UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00089


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Introducción a las literaturas indígenas americanas
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
    La muerte de Castanon, raíz de los sucesos de noviembre de 1871
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Los trabajos y los días
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
    Psicoanálisis de una generación. III (Conclusión)
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
    De la reforma a la independencia
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
    Crónica
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
    Miscelanea
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
    Indice de ilustraciones
        Page 195
    Back Matter
        Page 196
Full Text

























DE LA








I 4
IV
































































































Jo 4.
i 1k








Revista
de la Biblioteca Nacional "Jos6-Marti"








Revista
de la Biblioteca Nacional


Anio 61


"Jose Marti"


3ra. e'poca-vol XIi


N6mrero 2


Mayo-Agosto 1970
La Habana, Cuba.


Cada autor se responsabiliza
con sus opiniones


TABLA DE CONTENIDO


PAo.


Salvador Bueno
Introducci6n a las literaturas indIgenas americanas


Luis F.
La
de


Le Roy y Gdlvez
Muerte de Castaii6n, raiz de los sucesos de noviembre
1871 .................. .....................


Angel Augier
Los trabajos y los dias ("Vida y obra de los poetas cubanos")


Francisco L6pez Segrera
Psicoanflisis de una generaci6n


(1940-1959).


(Conclusi6n)


Ciro Alegria
De ]a Reforma a ]a Independencia (La Compaiiia Bacardi:
una empresa y dos marcas famosas) .....
CR6NICA
J. Martinez Alier
Una conferencia sobre bibliografia cubana ...............


Eliso Diego
Miniscula guia para "A trav de mi espejo"


Nancy Morejdn
Cantos africanos de


Cuba


Salvador Bueno
Los Priemios Literarios del MINFAR
Algo para la palidez............
Carlos Ossa
La Cultura, esa rmolestia...........
Francisco de Orda
Alci6n al fuego.................
M ISCELANEA ............................
INDICE DE ILUSTrAClONES


153


167


170


. 4 - I , . . . .


173

1,75
179


181


184
187
195


. . . . . . .


. . I . 4 . . . . .












Di.ECTOR: JjUAN PARaEZ DE LA RtVA



CoNSEJo DE Dmricci6N

Salvador Bueno, Elisco Diego, Gustavo Eguren, Carlos Farifias, Fina
Garda Marruz, Zoila Lapique, Graciella Pogolotti, Sidroc Ramos,
Cintio Vitier.



Secretaria de ]a Redaci6n: Siomara Sainchu.




Canje: Biblioteca Nacional 'Jos6 Marti"
Plaza de la Revoluci6n.
La Habana, Cuba.


Primera Epoca: 1909-1912
Segunda Epoca: 1949-1958
Terera Epoca: 1959-....


PORTADA: Grabado en metal. 7.1 x 9.6 cm. En ARIAs MONTANO, BENE-
DeCTO. Natvrae historia. Antverpiae, Ex Officina Plantinia-
na, 1601.











Introduccion a las literaturas

indigenas americanas


Salvador Bueno


Los descubridores y conquistadores europeos hallaron en el nuevo
hemisferio descubierto por Col6n pueblos que se encontraban en dis-
tintos niveles de civilizacidn y cultura. Los mayas, en Yucatan y Gua-
temala, hablan logrado, en tiempos anteriores a la conquista espaniola
un alto grado de desarrollo. Los conquistadores que iban tras Cort&s y
Pizarro encontraron en pleno desenvolvirniento dos grandes culturas:
la de los aztecas, en Mexico, y ]a de los incas, en Perti. Existian otros
pueblos que mostraban un menor grado de desenvolvimiento cultural,
como los chibchas en Colombia y los indios pueblos en el noroeste
de Mexico. Los primeros indigenas que conocieron los espanioles en las
Antillas estaban en nivel ma's bajo. Eran los tainos, pertenecientes a]
grupo de los arawacos, que se haban extendido por las islas del mar
Caribe.

Los estudios realizados por antrop6logos, historiadores, etn6logos y
lingiistas, principalmente desde la segunda rnitad del siglo xm, han
demostrado el alto nivel logrado por las grandes culturas indigenas en
el nuevo hernisferio. Sin embargo, ciertos historiadores europeos siguen
ignorando la importancia y significaci6n de la civilizaci6n de los mayas,
aztecas e incas. No advierten que son cultures que se desenvolvieron
paralelamente a las europeas. Sigue prevaleciendo en ellos una con-
cepci6n ptolomeica de la historia universal. Eluden toda referencia a
ia importancia de las culturas indigenas americanas. Parece que no
olvidan las fosilizadas ideas hist6ricas de Hegel que estimaba que la
ciilizaci6n habia recorddo el camino del sol, del este al oeste, de Asia
a Europa. Parecidos errors cometen Spengler y Toynbee. Los prejuicios
europeos impiden que perciban los logros de estas culturas amenicanas.
5









Sin embargo, 1a calldad lograda en la arquitectura y en la escultura,
en la cerimica, la orfebreria, la textileria, revelan la capacidad creadora
de estos pueblos indigenas del continente descubierto por Col6n.
Si las muestras ma's excelsas de las artes indigenas prehisp~nicas
han hallado repercusi6n en artists y eruditos no ha ocurrido igual
con los productos de ]a creaci6n literaria. Son casi desconocidos y
menospreciados los ejemplos cimeros de las literature aborigenes,
cuando no se Ies escatima elogios calificindolos meramente de piezas
ex6ticas o folkl6ricas, sin verdadera categoria est~tica. Sin embargo,
poemas y relatos, religiosos y profanos, de las literaturas indigenas
revelan su belleza expresiva. Obras como el P'pol-Vuh y el Rabinal-
Achi, poemas descriptivos quechuas y relatos aztecas e incas explican
la aita calidad de estos productos artisticos. Refiri~ndose a esto, dice
Abraham Arias-Larreta:
De este modo nos encontramos con ejemplos de poesia de una
decantaci6n admirable, autonomizada ya de su ligaz6.n siamesa
de la msica, con narraciones de acabada vertebraci6n temai-
fica, dramas de arquitectura desenvuelta y madura. Y todo
este muestrario de piezas antol6gicas creado y expresado en
lenguas de opulento vocabulario, agil morfologlia y sabia sintaxis.
No es posible hacer ahora una indagadi6n completa de lenguas
y literaturas aborigenes, pero podemos estudiar esas lenguas,
vivas y trabajadas ain por rnas de 30 millones de indios, y
tambien formular comentarios sobre las escasas y singulares
creaciones literarias supervivientes, minima parte rescatada de
fa pr6diga y esplendorosa creaci6n del genio aborigen.1
Para conocer a plenitud el desarrollo de nuestros pueblos ameri-
canos, para trar la paribola de su trayectoria artistica y cultural
hemos de enfilar la atenci6n hacia las manifestaciones de la creaci6n
por medio de la palabra que tuvieron amplio desenvolvimiento y
misteriosas cuhinaciones antes de la ilegada de los conquistadores
europeos. Esas creaciones literarias constituyen antecedentes impres-
cindibles para conocer fa litemtura posterior de estos paises de
nuestra America. Dicha producci6n pofica, gestada con anterioridad
al descubrimiento y colonizaci6n por los espafioles, representa ]a re-
acci6n de los indigenas ante un escenario natural, un ambiente fisico,
que es el mismo del hispanoamnericano contemporatneo. Esa producci6n
literaria trasmitida par tradici6n oral y por c6dices pict6ricos fue reco-
ARTIAsLARRETA, ABRAHAM Introducci6n a las literaturas aborigenes de
America. En Retvista Mundo Hispdni co, Madrid, octubre de 1968. p. 79.









gida nais tarde por los misioneros y cronistas, por los investigadores
de epocas m(s recientes. A pesar de adaptaciones y refundiciones, hijas
de Ia intolerancia religiosa o de la ceguera del triunfador, mantuvieron
esos poemas y relatos su ingenua frescura, su extrafio atractivo, su
maravillosa fantasia.
Conocemos a traves de estos poems, hinnos y relates una peculiar
concepci6n del Inundo, una cosmovisi6n m fgica que dan particular
realce a estas creaciones literarias. Porque flameai ante nuestros ojos
con singular atractivo sus complicadas metatforas, Sss brillantes imP-
genes policromadas de un mundo que se difumina en el tiempo. Toda
Ia flora y Ia fauna americana de singular colorido destella ante el
lector de estos poemas, testimonios de ancestrales culturas. Descriense
los mis variados aspectos de Ia maravillosa y variada naturaleza ame-
ricana. Oyense ecos inusitados y f6rrnulas nigicas para invocar a los
dioses o para evocar las hazaIias y desventuras de los h&oes. Canta
ei poeta Ia alegr"a o Ia tristeza de la existencia humana. Vibra en los
odos resonancias miticas y a ratos nos parece escuchar algunos ritmos
y ecos conocidos, acaso poderos identificar Ia ralz de tal amargura,
el pozo milenario de donde brota cierta congoja y angustia del arista
de estas regions de Ia Am6rica nuestra.

Mariano Pic6n Salas sintetiz admirablemente las caracteristicas del
espiritu indigena que se observa a trav6s de sus creaciones artisticas y
literarias. Existe "como un comi'n aire indio, algo que opone profun-
damente Ia psicologia y formas de ideaci6n del aborigen frente al con-
quistador". El sentimiento de Ia fatalidad inexorable, el esoterismo de
sus poemas, su pesimismo vital, el coraje del indio para el sufrimiento,
su humildad y melancolia, son rasgos que nos legan a travs de esas
obras. En resunen, como expone el ensayista venezolano:

Sinb6lico y a Ia vez po6tico, es todo el sistema mental del
aborigen. Frente a Ia l6gica, el realismo y el sentido antro-
pocfntrico de a cultura de Occidente, el indio erige su undo
de afinidades misteriosas. Son precisamente esos simbolos cuyas
claves se han roto para nosotros y cuyas sutilezas religiosas y
cosmol6gicas s61o podian interpreter pequenios crculos de ikicia-
dos, lo que ya nos hace tan ajeno (aparte de la mera valorad6n
de las formas) el arte monumental prehispanico.2
2 PIc6N SALAS, MARIANO. De Ia eonquista a Ia independencia. Mexico,
Fondo de Cultura Econ6mica, 1965, p. 2140. (Colecci6n Popular).








Estudiemos, por separado, las manifestaciones literarias que nos han
quedado de estas tres grandes civilizaciones aborigenes: ]a maya, la
azteca y la inca. Cada una de ellas presenta muy diversas creaiones
dentro del comin panorama que unifica, a Io largo del espacio y del
tiempo, la producci6n literaria de los indios americanos.


1. LITERATURA MAYA

La culture maya fue, antes de Ta Ilegada de los conquistadores
espafioles, una de las mils desarrolladas del continente ameficano. Sin
embargo, no obstante la destrucci6n ocasionada por la conquista sus
creaciones artisticas y literarias revelan el asombroso nivel de su civili-
zaci6n y orgaizaci6n social, la capacidad creadora de sus artifices y
poetas. Pero con escasa precision designamos con el nombre de "lite-
ratura" esas manifestaciones de la palabra. Porque no fue ella la "letra",
signo grafico de expresi6n. Mgs que escritos, sus poemas y relaciones
eran pintados. Existia entre ellos un sistema de escritura jeroglifica de
car .cter esot6rico, ya que los sacerdotes eran los (rnicos que aprendian
aquel secreto arte de trasmitir datos y recoger acontecimientos y
hazafias.
Los principales c'dices mayas que han sobrevivido reciben el nombre
de Cddex Dresdensis, de la Biblioteca de Dresde, el C6dex Tro-Corte-
sianus, del Museo de Am6rica, de Madrid, y el Cidex Peresianus, de la
Biblioteca Nacional de Paris. Junto al material que en ellos se recogen,
disponemos del rice tesoro trasritido oralmente que fue copiado ya
en ]a colonia por amanuenses, indigenas o mestizos, que conocian la
lengua castellana. Asi han llegado a nosotros muestras valiosas de las
culturas maya y azteca. El cronista Bemal Diaz del Castillo apuntaba
que los aztecas tenian "unos librillos de un papel de corteza de Arbol
que llaman amate y en ellos hechas sus sefiales del tiempo e de cosas
pasadas".

Cuando ocurri6 la conquista espafiola vivian en las regiones de
YucatAn y Guatemala varias tribus descendientes de los mayas. Las
principales eran los quiches y los cakchiqueles. De ellos son ]as mues-
tras mas relevantes de la fiteratura maya que conservarnos en ]a actua-
lidad. Entre esas obras merecen especial atenci6n ]a relaci6n titulada
Libros de Chilam Balam, los Anales de los Cakchiqueles, la tragedia









danzada titulada Rabinal Ach, y sobre todo el P6 pol Vuh o Libro del
Consejo, obra sagrada de los maya-quiches que recoge su cosmogonia.
Las dos primeras poseen caricter hist6rico, mientras que el P6 pol Vuh
ha sido designado con exactitud como "la Biblia xnaya-quiche".

Los Ilamados Libros de Chilam Balam fueron redactados despus
de Ia conquista espaniola. Se han conservado varias versiones que son
denominadas con el nombre del lugar en que fueron halladas. Las
principales son el Chilam Balam de Chumayel, el Chilam Balam de
Tizimin, el Chilam Balam de Mani. asi hasta el nuinero de doce. El
Chitam Balam de Chumayel precede de este pueblo de Yucatan. Su
primera traduccirn complete al castellano la realiz6 Antonio Mediz
Bolio en Costa Rica en 1930. Los mayistas Alfredo Barrera VTsquez y
Silvia Rend6n realizaron una traducci6n de los textos paralelos de
estas principales versiones en una edici6n que titularon El Libro de los
Libros del Chilam Balam.

El material que comprenden estas versiones es muy diverso. Pueden
clasificarse dcl siguiente modo: 1) Textos de caricter religioso; 2) textos
de character hist6rico; 3) textos mddicos y 4) textos cronol6gicos y astro-
16gicos. Ademats, contienen textos astron6micos y literarios de origen
europeo. Seguin Alfredo Barrera Vasquez y Silvia Rendrn "Ia diversidad
de su contenido abarca todas ]as fases culturales por que fue pasando
el pueblo maya de Yucatafn hasta que cesaron de compilarse".: El
nombre de Chilam Balam lo explican del siguiente modo:

Balam es Lin nombre de familia, pero significa jaguar o brujo,
en tin sentido figurado. Chilam (o chii.n) es el titulo que se
daba a la clase sacerdotal que interpretaba los libros y la vo-
luntad de los dioses. La palabra significa "el que es boca"...
Chilam Balam predijo el advenimilento de una nueva religion
y de ahl su fama. Vivi6 en Mani en la 6poca de Machan Xil
poco antes de la conquista espafiola.'
En el Chilam Balam se encuentran ligados los textos de hechos
hist6ricos con los textos profkticos. Liaman la atencirn su simbolismo
complejo, sus rmetafforas paralelas, su extraio aire mitico. Copiamos
run fragmento de Ia "Profeca llamada de las flores":

0 El libro de los libros de Chilam Balam. Mexico, Fondo de Cultura
Econonca., 1963. p. 9. (Colecci6n Popular).
Ibidem. p. 10.









El I1 Ahau seri el tiempo del poder de Ah Bolon Dzacab,
El-Nueve-Fecundador, el sabio [...] Cuando baje, del Coraz6n
del Cielo sacara su consagraci6n, su nueva vida, su renacer;
... Dulces son sus bocas, dulces las puntas de sus lenguas y
dulces tienen los sesos estos dos grandes y nefastos murcielagos
que vienen a chupar ia miel de las Flores; la roja de hondo
cAliz, ]a blanca de hondo c !iz, la oscura de hondo caliz. la
amarilla de hondo c6liz, la inclinada, ]a vuelta hacia arriba,
el capullo, la marchita, la campanula recostada de lado, la
nosdisqueada del cacao [..] a todas estas vinieron los Ah Con
Maycles, Los-ofrecedores-de-perfumes.'

Pasemos a otra raina maya, la de los cakchiqueles. Como se sabe, las
poblaciones mayas originarias estaban instaladas en tierras guatemalte-
cas hace aproximadamente unos tres mil anios. Alrededor del siglo x de
nuestra era se produjo una ernigraci6n tolteca, que venia del norte,
procedente de ia regi6n de ]a antigua ciudad de Tula. Los toltecas
sometieron a los mayas, pero fueron absorbidos culturalmente por elios.
"Toda Ia primera parte del Memorial de Sotold, de igual manera que
el P6ol Vuh -expone Manuel Galich- narra esta invasion mezclando
los mitos importados de origen tolteca, con los viejos mitos mayas y men-
ciona los lugares de transito, segiin aquellas mitologias, por lo cual no
siempre es ficil ubicarlos geogr ficamente".

El Memorial de SolokI o Memorial de Tecpain AtitlIn recibe el
nombre igualnente de Anales de los Cakchiqueles. Alli conocemos como
los toltecas levaron el culto de Quetzalcoat], ]a serpiente emplumada
lamada Kukulkain o Gucumatz por los mayas, pero resultaron asi-ni-
Jados por los mayas. Entre ellos, los Cakchiqueles adoptaron el espiritu
militarista de las tribus ilegadas del norte. Los Anales recogen crono-
l6gicamente tolo este process incluso hasta despues de la conquista
espanola. La vcrsi6n que conocemos tue redactada ya en plena colonia
espafiola po dos indigenas, Francisco Hcrnlndez Arana y Francisco
Diaz, sobre todo por el primero que pertenecia a la familia reinante
Xahil. Los investigadores seiialan que otros amanuenses participaron
tambien en la version que en la actualidad disponemos. El manuscrito

Ibidem. p. 87.
IHERNANDrZ ARANA, FRANCISCO Y DfAz, FRANCISCO. Aaales de los
cakchiqueles. P'61ogo y notas de Manuel Galich, tradacci6n de Adrian Recinos.
[La Habana] Casa de ]as Americas, Cuba [1967] p. xv. (Colecci6n Literatura
Latinoamericana).

10








se mantuvo en manos de los frailes franciscanos durante el periodo
colonial hasta que lo encontr6 el pale6grafo Juan Gavarrete en 1844.
Lo entreg6 mfs tarde al abate Brasseur de Bourbourg quien hizo una
traducci6n al frances.

El ilustre mayista Sylvanus G. Morley, afirma lo siguiente: Los
Anales de los Cakehiqueles, como indica su nombre, tratan ma-is
de la historia del pueblo cakchiquel y menos de su cosmogonia,
mitologla y religi6n que el libro quiche del P6pol Vuh. Abarcan
una extension mayor de tiempo que 6ste, describiendo aconteci-
mientos de la conquista espafiola y hasta el periodo inmediata-
mente posterior de ella. Estain Ilenos especialmente de noticias
relativas a la genealogla de los Xahilk, la familia reinante de ]a
naci6n cakchiquel.J
Debido a su character preferentemente cronoi6gico, los Anales no
poseen ei character portico que hallamos en el Rabinal Achl y el Pcpol
Vuh. Nos entrega el relato de los origenes y emigraciones de estos pueblos,
pero sobre todo, nos ofrece la reacci6n de los cakchiqueles, frente a ia
conquista espafiola teniendo particular importancia par reflejar "la vii6n
de los vencidos", tal corno lo ha denominado Miguel Le6n-Portilla.
La existencia del teatro entre los pueblos indigenas arnericanos ha sido
discutida reiteradas veces. Sin embargo, una pieza de teatro, la tragedia
danzada de los quich&s de Rabinal, titulada Rabinal Acid es, indudable-
mente, una obra dramatica concebida y compuesta antes de la Ilegada
de los europeos a este continente. Por supuesto, este teatro, como la
mayor parte de la literatura aborigen es de caracter ritual, religioso.
F1 manuscrito en que se conserva esta tragedia danzada fue copiado
por el indigena Bartolo Zis, quien habia retenido en su meroria todo
el texto del drama. AllI anot6 en quiche: "En el vig~simo octavo dia del
rues de octubre dcl afio 1850 transcribil el original de este baile del Tun
(tambor sagrado) propiedad de nuestra, villa de San Pablo de Rabinal
para dejar mi recuerdo a mis hijos y para que permanezca con ellos
de aqul en adelante. Amen." Dicho manuscrito fue copiado por el abate
Brasseur de Bourbourg quien pudo presenciar la representaci6n del
drama por los indigenas el 25 de enero de 1856. Seguin parece los indios
hacia ma's de treinta afios que no lo representaban, seguramente porque
.e les habia orohibido.

MORLEY, SYLVANUS G. La Civilizacidn.Maya. Vesi6n espaiola de AdriAn
Recinos. Mxico, Fondo de Cultura Econ6mica. (1953]









La representaci6D, segUin afirnaba el abate Brasseur, comenzaba "al
son melanc6lico y sordo del tun, con una especie de ronda en que toman
parte Rabinal Achi (el guerrero de Rabinal) Ixok-Mun (cslava favorita
de Rabinal Achi Vy guerreros aguilas y tigres. Giran los unos tras los
otros, sin prisa. De pronto Quech6 Achi (el guerrero Quechi) se lanza
en medio de ellos con crestos amenazantes y los obliga a ir rins deprisa".

La acci6n puede resumirse del siguiente modo: uno de los jefes de
la casa principesca de Caguek, Ilamado Quech Ach], tenia atemorizada
a las gentes del rey Jobtoj, de Rabinal. El Var6n de Rabinal (o guerrero)
vence a Quech6 Achi y lo lieva a presencia del rey, quien le impone condi-
ciones humillantes que Queche Achi no acepta. Es condenado a muerte,
pero antes se le concede varias gracias como cran sentarse a comer en la
mesa real, beber en su copa y danzar con la hija del rey "cuyos virginales
labios nadic bes6 nunca". Al final se cumple ]a sentencia.
En su monografia El Teatro de la America espahoia en la poca co-
lonial, Pedro Henriquez Urefia., recalca que en el Rabinal Ach "todo
parece arcaico" y afiade:

Se ha supuesto que es obra de misioncros; pero el caso result
conflictivo: ]a tragedia es pagana en todo, y teirnina con uno
de los ritos cuyo recuerdo tuvieron mayor empeflo en borrar los
evangelizadores: el sacrificio humano sobre la picdra ritual 11+..]
Es posible que ]a tradici6n se haya conservado medio a escon-
didas, por ser Rabinal pueblo pequefio V poco vigilado, quizis
sin cura pIhrroco durante largos periodos. De todos modos, result
rara esta supervivencia a traves de trees, sicgos s

En la representaci6n participan cinco personages parlantes y otros
muchos mudos. Cada escena hablada, "esta cortada de tiempo en tiempo
por una ronda austera, acompafiada de sones de instrumentos guerreros".
Segfin se desarrolla el drama, vamos conociendo las depredaciones reali-
zadas por el guerrero Queche, por inedio de largos discursos epicos.
Aunque esti diviidido en cuatro actos o jornadas, no hay relaci6n con cl
teatro espafio1, cono afi rna Hnriqucz Urefia:

En la estructura del Rabinal Achi no hay semejanas con cl
teatro de estilo medieval que los sacerdotes espaiioles trajeron
al Nuevo Mundo, ni menos con el teatro espafiol de los Siglos

a HENRIQUf UREKA, PEDRO. El Teatro de la America esparlola en la
6poca colonial. En Obra -critica. Mexico, Fondo de Cultura Econ6mica, 1960.









de Oro: hace pensar en los origenes de [a tragedia Atica, en el
teatro ritual de Querilo y Frinico, cuyas formas se yen claras
todavia en Las Suplicantes de Esquilo [...] En la representaci6n,
segfn los datos de Brasseur de Bourbourg, la nxscara es Ja
identidad de cada personaje: cuando algi'n actor se fatigaba, Io
recrnplazaba otro. [...] El ambiente moral de la obra nada
tiene de cristiano; las ima genes y las cxprc.iones, poco de comnn
con las europeas.9
Es de observar quc en los numerosos parlamentos existed una continue
referencia al sentimiento de la naturaleza, tan arraigado entree los indi-
genas americanos. Rabinal Achi increpa a Quech6 Achi:

Hola, valiente varon, ya eres mi prisionero ante la fa- dcl
cielo y la derra! Di, en d6nde est;An tus montatias, en d6nde ws
values? iNaciste en la falda de la montafia o en ]a vertiente
de un valle? Z No eres hijo de las nubes, hijo de la neblina? No
has huido de la punta de mi lanza durante la lucha?'

La sencillcz de la acci6n de esta tragedia danzada estAi coinpensada
por 1a diversidad de los bailes y el colorido de los trajes que ofrececn
de por sf un ins6lito espect.culo. Los dialogos entre los personajes pro-
ducen ]a impresi6n de una poesia ancestral, de arcaicas leyendas cabalic-
rescas, cUyo origen y procedencia desconocemos.
Pero ninguna de estas obras alcanza la calidad y cl poderio verbal
del P6pol Vuh, llamado tarnbi6n "Libro del Consejo". El investigador
Hubert Howe Bancroft afirma: "De todos los pueblos americanos, los
quiches de Guatemala son los que nos han dejado el niTs rico lhgado
mitol6gico. Su descripci6n de la creaci6n, seguin aparece en cl Popol Vuh,
que puede llamarse el libro national de los quiches, es, en su ruda y cx-
trafia elocuencia y poetica originalidad, una de las mis raras rwliquias
del penamiento aborigen."
Hace dos centurias, a principios del siglo xvm, en plena etapa colo-
nial, era cura de la ciudad de Santo Tolnms de Chichicastenango, en Io
que hoy es Guatemala, un religioso espaiiol Ilamado Fray Francisco
Ximencz. Era hombre que conocla los idiornas indigenas y se preocupaba
por interpretar sus creencias, que para i eran supersticiones, y sus exprc-
siones legendarias y miticas. Entre los papeles abandonados y polvorientos

9 !bidcn. p. 710.
1) Rabinal Achf Buenos Aires, Editoiial Nova, 1944. p. 14.


13









que all en su iglesia encontr6, tropez6 con un manuscrito que debia
de tener mas de cien aios de erito. Estaba pergefiado por mno ndi-
gena o mestiza. Sus caracteres eran latinos, pero redactado en lengua
quich'. Contenia un libro, el P6pol Vuh, libro sagrado de las tribus
maya-quiches.

Todas sus historias las traduje a nuestra lengua castellana de la
lengua quich6 en que las hal!6 escritas desde el tiempo de la
conquista, que cntonces, como alli dicen, la redujeron (o tradu-
jeron) de su modo de escribir al nuestro; pero f ue con todo
sigilo, y se conserve entre ellos con tanto secret, que ni memo-
ria se hacia entre los ministros antiguos de tal cosa.

Fray Francisco Xim6ncz intent su tarea de traducci6n por dos veces:
primero realize la versi6n espafiola en fonna literal, la segunda la efectu6
tratando de interpretar de alguna manera el sentido de tan extrafios
mitos y hechos legendarios. Copi6, ademis, Integramente, el texto origi-
nal en lengua quiche. Hizo bien, porque aquel texto de autor descono-
cido volvi6 a desaparecer. De su copia y de las dos versiones hechas
por el cura espafiol en Chichicastenango proceden las traducciones y estu-
dios de que hoy disponernos. Xim6nez incluy6 su versi6n, terrninada
antes do 1721, en su Cr'nica de la provincia de San Vicente de Chiapa
y Guatemala.

Pot afios permaneci6 desconocida esta agnifica contribuci6n al
conocimiento de los pueblos aborigenes de America. Se guardaba in6dita
en un convento dominico. En 1830, el erudito Charles Scherzer estudi6
ei manuscrito en la Universidad de San Carlos de Guatemala, que con-
servaba todos los papeles' del Padre Ximenez. Scherzer public en 1857,
en Viena, la version castellana del Pdpol Vuh. Cuatro afios rns tarde,
cl abate Carlos Brasseur de Bourbourg, buen americanista v estudioso
dc 1s culturas indigenas, ]a public en frances con el texto quiche co-
piado por el Padre Ximenez. Otras versiones aparecieron durante el siglo
pasado en ingles y alemin. En 1925 la edici6n francesa de Georges
Raymaud fue traducida al castellano por Miguel Angel Asturias y J. M.
Gon7alez de Mendoza. La U'ltima edici6n, publicada por vez primera
por el "Fondo de Cultura Econ6nica" de Mxico en 1947, fue preparada,
tras largos anios de estudios, por el erudito guatemalteco Adriin Recinos,

SXimiFz, FRAY FRAcxsco. Crinica de fa prov'ncia de San Vicente
de Ch*iaa y Guatemala. Citado por Adrian Recinos.









traducida del texto original quiche y con abundantes notas que revelan
moc lificaciones y rectificaciones notables en reaci6n con las edicionce
anteriores. Dos escritores hispanoamericanos, el argentino Arturo Capde--
vila y el mexicano Erilio Abreu G6rnezh an publicado tambien adapta-
ciones nodetnas del libro original, como Las leyendas del P6pol Vuh cn
la que Abreu G6mez realiza una bella intcrpretaci6n que coordina Jos
distintos episodios de la obra en forma mas coherente y sencilia quc el
texto primitivo.

Pronto produjo viva reacci6n en el mundo intelectual europeo Ia
edici6n del P6pot Vuh. El abate Brasseur, eli mismo que descubri6 ese
maravilloso ballet-drama titulado Rabinal Achi, explore sobre todo el
fundamento hist6rico del P6pol Vuh. Max Muiifer, en su Historia de ias
religiones, interpret6 su sentido teog6nico y su valor literario. Otros Jo
utilizaron para penetrar en el secreto de ]a escritura pictogr"fica de los
antiguos quiches. Rafael Girard ha dedicado amplios estudios a desentra-
iar el sentido esoterico deI libro. Pero, como afirma Daniel G. Brinton,
no han de cei'irse los studios sobre el P pol Vuh a interpretaci ones
parciales, ya que se han de conjugar diversos puntos de cxancn: sus
v0alorcs 1 +ngusticosetmcos, relgosos'y lotfcos.

Como primer problema que plantea este libro, esta ]a ificultad de
conocer al aitor, es decir, elc opista de este Ilamado "Manuscrito de
Chichicastenango" que lo contiene. Existen muchas interpretaciones,
unas- lo atribuyen a un solo autor, otras, a various. Igual ocurre con los
poemas hominricos. Adrian Recinos rechaza las tesis del historiador gua-
temalteco J. Antonio Villacorta que atribuia el manuscrito y la conccp-
ci6n de ]a obra a un indio quiche cristianizado Ilamado Diego Reynoso.
No hay datos que lo prueben. Este probablemnte colaboro en otro m-
portante documento indigena, el denominado Titulo de los Senorcs de
Totonicapan. Pero, se pregunta Recinos, si alli declare su nombre y pro-
cedencia, t c6rno no hizo igual en una obra tan superior y de tanto valor
creador como este "Manuscrito de Chichicastenango "que recogia los
origene, de su pueblo? En ]a actualidad, seguimos ignorando quIen 4 utie
el redactor o copista de esta obra exceptional.

Que es en definitiva el F6pol Vuh? Es una obra formada por-un
grupo de tradiciones populares, creencias religiosas, explicaclion.Is tcogo-
nicas y cosmog6nicas, relatos sobre Jas emigraciones y desarrollo de iaq
uibus quichs despues de la caida del Viejo Imperio Maya. Se cree pIe


15









esa parte hist6rica remonta hasta los inicios del siglo xi de nuestra cro-
nologia cristiana. La obra concluye con la cronologia de los reyes quiches
que alcanza hasta 1550, despues de la conquista espafiola y de la destruc-
ci6n de Atitian, capital del reino quichi par el conquistador Pedro de
Alvarado.
Se sospecha que los indigenas tenian un primitivo texto, copiado
quiza's en hojas de arnantle, (hojas de maguey), que debi6 desaparecer
en la destrucci6n de Atitlin. S61o nos podemos atener a las versiones
copiadas por el padre Ximenez. El primitivo compilador, ya despues de
la conquista espafiola, fucra Diego Reynoso, o cualquier otro indigena
crisUvtido uvo ante su vista afin texto con escritura pictorica o Jew-
glifica y los relatos trasmitidos oralmente para realizar su versi6n en la
escritura fonetica latina. Los antiguos c6dices indigenas -dice Lui's
Cardoza y Arag6n- "servian para fijar la mernoria, para excitar la ima-
ginaci6i". Los sacerdotes indios utilizaban estas pinturas para relatar y
cantar el origen y la historia del pueblo quiche. El preambulo del P pol
Vuh, tal como hoy lo conocemos revela que el copista ha recibido cl
bautisrno y su fe cristiana influye sobre su interpretaci6n cdl terna
arcaico indigena:

Este es el principio de las antiguas historias de este lIgar Ilamado
Quiche'. AquI escribiremos y comenzaremos ]as antiguas historias,
el principio y el origen de todo lo que se hizo en la ciudad de
QuichA por las tribus de ]a naci6n Quiche... Esto lo escribi-
remos ya dentro de la iey de Dios, en el Cristianismo: lo sacare-
mos a luz porque ya no se ve el P6pol Vuh, asi llama'do, donde
se vela claramente la venida del otro lad0 del mar, la narraci6n
de nuestra oscuridad y se vela claramente la vida... Existia
el libro original, escrito antiguamente, pcro su vista estai oculta
al investigador y al pensador."2

Asl comienza la obra. Al aclarar sus objetivos dc tradicir )a obra
al castellano, el Padre Xim6nez explicaba que queria "echar a la luz !as
cosas de su gentilhdad", es decir, de su pagania, para mejor adoctrinar
a los iidios en ]a fe cristiana. Algunos investigadores subrayan c6mo en
la prirnera parte del P6poI Vuh se advierte la influencia del G~nesis
biblico, y c6mo ia creaci6n del mundo y del genero humano esta muy
pr6xIma a la interpretaci6n judaica de la Biblia.

1 Azpol Vuh. Mexico, Fondo de Cultura Econ6rnca. 1947. Tr. con Intr. y
notas de Adriin Reinos. (Biblioteca Americana).


16








Esta mezcla de lo biblico con lo quiche, testimonio de ]a personalidad
mestiza de Reynoso o del ignorado copista, estai presente en todo el inicio
del libro que narra la creaci6n y formaci6n del mundo. Esa primera
parte relata la separaci6n de las aguas, la formaci6n dc los mares y con-
tinentes, la aparici6n de los animales y del hombre:
Esta es Ia relaci6n de c6mo todo estaba en suspenso, todo en
calma, en silencio; todo inm6vil, callada v vacia la extensi6n
del cielo. Esta es la primera relaci6n, el primer discurso. No habia
todavla un hombre, ni un animal. pfljaros. cangrejos, a-rboles,
piedras, cuevas, barrancos, hierbas ni bosqucs: otro Cl cielo
existia.
,%"o habia inmovilidad y silencio en la obscuridad, en ]a noche.
S6Io el Creador, el Formador, Tepeu, Gucurnatz, los Progenito-
res, estaban en el agua rodeados de claridad. Estaban oculto.
bajo plumas verdes y azules, por eso se les llama Guicumatz. De
grandes sabios, de grandes pensadores es su naturaleza. De esta
manera existla el cielo y tambi6n el Coraz6n de Cielo, que ste
es el nombre de Dios y asi es como se llama.
El hombre es creado. Primero de lodo, corno Adin. Pero esta creaci6n
no agrada al dios quiche. En contacto con el agua, esta criatura se des-
hace. (Z Hay aqul alguna ironia sobre la interpretaci6n biblica?). Despues
lo hace de madera, y a la mujer de junco. Pero este hombre de palo,
rigido, es destruido. Por fin, Gucumatz decide hacer al hombre de malz:
En Casas sobre Pirimides, en Mansi6n de los Peces, asl llama-
das, nacian las mazorcas amarillas, las mazorcas blancas. He aqui
que se consegula al fin Ia substancia que debia entrar en la carne
del hombre construido, del hombre formado; esto fue su sangre;
esto se volvi6 ]a sangre del hombre; esta mazorca entr6 en fin
(en el hombre) por los Procreadores, los Engendradores.
contindia ma's adelante:
He aqul los nombres de los primeros hombres que fueron cons-
truidos, que fueron formados. He aqui el primer hombre: Brujo
del Envoltorio: del segundo, Brujo Nocturno; despues, el tercero,
Guarda Botin, y el cuarto Brujo Lunar. Tales eran los nornbres
de nuestras primeras padres, nuestros primeros padres. Solamen-
te construidos, solamente formados: no tuvieron padres, no
tuvieron padres, nosotros le Ilamamos simplemente Varones. Sin
la mujer fucron procreados, sin la mujer futcron engendrados
por los de lo Construido, los de lo Formado, los Procreadores,
los Engendradores. Solamente por Poder (Maigico), solamente
por Ciencia (Migica), fue su construcci6n, por los Procreadores,
los Dominadores, los Poderosos del Cielo.









Las tradiciones e historias del P6pol Vuh se suceden en nimero de
doce. Se cuentan allI las hazafias de dos semidioses Junajup e Izbalamque,
enviados a la tierra por los dioses para derrotar a Gukup Cakix. Otra
tradici6n narra ia lucha de los Ajup en la tierra de los sefiores de Xibalba",
donde habian sido invitados para jugar a ]a pelota con el proposito de
asesinarlos. Los Ajup fueron vencidos, sus cabezas cortadas colocadas en
un arbol. Una doncella !lamada Ixquic, que significa "sangre pequefia"
acudi6 junto a este Arbol. De las calaveras cay6 una saliva sobre ella,
que qued6 asi engendrada. Los seivores de Xibalbi al conocer de su
embarazo la condenaron a muerte. Pero los cuatro ejecutores fueron
convencidos para presentar una falsa prueba de su muerte: un liquido
rojo surgido de un irbol que un vaso coagul6 en forma de coraz6n.

Asl continfian estas tradiciones. All relatan ]as emigraciones de Jas
tribus y sus luchas y quebrantos bajo ]a direcci6n de Balam Quit6,
Balam Acap, Majucutaj e Iqui Balam. All se cuenta c6mo Ls tribus
utilizaron a cuatro doncellas para atraer y engafiar a los dioses. Y viene
despus Ia larga relaci6n de las generaciones de reyes y sits guerras y sus
fundaciones. Y se Ilega hasta los uIftimos reyes, empobrecidos y persegui-
dos, ya con nombre impuesto espaniol, Don Juan Cort6s Reyes Caballero
y Don Martin Ahau Quiche. Asi termina la larga trayectoria de la histo-
ria de las Tribus del Quich6.
Este es el PNpol Vuh. P6pol significa en maya "junta, consejo o
reuni6n7; Vuh, es Jibro, papel o trapo. De ahi su nombre: "Libro del
Consejo" o de la Gomunidad. Este fibro de libros, libro de todos, biblia
quiche', posee una fuerza poftica incomparable que Jo aproxima a los
grandes libros cosmog6nicos de otras grandes culturas. Hay en sus tradi-
ciones y leyendas un encanto parecido al que nos producen las gestas
medievales y, en ocasiones, nos cautiva una gracia y arnmacion ins6litas
en obra tan antigua. Como en los poems homeficos, los dioscs interfieren
las acciones hurnanas; los he'rocs realizan hanfias descomunales.

Escribe Luis Cardoza y Arag6n:
El JNpol Vuh es testimonio finico e ininejorabte de la sensibili-
dad primitiva, radicalmente aborigen, y encierra perfecci6n y
calidad impares. La habilidad decorativa, el barroquismo de la
forma y la fascinante abundancia imaginativa, mezclada a su
realidad ms concreta con informaciones de todo orden, dan
al P6pol Vuh uno de Jos sabores caracteristicos.

18









Esa poesia cargada de tan diversos sentidos, esa mezcla de ternura y
crueldad, ese misterioso encanto que se enralza en inmemoriales tiempos
primitives, dan particular realce a las paiginas del Popol Vuh. Hay en
ellas poesia y misterio, mito e historia, magria y realidad, y una original
interpretacion del mundo y del hombre. Su simbolismo extrafio, ese siste-
ma metaf6rico tan cercano al barroquismo europeo, ofrecen un posible
estilo maya-quiche que se trasmite y aflora -no se sabe por que secreta-
vias- en algunos escritores centroamericanos actuales. Pues en esas viejas
races indigenas se alimenta Ia poesia y la prosa de ese formidable uarra-
dor contemporiteo que es Miguel Angel Asturias. De ella se nutren las
ins6iitas fabulaciones de Rafael Ar6valo Martinez y es fuente inextingui-
ble de ]a imaginaci6n de poetas guatemaltecos y mexicanos de nuestro
tempo. Los indigenas actuales de Centro Am6rica y Yucatin hacen
circular todavla en forma oral aquellos relates legendarios que nos hablan
de una cultura desaparecida, de una poesia difuminada en el tiempo. El
viejo libro sagrado de las tribus quiches posee atin vitalidad y frescura.

2. LITERATURA AZTECA

Como es sabido, la civilizaci6n azteca constituyo la culminaci6n de
todo un largo proceso evolutivo que se desarroll6 en lo que es Mexico y
parte de Centro America y cuiyas manifestaciones culturales en pleno
floreciniento asombraron a los conquistadores que Ilegaron primeramente
a la meseta del Anahuac. Los aztecas lhgraron un alto grado de cultura
y su organizaci6n de la ensefianza, con las escuelas en que se cstudiaba
tanto la religion y ]a astronotina como la historia y la m isica, ograron
conservar y desenvolver lo mas importante de su legado ancestral.

Las fuentes principales para ei conocimiento de la literatura nfhuatl
o azteca fueron la Historia general de las cosas de ia Nueva Espafia en la
que fray Bernardino de Sahagu'n incluy6 los textos que ie ofrecieron die,
o doce de sus infonnantes indigenas: y el manuscrito, debido seguramente
a un aborigen, que se encontr6 en la Biblioteca Nacional de Mexico. En
el campo educativo los aztecas tenian los que liamaban "los maestros de
la palabra" (tlatolmatinime) que eran "artistas del labio y la boca,
due fios del lenguaje noble y de [a expresi6n cuidadosa", seg6n rezaba
un texto indligena.


19








Entre los aztecas existian dos formhas de lenguaje, el "macehuallatolli"
que era la forma de hablar del pueblo, y el "tecpillatolii", que era Ia
expresi6n cuidadosa de los sabios y poetas. Los centros superiores de su
educaci6n, ilamados "caimecac", serving de punto de reunion de los
maestros de Ia palabra, entire los cuales algunos tenian por oficio enseniar
al pueblo los cantares divinos y otros aprobar y examinar las nuevas
obras que sus alumnos componian bajo su direcci6n.
El indigenista Miguel Le6n-Portilla, en su discurso de ingreso a ]a
Academia Mexicana de Ia Lengua, recoge este texto conservado en el
C'dice Matritense"

El Narrador:
donairoso, dice las cosas con gracia,
artista del labio y la boca.
El buen narrador:
de palabras gustosas, de palabras alegres;
flores tiene en sus labios.
En su discurso Ias consejas abundan,
de palabra correcta, brotan flores de su boca,
su discurso: gustoso y alegre como W flores;
de eI es el !enguaje noble y la expresi6n cuidadosa.
El mal narrador:
lenguaje descompuesto,
atropella las palabras,
labio comido, nal hablado.
Narra cosas sin tino, las describe,
dice palabras vanas,
no tiene verguenza 3

Los inas habituales procedimientos estilisticos en la pojsia njhuat],
segln Miguel Le6n-Portilla, son los siguientes. Prirnero, el paralelimo
o reiteraci6n de una misma idea, como por ejemplo:

Haciendo circulos de jade estd tendida la ciudad
irradiando luz cual pluma de quetzal sad aqui Mexico.

1 LEO6-PoRTILLA, MIOUEL. Los Maestros prehist6ricos de la palabra.
Sobretiro de Cuadernos Americanos, 1962. p. 8.


20









En otras ocasiones se produce el paralelismo por anttesik:

A la ciudad son Ilevados en barcas los prlncipes;
sobre c~los se extiende una melbla florida.

Otro procedimiento es el difrasismo que "consiste en la vuxtaposici6n
de dos palabras que se complementan en el sentido, evocando general-
mente una tercera idea en forma mctaf6rica". Ejemplo: "lor y canto"
cue sgnifica guerra; "silla y estera" que ofrece la idea del poder; "rostro
y corazon-, represcnta la persona humana; "jade y quetzal" que se refiere
a la belleza. Este procedimiento, seguln Le6n-Portilla, poco usado en 1as
jenguas indo-curopeas, es muy frecuente en la lengua n. huatl. (Quizs
podriamos mostrar algo similar en el espafiol cuando decimos: "a tontas
y a locas", "a sangre y fuego",; "contra viento y marea" apan y agua".)

Es frecuente en el nahuatl un procedimiento que se emplea en otras
lenguas, como el estribillo. Sin embargo, es muy peculiar cl procedimien-
to, Ilamado, por Angel Maria Garibay K. "palabras broches". Es una
teknica por la cual se van ligando ciertas palabras que se repiten, que
se ligan entre sl, 1o que asemeja este procedimicnto al difrasismo.

La flor es el simbolo con el cual designa el poeta nmhuatl a sus
poemas y canciones. Pero la flor tambien es el simbolo de lo efimero,
de Io pasadero, Io que muere y desaparece, como se emplea tambin en
literaturas curopeas. El poeta nihuat) dice:

iSSlo cual /lor es reputado el hombre en la tierra;
s6lo poi brcve instance tunemos prestadas Ilores de prim-avera!

La escritura, entre los aztecas, consistla en signos pictogrtificos pinta-
dos sobr un papel hecho de hojas de rnaguey, maceradas. Ilamado
"amatle". "La pictografia, la figuraci6n o el ideograma -dice Jose
Alcina Franch- no podian servir de otra cosa, y 6ste era u authentic
valor, que como recordatorio de Jos Jargos poemas religiosos, anales
hist6ricos o canciones it-rgicas." 14

14 ALCiNA FxRxCH, Josi. Floresta literaria de la Amenrica indigena.
Madrid, Ediciones Aguilar, 1957. p. 59.


21








Conociendo ya algunos ejemplos de la poesia maya, tendremos que
convenir que no obstante la similitud magica y ritual que existe entre
la maya y la nahuatl, hay en ia literatura azteca rasgos que la distinguen
y particularizan:

La literatura maya es de un lirismo sublime y la azteca de una
tension barbara. Los mayas viven su angustia mistica con un
desasosiego espiritual que est' ms alla del conocimiento. Los
aztecas cifran su angustia en el conocimiento mismo, en la prac-
tica guerrera y conquistadora, en el afin de someter ilimitada-
mente a su poderio. a todas las energilas sociales.13

En lineas generals podernos hablar de varios g6neros en la literature
azteca o nhuatl. Podriamos hablar de su poesla lirica, que comprende
poemas dedicados, por ejemplo, a las flores; poemas eleglacos, cAnticos
guerreros, poenas satlricos y en honor de sus caudillos. Su poesia 6pico-
religiosa cubre tanto los cantos dedicados a los dioses, los poems a TIAIlc,
dios de la lluvia, como a Quetzalcoatl o a Huizilopochtli como las ple-
garias rituals. Ademis una tercera secci6n podia star compuesla, por
algunas breves piezas dramaticas. Por (I1timo, la literatura nihuatl pose
ejernplos valiosos de prosa didactica y de cuentos de origen ancestral.

Los poemas a los dioses y los cantos liricos dejan entrever esa melan-
colia y sentido de la muerte que tan apegado esta a Ia imagen com6n
del indligena azteca. El sentimiento de la muerte se expresa en concisos
versos:

i No nos vamos dos veces:
una sola vez, para siempre nos vamos!

Lo efimero de la vida, tema tan frecuentado en diversas literaturas,
hamla ejemplos excelentes en la poesia nahuatl. Quizas debe subrayarse
que el sentiniento de ]a amistad produce ejemplos muy variados en esta
pesia aborigen. Pero, si el Ilanto, la tristeza y la muerte son muestras
de La vision existential del azteca no creamos que carece de revelaciones

16V ELA, ARQUELES. Evolucl6n historica de la literatura universal. r[xico
Edicones Frente Cultural, 1941. p. 91.


22









mis jubilosas, m)is alegres. Miguel Leon-Poritila recoge un poenia a una
"Ahuiani", mujer aIegradora o puiblica, a la que el poeta canta en estos
t~rrnino:
A UNA ALrGRAJDORA
iAve roja de cuello de hule!
fresca y ardorosa,
luces tu guirnalda de flores.
i Oh madre!
Dulce, sabrosa mujer,
preciosa flor de mai'z tostado,
s6io te prestas,
serds abandonada,
tendrds que r
a donde todos quedardn descarmados.

Aqui t; has venido,
frente a los principes,
tA maravillosa criatura,
invitas at placer.

Sobre la estera de plumas amarillas y azules
aqui estds erguzda.
Precjosa flor de nmiz tostado,
sclo te prestas,
serds abandonada,
tendrds que ir
a donde todos quedardn descarnados.

Los estudiosos de ia literatura nahuatl, entire los cuaies son figuras
m A imas Angel Maria Garibay, autor de ]a monumental Historia de
la literatura ndhuatl, en dos tornos, y su diSCIpulo y colega Miguc!
Le6n-Portilla, realizan nuevos anilisis y descubrimientos que nos ponen
en contact con aspectos ignorados de esta valiosa literature aborigen
prehispinica. La Secci6n Nahuatl del Instituto de Investigaciones His-
t6rikas de la Universidad Nacional Aut6noma de M-xico ha editado


23









valiosos voluimenes de fuentes y monografias. Caricter singular por su
categoria intelectual y por su fecunda aproximaci6n al legado literario
indigena es el reciente studio y antologia de Le6n-Portilla titulado
Trece poetas del mundo azteca, (1967).

Tradicionalmente se consideraba an6nima toda la literature n~huatl.
Tan s61o se mencionaba un solo nombre conocido, el de Nezahual-
c6yotl, el rey poeta. Le6n-Portilla ha logrado identificar "los rostros
y los corazones" de trece forjadores de cantos. Cinco de ellos son de
la regi6n de Tezcoco, cuatro de la de Mxico-Tenochtitan, tres de la
zona de Puebla y Tlaxcala y uno del sefiorlo de Chalco. Todos son
hombres excepto la poetisa Macuilxochitzin, hija de Tlacaelel, el gran
consejero del siglo xv. Cantos a los dioses, reflexiones de sabios, alaban-
zas de la amistad, himnos de guerra compusieron estos poetas cuyas
obras resplandecen en el desarrollo cultural de los aztecas.
De todos estos forjadores de cantos, ninguno ofrece tanta atracci6n
como Nezahualc6yotl de Tezcoco. Naci6 en 1402 y muri6 en 1472.
En su cultura se ligan la corriente de los chichimecas, venidos del
norte, y la que procede de los toltecas. Rein6 mis de cuarenta afios,
edific6 palacios, templos, sardines boanicos y zool6gicos. Fue consejero
de los reyes de Tenochtitlan y como arquitecto dirigi6 la construction
de calzadas y las obras que lograron Ilevar el agua a Mexico. Se con-
servan unos treinta poemas de Nezahualc6yotl. Dice Le6n-Portilla:

Entre los grandes temas sobre los que discurri6 el pensamiento
de Nezahualc6yotl est~n el del tiempo o fugacidad de cuanto
existe, la muerte inevitable, la posibilidad de decir palabras
verdaderas, el mas alia y la region de los descarnados, el sentido
de "flor y canto", el enigma del hombre frente al Dador de
]a vida, la posibilidad de vislumbrar algo acerca del "inventor
de s"i mismo" y, en resume, los problems de tin pensamiento
metafisico por instinto que ha vivido la vida y la angustia como
atributos de ]a propia existencia.

En sus pocinas existen ideas y metaiforas que son comunes a otros
forjadores de cantos y "lamatinime" (o sabios) pero hay algunas que
son propias. originales del rey poeta. En esos poemas, las ideas expre-

14 L6X-PORTILLA, M. Tree poets del mundo azteca. M xico, Instituto
de Investigaciones Hist6rieas, 1967. Universidad Nacional Aut6noma de Mexi-
co. p. 48.


24








sadas revelan las profundas reflexiones que son caracteristicas de este
legendario personae a quien se dirigen clogios por sus mismos des-
cendientes, aun en plena dominaci6n espafiola. El problema de la
supervivencia tras de la muerte Io acongoja, se pregunta si habra. a1gun
lugar, alguna regi6n, donde la muerte no exista. Y se interroga sobre
d6nde estara el territorio que habita "el Dador de la vida":


No en parte alguna puede estar la casa del inventor de si mismo.
Dios, c senior nuestro, pot todas partes es invocado,
pot todas partes es tambien venerado.
Se busca su gloria, su fama en ta tierra.
El es quien inventa las cosas,
11 es quien se inventa a si mismo" Dios.
Por todas partes es invocado,
por todas partes es tambiin venerado.
Se busca su gloria, su fama en la tierra.
t i & + v ++ i I a + a + a4q. I q 4 1
Nadie en verdad es tu amigo,
i oh Dador de la vida!
S6O1o como si entre las flores
busca-ramos a alguien,
asi te buscamos,
nosotros que vivimos en la tierra,
mientras estamos a tu lado.
Se hastiarw tu coraz6n,
s'lo pot poco tiempo
estaremos junto a t6 y a tu lado


Nezahualc6yotl, corno otros "tatolmatinime", trat6 de Ilegar a un
concepto de la divinidad, distinto al que ofrecian las creencias popu-
lares. Los poemas que dedica a este tema tienen tanta importancia

17 Ibidem. p. 54.


25










filos6fica como literaria. Son notables muestras de la calidad alcanzada
por Ia poesia nahuatl. El "Dador de la vida" ha dise'ado nuestro
destino, el tiempo de norir, y habitamos en su libro de pinturas:

Con flores escribes las cosas,
i oh Dador de ia vida!

Con can tos das color,
con cantos sombreas
a los que han de vivir en la iierra.

Despues destruirds
a dguilas y tigres:
solamente en tu pintura viviwos,
aqu sobre la tierra.

Con tinta negra borrards
lo que fue Ia hernt ndad,
la comnmidad, la noble.

T4 sombreas
a los que han de vivir en la tierra.

Despus destruirds
a aguilas y tgres
solamente en tu pintura vivimos,
aqui, sobre la tierra.l&

La poesia na.huatt canta tanto los hondas preocupaciones ante la
vida y la muerte como se alegra en las expresiones de la arnistad y
del amor. Unas veces unidas al canto v a ]a danza, sus manifesta-
clones liricas tuvieron que sorprender a los primeros cronistas y misio-
neros que comenzaron a recoger estas composiciones. En ellas se reuine
lo ingenuo y lo refinado, una extrafia po-esia en la que el sentimiento
de I& naturaleza toma posici6n destacada. Ahora bien, < era esta poesia
Ia revelaci6n de una CUltUra en ascenso o en decadencia cuando flegaron

18 Ibidemrn ,. 5"4









los conquistadores espafioles? Sobre este particular dice Francisco
Monterde:

Poesia refinada, a la vez que primitiva, la elaborada lrica de
los aztecas se hallaba quizais, al sobrevenir la conquista, en una
etapa de decadencia, tras una evoluci6n que la condujo al estan-
camiento, por la limitaci6n de temas e imagenes: unos y otras
habian pasado a ser bien comi'rn, del que disponfan todos los
cantores. Como acontece en cualquier periodo de decadencia,
]a lirica nihuatI lleg6 a retorcimientos de expresion que con-
tribuyen a oscurecer su sentido."1

3. LITERATURA INCA

Como las literaturas maya y azteca, la literature micaica ha llegado
a nosotros a traves de los materiales recogidos por cronistas y nisione-
ros. En los libros del Inca Garcilaso de la Vega, Cieza de Le6n,
Crist6bal de Molin, Juan de Santa Cruz Pachakuti Yanki Salka-
maywa, Fray Martin de Morda y Felipe Guzman Poma de Ayala
hallamos muestras muy diversas de poesia quechua. Es cierto que sus
transcripciones fueron realizadas ya en ]a poca colonial, pero los versos
que recogen se asemejan mucho a las muestras de la poesia que ha
llegado a nosotros por trasmisi6n oral y han sido recogidas por que-
ebuistas en los siglos xm y xx.
El quechuista Jesus Lara considera que en la poesia quechua se
distinguen varios estilos de composici6n que pueden agruparse en poemas
cantados, poemas unidos a] canto y a la danza, y poemas que eran
recitados sin musica.
En el primer grupo de los poems cantados se encuentran el jailli,
el arawi, el taki y el wawaki. Entre los poemas con danza y canto estain
el wayniu, la qhashwa, el samak'uika y ef qhatuyu. Por uItimo, eran
poemas recitados sin mi6sica el aranway y el wanka.
El jailli puede estimarse corno un himno. Es una composici6n him-
nica que podia ser religiosa, heroica y agraria segfin su tema y objetivo.

MONTERDE, FRANCISCO. Poesia indigena mexicana. En Historia general
de las literaturas hispdnicas. Barcelona, Editorial Barna, 1956. t. IV, primera
parte, p. 358.


27









Son jaillis buena parte de los poemas recogidos por Crist6bal de Molina
y Santa Cruz Pachakuti. El jailli religioso era el himno que los incas
dirig ian a sus dioses. Con esos poemas invocaban a Viraqocha, at Sol,
a la Luna, a Pachamama y a todos los "wak'as" (idolos) que habia
en el Tawantisuyu. "Muchos de esos himnos -dice Jeslis Lara- sedu-
cen por su transparent simplicidad, por la gratitud elemental que
emana de elios para la deidad que crea y gobierna y que otorga el
sustento, la paz y !a felicidadP2'I
El jailti heroico cantaba las ha7afias de los heroes y los triunfos gue-
rrcros. S6lo eran dedicados a los caudillos muertos, 1o que les daba
caracter de himnos f'inebres. No se conservan muestras de esta clase
de jailli. Si hay muchas del jailli agrario que se entonaba en tiempos
de la siembra v de la cosecha. Sus estrofas tenian distinta estructura
v eran seguidas por estribilios. Los coros de hombres y de mujeres se
respondian en forma de diailogo. Veamos tin ejemplo: elj aillinifia:

Coro de hombres: iEl Sol ilueve oro
y la luna platao!
Coro de mujcres:"i Ea, ya he triunfado!
Coro de hombres: Para la frente de mi rey,
para su noble coraz6n!
Coro de mujeres: i Ea, ya he triunfado!

La palabra arawi significaba cualquier tipo de poema o canto. Por
eso se liamaba arawiku al poeta. Pero ]a composici6n Ilamada arawi era
de carteter anoroso. A diferencia del "yaravi" de ]a posterior poca
colonial, siempre melanc6oico y triste, el arawi expresaba tanto el dolor
como ]a alegria. Existian distintos tipos de arawi segun fuera la canci6n
doliente, de expiaci6n, de alegria, de belleza y de gracia. Un ejemplo
de arawi so encuentra en la cr6nica de Guamin Poma:

Si Jueras flor- de chinchercoma,
hermosa mia,
en mi sien y en el vaso de mi corazn
te llevaria.

2" AAAs-LARRETA, ABRAHAM. Literaturas aborigenes. Los Angeles, California,
1951. p. 74. (Colecei6n Soyari).


28








Algunos arawi tienen forma dialogada como 1o jaillis agricolas.
Otros ofrecen muestras de cortesia galante. En la obra de Ollantay
se encuentran tres hermosoxs ejemplos de arawi a manera de cantos
corales. Uno de e!!os es, como dice Jesfis Lara: "transparente como el
cristal de una l igrima y fresco igual que la brisa maianera":

Sus suaves manos de choclo en cierne
siempre acarician,
Pero sus dedos al deslizarse
ue vense escarcha.

El wawaki constituye un canto dialogado en el que un coro de
hombres dialoga con tin coro de mujeres. El wawaki era un poema
cantado en homenaje a ]a luna. Por "iltimo, entre los poemas cantados
esta' el taki que tenia una tem-Atica muy variada. Cualquier sentimiento
podia ser tema del taki.
Entre los poemas que vinculaban el canto y la danza esta en pri-
merisimo iugar cl wayfiu. La mrisica, la poesia y Ia danza contribulan
a ]a bellezt de estos way us. La danza poseia caracter colectivo, nuchai
parejas bailaban al mismo tiempo. Un ejemplo de waynu:

Manto tefido
de flores levas;
su trara fue hecha
de hilos de oro;
sus linos ilecos se hallan atados
conm i ternura,
Y con el ansia de mis pupilas asegurados

Canto de la alegria era la q hdshwa. Era acompafiada ia danza pot
la mtisica de ]a quena., el wdnkar o tarnbor y ]a antara o zarnpona.
Tanto el wayniu como la qhdshwa han persistido hasta nuestros dias.
i Quin no recuerda los hermosos wayn us que incluy6 Jos6 Maria Ar-
guedas en su novela Los rios proJundos!
Los poemas recitados sin mfisica eran el aranway y el wanka. Et
ardnway era una fibula regocijada que se recitaba en el malki o esce-
nario del aranwa, el teatro. Los animales que tomaban parte habitual-








mente en estos ardnways eran el zorro, el jaguar, el mono, etc. El zorro
era motivo de frecuentes burlas, muy al contrario de lo que ocurre en
las fibulas europeas.

Por filtimo, el wanka correspondia a la elega. Se recitaba en el
malki y se dedicaba a ]a desaparici6n de un ser querido o de algin
caudillo renombrado. Un wanka de caricter intimo es el siguiente:

En tu ramaje anid6
mi corazn.
Mi regocijo a tu sombra
floreci'.

La eiegia compuesta a la muerte del Inca Atawallpa se inicia de
esta manera:

e Qu6 iri nefando es este negro
iris que se alza?
Horrenda flecha el enemigo
del Cuzco blande.
Granizada siniestra por doquier
se desparraraa!

Como podra. deducire de esta variada muestra de diversos tipos
de composiciones poetic, la literatura quechua era de mucha riqueza
en formas y temas, aunque no nos han quedado abundantes ejemplos
de estas creaciones hricas.

Pasernos a otra forma de expression poetica: el teatro. Las cr6nicas
de la epoca colonial ofrecen noticias muy incompletas y vagas de ]as
caracteristicas del teatro incaico. Ya hernos dicho que el aranway y el
wanka eran recitados en eI malki. Se refieren los cronistas a distintos
tipos de representaciones. Juan de Santa Cruz Pachakuti Yanki Walka-
maywa, que era indio neto, menciona los nombres con que designaban
los distintos tipos de piezas dramiticas representadas con motivo de las
fiestas destinadas a festejar el nacimiento del principle Viraqocha. Por








su parte, el Inca Garcilaso de la Vega afirma que los sabios, los
amautas eran los autores de las obras drarnticas. Pero los Comentarios
reales son mnuy parcos c incompletos al transmitir esas noticias. Nicolas
de Martinez Arzans y Vela en su Historia de la imperial de Potosi
habla de la reprcentacion de ocho piezas teatrales en fiestas celebradas
hacia 1555. Aunque ofrece el argumento de varias no da muchos
detalles sobre su interpretaci6n. Sin embargo, una de ellas fue identi-
ficada en nuestra 6'poca con una tragedia dedicada a Atawalipa que
el escritor Mario Unzueta descubrii6 en el valle de Cliza publicando
traducciones de varios fragmentos.

Pero el teatro quechua cuenta con una obra dramcitica, Oltantay,
que segun Pacheco Zagarra equivale a toda una literature. Este famoso
drama ha sido objeto de multiples interpretaciones en cuanto a su
origin. Fue descubierto pojr el cura Antonio Valdez quien dirigi6 la
representacirn que se efectu6 ante Tipac Amaru, el jefe de la gran
sublevaci6n de indios en 1780. Pero en realidad, no se conoce ni su
autor ni la 6poca en que fue compuesto. Algunos criticos e investiga-
dores opinan que el cura Valdez fue stt autor, aunque esta tesk ha sido
refutada por otros.

Desde su aparici6n surgi6 una larga poI~mica que ha dividido en
tres bandos a sus comentaristas y estudiosos. Un primer bando opina
que Ollantay es un neto product de la cultura quechua. Entre los
que defienden esta tesis est~in Vicente Fidel Lpez, Luis Valcarcel,
Pacheco Zegarra y Jesus Lara. El segundo bando cree que la obra es
de origen colonial, como aseveran Ricardo Palma, Bartolome Mitre y
Menendez y Pelayo. A los que forman este grupo, sefiala Jesits Lara
que desconocen el quechua. El tercer bando es partidario de una tran-
sacci6n. Acepta el origen incaico del tema pero la escenificaci6n y ela-
boraci6n del drama es colonial. Mas, como afirma Lara, "a pesar de
todo, el litigio no esta. acabado. Cada vez se presentan nuevas conje-
turas y cada una de las tres corrientes ve crecer sin cesar el nu'mero
de sus adictos..'

El drama trata de los amores de Ollanta, gobernador del Antisuyu,
con Kusi Qoyllur, hija del Inca Pachakfitej. No obstante la fama de
Ollanta, no puede pretender a la hija del Sol, ya que aunque gober-
nador, no tiene sangre noble. Audazmente, Olanta expone al Inca su
pretemi6n. "Recuerda que eres un simple vasallo -le dice Pacha-


31









ktej- cada uno debe permanecer en su puesto." Los amantes per-
sisten en su sacrilego amor. Aunque Kusi-Koyllur es enviada a Una
Casa de escogidas, alli va a dar a luz a una nifia, Ima Sumaj. Ollanta
se rebela. Contra el envia el Inca a su ms ceiebre jefe, llamado Ruma-
kawi, pero es derrotado. Este se vale de una estratagema para penetrar
en la fortaleza de Ollanta hasta lograr que ste sea apresado y con-
ducido a presencia del Inca. Ya no es inca Pachak-itej, sino su hijo
Tuipaj Yupanki, quien perdona a Ollanta y ambos amantes se reunen
al final de la acci6n.
El drama Ollantay esta dividido en tres secciones o jornadas, aunque
los investigadores partidarios de la tesis quechuista consideran que estA
formado por quince cuadros. Los principales lugares de ]a acci6n son:
el palacio imperial en el Cuzco, la fortaleza de Ollantaytambo y el
Ajllahuasi o Casa de las escogidas. La duraci6n de ]a acci6n es aproxi-
madarente once afios. Entre los principales personajes estain, ademas
Ollanta y Kusi Klyllur, Pikichaki, seguidor de Ollanta, que se carac-
teriza por su humor y alegria, Pitu Saola, ]a madre de la princesa y
Villac-Uma, el sumo sacerdote. En la escena aparecen virgenes del sol
y soldados.
Abraham Arias-Larreta resume los rasgos de esta obra:
El drama tiene un desarrollo de caracteristicas propias: carencia
de elementos sobrenaturales, fidelidad geografica, veloz yuxta-
posici6n de escenas como en el cinemat6grafo; separaci6n de
los protagonists que no intervienen juntos sino al final de
la obra; dialogo vigoroso, Agil, equilibrado, dcsenlace inesperado
y ejemplarizador; utilizaci6n original del canto y de los coros,
como elementos de refuerzo; variedad y distensi6n dramatica;
presencia del "gracioso" como un factor del contrapeso en cl
equilibrio sentimental del drama."'
Este personaje Ilamado Pikichaki o el gracioso constituye uno de
los elementos mns discutidos por los estudiosos de Ollantay. Los parti-
darios de su origen colonial consideran que es eI mismo personaje del
gracioso que es peculiar al teatro clasico espafiol, mientras que los
defensores de la tesis incaica indican que este tipo de buf6n era un
personaje bien conocido en el Imperio inca: a quien los cronistas llama-
ron juglares, "truhanes o chocarreros". Aqui en el drama que nos ocupa,

': Ibidem.


32









afirma Ar-ias Larreta, el buf6n no tiene un lugar secundario, como
en el teatro hispfnico, sino que Pikichaki tienc categoria de personaje
principal.

Otro punto conflictivo se refiere al denl-ce foli' dcl drania. En
una obra de estirpe espafiola babria ocurrido un desenlaco feliz con
el peilon de Ollanta y sus rebeldes seguidores, pero al'in llcga a mAis.
ya que Tdpaj Yupanki pone a Kusi Qoyllur en brazos de Ollanta como
sesultado de los ruegos de Ima Sumaj, la pequefia hija do los sector
arnores, quien ya cuenta con diez anos. Anota Jes"Is Larn:

El desenlace es original y aleccioiador si se tieue c cucnuta ls
modalidades de la vida en el Incaio. Las ]eyes poselan un
cartcter divino e inexorable, por lo mismo quo eran dictadas
por el Sol, por intermedio del Inca su hijo. Ellas castigaban
con )a pena de muerte los delitos de traici6n y de rebeli6n.
Ollanta debia entonces morir. Pero este final no habria Uarnado
)a atenci6n pues ningfin insurgente dejaba de morir en la vida
real. Sin embargo, el teatro no desempeiaba s6lo una, funci6n
social y political. Era un encargado de perpeuar y cngraiideccr
el mito del poderio del Inca, su investidura divina y ]a suma
de atributos sobrenaturales quie le colocaban en el domino de
la leyenda... En esta virtud, el autor de Oldntay cre6 un per-
d6n ejemplar y fue mas al1hi todavia, presentando Ia egitimaci6n
del enlace de ]a princesa culpable con el caudillo.2-

Este drama 0intay ha sido traducido ya a niuchos idiouias V stu
belleza original y ex6tica ha atraildo a estudiosos y analistas d( todo el
mundo. La fuerte personalidad de sus protagonistas, el realismo y movi-
lidad de su acci6n, la belleza poltica que poseen muchos de sus pasajcs
cuhninantes, dan a esta obra, indigena totalmente o con algiina inter-
venci6n de elemnentos no incaicos, una validez universal.

Ia literatura quechua cuenta con otras obras drai, t'cas, que no
lienen la importancia de Olldntay. Una de ellas es el Usqha PaUqar.
Trata de dos hernanos que se enamoraron de la misma mujer. Otra obra
est" dedicada a Atawallpa, el I 'ltimo emperador inca. Ya en esta inter-
vienen personajes espanoles como el conquistador Pizarro y el padre
Valverde, quienes se expresan en idioma quechua.

22 LAIRA. 3ss. La Literatu quemt.hia. En Op. Ct, iota. 19. p. 334.









Por iiltimo, hemos de sefialar que Ia literatura del pueblo quechua
contaba igualmente con narraciones en las que se recogian sus tradiciones
y sus leyendas. Encontramos en esos relatos en prosa reminiscencias de
los mitos incaicos, pero muchos de ellos nos hablan de leyendas sobre
hombres v hlcroes. Uno de estos relatos refiere la historia de la bella
princesa Chukisusu a quien sus padres negaron cl permiso para unirs
con su arnado.

Todavia en e periodo colonial continue el desarrollo de la poesia y ei
teatro quechua, pero ya intimamente ligados con elementos espanoies
cristianos. Cono ocurri6 igualmente en Mexico, en Perid los misioneros
emplearon las forms aborigenes para adoctrinar a los indilgenas. De esa
manera, la literatura de los incas se prolong mucho mrs all- de la des-
trucci6n del imperio a manos do los conquistadores espaiioles.

Las litratusi de los aztecas y do los quechuas, como tarbien de los
mayas tal como sefialamos en su lugar correspondiente, poseen supervi-
vencias muy valiosas en los escritores hispanoamericanos actuales, de
M~xico v de PeriCi. Bernardo Ortiz de Montellano sefiala la resonancia
de Io indigena en autores actuales, en los que se observa el prfiitivismo,
ka concepci6n magica y totcmnica del arte, la imagen de la naturaleza
que capta el honbhre. Escoge como ejemplos a Doia Bdrbara de R6mulo
Gailegos, Los de abajo de Mariano Azuela y La twirra del faisdn y dei
Vzenado de Antonio Mendiz Bolio.

Es frecuente en la obra de Azuela esta identificaci6n entre el
hombre, el animal y el, palsaje fundidos en una extrafia sombra,
como es frecuente que describa, con lineas fotograificas, al hornbre
en postura de animal (alagartados, abolregados, atejonados,
escape como cervatillo, Io veia con ojos de culebra). Tambien
encuentro relaciones entre ]a prosa de Azuela y la poesia indi-
gena en las rnet~foras enigmaiticas que usa e novelista: "las ma-
riposas liban mie en el coraz6n de otras mariposas" o bien,
"En dias que comienzan cuando comienza fa manana v no se
acaban cuando se acaba la noche". La Lucilnaga.-

Esta indagaci6n nos Ilevarla hacia otros objetivo- No se ha estudiado
debidaniente ]as formas en quo la antigua literatu a indigena precolom-
bina ha sobrevivido en los poetas y escritores hispanoamericanos de hoy.

ORTEz D MONTELTANO,. BERNAo. La porsia indigent -de Mxico-
Mixico, 1935. p. 62.


34









Ejemplos diversos podriamos seguir mencionando. Uno rnuy adecuado
seria la obra narrativa de Jos6 Maria Arguedas, asl como Ia obra po 6tica
de ()esar Vallejo o las obras de tantos escritores ecuatorianos, perianos
y bolivianos que trash iten no se que extrana itoloaga y metaforismo
de las antiguas culturas aborigenes. A ese miestrario riquisimo ha de
afiadirse el valor inestimable de las poesfas y relates qu por trasmisi6n
oral siguen permieando el espiritu de los pueblo americanos cn los que
Ja poblaci6n indlgena es muy numerosa. Pero con los nombres iencio-
nados podr observarse c6mo se hace necesario conocer las iiteraturas
indigenas precolombinas para penetrar en to mas rec6ndito de las lite-
ratu ras lisplnicas de niestra America.

Nota: Trabajo leido en el cicio sobre cultures indigeias ;merias organi-
zaido por la Corisi6n de Exten.16n Universitaria, de la Universidad de L Habana.












La muerte de Casta ii n, rai

de los sucesos

de noviembre de 1871 *


Lais F. Lie Roy y Gdlvez

Ctfimplense ahora cien afios que result6 muerto en Cayo Hueso, en
un encuentro a tiros con un patriota cubano, el periodista espafiol
Gonzalo Castafi6n, propietaxio y director del diario integrista La Voz
de Cuba.
Este succ-so, intrascendente en Si misrio, y que habria pasado inad-
vcrtido en ]a historia dc Cuba, adquiri6, sin embargo, una triste cele-
bridad, cuando aproximadamente dos afios muns tarde, el nicho donde
rqposaban sus restos en el antiguo Cementerio de Espada, se convirti6
en e eje del terrible dranma del 27 de noviembre de 1871. Aquella jor-
nada tragica culrin6, como es bien sabido de todos en Cuba, en el fusl-
lamiento de ocho j6venes estudiantes del primer ailo de medicina. acu-
sados falsamente de haber profanado aquella tumba, que, para ]os
fanatizados voluntarios de la Habana, era C lugar sacrosanto que guar-
daba los despojos mortales del martir del integrismo.
Castafi6n, desde las columnas de su peri6dico. no Labia cesado en
Vida de excitar el odio anticubano con motivo de la insurrecci6n iniciada
en Yara; y en uno de sus articulos, donde atacaba a los cubanos de la
crriigraci6n, calific6 de prostitutas a las mujeres que con elios residlan
en Cavo Hueso. Su insulto proc.az hall pronta respuesta en 1as columnas
de El Republicano, periodico insurrecto quo. editaba en el Cayo el an-
lain o Jo. Maria Rveyes. desde las cuales, entre otras cosas que se I

Este irnhajo forma parte de otto mas extenso escrito .1r el autor parai
el centenario del fisilmineto de los estudiantes do medicine cl 27 de noviembie
de 1871.









decian a Castaiink le sacaban a relocir c6mo habia sido abofcteado el
Puerto Pifcipe cuandocr a secrctario del gobic'rno en esa localidad en los
afios de 1867-1868.
Herido en Jo m:tls vivo de su cal'cter altivo e insolente, hall6 en ia
presunta ofensa a smi hombra, el gran pretexto que desde hacia tiempo
INiscaba rxua entablar un desafio. Con ello pensaba remozar sti popula-
ridad, vinculada indisolublemente a La Joz de Cuba, ctiya venta hahia
ido deca ycndo gradualmente en (-I favor del pfilico.
Con mucho avarato embarc6 hacia Cayo Huem acompaliado dc su
icd x-) v dos amigos suyos, pra v(ngar la afrenta recibida. aunqutw
dAndolc al duclo que proyectaba concertar, un rnatiz politico. Ya en
41 lugar, kls co.as no restltaron como habia pensado, y entonces se las
;agenci6 para eludir batirse con quienes le recogian el guante y salir del
Gayo subrepticianmnte. Pero si maniobra cobarde fuc descubierta a
tiempo, y conminado a viva fuerza a cruzar sus arms con el contrincante
que le sali6 al paso, no le qued6 mis remedio que enfrentarse con .l. En
el encuenlro result nmuerto por dos certeros balazos que le dispar6 el
cubano Mateo Orozco, quien sali6 ileso, y logr6 escapar de las .utorida-
dc-c nortea-mericanas a Nassau.
Los fanmIticos integristas y los voluntarios que labian hecho de Cas-
tati6n su mentor y su idolo, aque1ios que le esperaban en La Habana
como a in h6roe que regresaria victorioso, recibieron en su lugar un
cadavcr mnetido en hielo. A partir de ese momento se le larno entre los
intcgristas, el m-;irtir de Cavo Hiso. v se califie6 su t muerte de vi v
alevoso a-sesina o.
Las lneas que siguen a. continuaci6n van cncamnadas a -)rcsentar.
con teshrnonios de la poca, Ia figira de este periodista aventurero y cl
.pJsod{io de su muerte, que tan talrgicas consecuencias habria de producir
antes d- que pasaran( dos afios, cubriendo de luto a la familia cumana.
yde Vergienza at la n.,ci6n qlw tanto crey6 defender con su j ingro
desorbi ado.


GonzatoCastaii"n" y E'rcarano, nacio en Mieres. Oviedo, cn I1834.
En su ju'entutd redact6 en su pais los peri6dicos La Tradici6n y El in-
vierno. I0esptis paso a Madrid y fm redactor d( El Dia y La (r6nica
de Ambos Aludos, publicando en el primero various articulos sobre la


















. . . . . ..!i


.. . .... .... ....... , .,S . ;










cuesti6n romana y las ideas y planes de los carlistas. Tambidn en Madrid,
antes de partir para Cuba, public un foiIeto politico titulado Un desen-
aMo nMds y una ilusio"5n menos, que al decir de la Encicdopedia Universal
Ilustrada (Espasa) produjo gran s -nsacin.'

C asta fi6 ti licg6 a La Habana el 8 de mayo de 1866. en c val r-
(:orrco esparol Canar a.v, procedenite de Cadiz, Canarias y Puerto Rico,
despuws de %cnticl6s dias dc travesia? Venia con el grado academico de
ic"nciado en derecho civil v can6nico de la Universidad de Ovido.
Obtenido ent' ce centro de studios el 19de febrero de 1859, e nco orpOo
su ttulo en ia Real Universidad de la Habana a fines de octubre o
cipios dt -owielbre de 1866.-'3,
Ulna ez establecido en Cuba, logro cque se lo nombrara secretary(
del gobierno de Puerto Pricipc, boy Camagiiuy, cargo que desempfi
hasta el tijunfo de la revolucio"n de septiembc de 1868 en Espafia, epoca
en que present su di msitn, pasando a un destino en ci Banco Espafiol
de la Habana, siendo sus funciones, comuo delegao de Ja in'ttci6n ]a

(-bI]flflVa dc? las contribuciontes en la Isla'
A los dos nwses de haher estallacdo ha insurrecci6n ie Yara., Castafif6r
fund(6 cn ILa Habana su peri6dico La V'oz de Cuba. cayo primer ntIcro
vio Ia huz (1 16 de diciembre de 1868.f> Este diarici vino a ser el maxiino
CxI)onen, telet integrismo cspaiiol en la Isla y el referido Castaii6n fue s
lire0or Ny propietario hasta sit Tnuerte. Llevaba coino subtitulo ]a deo-

E itciclopedia Universal I lstrada (Espaia), t .. p. 219.
Diario de la Marina del 9 de mayo de 1866. p. 1., col. 2 eni la Iiit
de pasijeros Ilegados.En Juan Palomo, de 13 febrero de 1870. p. 120, col. 2,
se da snmi ma fecha.
Archivo Nacioid de a Repzblica de Cuba. InsiriaciJn Pz'btica, L eg. 183.
No. 116137. Suscribe su instancia en 29 de octubre de 1866 y alli aiarcce c o'01o
jefe de -administraci6n de 2a. clase. En la minuta del oficio que se le dirige
al Rector de la Universidad, con fecha 3) del propio nies, se dice textualmente:
"Adjuilto remito a Vuestra Sen'orla el Oito de Liccnciado cn Dercho Civil v
Can6nico de la Universidad de Oviedo expedido a fa-vor de Don Gonzato
Cstai6i1 V Escaiano."
Archivo Central de la Universidad de la I abata, Libro Registro de
Thtulos. Se consigna un ttulo de licenciado en derecho civil y cannico de
fecia lo. de fcbrei'o de 1859, inscrito en el libro coriespoidzcnte: L. 3, f. 182,
No. 2.
Loc, cit. (1), y loc. cit. (3) en Asaunos Polticos-, Leg. 56. No. 09. oc.
1868).
;La Vo.z de Cuba. Afio I, No. 1 (I n&coles 16 de diciembre de 186H'
Bihliotema Central de ]a Universid-ad de ]a Ilabana. ftemeroteca.


40









inmacion demagogica y eclectica de "Diario politico liberal-conservador".
Con esta curiosa ambigfiedad, su director podia atemperar ]a opinion
del peri6dico a sus interests, de acuerdo con la direction n cque soplase
el viento politico capitalino en utn momento dado, y ademas. quedaba
iibicado dentro de una tendencia definida, ya que, en efecto. en Espafia
.xistia un partido que levaba esa equi'vocea denominaci6n.
A principio de 1870, el dia 5 de enero, comenz6 la publicacioii de tin
rt(ulo itulado "Reconstruccion, repoblacmn", en cuatro nu1'meros de
La Voz de Cuba -ias 5, 6, 8, y 12-e n que preconizaba el exterminio
total de los cubanos iara repoblar la Isla con espaiioles. En uno de sus
pasajes ms exaltados, Castafin expresaba su odio y desprecio al native
de este suelo en los siguientes tcrnninos refiri'ndosw wbre todo al emen-
to insuliecto:

Que su ntimero sea mayor o menor, que st calidad sea -i ejor
o peor, importa poco. Lo que nos interesa es anularlo, cs dcs-
truirlo por completo, porquo mientras uno de ellos exista vytonga
algLIn modo de herirnos no podemos estar tranquilos. ni en
nuestras aciendas, nien nwe'tras vidas, ni tampoco en nTestros
hijos, en cuyos tiernos corazones procuraran infiltrar el odBl)
hacia sus padres.
Hace falta renoblar ]a Isla cond mementos exclusivarment rswl-
lioles, a la mantra que el labrador cuida de sembrar uli grand
bueno en el sitio que ocupaba antes a cizatla.
Abndonemos ya los terminos medios, v las r 'Soluciones <1tv
ademis de no satisfacer a nadie. nada tampoco con elias se
consigue. Si Cuba ha de continuar siendo espaiiola, Cs neresari,
variar radicalmente su organismo, c infiltrarle ntiiwos cletnentos
de vida que cumplidamente sustituyan a los degenerados q ute
boy encierra. e Sc corneieron errores? ConfeseImoslos. ,-Se con-
sinti5 que ramas infructilferas chupasen toda a savia del rhlo
que implant6 aqui Espana a costa de grandes sacrificios? Puvs
cortemos esas ramas sin contemplaciones y a raz, que en su
lugar brotarlAn otras Iozanas, las cuales llevarain antes de much
tiempo, hermosos v abundantes frutos, no los corrompidos y
raquiticos que aqullas producen 6nicamente ahora.

La T oz de Cuba, 5 de enero de i870 p. coL. 3 (Bib. Soc. Econ. An.)









No desmcntia el tono y los concepts vertidos por su autor, Gonzalo
Castafi6n, el mismo tono y los mismos conceptos contenidos en su articulo
LIngratitud", publicado el ano anterior por esa misma fecba,s y que al
decir del period ico El Republicano, que editaban los cubanos radicados
en Cayo Hueso, "asusto a los hombres do buenas idea de su propio
partido", y que prepare6 la horrible matanza del 22 del mismo rues y los
dias siguientes", aludiendo a las escenas dcl Teatro Villanueva, Acera
del Louvre y saquco de la morada do Iconardo Delmonte, m s conocida
como c Palacio de Aldama.

Dias mas tarde Castai6n publicaba un articulo virulento contra la
colonia cubana de Cayo Hueso, en el que entre otras cosas ilamaba pros-
titutas a las cubanas que alli vivian. Este dato concreto lo tomamos del
historiador cubano Gerardo Castellanos Garcia, segn lo consina en su
ameno libro Motivos de Cayo Huso, pues el articulo original de Castafi6n
no nos ha sido posiblc obtenerlo.10

La ofensa inferida a la muijcr cubana hall6 replica inrnediatamentc
en El Republicana, que editaba en Cayo Hueso el anciano Jose Maria
Reyes, y aunque infortunadamente tampoco hemos podido consultar el
numero de dicho peri6dico donde aparece esa r~pIica -El Republicano,
Afio 2, No. 33, stbado 15 de encro de 1870-- sabemos por fuentes espa-
noias que decia do Castafi6n, como nota infamante, haber sido abofeteado
en Puerto Principe, hoy Camagiey, cuando era secretario del gobierno
en aquella capital dc provincia, en los alrededores de 1867-1868. Esa
version, verdadera o falsa, era profusamente conocida entre los cubanos,
hal!kndose que uno de los nfimeros del peri6dico clandestino EI Labo-

s La Voz do Cuba, 13 de enemy de 1869, p, 1, col. 1-3. (Bib. Univ. de ]a
Habana. )
9 El Republicana, Cayo Hueso, Ahio 2, No. 36 (sabado 5 de febrero de
1870), p. 1, col. I (Bib. Nac.)
10 Ese articulo de Castafi6n se public en La Voz de Cuba, nfzmero co-
rrespondiente al 15 de enero de 1870. Este ejemplar s6lo se encuentra en las
bibliotecas de La Habana, en Ia de la antigua Sociedad Econ6mica de Amigos
del Pais, hoy Instituto de Filologia y Linguistica, pero en dicho ejemplar falta
tode el articulo, sustraido a file de navaja de la p. 1, columnas 2 a 5. Hay
una nota que dice "Cortado. Oct. 15/44", que alude a la fecha en que se
advirti6 la mutilaci6n. Ni en la Biblioteca P6blica de Nueva York, ni en ]a
Biblioteca del Congreso de Washington, ni en la de Madrid, Espania, hemos
podido obtener dicho articulo-La noticia que da Gerardo Castellanos se en-
cuentra en su obra citada, La Habana, 1935, p. 217.


42Z









rante, hace mordaz referencia al peri6dico de (?astafi6n La Voz de
Cuba, como La Voz del Abofeteado.'
Castafi6n recibi6 el citado ejemplar de El Repubiicano, insertando
como respuesta, en el nfumero de su periodico corespondlente al dia 21
]a siguiente comunicaci6n: '"
Una carta.- Con esta fecha y dirigida al Director de El Repu-
blicano, peri6dico que se public en Cayo Hueso, sin Ilevar el
nombre de los queen 61 escriben, ha sido puesta en el correo
Ia siguiente carta:
Habana, 21 de Enero de 1870.- Sr. Director de El Republi-.
cano.- Muy Sr. mio: eoio periodista, ni aun dcsprecio we
merecen las injurias que V. dlirige a La oz de Cuba, porque
unicamente se demuestra en ella Ia cobarde agonia de una causa
que no dej6 de ser nunca casa de miserables y traidores.-
Corno particular, deseo tan s6lo conocer su nombre, v pregun-
tarle si estai V. dispuesto a sostener de cerca los insultos y men-
tiras que prodiga desde lejos, y a rogarle que en este caso, me
1o comunique autorizando su firma ]a de cualquiera de los
c6nsules o agentes consulares extranjeros que residan en esa
poblaci6n.
Quedo esperando su respuesta y empefia desde ahora palabra
de honor de Ilevarle personalmente ]a suya, S.S.Q. .S.M-
Gonzalo Castafi6n.
Juan Maria Reyes -narra el peri6dico El Republicano.-- director
que habia sido de este peri6dico hasta el 15 de encro incisive, ley6 el
domingo 23 a la Ilegada del correo a Cayo Hueso el citado n61nero del
peri6dico de Castafi6n conteniendo la carta de este 61timro y ese mino
dia quiso pasar un telegr-ama a La Habana que no pudo hacerlo por

a1 El Laborante, Afio 1, No. 10., Carraguao, octuibre 31, 1869, p. 1, col. 2. .,
Las principales fuentes espaiioas que mencionan este asunto son Juan Palomo,
de febrero 6, 1870, p. 110, col. 1, pirraf. 6 y La Quincena, de febrero 15,
1870, p. 1, col. 1, Orraf. 5; ambos reproducen ]a nota biogrz'fica escrita por
Juan Ortega Giron6s sobre Gonzalo Castafi6n titulada "Un M rtir de Ia Patria,."
Tainbn hace referencia a este asunto Elcuterio Llofriu y Sagrera en su obra
Historia de Ia Insurrecci6n y Guerra de Ia Isla de Cuba, t. II, Madrid. 1870.
p. 571: "Mis adelante lieg6 el peri6dico de Cayo Hueso a decir que Gonzalo
Castafi6n hablia sido abofeteado en Puerto Principe, siendo secretario de aquel
gobierno, cuya noticia desmintieron los diarios de Ia Isla y no apareci6 confir-
mada." El nfimero de El Republicano donde aparece la replica al ariculo de
Castafi6n, y que determine su viaje de propaganda a Cayo Hieso, del que
regreso cadaver, tamnpoco lo hemos liallado en los hugares mencionados en Ia
nota anterior.
1' La Voz de Cuba, Afio 3, No. 19 (vieries 21, encro 1870), p. 1. to]. 4
(Bib. Soc. Econ.).


43








ser domingo. Al dia siguiente, lunes 24, cerciorindose en las oficiiias dI
correo que cl original de la carla publicada no habia ilegado a cs.
lugar,13 contcst6 a ese informal modo de escribir, con el tek'graima
siguiente:"

Sr. D. Gonzalo Gastafion Habana oz 21 recihida dom i,-
go manana, carta no.- Ratifica articulo autor, firma stc que
debe publicarme. Detalles correo. Espera.-- Juan Marfa Reycs.
Dos dlias despues resolvi6 darle contestaci6n como responsable en
todo caso, a faha de autor, de todo cuanto so habia publicado en Et
Republican o.' Su respuesta la sustanci6 formahnente en la Carta que se
copia a continuaci6n" 1

Key West Enero 26 de 1870.- "Sr D. Gonzaio Castafi6n.
director de La V oz de Cuba. Muy Sr. inio: la carta que
V. dice haberme remitido con feclha 21 del actual, no ha Ilegado
a mis manos, si el perioidico en que estA publicada.
Respecto a los deseos que se sirve V. manifestarme en la ante-
dicha carta, debo contestarle, que hasta hace poco (el quince
del mes actual) he sido director del neri6dico El Republicano
quo ve la luz semanalmente en esta ciudad, v por lo tanto
sin distinci6n de lugar, sostenedor de cuanto en CI se ha insertado.
Espero que V. se servirA publicar esta mrta, corno supongo lo
habra echo con el telegrama que le dirigi el lines 24.--
B.S.M.- Juan Maria Reyes.
Ni el telegrama ni la carta de Reyes los public6 Castaf6n en su peri6-
diCo.17 En vez de clo, en el nncro del sabado 29 de enero, aparec0a
en primera plana, en letras bien grandes al comienzo do la colurna uno,
]a siguiente noticia:

Teniendo que ausentarse de la Habana durante algunos dias,
Don Gonzalo Castai66n, deja confiado hasta su regreso, la Di-
reccimn de La Voz de Cuba, a D. Jose E. Triay, y ]a Adminms-
tracicn a Don Francisco Garcia.

23 Loc, cit. (9), p. 2, col. 1.
"' ORTEGA Y GIRONS, JUAN. "Un M$rir de ia Patria". Juan Palomo
feb. 13 1 870, p. 110, col. 2.
', Loc. cit. (9), p. 2, col. 1.
13 Loc. cit. (14).
27 El Republicano, Cayo Hlueso. Afio 2, No. 35 (sAbado 29 de enero
de 1870), p. 4, col. 1.


44~









Cuenta el historiador espafiol Zaragoza, qcue estando decaido el favor
que el pu'blico brindaba at peri6dico La Voz de Cuba, Castafi6n desveli-
base por hallar el medio de realzarle; y seniala concretamente c6no
cuando 61 residia en el mismo hotel donde se hospedaba Castan6n en
Marianao, 6ste no hacIa mas que buscar la oportunidad de un desafioJ*
Dicho coinentario de esa fuente espafiola, hace ver a las claras quc
Castaii6n no buscaba UiL dtelo por e lance en si, sino por Ia publicidad
que ello habria de atraer sobre su persona, con c! consiguiente reclamo
para su peridico. El pasaje de Zaragoza reza cxtualmente de esta
manera:

Los contradictorios puntos de aprcciaci6n, discutidos por 1os
Pei6dicos afiliados a los distintos bandos, promovieron violen-
tas polemicas, henchidas de odio y sostenidas con destempladas
frases y abundantes acririnaciones; distinguindose por su viru-
Iencia, entre los espafioles, La Voz de Cuba. peri6dico de verda-
dero combate, cuyo director, D. Gonzalo Castafi6n, no desapro-
vechaba ninguna de las circunstancias que podian proporcionarle
ardientes defensas do los intereses espaioles.
Queda indicado ya que a poco de liegar a ]a grande Antilla el
general Duce y cuando dccret6 ]a desastrosa libertad de impren.
ta, di6e a conocer en ]a Habana aqtiel peri6dico que dehia
su vida al deseo de proteger a Castaii6n, entonces cesante, de
algunos de sus ariigos y paisanos, quienes formaron una sociedad
prOr acciones y reunieron fondos bastantes para que ]a publica-
ci6n pudiera existir algunos meses. El calor de los escritos y Jos
levantados arranques con que el pcri6dico se dio a conocer,
aunque contrariando en muchas ocasiones Io prescrito en el
program y bases de su fundaci6n, Ie hicieron accptable a gran
parte dCel p6blico -mis ardoroso; pero como las exageraciones
politicas sin fundamento rational y 16gico son meteoros que
pasan rapidamente, La Voz de Cuba ftie decayCndo y amen-
guando su importancia, a pesar de haber creado en el mes de
febrero de 1869 una revista quincenal de noticia' !,rimera ern
su genero, que evitaba a los suscritores csibir a 1a Peninsula
extensas cartas sobre politica, puesto que en ella se condensaban
todos los acontecimientos ma's importantcs de ]a quincena.
Viendo Castafi6n palpablemente el decairniento del peri6dico,
debido a su carictre y en gran parte a haberse sr)arado del
camino que l sefi alaron los socios findadorcs, y recordando, al
a Zaragoza, Justo. Las Insurrecciones en Cuba, t. 2, Madrid, 1873, p. 524.
525. Este autor fue secretario del gobierno politico de a Habana, y oficial
de voluntarios en la misma capital.


45










buscar los medios mas oportunos para reanimarle las prospcrida-
des que al Cronista de Nueva-York reportaron el desafio que con
el cubano insurrecto Porto tuvo su director D. Jos6 Ferrer de
Couto, entr6 el de La Voz de Cuba en deseos de imitarle, Jo
cual manifest6 al autor de este libro vrarias veces ctiando vivian
juntos en el hotel del pueblo de Marianao.'I No era censurable
,in duda bajo el punto de vista patri6tico eI proposito de Casta-
ii6n y su tendencia a exterminar en buena 1fid, imitando at valien-
te Llulla,2 a los enemigos de Espafia: mas en tan delicado
asunto era muy importante y decision saber aprovechar Ia
ocasi6n para no caer de la heroicidad en el ridicule, tan frcuen.
Le en semejantes casos y cuando no se escogen buenas circuns-
tancias. v cn esto fue Castafi6n poco feliz, porque preocupado
(in su idea c impelido por la impaciencia dc su natural fogoso,
acept6 ia primera que la casualidad hubo de presentable.

Castaii6n IhaII6 en el articulo, de autor desconocido, publicado en
AIl Republicano la oportunidad esperada, y inont6 twa farsa teatrnal a
todo desplicg~w, A ese (fecto se cmbarc6 para Cayo i1ueso a cxigirle

'* Este desafio que logr6 mucha resonancia en los 6rculos espaiioles en ,u
.poca., tuvo lugar entre Jos6 Fen-er de Couto, director de El Cronista de Nueva
York, v F a clisco Porto, emigrado cubano, quien firnuaba itima hojas volanteo
con -elt itulo de "Ferreiro Coutiio", donde se ridiculizaba y satirizaba con mgi-
, u: "ici6n en una barberia de Broadway esquina a Ia calle 12, de una caicatural
ultrajante a los =.untos de Espafia y al editor de E! Cronista y sus amigos.
k ta etralimtaci6n. Ferrer de Couto iespondi6 con utn articulo en
que insnltakba al -nutor de los libelos, dando lugar a que Porto le malndas
lhs padi-i)nos. El desafio se efectu6 en el Caivida en un tigar conocido con el
iornbre de Lundy's Lanc, fuera del territorio de los Estados Unidos, dond4
c) duelo estaa severatnite penado por las cyes. El encuentro tuvo iugar -I
doI ingo I", dc junio de 1869 a )as cinco de ]a madrugada, a pistola, vein-
iivinco pasos, y resuh16 herido Porto en la piernaiV izquierda, a media carta
manS arriba de tobillo, atravestndole !a bala dicha extremidad inferior de tbdo
;I Lido, e hirtiendo levemente en su salida la pierna derecla, resultando ibe so
do todo Ferrer de Couto. Dcspues del lance, al regresar i- Niagara, fuero
arv4rtados. jtizgados al dia siguiente y absueltos, al no poderse probar CI delito,
puvs st, 1 i-o aparecer el caso como un accident fortuito. El resultado deA
desafio Se conoci6 por informaci6n telegrifiea publicada por La Voz de Cu*ba
priuwipatlintc. el 18 de dicho res, en su p. 2, col 2- En dicho peri6dico, en c
r1tMero (ldi a1 24, p, 2: col. 1 se abundaba en is noticias, y sefialaba Lk
itfonmiacion, que; "El entusiasmo en los crculos espafioles era grande, pues
en la cuesti6n iba envuelto un scntimiento de nacionalidaid que tenia a todn.-
interem-dos y pendiente del desenlace." (p. 3, col 1). Finalmente, en el nhmero
del viernes 23 de La Vo: de Cuba, se daban mns detalies di atsinto en sa
p. 2. cols. 5 y 6 y a esta fuente remitinios al lector. (Ilemeroteca de la Unl-
VcIsida:d de la Ilabana),
J" ose Lula, cspafiol residente en Nueva Orleans en 1869. quin rct6
'o.tIfivlmiente a duclo a los que denotarxan a Espaia, sliendole al paso el
edCO-L u41IMCn Carlos Meyer, rnilitante de la causa cuban:, quien reiuIti
l'i,11 i d el j(ElAMoro Af ita, 2 ) mayo de1 '869. p. 33









satisfacciones al director del citado peri6dico y batirse con 61. Para mras
teatralidad, antes de tornar el pequenio vapor que habria de Ievarlo al
Cayo, se reuni6 con sus amigos en la fotografia de Cohncr para hace.se
un retrato, que al decir de su apologista; aquellos le habian pedidoY1
Asimismo, y tambien seg(n fuente espafiola, media hora antes de em-
barcarse escribi6 una carta-testarnento, intima, al decir del cornenta-
rista. En ella se vierten bellas frases y conceptos, a sabiendas quo dicha
misiva seria leida y comentada, contribuyendo con ello a darle el toque
patitico a aquella comedia, cuyo final no se pudo imaginar. La carta
citada, dirigida a su amigo Ventura Olavarrieta decia as-:2?

"Habana, enero 28 de 1870.
"Mi querido Ventura: dentro de media hora salgo de ]a Habana:
ya sabes donde voy. Nada necesito decirte: confio en tu amistad, como
tu flas en la mla, y s6 que si no vuelvo, seras el padre de mis hijos.
"Cuando regreses a Espana, llevalos contigo, y dehjaselos a mi que-
rida hermana, a Matilde, que con Tarsila, tu inimitable esposa cui-
darain de ellos. De este modo habr~n ganado con mi muerte: en lugar
de un padre tendrAn otro y dos padres. La pequefia fortuna que les
queda, y que proviene de su pobre madre, el ngel que desde el cielo
continuara protegi6ndolos, servirA para darles carrera confonne a su
vocaci6n y a sus disposiciones. Ahora estain en el colegio de Bel6n,
donde reciben la educaci6n moral y religiosa, que yo quisiera so arrai-
gara en ellos, porque no creo que haya mayor felicidad para el hombre
que ]a de tener fe y sobre todo, fe cristiana. i Desgraciados los que ]a
han perdido!
"Si mis hijos no pueden ser sabios, que scan simples obreros. Con
tal que sean honrados, todo lo demnos me importa poco. En cualquiera
posici6n que ocupe el hombre, puede ser estimado por sus conciuda-

21 Loc. cit. (14), p. 106. col. 1. Comenta el ficenciado Santiago Alonso
Iglesias en i Republicano del 19 de febrero de 1870, p, 1, co). 3: "i Y abrir
]a escena en semejante lugar, donde tantos objetos recordaban )a menoria del
malogrado Cohner, sacrificado infame y cobaerdmente por los vountarios de [a
Habana un afio antes, slguiendo las instigaciones del Tribuno, que aih venia
a decir adios a la vida, tiene algo de providencial!... La sornbra de Cohner
no dejaria de sonreirse considerando cn leave es el soplo de la vida', Samuel
Corner, propietario de uno de los mejores salons fotogrificos de La Habana
de esa poca fue uno de los que result muerto cuando los sucesos del teatro
de Villanueva, que en no poco se debieron a la instigaci6n de Castafi6n.
2 Juan Palomo, ARo 1, No. 14, (domiango, febrero 6, 1870), p. 107, col. 2.


47









danos y ,ser itil, sobre todo a su patria, por la cuat roy a medirme
con seres., (ie en circunstandw normales no mermcerian de ml m: s
que despreco. Es pot Espafia, y iuarcho satisfecho...

()tra vez adios. Esta carta no tiene los requisitos ni las formas
tfgale pe ro es Ia expresi6n, Ia manifestaci6n, la declaraci6n i'itma
de un lombrv que jam:is ha mentido, y corno aquilltos para qUienes
esc-ribo me colaoccln, tengo [a convicci6n de que no Ia pndr"In el
d ida, v tc reconocerin como mi fidi-coInismaio.

Todo l) que- tii hagas. esLarll bien hecho: a aos q i en el inuido
IC han qiicrido.v a quienes yo quiero coU todo mi cora6n, asentirin
.R Clio. ouio si v o personaimente se lo pidiera.
C'onzao Castafi6"


Nla!set aviv. M l c ntmi.ldo de sta carta, en lo que a La cducacho"r
dc sl hijr. s se refier'. ronci elconcepto quc %- rttcc u ios jesutt,
1 rof eores dc colegio de Belen, cuando co su aqucal peri'dico
La Prri-wa lo dces rjbe cotno 6ran de ua a .cacn.Oi,
iri;ai a Iodos los principios liberales.7- Adeiniis de esto, hay constancia
doc unttl de quc los hijos de Castaii6n no estaban en el colegio de
Ih-CWu cD lsa (poca, coo w comprueba n el Album.rnoratiz'
d, 2(U(iC:.1l i ni- ai crsario &- Ia fundari6n del cobegi, elt 4,1 ,n
dc Ia (,Or,,.!;jaic d Jes HI-fabana. 190 i. 352 v it.2i

\k I m r~atro dv ]a tarde del viernes 28 de encro de 1870 crnbarc6
(;2 afiin rtirmbo ; Cayo Jlueso on ci vapor Alliance. iJc acom p4aba
d, s pIi. d 1l-iios Eug.ni Arias -vFeIipe Alonsp, v Laibici"l ,[indico
k t(avi Pinain., lclgaron a las sice, de Ia inafiana del dia siguiente,
al,.i-injdos, en e' lotei Russc,llJousc.. v, ii la calico D~iial frc w : h
v i.prenta del perlodico El Rcpublicano"'"

La: i~+Quincera, julio 303 !869, j). 2, .
,]./nan Pal no, p. I10, coL'. (ENI el alul d c Ilial Ortcg y (Tiro01 .
\~rtiid I La Pati-ia").
....Vcthvo Nacional de Ia Repubhica de +Cuh+La., Pno htcos.Lea+
3,. N, 8. "Diligcncias formadas por hab.wr Ilegado a la C u dd de la liadala
el cadaiver de Don Gowizalo Castafi6nv- Febrero 1871)." dckiracmr, del tat.dic, p
F.l",.inc Pinik)d V de! fuincniolrio Benito dc !a Vega.
f J!e.ubf,(an 4lyo l lueso, AiTio02. N0., i1 c+ t. I 8 U
P' i-(,,. ..,. .Bib. NaV..









1)T muicve a dicz de ia inafmaika dlc citado dia 24 --s lnarra
rin dich~o iermlfco de Cayo eo,' sopresent-aron unos
caballeros v ] a oficina cUupicn a l .e t periodico, solicti-
"4.1 c, no staba cn ella A las
1-ando a] (C. Juan Mar'la le( ..s, que..n
it e dliriaib al imsno lhgar un i1ore1uo, v4 c.o de Key West,
qlie labia tonado D. Gonialo Castaft(i a stl servicio, y soIicit6
1 0i"a'tML de' uOS slowc,1 q1' 10 .iidotin hnfi:ent-.C a] jiszlo
CIyeL [dans Keyes: paral(,-tuvl., vcla bondd de pass," l
'e rlos.


Je, w2ala C !a)I{ SeulpM,(rovi Pi.I-ua c:
VC.I --IC. T) 0LuL. FaI Im sl-aa, ;'tI n
ea s' dispuso a satisfacc2i]c, riU d ': tIC ra]tdsr aituno
r(-e I aconseju, 1no yque dLuxo tvio4V deaqil li-
mamiento: ]v:rt no izo caso, v rartii nim) tfi dr, nd I-
fian-I, con buna ft de iio a c a hw.aX1Ta citt.

Jbid..d ] sjIad-9 5 de febrero, p. 2. col .I p. t. 1-it.


49








Parece que dos sefiores que le recibieron le traturon con La.:
mas complete urbanidad;"s pero estando en conversaci6n con
ellos entr6 en Ia sala don Gonzalo Castafi6n trayendo en las
manos un nfumero de nuestro peri6dico (sin duda el 33)- ,,
unos papeles, y encarindose con e! arrogantermente, le pregunt&
con reconcentrado odio: -Fue V. director de este peri6dico
hasta esta fecha? -Me dirigi6 V. este telegrama? jFirm6 V.
esta carta?
Reyes respondi6 que sl [...] y apenas pronunciaba esa bre-
visima palabra, levant6 airadamente la mano Castaii6n, tra-
tando de manchar con ella la faz de ese hlonrado y debil padre
de familia [...] El golpe que cay6 sobre un hombre desarn.a-
do, que se habia puesto bajo la salvaguarda del honor cas-
tellano, no trajo consecuencias por esa vez para su autor; sus
amigos intervinieron y Reyes pudo salir de aquella cueva.
De las declaraciones result, que D. Gonzalo Castaii6n habla
atacado a un caballero indefenso, que le habia mandado a
buscar pocos momentos antes a su casa, y el juez a reserva
de ver y fallar la causa en Iro. de mayo, dispuso que el acu-
sado prestase para responder a las resulas del juicio ia fiarza
de 200 pesos y pagase las costas. El defensor del reo reclam6
sobre ]a enormidad de dicha fianza, y el juez replic6: .-"Que-
da obligado D. Gonzalo Castafi6n a prestar esa garantia como
maximum de las que nuestros reglamentos exigen en tales
casos"-. Esto no necesita comentarios.
El espaniol dio en moneda comente el importe de ]a fianza
y costas, y se crey6 autorizado a dar bofetadas con arreglo

28 Los acompanantes de Castan~n, Eugenio Arias y Felipe Alonso. Vease
Combate de Russell House a Muerte de Castaon, por un cubano, Nassau, 17
de febrero de 1870 p. 4. (Bib. Nac.).
20 El No. 33 de El Republicano, de Cayo Hueso, es el correspondiente al
sibado 15 de enero de 1870, donde se public ia replica al articulo ofensivo
de Casta 6n, y que no hemos podido localizar.
"I En el nfimero de El Republicano del 29 de enero de 1870, p. 4, col. i.
se describe lo sucedido de un mcdo vivido en estos terminos: "En este momento
que sertn las 11 ha ocurrido precisamente frente a esta redaccin en Russell
House un lance, que puede y debe tener desagradables consecuenci-m, y que nos
obliga a romper el silencio que nos habiamos propuesto guardar, sobre cierto-
antecedentes, &".


50









a tan modica tarifa. Y quiz" forrado de acero, se pasta-con
arrmgancia v comno conquistador por ias calles de nuestria
citdad."
Es%' grave desacato a las leyes de un pais que se visita por
primer vez, ese escczdalo dado al medio dia en una dudad
pacilfica y tranquila, esa violaci6n de todas las reglas de buena
crianza v moderaci6n no pudo mcnos de iritar ia sangre
juvenil de algunos cubanos, que en la flor de la edad, tienei
ft- en la fuerzai de su brazo, y r Ia justicia de su causa, v se
diigicoon variMos retos foniales v ternmnanites al que habia
hablado del honor de nuestras mtrijes, nuestras inadres, nues-
tra-; hrmnanas .v nuestras hijas, con ian .poco miramiento comno
justicia; pero como Castafl6n no habila legado a Key West
para batirse, sino afrentar al quet habia sido director de este
periodico, y no podia haber olvidado, que en ninguna part
del mundo vueden mat arse cubanos con mnenos responsabilidad
que en Cuba, aunque acept6 agurios, se habia propuesto
elidirlos todos.
S.I doblez dcebia al fin descubrirse, pues el vapor de ]Ntieva
Oricins estaba para !Uegar de un momento a otro, y el lunes,
seguin nos han afirmado, se resolvi6 a decir a un caballero,
que s6ilo aceptaria un duelo a muerte bajo las condiciones
que se estipularan [. .] que el se quedaria entre nosotros bajo
la garantia de los cubanos, ode esos muisos cubanos quo
siempre calific6 de cobardes, miserables y aseiinos; pero que
sus amuigos tenian que marcha-e en (i vapor que creemo cs-
taba sen'alado va.
D)eese modo prctendia disctlpar sits preparativos d( viaje y
enganiar a los cubanos hasta el 1iitnonmornento.

-i El autor de El Cornbage de Rus.Tel lHouse o la Muerte de Ca.ta6,n
Juan Ignacio de Armas), afirma ctteg6ricamente que Castafi6n venia forrado
de una cota de nialla (loc. cit., p. 9). Sin einbargo, el resultado de la autopsia
del cadAver, practiada en La Iabana en lai nmaiaia del 1 de febrero, parece
desmentir esta afirmaci6 --al menos CLa)do rue nmerto de dos tiros-. Tarn-
bie'n en un articulo titulado Recverdos, suscrito por- P Raices Isas, y publicado
et la revista cubana La Habana Literaria, Afio I, No. 2 (novienre 30, 1892)
y que dice haber estado en Cayo Hueso cuando el suceso de Castaii6n" habla
de la cota de malla. La version qeoLICfrece este presunto testigo de Jos hedhos,
dificre en muchos aspectos de las dadas hasta ahora, aunque no aporte nada
S1itaniciMiiente nwevo al conocinmiento de lo sucedido. Resoecto a la cota de
nialla dice textualmente: (p ,221, col 2 y ambos comenzaroni a disparar,
'iend l "l resultado fatal para el Director de La Voa de Cuba, pues irna bala
le intemso Ia ingle, preciamente donde tcrmln)a la cota de malla de que iba
criblerto'. Al parecer, era creencita cornpartida por todo eli mindo, que Castafi6n
~Ievaba bajoS U ropa esa protecci6n contra las balas.









Las 12 dctl da 31 dc Encro serian, cuando uno e ki clas-
queados, no tan confiado cono los otros, le pidi6 uai tli-
caclon clelante dc todoJ los espafioles su awigo v (W mo
solo de los suyos. Admitida la conferencia, sin d-cla p.xa ,a -",r
tiempo, s celebr6 en la sala del hotel RuIsscIl y teurmiinada 0
interrurpida, hubicron dr salir D. Gonzalo Castaii6n y. Lis
visitantes al portal exterior, donde de pie aqtu1l cn el s lo de
dicho portal, y estos en ci de la calle, cuzaron aa-bbas a a-
loradisimas. Castaii6n di6 una bofetada al caballero (.Iqut,
hablaba,_ y trat6 de sacar su arma; stu adversario It, di6 t n
empe!~n v quit6 a su amigo tin revolver quc ya liaaa .c,dco
y tenia en la mano; el espafiol retrocdi6 de espaidas hacia !
hotel, y en (I ya, se oy6 salir -de dentro [a detonai6n d( CLu!
arma de fuego; el cu bano avanzo con .angc fria invxplicabI.
y dispar6; su contrario cay6 dc rodilUas, contcstando sin em-
bargo el fuego sin tocar al valiente qu detal modt)e hab a
]a injuria quc habia querido hacgrscle, y quc. montando de
nuevo su rcv6lvcr con calma, corno si esLuvicra cn un tizo
publico de pistola, disparo de nuevo. Muchas detona'cioeS'
se oycron, los compafieros de Castafilon defendieron bhuyec
cI cadaver de su amigo... y ese cubano cuyo nombre es blioy
desconocido pero que llegara seguramente a ]a posteridad, co--
cluy6 acto tan sutbrime, imponente y terrible, gritando con
voz entera, tranquila., pausada, inflexible y fra ono la vo-
de la eternidad:-- "iGubanas ya estais vengadas! ViVI.a
CubaV.
En el nfinero que siguc de El Republicano se encuentra La tr'a-
ducci6n de las declaraciones que se publicaron en ingl's en iel pri6dico
Key West Dispatch, de dicha Ciudad, correspondiente al 5 de febrero
de 1870. Estas fueron tomadas a divermos tcstigos el propio dha 31 de

Mateo Oreoo, el cubano que mato a Castainon de dos tiros. y cUI,:7)
nombre oculta El Republicano en esos momentos, para salvaguarar sit identidad
mientras salIa de la ciudad o del mais. Dos semanas mas tarde, Juft Ignacio
de Armas, en su opIsculo citado el (28) y publicado en Nassau (17 febrero
1870) revela su noxnbre y narra lo sucedido con lujo de detalles, estmndo ya
Marco Orozco bien a salvo, probablemente en Nassau (Bahmas). Hay cons&an-
cia que en nov. 1870 cstaba en Campeche (Mkxico) y en feb. a mayo 1872
se hallaba nuevarnente en Nassau, donde recaudaba fondos para la cauma cibanai.
(Archivo Nacional de Cuba. Donativos y Remisiones: Caja 165 No. 99-24, p. 5.
y Caja 160 No. 68-7).
33 El combate de Orozco y Castan'6n lo presenciaron las seiorits hijai
del director de El Republicano, que vestidas de blanco con lazos azules y el pelo
suelto, estaban en el balc6n de la casa que ocupaba la redaccion del peri6dicz.
A ellas fue a quien se dirigi6 Mateo Orozco cuando grit j "iCubat va estai
vengadas! (Deulofeu, Rev. Manuel. Mart"', Cayo Hueso, Tampa, a Emi-
gracitn. Notas Histoiricas, Cienfuegos, 1905, Nota en la p. 65),


52




















































d I .-






kl -.-"h.

































7 E


irp







,r l. '-A;









nero por el juez del conclado de Monroe, Estado de la Florida, j. W.
Locke, ante el jurado, en Ia causa instruida para esclarecer los hechos
que dieron por resultado ]a nii'erte de Gonzalo Castaii6n ocurrida cl
minymo dia en el hotel de Riisell. Se transcriben diversas dexlaraciones
-...a de WY. A. Russell, Win. T. Tin(, AlarshaU de la ciudad y muchas
oAras n is, entree las que se cuentian las de los dos acompanfantes deh
Castanon, Eigenio Arias y Felipe Alonso. La de este "iltimo resulta
curiosa y tierece copiarse en este lugar. porque 4o qel express vs
tan inverosimil y hace sospechar una conducta tazi equvoca, en 1o
(lue se. rir a sU valor persona, qu no dudamns en reproducirla.
Esa clecaraci6n de Felipe Alonso dice lextualmente asi:'-

Felipe Alonswo (espafiol herido)" conocd a Gonzalo Gastafi6ri
qie fue imuerto en el sal6n de fumar del hotel. Yo estaba en
camia cuando principio el fracaso,i', me vestil y bajc6 Ilevando
mi pistola. Cuando Ilegu6 abajo, encontre a Mateo Orozeo y a
Rodriguez haciendo fuego a Castafi6n que estaba en el suelo.
(Conocl esas personas dos dias antes, trate de irare a Orozco
pero mi pistola no dio fuego; entr6 en la sala para arreglarla y
entonccs tres personas me hicieron fuego; C'stas cran Orozco,
Rodriguez y el otro ;yo di con mi rev6lver al hombre en la
cabeza, pero no s6 su nombre, pCT creo que el otro era Botella;
hice esfuerzo por subir pero frti detenido por algnno que ne
sujetaba por la levita; cuando llegue- a Ia escalera mc volvieron
a hacer fiieto vy cuando subil ]as personas en el hotel me impi-
dicron que volviese a bajar. Castaii6n fue herido en el abdomen
y en el costado. Vivi6 despue comio media hora, habiendo
Inucrto pr efecto de las heridas. El prisionero presented (Pedro
Orozco) estaba presente en la parte exterior, de pie en la calle.
e Iizo fuego sem(in croo, en el hotel, su hermnano hacia fuge'o
en eI interior (he oido referir a Mr. Mallory que este ncgocio
rue combinado en casa de Caballero ruled ou) N. Iozano,
Oroico, Rod-rilguez vy Kosano (sic.) propusicron a Castail6n un
duelo en los bosques, pero fue impedido por mi, despu(s de
haber sido aceptado poi Casta'i6n. Cada vez (jue estas personas
se wresentaron en el hotel trataron de ver solo a Castafl6n sin
q1ue Cstuviera presented ninguno de sus amigos. Castafi6n nunca
los io solo hasta vl dia del asesinato. Yo fui informado el
domingo por un joven espaiiol, cuvo noinbrel o conoct et c6nsui


E/" Itepublicano, 12 de fbrero de 1870, p. 3. col. 3 (Bib. Nac.),
3.. Fraen el original. Rii -a nwd-aca. IncorrectaicriLeic Tra;duCidu del
ingles 1-10i"fr,'ICawo".,


54












I

I


- ~ ~ 1


p
I


. o


____t


I._____


I - =- --- -= : -;. -A









espafiol, que un negro cubano iabia sido alquilado x ira qyie
asesinara a Castanion, quc H1 habia sido segu io po -el tal negro,
1o vi ayer por la mariana, estaba vestido de blanco y tenia una
bandera cubana en el sombrero. Yo sali lastirnado en ia mano
v ]a cabeza pero no pitedo decir c6mno fue. Reconozc.o el som-
brero presente, pues pertenecio a Casafi6n; no reconozco a la
persona pre'sentada a Tribunal (Joaquin Botella) pero si lo
exanino mis estoy segiro dc que es e!lhombre a quien di
el goIpe en la frente.

Matco Oro/co inmediatarnente despue's de haber dejado fuera de
comhate a sit :i dversaio, pudo evitar ser detenido por las autoridade.
de Cavo Hueso ocutltndose en casa del patriota cubano Jose Dolores
Povo. a qtuh'n dej6 el revolver con el qiie habia herido mortalmente
a Castan"6n.) De aitogr6 ponerse a salvo saliendo subIepticiamentv
dei pars, pxasando con toda probabilidad a Nassau, quC es donde Juan
Ignacio de Arrras w fpublos suopiluscul'o sobre el sucCso de Ru..eif
House,

En sus Anales de la guer(a de Cuba, Pirala coIpia en una inota dr
pie de patgina elsiuiente anuncio, que dice haber sido fijado en io-
lugares znis concurri'los de Cayo Hueso: 5oc
Pagari ta ciiudad de Cayo-Hueso la recompcnsa de 500 pesos por Ia
entrega, en la chc del Condado, de Marco Orozco qCte mat' a Cas-
tan6on,--4[e-nro, Mulrennam, Corregidor de ta ciudad de Cayo-Hlzeso."
Talnbie 6n diice PiraIla, seguidamente, que elgobernador dl Estado de
la Florida prometi6, ademnas, otros 500 pesos al que, entregara a Orozco.
Finalmente, en el tcxto de esa misma pagina, cita im pasaje k id na
: ro 1ama tw el menecionado aicaldec orregidor de Cayo Hucso sv vio
prectsado a publicar, "apelando a los bue-nos ciudadatios "para que
fe ayudaran a niantener las leyes del pals, asi com a paz y bu -T'
orden en ha ciudad. Y en ]a nota de pie de parina a que hcems
aludido, copia una informaci6n, cuya fuente no seniala, en quc apa-
recen covio presos por el suceso de Russell house los hermanos Joaquin
v Jose Botella: Pedro Orozco, hermano de Matec; Francisco Accituno,
alintnn Mariera, Alejandro Mendoza; Domingo Rodzg m iRi un mo-
veno laniado Patrico Gonzax. y un tal N. Arteaga.

Rcv6lver Sarage 4ljiro 30
Pirala, Anoilorai. Loc. dci.. t. I, Madrid. |1895, p. 7)1"1.


56







































































































POW


ZALO CABTA*OM *


Diamin -Lit MMAL


31 de Eniro do 1870.


VP


.1 -i p '-


4




'p


46'b*









Poco antes de oscurecer del mismo dia 31 de enero., sali6 el carro
frnebre con el atad que portaba el cada%'er de Castaii6n trayendoselh
a La Habana en el vapor Lavuaca, y desembarcado en esta capital cn
las primeras horas de la rnafiana del dia lo. de febrero. Transportado
a ]a casa done residla en vida, calle de Teniente Rey No 38, se pro-
cedi6 inmediatamenlc al embalsamamiento dIcl cadtver por no poderse
dcrnorar por arnenazar Ia putrefacci6n. El embalsamamiento se practice
poniendo al descubierto la arteria car6tida y haciendo por ella la inyec-
clon preservativa, todo seguin lo declarado ante el Juzgado alli cons-
tituido, por el mi cco de Castafi6n, don Esteban Pinitla.Ts
En ctianto al embalsainiento, el medico Pinilla no scfiala en con-
crcto quin lo practice, expresa que sc hizo por la arteria car6tida, sin
decir de qu6 i ado, ni menciona la composici6n del liquido conservador.
Este iiltimo casi seguramente era a base de cloruro de zinc, que era
lo que sc emplcaba ms cominmente para embalsamar los cadaveres
en aquella 6poca. El doctor Antonio Caro, cn un articulo suyo titulado
Ermbaisamamiento. publicado en la revista La Enciclopedia, t. 2, No. II
(Noviembre 1886), dice, p. 582, parraf. 3: ..] hace 40 afios se empez6
a emplear en esta Isla el ctoruro de zinc que es la sustancia que ha
venido us1ndose despu6s y la misma que hoy se emplea por la mayor
parte de los emnbalsamadores, [...]" Es muy probable que el embalsa-
mamiento del cada-ver de Castafi6n lo haya practicado el propio doctor
Caro, utilizando para ello su lilquido predilecto, a base de cloruiro de zinc.
Poco despues se prmedi6 a practicar la autopsia del cadaver, opera-
ci6n que realizaron los facultativos, doctores Antonio Caro y Cerecio,
y Joaqcuin Laud(6 y Estevez, ambos catedrlticos de la Real Universidad
de la Habana, efectiundola ante otros profesores r ndicos y a presencia
de un facultativo americano llamado Daniel Maynard Burgess, comi-
sionado po- el consul de los Estados Unidos en La Habana, master
Henry C. Hall, segfin el acta de reconocimiento y autopsia del cad2ver,
una de cuyas copies conl as firmas autt6grafas se conserva en el ArchiwQ
Nacional de Cuba.2

:' Archivo Nacionaliloc. cit. (25), folios 5 y 5 vto.- Zarkgoza describe
ta salida del cadaver de Castafion de Cayo Hus dc a sigumente mantra: "FJ
cadiver fue depositado en una caja met1ica cubierta de hielo y acompaniado
de nerosa coneurrencia hasta el vapor Lavaca [. ] cl cuat e llev6 a !a
Habaa a la, ocho de la mafiana del siguiente dia 1( d( febrero [.,,]. (Zara-
goza, Justo. Las Insurrccdongs en Cuba, t. 11, Madrid, 1873, p. 527).
:t Loc. cit. (25), folios t 1v.-14. Se reproduce, aunquc imperfectamente, e
Bohemia ( (ebrero 7. 19514, p. 138.









1l Prof. i)r. Francisco Latics y Sanchcz, jecc del Dcpartinname
IDowcntc de Medicina Legal de la Universidad dc ia -lHabana. en unas
enjundiosas considerations sobre la au topsia de Gon a, (lo Casta6imn, qti<:
se inciuven en su totaidad como Apendice I a1 libro dcl uitord e estas
Jneas sobre el fusilamiento de los estudianrts de 1871, aun inedito,
concreta. "a guiisa de restLinen, lo que debe tenerse con criterio pll-
dente y sercno, como aporte a ]a rcconstrucci6n hist6rica dcl vncuenhro
personal en que perdio la vida Gonvalo Castafi6n'", o siguiente:
"En primer lugar hay que precisar q le!o que ocurriO en Cawo Rueso
(0 31 dc encro de 1870 no fue, como repetidamnte se ha dicho. ui
.dm-lo irregular,, ya que evidentemente falt6 el acuerdo pro ""de los
contendientes, pot io qie no Ie cab olra denominacion quc i aIc
cm.tcuen ro personal.

-En el succso 1'micamenteresulto uertx (.,asian'n,- tamnbicn sicndo
,i Ia unia persona herida po disparos, y ptintualizando, por dos dis-
paros solamente, pot lo quee stA carente de razmn que se diga, como a
veces se ha dicho, que hablian intervenido grand m'rnero de personas
lwxhuciendo tina batacera.

"',a autopsia, a pesar de sits deficiencias operatorias y de la pobreza
de su declaracion, da suficiente luz para calificar cI hecho de homicidjo
.mJae, ya que por el ni'mero de las heridas (dos., por las regiones quc
recibieron los disparos, corrcspondicntos al piano frontal y al antcro-
lateral izquierdo, y por e tipo o natmiralcza de las lesion.s,1 nopt, ede
admitirse la existencia de alevosia o ensanamiento, quc serian las cir-
cinsteancias para calificarlo de asesinato, qu con pertinaz apasioiia-
Uliento y malevola intencion sostuvo elI ntegrismio csafiol.

Las dos heridas penetrantes cle astanoin fitcron producidas con iu
rev61-(r de ripidas descargas v de mediano calibre, sin tenerse ementmo
objetivos para determinar Ia dlstancia de los disparos y si Orozco descarg(
ma.s de dos vcccs cP rev6!ver. Ei primer disparo lo hizo Orozco estando
los dos contendientes frente a frentcv. ey cl segundo, inmnediatamente
despu6s, alcanz6 a Castafi6n aproximadamente pIor e! piano lateral
izcquieirdo. ciando flexionado el tronco, se desplomaba sobre el suilo.
Por la naturaleza de las lesions interns, que intercsarofl visceras
y .asos irnportantes dei t6rax y del abdomen, y dada ]a poca en que sc
pro dujo el suCeso. pudieron set calIificadas de Cnoruales por necesidado.









Finalmentc,, el doctor I anc)s Jrevia enter a las antcriores mani-
festacioncs, establece incontrovertiblemeinte, fespecto a ia presunta cota
de malla dc que tanto se ha Jiablado., que "Castaii6n no tenia esa pro-
rtIcidn en Cnl momonto & A,ncuentro con Orozco".

Los dos proymieclt. di Sieic milinmetros extraildo al cadaver de
Castafion en eI acto dc ia atL Lpsia, y que esiaban en poder del Jnez
decano, don Pedro AherAn que intervilno en las diligencias pracLicadas
en La Habana, fucron reclamados por el consul de los Estados Unidos,
mi, er Henry 0. Hall, para que obrascn en ta causa seguilda en Cayo
flheso, por el homicidio de Castafibn. Anies de cumplimentar su peti-
C6( y enLrogrAX.elo:, dos peritos mnacstros armeros recon1OCi6FOa 1 dichos
proyectiles e hicieron el dibujo de los mismos, el cual se encuentra,
original, nel legajo a q(ue se ha lbcho va refrerncla existeni en
(I Archivo Nacional."'

El cad Aver de Gonzalo Castan6n fue sepultado el 2 de febrero en
el nicho 478 centro del segundo patio del antigim y hoy desaparecido
Cementetio General mas conocido conic Cementerio de Espada.
T).sdc cl consul espaiiol en Cayo H .t-cso hasta ci filtirmo voluntario de
La Habana, as coMo las autoridades de la Ila, calificaron ]a muerII
de Castaiion como un vii asesinato perpetrado alevosamente por 11n
grupo de ctibanos confabuados en Cayo Hueso. El gobernador superior
politico y capit.An general de la Isla, el general An(onio Cahallero v
Fern.'indez de Rodas, dispuso qu" los lhu(,fanos ijos de Casta5i6n,

-4 Archivo Nacional. lac. cit. (25) foli t7 vto.. El revolver que os dispar6
era uno marck Savage dec eaibrc .30.
1 Archivo Hfist'rico del Musco de lk Ciudad LiblrO (< 14 ierro dcl Cr-
nuerterio de Espada. Lhro 22 dc Entierros de B1ios, folio 774, nimi. 4004.
El asiento dice Us En dos de Febrerj de mil ochotientos seteant aniog se In di6
sepulturt eu este antiguo Cementcrio general cn ielnicho numro a
setenta y octho del centro del segundo patio at CadSvet dcl Sr. Gozio Ca -
taf6n, adulto. natural de Asturlas de cuarenta aios de edad, de estado viudo, no
e-presarin quienes son sus padres iii quith4. su esposa: y fue remitdo de li
Pa~rroqw.,-! del Santo r-,a'e.
A'o rto d1 Buen Viaje por el Sr. Cura D. 'o.s Sa]i
v Figuerola, cuvo cadaver f muerto violentamente en Cayo lues. y de ord(eu
dl Sv. Alcalde Mtvor de la C..tdr1 se septilr.6 en (. CvnentAr'o; y o fir 1f -
En Tnendado.--estAdk i tio--vai.-- (F. ) Mariano Rodriguez. (Rub.)
El asiento no contitieC nota marg' 0 M -Ailguia .onsigando la exhumacio'n
hecha el I],. d enero de 1887, cuando su hijo Fernando Castaioin sw, nlos rfstis
para Ilevarse ios a EspaEa. Esto se debe a qic ya cl Cemenwterio de Espada estaba
clausurailio dtesde 18378, y los libros de eOti,.rros archivados.


6(




















GONZALO CASTAAON,
VIRECOR DEL EfA:Ico COL!TIO
L.A VOZ DE OUSA,
SHA IL'- II UO,


l Eucmo. Sr. Gobriadlr Superior l",.iIlcv, Cal4itan C3c-
neal. los xcmo, Sres. Geimerales 2P Cabo. Sub-Inspector del
Cwrpo de Voluntario:, Intendeute general do Hacienda, Go-
bemador Politico, el llmo. Sr. Secrefteo del Gobierno Supe.
nor los Sre Coroneles de 1 1 y 2 Batallon te Lijeros,
V Jot sefiores Jefes de todes los Cuerpos de Voluntaxios, de
es Plaza, Drector, Sub-directores y Con"jeros del Banco IEs-
pacol, Caaino# Espaflol y de'la Ha~bnm, RWdatores do log lje-
ri;di politics y litcrirics, sus hijos, su btmano politico. iu
absem sus compaiierox de redaceion y sus amigos todos elo
epfiole de Cuba, supliean i Vd sa sirv aistir nana ]as
dge del dia a aeca le dcl Teniente-Rey, n0mero 38: paras acom-
efla' su cadiver al Cementerio general, y ridir el altimo re-
cuvdo un martir de Is p~tria.
Ifabana, febraro 1 0 de ISV70
If

-uuuIJL~I0


61









Rodiigo y F1rnandt, qucldasi desde cs Iniomcnto Ibajo su pioteccitn
y amparo. y as[ se iJizo constai- en la Gaceta de la Habana.
El entierro --narra el historiador Gerardo Cstel aitfI
un acontecimiento. La furia reaccionaria seguila al ferctro. Al
legar a la puerta del cementerio, el bilioso pocta Francisco
de Camprodon rcit6 una composici6n al iuiirA4 'VYdesgra-
ciadamente. -continua en pairrafo apartc- poco tiniipo des-
puds, ci 27 d!e novienhrc de 1871, por infames denucias pro-
ducidas en torno a] sepuicro dec este hombre., piocediendo
1 refertnte ente los nisrnos \ohintarios qt 11Io lanzairon a ia
tnuei'te, calan victimas dcl odio ocho joveiws estuldialtes.

]u)urante ci entierro, cuenta Zii-ragoza ."'a.tin COFiAtiuab:an fijadlo eu
las parcdce de muchas casas. imprudentcs anuncios puestos por encargo-
de los redacto's de La Voz de Cuba, ms quc para que c p'fiblico se
condoliese, para mover las alas pasiones y excitar las vvcnganzaS. "4,
El texto de este anuncio provocativo, que copia Zaragoza cn la anota-
ci6n corTspondiente, Io reproduchnios en facsciniile en Ia p. 63 foto-
copiado de uin original xistente on( cI Archivo Naclonal.

Esa noche dcl 2 de fcbrero de i870 se desbxodaion los inslintu.,
criminales de los vountarios de Ia tHabana. La pIenSaI capitalina, natu-
rahmente, silencio los desnmnes de estos delincut-ntis, y 6 o en
partes de los celadores de barrio y en alguna pqie otna pantida de
cnterramiento en los Iibros de las iglesi as parroquiales pueden hallarse
noticias escu tas del hecho dc sangre sin detalites. Pero coino contra-
partid a, los corresponsales ciibanos daban relaci 6n circunstalnciada de-
los hechos a los peri6dicos qIte se publicaban en los Estados Unidos.
De uno de cstos, del titulado La Rcd' obvei"pc que se editaha em Nueva
York, toniamos las noticias quc .sc copian hIlmediatamente despues del
epigrafe quc sigue. Dichos asesinatos, a unue silcnciados por la prensa
de La Habana, no tuvo ma's remedio quc admitirlos el historiador
integrista Justo Zaragoza., quien los menciona en si obra en dos ren-
gJones, y como de Ixpsada."

.41"Gaceta de li tHabana del niartes lo, de febrero dc -1870, p. 1.
'4 Castellanos Garcia. Gcrardo, Aotivos de Cayo Itueso, LI 1l hoibm. 1935.
p 220.
44 "p tede leerse vu e vista Juan Paloino del donlingo 6 de febre de 1870.
p. 107, col. '3.
Zaragoza, Justo. Las Inswreccionex en Cuba, t. 2. Mdiid. 1873 p. 528-
lbid., p. 529.


62












LA


VOZ DE CUBAl


di
I


HA SIM, COBABREMENTE ISESINAIO EN CAYG-HUESO:


Elu-tsl asilip olts4i9


L I ~EEP, dl ~1,tA


#0 lia1ile I Iml&atiaII1141h a lnairoll in-

to 4uIbami,I em ilrevolver efu nii441o

S-(lilI( ( velillr so III omm!lbre soll.
B4


d

I
V.I


_ &.pJ~~n'- 1 : 44P I s.,io, t lip '74'


q" mill I Ill


11,0N


Ieslide!! nCID ...-s 1, fluat to .y









Asesinatos perpetrados por los voluntarios dc
La Habana, la noche deI lentierro de C asta .

(H ahana.,fhJle rco 3, 18701

1'- El jovcn I). Luis LUIi V Parra ali( a la t.(V de ht casa
de si novia, calle de SanULyariearo, etit ytltiad y vEscobav. d irigien-

do a la calle die la [.evancki, en ciya esuina st -liallabau
unos scis u ocho vohInta'ios del segttnldo batallon. q pcw al v,,Odijeron:
esc qteviene ahies iam." y Ic dicron al pasar dos tiros de revi5lver
potr a espalda, tan a boca die jarro, qu despu's de liabcrle ,ntradI
las balas, la polvora le qucino el cello de ]a lexvita, sin vnbargo cl
desgracia(Ido joven cont la cabeza apoyada sobre los brazos ;a i6 covriend
por la calle d la Perseverancia gritao casi ribunclo "vvaELT I C
viva Esqafia", lo cue no vail6, pues 1SC eriM'Trizados a iiUNMs Sigtie-
von tras de 61' dcIndole bavoneta-zos. At tlcgai a a calle dc las Lagunas
qiuiso el joven entrar en ]a bodega, v estaba aili un cabo de gastadores
dCl pimner batallon de voluntaios, el c fl sac6 el alcfltiny Io pas6.
Cayo Luia volvi6 a levantarsc sigiiendo iot Perse;,,Incia. ,n xl
misrna esquina vive el asturiano San Pedro (a) Covadorga, el que
sah6 con un puLia! v le dio tawtas p,.inatads tqu c NL hiri la iano v
se dcsconcert6 la mufieca; a esto gritaban los asesino; iatlcnlo! ; ,,a-
te?1o! imalen a ese manibi, nsurt .radid a &a patria.! jovcrl
U'oribundo pudo llegar hasta eli nedio dela cuaidia, calle de !a ]Pcr e-
verancia entre Iagunas y Aninas, donde lo acab dc i atar hI vol~ti-
tario del 2do. batallon. llanado Casimiro. El asturiaiw Satn Pedru no
estando conform con las puiialadas que le haia dado al joven,I V. dio
(tra ya on el sulov grit6 "via EspaAa'" dispavandolc dlAcatddYC]
cua to tiros de rvev6lver v m uchos bayonetazos. Entonee dijo -,o d1
los que io habian cosido a puniialadas: "hasta S1ioe1s, no iiutemos a
los asesinos de "" ssedes, que se sacian en (Laile pialadas a Ios -spa.
fiolIe s.

"A] ruhido acudio' l serCuo, al cial le dijeroi hl asesinos, retireese
v"Cino que 6sta vs cuestion de voluntarios, y lo que hacen (]o: est3
bifn lwcho" con esto se reiiro el ereno, dri(le aviso aliab,_

*i lcNriodico La !'evotuciflu. Nueva York. 15 de felnero de 1870. p. ,
2 y 3; ibid., cols. I y 2. Ibid., n imero del 24 de dlceinhrc de 1870, p. 1 col. t1
1,. hrii ra c-deciipC( n, pu4 exagcrada. t iCM i nveoS1iii ti l s rICiIeleicia.








que lleg6 al lugar al cuarto de hora" con la misnia iue deispachado.
A la media hora lleg6 una patralla compuesta de seis hombres de
cabalieria, 1a que tambien fue despedida con las mismas palabras, y el
jefv de sta patrulla nada pudo hacer; dcspus sc Cretiraron los volun-
tarios y quedo el screno al lado del cadaver, hasta que al cabo de as
dos horas aparecio el celador del barrio para tomar dcctaraciones,
registraron al cadhiver v le encontraron en los bolsillos un billete de
cien pesos, otro de veinte y cinco, tin dobl6n de a cuatro, ocho real(s
en plata y tin par de areticos que tal vez Ilevaria para algiv regalo:
adernis, las joyas de su uso, un reloj, leontina, sortija, alfiler de pecho
y gemelos, el sombrero de jipijapa se le cay6 en los primeros tiros y
fue recogido por tin voluntario ligero del 2do. batall6n y desapareci6.
Para matar al Sr. Luna se reunieron sobre treinta voluntarios de dife-
rentes batallones; el cadaver dei inocente Luna qued6 tirado en la callc
hasta las 5 de )a rnaiana, en que entre el sereno y otro hoinbre se Jo
llevaron puesto sobre ]a escalera de la hodega que pidieron pre.stada
para el efecto, pues ni en camilla Ilevaron el cadaiver de ese joven
decente y de buena familia. Antes de retirarse los asesinos, en las
esquinas inuediatas limpiaban las bayonetas ensangrentadas y se dispt,-
taban cuil de ellos era et que le habla dado mis golpes, y con gran
algazara decian: "si una compafia de nosotros se hallara en Cayo
Jiueso, no quedaria ni un cubano ni americano de los que se enctien-
tran alli". De lo dicho hernos sido testigos y puede Vd. aseguiar Ia
verdad del hecho.
'2 El joven D. Vicente Daumi (ciudadano arnericano) fu as:-
sinado por los mismos en Ia calle de San Jos6, esquina a Gervasio.,
quemindole las patillas despues de muerto, y el hermano de dicho
Daumi, que fue a reclamar la carta de ciudadano que conservaba
su hermano en el bolsillo, escap6 milagrosamente de ser tambien ase-
sinado. Daumi no tenia mas delito que el hallarse en Cayo Hueso el
dia de ]a muerte de Castai6n.
?3 El joven Borrajo matado en ia Puerta de Tierra; dos en )a
esquina del Indio; uno calle de 1as Virtudes; un franc's en la calle
de ]a Maloja; un cubano en la calle de la Estrella; otro en la Plaza
de Anras; un pardo en la plaza de toros; un moreno en San L1.zaro;
un blanco en Ia Calnada de la Reina, y dos en 0i puente de Chitve'T;
ademis nos acaban de decir que el joven T6llez Gir6n (demente)
tamrbin ha sido asesinado en la calle de los Corrales.


65









"Es voz general entre los voluntarios, que Rodas les ha dado orden
secreta para que pedan prcndcr v matar al que ellos consideren con
delito.

"(Habana, febrero 5, 1870)
1:Scpa Vd. que en la noche del ini6rcoles 2, fueron asesinados ocho
cubanos por los voluntarios de Ia Habana. Una de las victimas mnuri6
fusila-do en la calle nor cinco voluntarios: -,era sobrino del medico
y catedratico Dr. Durvn-. Otra se Ilamaba Vicente Daurny.- Ese
individuo habia vcnido de Cayo-Hueso en el mismo vapor "Lavaca",
que trajo a este puerto los restos de Castafi6n, y como testigo presen-
cial, referla que aqu1l no hablia sido muerto alevosamente, sino en
duelo. Nueve voluntarios se apoderaron de 1 y Io fusilaron en la caRe
de San Jos. Su cad'ver fue infameente pofanado. tn tenient de
voluntarios le desbarat6 la cabeza de un pistoletazo, estando ya muerto.-
Le quemaron las barbas y entonaron a coro un canto salvaje, cuyo esti-
bilio era: "mueran las bigiritas".- Otra de las victimas fue Luis Luna,
hermano del abogado de ese apellido, yerno de, D. Juan Poey.- Ese
desgraciado cstaba de visita en casa de su prornetida.- Ocho volun-
tarios Jo sacaron de alli v lo fusilaron en la cale de fa Perseverancia.-
Ignoro los nombres de los otros cinco.- Los peri6dicos han tenido buen
cuidado dc silenciar estos infames y cobarde asesinatos.
NY tambicn han guardado silencio acerca de las no menos infarnes
y bestiales ocurrencias de Matanzas. Apenas se supo en la veclia ciudad
qcue habilan llegado a 6sta los despojos mortals de Castafi6n, s amron
los voluntarios y asaltaron las casas de D. Ram6n Brufau, D. Pablo
Maria Garcia y Da. Guadalupe Junco de Gener, respetabilFsma Sra.
esta, y apreciables vecinos aquellos de la ciudad yumurina. Las tres
casas fueron acribilladas a balazos, y se libraron del saqueo porque no
pudicron Jos bizarros forzar las puertas. Las seiioras y los nifios esca-
p-aron de la muerte, por milagro. Quisieron asesinar tambi6n a various
presos politicos; y hubieran realizado tan ruin prop6sito a no ser por la
energia que demostr6 el gobernador Sr. Burriel. No invento, sino refiero.
Debo ser justo y hago justicia al Sr. Burriel: no le conozo; y digo
hihn de 61 sinti6ndoio, porque siento decir bien de un espafiol; pero
]a verdad en su lugar. que es la boca, y el odio en el coraz6n.
it. D. Un negro. y un blanco de apellido Potestad fucron asesi-
la!o ahioche pot los voluntario. Sume Vd. y son ya diez.


66









(1 cabana, diciembre 10, 1 870).
",Veremos si tambien se atreve S. E. [el gobernador y capitin general
Antonio Caballero y Fernaindez de Rodasj a negar los ascsinaLos come-
tidos por sus c6mplices los volunarios el dia del entierro del mi)serable
Castaion y dias posteriores en las personas de los jovenes Luna y Parra,
Felipe Valdes. Vicente Daumy, Francisco Puebla, v otros, incliso el
alemi'in Greenwvald,s a quien por ser extranjero se IC hizo una parodia
de justicia. Los otros criminales asesinos de los cubanos arriba expre-
ados son bien conocidos de todo el mundo y sin embargo s's. an
satisfechos de sus obras."
Con objeto de desvirtuar cualqiiier opini6n que pudiera achacar a
parcialidad y adulteraci6n hist61ica lo que se ha copiado de Aka prensa
insuriecta, reproducirnos a continuacio6n una citaci6n de pevsonas. en
fiuente oficial espafiola, en averiguaci6n de un asesinato perpetrado pot
los voiuntarios en La Habana, pocas horas antes de que ntataran a
Casxafi6n en Cayo Humo

Don Alejandro Arias, Capitan graduado, Segundo Ayiidante y
Juez Fiscal de la Plaza de ]a Habana.-Hallndome instru.-
yendo sumaria a consecuencia de haber sido muertos ctiando
eran conducidos en clase de presos por individuos de los cuer-
pos de voluntarios de esta capital, D. Francisco Valido y 1).
Pedro Huerta, en la madrugada del 31 de Encro UiItiino, con-
voco a ]as personas que hayan presenciado o puedan dar raz6n
del o ocurrido, para que en el termino die cinco dias Compa-
's El asesinato del ciudadano norteamcricano de origenl leia1 fac
Grecewald fue presenciado accidentalmente porel c6nsul frances en La Habana,
M. de Forbin Janson, quien a petici6n del vcec6nsul general de los Estados
Unidos, Mr. Henry C. Hall, prest6 declaraci6n de lo que habia visto. El asesi-
nato lo rcalizaron dos voluntarios al mediodia del 6 de febrero de 1870, y Io
declarado por el consuil franc6s puede leerse en el peri6dico La Revoluci0to,
de Nueva York, nimero del 22 de febrero de 1870, p. 2, cols. I y 2. La version
del c6nsul americano Henry C. Hall, aparece en La Revolucitn del 17 de febrero
del mismo afio, p. 2, cot. 3.- E hecho aparece narrado tambiein en el t. 2, 1. 531,
de la obra de Justo Zaragoza, Las Insurrecciones en Cuba. Alli se expoi*e que
el asesino, Ilamado Eugenio Zamora Barera, islefio, era voluntario de la exta
CompafI'a del quinto batall6n, y que juzgado y convicto, fue fusilado en los fosos
de la Cabfia el 5 de maizo. Se quiso hacrlo pasar como un laborante infiltrado
en las filas de los voluntarios. (Zaragoza, loc. cit. p. 531 y 532). El cadaver de
Greenwald fue enterrado el 7 de febrero de 1870 en el Cementerio de Col6n;
&e exhumr6 al dia siguiente por orden superior (...] y Io trasladaron embalsa-
inado a Nueva York. (Cementerio de Col6n. Entierros dc Blancos L. '20 f.159 V.,
119 5111). Se consigna en el asiento, que: "falleci6 de heridas graves, por lo que
fue reinitido por el Celador de Tac6n, y a kste de la Parroquia de Gtzadah!pe",
(boy lamada de Nuestra Seiora de )a Caridad).









rezcan con dicho objeto en ]a sargentia mayor de la Plaza.-
Habana, 27 de Febrero de 1870.-Alcjandro Arias. -Benito
Ferndndez, escribano de la causa.49
Para describir acertadanente el clima de violencia que reinaba en
La Habana a raiz de 1a muerte de Castaiirn en Cayo Hueso, son
insustituibles las palabras quo el gobernador y capitarn general don
Antonio Caballero y Fernandez de Rodas, le escribia al gobernador
militar del centro de la Isla, et brigadier de infanteria, Zacarias Gon-
z'Iez Goyeneche dici6ndolc: "A pesar de mis dolencias hubiera hecho
a ustedes una visita; pero ia excitaci6n producida por el asesinato de
Castafion, exigia aqui mi presencia para evitar unas V'speras sici-
fianas."O

Vista del juicio en Cayo Hueso,
por los sucesos de Russell House
y la muerte de Castanon.

El juicio sefialado a los individuos que se hallaban press a con-
secuencia de los sucesos de Russell House y el hornicidio de Castafi6n,
se ventil6 en los primeros dias de mayo de 1870. El peri6dico El Repu-
blicano, de Cayo Hueso, en su ncimero del 14 de dicho mes, publicaba
el parte que remiti6 el general Segundo Cabo don Buenaventura Carb6
y Aloy, comandante general do la Habana y gobernador militar de la
plaza a las autoridades americanas:rt

Habana 9 de mayo de 1870.-Testigos Asesinato Castan6n
rehfisan ir por noticias dc nuevos atentados contra sus personas.
Ofrecen presentarse si el Gobernador del Estado do Florida, o
el gobierno federal les presta protecci6n miiitar.-Carb6."I

41, Gaceta de la Habana del 2 de marzo de 1870, p. 3. col. 2.- Estado
Mayor de Plaza,
-0 Citado por Antonio Pirala. Anales de la guera dc Cuba, t. i. Madid,
1895, p. 728.
3" Tomado del Dirio Cubano, New York, del miercoes 25 de mayo de
1870, p. 1. col. 1. (El nfmero que se cita de El Republicano no se halla en la
colcci6n de ia Biblioteca Nacional., pero s el niimero del Diario Cubano del que
se copia esta noticia).
:- Guia de Forasteros de la Siempre Fiel isia do Cuba para el an'o 1870.
Habana. Estado Militar. p. 3- "Segundo Cabo. Excmo. Sr. Mariscal de Campo
don Buenaventura Carb6 y Aloy, Subinspector de las armas de Infanteria y Ca-
l.alleria de este Ejrcito, Comandante general de la Habana y Gobernador Mili-
tar de la Plaza".








Y contina ei "Republicano":
Instruido el Juez, dispuso que el mismo fiscal inquiriese del
Gran Jurado si necesitaba examinar a los espanioles para pro-
nunciar su veredicto, en cuyo caso los Estados Unidos darian
las seguridades que se les pedia.
Se inquiri6 del Gran Jurado lo que el Juez deseaba saber, y
habiendo manifestado al fiscal, con quien Uinicamcnte puede
conferenciar privadamente, que ya tenia todos los datos pre-
cisos para resolver, fue Ilamado a la sala de la Corte y ocup6
sus asicntos.
Un silencio sepuicral reinaba en todo el recinto. Rectific6se cl
nombre de todos aquellos jueces populares, que persuadirlos de
]a alta misi6n que estaban desempeniando, mantenlan apostura
digna y noble ademn. El Presidente del Jurado se adelant6
hasta el Juez y puso en sus manos la resoluci6n escrita que
habia tornado, y el Juez del Estado de Florida ley6: No true bill.
(No resulta cargo).

Asi fue como en los Estados Unidos se le puso punto final al asunto,
tan explotado por los voluntarios de la Habana, de la muerte de
Castafi6n en Cayo Hueso.
En este punto parece que podria concluir el bosquejo que hemos
hecho de este agresivo integrista, y del infortunado desenlace que puso
fin a su aventura de propaganda para su peri6dico. Pero hay algo que
c enteramente cierto, y que no podemos dejar de consignar precisa-
mente en este lugar. Ello es, que el odio reconcentrado de los voluntarios
hacia el criollo, azuzado constantemente por Castani6n en los trece
moses y medio en que dirigi6 su peri6dico, habia de dar sus frutos. Y
despu~s de su muerte, durante el transcurso de 1870, el clima de vio-
lencia fue aumentando cada vez mais, hasta desplegarse en todo su
horror el afio que sigui6 despues, aquel que en los anales de nuestra
historia patria se ha senialado con la denominaci6n llamativa de el
Afio Terrible de la revoluci6n cubana.


69










Los trabajos y

los dias
Angel Augier

Que me perdone Hesiodo, por haber amparado bajo su titulo famous
el de este apresurado recuento de una vida y una obra,-cuya modestia
no guarda la menor relaci6n ni proporci6n con la naturaleza y Ia
grandeza de su canto. Pero, necesit~base uno que fuera capaz de
entrelazar los dias vividos con la huella creadora de tantas jornadas
recorridas, que abarcara el curso del quehacer dentro del transcurso
temporal. La corriente impetuosa de los dias ha arrastrado mucho
esfuerzo, desvelo, fatiga, pena, gozo, ansiedad, ilusi6n, dolor, espe-
ranza ... En fin, todo Io que Ilena una vida como las denms, pero
en la obra -en los trabajos- queda un poco del polvo de esos dias
innominados, y es como si se triunfara sobre el effect demoledor del
tiempo. Por demas, aunque la suplantaci6n del titulo lustre resultara
a la postre forzado, habria el recurso de alegar que siempre suena bien
acudir a la sombra de un clisico...
Las palabras vida y obra han sido el centro de este ciclo de charlas
de poetas, y si vamos a Ia esencia de las palabras, convendremos en
que ambas podrilan quedar reducidas a una, la primera, pues que en
definitiva la obra no viene a ser sino la manifestaci6n fundamental de
la vida de un esphitu creador, su flor, su justificaci6n. Creo interpretar
]a intenci6n de los organizadores de este ciclo, si la considero un interns
en conocer directamente de los poets la forma en que se ha desarrollado
su obra dentro del marco de su existencia; en qu medida, adems, la
obra es consecuencia de Ia vida, o parte de ella. Mais de una vez
se ha pretendido desgIosar una de otra, con la tesis de que los poetas
no tienen biografia como tales, porque la poesia tiene su esfera propia,
independiente de la peripecia vital de quien la crea. Evidente sofisma,
porque Ia sangre cotidiana del hombre circula hasta en la poesia que
se presume mais desasida de la, realidad...

Conferencia ofrecida como parte del ciclo "Vida y obra de los poetas
cubanos" que se viene celebrando en la Biblioteca Nacional Jose Marti.








Pero, aqui estamos ante un caso particular y no cs el de discutir
1o general ni dilucidar enigmas ni aniquilar sofismas que por si miSmos
se anulan. En este caso particular, si se planteara )a cuesti6n de cu6.ndo
y c6mo se entro la poesia en esta vida, el interrogado se vera en un
aprieto, porque le es difilcil precisar, cn el tiempo, cuando y c6no
entr6 su vida en cl imbito de la poesila, y ya dentro, de ese circulo de
sueno y pasi6n., ctuando se balbucearon los primeros ver-os. Pero para
quo comenzara ]a poesla, antes tuvo que comenzar ia vida. La vida
comenz6 en rna casa amplia, soleada, que crecla en dimensiones pro-
porcionales al crecimiento dc la familia: cronol6gicamente, mcr ante-
cedieron en ella dos hermanos y una hermana, y me sucedieron trees
hermanas y otros tantos hermanos. Es natural que, por otra parte, ios
recursos econ6micos familiares se redujeran en la misma proporci6n
que se multiplicaba la prole y se agrandaba la casa. Hay que tener en
cuenta que esa casa estaba situada en el batey de un inLgenio a'zuca-
rero en la costa norte de la provincia de Oriente. Para ser mas precisos,
puedo recitar todas las sefias geogrri-ficas: central Santa Lucla (hoy
Rafael Fryre"), barrio de Bariay, municipio de Gibara. (Incidental-
mente an6tese que alli cerea estA situado el puerto de Bariay, prie0'"
que visit6 Col6n en la isla y cuyo hermoso paisaje le inspirI el Cnu-
siasta madrigal de su diario de navegaci6n).

El ambiente de un batey azucarero es mtuy peculiar, cono se sat,.
Centro industrial, tiene caracteristicas semiurbanas, pero tambicen se-
nirrurales, por su dependencia de la agricultura, por la cercania inme-
diatisima del campo y sus problems. La vida del resto de las poblacione.s
cubanas nada tenha de semejante con Ia de los antiguos ingenios. El
batey de mi infancia presentaba, adems, otras peculiaridades: Ia em-
presa que operaba el ingenio estaba registrada en Norteamerica con
0i rubro de "Company" y todo, pero era propiedad do una fanilia
cubana; los viejos fundadores, por entonces, ejerctan una especie de
patriarcado sobre los trabajadores, dentro de i Wreminiscencias feudales
de Ia epoca colonial, que fue desapareciendo paulatinamente en manos
de los herederos, de educaci6n y mentalidad yanquis y simples ejecu-
tores de Ia sociedad an6nima. El batey venia a ser, pues, un pequenco
trasunto de ia repfiblica, aparentemente cubana, con bandera y con
himno, pero de entrafia extranjera.

El wonstruo de hierro y vapor regia y devoraba vidas y afanes, en
su fiebre productora de azllcar. Mi padre, mecainico-jefe de centrifit-


72








gas, como cada uno de los trabajadores, era tina minima pieza del
gigantesco engranaje, durante 12 horas de cada dia, pucs la jornada
de trabajo en los ingenios fue de dos cuartos alternos hasta muy pocos
afios antes del triunfo de la rebeli6n. Ese ritmo del tienpo, que domi-
naba ]a vida de todos, se anunciaba cada seis horas- -cada cuartO-
con la seial sonora dc una sirena. Durante la zafra, que por entonces
era prolongada, un triple manto cubria el batcy: el del sordo estruendo
de las maquinarias y de Jos trenes caiieros, el odorante de miles y
mostos en dulzona mescolanza, y el de las nubes de bagacillo quc des-
ipedia ]a enorme chimenea. Muchos aios despu3s, en Isla en el actor,
hay una evocacion de aquela realicad:

El ingenio lienaba los dia.s de n-j inlanci.
de ruidos industriales, de persistente humo
y de negras libilulas -ei tenaz bagacillo-
que morzan en las sdbanas y en las yerbas del parque
marcandolas con su quemada sangre.

La miel saturaba de su color las tardes
mientras un velo de inquietante azuicar
cubria la tierra con su olorosa nube.

Una sirena cortaba el dia en cuatro cuartos
como un cuchillo sonoro.
Papd marchaba a ,as centrifugas cada seis horas
para trabajar sus dos cuartos,
doce horas al dia, 1a mitad de la uida.
Sus hijos leI Uedbamos, turnandonos,
el desayuno, y la cantina, un vaho de hogar dislante
entre el fragor de las ruedas-montaias,
los silbantes vapores -nubes arificiales. ,
los terrones de azi~car recien fraguado
y el caliente guarapo.

Infancia y adolescencia transcurrieron en el batey natal. La casona
de la escuela pfiblica estaba justamente junto a ]a nuestra y alli curs0
hasta el maxinto grado de la primaria, sin alternativa alguna para
seguir adclante, pues habria tenido quc trasladarme a Holguin o Santiago









de Cuba si hubiera podido proseguir la secundaria. Pero las condi-
ciones no eran las mejores. En otros de los poemnas de Ia en el facto
hay una evocaci6n n mas:
All', oh tierra que acancio desde el priwero,
[vacilante paso,
Santa Lucia del sot en que estrend la piel,
all donde la escuela me tif6 de palabras
y de .uenios y cantos
y la bandera era una alegria pegada al cielo
y a io lejos eli mar me saludaba,
alli entre azules lonas y chimeneas givantes
supe del hambre que crece con el pobre,
de los zapatos rotos y del libro imposible.
Supe tambie'n, to sabes,
que a los hombres se exprime como caiias
y el jugo extraido, se les lanza
coma intitil bagazo
(papd muri6 recuerdas?- en akgz"n hospital,
de hidropesia -senciliamente, anemia-
despugs que ya, vacio de tanto darse,
qued6' como las cah'as que saten del trapiche).
Alid supe tambiin
que era amarga la cana y el azzicar agrio
para quienes halaban con sus brazos
la dulce planta desde Ia cepa infatigable
y el grano dulce desde las ardientes rebosantes calderas.
(Pero no to eran Para Mr. Smith o el senior Sanc he:
que en La Habana, Nueva York o Chicago,
a la sombra de acciones y "companies"
reciblan los dulces d'lares cuajados en los tachos
sin preocuparse de si el tiempo muerto
era mds o menos de que tarnaio de hambre).
Cuando, a los trece anios. hubo necesidad de encauzanic en algiin
quehacer provechoso, mi padre logr6 situarme de meritorio en la oficina
central del ingenio donde ya laboraban mis dos hermanos mayors;
previamente, durante algunos mess, me tuvo de aprendiz en la sas-
treria de un hermano suyo, mi tio Wenceslao.


74









Ya po entonces me habia asaltado tin doblc interns: ci de la ite-
ratura y el patri6tico. Lelia cuanto me caia en las manos en loco desor-
den y rw mantenia pendiente de Ia actualidad nacional. Esa dobh
inquietud ine anin6 a hacerme agente-corresponsal de diarios y revistas
de Santiago de Cuba y de La Habana. Fu una pequeia puerta de
cntrada al periodismno, que estimulaba la vocaci6n de escrihi, a misyno
fiempo que nie permitia mantenerme inforniado dcl moviminto inte-
lectuai y politico y de paso percibir ingresos que invertia intc ,rameint
n la adquisici6n de libros y revistas. En largas carninatms por elN atcy,
qle me proporcionaban 1a oportunidad de meditar y soar, rtepartria
los periodicos a mis escasos suscrintores. Ocultaba mi irwinaci"n ala
poesia conio un pecado, sintiendonc incomprendido en aqwuel :redio
(Itue se me presentaba sordo a las solicitaciones de Ia cultura. )e ali
segu rainente parte mi tendencia a [a introversi6n. condici6n de caracLI'
nada recomendable en tan pais de extravertidos como es cl nue-stro.
La publicaci6n de mis primeros versos en El Triuafo, ce Ghara .----rcro
quei un soncto de tema patri6tico- fic tna escandalosa sorpresa para
familieres y amigos.
Al "muchacho de oficina' (se aplicaba Ia denomination e i"office
boy" no tard6 en revclirsele Ia lucha de clases en sls fasts in"iS
violentas. En los i"Itimos mess del gobierno de Alfredo Zayas. elio-
Nimiento obrero en la zona azucarera de Ia costa nore. de Oriente
aIcanz6 niveles extraordinarios. Por primera vez, los trahajadores (l4t
central organwzaron su sindicato y mostraron decision combativa sin
precedentes. La negative de Ia Compaiiia a las dcmandas sindicales,
provoc6 Ia h tielga general en el ingento, en mayo de 1925, l pimera
qpe enfrent6 el gobierno de Machado, quien habla anunciado ,i deter-
ininacion de no permitir una sola bajo sL Imandato. 'i ofctO. los
Itelg uistas fucron obligados por ]a fuerza pblica a abandonar el feudo
azucarero, y el movimiento obrero qued6 destruido. La Conpair"ia todo-
poderosa aprovech6 la oportunidad para intensificar Ia etapa funesta
de los latifundios azucareros quc sefialara Ramiro Guerra en Azuicar
y poblaci6n en las Antillas: destrucci6n de las casas de vivienda en ci
hatey, contrataci6n de trabajadores por 7afra alojandolos en cuarter4as,
supresi6n del comercio libre y establecimiento de la tienda U nica -el
departamento commercial etc. Aquello dej6 profunda impresi6n en cl
adolescente, y, aunque de rnanera confusa auin, le ensefi6 mias de Io
que pudieran hacerlo muchos libros. Algunas vivencias de ntonces
resuenan en poemas de Isla en el tactl. Desde esos monientos me sntwt


75








solidarizado con toda actividad antimachadista: distribui peri6dicos
oposicionistas como El Cubano Libre y El Nacionalista, segui con pasi6n
]a trayectoria asombrosa de Julio Antonio Mella hasta su vil asesinato
en 1929, que fue una honda herida para todos, y, a distancia, asisti
a] ascenso del astro revolucionario de Ruben Martinez Villena, cuya
poesla admiraba. Sostenia correspondencia con jefes oposicionistas de
]a capital, y conspiraba, junto a un reducido grupo de compafieios.

El impulso roma'ntico de una adolescencia desorientada, primaba
en aquellas actividades, que provocaron mas de una citaci6n del tenicnte
del puesto de la guardia rural en el batey. Por otra parte, me debatda
en gran confusion ideol6gica y filos6fica, manifestada por simpatias
hacia el comunismo desde una posici6n francamente espiritualista.
Ademas, el protopoeta se encontraba aquejado por cuitas sentimental-es.
Era el primer amor, envuelto en bellas nubes de ilusi6n, puro idilio
romantico que Ia muerte vino a interrumpir, para acrecentar, con el
primer gran dolor, el mbito de romanticismo en que moviase mi exis-
tencia. Lo romantico vivid hacia adentro, porque, en el orden pratctico,
y a trav6s de sucesivos ascensos, desempefiaba un cargo de responsa-
biidad en el departamento de contabilidad del ingenio, y hacla la
frivola vida social y deportiva de cualquier joven oficinista de un central
azucarero.

Por aquellos afios, fue empleado en la oficina del ingenio el poeta
Lino Horruitiner, de Santiago de Cuba. Su bien sedimcntada cultura
y su fino espiritu me proporcionaron un justo concepto de ]a poesia,
en particular, y en general de la literatura. Mastro admirable, puso
orden en las lecturas del inquieto muchacho provinciano y le ensefi6
a distinguir entre la joya verdadera y la falsa. Fue el momento de
profundizar en Ruben Dario, en Julio Herrera y Reissig y en otros
poctas modernistas. Por esas fechas tambien un emprendedor comer-
ciante local tuvo la buena idea de abrir una libreria y creo que fui st
mejor cliente. Alli adquirl el conocimiento electrizante de Marti, a6n
en la edici6n desafortunada del argentino Alberto Ghiraldo. Si su estilo
fue una revelaci6n, mais lo fue la penetraci6n de su mensaje frustrado
por la ingerencia norteamericana y la politiqueria de la semicolonia,
que reforz6 decisivarnente ]a inquietud revolucionaria. En cuanto a la
inquietud literaria, tampoco podia quedar estancada ni mucho menos,
despue's de conocer los rumbos de ]a nueva poesia a travis de las re-
vistas habaneras Social y 1927 (es decir, ]a Revista de Avance) y la-


76









manzanillera Orto.B Era obvio que las nuevas generaciones no podlian
expresar una visi6n de su propia epoca y de sus impresiones y reaccio-
nes, con las f6rmulas liricas de generaciones anteriores, f6rmulas obso-
letas desprovistas de eficacia expresiva. La inconformidad con una
realidad repulsiva, con una circunstancia politico-social inaceptable, se
trasvas6 a Ia inconformidad con las formas caducas, y el espiritu de
protesta y la necesidad de encontrar la propia expresi6n, nos franque6
cl camino del vanguardismo. Orto me abri6 sus paginas, donde apa-
recieron entre 1928 y 1929 mis exploraciones inicialcs de las formas de
vanguardia. Tambien colabor6 en la Revista de Oriente, cjue dirigia
en Santiago de Cuba, Piimitivo Col dero Leyva.
Ambas inquietudes, pues, la political y ia literaria, marchaban
simultaneaniente, en el estrecho marco del batey, pero ya trascen-
di6ndolo. Entre mis amistades epistolares ma's notables de cntonces,
hay que contar la de Agustin Acosta, el poeta de La Zafra, a quien
debo estimulos y orientaciones y delicadezas inolvidables, y que desde
Jagiley Grande participaba destacadamente en la lucha contra la dic-
tadura; y la de Manuel Navarro Luna en Manzanillo. Cuando en
agosto de 1931 se produjo el desembarco de la expedici6n de Gibara,
a escasos kil6metros del ingenio, quienes nos sentiamos juramentados
con el movimiento insurreccional no vacilamos en organizarnos para
acudir en anovo de los expedicionarios, pero con dilaci6n suficiente
por parte de algunos para no poder Ilegar a tiempo. De nada vali6
que asaltairamos el cuartel local de la Guardia Rural, porque tuvimos
que contentarnos con asistir impotentes al impresionante espectaculo del
ataque por aire, mar y tierra contra ]a ciudad ocupada por los revo-
lucionarios. (De esto hay testimonio en Isla en el tacto).
Si el fracasado alzamiento de Gibara en 1931, cerr6 de echo una
etapa de la inquietud politica, la publicaci6n de mi primer libro de
versos, Uno, al aiio siguiente, liquid igualmente una etapa de la in-
quietud literaria. El libro estA dividido en tres partes, tituladas "Poemas
de inquietud", "Poemas de serenidad" y "Poemas de amor y de dolor",
-esta Uittima consagrada al idilio truncado por )a muerte a que antes
hice alusi6n- y hay que confesar que muy poco de esta obra de los
20 ai'os puede salvarse. En cada una de las partes, alternan poernas
de corte modernista con los de formas mas avanzadas, en una mes-
colanz l amentable, sin criterio est~tico alguno. Un dadivoso prologo
de Agustin Acosta subrayaba mas los valores potenciales que los reales


77









del poeLa. El libro fuc impreso en los talleres de Ia rcvista Otto, en
Mawzanillo, por Juan Francisco Sariol, y para costear Ia 'mpr son fe
preciso que el Banco Niifiez, entonces en sus inicios, nw conccdiera un
prestamo que fuc anortizado en varios reses. ES el primer fiancia-
micnto conocido de un ihor de ve-sos...
MI pitagorico titulo, Uno, no significaba Ianto uti orden cardinal
cuanto tin simbolismo de sencillez y de concentraci6n en si mismo,
como se intentaba explicar en el pocma inicial: Y"Tazo humilde y
sencillo I sin complicacione minutfles" ... "Hermetismo fcundo: con-
('entracon recondita de florecer secreto; / reclusi6n en s mismo / para
buscar La savia de digitos futures." La composicion de Ia cubierta, heclia
por el propio Sariol, no pudo set mas infortunada: Ia palabra VT.'rso
cortada por un gran I en rojo. No hay dudas que el titulo confundia.
Fue frecticnte que se me dijera: "Vi tu libro Un o. dCulndo publics
el Dos? ... De Ia seccion "Poemas (le inquietud" quiz pdicran en-
tre.acarse los titulados "Aguafurte" -algo asi cono ]a ilueta de tin
carbonero en Ia noche-; Insomnio". contrapunto del suefio y ci tiempo.
"Parqne infantil,. patetica despedida de Ia infancia: y "El cautio en
JUe poe( ta pide sustituir el canto por las annas d Ia ibertaId"

All- en Il hondo se ajilaba el cato
n un. afti vindicador de cspada:
el canto agudo -acero de espanto
v de dolor- tajante, como espada.

AIM en lo !rondo se agitaba e canto
con un an helo redentor de llama:
canto encendido -tea prendida en lawo
e ndignaci6n--ardiC feconto t.Ha aa.

Ptcio en hI hondo estrangu!i mi da Hf,,
2nfitf aunque (vera espada o llama.

Acero quc extermina, tea que inflama
has de esgrinir, poeta, antes quc c( canto.

Espanto, indignacion, dolor y ilanto:
no me di s canto, Dadme espada y I/a wa..


78








De la secci6n "'Pocmas de serenidad", vaidria ia pena mencionar
slo a los titulados "Vacaciones" -visi6n de la escuela en esa etapa
de inacividad- y "Vesperal", quiza ]a joya lirica del libro, que ha
sido recogida en vanas antologias:

No hagas ruido a ver
si no se va la tarde
Dile a tu alma que haga
un silencio absoluto.
Acalla ese ruido de petisarinentos,
rompe ese hondo clamor de recuerdos,
ahoga ese sordo rurrwr de ensue, os.
No seas imprudente, no ha gas ruidos,
que le molestan a la tarde.

Ante ella hay que estar como una es[inge.
jovial, ungida de serenos extasis
florecidos de silencios blancos.
Tenemos que rimar ese silencio
con el blanco sitencio de la tarde.

Pero, Cya ves?, se va la tarde.
No pudiste amordazar
el grito desbocado de tus nostalgias
y has espantado a la tarde.
Mira como huye despavorida
a otro lugar en que comprendan
el silencio blanco de su alma.

Y nos deja las sombras
-ran silencio negro-
para el negro silencio
de nuestros ruidos.

Los poemas citados fueron justamente los que seleccion6 Manuel
Feij6o de Uno para ia Breve Antologia de mi obra que public en
1963 Ia Universidad Central de Las Villas.









No esta de r. as recordar asimtsmo unas "Gacetiltas novopocmaiticas"'
(]ue pretendian ingenuamente poeizar a estilo vanguardista los sueltos
periodisticos, y que constituyen un ensayo do lo que en La actualidad
se denomina antipoe,,a. He aqui una risible nuestm:

Prem editada y ale vosanicnie
el ticmpo alojp
las 12 cdpsulas de su rev6tver
en c corazn11
de la noche.

E/ agresor no ha video detenido
) huye haciendo disparos
al aire.

La kgredida se nuere por wnrientos.
Es seguro que al amanecer
ya no exifta.

El libro no dej6 de tener su pequefa resonancia. Provoc6 algunos
couentanios criticos en publicaciones de Santiago y de La Habana,
el nis notable de ellos el de Jorge Mafiach., que por entonves dis-
pensaba consagraciones desde sus leidas "Glosas" de El Pals.

Hasta [a publicaci6n de Uno en 1932, apenas habla salido de
ingenio. sino en viajes muy breves a ciudades y poblaciones vecinas,
porque era de los muy pocos empleados para los que no existia el
"tiempo niuerto". Pero al terminar 1a zaf'a. de aquel aio, se me declare
Vxceden:c por primera vez. No me apesadulnbr6 la decision, aunqne
ctlo significara aiguna merma en los ingresos familiarcs, porque mei
dejo enf ibertad de realizar un viejo anhelo: conocer xni provincia,
la que recorri en su casi totalidad con excepci6n de Baracoa, costein-
dome ilos gastos con la venta de mi libro. Fuc una rica experiencia
en todos los aspectos posibles. Me permiti6 profundizar en el conoci-
iniento de mi pueblo y sus pmblcmas, relacionarme con los valores
intellectuals y revolucionarios de Oriente, y encontrar ci iumbo defi-
nitivo de mi vida. En Banes, coincidI con Fclipc Fuentes, dirigente
cornunkta d(- extraord inaria personalidad, que d'sde sit cania do


0 f









Sberculoso dirigia certeramente el Partido Commnista v el movimiento
obrcro de :a costa norte de la provincia. Bastaronic algunas discusiones
conmigo para conencerine de qite cn el Partido estaba ]a verdadera
trinchera, el puesto de lucha adecuado, de todo rcvolucionario honcsto.
No bastaba combatir y derrocar la dictadura machadista: era precis()
ir hasta la raiz de a realidad cuhana, al origen de la deformaci6n
econ6mica y politica de a naci6n, el imperialism o norteantcrica no, y
son una profinda evoluci6n social del proleatariado q u c destrutyera
dl sistema de explotacion del hombre por cl hoibrc serja capaz de
resolver a fondo todos ]os problems dv! pais. Eran verdades que se
hablan ido abriendo paso leta, profndamvn rite, en [a conciencia, pero
(ie esperaban ina formulaci6n coherente dcntro de un xnovimiento
organizado, para concretars en tin proranm de accion colectia.
La profunda huclia qcue dej6 en mi n:iisiJI'dad el abnegado ucla-
dor, injustamcntt olvidado, se nittestm en otro dc los poemas de Isla
Cn C acto:

Qvede aqui aquela intagcn de invicta luz, I eco
de aquelia vo: que no ,cnci0 la muertv.

Felipe Fuentes, s u tranquila fuerza
Subiendo, ex endi"ndose, hundiendose en la tierra
desdc su cama de tuberculoso
SHo~guln, Cn Banes, en .Antilla.

E isilenciollegaba aquella noble llama,
desde losh tuesos Il sonrisa,
desde los derrotado musculos a nirada sin sombras,
y de centre tas sbanas ya casi mortaja
."acaba poderosa

la Vo: dc tempestades del Pawtido
y /a sembraba entera, palpitaite,
en los feudos del hambre y la njuxtic.a,
ce cintur6n de aza car de la costa norte
donde el lati/undio apretaba en inglis
letras de /uego en la carne del pueblo:
'.nd/ed Fruit" y otra5 "'sugar corpanacsa'.


81








Debo recordar una interesante expericncia 'cvolucionaia en San-
tiago de Cuba, relacionada con Felipe Fuentes. Este quiso aprovechai
mi visita a Ia capital de la provincia para encomendarme la misi6n
de interesar a los escritores locales en la constituci6n de in organismo
de frente Uinico dce trabajadores intelectuales de izquierda, capaz de
desarmllar una activa labor de contenido revolucionario enrel mbito
cultural de Oriente. En Banes, Victor Amat Osorio-que desde posi-
ciones marxistas dcerivaria anios despues a ]as de la mlis ramplona
politiqueria-. me propici6 el conocimiento de Jose" Antonio Portuondo.,
entonces estudiante universitario en vacaciones forzosas y periodista y
escritor en ciernes; ste a su vez facility el contacto con los compafieros
que habian animado el vanguardista Grupo H: Juan Ram6n re .
"Pancho" Palacios Estrada, Amador Montes de Oca v otros. Ellos,
Lino Horruitiner y Portuondo nos reunirnos en la acogedora casa de
Fela de Carbonell, y despu s de una ternpestuosa sesi6n., el intento
qued6 frustrado. "Neneno" Bre6i, ya enrolado encubiertamente en el
trotzkismo, moviliz6 todos los recursos de su fraseologia extremista y de
su violenta dialtctica, para hacer fracasar el prop6sito auspiciado por
el PC. El grupo era pequen"o pero ideol6gicamente heteroge~neo.

El regreso al ingenio, para la zafra de 1933, se caracteriz6 por una
constante actividad de prosefitismo, traducida en ]a constituci6n de
celulas comunistas en el batey y en colonias de carla cercanas. Es facil
advertir lo que significaba haber escoido el camino de ]a lucha poi
el socialismo, el m.s dificil, largo y duro, especialmente dentro de las
condiciones de brutal represi6n del Machadato y de la compainia azu-
carera; pero ]a seguridad de quec era elf inico camino vAldo de la
revoluci6n bastaba para afrontarlo todo con decision. El objetivo final
de una sociedad ma's justa daba un contenido esencial a la vida.
Muchas noches, aprovechtbamos las horas de descanso paia largas
caminatas hasta los campos de carla, a reunirnos con macheteros dis-
puestos a luchar contra las terribles condiciones de vida que les eran
impuestas. Un domingo en que celebrainos una reuni6n extraordinaria
con trabajadores de distintas colonias en la zona de Bariay, fue preciso
toxnar el camuflaje de pic-nic, con ]ech6n asado y todos los requisitos
del caso.

Pero los mecanismos de represi6n de ]a guardia rural y de la policia
jurada del ingenio tampoco estaban inactivos, y legaron a dificultarse
los movimientos y contactos. La situaci6n political se hacia cada dia


82








111Its tells. ttINAY0( dt il conpIjo ciUadro d, crisis ccon6rMica. 1'enia
que descartar la posibilidad de trasladarme a La Habana porquc mis
Iamiliares r.sidentes cn efla tambiein eran victilias de Ia persecuci6n
politica, por sus actividadl(s revolucionarias. Al qttedarme sin trabajo al
finalizar la ,iafra de 193. decide emigrar con fines fevolucionarioi,
para Io quie cont( con la aprobaci6n de Felipe Fucntcs. En los dias
finales de abnl de aquel afno. embarque semiclandestinamentk en San-
tiago de C(uba lara Hondura, en im vapor bananero de ]a Standard
Fruit. Company. Hicimos escala en Kin.-ston, Io quie dio ltigar a Un
Irnema impresionista de la capital jamaicana.
Es forzo-so que evoque otra inolvidabl cexperincicia santiagueira. dl
mismo dia dt, mi partida. El periodista Carlos Fomnent, gencroso )
eausi-asIa, qu (t, halIa tcncargado cle preparar mi salida del pais sin
lnoraporc, 111i propici6 uina entmrvis a con Antonio Guiteras. El con-
hativo rcvol uclonario d iigi a una organizaci 6 n ""a prmincia, que
planeaba alacar y ocupar simultineal nte tiln mnisino dia, los principal
ciartcls de Oriente. No nos conioianios personalmcnte, ixero si por
refer ncias. En trado dce mi \vaje, quiSO eomendarne una miisi'l
verca d- AgIISsto Cesar Sandino en Nicaragua. E l egendario guxri-
Sliero antimperialitsa hahia firmado pot aquetllos dias la tregpa qucc
posterionmente le costaria Ia vida a manos de Somoza. El encuentro
rtvo Iugar en un pequefi'o apartauento en el centre de la ciudad,
toimvertido en un verdadero arsenal. Entre qnuiencs le acompafiaban en
el momento de mi visit, habia dos conocidos inlos: Chano Penabaz
y Amador Montes de Oca. Guiteras me anunci6 que a mi llegada a
flondmras, ya Ia provmci estaria en poder del moviniiento revolucio-
Mario qie di rieia. Inmediatamente debia trasladarme a Nicaragka y
c' trevistarnic con Sandino, para solicitarIc eivio itrgente de cincuenta
aetraila doras. "No necesitamos hombres, porqie aqui los ten.,os
Cdijo--. Con csas armas podremos derrocar Ja dictadura". At pedirle
quC me indicani 1a forma de comniumcarme con (, en caso de que la
mision tii-icra filgiin resultado positiv,o, me hizo anotar los nI'nwroS
de [a frecuenci- de la principal estaci6n de radio de Santiago de Cuba.
(omo la ciudad estaria en su poder, no habria dificultad en [a corit-
nicaci6n. Era impresionante su confianza en la acci6n inminent, que
preparaba. A] llcgar a Honduras. la noticia de la accien 11o podia
-s;cr mas d-sconcertante: se habia limitado a la ciudad de San LJuis,
habia [racasado la torria del cartel y a de las bajas fie el poeta
'vtontes de Oca.








El viaje a Honduras, en mis planes, seria un trampolin para altar
Posteriormente a Mexico, donde hablase formado una emigraci6n re-
volucionaria cubana ma's organizada. La estancia de algunOs meses en ]a
tierra de Morazain era possible gracias a que uno de mis primos, educado
en los Estados Unidos, formaba parte de la jefatura del departamento
commercial de Ia division hondurefia de la United Fruit Company, en
uno de cuyos almacenes me situ6 de ayudante del encargado, que lo
era otro pariente mio. El almac~n-estaci6n de ferrocarril, vendia artl-
culos al por mayor a los cornerciantes locales y boletos para el tren de
paSajeros de la Compaflia. Estaba en Sava, pueblecito indio del depar-
tamento de Col6n, en el coraz6n de Ia zona bananera, con todas las
apariencias de los villorrios de las peliculas del Oeste norteanlericano:
una calle central de cantinas y burdeles, a donde venian Jos trabaja-
dores bananeros los fines de semana a dejar sus salarios.... El poderoso
rio Aguain dividia el feudo de "Mamita Yunai" del que regia otro
monopolio frutero, Ia Standard. La experiencia hondurefia ine permiti6
conocer mas de cerca Ia vii explotaci6n imperialista de los pauses centro-
americanos y Ia realidad tenebrosa de sus satrapias, ademais de reafirmar
mis convicciones revolucionarias y antimperialistas. En ]a madrugada,
cruzaban tempestuosos los trenes bananeros, arrojando raudos chispaos
de iuz y ruido sobre nuestros dormitorios, y haciendome evocar los
trenes cafieros que en mi pais movia el mismo rmonstruo monopolista,
para multiplicar sus dividends a costa del hambre y Ia opresi6n de
los trabajadores.
La caida de Ia dictadura de Machado en agosto de aquel afio -a
]a que no dej6 de combatir all. con articulos enviados al diario El
Cronista, de Tegucigalpa- signific6 el ansiado regreso a Cuba. en
octubre. La Habana que conoci entonces vivia en pleno ambiente de
revoluci6n, que compare a plenitud. Me vincule a Defensa Obrera
Internacional, a Ia Liga Antimperialista de Cuba, al Ala Izquierda Estu-
diantil, y no hubo mitin, demostraci6n o "tangana" en Ia que no estu-
viera prescnte. En un poema, "T~ngana", trat de reflejar aquellas-
acciones obreras y estudiantiles de protesta popular. Eran los dlas tur-
bulentos del primer gobierno de Grau San Martin, que desafiaba ]a
ingerencia yanqui, contaba con el impetu antimperialista de Guiteras
y luchaba contra Ia conspiraci6n de Batista y contra los grupos reaccio-
narios, especialmente el ABC. Fue una especie de bohemia revolucio-
naria en las peores condiciones, ya que los ahorros traidos de Honduras
eran muy limitados y no tardaron en agotarse. Afrontamos meses rtny


84









dificilcs dos de mis hermanos y yo, quc nos encontramos en ]a capital
apenas sin trabajo. La situaci6n habria de agravarse cuando nos viros
precisados a trasladar a Ia Blabana a toda ]a familia, a la que ]a Com-
paniia habia ordenado abandonar el batey dcl ingenio a causa dc nucstra
militancia revolucionaria. De toda una vida consagrada al trabajo del
central, solo obtuvo mi padre una miserable pension, insuficiente hasta
para las mis inmediatas necesidades. Eran tiempos de aguda crisis y
en La Habana se hacia rnuy dificil encontrar donde trabajar.
Esas dificultades no impedian ]as actividades revolucionarias ni esa
experiencia singular del oven escritor provinciano, que es conocer y
relacionarse con los valores consagrados, a quienes se contemplaba
desde Ia lejania situados en oli mpica inaccesibilidad. Afortunadamente,
con ia mayoria de los compafieros con los que primero me encontr6,
hahia tenido alguna relacirn epistolar, ya con motivo de la publicacion
de mi libro Uno, ya por vinculaciones con familiares milos. Era el caso
de Juan MarineIlo, cuyo ejemplo de firmeza y abnegacin revolucio-
narios nos inspiraba a los jrvenes, tanto como admiraibamos ya su
seiiera personalidad literaria; Mirta Aguirre, Maria Villar Buceta,
Aurora.,su hermana, ]a admirable Lol6, amigas fraternas, todas, de mis
prinhas las hermanas Proenza, revolucionarias quo se vieron forzadas
al exilio en circunstancias notorias y a las que siempre estuve identi-
ficado en inquietudes culturales e ideol6gicas: Agustin Acosta, conver-
tido en gobernador provincial de Matanzas a Ia caida de Machado;
Regino Pedroso, Jose Zacarias Tallet, Jose" Antonio Fernaindez de Castro,
Nicolas Guillen, etc. Y no olvido los funerales de Ruben Martinez
Villena en enero de 1934, con miles de trabajadores junto al f retro,
en uno de los actos revolucionarios mas combativos de aquellos dias
(y la evocacirn es oportuna aqui porque el poeta de La pupila insomne
falleci6 en los dias en quc un grupo de compaiicros planea'bamos visi-
tale en el Sanatorio La Esperanza).
En 1934 pague mi cuota de prisi6n politica. En enero, e! golpe military
de Batista en connivencia con ia embajada norteamericana, derroc6 el
gobierno provisional de Grau San Martin c install el reaccionario que
presidia Carlos Mendieta, y del que era Secretario de ]a Presidencia el
poeta Agustin Acosta. Este, aunque conocia mi posici6n ideol6gica, ante
Ia seria situaci6n econ6mica de mi casa me ofreci6 un empleo buro-
cratico en el propio Palacio Presidencial, que me vi forzado a aceptar
con caracter provisional, hasta ser trasladado a alguna otra dependencia.


85









Aiguien yke me conoci6 o" .0To (4111nlista mne dcnkinci6, la l)olicia hizo
tn registro en mi donicjijo y ocuI p6 1ibros de los elsicos del marxisuio;
v tin buen dia dos agentes ic psiteron preso en las oficinas de Pakaci
y dcspu6s de los trtmites del cs-.;o en la jefatura de la policia y en la
comandanwia mfiltar. me inre,aron en el Castillo del Puncipe I -as
%-M nas de prisi'n en la galera deiioziinada "(I '"iara" pot-los preso;
politicss, el confi'atrnidad cOL AnLImerosos camaiadas, inplaron
mhis con,,iccion~es ievol tcinnarias v espiritu combativo.

A] ser dejado en libf,-,tadk m vinculic de inmediato a] (hroyecu) d
1)ublicaci6 de La Palaba, primer periocdico diario legal editado )01
v) Partido Couia sta dt Cuba -aunqu, no con caraicter de 6rga'MU
official --ajo ia direction de Marinello. La Palabra que coTCttnn)
a nublicarse & lro. de enero de 1935 .. fUe mi primera experience
])criodIstica. env cI pcto tecnicio de ia profesion como en su fncion
i) ,i: Li reactor( d mesa v responsale del supplement itrario
domiical., La h itelga general revoucionaria de marzo de aqui I 111 .
qiit, La Palabra contribimo decisivamente a desencadenar, dio al traste
con el )eriodico. Dias antes de siu clausura, junto con Marinello, hablanl
zido condenados a sis imeses dce prision otros copaiieros de su redac-
cioin, (, 1.%coro aqel, .tambin cran imem bros del consejo de ditrecc
de la revista Masas: Regino Pedroso., Jos Manuel Valdes Rodr gi"Iz,
(.'liala..

1,1 i medlo dc Ia .tenhrosa at Luoslra dl'Si)CL Cet!iC(j0i y .YlT11II flIl
sigu)O a Ia hIi hog (ogneral de matzo del 35, elPartido nten6 edilar
.... o aI e Pa dntent6~d~~ I edt
ima jitteva publicacinleg a cargo de los antiruosredactores de La
Palabra. Result setr el semanaro Resun, del que s6Io ue Pi.ble
eal unos ct.1 tro int.ElltE 11tl1N. Mt' 1oco( trabajar en el disefio del foniato,
en los ttulos rd(,f "ccionls v en la redaccion, y sugerir al directorr
y at sithdirector, quetof io er Andr'ds Nunez Olano y Carlos Rafa'rl
RJodriguez. (,rIos Rafael. todavia estudiante de la Facultad d
i)erechio. a se haba' vinculado a trabajos periodisticos en La Palabra
v desollaba cono uno de los valores politicos e intelectuales de la nueva
gene racMn. Con nosotros colaboraron tambie6n Salvador Garcia Agiiero
y Alberto Mor6 TJabo, que habian pertenecido a la redacioon del diario,
y nada mncos que Nicokis Guill'n, que en esa ocasio inicio SLI ncor-
poracion a tareas periodisticasregulares dentro del Partido, del que no
tardaria eti, sr clestacaido militant. al ig ual 1qe Carlos Rafael Rodrigve/.


86









Puede afirman.e quecn Resumen quedo integrado un nUclco dc
escritores -Guillen, Augier, Carlos Rafael Rodriguez- al que de in-
mncdiato se sumaron Mirta Aguirre., Jos6 Antonio Portuondo, Edith
Garcia Buchaca, Jorge Rigol, que impulsaria una literatura de con-
tenido revolucionario. Este grupo considero necesario editar una revista
literaria marxista, Mediodia, que comenzo a aparecer a mediados de
de 1936, como mensuario hasta diciembre. En 1937, se transforrn6 en
rvcista de interns general y sucesivarnente con una periodicidad quincenal.
decenal y semanal, bajo Ia direcci6n do Guillen y Carlos Rafael. Esia
publicacion jug6 un importante papel en el desarrollo y divulgaci6n
de las orientaciones del Partido, cn aquella critica etapa de la political
cubana y reflej6 en sus paginas excepcionalmente ]a epopeya del pueblo
Vspaiol en defensa de la Rep6blica. Dej6 dO editarse en I939, meses
despu6s de aparecer el diario Hoy como 6rgano legal del Partido. (Pos.
teriormente, en 1944-45, el grupo edit6 la Gaceta del Caribe, revista
mensual literaria que dur6 aproximadamcnte un aiio).
Al margen de esa labor periodistica, fui mecan6grafo temporcero del
Municipio de La Habana, corrector de pruebas del diario La Discusi6n,
colaborador de revistas, hasta que a fines de 1936 -coincidiendo con la
muerte de mi padre-se estabiliz6 mi situaci6n transitoriamente, al
Ilamarme a trabajar con 61 en su Oficina del Historiador de ]a Ciudad,
Emilio Roig de Leuchsenring, a quien ya admiraba por sus camnpai-as
civicas y su proyeccibn antimperialista, y al entrar como redactor-jefe
-n la revista Ellas, consagrada a la mujer, y que dirigia Jos6 Justo
Martinez, admirable personaje del ambiente cultural habanero de
en tones.
La obra poutica de esos afios turbulentos, cstd. marcada por la agita-
ci6n colectiva del proceso hist6rico y por la toma de conciencia del poeta
de los fen6mEnos sociales. Es una obra al servicio de ia Revoluci6n,
pcro no realizada de exprofeso, sino surgida como una necesidad de
cxpresion de la realidad, y concebida en pura efusi6n lirica. Apareci6
en publicaciones revolucionarias de la poca, como Masas, 6rgano de ]a
Liga Antimperialista, y en La Palabra, Resumen, Mediodi, en nume-
rosas evistas sindicales de efimera existencia. Algunos de los poemas de
esta etapa, pretendlian reflejar los problems del' proletariado azucarero,
como "Poema de la Gu~impara", "Cafiaveral", "Ti empo Muerto"; otros,
como "Invierno Tropical", "Silueta de soldado y fusil" o "Palabras al
Verano", intentaban captar aspectos sociales diversos vividos por el poeta.


87









Algunos de los poemas de csta etapa, fueron recogidos en [a selec.ion
La poe.sia cubana en 1936, hecha por Juan Ram6n Jimencz para la
institucion fIispaci ibana dec Cultt ira durante s breve etancia en C uba
y la mayoria de cllos incluclos en la Breve Antologia de mi obra, ya
citada, cdltacla por Sanmtel Feijo~o. Salvo en los poemas dedicados a los
tcnas de la iafba -.que pr wecte ,oecog(b1 en un libro CUC se itularia
Gudmpaia-, no hay en esta obra identidad de estilo ni d concepci6n
formal. Prcdoin.a ri v( rso libre, pero tambicfl ro" ia% rad ,conaI
comno los tcrcctos de "Palabras al Verano", atiilue matizadas ( c(-giros
y in ct.foras de nuestrai )oca'.


Pop t !v etas, del Iropict /u uc"o
pasa abrien do senderai de ago nia
Sminutos s1 sombray abismos sin soie.o.

Pudicra ser aegre Iu. ale ria
de iha exacla )viwa de.bordada
en l peril a plenitud del dia;

pj, ii u aliento trao *uita his!oria caldcada
de sed en cautidad, de mustias (1o-re.s
y dr. otunda atmoisfera quemada.

Con tu laiga cosecha de sudures
flctai I, cra.n arnmado de metaies
I- de definiiwo., rayos abrasadores.

Pienso fqijo en lu. lliuia v:rticales
caycndo como plono dCrVctido
"'d(, sol a sol" en los calaverafes;

yen los allcres locos de vapores y ruido,
co11 brazos abrumados y con orsos desn udos
caroando todo It rigor caido.

10mbre. a la itemperi que aprietas tor tus nudos,
v los hombres febriles del asfalto
dc rcia. maxao y adcwanes rudtd,









de hambre e injusticias en trna: obrrsalto.
T erano, ante tu llama quemadora
Su dolor todos ,titan fl. mds' alto.

M ais lo sit clainor v nud Sonora
la rebeld, caucio'n que fit calor Iiiano
I-s e\,primnu' en el ltnlo rodar (IC cada hora.

3" asi ha d(! s :r tu acci6u trabajadowa:
porter u (uego junto al fucgo h unano
y ayudar a engender la rosja aurora
qve cv fragua de dolor Cuec' su tuz, ['c)rant)...

Guamw para no cuajo como libro, prro si otro, dc poelm:I aniorosos
Cscritos entre 1936 v 1939, fecha de mi matrimonio con Corina (aIderin
a quien lo dcedico, titulado Canciones para tu historia, ]lblicado ('n 1941.
Como cxordio, incltii fragmentos de un trabajo de 1937, sobrc "Pocsia "
pura v poesla social", c el que afit-waba, entre otras cosas, que "asi
(.0111 crCo quo (A poeta no puedc dar espaldas a ia realidad social que
k- rodca, tarnbi(n estimo que no debe abandonar las voces de sit inti-
midad mils honda. . Creo que el Iwota que s6O!o sc p-ocupa de sti
vida intina, cvadimndosw do la vida que en si l[orno so a~ita. traiciona
sui destino humano y su deber histOnico, pero el que trata de preocuparse
tie manera exclusiva de la vida exterior, de ]a tragedia social, ahoga
0l agua profunda qte fluy' de su cspiritu, ignor a lo IeCjOl' de si ilsrno,
corta y limita la sangre mas honda v autentica de su lirismo, ademas
de que priva a ]a colectividad de una resonancia cofsmica quo tiene c
deber de transmitir sin interferencia, como una forma nias de identi-
ficarse y fundirse con todas las vibraciones humanas". Y finalizaba: 'No
debe haber mas que pura poesia, por la que cl poeta cxprese, con igual
smcridad, con idntica fitciza creadora, las emociones de si es])irl
iinas. seran product depurado dc su vida interior; otras, de vsa v:ida
atravesada de ansias y de dolores c iluminada de esperanzas ue agita
al hombre dc nucstra 6poca, pero en el comUin denominador dcl poeta,
ambas ban de ser exprcsi6n pura de posia No se refugie c1 poeta
(n su egoista y quejunibroso reino interior para no escuchar los gritos
descsperados de los hombres que sufren y luchan en la calle contra
una realidad inlusta; pero tampoco desprecic sus voces intinuis. cn las
quo(? tambien latw an limpio lervo hlunLiano."

89









En Canciones para tu historia hay un lenguaje pIotico mas cefiido,
mas sobrio que en mi obra anterior. No obstante la variedad formal.
hay una atm6sfera Hirica unainime. Los criticos siempre escudiifiau.n
posibles influencias, y, aparte do quc nadie se libra de ajenos influjos
inconscientes, el autor intent hallar su ms fiel texpresi6n, en ese verso.
Es una ofrenda a ]a esposa, y es justo agregar que los acentos de este
epitalamio conservan su frescura original, dicho sea en homenaje de
gratitud a quien ha sido compahiera ejemplar durante 31 anios, con CI
resultado m("s emotivo quc uatematico de tres hijos y site nietos. El
poema final, "Una cancion de cternidad", intenta vincular el amor a
la realidad social, como in testimonio de que la felicidad amorosa ]no
podia ser total mientras ngiera un sistema social injusto que nos alcan-
Yaba a nosotros y a nuestros hijos:

En ti me siento envuetto comno en llamas de m.usica,
mujer de mietes y cristales;
en Ii me siento eterno, como un rio tn cansancio
en carrera adornada de soles y de arboles.
Y en mi tu vida canta para todos los dias
y navega tu carne por claras olas conmovidas.
i Sencillamente, Iloreces de mi,, y hay una aurora,
3 rosas ninas como las quiso nuestra sangre!
Pero esta plenitud, esta pura arm ongia,
inujer de estremecidos horizontes,
no es ros que en nuestro dimbito de tuz reciein nacida.
En lorno de nosotros los racimos de angustm*
caen maduros de fuego; los paisajes
andan cie gos por ramas y ninos mutilados;
la risa en muchos tabios clausur5 su latido
generoso y desnudo.
Con los g r itos del hamnbre se con funden los uritos del
[espantoI+.!.
(.omo un can, la miseria ladra a /odas las /hras,
m uier de desveladas agonias:
en todas las esquinas el dolor nos sorprende.,
a todas parts iega la tiniebla,
ia que nos quita el sol a todos,
la que deja a los hijos sin e pan del fuluro..


90








la que mancha terrible
la dulce ingenuidad del agua y de a brisa.
Acechando, la guerra con sus noj. dc sombra,
con sus garras de muerteY
recorre c /Iori.zon- c de la sangrc.
jigila el limpio viaje de ia vida
para ascstar su olpc de soledad y ruina.
, abrir su oscuro abisto done o habrd cf ugio
para esconder el surimo,
wti l canto amtanccido
ni ia f/or de, lernura que no, da .u pcrf/ur,.

i Quc esfa sombra de: angmuia.
m ujer de llamas y nwletales,
no empale los dias claros de amor de nurslra. hibo,
Que el sol, la licrrae, el aire
y el a.gua que maiaia los ns e ,a dc jibito
junto a todos los hombres,
110 scpanc de la ruda tiniebla abrumadora
ni de rste horrible grito de nifios muliad .-

i Mira en la lu.: de esas sonrisas suya.,,
Mujer de miedos y de ecranzas,
la bandera de odos los nijos de la tirrra/
iMira en esa bandera el temblor de la.x alas
quc reclama la a y que (Iage/a al viaeno
que sopla su mi'nsaje de empestad ymuerle!

7Traflsorm-w)sc/ c ansia en mtkrtlo y, a canto
e. defense de tanta bandera clamorosa:
salvemos rsa sangrc desbordada,
rsa alegta" nifia desalada
con1o rio .Sin mdrgenes hacia c Imar dcl uro!
S.lo en s u podcrosa corriente .avadora
encontrard su cauce nuestra estrclla.
mnuer de miceIs y c istalcs..- -
y' en cllos -nuestros hijos-
quedar (/tando ncstra sangre Cono en u f ca nci64









Inmediatamente despues ,de Canciones para tu historia, la obra
p'tica es desigual, fragnentaria, escasa, marcada por las difictltades
del diario vivir, por los requerimientos de la lucha revolucionaria, aten-
didos modesta y silenciosamente, por la absorci6n del periodismo activo,
ya en el diario Hoy, 6rgano del Partido -cuyo suplemnento Jiterario
dominical tuve a mi cargo durante alagin tiempo-, ya en ia revista
Bohemia; por la atenci6n a otras disciplinas literarias. En este iitimo
rengl6n, me ha interesado el estudio de ]a poesia cubana, en algunos
de sus representativos de distintas epocas. Entre esos ensavos de critica
literaria habria que anotar: "Ruben Martinez Villena y los poetas de
su generaci6n" (1936), Juana Borrero, a adolescente atormentada
(1937), Reencuentro y afirmaci6n del poeta Heredia (1940) : "Marti,
poeta y su influencia innovadora en la poesia de Arica" (1942),
"Julialn del Casal" (1943). Y Nicolds Guillin, notas para un estudio
biogralico-critico (2 t., 1952-64). Labores literarias y periodisticas que
simultaneaba con otros quehaceres: fui organizador y profesor-jefe del
taller de arts graficas de ]a Escuela Tdcnica Industrial "Jose B. Ale-
man" desde 194-6 a 1963 ,redactor de textos de agencias publicitarias,
redactor de noticieros de la radio, etc.
La cosecha pottica mejor de esta etapa prerrevolucionaria creo que
la recogi6 acertadamente Feij6o en la Breve antologia. QuizI el poema
de mIs aliento de ese conjunto, sea la "Elegla de nieve y fuego a Paul
Eluard", el gran poeta frances a quien conoci y trat' en Mxico y La
Habana, en 1949. La circunstancia nacional, sombria v combativa ala
vez, esta dada en los "Sonetos desde la nada", que reftejan la sensaci6
abrumadora del pais en los meses anteriores al desembarco del "Granma"
en diciembre de 1956; y en los poemas "Pequena elegia" y "La luz",
inspirados en los m~rtires de la sangrienta etapa cerrada el 31 de di-
ciembre de 1958 pot el impacto del triunfo de la rebeli6n.

C6SONETOS DESDE LA NADA

I

El cero descontenlo de sut nada
y la nada del frio bajo cero,
y de su io inttit el acero,
y de su acero c6niplice la espada.









Y la sangre sin voz ni derrotero
como turbia saliva congyelada,
y cada coma y cada acento y cada
palabra tropezando con el pero.

Y la distancia que se qutema en iorno,
languido fuego que en su propio horno
apdga.ve en silencio hurnedecido.

Y una esperanza con sabor a nunca
que en la luz de un relampago se trunca,
brillo fugaz del iltimo latido.


H


Brillo fugaz de! iltimo latido
que s desliza lento por la. arena
Para romper su cdntico dc pena
en la lengua de un pdjaro dormido.

Sombra que avanza con su pie sin ruido
para ceijir los pliegues de la antena
donde pro/undo y cdlido resuena
un m isterioso sueiio sumergido.

Fecha que sigue ciega hacia su dia,
Jiecha sin rumbo, maquina sin guia,
definitive rosa clausurada.

Y el iminulo cruzando sin atiento
el oleaje palido del viento.
humo. destello, espuma de la nada.


93











La luz
en lav calles, en las carreteras,
~n los caminos en .las plaza,,
secu estrada y hambrie nta
ia luz,
en cada casa, en cada esquina,
ensan-, rnoda yj sucia
la Iuz,
perseguida de cerca por la m u rte
la Iuz que quieren parai .ijempp- imuda,
inuda y sin ojo., ciega v silenciowa
1a luz,
que golpean de n oche cou cad.'-ere.7 Is'fo.,
coil huesos., con netaics,
.r 0
con zapatos vac. ov vceras y d'dv'
ia luz,
que cada noche arra~tran con cadena.s
con uwas ya sin domiciiio
con ojos desprendidos, con esialua'
que quedan fijas, quielas en la mbra
la luz,

ahogada en soledad, ahogada en ne'gro,
ahogada asi de pronto sin consular al agua,
ahogada con sus manos atadas a la espalda,
ahzogada, con su grito su ropa y su siienit
la luz,
asi de Ragas y de ojos desprendido.
as de torturada
revuelta en sangre y polvo en los casinos
en cada casa, esquina, taller, 6mnibus.,
en cada trend que marcha o se detiene
la IuZ,z


94


"LA T,'Z"








a." dc sinrgida y apagada
'nyancillada y herida
asesinada,
dei nochc asesinada.
rev.elta etn sangre y sombra
[a 1.z,
pero cada mahana ,
con. coda dia,
la /uz,
limpiam ras impia cada n adra, i ada
m ds clara, pura, transparente,
en cada escuela, bosque, bohzo, cur'eva,
en la inaatana, eiag'v el sol, el viento
resucita, retona,
rellace ,Zvtornosa
la luz'.


Para qiiin jarnas dejo de alentar la llama dc la Revolucii6n, 0'
u vida v en st obra, dcsde la mis humildc de las posiciones, que 'j
.(llificafia la aurora del tro. de enero de 1959, despucs de la ncb
errible d'1 I iistro que la precedi6, despues de tantos anios de angusti
v de lucha contra Ia injusticia y el crimen. Era el renacer de Cuba )
de todos los cubanos. Aunque la epopeya reclamaba su resonance'
,)o(ica, al proceso revolucionario urgia el esfuerto de brazos y men 0
[rente a los diversos peligros que ia acechaban. Al fundarse ]a agent i'
notciosa de la Revolucion, "Prensa Latina", fti illamado a trabaJ"r
cn ea trinchera comandada con acierto y abnegaci6n por ,Jorg Ricard"
M'Nasetti. Me enorgullece haber sido colaborador y amigo de quiC'"
imuri6 heroicanente. en su tierra argentina, combatiendo por la segundt
ndependcncia de Amrica iniciada en Cuba. El pulso poderoso de
Revoluki~n se percibia -tli intensamente, en los anos iniciales, y
asombsa poesta, pero el tiempo apenas alcanzaba para lo inmcdi t"'
necIsiio. v el venso quedaba postergado siempre, atmque siernprc Ji11
hiera sido mcapaz de reflejar la grandeza v e heroinsmo de acplwib:)s
diat fundadores. Con todo, algfin que otro poema fue posiblh., C co
hierra recobra da", dedicado a la Reforma Agraria: "Comandante e
.aiba" consagrado al !egendario Camilo Cienfucgos, y pe'(ucitos coe 'a









escritos en ocasi6n de la amenaza de alrresioi dirante Ia historica crisis
de Octubre de 1962. Estos poehas integran la secci6n final de la Breve
antologtia ya citada.

Luego, pas6 al diario El Mundo, como jfe de redacci6n, dentro
de una situaci6n iwis reposada y con mAs tiempo a mi dispos-cion lt
en "Prcnsa Latin" y pude emprender Ia exploraci6n de un poema de
largo aliento que habia comenzado algunos atios antes y uc, no cesaba
de golpeare y de hacerse lentamente dentro de mi: Isla en l t act.
OriginalImente lo habia concebiCdo coio una obra Cltque o iuOtIstar las
peculiaridades de la insuiaridad no s6lo en la silgerencia )pocica de las
caracteristicas de a naturaleza., sino tambi(n de las diversas y stiles
rnaneras quec esa condici6n puede representar. Pero a medid que puse
inanos a Ia obra, tenas, imagenes, stmutrencias, motivos, afloraban cau-
dalosamente, y era preciso encauzarlos con irucho cuidado dentro de
una linea yv un estilo definidos. Trahaj aficbrada iwente varias semaats.
y cl tacto de la isla no fite s6lo im nrecorrido sensual por stis costas.
pot sus relieves, ni una mirada de asombro hacia los jlegos de Lia luz
y la espuma, sino tarnbien una penetracion amorosa a su ser hist6rico,
itna posesion de ]a propia tierra a traves ( las vivencias infantiles, de
los recuerdos mAs vinculados al destino de la naci6n, y la presencia
profunda de la Revolution como algo t'luico creadlo, desanrollado en
la entrafia de ]a isla, desde la pmriera sangre derrama.k desde l Irimlie
grito de amor a la justicia que el eco repitiera en s-muIbito. Es tin canto
de amor-a Cuba, como isla, pero como Pueblo, pt'r como gin-n de l
humanidad que sufre y lucha con pasi6n, como una razon inesquivab,'
de su propia naturaleza y de sit propia historia.

Corno so trata de un iibro relativamente -ccwnte, no creo iecesana
una lectura de algunos poemas do Isla en. el taco, ademAs de los q(Ut'
ya fueron leidos en el curso de estas notas. Para terminal este rido
recorrido por mi modestisima obra, que no he hecho sino forzando al
mAximo el pudor de hablar en primer persona, v de algo qtL. no es
ni ser{ jam&s lo que uno hubiera querido hacer, deseo leerles algunos.
poemas de viaje. En ei recuento, he olvidado una referencia a este
aspecto de la vida de un pocta que, tarde o temprano, se refleja tacita
y cxplcitamente en su obra. En obsequio de la brevedad, Ia referencia
sera sornera: aparte del primer viaje a Honduras ya referido, he visitado
Estados Unidos (Miami y Key West) 1945; Mexico, 1949: Francia.
Espafia, Beh'lgica. 1952; Francia, Italia, Grecia. Turquia, Siria. jordania,


96








Libano, Egipto, Chipre, Israel, Espaia, 1954-55 (con una beca de la
UNESCO); Argentina, Uruguay, Brasil, Peru", Venezuela, MeXico,
1960; Checoslovaquia, 1966; Uni6n Soviftica, 1969. No hay que alar-
marse, porque los poernas que siguen, s6lo se refieren a cstos dos
'1timos viajes. Primero, una estampa humana de lrno, en Moravia:


Cuando abandone ese unilorme
oscuro, ese correaje
con sus aprestos metadicos, la gon a
ferroviaria, el paquete de tickets
que abulta los bolsillos;
cuando se despoje de sus anchos pantaones,
de su silbato, de su prisa,
de esa manera de caminar en equilibrio,
y quede reducida a su tamafio natural
de madre de familia
en su casa, seguramente
no dejard ?marchitar [a sonrisa
que le1iena [a cara
y que ofrece comno una Jlor
a quienes le extienden las monedas dc viaje,
esta grucsa conductora de un tranvia de Brno.

En el anio del centenario de Lenin, un recuerdo de ]a vt. a Su
cudad natal, antigua Simbirsk, hoy Uli'novsk:

Uno piensa que estas viejas casas
de madera labrada, de colores
vivos, de ventanas de jusguete,
una obra de arte para viuzr; y tanmbien
que estas calles humildes quo de repented
se enfrentan at paso torrencial, at vasto
Uquido scenario, a la tranquila
fuerza del Volga;
y quo el hogar de !lye Nikoldievich
con sus tiernos recuerdos de Shura,
Ania, Olia, Maria, Mitia;
y que los bancos de la escuela,


97









y Ia pizarra,. y Ias paredes.,
y el aire especial que se respira
formaron parte importante de Ia vida de aiguien
a quien sus familiares, sius maestros,
sus condh i1J ulos, los z'ecinos
llamaban simplemente Volodia,
y y'a se stente uno vanidosamente complacido,
aun asz, a distancia en el tiempo,
de haber podido compartir algo mds
con el pequeT!o Polodia, esa persona
que dej6 una sencilla, profunda,
asombrosa firma en Ia historia dcl siglo:
Lenin.
("Ulianovsk")


Por t'dutimo, las impresiones de una visita inolvidable a Ia casa de
Pushkin, en el imponente paisaje de Mijailovskoe:


Aunque no pude verlo, alli estaba. La tarde
se apareci6 sin sot. Agonizaba mayo
y un fino soplo frio agitaba los drboles.
Tenla Ia casa abierta y entramos. Muchos an'os
nos esperaban dentro. Yo buscaba en los muebles,
en las cosas, las huetlas de su tacto,
de si mirada, acaso. Temblaba en sus papeles
Ia fiebre de su mano en finos ra.,gos,
en rdpidas imdgenes, que hizo con su sonrisa
o con su Ilanto. En las paredes
los rostros familiares evocaban escenas,
sucedidos, h storia, aniJdotas, quien sabe.


Aunque no pude verlo, alli estaba. Salimos.
La tarde era de drnbar y el aire trans,!arente
de tan delgado 51 frio. La floresta
emanaba no s6o'o su delicioso efluvio,
fresco mds que otras veces por Ia reciente lluvia:
lambie'n el canto de los ruisemores,








un perfume sonoro que Ilorecia en las ramas,
pero muy tenuemente, como si se qustiera
que la musica s6Io subrayara el silencio
que Io rodeaba todo con su amoroso abrazo.

Fuirmos bajo la sombra de los tilos. Su paso
estaba fresco auin, o al menos parecia.
El tinel vegetal, de altas columnas,
de rumoroso techo, de verdor apacible
recorrimos pausada, lentamente
para que nuestros pasos no borraran los suyos.
Fue despues otro tu nel vegetal. Los abetos
de grueso tronco an'oso, empinaban sus ramas
mds antiguas, quizds por guardar en la altura
alguna rozadura de su mano, algin trazo
que en la corteza joven la cicatriz marcara,
o el recuerdo lejano de su mirada. Ibamos
sin ruidos, sin palabras. El sendero era estrecho
y volvimos a caminar despacio.
Yo miraba a la cz"pula sombrosa, temblorosa,
buscando algun indicio misterioso. En el viento
quizis hubiera un eco, yo no se, cualquier sgno
de su presencia. Luego, salimos hacia un claro
de cisped y de flores. Volvimos a Ia casa
pero ya a despedirnos solo con las miradas
de las cosas, los muebles, las paredes,
de su letra nerviosa, de sus dibujos rapidos.

Habia., cuando salimos, una luz en la tarde
cono de encantamiento. No habia Sol. Sobe el Ilago
ia extrafa iuz caja de Ileno. Su rellejo
lo circundaba todo. Desde el valle subia
una serenidad augusta, una paz pena
mezelada con la luz, que nadie olvidarta
jamas mientras viviera. Palbitaba en el aire
cada verso, en silenci. Tambidn era siencio
Ia voz que traducia las estrofas de marmol.


99








Cuando ya nos marchdbamos, la noche se anunciaba
con cautela. Las sombras de los drboles
eran una gran sombra que todo lo amparaba
dulcemente. Dejamos con tristeza
aquel hogar sonoro de tiempo y resonancias.
Aunque no pude verlo, all estaba, y en todo
lo que luego tocaron mi ojos, mis oidos,
mis nervios y mi sangre, amado Pushkin.

("Atardecer en Mijaiiovskoe")


]Go












Psicoanah/isis

de una general cin. III


Francisco Ldpez Segrera


(Conclusi6n)



IV. LOS CREADORES DE ORIGENES


1. La poesia como catarsis: Religiosidad y trascendencia


Lo mas significativo dentro de ]a labor intelectual de la nueva
generaci6n es la conexi6n intima que se establece entre sus miembros,
asi como la aceptaci6n de una figura determinada -Jose Lezama
Lima- como maestro y gula. El tutelaje es total en el 6ombito poe'tico,
y se extiende tambi6n a ]a pintura -Mariano, Portcarrero--, a la
novela y a la mfisica, aunque no en forma tan absoluta. Estci da lugar
a que la poesia presente un cuerpo homogeneo en contraposici6n a la
heterogeneidad de la 6poca anterior.
En 1948, Cintio Vitier public una Antologia -Diez Poetas Cuba-
nos- donde recoge la obra de los poetas centrados en torno a la revista
Origenes (1944-56), 6rgano expresivo de los ideales de la nueva gene-
raci6n. La victoria definitiva de esta poesia distanciada tiene sus races
sociol6gicas en el triunfo international de las fuerzas conservadoras,
cosa que repercute en ]a isla, y en el ambiente de escepticismo politico
en que se haba sumido la repiiblica despues de 1934. Los j6venes
creadores parten de la afirmaci6n de Lezama de que "un pais frustrado
en lo esencial politico puede alcanzar virtudes y expresiones por otros


101









cotos de mayor realeza".1"0 Pero no es s6lo la influencia de ]a circuns-
tancia lo que los conduce a esto, sino ademas el propio desarrollo de
la poesia, que buscaba nuevas rutas evitando el facilismo; cosa que se
habia hecho evidente en la obra de Mirta Aguirre -a la cua traemos
a colad6n, pese a no pertenecer a los poetas de Origenes, por el papel
de eslab6n que desernpeii6 su poesia---, en la cual, si bien es cierto
que la poesia social Iogr6 "su acento mas noble",131 es tambin indu-
dable, que se establece un equilibrio entre poesia social y pura, pese
al predominio de Io primero, haci6ndose esto evidente en su libro
Presencia Interior (1938), en el cual, la poetisa "concili6 ]a poesia
interior con la social, la inimidad con ]a entrega"132
Los nuevos poetas son cat6licos, universitarios y pertenecen a la
burguesia. Este trasfondo social, aunado con lo inadecuado del ambiente
para la realizaci6n de tareas practices, les DevarA a la creaci6n de un
arte herT6tico y alejado de todo ]o profano. El complejo de culpa que
contraen, los remordimientos de conciencia que les acechan, y los cuales
son un resultado de su repudio de la realidad, asi como de su deseo de
salvarse ante todo ellos y su arte, les Ilevan a refugiarse en los brazos
del catolicismo, que les brinda un psicoanAlisis y una catairsis en ]a con-
fesi6n --catarsis que tambi6n obtienen en su creacion poetca-, les
proporciona un asidero firme en su infinito dudar, y sobre todo calma
sus apetitos y necesidad de trascendencia.
Trascendencia por la que viven obsesionados, pues al retirarse de lo
cotidiano y adentrarse en un mundo propio de bells formas reducen
su esfera de influencia al terreno de su arte, lo cual significa que si SUS
poemas fracasan, que Si su actitud intelectual no es acogida con agrado,
toda su vida no habra. sido sino un fraude con ellos mismos; en este
sentido, el catolicismo, al ofrecerles la inmortalidad del alma, les pro-
porciona un gran consuelo, pues les garantiza la trascendencia.
Aunque la actitud espiritual de los poetas trascendentalistas -Como
los ha denominado con acierto Retamar-, s es en gran rmedida una
continuaci6n y remate de los poetas puros de la generaci6n anterior

130 FERN1NDEZ RiETAMAxR, ROBERTO. La Poesia contempordnea en Cuba.
Habana, 1954. p. 85.
131 Ibidem.
13 Ibidem. P, 119.
113 Ibidem.P. P86,


102




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC