UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Added title page title:
Revista de la Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Physical Description:
50 v. : ill. ; 26 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca
Place of Publication:
Habana, Cuba
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Bibliography -- Periodicals.
Cuban literature -- Bibliography -- Periodicals.
Cuba -- Bio-bibliography -- Periodicals.
Genre:
serial   ( sobekcm )

Notes

Citation/Reference:
Also, Biblioteca Nacional "José Martí". Revista de la Biblioteca Nacional "José Martí" (OCoLC)2454556
Bibliography:
Indexes: T. 1-4, 1949-53 with t.4.
General Note:
Title from cover.

Record Information

Source Institution:
Biblioteca Nacional José Martí
Holding Location:
Biblioteca Nacional José Martí
Rights Management:
All rights reserved by the holding and source institution.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00085


This item is only available as the following downloads:


Full Text
S A
/w
.. Sn SIA
S i

A 0~









Revista


de la Biblioteca Nacional


Marti"


I o s e,









Revista

de la Biblioteca Nacional "Jose Marti"

An" o 6 0 3ra. 6poca-,ol. X1 Nfimero I
Enero-abril 1969
La Habana, Cuba.

Cada autor se responsabiliza
con sus opiniones


TABLA DE CONTENIDO
FAo,

lose Antonio Portuondo
El contcnido politico y social de las obras de Jos6 Antonio
Ramos ......................................5
Csar Garcia del Pino
Diario de un deportado a Fernando Poo en 1869: Viaje de
Fernando Poo a Mahon en el vapor San Antonio.............59
Juan Pdrez de la Riva
En los dtas de Guairnaro ......... 75
Leopoldo Horrego Estuch
La Demajagua....................................... 125
Luis F. Le Roy y CGaihez
Diario de campafia del comandante del ejrcito libertador
Herminio Garcia y Alernn...............................131
alvador Bueno
Diez afios de Iiter'amra v revoLuci6u en Cuba 161

CR6NICA
Salvador Bueno
En la muerte del sabio cubano Fernando Ortiz 195


DE IL1USrFACION...s..................1


INDICE


199















DomrRCoR -.JuAN PEREZ DR LA RrvA


CONSEJO DE REDACCI6N:

Luisa Campuzano, Elisco


Manuel Moreno


Fraginals,


Zurbarin.



Secretaria de la Redacci6n:


Diego, Fina
Graziella


Garcia Marruz, Jorge
Pogolotti, Cintio Vitier,


Siomara Sa-nchez.


Canje: Biblioteca Nacional "Josi Marti" Plaza de la
Revoluci6n. La Habana, Cuba.


Primerm


Epoca:


Segunda Epoca:


1909-1912
1949-1958


Tercera Epoca: 1959-...


ibarra,
Juana













El contenido politico y

social de las obras

de Jose, Antonio Ramos



Jos6 Antonio Portuondo


LA PRIMERA GENERACION REPUBLICANA

Al comenzar el siglo xx JOS Antonio Ramos tenla quince afios de,
edad y )a Repfiblica de Cuba, terminada ya la guerra pot su indcpen-
dencia, no habia nacido aun. Se vivia entonces el instant de transicion
determinado por la ocupaci6n militar norteamericana, la etapa impre-
cisa en que el pals no sahia si los esfuerzos de sus libc itados habian
sido del todo in Itiles y veia, en las astas abandonadas por Espaiia, ondear,
junto a Ia' cubana, otra bandera cuya presencia obsedia dolorosamente
a los poetas de la generaci6n mambisa. A ia sombra de la bandera
extrafia se iniciaba, entre tanto, una radical transforinacion en ila es-
tructura econ6mica de ia isla. Con los d6lares y el protectorado politico
entraba la nueva concepci6n del mundo capitalista, el aliento imperial
de una gran potencia, en trance de crecimiento y de cxpansi6n mnas alI"
de sus fronteras, avida de mercados y de material primas, que venia a
sustituir el estrecho criterio monopolista y feudal mantenido durante
siglos por la corona espafiola. El capital norteamericano llcg6 a tiempo
a fecundar los campos roturados por el esfuerzo libertador, abonados
con ]a mejor sangre del pals. La paz se iniciaba al rino de un esfuerzo
afanoso de reconstrucci6n realizado, en su rnayor par te, por manos
extranjeras sabias en recursos para hacer mas productivas las tierras
destrozadas por ]a guerra. En aquel instante, mientras las figures diri-
gentes de la lucha independentista y iuuchas dv lis que aspiraron a la







autonoiia bajo el dominion de Espafia, se unian en cl empeio de estruc-
turr la nueva naci6n, algunos jefecillos mambises y los que no fueron
ni ayudaron a la guerra y hasta muchos de los que cstuvieron en contra
de sus objetivos, se dedicaron febrilmente a labrarse una posici6n per-
sonal. La masa del Ejercito Libertador -campesina y proletaia-
volvi6 a ser lo que era antes. La clase media sigui6 ocupando los empleos
burocaticos, cada vez mas convencida de que en Cuba no habia pasado
nada. Los espiritus ms finos de la generacin que entonces llegaba
a la adolescencia entraron a la vida con el estupor de quienes han
sufrido el derrumbe de una gran ilusi6n. Entre esos adolescent estba
Jose Antonio Ramos, el ma's fiel testigo de su. generaci6n.
El suyo era un hogar perteneciente a la burguesla intelectual de la
isla. El padre, botinico, catedr.tico de la Universidad de La Habana,
era un cubano lea! y un recto espiritu cientifico que Ibr6 a )a mente
del hijo de algunas p.ligrosas telaraftas metafisicas. A 1s dieciseis aiios,
jose Antonio Ramos se dice ya volteriano. "Apenas lanzado del Colegio
---- ecribi6 en el pr6logo de su drama Amas rebetdes-, con dieciseis
anios vividos vegetativamente en un ambiente prefiado de vulgaridades,
y con los relatives conocimientos gramaticales del colegio, donde S61o
llegue a cursar segundo ano de bachillerato, senti la necesidad de
scnribir lo quc sentia y lo que pensaba acerca de multitud de cosas
que a ml (magiidr ]a fuerza del prejuicio) antojabanseme al rev's do
como me fueron presentadas."
Produjo entonces, segin propia confesi6n, unas memorias, "dramones
echegarayescos, novelas a lo Ponson du Terrail, cuentos de amores que
jamas habIa tenido, aventura inverosmiles" y hasta tragedias hist6ricas
sobre Valentiniano II.I "Paso a paso %explica-, con un poco nas
de, provechosa lectura y un gran poco de desengafios y estrecheces
materiales (los mejores -maestros), algo inenos nervioso y algo n s
encallecido, cai en un volterianismo evolutivo que me empuj6 por nuevos
senderos. Los hombres me parecieron mais imbeciles y menos malos y los
inbciles mas perdonables que despreciables. En alguno imiserables
observe gran corazon, y en mAs de un gran coraz6n crci vertun mise-
rable... La Vida, en fin, pring6 con sus porquerias algunas paiginas
de mi buen libro.- Qui6n sabe cuAntas cosas blancas torn6 negras!
Y el pesimismo me invi6.'I

Airas rebeldes. Drama en cuatro actos, Barcelona, Libreria de Antonio
L6pez, ,1906, p. VI-Vi.








Este es, con ligeras variantes de detalles, el caso de todos los escritores
de su generaci6n, la prime generacin republican, a quien tan cabal-
mente se aptican los factores generacionales sefialados por Petersen.2
Esti, en primer lugar, dejando a un lado el factor herencia, que Petersen
acaba por desechar, el determinado por ]a fecha de nacimiento. Es
posible, sin embargo, distinguir, dentro de cada generaci6n, dos o mas
promociones, caracterizadas por ciertas diferencias de edad que no
determinan actitudes diferentes ante circunstancias comunes ni diversas
concepciones del mundo. Asli ocurre en esta primera generacidn repu-
blicana dentro de ia cual podemos advertir dos promociones: ]a primera,
a la que pertenece Jose Antonio Ramos, agrpada de modo preferente
en la revista Cuba Conternpordnea, y la segunda, a ]a cual pcrtenecen,
entre otros muchos, Flix Lizaso (1891), Mariano Brull (1891), Fran-
cisco Jose Castellanos (1892), Jos6 Maria Chac6n y Calvo (1893),
Jos6 Z. Tallet (1893), Manuel Navarro Luna (1894), Reg*no Pedroso
(1896), Jose Antonio Fernaindez de Castro (1897), Jorge Mailach,
(1898), Maria Villar Buceta (1898), Rubdn Martinez Villena (1899),
Juan Marinello (1899), Enrique Serpa (1899), Francisco Ichaso (1900),
Dulce Maria Loynaz (1902), etc.; reunida, primero, en el grupo "mino-
rista" y culminada en ]a Revista de Avance. La posici6n de ambas pro-
mociones ante las cuestiones colectivas fue entonces, hasta la aparici6n
de nuevos problemas que determinaron al nacimiento de otra gene-
rac16n, hacia 1930, esencialmente identicas: las dos propugnaron ]a
formaci6n de elites cuttas capaces de sustituir el rampant hedonismo
de las multitudes incultas y fulanistas, por una conciencia nacional culta
y espiritualizada.
Los escritores de Ia primera promoci6n estaban en la adolescencia
al comenzar el siglo y con i !as nuevas responsabilidades de la vida
republican. Si aceptamos corno limites de la adolescencia pslquica las

2 Vid. Julius Petersen: "Las generaciones literarias", en Fiosojia de la
Ciencia Literaria, trad. de Carlos Silva. Mxico, Fondo de Cultura Econ6mica.
1946, p. 164-183. Hay que abonar a Antonio de Busteamante y Montoro la pri-
mera indicaci6n de la conveniencia de aplicar criterios generacionales a -14 his-
toria iteraria cubana. Cf. su libro Ironia y Generaci6in. La Habana, Ucar, Gar-
cia y Compafiia, 1937, p. 41-70.
El fundamento de ]as doctrinas actuales sobre las generaciones debe buscarse
en Dilthey, especialmente en st cnsayo sobre Novalis, recogido en Vida y Poesia,
ei Ia "Vida de Schleirmacher" que figura en Hegel y el Idealismo, y en algunas
p4ginas de El Mundo H!ist6rico. (Cito por la edicion espa-ioa del Fondo de Cul-
tura' Econ6mica.)








edades de 11 y 21 afios sefialadas por el criterio mas conservador,3 halla-
remos que-en 1900 Jesuis Castellanos (n. en 1879) tenia veintiun aios de
edad y otro tanto Luis Rodrlguez Embil, veinte Ramiro Guera (1880),
diecinueve Fernando Ortiz (1881), dieciocho Carlos Loveira (1882),
diecisiete Dulce Maria Borrero y Fernando Lles (1883), dieciseis Carlos
de Velasco (1884), quince Max Henriquez Urefia, Alfonso Hernandez
Cata"y JOSE ANTONIO RAMOS (1885), catorce Medardo Vitier
(1886), trece Agustin Acosta (1887), doce Jos6 Sixto de Sola y Luis
Felipe Rodriguez (1888) y once Jos6 Manuel Poveda, Emeterio Santo-
venia, Enrique Gay Calb6, Emnilio Gaspar Rodriguez y Emilio Roig de
Leuchsenring (1889). Esta contemporaneidad existencial detcimina la
comunidad de problems colectivos, ]a identidad de circunstancias poli-
ticas y sociales a quc todos se enfrentan. Las altitudes con que esas
circunstancias comunes son enfrentadas tienen mucho que vcr con el
otro factor formativo de las generaciones sen'alados por Petersen: los
elcmentos educativos.
Hay una nota comin en lo que se refiere a la formaci6n intelectual
de esta promoci6n de escritores: su autodidactismo. Todos 1o son, aun
aquellos que pasaron algunos aiios en planteles oficiales o privados, de
ensefianza secundaria y superior, porque las nuevas circunstancias, cl
conflicto de dos concepciones dcI mundo en pugna sobre la isla, los
obligaron a rehacer ]a informaci6n acadenica en numerosas, apresu-
radas y no siempre ordenadas lecturas. La formaci6n, mejor que de las
lecturas, surgi6 de la pugna vital contra el medio impropicio, contra
lo que jos6 Antonio Ramos liamarlia despues "las inpurczas de )a rea-
lidad". As l1o dijo 61 en el pr6logo de su prirnera publicaci6n, que
hemos citado. Asi lo repetiria aios despu6s, describiendo el proceso de
toda su promoci6n al escribir de st mismo y de Carlos de Velascb, con
motivo de ]a muerte de este. "Yo to conoci de adolescente, bailador
-como yo entonces- y despreocupado. Hace veinte y tantos aios",
escribi6 en 1923.
"Y era alegre-afiade-, jaranero, decidor. Nuestro patriotismo,
entonces, se componla de un mont6n indefinible de vagos anhelos y
genorosos entusiasmos. Nuestra cultura de autodidactas y nuestra ex.

a Con el criterio is amplio otte extiende ia adolesceneia psiquica hasta
los 25 anos ..hallarin comprenddos cronologieamente en esta generaci6n
hornbres que Jo estin, sin duda ningtina, desdc el punto de vista literario, como
Miguel' de Carri6i (1875) y' Regino E. Boti (1878).








periencia, de la vida: un firrago de diversas lectures y la pacata exis-
tencia de nuestra juventud cubana pobre. Pero nada mas. Los ojos
de una herrosa triguefia o la boca de una linda rubia con el comps
de un danz6n canafizaban por entonces nuestros entusimmos.
"Despues qu6 disciplinas, qu6 m todos, qu ejemplos, fuera de
nuestro propio anhelo, de algo mas noble, mas universal? Dejamos de
vernos algunos aijos, y nos hallamos otra vez, empefiados ya, inopina-
nadamente, en hacer de la vieja colonia tropical hispana, econ6mi-
camente la misma, intocada por los cnfididos e impacientes organiza-
dores d ia Repuiblica, un pais ideal: como nosotros mismos no sabiamos
donde ir a tomar el ejemplo!
"Carlos de Velasco -concluye- no fue Politico. Es decir: no se
decidi6 nunca a aprender el oficio. Fue un irregular, un francotirador."
Francotiradores fueron todos los escritores de esta promoci6n, lo
fue, ma's que todos jos6 Antonio Ramos. El, cifra y testigo de su
generaci6n, nos ha contado su formaci6n de autodidacto, sus lectures
iniciales, que van de Voltaire a Renan, de Rousseau a Octavio Mirabeau,
sin olvidar a los anarquistas, Proudhon, Bakounine, Malato y Malatesa,
en las traducciones de la casa Sempere. "Si de algo vale -escibi6 una
vez-, hare una confesi6n: hasta hace muy poco, hasta ayer, cono
quien dice, que alcance el dominion de idioms extranjeros, mis lecturas
fueron un f rrago desconcertante de traducciones de la casa Sempere,
con ]a agravante de otras traducciones de Maucci. El costo de diez
tomos, lecture de un mes, equivale a ocho o diez dias de subsistencia
complete. Y nada aniadirn de ]s traducciones de Jorro, Viuda de
Rico, etc., a las que acudia dc vez en cuando, pagando por cada
tomo un peso veinte, y un peso cincuetita centavos: un dia de vida."5
Una mirada al catalogo de las editoriales ciadas, al -dorso de cua-
quiera de sus tomos en rustica, nos permitirai percatarnos de que
allf esta' lo esencial de la filtima etapa del positivismo y 1o 0mas
popular del ingenuo materialismo mecanicista de Biichner, Molleschot
y companiia. Alli esttn tambien el vitalismo de Guyau, las ideas-fuerzas
de Fuillbe, el revisionismo cristiano y erudito de Renan, William James
y el pragmatismo, Ibsen, Sudermann, Le Bon, Le Dantec, Max

4 "Fragmentos de la ofrenda p6stuma a la memoria de Carlos de Velasco".
Cuba Contempordnea, T. XXXI, No. 123, Habana, mayo de 1923, p. 254-255.
5 Enlreactos. La Habana, Ricardo Veloso Editor, 1913, p. 139.








Nordau... y Federico Nietzsche. Ellos fueron, en revuelta neolanza,
los verdaderos maestros de la primera gencraci6n republicana. Sus
huellas estin patentes de continuo, acaso mas que en las de los otros,
en las obras de Jos6 Antonio Ramos.
Otro factor determinante de las generaciones, seFialado por Petersen,
es el constituido por la comunidad personal, por elc ontacto de los
escritores entre si por su agrupamicnto en torno a empresas comunes.
A este respecto, Pedro Salinas confiere gran importancia a las revistas.
"Las revistas --escribe-- son, para mil, uno de los indicios mas claros
para estudiar en to vivo la preparacion de un nuevo estado espiritual."'0
Y fue una revista precisamente, Cuba Contempordnea, la que vino a
dar unidad a los esfuerzos dispersos de los francotiradores de esta pro.
moci6n intelectual. Jesis Castellanos habia clamado en vano contra la
dispersion de los ecritores y artistas y habia propuesto la publicaci6n
de una revista. En 1910 los esfuerzos parecieron integrarse en la Sociedad
de Conferencias que venia a atenuar el sentido harto conservador que
significara ]a fundaci6n, ese misrno aio, de ]a Academia Nacional de
Artes y Letras. En 1913, muerto ya Jesfis Castellanos, naci6 Cuba
Contempordnea, publicada sin interrupcion hasta 1927, el afio mismo
de aparici6n de ]a Revista de Avance, la rn6.s representativa de la
segunda promoci6n de escritores de esta primera generaci6n republicana.
En su programa inicial Cuba Contempordnea anunci6 su "expresa de-
dicaci6n al estudio de nuestros problems en lo administrative, en lo
politico, en lo moral y social, en lo econormico, en lo religioso", expre-
sando su aspiraci6n, "por lo amplio de su programa y de sus tendencias,
a emular aquellas inolvidables publicaciones que dirigieron Cortina y
Varona: la Revista de Cuba y la Revista Cubana".! Con ello quisieron
expresar sus fundadores su claro sentido de la continuidad de la cultura
cubana, el reconocimiento de su condici6n de etapa en un process que
no habia de detenerse tampoco en aquellas paginas. En e'stas aparecieron
las firmas de todos los integrantes de ia prirnera promoci6n y los
primeros escritos de los de ]a segunda. En ellas se dicron la mano la vejez
gloriosa de Varona y la juventud impaciente de los futuros "minoristas"
y "vanguardistas" insulates.

1 6 "El concept de generaci6n literaria aplicado a la del 98". en Literatura
espanoM siglo'XX. MeXico, Lucero, Editorial Snec-a, 1941,, p. 51.
T. I, No. 1, Habana, enero de 1913, p. 5-6.








Todo se enfrentan a un fen6meno que participa por igual de los
caracteres catastr6ficos -sin el menor sentido pcyorativo- y cultural
que ha distinguido a Petersen: el fin de ]a guerra de Independencia
y ia instauraci6n de la Repblica. Pero s61o para quicnes lo encararon
en la adolescencia o en la infancia tuvo aqu61 character decisivo de
verdadera experiencia gerenacional. Ma-s esta experiencia generacional
trade siempre consigo otro factor no sefialado por Petersen, apuntado
apenas por Salinas, el quehacer generational. Como afirmabamos en un
ensayo anterior,8 cada generaci6n destaca siempre, de entre todos los
problemas que encara, uno ca ptal, al que se subordinan los denms, y
que constituye el verdadero quehacer generational, el cual, a su vez,
determina o inspira el terna m6s constante de su producci6n Iiteraria.
La primera generaci6n de escritorcs de Cuba independiente se vio, asi,
forzada a plantearse el problema de gobernar a su Patria, de proponer,
al menos, los modos mejores de condlucirla al disfrute conveniente de
una libertad polihica que no se apoyaba on una idntica situaci6n
econ6mica, de una soberania mermada por cl derecho de intervenci6n
de una potencia extranjera mayor. La complejidad del problema explika,
de una parte, ]a negativa de los intelectuales de esta promoci6n a
participar de un rnodo directo e inmediato en Ia administraci6n pUiblica
y, por otra parte, su preocupaci6n constante por el problema mismo y
las maneras m,,s corrects de plantearlo. No es s6Io porque los peores
se apoderaron de la cosa p I blica al comienzo de la vida republicana
por Jo que los intelectuales no quisieron participar entonces en la
political activa; fue tarnbien que 10 mejores, negados a servir do capa-
taces, adyninistradores o delegados en su propia tierra al nuevo amo
extranjero, dieron lugar con su retraimiento a que los peores desem-
penaran esos cargos con mayos riesgro para los intereses de todos. La
actitud de los escritores cubanos de esta promoci6n ante el quehacer
generacional que les era deparado no fue la del avestruz, denunciada
ms tarde por Enrique Gay Calb6, sino justamente la del francotirador,
seialada por Jos6 Antonio Ramos, que quema sus cartuchos en un
desesperado acto de heroismo, con la esperanza un poco ingenua de ir
acabando- uno a uno con los enemigos. Se olvid6 pronto ]a tactica
mambisa del orden disperso, que tambiin recordaria afios despui

8 Vid. nuestro ensayo El contenido social de la liteatura cubena. Mxico,
El Colegio de M&xico, Jonadas 21, 1944. Con referencia expresa a la "primera
generactin republican" vease el capitulo 8, "La political p. 56-70.








Ramos, y, aun dentro del marco de Cuba Contempordnea, los escritores,
coincidentes en su anhelo y en su angustia, siguieron siendo indivi-
dualistas, francotiradores, por falta, acaso, de un guia adecuado.
Petersen incluye al guza entre los factores que contribuyen a formar
una generaci6n. En Cuba no to hubo entonces. Es cierto que vivian
en esos dias grandes figures de ia generaci6n libertadora y autonomista
capaces, individualmente, de asumir esa funci6n. Varona, Sanguily,
Montoro, Juan Gualberto G6mez fueron dirigentes de los partidos
politicos surgidos con la Repubhlica. Acaso esta militancia rest eficacia
universal a su direcci6n. En el campo estrictamente literario, ausente
Enrique Pifieyro, rnuertos muy pronto Merch n y Ricardo del Monte,
los diecinueve afnos de valiosa labor que aun realiz6 dentro del nuevo
siglo, pero no siempre dentro de la isla, justo de Lara no fueron bastante
a asegurar la perduraci6n de su magisterio. La rica producci6n de
Mariano Aramburo en el campo de la filosofia del derecho y en el
de la crifica literaria pas6 casi inadvertida para sus contemporaneos,
y otro tanto ocurri6 con el fino ejemiplo de pureza modernista de
Federico Urbach. S6lo Varona pareci6 alumbrar, mas como simbolo
que como verdadero guiador, el camino a los mas j6venes. Cuando
6stos necesitaron, antes que direcci6n, aliento y fe en los destinos del
pals, acudieron a Varona. Su palabra, en cartas, articulos y aforismos
estuvo a la entrada de las mas finas y agudas revistas del period; los
redactores de Cuba Contempordnea reconocieron pfiblicamente su ma-
gisterio alentador en nota puesta al pie de la carta. del fil6sofo que
inaugura tambi~n su nmero inicial. Y cuando en 1930 se cierra este
ciclo para abrirse brutalmente, con una cruenta cxperiencia generational,
el de la segunda generaci6n republican, la casa de Varona es allanada
por los esbirros del dictador Machado en los instantes en que los estu-
diantes van a ella en busca, otra vez, mas que de direcci6n y de tictica,
de alientos y de fe en el destino comfin.
Es posible sefialar corno causa de esta ausencia de verdaderos gufas
padecida por la primera generaci6n republicana, su repudio del caudi-
Uismo que infestaba entonces la vida polItica del pais, su reacci6n
contra el fulanismo que habia de estudiar mejor que nadie JosA
Antonio Ramos. Entre los de la misma edad no logi6 imponerse, pr-
mero, el maisterio de Jesis Castellanos, ni el de Pedro Henriquez
Urenia mis tarde, que tan fecundo fue en Mixico y que tan hondas
huellas dejara en muchos hombres de la segunda promoci6n -Francisco








jofh Castellanos, Lizaso, Chac6n, etc.-, ni el dinamismo creador de
Carlos de Velasco, ni siquicra halI6 eco ]a pasi6n con que Jos6 Antonio
Ramos inculpa a sus companeros para incitarlos a la acci6n. En 1912,
al final de su primer libro de ensayos, les Ianz6 al rostro estas duras
palabras:
"Por que es cierto que se tiene raz6n en depreciaros. Vivis como
mujerzuelas, negandoos talentos unos a los otros, arrancandoos el pellejo
a dentelladas, vejandoos; vivis preocupados de categorias nurneicas,
del primer puesto y el segundo y el cuarto, como chicos de escuela;
vivtis sin amor, buscandoos unicamente los defectos, las debilidades,
las flaquezas para ser inexorables ante estas y ciegos ante lo que OS
hal, is de bueno...
"Y encima de eso, tan pronto vislumbr~is una oportunidad de afe-
rraros al Presupuesto nacional, tiriis la tinica y el manto y olvidiis
vuestra altivez y el decoro de vuestra case para corner groseramente
tras del politicastro y adularle pfiblicamente y obtener su favor como
cortesana apurada de dinero quo no repara a quin ha de venderse.
"-Por qu6?
"Tal vez porque hay algo peor que no ser poeta, ni artista, ni
escritor, ni nada, porque hay algo peor que ser analfabeto.
"Y es escribir versos, hacer arte y amontonar libros sin confianza
en s9 mismo, sin entusiasmo y sin exaltaci6n.
"Vosotros no os sens orgullosos de vuestra misi6n, no sends Ia
evocaci6n que os falta de la obra que debiais realizar, no sens amor
hacia vuestra obra, sino odio hacia la obra ajena, como si todos los
artistas no fu6ramos hijos de un mismo dolor y todo el Arte Humano
un balbuceo de la misma Emoci6n; en vosotros falta lo que templa el
alma y da la fuerza invicta:
"La fe! "9
En aquel instante el ideal de los escritores parece concretarse en la
figure de aquel "hombre serio" de Renan, citado par Jose Antonio
Ramos, que no debe mezclarse activamente en la politica, pero si refle-
xionar especulativamente sobre el bien pfiblico.

1 Entreaclos, p. 177-178.


13








No es dificil advertir en las obras de todos estos escritores )a pre-
sencia de un verdadero lenguaje generational. El positivismo suministra
buena parte de su vocabulario cientifico y el periodismo el ritmo inquieto
de una prosa que oscila, aun en las novels y en los dramas del periodo,
entre el panfleto politico y el ensayo sociol6gico, sin demasiadas preocu-
paciones ret6ricas. Antes de que el Modernismo hubiera dado sus frutos
plenamente entire nosotros, se dio de lado, como infitil lujo o abalorio
de nuevos ricos, a su preciosismo formal. El estilo de los ms artists
copia el gesto escult6rico de Rod6 y los aforismos de filosofia poetica,
a la mantra de Nietzsche. La iron0a es amarga, no siempre bien imitada
de E~a de Queiroz y de Anatole France, o degencra en choteo. Con
indudables cxcepciones -Jes6s Castellanos, Hernaindez Cata, Poveda,
Ortiz, Lies, Emilio Gaspar RidrIguez, Agustin Acosta... ", que no
se refieren tampoco a Ia totalidad de la obra de los exceptuados, los
escritores de esta promoci6n podrian suscribir estas palabras de Jose
Antonio Ramos: "Ensayo, novela o teatro, la forma es para ml invo-
luntaria. Me mueve siempre una honda preocupaci6n de futuridad.'
Y sigo, en cada caso, el medio de expresi6n que me impone -por
decirlo asi- la visi6n misma del problema, del conflicto entre ]a Rea-
lidad y el Ideal... La perfecci6n me preocupa casi exclusivamente
por su eficacia, nunca para colgarmela de Ia narn, de las orejas o
del pecho."10
En el pr6logo de su 6I1tima obra dramaitica repite estas ideas. "A mi
-explica- me importa el teatro como arte social en acci6n, como
creaci6n artistica, como expresi6n en dialogo -forma plat6nica, uni-
versal e insuperable- de todo lo que siente y piensa el pueblo, a trav~s
de sus mils arorosos y profundos exegesis.
"Lo dems me parece baratija, abalorios, cuentecitas de vidrio:
buhonerias de mercaderes. Y con lo que ievo del siboney en el impulso
de tirar por la borda cuanto nos quede en America de la injusticia, de
la crueldad y de la hipocresla del conquistador, hasta la muerte habr6
de rechazarlo."II
A esto se debe, indudablemente, el sabor uniforme que presentan
las obras de los escritores de esta promoci6n, ya scan novelas, ensayos

1) En las manos do Dios. Drama en un prdlogo y dos actors. Mexico, Edi-
ciones Botas, 1933, 'Par"basie%
1 FU.3OO1. Comedia dramrtica en tres actos. La Habana, Editorial Lex,
1944, "Deciamos ayer...", p. 10-11.








u obras dramAticas, pacientes todas de un marcado tono enmsayistico,
En realidad no son sino eso: ensayos, expresiones personalisimas de una
honda y constante preocupaci6n por los problemas colcctivos, que unas
veces se extienden hasta alcanzar el car6,cter del tratado o de la mono-
grafia sociol6gica o econ6mica -y entonces sc llaman Manual del per-
fecto fulanista, El individuo, la sociedad y el estado, Az car y poblcin
en las Antillas o Contrapunteo cubano del tabaco y el azticar-, otras
se envuelven en una ficci6n cualquiera que les sirve de vehiculo hasta
la atenci6n y la comprensi6n del mayor nimcro -y ahora sera'n La
conjura, Juan Criollo, Coaybay, Pelayo Gonzdlez o Como opinaba
Damidn Paredes-, otras asumen ]a formia dialogada y ]a division en
actos y escenas para meter por los ojos dcl espectador ia tragedia de
su patria -en este caso los ejenplos escascan de modo extraordinario;
Tembladera es el mis representativo-, sin que en ningrn instante se
abandone el tono ni el lenguaje propios del ensayo, condimentado
apenas, en las obras mas inaginativas, con algunas dosis de choteo.
Adelantindose a la interpretaci6n realizada por Jorge Mafiach, de
esta peculiar forma de expresi6n, Jos6 Antonio Ramos habla destacado
ya sus rasgos positivos advirtiendo que "el choteo, bien entendido, es
una fuerza represiva contra los excess, extralimitaciones, vanidades y
ridiculas pretensiones de todo genero; es agua fuerte que deja indemne
al oro verdadero y descubre al falso, entra en Ia formaci6n de nuestro
car~cter pero estA lejos de formarlo el solo, y nada tiene que ver con
las causas de ]a desconfianza, el sensualismo y la inmoralidad de una
gran parte de nuestro pueblo".12
Con esta acertada comprensi6n del valor y de !a significaci6n sociales
del choteo--emparentada en mis de un extremo con la interpretaci6n
bergoniana de la risa Ramos lo incorporo a sus producciones con
largueza, Ilegando, en ocasiones, a peligrosas tangencias con el chiste
chocarrero y -vulgar. Pero, en la mayor parte dc los casos, el choteo
es en sus. manos eficaz agua fuerte destinada a mostrar Ia falsedad de
una personalidad de oropel. Arma, al fin y al cabo, en el empeiio
de sanear la circunstancia political y social de su patria.
Hay, ademfis, en Ramos una acertada comprensi6n de las posibili-
dades y de los valores culturales existentes en los divers modos de

12 Matud del perfecto fulanita. Apuntes para elc studio de nuestra din4-
mica polftico-sodal. Habana, Biblioteca "Studium", J. Montero, editor, 1916,
p. 254-255.









expresi6n popular, en el folklore, que habian de ser tan inteligentemente
explotados despues por artistas -recu6rdesc, entre otros, el caso de ]a
misica con Roldain y con Catur[a- y escritores de. las generaciones
surgidas en la Repdblica. En el Manual del perfecto fulanista hallamos
este justisimo planteamiento del problema: "La rumba y el gallo pueden
convivir con el drama y elc oncierto, y el que guste de ambas cosas
las debe disfrutar sin que nadie tenga porqu6 censurairselo. Nuestro ideal
es que el concierto y el drama -sin perjuicio de lo que nos venga del
extranjero-nos ofrezcan en forms universales y eternas el contenido
espiritual y quintaesenciado de la rumba y el galIo."l
El iltimo factor generational sefialado por Petersen es el que se
refiere al anqusiosamiento de la vieja generaci6n. Salta a ]a vista que
lo mas importante, de la producci6n de ]a iltima generaci6n colonial
se produjo en los momentos en que se daba entera a la tarea de preparar,
dentro de la Colonia, el advenimiento de la Repiblica. Sus dltimas
batallas las libr6 en las sesiones de la Asamblea Constituyente que dot6
a Cuba de su primera carta fundamental. Aquelta fue tambi6n la m's
dolorosa de sus derrotas y ya no tuvo fuerzas sino para conservar a duras
penas intacto, el patrimonio salvado en aquella contienda memorable.
Los hombres de ]a primera generaci6n republican que convivieron
con ellos aprendieron ma's de su ejemplo que de sus obras postreras.
Por otra parte, Petersen advierte que "el ataque contra los viejos
no es, o primario del movimiento juvenil; mas bien se siente la confiada
voluntad de atraer a Jos viejos a] reconocimiento de la aportaci6n propia
y de la propia peculiaridad, y esto ofrece el incentivo ma's fuerte".14
Esto fue cabalmente Io que ocurri6 entre nosotros con Varona y Sanguily,
para citar s6lo ejemplos relevantes. Mientras los ms j6venes e inquietos
atacaban el sentido regresivo de ciertas obras contemporkneas, como la
de Gustavo SAnchez Galarraga (n. en 1893), solicitaban, en cambio,
para sus revistas, la colaboraci6n de los dos viejos maestros.
Cifra y testigo de su generaci6n, Jose Antonio Ramos mnuestra en
sus obras el respeto y la veneraci6n que inspire a los cubanos jovenes
de su tiempo la presencia de quienes forjaron para todos, con su talento
o su brazo, una naci6n. No fue, sin embargo, ciego ante los desaciertos
de algunos jefes libertadores metidos a desgobernar mals tarde la Repid-

3 0Ob. it., P. 74.
1.4 Ob. Cit., p. 188.


16








blicai sino que en mAs de una ocai6n denunci6 valientemente su con-
ducta ptblica. No obstante, lo mis valioso y perdurable de su obra
no esti-en- esta critica inmediata y circunstancial, sino en el modo
honrado y eficaz de encarar los problems que lo llev6, mis aIA de
los jinites estrictos de su generaci6n, a una progresiva comprensi6n y
compenetraci6n con los ideales y la concepcion del mundo de las rmns
nue vas y renovadoras porciones del pueblo cubano. Su vida y su pen-
samiento mnuestran una limpia trayectoria que va desde su. crtica
adolescente, volteriana, individualista y pesimista, de la recien nacida
Repibiica$ hasta Ia fe entusiasta de sus iltimos aios en el impetu
creador de W masas proletarias.

POSITIVISMO Y FULANISMO
No es fkil establecer deslindes ni divisiones precisas en la producci6n
de Josh Antonio Ramos. Toda ella es una coriente ininterrumpida de'
esfuerzas por comprender y resolver los problems fundamentales de
Cuba. Al principio, tal faena se emprende con criterios esencialmente
potivistas, y desde aquel instante initial apunta a Ia consideraci6n de
tres cuestiones o tem esenciales: 10, el estudio de los elementos inte-
grantes del organismo social cubano y su comportamiento; 2-, rectifi-
caci6n de Ia political al uso y del desorden administrativo por medio
de inedidas p.cticas de aplicaci6n inmediata, y, 31, creaci6n de una
conciencia national por medio de la educai6n y de Ia propaganda.
Cuando en 1906 public6 el drama Almas rebeldes acababa Ramos
de atravesar Ia etapa pesimista de su adolescencia. Tenfa entonces
veintifin afios y escribi6: "Hoy creo que la reforma puede intentarse.
Reforzando los cimientos antes de conmover los puntales, 6stos, al perder
su falso aplomo, caeran por su peso y lo arrastrarain todo consigo.
La leyenda de ]a impotencia del hombre ha caido ya. Voltaire pren-
di6le fuego y el escepticismo cientifico sopI6 las cenizas. De 6stas, pues,
habri de surgir y surgir", el ave ffnix de Ia nueva fe, el dogma humano
de la humana potencia.'215
Voltaire, el positivismo, Ibsen, Nietzsche... De todo hay en este
draxa en el cual la tesis se resume, frente a Ibsen, en la frase: "-Re-
forzar los cimientos, educar al pueblo... !". Ramos define asi a los

1 Oh. cit., "Pr&ogo", p. VlI.


17








puntales, "Ios cuatro podridos horcon s que soportan la woiedad
actual... i La burguesia plutocrifica, guardando sus tesoros en sitio
ventilado y a sus siervos en los s6tanos; moviendo y dirigendo y ex.
plotando al mundo entero para lienar sus arcas. .1iLa aristo'cracia,
figurando en Ias cr6nicas sociales, sosteniendo sus titulos con ricas herede-
ras x deslumbrando alas c~ndidas con sus viejos papeles .! iLa buro
cracia, construyendo Asilos benificos sobre l lomas de Los Chivos,
engafiando a sus pueblos de Mansos y Carneros, con Bancos, carreteras
y donativos que benifician mas a los poderosos que a ellos...! i El clero,
sorprendiendo las inteligencias con sofismas y silogisrnos para torcerlas,
nsefando que l obras de los grandes libertadores son libros obscenos,
apoderndose para sus rebafios de ahnas, de todas las alras de rebafio
que encuentran a su paso!". Junto a ellos sit6a a "los defensores del
arte in6ail, regodeando a los horcones que adulan, con sus piruetas
irrisorias, y encubriendo con el sagrado *nombre de Arte las mezquinas
ambiciones de sus an6nicos cerebros".1
Por debajo de estos podridos puntales, sirvi6ndoles de cimiento, estA
el pueblo, la masa trabajadora, el proletariado. Ramos lo increpa y,
por boca del abogado Eugenio Ferrand, el protagonist, trata de re
larle los sectetos de su comnposici6n social. "Analizados -eI dice-,
present is en vuestros rasgos generales, dos o tres grande grupos. Los
hab~is esdavos empedernidos, imbecilizados, incapaces de rebeli6n por
fuerte y cruel que el latigazosea. A esos iiportan poco las huelgas,
los derechos, las reclamaciones todas, pobres de espiritu escudan su
falta de conciencia en la necesidad que les hace gemir y cuando
pasa el amo se inclinan respetuosos y hurnildes. Estos son los viejos,
los agotados, los impotentes. Hay otro grupo, e! elrs numerous, en el
que son revoltosos y estuipidos, lenguaraces, vicioss y envidiosos s61o del
lujo y del derroche; el jornal se Io gastan en el cafA y en el juego,
profiriendo siempre denuestos contm la sociedad, a la que son incapaces
de conmover y aplastar; se burlan de sus compalieros estudisos y se
roen los higados cuando pasa elm no, no de rebeldia, que es aceto
hermoso, sino de envidia y rabia. Este grupo es tan incapaz como el
primero y si secunda los movimientos obreros es mA par desahogar su
rabia que por la convicci6n del ideal perseguido. Otro grupo presenta
un caricter indefinido; buenos naturalmente, pero d6biles e incons-

16 Ob. cit., Escena 6ltiwa, p. 110.


18








cieites, siguen como rebaios -a primera idea que se presenta, y Son
el peor germen contm ]as hue!gas todas, iPor sU-debilidad de convic-
ciones. Y hay por (Iltimo un pequefio grupo de' j6venes sensatos v
estudiosos, que llenos de animo y esperanzas cbrnbaten siempre por sus
ideales, cualesquiera qae ellos fueren, con entereza, amor y desintrs.
A este grupo mas que 'a los otros, yo quiero hablar ahora, porque s6lo
&tos podrAn apreciar mi desinteris y' lealtad'. Yo me dirijo a Ios j6-
venes! i Del adulto nada puede esperarse, del viejo menos, me dirijo
aljoven, al nifio!"
He aquil una expresi6n aut'nticamente juvenile, con Sus impaciencias
y S desencantos y con su caracteristica incoprensin del problerna
planteado.Esta incomprens1in, o ie or, este desconocimiento se revela,
S6bre todo, en la- soluciones, nada audaces ni modernas siquiera. "El
prier paso efectivo de mi ideal --hace decir Ramos a su personaje-,
detcasa en Ia instrucci6n pfiblica... El segufido paso; es reforzar vuet-
ta conducta, para mejorar y sanear el medio, ambiente a vuestros
hijos." El tercero es ia asociaci6n: "Asociaos --dice- en 'cuanto a
vuestro alcance est6; depositando uno o dos ceitiavos diarios en un
Banco de crdito (no obstante haber denunciad o a los Bancos como
instrumentos de ]a "burocracia" para engaiar a Jos pueblos.P.), a
nombre de una asociac i6n en proyecto, imposibilitando el sacar Io depo-
sitado por un acta notarial, conseguir~is a vuelta de, poco tiempo reunir
un buen capital colectivo. Reunios despues, nombrad una Directiva bien
fiscalizada y proseguid en el ahorro, personalmente infimo y colectiva-
mente importantsimo. Asociados asi, s6 ida y fuertemente, CI capital
no podra reirse de vuestras pretensiones.,i Vosotros. que diseminados y
sin mutuo auxilio habiais sido d~biles se'ais entonces Poderosas
1'Reclamad entonces causas justas,. para atraeros mutuamente y no
despertar recelos de ambiciosos y demagogos: solicitad y exigid talleres
audables, indemnizaciones pot dafios, lecturas dificantes, cesi6n- a favor
de vuestra instituci6n de accioncs y benificios que hac~is producir con
vuestro trabajo ...! Que Ilegarfi a ser vu 'stra Liga? 'Rica ya, podr~is
construir casas .para vosot:os, asilos y hospitales, bibliotecas podreis
proporcionar becas universitarias, iy in dejar unca de ser obreros,
sin avergonzaros de elo, y sin pasear en autorn6vil, ni comer faisanes,
gozar~s de salud, bienestar y confianza en el porvenir, hoy incierto,
nebuloso y sornbrio! !,17

Ob. cit, Acto II, escena V, p. 63-70.


19








A los veintian aios, Ramos encara la cuesti6n obrera con criterios
ingenuamente reformistas, ya anticuados en su tiempo, y revela una igno-
rancia absolute de la mAs honda realidad del problema tal como ste se
planteaba en su propia tierra. Sus obreros son los trabajadores de La
Taberna y Germinal, y nada tienen que ver, en realidad, con el naciente
proletariado cubano'que entonces rebasaba apenas la etapa artesanal. En
los instantes mismos en que el joven autor escriblia y publicaba su drama,
inspirado en Los puntales de la sociedad, de Ibsen, vivian auln y acaso se
cruzaron con 6i mis de una vez sin conocerse por las estrechas aceras de
La Habana, dos hombres, Saturnino Martinez y Jose de Jesus MArquez,
que, desde 1865, habian propuesto idnticas soluciones (!) en las piginas
de La Aurora, Ia primera publicaci6n obrera cubana. Y no habian in-
ventado ellos nada tanpoco, sino que aprendieron en Bastiat las ideas
de Cobden y de los reformistas manchesterianos. Ya eran viejas, por lo
tanto, en 1906, y desechadas por inditiies, esas ideas entre los obreros
cubanos que habian librado huelgas justas y estaban aprendiendo a
organizers, dirigidos par hombres heroics y estudiosas alidos de su
seno, como Enrique Roig San Martin y Carlos Balifio, los cuales,
armados ya con las doctrinas marxistas, habian venido a Ilevar el movi-
miento obrero en el pa s mucho m6s adelante de donde lo dejara el
reformismo de Saturnino Martinez y Jos6 de jesds Mrquez.
Pero es que en aquella hora inicial de su preocupaci6n por los pro-
blemas cubanos, Ramos no poseia tanpoco un concept cabal del
socialismo. Sus "socialistas" son los te6ricos del anarquismo en confuso
ayuntamiento con otros teor*ates en materia social, desde Rousseau
hasta Larnennais, pasando por Alfieri y La Boetie. Mientras cita repetidas
vece en sus obras de este tiempo, para discutir sus doctrinas, a
Praudhon, a Bakounine, a Malato, a Kropotkine y a Malatesta, sefia-
!indolos como inspiradores de los dirigentes obreros cubanos, y lIaman-
dolos socialistsas; jams aparece en sus pAginas una sola menci6n de
Marx, de Engels ni de los deris te6ricos verdaderos del socialismo.
En su primer libro de ensayos, Entreactos, escrito seis aios despu&s
de Alnms rebeldes, se preocupa ya de mostrar la raiz econ6mica de los
fen6menos y, tratando de, explicar la falta de una conciencia naconal
stable, afirma: "Nuestra potencia econ6mica estA en manos de extran-
jeros o de indiferentes (Obsrvese que yo, aunque recusable por idealista,
pongo siempre el fen6meno econ6mico por delante, como no lo hria


20








Vas conscientemente el mas prctico, marxista)."1 Esta mezcla, a ratos
confusi6n, de idealismo y de materialismo es caracterstica de las primeras
obras de Jos,6 Antonio Ramos y no desapareceri tampoco por entero
de sut producciones posteriores. Ella es consecuencia l6gica, inevitable, de
]a pugna de concepciones del mundo que vivi6 su generaci6n, sin una
s6lida fornaci6n que ]a dotara de armas id6neas pam enfrentar sin riesgos
el conflicto. Pero hay una nota que concede perennidad a estos esfuerzos
y los levanta por encima de su evidente confusi6n: el patri6tico empefi
que expresan de poner en claro los problemas esenciales del pais, el
gesto cubanisimo, de pura estirpe martiana, de sefialar los defectos y
Jos vicis insulares para corregirlos, pero sin renegar de ]a propia nacio-,
nalidad que se ostenta con orgullo. "Aquellos vcios y defects --escribe
josi Antonio $.amos- los echo en cara a los mios, ero me duelen
como si dentro de mi se di idieran en un momento el pensador que
acusa y el cubano que escucha, la cabeza baja. Ant la idea de que mis
acusaciones puedan esgmirse por pluma extranjera, enconada en contra
de Cuba, echo de mi al- pensador para quedarme Integranente cubano,
con todos Los vicios y todos los defectos de los mios.''19
Y no se detiene tampoco en la censura de los vicios nacionales sino
que bsca y propane remedios concretos e inmediatos al mal. "Lo que
necesita ]a Naci6n -escribe- es que se rete importancia a la political,
que se Iimite la producci6n y multiplicaci6n de politicoo" y se conceda
]a necesaria atenci6n a Las fuerzas vivas del pais, a las propose icones
fecundas, a 1w actividades creadoras, hoy apabulladas, Silenciosa y como
espantadas pot el escAndalo de los mitines, discursos, juntas y concilia'-
bulos, carnpanias enconadas y predicag incendiary"0 Asi =6Su
proyecto de senaduria corporativa.
Alejado del centre mismo de la contienda national, c6nsul en
Madrid, Jose Antonio Ramos no habla escapade por eso a sus preocu-
paciones sino que aprovech6 la distancia para observar, con limpia y
desinteresada perspectiva, Jos problems de su patria. Sus escritos ma-
drilefios revelan ia cuantia y Ia calidad de sus lectures, orientadas
siempre a su posible aprovechamiento en Cuba. Perdominan afin el

IS Oh. cis., p. 124.
Entreactos, p. 19-20.
20 "ILa senaduria corporativa". Cuba Conempordnea, T. IV, No. 2, La
EAana, febrero de 1914, p. 134-155.








enfoque y los criterios positivisas. El proyecto de senadurla corporativa
se inspira en Leon Duguit, en Raoul de la Grasserie y en -los demas
colaboradores de la Revue politique et parlamentaire. Reclama como
antecesor a Sismondi. Y adclantrndose a ceiticas posibles y a seguras
incomprensiones adviOrte: "La representaci6n profesional, lejos de cons-
tituir un salto hacia atrrls, un atentado a los principios de la verdadera
democracia, podria considerarse un paso en firme hacia ]a socializaci6n
del Estado." El proyecto se resume asi:
"Acordada que fuese la rIsi6n de la Constituci6n, pueden rectifi-
carse desde luego los articulos que se refieren al Poder Legislativo y
al Senado eliminando la f6rmula de elecci6n de segundo grado para
los senadores, reduciendo el nfiimero de estos a dos por provincia y adi-
cionando el nitmero 'de senadores hasta c :total mi s la rMitad de su
composici6n popular, elegibles j elegidos, dentro de las corporaciones
del Estado, de tas asociaciones nacionales no mercantiles, de cardctir
cultural y de las que representen legitirMarnente los grandes intereses
colectivos d& ta naci6n; cada gran grupo d actividad social con derecho
a una representaci6n iiniica, y con sujeci6n, en todo caso, a las condi-
ciones -especiafes que determinen las eyes.
"No debe concretar mas la Constituci6n. Despues las eyes especiales
podrn imponer las condiciones a que deben someterse las asociaciones
nacionales que aspiren a elegir un senador, y reconocer desde luego ese
derecho a los siguientes organismos del Estado y particulares ya existen-
tes y en disfrute 'de una indiscutible respetabilidad: la Universidad
National; la Academia de Ciencias; ]a Academia de la Historia, la de
Artes y Letras y el Ateneo, reunidos; ]as Camaras de Comercio de la
Republican, designando una Comisi6n Nacional Ejecutiva; la Sociedad
&on6mica de Amigos del, Pals; las Fuerzas Armadas; los Colegios de
Abogados de. toda Ia Repiblica; la Iglesia Cat6lica; una Iglesia
Cristiana."
La reforma propuesta aspiraba a reducir al minimo las molestias
y las funestas consecuencias de ]a polItica profesional, dando una parti-
cipaci6n efectiva en la gobernaci6n del pals a la Rite intelectual. No
obstante su semejanza, en el nombre y otros rasgos, no se trata, en este
Caw, Como se habri visto ya, de nada coincidente con la tesis fascista
del estado corporativo. Es algo mucho mas cercano al anhelo, de rakes
platonicas, de una teenocracia, de un gobierno de los sabios, de los
hombres de ciencia, de 16s tdcnicos, renovada por el positivismo. JoS6








Antonio Ramos, como muchos "honrados iberales de su tiempo, no
confimba demasiado en la capacidad de los pueblos para elegir a sus
mejores mandatarios, a los capaces de guiarlos sin enganios y sin halagar
su ignorancia del arte de ]a political.
En este punto es altamente significativo su drama Calibdn Rex.
En61 un hombre honrado e idealista, el Dr. G6mez Viso, es sacrificado
por h multitud, ficil e inconsciente juguete de caciques y sargentos
politicos. En el primer acto, cuando, por una hibil maniobra de esos
misxos caciques y sargentos, el protagonista es designado candidato a
una alta posici6n, por encima de la voluntda adversa del Ejecutivo de
su partido, y se ve con ello levantado a la direcci6n de todo un mov-
miento politico, pronuncia unas palabras que "presan de modo sobrado
etocuente el criterio del autor con referencia a la capacidad politic-a del
pueblo. Para 61, por boca del Dr. G6mez Viso, "es necesario renovar
valores y desvanecer prejuicios nacidos de nuestro afin de copiar a
Europa hasta sus errors. Amirica no es Europa, y ya es hora de que
fundemos una ciencia polfica nuestra con una filsofia de nuestra
historia, sin sugestionarnos pr lo que las voccs de aristocracia y demo.
cracta, de fibertad y de reacci6n, signifiquen y valgan en las viejas
naciones europeas... No hay nada mais ridiculo, americanos, nada
nis grotesco que nuestro horror por 1o que se nos antoja aistocrAtico
en nuestra Amrica; porque nuestro odio es ret6rica pura, aprendida
de mnemoria en Ias luchas europeas de hace dos siglos! Entre nosotros
no ha habido nunca aristocracia que no fuese las disputes por las
eyes ineluctables de la Naturaleza, y que no fuesen ingratamente
perseguidas por las muchedumbres. Y sin embargo, todas nuestras liber-
tades las debemos a esa aristocrazia. Y dije mal nosotros: i el hombre,
la humanidad entera se las debe! ... 4 Desde Orfeo, Mois's, Zoroastro,
las humanidades, las muchedumbres, lo deben todo a sus grandes
hombres, a los sues pensantes y superioizados, dotados de una vision
como desde Io alto de su 6poca y del porvenir. Fue por el servilismo
y ]a barbaric de esas muchedumbres por lo que naci6 el senior, y por
su adocenarniento que el senior se convirti6 en despota y sus secuaces en
casta. Pero los hombres superiores, los heroes, no han muerto ni morirAn
nunca. A despecho de los spyos, de los tiranos y de las castes, Jes6s y
Mahoma, Sim6n, Averroes, Lutero y tantos otros, han marcado derr&
teros a la Humani d. A despecho de los reyes y de las castas,un
centenar de aquellos hombres ha borrado y reescrito a su antojo los


23








trazos de Ia geografia political universal, expulsando barbaros y creando
patrias, aboliendo cadenas y creando hombres libres... C mo esas
muchedumbres, c6mo el pueblo, que no design jamis a sus salvadores,
que conoci6 siempre tarde a sus libertadores, osa arrogarse ]a suprema
direcci6n de sus propios destinos, y condena a sus pr6ceres, a susm ejores,
a sus sobresalientes, en nombre de una democracia que jam-s enten-
dieron?'2 1
No debe verse en las palabras anteriores, exarninadas con criterios
actuales, una expresi6n reaccionaria, sino que debemos entenderlas com
reflejo de una posici6n contenporanea al autor, en ]a cual se funden
doctrinas de tanta vigencia entonces como las de Le Bon en Francia y,
en nuestra America, las de Ramos Mejia, de Rod6 y de Carlos Arturo
Torres. Aqui est toda la psicologia de las multitudes y los idola fori
y la aristocracia arielina frente a ]a sordidez de Calibin -todavia Anibal
Ponce no habia puesto en evidencia la falacia de tales simbolos- y
hasta la sobreestimaci6n del papel del heroe en la Historia, de Carlyle.
Es decir, que estamos frente a una suma confuse de criterios diversos
que se emplea para justificar la necesidad del gobierno de los mejores,
de las elites cultas en nuestras incipentes e incultas democracias arne-
ricanas. En Calibdn Rex --i nombre encierra sarcasticas connotacio-
nes- la conclusion es bastante pesimista: el-heroe muere por "una bala
perdida" -el drama es refundici6n de otro titulado asil, publicado en
1906- en la confusion producida por el choque de a rnuchedumbres
que lo escuchan y las que atacan a 'stas, azuzadas por caciques politicos
contrarios, sus aliados de una hora antes ... Dos anos despues de esta
obra, fruto de m as largas y hondas meditaciones, hablia de aparecer el
Manual del perfect fulanista.
En este libro parte Ramos de ]a sociologia de Augusto Comte, con-
siderada como ]a ciencia suprema22 y como vehiculo e impulsora de

1 "CalibAn Rex". Drama en tres acts. Cuba Contempordnea. T. V, No. 3,
mayo de 1914, Acto I, escena 41tima, p. 262-263.
5t "Pese a quien pese, y a sus innumerables paradojas como sistema, algu-
nos de los ptulados de Comte persisten hoy a trav s de todo cl rnundo civ-
iado, y van arraigando cada .ia mas profudamente en las conciencias. La
Humanidad es cada dia menos abstracci6n o una olecci6ri espaciosa, y mis un
ser real, inmenso, ifinito,'eterno:. El Gran Ser, .segin la terminologla comtiana,
La Socilogia va adquiriendo )a importancia 'apital entre las ciencias que afin
pretenden revelafte, desdefiosas". Manual..., p. 280.


24








un ideal de superior convivencia humana, pero revela tambien in-
fluencias, tal vez no directas, del concept de la sociedad corno super-
organismo, derivada de Spencer y desarrollada, entre otros, por Shafle
y Lilienfeld. Es notable, sin embargo, y muestra, a la vez, elocuente
de ]a dispersi6n de los intelectuales de esta promoci6n, que en ninguin
instant da mue-stra Ramos de conocer el libro de su compatriota
Enrique LIuria, La evolucicn superorg"nica, que ya habia aparecido
en Madrid, prologado por D. Santiago Ram6n y Cajal. Mas sorpren-
dente resulta, aunque tambien explicable por su formaci6n indisciplinada
y anprquica de autodidacto, el que el autor parezca ignorar, en su
apasionado comfisroo, la posici6n declaradanente anticomtiana de
Varona, manifestada desde el siglo anterior en sus conentarios a ]as
obras de Andres Poey.
El Manual, "apuntes para el estudio de nuestra dinamica politico-
soial Corno Io subtitufa su autor, estudia la anatomia y la fisiologia
del superorganisrno national cubano, en el cual distingue, desde el punto
de vista de su anatomla politica, los siguientes 6rganos: Gobierno.- Di.
restores in partibus.- Colaboradores.- Agentes o catequistas.- Masa
electoral. Estos 6rganos, a su vez, analizados, muestran ]a siguiente
composici6n:


El Gobierno o suprema ditor-
ci6n lo comparten m.As estre-
chamente ........


Alrededor de los anteriores.
actuando en )a oposici6n o ha-
ciendo frente a Csta


El Presidente de la RepfiblidA.
Su Lugarteniente, si Jo tiene.
Sus amigos de confianza y sostenedores
de su actuaci6n politica, en el Ejecutivo
en el Congreso y en el Partido.
Miembros prestigiosos del Ejercito Li-
bertador. Caracterlsticas: caracter, po-
sici6n social anterior y cultura, en
equilibrio.
Elite intelectual de la Colonia y del
Partido Revolucionario.
Letrados y profesionales de prestigio
y s6iida posici6n.
Periodistas de gran influencia personal.


23 "La Sociologia por s. misma, el ideal que lleva en qu ontenido) de una
&xiedad futura basada en principios universales de justiria, la simple idea-motriz
de la conquista de la felicidad para todos los hombres, resulta ya incompatible
con los imperos, la monarquias, las castas y toda clase de privilegios de cuna,
segn los cuales el hombre antes de nacer tiene rnarcado un camino arbitrario,
y de este camino --con frecuencia en perjuicio de si propio y de los demos-
tal vez no logra salir nunca". Ob. cit., p. 334.


25








Secundando a los cuales en-
contramos diseminados por el
Congreso, alcaldias del inter-
rior, jefaturas de policia, etc.,
y en las Asambleas politicas
menores, a los que liamaremos
MUNECONES Y SAGrENTOS .






De los cuales puede despren-
derse una especie de guerrilla
volante, encargada. de acci6n
en iltimo termino, para la
conquista del votante, a saber


Politicos de segunda fiia y gran in-
fluencia en algfrn distrito: miembros
del E.L., o profesionales, o acomoda-
dos. Caracteristicas: algi'n caracter y
poca cultura o alguna cultura y poco
caracter.
Oradores, periodistas, etc., intelectua-
les de utilidad para las campafias po-
liticas y de poca influencia personal.
Politicos de gran "arrastre" popular y
completa.rnente incultos.- Agresivos
frente al adversario y de una admira-
ci6n canina por el Jefe.
Contrafiguras: intelectuales nuevos o
timidos, que sirven de "alter ego" a
algun "muficc6n" o "sargento", y pe-
riodistas de minima importancia o de
importancia local.
Agents espontaneos de propaganda
politica.- Favorecidos y agradecidos
de humilde condici6n, amigos fieles
y activos de los politicos de primera y
segunda fila.- Combatividad innata.
Mercenarios, expresidiarios y matones
de alquiler.


Desde el punto de vista de su anatomla social, el organismo national
cubano, dividido en tres grandes porciones: Clase adinerada, Clase
media y Clase obrera, ofrece el siguiente cuadro:


Clase adinerada


Clase media . .


Terratenlentes, hacendados, propieta-
rios urbanos y profesionales acomoda-
dos, procedentes de a po-ca colonial.
Comerciantes e industriales de capita-
les importantes.
Terratenientes, hacendados, etc., que
han echo sus fortunas despu6s de la
Repdblica.
Empleados del Estado,
Empleados municipales, de institudo-
nes bancarias, empresas, etc.
Comerciantes e industriales de pequ..
nos capitales.
Profesionales y pequenios propietarios
de instalaci6n reciente y venturosa.


26p







Clase obrera


Elemento obrero en general (Las di-
visiones primeras no dan diferencias
apreciables, fuera del mayor o menor
salario y del mejor o peor orden para
vivir).


Ademis, sin fundirse con nuestro pueblo, pero aportando una im-
portantisima influencia en sus actividades, sefiala Ramos a ciertos ele-
mentos forfneos o influencias extrapoliticas.


Influencias extrapoliticas


Flegemonia norteamericana (Significa-
ci6n intcrnacionai de nuestra estrecha
alianza con los Estados Unidos, y con-
secuencias interiores de ia misma).
Capital extranjero.
Grandes empresistas y hombres de ne-
gocios, extranjeros y pseudonacionales.
Intriga cat6iica romana (Antagonismos
de los dogmas, tendencias y tradicio-
nes de la Iglesia de Roma con las ins-
tituciones e ideaciones en que descan-
san la Repiblica y ]a nacionalidad
cubanas).


Todo este organismo funciona con objeto de aupar a un futano.
La dina'mica de nuestra vida politico-social no estA determinada por la
pugna de doctrinas ni de posiciones ideol6gicas contrapuestas, sino por
la lucha de aspiraciones personales de los fulanos, caudillos de los par-
tidos tradicionales que arrastran en pos de si las esperanzas y las
simpatlas personalistas de las muchedumbres desposeidas de conciencia
politica cabal.
Ramos aspira, no a suprinir, sino a aprovechar la realidad politica
del fulanismo, transformaindolo -en su gobierno de los mejores, frente al
creciente auge de las multitudes conducidas por caudillos incultos y
ambiciosos. Por eso sostiene que "el fulanismo bien entendido es el
rest del individualismo que nos queda ante el alud terrible de'las
multitudes an6nimas, cada vez mas poderosas y avasalladoras. Y en vez
de combatirlo, deberiamos tratar de purificarlo y conservarlo todo lo ma's
posible".
"Pero es necesario-afiade-, depurar ese fulanismo y arrancar los
idolos de barro, amasados con esperanzas de hacer dinero a toda costa,
y el afain de gozar pingdes rentas -que no sueldos-- del Estado. Es
necesario destacar las verdaderas figuras alrededor de ]as cuales esas


27








esperanzas no sean el todo, sino una parte. Nuestra lecci6n procura ir lo
mas armonicamente posible con las posibilidades cienificas de la realidad
presente. "
Es. decir, que frente a la realidad del fen6meno politico dado,
el fulanismo, el soci6logo positivista parte de su aceptaci6n y trata de
superarlo sin suprimirlo de raiz. Porque, ademas, para e1, individualista
acirrimo, "el Fulano, aunque tenga detras de 61 a dos o trees contra-
figuras, es por lo menos tin hombre, un responsable. Y contra e1 o a su
favor puede ]a sociedad ejercer alguna sanci6n.
"Y el partido es una abstracci6n, una cosa fantistica, irreal, falsa.
El partido, asi entendido, son los terribles comitds, aglomerados de
irresponsables, dirigidos y mangoneados por los terribles meneurs, o
capataces, fulanillos ffacasados, incapaces de dar la cara, que estfin a su
vez sometidos a los cabecillas de partido, y que con ellos actian siempre
a nornbre del partido, nunca a nombre de una persona o figura deter-
minada que pudiera un dia dar cuenta de sus yerros.''25
El fulano es asi el centro mismo de la political propuesta en el Manual,
sin otra garantia que .1a presencia en 1 de ciertas cualidades que el
autor le exige: "cultura, honradez intachable, prestigio social -no pres-
tiglo politico exclusivamente- y alta estimaci6n puiblica'. Algunas de
estas condiciones, la que se refiere al "prestigio social" especialnente,
parecen excluir a los hombres de procedencia humilde, y tal suposici6n
se confiria si antes hemos encontrado en Ramos ]a afirmacitn de que
"no es arbitrario deducir que ei hombre de humilde extracci6n, apenas
desbravado, impulsado por circunstancias fortuitas o por un golpe
politico de suerte hacia las altas candidaturas, y plantado al fin en la
Presidencia de Ia Repiblica, aunque haya arribado a poder con la buena
fe de un hombre sano, honrado y sencillo, embriagado de ingenue gozo
por su raipido encumbraniento, y sintiendose lieno de las mejores in-
tenciones, no descendera de su alto cargo sin haber producido gravisimos
trastomos a su patria".26
4Es 6sta una posici6n deliberada y conscientemente reaccionaria?
No, sino ejemplo de desconocimiento de la ms honda realidad de la
clase obrera cubana, a ]a cual seguila mirando el autor con antiparras

24 0&. cif., p. 91.
25 Ob. cit., p. 88-89.
2 Ob. cit., 82.
28








extranjeras. Apoyandose en Emile Faguet trata Ramos de explicar la
creciente burocratizaci6n de ]a clase media --el proletariado de levita-
coMo "una forma rudimentaria y balbuciente de socialismo". Al lado
de pginas certeras que describen con agudo r .alismo la vida dorn6stica
de la burguesia cubana de principios de siglo y sefialan ]a influencia
de la mujer, de la madre, en ]a formaci6n de las nuevas generaciones,
hay otras lienas de incomprensi6n y de ignorancia de la realidad.
Estas piginas abundan al estudiar de modo demasiado superficial ia
case obrera. Repite Ramos en elias conceptos enunciados por $1 diez
afios antes, y al reiterar s, consejo de la asociaci6n previene- "For otra
parte, la asociaci6n y la organizaci6n del elemento obrero no debe
hacerse con fines politicos, sino purarnente sociales. Dada nuestra meci-
nica social archi-democrtica, el obrero que resulta favorecido per el
voto de sus compafieros, deja bien pronto de ser elemento obrero, Para
ir a engrosar el nficleo de la clase media. Y )a sociecad cubana no ha
ganado ni perdido nada con el aumento de bienestar personal de un
individuo. Lo que interesa es que el obrero cubano se de cuenta de
su papel, despierte de su indiferencia, real entretenido con Jos rnanejos
de la politica wenuda. y adquiera, por medio de la asociaci6n, la disci-
plina, haibitos de civismo, confianza en sus propias fuerzas y mayor
ponderaci6n en la inclinaci6n de su influencia sobre tal o cual partildo y
tal o cual politico.'27
Aqui hallamos de nuevo la confusi6n de la existencia obrera cubana,
apenas entrevista desde amiba por el autor, y la realidad europea puesta
en evidencia por ]a guerra. El fracaso y ]a traici6n de la socialdemo-
cracia, burocratizada y en manos de las burguesias de Alemania y de
Francia, explican esta interpretaci6n econ6mica de nuestro problema
insular, tan distante del europeo. Para Ramos entonces, "lo que importa
principalmente al obrero cubano en su mejoramiento material y espiritual.
En nuestra Repuiblica pseudodemocratica (antes la ha Ilamado "archide-
mocrgtica"P.) es innegable que el primero esta realizaindose paulatina y
firmemente; en tanto que no podria decirse 1o mismo del segundo,
porque tal mejorarniento requiere no s61o la acci6n forzada y conven-
Cional de los gobiernos, sino la voluntad firme y constante de algunos
pastors, de algunos apostolizadores sinceros y desinteresado.

27 Ob. cit, p. 255.


29








")Esos pastors -afiade-- no acaban de surgir, y nuestra clase obrera
no sale de su estado disperso y apitico".28 Pero ya al tempo de
escribirse estas frases, a fa clase obrera cubana le habilan nacido pastores
de su seno, como Balifio y Roig San Martin, y hasta podia exhibir
guiadores desinteresados surgidos de la clase media, como Diego Vicente
Tejera. Por otra parte, para Ramos no parecen existir, en naci6n esen-
cialmente agricola como la nuestra, problems campesinos. Nada se
dice de ellos en el Manual, lo que revela una vez ma.s la inconsistencia
de su analisis de ]a clase trabajadora, a quien reconoce s6lo una virtud,
el patriotismo. No yerra, en cambio cuando, en pArrafos de conceptos y
tonos contradictorios, traza un cuadro general de ]a Repfiblica de
entonces:
"La Repuiblica -ecribe- es conservadora -pese al liberalismo de
nuestros ma's conspkiuos liberates- y es capitalista, es burguesa; cobra
contribuciones, paga jornales, obliga a trabajar, prende al criminal y
suele privarlo de libertad, sobre todo cuando no tiene amigos en el
Congreso ni en el Gobierno. La Repuiblica ampara al poderoso, al rico,
y lo defiende sin preguntarle c6mo hizo su capital; los cargos pfiblicos y
los grande sueldos no estan al alcance de todo el mundo: para obte-
nerlos es necesario tener buenos amigos en el Gobierno o en cl Congreso,
o bien, a falta de amigos algo mucho mis enfadoso: tener m~itos,
haber estudiado con provecho, gozar de prestigio y de consideraci6n
piblicos ...
"Mientras la Repdblica esta ahi, el accionista extranjero se Ileva el
producto de su dinero a Londres, a New York o a Madrid, y ]a mayoria
de los cubanos, en tanto, vive vida precaria; el politico a quien se
elig'6 con la esperanza de que lo arregtara todo, corno se compone un
reloj, cobra enormes sueldos y tiene honores y dinero, se envanece, no
quiere atender a nadic y afirma que lo tienen cansado con las peticiones,
multiplican los audaces y los afortunados su audacia y su fortuna, au'-
menta el lujo, la vida encarece para el pobre, y las diferencia sociales,
en vez de borrarse, se acentuian cada vez mas. .. La Repdblica nos
prometi6 que todos senamos iguales, y el que come bazofia y vive en
una pocilga, en tanto que su vecino disfruta de plkcida existencia en
lujoso palacete, fiene forzosamente que sentirse engafiado... Y por este
camino, en cuatro o seis aios de vida independiente, saltamos la distancia

28 Ob. cit., p. 305-306.

30








que nos separaba del resto del mundo. Y del paraiso que ofiaron
nuestros libertadores en la Manigua, hemos venido a dar en una Repi-
blica democraitica del siglo xx. ni peor ni mejor que otra cualquiera,
aunque si una de las mejor encaminadas, centre las de Hispanoame-
rica".29
Para estudiar las races de la situaci6n descrita en los pirrafos citados,
y hallarle remedios, escribi6 Ramos su libro, al fin del cual propone
algunas medidas de aplicaci6n inmediata. Seg~in el, al cabo del analysis,
nos encontramos con que "entre nosotros no existe, y hace verdadera
falta, una orientaci6n politica positivamente democrdtica, impregnada
de Ia fe en el mejoramiento humano, Ia fe que informa y anima ese
gran acuerdo universal, esa Idea-Fuerza que se llama la Sociologia.
"Esa orientaci6n politica, genuinamente democraitica, debe sefialar por
lo menos -y a reserva de futuros esclarecimientos- los siguientes
prop6sitos o bases esenciales de su actividad:
"PRIMERA. Depurar la propaganda polItica partidaria, creando,
por ejemplo, ]as conferencias populares de educaci6n tico-social pot
los directors del partido y aspirantes a candidatos; cediendo siempre
un turno a cualquier leader del partido contrario en sus actos propios
de propaganda, etc.
"SEGUNDA. Crear )a atenci6n del Estado y de los partidos sobre
la conciencia popular, ofreciendo facilidades para toda acci6n individual
de tendencia positivamente altruista y socializadora, y hasta estimulando
esa acci6n con premios, honors p6blicos y toda clase de deferencias.
Y, especialmente, difundir por todos los medios las ideas de nuestros
grandes hombres, multiplicando ]as ediciones populares de sus obras, etc.
"TERCERA. Depurar la representaci6n electiva, sumando a! Con-
greso Nacional -actualmente todo e' politico- la representaci6n cor-
porativa, o sealla capacidad y ]a voz del hombre como trabajador, del
hombre en cuanto significa una actividad social cualquiera, fecunda y
forzosamente altruista.
"CUARTA. Aplicar a las normal de Gobierno los postulados mnis
generalizados de la Sociologa, en naterias de conservaci6n de la especie
humana, de educaci6n primaria e instrucci6n tcnica, de organizaci6n
del trabajo, tributaci6n pu'blica, intensificaci6n de la potencia produc-

29 O. cit., p. 244-245.








tiva de la naci6n, readapta6i6n cientifica del Derecho, vulgarizaci6n
de la filosofia moral y de Las Artes".30
El Manual del perfect fulanista es el ensayo mas extenso e impor-
tante de Jos6 Antonio Ramos y la mejor descripci6n general de nuestro
organismo potitico-soc!ial ralizada en esta etapa postrera del positivimo
cubano. Sus defectos de analisis, causados la mayor parte de las veces
por una inforraci6n defectuosa o insuficiente, no invalidan su tras-
cendencia ni su significaci6n dentro de la producci6n total del autor.
El Manual de Ramos y Los negros esclavos de Fernando Ortiz-- apa-
recido el misno afio y tambi6n como superaci6n de una obra anterior
publicada al mismo tiempo que Almas rebeldes, Los negros brujos
(1906)- constituyen los esfuerzos mas series de aquel dempo por plan-
tea rse de un modo cientifico los problems fundamentales -polltico y
6tnico-- del pais.
A modo de esciarecimiento y ampliaci6n de una idea contenida en
el Manual, public Ramos el mismo afio su proyecto de "primera
comuni6n civica",13 inspirado en Bluntschli y en Guyau: todos los afios,
en una fecha patria, los j6venes que, par haber ilegado a la edad fijada
por la Contsituci6n, habrian de entrar en el goce de sus derechos y
comenzar a cunplir sus deberes ciudadanos, se juntarlian en cada
municipio de la naci6n en una ceremonia piblica durante la cual se
distribuirian las cOdulas electoras y sends medallas entre los grupos
de j6venes que mejor hubieran demostrado, por escrito, su preparaci6n
civica y pleno conoctxniento de sus deberes y derechos politicos. Los
j6venes estaian todos vestidcs de blanco, con la tilpica "guayabera"
y el sombrero de nuestros campesinos. El proyecto se apoyaba en el
valor propagandisticos de ciertas ceremonias del culto cat61ico, en el rico
e inolvidable simbolismo de los "ritos de trinsito". Lo ilustraban -citas
de Boutroux y de Andr6 Marceron. No fue, sin embargo, atendido.
Un anio despu6s, en 1917, obtuvo Jose Antonio Ramos el prernio
otorgado por la Academia Nacional de Artes y Letras al mejor libro
de autor cubano, con su drama Tembladera, cuya trascendencia, dentro
de nuestra producci6n teatral, es semejante a la de Barranca abajo o
La gringa, de Florencio Sanchez, en el teatro rioplatense. En Tembla.

so Ob. cit., p. 343-345,
St "La primera comuni6n civica. Cuba Contempordnea, T. XI, No. 2,
junio de 1916, p. 103-130.


32








dera culmina el nuevo sentido creador y afirnativo que se inicia con
el Manual del perfecto fulanista, desechado ya el pesimisxno de las
primeras obras. El drama, explica su autor en el ensayo que le precede
a mcdo de introducci6n, "aspira nada ms que a ofrecer un cuadro
de la vida cubana contemporinea, en el que puede verse, circunscrito
a un sencillo drama de familia, Ia lucha del pasado con ei porvenir,
de nuestros vicios coloniales con nuestra fe republicana. Al final, el
pasado se hunde tristemente; la hidra colonial se confunde a si misma
-como crco que ha de suceder fatalmente en nuestra realidad con-
tempornea- al verse acorralada y vencida, y el porvenir se inicia
en una aurora de arnor y de fe, pero sin radiaciones deslumbradoras
de apoteosis.
"Como el protagonista -luchador desde nifio por la independencia
de su patria- dice a su heroica y dulce amiga, nosotros nos repetimos
al pensar en nuestra obra individual, y en la colectiva ideal, como
cubanos:
... Apartemos de nuestro lado el pesimismo desesperado que de-

sangra, pero no nos entreguemos al optimismo ciego, que resta fuerza
al' trabajo. Atengamonos a la realidad, y hagamos frente al porvenir
con fe, con entusiasmo; sinceramente resueltos a los mayors sacrificios,
y con el coraz6n siempre dispuesto a perdonar y a amar... Lo demAs
s6Io dependerai de nosotros
En el rniso pr6logo se contiene una excitaci6n a "tomarnos en
seio", a volver los ojos a los valores culturales y a los formuladores
del nuevo pensamiento hispanoamericano: Rod6, Varona, Bunge,
Ingenieros, Garcia Calder6n, Blanco Fombona, Torres, Ugarte, Alvarez,
Ortiz, con mais serenidal y justeza que en el fragmento de Caliban Rex
que hemos citado.
El mismo aio del estreno de Tembiadera, en una. de sus breves
escapadas a la patria, Jose Antonio Ramos, en compaiila de Miguel
de Marcos (n. en 1894), que ya habia publicado un tomo de cuentos,
actu6 de ponente en la, redacei6n del manifiesto de la Asociaci6n Civica
Cubana, calificado por D. Miguel A. Viondi uno de los documents
Politicos cubanos nmas importantes, despu& del Manifiesto de Monte.
cristi. Cuando leemos hoy sus pArrafos ingenuos y enthusiasts, en los

32 "Seamos cubanos". Publicado tambi6n en Cuba ContemporTinea, T. XV,
No. 4, diiembre de 1914, p. 257-280.


33








que se impone el tono y el lenguaje de Ramos, parecen exageradas las
palabras de Viondi, pero en los dias postreros de 1917 en, que el
manifiesto vio la luz, en llamas auin el orbe por ]a Primera Guerra
Mundial y padeciendo el pais los desaciertos del regimcn menocalista,
aquel lamrnamiento a los j6vene a juntare sin distinci6n de opinions
ni partidos, para estudiar los problernas colectivos, discutirlos en com'in
y avivar luego ]a conciencia nacional, debi6 recordar a muchos aquella
otra Ilamada al esfucrzo comun para libertar a la isla.
"La Asociaci6n Civica Cubana -clamaba el manifiesto- se pro-
pone renovar entusiasmos, curar pesimismos, actuar mafiana en la vida
pUblica de una mantra que no necesitamos determinar.
"Pero se propone, ante todo, reunir a los cubanos, dulcificar sus
odios, desvanecer sus recelos, afear su acci6n a los usurpadores -si los
hay- sin excitar en ellos sus peores facultades, antes bien brindandoles
la ocasi6n de abonar sus derechos; afear su rencor a los despojados
si los hubo- y ayudarles a vivir con optimisino, con la 'seguridad
de su reivindicaci6n pacifica, honrosa para todos, ayudarlos a vivir con
ideales ya que las dificultades econ6micas de Ia derrota han de hacer
turbios sus juicios y amarga su vida ...
"La Asociaci6n Civica Cubana se propone hacer hablar a la naci6n,
presentarle a 6sta los problemas patios con maxima claridad y justeza;
y hacer callar la griterfa ensordecedora de los que s6Io ven esos pro-
blcmas en sus detalles, en sus aspectos locales, o de partido, o per.
sonales.
"No queremos agitar en vano la opinion p-iblica. No queremos
servir de pretexto a odios ni rencores. No queremos ser instrurnento
d6cil en manos de un grupo. No queremos ser oposici6n ni ser gobierno
sino ambas cosas a ia vez. El partidario puede venir a nuestras reuniones,
si lo quc track es noble y levantado: al salir recogeri en la puerta Io
que en ella dej6, sin que nadic se lo eche en cara.
"No aspiramos a hacer milagros, no aspiram os a cambiar en cien
dias las condiciones sociales, de arnbiente, econ6ricas e internacionales
que han formado hasta hoy nuestros hombres y nuestra vida national.
"Creemos que en cada uno de nosotros, ademis de las ideas y los
actos, condicionados por esas fuerzas fatales, alienta una fuerza libera-
toria, un poder de intervenir en la fatalidad e influir en su desarrollo.
Y que ese poder ha de surgir y hacerse perceptible en la conciencia de

34








todos, mediante el esfuerzo de asociaci6n librrfia y pura que nosotros
nos proponemos realizar."'s
El manifiesto de la Asociaci6n Civica Cubana fue el iltimo esfuerzo
de Jos6 Antonio Ramos por galvanizar la dormida conciencia ciudadana
de sus compatriotas, durante este primer periodo de sti producci6n, carac-
terizado por criterios positivistas. El llamamient0 sC perdi6 en la pre-
ocupaciofn insular por los azares de la guerra que condicionaban el prec 6
del azucar. Y Ramos, decepcionado, volvio a Europa a servir, otra vez,
corno c6nsu! de su paIs y a esperar, estudiabdo, momentos mAs propicios
para continuar su carnpafia alentadora y cordial. Durante cuatro' aios
consecutivos guard6 silencio, interrumpido apenas por su rnagnifico
discurso en homenaje a las naciones aliadas, pronunciado en Vigo el 21
de noviembre de 1918.s4 En Cuba nadie ley6 las palabras de su c6nsul.

EL PRAGMATISMO Y LAS IMPUREZAS DE LA REALIDAD
Tras hosco silencio de cuatro afios, hay otros tres -de 1921 a 1923,
anibos inclusive- en que Jose Antonio Ramos, aprovechando una de sus
m6s largas estancias eii C ba, -no descansa otra vvz en su empefio de
despertar el sentimiento patri6tico y el sentido de' responsabilidad ciu-
dadana en los cubanos. A su Ilegada hah'a sufrido un desencanto mayor
del que acompaii6 a su partida. Se vivian ahora los dias amargos de
"las vacas flacas" tras la orgia irresponsable de "la danza de los mi-
Hones". Los nucvos ricos, al bore de la bancarrota o. arruinados ya,
clamaban por un emprestito que 16s pusiese tcmporalmente a flote.
Se acusaba a los Estados Unidos de ser 16s causantes del desastre,
pero se solicitaban, al mimo tiempo, pr6stanos a sus banqueros. Pre-
sidia la Repdzblica el Dr. Alfredo Zayas y Alfonso, aupado por "los
cuatro gatos" de la Liga NacionaL Se hablaba de reformar la Cons-
tituci6n.
En un articulo apasionado v sarcastico, Ramos ech6 en cara a sus
compatriotas su ignorancia de los problemas contemporancos, mostran-
doles el desplazamiento dcl punto de vita en los movimientos politicos
mundiales,'de lo etico a lo ccon6mico. Nada significaban, por lo tanto,
el liberalismo y el conse!'vadorismo tradicional,-3. ni tenia sentido ]a

6I La Prensa, La Habana, 5 de diciembre de 1917. Apareci en folleto
en 1918.
34 La Concordia, Vigo, viernes 22 de noviembre de 1918.

35








representaci6n parlamentaria basada en tales principios. Coba debia
esforzarse por renovar sus criterios politicos. "Creo firmemente -escri-
bi6- que Cuba tiene Ia obligaci6n moral de ser novelera, de ensayar
hasta lo mAs absurdo en todos los 6rdenes. Por lo inismo que su vida
nacional es precaria, por lo mismo que carecemos de independencia
econ6mica, por lo mismo que en nuestras conciencias Ilevarnos un
cAncer pesimista y no hay cubano que no perdone antes su canatlismo
al patriotero que su ingenuidad al pobre diablo pronto al sacrificio,
por todo eso mismo deheriamos emplear nuestra existencia en algo
itil y noble, que dejase de nosotros un recuerdo honroso,.."
Las novedades propuesta por Ramos eran bastante modestas: se
reducian a recomendar de nuevo la senaduria corporativa. Seguia afrn
sin comprender a las multitudes y confiaba todavia en el poder trans-
formador de las minorlas, de las elites. "Y no hablo al pueblo -paabra
vana, entelequia terrible, que no sabe sino seguir impulsos, como el
polvo del camino, que guarda su podtica apoteosis nefeloide s61o para
los audaces, los que corren impacientes bajo el sol, a pleno dia, aunque
vayan hacia el crime, o de C1 vuelvan en triunfante huilda. No. Hablo
a las minorias dirigentes, a los que pueden, o por lo menos tienen la
obligaci6n de entenderme.'15
Sin embargo, las minorias dirigentes no quisieron o no pudieron
-o ambas cosas a la vez- entenderlo. Las embargaba entonces la
preocupaci6n por la actitud yanqui frente al problema de Cuba: pros-
tamo o intervenci6n. Y ante semejante conduct crecia la indignaci6n
de Jose Antonio Ramos que les gritaba su desprecio, poniendo en gran
riesgo su posici6n personal de representante consular en el extranjero.
Por eso cuando la "Fundaci6n Luz Caballero", de Matanzas, solicit6
de 61 una confer-enia escogi6 como tema y tltuto de la misma lo
siguiente: Crtica de la hora actual y ensayo de una nueva justificacin
de la Repi~blica de Cuba."'
La confereneia, verdadero ensayo de interpretaci6n de la realidad
cubana de aquef instant, presenta tres aspectos fundamentales, adem~s
de un raipido y agudo bosquejo de la vida republican. El primero de
dichos aspectos es de inter esencialmente biogrifico. En 61 domina

35 CAI volver a la patria". El Figaro. Aio XXXVIII, No. 18, La Habana,
junio 26 de 1921, p. 257.
UP El Figaro, noviembre de 1921.

36








el tono sentimental con que el autor confiesa sus desencantos y sus
nostalgias en trece afios de ausericia de su patria, con breves intervalos,
el mayor de seis meses, de estancia entre los suyos. AIN dice tambien
su amargura ante la decadencia de la naci6n v su esperanza en las
pequenias poblaciones del interior, "exentas de esa inoculaci6n de frau-
dulento extranjerismo que La Habana ha sufrido". A esas pequefias
poblaciones, donde no ha muerto atin el espiritu nacional, va & en
busca de alientos y a Ilevar su campafia por el rescate de la conciencia
cubana, en t6rminos que recuerdan el manifiesto de la Asociaci6n Civica
Cubana, nacida precisamente en Matanzas.
"Vengo a pediros ainimos -les dice-, y a exponeros ideas. Pero
no pido aplausos ni elogios -i fijaos bient- ni que os hagalis proselitos
erviles de mi credo. Mi demanda no puede inspiraros sospechas porque
yo s6lo me propongo moveros, con mis juicios e ideales a que volv'is
a los partidos politicos existentes, a que anuleis con vuestra presencia
y el ejemplo de vuestra fe renovada, la acci6n disociativa y esterilizadora
de los ignaros y egoistas, a que os decidais de una vez a practicar sin
nerviosismos ni desmayos el civico ejercicio de la politica, base sin la
cual es imposible que la epiiblica subsista. Mis ideas no tienen apellido
y no son incompatibles con las de cualquier ciudadano que anhele
sincerainente aunar su esfuerzo ,-por modesto que sea- a la obra de
mantener nuestro decoro. El cubano que no sienta dolor ni vergilenza
ante la situaci6n actual de su patria, 3se no tiene por qu perder su
tiempo oy6ndome."
El segundo aspecto de la conferencia se refiere a las relaciones de
los Estados Unidos y Cuba. Par Ramos, "lo indudable es que no
cabe ya hacerse ilusiones respecto a los Estados Unidos. Nada bueno
pucde venirnos de confiar en ellos como hemos venido haci6ndolo
durante todo tn siglo. Pero como esto no quiere decir que podamos
desentendernos de ellos -como proclaran a guisa de doctrina no
pocos escritores y estadistas de Hispano-Amrica- forzoso es que tra-
temos de determinar claraniente cual ha de ser nuestra actitud. Vivimos
estos das en situaci6n tan delicada, que nada podemos mover de la
opinion nortearnericana en favor nuestro, y si mucho en contra. La
facci6n ail. imperante sufre ahora una crisis aguda de nacionalismo
inperialista, y antes se prestaria atenci6n al libelo insultante, aunque
desautorizado, que a la voz mesurada y digna del pr6cer. En este
inomento en los Estados Unidos el ruido de las arms y los himnos

37








mantienen como en total sordera a los oidos sabios. Los tapones de
algod6n, que en la guerra se usaron, no han sido desmovilizados todavia.
All1 s6lo se escuchan estridencias".
La actitud de Ramos ante el problema do las relaciones cubano-
yanquis fue siempre erninentemente realista. Ya en Entreactos haba
incluido los dos articulos de su polenica con Rufino Blanco Fombona,
en 1os que critica, con absotuta justeza, el estdril antimperialismo ro-
mAtico- del venewofano quc negaba a los Estados Unidos toda virtudL
y toda significaci6n Culturals. Era, en Blanco Fombona, el eco estri-
dente del falso mito rodoniano,* empeiado en oponer la gracia alada
y espiritual de. Ariel al s6rdido utilitarismo de alibain. Jos6 Antonio
Ramos, que no habia vivido aun en los Estados Unidos, a los que s6lo
conocia depaso y por lecturas, advirti6 no s6lo lo falaz sino lo peligroso
de aquel modo -harto ingenuo y sentimental de encarar el problema,
y -sali6 a oponerle un nuevo punto de vista. "No es cierto -escribi6--
que los Estados Unidos sea un pueblo de cretinos ambiciosos y groseros.
Neutralicemos sus arras con sus arms. Opongramos a su expansion
una paz firme, una laboriosidad como ]a suya, infatigable y abierta
a todas las corrientes. Levantemos la vista y pensemos un poco en Cl
porvenir. Tomar 1a vida en serio no es tomarla en ltgirmas, Como
desbarran los irresponsables.
"Y si a pesar de nuestros esfuerzos bien empicados 9-concluia- ,
somos aniquilados absorbidos, la Historia -esa Historia que tanto
parece preocuparno-s- no nos acusara de haber perdido el tempo
insultando gratuitaxnente a los conquistadores, y tratando de echarles
en cara defectos y faltas que deberiamos empezar por remediar en
nosotros mismos'"
Esto escribi6 en 1912. Nueve afios depu's, de nuevo en su patria,
preSnciando con amargura el tUrbio jUego de los anexionistas de nuevo
curo, de los intervencionistas empefiados en salvar sus fortunas a costa
de la integridad de a naci6n, piensa todavia en dilatar el plazo de la
absorsi6n y el aniquilamiento, por una elevacimn de nuestra vida
domestiCa feritd' a las cob-tridiccibnes intemas de Ia gran potencia
imperialista. En e1 horizonte hay claros presagios de convulsiones revo-
lucionanas: Y Cuba es fina republica- ipitahista, burguesa, atada a la
mis grande powncia imperialista. En ese trance, Ramnos mantiene su

3 Entreaclos, p. 49-50.


38









vieja: psici6n del "hombre serio" de Renan, discurre sobre el bien
puiblico sin' mezclarse en la poitica partidarista, y dice a quienes quieran
escucharlo:
"Yo enfrento este problema actual de Cuba como pensador indepen-
diente, no como hombre p bfico obligado a una acci6n precisa y opor-
tuna. Y voy, aparentenente, tan en contra de Ia corriente general, que
mientras se gestionan emprestitos y s suefia con holganza y con millones
otra vez, yo me aferro en creer que nuestra soluci6n es otra, y que nos
exige resolvemos a ser pobres, y a trabajar para nosotros mismos."
Esta demanda de retorno a una economia fundada en la satisfacci6n
de las necesidades domesticas implica situar a la isla en una posici6n
equidistante del capitalismo y de la revoluci6n. Sin percatarse de ello,
Ramos contradict sits palabras de s6Io meses antes en que expresaba
su convicci6n firnisima de la neesidad moral de Cuba de "ser novelera,
de ensayar hasta lo m=s absurdo en todos los 6rdenes". Ahora, por el
contrario, se aetine a Jo que parecen imponernos las circunstancias, y
escribe: "Nosotros tenemos que atemperar nuestra conduct al momento
presente, y advertir que nos seria desastroso dividirnos ms, para seguir
intereses ajenos y efimeros. Cuba ha de ser conservadora y capitalista
mientras lo scan nuestros vecinos. Pero no nos dejemos sugestionar al
estudiar de frente las tendencies liberales de ]a poca, consideradas
en todas partes revolucionarias. No nos dejemos influir por esos pobres
diablos que predican entree nosotros- lo que ellos llaman socialismo o
anarquismo, ni siquiera al punto de tomarlos en serio y perseguirlos,
condenando asi. como cosa nunible e infamante la tendencia que ellos,
aunque ap6crifamente, representan."
En este p~rrafo leno de reticencias y contradicciones est'. desnuda
la inquictud y la confusion de su autor. En l se expresa la persuasi6n
de nuestra inevitable dependencia de la gran potencia imperialista del
Norte y, al mismo tiempo, se encierra una demanda de transigencia y
comprensi6n para con las doctrinas revolucionarias cuyo valor esencial
estA siemrrc mis a1i6 de la incapacidad moment~nea de cualesquiera
"pobres diablos" que pretendan representarlas..Rarnos vuelve a aparear
a anarquistas y socialistas y, aunque ya ha nombrado alguna vez a
Marx y a Lenin, sigue desconociendo a los dirigentes obreros cubanos,
muy distantes de ser los "pobres diablos" aludidos en el artculo. Hasta
el -significado profundo de ciertas huelgas habidas sn su pati'ia parece
escapar a su comprensi6n y las cafifica de simples exigencias de par-


39








ticipar en el botin de la "danza de los millones"... Consider, sin
embargo, legitima la acci6n revolucionaria del proletariado en los
grandes nuicleos imperialistas.
"Conspiradores hemos de ser, pues -escribi6. Pero entre nosotros,
sin mezclarnos con suicida imprudencia a las sugestiones del proletariado
universal, cuyo legiltimo centro de acci6n est en los grandes nicleos
imperialistas. Hemos de ser conspiradores y a ]a vez pr~cticamente
conservadores, hasta la misma vispcra del gran dia."
Se trata, pue-s, de una medida de prudencia, en espera, tal vez, de
que la convulsi6n revolucionaria de a potencia dominadora beneficie
al pueblo pequefio y expectante que se agazapa a su sombra. Simple
ignorancia de la mec~nica del proceso hist6rico. Jose Antonio Ramos
teeia ya noticias de Marx y de Lenin, pero no habia leido ain a ninguno
de los dos ni a sus continuadores. Su posici6n ante el problema social
segula siendo reformista. De ahi su recomcndaci6n de ser conservadores
"hasta la misma vispera del gran dia". No dijo, 'en cambio -no podia
el ni nadie precisarla- c6rmo habliamos de percatarnos, cuando iegara
ese instante, de que estabamos viviendo fecha "tan trascendental, ni c6mo
habriamos de aprovecharla con criterios conservadores.
En cuanto al vivir conservador y modesto explica: "Lo que esto
significa en la conducta diaria, obvio es aclararlo. Es neesario intensi-
ficar y multiplicar la pequefia riqueza, y evitar la miseria y el nillona-
rismo. Es necesario que nos instruyamos y especialicemos, en todas las
actividades itiles, para no vernos obligados a merecer la caridad p(lblica
en forma de destinos, que es lo que constituye hoy nuestro gran problema
de hacienda; para que el trabajo de la mayorla-de nuestros j6venes
deje de ser lo que en ingl6s se llama unskilled labor, trabajo inhibil,
labor subalterna de peones, escribientes y meros agentes de negocios.
Es necesario que nos ayudemos los unos a los otros a dejar de ser, no
pobres pero si mendigos de levita, insolventes e inermes. Pero tambien
es necesario juramentarnos solemnemente -poniendo en ello nuestro
honor y nuestra vida si es preciso- contra el que aspire a lanzar a
nuestra pequefia comunidad por los senderos del gran capitalismo con-
tempordneo, del brazo de un organismo extranjero o bien quiera corn-
- prometernos en luchas peligrosas, extemporineas y est6riles, derrochando
o empleando pro domo sua nuestras sacratisimas c inviolables energias.
"Entre tanto, la instrucci6n y ]a educaci6n puiblicas, las campaias
todas de intensificaci6n de nuestra cultura, han de tomarse corno lo


40








que efectivamente habrain de ser: el inico medio de obtener ]a identidad
de miras y fa uniformidad de espliritu necesarios, para que ideal tan
elevado cunda y se imponga por encima de todo nuestros antago-
nismos personales inevitables."'3'
Tambien aqui coincide Jose Antonio Ramos con criterios reformistas.
Lo sabla 61 y, deliberadamente, recomend6 a los j6venes el estudio de
ciertas figures de ese periodo de nuestra historia political. Cuando, en
marzo de 1922, los estudiiantes del Instituto de Segunda Ensefianza de
La Habana solicitaron de 61 una conferencia sobre tin poeta cubano,
escogi6 a un mediocre escritor corno Francisco Javier Balmaseda, porque,
explic6, "el ejemplo de su vida con las doctrines de su poderosa men-
talidad de hombre de Estado, de verdadero director contempornneo
de pueblos, estjt pidiendo continuadores" Y todavia en noviembre de
1936, mas cerca ya de criterios materialists, volvio a ensaizar a otra
gran figura reformista, el Conde de Pozos Dulces. Entonces sostuvo:
"En el orden politico, creo que no es aventurado afirmar asimismo, que
el partido llamado reformista ---obra suya (de Pozos Dulces) en gran
parte, como es sabido- viene a ser eI inico movimiento politico logrado
orginica y completamente en Cuba, dentro de 1os requisitos que exige
todavia la filosofia social ortodoxa del capitalismo. '41
Las causas de este reformismo de nuevo cuio se nos hacen evidentes
si consideramos con atenci6n la actitud filos6fica de Ramos frente a los
problems: su procedencia positivista le hace aceptar corno dado e
inconmovible el fen6meno de nuestro colonialismo con respecto a la ms
grande potencia capitalista de todos los tiempos. Somos, pues, una colonia
destinada al aniquilamiento si osamos revelarnos con procedimientos
revolucionarios -socialistas, anarquistas o simplemente independentis-
tas-- o a ]a absorci6n si persistimos en el regimen econ6mico de
factoria, de grandes productores de azicar, de hacendados millonarios
asociados a Wall Street. La situaci6n, piensa Ramos, tiene muchos
puntos de contacto con el momento hist6rico en que vivieron Saco,
Balmaseda y Pozos Dukes. Abora como entonces la soluci6n nos vendri

s "Critica de la hora actual y ensayo de una nueva justificaci6n de ]a
Reptiblica de Cuba". Loc, cit., p. 575.
.1 'Francisco Javier Balmaseda"J, conferencia, m irzo de 1922. Evoliuctn
de la Cultura Cubana, Vol. X1, "La prosa en Cuba", T. I., La Habana, 1928,
p. 129.
40 gPozos Dukes, el initl vidente". Cuadernos de Hisoria Habanera,
No. 9. Conferencias de o storia Habanera IP series: Itabancros lustres, I, La
Habana, 1937, p. 57-58.









de la vida modesta, conservadora y 'recoleta, de Ia vuelta a la tierra
que nos permita satisfacer, "sin demasias ni pobrezas, las necesidades
cotidianas, y del fomento de la instrucci6n piiblica, de la propagaci6n
de la cultura, que nos devuelva el sentido de nuestra propia personalidad
national. Politica reformista, mientras Ilega la hora fatal de la definitiva
crisis capitalista, en la cual nosotros no podemos cooperar.
Esta tesis estaS sostenida en Coaybay, en la carta que Washignton
Mendoza escribe a su padre y que 6ste lee el misno dia en que se ha
lanzado a una asonada revolucionaria. "Cam'inos y ecuelas -se lee
alli-, y granjas models y cr'dito agricola, dando todas las facilidades
al agricultor y haciendo pesar ias cargas, directamente, sobre el pro.
pictario ausente. Y mas escuelas en general, y mas escuelas de artes y
oficios en las ciudades, protegiendo a 1os industriales con tarifas, a los
obreros con leyes de arbitraje y con seguros, y al pibiico con impuestos
graduates, directos sobre las utilidades..
"Un amplisino programa, en fin -no me supongas capaz de pro.
ponrtelo complete ahora- pero un program todo i1 tipregnado de
activo y prictico economismo, corno a prop6sito para iniciar desde
luego la renovaci6fi general del ideario hoy predorninante.
"Porque de esa renovaci6n, rds que del programa mismo, depende
que saquemos a nuestra Amne*rica de su minoria de edad, o que esta
evoluci6n no se efectce sino corno ulterior consecuencia deI predominio
del Norte saj6n, y mAs bien a pesar nuestro, para definitiva humillaci6n
de la raza."41
Este "activo y practico economismo" de Ramos es consecuencia de
su aceptaci6n del criterio materialista que ve en el econ6mico el fun-
damento de los demas fen6menos hist6ricos, pero es hijo tambien de su
desconocimiento del sentido dialectico de la historia,- de la lucha de
cases, sin to cual aquei economismo no puede alentar mas que una
esteril posici6n reformista. Ramos entonces -y todavia hoy no pocos
de sus compaileros de generaci6n- queria-atencrse a una interpre-
taci6n econ6mica de la historia de Cuba, pero sin parar mientes en el
juego dialectico de nuestra economla con la de los Estados Unidos y la
del resto del mundo que impide la permanencia aislada en mnodos de
producci6n ya superados, Ia evoluci6n nacional recatada y al margen
del gran proceso capitalist mundial. No veia la imposibilidad de retro?

,1 Coaybay (novela), Premio "Minerva". La Habana. El Sigio XX, 1926,
p. 110-111.


42








traer el ritmo de nuestra evoluci6n econ6mica y social a! que determine
l1o programas de Saco, Baimaseda y Pozos Dulces. Las transformaciones
hist6ricas las encaraba I at'in con el viejo criterio positivista del progreso.
Asi resalta en su conferencia sobre la emancipaci6n de fa mujer,
pronunciada en el Club Femenino de Cuba, en La Habana, el 5 de
diciembre de 1921, en la cual seial6 las races econ6micas de aquel
hecho social. Positivista es el modo de encarar el fcn6 meno: "El femi-
nismo es un hecho hist-rico-econ6mico real, indiscutible e indestructible.
Y su misi6n, en todo caso, no es la de separar a la mujer del hombre,
sino ayudar mejor a este en ia conquista de la paz y la felicidad."
Psitivista tanbien su concepto del feminismo como idea-fuerza: "De
espiritu de lae que cre6 el tradc-unionsrmo, naci6 el espiritu de sexo.
Seah cuales fueren sus origenes y sus precursores -como tambien los
tuvo el socialismo- el feminismo como idea-fuerza universal se impuso
entonces, solo entonces. Socialismo y feminismo, pueS, son hermanos
de leche. '42
Ramos piensa en la utilidad que el feminismo, Ia accidn libre e inte-
ligente de las mujeres liberadas de viejos y entorpecedores prejuicios y
coyundas, puede prestar a su plan de rehabilitaci6n cubana. "A nuestras
Mujeres toca -escibio- no pequefia parte en ]a cruzada de nuestra
salvaci6n. Elias pueden darnos el ejemplo y Ia norma de la que ha de
ser nuestra vida por algunos afios, renunciando a todo lujo, o toda
ostentaci6n instil de riqueza; ayudando al esposo y a los hijos a con-
seguir la independencia econ6mica necesaria; no comprometiendo
hacienda y porvenir, corno ahora se hace por algunas a cambio de un
mero piropo reporteril, de un derroche provinciano y fioio que a nada
conduce."4
Designado consul en Filadelfia, su estancia continuada, de mis, de
diez afios, en los Estaclos Unidos, lo puso en contacto con ]a vida y los
criterios de la metr6poli imperialista. Alli, como antes en Espafia, estudi6
con pasi6n, desde nuevas perspectivas y a la luz de renovadas concep?
6iones del mundo, los problems de su patria. Al periodo de su estancia
en Filadelfia pertenecen dos de sus novelas -Coaybay y Las impurozas
de la realidad-, su Proyecto de reform al C6digo Electoral Cubano y

4. "Sentido econ6miw de Ia emancipadi6n de la muje" "Cuba Conem.
porAnea, T. XXVIII, No. 1, enero de 1922, p. 19.
43 Id. p. .


A4n








algunas de sus exhortaciones mas ene'rgicas al pueblo cubano, dirigidas
a los estudiantes y a los jueces.
La primer preocupaci6n de Ramos en los Estados Unidos fue
conocer su nueva circunstancia. Ley6 vorazmente, discuti6, expuso su
interpretaci6n de los problems. El momento que le toc6 vivir fue de
los mas trascendentales en la historia norteamericana. Eran los dias
de ]a postguerra en que el patriotismo de muchos tornabase agresivo y
se aliaba al imperialismo del capital financiero. Presenci6 tambi)n la
gran crisis financiera de 1929. En aquellos diez u once afios, testigo
inteligente y alerta de etapas criticas en la gran naci6n capitalista, su
concepci6n del mundo fue evolucionando de su viejo positivismo, mis
o menos maleado por el vitalismo de Guyau y de Fuillee y por el nuevo
espiritualismo de Boutroux, hacia el pragniatismo. Ya conocia e1, desde
Ia adolescencia, el pragmatismo idealista de James, pero ahora se acerc6
mas al de Dewey, mis prxirno, en varios aspectos, al materialismo.
Positivismo y pragmatismo concurren a informal su actitud ante los
Estados Unidos. Ya advierte quc "referirse a los Estados Unidos sin
depurar nuestra ideologla de sus cl6sicos conceptos nacionalisticos y
provinciales -presentes en ]a mente del hombre desde Ia horda y el
clan- me parece un error fundamental de historicidad, y un error
que hace imposible todo avance serio en el studio del asunto.44
Pensaba 61 en Ia Uni6n norteamericana como un ejemplo hist6rico
sin segundo de libre federaci6n de pueblos, no atenida a limitadores
conceptos de patria ni de fronteras, que s6Io en los aios posteriores
a ]a guerra de 1914-1918 habian comenzado a imponerse entre. los
yanquis. "Con ]a idea de Patria, pues -conciuia-, de lirnitadas fronteras
y determinada casta dirigente, los Estados Unidos han Perdido su pri
mitivo y rn-As ampli' ideal continental, universal, para dar lugar al
triunfo del instinto prifitivo del clan: han dado un paso atrAs, en una
palabra."'
No se le escapaba a 61 Ia dolorosa realidad del imperialismo. "Gierto
es que la bandera de las estrellas agregadas, despues de ]a iiltima volun-
taia y justificable, ha sido obligada a sancionar actos de muy dudoso
americanismo en Gentro Amrica y las Antillas. Cierto que en Wash-

4. "Los Estados Unidos y el patriotismo". Reconstrucci6n, en forma dt
articulo, de Ia conferencia pronunciada por el autor en el Club Hisparno-A me-
ricano de Filadelfia, ]a noche del 20 de marzo del afio en curso. Cuba Contlen-
pordnea, T. XXXIV, No. 136, abril de 1924, p. 305
4.5 Id. p. 306.


44








ington resuenan voces que parecen un eco del delirio germanico anterior
a la guerra. Cierto quc en los grandes rotativos, hoy en manos de
cuatro o cinco audaces mercaderes, escritores a sueldo suelen desbor-
darse en Kukuxkhaicas efervescencias de patrdotismo. Cierto que la
posici6n internacional precnte de los Estados Unidos es hastante ptivi-
legiada para marear los cerebros m's fuertes.
"Pero -aiade Ramos con cierto ingenuo optimiso- en los Estados
Unidos predomina todavila la generosa idea fundamental de la Uni6n.
Ya no se piensa en afiadir estrellas. Pero ve nuestros pueblos dispersos,
mangoneados miserablemente por bandos y caudilletes, que no piensan
en aumentar sus riquezas vigorizando la vitalidad econ6mica de Ia
naci6n, sino en dilapidar la Hacienda puiblica y contratar enpr6stitos
en Wall Strett. ,4
Jos6 Antonio Ramos no ignoraba la culpa norteamericana, pero
hacia hincapi6 en la nuestra porque nos hablaba a nosotros, para exci-
tarnos a remediarla y a esforzarnos par conservar nuestro ya menguado
patrinionto. Para 61, ademas, buen positivista y ahora pragmatista, los
Estados Unidos son un extraordinario experiment. "Este Imperio -Si
se quiere dane este nombre- es algo, es mucho mis que todo eso que
con ernotividad infantil irnitamos desesperadamente y odiamos al mismo
tiempo. Este Xinperio de los Estados Unidos de Norteam6rica es el
ensayo hist6ico mas formidable de una asociaci6n libre de hornbres,
con el prop6sito de arrancar a ia Naturaleza, po el trabajo y el estudio,
los beneficios que nuestros antepasados s6lo concibieron como producto
de ]a esclavitud y de la conquista. Este Imperio esta ahora en sus
comienzos y puede hacer grandes cosas.. y e.. l que vive aqui un
tiempo con los ojos abiertos sabe que esas grandes cosas .e estan
haciendo ya, lenta, pero seguramente, y que en lo que respecta al future
de la Anerica Latina. nuestra colaboraci6n inteligente y honrada ha
de ser precisa.''47
Once afios mis tarde repetir-i estas ideas en nota preliminary a su
manual de literatura norteamericana. "Sin renegar de mis sentimientos
--escribi6 alli- ni abandonar mis ideales de latino, iberoamericano, los
Estados Unidos del Norte de Am"ca no son parami sino un cnsayo
social, el Gran Ensayo humano por excelencia de nuestra era."'8 Con-

40 Id. p. 307.
ir Id. p. 312-313.
's Panorama de la literatura norteamericana (1600-1935). Mixico, Botas,
1935, p, 6.


45








siderAndolo asl, vivi6 en su seno, estudi~ndolo desde todos JOs Angulos
posibles, con vistas a la aplicaci6n de sus conquistas a ]a mejom de ia
situaci6n de los cubanos. Su Panorama de la iiteratura nortcamericana
-fuertemente influida por Vernon L. Parrington- es mis que una
simple historia literaria, es un agudo paralelo, sobre todo en los primeros
capitulos, entre los process culturales de las dos grades porciones del
continente americano y una exhortaci6n constante a aprovechar los
ejemplos relevantes de Norteamerica y a no incurrir en los errores que
tambien destaca con absoluta justicia.
Su atenci6n puesta de continuo en los problems cubanos no decay
un solo instante. Persuadido de Ia urgencia de velar por la pureza del
sufragio, ide6 una cartera de identidad, fundada en cl censo dactilos-
c6pico de la poblaci6n electoral, que debia ser entregada solemnemente
a los nuevos ciudadanos en la fiesta, ya citada, de su "primera comuni6n
civica". A ese efecto redact6 un proyecto de reforma al ]C6digo Electoral,
que no fue por nadie atendido,49 y cuando, diez afios maas tarde, se
trat6 en Cuba de aplicar la identificaci6n dactilosc6pica con fines elec-
torales, volvi6 par los fueros de su proyecto.?0
Entre tanto, Cuba vivia las prirmeras agitaciones contra la dictadura
de Gerardo Machado, y los obreros, llegados a la plenitud de su con-
ciencia de clase, robusteclan, guiados por dirigentes capacitados y
heroicos, sus organizaciones sindicales. En 1925 hablia nacido, fundado
por Carlos Balifio, viejo dirigente de los trabajadores, firmante, junto
a Marti, del acta de constituci6n del Partido Revolucionario Cubano,
por Julio Antonio Mella, estudiante universitario, y por otros trabaja-
dores manuales e intelectuales, el Partido Comunista de Cuba. Machado
arreci6 su persecuci6n y hubo jueces que se avinieron a dictar sentencias
injustas contra los trabajadores para complacer al dictador. Desde
Filadelfia lleg6 a Cuba la protesta inmediata de Jos6 Antonio Ramos.
No era auin muy claro su concepto dcl problema, pero su innata
honradez se rebelaba contra Ia injusticia, y escribi6: "Tengo que decir,
y lo digo de una vez, que el juez cubano que envia a un compatriota
obrero a la carceI por el delito de pensar por su cuenta, es -y voy a

4j "Proyecto de reforna a) C6digo Electora Cubano". Cuba Coneempo-
rdnea, T. XLIII, No 170, febrero de 1927, p. 120-138. El proyecto aparece
expuesto tambi6n en Coaybay, como ideado por D. Marcelo Pefialba de Men-
doza, en p. 239-ss.
50 "La cartera dactilar con fines politicos y sus objetantes". Revista de
ticnica policial y peniteniciaria. Vol. IV, No. 1, La Habana, julio de 1936, p. 3-6.


46








dernostrarlo asi- ignorante, seril, cobarde e-imprudente."5 Son igno-
rantes esos juices, porque."no saben una jota de ]a enorme significaci6n
que adquicre cada dia el movimiento universal de esa emancipaci6n
del trabajador; no saben de la importancia, cada dia creciente, del
problema econ6mico; no saben que ]a parte critica del socialismo se
sostiene por si e indemne, frente a la sociedad actual, y que s6lo en
las soluciones propuestas, mayormente ineficaces y acientificas (ojo,
cajista: no se olvide esa a delante de cientifica) es en lo que consiste
la base verdadera de disparidad entre los partidos actuales, en- los
paises en que esos paridos no sonl Ia miserable mojiganga que en los
nuestros',
La concepci6n positivista de "lo cientifico" no ha dejado atIn similar
por entero a Ramos el socialismo, ei materialismo cientifico e hist6rico,
pero ya ve e, en toda su magnitud, la importancia del problema, aunque
se apoye en la opinion de Adolfo Wagner. Sabc tambi6n que los jueces
son serviles porque sus sentencias condenatorias no quieren sino "con-
graciarse con Jos de arriba" y para ello sefialan en cada obrero y en cada
burgu6s honrado que protestan contra la injusticia, "un bolchevique".
Y comenta: "Los cubanos de cierta edad sabemos bien el sistema.
Cuando en cierta epoca alguin nativo estorbaba, no era un insurgente?
Pues asl se cre6 el sentimiento nacional cubano."
Y, alejado de la realidad cubana, de una heroica realidad que no
podia publicarse en. aquel tiempo, a~ladia: "En Cuba no puede operarse
el milagro-de una revoiuci6n social. El que sabe un poco de eso no
ignora que esas cosas no s1rgcn de buenas a primeras, porque un lider
excite a sus compafieros de trabajo a imitar a los rusos. En Cuba, de
hecho, no hay organizaci6n obrera, no hay tlderes, no hay nada." Ya
ha dicho antes que, "en Cuba los uinicos que provocan revoluciones y
organizan verdaderas jacqueries y expotan constantemente los peores
impulses de la masa ignara son los polilicos burgueses, los mismos a
quienes los juices deben sus puestos".
Es indudable que Ramos ignoraba ai.n ciet-tas profundas realidades de
su patria, que no habla visto de cerca los problemas del trabajador y las
soluciones. que ya iban apuntando, pero en la pugna entre algunos
jueces, al servicio de Jos peores intereses burgueses, y los trabajadores,
se pone resueltamente junto a estos. El sabe bien quienes son y de qu6

51 "Los jueces que encarcelan obreros cubanos". Mundial, Afio ii, No. 13,
La Habana, 9 de enero de 1927.


47








calidad moral los dirigentes burgueses cubanos y sabe tainbien, y lo dijo,
que "para ser lilder obrero, por lo menos, se requiere cierta dois de
heroismo, de desinteres, de espliitu de sacrificio. Porque no basta -arfia-
dia, saliendo al paso a ciertas interpretaciones pseudocientficas- ser un
paranoico, tin cornplejo de inferioridad o un egomaniaco para ser lider
obrero. Hay que contar, ademas, con ciertas facultades positivas, de
valor constructivo". A esas facultades de valor constructivo apela 6l para
hacer a Cuba "pobrecita virtuosa. "Cuba -explica una vez mas-
tiene una riqueza en su suelo como una mujer linda tiene un tesro en
su befleza. Si es modesta y dueila de si, bien estA. Pero si aspira a hacer
la vida de las otras sefioras ricas, contando s6lo con este tesoro suvo...
ya sabemos en lo que para. En prostituta."
Esta obsesi6n suya por evitar que a Cuba ]a prostituya ]a ambici6n
de sus ca.iques politicos y de sus hacendados sin escrtipulos no le dej6
entender en su verdadera significaci6n la protesta de los estudiantes en
1927, contra ]a pr6rroga de poderes al dictador Machado. El S.lo vio
en ese instant que la mas pura reserva de fuerzas cubanas, los estudian-
tes, iba a perderse en una esteril lucha political, como su propia gene-
raci6n, y corri6 a advertirle el peligro y a sefialarle terrenos mas fecundos,
a mostrarles la ralz econ6mica del problema. "Hagamos frente a la
Realidad -les dijo- sin pesimismos ni rebeldias derivadas, que a nada
conducen.
"La realidad a s-ahadia- que ningun Estado de ta Uni6n Ameri-
cana esta hoy tan ligado como nuestra Repuiblica independiente al
sistema financiero conocido universalmente por Wall Street. Tienen
estos Estados sus actividades diversificadas, sus innumerables industries
locales, sus bancos, sus mnedios de resistencia, sus eyes de fiscalizaci6n
econ6mica, sus frenos para la ambiri6n desmedida de los trusts.. Y los
ojos abiertos.
"En Cuba hasta nuestras aduanas --simbolo politico de indepen-
dencia- los favorecen mAs a ellos que a nosotros, Y hasta nuestros
comerciantes importadores trabajan a veces arteramente a su servicio!
La primera idea que se le ocurre al pobre cubano ignorante que se
dedica a los negocios es pedirnos a 1o. C6nsules cubanos quC les con-
sigamos representaciones de articulos americanos...

2 "A los estudiantes de Cuba (Carta abierta)". Cuba contempordnea,
T. XLIV, Nos. 174, 175, 176, junio, julio y agosto de 1927 (en un solo cua-
demo), p. 162-172.


48








"Ved co'no vamos derechamente, hacia nuestra ruina.
"iY vosotros creyendo que defendeis... iLa constitu6n "
Su consejo a los estudiantes es una repetici6n de todas sus palabras
anteriores sobre la Repfibica modesta que necesitamos, su vieja demanda
reformista que ahora parece concretarse en una exhortaci6n proga-
matista:
"Os digo sencillamente: i haced dinero!
"Pero aprended a hacerlo sin desvergdenza.. yiy sin disimulo!
Nada hay imposible, amigos, para el ingenio, la diligencia y la cons-
tancia humanas. El hombre verdaderamente humano es el que somete
a la Naturaleza, en cierto modo, a su servicio. Son los ani-males inferiores
-y algunos hombres- los que viven adaptindose exclusivamente al
medio.
Es su empefio ardoroso, pragmatista, de imponerse, a "las impu-
rezas de ta realidad", de no dejarse dominar por ellas; de rescatar ]a
economia de la isla en vez de preocuparw de inodo exclusivo de su
mala o buena gobernaci6n. Es, en Coaybay, )a viva contradicci6n entre
Washington Mendoza, que ensaya nuevos procedimientos y cultivos en la
olvidada finca familiar, y su padre, caudillo de una revoluci6n contra
el tirano de turno; es la pugna entre el politico Damaso del Prado y
su hijo, en Las impurezas de !a realidad.03 $61o una duda nos asalta
cuando nos acercamos a estas exposiciones noveladas del pensamiento
de Ramos: por qu6 los personajes que mejor expresan su ideario de
autor -Washington Mendoza, Damasito del Prado, etc.- resultan
siempre vencidos por su propio idealismo, in" tiles y al margen de la
vida colectiva?
No es posible alegar que asi expresan mejor, junto a sus esperanzas,
el desaliento esencial que se agazapa en el fondo de cada proyecto y
de cada exhortaci6n de Jose Antonio Ramos, porque 6ste no se dej6
nunca veneer por el desaliento. Despues de su carta abierta a los estu-
diantes volvi6 a Cuba y pronunciaba un ciclo de conferencias sobre
literatura norteamericana, en fa Universidad de La Habana, cuando
&ta sufri6 los ataques de la dictadura. En el acto secund6 ia actitud
estudiantil contra Machado y, d sposeido de su cargo de consul, perse-
seguido, se vio obligado a marchar, aora sin -recursos, a un nuevo
destierro.

1- Las impurezas de la realidad (novela). Barcelona, Agencia Mundial de
Libreria, 1929.


49









RECUR VA MATERIALISTA


Mexico acogi6 cordialmente al proscripto y alli, sin dejar de pensax
y trabajar por Cuba, volvi6 Ramos a escribir para el teatroy orden6 sus
notas sobre la literatura norteamericana. El drama En las manos de Dios
renueva sus no olvidados criterios nietzscheanos al prxolamar el triunfo
del Hombre contra Ia Providencia, el Destino y Ia Fatalidad. "i Esta
vez venci6 el Hombre! --exclara el Dr. Prometco-. Y alguin dila,
definitivamente veneer ... Algan di... algiAn cia el mundo serA defi-
nitivamente de ellos. De los mejores. De los sanos de cuerpo y espiritu.
Esa es mi fe. i gual que Ia vuestra 1i En nombre de Cristo se ynat6
tambien! No importa que tengamos que ser, alguna vez, despiadados y
crueles con los otros, acaso inocentes.i Por eso hemos de serlo todos los
dias, un poco, con nosotros mismos!
La tesis va ms lejos que la de Los derechos de 1a salud, de Florencio
Sainchez, a quien tanto se aproxima en su tratamiento ibseniano del
asunto y en Ia raiz nietzscheana del pensamiento expresado en sus
escenas.
Su retorno definitivo a Cuba, trash la cada de Machado, determin6
en Jos6 Antonio Ramos un nuevo punto de vista mas ajustado a ]a
realidad. Como quien se prepara a una acci6n definitiva, comenz6 por
una inmersi6n en el pasado en busca de las raices de Ia nacionalidad
cubana, en el siglo xm. Trinidad, la ciudad detenida en el instance
auroral de nuestra vida ciudadana, le dio la mas complete sensation
de ambiente. Y de aquel buceo en el pasado volvi6 trayendo Ia fe y el
entusiasmo renovados y Ia mejor de sus novelas: Caniqui. En ella
vive algo mis que Ia Trinidad de 1830, alienta toda la existencia cubana
de aquel tiempo en una animada sucesi6n de cuadros en que se recogen
tocos los aspectos de Ia misma. Con esta novela remz6 Ramos Ia
tradici6n de Cecilia Valdis, de Frasquito y de Leonela, incorporaindo1e
sus experiencias y sus nuevos puntos de vista. Aqul culmina su interns
por el psicoanifisis, manifestado ya en varies ensayos del periodo norte-
americano. Su estudio sobre Pozos Duces, "el intitil vidente", fue su
filtima incursi6n al pasado y Ia postrera .expresi6n de su reformismo.
Despues se incorpor6 de Ileno, cada vez mas cerca del concepto mate-
rialista de la historia, a los acontecimientos contemporaneos.

54 En las manos de Dios, Acto I!, escena 6thina. p. 130.
34 Caniqui novella. La Habana, Cultural, 1936.


50








Estos eran de extraordinaria importancia. La lucha contra
dura de Gerardo Machado habia revelado )a mayoria de edad de una
nueva clase social que asumi6 dcsde ese instant posici6n decisiva en el
proceso hist6rico cubano: el proletariado. Ramos habia visto c6mo al
empuje de los trabajadores organizados en la Confederaci6n INacional,
Obrera de Cuba caia Machado, tras una huelga general'que no pudo
ser doblegada por el terror; vio luego que la presencia de esta nueva
fuer7,a proletaria hacla trascender la lucha. de. sus, tradicionales cauces
politiqueros y determinaba fnuevos plantearnientos de indole econ6mica
y smial; presenci6, desde su apasionada atalaya de hombre sin facci6n
y sin partido, el inevitable desorden post-revolucionario, [a pugna de las
facciones y ]a imposici6n violenta, de un orden militar que fue acogido
con regocijo por las porciones mas .reaccignarias del pais: los hacendados
y ]a prensa defensora del pasado colonial ibero-cat6ico. 0y6 a los
grupos brotados en la lucha contra la dictadura machadista clamar
desde ]a sombra o el destierro contra ]a nueva dictadura militar y en-
sayar nuevos medics de desplazar al gobernante de facto. Lste derivaba
leptmente hacia la creaci6n de un estado corpo:ativo,- muy diverso
de su suefio .de representaci6n profesional en el senado: Batista, im-
pulsado por los grupos de derecha, se acercaba al fascismo.
Entonces empez6 la campaha, absurda para muchos, de los comu-
nista3 cubanos por romper la alianza de Batista y los grupos reaccionarios.
Fue, primero, el recibimiento popular at Jefe del Ejercito -a su regret
de Mexico y, luego, una activa propaganda por ]a convocatoria de una
Asamblea Constituyente, libre y soberana, con la participaci6n de todos
los elements y opiniones del pais, que dotara a cstc de una nueva carta
fundamental at tono con sus neccsidades contemporAneas, Ramos oy6
y ley6 las palabras de las porciones opuestas al proyecto y vio al Partido
Comunista, ilegal atin, emprender solo y contra todos, s6 campafia
por la Constituvente. Vio a dirigentes suyos, como el tabaquero negro
Lazaro Pefa, ilevar adelante la organizaci6n de los trabajadores, iniciada
ya ilegalmente en plena dictadura machadista ci la ONOC, creando
ahora la Confederaci6n de Trabajadores de Cuba, producto exclusivo
de-la voluntad y de la conciencia de clase de los obreros cubanos. Vio
a los comunistas mover el entuslasmo y el apoyo de las masas loPUiares
contra la invasi6n italiana e Abisinia y contra .1a rebeli6n fascista de
Franco. Oy6 y habl6 en los actos de apoyo al pueblo espafiol orga-
nizados por. aqu.llos, y entendi6 cabalmente su sentido y utilidad en el
restate del derecho a hablar en voz alta de -los problemas cubanos.

51








Apreci6, asimismo, los esfuerzos comunistas por despertar el sentido de
responsabilidad ciudadana en los j6venes agrupados en la Hermandad
de J6venes Cubanos, y cuando Asta Ie pidi6 unas palabras para uno
de sus primeros congress nacionales, tras de narrar las esperanzas y los
fracasos de su generaci6n, cono quien entrega a los. j6venes el tesoro
de su experiencia, plante6 valienternente el problema de la dictadura
militar y los medios de superarla.
"En Cuba retiene hoy el poder --expli'-- el grupo mejor organi-
zado y materialmente mis fuerte de los que lanzaron la revoluci6n del
Cuatro de Septiernbre. Cualquiera de los otros grupos, para gobernar,
hubiera tenido que hacer lo mismo.
"La Historia nos ensefia que una dictadura de esta naturaleza s6lo
se termina felizmente por lenta y pacifica transformaci6n democr.tica.
De otro modo, por muerte violent del dictador, deserci6n y rebeli6n
de sus edecanes o abuso contraproducente de su posici6n policiaca, per-
secuciones, alardes hist6ricos de fuerza y debilitarmiento de la autoridad
central sobre los esbirros inferiores. Ninguna de estas soluciones puede
satisfacer otra cosa que rencores personales: lo que ha de extirpar de
su seno la Hermandad de j6venes Cubanos, si lo que le preocupa es
el futuro. Por otra parte, cualquiera de esas soluciones de violencia Io
que habrila de traer a a-s playas cubanas serla otro Duguesclin, sin
encargo de poner o quitar rey, sino de servir a su senior, a medio camino
entre Washington y Wall Street.'"
Su pragmatismo lo acerca asi a la soluci6n materialista del problema,
lo que se impuso, al fin, con la convocatoria, en 1940, de una Asamblea
Constituyente en la que estuvieron representados todas las posiciones y
extremos cubanos, incluyendo a los que se mostraron adversos al prin-
cipio, desde el machadista Orestes Ferrara hasta el comunista Bias Roca.
El Partido Comunista, entre tanto, habi a acomodado su lucha por ia
instauraci6n del socialismo, a las realidades innmediatas, semicoloniales,
de la isla, transformfndose en ]a Uni6n Revolucionaria Cornunista que
envi6 a la Asamblea Constituyente varios delegados. A estos dirigi6
Ramos una calurosa carta de adhesion, "para expresarles pfiblicamente
-deia- mi profunda simpatla y mi gratitud, por su labor heroica
en el seno de la Asamblea.

56 Para un Congreso de la Hermandad de J6venes Cuban'os, La Habana,
diciembre 4 de 1937 (in~dito).


52








"Mard -conclula-estai con nosotros, compafieros. Marti, hoy, seria
acusado de cornunista. Comunista es hoy todo el que siente asco por
esta rebatifia indecente de puestos pfiblicos. Y no para trabajar, como
me consta, y no de ahora, sino para robar: par levantar esas fortunas
efimeras que hemos visto hacerse y deshacerse en treinta y ocho afios
de repfiblica, sin dejar una sola industria firme, sin dejar nada cubano,
nada constructivo ni s6lido -j aunque fuera capitalistico!
"Ese es el inico ideal de esos freneticos enemigos de ustedes, de esos
sistemticos adversaos de la Uni6n Revolucionaria Comunista, dentro
y fuera de la Asamblea.
"Mis brazos y mi coraz6n van hacia ustedes".,7
Este tono de alegre exaltaci6n ya no habra de abandonarle. En los
escritos de sus iItimos afios hay ]a fuerza y la alegria de quien, al fin,
ha encontrado su carnino. Continue siendo un francotirador, pero ahora
estaba seguro de sus blancos y sabia que no se hallaba solo en el empefo
de derribarlos.
En 1941 recogi6 en un volumen"I tres obras dramaiticas en un acto
escritas en diferentes epocas y a travs de ellas es posible seguir la
evoluci6n de su pensaniento. La primera es El Traidor, pequefia tragedia
sobre "versos sencillos" de Martl, tipica procucci6n de su primera poca,
en la cual esti expresada su apasionada. repulsa de los traidores. Fue
Ilevada por vez primera a escena por el cuadro dramatico del Parfido
Socialista Popular--forma en que qued6 definitivamente organizado el
antieuo Partido Comunista-, en el acto de clausura de una de sus
Asambleas Nacionales.
La segunda obra es la comedia titulada La leyenda de las estrellas,
escrita antes de su regreso definitivo a la isla. En ella recoge su pensA-
miento del periodo que hemos llamado pragmatista, expresado de un
modo simb6lico. La experiencia del viejo marino dicta sus palabras de
prudencia al joven y desconcertado poliz6n: "La verd~d es que nadie
.oye ni entiende sino lo que le ensenian a oir, io que aprende y le convene
entender. Sobre todo, cuando ]a verdad les amenaza el buque por debajo
de la linea de flotaci6n ... Para ellos, que viajan en primera clase, ]a

"7 "'De Jos6 Antonio Ramos a delegados de U.R.C.". Noticias de Hoy, La
Habana, mayo 10 de'1940.
58 El traidor. La leyenda de [as estrellas. La recurva. (Teatro.) La Ha-
bana, La Ver6nica, 1941.


53








verdad e lo. que te digo que les diga : Ia juventud, Ia poesla, el amor,
el honor: ,i La Leyenda de las estrel]as! TUi, guardate tu verdad, mien-
tras sea lo que acres. Guardateia hasta que seas fucrte, i Lo bastante
fuerte para imponerla un dia, con todas sus consecuencias, como ei os
te imponen hoy Ia suya! Y 6sta si que. es verdad verdadera, como para
clavarla allI: arria, entre las estrellas
La ftima de estas obras en un acto es la mejor realizaci6n dra-
mntica de Jose6 Antonio Ramos, en ]a cual aprovech6 su conocimiento
de I tdcnica del one act play norteamericano, logrando un cuadro
fuerte y igil que mantiene al espectador en creciente tension hasta el
climax final en que no hay solucin sino una puerta abierta hacia
ce huracan en que. se hunden los personajes. Simbolo vigoroso de la
realidad cubana de aquel instante. Las "anotaciones psico-hiogra.ficas
de los personajes" que preceden al drama constituyen una breve y aguda
semblanza de las tres gencraciones que se enfrentaron al huracan revo-
lucionario en ia d6cada de 1930 a 1910. La obra fue escenificada por
Teatro Popular, ernprcsa an imadora del teatro cubano, creada bajo los
auspicios de la Confedcracion de Trabajadores de Cuba y el Partido
Socialista Popular, que con t6, desde su fundaci6n, con ]a cooperaci6n
entusiasta dc Ramos y llev6 a escena dos obras mrns de stc:" el drama
Tembladera y la comedia dramaitica FU-3001, escrit, especialmente
para dicho grupo teatral.
En FU-3001, que se llam6 primeramente Decenia, opone su autor
dos o tries tips de conducta que reclaman cada uno para s el calificativo
de "decente". Los personajes encarnan los caracteres dominantes en
nuestra circunstancia polltica y social contempor.nea: ei represenante
Ricardo Perez Diaz, antiguo lider estudiantil antimachadista, devenido
politico a la vieja y tradicional usanza, enamorado, como buen D. Juan
tropical, de Elsa Robmer, refugiada espafoila y heroina de Ia defensa
de Madrid; Remigio Prez, mulato, secretario particular del represen-
tante Perez Diaz, digno y honrado, pero demasiado transigente con las
"debilidades" de su patr6n; Ravachol Rojo, pseudoperiodista y falso
lider obrero, desplazado e inutilizado por Ia conciencia de clase de los
trabajadores, que se revuelve contra ellos y se encuentra con ]a tfa
Eulalia, solterona y tradicionalista, que Io mnenosprecia pero I0 escucha
y coincide con su atic0munismo; Tula Amendrales, esposa de Prez
Diaz, que particip6 de soltera en las luchas estudiantiles y acaba aijn-
dose a Elsa Rohmer frente a la ligereza del marido.. Es posible que


54








en esta obra dejen algo que desear ciertos personajes, y no es, desde
luego, la mejor de su autor, pero ella no debe ser considerada sino
como recapitaluci6n de un solo especto de su producc6n: el quo iniciado
con Almas rebeldes quiso Ilevar a escena el juego vital de los divers
integrantes de la sociedad cubana. Ahora, sin embargo, el planteamiento
no se hace en el tono ainargo, pesimista, de ]a etapa inicial, sino se
encara con criterio optimista, y los personajes negatives border cons-
tantemente la caricatura.
Y es quo Ramos vivia entonces uno de los periodos mas alegremente
fecundos do toda su existencia. Designado on comisiofn Subdirector do
ha Biblioteca Nacional, habla transformado en tin establecimiento cien-
tifica y inodernamente organizado lo quo hasta entonces no fuera mas
que un infor'me amontonamiento de volumenes, a merced de desapren-
sivos bibli6fagos. En poco tiernpo clasific6 y catalog6-los fondos do 12
biblioteca, adaptando a sus necesidades los sistemas do Dewey y de
Bruselas, recogiendo luego sus experiencias en un manual para uso de
futuros bibliotecarios. En et discurso preliminar de esta obra60 planted
Ramos Ia necesidad do atender, en primer lugar, a la difusi6n del, libro,
antes que a la construcci6n de lujosos edificios destinados a encerrarlo.
Su plan do "organizaci6n funcional de bibliotecas" se fundaba en su
experiencia del sistema de pr6smtamos y de circulaci6n de libros entre
las diversas bibliotecas pfiblic s estadounidenses. No fue, sin embargo,
atndido. Por el contrario, sus esfuerzos se estrellaron, de una parte,
contra la falta absoluta do cooperaci6n do los organismos oficiales y,
por otra, contra la incomprensi6n de quienes debieron ser sus mais
constantes y eficaces colaboradores. Con la sola ayuda de escasos y fieles
compafieros do labor, sigui6, no obstante, en su empefio, supliendo con
su propio trabajo y con sus aportaciones econ6micas personales las
deficiencias de un personal subalterno renovado a cada cambio elec-
toral, sin consideraci6n ninguna a su indispensable condici6n tecnica.
ViVi6 prcticamente en )a Biblioteca, consagrado a ella por entero.
Aun Ie aicanzaba el tiempo, sin embargo, para estudiar y para
intervenir con su palabra apasionada en los problems colectivos. Cuando

"9 Mauual de biblioeconomia, ciosificacihn decimal, eataogaci6n met6dico-
anfica y organizacion funcional de biblioteca. La Habana, P. Fernhmdez
y Cia., 1943.
P Publicado tambin en Revista Binzestre Cubana, Vol. XLVI, No. 3, La
Habana, 1940.


35








en mayo de 1941 se acus6 sin fundamento alguno al representante Bias
Roca de habcr atacado a los veteranos de ]a Guerra de Independencia,
Ramos envi6 al dirigente socialista popular un telegrama de adhesi6n,
e instado luego a retractarse por el presidente de la Asamblea de Vete-
ranos, public6 una notable carta abierta en la que, tras reiterar su
respeto y su veneraci6n a los hombres que forjaron nuestras ibertades,
situ6 el problrma en sus verdaderos terrinos, descubriendo su entrafia
reaccionaria y anticubana61 Y cuando restos agresivos de ]a vieja e
inextinguida colonia ibero-cat6lica atacaron la designaciIn de Juan
Marinello, en su condici6n de profesor de la Escuela Normal de La
Habana, para ocupar un puesto en el reci6n creado Consejo Nacional
de Educacion, alegandose posiblcs ataques de Marinello Ia religion,
a la familia y a ]a ensefianza privada, Ramos exigi6 energicamente el
planteamiento de fa cuest.i6n en sus verdaderos terminos. Con citas de
arl Polanyi y con inslistencla positivista en la precision cientifica,
escribi I
"i Atiquese en buena hora a Marinelo. Insi'iltesenos a todos los
que pensamos y sentimos como pliensan y sientcn los mas esciarecidos
cerebros de ia poca, a despecho de creencias religiosas y filosofias
contrarias. Digamos de una vez, aunque no .se nos entienda en seguida,
que el verdadero problema econ6mico-social de Ia 6ppoca es ]a ineludible
adaptaci6n de la sociedad humana a este nuevo mundo de hoy, donde
ya no bay oceanos, ni montanias, donde no se pueden mantener, sin
daio para todos -no solamente de los obreros y sus lideres- sistemas
y proedimientos del pasado, usados y gastados en la experiencia hasta
el exasperado ensayo de Mussolini, Hitler y compafiia.
"Pero que no se insista en ]a ridiculez de desplazar la cuesti6n de
su propio centro -producci6n, distribuci6n y consumo de todo lo
material, natural e indispensable a] ser humano-- para arrastrarla a
nefandas luchas de intereses, bajola enganiosa palabreria de las discii-
siones academicas, politicas y filos6ficas, del siglo xr.'" z
Aunque no Ileg6 a ser nunca enteramente un marxista, Ramos
acept6 como buenas las razones del materialismo histdrico en su apli-
caci6n a los problemas cubanos y las defendi6 con la pasi6n que puso

s "Carta abieru al- coronel- Rafael Cafiizares Quir6s". Noticias de Hoy,
La Habana, miiercoles 28 de mayo de 1941.
62 'La B61sa Negra del Saber'protcfta", Noicias de Hoy (?), La flabana,
mayo 20-21 de 1945.


56







siempre en el mantenimiento de sus convicciones. Tocavia, en et articulo
que acabamos de citar, manifiesta: "Soy individualista sin rernedio.
Y no adulo a las mass. Se que ningiin partido politico me toleraria
mis rnalacrianzas. Por eso me quedo en casa, mientras no me saquen
de ella desvergienzas como Csta de ]a Bolsa Negra del Saber en Cuba."
Sin embargo, figiir6 como afiliado al Partido Socialista Popular
que lo cont6 siempre entre sus ma's destacadas figures intelectuales y
su colaboraci6n no falt6 nunca en sus peri6dicos, revistas y demais
empress de cultura. Al morir dej6 inconcluso cl esbozo de un articulo
ttulado La iglesia y el cornunismno, En 61, aludiendo, de pasada, al
sintom5tico escaindalo producido por la prensa reaccionaria ibero-cat6lica
en torno al premio concedido a un articulo de Mirta Aguirre, escribi6:
"Por lo que todos los dias leemos, la m6as honda preocupaci6n del
catolicismo en nuestros dias (al extremo de olvidar ya ]a sangrienta
per"ecuci6n del nazismo y Ilorar (por $1.000) [a tragedia de Frit en
el banquillo), es el triunfo evidente del colectivismo en la Rusia
Sovitica.
"Nadie puede negar ya -ni en e tdisfrute de ]a mis sabia imbe-
cilidad cristiana- que la guerra futura comenzarhi contra Rusia y se
convertira" en universal... pero civil, hasta en el mas esclavo y colonial
rinc6n de la tierra.
"La paz implica la derrota, desde ahora, de los bairbaros. Y los
hist6ricos defensores de la propiedad privada -la de los tiempos de
las carretas y los arcabuces, de los galeones y los piratas convertidos
en Duques- son los bairbaros de hoy.
"Nadie puede negarse que a ells mismos -los que imbecil y hitle-
risticamente se hacen llamar anticomunistas-, se debe esta anticipaci6n
nominativa de la guerra futura, que eilos parecen descar tanto, en nombre
de Cristo nada menos..."
Su fe en ]a victoria final del socialismo to acompaii6 hasta la tumba.
Cuando la incomprensi6n de muchos estorb6 sus labors en Ia Biblioteca
Nacional, renunci6 al cargo de Subdirector de ]a misma y, convencido
de la inutilidad de sus esfuerzos en el seno de la burguesla intelectual,
entrego sus armas al proletariado, cediendo s1 biblioteca personal a la
Confederaci6n de Trabajadores de Cuba, a quien ofreci6 tambien sus
conocimientos para organizar sus libros en el Palacio de los Trabajadores,
entonces en construcci6n. Hizo luego un corto viaje a los Estados Unidos
con objeto de poner al dia, para una nueva edici6n, su Panorama deIa


57







literal ura.-norteamericana, Acababa de volver a Cuba cuando lo sor-
prendi6 ]a muerte.
En Jos6 Antonio Ramos se da, limpiamente, la trayectoria de aque-
los escritores burgueses, senialados por Marx y Engels en el Manifiesto
Comunista, los cuales, Ilegados a la inteligencia te6rica del movimiento
hist6rico, se pasan a la clase que trae en si el porvenir. Su acendrado
amor a Cuba, su patriotismo .de-legitimas esencias, le hizo dirigirse
apasionadamente a todas las clases sciales en demanda deuna acci6n
publica eficaz que nos salvara de la decadencia v de la muerte. Clam6
primero a las minorias dirigentes, a las- 6lites cultas, a los escritores y
artists que no le hicieron caso; apei6 a Ia arnbici6n inteligente de la
clase adinerada y al afAn conservador de la clase media y s6lo obtuvo
por respuesta el ma s absoluto silencio. S61o en los trabajadores, a quieries
habia ignorado y subestimado en sus primeros escritos, hall6 respuesta
cabal a sus demandas y una carifiosa comprensi6n quo lo hizo incor-
porarse para sielnpre a sus filas. Y, de este modo, aunque su csfuerzo
estuvo siernpre al servicio de toda empresa noble de supcraci6n colec-
tiva, Jos6 .Antonio Ramros no recibio muchos horn.iiajes pfiblicos: Sus
companeros de generaci6n lo recordaron a poco de su muerte en el
Atenco de La Habana; no exalto nunca su memoria ninguna 'nsiitucion
official. Pero hay una forina perenne de homenaje que cuadra rmejor a
su vida consagrada a combatir, con el libro, por una mIs justa convi-
vencia: su nombre puesto a ]a biblioteca de la Confcderaci6n de Tra-
bajadores de Cuba en el rescatado Palacio de los Trabajadores. Asi
quedara por siempre unido, junto a sus armas de escritor, a la case
quo 61 sabla quo track en sus mnanos el porvenir.

The U.liversity of New Mexico
Albuquerque, N. M.
Verano de 1946




4%,?4


58















Diario de u n deportado a

Ferna ndo Poo en 1869:


Viaje de Fernando Poo a Mahon

en el vapor San Antonio

Adiis, mi esposa
Adi6$s, mis caro. hijos,
No me atormengen con su arerbo 1lanto,
El ciclo santo asi lo decret
Voy a partir Para Fernando Poo .
cUsar Garcia delPino (Canci6n del Deportado)

La criminal deportaci6n de 250 cubanos a Fernando Poo, a prin-
cipios de 1869, dio lugar a la publicaci6n de varias obras" sobre este
asunto, que describen con realismo las dantescas consecuencias de aque-
Ila monstruosa medida, engendrada por el odio, que conden6 a ]a
muerte mis horrible, entre sufrimientos multiplicados por los maltratos
y. tortures -de sus custodios, a numerosos cubanos, a los que hip6crita-
mente se iibraba del fusilamiento, mil veces preferible, por ripido y
misericordioso, a la muerte lenta y dolorosa que se les hizo sufrir.


I BALMASEDAY FRANCISCO JAv1FR, Los confinados a Fernando Poo e impre-
siones de un viaje a Guinea, La Habana, A. M. Lamy, 1899.
BRAvo Y SENTIES, MICUJL, Deportaci6n a Fernando Poo. Relacidn quo hace
uno de los deportados. New York, 1869.
MACiAS, Jose MIctJEL, Relaci~n nominal de los deportados politicos, con
cxpresion de profesiones, edad, naturalidad y fecha de la priioin, fuga y falle-
cimiento. Aio 1869. New York, 1882.
SALzuv J.N B., Los deportados a Fernando Poo en 1869, Matanzas, 1892.
SzIiRo Y LL6PxZ, H[P6LiTo. Los ndrtires cubanos en 1869. La rnds exacta
narraci6n de las- penalidades y martirios de los 250 deportados politicos a Fer-
nando Poo, La Habana, 1893.
Uni6n, paz y concordia; base en que descausa la estabilidad de la
Ropblica de Cuba, La Habana, 1905.
Carta de un deportado, La Libertad, Nueva OrIeans, agosto 1869, p. 2,
col. 2.


59









Sin embargo, nunca se ha publicado un diario que narre aquellos
epiwdios, y de este tipo es el documento que damos a la iuz a conti-
nuaci6n, en el que, frita y objetivamente, sin comentarios-imposibles de
hacer pues las notas deblan ser brews para escapar a las pesquisas de los
carceleros- se va describiendo una fase de aquella deportaci6n, el
traslado de una parte de los deportados desde Fernando Poo a-las islas
Baleares.
El autor de este diario, Rafael del Pino y Diaz, naci6 en Conso-
laci6n del' Sur el 24 de octubre de 1819." Procedlia de "una familia
genuinamente vueltabajera, de patriotas notables",3 que ya en el siglo
xvu se menciona entre los terratenientes dedicados a la ganaderia en
Vuelta Abajo, ]a que con el transcurso de los afios v tras cadenas de
matrimonios interfamilia se vio propetaria de ]as tierras existentes entre
los rios San Diego y Santa Clara, al sur de la actual Carretera Central,
con su casa. solariega radicada en el asiento del viejo hato de La Herra-
dura, sin contar con ]as haciendas dispersas como el Pinar u Hoyo de
la Catalina, en la cordillera de Guaniguanico."

2 MONSEROR PBRO. DON JOSE MARIA REIGADAS Y ANTIGUA,
CURA PARROCO DE LA IGLESIA DE ASCENSO DE NUESTRA SE1ORA
DE CONSOLACGON DEL SUR, PROVINCIA Y DIOCESIS DE PINAR
DEL R.IO
CERTIFICO: Que en el libro 2" de bautismos de espafioles, Nuevo Archivo,
al folio 9 y con n6mero 26 se halla la partida siguiente: ,- En concordancia
de lo mandado por el Sor. Provisor y Vicario General Gobernador, del Obispado
Dor. Dn. JUAN BERNARDO AGAVAN, en auto gubernativo de veinte y seis
de Enero de mil ochocientos treinta y uno se sienta la partida siguiente. En
treinta de Octubre de rnil ochocientos diez y nueve afios, el Pbro. D. RAMON
MORILLO, Cura entonces de esta Iglesia Parroquial de Nuestra Sefiora de
Consolaci6n, bautic6 solemnernente a RAFAEL JOSE, que naci6 a veinte y
cuatro de dicho mes y afio, hijo legitimo de D. Felix Jos6 del Pino, natural de
Pinar del Rio y de Maria Josefa de los Angeles Diaz. natural y vecina de esta
feligresia.- Abuelos paternos: Dn. Manuel y D1 Ignacia Diaz y maternos
Dn. Jose Miguel y D Mercedes Cepero, Fu6 su padrino, D. Rarn6n Diaz -Y con
arreglo a dicho auto lo sente y firm a veinte de Julio de mil ochocientos treinta
y nueve aios! Br. ANTONIO JosA. GONZX.Ez.- Hay una rfibrica.
Es conforme a su original. Consolaci6n del Sur, Noviernbre cuatro de
mil novecientos trece. -- JOSE Ma. REIGADAS
SANTOVENIA, EMETERIO S., Pinar del Rio. Mexico, Fondo de Cultura
Econ6mica, 1946, p. 205.
4 BERNARDO Y ESTRADA, RODRico D, Pronguario de mercedes, La Habana,
1857, p, 50.
Testamento de su tio matemo, suegro y io politico, Jose Miguel Diaz
Cepero, viudo de Candelaria del Pino y Diaz, Squien hasta 1850 fue el patriarca
de 'este clan formado p r Pinos y Diaz. Bliblioteca Nacional ."Jos6 Marti".
C. M. Diaz, No. 1.


60





























MVMS' ,V M

F



Zx



All

.. ...... ... .. ..... ... .. .



I .;:;x





..... .... .. . .... ..... ..
. .. . . . . .... .. .. . .
..........
....... ..
........... VI'l'-N V-1

!4-3


... ...... .....



A
..... ... ... .... ... .. .... ..... .. ....
.... .............
............
.... .... .... .... .. ..
Vo. Y"rX


X - - - - - -
X X""A,
.....................
............. ....
OYX
............

..........
:--nX

'k Z"

-15
ilx-





.......... NO,
..........
NN.1;v















A4


XK.





14L









































































































...... ......









Entre los bienes de la familia, figuraba una casa de mamposteria,6
sita en el nfimero 69 de la calle de Ant6n Moco o de los Pinos,7 la que
recibia este "Itimo nombre gracias a la mencionada casa, destinada a
hospedar*a los j6venes de la familia que venian a La Habana a realizar
sus estudios y a sus mayores cuando por negocios u otros motivos nece-
sitaban trasladarse a )a capital.
En dicha casa pas6 nuestro personaje parte de sui nifiez, mientras
estudiaba las primeras letras y, con posterioridad, siendo auin un mu-
chacho, se le tuvo navegando para que aprendiese nAutica pero, por
razones que desconocemos, regres6 a Vuelta Abajo y se dedic6 a atender
parte de las extensas posesiones familiares. Mas tarde, contrajo matri-
monio, siguiendo la costumbre familiar, con su prima hermana, por
partida doble, Paula Diaz y del Pino, con la que tuvo una larga des-
cendencia.
Al fallecer su suegro en 1850, queda situado al frente de la familia
y durante aios se dedica a acrecentar el patrimonio dc la misma.
A] estallar la Guerra de los Diez Afiios, se afirma que era delegado
revolucionario en Vuelta Abajo8 y que se le habia reconocido el grado
de Coronel, pero al producirse "la gran redada que debel6 el aizamiento
general que se proyectaba en Vuelta Abajo"'' -que posiblemente estaba
sincronizado con el levantamiento de Las Villas y que, evidentemente,
fue delatado pot alguien que conocia a todos los jefes de la regi6n-
fue detenido el 30 de enero de 186910 en La Herradura, junto con Jos
hermanos habancros Francisco y Herm6genes Echemendia," designados
por la Junta de La Habana para que fungiesen como su Jefe de Estado
Mayor y Secretario, respectivarnente. Simultaneamcnte, era detenido, en
San Cris%.6baI, su hijo Rafael, estudiante de medicina,'2 que se encon-

Vedase nota 5.
] PEZUELA, JACOmO DE LA, Diccionario geogrdfico, estadistico, histrico, de
la Isla de Cuba, Madrid, 1863, T. III, p. 85.
8 Nota necrol6gica en un peri6dico de La, JIabana -que desdichadaniente
no hemos podido identificar- publicada en la segunda quincena de diciembre
de 1899. Biblioteca Naciona! "Jos6 Marti". C. M. Pino, No. 1-Anexo.
0 GACTA DEL PINO, CJSAR. Un documento inidito sobre la guerra de los
Diez Afios en Occidente: El testimonio de Gonzalo Castillo En Revista de ta
Biblioteca Nacional "Josd Mart i" No. 3, sept.-dic. 1968, p.' 47.
10 MACfAS, J. M., Op. Cit., p. 13.
11 Vase nota 8.
I RODRiGUEZ EXP6SrTo, CASAR, Indice de midicos, dentistas, farmacduticos
y estudiantes en la Guerra de los Diex A'ios, La Habana, 1968, p. 441.


62









traba entregado a tragines conspirativos en esa poblaci6n, apareciendo
como escribiente de la Escribania de Santiago Gutirrez de Celis y,
dias mis tarde, en La Habana, los hermanos Juan e Hip6lito Sifredo


(escrito a veces Cifredo) y Ll6piz, sobrinos del pirroco de Pinar del
Rio, de este 4iltirno apellido, y hermanos de Jacoba Cifredo, criada, al
quedar huerfana, por la familia Pino.Diap13 y casada mas tarde con
unode ellos.

13 Wase nota 5.








El grupo detenido en Vuelta Abajo, fue conducido a San Crist6bal,
donde "se form6 el correspondiente sumario, el que con los interesados
se remiti6 A la Capitania General en 23 de de febrero".4 Al Hlegar los
presos a la Capital, fueron remitidos a la fortaleza de La Cabafia, donde
se les recluv6 en el calabozo nimero 13 y, dias mis tarde, se les someti6
a un Consejo de Guerra, en el que se les conden6 a muerte, pero
mediante el pago de $30001 esta sentencia fue conmutada por ]a depor-
taci6n a Fernando Poo. Hemos buscado in('tilinente, en el Archivo
National, la causa correspondiente, lo que nos hace suponer que, o bien
fue destruida para tapar el soborno, o fue a dar a Espania cuando, al
cesar su sobtrania en Cuba, nos despoj6 de rras de 500 cajas de docu-
mentos, que se hallan hoy en los archives de la Peninsula, 0 quiz-s,
fueron a dar como materia prima a la papelera de Puente Grandes,
corno consecuencia de un "chocolate* final de un grupo de funcionarios
espanioles",1
La importancia del papel de este grupo de conspiradores se des.
prende del informe del Teniente Gobernador de San Crist6bal, que
citamos en la Nota 14, pues de )a larga lista de press que relaciona,
los finicos enviados a Fernando Poo son elios.
Esos dias de prisi6n en La Cabafia, se caracterizaron por las con-
tinuas amenazas y vejaciones cjue los vol untaros de guardia en la
fortaleza adoptaron como sistema, para dernostrar su odio a los cientos
de cubanos alli hacinados," triste presagio del destino que les aguar-
daba. Consciente de su incierto fituro y de su responsabilidad hacia
su familia, el 14 de marzo Rafael del Pino otorgaba, "previo el permiso
del Sr. Gobemador", amplio poder"I a su esposa, para que 6sta pudiese
administrar los complicados asuntos familiares.

I4 Informe del Tte. Gobernador de San Crist bal, Don Juan Madan al
Gobernador Superior Politico. BOLErTN DEL ARCHIvo NAciONAL, La Habana,
1916, T. XV, p. 254.
2 La prensa del exilio, aunque equivocando los tirminos, se hizo eco de
este soborno. El Republicano, Cayo HUo, julio 31, 1869, p. 3. col. 3.
10 LLAVERfAS, JoAQufN, Historia de los Archivos de Cuba. Segunda Edici6n,
La Habana, 1949, p. 157 y 158.
17 BRAVO Y SENTIES, M, Op. cit., p. 33-43.
18 Biblioteca Nacional "Jos6 Mart1". C. M. Pino, No. 2.
*Con esta denominaci6n pintoresca se designaba en la colonia los fraudes
realizados por los funcionarios p6blicos, mis tarde liamados chivess" durante la
repbiica mediatizada.

64








Una semana mas tarde, en medio de un aparatoso alarde de fuerza,
entre los insultos de una turba que no vacilaba ante el crimen, cran
embarcados en el vapor San Francisco de Borja los deportados cubanos.
No vamos a extendernos sobre las horribles condiciones de aquella
ergtula flotante y su espantosa travesia; remitimos a nuestros lectores
a lo que escribieron algunos de los sobrevivientes y como prueba de
que 6stos no exageraron, existe una carta del honrado jefe del cuerpo
de Sanidad Militar de la Armada Espafiola en el Ajostadero de La
Habana, Don Santiago Moreno,' que ratifica todo lo que aqu6110s
narraran.
Por fin, el 28 de mayo, arribaba el buque-circel con su doliente
cargamento a las playas de Fernando Poo, isla que por sus condiciones
era considerada "pails mortifero", por un personaje tan poco sospechoso
de cubania, como el entonces Obispo de La Habana, quien al suplicar
al Presidente del Gobierno Provisional, General Serrano, que les destinase
otro punto de destierro, decia: "Nadie en este pals ignora, Excmo. Sr.,
que el ir deportado a Fernando Poo, es lo mismo que caminar al
cemen terio". 20
Durante su permanencia en aquella isla "escaparon, en tres grupos,
algunos de los deportados con recursos econ6micos',2' los integrantes de
un cuarto grupo, en et que figuran del Pino y sus allegados, "desgracia-
damente fueron aprehendidos y sumariados, por cuya causa les llev6
ochenta onzas el jue7, prometiendoles ponerlos pronto en libertad",-2
y condenAndolos, en definitiva, a permanecer arrestados un rues en Cl
cuartel. Una vez mts el soborno los libraba de la muerte inmediata,
representada por el temible Cayo, isleta donde las condiciones eran tan
espantosas como para disputarle su triste lugar en ]a historia, a ]a isia
del Diablo.
Estando au'n presos en el cuartel arrib6 a la isla el vapor San Antonio,
destinado par el gobierno espaniol -obligado por el meAndalo motivado


1 La Prensa, La Habana, abril 28 de 1869, p. 2, col. 5.
20 MAIRTiNEZ SAEz, FR JACINTO M., Los Voluntarios de Cuba y el Obispo
de La Habana, Madrid, 1871. p. 41-50.
2 Vase Nota 9.
22 La Revolucicn, New York, diciembre 23, 1869, p. 3, col 3.


65








por aquella monstruosidad- a trasladar de la isla a los deportados
supervivientes, pero como este buque resultaba pequefio para conducirlos
a todos y habia coincidido en su Ilegada con la urca Pinta, se sorted a
los deportados para distribuirlos entre ambas embarcaciones.
Como este relato se aparta del destino de los infelices, a quienes toc6
]a desgracia de viajar en la urca Pinta, queremos dedicarles un -ltimo
parrafo. Si terrible fue la suerte de los deportados del San Antonio,
peor fue la de ellos, pues el Comandante de la nave era una sidica
version iberica del legendario capitan Bligh. En honor de ]a marina
espafiola, debemos agregar que mas tarde fue expulsado de sus filas
por su conducta con los deportados.
Tampoco nos extenderemos en narrar cl viaje desde Fernando Poo
a las Baleares dellento San Antonio Ileno de moribundts, amenazados
por el rn6dico de a bordo con meterlos en Ia barra" y donde algunos
"murieron devorados por los gusanos" 4 -baste decir que cuando llegaron
a Mah6n, Juan Bellido de Luna les visit y escribi6: "Tienen la cara
verde, parecen cadiveres ambulantes y pocos, muy pocos, escaparan
con vida. 125
De esos "pocos" fueron los del Pino a quienes, despues de pasar una
larga cuarentena en el Lazareto de Mah6n, se Ies desfin6 a residir en
Madrid, bajo estricta vigilancia policiaca.21
Durante su estancia en Madrid su hijo Rafael, que habia reanudado
sus estudios, conoci6 a Fermin Valdes Dominguez --dando inicio a una
larga amistad- y por mediaci6n de este, a Jose Marti, quienes entraron
asi en relaci6n con 61.

No fue hasta fines de la Guerra de los Diez Anios, que se ie permiti6
volver a Cuba, enviudando poco mis tarde. Anios despues volvi6 a
casarse con otra parienta, Dolores Herntndez y Martinez, con quien
tambi6n tuvo extensa descendencia.

z Vase nota 22.
24 BALMASEDA, F. J4, Op. cit., p. 231.
3 Vase nota 24.
26 El Demcrata, New York, septiembre 6, 1870, p. 3, col. I Reproduce
una citaci6n del Gobernador de la provincia de Madrid, Don Juan Moreno
Benitez, fecha junio 9, 1870, en la que se menciona, entire .otros .a los del Pino.

66










PLwANO DEL "SAN FR&NCISCO DE BORJA.W


a~il 4k sea.


5 Not I oPg

. i do is ml a.


* hMm~Im wind..
H t~*NUW~U~

13 EmmiUaI~&Za~w~
14 1~ai.
1$ Vt~tauImh


67








Sus antecedentes lo hicieron el dirigente natural de los clementos
independentistas de la zona donde habitaba, y de tal modo se hacia
sentir su influencia que, en 1882 u 83, fue victima de una tentativa de
asesinato -por dos presidiarios indultados exprofeso- en la que result6
gravemente herido en ]a mano y brazo derecho, perdiendo como conse.
cuencia el dedo meniique.27
Al iniciarse los trabajos que condujeron al 24 de febrero, se le cont6
entire los iniciados en el movimiento, y se asegra que "sostenla relaciones
con Marti, por medio de los conspiradores encargados de Vuelta
Abajo".8 No obstante su conocida ideologia y pese a [a oposici6n de
las autoridades colonials, fue electo alcalde del entonces ayuntarniento
de Paso Real de San Diego, ocupando a'in esta posici6n cuando la
Invasion penetr6 en Vuelta Abajo.
Sin vacilar y "a pesar de contar 77 alios de edad se p1so a las 6rdenes
del inmortal Maceo, lievando consigo gran contingente de hombres y
de dinero, y concurri6 entre otras a las acdiones de Sabana Maiz, Rubi y
Cacamjicara"29
Agobiado por los anios y los trabajos de la guerra, falleci6 en Limones
el 17 de noviembre de 1896. Al terminar la contienda fueron exhumados
sus restos y trasladados a esta capital.0
Su diario esta escrito en tres hojas de 21 x 1 3.2 cm y se halla incom-
pJeto pues de la pagina 4 pasa a la 11; no sabenos si las hojas- que
faltan Ilegaron a Cuba y se extraviaron posteriormente, 0 si fueron inter-
ceptadas por las autoridades, pues por una nota marginal del documento,
se sabe que desde Mah6n remiti6 a su esposa lo que tenia escrito hasta
el 8 de octubre.
Este diario figura en la colecci6n de manuscritos de la Biblioteca
National "Jos6 Marti".

27 Datos recogidos por la tradici6n familiar.
2 VTase nota 8.
29 Vase nota 8.
-9 Cementerio Crist6bal Col6n, tomo 68, folio 523.
AL MARGEN: No. 2414. Dn. Rafael del Pino. Restos. N. 0. 6.c,/c.B.
AL CENTRO: En catorce de Diciembre de mil ochocientos noventa y
nueve aios se di6 sepultura en este Cementario Col6n, en el cuartel, N. 0.
cuadro nAmero seis campo comurn, b6veda 6nica, de Dn. Francisco Gonzilez
Cortina, previa autorizaci6n del Excmo. e Iltmo. Sr. Obispo Diocesano, a los
restos mortales de Dn. Rafael del Pino y Diaz, Coronel del Ej reito Cubano,
y lo firm6--.
(firna ilegible y rubrica)


68














































.-... ~
~







1869


Agosto 4 a las 6 1/2 de la maiana embarcamos en / la baia. de
Fernando Poo abordo del vapor / Transporte dc guerra 170 deportados
entre /ellos 92 enfermos, a las 4 1/2 de Ia tarde lev6 / anclas y salinos
destinados de orden superior / para Sta. Cruz de Tenerife nabegamos
sin no/vedad hasta el dia 14 que alas 2 1/2 de Ia tarde / falleci6 el
Ldo en eyes D11 Jose Meza," y / alas 8 / de la misma noche falleci6 el
escribano R1 Dn Jose de la Luz Ortega, ambos fucron arrojados al / mar
alas 4 1/2 de la mafiana siguiente, el / dia 20 alas 9 de ]a noche falleci6
Dn Bias Al/mansa,-3 fue arrojado al mar alas 4 1 / de la mafiana si-
guiente, dia 22 amanecimos frente / a la Isla del Fuego y por la tarde
fondeamos / en el Puerto de la Isla Santiago de Praya / alas 10 de esta
noche falleci6 el Ldo en me/dicina D1 Angel Sandobar,:4 a / las 7 de la
mana/na del dia 23 falleci6 Dr Manuel Rodri"uez3, / dc profeci6n
mayoral de ingcnio y fueron / arojados al mar alas 6 1/2 de la tarde
del mis/mo dia a distansia del puerto de tres millas / donde fueron
conducilos en un bote por / un ofisiar y 4 marineros, en dicha tar/de
vino un bote del puerto abordo / con orden del gobernador para que en
el / acto se retirara el buque por estar la / jente infestada y no quieren
se ba/lIa a estender la epidemia a la Isla / at oscurecer alsaron las
anclas y salimos / para S. Vicente de Cabo berde, al arna/necer el dia
24 estabamos frente ala / isla del Fuego porque borbio el S. / Antonio
a reconocer dicha Isla, pa/ra tomar rumbo, nabeganics con/buen tiempo
todo el dia los enfer/moses agraban, administran a D" / Diego Ribas
becino de Guanajai y / profecion injenicro Sibil, alas 8 de ]a / noche
de este dia 24 fallecio D11 Di/ego Ribas "I y fue arojado al mar a/las
4 de la mafiana del dia 25. a/las 10 de la isma fondeamos en / S.

31 Natural de Managua, de 31.ainios, casado y vecino de Guanabacoa.
MACfAS, J. M., Op. cit., p. 13.
32 Natural de La Habana, de 43 ofio, casado y vecino de Bejucal.
Ibidem, p. 11.
43 Natural y vecino de La Habana, de 54 afios, viudo, curial. Ibidem, p. 1.
34 Natural de La Habana, de 50 alios, casado y vecino de Rancho Veloz.
Mac as da equivocadamente su muerte como ocurrida el dia 23, pero el Diario
de del Pino et tenninante; falleci6 el 22, a las 10 de la noche. Ibidem, p. 15.
3S Natural de San Jose de las Lajas, de 46 anos, casado y vecino de Rancho
Velo. ibidem, p. 14
36 Natural de La Habana, de 38 aios. casado y vecino de Guanajay.
Ibidem, p. 13.


70








Viente de Cabo berde, donde nos / pucieron en observaci6n por tres /
diaz interin hace agua biberes / y carbon,- dia 26, se agraba Dn Jos6
Obando / D" Franc. Riera ambos los administran / y el segundo hizo
tetamento sigueel bu/que haciendo carbon, alas tres de la tarde / del
mismo dia 26 fallecio D" Fran". Riiera.7 natural y becino de S. Juan
de los Remedios profeci6n del corn0 alas 8 de ia / noche fue mandado
tlevar su cadaber a / tres millas del puerto y arojar al mar ] por no
concentir el gobernador de la Isla fue/ra ilebado a tierra, dia 27 alas
10- de la no/che fallecio Dn Federico* Obando-3 natural y besino
de la Habana profeci6n conductor del / ferrocarril fue mandado
arojar al mar / alas site de la maiIana del siguiente di/a, el buque sigue
haciendo agua biberes / y carbon, domingo 29 seguimos empuerto / con
varios enfermos de gravedad lunes / treinta seguimos empuerto sin
novedad. / Martes 31 sin nobedad, Setiembre 19 ala / una de la mafiana
falleci6 D" Jofs .Nufies" / natural y becino del Mariel alambiquero,**
a,/ las 4 de la mafiana salimos Para Canarias / y a las 10 de la mafiana
fue. arrojado at a/gua el cadaber de Nufies, lobio con abunda/sia hasta
las dos de la tarde, Juebes dos na/begamos sin nobedad con varios
enfer/mos grabes, alas 10 de la mariana del dos / fallecio Dn Joaquin
Nober,40 natural y / becino de la Habana profecion mecanico / ala una
y media de la Larde fue arojado al / agua el cadaber de Nober como


37 De 28 afios, casado. Macias lo da por muerto el 27. Ibidem, p. 14.

SPrinero escribi6 fosi, test~ndolo mis tarde.
as De 42 afios, casado. Macias y Bravo Senties, afirman que cra vecino
de AlqUizar y guatda-almacen del fefr6arril, ibidem, p. H BRAvo Y SENTIES,
M., Op. cit., p. 103.
s De 25 afios, casado Macias y Bravo y Senties lo dan como natural de
Cabafias. MAcfAs, J. M. Op. Cit., p. 11 ; BRAVo Y SENTIES, M., Op. cit., P 103.
Primero escribi6 propietario, y despues lo tach6.
40 De 30 afios, soltero. Este deportado y Miguel Arce, que moriria ms
larde en Mah6n, se hallaban cubiertos de gusanos, que el- abandono en que
estaban hablia permitido que se muitiplicaran "en las filceras que se les forma-
ron con los balances del vapor Borja donde quiera que en sus demacrados
cuerpos sobresalian los huesos y se habia ido destruyendo la piel por su roce
con la dura tabla. Fueron puestos con los cerdos debajo del castillo de proa,
pue clukaban asco I los oficiales, y en sus 41timos mo>mentos, Novel, al oir los
%Si W cue le dirigi6 el medico de I bordo, D. Emilio Fernandez Cid, le :dijo
b .*se'mlei-te, doctor, poco le dari que hacer, y espir6". BALMASEDA, F. J. Op.
cit., p. 231

71









a 50 le/guas de Cabo Berde, primer singladura / desde Cabo Berde
para Canarias = 40 leguas 4 / dia tres alas 7 de a maiana descom-
poici/cion en la maquina estubo el buque pa/rado hasta las 10 de la
mafiana dando fu/ertes valances, singladura de este dia 32 y / una milla,
a las dos y media de ]a tarde se / abist6 un bergantdn goleta espaiol
a toda / bela con alas y arrastraderas bino al habla / y se dirijia a ]a
isla de la Sar y montebideo / alas 6 de la tarde se di6 el grito de
hom/bre al agua, manda el segundo cornandante / parar la inmquina,
echa bote y salbabida / al agua prebino al timonel que orse .y... [salta
a la pagina II] Dn Mateo 6 0Dn Manuel Menendez, limd 4 es/cribi al
Dr Argumosa a Santander Torrelavega mid 5 escribi a D1 Ram6n Diaz
Perez aTorre/lavega Imd 6 escribi a Dr Feliz Vazcaral a / Sierra Leona
Imd 6 escribi a Dr Jose Ma Iglesias a Cadiz Carteria de la marina.
Miercoles 6 de ocbre. seguimos en cua/rentena sin nobedad, Juebes
7 seg-iumos sin / nobedad ayer puse las eartas en el correo yhoi/*
sigo escribiendo a mi familia, biernes 8 anoche / fallecio D1 Jose' Leon
Arberna 4 natural y besi/no de S. Juan de los remedios profecion
escritor / public, por culla defuncion debe aumentar/se ]a cuarentena
5 diaz mas / o empezar a core] / desde hoi sin contar los diaz corridos
Sabado / 9 alas 4 de esta mafiana falleei6 D" Juan Bta / Blanco42 na-
tural de la Efaba recidente en Consola/ci6n del Sur professor de educa-
ci6n primaria / Domingo 10 no hai nobedad ayer escrivi a mi mujer y
al Pbro. Dn Jose Sieyra a galisia sa/lieron las cartas hoi tAs liebo
D" Jaime / Bou al correo, Lunes 11 no/ubo nobedad, mar/tes 12 no
hay nobedad murio el pardo Alejan/dro Sereso43 natural y becino de

40-a Se refiere a leguas marinas (ya en desuso) de a veinte al grado, equi.
valentes a 3 milas maritimai, o 555555 m.
Aparece una nota mrginal que dice: hasta el dia 8 de iste mande a
Paulita esta relacion.
41 De 42 aflos, soltero. Fund6 en Remedios "los peri6dicos La Raz6n y El
Porwenir, escritor fecundo, verdadero republicano y poeta dulcisimo". Ibidem,
p. 230.
'1 De 42 anos, casado. Macias y Bravo Senties, 1o dan por natural de
Puerto Principe y el primero dice quo falleci6 P1 dila 10 y en el Lazareto, cuando
no ingresaron en este lugar hasta el dia 21, segfn se desprende del Diario.
MACiAs, J. M., Op. cit., p. 5. BRvo Y SENTIES, M.. Op. cit., p. 100.
4-3 De 48 afios, soltero Macias y Bravo Senties, dicen que es natural de La
Habana y aqu1* afirma que falleci6 en de Lazareto el dia 18, lo que evidente-
mente es err6neo. MACAAS, J. M. Op. cit., p. 6 y BRAVo Y SENtIES, M., Op.
cit., p. 106.


72








Guanabacoa de / profecion zapatero y cosinero. Miercoles 13 sin / no-
bedad, juebes 14 no ubo nobedad, biernes / 15 no hubo nobedad
Sabado 16 corren ru/mores que nos mandan al Alcenar otros / que
al Castillo de Sta. Pola y otros que / nos embarcan en el San Antonio
y otros / que Sn. Antonio -va a barcelona a buscar de/portados de aquel
punto y despu6s nos leba / para Canarias, todo es incertidumbre, paci/
ensia y esperal en el tiempo, I lo dirai, Do/mingo 17 alas 6 de-1a
mariana falleci6 Dn Fe/lipe Valerio 44natural de la Hab- becino del /
Calabasar Casado. propietario edad como 45.a. Lunes 18 no hai nobe-
dad. Martes 19- / sin nobedad Mi6rcoles 20. no hai nobedad
juebes 21: fuitnos entregados alas dos de ]a tarde por / el Comandante
del vapor al gobernador de me/norca y quedamos en el Lazareto a
esperal or/denes del superior gobierno. Ifiernes 22 falle/ci6 D" Antonio
Gonsales 4. becino de Cairdenas / profecion administrador de la conta-
duria de la a/notaduria de hipotecas de Cardenas Sabado 23. / no
/ubo nobedad, Domingo 24 no ubo no/bedad = este es el dia de
mi santo y cumpleanios, me / toc6 estar de cosincro, ne lcbante ter-
prano hice / cafe puse a cocinar bacalao que dej6 en agua /

















44 De 40 afios. Tambin afirma Macias que muri6 en el Latameto. MA-
CGAS, J. M., Op. cit., p. 16.
45 Natural de La Habana, de 68 afios, soltero. Ibidem, p. 8.














En los


dias


de


Gudimaro


9-12 de abril de 1869


Recortes


de


prensa,


testimonios


Y


documentos


Seleccionados y comentados


por


Juan


Pirez de la


Riva












tA 1
En los dias de Guaimaro








Juan Prez de a Riva


Infinitos sucesos acaccieron del viernes 9 al lunes 12 de abril de 1869,
pero ninguno -salvo la Asamblea de Gudimaro, el sdbado 10, y ex-
cluswvamente Para nosotros los cubanos- ha retenido la atencio'n de los
historiadores.
Er esos cuatio dias no muri) ninguin jefe de Estado, no se declare
ninguna guerra, ni se firmn ningin tratado, .tampoco ocurri6 ninguna
catastrofe que la historia haya estimado digna de menci6n. En esos
cuatro dias, es cierto, rnurieron no menos de 428,000 personas en todo
el mundo y, so1o en nuestro pals, mros de 600, pero la suma de todas
estas catdstrofes individuales no tiene categoria hist6rica, no tiene el valor
de un cataclismo: terremoto, epidemic, esplindida batalla, dignos de
figurar en los libros.
El sabado 10 de abril de 1869, en Gudimaro, es para los cubanos
un di"a para recordar, alli tal vez se decidi6 la suerte de la guerra, como
lo se'ialara Collzo. Asti, nos pareciw interesante recopilar los texts q)ue
reviven lo alls ocurrido y luego compararlo a lo sucedido en otras parts.
En la Habana en particular, se desarrollaron sucesos que fueron como
el reverse de I medalla de Gudirmaro: aqui se creia construir para el
futuro, alli se pretendia defender el pasado, detener ia historia. La
importance insospechada de to acaecido en la capital nos indujo a
tomar estos sucesos como marco externo al hecho central de este relato,
que es lo ocurrido en Gudimaro el sdbado 10 de abril de 1869.
Pero nuestra isla no estaba aislada del resto del mundo, en Wash-
ington, Madrid, Londres, Paris, se segusi con atenci6n lo que aqui
sucedla. Se intentaba, discreta o abiertamente, torcer el destino de Cuba,
anular la voluntad de su pueblo de liberarse del yugo colonial. Buscarnos,

77








pues, lo que podia encontrarse en la prensa diaria de aquellas capitales,
y aqui estd nuestra cosecha.
Las fuentes de esta recopilacidn han sido tinicamente las colecciones
de peri6dicos conservados en la Biblioteca Nacional. Ha tal vez defor-
mado Ia imagen que ofremos la obligada limitaci6n de las fuentes? No
lo pensamos, pero tampoco lo negamos. Pretendimos recalcar el aista-
miento de los rebeldes cubanos, el espesor de indiferencia e incompren-
si6n que mds ald de nuestras aguas los envolvia. Su grandeza moral y la
bajeza y cobardia de sus enemigos. Estd logrado el empefio? A otros
toca decidirlo. No fue fdcil en todo caso encontrar textos que publi-
cados en el corto lapso de cuatro dias fuesen lo suficientemente evoca-
dores, y tuvimos que anladir algunos comentarios para darle cierta
hilaci6n al montage. La diferente tipografia perrnitird al lector distin-
guirlos fdcilmente. En otras ocasiones, para ganar espacio y coherencia,
agrupamos y resumimos noticias dispersas en distintos lugares de un
mismo peri6dico, pero pubticadas todas ezl muimo dia. En estos xcaos
nada anadimos ni cambiamos, y la traduccien ha sido siempre lo mas
fiel possible.
Los versos que separan los distintos momentos del drama habanero
estdn tornados del Romance de la Guardia Civil, de Federico Garcia
Lorca. QuiSImos dear que la clara voz de este andaluz de pura cepa
revelara el recdndito sentido de los sucesos que narrdbamos.

Noviembre de 1967


El 9 de abril de 1869 Guaimaro amaneci6 de fiesta, en las 217 casas
del pueblo la noche fue larga para un millar de cubanos que vibraban
de entus'asmo en espera de Cespedes -y los suyos, de Agramonte y de
los villarefios que alli debian reunirse para acordar la- nueva consti-
tuci6nt de ]a Repbfica de, Cuba.

Este bonito poblado presentaba un golpe de vista encantador, se
hallaba de gala, pues en 9l estaban reunidos los patriotas orientates,
centrates, villarenos occidentales; sn embargo,, notdbase bastantet
marcado .contraste en aquel conjunto -de patriotas- los que eran parti-
darios de la declaraci6n de Carlos Manuel de Cispedes que se titulaba
Y! 16titulaban aqueios, "' "'
os, Capitdn General; y los que s6Io estaban pot la
constituci6n de un gobierno republican [...] Los orientales que acorn-
paiia'ban a Cespedes,. que eran en su Mayor parte miembros de las
familiar mds distinguidas y de nombradia en Bayamo; por cierto qU
casi todos eran coroneles. y. generAwksvistiendo con lujo, mientras los


78








camagiieyanos ostenta ban el tipico traje de campesino .cubano y el grado
de lfe de Partida, equivalente at de capitdn [peroj'

Ignacio Agramonte, sin embargo, se preocupa por la ropa que ves-
tirt a su entrada en Guaiimaro y le escribe a su esposa, refugiadaen una
finca a pocas leguas:

.Adorada companiera mia: debiendo salir mafiana muy temprano
para Gudimaro necesito me mandes hoy, si estdn planchados, el flus
nuevo de. drill cazador, una camisal(a de pinos azuIes, o en su defect
la dcl capitdn) un par de ealzoncilos, los zapatos de pellejito y mi
corbata si estuviese ald, que quizds no...
Gaspar que Ileva esta, podrd si vuelve hoy mismo como dice, traer
to que te pido...
Cuidate mi angel adorado, procura estar contenta y alegre siempre,
que por ti y para ti vive tu eterno adorador


Mart no estuvo presence en Guaimaro pero en el exi io conoci6
a varios testigos, Fernando Figueredo entre otros, que ie contaron los
pormenores de aquel dfa memorable, dej~mosle hablar:

Era manana y feria de almas en Gudimaro, con sus casas de lujo,
de calicanto todas, y de grandes portales, que en calles rectas y anchis
caian de la plaza espaciosa A Ia pobreza pintoresca de' los suburbios,
y luego el bosque-en todo alrededor, y detras, como un coro, las colinas
vigilantes. 'Las tiendas rebosaban. La calle era cabalgata. Las families
do los'hlroes, anhelosas de verlos, venian adonde su heroisto por ponerSe
en la ley, iba a ser mayor, Los caballos vendn' trenzadOs y las carretas
enramadas. Como novias venian las esposas; y las criaturas, como cuando
les hablan de Io sobrenatural. De los estribos se saltaba d los brazos.
Los espanioles, ategres, hacian buena venta

SARREDooN Y MIRANDA, FRANCrSCO DE, Recuerdos dg las guerras de Cuba.
Caracas, marzo 22, 1894. 240 h. p. 80.
2 BE.TANcOURT Y AGRAMONTE, E. Ignacio Agramonte y l arevoluciJn cubana.
Habaina, 928. p. 386


ow9-








eA quiin salen d vet, istos, saltando al mostrador, las casas salin-
dose a 16s portals, las madres levantando en brazos d los hijos, un
tendero espaniol sombrero en mano, un negro canoso echdndose de
roddlas? Un hombre, erguido y grave, trae 4 buen andar, alta la rienda,
el caballo poderoso; manda por el imperio natural. rds que pot la
estatura; leva ai sot Ia cab eza, de largos cabellos; los ojos claros y
fires, ordenan, mas que obedecen: es blanca la chamarreta, el. sable
de pano de oro, las poldinas pulcras.
SY qui cortejo el que z6iene con Carlos Manuel de Cspedes! Fran-
cisco Vicente Aguiiera, alto y tostado, y con la barba pot el pecho,
viene hablando, a paso de hacienda, con un anciano florido, muy
blanco y canoso, con el abogado Ramon Cispedes. Van callados, del
mucho amor el uno, y el otro de su seriedad natural, Jose Maria Iza-
guirre, que en los de Gispedes tiene sus ojos, y Eligio, el otro !zaguirre,
rubio y barbado. Corte a cabatlo parece Francisco del Castillo, que da
a ia guerra su fama y su fortuna, y en la Habana, cuando se ensefi6,
gano silla de prohombre; y le conversa, con su habia de seda, lose
Joaquin Palma, muy mirado y celebrado, y muy arrogant en su retinto.
El otro es Manuel Pehia, todo brio y libertad., hecho al sol y al combate,
brava alma en cuerpo nzio. Jesis Rodriguez es el otro, de rods hechos
que palabras, y hombre que se da, 6 se quita. Van y v'ienen, caracoleando,
el ayudante Jorge Milanes, muy urbano y patricio; el gobernador Miguel
Luis Aguilera, criado al campo leal, y prendado dei jefe; y un mozo
de ancha espalda y mirada 4 la vez fogosa y tierna, que monta como
quien naci6o para encabezar, y es Fernando Fiqueredo. En silenco pasan
unas veces, y otras se oye un viva.
ePor quin manda Cispedes que echen a vuelo las campanas, que
Gudimaro ve conmueva y alegre, que saIga entero a recibir a una
modesta comitiva? Entra Ignacto Agramonte, salendose del caballo,
echando la mano por el pire, queriendo poner sobre las campanas la
mano. El rubor le liena'el rostro, y una angustia que tiene de c6lera:
i Que se callen, que se callen las campanas! El bigote apenas sombrea
el labio belloso; la nariz le afina el rostro puro; lteva en los ojos su
augusto sacrificio. Antonio Zambrana monta aitivo, como clarin que va
de si/la, seguro y enfrenado; el Marquis va caido, el ardiente Salvador
Cisneros, que es fuego todo bajo su marquesado, y cabalga como si
Ilevara los pedazos mat compuestos; Francisco Sdnchez Betancourt frae
' Ia patria lo que le queda atin del cuerpo pobre, y todos le preguntan,

80








rodean y respetan. Pasa Eduardo Agramonte, bello y bueno, llevdndose
las almas.- iAlld van, entre el polvo,- los yareyes, y las crines y las
charaarretas!
Los de Las Villas Ilegaron mas al paso, corno quienes venian de mar-
chas muy forzadas, y 4 bala viva ganaron el camino al enermigo. Les
mandaba la escolta el polaco Roloff, noble jinete que sabe acometer, y
sabe salvar, alto de frente, inquieto y franco de ojos, reniido con las
espera, i hijo fandtico y errante de la libertad. Doctores y maestros
y poetas y hacendados vienen con it; i y esto fue lo singular y sublime
de la guerra en Cuba; que los ricos, que en todas partes se le oponen,
en Cuba la hicieron! PoT el valer y por los afios /zackz como de cabeza
Miguel Jeronimo Gutiirrez, que -se trajo a pelear el juicio cauteloso,
el simple corazon, la cabeza inclinada, la ldnguida poesia, el lento
hablar, y su hio. Honorato Castillo venia a levantar la ley sin la que
Las guerras paran en abuso, 3 derrota, 0 deshonor,.- y a volverse
al combat, austero y audaz, bello por dentro, corto de figura, de alma
clara y sobria. Manso como una dama en la conversaci6n, peinadas las
barbas de oro, y todo Rt consejo y cortesia cabalgaba Eduardo Machado,
ya comentando y midiendo; y con it Antonio Lorda, en quien el obstdculo
de la obesidad haca rds admirable la bravura, y la constancia era
igual 4 la llaneza; las patillas negras se las echaba por el hombro;
clavaba sus Ojos claros. Arcadio Garcia venia con ellos, natural y amis-
toso, y patria todo, y buena voluntad; y Antonio Aicald, popular y
querido, y cabeza en su region; y Tranquilino Valdes, de voto que
pesa, hombre de arraigo y calma. Iba la cabalgata fatigada y feliz; se
disputaban a' los valientes villareios las casas amigas; eno habian
llegado alit, los bravos, bajo un toldo de balas?3

Es YA CASI MEDIODf
Aquel viernes 9 de abril hizo buen tiempo sobre casi toda Inglaterra,
un ai fresco de primavera invitaba a largos passes bajo los Arboles
que a un sol todaAa bonach6n lucian sus primeros retoios. Fue un
dia como tantos otros y el London Times reseia fielmente los principales
Sucesos:
POR LA MARANA FUERON PRESENTADAS VARIAS PETICIONES
AL PARLAMENTO, LAI MAS IMPORTANTE DE LAS CUALES, FIRMADA

MRiT, Josi. El Diez de Abril. Patnia. New York, 10 de abril 1892: 1-2.

81








POR RELEVANTES PERSONA ID ADES, PEDIA: QUE. LOS, -MUSEOS Y
BIBLIOTECAS. PERMANECIESEN. *ERRADOS, LOS DOMINGOS. .ESTE
DEBIA SER UN DIA DE RECOGIMIENTO Y ORACIONES, [LOS OBRE-
ROS QUE GOZABAN ENTONCES DE SEMANAS DE NO MENOS DE 80
HORAS, NO TENIAN NINGUNA NECESIDAD DE PONERSE EN CON-
TACTO CON LA CULTURA, PODIA SER PELIGROSO, ADEMAS, CON-
CLUIAN LAS PERSONALTDAI)ES PETICIONARIAS. TAL-VEZ EN DE-
SAGUERDO CON ESTA POLITICAl MR, P. A. TAYLOR DECLARO EN-EL
RECINTO DE WESTMINSTER SU INTENCION DE PREGUNTARLE AL
HONORABLE SECRETARIO DEL INTERIOR St SE HABIA ENTERAIO
DEL CASO DE TRES NiNOS; DOS HEMBRAS DE 11 Y 14 AfOS Y UN
VARON DE OCHO, QUE IHABIAN SIDO CONDENADOS A UN MES DE
CARCEL 0 A UNA MULTA DE UNA LIBRA MAS LAS COSTAS --EL
SALARIO TOTAL DE SUS PADRES DURANTE QUINCE-DIAS--, ACU-
SADOS DE HABER- RECOGiDO EN UN CAMPO ABIERTO UNOS NA-
BOS, SIN PERMISO PREVIO.

POR LA TARDE LA REENA VICTORIA ACOMPANADA DE LA PRIN-
CESA BEATRiZ Y ATENDIDA POR LADY CHURCHILL REALIZO LINA
VISITA A LA GALERIA MITCHELLS, EN BOND STREET, EN DONDE
SE EXHIBIA UNA COLECCION DE DIBUJOS ESCOCESES ORIGINALES
DE MR. KENNETH M'LAY.I DESPUES 8DE LA INTERESANTE VISITA]
SE DIRIGIERON A LA MORADA"DE LA DUQUESA DE NORrOLK. LA
REINA TERMINO SU JORNADA CON UN PASEO EN CARRUAJE DES-
CUBIERTO, ACOMPANADA AHORA PORIA PRINCESA LUISA, PERO
SIEMPRE ATENDIDA POR LADY :CHURCHILL. [LA.BRISA PRIMAVE-
RAL AGITABA- SUAVEMENTE LAS PLUMAS. EN EL SOMBRERO -'.DE
LA REINA.]


SON LAS CINCO DE LA TARDE
En ese mismo instante son en [a Habana las once de la mariana y
por la puerta principal de la caircel, frente a] derruido baluarte de
La Punta, sale una lugubre proces16n. Redoblan apagados los tambores
del 6o. batal16n de Voluntarios, les sigue un franiscano con cruz
alzada, detrais dos curas y un sacristan n llevando en alto ]a bandexola
del Santo Oficio, negra con una cruz blanca. --A distancia caminan los
condenados: los cubanos Francisco Le6n y Nuez y Agustin Medina.
Llevan las manos atadas, la cabeza rapada y visten ia larga bata blanca
de los relapsos condenados por Ia inquisici6n. A ambos lados se mueve
una doble fila de voluntarios espafioles, balloneta calada, sombrero de
jipi con barbiquejo charolado, luengos bigotes:engomados.


82


















































:~:>~.


-i m


::..


~


... ....... .... ...i J~








TIENEN, POR "0 NO LLORAN,
DE PLOMO LAS CALAVERAS...

Et placer de La Punta hacia donde se diriglia el cortejo era un
cuadrilatero de 180 por 80 varas, limitado al oeste por la alameda del
Prado; por el este con una plazoleta Ilena de escombros del derruidg
baluarte; al norte se hallaban los barracones del dep6sito de Ingenieros,
que ocultaba el castillo de La Punta, del que s61o sobresalian dos torres
de juguete; todo el frente sur estaba ocupado por la alta fachada de la
carcel de Tac6n, pintada de amarillo y blanco, con grandes ventanas
ojivales cuyos espesos barrotes se abrian sobre angustiosa penumbra.
Suspendidos a ellos cientos de ojos coliricos miran el espectaculo. Son
los mas osados de los 300 cubanos, press politicos alli encerrados.
En medio del cuadrilitero despejado por la tropa se levanta un
tinglado de feria y en su centre el garrote. Formando el cuadro en
doble fila se despliega Una compafiia de voluntarios en representaci6n
de cada batall6n. Detris del garrote hay un piquete de lanceros.
Entre la infanterla y ]a turba peninsular que aguarda ver c6mo mueren
dos cubanos, los oficiales de voluntarios retienen sus caballos, las grupas
cepillada y las colas trenzadas con cuidado.
Francisco fue el primero en subir al cadalso, el gesto corto pew
fine, las manos atadas a la espalda, tratando de no enredarse los pies
en la larga bata blanca. Cuando todos, el verdugo, sus ayudantes y los
frailes estuvieron instalados en el estrado, Francisco pidi6 permiso para
hablar -si era para arrepentirse, la ley espaniola no negaba esta gracia.
Un corresponsal ingles que se hallaba en primera fila oy6 sus pala-
bras con toda claridad y asi las recogi6 para nosotros:

Deseo el perd6n de todos.aquellos a quienes he ofendido, deseo
tambihn que en lugar de decirse una mua de Riquiem por -el alma
de Francisco Le6n, quien va a la gloria, se cante un Te Deum por la
independencia de mi pobre patria oprimida, por Cuba. iMuera el
gobierno espaiol, y gloria a Cuba libre e independiente! i Vivan Cs-
pedes y Aguilera. 1 Vivan los libertadores de nuestro pueblo oprimddo!


4 Itustrated London News. Londres, mayo 15, 1869.


84








Estas voces rasgaron el aire como cuchillos afilados y su eco vibraba
auin cuando por el poniente son6 el seco estampido de unos disparos.
Los voluntario respondieron con alaridos de i Viva Espafia! i Mueran
los traidores! mientras,


UN RUMOR DE SIEMPREVIVAS
INVADE SUS CARTUCHERAS

Sigue diciendo el corresponsal ingles que se produjo entonces una
confusi6n indescriptible, la plebe corri6 alocada en todas direcciones
en tanto que los voluntarios disparaban sin tino sus fusiles hacia los
balcones y las azoteas de las calles San Larzao y Prado, donde habla
tarnbiin apostados voluntarios que disparaban sobre la muchedumbre
que. huja despavorida.

UN VUELO DE GRITOS LARGOS
SE LEVANTO EN LAS VELETASi

Agotada la carga de sus fusiles los voluntarios de la plaza persiguen
a ballonetaos a cuantos pueden alcanzar. Entre tanto en el patibulo los
verdugos y 1os frailes han arrastrado hacia el garrote a Francisco Le6n
pero antes de que cayera sobre sus ojos el capirote de la inquisici6n,
pudo ver el humo de los disparos y la sangre en la plaza.

Todavia convutso su caddver, dice el ingl6s, fue izado en vila Agustin
Medina, quien forcejeando con sus verdugos trat6 tambiin de dirigirse
a la multitud, y tan valientemente como su companiero.

El garrote, tal vez la finica miquina hasta entonces inventada por
los espanioles, era precisa y eficaz, asi la describe el corresponsal del
Illustrated London News:

Aprieta ta garganta por delante y rompe la espina dorsal a la altura
del cuello,-estando equipada con tin collarn que pasa por debajo de la
barbilla, mientras la cabeza es empujada hacia adelante desde atrds y
el cuello roto pot la ligeriima vuelta de un tornillo. Nunca -aniade
el peri6dico- se en/rentaron dos hombres a la muerte con mds genuino
arnor a su patria, con mds valor y menos bravuconerna.

85






















.. .. ..... , : . .. . . .. ... . . , .. . ,. . ,' , b , ,







o i" :: .*. ., ,. -:.
win m x,,SAME. ..i.

Ssoft!. S.




M -7tis o








SON LAS CINGO Y MEDIA DE LA TARDE EN MADRID


Los sefiores diputados al Congreso bajan las grades que entre dos
soniolientos leones de bronce conducen a la carrera de San Jer6nimo.
Los que no tienen coche se dirigen platicando hacia los cafes de la
Puerta del Sol, sus altas chisteras recogen los i1timos reflejos de un
sol primaveral. Todos esta'n muy satisfechos, acaban de aprobar por
129 votos contra. 4una ley aboliendo totalmiente la. pena de muerte
en ... ila peninsula! Mas c! comcntario del dia es el discurso pro-
nunciado ]a noche anterior por Don Salustiano Olozaga en .e mitin
del partido progrcsista; tambien se debate lI proyccto- de nueva cons-
tituci6n quo esta. sobre Ia. mesa del congreso. Los comentarios son
animados y el aired frio dcl Guadarranua se-cucla entre el rebozo de las
capas; hay pri'sa en llegar a Ia pe-Ia, .para., ella sc. guarda la,. p1tica
principal: el comentario sobre las .posibilidades. que tiene el Duque
de Aosta, hijo menor del rey de Italia, de ocupar el trono. de Espafia.,
Es un sill6n inc6modo que tiene pocos aspirantes, Fernando de Por-
tugal,, despue's del principe de Coburgo, lo acaha de rechazar defini-
ftwarente.

TENEMOS LA ESPERANZA, AL VER COMO SE VAN GENERALT-
ZANDO LOS VESTIDOS CORTOS QUE DEAN PERCIBIR BAJO LAS
FALDAS UN PEQUENO PIE CALZADO POR-UN BONITO ZAPATO 0
POR AJUtTADO BOTIN QUE NO TARDARAN EN DESAPARECER LAS
RIDICULAS, SUCIAS, INCOMODAS Y COSTOSAS COLAS CON QUE
EL BELLO SEXO TRATA DE AUMENTAR SU ESTATURA ....

El marques de San Miguel de Bejucal envla al Diario de Ia Marina
una comunicaci6n sobre el marronaje de los colonos asifticos. Informa
el marquis que durante la present zafra se le han fugado 25 asiticos,
causandole Ia doble perdida de las 550 onzas de oro que dio por ellos
y de los trastornos de esa falta de brazos.

Por parte tieqrdfico de Madrid, recibido ayer,. sabemos que vienen
navegando para La Habana 3,600 hombres y que siguen viniendo mds
juerzas ae Ia Peninsula."

n Gacea de La Habana Habana, viernes. 9 de abril, 1869.
B Diario de I Marina. Habana, 9 de abril,-1869.


87









FERNANDO DECOBURGO SE NIEGA DECIDIDAMENTE A ACEPTAR
LA CORONA DE ESPANA. SE TEME NUEVAMENTE UNA SUBLEVACION
DE CARLISTAS.6
NUEVA YORK, ABRIL 9. EL COMITE DE NEGOCIOS EXTRAN-
JEROS HA AUTORIZADO AL PRESIDENTE GRANT PARA INQUIRIR
CUAL SEA EL ESTADO DE LA REPUBLICA D5 SANTO DOMINGO,
QUE PRETENDE ANEXARSE A ESTADOS UNIDOS.s

Acabamos de recibir una carta de Washington, fecha 31 del pasado,
en. la cual se trata con bastante extension de la ridicula misi~n que
el Sr. Morals Lemus ha llevado a la capital de la republica americana
presentdndose con el cardcter de representante de la insurreccitn y de
su jefe el Cabecilla Cspedes, y pretendiendo que el SeCretario de Esta-
do to recibiera como ministro del gobierno provisional de Cuba [, .]
Mr. Hamilton Fish [..] en vez de recibirlo oficialmente, le hizo en-
tender por conducto de tercera persona, que los Estados Unidos no
reconoctan.en la isla de Cuba otra soberania mds que 1a de la nacion
espanoia.6

A LA MUERTE DEL GORRION. TENEMOS A LA VISTA UNA HOJA
LITOGRAFIADA CON ESMERO EN QUE SE HALLAN DELICADAMENTE
IMPRESAS TODAS LAS COMPOSICIONES POETICAS DEDICADAS A
LA MEMORIA DEL GORRION CUYOS FUNERALES TANTO HAN
LLAMADO LA ATENCION EN LOS ULTIMOS DIAS DE LOS HABITAN-
TES DE LA HABANA. LA COMPILACION [...] TIENE UN OBJETO
SUMAMENTE LAUDABLE, CUAL ES DEDICAR LA MITAD DE LO QUE
PRODUZCA SU VENTA A LOS INUTILIZADOS EN LA ACTUAL CAM-
PARA. EL EJEMPLAR NO CUESTA MAS QUE UN REAL.7

... DESPUES DE LAS ESCENAS VIOLENTAS MOTIVADAS POR LAS
TENTATIVAS DE RECUPERAR SU TRABAJO, LOS' ALBARILES SE
ABSTUVIERON DE REALIZAR NUEVOS INTENTOS CON TALES FINES.
LA INTIMIDACION QUE TRATO DE EJERCER L'INTERNATIONALE
HA OBTENIDO PUES SU PROPOSITO PARCIALMENTE, LO QUE
LAMENTAMOS, YA QUE ESTAMOS CONVENCIDOS DE QUE SI ESOS
OBREROS HUBIESEN CONTINUADO AFIRMANDO SUS DERECHOS
MEDIANTE TALES ACTOS, HABRIAN FINALIZADO AL IGUAL QUE
LOS LITOGRAFOS, POR GANAR UNA VICTORIA MORAL SOBRE EL
ABUSO DE LA FUERZA...8

O Diario de la Marina. Habana, 9 de abril, 1869,
7 Cacet de Ia Habana. op. cit.

8 Le Public. Paris, 9 de abril, 1869.


88








La Habana continu'a en estado de sitio, pero se consider que la
insurreccidn ha sido destruida en gran parte. Liegan numerosas tropas
espano1as a la colonia. En Santiago de Cuba y Puerto Rico las tropas
son casi duenias de la situaci6n.

PARIS, ABRIL 9. DISUELTA UNA MANIFESTACION POPULAR
AYER EN LA AVENUE D'ITALIE. ASISTIERON 2,500 PERSONAS. SE
DISOLVIERON ORDENADAMENTE. SE DISPUSO LA DISOLUCION,
DESPUES DE TRES ADVERTENCIAS HECHAS A CAUSA DE LAS DIS-
CUSIONES POLITICAS...

SEIS DE LA TARDE EN LA HABANA

Sobre el placer de la punta quedan siete cadaveres, entre ellos el
de la cantinera del 60 batall6n de Voluntarios, cosida a ballonet=os.
Los heridos en su mayoria de arna blanca ascendian a nueve, tres
blanco y scis de color; aunque Justo Zaragoza, a la wan secretario
del gobierno politico, estime que fueron muchos mis, pero que pre-
firieron curarse en sus cass.
Los Voluntarios recorren. las calles en pandillas, asaltan las casas
sin ton ni son y detienen a cuantos les parecen sospechosos de labo-
rantismo.

TERCOS FUSILES AGUDOS
POR TODA LA NOCHE SUENAN

los enemigos del sosiego p-4blico y de la nacionalidad espaniola
no se dieron por satisfechos y validos de la oscuridad de la noche
cometieron nuevos desmanes [...] Hicieron disparos de revolver en Ia
calle San Ldzaro, San Miguel, Misidn, etc. [...] Parece que de un cafe
do la primer de las calles mencionadas salieron aigunos tiros y que
uno de ellbs hiri6 a un veterano. Inmediatamente fueron arrestados
site u ocho individuos y puestos en lugar seguro. Tambiln se dice
que satieron de una tabaqueria de la caUe San Miguel titulada La
Cueva de Bellamar, dirigidos contra un artillero o un voluntario [.. L]
policia d entro en la casa y redujo a prisidn a tres individuos.
8 Le Public. Paris, 9 de abril, 1869.
0 Diario de la Maria. Habana, 10 de abril, 1869.

89








PASAN SI QUIEREN PASAR
Y OCULTAN EN LA CABEZA
UNA VAGA ASTRONOMIA
DE PISTOLAS INCONGRETAS

En la calle San Miguel, cerca de la plazoleta de Neptuno, un indi-
viduo de color trat6 de apuhalear a un voluntario, siendo detenido y
muerto posteriormente al tratar de escaparse.9

En el Teatro de Variedades la compafnla de la Sefiora Civili y del
senior Palau renrbsentan ante una sala casi vacua la divertida comedia:
La mujer adt' itera Ia culpa venga la culpa.
Unos dlaiim s tarde La Voz de Cuba, anunciando ]a partida de
la compafi'a hacia Mexico, se lamentaba de la pobre concurrencia
que habia presenciado los esfuerzos artiaicos de la senora Civili;
Esa noche sin embargo en Londres, el Royal Theatre de Drury Lane
so vi6 muy concurrido, los actores de Su Majestad representaban The
Man of two Lives (El hombre de doble vida) basada en la ceIebre
novel de Victor Hugo Les Miserables,- recien publicada (W&62). La
adaptaci6n a la escena era obra del escritor Mr. Bayle Bernard, el
actor William Beverly interpret6 a Juan Vaijean y al dio Magdalena.
Inmediatamente despues se represents una pantomima musical titulada
El Gato con Botas. Mr. W. Levey fue el director musical y Mr. John
Cormack el maitre de Ballet. As, despu6s de haberse emocionado con-
venienternente con el drama social de Victor Hugo, los sensibles bur-
gatcsfs victorianos se. tranquilizaron viendo las divertidas peripecias dcl
Gato con botas, de manera de poder disfrutar de un apreciable des-
canso nocturno.
En Guirnmaro nadie queria tranquiliza m., un dia entero de exalta.
ci6n patri'tica no haba agotado las reserves acumuladas por. decenios
de ouresi6n, el pillar de cubanos ali* reunidos estrenaba l naci6n con.
turbulenta alegria. Dejemos que Jose Marti evoque. de nuevo aquella
atmos-fera extmordinaria-:

Gudimaro vivid asi, de casa en casa, de junta en junta, de banquete
en banquete. Hoy Cdspedes convidOa su mesa larga, entre rzstica y

9 Diario de a Marin z, op. cit.


90
























































.: % NA i-: 4.I' I *'c)~w .10 Ilog. IILI l i34________


A % L U'WA4 IsIN. r I,. ,-, TTA''O








rica, con ochenta cubiertos, y manteles y vinos; y en Ia mirada cere-
moniosa, y siempre suya, se le veia la felicidad; i que arranques con.
movedores, de jovenes y de viejos, y que" mezcla de pompa aprendsda
de grandeza natural en los discursos! Luego el centro invite" a Oriente
d las Villas. Y tas Villas invitaron despuis. Y despuis Manuel Que-
sada, general del Centro entonces, La palabra entre mel4osa y altanera,
el vestido exemplar y de cam pania, alta y calzada la estatura. No habia
casas con puertas, ni asamblea sin concordia, ni dudas del triunfo. La
cr6nica no era de la que infama y empequeniece, sobre mundanidades
y chismes; sino de !as victorias mds bellas de los heroes, que son las
que alcanzan sobre st propios. Las conversaciones de la noche eran
gloriosos boletines. Que Cispedes, convencido por fin de la urgencia
de arremeter, cedwa d a la traba de la Cjmara. Que Agramonte y
Zambrana, porque no se les tuviera la idea de la Cdmara par aspira-
ci6n personal, ponian en el proyecto de Constituci~n que la junta. de
repregsentantes les encarg, lejos de su alcance p6r algunos ahos la edad
de la presidency. Que Cispedes cedia la bandera nueva que ech6 at
mundo en Yara, para que imperase la bandera de Narciso L6pez, con
que sali6 a morir con los Agiieros el Camagiiey. Que el estandarte de
Yara y de Bayamo se conservaria en el sal6n de sesiones de la Cdmara,
y seria considerado como parte del tesoro de la Reptblica. Que aunque
suene por parte de los unos d amenaza o reticencia, los otros consen-
tirdn en que la Cdmara quede con el derecho de juzgar y de deponer
d los funcionarios que puede nombrar. Que la tdmara pueda nombrar
el Presidente de la Reptiblica.

WASHINGTON. SEASON NOCTURNA DEL SENADO. VIOLENTO
DEBATE SOBRR LA CUESTION DEL FERROCARRIL DEL PACIFICO.
LA SESION NOCTURNA DEL SENADO COMENZO CON UNA GRAN
CONCURRENCIA EN LOS ESCAROS Y EN LAS GALERIAS. ENTIRE LAS
NOTABILIDADES QUE OCUPABAN EL PALCO DIPLOMATICO ESTABA
EL GENERAL PARKER, EL CORPULENTO INDIO Y SU JOVEN ESPO-
SA. EN LOS ESCAROS SE ENCONTRABAN MEDIA DOCENA DE SENA.
DORES VESTIDOS DE ETIQUETA, PUES LLEGABAN DE DIVERSOS
PARTIES. SUMMER, POR PRIMERA VEZ, SEGUN RECORDABAN LOS
PERIODISTAS MAS VIEJOS, OCUPABA SU ASIENTO ATAVIADO CON
TODO EL SPLENDOR DE UN BIEN CORTADO FRAC. SE CONSUMIO
GRAN PARTE DE LA SESION EN LA DISCUSSION DEL INTERMINABLE
LIO DEL FERROCARRIL DEL PACIFICO. EL DEBATE FUE ANIMADO

10 MARTf, Josk. op. Cit


92








POR UNO DE LOS PECULIARES DISCURSOS DE GARRET DAVIS. EL
PEQUENO DAVIS COMENZO, SEGUN SU COSTUMBRE, DECLARANDO
QUE SOLO DESEABA PRONUNCIAR UNAS POCAS PALABRAS, PERO
LUEGO LANZO UN TORRENTE, ALUDIENDO A OAKES AMES Y AL
GENERAL DODGE, DEL SENADO, POR TENER INTERESES EN EL
FERROCARRIL A LA VEZ QUE ERAN LEGISLADORES. HUBO DES-
PUES UNA PEQUENA TRIFULCA ENTRE HOWARD Y SHERMAN, QUE
SURGIO DE LA PROPOSICION DEL PRIMERO DE INCLUIR EN LA
LEY LOS NOMBRES DE UNA JUNTA DE EXPERTOS PARA INVESTI-
GAR Y RENDIR INFORMES SOBRE EL ESTADO DE AMBAS VIAS [...]
SHERMAN CALIFICO LA PROPOSICION DE TONTA, LO QUE HIZO
SALTAR A HOWARD Y PREGUNTARLE: 1QUE LENGUAJE EMPLEA
EL CABALLERO? HOWARD MOSTRABA EL SEMBLANTE ENROJECIDO
Y ESTABA MUY COLERICO. SHERMAN SE LIMITO A SONREIR Y
RESPONDER AL SENATOR DE MICHIGAN QUE CONSIDERABA LA
PROPOSICION POCO SENSATA. 01 QUE EL SENADOR EMPLEO LA
PALABRA TONTA, REPLICO HOWARD. PUES BIEN, DIGAMOS QUE
ES TONTA, REPLICO SHERMAN Y PROSIGUIO SU DISCURSO. LA
IRA DE HOWARD SE FUE DISIPANDO GRADUALMENTE Y AL CON-
CLUIR SHERMAN SOLO QUEDABA DE ELLA LO SUFFICIENT PARA
IMPULSARLO A RESPONDER EN FORMA MODERADA1.


LONDRES MEDIANOCHE

La pantomima del Gato con Botas termin6 a las once y media de
la noche -la funci6n habia comenzado a las siete en punto. A la
salida del teatro los espectadores se dividieron rapidamente en dos
bandos, el primero, el mas apresurado en salir, 95% del total, se
diigi6 a paso rapido hacia Leicester Square para acomodarse en
ls confortabls omnibus tirades por tres caballos que los depcositarian
cerca de sus casas, en West End. Es la pequefia burguesia que trabaja
al dia siguiente, piensa en ]as horas robadas al sueno y en el precio
de los billetes del teatro, saca sus cuentas: una vez por semana, es tal
vez demasiado, pero inafiana un ligero comentario, in the office, au-
mentarA en un 15pice la respetabilidad del cansado espectador de las
angustias de Jean Valjean.
El 5% de Jos restantes espectadores, que se habila tardado en los
ante-palcos y en la guardarropia esperando discretamente que el tu-
multo de los communers despejara ]a salida, mont6 en sus coches;

12 Now York Daily Herald. New York, 10 de abril, 1869.


93k








predominaban los Coupes, pero se veian en la Oila algunos suntuoso
Landaux irados por un magnifico tronco de caballos y tambi6n algunas
victorias con postil16n. Los cocherm ya le, hablan quitado el saco de
avena a los caballos y plegado las mantas escocesas que les proteglan
el: lomo de uninoportuno resfriado. Los caballos que saben que se
acerca e. momento de la arrancaday Jo que d ellos se.espera, repiten
los gestos ritua-les: golpean nerviosamente el pavimento con los cascos
delantero-, resoplan y sacuden otgullosarnente sus.cabezas. Saben que
al golpe de la portezuela al cerrarse arrancaran impetuosamente y que
el groom tendril que correr para montar en marcha. Conocen, perfec-
tamente el cauno hada HoIborn o Picadilly( Circus, saben qpe sUs
duefios no estAn apurados, pero les gusta ir de prisa. Un buen cgall
pone- su honor- en hacer siempregmis de lo que se Ie pide, y, los cabaos
de la gentry son muy honorables, aunquc tengan reserva. sobre )a hono-
rabilidad de los caballeros. Detestan 0l supper; aunque la espera frente
al caf6 d% extrafios resplandores sea breve, tal vez a causa de eso
mismo, pues el cochero que no se atreve a hacer una incursi6n en
vecinos pub desdeia ofrecerles de nuevo el moral de avena. La'. jornada
para ellos sera larga todavia, tendran que conducir a ]as damas a sus
moradas de Shelsea, pero el' establo, el heno fresco y ]a litera de paja
olorosa estan lejos, hay que volver a Picadilly y esperar de nuevo, pero
ahora los caballos ya saben que se acerca el final de la jornada.
Entre tanto, los caballeros terminan su habano carninhndo pausados
desde el caf6-franc6s hasta sus clubes situados en Whitehall. Alli jugar-I~n
una partida de Whist, con espaciados tragos de Scotch. Alli al' mismto
tiempo se enterarin de las ditima's noticias que el cabhe, nueva invenci6n,
ha traldo de todo el mundo.
En la madrugada del sbado 10 de abril las noticias eran diversas,
nada sensacional, pero algunas resultaf6an francamente desagradables.

EL BERGANTIN PRINCE EDWARD, DESPAC1HADO EL 1I DE MARZO
DE CARDIFF PARA LA HABANA, SE REPORTABA COMO PERDIDO:
A LOS CINCO DIAS DE NAVEGACION CHOCO Y SE LE DECLAkO UNA
VIA DE AGUA QUE LA TRIPULACION-NO PUDQ CONTROLAR. EL 277
A LA VISTA DE LA ISLA FUNCHAL,, YA CON 14 PIES DE AGUA -EN
EL CASCO, LA TRIPULACION DECIDIO ABANDONARLO, SIENDO
ENTONCES ABORDADO POR LOS NATIVOS DE LA ISLA, QUE LO
EMBARRANCARON EN LA, PLAYA Y LO PILLARON.


9a









LA HUELGA DE PRESTON, IMPORTANT CENTRO TEXTIL DE
LANCASHIRE CONTINUABA Y EL CABLE NO OFRE.CIA NINGUNA
INDICACION DE UN INMEDIATO ARREGLO. LOS TEJEDORES SE
NEGABAN OBSTINADAMENTE A ACEPTAR LA REBAJA DE 10%
IMPUESTA POR LOS PATRONOS. LAS 24 FABRICAS AFECTADAS
TOTALIZABAN CERCA DE 7,000 HUELGUISTAS Y EL PARO SE
EXTENDIA PELIGROSAMENTE. TAL VEZ LO MAS INQUIETANTE
ERA LAS MUESTRAS EFECTIVAS DE SOLIDARIDAD QUE LLEGABAN
DE OT'ROS CENTROS; EL CABLE INSISTIA MELANCOLICAMENTE:
AYER SE RECIBIERON PROMESAS DE AYUDA DE DISTRITOS QUE
NUNCA HASTA AHORA HABIAN CONTRIBUIDO CON NADA PARA
SOSTENER LAS HUELGAS JIABIDAS EN PRESTON.. DESAGRADABLE,
MUY DESAGRADABLE, PERO PARA ESTOS MEMENTOS SE INVENTO
PRECISAMENTE EL WHISKY.

OTRAS NOTICIAS ERAN MAS TRANQUILIZADORAS: LA ULTIMA
COTIZACION DE LA BOLSA SENALABA QUE EAST LONDON WATER
WORKS SE MANTENIA A 114V2; LA GREAT CENTRAL Y LA IMPE-
RIAL GASLIGHT AND COKE COMPANIES SEGUIAN FIRMES, ASI
COMO LA PHOENIX; EN CUANTO A LAS COMPANIAS DE SEGURO
MARITIMO: ALLIANCE BRITISH AND FOREIGN MARINE COTIZABA
24Y2, ATLAS 10Y2; HOME AND COLONIAL MARINE LIMITED PER-
DIA t% PENIQUE, PERO INDEMNITY MARINE SE MANTENIA FIRME
COMO UNA ROCA A 127. EN CUANTO AL MERCADO AZUCARERO,
LAS OPERACIONES CERRARON EN CALMA SOBRE LOS PRECIOS DE
LA SEMANA ANTERIOR, SALVO LOS AZUCARES DE FILIPINAS, QUE
BAJARON LIGERAMENTE. SE REPORTABA LA SALIDA DE LA HA-
BANA DE DOS GRANDES CARGAMENTOS HACIA PUERTOS DEL
REINO UNIDO, 536 BOCOYES Y 450 CAJAS DE MOSCAVADO COM-
PRADO A 2716 Y OTRO DE 2,000 CAJAS, SIN PRECIO FIRME.

En suma, el fin de semana se, anunciaba tranquilo, una 6Ititna mawo
de Whist, un postrer trago whisky and soda antes de regresar a casa
en el coche que esperaba en la calle. Sobre las 10 de la mariana siguiente
todo estaria listo para tomar el tren en Easton o en Charing Cross
Station. Un domingo campestre estimula para toda la seimana.
En Guaimaro son las 9 de Ia noche apenas y el entusiasmo que no
cabe en las casas se da cita en la plaza, una mesa se irnrovisa en tribuna,
los oradores se suceden y la joven y apuesta Ana Betancourt, la esposa
de Ignacio Mora arenga ]a multitud:

Ciudadanos; aqui todo era esclava; ia cuna, el eolor y el sexo. Voso-
tros quereis, destruir la esciavitud de Ia cuna peleando hasta morir.


95i








Habets destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. i Lleg6
el moment de emancipar a la mujer!.

En el portal de la casa de la Asamblea, Carlos Manuel de Cispedes
excl=m6:

Ana Betancourt se ha ganado un lugar en la historic, los hiStoria-
dores cubanos dirdn: Una mujer, adelantdndose a su siglo pidi6 en
Cuba la emancipaci6n de 14lmujer.1"

Marti sigue hilvanando recuerdos y aioranzas:

Era ya ia Cabalgata madrugadora por fatigar el c4bailo J lucirlo,
a la fonda del chocolate del pais, con las roscas de catimAa servidas entre
risas, y el buen queso fresco. Era el pasear de brazo, admirdndose y
senaldndose, y contando unos, sin regatear, el me'rito de los otros. Era
el guitar Ia casa hospitalaria de Francisco Sdnchez Betancourt, donde
tenian estrado Amelia y Lui2sa; 0" la de Manuel Quesada con Ana y
Caidad; 6 la de Cispedes, siempre afable y ameno. Era el ensefiarse
en el paseo del portal 4 Rafael Morales, de virile etiqueta, empinado y
vivaz, verbose de pensamiento, todo acero y fulgor, comO tallado en
una espada; d Julio Sanguily, amigo universal, lano y feliz, oyendo
mds que hablando, saliendose del grupo en cuanto trataban de sus
proezas; d Manuel Sanguily, siempre de cara al enemigo y al debate,
y con la palabra, como la cabellera, de oro; J Francisco La Rfia, fino
y sencillo, con aquella rectitud de su alma military que ya anunciaba
en il el flagelo de los que quieren aizarse sobre la republic por la fama
ganada en su servicio; a Luis Ayestardn, velada por la cultura su tristeza,
y bueno y silencioso, como un enamorado; a Luis Victoriano Betancourt,
que veza las entraiias de las cosas, y las del hombre, con sus espejuelos
de oro; ad Tomds Mendoza, austero y cabeceador, con chistes que eran
sentencias, y autoridad que le aizaba La estatura; 4 iCristbal Mendoza,
con el alma en los labios chispeanees y la cabeza liena de letras y de
lenguas; a Domingo GuiraL, mds notorio ain porel brio con que conden6
a Napole6n Arango, que pot la frase social e inmaculado esmero del
vestido; 4 Francisco Diago, jubiloso y menudo, valiente como cien,

IS BETANCOURT DE MOStA, ANA. Recuerdos de [a Guerra de los Diez Afios.
Datos lbiogrdficos sobreIgnacio Mora gscritos por suesposa Ana Betancourt.
Presentaci6n y nowp pr Aleida Plsencia. (En Revista de a Biblioteca Naciona!,
Habana, 1968. Anio 59, 3ra. poca. v. X, no. 1, p. 161]-91).


96








siempre at pie de una dama; d Ram5n Pirez Trujlo, disputando, ne-
gando, acusando, arguyendo; d Federico Betancourt, de -burla amiga y
suave, y con los brazos siempre abiertos.13


SBADO 10 DE ABRIL DE 1869
La madrugada f6e tranquila en ]a Habana, despu~s de los sobre-
saltos de prima noche. -En las calles desiertas resuena el paso tardo
de los serenos y el golpe ocasional del chuzo sobre las piedras. En las
13.110 casas que forman el casco de ]a ciudad, duerr'en agitados 111.960
cubanos, algunos con los pufios apretados. 41.040 espanioles, en la sole-
dad del sueno le temen al nuevo dia.

CUANDO TODOS LOS TEJADOS
ERAN SURCOS EN LA TIERRA
EL ALBA MECIO SUS HOMBROS
EL LARGO PERFIL DE PIEDRA.
El Diario de ta Marina informa de los sucesos del dia anterior en
la Capital
Ya sabiamos que debiamos dar cuenta hoy de la ejecucikn de los
reos Francisco Leon y Agustin Medina, condenados a la t ltima pena
por los tribunates ordinaries de justicia, en cumptimiento de su deber
v con arreglo a las leyes, despu s de Ilenar todas las formalidades judi-
ciales; pero ignordbamos que los eternos enemigos del orden, de la
tranquilidad, de la justicia, de Espana y de Cuba, aprovecharwn tan
solemne como triste acro para producir perturbaciones y derramar sangre
inocente. A las once de la mariana subi6 a patibulo Francisco Le6n, y
despues de pronunciar aigunas palabras que revelaban contricirn y arre-
pentimiento, profiri6 otras altamente subversivas, y que no estaban bien
en los labios de un hombre que iba a rendir cuenta a Dios.
Al proferir un i viva la independencia! que siempre hubiera sido un
crimen y que en aquellos monentos se convertla en una blasfemia, son6
un disparo de carabina, hecho por un homrbre que, seguin se nos ha
dicho, estaba a la entrada de la calle de Prado, y despuis otros de pistola
que parecieron de los arrecifes. Las fuerzas que formaban el cuadro
permanecieron impasibles, y el verdugo tronch6 la garganta del reo

i MARTf, Jose, op. Cit.








que se encontraba en el patibulo. Al oir los. disparos y algunos gritos
subversives, los salvaguardias artilleros y los voluntarios que se encon-
traban entre la muchedumbre, se lanzaron sobre los agresores14

Los comentarios son de rigor:
Precioo es hacer una guerra a muerte, y en este caso no nos
asusta la palabra, d estos endurecidos criminales; preciso es perseguirlos
sin compasidn ni tregua, hasta que desaparezcan por completo del suelo
que infaman y manchan; preeiso es que la espada de la justicia no se
embote antes de dear s6lidamente establecida la seguridlzd de las per-
sonas y las cosas. Error gravusimo y de muy funestas consecuencias
habria en mirar a estos miembros podridos de la sociedad como ilusos
o extraviados; es indispensable considerarlos como incorregibles perver-
sos, como una lepra contagiosa, que se ird extendiendo si no se extingue
radicalmente, coma una de esas terribles enfermedades que se hacen
cr6nicas ? fno se curan oportunamente como una laga canccrosa que
se dilata y profundiza si no se le aplica con mano segura el cauterio.
En perseguir a estas cuadrillas deben emplearse no solamente los
soldados del valiente ejircito [...] sino hata Los mismos individuos que
han pertenecido d Ids filas de la insurreccibn y se han acogido [ ...]
a la clemencia del gobierno. Esios pueden servir de prdcticos, de guias,
de confidentes.*.

Pero hay tarnbi~n noticias de otro interns.
EL BALSAMO DE ORO No. 1 DEL DR. RICHARDS CURA LA SIFILIS
EN SUS DOS PERIODOS DE ULCERAS ENVEJECIDAS, LLAGUITAS
EN LA GARGANTA, OJOS ENFERMOS, ERUPCIONES CUTANEAS Y
ENFERMEDADES DEL CRANEO, DESARRAIGANDO A UN TIEMPO LA
ENFERMEDAD Y EL MERCURIO.
EL BALSAMO DE ORO No. 2 DEL DR. RICHARDS CURA EL TER-
CER PERIODO DE LA SIFILIS EN QUE EL REUMATISMO SIFILITICO
Y MERCURIAL SE ENCUENTRA COMPLICADO CON LOS DOS PRI-
MEROS PERIODOS; Y DESAFIO A TODOS A QUE SE CUREN RADI-
CALMENTE SIN ESTA MEDICINA LA QUE NO IMPIDE QUE EL
PACIENTE COMA Y BEBA CUANTO QUIERA. PRECIO DE CUAL-
QUIERA DE LOS DOS NUMEROUS $5 FOR BOTELLA 0 DOS BOTELLAS
POR $9
EL ELIXIR DE AMOR DEL DR. RICHARDS CURA RADICALMENTE
LA ESPERMATORREA, DEBILIDAD GENERAL EN JOVENES Y VIEJOS

14 Diario de la Marina, Habana, 10 de abril, 1869.


98









Y TODOS LOS DESARREGLOS DE LA ORINA, DANDO VITALIDAD E
INFUNDIENDO VIGOR CON ADMIRABLE EFECTO. ES ESTIMABLE
PARA LOS QUE ANHELAN TENER. HIJOS. SE COMPONE DE VEGE-
TALESTAN PODEROSOS COMO INOCENTES Y RESTABLECE PRONTO
LA SALUD14

Los peninsulares que no olvidan su faltriquera, ponen el arte a
trabajar y hacen almoneda del dolor ajeno: se anuncia

...QUE EN OYREILLY 108 SE EXHIBE GRAN NUMERO DE OBJE-
TOS DE HISTORIA NATURAL Y UN PANORAMA CON DOCE
GRANDES VISTAS, ENTRE LAS CUALES- SE CUENTA UNA QUE
LLAMA LA ATENCiON PUES REPRESENTA LA CIUDAD DE LA
HABANA, CON LAS REFORMAS HECHAS RECIENTEMENTE, Y LA
BAHIA Y EL MUELLE EN EL-ACTO DE SALIR EL VAPOR DE GUERRA
SAN FRANCISCO DE BORIA, CONDUCIENDO PRESOS PARA FER-
NANDO P00 [...] OTRA REPRESENTA LA PLAZA DE ARMAS EN LA
TARDE DEL DOMINGO DE RAMOS, AL SALIR DEL CUARTEL DE
LA FUERZA EL INDIVIDUO QUE FUE PASADO POR LAS ARMAS EN
EL MUELLE...14

La Gaceta de 1a Habana da noticias de alto relieve intelectual:
MADRID. A 27,000 LECTORES QUE HAN ASISTiDO A LA BIBLIO-
TfCA NACIONAL DURANTE EL ASO ULTIMO, SEGUN RESULTA DE
LA MEMORIA LEIDA AVER TPOR EL SR. HARTZEMBUSCH, SE SIR-
VIERON 28,241 OBRAS IMPRESAS QUE COMPONEN 32,345 VOLU-
MENES...

Pero lo rans serio se encuentra siempre en el Diario de la Marina:
LONDRES., ABRIL 9 POR LA TARDE. EL AZUCAR No. 12 (T. H.)
A FLOTE, A 29.6 CONSOLIDADOS A 93.!4. LOS BONOS AMERICANOS
5.20 (1862) A 83.%. DESCUENTO BANCO DE INGLATERRA 4%.

Sin embargo, las noticias ma's comentadas esa mafiana en la ciudad
no aparecieron en sus peri6dicos:

LA HABANA, ABRIL 10: El tesorero de la Universidad se ha fugado
a los Estados Unidos, llevdndose todos los fondas que le estaban con-
fiados.'5
Se dice que una colutmna de tropa que mando el General Lesca de
Pperto Princpe a Santa Cruz, en busca de Provisiones fue derrotada con
gran pirdida y el convoy capturado pot el General Quesada."


16 La Revoluri6n. Cuba y Puerto Rico. New York. 2da. poca. no. 2, 12 de
abril, 1869.


99








Er PALMAR DE GUAIMARO, MUY DE MANANA,
SUCEDEN GRANDES COSAS
PARTE OFICIAL. En el pueblo libre de Gudimaro d las ocho de
la manana del 10 de Abril de 1869 reunidos los C. C. Cdrlos Manuel
de Cispedes, Gefe del Gobierno provisional del Departameto Oriental,
Miguel Gut~rrez, Eduardo Machado, Antonio Lorda, Tranquilino
Valdez y Arcadio Garcia, representantes de Villa Clara, Honorato Cas-
tillo representante de Sancti Spiritu, Antonio Alcal4 y Jestis Rodriguez
representantes de Holguin, Josi Marta Izaguirre, representante de
jiguani, Salvador Cisneros Betantcourt, Francisco Sdnchez Betancourt,
Ignacio Agramonte y Loinaz, Miguel Betancourt Guerra y Antonio
Zambrana, representantes del Camagiiey para conferenciar acerca de
la uni4n de todos los Departamentos bajo un Gobierno democratic,
se procedi d la elecci6n de Presidente y Secretarios, recayendo el primer
encargo en el C. Cdrlos Manuel de Ccspedes y los segundos en los.
C. C. Ignacio Agrarnonte Loynaz y Antonio Zambrana.
Constituida de este modo la mesa, los C. C. arriba mencionados
adoptaron undnimemente las siguientes resoluciones:

Primera.-Que los Representantes reunidos en este lugar para esta-
blecer un Gobierno general democrdtico en virtud de las circunstancias
que atravesamos se consideran autorizados para asumir Ia representaci6n
de toda la Isla y acordar lo que fuere conducente al indicado objeto,
con la reserva de que sus acuerdos serdn sometidos para su ratificaciin
o enmienda a los Representantes de los diversos pueblos pronunciados
y de que mas tarde, cuando sea posible que el pais se encuentre legal
y completamente representado establezca en uso de su soberania la
Constituci6n politica que haya entonces de regir.
Segunda.-Que las discusiones que se ban de verificar se sujeten a
las forms habituales en los cuerpos parlamentarios.
Tercera.--Que la isla de Cuba se considera dividida en cuatro Es-
tados: el Occidente, las Villas, el Camagiiey y el Oriente.
Cuarta.-Que ia Cdmara legislativa se constituya por et concurso
de los Representantes de los cuatro Estados.
Quinta.-Que el Oriente envue diez Representantes la Cdmata,
cinco el Occidente y este mismo nufmero las Villas y el Camagiiey; per*


100










teniendo el voto de cada uno de los representantes de los tres ziltimos
estados un valor doble que el de cada uno de los de Oriente.

Sesta.-Que la mayoria en los casos de votaci6n se constituya pot
la mitad y un voto mas de los que se difieren.

Siptima.-Que en virtud de no poder establecerse en las actuales
circunstancias una representacin enteramente legal del pats, vengan d

la Cdmara en nombre de Las Villas los miembros de la Junta Revo-
lucionaria de Villa-Clara que se hallan en Gudimaro, y en nombre del


Occidente los que sean elegidos por los cubanos de aquel
se encuentren en el territorio pronunciado.


estado que


Octava.-Que


todos los americanos que


deseen obtener nuestrd


ciudadania quedardn


equiparados d los naturales de la isda de Cuba.


Se encomend4 a los C. C. Secretarios 1a forrnacihn de un -proyecto
de ley politica y concluy5 el acto16



's El Cubano Libre. Perw"dico olicial de [a Reptiblica de Cuba. Camagiiey,
Afio 2, no. 1, 4 de julio, 1869.

,M,


PE60DWCO OFICL4L DE LA ItRPUBLICA DE CIBA.


go 4 de Juliode 1869.2.C do N, i. deX


LW-M 114 L44 0 WO to U.iat C il.v. CA M660 0 I6iete ut Go-
WIK r rmavg. h J7rULPtOIIOMW IIwut -ick4' baamciIMY
.4 ., I 7 vm P.w1ui rervmuzu ik aigio, Amt hA*-
00 1fty AIitlmm qjw pftm krnwdl ami-r ~g
*N4 ON pa I u I. di cclai btwu [%A lth&k~
Mk$MR~lMua jW O1 V. k% 1 INOWaiiWl E40 IWI4M y I*1W

*~ t 9..jahnwpa bmd. 4a kW
ameeem i "er mikaJ w~iOMem kimh In Euft d 6aski
*4tIuuns -uin b 3o4Tor"m fr siwmk am
h~aIn 46 am ft mma 00 MIOCh M 44
g~u* f~I~ te
~ I. .bptwon 4 i j.


l4 im P i"" tgCill IT616MUN1 s#iC6Mt t:eM~m lao.


c*ak Ar k% MathF.tAJ* m Q IN u d dt dE ee "~UI Ab



&.4.!Vu dWu. bbu toRrpil.
1LoI.~..(iigih.ocu m"to 4* a Nhw PMiMuoft~q 3
It&A A i~~a *swv 4kwg NoI.W&ml?1 mrw aPow
L au
Maiikut.1.b.cee pbmU i eimnat RqYEwmt*xLra Oiqhi
Al I'fTo6iv= =lw ev" torkrN 44 iam 'elkfft t.PO
dII,. fto 'kJoW &M Iy gwa4Upem& "" *iiV,
uSIt'i~m % fe*wtuhear4Wm~Ai 1 bfm, 0401 imW =14po
i~muIh .Z4l'r..4ontdo k R.,pbl&m ufW pwi oit .0.U
"iMA ~,-rd t" tur& "isI q'qb 4wmn:. U] e
pit 4p mt.. m~w m.16.--: ., f 4


I 01


lb








Jose Marti con erudito fervor enhebra recuerdos de sobrevivientes
disperse y describe con macstria el cuadro y el arbiente local:
Era la casa de la Asamblea vasta y hermosa, en una esquina de la
plaza del pueblo; casa de cal y canto, de ancho port de horcones, y
las rejas de ia madera del pais. Adentro, en dos hileras a los lados,
aguardaban, al centre del sal6n, los asientos de rejilla de los represen-
tantes, y de cabecera estaba la mesa presidential, y 4" ambos cabos las
dos si/las de la secrtaria. Suele cl hombre en los grandes momentos,
cuando lo poine por las aIturas la nobleza ajcna 6 propia, perder, con
la vision de to por venir, la memoria minuciosa de to presente. Sombra
es el hombre, y su palabra como .espuma, y la idea es la -fnica realidad.
Aquel tesoro de pureza que busca en vano el hombre se viene d la mano,
y s6to d i se ye, y todo to del rededor se olvida, como s6lo ve la luz
de un rostro la muler de repente enamorada. Y de aquel magno dia
s6lo se recuerda lo satiente. Cispedes presidio, ceremonioso y culto;
Agramonte y Zambrana presentaron el proyecto: Zambrana, como
dguilas domesticadas, echaba d cernerse las ima'genes grandiosas; Agra-
monte, con Juego y poder, pona la majestad en et ajuste de la patabra
sumisa y el pensamiento republican; tomaba at vuelo, y recogia, cuanto
le parecia brida suelta, 6 pasi6n de hombre; ni id6latras quiso, ni idolos;
y tuvo la viveza que descubre el plan tortuoso del contrario, y la cordura
que corrige sin ofender; tajaba, at hablar, el aire con la mano ancha.
Acaso hab!4 Machado, que era ms asesor que tribune. Y Cispedes, si
hablaba, era con el acero debajo de ia palabra, y mesurado y prolijo.
En con junto aprobaron el proyerto los representantes, y luego pot ar-
ticulos, con ligeras enmiendas. El golpe de gene en las ventanas, y la
concurrencia, no muy numerosa, de los bancos del sat6n, m's con el
coraz6n encogido que con los vitores saludaron en la repblica nueva
el poder de someter la ambici6n noble a la voluntad general, y acallar
ante el voto de la patria la convicci6n misma, fandtica 6 previsora, del
modo de salvarIa. Un tierno apego se not6, d la salida de la multitud
confuse, d los jovenes triunfantes, y habia algo de region de una parte,
quc se envuelve en el armifo y desaparece, y algo pot 1a otra del placer
de la batatla.
Momentos despuis iba de mano en mano la despedida del general
en jefe del ejircito de Cuba, y jefe de su gobierno provmsinal.

17 MARTI, JOS. op Cit,


102




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC