UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00088


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Sobre nuestra crítica literaria
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
    La Tumba de Marti
        Page 19
        Page 20
    La Doble aventura
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    El Primer Invasor: Luis de la Maza Arredondo
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
    Historia de la gente sin historia
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
    Crónica
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
    Indice de ilustraciones
        Page 179
    Back Matter
        Page 180
        Page 181
Full Text
iA

* Un
* B
BIAIOT0 jA









Revista


de la Biblioteca


Nacional


'ejosd


Marti"









I%


Revista
de la Biblioteca Nacional "jos6
Ai'o 61 3ra. 6poca-vol XII
En
La I
Cada auto se responsabiliza
con sus opiniones
TABLA DE CONTENIDO

Juan Marinello
Sobre nuestra cn'tica literaria .................
Cintio Vitier
La Tumba de Mart ............................
FelLx Pita Rodriguez
La Doble aventura ....... ...........................
C s.ar Garcia del Pino
El Primer Invasor: Luis de la Maya Arredondo
HISTORIC DE LA GENTE SIN HISTORIA
Pedro Deschamps Chapeaux
El Negro en la economnia habanera del siglo xmx: F]
Uribe. El sastre de moda....................


Marti"
Nimer 1
ero-Abril 1970
Habana, Cuba.
"C


39


+ p 4 + I 4

m 4 i6


rancisco


73


Eliseo Diego
Una ojeada cubana a ]a literatura infantil.............
Francisco L6pez Segrera
Psicoanalizis de una gcraci6n.1I..................
Juan Phrez de la Riva
Para una geografia hist6rica de Cuba. I.
El Area del archipielago cubano y su historia...........
CR6NICA
Jos. L6pez Sdnchez
Vigencia del leninismno en el centenario ...............
Salvador Bueno
EnmemorladJosMaaChac6n yCalvo ........
En Ia muerte de Rafil Aparicio .....................
Fina Garcia Marruz
M anuel Justo Rubalcava ..............................
Ren~e M~ndez Capote en la Biblioteca Nacional...........
El Esfuerzo por ]a capacitaci6n profesional en ]a Biblioteca
National ................... .................
INDICE DE ILUSTRACIONES .................................


83

93


127


141

144
147

150
169

173
179


CIu Cior CUBANAJ


.JiL


. a. h # 4 6


R B l l m












DmECTOR: JUAN PERIz DV- LA RIVA


CONSEJO DE DmECCIN:

Salvador Bueno, Elisco Diego, Gustavo Eguren, Carlos Farifias, Fina
Garcia Marruz, Zoila Lapique, Graziella Pogolotti, Sidroc Ramos, Cintio
Vitier.



Secretaria de la Redacci6n: Siomara Sinchez.






Cpnje: Biblioteca Nacional "Jos6 Marti" Plaza de ia
Revoluci6n. La Habana, Cuba.


Primera Epoca:
Segunda Epoca:
Tercera Epoca:


1909-1912
1949-1958
1959....


PORTADA: Facsimile de )a firma de Vladimir Ilich Lenin.











Sore Nuestra

Critica Literaria




Juan Marinello


No se yo, al comenzar las palabras de esta tarde, si debo guardar
gratitud o resentimiento para el compaliero Rolando L6pez del Amo,
Director de la Comisi6n de Extensi6n Universitaria y amigo muy esti-
mado, por haberme conducido a Ia dificil coyuntura en que ahora me
encuentro. He de agradecerIc largamente la oportunidad de contacto
y comunicaci6n con un grupo muy distinguido de nuestra juventud
cstudiosa. Para quien trabaja en campos distantcs de Io universitario,
volver por un momento' -breve momento, como veratn ustedes-, a la
tarea profesoral, es como retornar a fuentes lejanas y amadas, como
visitar una mafiana clara y distante, como asomarse a un refrescante
espacio poblado de cabezas juveniles inclinadas silenciosamente sobre
ntcrrogaciones esenciales.
Para un viejo maestro, y ain para el que no lo sea, no puede haber
instante de tan rica y afilada emoci6n como aqu'l en que las inquie-
tudes del alma oven detienen un tiempo el paso de la sangre invasora
para asomarse a las preguntas disparadas por el mundo circundante,
en busca de entendimiento y respuesta. Ma's que ]a obra cumplida,
agotada de su mismo cumplimiento, levanta la ansiedad y la espe-
ranza la faena naciente, en ia que duermen y despiertan todas las
J)osibiddades culminantes. Para ciertos espiritus de entusilasmo vitalicio

Palabras en [a sala Manuel Sanguily de la Universidad de La Habana, el 4
de dicieinbre de 1969.

5








y de ilusi6n inexpugnable, valdrA siempre ms ]a promesa insegura
que el pago puntual; porque el pago reclama medida. -tasaci6n-,
y la promesa, ala -elevaci6n. Y como visito ya pocas veces estos
predios acad~micos, que me traen tan encontrados recuerdos y sen-
timientos, quiero dear hoy mi energico voto porque los j6venes que
me hacen el honor de su atenci6n mantengan el mayor timpo posible
la reflexi6n tensa y desvelada -segura de su viaje, pero vigilante
de su transito-, que es madre dc los hallazgos sorprendentes. La
flecha cae con rss virtud y poder en el blanco cuando el arco que
la impulsa la ha defendido en largo forcejeo de los vientos abo-
rrascados.
Si pidieran ustedes un consejo como recuerdo de este fugaz en-
cuentro yo- les diria que en las bfisquedas que van a emprender, y que
seran ricas y conmovidas por abrirse a un futuro de solicitudes impre-
visibles, no cierren la puerta a Ia ventura responsable ni a la ima-
ginaci6n libfrrima. Las exigencias universales y las circunstancias
cubanas van a situarlos, los esuin situando ya, en una encrucijada
de violentas vertientes. Por una parte, el grave deber de atesorar y
engender el caudal gigantesco del conocirrfiento cientilfico actual,
y, por la otra, la necesidad de abrirse paso contra las aguas avasalla-
doras para dar con la intersecci6n exacta, con la sutil confluencia
que convierte el saber en libertad, que da justificaci6n y sentido al
quehacer innumerable de ]a investigaci6n y la creaci6n que estremecen
ahora al mundo y al hombre.
Por haberme propiciado la ocasi6n inquietadora y placentera de
este encuentro debo mucha gratitud, decia, a Rolando L6pez del
Amo; pero cierta malquerencia tambien por haberme embarcado
-permitaseme el agudo cubanismo-, en este fuerte negocio de la
critica, sobre el que existen los mis diversos y opuestos pareceres, como
qued6 de manifiesto en la excelente plitica que nos ofreci6 hace muy
pocos dias y en esta misma sala el profesor Federico Alvarez.

ACOTAMIENTO Y SITUACION

En cierta medida, las meditaciones que van a seguir pueden enten-
derse como complementarias de las muy nutridas y sagaces que ofreci6
desde aquf mi antecesor en este breve ciclo; porque si el compafiero
Federico Alvarez nos dio una rica noticia de los ma's eminentes criterios









sobre el ejercicio del criterio, mi modesta faena va a mantenerse en
los lrnites nacionales y a imaginar caminos que puedan servir de algan
modo a la feliz etapa que estamos transitando. Lo que no puede hacerse
naturalmente, prescindiendo de consideraciones de orden general,
universal, indispensable para definir acertadamente lo cubano.
Parece fuera de debate que ]a critica de toda manifestaci6n crca-
dora, y singularmente de la literaria, es entree nosotros escasa, inter-
mitente porque en el siglo pasado fue Cuba ejemplo americano de criftica
sabia y generosa -erudita y progresista-, y el solo nombre de los
oficiantes mayores -Pineyro, Sanguily, Varona y Marti- ofrece prueba
plena; gravosa porque nunca hemos necesitado como hoy una tarea
estimativa de fire y ancha eficacia. Para algunos, la ausencia de )ineas
normativas en lo artistico no encuentra explicaci6n en el centro -en
uno de los v6rtices-, de una etapa eminentemente, encarnizadamente
critica. Todo gran cambio social, y no puede haberlo ma's radical y
profundo que el que Cuba est. gozando, requiere claras definicioncs
sobre lo bueno y lo malo, sobre lo inconvenient y lo oportuno. La
crtica, menester necesario en toda coyuntura, lo es intensa y energi-
camente en el actual rnomento cubano.
Dejando para mas adelante las razones responsables de nuestra indi-
gencia critica -cuyo senialarmiento serA como el hucco del mode que
debe contener lo apetecido y esperado-, es oportuno que tratemos de
precisar desde ahora las notAs que pudieran liamarse funcionales en ta
critica cubana de este tiempo, acudiendo despu6s a su esencial natura-
leza y a los fundamentos primordiales en que debe sustentarse.
Hace pocos dilas, contestando a una interesante encuesta de La Gaceta
de Cuba, publicaci6n de nuestra Uni6n Nacional de Escritores y Artistas,
decia yo que en la critica presente debian marcarse senialadamente tres
calidades integradoras. La critica actual, escribi, debe ser explicaci6n,
orentacion y creaci6n.
La funci6n primera, primaria, diriar os mejor, del enjuiciamiento
literario estaS en la explicaci6n de la obra. Con ella, como cumpla bien
el encargo, se realize el empenio de informaci6n, de ambientaci6n cultural,
que pide a gritos la avidez lectora de nuestro pueblo, signo venturoso
y promisor para toda actividad futura. Como en parte alguna, se ce
en Cuba todo Io que se imprime, que abarca espacios muy varios del
saber y del sentir; ycs responsabilidad grande de los entendidos acoger,








asistir, este peregrino consumo de la letra. Algunos extranjeros se asom-
bran de la cuantia y frecuencia de nuestras colas de libros y revistas,
similares, aunque menos conflictivas, a las de ia carne y el pescado.
Y si para el mejor provecho de estos alimentos se multiplican los con-
sejos dieteticos, es explicable que pidamos que entren pronto en vigencia
ciertas normas que aseguren el mejor rendirmiento al sorprendente con-
surno literario.
La tarea oientadora va en la explicaci6n y le otorga nivel y sentido,
aparte ser, en la etapa presente, una responsabilidad irrenunciable. La
orientaci6n en la critica levanta, adem.s, el vuelo y el revuelo pol'mico
-la adhesion y la contradicci6n-, que, al hacer de la critica un menester
vivo, la vuelve fecundante.
El mats alto estadio del oficio critico es el de la creaci6n, para el
que, hay que decirlo, son necesarias dotes singulares. En esto, como
en tantos recintos, Jose Marti encarna una doble ejemplaridad; si CI
mnismo nos dej6 el caso ms cabal de creaci6n por la critica, el examen
de su obra en su proyccci6n enjuiciadora nos suscita las m..s complejas
C inesperadas posibilidades. Porque no sera dable hacer critica de la
prosa y el verso de nuestro escritor ma's alto sin hundirse en las corrientes
que conmueven y estremecen su multiple decir, sin anotar la pugna
ag6nica que pasa par debajo de la letra pyesurosa. Cuba tiene en Marti,
singular privilegio que no siempre valoramos, ese poder, tan pocas
veces producido en el campo letrado, de trazar rumbos con la imparidad
de la escritura, pero tambien con el ejercicio de las responsabilidades
primordiales que tocan al escritor, entre ellas la del enjuiciamiento
creador.
Sin pretender la abundancia de criticos de tamafio genial, podemos
y debemos querer un enjuicia iento proyectado, en esencia, hacia las
rutas que marca nuestra transformaci6n revolucionaria; una critica en
que el seiialamiento de lo objetable y de 1o plausible se produzca con
tal sentido de presente y de porvenir que cada dia sea ms el examen
de 1o creado una porci6n legitima del comuin impulso superador. El
orden social que estamos construyendo acerca esta posibilidad, torque
los elementos disociadores y contradictorios que xominan el medio capi-
talista -desde el interns de cmpresa, periodistico o editorial, hasta la
pugna de escueias y el viejo pleito entre juzgadores y juzgados-, van
dejando el campo al impetu univoco hacia una convivencia de supe-
riores objetivos; sin que ello pueda suponer la imposici6n de asuntos,








ci rechazo de estilos ni las limitaciones a la voluntad creadora. Por acci6n
de los cambios en marcha los dialogos entre el critico y el escritor
serin costados de una misma empresa.

RAZONES DE UNA INDIGENCIA

No parece ni justo ni oportuno alzar admoniciones contra nuestros
crticos desganados o temerosos sino entender las razones fundamentals
de ]a indigencia sefialada. Por ese casino ]legaremos, en menos tiempo
del que muchos piensan, a la abundancia y al fructuoso y dimn.mico
equi ibio con que sonamos.
Desde luego que ]a crisis advertida es producto del cambio hist6rico
tiraido por nuestra revoluci6n. No es el momento, porque elo nos levaria
muy lejos, de traer al debate las causas por las que la mutaci6n de las
superestructuras no se expresa de inmediato ni s6lo por el hecho de que
hayan mudado las estructuras sociales. Se trata de un vacio que ha de
colmarse a su tiempo y en que toda precipitaci6n seria descaminada.
Marx, Engels y Lenin discurrieron en ocasiones reiteradas sobre el arn-
portante asunto y a sus dichos y conclusiones tendremos que acudir
continuadamente. Afiadamos que la definici6n de las relaciones entre
un cambio revolucionario y la creaci6n artistica que le sigue no es cosa
que pueda resolverse en dos frases fervorosas. Recordemos las penetran-
tes precisiones de Lenin sobre la complejidad, la variedad y el vuelo de
)a expresi6n literaria, lo que supone una meditada y sutil discriminaci6n
para definir lo que responde a la transforrnaci6n revolucionaria de lo
que en alagn modo la contradice.
Es obligado aludir a otro recodo de la cuesti6n. No es lo mismo
crear que enjuiciar lo creado. Para escribir un poema de firmes cali-
dades, para componer una narraci6n original, arraigada en el transito
complejo en que andamos, para producir un ensayo certero y sugerente,
para trasladar a la escena los conflictos que engendran en el Animo
sensible el cruce de lo viejo y lo nuevo, bastan cl buen talento y ]a
sensibilidad a punto. A veces, en el seno de las grandes tormentas
sociales irrumpe la obra de primario poder y testimonio director -sangre
literaria vertida en el encontronazo desgarrador-, que alcanza por Su
cuenta colmada grandeza. Pensamos en el caso de Maiakovski y en el
de Gorki. Para realizar estas hazafias no es indispensable una dominante
preocupaci6n ideol6gica ni una concepci6n clara y trascendente de lo

9








realizado, cosa que cabe a los critics, llamados a medir Ia altura del
arco de tan afortunadas descargas.
No se concibe en mornento alguno, pero mucho -menos en el quc
ahora vivimos, un critico que no est6 a nivel -y me siento tentado a
decir sobre el nivel-, de la informaci6n y ]a cultura generates y espe-
cificas que su tiempo exige. De otro modo, tendrA pronto que entrarse
por ]a tembladera de una parfrasis misera o de una noticia sin relieve
ni compromiso.
Una frase de Lukacs concentra bien este aspecto de la cuesti6n.
Afirma el brillante meditador huingaro que para hacer hoy una critica
valedera de la expresi6n literaria no basta ]a ideologia general, es decir,
la que poselan los mas licidos juzgadores del siglo pasado. Por qu6 se
produce este hecho? Por qu6 lo quc fue bastante hace 50 afios es
ahora insuficiente? Simplemente, porque no se habia cumplido ain
una, circunstancia de gigantesca trascendencia, ]a de una nueva con-
cepci6n de Ia historia y de los cambios sociales asumiendo el mando
de la acci6n political, revolucionaria, y ordenando la vida de millones
de seres humanos. Tal circunstancia impone una disyuntiva urgente y
tajante : o el critico literario, que tiene el encargo de conducir con su
juicio una de las manifestaciones mas poderosas y delicadas de ]a vida
social, se insert en la gran corriente transformadora, liberadora, que
ieva a la nueva sociedad y al hombre nuevo, o sirve, por omisi6n o por
acci6n, a los que se oponen a su advenimiento.o
No se trata en verdad de una circunstancia sin precedentes, aunque
afecte hoy magnitud suprema. S6lo el juzgador de pertrecho pleno y
actual puede ser fiel al destino de su pueblo. Bastara tomar el caso de
Enrique Pifieyro, el critico mas dotado y de mejor profesionalisino de
nuestro siglo xix, para convencernos de que lo escrito por su mano
evidencia la posesi6n de los mejores autores y corrientes que le fueron
contemporaineos. Y como lo misino ocurre, con las variantes obligadas,
en Sanguily, en Varona y en Marti, duenios de la 6'ltima cultura de su
tiempo, sus enjuiciarnientos se proyectan, en lo fundamental, con certero
sentido progresista.
No olvidemos aludir a otra importante raz6n que exige un pertre-
chamiento nuevo, en su volumen y en su orientation, al critico de hoy.
El marxismo no es, como pretenden los que no quieren entenderlo,
una ideologia rneis sino una concepci6n dirigida a sacar a los hombres
y al hombre de una opresi6n secular. Es casi un lugar comn insistir


I0








en que el pensamiento insurrecto de Carlos Marx pudo alcanzar vida
y figure por nacer de la suma de conocimientos y culturas atesoradas
hasta su dia. Esta fecundante condici6n se cornunica a toda legltima
apiicaci6n del marxismo, porque es porci6n inseparable de su natu-
raleza, Toda noticia cornunicada con el pasado y el presented deI cono-
cimiento humano debe interesar al critico de nuestra tierra.
Digamos todavia que en la actual coyuntura cubana se acumulan
obstculos especificos de no escaso nivel para que cumpla el critico
sus deberes. En la etapa anterior al triunfo de la rebeli6n anduvo, como
se sabe, muy contrahecha nuestra creaci6n por la obra directa o em-
bozada del imperialismo estadounidense. Ello produjo efectos perdurables
que a veces se -soslayan en la atenci6n de nuestro camino cultural.
Pensemos que el viento del Norte no s6lo hiri6 tradiciones de signo
positivo sino que estorb6, con su poder ubicuo, el arribo oportuno de
corrientes progresistas y revolucionarias en los campos del pensamiento
y Ia sensibilidad. Y todo ello ocurri6 en el medio siglo de mas profundos
cambios que haya conocido la historia humana. Que tal realidad no
agot6 el empuje prodigioso de nuestr pueblo ni el coraje heroico de
nuestras mejores cabezas lo dice la aitura a que hemos llegado; pero
la obra literaria no se integra y desarrolla en, Ia advertencia de los
signos geniales sino de un conjunto de 'factores de muy compleja
resonancia.
Pero la enumeraci6n de los obstficulos aizados contra una critica
cubana oportuna y conveniente no puede suponer una conclusi6n
derrotista. Significa s6lo sefialar en nuestros escritores dados al enjui-
ciamiento una responsabilidad a la aitura del tiempo y que el propio
tiempo se encargara de ordenar. No es imaginable suponer que la
creaci6n literaria sea cosa ajena a la rns hermosa hazafia americana
del siglo. Por las razones apuntadas el critico ha de ser mraiana mismo
parte de una expresi6n nacional de imprevisibles magnitudes.

LA NUEVA CRITIGA

Sin imponer criterios, pero sin renunciar a los propios, debe decirse
en este punto que s6lo es legitima la critica nacida del hecho social y
atenta a las proyecciones que cada clase infunde en Ia obra literaria,
La oposici6n a tal critica y el proclamar que la escritura artistica exige
una apreciaci6n surgida de si misma, de sus valores inmanentes como
11








se acostumbra decir, es s6lo tin desprop6sito, adobado a veces con
sugestivos primores. Querer arrebatarlc a la literatura sus poderes tras-
cende-ates, intentar su aisiamiento de los factores que, integrando su
contorno, le dan existencia, es privarla de su naturaleza y volverla
especulaci6n sin entrania.
Estamos festejando ahora, a escala con su e minencia, cl Centcnario
do Vladimir Ilich Lenin. Parece que ]a solernne oportunidad dcebe
Ilevar a nuestros escritores al recuerdo de sus afirmaciones capitales
sobre lo que ha de sertun entendimiento revolucionario de la area
literaria. Y como el pensador impar posey6 todos los elementos para
definir el rol de la letra en la sociedad, parece obligado que, en un
pais que marcha bajo su bandera ideol&gica, quo el critico so situkea
la sombra luminosa de su genio.
No debemos olvidar, no deben olvidar nuestros criticos, el valor
social quo otorgaba Lenin al quehacer literario. No s6lo encontr6 horai,
dcntro de sus magnas rcsponsabilidades de guiador, para leer poesia,
narraciones y teatro sino que ue incansable en et sefialarniento &, lo
que supone el aporte del escritor a toda transformaci6n social. Su
preoupaci6n por este aporte se muestra en lo grande y en lo pequcfio.
Recordemos la carta a Maximo Gorki en cque, reconociendo la impor-
tancia de su colaboraci6n en la prensa partidaria, lo excusa de ella si
es que ha de ,dar su tiempo a empefios creadores do superior medida.
La certera opini6n leninista ha de relacionarse en nuestro caso con CI
singular interns de lectura que luce nuestro pueblo y al que nos hemna
referido. Nuestro critics debe saber que pone las manos en asunto do
mucho alcance y qu el creciente auditorio que ha puesto la revoluci6n
a su servicio le otorga una jerarquia que no ha disfrutado hasta aqui.
Como cabia esperar de una sabiduria lograda en cl cruce del cono-
cimiento numeroso y la voluntad revolucionaria todopoderosa, Lenin
desentrania en cada empresa literaria las fuerzas quc pugnan por seniorear
ci mando social en cada etapa hist6rica, en la convicci6n de que no
cxiste libro, revista ni peri6dico en quo no so marquen los propositos
revolucionarios o los intentos por derrotarlos. Puede abandonarse en
nuestra etapa presente esta vigilancia, en que el escritor cumple su
deber ciudadano, asegurando al mismo tiempo un futuro de autenticidad
y calidad para su trabajo?
Una de las mais firmes lecciones de Lenin reside en su permanent
inquictud por sefialar en toda manifestaci6n literaria los valores genni-


12








nos y especificos -literarios--, aquellos que sustentan y empinan Ia
obra misma, trasmitiendo al impetu libertador una categoria nueva y
reluciente. Con su terca honestidad infalible, si no transige un punto
con una literatura que combata o estorbe ]a liberaci6n del hombre,
tampoco cree en la eficacia del entusiasmo sin maestria; y en su escala
enjuiciadora de autores rusos pone en primer termino las calidades
singulares que avaloran e impulsan el concepto. Acepta a Maiakovski,
pero prefiere a Pushkin. Y va indicando, sin cansancio ni error, el nivel
de la creaci6n plausible -verdad y garbo-, auin en genes que en alguin
aspecto objeta y combate. Asl con Herzen y Chernishevski, con Tur-
guniev y Schedrin, con Nekraissov y Mijailovski. Sefiala las insuficien-
cias de Nekrassov, pero declara que las obras de este autor no deben
faltar en ninguna biblioteca socialista.
Los conocidos artculos de Lenin sobre Tolstoi, drante la vida del
autor de La Guerra y la Paz y despues de su muerte, componen un
dechado de critica marxista. Situando las cosas en su punto exacto,
destaca cuanto hay en el atormentado patriarca de Ialsnaia Poliana de
meditaci6n inconsecuente, adoctrinamiento invallido y proyecci6n re-
accionaria; pero nadie proclam6 como 61 la fuerza creadora que entrega
un gigantesco tramo de vida del siglo e integra una presencia permanente
entre las figuras primordiales de la literatura universal.
La justeza del enjuiciamiento leninista culmina en la esencia liber-
tad que reconoce e impulsa en el escritor. Agi como excita en el revolu-
cionario el derecho al ensuefio proclaim en el creador literario el
derecho a la fantasia; es decir, a la esperanza del vuelo imprevisible.
La firmeza y la anchura de su pensamiento quedan impresas en esta
concepci6n fundamental. Para Lenin, la libertad no es, como para SuS
antecesores y oponentes, una palabra vibrante y captadora sino un bien
sequible y creciente en el juego dial6ctico -que hace y cambia la vida
del hombre. Dentro de ese cauce, crecera Ia libertad en la medida en
que sean vencidas las fuerzas que, con disfraces distintos, la han cer-
cenado por siglos.
Entendida asi la entrafia del proceso creador, quedan disipadas las
habituales aprensiones sobre la estrechez de los criterios materialistas
para interpretar la obra de arte. Lo 'queen verdad ocurre es que el
sendero idealista conduce a un razonamiento sin amarras, que ofrece
la impresi6n del mis feliz desembarazo, al modo en que danza en el
aire el globo cautivo, ignorante de la cuerda que lo sujeta a la tierra.


13








La critica que propugnarnos, la que sit ia la obra dentro de las circuns-
tancias que la determinan, franquea una libertad sin cables secretos,
en que cada logo sustenta y empuja una hazafia sorprendente.

SE9ALAMIENTOS

Parece obligado que la parte final de estas meditaciones presurosas
intenten ciertos sejialarnientos sobre la actividad inmediata de nuestros
criticos. Importa aclarar que se trata de opiniones personalisirnas.
Si entendemos que la obra literaria ha de juzgarse en el conjunto
de elernentos que le dan existencia, queda dicho que nuestro. critico,
como nuestro creador, ha de cumplir su tarca con la conciencia cabal
de la etapa en que vive. La que le ha tocado en suerte es clara y definida
en su significacion y perspectivas. Dcntro de ella ha de orientarse, sir-
viendola con sus armas.
En los comienzos de la etapa revolucionaria formul6 nuestro Primer
Ministro un criteria basico sobre la producci6n intelectual, criteria quce
tuvo la virtud de impedir a tiempo que aparecieran errores que, en
algui'n moment, han estorbado el desarrollo ascendente de la literatura
en otros pauses socialistas. El .compafiero Fidel Castro proclam6 la plena
libertad para elegir asuntos y formas como la via mejor para impulsar
una creaci6n desembarazada y poderosa, pero advirtiendo, al propio
tiempo, que si todo era posible y deseable dentro de la revoluci6n, nada
debla hacerse fuera de ella.
Nos falta tiempo y distancia para rnedir hasta donde esta norma
fundamental, esta regla de oro, ha traido fortuna a nuestras letras;
pero nadie negaria sus resultados felices. Es obligado confesar que ha
primado en el ambiente una aurora de libertad con signo leninista,
cuyos efectos saludables estrn a la vista y cuya fecundidad futura Se
anuncia en rnucho de lo presente. No parece que nuestra literatura
de la iiltima decada haya dado saltos similares a los que se advierten
en el ballet, en la danza popular y en el cine; pero quien penetre con
delicada responsabilidad en lo intimo de la poesia, de la narraci6n,
del teatro y del ensayo de los i'1timos afios habra tocado una riqueza
naciente, una suma considerable de hallazgos promisores que no hubie-
ran aparecido antes de 1959 y que han sido posibles por la correcta
polItica cultural que hemos anotado. Descansemos en la esperanza de

14








una cosecha singular, superior en muy alto grado, en un mafiana que
toca a nuestras puertas.
Pero, si desde la jefatura de nuestra revoluci6n ha dorninado una
concepci6n adecuada y oportuna, los escritores, por su lado, tienen la
encomienda inexcusable de usar la libertad de que disfrutan en defensa
de una revoluci6n que si es patrimonio de todos, abre para ellos la
puerta para realizar una obra de larga vigencia. Esta es la revoluci6n de
todos los cubanos, y la revoluci6n de todos los escritores.
Manteniendo la orientaci6n certera y sin que deje el escritor de
perseguir sin descanso el hallazgo que da poder y relieve a su inven-
ci6n, es indiscutible que ha de sentirse, desde su Angulo sensible, fundido
en el destino de su pueblo y enganchado en el eimpeio de hacer de su
isla un territorio libre de las insuficiencias sembradas por una supedi-
taci6n colonial que la agobia todavia.
Seria ingenuo imaginar que en un dominio como. el literario no
estuviesen arraigadas viejas deformaciones que renacen de continuo,
como la yerba mala en cada primavera. Y a esa terca amenaza hay
que afiadir otra no xnenos obstinada, la de las numerosas solicitaciones
foraneas, que obedecen muchas veces a objetivos contrarios de los que
quiere cumplir nuestra revoluci6n. Es tarea de nuestro critico descubrir
y denunciar los nuevos colonizadores que Regan ahora a caballo de
brillos engaiiosos, que todavia encandilan a valiosos escritores. Desde
luego que nada tiene que ver esta advertencia con un aislamiento
provinciano, que seria ei peor de los males. Se trata de acrecer la
vigilancia sobre lo que, viniendo de afuera, puede robustecer nuestro
aliento o, distraer nuestras fuerzas. Estoy seguro de que algUin dia se
nos reprochara, con fuertes razones, haber injertado en uno de los
process m s ennoblecedores y altos del Continente baratijas sin valor,
de muy corta vida en las tierras de su nacimiento. Con estas baratas
novedades ocurre lo que con la luz de ciertos astros, que ]a recibimos
cuando ha muerto ya en su lugar de origen.
Nuestro critics debe estar atento, por otra parte, al robusteciriento
de una literatura defendida de algunas maneras superficiales y ficiles
que quieren pasar por novedades relucientes y hasta por hazanias revolu-
cionarias. Cabe a nuestro critico de boy decir la irrelevancia de cierta
poesIa coloquial, que no es coloquio ni poesia; asi como negar beli-
gerancia al torrente de malas palabras -que tan bien suenan en ia
boca de Cambronne o en la de la brava mujer de Fuente Ovejuna-,


15








pero que son como piedras tiradas al lector desde muchas paginas de
ahora. Declare la guerra tambien a ese regodeo celestinesco Ae los ins-
tintos primarios que intentan vanamente salvar narraciones y poemas
y que, en buenas cuentas, no son rn-is que ia huella trasnochada del
naturalismo que fascin6 a nuestros abuelos.
Si ia literatura ha de set porci6n principal de nuestra revoluci6n
-y nadie se atreveria a contradecirlo-, debe hacer fuerzas para sumar
en su curso, no importan preferencias de enfoque y estilo, las poderosas
ansiedades, los incansables empeios y los en6rgicos matices que tejen
hoy la vida heroica de nuestro pueblo. Para lograrlo ha de usar el
escritor la sabia claridad que Ilega a todos. En el ejercicio de la asequible
novedad estai ]a hazaila de mayor jerarquia. Aspire a su dominio quien
pretenda liegar, desde la letra, al nivel de este tiempo cubano. Y no
olvide esta verdad cardinal: una etapa comprometida pide una literatura
comprometida; pero el compromiso ha de cumplirse a travel's de un
desvelo incansable por Ia mas fire calidad de la obra, con una
maestria a escala con el tiempo que se sirve.
En e"pocas pasadas, bajo el domino espafiol y en] a Rcpfiblica
mutilada por el imperialismo, Cuba produjo escritores contraries a sus
intereses esenciales y otros que se pusieron apasionadamente, vitalicia-
mente, a la obra de su liberaci6n. El nurmcro de los primeros fue
siempre menor y discutible su calidad; fueron los libertadores los quc
dieron la norma, sefialaron el rumbo y quedaron corno presencias per-
manentes. Hay que decir de nuevo, cosa obligada, que Jos6 Marti es
entre ellos la voz magistral por la fidelidad apasionada a su misi6n y
a su oficio. En la imparidad de su gracia se tocan, testimonios de su
magnitud, las races de su cubanismo universal.
La pugna entire los escritores enemigos de la revoluci6n y los que la
defienden con la letra no tiene raz6n de existencia. Ahora todos son
unos, y el escritor, critico o no, s6lo tiene una opci6n y debe asumirla.
En un pueblo cercado, bloqueado, amenazado pot fuerzas deleznables
pero poderosas, todo ser humano es tin soldado y cada quien debe
tener listas las armas con que cuenta. El escritor es una criatura dotada
de la mas alta gracia. No puede hurtarla a la co,6n pelea por nantener
y ensanchar, una convivencia ganada con el sudor y con Ia sangre, con
el pensamiento y con el sueiio. Estos son los tiempos del escritor com-
batiente porque no ha cesado el combate contra Cl, contra lo que ejem-
plifica como humanidad esclarecida y creadora.


16









UN HEROES A LA ALTURA DEL ARTE


En Ia poblada sticesi6n cubana de libertadores ItIriados .. de Varela
a Marti-, alumbra Ia estalnpa de un hoinbre solar, de acento cubano,
tarnaio continental y universal estatura, que aprisiona en sti palabra
yv en su acci6n Ia volutad de una 6poca. Ese escritor -hombre, se llama
Ernesto Guevara.

Ramon Lopez elardc', el poeta qpe llego ims hondo en la entraia
de su pueblo, dej6 cscrito en su obra mejor, que (ua1iihtenoc fue un
h6roe a Ia altura del arte. Quizai sin darse cuenta descubri6 el poeta
mexicano la conjunci6n profunda entre existencia v creacii6n; tporqa
si la mayor medida del hombre es la heroica, Ia expresi6n que lleva al
heroismo y parte de 61 cornpleta su destino y su grandeza. El Che es, en
nuestro tiempo, un he roe a Ia altura del arte. Los artistas, los escritores,
deben sentirlo como una seal soberana en quC se juntan ejernplarnente
Ia palabra y la sangre, Ia vida y el canto. Los viejos camninantes fijaban
Ia vista en la estrella polar, cualquiera fuese Ia senda perseguida. Asi
nuestro escritor, al transitar la ruta, debe mirar hacia una presencia
que vive en todas partes pero que encendio en Cuba su llama incan-
sable, hacia el Che, padre invulnerable de Ia America qe esta nacienclo
ahora de su palabra y de su coraje.


17











La Tumba

de Marti




Cintio Vitier


Detenido en el umbral
sagrado,
ante la urna
cubierta por la bandera y por las rosas,
cdndidas y frias en el sol
indiferente, qued4 absorto
irando lo increibte.

CD6nde, alli, su palabra
frente a la cual el fuego palidece,
djnde la dulzura de sus oJos
paternos 3filiales, d6nde el rayo,
la miel, el alba
de su arrasante anior?

La no respuesta
de ia urna, los escudos,
las flores, la bandera,
la ligereza de Ia luz
jugando zurea en torno a sus des poos,
emnita una palabra
que me atravesaba silenciosa
y honda.


19









Su no estar alli
era un ardiente modo de decirnos
que habia muerto por nosotros, que viva
en nosotros fragmentado, oscurecido, imposible,
otra vez luchando
por hacer la patria.

Y la desproporcioJn
descomunal (oh gloria!)
entre su prodigiosa vida y aquel sitio
que pretends encerrarlo en este mundo,
era el tuetano de este mundo:
ia extraneza de todo Io que existe,
la mendicante mano del riquisimo ser,
la ilusi'n, la ira, ba pobreza de brasa de los ojos cubanos
en los ojos de Dios.

26 de julio de 1969
























20











La Doble

Aventura *




F6iix Pita Rodriguez


Un dia, aia vor los aios intemporalcs y extramundo de ]a adoles-
cencia, me top6 en tin libro de don Ramdn del Valle Inclan, La
Ldmpara Maravillosa, con una pagina en Ia que me puse a mirarne
como en un espejo.
"Cuando yo era mozo, escribia don Ram6n, la gloria literaria y Ia
gloria aventurera me tentaron por igual. Fiie un momcnto Ileno de
voices oscuras, de un vasto rumor ardiente y mistico, para el cual se
hacia sonoro todo mi ser como un caracol de los mares."
Como tin espejo mc vi, o crel vermc, quc es lo mismo, en el fondo
de aquella pagina. -No andaban acaso a Ia grefia dentro de mi l
Cid Campeador y el oscuro juglar de Medinaceli, que le hizo eterno
cantando sus hazafias?
Tambien yo sentia que en rni se cquilibraban las fuerzas tentadoras
de las dos glorias ambicionadas y no podia dccidir. Andaba entonces
como una tromba apasionada por el coto cerrado de Ia adolescencia,
el territorio deslumbrante donde todo es prodigio, y del que somos
expulsados un dia, desnudos y desvalidos, no por Ia espada flamigera
de un Angel iracundo, sino por el irrumpir siniestro y melancolico y
cruel, de los emisarios del pais del hombre adulto, donde se decapita
a los prodigios, se lieva a la horca a las maravillas, mucren de muerte

Conferencia ofrecida como parte del ciclo "Vida y obra de los poctas
cubanos" que se viene celebrando en la Biblioteca Nacional "Jos6 Marti".








natural los sortilegios, y se sacan cuentas y se hacen c"lculos antes de
decirle a una muchacha: "Me estoy muriendo de amor por tl."
Adolescente, no pude o no supe decidir. Y como aqui no era possible
un Duguesclin, que sin quitar ni poner rey sirviese a su senior, las dos
fuerzas tentadoras continuaron y continian en su juego. Y no se, pero
casi me atreveri'a a jurar, que cuando llegue ese momento intolera-
blemente dictatorial en que no le queda a uno ma's remedio que obe-
decer y morirse, voy a protestar tan rabiosamente por el viaje que no
mne dieron tiempo a realivar, como por el libro que seguramente se me
va a quedar a medio hacer.
Nunca me ha gustado cargar mi culpa en hombro ajeno, detesto
tcner que disculparme y me cae muy mal el arrepentiimiento. Con esto
quiero decir que no me estoy disculpando, ni mucho menos confesan-
dome arrepentido, por no haber sido capaz de decidir. A fin dc cuCntas,
todavia boy no estoy muy seguro de que este amalgamarse tan total
dce la doble aventura, resulte a .a postre en detrimento de ia una y
beneficio de ]a otra, o si hay que ilegar a la conclusion de que es damibno
para las dos. En todo caso, nunca he tenido presunciones ejemplarii-
zantes, y en los momentos en que mi sinceridad es quhmicamente pura,
Io qie s6lo me ocurre, como nos ocurre a todos, cuando hablamos
con nosotros mismos en cl cuarto bien cerrado del pensamiento, me
declaro satisfecho de mi y me digo que si he hecho tan poco, ha sido
porque, obedeciendo a esas misteriosas leyes que rigen en este curioso
y apasionante hormiguero del mundo, ]a m jquina que me dieron para
pasar por tI, no podia scorer ris. Pero me digo tambien quc si me
hubieran dado a escoger, hubiera escogido de nuevo a parte de ]a
aventura del vivir que ya vivid. Y en cuanto a la otra, creo que hubiera
pedido para mi la que le dieron a un ingl!s lIlamado William
Shakespeare.
Si no fuese por esta endiablada amalgama de vida y obra, saldria
ahora del paso con relativa facilidad. Bastaria con armar un casillero
cronol6gico e ir colocando en e1 las cosas que eseribi, a partir del dia
aciago o feliz, en que por primera vez me sent con un lpiz en Ia
mano y me puse a inventar cosas, sin duda porque no me gustaban
las que estaban de verdad rode~ndome en mi mundo.
Dcsde hace mucho tiempo, pienso y creo que en esto de la creacion
iteraria, no ha ma's misterio ni otro secret quc ese: de una mancra


22








o de otra, todo el que se pone a inventar un mundo y montones de
genes sobre hojas de papel, lo hace porque no estA conforme, o no le
gusta., o le cae mal, el mundo en que vive. Y esto to mismo si el in-
ventador inventa mundos que a el se Ic antojan ideales o perfectos,
o si recoge toda la mugre del hombre que tiene a mano y con ella
fabrica sus hombrecitos de papel y pluma, constelados de lPagas y dc
pstuias. Haciendo libros de resplandores o maravillas que nos estun
diciendo: "Asi debiera ser este mundo en que vivimos", o haciendolos
de pura pcstilencia y miseria que parecen estar gritando: "Esta increible
bastra es el mundo en que estamos", de todos modos siempre habr
un inventador inventando lo que 61 quisiera quLe fuera y le parece
qie no es.
Y cu-ndo fue que yo me sent por la primera vez con un lapiz
en la mano y me puse a inventar cosas?
Todos tenemos. en los hondones y vericuetos mis caprichosos y ex-
trafios de ]a momoria, un pcquefio lote de imaigenes, a las que confe-
rime valor especial. Borrosas y desvaidas, un poco fantasmales ya,
come los viejos daguerrotipos, esas imagenes son las que conservan,
como islotes inexplicabIes en el mar callado y sin olas que es el olvido
dc la infancia, breves chispazos de recuerdos.
En mi lote personal, y aunque no cuenta entre ]as mas renotas,
hay una imagen a la que profeso un carinio especial, porquc la veo
tin poco como ]a representaci6n de mi Ananke.
Es la imagen de un nifio de unos scis aios, que dicta a otro, dos
afios mayor, una feroz novela de piratas. La raz6n por la cual el
diminuto novelista no la escribe de pufio y tetra, estai precisamente
ahi: en la letra: su caligrafla parece ojue era p6sima y su ortografia
no era rejor. El titulo de aquella novela era Koko Kimi, y estas dos
n + w
palabras de vaga consonancia japonesa, correspondian al nombre del
heroe, un pirata invencible y sin par. La India, Java, Jap6n', Borneo y
Sumatra -Salgari era 16gicamente el responsable de la geograflia-
Constitujan el escenario de sus hazainas.

No es necesario que les diga que aquel novelista era yo. El copista
que me prestaba generosamente su letra y su ortografia, era mi hermano
Paco. Tampoco me parece necesario decirles que aquei libro manus-
crito, en ejemplar uinico, escrito sobre unas hojas de papel de color


23









vcrde claro, en una de cuyas caras estaba impreso algo que no recuerdo,
sigue siendo para ml el is hermoso y querido de todos los qte he
escrito en my vida, y nunca me he conslado de su perdida.
Dije que veo esta imagen tin poco como la cpresentaci6n de mi
destlino. Y ne apoyo para pensarlo en un hecho que podia tambicn
presentarse como simbolo de ]a obstinaci6n: Entre Cl nifio novelist
de Koko Kimi y yo, se amontonan implacables 53 6 54 afios. I)urante
ese largo medio siglo, he hecho muchias cosas, pero Ia i'nica qe nunca
he dejado de hacer. es Ia que hacia aquel niflo: escribir. Lo t~nico que
nos diferencia un poco, es que la letra y la ortografila no son ahora
tan alas como entonces.
'al vez no estaba en la intenci6n del poeta de 21 afios, que en 1930
escribi6 en Paris el poea titulado Faisa oda a Saigari, rendir homenaje
at nifio novelista de Koko Kimi, pero me gusta pensar que esa intenci6n
andaba por lo profundo de su subconciente cuando escribia estos
fragmentos.

Garza o alcor!
/'us senos, Yolanda
y los cuervos se hacen herdIdicos en el altiplano.

Una sola herida y la sangre helada de Sandokan lic 6 tres veces
las botas de siete leguas.

iAh, tu naufragio!
Mads tiernos que las a/gas complicadas,
entre reverencias cortesanas, mil doce teycs de Abisina
perdieron la vida.
Quince an'os despus,
aun la came de los salmones sabia a pipas
y juegos de barajas,
como ta came de los corsarios.

0 cuando en los versos finales del poema, volvia a navegar los
Jejanos mares de Ia infancia:
La Malasia tiene color de fuego y sabe a almendras.
Borneo es blanco,


24








la ninsica de sus albalros es anterior a las sirenas.
Java es una oraci6n, 3 un punal,
V un Z uelo de papel picado, en el viento.

t erde?, rojo y negro.
Un corsario de cada color.
Para siempre, sal de los mares dulces,
Yolanda clavada en el recuerdo
cnt'e los senos de una nin-a nunca vista.

Si a los seis o siete aiios, ya andaba yo queriendo inventar mundos,
y a los sesenta persevero en tal querer y vengo a decir aqui que me
into muy feiiz por ello, varnos a tener que aceptar ]a existencia tan
discutida de la vocaci6n, lo que desde luego, no implica forzosamente
]a existencia de rn-ritos y valores en todos los aquejados por la enfer-
medad de escribir, por grande que sea esa vocaci6n.
Como todo lo que es y lo que ocurre se concierta y arnioniza de
alguna mantra, y un pocta tan serio coo Baudelaire 1o asegur6 en
alguna parte, pot grande que sea el nredijo y cndernoniado que
aparezca el caos, Iega un rnoinento en que aquello que hizo percler
Ia chaveta a Paolo Ucello, la perspectiva, nos deja poner la mirada
sobre el agua pasada de nuestra vida, enlazar aquello con lo de mis
alha y comprender hasta donde se puede, que nunca es todo, porque
en aquel afio, que isto desde ahora ya resulta un poco el ai'o de la
Nana, hicimos tales cosas, mientras unos afios antes o despues, hicimos
tales otras. Y ahi es donde nos enteramos de verdad quc dos y dos
son cuatro, aunque a veces, segun descubrio en uno de sus arrebatos
Dostoycwski, dos y dos puedc tambien que sumen cinco.
Dcsde luego que esto que acabo de decir no tiene nada que vet
con Ia experiencia. No porque vo crea con el que Jo dijo, que no
recuerdo quin fue, que la experiencia no es mis quc la exposici6n
de todos los errores pasados, sino simplernente porque pienso que las
expenencias de poca monta, puede que sirvan a los dema's, pero en Jo
que concierne a lo importante, a lo hondo, a lo de ralz, la experiencia
de cada quien s6lo puede servirle a 61, mientras ique para los demis
result tan inocua como la farnosa agua de borrajas.
En fin, que gracias a esa suma cque hace posibIe la pcrspectiva, y
con la ayuda de unas decenas de viejos recortes de revistas y peri6dicos,








milagrosamente prescrvados, yo puedo ahora, no dcsde ]a altura, sino
desde el hond6n de los sesenta afios, porque eso decalificar de altura
a semejante mont6n dc afios, es, ademais de un embuste colosal, de una
prctensi6n inefablemente ridicula, desde ahI, digo, puedo mirar al que
yo era y a lo que hice a travs dec esos afios, aparear el ayer con cl
antes de ayer y con ci hoy, y sacar conclusilones. Claro que despues
de todo esto, a lo mjor tampoco sirve de nada, porque estas conclu-
siones son mias y al igual que ]a expericncia quc mc pertenece, segu-
ramente que para los dcmas no valdr.n Lin comnino.

Pero asi corno el n ufrago a punto de ahogarse, no s pone a mirar
si Ia tabla que tiene al alcance de la mano es de caoba o de pino, aqui
tenemos que agarramos de todo, o desistir.
t Y qu es 1o que yo veo o crco ver, cuando saco la cuenta de suinar
de todo lo que estuvo y se fue?
Pues Io primero es algo que tambifn estaba cn aquella pAgina de
Valle Inclin que cit6 al comenzar. Escribia don Rai-6n, analizando
su debatirse ante la dobic aventura que le tentara en su juventud, quc
"Ia historia de los capitanes aventureros, vioIenta y fiera" le habia
dado "una emoci6n mnis honda que ]a hinaria tristeza de los poetas".

Esa ligera inclinaci6n hacia la aventura del vivir, se produce por
gravitaci6n natural: Valle Inchln situaba esa preferencia en su infancia
y su adolescencia. Y ninguin adolescente, puesto a escoger cntre Maga-
!lanes y Pigaffeta, duda un instante siquicra centre el capitan aventurero
que casi le puso al mundo su primer cintur6n, y el escriba que redact6
]a cr6nica de la fabulosa aventura.

La enfermcdad comienza a presentar sintomas de gravcdad, cuando
se liega a los sesenta anhos sin haber decidido aun. Porque todos csta-
rernos de acuerdo, sin duda, en que un adolescente de sesnta afios
result ligeramente excesivo en edad.

El caso es, y aqui empezarnos a ver con todo su relieve, el alternarse
de la doble aventura, que mi primer libro, Corcel de Fuego, se public
en 1948. Antes, en 1942, los compafieros de los talleres del peri6dico
HOY, hablan publicado en hermosisima plaquette un poema, Romance
de Amirica la bien guardada, que habia obtenido el segundo prcmio
en un concurso, y en 1945, habia aparecido en Mexico un cuaderno


26








con tres cucntos. Pero lni primer libro, el primero reunido y preparado
tor nil, y csto a instancias apremiantes de algnos amigos, fue CcOcel
de Fuego, en 1948. Y habiendo vo nacido en 1909, si no miente la
inscripcin en el Registro Civil, tenemos que Co?'cel de Fuego se fue al
galope por el mundo, cuando el autor sumnaba ya 39 ajios, mientras
qu mi lprirmer viaje serio, cntendiendo po" xiajcs seios aquellos que
se realizan sin que al viajero le i mporte un pito adonde va, ni por qu
va. ni para quo va, tithel a fecha de 1926, cuando al'in no habia
cUMplido yo los 17. Y cntre ese afio de 1926 y cl de la aparici6n de
Corcel de Fuego, lo que veo desde aqui, son veintids aiios endiablados,
durante los cuales, si escribir era como una enfernedad incurable, vagar
de aqui para alht, sin que ni el rumbo ni ]a meta me importaran real-
mente, tenia sin dluda para mi valores mas senialados, puesto que podia
pasarie meses y meses sin escribir una linea, pero de ninguna mantra
sin salir para aiguna parte, legar de otra, o star proyectando irme
tin poco ms a11ai. Y cuando a veces me asomo a la ventana y me pongo
a curiosear en el vivir que liena esos afios, me digo que como libro de
memorias tendria demasiadas pIgina% y algunas de ellas bastante corn-
prome tedoras.
Cuando me puse a mirar hacia atris con ojos curiosos para escribir
estas cuartillas, repar6 en algo que pudiera tener valor de sihnbolo, y
que es la situaci6n en el tiempo de la doble aventura: el punto de
partida de anbas estal en ese afio de 1926, dhrante el cual se public
pot primera vez algo escrito pot ni, y trep6 por la escalerilla de tin
barco tambien por primera vez.

Conienza entonces un lapso de tres afios, hasta uno de los primeros
mnss do 1929, en que sali para Europa. Durante esos tres afios se
ace.eraron endiabladamente los motores. Despues de aquel primer viaje
a MC;xico, cuvo regreso se realize con la honrosa categoria de poliz6n
en el vaporl Mon terrey, hay un segundo viaje al an.o siguiente, esta vez
a Guaternala. La selecci6n de Guatemala como punto de destino, tuvo
una raiz econ6mica: era el billete de pasaje mIs barato que podia
comprarse en ia Habana.

Hay un periplo de varios neses, entre Guatemala v Veracruz, por
todo c) Istmo de Tehuantepec, rico en aventuras y hazafias, verdadero
arsenal temtico visto desde hoy, pero que era entonces simple esce-
nario para el vivir pleno. A nedida qtie cl tiempo me iba alejando








de 61, se desprendIan pcdazos coloreados y brillanes quc se insertaban
en Jo que escribia, sin que yo cayera en cuenta de la paroC.dencia. Esto
Jo vi mucho mAs tarde, en estos tiltiros cinco o scis anfos v como un
pr6logo al regreso pleno de todo aquel vivir, ya como una urgcncia
de reconstrucci6n o resurrecci6n total. Y cs ahora, cuarenta afios des-
Pues, cuando se convierte en obra. L6gicamente, el largo trayecto quie
ha de recorrer para Ilegarme, mirifica aquel vivir. Jo ilumina y colorea,
lo trasmuta. Y el fen6meno toma aqui caractevisticas especiales y sin-
gulares: se funded la doble aventura, ]a vida sc convierte en obra, pero
el distanciamiento temporal, transforma a la vida de tal modo, que
la convierte en puerta de escape, salida, mundo ideal para substituir
al otro.

Durante ese lapso de motors acelerados, las dos vertients de la
doble aventura se alternan, sc empujan 1lteralincnte couio para arre-
batarse el puesto. Cuando no estoy en un barco yendo o viniendo, o
viajando en trenes de carga o a pie, por cl deslumbrante Istmo de
Tehuantepec, escribo poemas para ativar el fuego de lo clue iba a
Ilarnarse luego vanguardismo, colaboro en la Revisla de Azance, el
Atuez, sin bache y con i latina, para hacei nmis explosivo el noibre
del cacique, dirijo una revista Espiral, cuyo lema era una frase de
Bernard Shaw insolente y provocadora: "Todo el quo ha pasado de los
cuarenta ajios es un granja", cuyo primer e, ya impreso, no
pudo salir de la imprenta por no haber dinero para terinnar de pagarlo
y comienzo a publicar en Bohemia los cuentos dc mi primera etapa
de narrador: cuentos nihilistas, de un cinismo a veces ingenuo, desfa-
chatados e insolentes: esas eran las armas de quc disponia entonces
para demostrar mi inconformidad con el mundo.

Luego, la verdad es que ya no se c6mo, logr6 1o neccsario para
comprar tin billete de pasaje hasta tin puerto de Francia y los francos
suficientes para vivir un mes. Y del brazo con la primavera do 1929,
llegu6 a Paris.

Seria mas exacto decir: llegu6 a Montparnasse, el famoso barrio de
artistas que, ahora lo sabemos, ivia sus 6I1timos afios de esplendor.

Era el Montparnasse dc entre dos guerras, que cerraba con la dcada
del 20 los afios del frenesi de vivir que hablia dejado como secuela
la primera guerra mundial. Por las terrazas del Dome y La Rolonde,


28








los dos caf6s que constiLtilan el centro nervioso de los suefios para
todos los artistas j6venes del mundo, au'n vagaba la sombra de Amadeo
Modigliani, el grande y desdichado pintor italiano. Auin era posible
encontrar en una de 1a5 tcrrazas del carrefour mas famoso del mundo.,
a Kilsling, a Pascin, a Foujita, a Ilya Ehrenburg, a Vicente Huidobro,
a CGsar Vallejo, a Robert Desnos, qtie moriiia m s tarde en un campo
de concentraci6n nazi.
Fue por entonces cuando lleg6 a Montparnasse el pintor Carlos
Enriquez. Si por fuera parecia, como muchos de ustedes saben, una
invenclin plaistica del Greco, y en aquel entonces [a semejanza era at'in
mais notable, por dentro, Carlos estaba hecho y aniniado por los zumos
mas puros del surrealismo. El era naturalmante como eran las inven-
clones mas logradas de Breton, Henri Michaux, Ribbemont ])essaignes,
Tzara, Leiris. Enseguida fuimos grandes amigos.
Y aquella habitaci6n minfiscula que era la de Carlos en cl hotelicho
del Passage Dareaux, se hizo el clrculo mgico, desde cuyo centro invo-
c~bamos diariamente a nuestros demonios mayores. Villian Blake,
Lautreamont, Paracelso, el Conde de Saint Germain, Rimbaud, el alu-
cinante Nostradamus, Holderling, todo el pante6n surrealista desfilaba
cotidiananiente, recesando s6Io para ceder el paso a mi bienamado
Franqois Villon, o a la sombra increible de Marco Polo, ataviado con
las galas de la corte de Kubilai Khan. La desmesura en el narrar
realidades desconocidas o fabu1osos prodigios del viajero veneciano del
siglo xiii, alternaba con la lectura de las paginas de William Blake,
en las que el poeta ingles escribia con escalofriante naturalidad: "Es-
tando yo en una imprenta del infierno", o contaba c6mo se habia
detenido para hablar con unos Angeles que estaban posados en los
arboles de una calle de Londres, o como el rey Salom6n, al que le
estaba hacienda un retrato, habia sido tan gentile, que le prometiera
volver para que 61 pudiera terminar los complicados dibujos de la tiara
que portaba.

Creo de veras que tanto Carlos como yo, inmersos con apasionado
fervor en cl surrealismo, habiamos logrado aquel derreglement des sels
que postulaba Rimbaud, como indispensable para alcanzar esa suerte
de gracia poetica, mediante la cual es posible ver con toda claridad una
mezquita, donde en realidad se alzan las chimeneas de una fabrica.
Creo tambin y tambin sinceramente, que mucho nos ayudaba a con-


29








quistar ese clina do alucinaci6n poktica cotidiana, el pernod que con-
surniamos en nuestro rinc6n habitual del cafe Le Dome.
Es fAcil comprender porque" cuando miro hacia mi etapa ontpar-
nassiana, las imagenes que aprcso tienen ese contorno como desenfo-
cado, esa luz imprecisa de acuarium subterra~neo, y, a la vez, la angus-
tiadora inestabilidad de las escaleras bruscamente detenidas en un vacio
infinito, que amaba dibujar el Piranesi.
Aqui Ja doble aventura se funde, so incrusta mutuamente, sin grietas
aislantes, Hay una soluci6n de continuidad indivisible, una reciprocidad
absoluta, tin intercambio de vasos comunicantes. Lamento ahora que
casi todo lo que escribi durante esa etapa, haya sido devorado por el
torrente enloquecido quc era aquel vivir, en el quo cra posible aceptar
sin titubeos que en el'alero del tejado vecino hab a anidado un drag6n,
pero en el quo resultaria materia de fabula detente, la idea de tener
el elemental archivo do una carpeta de cart6n.
Me hubiese gustado conservar al menos unos pocos de aquellos
poemas, compuestos con la tecnica surrealista, si es que puede Ilarnr-
sele tecnica al no utilizar ninguna, de Ia escritura automatica. Algunos
poemas quedaron que estaln en las paginas de Corcel de Fuego y en
media docena de recortes de revistas. Son poemas de 1929 a 1931 y
tomo unos fragmentos de aqui y allh:

eAbierta sobre donde tu puer/a sin segundo?
Funicular sondmb ulo, sobre un cabello eIdstico,
el rey lotem, sin sangre,
con las dos nanos huecas.
e Que traduce el descenso de tu pdgina en blanco
y a d6nde tus escatas con las alas abiertas?


Y ya perdidos, nada:
Los espejos crueles
con pedazos de imdaenes clausurando las puertas.
in darosdca+da
SVeinticuatro figuras juran que no recuerdan!


En Ita techumbre de un suenio?
-En la espiga de un recuerdo?


30








Margaria de mahanas sin color en las ventanas
, en las noches un perfume de claveles de Jantasmas.

Serpentinas de difuntos se cruzan en la mariana.
Conto 1dm paras de aceite se visten I rajes de llamas
y escupen monedas de oro siete salamandras blancas.
El cicI6n con guantes verdes se reclina en la baranda
y da un grito el seis de copas desde una torre inclinada.


Si por perder encinas nurneraste las torres
donde plumas ago nicas pintaban estertores,
aleluyas completas de viejos reyes blancos
tapizaron con lises tus diez puentes mejores
Iakan, tu antiguo canto todo descristalado,
sospecha los recursos de los brujos pastores.

Jonatdn escribiendo sus cuadernos de llamas,
Arkab6n maidiciendo las espadas doradas,
y los falsos guerreros de lat6n, niquelados,
que pot amor se ahorcaron de las uUtimas ramas.


Arcdngel de abanico, sin relieve,
cierra su sueiio de fotograftia
con dedos caramelos de colores
y luz copiada de un calcomania
que copiaba la luz de las Azores.

Tristes las velas por flegar przmero,
ofrece el capitdn, entre corales,
su grand fatiga azul de mariners
bordada de Pacificos Australes.

Los largos dedos de canola en rama
abren su suen-o de Jotograf'a
y en nzquel de i'ecuerdo, un ci zcoenrama
inventa en su fervor la geometria.








Daguerrotipo, en tu nostalgia extra'a
de Manitui cansado de los cielos,
fetiches perezosos, las araFias
Por su tela de plum a hacia los hielos.

Andrquico cristal, la iU1tima puerta
sobre un agua sin luz, vende la entrada.
e Es con los senos de la nia mue-ta
que han hecho esta linternta niquefada?

Daguerrotipo, en tu nostalgia e.vtran-a
ya pasada la puerta sin segundo,
subiendo pot las cuerdas de la arahia
en automovil se escapaba el mundo.



Todos estos fragmentos lo son de poemas escritos entire 1929 y'1931.
No vamos a intentar saber ahora si esto es realismo maigico, surrealismo
o disparate puro. Las clasificaciones carecen de importancia y los po-
sibles valores porticos, o la carencia de ello%, igualmente. Mis de 35
afios se ban metido entre los dias en que escribi cstos poemas y yo.
Demasiado agua pasada, para que nos pongamos ahora a estudiar si
el puente la resiste o no. Lo que pudiera tener alguna significaci6n,
y por ello los desenterr6 de su olvido, es lo que hay en ellos de impulso
ag6nico por inventar un mundo, otro, no importa cual, pero otro. Y el
clima desolado, la atm6sfera desesperada que quiere darnos y que
parece esta intentando traducirnos lo imposible de ese anhelo.
Terminando ese afio o comenzando 1932, y aunque habia por el
medio un relampagueante y fabuloso viaje a Italia, irmpubhicable,
parece que ya consideraba insoportable aqueila inmovilidad.

Y comenc6 a proclamar que era indispensable rellenar aquella
laguna tremenda que era el no haber estado atin en Espafia.
Alguien me dijo entonces, y me lo dijo con el aditamento de iina
adorable sonrisa: "Es maravilloso tu sentido provisional de la vida."
Mahoma permiti6 a sus fieles que una vez en la vida, una sola, pusieran
la piedad sobre el deber. Como yo no soy musulmtln ni soy ninguna


32








otra cosa, me voy a permitir, sin permiso de nadie, poner por una vez
al menos en ]a mia, ]a sinceridad sobre Ia conveniencia personal.
Probablenoente porque e.tto se hace tan raras veces, es que nadie ha
pensado en Ia necesidad de permitirlo.
Cuando la mnuchacha que estaba detras de la adorable sonrisa, me
dijo aquella frase, yo ]a acept6 sin titubeos ni vacilaciones. Pero no
por La frase que Ia sonrisa venia envolviendo, porque eso no Io vi ni
ine importaba lo inico que era realmente importante para mi en
aquel momento, era el tener, a los ojos de aquella muchacha, algo
maravilioso. Si en ligar de decirme: Es maravilloso tu sentido provi-
sional de [a vida, me hubiese dicho: Es maravilloso ese c6lera morbo
quo estas padeciendo, yo hubiese reaccionado exactamente igual, porque
1o importante era tener algo maravilloso a sus ojos. Luego, t n luego
de mucho despu6s, cuando ya el sortilegio poderoso que tienen esas
sonrisas, no entraba en cl juego, me puse a pensar en aquello del sentido
provisional de la vida. Y lo acepte, porque hay que confesar que era
una forma clegante y rnuy pcxetica de calificar a mi inconsciencia.
dDe qu6 otra mantra Ilarnarlo? Un sentido provisional de la vida,
en profundidad y bien aguzado desemboca fatalnente en el cinismo,
pues que si todo es transitorio, nada vale, y si nada vale, 4a que andarse
con remilgos? Y cuando se Ilega a mirar al mundo por encilma del
hombro, es que se Ic ha perdido el respeto.
Como es de suponer, aquello de Ia laguna que hablia que rellenar
no era ]a motivaci6n real. Ciertamcnte que andaba presionando aquel
no poder estar quieto mucho tiempo en un mismo escenario. Pero la
fuerza compulsiva era otra, cuya cr6nica no cable en estas cuartillas.
Si algdn dia le hago caso a ini amigo Gustavo Eguren y escribo una
Doble Ai-,entura con pelos y sefiales, allI se enterarafn.
En Mayo de 1936 termin6 Ia aventura espafiola, en Ia que se inter-
calan como tin hito de profunda significaci6n, los dos afios que vivi
en Marruecos. Sobre esto se teji6 en su tiempo una leyenda interesante
y hermosa. La verdad Ia sobrepasa. Pero como escribi6 en alguna parte
Jean Giono: hay cosas que uno no tiene derecho a poner en los libros.
En las paginas de Corcel de Fuego estin las huellas de esta etapa, lo
que signific6 como maduraci6n y temple para mi espiritu. Dos frag-
mentos de uno de los filtimos poemas del libro, pueden servir de
ejemplo:


33








.Por un duro fermento peregrine absoluto,
sin nombre ni destino otro que el de morir.
Morir desesperado, soiiando con garganta de aganias
que es acaso su fuerza solamente
capacidad de muerte,
solamente
arrodillada espera de ceniza
Va del acero at humo, de 1a zucena at ilanto,
dejando s'lo espacios de penumbra, duros dmbitos huecos,
una afilada soledad de algas, desvanecidas, mustias,
en el hundido pdramo del agua.

Y este otro:
e'Es acaso este oficio de som bra el que conviene
al artesano corazon dormido?

Nada la frente triste, mariposa solemne,
pdlida desventura.
Un golfo gris, el laberinto amargo, saca los dientes recios,

muerde at sol en el pecho, quiebra ta luna amiga.

El hombre queda solo sobre la tierra en Ulanto.
Indudablernente que si la muchacha de la sonrisa adorable hubiese
leido cste poema y otros de los recogidos en 1948 en Corcel de Fuego,
no hubiera podido hablar de mi rmaravilloso sentido provisional de
la vida.
Tenia yo 27 afios, cuando en mayo de 1936, poniendo fin a ia
aventura espafiola, volvi a Paris. Apenas dos meses despu's, lleg6 ]a
noticia de la rebeli6n de los generals mas reaccionarios del ejercito
espaiiol. Era Ia respuesta al tmreendo, al aplastante triunfo del pueblo
de Espania, unido en el Frente Popular, de cuyo jdbilo por ]a victoria
yo habia sido testigo. La sombria decada del 30 entraba en sus afios
terribles.
Espafia, lo que en Espafia ocurri6 entre los afios 1936 y 1939, fue
para mi, como lo seria para tanto, una especic de droga, a la vez
catrtica y estimulante.


34








El vivir inmerso en el clima delirante del Surrealisno durante los
primeros afios de ta clcada, no habia tenido ftierza suficiente para
apartar por cor1pleto a una realidad angustiadora, que comenzaba a
gravitar sobre Europa. Los re!Cmpagos de la tormenta cercana, tenian
luz bastante corno para turbar los suefios mas obstinados, el dormir
mnias profundo.
Yo habia creido gustoso a Gerard de Nerval, aquel pobre rey de
Aqiiitania de ]a torre abolida, el viudo de todo, el nunca consolado,
comno e1 mismo se define en un poema autobiografico, cuando CI dulce
V desdichado poeta afirmaba: "El suen'o es una segunda vida." Pre-
tendia Nerval y casi habia conseguido demostr~rmelo, que el suefio Cs
una vida tan real corno [a de la vigilia, y que con el aguzarniento de
la capacidad de percepci6n, puede tener una continuidad y un relieve
de tres dimensiones, y ser por tanto, realmente, una gundac vida. Lo
(1ue yo no habla sabido vet entonces, era la advertencla terrible sobre
la peligrosidad de encerrarse en el mundo de los sueios, dejando fuera
a la realidad, que el mismo Nerval habia lanzado, ctando se ahorc6,
colgandose de un farol, en una callejuela del viejo Paris, y con el
sombrero puesto, como si saliera de viaje.
La dura y tratgica verdad de un mundo en el que de ninguna manera
est"I prohibido sofiar, pero si tiene que estarlo el dormirse con deliberada
cerraz6n, clausurando todas las ventanas para que el dia no entre, y con
el dia Ia luz; la dura y traigica verdad de un mundo enfermo y sin
fUerzas posibies para una recuperaci6n, estaba en las calles de todas
las ciudades de Europa. Y el acontecer espafiol, con la presencia en el
cielo peninsular de las escuadrillas de bombarderos y cazas nazis y
f .
fascistas, lo hacia presencia estruendosa y amenazadora.

I "ucgo fue Mfinich y fue el avanzar por todos los caminos de
Europa del horror nazi.
Permaneci en Paris hasta febrero de 1940. Pero desde aquel mes
de julio de 1936 en que resonara la tr.gica advertencia de la guerra
espajiola, todo lo que hice, todo lo que podia hacer, Io hice al servicio
yen Ia defensa del pueblo espafiol, en cuya lucha habia sabido reco-
nocer mi propia lucha. Tal vez nunca escribi tanto como entonces,
pero Jos poemas y los cuentos no est;In presentes en esos anios amargos
y desolados.


35








Mi reencuentro con Cuba despues de los once auios del peripio
europeo, pudieron haber tenido la hondura de un descubriniento.
Habia salido de la Isla cuando traspasaba las frontcin-s d ea adoles-
cencia y regresaba cuando comenzaba a dejar atL's ]a juventud. Nada
habia cambiado sustancialmente en mi patria. Los males que dejara,
eran los mismos que encontraba, am-pliados y engrandecidos. Pero
ahora les conocla mejor la ralz y la experiencia cUiropea me hacla
pesimista en cuanto a la posibilidad de curarlos. Pero tambien habia
traido conmigo lo que el heroismo y cl sacrificio del pueblo cspaiiol
me habia dado: la fe en el hombre, ia fe acerada y sin grietas en su
destino sobre la tierra. Mi libro de cuentos Tobias, publicado en los
cltimos dias de 1954, lleva un epigrafe de Julian Huxley que quiere
decir esa fe y esa confian a: "Creo que la vida puede sct digna de
vivirse, diic. Lo creo a pesar del dolor, de la miseria, de la crueedad,
de la desventura y de la muerte".
El que haya lelido esos relatos, sabe hasta qktc punto es grande esa
fe. Y hasta que" punto el hombre que los escribi6, se habia alejado del
joven autor de los cuentos desfachatados c insolentes, ingenuamente
cinicos y nihilistas de la primera etapa.
Durante varios afios hay tin silencio portico casi total. Alguien ha
dicho que en esos afios, la poesla se habla ido a vivir a Montecallado,
un pueblo ideal que sirve de escenaio a varios cuentos de Tobias.
Otra vez alguien inventando un mundo sobre hojas de papel, porque
no estli conforme o no le gusta aquel en que vive.
Y la doble aventura prosiguc. Incapaz de una larga permanencia
en el mismo scenario, y coincidiendo con la publicaci6n de Corcel de
Fuego, un nuevo viaje: esta vez a la Argentina, ahora casado y con un
hijo. Casi dos afios despues, de nuevo en Cuba. Algunos poemas, muy
pocos y nuevos cuentos. Miles de cuartillas para ia radio y la televisi6n.
Y finalizando 1957 otra vez esa especie de complejo dc Ashavero, el
judio errante, funcionando. Ahora a Venezuela.
Aquel descubrimiento que no habla sido posible despue's de los once
anios en Europa, iba a producirse cuando regress a Cuba despu6s del
triunfo rcvolucionario. Lo que encontraba, no tenia nada que ver con
lo que habila dejado. La isla estaba alli, pero era otra, y otro el pucblq
que vivia sobre ella. Valia la pena de pagar con veinte afios mas do
vida pasada, aquella alegria sin medida posible. Ese mismo afio se


36








publicaron Las Crnicas. Otra vcz la pocsia estaba allil, pero ahora se
paseaba pot las Calles y bajo cl sol, porque en las calles y bajo el sol
estaban ahora todos los sueios hechos hermosa realidad que ya nadie
podria destruir.
Lo dceinds, lo demis es historia demasiada reciente. Nuevos libros
de relatos, poemas en prosa, dos libros sobre Viet Nam, dcspu6s de un
de lcyenda e l ir coian
viaje al pals sin par, donde la fbula y la lcyenda es el vivir cotidiaro
de aquel pueblo.
Sin darme cuenta, !!egue a los sesenta aios, Pero no hagan caso de
csa cifra: tambien los nuimeros mienten v ya dije que Dostowyeski
clemostr6 que dos y dos pueden sumar cinco. Y todos nosotros nacimos
realmente en enero de 1959. Podernos comnzarlo todo, tenernos tienpo
y alegria para hacerlo.
















ILI4


r3












El Primer Invasor:

Luis de la Maza Arredondo




Ce'sar Garcia del Pino


I

Al iniciarse en La Demajagua la colosal contienda, que tras treinta
afios de lucha liberaria a Cuba del dominion espafiol, varios patriotas
previeron ]a necesidad de invadir la porci6n occidental de la Isla, donde
-por distintas razones- se asentaba con mayor fuerza el regimen
colonial. Fue esta la intenci6n del Brigadier Eduardo del MrrnolP y
la de los jefes villareios Eduardo Machado y Carlos Roloff,2 pero por
causas que no vamos a analizar, estos patriotas no llevaron a, cabo sus
proyectos.
El primero en ejecutar esta acci6n de niarchar hacia occidente con
una fuerza, para auxiliar a los que alli se debatian contra el poder de
la Metr6poli y sublevar las regiones que constituian, en esos momentos,
]a retaguardia espaniola, fue ei "ilustrado y rico habanero [...] Luis de
la Maza Arredondo, uno de los oficiales mis distinguidos de Las
Villas".,
Luis Pabio de Ia Maza Arredondo y de Entralgo, descendiente de
una familia oriunda de La Florida -establecida en Cuba al apode-

PONTE DOtiNGuEz, FRANCISCO J. La Idea invasora y su desarroUo his-
torico. La Habana, 1930, p. 19.
2 Ibidem, p. 21-22.
3 Ibidem, p. 28,


39































































































































































































































































































































































































































q6


. .. ....... ...





................ .
. .. .. . .. .






...............
... ...... .. ......


............



... ... .... ..
.... ........ ...



.............

...... ... ..








...............














. . . . . . .

. . . . .. . . . .

.............






. . . . . . . . .
. ....... ..















....... ...











.. ....... ..


............ .


.~ . . .










.........


4P
RK. -



















, is


.. :... ... ..I.


























...... '. -






























... ..' .. ..::::::::: : : .. :. ;;


*ANO~ i~


40








rarse Estados Unidps de aquellas provincias-- naci6 en La Habana el
17 de agosto de 1825h4
En octubre 16 de 1840 matricul6 Filosofia v Letras en la Univer-
sidad de La Habana, pero no Jleg6 a concluir la carrera' y con poste-
rioridad trabaj6 "como oficial de causas en la Escribania del Sr. Entralgo
hasta el afio 1857)," que adquirio cn subasta, por "Ia cantidad de veinte
miI pesos, doce rl quinientos al contado y cl resto a dos mil pesos
todos los aflos'"7 la Escribania pdblica de Cabildo y Gobierno de Cien-
fuegos, siendole extendido el titulo provisional correspondiente, por el
Capitain General Don Jose Gutierrez de la Concha, el 10 de marzo dr
ese afo, despu6s de haber acreditado "su legitimidad, liimpieza de
sangrc, buena vida y costumbres [y] aptitud para desernpeiar el oficio":,)
con Ia obligaci6n de presentarse, con el mismo, "en la Real Audiencia
Pretorial a sufrir examen y prestar juramcnto.!'Ik
Despues de haber sido "examinado y aprobado por la Real Audiencia
Prctorial".w se I. confirm dicho titulo por Real Orden de 18 de
novicmbre de 1857./1 Esta escribanla la desempeii6 hasta ei 21 de abril
de 1863 en que comparece ante el Escribano D. Ramn'6n Hemrnndez
de Medlna J la vende a D. jose Joaquin Verdaguer, ratificando esta
operaci6n por documento que otorg6, ante el mismo Escribano, el 12
de mayo siguiente22 Mais adelante, abril de 1867, se hizo cargo de otra
escribania, "perteneciente a los menores hijos de D. Ram6n Hernaindez
de Mcdina7,. l a que ejcrci6 hasta el momento de marchar a la guerra '


Archivo Central de la Univcrsidad de La Haana. Expediente de Estudios
No. 8.324, alntiguo, pcrteneciente a Luis de la AMaza Arrcdondo y de Entralgo.
VNcase Ap&idice 1.
Ibidem.
Albtui de El Crioflo. La Habana, 1888, p. 229.
Archivo Nacional. Escribania de Luis Cords, Leg. 81, No. 7. f. 3.
Ibidem. Vease Apndice II.
9 Ibidem, f, 3 vto.
10 Jbidem, f. 5 vto.
4bidem, f. 5-6. Vase Ap~ndice III.
Ibidern, f. 1-2 vto.
I: Eo y LLOP, ENRTIQU. Mwmoria hist6rica de Cienfuegos y su jurisdicvi6n.
Cienfuegos, 1888, p. 460-461.
1-1 Ibidem, p, 533.












. . . . . . .. . . .. . . _-.. . . . ... -_ .. . -.. . . .
_ -- - I ._ . 7 - - , ..T o. . .-p


..........




.........

. . .. ..


** ~ -


'-. ..~ ~,.


~(* A>..*

* ~


* ~-


~, 'C.


I 44:

AW



A A





AA


41'. :k




A P '


l -.- ., .


,A..tr1 Y .. ..








....*~ ~ ::A41 $4 A Vd vi , 2 .. .













0.. .. A*41 *W *
/ % -4F
... .400 4K .4.jp. .w
I 4c A~ ac A/ -e!








i 'ak ,4 'd ,. .- .
': ':: .:iA . A.. i r.. . . . . .. . . . ..dl : : ; . . .


*.v~: *~.
) i


















i~ i'i i~ ~i!i~ii .... i ..... ... --------:





Aw
m m . ,,











48f


4 -'**;~~
V.


A


I


. .. .. Cd ;-. ... ...... ... ];








..". ... ... . . . . . .
4' -













!id..............
~op::



















. . . . . . . .














. .. .... .... ....:., .. ...


.. .
... ......







. . . . .
.. . ..A.


4Z









Su labor como Escribano fue intensa -y l6gicamente remuneratva-
coma se desprende del estudio de los Indices de su Protocolo, existentes
en el Archivo Nacional.15
Poseia numerosos bienes, consistentes en casas y solares en la ciudad
de Cienfuegos y el potrero "Buena Vista, ubicado en la Hacienda Ciego
Montero, compuesto de catorce caballerias de tierra y ciento diez y
nueve pesos de posesi6n", algunos de los cuales hipotec6 en los U1timos
meses de 1868, posiblemente con Ia finalidad de utilizar el producto
con fines patri6ticos, o el de dejar asegurada econolicar!3cute a su
familia. Llama la atenci6n, que en la relaci6n de sus bienes no figuren
esciavos.1b
Arredondo era casado con Dofia Maria de los Angeles Casanova,
con !a que tuvo siete hijos nombrados: Mariana, Antonio, Fernando,
Joaquin, Juan, Luis y Francisco1; y residia en la casa, de su propiedad,
sita en Castillo No. 21, entre Gacel y Horroutinier.
Al iniciarse la Guerra de los Diez Anios, el gobierno cspafiol reorga-
niz6 y amplio los cuerpos de voluntarios en toda la Isla, Cienfuegos no
escaPo a este inovimiento y a fines de octubre se formaban las primeras
unidades de aquel Instituto, ppro dias nss tarde se organizaba una
compaila "denomrinada Cazadores lijeros, que se forxn6 el ocho dc
citado noviembre",ls en ]a que figuraba Maza Arredondo como Teniente.
Este paso debe haberlo motivado, el proposito de desviar de su persona
]a atenci6n de las autoridades y posiblemente por este medio se pudieron
armar algunos de los elementos comprometidos en aquella ciudad.
La vispera de su salida para ia guerra, remiti6 20 quintales de
tasajo al "Ingenio Majagua", en Palmira, propiedad de la farniija dc
su amigo, y compaiiero de conspiraci6n, Carlos Serice y Morales,'" con
evidence prop1sito de tener suficientes provisions para el sostenimiento
de las fuerzas que organizasen.

15 Archivo Nacional. Indices de Protocolos. Leg. 179, No. 1736 y 1738,
Leg. 180, No. 1742 y 1744, Leg. 182, No. 1761.
10 Archivo Nacional. Bienes Embargados. Leg. 179, No. 23 y 24, Leg. 147,
No. 49.
iIglesia Parroquial de Batban6. Libro de Defunciones Na. 2, folio 2-I1,
No. 1434. Vease Apndice IV.
1- Eno. Op. Cit. p. 489.
19 Archivo Nacional. Bienes Enibargados, Leg. 179, No. 23, f. 30.


AAt








El 6 de febrero de 1869, anticipandose en un dia al resto de los
conspiradores de Las Villas,- alzaban el pend6n de la independence,
en la jtirisdicci6n de Cienfuegos, los hermanos FernCnde Cavada.
"Maza Arredondo, Entcnza, Barrios, Acebedo, Serice y otros que como
los mencionados nunca figuraron ni tomaron parte activa entre los
Ilamados reformistas",21
El dia 7 los sublevados de Cienfuegos participan en "la concentra-
ci6n revolucionaria ilevada a cabo [ .] entrc Camarones y Ran-
chuelo" -22 a Ia que "concurri6 a la vez con el mismo fin otro contin-
gente tanto 6 mis numeroso, de la jurisdicci6n de Santa Clara"?.
El 16 de febrero, era ocupada Palmira por fueras a las .6rdenes
del General Adolfo Fernandez Cavada, entre cuyos subalternos figuraba
Maza Arredondo,24 que dos meses ma's tarde, al producirse el ataque
a Trinidad -abril 16- figura ya con el rango de General de Brigada,25
que le es confinado poco despuis por el Gobierno dd Ia Revoluci6n.2"
Posteriormente Maza Arredondo, a[ frente de una fuerza de 400
hombres, mandados por valerosos oficiales como Abreu, Piloto y Serice,
atacaba un tren en "Hormlguero, entre Cruces y Palmira, cortaba el
telegrafo, destruia una alcantarilla de la via ferrea y recorria a conti-
nuacion el Partido de Camarones requisando armas y caballos.YI
En mayo 12 de ese mismo afio, el Capitan General dispuso c! em-
bargo de sus bienes, por Decreto de esa fecha, publicado en Ia Gaceta
del mismo dia, y dicho embargo se ejecut6 -parcialmente- en septiemn-

-0 Ruiz DE. Z ARAT, MARtY. El Primer Manual GCuerrillero de Am'rica,
Bohemia. La Habana, julio 4 de 1969, p. 101.
!z EDO. Op. Cit., p. 500.
2 D9LGADO FERNA'NDFOZ, GREOORIO. Luis de la Maza Arrcdondo. Bohemia.
La Habana, junio 27 de 1969, p. 100.
2- EDO. Op. Cit., p. 499.
24 LLOFRXIZ Y SAGRLIRA, ELE1TERIO, Historia de la Insutrecci6n v, Guerra
de Ia Isla de Cuba. Madrid, 1870, t. I, p. 290.
2 Ibidem, p. 592-594.
2 PIRALA, ANTONIO. Anales de Ia Guerra de Cuba. Madrid, 1895, t. I,
p. 853-854,
:1 LLOFRI. Op. cit., t. I, p. 608 y 626,

45










. . .... ..






AA
. -




















C o ., / / -




i'lli













1"/ .. K / / i










. "/-.-A' .' .



......... _- .~ .. -? .4 ,:v :; ..:. ..
;r/4

4K7 I(
*w ra 0~ 44 414 Ok It w
-eel

1*~*' I/


t~*/ 4 ~P~2/ A



!r.W* 4' li A/W

~ ~~~-~- ~~W~%7 ~ ~ $~v7/

elk, 00 6w' A x .*ww a "/


















. . . . .













..~~& ...----




.... ...j
~~ ~ ~~ ,. .. ... .... . ::>:iZ~L~ ~;i ,,. ., .. :" .. .
























.2 ... .
.
. .. . . . .
.. .. ..: :: ; : : : : : : : .::..' : .. : ........... .. '":







....::::::::::::::::::::: : : ..... .. .....










............


'a :
m :: .. . m : : : . .





':::.~~4 i:A ..e:, :: : ..



















,/ ., , ... mm . . .




"de" . ;' ';.




:14," "' ;, ,,.. ; ':'-.,:


"" ..." : t" :, : w a llsi /



:'::*""~ ~ ~A A* i:':- ..: "



!.:i! &









bre 21, dando lugar a la forenaci6rn del expediente No. 86.2 '! ste
embargo origin6 una copiosa documentacion, depositada actw ialmente
en el Arehivo Nacional.
Por esta epoca, Maza Arredondo tom6 parte en otra importante
operaci6n, a las 6rdenes del General Diaz de Villegas, en ]a que se
destruy6 la casa-tienda del paradero de Carnarones y se tomr6 e incendi6
el poblado de Ciego Montero, obligando al destacamento espaiiol que
lo guarnecia a encerrarse en el fuerte, mientras las fuerzas libertadoras
se abastecian. Ma's tarde, su retaguardia libro6 una escaramuza, en ]as
orillas del rio, con fuerzas de cabaflerla que llegaron en auxilio de
la guanici6n." Al disolverse aquella concentraci6n de las fiterzas mam-
bisas, las mandadas por Maza Arredondo tomaron el carnino de Cara-
gena.a0
Al finalizar el afio 1869, Maza Arredondo govaba de merecido pres-
tigio entre los jefes a las 6rdenes del General Adolfo FernImndez Cavada
y era el candidato 16gico para dirigir cualquier movimiento importante
que proyectaran las fuerzas de Las Villas Occidentales.

II

El estallido del 10 de octubre sorprendi6 a los reforinistas habaneros.
pues confiados en el acuerdo tornado por orientales y camagiieyanos
en Ia hacienda "Mufioz", que -como ya era clsico en Cuba- supe.
ditaba todo levantamiento a la realizaci6n de una zafi-a mutsU 9re1a
tener el tiempo necesario para alcanzar ss fines.
Con sus esperanzas puestas en el movirniento que culmin6 en Espafia
en la Revoluci6n de Septiembre, (no debe olvidarse ]a estrecha vincu-
laci6n de dos de los principales jefes de la conspiraci6n, Serrano y
Dulce, con los reformistas, ni los trajines conspirativos del desdichado


28 Datos y Noticias oficiaies referentes a los bienes mandados a embargar
en la Isla de Cuba por disposici'n del Gobierno Superior Politico. La Habana,
1870, p. 110.
2" LLOFRIt". Op Cit., t. II, p. 35 y sig.
30 Ibidem, p. 66.
;3 AouILERA RoIAs, ELADIO. Francisco V. Aguilera y la Rer'oluci6n de
Cuba de 1868. La Habana, 1909, t. I, p. 18.

48








habanero Benjamin FernAndez Vallin, asesinado por el Coronel Ceballos
la vispera de Alcolea)32 "tan pronto corno tuvieron noticia de ]a insu-
reccion de Cadiz los Conits secretos de la Habana, que hacia algunos
meses trabajaban activamente con el objeto de afiliar en sus legiones
cl mayor nuimero posible de peninstlares, de los quC consideraban
amigos de reformas liberales, politicas y econ6micas, y de los que tenian
a los directors de los Cornitds reformistas por espafioles de buena fe,
mandaron agentes a las principales poblaciones de la Isla, a fin de
recomendar a los impacientes ]a calma y la prudencia, con las cuales
conseguirian un triunfo complete; pues las reformas senan tan altas
como podian apetecerlas los partidarios del sistema del Canada, cuyO
sistema equivale a una verdadera Automonia". "'

"Los grandes politicos autonormistas de la capital acababan de re-
cibir un gran desengafio: caudillos mas resueltos qte ellos se les habian
adeiantado",14 y Jo que era peor, proclarnando, desde el primer too-
mento, ]a Independencia.

A estos elementos "les asustaba mas la revoluci6n que a los mismos
espafioles. $6lo pensar que el desarrollo de esta podria poner en peligro
sus cajas de azi'car y las dotaciones de sus ingenios, los hacia temblar,
y se manifestaban decididos a que la revoluci6n no se les acercase,
que se mantuviera por el lejano Oriente, mientras ellos realizaban sus
zafras, conservaban sus esciavos 6 de alguna manera se aprovechaban
de aquella degradante situaci6n que les producia montones de oro
amasados con la sangre del negro y el bald6n del blanco".

En otro trabajo hemos expuesto c6mo en la prosecucion de estos
turbios prop6sitos, crearon una Junta Central; con el objeto de utilizar
para sus fines reformistas, los esfuerzos de los cubanos en armas, a )a
vez que impedian que la guerra se extendiese, y como ]a acci6n de los


32 CALCAGNO, FRANCISCO. Diecionario Biogrdjico Cubano. New York, 1878,
p. 653.
3 GupiLP Y FERRo, GIL. Album Hist6rico Fotogrdfico de la Guerra de Cuba.
La Habana, 1872, p. 33.
4 Ibidem.
";' AGUILERA ROjAS, ELADIO. Op. Cit., t. II, p. 227.


49








elementos patriotas de la Capital, al provocar los sucesos de Villanueva,
ech6 por tierra sus proyectos.
La mencionada Junta estaba presidida por Miguel de Aldama,17
"que dicho sea de paso, distaba mucho de tener el temple de patriota
que le han querido dar" ;3S el mismo que despues de los dias de violencia
que estremecieron a La Habana en enero del 69, deslindando definiti-
vamente los campos, persiste en su actitud intermedia y escribe al
General Dulce pidiendole arms para la defensa de sus bienes y familia,
lo que ripidamente satisface su "estirado amigo", convencido plena-
mente de que esas armas no se usaratn contra Espania, lo que agradece
Aldama en una untuosa carta en la que dice: "Creo mi Gral. que nadie
juzgue mas desapasionadamente que yo la crisis que el pals esta atra-
vesando, ni nadie aprecie con mayor imparcialidad y buena fe los
sucesos ocurridos recientemente en la capital".3
De su imparcialidad no hay dudas; buena prueba de ella la brinda
en carta a Morales Lemus, de febrero 18 del 69, al cornpadecerse de
"Dulce pues tiene que luchar con la revoluci6n de Yara y con Ia actitud
tomada por los voluntarios. Z C6mo podra 61 manejarse en tan terrible
situaci6n? C6rmo podri el pais salvarse de las consecuencias de una
u otra ?,,41

Esta iiltima pregunta es ]a clave del pensamiento politico de Miguel
de Aldama; para 61, tan peligrosa era la revoluci6n de Yara, como
la posicid6n de feroz integrismo de los voluntarios. Despues de esto,
repetimos, no dudamos de su imparcialidad entre los partidos extremnos,
pero sl creemos que para encontrar su "buena fW", haria falta el farol
de Di6genes. Fue prof6tico Jose Antonio Echeverria, cuando le predijo
a Aldama "que ]a historia habla de ser muy dura para con e1".'


:f GARCIA DEL PINO, CisAR. El Laborante: Carlos Sauvalle y Jos6 Marti.
Revita de la Biblioteca Nacional "]osd MartW. La Habana, mayo-agosto, 1969.
p. 168 y sig.
'I- V. Nota 33.
3s PEREZ DE LA RIVA, JUAN. Una isla con dos historias. Cuba. La Habana,
octubre de 1968, p. 34.
39 PREZ DE LA RivA, JUAN. Tres cartas y una respuesta. Revista de la
Biblioteca Nacional "]Josi MartW'. La Habana, sept.-dic., 1968, p. 139 y Sig.
411 Ibidem, p. 148.
41 AOuILERA ROJAS, ELADIO. Op. Cit., t. I, p. 238.

50








Aldarna y su familia permanecieron en Cuba mientras gobern6 la
Isla el General Dulce, pero al caer 6ste, se dirigieron a Estados Unidos
y "recien !legados a Nueva York apenas tempo hablan tenido para
instalarse", cuando Caballero de Rodas, para bienquistarse con los inte-
gristas -que comenzaban a mostrarle las unias- dispuso se le embar-
gasen los bienes, enpujaindolos, a pesar suyo, alas filas de la emigra-
ci6n, donde tanto dafio hara.4

El historiador espafiol Zaragoa, que era Secretario del Gobierno
Politico de La .Habana, y que por Jo mismo estaba al tanto del rejuego
interno de la political espaniola en Cuba, calific6 de precipitada aquella
confiscaci6n y estim6 que )a misma oblig6 a Aldama a dar un paso,
que de otro modo no habria dado.
A fines de enero de 1869 se preparaba una gran sublevaci6n en ]a
mitad occidental de Cuba, la cual fue frustrada por una ola de deten-
ciones, que desvertebr6 completamente este movimiento, "que posible-
mente estaba sincronizado con el levantamiento de Las Villas y que,
evidentemente, fue delatado por alguien que conocia a todos los jefes".4.1
Le correspondi6 al 6rgano del ala "ultra" del integrismo -interesa-
disima en desbaratar todas las combinaciones de Dulce y los reformistas--
revelar el misterio de aquellas prisiones, al publicar que un connotado
personaje habia salido de Cuba bajo salvoconducto que habia obtenido
delatando "las conspiraciones que existian dentro y fuera de la Habana".44
Reaccionando, sin que su nombre hubiese sido meincionado, Antonio
Ferna'ndez Bramosio envi6 una carta al diario de Castani6n, negando
que 61 hubiera delatado la conspiraci6n;43 al misino tiempo reproducla
esa respuesta en hoja suelta, que hizo circular extensamente. Si apli-
camos a la reacci6n de Fernandez Bramosio, el viejo y sabio refrain
guajiro- El que se pica es porque aji come, evitlenternente que su actitud
refleja una conciencia culpable.


ZARAOOZA, JLTSTO. Las Insurrecciones en Cuba. Madrid, 1873. t. I, p.
449 y 790.
4; GARCiA DEL PUNO, CiSAR. Diario de un deportado a Fernando Poo en
1869. Re vista de la Biblioteca Nacional "Josi Marti". La Habana, encro-abril,
1969, p. 62.
4.1 La Voz de Cuba. La Habana, febrero Iro. de 1869, p. 1, col, 5.
4. Ibidem, febrero 23 de 1869, p. 2, col. 2.









Puso fin a esta cuesti6n la replica de La Voz de Cuba,40 en la que
se reproducia- la acusaci6n y a la cual no respondi6 Bramosio, que en
lo adelante desernpmi6 un papel importante en la concili6.bulos alda-
mistas en New York; en aquella Junta formada por personas que "per-
tenecieron en la Habana lo que alli se llam6 partido reformista,
concesionista o conservador. Muchos de ellos se sabe que han medrado
a ]a sombra de ese mismo gobierno a quien hoy le hacemos la guerra;
casi todos han ocupado destinos y desempefiado cargos, con sueldos
algunos bajo el gobierno espafiol" por lo que no era de extrafiar que
"de todos los ms rec6nditos secretos de la Junta han sido participes
los espias del ministro espafiol, los empleados de la capitania general
de la Habana".4

De los comprometidos en Vuelta Abajo, el -nico que pudo suble-
varse, en los primeros dlas de febrero, fue el valeroso venezolano Jos6
Maria Aurrecoechea e Irigoyen,4: quien anios atras habia participado
con Jos6 de Armas y Cespedes y los hermanos Ignacio y Enrique Agra-
monte en la Conspiracion de las centurias,* y pertenecia al grupo de
conspiradores de la capital, que conocian bien la doblez de los refor-
nistas, de los que estaban totalmente separados politicamente y hasta
habian tenido con ellos violentos incidentes, corno el que protagonizaron
Ignacio Agramonte y Pepe de Armas, al proferir gritos de "i Muera
Dulce! i Muera Espaia! y viva Cuba Libre", en la despedida que los
prohombres del reformismo dieron a dicho gobernante, cuando ceso
en su primer mando en Cuba.G

Es falcil comprender que Aurrecoechea no trabajaba en colaboraci6n
con los junteros y fue esto lo que lo puso a salvo de las delaciones; sin


40 Ibidem, febrero 26 de 1869, p. 2, col. 2.
47 CASTILLO, CARLOS DEL Carta a Carlos Manuel de Cispedes. New York,
septiembre 17 de 1689; ZARAOOZA, JLSTO. Op. it., t. II, p. 804 y 805.
48 GAiCfA DEL PINO, C SAR. Un documento intdito sobre la Guerra de los
Diez Afios en Occidente: El testimonio de Gonzalo Castillo. Reti4a. de la Whblio-
teca Nacional "Josi Marti". La Habana,. sept.-dic., 1968, p. 41-42 y 47.
40 La Patria. Nueva Orleans, marzo 20 de 1871, p. 4, col. 1.
50 Ibidem.


52








contar con la experiencia que poscia el caraquefio en estas fides, por
su participaci6n en las luchas civiles de su patria-1

El otro grupo, de alguna importancia, que pudo alzarse en las co-
marcas occidentales, fue el de Gabriel Garca Menocal, que en uni6n
del militar mexicano jos6 Inchin, se sublev6 en Jagfiey Grande," pero
estos patriotas parecen haber estado vinculados a los conspiradores de
Cienfuegos, que como ya hemos visto nunca figuraron entre los refor-
mistas.

Este fracaso, convirti6 la region a] oeste de Ia llanura de Col6n,
en una retaguardia bastante s6lida para los espafioles -en la que ope-
raban algunas pequefias partidas- de la que no s6lo extralan recursos
econ6micos, sino que les permitia reclutar fuerzas entre el lumpen, los
presidiarios y la nurnerosa poblaci6n canaria que habitaba en los
campos. Este estado de cosas acicate6 a los elementos independentistas,
para tratar de sublevar las regiones occidentales.

A fines de 1869, se habila fraguado un vasto proyecto de subleva-
ci6n, que debia efectuarse en "4a Nochebuena de 1869, que tenla rami-
ficaciones desde Sagua ]a Grande hasta San Antonio de los Bafios y
que fracas debido al eficiente espionaje de las autoridades espaftolas",
dejando una secuela de fusilamientos y deportaciones',3

La victima mils destacada, y figura central, de este nuevo fracaso,
fue el joven patriota matancero Tello Lamar y el gobierno espafiol
manumiti6 o-a bombo y platillo- a tres de sus esclavos, alegando que
eran estos sus denunciantes 4 Creernos que csto no fue mags que una
maniobra de las autoridades, para desviar las sospechas de los verdade.
ros deatores.

Para el Eji6rcito Libertador, el derrumbe dec estos planes no dejaba
otra alternativa que la invasi6n, aunque, desgraciadamente, careciendo


1 MORALES Y MORALES, VIDAL. Hombres del 68: Rafael Morales y Gon-
zMlez. La Habana, 1904, p. 264.
-1 PONTE DOMi'[NGUEz, FRANCISCO J. Op. Cit., p. 57.
5 3' GARCIA DEL PINo, C sAR. Op, cit.. Nota 48, p. 57.
,54 Gacela de La Habana, enero 12 de 1870, p. 1, cot 1.


53








alipra, en las regiones a invadir, de los numerosos clementos -humanos
y rnateriales- perdidos en las intentonas de levantamiento.
Existia, ademas, otro factor en contra; 16gicainente recala sobre las
fuerzas de Las Villas Occidentales la ejecuci6n de esta operaci6n, y
dichas fuerzas estaban desgastadas por un afio de ruda campania, sin
haber recibido del exterior recurso alguno, por Io quo los clementos
que podian utilizar, en este empeno, cran escasos, mal armados y peor
municionados, pero los beneficios que reportaria la existencia de una
columna, que pudiera nuclear las partidas que operaban en Occidente,
hacian imperativo que se intentara este esfuerzo.
Todas estas consideraciones deben haber sido sopesadas por el
General Cavada, antes de disponer ]a operaci6n, y una vez decidido,
design6 a Maza Arredondo para mandar la pequena columna que habia
de realizarla. Los hechos demostrarlian que no era posible hacer itna
elecci6n mejor, y quizas pes6 tambicn su condici6n de habanero, con
numerosas relaciones de amistad y familia en la region a invadir, 10
que podria facilitar su mission.
El centro de operaciones-de las fuerm~s de Adolfo Fernandez Cavada,
estaba situado en el campamento de La Macagua -en el ingar Ilamado
actualmente "Macagual"- en lo m6.s abrupto de ]a Siguanea, a unos
14 Kms. al S. de Cumanayagua y 5 a] N. de San Blas; era una inexpug-
nable base guerriflera, quc los espafioles pretendieron tomar en distintas
oportunidades, siendo rechazados.- Fue ali donde so organiz6 el con-
tingente que marcharia a Occidente, que debe haber contado con unos
150 hombres, nuimero reducido para tarnafia empresa, el que parti6
entre "los (dltimos dias de febrero y prirmeros de marzo, 1870".,'
Al partir de "La Macagua", fueron acompaiiados hasta las proximi-
dades de Cartagena, por la fuerza de Jesu's del Sol2Z separandose alli y
dirigiendose Maza Arredondo hacia la Bahia de Cochinos, por donde
penetr6 en la Cienaga de Zapata, saliendo pot las "Cabezas del Hati-
bonico" (1Hatiguanico), donde pasaron por la casa de un tal Mateo


El Cubano Libre, marzo 12 de 1870, p. 4, col. I y junior 30 de 1870,
p. 2, col, 1.
GUE;rRA Y SINCHEZ, RAMIRO. Guerra de los Diez Afios. La Habana,
1952. t. 11, p. 46.
Diario de 1a Marina, marzo 9 de 1870, p. 2. col. 3

54








Alonso~s --el que posiblemente fue quien alert a los espafioles sobre
el avance de los invasores, que hasta ese momerito no habia sido des-
cubierto, y continuaron por "Sabana Grande" y la parte alta de la
"Hacienda Cocodrilos", donde, el 4 de marzo, tienen el primer fuego
de esta breve campania, con una patrulla de voluntarios de Galeon.b

Desde el instante que se da la alarma de Ia presencia de Ia column
mambisa al sur de Matanzas, empiezan a converger sobre esta regi6n
numerosas fuerzas espafiolas, a las que favoreclan las ripidas comuni-
caciones que brindaban el tele'grafo y los ferrocarriles, y como conse-
cuencia en el momento de producirse la escaramuza de "Cocodrilos",
ya esWin concentrados en aquella vecindad el Batall6n de Voluntarios
de Alacranes, a las 6rdenes del Teniente Coronel FabiAn Garcia, los
Voluntarios de Boilondr6n, los de la Uni6n y los Chapelgorris de la
Gijira, Io que hacia inevitable un nuevo choque, que tuvo lugar en
"Asiento Viejo".

Seg n la prensa, el dia 5 la noticia se conocia en La Habana"
donde producla ]a natural cornocion, por lo que significaba para unos
y para otros.

Maza Arredondo se intern en la Cinaga Occidental de Zapata,
y se coloc6, mediante una hbil maniobra, a Ia vanguardia de las fuerzas
espafiolas, las que al perseguirlo, lo que hacian era empujarlo hacia
Occidente; al comprender esto -y ver ]a posibilidad de que aquella
"cuadrilla de bandidos" lograse "el prop6sito de extender la desolaci6n
en estas riquisimas jurisdicciones' 6 el mando espafiol de Matanzas
telegrafi6 al Comandante Militar de Giiines, D. Juan Madan, notifi-
candole la marcha de los invasores sobre la region a su mando. Madan
moviliz6 inmediatamente las fuerzas voluntarias de Guiines, Melena,
Palos y elementos del Regimiento de Milicias de Infanteria de la
Habana, de guarnici6n en la villa del Mayabcque, sin contar, peque-


lbidem, warzo 12 de 1870, p. 2, col. 4.
Ibidem, marzo 13 de 1870, p. 2, col. 8.
'o V. Nota 58.
"' V. Nota 5 7.
f;2 Diario de la Marina, marzo 15 de 1870, p. 2, col. 2.


55









nias partidas sueltas, como los Chapelgorris del ingenio "Providencia".
Con todas estas fuerzas tendi6 tres lineas, que partiendo de la costa se
prolongaban tierra adentro, extendiendose respectivamente, y de este a
oeste, desde "Bagaez", "El Caimito" y "Playa del Rosario'1' preten-
diendo impedir asi el paso de la fuerza cubana.
Nuevarnente mostr6 Maza Arredondo sus dotes militares en esta
ocasi6n. Evidentemente venila conteniendo a sus perseguidores con pe-
quefias ernboscadas, lo que explica los parts oficiales, de las autoridades
matanceras, citando pequefios encuentros, en los que, invariablemente,
hay dos o tres muertos y prisioneros -que siempre se dice fueron fusi-
lados- por parte de los cubanos y, como de costumbre, no se habla
de las bajas sufridas por las fuerzas coloniales. A la vez que efectuaba
cstas acciones de retaguardia, el jefe mambi destacaba expioradores cn
distintas direcciones, con el prop6sito de conocer la situaci6n de las
fuerzas enremigas, lo que hace que se reporte su presencia por diversos
lugares, contribuyendo a aumentar la confusion de las autoridades.
Esto sc manifiesta en Ja prensa integrista, que daba "cuenta en cada
edici6n 'de la incesante persecuci6n y de las supuestas enormes bajas
de ia pequefia columna invasora, con informaciones y articulos que
reflejaban la mal encubierta ansiedad de los espafioles."'4
Descubierto por sus exploradores el dispositivo adoptado por Madan,
Maza Arredondo recurre a una serie de marches y contramarchas, por
e) interior de la Cienaga,* que indudablemente lo obligaron a deslixea,
varias, veces, por el flanco de -sus perseguidores lo qe hizo afirmar a
uno de 6stos que para recorrer las 12 leguas existentes entree "Cocodri-
los" y "Guanarn6n", tuvieron que marchar 42, siguiendo el rastro -con
probabilidad marcado intencionalmente- de los invasores.; Esta ma-
niobra y )a continua aparici6n de sus exploradores en la costanera de ]a
Cieinaga, amen de los posibies encuentros con pequefios grupos de
cubanos que pretendlan incorpodrsele, y que irremisiblemente tenlian
que chocar con el enjambre de fuerzas espaiolas que se movian en la


C:5 Ibdem, p. 3, col. I y 2.
V. Nota 56.
Agradecernos la valiosa colaboraci6n del compafiero Ernesto de los Rios,
responsible del Depto. de Mapoteca de la Biblioteca Nacional "Jose Marti", sin
la cual no hubieramos podido reconstruir grAficamente la ruta que sigui6 Luis
de la Maz Arredondo.


56








periferia de la Cinaga, hizo que Madan moviese sus tropas en varias
oportunidades, abriendo moment~neas brechas en sus lineas, por las
quc se escurri6 ]a pequenia columna, sin ser detectada, haciendo sibita-
mente su aparicion, el dia 9, en el ingenio "Providencia", a retaguardia
de Madan y "en las puertas de Guiines"."'
Este movirniento lien6 de alarma al gobierno, que carente de tropas
de linea -destacadas en Vuelta Arriba- temia ver cnvuelta en llamas
la region de la Habana, pues coincidiendo con el paso de Maza Arre-
dondo por el sur de Matanzas, tuvieron lugar normerosos incendios en
potreros, cafiaverales e ingenios de lasIporciones central y septentrional
de la misma, segfn se refleja en la prensa de esos dias."
El mismo dia 9, el Jefe de Estado Mayor de Ia Capitania General,
Brigadier Pedro de Zea, dictaba un parte tranquilizador, en el que se
calificaba de "ralhechores" a las fuerzas invasoras y simulta'neamente
se designaba al Coronel Jefe de la Guardia Civil, Don Pablo Baile,
para embarcar en un tren expreso, con ]as tropas que pudiese reunir,
a sustituir al burlado Comandante Militar de Guiines en la jefatura
de las operaciones.
"En tres horas debia ejecutar el Coronel Baile las 6rdenes que aca-
baba de recibir, y marchar por consiguiente tan pronto como el tren
extraordinario pudiera ponerse en marcha con la via expedita."' s
Baile organize 100 hombres, procedentes de las tropas de linea,
veteranos de )a lucha en Las Villas, destinados como reemplazos para
la Guardia Civil, o que significaba que era personal escogido, y "los
arn6, les visti6 de Guardias Civiles, y organizados en una compania
al mando del Cajero y oficiales afectos a Ia Plana Mayor", embarc6
hacia Guines. Esta urgente improvisacon, indica claramente 1o deli-
cado de Ia situaci6n en aquelios momentos.
Por otra parte, el gobierno despachaba hacia la zona de operaciones
a los voluntarios de Bejucal y movilizaba a los de Santa Maria del


43- Diario de la Marina, marzo 17 de 1870. p. 2, col. 5.
W'. lbidem, marzo 11 de 1870. p. 1, col. I y p. 2, col. 5.
G A Ibidem.
GA GELPf Y FERRO. Op. cit., p. 349.
C Ibidem,


57









Rosario y Managua, que se desplazaban hacia lugares limitrofes, para
impedir el paso hacia cl nortc de los invasores; tambien, habla ofrecido
a) Coronel Baile fuerzas de los Voluntarios de La Habana, y en el
Diario de la Marina de esa fecha, se anuncia la salida d tres coinpa-
filas del 2do. )3ata~l6n de LigeroS,7, pero es de suponer, que como en
otras occasions, los "bizarros" se negaron a abandonar las "peligrosas"
y empedradas calles de ]a capital, pues ese mismo dia se informaba
que, pese a su "entusiasmo", los del 2do. de Lige'ros no saldran., 'Una
cosa era pavonearse por ]a calle de la Muralla con el uniforme de
rayadillo y maltratar a los indefensos habancros, y otra marchar a en-
frentarse con aquellos "malhechores", capaces de tronchar un hombrc
de un machetazo.
El 9 de marzo, por la noche, cl Coronel Baile se haca cargo de
las operaciones en "Providencia", pero, como era de esperar, ya alli
s6lo quedaba el rastro de los mambises, quienes se encaminaron nue-
vamente hacia la costa, penetrando en )a cienaga litoral por la zanja
del ingenio "Luisa".
Posteriormente se senialaba su paso po- la "Playa de los Garcia",
o "La Paila", en ]a costa, y un nuevo encuentro en "Mayab6n" (debe
ser "Mayaguan6") en las proximidades de Batabano.-
En estos momentos alcanz6 su punto matximo ia movilizaci6n de
fuerzas coloniales, saliendo a campana los Voluntarios de San Antonio
de las Vegas, los de Guara, los Bomberos (voluntarios negros) de
Bataban6 y 60 hombres del Regimiento de infanterla Espaa, sacados
probablemente de ]a Columna de Operaciones de Vuelta Abajo, cuya
infanteria estaba formada por efectivos de dicho Regimiento.
Parece presumible que en cstos momentos, las fuerzas invasoras,
a pesar de habrsele unido "no pocos" partidarios -entre los que se
destac6 un vecino de Melena del Sur, "el joven Vicente Garcia Montes,
que pag6 sus arrestos con Ia vida, en manos de los Voluntarios del
Central Providencia mandados por Don Pascual Goicochea, quedando
ignorada para sicrnpre ]a rumba dcl valiente cubano en las cenagosas


Id V. Nota 57,
Ti Alcance al Diario de La Marina, marzo 9 de 1870, p. 1, col. 1.
.2 Diario de la Marina. marzo 10 de 1870, p. 1, col. 1,


58








tirras del ingenio Teresa""-" -estaban considerablemc nte disminuidas,
extenuadas por las incesantes marchas, por terreno dificil y faltos de
recursos, y, posiblemente, muy escasas de municiones, pues los nuine-
rosos fuegos sostenidos deben haber agotado el escaso parque con que
debieron salir de Las Villas.
Todo lo anterior, puede -a nuestro juicio- haber obligado a Maza
Arredondo a acampar en un lugar rec6ndito de aquella pantanosa
region, mientras buscaba contacto con simpatizantes, que pudieran
abastecerlo de los elementos ma's indispensablespara continuar la cam-
pafia, y a la vez le pusicran en comunicaci6n con las partidas que
operaban en Occidente.

Por su parte el Coronel Baile, con mentalidad de official de la
Guardia Civil -cuerpo que tanto tiene de policiaco, como de militar-
puede haber decidido apelar a recursos m.s sutiles, para destruir a
aquel escurridizo enernigo que no podia ser barrido por ]a fuerza, y
sospechando -o sabiendo- que los invasores "tenlan algunas inteli-
gencias en]a zona, 7 creemos que ha de haber movilizado a sus agen-
tes, y dos de 6stos, los "islenos hermanos Diego y Sebastian Padilla" ,
por medios no esclarecidos, lograron ganarse la confianza del jefe
mambi, al que atrajeron, acompafiado solo por su ayudante, Rafael
Fernandez del Cueto y Bouyon, a una emboscada en la finca "Rabo
de Zorra", en las cercanias de Pozo Redondo, donde ambos murieron,
a manos de los Bomberos de Bataban6, en ]a noche del 15 al 16 de
marzo.

La version official de este hecho, afirmaba que ambos patriotas,
en uni6n de otros seis mambises, habian sido sorprendidos, y tras corta
lucha, sometidos y fusilados, por la madrugada, en el potrero de Don
Jose Maria Fernalndez,"O tras un interrogatorio efectuado ante fiscal y
escribano. r


73 V. Nota 22.
.4 V. Nota 62.
No GARCiA DEL PINO, GUSAR. Op. cit. en Nota 48, p. 4,4.
Diario de la Marina, marzo 17 de 1870, p. 2, col. 3.
74 Gaceta de La Habana, mar-zo 18 de 1870, p, 1, col. 3.


59









Pero esa version no es cierta; no existen los otros seis fusilados.
En la Parroquia de Bataban6, donde aparecen asentadas las defunciones
y entierro de Maza Arredondo y su joven ayudante, no se encuentra
ninguna referencia a sus scis supuestos companeros, lo que prueba,
de modo fehaciente, que 6stos fueron producto de )a imaginaci6n del
encargado de redactar el parte, obligado por la necesidad de convertir
en aci6n de guerra normal, un echo que debe haber tenido caracte-
risticas nada honorables.
Existen varios indicios que apuntan en esc sentido; el primero, es
la terminante acusacion de Gonzalo Castillo, que en su Memoria llama
entregantes a los Padila, y este tmino es preciso y se explica por si
solo; una cosa es el delator, chota, apapipio o chivato -como se ha
ilamado sucesivamente, a travs de nuestra turbulenta historia este
omnipresente personaje- y otra el entregante: el uno delata, el otro
entrega. -El triste papel desempeniado por los Padilla, lo confirma una
carta que reproduce -el Dr. Ramiro GuerraJ9 fechada en Quivicdn,
en 1946, donde se menciona su apellido en relacirn con el tragico fin
de Maza Arredondo; y no ptiede pensarse que el corresponsal del
Dr. Guerra, estuviese influido por ]a Mem oria de Castillo, porque sta
no fue publicada hasta 1968. Dicha carta denota una arraigada tra-
dicirn local que seiaia la infame participaci6n de los hermanos canarios
en aquel episodio.

No menos important que lo anteriormente dicho, lo es elb echo
de que fuesen los Bomberos de Batabanr, las fuerzas seIeccionadas para
rematar aquellas operaciones. En condiciones normales, la captura o
muerte del jefe mambi, reportaba prestigio, gloria y recompensas, y
hubiera habido rivalidad entre la oficialidad y los diveros cuerpos, POr
tomar parte en la operaci6n. No sucedi6 asi en este caso, lo cual nos
da la impresirn que se dej6 "el trabajo sucio" a aquellos miserables,
que eran despreciados hasta por los rnisnos a quienes scvian.
Hay otro elemento de juicio que inclina a pensa en una celada,
en una trampa montada cuidadosamente. Al relatar la version oficial
de los hechos, la prensa informaba que a Maza Arredondo le habian


zs V. Nota 75.
; GVERRA Y SANC i-EZ, RANURO. Mudos testigos. La Habana, 1948, p. 207.


60








ocupado, al capturarlo, "dos sacos con mantas o frazadas, un saco de
arroz, un saquito con sal, otro idern con p6lvora y un tercio de care
[tasajoJ"' I Fueron estos recursos, necesarisimos para su tropa, el cebo
que hizo caer en la celada al jefe libertador?
Parece corroborar todo lo anterior, el af "n de venganza que estos
hechos generaron, en el valeroso partidario cubano Carlos Garcia, con
quien debila reunirse Maza Arredondo. En aquella cruenta contienda,
]a muerte en combate o la captura y fusilamiento eran hechos coti-
dianos, comprendidos en la 16gica de la guerra y no conducian a poste-
riores venganzas. Pero cuando el hecho se apartaba de esa l6gica,
cuando la muerte era product de la felonia o la traici6n, se producian
verdaderas vendette revestidas de odio y apasionamiento. Asi ocurri6
con las muertes de los Gencrales Augusto Arango y Honorato del
Castillo, y es similar por sus caracteristicas en este caso.

Carlos Garcia intent capturar a los Padilla para ajusticiarlos y
asi "bengar ]a muerte del C. Gral. Luis de ]a M. Arredondo",8' pero
no pudo, por haber estos escapado a Canarias -buena prueba de quc
se sabian culpables de un hecho punible- pero no ocurri6 otro tanto
con los responsables de la matanza de Ia finca "Rabo de Zorra".
Garcia se dedic6 a acechar al Jefe de los Bomberos de Bataban6, al
que finalmente captur6, junto con uno de sus mas importantes secuaces,
"al sorprenderlo en la bodega de carnino conocida por Punta Brava,
situada en el cruce del arroyo Guanabo, en el callej6n que de Pozo
Redondo se dirige al oeste" y dispuso su inmediato ahorcamiento. "La
orden fue cumplida en presencia de Carlos Garcia, y Arredondo y el
joven Fernandez quedaron vengados. El justo castigo, y la forma en
que fue impuesto, determinaron una mayor admiraci6n a Carlos Garca
de ia que ya gozaba".11 Pero no concluy6 aqul Ia vendetta, pues el
27 de septiembre de 1874 -e poca en que las guerrillas mandadas por
Garcia operaban libremente en el territorio habanero-,s era sepultalo
en Bataban6 Antonio Padilla, natural de Canarias, casado y de 40 afios


SO Diario de la Marina. marzo 18 de 1870, p. 2, col. 5.
8" V. Nota 75.
82 GUERRA Y SLNCHEZ, RAMIRO. Op. cit. en Nota 79, p. 201-202.
83 GIRALT, P. Historia Contempordnea de [a Isla de Cuba. La Habana,
1896, p. 36.


61








de edad, vecino de una finca de aquel t6rmino, quien fuera muerto a
balazos en el camino de San Felipe.s4 I Era iste uno de los "entregantes",
que habia vuelto a Cuba con el nombre cambiado, o era otro miembro
de aquella fanilia, involucrado tambi6n en aquel suceso? No lo sabe-
mos, pero evidentemente encontr6 su fin a manos de la expedita
justicia mambisa.

Finalmente, en su aftn de darle verosimilitud a su versi6n, las
autoridades publicaron el supuesto interrogatorio al que someti6 a Maza
Arredondo y su ayudante un fiscal con su escribano -que nadie explic6
qui hacian por aquellas sabanas, a aquellas horas y en tiempos tan
revueltos- que pone en boca de los interrogados cuantas afirmaciones
podian convenir a la causa de ia Colonia, imposibles de admitir como
provenientes de hombres incapaces de humillarse, ni para salvar la vida.
Para colmo, Maza Arredondo aparece dando equivocadamente su edad,
y el habanero FernAndez del Cueto,s' declarando ser natural de Cien-
fuegos.





.0.A


/ I
4.,






Poco despu~s de la muerte del denodado jefe mambi los restos de
sus fuerzas pudieron incorporarse a Carlos Garcia,"' quien por medio


S,' Iglesia Parroquial de Bataban6. Libro 2do. de Defunciones de Espafoles,
folio 290, No. 1727.
5.1 Archivo del Instituto Pre-Universitario de La Habana. Leg. F-1, No. 32,
Expediente de Estudios de Rafael Ferndndez del Cueto y Bouyon. Vanse Ap6n-
dices V y VI.
6 GUERRA Y SNCHEZ. Op. cit., en Nota 79, p. 201.


62l








de sus contactos en La Habana, logr6 embarcar a tres de ellos -entre
los que figuraba el Capitain Ram6n Curbelo Garcia- posiblemente
incapacitados para proseguir ]a campana, hacia New York, a donde
Ilegaron en el mes de abril'. 8
Los restantes invasores, posiblemente quedaron incorporados a sus
tuerzas, como parece dernostrarlo ]a posterior presencia entre sus hom-
bres del "intrepido C. Benito Noa",88 "Jefe insurrecto de la Jurisdic-
ci6n de Cienfuegos, done se distingui6''s9 potrla toma y destrucci6n,
en la primera quincena de enero de 1870, del poblado de "El Sako"
-situado en un importante cruce -de casinos, aproximadamente a 10
kms. al 0. de Santa Isabel de las Lajas- donde hizo "algunos prisio-
neros, coji6 a los espafioles gran cantidad de viveres y algunas armas
y municiones". 0 Alios despues, este infortunado libertador Ilegaria a
ser el segundo de Carlos Garcia.
Por su parte el gobierno colonial hizo cuanto pudo, una vez pasado
el peligro, por restarle importancia a aquella empresa, a la vez que
pretendia disuadir, a los posibles irnitadores de Maza Arredondo, de
que se lanzasen al ernpefio, creando la falsa impresi6n de que la pobla-
ci6n en masa le habia dado caza a los invasores; Ilegando a la farsa de
exhibit en los portales del Palacio del Capitan General, con un cartel
que informaba que aquel era "el trapo del general mambf D. Luis
Arredondo", una supuesta bandera capturada al mismo, la que pot su
forma demostraba a la legua que hablia sido confeccionada festinada-
mente y que no era un cubano su autor.1 Con igual desenfado ocultaba
sus perdidas -como si los mainbises tirasen con algod6n- y reconoci6
c6mo finica baja -en la corta, pero refiida campafia-, a un voluntario
que se fracture un antebrazo;92 esta "exageraci6n, muchas veces ridicula,
de los partes officials", como dijera el General Montero GalutI fue
uno de los grandes males que aquejaron al ejercito colonial, cuyos

S La Revolucln. New York, abril 23 de 1870, p. 2, col. 4.
El Republicano. Cayo Hueso, febrero 12 de 1870, p. 3, col. 2.
s URR~'~, CARLOS. Los criminals de Cuba y D. josi Trujilo. Barcelona,
1882, p. 149.
"0 V. Nota 88.
01 Diario de la Marina. La Habana, marzo 19 de 1870, p. 2, col. 6.
92 Ibidem. narzo 13 de 1870, p. 2, col. 4.
0 PIRALA, Op. Cit.) t. p. 792.


63









jefes, en muchos casos, no vacilaron en engafiar a su propio gobierno,
sobre la verdadera situaci6n de una guerra que se pasaron diez afios
ganando en el papel.

El apoyo que recibieron los invasores de ia poblaci6n, se deduce de
]a intensa represi6n ejercida por las autoridades. De Quivica.n, fue
deportado a Isla de Pinos, el Dr. Juan Francisco Vi1laverdC,11' viejo
conspirador -hermano del novelist Cirilo Villaverde- que ya habia
sufrido prisi6n, por haber participado en [a intentona vueltabajera de
Narciso L6pez, en 1851.'. De Matanzas, gobernada en aquel moment
par el sanguinario Brigadier Burriel--que tan trigica fama alcanzara
mas tarde, cuando los pogromos del Virginius en Santiago de Cuba-
se informaba que hablan Ilegado en ia tarde del 23 de marzo, varios
presos procedentes de Alacranes, acusados de haber auxiliado a Maza
Arredondo.96

Posiblemente se trataba de D. Antonio Cruz y los hermanbs D.
Casimiro, D. Francisco y D. Juan Rivero, condenados a muerte y fusi-
lados el dia 24, en la plazuela del Cementerio, por haber "auxiliado
la gavilla de Arredondo";9 junto con los anteriores, fue condenado a
muerte en rebeldia, por haber podldo escapar, D. Florencio de Armas.
A fines de ese mes, se producla en CGrdenas el fusilamiento de
D. Andr&s P6rez y el mejicano D. Vidal Orozco, y estaban siendo
juzgados en Consejo de Guerra otros varios sujetos, por causas que,
considerando el lugar y la fecha, s6lo pueden haber estado relacionadas,
con la invasi6n de Maza Arredondo.9

La importancia que concedieron las autoridades coloniales a aquella
empresa, se patentiza en las alocuciones dirigidas, por el Coronel Baile
y el Brigadier Burriel, a las tropas que ]a combatieron"O9 y por la pro-


94 GUERRA V SANCHEZ, Op. cit. en Nota 79, p. 206.
o, PORTELL VILA, HERMINIO. Narciso L6pez y su ipoa. La Habana, 1930,
t. 1, p. 262.
o Diario de la Marina, La Habana, marzo 25 de 1870, p. 2, col. 5.
Ibidem. marzo 26 de 1870, p. 2, col. 3.
9: Ibidem, marzo 31 de 1870, p. 2, co. 5.
c19lbddem, marzo 29 de 1870, p. 2, col, 7 y 8.


64







.. -.k.-.AA Q .IA I.. A .:... :: .: : :,: ,.: : : ,!!:,:,:,:-.::,: .- : "':::": ,:, ,:. .':'"::::,:,:,.., :,::':' ':'::'':::: ,:,:::: :,:-,: ::: : ::: :]. .:. : -,.-;:,:,,:...: : :,::
: :, .;::::::.:-:.:::.::::. f!:::f.,!::;,:.m! .- .. !.! !:.:.,,-:!-:- *:,., .: '':: ,-: : :.. .:: :. .: I I. .... .!.:. :.... ::. .:: .. : .---..... ..- .- .
, .. -!; -! :,: -. ::. I .. .; : 1 1 !::-:..: ...
: : i : :- : : :,::::: : :: :...- : : :...:.: :. ::, ::: : : :: : : , : , - . : . : : . . -. : : :: : : : .. : : ,: : : : .
. .. .. .. .. .. . .. . . .. ..... - . . : : :. ...: : :, : : : : : : :. : : : : :v : :: ,: : : : : . : : I . : : I : m: -1 .. I : .. I . m : ,:, ] :'I 1,1" : : : : -: 7 m m
I . . : : . : : : : : : : : . : - : : '. :1 1,
: : : : : : : :-_ : : : I I : I : : : . . I : .1 : .. ,:,: i: i,:: : :. .. .- .... ... .
:: ]:- : : :,:: :- m : m : m a j : : : : , . : m I m : . I .. : m I : m .1 . a ... ., : - ,: . : a m m m . j- m : .. w j I : :.. I.M.... : : I : : : :. ::
'. .'. : : : . : : : . : : . : : : : . m I I I I . . . . . . : , , : : : : : : : : : : : : : : m-: . : -:m : ,
m : : m : . . .
- i. : ,- : -: :: I , : : I : :. :- : . . : . I . : ... :.: : : :
: : . I : . ; :: : : '. m : : : : :: : :; ,: : : . : : :,:-: : : :.: : : :, : : : : ,
j -: ::.: : : -::.:: . : , '. m :.: , . : : : i . : . . I : : . . . . .. : : : : : : : : : . : : . : : . . : .: : : . .. :i :: : . .. ....' .... .... : : .. : :::: m: :::
- : I., ,.: , : : : : . .. : : . .. : .. : , : : : : . . : . 1 . . .. .. . m-m : : - - --: . :: : ::. .. :: ...
: : p .:, : .: : .: :: . : 1. :". .: '. . '. . F .-
- : i -::. :::. ... ..I . ...,.. I : 1. :: :: :: : :: I ,:: ::, : .::. : 11":'.11 :,:: ::: . :1 :. . : : I ,: :. .: : i;-!O l v S K A S
: : . . .: .: : :. : : : : .- : : : . .. . I I . . r. : . 1 : : : : : ,: : ,: .. : : :
I . I I : : , ::. : - ::-: : : : : :, :,: : : : : : : : : - :
o m ? V v .....m: -.m. ::::. .., ::. I :. I .. .. . 11 I.. : - .- - :: ,:,: i .::. .. ,:.. , : ,.:, ,:, .- ::.::
: : : : : : : .. : : . : . . . . . . . . . . : . : ., :, I : : : : :: : : ] : : : : : : : : .. : : : , : : . : :.
::::::! : :, ::. i ,': : ,. : : : I : I . . . : : : : : . : 11 : : . . , 1 : : : : -
I I :: .. :- : :: :- .:
., : : : .. : : 1 ,: : . ... . . 1 I : : : : : , : ,: : . : :, ., .: : .. : i.. : .:
:: .. ,.. :: .:. : : ... ... .. ...
... I ... . :. : ::: ::: .:: :. ,:: :.: ,
:- :, .X I -1 .. , ,::.. ..:..- : ,,- . .... ... ... - :: e,
. . ,, ,% ,,, .%, 1-55111-1-%1:4 . -; C, :U ...'. ,..!,,X%%; "x 6 ;:Cx : W 1, '-"- -, ,, -m :. : :::- :., ::: .:: :::.-:-::: :: :::, ::.:....-
, PKIliki : X N%9 -::.%,i:t ,:,.:,,;-3W ,.,. .. ,; ,. ;*-,,-,--, .., : .. z .. ::.:::
... .......... mI.mm. ... ,:: W. I ,: : ,:: :::::: ,: -:- :.% :: :: -..,.. .......... I . : :e ..;: 0. r
: ,IA & . R I.,. I :.., , """''' ..
1 :::.,::: -,::.:.. t -, .- ;. - ,.-, Ow r. . J- ,.-,' ::. : : ::: .:::. :::, .:::: ''::: :::, :::: --.:: ,
. I V m : n.-I :: ..
: : :7: :: ::::.:: :: ... . ' . . : . . .
a l M. i .. ,I. :, ,::, :, :,; , ;; ,:::,: ,: ,] :-: ]: :-, : ,
.. 'M : -A : : j: ,::. ... "-Xv .::. m ...
:::, :, :: I . : .1 I ,.% 1 :t I "::. I .:..,:,:.:::..:::.. ::. :::. :::.,:: .:.
. q I ..". , : ..
': :': --,:: i,: : : : : : . . -:-:- v ; .1 -. % i M j .. .: .:: 1. :. .., .
: .. :., . : . : . . I : --I. -% ., :K .- .: % of iff --
- : :: , :;:,: : : . I . . . . :,.c: : :. :;.:. i
:::- ::: .:, : . -'.'- I :, - - .:::.. .
i:- : : : . I : .; i I-
:: : : !:. : :. -: :: ; : I I .. .: 1. : m m m : : I m : 7 : : ,::: : : .
.: : : .: : :I: : : : : :.: m : : : : : : 1 : . .: : . .. . .:.,
: ,: : ': : : :': : . : : . *.. , ., : ,
:: I - ; ,,, I .
... , : : -:-
: ; .: - -., :
: : i : : ;
I -
), ..,. .. .. .. ....
: :
I.m: ":mm ,,.:.I., .. W ....-, .: & , :,3.: ,= ,,,: -W ..
:::: : : '. : . .:: . . w 11 .. .: .!: I ...... ...... r. 1 : :: ::. : .: : :: -,: : ;-": : ,-: : : :. i : : : ::.:.: :: : :,:: : ,
: & P n m: ::,. ::: .. :::. :: .. ::, .:: .11 wo 1. ...'s, .: .... .. :, : ,:; ,-: ; -
. - .. . . : : : . : : .,_,. : : . : : : . :; .:. : . : : . I. : : : . : : : : ,: -: : m. : r I m .: M m m - -: :: !:: :: I I ::: : I .: : : .,: ,:-: :.., ,: :... : : :,_,: - : : ,] : -, :], :--:Im : I :. :
: : : : : i i : : :' : : : : : : : : : : : : 7 : : : :,-..: : : : : :, ,:-: : : .:.: : : -,: : : .: :: ::!:- :-: !-: : :-_ :: :! - ...,-.,., : : : : : i-:: :::,-: -,
Q W ... .. - - :: ..
.: '. . :::: :: .. .. .. .:: : ;: :. . : : : ::, : ;-,: ;: : :: ]] ],:,:::: ::::Iq::-:-::::.: - :.:.::.-,:::,: :-::-.,-.:::
. . m : I : : : m I m . . . w I.,: : : : : : . . . . . . . . . . . . .
I.. .. .. .. . ... . --- -
::: : ::::: :: .. I., .. .,. .. .: ., ]:. .,. . m I 1 1 - ml: -- -. - -.: :
. . . . . . . . : , : : . . . . . . . .. . _.-- .,,- -. . : : : i. : : ;. .:: : :
. -: :: : mm : . .. . m. : .: ] : ,- . . '. : W -.. .: .
m:I. 1:1::, : .. I :.. 0 % '.. W A.:..: . XA w .---m-. .,ox- -^q x- ::!, : :- :-: : : : ::: -i: !:: ::: :-,: . : .i : .. .
. ... m: -: I ; .. I : .1 .. 'A
.... ... .... .. .... ... , . . : I t I % ;.,- ::-. 4 .: :.. ::::.-..::: :.::.:.::::,:.:::,.:::: :::: :::.:,:.::: ,::
.-,. , . -::
:, J.-,- I :: :,: ,.,: ".,:, IfAk I .. .
: -% w 'Y !v : ]::: i, :-_: i, :i:,: ::::: ; :, ,, ,: ]::. : ,: :.: : -Y : !-.: ,
.. .- m .. : : !
-- : -.. ... ... : ,
.1- k :. :::.:.::"..:::.-..::,:.,.::.: :.:: : -
f
j, ft
::. : : ., ;-; : :.: : : .. : :: 1 ,.:69. : -.. y I ,, : 1. -:X : .. , '!ill" : :L : : -
I b . t 1; 11i M: '".1". IJ M .. ; i. - -i- : - :
::: .- .. i -.. A 7: 5:, W : ,: : ;-.: ;.,: ; : ;-.,: : : : : : ,- : i : .
- 0 M M .. : -::, .: : ::::: , : .1. I. m .1 ., ,. ,.:: ...,: . : .:,...:: .. 7 .: .: --,- -:::.-.!: : :, :.: : O j Y > A 3 : i : : !-.! !-! :.
- i;-,, ii - M.. .: ,:. .!:: : .-: ., :: : ", : :
- . i: :- : I : : : : 1 : . . . . . . 0 : 1. : : . W . : I, .. -: : : .: : . : : : .:,: : : : : : : : : : : : : : ,: : . . . : ,: : : : - . :.:. . : ::
. . . . . . : : ..: : : :, .: : : : :,: : : . . : . . : : -:,: : : : : .. .: . : : : : : : : : .: : :
--. -; -. -, : i::; : :: : ::- ,:, --: , .. :............ "............ - ''. :-.. ... '....... .. .. .. .... .. l., :; i ] : 'i : ': ,_ : : -., ., -- :- i M: : : : :: ::;
-- : .:: : M. ...: :. :: .... .. r I ::.- -::-:- ..:::,.,::.:,- ... ......... ....... :,. ...,. :.:.. n.::. :: .. ... ... . ... I .. .... .... ;: ; ; : : : : : ,-.; ;" ,:
... .......... : F : ::: ., .. r.X 't P ,, F ,4 : : ......... .
7 R j. .-:. ..: ..:! . .:.* 'i
:: : : : : : j ,,: i- -. : ; -. -:,.,: ,,,, .....
; !! ! f f : ] : !. : < 4 : .S : i-_ : :: -,; ' : :.; -l,
;:::,:::::: ".::": : 1, .:: . :. . .. I .. ,
:- : : : : ,. 11 ., 11 T .4 X - !: :, : -. :: ,- -, --! : ! ! !i ,:!
0 : '! , : : i i!
:::I,, :::.I : .U ... : ::. . .. : N ." I ..:.::..:.:.:..mm:.....
.,:.I I.. I I IL :fl : S T 0 R r ,. .z .s. -- ',,'. : -! i U]! .
:: -,:-:-: : .-, :, .. .... .... ... .... .- -
-! I ,--! 1 ,6 ! : :! :: 7.::,:. .::::.:: . . ... :.-:.:...:: ''..:.:,.:.,:.. : :. 7' :: ::: :::-: ,::. :: ::,.,.:::. :: : ,
,: ,.:. ] ,.: : :,.- i,: : . . . . . . . . : : : : : : : : : .1 1 . .
: : : ]: ,::::. :: .:, :.: : ... .. ..... .. ... .. ... ... .... .. ..: ... M .::.:.. :: ::,: .:,: ., : :::::: -; : : ::,
,. - I : : :: .:: :: :- : : !l '-- -. ! :. :
: : : : : : : : : : : ., : : : : : : : : : : : ., .: : : .: : : . . . . : : : : : ,
:: ;: : :,- ,. m w : : : : : : : : : :,,-. : : : --: : : .,: : : :,: : : . -. - .I -. ,- .- ]
_- ,- !]!:! -- i- --., !- - -' : : : : :: : .:: -: : :-:
:.:.. :.:: ::: -,: :::, -:::., rm., I mm. ..I ..: :.,,...:, -- - jP ,-,..:.,.. .-. -].:,.,.:- :,-: 1 : ..:-: .:: :: :::-: : --!--.! -I Ii !--! ; I
. :: ", ,::" : 1:1: :.. :-::': :::
..., .. - ..''. ---, - :- -- -, -;!z .. : ,:: ''::: .:: -..:::::::::.:,:::,!.: :.- , .- : :.: ::: : : :, :
. . . I ,:: :: ; : : .: .', m : : ] ::::: ]!::: I I ]: : 1 : : : : : : ]; :] I :-.:]-],],::], : _:: I I ;] I :::
.- ., ::: .::. ::: ., .:: : :::--::: -::: -::.: :. .. - -
:: -m m : ::. : : : . .. .. . .. :i ; -i ,; : : ] :.: : : :...: : : :: :.--.: :: ,;. ;].--' i ; ;1,11 :: :
; P w P q m m:... ::: ,m:m ,:. m. ::. ::: ::: ,::., :::..:.::: .:: :::- ':- : ; ':: .;. :':':':: .::: ::,:: -:::.. :::- .::. ..:, .: :,:::,: i.: .-. : ,:. :i.- : :: ......' ... :
: ::: .:-:. : :.. .: :::: .:: ..:. : '' :::. :::-- ::. .:: : :,:i ];::] :-,;: , "" " .,:::-: : : :,:- ::.--:::.- ::: : : : : : : :.--. ,: : "'" "
:: : .:,.: :% .,. .,, ::, :, ,: ,,,.,. : ,. :- :: .,:,., .: :: ,.,.,: : .. -' :! - -., !: -." !- ;-,. i- : : : ::'' : ' --i : : l-l-,'i : :
.1 : : : : : : : : , : : ,. : : : : : ,. : : :. : :.,. : : : : : : -.: .-- - : : i : :I I. m j ,: :,:, : .. : : .. .: .
. ,i ,:.,; '.: :i :,: :: : :-:': : :---:-: :7,:: :,-: - ;--; ; ,i ; -l'i; : :." 1:1
= = l :-.: : ;: ! !!,! : 1, a ,::: :. .::,. : : : : : 1. 1: : !-: ; : ;-- : :i: : : :: ::::.
,.! !!! -! :! . ! :: :,: : ., :: : :: I .m .: :, ",.: :": ., ::i: ]! : :,: : ,:: : : : ] : : : :. : : ] ':
... : I ..::::, M: . : -; : : : --' : : ,:O m v" :,
: : : : : -.: : : : : : : .- : : :.: : : : -.: : : :. .- : - : : : : : : : : .: : : : : ,: : : ,. ,: ': ': : : .-,: : : -,: : : : : :,:.: : :.:.: : :.:.:.: : :.- : : : : : : :,i. -' I
W I T S : :1, ::: :::'':: :::,.,.:: : i:. ..:.: i..- -X........ ....... - ... ::: '. : .:F, a :.:::::;:::;:;:::;:-.:; :: ',.:::
!:;:6-.::,:,:::, .::'.: -:,mam. - i 4- ..,,-- ... .. :.: ,:: -i M I : W A M A P0 2 ::, ,::-,: : : :.,-:::i : : ]
. -- m:..m:- :::-:,-.:-::,.,-:,
mm:.w, m -.::: .: .:. mm :::: .: :: I ,
... k .
.::: ::,:,.. p .... '' -,, - 1! :
110010 i 1 ,.
-:: ::-: : ,: ::.. -- -- ,,!
. : : : : .: : :::: :"mmmqlmmm.: :;:, ], :]: :::,,]]: ,;,-";,.,..,: . -m -.,, : ---. i -,11-4,,I J .: -,I--1,11-3 t ....' .,. ,",.f,.,-,... l. Ik . -! -:!.- -. i -.,i! .!
. . . .. .. .,.- .. . : :::: : :: .: .:.:.:: : .: ::,:, : .:---; -- -. : :. : : :: ..: :. : :,.,.,: :- :,: ..: : :1 ,: :: :-:,:: : ,:.: : :,.,:,: : -:: :- : .
= ...'... .,,. ......... -.-.-.--, ... .. .-..--..-.. -..--.-.-.---.-.-. ,.-...--..-.--....- .-.: ::-:--,-:-:-: -- -:: :
:-,-- ::: ::: :::-:. ::-:., :.:::-,-::: .:''-.::7.:.::::.-.::,:,:,:.::- :,::.:,--.:: --: : : . .:.:,:.:::,-.::: :::, .:,: ,, ;. :- :, ,:;, m,.; :,: :..:, : ::; : ::;--; ; ;., "ii;:,: ; ; ::: :
A N i t s t o f -,:.:::.: :::,m:::..:,:: : lm ::: .. -:::: -:-::: mmm: -:-::: 1: ,::: .: 0 :: .: ,::,:: -:-:,:: : !--.i : i i -. l-i i : .--i
: : ] : ---:,: .- :: .: .- :,:: .: .:.:: ...:::. ::: :::.,:,::.: ,::. , , - ,,, 7 - ,, :
.. . .. ::,: ::::: ,-,: : ::: 7 : .. ...... ....... .-...... ... :
: : : : : : : 1.0. : : :I. : : :
i, :.; i:: :, i, ;---: i; ;:: : : :-:-; : :: i i :: :i;7: : ;:; : :i; : i;i: : :i:--: :i;--:i ]; ;:: : :: :--;:: ,::-,]:, -i::;:,: ,-;- :::; , ;:; . . . . .. I . I .: : : .- :7:, :-,: : :: ,:,:
- ] -. .: : -,, ::, :::: .,.:, : :-: :j : :-,! .:. .] :- .-.: :j. :-,: :j, ::: : ::; j j -: : ].-,: :,:] ::.: ,:: : : :: : ,- : ,: ,.::,. I.:: I:,I " ... -
: : :.:,: ::..-.:.: :.: :.: :,:,--.: :7 : : : : .:: :: : :: : .. . .. ... ..''. ::.:.:: :, : : :, : :: :.- :: : - ., -- -! -- -,.,; --. .- --.! -- --' !!-.'. i ,
.!.:-:.!.,.!.:.: ... :AC - : - ; : --: - : i -! ! -.-,! .- !- -.- -, -! .- -- -. i- -
..... - W K- ..,,,-,.,.........,.,.;.. -- -.. - -, "
RI NI T H I ... i : :I--,:: : v-,: : i r ,, -.- :!
,----- -- -'' ''' it : M --Ki,, !-. - ,
. ". . .... . .. .... ... ... .. '' ,,:::,, :::::;::,:,:,,,,:: , '' .'. .! ,! v -
ft 4 6 -: -..4, ,:,,- i V --k- ''.. '' . -,. - -,-- !I ,---.-
-.-..:--,.-.," : :-: .. . I -v ,.---P-*--IC.,, !-!: ::. -.-,-:% .:--. !..-.:..-!.:.-,. :-:.-.:.:-!...:-. , : I ,..
wwwn v w ! ! :! : -, -,- -. c --. !,::-:::::,t::::,:! .,t. .:. : I M A IR P R IPO K I R : ,..
I. .. 1. I I . .-. :: :: !::::!:,:::::..:::: 1 "'--
.... .. !:: :: -::.:."S :,:,-.,:.,;-:.:., -.: -j-- :,.: :j: : : - -, -- - :: ,;
.- .. -- .. -:- :: !I:,:-;6 .,.,.:.:.,.k !-:--- -:-:- -'-'" _,: : : : :::, -.-. - i;- .,
.: -;!; P. . ::: : 4 .: ] :::-k::,:: -::: :,:::) ;, .: : -.,- -..--. t
. "' -, 1'. I -. -..., ... -. .1. gtiol-I.:. c .... .. I- :j -i i : i i ..
14 '. .. ..q -t -- --.) . -
wt& -, .10. -..... I. 0.0-0. ."
1!1- ., -i--!----J-, i : :i : : : i A, .. -i . ? -,,! :d -- ". ".. I .
.. :k.j .i ,-p -,, -... .- ;". ),: ,.I.., ..)-X..,.". "... ". ..",-I,..-,. i.- %;.;, %;.; -.::.:7!:::-.::!:::-_:::!:!:!:.:::!, 'li".:: :.: i: ,-: i:l;:::
: :::,::: : :::: : :,;.,;;: : :-,::-::::,:::::::::,::.::,:-,::::: :,::::-:: :.:.:.:.:.:.:.-..: ::.-.,: : -- : : .. .. I .. .. . ,: :,. -: :-:.: :: .,, :,: :,: -., I . .. .. :: : : :: : : :: .:.;_;.;..:.:_;., _ .. .
:::,:,::: .: --.,::: ,:: : jz nwj :::.--:::-::!;-.;:::":;:;:-::::--:;O;Y; -:;.;-;!.::::.,:!:!.!::;::.-::- -
'i ,!-.", ,'!,!-",." i -. : !7i !J # -! ,.Imu i i U --I- .--;-I- -.4 '' - -- - -, .'! :.
: , i 1 it : : .<. ",. -i.--. y,." .."I...,- J---I0,-.,,---J-, -
,,,,., c: *,,,,-,O ,,, --,, !O -, -,. .-, IM
4 1, -"-. .:--- -: .1-j 'I-, -- 1 ". . WW el !,,! .,.I. .! - -. -- ., -, -- .I.A -'-'-4.-. - -- : :---: ::::
ii i .. n -1
-!:!: !- :..-.!.:-!.. ., -., .-:-:.:.::-::;-.;:,:-::.;:,:,:;,:::::;-,:::-.:;::, 1. .... .. ... .. ,:.:. .I. ,., : ... ::::7::::-;:::::;::::--:;:;:;:::;-;-:::--.-:-:.-,-..:-:...:.:-:.:.-.: .:.:: ,:.
:! .-- ; ,-,i-, -- i : ; ... :-:-.-..--:-.--- -!-.-! .... ...... ... -;!,:-.!:,;!;!;!;- ."!-- : : :--: -- :-.:.::: ::: :
I. -.. .... .W...".
- -,:,:,-,:,::" -,::,:-",:: ,!,::",:,::, :,::''-,::,:" :,:" ,, '' '' , '" ' " , ", -, ,
i ...-".:.", i- i -._ i : -, : 1 : -,% & :-A .V -, .i-..i6 i. t.'.. w liii iiii .",.., , .,-, "-.. i- -1.,'- ,! : -'!,.". .*'. i -. ,,, '.' .'.' 'k" .:- .' .)., ,, ',;.,-".-..-,--.'.-- "...,4:. -, ,," i- l.,* '- ,"."' -,'...'4,"'. . .-.:,: : -,::: :, ;]::, 1:
.. ... .. ... .. ... .... .... .. .... .... ... ... ... .... . . i?., c -:,: .: :
... .. . ..... .... .... . ... ... .... .. ,. ,.. .., ::, .- -j-j -::.. :.:: .:,-:: .:
" !!-! J .-I ..", ,::!::;:;:::::::.::,::::-::-:,:::;:.. ...!-!.-...!-:.!--'-!-:-:.--!.:..,..-!. . . ... i -..
.; .... ... ..... ... . ...".-.... 5.,
-;: ::;:;-!:: ;X -:1 !;!.:; - ...... ... :,..::m.-: :.-: -:: .,.;-:.;.".:-:-X .;-:-:,...:-: ... : ""' :
-;:;"' fi .,"j !'.: !i. : j: .:!-,.: .j:-: . ., """"' "' "" , : :::::::': : : : ,,,-- : : i.. ?:; . -- ., -, -, ] . ,:::::: 1.
--, --,, i : :!: : i C, , '. , "., "', -, - -;-:
... -, P,-,- -
I k "I, k I' .. I A .. -- -, ., --- -..., "..
, :.,. i ..'m W i- ", ." -! ,, --i , :
" , m ---- -, :,-. -.1 l -, r-'.!."- .--,, -W liik ,s- ,. I i, . ,
-.: .-: : ;-....,-.. '' -, il - A -k ,.-,---.-,, -- -4--,
....-. i!l i O V .. -,. I-,.,.,,,---!-. 1.1 .. ...* ,:; -1 -- -
-- .J --., ..- ...;, ...., -.R . i.'-. .".;.:-; ---;-;-:-,-;-;::.,.;-;-, ;;;,. -;;..- -;-;,:;-;-;-- .. ....... .. I .... ... ... I- -11'.. ;. : -.:-,.,- .,K.
,.,,.,,, -."-ii,;",.",-,- ,* ",. J ... I ....... 1. I.... I.... I ........ :::; ;. -:;:; ';!;! ';-':.,:!::;:; :.- .:-;.::-.: - , , -,! I I [w
-
-,. - -,J k :,,;,,;..- -;-, .,. ::;:;:::; -;--::,:::;-:::7 -. - -: ':'.-., - : .! ..-.-i .--. !-
a l-., -.:.--,,-.,-. M: -- - : I -11 '',-I'l l. ............. I ... i .............. -.i--., ', .- -. i-' i:: - .
0 al I u t i ..i :4: : I .-O...'r
go s sip s -,! -. !-!f !-... ,,,,', .'.-'.i'-, i '.. ', i'., '.-"- !- --ii-.," -.'.i ,ii-'. '. 4,i _,- !--Ii :
v y :M n4 Q KT K TANM ::-:- IM ,,, !".,-" S'-'.i 'fl ... y ..... '... '.."-X '., l., t .' --' -' 1--l.-..-,. m'..' '.1 -_ ", "-. ,. ::- ;::::::::;::::]--,:::::-- :":;:;-:::.:.:.:,:::..:.::.-,:.::,--.:,::.
-- ,, "...-- ---. ..- -- -- -- ; :,C.-..:,:.:,-" : y :.,..::.:,::.::::::.:!-:: :.:!:!:::-:!:!--:::::!-!::!: -: :,:.,.-I.,-,.,..,,, .-'',-,',''- m::: : M::: : i - .. , , " -- -,- -. ,' ; : -. : -! "
_:. "'"""" "i P -, 3 4 --- W ; ---
1P A -0--, P ...'....'..................... ......-.-........ ....,.!# r...".-,.-.'.9 4 --, ,.- :].-- ::- :: :; ',
-" .' ..'.",.--i--., .- -," i- l .,.::.....::.,-.: .-.:.::.:.- 14 !9 110 !11 1 1. , N -,. '-.' ,.-,. .- :! !:,....'-, --.,-i4,,,U -,,.-0 .i.,tl.,_A
.. .. .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. ... . .. .. .. .. :::
.......'... .. .. - .. .... ... .. .... ::.:,:.:: .'....-IM ARM A T Q A V M O = -- .. -
"
, , 4 'I 1 I ,: .: :::, ::.::: :-!: :": .:::
f... .
no t t a tn;: ,.. -... "' i"', ,,-, -, .k ,-? -.. -, --- -.iW -.., ", *1 -1 ::.::: -::,..:::...: : .... :
1 1 I
,,6 .J-,,,., ,." ",.--. I 14 ....... I --. I V -- : :-:.::::.:,::::,--::,:,.::!
-- A .. --ff .-.,.".".., .".",.. -.0 ,..'- -, --,iW-,--,, .,---,. .. W R I
!, 3 , '' 0 1 1- .--, ,.!i,%- A -'. ...."..'."' "i..' ,t ,, -- ,. :-!-!-,-:-!!-.-:-!M M -"..O.R -.9 1-1-M --,11 -- ! ,,,
'. ., ,' --' 7 -::: .-.:.:;.:.-.:-.-:.!-:.:.:.,. .............. .. ---- -..E .. ... .... 09 11
V V IN EX A V m & ln .: .i:::-,.: : :j:-:j: :j: :' ': : :-:: ::::.-.::::::!:::.:.::::.:.:::.:: ... ... :-..,.!.:-:.:.,. :-:-:-_-:-:-:...:.:-:.:. ,.;:::,:::::::-:::::::. : ::::: ::.:, : i: :i- !::.
Y -= :.
, i-, ,,- -- -!_ 4 -..
; -. -; ._: i- i;i:4 4 ii-. 2 1' 1 110 4m .: :
i t --h ", .4 W T A -0 ............ ,!:- ... ...... -.. --IV I., -- :.::.-.:,:::::..,
.. ,,, : .. ..... N - !, ............ :R .................. nw jc Owx= !-M O R i> : : .,
-- 11 -i!.:. 9 A.M..."'. ..., P ,--- .---# ?! ..ffO ---.. ,P IfR jM Ijf -,-:]. ]- : : :
,---
,M T w ! g !------ -- jjj--. i --,--- ... ,-,.::,::,: ::,,- ::-:-7,:,:"::-': A kolost 1 ............ -. ..-I -' ! !.. i: ... : ::
.. .. .. ' ,- ::-:-7.:-: :--. : : : :::: :: :: .-:--.: ::-:-:-:
: :, ,. : :, -:::: :. ,. -,- ..
-: -:,: ,:: : : 4 ... -, i., i 4 .$ .- --,-,, .'. S-111' ;..,- -.-,,) i--,, ,. .1, A -, -i .. -- --
OW W I- 'i -. ili ,--. -.,!,,,- il .u -.--..-,.-.111111!iiiilaNIEII
-. V -:: W: MKOD
.................... ., .: :!:; !:!: :!.7.:.:! !:!: :::::::::: ]
-- --, -- - -.0 -, ." -.I.".. -!::: --!:- ,j:::- -.. -:- I ]:: -]-] -::: ,:,:
, I e,...,:.;-;. .-,.;-:-. .;:;:::: -- .. -. I - -. -:!
,--
... :.:;.::: ; ... -:, - : ..... ... .. :-!-:.:..,-!- -,. .-, .. J..- :.!!.:.::-!:...!:!.!.!.!!.. ...::: -! -::,!::i. :::-!]:j- -.! : - .
.I........",. ..-..,....-. ..-.... ..... , '' : : = x:w ::
!!' w;..,--, -. i -- i --! : .
-... .......... ' - -, i --. ,
, - 1! ! i .:,, -,--- w.. ...-i -". o --.v .- v *. .., i -,--, --- ..,---. .-,";- .1, .- I N IVA N - -
.o .-,", -.0 --,f 4 -, ..-",. --.jk
- -k! JAIWIIIIMAMOW V. ,
-.... -- ,,:.-.,,.,.,. --- : ..... ... ... V :-, - i -- : .
,!. I -:;::::: ...... :: :;:-:;:::::-:;:::;:-: :;.;::::;:;, 4 -,:: -
: ::: .:.:.: : ".. .;..,.:::.-,:.:,:--,:,::,:-:-:: "I - .. -..,. .:, Q :AM .'.,'.' ,..',...-....-.::: ::,::.::;:: ::,:;:; -
..::; ...- ,i.;.-....:.:.::..:::.:.. :.::....-:-:.:.- -:.:.:.-.: ...;:::::.:::: :::::;::-::;: f .. , , '.'! ,,,.,- ,, ,,., ,,.,, ) -- ..
"' i! !i i ,-. : ] : -, i-- : Ii,.- :-:-
.1 8 2 11 '..-," !i $ 9 1 1 -, RO W N 1 -0.-- ? ... i. .,, ---.).': Np"" -,.,.A-.,.."- I,5.- ,', -- .c -4 ..."" .-- -.- !- ..".-.4,- ,.",.-:-
4 .:-:.-.;-;-,.-.,-,.,.:.;-;-".:.;-;.;.- l:-;-;-.:-;.:...:-..I.,T -, I!
!, 1 .11---S .--- P 111.11 -. .....:.,.--. :-.-:-:-:-;--.,.:-:.*-:-:-:-:- ...... ....... ... .. ..... :: - -. !-, ,.
..,11 11. -1111 !!-! :! :i i .,- i . . ;.:-:.:.,.:.:-:.:.:-!-:.:.,.:-:.:...;- ... 4 W 0 0 : .. .. ........ .7: :-::-:-:: r -:::.. : : :- : .: :
-
!I . . .
-.. -!- ;* -
.1 W N . .....'..'..'..'..'...
-.- :, .- Ow um 1 ,10 1' "' ", , -- O A -i, !, 40-. ] ] : i! :]:- : ], -,
o --. 3 ..--., -.---.
- ,F -- -- ....,.,....,.. -- - -o o o !- ..,, ,..---.--,--.---x .-.-- ... : .-- .! !i : l: .--.-;..'.:
.---. ..Itttllll....,, ,o ,o t!Kn : .:
!:::-::::-,::-;:;:7:;-; .,..,- ,.,11 ,,.- !, ,,? .,.' : -. : :-': : :.,:,: :], :-': : : ;-;' ,:":,-"!,:,:,::::::.::--:,::,:.::::-:.:.:.:-::... ;.
.- i : l : -:: : : n . . .. .- :,:"; : ;.-; ::.: ..:,:: : ;-,; : ;: :::: :::::::::;:-:: -':::;:;:;:-: ,
-] -,.,f '' : ,:, :-:--,; : :_: ']'i' i : :! -'. .-! --: : ,:i -
:: : ] : ::, .-::: . : : .:,",: :'. , ',
i .,,,. - ,. __ , ''O ., ,
:: -: : .]!: ::!!! -, -- .-,.. 1IP !I- .-,--m O ----, -v ,-
i!-. .Ii! ] : -. 6.- t - -,A--P IXII . ..I --,-- .,. .- . ., ! -- -,.,., -- ..;. '-'..-.-" --m, ,
.., I...,.,.,.. .... ... I -:::! : - ::, -: ,- : - ',. -..-'.. _, .
; ... :: ] :::::::::::.:.:. . : :- - :]:] .-: ]: : :-: : ] : -
... : -,:...... -.: -:::::-:::::,.,.,.*..,.,., -., ::: - !: ,
. ...'.. , ' ' :,:.. : : :. .:,: : :. :
-:-7-:-;-:---.-.,-. - ... ... 1. ::.:.:.::.: -:-:-:-:::: X -_-.-::....,... _: : :
.- I #.".. -, 1 4 4,.,, : : 0 1 -,Ii- I. .
L-- # ... i 1 : !
", : !!! ,,,.,,,I. --,,.--,.,-, I-x -1 !:4 -,,, I --" 9 0-1.'.... ...... ......... I -.. :-,, -
: . .-.. :"k;, -,# - : 13 1 0.
-, -,--X:, -. I "., -. ! ;.-,o ,- A .,. <--
.- -! i :: : .".0 ,. I.- I., 0 -, .. !0 1. 4 .,., ..,x -
- .. . . ..:-: -I I.I ..., .'. R I M . .;:::::::::::.;-::::::-::..,
: :: : ::: :!-:: :: . . --- - - -- ,,., ,. .. -- ,,-.-.,, 1!,R,.,, --.,-. i. .:::,:,:,. :.:: :..:.,.,:
"" ,,,,,,- -,,- -5,, 4 ,, ':...,i !Y..,ii. .",i--O l -'! .k, l ii ---.5-, -.'.-" '.' ..!i, ,4 'l""".. ".",.-"" . ... .::
-- -, . -, ... - -v ,. -,--. ... .. .. .4 :,.- t r .,. ..,. ., .--., - :
--- ,- -- 1 .. !-- . ... ::: .
..,. k l -,?,,, , -,-. -,0 4 i,,,, -.;..-.:. ..- -I,,i-..,., 111,, -.. ... ...
,. ,.. J F : i ,! !!-A --. oe ,;: : ...... ... .
.. .... ..... ....... ::-:- .-w :-!-!-,-:;- -, :. ... :-:.:. ... i .,.% .
: !--! . ,: : : .. I .. .... .
: - : I m -I I . .
-.-,,,,,-,.,-?4,,m,! -,. .:: -- .--..-I.i .--,.--,- .-.-... .... --., (:--, -, ,".- -'.- ,."--"e",.-.'i,', ,,!, -.0 :.:..,. -- !
:: ::; G !i "' -1 -, ". ,i, ".- "4 4. .- -, t a .-- .,--- ,, :
. .. C A .;:: :::;:,:-:!.:-,::,:!,-, !!,:,: ., -::,:,:-:,:::.::,::" :::: ::.:,: ,. ::: :: .. .-- ::,:.-.::::.::::,--,::: ::-:-::: .... ... ... :: : ? .
" .4 1i.."i1i -4h ilik,--- ,, %--i-i,, -.,-, .".I.,., ,,.- .-.- .-,--i !Ii ji. C ,--.i-, ,,.- .,o i 6 t .,, ::: :::".:::.-.:::.:: !- -, ---,
.- I ! : : :,:; ;:,:,:,., ,:,: : ,::: :,: :,: :.:....:.:, :-:-!: .M ... .:.. : :.,:: :: :: :: .,: :: : ,
-.-.- : : : - : - : :._: ::: : .. .-: :,: :-7 :: :-:.:.::. :: :- :: :, -:-:: :-:-:.:.:.:.:-: :- .: -: :::: ,,,:: :- : :: , :--:] i:::-: , :.-: : ,i: , .: ,:::: : .: : ;-; ; : :: :: : -- ,! i : ,
:,-'' , , "' '' -:::: :::,:.:::,:..::: :.:::.. ::.: .. .:::.: ::: ::::. :::...:::- ::: .:: ::::- ::-:,.::, .m: -- -.."
-, ; i l :!! !- : 1 .: :, -:--: ::: : :;,: - :! ! ;i : : : . :-.:i. i: ; : : :,] :;: :-:: I:- ]
:, ; :: ,
m - : : : 3----.- --,"-.,-,.--..X---,- L -!!""--.7 i -' '"!: -
. : : : : : : :, : : : ,, :, : :., :,: : : : i;.,; :. -:i: : : : : ,
..'.. .............. ...-., :! _-- - !- .-,.
: : -! .:i. :--::, ::: : :i -,., ::::: :: : : : : : : : : : .. . .:-., : : :" ,:,! .
!!-! :: . ,::,:.: -
A -. j ,,,d . .
: :!.,! !: :: i !, ., .", -i -.,, --,,. ,# : -;I i -., 1. ."?,., :
,. -j, i .., A t ,.,, .-.-:--,I- ----..! : ..", -, ,,, -- :! : - :]! : -: : : :! : i'- : - : ...- -, -- I I P,.,,,.,.:,,, -"-,
I ... I. ... .
J--- ] :: :: -I .. '' ,,, , ,. -.. -,.. . ..... .... .... I - -... I.. I I I I ,:: -, i ,k -..., ...--.! :!
: : : : : : : : :...: : :,..:,: : :.:,: : :.: : : : :.: : : :,:,: : : -,: :.:.7.: :-: : : ., : :' . . : : : : : : : :- ,, : :- .: : : . : :.: : -.: : : .. : . .: : . : :.: .,: I : : .,.
:!! : ,-! --. """ """ "" "' ",:,:,-,: , '' -- , , , ''""' "" , , "" , , , , ::.,:, ::,.,:, :; :: :; -, : '.. : : ,. ,: : :,: ::: m,::::-: ::: :::,.: -
: :: : !-::: : ::: : :. -: : :-! : ;. ,: ; :-; : : :::-: : :: : :,:: : .:: : , a. m. .: .. .. i .-- _.. ,' : _: i:.: ;::: :-.: ,
: ,, : . : :: ,- :i-.: : :::::: ': i::, .- ,...- ', --;.'.--.;'i" -...,P -..' . -,., ".."..-,-
: : ,,: ::.:.::: ::.: :: :.:,:: : : : :.,. : :: . :: : .,: : ": :. ::,: ,:: i':. : - .:: ] :::: :- ,: : : - : : --. -, l,--:i- -1;1; : i : :; ::;-: ,
-: .i, :i.-::. : : .j:-: : '], : : j: :-, ,i : : ,, -: .. : : : : : : : : ,. : : : ] :. : ] .. . . . . I .
:: .1 I:: :: I.:. .. .... :: .:: .:::,-.:::, :::, a
.: : :, .. : : :.: . : m 1. I. : j . L .. .. ........ . .. . . . I .::: : : :
::.-.:.::,:;:::.:.::,:.-,:: :i: : .:: :.:: ::: ,:,X ,- I --- - -r -7 i : .- :: : .
:! ::: : .:: : ! . -...: -.- .--.., : --.- .-- -!-'..-.- - -, !
,:::! ,: , , :- ::,:,-::: .::.:..,-:: ::::,:,:- ;:i': , .'', : ,:..:,:., .- - .., N :!7 . :,j 47 :---.- :!-..- i:;:i- '" ;:,:: : :, : : :: :::.-.,::.: :::
-. -:,: ".:.....::.... I'mm m -mmm :: 1. ::;.., . ...
:: "::: ::,--,::,-:::: :]: :::,- ., ;;
: :] :: :. 4 -,;,,, M .: m ,:
1 I.. .: .;6 J, : :: -.. -.-: ::::: i
I! : : : : j :: : :. :i:,-::-:.-..:::-::: ::,:,.: ,-,:,: ,.: .: ,,::,.:,:,,..,,- ,::,:, W,.-.-. -P-90 4 .... ..... ) .I 9- - .,P e4 ; 01,1--, --,,!: :: :
.:: ::, .::.,:.::. .. ........ .... ,:: "mm ,mm'' ::: ::: I m !!: !,!."-- i -'. I -. -:: ! I -1 .- ,- ..., ,
-! : :::] -]:: ::.: I .... ......... . ... ... - :: I r I. .. _:. I. -.. ..... ... ..,.:. : : : ,- : -: : .: : :: :.
.I: : : : : : : : : :.:..,: : : .: : m m I m w . . m : m m -,-,-4-:-.,.M ,:IK -!-;-;.,
:m ......... . .... ... .... :, -:. , ,. '. 1:0!11 .--7 X ....,:I;.;...; : ... :;: ..
: !: ... ... .... : w :- : !m! -.:.,3--.. -,,:-,,-..,.--_- .".--;-;
:: :: :, -, , , '- ... ... ,... .-... .. ...m: .
., : : .- :m :1 I, - -:: .,:: -:-:::-:::-:-.,::::.,::: .:. ..:. .: : : -- ... ,-: ,,, ,-, -I"," -, ,--, --. -;-,-X,,,, . .
: :.:-::: mm :: .:::, ::_:::,.::::,:,::....:: -.- ,-,-- -., -. -. -, -" .'..-. -, -. -,
.,,", :: : -.,:--,: -. .. :, -- 1: : : !i! !-. .. : : .: :. .. , :.-. .. .. --C.mx -.-.-Iyre1-1-; .:..,
.::::: .... ,. --; -- -;-- 7.
.. '':: ::: .::: .,:::..::- ..:: .. 'i;-:: ;-;:; : :.::: . ::, : I.: .. -,- ,f.- -.--, ,, '........, ....
, - ....-- / -,,', -- :, -:, ::
..:: :: ..-,...;- .... -.; -- :,-T .- :.-:-::- :-::::,:!.;::-
: :-- : .. .: : : .-. .-- ., - -' - '. .---, ----,-,- -- "..- .-...---" -. --.--, --:1-------I-- j---,--I -.I .r.,...,. .. .. : .:..
:::.:. : :.: .: ] ::: : : ::: :::. ::. -:::.- ' - - - -- .... -, .. I :. !-:-,: ,
::. 1.1 ::. I:m: :::: : ,-,.:: ::-:., : -::- ::.:. .: : .. ., .ii . ." -. .,. Iz ,.X.--- , -, .I, -,:!-*I,...... ,. ,..- ....- .. ,. I ..,
mm.- ::, .- : . . ''.....-.-.. ..
_, ,:: :: :, ,: :, . . . . . : . .
. : :::: ::-:--- : ] :: . : - :-:, . ..
:: : : : : i . : .. ...: .: .: : .. . ... .- . I. m : : : ::,_- .
a b '. .. .: - : : : : : :: i: ::, : :. : : : : m : : : . M M. M : : : : : -: ] ], :], ,
: : ::-: : :! !-,!: : : : .: :. i ' : :.::- : : : . : : : : : : . : : : : : : : : .. : . . . .
: : : . : : : m m .. : : : : : , : : : : : : : :,., : : : :,: : : : : :. . : . . . : : : : ,.:!
I m : : , : : :., : : : .. : :, : m M ,m ] d t . :, : : : :: : m .: m .: : :., : i.: . : : : . : : : : : . : : : : : : : : .. --- .. : .. . I :"
:- . . : : ,: : :' : : . J m . . .. : : : : : I. . 1. .' : 1 .
.. . ...... . . .... . .. I .. I 1:1 a . . I .. .; :: : : .:, .. . .. .. .. .
I.- . . ..., . .... . : ,









clama del fIltimo, dirigida a los habitantes de )a jurisdicci6n de
Matanzas.100

Pese a la debilidad de las fuerzas que, mandaba, Maza Arredondo
hizo vacilar al regimen colonial, al lievar la guerra a las regiones donde
se nutria, y demostr6 la factibilidad de combatir y veneer en Occidnte.
Estuvo a punto de poder nuclear un fuerte contingente, que dada la
carencia de tropa de linea, podia haber causado grandes danios al ene-
migo y quizi si Hlevar la guerra por otro derrotero.

Fue el primero en conducir una columna mambisa, "marchando tras
el sol", desde las comarcas de Vuelta Arriba, hasta las riberas del
Mayabeque. Habria de transcurrir un cuarto de siglo, para que las
sabanas del sur de la Habana, volvieran a estremecerse al paso de otra
Column Invasora.



FUENTES CARTOGRAFICAS

1. Cuba 1:50,000 h. 55, 59. ICCC. 1965
2. Cuba 1:100,000 h. 29, 36, 47, 55, 59. 1CC. 1967.
3. Cuba 1:250,000 h. 6, 9. ICCC. 1963
4. Cuba 1:500,000 h. 3, 5. ICGC. 1968
5. Isla de Cuba. Carta Geo-topogrifica h. 3c-d, 4c. Esteban Pichardo. 1875
6. Isla de Cuba. Carta Geo-topogrfifica h. 4, 11-12. Esteban Pichardo. 1875
7. Provincia de Las Villas. Ministerio de Educaci6n. 1959
8. Repfiblica de Cuba. Mapa escolar 1: 750,000. ICGC. 1968
9. Censo de ]a Repfiblica de Cuba. Atlas. Cuba. Tribunal Superior Electo-
ral. 1943.
10. Rep6blica de Cuba. Atlas Censo 1953. Cuba. Tribunal Superior Elec-
toral. 1953.
11. Nomenclator geogr~fico y toponimico de Cuba 1860-1872.
12. Nomenclator geogrffico y toponimico de Cuba 1960.


1oo LLoFrI6, Op. cit. t. II, p. 779.

66













AP1NDICE I


Presbitero Dn, Manuel de Ozeguera, Cura auxiliar al Pfrroco de esta Parroquia
de Guadalupe estranuros de la Habana, Certifico que en el libro 18 de bau-
tismos de espafioles a folio 199 vto. No. 942 estA la siguiente:

Martes 23 de agosto de mil ochocientos veinte y cinco afios: yo Bachiller
Don Nicolis Jos6 Manj6n, Cura de esta Parroquia de Guadalupe, estra-
muros de la ciudad de la Habana, bautic6 solemnemente a un nifio que
nai6 el dia diez y siete del corriente, hijo legitimo de Don Fernando de
la Maza Ardondo y de Dofia Mariana de Entralgo naturales de la Florida
Oriental y vecinos de esta feligresia: abuelos paternos Don Fernando
de la Maza Arredondo y Dofia Antonia Perdomo: maternos Don Fran-
cisco Antonio de Entralgo y Donia Catalina de Jesus de los Hijuelos; y en
il ejerci las sacras ceremonies y preces y puse por nombre Luis Pablo,
fueron sus padrinos Don Josi Elias de Entralgo y Dofia Leandra Huertas,
a quienes adverti el parentesco espiritual y lo firme Bachiller Nicolas
Jose Manj6n

Es conforme a su original a que me remito; Guadalupe 9 de Octubre de
1840 afios.
(fdo.) Manuel de Ozeguera
(ribrica)



APNDICE II

Dn. Jos6 Gutirrez de la Concha Maz6n Irigoyen y Quintana, Senador del
Reyno, Marques de la Habana, Caballero Profeso de la orden de Santiago,
Gran Cruz de )a Real y distinguida orden de Carlos tercero, de )a de San
Fernando y de la Americana de Isabel la cat6lica, Gran Oficial de la Legi6n
de honor de Francia, condecorado con la cruz de cuarta clase, dos de tercera
y dos de segunda par juicio contradictorio, de la Real y rilitar orden de San
Fernando, Caballero de )a Real y militar de San Hernenegildo, y con otras
arias cruces de distinei6n por acciones de Guerra, Gentil-hombre de Cfmara
de S. M. con egercicio, socio honoraria de la Real Sociedad Econ6mica de la
ciudad de la Habana y de la de Santiago de Cuba, Teniente General de los
Egercitos nacionales, Capitfn General Gobernador General militar y civl de la
siempr fiel Isla de Cuba, Presidente de su Real Audiencia Pretorial y Vice-
realpatrono de sus Iglesias, Superintendente delegado de Real Hacienda y Di-
rector General de todas las arnas 6 institutos del Egercito &&


67










Por cuanto habindose seguido espediente en el Juzgado de ]a Alcaldia
Mayor de Cienfuegos por Dn. jos6 Ma. Aguayo contra D". Gregorio
Rodriguez, Escribano pdblico de Gobierno y Cabildo de la misma villa
de Cienfuegos en cobro de pesos y dispuestose por sentencia egecutoriada
el remate de la Escribania para pago del acreedor y con cuyo objeto se
remiti6 el espediente al Sor. Intendente General del eg rcito y Real Ila-
cienda, quien de conformidad con lo manifestado pot el Sor. Fiscal C
informe de la Adrninistraci6n General de rents Reales Terrestres, sobre
estar arreglado el avaluo de seis mil pesos dado A a la escribanla- a fojas
doscientas diez y siete vuelta de aquellos autos, dispuso se diera cuenta
en Junta de Almonedas, y esta que se procediera f los pregones de orde-
nanza, los cuales tuvieron efecto por el t6rmino de la ley y sefiahado
dia para la subasta, previos los anuncios por los peri6dicos y cedulones
y dems requisitos, se celebr6 favor de Dn. Luis de la Maza Arredondo
como mejor pastor que ofreci6 la cantidad de veinte mil pesos, doce
mil quinientos al contado y el resto A dos mil pesos todos los anios,
entendiindose que por ning'n motivo se le podri exigir mayor cantidad
de la ofrecida; pues de ella saldrin todos los costos qe se originen cual-
quiera que sea su naturalea, y que )a adquisici6n de la Escribania ha de
entenderse con la calidad de vendible y renunciable por no set aplicabies
en este caso los articulos ciento veinte y tres y ciento veinte y cuatro de
la Real C6dula de treinta de Enero de mil ochocientos cincuenta y cinco;
y pasado el espediente i la Administraci6n General de rentas reales terres-
tres para que liquidara los reales derechos correspondientes a S. M., y
hecha la liquidaci6n ascendente A siete mil doscientos cincuenta y seis
pesos cinco y un tercio reales, y verificado el entero de esta suae en
Cajas Reales por el rematador y por cuenta del contado, otorgada la
eSCritura correspondiente para el abono de los plazos se me remiti6 el
expediente para lo de mi resorte; y habiendo acreditado Dn. Luis de la
Maza Arredondo, su legitimidad, limpieza de sangre, buena vida y cos-
tumbres aptitud para desempefiar cl oficio en decreto de siete del actual,
mand6 librar el presente. Por tanto y usando delas facultades que S. M.
(QD. G) tiene conferidas & mis empleos y en su Real nombre admito al
expresado Dn. Luis de la Maza Arredondo al uso y egcrcicio del oficio de
Escribano p6blico de Gobierno y Cabildo de, la villa de Cienfuegos con
]a calidad de vendible y renunciable para que Io use y egcrza segn y
de la manera que Io hacen los demis de su case de las otras ciudades,
villas y lugares de los Reynos y Sefiorios de S. M. Y con este titulo se
presentarA en la Real Audiencia Pretorial A sufrir examen y prestar jura-
mento y despues al Ylustre Ayuntamiento de la expresada villa para su
conocimiento, previo el que lo verifique en la Intendencia de eg6rcito,
para !a toma de razdn por las oficinas que deban hacerlo en cumplimiento
de ]a ley veinte y seis, titulo veinte, libro ocho de la Recopilaci6n de
Indias, cuyo tenor es como sigue = "Mandamos que los Vireyes y Minis-
tros i quienes tocare dar titulos, lo hagan egecutar en los que dieren de
oficios vendibles y renunciables antes que las partes tomen la posesi6n


&a









y poner en elos la clusula siguiente: con que antes y primero que tonieis
posesion del dicho oficio nl seais recibido al uso y egercicio de I, scais
obligado & presentar este titulo ante los Oficiales Reales de la dicha
Provincia 6 ciudad para que tomen la raz6n de 61, los cuales habiendolo
hecho pondrin en el dicho titulo como quede asentado en sus libros. Y lo
egecutaran as" antes que las partes tomen la posesion para que cuiden
de que se Ileven las confirmaciones dentro del t6rmino seiialado; y sin
haber precedido este requisito no se pueda dar el goce de la encornieinda
ni admltirse al uso del oficio, con advertencia de que si no viniese tomada
la raz6n por nuestros oficiales, no se dard' confirmaci6n nuestra. Y para
que se correspondan las noticias hemos ordenado que en ]as Secretarias
de nustro Consejo de las Indias se ponga la clbusula arriba referida en
las confirmaciones que diere el Consejo; con que egecutindose en una y
otra parte con la puntualidad que es justa se conseguirin los buenos
efctos que convienen" Y mando que todos los instrumentos y demf
actos judiciales que ante pasaren y se hicieren y en que fuere puesto
el dia mes y afio, los testigos que se hallaren presentes y un signo tal
como este valgan y traigan aparejada egecucion como cartas y escri-
turas otorgadas y firmadas por ministros de esta clase, y para evitar lo;F
perjuicios, costos y fraudes que puedan ocasionarse de los contratos hechos
con juramento nando que no signe alguno con dicha intervencifn, si
para su validaci6n, no se requiere 6 si no fuere en los que por Icy de
estos Reynos estA permitido, ni por donde lego alguno se somete A
la jurisdicci6n eclesiistica pena de perdimiento de oficio si no lo cun-
pliere. Y A todos los vecinos, moradores, estantes y habitantes de la referida
villa y su jurisdicci6n lo hayan y tengan por tal Escribano p6blico de
Gobierno y Cabildo de ella y usen con 61 dicho Oficio en lo tocante y
perteneciente, guardindole y haci6ndole guardar las honras, gracias, mer-
cedes y franquicias que debe haber y gozar y le deben ser guardadas, con
la preci-a condici6n que dentro de cinco afios ha de obtener y presentar
Real Cedula de confirrnaci6n y cuando ocurra 'a impetrarla sea con tes-
timonio integro del espediente so pena de caducidad, conforme 1 1o pre-
venido en la ley s6tima, titulo veinte y dos libro ocho de la Recopilaci6n
dc estos Dorinios. En f6 de lo cual mand6 librar el presente firmado de
mi mano, sellado con el escudo de mis armas y refrendado por el infras-
crito escribano que toma la razin de estilo. Dado en la siempre fidellsima
ciudad de la Habana a diez de Marzo de mil ochocientos cincuenta y
siete

(Fdo.)
Jos6 de la Concha

Por mandato de S. E.
FranO de Castro

Queda tomada Ia raz6n
Castro


Aft9










Hay un escudo de armas.


Titulo de Escribano pfiblico de Gobierno y Cabildo de la Villa de Cienfuegos
i favor de Luis de )a Maza Arredondo



API.NDICE III

Dofia Isabel segunda por )a gracia de Dios y la Constituci6n de la monarquia
espaniola Reina de las Espafias. Por cuanto en conforidad Ai ias Reales dispo-
sicioneB vigentes sobre oficios vendibles y renunciables de Mis dominios de
Ultramar por parte de vos Don Luis de la Maza Arredondo, se Me ha presen-
tado un testimonio autorizado en forma. del que resulta; que habiendose sacado
a subasta en virtud de sentencia ejecutoria un oficio de Escribano puiblico, de
Gobierno y Cabildo de la villa de Cienfuegos, en la Isla de Cuba, que pertenecia
a Don Gregorio Rodriguez, se instruy6 el oportuno espediente, y previous los
requisitos de Iey, y tasado el oficio en la cantidad de seis mil pesos, fWi rema-
tado A vuestro favor ante la Junta de Almonedas celebrada en trece de Febrero
ultino en la cantidad de veinte mil pesos pagaderos doce mil quinientos al
contado, y el resto por anualidades de A dos mil pesos; que practicada la liqui-
daci6n de los derechos correspondientes at Fisco, que con la media annata y
diez y ocho por ciento de conducci6n A la Peninsula, ascendieron a siete mil
doscientos cincuenta y seis pesos cinco reales y un tercio, cuya cantidad enti'e-
gasteis en Arcas Reales, os fue espedido el correspondiente titulo provisional pr
Mi Gobernador CapitAn General de la Isla de Cuba en diez de Marzo 61timo,
con la precisa condici6n de haber de obtener dentro del t6rmino de cinco afios
Mi Real confirmaci6n, la cual Me suplicasteis, fuera servida de mandar despa-
char A nuestro favor. Instruido espediente acerca de vuestra solicitud, he tenido
ii bien acceder A ella por Mi Real resoluci6n de cinco del corriente de confor-
midad con el parecer de la Direcci6n general de Ultramar. Por tanto por el
presente apruebo y confirmo el expresado remate y titulo provisional, y en sit
consecuencia es Mi Voluntad que vos el mencionado de Don Luis de [a Maza
Arredondo scais Escribano pfiblico de Gobierno y Cabildo de la villa de Cien-
fuegos, y que como tal podais usar y ejercer este oficio en todos los casos y
cos A 61 anejos y concerniente del modo que lo deben hacer los otros escribanos
de igual case, Y mediante A que fuisteis ecsaminado y aprobado por la Real
Audiencia Pretorial, ante la que prestasteis el correspondiente juramento, mando
A los Tribunales, jueces, Autoridades, corporaciones, y personas particulares A
quienes corresponda que os reciban, hayan y tengan por tal Escribano pfiblico
de Gobierno y Cabildo de la Villa de Cienfuegos, s guarden y hagan guardar
today las prerrogativas anejas k este oficio sin que en su ejercicio os pongan
ni consientan poner impedimento alguno, y os acudan y hagan acudir con todos
los derechos y emolumentos correspondientes A 61. Y de este tftulo ha de tomarse
raz6n en la Direcci6n general de Contribuciones, la cual espresarA haberse satis-
fecho los derechos de espedici6n, como tambien en ]as oficinas de Hacienda de









]a Habana, sin cuyos requisitos serA de ninguln valor ni efecto. Dado en Palacio
A diez y ocho de Noviembre de mil ochocientos cincuenta y siete.
Yo la Reyna
El Ministro de Estado y Ultramar.

Francisco Martinez
de ]a Rosa
Tente del Gran Canciller
lose Ant' Idalgo
Regdo
Jose' AntO. Idalgo Hay un sello Real
treinta
sej de Oon
S. M. confirma A Don Luis de la Maza Arredondo un oficio de Escribano p*blico
de Gobierno y Cabildo de ]a Villa de Cienfuegos en la Isla de Cuba.
Registrado al no, 462.



APINDICE IV

FELICISIMO SANCHEZ S. J. PARROCO ENCARGADO DE LA IGLESIA
PARROQUIAL DE SAN PEDRO APOSTOL Y LA DIVINA PASTORA DE
BATABANO, PROVINCIA Y ARCHIDIOCESIS DE LA HABANA, CUBA.


CERTIFICO:


Que en el libro de defunciones No. 2 al folio 244 -No. 1434 se
encuentra asentada una partida que literalmente dice asi: El
dieciseis de marzo de mil ochocientos setenta afios se dio sepul-
tura en el cementerio general de esta Parroquia al cadaver de
Dn. Luis de la Maza y Arredondo, el cual habla sido fusilado
seguin oficio del Sr. Capitin Juez local de este partido, a las
cuatro de la mafiana de este mismo dia, po1 hab&sele aprehen-
dido con armas, como cabecilla de la Insurrecci6n; este individuo
era natural de la Habana de cuarenta y dos a-nos de edad, casado
con Dfia. Maria de los Angeles Casanova, de cuyo matrimonio
deja por sus hijos legitimos a D'ia. Mariana, Dn. Antonio, Dn.
Fernando, Dn. Joaquin, Dn. Juan, Dn. Luis y D. Francisco:
era escribano piblico en Cienfuegos, donde segfin el mismo
oficio deja bienes y no se expresan en el, de nombre de sus
padres: y lo firm (fdo.) Jos6 Garcia Padr6n.


Y a petici6n de parte interesada expido la presente en Surgidero de Bataban6
a los veintidos dias del mes de noviembre de mil novecientos sesenta y nueve.
(fdo.) R. P. Felicilsimo Sanchez, S. J
Hay un sello que dice: Iglesia Parroquial La Divina Pastora. Bataban6, Prov.
Habana.










APINDICE V

Pbro. D. Manuel Vazquez, Cura interino de esta Iga. Parroql. de termino de.
Eptu. Santo de la Haba. Certifico que en libro 38. bautismos de cspaioles a
fs. 152 No. 495. esti ]a siguiente
Lunes diez de Mayo de mil ochocientos cuarenta y siete afios. Yo D. Andres
Avelino de la Torre, Cura del Sago. de la Santa Iglesia Cateld. residte.
en esta del Eptu. Santo de la Habana, bautic6 solemnemente, A un niiio,
que naci6 el diez y ocho de Abril iiltimo, hijo legitimo de D. Rafael Fer-
ndndez de Cueto, natural de esta Ciudad, y de Da. Ma. del Carmen
Bouyon y Herrera de ]a Villa de Cienfuegos en esta Isla; a cuyo nifio puse
por nombre Rafael Perfecto Ramon: abuelos paternos D. Rafael y Da. Ana
Josefa Burmester: maternos D. Feliz y Da. Franca. Herrera: sus padrinos
D. Rafael Fernindez de Cueto y Da. Isabel Ferna.ndez de Cueto y Bur-
mester, les previne el parentesco spiritual, y lo firmS = Andr~s Avelino
de la Torre.
Es conforme su origl. Haba y Nove. veinte y site de mil ochocientos sesenta
y tres Emdo Isla vale
Manuel Vizquez
(Rufbrica)



APLNDICE VI

FELICISIMO SANCHEZ S. PARROCO ENCARGADO DE LA IGLESIA
PARROQUIAL DE SAN PEDRO APOSTOL Y LA DIVINA PASTORA DE
BATABANO, PROVINCIA DE LA HABANA, CUBA.

CERTIFICO: Que en el libro de defuncione No. 2 al folio 244 No. 1435 se
encuentra asentada una partida que literahnente dice asi: El
dieciseis de marzo de mil ochocientos setenta afios, se dio sepul-
tura en el cementerio general de esta Parroquia, al cadiver de
Dn. Rafael Fernandez, soltero de veinticuatro anios de edad
natural de Cienfuegos, hijo legitimo de Dn. Rafael y Dfia. Carmen
Buy6n de Cueto; el cual, segfin oficio del Sr. Capitin Juez
Local de este partido, habia sido fusilado a las cuatro de la
inaiana de este mismo dia por hab6rsele aprehendido con armas,
como cabecilla de la Insurrecci6n y lo firm (fdo.) Jos6 Garcia
y Padr6n.
Y a petici6n de parte interesada expido la present en Surgidero de Bataban6 a
los veintid6s dias del res de noviembre de mil novccientos sesenta y nueve

(fdo.) R. P. Felicisimo Sanchez, S. J.
Hay un sello que dice Iglesia Parroquial La Divina Pastora. Bataban6, Prov.
Habana.


72











Historia de la gente
0

sin historia

El negro en la economic haban era del siglo XIX:
Francisco Uribe. El sastre de moda


Pedro Deschamps Chapeaux


El oficio de sastre, como otros muchos, estaba en manos de pardos
y morenos libres, que en gran nfimero ostentaban grados en sus respec-
fivos batallones. Una extensa relaci6n de estos artesanos cubre el espacio
de tiempo que media entre el 1820 y 1845, en el que se destacan
Francisco VaIdes Mollares y Francisco Uribe. El primero, acusado en
la causa que se sigui6 contra el capitan de morenos Le6n Monz6n, en
1839, y el segundo, involucrado en la conspiracion de La Escalera y
fallecido durante el proceso, el 19 de abril de 1844.
En la etapa citada, sefiala Jos6 Antonio Saco en su Memoria sobre
la vagancia en la isla de Cuba, redactada en 1829; refiri6ndose a dicha
actividad artesanal, que "solamente se dedican a ella los pardos y mo-
renos" .L Precisamente, un informe de la Jefatura Polltica de la Habana,
fechado en 1823, expresaba que a dicho oficio "en este pais no se
aplican generalmente habiando sino personas de calidad parda 0 muy
sospechosas de tenerlo o serlo..,2
Asi pues, se reconocia en un documento official, el predominio de
un grupo racial en el desempenio de un oficio, que como otros "vinieron
a ser el patrimonio exclusivo de la gene de color",3 Esto lo revela,
: SAGo, Josi ANTONIO. El Juego y la vagancia en Cuba. Habana, Edit.
Lex, 1960.
2 ARCHvo NACiONAL. Gobierno Superior Civil. Leg. 897. No. 30698.


~73









adem la Guia de Forasteros de 1842, al dara conocer los aprendices
de sastre, registrados en ]a Habana en esa fecha, cuyo nuimero se
tlevaba a 23, de los cuales 18 6 sea un 78% pertenecia a la clase de
pardos y morenos.

Publicidad

Algunos de los que ejerclan el oficio, posiblemente los de mayor
clientela, se anunciaban en los peri6dicos ofreciendo sus servicios.
Ejemplo de ello, son los siguientes anuncios insertados en distintas
fechas, dentro de la etapa sefialada:

El subteniente del batall6n de morenos leales de esta plaza
Eusebio Marrero, ha trasladado su taller de sastreria, de ia
cuadra de ]a ciudadela de Laguardia en la calle de la Muralla,
i la otra inmediata siguiente en la misma calle, unas cuantas
puertas antes de ]a tienda de seda de los Sres. Velis. Marrero
corta 'a la "Iltirna moda y al gusto de quien lo ocupa. Tiene ya
hechas y de todos tamafios, casacas, levitas, chupas, chaquetas
de librea & de distintos generos, y es equitativo no menos que
puntual, iiltimamente suplica el mencionado official Marrero
que los Sres. todos le honren ocupandolo.
Diario de la Habana, Enero 20 de 1827.

Marrero se mantuvo en el giro de sastreria durante muchos afios,
contando con una clientela integrada principalrnente por militares. En
Septiembre de 1846, casi veinte afios despu~s del anterior anuncio, con
motivo de una demanda por deudas, su acreedor expuso en apoyo de
su reclamaci6n, que para satisfacer la misma, podria procederse al
remate de la "ropa hecha de la que tiene abundante surtido". Sin
embargo, no cubriendo el montante adeudado, se le remat6 en puiblica
subasta, un esclavo de su propiedad liamado Narciso, criollo, como de
35 anios, olicial de sastre, sano y sin tacha, tasado en 650 pesos, al
que habila adquirido en 28 de Abril de 1843, en la suma de 425 pesos."
Francisco Moyares, maestro sastre participa haber trasladado su
taller "a la calle de Compostela n. 8.
Diario de la Habana., Abrit 10 de 1833.

SACO, J. A: Op. cit.
4 ARcHIvo NACIONAL. Escribania de junco. Leg, 160. No. 2465,








En la sastrerfa de Francisco Montes de Oca y compaiila, sita
en la calle de Mercaderes al n. 78, se hallan de venta Jos efectos
siguientes: casacas y levitas de varios paios y cfIbicas, chalecos
de seda de varios colores y adornados segfIn ]a moda; tambien
para ninios vestidos, casacas, levitas, chalecos y pantalones; y
para caleseros y pages, tambi6n se encontraran excelentes libreas.

Diario de la Habana, Febrero 7 de 1834.

Montes de Oca, moreno libre, duefio de varias casa&; habia soli-
citado en 21 de Octubre de 1833, permiso del capitain general de ia
Isla, para homenajear a los batallones de pardos y morenos leales de
la Habana, destinados al servicio de la guardia de prevenci6n, durante
tres, de los cuatro dias de festejos que habrian de efectuarse, con
motivo del juramento de Maria Isabel Luisa de Borb6n, como princesa
heredera del trono espaniol.

El homenaje, sin duda alguna, con una bien definida intenci6n
de realizar una propaganda directa, mas efectiva que el anuncio im-
preso en una poblaci6n casi totalmente analfabeta; consistja en abonar
de su peculio particular, el importe del rancho de ]a citada guardia,
durante los tres primeros dias de las fiestas? El hecho demuestra, no
s6lo cierta capacidad econ6mica, sino tambien alguna importancia
social dentro de su clase; posici6n que se reafirma en 1838, fecha en
que ocupa el cargo de Hermano Mayor de la Cofradia de ]a Cinta
o de ]a Consolacion."

Francisco Vadds Mollares

Si bien econ6micamente, no represent6 Valdes Mollares, tin valor
de significaci6n dentro de su nuicleo social, si se signific6 como cons-
pirador. En 1839, aparecia complicado en las actividades conspirativas
que realizaba el capitain del batall6n de morenos Le6n Monz6n, con
la colaboraci6n de artesanos de diversos oficios. Monz6n que en 1812
habia sido relacionado con Ia intentona revolucionaria del negro libre


Diario de la Habana, octubre 1833.
6 Diario de la Habana., 1838.


75y









jos6 Antonio Aponte, fue acusado por las autoridades de "haber cons-
pirado directamente por medio de reunions y socicdades clandestinas
contra el legitimo gobierno de S.M. I7
Valdes Mollares escap6 a la persecuci6n policiaca, viendose obliga-
das las autoridades a emplazarlo p6blicamente. Con tal motivo, apa-
reci6 en la prensa, el siguiente aviso:

Ignoraindose ei paradero de los morenos Francisco Valdivia y
Francisco Valds Mollares, libres y de oficio sastres en esta
capital, a los que estoy procesando por la complicidad que les
resulta en el procedimiento que instruyo contra cl capitin de
morenos Le6n Monz6n, subteniente Jose del Monte del Pino,
sargento primero Jos6 Florencio Davin, Pilar Borrego, Ambrosio
Noriega, Jose Nenesio Jaramillo, Margarito Blanco y otros,
acusados de haber pertenecido 'a sociedades secretas, donde se
fraguaban planes para trastornar el orden pu'blico; por el pre-
sente usando de las facultades que S.M. concede en estos casos
a los oficiales de sus ejrcitos, cito, liamo y emplazo por primer
edicto 'a los referidos Valdivia y Valdes Mollai'es, para que en
el termino de 9 dias contados desde ia fecha, se presenten en
la Real 06.rcel de esta ciudad A prestar sus descargos y defensas,
seguros de que se les administrari justicia y de no verificarlo
en el indicado plazo se les seguira la causa en rebeldia hasta
fallarse en definitiva por el Consejo de guerra de este tribunal
sin mas lamadas ni emplazarles, por ser esta la voluntad de
S.M. Fijese en los lugares mas piiblicos de esta capital e insertcsc
en el Diario de gobierno para que liegue 'a conocirniento de
todos. Habana y Enero 4 de 1840. Jose Anillo y Rico.-Pedro
de Salazar y Rolda.n, secretario.

Diario de la Habana, Enero 5.

Por esa 6poca (1839) Valdes Mollares ten#a establecida su sastrela
en la calle de San Ignacio entre Obispo y Obrapla, por la cual pagaba
un alquiler mensual de $48, adems de la elevada contribuci6n corres-
pondiente al rarno de sastrerfas, contra cuyo pago se habia manifestado,
expresando:
Qu6 sastrerla es posibie que pueda hacer una contribuci6n
de trescientos ocho pesos mensuales cuando por la introducci6n
de Ia manufactura extranjera apenas producen para vivir esca-
samente?.,.

7 Apcnivo NAcIONAL. Comision Militar. Leg. 23. No. 1.


76








Las relaciones de Valdes Mollares con Monz6n, conspirador per-
manente, su sociedad comercial con el pardo talabartero Miguel Flores
en 1832, quien mas tarde fuera inciuido en el proceso de La Escalera;
el tono energico dc su protesta contra Ia tributaci6n impuesta a las
sastrerias, lo situaron en el mismo indice de peligrosidad, en el que las
autoridades tenian a Le6n Monz6n. De ahi que al no concurrir JL
presentar sus descargos por haberse ausentado de la Habana, las auto-
ridades como era usual, decretaron el embargo y remate de sus bienes.
Una semana despu's del primer edicto, llamfindolo a declarar, publi-
caron el siguiente aviso:

Por decreto proveldo por el Sr. Alcalde ordinario de Ira. elec-
ci6n, con consulta del Lcdo. D. Gregorio de Tejada, y por ante
D. Flix Lands, 'a consecuencia del alzamiento del moreno
Francisco Moyares, se anuncia al puiblico por medio de este
Diario en 3 consecutivos el remate del almatoste [sicl y dems
enseres de su sastreria, que deberai tencr efecto el dia 13 del
corriente a las 12 de la rnafiana en ]a puerta de ]a casa donde
se hailan.

Diario de la Habana, Enero 11 de 1840.
Los bienes de Moilares o Moyares, que consistian en armatostes,
sillas, mesas y demas tiles del ramo, fueron tasados por los peritos
en la suma de 397 pesos.

Leandro Varona

Aligual que Francisco Uribe, Joaquin L6pez, Ram6n Rodriguez
y otros sastres pardos o morenos, de alguna popularidad y capital,
Leandro Varona ostentaba el grado de capitan del batall6n de pardos
leales de la Habana. Su sastreria estaba situada en la calle de Obraplia,
contando con los servicios de un official de sastre, de regular capacidad,
nombrado Carlos Jfistiz, esclavo suyo. El taller era administrado por
D. Julian Reyes.
Entre los clientes de Varona, aparecia en el 1828, elc apataz de
muelle Jos6 Dolores Oseguera, a quien precisamente en esa fecha, se
vela obligado a demandar puiblicamente por falta de pago.

.. h gase saber a Jose Dolores Oseguera que en el te~rmino
de tercero dia paguC a la representaci6n del capitzn D. Lean-







dro Varona la cantidad que le demanda en este expediente,

apercibido de ejecuci"n.

Diario de la Habana, Agosto 22 de 1828.
Varona fallecido en la Habana el 28 de Septiembre de 1832, habla
otorgado testamento dias antes, declarando por universal heredera
de sus bienes a su hija Maria Josefa Eufemia Varona.
Estos consistian en la sastreria, con un valor de $3,183, con sus
enseres correspondientes; una casa en el pueblo de Regla, tasada en
$885, su esclavo Carlos JUistiz, valorado en $450, al que orden6 se
concediese la libertad "en prueba de buen servicio y comportamiento".
Anteriormente habia vendido a sus esclavos Jose Maria, Antonia y
L'zaro.
En ]a vila de Trinidad, de donde era natural, compartia con su
hermana Ciriaca, la propiedad de una casa que habian heredado de
su madre Maria Isabel Perez Varona, cuyo valor no aclara el docu-
mento.9
Entre sus acreedores, declare al capitan Juan Aroca, a quien debia
la cantidad de $1,993.
El valor de sus bienes alcanz6 la suma de $4,718, sin incluir, su
participaci6n en la casa de Trinidad.

Otros sastres
Entre otros sastres radicados en la Habana, se encontraban el capi-
tan del batall6n de morenos leales, Ram6n Rodriguez, establecido en
el barrio de Be!6n, casado con Maria Agustina Martinez, y propietario
de una casa situada en la calle de Picota n. 56, Ia que habia sido tasada
por Faustino Lardier, subteniente del batall6n de pardos y alarife de
la ciudad, en la suma de $2,337. 1 rl.10 Rodriguez falleci6 en la Habana
el 29 de Enero de 1844, estando anotada su defunci6n en los libros
de la Iglesia del Espiritu Santo. Joaquin L6pez, subteniente del batall6n
de morenos en 1835; Cecilio Rodriguez, soldado granadero del batall6n


SARCHivo NAeTONAL. Escribania de Junco. Leg, 127, No, 1850.
9 ARcHiVO NACIONAL. Escribania de Guerra. Leg. 757. No,. 11756.
10 ARCHivo NACIONAL. Escribania de Guerra. Leg. 189, No. 3136.

78








de pardos; los hermanos Jose Perfecto y Pio Benigno Albear, los que
heredaron de su padre Benigno Albear, de naci6n mandinga, fallecido
en 1835, casas y esclavos por valor de $5,252.11 Francisco Bucarely,
Tomis Niiez, Francisco Javier Rodriguez, Juan de la Cruz Ponce,
Gabriel L6pez, encausado en la conspiraci6n del 1844; Marcelino Pe-
nialver, Ram6n Perez e Inocente Soriano, sargento primero del batall6n
de morenos leales, propietario de la casa calle Nueva de San Isidro
n. 16, la que le producia una renta mensual de $34.12

Francisco Uribe

Francisco Uribe, sargento primero beneficiado del batal16n de par-
dos leales de la Habana, era uno de los sastres preferidos por las clases
acomodadas de la capital de la isla, en los afios que median entre
1833 y 1844. Por sus relaciones sociales y su popularidad entre ]a
juventud elegante de la 'poca, Cirilo Villaverde lo incluy6 en su obra
Cecilia Valdis o La Lorna del Angel, para dar una pincelada nas
de autenticidad al cuadro social en ella descrito.

Uribe se hallaba establecido desde Octubre de 1833, en la calle
de Ricla n. 57.
puerta inmediata a la esquina de ]a de Villegas, donde
hubo una tienda de mercerias liamada del Sol....'3

Entre sus parroquianos, se encontraban, segfn Villaverde:

.. los Montalvo, los Romero, los Valdes Herrera de Guanajay,
el Conde de la Reuni6n, Filomeno, el Marques Morales, Pe-
fialver, Fernandina...

Nombres que aparecieron registrados en la relaci6n de clients que
le ocuparon las autoridades en 1844.


ARcrivo NACIONAL. Escribania de Galleti. Leg. 758. No. 3.
1? ARCH. NAL. Eseribania de L. Blanco. Leg. 124. No. 13.
13 VILLAVERDE GCuLo. Cecilia Valdis o La Loma del Angel. Consejo
Nacional de Cultura. Habana, 1964.









Su extensa y s6lida clientela, para la cual, seiala M. Monia Del-
gado, hizo Uribe "mucha ropa que pagaban generosamente'14 le per-
miti6 situarse econ6micament, en el primer piano centre los de su
oficio e igual case social.
Su popularidad, que ie hizo anunciarse como "el sastre de moda"
y el pequenio capital que representaban sus propiedades, fueron sin
duda, las causas principales que motivaron su inclusion en ia causa de
la conspiraci6n de La Escalera.
A este-respect6, Moru'a Delgado, al criticar Ia obra de Villaverde,
dice refiriendose a Uribe:

... aquel hombre mulato, cuya prisi6n y sufrimicntos a que le
sometiera, el obcecado gobierno de su 6poca, no tuvieron otro
origen que ia sistemitica persecuci6n declarada por todas las
clases representativas de la colonia contra la clase negra y mixta,
por el delito de poseer grandes capitales, acumulados a fuerza
de trabajo personal .*...5

A Uribe, Io perjudicaba ademals, expone Moruia

.. el hacerse notar por su fantasiosa competencia con los colonos
privilegiados.

Asi pues, corno otros tantos negros y mulatos, libres cue formaban
parte de lo que pudicra denominarse burguesla de color, donde sobre-
salian oficiales de los batallones de pardos y morenos, capataces de
muelle, m isicos y habiles artesanos; Uribe se vio incluido entre los
miles de procesados en la conspiracimn que La Comisi6n Militar esthno
fraguada "por la gente de color contra los blancos".


Propiedades

En e momento de su encausamiento, en Abril de 1844, poscia
Uribe dos casas, situadas en ia calle de los Corrales nos. 17 y 18, entre
Cienfuegos y Someruclos. La primera con un valor de $1,156, ]a


14 MOiA DELGADO, M, Impresiones Literaria. Habana 1957.
1r MORJA DELGADO. Op. Cit,


80








hablia adquirido del pardo libre Pedro Arroyo, teniente de bomberos
y la segunda, marcada con el n. 18, estaba tasada en $1,162.11

Esclavos
A Uribe se le podia considerar como uno de los mas grandes duefios
de esciavos entre 1o- de su clase social y mais auin, entre los de su
oficio, sin distinci6n de clase. Sus doce (12) esclavas, sobrepasaban el
valor de sus casas. Siete (7) de ellas, estaban encargadas de lavar y
planchar la ropa de numerosa clientela y dos (2) realizaban ]as tareas
dom&ticas, como cocinar y limpiar, cl resto, eran tres nifias. Econ6mi-
camente representaban un valor superior a $5,000.

Valor total de sus bienes
El monto total de su pequefia fortuna, se clevaba a $7,398, incluido
el valor de los enseres de su popular, sastreria, tasados en 520 pess.
Cabe anotar aqul, como un dato mas, de significaci6n econ6mica,
quc Uribe, abonaba al Conde de Santovenia, propietario de la casa
donde estaba establecido, un alquiler inensual de $51. 2rs.; habiendo
pagado desde Octubre de 1833 hasta Marzo de 1844, por este concepto,
la cantidad de $6,451.

Fallecimiento
Uribe falleci6 el 19 de Abril de 1844, durante el desarrollo del largo
proceso en el que perdieron la vida Plaeido, Andr& Dodge, Santiago
Pimienta, Ceballos y otros representativos de ]a poblaci6n de color.
En su testamento otorgado el 17 de Septiembre de 1834, ante el
Escribano pfiblico D. Juan de Entralgo, declar6 como uinicos y univer-
sales herederos a sus hijos Juan Francisco Nazario, Jos6 Simeo6n y Maria
Josefa Eleuteria y como albaceas, design a los pardos libres, Juan
Contreras, padrino de su hijo Juan Francisco, y Pedro Arroyo, official
del cuerpo de bomberos.

Remate de sus propiedades
La Comisi6n Militar, haciendo uso de las amplias facultades de
que estaba investida, convoc6 por medio de ]a prensa, para el remate


10 AROIivo NACTONAL. Escribania de Guerra. Leg. 720. No. 11091.








de sus propiedades. En el Diario de la Habana, de 29 de Agosto de
1844, apareci6 la siguiente:

Co nv ,c at oria

Por auto proveido por el Escmo. Sr. Capitin general, con con-
sulta del Sr. Auditor de guerra, y por ante D. Lorenzo de
Larrazibal, a consecuencias de los autos testamentarios del
sargento de pardos de esta, Francisco Uribe, se ha senalado
para el remate de los bienes que quedaron por su fallecimiento,
el dia 4 del entrante mes de Setiembre y dos siguientes haibiles
a la hora y en el parage de costumbre, consistente en 12 es-
clavas nombradas Maria Antonia, con su cria de 4 meses,
lavandera y cbcinera, tasada en 450$, otra nombrada Merced,
lavandera y planchadora, con su cria de 4 meses, en 500$:
otra Margarita, lavandera, coartada en 300$; otra Rosalia,
lavandera y planichadora, coartada en 200$: otra Leonarda,
lavandera y planchadora, en 500$: otra Laura, servicial, en
300$: otra Dolores, cocinera y lavandera, en 450$: otra Dolo-
res, lavandera y planchadora, en 500$: otra Dolores, cocinera
y lavandera, regular, con su hija Maria de las Nieves, de un
anio de parida en 500$, y dos casas ubicadas en el barrio de
Jesis Maria, calle de los Corrales, marcadas con los nuimeros
17 y 18, de tablas y tejas, entre las calles de Someruelos y Cien-
fuegos, compuesta la primera de 6Y2 varas de frente y 15 de
fondo, tasada en 1150$ 4rs y la segunda de 6 varas de frente
y 14-1/6 de fondo, tasada en 116$ Il. el que quiera hacer
postura ocurra a la escribania de guerra a instruirse.

La convocatoria ponia punto final al capltulo de Francisco Uribe,
el sastre de moda, de quien dijo Villaverde

..no cabe duda que era el mas amable de los sastres.


82












Una ojeada cubana

a la literatura infantile




Eliseo Diego



La literature para niios es una invenci6n relativamente reciente,
mas o menos al estilo de ]a maquina de vapor. Hasta mediados del
siglo xviI no emerge& como parte del diario panorama de lecturas,
aunque de muy atrais hubiesen muchos intuido su necesidad; se trata,
por tanto, no de un producto natural que siempre estuvo ahi, sino
de una construcci6n artificialmente elaborada para satisfacer una in-
quietud de los adults. Y decimos "de los adults" porque ciertamente
los ninios no tenian conciencia de que tuviese nadie que escribir nada
para ellos; Io que su instinto les exigia como alimento de ]a imaginaci6n,
ya se lo habian apropiado por su liberrima cuenta. De inicio, para
evitar malentendidos deplorables, sera" (itil distinguir entre la literatura
para los nitios y la literatura de los niflos, ya que las dos preposidiones
ocultan realidades que no siempre, por desgracia o fortuna, coinciden.

Durante cientos de miles de anios los ninios han defendido ardien-
temente su infancia contra las pretensiones de los adultos, perfeccio-
nando y puliendo armas tales como la astucia, cierta esplindida hipo-
cresia inocente y una incredible celeridad en el zafarnos la atenci6n.
Nuestras pretensiones no han sido siempre honestas: en el fondo, que-
rlamos, y seguimos queriendo, que Ileguen a sernos (files lo mis pronto
posible. La infancia constituye para nosotros un huerto cerrado, impe-


Conferencia ofrecida durante el Encuentro de Informaci6n y Actualizaci6n
Bibliotecarias celebrado en la Biblioteca Nacional "Jose Marti".


83








realmente nada espl6ndida, anunciamos a los nifios que por su bien
netrable, que no deja de asustarnos un poco; y, con una hipocresia
vamos a hacerlos hombres en un abrir y cerrar los ojos. V6ase aqui el
nudo de otro de los traigicos malentendidos, pues los nifios desean,
ellos tambien, hacerse hombre cuanto antes; pero donde nosotros esco.
gemos elc amino de la practica, -ellos no conciben sino el de Ia poesia,
que es decir el de la imaginaci6n.

Cuando Ilegara, para nosotros los grandes, el dia de comprender
que La Isla del Tesoro ocupa, en lo que pomposamente Ilamamos "el
proceso de la educaci6n", un lugar tan impotrante corno el programa
de Aritmetica?
Seria absurdo pensar que, para ejercitar sus musculos de suefio,
los ninios han debido esperar pacientemente el alba del Siglo de las
Luces. ,-Qu6 habria sido de Homero y Euripides y Virgiio y ei an6-
nimo autor de ]a Canci6n de Rolando, si se hubiesen pasado ]a nifiez
en la vana espera dp las votes de mando de Juan Jacobo Rousseau?
"Asi se pule la hoja de obsidiana, asi se amarra el hacha al mango, asi
se ordenia la hembra del bdifalo": la hora para. as lecciones de cosas
son6 desde el principio mismo. Afortunadamente, al caer de ]a noche
comenzaban las fiestas del fuego, y, acurrucados en la tercera o ]a
cuarta fila, alli donde las sombras iniciaban sus danzas y olisqueaba
ya el mioedo con su hociquito frio, los niFios estiraban los cuellos para
mejor oir la historia de la migica marta cebollina o la primera version
de la caperuza e searlata. No habilan pedido permiso para jugar con
la frescura y delicia de sus msculos; tampoco 1o pidieron ahora para
tender y distender sus suefios.
Abierto, pues, a hurtadillas el cofre donde estai guardada la litera-
tura de los nifios, lo primero que hallamos es la colecci6n de arcaicos
cuentos populares. Su origen es tan remoto, que simplemente jama's
podremos rastrearlo. Representan, por decirlo asI, vulgarizaciones de
los mitos, cuyas formas mas solemnes eran reservadas para las cere-
monias religiosas. En los cuentos encontraremos "todos los fundamen-
tales problemas humanos", como nos dice Miguel de Ferdinandy, uno
de los mas originales investigadores del tema, "todos los grandes y
tipicos sucesos de vida y destino humanos. Mas arin: debemos encon-
trar todo lo que, siendo humano y representable de xnodo narrativo,
pero independiente de la historicidad humana, se presente de mantra


84








humanamente eterna". Mis adelante aniade: "el imperio de las cosas
humanamente eternas se divide, un poco parad6jicarnente, en dos
reinos: el primero es el saber humano acerca del cosmos, es el reino
de las divinidades nacidas del hombre, y de los grandes acontecimientos
cosmog6nicos. El segundo es el reino de los problemas principales del
destino humano, es decir, los temas del nacer, de las nupcias y de la
Inuerte".

Toda )a ancestral sabiduria del pueblo csta" asI oculta en los cuentos,
adonde va a buscarla cierta oscura apetencia del ser de los nifios que
no puede satisfacerse de otro modo. Los contenidos irracionales, fan-
tasticos, les ofrecen ademas .una rica sustancia en que pueda order
y fortalecerse ]a imaginaci6n naciente. Si prevaleciese la tesis, hoy
muy en boga, pero cuyo venerable racionalismo se remonta a las aris-
tocr.ticas institutrices del xvin, segfin la cual la fantasia de los cuentos
populares resulta nociva al sentido de realidad de los nifios, las con-
secuencias en esterilidad imaginativa serian incalculables. Esto, en el
mejor de los casos; pues cabe sospechar que el riquisimo caos de la
imaginaci6n bullente, privado de sus causes naturales, inventaria for-
mas de una'irracionalidad realmente peligrosa. Z D6nde iban los niios
a encontrar, por otra parte, esos arquetipos del hombre y la mujer
ideales, que tienen tan a la mano en el principe y la princesa de los
cuentos? Se ha visto jams una princesa egoista, avariciosa, holga-
zana, en suma, fea; o un principe cobarde, cruel, mezquino? Evitemos
arrimar nuestro hombro al de aquellas aristocriticas institutrices que
condenaban los cuentos populares porque las hadas eran invenci6n de
cocineras y campesinos; y recordemos que entre el Duque de Windsor
y el principe de ]a Bella Durmiente se extiende un abismo que es
preciso medir en afios de verdadera Iuz.

En el orden de la psicologia siempre ha sido valido el testimonio
de la introspecci6n. Si algcin valor tienen las aportaciones hechas por
quien escribe estas lineas a la poesia de nuestro paIs, quizas no estaria
dc mis dejar aqui constancia de que sus races se hunden en los cuentos
populares quo escuch6 de nifio. Dejando a un lado la c6moda ficei6n
de la tercera persona, dire quo todo cuanto se sobre el misterio
de la creaci6n poetica lo aprendi de un singular, insospechado maestro:
el Gato con Botas, quien me ensei6 los recodos de la astucia y c6no
sacar de la nada inmediata la satisfactoria realidad de los suenos; que


85









de Pulgarcito aprendi la piedad, y a escoger siempre la buena compafia
de los desheredados; y que la, penumbra de los bosques remotos me
ha permitido ver ]a realidad de mi pals desde un punto de vista al
menos imprevisible: el mio propio. Nada podria entonces hacerme
cejar en la defensa de esos maestros de poesia que fueron los cuenteros
an6nimos: hijos todos del pueblo, dej6mosles tambi6n ser padres del
pueblo.
De todas formas, la idea de que los liamados cuentos de hadas
no son propios para los nifios, bien examinada, result a fin de cuentas
tan vieja como los cuentos rnismos. Las primeras versions de la
Caperucita Roja no les estaban destinadas: eran el regalo de quienes,
hecho ya el trabajo del dia, buscaban junto al fuego un sustento que
les reconfortase el alma y el cuerpo. Pero los nifios pensaban ya de
modo muy diferente. Siguiendo a ciegas su instinto, se acercaban sigi-
losos al hechizo del corro, y era en sus. ojos que las llamas desplegaban
el esplendor de sus danzas. Magnificos simuladores, ladrones de finisimos
dedos, los nifios hallaron en los cuentos an6nimos las primeras piezas
del botin que han ido atesorando a nuestra espalda mientras no nos
ocupAbamos de ellos. Observese que las primeras colecciones escritas
-exceptuando la de Perrault- tampoco les estaban destinadas:
Jacobo y Guillermo Grimm compusieron la suya con destino a los
eruditos de la mitologia comparada, sorprendiendose no poco cuando,
en el camino, se la apropi6 Ia etema, innumerable caterva de infantes
salteadores.

Con la imprenta las posibilidades de pillaje se multiplicaron a escal'a
de las que el Nuevo Mundo ofreceria a la imaginaci6n de los nave-
gantes. El corto alcance del oido iba a ceder su sitio al incalculable
vuelo de la vista, y aunque los pedagogos acudieron en seguida con sus
lazos, ia sutileza del asunto tenia por fuerza que favorecer a la superior
inteligencia de los nifios. Eludiendo con maestria los ponderosos trata-
dos 6ticos e hist6ricos, donde se agazapaban los grandulones con no
pocas esperanzas, marcharon en derechura a sus propias tierras prome-
tidas: el Robinson Crusoe, por ejemnplo, o Los viajes de Gulliver.
El ms somero examen de estos dos libros resulta extremadamente
uttil para conocer la verdadera naturaleza de las preferencias de los
nifios, ya que fueron seleccionados por ellos en condiciones ideales,
entendi~ndose aqul por stas Ia total ausencia de toda suerte de pre-


86








siones, aun de las mas solapadas. Por qu6 escogieron los mayores el
Robinson Crusoe, y los mas pequefios los Viajes, ibros que de ningon
modo les estaban destinados, toda vez que aquel pretendIa ahondar
en la corriente realista de la novela, y este se presentaba como una
s itira de la sociedad humana, y de las m.is mordaces que se hayan
concebido nunca? En primer t6rmino, es preciso subrayar la respuesta
obvia, aquella que, en la mentalidad moralizante del adulto, ocupa c!
sitio del desprecio: porque ambas eran obras de arte de la mais alta
calidad imaginable; porque en ambas se cumplia a perfecci6n el re-
quisito sefialado por Coleridge como esencial al mundo de lo ficticio:
la suspensi6n temporal de la incredulidad. Y en segundo tirmino, porque
ambas se avenian perfectamente a las naturales apetencias de los nifios
en dos etapas distintas de su desarrollo psiquico: los Viajes a la etapa
de fantaia; el Robinson Crusoe a la etapa de la acci6n.
Dos lecciones fundamentals podemos sacar de lo anterior que re-
sultan aplicables a nuestro nuevo mundo de la literatura para fnifos:
ningfin libro pasara a ser de los nifios a menos que constituya una
verdadera obra de arte por propio derecho; ningiln libro pasara, a ser
de los nifios a metos que responda a sus apetencias reales. Cualquier
violaci6n de estos principios se pagarA a un alto precio: durante el
siglo xix, por ejemplo, Ia proliferaci6n en Inglaterra de libros mora-
lizantes, o solapaaamente geograficantes o gramatizantes, hizo que los
nifios buscasen en masa el refugio que les ofrecian los ilamados terrorss
de a penique", con su total desenfreno imaginativo. Dicho sea de paso,
estos son a la larga mucho menos perjudiciales que los tediosos, untuo-
sos, piadosos voimenes en que se aprende a odiar al gato oculto bajo
la piel de liebre, en que se Ilega a detestar la geografia, la historia y aun
el ejemplo mismo de los heroes. No queramos engafiarnos: "untuoso",
"pladoso" y "tedioso" son terminos a los que el socialismo no puede
hacernos inmunes; lejos de ello, las diferencias entre algunos de nuestros
bien-intencionados compafieros y las mas pacatas y agrias de las institu-
trices aristocriticas del siglo xvii, en punto a la beateria pedag6gica,
llegan a ser tan sutiles, que resultan practicamente inapreciables.
Con lo dicho hemos adelantado yx la t6nica dominante en el primer
siglo de ]a nueva era -la era que nos complacemos en liamar de la
literatura para ninios. La invenci6n en si misma es, por supuesto,
admirable. Nadie en su sano juicio podra" larentarse de que al fin los
adultos hayamos visto que los nifios existen. Lo doloroso es que utilice-


87









mos tan precioso descubrimiento sdlo para calcular el modo imis raipido
de que desaparezcan. Madame Leprince de Beaumont y la Condesa de
Genlis, asi como las otras grandes-y pequefias burguesas victorianas que
prosiguieron su obra -los nifios seguirian siendo, como el pastel o cl
encaje, cosa de mujeres-, convinieron en poner los beneficios de la
imprenta al servicio de la pedagogia: no otra iba a set la nueva litera-
tura para nifios. Pero, afortunadamente, una raza muy distinta de seres
humanos habla a su vez descubierto el clandestino corro de pequel'ios
lectores: Hans Christian Andersen, Lewis Garrol, Robert Louis Steven-
son, poetas y, por tanto, aliados naturales de los nifios, comprendieron
que tenlan delante de si al pi'iblico mais inteligente y capaz imaginable.
De inicio, al alborear la nueva era creada por ellos, los pedagogos
habian perdido la partida. Era s6lo cuesti6n de tiempo, pero la alianza
de nifios y poetas tenia por fuerza que ser arrolladora. Basta, para com-
probarlo, revisar la riquisirna literature de alta calidad artistica que se
publica en los paises capitalistas mis avanzados y, lo que es mucho
mas significativo aun, en todas las naciones del campo socalista.
La historia de la literatura para ninios en nuestro pals, al menos
durante el siglo xnc, no se aparta un atpice del disefio trazado.1 Encon-
tramos identica proliferaci6n de sesudas obritas moralizantes y pedago-
gizantes, con alguna que otra excepci6n honrosa como las narraciones
de Esteban Borrero, hasta que, a fines ya dc siglo, irrumpe gloriosa-
mente La Edad de Oro. A Cuba le toc6 en suerte el mayor poeta de la
lengua desde Francisco de Quevedo, de modo que no es extrafo que
sea nuestra la mejor revista para nifios de todo el ambito latino. Por
desdicha, no hubo nadie capaz de seguirlo siquiera de lejos, y mientras
en el resto del mundo civilizado comenzaban a afianzarse las conquistas
de la Alegre Alianza y estaban en rota los pedagogos, Cuba, que por
su Jos6 Martil tenia mas derecho a la fiesta que nadie, debi6 resignarse
en esto, como en tanto, a su melanc6lico destino de colonia. Durante
cincuenta afios de repu'blica con minuiscula las publicaciones para nifios
no pasaron del pobre negocio de los libros de texto. La poesla no hallaba
mercado -i qu6 suerte, a fin de cuentas I-, y el manojo de libros
salvables se explica s6lo por el mais candido de los heroIsmos.
La Revoluci6n debi6, pues, partir de cero. Afindase qtue nuestro
pals pertenece a una tradici6n cultural muy atrasada donde el ni'io

IV ase la Bibliografla de la literature infantil cubana, siglo xix [por] Mer-
cedes Muriedas. Habana, 1969.


88








ha sido siempre cosa desdefiable --I qu6 distinta lecci6n hallarfamos en
La Edad de Oro, donde justamente se trata al nifio con tantisimo res-
peto!--, de modo que nuestros mejores artistas y escritores, sin ser casi
conscientes de ello, tienen en menos al mundo de la infancia. Las difi-
cultades.del bloqueo hicieron ademas necesario un plan de publica-
ciones que pr~cticamente debi6 abarcar todo cuanto requicren los nifios.
Con cierta explicable ligereza se ha reprochado a este plan la re-
edici6n de algunos clasicos de la literatura infantil, estimaindose que el
csfuerzo pudo emplearse mejor en novedades. Sin embargo, es preciso
tener en cuenta que los problemas a resolver son en realidad tres y de
pareja importancia: en primer termino, puesto que el papel de la litera-
tura infantil en la formacidn del hombre tiene que ver ante todo con el
desarrollo de la sensibilidad y la imaginaci6n, era indispensable que
nuestros ninos tuviesen acceso inmediato al tesoro de libros sancionados
por ]a maxima autoridad en la materia: los propios ninios. Guando sc
considera hasta qu6 punto las ediciones usuales de estas obras, traducidas
bajo el viejo sisterna srlo con el criterio del lucro, resultan, no ya
pobres, sino detestables, el hecho del bloqueo aparece -nas bien como
una bendici6n que una conjura, puesto que nos forz6 a un cuidadoso
trabajo de revision y, en el mejor de los casos, a emprender versiones
propias. Hoy por hoy podemos afirmar sin tenor que las versiones
cubanas de los clsicos constituyen verdaderas aportaciones a la litera-
tura infantil en lengua espafiola. No hay entonces por qu6 lamentar
que se editasen estos libros en vez de otros mas nuevos, puesto que no
podia haber mejores novedades. Entendemos que este trabajo no s6lo
debe continuar, sino alcanzar aun niveles mas altos. Seria conveniente
crear prernios que sirviesen de estimulo -a la mejor traduccirn del
anio, por ejemplo, como es costumbre en los paises mats avanzados-,
a fin de subrayar que la traduccirn entre nosotros no es ya un modesto
renglon del comercio, sino una manifestaci6n de la literature tan digna
como cualquier otra.
En segundo termino, y como exigencia natural de la misma nece-
sidad que sefialamos antes, es preciso editar obras de irnaginaci6n en
que se contemplen temas cubanos. Esto es mals f6cil de decir que de
hacer, ya que la buena voluntad no basta. Cuba posee, por ejemplo,
un riquisimo folklore de origen africano; pero es un material sin des-
bastar, en esplendido estado salvaje. Para ofrecerlo a los niios no es
precisamente un educador lo que se requiere, por muy sanas que sean


89









sus intenciones; 16 que se requiere es un poeta, capaz de dar forma a
la riqueza primitiva sin quc en el trasiego se pierda la vida, nada
menos; Aparte de la simple habilidad formal, es evidente, por los
ejemplos del pasado, que la imaginaci6n del poeta es muy afin a la
del niio: no la entorpecen esas inhibiciones del moralista que, deseando
eliminar toda impureza, sofoca diligentemente la poesia -en Ia honesta
convicci6n, suponernos, de que el nifmo es un angelote cuyo "biscuit"
es necesario preservar para formar con eso al hombre. Pero, por des-
gracia, los poetas no se construyen con "minimos tcnicos". Es indis-
pensable una larga labor de captaci6n en que se vayan dejando atras
los viejos prejuicios que achican desdefiosamente la obra ofrecida a los
nifios. Mientras no fo logremos, seguirai siendo preferible La isla del
Tesoro a una bienintencionada chapuceria del patio.
El tercero de los problems que confrontamos es el de c6mo satisfacer
y encausar la curiosidad de los nifios, lo que abarca el cuimulo de obras
de caricter didltctico donde suelen atrincherarse los pedagogos. Aqui,
por supuesto, hallarnos una situaci6n muy semejante a la que existe
en el orden de las obras imaginativas: tambien aqui es sensible la
carencia de obras de verdadero impacto sobre los temas que ms de
cerca nos afectan. En cuanto a los asuntos de interest universal, podemos
disponer de un excelente material extranjero; pero en cuanto a lo
tipicamente nuestro la necesidad es aun ma.s urgente y, lo que es ross,
requiere de identicos cuidados. Pues no es posible olvidar que aun a
]a ciencia misma los nifios se acercan s6lo por la via imaginativa, como
Io demuestra la universal popularidad de las obras que escribi6 aquel
grandisimo poeta que se llam6 Julio Verne. No quiere esto decir que
el tipo de libros a que ahora nos referimos tenga necesariamente que
adoptar una apariencia de novela; pero sI que la amenidad, asi como
Ia naturalidad y la elegancia en la expresi6n, constituyen requisitos
indispensables. El Arte con mayi'scula estari tambien presente a traves
de la ilustracion: es en este aspecto que nuestras posibilidades minme-
diatas son mayores, tanto en uno como en otro tipo de obras. Doloroso
es reconocer que las hemos descuidado, porque, a dos defectos de viejo
arraigo: la festinaci6n y la improvisaci6n, unimos aun el ancestral,
inconsciente menosprecio por el publico a pequena escala.
No es posible afirmar que nuestras publicaciones juveniles hayan
resuelto ya, o esten siquiera en vias de resolver, las cuestiones esbozadas.
Tngase en cuenta que el n6mero de nijios y j6venes lectores ha aumen-

90








tado en estos 'iltimos diez anios de una forma apenas concebible para
quien no haya contemplado el process con sus propios ojos; tingase
en cuenta, ademAs, que por razones, obvias no contaos auin con los
necesarios recursos materiales. Sin embargo, y sin olvidar nuestros
muchos errores y deficiencias, creemos que en toda Latinoam6ica no
existe un esfuerzo mas serio, ni mAs puro en sus propositos, que el que
realize ta Revoluci6n Cubana en el campo de la literature para inios.












Psicoarn,/isis

de una generaci6n




Francisco L6pez Segrera


(Continuaci6n)

B. EL TRIUNFO DEL ARTE POR EL ARTE

I. LOS NUEVOS IDEALES CULTURALES

1. La nueva dindmica

El movimiento espiritual que se inicia al romper Ia cuarta decada
republicana y cuyo avecinamiento podla vislumbrarse desde algunos
afios antes, es tan extremadamente complejo que a veces nos parece
inabordable. Esta complejidad proviene de la Intima disensi6n que da
perfiles trgicos a las formas culturales. Esta sensaci6n de drama, esta
omnipresencia de vivencias desgarradas y reconditez, que coexiste y
predomina sobre ]a urgencia de esciarecimiento y serenidad proviene
de la contradicci6n que existe entre las diversas fuerzas que se encuen-
tran reunidas en este momento, y sobre todo proviene del quebranta-
miento que existe afin en el seno de estas fuerzas contrapuestas.

Lo primer que salta a la vista dentro de la nueva epoca es la
consagraci6n espiritual y ]a culminaci6n de los ideales culturales con
que se habia iniciado la epoca anterior (1923-1940), a!i corno el fracaso
de sus ideales sociales; y tambien es evidente el triunfo del Arte 'pot
el Arte sobre el Arte Social. Tambien es importante destacar que si de


93









1900 a 1923 se produjo una armonia entre los valores de la burguesia
y los de la intelectualidad, y de 1923 a 1940 una radical disensi6n,
durante esta 6poca se produce un nuevo equilibrio entre los creadores
de la cultura y la burguesla dirigente, cosa que no implic6 la univocidad
de sus ideales, pues lo que da la t6nita en ia clase burguesa es el
activismo, mientras que lo imperante en el Ambito cultural es el quie-
tisrpo.

Ahora bien, tras la sencillez primigenia que ofrece este acercamiento
inmediato se esconden una infinitud de intrincadas estructuras que es
precise desentraniar para obtener una vision dinArnica y mediata, no
solamente de los marcos, sino tambien de la esencia del proceso mismo.
La vieja 6poca represents en su conjunto una lucha contra lo impro-
visado, esta lucha se convierte ahora en una victoria definitia en el
orden cultural, y en un mayor auge de este impulso en lo econ6micQ-
social; no quiere decir esto que el ansia de reivindicaci6n social, la
cual se desgaj6 del primitivo extraiiamiento de los intelectuales de ]a
generaci6n anterior, no aparezca opacada, pese a que sigue siendo
mantenida por una minora, pero si quiere destacar que la idea del
arte como proceso inmanente y distanciado, con que se inici6 la 6po4
anterior, adquiere una perfecta conformaci6n en esta. Sin embargo,
mientras los vanguardistas cultivaban el formalismo y la paradoja s6lo
como una reacci6n contra el perfil conformista de la cultura, los crea-
dores de este momento cultivan el formalismo como una acci6n. En
aquellos la rebeli6n se reducia a casi mera variaci6n formal, de ahi el
aspecto iconoclasta del estilo que utilizaban; en estos, el cambio es
fundamentalmente en la sustancia.
La generaci6n anterior -salvo excepciones- no comprendi6 que el
verdadero arte tenia que ser complicado, de ahi que cayesen luego en
maneras artisticas las cuales pese a su acercamiento a la circunstancia,
tenlan mucho de ingenuo y pintoresco. La superaci6n de esta ingenuidad
y de este pintoresquismo constituye uno de los logros de los nuevos
creadores. Pero este triunfo decidido de lo coinplicado y de lo formal
no quiere decir que no haya cultivadores de lo sencillo y de lo social,
y auin hay autores, que por cierto constituyen excepciones -Mirta
Aguirre-, los cuales partiendo del dolor que aquejaba ]a circunstancia
centran sus creaciones en torno a lo social pero sin descuidar lo formal.
Mas a pesar de esto, la desproporci6n entre ambas tendencias hace que
pongamos nuestro interns, principalmente, en los que realizan un arte


94








evidentemente obstruso. Pero no es solamente esto lo que nos lleva a
fijar nuestra atenci6n en los partidarios de lo rec6ndito, es algo .mucho
mrs importante. Es la conciencia que tenemos de que representan algo
totalmente nuevo, original, magi co,.y desequilibrado dentro de nuestra
cultura, y la necesidad de poner de manifiesto las races sociales de
este nuevo esteticismo que, pese a guardar relaciones con los de epocas
anteriores, pues proviene igual que aquellos de una desilusi6n, tiene
facetas totalmente virgenes.
El activismo de los defensores del arte !oial -cuyos nu'cleos prin-
cipales fueron revistas como Gaceta del Caribe, Nuestro Tiempo,
parte de los mismos supuestos ideol6gicos, esto es, el pensamiento
narxista, que habia determinado su victoria en ]a poca anterior, y
por tanto es, pese a las variaciones que existen, una resurrecci6n, o
mas bien una continuaci6n de una vieja actitud ahora derrotada. El
esteticismo -que se nuclea en tomo a la revista Origenes- aunque
presenta caracteristicas de los viejos modelos, y sobre todo, esta estre-
chamente ligado, y ain en embri6n contenido, dentro de la poesia de
Brull, Florit y Ballagas, present nuevos aspectos; presenta tambien
un desarrollo y redondeamiento de viejos estilos; y presenta fundamen-
talmente una nueva dina.mica que se funda en la riqueza del movi-
miento. Esta nueva dinamica origina multitud de disensiones entre las
diversas amas de ia cultura en que se manifiesta -poesia, cuento,
novela, pintura, mfisica- y aun en cada una de ellas, producto del
desequilibrio animico de los artistas debido a las paradojas que albergan
en su seno; estos artistas no son sino un resultado, a la vez que un
espejo, de lo fragmentado y contradictorio del Am-nbito, el cual logran
reflejar en forma distorsionada a travs de su arte, escapando muchos
asi de ]a destrucci6n que los amenaza; y que aniquila a los que no
loga una catarsis, que es a la vez un renacimiento en el mundo
de la cultura.
2. Las races sociales del quietismo
La situaci6n social que da lugar a esta emergencia revitalizada del
quietismo es product de un hecho hist6rico: el fracaso de la revo-

6-. PORTUOND, JosE ANTONIO. Bosquejo histjrico de las letras cubanas.
Habana, 1938. p. 69; LmZAso, FALIx. Panorama de la cultura cubana. Mkxico,
1949. p. 144; MANACT, JoRO.. Historia y estilo. Habana, 1944. p. 203; Fim
N .NDEZ RETAMARA ROBERTO. Hacia una intelectualidad revolucionaria en Cuba.
En Casa de las Amiricas. Habana, no. 40, 1967. p. 6 y sig.


95








luci6n de 1933, en estrecha consonancia con el reflujo 0internacional de
las izquierdas. La psicologia de los intelectuales, tanto quietistas como
activistas, va a estar conformada por esta nueva constelaci6n, pero no
es slo resultado de ia misma; ya que, el nuevo arte, tanto en las
diveisas formal en que se manifiesta corno en cada uno de sus cultiva-
dores, es tambin el cuajamiento en obras de un acrisolado proceso
inmanente, que pese a su contenido social y a su vinculaci6n con e!
habitat, tiene una 16gica interna que lo rige. Esto no quiere decir que
no podamos penetrar dentro de esta inmanencia, y desentrafiar los
procesos psicol6gicos que dan lugar a las nuevas obras, pero sl quiere
hacer hincapi6 en el mayor enrevesamiento de este aspcto.

Ahora bien, pose a la diversidad de las actitudes psicol6gicasy
sociales del momento, existen indudables similitudes que nos hacen
possible hablar de dos movimientos culturales, que, aunque heterog~neos
en su intimidad, presentan uno frente a otro un aspecto homogeneo.
Los partidarios del arte social consideran el fracaso de la revoluci6n y
el triunfo del termidor como una batalla perdida, pero no corno algo
definitivo; aun tiene fe en la posibilidad de transformar ]a sociedad.
Los cultivadores del arte por el arte tienen un trasfondo social y un
enfoque del mbito que les Ileva a repudiar todo aquello que amenace
Ia tranquilidad y el orden. La impropicia imagen hist6rica contribuye
a realzar, y hasta cierto punto determina, la desaz6n animica que los
envuelve. Es este clima de fracaso y desilusi6n lo que los lieva a repudiar
la circunstancia, pero es su conciencia del valor de lo complicado en
el arte, conciencia que les trasmiten sus modelos de la generaci6n
anterior, !o que redondea espiritualmente esta primitiva vivencia ha-
ciendola sumamente fecunda y original.

3. Psicoanalisis de los partidarios del arte por el arte

Su extrafiamiento de la realidad; su religiosidad tin tanto mitol6gica
y pantelsta; su despreocupaci6n por los temas sociales; el intelectua-
lismo de que hacen gala, y que determina que muchos scan a )a vez
artistas y criticos; la entrega a la psicologia y al lirlmno; la preocupaci6n
enorme por los contenidos independientemente del acendramiento ex-
quisito de las forias; su rechazo del impresionismo aunque no de lo
sensual, o mas bien su fusion de lo impresionista con to expresionista
predominando esto filtirno; la rducci6n de cada una de las formas


96








del arte a sus propios medios; su desmesurado placer por lo actual; la
pesquisa incesante de lo original; su renuncia a la bisqueda de la
belleza como fin; el sentido tragico de su arte; su primitivismo; y el
cultivo desmesurado de Ia equivocidad, no son mas que i rradiaciones
perifricas y consecuencias de su rechazo de la realidad, o M's a"n,
de la destrucci6n de ta inisma y de la recrcaci6n con sus rescoldos
ardientes de un mundo maigco que les compense, con lo cual solucionan
,, satifacen, a Ia vez, y en forma arm6nica, sus impulsos creadores y
destructores, impulsos que no hacen sino expresar Ia radical necesidad
de trascendencia que tienen. Asi pues, j ustifican ]a vida por el arte, y
logran mediante una extraordinaria -y completamente nueva entre
nosotros- interiorizacion de Ia cultura escapar de Ia angustia, el de-
sencanto, Ia inseguridad, el ultrajc, Ia c&silusi6n, penetrando en un
microcosmo de formas envuelto en un hidito de ensuefio, donde todo
es magia e ilulsion, y en virtud de lo cual, no solamente disuelven en
arm6nicas y tranquilizantes formas los aspectos repulsivos de sits deseos
reprimidos," sino que tambie'n, y ai igual que el hombre homrico de
que nos habla Nietzsche, llegan a desear tan violentanente esta exis-
tencia "que su queja misma se transforma en un himno a la vlda.4
No es que logren deshacerse definitivamente de ]a sensaci6n de angustia
-pese a que escapan de la enferredad, de Ia neurosis, gracias a su
capacidad de sublimai6n- sta reaparece, aunque mitigada, bajo1a
forma de complejo de culpa por su rompimiento con la realidad, y por
su despreocupaci6n con todo aquello que no sea su arte; pero al menos
consiguen retornar, a traves de sus obras, al mundo de que se evaden,
1o cual les proporciona una cierta tranquilidad, y les proporciona tam-
bin la posibilidad de satisfacer y aliviar las necesidades similares que
padecen otros sres humanos. Y asi, aunque siguen de cerca el plan-
teamiento de Sartre que conmina a los intelectuales a "escribir para su
0poca" pues todos -pintores, mfisicos, literatos... -desean crear
para la molernidad, son fieles, fundamentalmente, al aserto do Joyce:
"escaparse de la pesadilla de Ia historia"; sin embargo esta fuga se
torna fructilfera gracias a Ia "socialzacion de los ensuen'os"" que inplica

,3 FRtuD, SIGMUND. Obras copletas. Madrid 1948. f. !I. p. 886.
NRMTZSCHE, F. El Origen de Ia tragedia. Buenos Aires 1952. p. 37.
KRIs, E. Pscoanilisis y Arte. En JoNEs, Ex:,NEST. ty otros] Sociedad,
Cultura y Psicoanisis de hoy. Buenos Aires, Editorial Paid,s [1958] (RiBhoteca
del hombre contemporineo, 17).


97









todo arte, esto es, a la adecuaci6n de las fantasias personages a un
auditorio.

4. Las relaciones de la burguesia y los inteiectuales:
el pape! de control social del nuevo arte

Los intelectuales de esta generaci6n miran con un profundo disgusto
a la burguesia y repudian el af~n mercantil que, aunque encubierto por
formas bellas y estilizadas, vislumbran en esta clase; y experimentan
un intenso desagrado hacia aquellos que, en sentido general, ignoran
su labor creadora y a'n la desprecian. Sin embargo, este movimiento
de "Resistencia -al cual alude Lezama Lima en varies ocasiones-
no se orienta, como el de la* Re vista de Avance, hacia una buisqueda
del progreso social ni hacia una critica de los ideales de la generaci6n
anterior, y en particular, de la clase gobernante, sino hacia una pro-
fundizaci6n encaminada a descubrir nuestras insondables esencias, nues-
tros "Origenes". Y as', en sintesis, aunque la nueva generaci6n repudia
la circunstancia, no se lanza a transformarla, sino que se recluye en
tin mundo hermetico. Este descontento de los intelectuales, que los
lleva al alejamiento de la realidad social, y al adentramiento en una
esfera de la vida mas intirna, mas espiritualzada, los hace potencial-
Tnente captables por la revoluci6n social, pese a que concretamente,
y. durante esta 6poca, pretenden escapar a la inexorable dialectica his-
t6rica practicando el culto a la "forma" (Ardevol-Lezama) y repu-
diando el enemigo rumor que intenta arrancarlos de sus "aventuras
sigilosas" (Lezeama), de su "trailer de suefios" (Labrador), o de los
"cktrafios pueblos" (Eliseo Diego) en que habitan. No quiere decir
esto que no haya momentos de activismo en algunos intelectuales eva-
didos, (Lezama participa en manifestaciones contra Machado, Carpen-
tier guarda prisi6n por luchar contra la dictadura machadista. Cintio
Vitier ataca a los Estados Unidos en'su libro Lo Cubano en la Poesia
y d lectura a la Elegia a Jesds Menendez en el moment que Casillas,
su asesino, es ascendido a Coronel) pero no sera esto lo comuin.

5. Terrorists e innovadores

Ahora bien, estos rasgos comunes de la intelectualidad quietista no
quieren decir que no haya diferencias entre ellos, pues por el contrario,
la propia esencia de este movimiento da lugar a una gran diversidad


98








de formas. La poesia y Ia mfiusica son cultivadas por artistas "innova-
dores", esto es, que conservan un cierto respeto y apego para con las
formas tradicionales; formas que continfian utilizando siguiendo'Ia
direcci6n fornalista y simbolista. En la pintura y en ]a novela hay un
abrumador predominio del terrorismo, es decir, del quebrantamiento
y disoluci6n de las viejas formas en abismos expresionistas y surrea-
listas, cosa que se observa tanibien en el teatro. El cuento constituye,
dentro del contexto general, Ia nica manifestaci6n cultural que
expresa en forma homogenea los ideales del arte social y, salvo algunos
casos, permanece alejado del acrisolamiento que reviste el nuevo arte.
Pero lo que debe tenerse presente es que, pese al predominio en cada
itna de las formas de Ia cultura -pintura, novela, mcisica, poesia... ,
y en cada uno de los artistas, de lo terrorista o innovador, esto no
quiere significar una presencia exclusive, sino mas bien un triunfo de
uno de los aspectos, lo que necesariamente implica la permanencia
simultanea dentro dc las diverse formas culturales, dentro de los crea-
dores, y en el seno de todas sus obras, de ambas maneras. Y asi, en
sintesis, mientras que los "terroristas", ms rebeldes a Ia realidad social
-cosa que no debe tomarse al pie de Ia letra- que los innovadores,
cultivan, esencialmente, el expresionismo y el surrealismo, estando
cercanos, a Ia vez, del simbolismo y el formalismo,' los "innovadores"
hacen gala de un arte sereno, sirmbolista, formalista, neoc isico, lo cual
no quiere decir que esten totalmente divorciados de las maneras surrea-
listas y expresionistas.c"

II. LA DISOLUCION DE LA FORMA HUMANA: CUBISMO,
SURREALISMO Y EXPRESIONISMO

1. Del Renacimiento al Impresionismo

Si bien el Renacimiento fue un estallamiento de Ia imagen estitica
de Ia realidad, asi como una autonomizaci6n de las distintas esferas de
Ia misma, y el Barroco un intento de explicar no !o mudtiple a travs
de lo iinico, como ocurria en Ia Edad Media, sino viceversa, el impre-
sionismo represent e Ia culmination de este proeeso y Ia slntesis del


HAUSER, ARNOLD. Historia social de Ia literature y el arte. Madrid 1961.
t+ II, p. 400 y sig.


99









mismo. En su seno acarreaba la dilatada pupila del naturalismo y la
incitante -di-sensi6n rom.ntica, disensi6n que disolvi6 ]a efimera tran-
quilidad espiritual ilevada por ce clasicismo a la nerviosidad dl barroco;
pero lo que caracteriza como nada al impresionismo es la atomizaci6n
de ]a realidad que lieva a cabo. Este caracter efimero, pasajero, dina-
mico, de la pintura impresionista; este abandono de los recursos extra-
pict6ricos, no es otra cosa que la actualizaci6on en el Ambito spiritual
de una vivencia colectiva, esto es, el ansia de innovaci6n a que habia
dado lugar el desarrollo de la tecnica moderna bajo ]a forma de capi-
talismo industrial. Esta sociedad en que diariamente se fabrican nuevos
productos, y donde to nuevo es desechado y sustituido velozmente,
introducirA un sentido de dinamismo sin precedentes que se reflejarai
en todos los aspectos de la vida. La concepci6n del mundo de esta
epoca produce un arte fragmentado: el impresionismo; una filosofla
presidida por el sentido del tiempo, de la evoluci6n creadora, de la
intuici6n; y una ciencia, la teorlia de los quanta, ue sustituye, al igual
que la filosofia de Bergson, la literatura de Proust y ]a pintura de
Monet, la duraci6n por el momento. Durante el Renacimiento las
diferentes ramas del saber -filosofia, politica, ciencia. .. cobraron
autonomia; con el impresionismo el desgarramiento Ilega a un grado
Maximo al producirse el, despedazamiento interno de cada una de Las
formas de la cultura, despedazamiento que, en cierto sentido, est.
inserto en el alma del barroco con su interpretaci6n del todo a travs
de las partes. El siglo xix es, en este sentido, una hipertrofia del
XVII, un producto del desarrollo de los ideales contenido en 61, y un
triunfo de los mismos, lo cual no implica la univocidad de ambos, sino
su estrecha correlaci6n.

3. 7',rascendencia universal de la nueva pldstica

Pues bien, Cuba, 4ue en 1920 seguia aun aferrada a los ideates
de la primera mitad del siglo XlX, en virtud del movimiento de la
Revista de Avance se incorpora a ]a cultura universal; y esta incorpo-
raci6n comenzara a rendir frutos preciosos a partir de entonces. Asi
pues, esta nueva epoca veri desarrollarse y acrisolarse en su intimidad
los tanteos iniciados en los anios veinte, y los cuales, teniendo ahora
como vertice la revista Origenes, adquieren un impulso extraordinario
durante la decada del cuarenta. Pero lo notable dentro de la-pintura
cubana de este momento es el alcanzamiento, por primera vez dentro


100








de nuestra historia cultural, de trascendencia universal -cosa que habia
ocurrido ya, en la literatura, el' pensamiento y ]a mnusica, pero no en
este aspecto-, y lo cual. se logra fundiendo los hallazgos formales de
las Uiitimas maneras con el alma de nuestra tierrav7 Victor Manuel
con su ruptura con la Academia prepara el terreno, y en cierto sentido
iniciarat el movirmiento, pero auin hay en su pintura rasgos anecd6ticos,
y una cierta bfisqueda de aspectos dulcificantes ajenos a Ia nueva pls-
tica. Algunos de los pintores rcalizadores de este "milagro" -Amelia,
Abela, Enriquez, Lam-, nacidos en torno a 1900, estan estrechamente
ligados a la -epoca anterior, pero no es sino a finales de la misma y
comienzos de 6sta cuando su arte adquiere una definitiva consagraci6n.
junto a ellos hacen emergencia dos j6venes de singular talento; Mariano
y Portocarrero, los cuales, a la vez que asimilaban ensefianzas, desem-
peiaron un valioso papel de orientadores en el Estudio Libre de Pintura
y Escultura, que, creado a finales de la deicada deI treinta, se convirti6
en centro de ]a renovaci6n plistica, y en el cual Abela ejercio un
insurgente influjo.

3. La renuncia a la beileza
Su renuncia a la belleza., el absolutismo de su plhstica, ]a. disoluci6n
del mundo objetivo, y la puesta en su lugar de la vision del artista
sobre la realidad; su visi6n sacra de los objetos, sii invenci6n de una
forma expresiva uinica, el primitivismo cosmog6nico dCl mundo magico
que crean; la sustituci6n de lo patetico por una dimensi6n trigica
omnipresente, product del aniquilarniento de )o humano; y la febrile
neugier (curiosidad) -en el sentido qu ] a entiende Gabriel Marcel
y no Heidegger, esto es, como busqueda concupiscente de "lo nuevo
exclusivamente para resurgir, desde alli hacia otra nvcdad" que


cr HURTADO, OSCAR. lntroducci6n a nuestra pintura, En Pintores cubanos.
Habana 1962; PAREZ CISNEROS, G. Caracteristicas de la evoluci6n de la pintura
en Cuba. Habana 1959; MARACHI, JoRGE. La Pintura en Cuba. En Cuba contem-
pordnea. La Habana 1924. t. 36; TORRIENTE, LOLO X LA. Estudios de las artes
plasticas en Cuba. Habana 1954; PORTUONDO, J. A. Estitica y Revoluci6n.
Habana 1963; POGOLOTTY, GRAZIELLA. Examen de conciencia. Habana 1965;
El Expresionismo en Ia pintura cubana. En Revista de la Biblioteca Nacional
Josi Marti. La Habana, ano 56 no. 4, octubre-diclembre 1965; Soro, L. Dz.
Elsquema para una indagaci~n esti!stica de la pintura moderna en Cuba. Habana
1945; MARQUINA, RAFAtL. Las Artes PJ1sticas. En Historia de la Naci6n Cubana.
Fiabana 1952. t. X.
6" MARCEL, G. Las Condiciones de una renovaci6n del arte. En Coloquios
sobre arte contempordneo. Madrid 1958. p. 367.


I01








los anima, son los aspcctos fundamentals dc la plastica de los nuevos
creadores, y lo cual se halla en estrecha conexi6n con las dcrnais formal
culturales, pues, expresa, at igual que aquellas, ]a angustiosa concepci6n
de nuestro "tiem de malestar c indferencia"-'"
"Los artistas ma' lucidos, los mas inteligentes, los mas aut~ntica-
mente creadores contemporaneos, ban renunciado deliberadamente a la
b6squeda de Ia belleza, considerada como una especie de pretexto para
la evasion mixtificadora", y asi, el nuevo arte es tragico, sublime,
profundo, e inclusive feo, pero raras veces bello. Esta victoria del arte
feo es un acontecirmiento- post-impresionista que tiene su justificaci6n
te6rica en Freud, segun el cual 1a belleza formal no es Imsque un
sefiueto, un anzuclo o un, soborno que no ofrece mis que un placer
primario, y quc s6lo prepara el camino para )a consecucion del fin
propio del arte".7' "La belleza no cuenta en absoluto entre los fines
inmediatos del artista; lo decisivo son problems vitales. La belleza le
sirve tan solo corno anna, couno defensa y alivio en su hicha con ]a
realidad" ."-

El rechazamiento de Jo bello por los pintores de este momnento es
un resultado de ]a deshurnanizaci6n de su arte, cosa que tiene, a svi
vez, su origen., en la comprensi6n de la espantosa linitaci6n que entrafia
el cuerpo humano cuando se buscan escncias metafisicas y que los
conduce a expresar su mundo interior en el lienzo;:: siendo esto, simul-
tafneamente, una prueba de la diaspora interior del hombre actual,74
un indicio evidente de su destrucci6n, y una expresi6n de su voluntad
de reconstruir un hombre que surja liberado, pese a proceder de las
entranias mismas de ]a enajenacion. Esta armonia entre destrucci6n y
construcci6n, entre aniquilamiento y deformaci6n dc 1o liumano y cla-


WRIGHT MILLS, IHARLES. La !naginacio'n sociobigica. Mxlco 1964.
P. 30.
70 MAULN ER, T. Situaci6n del arte contemporneo. En Coloquios'sobre arte
contempor4neo. Madrid 1958.
,1 HAuSER. ARNOLD. Introduccicn a la historia del arte. Madrid 1961. p. 73.
: Ibidem.
73 Fou.CH T, M. P. Sigiiificaci6n del arte contempormnco. En Coloqui s sobre
arte contempordneo. Madrid 1958. p. 199,
o4 Ibid1m, p. 196.


102








boraci6n de un universo plaIstico, es un sfintoma inequivoco, a Ia vez
que un producto, de la trayectoria del pintor, pues este en lugar de ir
hacia la realidad "ha ido contra ella. Se ha propuesto denodadamente
deformarla, romper su aspecto humano, deshumanizarla", 5 disolviendo
asi el patetismo inherente a toda forma humana; pero esta polaridad
es tambien, ademas de mpetu deformador y antipatetico, emergencia
de un sentido nuevo y tr gico, por scr mas profundo, de una realidad
que siernpre existi6, pero que s6lo gracias a la magia del nuevo arte se
ha conocido.

Asi, de lo antes dicho se deduce el intelectualismo de la nueva
pintura, en intima armonia con su primitivismo cosmog6nico, y lo cual
conlleva una despreocupaci6n por lo social, (despreocupaci6n que no
es un divorcio radical de las masas populares, de las cuales los mantiene
cercanos no solamente el trasfondo social de algunos (Lam, Abela. .),
sino tambien el carficter artesanal de su oficia) y un cultivo del psico-
logismo que nos produce una sensaci6n de profundizaci6n abismal
realzada por su lirismo mitol6gico. Este enrevesamiento es producto del
ultraje que ocasionan en el alma de los creadores las condiciones
sociales, y es producto tambien del desarrollo inmanente del arte,c l
cual halla nuevos caminos que lo enriquecen extraordinariamente.
Los pintores de esta epoca son, esencialmente, "terroristas", a excep-
ci6n de Amelia Pelez, pues quebrantan y disuelven en sus obras los
marcos formales insistiendo fundamentalmente en los contenidos, con
lo que esperan eliminar el sentimiento de riesgo que los amenaza
objetivando y sublirnando sus angustias.

4. Del Cubismo europeo al geometrismo cubano: Amelia Pekaez

La pi-stica de Amelia (1897-1968) est(A plenamente acorde con. cl
aserto de Apollinaire de que "las virtudes pllasticas: la pureza, la unidad
y la verdad mantienen sujeta a la naturalea abatida",2G Su arte estA'
en total desacuerdo con el de los derais pintores del momento: se
reduce a pura forma y color, sin que haya en C*l interiorizaci6n expre-


75 ORTEGA x GASSET, J. La Deshumanizacio'n aet arte. Madrid,1 958. p. 20.
'6 APOLLINAIRE, GUILLAUME. Meditaciones estiticas, los pintore5 cubistas.
En M. LI, MARTO DE. Las Vanguardias arlisticas' del siga oxx. Habana 1967.
p. 400,


103




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC