UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00072


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Table of Contents
        Page 3
        Page 4
    Imagen del poeta Milanes
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
    Estos versos dan a las estrellas
        Page 15
        Page 16
    El Billetero en el siglo XIX
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
    Tres expresiones literarias del conflicto renacentista
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Documentos para la historia de las gentes sin historia: El viaje de los culies chinos
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
    Placidiana
        Page 71
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
    Crítica bibliográfica
        Page 131
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
    Back Matter
        Page 154
Full Text







































-..', -
li p l ... .k ..'. *. .....- -..-.. .... .



., ._agi.g;.
.:07, wi' F














Vista de la entrada de Matanzas por
la parte de Pueblo Nuevo.


' '.'. ,, . '- .- _ - _. -_- : = _



... .*'* V. .
. '. : : '".'. .- ..
,* .. .: .... *^* . "
rl l A ,, : .''- ''-, -- ..
: *:.... .***. **- -;-.^ .


.ts~ i, ,r f- .,
: ,. "

rf 1. I ""



"'- A i



'. .1-- .. ._ .....U ,


I










Julio-Diciembre


Revista

de la Biblioteca Nacional "Jos6 Marti"















TABLA DE CONTENIDO Pdg.
Imagen del poeta Milan&e, por Salvador
Bueno ................................ 5
Estos versos dan a las estrellas, por Roberto
Fernandez Retamar ............ ...... 15
El Billetero en el siglo XIX, por Miguel
Barnet ................................ 17
Tres expresiones literarias del conflict
renacentista .... ............... 25
Documents para Lt historic de las gentes
sin historic: El viaje de los culies
chinos, por Juan P6rez de la Riva .*. 47
Confidencias del capitdn de un Coolie-
Clipper ...................... ....... .. 58
Pasajeros peligrosos 4.... ............ 60
El motin de La Encarnacfdn .........., 61
El motin del Norway .............. 62
El naufragio del Flora Temple ..... 67
Placidlana ............... ... 49 ... .. .* 71
En el ciento veinte aniversario del fusi-
lamiento de Pldcido .................. 73
Bibliogratfia active, por Aleida Plasencia 77
Bibliografia pasiva, seleccidon ......... 117
Biografia esquemdtica de Pldcido .... 125
Critica bibliogrdfica ................... 131
Libros del trimestre, por Miguel Jimenez 144


1964


Afto VI


Numeros 3- 4



















DIRECTOR: JUAN PtREZ DE LA RIVA


CONSEJO DE RED-CCI6N:

Maria Teresa Freyre de Andrade, Salvador Bueno, Argeliers
Le6n, Manuel Moreno Fraginals, Mario Paraj6on, Aleida Pla-
sencia, Graziella Pogolotti, Amalia Rodriguez.

Secretaria de la Redacci6n: Luisa Campuzano.

Canje: Aida Quevedo.



ADMINISTRATION Y REDACCION:

3er. Piso de la Biblioteca Nacional "Jos6 Marti". Plaza de la
Revolution. La Habana. Cuba.


Publicaci6n al cuidado de Emilio Setien.










Imagen del poeta Milanes






Salvador Bueno


Este aino conmemoramos el centenario de la muerte del
poeta cubano Jos6 Jacinto Milanes. Muri6 el 14 de noviem-
bre de 1863, a la una de la tarde, en su ciudad natal de Ma-
tanzas. Una semana antes, el 7 de noviembre, nacia en
La Habana otro gran poeta nuestro: Juliain del Casal. La fe-
cha del nacimiento y de la muerte vincula a estos dos exce-
lentes poetas de nuestra literature nacionaL Milanes seria
como simbolo delicado de nuestro primer romanticismo; Ca-
sal ocupari'a lugar sefiero como precursor zahori del movi-
miento modernista. Ambos nombres son imprescindibles en
la historic de nuestra expresi6n literaria.
En estos homenajes en recuerdo de ambos poetas la aten-
ci6n que se ha prestado a Casal ha sido mayor. Julian del Ca-
sales figure que atrae por stu obra donde germinan tenden-
cias que despues hallaran mayor desarrollo, hace vislumbrar
en sus versos una tal capacidad de creaci6n y una sensibili-
dad en extremo aguda que puede sin hiperbole considerarse
el temperament lirico mas excelso -si exceptuamos a
Marti- que revel6 nuestra literature durante el siglo XIX.
Pero no debemos olvidar a Jose Jacinto Milan6s. Si su
obra parece fragmentaria, si su labor entrega una impresi6n
de Arbol mutilado cuando adn no habia ofrecido sus mejores
frutos, no deja de atraernos la desdichada trayectoria de su
vida, y las mismas dotes de sencillez, sobriedad y delicade-
za que se asoman con timidez en sus mejores versos. Atm-
que de vida mas larga que la de Casal, (muri6 a los cuarenta








y nueve anios) sin embargo, mas de veinte afios hacia que
su mente estaba obnubilada por una progresiva dolencia que
lo sumiria en una casi total perdida de su inteligencia.
Pocos afios antes de su muerte fue visitado por Francisco
Calcagno y Cirilo Villaverde. Los recibi6 el poeta en su casa
modest. Les tendi6 en silencio la mano. Realizaba ciertos
movimientos respondiendo a indicaciones que le hacia su
hermana. Desde hacia muchos afios, desde aquellas agrada-
bles tertulias en casa de Domingo Delmonte, conocia a Villa-
verde. Calcagno era mas joven. A las preguntas de ambos
s6olo respondia con leves movimientos de cabeza, con escasos
mcnosilabos. No fue possible entablar una conversaci6n con
el poeta. Parecia sumido en profundo letargo. Una suave
mclancolia esparcia su penumbra sobre el rostro macilento.
Habia publicado ya algunas poesias en el peri6dico
"La Aurora", el joven matancero, cuando conoci6 en 1834
a Domingo Delmonte. Este habia instalado su casa en Ma-
tanzas, reci6n casado con Rosa de Aldama, de rica familiar.
Cuando el matrimonio volvi6 a La Habana, Milanes comen-
z6 a enviar al critic numerosas cartas que se conservan en
el "Cent6n Epistolario", esa magnifica cantera de noticias
sobre la primera mitad de nuestro siglo XIX, donde Del-
monte recogi6 la abundante correspondencia que recibia de
sus amigcs desde diversas parties del mundo.
La primera carta de Milanes que incluye el "Cent6n" es
de diciembre de 1835. Devuelve adjunto el "album" de Ro-
sita, la esposa de Delmonte. En sus paginas puso el matan-
cero un poema. Escribe: "Puse la composici6n que V. oy6
haciendo las enmiendas que vera V." Y explica el porque
de ciertas rectificaciones. A partir de entonces fue frecuen-
te la correspondencia entire el poeta y el critic.
A Milanes -como a muchos escritores de la 4poca- le
preocupa la forjaci6n de una poesia cubana. Discutia con
Delmonte los posibles temas y orientaciones de una lirica
que se diferenciara de la espafiola. Despues de leer las
"Rimas americanas", aquella colecci6n donde Delmonte in-
cluy6 alguna obra suya, Milanes comenta "la invenci6n de
una nueva poesia, hermana de la espafiola en cuanto al len-
guaje y esencialmente americana en ideas". Le remite unos








tercetos "al bachiller Toribio Sanchez de Almod6var", seu-
d6nimo escogido por el critic.
Milan6s, por estos dias, estaba componiendo un poema
con tema africano, "mandinga" -como el dice- de cuyo
plan tambien habla en otra carta Juan Padrines, escritor
espafiol que vivia en Matanzas. Escribe lo siguiente a Del-
monte: "Yo imagine que Padrines tambien ha de escribir
a V. y aun sobre los negros, porque convencido como yc que
ellos son el minero de nuestra mejor poesia, trata de hacer
tambien algunas composiciones". Es de destacar esta decla-
raci6n del poeta matancero. Anotaba asi la importancia que
tenia en nuestra expresi6n literaria el tema del negro, aun-
que sin subrayar, en este caso, que la adopci6n de dicha
temAtica conducia al tratamiento del problema candente de
la esclavitud.
En septiembre de 1836 vuelve Milanes al problema de la
poesia cubana. Al comentar a Delmonte la lectura del "Ro-
mancero espafiol" de Duran, le pregunta: "'no podremos
en Cuba, pcpularizando la poesia, hacerla un espejo de
nuestros usos y de las mil quinientas preocupaciones arrai-
gadas en ellos? ., ,no es mejor que cada composici6n sea
en primer lugar breve para no fastidiar, admita un tono
sencillo, el que los cubanos tenemos, pinte nuestras cosas
para que nos agrade?... Y afiade: 4No cree V. que ganara
esta clase de poesia... por ser toda criolla?"
A principios del afio 1838 Milan6s prepare su drama
"El conde Alarcos". Comunica a Delmonte c6mo dedica su
tiempo a la redacci6n del drama., Se reiinen los matanceros
en casa de Pedro Guiteras "a leer y discutir sobre asuntos
puramente literarios". La obra dramatica fue presentada
en el Teatro Tac6n. Cuentan que la representaci6n de la
obra en La Habana cost al poeta various dias de crisis ner-
viosa y nunca quiso asistir a ninguna representaci6n de su
drama. Habia tenido dificultades con la censura y la impre-
si6n de la obra sali6 con absurdas erratas. Eran sacudidas
que la fragile constituci6n del poeta no soportaba. En sep-
tiembre del 38 Pedro Jose Guiteras describe a Delmonte que
se hace una suscripci6n en Matanzas para subvencionar un
viaje de studios de Milanes a Europa.








El mismo afio que el poeta conclula su "Conde Alarcos",
escribia Anselmo Suarez y Romero su novela "Francisco".
No fue publicada hasta 188.0. Sin embargo, Milanes pudo
leer su primer capitulo. Le pareci6 correct la figure del
mayoral creada por Suarez, y comenta con Delmonte: "ha
sido notable tino y donaire en el autor prestarle una ma-
nera de hablar tan criolla. Con efecto, nuestros campesinos
tienen una lengua espaiola propia de ellos, taraceada de
tropos rarisimos, en los que vivamente se pintan la peculiar
malicia de su ingenio, hecho desde la cuna a ver rozandose
de una manera violent las classes negra y blanca, la domi-
nadora y la sometida".
Desde entonces comenzaban los escritores cubanos a ob-
servar atentamente la peculiar forma de hablar de nuestro
pueblo, Suarez y -Romero --como hizo tambien Villaverde
por los mismos anfos- trataba de reproducir en los dialogos
de su novela aquella manera de hablar que distinguia el
idioma espanol que se empleaba en Cuba del que se usaba
en la Peninsula. Y no solo se fijaba en peculiaridades lexi-
cas, en variaciones foneticas, sino tambien en ciertos mati-
ces sintacticos que ofrecen fisonomia particular al castella-
no que el cubano habla.
Al propio SuArez y Romero escribia Milanes para comu-
nicarle sus impresiones sobre "Francisco". Ya discutia el
carActer del protagonista. En carta de Suarez a Delmrnonte,
transcribe a este las opinions del matancero: "%Con que
debia pintarse malo a Francisco para pintarlo con ver-
dad ...? Yo no hallo que V. faltase a la verdad pintando a
Francisco de genio humilde y melanc6lico, pues, aunque ese
caracter no sea muy comurn, existe, y aun su misma excep-
cionalidad debe excitar double interns en la obra en que bri-
lla. Ademas, &en que descansa la simpatia de los lectores
si V. no pinta a Francisco contrastando con el cuadro horren-
do de los otros blancos entire quienes campea? ZPintelo V.
malo, y ya todo el cuadro quedara de un color, y de un color
negro, y desesperante hasta lo sumo, porque, seguin eso,
todo sera sombra en ese cuadro y nada, luz; y de quien se.
agarrara la sensibilidad del que lee u oye?" (III, p. 154).








Hemos de observer aqui estas notas de Milanes. Dice
que ese genio humilde "no es muy comin", lo que quiere
decir seguramente que no es muy comuin entire los esclavos,
opinion que lo situaria en un campo de prevenci6n contra
los negrcs sumidos en esclavitud. Por otra parte, es exacta
su consideraci6n que si el protagonista de la novela fuera
pintado malo, (es decir, cruel o rebelde) no habria contrast
con el resto del panorama human que lo circunda. Pero
lo cierto es que Suarez describe a su personaje con tales
muestras de resignaci6n ante su destiny oprobioso que el lec-
tor solicita de e1 algiin rasgo de altivez, de dignidad herida,
no aquel sometimiento total a las circunstancias que lo aprie-
tan y ahogan.
Talento de critic literario tenia indudablemente Mila-
nes. Esas dotes las advertimos en sus observaciones a la no-
vela "Francisco" y en ciertos comentarios que incluia en su
correspondencia con Delmonte. En otra carta, de mayo de
1838, glosa la novelita de Ramo6n de Palma: "La Pascua en
San Marcos". Consider quo no es tan "vaporosa y fantasti-
ca" como "La Pefia Blanca" de Villaverde. Dice de esos
personajes: "Esa Aurora es una doncella real cuyo tipo se
encuentra en nuestras casas a cada paso; Claudio es un li-
bertino habanero pintado maestramente". Emprende la
defense de la moralidad de esta novela que por los conven-
cionalismos de la epoca habia sido tachada de ciertas aparen-
tes descripciones crudas.
Dificultades econ6micas las sufria Jose Jacinto Milanes
por estos aflos. Habia trabajado en una ferreteria habanera
en 1832, pero la epidemia de c6lera en 1833 le hizo abando-
nar la Capital. Despues trabaj6 en el "escritorio" u oficina
del negocio de su tio politico, don Sim6n de Ximeno. La
amistad de Domingo del Monte le proporcionara ocupaci6n
mas lucrative. En carta de noviembre de 1839, Milanes ad-
mite la proposici6n de un trabajo que le sugiere el critic:
"Y crea V. que es de lo mas que en ella me place saber que
me dara lugar para seguir mi amada carrera literaria, por-
que esta es el primer amor de mi vida". La colocaci6n sera
en la secretaria del Ferrocarril de Matanzas a Sabanilla.
En otra carta del mismo mes, Milanes comunica a Delmonte








que "estaba pronto a tomar la acci6n de los 500 pesos, por-
que mi tio Don Simon (de Ximeno) .. estaba pronto a fa-
cilitarme dicha cantidad".
Pero, ese mismo mes de noviembre de 1839, Milanes cae
enfermo. Dos meses esta en cama. En enero de 1840 escri-
be a Delmonte: "a la hora de estas todavia estoy invalido,
aunque espero que aqui en la cumbre donde al present es-
toy, podre recobrar la apetecida salud". Todavia esta con-
valeciente, y pregunta a su amigo si podra trabajar como
Secretario del Ferrocarril de Sabanilla y al mismo tiempo
laborar en un colegio como maestro, segun proposici6n que
Ie ha hecho Jos6 Antonio Echeverria.
Aunque esta enfermo, cuando todavia no ha sido desig-
nado.secretario, cierta intriga se cierne sobre el desdichado
poeta. En febrero de 1840 describe a Delmonte para aclarar
que no ha renunciado a ser electo Secretario de la Empresa
ferrocarrilera. La noticia la habia trasmitido Felix M. Tan-
co. Pero ,c6mo era possible que Milanes hubiera confiado
tal decision a dicho personaje si no lo habia visto desde tres
meses antes? "Sepa V. -escribe- que todo es falso; que
yo ni renuncio, ni he pensado renunciar a la Secretaria, y
que estoy agradecidisimo a V. por haberme proporcionado
tan ventajosa colocaci6n".
Las gestiones de Delmonte favorecen a Milanes. Aunque
muchos otros j6venes aspiran al cargo y hay "mil intrigas
por su plaza", segun describe Gonzalo Alfonso al critico, Mi-
lan&s llega a ocupar esta plaza. En marzo del 40 describe
a Delmonte para darle las gracias, pero "Todavia no me
hallo enteramente bueno, verdad que la ventaja de andar
con una muleta sola no es poca, y yo espero que a fuerza de
ejercicio pondre mis piernas en el estado de antes". Habia
pensado ir a recuperarse a San Miguel de los Baiios, pero
decide cambiar las aguas minerals de aquel lugar, por los
banios en el mar, "que me han pintado como cosa muy a
prop6sito para recobrar las fuerzas". Y ya much mejor
embarca hacia La Habana "para recibir instrucciones" sobre
su cargo, segun carta de Francisco de la 0. Garcia.
Tiene ahora mas tiempo el poeta para ocuparse de su
obra literaria. La primera actriz de la compafiia que actua-


10









ba en el Teatro Tac6n, donia Vicenta de la Puerta, desea
comprar el drama de Milan6s para presentarlo en escena.
El poeta discute con Delmonte cuanto cobrara por sus dere-
chos de autor y tanto aclara la cuesti6n que le describe: "se
figurara V. que estoy muy mercantile y muy aritmetico, pero
a mi me parece,... que nosotros los literatos cubanos hemos
dado en la simpleza de considerar muy bello el desinteres
en la venta de nuestras obras: por este motive no hay ca-
rrera literaria en Cuba: por esta causa se rien de nosotros
c6micos e impresores quienes, a costa de nuestras vigilias,
se llenan ampliamente los bolsillos". Y sobre la misma
cuesti6n le describe dos cartas a Delmonte en agosto de 1840.
Pero, zpor que preocupa tanto al poeta Ja cuesti6n eco-
n6mica?, ipor que trata de obtener mejor trato de los em-
presarios? En septiembre de ese aino le confiesa a Delmonte,
de manera teservada, que el principal motive es "hallarme
tan pobre de bolsillo, hallandome en estrechas relaciones
con una oven de aqui, a quien hace tiempo que amo y con
quien pienso casarme en cuanto pueda hacerlo". "Ella
-continua Milanes- es la causa de que yo cultive con tan-
ta constancia la literature, llevado de la esperanza (casi
vana hoy para mi) de que pudiera hacer algun dinero con
mis obras".
Sl61o en esta ocasi6n rompe el silencio en torno a su vida
intima el poeta matancero. En sus cartas habla much de su
hermano Federico, pero nunca hallamos ninguna confiden-
cia sobre su vida interior ni referencias a su familiar. Esa
jcven de quien habla a Delmonte era seguramente Dolores
Rodriguez y Valera, parienta lejana del poeta y prima del
escritor costumbrista Jose Maria Cardenas y Rodriguez.
"Era sumamente agraciada, de buena familiar y muy pobre".
En la primera edici6n de las "Obras" del poeta, Federico, su
hermano, decia: "Por lo que toca a los incidents de su vida
privada, que han hecho interesantes las dolencias morales
que hoy padece (el poeta vivia aun en 1846) ni podemos ni
queremos dejar de respetar el silencio que 61 se impuso".
Gracias a las investigaciones del erudito Jose Augusto
Escoto conocemos hoy los caminos de la fatal pasi6n que
asol6 la juventud de Jos6 Jacinto Milanes. Tenia mAs de


11








veinte anios cuando conoci6 a Dolores Rodriguez y Valera.
Llegaron a ser novios. Federico afirma que "cansado de
amarla en vano, desisti6 de verla y habiarla; consagr6se
a cavilaciones tristes y a verter en sus compcsiciones poeti-
cas un raudal de lanto y quejas por su soledad". Pero cuan-
do el poeta tiene veinte y ocho anios, se enamora de Isabel
de Ximeno, su prima cercana, que tenia catorce afios. Em-
pezaron a surgir las poesias dedicadas a "Isa". Acaso los
padres de la adolescent pensaban que debia tener un pre-
tendiente de mayores beneficios que el pobret6n primo al
que le daba por la poesia.
,Fue esta la pasi6n que condujo a Milanes a la total per-
dida de la raz6n? Unos consideran que habia un anteceden-
te familiar, aquella tia Pastora, siempre silenciosa y hosca,
quien huia al interior de la casa cuando sonaba el piano,
porque le decia cosas poco decorosas. Los mas estiman que
aquel amor infeliz por su prima Isabel fue decisive para
desequilibrar por complete la fragil constituci6n del poeta.
Pero, &no se ha pensado que much debi6 influir en el ani-
mo de Milanes la situaci6n cubana por aquellos afios, la te-
rrible represi6n que represents la llamada "conspiraci6n"
de la Escalera?
Hay en el "Cent6n epistolario" de Delmonte una carta
de Villaverde de septiembre de 1844. El critic esta en
Europa, Villaverde le insta a escribir sobre los desmanes
gubernamentales: "Escriba Vd. pues. Usted es el unico
que hoy se halla en la mejor aptitud y con mayor capacidad
para revelar al mundo civilizado la verdad horrible de lo
que aqui pasa". Matanzas era precisamente el lugar donde
la represi6n fue mayor. Y agrega Villaverde este parrafo:
"Tal desaliento y tal pavor se ha difundido entire los pocos
que cultivaban las letras despues de la salida de Vd. y de
los sangrientos sucesos de Matanzas que ni por casualidad
se reunen dos para hablar ni tratar de literature. Princi-
piando por Milanes que ha caido en la imbecilidad mas la-
mentable, y acabando por Suarez, que no sale de sus pleitos,
todos, todos andan esparcidos, mudos y cabizbajos; porque
Palma, que es el unico que hoy habla, esta reducido a ar-
tfculos de moda, bailes y teatros. El "Faro" yace en manos


12








de Bachiller y Vivanco que han hecho profesi6n de adular
al gobierno y ensalzar los gobernantes". (VI, p. 100).
ZNo se piensa lo que tal situaci6n pudo influir en el des-
dichado Milan6s? Junto a la influencia de aquella dolencia
mental que pudo ser hereditaria, al lado de los desgraciados
amores por su hermosa prima, hemos de considerar que el
panorama politico, la situaci6n violent y ahogadora de la
Colcnia espafiola fue factor principal para sumir en la de-
mencia al poeta matancero. Otra carta enviada a Delmonte,
esta vez por Jose Antonio Echeverria, en noviembre de 1845,
hace el balance desolador que ofrecen aquellos anos para
la cultural, las artes y las letras cubanas. "Placido" habia
sido fusilado, Manzano salio6 absuelto de la tenebrosa acu-
saci6n, pero su labor literaria en lo adelante escasearia has-
ta protegerse en el mayor silencio. "La memorial de Policar-
po y de Manuel Garay me entristece -escribe Echeverria -
y luego, Milanes muerto para la inteligencia, Pepe de la Luz
enfermo y tibio con sus mejores amigos, Palma desapegado
de mi para siempre, Saco y V. (Delmonte) expatriados, y
tantos otros metidos cada cual en cosas de interns, como yo
mismo". (VI, 266).
No volvi6 el pobre poeta matancero a recuperar total-
mente la raz6n. Lo llevaron a medicos en Matanzas y
La Habana. Le recomendaron que emprendiera largo viaje.
Y fue don Sim6n, su tio politico, el padre de Isa, quien fa-
cilit6 los medios econ6mrnicos para realizar el costoso viaje.
Embarc6 en 1848 junto con su hermano Federico para Es-
tados Unidos y Europa. Pero todo fue indtil." Cuando re-
greso el poeta continuaban los mismos sintomas de demen-
cia. Cuenta Calcagno que al publicarse en el peri6dico "La
Aurora" una nueva poesia "A Lola", creyeron los lectores
que el poeta reponia sus fuerzas, escapaba de la locura. No
habia lugar para aquellas esperanzas. Cada dia se sumia mas
en su enfermedad, se aislaba y reconcentraba. El poeta ha-
bia tenido ataques furiosos. Tenian que servirle la comida
ya cortada para evitar eualquier peligro.
La locura seg6 cruelmente la vida frigil del poeta ma-
tancero. Habia aquel amor oculto, aquel desprecio de la
amada, aquel rompimiento de sus ilusiones. La crisis le


13








llevaba al delirio, a los ataques violentos. Cuando estos pa-
saban quedaba el poeta ensimismado, melanc6lico, en un
mutismo absolute. Acaso en su interior palpitaba el sonido
de sus versos: ",Por que te has ido?, que fuga es esa/ ci-
marronzuela de rojos pies?". Lola Maria -Dolores Maria
de Ximeno y Cruz, la autora de las deliciosas "Memorias
de Lola Maria" -recuerda c6mo la hermana del poeta,
Carlota, "pasaba noches enteras a su lado, tratando de dis-
traerlo en sus insomnios. Esta mujer, al igual que sus otras
hermanas, sacrifice juventud y amores en aras de aquel
afecto. Para entretener las interminables veladas de invier-
no, a la luz de una laimpara y junto al sillon del enfermo
-que, envuelto en amplia capa espaiola con embozo grana,
de nada se daba cuenta- escribia con la aguja en una fini-
sima tela de lino,- con caracteres pequefios, hermosas poesfas
en italiano, traducidas en otro tiempo por su hermano".
Jos6 Jacinto Milanes represent la obra de carActer mas
intimo, subjetivo, de la primera promoci6n de romanticos
cubanos. Su intimismo y criollismo es superior al de Here-
dia, quien esta sobre el poeta matancero por el vuelo y la
amplitud de su creaci6n lirica. Milan6s abre el camino a
poetas posteriores, como Luisa P6rez de Zambrana y Zenea,
senialadamente elegiacos y tiernos, y en ciertos aspects pre-
cede a la creaci6n po6tica de Jos6 Marti.
Pero cuando hoy, a la distancia de cien anios recordamos
su infortunada existencia y su breve pero valiosa obra, sen-
timos una inclinaci6n field hacia el tierno poeta de "La Ma-
drugada". Cintio Vitier ha subrayado "como en el tono
blanco y la mon6tona dulzura de Milanes, Zenea, Luisa Pe-
rez, se esconden secrets irrenunciables de nuestra alma".
En sus mejores poemas, ya en "La fuga de la t6rtola", como
en "El nido vacio" o en "Vagos paseos" encontramos, la ex-
presion de algo que podemos definir como lo cubano. Y este
asomo a lo esencialmente nuestro hace imperecedero dentro
de la historic de la poesia cubana el aporte fundamental de
Jos6 Jacinto Milanes.
Dic./1963.


14









Estos versos dan a

las estrellas


"Dumque coelum considerate
observatque astra.. "
Juan de Mariana



Roberto Ferndndez Retamnar


1
Tui me preguntas, aprovechando que arden sobre nosotros
Los inconcebibles astros de aquellos tiempos;
Tui me preguntas: Roberto,
ZEs verdad que no crees?
Y yo miro las estrellas quemandose alla arriba,
Y hacia las que un viento mayor arrastra la pregunta
De tus labios que querria inmortales. [humeante

2

Cuando pongo mi mano joven,
Condescendiente,
Sobre el hombro tormentoso del anciano,
Es solo una ilusi6n, solo un instant,
El tiempo
De mirar a las nubes, a los astros,
Antes de que otra mano,
Generosa,
Se pose sobre mi hombro
Llamandome ioh anciano!


15










Esa luz en la noche,
,Sera un reflector nuestro?
ISera un arma de ellos?
(Por un instant,
Habia olvidado
Que hay en el cielo luna, que hay estrellas).

Abril-mayo de 1964.


16










El billetero en el siglo XIX






Miguel Barnet


La fuerte epidemia de romanticismo que azot6 el siglo
pasado ha dejado una imagen pobre, falseada, del billetero.
Si los mas ambiciosos escritores como Villaverde, Meza,
Suarez y Romero, etc., padecian este mal con todas las de la
ley, Lcomo no habian de contagiarse los mas mediocres que
s6lo aspiraban a escribir un articulo de costumbres en algu-
na revista cubana? Escritores 6stos -o mejor costumbris-
tas de lenguaje denso y retorico- que no deseaban otra
cosa que endulzar las tardes habaneras. Y hasta Ram6n
Meza sofiaba "la correct silueta de un dios griego, echado
muellemente en eburneo carro o las grandes alas irisadas
que agitan en su vuelo, a traves del espacio, los arcangeles
cat6licos". De ahi que por mucho que hurguemos en las
bibliotecas no encontremos ni un solo cuadro que refleje al
bill!tero de antafio con fidelidad. Sin embargo, la invasion
de billeteros que inund6 a La Habana durante todo el siglo
fue tan poderosa que uno de los mas series costumbristas,
Francisco de Paula Gelabert, decia con agobio: "podra usted
no encontrar cuando lo necesite u medico, una comadrona,
un sereno y hasta un amigo a quien pedirle un favor, pero
un billetero, jamss. La pluma de Gelabert no era exa-
gerada.
Este descuido voluntario de los testigos de nuestro siglo
pasado, la insistencia de objetivar la sensibilidad en los
dioses griegos y las ninfas del Parnaso, dejan una laguna
inmensa para los que pretenden conocer en detalles Ia vida


17










'4
-S..-
t~W~r


.tw




4,






rf


, 1


wvAEM


S


eq
4


I


t A

V


4-


.~ ~.w
N -==i .4 ~ -
4 --


Ilust. Landaluze. Colecci6n de articulos. Tipos
y costumbres de la isZa de Cuba..
Habana, Editor Miguel de Villa, 1881.


18


V1'


1
***


1 .








diaria de la ciudad. Y para los interesados en el folklore el
unico camino, o al menos, el mas seguro, es el de los archi-
vos y las fuentes vivas. Los mas avezados en las tareas
investigativas tendran la habilidad de leer entire lines e in-
ferir. No es dificil reconstruir un barracon con sus medidas
exactas, pero, 4que podemos decir de la vida dentro del
mismo, de las fiestas de los esclavos, de las practices religio-
sas detris de los barrotes? Conocemos de la presencia del
billetero en el barracon por relates de un viejo centenario
que aun conserve clara su memorial. Pero no porque algun
escritor haya penetrado en el hedor de las cuarterias.
Es curioso, como apunta Calvert Casey, que los ojos ex-
tranjeros, libres de unos prejuicios y cargados de otros, nos
observaban mejor algunas veces. Por eso los documents
mas importantes con que contamos para reproducir la epoca
son los libros de viajes. Exponente maximo de todos ellos
el de Samuel'Hazard donde como veremos se habia del bi-
Iletero.
Ahora vayamos al grano. El sistema de juego que im-
plant6 la Loteria Oficial desde su fundaci6n el 21 de Abril
de 1812 hace que el Estado se convierta en banquero propi-
ciador del juego, que desde el siglo diez y seis con la intro-
duccion de los dados, practicados por las classes mas bajas,
y los naipes por las mas altas, como clerigos y oficiales, se
habia sembrado en la Isla.
Sabemos que Cuba en los primeros periods de la Colo-
nia no servia mas que como trampolin para el Continente
cuajado de oro, perlas, minas, etc. Esto determine la llegada
a la Isla de los mas viciosos y corrompidos aventureros es-
panioles. Ambiente mas propicio para enraizar el juego en
todas sus manifestaciones no pudo haberse dado jams. Al-
guien ha dicho que La Habana de aquellos tiempos era un
inmenso garito. No se equivoc6. Las propias autoridades
fueron las primeras en aprovecharse del juego; admitiendo
primero los dados y mas tarde los naipes.
Con estos antecedentes era de esperarse que la Loteria
tuviera una exitosa aceptaci6n. Asi lo confirm Juan de
Aguilar Amat en informed rendido al Ministerio de Hacien-
da, dice: "El dia 11 de Septiembre de 1812 se celebro el


19







primer sorteo en La Habana, a cuyo serio acto concurri6 un
inmenso pueblo que desde luego manifesto su confianza y
complacencia por la integridad con que se dispuso y ejecuto".
A esto afiade Ena Mourifio que todos los billetes reser-
vados para el expendio en la ciudad de La Habana fueron
vendidos y solo sobraron algunos en los pueblos del interior.
Asi prendio la Loterfa en el pueblo sin que ninguin go-
bernante espafiol se mostrara hostile a ella. Todo lo contra-
rio. Ya en la Repuiblica el afan por modificar la vieja es-
tructura colonial hace que Don Tomas Estrada Palma recha-
ce su restablecimiento en 1904. Con este motive se desato
una enconada polemica entire el entonces Primer Magistra-
do y algunas figures del Estado y la intelectualidad. Manuel
Sanguily defendia la reimplantacion de la Loterfa con ele-
mentos insuficientes. Planteaba que la sociedad cubana
queria jugar porque habia sido educada en el juego. "Ma-
ceo jugaba con algunos de los mejores y mas conspicuous re-
volucionarios ..." Nuestro refranero se enriqueci6 con la
expresion: "a quien no quiere caldo, taza y media", que re-
flejaba el estado de opinion del moment y que iba lanzada
contra Estrada Palma por haber vetado la ley.
Por fin en 1909 el president Gomez autoriza la ley re-
viviendo asi una de las peores lacras del pasado colonial.
A la sombra de la Loteria surgieron otros juegos tan nocivos
como estE. Muchos de importacion china como la charada,
el paco pio, el boton, el tongao, el lon bichin, la bola, etc.
Otros como las rifas, las chivichanas, el bingo, el parari, el
gallo indio, el mamey, el traganiquel, etc., con diferentes
origenes. Hasta el juego de la ruleta, propio de la aristocra-
cia que no podia faltar en los casinos de la ciudad.
El billetero no faltaba nunca en los barracones. Los ne-
gros esclavos compraban billetes con el dinero que recauda-
ban del product de sus conucos o pequefios cultivos donde
lo mismo sembraban yuca que criaban cerdos. A veces el
contramayoral, por lo general un negro, era intermnediario
del billetero, vendiendo los billetes a precio elevado. Segu-
ramente no falto el contramayoral que se apoderase de al-
guin billete premiado, engafiando a los esclavos mise-
rablemente.


20








El billetero no solo tenia acceso al barracon. El era jun-
to, con el sacerdote, la unica persona que podia abrir las
puertas de cualquier casa y entrar hasta el patio sin ser re-
querido. Este privilegio sorprende a los viajeros como James
Steele que lo comenta, afiadiendo que se aturde con el ruido
de los pregones de todos los vendedores ambulantes que col-
maban la ciudad y especialmente con los de los billeteros.
La forma tan direct en que se podian familiarizar los bi-
lleteros con las families cubanas, convierte a nuestro perso-
naje en un agent eficaz del chisme y la alcahueteria.
Espafioles, de procedencia islenfia, eran la mayor parte
de los billeteros en el siglo XIX. Asi lo confirman unos ver-
sos populares publicados en "La Discusion" a principios de
este siglo y que dicen:
"Es por demds evidence
que desde un tiempo pasado
se habia en Cuba sentado
y admitido un precedent
que por razones muy varias
aun mantiene aqui sus fueros
que fuesen los billeteros
natives de Islas Canarias.
Para ser pues billetero
precisaban condiciones
buen pecho, recios pulmones
y una garganta de acero
cualidades no ordinarias
cual saben los que me leen
y que de sobra poseen
los hijos de Islas Canarias".
Veamos que nos dice Hazard en la pequenia estampa en
que recoge al billetero:
"En adicion a las mujeres suplicantes, los hombres gri-
tones, os encontrais con el vendedor elegantemente vestido
y de corteses maneras que os suplica le compreis el billete
que os ofrece, asegurAndoos que es el nuimero que obtendra
el premio mayor. Imaginaos uno de estos ruidosos individuos
ambulando por las calls, gritando en altos tonos de fuerte


21








entonaci6n nasal estas pala-
Sbras en la sonora y bella
_lengua de Castilla: "Lote-
rif r a, loteria.. "iUn buen
( p niumero el 2595!" La Loteria
|i1 es una instituci6n official,
i .prosigue Hazard, y produce
al tesoro tanto como cual-
quier otro ramo, ya que in-
^ L M. gresa en eA la cuarta parte
l Ude su product. La Hacien-
\' da emite anualmente unos
l 50,000 billetes, y a 17 pesos
^ [ cada uno, en 19 series, cada
seriese de veintisiete mil bi-
: l o \ B lletes. En cada sorteo, unos
S^ veinte al ano, las tres cuar-
j I tas parties del Capital se
S distribuyen entire los juga-
l dores en distintas propor-
ciones".
i,-- B Finaliza Hazard sefialan-
54N.- do que "los vendedores de
-, ^ , ,, .billetes debian tener permi-
flust. Hazard. Cuba with pen andbilletes debian tener permi-
pencil, Hartford, Conn., 1871. so especial y se les obligaba
a llevar en un lugar bien
visible una divisa de laton".
Una costumbre muy generalizada en la Colonia era la de
cortar los pedazos de billetes con grandes tijeras. Pero ya
entrada la Repuiblica se empezaron a sustituir por los dedos,
pues los pedazos eran mas faciles de cortar ya que el billete
no venia en rolls eomo antes. En relacion al uso de las ti-
jeras existi6 la superstici6n en el pueblo de que si el bille-
tero cortaba los pedazos con la misma, el comprador no se
sacaria ningun premio. Por lo tanto el pobre vendedor tenia
que pasar mil trabajos para cortar el billete con los dedos,
cuidando no romperlo.
La tijera fue un instrument peligroso en manos de algu-
nos billeteros. En 1835 el Comisario del barrio de San Isi-


22







dro, emporio del hampa, denunciaba abuses cometidos por
los billeteros con la misma. Decia:
"Un mal grave es que siendo prohibido por las Leyes
y Pragmaticas el uso de armas, se ven por las calls un nu-
mero crecidisimo de vendedores de billetes portando gran-
des y chicas tijeras de punta, so pretexto de dividir aquellos
para menudearlos, con cuyos instruments pueden causar
heridas y atacar a cualesquiera en la tranquilidad de su
mansion "
Aunque aqui no se hace referencia a ningun caso efec-
tivo de atentado, se infiere que muchas deben haber sido
las victUmas de billeteros hampones. Otro heeho interesan-
te que este civico funcionario denuncia es la cantidad asom-
brosa de trabajadores de distintas ramas que abandonan sus
oficios para dedicarse a este monopolio. "Como se experi-
menta en los trabajadores del muelle, particularmente en
la gente de color". De aqui la falta de artesanos de que se
resiente la poblaci6n en esa epoca.
Esta falta de artesanos se recrudece mas adelante -se-
gun sefiala Antonio de las Barras y Prado- con la incor-
poraci6n de mnuchos de ellos a las incipientes sociedades de
creditos fungiendo en ellas como corredores.
La figure del billetero atrae al dibujante Landaluze,
quien nos deja una estampa bastante elegant de este, coin-
cidiendo con la descripci6n de Hazard.
Por dltimo, veamos lo que dice un costumbrista habitual
de Ia revista "El Palenque Literario", C. G. Valdes: "El bi-
lletero, tipo important que si no hace honor al pais, por
lo menos acaba con la paciencia de cualquiera y desmiente
la frase de nuestros economists de que nuestros campos
necesitan brazos y s6lo brazos, para el desarrollo y prospe-
ridad de nuestra agriculture, pues 1el, el billetero, tiene bra-
zos muy buenos, es fuerte como un trinquete, robusto como
una ceiba, sano como un berraco de Barrac6n, y desfacha-
tado como un gamin de Paris. Bien mirados parecen una
horda de gitanos en el seno de un pueblo culto". Sigue Val-
des mencionando muy a la ligera que la cifra de billeteros
de La Habana pasaba de 5,000. Esto sucede en 1882. Nues-
tro costumbrista parece haberse fijado cuidadosamente en


23








los billeteros, pues aseguraba: ".. no van a los teatros, no
juegan, no bailan, casi no fuman, son generalmente honra-
dos, econ6micos, laboriosos y cargantes". Continufa Vald6s
con un argument subjetivo y torpe. "Nosotros aborrecemos
cordialmente la Loteria mxs por la plaga de billeteros que
nos ha echado encima, que por lo que ella representa en el
orden econ6mico",
Los billeteros frecuentaban, por supuesto, los lugares
donde podian tener comprador para su mercancia4 Se arri-
maban al Louvre, pero eran rechazados en la entrada, iban
a los teatros, pero no llegaban a los salones de espera. Sin
embargo, andaban a sus anchas por los parques, en los mue-
lles de los vapores, en los vapores mismos, en los ferrocarri-
les, en la Aduana, en las oficinas del Ayuntamiento, en ca-
rros de caballos, en las puertas de las iglesias, en las bode-
gas, en las fondas y posadas, en fin, oigamos para finalizar,
el tono irritado de Valdes: "... como las plagas de Egipto,
lo inundan todo, gritan a su antojo, cuando y c6mo quieren,
y hasta van a la iglesia, no a orar, sino a vender... -Dios de
Israel! zD6nde esta el Moises que ha de acabar con
estos mosquitos, con estas ranas, con estas langostas,
con estas *..?"



STLOTEI.A NACION.AL
k)f LA ISLx\ "KQ ,m oFA
a -^~r I4 6 i ;
F.IL

SQliartm (1. billete.nra et 4rnq" noventa y stL
SI c h1a d c ekbrar el dia dt de julio de
2. *" [; A ,.'tj /eun pc39.
p, F *++ ')
,- 7,. t-len so&


'^ y^^ Ir -. '
(nnno. yxYr~t'ia^^jjrrt^ wa


24









Tres expresiones literarias

del conflict renacentista



Camila Henriquez Uretia


(Tiembla la floresta del laurel del
mundo, y antes que tu hermano
vago, Segismundo, el palido Ham-
let te ofrece una flor).
Ruben Dario
"Letania de Nuestro Sefior Don
Quijote".

El Renacimiento fue una epoca de profundos conflicts.
A pesar del significativo redescubrimiento de la imnportan-
cia de las letras clAsicas, los hombres de saber y conciencia
de aquel period no vieron su 6poca como un retorno al pa-
sado, sino como una revoluci6n. Fue un periodo de trans-
formaciones demasiado sorprendentes para que la mayor
parte de los europeos las experimentaran sin ansiedad, duda
y terror. Mucho mas que un renacer de las actividades es-
pirituales de la antigiiUedad fue un cambio radical, en el que
nuevos sistemas e ideas sustituyeron a ideas y sistemas
que hasta entonces se habian juzgado establecidos de modo
inconmovible en la estructura heredada de la Edad Media.
Espiritualmente fue una revoluei6n que en gran media
tuvo lugar en el hombre interior, y produjo en el renacen-
tista -el primer hombre moderno- un estado ansioso, de
manifestaciones a veces activas, a veces depresivas; el es-
tado que Alberto Durero represents en su celebre grabado
"Melancolia No. 1". En el aparece una figure aleg6rica, sen-


25








tada, la frente doblada, la mano en la mejilla, sumida en
honda meditaci6n. En torno, mamotretos sabios, pergami-
nos, mapas, aparatos de calculo, redomas y crisoles se amon-
tonan hasta el techo de la habitacion, sin lograr despertar
ya el interns de la criatura pensativa, bajo cuya frente nos
parece adivinar las preocupaciones de Fausto: "Filosofia,
Jurisprudencia, Medicina, Teologia, todo lo he estudiado,
todo lo he escudriniado ansiosamente, y al cabo de tantos
afanes ^que es lo que se? Lo mismo que sabia". La desilu-
si6n sobre el poder de la ciencia incipiente, el convenci-
miento de la vanidad de los esfuerzos del hombre por co-
nocer e intentar dominar las fuerzas que rigen el universe:
6sa era la Melancolia No. 1; porque el Renacimiento habia
estudiado minuciosamente la "Anatomia de la Melancolia",
como la design Robert Burton, y la tenia clasificada en es-
pecies: No. I, No.: 2, No. 3, segun su motivaci6n.
Es que el conflict renacentista presentaba nutnerosas
faces. Muchos de sus aspects se manifestaron en el mundo
exterior: conflict entire classes sociales, con Ia burguesia
en desarrollo ascendente, afirmando su importancia por
derecho y por fuerza; conflict econ6mico, debido al nuevo
desarrollo industrial y la redistribuci6n de la riqueza; con-
flicto entire la ciencia naciente y sus enemigos: Ia supersti-
ci6n y la autoridad de la teologia; conflict entire autoridad
y libertad individual; entire el poder de la Iglesia y el de los
gobiernos de las nuevas naciones; conflicts centre naciones;
conflicts entire la Iglesia cat6lica y las formas disidentes
del cristianismo, y en el seno del proplo catolicismo, entire
la tendencia conservadora y las tendencies liberals ..
Para los hombres de pensamiento, esta constelaci6n de
conflicts se agrup en tomo a un ndcleo: el problema del
concept mismo del hombre y de la vida humana. La Edad
Media concebia el universe como una estructura basada en
un orden jerarquico impuesto por el Creador. En este orden,
se concedia al hombre puesto prominent, inferior al de las
jerarquias ang6licas que rodeaban a Dios, pero superior
al de los animals. Estos y el mundo en general, habian sido
creados para servir al hombre y estaban sometidos a su do-
minio. Este cuadro brillante tenia un reverse oscuro: el


26








hombre, aunque esencial al sistema de la creaci6n, habia
caido, se habia mostrado indigno de la confianza de Dios,
por el pecado original: habia probado el fruto del Arbol del
bien y del mal, y por consecuencia su situaci6n actual era
de miseria, culpa y sufrimiento. A su vez, este cuadro oscu-
ro adquiria matices mas suaves por la seguridad de que el
hombre habia sido redimido por Cristo, lo que le daba la
esperanza de alcanzar felicidad eterna en otra vida. Los
pensadores en el period del Renacimiento en que nacio
Shakespeare se expresaban con unanimidad sobre este pro-
blema. El molde de sus ideas era el mismo de la Edad Me-
dia, y sus fundamentos no se discutian: existia una ley eter-
na, un orden general que regia en el universe, en el rango
de los series creados y en la instituci6n del gobierno, orden
que los hombres de pensamiento debian descubrir y descri-
brir para que, por su conocimiento, el genero human pu-
dieta cumplir la finalidad para la cual habia sido creado:
conocer y amar a Dios. Esta era la finalidad de la vida hu-
mana, segun el concept generalmente aceptado.
Dios no puede ser percibido materialmente; pero si,
como lo expresa Marlowe, puede ser aprehendido "en la ma-
ravillosa arquitectura del mundo". "El universe no es mas
que la manifestacion de Dios", decia Nicolas de Cusa. En
general, los pensadores del siglo XVI estaban de acuerdo
en que para conocer a Dios -es decir, para alcanzar a rea-
lizar la finalidad de la vida humana- habia que conocer
sus obras en la naturaleza, y a traves de ese conocimiento
comprenderia el hombre su propia pxcelencia. Se daba por
sentado que el hombre no era nada aisladamente, sino solo
considerado como "una pieza del orden de las cosas", segun
decia Raimundo de Sabunde. Era impossible considerarlo
aislado del resto de la creaci6n, pues asi como el hombre
fue creado para servir a Dios, el resto de la creaci6n fue he-
cho para servir al hombre y permitirie cumplir su funcion;
luego, a pesar de la pequeniez del mundo y de su propio ser,
el papel del hombre es el mas important del universe, y se
debia tratar de comprender el orden que regia todas las
cosas.








El orden de la naturaleza regia en tres dominios que eran
cada uno reflejo de los otros dos y parte de un conjunto or-
denado: Iro., el Cosmos; 2do., el miundo de las cosas creadas
sobre la tierra, y 3ro,, el mundo del gobierno human, de la
sociedad, cuyas leyes se consideraba que habian sido "des-
cubiertas, no inventadas".
El primer domino, el del universe creado, era una gi-
gantesca esfera, la de los cielos, con un puntito en el centro:
la tierra, el mas bajo de los cuatro elements; luego se situa-
ban los otros tres elements, y mas alla, por encima del ele-
mento fuego, estaba la parte celestial con sus ocho esferas
conc6ntricas, en que se hallaban los astros; mas allA, el Pri-
mum Mobile, borde exterior del universe creado, y aun mas
alla, el Empireo, eterna e infinita morada de Dios.
Theodore Spencer, en su obra Shakespeare y la naturale-
za del hombre, nos refiere que, segun la opinion general en
la epoca isabelina, la naturaleza habia sido creada en fecha
no muy lejana: "los seis dias de la creaci6n habian comen-
zado un domingo de agosto o septiembre, 5,284 afios antes del
nacimiento de Shakespeare". Y no habia de durar much
mas: se creia que la vida terrenal habia sido creada para
durar 6,000 afios solamente, al cabo de los cuales se termi-
naria por la conflagracion del Juicio Final. Es decir, la vida
terrenal debe terminar hacia fines del siglo XXIII.
Con todo, el hombre renacentista estaba, en general, se-
guro de la importancia de ser hombre. Sobre la tierra, el
hombre ocupaba el lugar principal en la jerarquia de las
almas, pues tiene alma racional, ademas de tender alma sen-
sible, como los animals, y alma vegetative, como las plan-
tas, seghn las teorias que la Edad Media habia recibido de la
antigiiedad y legado al Renacimiento. Por estar en el grado
mas alto de los animals y en el mas bajo de los series espi-
rituales o intelectuales (por debajo de los Angeles), el hom-
bre se consideraba un compuesto de dos naturalezas, lo que
hacia que su posici6n fuera, a la par de important, preca-
ria, pues no siendo ni bestia nii angel habia de esforzarse por
ser mas angel que bestia.
Asi como la Tierra ocupaba el centro del primer domino
de la naturaleza, el hombre ocupaba el centro del segundo,


28








el de los series creados para vivir sobre la Tierra; pero ade-
mas tenia otra funcion que cumplir: la de gobernar y regir
el mundo "no de otro modo que como Dios gobierna y rige
los cielos"; esta era la funci6n del hombre comno miembro de
la sociedad y del Estado, y en este tercer domino tambien
existia un orden jerArquico, en primer lugar, de las classes
sociales, desde el noble hasta el labrador, y en segundo
lugar, de las leyes que lo regian, entire las cuales las mas
altas eran las leyes naturales que el hombre recibia al nacer
y que debian gobernar todas las acciones de su vida. El mo-
narca debia obrar como servidor de esas eyes y representa-
ba el principio universal de la justicia, tan firmemente es-
tablecido como el orden c6smieo.
Era corriente en el siglo XV y el XVI el uso de la
analogia entire los tres ordenes de la naturaleza, especial-
mente entire el universe o macrocosmos y el hombre o mi-
crocosmos.
Como estaban tan estrechamente ligados los tres 5rdenes,
esto constitula la debilidad del conjunto, pues el derrumba-
miento o el trastorno de uno de ellos, representarfa, por re-
percusion, el de los otros dos. Asi habia sucedido cuando,
por el pecado original, la cafda moral e intellectual de AdAn
y Eva habia corrompido al hombre y al resto de la creaci6n,
de manera que los elements y los series vivos, que debian
servir al hombre y ayudarlo, se mostraban adversos a e1,
y toda case de accidents, enfermedades y desdichas afli-
gian al genero human por esa causa. Muchos crelan que
el universe envejecia y que la naturaleza se desmoronaba
sin remedio, anunciando su proximo fin.
Sefiales son del Juicio
ver que todos lo perdemos,
unos por carta de mas,
otros por carta de menos,
comentaba Lope de Vega. A principios del siglo XVII, la
vision sombria de la situacion del hombre en el universe
parecia alcanzar su culminacion. La Edad Media habia re-
conocido la existencia de un conflict entire el concept de
la dignidad del hombre y el de su miseria. (El hombre,


29







"cosa orgullosa y cosa digna de lastima", como escribia John
Davies en 1599). Pero al menos no se creia que las miserias
de la condici6n del ser human disminuyeran su importan-
eia: el propio Dios habia permitido que su hijo sufriera el
martirio por redimir a la especie humana. Era un conflict
que podia ser resuelto por Dios a traves de la gracia y de la
redencion.
Pero al avanzar el Renacimiento aparece un nuevo y per-
turbador element: el de la duda, que va a corroer las bases
de la estructura del universe heredadas de la Edad Media,
sobre las cuales hasta ese memento se asentaba el pensa-
miento europeo. Como lo express Theodore Spencer: "Co-
pernico planted la discusi6n del orden c6smico, Montaigne
la del orden natural, y Maquiavelo la del orden politico. Las
consecuencias fueron incalculables".
Cuanto hemos dicho sobre los tres dominios de la natu-
raleza habia sido concebido sobre la estructura del sistema
ptolemaico, con la Tierra como centro del cosmos. Al poner
al Sol en el centro y a la Tierra como simple planet sub-
sidiario, toda la estructura con sus interdependencias es-
trictas perdi6 su sentido. Cuando Galileo apoy6 la hip6tesis
de Copernico y dio al public sus descubrimientos de nuevos
astros, un contemporaneo, Wotton, escribi6: "Galileo ha de-
rrumbado primero toda la astronomia anterior, y luego toda
la astrologia". Y al hacerlo, habia contribuido a derribar la
teoria de los tres 6rdenes de la naturaleza y su interde-
pendencia.
Montaigne se encarg6 de derrumbar el segundo dominion.
Seguia una corriente ya en movimiento. En 1565, Telesio,
que veia en los sentidos la fuente de todo conocimiento, ha-
bia sefialado que la diferencia entire el alma de los animals
y el alma humana le parecia una diferencia de grado, no de
calidad. La demolici6n llevada a cabo por Montaigne afnos
mas tarde fue complete y despiadada, pues hizo hincapie,
no en la superioridad possible del hombre, ni en su pecado
y su caida, sino en su insignificancia. Para el el hombre
es un animal "de muy mediocre condici6n, sin ninguna esen-
cial o real prerrogativa o eminencia". No ve en que puede
basarse para pensar que es "el rey de la creacion". Eso


30








mismo podria pensar un ganso --dice--, podria arguir:
"Todas las cosas del mundo se concentran en mi: la tierra
me sirve para marchar sobre ella, el sol para alumbrarme,
las estrellas para comunicarme su influencia, los vientos
me benefician de una manera y las aguas de otra. A nadie
mira la boveda celeste mas favorablemente que a mi. Soy
el bienamado de la naturaleza. ,Acaso el hombre no me
mantiene, me aloja y me sirve? Para mi siembra y muele.
Si es verdad que me come, tambien devora a su pr6jimo,
y eso mismo hago yo con los gusanos que lo matan y
devoran a 61". (Ensayos, I). Montaigne reduce al absurdo
las pretensiones del hombre sobre su papel en la naturaleza,
y niega la posibilidad de llegar a conocer la realidad por los
sentidos, que son engafiosos. "Nada llega a nosotros que no
este alterado y falseado por nuestros sentidos". El alma
racional es inutil al hombre, porque todo conocimiento de
la realidad, puesto que tiene su base en los datos de nues-
tros sentidos, es totalmente inexacto.
Maquiavelo, a su vez, se encargo de demoler las nocio-
nes establecidas sobre el orden natural aplicado a la socie-
dad y al Estado. En primer lugar, coloco al Estado y al arte
de gobernar en una esfera separada de la religion -excepto
como instrument para imponer la sumisi6n-, de la moral
y del concept de la justicia universal. Sus principios eran
practices. El hombre es malo por naturaleza: sus actos lo
prueban. La mejor manera de gobernarlo sera a traves de
la fuerza y el terror. Las virtudes del principe nada tienen
que ver con la justicia: deben ser las del leon (la fuerza)
y de la zorra (la astucia), segfin lo demanden las circuns-
tancias. El gobierno human no debia verse como un refle-
jo del de Dios, ya que el hombre es un animal incapaz de
imitar a Dios, y Dios no parece preocuparse de c6mo se go-
biernan los hombres.
Asi pues, en las postrimerias del siglo XVI lo que se de-
bate no es el problema de la dualidad de la naturaleza hu-
mana, debida a la caida del hombre, ya que en este el hom-
bre conservaba en potencia su dignidad esencial; sino lo
que se ataca y se pone en duda desde todos los angulos es la
existencia misma de la dignidad humana.


31








Una de las causes de esta reaccion contra una idea tan
arraigada hay que buscaria en la situacion religiosa. El pro-
testantismo, en los paises en que prosper, habia roto con la
organizacion romana de la Iglesia y habia marcado nuevos
objetivos y promovido nuevas ideas; pero lo que postulaba
era una vida moral tan rigida y austera, ponia sobre el
hombre tal responsabilidad al enfrentarlo a Dios directa-
mente, que exigia de la naturaleza humana mas de lo que
esta podia dar. El catolicismo, a su vez, en los paises en
que predomin6, encerr6 al hombre en un circulo de hierro
sin permitir el libre vuelo del espiritu ni aunm en su relaci6n
con la divinidad; recordemos las persecuciones de que fue-
ron objeto todos los misticos espanioles. Muchas mentalida-
des empezaron a dudar de la posibilidad de ser leales en
material de religion; la duda y el escepticismo se extendie-
ron. John Donne, en Inglaterra, escribia en 1594: "Todo
puede ser malo; duda sabiamente".
La situacion political era tambien, a principios del si-
glo XVII, incierta e inquietante. En Inglaterra, al acercar-
se el final del reinado de Isabel, no se veia con certeza quien
podria sucederla en el trono; una sorda agitaci6n dejaba
entrcver la amenaza de la future guerra civil. En Espania,
auin en su moment de hegemonia, la crisis que anunciaba
la decadencia era ya un hecho que no podia pasar inadver-
tido a las mentes mas avisadas. Bien podia decirse que la
dualidad atribuida al hombre se revelaba en los Estados:
bajo la apariencia de esplendor, habia en su seno miseria
y podredumbre.
Por otra parte, el desarrollo de la ciencia favorecia el
escepticismo. Mientras la ciencia estuvo identificada con la
magia, no se coloco en abierta oposicion con la fe religiosa;
pero a media que evolucionaba hacia el concept modern,
basandose en la observaci6n y la experimentaci6n, iba acen-
tuAndose su conflict con la religion. Giordano Bruno ya
pensaba que la ciencia era la negaci6n absolute de la fe.
Al hablar de la naturaleza, ya no siempre se pensaba en Dios.
Todos estos motivos de escepticismo contribuyeron a acen-
tuar el conflict que habia de culminar en la destruccion de
los concepts tradicionales del hombre y de la vida.


32







En el primer period del Renacimiento, el period hu-
manfstico, se habia afirmado sobre todo, que el hombre
tenia la facultad de poder elegir, el libre albedrio. Segtn
Pico della Mirandola en su Discurso sobre fa dignidad del
hombre, Dios habia dicho a Adan: "Tendras el poder de
degenerar hasta la mas baja forma de vida, la animal; y
tendras el poder, mediante el juicio de tu alma, de elevarte
y renacer a las mas altas formas de vida, las divinas". Pero
ahora, en el siglo XVI, el hombre se veia considerado poco
mas que una bestia. Si habia conseguido algo, parecia que
era degenerar. Las potencias que el primer Renacimiento
atribuia al hombre se habian corrompido. La desilusi6n, el
desengafino, invadia los espiritus. Esta sera la caracteristica
del period barroco, al avanzar el siglo XVII, pero ya se
hacia sentir en la epoca de Shakespeare y de Cervantes.
Al quebrantarse las bases de una estructura del universe
que -aun siendo falsa e ilusoria- presentaba un modelo
a la imaginaci6n y al pensamiento, se habia quebrantado la
confianza del hombre en la vida; si aquella era una ilusi6n,
le habia servido para orientar su existencia. Sir Francis
Bacon, el sabio isabelino, escribia en su ensayo Sobre la ver.
dad: ",Puede dudar alguien de que si se limpiase la mente
de los hombres de vanas opinions, esperanzas lisonjeras,
falsas valoraciones y fantasias... muchas veces la mente
quedaria como una pobre cosa disminuida, llena de dolor
y melancolia, desagradable aun para si misma?"
Dice Spencer que la tragedia necesita, para producirse
como obra de arte, un orden de creencias y una linea de con-
ducta firmemente establecida y una conciencia nueva de
que ese orden y esa conduct pueden ser violados. Asi vemos
en la antigua tragedia griega la violaci6n de leyes divinas,
o de principios sociales fijados por el hombre, pero tan anti-
guos que tienen la fuerza de leyes naturales. En el Renaci-
miento, en el moment en que Shakespeare vivia, se sentia
c6mo se desplomaba un orden traditional que abarcaba el
aspecto religioso, el moral y el social. Del sentimiento de
ese derrumbamiento nace, con Shakespeare, la tragedia
modern.


33







Al comenzar el siglo XVII hacia ya various afnos que Sha-
kespeare escribia obras teatrales que le habian ganado fama:
comcdias, dramas sobre la historic de la Gran Bretafia, y
habia probado en Julio Cesar la dramatizacion de la historic
antigua; habia ensayado, con Romneo y Julieta, la tragedia
romantica, basada en un cuento italiano, aunque por sus
races el tema es muy antiguo y tiene caracter de mito. Pero
a partir de los iltimos afios del siglo XVI, seguin todos los
que se dedican al studio de Shakespeare, se perciben en sus
creaciones dramaticas rasgos de gravedad que van haciendo-
se mas marcados, y se va revelando en su pensamiento una
actitud pesimista ante el hombre y sus acciones. Hacia 1600
-la fecha no se conoce con exactitud- produce una tragedia
que represent la creacion del genero en la epoca modern:
Hamlet.
En Hamlet Shakespeare present en una nueva vision de
significado simbolico y universal, el conflict spiritual de
su epoca en su aspect central: la contradiction entire las
dos maneras de juzgar al hombre; por un lado, la vision
cptimista del "rey de la creacion", como lo concibio el pri-
mer Renacimiento; por otro, la vision pesimista de su propia
epoca. Shakespeare realize una creacion psicologica de ex-
traordinaria trascendencia al situar la conciencia de esa
contradiccion como nucleo del carActer de su protagonista,
Iel principle Hamlet. Las creencias tradicionales, que ante-
riormente Shakespeare habia utilizado en forma convencio-
nal en su teatro, en Hamlet forman parte de la conciencia
del protagonista. Lo que produce en 61 los grades trastornos
que conducen al desgarramiento de su ser interior, es que
el descubre que esas creencias no se ajustan a la realidad,
que hay un conflict entire "lo que la teoria muestra y lo que
la experiencia comprueba".
For boca de Ofelia, Shakespeare nos present a Hamlet
como era antes de ocurrir la muerte sospechosa de su padre
y el matrimonio indecorosamente precipitado de su madre
con el nuevo rey, su tio,. Nos lo present como el ideal hu-
mano del primer Renacimiento: "La penetraci6n del corte-
sano, la lengua del letrado, la espada del guerrero, la flor
y la esperanza de este hermoso pais..." (Acto III, esce-


34







na 1). 1 Ha sido educado en las ideas tradicionales y su ternm-
peramento lo ha inclinado a tener fe en ellas. El descu-
brimiento de las flaquezas de su madre y el ver al reino
gobernado por su tio, de cuya indignidad y maldad tiene la
intuicion primero, la certeza despues, han quebrantado su
fe en la naturaleza humana. Un desengafio de este tipo lo
han sufrido, en todo tiempo, muchos j6venes; pero en ellos
ha constituido un problema individual. Hamlet lo genera-
liza; para e1 el mundo, el Estado y el individuo estan afec-
tados de un rmal que los corrompe, y 61 transfiere ese mal al
orden de los astros, fiel a la teoria de la estrecha interde-
pendencia de los tres ordenes de la naturaleza. Cuando re-
procha a su madre su infidelidad y aquel nuevo matrimonio
que 1el juzga incestuoso, le dice que "una accion tal... in-
flama el rostro de los cielos, si, y hasta esta solida y com-
pacta masa del mundo, con doliente aspect, cual si se
acercara el Juicio Final, se siente acongojada por tal acto".
En various moments Hamlet expone los puntos de vista
tradicionales: ",Que es el hombre si el principal bien y el
interns de su vida consistieran tan solo en comer y en dor-
mir? Una bestia nada mas. Seguramente Aquel que nos ha
creado con una inteligencia tan vasta que abarca lo pasado
y lo porvenir, no nos dio tal facultad y la divina razon para
que se enmoheciera por falta de uso" (Acto IV, escena 4).
Y en otra ocasion dice a Horacio: "Dame aquel hombre que
no sea esclavo de sus pasiones, y yo le colocare en el centro
de mi corazon ..." (Acto III, escena 2). Hamlet ha tenido
y conserve en el fondo de su espfritu ese elevado ideal, y su
desgarramiento interior proviene de que ha descubierto que
el orden traditional, segun el cual la razon debe sefiorear
a las pasiones, es s6lo una apariencia, y la realidad es que
los series humans, como lo prueba la conduct de su madre,
no son mas que bestias. Generalizando, el ve en los cielos,
en el mundo y en el individuo la realidad del mal bajo la
apariencia del bien. Esta era la condicion caracteristica del
hombre atacado de melancolia, seguin los tratados de la epo-
ca destinados a estudiarla. De ese estado, hace Hamlet un
notable analisis: "De poco tempo a esta parte .. he per-
(1) Trad. de Astrana Marin


35








dido completamente la alegria, he abandonado todas mis
habituales ocupaciones, y a la verdad, todo me pone de un
humor tan sombrio, que esta admirable fabrica, la tierra,
me parece un esteril promontorio; ese dosel magnifico de
los cielos, la atmosfera, ese espl6ndido firmamento que alli
veis suspendido, esa majestuosa boveda tachonada de ascuas
de oro, todo eso no me parece mas que una hedionda y pes-
tilente aglomeracion de vapores. Que obra maestra es el
hombre! iCuan noble por su razon! iCuan infinite en facul-
tades! En su forma y movimiento icuan expresivo y mara-
villoso! En sus acciones ique parecido a un angel! En su
inteligencia ique semejante a un dios! iLa maravilla del
mundo! E1 arquetipo de los series! Y sin embargo, ,que es
para mi esa quintaesencia del polvo? No me deleita el hom-
bre..." (Acto II, escena 2).
La conciencia de la diferencia entire apariencia y realidad
ha trastrocado en Hamlet el concept de la vida. El era ge-
nuino y verdadero. Cuando su madre le pregunta por que
parece que le afecta tan profundamente la muerte de su pa-
dre, ya que Ia muerte es la suerte comuin de todos los hom-
bres, Hamlet estalla. "iParece, seniora! iNo: es! iYo no se
parecer!" (Acto I, escena 2).
Desde el principio de la obra, Shakespeare destaca el as-
pecto politico del drama: coloca a Hamlet en un ambiente
politico que da amplitud al concept dramitico. Algo esta
podrido en el Estado de Dinamarca. Para Hamlet la majes-
tad real esta envuelta en su desilusi6n. Claudio es un rey
indigno y sin embargo, reina. La espl6ndida apariencia del
poder real no es la realidad. La realidad es que el rey impo-
ne al pueblo una mentira que el hace aparecer como una
verdad.
La utilizaci6n en la tragedia de uno de los conflicts fun-
damentales de la 6poca, da a Hamlet una profunda significa-
ci6n como expresi6n de un estado de conciencia general.
Su descubrimiento de la distancia insalvable que media entire
la apariencia y la realidad es una expresi6n de la nueva series
de problems, de los nuevos panoramas psicol6gicos y socia-
les que el Renacimiento estaba descubriendo- al avanzar
y que las primitivas teorias renacentistas no podian explicar


36







satisfactoriamente. El contrast entire la apariencia exterior
y la verdad interior, en los albores del siglo XVII es un re-
flejo de una nueva conciencia, cada vez mas rica y compli-
cada. La tragedia de Shakespeare es una forma de expresar
una experiencia, aun incierta y sin forma, pero de importan-
cia vital para el hombre renacentista.
En Hamlet el efecto del conflict entire la apariencia del
bien y la realidad del mal es una desilusidn que llega a para-
lizar en el protagonista las fuentes de Ia acci6n voluntaria.
Hamlet no actua, aunque cree que debe actuar para endere-
zar" -segurn dice- su "epoca desquiciada". Su tragico dile-
ma es que se ve colocado en una situaci6n en que la respon-
sabilidad recae sobre 61, pero su mQtivaci6n interior no da
impulse a la acci6n que se requeriria. No actua porque ve
la futilidad de todo cuanto pueda hacer; porque el mal, como
el lo percibe, penetra todo cuanto existe. Aun en si mismo
lo descubre. No existe curso de acci6n que pueda satisfacer
las exigencias de su inteligencia y de su sentimiento. Nin-
guna acci6n podria imponer el bien y erradicar el mal inhe-
rente al orden c6smico y a la condici6n humana. Finalmente
Hamlet esta dispuesto a aceptarlo todo de la suerte; pero
no a actuar, sino a sufrir: de vengador se convierte en vic-
tima que debe ser y es sacrificada.
La fuerza que impide la acci6n en Hamlet es su aliena-
ci6on del hombre y de la vida, como resultado de su desen-
gafio de la realidad y el derrumbamiento de los valores para
1el sustanciales. Hamlet no niega esos valores, pero no cree
que son realizables entire los hombres. Lo que se ha derrum-
bado en e6 es la fe en el hombre y aun en si mismo; pero
tampoco puede resignarse a aceptar otra escala de valores
practice y basada en la costumbre, como lo hace, en la obra,
el principle Fortimbras, que Shakespeare, en ese aspect,
opone a Hamlet.
En el mismo period del Renacimiento, mas exactamen-
te, en los mismos afios, en un pais diferente de Inglaterra
hasta el punto de ser el baluarte del catolicismo y mantener
un ideal imperial contrapuesto al del imperio isabelino, en
Espafia, otro gran creador literario, Cervantes, da expresi6n
al conflict interno del hombre renacentista en su libro im-


37







perecedero, Don Quijote de la. Mancha. Ruben Dario, en la
Letania -que escribio- de nuestro sefor Don Quijote, dice
al Caballero de la Triste Figura:
Tiembla la floresta del laurel del mundo,
y antes que tu hermano vago, Segismundo,
el pilido Hamlet te ofrece una floor.
El conflict de Don Quijote es, fundamentalmente, el con-
flicto de Hamlet, y el gran libro, aunque por su forma y com-
posici6n sea una novela, es por su sentido una tragedia: el
consciente enfrentamiento del hombre con su destino.
Don Quijote, como Hamlet, parte de un concept ideal
y absolute de la naturaleza humana, y rechaza la realidad
practice que contradice ese concept. Pero en Hamlet se ha
realizado -antes de comenzar la obra- la destrucci6n de
ese concept como aplicable a la realidad concrete. Hamlet
se ve situado frente al mal a traves de un problema indivi-
dual y generaliza hasta considerar el mal como la unica
realidad universal. Don Quijote opone su realidad ideal a la
realidad concrete, voluntaria y libremente; se siente impul-
sado a actuar, no por un problema personal, sino porque la
injusticia existe y se ejerce sobre otros series humans. Cree
que el mal existed en el universe y en el hombre, pero no
es inevitable; es possible luchar y destruirlo; quizas le pa-
rece que existe para que el hombre superior triunfe de el;
el hombre puede y debe veneer el mal. Don Quijote sale
por los casinos de la Mancha lleno de fe en la naturaleza
humana, de esa fe que Hamlet habia perdido antes de co-
menzar el drama de Shakespeare. Para Hamlet el mundo
ideal es s61o apariencia, y la realidad oculta bajo 6l es toda
podredumbre y maldad. Para Don Quijote es apariencia
la realidad concrete, el mundo material en el que domina
el mal y el hombre se ve limitado, aherrojado por cadenas
de error. La realidad verdadera es la que l61 concibe en su
mundo interior, y 61 actua, 6l lleva su concept de la rea-
lidad en sus "salidas" a confrontarlo con el mundo. Salvador
de Madariaga, en su studio sobre Hamlet (Londres, 1948)
sefiala que el paralelo entire Hamlet y Don Quijote es una de
las vias mas seguras para acercarse no s6lo al conocimiento


38







de ambos personajes, sino a la interpretacion que la Euro-
pa de su tiempo daba a los problems permanentes del hom-
bre. El punto central de la comparacion entire los dos
personajes le parece a Madariaga que es el problema del
equilibrio entire el individuo y la sociedad: Hamlet -segn
61- represent la presi6n de la sociedad sobre el individuo;
Don Quijote, la presi6n del individuo sobre la sociedad. La
excesiva presion social hace a Hamlet pasivo; la falta de pre-
si6n social hace a Don Quijote active contra los dictados del
sentido comuin.
El concept de la realidad de Don Quijote esta inspirado
en el ideal caballeresco medieval, sobre todo en lo que res-
pecta al papel active, de idealismo heroico, del caballero an-
dante. Es un mundo de imperatives ticos absolutos. Al
enfrentarse con la dualidad de apariencia y realidad, Don
Quijote afirma como verdadera su realidad interior personal.
El esta consciente de que puede haber muchas realidades
interiores diferentes: por eso explica que lo que a 6`1 le pa-
rece el yelmo de Mambrino, a Sancho le parece una bacia
de barbero "y a otro le parecera otra cosa"; pero la suya
es Ia realidad de mayor valor, porque es la verdad ideal
basada en el imperative etico absolute. Don Quijote avanza
transformando a cada paso la realidad aparente en una rea-
lidad superior que ve dentro de si mismo: la venta es un
castillo, las mozas de partido son princess, los rebafios,
ejercitos, etc. Su mission etica demand que el descubra y
afirme la verdad. En la determinacion de esa verdad entra
su libre voluntad: e1 sabe, por ejemplo, quien es en la reali-
dad concrete Aldonza Lorenzo; pero para 61 es Dulcinea del
Toboso, por lo que la quiere 61. "-Bastame a mi pensar y
career que la buena de Aldonza Lorenzo es hermosa y ho-
nesta; y en lo del linaje importa poco, que no ban de ir a
hacer la information de 61 para darle algurn habito, y yo me
hago de cuenta que es la mas alta princess del mundo"...
(L Capitulo XXV). Don Quijote es un creador, un arista
con intenci6n 6tica cuya material es el mundo. Empieza por
crearse a si mismo como agonista, crea a Rocinante y a
Dulcinea, y si no la crea, descubre Ia realidad superior de
Sancho. Don Quijote cree que esa es la misi6n del hombre


39







superior: crear la realidad, imponer los valores mas altos
de que esta consciente, alcanzar las metas que vislumbra.
De otro modo los series humans serian prisioneros de una
condition inmutable como los animals. La Edad Media
aceptaba que cada hombre recibia del Creador un papel
fijo para actuar en el gran teatro del mundo; pero Don Qui-
jote es renacentista: para 61 el hombre es hijo de sus obras.
Para Don Quijote como para Hamlet existen poderes su-
periores, por encima del hombre; pero son remotos. La rela-
cion entire el hombre y Dios no les concierne en primer ter-
mmino. Las fuerzas con las que tiene que enfrentarse Don
Quijote no son grandes fuerzas demoniacas: son fuerzas
malignas, "encantadores" y otras criaturas de la imagina-
cion, que pueden ser vencidas por el caballero. Son concep-
tos vagos: puede observarse que en el Quijote los "encanta-
dores" no causan en realidad ningin verdadero mal. Los
males sobrevienen siempre por acciones realizadas por los
hombres. Es possible que los "encantadores" puedan inter-
pretarse como simbolos de vicios humans. Don Quijote asi
lo expresa cuando habia de "matar en los gigantes a la so-
berbia, a la envidia ., a la ira.v." (II, Cap. VIII). Los
"encantadores" pueden afectar al hombre s6lo indirectamen-
te, transformando el mundo real (o sea el mundo ideal de
Don Quijote) en un mundo de apariencias: gigantes en moli-
nos, ejercitos en rebafios, a Dulcinea en una zafia labrado-
ra,.. Y esto lo hacen solo para oponerse al caballero, al he-
roe que lucha por destruir el mal y devolver a la estirpe
humana su plena dignidad.
La vision que Don Quijote tiene de la situacion del hom-
bre en el Cosmos implica la existencia de un orden necesario
en las cosas, sin duda de origen divino, pero determinado
practicamente por condiciones inmanentes en la naturaleza
y en nosotros mismos. Tanto Don Quijote como Hamlet no
buscan en fuerzas sobrehumanas la base de su 6tica, sino
se vuelven para hallarla a lo mejor de la naturaleza humana
y a las mas altas aspiraciones del hombre: Hamlet pierde
pronto la esperanza de hallarla. El Quijote es la historic de
la accion del heroe sobre otros hombres y la reaccion de otros
hombres sobre el. Este es el curso de su tragedia. Un golpe


40







tras otro lo castiga. Ve en torno suyo -con la excepcion
de la fe de Sancho- solo la burla y el fracas para sus pro-
yectos. La realidad que para e1 es apariencia lo hiere sm
piedad, y asistimos al lento process del desengafio en el es-
piritu del creador de realidades, hasta que se afirma en l61
el convencimiento de que la unica realidad en que el hombre
puede actuar es la que e1 juzgaba vana apariencia: una rea-
lidad cambiante, superficial e insatisfactoria, que no puede
ser transformada para colmar nuestras aspiraciones. Don
Quijote renuncia al fm a su sofiada creacion de una realidad
superior. Y terminal, al morir como Alonso Quijano el bueno,
en la misma desesperanza que destruye a Hamlet.
Alonso Quijano- muere en 1615. Veinte anios mas tarde
aparece en Espania una obra dramatica que va a plantear de
nuevo el conflict central para el hombre renacentista:
lcual es la naturaleza de la realidad y cual es el puesto del
hombre en el universe y el verdadero sentido de la vida hu-
mana? Esta obra es el drama de Calderon de Ia Barca La
vida es sueno. Desde el punto de vista teologico, plantea el
problema de la gracia y del libre albedrio, y le da la solucion
ortodoxa; pero al hacerlo, lo que ofrece es una expression
del conflict del hombre del Renacimiento. La forma de
presentarlo es original: El protagonista, Segismundo, es se-
misalvaje. Privado de relaciones humans y de conocimiento
de muchos aspects del mundo, no ha podido, en el fondo
de su silvestre prison, desarrollar un concept general de la
realidad y de la naturaleza humana. Pero si tiene concept
de la justicia, o mas bien de la injusticia, y como desde sus
promeras palabras se advierte, se rebela, como Prometeo,
contra el mal que juzga implicito en el orden universal. El
hombre no se le aparece como rey de la creacion, sino como
una criatura condenada al sufrimiento, aun en condiciones
inferiores a las de los animals en ciertos aspects. De poco
le sirve su alma racional, dice, pues
teniendo yo mas alma,
tengo menos libertad...
Segismundo, a diferencia de Hamlet y Don Quijote, no
parte de un concept filosofico mas complejo que el de la


41







existencia de una injusticia impuesta al hombre por un poder
superior. Empieza, pues, por una actitud pesimista; no ha
podido forjarse un idealismo optimista como el que en un
principio tuvieran Hamlet (antes de empezar el drama) y
Don Quijote. Segismundo en el inicio de la obra no repre-
senta al hombre culto, sino al primnitivo. La apariencia
evidence de las cosas es hasta ese moment, para el, la rea-
lidad, sin dualismo alguno. La historic de Segismundo es,
precisamente, la del descubrimiento de Ia dualidad entire
apariencia y realidad; pero no, como Hamlet y Don Quijote,
partiendo de la creencia en una realidad ideal, sino partien-
do de una total ignorancia.
El rey Basilio, Clotaldo luego, son los primeros en enun-
ciar el tema esencial de la obra. Si Segismundo es sacado
de su prision y luego tiene que ser devuelto a ella, creera
que ha sofiado y no se equivocara, dice el rey,
porque en el mundo, Clotaldo,
todos los que viven, suefian
(Jornada II, escena 1).
Cuando Segismundo se despierta en el palacio real, duda
de la realidad aparente, pero la que le dan sus sentidos le
parece prueba suficiente, unida a la conciencia de su propia
identidad, y no hace caso de la advertencia de Clotaldo:
Y no, por verte ya de todos duefio,
seas cruel, porque quiza es un suefno.
(Jornada IT, escena 8).
Tiene absolute seguridad, Segismundo, de que Ia mate-
ria y las sensaciones del mundo con que estA en contact
constituyen la realidad. Toma esta realidad como base para
su conduct, pues no conoce otra, y se lanza por lo tanto a
satisfacer sus impulsos: lujuria, violencia, venganza ..
Asi fracasa en la prueba ideada por su padre, y cuando
se despierta de nuevo en su prison y confront una con
otra las dos realidades que conoce, inmediatamente genera-
liza su descubrimiento, que es la duda de la existencia del
mundo material y sensible. Se plantea el problema de la
naturaleza y de la realidad. SerA possible despertar de otros


42







suefios como de este, y si la vida misma es un sueno, sera
possible despertar de la vida, de la apariencia, a una verda-
dera realidad mas alla de la muerte, Segismundo tiene, para
basar su conduct, los valores que le proporciona la doctrine
cat6lica de Contrarreforma, no lejana de la medieval: su
conduct en el mundo ha de consistir en una preparaci6n
para el despertar definitive y en esa preparaci6n su volun-
tad bien empleada sera lo primero, porque los poderes supe-
riores inclinan, pero no obligan, y el hombre es libre y res-
ponsable ante Dios.
Cuando Segismundo se ve establecido en el trono, este
nuevo despertar podria llevarlo a negar sus conclusions
previas; nuevas tentaciones de lujuria, de poder, de ven-
ganza, lo asaltan. La duda final sobreviene cuando se ve
ante Rosaura, a la que amrna, pero a la que en justicia debe
renunciar, pues pertenece a otro. Segismundo esta a punto
de decidir que; puesto que no hay modo de distinguir la rea-
lidad de la ilusi6n, tal vez todo cuanto existe sea ilusi6n y el
carpe diem sea la unica filosofia aplicable a la vida. Segis-
mundo, que ahora es ya el hombre aleccionado por la expe-
riencia, se coloca asi al borde del desengano del mundo que
hizo presa en Hamlet y en Don Quijote. Pero se domina por
un razonamiento que a nosotros nos parece arbitrario, pero
que para 61 es convincente: si todo cuanto vemos y conoce-
mos es apariencia pasajera, eso mnismo es segura prueba de
que en otra parte existe un mundo de realidad permanent
y eterna:
Acudamos a lo eterno,
que es la fama vividora
donde ni duermen las dichas
ni las grandezas reposan.
(Jornada III, escena 10).
La obra tiene un desenlace arm6nico; pero a pesar de
ello, debe considerarse una tragedia porque opone el hombre
a su destiny. En Arist6teles no se require que la tragedia
termine en catastrofe.
Calderon, como Shakespeare y Cervantes, destaca con-
tinuamente el tema de la relacion entire apariencia y reali-


43








dad. En el monologo de Hamlet (Acto III, escena 1) y el de
Segismundo (Jornada II, escena 19) el tema del suenio con-
duce a diferentes conclusions. Para Hamlet, el sofiar puede
venir despues de la muerte; y no es una determinante de la
accion, sino solo de la evitaci6n del suicidio, de la huida de
esta vida. La duda de Hamlet se extiende hasta el mas allia.
Para Segismundo, solo la vida terrenal es un suenio y el co-
nocimiento de su vanidad basta para dictarle un curso de
acci6n positive. En la incertidumbre misma encuentra Segis-
mundo la base de su seguridad. El mundo ideal es el verda-
dero; no puede realizarse sobre la tierra, pero el hombre debe
actuar en esta vida con serena aceptaci6n de sus limitaciones,
positivamente, hasta donde sea possible, para alcanzar luego
la rcalizaci6n del ideal en la otra vida; en esta, siguiendo la
doctrine medieval, para Calder6n la misi6n mas alta del
hombre es amar y comprender a Dios. Segismundo tiene
una escala de valores que ni a Hamlet ni a Don Quijote po-
drian haber bastado, porque ellos aspiraban a la realizaci6n
de la realidad ideal en esta vida.
La solucion que da La Vida es Sueno al conflict, aunque
se basa en la traditional doctrine medieval, parece, de las
tres que hemos considerado, la mas positive. Implica una
aceptaci6n de la realidad concrete, aunque pueda ser ilu-
soria.
Los tres protagonistas: Hamlet, Don Quijote y Segismun-
do, adquieren la certeza de que la realidad ideal es irreali-
zable sobre la tierra. Pero, ,no sera en cierto modo contri-
buir a crearla el seguir actuando positivamente, como Se-
gismundo?
Nos parece que, en ultimo termino, las tres obras ofrecen
una misma soluci6n o un mismo renunciamiento; pero en
Shakespeare y en Cervantes se present en forma ir6nica.
Hamlet no puede hacer concesiones a una realidad infe-
rior a sus concepts. Hamlet muere, y en su lugar Fortim-
bras asume el poder en Dinamarca, purgada del mal que la
infestaba. Este final es ir6nico. Fortimbras no es mas que
un joven "normal", pues acepta las normas tradicionales;
a este limitado principe es a quien se confia el porvenir del
Estado. La tragedia de Hamlet ha terminado; de la de Di-


44







namarca, no sabemos si terminara; solo que volvera a des-
arrollarse la vida del Estado dentro de los limits de la rea-
lidad concrete.
Don Quijote tampoco podria haber llegado a una tran-
saccion con una realidad inferior. Muere antes de morir el
bueno de Alonso Quijano, el cual ha recobrado, seguin sus
propias declaraciones, la razon. Sus antiguas aficiones, re-
conocelas por locura. Su herencia, de pocos diners y much
cordura, la deja a su sobrina: si se casa, sea con hombre
practice, que no lea libros de caballeria.
Pero estas tres inmortales figures literarias son grandes,
no por el final resignado, sino por la capacidad para luchar
y sufrir. Aprisionados en la dualidad conflictiva del con-
cepto renacentista del hormbre y de la vida, se rebelan con-
tra los limits de las posibilidades humans. Son culpables
de hibris, de la demasia que necesariamente atrae la neme-
sis. Solo Segismundo se somete voluntaria y heroicamente,
venciendose a si mismo. Los tres son simbolos de la ilim-
tada virtud de Ia aspiracion humana.
La Habana,
30 de junio de 1964.


45









Documentos para la historic

de las gentes sin historic:


El viaje a Cuba de los culies chinos



Juan Ptrez de la Riva


La travesia nada tenia que envidiar en horror a la de los
esclavos: todo se hacia casi igual, pero en mayor escala,
y a plena luz. Los cliperes que traian a los chinos, en la pri-
mera 6poca del trafico (1853-1861), eran fragatas de gran
porte, de quinientas a mil toneladas; en tanto que los de los
negreros que visitaban la costa de Africa en busca de boza-
les, eran goletas, que desplazaban solo doscientas o trescien-
tas toneladas. Pero la disposici6n interior tenfa algoa mas
que un aire de familiar. Citemos a Lacroix, que es escritor
autorizado en la material: "Antes de emba.rcar los culies,
cuya presencia podia ser tan peligrosa a bordo, los capitanes
tomaban varias medidas de precauci6n: el earpintero cons-
truia un fuerte mamparo con tablones de roble de cuatro
pulgadas de espesor, a prueba de balas y que desborda ha-
cia afuera de la batayola, por lo menos de un metro, subiendo

(1) LACROIX, PAUL. Les derniers negriers. Derniers voyages
de bois d'Ebone, coolies et de morles du Pacifique. Paris [1952) p.
El autor que fue capittn de uno de los altimos veleros franceses
que traficaron en aguas del Pacifico era nieto a su vez del capl-
tan del cliper Cimonde/, empleado en el trAfico de culies. Este
ultimo se dedic6 a coleccionar datos sobre los motines acaecidos
en su tiempo a bordo de los coolle-clipers. Lacroix utiliza en su
libro parte de este material asi como las noticias publicadas en
la prensa inglesa.

47








a mas de tres sobre el puente. Habia ademas una garita
blindada desde la cual un centinela debia vigilar el puente
noche y dia. Las escotillas estaban cubiertas con pesadas
rejas de manera de no dejar pasar a mis de un hombre a Ia
vez. La cocina de los culies, sobre el puente, estaba separa-
da de la de la tripulaci6n por un grueso tabique forrado de
planchas de hierro. La cAmara de la tripulacion bajo el
alcazar estaba provista, de aspilleras, y un cuarto, al menos,
de la provision de agua potable estaba estibado directamen-
te bajo la toldilla para ser utilizado sin pasar por la cala
si los chinos impedian bajar. Dos potentes bombas de in-
cendio estaban dispuestas a la extremidad trasera de la tol-
dilla". Finalmente, para completar este cuadro acogedor,
"dos pequenios caniones de bronce cargados de metralla apun-
taban continuamente a las escotillas y las panoplias de armas
blancas se hallaban al alcance del official cuarto". Solo falta-
ban los grills, como se ve, para que la evocaci6n del clasico
negrero fuese complete, pero tambien los habia, en reserve,
y se usaban con harta frecuencia.
La Revoluci6n industrial aport6 algunas innovaciones en
la tecnica marinera, que tuvieron imprevistas consecuencias
sobre los culies. La instalaci6n de una caldera de vapor en
la cubierta para accionar los winches, permiti6 cambiar la
forma del velamen y arbolar en goleta a enormes cascos de
mas de 600 toneladas. El buque perdia alguna capacidad
de maniobra en caso de vientos contrarios, pero podia redu-
cir gran parte de su tripulaci6n y simplificar much la ma-
niobra del velamen. Por otra parte un ingenioso dispositivo
permitia dirigir directamente los chorros de vapor hacia la
salida de los chinos por la escotilla del entrepuente. Con esta
aplicaci6n sui-generis del progress tecnico se podia despe-
llejar vivos a los culies recalcitrantes y reducir los demas
a la obediencia, much mas pronto que con los medios con-
vencionales. Todo lo cual ayud6 tambi6n a disminuir Ia
tripulaci6n sin comprometer la "seguridad del buque". Otra
aplicaci6n important del vapor a la navegacion a vela de
China a Cuba esta relacionada con la provision de agua po-
table. Era este uno de los problems mas engorrosos a bordo,
pues si no se queria hacer escala mas que en Santa Elena


48








habia que embarcar de 300 a 350 toneladas de agua dulce,
la soluci6n partial Ia trajeron los alambiques instalados a
bordo a fines de los anios cincuenta. Estos ingeniosos apara-
tos permitian destilar de 1000 a 1500 litros en 24 horas, e1
agua no tendria muy buen sabor, pero a los pasajeros no se
les daba a escoger. 2 La disminucion de las cajas de agua
en la cala permiti6 asi transportar importantes cantidades
adicionales de arroz como lastre.
Los cliperes, segun los reglamentos de la .6poca, podian
embarcar un culi por dos toneladas de desplazamiento, de
esta manera el "feliz" viajero disponfa de apenas mas espa-
cio del que tendria en su sepultura: dos metros cdbicos
aproximadamente. 3 Recordemos que en tiempos de Ia trata
legal los negreros franceses cargaban dos esclavos por to-
nelada y los ingleses cinco por tres toneladas, pero el viaje
duraba Ia mitad del tiempo, y, desde luego, habia motivos
para esperar que un siglo de progresso" trajese algfn "ade-
lanto", por lo menos en el papel. Abundan los ejemplos de
buques que cargaban casi un pasajero por tonelada, y muy
rara vez se les imponia la multa prevista, y solo cuando la
mortalidad en travesfa habia sido superior al 10%. Para
evitar esta contingencia, los agents del trkfico, se ponian
de acuerdo con el consul de Espafia en Macao y embarcaban
un cierto numero de chinos de mas de los que aparecian en
el manifesto del barco; asi las perdidas en travesia, que solo
se calculaban sobre Ia cantidad oficialmente embarcada pa-
recian "razonables", es decir, inferiores al 10%.

(2) Entre las infracciones al reglamento para el transport de
chinos que se notaron en los viajes a La Habana de los buques
Vasco de Gama y Maria de Ia Gloria, consignados a La Alianza
(Calome, Ferra.n, Dupierris y Co) se sefialaba que el agua que
se daba a beber a los pasajeros "estaba llena de pequefios ani-
males que parecian lombrices" y afin asi la daban con tanta es-
casez que los culies llegados en el Vasco de Gama dijeron "que
algunos de sus compafieros se habian arrojados al mar por no
poder resistir los torments de la sed". (Gaceta de La Habana.
12 de mayo de 1867),
(3) Sobre esto v6anse los distintos reglamentos vigentes publi-
cados en el Boletin de Colonizacd6n. La Habana, 30 de enero de
1874 y sigtes.

49








En realidad de 1853 a 1860 sobre 56,335 culies embarca-
dos con destiny a La Habana murieron en travesia 8,159, es
decir, un 15%. 4 Con razon se record en la CAmara de los
Comunes, en Londres, que los marines llamaban a estas tra-
vesias los viajes de la muerte. 5 En el siglo XVIII los ne-
greros tenian perdidas muy inferiores (del 2 al 5%). 6
Los viajes duraban un promedio de 110 a 150 dias, aunque
hubo travesias en 90 dias y aun en menos, todo dependia de
los vientos, y de los motines que hubiese a bordo. La ruta
seguida era casi invariable: se aprovechaba el monzdn de
verano para dirigirse de Macao hacia el estrecho de La Son-
da, entire Java y Sumatra, cruzar el Oceano Indico por de-
bajo del Ecuador para doblar el cabo de Buena Esperanza
y recalar en la isla de Santa Elena. Luego de esta escala
obligada, se dirigian hacia las Guayanas y entraban en el Ca-
ribe pasando entire Barbados y Trinidad. La travesia a
La Habana ocurria por el sur, doblando el cabo San Anto-
nio, pues aun en esta epoca muy pocos veleros de gran porte
se arriesgaban a enfilar el Canal Viejo de Bahama, cuya mala
reputacion aun no habia aminorado. Si los buques salian
de Macao de octubre a marzo, Ilegaban a La Habana de fe-
brero a agosto, y se encontraban con un Caribe tranquilo
sin nortes ni ciclones, cosa muy necesaria con una tripula-
cibn exhaust y unos pasajeros siempre proximos a la re-
belihon. Desembarcados los culies, habia tiempo de cargar
azuicar y miles con destiny a Nueva York o Europa y salir
del Estrecho de Ia Florida antes de la temporada ciclonica.
Si no se perdia tiempo el viaje redondo podia durar un afio,
pero era frecuente que durase catorce o quince meses y
aun mas.
El periplo habia comenzado siempre cargando armas, fe-
rreteria y textiles en puertos europeos con destiny a China,
(4) Estadistlcas de muertes en travesia en Boletin de Coloni-
zaci6n.
(5) The Times, London, March 6th, 1866, p. 6.
(6) EDWARDS BRYON. The history civil and commercial of
the British West Indies. Dublin, 1793, t. 2, p. 111-112. Ofrece
bastantes datos, que se pueden completar con los de MARTIN,
GASTON. Nantes au XVIIW siecle: I'ere des negriers. 1714-74.
Paris, 1931.


50








Esta navegacion, como la trata, afect6 la forma de un tra-
fico mulItiple: products industriales, hombres, azucares. Las
ganancias fueron tambien suculentas, hasta 80 ps. por tone-
lada por el flete propio, sin contar la utilidad que dejaba la
venta del chino en Cuba, y que podia ser de mas del 100%
del capital invertido. Las ganancias fueron tales que por
los anios sesenta los esclavistas cubanos se transformaron en
sus propios armadores, comprando magnificos cliperes o aun
vapores en Estados Unidos o Europa, unidades que luego
abanderaban en Espania, Portugal, Chile o El Salvador. La
presencia cada vez mas frecuente de vapores mixtos, des-
pues de 1865, cambio algo la ruta y disminuy6 la duracin
de la travesia, pero no mejoro sensiblemente las condiciones
en que eran transportados los emigrantes, y los motives si-
guieron acaeciendo, aunque con alguna menor frecuencia.
Sabemos que los chinos eran contratados en Macao me-
diante engafno y fraude y muchas veces raptados en la costa
o en los canales del delta de Cant6n por pirates a sueldo de
los agents habaneros; tambien se dio el caso, y por cente-
nares, de que press politicos, los taipings, fuesen vendidos
directamente por los mandarines a tratantes. En esas con-
diciones siempre habia peligro de motin a bordo en cuanto
el cliper dejaba la rada de Macao.
La incomprensi6n de los capitanes y tripulantes, o sim-
plemente su desprecio hacia el hombre de piel amarilla fue
causa de la mayor parte de los motines, much rnmas frecuen-
tes que a bordo de los negreros del Atlantico. El doctor
Bowring refiere un caso en el cual el motion fue provocado
porque el capitan bajo pretexto de higiene le mando a cortar
la coleta a muchos chinos "lo cual era para ellos una ver-
gienza igual que cortarles la nariz y las orejas a un caba-
llero ingles". "Yo creo, afiadia este autor, que en los nume-
rosos casos de motin en que han sido asesinados capitanes
y oficiales y aun en que el buque ha quedado en poder de
los culies,.. hay pocos casos en que los capitanes no hayan
sido culpables en alto grado por su conduct cruel y des-
p6tica".
(7) The Anti Slavery Reporter, 1855, p. 40, carta de mayo 17,
1852.


51








La information sobre estos motines suele ser muy esca-
sa; se encuentran, es cierto, alusiones en documents oficia-
les, expedientes incoados sobre todo en Inglaterra durante
los primeros afnos del trafico cuando participaban en 61 al-
gunos buques de esta nacionalidad, pero luego todo se redu-
ce a algunas alusiones en la prensa de Londres y a simples
menciones en los diarios de a bordo. Nosotros hemos tenido
sin embargo la buena fortune de encontrar en la prensa de
la epoca varias narraciones sobre estos tragicos viajes, y de
poder reunir ademas los documents oficiales que les dan
toda la autenticidad deseable.



El primer.documento que publicamos es una carta escritL
el 8 de febrero de 1858 desde San Crist6bal (pequefia isla
de las Antillas Britinicas) a bordo del Sir John, por "un
respectable hombre de color, esclavo fugitive, a la sazon ca-
marero en dicho buque". F. W. Chesson, el destinatario y
quien la public en el Anti-Slavery Reporter,8 afiade "que
es un hombre perfectamente honrado y veraz".
El segundo document es el recorte de un articulo de un
peri6dico de la Ciudad del Cabo (Africa del Sur) de la mis-
ma fecha, tambi6n publicado en el Anti-Slavery Reporter.
El vapor Frangois de 1,100 toneladas 9 que se menciona, lleg6
a La Habana el 25 de noviembre de 1857 con 842 chinos a
bordo despues de 105 dias de navegacion desde Macao, 58 pa-
sajeros murieron durante la travesia... Venia consignado
a Campbell Hnos. y Rostan, agentes de la Cie. Transatlane
tique Fran~aise en La Habana. Al anio siguiente realize otro
viaje para los mismos consignatarios llegando a nuestro
puerto el 10 de febrero de 1859 con 835 culies. En este viaje,
de 88 dias, que fue un record de rapidez, hubo 164 muertos,
lo cual hace suponer que hubo un terrible motin a bordo.

(8) The Anti Slavery Reporter. Under the sanction of the
British and Foreign Anti Slavery Society. V. 8. Third Series.
London, The Society, at N? 27, New Broad Street, 1858. p. 84-85.
(9) DTario de la Marina, 18 de septiembre de 1859. Boletin de
Colonizaci6n, Habana, 15 de agosto de 1873 y sig.


52








Todavia efectuo un viaje mis en 1861 pero ahora consignado
a Torices, Puente y Cia. 10
A continuacion publicamos otro recorte de periddico,
pero ahora de La Correspondencia de Espafia, del 28 de oc-
tubre de 1860 1 t y relacionado con el motin ocurrido a bordo
del buque espafiol La Encarnacion, de 500 toneladas, en el
curso de su viaje de Macao a El Callao (Perui) cargado de
culies. La Encarnacion efeetuo various viajes a La Habana
transportando chinos; el primero el 13 de abril de 1854, con-
signado a Manuel B. Pereda y Cia., 12 comerciantes espafo-
les de esta ciudad para los que trajo 392 chinos en un viaje
de 155 dias. Despues de su tragico viaje al Callao anclaba
en nuestro puerto el 10 de mayo de 1861, consignado a Tron-
coso, Bustamante y Cia. 13 conduciendo 290 chinos; el viaje
habia durado 150 dias. Regreso a La Habana el 14 de marzo
de 1865 trayendo ahora 264 chinos consignados al "patricio"

(10) D. Rafael Rodriguez Torices era agent de los navieros
franceses Pietre Freres et Cie. Acaudalado comerciante impor-
tador y ex negrero, fue en 1854 promoter, junto con el Conde de
Lombillo y Juan A. Calome, de la Empresa de Colonizacidn o
Colonizadora, destinada tnicamente a la Importacion de culies
chinos y a au venta a los hacendados. Don Rafael era tambifn
armador por cuenta propia y posela entire otros buques, el Tinita
Torices de 650 toneladas, abanderado en Peri, y el Teresita de
495, espafioL
(11) Reproducido en: Proyecto de inmigracidn africana, para
las islas de Cuba y Puerto Rico y el imperto del Brasil. Presen-
tado a los respectivos gobternos por los Sres. Argudin, Cunha
Reis y Perdones. Habana, 1860. p: 498.
(12) Don Rafael Bernabe de Pereda era un portugu6s con rela-
ciones en Macao que, asociado a un tal Machado, fue beneficiarlo
del primer asiento de chinos concedido por Concha. Fue uno de
los mayores Imnortadores de culies: 11,847 en total, y de ellos
10,868 entire abril de 1853 y junio de 1858.
(13) Narciso Troncoso opera a veces solo. Otras, segfn la
raz6n social Troncoso, Bustamante y Cia. Be trata de un opu-
lento comerciante peninsular, muy ligado a los intereses navie-
ros franceses de Nantes. TambIn uno de los grandes importa-
dores de cuiies; solo o en sociedad con Bustamante introdujo
8,184 culies entire el 20 de Julio de 1860 y el 23 de julio de 1868.


53








Miguel Aldama. 14 Los viajes se repiten el 7 de julio de 1866
0.f
y al anio siguiente ambos para Troncoso y Cia. La ultima tra-
vesfa la realize en 1871, descargando el 12 de julio 308 chinos
para La Alianza y Cia. 15
Se encontrar& despu6s la narracion pormenorizada del
motion del Norway segun fue publicada por un pasajero, el
joven Edgar Holden en el Harper's Monthly de junior
de 1864.
Este magnifico cliper desplazando 2,424 toneladas, era uno
de los mas grandes veleros a flote en su tiempo. Fue cons-
truido en los astilleros de Nueva York, especialmente para
los viajes al Pacifico. En el otofio de 1859, bajo el mando
del capitin Major, llego a Hong Kong procedente de Liver-
pool, cargado con material de guerra destinado al ejercito
ingles.
En Hong Kong el "Norway" fue contratado por el repre-
sentante de Ia casa Vargas y Cia., de Macao, agents de To-
rices, Ferran, Dupierris y Cia., de La Habana, para el trans-
porte de un cargamento de culies chinos destinado a los
ingenios de Cuba. Como la Trata Amarilla estaba entonces
severamente prohibida en Hong Kong, colonia inglesa, el
gigantesco cliper atraveso el estuario del Rio de las Perlas
y vino a fondear en la rada de Macao, posesi6n portuguesa,

(14) El future "aboliciontsta" y agent de la Repiblica en
Armas, tenia por esos afnos unos cuatro mil esclavos empleados
en sus ingenios y los de sus hermanas, pero ademfs lmport6 por
su cuenta propla 3,888 culies entire 1865 y 1868. Aldama era su
propio armador y tenia en Macao un agent particular, el poeta
colombiano G. Sagiiez.
(15) Poderosa sociedad de seguros y cr6dlto bancarlo, sus so-
clos eran, al declr del capittn general Valmaseda: "los capitalis-
tas hacendados m6s acaudalados de la Isla". Su president era
Juan A. Calom=, y entire sus principles acclonistas figuraban
Ferran, el Dr. Marcial Duplerris y Carlos Zaldo. Entre 1861 y
1869, La Allanza imports 13,126 culies, el 23% del total Importado
entire esos aios.
(16) Por un error material, el grabado que acompafiaba el
relato de Edgar Holden en el Harper's Monthly, fue publicado en
el nuimero anterior de esta revista (p. 76), ilustrando otros docu-
mentos sobre el trafico de culies. Nos excusamos de este "inex-
cusable" error ante nuestros lectores.


54







y por lo tanto habilitada para toda clase de traficos. Alli
le esperaba una de las mas grandes "cargazones" de chinos
que jams hubiesen surcado el Pacifico; cerca de 1,100 in-
felices culies que con muchos cientos mas se hallaban haci-
nados en el "Barrac6n" de los tratantes portugueses, en
espera de ser embarcados para la isla de Cuba y la costa
del Peru.
El Ultimo document esta relacionado con una de las
mas grandes catastrofes maritimas de aquellos afios: el
naufragio del Flora Temple con 850 culies a bordo. Algu-
nas circunstancias sospechosas y el hecho que dos dias antes
del desastre estallara un motin a bordo dio nmotivo a que la
prensa inglesa relatara el suceso, en terminos nada favora-
bles para los tratantes cubanos a quienes venia consignado
el cliper, y para las autoridades espafiolas que apadrinaban
el trafico. En nuestro Archivo Nacional estan los despachos
del C6nsul de Espafia en Macao relatives al Flora Temple
que son los documents que publicamos a continuacion.
La prosa official es tan cfnica y desvergonzada que no
merece realmente comentarios, pero si puede resultar inte-
resante afiadir algunos pormenores. El Flora Temple, de
bandera norteamericana, era uno de los mas grades veleros
destinados a los viajes del Pacifico; fue construido en Balti-
more en 1853, desplazaba 1915 toneladas y llevaba 50 hom-
bres de tripulaci6n. Este era su segundo viaje a La Habana,
en el primero, finalizado el 12 de mayo de 1858 habia des-
embarcado 852 culies despues de una travesia de 105 dias
desde Macao, venian destinados a Torices, Ferran y Dupie-
rris, gerentes de la compania La Colonizadora a quienes
tambien estaba consignada la cargaz6n de su segundo y fa-
tal viaje.
El Flora Termple zarp6 de Macao el 8 de octubre de 1859
y a los dos dias se produjo un motin a bordo, los chinos ma-
taron a un marinero pero fueron dominados por la tripula-
ci6n despues de varias horas de lucha. Poco despues estall6
una fuerte borrasca que dur6 various dias y el capitan tuvo
que poner el buque a la capa; caia el crepuosculo del segundo
dia cuando el vigia de la capa mayor grit6 de pronto: irom-
pientes a proa! Demasiado tarde para virar, el inmenso na-


55







vio cayo pesadamente sobre los arrecifes de coral, apenas
cubiertos por las olas. El capitan ordeno larger las anclas
de babor y cargar las pocas velas desplegadas, pero todo fue
inutil, el casco tenia un enorme desgarron a proa que las
furiosas olas agrandaban por moments.
LComo explicar este accident con tripulaciones tan ex-
perimentadas como las de los cliperes? Se impone la idea
de que habia estallado un segundo motin y que el capitan
atento solo a sofocarlo, descuid6 la navegacion. Sea cual
fuere la causa, desde que el buque embarranco, la tripula-
cion s6lo pens6 en abandonarlo y al amanecer siguiente arrio
las unicas tres chalupas que el cliper tenia y que bastaban
solo para la tripulacion. Una de ellas fue arrebatada por las
olas en el moment de arriarla, en las otras dos se acomoda-
ron el capitan y today la tripulacion, dejando encerrados en
el entrepuente a los 850 chinos, que aullaban enloquecidos
de terror mientras las gigantescas olas desguazaban el casco
inmovilizado.
Una de las balleneras se perdio, la otra conduciendo al
capitan y treinta hombres mas llego a la costa de Viet Nam
cerca de Turane, despues de 13 dias de derivar hacia el nord-
este. Los demAs detalles se encontraran en el despacho del
consul, que a continuacion publicamos. Los periodicos ingle-
ses, como ya indicamos, reportaron ampliamente este gran
desastre maritime, la prensa de La Habana fue desde luego
much mas discreta: La Gaceta de La Habana solo le consa-
gro dos lines, el 21 de enero de 1860: "La Fragata Flora
Temple que con 800 culies navegaba para La Habana, nau-
frag6 en los mares de China". No alcanzo para mas el es-
pacio, despues de tres columns de prosa espesa dedicadas
a glorificar una insignificant escaramuza en la guerra de
agresion que entonces llevaba el gobierno de Madrid contra
el pueblo de Marruecos; y otras tantas consagradas al naci-
miento de la malograda princess de Asturias. No se puede
negar que la prensa habanera no tuviese entonces un pecu-
liar sentido de la actualidad y del valor human de los acon-
tecimientos...
Muchos otros navios se perdieron durante la travesia del
Rio de las Perlas a La Habana y en muchos mas hubo tragi-


56







cos motines: en el solo ano de 1866 Luis Lacroix ha podido
contar veinte rebeliones a bordo de los coolie-clippers, pero
ninguna fue tal vez mas tragica que la del Hong-Kong. Este
cliper batiendo pabellon espafiol, pero con tripulacion fran-
cesa pertenecia a Ia casa habanera de N. Troncoso y Cia.
En su primer viaje, a pocas millas de la rada de Macao esta-
116 un motfn y los chinos se hicieron duefios de a bordo pero,
incapaces de dirigirse, el buque encallo sobre un bajo de
arena y cuando se hallaba inmovilizado fue abordado por
pirates chinos, que hicieron horrible carmiceria entire sus
paisanos. Al dia siguiente, cuando una corbeta de guerra
inglesa disperse a cafionazos a los pirates, se pudieron con-
tar sobre el puente cuatrocientos cadAveres de culfes. Re-
molcado a puerto, el Hong-Kong realize todavia various via-
jes a La Habana.


57










CONFIDENCIAS DEL CAPITAN DE UN
COOLIE-CLIPPER

St. Kitts, febrero 8 de 1858.
"Cuando estuve en Londres por ultima vez, usted me pi-
di6 que le consiguiera cuantos datos me fuera possible sobre
el trifico de esclavos chinos. No pense entonces que en me-
dio de un viaje como el que ahora realize podria comunicar-
le algo merecedor de su atencion, pero inesperadamente he
encontrado la posibilidad de ofrecerle el testimonio de al-
guien comprometido en el trafico, un tal Capitan Wilson,
native de esta isla, y que ha estado traficando entire China
y Peru durante tres o cuatro afios. Lleg6 aqui hace unos tires
meses con chinos a bordo, y despues de permanecer unos
dias, parti6. Posteriormente el Capitan Wilson regres6 a
St. Kitts, y comi6 la semana pasada a bordo del "Sir John".
Durante la comida me dijo que habia dejado la nave a cargo
del segundo para que la llevase de regreso. He aqui, lo mas
aproximadamente possible, el relato en sus propias palabras:
"Llegue aqui de China con 200 chinos a bordo. Tenia 255 al
partir. El especticulo de estos cafiaverales, unido al estimu-
lo de un medico chino, que vivia aqui entonces, dio lugar
a que planearan la fuga derribando al encargado de su cus-
todia y nadando hacia Ia orilla; pero descubri sus planes y
rapidamente los detuve. Hice bajar las portezuelas, dejando
espacio solamente para que subieran uno a uno. Quedamos
apostados, y cuando hacian el intent de escaparse, los tum-
babamos a golpes. Cuando todos estuvieron tranquilos nos
fuimos tan rapidamente como pudimos, y despues de vapu-
lear a los cabecillas no tuvimos mas problems. Me fue fa-
cil venderlos en Cuba a 250 d6lares cada uno, lo que me
dej6 una ganancia considerable, pero el dinero no vale el
riesgo a que nos exponemos, ya que solamente con las en-
fermedades, nuestras vidas estan en peligro cada dia y cada
hora. A veces los hombres dan un terrible aullido y saltan


58







a mar abierto. Me ha sorprendido ver lo tontamente que
proceden algunos capitanes americanos en tales ocasiones.
Permitei que los centinelas les hagan fuego y los hundan.
No veo que ganan con eso, puesto que una vez que los matan
y acaban con ellos se convierten en una perdida complete.
Siempre pongo sal en las armas, que les da picaz6n. Enton-
ces hago bajar los botes y los recojo. Hay pocos barcos en el
trAfico que hayan tenido menos perdidas que el mio. He sa-
bido de algunos que han perdido hasta una tercera parte o
mas del cargamento. Cuando los compro a veces empleo
medio dia en escoger cincuenta hombres robustos. Por lo
general me dan cuatro o cinco sanos y me intercalan uno
con la dentadura mala, una rodilla anquilosada o una mano
partida. Al rehusarlo se interrumpe la negociaci6n por un
rato y despues continuamos. Consigo otros cuatro o cinco
hombres saludables mas, entonces uno viejo, narcotizado
con opio, y cuando se le hace mostrar sus miembros y mo-
verlos, los efectos del opi6 le hacen parecer tan agil como
un joven, pero ilevo tanto tiempo en el negocio que conozco
todas estas artimanas. Las mujeres se cotizan bien en Cuba,
pero las leyes de su pais no permiten que se las eleven. Se
exige a los chinos que sirvan a sus dueios en Cuba ocho
anos por cuatro pesos al mes. Un negro joven y fuerte vale
entire mil y mril quinientos pesos y como yo deseaba hacerme
de dinero rapidamente, llegue a St. Kitts con la intenci6n
de ir a las costas de Africa en busca de un cargamento de
eselavos, pero los ingleses siempre se meten en los asuntos
de otras naciones". No pude continuar escuchandole, pero
el pensar que el silencio de mi parte era una cobardia, le
dije, "Senor, yo he sido esclavo, y le ruego que respete mis
sentimientos si no quiere ofenderme". Al llegar aqui la con-
versaci6n termin6, y el traficante de almas comenz6 a ha-
blar de religion y de los deberes cristianos".


59










PASAJEROS PELIGROSOS


Parece que los culies chinos a bordo del vapor frances
Francois son considerados muy sospechosos por el capitin,
la oficialidad y la tripulaci6n. Se les mantiene en el entre-
puente y se les hace obedecer las reglas de discipline a fuer-
za de terror mediante insinuaciones que no dejan lugar a
dudas, dandosele a cada mariners un par de pistolas y dos
cafiones (cargados con municiones y botes de metralla, pro-
tegido con un chevaux de frise de espigones) los cuales les
apuntan desde el alcazar.
La carga de culies chinos del vapor Francois no se presta
a una descripcikn agradable. Hay en total mas de 900 y ya
han tenido lugar dos tentativas de motin. Cada miembro
de la tripulaci6n lleva constantemente un par de pistolas
cargadas. Hay tres o cuatro cafiones en la popa cargados
con municiones, y tanto las barandillas como los aproches
estan protegidos con espigones para evitar que los chinos
puedan ilegar hasta los cafiones, en el case de un incident
serio.


60










EL MOTIN DE LA ENCARNACION


"Una sangrienta tragedia a ocurrido a bordo del buque
espafiol Encarnacion, que sali6 de Macao con 325 emigrantes
chinos para el Peru ..." "El buque sali6 el 2 de agosto. Los
emigrantes no dieron motivo alguno de sospecha al capitan.
Todo march bien hasta la mahana del 6, cuando unos cinm-
cuenta chinos que estaban solos sobre cubierta cuando se
estaba baldeando se lanzaron repentinamente A la camara,
cuya puerta estaba abierta, porque tambien la estaban lim-
piando, y los empleados estaban entregando combustibles,
arroz y pescado para el almuerzo. Con esta sorpresa logra-
ron penetrar en la camara, matando al interprete, que media
hora antes los habia visitado y habia sido recibido por ellos
de una manera amistosa. Entretanto otros chinos se fueron
a proa y tiraron al agua al guardia del castillo. El capitan,
que estaha A popa cuando comenz6 el ataque, trat6 de pene-
trar en la ca6mara; pero, vencido por los repetidos golpes
que sobre 6 l llovian, con dificultad pudo mantenerse en pie
cubierto de sangre; pero logrando meters por la escotilla
lleg6 A su camarote, donde se arm6 con un revolver, y ausi-
liado por tres hombres de la tripulacion que por casualidad
se hallaban en la sala de armas hizo fuego a los amctinados,
que al principio recibieron la descarga con gran serenidad
y valor. Sin embargo por fin logr6 echarlos de la cAmara.
Los culis continuaron el ataque con machetes, haces de lefia
y tablas arrancadas de los camarotes sin hacer caso de la
6rden de retirarse a su departamento del buque: al contra-
rio, volvieron a la carga instigados por uno de los suyos que
colocado en un bote los animaba tremolando una bandera.
La lucha dur6 una hora, y muchos de los culis se tiraron al
agua por no rendirse"... "El capitan recibi6 siete heridas,
pero ninguna grave. Hay ademas cinco heridos entire la tri-
pulaci6n. De los cdlis treinta murieron, y se tiraron al agua
unos cuarenta mras, de los cuales solo dos pudieron ser re-
cojidos".


61










EL MOTIN DE NORWAY


CONSULADO GENERAL .......
DE tengo el honor de partici-
ESPAEA EN CHINA par a V. E. que hoy sali6 de
este puerto con destiny a
(26 de noviembre La Habana la fragata ame-
de 1859) ricana Norway, capitan Ma-
jor, de porte de 2,424 tone-
ladas, con sesenta hombres de tripulacion inclusos un
medico europeo y dos interpretes naturales de esta ciudad,
conduciendo a su bord o mil treinta y echo colonos chinos
contratados por la casa de Vargas y Cia agents de los
Srs. Torices, Ferran, Dupierris, de aquella plaza. He visita-
do el buque en compafia del capitan del puerto y he que-
dado bien convencido de que sus cualidades y condiciones no
pueden mejorarse para expediciones de esta clase, quedain-
dole aun gran espacio para conducir c6modamente un nui-
mero much mayor de pasajeros; lleva viveres y aguada de
buena calidad y mas que suficientes para el tiempo que pro-
bablemente empleara en su viaje,.., a su salida de este
puerto todos los colonos iban en el mejor estado de salud,
contents y satisfechos,..
Dios guard a V. E. muchos afios, Macao, 26 de Noviem-
bre de 1859.
(firmado) Nicasio Cafiete Morales.

ZContentos y satisfechos? Veamos la descripcion de esta
"feliz" travesia segurn el relate publicado en el Harper's
Monthly, junior de 1864, por Edgard Holden, pasajero del
Norway.
Apenas tres dias despues de zarpar de Macao, violentas
disputes estallaron entire los chinos y la tripulaci6n; los ofi-
ciales del buque tuvieron que bajar al sollado para resta-
blecer el orden, y cuatro chinos que se penso fuesen los
promotores de la algarada, fueron sacados y encadenados so-


62








bre el puente, mientras que otro, que habfa sido gravemente
herido durante la asonada, era llevado a la enfermeria de a
bordo. Interrogado el herido, confess que los chinos planea-
ban incendiar la cala para apoderarse del buque en la con-
fusi6n provocada por el incendio.
Veinticuatro horas pasaron, sin embargo, en la mas ab-
soluta calma, cuando, al comenzar la quinta noche de tra-
vesia -una esplendida noche tropical, de magnifica luna
y bella brisa, que permitia al majestuoso navio bogar a todo
trapo, haciendo sus diez nudos- una enorme llamarada se
alz6 por la escotilla de proa, al tiempo que un clamor salvaje
proferido por mil chinos desesperados, rasgaba el silencio
nocturno.
Mientras el segundo de a bordo batallaba con algunos
mariners para bloquear los portalones de las escotillas e im-
pedir asi a los chinos subir a cubierta, el Capitan ordenaba
la maniobra usual en esos casos. Puso la nave al pairo, y
armo las bombas de incendio que fueron puestas en bacteria
sobre la escotilla de proa, arrojando por ellas toneladas de
agua. Los mariners, en tanto, tapaban con toldos mojados
todas las aberturas del sollado, tratando asi de ahogar el in-
cendio por todos los medios.
Los culies que no habian logrado forzar las rejas que de-
fendian el paso a las escotillas, medio sofocados por el humo,
se lanzaron al asalto del panel de madera que separaba
sus dormitories de la despensa y de la camara de popa. No
todos, s6lo algunos rezagados, despues de titknicos esfuer-
zos, lograron arrancar uno de los barrotes de la reja que
impedia el acceso a la escotilla nuimero tres, y antes de que
el segundo pudiese bloquear el portal6n, mas de cien chinos
podian regarse por el puente. Despues de un furioso zafa-
rrancho, los intrusos fueron acorralados por los mrnarineros
encargados de combatir el fuego, mas no antes de que hu-
biesen liberado a sus companeros encadenados; los que, al
tratar de franquear la barricada que dividia el puente, fue-
ron muertos a tiros por los centinelas.
Empez5 entonces una horrible matanza de chinos en la
cual tomaron parte, junto con la tripulaci6n, varias mujeres
norteamericanas que habian embarcado como pasajeras en


63







Hong-Kong para La Habana. Estas "intrepidas viajeras"
participaron en la defensea" alcanzando armas y municiones
a la tripulaci6n. Hacia un calor sofocante y la marineria
se hallaba sin agua que tomar, pues los chinos impedian el
acceso a los tanques. El Capitan decidi6 echar a andar el
condensador para suministrar un poco de agua potable a
sus combatientes ya exhaustos por Ia sed. Para propagar
ms rfipidamente aun el incendio, los chinos regaron sobre
cubierta unos garrafones de aceite que hallaron en el cofre
del carpintero, de cuyo taller se habian apoderado. Mas
el humo acre y espeso producido por el aceite ardiendo en
contact con el agua salada arrojada por las bombas de in-
cendio, los oblig6 a alejarse de las eseotillas. Por otra parte,
la succi6n provocada por el aire caliente detenia el incendio
y sofocaba a los chinos que estaban abajo.
Y hasta la aurora se mostraba el espectaculo infernal del
inmenso navio envuelto en llamas y densas nubes de humo,
a la deriva sobre un mar en calma, mientras en su cubierta
se libraba un feroz combat entire adversaries separados por
rejas de hierro.
Al alba el Capitan comunic6 a los rebeldes que estaba
dispuesto a perdonarles el motin, a condici6n de que le en-
tregasen los jefes. La respuesta que recibi6 fue a la altura
del valor salvaje desplegado por los chinos: Venia escrita
con sangre sobre un pano: ni castigos, ni pesquisas contra
nadie. Los culies pedian, ademAs, que trescientos de los
suyos fuesen autorizados a subir juntos de una vez al puente,
y que el buque, bajo su vigilancia, se dirigiese a un puerto
de Siam en lugar de La Habana. No se haria ninguna serial
a otros navios que pudiesen ser avistados y, una vez llegados
a Siam, todos los que quisiesen abandonar el buque podrian
hacerlo libremente. Si estas condiciones no eran aceptadas,
concluian los rebeldes, el navio seria incendiado com-
pletamnente.
Frente a este ultimatum, el CapitAn puso el buque a la
capa y se dispuso a arriar los botes acopiando provisions
y agua en ellos. Ya dispuesto a abandonar la nave mando
este laconico mensaje a los amotinados: "vayanse al diablo
y achicharrense". Confiados en el control de los tanques de


64







agua dulce, los chinos, que ignoraban que el buque tenia
un alambique, pensaban reducir la tripulaci6n por la sed;
asi solicitaron una nueva tregua antes .que el Capitan y la
tripulacion se embarcasen en los botes. El armisticio fue
aprovechado por la tripulaci6n para controlar el incendio
y poner fuera de combat a los chinos que se habian infil-
trado en la toldilla en los primeros moments de la refriega.
Dando una prueba de valor y sangre fria, various marines
bajaron al sollado en medio de los chinos amotinados para
retirar a los muertos y los heridos, sin que nadie, bajo el
puente, tratase de romper la tregua.
Llegada Ia noche los chinos, que no habian obtenido mAs
respuesta del Capitan, se lanzaron de nuevo al ataque. En
un intent desesperado y vano se arrojaron contra las rejas
de las escotillas, tratando de arrancarlas. Luego, con antor-
chas fabricadas por ellos trataron de quemar el buque por
los costados. Siguio otra noche de pesadilla igual a la ante-
rior, pero la discipline de la tripulacion y la sangre fria
del Capitni lograron contener de nuevo el incendio y man-
tener a los combativos chinos en el sollado.
Al apuntar el nuevo dia los culies, completamente ago-
tados por dos dias y dos noches de lucha sin dormir ni co-
mer, se acostaron sobre el piso y se rindieron sin condicio-
nes. El motmt dejaba un saldo de setenta muertos.
Algo chamuscado pero amn en condiciones de navegar
satisfactoriamente, el cliper siguio su viaje rumbo al Cabo
de Buena Esperanza y, luego de una breve escala en la isla
de Santa Elena, fondeaba en el puerto de La Habana el 10 de
marzo de 1860, despues de 104 dias de navegacion. A pesar
del motion, habia sido una travesia bastante rapida, y duran-
te ella todavia murieron sesenta chinos mas, victims de
una epidemia de disenteria.
Las huellas del motin eran demasiado evidentes en el
casco de la nave, y los relates que las pasajeras americanas
harian de su aventura al desembarcar en nuestro puerto,
obligaron, por esta vez, a las autoridades espafiolas, a reali-
zar una investigation. Mas como era de esperarse, todo
result pura comedia. El Capitan Major declare a las auto-
ridades de inmigracion tener a bordo 935 culies y haber per-


65







dido en la travesia 130, lo cual ponia de manifiesto el desca-
rado fraude cometido por el Consul de Espana en Macao,
quien al despachar el buque declare 27 culies de menos, con
el evidence proposito de ocultar la mortalidad que pudiese
haber en travesia. Pero este pequefio detalle no fue men-
cionado en las diligencias oficiales.
La Seccion 4a. (Fomento) de la Secretaria Politica del
CapitAn General, quien a la sazon era Francisco Serrano, el
future Duque de La Torre, ordeno al Comisario de Policia
del 5o. Distrito (Cerro), que procediese a interrogar a los
chinos desembarcados.
La diligencia se cumrnpliment6 el dia 15 de marzo. De los
935 culies encerrados en el Barracon fueron escogidos 15
que, interrogados por iun interprete declararon unAnime-
mente que "ni con ellos ni con los demas se habia ejercido
ningin acto de violencia para traerlos a esta isia, ni se habia
usado de ningun medio reprobado en la formulacion de las
contratas, las que han sido arregladas a los convenios que
han hecho y que ellos estan contents y conformes con sus
clausulas, sin tener que hacer ninguna reclamation sobre el
particular".
Y con esta reconfortante declaration se dio por termina-
do el asunto. Los culies fueron vendidos por el Dr. Marcial
Dupierris y sus socios a raz6n de 400 a 425 pesos por cabeza.
Habia sido tin buen negocio, felizmente concluido.


66










EL NAUFRAGIO DEL "FLORA TEMPLE"


CONSULADO GENERAL Exmo. Sor.
DE Muy Sor. mio: al Excmo.
ESPAISA EN CHINA Sor. Primer Secretario de
Estado y del Despacho digo
20 de Enero de 1860 con esta fecha lo siguiente:
Al espediente de su referen- Excmo. Sor. Mio: tengo la
cia, mas segun noticias ha honra de participar a V. E.
naufragado toda la espedi- que ayer salio de este puer-
* r
ci6n. to para la Habana con pre-
(fdo.) Mantilla. vio permiso del Gobernador
de esta Ciudad la fragata
americana "Flora Temple", capitan Johnson, de porte de
1,722 toneladas, conduciendo a su bordo ochocientos cincuen-
ta colonos chinos, un cirujano europeo y un interpreted ma-
caense contratados en este puerto por la casa de Vargas y
C4, agent de los Srs. Torices, Ferran y Dupierris de aque-
lla plaza. En el embarco de estos hombres no se ha omitido
ninguna de las formalidades ni requisitos de los que exige
el Capftulo 19 del Real Decreto de 22 de Marzo de 1854, ob-
servandose al propio tiempo todas las disposiciones consig-
nadas en el Reglamento de esta Colonia de 5 de Junio
de 1856.
Y tengo la honra de trasladarlo a V. E. para su debido co-
nocimiento. Dios guard a V. E. muchos anios.
Macao 6 de Octubre de 1859.

Exmo. Sor.
(fdo.) Nicolas Cafiete Morales.
Excmo. Sor. Gobernador y Capitan General de la Isla
de Cuba, &c, &c.,

En el siguiente despacho el Consul da cuenta del naufra-
gio del "Flora Temple".


67








(Macao, 25 de Noviembre de 1859),
Exmrno. Sor., Muy Sor. Mio:
En cumplimiento de mi deber tengo la honra de hacer
present a V. E. que la fragata Americana "Flora Tem-
ple" .., naufrago el dia 14, a las 7 1/2 de la tarde cerca de
las costas de Cochinchina, estrellandose contra una piedra
a los 10-19, Latitud Norte y 113-34' Longitud Este, segun
el calculo hecho a bordo del vapor de guerra frances "Gi-
ronde"... De esta horrible desgracia apenas se han salvado
algunos individuos de la tripulacion, aunque todos ellos se
embarcaron en los botes, abandonando el buque y a los 850
chinos, s6lo el bote donde iba el capitan, su hermana, el me-
dico del buque y otros veintiocho compafieros, componiendo
el numero de treinta y un hombres en todo, pudieron llegar
a Turana, el dia 28 de Octubre, rendidos y exhaustos de
quince dias de hambre, fatiga y tribulaciones. De los otros
dos botes donde iban diez y nueve hombres restantes de la
tripulacion ninguna noticia se ha recibido, juzgandose que
se habian perdido pues los mismos que se han salvado estan
convencidos que ha sido casi milagrosamente.-Luego que
llegaron los naufragos a Turana fueron acojidos por el Al-
minrante frances Mr. Page y por todos los oficiales con la
mayor benevolencia y cordialidad, dispensandoles todos los
auxilios que su triste situation exigia, e inmediatamente
rogaron al Almirante que mandase un vapor al sitio del nau-
fragio, a cuya demand accedi6 desde luego, haciendo salir
el vapor "Gironde", que desgraciadamente ya no encontro
quien salvar, pues apenas quedaban pequenios vestigios del
buque. De consiguiente es seguro que se han ahogado todos
los chinos y muy probable tambien que hayan tenido igual
suerte los diez y nueve hombres de la tripulacion que se
embarcaron en los dos botes. -Parece que dos o tres dias
antes del naufragio hubo un conato de sublevacion a bordo
de parte de los chinos que intentaron apoderarse del buque,
pero fue contenido por la firmeza y energia del capitan y
del resto de la tripulacion. No es facil adivinar lo que daria
motive a esta intentona de parte de unos hombres que tan
pacificamente se habian embarcado y que a bordo eran tra-
tados con la mayor dulzura y humanidad, yendo muy bien


68







alojados y perfectamente mantenidos.--Esta catastrofe dara
sin duda motive a que los periodicos ingleses redoblen sus
declamaciones y guerra contra la emigration para la Isla
de Cuba, como si un accident de estos pudiera evitarse; y
como si los mismos ingleses no confiesen que los coolies
destinados a la Habana van mejor acomodados y tratados
que los soldados ingleses que se transportan por mar de un
punto a otro.-El capitan Johnson y algunos de sus com-
pafineros de infortunio Ilegaron a Manila a bordo de la "Gi-
ronde" y desde dicho punto cada uno se fue a su destino.
Saliendo el capitan para America y viniendo el medico a
Hong-Kong. Es cuanto puede poner en el superior conoci-
miento de V. E., acerca de este desgraciado negocio...


69



















Placidiana


71









En el ciento veinte aniversario

del fusilamiento de Pldcido


Mucho se ha discutido y se discutird aun sobre la perso-
nalidad de este infortunado poeta, y sobre su actividad cons-
pirativa; pero lo trascendente no es lo que 61 fuese, o lo que
pudo ser y no fue, lo esencial para nosotros debe ser lo
que sus contempordneos pensaron que habia sido. Los mitos
tienen un extraio poder en el tejer y destejer de la historida,
y nosotros, materialistas, sabemos que forman parte de la
superestructura cultural y que responded a vivencias que
tienen a vecels tanta realidad como los hechos .mismos.
La conspiracion de La Escalera quizds no existi6 como
tal, pero el deseo de libertad entire los hombres de color era
undnime y angustioso. En el moment historico en que a
Pldcido le toco vivir, los negros no podian luchar por su li-
beracion sin enfrentarse a los blancos. Nuestra patria se
hallaba entonces dividida en castas y por lo tanto era impo-
sible la lucha de classes en su aspect modeimo. Entre los
blancos, los abolicionistas eran pocos y menguados, y mu-
chos de aquellos a quienes sje nos ensenoi a considerar como
tales, eran racistas y deseaban la abolicion de la trata pero
no la de la esclavitud, querian "blanquear" a Cuba, por odio
y desprecio hacia el hombre de color, pero muy pocos eran
los que soriaban con elevar al negro a la categoria de
hombre.
For los aios cuarenta se desato en el Norte una verdade-
ra ofensiva ideologica tendiente a demostrar que iel negro
era un ser racmilmente inferior, y que era sencillamente ab-
surdo el querer igualarlo al blanco. La abundantisima litera-
tura racist que entonces circulo6 en Cuba servia a maravilla
a los intereses de los negreros a la par que cohibia a los cu-
banos progresistas, a quienes en el fondo repugnaban tales


73








teornas. Pldcido, victim inocente o culpable del ansia de
liberacion de los cubanos de color, fue escogido inmediata-
mente por los abolicionistas sinceros y militants como ban-
dera; y no solo como mdrtir en la lucha par la igualdad hu-
mana, sino tambien, y mas important ain, como ejemplo
de lo igualdad de capacidades entire hombres de piel di-
ferente.
Bueno es recorder, sin embargo, que Gabriel de la Con-
cepci6n Valdes no era negro sino mulato, hijo, como se sabe,
de una espanola y de un pardo. Desconocemos cudl fue en
realidad el verdadero color de su pie l; seguin las facciones
que reproducen los retratos que de 6l se conservan, no tenia
mds de africano que Alejandro Dumas o Pushkin, pero sus
contempordneos lo consideraron no-blanco y lo discrimina-
ron como tal, y desputs de muerto, los abolicionistas to "os-
curecieron" aun mds, consciente o inconscientemente, utili-
zando su asesinato legal como poderosa arma para luchar
por la igualdad interracial.
Aponas un ano despues de su fusilamiento, el doctor
Robert Richard Madden, un distinguido escritor ingles que
habia side durante mds de dos anos representante de su pais
en la Comision Mixta de La Habana, escribia a Domingo
Del Monte (Lisboa, 22 de julio de 1845) "Escribi algunas li-
neas sobre su muerte, poco despues de su ejecucion... y
tambien el epitafio para un monument a sui memorial que
propuse a la Sociedad Abolicionista inglesa para que fucee
levantado en Jamaica". i Algo imds se hablo de este generoso
proyecto, que no llego nunca a ejecutarse, pero tres anos
mds tarde Wilson Armistead publicaba en Manchester un
bello libro: A Tribute for the negro being a vindication of
the moral, intellectual and religious capabilities of the
colored portion of the mankind, 2 en el cual se consagran
varies pdginas a Pladcido y se inserta el texto de la Plegaria
junto con su traducci6n.
El mdrtir de Matanzas, como el Campeador, batallaba aun
despu6s de mnuerto. Pldcido fue desde entonces un simbolo

(1) Cent6n epistolario de Domingo Del Monte. t. VI, p. 217.
(2) Manchester, William Irwin, 39, Oldham Street, 1848.
564 p. 21 cm. ilus.

74







para unos y un baldon para atros. Inocente o culpable, lo
fusilaron por ser poeta y negro. Porque, para la tranquilidad
de los esclavistas, el peor crime de un negro era ser "un
negro despierto".
La Coleccion Cubana ha pensado que la mejor manera de
conmemorar el ciento veinte aniversario de su innmolacion
era realizar un trabajo erudito sobre su producci6n literaria:
la companera Aleida Plasencia to ha llevado a cabo de una
manera exhaustive, Vy no dudamos que rinda inapreciables
servicios a cuantos interese la figure de Pldcido. El grupo
literario que dirige Cintio Vitier establecio, ademds, la bi-
bliografia pasiva y facility la cronologia trazada por Itzhak
Bar-Lewaw, que publicamos a continuaci6n. Estos trabajos
se complementan, y junta con la reedici6n del ensayo de
Jose Luciano Franco que acaba de publicar la Uni6n de Es-
critores y Artistas de Cuba, mantendrdn alerta el intcres de
los investigadores por una de ,las figures mds discutidas
de nuestra historic.
El 9 de mayo de 1844, en medio del pdnico desatado entire
los hacendados por la supuesta conspiracion de La Escalera,
Miguel Aldama escribia a su cufiado: "es impossible poder
permanecer aqui sin envilecernos y desmoralizarnos mds aun
que los mismos esclavos". 3 Este era el impasse at cual con-
ducia a la case dominant, la contradicci6n antag6nica de la
sociedad colonial. Superados estos tiempos atroces, hoy en
nuestra patria liberada de la discriminacimn racial y de la
explotacidn del hombre por el hombre, recordamos con emo-
cidn al poetc fusilado por mulato y por poeta.
J. P. R.









(8) Centdn epistolarlo de Domingo del Monte. t. VI. p. 29.


75












9f a s sa e ee,,er- ,rr.see PS S S ,FI A



14
1to

4b4
4k
ft


4
L & 1


II
II 4




ft
9; |&













Am ANL%-A
0 mw
,_ I



ft "I
*, "




I "
4 'I
4 1I




:1 243$ 1^
Sp.




\i I 'i*' ft|
*. #rnrfasrt asra rSfSiVSdSS*

og C atflWsi- ain-ri>@


76









Bibliografia active de Gabriel de

la Concepci6n Vald6s, Placido



Aleida Plsencia


(1) VALDis, GABRIEL DE LA CONCEPCI6N. Poesias de Plicido.
Matanzas, Impr. de Gobiemrno y Marina, 1838. 244 /2/ p.
grab. vifietas. 16 cm.
Primera edici6n de las poesias de Placido, a cargo de
J. J. Romero, a quien Placido menciona en su testamento,
junto con Sotomayor, comb comprador de sus poemas. Cal-
cagno afirma que en Palma de Mallorca se imprimieron con
gran anterioridad los poemas de Placido, por Feliu Perell6,
quien despu6s de conocer al autor en La Habana, se. llev6,
de vuelta a su tierra, los primeros poemas de Valdes (Cal-
cagno, Poetas de color, p. 19); pero esto no parece probable,
pues Placido no lo menciona y ademas la ediei6n de Feliui
Perell6 no se public hasta 1847. (Vease fieha NQ 9).
Se anunci6 este ejemplar en La Aurora, do 17 de diciem-
bre de 1838, por J. J. Romero, quien insta a los matanceros
a suseribirse en su imprenta para este tomo de 250 paginas,
que costara 12 reales. No parece, por el anunclio, que esta
edici6n circulara en el mismo afio de 1838, pues Romero
notifica que se halla en prensa el primer pliego de esta obra,
desde el 7 de noviembre al 31 de diciembre, e incluye un
Poema a la muerte de la Senioritc D. Juana Ruiz de la Plaza,
acaecida el 5 de enero de 1839, de las p. /182/-185. Eligio de
la Puente describe un ejemplar con la fecha 1839 en la cu-
bierta, pero ninguno de los que hemos visto la conserve.
Carece de indice. No tiene pr6logo.
Tiene fe de erratas.


77








Incluye tres grabados alegoricos en acero, ilustrando
tres de las composiciones que representan, respectivamente
a: Cupido cabalgando en un camrnero con las patas delanteras
en alto, entire las p. /68/ y 69; un Cupido ofreciendo flores a
una joven, entire las p. 142 y 143; y Cupido semiarrodillado
sosteniendo una esfera en su mano derecha en alto, entire
las p. 160 y /161/.
No todos los ejemplares llevan los grabados. En la Bi-
blioteca Nacional hay tres ejemplares de esta la. ed. y so-
lamente uno esta ilustrado.
CONTIENE: 91 piezas: 1.-Cumpleafios de S. M. la Reina
Gobernadora de Espana, Donia Maria. Cristina de Borbon:
"El Angel de la Gloria", octavas. 2.-A S. M. la Reina Go-
bernadora Donia Maria Cristina de Borbon, en su dia: La
sombra de Padilla. 3.-A la proclamacion de S. M. la Reina
de Espaia Donia Isabel II, oda /e/ himno. 4.-Diadema regia.
A la jura de la princess heredera, octavas. 5.-A S. M. Dona
Isabel II, en su dia, soneto. 6.-A los dias de S. M. la Reina
Gobernadora, soneto. 7.-A los dias de S. M. la Reina Dona
Isabel II, oda. 8.-A los dias de S. M. la Reina Gobernadora
Dofia Maria Cristina de Borb6n, soneto. 9.-A los dias de
S. M. la Reina Gobernadora Dofia Maria Cristina de Borbon;
"La Ambarina". 10.-Al senior D. Manuel Francisco de Jau-
regui, en su dia; La Guirnalda. 11.-A la Resurreccion, oda.
12.-Duelo de la Amistad a la muerte del capitan de caba-
lleria D. S. 0.: "El Cipres". 13.-A mi amigo Doris, soneto.
14.-A mi amada, en su dia, soneto. 15.-A mi amigo en la
muerte de Fela, soneto. 16.-En los dias de Fela, despues de
su muerte, soneto. 17..-La Atala, canci6n. 18.-Decimas.
19.-A la resurrecci6n, soneto. 20.-El llanto de despedida.
21.-A la ingratitud de Zelmira, cancion. 22.-Al aniversa-
rio de la muerte de Napoleon, soneto. 23.-A Don Eduardo
Torres en el aria de Asur, soneto. 24.-Al senor Don Fran-
cisco Chacon, por la protecci6n que dispense a un amigo
durante su prisi6n, epistola. 25.-A mi amigo Nicolas Aya-
la, en la muerte de Fela, soneto. 26.-Las faltas, soneto.
27.-A Don Eduardo Torres, en just celebridad de su m6-
rito artistico: La concha marina. 28.-A las seioras Panta-
nelli y Rossi, soneto. 29.-Quifttillas. 30.-El eco de la gruta.


78







31.-Al perjurio de Celia. 32.-A mi amigo J. de la E. E.
en la muerte de Fela, anacreontica. 33.--A la muerte de mi
amigo G. de C., decimas. 34.-Epigramas. 35.-Letrilla: La
luna de enero. 36.-A la ausencia, octavas. 37.-A D. Anto-
nio Hermosilla, soneto. 38.-A P. G. en la muerte de Fela,
quintillas. 39.-A los ojos de mi amada, octavas. 40.--Las
venturas del trabajo. Dedicada al Dr. D. Manuel Gonzale:
del Valle, octavas. 41.-Al cumple-afios de S. M. la Reina
Gobernadora, cantata. 42.-La sombra de "Mina" delante
de Bilbao, soneto. 43.-Companiia peligrosa, romance. 44.
A los natales de Delio, romance. 45.-Letrilla. 46.-Al naci-
miento de N. Chacon, soneto. 47.-A mi amigo en la muerte
de su nifia, soneto. 48.-El amor pescando. 49.-Al senior
D. Antonio Buitrago y Blake, en su nombramiento de "Ma-
riscal de Campo": La sombra del Cid. 50.-Lo que yo quie-
ro, soneto. 51.-A mi amigo A. A. R. en la muerte de Fela,
epistola. 52.-El evangelio, romance. 53.-A los dias de
S. M. la Reina Dofia Isabel Segunda: La sombra de Pelayo,
oda. 54.-El suefio: A Desval, en su dia. 55.-Octavas: A un
amigo que pide consejos para ganar la voluntad de una
dama. 56.-Al senior Don Francisco Chae6n, en su dia, oda.
57.-A la Escma. Sra. Da. Maria Francisca del Castillo con-
desa de 0-Reylli, en su dia, oda. 58.-El pescador de San
Juan: Romance primero; romance segundo; romance terce-
ro; romance cuarto: La fragata y la barquilla; romance quin-
to: las dos olas. 59.-Al senior Marques de casa Calvo, en el
restablecimiento de su salud, epfstola. 60.-El amor con el
mundo, decima. 61.-A la muerte del Redentor, dedicada
al Sr. Cura Pirroco Dr. Don Manuel Francisco Garcia.
62.-A T... en su dia, soneto. 63.-A los dias de S. M. la Rei-
na Dofia Isabel II, soneto. 64.--Soneto. 65.-Decimas. 66.-A
mi amigo Doris de la prisi6n, epistola. 67.-A la muerte de
Jesucristo, soneto. 68.-A Dorila del Almendar, en su dia.
69.-El cernicalo y la abeja, fAbula. 70.-El afio nuevo.
71.-A la sentida y premature muerte de la seftorita Dofia
Juana Ruiz de la Plaza, acaecida el 5 de enero de 1839.
72.-Decima. 73.-Consejos a Fabio, soneto. 74.-Decima.
75.-Un remedio. 76,-Muerte de Gesler, soneto. 77.-Cora,
romance. 78.-El cholera en la Habana. 79.-Sobre la sepul-


79







tura de Rocinante, soneto. 80.-Los amores mosquitos. 81.-
GicotencaL 82.-Imitaci6n de una poesia castellana de in-
cierto autor. 83.-Al cumple-afios de S. M. La Reina Gober-
nadora de Espania, Dona Maria Cristina de Borbon. 84.-Al
sefnor Don Fernando de Rojas, resident en la villa de
S. Juan de los Remedios, epistola descriptive. 85.-Las flo-
res del sepulcro. A la sentida premature muerte de mi mas
cara amiga Maria de las Mercedes Socarraz. (Acaecida el
lo. de agosto de 1838). 86.--A la seniorita Donfia Virgina
Pardi, por su inimitable ejecucion de. los caprichos en el
arpa. 87.-A mi cumple-afios, soneto. 88. -iA Dofia Inocen-
cia Martinez, dama oven, por su inimitable desempefno del
papel de Maria, en la comedia "La Nifia abandonada": El
suspiro. 89.-A la sefiora Teresina Rossi, por su inimitable
desempefino en la 6pera "Nina loca por amor". .90.-A mi ami-
go Don Buenaventura Romero, en la muerte de su hijo.
91.-Muerte de Cesar, soneto.
(2) VALDES, GABRIEL DE LA CONCEPCION. El veguero; poesias
cubanas. Dedicadas por Placido a sus amigos de Villa-
clara. Matanzas, Impr. del Comercio, 1841. 48 p. En oc-
tavo.
Cuaderno dedicado a la Triguefia de Villaclara, contiene
decimas, romances, etc., de caracter popular.
CONTIENE: 1.-El eco '(dedicatoria). 2.-El veguero. Glo-
sas. 3.-Triste estoy .. 4.-Un hortelano. 5.-Aprended, flo-
res de mi. 6.-En la margen de una fuente. 7.-Celia. 8.-To-
cando la lira Orfeo. 9.-Un hortelano de amor. 10..-Ines y
Rosa.
Las glosas no han sido reproducidas en otras ediciones
en espafiol, pero si en frances en la edicion de Fontaine.
(Vease ficha No. 19), las numeradas 3, 5, 6 y 9 en el
Contiene.
El Eco, el Veguero, y el romance Ines y Rosa si aparecen
en colecciones posteriores.
Los datos sobre esta edicion los hemos tornado de Trelles
(Biblioteca placidiana, Cuba y America, julio 3, 1904, p. 18);
Manuel Garcia Garofalo Mesa (Pladcido, poeta y mArtir,
Mexico, 1938, p. /71/-78) y Jose Maria Eligio de la Puente


80








(Introd. a Poesias selectas de Placido, Habana, Cultural,
1930, p. xx).
No hemos encontrado ejemplares de ninguna de las edi-
clones de El Veguero, ni en La Habana ni en Matanzas.
(3) EL VEGUERO, por Placido /seud./ 2a. ed. Matanzas, Impr.
del Comercio, 1842. 31 p. En 8o.
Aparecio una critical en El Noticioso y en El Lucero, de
enero 14, 1842.
Eligio de la Puente (op. cit.) cree diferia de la primer
edicion.
(4) El veguero. 3a. ed. Matanzas, 1854.
Segi- n Trelles (op. cit.), es un cuadernillo que apare-
cio en enero.
(5) VALDiS GABRIEL DE LA CONCEPCION. Poesias escojidas
/sic/ de Pladcido. Matanzas, Impr. del Gobierno, 1842.
96 p. 14 cm.
Doble portada.
Impreso en papel de colors. Cada pliego tiene un color
distinto.
Breve prologo por los editors, Salinero y Comp., que
terminal con la estrofa:
Flores son de un ingenio sin cultural
cual las que dan los campos de mi patria
ricas de olor, de tintes y hermosura.
Parece aparecio en noviembre (Trelles, Bibliografia cu-
bana del siglo XIX, t. II, p. 177).
Es la segunda edicion de las poesias de Placido.
Carece de indice.
Segfin Trelles (Bib. placidiana, Cuba y America, julio
3, 1904, p. 17), en 1846 se hizo una segunda edicion, sin cam-
biar la fecha. Guiteras dice que se imprimio realmente en
1846, con fecha atrasada (Pedro J. Guiteras, Estudios de li-
teratura cubana, Gabriel de la Concepcion Valdes. En El
Mundo Nuevo, New York, v. iv, no. 60, 61, p. 22-23 y 42-43).
Contiene 26 composiciones en su mayoria de character li-
gero y en cuanto a calidad, bastante pobres. No hay ni una
de las grandes composiciones de Placido aqui, pero si algu-
nas nuevas populares, como La Flor del Cafe. Los sonetos


81







A Polonia, A Grecia y A Venecia, son los uinicos publicados
anteriormente (e ri la ed. de Veracruz) si suponemos que
esta ultima es anterior, (vease ficha No. 7).
CONTIENE: 27 piezas: l.-A Amira. 2.-A un criticastro.
3.-Especulacion modern. 4.-Nueva jeneracion /sic/. 5.-
La flor de la cera. 6.-La escuela del diablo. 7.-El zorro
orador. 8.-El cantaro de Juana. 9.-El jaqueton. 10.-Epi-
gramas (5). 1.-Despedida. 12.-Un usurero, soneto. 13.-
Los bobos. 14.-El pastor y el mico. 15.-La inocencia. 16.-El
perro. 17.-A1 Sr. D. Ignacio Valdes Machuca: dedicatoria
/Y/ Al Yumuri. 18-Cada uno arrima la brasa a su sardina.
19.-El canario, a los dias de Selmora. 20.-El grumete re-
t6rico. 21--La luna de octubre, en el cumpleanios de Fela.
22.-Anacre6ntica. 23.-La rosa inglesa. 24.-A el pan. 25.-
Epigrama. 26.-La flor del cafe& 27.-El cementerio ideal.
(6) VALDES GABRIEL DE LA CONCEPCION. El hijo de maldici6n,
poema del tiempo de las cruzadas, por Placido /seud./
Matanzas, Impr. de Gobierno por S. M., 1843. 45 p.
19.5 cm.
Poema fantastico que imita los de Zorrilla, fue publicado
previamente en La Aurora.
Consta de 21 parties: I.-El caballero, II.-El laud. III.-
El castellano. IV.-El castillo. V.-La cita. VI,-La proce-
sion. VII.-Los esqueletos. VIII.-El entierro. IX-El Arbol
negro. X.-E1 fantasma. XL-La peticion. XIIL-La cena.
XIII-El presajio /sic/. XIV.-El desafio. XV.-La batalla.
XVI.-La muerte. XVII.-El entierro. XVIII.--El anjel
/sic/. XIX.-La despedida. XX.-Las ruinas. XXI.-El poeta.
(7) Poesias de Pidcido. Veracruz, Impr. del Censor, 1845.
144 p. En 8o.
Esta edici6n, al igual que la de New Orleans, 1847 (Vea-
se ficha No. 8), se supone impresa en Matanzas. El pie de
imprenta falso, se hizo para evitar que se prohibiera su
circulacion por el gobierno espafiol, quien ya habia fusilado
a Placido, acusado de participar en la Conspiracion de La
Escalera.
Datos tornados por referendcia, citados por Trelles, Cal-
cagno, etc.


82








No hay ningtn ejemplar de la obra en la Biblioteca Na-
cional.
(8) VALDis GABRIEL DE LA CONCEPTION, Poesias de Gabriel de
la Concepcion Valdes. Nueva Orleans, Impr. de la
Patria, 1847. 128 p. 26.5 cm.
Parece que esta edicion fue hecha en Matanzas y en ello
estan de acuerdo casi todos los bibliografos. Posiblemente
el editor fuera Salinero, por entonces a cargo de La Aurora,
quien para evadir la persecucion de Ia censura, que prohibit
las obras de Placido, la imprimio con pie de imprenta falso.
Como sefiala Guiteras, "comprende obras escogidas con muy
poco gusto", y algunos poemas no incluidos en las dos pri-
meras colecciones. (En El Mundo Nuevo, t. 4, p. 43). Com-
prende 47 composiciones, 11 sonetos y 19 epigramas, todas
in-6ditas, con excepcion de los sonetos Al wniversario de la
muerte de Napole6n y Las Faltas, publicados en la ed. de
1838 (Vease ficha No. 1), el soneto Un usurero y los versos
A El Pan, incluidos en la edici6n de 1842 (Vease ficha No. 5).
Carece de indice.
Hay un retrato en la cubierta, rodeado por una oria, que
dice Gabriel de la Concepci6n Valdes.
Tiene una nota al lector en que, quizas si para congra-
ciarse con la censura, elogia a Placido como poeta, pero se
lamenta de lo que llama "su crimen, que le ha hecho des-
merecer "del carifio y estimacion puiblica de que gozaba".
CONTIENE: 1.-A el Pan. 2.-La fortune del malo es ilu-
soria. 3.-Letrilla. 4.-La poma-rosa y el canistel. 5.-Roman-
ce morisco. 6.-La estrella del Pan. 7.-El loro maestro.
8.-Fantasmas, duendes y brujas. 9.-Una ocurrencia. 10.-
La rosa de Trinidad, dedicada al senior Don Jose A. Hernan-
dez. ll.-Letrilla. 12.-El desenga4o. 13.-El ruisefior y el
cerdo. 14.-La satisfacci6n, romance cubano. 15.-Un cuento.
16.-Letrilla. 17.-La partida del pirata. 18&-Mi prision.
19.-El le6n y el cordero. 20.-Letrilla. 21.-El pensamien-
to de Ines. 22.-El parara. 23.-La veguera inocente. 24.-El
invierno. 25.-Nuevo entretenimiento. 26.-El consejero
mentido. 27.-Los hombres y las ayes. 28.-Romance mo-
risco. 29.-Letrilla. 30.-Mi barquilla. 31.-Letrilla. 32.-Los


83







dos zapatos. 33.-Letrilla. 34.-E l juez advertido. 35.-La
estrella del diablo. 36.-Otros tiempos. 37.-Mi casa. 38.-
Modas. 39.-Un consejo a las bellas. 40.-La malva y la pal-
ma. 41.-El conde y su arriero. 42.-El hombre de la guagua.
43.-Contra tristeza abundancia. 44.-La flor de la canra.
45.-A mi triguefia. 46.-El gallo letrado. 47.-El acreedor
advertido.-Sonetos: 48.-Una lAgrima de sangre. 49.-A Ce-
lina. 50.-A Polonia. 51.-A Grecia. 52.-A una joven. 53.-
A Venecia. 54.-Recuerdos. 55.-Al aniversario de la rnuer-
te de Napoleon. 56.-A la primera sensacion de amor. 57.-
Las faltas. 58.-Un usurero. 59.-Epigramas (19).
(9) VALDE.S, GABRIEL DE LA CONCEPCION. Poesias de Gabriel de
la Concepcion Valdes (Pldcido) /seud./ [Palma, Impr.
de Pedro J. Umbert, 1847] /4/ x, /404/ p., retrato, vifie-
tas. 16.5 cm.
Portada grabada. A la vuelta de la anteportada apare-
cen los versos:
Flores son de un ingenio sin cultural
cual las que dan los campos de mi patria
Ricas de olor, de tintes y hermosura.
que aparecen en la ed. de 1842 (VWase ficha No. 5).
Esta es la edicion costeada por D. Pedro Feliu Perello
Carrio, que Calcagno creyo erroneamente antericr a la edi-
cion de Matanzas de 1838. Se supuso tambien que esta edi-
cion fue impresa en Bacelona, y durante afnos se le llamo
edicion de Barcelona, sin que hubiera ningun dato cierto
que corroborara esta afirmaci6n. Asi Trelles, Figarola y
Calcagno hablan de una edicion de Barcelona, de 1854. An-
teriormente se le adjudico i la impresion a J. S. Bolonia, quien
se sabe prepare una edicion de las poesfas de PlAcido, que
no fue aprobada por el poeta, pues Bolofia pretendfa acom-
pafiarla de una foto de Placido con casaca que no era del
gusto de 6ste. La edici6n de Mallorca tiene en la portada
un retrato de PlAcido, de traje, por lo cual es possible se
creara la confusion. El ejemplar que posee la Biblioteca
Nacional fue enviado desde Mallorca por el Consul de Cuba
en ese lugar, quien remiti6 toda la informacion necesaria
para identificar la edici6n, que tomo de Jose Maria Bover,
Biblioteca de Escritores Baleares, Palma de Mallorca. 1868,


84








p 689. Tambien visit a los hijos del impresor Umbert, quie-
nes le corroboraron estos datos y le mnformaron que el re-
trato de Placido fue hecho por un tio suyo. (Coronado da
esta information en su articulo Las ediciones de Placido,
en La Discusion, marzo 20, 1909.
El prologo de esta edicion tiene tantos errors que de-
muestra un desconocimiento total de la vida y medio en
que se desenvolvio el poeta, por ejemplo: dice que Placido
nacio en Matanzas, hijo de madre negra esclava y de un
personaje; y que su libertad fue comprada por amigos in-
fluyentes, lo cual demuestra lo confundieron con el poeta
Francisco Manzano.
Las vifietas estan firmadas por M. Marti.
Circulo esta obra en Cuba clandestinamente.
No incluye La Siempreviva, pero si la Plegaria a Dios
y las otras poesias escritas en capilla, menos la decima A la
justice, lo que prueba que esta edicion es posterior a la
muerte de Placido. Reproduce todos los poemas incluidos
en las ediciones de 1838 y 1842 y otros no publicados en co-
lecciones anteriores: dos sonetos al Sr. D. M. de A.; tres
composiciones a la sefiora donia C. E.; la decima Bajen del
Olimpo amores; el poema La transformacion y el soneto El
juramento.
CONTIENE: 1.-Cumpleafios de S. M. la Reina Goberna-
dora de Espania, Dofia Maria Cristina de Borb6n: El Angel
de la Gloria. 2.-A S. M. la Reina Gobernadora Donia Maria
Cristina de Borb6n, en su dia: La sombra de Padilla. 3.-
A la proclamaci6n de S. M. la Reina de Espafia Dofia Isa-
bel II, oda /e/ himno. 4.-Diadema regia: a la jura de la
princess heredera. 5.-A los dias de S. M. la Reina Dofia Isa-
bel Segunda, oda. 6.-A los dias de S. M. la Reina Gober-
nadora Dofia Maria Cristina de Borbon: La Amnbarina. 7.-
Al cumpleafios de S. M. la Reina Gobernadora. 8.-A los
dias de S. M. la Reina Dofia Isabel Segunda: La sombra de
Pelayo, oda. 9.-A1 cumpleafios de S. M. la Reina Gober-
nadora de Espaia Donia Maria Cristina de Borb6n. 10.-A
S. M. Dofia Isabel II, en su dia, soneto. 11.-A los dias de
S. M. la Reina Gobernadora, soneto. 12.-A los dias de S. M.
la Reina Gobernadora Dofia Maria Cristina de Borb6n, so-


85








neto. 13.-A los dias de S. M. la Reina Dofia Isabel Segun-
da, soneto. 14.-Al sefnor D. Manuel Francisco de Jauregui,
en su dia: La Guirnalda. 15.-Duelo de la amistad, en la
muerte del capitan de caballeria D. G. 0.: El cipr4s. 16.-
A mi amigo Doris, soneto. 17.-A mi amigo en la muerte de
Fela, soneto. 18.-En los dias de Fela, despues de su muerte,
soneto. 19.-Al aniversario de la muerte de Napoleon, sone-
to. 20.-A D. Eduardo Torres, en el aria de Asur, soneto.
21.-La sombra de Mina delante de Bilbao, soneto. 22.-A mi
amigo Nicolas Ayala, en la muerte de Fela, soneto. 23.-Al
Sr. D. Francisco Chacon, por la proteccion que dispense a
un amigo durante su prision, epistola. 24.-La concha ma-
rina, a D. Eduardo Torres, en just celebridad de su merito
artistic. 25.-A las sefioras Pantanelli y Rossi, soneto. 26.-
A mi amigo J. de la C. C. en la muerte de Fela, anacre6n-
tica. 27.-A la muerte de mi amigo G. de C., d&cimas. 28.-A
D. Antonio Hermosilla, soneto. 29.-A P. G. en la muerte
de Fela. 30.-Utilidad del trabajo, dedicada al Dr. D. Ma-
nuel Gonzalez del Valle, octavas. 31.--A los natales de De-
lio, romance. 32.-Al Sr. D. Antonio Buitrago y Blake, en
su nombramiento de "Mariscal de Campo": La sombra del
Cid. 33.-A mi amigo A. A. R. en la muerte de Fela, epis-
tola. 34.-A Desval, en su dia: El suefno. 35.-Al Sr. D. Fran-
cisco Chacon, en su dia, oda. 36.-A Ia Escma. Sra. Dfia.
Francisca del Castillo, condesa de O-Reylli, en su dia, oda.
37.-A1 Senior marques de Casa-Calvo, en el restablecimien-
to de su salud, epistola. 38.-A mi amigo Doris, en la pri-
sion, epistola. 39.-Al nacimiento de N. Chacon, soneto. 40.-
A un amigo en la muerte de su nifia, soneto. 41.-A la sen-
tida y premature muerte de la seflorita dofna Juana Ruiz
de la Plaza, acaecida el 5 de enero de 1839. 42.-Conscjos a
Fabio, soneto. 43.-Al Sr. D. Fernando de Rojas, resident
en la villa de S. Juan de los Remedios, epistola. 44.--A la
sefnorita dofia Virgina Pardi, por su inimitable ejecucion de
los caprichos del arpa. 45.--A Dfia. Inocencia Martinez,
dama joven, por su inimitable desempefno del papel de Ma-
ria, en la comedia "La nifia abandonada":. El suspiro. 46.-A
la Senfiora Teressina Rossi, por su inimitable desempefno en
la 6pera "La loca por amor". 47.-A mi amigo D. Buenaven-


86







tura Romero, en la muerte de su hijo. 48.-Muerte de Cesar,
soncto. 49.-Gicotencal, romance. 50.-Cora, romance. 51.-
Muerte de Gesler, soneto. 52.-Al Sr. D. Ignacio Valdes Ma-
chuca: Dedicatoria /y/ Al Yumuri. 53.-Al Sr. D. M. de A.,
soneto (Improvisado). 54.-A los dias del Sr. D. M. de A.,
soneto. 55.-A la Sra. Dfia. C. E., en moments de cantar esta
la hermosisima canci6n habanera, titulada "La bella ima-
gen". 56.-A la Sra. Dfia. C. E. en su dia, soneto. 57.-A la
misma, despues de haber cantado cierta canci6n, soneto.
58.-A mi amada en su dia, soneto. 59.-Atala, canci6n,. 60.-
Llanto de despedida. 61.---A la ingratitud de Zelmira, can-
ci6n. 62.-El eco de la gruta. 63.-Epistola: Al perjurio de
Celia. 64.-Letrilla: La luna de Enero. 65.-La ausencia.
66.-A los ojos de mi amada. 67.-Letrilla. 68.-A Dorila
del Almendar, en su dia, soneto. 69.-Lo que yo quiero, so-
neto. 70.-Consejos a un amigo. 71.-Las flores del sepudlcro,
a la sentida y premature muerte de mi mas cara amiga Ma-
ria de las Mercedes Socarraz. 72.-A T... en su dia, soneto.
73.-El canario: A los dias de Selmora, soneto. 74.-La luna
de Octubre, en el cumpleafios de Fela. 75.-Romance: Des-
pedida. 76.-A Amira. 77.-La flor de la cera. 78.-La flor
del cafe. 79.-Decima /yi Al mismo objeto. 80.-En un Al-
bum: La transformacion. 81.-El pescador de San-Juan, ro-
mances. La fragata y la barquilla. Las dos olas. 82.-El c6-
lera en la Habana. 83.-A el Pan. 84.-Leyenda caballeresca:
El hijo de maldicion. 85.-A mi cumpleafios, soneto. 86.-
Las faltas, soneto. 87.-El loco cuerdo, soneto. 88.-Sobre la
El amor y el carnero, faibula. 91.-Companiia peligrosa, ia-
sepultura de Rocinante, soneto. 89.-El usurero, soneto, 90.-
bula. 92.-El amor pescando, fibula. 93.-El evangelio, fabu-
la. 94.-El aiio nuevo. 95.---Un remedio, fabula. 96.-Amores
mosquitos. 97.-Imitaci6n. (De incierto autor). 98.-Ana-
creontica. 99.-El cernicalo y la abeja, fabula. 100.-El can-
taro de Juana. 101.-El zorro orador, fabula. 102.-Los bobos,
fabula. 103.-El perro, fabula. 104.-El grumete retorico, fa-
bula. 105.-La escuela del diablo, fabula. 106.--El Jaque-
tOn. 107.-El pastor y el mico, fabula. 108.-A un criticastro.
109.-Especulaci6n moderna. 110.-Nueva jeneraci6n /sic/,
fibula. 111.-La inocencia. 112.-Cada uno arrima la brasa


87








a su sardina. 113.-La rosa tinglesa, fabula. 114.-Cemente-
rio ideal: portada. 115.-Epigramas. 116.-Decimas. 117.-A
la muerte del Redentor, dedicado al Sr. Cura Parroco Dr.
Don Manuel Francisco Garcia. 118.--A la muerte de Jesu-
cristo, soneto. 119.-La Resurrecci6n, oda. 120.-La Resu-
rrecci6n, soneto. 121.-El juramento, soneto. 122.-La fata-
lidad, soneto. 123.-Adios a mi lira. 124.-Despedida a mi
madre, soneto. 125.-Plegaria a Dios.
(10) VALDES, GABRIEL DE LA CONCEPCION. Poesias. Nueva
York, Roe Lockwood and Son /c1854/ 2v.. en 12o.
xvii, 466 p. 10 cm.
Indice, p. 459-466.
En la anteportada dice: Poesias de Placido.
Segn Trelles (Bibliografia.. siglo XIX, t. 2, p. 177) "es
la la. ed. de Vingut con el disparatado prologo de la ed. de
Palma de Mallorca. Viene a ser una reimpresion de dicha
ed., adicionada con varias poesias ineditas".
Francisco Javier Vingut, nacido en Trinidad, pero radi-
cado en los Estados Unidos, tambien edit6 las poesias de
Heredia.
El prologo dice que incluye 18 composiciones ineditas,
marcadas en el indice con un asterisco. Sin embargo, no
reproduce varias composiciones que estin en la coleccion
de Mallorca, y algunas de las sefialadas como ineditas no lo
son. Eligio de la Puente reduce a doce las composiciones
nuevas, dos de ellas sin asterisco.
Es la edicion que mas circulo en su epoca; no hemos po-
dido, sin embargo, localizar ningun ejemplar de la misma,
a pesar de que la citan todos los bibli6grafos de Placido.
(11) VALDES, GABRIEL DE LA CONCEPCI6N. Poesias. New York,
Roe Lockwood and Son /cl855/ xxvn, 479 p. 98x58 mm.
Tiene indice.
Esta es la segunda ed. de Vingut. En ella aparecen ocho
nuevas composiciones, tres omitidas de la ediciOn de Palma:
La sombra de Padilla, A los dias de S. M. Ia Reina Dona Isa-
bell II, y El amrnor y el camrnero (Eligio de la Puente, op. cit.
p. xxv) y cinco coleccionadas por primera vez: Al joven
Don Francisco Javier Foxd, A un amigo en sus natales, El


88







hombre y el canario, Decima improvisada (o somos libres
o no?) y Al general mejicano, hijo de Cuba, don.Andres de
la Flor. Los datos han sido tomados por referencias, pues
no hemos localizado ningun ejemplar de esta edicion.
(12) VALDES, GABRIEL DE LA, CoNCEPcI6N. Poesias de Pidcido
(Gabriel de la Concepci6n Valdfs). Nueva York, Roe
Lockwood & Son, Paris, Chez Boudry /c1857/ 2 t.
15.5 cm. T, 1: xxvi, 333 p. T. 2: 324 p.
"Tercera edici6n de las Poesias de Placido, correjida y
aumentada en dos tomos". /Datos de la anteportada/.
En una advertencia previa, fechada en noviembre de
1856, el editor expone los cambios efectuados, que hacen
de esta edicion la mejor de la trees de Vingut. Reproduce
el pr6logo, corregido, de lo que Vingut llama edici6n de
Barcelona, que es la que hemos identificado como edici6n
de Mallorca. Sin embargo, el pr61ogo repite el error que
Placido naci6 en Matanzas, y que muri6 el 29 de junior, cuan-
do muri6 el 28. A la vuelta de la anteportada lleva los mis-
mos versos de la ed. de Mallorca (VWase ficha No. 9).
Es la mas complete de estas ediciones, aunque no incluye
muchas de las poesias de Placido. Reproduce Ia 2a. ed. de
Vingut, aumentada con cincuenta composiciones de la ed.
de Nueva Orleans y con la Oda a la condesat de Merlin.
Tiene indice.
En el indice se sefialan con un asterisco, las composicio-
nes no incluidas en la edici6n de Mallorca.
El t. 1 comprende 129 piezas y el t. 2, 76.
CONTIENE las siguientes composiciones:'" T. 1: 1.-*A
una ingrata, soneto. 2.-*A mi amada, soneto. 3..-En la
muerte de Jesucristo, soneto. 4.-El juramento, soneto. 5.-
La palma y la malva, fabula. 6.-*Los dos gallos. 7.-Jico-
tencal, romance. 8.-*La partida del pirata, romance. 9.-La
muerte de Gesler, soneto. 10.-*El conde y su arriero. 11.-
*Mi amor. 12.-El perro de Amarilis. 13.-*Mi casa. 14.-
*El garraf6n de Juana. 15-*Letrilla. 16.-*Un consejo a las
bellas. 17.-*El aguila y los palomos. 18.-*La flor de la
cana. 19.-*Ya me caso. 20.--*A Selmira. 21.-*E1 egoista.
22.-A mi amigo D6ris, soneto. 23.-La sombra de Mina, de-
lante de Bilbao, soneto. 24, -A mi amigo A. A. R., en la


89







muerte de Fela, epistola. 25.--La luna de Enero, letrilla.
26.-A Amrnira. 27.-El cintaro de Juana. 28.-Compafiia pe-
ligrosa, fAbula. 29.-El aiio nuevo. 30.-Cumpleafios de
S. M. la Reina Gobernadora de Espafia, D. Maria Cristina
de Borb6n: El angel de la gloria. 31.-Romance: Despedida.
32.-La flor de la cera. 33.-Decepci6n, soneto. 34.-A mi
amigo, en la muerte de Fela, soneto. 35.-En los dias de Fela,
despues de su muerte, son-eto. 36.-Al aniversario de Ia
muerte de Napole6n, soneto. 37.-A Don Eduardo Torres, en
el aria de Asur, soneto. 38.-A Desval, en su dit: El suefno.
39.-Letrilla. 40.-Especulaci6n modern. 41.-Decima. 42.-
A un criticastro. 43.-Nueva jeneraci6n /sic/, fibula. 44.-A
Nicolas Ayala, en la muerte de Fela, soneto. 45.-En la pro-
clamaci6n de Isabel II, Reina de Espafia, oda, /e/ himno.
46.-Diadema rejia /sic/, a la jura de la princess heredera.
47.-La Ambarina, a los dias de la Reina Gobernadora de
Espafia, Dofia Maria Cristina de Borb6n. 48.-Al cumple-
afios de S. M. la Reina Gobernadora. 49.-A los dias de Ia
Reina de Espania, Dofia Isabel II: La sombra de Pelayo, oda.
50.-Al cumpleafios de S. M. la Reina Gobernadora. 51.-A
la muerte de mi amigo C. de G., decimas. 52.-A Don Anto-
nio Hermosilla, soneto. 53.-A- Dofia Isabel II, en su dia, so-
neto. 54.-En los dias de la Reina Gobernadora de Espafia,
soneto. 55.-A los dias de S. M. la Reina Donia Isabel II, so-
neto. 56.-En los dias de la Reina Gobernadora, soneto. 57.-
Al Sr. D. Francisco Chacon, por la protecci6n que dispense
a un amigo durante su prisi6n, epistola. 58.-A las sefioras
Pantanelli y Rossi, soneto. 59.-La concha marina, al ar-
tista Don Eduardo Torres. 60.-Al Sr. D. Manuel F. de Jau-
regui, en su dia: La Guirnalda. 61.-Duelo de amistad, en
la muerte del capitin de caballeria D. G. 0.. El cipres. 62.-
Al Sr. D. Francisco Chac6n, en su dia, oda. 63.-A Ia Excma.
Sra. Dofia Maria Francisca del Castillo, condesa de 0-Reilly;
en su dia, oda. 64.-Utilidad del trabajo; dedicada a Don
Manuel Gonzilez del Valle, octavas. 65.-Al Sr. D. Antonio
Buitrago y Blake, en su nombramiento de "Mariscal de
Campo": La sombra del Cid. 66.--A los natales de Delio,
romance. 67.-En la muerte de la Sefiorita Dofia Juana Ruiz
de la Plaza. 68.-Consejos a. Fabio, soneto. 69.-Muerte de


90







Cesar, soneto. 70.-Al nacimiento de N. Chac6n, soneto. 71.-
A un amigo, en la muerte de su nifia, soneto. 72.-La rosa
minglesa, fabula. 73.--Decima. 74.-Al Sr. marques de Casa-
Calvo en el restablecimiento de su salud, epistola. 75.-De-
cima. 76.-La ausencia. 77.-A mi amigo D6ris, en la prisi6n,
epistola. 78.-Al Sr. D. Ignacio Valdes Machuca, Dedicatoria
/y/ Al Yumuri. 79.-Cora, romance. 80.-En los dias del
Sr. Don M. de A., soneto. 81.-Al Sr. D. Martin de Arredon-
do, soneto. 82.-Al Sr. D. Fernando de Rojas, resident en
S. Juan de los Remedios, epistola. 83.-A la Sefiorita Dofia
Virjinia /sic/ Pardi, por su inimitable ejecuci6n de los Ca-
prichos en el arpa. 84.-A Dofia Inocencia Martinez, dama
joven, por su inimitable desempeno del papel de Maria, en
la comedia "La nifia abandonada": El suspiro. 85.-A la Se-
flora Teressina Rossi, en la 6pera "Loca por amor". 86.-Con-
sejos a un amigo. 87.-Las flores del sepulcro, a la sentida
y premature muerte de ml mas cara amiga Maria de las
Mercedes Socarraz. 88.-A T... en su dia, soneto. 89.-El
canario, en los dias de Selmora, soneto. 90.-A mi amigo
Don Buenaventura Romero, en la muerte de su hijo. 91.-
A la Sefiora Dofia C. E., en su dia, soneto. 92.-A la Seniora
Dofia C. E., con motive de haber cantado cierta cancion, so-
neto. 93.-A mi amada, en su dia, soneto. 94.-A la Sefiora
Donia C. E., en moments de cantar la hermosa cancion ha-
banera La bella imajen /sic/ 95.- Atala, cancion. 96.-El
eco de la gruta. 97.-A Dorila de Almendar, en su dia, so-
neto. 98.-A los ojos de mi amada. 99.-El perjurio de Ce-
lia, .epistola. 100.-A la ingratitud de Zelmira, cancion
101.-A mi cumpleanios, soneto. 102.-Las faltas, soneto.
103.-El loco cuerdo, soneto. 104.-Sobre la sepultura de
Rocinante, soneto. 105.-El usurero, soneto. 106.-Anacreon-
tica. 107.-Cada uno arrima la brasa a su sardina. 108.-La
inocencia. 109.--El zorro orador, fAbula. 110.--Los bobos,
fibula. 111.--El pastor y el mico, fabula. 112.-El grumete
ret6rico, fabula. 113.--La escuela del diablo, fabula. 114.-
La flor del cafe. 115.--E1 perro. 116.-El jaquet6n. 117.-Un
remedio, fibula. 118.--La luna de Octubre, en el cumple-
afnos de Fela. 119.-Amores mosquitos. 120.-A P. G., en la
muerte de Fela. 121.-A mi amigo J. de la C. C. en la muer-


91







te de Fela, anacreontica. 122.-La flor de la pifia, anacreon-
tica. 123.-Llanto de despedida. 124.-En un album: La
transformacion. 125.-El pescador de S. Juan, romances: El
cangrejo y la garza. El consejo. La fragata y la barquilla.
Las dos olas. 126.-La Resurrecci6n, soneto. 127.--*E1 hom-
bre y el canario, fabula. 128.-*Decima improvisada. 129.-
*A1 general /sic/ Mejicano (hijo de Cuba) D. A. de la Flor,
en el acto de su partida a Mejico, encargandole que no leye-
ra esta composicion hasta llegar a aquella Republica. (Des-
pedida). Tomo 2: 1.-*A la Senora Dona Maria de las
Mercedes Santacruz y Montalvo, Condesa de Merlin. 2.-
*La fortune del malo es ilusoria. 3.-*Letrilla. 4.-*La po-
marrosa y el canistel. 5.-*Romance morisco. 6.--*El loro
maestro. 7.-*Fantasmas, duendes y brujas. 8.-*Una ocu-
rrencia. 9.-tLa rosa de Trinidad, dedicada al senior Don
Jose A. Hernandez. 10.-*Letrilla. 11.-*E1 desengano. 12.
*La satisfacci6n, romance cubano. 13.-*Un cuento. 14.-
Letrilla. 15.--*Mi prision. 16.-r-*El le6n y el cordero. 17.-
*Con su pan se lo coma, letrilla. 18.-*El pensamniento de
Ines. 19.-*El parara. 20.--*La veguera inocente, 21,-*El
invierno. 22.-*Nuevo entretenimiento. 23.-*Eli consejero
mentido. 24.-*Los hombres y las ayes. 25..-*Romance mo-
risco. 26.-*Es porque no tiene harina, letrilla. 27.-*Mi bar-
quilla. 28.-*A nadie le falta su qui...quiriqui, letrilla. 29.-
*A1 Senor oidor honorario teniente gobernador de Matan-
zas, Don Juan Vinageras, soneto. 30.-*Los dos zapatos.
31.-*Quien hace un cesto, hace un ciento, si le dan mim-
bres y tiempo, letrilla. 32.-*El juez advertido. 33.-*La es-
trella del diablo. 34.-*Otros tiempos. 35.-*Modas. 36.-
*El hombre de la guagua. 37.-*Contra tristeza abundan-
cia. 38.-*A mi triguena. 39.-*El gallo letrado. 40-W- I
aereedor advertido. 41.-*Una lAgrima de sangre, soneto.
42.-.*A Celina, soneto. 43.-*A Polonia, soneto. 44.-*A
Grecia, soneto. 45.4-*A una joven, soneto. 46.-*A Venecia,
soneto. 47.-*Recuerdos, soneto. 48.-*A la primera sensa-
cion de amor, soneto. 49,.--*La envidia, soneto. 50.-*A
Nuestra Senora del Rosario, soneto. 51.--*Epigramas (11).
52.-*La despedida. 53,-4Una suplica, soneto. 54.-Epigra-
mas (20). 55.-El cernicalo y la abeja, fibula. 56.-Ce-


92







menterio ideal. 57.-Imitaci6n. 58.-En la muerte del Re-
dentor. 59.-La Resurreccion, oda. 60.-El evanjelio /silc/,
fabula. 61.-Leyenda caballeresca: El hijo de maldicion.
62.-El ruisefior y el cerdo, fAbula. 63.-La estrella del Pan.
64.-A el Pan. 65.-*La siempreviva, en loor de D. Francisco
Martmez de la Rosa, octavas. 66.-*A1 joven D. Francisco
Javier Foxa, autor del drama historico "Don Pedro de Cas-
tilla", soneto. 67.-*A un amigo en sus natales, octavas. 68.-
*El amor y el carnero, fibula. 69.-A S. M. la Reina Gober-
nadora Dofia Maria Cristina de Borbon, en su dia: La som-
bra de Padilla. 70.-A los dias de S. M. la Reina Dofna Isa-
bel II, oda. 71.-El c6lera en la Habana. 72.-El amor
pescando, fibula. 73.-Adi6s a mi lira. 74.-La fatalidad,
soneto. 75.-Despedida a mi madre, soneto. 76.-Plegaria
a Dios.
Se hicieron tres reimpresiones de esta edici6n, segun Jos6
Maria Eligio de la Puente (op. cit.) p. xxviii: la que el
llama A, cuyo pie de imprenta no lleva los datos de ila libre-
ria de Paris, la cual no hemos podido localizar y otras dos
descritas a continuacion:
(13) VALDiS, GABRIEL DE LA CONCEPCION. Poesias de Placido
(Gabriel de la Concepcion Valdes). Nueva York, J.
Durand /1856 ie, c1857/ 2 t. 15.5 cm.
Es exactamente igual a la 3a. ed. de Vingut /New York,
Roe Lcckwood, 1857/ pero con distinto pie de imprenta. Co-
incide hasta en el numero de pAginas. Otra diferencia es
que no tiene fecha de copyright. El afno 1856 lo tomamos de
la introduccion.
La Biblioteca Nacional posee solamente el t. 1: xxvi,
333 p. 16 cm.
Trelles lo cita como 31 ed. de Vingut, (Vease ficha
No. 12) sin dar razon de la edicion original (Bib. Plac., p. 18).
(14) VALDES, GABRIEL DE LA CONCEPCION. Poesias de Pldcido
(Gabriel de la Concepcion Valdes). Nueva York, Roe
Lockwood & Son, Paris, Chez Boudry, /cl1857/ 2 t. 15.5
cm. T. 1: xxvi, 333 p. T. 2: 324 p.
La anteportada y su vuelta estan en blanco, en el Tomo 1.
El Tomo 2 tiene los datos "Tercera edicion de Placido, co-
rrejida y aumentada. En dos tomos, Tomo II", igual que la


93







edicion original, pero en el pie de imprenta no aparecen los
datos de Paris, Chez Boudry. Los datos de este segundo
tomo coinciden con los de la reimpresion "A" citada (Vea-
se ficha No. 12).
(15) VALDES, GABRIEL DE LA CONCEPCIoN, Poesias de Pldcido.
Mejico, Mellado y Contreras, 1856. 387 p. En 12o.
Datos tornados por referencia. Trelles (Bibliografia cu-
bana del Siglo XIX, t. 2, p. 178) la cita de Pezuela, pero no
vio ninguin ejemplar. Coronado (Las ediciones de Placido,
op. cit.) nos dice que esta edicion constaba de 150 composi-
ciones y que fue reproducida en New York en 1860, con la
adicion de un prologo y una biografia de Placido.
Jose Maria Eligio de la Puente (op. cit. p. xxvi) des-
cribe esta ed. en la siguiente forma:
"Poesias completas /de/ Placido (Gabriel de la Concep-
cion Valdes) /(Vifieta)/ En casa de Mme. C. Denne
Schmitz /Libreria Espaniola, calle de Provence, 12/ Mejico
/Libreria Hispanoamericana! De Mellado, Contreras y Ca.
/1856/. Mide 130 x 73 mm, 4 hojas sin numerar con la an-
teportada, portada y una noticia sobre Placido; y 394 pagi-
nas de texto e indice. Aquel acaba en la 387 y este comienza
en la 389".
Segun Eligio de la Puente esta edicion reproduce la la.
de Vingut (Vease Ficha NQ 10). De acuerdo con estos da-
tos, esta es la la. ed. de la Libreria Espaniola de Mme. Denne.
(16) VALDES, GABRIEL DE LA CONCEPCION. Poesias completes
de Placido. /seud./ ultima ed. corr. y aum. con algunas
composiciones ineditas. Paris, C. D. Schmitz, 1857. /4/
h. 418 p. 17 cm. (Biblioteca americana).
En la anteportada dice: Biblioteca americana; en la
vuelta aparece la estrofa: "Flores son de un ingenio sin
cultural. .
Segun Coronado (Las ediciones de Placido.. op. cit.) a
quien cita Trelles, esta es la segunda edicion de Paris de la
Libreria Espafiola de Mme. C. Denne. Coronado no vio la
la. ed. Esta 2a. edicion no la vio Trelles, pero hay un ejem-
plar en la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais.
Esta precedida de un pr6logo que difiere del de Vingut.
Indice, p. /413/-418.


94







Reproduce el texto de la ed. de Vingut de 1855, cambian-
do de lugar entire si los sonetos El juramento y La fidelidad
(Eligio de la Puente, op. cit., p. xxvni).
CONTIENE 153 composiciones de genero muy divers:
1.-A una ingrata, soneto. 2.-A mi amada, soneto. 3.-En la
muerte de Jesucristo, soneto. 4.-Fatalidad, soneto. 5.-La
palma y la malva, fabula. 6.-Los dos gallos, improvisaci6n.
7-Jicotencal, romance. 8.-La partida del pirata, romance.
9.-La muerte de Gesler, soneto. 10.-El conde y su arriero.
ii.-Mi amor. 12.-El perro de Amarilis. 13.-Mi casa. 14.-
El garraf6n de Juana. 15.-Letrilla. 16.-Un consejo a las
bellas. 17.-El aguila y los palomos. 18.-La flor de la canra.
19.-Ya me caso. 20.-A Selmira. 21.-El egoista. 22.-A mi
amigo D6ris, soneto. 23.-La sombra de Mina delante de
Bilbao, soneto. 24.-A mi amigo A. A. R. en la muerte de
Fela, epistola. 25.- La luna de Enero, letrilla. 26.-A Amira.
27.-El cantaro de Juana. 28.-Compafnlia peligrosa, fabula.
29.-El afio nuevo. 30.-Cumpleanios de S. M. la Reina Go-
bernadora de Espafia, D. Maria Cristina de Bcrb6n: El an-
gel de la gloria. 31.-Romance: Despedida. 32.-La flor de
la cera. 33.-Decepci6n, soneto. 34.-A mi amigo, en la muer-
te de Fela, soneto. 35.--En los dias de Fela, despues de su
muerte, soneto. 36.-A Don Eduardo Torres, en el aria de
Asur, soneto. 37.-Al aniversario de la muerte de Napole6n,
soneto. 38.-A Desval, en su dia: El sueio. 39.-Letrilla. 40.-
Especulaci6n modern. 41.-Decima. 42.-A un criticastro.
43.-Nueva Jeneraci6n /sic/, fabula. 44.-A Nicolas Ayala,
en la muerte de Fela, soneto. 45.-En la proclamaci6n de
Isabel II, Reina de Espafia, oda /e/ himno. 46.-Diadema
r6jia /sic/, a la jura de la princess heredera. 47.-La Amba-
rina; a los dias de la Reina Gobernadora de Espafia, Dofia
Maria Cristina de Borb6n. 48.-Al cumpleafios de S. M. la
Reina Gobernadora. 49.-A los dias de la Reina de Espafia,
Dofia Isabel II: La sombra de Pelayo, oda. 50.-Al cumple-
afios de S. M. la Reina Gobernadora. 51.-A la muerte de mi
amigo, C. D. G. 52.-A don Antonio Hermosillo, soneto.
53.-A Dofia Isabel II, en su dia, soneto. 54.-En los dias de
la Reina Gobernadora de Espafia, soneto. 55.-A los dias de
S. M. la Reina Donia Isabel II, soneto. 56.-En los dias de la


95







Reina Gobernadora de Espafia, soneto. 57.--A1 Sr. D. Francis-
co Chacon, por la proteccion que dispense a un amigo du-
rante su prision, epistola. 58.-A las senioras Pantanelli y
Rossi, soneto. 59.,-La concha marina, al artist D. Eduardo
Torres. 60.-Al Sr. D. Manuel F. de Jauregui, en su dia: La
Guirnalda. 61.--Duelo de amistad, en la muerte del capitan
de caballeria D. G. 0.: El cipres. 62.-Al Sr. D. Francisco
Chacon, en su dia, oda. 63.-A la Escma. /sic/ Sra. Dofna
Maria Francisca del Castillo, Condesa de 0-Reilly, en su
dia, oda. 64.-La utilidad del trabajo, dedicada a D. Manuel
Gonz6lez del Valle, octavas. 65.-Al Sr. D. Antonio Buitrago
y Blake, en su nombramiento de Mariscal de Campo: La som-
bra del Cid. 66.-A los natales de Delio, romance. 67.-En la
muerte de la Sefiorita Dofia Juana Ruiz de la Plaza. 68.-
Consejos a Fabio, soneto. 69.-Muerte de Cesar, soneto. 70.-
Al nacimiento de N. Chacon, soneto. 71.-A un amigo en la
muerte de su nifia, soneto. 72.-La rosa inglesa, fabula. 73.-
Decima. 74.-Al Sr. Marques de Casa-Calvo, en el restableci-
miento de su salud, epistola. 75.-D6cima. 76.-La ausencia.
77.-A mi amigo D6ris, en la prision, epistola. 78.-A Don
Ignacio Vald6s Machuca, dedicatoria. 79.-Al Yumuri. 80.-
Cora; romance. 81.-En los dias del Sr. Don M. de A., so-
neto. 82.-Al Sr. Don Martin de Arredondo, soneto impro-
visado. 83.-AI Sr. Don Fernando de Rojas, resident en
S. Juan de los Remedios, epistola. 84.-A la Sefiorita Dofia
Virjinia /sic/ Pardi, por su inimitable ejecuci6n de los Ca-
prichos en el arpa. 85.-A Donfia Inocencia Martinez, dama
joven, por su inimitable desempefno del papel de Maria, en
la comedia "La nifia abandonada": El suspiro. 86.-A la Sra.
Teressina Rossi, en la Opera "La loca por amor". 87.-Con-
sejos a un amigo. 88.-Las flores del sepulcro, a la sentida
y premature muete de mi cara amiga Maria de las Merce-
des Socarraz. 98.-A T... en su dia, soneto. 90.-El canario;
a los dias de Selmora, soneto. 91.-A mi amigo Don Buena-
ventura Romero, en la muerte de su hijo. 92.-A la Sra. C. E.
en su dia, soneto. 93.-A la Sra. Dona C. E. con motive de
haber cantado cierta cancion, soneto. 94.-A mi amada, en
su dia, soneto. 95.-A la Sra. Dofia C. E., en moments de
cantar la hermosa canci6n habanera La bella imajen /sic/.


96








96.-Atala, canci6n. 97.-El. eco de la gruta. 98.-A Dorila
del Almendar, en su dia, soneto. 99.-A los ojos de mi ama-
da. 100.-Al perjurio de Celia, epistola. 101.-A la ingratitud
de Zelmira, canci6n. 102.-A mi cumpleafios, soneto. 103.-
Las faltas, soneto. 104.-El loco cuerdo, soneto. 105.-Sobrd
la sepultura de Rocinante, soneto. 106. -El usurero, soneto.
107.-Anacre6ntica. 108.-Cada uno arrima la brasa a su
sardina. 109.-La inocencia. 110.-El zorro orador, fabula.
111.-Los bobos, fabula. 112.-El pastor y el mico, fabu-
la. 113.-El grumete ret6rico, fahbula. 114.-La escuela del
diablo, fabula. 115.-La flor del cafe6. 116.-El perro. 117.-
El jaqueton. 118.-Un remedio, fabula. 119.-La luna de Oc-
tubre, en el cumpleanios de Fela. 120.-Amores mosquitos.
121.-A P. G. en la muerte de Fela. 122.-A mi amigo J. de
la C. en la muerte de Fela, anacreontica. 123.-La flor de la
pinia. 124.-Llanto de despedida. 125.-En un Album: La
transformacion. 126.-El pescador de San Juan: romance.
127.-La Resurreccion, soneto. 128.-El c6lera en la Haba-
na. 129.-A el Pan. 130.-El amor pescando, fabula. 131.-
Epigramas. 132.-El cernicalo y la abeja, fabula. 133.- Ce-
menterio ideal: portada. 134.-Imitaci6n (de cierto au-
tor). 135.-En la muerte del Redentor. 136.-La Resurrec-
ci6n, oda. 137.-El Evangelio, fabula. 138.-Leyenda caba-
lleresca: El hijo de maldici6n. 139.-El ruisefior y el cerdo,
fabula. 140.-La estrella del Pan. 141.-Adi6s a mi lira (en
la capilla). 142.-El juramento, soneto. 143.-Despedida a
mi madre, soneto (desde la capilla). 144.-Plegaria a Dios.
145.-La Siempreviva, en loor a don Francisco Martinez de
la Rosa. 146.-Al joven D. Francisco Javier Foxa, autor del
drama historico Don Pedro de Castilla, soneto (inedito).
147.-A un amigo en sus natales, octavas. 148.-El amor y el
carnero, fabula. 149.-A S. M. la Reina Gobernadora Dofia
Maria Cristina de Borbon; en su dia: La sombra de Padilla.
150.-A los dias de S. M. la Reina Donia Isabel II, oda. 151.-
El hombre y el canario, fabula. 152.-Decima improvisada,
habiendosele dado el pie forzado iHabaneros! 1Libertad!
153.-Al general mejicano (hijo de Cuba, D. A. de la Flor)
en el acto de su partida a M6jico encargAndole que no leye-


97








ra esta composici6n hasta llegar a aquella Rep&blica: Des-
pedida.
(17) VAn.DES, GABRIEL DE LA CONCEPCI6N. Coleccion de las
nuevas poesias de Ptdcido. Edici6n economic. New
York /i. e. Habana/ Impr. de Sebastian Falet, 1858.
/4/ 100 p. 14.5 cm.
Carece de indice.
Contiene 93 composiciones. En esta edicion se coleccio-
no por primera vez La egloga cubana.
No hemos podido localizar ninguin ejemplar. Datos to-
rnados de Eligio de la Puente (op. cit. p. xxviii).
(18) VALDES, GABRIFEL DE LA CONCEPCION. Poesias completes
de Placido (Gabriel de la Concepcion Valdes). 3- ed.corr.
y aum., con algunas composiciones ineditas y versos
alemanes con la version castellana sobre la muerte de
Placido. Paris, Libreria Espafiola de Mine. C. Denne
Schmitz e hijo, 1862. /4/ 418 p. 17 cm.
Esta edicion es la tercera de tres publicadas por los mis-
mos editors. (Veanse fichas Nos. 15 y 16). Coronado, Las
ediciones de Placido, op. cit.
El prologo es identico a! de la 2a. edicion. En la antepor-
tada dice: Poesias de Placido. Al final present en su texto
aleman y la traducci6n espafiola en prosa de un poema sobre
la muerte de Placido, compuesto por C. Trebitz, que se pu-
blicara en el "Viaje de Francia y Espaia", por A. C. de Ro-
chan, p. 405-411. Este escrito diferencia esta edicion de la
anterior, de la cual es una reimpresion, aunque la portada
y la anteportada difieren. En la edicion de 1857, las pagi-
nas dedicadas al trabajo de Trebitz incluyen el catalogo de
la libreria Denne Schmitz. El ejemplar de la Biblioteca
Nacional tiene pegado un recorte del Diario de la Marina,
de 8 de agosto de 1879, donde aparece una poesia inedita de
Placido: En los dias de D. Jose Florencio Garcia.
Indice, p. /413/-418.
Contiene: Vease edici6n anterior. (Ficha No. 16).
(19) VALDiS, GABMIEL DE LA CONCEPTION. Poesias completes
de Pldcido -Gabriel de la Concepcion Valdes- Tradui-


98








tes par D. Fontaine, avec une preface de Louis Jourdan.
Paris, Ferdinand Sarterius, 1863. xxiv, 356 p. 22 cm.
Contiene 199 comnposiciones: 34 (de la 1 a la 34 inclusi-
ve) de las cuales estan traducidas en verso por D. Fontaine,
poeta que vivio en Cuba de 1839 a 1848. Las traducciones
en prcsa reflejan mejor el estilo de Placido.
Incluye una colecci6n bastante complete de Placido y
entire estas, EL hijo de maldicion, la obra mas larga del
poeta.
El pr61ogo esta lleno de errors. Jourdan nos dice que
PlAcido naci6 en Matanzas, que su padre se apellidaba Val-
des, y que su infancia se vio protegida por los tiernos cui-
dadcs de su madre. Ademas habla del poeta "mexicano"
Jose Ma. Heredia.
Calcagno consider esta edici6n un honor para Placido
como poeta, a pesar de los errors que contiene.
Indice, p. /351/-356.
Las composiciones tomnadas de la edici6n de Matanzas,
1842, estan indicadas con un asterisco en el texto.
CoNIENE: 1.-L'ombre de P6lage, pour l'anniversaire de
Sa Majeste la reine d'Espagne, Isabelle II. 2.-L'immorte-
lle, ode a M. Martinez de la Rosa. 3.-La fleur du cirier. 4.-
La rose anglaise, fable. 5.-Les adieux a Zelmire. 6.-Pour
ma fete, sonnet. 7.-Stances a un enfant mort en naissant
8.-A un coquillage. 9.-La mort de Gessler, sonnet. 10.-A
Amira. 11.-Le coq lettr6, fable. 12.-L'absence. 13.-Les
deux souliers, fable. 14.-A la Grace, sonnet. 15.-A la Po-
logne, sonnet. 16.-A Venise, sonnet, 17.-Les hommes et
les oiseaux, fable. 18.-L'ombre de"'Padilla, ode a la reine
regente, Dofia Marie Christine de Bourbon, le jour de sa
fete. 19.-La fleur de cafe. 20.-Le roi et le lion, fable. 21.-
Le fou et la foule, fable. 22.-Le depart du pirate. 23.-La
mauve et le palmier, fable. 24.-Le remade. 25.-Gicotencal.
26.,-Au Pan. 27.-La lune d'octobre, elegie aux mines de
FMla. 28.-Le rossignol et la colomrnbe, fable. 29.-Au Yumuri,
a don Ignacio Valdes Machuca. 30.-Le fils maudit, poeme
du temps des croisades. 31.-A la justice. 32.-Adieu a ma
mere, sonnet. 33.- A la fatality, sonnet. 34.- Priere a Dieu.
35.-L'utilite du travail, ode au docteur don Manuel GonzA-


99








lez del Valle. 36.-Ma case. 37.-La lune de janvier, chan-
son. 38.-L'excuse. 39.-Le nouvel an, fable. 40.-L'amour
pechant, fable. 41.-La campagnarde innocent. 42.-L'echo
de la grotte, fragment d'un poeme dedie a Heredia, 1833.
43.-Le cholera a la Havane, 1833. 44.--pitre a mon ami
Antonio Abad R..., sur la mort de Fela. 45,-Larmes
d'adieu, 24 octobre. 46.-A Pilar G..., sur la mort de Fela.
47.--pitre a M. le marquis de Casa-Calvo, qui venait
d'echapper au cholera, 1833. 48.-La guirlande, A don Ma-
nuel F. de Jauregui. 49.-L'toile du Pan. 50.-Le perroquet
professeur, fable. 51.-Fant6mes, lutins et sorcieres. 52.-
Une heureuse inspiration, fable. 53.-4pitre a don Fernando
de Rojas, habitant de San-Juan de los Remedios. 54.-Glose:
"Sur le bord d'une fontaine". 55.-La rose de Trinit6, dedie
a don Jose Hernandez. 56.-Conte moresque. 57.-Les yeux
de ma brune, chanson. 58.-La felicite. 59.-A ma brunette.
60.--L'ombre de Mina devant Bilbao, sonnet. 61--Dange-
reuse comnpagnie. 62.-Pour l'anniversaire de la naissance
de Delio. 63.-Chanson: "Alors que Roland dispute". 64.-
La raison du plus fort, fable. 65.-Le desabusement. 66.-Le
rossignol et le pore, fable. 67.-La mode. 68.-Conseils aux
belles. 69.-Le songe, a Desval, pour le jour de sa naissance.
70.-J'ai dit, chanson. 71.-tpitre a mon ami Doris, de ma
prison. 72.-Ma prison. 73.-Le lion et l'agneau, fable. 74.-
Chanson: C'est son affaire. 75.-La pensee d'Agnes. 76.-El
parara. 77.-Sur le parjure de Zlie. 78.-Dizains. 79.-La
mort de Cesar, sonnet. 80.-ipitre a don Francisco Chacon,
sur la protection qu'il accord A un ami pendant sa deten-
tion. 81.-Sur la mort de Jesus-Christ, sonnet. 82.-Pour l'an-
niversaire de la mort de Napole6n, sonnet. 83.-A mon ami
don Buenaventura Romero, sur Ia mort de son fils. 84.-A la
resurrection; sonnet. 85.-*A un pedant. 86.--*Speculation
moderne. 87.-*L'ecole du diable. 88.-*Glose: "Fleurs, ap-
prenez de moi". 89.-Ce que je veux, sonnet. 90.-*Le renard
orateur, fable. 91.-L'6goiste. 92.-*Le pot de Jeanne. 93.-
*Le faux brave, fable. 94.-*L'usurier, sonnet. 95.-*Les
sans-souci, fable. 96.-*Le patre et le singe, fable. 97.-*L'in-
nocence. 98.-Le chien, fable. 99.-L'arlequin, fable. 100.-
*Glose: Un jardinier d'amour. 101.O-A don Antonio Hermo-


100







silla, sofinet. 102.-Dizains. 103.-Cora. 104.-Pour la fete de
Fela apres sa mort, sonnet. 105.-Le cyprus, chant funeraire
sur la mort du capitaine de cavalerie D. Gabriel 0. 106.-A
don Francisco Chacon, pour sa fdte. 107.-La fleur d'ananas.
108.-*L'echo, a mes amis de Villa-Clara. 109.-*Le veguero.
110.--*Ines et Rosa. 111.-*Glose: Ainsi tu t'eloignes de moi.
112.-Les fleurs de la tombe, sur la morte regrettable et pre-
maturee de mas plus chere amie Maria de las Mercedes So-
carraz. 113.-Conseils a Fabio, sonnet. 114.--C'est vouloir
des dents aux poules, chanson. 115.-Ce qui manque, sonnet.
116.-Sur l'ingratitude de Zelmire. 117.-A Zelmire. 118.-
Atala. 119.-*Chacun preche pour son saint. 120.-*Le serin,
sonnet. 121.-*Le mousse rhetoricien. 122.-Sur la mort de
mademoiselle Jeanne Ruiz de la Plaza. 123.-*Pikce ana-
cre6ntique. 124.-*Le cimetiere imaginaire, epigrammes:
frontispice. 125.-Le succes des mechants est ephemere,
fable. 126.-A mademoiselle Virginie Pardi, sur son inimita-
ble execution des "Caprices" sur la harpe. 127.-Chanson:
Ainsi va le monde, tante Pepa! 128.-A Nicolas Ayala, sur
la mort de Fela, sonnet. 129.-La pomme-rose et le canistel,
fable. 130.-A mon ami J. de la C., vers anacreontiques sur la
mort de Fela. 131.-A un ami, sur la mort de sa fille, sonnet.
132.-L'hiver. 133.-Nouveau metier. 134.-Le donneur d'avis
qui se dement, fable. 135.-Conte mauresque. 136.-Chanson:
C'est tout bonnement, qu'elle n'a pas le sou. 137.-Ma petite
barque. 138-Le qui.. .quiriqui, chanson, 139.-Une larme de
sang, sonnet. 140.-A Celine, sonnet. 141.-La creancier
a
avise. 142.-Le pecheur du San-Juan, fables. 143.-Le carafon
de Jeanne, fable. 144.-Fuis!, chanson. 145,-L'aigle et les
pigeons, fable. 146.-Enfmin je me marie. 147.-A mon ami
Elino, sur la mort de Fela, sonnet. 148.-L'epervier et l'abei-
lle, fable, 149.-A madame Teresina Rossi, sur l'opera: "La
folle par amour". 150.-Imitation d'un certain auteur. 151.-
A M.M. de A..., pour sa fte, sonnet. 152.-La transforma-
tion, vers ecrits sur un album. 153.-A mon ami Doris, son-
net. 154.-A Teresita, sonnet. 155.-A madame C. E...., qui
avait chanted une certain chanson, sonnet. 156.-A ma mai-
tresse, sonnet. 157.-Conseils a un ami. 15&-A son Exce-
llence dofia Maria Francisca del Castillo, comrntesse de


101








O.Reilly. 159.-A don Eduardo Torres, dans le role d'Asur,
sonnet. 160.-La conque marine, a l'artiste don Eduardo
Torres. 161.-Deception, sonnet. 162.-A ma bien-aimee, son-
net. 163.--Les deux coqs, fable. 164.-Mes amours. 165.-Le
chien d'Amarillis, fable. 166.-A don Martin Arredondo,
sonnet improvise. 167.-Une parole d'evangile, fable. 168.-
A une jeunne fille, sonnet.. 169.-Souvenirs, sonnet. 170.-
A la premiere sensation d'amour, sonnet. 171.-Qui fait un
panier en fait cent, chanson. 172.-Le juge avis6,-fable. 173.-
L'6toile du diable. 174.-Autres temps. 175.--A Dorila de
l'Almendar, sonnet. 176.-Les yeux noirs de ma bien-aimee.
177.-L'amour et les moustiques, fable. 178.--L'ombre du
Cid, a don Antonio Buitrage y Blake, sur sa nomination au
grade du marechal de camp. 179.-Le comte et son muletier,
fable. 180.-Le pique-assiette. 181.--Contre tristesse, abon-
dance. 182.-La fleur de la canne. 183.-Sur la mort de mon
ami C. de G. 184.-A mesdames Pantanelli et Rossi, sonnet.
185.-A madame C. E., au moment ou elle allait chanter la
belle chanson havanaise "La bella imagen". 186.-Glose: Je
suis triste car j'ai perdu. 187.-Sur la mort du R6dempteur.
188.-La resurrection, ode. 189.-La couronne royal, ode sur
la serment prete a la princess heritiere. 190.--Ode a l'occa-
sion de la proclamation d'Isabelle II, reine d'Espagne. 191.-
A Isabelle II, sonnet. 192.-Autre. 193.-A la reine regente
d'Espagne, sonnet. 194.-Autre. 195.-Pour l'anniversaire de
Sa Majeste la reine regente, cantate. 196.-L'ambrette, ode
a la reine r6gente d'Espagne Marie Christine pour l'anniver-
saire de sa naissance. 197. L'ange de la gloire, ode a la reine
regente d'Espagne Marie Christine. 198.-A S. M. la rei-
ne regente Marie Christine de Bourbon, pour l'anniversaire
de sa naissance. 199.-Adieux a ma lyre.
(20) Pldcido, su biografia, juicio critic y andlisis de sus
mds escogidas poesias, por el doctor Pedro Laso de los
Vdlez. Barcelona, Impr. Barcelonesa, 1875. 1 v. En 16o.
(Biblioteca Hispanoamericana: Coleccion de los mejo-
res autores americanos).
Eligio de la Puente (op. cit., p. xxiv) ofrece los siguien-
tes datos de esta edicion: "En la cubierta trae el anio 1877".


102







"Contiene prologo del editor; Biografia de Placido y un es-
tudio muy superficial de sus poesias, las cuales agrupa, re-
produciendo algunas, bajo los epigrafes siguientes: Sonetos,
Letrillas, Romances y Canciones, Poesia satirica, Fabulas,
Decimas, Epigramas, Poesia epica, Poesia religiosa, Leyenda
caballeresca, Poesia elegiaca. Como apendice trae una poe-
sia inedita de Placido titulada El Cometa".
Citado por Coronado (Las ediciones de Plcido, op. cit.).
No hemos podido localizar ningun ejemplar.

(21) El Parnaso cubano. Coleccion escogida de las mejores
poesias del inolvidable PlAcido. Nueva ed., Bruselas
/s.l., s.a./ 192 p. En 8o. M.
"Se imprimio en la Habana de 1855 a 1890".
No hemos encontrado ningun ejemplar de esta edicion.
Citado por Trelles (Bibliografia placidiana, op. cit., p. 18),
quien cree se imprimio en la Habana.
Eligio de la Puente, (op. cit., p. xxix) dice que Ia edicion
circulo con dos cubiertas, que difieren en el pie de imprenta:
Una, la que se describe, y otra: /Habana/ Libreria La Publi-
cidad, de Pozo e Hijo. Se repartio por cuadernos. Contiene
108 poesias. Carece de indice.
(22) VALDES, GABRIEL DE Lm COrNcEPcI6N. Pladcido. (Gabriel
de la Concepcion Valdes). Poesias completas con dos-
cientas diez composiciones ineditas, su retrato, y un
prologo biografico, por Sebastian Alfredo de Morales.
Habana, La Primera de Papel, 1886. xix, 679 p. (retrj.)
22 cm.
Prologo fechado a 27 de junio de 1888.
Notas a los poemas al terminar cada seccion.
Notas de los sonetos, p. 39-40; notas de los romances,
p. 212; notas de las poesias varias, p. 331; notas de las letri-
llas, p. 486; notas de los epigramas, p. 501; notas de las epis-
tolas, p. 535; notas de las elegias, p. 664; notas de las odas,
p. 668; notas generals, p. 669.
Indice, p. /671/-678.
Esta edicion incluye composiciones in6ditas de Placido,
aunque no lo son todas las sefialadas por el editor. Sin em-
bargo, como bien dijera Enrique Jose Varona al comentar


103




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC