UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00091


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Casaseca, maestro y precursor de Reynoso
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
    Historia de la Arqueología de Vuelta Abajo hasta 1946
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
    Historia de la gente sin historia
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Crónica
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
    Miscelánea
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
    Indice de ilustraciones
        Page 175
    Back Matter
        Page 176
Full Text
A
/'
SJ~S ,



A Ai













DmECTOR: JUAN PEREZ DU LA RIVA


CONSEJO DE DIRECCIDN:


Salvador Bueno, Eliseo Diego, Gustavo Eguren, Carlos Farifias, Fina
Garcia Marruz, Zoila Lapique, Graziella Pogolotti, Sidroc Ramrnos, Octa-
vrio Smith, Cintio Vitier.




Secretaria de la Redacci6n: Siomara Sanchez.





Canje: Biblioteca Nacional "Josci Marti"
Plaza de la Revoluci6n
Habana, Cuba.


Primera Epoca:

Segunda Epoca:

Tercera Epoca:


1909-1912

1909-1958

1959-....


PORTADA: Xilografia. 3.7 x 5 cm. En ROCIEFORT, CiSAR DE.
Histoire naturelle et morale des lies Antilles de L'Ame-
rique. Rotterdam, Chez Reinier Leer, 1681.


C>

k










Revista de la

Biblioteca Nacional Jos6 Marti


3ra. 6poca-vol XIII


Nuimero


Enero-Abril 1971
La Habana, Cuba


Cada autor se responsabiliza
con sus opinions


TABLA DE CONTENIDO


PAG.


Luis Felipe Le Roy y Gdlvez


Casaseca, maestro y precursor de Reynoso ............

Ce'sar Garcia del Pino
Historia de la Arqueologia de Vuelta Abajo hasta 1946 ..

HISTORIC DE LA GENE SIN HISTORIC
Pedro Deschamps Chapeaux
El Negro en la economia habanera del siglo xrx.
Flebotomianos y dentists .............. ............

Fina Garcia Marruz


Becquer o ]a leve bruma.


(En el centenario de su muerte)


Israel Echevarria


Lenin en la Cimara de Represcntantes de Cuba, 1924


JoseJ M.


Cuetara Vila


La Llama del Perd en Matanzas ...................... 1


59


75


87


145


155









PAC.


CR6NICA
Hello Orovio
El Tiempo de Sigifrcdo ..... . .............

Oscar Hurtado
Sobre Habaneras y otras letras un libro de Luis Marre .

MISCELANEA
Noviembrc en ]a Bibliotcca: Exposici6n de renroducciones


de Pieter Bruegel
posici6n de libros


el Viejo, Bicentenario de Beethoven y Ex-
sovieticos en su idioma original ........


Bla Bart6k en la Sala de Musica........ ..........


Relaciones


internacionales


bibliotecarias .......... .....


i DE ILUSTRACIONES .. ..... .. .. ...... ...


159


161


165

169

173

175


I


INDICES















Casaseca, maestro y precursor

de Reynoso


Luis F. Le Roy y Gdlvez


Jos6 Luis Casaseca y Silvan, el decano de los quimicos espafioles en
]a primera mitad del siglo diecinueve, ocupa un lugar principalisimo
en la historic del desenvolvimiento cientifico y agricola de nuestra patria.
En la epoca inmediatamente anterior a Reynoso, Casaseca fue quien
introdujo la ensenianza formal de la quimica entire nosotros en 1837;
y mis tarde cre6 el organismo tecnico donde plasm6 su aplicaci6n a la
industrial y agricultural del pais. Este organismo, que se denomino Instituto
de Investigaciones Quimicads de la Habana se debi6 exclusivamente a
Casaseca, quien lo fund6 en 1848 y desempefoi6 su direcci6n hasta 1859,
en que se acogi6 a la jubilaci6n voluntaria y abandon la Isla. Ya a partir
de ese moment y hasta 1864 en que parti6 para Francia, desempefi6no
la direcci6n del referido Instituto de Investigaciones Quimicas de la Ha-
bana, nuestro compatriota Alvaro Reynoso.
El interns por la quimica en Cuba habia tenido su otigen en 1795,
en el seno de la Sociedad Patri6tica, mis tarde Sociedad Econ6mica de
Amigos del Pais, y simplemente obedecia al fin utilitario de mejorar
la fabricaci6n del azkcar. Con este motivo se inici6 una suscripci6n cuan-
tiosa para establecer en la Habana una escuela de quimica, trayendose
de Europa un bien equipado laboratorio y un professor id6neo que la
ensenase. Por razones que no vamos a desarrollar, el proyecto no cristaliz6
sino muchos afios mis tarde, convirtiendose en realidad cuando el I1 de
febrero de 1820 se inaugur6 en La Habana la primera catedra de quimica










que existi6 en Cuba, perteneciente a ra Sociedad Patri6tica, rcgenteada
por el medico italiano Jos6 Tasso, con una matricula de cuarenta alum-
nos1'2 y que tuvo una vida efimera de seis meses de duraci6n.1
d
Debe sefialarse, para situar correctamente la posici6n de Casaseca
en el process formativo de nuestro progress cientifico, que este ilustre
catedritico tuvo un predecessor en los predios de la quimica entire no-
sotros. Fue un bachiller en mcdicina, natural de La Habana, nombrado
Jose Estevez y Cantal, quien con toda correcci6n puede y debe consi-
derarse como el primer quimico cubano. Este distinguido hijo del pais
fue disclpulo aprovechado en Madrid, entire 1802 y 1808, del celebre
quimico frances Louis Proust, conocido en la historic de la quimica
como el descubridor de la ley de las 6ombinacioncs de los cuerpos en
proporciones fijas y definidas. Jose Est6vez, en Cuba, realize en 1814,
el primer ana.lisis quimico cualitativo y cuantitativo realizado entire
nosotros, y llev6 a cabo el analisis quimico de las aguas sulfurosas del
poblado de San Diego en 1822 y el de las aguas del rio Almcndares
en 1828.5 Pero fuera de estos hechos espor~dicos, la quimica no se en-
S*
1 Diario del Gobierno de la Habana del domingo 6 de febrero de 1820, p. 2.
(Bjemplar existente en la Biblioteca Nacional "Jos6 Marti.")
"*
2 LE RoY Y GALVEZ, Luirs FELIPE. Documento que establece la fccha de
la inauguraci6n de la primera citedra de quilmica en Ctba. Revista de la
Biblioteca Nationad "Jos Marti" Segunda Serie, t. IV, No. 4. (1953).
s LE RoY Y GiLVEZ L. F. Historia de la primera citedra de quimiica en
Cuba. Revista Bimnestre Cubana, t. 66 (1950). Documents inditos sobre per-
sonajes y hechos diversos de interisi relacionados con la cdiedra de quimica de
1d Real Sociedad Patriotica (1820). (Trabajo presentado al X Congrcso Na-
cional de Historia (1952). Las Conclusiones fueron publicadas en el Cuaderno
de Historia Habanera No. 55). Notas sobre el establecimiento de la primera
Catedra de quimica en Cuba en el antiguo hospital military de San Amhrosio
de esta capital. Revista de la Sociedad Cubana de Historia de la Medicina,
t. I, No. 1 (1958).
4 LE Roy Y GLVEZ L. F. La Quimica en Cuba en la Epoca de Romay. En
Ensayos cienlificos escritos en homenaje a Tomds Romay. Habana+ Academia
de Ciencias de Cuba, 1968.
4- LE RoY Y GALVEZ, L. F. La Quimica en Cuba en la Epoca de Romay. En
de quimica en Cuba y el primer quimico cubano. Revista de la Biblioteca Na-'
cional "Josd Marti." Segunda Serie, t. II, No. 2. (1951). D. Jose Estevez y
Cantal (1771-1841). En Cuadernos de Cultura del Ministerio de Educaci6n,
Novena Serie. No. 4, titulado Josi Estdvez. TTabajos Cientificos, Habana, 1951.



































. .:.: . .- .


* : ... .- p

."*..*' *^ *^ ...
. .. ". '. : ii :^ : :
: ::.-. :.:;:.i~i~.:i "
:*. ...** .* ....'V :
: ~ ~~ ~ :.. .:.:..'.:i^
.. : .: .. ".:<: : ::: .,.:.

.I ". .** ..*''* *v ? ^ S T
:~ .. ::: :* : ...:.:::;'
*~ ~~ ~ . .:*' : : ". : : :^ ":- ^
.* ' :* :.: .:. :.,-l t.'.l l,,

"""." *" "-^'.'s:'': -..,:::' :'":
: ..: : .." :- .i.......


x ":


vc~*.

N


. .. :.. ..... ..U.
- ".'.. '- '- ''. ,, "-, .* :-^...::.S o is : : :: :' :'" ."..r., : ': ::: :'.'


"-, . ." ..: .,.'. '. : : .:.': : . .. .: :' -"::.: : . : ." : . ': . .: ." .:..:.. .. .: . . .. . : . .. :..'. ' * : .


v.. .. . . ' . : .. . ...

s: :'* :*- .. . "' : :
.. .. . .. ..
..-C- :40.. ..


%*Or
.. .. . .
. .. .. ..







...... ........
'. .. . .. : ... ... %
::: . .... . . .. ...



.'.... . . . .









seniaba ni se practicaba en Cuba en mayor escala antes de Casaseca.6
La importancia, plenamente reconocida, del aporte de este notable qui-
mico espaniol al establecimiento formal de la quimica en nuestro pais,
se evidencia en el lugar cimero en que le coloca Bachiller y Morales.
Este autor sefiala tres pocas en que puede dividirse la historic del
desenvolvimiento de Ia quimica entire nosotros, y consigna que la segunda
6poca coioenza con Casaseca en 1837 y su desarrollo se debe totalmente
a 61 en ese period, abarcando, ademas, buena parte del tercero, al fun-
dar, en 1745, una catedra especial de quimica aplicada a la industrial
cubana.T
La presencia de Casaseca en La Habana se origin en las ya termi-
nartes manifestaciones de Francisco de Arango y Parrenio en 1828 y
1829, sobre Ia urgente necesidad de establecer en el pais la ensenianza
de la qulmica, siemprc con miras a la fabricaci6n del azucar. A conse-
cuencia, sobre todo, de la uIltima de dos comunicaciones de Arangd y
Parrenio,8 se expidi6 una Real Cdula en 6 de febrero de 1830, por la
que se mandaba establecer en La Habana, sin p6rdida de tiempo, una
ctedra y laboratorio de quimica, "a fin -expresaba la real disposi-
ci6n- de evitar en cuanto sea possible los males que amenaza a aquella
Isla de no facilitar los medios de aventajarse a los extranjeros en el
beneficio del productive ramo del azicar y otros no menos interesantes"t.

Enterado Casaseca en Madrid de la citada Real Cedula de 6 de fe-
brero de 1830, dirigi6 al capitan general de Cuba, president del Real
Consulado de la Habana y vocales del mismo, una comunicaci6n fechada


S LB Royv Y GALVEZ L, F. Apuntes para la historic de la quimica en Cuba.
Habana, 1947. Breve reseda del origen y desarollo de la quimica en Cuba.
ITrabajo de ingreso como Acadimico de Nfimero en la Academia de Ciencias
e la Habana. Anales &., t. 92, p. 315-327 (1954). Bosquejo del desarrollo de
la quimica en Cuba. Asociaci6n de Ticnicos Azueareros de Cuba. Boletin
Ofical, t. 21, No. 2 (1955).
IBACHILLER Y MORALES, ANTONIO. Apuntes para la historic de las letras
y de la instrucci6n pdbtica en la isla de Cuba, Habana, t. I (1859), p. 64-65.
8 Obras del Exemo. Senor D. Francisco de Arango y Parreno, t. II, Habana,
1888, p. 639-43-46. (Carta al Ministro de Gracia y Justicia sobre la Biblio-
teca Pfiblica y la Escuela de Quinica: Habana, 12 de septiembre 1828; Idem,
sobre la urgencia de que se establezca ila Escuela de Quimica: Habana,
25 Junio 1829).
Archivo Nacional de Cuba. Reaoes Cldulas y Ordenes, Legajo 81, No. 45
(Copia original). Tambiin-en el Archivo Central de ]a Universidad de ia
Habana. Expdt. administrative 2109-A (idem.).









en aquella capital a 23 de julio de dicho anio, presentandose como aspi-
rante a ser nombrado para desempefiar dicha cAtedra de quimica creada
por la citada Real Cedula y puesta bajo la inmediata dependencia del
Real Consulado de la Habana."

Acompaniaba a su solicitud un sencillo curriculum vitae que titu-
laba Relacion de mis miritos. En ella expresaba textualmente, suscri-
bi6ndolo todo bajo su firma aut6grafa, con fecha 22 de julio de 1830,
los siguientes datos autobiograficos:I'
"Nael en Salamanca el 25 de Agosto de 1800. Mi Padre Dn. Anto-
nio Casaseca Dr. en leyes y canones en aquella Universidad, y tambi6n
en la misma epoca Director de la RL. Caja consolidaci6n de vales, me
cnvi6 a Paris para que alli recibiese una educaci6n esmerada. Entre
en el Lyceo Imperial (actualmente colegio de Luis el Grande) adonde
segui los studios de Iatinidad y humanidades, y me dedique alas mate-
mnticas y a la fisica, en cuyo studio emple tres afios, consiguiendo
varios premlos en mis classes. A nil salida del colegio estudie la mecA-
nica y el calculo diferencial e integral, y mas tarde toda la quilmica
que adopted con preferencia a las demas ncindas. Fui durante tres afios
Preparador, o Ayudante del celebre Thenard, en sus lecciones pfiblicas
del Colegio de Francia y al salir de su Laboratorio fui aprobado suce-
sivamente en mis exfimenes pzblicos de Bachiller en letras, Bachiller en
ciencias, y Licenciado en ciencias de la Facultad de Paris; siendo los
examinadores de matematicas Francoeur, Hatchett, y Lacroix: los de
fisica y quimica: Gay-Lussac, Thenard y Dulong.
"En 1828 me case con Da. Sofia Sureda, hija legitirna de Dn. Bar-
tolom=6 Sureda Director de las Rs. Fabricas de Loza de la Moncloa y de
Cristales de Sn. Ildefonso, ambas propias de S.M. y puedo decir que
gozo del aprecio y estimaci6n de toda mi nueva familiar. Por fin
mis titulos literarios, obras y memrnorias que he publicado son los si-
guientes: [...]"

10 Archivo Nacional de Cuba. Junta de Fomento, Legajo 98, No. 4115.
En este expediente aparece que tambi4n se present como aspirante al men-
cionado nombramiento otro candidato llamado Manuel P6rez del Gastillo con
rnuy buenas credenciales de esclesilsticos &.
11 Ibid., Relaci6n que hace el propio Casaseca.









Hemos reproducido este pasaje en la propia prosa de Casaseca por
su innegable valor autobiogrifico, absolutamente inedito y el matiz tan
personal de que toda ella se halla impregnada.
I
La disposici6n de Su Majestad sufri6 en su cumplimiento la incvi-
table demora que aquejaba a cuantas innovaciones, medidas de pro-
greso, a iniciativas, se trataran de implantar en bien del pals en aquel
entonces en la isla de Cuba. Ese estado de costs toco6 a su fin, cuando
por una Real orden de 21 de junio de 1836, se precise al gobernador
y capital general de ]a Isla a que procediera sin demora al estableci-
miento de la catedra y laboratorio de quimica que prevenia la Real
Cedula de 6 de febrero de 1830. Se le comunicaba, igualmente, que ]a
citada catedra y laboratorio de quimica estar#an bajo la inmediata ins-
pecci6n de la Junta de Fomento, que el sueldo del professor seria de
tres mil pesos anuales y que para dicho cargo Su Majestad designaba,
por sus notorious conocimientos y circunstancias, al antiguo professor de
quimica aplicada del Real Conservatorio de Artes de Madrid, don Jos6
Luis Casaseca.12 Muy poco tiempo despuks partia este filtimo para su
nuevo destino, desembarcando en La Habana en los iltimos dias de
1836. El joven professor espafiol entonces contaba treinta y seis afios
de edad.1.

Datos biogr4ficos de Casaseca

Jose Ltuis Casaseca y Silvain14 naci6 en Salamanca,15 Espafia, el 25 de

12 Ibid., ibid., Legajo 100, No. 19. (Copia original). Existed otra .igual
wnel Archivo Central universitario, expediente administrative No. 2109-A.
18 LE RoY Y GALVEZ, Luis F. loc. cit. (4), p. 83-84.
z4 SiIvdn. Este segundo apellido lo consigna un articulo que citamos en la
anotaci6n (17). Ademis 1o expresan diversos descendientes de Casaseca y famni-
Hares politicos del mismo en cartas al autor de estas lineas, rmuy particular-
mente el Anico neto var6n de Casaseca en 1968, pintor, de nombre Luis Fer-
nandez y Casaseca resident" en esa fecha en Goya 64, Madrid. Tambien su
familla'r politico Alberto-jos6 FernAndez Garcia, resident en 1969 en Santa
Cruz de la Palma, Islas Canarias.
,- Naci6 en Salamanca. Dato tornado de las palabras autobiogrificas del
propio Casaseca citados en (11). Tambiin en Espasa, t. 12, p. 82. Finalmente,
la senora Josefina Fernandez y Casaseca, vda. de Garcda-Mamely se lo mani-
fiesta al autor -de estas lineas en carta fechada en Madrid a 24 de septiembre
de 1968.










agosto de 1800," hijo legitimo de don Antonio Casaseca, doctor en de-
recho civil y can6nico y donia Josefa Silvan.1"

A los nueve afios paso a Madrid donde curs6 la primera cnsefianza
durante tires anios. En 1812, al proclamarse en CAdiz el 19 de marzo
la Constituci6on Politica de la Monarquia Espafiola, su padre, a la saz6n
prefecto de la ciudad de Salamanca tuvo que crnigrar, llevaindose al
nifno, a quien install en el colegio del abate MeilIan y al anio siguiente
le ingres6 en Paris, en el Liceo Imperial, llamado mis tarde colegio
de Luis el Grande.
En 1819 entr6 en calidad de Ayudante del c6elbre quimico frances
Thenard, en el Colegio de Francia permaneciendo en ese puesto durante
tres afios. En la Universidad de Paris obtuvo en 11 de agosto de 1821
el diploma de bachiller en Ictras, el 15 de septiembre del propio afio
el de bachiller en ciencias; y el 13 de julio de 1822 el de liccnciado en
ciencias.18 Sus examinadores fueron, segun lo inanifiesta el propio Casa-
seca en un document official: Lacroix, Francocur y Hatchett para
matemaiticas, y Gay-Lussac, Th6nard, y Dulong para fisica y quimica.139

Concluidos sus studios superiors volvi6 a Espafia, y sabeminos, por
el propio testimonio de Casaseca, quien lo colisign6 en un memorial


le 25 de agosto de 1800. Esta fecha concrete la manifiesta Casaseca tam-
bi'6n en '(11) Pero ademis de esto, lo consigna por escrito, 61 mismno, de su
punio y letra, en iuna carta que lec dirige a Reynoso, fechada en Montpellier
a 24 de agosto de 1865, en la cual, en uno de sus pasajes le dice: "Mafiana
son los dias de mi hijo Luisito, que tiene 10 1/2 anios, y es el aniversario
de Waste su sincere amigo, que cumple 65." (Bibliotcca Nacional "Jose Marti."
Colecci6n Cubana. Correspondencia de Reynoso. t. IX, carta 64). Santoral
del 25 de agosto: San Luis, Rey de Francia.
IT Estos datos sobre sus padres son los que aparecen en un articulo que
Ileva por titulo: Don Jose Luis Casaseca, publicado en la revista La Enciclo-
pedia, t. 111. (1887), p. 425 y sigs., segin datos facilitados, casi todos, por
Antonio Caro y Cerecio, discipulo que fue de Casaseca, quicn los obtuvo, a!
parecer, directamente de sui maestro.
Is Archivo Central de la Universidad. Expediente administrative 2109-B
folio 59. (Relaci6n de diplomas, certificaciones, meritos y otros docunmcntos,
preseritados por Casaseca cuando se present en 1837 a la oposicion a la Citedra
de quimica de la Real Junta Superior Gubemrnativa de Farmacia de la Isla
de Cuba).
19 Ibid., ibid., folio 16. (Representaci6n documrnentada de Casaseca, en que
expone a la citada Junto de Farmacia, bajo su firma aut6grafa, los m6ritos cienti-
ficos y literarios que pose como aspirante a la oposicion convocada para cubrir
la citedra de quimica de dicho organism. El docuilcnto Ileva ]a fecha 17 de
agosto de 1837).









suscrito en 1837, que: "tuvo la honra de ser nombrado por el Sr. Rey
difunto, [Fernando vni] en el anio de 1822, Ayudante Vice Profesor
de quimica en la Universidad Central de Madrid, con el sueldo de
$500 anuales'". Y continua )ineas despu6s: "Suprimida la Universidad
Central, regres6 a Francia el exponente y tuvo la satisfacci6on de ser
admin;ido, a fines de 1825 y principios de 1826 como individuo corres-
ponsal en la Sociedad de Farmnacia de Paris y en la de Historia Natural
de Montpellier [...]"'0
A propuesta del director del Real Conservatorio de Madrid, Casa-
seca fue normbrado por Real orden de 23 de'enero de 1826 para desem-
pefiar la catedra de quimica que se acababa de crear en la citada insti-
tuci6n.2 Regres6 a Espafia en enero de 1827 y la catedra la desempeii6
hasta el 18 de diciembre de 1832 en que obtuvo otro oficio, es decir,
por espacio de seis afnos, durante los cuales: "desempenoi6 el exponente
la ensenianza con aprobaci6n de Sus Majestades y aceptaci6n del public
que le honr6 siempre con su numerosa asistcncia."22
Despues de nombrado catedrgtico, tuvo "varias comisiones honori-
ficas a su cargo, entire ellas la de pasar a Franda para averiguar y
aprender el nuevo sistemrna de emnsayo de monedas por la via humeda
con el objeto de plantearle en las casas de moneda de Espafia".23 Esta
comisi6n le vali6 on nombramiento del Ministerio de Fomento General
del Reino de ensayador de oro y plata por la via humeda, fechado en
30 de septiembre de' 1830.24 Previamente y durante el desempeiio de
dicha comisi6n en la naci6n francesa, habia obtenido, en 7 de agosto
de 1826, su titulo de ensayador del comercio en materials de oro y plata,
que le fue otorgado en la fecha mencionada por la Administraci6n de
Monedas de Francia.25
En 18 de diciembre de 1832 recibi6 oficio del Ministerio General
del Reino informAndole el nombramicnto que la Reina Gobcrnadora
le habia hecho de official tercero en la clase de quintos de la Secretaria

20 Ibid, folio 16 v.
21 Ibid., folio 59, document 6.
22 Ibid., folio 16 v,
23 Ibid., folios 16 v.- 17.
24 Ibid., folio 60 v., oficio mencionado.
26 Ibid., folio 59 v., document 10.


12









de Estado y del Despacho 'General del Reino.2 A partir de ese mo-
mento, segun lo expresa el propio Casaseca, ces6 de impartir la en-
seianza que tenia a su cargo en la catedra de quimica del Real Con-
servatorio de Artes de Madrid.27

Otra de las comisiones honorificas que desempei6 por aquel tiempo
fue "la de establecer el alurnbrado de gas en el Real Palacio". For esta
y otras tareas, fue tanta la satisfacci6n de Su Majestad -sigue mani.
festando Casaseca- que "se dign6 conceder al exponente, libre de
todo gasto, por especial merced, la cruz de Comendador de la Real
orden Americana de Isabel la Cat6lica".28 Ademis de conferirsele esta
dignidad, se le nomnbr6 a fines de 1833, Director de la Real fibrica
de gas. 20

Durante el intervalo de seis afos en que fue professor de quimica del
Real Conservatorio de Artes de Madrid recibi6 las distinciones de corres-
ponsal de la Real Sociedad Patri6tica de la Habana, y de la Sociedad Zoo-
16gica de Londres, ambas en 1830, y poco antes de encomendarsele venir a
La Habana a emenseiar quimica, fue hecho Academico de Nfimero de la Real
Academia de Ciencias Naturales de Madrid, en 1834.30 En ese tiempo
public varias obras y memrnorias, entire las que Casaseca menciona:.1
Recreaciones quimicas de Acuum, traducidas del ingles, Paris, 1826;
Formulario de Magendie para la preparaci6n y uso de varies medicarren-
tos nuevos, Madrid 1827, Compendia de quimica y de sus aplicaciones
a las aries, por Dermanest, traducido del frances, Madrid, 1828; el Propa-
ga'dor de conocimientos tiles, tres tomos, Madrid, 1831 y 1832; y entire
las memories apuntaba los siguientes titulos: de la reaccidn del nitrato
de plata y de las sustancias vegetales; de la existencia de los dcidos oleico


26 Ibid., folio 16 v., y folio 60, oficio del Ministerio de Fomento, de 18 de
dkciembre de 1832.
27 Ibid., folio 16 v.
2S Ibid; folio 60 v. Oficio dado en Palacio a 28 de junio de 1833 concedi6n-
dole Ia cruz de Comendador, y otro de 20 de julio del propio afio exceptuandolo
de todo pago.
29 Ibid., folio 60 v. Oficio del marques de Valverde, de fecha noviernbre
25, 1833."
so Ibid., folio 17 y folio 59 v-, dojumentos 12, 13 y 14.
si Ibid., folios 17 y 17 v. .


13.










y margdrico en la Coca de Levante (Menispermum coculus) 82 ensayos
quimicos sobre la coca de levante; andlisis quimico de unos pqlvos que se
venden en Paris a 'los' plateros con el nombre de color; andlisis de una
nueva sustancia mineral, ia Thenardita, etc. etc., memories todas -expre-
saba Casaseca- que se han impreso por los mas acreditados peri6dicos
ce4tificos de Francia."88 Casaseca, ademis, mantuvo durante todo ese
tiempo correspondencia con los principles cientlificos extranjeros de su
6poca.84

"En 19 de febrero de 1835 -manifiesta Casaseca refiri6ndose a si
mismo, en tercera persona- fue declarado por S.M. la Reina Gober-
nadora y a nombre de Su Augusta Hija la Reina NS4 Su Secretario
con ejercicio de decretos; y habiendo quedado cesante en 13 de Abril
iiguiente por nuevo arreglo hecho en la Secretaria de lo Interior, fie
nombrado en 23 de mayo del propio anio Vocal en Comisi6n de la
Real Juhta de protecci6n del Museo de Ciencias Naturales con todo
el sueldo de su anterior destiny que era de $1500, [anuales] y le continue
disfrutando hasta que en 21 de Junio de 1836 fue agraciado nueva-
mente por S.M. con el nombramiento de Profesor de quimica en pro-
piedad en esta capital."35' Este ultimo nombramiento es al que ya
hemos hecho alusi6n en parrafos anteriores, al mencionar la Real orden
de esa fecha, donde se nombraba a Casaseca para desempefiar la ca-
tedra de quimica que habria de establecer en la Habana la Junta de
Fomento, y se le asignaba un sueldo annual de 3 000 pesos, es decir,
250 pesos mnensuales.

LDegada de Casaseca a La Habana
Casaseca desembarc6 en esta capital Iel 24 de diciembre de 1836.
Este dato concrete, se sabe por haberlo expresado eln mismo en un docu-

s2 Ibid., folio 17. Este trabajo sobre la Coca de Levante se public en los
Annal tes de Chimie 4t Physique, t. 30 (1825), p: 307-315. (Hemeroteca de la Uni-
versidad de la Habana).
Ibid., folios 17y 17 v.
S4 Ibid., folio 60 documrnento que menciona Casaseca bajo la dertominaci6n
de: "Correspondencia de Casaseca con los sabios estrang.s en Frances seg.n
consta de 14 cartas que present"
Bs Ibid., folio 17 v.


-14









mento official suscrito en 1837, del cual nos ocuparemos en detalle mas
adelante, en uno de cuyos pasajes manifiesta:35
"y Zancajo, cuyo nombre ha sido y es desconocido de todo
quimico, se apresur6 entonces a buscar a! Profesor, [Casaseca]
y presentandose a e1 en la mariana del 25 de Diciembre del
ano pr6ximo pasado [1836] veinte horas despues de su desem-
barco, le suplic6 y pidi6 con sobrada humildad y baja adula-
ci6n la plaza de Ayudante," [...]

Cdtedra de Quimica de la Junta de Fomento. (1837 a 1841).
Casaseca venia a La Habana, como ya se senial6 en lines anteriores,
por disposici6n expresa de Su Majestad, para hacerse cargo de la ca-
tedra y laboratorio de quimica que ordenaba crear la Real G dula
de 6 de febrero de 1830 y que Ia Real Orden de 21 de junio de 1836
mandaba que se le diera cumplimiento, quedando bajo dependencia de
la Real Junta de Fomento y nombrando para desempefiar dicha catedra
al professor Casaseca.

La inertia administrative del complicado aparato burocritico de ia
colonia demor6 por seis meses ]a ejecuci6n de lo ordenado por el go-
biemrno de Ia metr6poli, y no fue sino hasta el segundo semestre de 1837
que esta catedra de qulmica, la segunda que tuvo La Habana,30 pudo
i legar a establecerse, y con ella, y la eficaz ensefianza de Casaseca, ini.
ciarse la segunda 6poca de la quimica en Cuba, de la que habla nuestro
ilustrado Bachiller y Morales en sus Apuntes que se han citado ante-
riormente.

Ya el Diario de la Habana en tres numeros sucesivos, comenzando el
primero de julio de 1837, anunciaba la apertura de la matricula para las
lecciones de quimica que habrian de comenzarse a explicar a partir del

s35a Ibid., folio 44.
36 Recuerdese que la primera fue la citedra de quimica de la Sociedad Pa-
tri6tica, inaugurada el 19 de febrero de 1820 con cuiarenta alumrnnos, a cargo
del medico italiano Jos6 Tasso como professor y que tuvo una duraci6n efimera
de seis meses, desintegrAndose, por falta de catedrntico, al abandonar Tasso ]a
Isla hacia agosto de ese aiio. Esta primera catedra de quimica que funcion6 en
Cuba estuvo ubicada en un local situado en los bajos del primitivo hospital
military de San Ambrosio, estando emplazada por la parte del edificio que daba
a la calle Picota, casi esquina a San Isidro.- WVase en (3), ultima dc las obras
citadas.


15













.osJ0 LUIS CASASECA, ODEL COXSJO DE S. I. SU SECR. IO
CUN :JERCICIO DEC rl:CH CrTOS. COMEN'DoCK DEC LA U EALA ORA A.ORDN ANA P[E I.AMC A CA.
TOLIVA, 4NTI(IUL ) IIESUIBPLit 1 IWMICA AI'LICAOA A LAS ARTES tN EL REAlL CL-IF. -A^3Iow
3DE MSIMIDI; ACADFSMIo )DE LA0 I .'C(t %s Y%'1rUstulVI DC AQrELLA CAPIT.L, o2t. DE m, i
KITO De LI ILEkElL, SOCIEDAD .Tlri- I-, L;, E T." C:IL'l.tD; CURIfMIC*PON1,t L DE LA DE F-'ARMACA,
DOB LA UNCANA, Y 'C LA |lt Q IMICA MC)ICA D; PAKIW. . E LA ZOOL&GICA De- L ONDREI y C
LA DE i,"11iTttA NATURAL DE NUMIbLLEK. LICENCIADO EN CIENCIAS BE LA FACULTAD DE PA.
Ullt., I I'OFEBR D tE tIMl'Ct (c;IENEIIAL EN ESTE REAL ESTABLECMIENTO CRCAIO P OR a. M.U
AJO LA L%'JILDUTA TLPRUTECCION DE LA RE 4 JUNTA U& ftOJENTO D 5TA I ldL





Cennic.l u ysrS./|^ r ^'~ ic4 A ^ 11iW'
Asct wf e jputiuai d ff exctir4d el cuo
t'n Sc&i gurfwmica J'tift ^y fg*/'*

egg 4# P 0
1 41f fiO 4k^ qUI IC 0--Ii'q f Poi .> f*- p
4P Y14jat $ar 9' j9f






yp pwro oM joncd corvemirlep dofg ispresenten fc ff1A abmw A /A
de






dia,18 en el local destinado a la ensenanza, calle del Prado n. 67.7 En
el xismo Diario, en su numero del dia 5 se daban -mas detalles, sefiaain-
dose. que el professor Casaseca daria sus lecciones los martes, jueves, y

sibados de 5 a 6 de la tarde y se aclaraba que las lecciones eran publicas
y gratuitas, y que no era preciso mnatricularse para poder asistir a las clauses,
aunque ello era requisito indispensable para obtener la certificaci6n al
final ddl curso.88 El comienzo de las lecciones de quminica se pospuso para

s7 Entire las calls Trocadero y Animas, en la manzana que cierra con ]a
actual calle de Morro. (Bib. Nac, Mapoteca. Piano de Bolsillo &., (1850), Piano
del Barrio de Col6n o de la Nueva Circel. Dos ainos mas tarde pas6 a otro Iocal,
en Pradb 73, domicilio de Casaseca. (VWase anotaci6n 73).
&F Diario de la Habana, 5 de julio de 1837, p. 3, col. 1.


16









el dia 25, haciendose el oportuno aviso en el Diario de la Habana todos
los dias durante una semana93

El martes 25 de julio de 1837, se inaugur6 finalmente la 'catedra
de quimica de la Real Junta de Fomento. En el acto solemne de la
apertura, el professor Casaseca pronunci6 un discurso muy atcmperado
a la naturaleza de la celebraci6n y que recogi6 en su totalidad el Diario
de la Habana, en cuyas columns se public ocho dias mais tarde.'0

No se dispone de much informaci6n respect a c6mo fundon6 esta
catedra de quimica de la Real Junta de Fomento. Se sabe, por el testimo-
nio de un distinguido professional, antiguo alumno y admirador de Casa-
seca, que este ultimo "dio cuatro cursos de quimica en aquel Laborato-
rio".41 Pero estos cuatro cursos, fueron simplemente cuatro periodos de
ensenianza, el primero de los cuales comenz6 con la inauguraci6n de la
cAtedra, el 25 de julio de 1837 y concluy6 cinco meses mis tarde, el 22
de diciembre del propio anio. Este curso primero de quimica, o mAs co-
rrectamente primer period de ensefianza, comprendi6 toda la quimica
mineral, menos las sales y el anfilisis, segon se hace constar concretamente
en los certificados de asistencia extendidos y firmados por Casaseca.42

La segunda parte de ese curso de quimica mineral principi6 en 1 de
marzo de 1838 y concluy6 el 16 de junio del propio anio, designAndosele
como curso segundo de quimica y sefialandose que comprendi6 el studio
de las sales y el del anAlisis mineral, segin certificado de CasasecaA4s
Otras certificaciones suyas consignan corresponder al curso complete de

:S9 Ibid., 18-24 de julio de 1837, p. 3.
40 Ibid., 2 de agosto de 1837, pp. 2 y 3.
41 CARO, Op. cit. en la anotaci6n (54), p. 7.
42 Archive Central de la Universidad de la Habana. Certificados de asisten-
cia al curso primero de quimica con Ia firm aut6grafa de Casaseca, existentes
en diversos expedients de studios antiguos, p. ej. los nums. 781, 3319, 3828,
4968, 6325, 7813, 8696, 94-12, 9745, 11359, 12634, 14034...
63 Ibid., Certificado de asistencia al curso segundo de quimica, con la firm
aut6grafa de Casaseca, que se encuentra en el expediente de studios No. 9206,
antiguo, folio 13.- En el Diario de la Habana del 15 de agosto de 1838, p. 2,
col. 5, pirraf. 1, se menciona asimismo que esta segunda parte del curso de
quimica [inorgdnica] comenz6 en el mes de marzo.


17









quimica y de anilisis mineral, que dio comienzo el 25 de julio de 1837
y termin6 el 16 de junior de 1838.44
Poco despues de la terminaci6n de este curso y antes de los examenes
de julio de 1838, se dirigi6 Casaseca al prcsidente de la Real Junta de
Fomento atribuyendo el poco empefio de la mayor parte de los alumnos
que habian concluido el primer period de su ensefianza, en obtener
certificaciones de aprovechamiento, contentandose con ganar la de asis-
tencia, at falso concept de que esta les bastaba para la licenciatura de
medicine que otorgaba la Real Junta Superior de Medicina y Cirugia
de la Isla. Enterada esta citada Junta Superior en sesi6n de 7 de julio,
acord6, entire otras cosas, que se anunciara en el Diario de Ia Habana y
en el Noticioso y Lucero, para que llegase a conocimiento de los alumnos
de quimica que aspirasen a las licenciaturas en medicine, y cirugia latina,
que otorgaba dicha Junta, que no serian admitidos al examen si no pre-
sentaban la certificaci6n correspondiente. Este anuncio se public en tres
nuimeros sucesivos del Diario de Ia Habana, comenzando en el del dia
13 de julio de 1838, en su pag. 3. Dicha advertencia de la Real Junta
Superior de Medicina y Cirugia, explica el numero tan crecido de exa.me-
nes extraordinarios, sostenidos privadamente en enero de 1839, con auto-
rizaci6n expresa de la Junta de Fomento, de los cuales hemos hallado
dicciocho certificaciones firmadas por Casaseca en otros tantos expedien-
tes universitarios, cuyos numeros consignamos en la anotaci6n (50). En
todos estos certificados se indica que correspondent al curso complete de
quimica mineral, haber sido dispuestos los examenes por la Real Junta
de Fomento, y haberlos sostenido privadamente el beneficiario y otros
various alumnos, el dia que se especifica, sienipre en enero de 1839.
Los eximenes ordinarios correspondientes a este period de enseiianza,
que Casaseca en sus certificaciones denomin6 Curso complete de quimica
y de andlisis mineral, se celebraron los dias 23 y 24 de julio de 1838.
Estos examenes fueron puiblicos, y tuvicron el caracter de te6ricos y prac-
ticos. Los presidi6 el primer quimico cubano, don Jose Estevez y Cantal,
quien en su informed a la Junta de Fomento expresaba: "que los alumnos
que fueron examinados, dieron muestras de su aprovechamiento, res-
pondiendo acertadamente a cuantas cuestiones se les propusieron acerca

44 Ibid. Certificados de aptitud y aprovechamiento demostrados en eximenes
p'blicos te6ricos y prActicos, firmados por Casaseca, que existen en diversos expe-
dientes de studios antiguos, p. ej., los ntms. 992, 3790, 5034, 6252, 7813, 12547,
14514, 15005...










de los asuntos que estaban designados, y practicando con bastante destre-
za, y con el mejor orden el reconocimiento de various gases y de algunas
sales que se les presentaron, cuya naturaleza determninaron c hicieron
ver con demostraciones de cornpleta evidencia".4- Estos exiamenes se
comcntaron ampliamente en diversos nurmeros del Diario de la Habana,"C
y por dichas informaciones se sabe que el curso tuvo una duraci6n de
echo meses.47 Comrno las lecciones eran en tres dias alternos de la semana,
este curso complete de quimica inorganica y de analisis mineral que
desarroll6 Casaseca, tuvo pues una duraci6on de unos 96 dias lectivos.

El curso de quinica organica que explic6 a continuacion el professor
Casaseca, se inaugur6 el 30 de octubre de 1838 en cl mismo local de
Prado No. 67, daindose las cases los martes, jueves y sAbados a las 4 de la
tarde. Segun la nota publicada en various dias sucesivos del Diario
de la Habana anunciando la apertura del curso, se sefialaba que en diclias
lecciones de quimica organica a cargo del catedratico Casaseca se trata-
ria con especialidad de Ia elaboraci6n y refino de los azccares.48

El curso comenz6 o el 3 de noviembre de 1838 y concluy6 el 27 de
abril de 1839.*" Los alumnos que no realizaron a su debido tiemnpo los

45 Diarlo de la Habana, del 8 de agosto de 1838, p. 2, cols. 4 y 5.
*' Ibid. 30 de julio, p. 2; 8 agosto, p. 2; 15 agosto, p. 2; 20 agosto, p. 3.
47 "[..] a j6venes, que s61o tienen ocho rncscs de studio, [...]. Diario
citadb en (45) pArraf. 4. En la informaci6n que se da en este nfimero del
Diario, que es un comunicado suscrito por "Varios aficionados a la quim.ca",
se dedica una column a datos biograficos sobre Casascca y a resefiar los exaimrnenes
oriles y pricticos celebrados el 23 y 24 de julio, citando nombres de alumnos,
y en qu6 consistieron los experiments, sefialando que los examinandos determina-
ban la naturaleza de un gas de los various que se hallaban sobre la mesa y tenian
que analizar una sal para determinar el cido y el metal que las constitula.
4S DiAIO DE LA HABANA de los dias 23, 25, 27 y 30 de octubre de 1838, p. 3.
49 Archivo Central de la Universidad de la Habana. Certificados expedidos
y avalados con la firma aut6grafa de Casaseca que se conservan en expedientes
de studios antiguos, tales como los nfims. 992, 3790, 5034, 14514, y 15005. En
6stos se conslgnan las fechas en que comrnenz6 y termin6 el curso. Y en los
nuimeros de los dias 4 y 5 de abril de 1839, bajo la nomrninaci6n Real Junta de
Fomento se anunciaba en el Diario de la Habana que el jueves 4 de dicho mes,
a las 5 de la tarde, se abriria nuevamniente el curso de quimica organica, en el local
acostumnbrado, calle del Prado No. 73 (dornicilio de Casaseca) prosiguiendo el
catedrAtico su explicaci6n con los 6.teres y dems alcoholoides (por alcaloides)
continuando las lecciones los martes, jueves y sabado de cada semana a la misma
hora. Este anuncio alude a la reanudacion del curso de quimica organic inte-
rrumpido durante las tradicionales vacaLcioies de Semana Santa.


19









exAmenes de quimica inorgAnica y anialisis mineral en julio de 1838, se les
permiti6 sostenerlos privadamente en enero de 1839, por autorizaci6n
expresa de la Real Junta de Fomento, segon consta en certificaciones
dadas por Casaseca, en las que se consigna la condici6n de haber exami-
nado el curso complete de quimica mineral.51
Los examenes de este curso complete de quimica orgAnica se celebra-
ron los dias 24 y 25 de julio de 1839, y fueron presididos por el magis-
trado fiscal de la Real Hacienda don Vicente Vazquez Queipo, y el
director de la Real Sociedad Patri6tica don Jos6 de la Luz y Caballero.
En el extenso informed que emitieron en su calidad de sinodales, expre-
saxon que asistieron a los examenes de quimica orgAnica dispuestos por
Casaseca y sefialan que estos tuvieron lugar en el local de Prado No. 73?51
Manifiestan textualmente, en una parte de su inforrne:52
"Desde luego llam6 nuestra atenci6n un escaparate que ocupaba todo
el fondo de la primera sala y contenia colocados en el mejor orden los
variados, numerosos y bien elaborados products, preparados en este
curso y el anterior por el professor y su ayudante no obstante la escasez
de medios con que en un principio contaban. A la hora designada,
pasamos a la sala inmediata en que debian celebrarse los examenes a los
que dimes principioe por Ia fabricaci6n y propiedades generals del azucar,
como punto de mayor importancia para la Isla. No es possible sin verlo
formarse una idea de la soltura, maestria y precisi6n con que los alumnos
hart tratado las cuestiones mAs delicadas sobre esta material, descendiendo
hasta los menores detalles, con reflexiones muy oportunas y aun nuevas
algunas de ellas sobre los inconvenientes y a veces ventajas relatives
y locales de los actuales trenes; modo de conservar estas evitando Jos
primeros y aplicaci6n que para este objeto pudiera hacerse de los aparatos
introducidos en la fabricaci6n del azuacar de remolacha, esplicAndolos
todos ellos especialmente el de Roth con una proligidad e inteligencia
qup pudieran hacernos career los habian manejado, si no nos constase lo
contrario.- Con igual acierto y facilidad espusieron en la segunda tarde
los principios generates de la quimica organica, recorriendo sumariamente

50 Ibid., nims. 1545, 2978, 3319, 3454, 4913, 6561, 6679, 8696, 9122,
10453, 10655, 11034, 11922, 12400, 13763, 13958, 14121, 14459.
bt El afio anterior estaba en Prado No. 67; Sobre esta casa de Prado v6ase
la nota (73).
52 DiarTio de la Habana del 19 de octubre de 1839, p. 2, col. 2.


20









sus principles divisions y deteniendose en todos los cuerpos m s nota-
bles, ya por sus reacciones consideradas te6ricamente, ya por su aplicaci6n
a las artes, a la economic dom6stica, y a la medicine; en especial las
materials tintoriales, y los alcalis vegetables, no content.ndose con referir
sus propiedades, sino operando en el acto y reconociendo los diversos
cuerpos que con este objeto se presentaron."

Al parecer, la cAtedra de quimica de la Real Junta de Fomento
funcion6 hasta 1841, por cuanto en un expediente de studios antiguo
se encuentra una certificaci6n, acreditando que el contenido en ella:
"esta matriculado en la clase de quimica, y sigue con puntualidad el curso
a que di principio en diez de marzo de este ano y que concluire en
mayo o junio del proximo venidero, 6poca en que podre dar al interesado
la certificacion que Ie corresponde para que pueda hacerla valer donde
le convenga". La certificaci6n esta fechada a 29 de septiembre de 1840
y calzada con la firma aut6grafa de Casaseca.58

No podemos poner termino a esta parte dedicada a la catedra de
quimica de la Real Junta de Fomento de la Habana, sin mencionar
la escasez y pobreza de aquel laboratorio donde funcionaba la catedra.
El hecho lo sefiala su discipulo y bi6grafo, doctor Antonio Caro Cerecio,M
pero ademas lo apunta con toda claridad el propio Casascca en una
Memoria dirigida por 61 a la Real Junta de Fomento, desde Paris, donde
se hallaba en 1842 en comisi6n de studios. En dicha Memoria, al tratar
de las ventajas que ofrecian los aparatos o trenes de evaporaci6n y con-
centraci6n de las meladuras, de Derosne sobre los jamaiquinos, hubo de
manifestar, con motivo del anilisis del guarapo ejecutado por monsieur
Peligot en Paris, y repetido por eI a principios de junio de 1841 en La
Habana, antes de su partida para Europa, que habia tenido que valerse
al intent de una mrquina neumAtica que le prest6 el farmaceutico
Cabezas, porque la Real Junta de Fomento no ignoraba que nunca hubo
instruments de fisica en su laboratorio. Y lo que prueba el aserto del
professor Casaseca es que la Memrnoria se imprimi6 por disposici6n de la

53 Archivo Central de la Universidad de la Habana. Expediente de studios
No. 10700, antiguo, folio 57, perteneclente a Luis Jose Portela y Angueira.
"4 Camro y Cerecio, Antonio. Del Instituto de Investigaciones Qutmicas de
la Habana. Su origen y creaci6n, Habana, 1865, p. 7 y sigs.










Real Junta de Fomento sin suprimir dicho comentario.Y La citedra de
quimica de 1837 funcion6 cada vez m.s precariamente, hasta que en 1841,
estando Casaseca en Paris, se extingui6 definitivamente.

Cdtedra de Quimica de la Real
Junta Superior Gubernativa de
Farmacia de la Ista de Cuba
(1839-1842)
Por edicto de fecha 22 de mayo de 1837 de Ia Real Junta Superior
de la Facultad de Farmacia de la Isla de Cuba,& se convoc6 para proveer
por rigurosa oposici6n la caitedra de Quimica de la referida Real Junta,
con una dotaci6n de mil quinientos pesos anuales, poniendose un ternino
de noventa dias para que los aspirantes presentasen sus solicitudes y cer-
tificaciones."
Como aspirantes a ]a oposici6n se presentaron el licenciado en farma-
cia Toribio Zancajo y el medico Jose Artis el 12 de junior y justamente
y
55 CASASECA, JOS. Luis. De la necesidad de mejorar la elaboracion del
aztcar en la isla de Cuba y de las mejoras de que es susceptible esta fabricacion.
(Paris, 25 de septiembre de 1842), Habana, 184-3, p. 6-7. [Bib. Central Universi-
dad] Vease facsimile en la p. 31. La cita textualmente dice asi: "En junior de 1841
debi a la amistad del fannaciutico D. Juan Matias Cabezas me prestase una
maquina neumnitica, con la cual pude entonces repetir los experimentos de Mon-
sieur Peligot, lo que hasta aquella epoca me habia sido impossible por falta de
tan fitil aparato; pues la Junta de Fomento no ignora, que nunca ha habido
imtrumentos de fisica ni aun los mis indispensables en su laboratorio, Pr6xinmo
a embarcarme para Europa, no quise dejar de anallzar el guarapo fresco y la
cana del pals; [...]"
11 Al extinguirse en 1833 el Protomedicato de Ia Isla de Cuba, se crearon
en su lugar dos organisms independientes uno de otio, que se denominaron Real
Junta Superior Gubernatlva de Medicina y Cirugia, y Real Junta Superior Guber-
nativa de Farmacia, ambos de la Isla (de CuLba. Estos dos organismos de.apa-
recieron a su vez en 1842.
st Archivo Central cide la Universidad de la Habana. Expediente adniniustra-
tivo 2109-B. Ejemplares originals del Edicto ea los folios 3, 7, 11, 13, 19, 24,
27, 31. Convocatoria a las caitedras de Quimica, y de Farmacia Te6rica, en el
Noticioso y Lucero y Din.rio de la Habana dc los dia's 27.y 28 dt mayo do 1l37,
respectivaroente.
58 Toribio Zancajo y Calatrava. nacido en Villa Nucva de G6mcz, provincial
de Avila, Espafia, el 16 de abril de 1808. Gradwitdo professor de Farnircza en
Montpellier, con titulo de farmac6utico del Ec !e Speciale de Pharmacie de
Paris expedido en 29 de septiemrnbre de 1830, Ejerci6 su profesi6n en Barcelona
y ya en La Habana obtuvo su titulo de Licenciado por la Real Junta Superior
Gubernativa de Farmacia de la Isla de Cuba, en 26 de noviembrc de 1835.
(Datos tornados de su expediente universitario, que es el No. 15026 antiguo).
Jose Artis, doctor en medicine y cirugia del Real Colegio de Barcelona segun
express en su solicitud- a la oposici6n (Expediente administrative 2109-B. No
tiene expedlente universitario). No iudo concurrir a la oposici6on por haber
fallecido antes de los ejerclclos.


22









el dia antes de cerrarse la convocatoria, el 17 de agosto, Jos6 Luis
Casaseca.5 Pocos dias despue's, el 2 de septiembre, el aspirante Zancajo
impugnaba a Casaseca como candidate a la oposici6n, alegando que
desempefiaba la c6tedra de quimica de la Real Junta de Fomento, que
sus certificaciones eran papeles obtenidos en paises extranjeros, etc. El
gobernador y capitan general Miguel Tac6n, recab6 de la Real Junta
de Farmacia que oyendo los descargos de Casaseca Ic infornase lo que se
le ofreciese. Este filtimo en su extensa representaci6n a la Junta, refutaba
muy ciusticamente Ia argumentaci6n de Zancajo, que fundaba, decia el,
"en razones especiosas- y en invectivas despreciables".60 En su largo me-
morial es donde menciona en uno de sus parrafos, el episodio de Zancajo
yendole a suplicar con humildad la plaza de ayudante suyo "en la mariana
del 25 de diciembre del afio pr6xirno pasado" [1836] dato que, como
se ha visto en paginas anteriores, sirvi6 para fijar con precision el dia que
Casaseca lleg6 a La Habana.
En el curso de su exposici6n, Casaseca, vapuleaba inmisericorde
a Zancajo, y considerando su irnpugnaci6n un ataque personal, decia
de este uiltimo ante los miembros de la Junta, de modo sobcrbio y despre-
ciativo, que: "es un simple mancebo de botica, sin titulo alguno cientifico
o literario mas que el de Licenciado en Farmacia que obtuvo en la
Habana para poder ejercer la facultad".61 La Junta, al elevar al goberna-
dor y capital general el memorial de Casaseca y devolverle el de Zancajo,
le expresaba en concreto: "que cuando admitio6 a la oposici6n al Sr. Casa-
seca consider que no habia la incompatibilidad que arguye el Licdo.
D. Toribio Zancajo".82 Con esto cortaba tajantemente cualquier replica
y contrarriplica, y viabilizaba al gobemrnador la soluci6n del problema,
ordenando las oposiciones.
Los ejerticios de Sstas comenzaron el 22 de enero de 1838, sacAndose
los temas a la suerte del texto, La Qutmica demostrada en veinte y seis
lecciones. A dicho acto de "picar puntos" segun la pintoresca cxpresi6n
de la 6poca, concurrieron ambos opositores, y constant las firmaus aut6-

s9 Expediente universitario citado en (57), folies 4, 5, y 15.
6o Ibid., folio 41.
01 Ibid., folio 43 v.
62 Ibid., folio 44 v. Dictamen de la Real Junta Superior Gubernativa de
Farmacia, elevada al gobernador y capitan general con fecha 18 de octubre
de 1837.


23









grafas de amnbos al pie del acta." El licenciado Zancajo, no obstante,
renunci6 a la oposici6n y se retir6 de ella, sin concurrir ni al primer
ejercicio, seg6n consta en el document correspondiente."0 Casaseca, por
lo tanto, fue solo a la oposici6n, y habiendo sido aprobado por unanimi-
dad, obtuvo la propuesta de la Junta para la citada cAtedra, en 24 de
enero de 1838.6-66
Con fecha 30 de marzo de 1838 la Junta libr6 oficio al gobemador
y capitAin general acompafinandole ]a propuesta de Casaseca que debia
elevarse a la Reina Gobemrnadora,' para la adjudicaci6n de la citedra
'por Real orden."8 Esta disposici6n se expidi6 con fecha 12 de julio de
1838 y se present en la sesi6n de la Real Junta de Farmacia del 20
de septiembre.A' Casaseca, sin embargo, no pudo jurar el cargo y tornar
posesi6n hasta el 20 de mnarzo de 1839.1 Esto se debi6 a las rnmfltiples
dificultades y pretextos dilatorios que puso la Real Junta de Farmacia,
alegando career de fondos para sostener las dos catedras (la de Quimica
y ]a de Farmacia te6rica, incluidas ambas en Ia Real orden), carencida
de local para instalarla, laboratorio y aparatos, etc., dando lugar a una
disposici6n tajante del gobemrnador y capitin general Joaquin de Ezpeleta,
ordenando a la Junta que procediera de inmediato a recibir juramento
y dar posesion de la cAtedra a Casaseca, expresando, ademas, que no
admitiria otra contestaci6n dilatoria y esperaba no tener que dictar miedi-
das coactivas para hacer cumplir las O6rdenes superiorest1 Por su parte,

Ibid., folio 57. Acto de "picar puntos", 22 enero 1838.
"* Ibid., folio 57v. Renuncia, bajo acta, de Zancajo, 22 enero 1838.
5 Ibid., folio 58 v. Adjudicaci6n de la cttedra a Casaseca. 24 de enero 1838.
Os Archivo Nacional de Cuba. Instruccidn Ptblica. Libro 202-A de Actas
de las sesiones de la Real Junta de Farmacia, folios 228, 243, y Libro 203, folios
2, 4, 4v.
7 Dona Maria Cristina de Borb6ht, Reina Regente y Gobernadora del reino,
por la minoria de edad de su hija Isabel II, Reins de las Espanias.
68 Expediente universitario citado en (57) folios 61v., y 62. En este punto
terminal el expediente, .quees6lo trata de Is oposici6n. En la propuesta a Ia
Reina Gobemadora, se consigna quc Casaseca fue el finico opositor por haber
fallecido el doctor Artis y haberse retirado Zancajo de la oposici6n.
19 Fondo del Archivo Nacional citado en (66). Libro 203, folio 34.
7 Ibid., folio 70 v.
1 Ibid., folios 36, 46, 64, y 66v., 68, 69v.


24










Casaseca, para obviar el pretexto de la falta de local donde instalar la
catedra, ofrei6 a la Junta el local de su casa, adsi como sillas, pizarras,
aparatos, etc.; y aparece en las actas de las sesiones de la Real Junta de
Fomento, que esta ultima pag6 echo pesos cuatro reales por los gastos
de adornos de la sala donde se celebr6 la apertura de la catedra de
quimica."

A juzgar por el anuncio publicado en cuatro nuimeros sucesivos en los
dos finicos diarios que entonces habia en La Habana, la catcdra de
quimica de la Real Junta de Farmnacia se inaugur6 el 3 de abril de 1839
a las diez de la mafiana en la casa donde residia Casaseca, calle del
Prado No. 73.73 El anuncio aparecia suscrito pot: El catedratico por
S.M.- Jose Luis Casaseca y se expresaba que las lecciones continuarian
en el mismo local, los lunes, miercoles, y viernes a las siete. [de la
mat ana]'"

En esta catedra de quimica de la Real Junta de Farmacia, Gasaseca
explic6 nada mis que dos cursos, aunque en total se dieron tres antes
de extinguirse la Junta. El primero comenzo cl I de septiembre de 1839
y concluy6 el 12 de junio de 1840." El segundo comenz6 el 1't de septiem-

72 Ibid, folio 75 v.
7 Seguzn el Piano de Bolsillo &. (1850) citado en (37) esta casa de Prado
No. 73, residencia de Casaseca, se hallaba situada entire las mismas calles que
la anterior de Prado No. 67, en la misma acera, y al parecer a dos casas de
por medio.
74 Diario de la Haban. desde el 30 de marzo hasta el 2 de abril de 1839.
El anuncio decia, textualmente "[...] se verificara en mi casa calle del Prado
No. 73." Se public en las pAginas 2 6 3, bajo la nominacion Real qunta Supe-
rior de Farmacia. Por otra parte, en los n6meros de los dias 27, 28 y 29, en la
column de Avisos, se convocaba a los alumnos a inscribirse en l[a matricula de
quimica de la dicha Junta, cuya ensefianza habria de comenzar el 3 de abril, y el
curso complete, nonnrmal, el 1I de septiembre.
75 Archive Central de la Universidad de Ia Habana. Certificado de muchi-
simo (sic.) aprovechamiento, demostrado ante la Junta de Farmacia, con Il
firma aut6grafa de Casaseca, que se encuentra en el expediente de estudius No. 173,
antiguo, folio 15, perteneciente al alumno de Casaseca durante ese curso, Caye-
tano Aguitera y Navarro.- El certificado dice: Curso complete de quinica
aplicado a la farmacia, que comenz6 el 1 de septiembre de 1839 y concluyt
el 12 d'e junior de 1840.- Hay otro certificado en el expediente de estudioas
No, 5362, folio 6, simplernmente de asistencia al curso complete de quimica aplicada
a la farmacia, que comenz6 eli 1 de septiembre de 1839 y finalize el 12 de junio
de 1840.


25










bre de 1840 y termin6 el 8 de mayo de 1841.1 Despu6s Casaseca pidi6
un aio de licencia por enfermedad y se ausent6 de la Isla. El tercero y
ultimo curso de quimica que sc imparti6 en esta ctedra de la Junta de
Farmacia, lo explic6 el discipulo de Casaseca, Cayetano Aguilera y Na-
varro, a quien su professor recomcnd6 muy especialmente a la Junta para
que Ie sustituyera interinamente mientras durase su auscncia.,77 Aguilera,
efectivamente, dio el curso que comenz6 el i9 de septiembre de 1841 y
termin6 el 10 de junior de 1842.T18


*


Licencia a Casaseca en 1841
y Comisi6n cientifica en 1842

Por Real orden de 19 de abril de 1841 se le conccdia a Casaseca
iun anio de licencia con sueldo, improrrogable, para trasladarse a la
Peninsula a restablecer su salud. De esta Real orden daba cuenta el go-
bernador y capitan general Ger6nimo Valdes a la Junta de Farmacia
con fecha 14 de mayo del propio anio y se trataba en la sesi6n del
dia 19.980

Antes de partir para la Peninsula, Casaseca dirigi6 oficio a la Junta
de Farmacia para que le anticipasc el imported del trimestre junio-julio-

'7 Ibid., ibid., expediente de studios No. 6645 antiguo, folio 26 pertene-
ciente al alumno de Casaseca durante ese curso, Ram6n Maria de Hita y Rensoli.-
El certificado dice: Curso complete de quimica mineral y organica con aplicaci6n
especial a la farmacia, que comenz6 el 19 de septiembre de 1840 y concluy6 el
8 de mayo de 1841.
r Ibid., expediente administrative 2109-C, folio 9, Carta aut6grafa de Casa-
seca de fecha 14 de mayo de 1841 a la Junta de Farmacia propuniendo y reco-
mendando con gran encomnio a Cayctano Aguilera, como sustituto en la catedra
mientras dure su ausencia.
7S Ibid., expediente de studios No. 943, antiguo, folio 4, perteneciente a
Francisco Artis y Rocamora. Certificado expedido por Cayetano Aguilera, cate-
drntico sustituto de quimica con aplicaci6n a Ia farmacia. Se consigna que el
curso comenz6 el 19 de septiembre de 1841 y concluy6 el !1 de junio de 1842.
Lo suscrjbe Cayetano Aguilera con su firma aut6grafa.
79 Archivo Central de la Universidad de la Habana. Expediente adminis-
trativo No. 2109-C, folios 1 y 2. Traslado de la Real orden a la Junta por el
general Valdes. (Documento original).
$0 Loc. cit. (66), Libro de Acuerdos de la Junta de Farmacia. Libro 203,
folio 249.


26









agosto, ascendiente a 475 pesos que le correspondian integros, ya que
el sustituto suyo no comenzaria sino el I9 de septiembre en que se inaugu-
raba el curso.81 Con fecha 14 de junior de 1841 proponia a hla Junta
para que le sustituyese de modo interino en la ca.tedra de quimica de la
Junta de Farmacia, a su alumno, a quien recomendaba con los mayors
elogios, Cayetano Aguilera y Navarro."2 Es altamente probable que al dia
siguiente -15 de junio de 1841- haya sido la Techa en que Casaseca
abandon la Isla en el bergantin espaniol Amistad, que sali6 ese dia del
puerto de La Habana, segun anuncio repetido various dias en el Diario
de la Habana."

Durante todo el tiemnpo que Casaseca disfrut6 de su licencia cobr6
por las dos cAtedras de quimica que desemnpefiaba en La Habana: ]a
cAitedra de quimica aplicada a las artes de la Junta de Fomento, y la cA-
tedra de quhimica con aplicaci6n especial a la farmacia, de Ia Junta
de Farmacia. El montante del sueldo de Ia primera era: "el que le corres-
ponda al tenor de lo que practican las cajas publicas con los empleados
que -disfrutan de licencia para recobrar su salud", scguin seinalaba el
\inciso segundq de la Real orden que le otorgaba la licencia por un anio.8
En cuanto al. sueldo que debia percibir por Ia otra catedra, hay constan-
cia que lo cobraba a travel's de su apoderado en La Habana, el comer-
ciante Francisco Maravillas, y de los 125 pesos mensualcs que percibia
le abonaba 42 pesos 2 1/2 reales a su sustituto en dicha caitedra, Cayetano
Aguilera y Navarro.
Antes de que se le cumpliese el afio de licencia de que disfrutaba
Casaseca en la Penisula, logr6 del Regente del Reino, Baldomero Espar-
tero, Duque de la Victoria, que se expidiera una Real orden de fecha 10


81 Loc. cit. (79), folios 5 y 6.
82 Ibid., folios 9- y 9v.
83 Diario de la Habana del 13 de junio de 1841, p. 4, col. 2, repetido en
nfumeros siguientes. (Para CAdiz, con escala en Vigo, admite s61o pasajeros, etc.).
Con fecha 16 de junio, segin se consigna en la Real orden que se cita en (89)
el gobernador Ger6nimo ValdEs en carta de esa fecha dirigida al ministry del
ramo en Madrid, encomia la labor de Casaseca en el desempfciio de sus fun-
ciones. Toda la evidencia indiciaria atunta hacia el 15 de junior de 1841 como
la fecha en que Casaseca abandon la lla por primera vez, en uso de licencia.
S Loc. cit. (79), folio 1-I v.
85 Ibid., folios 17-17v+ Oficio de Francisco Maravillas a la Junta de Fo-
mento (Original).


27









de febrero de 1842 comisionandolo para estudiar en el extranjero, los
progress hechos en los (altimos doce afnos en el arte de fabricar azficar.
La comisi6n era por el t6rmino improrrogable de un anio, durante el cual
Casaseca percibiria el nismo sueldo que gozaba como catedratico de
quimica de la Real Junta de Fomento, es decir, 3 000 pesos anuales, con
]a obligaci6n de rendir un informed trimestral description de su adelanto
en el objeto de su comisi6n. Esta Real orden dictada por su Alteza el
Regente Espartero se origin en una exposici6n presentada en el Minis-
terio de Marina, de Comercio y Gobernaci6n de Ultramnar, en Madrid,
por don Jos6 Luis Casaseca, sobre las ventajas que podria proporcionar
a la elaboraci6n del azucar en la isla de Cuba examiner los progress
realizados en pauses extranjeros en dicho raino de la industrial en los
"ltimos anos.86 Esta comisi6n del gobierno de Su Majestad al parecer
se hizo efectiva segtin se infiere de las palabras de Casaseca, en marzo
del referido afio.s

Mientras tanto, en La Habana, Cayetano Aguilera desermpefiaba la
catedra de quimica de la Junta de Farmacia como catedratico sustituto
en lugar de Casaseca en el curso 1841-42. En sesi6n de 30 de junio de
1842, la Junta entendi6 que habi6ndose excedido en un mes la licencia
por un afno de que disfrutaba aqu6l, no tenia que abonarle pot mas
tiempo sus haberes y pas6 el asunto al Fiscal. Por otra parte, el 14 de julio
de 1842, la Junta de Farmacia, previo examen de capacidad, le conferia
a Cayetano Aguilera el titulo de Licenciado en Farmacia.Y

Pasado el informed del Fiscal al gobernador Vald6s este se manifesto
sorprendido que se Ie llevase semejante consult y se contemplase separar
a Casaseca de su catedra de quimica aplicada a la farmacia, porque
se le hubiese vencido la licencia, desestimando que si no se habia reinte-
grado a su cargo era por hallarse en el desempenio de una comisi6n que
Ie habia encomendado el gobierno de Su Majestad.89 Terminaba el rapa-

BC Pr6logo de Casaseca en su traducci6n de la obra de Derosne y Call
citada en (99).
8*7 Loc. cit. (79), folio 19.
88 Lot. cit. (66), folio 38.
89 Loc. cit.. (79) folios 27 a 29 v, Oficio del gobemrnador y capitin general
Ger6nimo Valds al president de la Junta de Farmacia en 21 de octubre de
1842. (Documento original). Copia de la Real orden de 10 de febrero de
1842 comisionando a Casaseca, en los folios 22 y 22v.


28









polvo del general Vald6s a los sefiores de la Junta acompaiindoles copia
de la regla s6ptima de la Real orden que establecia un nuevo plan de
studios para las islas de Cuba y Puerto Rico, por la consideraci6n que
alli se le guardaba al professor Casaseca y la norma que esta disposici6n
cjemplarizaba.Y Finalmente en 26 de noviembre de 1842 quedaron
disueltas ambas Juntas, la de Farmacia y la de Medicina y Cirugia,
debiendo pasar las enseiianzas de ellas a la recien secularizada Univer-
sidad de la Habana?.1

Ese aio de 1842 se seculariz6 la Universidad. Esto se realize a tenor
de implantarse el nuevo plan de studios a que se ha hecho referendcia,
el cual se estableci6 por Real orden de 24 de agosto de 1842.:9 La secula-
rizaci6n se hizo efectiva el 15 de octubre de dicho afio cuando el Rector
y Secretario nombrados por el general Valdes se personaron en el local
universitario y tomaron posesi6n de sus cargosY. En el nuevo plan de
studios se creaba la ensefianza de la farmnnacia como facultad universita-
ria, y por ausencia de Casaseca y haber estado desempeniando la citedra
de quimica de la Junta de Farmacia durante el ultimo curso Cayetano
Aguilera, el general Valdes le nombr6, con fecha 10 de noviembre de
1842, catedratico de quirnlica en la Universidad de la Habana seculari-
zada."'96 Este nombrarniento qued6 viabilizado, sobre todo, por el hecho

0 Ibid., folio 29. Copla del text de la Regla 7 del nuevo plan de studios.
Vease (110).
9" Loc. cit. (66). Libro 204, folio 62v. (Entrega de los libros y papeles
de la Junta a la Universidad).
92 Archivo Nacional de la Repuiblica. Instruccion Ptublica, legajo 710,
No. 44874, folio 2 a 6v.
3S Ibid., folio 21. (Oficio del Rector Jose Maria Sierra al gobernador
Vald6s).
Archivo Central de la Universidad de la Habana. Expediente adminis-
trative No. 2110, folio 2, document original con la firma aut6grafa del gene-
ral Valds, dirigida al Rector.
95 La secularizaci6n de la Universidad consisti6 en que dej6 de estar regida,
como lo habia estado desde 1728, por una orden religiosa, que en este caso
fue la Orden de Predicadores, comunmente conocida como padres dominicos.
La secularizaci6n no signific6 precisamente seglarizaci6n, pues hubo rectores de
]a nueva Universidad que fueron sacerdotes seculares, como los presbiteros He-
reter, G6mez Marafi6n, L6pez Somoza, y Bonifacio Quintin de Villa Escusa. La
secularizaci6n consisti6 esencialmente en la eliminaci6n de los frailes del go-
bierno de la Universidad, simple consecuencia de la exclaustraci6n o seculari-
zaci6n de las 6rdenes religiosas aplicada en Cuba en 1841; y quedar la Uni-
versidad bajo la inmediata dependcncia del gobierno superior civil como vice-
real patronato.


29









de que en la propia Real orden de 24 de agosto de 1842 que establecia
en la Universidad el nuevo plan de studios, se reservaba en el colegio
universitario una citedra especial de quimica, cuya provision no podria
hacerse hasta el regreso de Casaseca, segun se estipulaba concrete y ter-
minantemente en la regia septima del referido plan de studios.

Informed de Casaseca a la Junta de Fomento
y su traducci6n de la obra de Derosne y Cali

I Ya hemos aseverado, interpretado el texto de la orden de 10 dc
febrero de 1842,16 como Casaseca estando en Madrid, logr6 que el Re-
gente del reino le comisionase para estudiar en el extranjero los progress
realizados en los 6itimnos anios en la elaboracion del azuicar. Narra Casa-
seca en el pr6Iogo de su traducci6n de ]a obra en frances de Derosne
y Cail, que en cumplimiento de su comisi6n remiti6 una memorial desde
Paris, en 25 de septiembre de 1842, que titul6 De la nectsidad de mejorar
la elaboracion del azuicar en la isla de Cuba y de las mejoras de que es
susceptible esta fabricaci6n97 y que la Junta de Fomento acord6 en su
sesion de 16 de febrero de 1843 que Casaseca se encargara de la traduc-
ci6n de la obra de Charles Derosne y Jean-Frangois Cail98 titulada Sobre
Ia elaboracion del azucar en las colonies y de los nuevos aparatos destina-
dos a mejorarla,99 y la hiciera imprimir en Espania o en el extranjero.

Casaseca tuvo conocimiento de la resolucion de la Junta de Fomento
de la Habana estando en Paris, pero al mismo tiempo recibi6 una Real
orden de fecha 22 de abril de 1843, disponiendo que se trasladase
a Madrid para hacer alli la traducci6n e impresion de la obra bajo la
direcci6n del Ministerio de Ultramar. Mientras Casaseca realizaba en
Madrid la traducci6n que Ie habian encomendado y hacia los arreglos
necesarios para la impresion de las l&minas que debia levar la obra, supo
f
Sl Texto de esta Real orden en el expediente universitario citado en (79)
folios 22 y 22v.
s7 Existe un ejemplar de esta memorial de Casaseca en la Biblioteca Cen-
tral de la Universidad de la Habana. Fecha de publicacion: 1843,
9* Vase sus biografias en La Grands Encyclopddie, tomos 14 (Derosne)
y 8 (Cail).
09 Existen ejemplares de esta obra en las tres princioales bibliotecas de
La Habana, a saber, la Biblioteca Nacional, la Biblioteca Central de la Uni-
versidad de la Habana, y en la de la antigua Sociedad Econ6mica de Amigos
del Pals.


30







DE LA NECESIDAD

DE MEJORAR LA ELABORATION


ni]D Wa..


a W 5m ALJ cca-rALav


EM LA


ma sa tur, 4nWkm


YDE


LAS MEJORAS


DE QUE


ES SUSCEPTIBLE


ESTA FABRICACION.


BEMORIA PRESENTADA 'ALA JUNTA BE FOIRTO

fl &A 3t&SIA
Pro SU CATEDRATICO DE QUfMICA

May U00:1 1920 CASL30


CwPwf wtIc~tadao


|m~~~i S

cm a.a


aqc nA


en. $&tutoo enz lbat suk~c~te tautot


at O.F
Lf4m4 t44"asct.


[Paris 25 de setiembre de 1842.






BA TANA

IMPRENTA DEL GOSI9ERSo V CAPITANI4 GEHEMAL O1 S.# .
t3.


%V.&~n


4n~i &
t t < t i










que la Junta de Fomento de La Habana habia acordado en sesi6n del
6 de julio de ese afino que se publicase su memorial en una tirada de
quinientos ejemplares que habrian de distribuirse entire los hacendados.

La publicaci6n de la memorial de Casaseca100 dio pie para que el
hacendado espafiol residenciado en Cuba, Wenceslao de Villa-Urrutia,101
pusiera en evidencia la enemiga que le profesaba al catedratico Casaseca,
sin duda por intereses encontrados. En sesi6n de la Junta de Fomento
de fecha 26 de octubre de 1843, tres meses despues de publicada ]a
citada memorial de Casaseca, Villa-Urrutia presentaba un informed, donde
en uno de sus pasajes, con malintencionada mordacidad, ironizaba:'02

"Es de sentirse que por alguna estrafia y singular circunstancia, Cel
Sr. Casaseca al salir para Europa ignorase que el aparato de Derosne,
que iba a estudiar alli, estaba ya establecido aqui, y habia funcionado
en la zafra anterior, y lo es tambi6n que antes de escribir su memorial,
no hubiese conferenciado en Paris con el mismo Mr. Derosne que trcs
meses hacia estaba en aquella capital de regreso de esta isla, adonde
habia venido a dirigir en persona el ensayo de su sistema. [.. .] Mas por
esa misma fatalidad que no alcanzo a esplicar, el Sr. Casaseca ignoraba
todavia en setiembre de 1842 que el aparato de Derosne hubiese hecho
dos zafras en esta Isla, pues hablia en su memorial de las dificuttades
que tendria el primer que se introdujese en adelante"

La mala intenci6on que hay detras de estas palabras de Villa-Urrutia,
se advierte simplemente leyendo la citada memorial de Casaseca. Lo unico
cierto en lo dicho por aquel es que -al parecer- Casaseca ignoraba
cuando escribi6 su memorial en Paris, en septiembre de 1842, que ya
durante dos zafras sucesivas habia funcionado en Cuba un aparato de

100 CASASECA, Josu Luis. De la necesidad de mejorar la elaboracidn del
azdcar en la Isia do Cuba y de las mejoras de que es susceptible esta fabricaciwn
[Paris, 25 de setiembre de 1842], Habana, 1843. (Universidad de la Habana.
Biblioteca Central).
101 Wenceslao de Villa-Urrutia y de la Puente hacendado espafiol, cunado
del Intendente de Hacienda don Alejandro Ramirez.
102 VILLA-URRUTiA, WVsNC1&SLAO DE. Informed presentado a la Real Junta
de Fomento, de Agricultura y Comercio de esta Isla por el Sr. D. Wenceslao
de Villa Urrutia sobre los resultados de la zafra que este ano ha hecho su
ingenio en unI tren de Derosne, Habana, 1843, p. 8. (Biblioteca Nacional).


32










Derosne y Cail?103 Lo dem6s es una maliciosa tergivcrsaci6n del hacenda-
do Villa-Urrutia, porque las presuntas dificullades que menclona Casa-
seca en su memorial se rcduccn a: 1", seialar ique el coso exce.sivo dc los
trenes de Derosne y Cail scria un obstUiculo a la intrOduccid6n del nevo
sistema en Cuba,"01 y 2., que la mayor dificultad con que tropevaria
un plan de adaptaci6n de la industrial azucarera en cl pais, seria la falta
absolute de caminos, y por tanto la dificiltad en los medios de comunmi-
cacion centre los diversos puntos de Ia Tsi,.5 Esto, y no otra cosa, fue
lo dicho por Casaseca en la mcmoria quc ciev6 a la Real Junta dc Fo-
mento en 1842 y cuya imprcsi6n y distribuci6n acord6 esta 'linima en
julio de 1843. Lo demIs es simple mixtificacion dci ]alaabras y conccptos,
hecha por Villa-Urrutia en su inform prvsentado a ha Junta trcs mcs^s
mas tarde, el 23 de octubre dc 183.I'

Casaseca se traslad6 a Paris para que se grabaran ali las ltrninas
que habrian de ilustrar su traducci6n de la obra dce Dcmrosnc y Cail, porque
asi podria hacerlo bajo la supervision de los citados autores, con las

103 Loc. cit. (100), p. 24: "Lo cierto es qc lri priincr aparfto (!-, los
Sres. Derosne y Cail que funcionc en La IHab;lna, c(n s01la 1 l.i h-1_JOki JII la
fabricaci6on, producirA un bien inmenso", [..-.1
104 Ibid., p. 30: "Tal vez se objetari qinuc los trenes de los Sres, Dero.?ne
y Cail cuestan treinga mil pesos fuerte.s cada uno de primcra compra, y qiCe este
cost excesivo sera un obstaculo a la introditmio'ln y pr|oJl;w:i dic rsc- nievo
sistema de fabricar az6car en la Isla"; [...]
105 Ibid., p. 31: ."Dificultades y no pocas sc ofrecera'n pan l;i cJiccuci,6n
de semejante plan; siendo indudablc quc entire los grandcs olsticul.o, pra todai
asociaci6n de hacendados, habrA que contar en pIrintcira lica la fall albzo lutat
de caminos, y por tanto la dificultad en losn medios do oiruniL;C'iW61n cutrv los
diversos puntos de Ia Isla;" [...]
106 La tergiversacion malintencionada de los hechos, se Je escape a Villa-
Urrutia desde el propio inicio de su comcntario, donde dice: "que por alguna
extrafa y singular circunstancia el Sr, Casascca al salir para Europa ignorase
que el aparato de Derosne que iba a estudiar alia, estaba ya cstahlccido aqui
y habia funcionado en la zafra anterior"; porquc cuando Casaseca. parti6 pira
Europa a mediados de junio de 1841, no fuc para ir a estudiar allia cl aparato
de Derosane, sino disponidndose a disfrutar en la Peninsula del afio d< licencia
que ae le habia concedido por Real orden. Y no fue, sino hasta febrero de
1842, quc el Regente del reino le comisiono para estudiar en el extranjero los
progqpresos reallzados en el arte de fabricar az6car. El afAn de Villa-Urrutia en
desacreditar a Casaseca sefnalindolo como mal informado, y enfatizar, poniendo
en letra cursiva, las dificultades que tendria 4l primero que se introdujese en
adelants, para recalcar bien el error, no obedece a nuestro entender rmis que
a un juego de interests encontrados, debiendo oponerse segurainente Villa-Urrutia
a cualquier intent de asociaci6n de hacendados, como lo propugnaba Casaseca,
y aumismo ver con malos ojos la creaci6n de casinos que facilitaran los mcdios
de comunicaci6n en ]a Isla con la consiguiente competencia en los precios de
venta del product elaborado.


33








modificaciones, tanto en los dibujos, como en el texto de Ia obra, que
ellos Ie aconsejasen introducir. Los grabados se hicieron en Paris en marzo
de 1844, y cuando el dLia primero de abril abandon Francia, trajo con-
sigo el nuevo texto de la edici6n francesa, inedito aun en esa fecha, y
que es el que tradujo Casaseca y aparece publicado en La Habana en
1844, atn cuando a mediados de marzo de 1845 todavia no habia visto
la luz.107 Gran parte de los detalles relatives a la comisi6n dada a Casa-
seca para examiner en el extranjero los progress en la elaboraci6n del
azucar, y sobre la traducci6n e impression de Ia obra de Derosne y Cail
se encuentran en un expediente que se conserve en el Archivo Nadonal
de Cuba."10 Este expediente termina en La Habana a 30 de junior de
1845, con un recibo de Casaseca por doce ejemplares de su traducci6n
de la obra de Derosne y Cail.

Cdtedra especial de fisica y quimica aplicada
a la industrial y agricultural del pais. (1845-1849)

La accidentada historic de esta caitedra especial adscrita al Colegio
Universitario que establecia la Real orden de 24 de agosto de 1842 al
secularizarse la Universidad, estA sintetizada documnentalmente de mano
mxnaestra por el professor espafiol invitado, Antonio Regalado Gonzailez,
partiendo de un voluminoso legajo del archivo universitario.'I' El Colegio
Universitario no lleg6 nunca a establecerse, pero en cambio si se fund6
y funcion6 la citedra especial de fisica y quimica aplicada a la agriculture
e industrial del pals. Gracias a la exigencia y firmeza de Casaseca en
hacer valer sus derechos, y cobrar su jugoso sueldo, la catedra se Ilego
a inaugurar el 8 de mayo de 1845.
La provision de la citada citedra en la persona de Casaseca, estaba
contenida expresamente en el texto de la Real orden de 24 de agosto

101 De la elaboracion del azucar en las colonies y de los nuevos aparatos
destinados a mejorarla, obra escrita en francis por M. M. Derosne y Cail Se.
gunda edici4n, corregida y aumentada, [...] Traducida al castellano [...] por
el Sor. D. Josi Luis Casaseca. Habana, 1844, p. 4. (La aclaraci6n en esta
p&gina est hecha en marzo de 1845).
108 Archivo Nacional de Cuba. Junta de Fomento, Legajo 95, nnm. 4004.
109 REGALADO GONZALEZ, AmToNIo. Una cdtedra especial de fisica y qui-
mica aplicada a la industrial y agriculture del pais, inaugurada en la Universidad
de la Habana en el afno de 1845. Boletfn del Instituto Universitario de Inves-
tigaciones Cientificas y deo Ampliaci6n de Estudios, No. 2, La Habana, 1944,
p. 151-164.


34









de 1842 que secularizaba la Universidad y establecia un nuevo plan de
studios. Dicha disposici6n se pormenorizaba en la Regla 7? de la ,ReaI
orden.110

Por la parte cxpositiva de una Real orden de 26 de abril de 1844111
se sabe que Casaseca embarc6 en el puerto dcl Havre rumbo a L.a Habana
en el buque frances Cesar el dia 1 de abril de dicho mes, y consta que
llcgo a esta capital! el 15 de mayo de 1844.112 El 19 do junto dc e e afio,
el gobcrnador y capitan general Leopoldo O'Donnell, le comunic6 al
Rector de la Real Universidad, que entonces lo era el canonigo pjniten-
ciario de la Catedral de la Habana, doctor Domingo L6pez Somoza la
supradicha Real orden, la cual, en su part resolutiva daba uor tcrminada
]a comisio6n encomendada a Casaseca apenas Ilegase a ILa Habana, "y
sujeta por lo tanto su asignaci6n de Catedratico a los fondos do la Uni-
versidad, debiendo concluir la traducd6n e imprcsihn de Ia obra [de De-
rosne y CailJ sin perjuicio del desempefio de su Catedra por no ser las
dos tareas incompatibles'".13

El afio que media entire ]a fecha en que el Gobernador le cominunica
al Rector la Real orden y Ia inauguraci6n de la catedra, "tiene higar
-seniala Regalado Gonztalez- una larga serie dc enojosas complicac;o-
nes, mofivadas principalmente por la rc.sistencia y hostilidad del Rector
y en parte por las exigencias del pr6fesor Casaseca, demasiado pagado
de Ia protecci6n official de que disfrutaba. Estos enredos giraron en torno
a dos hechos: un problem a de orden econo6mico que artificialmente cre6
y enmarano6 la Universidad, y la organizaci6n dcl cut-so, cominromnetida

110 Loc. cit. (79), folio 29. Copia ccrtific!da de la: "Regla 7o. Que
para la provision en propiedad de la Gatedra especial de Quirriica en el Colegto
de dicha Universidad, se espere el regrcso del Catedraitico Don Jose Luis
Casaseca comisionado actualmente en el exiranjero para iiistruirEe de los ade-
lantamnientos hechos en la Ciencia y en los aparatos que puedan ser aplicables
a nuestras Oosesiones, sin que en el intern se haga ninguna novedadl en la
dotaci6n que le esta asignada." Debe sefialarse que la cantidad que percibia
y sigui6 percibiendo Casaseca enra de tres mil pesos al ano, es decir, 250 pesos
mensuales, dos parties mayor que la de los catedraticos de la Universidad, lo que
ya por si solo era fuente de animadversi6n y sorda mala voluntad de sus envi-
diosos colegas universitarios.
I11 Loc. cit. (109) p. 152-153. Transcripci6n del texto de la Real orden.
112 Diario de la Habana del 16 de mayo de 1844, p. 4, col. 2, (Puerto
de la Habana. Entradas.- Del Havre en 45 dias bergantin frances Cesar.-
Pasajeros 5).
113 Loc. cit. (109), ibid.


35









por las pretensiones poco ponderadas del Sr. Casaseca.- La primer
cuesti6n tiene su origen en el desagrado con quce las autoridades univer-
sitarias veian que a la nueva catedra, cuya incormoraci6n distaba much
de-resultarles grata, se destinasen los fondos que en calidad de dep6sito
estaban en tesoreria y que n mas pronto o mas tarde esperaban que hubie-
sen de quedar a la libre disposici6n del Centro. [Hasta ahil "todo habia
girado en torno al problerna del pago de haberes y para nada se alude
a la inauguraci6n del curso".114
A fines de noviembre de 1844 es que, segun los documents, se tienen
noticias del intento de abrir la catedra. Los cinco xneses que preceden a la
apertura de 6sta son de una "lucha sorda y disimulada que culmin6 en
un cuerpo a cuerpo que dej6 visible las causes intimas que la insince-
ridad habla velado", segin la vivida y feliz exprcsi6n del comentarista
espafiol.115 En este intervalo, donde hubo inclusive una suspension de
sueldo impuesta al professor Casaseca por el Rector L6pez Somrnoza, ,las
cornunicaciones son numerosas, con apreciaciones muy duras de Casaseca
sobre el Rector en su protest al gobernador, y con viva reacci6n del
Rector en su replica, en que enjuicia con acritud la conduct del catedrA-
dco y con marcada ironia subestima la utilidad de su ensenianza, etc. "A
este principio de escindalo, que caracteres de tal iban adquiriendo los
hechos, puso fin el Gobernador con una orden dada al Rector el 4 de
mayo [de 1845] para que, en atenci6n a lo expuesto por el Sr. Casaseca,
se procediera inmediatamente a la inauguraci6n del curso, y con otro
oficio posterior en el que dispone que se le abonen los sueldos atrasados
por la suspensionn""6
El Rector, cumplimentando el mandato de su superior jerirquico, que
a la vez, de oficio, era el vice-real patrono de la Universidad, dispuso
la apertura del curso en la catedra especial de Casaseca para el 8 de mayo
de 1845, a las doce de la mariana. Seinal6 el local del recinto universitario
donde debian impartirse las classes, estas las fij6 de 7 a 9 1/2 de la mariana
los dias lunes, miercoles, viernes y sAbados de cada semana, se hizo el
anuncio correspondiente17 y dicto cuantas provisions eran pertinentes
al efecto.

114 Ibid., p. 153.
115 Ibid., p. 155.
11as Ibid., p. 153.
117 Diario de la Habana, 7 y B de mayo de 1845, p. 1, cols. I y 2.


36










La inauguraci6on se celchr6 cl dia scnialado. El Diarioa de la Habana
de los dias 7 y 8, en su primera p6.gina, y como noticia de ]a Real Uni-
versidad, amiunciaha el acto de la ap2,rtura y publicaba el prograina de
fisica y elI de quirnica organica aplicada a las artes indutriales y agvco-
las."18 Estos programs do 1845, vistos hoy a inmAs de un sigho de disaricia,
resultan curiosisimrnos. El propio peri6dico, al dcita siguicntc, trata la rcsefia
de Ia inauguLraci6on de la dicha cAtcdra especial, asti comro el i.c'.o delI
discurso pronunciado por Casascca.2' Y en los numcros del citado D'ario
de la epoca, corrcspondientcs a los dias 18, 24, y 31 de dicho nes, sc
reproducian las cinco primeras lccciones inupartidas por el profusor. La
primera vers6 sobre los tejidos de los vegetables, las T)lantas textile,, ]as
propiedades fisicas y quinicas de la celulosa y sus altceraciones, la albu-
mina vegetal y el papel del nitr6geno en la economic vegetal; la scgunda
tuvo comno tema la conservaci6don de las madras; ia tcrccra y cuarta ]as
dedic6 a la nutrici6n de las plants, con especial 6nfasis en cl origin
y asimilaci6on del carbon; y finalmente Ia quinta fuc simple continuaci6n
de las dos anteriores destacando cl papel d&l oxigeuio dcl airc.
En el ya citado legajo universitario, publicado por el professor Rcga-
lado Gonzilez, sobre la catedra especial que expiiraba Casasca, sc con-
serva la minuta de una ccrtificaci6on dirigida por el Rector al gobernador
en su calidad de vice-real patrono de la Universidad, daIndolc cuenta
de la inauguraci6n del curso con una matricula de sctrnta y lis alumnos.
Y por tires notas, que tambien se conservan, de la [omna dc aistcncia a
classes llevada por el bedel, se sabe que cl pioicdio de dicha asistncia
fut de 16 alumnos el primer imes, es decir, en mayo; 8 en el segundo,
en junio; y la tercera nota, que corresponde al mes de noviembre, indica
un promedio de 5. Consta asimismo centre los documcntos del legajo, CIel
caracter potestativo y ibre que tenia el curso, y que la gran mayoria
de los asistentes en el primer mes de ensefianza eran alumnos de la
Universidad.120
Las tribulaciones y sinsabores que sufri6 Casaseca en el desempefio
de su cdtedra especial debidos a la repulsa y franca hostilidad de las auto-

la Ibid. Tambi6n se hallan en el legajo universitario, de donde las copia
del professor Regalado GonzAlez en su trabajo citado en (109).
1" Diario de la Habana del 9 de mayo de 1845, p. 1, col. 6 y pag. 2. Publi-
t cado en folleto en La Habana en 1845; 16 pp.- Recientemente lo r-cdit6 el
Boltnin del Instituto de Historia del Archivo National, t. 64. (Enero-Dic. 1965).
10O Loc. cit. (109), p. 161.


37









ridades universitarias, se refleja muy bien en dos pintorescas descr pciones:
una de un testigo presencial, alumno de la caItedra durante los tres cursos
que en ella impartio el profcsor; la otra se desprende de un oficio que
en forma dc queja elcv6 Casascca al Rector por aquellos mismos (has.
For lo anecd6ticas e ilustrativas que vienen a ser, las ofrecemrnos a continua-
cion sin comcntarios.
Narra el doctor Antonio Caro, profcsor dc fsica de la Universidad
y asislentc a las clrses de Casaseca cn aauelia epoca, que; "Aqucl inov-
dable PIof)'sor ahri6 sit catedra de fisica y qmrnica aplicadas cn 18451.
con tina pi/arra, uin iedazo dc ycso y un compas, )primcro en el aula d(I
quiml('a dc ]a Universidclad y luvo.. en la de materia nedlica [. .] Nunca
pudo obteicer cl Sr. Casaspca de la Excma. c ilitstrisima Inspeccci6O. dc
Estiliod cl cosen.timrniento para qtic cxplicara a SLuS alimnos (que no
eran de la Universidad, ni tampoco nifios, sino hombres va formados,
plics los habahi de cuarenta afios) alg nos princIpios elenmcnta]es dc flsica
y quimica para que Ice cornprendiescn, so prctc'xto de que en la Univc.:i-
dad sc cxplicaban aquclias ciencias dc un mnodo elemental Cuiando trato
de la teoria dc la llama, tuvo que valersc de una iCmnara d edobie
corriente de aired, prestada, si mal no recordamos, porquc en ia Jnivcrsi--
idad s6lo Ic ofrecio el Bcdel una vela de sebo, indicaindole que no ten a
orien para otra cosa"'c
La otra instaneia es una couintnicaci6n quice Ic dirige Casaseca al Rector
de la Universidad con fecha 4 de junio de 1345, es decir, casi al mns
de estar dando su clas.e, y en ella dice que: "Necesitando para mi lecci6n
iultima del lunes pr6ximio pasado, un quinquet, ui candelero con una vela
y una tela metadilica, apunte estos objetos en una papecleta y la mande a las
docc del dla al Bedel de esa Real Universidad para que le entrcgara al
Ayudantc de la C itedra de Quimica elemental En el mnomento de entrar
en la clase, a las cuatro de la tarde, el Ayudante del Sr. Aguilera me dijo
que no habia quiniCuet, me prescnt6 en vez de candl*,ro una vela metida
en una tabletia de filtrar, cosa indccorosa en cuaiquier part, y en cuanto
a la tela met-ilica, que costando 4 pesos la vara cuadrada, segucn tengo
entendido, con 4 reales fuertes, cuando mais, hubiera habido tela de
sobra, me dijo dc part del Sr. Secretario de la Universidad, D. jos6
Maria Vela"zquez, la pidiera de oficio por no estar comprcndidas en las
listas No. 1 y 2 aprobadas por la Inspeccion. Enterado V. S. de estc hecho,

121 CARO Y CEREC.o, ANTONIO. Del institute de investigacr.iones quipicca. de ia
Habana. Su origen y creacidn, Habana, 1865, p. 9-10.


38










V. S. sabra si es convenient no se garden las consideracioncs y el decoro
debido al professor, y en cuanto a la tela metLAlica y otros objetos de csa
especie, que corrcsponden al rengl6on de gastos menudos que habran de
satisfacerise mensualmente, raz6n porquc no estan comprendidos ni pueden
estarlo entire los instruinentos y utensilios de cierta estabilidad quc com-
prenden las mencionadas Jistas, V. S. se secviri dclci'mc si para cual-
quiera bagatela como &sta he de pasar un oficio",22
La asistencia a la cAtedra especial de Casascca fue cada vcz :.mis
precaria por el dcsinteres de los habancros por su cnsenanza. Al parecer,
el catedratico elevaba sus quejas directamente a la Corte dcsentendien-
dose del conduct reglamentario, por cuanto en el ya citado legajo uni-
versitario existe una orden del ministry de la gobcraci6on de ultramar,
de 23 de febrero de 1847, dirigida al gobernador y capitan general de la
isla de Cuba, para que comunique al Sr. Casaseca que se abstenga en lo
sucesivo de seguir mandando directameTite a Su Majestad la Reina expo-
siciones referentcs a la ca.tedra quo desemnefia, y que todas sus preten-
siones como tal catedrAtico las dirija por el conduct regular del gobierno
superior de la Isla.123 El ultimo curso que explico Casascca fuc cl corres-
pondiente al de 184748 y comenz6 el 15 de septiembre de 1847.124 La
condici6n ag6nica de este curso postrero la describe el doctor Caro con
estas palabras: "[. .] en el curso del 47 al 48 quedaron s6los dos alumnos,
el que esto describe, apasionadisimo dcsdc much antes de esta ciencia
encantadora y el laborioso farmaccutico D. Jos6 Sarr", quien era enton-
ces un mero dependiente, y cuando tenlia que cxtraer cajas dc necdicinas
de la Aduana para su establedimiento, coincidiendo con la ausencia del
primero, por causes involuntarias, no se daba clase por falta de concu-
rrentes a ella".125
La critical situaci6n en que palpablemente se hallaba Casaseca en
virtud del desinteres por su ensenianza, y siendo hombre de iniciativas
y recursos, tanto como de buenas relaciones y prestigio cientifico, le lleva-
ron a proponer a la Real Junta de Fomento, a mediados de 1848, la
creaci6n de un laboratorio de investigaciones quimicas con aplicaci6n
a la agriculture del pais. Elevado el proyecto de Casascca a! seno de la

122 Lot. cit. (109), p. 162, col. 1i.
123 Ibid., p. 162, col. 2.
124 Ibid., ibid.
125 Loc. cit. (121), p. 10, pArraf. 2.
0


39









Junta, fue aprobado en todas sus parties, en sesi6n del 27 de julio de ese
af6nd. Y aprovechaindose de la abierta hostilidad que existia en las esferas
universitarias contra Casaseca y su cAtedra, considerados como extranios
al profesorado, la Junta de Fomento solicit a trav6s del tramite official
de rutina, la dispensa temporal de la ensenianza de Casaseca en la Uni-
versidad, para ponerlo al frente de la direcci6n del organismo que estaba
para crearse.126 Con la mayor prontitud respondi6 el Rector prestando
su conformidad de 3a manera mas total. Basta leer el informed del Rector,
al dia siguiente de la comunicaci6n del gobernador trasladandp el acuerdo
y petici6n de la Junta de Fomento, para comprender este juicio certero
del comentarista: "De ]a premura en la respuesta, de la satisfacci6n con
que aprueba el desplazamiento de la catedra y de la ironia que rebosa
su informed se desprende el singular agrado con que aprovech6 la oportu-
nidad de Jibrarse de un professor, de una ensefianza y de una amenaza de
Colegio que seguia mirando con irreconcilable hostilidad".'27 El gober-
nador aprob6 el inforine en 11 de agosto de 1848,128 confirmado mas
tarde por Real orden de 24 de mayo de 1849.12

El Institute de Investigaciones
Quimicas de la Habana

Con este nombre se inaugur6 solemnemente la instituci6n, el 18 de
noviembre en 1848, en un local situado en la calle de Escobar No. 166,
centre las de Salud y Reina en Ia manzana que cerraba con ]a calle
de Gcrvasio.'30',a1 Al dia siguiente, festividad onomaistica de la Reina
de Espafna,'132 la Gaceta de la Habana resefiaba la inauguraci6n del
dcitado Instituto, e insertaba el texto complete del discurso que Casaseca
ley6 en el acto inaugural?.33

126 Loc. cit. (109), p. 162, col. 2.
127 Ibid., p. 163, col. 1. Era Rector entonces el Arcediano de la Catedral
de la Habana, doctor Manuel Go6mnez Marafi6n.
128 Ibid., col. 2.
129 Ibid., col. 2 y p. 164, col. 1.
130 Biblioteca Nacional. Fondo: Sociedad Economica, Legajo 51, No. 51 (Pa-
peles relatives al Instituto de Investigaciones Quimicas de laHabana).
181 Loc. cit. (37). Piano del Barrio de Pefialver.
132 Isabel II. Santoral de! 19 dc novicmbre: Santa Isabel de Hungria.
133 Gaceta de la Habana, del 19 de noviembre de 1848, p. 2, col. 3. Dis-
curso de Casaseca en p. 2-3.


40









Pero el Director de esta recien creada instituci6n, professor Casaseca
se desentendi6 de una de las clausulas de la fundaci6n del establcci-
miento. En ella se decia que su duLraci6n seria s6lo por dos aios, por
via de ensayo, y que pasado ese tempo se prolongaia por otros dos si
se creyera convenient. El resultado fuc que transcurrido ese tiempo
various vocales de la Real Junta de Fomento pretendieron que se su-
primiera el Instituto por considerarlo ineficaz. La rcalidad era que sc
entorpecian las investigaciones cientificas para las que habia sido
creado, encargandosele a Casaseca tarcas compleLtamente ajcnas a la
agriculture y a Ia industrial, tales como reconociincntos quimico-legales,
los cuales correspondian al catedrAtico de toxicoloiia de la Universi-
dad; informes a las diferentes autoridades civiles o judiciales sobre
materials que no correspondian al objeto del Instituto, ni eran atribu-
clones de su Director, y todo esto sin peri-sonal id6neo y con un instru-
mental mezquino y casi rudirnentario, que a mcnudo entorpecia o im-
posibilitaba los trabajos. Gracias al razonado inform del Conde de
Pozos Dulces, senalando de un modo muy claro las causas que moti-
vaban el imperfecto funcionamiento dc la instituci6n y el modo de
remediarlo, se pudo parar el golpe.134 En una de las parties de su
Informe decda asi: "Yo lo dire de una vez: el mal estA en Ia conocida
capacdidad del senior Casaseca, unico quirnico verdaderamnente sobresa-
liente que posee el pais. A e1 y sol6Io a d se dirigen cl gobierno, las
corporaciones, los tribunales y hasta los interests particulares que nece-
sitan el ministerio de un professor entendido; y si bien ci esto le honra
y contribute al mejor despacho de los negocios de public uuilidad, no
es por eso menos cierto que el de las cuestioncs peculiares del Instituto
sufre retrasos y demoras que se deben evitar."'135
Narra su bi6grafo Caro que los tribunales de justicia recargaban de
trabajo al Director del Instituto, que vino a ser cl perito quimico-legal
de Ia Isla enter, sin contar con las numerosas consultas dcl Gobierno
Superior Civil. Describe c6mo Casaseca tuvo que ejecutar desde el
afno 1855, por efecto de la introducci6on de la raza asiatica, trabajos tan
improbos y repugnantes que se resintio forzosamentc su salud. Los chinos
ie .envenenaban con opio o preparaciones opiadas, los envenenamientos

84 CARo. Loc. cit. (121), p. 17-18.
185 Ibid., p. 58.- (Pasaje del Informe de Pozos Dukcs de fecha 30 de mayo
'do 1851).








se multiplicaban en toda la Isla, verdan las, visceras por cordillera a ]a
capital en envases mal tapados, las miAs de las veces sin alcohol, que
las preservase lo ma.s possible de la pronta putrefacci6n; y en los meses
de las turbonadas, desde mayo hasra noviembre, con el excesivo calor,
era tal el estado de descomposici6n de las materials sometidas al examen
del Director que necesit6 este ser muy adicto al cumplimiento de las
obligaciones que se le habian impuesto para llevar adelante su trabajo.
Pero con la continuaci6n de todo ello fue decayendo su robustez y su
salud, se Ie estrag6 el est6mago y acab6 por enfermarse seriamente.'36

Estas casi inicas y perentorias ocupaciones medico-legales imposibi-
litaban las investigaciones sobre el tabaco y otras de sumo interns para
la Agriculture cubana. El Instituto se habia creado exciusivamente para
investigaciones quimicas, no quimico-legalcs,'que eran de ila competencia
de la catedra de toxicologia de Ia Universidad. Y el Conde de Pozos
Dulces en la conclusion cuarta de su Informe se oponia de modo exprcso
y formal a semejante usurpaci6n de un laboratorio exclusivamente des-
tinado a investigaciones quimicas aplicables a Ia Agricultura cubana.3T

Ademas de esto, la desvalidez en que se hallaba el Director para
cumplir las tareas del Instituto, puede describirse diciendo que desde
principios de 1854 hasta julio de 1859, en que por razones de salud
tuvo Casaseca que abandonar Ia dirccci6n del mismo, careci6 aquel
distinguido quimico de ayudante, porque Ia Real Junta de Fomento
se habia negado constantemente a conceder un aumento de sueldo de
veinte pesos mensuales a don Ram6n Maria de Hita, por cuyo motivo
este Cltimo renunci6 a la plaza para entregarse con mas provecho a los
quehaceres y ejercicio de su profesi6n de farmaceutico. En todo ese
intervalo de cinco afios no tuvo Casaseca otros auxiliares que un portero
y un sirviente, individuos que carecian de toda noci6n de quinmica.135

Un indice de Ia pobreza del equipo existent en el laboratorio del
Institute de Investigaciones Quimicas lo da la nota que aparcce al final

136 Ibid., p. 24-25.
137 Ibid., p. 59-60. '49 Que se adopten por la Corporaci6n [la Real Junta
de Fomrento] os mecdios conducentes a que los conocimienitos y capacidad del
Director se empleen exclusivamente en provecho de las tareas especiales del Insti-
tuto'". El Informe del Conde de Pozos Dulces se public iintegro en la Gaceta
de la Hfabana del 6 de noviembre de 1851, p. 1-2.
23s Ibid., p. 23.


42










de] inventario que remiti6 Casaseca al Gobierno Superior Civil en 14
de mayo de 1859, donde manifestaba que: "Nunca ha habido en este
Laboratorio un sacarimetro de Soleil, tan necesario para la determina-
ci6n cuantitativa del azhcar cristalizable en un liquido sacarino; ni una
maquina neum1tica, tan indispensable para muchas operaciones; ni una
pila galvanica, ni un aparato de Liebig, sin el cual no es possible prac-
ticar 'el anAlisis elemental de una sustancia organica; ni la colecci6n
indispensable de capsulas y crisoles de latino; ni menos un sulphidr6-
metro, etcetera".139
La falta de salud de su Director fue agravAndose de dia en dia, pot
lo que siguiendo los consejos medicos solicit en 15 de julio de 1859
del gobernador y capitan general un anticipo de licencia para trasladarse
a.ultramar a restablecer su salud, a ]a vez que solicitaba de Su Majestad
su jubilaci6n con arreglo a sus aiios de servicios.140 El general Jose
Guti6rrez de la Concha, marques de la Habana, entonces en su segundo
mando en la Isla, Ie anticip6 una licencia por el tirmino de un afio
para trasladarse a las islas Canarias a recuperar su salud, y por Real
orden de 6 de octubre de 1859, se aprobaba dicha licencia anticipada
por el gobernador y capitan general. SimultAneamente, por otra Real
orden expedida con esa misma fecha, se le concedi6 a Casaseca la jubi-
laci6n que habia solicitado3.14
En uso de su anticipo de licencia, Casaseca abandon la Isla el
31 de julio de 1859 para no volver mias a ella. Descontando los dos
anos que estuvo ausente en Europa, en 1841 y 1842, habia pasado
veinte afnos de su vida en Cuba. Dos de sus hijos nacieron en La Habana,
en 1855 y 1856,42 y en esta capital ensefi6 quimica a diferentes niveles
y en distintas catedras, de 1837 a 1841, y entire 18415 v 14-8. A partir
de esta Cltima fecha y durante diez afios y medio desemrnpefoi6 Ia direcci6n
del Instituto de Investigaciones Quimicas.

139 Ibid., p. 89-90. Nota que pone Casaseca comno colof6n a sLS inventario.
140o Ibid., p. 26.
211 Archivo Naclonal de Cuba. Redtes Celidlas y Ordenes, Legajo 212,
No. 56.
142 Luis Agustin nacido el 21 de mayo de 1855, v Maria dc la Conicepcion,
el 27 de julio de 1856. Ambos fueron bautizados en la parroquia de Nuestra
Sedora de Monserrate en La Habana, y en el bautisino del var6n actu6 de padrino
don Raxn6n Maria de HUita, antiguo ayudante de CasaccI en el Instituto de
Investigaciones Quamicas. (Parroquia de Monserrate. B;ii{upmao de Blancos. Libro
59. folios 36 v., No. 145 y 196, No. 818; respect ivamin en tc)


43









En los diez anios que transcurrieron desde Ia creaci6n del Instituto
hasta el fin de 1858, Casaseca realize 123 trabajos analiticos con sus
correspondientes informes, y 162 reconocimientos qumrico-legales.43 Un
anio antes de la creaci6n del Instituto y cuando todavia ejercia su acti-
vidad docente en Ia catedra especial de quimica en la Universidad, tuvo
efecto en La Habana ]a primera exposici6n publica de los products
de la industrial cubana, celebrada el 7 de noviembre de 1847. Con
minotivo de esta exposici6n, Casaseca escribi6 una: Memoria dirigida al
excelentmimo selor conde de Alcoy gobernador civil de esta isla, por
la Junta nombrada para califlicar los products de la industrial cubana,
presentadas en la exposicidon public de 1847, la cual se public en La
Habana en 1848.144 Esta memorial Ie valio a Casaseca su ascenso en la
Real orden de Isabel la Cat6lica, de la dignidad de Comendador, que
ya posela desde 1833,115 a la de Gran Cruz concedida por Ia Reina en
Real orden de 25 de septiembre de 1848.14s
Casaseca tuvo una clara vision del moment hist6rico que scnfialaba
en Cuba el paso de la manufacture a la industrial, en la esfera azucarera
de la Isla con Ia introducci6n tde los aparatos de evaporaci6n al vaclo.
Fue 61 quien emple6 la frase e introdujo el concept que conlleva, tde
calificar el hecho como revoluci6n industrial,147 y fue el primero en
hacer un estudio cientlfico sobre los rendimientos industriales y agricolas
en la production azucarera cubana.
La labor del quimico espanol y lo que pudo haber hecho en bien
del pals si Ie hubiesen dado los inedios para ello, no fue nunca real-
mente apreciada por quienes ocupaban la gobemrnaci6n del fomento
agricola e industrial de Ia Isla. La anquilosada Real Junta de Fomento
con su rnecanismo torpe e ineficaz fue el primer rcsponsable del fracaso
que en la practice signific6 el Instituto de Investigaciones Quimicas
de la Habana, y la miopia industrial de los hacendados hizo el resto.

143 CARo. Loc. cit. (121), p. 84-85. Documento No. 10, resume.
144 CASASECA. Memoria citada, de la que existe un ejemplar en ]a Biblio-
teca Nacional,
145 V ase anotaci6n (28),
146 Archivo Nacional de Cuba. Reales Cidulas y Ordenes. Legajo 145,
No. 236.
147 CASASECA. Memoria citada en (97), p. 31.


44









Al abandonar Casaseca ]a Isla definitivamente el 31 de julio de
1859, el Diario de Ia Marina, entire las noticias del 1? de agosto
expresaba:148

'Viajero. Ayer ha salido para Vigo, desde donde debera pasar a las
Islas Canarias, para fijar en ellas su residencia, el Sr. D. Jose Luis
Casaseca, director del Laboratorio de Investigaciones Quimicas y pro-
fesor de esta ciencia en nuestros establecimientos literarios desde 1837.
El Sr. Casaseca sale de entire nosotros enfermo, aquejado principalmente
de una afecci6n nerviosa contraida en el constant trabajo. Si cl Sr. Ca-
saseca no inaugur6 aqui la ensefianza de la ciencia que profesa"-4" no por
eso debemos olvidar que indudablemente ha contribuido a estender la
afici6n a ese studio, ademas de lo cual le debe el pal's trabajos inipor-
tantes desempeniados con un celo y una laboriosidad lo mas recomen-
dables. Deseamos a nuestro distinguido amigo que recobre la salud, y
que por este medio pueda continuar las tareas cientlficas a que Ileva
consagrada su vida entera."
*

Al cesar Casaseca en la direcci6n del Instituto de Investigaciones
Quimicas en julio de 1859, retirandose por su propla voluntad y de tiun
modo definitive, se nombr6 para sustituirlo al ilustre quilmico cubano,
graduado en Francia, Alvaro Reynoso y Valdes150 Este joven quimico

148 Diario de la Marina, 2 de agosto de 1859, p. 2, col. 7.
740 Se alude a la citedra de quimica de la Sociedad Patri6tica, inaugurada
en La Habana, el 19 de febrero de 1820, con cuarenta alumnus, y regenteada
por el medico italiano JosC Tasso, cuya ensefianza imparti6 durante seis meses.
i1I0 Alvaro Reynoso y Valdes. Naci6 en Guanimar, t6rmino municipal de
Alquizar, provincial de la Habana, el 4 de noviezbre de 1829, hijo de Antonio
Reynoso y Trujillo, natural de Ia ciudad de Tarifa en la provincia de Cadiz,
Espafia, y de Maria de Jesus Vald&s, hija de la Real Casa Cuna de la Habana.
(Parroquia de Alquizar, provincia de la Habana. Bautismos de Espafioles. L. 3,
f. 40v., No. 188).
Curs6 los tres primneros afios de filosofla en el Colegio de San Crist6bal de
Carraguao, de esta capital, y el cuarto y iiltirno en la Real Universidad de la
Habana, durante el ano academic de 1845 a 1846, En dicho primer centro
de la Isla se gradu6 de Bachiller en Ciencias, el 14 de julio de 1846, a los
dieciseis anos de edad, recibiendo el grado de manos del Decano de la Facultad
de Filosofla que en esa e poca lo era el doctor Manuel Gonzailez del Valle y Caniizo.
En la referida Real UTniversidad de la Habana, matricul6 el primer aio de medi-
dcina en el curso academico 1846 a 1847 y asisti6 con puntualidad a classes durante
todo el primer semestre, pasado el cual abandon Ia carrera. (Archivo Central
de la Universidad de la Habana. Expediente de estudios No. 11342 antiguo, folios
3, 21, 21v., 23).


45










de apenas treinta afnos, habia llegado a La Habana procedente de
Europa a principios o mediados de 1858, en uso de licencia de su cargo
de catedratico de quimica de la Universidad Central de Madrid.

Reynoso, que muy pocos afios despues habria de ser, sin hiperbole,
la gloria maxima de la agriculture cubana, asumi6 la responsabilidad
de la direcci6n del Instituto en muy ventajosas condiciones, como
nunca las habfa tenido Casaseca, pues contaba con un complete y bien
surtildo laboratorio, rico en instrumental de platino, con una rica colec-
ci6n de minerals y una bien mnontada biblioteca. No vamos a adentrar-
nos en las actividades de Reynoso al frente del Instituto de Investiga-
clones Quimicas, durante el tiempo que ocup6 su direcci6n entire 1859
y 1864. Al lector interesado en este temrna lo remitimos a un trabajo
publicado en esta propia Revista de la Biblioteca Nacional, en un nimne-
ro precedente?.1151 El1 punto que interest establecer ahora, es aportar la
prueba documental que demuestre que Casaseca fue maestro de quimica


Hacia mediados de 1847 abandon la IsIa y se dirigi6 a Pards, donde fue
alumno del professor Edouard Robin, y durante cinco afios, de 1847 a 1852,
trabaj6 en el laboratorio quimico de Theophile-Jules Pelouze, quien fuc para
Reynoso un segundo padre. (Biblioteca Nacional. Correspondencia de Reynoso.
t. I-A, carta 5).
En la Universidad de Paris se gradu6 de Doctor en Ciencias el 8 de septiembre
de 1856. (Biblioteca Nacional. Col. Cub. Thises &). Lo m nejor y rnis nutrido
de las publicaciones quimicas de Reynoso correspondent a este period, y se hallan
casi todas en los Corn pies rendus de la Academia de Ciencias de Paris.
Apenas con treinta afios ocup6 una citedra de quimica en la Universidad
Central de Madrid, y en uso de licencia para viajar por el extranjero, acept6
desempefiar en .La Habana una cAtedra de quimica aplicada a la agriculture
en la escuela preparatoria de esta capital, e inici6 su 'curso en octubre de 1858.
Por licencia y retiro -de Casaseca, ocup6 la direcci6n del Instituto de Investi-
gaciones Quimicas de la Habana entire 1859 y 1864 en que se traslad6 a Paris.
De ese period data su obra monumental que le hizo famoso.: Ensayo sobre el
culiiuo de la caa de azuicar, publicada en La IHabana en 1862. Su estancia en
Paris fue con objeto de ensayar en escala industrial un invento suyo que habria
de revolucionar la industrial azucarera. Su idea fracas y Reynoso permaneci6 en
Europa cerca de diecinueve anios. Durante ese intervalo, estando Reynoso en Panris,
se disolvi6, en 1868, el Instituto de Investigaciones Quimicas de la Habana.
En 1883 regres6 a su patria, donde pas6 los ultimos cinco a5os de su vida,
lleno de privaciones y en un estado de estrechez econ6mica que contrastab4 muy
amargamente con los dias felices de su juventud. Muri6 en La Habana, soltero,
a los 58 afios de edad, tuberculoso, el 11 de agosto de 1888. (Parroquia de
Nuestra Senora del Pilar. Entierros de Espanioles. L. 16, folio 154, No. 398).

15 U L, RoY GALVnZ, LUis FELIPs, La Correspondencia de Reynoso en la
Biblioteca National, Revista de la Biblioteca Nacional. Afio 60, No. 2 (1969),
p. 5-39.


46








de Reynoso, tanto como lo fue despues de precursor suyo en la direcci6n
del Instituto de Investigaciones Quirmicas de la Habana. El primero de'
estos dos hechos se ha dicho repetidas veces, pero no tenemos noticias
que se haya probado.

Casaseca, maestro de Reynoso
Expresa Calcagno, en tu conocido Diccionario Biogrdfico Cubano.
que Alvaro Reynoso "se educo6 en el Colegio de San Crist6bal, donde
oy6 Jecciones del.ilustre Casaseca".152 El ingeniero Corral, en un inte-
resante trabajo suyo que titul6 Aivaro Reynoso, puntualiza ain mis
el dato que ofrece Calcagno, hablando del: "ilustre maestro de su
infancia, el Dr. Jos6 Luis Casaseca, que Ie dio lecciones de quimica en
el colegio de San Crist6bal de Carraguao".I153 Finalmente, el propio
Casaseca consigna que fue maestro suyo, en sendos pasajes de dos cartas
dirigidas a Reynoso, en la primera de las cuales, en cuyo encabezamiento
le califica de "queridisimo discipulo", le dice mas adelante: "Me enva-
nezco de haberle a V. guiado en el principio de su carrera y de haberle
juzgado con tan buen criterio, cuando dije a su excelente y difunto
padre que en Alvaro Reynoso habia el germen de un gran quimico".1"
Y en un pasaje de la otra carta, donde alude al prestigio de su reputaci6n
cientifica, ]e manifiesta: "que alguna parte, sin embargo, aunque menos
brillante de ese reflejo me tocara a mi, ya que no se olvid6 V. de poner
un recuerdo manuscrito, a su primer maestro en la ciencia en el ejem-
plar que V. me remiti6; "'y del propio modo, para aquellos que saben
que lo fui, no se ocultara el reflejo de ia gloria que V. adquiera sobre
aquel Profesor de quimica en la Habana, de quien fue V. el alumni
predilecto, que conoci6 su vocacidn y felices disposiciones y sostuvo tan
acalorados debates con su excelente padre (q.e.G.e.) para que no le
hiciera. a V. abogado ni comerciante, sino quimico"'.1e

1 2 CALCAGNO, FRANcisco, Diccionario Biogrdfico Cubano, Nueva York,
1878, p. 542.
153 CORRAL Y ALEMAN, Josk ISAAC. "Alvaro Reynoso", en Figuras Cubanas
de la InvestigaciCn Cientifica, La Habana, 1942, p. 260.
154 Biblioteca Nacional. Colecci6on Cubana. Correspondencia de Reynoso,
t. I-A, carta 59, fechada en La Habana, a 22 de agosto de 1855.
Iss Alude Casaseca a un exemplar impreso de la tesis que present Reynoso
para su grado de Doctor, en Ciencias de Universidad de Paris en 1856.
156 Biblioteca Nacional. Colecci6n Cubana. Cworrespondencia de Reynoso,
t. VII, carta 123, fechada en Barcelona a 28 de abril de 1865.


47









f1~

^4tZf ir^ f. VP- ^ "t4 I^ L'?t

(' /
7 ^ / 4 t Qtj' t /
c// /1 ^777 zj^ ^
Ia0oc



a4/& f%>/ O^f. eC^ SJ
f v t f 7"*'






47i








0i i





S', e s ,,



.0 64r4 A^









El lugar donde Reynoso recibi6o lecciones de quimica de su professor
Casaseca fue, segAn todas las apariencias, nada mas que en el colegio
San Crist6bal, del barrio de Carraguao. No fundamnentamnios esta opini6n
s6lo en lo expresado por Calcagno en su Diccionario asociado a lo
dicho por el ingenicro Corral en su trabajo citado. El primero, cornmo
es ya bien sabido, contiene muchos errors, y s61o puede tomarse como
guia;157 respect al segundo debemos decir que no seiiala la fuente
informative, aunque consideramos correct su aseveraci6n.

En el expediente universitario de Reynoso, consta que curs6 los xres
primeros afios de filosofia en el colegio de San Crist6bal,':3 y en un
folleto information editado por este centro de enseianza, aparece Alvaro
Reynoso entire el grupo de alumnos del segundo aino en la Clase de
Filosofia,157 demostrAndose en esa misma publicacion, que en el segundo
anio se cursaban Nociones elementales de Quimica, y en tercer anio
Quimica Orgdnica.6 Y aunque en el elenco de la clase de filosofia
no se encuentra el nombre de Jose Luis Casaseca en el dicho folleto
en el ano en que vio la luz,10' no es menos cierto que en un prospect
sobre el mencionado colegio de San Crist6bal, publicado dos afios mas
tarde, se consignan como profesores de las classes de fisica, quirfica,
mineralogia, geologia y botanica, los nombres de Jose Luis Casaseca,
Carlos Roca, y Jose de la Luz Herna.ndet.62 Reiacionando entire si los
datos contenidos en este pArrafo, se puede deducir que Reynoso fue
alumno de Casaseca en el colegio de San Crist6bal de Carraguao, por lo
menos en la asignatura de quimica organica, durane el cursor 1814- U-5.?63

16 Por via de ejemplo: Expresa que Alvaro Reynoso naci6o en Dura.i, ',nd*
lo cierto que naci6 en Guanimar, termino municipal de Alquizar, prov::. .:i ue la
Habana, Calcagno, loc. cit. (152).
158 Archivo Central de la Universidad de la Habana. Expediente de ct ,K'
No. 11342, antiguo, folios 3, 17 y 18.
1" Indice de las materials en que han de ser examinados los alumnos del
colegib de San Cristobal, denominado vulgarmente Carraguao; &. Habana, 1844,
p. 14. (Bib. Nac. Col. Cub. Caja 51, No. 296).
16o Ibid., p. 55 y p. 67.
161 Ibid., p. 15.
162 Prospecto del Colegio de S. Cristobal conocido generalmente por el de
Carraguao, Habana, 1846, p. 46. (Bib. Nac.). [Col. Cub. Caja 51, No. 297.]
112 ElI tercero y filtimo ano acadEmico que Reynoso curs6 en el colegio de
San Crist6bal fue el 1844-1845. El de 1845-1846, cuarto afio de Filosofla, lo curs6
en la Real Universidad de la Habana, seg6n consta pormenorizadamente en su
expediente universitario citado en (158), folios 3, 17 y 18.


49









Como dato complementario, que prueba el ejercicio de la docencia de
Casaseca en el colegio de San Crist6bal, se puede mencionar ]a traduc-
ci6n que hicieron dos alumnos de la clase de quinmica de dicho colegio,
de los Elementos de Quimica General de Verguin, dedicados en el
primer lugar: "Al Senior D. Josd Luis Casaseca: Profesor de quimica
y fisica en el Real Colegio de S. Cristobal [.. .]14 y despues al director
del plantel.

La correspondencia de Casaseca con
Reynoso, existente en la Bibtioteca Nacional

En la extensa correspondencia de Reynoso que se conserve en la
Biblioteca Nacional, hay veintiuna cartas de Casaseca a Reynoso escritas
entire 1853 y 1867, y unas pocas de otras personas, en las que se hace
referencia al distinguido quimico espaniol.15 Las cartas de Casaseca
se pueden agrupar por su lugar de expedici6n en: 19, cartas de La Ha-
bana, 1853 y 1855; 2-, cartas de Montpellier, Francia, todas del segundo
semestre de 1865; y 3%, cartas de Barcelona y su barrio Gracia, en 1866
y 1867. Esta es, a grandes rasgos, la composici6n de este epistolario.a16
En cuanto a su contenido, Ia t6nica de casi todas las de la Peninsula
y algunas de las de Montpellier, versa sobre problems econ6micos. En
sus parrafos se hallan ta4icn multitud de noticias sobre sus hijos, que
permiten conocer fraginentariamente detalles de familiar. Todo esto se
complement con pasajes de cartas de otras personas hablando de Casa-
seca, que arrojan much luz sobre el personaje.1t

164 VERGouIN, E. Elementos de quimica general. Traducidos del francs al
castellano expresamente para servir de texto en del Real Colegio de San Crist6bal.
Por dos alumrnnos de la clase de quimica de dicho colegio. Habana, 1848. [Los
alumnos traductores consignan sus iniciales F. y E, MF.]F
1$, LERoY. Loc. cit. (151).
160 La Habana, 9 abril 1853, t. VI, No. 73.-La Habana, 22 agosto 1855,
t. I-A, No. 59.-Barcelona, 28 abril 1865, t. VII, No. 123.-Montpellier, 11,
22, 24 agosto, 23 septiembre, 13 octubre, 3 noviembre, 1865, t. IX, nos. 62 a 67;
31 diciembre 1866 (por 1865) 26 enero 1866, t. X, Nos. 82 y 81.-Barceiona,
18 febrero, 7 y 9 abril 1866.-Gracia 21 abril 1866; dos sin fecha; Iro. junio,
10 y 28 octubre 1867, t. X, nos. 80, 78 y 79, 83 y 84, 87, 85, 76, 86, 77, 111,
110.-Barcelona, 22 diciembre 1867, t. XI, No. 67. Esta relaci6n se puede
simplificar, presentando simplemente la ubicaci6n de las cartas del siguiente
modo: t. I-A, No. 59; t. VI, No. 73; t. VII, No. 123; t. IX, Nos. 62 a 67;
t. X, Nos. 76 a 87, 110, 111; t. XI, No. 67.
167 Correspondencia de Reynoso. t. 11I, 112; t. VII, 101 y 101 bis, 118,
120; t. VIII, 79, 80, 81; t. IX, 119, t. XII, 196, 197, 206.


50





'4



En este griipo de cartas hay una de particular interest, en la que

Casaseca le 1'acc hincapie a Reynoso sobre cl aspect ccon6mico de la
implantaci6n de sus aparatos, en relaci6rn con los beneficios quc habrian
de derivar los ducilos de ingenios, y le manifiesta que: "cs pr1ciiso qlue
las ventajas de la cantidad y calidad dc los azficares obtc_.aidos, hobrepu-
jen con mticho los cuantiosos desernbolsos que hanr d( accm los hacen-
dados".01 Toda la carta es de tna cordura ejcmplar, y suL contenido
sirvc para comprender el por qu6 dcl fracaso comipclto qc sufri6
Reynoso en su idea de lograr con sus aparatos de congulaciidn dcl agua
del guarapo, y su tecnica, una revoluci6n en la industria de la proditcci6n
del azficar (1864).

Curso de la vida de Casa.ieca
despue s q p, abandon tla Isla

La trayectoria que sigui6 la vida de estc ilustre quimico cspaaiol
despues que se fue de Cuba, s6lo ofrece inter s biografico, pero este
trabajo quedaria incompieto si no tratcisemos de secialarla con las fuentes
de informaci6n de quec disponenmos.

Cuando Casaseca abandon la Isla cel 31 de julio d 1859 se csta-
bleci6 en la Isla de Palma, en las Canarias, dondce pudo reponecrs y
recobrar su salud. Este dato lo sabemros concrctamcntC To tin discipulo,
Antonio Caro quien lo expresa de sa manera en su obra.ing Aloi dle lcgu6
sl jubilacidn, por la Real orderli dee6 e de. ctir. de 1859, a quc ya
hemos hecho referencia, y aill c naci6 otra de sus hijas.`' El 29 de
ago.to de 1860, saip6 de Santa Cruz de 'enerifc (C.na-rlanK ara
Alicante y se estableci6 en Valencia, pero c0 clilna le. hiw adverso y cl
invierno lec hizo volver a las isas Canarias, donde va se encontraba
nuevaaniente el i10 de abril de 1861, s ecin consta docurncntalmcnte,.'7
Desde alli, en Santa Cruz de Tenerife utilize sus ratos de ocic en sunmit-
nistrarle al doctor Caro, dec La Habana, numer(,sos daosi copies, y

SCarta de C.asaseca a Reynoo, fchada lr ndMn jeli' a 11 de 5 t-crsto
de 1865. Correespiadencia &., t. IX, No. 62.
11' C1 ARO. Lcc. cit. (1t21), p. 26.
170 Su ija Matide. que ,sc. ..p", nidia ma propio Casasrracct, nori' e.13 A 'e
marzo.-Correspondenca de Rey l.,no, vncr6s coli que aii. i. a 29b da
fcchada cn Barcelona, en 9 de abril de 186 6. (,t X. No. 87).
1l7 Loc. cit. (121) p. 26, "9, 63 (docu.nto No. 7).


51










documents originales con los que este iltimo redact6 su opusculo,
Del Instituto de Invesiigaciones Quimicas de la Habana. Su origen
i R 1"12
Screacton.1
En las Islas Canarias continue Casaseca hasta fines de 1864, en que
parti6 para Cadiz rumbo a Barcelona.1"3 En esta tltima ciudad hay
constancia que se hallaba en Abril de 1865,3"1 y de alli pronto se traslad6
a Montpellier en 12 de mayo de 1865.17 En dicha ciudad de Francia
se radic6 con sus dos hijos varones -Luisito y Pepito- a quienes
educ6 en un coleglo privado, quedando al parecer, sus dos hijas, -Con-
cha y Matildita- con su madre, en las Islas Canarias. En Montpellier
permaneci6 Casaseca todo el segundo semestre de 1865,1 6 y abandon
dicha ciudad a fines de enero de 1866, dejando alli a sus dos hijos
a pupilo en el colegio de monsieur Cantagral.1k" Ya el 18 de febrero
se encontraba en Barcelona, mudindose despues para Gracia, volviendo
otra vez a Barcelona, donde escribi6 la dltima carta que se conserve
de 61 en la correspondencia de Reynoso, que lleva la fecha 22 de diciem-
bre de 1867.17'

Muerte de Casaseca en Barcelona.- Incertidumbre
sobre la fecha precisa de su fallecimiento

Hemos visto que la uiltimna carta que se conserve de Casaseca en la
correspondencia de Reynoso es una fechada en Barcelona a 22 de diciemn-
bre de 1867, que sirve de fe de vida. Y en un trabajo del doctor Calixto
Oxamendi leido en sesi6n public de la Academia de Ciencias Mdicas,

'T2 Ibid., p. 26-27,
17a Correspondencia de Reynoso, t. VIII, Nos. 81 y 79-80.- Dos cartas
de Victor Perez, fechadas en Puerto dc Orotava, en 12 de octubre y 7 de no-
viembre de 1864.
174 Ibid., Carta de Casaseca a Reynoso, fechada en Barcelona, a 28 de abril
de 1865.-Correspomdencia de Reynoso, t. VII, No. 123.
175 Correspondencia de Reynoso, t. VII, No. 118. Carta de Victor Pirez
de fecha 13 de mayo de 1865. ("Casaseca debi6 salir ayer de Barcelona para
Montpellier").
17T Ibid., t. IX, Nos. 62 a 67 y t. X, Nos. 82 y 81. (11 agosto 26 enero 1866).
171 Ibid., t. X, No. 81. Carta de Casaseca fechada en Montpellier a
26 enero 1866.
178 Ibid., t. XI, No. 67. Ultimrna carta de Casaseca a Reynoso, fechada en
Barcelona a 22 de diciembre de 1867.


52









Fisicas y Naturales de la Habana, el 24 do septicmbre de 1871, se leen
estas palabras en uno de los pasajes: "[...] Casaseca, quc acaba de fallc-
cer en Barcelona" [.. .]79 Esta afirmaci6n catcgo6rica del doctor Oxa-
mendi fija el lugar, y establece el limit e xtremo a la duraci6n dc la
vida del ilustre Gasaseca. Pero en nuestro podtr obran certificaciones
expedidas por el Registro Civil del Ayuntamiento de Barcelona, acredi-
tando que la defunci6n de Jose Luis Casaseca y Silvan no aparece
inscrita en el citado registro en cl intervalo conpIrrenldido entire 1867
y 1871.10

Por otra parte, gracias a la aTiabilidad de una nicta de Casaseca,
podemos disponer de datos familiares que nos exxpone en una carta. En
ella mnanifiesta textualmente, en uno de sus parrafos:131
"Siento no tener, ni creo exista, certificado dc dcfunci6n; pcro si la
seguridad de que fallcci6 en Barcelona, dondc uno de sus hijos quc
se encontraba con O1 en esos moments, me rcferi6 todos los dctalles,
incluso calle y casa donde habia muerto, y quc debido a la epidemic
que reinaba entonces de "fiebre amarilla", no hacian entlrrros ni nada,
murieran de lo que fuese, y por las notches los envolvian y sc los llevaban.
Tenia un recuerdo muy triste, y me afiacldi6 quc recordaba una maltta
donde su padre tenia sus titulos y demAs cosas, pcro que su tutor se lo
llev6 y no supo mals". ...] Y en hoja aparte, afiadc mAis datos, de los
que tomnamos los siguientes: "Desde luego se sabe que naci6 en Sala.
manca y quc falleci6 en Barcelona a consccuencia de dos trombosis. [... ]
Reinaba ali la epidemia de la fiebre amarilla, y por sus hijos que sc
educaban en Montpcllicr y vinicron a su lado se supone que se lo Ilevaron
sin requisite alguno, lo que justifica no aparezca certificado de dcfunci6n."'
Finalhnente, el perio6dico El Demnocrata, que se cditaba en Nueva
York, da cuenta en el numnero de 3 de octubre de 1870, de ]a cpidcniia
de fiebre arnmarilla que asolaba a Barcelona, y en uno d c los parrafo.s
de la informaci6n dice textualmente: "[...] que importada dc Cuba

I7-, Anales de la Academia de Ciencias Medica., Fticas y Naturales de
la Habana, t- 8, p. 268, en los tres 6ltimos renglones.
1is0 Ayuntanicnto de Barcelona. Regislro Civil. Certificad's expjcdidos en
28 de junior de 1962 y 23 de septiernmbre de 1967, obtenidos por conduct del
doctor Enrique Gambia y Alvarcz dc la Campa.
181 Carta de la Sra. Josefina Fernandez Casaseca, Vda. de Garcia Mamely,
al author, fechada en Madrid a 9 dce octubre de 1958. Es hija de Maiilde Casa-
seca Hernindez.


53







L7A MARIPOSA.


FOR


DON JOSE LUIS CASASECA


Y


DON CA'TETANTO 1AN1TZA.


TOWO I.


HABANA:


1838.


IMPRENTA DEL


COMERCIO,


CALLE


DE LA ODRAPIfA


NUMERO 28.









apareci6 en Barcelona un mes atra's".182 Esto fijaria el comienzo de Ia
epidemla alii, en septiembre de 1870. Por lo tanto, si Casaseca falleci6
en Barcelona, de dos trombosis, cuando la intensidad de la epidemic era
tal que ni se hacian funerales ni se inscribian las defunciones, su muerte
ha de haber ocurrido despues de septiembre 1870. Asociado este dato
objetivo, con la afirmaci6n terrninante del academico Oxamendi en
septiembre de 1871, nos vemos precisados a solo powder cstablecer que
Casaseca falleci6 en Barcelona, en alguna fecha comprendida entire
septiembre de 1870 y septiernbre de 1871, siendo lo mas probable que
su deceso haya ocurrido a fines de 1870, cuando el terror desatado por
Ia epidemia deba haber imperado en la poblad6n de manera incontrola-
ble, hace ahora poco rnas de cien anios.

Nota bibliogrdfica sobre publicaciones
y traducciones de Casaseca

No es possible consignar en su totalidad la bibliografia de Casaseca.
Ello obedece a la gran extension de su producci6n escrita y la dificultad
de recopilarla, ya que se halla sumamente dispersa. Aqui nos limrnitaremos
nada mas que sefialar al lector las principles fuentes bibliogrAficas donde
pueda encontrarla.

En primer termino se dispone de la relaci6n de sus memrnorias cienti-
ficas y traducciones que enumer6 el propio Casaseca al hacer ]a relaci6n
de sus meritos, cuando en 1837 se present como opositor a la catedra
de qulmica de Ia Real Junta Superior Gubernativa de Farmacia. Esta
relaci6n aparece en las p. 13-14 de este trabajo.
En segundo lugar en el Indice de las Memorias de la Sociedad Econ6o-
mica de Amigos del Pais, por Adrian de Valle, t. 2, Habana, 1938, se
encuentra la recopilaci6n de sus trabajos publicados en esa colecci6n,
entire 1837 y 1857, ascendentes a veinticinco titulos. Muchos de los tra-
bajos que se consignan en este Indice y otros que son independientes

382 El Democrata, Nueva York, octubre 3, 1870, p. 1, col. 4. (Bib. Nac.)
La revista La Ilustracicn Espafiola y Americana en sus niimeros de octubre 5
y noviemnbre 25 de 1870, pigs. 343 y 430, respective mente, aporta noticias de la
epidemic. En esta filima, la informnnaci6n express que se present inopinadamente
en Barcelona a fines de agosto de 1870, y que se cree traida por un buque
mnercante. Menciona la "epidemia por la cual acaba de atravesar la culta Bar-
celona", de Io que se infiere que ya en esa fecha de noviembrc habia sido yugu-
lada. Comino complement al ttexto, se present un grabado a toda pAgina, en
la 421, aleg6rico a la fiebre amarilla en Barcelona.


55








de 61 se encuentran tamrnbien publicados o resefiados en el Diario de la
Habana, en diversos numeros dentro de dicho intervalo de veinte afios,
En la obra Biblioteca Cientifica Cubana, de Carlos Trelles, Matanzas,
t. I (1918), y t. II (1919) se menciona gran parte de la producci6n
escrita de Casaseca, toda ella publicada.
La labor de este ilustre quimico y professor en el Instituto de Investi-
gaciones Quimicas de la Habana memoriess, informed, resiumenes de tra-
bajos analiticos, comunicaciones, consultas, etc.) desde la creaci6n del
Institute en 1848 hasta fin de 1858, se encuentra toda consignada, anio
por anio, en el document No. 10 que acompar'ia al opusculo de Antonio
Caro, del Instituto de Investigaciones Quinmicas de la Habana. Su Origen
y Creaci6n, Habana, 1865. Constan 123 trabajos analiticos y 162 recono-
cimientos quimico-legales, con sus corrcspondientes informes o memorial,
varias de elias publicadas.
En los Annales de Chimie et Physique se encuentran trabajos de Casa-
seca en los tomos 30, 31 y 32 de la primrnera series (1825 y sigs.), y en los
tomos II (1844) y 25 (1849) de la segunda.
Casaseca colabor6 en Cuba en las revistas El Artista, t. 2, (1849) y en
el Liceo de la Habana, t. 1 (1857), ambas existentes en la Biblioteca
National.
SEn 1838 edit6 en uni6n de Cayetano Lanuza los dos primeros cua-
demrnos de la revista La Mariposa, donde aparecieron trabajos suyos de
divulgaci6n sobre quirnica. Desde el tercer cuaderno aparece solamrnente
como editor el nombre do Cayetano Lanuza; y en el Diario de la Habana
del 19 de Julio dc 1838 aparece una nota de Casaseca diciendo que
continuara publicando por su cuenta los cuadernos de quimica por haberse
separado de La Mariposa. En el mismo Diario, en su nrnero del dia 18
del proplo mes y aiio se anuncian los lugares donde pueden obtenerse
los Cuadernos del cornpendio de las lecciones de quimica de Gay-Lussac,
traducidas por Casaseca. Finalmente, en la primcra entrega del t. 2 de
La Mariposa, se encuentra un articulo firmado por Cayetano ILanuza,
desacreditando, por mal hecha, Ia traducci6n de Casaseca, atacando su
sintaxis, y resumiendo su juicio peyorativo con estas palabras: "Las ideas
son exactas, el desprop6sito result s6olo de la manera de expresarlas"?.183

18fl3 LANUZA, CAYETANO, Ligcro examen del Compcndio de las lecciones
de Quimica general dadas por Mr. Gay-Lussac, traducido por D. Jos6 Luis
Casaseca. La Mariposa, t. 2, p. 3-8 (1838).


56









El distinguido bibli6grafo matancero Jose Augusto Escoto en unas notas
bibliogrAificas sobre publicaciones y traducciones de Casaseca, apunta el
siguiente comentario al articulo de Lanuza:184 "Critica duramente la
traducci6n por falta de claridad en el lenguaje indicando a veces que
es il6gico. Parece que se disgustaron".
Casaseca tambien escribi6 unas Observacwiones en la traducci6n del
frances del doctor Victor P6rez de la obra Compendio de Filosofia Qui-
mica del professor Edouard Robin, traducci6n que se public en Santa
Crunz de Tenerife. En esas Observaciones, Casaseca -al parecer- expre-
saba que el doctor Pedro Mata, professor de la Universidad de Madrid,
y autor del libro Sinopsis filos6fica de la quimrnica hablia tornado mnucha
parte de la obra de Robin dindola como suya.
En Cuba, donde entire el element farmaceutico Casaseca no era muy
bien querido, el peri6dico quincenal La Emulaci6n dedicado a )a far-
macia y ciencias puras y aplicadas, public un articulo titulado La Sinop-
sis Filos6fica de la QuImica del Dr. Mata y D. Jose Luis Casaseca.48
El articulo no Ileva firma comrno tampoco la lieva ninguno de los otros
dados a la estampa en dicha publicaci6n peri6dica, cuyos directors eran
en esa fecha los distinguidos farmaceuticos cubanos Joaquin Fabian de
Aenile y Fernando Vald6s Aguirre, ambos catedrAiticos de la facultad
de farmacia de la Universidad y miernbros de la Acadcrnia de Ciencias
de la HIabana. La Emulaci6n prometia continuar refutando en tres parties
la acusaci6n de plagio que Ie imputaban a Casaseca haci6ndolc a Pedro
Mata, pero s61o parece que se ocuparon del asunto nada mas que en
el numero siguiente.186
Al parecer, estas Observaciones fue lo ihtimo que public Casaseca,
y aunque no hemos tenido ocasi6n de ver ningfin ejemplar de la men-
cionada traducci6n, estimamos que debc haber sido editada probable.
mente en 1865, cuatro o cinco afios antes de la mucrte del ilustre quimico
salmantino.

184 Biblioteca Nacional. Colccci6n de Manuscritos. Escoto. Not. 5.
185 La Emulaci6n, t. IV, No. 38 (Marzo 1866), p. 84-88.
186 Ibid., p, 113-118.


57


















Historia de la Arqueologta

de Vuelta Abajo hasta 1946*


Cesar Garcia del Pino


La primera noticia sobre hallazgos de restos porten'cientes a los
primitives habitantes de la mais occidental de nuestras provincial, nos
la da Don FeIix FemAndez de la Maza, al decirnos que en el Pan de
Guajaib6n visit en el anio 1842, Ia cueva "llamada CANILLAS, donde
se hallan muchos hucsos humanos".1 Segun se afirma en las Memorias
sobre la Historia Natural de la Isla de Cuba de Felipe Poey, esta caverna
fue visitada tambien por el naturalista Juan Gundlach, y asegura que
el rio Canillas era liamado asi "por los monteros por haberse encontrado
en una cueva vecina huesos o canillas de los indios".
Otro visitante de esta regi6n, nos inform que una caverna, vista por
el en esta zona, terminala abajo en una grieta bastante ancha, por done
en tiempo de lluvias, seg-n nos dijo el gula, se precipita un torrente
de agua, que armnna gran ruido y h4 solido arrastrar crAneos humanos
de una dureza y tamanio inconcebible".2

El trabajo que aparece a continuaci6n, fue presentado al Quinto Con-
greso Nacional de Historia, efectuado en La Habana, rn noviembre 14-17 de
1946, bajo el titulo: Exploraciones Arqueologicas en Vuelta Abajo, habiendo
sido aprobado en su totalidad. Desde luego, que las tesis sostenidas en las
conclusions, han sido superadas por los studios c investigaciones realizadas desde
entonccs, pero siempre queda la detallada recapitulacion de los trabajos y explo-
raciones realizados en Vuelta Abajo en el lapso de un siglo.
1 FERNANDEZ DE LA MAZA, FEL=, Descripci6n de los Minerales de las
Pozas y otros particulars. Ano de 1842. Revista de la Sociedad Economria de
Amigos del Pais. t. 26, p. 73.
2 VILLAVERDE, CIRILO. Excursion a Vuelta Abajo. La Habana, 1891,
p. 283284.


59







En el viaje que hizo a traves de Cuba en 1847-48, el erudito investiga-
dor espaiiol Miguel Rodriguez Ferrer, expone que "sobre las eminencias
que guard el Cuyaguateje y en la cresta y farallo6n que liaman de los
Indios",e encontr6 restos humans, que dada su antigiledad s61o pueden
haber pertenecido a los que el descubridor mal Ilamara indios.

El Faro Industrial de La Habana, p6blic6 una correspondencia de
Consolaci6on, fecha 4 de octubre de 1850, "dando noticia del hallazgo
de unos instruments de piedra de unos dcinco palmos de longitud, pare-
cidos a montantes u otra arma ofensiva analoga. Eran de piedra de
asper6n o molcj6n, fragil, y no parecen, por tanto destinadas a dar golpes
recios. Estas piezas se encontraron en la vega de los AImacigos, perte-
neciente a la hacienda Santa Isabel. En nuestra opinion estos objetos
pueden haber sido gladiolitos pertenecientes a la cultural siboney.
Las noticias siguientes sobre exploraciones arqueologicas en Vuelta
Abajo, pertenecen a este siglo y nos las proporciona el ilustre arque6logo
estadounidense Mark Raymond Harrington, en su magnifica obra Cuba
antes de Coln quien nos relata un hallazgo realizado en Malpot6n,
cerca de Remates, donde por el ano 1900, un campesino llamado "Do-
mingo Corrales, estando perforando un pozo para su ganado, durante
una sequia, al horde del cenagoso lecho del lago, encontr6 entire el fango
una escudilla de madera, una flecha y (segun creia el informant de
Harrington) un arco".5 Despu6s al tratar acerca de las colecciones exis-
tentes en Cuba cuando 61 la visit6 en 1915 y 1919, se refiere en primer
termino a la valiosa colecci6n del coronel Rasco, que hoy pertenece al
Museo Montan6 de Ia Universidad Nacional y nos describe una taza
de madera "de color negro, muy dcura y (que) present signos de haber
sido quemada. Tiene 3 1/2 pulgadas, media por los lados, y 9 3/4 pulga-
das de di&metro. La encontr6 en 1914 en ia Laguna de los Indios en el
extreme occidental de la isla";O figure tamrnbi6n en esta colecci6n una
piedra de formnna c6nica, usada como mano de mortero y que fue encon-
trada en la Sierra de los Organos.

3 RODRiGUEZ FEmR, MIGUEL. Naturaleza y civilizaci6n doe a grandiosa
Isla de Cuba. Madrid, 1876, t. I, p. 236.
4 ORTIZ, FERNANDO. Hisioria de la Arqueologia Indocubana. 2a. ed. La Ha-
bana, 1935, p. 85-86.
s HARRINGTON, MARK R. Cuba antes de ColUn. La Habana, 1935, p. 244.
1 Ibidem. p. 71.


60









Otra colecci6on citada por Harrington es la del Dr. Pedro Garcia
Vald6s, quien en aquella fecha poseia ya algunas hlachas talnas encon-
tradas en los airededores de Vifiales.
Tambien el Museo Montan6 tenia entonces various esecimienecs vuel-
tabajeros de concha, madera y piedra, asi como algunos restos humanarios;
el mas important de todos era un metate cncontrado por un :;e&or
apellidado Ponce de Le6n en las lomas del Cuzco.
En diciembre de 1915 Harrington realize lo que '1 llama su "primricra
excursion al extremo occidental de Cuba"; ya en Vuclta Abajo, despues
de situar su campamento en el poblado de San Carlos, efectu6 algunas
exploracioncs en el Valle de Luis Lazo. El primer lugar visilado, fue un
abrigo rocoso situado en Hoyo Valteso, quo ticne "10 pies dc alto y 15
de ancho, con una profundidad de quizas 25 pies, rematando bacia awtis
en punta".7 Muy intercsante result el material cncontrado en cste lugar,
ya que mezclados con huesos de jutias, aparecieron rcstos de puercos
y chivos, lo que indica que este refugio estuvo habitado en ticmpos
hist6ricos; pero los ejemplares m.ls importantes alli encontrados, fueron
los fragmentos de dos cazuelas sin ornamentar. "Juzgando por la curva-
tura de los fragments, ambas vasijas debian tender ocho o nuevc pulgadas
de diametro y una altura de cuatro a scis pulgadas".8 Explor6 varias
cuevas situadas en las cercanias de San Carlos, observando "con disgusto
que los dep6ositos habian sido excavados hasta el fondo y 1levados fuera
para utilizarlos como fertllizantes en las vegas de tabaco". Esta costumbre
de los laboriosos vegueros, que enriquecen con el guano de murcielago
depositado en las cavernas, las tierras que despues darin el mejor tabaco
del mundo, es la dcsesperaci6n de los arque61ogos, pues por esta causa
se destruye o dispersa todo el material conservado en aquellas.
La siguiente exploraci6n de Harrington tuvo lugar en El Pesqucro,
alli se abre, "en una estribaci6n de la montafia, a unos 40 pies sobre el
valle la caverna conocida por Cueva de los Indios. Su entrada, situada
al sur, tiene 18 pies, de anchura y unos 12 de altura, con una extension
visible en el interior de 45 pies, cuya extremidad bloqueaban parcialmente
algunas grandes estalactitas".A DetrAs de estas el suelo empezaba a descen-

7 Ibidem. p. 229.
8 Ibidem. p. 230.
s Ibidem. p. 231.








der, Harrington camin6 hacia el interior unos 300 6 400 pies, sin llegar
al fondo.
El piso de esta caverna, cerca de la boca, estaba demasiado duro y los
exploradores carecian de herramientas apropiadas para romper el marmol
brecha, pero en algunos lugares donde estaba mAs blando, se hallaron
"masas de huesos deteriorados y dientes, principalmcnte cerca de la su-
perficie, mnuchos de los cuales parecia como si se hubieran pintado de
rojo".10 A 8 pulgadas de profundidad aparecieron "Ires bastones traba-
jados, uno de los cuales mostraba claramente el uso de la piedra arenisca
para raspar Ia extremidad y bordes de una astilla de rnadera, con una
ranura cerca de una extremidad, hecha con una piedra que tuviera un
borde delgado y duro, pero que evidentemente no era un pedcrnal; el
otro era aparentemente el cabo de una flecha, pero estaba rnuy deterio-
rado; el tercero, juzgando por su derechura, fue igualmente parte de
una flecha, pero por su desintegraci6n no pudirnos identificar con certcza
su uso"1
En Portales de Guane explore el Sr. Harrington la Cueva del Santico,
llamado asi por una curiosa formaci6n estalagTlitica que remeda una
imagen; esta cueva se abre -junto con varias docenas mas- en una
mrnasa de rocas, situada entire el camino real y el rio Portales.
Una de dichas cuevas, era "un abrigo rocoso que contenia no solo
un hoyo abierto en el suelo de roca para utilizarlo comino mortero, sino un
considerable dep6sito de cenizas, conchas, huesos de jutia, garras de can-
grejo".12 Abricndo un hoyo de prueba, encontr6 un martillo de piedra
y una guija oval de arenisca. Habiendo tenido que regrcsar a los Estados
Unidos, Harrington dejo inconcluso el trabajo en este abrigo rocoso, pero
en abril de 1919 reanud6 las exploraciones en Vuelta Abajo, comenzando
por este mismo lugar.
El abrigo, que se abre frente al este, tiene "48 pies de largo, de norte,
a sur, y la roca sobresale un maximo de 19 pies, de oeste a este".
"El residuario indio es mas profundo del norte al noroeste cerca
de la linea del abrigo, alcanzando un espesor de 2 pies 7 pulgadas a 2 pies
10 pulgadas, con un promedio de 2 pies, finalizando justamente al sur

0 Ibidem. p. 231.
"' Ibidem. p. 232,
12 Ibidem. p. 233.


62









del mortero [..] picado en la roca viva, aunque sin contener nada. Este
residuario consistia de tierra ennegrecida, carbon vegetal, cenizas, conchas
principalmente de caracoles pero con algunas ostras dc rio y una concha
marina; centenares de garras de dos classes, por lo menos, de cangrejos,
muchas de ellas quemadas; huiesos de jutia, en su mayor parte rotos para
sacarles el tuftano, en grandes cantidades, y en no menorcs, huesos de
culebras, espinas de pescado, carapachos de tortugas; lhuesos del cxtin-
guido perezoso (Megalocnus) y de un roedor tambien extinguido (Baro-.
mys); unos pocos huesos humrnanos, en su mayor parte de las manos, y
algunos huesos grandes mnuy deteriorados para poder ser identificados".13
Los escasos objetos hallados, "consistian en groseros martillos de piedra
muy usados, un mortero piano, pedazos de pedernal, trozos de piedra
caliza rudamente aguzados, algunos hundidores de redes con ranuras,
una guija parcialmente perforada, dos bonitas pi.zas hechas con piedras
plans para usar como adornos, varias piedras de rio traidas alli segura-
mente para un dado proposito, y una gastada piedra roja para pintar".14
En el rinco6n noreste habia una capa de cenizas que en algunos sitios
tenia un espesor de 8 6 9 pulgadas.
La cueva de los Murcielagos debe su nombre a los numerosos quir6p-
teros que en ella habitan, encontrAndose cerca del abrigo cuya explora-
cion hernos referido arriba y fue tamnbien visitada por IHarrington.
Excavando en la base de una roca que se levanta en medio de esa
cueva encontr6 que en "un espesor de 5 pies, s6Io las 18 pulgadas de Ja
parte superior estaban libres de carbon vegetal, huesos de jutia, caracoles,
etc."'" A los 4 pies y medio de profundidad aparecia uia guija de rio
utilizada al parecer; tambien fue hallada una conchlia marina. Sobre la
roca mencionada, habia various hoyos pequefios "evidentemente usados
como receptAculos para cortar el fruto de la palma llamada corojo".
Un veguero le habl6 al arqueologo de una cueva situada a unos 100
pies al noroeste del abrigo primeramente visitado; el campesino habia
entrado en ella a buscar guano de murelIago y, en lugar de 6ste, encontr4
un dep6sito de cenizas secas, las que decidi6 utilizar como fertilizante,
pero como apenas empez6 a excavar encontr6 restos humans, ablandon6
el trabajo.

2 Ibidem. p, 236.
14 Ibidem. p. 237.
15 Ibidem. p, 238.


63








Esta cavemrna, que por las razones anteriormente apuntadas fue lPa-
mada Cueva de las Cenizas, es "de forma rudamente triangular, de
76 pies de ancho en la boca y 56 de profundidad; su mayor altura, cerca
de la boca, alcanzaba 35 pies. Puede considerarse mas bien un abrigo
rocoso que una cueva".16
En el lado sureste fue encontrado un gran dep6sito de cenizas que
alcanzaba en algunos Jugares un espesor de 3 6 4- pies y en el que habia
huesos de jutia y de pajaros, carapachos de tortugas, caracoles de diversas
species, conchas marinas y de ostras de rio y millares de garras de can-
grejos. Fueron halladas numerosas guijas, algunas con Sefiales de haber
sido utilizadas como martillos y trituradores, un martillo triturador, otro
martillo muy estropeado y bien adaptado, un pedazo de caliza posible-
mente usado y algunas dclgadas piedras para afilar; tambien fueron
encontradas 2 gubias y una vasija hecha de una concha de Strombus
gigas, otro ejemplar semejante a este u'ltimo, pero roto. UTn descubri-
miento interesante, fue el de numerosos fragments de pedernal, usados
como cuchillos y raspadores. Huesos de various individuos fueron hallados,
llamando la atenci6n un frontal sin sefiales de deformaci6n y que muchos
de Jos huesos estaban rotos y parte de ellos quemados.
Tras esta exploraci6n, Harrington se traslad6 a La GWira, en los
Remates de Guane, donde con anterioridad se habian encontrado tires
hachas petaloides y dos majadores; sabedor del hallazgo de Corrales en
Malpot6n, se dirigi6 a este lugar, donde le entreg6 el due o de la finca,
Nicois Garcia, various objetos de madera que junto con dos utensilios
de piedra, perdidos por desgracia, y los cuales crey6 Harrington, por la
descripci6n que le hicieron, fuesen percutidores hallados en junio de 1915
cuando se extrajo el cieno de la laguna.
La mas important de las piezas de madera es un bast6n, "el cual
represent una clause de trabajo hasta aqui no encontrado en las Antillas,
pero que recuerda ligeramente a los de Sur America y aun de la Polinesia.
Hecho de madera dura, negra, bastante granulada, quizis de una
especie de palma, media 22.6 pulgadas de largo. Generalmente cilindrico,
el bast6n tiene algo menos de una pulgada de diametro, formando en
una extremidad un disco de 2.5 pulgadas de traves; el resto es liso, menos
5.25 pulgadas del otro extremo, que esta esculpido, siguiendo ocho nove-
nos de una pulgada lisos sobre la protuberancia decorada que aparece
en este punto.

16 Ibidem, p. 239.


64









"El dibujo esculpido consist de series alternas de ranuras y lineas
de puntos verticales y horizontales, muy limpiamente hechas".'7
on el bast6n apareci6 una flecha con "una extension de tres pies
5.2 pulgadas, tiene un diametro maximo de media pulgada y termnnina
en una punta c6nica que present vestigios de haber sido alisada, casi
pulida, quizas por el hecho de haber sido frecuenternente clavada en
el suelo. El resto de la flecha, quc es de una madera dura y negra cual
]a del bdculo esculpido, muestra igualmcnte el uso de primitivos instru-
mentos, probablemente pedazos de pedernal para raspar ]a rnadclra y
redondearla; la entalladura para colocarla en la cucrda del arco vs niuy
ligera y en el cxtremo inferior de la flecha apenas si hay ligar para
hacer presi6n con los dedos".1s Otro de los especimenes dte mnad:'a "era
un palo, el superior, destinado a prodiucir fucgo, que fue encontrado
entire aquellos. Media 9.8 pulgadas de longitud y en su parte rAs gruesa
0.7 de pulgada. Aunque algo rn;'Is deteriorado que los otros objetos
bastante de su superficie no s6lo mostraba todavia vestigios de Jos uten-
silios aborigenes conque habia sido elaborado, sino sefiales de ]a cuerda
o correa del arco por medio de la cual se le imprimia el mnovimiento de
rotaclon, evidenternente por ol m6todo do frotarnnento o el de perfora-
ci6n. El extremrno superior, aunque algo gastado por la pudricion, habla
sido redondeado para ajustar el casquillo necesario en cualuier nm6todo,
en tanto que el extreme inferior que aiustaba en la pieza de madera
blanda formando la parte baja del aparato piroductor de fuego, estaba
muy quemada".19
Aparecieron otros dos "bastones esculpidos scmrnejantes al p:rcr.dente
en material y elaboracion. Uno de dichos bastones, de uso desconocido
y mostrando claramente las sefiales de los instrumcntos de piedra, i n.dia
19.5 pulgadas de extension, y su compaiero, que semejaba un palillo
de tambor, media s6lo 7.75 pulgadas.
"Igualmente empotradas en el cieno del lecho del lago se cnciontraron
dos tazas de madera, la tmas complete de las cuales, aunque la de forma
mAs tosca, mide 10.2 pulgadas de longitud. El material, si ben duro,
difiere del de los otros objetos en que es de un grano rniAs fino y de un
-color pardo claro, en vez de casi negro.

17 Ibidem. p. 247.
s18 Ibidem. p. 248.
19 Ibidem. p. 249.


65









"Lo mas notable es que su interior aparece carbonizado, lo que nos
demuestra que fueron vaciadas por medio del fuego, por lo menos en
parte, sirviendose probablemente de gubias de conchas para raspar lo
carbonizado a cada aplicaci6n del fuego. La parte exterior, ademas de las
sefiales del fuego, muestra, en las parties no carcomidas, senfales de los
golpes de un pesado instrument, que podemos suponer de concha o
piedra, y las marcas de una piedra arenisca usada para raspar y alisar
la superficie. La segunda vasija es mas delgada y esta mejor hecha,
pero devastada por la carcoma, faltAndole un lado. La madera es dura
y parduzca, de grano sinuoso, la forma oval, midiendo 13 por 9 pulgadas,
con una altura de 3.5 pulgadas"20
Una bfisqueda cuidadosa se realize en los terrenos abonados con el
limo extraldo de la laguna, pudiendose encontrar algunos pedazos de
madera trabajada y algunas manos de almirez, parte de las cuales estaban
trabajadas y eran de forma conica, en su mayoria de "impura hematite".
Tamrnbien se recolectaron algunos morteros profundos, uno de estos tenia
un "diarhetro de s6lo 5.2 pulgadas y su altura de 3.7 present en el
interior una profundidad de 2.4 pulgadas"Y' 21
El famoso conchal de Cayo Redondo fue visitado, y estudiado super-
ficialmente, por Mr. Harrington, quien colect6 un martillo de piedra
y un machacador de coral, muy usados ambos.
Habiendo sabido por un practice de la regi6n del cabo San Antonio,
que por aquellos parajes abundaban los restos indigenas, Harrington
encamin6 sus investigaciones en aquella direcci6n. El primer lugar visi-
tado fue el Valle de San Juan, donde existe una hermosa laguna, cerca
de la cual fueron localizados dos residuarios, at norte y sur respectiva-
mente; el mayor se encuentra a 200 pies aproximadamente: de las mar-
genes de la laguna y mide "130 pies de este a oeste y 180 de note a sur,
con una altura de 4 pies".23
En la superficie de este residuario se encontraron: 30 gubias, 18 cuen-
tas de concha, un fragmrento de mortero hondo, algunos pedazos de
pedernal, vasijas rotas de concha y un fragmento de vasija de barro.
En las excavaciones que se realizaron, se pudo determinar que el resi-
duario estaba formado por capas irregulares de cenizas y tierra, con las.

20 Ibidem. p 250.
21 Ibidem, p. 251.
22 Ibidem. p. 256.


66









que se mezclaban gran cantidad de garras de cangrejos, conchas marinas
huesos de jutias, espinas de pescado y carapachos de tortuga.
Aqui se encontraron "desparramados algunos artefactos, tales como
pedazos de pedernal, gubias y cuentas de concha, vasijas rotas de concha,
gastados guijarros utilizados comrno martillos, algunos con pequefinas hoyos,
una picdra cuadrada, martillo o triturador, con ligero huyo en cinco
de sus seis lados, y una pequenia guija mostrando cn ambas cxtremidades
un largo uso comrno mano de almirez o martillo.
"De los various tipos de cucntas alli halladas, algunas estaban hechas
de vertebras de pescados, y uno de los tipos era rneramcntc el hucso
natural, con su perforaci6n central agrandada".23
En el residuario pequenfio fue hallada "en la supecrficie una mano
de almirez de forma curvada, poco usual, hecha dc lo que parecia ser
un excelente material grisaceo, un pedazo de pcdernal gastado"14
En los dias siguientes fueron exploradas varias cavernas alli cercanas;
la primera fue Cueva Contrera, que se abre al hordc de una pequefia
hondonada, y en la cual no se encontr6 ninguzn vcstigio de ocupaci6n
indigena; pero a unos 150 pies en direcci6n cste, fue dcscubierto un rcsi-
duario de 100 pies de largo, 50 de ancho y 2 de alto, en el que encon-
traron garras de cangrejos, conchas, hucLsos y picdras groseramente
trabajadas.
A cinco o seis millas del Valle de San Juan so encuentra ]a cueva
Ilamada Funche; es esta "una cucva grande, con muchas hermosas csta-
lactitas suspendidas del techo, teniendo su entrada, como la cueva ante-
rior, en una hondonada situada dentro de la selva, e igualmente cubierto
su suelo de agua clara y fresca, que alcanzaba un pie de profundidad. En
algunos lugares habian caido pequefias secciones del techo, dejando aber-
turas que iluminaban el interior, asi como las fantiasticas estalactitas,
ofreciendo un hermoso cuadro al cspectador colocado en la entrada
de la cueva.
"Excepto en un sitio, donde el declive de un talud coniducia cerca del
nivel del suelo exterior, los lados de la hondonada sobresalian formando
abrigos rocosos cuyos suelos estaban considcrablcmentc mIAs altos que

23 Ibidem. p. 257,
24 Ibidem. p. 258.


67








el de la cueva, y por lo mismo secos y habitables. Las excavaciones de
prueba pusieron de manifiesto, cerca de la superficle, reliquias de la
guerra cubana por la independencia",25 debajo restos del perlodo colonial
espanol y por ultimo vestigios de la ocupaci6n india. En la boca de la
cueva y en los abrigos rocosos fueron encontrados una gubia sin tcrminar,
fragments de vasijas de concha y 2 grandes fragments de vasijas de
barro sin decorar y de mejor hechura que las encontradas en Hoyo Val-
teso. No lejos y al sur de Ia cueva, ya fuera de la hondonada, "se eleva
un gran residuario de forma irregularmente oval, de unos 120 por 80
pies, con 4 pies de alto, compuesto de cenizas, quizas de cangrejos,
caracoles, conchas de almejas y ostras, carapachos de tortuga y huesos
de jutia y de otros animals usados como alimento por los aborjigenes".0
El primer lugar visitado por Harrington en Ia zona de Vifiales, fue
la Cueva de los Santos, sita en el valle de La Guasasa; esta caverna,
de dificil acceso, ya que su entrada se encuentra a 300 pies sobre el nivel
del valle, tiene en su boca un ancho de 80 pies, por 20 de alto; una de
sus camaras interiores tiene various dep6sitos de agua cristalina. En el
interior se rccogi6 una mano de almirez muy usada de impura hematite
y una vasija dec concha, rota. En la boca fue encontrado un residuario
que no se estudi6 a fondo, ya que s6lo se hicieron algunos hoyos de
prueba, pudiendo apreciarse grande cantidades de cenizas, fragments
de concha, etc.
No lejos de los Banios de San Vicente, fue localizada otra cueva en la
que se encontraron excavando, "pedazos de pedernal, una pieza marcada
con hoyos, fragments de vasijas de concha, adema.s de las inevitable
garras de cangrejos, huesos de jutia, caracoles y carbon vegetal".27
En una de las mairgenes del arroyo de las Vueltas, cerca de la Mina
Constancia, en el mismo asiento donde se habian encontrado las 2 hachas
petaloides que poseia el Dr. Garcia Valdes, se localizaron "numerosos
trozos de pedernales, algunos fragments de conchas y un martillo de
hematite".28

25 Ibidem. p. 260.
26 Ibidem. p. 261.
27 Ibidem, p. 266.
2$ Ibidemn. p. 267.


68










En 1932, el capitan Robert Bennett, hizo un recorrido, por el valle
de San Juan, "y public haber recogido imis de 200 gubias, un hacha
taina, una cazuela de madcra [y] un fragirinnto d cr.meo".2
Debido a la pole"miica quo motivara Ila excursion del capitan Bennett,
el conocido investigator Laudeino J. Trelles Duelo se dirigi6 a Vuelta
Abajo, visitando Guane, El Cayuco, Malpot6n, La F$ y (CorLtS.
En Malpot6n utin campesino de apellido Moreira, Ic regalo un dardo
de madera semejante al descrito por Harrington, aunquc inms corto por
estar astillado, y algunos objetos liticos; adcmas Ic inform haber cncon-
trado alli una pequefia cazuela de madera donada al Sr. Fornagueras,
de Pinar del Rio, y varies arqueolitos. Este mismo campesino cncontro
la cazuela citada por Bennett, en la laguna de los Bucycs.7u
En 1938, los doctors Pedro Garcia Valdes y Jos6 Garcia Castafieda
localizaron en La Grifa "la cucva llamada de la Pintura, hoy inundada,
a cuya entrada recogieron huesos de animnales y caracoles marines, y
algiunas vasijas de caracol; y inuy cercanamente excavaron cl que estima-
ron un pequefio asicnto de pueblo, hallando cenizas, caracoles, muelas de
cangrejos, restos de tortugas, conchas, piedras usadas como martillos,
gubias y un fragmento de pedernal".A1
Estos mismos investigadores encontraron en la lagutna "de Malpot6n,
una cazuela de madera, de forma circular; fragments de una ficcha,
y una mano de mortcro de piedra. De otras lagunrias -la d u los Bueycs y
la de la Jarreta- se les refirieron anilogos hallazgos, y muy especial-
monte haberse extraido del fondo de algunas de cllas pedazos do madera
de coraz6n, a manera de postes que alli hubiesen estado clavados, y que
quienes los extrajeron pudieron utilizar en las cercas de sus fincas".32
En la Hacienda Hato de la Cruz, perteneciente al terrnino municipal
de Pinar del Rio, los hijos de un aparcero hallaron 3 bolas liticas que
fueron donadas a la colecci6n del Dr. Garcia Valdes, 6ste realize, el 12
de noviembre de 1938, una fructifera excursion a dicho lugar, encon-
trando los siguientes objetos:
Una bola perfectamente esf6rica y pulimentada de Agata, de 47 irun
de dirimetro,

2& ORTIZ, FERNANDO. Op. cit. p. 305.
30 Ibidem, p. 309.
31 PICRARMDO MOYA, FELIPE. Gaverna, costa y meseta. La Habana, 1945, p. 45.
32 Ibidem. p. 61.


69









Dos bolas completamente esfericas y pulimentadas, de peridotita,
tienen 46 rmm de diametro cada una.
Una bola esf6eica, de magnifico pulimento, de peridotita, tiene 46 mm
de diametro.
Una bola deformada por gelpes, que tenila forma esferica y estaba
pulimentada, de marga compact y tenia 42 mm de diametro.
La mitad de un hacha petaloide pulimnentada, de cuarcita, de 60 mm
de largo y 40 mm de ancho manximo.
Una piedra de forma de hacha, de p6rfido rojo, con cristales blancos,
de feldespato, pulimentada, tiene de largo 86 mm y de ancho 51 mrm.
Una piedra redonda y achatada, de diorita angitica, pulimentada,
tiene de largo 86 mm y de ancho 38 cm.
Una piedra de forma ovalada, de diorita, pulimentada, tiene de
largo 71 mm y de ancho 40 mm.
Una piedra que es un elipsoide de tires ejes: tiene de largo 90 mm
de ancho mayor 63 mm y ancho menor 45 mm, es de gneis.
Varios fragments de cuarzo, cuarcita, diorita y pedernal, que parecen
residues de la obra realizada en la fabricaci6n de utensilios.3
En junio de 1941 estuvieron en Vuelta Abajo los profesores de la
Universidad de Yale, Cornelius Osgood e Irving Rouse, quienes en uni6n
del Dr. Garcia Valdes estuvieron haciendo exploraciones arqueol6gicas
desde el dia 8 hasta el 16 del citado mes.
En Guane visitaron las cuevas del Santico, Lechuza y Muralla; en
la cueva de Macurijes, en el barrio de Punta de la Sierra, hicieron una
excavaci6n encontrando inuchos huesos humans y de aqui se dirigieron
a Malpot6n.
Habiendo el Dr. Osgood manifestado sus deseos de visitar Cayo Re-
dondo, se trasladaron a este lugar.
"El cayo tiene 80 metros de largo por 60 de ancho y en su superficie
abunda la liana, plant muy estimada para hacer carbon, y en el interior
del cayo hay various Arboles, siendo lugar escogido por su altura para
dormnnitorio por el ganado vacuno que en aquellos potreros se cria, por
considerarse resguardado de la plaga".34

33 GARCIA VALDES, PEDRo. Excursi6n Arqueol6gica en Ceja del Negro.
Revista de Arqueologia. La Habana, No, 3, febrero de 1939.
34 GARCIA VALDES, PEDRO. Informe. Revista de Arqueologia. La Habana,
No, 5, octubre de 1941.


70









Las excavaciones duraron del dia 11 al 15, bajo la direcci6n de
Mr. Osgood; se hicieron tres trincheras, teniendo la primera 26 mnetros
de largo por uno de ancho y metro y cuarto de profundidad, pudiendo
comprobarse en el curso de estos trabajos, que el monticulo tiene una
altura sobre el nivel del mar que oscila entire un metro y metro y cuarto.
"En los trabajos realizados se recolectaron veinte y pico de gubias,
conchas de ostiones y garras de cangrcjo, y ademias varias piedras redon-
deadas que bien pudieron ser preparadas y utilizadas para las ocupaciones
propias de la pesca. Fue encontrado un mortero de piedra bien trabajado
y varias piedras presentando concavidades que tal vez los indios utilizaron
como morteros. Los especimenes o reliquias encontrados pertenecen a la
cultural siboney".
Importantlsimrno result el hallazgo de un gladiolito parecido a otro
mAs pequeiio que figuraba en la colecci6n del Dr. Garcia Valdes.
El Dr. Rouse se dirigi6 por mar al cabo San Antonio y durante
4 dias estuvo haciendo excavaciones en las cuevas de dicha region,
recolectando "gubias, percutidores y un mortero, todo de igual factura
que los encontrados en Cayo Redondo".
El 14 de agosto de 1943, los miembros de la Sociedad Espelcol6gica
de Cuba Antonio Nuniez Jimenez y Omelio Sanchez Serru, encontraron,
no lejos del Cerro de Cabras, en el lugar conocido por "Cayo del lndio",
un percutor de basalto rojo, con adaptaci6n acanalada; esta pieza parece
pertenecer a la cultural siboney.3A

En Ia segunda quincena de marzo de 1944, otro grupo de explorado-
res de la Sociedad Espeleol6gica de Cuba, formado por los Sres. Antonio
Nfiez Jim6nez, Arturo Diaz Garcia, Osvaldo Aguirre Noy y Julio
Stiefel Garcia, realize una extensa exploraci6n al Pan de Guajaib6n.

En una cueva situada hacia el oeste del rio Canillas, encontraron un
mortero double de caliza; esta cueva fue bautizada, con el objeto de no
confundirla con las inmediatas, con el nombre de "Cueva Chica de
Canillas".

35 NNFEZ JIMi-NEZ, ANTONIO. Inforrme sobre una excursion al CerrTTO de
Cabras. Leido en la Sociedad Espeleologica de Cuba, en la sesi6n celebrada
el 29 de septiembre de 1943.









Hacia el Oriente y sobre el nacimiento del rio, hallaron una gran
caverna, adornada por numerosas estalactitas y estalagmitas. Es cono-
cida por "La Fuente", ya que en su parte anterior tiene una masa
estalagmitica de la que brota, en la cstaci6n lluviosa, gran cantidad de
agua que corre a engrosar el caudal del rio Canillas.
Al hacer excavaciones encontraron grandes cantidades de cenizas,
un maxilar inferior, algunos dientes humans y pequenos fragments
de huesos craneanos.
Pero el hallazgo mas important se realize en la falda sur del Pan
de Guajaib6n, al descubrir en una cucva de dificil acceso, por abrirse
a 50 metros de altura, en un farallo6n compictamente vertical, gran
cantidad de restos humans, entire los que aparecicron numerosas garras
de cangrejos y una concha de osti6n.
En esta cueva sepulcral, en la que habia restos de mas de diez
personas, fueron encontradas cincuenta "cuentecitas de collars, cons-
truidas con el material de caracol, como el Strombus gigas. Son estas
cuentecillas circulars, teniendo en su centro un orificio muy bien traba-
jado y casi microsc6pico, por donde pasaba el hillo o fibra que las
mantenia unidad".3
Se observ6 que la mayoria de los huesos parecian quemados y que
las entradas de la cueva habian sido terraplenadas, para levantar el
nivel del piso y poder sepultar mayor numero de cadveres, para subir
estos, casi seguramente tuvieron que atarlos, ya que de otro modo es
impossible.
En San Juan de Sagua, a un kil6metro de la Cueva de los Hucsos,
nombre que recibe las espelunca antes descrita, encontraron dos cantos
rodados con huellas de percusi6n; habiendole asegurado los campesinos
que con frecuencia se encontraban "piedras de rayos en forma de mazor-
cas de maiz"'
El 3 de abril del mismo afio, el que esto describe visit en las cercanias
de San Diego de los Bafios "la Cueva del Indio, en la loma del rnismo
nombre, que se alza frente a la ladera Este de la Sierra de la Guiira.
Tiene una boca de entrada y otro de salida, midiendo de una entrada

6 NWf"ez TIMANEZ, A, Exploracidn Geogrdfica ial Pan de Guajaibdn.
La Habana, 1944, p. 22.


.72









a la otra cincuenta metros. Tiene tambi6n algunas ramificaciones donde
habitat una numerosa fauna cavicola".7
En el primer sal6n hicimos algunos hoyos de prueba, encontrando
garras de cangrejos quemadas, huesos de jutia y de ayes y carbon
vegetal, a una profundidad entire 6 y 18 pulgadas. En el segundo sal6n,
cuya boca se abre al sur, fue impossible encontrar resto alguno, ya que
durante la Primera Guerra Mundial se exitrajeron de 6el toneladas de
guano de murcielago, haciendo una excavacii6n que alcanza cinco metros
de profundidad; y es casi seguro que junto eon el guano, fue extraido
el material arquel6gico alli depositadoA8
En los ultimos dias de julio de 1944, los espele6logos Antonio Nuiiez
Jiminez, Arturo Diaz Garcia y Julio Stiefel Garcia, visitaron en la falda
norte de la Sierra de San Vicente, una cavemrna llamada por los cam-
pesinos Cueva de los Muertos, por haber hallado en ella numerosos
rests humans, en ]a que encontraron caracoles con la tipica perforaci6n
realizada para extraerle el molusco, restos de cangrejos y fragments de
huesos humanss.9
Mas adelante, en la falda meridional de la* Sierra de Galeras, en
el lugar conocido por Sajanal, encontraron, casi en la superficie, en una
pequefia gruta que alli se abre, un gran mortero double labrado en
una laja silicea, un caracol marine y una mandibula humana. 40
En la primera semana de enero de 1945, los miembros de la Socie-
dad Espeleol6gica de Cuba, Arturo Diaz Garcia, Agustin Albella Lorie
y Julio Stiefel Garcia, realizaron una exploraci6n en la peninsula de
Guanacahabibes, visitando las cuevas de El Quillo, La Mina y La Pin.
tura, donde encontraron gran cantidad de gubias, platos y vasijas de
caracol y pereutores rusticos, siendo de notar una curiosa adaptaci6n
digital existente en los platos."1

37 NUNEz JIME NEZ, A. ExcuTsiones. Geogrd/icas y Espeleologicas por el
Occidente de Cuba. La Habana, 1945, p. 63.
38 GARCIA DEL PINO, CtsAa. informe sobre una exploraci6n en la Cueva
del Indio. Leido en Ia Sociedad Espelcol6gica de Cuba, en la sesi6n celebrada
d 14 de abril de 1944.
a NC'EhZ JIMENE&Z, A. Op. cit. en Nota 37, p. 49.
*40 Ibidem. p. 51.
41 DIAz GAR Ac, ARTURO. In/orme de las Exploraciones realizadas en la
peninsula de Guanahacabibes. Leido en la Sociedad Espeleol6gica en la sesi6n
celebrada el 13 de febrero de 1945.


73








En Ia Semana Santa del anio actual, volvieron los espelcol6gos a
explorer el occidcnte, el grupo lo formaban, Arturo Diaz Garcia, Eladio
Elso Alonso, Eduardo Queral Martin y Agustin Albella Lorie.
Explorando el Valle de Punta de la Sierra, descubrieron en la llama-
da Ensenada de Gino Flor'es, un abrlgo rocoso que se encuentra a 62
metros sobre el nivel del valle; en su interior fueron encontrados una
cazuela fragmentada, un peto de jicotca y el maxilar inferior de la
misma, junto con numerosas conchas de caracoles del genero Ligus
fasciatus. Reconstruida Ia cazuela por Elso, pudo comprobarse que
habia sido hecha con barro negro, teniendo un diametro mayor de
36 cms. y en la boca de 29.5 cms, con una altura de 15 cms.; es asime-
tHrica, pues uno de sus lados describe un arco mras pronunciado que el
otro, y carece completarnmente de omamentos.i2




CONCLUSIONS

. Numerosos hallazgos realizados en las cavernas de la mais occiden-
tal de las provincias cubanas, indican de modo fehaciente, que esta
estuvo poblada por los arcaicos guanatahabeyes.

2. El haberse encontrado gladiolitos, esferolifias y bastones, flechas,
tazas y cazuelas de maderas y restos de una tosca alfareria sin ornamen-
tar, semejante a la hallada en el sur de Camnagiiey en residuarios sibo-
neyes, demuestra que en Vuelta Abajo habitaron grupos de esta cultural.
39. Aunque se han realizado diversos hallazgos de ejemplares que
evidentemente son talnos, no se ha podido demostrar aun que estos
indigenas se estableciesen en esta provincia, puesto que no se ha locali-
zado ningun asiento de poblaci6n, ni esqueleto con fa clasica deforma-
ci6n craneana.
49, El hallazgo de un metate en las lornas del Cuzco, pudiera
indicar la existencia en aquellos abrupto.s parajes, de un palenque de
esclavos yucatccos cimarones.

42 DIfAZ GAROfA, A. Punta de la Sierra. Genesis de la Cordillera de los
Organos. Lux. La Habana, octubre de 1946.


74














Historia de la gente

sin historic

El negro en la economic habanera del siglo XIX:
Flebotomianos y Dentistas

Pedro Deschamps Chapeaux


En los flebotomianos o barberos sangradores, como en las comadro-
nas o parteras, la llamada clase de color contaba con un elevado numc-
ro de individuos, mayormente de los clasificados como pardos, muchos
de los cuales, pertenecian, al igual que otros artesanos, a los batallones
de pardos y morenos.
En la Guma de Forasteros correspondiente al afio 1834, aparecen
reglstrados 26 flebotomianos, de los cuales 11 son de color; en 1835, son
de esta condici6n 10 de los 25 anotados y en 1836, de los 34 que se
dedican a esta actividad, 14 de ellos son de Ia clase de pardos y morenos.
Entre los nombres registrados en las GuLas de Forasteros, del period
sefialado, aparecen: Jos& de la Encamaci6n Valencia, Macario Marin,
Jos6 Ram6n Ruiz, Jose de Ja Encarnaci6n Munioz, Tomas Jose de los
Dolores Vargas, Pedro Escobar, Manuel Jose Antines, Celestino Anto-
nio Martnez, Rafael Jos3 Valdes Rodriguez, Jos6 Cortes, Jos6 Benigno
Rodriguez, Esteban SAnchez, Jose Peralta y Jos6 Villate.

]ose de la Encarnacion Valencia
Cabo primero de la 4ta. compafiia del batallo6n de Pardos Leales de
La Habana, Jose de la Encarnaci6n Valencia, en 1818, habia tenido a
su cuidado, en uni6n del de igual condicoi6n Juan de la Rosa, a los
niios de los hospitals de la Salud, San Laizaro, Jesus del Monte y Paula.


75








su cuidado, en uni6n del de igual condici6n Juan de la Rosa, a los
nifios de los hospitals de la Salud, San Lazaro, Jes6s del Monte y Paula.
En atenci6n a los anios dedicados a su profesi6n y la experiencia adquiri-
da, Valencia solicit en 1827, autorizaci6n para "practicar las operacio-
nes de pasar sedates y la del bombeo o del escroto"; acompafiando en
apoyo de su petici6n, algunos certificados de profesores habaneros que
acreditaban su pericia, pero el Real Protomedicato los desestim6, negain-
dole la autorizaci6n requerida, expresando que
"...con esos propios documents en que intent acreditar su
suficiencia, justifica los abuses que compete como intruso en
una facultad que no posee ni puede poseer por su clase..."'
A pesar de la ncgativa, en 1829, considerando no s6lo "su buena
conduct moral y political era nombrado por el propio Real Proto-
medicato, Alcalde Fiscal de los de su clase, actuando ademas, en varias
ocasiones como miembro del tribunal examinador de aspirantes a fle-
botomianos, Io que de hecho era un feconocimiento de su capacidad
profesionaL
Jose de la Encarnaci6n Valencia, habiendo cesado en la direc-
ci6n de ia barberia que fue del difunto Ambrosio Cabrera,
situada estramuros (sic) en la calzada de S. Lazaro, ha tenido
por convenient abrir la suya dos puertas mas adelante, en la
misma calzada, donde ofrece servir a este respectable piblico
y principalmente a los vecinos de su barrio, siempre sus favore-
cedores, con la equidad, prontitud y aseo que tiene demostrado.
(Diario de Ia Habana, Julio 5 de 1835).

Detenido por sospechas

En 1837, las autoridades procedian a la detenci6n de Valencia, a
su regreso de Veracruz, a donde habian ido acompafiando a la familiar
del pardo Antonio Zenet, residents en Tampico, Mexico, los que habian
venido a La Habana, para establecerse en el comercio de dulces, pero
al fracasar en su empefios, decicdieron retornar a Mexico.
Valencia, habanero, de 35 afios de edad, que en el moment de su
detenci6n dio el supuesto nombre de Esteban Valdes; fue acusado de
conducir a esta cludad, correspondencia sospechosa prgcedente del

I Diario de la Habana, enero 18 de 1828.


76









extranjero.2 La acusaci6n, sin base posidtva, no tuvo mas consecuencias,
pues en 1841, aparecia en Diario de La Habana el siguiente anuncio:
ENCARNACION VALENCIA, flebotomiano aprobado por la
Real Junta de Medicina y Cirugia, ofrece al piblico aplicar
las sanguijuelas por el precio de 12 reales doccna en San LAza-
ro, entrando por la puerta de la Punta, 2da. cuadra, barberia
que hace csquina.

Publicidad
Los flebotomianos utilizaban la prensa para ofrecer sus scrvicios,
distigui~ndose la condici6n racial de los mismos, mediante el uso o no
del Don, antepuesto al nombre.
D. Bernardo Pelerano, flebotomiano exarninado por la Real
Junta de Medicina y Cirugia, de esta ciudad, participa al res-
petable pdblico haber abierto su establecimiento en la primera
cuadra de la calle de Bernaza entrando por et Monserratc n. 79,
donde ofrece servir con toda delicadeza y esmero, en las opera-
ciones pertenecicntes a su pvofesi6n.
(Diario de La Habana, enero 5 dc 1839.)
Jose de la Paz Garcia sangrador examinado por la Real Junta
de Medicine y Cirugia, participa a este respectable public, que
ha abierto su establecimiento de flebotomia, en la calle de los
Oficios n. 46 bajo la casa del Sr. Conde de Barreto, cl que
ofrece sus servicios a los que gusten ocuparlo.
(Ibid, febrero 26 de 1839.)
Al Publico. D. Francisco Luque sangrador dentist tiene el
honor de ofrecer su establecimiento de barberia, sito en la calle
de La Habana esquina a la de Santa Teresa, donde se Ic encon-
trara de noche y a cualquier hora, para todas las oper-acioncs
pertenecientes a su facultad: igualmecntc ofrece un bucn sur-
tido de sanguijuelas tan buenas como las mejores que hallan
(sic) venido a este pais, las que espendera (sic) a peso docena
y dos yendo a las casas a aplicarlas.
(Ibid, abril 22 de 1842.)'
Emblema
El emblema de los flebotomianos era azul, rojo y blanco, repre.cn-
tando dichos colors, ]a sangre venosa, la arterial y la venda, con que se
cubria la parte operada.

SARCHIVO NACiONAL. Comandancia Militar. Leg. 16. Exp. 1.
S GONZALEZ DEL VALLE, F. La Habana en 1481.


77









Desaparecido el barbero sangrador, a fines del pasado siglo xix, su
policromado distintivo, pas6 a ser el indicative del barbero, del modern
figaro, y hasta Ia present d6cada, se podian observer en la capital
habanera, los tres colors del flebotomiano, sefialando la existencia de
una barberia.

Operaci6n de flebotomia

El peri6dico Faro Industrial de La Habana, de Febrero 6 de 1844,
daba a conocer que en el Hospital Militar, durante el anterior mes
de Enero, se hablan realizado, bajo la direcci6n del primer sangrador
Rafael J. Rodriguez, 892 operaciones de flebotomia, consistentes in
sangrias generales, ventosas escarificadoras y extracciones de muelas.

Tarifa

Los flebotomianos se regian por la siguienfte tarifa o arancel, impues-
ta en 1827: Sangrias generals, de 'pie, dos pesos. Por una del brazo o
mano, uno y en las yugulares, le6nicas, freneticas, sieneticas y luzana,
cuatro pesos per cualquiera de ellas. Las extracciones dentales: incisivos
y muelas, a peso. Caninos o colmillos y las muelas llamadas cordales,
dos pesos. Los vegigatorios variaban desde dos a seis reales, seguin el
sitio de su aplicaci6n. AdemAs, era de tenerse en cuenta el domicilio
del paciente con relaci6n al del flebotomiano, ya residiese intra o
extramuros y la hora de solicitud del servicio, pues a partir de las once
de la noche, cualquiera de las operaciones tarificadas debian "pagar tres
tantos mAs del precio establecido".

A los pobres de solemnidad, estaban en la obligaci6n de servirlos
gratuitamente, asi como una rebaja adecuada "a los que por career
de bienes no pueden pagar el just precio que se previene en este
arancel".*

Texto para flebotomianos
El auge de la profesi6n requeria la utilizaci6n de manuales, para
Ia difusi6n de los conocimientos necesarios. Asi, para cooperar con el
crecido nimero de barberos sangradores, registrados en 1844, que suma-

4 Diario de la Habana, Septiembre 30 de 1827.


78









ban 88 frente a 10 6 12 dentistas, establecidos en igual fecha, se puso
a !a venta en 1846 "Manual del Flebo-tomiano o sangrador", redactado
por Antonio Gonzalez.

El 1844
AIgunos flebotomianos se vieron complicados en la conspiraci6n de
la Escalera, centre ellos, el pardo Francisco Balmaseda, que habia per-
tenecido con el grado "de teniente, al batall6n de su clase, y Tomas
Vargas, registrado en La Habana en 1834, que en la fecha de su deten-
ci6n -9 de Marzo de 1844--, residia en a ciudad de Matanzas, done
contaba con una gran clientela, en la cual figuraba el gobernador
provincial, Brigadier Antonio Garcia Ofia.
Como el anterior, Vargas pertenecda, con el grado de sargento pri-
mero, al batall6n de Pardos Leales de La Habana. At ser ju7(gado por
la Comisi6n Militar, uno de sus acusadores hubo de manifestar:
"Tomas Vargas con su ejercicio de flebotomiano, tenia una
numerosa parroquia y con su refinada hipocresia habia conse-
guido sc Ie reputase de hombre honrado...'"
Considerado por las autoridades como uno de los directors de la
conspiraci6on, fue condenado a muerte y fusilado en Matanvas el 17 de
Agosto de 1844.

Dentistas
La profesi6n de dentist estaba en manos de los espanioles y algunos
extranjeros, principalmente ingleses y norteamericanos; y por supuesto,
blancos, sin embargo, en 1834, la Guia de Forasteros registraba el norm-
bre de Carlos Blackely, pardo, nativo de Charleston, EE.UU. y en 1837,
el de Andres Dodge, habanero, perteneciente tambien a la clase de pardo.
Blackely ostentaba el grado de sargento primero del batall6n de
pardos de La Habana, que habia adquirido mediante el donativo
de $ 100.00 y aunque no tenia derecho a sueldo alguno, el docurnento
firmado por el capitan general Francisco Dionisio Vives, conctediendole
el grado en Julio de 1828, ordenaba que se le tuviera:
"...por tal Sargenito Primero Graduado, guardaindole las gracias y
preeminencias que para esta clase correspondan..,"8

5 ARCHIVO NACIONAL. Comandancia Militar. Leg. 47. Exp. 2.
6 ARCeivo NACIONAL. Escribania de Rodriguez Pirez. Leg. 21. Exp. 11il


79









Publicidad
Blackely realizaba ,sus actividades profesionales en La Habana y
Matanzas, anunciAndose en la prensa de la ciudad yumurina. En el
peri6dico La Aurora de Matanzas, edici6n del 16 de Octubre de 1829,
apareci6 el siguiente anuncio:
CARLOS BLACKFELY, cirujano dentist recibido en Londres
y revalidado en el Real Protomedicato de La Habana, ofrece
sus servicios a este respectable pfiblico'en su facultad, seguro
del acierto en ella, como lo ha acreditado en las distintas oca-
siones que ha permanecido en esta, ofreciendose a las personas
que gusten ocuparlo: orifica los dientes y muelas cariados a
toda perfecci6n, segiin el metodo inventado en Londres por
Mr. Hunter, ofreciendo poner los dientes incorruptibles, los
cuales nunca se alteran y jams adquieren mal olor. En la
platcria que se halla en la accesoria de Dn. Manuel Pinzon
darAn raz6n: y en caso de no estar en ella, pueden dejar las
sefias adonde deba ocurrir.

AVISOS.

Cirlos Blakeley, cirujano dentist reui-
bido en L6ndres y revalidado en el Real Pro-
tomedicato de la Htbana; ofrece sus servi-
1cios fi este respetable pfiblico en su facul-
itad, seguro del acierto en ella, como io ha
4acreditado en [as distintas ocasiones que ha
tpermanecido en sta, ofreciendose a las per-
sonas que gusten ocuparlo: orifica los dierites
y muelis cariados (L toda perfeccion, segun el
Wm6lodo modern inventado en LOndres por
1Mr. Hunter, oI'recienduo poner los dientes iu-
corruptibles, los cuaks nunca se allerntn y
Ijamaus adquieren mal color. En la plateria que
jse hall en la accesoria de D. Manuel Pinzon
darfin razon: y en caso dce no estdr en ella,
pueden dejar las seas adonde deba ocurrir,
1 4 v, 13.


Mat rimonio
El 24 de Febrero de 1831, contrajo matrimonio en la iglesia del Espi-
ritu Santo con la parda ingenua Maria Elena de los Reyes, hija legitima
de Rafael y de Maria Belen Morales, ambos pardos, de condici6n libres.


80









SupeIracion


Estudioso de su profesi6n y atento a los progress dce la mnisma,
Blackely se mantenia en contact con las casas servidora- del giro o
salia al exterior en viaje do studios o para adquirir directainmnte los
matcriales neccsarios para su niumerosa clientela. En el anincio quc
sigue, publicado en Diario de La Ifabaia, el 27 dc Ago,.to de 1839,
expresaba esta preocupaci6n.
CARLOS BLAKELY, cirujano dcntista, haie do re';resado
de New York en el 61timo paquee, hacc 1pretnate a .si i lustra-
do publico y particularmentc a sus amigos, quc ha tra io de
dicha ciudad un surtido de dientes dc pasta incorruptibIcs, tan
parecidos a los naturals, que sc requicrc el mins dilatado cxa-
men para diferenciarlos. Durante su permanencia en New York,
no omiti6 oportunidad ni gasto alguno para conscguir tracr a
esta capital, todo cuianto la experience a d" su prolfsion Ic dicta-
ba ser utilisimo para el mdis faclI desemIpcio de todas clas-s
de operaciones en la dentadura, y habiendo formado una colec-
cion tan complete como deseada y lhenado el o jcto unico de
su viaje a los Estados Unidos, se repite a las 6rd'.iws de los
scores que gusten de favoreceric, en su nuevo laboratorio calle
de La HIabana n. 55 inmediata a la de la Murala.

El caso Mitchell
Rivalidades profesionales, cl prcjuicio del color, las umbicionfs eco-
n6micas de sus competidores, forzaron a las autoridades coloniales a
relacionar a Blackely con las actividades abolicionistas de Jos6 Mitchell.
Su principal acusador, el dentist sueco Mauricio Carlos Kothl, Io juz-
gaba "pcrjudicial al pals por la influencia que ejerce sore los negros
y mulatos".7
La encmnistad de Koth hacia Blackely, con el que ]lthLia mantenido
cordiales relaciorine.i sociales entire 1840, fecha de su llegalda a La -labana
y 1842, surpi6 por Carlos Guillermo, esclavo nativo de la iila inglesa
dc Barbados, aprendiz de denfista, a quicn Koth se vio obliado a
libertar en Cuba y que pas6 a former pare de los aprcrndices dc Blackely,
establecido entonces en la calle de Obrapia N. 21. La imporiancia pro-
feslonal de Carlos Blackely lo rcvela cl lhecho de quc en su t abinete,
contaba con dos auxiliares, denomirados "oficiacs", s dr lo sfi-
cientemente capacitados para actuar cono dentist. y ires aprendices.

.\ARCTIVO NACIONAL. Comtmadancia M iitar. Leg. 26.., Exp. 2.









Oficiales: Santiago Rodriguez, pardo, habanero, de 28 afios de edad y
Mr. Vedor, blanco, norteamericano. Aprendices: Valentin Guillermin,
pardo, criollo, educado en Francia, e hijo de D. Francisco Guillermin,
caficultor; Alfonso Dobbes, pardo, sobrino de Blackely y el ya citado
Carlos Guillermo, negro de nacionalidad inglesa. Anteriormente habia
mantenido en su equipo, como aprendiz, al pardo habanero, Agustin
Marcial Ceballos, el que precisamente en 1842, se hallaba trabajando
con el sueco Mauricio C. Koth.

Economic

Las actuaciones de la Comisi6n Militar, conocieron de la importancia
socio-econ6mica de Blackely, que contaba entire sus clients, al Consul
norteamerincano, a la firma commercial De Connick, Spalding y Cia, y
a numerosos "caballeros y sefiores" que solicitaban sus servicios para
"hacerse operaciones en el arte de dentista.
La solidez econ6mica de su clientele, le permitia mantener criados,
adquirir casas, importar un carruaje de New York e invertir parte de
sus ganancias en acciones del ferrocarril de Juicaro (1841), en cuya
directive figuraba como secretario, D. Jose de Ia Luz y Caballero.
El 17 de Marzo de 1843, la Comisi6n Militar cerr6 el caso, acor-
dando pasar al Gobernador Politico, una comunicaci6n sobre la con-
ducta political de Blackely, para tenerla en cuenta, con vista a su actuaci6n
future.

Sus rivals professionals en 1842
En el anio del "caso Mitchell", ejercian en La Habana, D. Ignacio
de Torres, instalado en la calle del Obispo n. 97; D. Alberto Gallatin,
D. Jorge Wallace, D. Juan Fustier, con gabinete establecido en la calle
Habana n. 171 y anuncio ilustrado en Diario de La Habana, 2 de Enero
de 1842, en el cual criticaba a:
"...varios facultativos dentistas continuamente insertan anun-
cios llenos de exageraciones, que parece ponen los dientes arti-
ficiales con beturn o cola de pescado, anunciando tanta prosa
con el objeto de alucinar con much aparato de herramientas,
pidiendo grandes cantidades por sus operaciones, por lo que
muchas personas especialmente pobres no gozan de un beneficio
tan util para la conservaci6n de la vida.."


82









Sin embargo, su anuncio el mais extenso e ilustrado con una llama-
tiva dentadura, negaba lo que en el expresaba: ",. .Fustier cs tan natu-
ral que no pondera en sus anuncios..."
D. Juan Stoval, D. Cayetano Fustier, de la calle "del Aguacate
n. 89", D. Enrique Cook, de "Facon n. 87; D. Mauricio Carlos Koth, de
la calle "del Obispo n. 46", natural de Suecia, radicado en la Habana
desde 1840, que dos anios despues, segin anuncio insertado en Diario
de la Habana, el 11I de Febrero de 1842, habia "logrado merecer por
la exactitud y perfecci6n de las obras el mejor concept y la confianza
maris alta que pueda aunarse de un pUblico ilustrado. ."

D. Guillermo Arnold, miembro del Real Colegio de Cirujanos de
Londres, y encargado provisionalmente de la clientele del acreditado
D. Tomnis Falkiner, de viaje por Europa, no utilizaba, segun sus propias
palabras "pomposos anuncios, limrnitundose solo a decir, que su credito
lo debe a sus studios y dilatada practice en las primeras poblaciones
de Europa y de los Estados Unidos..." (D. H. Marzo-9-1842). Falki-
ner, al regreso de su corto viaje de studios, ofrecia en el mes de Abril
de ese mismo anio: ". un complete surtido de polvos y pastas aroma-
ticas para hermosear y limpiar los dientes, como tambien las gotas admi-
rables para calmnar los dolores de muelas y una agua muy recomendable
para afirmnar la dentadura..." A su vez, Arnold, con motive de diri-
girse a Estados UTnidos, en Mayo de 1842, tambi6n en viaje de studios,
encomendaba sus clients a Mr. A. W. Jones ".. Caballeroo ingles de
conocida habilidad y famoso en la profesi6n de dentista..."
No falt6 en la campaiia publicitaria, quien alegara en su favor, el
testimonio de clients de reconocida position social. Tal D. Alejandro
S. Launy, cirujano dentist de New York, que ademais de dar a conocer
que "hace dientes artificiales .y los coloca de una nueva invenci6n por
medio de presi6n admosferica. ." (sic), ofrecia "...atcstados de per-
sonas respetables que infornnaran de suts conocimientos, entire ellos el
Sr. Dr. Sime6n Vicente Hevia, y D. Jose de la Luz y Caballero..."
(D. H. Enero 14-1842).

Launy, habia llegado a la Habana en 1841, procedente de New York,
con una carta de presentaci6n para Carlos Blackely, firrnada por
Mr. James Alcock, de aquella ciudad, en la cual pedia a este, le orien-


83









tara en sus prop6sitos de establecerse en la Habana, reconociendo que
un poco de sus consejos Ie scran de grande utilidad ."

La conspiraci6n de La Escalera
Las relaciones sociales, su intense activldad professional, sus frecuen-
tes viajes a Matanzas, donde residian sus padres, duenios de un cafetal,
fueron factors determinantes para la inclusi6n de Blackely en el pro-
ceso de la conspiraci6n que llevaba a cabo la Comisi6n Militar, y en el
cual se vieron involucrados casi todos los negros y mulatos de alguna
relevancia social o econo6mica.
Conjuntamrnente con Blackely, fueron encausados los dentistas Andres
Jos6 Dodge, su discipulo y duefio de casas y esclavos en la ciudad de
Matanzas; donde residia y ejercia su profesi6n; Pedro Pompe, negro
native de Charleston, graduado en 1840, que habia recibido lecciones de
Blackely y que ejercia en Santiago de Cuba, comnpitiendo con el sueco
Mauricio C. Koth, radicado en aquella ciudad en 1844; Rufino Reyes,
su cufiado, y el pardo libre, habanero, Santiago Rodriguez.
Blackely sobrcvivi6 a La Escalera, no asi su amigo y discipulo
Dodge, fusilado el 28 de Junio de 1844, en Matanzas, en uni6n de
Gabriel de la Concepci6n Valdes "Pl.cido", Antonio Abad Bar6, Jose
"Chiquito" Garcia, Jorge L6pez, Jose Miguel Roman, music; Miguel
Naranjo, Manuel Quifiones, Pedro de la Torre y Santiago Pimienta,
cuniado de Dodge y rico propietario matancero.

La defense de Blackely
D. Jos6 Maria Blanco, teniente del Regimiento de Infanteria de
Cantabria, defensor de Blackely ante la Comisi6n Militar, lo present
como "inocente a quien persigue la envidia" por ser "persona important
entire los de su clase por su riqueza, su porte y su decencia".
Aunque Ia personalidad de su perseguidor no fue revelada durante
el juicio, el defensor hizo constar que se trataba de
"...un extranjero, de su misma profesi6n -y menos acreditado
que 6l, es el que en todo tiempo ha tratado de comprometerlo
para que se lance de Ia isla a un competitor mAs inteligente
y mas solicitado."

a ARCHIVO NACIONAL. Comandancia Militar. Leg. 73. Exp. 1.


84









La opinion del defensor se vio confirm-ada, cuatro anos ma.I tarde,
cuando en Junio de 1848, D. Ignacio Torres, D. Jose Pierce y D. Elvi
Gales, cirujanos dentistas radicados en Ia Habana, se dirigieron al Go-
bernador Civil y Politico de la Isla, para que se prohibicra el ejercicio
de su profesi6n a individuos de la raza dc color. Decian:
". esta en el deber de todo blanco el apoyarnos por la
tendencia que creemos descubrir y quc ,'.c) ndmo a la pcrspi-
cacia de V. E."
y agregaban:
"V. E. cstA bien penetrado quoe ni a profcsi6n hace m.is
comunicativa a todas personas dc todas classes y ranges, que
las facultades de Medicina y Cirugia ei todos los ramos. La
profesi6n de la Cirugia Dental es uina de ellas y qmuizAs mas
que ninguna otra, atrae una intima rclaci6n y considcraciones
que profesadas por un negro o pardo lo realza de su clasc,
mientras que en la alternative con un blanco le humilla: al
hornbre de color esta profesi6n Ie leva 4A un alto grado de esti-
maci6n centre los de su clase como se vio en la Iltima Conspi-
raci6n de estas castas. que en su arrojo osadia dieron los mais
altos empleos a los dentistas de color, por que los consideraban
como superior por su position social, su inteligencia y por los
buenos modales que adquiricron en cl (iltimo rocce que tenian
con sus mejores: Cinco de esos jefes supremos dentistas fueron
press, dos de ellos fusilados y los otros tref, que son quizi los
mais criminals por rias astutos e inteligentes, despite de suifrir
prisi6n por much tiempo fueron puestos en libertad por una
inconcebible bondad del antcccsor de V. E. Estos mismos tres
Exmo. Sr. estan extendiendo el numero de su., discipulos por
toda la isla."
La petici6n, entire cuyos firmantes, sin duda, cstaria el gratuito acu-
sador de Blackely, fue denegada por el Gobernador, quien estimo6 que
de aplicarse
"... produciria los mnais pcrniciosos rcsultados (l reducir a la
miseria a families enteras privando a las cabezaq de las mismas
de los medios decorosos de ganar la subsister, cia como ahora
lo hacen." g
Economia
Dos anios despues de esta denuincia, reveladora de una lucha clasista,
sostenida por rivalidad professional entire individuos de distintas ra.as

9 ARCicmvo NAClONAL. Instruccion Piblica. Leg. 58. Exp. 3883.


85









y posici6n social; fallecia en la Habana, el 11
Carlos Blackely, dejando los siguientes biencs:

Inmuebles:


de Agosto


de 1850.


Una casa en la calle de "las Damas" n 6m.
7 2 rs.


Una casa en ]a
$1,699. 4 rs.

Esclavos:


calle de la Plaza N.


15, valorada en $5,587.


2 entire Merced


y Bayona,


Bernardo, chino criollo de N. Orleans, de 44 afios, zapatero,
en $500.


Nolasco, criollo, comrno de 22 afios,

Valor total de sus bienes


calesero, tisico, sin tasar.10
a


Sus propiedades, sin incluir el valor de su gabinete dental, prendas
y mobiliario, ascendi6 a la suma de $7,796.


10 ARCHIVO NACIONAL, Escribanta de Rodriguez Perez. Leg. 271. Exp. 11.









ocwsalp O flc C ftC*0 Oce c*4


IV 0Va 6i,


86


tasado















Becquer o la leve bruma

(En el centenario de su muerte]

Para Adolfo Suarez


Fina Garcia Marruz
"cendal flotante de leve bruma..."

Cuando queremos precisar el mundo que evoca 1l nombre de Becquer
.para nosotros no nos acude una imagen sino varias, que se superponen
y nos Io ocultan: es el esbozo de una capa oscura que se pierde por
un laberinto de calls estrechas, o es quizas el fulgor doloroso de una
mirada que se clava rapida en las sombras y huye. Becquer, como
su gran arpa empolvada, nos mira desde un Angulo oscuro, como
rehuyendo Ia luz. Parece que nos va a decir qui6n es y 1o que sefnala
son los invisibles itomos del aire o las ardientes estrellas, lo diminuto
o lo enorme, todo lo que en la naturaleza vibra, tiembla, vuela, desapa-
rece: saeta, hoja, ala, luz. jQue pasa que no podemos verle el rostro?
Antes que mostrar una presencia, nos adentra en una atn6osfera: pri-
mero es un sacudimiento extranio, luego un murmullo, luego deformes
siluetas, colors que se hunden, ideas sin palabras, y memories y deseos
imposibles, y brillo de las lAgrimas. Se podria demostrar, con lujo de
citas irrefutables, que se trata de un fantasma:

Espiritu sin nornmbre,
indefinible esencia. 1


1 BECQUER, GUSTAVO APOLFO, Obras Completas. Madrid, Aguilar, 1961.
Todas las citas suyas de este trabajo estan tomadas de esta edlci6n.


87








Pero 'esto que tiembla, palpita, flota entire las nieblas, que deja
percibir primero el fulgor que la figure, se adelanta a decir a la Espafia
letrada de su tiempo, toda oquedad y pompa, el autentico "Yo se"
del comienzo de las Rimas, a escribir ese gran "yo" con sus dedos de
humo, y entonces volvemos a acercarnos a ese coraz6n de su idioma,
engafiosamente anacr6nico, a esa vaguedad irtdefinible, y vemos que esta
hecha de dorados hilos resistentes: Ia "gigante voz" no es debil, una
"inteligente mano", un "armonioso ritmo" encierra lo fugitive en "ca-
dehcia y nmmero", y muerde el cincel el bloque vago. Fulgor rapido
o silbo centelleante, fleco de oro de la lejana estrella o zumbido de la
abeja enloqueciendo, su identidad vuelve a desorientarnos, cumbre,
yerba, tumba, arenas. *D6nde esta Becquer?
Yo ondulo con los dtomos
del humo que se eleva
y al cielo lento sube
en espira inmensa.
Yo sigo en raudo vertigo
los mundos que voltean...
Helo aqul identificado con dos abismos de infinitud: lo estelar y el
Atomo. Empezamos a sospechar la modernidad de Becquer, las relacio-
nes de la-modernidad y el romanticismo. Pero no nos adelantemos, va-
yamos poco a poco. Este 'yo" vertido en Ia naturaleza toda, infima
o inconmensurable, parece haberse "saltado" la figure humana. Marti,
a la entrada de los Versos Sencillos, escribiria un poema semejante a
estos primeros de las Rimas, pero la palabra "hombre" acude enseguida:
"Yo soy un hombre sincero.. .", y diciendo venir tambien de todas
parties, y pardendo tambi6n de la muisica y la raz6n pitag6ricas, y ha-
blando tambi6n de yerbas y de flores, cuAnta riqueza de criaturas huma-
nas en estos versos en que ya esta la presencia de la mujer y de la
novia, del padre y del amigo, y hasta un alcalde y un joyero, y donde
aparece junto a su "pena brava" la de su pueblo esclavo, y aun toda
la pena y la esclavitud del mundo. El "Yo soy", "Yo se" de los solares
Versos. Sencillos, que distinto al "Yo soy", "Yo se", profundamente
nocturnes de las Rimas!
YYo si un himno gigante y extraio..
Su palabra alcanza la vibraci6n de la cuerda al desaparecer. "Si
pintara paisajes los pintaria sin figures", escribi6 alguna vez, lo que


88










nos recuerda .que la religiosidad Arabe no represent nunca a la figure
humana en sus mezquitas. Becquer, arabe andaluz, prefiere tambien
el arabesco, la frase-arabesco: "Vagando al ocaso por el laberinto de
calls estrechas y tortuosas de una antigua poblaci6n castellana...,
prefiere la frase-espiral, laberinto de arcadas del p6rtico de las Rimas:
"For los tenebrosos rincones de mi cerebro..." Becquer antes de darnos
un objeto nos da su situaci6n ("Del sal6n en el Angulo oscuro."),
antes de nombrar la sustancia nos da las cualidades, ("silenciosa y
cubierta de polvo"), dejando a la brevedad del verso final la menci6n
del objeto mismo, con no s6 qu6 atm6sfera de algo fatal e inapelable
("Velase el arpa"). El objeto central del poema queda desplazado al
fondo, los adjetivos preceden, anuncian y casi se toman todo el espacio
de Ia estrofa, de modo que la cosa misma, separada asi de su sustancia,
aparece al final como un fantasma. Las cosas revelan mAs bien Ia ausen-
cia de su duefno ("de su duenio. tal vez olvidada"), 1o human esta
ausente de este mundo. Las notas duermen en las cuerdas "esperando
la man6 de nieve" que pueda arrancarlas. Si hay una mano, es de
nieve. En la tercera estrofa el encanto queda roto: "i AyI-pens." Estas
caidas son parte del poema, no caidas del poema. Hay en las Rimas,
como algo esencial a ellas, ese "ay" del pensamiento que las desgaja,
como en el cante-jondo. El alma espera, como Lazaro, muerta tambi6n,
al fondo, quien le diga "LevAntate y anda!" Vano esperar. Cualquiera
que haya sido su adhesi6n consciente al cristianismo, el n mundo portico
de Becquer es anterior a la esperanza de ]Ia revelaci6n cristiana.
El primer romanticismo -Espronceda, Zorilla, el Duque de Rivas-,
fue exterior, teatral, hinichado; el segundo -Becquer, Rosalia de Cas-
tro-, interior, depurado, intimista. En el primero el verso era como
un espadachin que hacia saltar al cuerpo de la poesia en la escena ufitima
de un drama: se sentia el correr del telon, los aplausos, el humo. En
el segundo, el poeta huye del foco de las candilejas y se vuelve al
angulo oscuro donde s6lo resuena una palabra -"yo"- y se vela
a un cadaver:
Dios mia, que solos
se quedan los muertos!
Recuerdo de nifia una libreta de pasta espafiola, que aun conserve,
donde tenia copiadas vm madre, con cuidadosa letra morada, las Rimas
de Becquer. "Por los tenebrosos rincones de mni cerebro, acurhucados
y desnudos, duermen los extravagantes hijos de mi fantasia... Re-


9









cuerdo que antes de comprender del todo de qu6 se trataba, me seducia
aquella cadencia larga, interminable. Becquer abria el arpegio al punto
de cubrir todo el teclado ("cadencias que el aire dilata en las sombras").
Hablaba de un himno "gigante y extranio" que luego uno no ola, o el
himno era la promesa enorme que no legaba, cuyo dador se ocultaba
en las sombras. Algunos versos aislados eran como fragments de otro
poema que no era el que leiiamos, adivinaciones superiores a 61, hallazgos
de acento y alma:
gSerd verdad que, huesped de las nieblas..
Recordaria las palabras que prologan su obra al leer, anios ma.s tarde,
el Gaspar de la Noche de Aloysius Bertrand. En la misma libreta mi
madre habia copiado "Doloras" de Campoamor, humoradas de Bar-
trina, versos de Rueda, pensamientos de NTunez de Arce. Pero Becquer
descollaba solitario con sus versos hechos de materials fluidas: aromas,
ondas, rafagas, ccntclias de luz. Becquer, "muerto en pie", "huesped
de las nieblas", no acertaba todavia a mostrarsenos del todo a travel
de sus humildes, inmortales Rimas. Fue Juan Ram6n Jimenez el que
nos dio an'os despues otro Becquer, otra manera de leerlo. Hasta las
Pastorales de Juan Ram6n no se nos iluminaria este Becquer casi ma-
chadiano:
Sobre el corazon la mano
he puesto porque no suene
su latido y de la noche
turbe la calma solemne
Volviamos a ver el balc6n, sin golondrinas viudas, de Becquer, en
los romances idilicos de Juan Ram6n:
En el balc6n un moment
nos quedamos los dos solos...
Juan Ram6n, al decantar a Becquer, nos descubri6 lo esencial de
el, lo que tenlan sus versos de esbeltez plata, de piedra y fuente anda-
luzas. El filtimo romantico ya se nos aparecia como el primero de
ellos. Becquer surge cuando el romandtcismo estaba de capa caida,
pero con esa misma capa se cubre, y lo echa a andar.
Su vida, la mas real, es la que esta- en sus versos. Si nos ponemos
a consultar libros van a aparecer hechos ciertos pero innecesarios, va
a resultar que se Ilamaba Gustavo Adolfo Dominguez y no Gustavo


90










Adolfo Becquer. Gran error de la realidad Porque desde luego que
Becquer es Becquer y no Dominguez, que este es su primer apellidlo
y no el segundo. Los bi6grafos nos dirain que la familiar Becquer era
de procedencia flamenca, dcsilusionindonos en nti 'sZi a :-speranza de
encontrarle ancestros arabc.s. Andaluz por varias gcneracioncs, no
era necesario que tuviesc ancestros airabes para cslar penr-trado de
esta cultural que alli se respira en ci aire. Pero J(r.ino evitar qce la
imaginaci6n se nos vaya a Abui-B6cquer, yerno de Maliomia, (,ir reino
dos aiios a su muerte y compil6 el Coran, c6digo dc Icvcs y costumbrcs
musuilmanas, en amplios versiculos? Cuando Beccowlr nos confiesa c6omo
buscaba ante todo la virginidad de los. sentimienos y las cosa.s ;c6oio
no recorder al que era llamado Padre dc ]a Virg(n, a A}bi-Thquer,
por ser Aixa, su hija, la (mnica tspoXsa de Ma] iiia q it).o )ra antes
de su matrinionio con cl Profeta? NNo parctre (ie rcy irab m.As rela-
cionado con Cel mindo de Bccqii- que tsa noble piro ,scira fiimilia
flamenca? Para reconstiruir la vcrda-dera biogralia de Becquer hiabria
que partir de realidades in probables, de atisbos incmplW(los, de dc'scos
y fantasmagoroas, ya que en ellos vivio nmas i iensmaientee iuc en la
casa de hospedcaje mnadrileijo de D)onia Soledad, del inisnao inodo qite
para contar la vida de Don Quijote hay que partir mills que dcl ama
o la sohrina de ]a imaginaria Melisenda o dcl encaniador Merlin.
Pero hay datos escncialcs, como el saber (i fie hi ta"irfano de pLadrc
y madre de sus cinco a sus seis afios, pucs cstc suntiniento de orfandad
si es fundamental para entenderlo. Bl'.c(tier surv d<, tsti drtsgarro6n
initial, de esta ausencia de la mediacidn palcritm y matc:rna con cl
mundo, que oscurece sus inicios y hace incicrto sit sentimiento del fin.
Miguel Angel decia quc su escuitura habia nacido de los fragmnentos
desenterrados dc las estatuas griegas. Por esta rotiura sc introdtjo nada
menos que el tiernpo en la apacible etcrnidad toda present de d la
estatuaria griega. Por esos miemibros desgarrados sc filtr6 la sangre
del tierripo. En algun descendimiento o Piedad ulltinos de Miguel
Angel se deja vcr el cucrpo de Cristo casi coiro el de un centauro
dislocado de hombre y Dios, y la galeria de escIavos q=e precede al
David liberrimo estan todavia comrno a medio salir del genesis dce la
pledra, contando la hazafia de ese transito, de cse parto del hornhre,
dificilisinmo, hazania del dolor. Becquer, no obstante ser un arista quc
en apariencia nada tiene en comuin con Miguel Angel, parte igual-
mente de lo fragmentario, suit poesla esta rodeada dc no se qu6 atm6s-
fera trigica, dolorosa, de no se sabe quc cataclismo initial, qu6 petrdida.








Sus mismas Rimas, las que conocemos, son los "poemas que se re-
cuerdan de un libro perdido". El original se perdi6. Lo que qued6
de "El ibro de los gorriones", lindo titulo humilde, fue poco, Becquer
lo perdi6 todo, sus padres, sus versos, la herencia de que pudo haber
gozado, de haber permanecido a la sombra del hogar sevillano de su
madrina, Dofia Mariana Monahay, para ir, siguiendo a sus companieros
de bohemia, a Madrid. Alia, por 6ltimo, perdedor tambi6n en amores,
acab6 por perder la salud, de la que cuidaba tan poco como de todo
lo demas, Se conserve, de su pufino y letra, una cuenta donde distri-
buye los ilusorios dineros que pensaba sacar de la edici6n de sus poesias
en Madrid. En la linea superior se lee: "60,000 reales. Obras de
caridad." En su cuarto pobre de Madrid, donde so6Io tenia un catre,
d
unas sillas de Vitoria, un baul, y una mesita con la clasica palmatoria
macilenta, piensa, mAs que en comer, en esbozar su magno proyecto
de la Historia de los tempos de Espania, que realize s6lo fragmenta-
riamente. Sus paisajes son siempre de ruinas, pero en ellas crece siem-
pre alguna enredadera con humilde sol andaluz. El fue asi tambien,
altivo y modesto. Muri6 joven.
.Que es lo que aniade Becquer a la poesia espaniola? Si el verso
neo-clasico resultaba formal, frio, acad4ernico, el romAntico pecaba por
todo lo contrario, era excesivo y difuso. El hallazgo de Becquer fuer
el equilibrio de una gran vaguedad y una gran precisi6n. Al sacudi-
miento extrafio encerraba en su mejor formula: "cadencia y nfimero".
La sonoridad becqueriana se da como dentro de una b6veda cerrada,
camara de ecos, nave huimeda y vacia. No es la declamatoria, hinchada
sonoridad romantic. La frase no deja oir aislada su sola linea melo6-
dica sino que se funde a su propia resonancia, a su propio eco innume-
rablemente repetido. Zorrilla era altisonante; -Becquer, resonante. El
eco nos descubre la amplitud de la b6veda. Ya virnos c6mo invierte
casi siempre el orden 16gico de la frase, c6mo el complement circuns-
tancial precede, acorrala. El arpa no esta en el angulo oscuro del sal6n,
sino "Del sal6n en el Angulo oscuro..." Oigamos sus graves de vio-
lonchelo: "De la casa en hombros ilevaronla al temple".
iCuAntos giros, como de grandes aves, de las palabras, antes de
llegar a fijarse en su asunto central, antes de describir *una figure
o apoderarse de un tema! En "La rosa de pasi6n", primero nos descri-
bir, el d6dalo de las calls, la torre morisca, la habitaci6n miserable,
y s6lo por ltimo al protagonista, al judio Daniel Levi, livido chispazo


92









arte sino contra la idolatria. Esto es important, y lo veremos despu6s
al tratar de la otra fuente de Becquer, que es la germanica, fuente
a la que se Ie ha dado preferencia y que no creemos sin embargo, la
mnis decisive. Massignon continue: no hay duraci6n en la teologia
musulmana: no hay mas que instantes discontinuos y reversible. Esto
nos ayuda a entender el sentido del instantt" juanramoniano, su re-
chazo de la "duraci6on" en el poema, como ayuda a entender la pre-
sencia en la poesia de Becquer de lo estelar y lo at6mico, "los invisi-
bles Atomos del aire" y "los rnundos que voltean", su buisqueda de un
mas alla de las formas. En las albercas de los jardines andaluces, en
su profusion de rumors y de fuentes, hay ese mismo escamoteo y
rompiniento de la imagen temblando al fondo, vuelta otra. La rea-
lidad se vuelve espejeante, realidad de espejisrnos, espejismos del de-
sierto del "yo". Hay un curioso articulo de Becquer que titula: "Caso
de ablativo. En, con, por, sin de, sobre la inauguraci6n de la Yllnea
de ferrocarril del Norte de Espania" que nos record la pareja impor-
tancia de las preposiciones en Juan Ram6n, en quien nunca se da
tampoco ese realismo en seco del castellano sino realismos superpuestos,
espejeantes, deformantes, extasiantes, en que la situaci6n, la cualidad,
la posici6n, el modo, parecen nombrar y sustituir a la sustancia. Es-
pejismos de desierto, aridez con sol, de lo que esta por, sobre, tras,
un sinfin de luz.

El duendee" andaluz, del que Lorca nos dej6 cumplido juego y
teoria, es tambi6n una criatura del "detrSs de", es ese indefinible
"toque" levisimo de gracia que se escapa apareciendo, juega con la
gravedad como con la luz el reflejo, y no puede apresarse porque no
se esconde. El duendee" viene de atra6s y de lejos: lo saben algunas
"cantaoras" flamencas: su ligereza es honda, o sea trAgica, estia, pero
no esta. Y lo mas hondo andaluz tiene ese "toque" leve, que atrae
incesantemnente al equivoco, e in6tilmente trata de copiar la parodia.
De aqui que a Becquer pueda leerselo de dos modos, gustar por igual
al lector superficial que al hondo, al cursi que al exquisite, por lo
que es que por lo que no es. Hay que leer a Becquer asi, tomo al trasluz,
rominpindole los primeros pianos tematicos, deshaciendo, como lee el
agua, lo rotund de la imagen, llevaindolo a la esencia: "alli cae la
Iluvia con un son eterno", hay que leerlo asi, buscando lo que llamaba
Juan Ram6n "el toque leave, segundamente inmortal".


95









Cuando Becquer dice "yo soy" sabemos que va a nombrar la crea-
ci6on entera, pero tambien que no podemos confundir esa identificaci6n
con ninguin grosero panteismo, sino que con ella busca a la vez que
fragmentary la imagen, ocultarse y trascenderla. Jose Pedro Diaz, en
su excelente libro sobre Becquer, al que volvcremos rens de una vez,
estudia las influencias alemanas de Becquer y de sus prccirsores, cita
centre otros a Rfickert: "Yo soy el Atomo, yo soy el globo sniar. ."
E incliso a Zorrilla: "Yo soy como la abeja.. ", '"Yo soy como la
nubc..." Pero )a supresi6n del "comino" en Beccquer se mide aqui por
anfios-luz. No se trata de un sencillo similp viejo recurso poeilico, taipoco
de una orgullosa extension del "yo" a la alernana. Si 61 es "el fleco de oro
de la lejana eslreclla", si es el Atomo y la nube, si se idkntifica con
todos caos fragmeniitos es porque no esta en ninguno de ellos totalmente:
no sc futinde a una stistancia, se identifica con una huida, saeta voladora,
hoja qtwC vO.ta, :orno si dijera: estoy en todo, lutrgo no estoy en nada;
soy esto y Io otro. No intenten apresanrne: estoy un pOCO mas allia.
"SoIIa mirar su vida dcesde el fituro, viendosc va minuerto y con su
obra hecha", dice Diaz.

Las dif'crncias centre (este sentido posesor del "yo" gernimnico y cl
becqueriano, se haccn inas claras cuando uno recuerda la diferencia que
establecec Massignon entree el jardin clAsico europco y cl oriental: el
primuro supone un apodceramiento dc la naluraleza quc va del centro
a la pc:riferia coiyio conquistando las perspcctivas, en tanto que el jardin
oriental es un coto cerrado: va de ila periferia al centro: "Es la inversa
del jardin paisajista; una especie de naturaleza de ensuenio que nos
conduce a un pensamiento central, a un desmayo del pensamicnto en
si mismro, y en modo alguno a este apoderamiento gradual, a esta
conquista de la Naturaleza que constituye el jardin calico".

iC6mo reconocemos en esta imposibilidad de "apoderarnmiento" real
en esta condici6n veheincnte pero a la vez desasida, en cse hermoso
"desmayo del pensamiento", a los soniadorcs parajes de la naturaleza
becqueriana! Ello nos explica que un critic como Onis haya hablado
o

SDIAz, JoS. PEDRO. Gustavo Adoifo Becquer. Vida y poesia. 2a. ed.
Madrid, Editorial Gredos, 1964. (Biblioteca Rom.nica Hispanica dirigida por
Damaso Alonso).


96









de una sensualidad "despegada" en Juan Ram6n8 y c6mo es la misma
vehemencia que lo Ileva a todas las cosas, en su intent sobrehumano
de perfecci6n, Ia que lo separa de ellas, convirtiendolo en un solitario.
"Nostalgia aguda, infinita, terrible de lo que tengo". Massignon nos
ensenia c6mo en la teoria del amor Urabe el ardor mas liondo conlleva
el alejamiento. "Callate -le dice el enamorado Mashnun a su amada
Leila-, porque me apartarias del amor de Leila !" El "yo" amante no
puede fundirse a la cosa amada porque tampoco ella esta en su apa-
riencia y figure, sino mas alla.
No es extraiio que los filo6sofos Arabes se sintieran atraidos por el
platonismo, para el que las figures reales eran sombras, copias, de los
arquetlpos eternos, ellos, que se inclinaban en el agua para ver temblar
]a piedra, y veian las cosas como reflejos.
Es muy frecuente en las narraciones y leyendas de Becquer la des-
cripci6n de un mismo paraje visto desde la perspective de dos tiempos
diferentcs: eli paseante solitario vuelve al lugar de su excursion primera
como atraido por un secret que se muestra y se oculta a la vcz: la calle
desolada ocultaba, de cierto, una hermosura; el ventorrillo alegre que
en la primera parte de "La venta de los gatos" se ve florido y circun-
dado de luz, se muestra en la segunda visit asolado por la locura y la
muerte. Este incesante ver las cosas como utna apancifCa cuyo secret
es siempre trascendente a ella, esta incomplete de lo real, esta perse-
cicion incesante de una forma huidiza, esti igada at segundo gran
tema de Becquer: la identificaci6n del deseo cumplido con la inuerte.
Vease "El beso" (beso profanador del capitarn de dragones a la estatua
del tempo quo Ie atrae la venganra terrible); "La ajorca de ori" (robo
de la prenda a la Virgen para satisfacer el deseo de la mujer); "El
gnomo" (muerte de Magdalena atraida por el tesoro engafioso de las
aguas); "El caudillo de las manos rojas" (que roba la mujer a su her-.
mano y muere finalmente a causa de ello); "Los ojos verdes" (p6rdida
del mancebo en el lago, persigulendo la belleza que no existia en Ia
tierra) ; "La cruz del Diablo" (castigo al Sefior de Segre por su dcsaten-
tada y deminoniaca ambiclon); "El Miserere" (rnmusico que muere en el
empenio de transcribir febrilmente el fantastico Miserere escuchado a los

8 "Pero su cortesla, su sensualidad, su curiosidad, su actividad, que lo
flevan como un ninfo hasta las cosas, son de tal modo puras, despegadas, espi-
rituales, tienen tal necesidad sobrehumana de perfecci6n, que se convierten
en causa de insatisfacci6n y alejamiento." ONfs, FEVRnco DR. Op. cit. p.


97








a
monjes muertos); "La corza blanca" (el montero Garcia mnata a Ia
mujer que ama al matar la corza blanca) y "Creed en Dios", que forma
con "'La corza blanca" y "La Creaci6n" acaso el triptico de las mejores
leyendas de Becquei, donde ]a persecuci6n' (en esencia infinita) del
deseo revela su entrafia demoniaca, tema de la caceria infernal, basada
seguin Jose Pedro Diaz en "Le feroce chasseur" de Burger, traducido
por Nerval, traducci6n que conoci6 Becquer, o temrna de Ia caceria
celeste, "La fille biche", cuyas raices en eli medioevo frances tamnbien
estudia Diaz.
SQue rehaci6n se ha establecido entire eI deseo y la muerte, cuyo
reves es esa sensualidclad arabe que llevaba al alejamiento, a Ia voluptuo-
sidad, a esa demora infinitamente prolongada de la posesi6n que rela-
cionamos con la angustiosa riqueza microtonal de ]a musica arabe? No
es el wagneriano, el tristanesco anhelo de posesi6n que conduce a la
muerte: es todo lo contrario, un retiramiento nada apocaliptico, nada
mental, buisqueda sensual del paraiso de las esencias, de las fuentes del
jardin.
Junto a ese mundo, infinitamente demorado, del deseo que no se
alcanza para no acabarse, siente el Arabe la necesidad compensatoria
del encantamiento o hechizo, que es, por el contrario, una aceleraci6n
de los pasos naturales, una obtenci6n, casi fraudulent, sospechosamente
"rapida", realizada por la via de la magia, de to que la naturaleza cal-
mosa parece negar o solo obtener por las vias causales at precio del
sufrimiento. Demora voluptuosa o rapidez magica: todo en el mundo
arabe tiende a escamotear lo real o sustituirlo por una imagen mas bri-
Uante, pero ilusoria. Recordemos las leyendas de Becquer sobre el
Trasmoz -el nombre mismo entrafia y sugicre el "detrais de" becque-
riano y el mundo de la hechiceria Arabe- done, la sobrina de Mosen
Gil obtiene el traje de rica pedrerna por la vieja bruja Casca, o el
andciano nigromante levanta el castillo de Trasmoz en una noche por
arte de conjuro o de encantamiento.
So61o en una leyenda la persecuci6n del deseo no entrafia la muerte
sino la salvaci6n, y es la del tempo de Veruela, erigida por Don Pedro
'Atar6s, Senor de Borja, en gratitud a la Virgen. Ella lo salva de morir
una noche de tempestad, en el bosque donde se habia internado peligro-
samente por perseguir a una corza. Es Ia antitesis de "Creed en Dios"
y tambien de "La corza blanca". La diferenciai esti en que no se trata


98









ya de la persecuci6n demoniaca del deseo: el cazador cristiano de la
Carta novena, donde aparece la leyenda, busca a la corza y la busca
con empeino, pero se detiene ante lo imrnposible. Invoca a la Virgen, que
viene en su auxilio. Y es curioso que la descripci6n que hace Becquer
de la Virgen sea la de una luz "dentro" de otra luz, que la Vea como
"la llama mAs viva que hay detrds de una hogurea. Y es curioso tambien
que esta leyeonda la haya escrito Becquer -Lque aunque se decia cat6olico
era un arabe, por el pensamiento y el sentimiento- al final de su vida,
en el Monasterio de Veruela al que fue a refugiarse de los atormentados
deseos que acabaron por enfermarlo, para reposar al fin. Monasteiio
cristiano adonde fue a acogerse -luz ahora detras del jir6n de niebia-,
poco antes de morir.


Eternidad e infinitud
i Espacios sin fin que os abris ante los ojos del alma -'vsda
de inmensidad y la arrastrais a vuestro seno, y la saciials de
infinito!
BECQUER

Las ideas de "infinitud" y "eternidad", que el habla popular identi-
fica vagamcnte -jurar amorr eterno", en el sentido de amor que no
tiene fin-, son en realidad, ma.s que nociones afines, nociones antiteticas.
La infinitud es una prolongaci6n indefinida de lo finito, en tanto que
]a ctcrnidad nb es mr.s liempo sino no-tiempo. Puede entrevcrsela, como
un chispazo brevisimo, en la comunicaci6n eqtetica o amorosa, en los
"extasis" de los misticos, y presupone la aceptaci6n de un bien que no
siendo en si mismo perfect, sirve de inedio para alcanzar la perception
del Bien sumo o la Belleza suma, o sea, del Amor minsmo. La eternidad
no es extrania a la noci6n de principio ("En el principio era el Verbo")
o la noci6n de fin, esto es, de vida del alma mars allI de la muerte. La
infinitud, por el contrario, es una prolongaci6n en principio inacabable:
no se le conoce comienzo ni supone la idea de fin. De mrnodo quo hay
dos formas de trascendencia: una que llamariamos vertical, que va de
tierra a cielo, y otra horizontal, que se prolong en el sentido del tiempo
y que no acepta la dcetenci6on ni la muerte. Lejos de presuponer la pose-
si6n de un bien, insuficiente, pero que puede ser trasccndido, busca un
bien ideal perfect, pero por lo mismo, escincialmente irrealizable. Esta
imposibilidad es en realidad su motor, lo que determine su perpetuo
movimiento.


99








Si al cristianismo pertenece la noci6n de la "vida eterna", del paulino
"hombre nuevo", al mundo no cristiano, al arabe en este caso, pertenece
el sentimniento de la infinitud de la busqueda. Ya hemos visto en Becquer
c6mo esto se relaciona con el tema de la caceria (infernal o celeste). La
risma antithesis qup hay entire lo eterno y lo infinite, hay entire lo nuevo
y lo modern. La infinitud esta en la esencia misma de la modernidad.
Becquer, ente anacr6nico para tantos, es en realidad un espiritu modern,
en cuanto busca un desplazamiento horizontal, en el sentido del tiempo
y no de la etemidad, a la que sustituye por la avidez de los "espacios
sin fin". El present, siempre mczquino para Becquer, se evapora en csta
huida cinegetica: quedan s61o, librados a la corrupci6n de la muerte,
el pasado y el porvenir.
He aqui c6mo la busqueda ut6pica de la pureza y la perfecci6n abso-
lutas (ya lo habiamos visto en Juan Ram6n) conduce al alejamrniento
de la realidad. La primera connnotaci6n popular de la palabra "romann-
tico" es puro, soiador, ser aparte. Recordemos que los caitaros del siglo
xrn, los "puros" de la llamada herejia albigense, secta religiosa tenaz-
mente combatida por Ia ortodoxia cat6olica, consideraban "impura" la
uni6n carnal, no solamente la libre sino la legitimada por el matrimonio.
Los poetas cantaban la "union spirituall, los "creyentes" accedlan a
casarse en cspera de nuevas reencarnaciones en que podrian ser capaces
de una uni6n mas pura, en cuanto a los "perfectos" se apartaban del
matrimonio, pero no a la manera de otros sacerdocids, ,por sentirse
vocados a una forma de amor mas absolute, sino por rechazo al xnatri-
mrnonio mismo, al que de ninguna mantra consideraban un sacramento.7
Era comrno un- resurgimiento del viejo maniqueismo, para el- cual existian
dos sustancias antag6nicas, el Bien y el Mal, el mundo estaba todo
librado al pecado y no habia sido creado por Dios sino por Satan mismo.

S"On sait que pour les Parfaits tout acte de chair retardait indifiniment
le salute: mai is n'imposaient pas la continence a ceux qui ne se sentaient ni
Is disir n ile pouvoir de la garder. Aussine faisaient Us aucune difference entire
I* marriage lUgal et Ie concubinat: Us permetaient Pun et I'autre aux simple
Croyants. Peut-4tre, comme les anciens Manichiens prefereinte-ils mime Ie
concubins au manage, parce qu'il ne prenait pas les apparences trompeuses
d'un sacrament, qu'i une subordonnait pts autant la fermme a l'homme, qu'i
treposait sur I'amour igalitaire nt partag, at qu'enfin il avait plus de chance
de demeurer sterile. Les Parfailts acceptaient volontiers I'hospitalit des "faux
menages" et ne leur timoignaient pas moins de bienveillance q'aux couples
Ugaimes." NELL, RENt. La vie quotidienne des Cathares du Languedoc au
XIII sicle. Paris, Hachette, 1969.


100









La redenci6n s6lo era possible apartandose de 61, para encontrar asi
al Bien sumo.
Esta escisi6n, esta herida dada al seno de la sustancia, desde el prin-
cipio, no podia aceptar la encamaci6n del Verbo, la santificaci6n de la
material en los sacramentos. Lo puro y lo impuro, como dos reinos sin
comunicacoi6n possible, estin tambi6n, como en la secta maniquea, como.
en la secta catara, en la raiz misma del sentimiento romantico del mundo.
El amor sacramental esta en las antipodas del amor romantico. El amorr
etemo" que se prometen los esposos en el sacramento nupcial no desco-
nece lo perecedero de toda posesi6n humana, parte, por el contrario
di ella: es el amargo conocimiento de los mites que hay en toda expe-
riencia humana la que Ileva a buscar en el amor una forma de trascender
el tiempo, un instantAneo conocimiento del no-tiempo, que estA todo lo
lejos possible de la exaltaci6n romnantica, la cual sitfa, como en los versos
de Becquer, el objeto amado en un ms alla inalcan7able: "Oh yen, ven
tuV!" A la pareja limitaci6on-eternidad corresponde la antitesis ilimitaci6n-
infinitud.
Digamos, como comentario al margen, que la extrafincza que siempre
nos caus6 ver en la literature cubana de fin de siglo un ndcleo de pensa-
mniento cAtaro -el agrupado en torno a la figure de Julian del Casal-,
cuyas victims mas modestas fueron Juana Borrero y Carlos Pio Uhrbach,
y su intent de "matrimonio spiritual" -q-lue parece evocar la atmo6sfera
de las "cortes de amor" provenzales- pueda haberse filtrado, pasando
por los simbolistas franceses, a trav6s de ]a influencia direct de Becquer,
tan citado por Juana en sus cartas, sin ncccsidad de acudir a otras tan
lejanas cuanto improbables fuentes.
La novedad que trae el cristianismo al mundo hebreo de la vieja
ley o al mundo Arabe, es la creencia en la encarnaci6n. La material que-
daba santificada al descender el Verbo mismo a la carnet en Cristo, cuya
primera participaci6n milagrosa la realize -y esto es significativo- en
las Bodas de Canaam. Los sacramentos santificaban el nacimiento, el
matrimonio y Ia nmuerte, el aceite, el vino y el pan. La ley mosaica orde-
naba adorar a Dios "en espiritu y verdad": "No haras imagen de tu
Dios", asi como los hadices Arabes condenaban toda representaci6n de
figures: s6Io Dios era permanent. Pero el cristianismo, al partir del
espiritu hecho imagen nuestra, del Verbo hecho came, no podia conside-
rar igual ya la representaci6n de las imaigenes, de aqui que los templos


101








se llenasen de figures, la proliferaci6n de imaigenes del arte cristiano. El
cristianismo era un materialismo a lo divino: no rehusaba albergar ha
majestad del tempo en sus retablos los fitiles de carpintcria del taller
de Jos6, los groseros martillos o los clavos, y en los altivos vitrales podian
resplandecer de pronto los anzuelos torcidos o las redes rotas de los pesca-
dorcs evang6licos. El cristianismo fue un anti-romanticismo. Para el ro-
mantico la realidad era "prosaica": s6lo acert6 a ver la poesia en ci
mundo irreal de los suenios. Becquer hablarai de los "tenebrosos rincones"
de su cerebro o de los "extravagantes hijos" de su fantasia.
La primera consecuencia de esta oposici6n que hizo al realismo cris-
tiano la busqueda del infinito de la sensaci6n, que se hunde en si mismina,
fue la incapacidad de alcanzar la trascendencia en el otro, por eso la
primera silaba del romanticismo, la primera palabra que se lee en las
Rimas, es yo. Si la realidad no tiene sustancia no puede haber comuniin
real con ella. Entre criatura y criatura se abre ese abismo de infinitud
que advertiamoi entire nota y nota, en los melismas de la musica arabe.
Las formas no se cierran en st mismas, lo que explica la constant ruptura
del arabesco, que es una forma en fuga. A la vivencia del Himite, que
impulsaba a atravesarlo nupcialmente y llegar a esas lindes del no-
tiempo con que identificamos a lo eterno, opone el Arabe el deseo de lo
illmrnite, el hundimiento en el paraiso cerrado de la sensaci6n, que es lo in-
comunicable por esencia, la sustituci6n del amor como comuni6n por el
amor como voluptuosidad. Lo filtimo es una cxtensi6n del "yo", todo lo
contrario a ese anonadamiento de mucrte en que el amor se confunde
con el sacrificio, pero tambi6n con la resurrecci6n.
Ismael, fundador del pueblo Arabe, es un desterrado del hogar sacra-
mental, es el hijo de la esclava Agar, no de Ia libre. Es Ia linea desviada,
el fruto de la uni6n extra-matrimonial de Abraham. Hay en el origen
simbolico de la raza esa presencia del destierro, del alejamiento de Ia
casa del padre, de Ia march por el desierto, reino de la infinitud, en que
las figures reales son espejismos. Busqueda de un paralso que se convierte
en un paraiso de la buisqueda, imposibilidad de Ila poses i6n real que se
convierte en amor a esa mrnisma imposibilidad. El paraiso Arabe es una
prolongaci6n del terrestre, no, como el cristiano, su antitesis. Espiritu
de fragrnentaci6n, espiritu de las arenas, cspiritu que jinetea hacia el
anhelo mAs distant, sol del desierto. Lo estelar y lo at6mnico. Massignon
nos ensenia que la linea era para el arabe "un punto transeunte", lo cual
encuentra que es una definition muy modern. "Mientras que el espiritu


102




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC