UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00092


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Table of Contents
        Page 1
        Page 2
    Title Page
        Page 3
        Page 4
    El Primer Congreso Nacional de Educacion y Cultura
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
    La Población de Cuba, la Guerra de Independencia y la inmigración del siglo XX
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
    El Honor de la mujer en Cuba en el siglo XIX
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
    La Habana de fines del siglo XVII vista por un italiano: Gemelli Careri
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
    Prólogo al tercer tomo de la Crítica literaria y estética en el siglo XIX cubano (Frgmento)
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
    Dos etapas en la vida de Ramón de la Sagra
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
    Crónica
        Page 171
        Page 172
        Page 173
    Praise to a bio-bibliography
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Miscelánea
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Indice de ilustraciones
        Page 189
    Back Matter
        Page 190
Full Text













*ox
B!

A




Nftl SA










Revista de la

Biblioteca Nacional Jose Martli


Afnio 62


3ra. 6poca-vol XIII


Numero 2


Mayo-agosto 71
La Habana, Cuba


Cada autor se responsabiliza
con sus opinions


TABLA


DE CONTENIDO


PAo.


El Primer Congreso Nacional de Educaci6n y Cultura........


Juan Perez de la Riva y BlI
La Poblaci6n de Cuba,
inmigraci6n del siglo i


Morejo6n Seijas


la Guerra de Independencia
K i * * + . w . 1 .


Verena Martinez Alier
El Honor de la mujer en Cuba en el siglo xx ............

Gemelli Careri


La Habana de fines del
Gemelli Careri


siglo xvn vista


por un italiano:


Presentaci6n por Jean-Pierre Berthe
Notas por Juan Perez de la Riva ......................

Cintio Vitier
Pr61ogo al tercer tomo de la Critica literaria y estetica en el
siglo xix cubano. (Fragmento) ..............

Jose L6pez Sdnchez
Dos etapas en la vida de La Sagra ....................


yla


117


8










PAo.

CR6NICA
Nydia Sarabia
Envlo desde Lima ...................... .. 171

Elogio a una bio-bibliografia ............................... 174

MISCELANEA
Nuestras exposiciones, Encuadernaciones valiosas, Natalicio
de Jos6 Marti, Aut6grafos de dinco siglos, Centenario de la
Comuna de Paris, Manuscritos de Caturla, Exposici6n FAR-
Gir6n, La discriminaci6n racial en el mundo, Centenario
de Don Ram6n de la Sagra, Concurso sobre la canci6n
infantil . .............. . +4 4 A .+ . 177


INDICE iF, LUSTRACION S ................................


189








Revista de la
Biblioteca Nacional Jose Marti















DIRECTOR: JUAN PEREZ DE LA RIvA




CONSEJO DE DmIECCI6N:


Salvador Bueno, Eliseo Diego, Gustavo Eguren, Carlos


Farifias,


Gardia Marruz, Zoila Lapique, Graziella Pogolotti, Sidroc Ramos, Octa-
vio Smith, CGintio Vitier.


$ecretaria de la Redacci6n:


Canje:


Siomara Sanchez,


Biblioteca Nacional Jos6 Marti


Plaza de la Revoluci6n


Habana,


Cuba.


Primera Epoca:

Segunda Epoca:

Tercera Epoca:


1909-1912

1949-1958

1959-....


PORTADA:


Ex libris.


Perteneciente a la biblioteca de Don Antonio


Bachiller y Morales (1812-1889).


Fina















El Primer Congreso Nacional

de Educacio'n y Cultura




Entre los dias 23 y 30 de abril se celebr6 en la ciudad de La Habana
el Primer Congreso Naclona] de Educaci6n y Cultura, culminaci6n de
un intense process asambleario a nivel municipal, regional y provincial
en todo el pals, process iniciado como consecuencia de o16s plantea-
mnientos de nuestro primer minstro, comandante Fidel Castro, en la
Asambica de Trabajadores de la Ensenianza de La Habana. Segin el
propio Fidel: "En este Congreso han participado practicamrnente todos
los professors y maestros del pals, que suman casi 100 rmil. Tuvieron
lugar miles de reuniones en la base. Se trajeron al Congreso, y se
discutieron, 413 ponencias. Se recibieron en cl Congreso 7,843 reco-
mendaciones. Se compatibilizaron 4,703, es decir: quedaron 4,703 despu6s
de compatibilizadas. Y se discuticron 4,703 recomendaciones. Y se apro-
baron entire 2,500 y 3,000 -falta el dato exacto-, que saldrain, junto
con los dictAmcnes, en las Memorias de este Primer Congreso. De
manera que aqui se ha traido Ia expresi6n field de Jo que piensan, lo
que sienten, lo que anhelan, lo que preocupa y lo que desean nuestros
educadores. Al exito del Congreso ha contribuido el apoyo pleno de
todas las organizaciones de masas y de los organismos. De manera que
en su Congreso los educadores han contado con un apoyo total del
pals." En efecto, en el miismo participaron 1,800 delcgados, represen-
tativos del magisterio, de los organismos educacionales, cientificos y
culturales, asi como delegados del Partido, de la CTC, de los CDR, de
la UJC, de la FMC, de la ANAP, de la UPC y de los organismos
de producci6n y servicios. En una palabra, "este Congreso ha sido el
desarrollo consecuente de una linea de masas en ]a educaci6n".









A esa impresionante masividad, possible s6lo dentro de un process
revolucionario tan profundo como el que vive nuestra patria, ha res-
pondido la calidad intellectual y polltica de sus resultados, patent
en el texto de la Declarzcidn del Primer Congreso Nacional de Educa-
cidn y Cultura, dialecticamente articulado en base a tres grandes temas
conexos: los problems educativos en el piano estrictamente escolar;
las condiciones ambientales y sociales en cuyo send se realize la edu-
caci6n; y las actividades artisticas y Jiterarias que han de completaria
desde los inicios de la formaci6n del nifino hasta su fase superior. En Ia
p
primer secci6n se dilucidan minuciosamente cuestiones basicas rela-
cionadas con los principios de educaci6n masiva, constant e integral
(incluyendo la defense de la patria y el trabajo productive), con la
formaci6n univocamente revolucionaria en lo ideol6gico y en lo t,6cnico
de los maestros, con el dinamismo de los metodos y minedios de ensefianza
y con la inserci6n de todo el sistema pedag6gico national dentro de la
vida del pueblo que "no s6io es objeto de una educaci6n masiva, integral
y continuada, sino tambien protagonista de esta", subrayandose a este
respect la importancia de los Organismos Populares de la Educacion
estructurados por la Direcci6n Revolucionaria.

Especial interns tiene para el sistema bibliotecario national el parrafo
siguiente: "Se destac6 ]a importancia de las bibliotecas escolares cornmo
un agent decisive en la formaci6n del educando y su condici6n de
parte integrante de la escuela, asi como la conveniencia de crear un
institute tecnol6gico de nivel medio para la formacid6n de bibliotecarios
escolares."
La segunda secdi6n, dedicada al context social y cultural de la
educaci6n, se estructura en tomrno a los siguientes aspects: Vinculaci6n
entire el hogar y la escuela, Relaciones entire los centros de producci6n
y las escuelas de la comunidad, Modas, costumbres y extravagancias,
Religi6n, Delincuencdia juvenile, Sexualidad, Utilizac6n del tiempo del
alumno en actividades extra-docentes en la comunidad, Medios masivos
de comunicaci6on y La actividad cultural, aspect quo, por su especial
importancia, de hecho constitute la tercera secci6n del document.
En la dilucidacid6n de la problemAtica inherente a cada uno de estos
nucleos del complejo social en nuestro pais, se observa una actitud
verdaderamente critical, lucida y constructive, una plena toma de con-
ciencia que lleva en cada% caso a la fijaci6n de principios que, sin caer
en el esquematismo ni en la vaguedad, concilian la matizaci6n objetiva









con la firnneza revolucionaria. Como flechas convergentes en un solo
blanco, todos los enfoques socioaambienta]es de la Declaracion encuen-
tran su maxima lucidez y combatividad en el concept clave que es el
leit-motiv de la Cltima parte: el concept de descolonizaci6n cultural.
La historic de Cuba, como la de toda America Latina, es ]a historic de
una lucha tenaz contra el colonialismo y el neocolonialismo en los pianos
econ6mico, social, politico, religioso, artistic, literario. En nuestro pals,
y quizas en toda Anmerica Latina, s6lo una figure super todos los com-
plejos, mascaras, sucedaneos y trampas del coloniaje. Esa figure fue
Jose Marti, quien ademas senial6 las vias tinicas de esa superaci6n
radical que A1 realiz6 primero en si mismo. La Revoluci6n cubana, fiel
a su raiz martiana y fogueada ya por mas de una decada de pruebas y
niaduraci6n ideol6gica, provocada ademnAs por la frivola e infatuada
fiscalizaci6n de uh grupo de supuestos "amigos" europeos y latinoame-
ricanos, no podia posponer su tajante definici6n de estos problems.

Ningin comentario puede sustituir al texto mismo de la Declaraci6n,
y muy especialmente de su final, que reproducimos a continuaci6n como
vibrant resume de un document que sefiala un hito fundamental
en nuestro process revolucionario y cuya principal originalidad consiste
en haber iluminado la profunda vinculaci6n entire lo educativo y lo
cultural, dentro de un context caracterizado por la lucha incesante
contra los residues de la herencia colonialista y por la liberaci6n
creciente de las masas.
C.aV.


DECLARACION DEL PRIMER CONGRESS
NATIONAL DE EDUCATION Y CULTURAL

LA ACTIVIDAD CULTURAL
El desarrollo de las actividades artisticas y literarias de nuestro pais
debe fundarse en la consolidaci6n e impulso del movimiento de aficio-
nados, con un criterio de amplio desarrollo cultural en las masas, con-
trario a las tendencies de elite.
El socialism crea las condiciones objetivas y subjetivas que hacen
factible la autentica libertad de creaci6n y, por ende, resultan conde-
nables -e inadmisibles aquellas tendencies que se basan en un criteria de









libertinaje con la finalidad de enmascarar el veneno contrarrevoluciona-
rio de obras que conspiran contra Ia ideologia revolucionaria en que se
fundamental Ia construcci6n del socialismo y el comunismo, en que esta
hoy irrevocablemente comprometido nuestro pueblo y en cuyo espiritu
se educan las nuevas generaciones.
El Congress estima que en ia selccci6n de los trabajadores de las
instituciones supraestructurales, tales como universidades, medios masivos
de comunicacion, instituciones literarias y artisticas, etc., se tome en
cuenta sus condiciones political e ideol6gicas, ya que su labor influye
directamente en la aplicaci6n de la politica cultural de la Revoluci6n.
Es insoslayable la revisi6n de las bases de los concursos literarios
nacionales c internacionales quo nuestras instituciones culturales pro-
mueven, asi como el analisis de las condiciones revolucionarias de loi
integrantes de esos jurados y el criteria mediante el cual se otorgan
los premios.
Al mismo tiempo, se precisa establccer un sistema riguroso para ]a
invitaci6n a los escritores e intelectuales extranjeros, que evite la presen-
cia de personas cuya obra c ideologia estAn en pugna con los intereses
de la Revoluci6n, especificamente con los de la formaci6n de las nuevas
generaciones y que han desarrollado actividades de franco diversionismo
ideolo6gico alentando a sus amanuenses del patio.
Los medios culturales no pueden servir de marco a la proliferaci6n
de falsos intelectuales que pretenden convertir el snobismo, la extra-
vagancia, el homosexualismo y demas aberraciones sociales, en expre-
siones del arte revolucionario, alejados de las masas y del espiritu de
nuestra Revoluci6n.
El Congress consider que tanto en la musica, como en las denmis
manifestaciones del artc y la Jiteratura, se concentre el esfuerzo en:
1. Trabajar en el desarrollo de nucstras propias formas y valores
culturales revolucionarios.
2. Desarrollar el conocimiento de los valores culturales de los pueblos
hermanos latinoamericanos.
3. Similar lo mejor de la cultural universal, sin que nos lo impongan
desde afuera.









4. Desarrollar programs con fines didActicos, en los que se estudie
el caricter y origen de la mdsica cubana.
La cultural actfia sobre la realidad que la original y toma partido en
las luchas de los pueblos que han side victims de ]a opresi6n a lo
largo de siglos de colonialismo y de explotaci6n capitalista.
La cultural como la educaci6n, no es ni puede ser apolitica ni im-.
parcial, en tanto que es un fen6meno social e hist6rico condicionado
por las necesidades de las classes socales y sus luchas e intereses a lo
largo de la historic. El apoliticismo no es m~s que un punto de vista
vergonzante y reaccionario en la concepci6n y expresi6n culturales.
Para la burguesia, la eliminaci6n de los elements culturales propios
de su clase y de su regimen se identifican con la desaparici6n de li
cultural como tal.
Para la clase obrera y el pueblo trabajador, la cultural, nacida de la
lucha revolucionaria, es la conquista y desarrollo de lo mis valioso
del acervo cultural human cuyo acceso le fue impedido durante siglos
por los explotadores.
El intellectual revolucionario ha de dirigir su obra a la erradicaci6n
de los vestigios de la vieja sociedad que subsisten en el period de
transici6n del capitalism al socialism.

2
La formaci6n plena del hombre exige el desarrollo de todas las
capacidades que la sociedad pueda promover en 61. En la sociedad
comunista no existen trabas para este desarrollo integral.
La educaci6n tambien se lleva a cabo a travel de la participaci6n
en todas las tanifestaciones del arte y la literature..
SLa escuela socialist, junto a las demas fuerzas organizadas de la
sodiedad, es el principal factor para la formaci6n multilateral del horn-
bre. La actividad artistic constitute uno de sus elements esenciales
desde los primeros grados escolares.
La educaci6n cientifico-t6cnica, politico-ideolo6gica, fisica, moral y
est6tica, constituyen nuestro concept de la formaci6n integral del
hombre.











Durante la etapa colonial, lo africano, a pesar de la brutal opresi6n,
se funde con Io espanol formando las bases de lo que sera la cultural
cubana.
En las primeras d6cadas del siglo pasado se conforman los rasgo5
iniciales de nuestra nacionalidad, la cual se va reflejando en el arte y
la literature.
Las luchas independentistas de nuestro pueblo afianzan la cultural
national portadora de caracteristicas propias, y a la vez, capaz de
similar los elements culturales universales.
Jose Marti, en su vida y su obra, es el mis alto exponente de esa
culturala cubana y de la identificaci6n del intellectual hasta la muerte
misma con la causa de su patria y de su pueblo. En las filas de los
mambiscs, junto a los campesinos, a los antiguos negros esclavos liberados
por la Revoluci6n, a los artesanos y otros trabajadores de la ciudad
combatieron y murieron profesionales universitarlios, artists y escritores.
A las corrientes intelectuales revolucionarias que crearon una cultural
national, se opuso una corriente entreguista-que fue la expresi6n de las
tendenciess political reaccionarias de su epoca: los anexionistas, los refor-
mistas y los autonomrnistas, plattistas de 1901 que luego medraron en Ia
seudorrepublica.
La Revoluci6on patri6tica, andimperialista y popular preconizada y
dirigida por Mart!, qued6 trunca por la intervenci6n yanqui en 1898.
A partir de ese moment, el imperialismo norteamericano, arrogante
y brutal, llev6 a cabo su program de neocolonizaci6n econ6mica, polh-
tica y cultural.
La neocolonia instaurada en Cuba supuso que las riquezas basicas
pasaran a manos de los monopolies yanquis, que se ejerciera la political
que mas convenia a los designios de la nueva metr6poli, que se reprimiera
al pueblo y que se pusiera en march todo un plan de aplastamiento de
la cultura national.
Despreciaron y pretendieron destruir nuestras manifestaciones cultu-
rales, para imponemrnos el criterio de que careciamos de una tradici6n
propia.


10








Introdujeron sus ideas en los textos escolares para tergiversar nuestra
historic. Mediante el control de los medios de comunicacidon masiva,
ridiculizaron a nuestro pueblo, impusieron los esquemas del llamado
"modo de vida amrnericano" y desataron una campana de embruteci-
miento colectivo, a trav6s de la colonizaci6on del gusto estetico.
Bajo el domino imperialista, se perpetuaron las lacras coloniales que,
al frenar el desarrollo, dejaron como secuela una educaci6n minimizada,
un milldn de analfabetos adults y la comercializaci6n de la cnseniaitza
bajo todas las formas de discriminacidon.
La clase obrera, los campesinos, los estudiantes y los intelectuales
honestos, fieles a nuestra tradicion patri6tica, se enfrentaron combativa-
mente a esta situacid6n.
Lo mejor de la intelectualidad cubana, rompiendo el cerco imperia-
lista, fue heredera intransigente del legitimo pasado cultural en las nuevas
condiciones historicas.

4
La tomra revolucionaria del poder posibilit6 que los escritores y artis-
tas pudieran canalizar su obra con facilidades nunca vistas, sin el acoso
de la sociedad capitalist.
La Campafia de Alfabetizaci6n, la nacionalizaci6n de la ensefianza
y de los medios de comunicaci6n masiva, los planes de becas y la creaci6n
de los organismos culturales fueron premises esenciales de esta transfor-
maci6on. Surgia en el pueblo la avidez por los libros, las obras teatrales,
las peliculas, el arte.

La Revoluci6n cubana cont6 desde el primer memento con la solida-
ridad de todos los pueblos y de la parte mais valiosa de la intelectualidad
international. Pero junto a quienes se unian honestamente a la causa
revolucionaria, entendian su justeza y ]a defendian, se insertaron inte-
lectuales pequenio burgueses seudo izquierdistas del mundo capitalist que
utilizaron la Revoluci6n como trampolin para ganar prestigio ante los
pueblos subdesarrollados. Estos oportunistas intentaron penetrarnos con
sus ideas reblandecientes, imponer sus modas y sus gustos e, incluso, actuar
como jueces de la Revoluci6n.








Son portadores de una nueva colonizaci6n. Son los que pretenden
dictarnos normas en political y en cultural, desde las capitals del mundo
occidental.
Estos personajes han encontrado en nuestro pals un grupito de colo-
nizados mentales que han servido como caja de resonancia a sus ideas.
Estos, que recogen del suelo los yugos rotos por nuestro pueblo en :rnas
de cien ailos de lucha, son acreedores de nuestro nias profundo desprecio,
manifestado en el process de fortalecimiento de nuestras organizations
de masas y particularmente del movimiento obrero, en las asambleas de
los trabajadores de la educaci6n, de todas las ramnas de la actividad social.
Son los trabajadores quienes han dcnunciado sus ideas reblandecientes
que intentan denigrar a nuestro pueblo y deformar a nuestros j6vcines.

Es el pueblo quien en todo moment ha sabido salvar y d(lefender ]a
cultural. Junto a l esta ]a mayor parte de nuestros artists y cscritores,
todos nuestros verdaderos valores, cuya actividad se ha visto en cierto
inodo estorbada durante los Oltimos afios por esta corriente obstruccionis-
ta y colonizante.
Somnos un pals bloqucado.
Construimos el socialismo a s6olo unos pasos del centro del imperia-
lismo mundial, en medio de un continent que hasta hace muy poco
tiempo fue el traspatio donde aquel ejerci6 su poder mas absolute.

La amenaza de agresi6n mnilitar del imperialismo yanqui contra Cuba
no es una especulaci6on; ha estado present a todo lo largo de nuestro
process revolucionario.
Nuestro pueblo lucha contra el imperialisino y construye el wxm-ialismo
en todos los frentes.

El arte es un anna de la Rcvoluci6n.
Un product de la moral combative de nuestro pueblo.

Un instruincnto contra la penetracion del enemigo.
La revoluci6n socialist en si es el mAs alto logro de la cultural cubana
y, partiendo de esta verdad insoslayable, estamos dispuestos a continual
Ia batalla por su mais alto desarrollo.


12








Nuestro arte y literature seran un valioso medio para la fonrmaci6n
de la juventud dentro de la moral revolucionaria, que excluye el egoismo
y las aberraciones tipicas de la cultural burguesa.
La cultural de una sociedad colectivista es una actividad de las
masas, no el monopolio de una 6lite, el adorno de unos pocos escogidos
o la patent de corso dc los desarraigados.
En el seno de las masas se hall el verdadero genio y no en cenAculos
o en individuos aislados. El usufructo clasista dc la cultural ha detcrmi-
nado que hasta el momento s6lo algunos individuos exccpcionales des-
cuellen. Pero es s6lo sintoma de Ia prehistoria de la sociedad, no el rasgo
definitive de la cultural.
La verdadera historic de la humanidad, la que se inicia en )a lucha
revolucionaria y en la consecuente toma del poder, estA protagonizada
por las masas. Es entonces que importa irreversiblemente la condici6n
humana, political e ideoi6gica de cada hornmbre,
El hormbre liberado, desalienado, dueio de su destino no estarA
sujeto al aprisionamiento de su ser en una detcrniinada prnctica
excluyente.
La inteiigencia de las masas ejercerA la cultural en todas sus poten-
cialidades creadoras, abriendo la posibilidad del pleno desarrollo del
individuo.
Los maestros, t6cnicos, cientificos, estudiantes, todos los trabajadores,
pueden, en el terreno de la literature, como en otros, transmitir muchas
de sus ricas vivencias y desarrollar aptitudes artisticas y 1iterarias.
La formaci6n ideol6gica de los j6venes escritorcs y artists cs una
tarea de mAxima importancia para la Revoluci6n. Educarlos en el mar-
xismo Icninismo, pertrecharlos de las ideas de la Revoluci6n y capacitar-
los tecnicamente es nuestro deber.
La Revoluci6n liberal el arte y la literature de los f6rreos mecanismnos
de la oferta y la demand imperantes en la sociedad burguesa. El arte
y la literature dejan de ser mercancias y se crean todas las posibilidades
para Ia expresi6n y expenmentaci6on este6tica en sus mas diversas mamn-
festaciones sobre la base del rigor ideol6gico y la alta calificaci6n t&cnica
El arte de la Revoluci6n, al mismo tiempo que estarA vincu!ado
estrechamente a las races de nuestra nacionalidad, sera internacionalista.


13








Alentaremos las expresiones culturales legitimas y combativas de la Ame-
.rica Latina, Asia y Africa, que el imperialismo trata de aplastar. Nuestros
organismos culturales serin vehilculos de los verdaderos artists de estos
continents, de los ignorados, de los perseguidos, de los que no se dejah
domesticar por el colonialismo cultural y que rmilitan junto a sus pueblos
en la lucha a'ntimperialista.
Condenamos a los falsos escritores latinoamericanos que despu6es de
"los primeros 6xitos logrados con obras en que todavia expresaban el
drama de estos pueblos, rompieron sus vinculos con los paises de origen
y se refugiaron en las capitals de las podridas y decadentes sociedades
de Europa Occidental y los Estados Unidos para convertirse en agents
de la cultural metropolitan imperialista.
En Paris, Londres, Roma, Berlin Occidental, Nueva York, estos
fariseos encuentran el mejor campo parasus ambiguedades, vacilaciones
-y ruiiserias generadas por el colonialismo cultural que han aceptado y
profesan. S6olo encontraran de los pueblos tcvolucionarios el desprecio
que merecen los traidores y los trAnsfugas.
I En este sentido, seria oportuno recordarles Io planteado por un dele-
gado en el Congreso Cultural de La Habana: "Los occidentales estamos
ya tan contaminados, que el intellectual responsible deberia, en primer
:ugar, decir a todo hombre de un pals menos preso en las redes: desconfia
de mi. Desconfia de mis palabras. De todo lo que tengo. Estoy enfermo
y contagioso. Mi unica salud es saberme enfermo. Aquel que no se sienta
enhfermo, es quien lo esti mas hondamente".
"Nuestra enfermedad es Ia colonizaci6n de las conciencias. Nos fue
inoculada durante una larga guerra sicol6gica sostenida por el capitalism
contra los pueblos que gobiema".
Los pueblos de los pauses colonizados y explotados del mundo actual
no vacilaran a la hora de elegir el camrnino. No s61o tienen que luchar
contra la opresi6n econ6mica de los monopolios, sino tambien oponerse
y rechazar las ideas y los models culturales neocolonizantes- El imperia-
lismo ha practicado contra estos pueblos el genocidio cultural, ha inten-
tado subvertir sus valores nacionales y su lengua. Este process de aniqui-
lamiento ha sido una constant en nuestros tres continents, y se ha ma-
nifestado con brutal magnitude en Viet Nam, Laos y Cambodia.
Es decir, la batalla de vida o muerte hay que daria en todos los
frentes: en el econ6mico, en el politico y en el ideol6gico.


14








Desde las metr6polis, los aliados conscientes del imperialismo tratan
de influir en los pueblos subdesarrollados y someterlos al neocolonialismo.
cultural. Es la realidad que ban tenido que sufrir los pauses explotados.
Combatimos todo intent de coloniaje en el orden de las ideas y de
la estetica. No rendimos culto a esos falsos valores que reflejan las
estructuras de las sociedades que desprecian a nuestros pueblos.
Rechazamos las pretensiones de Ia maffia de intelectuales burgucses
seudoizquierdistas de convertirse en la conciencia critical de Ia sociedad.
La conciencia critical de Ia sociedad es el pueblo mismo y, en primer
temino, la clase obrera, preparada por su experiencia hist6rica y por
la ideologia revolucionaria, para comprender y juz.gar con mis lucidez
que ningun otro sector social los actos de la Revolucio6n.
La condici6on de intellectual no otorga privilegio alguno. Su respon-
sabilidad es coadyuvar a esa critical con el pueblo y dentro del pueblo.
Pero para ello es necesario compartir los afanes, los sacrificios, los peligros
de este pueblo. Quienes, con Ia vieja "Arrogancia sefiorial", a que aludia
Lenin, se atribuyen el papel de critics exclusivos, mientras abandonan
el scenario de las luchas y utilizan a nuestros pueblos latinoamcricanos
conomo tema para creaciones literarias que los convierten en favorites de
los salones burgueses y las editorials del imperialismo, no pueden erigirse
en jueces de las revoluciones. Por el contrario, sus pueblos, de los que
desertan, sabran juzgarlos. Y los distinguen ya de los intelectuales verda-
deramente revolucionarios, aquellos que han quedado con el pueblo y en
el pueblo, participando en Ia dificil tarea cotidiana de crear y combatir,
compartiendo con esos pueblos todos los riesgos y, lo mismo que Marti
y el Che, cambiando la "trinchera de ideas" por Ia "trinchera de piedras"
cuando a ello los ha flamado impcrativamente su cleber.
Nuestras expresiones culturales contribuir-n a la lucha de los pueblos
por la liberacion national y el socialismo.
No transigiremos con lo que el imperialismo difunde como sus expre-
siones artislicas mas logradas, entrc las que resalta la pornografia, que
constitute Ia manifestaci6n inequivoca de su propia decadencia.
Una sociedad nueva no puede rendir culto a la inmundicia del capi-
talismo. El socialismo no puede comenzar por donde finaliz6 Roma.
Nuestras obras artisticas elevaran la sensibilidad y la cultural del hombre,








crearan en e1 una conciencia colectivista, no dejaran terreno alguno para
el diversionismo enemigo en cualesquiera de sus forms.
Mientras el imperialismo utiliza todos sus medics para sembrar el re.
blandecimiento, Ia corrupci6n y el vicio, nosotros profundizamos el trabajo
en nuestra radio, television, cine, libros y publicaciones que circulan en
el pals, de modo que se constituyan, cada vez mas en barreras infran-
queables que enfrenten resueltamente la penetraci6n idcolo6gica de los
inmperialistas.
Los farsantes cstarAn contra Cuba. Los intelectuales verdaderamente
honcstos y revolucionarios comprenderan la justeza de nuestra posici6n.
Este es el pueblo de Gir6n y de la Crisis de Octubre. El pueblo que ha
mantenido, man ienc y mantendra su Revoluci6n victoriosa a s61o 90
villas del imperia]ismo.
Muchos escritores seudorrevolucionarios que en Europa Occidental se
han enmascarado de izquierdistas, en realidad tienen posiciones contra-
rias al socialismo; los que juegan al marxismo pcro cstain contra los paises
socialists; quienes se dicen solidarios con las luchas de liberaci6n pero
apoyan la agrcsi6n israeli y la conquista de territories auspiciada por
el imperialismo norteamericano contra los pueblos Arabes; los que en
definitive han convertido el izquierdisrno en mercancia pcrderan ]a
careta.
Cese ya para siempre cl juego con el destiny de los pueblos. Nosotros,
desde csta plaza sitiada proclamamos que nuestros pueblos tienen que
dar un grito de indcpendencia bien alto contra el coloniaje cultural.
Este Congreso hace suyas por su actualidad y vigencia plena aquellas
formidable palabras de Jose Marti:
"Lloren los trovadores de las monarquilas sobre las estatuas de sus
reyes, rotas a los pies de los caballos de las revoluciones; lloren los trova-
dores republicans sobre la cuna apuntalada de sus republicas de g6rme-
nes podridos; Hloren los bardos de los pueblos viejos sobre los cetros
depedazados, los monumentos derruidos, Ja perdida virtud, cl desaliento
aterrador; el delito de haber sabido ser esclavo, se paga si6ndolo much
tiempo todavia. Nosotros tenemos heroes que eternizar, herolnas que
enaltecer, admirables pujanzas que encomiar; tenemos agraviada la legion
gloriosa de nuestros mairtires que nos pidc, quejosa de nosotros, sus trenos
y sus himnos".


16











Demografia histrica

La Poblacion de Cuba,
La Guerra de Independencia y la

inmigracion del siglo XX*

Juan Perez de la Riva
Blanca Morejdn Seijas


1. Un paisaje desolado

E1 12 de agosto de 1898 se firmaba el armisticio que puso fin a la
guerra hispano-cubano-americana; nuestro pueblo habia pagado un tra-
gico precio por una independencia frustrada. Dejemos que Rafael Mar-
tinez Ortiz (1859-1931) testigo presencial de los hechos, reviva la image
de la Cuba de entonces:
"El pais quedaba arrasado, la riqueza pfiblica habia sido totalmente
destruida, en los campos al menos. Imposible era career que pudiera
tamafio estrago en muchos afios repararse. Los sitios de labranza y las
plantaciones de canfa, fuentes principles de la producci6n hablan desa-
parecido por complete. Por leguas y por leguas nada percibiase cultivado,
y entire el verdor mon6tono de los herbazales, s6lo sobrevivian a trechos
los restos ahumados de los ingenios y las casas incendiadas, unicos y
mudos tesdtigos de la desolaci6on y del desatre."

Las paginas que siguen constituyen part de )a introducci6n a utin studio
sore la inmigraci6n en Cuba, durante la Republica, que pensamos publicar bajo
el titulo de Cuintos, co6mo y por qu6.? Treinta anios de inmigracion en Cuba
(1899-1930).
1 MARTINEZ ORTIZ, RAFAEL. Cuba: Los primeros aziio de independencia.
Paris, 1921. t. I, p. 14-16.


17








"Ni siquiera una chozi rompia con el tinte obscuro de techumbre de
bAlago,S la igualdad triste del paisaje; ni una res pastaba en las praderas
inmensas; ni apenas un ave cruzaba el espacio, o alteraba con su canto
el l6gubre silendco de aquella soledad. La vida animal-parecia haberse
extinguido por complete; en el furor tremendo de Ia lucha, todo, absolu-
tamente todo, habia desaparecido, habia sido aniquilado. [...]del trabajo
de las generaciones s6lo quedaban como huesos de esqueletos esparcidos
al acaso, torres solitarias, muros ennegrecidos, montones informes de
hierros tornados de moho y ladrillos rotos o calcinados."

2. Los recursos hunmanos
En este paisaje desolado una poblaci6on exhaust, fame6lica, esperaba
que algo sucediese, algo que diese de nuevo confianza en la vida, sentido
al trabajo, algo que justificase los tremendous sacrificios consentidos, es-
toicamente soportados para poder al fin organizar una comunidad nacio-
nal. El arnmisticio fue un alivio para todos, rnitigado sin embargo por
la presencia de las tropas yanquis; el pueblo, que habia soportado el peso
de la lucha, no sabia qu6 iba a pasar y confiaba ingenuamente en la
burguesia national que habia dirigido la guerra. La traici6n, la sumisi6n
inmediata de esta burguesia que solo pensaba en recuperar rApidamente
la prosperidad perdida lo dej6 desamparado. Unas nocas voces aisladas,
que hablaban sin convicci6on, may's para la historic, para el future, que
para el present, no pudieron contrarrestar el peso agobiante de los
americanos que con sus recursos y su organizaci6on se impusieron con
facilidad.
No es possible comprender lo que sucederi despues -y el alud de la
inmigraci6n sera uno de los principles factors de la mrnediatizaci6n-
si no se tiene present el punto de partida. El abismo de miseria y desam-
paro en que habia caido el pueblo trabajador. No la burguesia urbana,
que aunque tambien habia sufrido escaseces, conservaba todavia lo esen-
cial de sus recursos y miraba hacia el nuevo siglo con optimism -con-
tando con la ayuda y protecci6n de los americanos.
Hilvanemos de nuevo el relate de Martinez Ortiz, pero teniendo
present que sus palabras reflejan la situaci6on de las masas trabajadoras,
sobre todo campesinas, y no los burgueses, que seguian viviendo en sus
confortables moradas, pagando un precio minimo en vidas y sufrimientos
por la independencia que se frustraba a ojos vista.

2 Balago = guano.


18









"Muchedumbres hambrientas pululaban por todas parts y cubrian
con harapos [...] cuerpos extenuados hasta lo invcrosimil, o a veces
tambien hasta lo inverosimil abultados por la hidrohemia3 habian agotado
sus recursos y cchado mano a tcda clase de alimentos [.. .] Las mujeres
y los ninios famelicos buscaban en los pesebres de las fuerzas de caballeria
acampadas en las calls y entire la tierra polvorienta los granos abando-
nados, para comerlos crudos y las semillas y cortezas de las frutas se
recogian tambien como preciosos hallazgos. Con frecuencia llevibanse
a pedazos [...] los restos de los animals muertos [...] Eran aquellos
infelices las reliquias de los campesinos concentrados por cl general
Weyler."
"La mortalidad lleg6 a ser asombrosa, es muy dificil calcularla con
exactitud, pero puede afirrnarse que fueron algunos cientos de miles las
victims. Solo en Santa Clara, poblacion entonces de 15,000 habitantes,
perecierion en un afio 6,981. En enero de 1897, el mes anterior a la recon-
ccntraci6n se registraron en los libros del Registro Civil 78 defunciones
y llegaron a 1,037 en noviembre y a 1,011 en diciembre."
"Hacinadas las personas en barracas, sin alimento y sin medicine, los
sanos dormian junto a los enfermos y a los moribundos, tendidos y meze
clados en el suelo. Todas las manianas se recogian los muertos por docenas
en las mismas salas y muchas veces sin identificarlos, se arrojaban unmos
sobre otros en carretones usados para las basuras y se sepultaban en
zanjones abiertos en los cementerios provisionals. [.,..] Hubo families
extinguidas por complete, los salvados presenciaron los horrores mas
grandes de la miseria. No hubo cuadro de desolaci6n que no se presentase
a la vista."
Otro testimonio que merece citarse es el de Julian SAnchez que
tenia entonces 13 afios, hijo de un campesino medio, veguero de tabaco
en San Jose de Los Ramos; sus recuerdos, transcritos por Dumpierre4
tienen el mismo tragico acento:
"La reconcentraci6n trajo como consecuencia Ia desocupaci6n total.
Los campesinos no podian producer nada; se iban agotando las nmercan-
cias hasta que quedaban las tiendas vacias. El bloqueo vino a destruir
la economic y a remachar mas el hambre."

s Hidrohemia o hidremia, exceso de agua en la sangre.
4 fulidn Sdnchez cuenta su vida. Recopilaci6n por Erasmo Duminpierre, La
Habana, 1970. p. 50-51.


19








"Daban dos dias a la semana (a los reconcentrados) para ir a buscar
alinentos al campo, pero pronto se agot6 lo que habia. [...] El hambre
hacia estragos en el pueblo; no habia dia en que no se produjeran por
lo menos dos o tres defunciones. El portal de la dtienda La Favorita lo
habian transformado en.hospital, con piso de tierra y camas de sacos
de azficar. Nadie atendia a los enfermos y los que ya no podian caminar
hacian sus necesidades en el mismo saco. Cuando alguien moria, venia
el mulato Vivian con otro ayudante, amarraba el cadaver con ariques
de yagua y, atravesado en una canfa brava lo conduclan al cementcnrio.
Pronto otro ocupaba su lugar. Eran tantos que a veces echaban tres en
una sepultura. No sc podia entrar en el cementerio por el mal olor que
producian los cadaveres en descomposici6n."
"Forrajear era peligroso, pero era preferible mnorir pot una bala, coino
decia mi padre, antes que contemnplar aquellas escenas..."
Podrian citarse mais testimonies tales como el de Porter5 enviado
personal del president McKinley para informarle sobre el estado de la
isla al termino de la contienda; pero nada afiadirian a las vividas image-
nes que acabamos de transcribir.
El censo de 1899 suministra informaci6n sobre el movimniento demo-
grafico desde 1890 a 1899,6 pero las cifras, salvo las relatives a la ciudad
de la Habana, carecen realmente de significaci6n. La tasa de mortalidad
general en la capital sigui6 la siguiente tendencia durante el Uiltimo
decenio: 1890, 36.2%; 1891, 34.0%; 1892, 33.8%; 1893, 31.7%; 1894,
30.7%; 1895, 33.3%; 1896, 51.9%; 1897, 79.0%; 1898, 91.0%; 1899,
34.6%. El nivel de mortalidad se duplica, cuando menos en los dos ulti-
mos afios de la guerra. En el interior la subida es aun mas brutal, en la
provincia de Las Villas, la tasa de mortalidad general es de 40.1% en
1896, 127.6% en 1897, 113.3% en 1898 ... (y ciertamente muchos falle-
cimientos no fueron registrados en el climax de las epidemias). En cuanto
a la natalidad el subregistro era aun mayor, hasta en Ia propia capital,
pero lo que si merece sefialarse es que dismlinuye de mitad entire 1890,
21.84% y 1897, 10.62%.

6 PORTER, RoBEnT PERCIVAL (1852-1917). Report of the commercial and
industrial condition of the Island of Cuba. Washington, Gwt. Print. Off. 1899.
informe sobre el Censo de Cuba, 1899, p. 739.


20









En estas condiciones no es de extrafiar que la guerra ocasionase una
terrible prdida demograifica. Perdida que es necesario evaluar para
poder comprender la importancia que tuvo luego la inmigraci6n.
El 31 de diciembre de 1887, segun los resultados de un censo bastante
confiable, el archipielago cubano tenia 1.638,687 habitantes. La tasa
media annual de crecimiento neto en el decenio anterior habia sido de
8 a 12%. En ella esta incluido el saldo del movimiento migratorio, unos
8 a 10 mil individuos por anio, islefios en su mayor part. La inmigraci6n
forzada, trata africana y contrataci6n de culles, que durante decenios
haba suministrado los 10,000 a 15,000 braceros anualcs necesarios a la
expansion azucarera, habia cesado desde 1874. De 1887 a 1895 la expan-
si6n cafiera sigui6 un ritmo ascendente, ilegando al mill6n de toncladas
de az6car en dos afios consecutivos, 1894 y 1895. TrellesT estima que
Centre 1882 y 1894 el saldo migratorio espafiol positive fue de 82,000
personas, es decir unos 7,000 anuales, que aniadido a los inmigrantes
de otras nacionalidades y a un crecimrniento vegetativo que se pucdc
estimar en 5% annual, nos da una tasa de incremnento promedio ligera-
mente superior a 10% annual.
La poblaci6n de Cuba entire 1887 y 1895 serla:

TABLA I

CUBA. Monto demogrdfico y tasa de crecimiento anios 1887-1895

Tasa de
Monto demogr&fico crecimiento neto Incremento

1887 1 631 687 (censo)
1888 1652100 1010 19000
1889 1669100 1010 17000
1890 1685800 1009 16700
1891 1700900 1010 15100
1892 1717900 1012 17000
1893 1738500 1010 20600
1894 1755900 1012 17400
1895 1777000 1006 21100

7 TRELLES, CARLOS M. Biblioteca Hist6rica Cubana. Matanza, 1924, t. 11
p. 361.








El cAlculo de los experts norteamericanos que hicieron el anilisis
denogrgico de la poblaci6n cubana en 1899 arroja una cifra ligeramente
inferior pan 1894, 1708 6878 pero esto supondria una tasa de creci-
mniento inferior a la del decenio anterior, lo cual no concuerda con el
desarrollo del product bruto. Por otra parte, las cifras dadas por los
experts para la poblaci6n entire 1890 y 1894 fueron obtenidas por extra-
polaci6n aritmntica en tanto que las nuestras fueron geometricas, lo' cual
justifica ampliamnente la diferencia.

Si se extrapola el crcimiento de 1895 a 1899 con la misma tasa
aceptada para 1890-95 se llegaria en 1899 a un monto demografico de
1 960 000 habitantes. Ahora bien el censo del 30 de octubre de 1899
arroj6 la cifra de 1 572 797 habitantes. La p6rdida demogrifica bruta
fue, pues, de no menos de 387,000 habitantes. Esta cifra es much mayor
que "la trAgica perdida de 228,000 pobladores"' que sefiala Ramriro
Guerra, pero es que este autor se limita a suponer que la poblaci6n de
Cuba en 1895 surnaba 1 80000 0 habitantes y restarle a esta suma el
onto del censo de 1899, como si --de no haberse producido la guerra-
la poblaci6n se hubiese mantenido estacionaria durante el filtimo lustro
del siglo, hip6tesis absurda a todas luces.

Asi pues la terrible lucha del pueblo cubano por conseguir su inde-
pendencia, frustrada luego por la intervenci6n imperialista, cost cerca
de 400 000 habitantes virtuales, esta dramatica perdida aniadida a otras
materials, presuponia para el nuevo siglo un largo period de estan-
camiento. Por otra parte, la estructura por edades que hereda el nuevo
siglo, consecuencia direct de los estragos de la guerra, agravaba aun mras
esta situaci6n.
La siguiente tabla asi lo demuestra:
La perdida de ninios menores de 4 afios es evidence no s6lo en compa-
raci6n con la poblaci6n de Puerto Rico que tenla un regimen demogra-
fico bastante similar al nuestro sino aun con ]a de Francia que ya por
esta epoca tenia una de las mas bajas tasas de natalidad del mundo.

8 Informe sobre el censo de Cuba, 1899, p. 735.
9 GuERRAu RAMLo. Historia de la Nacitn Cubana, t. I, Habana, 1952. p. IX.


221









TABLA I I


CUBA. Composici6n porcentual por grupos quinquenales de edades de
las poblaciones de Cuba, Puerto Rico y Francia en 1899


Edad Cuba1 1899 Puerto Rico' 1899 Francia 1901

0- 4 8.32 15.78 9.0
5- 9 14.38 15.06 8.4
10-14 13.99 13.05 84
15-19 11.32 9.77 8.6
20-24 9.72 9.28 8.3
25-29 8.74 8.84 7.8
30-34 7.55 6.75 7.3
35-39 6.33 4.99 7.0
40-44 5.43 4.64 6.4
45-49 3.81 2.77 5.8
50-54 3.66 3.45 5.4
55-59 2.15 1.61 4.9
60-64 2.19 1.93 4.3
65-69 0.89 0.70 34
70-74 0-75 0.65 2.6
75-79 0.28 0.25 1.5
80-84 0.28 0.28 0.7
+ 85 0.21 0.19 0.3

Total 100.00 100.00 100.0


FUENTES: I Informe sobre el censo de Cuba 1899, p. 4.
2 Annuaire Statistique de la France 1966. Resume" Y rospectif. vol. 72
(Paris, 1966) p. 56.


23










Si agrupamos las cifras de la tabla anterior para separar la poblaci6n
pasiva y active tendremos los siguientes resultados:


TABLA III
Poblaci6n actiua y pasiva, Cuba, Puerto Rico
1899-1900 en %


y Francia


Cuba Puerto Rico Francia
0- 14 anios 36.69 43.89 25-80
15-60 ,, 58.71 5211 61.40
+ 61 4,60 4,00 12.80
100.00 100.00 100.00
1I^I __ -- -- ..|1^^ ^ ^ ^ ^ ^ I

La prdida de ninios por efecto de las condiciones materials creadas
por la guerra, la reconaentraci6n en particular, tiene como consecuencia
parad6gica ofrecer de moment una estructura por edades nias favo-
rable, .pero que se haria sentir de una manera adversa die anos mas
tarde cuando se restableciera de nuevo el equilibrio demogr6fico y
fuesen estos pocos nifios los encargados de sustituir al grupo adulto en
el trabajo.
Al contrario de Io que generalmente podria presumirse fueron las
provinimas occidentales, las ms densamente pobladas y en particular
La Habana y Matanzas, las que mas sufrieron demogrAficamente los
efectos de la guerra, pues fue alli donde la reconcentraci6n de Weyler
produjo sus mis tri.gicos efectos.


TABLA I V


Pinar del
Habana,
Habana,
Matanzas
Las Villas
Camagiie'
Oriente


CUBA. Poblacihn activd poT provincias, 1899
0Q-14an1os 15-60 anios
Rio 39.06 57.48
provincial 34.08 61.75
ciudad 28.03 67.32
34.79 58.98
s 36.05 59.43
y 42.80 51.80
43.21 52.57


+ 60 afios
3.46
4.17
4.65
6.23
4.52
5.40
4.22


24









Asi segtn el precio pagado en vidas infantiles, las provincias cubanas
se situan en el siguiente rango: ]a ciudad de la Habana, la provincia
de la Habana, Matanzas, Las Villas, Pinar del Rio, CamagUey, Oriente.
Naturalmente esta tragica perdida situa las regions mas afectadas en
mejor postura en cuanto a la carga potential que deberia soportar la
poblaci6on active. Los extremes se sit6an entire 67.3% de poblaci6n active
para la ciudad de la Habana y 52.6% para la provincia de Oriente, pero
en el supuesto de una poblaci6on cerrada la situaci6n se invertidria indu-
dablemente 15 anos despues. Es decir que, justamente en eli memento
en que debido a la primera Guerra Mundial las posibilidades de venta
del azucar cubano se expandirian extraordinariamentc, la naci6n afron-
taria un considerable deficit de fuerza de trabajo que mas tarde la inm-
gaci6n suplirz.

La inmigraci6n, obviamente, resolvi6 el problema; y much rnmAs alias
del deficit imputable a la guerra. El objeto de esta monografia es justa-
mente demostrar c6mo Jo efectu6 y tambien qu6 nuevos problems no
previstos por sus promnotores, el alud inmnigratorio acarre6.

Pero antes de concluir este somero balance de los recursos humans
al comienzo del nuevo siglo, conviene tener una ligera idea de cual
hubiese sido, una generaci6n ms tarde el monto demogrAfico si la pobla-
i6n hubiese mantenido el mismo ritmo de crecimiento de Ia d&cada
anterior a la guerra que fue como sabemos 6poca de gran expansion
econ6mica. En 1884 la exportaci6on de azufcar alcanz6 Ia cifra de 558 932
toneladas y en 1894, 1 056 214,10 El crecimiento promedio annual durante
el decenio fue casi del 9% (8.85%) y el crecimiento demogrifico apro-
ximadamente la decima part. Pero este ritmo no hubiese podido man-
tenerse sin un aumento sensational de la productividad, que el estado
de la poblaci6n despues de los estragos de la guerra no podia soportar y,
sobre todo, sin revolucionarias innovaciones tccnologicas que no se pro-
duciran hasta 40 afios mas tarde.
Cua6l hubiese sido pues la situaci6on en la hip6tesis de una extrapo-
Iaci6on simple de la situaci6n preb6lica?


10 DEER, NOEL. The History of Sugar. London, 1949, p. 131.


25









Veamos primero el onto demogrifico:

TABLA V


CUBA.


Monto demcgrdfico 1899 -1925. Real y Ficticio*


Monto ficticio Ten Monto real


1572 797
1588500
1604300
1621600
1639500
1659100
1675 900
1693400
1701600
1735000


755
776
797


800
000
300


1899
1900
1901
1902
1903
1904
1905
1906
1907
1908
1909
1910
1911
1912
1913
1914


1.010
1.010
1.011
1.011
1.012
1.012
1.012
1.011
-1.011
1.012
1.012
1.012
1.012
1.012
1.012
1.013
1.013
1.014
1.014
1.015
1.015
1.015
1.015
1.015
1.015
1.015


1 572800
1628400


1685
1.743
1801
1862
1923
1986
2040
2113
2178


245
312
381


400
500
200
700
800
100
000
600
900
300
700
200


2450000
2521200


2592
2665
2739
2813
2889
2988
3085
3181
3275
3457


700
400
000
700
000
000
800
400
300
000


* El monto ficticio ha sido establecido planteando como hip6tesls la fecundidad
constante y la mortalidad decreciente. El real se obtuvo a trav6es de unaMinter-
polaci6n intercensal por la parabola de segundo grado.
26
26


1818800
1840000
1863900
1888100
1914500
1941300
1970400
1999000
2028900
2059300
2090 100
2121300
2153100
2 185300


1915
1916
1917
1918
1919
1920
1921
1922
1923
1924
1925









Como podemos observer al cabo de 25 afios la diferencia es de
1 272 000 habitantes entire la cifra real y la supuesta. La hip6tesis de com-
paraci6n estipula como ya dijimos la extrapolaci6n del crecimiento obser-
vado durante los 61timos dos decenios del siglo xrx, mejorado a partir
de 1913 por una hip6tesis secundaria que tendria en cuenta una reducci6n
de la tasa de mortalidad tal como la observada en el cono sur de Siur
America (Argentina, Chile, Uruguay). La tasa de inmigraci6n se ha
supuesto sin embargo constant e igual a la del uitimo decenio del siglo
xix Las cifras reales, interpolaci6n intercensal, son desde luego, la con-
secuencia de la inmigraci6n hist6rica de la que mas tarde se hablarA.
iCuil hubiese sido al terminar el primer cuarto de siglo la estructura
de la poblaci6n con y sin aumento de la inmigraci6n? La tabla siguiente
present en ambos casos la composici6n de la poblaci6n active.

TABLA V I

CUBA. Estructura de la poblaci6n: a) con la tasa de inmigracit6n
de 1880 1890; b) segun el censo de 1919

Inmigraci6n Segun
1880-1890 Censo 1919
% %
0 a 14 afios 41.5 42.4
15 a 60 ,, 53,0 52.9
+de 61 ,, 5.5 4.7

La similitud de ambas estructuras result sorprendente y s61o puede
explicarse por un brusco aumento de la fecundidad inmediatamente
despu6s de la paz. Este fen6meno ocurre siempre despues de una guerra
u otra catastrofe que traumatize una poblaci6n. La natalidad pudo verse
tambi'n reforzada por un aumento de la nupcialidad absolute. El censo
de 1899 ofrece una anomalia dificil de explicar: en el grupo 15- 19
anios el indice de masculinidad es de 81.3 en tanto que en los anteriores
y posteriores es de 104.4 y 106.8 respectivamente. Este 18.7% de hembras
en exceso de existir debi6 encontrar fAcilmente pareja en el quinquenio
siguiente, en el alud de j6venes solteros que llega a nuestros puertos.
Asi por un double process compensatorio las p6rdidas de la guerra
fueron rapida y faicilmente eliminadas y el monto demogrAfico aparece
de entrada como el principal factor linmitante del desarrollo.


27



































Viotomri
~cbIve to'!
ltrcbiw )e 0a
b a~m
JAMOTN LLGV^IS
I ~h- 11


'qiJt~-g. -















El Honor de la mujer

en Cuba

en el sigt!o XIX

Verena Martinez Alier


El analisis que sigue se centra principalmente en el papel que jugaba
el rapto como mecanismo para vencer ]a desigualdad social concebida
como obstaculo al matrimnonio en una sociedad jeratrquica. Este rneca-
nismo era eficaz s6lo cuando la distancia social no excedia ciertos ]irnites.
El rapto con vistas al matrimonio era una instituci6n tan comuin
que aparece como algo natural en la litcratura popular de la epoca.
Asi en El perro huevero, sAtira costumbrista, M6nica, la hija de Matias,
se fuga con Mamerto "El Indiano" y luego prometen casarse legalmente.
Cuando la obra se repre3cnt6 en La Hahbana poco despues de coinenzada
]a Guerra de los Diez Anos, los "Voluntarios" promovieron una algarada:
Matlas, jugador de gallos y barajas, no era otro que el propio gobierno
espainol, M6nica era Ia isla de Cuba que queria independizarse del yugo
colonial y Mamerto los insurrectos3
Para entender el papel que jugaba el rapto, es preciso referirse a la
legislaci6n matrimonial en vigor en Espafia y sus colonies en el siglo xix.
En los uitimos veinte afios del siglo precedent y durantc los primeros
del xix, se promulgaron una series de !eyes cuyo caracter era cada vez
mas restrictive. En Io que concernia a la Iglesia, habia una total libertad
de matrimonio. Te6ricamente, el Estado se regia por el inismo principio,

1 LEAL., RNE. Que vivt la tierra que produce la cana. Cuba. La Habana,
octubre, 1968. p. 23.


29









sin embargo habia frecuentes disputes al respect entire las autoridades
eclesiasticas y civiles. Tipico de estos desacuerdos es el conflict que
surgi6 cuando el Papa Benedicto xxv decidi6 en 1741 que los hijos de
matrimonio secret, llamado comfinmente "de conciencia", tuvieran idWn-
ticos derechos en lo que se refiere a la herencia, dado que precisamente
ese tipo de matrimonio estaba previsto para contrayentes desiguales. Las
autoridades civiles protestaron, "pues el ordenar las sucesiones y arreglar
los contratos pertenece a la republica civil y a la autoridad de los sobe-
ranos y no a la potestad eclesiistica que s61o atiende directarnente al
fuero interno y al bien spiritual de las almas", Se trataba, mnas que
de un conflicto jurisdiccional, de una cuesti6n mas fundamental: la
igualdad o la desigualdad de la gente. La Iglesia se hallaba ante un
dilema; por un lado su ideologia le dificultaba instituir tipos diferentes
de mnatrimonio con efectos diferentes para distintas categories de gene;
por otro lado tamrnpoco podia permitir los concubinatos que con tanta
frecuencia resultaban de la desigualdad social de los pretend ientes. En
1775, una Junta de Ministros que aconsejaba al Rey sobre los medios
para evitar matrimonios desiguales sostuvo que el principio general por
el cual el matrirnonio religioso surtia todos los efectos civiles incluso
cuando los contrayentes fuesen extremadamente desiguales y actuasen
contra la voluntad de sus padres, daba lugar a los danios siguientes:
primero, "por quedar hMbiles los hijos para la sucesi6n de sus padres en
sus bienes, derechos y honors [..,.] de esto provienen los pleitos, disen-
siones y enemistades y e4 desdoro de las families"; segundo, en conse-
cuencia, "algunos sujetos de ilustre nacimiento, considerando los refe-
ridos perjuicios que causarian a su familiar y a la gloriosa memorial de
sus antepasados o temiendo la just indignaci6n de sus parientes o por
otros estorbos o embarazos que se les ofrecen no s6 atreven a contraer
semejantes matrimonios desiguales, incurren en otro lastimoso exceso,
como es el de cegarse de la pasi6n y vivir en un perpetuo amanceba-
miento con ruina spiritual de sus alminas y escindalo de los fieles. .s
Con la llegada a Espania de las ideas de la ilustraci6n a finales del
siglo xviii, comenz6 a discutirse la abolici6n de los mayorazgos, la desa-

2 KONETZK, RICHARD. (ed.c).. Colecci6n de documents para la historic
de la formaci6n social de Hispanoamdrica, 1493-1810. (En lo sucesivo, CDFS).
Madrid, 1953-1962. III: 1, p. 404.
SIbidem. 111: 1, p. 402,


30








a
rnortizaci6n de las propiedades eclesiasticas y municipales, la limitaci6n
de los poderes de la Inquisici6n, la libertad de comercio, etc. Sin embar-
go, la legislaci6n matrimonial de la epoca se fue tornado cada vez mis
restrictive. En 1776 se promulg6 la Pragmdtica Sanci6n para evitar el
abuso de contraer matrinmonios desiguales, para combatir la "mal enten-
dida libertad de matrimonio absolute". Se hacia obligatoria la obtenci6n
del consentimiento paterno para los menores de veinticinco ajios, y la
obtenci6n del consejo paterno para los mayores. Si se celebraba el matri-
monio sin consentimiento o consejo paterno los contraycntes perdian el
derecho de heredar. El criterio que definiria la "racionalidad" del disen-
so patemo era que el proyectado matrimonio "ofendiese gravdmente el
honor de la familiar o perjudicase al Estado".* En 1778 "teniendo pre-
sente que los mismos y mayores perjudiciales efectos se causan de este
abuso en mis Reinos y Dominios de las Indias por su extension, diversi-
dad de classes y castas de sus habitantes..." se comunic6 esta Pragmatica
Sanci6n a las Indias para que se guardara y cumpliese.5 Scgun parece,
sin grandes resultados practices, pues hubo numerosas consultas eclesiais-
ticas referentes a casos de matrimonios en que los contrayentes estaban
dispuestos a ser desheredados y casos en que "razones de conciencia"
exigian el matrimonio. En 1803 una Real Cedula estableci6 la mayoria
4de edad en veintitres anios para los hombres y veinticinco para las muje-
res como limited a partir del cual podian casarse a su arbitrio. Los menores
que se casaran sin consentimiento patemrno y los clerigos que los casaran
incurrmian en la pena de expatriaci6n y en la de confiscaci6n de sus
bienes.6

La Pragmratica Sanci6n de 1776 comprendia "desde las mas altas
classes del estado sin excepci6n alguna hasta las mas comunes del pueblo
[...] por la gravedad de la elecci6n de estado con persona convenien-
te... pero al comunicarse a las Indias se excluy6 a "los mulatos,
negros, coyotes e individuos de castas y razas semejantes tenidos y repu-
tados pfiblicamentc por tales, exceptuando a los que de ellos me sirvan
de oficiales en las Milicias o se distingan de los demas por su reputaci6n,

4 Ibidem. 111:1, p. 406-413.
Ibidem. 111:1, p. 438-442.
6 Ibidem. 111:2, p. 794-796.
T lbidem. 111:1, p. 407-408.









buenas operaciones y servicios, porque 6stos deberan asi comprenderse
en ella..."8 Se admitia pues que algunos miembros de esas "castas"
terian reputaci6n, es decir, honor que defender. Los demas, careciendo
de 61, no tenian necesidad de protegerlo mediante alg6n tipo de control
sobre matrimonios. Sin embargo, algo mas tarde la Real C6dula de 1803
fue mns generosa y comprendia en la necesidad de pedir consentimiento
patemrno a todos los menores de "cualquiera clase del Estado (a) que
pertenezcan", lo que fue reiterado por Real Cedula del 15 de octubre
de 1805 -que inmediatamente pasamos a considerar- y tambien en lo
que a Cuba se refiere en el Auto de la Audiencia de Puerto-Principe de
1806: "los negros, mulatos, y demas castas menores de la edad respective
[..] quedan sujetos a solicitar y obtener la licencia de sus padres en los
mismos tenrminos que los demas".0
Por Real C6dula del 15 de octubre de 1805, no s61o se reafirmnaba
la necesidad del consentimiento paterno para los menores, sino que se
requeria ademis una licencia especial de las autoridades civiles, tambien
para los mayores de edad, en los casos de matrimonios interraciales,
es decir entire negros y blancos. [Era esto el fruto de la ansiedad desper-
tada en Ultramar por los matrimonios desiguales debido a la variada
composici6on etnica de su poblaci6n] Nunca estuvo muy claro qu6 sector
de ia poblaci6on blanca debia solicitar dicha licencia para matrimonios
interraciales; seguin la Real Cedula de 1805 s6olo los miembros de "fami-
has de conocida noble a y notoria limpieza de sangre" estaban com-
prendidos, pero una interpretadc6n algo posterior habla de "personas
de conocida nobleza o notoria limpieza de sangre", es decir, todos los
blancos, de cualquier estamento.10 Esas disposiciones se interpretaron

B Ibidem. 111:1, p. 439.
9 Auto de la Audiencia de Puerto-Principe de 9 de julio de 1806, en que
para el mejor cumplimiento de la Real Cedula de 15 de octubre de 1805 de
matrimonios entire personas desiguales, se adopta esta conclusion fiscal. RODRiGUEZ
SAN PEDRo, JOAQUfN. Legislacion ultrarmarina, concordada y anotada. Madrid,
1868.
10 Ibidem. p. 531. Una discusi6n mis amplia en mi articulo Color cldase y
mnatrimonio en Cuba en el siglo xS. Revista de la Biblioteca Nacional '"Josi
Marti". La Habana, 1968/2; OATIZ, FERNANDO. Los Negros esclavos. La Habana,
1916, p. 366. Menclona la Real C6dula de 15 de.octubre de 1805 y el Auto de
9 de julio de 1806, pero deduce de ellos err6neamente que "a partir de esta
fecha el matrimonio fue libre entire blancos y negros'. Herbert S. Kern, reciente-
mente, en Slavery in the Americas, a comparative study of Virginia and Cuba,
Londres, 1967, p. 84, se atreve a afirmar que "... the 1806 free-marriage decree
(ended) the last vestiges of caste arrangements..."


32









en Cuba con creciente rigor hasta que abolida la esclavitud, por Real
Orden de 27 do enero de 1881, se "deja complete libertad a las personas
de diferente raza que quieran contract matrimonio"l1

De esta legislaci6n derivan dos conclusions:

1. Dos modelos de la sociedad coexistian: el moddelo religioso. dc
ideologla igualitaria, tal vcz compartido por los iberalcs extremists,
y el modelo estatal, jerarquico. La Iglcsia deblia colocar la moralidad
individual por cn icma de cualquier considcraci6n de convenicnciLa po!i-
tica; todos eran hijos de Dios y por tanto iguales y libres de casarsm cntre
ellos, obre todo si existian "razones de conciencia". El Estado, por cl
contrario, restringia la libertad de clecci6on en aras de la continuidad
del orden social, anim a costa de la moralidad religiosa.

2. La endogamnia de clase social constituja la forina de matrimonio
ofidialmcnte prcscrita (uso aqui "clase" en el scntido mAs amplio).

El rapto debe estudiarse teniendo en cuenta, por un lado, la falta
de libertad de matrimonio, establecida por la legislaci6n, y por otra,
la moralidlad rcligiosa que exigia Ia virginidad de las mujeres solteras y ]a
castidad de las casadas.12

Discutire en primer lugar el rapto entire blancos.3

El noviazgo se iniciaba mas o menos en secret. Cuando los padres
se enteraban que su hija tenia un pretendicnte, trataban de averiguar
cuial era el ambient del que proccdia y de saber si sus intenciones eran


11 Gitada en Archive Nacional de Cuba. Doniativoas y Remisiones. Leg. 473/2.
3 El material utilizado en estr trabajo proviene de causat.s crimniiales por
rapto y por estupi.o conservadas en el Arciivo Nacional de Cuba, La Habana.
Vi 231 casos de iapto y 71 de estupro y tengo la referencia de otros 131 casos
de rapto o cstupro que no pudc consultar por limitaciones de tiempo. El primer
caso de los consultados ocurri6 en 1801 y el gltino en 1899. Las causas se iniciaban
cuando la policia se enteraba del delito y tomaba declaracio6n a los participamnies;
contienen adernas comentarios de los funcionarios judicialcs, resumcnics de los
sucesos y las scntcncias de los tribunales. Muchas causes uestAin incomplctas y no
todas siguileron cxactamnentc el mismo procedimiecnto. A mIcntdo no hay mnincra
de saber c6mo acal'6 la cuesti6n. Surgen algunos proliermas, por tanto, al cuanti-
ficar este material.
18 De los 231 casos de raptos, hay 157 entire blancos, 42 centre gente de color
y 32 interraciales.


33









honestas.4 Un padre burlado describe asi el ritual del noviazgo: "Apenas
sali6 mi hija de la pubertad cuando fue solicitada amorosamente por
D. Ram6n Cabastani, conocido por Tarragona, y desde el instant que
comprendi sus relaciones con aquella quise saber del mismo Cabastani
el fin que Ilevaba en sus amores. Tuve una contestaci6n honrosa y dan-
dome un corto plazo para el matrimonio con mi hija le permitil la entrada
en la casa al repetido Cabastani".2 Sin embargo, la honestidad de las
intenciones del pretendiente es s61o uno de los requisites para que pueda
formalizarse el noviazgo; es todavia mas important que se trate de uni
pretendiente adecuado socialmente acceptable, y eso tanto lo exigen los
padres de la novia como los del novio; tambien los padres del preten-
diente quieren que su hijo contraiga un enlace apropiado. Si esas expec-
tativas no se cumplen y la valoraci6n del candidate o candidate al matri-
monio result desfavorable, entonces comienza una campaina para cortar
el noviazgo. Y es precisamente entonces, al objetar los padres al proyecta-
do enlace y al poner trabas al trato entire la pareja, que los novios apelan
a! rapto. Este drastico suceso tiene por meta el forzar la actitud de los
padres hacia una posici6n diamctralmente opuesta, convirdtiendo sus
objeciones en desco ferviente de que sc contraiga el matrimonio. La
pareja desaparece por unos dias, y Ia muchacha pierde su virginidad;
el muchacho se present a la policia tras "depositar" a Ia muchacha
con alguien de confianza (otras veces, la policia la encuentra antes).
El hecho prindpal es que la mujer ha perdido su honor. Ante esa ver-
gfienza pocos son los padres que persisten en la actitud de rechazo hacia
el novio. Esto se explica porque mientras, inicialmente, se creia que el
honor de la familiar iba a ser menoscabado por el matrimonio con un
pretendiente poco id6neo, luego, al consumarse el dishonor de la mujer,
el honor de la familiar exige el matrimonio.1'

14 Por ejemplo, A, N. C. Gobierno Superior Civil. Leg. 911/31550. La madre
declara: "en un principio llegando a su noticia estas relaciones lo reconvino y
que como le ofreciese casarse con su hija lo que se realizaria cuando flegase su
padre que se haliaba en el campo vendria a pedirla [. ..] raz6n porque le dio
entrada por pocos dias en la casa. ." La ortografia de las citas ha sido mo-
dernizada.
15 A. N. C. Misceldnea (en Io sucesivo, Misc.). Leg. 1333/F. Tambi6n Misc.
Leg. 1198/K; G. S. C. Leg. 912/31502.
I' En los 157 casos de raptos entire blancos consultados, hay 91 en que ex-
plicitamente consta una raz6n; en 56, ]a razon es la oposici6n de la familiar al
matrimonio y en otros 35 es el maltrato paterno o materno.


34








Una explicaci6n habitual de lo sucedido la da Donia Ines Ros: "Como
a las siete (de la noche), estando conversando con su novio a la puerta
de la casa, le pidi6 que se la l1evase, pues no veia otro medio para casarse
con 61 en atenci6n a que sus padres se oponian". En ocasiones la mera
sospecha de la oposici6n paternal da lugar, a la misma estratagema. Tal
fue el caso de una muchacha que se dio a la fuga con el novio "temerosa
de una negative a sus intentos por parte de su padre, aprovechandose
para verificaria de hallarse 6ste ausente. -"

Como el rapto era un medio bien conocido para vencer Ia resistencia
de la familiar a un mnatrimonio, podia dar lugar al enganio, al alegar el
pretendiente para sus prop6sitos que s61o0 seria possible convencer a sus
padres si la muchacha se dejaba llevar. No obstante, parece que el rapto
tipico ocurre con vistas al matrimonio: de los 56 casos de rapto en que
consta como raz6n Ia oposici6n paterna, hay 36 en que el novio hace
constar expllcitamente que su prop6sito es llegar al matrimonio, y s6lo
hay 2 en que el motive haya sido la seducci6n.
Entre las razones para el rapto ocupan el segundo lugar los malos
tratos sufridos de parte de Ia familiar. Sin embargo, muchas veces, al
analizar los documents, se descubre que en el fondo el maltrato es en
realidad minera manifestaci6n de la oposici6n familiar. Por ejempio, una
muchacha declare: "D. Miguel [...] habia solicitado varias veces el
permiso de sus padres el que siempre le habian negado esto s6Io porque
era pobre, como a todo el partido le constaba su honradez, viendose tan
acosada la declarante por su madre [. .] pues todo el dia la tenma sofo-
cada para que dejase sus relaciones con el dicho Miguel...""' Y a un
padre se le acusa de que "no llevando gusto en el enlace, la habia
maltratado".20
Muchas veces, sin duda, el temor al castigo y a las rifias familiares
lograba disuadir a los j6venes de tratar de contraer matrimonios desi-
guales. Sin embargo, de cuando en cuando, el maltrato tambien podia
surtir el efecto contrario, convirtiendo a los novios en amantes.

I A. N. C. Misc. Leg. 2298/F.
SA. N. C. G. S. C. Leg. 909/31484.
a C. N. C. Misc. Leg. 3641/Bb,
20 A.N.C. G. S.C. Leg. 908/31405.


35








Hay distintas causes de oposici6n paternal, que pasamos ahora a anali.
zar. La actitud baisica es la del padre que protest porque "un joven
nombrado D. Jose Angel Acosta, que no pertenece a la close del que
rkpresenta, le ha robado una hija con atrevimiento hlombrada Dofia
Josefa de Cardenas y Penialver",'1 Pero, icuales eran los criterios que
diferenciaban las classes en el siglo xx en.Cuba?
Hay a menudo una preocupaci6n por el origen, el Inaje, del preten-
diente: "No puede haber matrimonio porque, como he dicho, no hay
igualdad de inaje"..3 Otro padre se refiere a si mismo y a su familiar
como "personas de honradez y de algfin nacimiento"713 y otro arguye
"que ]a familiar de la pretendida novia es de origen incompatible con
la del que expone"."A Podia ocurrir tambien que la condici6n social de
iun pretendiente fuera tal que su origen diera lugar a dudas; bien que la
familiar fuese poco conocida en el lugar, bien que el pretendiente fuese
ilegitimo o exp6sito. Una madre present como iunico inconveniente al
matrimonio el hecho de que "ignora 3a conduct de Ia pretendida y
familia".2T Un padre se opone al matrimonio porque el joven es ilegitimo
lo cual "es una tacha que aparta al que la tiene del trato y comunicaci6n
de las gentes".'2 Un ilegitimo no s61ol sufria en el trato social y carecia
del derecho de Ilevar el apellido de su padre y de heredarle, sino que
ademAis era discriminado en la vida nuiblica: tradicionalmente se les
habia impedido tanto el acceso a empleos p6blicos como la priactica de
oficios mecanicos. En las Indias la ilegitimidad tenia implicaciones par..
ticularmente graves, pues como decia Solorzano en su Politica Indiana
"... lo mas ordinario es que nacen de adulterio o de otros ilicitos y puni-
bles .ayuntamientos, porque pocos espafioles de honra hay que casen con
indias o negras, el cual defect de los natales les hace infames, por lo
menos infarma facti, segun lo mas grave y comrun opinion de graves auto.
res, sobre l1 cae la mancha del color vario, y otros vicios...,, La opo-

Z1 Ibidem. Leg, 935 A/32800.
A. N. C. Misc. Leg. 2285/T.
23 AN.C. G. S. C. Leg. 935 A/32881.
24 Ibidem. Leg. 921/32129.
25 Ibidem. Leg. 1148/43931.
0 Ibidem. Leg. 923/32203.
27 Libro eI, cap. XXX. Citado por Angel Rosenblat: La Poblaci6n indgena
y el mestizaje en America. Buenos Aires, 1954. v. 11, p. 165.


36








sici6n paterna hacia los pretendientes ilegitimos seguramente se debia
en gran parte al temor a "Ia mancha del color vario".
Otra madre hace constar "que no le agrada la elecci6n que 4ste (su
hijo) ha hecho por haber sido educada la joven pretendida en la Casa
de Beneficencia":.2 es decir, era exp6sita. Segin las eyes, los exp6sitos
eran considerados legitimos y se inscribian en los libros parroquiales
como "al parecer blancos", pero en la practice, hace notar un funciona-
rio, "son tratados con el mayor vilipendio y teridos bastardos, espurcos,
incestuosos o adulterinos.. "-2 Cuando se quiso aplicar la legitimaci6n
Real de los exp6sitos a las Indias el Fiscal del Consejo de las Indias
dijo con raz6n en 1805 que ese "asunto de much gravedad" por "la
multitud de castas [., .] y la constant experiencia de exponer a las
puertas de un particular los padres a los hijos cuando son de punible
y dafiado ayuntamicnto o de calidad oscura y origen infecto. "'0 Aqul
de nuevo, es su origen dudoso lo que hace indeseables a los exp6sitos.
Un individuo podia ser rechazado tamnbien por motives nuy concre-
tos, por ejemplo a causa de la diferencia notable en las categories profe-
sionales de las dos families. Un padre protest: "De p6blica notoriedad
es que en la familiar del postulante desde sus mnis remotos ascendientes,
han servido en empleos distinguidos a S.M. unos en el campo general
de la Armada y otros en el Ministerio de Marina, sin que en ningin
caso haya habido personas en su etimologia de linaje que hayan ejercido
artes u oficios mecanicos, como en la actualidad lo practice [...] (el)
padre de ]a contrayente [...] y con s6oo este hechq se convendra en la
gran diferencia que media entire su posici6n social con la de aqu6l... "31
El padre de la novia, un platero y relojero, digimoslo de paso, se neg6
tambien a dar su consentimiento porque en su opinion el joven no
trabajaba.
Los liamados "oficios mecanicos" "eran ocupaciones que habian esta-
do en Espania reservadas a la gene del estado llano y vedadas a los
nobles, suponiendolos asi "viles". Hacia finales del siglo xviI se promulg6
una legislaci6n que fue suprimiendo esa segregaci6n ocupacional. Pero

2S A. N. C. G. S. C. Leg. 927/32467.
29 CDFS. 111:2, p. 724.
so Ibidem. p. 818; en este caso se refiere a Guadalajara, Mxico.
81 A. N. C. G. S. C. Leg. 1148/43942.


37









esa liberalizaci6n no se hizo extensive a Ultramar de forma inmediata,
a pesar de las insistentes demands que en este sentido se hicieron, decla-
rando que en Amrica las artes y los oficios eran nobles, y "exponiendo
Ia ociosidad [...] que se advierte nacida de la preocupaci6n que carac-
teriza sus habitantes, queriendo ser todos nobles, hidalgos y caballeros,
sin dedicarse a las artes y oficios por la bajeza en que creen incurrir"A.2
La causa de esta resistencia viene claramente expresada en un dictamen
del Fiscal del Consejo c las Indias emitido en 1807 en estos terminos:
"Si en la Peninsula donde no hay mrs que nobles y plebeyos, ha pro-
ducido esta disposici6n siniestras inteligencias [..] cuales no causaria
en-America con la multitud de castas de pardos, zambos, mulatos, zam-
baigos, mestizos, cuarterones, octavones. Todas 6stas tienen el vicio en
Ia raiz y se hallan infectas [...] y como cabalmente los de dichas castas
son los que ejercen los oficios de herrero, zapatero y dernmas mecanicos,
si se comunicase ]a referida c6dula a aquellos passes, se originarla un
trastomrno y consecuencias perjudiciales al Estado, creyendose con clia
dispensado el vicio que tienen en su origen"? ?En Cuba, a mediados del
siglo xix, los oficios mrnecAnicos estaban totalmnente abiertos a la gente de
color libre y eran desernpefiados en proporci6n casi igual por blancos
y gente de color. Podia incluso ocurrir que un blanco trabajara de official
para un patrono de color. Pero es muy possible que la abundancia de
gente de color en esas ocupaciones reforzara precisamente Ia "vileza" que
se les imputaba. Un joven blanco afirma ser "de Ia clase de menestrales,
como sastre, que en este pais tanto rebaja a los blancos que se dan a esas
ocupaciones".8
Tambi6n Ia diferencia dc fortune motivaba, por supuesto, oposici6n
al matrimonio. En uno de los casos se hace constar que "Ia posici6n que
ocupa su familiar es la de pobres por hallarse viviendo en un sitio potrero
en arrendamiento y la de Ia Da. Rosa Casanova es buena en raz6n a que
su padre posee en este partido un cafetal con cincuenta negros de dota-
ci6n" y "l'Ia educaci6n de la de Casanova a consecuencia de su ventajosa
posici6n es algo ,AS esmerada que la de Burrundarena".*3 Otro de los
casos hace tambien menci6n de la educaci6n: "difiere much de la que

3U CDFS. 111:2, p. 832; se refiere especificamente a Popayin.
83 Ibtdem. p. 834.
4 A. N. C. O. S. C. Leg. 895/30522.
:5 Ibidem Leg. 921/32129.


36









tiene hla familiar de su pretendida. Esta tiene una buena educaci6n mien-
tras que Martos no sabe ni firmar".G No s6Io se objeta la pobreza, sino
tambien todo aquello que de algfin modo la supone o recuerda.
Otro motivo de oposici6n lo proporcionaba la religi6n. Habia estado
prohibido desde el principio a los "judios, herejes y otros infieles dete-
nerse en las Indias",37 pero evidentemente esto no impedia que algunos
se establecieran en ellas. Un padre, cuyo hijo queria casarse con una
mujer de naci6n francesa, de Sto. Domingo, le pide que acreditase com-
petentemente su cristiandad. El padre de ella le habia notado "la con-
ducta mis inmoral pues [. .] jams se confess, oy6 misa ni hizo allyln
acto piblico de religion",a8
Vemos pues que el disenso de las families al matrimnonio se funda
en razones de nacimiento, ocupaci6n, fortune, y, rara vez, de religion.
La posici6n social de cualquier persona se dctermina en primer lugar
por la de su familiar. Pero tambi6n juega un papel el comportamiento
y los meritos individuals. Cuando los padres rechazan a un pretendiente
porque es pobre, no tiene oficio o profesi6n y carece de recursos para
sostener una familiar, esa objeci6n puede decirse que en la mayor parte
de los casos es tambi6n el product de la gran preocupacion por Ia igual-
dad en el matrimonio: "si bien no es un impediinento legal [...] la falta
de recursos en los contrayentes, debe tencrse 6sta muy en cuenta cuando
las families tienen una posici6n regular, y no guardian proporci6n los
medios de subsistencia con la clase a que correspondent.3 Es decir, los
pretendientes han de ser capaces de proporcionar a sus futures c6nyuges
el estilo de vida a que su posici6n social les hace acreedores.
Por ultimo, tambi6n el comportamiento y la reputaci6n individual
han de ser corrects para que el pretendiente sea considerado id6neo. Los
j6venes deben observer "buena conduct" y no, como D. Agustin P6rez,
comportarse como "un verdadero vago [..] (que) no tiene oficio de
ninguna clase, ni se le conoce otra ocupaci6n que ia de frecuentar los
bailes, el billar y la valla de gallos e inquietar las hijas de familia...,"40

36 Ibidem. Leg. 923/32203.
CDFS. IIl: 1, p. 73.
a A.N.C.G. 0S. C. Leg. 890/30036.
$P Ibidem. Leg. 920/32063.
4 Ibidem. Leg. 921/32129.


39









La buena reputaci6n de la novia es tanto o mrAs important; debe ser
recatada y naturalmnente de estado honest; cualquier duda sobre su
integridad sexual destruye toda posibilidad de ser aceptada por una fami-
lia decent. Asi, por ejemplo, un padre consider como motivo mas que
suficiente de disenso la presunta deshonra de la novia de su hijo a manos
de un sargento; el joven, al refutar esta acusaci6n, asegura que "No es
cierto [...] como se presume [...] que Da. Rosalia se hubiera cncon-
trado antes de conocerla el que postula en ese estado lamentable y depre-
sivo a que se alude [..] y nadie, sino el que expone, puede aseverarlo
con ]a seguridad y el convencimiento que nace de la experiencia ...]
El que postula [...] jura ante Dios y los hombres que ha estuprado a la
Seniorita Da. Rosalia, y que 6sta no ha tenido acceso con otro alguno,
y lo jura asi, por haber encontrado en ella indudables y muy marcados
signos de una virginidad inmaculada y evidente...,
4*
Pasemos ahora a considerar Ia eficacia del rapto: para que 6ste se
institucionalice como mecanismo eficaz con vistas al matrimonio es pre-
ciso que por lo general surta el deseado efecto de superar la oposicion
paternal a la celebraci6n del mismo. En realidad asi sucede: uno de los
muchos padres asi convencidos pide "que en virtud del rapto ejecutado
en la noche del primero del present junio [...] no se opone hoy (al
enlace) antes al contrario que se efectfie el enlace cuanto antes para
que no quede agraviada la virtuosidad pfiblica*. ."42
Cuando los padres no transigian, los pretendientes podian acudir'a las
autoridades civiles quienes tenian facultad para conceder una ]icencia
supletoria declarando irrationall" el disenso paterno. Asi actua el fun-
cionario que resuelve que "ahora viene haciendose merito de una cir-
cunstancia muy important. Da. Paula Calero fue raptada y estuprada
por su arnante. Lo primero mnancha su honra, lo segundo la llena de
oprobio. La moral public, el decoro domestico, el ejemplo a la juventud
ganarian con que hubiese un matrimonio mas en vez de una joven cuya
castidad ha sido violada y que quizAs y sin quizes no encontrara un
hombre honrad6 que quiera unirse a ella por medio del matrimonio.
Chando una mujer se extravia muchos Ia solicitan, no para el bien, sino
para repetir el mal".4

4 Ibidem, Leg. 921/32129.
4 Ibidem. Leg. 927/32451.
43 Ibidem. Leg. 927/32496.


40








El rapto es eficaz para veneer la resistencia paterna porque acarrea
una p6rdida muy concrete a la familia, que s6lo puede ser compensada,
a] menos parcialmente, mediante el matrimonio. Es asi comrno los padres
ofendidos veian la situaci6on. Un mnatrimonio adecuado s6lo puede lograrse
si la muchacha es virgen; en caso contrario se convierte en una carga
perpetua para ]a familiar y constitute un reproche a su reputaci6n. Reivin-
dicando la honradez de su hija, un padre se indigna ante "el arrojo"
del seductor quien "triunfando violentamente de la debilidad de esta
nifia, arrebatAndola de por fuerza Ia joya mas appreciable que le dio la
naturaleza y que nunca podra ya recuperar" ha causado el "escandalo
de la familiar.* El honor de Ia familiar esta intimamente ligado al de sus
mujeres. Una madre explica claramente cuales son las consecuencias prac.
ticas para la familiar de la deshonra de una hija: "Esta grave ofensa
que ha hecho el exprcsado Ojeda ha puesto [...] en la mayor consterna-
ci6on a una familiar honrada, que aunque pobre, goza de la mejor repu-
taci6n en todo aquel Partido y en la cual se funda toda su esperanza y
bienestar, porque de esta suerte hallo el mejor medio para colocar y casar
las hijas que tengo..."
Aunque la oposici6n de los padres tiene su origen en la conciencia
de su honor-preeminencia, es decir en el valor social de la familiar, una
vez que ha ocurrido cl rapto, la preocupaci6n primordial se centra en
salvaguardar" Ia reputaci6n de la muchacha, a pesar de la p6rdida rela-
tiva de prestigio social de la familiar que un matrimonio desigual implica.
Digamos tamnbien que el rapto es igualmente eficaz para vencer la oposi-
dconi al matrimonio de un hijo, aunque el prestigio masculine no se ve
afectado de la misma manera por 6l. La cxplicaci6on hay que buscarla
en que los padres cuando contribuyen a proteger el honor virtud de las
hijas de otros padres, esttn afirmando el deseo de que sus propias hijas
sean tratadas con respeto. Hay que considerar tambi6n que las sanciones
legales del rapto contribuyen a su eficacia; el raptor, o se casaba, o era
desterrado tras dotar a la raptada.

Desde un punto de vista legal s6lo cabia promover una causa contra
d raptor si la muchacha efectivamrnente habia perdido su doncellez. En
algunos casos incluso se recurria a examen mrndico. Ciertamente, la des-

4* A. N. C. Misc. Leg. 1248/L,
-5 Ibidemn. Leg. 2500/M.









floraci6n era iun requisito esencial del ritual del rapto cumnplido a veces
en curiosas circunstancias: "Que serlan las siete de la noche anterior,
saliendo desde su casa hasta la esquina de la Calzada del Monte, donde
encontraron un carruaje con pareja y metiendose en 61 tiraron para la
vuelta del Cerro que es lo que conoce la absolvente y siguiendo muy
despacio el carruaje, a las suplicas amorosas y oferta de ponerse en estado
cedi6, prestindose a que gozase de su virginidad, sin haber apeado ni
estado en ninguna casa.. ."46 Dos horas mas tarde el pretendiente se
present a la policia.
Hasta aqui he analizado la instituci6n del rapto, mostrando como es
una manera de allanar las desigualdades sociales que impiden el matri-
monio en una sociedad jerarquica cuyo orden social es mantenido me-
diante la endogamia de clase. Tambien he mostrado que la alta valoraci6n
de la virginidad es el medio mediante el cual se protege la integridad
del grupo; al controlar el acceso a la sexualidad femenina se control
el ingreso de nuevos miembros al grupo.
El rapto, habltualmente, tiene como objetivo el matrimnonio. El
pretendiente deshonra a la pretendida para poder precisamente hon-
rarla despues. En este caso, ]a conduct masculina es perfectamente
acorde con las exigencias de honor virtud. Pero hay tamrnbi6n casos de
estupro, que se define como el acceso a la sexualidad de una mujer
logrado con abuso de confianza o engafio. Un padre que acude a las
autoridades para obtener reparaci6n del dafio infligido describe un caso
de esta indole: "Que como padre de famnilia pacifico y honrado vengo
[.I ] a implorar ei amparo y protecci6on de las leyes [...] padre de
una familiar numerosa que sostengo con mi personal trabajo, con fatigas
y privaciones de la mayor consideraci6n, me estaba reservada al cabo
de mis afios el sentimiento acerbo de que un seductor corrompiera a
una de mis desgraciadas hijas, que ha manchado mis mi honradez
lievando en sus entrafias el fruto de la criminal conduct de un hombre
que supo triunfar con halagos de su inocencia y candor .I.] Hombre
astuto que conociendo su corazon inocente, supo tenderle lazos, no s61o
para disfrutar de su virginidad, sino para dejarla con sefial indeleble
de su delito, cual es el embarazo de algunos meses que ha sido la causa
de descubrirse la conduct insidiosa de aquel hombre que con la mascara
del matrimonio falt6 a los deberes sociales y a cuantas obligaciones

46 A. N. C. G. S. C. Leg. 912/31504.


42









imponen las leyes y la moral. Se habia notado por mi familiar el trato
de mi hija con el expresado Balio, y aunque nunca pudicra imaginarse
que cometiera semejante atentado, se tornaron las medidas convenientes
a cortarlo y a evitar cualquier acontecimiento doloroso; pero como 61
habia formado sin duda su proyecto supo aprovechar los moments
en que yo descansaba de mis penosas tareas para consumer el crime
cuyo castigo exijo en remuneraci6n de una hija desventurada cuyo
honor se ha violado torpementc por un amantc fementido; las mas
de las noches entraba Balio oculto en mi propia casa a satisfacer sus
libidinosos deseos en el lecho mismo de la victim de sus seducciones
que sin duda le fueron tanto mas fAciles cuanto que esa joven, criada
entire labradores en las costumbres sencillas del campo, no podia ofrecer
today la resistencia que es preciso en la posici6n en que se encontraba
por el atrevido manejo de Balio. Y lo peor, despu6s de este atentado
que arranca las lagrimas de toda la familiar, es que se niega a toda
transacci6n capaz de enmendar el danio causado; como yo no queria
pleitos ni que Ilegase el instant de hacer mas puiblico el deplorable
estado de mi hija, me acerqu6 a este hombre para exigirle algun partido
capaz de evitar la publicidad del acontecimiento; mas con una obstina-
ci6n inexplicable, y haciendo alarde de su delito, se ha negado a todo
comno si fuese digno de galard6n su proceder criminal .."4T
El estupro ocurre, pues, siempre en secret, al contrario del rapto
que, para que "sea eficaz, ha de ocurrir abiertamenite puesto que es
precisamnente la p6rdida de prestigio que rcsulta de las murmuraciones
de la vecindad lo que lleva finalmente a la aceptaci6n familiar del
matrimonio. Tanto en el estupro como en el rapto, hay promesa previa
de matrimonio. El estupro sucede por lo general en la casa de la mu-
chacha, y s6Io se descubre cuando esta se queda encinta.
El estupro se desenvuelve en las etapas siguientes. El joven pretend
a la joven, y trata de ganar su confianza y la de su familiar mediante
la promesa de matrimrnonio y un comportamiento correct. Una vez la
familiar queda tranquila, intent entonces convencer a la joven de que
acceda a sus deseos, y cuando el 6xito corona su empresa se retira de
la escena bajo cualquier pretexto. En las palabras de una novia burlada
"que ignora donde se halla el referido Escalera por hacker precisamente
dos meses que dej6 de frecuentar la casa donde la declarante habitat

47 A. N. 0. Misc. Leg. 1179/A.


43










con su seniora madre Da. Clara Cabrera a consccucncia de que habiendo
notado que la declarante se hallaba embarazada del ireferido Escalera,
y apremiandole diferentes veces para que le cumpliera la palabra de
casamiento que le habia dado, la abandon sin saber el motivo, aim
cuando presume sea para eludir el compromiso...s

Pero no era tan sencillo evadirse y vivir escondido. Y por tanto los
hombres generalmentc rcckirrian a otros medios para dar la espalda a
sus responsabilidades, siendo el mais corriente el tratar de desacreditar
a la muchacha, alegando que ya habia sido dcshonrada con anterioridad
por otro hombre. De este modo, Ia situaci6n se invierte: ya que Ia
muchacha no era honrada, el joven no esta en la obligacion de casarse
con ella. Por ejemplo, un seductor sc defiende asi: "la declaraci6n de
]a demandante dcmuestra que lejos dc ser doncella inocente, recatada
y tirnida a quicn proteje la ley, ticne sobrada mnalicia y no seria acreedora
a indulgencia. Una joven que repetidas veces abandon el hogar paterno
para ir a medianoche a recrearse en un gallinero con un hombre, no
es ninguna doncella candida a quien se seduce con la palabra de casa-
miento".,Y Y de otra victirna se dice: "era tna joven que concurria a
bailes dados en una taberna del partido en que habitaba no desdefiAndosc
de entrcgarse en los brazos de negros y mulatos para danzar con cllos". ?
Sin embargo, a ambos hombres se les declara culpable.
*

48 Ibidemrn. Leg. 2619/G. Casi idkntico lenguaje en los casos siguientes.
solicit6 a su citada hija saber quin habia sido el autor de semejante hecho a lo
que contest que D. Juan Jaen Palomo, natural de Canarias, que este se habi.;
marchado para el partido de Macuriges hace el tiempo de cinco o seis mnecs.
de modo que viendo cl que se querella a su repetida hija perdida si no se casaba
con Jaen Palomo lo participaba al Juez [...] se compela a Jaen Palomo a que
cubra el honor de su indicada hija..." (A. N. C. Misc. Leg. 1200/T"). "La
buena idea que teniamos del mozo, sus circun stancias y modo de conmportarse cn
Ia casa hicieron nue yo Ic franquease la crntrada a ella, y abusando dc esta
condescendencia y del candor de la nina bajo la fe del emnpefio de su palabra de
honor en realizar de inoinent" el matrimonio, consigui6 favors que constituycn
el punto de p0rtida del porvenir de la mujcr, y que para ser mrs sensiblcs en mi
hija han dejado en su seno la huella de su debilidad [...] reconvine con la
dureza que (; dd ccruese a su causante, ste a la vez que me confess el cxtravio
me ofrecio repararlo con cl matrimonio de cuyas diligencias iba a ocuparse in-
ineditiitmncmte, pcro d~sde erntonces principi6 a rctirarse de nuestro trato de una
mancra floiilkle basta que concluy6 por no visitarnos y m.s despues por separarse
de aquctcila uferta solemne-, .." (A. N. C. Misc. Leg. 1353/Y).
49 A.N, C. Misc. Leg. 1333/B.
5o Ibidem. Leg. 2751/F.


44









Tanto en el rapto como en el estupro, juega )a mujer un papel
pasivo. Su aquiescencia se funda en la confianza puesta en la buena
fe del pretendiente. Su pasividad es l6gica, puesto que es ella la prenda
que esta en juego en esta rivalidad del honor. Los demas actors son
los padres rcspectivos, especialmente los de la muchacha, y por suptesto
el pretendiente. Ellos juegan un papel active haciendo defender su
conduct de los fines que persigan. En el tipico rapto, la conduct do
los padres con respect al matrimonio es negative, mientras que la dcl
pretendiente es positive. Los padres piensan que el matrimonio pro-
yectado menoscabarai su prestigio social, mientras que Ia actitud de los
padres de la muchacha es positive, tanto antes como despues del suc._:so.
En el rapto, lo que hace necesario el matrimonio es la perdida del
honor de la mujer. Por tanto, una mujer que ya Jo hliubiera prvdido no
puede pretenderlo. Si correlacionamos los casos de rapto y de estupro,
vemos que en aquellos en que la joven era verdaderamente honest,
]a disposici6n del joven a contraer matrimonio vaiia de un 77 por ciento
en casos de rapto y solamente un 10 por ciento en el de estupro. El
estupro viene a ser lo contrario del rapto. En el rapto con vistas al
matrirnonio, el joven quiere guardar el honor de la mujer, mientras
que en el estupro ia mujer es victim de la agresividad sexual rnmasculina
y del deseo de afirmacoi6n de su virilidad. El honor del padre disminuyc
por la deshonra de ila hija y el honor del hermano por la dcshonra
de la hermana. Pero el honor de un hombre aumenta en cierto modo
cuando se convierte en el logrado seductor de una virgen. La muchacha
que le decia a su novio "que se Ia llevase consigo y que de no baccrlo
no era hombre",51 estaba precisamente desafiando su virilidad. Estos
dos valores, el gran aprecio por la virtud femenina por una parte -que
resalta en los raptos- y por otra parte el menrito atribuido a la agresi-
vidad sexual masculina -expresado en el estupro-, parecen scr valores
en conflict el uno con el otro. No obstante, cocxisten y asi debe ser,
pues, para que la virginidad gea altamente apreciada es pr'cxiso quc
quepa ]a posibilidad de su perdida. Cada case de estupro ccntribuye
a reforzar Ia ansiedad iespecto a la virginidad. El tutor de una mu(chacha
burlada Idcidamente describe los dos modos alternatives dc comporta-
miento masculine con respect a las mujeres: ahora que ya t.riunf6
de su virtud se complace en "gloriarsc y saborearsc de su inicuo pro-

21 A. N. C. G. S. C, Leg. 914/31756.









ceder" mientras que anteriormente se habia comportado como "un
hombre ingenuo y de probidad."52 Esos dos concepts de la conduct
masculina, aparentemente contradictorios, expresan los dos papeles que
juega el hombre, ambos estructuralmente necesarios: 61 es el defensor
del hIonor de su familiar y, especificamente, del honor de sus hermanas
("Cel guardador de su honra") pero es tambi6n agresor potential del
honor de las demas mujeres. Y del mismo modo que la afirmaci6n de
la virilidad complement el gran apredcio por la virginidad, el estupro
es complement del rapto con vistas al matrimonio.
El rapto tambien ocurria entire la gente de color, pues tambien en
este sector existia una intense conciencia de diferenciaci6n social. El
informed siguiente, dado por un pArroco en un case en que la madre
de la novia se oponia al matrimonio, cita los criterios de clasificaci6n
social mais importantes: "sobre la clase, caudal, conduct y demas cir-
cunstancias de estas personas que aspiran a contraer matrimonio, he
hecho las inquisiciones necesarias de sujetos imparciales, y me dan el
resultado que el citado Fornaris ejerce el oficio de zapatero, que es hijo
legitimo de los morenos libertOs [. .] el que ha incidido en varias oca-
siones en defects propios de la juventud, por cuya causa se ha ausentado
algunas veces de la casa paterna [...] que la expuesta Bargas es hija
de Maria del Rosario Bargas, parda libre, de color oscuro y de un moreno.
llamado Pascual, por cuya causa la expresada Juana Evangelista perte-
nece a Ia case de negros, la que habia permanecido al abrigo de su
madre, hasta el moment en que la abandon [...] que ambas families
yacen en la mayor pobreza, sosteniendose de su trabajo personal.. ."54
El pretendiente era hijo legitimo de morenos libertos; ella la hija ilegitima
de una parda libre y un moreno* libre. La ilegitimidad y, tal vez, el
color mas claro de ella parecen compensar la cercania a la esclavitud
y Ia legitimidad de 61; cada uno se apuntaba un tanto a favor y uno
en contra. En cuanto a su posici6n econ6mica, ambos eran igualmente
pobres.
Las objeciones familiares a los matrimonios proyectados entire la
gene de color se fundaban predominantemente en la desigualdad per-

52 A. N, C. Misc. Leg. 2434/D.
53 Ibidem. Leg. 1272/A.
4 A. N, C. 0. S. C. Leg. 906/31303.


46








cibida en el "color" y en la "condici6n". La ideologia de esos padres
es que "todos los hombres debian pretender ir a ms en ]ugar de caminar
a menos",n5 "caminar a ras" tanto en lo que hace al "color", blan-
queAndose, comrno en lo que hace a Ia "condici6n" alejAndose de la
esclavitud. AsI, la madre de un pardo se opone al matrimonio porque
"lo verifica con morena, hija de una negra carabali, debiendo pretender
mas bien a mnejorar su linaje".'50 Por supuesto, los padres de condicio6n
libre se oponen cuando el future yemrno o la future nuera son esclavos:
"Como podria conceder Ia licencia cuando el pretendiente por su
misma cualidad de siervo carece de proporciones para mantenerla? [...]
(lo que) Arcadio gane ha de ser precisamente de su amo, y de este
enlace result que voy a mantenerle su mujer y los hijos que naturalmente
tendra, que siendo yo un pobre jornalero que trabajo personalmente
para sostener mis obligaciones, 6stas se aumentarian de anio en aiio segfin
los hijos que fuesen teniendo.. .",T Claramente, la diferencia de con-
dici6n entire un libre y un esclavo es fundamental, pero podria pensarse
que la existencia entire un "liberto" y un "ingenuo" fuera insignificant.
Sin embargo, en lo que concierne al matrimonio, era important: "no
puede prestar su allanamiento a igual enlace pues aunque es un hombre
de nacimiento pardo [. .] sus padres y abuelos y los de su consorte
todos han sido libres del cautiverio; y asi le es muy doloroso ver una hija
de una edad tierna casada con un chino que acaba de ser esclavo".2is
De una joven se dice "que en la clase de color es considerada como
de las mas respetables por su alejamiento del color negro y de ta
esclavitud [...] y cuyo hermano fue condecorado por S. M. con una cruz
por sus servicios al pals en' la persecuci6on de negros cimarrones. *'
En los matrimonios entire gente de color es siempre la familiar de
"mejor" color y condici6n ]a que se opone. Sin embargo, llevados por
su ambici6n de "adelantar la familiar hay padres que se oponen tam-
bi6n a matrimonios iguales en terminos de color, pues esperan casar

5 Ibidem. Matrimonio, Jose Anselmo Cirdenas solicitando inatrimonio con
Juana de la Caridad Reyes. 1816.
31 A. N. C. G. S. C. Leg. 923/32223,
5 Ibidem. Leg. 906/31312.
58 Ibidem. Leg. 893/30329. Un "chino" es el hijo de parda y moreno, o
vicevcrsa.
69 Ibidem. Leg. 924/32284.


4?









sus hijos con alg&ien mis "adelantado". Una madre dice descort6smente
"que no quiere que su hija contraiga matrlmonio con uhn negro", aunque
Ta. hija era ta:mbien niorena y los dos Iibres.00
Como vimos, el gran aprecio por la virtud sexual femenina es un
element de Ia ideologia blanca, y lo encontramos tambien present en
el sistema de valores de la gente de color. Tambien los padres de color
hablan del honor de sus hijas que ha sido mrnancillado y exige ser cubierto.
El recato y la honestidad de sus hijas son preocupaciones. importantes.
Una madre parda insisted en ]a buena conduct de su hija por cuanto
"cuando salia a la calle siempre iba acompaniada como lo require una
joven de estado honesto', y una abuela dice de su nieta "que hasta el
dia en que fue raptada conservaba su virginidad, pues la que declara
ha tenido con ella el mayor cuidado, a fin de que fuera una mujer
virtuosa..."a3 Los pretendientes que tropiezan con Ia oposici6n paterna
hacen uso de ese gran aprecio por el honor virtud, cornmo dice un padre
"penetiado ahora [...] que Ia citada hija se encuentra en estado de
preniez, no puede menos dc prestarse al otorgamiento de la licencia
inmnediatamente, a fin de que realicen el matrimonio con toda brevedad
y quede de ese modo cubierto el honor de aquella..,3
Empero, alguna vez, con mayor frecuencia que entire los blancos, las
consideraciones relatives al prestigio social podian pesar mas que las
relatives al honor virtud, como en el caso de una parda, hija legitima
de pardos, que deseaba casarse con el hijo de una esclava y de padre
no conocido: "por ningin caso -dijo el padre- le concedia tal licencia,
en primer lugar por ser su hija menbr de edad y en segundo tocar
desigualdad en el demandado; por lo respective al hecho del rapto, esti
pronto a hacerse cargo de su hija en el estado en que se halla, y que
al delincuente Se Ie aplique la pena condigna...""
La evidencia muestra que entire la gente de color existia con carter
muy general Ia aspiraci6n a blanquear a sus descendientes en lo possible


,8 Ibidem. Leg. 896/30583,
61 A. N. C. Misc. Leg. 2165/A.
02 Ibidem, Leg- 2733/B.
A. N. 0 G. S. C. Leg. 935 A/32851.
0 Ibidem. Leg. 889/29955.









y a alejarse de la esclavitud lo mas possible. Al pensar asi, en vez de
adquirir una conciencia de su propio valor hicicron suya, por el con-
trario, la ideologla discriminadora que les fue impuesta por los blancos,
y a la que prestaron su consentimiento activo. El refrain "mas vale
querida de un blanco que mujer de un negro'" ; simboliza este confor-
mismo, aunque hubo tambien algunos miembros de la "clase de color"
que lo rechazaban, desarrollando una suerte de contra-ideologia. La
parda Angela Campo es un ejemplo de esta actitud minoritaria: el
pretendiente de su hija, un blanco, Ie habia pcdido quc le pcrmitiera
vivir maritalmente con su hija, pero obtuvo una negativa pucsto que
"deseaba que su citada hija, toda vez que era doncella, se casase legal-
mente con uno de su clase".G
Tal como queda indicado, los padres pueden persistir en su oposici6n
al mnatrimonio incluso cuando su hija ha sido deshonrada por el raptor:
es decir, el rapto con, vistas al matrinionio no es siempre un medio
eficaz para allanar la resistencia paterna, y esto es cspecialmente verdad
cuando se trata de raptos interraciales, que a continuaci6n vamos a
considerar. Los padres prefieren por regla general aguantarse con una
hija deshonrada a introducir un element impuro en su "linaje". Uno
de esos padres da un esplendido resume de la cuesti6n: ("cel raptor)
cuya inconcebible osadia de seducir, raptar y quizas estuprar una nifia
blanca honrada [... ] lo ha hecho incurrir en una gravisima responsa-
bilidad ante las eyes, responsabilidad tal que en manera alguna puede
dejar de hacerse efectiva en un tribunal de justicia de la Isla de Cuba,
pais en que las circunstancias excepcionales en que se encuentra (es
decir, la esclavitud, V. M. A.) es preciso sea muy marcada la linea de
division entire la raza blanca y la africana, trayendo en pos de si cual-
quicr tolerancia que pudiera ser laudable en algunos casos el deshonor
de las families blancas, el trastorno y el desorden del pals, cuando
no el exterminio de sus habitantes; que nunca los exponentes accederan
la uni6n de su hija con un mulato, pues seria cubrir una mancha
mn otra much mayor e indeleble y por el contrario preferirin devorar en
.ncio su dolor y su vergiienza, mas bien que autorizarlo publica-
mte~"~67 El conflict entire el prestigio social y el aprecio por el honor-


65 ARREDONDO, A. El Negro en Cuba. La Habana, 1939, p. 72.
6 A. N. C. Misc. Leg. 2165/A.
67 A, N. C. C, G. S. C. Leg. 914/31756.


49








virtue es aqui evidente. Tambiin lo es, aunque en un context social
mnis amplio, en un informed del Gobernador Civ de Oriente, de 1854,
referente a una petici6n de licencia para un matrimonio interracial:
"Bajo eA punto de vista puramente religioso, el matrimonio reclama con
imperio la cooperaci6n del gobierno; pero no cabe duda que la propa-
gaci6n de' ideas de igualdad entire la close blanca y la raza de
color coloca en inminente peligro la- tranquilidad de esta Isla cuyo
mayor nufmero de poblaci6n lo forma la citada raza, si es no menos
cierto quo autorizando enlaces entire una y otra se tiende a subvertir
y debilitar los vinculos de subordinaci6n con que los de color estan
ligados a los blancos, y aunque a pasos mis lentos quo con la propa.
gaci6n de ideas de igualdad, legaria un dia en quo aquellos alentados
con el ejemplo de desiguales unions que les son ventajosas, aspirarian
vehementemente a colocarse a una altura que la sociedad les niega y
sucederia la alteraci6n del orden puiblico.." IEl informed conclula, cmni-
camente: "soy de sentir que seria convenient negar la autorizaci6n que
se pretend, cuya media salvaria cualquier raz6n de conciencia que
acaso existiese por lo mismo que la falta de celebraci6n del matrimonio
vendria a ser efecto ajeno de ]a voluntad de los que quieren con-
traerlo". 8S
En tanto 4 distancia social entire las famlias y los candidates
al matrimonio se mantiene dentro de ciertos limits, el aprecio por la
virginidad sirve para apoyar la valoraci6n del honor-preeminencia, que
a su vet contribute a la estabilidad del orden social. Perb mAs alia de
esps llmites, las relaciones se invierten. Hay que considerar, a este
respect, la observaci6n del Consejo de Indias en 1783, expresi6n de
lo que comfnmente se creia: "cualquiera mancha en uno u otro indi-
viduo de la ascendencia es trascendental a toda la generaci6n".0 En
principio, el honor de la familiar y el de sus mniemnbros individuals estin
ftinaamente relacionados y son interdependientes. Pero, en esos casos,
uin mayor honor-preeminencia se consigue pagando el precio del honor-
virtud de la hija. Puede verse el rapto como si fuera un desaflio al
prestigio de los padres, que tienen tres fonmas alternatives de respuesta;
cual de ellas se elija dependeria de Ia posici6n social respective de
ambas parties. Si, hablando en t6erminos amplios, el burlador es igual

6 Ibidem. Leg. 917/31914.
CDFS. 111:2, p. 533.


o50










en honor al padre burlado, entonces el matrimonio es la soluci6n ade-
cuada. Si es mrnuy inferior en honor, entonces lo adecuado es lograr
su castigo ante los tribunales. Y si es superior-en honor, entonces el
padre debe conformarse. Esta ultima hip6tesis se da en el caso del
padre negro y humilde que dice: "No es nmi animo deducir contra
D. Antonio Cordov6s (un blanco) las acciones criminals que las leyes
tienen establecidas contra los estupradores; no porque crea ofender la
moral public con el uso de una acci6n que no esta. limitada a clause
o persona, sino porque creo que no seria esto lo mas convenient a mi
hija. .."1o Es de todo punto improbable que este padre considerara
que su hija careciera de honor desde un principio. Pero sabe bien que
es poco probable que pudiera obtener reparaci6n en matrimonio. El
encausado niega todas las acusaciones, que sin embargo parecen estar
satisfactoriamente .probadas. El padre es un realista, sabe cual es su
posici6n social, y pide un tipo de compensaci6n pecuniaria para su hija
y la prole que 6sta espera, sabiendo que es possible obtenerla. Es en este
sentido que puede decirse que el honor define las fronteras de las
classes end6gamas.
Esta era Ia opinion de un tal Dr. Tembra, de Tecamachalco, Mexico,
que en 1752 habia redactado una consult sobre matrimonios desiguales
que vale la pena citar con amplitud: "Pero si la doncella violada baj'o
palabra de matrimonio fuera de tan inferior condicion que cause mayor
deshonra a su linaje con su casamiento que la que ella padeciese con
quedar violada; como si un Duque, un Conde, un Marques, un Caba-
llero de eminente nobleza hubiera violado a una mulata, a una china,
a una coyota, a una hija de un verdugo, de un carnicero, de un zurrador
o de otro cualquier padre afrentado, infamrne, des reciado y abatido, y
no tuviese con que dotarla, por estar perdidas sus rents o por otro
motivo de pobreza. En este caso ni debera casarse con ella ni dotarla.
Dotarla no, porque ya se supone que no tiene con qu6. Ni menos casarse
porque le resultaria mayor agravio a 6eI y a todo su linaje que el que
padeciera la doncella con quedar perdida y en todo caso debemos
escoger el menor danio [...] pues aqu6l es un dafio de una persona
particular que en ella se queda, sin perjuicio de la Repfiblica, pero
este fuera un perjuicio tan grave que denigrara toda una familiar,

70 A. N. C. Escribania de Vergel. Leg. 73/14.









deshonrara una persona pbtlica, infamara o manchara todo un linaje
noble y destruyera una cosa que es lustre y blas6n de ]a Repiblica.
"Pero [...] siendo la doncella- violada de poco inferior condici6n,
de no muy notable desigualdad, de forma que su inferioridad no ocasione
notable deshonra a la famnilia, entonces si el promitente no quiere
dotarla, o ella justamnente no -quiere admitir la compensaci6n de la
dote; debe precisameite compelerse a que se case con ella; porque en
ese caso preva]ece su agravio a la injuria de los padres del promrnitente
pues a elIos no se sigue notable deshonra ni grave dano del casamiento
y a ella si de no casarse y asi debe este danio satisfacetle; porque si la
desigualdad se verifica s6lo en la edad o en el caudal, como un nino
con una mujer mayor; de un rico con una pobre, o aunque sea en la
calidad, no es tan noble, como de un caballero cruzado con una de
sangre limpia aunque no tan noble; de un mayorazgo con una doncella
limpia y honest, u otra semejante."7'
Volviendo a Cuba, hay casos en que la mujer de color es considerada,
per el solo hecho de serlo, como carente de honor: "Ia Talavera es
parda libre y [...] se le atribuye un ejemplo de aquella flaqueza que
es comrn entire las mujeres de su calidad...,72 "aunque parda vivia
honestamente"l" Y, como dice el refran cubano, "no hay tamarindo
dulce ni mulata sefiorita". Puede pensarse que tales opinions reflejan
meramente la visi6n tendenciosa de los hombres blancos, interesados
en sostenerlas. Eran, a lo que parece, las mujeres de color quienes
frecuentemene servian a las necesidades sexuales de los j6venes blancos.
En un informed de 1863 sobre un proyecto de reglamento para atenuar
Ilos efectos de ]a prostituci6n, se argument que tal reglameanto no seria
efectivo por cuanto hablia un amplio grupo de mujeres que esporadica-
mente ofrecia'h sus servicios, sin ser por eso prostitutes profesionales:
"los j6venes, hijos de familiar [...] que respetan todavia la opinion
pfbibca ceden a veces tan s6]o a la dcasi6n y a las tentaciones sin ir a

71 Biblioteca Nacional, Madrid. Manuscritos. de A mirica. Dictamen del
Dr. Tembre acerca de la consult que se hizo sobre si. el Cura o cualquier juez
eclesittico puede o debe impedir los matrimonios entire consortes desiguales,
celebrados ya esponsales con juramento de cumplirlos, sin consentimniento paterno.
Mexico, 1752. No4 18.701.
12 A. N. C. G. S. C. Leg. 903/31065.
1s Ibidem. Leg,; 888/29884,


52










buscarlas, o procuran ocultar sus debilidadcs y prefivren a las meretrices
mas sigilosas o menos conocidas". Tales tentaciones eran seguramente
abundantes pues "esa clase desemnpefna la servidumbre domestica y otra
multitud de ocupaciones infimas (y) se encuentra en frccuentc y a voces
intimo contact con las demas classes mas clevadas; las mujeres de ella
gozan como tales de la mayor. libertad y por efecto de su condici6n ni
conservan principios muy escrupulosos de moralidad ni dan a sus favors
muy elevada aprcciaci6on [..] Si de las razas africanas y mestiza-as
esclavas se pasa a considerar ]a libre, se cncontiara otra clase numero-
sisima e igualmente invigilable de prostitutes, porquc colocadas con
frecuencia en circunstanricis analogas a las siervas y con mayor liberiad
de accio6n que 6estas, no las aventajan en cualidadcs morales".]4
Cirilo Villaverde, en su novela justamente fainosa Cecilia Valdds, da
una excelente descripci6n de la situaci6n (de ia mujer de color. Cecilia
Valdes, tenida por parda, es pretendida por un joven blanco de buena
familiar. Cecilia naci6 de las relaciones quo el padre del joven tuvo con
una mujer de color, y que mantuvo secrets. El joven da palabra de
matrimonio, gana los favors de Cecilia, pero al fin se casa con una
joven de su propia clause. El incesto s6Io lo conoc'n los lectores, pero
no los actors, y da una mayor emoci6n a la novela y constitute; tal vez,
una advertencia adicional sobre los riesgos que proviencn de la falta
de debido respeto a la virginidad de las mujeres.
Cecilia Valdes no es solo un ejemplo mas de mujer de color explotada
por un blanco, sino que es tambien una victima del sistema, al nivel
de la conciencia, Tenia a su vez un pretendiente, pardo como ella, a quien
rechaz6 en la esperanza de un pretendiente mejor. Siendo de apa-
riencia casi blanca, Cecilia se enorgullecdia de ello y, juzgando equivoca-
damente al sistema, crela que podria escapar. Ella mrnisma lo admit
abiertamente: "No lo niego, much que si mec gustan mais los blancos
que los pardos. Se me caeria la cara de vergilenza si me casara y tuviera
un hijo saltoatrds". Su amiga Nemesia le dice a Cecilia que tenga en
cuenta las experiencias de Seid Clara, una amiga de ambas, que siemprc
repite "cada uno con su cada uno". Cuando Cecilia hace ver que no
entiende el significado de Ia frase, Nemesia le explica: "Mas claro no
puede ser. Send Clara no tiene mas experiencia que nosotras? Desde
luego. Es mayor de edad y ha visto el double del mundo que tu y que yo.

"T4 A. N. C. Consejo de Administracif'n. Leg. 6/394.


53









Pues si a menudo repite ese dicho, raz6n buena ha de tener. Aqui,
inter nos, naiden me lo ha contado, pero yo s6 quo a Senid Clara siempre
le gustaron mas los blancos que los pardos, y bien durita ya sc cas6 con
sen6 Uribe (un famoso sastre, pardo, V. M. A.). Por supuesto, llev6
mas quemadas y desengafios que pelos tiene en la cabeza, y por eso
ahora se consuela repitiendo a las muchachas como tui y como yo: cada
uno con su cada uno. Entiendes?". Cecilia Valdes no entendi6o."
El informed citado sobre el reglamento de prostituci6n sugiere como
soluciones moralizantes una buena educaci6n cristiana y la oportunidad
de un trabajo perseverante y honrado, y no admite el double standard
de moralidad para blancos y para negros, como resultado de la estruc-
tura social. Sin embargo, al anio siguiente, en 1864, Bachiller y Morales
sefialaba centre otras causes de la "desmoralizaci6n" de las personas libres
de color, las seducciones por parte de los blancos, "tanto mayor cuanto
lo sea la miseria y desamparo de las j6venes de color. Es preciso con-
venir en que esa fuente de inimoralidad pudiera disminuir si se sujetase
a los seductores a las eyes gencrales que exigen la reparaci6n de las
ofensas de ese genero por el matrimonio. Si eso fuera permitido, y no
por excepci6n, a las castas, la csperanza de matrimonio seria un motivo
de que se evitase la facilidad de las mujeres. .." Normalmente, las mu-
jeres de color no podian tener esperanzas de que su honor fuera cubierto
por los seductores blancos. Aun cuando 6stos, a veces estuvieran dis-
puestos, individualmente, a contraer matrimonio, sus fatrdlilias se oponian,
y siempre quedaba ademas un obstaiculo ulterior: obtener la licencia
del Capitan General imrnprescindible para los matrimonios interraciales.
En una sociedad asi, es ma.s que probable que los hombres blancos,
como insinu(a Bachiller Morales, se sentlan irresponsables frente a las
mujeres de color. No hay evidencia, sin embargo, que indique que Ia
legislaci6n sobre raptos y estupros no se aplicara a las mujeres de color
seducidas por blancos. Seguramente, to que Bachiller y Morales quiere
decir es que, en la praictica, les era muy dificil a las families de color
defender el honor de sus mujeres. En un caso, se dice ante el tribunal,

76 VILLAVERDE, CIRILO. Cecilia Valdis o La Loma del Angel. Nueva York,
1882. p. 358. Hay ediciones mis recientes.
76 BACHILLER y MORALES, ANTONIO, Memoria sobre las fuentes de desmora-
lizaci6n de las personas libres de color, con indicaciones sobre sus reforms. Leida
pot su autor [.. .] en la Junta Ordinaria del dia 31 de octubre de 1864.
Memorias de la Real Sociedad Econdmica. La Habana, series 5a. t. X, p. 10-20


54









y se le convene de que el padre de una mujer de color no puede
ejercer acci6n por rapto contra un blanco, aunque, desde un punto de
vista legal, no fuese cierto.7"
Aunque hemos aludido ya a la "corrupci6on" de los valores entire la
gente de color, no puede dudarse sin embargo que, en un cierto sentido,
el matrimonio era tambien el ideal en este sector de la poblaci6n:
"... tenia la mayor confianza en su hijo Jacinto que es casado por la
Iglesia y tiene consdtituida una familiar que le merece la condici6n de
honradez y moralidad", dice aina madre de color."8 Un padre rechaza la
proposici6n de un blanco para que le deje vivir en concubinato con su
hija parda y solicit que "se casara por Ia Iglesia"." El concubinato,
sin embargo, era frecuente, y tambien lo era, digatmoslo de paso, la
llamada familiar matrifocal: "por todas parties los amancebamientos y
concubinatos, los cuales son en gran parte entire blancos y mulatas, lo
que da un numero excesivo de hijos naturales, hijos naturales quienes
si se exceptia alguno que otro que es reconocido por su progenitor,
puede decirse que ni tienen familiar ni sociedad, pues aquella se reduce
a una madre y sin porvenir y 6sta los rechaza de su seno. S" Aunque
no disponemos de cifras sobre la frecuencia de concubinatos interraciales
hay suficientes testimonios como para career que era much mayor que
la de matrimonios. Por otra part, entire los blancos el matrimonio era
la norma, segfin las cifras de los Censos, rnientras que entire la poblaci6n
de color libre el concubinato era tan frecuente como el matrimonio
--4ue apenas existia entire la poblaci6n de color esclava.
Especialmente la hipogamia, es decir, el matrimonio de una mrnucha-
cha blanca con un hombre de color, era considerada como algo incon-
cebible. La oposici6n familiar era enorme, y la sociedad toda se escan-
dalizaba. Todavia en 1894, trece afnos despu6s de que tras la abolici6n
de la esclavitud se permitieran legalmente los matrimonios interraciales,
con motive de una series de eyes que el gobierno colonialista promulgoj
para tratar de congraciarse a la pobiaci6n de color en visperas de Ia
segunda guerra de independencia, se desat6 en Cuba una hysteriaa racist"

7 A. MN. C. Mic. Leg. 1141/W.
bidem, Leg. 2301/A.
Ibidem. Leg. 2733/B.
So Archivo Hist6rico Nacional, Madrid. Ultramar. Leg. 1748/23. Se trata
de una exposici6n en 1867 del Obispo de la Habana.


55









y habia quienes "propalaban la idea de que faltaba poco para que los
negros se apoderasen de las blancas y se casaran con ellas"Y1 Esa opo<
sici6n se explica porque son las mujeres quienes son conslderadas las
verdaderas perpetuadoras del linaje. Y es por eso que la legislaci6n
penal relative a los "crimenes contra la honestidad" y especificamente
al adulterio trataba con gran rigor a las mujeres y con lenidad a los
hombres: "diferencia racional y just (en una sociedad jerarquica,
V.M.A.) porque sobre las consecuencias que trae consigo toda infedilidad
entire esposos de debilitar los lazos social% de atacar las buenas costum-
bres, de introducir la guerra y las discordias al hogar domestico, la mujer
puede llevar al matrimonio hijos bastardos.. ." El adulterio masculino
era tolerado, mientras que el marido podia por si nmismo vengar su honor
matando -a su mujer, con tal que matara tamnbicn al amante.Y Esa
desigualdad es pues 16gica. La hipergamia por tanto, era algo mas tolerada,
y tamnbien mas probable, por la desproporci6n numerica entire ambos sexos,
entire los blancos. Hubo doce o tree hombres blancos por cada diez
mujeres blancas a lo largo del siglo. De los 32 casos de rapto interracial,
que casi nunca llegan a concluir en matrimonio, hay 10 entire mujer
blanca y hombre de color, y 22 entire hombre blanco y mujer de color.
S6Io en uno de los casos la distancia social es tan grande como la que
media entire un hombre blanco y una morena; en todos los dem&ias,
ambos novios se reclutan entire grupos contiguos: blancos y pardos. Y
aunque la opinion pfiblica fuera un poco mas tolerante con respect a
la hipergamia que a la hipogamia, aun entonces la oposici6n familiar
podia ser sumamente energica. Asi le ocurri6 a D. Jose Antonio Ramirez,
que se llev6 a su novia. Inicialmente ambas families dieron su consenti-
mniento al matrimonio "mas resultando ahora por la partida de bautismo
de ]a joven. [.. ] que Ia madre de esta es parda libre, el padre del joven
Ramirez retira su consentimiento y se opone a la realizaci6n del matri-
monio; manifestando, que si su hijo firecuentaba la casa de ila joven y,
la sac6 de elIa, fue porque creia que era blanca, pues por tales se hacian
pasar en este partido.. ."s8

sl IBARRA, JORGE. Ideologia mambisa. La Habana, 1967. p. 61.
a2 ALCUBILLA. Diccionario de admninistracit6n. Madrid, 1886. t. I. p. 176.
8 J Ors CAPDEQUf, J. M. Instituciones sociales de la America espankla en el
period colonial. La Plata, 1934. p. 250. "
a, A. N. -C. G. S. C. Leg. 912/31671, N6tese aqui la diferencia entire color r
legal" y "color real".


56









Aunque, en cierto sentido, el regirmen esclavista explica en general
por qu6 a ahis mujeres de color, libres o esclavas, se las consideraba sin
honor, o con poco honor -ya que era la esclavitud la raiz del sistema
de estratificacion cubano y do la prohibici6n do matrimonios interracia-
les-, ia esclavitud explica tamblen, de un modo mas inmediato, la "inmno-
ralidad" de las mujcres esclavas. Una do las mancras de obtener la
libertad era mediante ]a "coartacion", cue consislia en la compra de su
libertad por el propio esclavo, a plazos comno qmien dice. El esclavo
o esclava debia pagar a su amo una cuota inicial dc 25 i 50 pesov y
completaba lo que faltaba a media que puidicra. E1 amo debia obliga-
toriamente acepltar ese pago. En un infornim del Consejo de Indias de
1788 se describen los metodos a que recurrian las mujeres esclavas para
ganar cl dinero necesario, como "no sicmpre los m5.s licitos y honestos,
dando rmuchas veces lugar a que los abrazasen el dcsco de conseguir
la libertad y la permisi6n de poder facilitarla poco a poco por medio
de la coartaci6n, por mnanera que esta permnisi6n ordenada a proporcionar
mais c6modamente aquel beneficio, venia a servir de pretexto y aun de
inpulso para que a las veces se echase mano de arbitrios reprobados
y pecaminosos para coartarse con conocido dafio de las conciencias de ]las
mismas esclavas y de sus c6mplices en el pecado... ,"' La prostituci6n
era pues una de las maneras con que las esclavas podian adquirir los
medios para cornprar su libertad. Eso tal vcz explica la proporci6n algo
mayor de mujeres de color libres que de hombres. Adquirian su libertad
mediante la venta de su honor.
No s6olo las esclavas sabian de ]a dcmanda de sus servicios sexuales:
tambi6n lo sabian sus duefios. Ya en 1659, el Gobernamdor de Cuba intent
reprimir ese abuso: "Obligue a los duefios de las negras y mulatas, a quc
las tuviesen dentro de sus casas y no las dicscn permisi6n para vivir fuera
de ellas, ni ir a los ingenios y corrales, que la daban con facilidad y gusto,
porque estas esclavas daban asi a sus amos jornales muy vontajosos a los
que ganaban en esta ciudad, y para ganarlos era preciso que fuese con
ofensa de Dios, asi por lo que ellas obraban, como por lo que hurtaban
los negros a sus amos para dar satisfacci6n a ettas mujcres",V6 Sivnmprc
hubo mias csclavos que cscJavas, y es mnuy probable que los esclavos

85 CDFS. III: 2, p. 634.
8" FiuERASJ, FRANCISCO. Cuba y su evolucion colonial. La Habana. p. 270.


57








hiideran todo lo que fuera necesario para lograr los servicios de una
mnujer: eso, ademAs del "pecado", preocupaba a las autoridades.
Otra posibilidad de ganar su libertad sacrificando su honor la tenRian
las esciavas que lograban probar que sus amos las habian desflorado. AsM,
en 1862, la mulata Juana Sanchez pide su "carta de libertad" acusando
a su amo de haberia seducido y de ser el padre del hijo que espera.87 Sin
embargo, no he encontrado evidencia alguna que demnuestre que en esos
afios la legislaci6n estableciera tal derecho. Pero existiendo alguna peti-
ci6n esporidica, podemos pensar que al menos Ia creencia existia, y eso
es lo que importa a nuestros fines. Asi, otra esclava demrnanda la libertad,
de su amo, un cura, con quien dice ha vivido veinte afios, porque segiun
ella se ]a habia prometido al dejarla encinta..8 Eso ocurri6 en 1873.
Cuando la esclavitud, tras 1880, fue sustituida por un periodo de ocho
anios de "patronato", los lazos quedaban disueltos si se abusaba sexual-
mente de las patrocinadas, al inducirlas, por ejemplo, a la prostituci6nA.8
Aunque las esclavas, por regla general, no ganaban probablemente la
libertad a traves de relaciones sexuales con sus amos, por lo menos
podian esperar que a los frutos de esas relaciones se les diera la libertad,
y por lo inenos, esos frutos serian pardos en vez de morenos.
Jomo resume del anAflisis precedent, podemos concluir que el gran
aprecio por el honor de las mujeres aparece sobre todo como instrument
para lograr la endogamia de clase en una sociedad jerarquica, mas que
comoun element de la moralidad cat6lica, mientras que el donjuanismo
o machismo, Ia agresividad sexual masculina, el complement necesario
del aprecio por la virginidad, result ser un element derivado, secun-
dario, de este sistema de valores. Nur Yalmen insisted en lo mismo en un
articulo sobre la pureza de las mujeres en las castas de CeilAn y Malabar
donde busca una explicaci6n de la costumbre del casamiento anterior
a Ia pubertad fundada en las caracteristicas estructurales del sistema de
castas: "it is through women (and not men) that the purity of the caste-
community is ensured and preserved. It is mainly through women of the

s1 A. N, C. G. S. C. Leg. 954/33696.
:8 A. N. 0. Misc. Leg. 3705/Ao.
89 CoRwN, A. F. Spain and the Abolition of Slavery in Cuba 1817-
1886. Austin y Londres, 1967. p. 245.


58








group that blood and purity is perpetuated".90 Yalmen cita un refrain
ceilan6s: "el honor de los hombres se conserve a traves de sus mujeres".
En Cuba, como un corolario del papel central que juega el honor
de las mujeres, la conduct sexual del hombre ticne una importancia
secundaria. Aunque la hipergamia no siempre fue tolerada, la hiperge-
naci6n, esto es la procreaci6n de hijos por un hombre de clase alta y una
mujer de clase baja fuera del matrimonio, si lo fue. Esas unions deblan
necesarianmente carecer de sanci6n legal, piues su honor-preeminencia
prohibia a los hombres formalizarlas mediantc el matrimonio. Asi, un
blanco a quien el parroco exhortaba a casarse con su concubina, protest:
"que si bien tiene relaciones con ella 6stas ni han sido ni pueden ser
suficientes para casarse con ella en atenci6n a la inmensa distancia de
clase [.E.] a mas de no ser necesario porque ni la minisma morena lo pre-
tende ni quiere casarse.. ".,g Es comprensible bajo estas circunstancias
que ella no haya pensado en el matrimonio. DC la misma inanera otro
blanco se ncg6 a intentar formalizar su uni6n por medio del matrimonio
puesto que "no esta en el caso de hacerlo en virtud de la desigualdad
qcue hay entire l61 y su concubina, .."'
Esa opinion venia reforzada, por otro lado, por la aspiraci6n de las
mujeres de clase baja, especificamente de color, de hacer avanzar social-
mente sus families mediante el blanqueamiento, segun el refran ya citado
"mejor querida de un blanco que mujer de un negro". Si a cso afiadimos
el impact que la esclavitud tenia en la conciencia de las mujeres de
color, a trav6s de sus consecuencias en la prostituci6n para adquirir
la libertad y en los amancebamientos con sus amos, cntonces cs totalmente
comprensible que haya refranes tales como el tambien citado ya: "no
hay tamarindo dulce ni mulata sefiorita". En cuanto a los homrbres de
color, la falta de honor de sus mujeres menoscab6 sevceramente su posici6n
de guardianes de ese honor y trajo como consecuencia su propia des-
preocupaci6n en materials de honor sexual. Es significativa la observa-
ci6on que se le atribuy6 a un pardo, de que teniaa ganas de qtie viniera
la insurrecci6n a este pueblo para poder gozar de muchas nifias blancas".3

** The Journal of the Royal Anthropological institute. Vol. 93, Part. 1. Jan.-
June 1963. p. 41.
91 A, N. C. G. S. C. Leg. 921/32118.
2 Ibidem. Leg. 920/32052.
9 A. N. C. Misc. Leg. 2669/An,


59








Es oportuno recorder aqul las narraciones de Eldrige Cleaver sobre c6mo
lleg6 a converdtirse en violador de blancas. Aun si esas palabras nunca
salieron de la boca de ese pardo, los blancos que creyeron oirlas sabian
bien cuiles eran las frustraciones que los homrnbres de color deblan sentir.
Aunque, como hemos visto, la gene de color compartia el ideal de la
virginidad y el ideal del matrimonio, las circunstancias en que sus vidas
transcurrman Iievaron en su caso a una moralidad ms relajada, que daba
menor importancia al honor femenino. Es en esa "corrupci6n", product
de la estructura social, donde hay que buscar la causa de las forms
familiares entire la gente de color, donde como queda dicho el concubi-
nato era, entire los librcs, tan frecuente como eI matrimonio entiree blan-
cos, 10% de las unions eran concubinarias, entire la gene de color libre
el 50%, entire los esclavos, el 80%, a juzgar por las cifras de ilegitimidad).
La tradici6n perdura afn, aunque la Revoluci6n hace ahora campanias de
"mrnatrimonios colectivos" -pero por otro lado, al desaparecer las classes
sociales y la instituci6n de la herencia, seria 16gico esperar ahora menos
matrimnonios, por razones que son estrictamente las opuestas a las exis-
tentes en el siglo xix. Hemos aludido ya a la matrifocalidad, otra de las
caracteristicas de la familiar afroamericana. En nuestra opini6n, es en las
tradiciones que provienen de aquella estructura social donde hay que
buscar razones para explicar esas formas familiares: no tanto, quiza, en
la estructura agraria -si se trata de plantaciones con obreros migra-
torios o de economlas campesinas estables e independientes-, y much
menos en la culturala de la pobreza", uno de cuyos pretendidos rasgos
seria la falta de sanci6n legal de las unions: el enfoque "cultural" no
explica, s6lo describe.

Los pocos studios que existen sobre el concept del honor han sido
realizados por antrop6logos sociales que han trabajado en el a rea del
Mediterranco. Varios de estos studios han sido publicados en un volu-
men comnpilado por J. G. Peristiany94 que incluye ensayos de Pitt-Rivers
sobre Andalucia, Campbell sobre Grecia, Caro Baroja sobre historic espa-
niola, y otros. El papel del honor en las comunidades estudiadas se parece
al que desempefnaba en Cuba. La reputaci6n de las mujeres es factor
esenial para el honor de las families. Los hombres son los defensores
del honor femenino. La interacci6n entire las families consiste en una
continue rivalidad en busca de honor. Peristiany, en su introducci6n,

94 Honour and Shame. The Values of Mediterranean Society. Londres, 1965.


60









sugiere una explicaci6n, compartida por Pitt-Rivers: "honour and shame
are the constant preoccupation of individuals in small scale, exclusive
societies where face to face personal as opposed to anonymous, relations
are of paramount importance". En nuestra opinion, para explicar qu6
significa el honor en esas sociedades, lo que debe averiguarse es mas bien
si son igualitarias o jerarquicas. Y, en efecto, en casi todos esos studios
se indica, como de paso, que existe una jerarquia. J. K. Campbell dice:
"with the exception of those persons in certain families at the lowest
level of the prestige hierarchy, all Sarakatsani are born with honour into
families of honour".9 Lis6n, en su studio de tin pueblo aragones, men-
ciona explicitamente la "endogamia de posici6n social",90 y Pitt-Rivers,
en su ensayo en el volume citado, al discutir brevemente el rapto en
el pueblo andaluz que estudi6, no puede menos que hacer referencia
a la misma situaci6n: un padre se oponia, anh despues del rapto, a
admitir al raptor como yerno por ser 6ste socialmente inferior (p. 49);
lo cual no impide a Pitt-Rivers, en este ensayo y en sus publicaciones
anteriores sobre Andalucia, hablar extraniamente de un asi llamado "uni-
verso moral". Es tambicn pertinente el epigrama atribuido al Conde de
Villamediana y citado por Caro Baroja:.7
Tienen los que pobres son
la ventura del cabrito.
0 morir cuando chiquito
o Ilegar a set cabr6n





Oxford, marzo, 1970.







05 PERISTIANY, J. G. (ed.) Honour and the Devil. Op. Cit. p. 144.
90 Belmonte de los Caballeros, Oxford, 1966.
97 PERISTIANY, J. G.'(ed.) Op. Cit. p. 120.

61
























Th t-we ca













La Habana de fines
del siglo XVII

vista por un italiano

Gemelli Careri
Presentaci6n por Jean-Pierre Berthe*


Giovanni Francesco Gemelli Careri dio la vuelta al mundo de 1693
a 1698. El relato que public a su regreso a NApoles (Giro del Mondo,
6 vols, 1699-1700) constituy6 uno de los mayores exitos de la literature
de viajes en la primnera mitad del siglo xvIII. Se cuentan no menos de
site ediciones italianas de 1700 a 1728, fue traducido al ingles en 1704
y la primera traducci6n francesa, de 1719, fue reimpresa en 1727. En
fin, todas las grandes colecciones de narraciones de viajes del siglo xvmi
-y principalmente la Historia general de los Viajes del abate Privost-
ofrecen rcsrimenes o extractos considerable de su obra; lo qclue ha permi-
tido leerla en alenn, espaniiol y ruso.
Esta case de obra respondia en efecto al gusto muy particular que
manifestaban las honnetes gens de aquella epoca por ci conocimiento de
los pauses lejanos. El viaje de Gemelli Careri se sale enteramnente de Jo
comun en muchos de sus aspects. Gran numcro de viajeros indudable-
mente visitaron antes que e1 Egipto, la Tierra Santa y Constantinopla.
Era menos comunn sin embargo atravesar Armenia y Persia como lo hizo
1el en 1694, o penetrar en el Sur de la India para visitar alli el camipa-
mento de] Gran Mogol Aureng-Zeb. En cuanto a su viaje a China, repre-
senta en realidad una especie de hazania: entire mediados del siglo xvii
y la apertura de China a los occidentales en el siglo xix, Gemelli Careri

Profesor en el Institut d'Hautes Etudes des Ameriques Latines. 27 rue Saint
Guillaumne. Paris V.


63








es el u6nico viajero europeo, exceptuando los misioneros o los miembros
de contadas embajadas extraordinarias, que pudo llegar hasta Pekin y
la Gran Muralla. Sabemos hasta qu6 punto estaba de moda en Europa
todo lo reference a China; y el libro de Gemelli Careri se aprovech6 sin
duda de la curiosidad que despertaba el Imrnperio.
Testigo exceptional pues; cuyos horizontes no se limitan al Asia. A st
partida de Italia en efecto, Geinelli Careri quiso Ilegar a China. [...]
Despues de haber tenido la satisfacci6n de realizar su proyecto, pwt's
residi6 durante ocho meses en China, hubiese podido regresar a Europa
en uno de los barcos que seguian la ruta del cabo de Buena Esperanza.
Eligi6 por el contrario seguir su viaje en direcci6n este y volver a su
patria pasando por las Filipinas y Mexico. [Esta decision le oblige a afron-
tar los peligros de dos largas travesias oceanicas, de las cuales la primera,
la del Norte del Pacifico, de las Filipinas a la Nueva Espana, era el viaje
mas dificil a realizar en aquella ,6poca, pero la cual nos ha permitido leer
los diarios de a bordo del autor -de Manila a Acapulco y de Veracruz
a CAdiz- mas interesantes que muchas novelas de aventuras maritimas;
asi como una admirable descripci6n de Mexico, que es probablemente
la mejor que tenemos de este pais antes del Ensayo Politico sobre el
Reino de Nueva Espaiia del Bar6n de Humboldt, publicado un siglo nias
tarde]

Una America por descubrir
A sus cualidades intrinsecas, el tcstimonio de Gemelli Careri uine el
privilegio de lo ex6tico, puesto que el Mexico del siglo xviii, como today
la America Espafiola en su conjunto, es un mundo poco conocido en
Europa. Debemos admidir que esta afirmaci6n no es cntcramcnte valida
part Fspafia, aunque s6lo sea por el hecho de que existe entire la Penin-
sula y sus dominios americanos, ademras de la comunidad del idioma y de
la cultural, un movimiento incesante de hombres: marines, administra-
dores, sacerdotes, comnerciantes, aventureros van y vienen de un lado
a otro del Atlantico. A traves de esa compact red de relaciones huma-
nas, los intercambios son lo bastante nurnerosos para que se establczca
una vigorosa tradici6n oral y que Ila sociedad espaniola se fomie una
imagen de las Indias Occidentales y sus habitantes.,
Fuera de Ia Peninsula, las condiciones generals son infinitamente
menos favorables al conocimiento de la America Hispana, cuyo access,


64









reglamentado para los propios sfbditos del Rey Cat6lico, se encuentra
en principio prohibido a los extranjeros. A la voluntad de impedir el
ispionaje y la penetraci6n commercial del enemigo, se afiade la preocupa-
ci6n de preservar a las Indias de todo contagio de herejia luterana o ju-
daizante aunque es indudable que lo que sucede en la prActica dista
mucho de ajustarse al espiritu de la ley. Los espafnoles en situaci6n irregu-
lar forman legion en Am6rica y se encuentran por todas parties algunos
extranjeros, portugueses sobre todo, gran numnero de italianos, griegos y
corsos, algunos flamencos y alemanes y, muy excepcionalmente, franceses.
Las autoridades locales los toleran de buen grado, y, de vez en cuando,
la Corona les impone el pago de un impuesto extraordinario (composici6n
de extranjeros) ,1 que terminal por regularizar retroactivamente su esta-
blecimniento. Pero siguen siendo poco numerosos en la inmensidad de las
Indias; son menos de cuatrocientos (de los cuales s6lo uno es francs)
los que pagan la composici6n al Peru entire 1596 y 1605. Ademas, por lo
general ban cortado todo vinculo con su pals natal (salvo quizas los
portugueses), cuando no ban tenido como primer cuidado disimular su
origen y asimilarse al nuevo ambiente. Partidos sin intenci6n de regresar
y ripidamente hispanizados, estos hijos perdidos desempefiaron un papel
infimo en la vision que Europa pudo tener de America. Para el comin
de los franceses del siglo xvii, los nombres del Peru, del Potosi, de Mxico,
evocaban probablemente una acumulaci6n fabulosa de riquezas, pero sin
duda nada mas precise.
Queda al menos al lector cultivado y curioso del Nuevo Mundo el
recurso de acudir a la literature que habia inspirado America despu4s
del descubrimiento. Pero hasta en este campo hay que guardarse de toda
ilusi6n retrospective. Las fuentes de informnaci6n disponibles en Espafia
yen otras parties, siguen siendo en el siglo xvii singularmente limitadas.
El Consejo de Indias mantiene un control estricto sobre la impresi6n
y la circulaci6n de los libros referentes a los dominios americanos del Rey
Cat6lico: no solamente probibe la posesi6n y la' lectura de los panfletos
publicados por Las Casas en Sevilla, sin licencia, en 1552, sino hasta la
reimpresi6n de los relatos de CortS y de los libros de G6mara. Gran
nuimero de obras que consideramos hoy como indispensables para conocer
Am6rica estin todavia prohibidas en el siglo xvn: asi, los grandes trata-

E En espafiol en el original.


65









dos de Xeas Casas (Historia de las Indias, Apologltica Historia), buena
parte de 3a obra de Fernindez de Oviedo, la Geografia de L6pez de
Velasco, para no decir nada de Sahagxn, de Motolinia y muchos otros.

Lo que los mejores espiritus europeos conocen de la America Hispana,
en el siglo xvii, les viene dq la lectura de un pequefio numero de autores,
siempre los mismos. Las cartas de Chapelain, hacia 1640, citan a G6mara,
Herrera, Garcilaso de la Vega. Estos son en efecto, con el padre Jose
de Acosta, los escritores mejor conocidos fuera de Espaiia; podemos
afiadir a esta Rita el milanes Girolano Benzoni...

Pero Ia America a que se refieren estos autores es en iealidad la del
siglo xvi1 lo cual carece de inconvenientes para quien busca precisamente
en sus libros la descripci6n de las antiguas civilizaciones indigenas o el
relate de Ia conquista y los inicios de Ia colonizaci6n... [Es mass lamen-
table, seguramente, que los lectores del siglo xvn hayan tenido que re-
presentar las realidades contemporaneas de las Indias Occidentales a
traves de lo que se dice sobre ellas en obras forzosamente obsoletas sobre
]a material: Herrera -que jams estuvo en America, comrno tampoco lo
estuvo G6mara- trazando un cuadro de las Indias Occidentales, en 1601,
que lleg6 a ser clAsico, copia casi textual de los elemrnentos de una des-
cripci6n hecha antes de 1575. Este estereotipo geografico, ya anticuado
en la fecha de su publicaci6n, es traducido, citado, copiado y reinpreso
casi sin cambio alguno en todo el siglo xvn y hasta 1730: no obstante
que existian grandes obras que hubieran podido dar una imagen real
y veridica de la America del siglo xvii, el Compendio y Descripci6n de las
Indias Occidentales de Fray Visquez de Espinosa y la Historia del Nuevo
Mundo del padre Bernab6 Cobo, permanecian ineditas c ignoradas]

.. Tales precedentes ayudan a comprender mejor lo que constitute
la originalidad y el valor del testimonio de Gemelli Careri sobre Mexico.
El residi6 once meses en el pais y pudo circular en eI librernente. Cat6lico
y sxbdito de Carlos II, carecia de prejuicios contra una civilizaci6n espa-
fiola que no Ie era completamente extrafnia, a pesar de que su 'condici6n
de italiano Ie permitiera verla con cierta perspective y no participar
ciegamente de todas las opinions. En fin, su educaci6n de homrnbre deco-
roso y su experiencia de los pauses lejanos le prepararon para observer
y comprender lo que esos viajes le podian revelar de nuevo.


66









Gemelli Careri y su "Giro del Mondo"


Giovanni Francesco Gemelli Careri naci6 en 1651 en Raicena, Cala-
bria: era, pues, originario del reino de Napoles y stbdito del rey de
Espafia. Hizo sus studios en Napoles y parece haberse sentido siempre
orgulloso de su grado de doctor en derecho civil; al menos hace menci6on
del mismo en diversas ocasiones en su diario de*viaje. A la edad de
veinte afios, entr6 a trabajar en el gobierno, done habia de pasar
catorce anios que solo le proporcionaron, seguin l, multitud de sinsabo-
res. No sabemos mAs sobre estas dificultades que Gemelli Careri evoca
mis de una vez en sus obras, pero sieminpre en terminos muy generals.
Puede suponerse que cay6 en desgracia con algin personaje poderoso
o que se vio envuelto en intrigas burocrdticas mrnezquinas. Es probable
tambil6n que no hallase en las obscuras labores administrativas la satis-
facci6n spiritual y las aspiraciones que su talent natural y sus studios
debian prometerle.

Es del todo punto possible que estas decepciones de su carrera fuesen
el motive o el pretexto dce una primera series de viajes. Recorri6 asi, en
1685, Italia, Francia, Espania, Inglaterra y Alemania. Se incorpor6
despues a las tropas imperiales que luchaban en Hungria contra los
turcos; foe herido en la toma de Buda en 1686, tom6 parte al anio si-
guiente en Ia batalla de Mohacs. Debio publicar en Napoles, en 1693,
la primer parte de sus Viaggi in Europa, quo reedit6 mas tarde comple-
tandolos y agregindole sus recuerdos en la campafia de Hungria (Napo-
1, 1701, 1704 y 1711). En pago de sus servicios, obtuvo solamente un
cargo de auditor, que ejerci6 hasta 1693 en Lecce y Aquila; pero a la
expiraci6n del cargo, al cabo de seis afios, no le fue renovado.

Se hace dificil career que esta nueva decepci6on no tuviese nada que
ver con su decision de emprender de nuevo sus viajes; pero el mismo
atribuye su partida "a los malos tratamientos y ultrajes perpetuos a los
que se vio expucsto ante su familiar Parti6 de Napoles el 13 de junior
de 1783: a partir de entonces su biografia se confunde durante various
afios con la cr6nica de su viaje. No regresaria a su patria hasta el 3 de
-diciembre de 1698. La historic de la ultima parte de su vida escapa a
nuestro prop6sito. Digamos solamente, que se cas6 -al parecer entire
1700 y 1708- y que se vio envuelto, como partidarlo de los Hapsburgos,


67








en diversos episodios napolitanos de la guerra de Sucesi6n de Espania.
Muri6 en 1725.
El Giro del Mondo fue publicado poco tiempo despues del regreso
a Npoles de Gemelli Careri. Los dos primeros voluimenes en 1699, los
cuatro siguientes en 1700. Es possible imaginar c6mo se redact6 la obra,
tomando como referencia "algunos consejos tiles a los que viajan", que
constituyen la conclusion. Tal como sugiere a sus imitadores eventuales,
Gemelli Careri debi6 "escribir todas las noches sus'observaciones en el
diario, porque podria fallarle la memorial Este diario de viaje repre-
senta alrededor de la mitad del texto del Giro del Mondo. En el resto,
Gemelli Careri, de acuerdo con las costumbres de la 6poca y el gusto del
publico letrado, intercala en su narraci6n, "para distraer al lector",
fragmentss de historic", tornados de los relatess de excelentes autores
acreditados"; los que recomienda a todo viajero que lea antes de partir.
Pues, para viajar "con ]a utilidad requerida" es conveniente prepararse
para el viaje. "A cuyo efecto, sera preciso haber leido todas las narra-
clones que se hayan publicado de los palises a los que se piense viajar,
asi como sus histories, y proveerse de los mejores mapas que puedan en-
contrarse .. Adenmas de los mapas, convendra tener en un pequefio volu-
men la descripci6n del pais que se desea ver: eso hari recorder ciertas
cosas que se pasarian por alto o se olvidarian". Es probable que el autor
utilizara en la redacci6n definitive la colecci6n de resunenes o de ex-
tractos que habia preparado para su propio uso.
Quw provecho espera Gemetli Carei obtener de sus viajes? aLos ha
emprendido solamente porque "en ese gran libro del mundo" habrA de
encontrar "con que enriquecer su espiritu y fornnar sus costumbres", y
para "contribuir al placer de los que lean su histonia?" Nada permnite
poner en duda ]a sinceridad de este prop6sito repetido varias veces. Pero
una ocupaci6n tan honorable puede tambi6n procurar alguna ventaja
personal: "Cuando un viajero ha satisfecho plenamente su curiosidad,
puede obtener un lugar honorable en ia republica de las letras, al publi-
car las cosas que ha visto y observado, y hasta ocupar un lugar impor-
tante en las cortes de los principles curiosos, cuyo rango les impide fre-
cuentemente de recorrer el mnundo". Si Gemelli Careri alberg6 alguna
ambici6n de este genero, fue decepcionado: la audiencia que Ie fue con-
cedida en Madrid, el 22 de agosto de 1698, por el rey de Espafia Carlos


68









II, no le vali6 ningin favor particular, ni siquiera la menor amabilidad
por parte del soberano.
[Gemelli Careri viaj6 libremente, sin otro motive que satisfacer su
curiosidad y conocer las cosas y las genes. No tiene a su cargo misi6n
religiosa o political alguna ni pretend ser un explorador. Se le podria
calificar de "turista" si el t6ermino no resultase anacronico]
C6mo financi6 su viaje? Pues, para correr de esta manera el mundo
a su capricho, se require tiempo y dinero, sobre todo dinero, y Gemelli
lo sabe mejor que nadie: "Uno se debe proveer de dinero, y much por
encima de lo necesario, porque con frecuencia se encuentra que los
gastos son much mayores de lo que se habia previsto y que, si career
de medios, un viajero no puede hacer ciertas observaciones, ni ver mu-
chas cosas hermosas que estarain tal vez fuera de su ruta; ademas de que
es precise alguna que otra vez y en algunas oportunidades pequefias
d.divas, que ganan el respeto y dan acceso a sitios cerrados a todo el
mundo". Es evidence que Gemelli Careri no se embarc6 sin recursos de
cierta importancia. Pero (1 mismo ofrece las razones que le impiden de
llevar grandes sumas de dinero en efectivo, que se esta1 "en todo mo-
mento a riesgo de perder junto con la vida", o de llevar consigo letras
de cambio, cuyo pagador pudiera encontrarse "por la gran distancia de
un lugar a otro, ..o muerto, o en estado de insolvencia". Tom6 pues
el partido de emplear su dinero en mnercancias y "traficar por el camino".
No precisa los detailes de los negocios que efectua de este modo, sino
que menciona las precauciones que toma at pasar por algunas aduanas.
Los capltulos que dedica, al comienzo de cada volume de su narraci6n,
sobre las mercancias que puede negociar provechosamente de acuerdo
con el territorio, nos permiten empero hacernos una idea mas detallada.
Debi6 probablemente revender en la Nueva Espafia las sedas, las porce-
lanas y los abanicos de China, las telas de Coromandel o de Bengala
y las species compradas en Manila, las perlas de Oriente adquiridas en
Persia. Todo hace pensar que el barco La Espaioleta en el cual tenia "tin
pequefno interns", Ilevaba a Cadiz, por cuenta suya, las mercancias de
America mis apreciadas en Europa: "cochinilla para la tintura escar-
lata", indigo, "cacao y vanilla para hacer chocolate", tabaco de La Haba-
na y probablemente oro y plata, de todo lo cual podia esperar una con-
siderable ganancia, lo reconoce tranquilamente, a condici6n de ocultarlo
bien para evitar tener que pagar los derechos correspondientes.


69









El texto de la presence edici6n*


Se reproduce, tomindolo de la segunda edici6n francesa del Voyage
du Tour du Monde (Paris, 1727) el diario de navegaci6n de Gemelli
Careri entire las Filipinas y Mexico (capitulos 1, 2, 3, 6, 11 y 13 del
lIbro III del volume V, que forman los seis primeros capitulos de
nuestra edici6n). Hemos omitido, de este volume V, los capitulos dedi-
cados a las islas Marianas, al Jap6n y al paso del Noroeste, que no son
otra cosa que compilaciones carentes de originalidad. Lamentamos haber
tenido que renunciar a la publicaci6n del diario sobre la estancia en
Manila.
S
Por otra parte ofrecemos, integramente, los libros I, II y III del
volume VI (pAginas 78 a 266 de nuestra edici6n). Alli se encontrAra
todo lo escrito por Gemelli sobre la Nueva Espafna y el diario de su viaje
de Veracruz a Cidiz. El relato de sus viajes a Espania, Francia e Italia
se salian indudablemente del cuadro de esta edici6on.
Hemos seguido, en regia general, el texto de la edici6n parisiense de
1727. La traducci6n francesa, que se atribuye comunmente a Eustache
Le Noble, no responderia exactamente a las cxigencias de Ia critical
cientifica mnoderna, pero se la puede considerar como fiel, en su conjunto,
al texto original italiano. Solamente hemos corregido en ella algunos
errors manifiestos y escasas omisiones.
En conformnidad con la norma de la colecci6n "Tiempos y Continen-
tes", se ha modernizado la ortografia del siglo xvmi. La de los nombres
propios, espafioles y sobre todo mejicanos, no ha dejado de plantear algu.
nos problems: Gemelli Careri los transcribe a menudo al italiano y el
traductor francs aniade en ocasiones a esta primera deforinaci6n su
aporte de fantasia persona]. Hemos vuelto a llevar estas transcripciones
al uso modemrno corriente, sin pretender un rigor que s61o seria propio
en Una edici6n critical. Las notas que pueden leerse al pie de las paginas
han sido redactadas con el mismo animrno; estAn destinadas solamente a
facilitar la comprensi6n del texto, y no a resolver todos los problems
hist6ricos que este pudiera plantear,

*L Mexique a la fin du XVWP siecle, vu par un voyageur italien: Gemelti
Careri, Presentation de Jean-Pierre Berthe, Paris. Calman-Levy, 1968. (Tempts
et continents).


70









Viaje del autor hacia La Habana

Notas por Juan Pirez de la Riva

Despues de despedirme del gobernador y mis otros amigos, me em-
barque el saibado 14 de dicicmbrel a bordo de El Sevillano un pequenio
barco al que se habia autorizado a venir dcsde Maracaibo para reunirse
con los galeones de La Habana y dirigirse a CGadiz. El gobernador,
queriendo afiadir un favor ma.s a todos los que me habia dispensado,
no permiti6 que se me inspeccionaran los bales en ]a aduana. Empren-
dimos la ruta alrededor del mediodia por el canal oeste, a lo largo
del pequenio castillo en el que el gobernador se encuentra tan mal
alojado como los soldados. Fue preciso tener much cuidado debido a
la cantidad de arrecifes que lo rodean y porque los vientos del norte,
que dificultan la salida de la bahia de Mexico y mas a6n la del canal,
apenas habian cesado. Existe otro canal hacia el este, pero 6ste se
encuentra reservado a los botes y en el se ve un pequefino arsenal.
Salimos del canal por Ia tarde y tomamos rumbo noroeste un cuarto norte.
El domingo 14 de diciemnbre, seguimos el mismo camino con rumbo
noroeste y latitud de 20 14'. El hiunesigual rumbo, con viento suroeste,
latitud de 2I 1'. El martes encontramos una fuerte tempestad, que
no solamente provoc6 el mareo a los pasajeros, sino hasta al propio
capitin; y como se mantenia el viento, viramos hacia el norte para
evitar los arrecifes y a continuaci6n tomamos el camnino derecho hacia
La Habana. La altura del sol era de 22 50'.
El miercoles 18 de diciembre fulmos atrapados por un norte borras-
coso que nos oblige a poner proa al este, observindose una altitude de
24. El jueves persisti6 el viento, y seguimos navegando en igual direc-
ci6n; pero el viernes, en que el viento venia del sur, tomrnamos rumbo
noroeste un cuarto este. Habiendo alcanzado una latitud bastante elevada,
es decir de 24 30', pusimos proa a! este noroeste e igual hicimos el
sabado, lo cual nos permiti6 avanzar considerablemente. Se observe
una latitud de 250 80', Ia necesaria para evadir los bancos; comenzamos
a buscar la isla de Cuba, dirigiendonos hacia el este. A eso de las cuatro


I De 1697.


71









se elev6 un viento del nordeste acompaniado de lluvias, lo que nos hizo
tomar rumbo este un cuarto sureste.
El domingo 22 de diciembre vimos atunes, lo que nos hizo pensar-
que estAbamos pr6ximo a tierra. Nos encontrAbamos a una altura de
25 26'. El lunes, con viento del norte, nos dirigimos al este-sureste y
a continuaci6n al este un cuarto sureste, siendo la altura de 250 20'.
El viento ces6 por complete durante Ila noche; pero el martes, visperas
de Navidad, se elev6 un suroeste y pusimos proa este-sureste. La calma
volvi6 por Ila noche del miercoles, con viento del nordeste nos dirigimos
al sureste, siendo la latitud de 24 55'. Debido a la furia del mar
pasamos toda la noche en vela.

El jueves 26 de diciembre, nos dirigimos hacia el este-sureste, con
un viento noreste que nos alej6 de la tierra despu6s de haberla visto ya;
y pasamos una noche mis inquieta aan que la anterior, aunque se habia
observado una altura de 23 17'; habiendo cambiado el viento al sur,
nos dirigimos al este. La mariana del viemes, vi'mos tierra y la costeamos
durante toda la mariana. A Ia noche siguiente, teniendo siempre la
proa al este, fondeamos junto al castillo del Morro, situado a la entrada
del puerto, porque el gobernador, aunque habiamos disparado dos salvas
de cai6n, no se molest en hacer encender la farola para permitirnos
ver la entrada.
El sAbado, el viento procedente del puerto no nos permiti6 entrar
hasta cerca del mediodia, tras largo recorrido; y finalmente nos vimos
en La Habana, despues de trescientas leguas de navegad6n. Yo pas6
la noche en el barco, pues no se encuentra albergue alguno en tierra,
bastante inc6modo por la fuerte Iluvia que caia.
El domingo 29 de diciembre se levant un viento norte tan furioso
que las olas pasaban por encima del castillo del Morro; y nos habriamos
encontrado en grave peligro de no haber'estado en el interior del puerto.
Los guardias de Ia aduana y del gobernador2 nos habian impedido
hasta este dia llevar siquiera las camas a tierra; pero despues de la visit
del lunes, cada uno de nosotros comenzamos a desembarcar las perte-

2 Diego de C6rdoba y Laso de ]a Vega, Caballero de la Orden de Santiago,
Gobernador y Capitan General de la Isia, desde del 3" de octubre de 1695 hasta
el 20 de septiembre de 1702. Segln Pezuela (Diccionario I, 186) compr6 en la
Corte Ia Gobemaci6n de Cuba.


72









nencias. Yo llev6 las mias a la casa que alquil6 cerca del hospital de
San Juan de Dios.3 El martes acudi a saludar al gobernador.
El mi6rcoles, primero de enero de 1698,* tuvieron lugar las elecciones
de los nuevos alcaldes y otros funcionarios de la ciudad, los que se
encontraron despues en la misa con el gobernador y el obispo en la
cathedral. El gobernador tenia su poltrona; el teniente y los alcaldes
ocupaban un banco.

Entre el jueves en el convento de los dominicos, un edificio rnuy
mal arreglado, pero cuya iglesia tiene una docena de muy pulcras
capillas.

DESCRIPTION DE LA HABANA Y DE LAS MISERIAS DEL PAIS

La Habana es una pequcnfia ciudad con un circuit de media legua,6
situada en una llanura a 23 20'T de latitud. De figure redonda, sus
murallas del lado terrestre son pequefias y bajas,8 estando el otro costado
protegido por el canal. Se cuentan alrededor de cuatro mil personas,


s El Hospital de San Juan de Dios fue fundado en la Habana en 1603, por
hermanos venidos de Nueva Espafia. Estaba situado en la plaza de su nombre
entire las calls de Habana, Aguiar y Chac6n, Tejadillo. En la calle contigua al
Hospital, llamada Callej6n de San Juan de Dios habia en el siglo xxvii varias
pequefias casas de adobe que se alquilaban a transeuntes. En 1648 la capilla del
hospicio fue declarada iglesia auxiliar.
S4 En la elecci6n de este aio resultaron electos comrno alcaldes ordinarios: el
Capitin Don Francisco Garro y Don Francisco de Contreras. Actas Capitulares
del Ayuntamiento de La Habana. Museo Hist6rico.
5 El Convento de Santo Domingo fue fundado en 1578 y sus primeras cons-
trucciones se levantaron en la manzana limitada por las calls Obispo, O'Reilly y
Mercaderes, San Ignacio. Fue reconstruido a principios del siglo xvInI gracias a
donaciones de los Condes de Bayona. En 1728 pas6 a albergar la Real y Pontificia
Unlversidad de la Habana, que ocup6 dichos locales hasta 1900.
e Segurn Jose Maria de la Torre, Lo que fuimos lo que somos o la Habana
antigua y modern, Habana, 1857, p. 84, el perimctro por el exterior de las
murallas era de 5,770 varas (4.892 mn). Gemelli Careri compete por consiguiente
grosero error aun suponiendo que se reflere al espacio realmente fabricado dentro
del perimetro de las murallas, pues media legua son 2,500 varas (2,120 mn).
7 La latitud exacta es de 23'08:.
8 Las murallas se empezaron a construir en 1633 (ToRRE, op. cit. p. 103)
y fue precisamente durante el gobierno de Diego de Co6rdoba, 1695-1702, es decir
en la epoca en que estuvo Careri en que se termin6 la parte que cubria el frente
de tierra. La observaci6n es por consiguiente rigurosamente exacta.


73








tanto espafioles como mulatos y negros que habitan en casas de una
sola plant. Las mujeres son muy bellas y los hombres de aspect agra-
dable. Hay un gobemrnador que ostenta el titulo de capital general de
la isla, y un teniente que es tambien diputado por el Consejo de Indias.

La vida es muy cara, tres onzas de pan valen cerca de cuatro sueldos
yfla media libra de carnet otro tanto; un, polio cuesta cinco libras,9 las
friitas y otros articulos en proporci6n; de mancra que se come mal por
dos pesos al dia,1" sobre todo cuando llegan los galeones. Aunque el
clima es bastante templado, s6olo puede cultivarse el trigo poco tiempo,
sin quo se conozca la raz6n, 1o que hace que se pague muy caro el
imnportado para las panaderias. Pero hay cierto tuberculo llamado yuca
que supple esta deficiencia y con el cual se hace el pan: se raya, se
comprime para que suelte cl jugo venenoso y se le cocina en ciertos
hornos de tierra; no solamente los pobres lo comen, sino tambitn las
personas acomodadas que tienen families numerosas. Este tuberculo no
produce hojas ni semilias, sino que se reproduce enterrando trozos del
mismo.
Esta isla, a Ia que comunmcnte se sucle llamrnar Cuba, tiene trescientas
leguas de longitud de oriented a occidente,'I y alrededor de treinta de
anchura; en ella se lleva a cabo el comercio del tabaco y del azucar.
La mano de obra es totalmente esclava: los amos cobran cuatro reales
al dia y seis cuando la flota esta. en puerto. jQue otra cosa puede hacker
un desdichado negro cuando tiene dos amos, como sucede con much
frecuencia? La avaricia es mayor aun en Perz; puesto que alli se echan
las negras a los machos, como si se tratara de vacas y toros, y si se ve
que son esteriles, se deshacen de elias.

La ciudad de ila Habana present dos de sus lados hacia el puerto,
que segun se asegura, es tan profundo que los barcos pueden atracar
muy pr6ximos a la tierra. Esta defendida por tries castillos: el principal

9 ProbablemenIte libras tornesas.
10 Dos piczas de a ocho. La caresdia de la vida en La Habana era proverbial,
sore todo durante la estancia de las flotas. Dos pesos valian aproximadamentfe
3.5 gramos de oro fino.
11 Trescientas leguas = 1.272 kmn, en realidad 1.143 de San Antonio a
Maisi enI linea recta.


74









es el del Morro,12 a la izquierda del canal; el segundo, la Punta," a la
derecha; y el tercero la Fuerza,14 a la derecha de este ultimo.

El viernmes fui a Ia pequefia iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje;1"
esmeradamente decorada, que se encuentra atendida por padres secu-
lares. El sabado fui a Ia de los observantes,16 situada en el lugar mas
bello de la ciudad; alli encontre doce capillas muy bellas y un convento
que alberga cincucnta religiosos.

El domingo 5 de enero, oi la misa del obispo,17 quijien al leer el
Evangelio, hablo6 sobre los resultados de la oraci6n; y el sermon que
pronunci6 al dia siguiente, sobre la adoraci6n de los Reyes Magos, fue
igualmente hermoso. El martes fui a dar un paseo en las afueras de
la ciudad con unos amigos. El miercoles vi instalar un trinquete,
que se habia roto. Si hasta el moment se habia sentido todos los dias

12 Castillo de los Tres Reyes del Morro. Se empezt6 a construir en- 1589
segun pianos del ingeniero military Juan Bautista Antonelli, concluy6se en 1597.
Is La fortaleza de San Salvador de la Punta. a la entrada del canal que da
access a la bahia de La Habana, just enfrente del Castillo del Morro, se empezo
a construir en eli mismo afio que &ste, es decir, en 1589. Es una fortaleza de
poca envergadura, de murallas bajas cuyos bastiones septentrionalecs estaban direc-
tamente batidos por las olas. Estaba dcstinada a cruzair sus fuegos con los del
Morro. En su vecindad se amarraba la cadena de tozis de cedro unidas con
garfios que cerraba la boca del puerto, 580 ma, en tiempo de guerra o amenazas
de cordarios o pirates.
14 El Castillo de la Fuerza que conoci6 Carerd, que es el mismo que existe
hoy .dia, tfue comenzado en 1558 y terminado, despues de muchas interrupciones,
hacia 1580. No debe confundirse con la primera fortaleza de La Habana, llamada
tambien La Fuerza (1538-1544) de !a cual ya no existlan ni vestigios a fines del
siglo xviL
15 Ermita edificada en 1640, lamnada tambi6n del Humilladero. En 1693 fue
declarada parroquia. Se encuentra entire las calls Teniente Rey, Amargura y
Bernaza.
1. Observantes, Frandiscanos. Su convento que aun se conserve casi intacto
se encuentra en la cale Oficios entire Muralla y Teniente Rey, entonces en la
misma orilla del mar. Es el mis notable de los edificios de la Habana colonial,
la fibrica principal fue concluida en 1591. Los franciscanus era la orden mAs
rica y poderosa de la Isla.
1 Diego Eveino de Compostela, lleg6 a la Habana el 17 de noviembre de
1687 y falleci6 en ella el 27 de agosto de 1704, a los 69 aiios de edad. Resta-
bleci6 la discipline eclesiAstica, organize misiones en los campos y fiind6 nume-
rosos temples e instituciones filantropicas. Entre estas filtimas pueden recordarse
la Casa Cuna, el colegio San Francisco de Sales para nifios, el Hospiclo de San
Isidro, etc. La historic lo recuerda como el mAs notable de los obispos habaneros
de 'oIds siglos xvii y xvm.


75









un calor de verano con un tempo sereno, el jueves se present un frio
internal, con lluvias que duraron hasta el dia siguiente, lo que yo
pensaba no podria ocurrir en un lugar templado y situado a tal latitude.

El sAbado lleg6 un barco de la Florida en veinticuatro horas, que
dej6 en tierra algunos indios de un cayo, sfbditos de un cacique llamado
Carlos. Tanto los hombres como las mujeres s6lo tenian cubiertas las
parties de su cuerpo que el pudor les enseFiaba a cubrir; llevaban log
cabellos largos y trenzados por detras; eran id6latras e inclinados tanto
a la ociosidad como a toda clase de vicios abominables; se les permitia
comerciar, a fin de conducirlos a la verdadera religion, puesto que su
principe o cacique habia accedido a recibir catorce misioneros francis-
canos. Sus mnercancias mins apreciadas consistent en pescados, un poco de
ambar que encuentran en la costa, conchas de tortuga y unos pajaritos
que se ]laman cardenales.

Se celebr6 el domingo 12 de enero, en San Francisco, la fiesta del
Nino Perdido.'8 El lunes lIeg6 un barco de Jamaica enviado por el
gobernador de esta isla para dar a conocer al de la Habana que se habia
firmado la paz entire Inglaterra, Espafia, Francia y Holanda, el 19 de
noviembre de 169711 y que se habia dedicado todo el mes de diciembre
para que el emperador entrase alli. Este navio habia venido mas bien
por mercancias que por otra cosa, pues trajo muchos viveres y brea
para los barcos. Se le despach6 en poco tiempo.
El martes muri6 Don Juan de Rojas,0 siendo su cadaver llevado a
San Francisco. Toda la nobleza se sum6 al duelo y en el Castillo de la
Fuerza, del que habia side gobernador durante cuarenta y un anos, se
hicieron varias salvas de canoi6n. Le sucedi6 su hijo Don Antonio, por

1s La fiesta del Nino perdido, de tradici6n local zesponde a la Fiesta de ]a
Sagrada Familia que la Iglesia Cat6lica celebra el primer domingo despuis de la
Epifania (6 de enero). En la liturgia romana "el nifio perdido" responded a! 5o.
misterio gozoso del rosario, y rememora la perdida del Nifio Jes6s a los 12 anos
en el Templo de Jerusalkn y su fiallazgo a los tres dias, por San Jos6 y la Virgen
que lo encuentran discutiendo con los rabinos sobre las escrituras.
19 El Tratado de Ryswick, 20 de septiembre de 1697, aprobado por el empe-
rador del Sacro Imperio el 30. de octubrc puso fin a la guerra llamada de la
Liga de Ausburgo.
L,0 Juan de Rojas. Muri6 el 14 de enero de 1698. Hay poca information
sobre esta opulenta familiar habanera durante el siglo xv El Rojas mencionado,
descendiente director de Juan de Roxas de Cuillar, uno de los primeros pobladores
de la isla y fundador de la Habana.


76








una orden real obtenida desde hacda tiempo. Oi la misa el miircoles
en el Convento de Santa Clara,2" cuya iglesia, muy decorada, fiene siete
altares. El convento es muy grande y alberga fAcilmente a cien personas
entire religiosas y sirvientes.

El jueves 16 de enero se comenz6 a embarcar los cofres cargados de
pesos fuertes; en los del rey habia tires mil y en los otros, dos mil. Se
calcul6 que podria haber treinta millones, pertenecientes tanto al rey
como a los particulares, a cambio de las mercanclas que se habian vendido
en la feria de Porto Belo, donde los comerciantes de'Sevilla y de Lima
realizan sus operaciones. Es digno de sfialar la buena fe que se observa
entire estos comerciantes pues, una vez puestos de acuerdo en cuanto a
los precious, se remiten unos a otros los fardos de mercanclas y los cofres
de pesos, sin examinarlos, confiando enteramente en las memories recl-
procas que se envian. A continuaci6n, se abren los fardos y los cofres
en presencia de notarios, y, si falta algo, las compaiias22- de Sevilla y
de Limna reembolsan a los particulars. Este afio, la companiiia de Lima
pag6 cinco mil pesos por mercancias halladas de mas en la feria prece-
dente. Se procede en igual forma en Acapulco, a la llegada del gale6n
procedente de Manila.

El padre Francisco de la Fuente, jesuita, remiti6 al mayordomo de
la plata del almirante una perla de sesenta granos con la figure de una
pera, para ser obsequiada al rey. Esta peria habia sido pescada en una
isla del rey en Panama por un negro perteneciente a cierto sacerdote.
El sacerdote, que era rico, no quiso ced6rsela al president de Panamai
por cinco nil pesos ni al virrey del Peru por setenta mnil; ambos tenian
la intenci6n de enviarsela al rey, pero el sacerdote les dijo que queria
llevarla en persona. Lleg6 a Porto Belo con la perla, a la que llamaba
la Perseguida; y, durante el intervalo que tard6 en emnbarcarse, falleci6,
dejando Ia perla a cargo del padre de la Fuente, quien me dijo que era
de mayor tamanio que la Peregrina, pero de aguas no tan bellas. El
negro no tuvo mais recompensa que la libertad.

t1 Situado entire las calls de Cuba. Habana y Sol, Luz. Convcnto de
monjas fundado en 1644.
22 Consuhlado de mercaderes, dependiente de la Casa de Contratwei6n de
Sevilla.


77









En los galeones se embarcaron tambiin veinte doctors criollos del
Peru, para solicitar empleos en la corte, ilevando cada uno treinta nmil
pesos fuertes, por lo menos.

El viemrnes, fui a visitar a Dofia Clara de Nicolette y a Dofia Anna
Lindic, ambas flamencas, que regresaban a su pals- La primera habia
estado casada con el gobemrnador de Chucuitot3 y la segunda con el
de Cartagena.24 Tenian multiples pretendientes pues una habia ahorrado
doscientos mil pesos fuertes y la otra ochenta mil.

Fui a comer el sibado con el comisario de la Santa Cruzada.Y5 El
domingo primero de enero, vi a una compania de negros con el capitin
y elo peindon, que, segun la costumbre, se disponia a plantar una cruz
en el sitio en que habian dado muerte a uno de los suyos. El lunes estuve
cazando y -mnat6 gran numero de las aves que suelen llamar cotorreras.
Las hay que tienen las plumas verdes y negras, otras azules; otras afin
con plumas verdes y negras, el vientre rojo y la mitad de la cabeza
blanca: son muy apetitosas. Al regreso mat6 dos guacamayos, que aunque
no saben hablar, merecen conservarse por la belleza de su plumaje.
Los alrededores son muy agradables pues en ellos se encuentran muchas
casitas con sus jardines y granjas donde no faltan las frutas tropicales.
Se encuentra alii una especie de caracol de gran tamanio semejante a
]os ddelmar.,


24 Puerto de El Callao, Peru.
24 Principal puerto commercial del Virreinato de Nueva Granada.
25 La Bula de la Santa Cruzada tiene su origen en las indulgencias que los
Papas de los siglos xu y xin dispensaban a quienes personalmente o con limosnas
contrbuaht a niantener la guerra contra los infieles o a ]a conquista de Tierra
Santd (Palestlna). En 1509 el Papa Julio II concedi6 la bula a los Reyes Cat6licos
por tres aniop, cuyo plazo se prorrog6 luego sucesivamente hasta el reinado de
Isabel II (1834). En los siglos xvii y posteriores se trataba simplcecnttc de una
conttibuci6n pecunaria que permitia comer came los viernes y no ayunar en
Cuaresma y en los dias de precepto. Tamnbien podian obtenerse indulgencias para
los difuntos. En cada ciudad imuportante de las Indias se instituy6 un comisario,
agent recaudador de fondos, cuyo oficio se vendia y podia ser hereditario me-
diante composici6n. La mayor parte de los fondos recaudados se enviaban direc-
tamente al Vaticano, pero una part servia tambien al minantenimiento del Nuncio
Papal en Madrid y al Monasterio de San Lorenzo del. Escorial. El comisario
era ea la Habana un personaje de relative inportancia que formaba part de la
oligarquia municipal que controlaba la vida econ6mica de la colonia.


78









El martes comi con el padre Francisco de la Fuente, procurador
general de Castilla en Potosi,26 quien, despues de veinte ainos de admi-
nistraci6n, regresaba a Espafia, para irse a vivir tranquilamente en Villa
Garcia, habiendo dejado suficientes testimonios de su doctrine y cos-
tumbres.

Ademnis de los seis galeones quo habian permanecido en Cartagena,
se dej6 otro en La Habana, por no encontrarse en condiciones apropiadas
para el viaje, lo que dio origen a una dispute, respect al mando, entire
Don Fernando Chac6n, caballero de Santiago,27 capitan del galc6n
La Estrella, y Francisco Quijano, capita.n interino del gale6n El Gobierno.
Se celebr6 un consejo de guerra, en que figuraban tambien cuatro
doctors, y se fall6 en favor de Don Fernando, por ser el capitan de
mayor antiguedad.

El jueves, Don Severino de Manzaneda, 28 designado capitan de la
isla de Santo Domingo, despu6s de haber sido gobernador de la Habana,
me invite a comer. Despues de la comida, trat6 de persuadirme a ir a
vivir con 61 en la isla, durante el termino de su mnandato. El viernes vi
la iglesia y el convento de los agustinos:29 en la primera hay cuatro
altares muy pequefios y en el segundo los dormitorios son muy inc6modos.
q
El domingo 26 de enero, el obispo asisti6 a la misa y al serin6n en
la cathedral. La verdadera cathedral es la de Santiago de Cuba, en la que
se encuentran los can6nigos; pero el obispo tiene su residencia en la
Habana, y s61o cuenta como ayudantes con los eclesiatsticos de esta pobre

!s Ciudad Andina, hoy en Bolivia, situada a 4 040 metros de altura y vecina
a las -mis ricas minas de plata y estafio jamis conocidas. Durante el siglo xvii
gracias a ia importancia de las extracciones de metal, lleg6 a ser la segunda
ciudad del continent despu~s de Lima. Pertenecla entonces al Virreinato del Pern.
27 La orden noble y military de Santiago fue fundada en 1161. Era la pri-
mera en rango de las cuatro 6rdenes de caballeria espafiota junto con las de
Alcintara, Calatrava y Montesa. Para tomar el habito habia que probar hidalgula
y nobleza en por lo menos tres generaciones anteriores. Tambi6n limpieza de
sangre. Los Caballeros de Santiago venian en preeminencia inmediatamnente
despues de los titulos de Castilla.
28 Don Severino de Manzaneda y Salinas, Caballero de Santiago, 3obernador
de la Isla de Cuba de 1689 a 1695.
29 Fundado en 1608, situado en la calle Amargura entire las de Aguiar y
Cuba. En 1659 se ternmin6 la capilla.


79









iglesiaYO0 El lunes, sostuve una larga conversaci6n con el gobemrnador y
various ministros y gentilhombres, que tuvieron agrado en escucharme
y en vet las curiosidades que llevaba conmigo. Sc encontraban entire
otros Don Carlos Sotomayor, caballero de Calatrava31 y auditor de Santa
Fe,s2 a quien le ocurri6 un incident casi incredible.
Este caballero fue enviado por orden de su tribunal, con el fmin de
recoger informnes contra el gobernador de Cartagena por haber 6ste cedido
la plaza a los franceses,33 y llevaba consigo el gobemador de Santa
Marta,8' para que ocupase el puesto. Entr6 solo en Cartagena (el gober-
nador de Santa Marta, m6.s astuto que 61,, se habia quedado alli, para

30 La Parroquial Mayor se encontraba al fondo del Convento de los Dominicos
en la manzana que despues ocuparia el Palacio de los Capitanes Generales, Obispo,
O'Reilly y Mercades, Tac6n. La fibrica que conoci6 Careri fue edificada en
1666, era de apariencia modesta y al decir del historiador Vald6s mis "parecia
una hermosa bodega, adecuada mis para parroquial de Puerto de Carenas que
para la ltima parroquia de La Habana". Fue demolida en 1779 para dar inicio
a la construcci6n del palacio de gobierno. El culto fue trasladado a la antigua
iglesia de los Jesuitas, expulsados en 1767, y en 1789 afio en que se dividi6 o la
Isla en dos di6cesis, erigida en cathedral.
Si Orden noble de caballerla fundada en 1158, venia en orden de preemi-
nencia inmediatamente despues de la de Santiago, pero con casi id6nticas carac-
teristicas. Vease nota 27.
92 Ciudad de Panami, fundada en 1577. La mas antigua poblaci6n del istmo,
perteneciente al Virreinato de Nueva Granada.
Si La ciudad de Cartagena fue tomada por los franceses el 2 de mayo de
1697 En el marco de la guerra naval contra Espafia, Pontchartrain, ministro
de la marina de Luis XIV, aprob6 una expedici6on cnt:ra esta plaza, la mas
important base naval y military de Espana en Am6rica despu6s de La Habana y
Veracruz. El ministerio suministr6 los barcos y la tropa, pero los gastos del
armamento fueron aportados por especuladores privados que pensaban resarcirse
con el botin obtenido. Como jefe supremo fue designado Benard Desjean, bar6n
de Pointis, la armada estaba compuesta por 10 navios tripulados por 3,000 mad-
neros y 1,800 soldados. En Santo Domingo se reforz6 con un contingent de
filibusters mandados pot Du Casse y el 14 de abril estaban a la vista de la plaza.
El fuerte de Boca Chica fue pronto tornado de asalto por los filibusteros y el
gobernador espafiol de la plaza, Don Diego Nfiez de los RIos se rindi6, despuhs
de un simulacro de defense, el 2 de mayo siguiente.
El botin obtenido ascendi6 a 8 millones de pesos segun la estimaci6n de Pointis,
al double seg6n Du Casse. A la hora del reparto los filibusteros consideraron que
hablan sido enganiados y mientras Pointis se hacia a la vela con sus naves ellos
se quedaron y saquearon la ciudad para resarcirse. En este intern llegb la escuadra
inglesa del Almirante Nevill y los puso en fuga. Los ingleses eran entonces aliados
de Espaiia La toma y saqueo de Cartagena marca el ocaso de los filibusteros
en el Caribe.
3* Ciudad del Virreinato de Nueva Granada, a 180 km al este de Cartagena.
Puerto 5ccundario pero important centro administrative en el siglo xvw. Fundada
pot Rodrigo de Bastida en 1525. Fue saqueada varias veces por los filibusteros, la
filtima en 1672 por franceses e ingleses.


o80









ver c6mo se desarrollaban los acontecimientos) y, sin dar a conocer su
encomienda, comenz6 a emplear un rigor poco convenient. El gober-
nador de la plaza, que creia haberla defendido como hombre de honor,
nmientras le fue possible mantenerla, se sinti6 considerablemente ofendido;
hizo que arrestasen por la noche al auditor, mientras que ste, espada
en mano, pedia socorro, y en lugar de ser el quien arrestase, fue llevado
a la prisi6n, retirAndosele la autoridad a quien tenia la orden de quitar
del cargo al otro. Aquella misma noche, fue puesto a bordo de una
pequefna embarcaci6n, sin otras provisions que galletas y algunas frutas,
no permitidendosele llevar nada mas que su equipaje; se le envi6 al
gobernador de la Habana, para que lo encerrase como sedicioso en el
castillo del Morro hasta que el rey fuese informado del incident. Inme-
diatamente despues, el gobernador de Santa Marta, que estaba a dos
leguas de Cartagena, sali6 huyendo rapidamente para no ser puesto en
prisi6n tambi6n. El pobre auditor se sentia muy apenado por este inci
dente, mnientras que el gobernador, en lugar de mantenerlo en el castillo,
lo atendia lo mejor possible en su propia casa. Esto me proporcion6 la
oportunidad de contarle mis propias tribulaciones, poco diferentes de las
suyas, con la diferencia de no haber sido arrestado, sino perseguido muv
injustamrnente.
O la misa el martes 28 de enero en San Juan de Dios,"" pequefia
iglesia con nueve altares; el convento es pequenio tambi6n y el hospital,
destinado a los soldados, diene doce mil pesos fuertes de renta. El ni6r-
coles, fui a visitar a Don Gonzado Chac6n; y el jueves, comi con Don
Jos6 de Ibarra y Lazcano, de CAdiz, quien tuvo conmigq todo genero
de atenciones. El viemrnes, estuve en la casa de Don Manuel Velasco,
general electo de la pr6xima flota. Pertenecia a ]a orden de San Juan36
y a las principles casas de Sevilla; pero su comportamiento generoso y
sus atractivos modales le hacian brillar mis que la nobleza de su cuiMa.
Coleccionaba las species mxis raras de pajaros del pals y me dijo que
habia pagado hasta cien pesos fuertes por un sinsonte.
El sabado primero de febrero, lleg6 el barco esperado desde hacia
much tiempo, con las provisions para la flota, consistentes en mil

VWase la nota 3.
3SO Orden noble y military de caballerla, fundada en Jerusal6n'tn 1048. No se
consideraba como propiamente espaniola y en preeminencia venia despues de las
de Santiago, Calatrava, Alcintara y Montesa.
81









seiscientos quintales de galleta, seiscientos sacos de harina, y pez para
calafatear los galeones. El domingo, se llev6 en procesi6n la imagen de
Nuestra Seniora desde la Catedral hasta el gale6n El Gobierno y a su paso,
los galeones y otros barcos, hicieron descargas de artilleria mientras la
infanteria disparaba sus mosquetes-
El lunes 3 de febrero, se celebr6 solemnemente ]a fiesta de San Bias
en la Iglesia de San Juan de Dios. El martes, el padre de Ia Fuente y yo
fuimos a pasear hasta la ermita de San Juan, iglesia mandada a construir
por el obispo, muy bien decorada, y pr6xima a la cual tiene un aparta-
mento al que suele retirarse de vez en cuando. El miercoles fui a ver el
castillo de la Punta, muy pequenio, con cuatro bastiones.
El jueves de Camrnaval, que los espanioles llaman de las Comadres, el
padre de Ia Fuente me invite a comer, invitando tambien a Don Pedro
Vtzquez Fernandez, Don TomAs Femindez Perez, nativos de Lima, e
Ignacio Castillo, de Huamanga en Peri, que se dirigian a la Corte en
solicitud de empleo. Nos agasaj6 con bastante esplendidez.
El viernes 7 de octubre, lleg6 otro pequenio buque de Jamaica,37 car-
gado de cuerdas, pez y viveres para los galeones. El gobemrnador y los
magistrados de la ciudad lo rehusaron de inmediato; pero al fin le per-
mitieron entrar. Fui de caceria al dia siguiente, no disfrutando gran
cosa a causa del fuerte calor que se experiment en esa 6poca en la
Habana, cuando no sopla el viento del norte. El domingo 9 de febrero,
los negros y mulatos, con pintorescos atuendos, formnnaron una congrega-
ci6n para divertirse en el Camaval.38
El lunes visit el castillo de la Fuerza, aprovechando la ocasi6n para
saludar a Don Antonio de Rojas. Dentro de su pequenia extension existen
cuatro buenos bastiones y una plataforma que mira a ]a entrada del
puerto, con una buena artillernia de hierro fundido. Aunque eli martes fue

87 Jaminaica habia sido conquistada por los inglcses en 1655, y su poscsi6n
reconocida por Espafia en 1670 por el tratado de Madrid. Durante )a guerra
de la Liga de Augsburgo, que ternnin6 el anio que Careri visit la Habana, los
ingleses eran aliados de Espafia contra Francia, lo cual no fue 6bice para que
en Arnmerica, en todas parties, las autoridades espafiolas los mirasen con la descon-,
fianza y aversion que testimonia Careri.
Esta es la mas antigua referendcia que conocemos sobre las futuras com-
parsas, que mras tarde tendran lugar el dia de Reyes (6 de enero). F. Ortiz no
conoci6 este antecedente. Vease su: La antigua fiesta afrocubana del difa de Reyes,
La Habana, 1960, p. 28.


82









el uiltimo dia del carnaval, no hubo ninguna diversion en la Habana.
El miercoles se divis6 ila flota inglesa que se dirigia a Europa; ella envlo
una solicitud de puerto para reacondicionarse, y se le concedi6 e l de
Matanzas. El jueves, el prior de los agustinos predict en la Iglesia del
Espiritu Santo con much exito. El viernes, estuve a bordo de un patache
de la costa; a! dia siguiente, no sabiendo qu6 hacer, salia de la ciudad
de cacerla.
El domingo 16 de febrero, el general hizo publicar a toque de cor-
neta que la flota partiria el 11 del mcs pr6ximo y que todo cl mundo
debia encontrarse a bordo el dia 8. El lunes, Ileg6 un patache du las Islas
Canaries, cargado de trigo, de frutas, de vino y de aguardiente; trajo
al mismo tiempo la noticia de la paz y de la p6rdida de Barcelona.39 El
martes, se cerr6 el puerto por orden del general y se prohibit a todos
]a salida del puerto, bajo pena de muerte, por temor de que se hiciera
saber al enemigo Ia pr6xima partida de los galeonos; aunque los diputa-
dos de la compania de Sevilla,0 poco contents del general, hicieron
cuanto pudieron por obstaculizar la salida del puerto.
Hay dos classes de frutas peculiares en la Habana, que no se cultivan
en ninguna otra parte. Una tiene la forma de un coraz6n y se llama
guanabana; es verde por fuera con algunas puntas espinosas; el interior
esta lleno de cuadriculos blancos, de un sabor desagradable mrnezcia de
agrio y dulce, con algunas semillas; el 4rbol es grande comrno el que pro-
duce los anones. La otra, llamada caimito, es como una naranja por
fuera, su pulpa es blanca y roja, de sabor dulce; las hojas son verdes por
un lado y de color canela por el otro. Se encuentran frutas de Europa
como el membrillo, la naranja, el lim6n, la granada y otras.

El mi6rcoles 19 de febrero, entr6 en puerto un barco de la Florida
cargado de cueros, de cardenales y de frutas. El jueves, fui a ver los
trabajos del Convento de Santa Clara, para las religiosas de Santa Domrni-
nica. .El1 viernes llego otro barco del cayo de Matacumbe, pequefia isIa
del canal de la Florida, con cinco franciscanos que el Cacique Carlos
habia solicitado en el mes de novicmbre pasado como nisioneros; los que
devolvi6 completamrnentc desnudos por hacer sacar por la noche una pro-

20 Tomada por un ejercito frances, al minando del duquc de Vendome fue
devuelta a Espafia, segun las estipulaciones del Tratado de Ryswick el 4 de
enero de 1698.
40 La Casa de Contrataci6n.


83









cesi6n frente a la pagoda de los id6latras, por un celo poco oportuno.
Los natives huyeron de inmediato, pero regresaron armados y mnaltrata-
ron a los religiosos, echaindolos del pais; de modo que 6stos se vieron
obligados a retirarse semi desnudos a Matacumbe, un cayo habitado por
indios cat61icos.
El sAbado, el capitAin de la maestranza expuso al general que, habien-
dose construido las naves de mayor altura que los barcos de guerra,
seria exponerse a perderlos, el dejarlos partir con tan poca carga como
los diputados querian ]levar. Se reunieron todos los oficiales de marina
y llegaron a la conclusion que era precise llenar bien el fondo de las
bodegas; dcterminaci6n de padres interesadas en cargar los barcos de
mercancias, que no podia ser aprobada por el Consejo de Indias, que
habia prohibido cargar los galeones. El general hizo saber el lunes 24
de febrero a los capitanes de los galeones y a los diputados que convenia
al servicio del rey, por no decir que al suyo, que se cargasen mxis ]os
galeones; !o que comnenz6 a realizarse el martes con gran diligencia, al
aproximarse la fecha de partida. Oi la misa el rnmiercoles en San Felipe
de Neri,41 pequefna iglesia de tres altars. Cornmi el jueves con Don Luis,
Don Alvaro Vitoria y Don Diego Snchez, conocidos comerciantes de
Sevilla. El jueves, el prior de los agustinos pronunci6 el serrnm6n en la
iglesia de San Juan de Dios.
Se public el sabado primero de marzo la orden para el pago de los
soldados y mnarineros de los galeones. El domingo, el obispo asisti6 a la
misa y al serm6n en la cathedral. El lunes, fui a ver el Castillo del Morro,
construido sobre un penoi6n, a la izquierda de la entrada del puerto, con
una plataforma, sobre ]a cual hay once caniones a flor de agua, llamados
los Ap6stoles. Existen cincuenta y cinco en total en el castillo; el foso
estA excavado en la roca e inundado por el mar,42
El martes, se enarbol6 el pabell6n en el navio almirante y se comenz6
a pagar; lo que se continue al dia siguiente en los otros barcos. El jueves
entr6 un patache de la Florida, con frutas de esa region y numerosos
pijaros cardenales que he visto comprar hasta en diez pesos duros cada

41 Convento erigido en 1693, hoy desaparecido, se encontraba en la calle
Obrapia entire Habana y Aguiar.
2 VWase ia No. 12. La descripci6n es exacta, concuerda con los pianos de la
ipoca y con otras descripciones.


84







uno por los tripulantes de los galeones, y los mas baratos por seis.oCuando
todo hubo terminado, se dijo que se habian gastado mas de dieciocho
mil pesos fuertes en esa clase de pajaros, a pesar de las deplorables pr-
didas de Cartagena y la estancia de tres afios que la flota se vio obligada
a hacer en America, lo que represent una inmensa suma-
El viemrnes 7 de marzo, se himzo el panegirico de San Juan de Dios en
su iglesia. El sabado, se public que nadie que perteneciese a la flota
podia permanecer en la Habana, bajo pena de muerte; y por la tarde,
se hizo un disparo de cafi6n, para hacer venir a todos a bordo. Don
Fernando Chac6n, que habia tenido la gentileza de ofrecerme mi pasaje
gratis en el gale6n, envi6 en busca de mi equipaje el domingo 9 de
marzo. El lunes, gran numero de malvados mnarineros se fugaron, despues
de recibir su pago. El martes, me despedi de mis amigos y adquiri algu-
nas confituras para el viaje.

Viaje del autor de la Habana a Cddiz
Pr6xima Ia flota a partir, me embarque el miercoles 12 de marzo de
1698 despues de la comida. Pase la noche bastante mal, a causa del ruido
que se hacia en el barco para acomodar un centenar de puercos, algunas
vacas y carneros. El jueves, al amanecer, se oy6 el toque de partida y
todos los galeones comenzaron a levar el ancla, aunque el almirante dej6
el puerto al salir el sol. De inmediato se var6 en algunos cayos y se llev6
bastante tiempo en sacarlo. Habiendo Ilegado al fin a la entrada del
puerto, salud6 al Gastillo del Morro con siete salvas, los barcos mercan-
tes siguieron la misma ruta y tras de ellos nuestro gale6n El Gobierno
que salud6 al Castillo de la Fuerza con siete canonazos, a los cuales &este
respondi6 con selTs, y despues al del Morro con seis, el cual respondi6
con igual n6mero.
Costeamos toda la maiiana, para dar tiemnpo al vicealmirante y al
Garay de reunirsenos. Encontramos una fuerte tempestad por la noche,
que nos oblig6 a dar varias bordadas. El viernes, al amanecer, nos encon-
trAbamos a veinte leguas de la Habana. Como no velamos a ]os otros
dos galeones, regresamos y nos encontramos al Garay; nos dijeron que
el vicealmirante habia salido con 61, pero que mas tarde la tempestad
los habia separado; lo que nos oblig6 a seguir nuestra ruta. Se encontr6
en el gale6n a una mujer vestida de hombre, y no pudi*6ndosela llevar
a tierra, se la aloj6 con las demis mujeres.


85





















attr


,"1
K


:i '


fonek4 cfnalneoY al


/I
^**-1


L














Prologo aI tercer tomo

de La Critica Literaria y

Estitica en el Siglo XIX Cubano
(Fragmento)
SCintio Vitier

La finea peor. Emilio Bobadilla
Hacer justicia, partiendo de las supuestas eyes literarias, o del impre-
sionismo imaginstidco, o de Ia participacio6n (en el caso exceptional de
Marti), fue el objetivo constant de la mejor critical cubana durante
el siglo xIX. Desgraciadamentc hubo tambien otro linaje, si ese nombre
merece, de censores, aguafiestas, cazagazapos y nruines escarnecedores,
que concibieron la critical, no como justicia sino como ajusticiamiento
vii, precedido de azote public y beta. El fundador de tan deplorable
fauna en ntestro pais fue Ventura Pascual Ferrer, a quien nos referimos
en la primera parte de este panorama a prop6sito de su insulsa teoria
y malhumorada praxis critica en El Regaoi6n de la Havana y su sustituto,
entire 1800 y 1832. Al principio de la segunda part, nombramos de
pasada a Juan Martinez Villergas, que lleg6 a Cuba en 1856 y a quien
su bi6grafo Narciso Alonso Cort6s Illam6 "el satirico inas agresivo de su
epoca", y pudo afiadir, tambien, el mas pesado. Republican en Espania
y ultrarreaccionario en Cuba, autor de una lamentable saitira en verso
y prosa contra Sarmiento (Sarmenticidio o a mal sarmiento buena poda-
dera, 1853) y de un prescindible Juicio critico de los poetas espaioles
contempordneos (1854), Io mejor que Martinez Villergas hizo en sus
bufoncscas revistas habaneras fue darle oportunidad al dibujante Landa-
luze para desplegar su talent en caricaturas de intenci6on anticubana
pero que, "leidas" al reves y por la misma calidad de su linea, fijaron un


87








testimonio de ]a epoca. En su Resena hist6rica, Manuel de la Cruz evoca
aquel prolongado y estiril period en que "la critical es un duelo entire el
peninsular Juan Martinez Villergas y el neogranadino Joaquin Pablo
Posada, que tiene por discipulo a Angel Mestre y Tol6n", y afiade: "Vi-
Ulergas, como Posada, era doctrinal y formalista; la ruidosa pol&nica que
mnantuvieron fue un tomrneo de gramiticos." Posada, fiel al conocido gusto
colombiano por las cuestiones gramaticales, era autor de un Tratado
complete de ortografia castellana (1860); en cuanto al superficial poeta
Angel Mestre y Tol6n, qui6n sabe por que le cay6 en gracia a Martinez
Villergas, que prolog6 con benevolencia su librito Melancolias, 1863 (pre-
cedido tambi6n de una carta mas reticente de la Avellaneda), no obstan-
te que su especialidad fue la de vapulear a cuanto poeta, bueno o malo,
se le pusiera por delante, lo que no le impidi6 ser de los peores. En Mar-
tinez Villergas, ademais del formalismo ret6rico y gramatiquero inaugu-
rado ya por El Regafi6n, se observa un rasgo que sera caracteristico de
los continuadores de su linea, y es ]a convicci6n de que era un tipo
(mejor, un tio) muy simpitico y muy castizo, lleno de saly pimienta (tal
serd el primer titulo de Emilio Bobadilla), aunque sus chascarrillos de
caf6 y zarzuela s6lo sirvan para revelar una incurable vulgaridad. Esta
linea tipicamente peninsular (de la peor Espafia) se fortaleceri con
Antonio de Valbuena, que en Madrid publicari su colecci6n de Ripios,
desde los aristocrdticos (1833) y acaddmicos (1890) hasta los vulgares
(1891) y ultramarinos (1893), el puertorriquefino Luis Bonafeux y el
asturiano Leopoldo Alas (Clarin), que tuvo mayor calidad en otras
dimensions de su obra. Con la mns agresiva y efimera ejerci6 decisive
influjo en los cubanos Francisco de Paula Coronado (Chsar de Madrid),
Ciriaco Sos (Csar de Guanabacoa) y, muy sefialadamente, Emilio
Bobadilla (Fray Candil).
No es tarea grata la de ocuparse, siquiera sea brevemente, de esta
colecci6n de infatuados, de la que s6Io se salva, a pesar de sus disparates
y majaderias, el hiperestesico y talentoso Bobadilla. Coronado colaboraba
en el semanario satirico Gil Bias con Wenceslao Galvez (Mascaritia),
que es el dtnico autor tratado con simpatia, aunque con estrat6gicos repa-
ros mnenores, en su folleto Frutos coloniates (1891), donde ataca indiscri-
minadamente a versificadores como Mariano Benitez Veguillas y a En-
rique Jose Varona por uno de sus mejores libros, Artkculos y discursos;
a novelistas inexistentes como Matias Marquez y a Cirilo Villaverde.
Para 61 en Cuba no se habia escrito ninguna novela: los creadores de la


88









novela cubana iban a ser, a su juicio, Federico Villoch, Benjamin de Ces-
pedes y, desde Iuego, su amigo Wenceslao Galvez. Huelgan comentarios.
La llrica, por supuesto, no salia mejor parada. De los cuatro j6venes que
segin e61 habian conseguido "parecerse a los poetas de verdad" (Nieves
Xenes, Bonifacio Byrne, Pablo Hernandez y... Saturnino Martinez) dice
este menguado discipulo del Regai6n: "Yo me atrevo, si quietren apos-
tarse cualquier cosa, a no pasarles un solo verso, con la ret6rica y la
gramatica en una mano, y en la otra un tratado del sentido comun. Elijan
las poesias de ellos que estimen las mejores y que me las manden, que
yo me compromrneto, repito, i vaya si me comprometo!, a no dejarles un
verso sano: se los he de romper todos." Con semejantes altitudes de
ganan de la critica, no es raro que se mostrara tambien despectivo con
Casal y tuviera el triste honor de lastimar a Esteban Borrero Echeverria
zahiriendo el primer soneto de su hija Juana (que entonces contaba trece
anios) publicado en La Habana elegance. Vease la carta de Borrero a
Gasal de 27 de mayo de 1891, donde con sobria y dolida dignidad se
refiere a "las corrientes de critical esp4rea que circulan hoy entire noso-
tros". Ese articulejo de Coronado estaba en consonancia con la siguiente
opinion machista que se le ocurri6 estampar en el prefacio de Frutos
coloniales, y que transcribimos s6olo para que se midan los grades de su
vulgaridad: "la literate, per se, me ha parecido y seguirai pareciendo un
error de sexo, una verruga con cerdas, que asi se ilaman, que le sale a las
letras en salva sea la parte...", si bien elogia a la "hembra" capaz de
entender al escritor y ademas "hermosa como una puesta de sol en cual-
quier playa de veraneo de mi tierruca..." Con los afios, por fortune
apartado de la critical literaria, Coronado lleg6 a ser Director de la Bi-
blioteca Nacional (1920-1946), miembro de Ia Academia de la Historia
(en cuya condici6n prolog6 la Historia de la isa y catedral de Cuba del
Obispo Pedro Agustin Morel de Santa Cruz, en 1929) y sospechoso colec-
cionista de rarezas bibliograficas y manuscritos cubanos que hoy se guar-
dan en la biblioteca de la Universidad Central de I.as Villas.
Caso analogo fue el del otro Chsar, no por llamarse "de Guanabacoa"
menos reaccionario y malamente peninsular en sus criterios literarios,
si asi pueden llamarse; pero 6ste, que sepamos- tuvo una sola mania:
la de escarnecer al poeta de Nieve. La lectura de su folleto Iulidn del
Casal o un falsario de la rima (1893), de portada amarilla y roja como
la bandera espaniola, puede compensarnos la indignaci6n con algunas
involuntarias ensefianzas. La primera es que emrnpieza invocando la auto-


89









ridad de Manuel de la Revilla, seg6n el cual "cuando el artist literario
se obstina, no s6Io en decir las cosas de un modo nuevo, sino en decir
nuevas cosas; cuando cifra todo su empeno en distinguirse por todos
concepts de los demas, ficilmente incurred en esa falsa y violent origi-
nalidad a que se llama extravagancia". Toda ia preceptiva acad6mica
traditional esta en esas palabras, desmentidas por innumerable creadores
y particularmente agresiva contra la vanguardia finisecular francesa,
cuyos maestros -Baudelaire, Rimbaud, Mallarme- ciertamente dijeron
cosas nuevas en formas nuevas, y fueron autenticamente originales, como
en su siglo lo fuera G6ngora, bestia negra de la critical espafiola e hispa-
noamericana en el xvmi y el XiLx. El hecho de quc este falsario de la
critical esgrima al maestro de Mitjans contra su fraterno Casal, pone sin
quererlo de relieve la contradicci6n fundamental de la cultural cubana,
lo que con mayor gravedad se evidencia cuando describe: "D. Enrique
Jose Varona y Justo de Lara condenaron, el primero en Ia Revista cubana
y el segundo en Los'lunes de la Union, las aficiones decadentistas del
poeta y su lenguaje", aduciendo a continuaci6n pasajes de la critica de
Varona a Hojas al viento, que en parte citamos en nuestro trabajo sobre
Manuel de Ia Cruz como caso estilistico, relacionandolos con juicios
analogos de Domingo del Monte en carta a Mi!anes, para senialar que:
"Las tornternas de Cesar de Guanabacoa no son mas que la caricature
maligna de los criterios dominantes, que en el fondo sostenian, con otro
refinamiento y altura de miras, los maestros de la critical cubana." Dicho
en otras palabras, a pesar de sus acercamientos a Taine, Renan, Guyau
o Bourget, cuando esos maestros (con la excepci6n absolute de Martid)
se enfrentaban a lo verdadcramente innovador y original de nuestras
letras, compartian las normas preceptivas de riet6ricos peninsulares como
el autor de Principios de literature general.
Ciriaco Sos, desde luego, andaba por los s6tanos de ese edificio que
parecia inconmovibeic, en compafiia del otro Cesar y del no menos pre-
tencioso Wen Gaivez, mediocres todos hasta los tuetanos. Su sagacidad
critical, puede colegirse de juicios como este: "Federico Villoch, artist
de coraz6n, natural c inspirado, deja muy atras a Casal y a cuantos
Casales han existido y puedan existir." (Los dos Cesares, evidentemente,
sentian debilidad por Villoch, a quien hoy apreciamos por sus modestas
y simpaticas Viejas postales descoloridas, recogidas en 1946). Las citas
que a Ciriaco de verdad le gustaban eran las miserables parodias que
de los versos de Casal aparecieron en los peri6dicos, donde no falt6 una


90









de su cosecha; y retomando el tono fanfarr6n que Ventura Pascual Ferrer
us6 con Zequeira y que ya volvimos a oir en Coronado, describe n muy
seguro: "las bromitas que un dia y otro tambien dirigi al poeta desde
El Arlequin, dieron al traste con su reputaci6n ya socavada y hoy, caido,
aguarda so6Io el golpe de gracia que me dispongo a descargarle con su
propia lira..." El tal golpe de gracia consiste en una letania de apostillas
burlescas a los versos de Casal, basadas en el diccionario, la gramitica, la
retorica, la preceptiva, el purismo, la mas obtusa reaction academica y
la m6s radical insensibilidad, unidas al prurito que ya conocemos de ser
muy jocoso. Todo terminal con la groseria que era de esperarse. Ahora
bien, Casal era un hombre arruinado, desolado y gravemrnente enfermo,
que muri6 el mismo anio en que esta inepcia se public. No sabemos hasta
qu6 punto lo afectaria, pues aunque por encima de las discrepancies
esteticas gozaba ya de un s6lido prestigio que se puso de inanificsto en el
esplendido homenaje p6stumno de La Habana elegant, aunque ]a critical
de pacotilla de Cesar de Guanabacoa no podia siquiera acercarse al des-
tino poetico de Casal, el espectAculo de la bajeza humana de que es
ejemplo este folleto debi6 serle profundamente doloroso. Cuando uno lee
la canallesca alusi6n al "sexo roido" y Ilega al encarnizamiento obsesivo
de los filtimos pArrafos, se pregunta que patol6gicas y quizas tambien
anecd6ticas motivaciones-extraliterarias pudo tender este ataque. De
Ciriaco Sos Gautreau, que entonces frisaba en los 23 anos, s6lo hemos
visto otro folleto, publicado, no sabemos si p6stumamniente, nada menos
que en 1940: Catorce versos..., compuesto de catorce sonetos peores
afin que el libelo comentado. Porque estos fiscales de las letras (como
aquel otro Jose fingo Romero que acus6 a Hernindez Miyaies de pla-
giario: vease La'ms fermosa: historia de un sonelo, 1912, de Jose Manuel
Carbonell), ademas del resentimrniento, la insolencia y Ia comineria, tienen
en comun otro rasgo caracteristico: el de no haber creado nada.
La relative excepci6n, segun ya apuntamos, fuc Emilio Bobadilla, no
porque desbarrase menos quc los anteriores, aspirantes a Amulos suyos
y de Clarin, sino porque tuvo indudable talent y efectiva, quizas mejor
diriamos obsesiva, vocaci6n literaria, no s61o de cronista critico y satirico,
sino tambien de poeta y novelist. Ya se habia iniciado, con el scud6nimo
de Dagoberto Mdrmara, como epigramista causiico en su folleto Sal y
pimienta (1881), cuando dio a la estampa sus primeros versos, Reldm-
pagos (1884), prologados por Montoro: son poemas d6biles, dc un ro-
manticismo ingenuo y trasnochado, sin ninguna personalidad; en violent








contiraste, al afno siguiente public Mostaza, epigramas en versos vulga-
rsimos, que se deslizan del chascarrillo a la pornografia; instalado en
Madrid, a sus 25 anios, da in volume, Fiebres, donde percibimos el train-
sito del pesimismo al cinismo "mundano", con influencias difusas (y con-
fesas en el autocomplaciente prologo) de. Heine, Becquer, Campoamor:
la personalidad entire erotica y sentimental se perfila, pero los versos
siguen siendo mediocres; en 1902 public su mejor Tibro de poemas,
V$rtice, con una carta-pr6ologo de Jose Maria de Heredia, que le seniala
cierta afinidad con Gautier por la precisionn pict6rica": sin duda se
refiere a poemrnas como Amanece, Marina o Pasi6n, donde sorprenden
imAgenes modernistas, rayanas incluso en el vanguardismo ultraista, sobre
tin fondo en que siguen dominando Campoamor, Nuinz de Arce, Heine.
Cosmopolitismo, mnisantropia, concision, definen este libro, en el que se
observa tambi6n el inconexo influjo de Jose Asunci6n Silva (Bogotad
melancdlica), como el de Julio Herrera y Reissig asomarA en algunos
sonetos de Rojeces de Marte (1921), dedicados a la guerra del 14. Los
ant6!ogos de La poesia modern en Cuba (1925) diran que Bobadilla
como poeta se caracterizo por "una perenne desorientaci6n", debida, a
nuestro juicio, a su caprichoso desd6n por el modernismo, que hubiera
sido su context natural. Como novelist tuvo mayor coherencia y acierto,
logrando en A fuego lento (1913) una estimable novela de corte natu-
ralista, en la que tambi6n se incrustan imAgenes "vanguardistas" y "es-
perpenticas", bien enjuiciadas por Salvador Bueno en edici6n reciente
(1965). Public ademAs una series de relates breves (Novelas en germen,
1900), elogiada por Pi y Margall; En la noche dormida (1913), donde
e ponen de manifiesto sus obsesiones er6ticas; y En pos de la paz
(1917), de trasfondo autobiografico, la mas desdibujada de sus narra-
ciones.
La fama de Bobadilla no fue de poeta ni de novelist, pero hemos
querido detenernos brevemente en esa dimension mAis bien fallida de su
obra porque revela inquietudes artisticas que laten en el resentimiento
y la agresividad de muchas de sus cr6nicas, coleccionadas en una quince-
na de volkmenes. El primero de ellos, Refiejos de Fray Candil (1886),
con una carta de Emifia Pardo Bazan y un juicio de Antonio Escobar,
lo comsagr6 a sus 24 ainos como un aventajado discipulo de Clarin en
UJltramar. Ni dofia Emilia ni don Leopoldo, que prolog6 largamente sus
Escaramuzas (1888) considerandolo "uno de los escritores de alldi que
ka se parecen a los europeos", escaparon mas tarde a sus ataques, lle-









gando la pol6mica con Clarin a la primera sangre de un duelo en qiue
el cubano llev6 ventaja. No le faltaba raz6n a Manuel Ugarte cuando
calific6 a Bonafeux y a. Bobadilla de terroristss de las letras", propensos
a ese "matonismo literario" que ya virnos asornar entire nosotros con el
Regano6n. Ha sido frecuente, en el enjuiciamiento p6stumo, jusificarlos
como saneadores del gusto, debeladores de falsos idolos y fustigadores
necesarios de la ramploneria letrada, comun por aquellos aFios en Espana
y en Hispanoamnerica. La verdad, ciinindonos ahora al case de Bobadilla,
es que Io mismo zahiri6 a falsos que a verdaderos maestros, a ramplones
que a exquisitos, a insignificantes que a egregios, obedeciendo 6nicamente
al capricho de su temnperamento, a la irritabilidad de sus nervios y a las
descargas de su bills. En cuanto a! asendereado "buen gusto", nunca
qued6 peor librado que en sus incesantes y mon6tonos chascarrillos, con
los que pretendia hacer demoledora critical. En el interminable "batu-
rrillo" de sus cr6nicas (que casi todas Jo son, no s61o las que publicaba
con ese titulo, gemelo de los Paliques de Clarin) pudieramos senialar
nutmerosas pruebas de su gusto y vocaci6n por el ataque indiscriminado.
Baste recorder, en Escaramuzas, dos articulos: Los presuntuosos y Varo-
na... o to que salga; en Muecas (1908), cuatro: Cumbia literaria, Un
soneto de Ruben Dario, Azorin y Desplantes de Unamuno. Los dos pri-
meros provocaron la indignada reacci6n de Manuel de la Cruz, que en
unas Notas negras acus6 a Bobadilla, reci6n instalado en Madrid, de
"austriacante literario" y trAnsfuga y ap6stata de la cubania; y en varias
cartas abiertas a Sanguily volvi6 a la carga en defense de Varona, que
por su severe juicio de Reflejos de Fray Candil se habia ganado el burdo
ataque. Sanguily, invitado por Cruz, acab6 de ajustarle las cuentas, con
franca sonrisa y mano de hierro, al presuntuoso critic6n de los "presun-
tuosos" cubanos y pretense burlador del joven maestro de las Conferen.-
cw filos6ficas, a quien llam6, entire otras lindezas, "fil6sofo caribe". Afnos
despu6s, en Baturrillo (1895), con la tipica inconsecuencia de su frivo-
lidad incurable, Bobadilla recogi6 un nuevo articulo, escrito para la
revista El Nuevo Mundo de Jos6 del Perojo, donde afirmaba todo lo
contrario que en el anterior y colmaba a Varona de elogios. Mas firme
se mantuvo en sus denuestos contra Dario ("ese pelafustan jactancioso
que imnagina realmente ser un gran poeta"), quien mereci6, junto con
la Pardo BazAn, Vargas Vila y otros muchos "graf6manos de America"
(titulo de otro virulento volume publicado en 1902), el obstinato de su


93









fobia iconoclasta, que-no se detuvo ante la jerarquia de Unamuno y de
Azorin.
Tanto capricho, tanta egolatria, tanta injusticia, dan ganas de ser
injusto, de aplicarle a Bobadilla su misma vara de medir; pero el caso
en verdad es demasiado smintomAtico para desperdiciarlo en invectivas
inutiles. El professor Elias Entralgo dedic6 su discurso de ingreso en la
Academia de Historia a demostrar La cubania de Fray Candil, aduciendo
actitudes patri6ticas, solidaridad con la causa insurrecta, an6cdotas de su
regreso a Cuba en 1910 y juicios laudatorios sobre ]a cultural cubana en
1915, adicionados con las acres censuras que en sus libros tambi6n abun-
dan sbbre aspects negatives de Espafia y Francia. Posteriormente el
mismo professor, al ingresar en la Academia de Artes y Letras estudi6
prolijamente los rasgos caracterol6gicos de Bobadilla, internm indose en los
entresijos patol6gicos de su temperament, sin olvidar las causales vene-
reas que a su juicido lo condicionaron. Ambos trabajos, exhaustivos y fin-
giiisticamente alucinantes, preceden a la Selecci6n de poemas de Boba-
dilla editada por la Universidad de La Habana en 1962, a la que sucedi6
una selecci6n de sus prosas (Critica y sdtira, 1964) y la novela A fuego
lento (1965). Afios atri Domingo Mesa y Surama Ferrer habian com-
pilado una buena colecci6n de Articulos periodisticos de Emilio Bobadilla
(1952); en cuyo pr61ogo Mesa tambien "demuestrat' Ia cubania de Fray
Candil.- No obstante tantos y tan bien fundados alegatos (respuestas todos,
en el fondo, a las airadas acusaciones de Manuel de la Cruz), esa cubania
sigue en entredicho desde una perspective que los citados apologistas han
soslayado y que es esencal en un escritor: la perspective del estilo.
Cuando leemos el juicio de Azorin sobre Fray Candil en Los valores lite-
rarios (1913), empezamos a ver el asunto de otro modo. Dice alit Azortn:
"A Bobadilla debe la modern cultural literaria espaniola muchas de las
ideas que hoy, entire los j6venes, andan en circulaci6n. Su ohm critical
es paralela a la de Leopoldo Alas. Se podria hacer (y habr6 de hacersc)
un catalogo de las ideas nuevas que la generaci6n actual debe a Clarin
y a Fray Candil. Los dos han contribuido poderosamente a renovar la
sensibilidad artistica espalola. Han ensefiado a pensar... y a sentir."
Aunque el juicio nos parezca exagerado, es un testimonio indudablemen-
te significativo de la connotaci6n especificamente "espafiola" (mis exac-
tamente afn, madrilenia) que tuvo el estilo de pensar, sentir y escribir
adoptado por Bobadilla.


94









No es un problema, como ha solido plantearse, de actitudes patri6ticas.
Es, repetimos, un problema "estilistico". Fuera de duda estA que, al esta-
liar la guerra del. 95, Bobadilla, reciAn casado en Paris con la hija .de
Zenea (sobre el cual escribi6 uno de sus pocos poemas entrafiables, in-
cluido en V6rtice), asumi6 Ia causa cubana: ahi estin para probarlo sus
articulos en La Republica de Cuba, que en la capital de Francia dirigia
Domingo Figarola Caneda, y en La estrella de Panarnd, donde gan6 fama
de "anarquista", si bien su espada, tan presta siempre a respaldar las
injuries de su pluma, no lleg6 nunca a los campos en que hubiera teriido
m6s noble uso. Otra prueba de su cubania polltica, que no hemos visto
citada, es su mordaz y delicioso articulo sobre ]a caida de Estrada Palma,
certerisimo en tiempos de tanta confusion, titulado Estrada Palima
(Yamb critico, incluido en Muecas. Pero la lectuya de este libro, como
de todos los de Bobadilla, nos deja una invendcible imprcsi6n de espafioli-
dad casi gestual. Sus paginas, dondequiera que se hayan publicado, per-
tenecen esencialmente al Madrid c6mico. El ademian estilistico qclue las
caracteriza estA alojado en la atm6sfera finisecular madrilefia, entendien-
do aqui por estilo cse modo vital que include todas lasi manifestaciones
psiquicas y graficas de la pcrsonalidad, todo su sistema de reflejos, desde
el sentido del humor hasta los latiguillos verbales. La charla de caf6 y
redacci6n matritense, con su tipico "baturrillo" de variedad amena y r.-
pida, con su derroche efinero de ingenio agudo y sal gruesa, de desenfado
sano y "mala sangre", de elegant ligereza y chiste rancio, ha dejado su
huella indeleble en el estilo de Fray Candil. No es s6lo un problema de
influencia, sino, en principio, de vocaci6n, porque antes de salir de Cuba
el autor de Escaramuzas habia escogido ese camrnino. Su opci6n, a nuestro
juicio, parti6 de un desajuste con la realidad colonial cubana tan profun-
do como el de Casal: por eso los dos, aunque ostensiblemente desviados
del tema patri6tico obsesivo en Cruz, fueron sinceramnente independen-
tistas y compartieron la admiraci6n por Maceo. Compartieron, ademAs y
sobre todo, el pesimismo y la desolaci6n; pero mientras Casal, con mas
fuerza creadora y capacidad de resistencia, espiritu ccntripeto, transfor-
m6 su desajuste en inspiraci6n y se insert en el modernismo hispanoamrne-
ricano, Bobadilla, vocado por temperamento a la critica satirica y al pe-
riodismo, espiritu centrifugo, resolvi6 su desajuste en violencia de fran-
cotirador y opt6 por la version espafiola de la modernidad, convirti6ndose,
no en un precursor del modernismo, sino en un "sintoma" marginal de
la generaci6n del 98, aunque de ello no tuviera clara conciencia y lan-
zara sus pedradas de anarquista literario, muy a la espaniola, en todas


95









direcciones. Por eso, a pesar de sus desplantes, Emilia Pardo BazAn, Leo-
poldo Alas, Benito P6rez Gald6s, Francisco Pi y Margall y Azorin fueron
quienes mejor lo comprendieron y valoraron. Por eso el, en una de sus
diatribas contra Dario, puntualiza:
Hay una enorme diferencia entire ser modern y modernista,
la misma que existe centre un hombre elegant y limpio y otro
que trajea al modo de un payaso. Ser modern equivale a poseer
un talent dictil, amplio, una cultural cientifica y literaria exenta
de viejos resabios escolaisticos, una sensibilidad final, una mirada
aguda y sagaz, un espiritu criltico capaz de comprender y expli-
carse la evoluci6n de las ideas, la comnplejidad del mecanismo
social contemporaneo. El artist modern no necesita, para expre-
sar lo que siente y piensa, dislocar el idioma, invcntando palabras
inutiles, violando la sintaxis, recurriendo a giros nebulosos, a
imigenes sin correspondencia con la realidad, a colorines chi-
lJones.
A estas ideas, y otras semejantes, nos referimos cuando hablamos de
"la version espafiola de la modernidad", que desde luego no excluye lo
frances, antes bien se apoya en autores como Renan, France, Mirabeau,
Maupassant. Son las "ideas nuevas" aludidas por Azorin como precur-
soras de la generaci6n que florece en Espafia a partir de la primera
d~cada de este siglo. Ambas corrientes, la modernista hispanoamericana
y la modern espanola, van a confluir a la postre en una renovacio6n
integral que tuvo su primer maestro en Jose Marti, quien supo intuir
Ia desquiciada cubanidad escondida tanto en los exotismos de Casal
como en el peninsularismo estilistico de Bobadilla, y se fij6 en una sitira
camrnavalesca de este iltimo, titulada La Momia, donde, segin dijo,
"centellea, fatldica, el alma cubana". No en vano en su adolescencia
Bobadilla habia visto los "ojos alucinantes" y escuchado, en el Liceo de
Guanabacoa, la "arenga con tristezas de alegria" de Marti. Pero el autor
de Capirotazos (1890), Triquitraques (1892), Solfeo (1893), Baturrillo
(1895), Grafo6manos de America (1902), Al traves de mis nervioas (1903),
Sintiendome vivir (1906), Muecas (1908), Con la capuchavuelita (1909),
Bulevar arriba, bulevar abajo (1911), Viajando por Espana (1912),
opt6 por dilapidar su talent en el "genero chico" de la gacetilla y en lo
que 61 mismrno llam6 la criticala instanta.nea". En uno de sus mejores co-
mentarios, el dedicado a los Estudios critics de Merchan, protest del
modo de hablar que los autores co6micos espanioles atribuian a sus com-
patriotas, y dice: "Yo soy cubano. Hablo yo, me visto yo comrno habla y


96









se viste el cubano de las comedies? "Ahoritica mesmo lo vas a sabet"
Pero de d6nde han sacado esos costumbristas de pega que todos los
cubanos hablamos asi? Ahora bien. si abrimos al azar cualquiera de los
libros mencionados, pronto nos toparemos con expresiones como las si-
guientes: "... y cuando alguien, que no tiene pelos en la lengua, nos
canta las del barquero, nos subimos a la parra." Tampoco ningun cubano
habla ni describe si. Tanta afectaci6n hay en esos "casticismnos" como
en los galicismos de Casal; tan innecesario era mimetizarse con Baude-
laire como con Leopoldo Alas. Ambas falsas salidas eran como grietas
deformes en los muros coloniales, que s6lo podian derribarse con la pala-
bra de Marti. El "parisianismo" de Casal y el madrileniismo de Bobadilla,
la sed de exotismos del uno y el hartazgo de chascarrillos del otro, partian
de un fondo comdn: la desolaci6n cubana, su especifica neurosis.
Por lo demais Bobadilla, siempre como critic y satirico instantanco,
fue afin.ndose y madurando. Si durante anios practice la bravuconeria
gramatiquera que ya conociamos desde El Regani6n, patente en declara-
clones como esta: "Con un compendio de gramatica y otro de ret6rica
me basta y sobra para probarle que rimar disparates no es ser poeta... ;
si fue el mas temerario exponent de la que pudicramos Ilamar critica
no s6lo judicial sino tambien presuntamente "medica" y hasta "quirmr-
gica", concepci6n compartida por Sanguily, segun puede verse en su inte-
resantisimo comentario sobre la pol6mica entire Clarin y Pompeyo Gener
(Criticos y gramdticos, en Hojas literarias, 1894), paralelamentc Fray
Cdndil fue asimilando en Guyau, Lemaitre, France, un giro n mis elegan-
te, antidogmatico y chispeantemente "parisien" de la critical entendida
como impresion personal. A ese imrnpresionismo psicol6gico y plAstico,
vivazmente contenido en una prosa cortada, enjuta y Agil, debemnos las
mejores paginas de comentarista y viajero de este nervioso y desolado
escrutador de una epoca que hizo crisis en la guerra del 14, dejando en
sus pupilas unicamrnente la deflagraci6n del pesimismo finisecular.

Hispanismo y antihispanismo. Just de Lara
Al margen de ese pesimismo y de la peculiar fugacidad periodistica
que devor6 a Valdivia y a Bobadilla, desde la adolescencia invcstigaba
con ins6lita seriedad quien iba a ser el u Iltimo maestro de la critical cubana
formado en el xxx, Jose de Armas y Cardenas, que hizo famoso el scudo-
nimo Justo de Lara, tornado de la tragicomedia de Jovellanos El delin-
cuente honrado. En el diario La Naci6on, que dirigia su padre (Jos" de


97








Arna" y Ccspedcs, distinguildo pcilodita y embro d una ,am'.a de
hombres notables a lo largo del siglo), public el 22 de junior de 1882
su primer trabajo de tema cervantino, La locura de Sancho, comentario
a un articulo de NicoiAs Diaz de Benjumeda. Tenia entonces dieciseis
afios, y dos despues dio a la estampa los opysculos titulados El Quijote
de.Avellaneda y sus critics y La Dorotea de Lope de Vega, asombrosos
por la erudici6n, el buen juicio y la s6lida prosa que ngs hacen pensar no
en una precocidad sorprendente pero inmadura sino en algo mas raro
aun: en una tempranisimrna madurez que raya en lo inveroslmil y que de
paso proyecta una luz reveladora sobre el nivel cultural alcanzado por
las minorias, letradas de la isla. El primero de estos studios niereci6 el
celogio entusiasta y sin reserves de Menendez Pelayo, modelo magistral
escogido por Armas, quien a finales de 1889, ya casado, viaj6 a Espania
con el unico prop6sito de conocerlo personalmente en su residencia de
Santander, ocasi6n que evoc6 a raiz de su segunda visit en un articulo
titulado Hablando con Menendez y Pelayo (1908). Ternina este articulo
con las siguientes significativas palabras:
Volvia yo a nuestras luchas de America, aqui donde los pro-
blemas, sociales estin por resolver, donde comenzamos la vida
political, donde las tradiciones apenas existen, donde no hay vida
literaria y los hombres de nuestra generaci6n lilevan encima como
atlantes todas las responsabilidades del future. Allia quedaba,
encarnada en Men6ndez y Pelayo, la obra s61ida de los siglos,
fire como la piedra, inquebrantable. Aqui la evoluci6on &tnica,
alla 1o eterno: alla. el habla robusta, el alma de la raza, el genio
original de Espafia, sus glorias seculares, su pasado gigantesco.

Todo Justo de Lara (incluso el de las peregrinas altitudes political
que adopt por esos afios) esta6 en las frases transcritas, en que se nos
inuestra tan nostalgico de las glorias tradicionales de Espania como Casal
cuando hablaba de las glorias fineseculares de Francia. Segzn observa
Jose Maria Chacon y Calvo, epigono de la orientation hispan6fila hasta
nuestros dias, en su Evocacion de Justo de Lara (1933) que prolog6
la reedici6n de Cervantes y el Quijote en 1945, .el ilustre cervantista
cubano represents en nuestras letras Ia escuela critical hist6rico-compa.
rada de la que fue jefe Don Marcelino: por eso Ia otra rama de su
especializaci6n, la literature inglesa paralela a los siglos de oro espanioles,
part del mismo tronco hispanico, que mis d6bilmente se ramifica
despues en sus studios de los clasicos franceses; y tambien a ese tronco
pertenece, como ramna trunca, su fallido intent de realizar una Historia


98









del Renacimiento, de la que s6lo llev6 a cabo dos capitulos: Los huma-
nistas del Renacimicnto (1885) y Utrico de Hulten (1886), siempre
en la direcci6n hist6rico-critica de la que son ejemplos rnonumentales
la Historic de los heterodoxos espanioles y la Historia de las ideas esti-
ticas en Espana de Menendez Pelayo.
No much interest reviste hoy para nosotros ]a polkmica de Varona
con Armnas en El Trunco, a proposito de ]a conferencia del segundo
sobre Lope de Vega en el Nuevo Liceo de La Habana (1884), en torno
Sa la mayor o menor moralidad del Fenix de los Ingenios, salvo en cuanto
confirm lo que apuntamos sobre los niveles de la cultural literaria cuba-
na, incluy6ndose en este caso, ademas, valores de ecuanimidad y cortesia
que le dieron a aquella confrontaci6n critical una noble altura. Varona,
que un anio antes, en el mismo Liceo, habia pronunciado su memorable
conferencia sobre Cervantes, tenia sin duda mas raz6n al insistir en su
juido negative acerca de ]a conduct de Lope, juicio que anios despu6s
compartiria Armas en su studio Cervantes y el Duque de Sessa (1909).
Por encima de tales episodios, Los humanistas del Renacimiento, no
obstante el estilo un tanto premioso y diluido de las paginas iniciales,
afiade motives de asombro ante la capacidad intellectual de aquel joven
de diecinueve anos que no so6Io manejaba, como en los folletos anteriores,
una copiosa y bien cernida erudicion, sino que, apoyado en ella, podia
lanzarse a la revalorizaci6on personal de toda una dpoca, la del trAnsito
de la Edad Media al Renacimiento, y a la discusi6n del papel del huma-
nismo en el progress human. Varias veces se ha citado la imagen que
aqui aparece desarrollada en todo un parrafo, de la Edad Media corn-
parada con un bosque secular devastado por el fuego y por la tala, como
muestra de las cxcelencias de este ensayo. La imagen critical, sin embargo,
no era el fuerte de Justo de Lara. Su sagacidad procedia rigurosamente
del saber, de la informaci6n acendrada, de la erudici6n seria, elegant,
IiMdcida. Con los afios le fueron aflorando pausadamente sus mans hondas
virtues interpretativas, que no se desligaron nunca de csas fuentes, cada
vez mas colmadas de una serena y limpia sensibilidad. El concerto de
"limpieza" es important para su valoraci6n: alguna vez dijo que si el
arte podia independizarse de la moral, en cambio no existia sin Jimpieza,
--distinci6n muy atendible.
La primera sensibilidad de que dio pruebas desde su mas temrnprana
juventud fue la que pudieramos llamar sensibilidad cultural para los


99




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC