura cubana, enraizada en
los tipos, una pintura que participa, repito, de ese pintoresquismo ro-
mntico que encanta pot lo ex6tico, que para 61 era, y para los cuba-
nos tambien lo era un poco, la presencia de un grupo numeroso de. hom-
bres y mujeres que conservaban ciertas tradiciones ex6ticas, como .vere-
mos en lo que se refiere a los tips y costumbres de algunm grupos
negros.
Es interesante advertir que cuando ciertos costurnbristas, con xnejor
sentido de las cosas, estudiaban algunos tipos negros, no-estaban rnuy
alejados de la posici6n correcta. Por ejemplo, cuando se public -ce-
rrando ya el movuiniento costumbrista- el segundo Album, titulado
Tipos y Costumbres de la Isla de Cuba, editao en La Habana por
Miguel de Villa, en 1881, ilustrado tambi6n por Landaluze con urios
dibujos y litograffas muy bells, iluminados, en el pr6logo que a: este
libro puso el erudito don Antonio Bachiller y Morales, a quien ya mer-
cionamos antes, ste subraya con grand, justeza la significaci6n del cos-
tumbrismo, y c6mo va- evolucionando desde los dias del Papel Peri6.
dico hasta los mornentos en que se edita este 6lburn/Bachiller sefia
ia influencia del costumbrismo espaiiol, Y, claro, sin decir las cosas
demasiado a ]as claras, porque en 1881 ya habla pasado la Guerra de
1868, y el Zanj6n, pero tambi&i estaba demasiado fresca la Guerra
Chiquita, y el separtismo era agudo y kI.reacci6n espafiola fuerte, ]Ba-
chiller muestra c6mo.los costumbristas cubanos imitaron mas a Mew-
-nero Ropnanos que a Larra. La razn es obvia: Larra es un -escritor
esencialmente politico y comprometido; Mesonero Romanos, por. el
contrario, es un ablee contador de cuentos de la clase media espafiola,









muy simpatico, exquisito escritor, pero no plantea problemas,.n o esun-
critico mordaz de la situaci6n existcnte, como lo fuera Larra. De aqul
que los escritores cubanos, que eran los exponentes de la manera de
ver la realidad de la clase dominante burguesa, prefirieran initar al
amable Mesonero Romanos y no al atrevido "Figaro". Sin embargo, a
veces la sombra de Larra pasa por mas de un escritor de estos anios,
en los que tambiei esta presente la actitud del erudite, del historiadar,
del investigador, coma en Enrique Fernindaz Carrillo y en el propio
Bachiller y Morales.
Nosotros vamos a proyectar dentro de un momento uno de los
magnificos grabados de Landaluze que recoge la figura de lo que se
llama popularmente un "diablito". Pues bien: esto da lugar a que la
persona que hace el articulo correspondiente a este grabado, Enrique
Fernaindez Carrillo, diga cosas atinadas, junto a otras no tan certera-
mente encaminadas, con respecto a lo que son los idigos. Durante
mucho tierpo se creo toda una atm6sfera de terror en torno al fiiitgo
peo Fernindez Carrillo, sin dejar de incurrir en prejuicios peculiares
de su case y de su tiempo, intenta comprender y hace comprensible
el fen6meno que describe desmintiendo inclusive que el nigo sea un
enter antisocial y peligrosa. Naturalmente, 61 no entiende todavla el
problema en su totalidad; alcanza a vislumbrar algo, y su articulo, pese
a sus indudables limitaciones, es tn adelanto nuy importante, porque
entry lo erito en 1881 y don Fernando Ortiz, media casi m .s de medio
siglo. Se necesit6 que don Fernando Ortiz explicara lo que significaban
el fiaiigismo y las reli ones afro-cubanas, para que se pudiera ver
con entera serenidad y entender el fen6ineno del aporte negro a la
integracion de la cultura cubana.
Pero, en fin, vamos a la parte rnas jugosa do esta charia que es ver
c6mo Victor Patricio de Landaluze interet6 las costumbres y los tipos
cubanos. Vamos a ver primero, del Album de 1852, algunos-de los tips
pintados por t1. Por ejemplo, "El Tabaquero"
Cemo ustedes yen, 'ste tabaquero esti hecho por una persona que
j1iar estuvo en una fMbrica de tabaco. Lo mismo podia ser un tabaq'ue-
rb qUe, pues qu6 s6 yo, un andaluz frente a un escritorio. Ahi no hay
i& 'que pueda iridicar; de verdad, un f aiquero. Es interesante el
dibiljo, dibujo ro tic0, pero-no i'ene nada'que' vr con nosotros. Tail
"& i c4U e'diertf dibujo_ de Gavarrii (18044866).








































Vamos a vet, por ejemplo, como dibuja Landaluze, en esto primer
album, al "calambuco".
Ven ustedes, aqui tampoco hay absolutamente nada que sea diferen-
cialmente cubano. Landaluze ha dibujado simplemente a un sefior reli-
gioso que, muy galantemente, le ofrece agua bendita con sus dedos a
ura sefiora. Ahora bien, este dibujo no tiene absolutamente nada de
critics y, por lo tanto, desentona urx tanto con el tiltulo de "El Calam-
buco", porque se trata del senior religioso, sore todo en una 6poca en
que la prctica religiosa era, en cierto modo, universal. No era eso Io
que se Ilamaba "calambuco"; "calambuco" se llamaba, y se llama ahora


63%


4a U,16.-







































i ii'i

al tipo caracterizado por un exceso exagerado de religiosidad, mas apa-
rente que real, que se complace en la prtica, de determinadas acti-
tudes y de poses que resultan ridiculas. Aquil en el dibujo, no hay nada
ridiculo. Hay un senior muy galante, ofreci6rdole agua bendita con los
dedos a una dama. Ya veremos el cambio, maiS adelante, cuando pinte
al "calambuco", en ei nuevo ilbum.

Otro caso de tipo muy cubano que todavia Landaluze no habla visto,
es "El Gallero".


64













El dibujante posiblemente ley6, en el artlculo que ilustra, algo sobre

Ia valla: la valla se ve al fondo. Fjjense que en los dibujos anterioreS

apenas hay detalle arquitect6nico, no hay paisaje, no hay absolutamente

ningun scenario, est. Ia figura sola. Ahora bien, yo no acabo de enten-

der qu6 es lo que tiene el gallero en su mrano derecha. En ]a mano

izquierda tiene un gallo, Landaluze tiene cierta idea de lo que es la









"" *.*'".:.: : .'. . . !
. . .








.. . . . . .......... .. .. .. .





M~ -:'f,.X



-'........................................... ........................
..... ....... . . . . .

g ,~ .. .. .... .

--Ww e


.. .. .. .




. .. .......

























65








indumentaria popular cubana, la guayabera, pero to que viste el per-
snaje dibujado no es una guayabera, tampoco Ilega a ser una "fili-
pWa", que es un tipo de vestimenta que fue muy popular en Cuba, pro-
veniente de Espafia y que se usa todavia en algrnos lugares de Hispa-
noamrica, por ejemplo, en la zona caliente de Venezuela, en Mara-
caibo, donde se le llama "liquilique". Este personaje es un gallero leido
pero no vtsto.


4.


/
I


00









Y, por Itimo, vamos a ver a ese tipo universal que es el "amante
de ventana".
Cono ustedes ven, este "amante de ventana" es :un grabado romAn-
tico que podia haber firmado perfectamente Valeriano Becquer (1834-
1870), aunque no fuera alguno de los mejores dibujos del olvidado
hermano del poeta Gustavo Adolfo. Valeriano B&quer tiene grabados
deliciosos. El suyo es el caso de Un artista romiintico, injustamente olvi-
dado. El peso dela gloria de su hermano ha hecho que a Valeriano
Bcquer se le olvide mis de lo que en realidad merece. En el grabado
de Landaluze la composici6n, es esencialmente romintica. La escena
representada puede ocurrir lo" mismo en Espafia que en -ualquier otro
rinc6n del mundo donde haya un hombre, una mujer y una ventana.
No hay color local ni tipicidad algunas.
Pero pasaron 30 afios. En esos 30 afios Landaluze vino a Cuba. Se
empap6 de su luz, de su color y de su paisaje, se enamor6 de este nuevo
lugar, y habria de morir aqui, en Guanabacoa, en 1889.
En i881 hizo Landaluze las ilustraciones de este magnifico aibum:
Tipos y Costumbres de la Isla de Cuba. Vamos a ver en este Mbum
c6mo represent6 61 algunos de los tipos que hemos visto antes, y otros
nuevos, de los cuales se llenaron sus pupils alertas. Vamos a ver, por
ejemplo, "El Gallero".
Aqui tienen ustedgs ya un gallero completamente field a la realidad.
Este si que fue Uisto por Landaluze, noleldo. Inclusive, podriarnos exa-
minar los detalles de la indumentaria, los pantalones de rayas en. est
forma peculiar, el sombrero de yarey, etc., que sl ve que han sido
tornados de la realidad, son un reflejo exa to de Ia realidad vivida por
el artista. Y, al mismo tiempo, observen ustedes qua las figuras no sola-
mente han perdido esa rigidez acartonada que tenian en los dibujoa
anteriores, y que no se dwbia, naturainente, a menor maestria del dibu-
jante, sino a que este estaba dibujando "de oldas"; no en presencii"
del natural, no vivia lo que estaba dibujando,' estaba por el contradiO
tratando de interpretar un texto del cual n! terdia una: cabal vivencia.
En cambio aqui si; aqui esti expresando una realidad vivida por 1,
y nos la da con gracia, con soltura, con sentido del color y, sbre tode,
con una ficelidad absoluta en lo- detalles, brinrlinAoaO; ur p5rsornaje
tipico, en una situaci6n tambi~n tipica; .es decir, cumpendo los fac-
tores esenciales del realismo, que senialara Engels..


67














































Vamocs a ver un magnifico grabado, en donde ya entra tambi~n un
poto el gusto y el amor sensual del pintor: "La Mulata de Rumbo".

68













0








"La Mulata de Rumbo"' es. un esple'ndildo grabalo de un atrayente
*
,
personaje. Como ven ustedes, ya hay una gracia, tin regusto en los deta-
.

. . , ,.:_:...- : -;!,:::.,-:-:.-,.:!;" : ::-:: !.!7.7.:.,,' ::-:.::;: '-'-!--'--' -:,: l:.:-;.".:- .'5 :'.:::! !- .-::.,.: --.:!::7:'..!:7 -"-::-::_l.: :-,.:.:-I.,. '. , ,-.,:,: : :-: .- '. '. I I , ":, -: !--: : _..,:. .. -..; .. -,
.-, -: -:, _',!, ,,!,!-,. .; ..'.!.7-,n:: -7 ': .- ,. U.1'r,:".- -: 17.' r :. .- I
-, .:: '. -, '. .... .: -, ,.,., '." ,:- .: : :.7.,- -!.:.:.:,:.....:-.......:..- : :-:.:.-. i. '. _; .: :. : - ': : : :. .. .. '. -'. -I.
1. .. I :-! -: .--.:.: : : : : ,-'- : :-. -, .,. '-' ,- : 1: .. ,:. ; _: : ,:. _f.. '
. . I .
.. . '. . . .. ... . . . .... . . . . . . "-.
.. ::: : :.: .,: .: : :: '. : ': _'. : .1 I : 7 -i : .
. : : :r, ,,- : ."- .- -- :.:.:. :.: ::; !
,
. :. :-: .. -, .. :. : .: : : :, : .: . . -:! - i. -'i i:, -.- --': _,.: :, "! - .' .. .
: .: : ': ,.-.'. :-; :. .: :. : : : -_: :: ;-_, .: :-: !.: cl :-; .; .:. !.:.: . . . ... . . ;-.'...:-: : . .
.: ......'. . '. _.... ... -, ,:,:. . . . . . : ... I : ... .. .. .,-,. : _.., _-, j.. -- .';,,:.,-,.. ,.-.,'-
. . .. .-. . ., .'.,-..-. . . . . .... . . I . . . , , .... -: -:-
.. I . . . . . . - - . .. . ..
'. . ... ,:, .:.-. ..... .-I. ... ,::-:::;:;:.,: ,- -;:!:- ; .' _' ... .. ... .. .::::.::-:, , , -, , , -. .., .:-;-:. -'-: :,.::,: : ... :-:!;: :!- ::;_- -.! ..: ...:.: : - i'. '. '-*, ': ': ". :, . . . . . . . .
. . : :: : : 7 : ._ !. - . . . . . -, :.:!-::::::7:::,:-,::. -_ :",;,-.; :,'
-: :, -:.:.:.: .... ... . . ,:,., . . 1. - .. .. ... . . . I . ...... : :: .-. :: :.; ,,,
:..-. .. ..'..,. :,: ,-,:.:. . : : ..
-:,:,:,:-::.:.:,-.:.: :... .:. .: , *:,.":*:,: .:.:.:-:I - -; -!,::--::. i:i ., -- j- i -- - , ,
. ::;: ::::-,:::;::: :: -.:;";:,
,; *. ": I ..... _, i _-,:; -- i- .
: : .: -.:.:-! A ... : .. .. : : : ::,::: .. : :.:: ::-:::: ': : ::-,-" ,.,.,:,: ."_._
:: - - .,..:.:-;.-.-*.: :.:.:.:.:-,::,: :.:- -; ..: : :.:, .: ..-....::: . .:.: .:. . -i ,, -!, ;,:- :.- ,.-!:: : :- .:i , , :.! -i- ---:-,:::;::: . i - -
-;-::!:_ ::-:'::7!::::': : : ':"' -. .-',: : ': : ': ; -'-. -' : :,.,:.:-.; ' ---'-'-, - , :'
...... _. ". :,: ., .: :: . . . . . . I : -
.-: : :: :--:!::"::, _. :. : -, , : ;. ... .:. :,: .: _: ,-. : :.: . -: i .":- _., ; :. I I I 1-i- --- i .- _- ,- 1. 1-1 .. I,
-: :.,.." : : :: : ': : : - r -, ,. - -i .i.' , ,
. . . . . : 7- :: ; ; :. :. : ::: : '7: ::'-' : ': :: :-: . .::: - :-: -; .-. :- .! % _": . .. . . '.-.' '8 :. : ; .. ., .: ]: :; :7: : .. :: ;:: : -, . : i _: :, ': -: i:, -..
.-I . .. -:-:, .-: 1. !-. - . ': ,- --- ,:,: -: ,:. ;-: .: .:.:,: ,
...; . : ., ., :_
:.: .: .. . .. : ::: _! : ::: : i:' . . _. :::--: :: :-,; :, : ::" :.;-. : -, x :;!;! ;' .-.;--'; :z: .. - - : - r -_ I
I . : :,: : : : : :,: :.:. ': :.:.:.:.:. ;-, ,
.... .: :_', X : .:. ;-;-: .: ..: : -:-. .. :- : : . . . . i -:-! _-j-.: : :,!.,: :.',, ; !:: i .; i-,; '; ,' ,_ -: ": '. '. :,. ,:. ': : ": -'." :*. ;, : .! : -- .
. . . :-:,: .:.-,.: .: . .. .. .. . .: -::: : :- : : ': . .. : - : : :_: :-: ': ;.-: :. : :: : : ,., ,-.: ;. : :: :.,:.,.-:-.: ';. :,-,. '_: . . .. , - -j. : .,_,_:._,.-.-. . __ __ I I I . . : :: : ,-'- :: :_; :. -. '. : .: '. :-::: : ': : ::;- X : :-::.-:-': ;;:;: ::. :. : :j!, : '. .,.: . . : 0 :,: -- ,. .; : :. ? - ;
_- ,X-: X '. : : : -, :. : : .: : ': :.,: ';
. I
_': : . *:, : .: .-. _. 1. ".... % .-
'. ;-,-: -. : ., : : --'- :.:.; .-. 1-: - .: .'. '. : .- . .. I.. . , .. .:.:- .:.; :.- _: _: :." . ... . .
'. . : '- - -. -! . . : : i __: j. .'. ','.' . ',:, r: .-. ;. :-, - '. .. : :: :;: ,:.--. .. .- -.-.' ...:. . . . . . . .. ,.. '! : : _.: :. , . .
.. . .. . ,_ __' _,,_. i, .,- -'. .:: :: . . . , . _. .... . .,:.:.;.
': : i: .: _' : : :: ::- '. , - .7, '_ ." '. . . ,.,. ., I . : :: : : : : : .-,.:. ; ,1-1.-, ,,-,,. !-' -
: . : . . . . . :_ j : j:! : ., "e. . .. :-:-, :: -, : : ::: ': .: !; : ': .- ; '. -_... -::! -
. .. . __ .... - ... : . ,:,:. : .:::: ::::,:% "
-. '. .: : .,. ., _ -,- :_: .. : : .: .-: :: :_,:: :.; : : :: ;:, : :. : : : ;_, i-- !-: ;. . .. .
. : : : . . *. .,i:,--
_. '. . ... :.r.,.! ': ': :,: ; : : : .". Q : -;:;: *.-:,-: :: --. : .,..:, : j .'i:; ,
:': .:. : '. : . - - . .. .. . I . '.'-' . '. '-. . . . . .. -..,...
M . -] . : _;., ,. . :-!--! .-:],.:, :-.!" :- -- ,:. ., -: -, ,.-. ,:..;,;. .
'. . . - : Ct :, :-: -7- ;-! : -:. :. : :::: : ,: : .: : : :-: : :. : -: !, :.: :.: :: - .- : I . .
: _': : , , , - - . X v ,-, -.:.: '. Q : : .: - '. '... ... ., .. .. : .: .:_'. . --
-, . . . . ,X: :. ., !, ] .
'. ,- ;-'; ,.-:j : :: ;:: : : ': :-: !. :: : :: .- --; :' : : . . . . . . - ; .. .. : ': ::. :: : : : I :-:-: -, ,.,..-,,: X .- .,. : , , - : :.': ]: :.- .-, '. i- _,: ", ; ;'
. .. '. , _: .:: :... . . : :;:::.: . . . . -, :_:I:i; ---,: :c.-:; :.-:-: -. :--- .,.i: k ;.,::: :: ... ... _: . I . . . .- ,.,:-:, ,X -:- . . ,., .-. '. -, .. . :;- -.: ;_; :: :.: :. -, '. -
: -:1 N : : :-, - - - .-. .:,: 7 : : : : I '.:,:.:.,-."::::-,. .-? .'. j , .;.;"; ;_-; -, ,: -.-:-'i i ..' -i .- .'. _: ." _,: : ': ;: :
,: : : : : .: :. : ': v :" : ': : : :,: : .; .7. , -, ': : : : :-:- .- .. .-. . -: ,." .: -_: :.- "
: : '. '.'X i : :_: ; _, ,,:
.1 I., .1 .. : : : _;: :':: .::. -:;"-..,5, _-;: -; :-, _.: : :.-. .'-' .-,:. :. : -, ::
"" :: ::--:: : ': !-! '-% : ,: :':7: :-: '. :. : : - - .
,:-::,:r : ': : : : ; ......, .. ., .,... ,..,., .- .. . , ),.' !l, ;:.,r:,. ... :. : .,.:.: :.: :.: .: :.:-: -. '. .. : .: ; - - -
.-. .. .. .. .,. .-, .. '. -1 : : : , ,,-.,., , .. "_' r.- . I I . .-: : O :.; .; _. _. -;-% -.' % .. . . . . _.: :, 'r-' ."_' "' . .
I . .: .::,::::-.:. ::::.::.:.: % .. . . ,._.".,-'.'."' __ ..),- .1.
., : :.:,: :..-.'-'- ". ...:-: : : . -,: '-- - :. : ; _---!-,: ;-;-.,':.';!: :.':!-,:-,: ': :-,: :-;-
.: : -. :. ;-, - '. . ': : :: "' :":,.'" -:,:,-.-,:-: :,-.:. .: -:.%%:... .. - -, '.-.' : .:. . -!-! :,_._.:_;.-. .. - .: : --,%, .: .-,: : _: X , ':.: -; - .. .- -, -:..:. x .: .:. :-:.: .. .. .;.-,. ,,
. ': :_: : : : :. : : . . ': .. . _' j_ ...-:-' .. .' ' ' ' .-. ...
... .,. . . : .; - '. ..., .". .: ;-, , .:. ;. :. .. -, -.-.-.-: .:... :-; -, .:
I . I . .-. '. .. . .. . . .. .. .. : M : : : :; : : '_ : ': :: .,. .: ii i- -,- .. I ;: :7!'.'-
.. .. % . . . I .. : ,';-, ': !, :, ::-,: :.-;:: :_, : .: :.-::. : _'. :-: :;: ': ::: , , , -
:_: : : ': : :.:-: : . . I ::.: . , -! ., _. .. '. - !,: .: ,. :. :-, - - .. .. .--.-..
, . . I ; : : : .. .,., ....: : :.:.: . % "X : :. :. . ': :' :.:.;.:. '. '-I--
-
.: : : : . . . : : . . . . . .- .1 . . . - - . . . . I I .i _'i i._ __: j
.. '_. - . _' -: :-
:. : : : ; :: :.: :: : '. , ,
-: ': ;-, : : .. : : ::,. _,]: : .. : ': ;: : : : : '. : : : : : : :: : .: : ': :: :. : : : :: :. : :: I . . -- :! :. :.'; :. : .-: - I
!.-! : :.,: '; ,--:_ ;-' ', ., !,:: :, '-' '.,- I,.-, _, I'- .- ,, _, .*.'
. . . . I . - , ,
_,: : . . . . i .. ; ;-: '. ,- --,- ". :-:o ;-; .. -: . -. . _. . . : i : !,: : :. : : : _' :' '. - :-:< --- ;.;-' . '. ',' ,'.-.1 .- ., : -, -, - , : '. -, . - - . ,
.. .-. .:. : : : .. . . .-: .: ,_ : _. .- : . . . ... .. ; .. _. .. r. ., .,. .. .. .i-* -i
. . _': : : .-.-. : _! .! : : .; ..: .-. ,-. .. - ,
- .: : : : .. :. :. : :, :-: : :. : : :: : --.; -, I . .. ; :; :. _: -, ..-, .. - .. .. : .: .- .. .. - - - - . :-'! :., -: :: a, - --, r --- .: . : : :
.; : ..:.:-;... .. . . . : . . .. c .. : :. :.,: :":,:. , , : ': ;:. :. : : .-. : !.: .., '. :-. - - -
. . . .. I . . . :1 : : ., .. .. ...... . . . . . . . :. '. I . . . . - I . . '. 1. -.1
'. : : .. .:. ... . . . I . . - -, 'i -;.: -. ,
.: .:-: .. - I . . . . . . . -': ;-':% -:.. -if i '- . ;!,: ;.-: : :;! :,: : ._, _,. ,
- I . . . . . . . I . -:::.:. :,. -, ... .. ..
:;: : : . . . i .. .:-;. ... :. :-.'-: .:, : : .; ..
,., ., . r , ". : - - - -: .: 0 :.;, .. .:-!-': . .. : : . . '. :. : : - '. . . . -,:. : .: .".7. :.:;:-: : ;-': ,. _,,:,: ;:.5-.% ,
: :: :-: ,, ,: :.! :. , , I I . . . .: : M . ,
.. I .. . . '. ': :. : : : :, : : ': : ': '. : : _: : :: :, :. : ; -, :. : : .: . :-, r, -, ... : .: .:. ;-: : ;:-'. ' :, : ': ;. ;-: .. ._,-::- -
. . . . . .... . . . 3-':;'. -: j:: :% -; : .-.,!:: :-, :, : : :. -:,
:. ': : I . . , : : : :: .. . . . . - - : j.' ,-,_'i :-,:- _: -:;?. : ::.A.; -,
.. . . .. . . : : ': '. :-, :: : .-:, , r 1. .. .. I . .: .- ,.,.--....-. : : ;
--; :. : : . : : . ::: ::: .'.-- : ;-';-! _, !--, . ,,, -, ,, -, : _' -'. ; .: 1: .;.-
: :: : -.: : : :, : : :: I .. , .. . ..-
. .- .. . : :,;., ;-: : . ... . -
.. . . . . - ,-,-,.,, .. -;-. "-' ... "... ,;,; .,::4
. : I . . . .. . . . : : .. : .: : . .: , :.; x :- ; -; . :. ': . . . . .. . . .. - , ;: : :-:-: .: .-, :.: .: : '. '. - -;-: -: .
.. . :-, ':: :, : : :-; : : . . ... -, . . . . .... . _- . . : .: ..:. : . : .: ..: ;!, "
., : : ..: : "' . . . I . ... . . ': ,:, ,:. .'.. : . . I .. . , , _'. .. .. . .. . ..-,. ..-.: ,:. ,- . .., .. : . ..., '. . ': :. :;::: , '.' .,. :! ::: :;: ;: ::: ;: x . - .. .'. -, I I . :" "", :,.::: .: ;.:-.::-
.. . I I ... . .,... ., . ."'.'. "'. .-I . . . ': ::! -1 '. . . : : . . , :1 ::! :: ;, : . --'
_.. . % . . . . . . . I . . . .. .. .. . . . . I . . ', : 1. , :. :-;
.:,; :-; -. -, : : : : '. : : , . . : :, : : ': '. ;-; .. - ;: ;- '.- >
'. .. . . . . .1 . . . .. . .. . : :. x .. 7. ; .: :,': j.j5:7 :. j j*.,: ".-: :.+' +., :j !'!-': ::: ::: :: ::: ..: :: ;. -: -, '-'.-.-.
. -:.;.,.:.:-:-. .: : :" : : -, :. : -, -, ': ': : .' : ;. I '. '. . :, :; j-
.:...;.; . . .. . I .. . . .. :-' : ::.:' . . : : :-! :: ;_-; :.,:,: :; !. :!- -! : rl
.. : : :. :. :. :. : .: . . .. '. . . . . . . -, . .. .. . . . . , .. :] ;. ;---: -: :- -3:0 : Z, ,.
,, -
.. . . . . .. .. :: ... . I . -,-. .. . . M . -: ': _'. :. ;_; : .., . . ,: .. ;_,. ; : :-: ': : : ': 1-.* .7
:.-, :: ::; :: : ': _': ,:, , , , , .- -, ., . . .. . . . . . . ". . I -. .A.:': . -_ _', :,: .: --' ".) , .. "
:: ; :: : .. ; .. -, . : , .;.: ,...-.. .. ..., - "
. . , , - . . .. I . .. . .", . ..
. , - . .
. .... . , "' - : : : ::_: :. : ,::_:; .,.'. : : .: ': :-. -';:;. ',,.,OL::a
: : -"-: : : .:-: : .. : :, :, : ..". I '" '"' ': .. '. , : ': '- .- .. . .. . . -.
.. . .. .. .. . . . . .: .: :-, : : ::, .. . . : '. : :,: :.-: -: ;:: :r; ..' .A .,
-1 .- .::. :: : .. : '-, .. . . . . . . :, '. , '. "., , , : .2. :;: :., ::: .' :r:-': ;:: -, :, ,, -
,
- .. . . .. I' .. . . . I . I . .. I . . . . I .:. : .: .: . . . .. : .: -, .... .- .. :,: ':' _: !:: ""*-,,."-. .. - .
. : : I . .,." : : : : :. . .1
.. . ..,. ., .. L .' -.:.:.,.
.,: : :".: : : : :.'.-:' :,: .W:., '. I - - -j:, -: :: : :!:, -]:.s -, -'- , ': - - ", , "' X.,
. . . . .. : : :. : : :.,., - .. I., ... . , I I . : .:.-
'y'-'. ..: ; -.:.: : 1. '. "' . ......
'. . : _:: : ': "" :L ' : .: ': -:...,. I . I .. . .'._'. : ; .
4-' .....---- - - ; : .. ...-.... .. I
;,. -.:,: :.-.:.:.: .. - .. - . . . . I . . - .-
-L - - . ,,,
... - : ::. - ;"',' ".':g : ,
_.... -. , '-; .: : : :. : ::.: :: :::,:,: : -: :,:,:. :': :": :, ;: : : ..:-;-;:-: ..:.: ;-: .1 .. - -- X . - - - L -, .%
,, _.: ,., _.,- I . . __ . r .
P.-. % ,,-;-; '. ": .: .-
.. ,.!.- ;-,: . . : : ..'. ,.,;,;..."-"-,--;-; .,.,:!-!-,-;:::::::! : :.-.:-;:, . r .2- - . I I--_ .l
; :-:-:,:-:,:::: :.:,:.:. : ,-, ::::: .. ..., - 7 1
:,: .,. :_' .... ,.,. :.': : :" ., 1: : ;-, -,
.; . :: .,. . :-: : 1 .. .. - : '.. ,
L.. .....' ": .: : ; :, . . . . .:: : ;.;.:...:.: :. .. .:-,:, -, -N ,.-.. -:,:!:!:: ;-,- .:: -- -, -': I .-e. ,_ ., V ." ,x,
: : I .. . _, ,!;.- ;-;::: -- ." : _.; : ': :. U M
_. ":,':. _' ;-;-: %,-:.: ...-,.:.:..: : :.: ; .:.-, ": :..,::.:-,:-: : :.;.: : : .:.- :. : : : --.,.:.;:!:.:.,.- '-'.' :-, ,.:-:. . .. _. __ :,.,::. .; :-, : : :: : , : ::,:, '-: :.: : : ,:!:.:.: ::,::-: . : '. :. :.: : : :::-. --- : :-:..:,. .'."."...... ,_ I -!-:, -r,. ,. - - f,- I
: I : : : : .., :, :: .: .. :.:-: ,.--.-,., I .I. -_'_ -,', -.-': ..,., .... .. ... r ...... I . . .. :, : , Cr ,: ,
.:,-_:,:;-_:_ ., ,:., ,::;: . .... - .: . .... _:... ... .. % .. .... .. ; ... I : _- : ...., -. , . J, '. ::_ . . . . ::::, ; : :.:: : _'.'.., '.r.' L .; -- - .- - .' _"--' _',':L;'e -. _
. M : '. .- - . .:-: :,.-.: ; . .. : : .: :.: : : .: : ; .! .: : : .. :-: : : : .- .4 : 'I-,'..,.-.,. -,.:.;.;.,. .11 , :!;!.:' I .:. -. ..., ,.,-; j.x-!:." .-,-; .-,-:-:,--.--.;-;-- - ,,,:-, - -
-.:-: .. .-,.: ,: .-.-":.,:,:-: -, .,.;-,.,..:. . ::: :: : :: ..._... .. ,_, :-;-; , . ., -:!. .: : :': "L:L.':'..: :.::':' '_ .' . . . ... >
:,:.:.: . . I ....... .: : : :: .... ... , , ,--.:.;' '. ....... .... L .. .-'-.':':-. '. ':- -
.. .. ': : : -,:,.:.. : : .. I .. Ir, .. -::.:., -L, - - . ".,.,.,.. ,:5" .
... :l: . -,. - - .- . ._:,;-::: :,:-;-;-.:_,
.!:!:,:-,::,:::: .: --',:.: :.":;:!-, , : .: .. ,:,: :-:: : .-::.::;:::,: : . v ,:-:-:",_,.:-:- -,-
_;, , ... I . . I X
N'. --- X -.;.;. ................ I ....... . . I .Q -; ;-: ., 1: .- :.:.,-:. .,.;-. .. .: :.:. , :.. ', .
.... ,Z. . :.:
... I .1 _':
1. %...-'.' -, : : : .:,:, ..., .,;",.,: :,: .: .. . :, r ' -:,:.:,: : ; ... I.L,.,-. ,
"
i-1-01
: _:_ .:- ',' :' ,L' ,". .. : -I:- . . . .-; , . :--! i-- -.i:,:!.-.-.,:-:.: ';>;:-,; i-i .__ , -. :_::.:::,:. I..,:-. . . I -... . . 1. 1. ..- .X I -1_w:_,. :-::-: e I
; ..... _.... .. .. I .. . . .,- . .. . _. : :.:.::;., . .. -- ' L :. . . -.-.I -Z. , :-; .. - ,
_;.. .. X I .. . .f :.f -x
., -: ,.-::,:. : .: .-- !-! .: .-, '. : ': .'. '. -_ . .. : : : : I -.-:::;-.;::. -, :!-!-:., :-: ;-L,,--!-,::.-;-7.:.; -- :
-, :. ; :. --- '. - , , . ..4
.: X -! .-- , , , . ::.: . ." .:.;... .. .,. .F. ....,-:,: .,": : :.-. . .:.: :... -,-,.,;-.-.-,-:-:,:.::7;.:-- '. ; :,,
"'.'.' .!:: .::::-:!;:: :: ::: -'; ,::_: , : : '. ", :' , , . , ." ., '_ : :,:..:,:, .:.:-: .. :.: :,-"..: ;:.: I':...., .... ..:,: :.:.".I. .. , .,.-. .I.-I ,: _'. - : : : : : : i.,r : , . ::::::::; ? : .. L - . ,,_.' %
.. .. ... : :. : .: : ': ; :L : :: : _.: L, I I 1, 1_1 : 1. . - - ': j :j i. . _,.r,
.. ... ,' _,_,-,_ .' _- .-' -.- --, :' --, i . . . . . .. ., '. '. .. . ., I I ?. ; _-';: ?, - -, .
_:I -;-: -. ... ..... ....... F :, :.-_:- . ,:::;: :.:-;-'::-:,:: :' : --: j :?-!,, - ., ; -!; ,
_.... I . . I .- . ..... I c.. ,:
,-, ,,..._:.- . : . : : :.:..:..'. I . .,: _': : : .. .:. . _. . . ... - - '... . -;-- . - I I -:,: I
-;,: ".: : .: -, -, : :: : :,:: , : .-..: : : .-.,:,-.: : . . . ... ... .. . ., _: .. ...... .L,' I - I . I . .: M I ; .5 A
:. , "' ""' I . ,_ .1. , ".'. -i.. .: :.r .'i.' .. j:- - rY.. -"
I .-
_. : ,:: . .:" -
L.' .,.-. L _': : _- .,.,. - .... ....... ...... .. , ., .4
. I ..... ,:..;: :::::; - ..
:::-,;;.. .--.!-,.-i:;:.' !.!': - :-: ...."::<';: -.".,.,...... -.'.' '. ,L,' -" . :i ., .;.:;'-' ; I
. . . .
... . . . . . . ..
: :-:.-'.:-:.:.-, : : ..:,:,:.:.: ; ... . ': ":; :d:'
.
-:::::;:, :.:!--:; ;-; ; j:_-:-:-: .. ---: : .. '. .... - : : ..::,: :' .: _::': r : L ... :_: : . '!'."";-;- 'CY.'X:!:f::' '*""""":' "";-', .' .* .- :i5:-i!.!-"! : -,;.,- -_..,-;-*:': l? !W ,
;_; .. 1. ,-.::; .; : !-_::. . : : .... . - _. .,. X.. x r
. . . L ... .. . ... .. : ,:.:. 1.
.. . . . . . .- - -- -, .;Z!:: ; ,: e. ., -: 7.% -I . ,:
.... . . . .... .. , L;: .._
_- :-: .: - -.;-, .. .. ... .: . . '. '. '. . . . . .1 . . . :.;.,.,.:..-..., - :.'; :. .,,,, . I.: _; .t.... .... .. . ... .... -:,;_:-c.5,, -_,_: ::;:Z;,
:,:.:.,r -,: -. L . .-. : : :- -, . .. : : ,'. '. X _,.,.,. .:,: ", . - .
: ; :::..: !:: ::;_: : ,: ': : : :,: : .: : : . . I . . . : ..- 5::-.-:'-.:-: .R:. ;-';- :,,; :,: :: ;:::,.--, . .-.'., " .. ,- ': :_ .
".,-,r:,:.. .;-; .'-! -: o:-:-: -,:,:,:,: : -, :
-I I-,-, . . . ... - f . .:. -;--.,., L......' ,
-.,-; .: -:.:- - V. !, :::: :,:,:: : :,:. .., : : ,,.-:-! .:..": -::::; : :_ _..: _'.': : ..: :,:: -:..:.:- ; ,-!-, ,:.:
...... : .:,: : : : : : : ::-,:":.,.-:-:;:;... . .. . . .. ........, .- .; . : : .-.-". -._I,_-,-.-
. . : . . . I I . .
IL :_; ., '.' :- : -; '. !, : .: ,", :. ; .,r.-: ::-,: ::: :., : : : ': ': _; :, :,.: .: : : :. : : : . . . .. . I . I . . .. . - -;.; : : .: ,-. :-.-! ..
:. ; '; __' '-:-' '_._L '.'-" :_: : :' ]' :-; " '.',-,-. I . L. . . _- 4
:.. .:. '--.'.-. . I . . .. "I
. . I . . : : .: ,;. ;. : : : : -, : X .. .. , : : I 'I. I. Lf ..' '_ .-' ", '. '. .. .: p :_
., , ;_ . .. . .. . I L - . I .
. , : .. : : : .:: ;-' , -, .I-. '. -1 - . : . . ,-: "-.: -1 I'.-.- 1. I _.. :r: ;,:.:-: C : :-: ;-;-: :; .
.. .. "-.,.;' ': ::: _; _: .: .-:. I I . . .. . . .. I . . ; ,; : : :-: ': '. :. :-; :; :, --!.- V,
:, :.: : ;- :, I . ,,;,, ,-, ; ; .:,..,. :.! .-, .4 r.
.; .. .;. . .-: .:
'. .. .. - I I , : : .'. .'. ,' L: : ' , '; _,_ I L_. .-' .' .. .. !-!-: .. ;.4-; :, : : :. ;-; .. .-I '.- -::::, - . - - I '.. - : : :, : ". . . . . .. . . . . I . .., . : -: -:'! :" ,-. --" , : '. .--
. .. .. . . ,' L '. . .. . ,
. .,-,."- ; 2,. : : : : ::: ,
.. -ff, 7::::L:;:.X2 A 7 ,; "_ :':' '.'; !' .:':'-', ,-r':'-':': .':': ;L""',. ""-.'.'... .-.;...-' '.'.',' __,:...; .. ;
..: ,;.; .... : : : . .. . I I _"- .,: :_._,
.. . : :: ,_: ": ., : : .'
. .. .... --:.;- _;.L. L.' . . .. . I I I ... 1. ... . -1 ."'. 0:.:.:".'.,.., , -: :".: ,..:.,.;_'. . ...... ---.-:-N'---_
-.,_,... -.-,--.--v..:,x--- .. ''_' .:.:...,
': "; .... . .... ... .... ....... ....... .. .. . I .. I .- '. .;-;.,., .. ....
- -,-- ;--:-,.L:.:..:.,:; -: -.7 ...... .. ... . . I . . . . . :.:-;.,..'.!.!,:;;.;:;.::,:.:, -.:-!..r. .: :.: :.-,:-,-:,>-. .,_v :, ,:.:< ,
:: r - ; -
", ": ,:;,_:. .. .. . , . ... :: ., _:: .
.,-.. .... ....... 1-1 1. ,-,.:.: : k-::::-": : .: .. .,.: .. .: : .... .-.. ., r . . - . I I . I . ; .- R "l- .'-- -, -.!,: L -, "-'-' '" _'-I _; -"."
, , ,, ":,: , . _!_: _: ': : : , -X- .:.:.: .;,:: ;:;.'; .' _- :,:;.;, .'. .C.,
, . _:.:. :: .:_ . . . . . ., . L. . I
.; .-i ..,.;.;.,.,. -1. . L ... 1, .: --. I -, : '.O ........ I I . L;r:,.,- -! -"-;-;- ":. .: -. .. I
: : :: .: -.-;.-.-, _ . . .. ......... . I I I . I 1. .. I .:-:.. L. .' ,,.
-: -, I.,x . L I % . . : :,-e ,:. .;. Lj_. :,': ,
S I
I - . ...- .. : .. .-." ,e -. --- -- -: ,:.'-'. : :-; '':',,':'.;-,;.._''. '-'' : I. 5::_:..: '. : :, -.-.,.. :: ; ., .
, : .'.:.' ::.::.: :. :'::r::.::;: : :: .': : : : : :'.
.,! . - .-.:. :-;-, . I .. _; '
.-,:.: ... .:.' ;" _:;,-; .-,-'L'-""-.'.'.' :,:.-."" . . . L . .; 1". .'.,... -,-.-,-, ,..,. ,. .W, -4
-, .Y." . - , _,:, X '. L .. .. . : :.... . . . :-."._: 1. I-,. ;.;. .: -'-'.' '. - ,-,-, -+r, ,.-,:.-, . ': :':L , ' . I ,.: ... I r , - J* .
,', -' L ': : :.,:,: . . . .,. , , n I
.- .:-, ::-.:: ..:, . :, : : . . I . , .. .. . . , - .,
'" - """"' -"... .., . .,: : ;.X.. ,.: , :-,:-;x. -;-; 2 ,:;-:-.-.":,:j,.;.,.:.:. , , I I
Y.- -.-. -.v, _,%, I I I -, . ;;P e_" : .,-.-,- ":-;,-,;,:.?--: ': :: 6 .L:-' .
.. .. , ; -! -: :: : : : : :.' ,..:.: .... . r . . e . . _;- - ,:_-;:- -, :-
rN M '-A, -,:,:,:, : I . .,;. . ., """"' r 3
, ..... .91. ,.-; -: : _,! : :L-_::: :::i:. :;_ .. M
. . .L .... . . . . .. .. -:- ;:;:.*.-::: "-,; ': ; .- -, -', j; ;-;- -".
:ff .".;+ !-_' ., X -.,. .., I
, :.:.,.:.,
:-; .; .. -:. : : .. :. : : : ': .- -:-: , , .l: z .. _r,,- ',X .N. ;. zrr' '. .'. --;, -:,
- : .... I -, : _-,,,.-,-. , .X ; ? ,:_-:,. ..
-::::::: :,: ;.,:-,! -::, : ": --,, j "*,;-
_; :..:; :,:.--:- -:-: :.: : ..:.,.; : e ..: .i 5 .
r -:_.r. '.
.. "" "L -': 1 '7 1:-,"% I --- -' ,-. I I -
2. I.-.,.- . . .. . . - - 1, 'r I ..:. ,.-,:Z ; ,
'. ; .'. '.':' :L ; . .. .. ;,
., I 'I",.-. ; 7 I:- . : -- -
,:,-.;. ""' '_' !, :,:;-; :":-,; :: : : :j: :-': -'-_ .' :; : -, ". , " -, :;:, '; : ". I ... . . ...,- ;-6;W M :-'
+. .., .. .:,;-: ': _D ; - I--
': 1: L ,." . ,, . .
.;% -' .' I.. 11 V- -, ;.; ,:_,:!,x .- ': .: : : : ,.:::.:, '. . ,.", , . . . . 7 _'.. .1 .
e ,- .,
'; .-:,: %-c'. ;,L;-'; : ': : ... _. . I L --- : ,
': : ;. . .x ,-, ;-;.x .r e* C,,-;
::_'":-::.:,: .. ... .. . -. I X % : .' I . -
- . . ,:: -.,3- --- -,-.--, Xjz. ,,- -, 1
., I L _7: >Zp m l % :
-;. ;-: -!;_": I :;.:.. ::,_,- 'j ,
.,% . . . -.-. V : .:..." .-.-,. :_; .;,-. :- .. -,, .. ; L
_;_r.1 _,,,_.,'_; .:. x ,:,".A r:. I '-M ; '
.. _". t .;.:. :;: ,L.- I "': ".1 :-.1- zj ,:;l:--_.-
,<, " '-' ,-L % ;. .. ."... r ..'
,:.:;. : , .
-; -,.-.-,--;-7 -:.:.:..-.:. . . .,**.. M ,; W >X ,fzx
: . T 1;1
_; : . . ; &,*: . _."70:;
,_. -. ,+,L;: ;.- .. I . I. .. . - - - -,+r I.- re
.6 ; ;_L ;.. L.._:.. ,.,:.: .7 ... . - % -e
:;,.",, "'* - : :, 'M Z- -,:l .'. '. .. . ."
% : : ;7;: .1 . I . .1
L:.. .; .;-'; : -ilr;",-:,: , c I _rl .0..; ;,
. - .:.:. -_. ... ,- - X .'. W l .,
-I.-.- ,:-:,:W .,; X.:.:. O r'.' 5, .;,>-.,-,- .
-. -.-, p ";.%, ,ZV-A'.
.. :,e,:-2 -;,x.: .:.:.;. ;.,,- .-;"r: -t.,;, -;-: C. :: g
"I I V %,__ N _: .Vr, rA 5ff*_' ve ; .:-. .V":.: -, .. ,V.
-'. . .;" ... : ; .: -!:. :
-, .:,:-: cq.,Y ,.,X ;- ..,O-!, .. 1: -,: ..,,'-'-' -" '.'. . .;
; :-,"!" 9,.V,-'X'l'X',' ,:.:
% .r 11 .
.... .,. - I .. . . A I- j r I - - - I;e. - ;q I -_
._;.:.%,: -, ..: ,'l_;-;'."-;.l IAL I ' -?I' "'. Ir -. - I -: w - 7. I .... ....... S" ;:: ,' '...5, ...-,^ . .1 ;'
j . ; .-. ..,: :,.-. ; .
." Xw ,.,.-."
':: -r '$ _. "]' : -'Z : .Y ,; r: ,-.;.,
r.! '_ 'r:; ,
:,
;_j_ .;:..-.,., ...
.; ;" :.. ., .,
-4 .',:- <;::.-::,: -. .,: .:.::.,..."., NI.I ..,. - -.,+ .N'., X ; I
. -;;, k.:-;-;.L.-..-..-,-,-.--,.-.. ,.:. :.;:.:- ;;::: ;"_.,.,;:-!' _.. ,
". -,-- ----,-,-,- ; j .; : 7.
O '. -!.:.:.:,.;:::-:,.!:: .... I . - -% ::l .
,.x
.-,',::.::::];!, . M .
...._l._ ..X' I ........ I., I 1'.',:.':',::.!;.':.:L:'I'; :! -,.,; !;-- :-x .. '' I-
-.:.:.:.: -,. .,_n_,_-. .... , _... .. .1 "' V ,
.. - ,_
"". X .... .......... ,", .,. , , % I -: '' ... I -1 ,
% -;. ..-.. ..."."' '.....L.'.,,._.. - I
..L "'.-. '- ';-%' "'::..: "L:' ..: '.',":.;-: .. ..:., -, ,'. I.. X
._,.,...,.A.:. . _;<.... ....... .;-;-..:,:!.-:;:::!:!;-"::.: :,,..-,:;- :;- '-', I I
.-,. - I . ...., ,, .;, , , ..:.;:::_ ..-. ' L ... ;_:_';'.' :, .. 5R ... ..
._ 16'.. ,..., I.
k"'.1-1. ,:,+ : .; I 11, <
.;-,.- .: :..-.:.:-:-:.,---.-..:,..- -: -.-,-,-'-'---'r'::::'.L-'.:..r-"-:-!::.-::::!:,:-, ., 1-1 .
': _: . --i : _.. -M, :
.
.11:.-:,:! ijA S;::: :: -:-.. -:; . .,.l...._:-:,:.:-: ;: ::,:-:;::::; ." I ...... ;;- 5
L -- :_-: _-'5 ; -, :.: --:, : !M.M ... ... : X ;_ .: -1 "I
'. ___ .,.,-:.:.:::-;." ,'.,'." ,-- ,_'-, .1 ,,:
.., .'' ; ;- : ,
I .,A-A ......... !-. .-::.:.: '_ .. -: :.: :, -, ..
.,.!-:.:. x . . ... .. .. W .: -
.. , ,,-._,-:-: ... ,:-:': .,.:-: '. .. .:.:.;.;.": : .- V ;,%: N-X": .
V,,:ftV,;; s:, :-; ,r , ,_ : ,clv_
.. : :' '.L. '.-.-.'_'.'.'.' L '.'..:,: '-- .. . ,. '- V .
-..,--. . .. .. .. ,:. . "V v
."'. . -.:.;-:- .",.:.-"" :::: ,, :: -- --,- -. '.. .'.'.'. ..:" ,..- Ir.:x.
E L % :,: .,.:-. ::: : , -, ,.,, _'-L---""'-, '- ,,..'-,'_ .* '. ;:-_:;-: ," -
--'" I I 1"' I' ' I I I I '- .,-;.'.' -'-' %
.. ...,. :. -, I .. ,
. I :-: -:.:..-,-.-,%',--.-, ''-- ...:- : "I'l-i ,
... :. : ,: X., L . .r%'.'.'.'._... , .-.:, .
.... ... ..-. .. .. ... .. -.... .- ...., ... c . e ;Y.-, :":": .:: ..... .., I ? I ..... -
...... k... .. .... . L .", .-. -'_'% .-!25 ' i V :.: : ....-,. _,, .
L ;: M ..: 1: ,-' ... .. _. ': : :'.. .. ..'. L - ___-'_'- _- :: .. 1. 21
.;. .... ,...- vX-. I.: , g, -.- 5.'..-
'.. .1, ... :_ ,_ ,_:.L. . .- . ';-.X'- .; 4
ffi l", :: : : !iv ,..::: -::: :.::': i.:.-:::;_'!: ..'.:.o I I :. . .:.,-!: e I -
.. .. .
-.1 I . .............. :,-,' '. .., ., w %_"'7 ": S *
_..... . .I., ,L'' ,: '. "' -
.. . A.- ;*,.. . , r.1 7
:.,:: : :i.' :::.-;:!:'::L:4.::-:;::_., ,li,7:,,.-;;L,.,.'<- ..-,.,. : : . ."
: :,-, -,-,-,-,;: ... ,_;_
r.,, -,,,:., I,: : , '..: ; : :MNM L.: :'
,.$. _ _: -:._ -:.:.: :, ,; : ,:
""' - ,.-: ,--.:-:-;-,-. ;..l. .. _;; ,,: ,:, If- .. _. . 'I',
.. -.-..-,. .... I A e. 51
.1 _.. _. __ I .. .. ..- -
- -:- .. .. . I ,:
_.. .,. .., ... : e. _:: _:: -; ..'-'- . ; :? .
:- .... ":
_. : ..,. .. .. .. -
.
: ..;.. . . ,* ,: :. '_ .L ... ..._
X,:-, .-. .. .. ;
_,:M;_;_.-:-lI..l' .1 .. . . .. . .
.. ,_ . . .
,
.
.1 : .!: : .): .. :
;:." - .:: ;): _. I
:, :. :1 .. '... .. I ___
.. Ir
. . .
: : , ._.. .
:-,:::, : : : .
... .* ::;
__ : : .
: : ..
;: :_ : : '. :i I .
.:::_:_: : ': - c ::X.
,, : :::: ..
: : :;, : : .. -, .,:
...-.. . - ,_.. .. ..
.::.:. : : . ;
. . .
. .. . .... : -
.. .. - ...... ., -.. I. ...., ..'... ::-: . : :: -, --
.. . ... , '_ I . . .. .. , ... I :.: : ; : '. .. 1. .11
. . . , : ... ...
.. ... ,.-".,-,. .. ..., . ..: :: 1: : : .:, .C .L. : 1: ::;: .. .
_. .. ....
.... .. ..... . ....... 1.
.. .. .. .!-.,!L" ......
.. .. .. ..
.. .. : : : : : . .. .- . Q !. :z ,...
.: ... I.,
.. I ..:.,.",_,:-:-:-,-:- -:-.,_-, . _- . I . ., I :::,: . '... . 1
... '. . '... '... .. -:]: ..
.... : : 4 -_ ;.P. ...
:. I... -:::,. - -.-. :::,: .: : : .. ::
IL ..... j
:::;.;::;-,;::: -:.:;:.:-. :.- .,-,-,.,:;,x '..... .l.. ,
... . .. .-I. . .,. : . .,., r'. ,_ .
.... : ': : : ,.? ;,
.. 7 .:IX.,
:.L,- 4k, 1 - ;, :-'." -:-!-:-_,.r: ;-









lies, ektraord-ioarios. Es ya la obra de un artista en presencia de un
modelo vivo, en comuni6n entraniable con la realidad. Hay, adem s, en
esta clase de grabados una nota dominante. Se ha dicho, con raz6n, que
Landaluze, au'i en sus cuadros al 6leo, en sus gra'bados, en toda su
producing trahaja el color como un acuareista. Y es cierto, seg An
iremos viendo mrs adelante. No convierre olvidar, a este respecto, que
uno de los g neros que domin6 sienpre su maestro Fortuny, fue tam-
bi6n la acuarela; algunos de los cuadros mej ores de Fortany son acua-

Vamos a ver un bellisimo grabado que ustedes conocen muy bien.
porque se ha reproducido mifinidad de veces: "El Calesero".
"El Calesero" es uno de los personajes tpicos que jams falta en
una colecci6n de ardculos de costunibres que se respect, prque era
realmente una figura que encarnaba todo el poder econ6xnico de ]a
burguesia, cuyo carruaje guiaba. Y significa una figura social muy
caracteristica del grupo dominado, de los esclavos que exprsaba en su
vestuario, en su actitud inclusive, la potencialidad economica de sus
amos.
Ustedes recordarin la figura del calesero pintada en Cecilia Valdis.
Cecilia Valdis es una muestra de la mejor clase y mans caracteristica
del costumbrismo y del realismo critico, porque es ura novel que, no
obstante sus innumerables defectos, inclusive los de caracter ideol6gico
que seial6 en ella Martin Moria Delgado, es, sin embargo, y seguira1
si6ndolo, la novela caracteristica de nuestro siglo xit,. p riqa dio. la
pintura mxs real de todos estos personajes tipicos, en circunstancis tipi-
cas, y que, inclusive, en la figura de Leonardo Gamboa, nos da le tipo
promedio de la burguesia cubana que, en los instantes en que ya se
imciaba la lucha por la indepandenia, vivia despreocupads y alege-
mente, con un erotismo que trascendia lo sexual que se volcaba en
todas las facetas de la vida. Es muy importante ver c6mo s ha. expr-
sado, con una felicidad extraordinjarit, en esta novel, lo que era carac-
teristica de ia Cuba de 'su diempo. Y, paralelamente, esto .grabaflis de
Landaluze son lax mejoreis ilustraciones a esa edad.
Vamos a ver otro grabado magnifico: "Los negros curros".
"Los Negros Curros'" coslituyen oo de los tip os social .del siglo
x que casi nunca faltan-en los relatos coSturnbrittas. De d6nde viene


70









esto de curros? Curros, segi'n Esteban Pichardo, se. utilize tambi n
para indcar el *'currutaco"; no viene de los curros andaluces, sino sobre
tolo, del "currutaco", 'es decir, el tipo vestido exageradamente, afec-









tado, etc. Ahora, por qu6 hay un tilp lesp3cial dentro de los negros,
Iaados "los negros curros"? Es muy posible -no estoy asegurando
nada- que aqui ccurra una mezcla de elementos. Los negros "curros"










eran todos libres, y es posible uo haya una corrap;i6n de Ja palabra
"horros" -que significa fibre-, los negros horros, son curros. Porque,
ipor otra parte, el negro fibre tenia, el deseo de. difereaciarse, aun en el
tvestuario, del negro esclavo, y, por lo tanto, se vesdia de una inanera
Ilamativa, gastaba el dinero que ganaba como trabajador libre, en gran
parte, en su adorno personal, usando cosas de mucho brillo, oetc. Natu-
Iraliente, con el desarrollo de la cultura entre estos .grup~s negros, el
negro "curro" fue desapareciendo lentamente. Generalmente estos ne-
gros libres, negros "curros", se agruparon en La Habana en un barrio,
q por eso se hablaba de "los curros de El Manglar", por la zona 11a
wada asi: Jos6 Victoriano Betancourt escribi6 un magnifico articulo
Aore "Los curros del Manglar", y Carlos Norefia, autor del articulo
ogue ilustra esta estupenda estampa de Landaluze, sostiene: "Los negros
curros", considerados, no como tipos provinciales tan s6Lo, ni siquiera
de raza dentro de esta divisi6n, sino como tipos de ciertos barrios de
La Habana que envuelven, naturalmente aquellas dos condiiones, han
sufrido en menos tiempo, tal vez mis radicales transformaciones.*
Vamos a. ver ahora otro personaje negro importante, lo que Lan-
daluze llama "El tRfigo".

Esta es la imejor representaci6n realista que poseemos de uno de
los personajes de las ceremonias fifii. Aqu e le llm simplemen-
te "El goigo", pero se trata d.e personaje 11amado popularmente "BI
Diablito", denominado as de una nanerM absurda, porque este perso-
naje, queen realidad se lama el "ii-e"nopretende tener ninguna
relaci6n con el diablo, ni niucho inenos. Le que se pretende aqua es
personficar el espiritu de los muertos. En una ceremonia fiiiga inter-
vienen los difuntos, los espiritus de los muertos, y se les representa en
esta forma. En una ceremonia iiffiga lo mi vsitoso son siempre 1o
"Irimes". Esto lo supo ver Landaluz. Para liegar a una visi6n expre i
nusta, y no solamente a una representaci6n realista del "Irine", teneos
.que Ilegar a los extraordinarios "diablitos" de Portocarvero. Pero en
sus "diablitod"; Portocarrero ya n, pretende darnos una representaci6n


Fernando Ortiz preparaba, en sus afios postrerm0 un estudio sobre los
"negros curros" que la muerte no le dej6 terminar.


73 2















































exacta de la apariencia dl personaje, sino expresarnos lo que este
"diablito" encarna. El grabado de Landaluze, como buena pintina
Tealista, no pretende otra cosa que darnos, con tola riq-leza de deta-
lies, lo que era un "irirne', a fines del siglo pasado.

74































































Varros a ver ahora otro personaje que vimos antes 'en el pr rmr










,iilbum y que es figure muy important de nuestra historia, cultural yJd.e










nuestro folklore.- "El TabaqUero".



































































































gNNo I-M -


Al




-2.








.... ......
..........

.............

.............
............
X X



................
....................................

.... .......
-------------...............


............. .







We'll A
.. . .. .. . . .. . . .. .







... .. ... .... . :1 ... .... .... ....
. .. .. .. .. .. . ..
.. .... .... .... ....
................
... ..... ... .... ... .. .... .. .... ....
... .......
.............. .

...... ......

. .. ... ........ ............. .... ...
.. .. .. . .. . .. .. . .. .. . .. . . ... ...... . .... .. . .
..% .......... .... .... ..... .... ...

.... ... ... .... ... .... .... .. ...

. . . . . . .


7 7


.. ..... .... ... ..... ..... ..
. .. ... . . .. ... .

.... ..... ... ..... .


.. .... .... .. .. ....













. . . . . . ...
.. ............. ..

............... ... .






........ . . . .






.. .........
























































. . . . .




















































































err:..:


















...............
............... ..

-,;-XIMW NO











----------
















a









Aqui s tenemos ypa, ahora, dos tabaqueros aut~nticos. A aquel taba--
qur del primer ib-m, indudablemente, ,no Io habia visto nunca Lan-
daluze; pero a stos los vio. Y aqui los prwenta, de pie uno, es-
,giendoia hoja y con algunos tabacos torcidos en la otra mano, y un se-
gundo operario, sentado en un banco, utilizando el instrumento que se
emplea para medir las vitolas Es decir, ya se ve exactamente un momento
caracteristico en cualquier chinbalito: no estamos en la nave de nmin
guna tabaqueria, sino que estamos en un %chinohat, donde trabajau nada
mds que dos operarios, dos tabaqueros, -pero stos son dos tabaqueros
de verdad. Han sido vistos en la realidad, son aut6nticos personages
tipicos, en una situaci6n idinticamente tpica.
Varcos a ver 'ahora otro personaje que viros antes en el prim'r
ibum, pero esta vez en forma m s real: "El Calambuco".
Vean ustedes ahi la caricatura del "calambuco" en el personaje quw
esti en segundo piano, observan la actitud, la expresi6n. Se trata de
una estupenda pintura del "calambuco". Aqul hay una intenci6n sati-
rica indudable.
Vamos a vol- r a ver otro personaje que nos enwtramos antes:
A"Los Azante de Ventana".

Y ahora vean ustedes a este amante de ventana, que todavia pudiera
ver de cualqxuer otro pais, perw, en cambio, nos Io ima g mos perfec-
tamente blen en La Haban;X Vieja, an algunas do-estas venta1s que
tienen algo de carcelanrat, con esta muchacha asomada all arriba, y
esta actitud romintica del personaje, que parece que esti cantano un,
aria d Verdi.

Pero mucho mejor que estos grabados, vamos a ver "Los Matape.
rro". Veomos iesta escena callejera.
Vean ustedes: &te es un grabado que a ml me parece de los mejo-
res de este Mbux, porque aqui, al mismo. tiemp0 que intenci6n satirica,
o mejor dicho, que intenci6n oiticista, hay una profunda ternura. Estos.
tres iuchachos recuerdan a1gunos de los muchachos de Bartolom6 Es-
teban Murillo (1617-1682), de a ptura de golfos que hizo Murillo,
que son Io mejor de au pintura, 'y no sus Innu cuadas almiiafdas T


76Af














































todas las pIlnturas religiosas que el maestro sevillano hada en serie en
su taller, para venderlas a cuanto convento, iglesia o capilla hubiera

77









en la amplitud del mundo hispinico. En cambio, estos tipos del pueblo
oI los, cuales Murillo Iogr6, osas extraordinarias est6 tambi en,
Jpgrad)s aqtii, en este precioso grabado de Uandaluze. Aqu hay tres

















-chiquillos cubanos, quo significant. Ia. sintesis racial que. caracteri Iza A
nijestro pueblo. Aqui hay un chiquillo rubi"o, pero hay, tamb'ie-n un

chiquillo negro y un chiquiilo mulato; jr lrl'aa s-,-r l-s tres famosos

per-sonajes de Ia Virgen de Ia Caridlad, es decir, Ia sirnbolizacio~n de





































? : ... .... . t ..c... :. ...: .....-..-..... .. ..... ,-....




.. . . . .. . . . . . . . o -




. .. . .:- :-.X._.-..... .... : ,
. . . . . .. .. .-




. . . . .










U0s tres tips exwstentes en. ef pats. EAtS.n umndos en el juego. Este gra-
bado, podria server para flustrar uno de los ms bellos peemas de Nico-
Ls GuiI1t.n, que se refiere a ninos de distinct color 'ugtando en la ciLe.
La escena corresponde tarnbi6n a esa situaci6n de abandono de la
wnez, caraceristica de nuesto siglo xm, qua habia. sido denunciado
con extmordiriaria elocuencta, desde 1830, pot Jos A. Saco (1797-
1879) en su clebre Memoria sobre la Vagancia en Cuba, en donde
denunciaba la situaci6n de ia nfie desvalida, sin esca~las, sin ofiio
nihguno, y entregaca preniaturamente a los vicios. Este grabado de
Lan&daluze recoge un pedazo de la vida cubana, con una agudeza extra-
ordm'aria.
Como recoge tambien el pr6ximo grabado --el Iltirno do los que
vamos a pasar esta noche-, que se refiere a un personaje tipico tambi~n
de nuestra vida colonial: "El M dico de Campo".
Vean ustedes al midico de campo, guiado por un guajiro, que
Ileva su capa de aguas y su paraguas, jinete en una mula, atravesando
los. campos Para lievar la asistenc a m dica a sus pacientes campesinos.
Ya sabemos qtu, en roalidad, no era muy abundante este service
midico en el campo, que, en los campos de Cuba, eran muy pocos
los xndicos que se aventuraban. Pero alguno habia y, entre esos algu-
nos, aqui tenemos un ejemplo.
Bien: vamos a terminar Ircapitulando un poco lo que hemos visto
aqui esta noche.
Entre 1792 --en que comienza a escribir sus artculos de costumbres,
en el Pahel Peri6dico de La Habana, don Manuel de Zequeira y Aran-
go- y 1881 -n que se publica este riquisimo libum de Tipos y cos-
tumbres de la Isla de Cuba, con pr6logo de don Antonio Bachiller y
Morales, una clase social fue madurando, un'a clase social que fue
convenciendose de su car~cter hegem6nico, conductor, en la historia de
Cuba, qu. intent6 obtener por las buenas, de Espania, las reformas
ocon6micas y politicas en Cuba que le permitieran controlar el desa-
rrollo y cl fomento de las riquexas insulares; queen algunas de sus
porciones intent6 unirnos a los Estados Unidos de Nortearnrica para
propiciar el desarrollo econ6mico, industrial, de nuestra tierra, que,
pot filtimo, convencida de la ineficacia de las dos vias anteriores, se
decidi6 a pelear por la indpendenmia, y que, dividida por intereses


60










localistasno acab6 de presentar un frente unido al Gobierno espafo
y prefiri6" transar la guerra en El Zanjon.








OKI



















... .....









En 1881 la situaci6n era cara. En 1881 ha transcu rido un -afio de
las Conferencims Filos6ficas de Enrique Jose Varona (1849-1933), que
signfican el planteamiento de los problemas de Cuba desde un punto
de vista rigurosamente cientifico, en este caso fundado en el positivisro.
Pero el 1881 significa tambiin que ya ha comenzado, con Jos6 Marti
(18531895), una profunda transformaci6n que afecta, w solamente
a :la ideologia polifica, sino que empieza tambidn a transformer, con
gran profundidad, el lenguaje mismo, la expresi6n, que esti dando paso
al Modernaimo. Mart, en 1881, ha publoado ya los dos ninneros de
la Revista Venezolana, en donde hay casi un manifiesto modernista
en el segundo nimero de la revista; ,y publicar-A en seguida ismaelillo,
un libro que habri de revolucionar la t6cnica ddel verso, y que una de
las grandes figuras del Modemismo, Jos6 Asunci6n Silva, tenia p eren-
nerhente sobre su mesa de trabajo.
Es dedir, estamos entrando en una nueva era. Es una era dte crisis
para la case dominante en Cuba, por que cuando ella se retrajo de la
lcha y prefiri6 transarse en El Zanj6n, en ese nismo ,stafnte, en
B-ragu surgi6 una nueva case que recogi6 la hegemopia de la lucha:
la clase que integrarin hombres del pueblo como Antonio Maceo
Mixiimo G6mez, etc.
Hay un omento de detenci6n y de recuento; es lo que pretendz-i.
hacer las mentes mis altas de la burguesia. Ser. "e1 momento Cientificista.
por excelencia en Cuba. Es la hora de Varona y de su positvismo.
spenceriano, es la hora de Andr6s Poey, (1826-1919) difusor del posi-
tivismo de Compte (1798-1857)'y de Littr6 (1801-1884), a quien, no-
obstante, combate en Cuba. Es decir, es el momento en que los cubanos
de mayor jerarqtua intelectual empiezan a plantearse los problerrias del
pais, ya no desde el Aingulo estrecho de los intereses de case, sino del.
anilisis social y politico de las circurstancias que vivimos.
Es muy compremible, por eso, que este gran album, que fue el
"canto del cisne", del costumbrismo, fuera, al misrno tiempo, un primer
inteto de acercarse a lo pintoresco, a to tipico, con un sentido cien-
tifico, eon sentido de folklore. Se pddiera decir que en este 6dbum est~n
Ias bases de los estudios folkl6ricos posteiiores en Cuba. Porque aqui
-lo que no ocurria en el lbum del "1852- ya se pretende dar razones.
cientificas de cosas que antes pasaban inadvertidas.









Es el moment positivista, cientIfico, sociol6gico, folklorista de hues-
tra evoluci6n cultural. Es, al mismo tienpo, un momento en donde se
va 'a ir integrando cada vez mis la conciencia de una pequefia burguesia
de profesionales y, sobre todo, de una clase nueva de artesanos, de
trabajadores, de una clase proletaria que cornienza lentanente a tener
conciencia de si, que comienza a ser una clase en si y que comienza a
reclamar la hegemonia en el inovirniento hist6rico.
Sin embargo, esta hegemonia no se va a lograr entonces, no puede
producirse entonces. Tendra' que trancurrir mucho m4s tiempo para
que esta clase en s se convierta en una cae para s y pueda culminar
en una revoluci6n triunfante. Pero es indudable que todos estos hombres
que hicieron el movimiento costurnbrista, que Io hicieron desde el fngulo
literario, o que lo hicieron tambien desde el punto de vista pla's.co,
desde el punto de vista artistico, son factores importantisimos en la inte-
graci6n de lo que en definitive es la conciencia cubana.
El autor espafiol que recopil6 el primer i1bum del afio 1852, ya se
dio cuenta de que alli estaba presente un pueblo nuevo con caracte-
risticas diferentes: los cubanos, que se pintaban -a si mismos. Y que, a
partir de ese mnomento, los cubanos estarian radicalmente diferenciados
de los espaioles. En 1881 esto no solamente se acepta asi, sino que se
explica cientificamente.
Nosotros ahora tenemos que guardar a estos iniiadores de la con-
ciencia nacional el mismo respeto que guardamos por los que lucharon
con las armas por nuestra independencia. Ellos forma parte de nuestra
herencia cultural. Ellos son, como en el caso de Victor Patricio de
Landaluze, enemigos de la independencia, reaccionarios, sin embargo,
forman parte de nuestra mejor herencia cultural. A pesar de todo,
fueron gentes que contribuyeron a forjar ]a conciencia naional.
Y asi como un Balzac, arist6crata, monirquico y cat6lico, escribi6
una Comedia Humana en donde todas aquellas clauses salen mal paradas,
y demuestra su decadencia, asi este Victor Patricio de Landaluze, re-
accionarin, antindependentista, inte grista hasta la mtdula de los huesos,
fue a pesar suyo, un estupendo descubridor de la expresi6n cubana,
del alma national. Y por eso le debemos y le expresamos nuestro agra-
decimiento.

83









Historia de ia gente sin historia


1860, un dip lom tico ing!s
informa sobre la trata


clandestina en Cuba


Juan Prez de la Riva
Aurelio Corts


Se han descrito Jlo British Parliamentary PaperS como ]a colecci6n
mns rica e finportante de documentos oficiales Uipresos en el Siglo dieci-
nueve en cualquier paf. Karl Marx, dirigni6ndose al p6blico alemn,
escribfa el prefacio de El Ca0al en 1867 con relaci6n al material
publicado en los mismos: "Comparadas con lhs inglesas, a estadistims
sales de Alemania y de los demis passes del occidente de ]a Europa
continental son" verdaderamente pobres. Pero, con todo, descorren el
velo lo sufficient para dejarnos atisbar la cabeza de Medusa que se
esconde detris de ellas. Y si nuestros gobiernos y parlamentos instituyen
pexi6dicamente, como se hace en Inglaterra, comisiones de investig" n
para estudiar las realidades econ6micas; si estas comisiones se lanzasen
a la bdsqueda de la verdad pertrechadas con la misma plenitud de
poderes de que gozan en Inglateira, y si el desempeo de esta tarea
correse a cargo de hombres tan peritos, imparciales e incorruptibles
como los inspectores de fibricas de aquel pals, los inspectors mdicos
encargados de redactar los informes sobre 'ublic Health' (salud pfi-.
bica), los comisarios ingleses encargados de investigar la explotaci6n
de la mujer y del ninio, el estado de la vivienda y la alimentaci6n, etc.,
retrocedgriamos aterrados ante nuestra propia realidad. Perseo se envoL
via en una capa de niebla para p eguir a los monstruos. Nosotros nos


85









tapamos con nuestro embozo de niebla los oidos y los ojos para no ver
nimirv las'monstruosidades y poder negarlas"*
Para materializar la importancia fisica de esta extraordinaria colec-
ci6n de informes bastara decir que los 1,000 volimenes que la componen
totalizan bnms"de 350 millones de palabras.
Los Parliamentary Papers fueron originalmente editados en folletos
de33 X 21 c. cada uno conteniendo un informe especifico o relacio-
nado con un hecho concreto. Existen en el mundo muy pocas colecciones
completes; la mms corsultada, ]a del Briitish Museum de Londres, sobre
]a que trabaj6 Marx, los agrupa en 27 rfibricas conteniendo desde unas
decenas hasta varios cientos de vol6menes. Gracias a la popularidad
que Marx les dio los Parliamentory Papers se han convertido en'una
fuente de obligada consulta para los historiadores del capitalismo in-
dustrial, y recientemente la Irish University Press ha acometido ]a ingente
tarea de su reimpresi6n completa, que en 1970 con 520 volfimenes
alcanzaba ya la casi mitad del total. Entre ellos se encuentran 1s94
que corresponden a Ia serie.Slave trade, que es de importancia decisiva
para la historia econ6mico-social de Cuba** contemendo decenas de
copiosos informes enviados a todo Io largo del siglo xm por los c6nsules
en La Habana, los m s se refieren al contrabando de esclavos, pero
tanto 6stos como otros relacionados con el comerCio exterior ofrecen
valioslsima infornaci6n sobre los mi dversos temas.
Desde 1820 hasta 1878 los c6nsules britinicos eran, por lo general,
ademis .Jueces Comisarios en, -a Comifidn Mixta, para ia represi6n
del trdfico negrero y en este doble caricter enviaban peri6dicamente
informes al Foreign Office,. casi siempre -acompaniados. de abundantes
,piezas justificativas; s6lo unva pequenia parte ,de esta, voluia co-
rrespondencia fue incluida, por orden del gobierno britfinico enlos
Parliamentary Papers ya mencionados, el resto se conserva en el Record
.Office de Londres en varios cientos de legajos agrupados bajo el rubro:
Havana consular dispatches.


MARX, CARLOs. El Capita; crstica de Ia Economfa Politica. Tr. de Wen.
ceslao Roces. M~xico, FCE 11941] p. 7.
** Al final de ete articulo preslentamos la relaci6n de los titulos corres-
pondientes a esta series.


786










Se copender Iejor el interns y la importancia de este fondo
si se tiene en cuenta ia pasi6n abolicionista que anim6 siempre a estos
funcionarios y su vivo inter s en todo cuanto podia favorecer la inde-.
pendencia de Cuba y estorbar su anexi6n a Estados Unidos. Algunos,
c6nsules como Turnbull y Crawford establecieron un verdadero servidch
de espionaje en relaci6n no s6lo a las actividades delictivas de la trata
sino en cuanto al desarrollo de la industria azuearera y la expansi6s
de la influencia norteamericana en Cuba.
El documento cuya traducci6n y cornentario se ofrece a continua-
ci6n, es una muestra representativa entre cientos de otros semejantes.
pero ademfns se refiere a un periodo poco conocido de la trata y duranteo
el cual la opini6n corriente estima que 6stase hallaba ya casi extinguida,
las cifras de Crawford, cualqtiera que pueda ser su exageraci6n, pro..
barn ampliamente lo contrario.
Otros documentos semejantes cuya traducci6n y estudio esti en pro-,
-ceso serin publicados en los pr6ximos nfimeros de la REVISTA.



DESPACHO DE MR. CRAWFORD, 1 JUEZ DE SU MAJESTAD
EN LA CORTE DE LA COMISION. MIXTA(2) EN LA HABANA,.
DE FECHA FEBRERO 5 DE 1861, CON RELATION A LA TRATA
DE EScLAVOS EN CUBA.
DEL JUEZ COMISARIO CRAWFORD A LORD J. RUSSELL.(sJ
(Recibido el 11 de marzo)
La Habana, febrero 5 de 1861

SEROR:
Tengo nuevamente el desagradable deber de manifestar a Su Sefioria
que ]a trata de esclavos se mantiene en esta isla en gran escala, y que
lejos de haberse hecho odiosa a la opinion pfiblica, hay mis personas,
aun con fortuna e influencia, comprometidas en la misma.
El Gobierno de Su Majestad(4) ha seiialado constantemente las con-
secuencias desmoralizadoras de este trifico abominable, y de que haya
siempre entre los oficiales espafioles alguno que sea tan mezquino como
para vender su honor por una recompenrsa. Son muchas las victimas de


87'









esta venalidad que han sido licenciadas de sus cargos, pero no hemos
visto ningorn caso en que los oficiales que se han envilecido y que han
deshonrado el servicio real a que pertenecen, hayan sido castigados o
degradados; y auin despu~s de haberse mantenido en el cargo el tiempo
suficiente para ahorrar una fortune mediante el soborno, al ser desti-
tuidos conservan el dinero adquirido en tal forrpa, lo que les permite
retirarse con una fortuna.
Este estado de cosas, que comenz6 inmediatamente despus de la
atificacli6n del Tratalo con Espafia para la abolic6n de la Trata,(G)
ha proseguido y se mantiene; encontrindose actualmente sistematizado
con mayor perfeccion (por medio de una tarifa en algunos casm, pagin-
dosele ]a comisi6n a un agente), y prorrateindose este dinero mal habido
entire los oficiales, de acuerdo con su categorna.(O)
El pueblo de esta isla y los oficiales espa'ioles, deshonrados por el
abandono del deber, han ilegado a tal grado de corrupci6n y abyecci6n,
que algunos de los ficos propietarios han arrendado sus haciendas, y
en las mismas se ha proporcionado a los negros reciin llegados la pro-
tecc6n ofrecida a los negreros por la Ley Penal de 1845 (Articulo 9),()
y ni ellos, ni los oficiales espoles que han tolerado el desembarco de
los esclavos, los que a su vez ban evadido el ser capturados gracias al
encubrimiento de los propietarios, no han sido en modo alguno objeto
de desprecio en la sociedad de esta comunidad traficante de esclavos,
donde los m6s notorios por haberse enriquecido con el trffico de esciavos
africanos son cohuados de honores y condecoradiones espanolas.8) Al-
gunos han llegado a recibir titulos de nobleza por recomendaci6n de
dertos capitanes generales, que no pueden haber ignorado sus 6xitos en
Ia trata, ()y Su Cat6lica Majestad no podria imaginarse la posibilidad
de que tal recomendaci6n se hiciera en favor de hombres cuya reputa-
ci6n em tan Intimamente conocida de sus Representantes, y que ese
infonne ordinario mezclase a esos altos oficiales con ]as aventuras escla-
vistas de los ya ennoblecidos negreros, en la compliddad de la intro-
ducci6n de los mismos en esta isla por una remuneraci6n valiosa.
En la fecha del Tratado con Espafia para la supresi6n de la Trata,
se calculaba la mortalidad de esta desgraciada raza entre 73/ y 10%
anual. Este Tratado y nuestros esfuerzos por reprainir la Trata, tuvieron
eI efecto de elevar el precio,M1 y en consecuencia di6 lugar a un mejor


88









tratarniento de los esclavos y una disminuci6n del promedio de morta-
lidad a alrededor del 5 por ciento.4l0
Han transcurrido mas de veinticinco ainos; y a su Sefiorla le sera
evidente que de no haberse mantenido una importaci6n enorme de
africanos, ]a esciavitud, en esta fecha, casi se habria extinguido en Cuba,
en lugar de haber realmente ma's esclavos actualmente en esta isla que en
1835.(12)
El General Concha.24) a pesar del inmerso n'mero de esclavos
que fueron importados durante el largo periodo de su segundo nom-
bramiento, asegur6 a su gobierno quc casi se hablia terminado el trafico
de esclavos; siendo ast, en realidad, que la Trata durante ci perodo de
Ia administraci6n de su Excelencia, se mantuvo con mayor vigor y 6xito
que en tiempos del General Roncali.(a) Lamento tener que decir que
se continua complete y extensamente ahora, bajo el gobierno del General
Serrano.(14)
Los navios empleados para efectuar el trifico de esclavos han sido
principalmente de construcci6n americana, prefiriendose por supuesto
barcos bien conocidos por sus cualidades mariners, y que se buscaban y
adquirian aqui y en otras partes, los avlos. y hs tripulaciones espaioIlas
sublan a bordo aqui y en puertos de afuera o cayos vednos, de donde
proseguian su viaje hacia Africa; pero a partir del afio 1858, cuando
hubo tal escindalo acerca de nuestros cruceros que abordaban los buques
americanos en estas aguas,(15) se ha mantenido casi exclusivamente el
tr~fico por navios bajo esa bandera, que son equipados y parten de
los Estados Unidos, y ha sido tal el efecto de la impunida5 disfrutada
por los traficantes que los patronos americanos y las tripulaciones no
titubean en continuar a bordo y ponen todas sus manias y energlas en
evadir a los cruceros de su propio gobierno tanto en la costa de Africa
como en las aguas de Cuba, de donde se han retirado todos los barcos
de guerra de su Majest-..d en los U'ltimos dos alios.
El nmero de barcos espanioles dedicados a la Trata ha disminuldo
consecuentemente.
De vez en cuando se encuentran barcos traficantes bajo las banderas
de otras naciones, que asumen tales nacionalidades con el objeto de
burlar a los cruceros de su Majestad y de los Estados Unidos.

89









Recientemente algunos aventureros han ilegado a la Costa de los
]sclavos(1) bajo la bandera francesa, y el barco Don Juan que sali6
de este puerto el 11 de agosto pasado, acaba de lograr desembarcar su
cargamento de 607 esclavos. El capitan Gallet (miembro de ia Legi6n
tie Honor),(17) y !a tripulaci6n, despu6s de destruir el barco, desembar-
raton en C~rdenas, de donde fueron enviados como prisioneros a este
lugar, y, sin mM investigadones, fueron puestos a disposici6n del C6nsul
General de Francia;-(15 su relato de que el barco hizo agua- y se vieron
obligados a abandonarlo en alta mar durante su viaje a China,O19) parece
haber sido creido por las autoridades.
La dificultad con que tienen que luchar los negreros es su captura
en ]a costa de Africa. No creo que exista ejemplo alguno de algdn
barco traficante que haya logrado escapar con su carga desde alli, ni
Ie es posible efectuar su desembarco aqui; algunos, es cierto, se han
encontrado con barcos espafioles que los han capturado, pero fuera de
estas excepciones han sido siempre capaces de sobornar a las autoridades
locales; y aunque ei dinero que les cuesta desembarcar sus esclavos cons-
tituye una carga enone, es tal el precio obtenido por un bozal de un
tiempo a esta part, que les resulta altamente remunerativo.
A los lucumies se les fija un precio promedo de 1,200 d6lares por
cada uno en el lugar de desembarcc, por lo que queda amplio margen
para el aventurero conque hacer frente a los gastos, los que estimo en
la forma sig*iente:


Costo delnavo y provisiones ............................
Cost de 500 negros a 50 d6ares...........
10 por ciento de mortalidad.......
jomal y gratificaciones del capitin y la tripulaci6n
Soborno para desembarcar 450 esclavos, a 120 d6lares cada uno


Inter6s de 1 ao hasta liquidarlo, al 10 por ciento anual


Venta de 450 esclavos, a 1,200 6ares cada uno ....

Ganandia de-la expedicin.


D6tares
25,000
25,000
2,500
30,000
54,000

136,500
13,650
150,150
540,000

389,850


90










Pero el gasto real en caso de que un barco negrero sea capturado
vaco, aunque completamente equipado, es solarnente el costo del barco,
las provisiones y el inter s sobre el misino, es decir, 27,500 d6lares,
porque los salarios y gratificadiones son eventuales, s6lo pagaderos si ia
aventura tiene 6xito; la p6rdida por la captura con negros a bordo
podria elevarse a no mans de 55,000 dares. En consecuencia, sera evi-
dente para Su Sefioria que el 6xito de una aventura recompensa amplia-
mente al negrero por la p6rdida de diez de sus navios que fuesen cap-
turados sin esclavos a bordo, o por cinco que lo hayan sido despues
de haber desembarcado a los negros. Estos hechos explican suficiente-
mente el aumento y continuidad de este detestable trAfico.
Es evidente, al menos hemos tenido la experiencia de ms de veinti-
cinco afios, que no se han hecho esfuerzos por Espania para poner fin
a ]a Trata; no podemos esperar jamis el cumplimiento del Tratado de
1835 por gentes que consideran las obligaciones especificadas en el mismo
como perjudiciales a los interests de esta isla, Ia que, a partir de la
supresi6n de la Trata con Brasil,(") se ha convertido pr-cticamente en
1 inico mercado de esclavos trakdos de las costas orientales y occiden-
ales de Africa. Suplico encarecidamente a Su Sefioria me permita
expresar mi opini6n despues de la experiencia y la observaci6n de cerca
de diecinueve afios de servicio aqui. No existe intenci6n alguna por
parte del Gobierno espafiol o sus oficiales de cumplir lo estipulado por
el Tratado~2 No se puede encontrar lealtad o convicci6n en sus
promesas u ofrecimientos al respecto; por el contrario, su total preocu-
paci6n consiste en c6mo evadir su cumplimiento. La Ley Penal de 1845
parece haber sido compilada para proteger a los negreros: hemos visto
que lo hace muy eficazmente y que siempre ha habido medios iinagi-
nables para sustraer al castigo a todos los complicados directamente o
a los que toleran Ia importaci6n de esclavos que se prohibe por el
Tratado.
He mostrado a Su Sefioria las tentaciones que existen para Ianzarse
a la trata de esciavos afficanos, que el negrero puede sufrir diez cap-
turas de barcos equipados, o cinco de barcos con negros a bordo, por
una expedici6n exitosa. He demostrado c6mo esa sola expedici6n exitosa
enriquece a los corrompidos oficiales y autoridades espaiolas, altas o
bajas, demostrando consecuentemente el interns que tienen en su con-


91










tinuaci6n, y. que ]a Isla de Cuba es actualmente el 4nio mercado para
esclavos en el Mundo Occidental.
Por lo tanto ahora tenemo que abandonar nuestros mitentos de per-
suaci6n con Espa'na para poner fin al trifico, si nuestra pasada expe-
riencia es suficiente para probar al gobierno de Su Majestad la nece-
sidad total de cualquier gesti6n efectiva por parte de Su Cat6lica
Majestad para cumplir los compromisos del Tratado, y proceder a la
adopci6n inmediata de las medidas mis energicas para forzar su cum-
plimiento, o rendirse a las maquinaciones de esas gentes que han tenido
xito hasta ahora en convertir este Tratado en letra muerta.

Se ha agido, como una excusa para los representantes del Gobierno
Espaiiol aqui en Cuba, que es tal la necesidad de trabajo y el conse-
cuente odio de los habitantes por cualquier medida rigurosa que pueda
ser adoptada para la prevenci6n de la trata de esciavos, como es la
captura de los negros recientemente importados y el castigo de los negre-
ros, que u se fuera a levar a efecto, podria dar lugar al descontento
y poner en peligro la seguridad de la Isla.

Me siento enteramente satisfecho de que esto sea no s6lo un temor
infundado, sino tambien una invenci6n reLacionada con el miedo de pro-
seguir cualquier medida para la supresi6n del trifico, y poner fin a Ias
fuentes de enormes ganancias que provienen del cohecho y la corrup-
ci6n que existen en la actualidad.22)

El Gobereno de Espaiia, si resolviera poner fin al traffic de esclavos y
cumplir sus obligaciones con Gran Bretaiia de acuerdo con el Tratado
para su supresi6n, tiene aqui los medios a su alcance: puede hacerlo
cuando le plazca, y sin afectar su doninio de la Isla, ni poner en peligro
su seguridad como dependencia de Su Cat6ica Majestad.

Tampoco es una politica inteligente Ia practicada por Espania disi-
mulando la introcucci6n de esclavos, y las infracciones continues de la
Ley y del Tratado para la supresi6n de este trAfico implo. Por el contra-
rio, creo que los c0culos que presento a continuaci6n probarmn, para
satisfacci6n de Su Sefioria, que 6ste puede ser causante de ]as consecuen-
cias mis ruinosas y que los cubanos no pueden competir, en la producci6n
y manufactura del aicar, con el trabajo libre de las Islas Brit4nicas.(3

92









El precio actual del negro bozal es de 1,200 d61ares.24 En esto me
baso Paracalcular el costo anual de u nesclavo pagado a este precio, a
saber:
D61are
Interns al 15 por ciento 18044414 9 d. 0qwISO
Mortalidad, 25 por ciento=2) ............. 300
Aprendizaje de un anlo y medio, dividido por 20
anios, duraci6n estimada de su vida, 7Y por ciento
del costo .91
Comida, ropa y atenci6n m6Uca, a 10 d6lares men-
suales .. ................... .......... ,4 .....4120

Costo del trabajo de un esclavo al ao.... 690

O sea 57 d6ares con 50 centavos al rues, igual a 11 libras, 10 chelines,
u ocho chelines, 10 peniques por cada uno de los 313 dias laborables
del afio!

Respetuosamente expongo a Su Sefiorla que ningfin producto agri-
cola serA sufficient para pagar tales jornales y que la mina amenazari
a los que ernprendan tales actividades.

Los defensores de la, esclavitud dirAn, tal vez, que los cilculos ante-
riores son extravagantes. Mi respuesta es que redentemente se ha
pagado este precio por negros bozales; que el dinero no puede ser obte-
nido por los hacendados tan barato como al 15 por ciento anual; que la
mortalidad frecuenteente sobrepasa al 25 por ciento, y es rar vez
menor; que el periodo de aprendizaje no ha sido sobrestimado, y esti
basado en informes que he obtenido de hacendalos con experiencia; y
que, a los mis exorbitantes precious de todo lo necesario aqui, el esclavo
no puede ser vestido, alimentado y atendido por menos de lo calculado
por mt.

Veamos ahora un estimado del costo del trabajo de los culies chinos
del cual tengo el honor de presentar a Su Sefioria el estimado siguiente:
Costo del contrato por ocho anios, 340 d6lares:


93









D61ars
Inter&s al 15 pr ciento anual 2....+ 51,
Salario de 4 d6lares, comida, ropa y atenci6n m6-
dica por 10 d61ares ....................... 168
Mortalidad, 5 por ciento +............17
Aprendizaje, 6 meses en 8 anios ........... 21

Cost total del trabajo anual. ...........257

o 21. d6lares 41 centavos, o 4 libras, 5 chelines y 9 peniques al nes, igual
a cerca de 8 chelines 3 peniques al dia, de los 313 dias laborables que
hay en el afio, cantidad wuy poco favorable si se la compara con el
importe de la mano de obra en las colonias de Su Majestad en las Indias
Occidentales.
Es posible que si el Gobierno de su Gat6ica Majestad pudiera ser
convencido de la gradual, aunque no menos dierta, ruina de todos lo
-intereses agricolas-en Cuba a que puede conducir esta political err6nea,
impartiria 6rdenes para que se JIevase a efecto, sin importar los riesgos,
la supresi6n de la trata de esclavos.
Pero debo sefialar respetuosamente a Su Sefioria, que si una propo-
sicI'n2't que se ha hecho a ese Gobierno, y que se esta alentando por
todos los medios e influencias en Madrid, resultase aprobada, cuyo obje-
tivo es la importaci6n de negros de Africa, bajo contratas por un periodo
de anios, como trabajadores libres, los parddos aqui, promotores de esta
especulaci6n (pues no es otra cosa) concern bien que los negros en
Africa no querr~n contratarse voluntariamente para venir a trabajar
aqui, y tengo buenas razones para expresar a Su Senioria que su plan
es hacer contracts con los reyes por todos los prisioneros que ellos pue-
dan entregar en ciertos lugares, y a tanto por cada uno, y se va a poner
en practica la farsa, de la contrata cuando, en realidad, la base es ]a
esclavitud, y la Compafia que va a realizar este nuevo fraude es Ia que
paga par cada negro, estando solamente en espera de la sanci6n del
Gobiemo espafiol para lievarlo a cabo en gran escala, por partidos de
gran riqueza e influencia.
Concluire. este despacho, que se ha vuelto demasiado largo por lo
excitante del asunto, incluyendo a Su Seijoria una breve exposici6n de








los esclavos que se han logrado introducir y de los capturados durante
el pasado aiio de 1860, que han llegado al conocimiento de esta oficina
y que muestra los resultados siguientes:
Capturados
Desembarcados ....................18,671 3,642
Afi~dase un tercio ..............6,224
Total ........................ 24,895 3,642

y aparece en los archivos del consulado, que mris de 50,800 chinos han
sido traidos aqul desde el afio de 1847,(28) casi todos los cuales, a excep-
ci6n de los fallecidos, permanecen aqui, y en general, no esta'n deseosos
de regresar a su propio pals.
Tengo el honor, etc.

JOS. T. CRAWFORD
(firmado)

P.D. Los esclavos trabajan los domingos al igual que los otros dias de
la semana; asi que para ellos hay 365 dias al anio, lo que reduce el costo
de su mano de obra para sus dueios a 7 chelines 6 peniques al dia.
Al reducir ]a tasa de mortalidad al 10%, lo cual esta muy por debajo
de la norma para los negros nuevos, el cost de la mano de obra en 365
dias al aio viene a ser de 5 chelines y 6 peniques al dia.

Considerando el cost del bozal en 60X d6lares o sea, ]a mitad de
lo que se ha estado pagando corrientemente por los hacendados de un
tiempo a esta parte, y una mortalidad de un 10 por ciento, la mano
de obra esclava viene a ser de 3 chelines y 6 peniques al dia.

En los cilculos anteriores no se ha tornado en cuenta Ia enferme-
dad, etc., y los hacendados mais inteligentes la estiman en 1 6 1Y2 a
la semana.

Adjunto,

RESUMEN delfn Amero de esclavos que se conoce que han desembarcado
en Cubadurante el aiio de 1860; proporci6n de los capturados, etc.


95









Nfirnero de esciavos NMimero de Llevados a
desembarcados captura dos Nassau
Reportados de enero lo. a
septiembre 30 ........ 12,060 1,433 364
Desembarcados de septiern-
bre 30 a diciembre 31.. 6,611 2,209

18,671 3,642 364
Aum~ntese un tercio( .. 6,224

Totales... 24,895 3,642 364

Habana, didembre 31 de 1860
(Fdo.) JOS. T. CRAWFORD
Juez Comisaxio.
NOTAS
1) Muy poco es 1o que sabemos de los Tucker Crawford, y lo mis interesante
nos lo dice Francis Ross Cocking, Vice.c6nsul ingl& en La Habana bajo
la autoridad del cilebre abolicionista David Turnbull, C6nsul General.
Crawford Ilega a La Habana el 5 de junior de 1842 para ocupar el cargo
de Juez Comisario en la Comisi6n Mixta para la represi6n del trifico ne-
grero, asi como la Superintendencia de libertos africanos, cargos para, los
cuales el Gobernador Ger6nimo Vald6s se habla negado a dar la investidura
a Turnbull, a causa de sus exaltadas opiniones abolicionistas. Al ier expul-
sado Turnbull, el 16 de aosto de 1842 por las autoridades espandlas a
causa de su actitud militante en pro de la libertad de los eacavos, Crawford
lo sustituye como C6nsuI General.
Turnbull tenia como auxiliar a Ross Cocking, que se decia Vice-Cnsul,
aunque no figurase en la lista diplomatic y &te nos ha dejado una relaci6n
interesante de sus actividades conspirativas abolicionistas bajo Turnbull y
Crawford, aunque sujeta a ciertas reservas a causa de que Cocking rz-iado
del servicio exterior ingl&, por los mismos motives que Turnbull, intent6
venderla en 1852 a los representantes diplomiticos de Espafia en Venezuela,
en donde a la saz6n residia, sumido en la mayor rmiseia.
Este extenso decumento, en que se mezela profusamente Ia verdad y la fari-
tasla fue publicado junto con otras piezas relacionadas con 61, en el Boletin
d Archivo Naciorw septiembre.octubre y noviembre-diciembre de 1904, y
resum'do por Jorge Quintana en su Indic* do *xtranjeros en el Ejrcito
Libertador de Cuba, t. I, La Habana, 1953, p. 170-178.
Los planes de Turnbull y Ross Cocking consitian, segfin -el docurento
mencionado, en promover una conspiraci6n que desembocase en un alza-
miento general en pro de la independence y por la abolici6n inmediata
y general de la esclaviud.

96










Veamos lo que Ross Cocking escribe relacionado con nuestro protagonista:
r.. .] refers at St. Crawford minuciosamente todo to praclicado ha.ta
entonees y Ia part que bajo Ia direccion del Sr. Turnbull habia yo
tomado, temeroso de que mi conducta pudIera ser desaprobada por mi
gobierno; pero cuando e C~nsul General Mr. Crawford aprob6 mi
proceder alent4ndome y aconsejd'ndome en el particular, recibi un iluevo
impulso qu* aumen6 mi celo y energia [1.- .] nmediatamente despuis
de mi confetencia con el Sr. Crawford hice reunir el Cornite o .ds
bien los dos cornitis, compuesto el uno de blancos y el otro de negros
y mulatos. Estos dos comitis principaimente el de blanco habia em-
pezado a desanimarse con Ia remocikn del Sr. Turnbui., les hice presente
rni conferencia con el nuevo c6nsul y [a manera como habia aprobado
mi conduct alentandome a continuar. Estas notices dieron nueva vida
a ambos comitis, particularmente al compuesto de genie de color yen
menos de ocho dt's se despacharon ernisarios para todos los punlos
de Ia isla. [...] Habiendo recibido en esta Ipoca el destino de Agente
para Jamaica con objeto de promove.'r una corrienie de emigracin de
Ia Isla esclava a la Isla libre fui aconsejado por el Sr. Crawford de
trasladarme a Jamaica ponilndome en contacto personal con Lord
Elguin [...] El Sr. Crawford me proporcion pasaje at efecto [...] y
me dio carias [de recomendacion].
A lo que parece [as autoridades colonialesI inglems no deseabn compronte-
terse abiertarnente en una conspiraci6n abolicionista y Ross Cocking result
ser tn agente demasiado indiscreto, asi es que, seguin se desprende de su
propia relaci6n, lo marginaron suavcmerte. Pero to que res i ha de todo
este relato confuso en donde Ia reajidad y la fantasia parece rnezvlarse
profusamente, es que Crawford aunque con ms discreci6n y prudencia
que Turnbull sigui6 sus mismos designios, pero con los aflos volvi6se algo
apftico, a medida que ]a influencia sudista ptonlooyrL un agiresivo arexio-
nismo esclavista, personificado en las figures de Narciso L6pez y Rarn6n
Pint6.
En 1843 encontrarnos a Crawford viviendo en Ia calle Oficios No. 19 y
desde entonces hasta 1869, fecha de su muerte o definitivo regre-o a Ingla-
terra, se muda no menoas de seis veces; pero sicnpre en La Habaa )1 ntra-
muros y no muy alejado de la zona portuaria. Su 6ftima residencia conocida
fue en Ia calle San Pedro No. 6, antes haba vivido casi diez anios en
Tac6n No, 38Y. S61o parece haberse ausentado una sola vez durante los
28 afios que dur6 su estancia en Cuba, en 1850, probableiuemte para una
corta estancia en Inglaterra. Es a su regreso en que aparece corno socio
de la Casa Comercial Echarte, aunque conservando hasta el finial sus dos
cargos oficiales de juez Conisario y C6nsul General. Desde 1863 hasta 1870
aparece en la Gula de Forasteros Jos Vincent Crawford como Vice-C6nsul,
no hemos tenido confirmaci6n pero pensamos que pudiera tratarse de su hijo.
Durante los largos afios de su estancia en La Habana, Crawford se interest
siempre en la rep'esi6n de )a Trata, y aunque su actitud fitese mas discreta
que la de Turnbull no por elo fue menos vigilante ni ienos "politizada",
comentando la proclarna de Cspedes sobre Ia cuesti6n esclavista el 27 de
diciembre de,1868 en Bayamo, Crawford califica esta actitud moderada como
"una farsa miserable". (THOMAS Cuba on the pursuit of Freedom, London,
1971, p. 247, No. 4). La expresi6n a la luz de lo o parecera hoy injusta, pero hay que tener en cuenta qie ni siquitra en
Guimao se aboii6. realmente Ia esclavitud, y su propio vigor e3 prueba
que el fervor abolicionista de Crawford no habia disminuido con los afios.
2) La Comis6n Mixta de Justicia para Ia supresi6n del trifico negrero fue
creada por el tratado anglo-espaiiol de 1817 y, su prop6si o era deterrinar


.97









ci bien fundado de las presas negreras hechas por los cruceros de ambos
pale. Los negros apresados a bordo habian de declararse emancipados,
si la dcisi6n del ibunal estableca que habian sido traido directamnente
de Africa.
El nuevo tratado abolicionista de 1835 reforz6 las disposiciones del anterior,
precis6 las caracteristicas propias del buque negrero y la manera de
identificarlos. Desgraciadamente los cruceros tanto ingleses como espafioles
no podian detener en alta mar buques que enarbolasen banderas otras que la
de Inglaterra, Espafa y Brasil, lo cual daba virtual inpunidad a los negreros
en el vasto ociano. Podfan hacerse presas s6lo en el momento del embarque
en la costa de Africa o en el desembarque en las de Cuba. Pero esto iltimo
resultaba dificil a causa de la complicidad de las autoridades espafiolas.
Mis tarde respondiendo a las reiteradas reclamaciones inglesas, Espafia pro.
mulg6 Ia llamada Ley Penal del Trdfico Negrero, pero sta por su articulo
9 reducia a la nada todas las sanciones que se proponian contra los trafi-
cantes de hombres .(Vase la nota 7).
La composici6n de la Comisi6n Mixta en 1860 era la siguiente:
Juez espaiiOl
Sr. Don Manuel Espelius y de Esquivel, Capitin de Navio honorario. Miem-
bro de ]a Sociedad Econ6mica de Amigos del Pals.
Juez britdnico
Sr. Don Josi Crawford_ .C6nsul ingl~s.
Arbitro espafiol
(puesto vacante, en 1859 lo desempefiaba D. Jacinto Gonz&1ez Larrinaga,
Gran Cruz de Isabel La Cat6lica).
Arbitro britdnico
Sr. Don Guiltermo Dudley Ryder.
Secretario de los comisionados britdnicos
St. Don Juan Vicente Crawford.
Secretario del Tribunal
St. Don Crisf6bal Va1dhs Bavenent, Abogado de la Real Audiencia.
La manera de operar del tribunal era realyente pintoresca: "Cuando sucede
que los dos Jueces no estin acordes respecto a la sentencia, o suitandose
entire ellosa lgina divergencia de opini6n se saca a la suerte el nombre de
uno de los dos Arbitros y con su asistencia se pronuncia el fallo definitivo."
(Gula de For~ateros en /a Siempre Fiel Isla de Cuba para el Afio 1860.
Habana, 1860, p. 161).
Lo cual queria decir que cuando le tocase al irbitro espafiol dcidir, el
negrero, aun cogido "con las manos en la masa" era imperturbablemente
declarado inocente. Los cargos espafioles eran honorarios pero no asi los
ingleses. El Juez brit4nico, que generalmente era a su vez el C6nsul general,
tenla categoria diplomatic de minister plenipotenciario y devengaba un
sueldo de 4,000 libras anuales, suma considerable para la 6poca.

3) Russel, Lord John (1792-1878). Politico liberal ingl6. Hijo tercero del
6o. duque de Bedford. Luch6 decididamente por la emancipaci6n de los
cat6licos ingleses y formaba parte del gabinete de Lord Melbourne cuando


no










iste hizo aprobar ia ley (1833) aboliendo totalmente la esclavitud en las
colonias britinicas. Fue varias veces primer ministro, y en la poca en que
fue escrito el documento que publicamos era Ministro de Relaciones Exte-
riores del gabinete de Palmerston. Gran senior liberal, de amplia cultura
humarista, pero mediocre hombre de estado; fue, como todos sus coleas,
decidido partidafio del imperialimo britcnico y del capitalismo industrial.
Su abolicionismo no obstante fue sincero y tanto el como Palmerston fueron
)a pesadilla de los negreros cubanos.
4.) Britinica.

5) Espafia celebr6 dos tratados con Inglaterra relativos a la abolicion del trifico
de esclavos en la Isla de Cuba. El primero, ratificado en Madrid el 22 de
noviembre de 1817 por el cual Espania recibla la suma de 400,000 libras
esterlinas como indemnizaci6n de los perjuicios que al erario p6blico pudiera
ocasonar ]a medida, no pas6 de ser letra muerta. Molestos los ingkses por
la estafa de que hablan sido objeto gestionaron con Martinez de la Rosa,
minstro espanol de relaciones exteriors (Fernando VII babla nmuerto dos
aios antes) un nuevo tratado, finmado en Madrid el 28 de junio de 1835
que reforzaba las cUusulas del primero y creaba determinados organismos
permanentes para su ejecuci6n y control. Es a 4ste al que parece referirse
6nicamente el C6nsul Crawford. En realidad fue tan inocuo como el anterior.
6) En la dicada anterior la suma usual era una onza (17 ps) por cada bozal
desembarcado.
7) Ley de represin del irdfico de negros. (Llamada Ley Penal, etc.) Madrid,
2 de marzo de 1845. Texto en: ZAMORA CORONADO, J. Ma. Biblioteca
de Legullaci6n Ultramarin [...] t. 4, Madrid, 1845, p. 467. Art. 9. Las
autoridades supenores, tribunales, jueces ordinarios y fiscales de S. M. pueden
y deben proceder en sus respectivos casos y segfin sus atribuciones Contra
los que se ocupan de este ilicito comercio, ya sea de oficio, ya por denuncia o
declaraci6n hecha con los requisitos legales, siempre quo legue a su
noticia que se esat preparando una expedici6n maritima de esta clase, o que
ha liegado a tierra con cargamento de esclavos procedentes del continente
de.'Africa; paro on ninon caso ni tiempo podrd procederse, ni inquietar en
su posesidn a los propierios de esciavos con pretesto de su procedencia.
(El subrayado es nuestro).
8) Entre los negreros ms conocidos que fueron agraciados con la Gran Cruz
de Carlos III, que Ilevaba anexo el tratamiento oficial de Excelendsimo
Seior, podemos citar a Joaquin G6mez, Juliin de Zulueta, Salvador Samvi6 y
entre los comendadores de dicha orden a Francisco Marty y Torres, el ci1ebre
Pancho Marty, que decia haber amasado su inmensa fortuna "comprando
blancos y vendlendo negros".
9) Los mis conspicuos de los que operaban en esa 6pma serian, entre otros"
Pedro de la Cuesta, Conde de la Reuni6n (1847) ; Salvador Sam&, Marquis
de Marianao (1860); Manuel Pastor, Conde de Bagaes (1852); jos6 Antonio
Argudin, Marques de Casa Argudin (1872); Francisco Ibifiez, Conde de
Ibi iez (1880); y el mis importante de todos: Don juliln Zulueta, Marques
de Alava (1875)..
10) De 450 ps. por negro bozal hacia 1830 a 650-750 ps. en el decenio sesenta.
11) Para una tasa de mortalidad general de 50%, de acuerdo con muchos tes-
timonios contemporineos, la esperanza de vida al nacer seria de 20 aflos y
a lo$ 30 afos, edad promedio de los bozales, de 26 afios. La apreciaci6n
de Crawford es, por tanto, dmogrAficamente exacta: si a partir de 1835
no se hubiera importado ning-6n otro esciavo, en 1860 1a instituci6n ya so


99










hubiese virtualmente e.xtinguido, TolN TR, 'MARLNO, Bosquejo econ6mio
polio do la Isla de Cuba, Madrid, 1853, t. II, p. 403; MORzNo FRAGiNALs,
MANUEL, El Ingenio [...]I La Habana, 1964, p. 154. MONTE, DOMxNaO IDL.
Esritos, La Habana, 1929, t. ., p. 135 (Col. de Libros Cubanos, Vol. XII).
12) Segn el censo de 1841 habia en toda ia isla 436,495 esclavos, y de acuerdo
al de 1861, 370,553, La disminuci6n en 20 afias fue de 15.1%, pero el
nDmero de personas de color libres pas6 de 152,838 en el primer censo a
225,843 en eI segundo, teniendo en cuenta la estructura por edades es ficil.
apreciar que la disminuci6n fue debida al paso de una casta a otra.
12a) Teniente General D. Josi Gutirez de la Concha, Marquds de la Habana.
21 de seotiembre 1854 hasta el 24 de noviembre de 1859.
13) Teniente general D. Federico Roncali, Conde de Alcoy, gobernador de Cuba
desde 20 de marzo de 1848 hasta el 13 de noviembre de 1850.
14) Teniente general D. Francisco Serrano, duque de la Torre, goberador de
Cuba desde el 24 de noviembre de 1859 hasta el 10 de diclembre de 1862.
Estaba casado con una cubana, la condesa de San Antonio, Antonia Domin-
guez Borrel, muy relacionada con los m6s conspicuos negreros.
15) En 1842 fue negociado un nuevo tratado abolicionista llarnado el "Qu ntuple"
entre Inglaterra, Francia, Rusia y Austria que preveia, bajo determinadas
circunstancias, el derecho reciproco de las potencias fimantes a vetificar
en alta mar la nacionalidad de los buques sospechosos de trifico negrero.
Estados Unidos no particip6 en esta negociaci6n, pero en un tratado firnado
con Inglaterra el propio afio, conacido como de Webster-Ashburton, y cuyo
objeto principal era zanjar las diferencias fronterizas entre Maine y Canadi,
se induy6 (Artiulo IX) una declaraci6n sugiriendo que "ambas potencias
requiriesen a Espafia y Brasil para que tomasen las medidas pertinentes
para la eficaz supresi6n de la trata en sus colonias o territorios". EI resultado
p ara Cuba rue la Ramada "Ley Penal del trAfico negrero de 1845" (Vase
ota 7).burlona respuesta de los esclavistas espafioles a los abolicionistas
ingleses.

Por otra parte es evidente que el texto del tratado "Quintuple" s6lo auto-
rizaba ]a verificaci6n de bandera en ]a costa de Africa; y el Webster-Ash-
burton ni ista en ninguna parte ni mucho menos la visita, que implicaba
el. registro fisico del buque en cualquier luar en que fuese avistado por
un crucero. Como la marina inglesa pretendiera arrogarse este derecho tanto
en las costas de Africa como en las de Cuba, agrias disputas surgieron con
Francia y Estados Unidos (Rusia y Austria no participaban en la trata y
Espafia, Portugal y Brasil ya habilan concluido, desde 1820, tratados bila-
terales que autorizaban el derecho de visita en alguna Parte).
En estas condiciones Jos negreros cubanos se decidieron progresivamente a
abanderar sus buques en puertos sudistas en donde obtenian files com-
plicidades, abandonando tanto Ia bandera franea como la de otras naciones
que ofre4ian menos garantias. AsI durante el decenio cincuenta la trata
cubanaleg6 a practicarse casi exclusivamente bajo cl pabell6n de las barras
y las estrellas, con verdadera exasperaci6n de los marines ingleses.
Las consecuencias pricticas fueron que siempre habla en la bahia de La
Habana un crucero ingl& que con ayuida del c6nsul establecia un eficaz
espionaje .sobre-los sospechosot y tan-pronto zarpaban del puerto los abor.
dabah mar afuera para verificar sus papeles y registrar- elcasco en busca
de. pruebas flagrantes de sus "negras intenciones". Durante al6n iempo el
gabinete de Washington cerr6 los -oj9s, pero cuando se agudiz6 el conflict
entre el Norte y "el Sur el presidente Buchanan en 1858 orden6 a suSecre-




w


tario de Estado, General Lewis Cass protestar energicamente ante la corte
de Saint James de la arbitraria interpretaci6n que la marina britainica daba
al tratado de Webster-Ashburton. Se inici6 entnces por parte de los ingleses
una paciente cuanto infructuosa negociaci6n para convencer al general Cass,
furibundo sudista, de sus sanas intenciones, y es a este fracaso al que se
refiere Crawford en su informe [PARLIAMENTARY PAPERS] Correspon-
dence with the United States Government on the Question of Right of Visit.
Presented to both Houses of Parliament by command of Her Majesty.
London, a f. 72 p.
16) El Golfo de Benin, entre la desembocadura del Volta y el delta del Niger.
Actualmente incliye. la region costera de Togo, Dahomey, y la parte oriental
de Nigeria. Fue hasta 1815 la principal region exportadora de esclavos hacia
las Am6ficas.
17) Orden national francesa instituida en 1802 por Napole6n I para recompensar
eminentes servicios civiles y militares a la patria. La discplina de la Orden
debia ser estricta y el Gran Consejo estaba facultado para sep;rar a todos
los miembros cuya actitud moral pudiese atentar al restigio de la Orden
y de )a naci6n. Hubo en el siglo xix casos frecuentes de separacion, algunos
por motivos politicos, pero en general la Orden de ]a Legi6n de Honor
conserv6 su prestigio hasta la Segunda Guerra Mundial. Hoy significa poco
para las nuevas generaciones aunque todavia muchos franceses ostentan orgu-
losamente la insignia en Ia solape de su chaqueta.
18) Conde Ratti-Menton.

19) Pfuz D LA RivA, ,JUAN. Contribucibn a la historia de las gentes sin his-
toria: los culies chinos y el comienzo de ia inmigraci6n contratada en Cuba.
Revista de la Biblioteca Naconal "Josi Marti', La Habana, enero-diiembre,
1963. p. 35-76. P'REZ DE LA RtVA, J. Documentos para la historia de las gen-
tes sin historia: el traffic de los culies chinos. Revista de la Biblioaecd Nacio-
nal "'Jose Marti", La Habana, abril-junio, 1964, p. 75-95. PEiEz DE LA
RWA, J. Documentos para la historia de las gentes sin historia: el viaje de
los culies chinos. Revista de la Biblioteca Nacional "Josl Martr. La Habana,
julio-diciembre, 1964, p. 47-69. JtztNEZ PASTRANA, JUAN. Los chinos en las
lucfhas de liberaci6n cubana (1847-19$0). La Habana, Instituto de His-
toria, 1963.

20') La importaci6n clandestina de eaclavos termin6 virtualmente en Br"sI en
1851. El afio anterior se ha logrado identifiedr la introducci6ni de 25,123
b6ziles, en 1851- -61o 2,300 y el aflo siguiente alrededor de 800. Despuh
de esa fecha no se conoce mas ninguna expedici6n negrera. BETHELL, LESLIE.
T7he Abolition of the Brazilian slave trade. Cambridge Univ. Press., 1970,
qap. 12, Crisi. and final abolition, 185051, p. 327-363.
21t) Cuba continiu6 recibiendo expedlciones negreras, con beneplicito de lat auto-
i'dadis spafiolas hasta 1873.
22-y Ddsgciadaimiente la historic dd aGuerra de los Diez Afiios demc'i" que
*Gfawford era demasiad optimita, los, hacendados de Occidente yu :lien-
t~ia"Mirarn Ia Idha pro la independencia con frialdad" cuaihdo n6 con
1fii xa avesi pues era evidente para todo k ue. d xito fifia prestI1onia
a bolici6n de la esclavitud. Algunas honrosas :-exdepc~inet no invalidan


01.










esta apreciaci6n. Para un mayor desarrollo de esta tesiz vase PAPSZ DE LA
Rrv,&, J. Aspectos dernogrficos y su importancia en el proceso revolucionario
del sigto = En: Desde Yara hasta la Sierra, Conferencias. La Habana,
Uni6n de Periodistas de Cuba [1969) p. 39-50. Tambin del mismo author:
Una isla con dos historias. En Cuba, Revista mensual, No. 78, octubre.
1968, p. 32-34.
23) Crawford se muestra contradictorlio en este prrafo pues como represenante
oficial de Gran Bretafia debia de mostrarse satisfecho de que la presencia
de la esciavitud impidiese a Cuba competir en el mercado azucarero mundial
con las Antillas Inglesas. Sin embargo "la combinaci6n de esdavismo con
el industrialismo produce la n.s extraordinaria f6rmua para extraer riquezas
del trabajo humano"[...] Fue el medio mill6n de trabajadores forzados que
llegaron a nuestras costas en los siete prirneros decenios del siglo x = los que
multiplicaron por veinte la exportac16n de azfcar, los que hicieron que Ia
ziqueza nacional Ilegase en 1860 a la fabulosa cifra de tres mil millones de
pesos, digamos doce milniiliones de d6lares de 1955. [.-.] Una vez impul-
sada ]a economia el producto nacional crece mucho em.s r pido que la po-
blaci6n: el prirnero se multiplica por 8; )a segunda por 3.6 (durante 1c
p1e siete decenios del siglo)." P Ez DE LA RVA, J. Aspects demogri-
fics, Loc. ci. p. 40.
24) La cifra estA ciertamente exagerada, pudo pagarse tal precio por negros
"piezas de India" pero el promedio pr lots, que era Ia forma en que se
vendian las "cargazones" no debia de sobrepasar los 700-800 ps.
25) Esta tasa luce algo elevada, aun teniendo en cuenta la sobremortalidad de
Io0 primeros mew, debida a la terrible depauperaci6n sufrida durante el
viaje y a la aclimataci6n. Wase lo que dice e! propio Crawford en el P.S.
de su comunicaci6n. Parece que una tasa de mortalidad general para o!q
bozales de 150% _sera mis adecuada, pero eato no darla una esperanza
de vida de 20 anos como dice Crawford, sino Cnicamente de 15 afios y
aun menos.
26) Del capital representado por [a compra del cull chino, que Crawford estima
en 340 ps. lo cual luce bajo, en dicho afto el precio promedio fue de 400 ps.
27) Proyeago de inmigracn aTricana para W islas de Cuba y Puerto Rico y e
Imperio del Brasi, presentado a los respect W" os gobiernos por los Sres. Argudin,
Cuntra Res y Perdomo. Habana, Impr. La Habanera, 1860. 600 p.
28) Exactamente 49,872, de los cuales 7,204 en 1859 y 6,193 en 1860. La cifra
ofrecida por Crawford parece referirse al total de chinos que salieron con
destino a Cuba, que fueron 59,073 hasta el 31 de diciembre de 1860. La dife-
rencia fueron lo muerto en travesia o en el barrac6n antes de ser vendidos.
PEREz DE LA RrvA, J. Demografta de los culles chinos en Cuba (1853-74)
La Habana, 1967, p. 6.
29) Tradicionalmente todos los cOsules ingleses consideraban que no menos de
una tercera parte de las expediciones negreras desemobaradas capaba a
su conocumento. Pudo ser cierto en algunos ainos pero seguro que no en
todos; por otra part tenian tendencia a aumentar el nitmero de bezales
por =d expedici6n, basindose en la relaci6n constante de 3 negros por
tonelada de desplazamiento Io cual no iempre se cumplia y ademns, como
xucedi6 en el caw de lo chinos (viase No. 28) no tenian en cuenta la
mortalidad en travesia. Todo lo cual nos ha flevado en nuestra propia
evaluaci6n de los beaes introducidos dumnte e siglo x a diMnuir de
25% l1# estmados inglexes


102




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC