UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00069


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Sumario
        Page 3
    Title Page
        Page 4
    Introduccion
        Page 5
        Page 6
    Vigencia de ayer
        Page 8
        Page 9
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
    Temas e indagaciones
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
    Testimonios
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
    Notas e informaciones
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
    Vida de los libros
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
    Back Cover
        Page 248
        Page 249
Full Text
ARCHIVO NATIONAL


5,


Revista


de


la


Biblioteca

National


. .C- j- F


LI0T-k


.~ (~


LA HABANA, CUBA


4 --
V **






ARCHIVO NAC'OiNAI

OCT. DIG.


SEGUNDA SERIES Afio VII. No. 4


OCT. DIG.


Revista de la


Bibl0oteca Nacional

BAJO LA DIRECCION


DE


Lilia Castro de Morales


DIRECTOR DE LA BIBLIOTECA NATIONAL





LA HABANA, CUBA
Impresores, CARDENAS Y CIA.
1956







SUMARIO
Pic.
Lilia Castro de Morales.-Introduccion ........,.... ..,,.. 5

VIGENCIA DEL AYER
Joss M. Callejas.-La Laguna de Ariguanabo (Leyenda Cubana) 11

TEMAS E INDAGACIONES
Alejandro Quijano.-Conferencia sabre Jose Marti...,,, ,,, 21
Mario Guiral Moreno.-La "Revista de Cuba" ............... 37
Fernando G. Campoamor.-Mas y Menos del Diez de Octubre.. 61
Francisco J. Ponte Domminguez.-Balzac, Emperador de las Letras 73
Rosa Borja de Ycaza.-El Arte como Funcion Social............ 87
Victoria de Caturla Bru.-Dos Concepciones Vitales en la Filo-
sofia Cubana, .................... .................. .... 93
Antonio Linares Fleytas.-Resultados de las Deliberaciones Pro-
movidas en la Conferencia Tkcnica Internacional para la
Conservacion de los Recursos vivos del Mar ...........- 109
Luis F. Le'Royl y Santiago Arfvalo.-La Demolicion de la anti-
gua Parroquial mayor ................. ....... ..... 126
Julio Fernandez PelAez.--Gertrudes Gomez de Avellaneda en la
Argentina ..... .. . ....... .. ........... 157
Rafael Nieto Corladellas.--Documentos Sacramentales de algu-
nos cubanos ilustres (Indice General)................... 163

TESTIMONIOS
Eduardo Salinas Croche (1949)............................... 169
Aurelio Portuondo (1950) ...................... .... .......... 170
Bafael Lubian Y Arias. M. M. (1951) ................... 171
Maury A. Bromsen (1952) ............ ......... 172
0. Coppetti Burla (1953),................. ...... .... .... 173
Capilan Benito J. Riera (1954),.... ..... ... 94.4........ q 174
Bernardo Gbmez Toro (1955).... ...................... 175
Francisco Vilardell y Tapis (1956)........................... 176

NOTAS E INFORMACIONES
Dr. Evelio Pent6n y Marlinez Moles.- Homenaje de la Nacion.. 179
Guillermo de ZendeguL.--Joaquin Llaverias y Martinez...... 187
M. Isidro Mendez.- "Faustino Garcia".......... .....*..... 189

VIDA DE LOS LIBROS
Victor Agostini.-Hemingway, Superficie y Drama.............. 193
BibliogrAficas:
L. M. C.-Juan J. Remos. Colonia y protesta.........,.,... 215
Antonio Martinez Bello.-Octavio La Suaree.- Moral y etica
del ,periodismo . . .. ......, .. .... ...,. 216
Jose G. Ricardo. -Correspondencia Comercial...... ... 217
Ana Luisa Lopez Lay. -Nuevos Horizontes......... ... 219
P. P. Guitart y J. Duarte.-Minerologia Experimental.... 220
German Arciniegas. Entre la libertad y el miedo...... 222
Herminio Almendros.-Lecturas ejemplares ..... ...... ... 223
Norman Vincent. El poder del pensamiento tenas....... 225
Caryl Chessman. Celda 2455....,,........ .r......... 227
Aurelio Gelio. Noches Aticas.......................... 229
Antonio Linares Fleytas.-Laurencio Aparicio. La Reforma Peni-
tencara en Cuba .............9.. .....-... 230
M. Isidro M6ndez.-Rafael Marquina. Juan Gualberto G6mez
en si ......... .... ...a...... .... ..... ..... 232
F Alberto Entralgo Cancio. Marti en el process de Jesuis 232
Francisco J. Ponte Dominguez.-Gabriel Garcia Galan. El Padre
Jesus Dobal, su vida masonica y patriotica. ............. 233
Arfelio Castro Amarg6s.- Estadisticas. .,...........4P.fl 237
Relacion de obras cientificas y literarias..............,...... 239




ARCHIVO


N 4AC~UNAL


OCT. DIC.


SEGUNDA SERIES Afo VII. No. 4


Revista
Revista


OCT. DIC.


de


Biblioteca N
BAJO LA DIRECTION

DE


la


aconal
acional


Lilia


Castro


de Morales


DIRECTOR DE LA BIBLIOTECA NATIONAL




LA HABANA, CUBA
Impresores, CARDENAS Y CIA.
1956










Lamentamnos que, con el present nzimero, desaparezca la uti.
lisima seccidn a cargo de Rafael Nieto Cortadellas, nuestro infa-
tigable colaborador, que bajo el titulo de "Documentos Sacramen.-
tales de algunos cubanos ilustres", hemos publicado durante cuatro
afios. Esperamos que el acucioso investigator se decide a reiniciar
esta labor correspondiendo a las carts recibidas, en las que nos
ruegan prosigamos ofreciendo tan interesantes datos biogrdficos.
Veintisiete numeros es ya una suma respectable, tratdndose de
una publicaci6n erudita. Creemos oportuno aprovechar la oca-
sion para hacer un recuento en la obra realizada, con el solo
deseo de que los lectores juzguen si nuestra labor ha reportado
algzln beneficio a los investigadores cubanos y extranjeros.
Se han publicado colaboraciones sobre temas histodricos, filo.
sdficos, biogrdficos, literarios, cientificos y artisticos, todos ellos
avalorados con la firma de escritores de indiscutibles mrritos intc-
lectuales, e informado sobre el movimiento de lectures, consultas
de libros, obras adquiridas par la Biblioteca Nacional, libros re-
gistrados en la Propiedad Artistica y Literaria; en fin, todo cuanto
hemnos creido de interns para las personas que realizan urna labor
intelectual.
Para la critica hemos seleccionado como lema el pensamiento
de nuestro Apdstol que dice: "La critica es el examen: sin que
obligue a la severidad ni a la censura".
Par eso procuramos mantener un campo neutral, tratando de
dar una impresidn aproximada del movimiento bibliogrdfico de
nuestro Continente, muy especialmente del cubano. Compenetra-
dos con el pensamiento martiano, nuestra informacidn bibliogr4-
fica ha tratado de ser constructive, guiada hacia una finalidad
noble, y si en alguna ocasi6n no hemos sido justos en nuestras
apreciaciones, o hemos pasado por alto alguna obra de genuine va-
lor, pedimos sinceramente perd6n a los lectores.


-5-









"Renovarse es vivir", dijo Rod6, y esta sabia maxima nos ha
servido para alentar nuestros deseos de mejorar cada namero de
la Revista. Aunque el camino no ha estado sembrado de rosas,
hemnos seguido adelante con J6 inquebrantable en la tarea em-
preridida, para asillegar a casi, siete afios de ininterrumpida labor
en esta publicacion.
C6mo no ibamos at lograr nuestro empeio, si hemos tenido la
suerte de. contar con el apoyo moral y la colaboracidn generosa de
nuestros mds destacados intelectuales?
Por eso, no nos cansaremos de patentizar nuestra gratitud a
todos los que de manera tan noble nos han ayudado a llevar a
feliz t6rmino esta labor.
Este nitmero ileva una nota lamentable: nos referimos a la des-
aparicion del inolvidable Director del Archivo Nacional, el Capi-
tMn del Ejercito Libertador Joaquin Llaverias, funcionario digni-
simo, cuya labor al frente de la Institucion referida, fue ejempla-
risima. Afortunadamente, para nuestra Patria, le ha sustituido un
cubano tan meritorio como el ilustre desaparecido: el senior Felix
Lizazo, quien, sin lugar a dudas, seguird las normas de su ante-
cesor.


-6-















VIGENCIA DEL AYER
























t- 154-I'- fl-4eCc
frd~ce-d /&aAS e44aa 4 4t i


tct^4JB es^P aL^U&1ti ,a^tAC cx-ta^ nA/c wM^i2;a

aAtCA4e^- od Jauptqi A^ LeA^^L (ckrt^^&6

Mt 4ve/ /f>f c& ^ &4A./?1


44dt


-.9-











La Lguna de AR/GCUAASOO

Leyenda Cubana
Por JOSE M. CALLEJAS*

En fecha que la tradici6n no conserve, una familiar ha-
banera poseia un ingenio demolido en los terrenos que ocu-
pa ahora la laguna de Ariguanabo.
Entonces el rio Govea que vierte sus aguas en esa nuestra
mejor laguna y el San Antonio que se sunierge en el pueblo
de San Antonio de los Bafios, despu3s de servir de desagiie
a ese gran deposito de agua, formaban como un s6lo rio que
embellecia aquel desaparecido y fertil valle.
Los poseedores de ese terreno, que fue una valiosa finca
azucarera, figuraron mucho en los viejos tiempos de la Ha-
bana, si no por el talent o elevado origen, si por sus rique-
zas.
Pocos afios antes de aquel en que ocurrio el hecho prin-
cipal de esta leyenda, muri6 el jefe de esa familiar, el creador
de su fortune, dejando a sus hijos incapaces (tal era la cos-
tumbre entire los ricos de la epoca) de acrecentar y aun de
Josg6 Maria Callejas Fernandez, autor del present trahajo, naci6 en La
Habana por el anfo 1874 y muri6 en la misma ciudad a Jos 80 afios. Era
hermano del poeta y humorista Felix Callejas Fernindez (Billiken). Cuan-
do la guerra del 95 emigr6 con aa familiar, a la Repfiblica de Costa Rica, don-
de se inici6o en el periodismo publicando articulos en delensa del separa.
lismo insular. Aprovechando su gran cultura y a fin de conseguir le merma-
ran los ingresos econ6micos a la metropoli espafiola, sostuvo una intense cam.
pania periodistica en Ia prensa costarricense, en contra del uso del tabaco.
ngreso en el magisterio de la democraitica Reptblica, habiendo sido maestro
en ese pais hasta 1901, anio en que regres6 a su patria cubana, formando parole


-11-







conservar sus riquezas, pero bien preparados si para malgas-
tarlas en breve tiempo. Consecuencia de todo ello fu6 que no
tard6 rnucho en llegar el dia en que hubo que suspender
los trabajos del ingenio por falta de recursos.
Pasaron anios en esa situaci6n hasta que plugo al Desti-
no dejar que aquella familiar recuperara su antigua opulen-
cia.
Un ingeniero france"s llamrnado Paul F. Reaumur que habia
salido de Marsella dejando a su mnadre y a una hermana a
quienes sostenia, lleg6 a la Habana en busca de mejor por-
venir que el que le brindaba su patria.
Traia cartas de recomendaci6n para un compatriota suyo
resident en la Habana, de cuyos labios oy6 la historic de
aquella familiar y de quien obtuvo un escrito de recomenda-
ci6n, ya que el citado frances tenia algunas relaciones de
amistad con los propietarios del ingenio.

Vivian los duefios en un viejo caser6n de la Habana
antigua y a sus pucrtas leg, el ingeniero Monsieur Reau-
mur.
El edificio era grande y estaba cubierto de tejas cual
correspondia por ser una de las mejores construcciones de
aquel tiemrpo en la que la mayoria de las casas de la Haba-
na estaban cubiertas con guano (hojas de palmeras reales).
Por la falta de pintura y excess de desperfectos se conocia
que sus moradores debian ser personas venidas a menos en
su fortune.
Fue recibido por el Sr. Don Dionisio R. Altamirano, prin-
cipal persona entonces de la familiar.
del grnpo de educadores de principios del Siglo. Posteriormente se gradu6
de Doctor en Pedagogia en la Universidad de La Habana y durante various
anios ocup6 el cargo de Inspector Escolar, del cual estaba retirado cuando
su muerLe en 1954. Hombre de vastisima cullura, conocedor profundo de la
historic de Cuba, casi toda su vida la dedic6 al magisterio. En uno de sns
viajes coma Inspector, en el pueblo de San Antonio de los Bafios recogi6 esta
leyendia, que dej6 inedita y en manuscrito entire sus papeles, sla cual, hemos
decidida publicarla par ser completamente desconocida hasta por antiguos
vecinos de San Antonio de los Bafios.


-12-







Era Don Dionisio de escasa estatura, regordete, algo cal
vo y bastante ventrudo. No carecia de cierta distinci6n y
acostumbraba a vestirse con traces de perfect blancura.
El forastero entr6 en una amplia sala (porque amplias
tenian que ser entonces las salas porque los cubanos se en-
tregaban al baile con frecuencia); pero el mobiliario era
pobre; un sofa con multiples roturas, cuatro mnecedoras (ni
muy sanas ni nmuy pintadas) y alli en un rinco6n una mesa
de caoba destinada a soportar las deficientes luces que podian
comprar con sus escasos recursos los seniores de Altamirano.
No habia alli ni cuadros, ni cortinas ni ningin otro ador-
no que hiciera recorder los buenos tiempos o el buen gusto de
los habitantes de la casa.
Tras un cortes saludo el ingeniero entrego6 el escrito que
llevaba y que decia asi:
"El Sehor Pierre Goncourt,
B. L. M.
al Sefior Don Dionisio R. Altanmirano y tiene el gusto de
presentarle y de recomendarle al Sefior Paul F. Reaumur
quien dard' a conocer verbailmente el motivo de esta pre-
'p
sentaclon*
Es persona inteligente y de actividud y comrwtencia su-
ficientes para llevar a buen termino el proyecto que tiene
el cual, en mi opinion, ha de ser provechoso para iambos."
Y en que puedo servirle, pregunt6 Don Dionisio Altami-
rano a Monsieur Paul F. Reaumrnur, mientras Ie brindada
asiento.
Sefior, dijo el frances, yo se que usted tiene un ingenio
demolido que puede devolverle su antigua situaci6n econ6-
mica y he pensado que si me autoriza a fomentarlo legara
a ser una de las mejores fincas azucareras de Cuba.
A mi deseo de trabajar se une, Senior, (sea dicho esto con
entera franqueza) mi preparacion para empresas de esta cla-


-13-







se porque durante various afios trabaje en un ingenio de una
colonia de Francia. A lo expuesto puede agregarse el buen
precio que actualmente tiene el azuicar y se comprendera
ficilmnente que el ingenio puede alcanzar un estado mis
floreciente que el que tuvo en sus inejores dias.
Acojo con verdadero interns sus ideas, Sr. Reamur, dijo
Don Dionisio; pero me veo en la necesidad de decirle que
tenemos que dejar el proyecto para mais adelante porque,
hablando con la claridad que el caso require, tengo que
manifestarle que carezco del dinero que es necesario para la
empresa.
Previendo la dificultad que usted me expone, Sr. Alta-
mirano (dijo el ingeniero) procure el concurso de un capita-
lista y por tal motivo puedo asegurarle que contaremos con
todo el dinero que sea necesario para el fomento del in-
genio.
En esa entrevista que hemos relatado qued6 convenida
la forma de pago al prestamista y el ingeniero quedo nom-
brado Administrador del future ingenio; pero sin precisar
el sueldo por entender el ingeniero que no habia peligro
en dejar para maIs adelante ese asunto.
La gran actividad de Monsieur Reaumur, su capacidad
y los recursos abundantes de que pudo disponer, permitie-
ron en corto tiempo converter aquel ingenio demiolido en
uno de los mejores de la Gran Antilla.
Consecuencia de aquel inesperado golpe de la suerte, fue
que la familiar Altamirano volvi6 a su antigua vida de lujo y
que aquella sala que el lector conoci6 simbolizando la sole-
dad y la pobreza volvio a recibir a lo mas select de Ia socie-
dad habanera.
Asi transcurrieron various afios hasta que el ingeniero
recibi6 una carta de su hermana en la que le decia que su
anciana madre le pedia que regresara a Francia porque no
queria terminar sus dias sin volver a verlo.
Portador de aquella carta Monsieur Paul F. Reaumur vi-


-14






'1
"'"

no a la Habana y pidi6 al Senior Altamirano que designara
a otra persona para administrar el ingenio y que Ie hiciera
entrega de lo que le debia por sus afios de servicios pues t .
nia que volver a su pais de acuerdo con lo manifestado en' .
la carta, que le entreg6 para justificar su decision.
Mucho lamento, Monsieur Reaumur, dijo Don Dionisio,
que tenga usted que ausentarse porque en d6nde encontrar
una persona de su actividad y honradez a quien confiar el
ingenio? En cuanto al arreglo de su cuenta pido a usted,
Senor Reaumrnur, que lo dejemos para mariana en que podri
darle a conocer en detalle to que ha ganado y lo que ha reci-
bido en distintas ocasiones. Mientras tanto har6 que le pre-
paren alojamniento para todo el tiempo que le queda de esk
tar entire nosotros.
Al siguiente dia el Sr. Altamirano present sus cuentas
en las que fijaba al ingeniero un sueldo irrisorio, una canti-
dad tan insignificant que casi todo lo ganado equivalia a las
pequefias cantidades que, peri6dicamente habia entregado
al francs para sus gastos y para mandar algun dinero a sus
familiares de Marsella.
Lleno de asombro y de indignacidn el ingeniero dijo que
reconocia que habia hecho mal en no pedir la fijacidn de un
sueldo y agreg6 que habia procedido asi per entender que
ia gratitud que se le debia 1o pondria siempre a cubierto de
toda acci6n mezquina y que bien sabia dl (el St. Altamirano)
que el sueldo que le habia fijado no podria ser considerado
nunca como el de un Administrador de ingenio y much me-
nos como el de una persona que con sus esfuerzos Io habia
sacado de la miseria y Jo habia devuelto a sus pasados dias
de riqueza.
Si alguien hubiera sido testigo de aquella escena, hubiera
podido notar en los ojos del burlado ingeniero un extranio
fulgor. Era que per su mente cruzaba una idea de venganza
dirigida contra quien en un instant destruia sus esperanzas.
En moments como ese de grande angustias es euando


-15---







se toman las grandes resoluciones y por eso el ingeniero pudo
contener los impulses de su carActer para mostrar una calma
que distaba much de sentir. Entonces dijo al Sr. Altamirano
que-ante la escasez de los recursos que le ofrecia, desistia de
regresar a Francia y que estaba dispuesto a volver al ingenio
si se le fijaba un sueldo digno del cargo que desempefiaba.
Sat isfecho :el senior Altamirano por aquella inesperadai
solution, del coniflicto, acept6 la proposici6n del ingeniero
aquien fij6 un sueldo ajustado al cargo y a los merecimientos
del france.s.-
Volvid, ppues el ingeniero a la finca que administraba;
pero no para continuar fomrentindola, sino para destruirla.
A su liegada reunion a los esclavos que lo adoraban .por-
que jams permitid que se les aplicara el infamante laitigo
que era entonces de constant uso en los demas ingenious.
Explico a aquellos trabajadores lo que ocurri6 en su en-
treyista con el Sr. Altaminirano y los aniin6 a convertirse en
series libres, a refugiarse como cimarrones en los vecinos
montes.
Excitados por 61 aquellos infelices se lanzaron a una ac-
tiva ,labor de destruction, arrojando durante dias grandes
cantidades de piedra y tierra en un lugar adecuado del rio.
Impedido el libre curso de las aguas estas subieran de ni-
vel hasta dejar sumergido el ingeniero y formada para siem-
pre nuestra mas bella laguna.
Consumada la venganza, el francs desapareci6 sin que
se hayan vuelto a saber de e61 y los esclavos se internaron en
los montes en donde algunos continuaron en libertad y otros
fueron apresados con perros como era costumbre en aque-
llos tiempos de odiosa esclavitud.
No tard6 much Dn. Dionisio en saber que habian vuelto
para .61 los dias de amarga pobreza, que la injusticia cometi-
da habia sido castigada.
:No; hace nmchos afnos, recorriendo yo aquellos pinto-


-16-







rescos campos de nuestra Patria, pregunte a uni veguero si
sabia como se habia formado aquella laguna.

Si, senior, me contest6o y agreg6 estas palabras: "Dicen
que la hizo un mayoral muy mnalo". Despu6s extendiendo el
brazo derecho me mostr6 various brocales de pozos sumergido
como para probarmnie que aquellos terrenos no habian estado
siempre bajo el agua.
Mas tarde supe por un aminigo de grato recuerdo que en
tiempo no lejanos se habrain observado en el fondo de las
aguas de aquella laguna los restos de los edificios que perte-
necieron al demolido, ingenio.
Del matiz de verdad que ofrece la leyenda, quede con-
vencido; pero aunque satisfecho por ello. no pude menos de
pensar con pena en aqtiel recuerdo injusto que se guardaba
del ingeniero frances quien, si es cierto que no tuvo sufi-
ciente grandeza de alma para perdonar, tamnibien lo es que
procedi6 con innegable justicia cuando castig6 a quien no me-
recia el disfrute de aquellas riquezas.
Pocas personas transitan por aquellos poeticos lugares.
Algunas lo hacen obligadas por sus ocupaciones agricolas,
otras para dedicarse a la pesca y algunas para cazar algunas
ayes ex6ticas especialmente; pero todas lo realizan sin fijar
su atenci6n en el hecho (o ignoraindolo por complete) de que
alli se encierra una de las mas bellas leyendas de Cuba.
Jose M. Callejas

Aclaraciones.
a) La laguna de Ariguanabo es la mas hermosa de Cuba
y su leyenda la mas interesante de ella.
b) La palabra ingenio se aplica, entire nosotros, a una
fibrica de hacer azumcar.
c) El ingenio se califica de demolido cuando en el no
se trabaja por no reunir ya condiciones para ello.


-17-










d) Se da el nombre de guano a las hojas secas de la
palmia real.
e) Se aplicaba el calificativo de cimarrones en los es-
clavos que huian y se refugiaban en los montes.
f) Monte significa en Cuba, un terreno inculto cubierto
de vegetaci6n.
g) Vega es un terreno semnbrado de matas de tabaco.
h) Veguero es el hombre que cultiva Ia vega.
i) Mayoral es la persona asalariada que tiene a su
cargo el cuidado de alguna fibrica o hacienda.


-18-

















TEMAS E INDAGACIONES












Contferencia sobre JOs MAtliti

Por ALEJANDRO QUIJANO*

Fui invitado, muy cortesmente, por mis distinguidos ami-
gos los organizadores de una importance series de lectures
en homenaje a Jose Marti, con ocasidn del centenario de
su naciniento, para tomar parte en ella. Nada podia ser
para mi mans honroso y mas grato, dado mi culto por el h1-
roe, que tal afectuosa invitaci6n; miAs les expuse, desde luego.
como motivo de mi excusa, mi no cabal salud; aparte que
estas glorificaciones, tribute justisimno a la grandeza y al
heroismo, creo que debieran ser tareas privativas de la ju-
ventud, que pueda poner en ellas entusiasmo virgen, fe in-
tacta, empenachada esperanza.
Insistieron afables mis amigos, y acepte al fin, con la
circunstancia agravante de llegar muy tarde, cuando se ha-
bian dicho y se habian escrito tantas rtagnificas cosas sobre
el gran aniericano de Cuba, para decir mi desteilida palabra
de elogio y reverencia al hombre gloria de su tierra, y de
todas las tierras; pues apenas si es concebible una vida, toda
El destacado professor y abogado mexicano, Dr. Alejandro Quijano, hace
su presentation como colaborador de la Revista de ]a Biblioteca National,
dando a conocer las brillantes palabras que sobre nuestro Apdstol prounria-
ra en la capital de los Estados Unidos Mexicanos, el 11 de Octubre de 1954.
Trabajo de gran credito y calidad intellectual, nos ofrece nuevos valores sobre
la vida del Apo6sitol. Es una biografia sintktica y Mien documrnentada con un
cMlido sentimiento human. Jg._R*- --i t .....
Naci6 el Dr. Quijano en Mazatlan, Sinaloa, el 5 de Enero de 1883, cursando
studios en la Escuela Preparatoria Nacional y sla Facultad de Jurisprudencia
de la Universidad de M6xico, donde se gradu6 de abogado en 1007. Ha
desempefiado los cargo de Director de sla Facultad de Jurisprudencia de la
Universidad de M6xico. 1920-1922: Profesor de ]a Facultad de Jurispru-


-21-








una vida, desde sus albores, fieramente entregada a lucliar
por la libertad de su patria y a espolear, con verbo encendi-
do, con amor de ap6stol, con ilumninaci6n de visionero, a
los pueblos de nuestra America hispana para que marcha-
ran unidos, como uno s6lo, con limpieza, con desprendimicn-
to de interests espurios, con voluntad dura. a la consecu-
cidn de sus altos destinos, que los llevase un dia -jcuanto
hubiera 61 anhelado vivirlo y vestirlo con su luz!-., serenos,
civilizados, cultos, fuertes a inirar sin resquemores ni recc-
los a los pueblos mais grandes. Empresa 6sta herciilea para
cualquicr hombre; y si pensarnos en las circunstancias adver-
sas que rodearon la vida del heroe, en su humildad, en su
salud precaria, en su hogar triste, se nos agiiganta su estatura
mI oral.
MAis ni asi, listas ya mis modestas palabras, pude leerlas
entonces. El senior Varona, Embajador de Cuba, que habia
minanifestado su deseo de oirlas, salio varias veces del pais;
yo mismo hube de hacerlo igualmente; mAis ahora, invitado
de nuevo, cordial y espontaineamente, por el senior Espinosa,
flamante Embajador, para leer ni nota en esta propia casa
de Cuba, y en este acto, que recuerda una de las magnfficas
glorias de la Isla, el "Grito de Yara", que abrio la primera
guerra de Independencia del pais; ahora, digo, vengo a leeros
mis leves pAiginas.

Marti, nacido en casa pobre, hijo, eso sfi, de un padre que
llevaba, segun el decir de su vaistago, "la honradez en la
medula como lleva el perfume una floor y de una madre
bondadosa, culto del heroe hasta sus instantes diltimos, co-
enenz6 su educaci6n con grandes dificultades y tropiezos.
dencia en la Facultad de Altos Estudios en la Escucla Preparatoria Nacional,
y en ia Escuela Normal para Hombres, 1908-1922; Presidente de la Asociaci6n
de Bares Mexicanos, 1927-1928, y Presidente de la Cruz Roja Mexicana en
el anio de 1932. Mienibrto destacado de la Academia Mexicana, correspondiente
de la Espanola; Presidente del-Instituto Hispano Mexicano de Intercambio
Universitario; Presidente de la Secci6n Mexicana de la Academia Hispano
Americana de Ciencias y Artes; Socio Honorario del Instituto ibero-
Americano de Derecho Comparado, Madrid, Academia de Legislaci6n y Juris-
prudencia, Madrid y la Asociaci6n de Bares del Estado de Ohio; y miembro
de la Sociedad de Legislaci6n Comparada de Paris, la Asociaci6n de Abogados


-22







Cesante su padre, afligido por cruel pobreza, hallaba que
estudio y letras no eran manjar para el hijo, quien, por su
parte, desde pequefno ardia en deseos de aprender y de sa-
ber. Mas la Providencia, que siempre sale al paso de las
criaturas elegidas, Ilev6 al nifnio a una escucla cuyo director,
don Rafael Maria Mendive, hombre culto y generoso, pudo
apreciar desde luego la viva inteligencia de su pequeio
alumno. El senior Mendive le coste6 mis tarde sus studios
en el Instituto de Segunda Ensefianza, de la Habana, y fuC
siempre su protector y amigo.
De verbo facil y de facilisimna pluina, Marti cultiv6 las
letras desde muy joven. A los dieciseis afios comienza sui
ejercicio de prensa en un leve periodico, que solo un dia vi6
la luz, dirigido por 0 mismino y llamado, como la novel de
V6elez de Guevara, "El Diablo Cojuelo"; nombre intencio-
nado que nmuestra la cultural inicial y el aminimo rebelde y sa-
tirico del adolescent.
En sus mismos dieciseis anios public en una nueva re-
vista, que murio tambien en su primer nirumero, un poeima
dramaitico en verso, titulado "Abdala", que concluye con es-
tos versos vibrantes de patriotism:
;Oh, qu6 dulce es morir cuando se muere
luchando audaz por defender la patria!
Y desde entonces, siempre, en la tribune, en su poesia,
en la prensa, clamor su pasi6n patri6tica, que fue su cifra y
su tema.
La rebeli6n contra Espafia enfervorizaba en Cuba, y el
International, Londres, y vorresipondiente de la Academia Espafiola, Madrid,
Academia Hispano-Americana de Ciencias y Artes de Cadiz. Entre las con-
decoraciones y honors reribidos se encuentran: la Medalla de Oro de a Cruz
Roja Espaniola, Insignia de la Academia Espanola, y de Ia Academia llispano
Mexicana, correspondiente de la Espaniola, y de la Academia Hispano Ameri-
cana de Ciencias y Artes, y el grado de Comandante de la Cruz Roja Cubana
y de la Orden de Alfonso XII. Entre su valiosa producci6on podemos eitar las
siguientes obras: "Las letras en la educaci6n", 'IAmnado Nervo, su vida y su
obra", "En la tribune", "La poesia espafiola en sus cuatro primeros siglos",
"Jimenez de Cisneros'", "La ortografia fontica', "En casa de nuestros primnos",
"Analectas, critical y traducciones de Eta de Quiroz", "Elugio del idioma es'
paniol", etc.


-23-








vehemente imuchacho no podia ser ajeno a tal movimiento,
aiun sin guardar enemiga medular a la tierra cuna de sus
padres.
Conocida, sin duda, la condid6n rebelde dcl joven, y
ello agregado a cierto incident politico con un compaiero
desertor de su causa, diA motivo para que lo aprehendieran
y lo condenaran a seis afios de presidio, reducidos, por in-
dulto, a unos meses. Tras del oprobioso cautiverio, con gri-
iletes quc le dejaron en un tobillo marca perdurable, fue de-
portado a la propia Espaiia. Vivio en Madrid, sicmnipre en
pobreza; Iizo alli buenos ainigos, trabaj6 y studio y ley6
sin descanso.
Fu6e mis tarde a Zaragoza, donde obtuvo los grados de
Licenciado en Derecho Civil y Can6nico y de Licenciado en
Filosofia y Letras, con lo cual, como precioso equipaje, dis-
puso su regreso a America, a Mexico, donde vivian por en-
tonces sus padres y sus hermanas.
Antes de regresar a su Ameirica, hizo un breve viaje a
Paris, con su companero y amigo inseparable desde la ni-
nez; joven rico y revolucionario comno 1, que no lo desasis-
tio nunca: Fermin Vald6s Dominguez...
En Mexico lo recibieron sus padres y el joven don Ma-
nuel Mercado, vecino de la familiar Marti. Este caballeroso
don Manuel Mercado fue mnas tarde un personaje muy dis-
tinguido en nuestro medio politico y social; metido en el
corazon del heroe, tuvo de el su Ailtima carta, datada el 18
de mayo de 1895, la vispera de su sacrifieio. La dicha carta
quedo inconclusa y apareci6 despues entire los papeles del
inuerto... Encontrose Marti, en nuestra tierra, con tres o cua-
tro cubanos de distinci6n, don Pedro Santacilia entire ellos
-quien dejo una familiar prdcer hasta nuestros dias-. San-
tacilia, caballero de valia, emparentado con Juarez, ya nmuer-
to entonces, bien relacionado e influyente, introdujo al jo-
ven cubano con don Jose Vicente Villada. director de la
"Revista Universal", quien desde luego lo recibi6 como redac-
tor en su publicacidon. Marti hizo alli de todo, desde correc-


-24-







tor de pruebas; escribi6 notas informativas, resefias teatra-
les y de la vida social, cronicas parlamentarias, todo un bri-
llante estilo y libre criteria. Doy en seguida un fragmento
de su resefia de la inauguracidn del Colegio de Abogados, por
el President Lerdo:
"Era bermoso aquel adcto sencillo. El printer Magistrado del
pais venia a abrir Ia senda que ha de dar a la Naci6n nuevos y
venerables magistrados: el hombre que rige el gobierno viene a
abrir al pueblo los salones donde va a escuchar la libre y no coar-
tada explicacion de sus derechos: la primiera dignidad de la Rep'i-
blica decia con su presencia en el Colegio, que el hombre elevado
a la jefatura de la Naci6n entiende la grandeza venerable de las
instituciones democraticas; viene a la solemnidad de los hombres
civiles, garantiza una nueva epoca de paz y dc derecho y, asegura
que quien asi se mezela y se confunde con la obra que va a popu-
larizar el ejercicio de la libertad, ni la violent, ni la mengua, ni
cerrarAi para la patria que reanima, las puertas que con sus mismas
manos viene a abrir.
Era grande aquel hombre pequeno, mezeclado sencillanente
entire los mis desconocidos invitados.'
Al lado de esta cronica grave, en la misma Revista publi-
ca, haciendo gala de la versatilidad de su talent y de su rica
inspiracion, una crdnica musical, vehemente y llena de liris-
ino. "La nuisica", dice, "es el hombre escapado de si misino;
es el ansia de Io ilinite surgida de !o limitado y de Io estre-
cho; es la armonia necesaria, anuncio de la armonia cons-
tante y venidera". "Lo que se piensa es mezquino: lo que se
revela es sumo y arm6nico; se rompe la voluntad en el ce-
rebro; sonrie y se adormece en los espacios inefables de la
musical
Y terminal su cronica con una invocacidn, que es uiii
grito de perdido amor a la patria subyugada:
"Oh!, patria de mi alma; en ti las palmas besan a las
brisas, y el aire sabe la manera de conmoverse y de llorar.
Cuentan las cafias amores a las orillas de los rios. Oh, pa-
tria de mi vida!, yo s, como palpita la armonia en tus
campos de ore de maiz. Yo se codmo murmura en tus naran-
jos el crepusculo bullicioso y sonriente; yo se como se ex-


-25-








tiende sobre tus ceibas la tarde ineditabunda y quejumbrosa,
loh! patria, de mi amor". "'Patria, alma mia, roa la infamia
el instant en que todo mi triste coraz6n no est6 adorando
en ti!"
De esa 6poca data una bella nota titulada "Fiacro Qui-
jano", el nombre de mi padre, que volvia entonces de los
Estados Unidos, a d6nde habia sido enviado, ya recibido
de ingeniero y pensionado, gracias a sus grandes studios,
por el Gobierno mexicano para que estudiase algunas cues-
tiones profesionales -de ferrocarriles, en lo que se especia-
liz6 siemnpre-- expresaindose de el en los minas bellos y nobles
terminos, hablando de su gran talent, de su noble empeno,
de su alta figure professional; y la cual nota aparece en el
recentisimno libro de Rafael Heliodoro Valle, "Piginas olvi-
dadas de Marti", con articulos que ahora van siendo encon-
trados y publicados.
El esfuerzo constant, la simpatia, la personalidad arro-
lladora de Marti le atrajeron pronto grandes amistades y
carifios en Mexico. En la propia redacci6n de la Revista
Universal fueron sus amigos, entire otros, don Guillermo
Prieto y don Juan de Dios Peza, su contemporaneo, ya que
apenas hace dos afios, en 1952, celebramnios su centenario. Y
cerca de ellos otras personalidades del partido liberal: Alta.
mirano, Ramirez, Sierra, Baranda; y al lado de estos, otros,
conservadores, pues todos apreciaron en el joven cubano
prendas de talent y de noble trato.
Pero Marti no podia hallar asiento definitive en ninguna
parte; la patria lo Ilamaba con intimas voices perentorias; y
decidi6 volver a Cuba. Pocos dias estuvo en La Habana. y
partio para Guatemala, donde, como dondequiera que es-
tuvo, fue recibido con benevolncia y afecto.
En Guatemala, don Jos6 Maria Izaguirre, cubano que
dirigia la Escuela Normal, le abrio las puertas de su ins-
tituci6n, donde profess, con magnifico exito, Literatura y
Filosofia. Su prestancia, su verbo deslumbrante, cautivaron
a la sociedad guatemalteca, y aun le conquistaron el amor


-26-







de una dulce y bella nifia. El poeta la inmortaliz6 en sui
poema "La nifia de Guatemala". 1- no pudo corresponder,
porque estaba comnproinetido con su joven compatriota Car-
men Zayas Bazain, resident en Meixico y con quien coii-
trajo matrimonio al regresar poco despues, a nuestra tierra.
Marti, deciamos, no podia arraigar; su inquietud interior,
la llama de angustia que le quemaba el corazon, lo acuciaban
sin cesar; y asi hubo de ser un perpetuo peregrino. De Gua-
temniala volvi6, he dicho, a Mexico, a casarse: regres6 luego
a Guatemala; fue miAs tarde a La Habana, de donde sali6,
nuevamente deportado, a Espania. Otra vez cruz6 el mar,.
de regreso; y vivi6 en Nueva York. Alli se propuso aprender
singles, y lleg6 a poseerlo al grado de escribir en ese idiomna
cr6nicas de arte y ensayos sobre el modo de ser de los nor-
teamericanos, en peri6dicos como "The Hour" y "'The Sun".
De Nueva York va a Caracas. -Lo atraia como iman lhi
patria de Bolivar? Eran sus hermanos en el genio y en el
destiny, aunque hayan seguido muy diferentes derroteros.
La vida de Bolivar, consentido de la fortune, es spectacular,
tiene la trayectoria fulgurante de un mineteoro, aunque en
su "noche cuadrag&esima" haya paladeado el acibar de la
tierra, precio irremisible de la gloria. Marti no conoci6 el
fausto de los salones de Paris, no hizo juramentos ni pro-
fecias en la colina romana, no declanio su sueiio delirante en
Chirnborazo. La vida de Marti fue dura, 8l pudo haber
dicho, como un poeta nuestro, que podria "desandar su
camino de rubi" hasta el rminuto y hasta la casa en que
habia nacido. Mas si las rutas son diferentes, Bolivar y 61
convergen a un nismo punto de grandeza y heroismo.
En Caracas di6 classes de Literatura, y fund una aca-
demia de Oratoria. Escribi6 en "La Opini6n Nacional" y
fund una revista, efimera como todas las suyas: "Revista
Venezolana".
De Caracas, por haber llorado la mucrte del gran pa-
triota Cecilio Acosta, eneni-go jurado del tirano Guzmain
Blanco, que gobernaba a Venezuela, tuvo que salir casi hu-


-27-






yendo, y regres6 a Nueva York. Fue luego a Tampa, Florida,
y de ahi, por tercera vez, a Nueva York.
Habia llevado de Caracas ]a corresponsalfa de "La Opini6n
Nacional", a la que enviaba nutridos articulos sobre asuntos
diversos. Su falna de escritor y de poeta se extendia por
todo el continent, y pronto fue nombrado correspondiente
de "La Naci6n" de Buenos Aires. Nueve afios colabor6
Marti, con extraordinaria brillantez, en el, entonces, y pot
largos afios, primer periodico de la Aimerica espaniola.
En Nueva York, donde su vida corria por cauces hu-
inildes, nuestro heroe poeta escribia sin descanso; haeia
traducciones, al espafiol, de obras cientificas y literarias.
Su fama crecfa, y de la Argentina, del Uruguay, de El Sal-
vador, de todas parties le llovian cargos -no siempre ali-
viadores de su pobreza- y honors sin cuento. En la misnima
urbe norteamericana escribi6, para su pequefno hijo, su
"Ismiiaelillo", precioso librito de rirnas que cantan y a veces
lloran el amor paternal.

Entre tanto, los patriots cubanos no descansaban; sui
lucha sorda era comino la calma ominosa en el mar, precursor
de borrasca. Asi llegaron a Nueva York, en 1881, nada mnie-
nos que MAxiino Gr6mez y Antonio Maceo, quienes acogieron
fraternalhnente a Marti. MAs a poco hubo disensiones entire
ellos. Nuestro poeta no hallaba eficaces ciertos procedirnien-
tos, y se alej6. Hubo quien lo tildara de cobarde, con gran in-
dignaci6n suya. ;Cobarde 1el, que al cabo empaparia en su
sangre la tierra de Cuba!
Mis ello pas6, y el padre de "Ismaelillo' pens6 en los ni-
nos, y quiso hacer para ellos una linda revista, que titul6 "La
Edad de Oro". Sdlo cuatro meses vivi6 la infantil publica-
clon.
Y el heroe, que ya lo era entonces, y lo seria plenamen-
te en un cercano future, seguia en suit lucha diaria, escri-
biendo incansable para la prensa, que requeria sus colabora-
para una emipresa mercantil.


-28-







Todo ello paso tambien. Se acercaba la hora de la in-
molaci6n; y hubo de renunciar a today aquella balamba de
aetividades, despu6s de pronunciar un candente discurso,
en un Club de cubanos, que provoc6 la airada protest del
C6nsul de Espania en Nueva York.
La larga lucha interior ha aviejado y consumido a Marti;
en la cuarta decada de su vida, ya esta maduro para el sa-
crificio.
Sus filtimos anios los pasa en fiebre; en viajes continues
de Nueva York a Florida, a las islas antillanas, a los pueblos
del Caribe; y una ultima vez a Mxico, en un breve paso y
en busca de la ayuda de sus amigos, para hacer la guerr-a.
Por cierto que en este viaje lo conoci. Ya hlie dicho por alli
c6mo. Lo recordare en estas paginas, breve y leve elogio del
eminentisimno: Corrian los finales del aino 1894; iba yo, por
la calle de la Independencia, al lado de mi padre, y de pronto,
frente a un modesto jardincillo que se alzaba casi en la es-
quina de la Independencia y Dolores, detuivose un instainte
y me dijo: "Fijate, porque estos dos senores son genie de
gran distinci6n: uno es nuestro gran poeta Manuel Gutie-
rrez Najera; el otro es Jose Marti, poeta y revolucionario
cubano". Volvieron un instant, saludaron cordialmente a
mi padre, y nosotros proseguimos el camino. Desde ese ins-
tante, a pesar de que era yo entonces, yo se colegira por los
anos transcurridos, s6lo un nifio, quedo en mi memorial
la efigie de esos dos grandes poetas; y ella se fij6 de modo de-
finitivo, con sus perfiles grabados en mi mente, al riorir, muy
poco tienipo despues, Manuel Gutierrez Naijera, tras una
larga enfermedad, en esta propia ciudad de Mexico; y poco
mais tarde, en Dos Rios, el egregio cubano. Esta es la memorial
personal, minima, porque nada represent en verdad; pero
para mi, y por eso la traigo en esta ocasion una vez mias, fue
aquella vision como iun verdadero fulgor en mi mente, que
auin perdura.
En esos filtimos viajes-relampago va el apostol predican-
do su evangelio de libertad para su patria. Por donde pasa


-29-









reuine a los emigrados y revolucionarios cubanos, y su pala-
bra avasalladora los enardece para la lucha eminente. Quie-
re coger, como en un gran haz, todas las voluntades desper-
digadas o desorientadas, y unificarlas para intentar el golpe
decisive contra Espafia, contra, para decirlo mejor, el go-
bierno de Espania, pues a la Espana propia no Ie mermo nun-
ca su amor.
El 19 de abril de su uiltimno afio, 1895, emibarca en Mon-
tecristo con Maximo Gofniez y otros cuatro compafieros,
rumbo a Cuba, en noche borrascosa, a Playitas, en Ia Costa
de su patria. Despues... a que seguir? Corren los dias en
marchas cautelosas y lenas de peripecias, hasta el nefasto
19 de Mayo.
En hora temprana de la tarde, en Dos Rios, cae el heroe
de su caballo, acribillado per las balas enemnigas; balas de
jovenes soldados espafioles, de los que uno, que vivio larga
mente en Mexico, en donde hizo larga familiar. don Maxirni-
liano Oizaga, me di6 una bella vision respect a si e1 mismo
pudo ser el matador de Marti, publicada luego en una nota
del libro "Marti en Mexico", de mi excelente amigo y cole-
ga academic don Jos6 de J. Nunifiez y Dominguez.
Asi, herido por las balas enemigas, caen "los pinos gran-
des"; asi, Lincoln, el manumisor de los esclavos; asi, Mora-
zan, que suefia en hacer de los cinco pequenos pueblos de
Centro-Ainmrica una nacion poderosa; asi nuestro venerable
Padre Hidalgo, cuyo vicentenario celebramos en el anio an-
terior, que halla su glorificacion en el cadalzo. Todos, aque-
llos y estos, los heroes todos de la emancipacion, merecen
cantos de aurora.
Casi sin pensarlo ni quererlo, os lo afirmo, he ido si-
gumendo la gesta apasionante, gloriosa y triste del hombre
que bajo exterior humilde llevaba una mente preclara y un
corazon gigante. Apenas si hlie dicho algo de Marti poeta, gran
poeta, del periodista, del letrado, del tribune os han habla-
do voces autorizadas y amorosas.
Quiero, no obstante ello, confesar mi asombro y mi pro-


-30-








funda emnocion cuando conoci por vez primera su creaci6n
"Madre America", a que antes aludi, leida en Nueva York.
El regio discurso, sabio, estremniecido en veheinente ardor,
casi me sofocaba a media que seguia el ritmo acelerado de su
prosa numierosa y magnifica. Salvando la distancia de siglos
y la diferencia de asuntos, solo "Los Nombres de Cristo"
me habian conmniovido de modo semejante; sobre todo cuan-
to el gran agustino declara con pasi6n, con arrebatadora elo-
cuencia, las excelencias insondables del nombre de Jesus.
Llego al final con un sentimiento de pena. El recuerdo
vivaz de una existencia tan esplendida cuanto dolorosa,
agrava mi pensamiento y me pesa. Me pesan los quebrantos
preteritos y las congojas presents de todos nosotros los
honmbres; la expectaci6n ansiosa en que vamios viviendo; el
mal disimulado pavor de quien sabe que peligros letales que
se presienten sin poder forminularlos.
Dispensarme, este brote del sentimiento que, consciente
o inconscientemente, punza, hoy como nunca, en todas las
almas, y que suscita la convicci6n de que nuestra tierra.
maravillosa de belleza, es feudo del dolor, del inexcusable,
del seguramente necesario, del sagrado dolor.


-31









REVISTIA DE CUBA.


PERIODIC


QUINCENAL


DR C1ENCIA8, DERECHO, LITERATUBA Y BELLAS ARTESS

IDREOTO.r:


9 oSE


ANTONIO


FORTINA,


TOMO I.


HABANA*
LA PROPAGANDA LITERBARIA.
IMPREBTA.--LI BREIRIA.--PAPELEBRIA, *
Call dO O'Reilly, nd=. S-&.
1877.


PR.


































, ro










10 "Revista de Cuba"

Por MARIO GUIRAL MORENO*

En este ciclo de conferencias sobre "Revistas Cubanas
del Siglo XIX", que ha organizado la Secci6n de Literatura
del Ateneo de La Habana, como un aporte al studio y di-
vulgaci6n de la cultural cubana en el transcurso de la uitimna
centuria, considerada justamente por algunos como el Siglo
de Oro de nuestra Literatura, me toca disertar en la tarde
de hoy sobre la que, por muchos conceptos y circunstancias,
puede ser catalogada coino la nias important y sobresalien-
te de todas esas publicaciones: la Revista de Cuba, proyecta-
da y fundada por el doctor Jose Antonio Cortina, uno de los
principles de la oratoria political en el uItimo tercio del pa-
sado siglo, quien aparte de sus otros muchos nmerecinnientos,
sobradamente conocidos, al rear y mnantener esa inolvidable
Revista, dej6 incorporado a la historic del periodismo cubano
un apellido ilustre, que desde entonces ha sido pronunciado
siempre con gran admiraci6n y respeto.
La tarea que se me ha encomnendado puede ser consider
rada, parad6jicamnente. como una labor al mismo tiempo
Esta documrnentada conferencia que reprodudinmos, se debe a la colaboraci6n
del distinguido historiador e investigator Mario Guiral Moreno, cuyos datos
biobibliograificos aparecieron publicados en el nfimero de esta Revista corres-
pondiente al Aio VI, No. 4 de Octubre-Diciembre de 1955, p. 105. Fur leido
en el Ateneo de la Habana, el martes 13 de marzo de 1956. Corresponde al
Ciclo de biografias de Revistas del Siglo XIX organizado por la Secci6n de
Literature de esa prestigious Asociaci6n.








faicil y dificil: ficil, porque lo es sin duda recorrer un cami-
no que ha sido ya desbrozado y allanado anteriormente, co-
mo sucede en este caso, puesto que el enjuiciamiento de lo
que represents para Cuba la revista de Cortina y el relate
de c6mo se desarrollo6 esta, en medio de grandes dificultades
ccon6oticas, fue explicado ampliamente, con lujo de deta-
lies, en un extenso trabajo que, bajo el titulo de La Revista
de Cuba: su vida y su influencia, se public al final de su
filtimnio numero, correspondiente al rues de Noviemnbre de
1884, a mancra de articulo necrol6gico de la Revista y de su
ilustre fundador desaparecido, exponiendose en el las razo-
nes por las cuales sus compafieros en esa gran labor perio-
distica habian decidido que esta cesara con la muerte de
quien habia sido su creador, entire otros motives, por ser
dificil encontrar de imo0iento, otro mecenas que, como 61, es-
tuviera dispuesto a poner su peculio al servicio de una em.
presa cuyo sostenimicnto demandaba mensualinente la in-
version de cuantiosos recursos.
La dificultad antes apuntada estriba, por otra parte, en
tener que encerrar dentro del estrecho l.arco de una confe-
rencia, un tema cuyo desarrollo exige el examen previo,
siquiera sea este somero, de la situaci6n en que se hallaba el
pais cuando fu6 fundada la Revista de Cuba, a principios
de 1877, asi como un estudmo de la polifacktica personalidad
del cubano insigne que ]a cre6o y sostuvo, con tesonero em-
pefio y esfuerzo infatigable, existiendo asimismo la circuns-
tancia agravante de que esta labor ha sido tambien realizada
anipliamente, con la reciente publicacion del libro Jose An-
tonio Cortina, por mi distinguido amigo Luis A. de Arce, a
quien debe considerarse como su mejor bi6grafo, no sola-
mente por la minuciosidad con que ha relatado la vida del
pr6cer, sin omitir ninguna de sus diversas actividades, pro-
fesionales, literarias y political, sino tambien por haber
tenido a su alcance toda la documentaci6n relacionada con
aque6l, gentilinente puesta en sus manos por los familiares del
creador de la Revista, quienes ademas le facilitaron, de viva
voz y por escrito, toda clase de datos e informes.


-38








En contraposici6n con estas aparentes ventajas, que le-
jos de facilitar, dificultan esa labor narrative, porque 16gi-
camente me preocupa el temor de aparecer como un mero re-
petidor de lo ya publicado y de todos conocido, me alienta
en cambio la creencia de que uTnicamniente una elite intelec-
tual, integrada en su mayoria por estudiosos pertenecientes
a la generaci6n finisecular y a la que comienza con los albo
res de la Repuiblica, ha revisado con detenimiento los 16 vo-
luimenes que integran la colecci6n complete de la Revista de
Cuba, y leido ese magnifico trabajo hist6rico-critico que,
aunque publicado sin firm, a nombre del cuerpo de Redac-
ci6n de la Revista de Cuba, fue escrito por el gran perio.
dista Ricardo del Monte, cuyo nombre estaba intimamente
unido a la citada publicaci6n, y tamnbien al Partido Liberal
Autonomista, en el que militaba Cortina, distinguiendose
en la exposici6n y defense de sus aspiraciones como uno de
sus mais notables y populares tribunos.
Reafirma la creencia antes expuesta, el echo de ser casi
desconocida para algunos escritores y periodistas, la exis-
tencia y significaci6n que tuvieron otras publicaciones mu-
cho mais recientes que la Revista de Cuba, de cuya aparici6n
en el estadio de la prensa cubana nos separa el prolongado
lapso de tres cuartos de centuria. Tal es el caso de Cubat
Contempordnea., una de las publicaciones que con la Re-
vista de Cuba, de Cortina, y la Revista Cubana, de Varona,
forma una verdadera trilogia, por haber sido las tres de la
misma indole, y tenido igual orientaci6n y los mismos prop6-
sitos, a pesar de lo cual, y de pertenecer aquella al primer
tercio del present siglo, se da el caso frecuente de que al-
gunos seudo critics y periodistas dan muestras de ignorar
casi por complete la importancia y significaci6n que tuvo
dentro de nuestro ambiente cultural Cuba Contempordnea.
revista publicada durante quince anos consecutivos y cuya
colecci6n complete la integral 44 gruesos voluimenes, sin dar-
se cuenta, quienes con tanto desden la mencionan y la juz-
gan, de que la historic literaria de Cuba durante la pre-
sente centuria no puede hacerse con absolute verdad, res-







ponsabilidad y justicia, sin mncncionar clogiosamente el nonm-
bre -extremadamente grato para algunos de los aqui prc-
sentes ---de la inolvidable revista que tuve el honor de diri-
gir durante los filtimnos siete afios de su fecunda existencia.
Y si esto ocurre con publicaciones de la epoca conteim-
porinea, algunos de cuyos fundadores y redactores viven
todavia, con mayor razon ha de colegirse que los que asi
dan pruebas de su aversion al pasado colonial y republic
cano anterior a la fecha de su nacimiento, pensando con
vana egolatria que la historic de Cuba comienza con ellos,
solo tiencn un conociuiento superficial de publicaciones
tan antiguas como la Revista de Cubia, que nacieron, vivie-
ron y fenecieron en el transcurso del pasado siglo, ignorando
tambien que ellas fueron los maximos exponentes de nuestra
cultural y de un alto espiritu patri6tico alentado por una
fervorosa cubania.
Estas consideraciones, que he creido convenient hacer
habran de servirmie de disculpa para que aquellos que saben
de sobra lo que represents en nuestro pais la Revista de
Cuba, y conocen asimnisnuo la vigorosa personalidad de su
ilustre fundador, me excusen si, al tratar de hacer una exe-
gesis, lo mais corupleta possible, del asunto en que me ocupo,
expongo datos y refiero hechos que para ellos no constitu-
yen sin duda novedad alguna, pero cuya exposici6n es ne-
cesaria para quienes a causa de ignorarlos casi por complete,
tendrin posiblemente la primera noticia de algunos de los
hechos referidos, cuando estos trabajos sean recopilados y se
publiquen.
En el mes de Enero de 1877, al darse a luz el Prospeeto
que anunciaba la pr6xima aparicion de la Revista de Cuba
coMno "Peri6dico quincenal de Ciencias, Derecho, Literatu-
ra y Bellas Artes", la situaci6n political del pals era extrema-
damente dificil y precaria, para poder augurar el exito de
una empresa editorial de esta indole. El Gobierno de la Me-
tr6poli y las autoridades coloniales redoblaban entonces sus
esfuerzos por dar t6rmino a la insurrecci6n iniciada nueve


-40-







anios antes, y que habia de concluir various meses despues, el
10 de Febrero de 1878, con el Pacto del Zanj6n.
No existia en aquellia epoca la libertad de pensainiiento,
porque, debido al estado de gucrra exislente, un rigid cen-
sura imnipedia, niediante la several aplicaci6n de la ley de Im-
prenta, que se publicara cualquicr exprcsion subversiva o
contraria al mantenimiento de la soberania espafiola sobre
esta isla. Muchos cubanos ilustres, que podian haber sido
desde el primer moment, valiosos colaboradores de la Re-
vista, pernianecian en el exilio, y el r-sto de la poblacion
cubanria, depauperada econ6micamente, no se hallaba en coil-
diciones propicias para softener con sus recursos una publi-
cacion que, en otras circunstancias nmenos desfavoraliles, iu-
biera contado con un gran nuinero de suscriptores. En estas
condiciones adversas, y ante esas poco halagueiias perspec-
tivas, solamente un espiritu tan valeroso y acometedor comno
el de Cortina hubierase decidido a llevar a cabo una labor
publicitaria tan arriesgada como la que, desde hacia varios-
meses, habia sido concebida y proyectada por el.
Cortina tenia entonces 24 afios. Habia nacido en el pue-
blo de Guanajayabo -entonces perteneciente a Guanutas
y hoy al termino municipal de Maiximo Gomez, provincia de
Matanzas -el 19 de Marzo de 1853, lines y medio despues
que el Ap6stol Marti, y llevaba menos de un afno de casado
con su prima Teresa de la Puente y Hernaindez, con quien
habia contraido nupcias, en esta capital, el 14 de junio de
1876. De Ia gran casa del Cerro donde vivian sus padres, se
traslad6 primero a la marcada con el n6mero 100 del Paseo
del Prado, cuadra comprendida entire las calls de Neptuno
y Virtudes; luego a la antigua Calzada de la Reina numero
126, esquina al callej6n de Chaivez; miis tarde, por breve
tiempo, a Municipio nfimero 1, en Jesus del Monte, y final-
mente a la Calzada de Galiano 71, donde falleciO6 en plena
madurez, a las seis de la mainana del viernes 14 de Noviembre
de 1884, a la temprana edad de 31 afios. Estos datos relatives
a sus distintos domnicilios, tienen importancia hist6rica y
merecen ser citados, porque en various de ellos se efectuaron


-41-








las famosas Veladas Literarias de la Revista de Cuba, a ]as
cuales habre de referirme luego.
Joven apuesto y elegant; de temperament impetuoso
y acometedor; bien preparado, por su s6lida ilustraci6n y
amplia cultural; notable poligloto y abogado distinguido; ora-
dor elocuentisimo, de palabra convincente y arrebatadora;
enemntigo acerrimo de la institucidn de la esclavitud y mili-
tante entusiasta en las filas del abolicionismo; duefio de Uma
gran fortune, que dedico mayormente a empresas culturales,
especialmente al sostenimiento de su propia Revista y el de
La Caridad del Cerro, a la que perteneci6 desde su funda-.
cion, siendo mas tarde su Presidente y principal animador;
amante sincero de Cuba, de las Letras y las Bellas Artes,
Cortina concibi6, a mediados del anio 1876, el proyecto de pu-
blicar una revista independiente, de fisonomia propia y bien
definida, como la que al fin pudo lanzar al pfiblico, pocos
meses despues, con cl significativo y apropiado titulo de
Revista de Cuba.
Resuelto a convertir en realidad el citado proyecto, se
reuni6 Cortina a fines de ese mismo aiio con el senior Ale-
jandro Chao, jefe de la acreditada imprenta, libreria y pape-
lerla La Propaganda Literaria, y las otras dos personas que
habian de ser sus inais eficaces auxiliares en la publicaci6n de
la Revivta: Juliian J. Gassie y Ricardo del Monte, quienes al
conocer su penrisamniento le expusieron los temores y la des-
confianza que ambos tenian en cuanto al possible exito de
una empresa que consideraban en extreme riesgosa; pero no
lograron disuadirlo. Lejos de eso, a mncdiados del ines de
Diciembre del propio afno, volvio a reunirse Cortina, en los
altos de la casa de la calle de Habana nunirmero 901/2, entire
Obispo y O'Reilly, donde 61 tenia su bufete de abogado, con
los expresados sefiores y don Jos6 Manuel Pascual, asociado
desde entonces a la empresa, quedando alli acordados todos
los particulares referentes a la publicaci6n en proyecto, in-
cluyendo los mnateriales que habian de prepararse para el
primer numero, los nombres de las personas a quienes se
pediria su colaboracion y los principios a que aquclla habia


-42







de ajustarse en lo referente a sus tendencies literarias y fi-
los6ficas.
En esa reunion, donde se discuti6 el titulo que habia de
llevar la publicacion, Cortina sugiri6 el de Revista de Cuba,
con preferencia a los de Revista Habanera o Revista de la
Habana. propuestos por various de sus intimos amigos y cola-
boradores, uno de los cuales, a quien Manuel de la Cruz le
atribuye haber sido "la encarnaci6n de los pavores", demos-
tr6 en dicha reunion -segin dijo aquel en sus Cromitos
Cutbanos -tener "miedo a que el titulo de la Revista ins-
pirase sospechas al gobierno", y tambien "al nervosismo del
presunto director de la publicacion"; pero este se mantuvo
firme en el prop6sito de que llevara el nombre de Revista
de Cuba, por ser su deseo "acentuar en terminos incuestio-
nables el caraicter y la tendencia de aqueila".
En el Prefacio donde se exponia el Programa de la Re-
vista, y que sirvi6 para abrir con c1 su primer numero, el
dia 15 de Enero de 1877 -y no el 31, como err6neainenle
se ha dicho-, di6 muestras Cortina de conocer a plenitud
la peligrosa situaci6n en que se hallaba el pais por aquellos
dias, puesto que el primer. pairrafo del mencionado Prefacio,
fielmente copiado, dice asi:
No re nos ocalta que no son estos los momientos mais oportunos para ]a
publicaci6n de una Revista que, exirafia por complete a las luchas de par.
lido, a las controversias de escuela, a las contiendas political y religiosas, as-
pire a reflejar en sus paginas el movimiento intellectual de esta Isla, impulsado
en otros tiempos por no pocos periodicos literarios, y hoy solo representado
por los diaries politicos estrictamente limitados al cumpliniiento de su rnisi6n
especial; por alguno que otro repertorio cienlfico en que impera ese exclu-
sivismno de profession, inherente a los de su indolc; y por algunos semanarios
satiricos y jocosos, de esos que, a lo sumo, consiguen solazar el espiritu sin
nutrirlo; todos mais o menos uitiles, pero cualquiera que sea su merito, inca-
pacitados todos para ofrecer la expresi6n genuina de una poca, el eco exact
de una sociedad, ni la manifestacion de lo que hay de mks importance y mais
elevado en la actividad y el desarrollo mental de un pueblo.
Los primneros numeros de la Revista, que al completar un
semnestre formaron el Tomo I de la publicaci6n con 576 pai-
ginas, fueron impresos en los talleres de La Propaganda Li-


^-43-








teraria, situados en la calle de O'Reilly nuimero 54; a partir
del mes de Septiembre de 1877, la inipresi6n se hizo en la
Imprenta Militar, radicada en la calle de la Muralla nimhnero
40, cuyos propietarios pusieron especial empefio en que to-
dos los fasciculos tuvieran una buena presentaci6n y se ajus-
taran al nias exigente gusto tipografico, habiendose aumen-
tado cin dos pliegos cada cuaderno minensual, desde el mes de
Julio de 1878 ,sin que por ello fuera alterado el precio de la
suscripci6n. Conviene aclarar aqui que, aunque en la portada
del primer voluneii aparece consignado que la publicaci6n
seria un peri6dico quincenal, en realidad no sucedi6 asi,
puesto que la Revista se public mensualmente, teniendo
cada cuaderno por lo regular, de 96 a 100 paginas, con nu-
meraci6oii corrida, con el fin de que cada semestre formara
un tonio complete de 576 a 600 paiginas.
El premature falleciniiento de Gassie, ocurrido a fines
de 1878, di nmotivo para que el cuerpo de Redacci6n, ya re-
forzado desdc principios de ese anio con el ingreso en 61 de
los sefiores Antonio Govin y Enrique Jose Varona, se am-
pliara con dos nuevos cooperadores, de tanto valor como los
eruditos Vidal Morales y Morales y Antonio Bachiller y Mo-
rales, quienes con sus trabajos originates sobre Historia y Ar-
queologia habian de lleniar muchas paiginas de la iReis,
aparte de la reproducci6n de diversos mianuscritos de auto-
res cubanos., apenas conocidos, o de artliculos cuya edici6n
se encontraba comnpletamente agotada. Porteriormnente, la
importancia y calidad de la mayoria de los trabajos hechos
por los numerosos colaboradores, con que en todo tiempo
cont6 la Revista, contribuyeron a elevar el prestigio de esta,
en Cuba y en el extranjero, hasta el punto de haber sido
premiada con medalla de oro y de bronce en dos certanmenes,
y de ser considerada justamente como una de las mas valio-
sas publicaciones de su epoca, y la mejor de todas las que se
editaban en la America de origen hispano.
Aunque la Revista tuvo al principio el character exclusi-
vo de un peri6dico consagrado a las Ciencias, el Derecho, la
Literatura y las Bellas Artes, porque las condiciones en que


-44--






se hallaba el pais y los rigores de la Ley de Imprenta no Jc
permitian tratar los asuntos de intcres piblico, sometidos a
la mis several censura, afios despues, una vez restablecida ]a
paz y organizados los partidos politicos obtuvo Cortina la
autorizaci6n necesaria para el tratamiento y discusi6n de las
cuestiones political; pero es cosa curiosa observer que, aun
despues de conseguida esa autorizaci6n, fueron muy pocos-
seis o siete a lo sumo, entire ellos las tres Revistas Politicos
escritas por Rafae] Montoro- los articulos de esta indole
que aparecieron en sus paginas, donde siempre se di6 cabida
con preferencia a los asuntos hist6ricos, filosdficos, biogrAfi-
cos, litcrarios y cientificos, de acuerdo con la orientaci6n fi-
jada en su Prograina y el prop6sito en 61 anunciado, de man-
tener a la Revista "ajena a todo exclusivismo de doctrine, de
escuela o de partido; aspirando funicarnente a ser pacifica
arena de exposici6n seria y levantada, pero nunca caunpo de
batalla de personalidades ni de pasiones",
Las piginas de la Revista de Cuba sirvieron taminbien pa-
ra insertar en elias muchos importantes trabajos que, de-
bido a su gran extension u otras circunstancias, pcrmtIane-
cian ineditos, asi como para la reilnpire.ion y traducci6n tle
otros ya publicados en el extranjero o en Cuba que por ser
cosa dificil conseguir su texto, cratn aqui totalmente dcsco-
nocidos.
Entre los primnieros, cuntase el valioso studio ide Jose
Antonio Saco titulado Historin de lai Esclavitud de los fudios,
capitulo inedito de su monumental ffisoria de la Esclavitud
desde los tiempos mais remotos htasta nestros dints, que el
autor no habia podido publicar integramente en vida; y las in-
tercsantes cartas escritas en Madrid por el habanero Buena-
ventura P. Ferrer, reunidas bajo el titulo de Cuba en 1798 y
publicadas en El Viajero Universal, pero no impress en Cuba
hasta entonces. Entre los segundos, es forzoso citar ]a Im-
pugnacidn de los discursos de Cousin sobre el Ensayo del En-
tendimiento human de Locke, de don Jos-6 de la Luz y Ca-
ballero, publicada por el sabio maestro en 1840, en dos cua-
demrnos de una corta edicion, que se hallaban completamente


-45-







agotados; los interesantisimos articulos criticos del Padre
Jose Agustin Caballero accrca del Teatro Historico del doc-
tor Ignacio Urrutia, publicados en ciel Papel Diario de La Ha-
bana el anio 1795; las Conferencias Filos6ficas de Enrique
Jose Varona, que luego integraron sus dos conocidos tratados
de Psicologia y Moral; y varias excelentes traducciones, por
Jose Maria Heredia, de tragedies de Alfiere, Chenier y Vol-
taire.
Entre los trabajos originates publicados en la Revista, no
es possible dejar de mencionar, por su inportancia y minedular
contenido, Ia extensa series de articulos agrupados bajo el ti-
tulo de Cuba Primitiva, por su autor, el erudito don Antonio
Bachiller y Morales; los tres notabilisinmos studios de cri-
tica literaria sobre Los Dramas de Echegaray, debidos a la
plumna de Nicolas Heredia, el inolvidable autor de Leonela y
de las Cr6nicas de Ia Guerra de Cuba, editadas por El Figaro.
a fines del pasado siglo, y cuya reimpresi6n se prepare actual-
inente para que ellas scan conocidas por la present genera-
ci6n; y las biografias de personajes tan notables como Here-
dia, la Avellaneda, el Padre Varela, Zequeira, Plaicido, Ra-
mon Zaiibrana, Jose Maria de la Torre, Anselino Suarez
y Roimero, el Pbro. Juan Bernardo O'Gavan, Rafael Diaz
Albertini, el benemerito Obispo Espada, y la reproduccidn de
los datos biograficos de El Lugarenio, dados a conocer por su
sobrino Jose Ramo6n Betancourt.
Imposible seria citar siquiera los trabajos originales de
gran impurtancia e inter's publicados en las paiginas de una
revista que, durante casi ocho afnos, cont6 con la colabora-
ci6n de escritores tan prestigiosos como Jose Manuel Mestre,
Antonio Govin, Jose Varela Zequeira, Enrique Jose Varona,
Juan Gualberto Gomez, Felipe Poey, Manuel Sanguily, Ra-
fael Montoro, Jose Silverio Jorrin, Pedro Jose Guiteras, Eu-
sebio Valdes Dominguez, Jos6 Maria Zayas. Jose Eugenio
Bernal, Jose Ignacio Rodriguez, Ambrosio y Manuel Gonza-
lez del Valle, Rafael Fernandez de Castro, Emilio Blanchet,
Enrique Pineyro, Manuel Fernandez de Castro y otros mu-
chos cubanos ilustres cuya menci6n haria demasiado prolija


-4-46







esta lista de nombres escogidos al azar, con el Dinico objeto de
que pueda apreciarse la alta jerarquia intellectual de los mas
asiduos colaboradores que tuvo la revista mensual de Cortina,
cuya existencia transcurri6 desde el mes de Enero de 1877
hasta el de Noviembre de 1884 en que ces6 su publicaci6n.
Hay, sin embargo, casos especiales cuya menci6n no pue-
de omnitirse, ni reducirse siquiera a la simple citaci6n de un
nombre o un titulo y entire ellos se encuentra la figure, siem-
pre eximia, de Jose Antonio Saco, quien a partir del afio
1879 envi6 a la Revista sus colaboraciones, desde la ciudad
de Barcelona, donde entonces se hallaba enfermno, casi ciego
y en estado de la mayor pobreza. Sus trabajos, catorce en
total, versaron en su mayoria sobre asuntos relacionados con
la esclavitud de los indios, pero entire ellos se cuenta uno muy
interesante, titulado fHay en Cuba patriotism? que, segfin
lo consignado en lo cimero de la paigina, era el "Fragmnento
de un papel que el Sr. D. Jose Antonio Saco penso publicar
sobre la fundaci6n de un peri6dico en Madrid."
Uno de estos trabajos di6 motivo, o pretexto, para que
el Tribunal de Imprenta imipusiera una crecida multa al Di-
rector de la Revista a la cual habia sido enviado, suspendien-
dose ademis su publicaci6n; pero esa penalidad, segun pare-
ce, fue impuesta, nmas que por el contenido del articulo o ]a
forma empleada por el autor al escribhirlo, por el simple he-
cho de calzarlo con su firma el ilustre desterrado.
Tambien figure entire los mias conspicuous colaboradores el
doctor Luis Montane, cuyos excelentes trabajos sobre Antro-
pologia revelaron su especial dedicaci6n a la ciencia en que
afios dcspu&s habia de destacarse como investigator acucioso
y competent professor universitario. Con 6l comparti6 el tra-
tamiento de las cuestiones antropologicas el doctor Joste Ra-
fadel Moutalvo, notable oculista y medico de Cortina, a cuyo
lado estuvo, junto con el doctor Francisco Zayas, su medico
de cabecera, cuando sufri6 aquel, durante su iltima enfer-
medad, un violent arrebato que a duras penas fue dominado
por dichos facultativos, con la cooperaci6n carifiosa del


-47-








poeta Diego Vicente Tejera, su fraternal anigo y confidence
a quibn t1 solia confiar, como un lenitivo spiritual, todas sus
preocupacioncs, contrariedades y amarguras.
Montane y Montalvo fueron en nuestro pais los precur-
sores en la exposition y discusi6n de estos conocimientos,
desde que publicaron en la Revista de Cuba, entire otros tra-
bajos, los intitulados La Antropolofiu en Cuba, El Reino Hu-
mano, El homnbre lerciario y Deformaciones artificiales del
crdieo, siendo este utimrno una impugnaci6n a lo expuesto por
Juan Ignacio de Armas en una conferencia sobre La fdbula
de los Caribes -como "un reto incalificable a la ciencia an-
tropolo6gica", segiin dijo Montalvo en su vigoroza replica--,
teina que fue asimnismo comentado por Bachiller y Morales.
y ampliahuente refutado pot Sanguily en su notabilisirno es-
tudio sobrc Los Caribes de las Islas.
Muchos fueron los poetas cuyas producciones aparecieron
en el peri6dico mensual de Cortina, unas reproducidas y
otras ineditas, contandose entire las -iltimas numerosas poe-
sias de Heredia, Joaquin Lorenzo Luaces, Luisa Perez de
Zambrana, Mercedes Matamoros, Rosa Kruger, Enrique Jose
Varona, Rafael Maria Mendive, Diego Vicente Tejera, Car-
los Navarrete y Romay, Esteban Borrero Echcvarria, Fran-
cisco y Antonio Sellen, Floreneio Zuzarte, Eliseo Giberga,
Fernando Urzais, Isaac Carrillo, Jose Fornaris, Aurelia Cas-
tillo de Gonzalez, Jose Joaquin Palma y el propio Jose An-
tonio Cortina, quo acostumbraba intercalar sus composicio-
nes, generalmente cortas, al final de las paginas done ter-
minaban los trabajos en prosa.
El conocimiento exacto de los materials dados a la pu-
blicidad en la Revista de Cuba puede hoy lograrse faicilmen-
te, repasando las 88 paiginas del Indice comnpleto de esta pu-
blicacion, confeccionado e impreso en el anio 1938 por el Dr.
Fermin Peraza, trabajador infatigable, excelente compilador
y fecundo publicista, quien con la edici6n del citado opuscu-
lo ha permitido comprobar que pasan de 900 los trabajos
contenidos en los 16 tomos que forman la colecci6n complete


-48-








de la Revista, y que ellos sirvieron para llenar -seguin co6n-
puto hecho por el que os habla- un, total d 9,336 paiginas,
impresas en tipos de 6 y 8 puntos, datos numnricos suficien-
tes para poder apreciar cuain inportante y nutrida fu6 la
aportacion hecha a nuestro acervo bibliografico por la Re-
vista de Cuba en el lapso comprendlido entire los afios 1877
y 1884.
Digamos algo ahora sobre las Veladas Literarias de la
Revistau de Cuba que, por una feliz iniciativa de sis rcdacto-
res Enrique Jos6 Varona, Vidal Morales y Morales y Juliin
Gassie, organize el preclaro Cortina, y en las cuales dieron a
conocer los frutos de su intelecto muchos autores j6vcine que
comenzaban entonces a hacer sus priieros ensayos colno cul-
tivadores de las Letras, y que posteriormente sobresalieron
como oradores, historiadores, novelistas y poetas de just re-
nomnbre.
Es bien sabido que, desde que dejaron de celebrarse las
memorable Tertulias de don Domingo del Monte, no habian
vuelto a efectuarse en Cuba events de caracter analogo, has-
ta el afio 1861, en que el notable abogado y distinguido litera-
to don Nicolas Azcairate decidi6 congregar peri6dicamente,
en su domicilio de la Villa de Guanabacoa a cuantos culti-
vaban entonces las bellas letras; reuniones que se suspendie-
ron durante los diez afios de la Guerra del 68 y se reanudaron
mas tarde en la morada de don Jose Maria de Cespedes; pero
ninguna de esas tertulias tuvo la importancia y trascendencia
de las Veladas Literarias que, a partir del anio 1878, se efec-
tuaron casi todos los sibados, ora en el local de la Redacci6n
de la Revista, que era el bufete de Cortina, ora en el domi-
cilio de este, donde los concurrentes a dichos actos tenian
ocasi6n de admirar los magnificos cuadros, de pintores cu-
banos en su mayoria, quo adornaban las paredes de la casa,
y los millares de libros que formaban su rica biblioteca. De
este modo, pudo el Director de la Revista de Cuba cumplir
mejor los propositos que lo animaban en favor de nuestra
cultural, pues -como con razo6n ha exprcsado su ya citado


-49-








biografo- "lo que no pudo decirse por escrito, qued6 flo-
tando para siempre en el ambiente de las Veladas Litera.
rias".
En estas tomaron parte, no solanmente una brillante pleya-
de de literatos bisonos, sino tambien muchos cultivadores de
las Letras quc ya habian dejado de ser novatos, y que acu-
dian a dichas reuniones sabatinas para leer sus trabajos y
discutirlos en presencia de Manuel Sanguily, que ejcrcia las
funciones de critic principal en esas Veladas, calificadas
por el de "inmuy importantes e interesantisimas", habiendo
seialado, adeinis, en su libro Los Oradores de Cuba, cste
dato de indiscutible valor historico: que "esa fue la iUnica
palestra dcl malogrado Juliain Gassie y la primera de Varo-
na, del niismo Cortina (despues de su llegada a Cuba) y de
Montoro".
En una de dichas reuniones, efectuada en los altos de la
calle de IIabana 901, a la cual habia trasladado Cortina
su bufete de abogado (abierto primeramente en la calle de
Tac6n num. 2, en una casa que todavia existe-, ley6 va-
rias de sus inejores composiciones la malograda poetisa cu-
bana Rosa Kruger, cuya produccion fui prohijada generosa-
miente por Cortina, quien editor, con un pr6logo suyo, el pri-
mero y iinico tomo de sus lindos versos, que la autora no
lleg6 a conocer, a causa die si premature fallecimiento, ocu-
rrido dos anios antes de darse al public el tomo de sus poe-
sias.
En otra de esas Veladas, verificada en la misma casa, se
di6 lectura a la novela Francisco. de Anselmo Suarez y Ro-
mero, que muchas personas estaban ansiosas de conocer, y
a las cuales coniplaci6 Cortina gustosamente, haciendo una
citaci6n especial para la reuni6n en que iba a leerse dicha
obra, casi completamente desconocida hasta entonces. Habla
sido escrita en 1839; de ella solo se habian publicado algunos
capitulos, y su autor la habia leido integramente, por primera
vez, various lustros antes, en 1862, en una de las tertulias
de la casa de Azcarate, estando present el joven Antonio
Zambrana, entonces casi un adolescent, quien al recibir


-50-







con esa lectura una muy fuerte y dolorosa inipresi6n, hizo alli
el prop6sito de escribir algun dia otra novela sobre eli misrmo
asunto, proposito que al fin pudo cumplir en 1875, publi-
cando en Chile El Negro Francisco. Ambas novels, que como
muy bien observe el doctor Remos al prologar la filtima edi-
cion de la segunda, en 1953, guardian una estrecha analogia,
"aunque entire una y otra median distancias de tiempo y de
gusto", sirvieron para poner de manifiesto el ambiente que
existia en Cuba a mediados del siglo XIX y el estado de( cruel
esclavitud en que yacia una gran parte de nuestra poblaci6n,
ambos dolorosamente descriptos en estas dos obras del g6nero
historico-costumbrista.
Las Veladas subsiguientes -donde fueron tratados en
forma alternative los asuntos atafiederos a la Literatura, las
ciencias morales y political y las ciencias fisicas y naturales-
se celebraron en la casa del Paseo del Prado nim. 100, adon-
de Cortina hahia trasladado su doinicilio, y mias tarde en la
Calzada de la Reina num. 126, en la cual segun 1o dicho
por su esposa dofia Teresa en una interesante y emniotiva car-
ta-los concurrentes eran recibidos "con amor fraternal; una
vez reunidos todos, leia cada cual su trabajo alrededor de una
mesa larguisima, haciendo el respmen Pepe. No recuerdo
-aniade--que desalentara a nadie; su critical suave como
su aplauso sincero alentaba a los novicios, que volvian a
las veladas con mas brios y mejores trabajos. Como era fran-
co, caritativo, carinioso y bueno, con una personalidad mag-
n6tica que robaba los corazones, y de un valor civico in-
cuestionable, era querido de todos".
En la fuItima de las expresadas reuniones, efectuada po-
co antes del fallecimiento de Cortina, el joven y ya notable
literate Manuel de la Cruz ley6 una novela corta que habia
escrito con el titulo de Carmen Rivero, coetanea y gemnela de
otra que intitulo El Capitdn C6rdoba; pero fue tan dura la
critical que de ella hicieron casi todos los concurrentes a la
velada, que-segdn refiere eli mismo autor en una de sus
Cartas intimas a Manuel Sanguily, el mais severo de sus
censores guard aqu6l el manuscrito y, al repasarlo al-








gun tiemlpo despues, "sin ira y sin despecho", di6 la raz6n
a sus critics y, acatando su fallo resignadaniente, destru-
y6 las cuartillas, arrojandolas al fuego. iBello rasgo de
sometimiento a la opinion ajena, ejemplarizado por un es-
critor valiosisimio y de tan vigoroso estilo como lo fu6, des-
de edad inuy temprana, el autor de los Episodios de la Re-
voluci6n Cubana!
Las Veladas de la Revista de Cuba" sirvicron para pro-
mover un intense mnovimiento cultural, cuyas repercusiones
amnplisiinai son hoy todavia inolvidables. De ellas recibieron
su mayor impulso la Sociedad Aiitropoli6gica de La Habana,
las c6lebres conferencias del Liceo de Guanabacoa, las no
menos fainosas de La Caridad del Cerro y, subsiguientemnien-
te, otros muchos actos semejantes, efectuados en las Socieda-
des die Recreo de esta capital y las mis importantes pobla-
cioncs dcl interior de la Isia, que fueron reflejos del gran
renacimiento intelcctual producido iniciahlmente con la apa-
ricion de la Revista de Cuba. y luego con la celebraci6n de
las Veladas Literarias.
Quienes tengan interns en conocer c6mo se desarrollaron
cstas memiorables reuniqnes, pueden satisfacer ese deseo
leyendo las cr6nicas que, con el titulo de "Las Veladas de
]a Revista de Cuba", se publicaron mensualmente en la sec-
ci6don denominada Misceldnea, que aparecia regularmente al
final de todos los cuadernos.
La gran labor de Cortina, que en el aspect cultural l!e-
go a adquirir tan profunda raigambre, tuvo tambien una in-
discutible trascendencia en el aspect politico, puesto quc,
como muy bien observara Manuel de la Cruz en uno de sus
Cromitos Cubanos -el dedicado a enjuiciar la personalidad
de don Ricardo del Monte- "el nuicleo creador de la Revista
de Cuba, engrosando, vino a constituir poco despues el ni-
cleo organizador del Partido Autonomista, nacido tambien de
un cenraculo, y de donde salieron algunas de las que habian
de ser mais tarde sus mAis promninentes personalidades". Este
s6lo hecho, de haber contribuido indirectamente a la funda-


-52-







ci6n del Partido cubano cuya admirable labor de proselitis-
mo y propaganda leen6 6i prolongado lapso de la historic po-
liftica de Cuba-el comprendido desde El Zanjon hasta Baire
(1878-1895)-bastaria para poder apreciar la enorme tras-
cendencia quo tuvo la fundaci6n de la Revista de Cuba, y las
mIltiples derivaciones producidas por este acontecimiento,
de fines excliusivamente culturales en sus comnienzos, y euyas
proyecciones no fueron seguramente sospechadas por su mis-
mo fundador, quien al morir era ya un convencido separatis-
ta, dispuesto a organizer un partido revolucionario para el
logro de la independencia.
Muchas y muy grandes fueron las dificultades de orden
econ6mnico con que tropez6 la empresa editorial emprendi-
da por Cortina, quien desde el inicio de la publicaci6n estu-
vo dispuesto a hacer frente con sus propios recursos a esos
escollos que sus mnis cercanos colaboradores juzgaron
muchas veces invencibles, porque -como dice uno de ellos
-"no coniocian a Cortina" en este singular aspect de su
inagotable rnilificencia.
El public no habia correspondido en la forma que de-
bid hacerlo, para que pudiera sufragarse con el imported de
las suscripciones los crecidos gastos origiinidos por un peri6-
dico mensual tan nutrido de excelentes materials y tan es-
meradaiente impreso como la Revista de Cuba. Las p6rdidas
iban constantemente en aumento, sin que en ninguna epoca
bubieran sido cubiertos sus gastos, y estos los completaba
Cortina con su peculio, sin proferir ninguna queja contra
aquellos que no lo habian secundado y ayudado econ6mic mente en la realizaci6n de su magno esfuerzo.
Cuenta Ricardo del Monte, uno de sus inas intimos amnigos
y el mejor conocedor de todas las interioridades de la em-
presa, que "ms de una vez, cansado de sacrificios que creia
rmal agradecidos, resolvi6 ponerles temniino definitive, ma-
tar a esa hija querida, por todos encomiada, por pocos so-
corrida; pero entonces bastaba apelar a su patriotism, re-
eordarle el danio que resultaria a las letras cubanas, para


-53-








que al punto se aprestase a nuevos sacrificios". En una de
esas oca.siones en que el vacilaba, influido por el deseo de
no segLir quebrantando su patrimonio, notableminente mer-
mado a partir del ano 1882, le bast6 conocer, por una co-
rrespondencia publicada en El Globo, de Madrid, los gran-
des elogios tributados a la Revisia en ocasi6n de haber sido
esta premiada con miedalla de oro en la Exposici6n de Amnis-
terdam, "para que Cortina desistiese otra vez, y que otra vez
se resignara a bajar el hombro a la carga", siguiendo afe-
rrado a una empresa que no sol;o "requeria su trabajo, su
timcpo, sus dcsvelos", sino tambien su dinero, hasta el punto
de haberle costado el sostenerla una gran fortune.
Lo expuesto hasta aqui, en una forma sinitetica, como lo
demand el deseo de no llevar hasta el agotainiento la pa-
ciente atenci6n con que me habeis escuchado, es bastante
para valorar justamncnte lo que represents la Revista de Cu-
ba para la cultural cubana en los aiios finales del siglo XIX;
pero quedaria incomplete este soniero estiudio si antes de
terroinarlo no recordara c6mino fu6 ella juzgada, desde el
primer moment de su aparicion hasta muchos afios despues
de fenecida, por quienes tenian autoridad para apreciar
su alta significaci6n cultural, transcribiendo algunos -muy
pocos-de dichos elogiosos comentarios.
Entre esos juicios, merece destacarse en primer teminino,
no ya por una raz6n cronol6gica -que en este caso muy
poco habria de pesar-, sino por la encumnbrada jcrarquia
intellectual del juzgador, el enjiindioso articulo que le dedic6
Varona en El Fanal, de Puerto Principe, con fecha 6 de
Marzo de 1877, dos meses escasos despue6s de comenzada
su publicaci6n. Es un trabajo olvidado, casi desconocido.
procedente de la colecci6n de "Articulos Varios de Enrique
Jose Varona" publicados en El Fanal antes citado y en La
Ensef anza y El Triwunfo, de La Habana, encuadernada en un
volume de 36 por 33 centimetros, como una donaci6n del
autor de dichos articulos. A ella se refiri6 su actual poseedor,
mi querido amigo y fraternal companero el doctor Jose Ma-
ria ChacOn y Calvo, nuestro gran erudito, en un discurso


-54-








sobre la Inticiacion cervintica de Don Enrique JosEo Varona,
pronunciado el "Dia del Idioma", en el mnes de Abril de 1955,
y en su contribucion al Homenaje a Don Alfonso Reyes, que
publicara pr6ximamente la Universidad de Mexico, mencio-
nando mas concretamente ese important trabajo de Varo-
na en la segunda parte de un articulo sobre Los preludios del
positivism o de Varona, que con el subtitulo de Perspectivas
de la "Revista de Cuba" salio6 a luz en el Diario de la Ma-
rina el 5 de julio del pasado afno.
No cre.- escribi6 entonces el ilustre comentarista- qoe haya sido saluda-
da la revista de Cortina, la que ha de continual despuI Don Enrique Jose
Varona con el titulo de Revisrtai Cubana, en tcrminos mnis expresivos y, a un
tempo, con ma's cabal vision de su vasto prograrma que como vemos en este
articulo, que nos da una verdadera sintesis de las doctrinas positivas.

El texto integro de este interesante juicio de Varona me
ha sido facilitado por el doctor Chac6n y Calvo, quien se
tomo el trabajo de copiarlo textualmente y hacerlo llegar a
mis inanos, como una contribucion genc-osa de su parte,
que crea un motivo mias de gratitude, en el que os habla, para
el dilecto companiero de luchas y afanes, que tanto sobresa-
Ii6 entire los que integrabamos el grupo indestructible de
Cuba Cottempordnea; y, aunque por la extension que tiene
ese articulo no es possible resumir siquiera su esencial con-
tenido, es forzoso reconocer -despues de efectuar sn lectu-
ra-que Varona presintio desde el primer moment, cuando
la Revista de Cortina s6lo habia editado sus dos primneros
cuadernos, lo que ella habia de ser en el curso de su piubli-
cacion, al "ponernos en conmunicacion literaria directa-es-
toy repitiendo palabras del autor-con los pueblos que, en
plena actividad intellectual, son los mas pujantes propulso-
res del pasmoso movimniento progresivo de la ciencia moder-
na, iniciarnos en sus mas recientes descubrimientos, abrir
nuevas rutas a nuestra fantasia, por medio del conocimniento
y cotejo de las obras artisticas y literarias que ocupan hoy la
critical y cautivan la atenci6n de los entendidos, callnando asi
el mayor vacio que se lamenta en la ensenianza de nuestra ju-


-55-









ventud, y aunindolo todo para contribuir al doctrinamiento
y mejora moral de la sociedad de que somos iniembros'.
Otro de nucstros mis exigentes critics, el descontenta-
dizo Fray Candill, convienc en que fue "la Revista de Cuba,
la publicieion mejor de su indole que ha habido en la Isla,
y en la que estai resumido todo nuestro movimiento cientifi-
co"; cl escritor y politico espaiiol nacido en Cuba, Jose del
Perojo, en una correspondencia fechada en Amsterdam el
21 de Julio de 1883, afirm6 que en sus paginas estaban con-
tenidos "todos los diferentes aspects de la cultural cubana"
y que a ella se debia "el conocimiento de la existencia de un
extraordinario movimiento filos6fico en Cuba, en el que se
des :ibren todas las novisimas tendencies del pensarniento
minoderno"; y Medardo Vitier nos dice en su excelente studio
sobre Las Ideas en Cuba quo aquella "se cuenta entire las
influencias que formiaron el espiritu icubano, en el period
que sigui6 a Ia guerra de los Diez Anios". Mas a que seguir
recogiendo encomios, si el tiempo nos falta y la critical elo-
giosa nos sobra?
Dije antes que quienes habian sido los companieros de
Cortina hasta el final de su noble emnpresa, decidieron po-
nerle termino al morir su generoso fundador, por estimar
que "La Revista de Cuba no debia sobrevivirle", y asi lo
consignaron en el manifiesto dirigido A los Lectores quienes
formaban entonces el cuerpo de Rcdacci6n; pero es cosa so-
bradaniente sabida que, si bien la Revista de Cuba dej6 de
publicarse con este titulo desde que falleci6 su creador y sos-
tenedor entusiasta, ella tuvo su continuaci6n, con un nombre
distinto pero anailogo, al aparecer en Enero del siguiente
anio-mes y medio despu6s del deceso de Cortina- la Revis-
ta Cubana, dirigida por Enrique Jos6 Varona, quien advir-
ti6, al dar a conocer su Programa, que ella sera "meramente
la continuaci6on de la Revista de Cuba", puesto quo la ins-
piraban "los mismos propositos y contaba con los mismios
medios intelectuales y materialss.
De esta segunda publicaci6n, fundada en 1885 y cuya


-56









vida se prolong hasta que sonaron los primneros tiros en la
contienda belica del 95, os hablari en fecha pr6ximia mi ilus-
tre amigo y compaineo Max Henriquez. Ureia, quiein segura-
menie habri de deleitaros con su habitual elegancia de ex-
presi6n, en contrast con la fria y escueta exposicion de
datos y hechos retrospectivos que habeis escuchado esta
tarde, de labios de quien solamente ha tratado de cumplir
el encargo que le fue confiado, de evocar el recuerdo de la
inolvidable Revista de Cuba, y rendirle el tribulmto de la mas
entusiastica admiracion, comnio era just que se hicieral, a su
fundador, el ilustre pr6cer Jose Antonio Cortina, a quiel el
pueblo cubano esta obligado a tributar el homenaje de un
perenne reconocimiento, por sus grades servicios a la pa-
tria, el periodismo y la cuhltura, aunque no sea inas que para
desvirtuar en este caso concrete, ]a amarga frase por e1 pro-
nunciada cuando dijo melanc6licamente que "la ingratitud
es un herencia humana".


















Ia


.F': :S *,
' :.0


t.
twt, -~ /~

~t" >-.~...

0






'I ~1
~ C'
S


A 4: : 7 :. :. .. : . .. "
."' '.* " :' 5 .. '' ".'* :': :"' .."' : ''' '* *"* 'i ^ H B M ^ M B H ^ ^





*. ''**' "j ^ ;"^ ^ ^ S i ..^ .*"* '- ". ... .,::''..,. s:. '^ ; ^ ; ^*
je I'~*~x x~ L ~ ~#................................................ ..... .................. ............ .. ..t


Carlos ManuelI de C&pedes y del Castillo
1819 1874


*I*.
Kx


.;













Mds y menos del Piei de Octubre

Por FERNANDO G. CAMPOAMOR*

Para la gente del siglo de Cespedes, el atomo era el limited
de division de la material; el itomo cerrado, hijo de la molc-
cula, a la cual llegaban los fisicos por metodos que hoy son
el ABC en la cartilla de nuestro lenguiaje nuclear. Ahora
el atomno se ha liberado y pasa de minimo element a prota-
gonista de la edad at6mica.
Pues igual es el rumbo liberador del hombre, y el tiem-
po pasado nos sirve para usar una tabla de nuevos valores,
donde queden en su sitio permanent los hechos que ganaron
categoria y los hombres que tradujeron con sus vidas la
demand (le su hora. Por esa via de serenidad objetiva, al-
zamos los pedestales a los heroes legitimnos y fijanios las fe-
chas grandes. Eso ya es historic en fire, y hasta imito patri-
cio. Pero lo otro, que a nosotros lleg6 confuiundido en el res-
plandor; lo otro es historieta. inservible para contar a los
ninios de la escuela primaria, porque seria mentirles con
falsa leyenda. Hoy podemos alzar la visera y mirar a tramo
largo el tiempo atras, para iensu.irar lo ganado y lo perdido,
para reducir a cifras historicas y a cifras humans el lejano
El prcsente trabajo aparece alzado por la vatiosa firma del destacado pe-
riodista y escritor Fernando G. Campoamor, distinguido colabwrador de la
Revista de la Biblioteca Nacional, cuyos datos biogrificos aparecieran en cl
nimero anterior de esta publicacoi6n, rorre5spondiente al Tomo VII, No. 3,
Julio-Septiemnibre de 1956.
Entre sus notables trabajoR, mrerere destacarse el articulo publicado bajo
el titulo "Que su llama nos queme", el ciual mereci6 el primer premio perio-
distico otorgado por la Comisi6n del Centenario de Jose Marti. Este ensayo
fue traducido a veintiocho idiomnas, y publicado en .380 periddicos extranjeros.
Los derechos del autor sobre el mismro, los adquiri6 la Agent'ii 1. N. S.








10 de Octubre de 1868, para fisionar su aitomo con metodos
modernos y darle al future el relevo honorable de un balan-
ce donde, afin a costa de nmtilarnos el amor propio, salvemos
el amor a la veracidad.
Nuestra tesis es optim:nista en definitive. No optimista por
vicio de fatalidad, aunque si por el regusto de sabernos mas
cerca de las metas nacidas en la guerra decenal que inici6
la rota de Yara. Nuestra tesis es tan exacta como una radio-
grafia. Tendra como apoyatura niumeros oficiales y docu-
inentos indelebles. Ain a riesgo de pecar con exactitudes
puntillosas, vamxos a podar el lenguaje literario en favor de
una exposicion sin replica, porque la gracia poetica y la ten-
taci6n imnaginativa son materials que invitan a la evasi6n
del tema.
Demografia econ6mica y racial

Empeceinos por los censos, para saber cuaintos eranios y
porque nos nutriamos. Para 1862 dicen que los ihabitantes
de la Isia sumaban 1.396.470 y que 831,281 residian en el
campo. Vamnios a ocuparnos de los campesinos: eran 440,079
blancos; 100,049 de color libres; 2,339 einancipados y 228,167
esclavos. Entre los de color incluyamos 34,000 coolies ama-
rillos, chiinos por nmias sefias, que tambien cumplieron luego
con un noble rol en la manigua. En lines generals, decrecia
gradualniente la dotacion de esclavos, suplida por la ininigra-
ci6n asiatica. Era una political de colonizaci6n que despues
calificaremos, si hay espacio.
Otros numieros invariables para conocer la activldad de
esa poblaci6n: en ingenios, 219,804; en sitios de labor,
226,167; en vegas de tabaco, 121,338; en estancias, 91,839;
en potreros, 91,308; en cafetales, 33,313; en haciendas,
35,215 y en otras fincas, 12,047. Afidase la cantidad de pro-
pietarios y agricultores que residian con sus families en
pueblos y ciudades, y otra cantidad dedicada a ocupacioncs
e industries que dependian directamente de la agriculture.


-62-







Baste decir que el product bruto de la propiedad rus-
tica era de $124,225.318 y el de la urbana $22.720.057. To-
davia falta la ganaderia, tasada en la cantidad de $5.285.200.
Esta carga estadistica es para poner la priinera piedra se-
gura, que deinuestre una sola premisa: los propietarios y
agricultores eran la clase fuerte de la producci6n, pero tarn-
bien en el concurso. Por derivaci6n, soportaba el peso mayor
de los gastos puiblicos. Con perddn, unos guarismos finales:
en un presupuesto de $32.852,223, aportaba con $26.281,778
que eran el 17.66 por ciento de sus products brutos y el
47.67 por ciento de sus rentas liquids. El aporte era satis-
fecho a traves del diezmno y la alcabala por via direct, y
por via indirecta mediante la adquisicion de las minercaderias
de imnportaci6n, sujetas a los derechos de aduana.
La carga fiscal e illegal
Pero la contribuci6n de los propietarios y agricultores
no paraba en los tremendous impuestos legales. Tanto era el
monto de las exacciones ilegales. En sus relaciones cotidianas,
vivian bajo el signo de los capitanes pedcaneos. Estos sefiores
iban a los pueblos para regirlos, a cambio de un sueldo men-
sual que fluctuaba entire 50 y 100 pesos. No en balde eran
funcionarios de horca y cuchilla con intervenci6on casi dis-
crecional y por lo comuin abusiva en los asuntos de gobierno
y justicia. Unos mandamases de menor cuantia ocupados en
la menuda political de rellenar sus bolsas particulares de-
pauperando al vecindario. Esta era la procesi6n por dentro,
porque afuera, el fraude de entradas de mercaderias en las
aduanas era de una organizaci6n de faibula. Investigadores
de entonces, oficiales, fijaron como alcance de las defrauda-
ciones en la Habana, mas del 40 por ciento y en Santiago de
Cuba hasta el 60 por ciento de lo que debia percibir el Es-
tado.
Tres nucleos de habitantes participaban de manera dis-
tinta en la raiz de exacciones ilegales, gabelas y fraudee.
Funcionarios y empleados, traidos de Espania, clientele de
los politicos que se turnaban en los gabinetes de Madrid,
venian a Cuba provistos de algo asi como credenciales no


-63-







escritas que autorizaban enriqueccrse a corto plazo. Con los
fraudes tie las aduanas se beneficiaban a Ia vez parte de esos
funcionarios y empleados y el comercio monopolizado por
peninsulares. Un tercer grupo era pasivo, la clase de los
propietarios y agricultores -dijilnos ya que principalisi-
ma en la producci6n y el consumno- integrada en mayoria
por hijos del pais. En resImen, los cubanos se destacaban en
la actividad privada como agents de la riqueza de la Isla
y, sin embargo, no intervenian en el mnanejo piblico sino a
titulo de desconocidos en lo politico y expoliados en lo eco-
n6mico. Ese es el corte vertical a la sociedad cubana al cierre
del segundo tercio del siglo XIX, en los afos del 60 que pro-
logan la insurreccidn decadal.
Leira de molde reformnisia
Ante realidad tan cruda, la rebeldia se hizo simniente. Lue-
go lo dijo CUspedes: "Cuba no puede pedir el reinedio de sus
males sin que se le rate cono rebelde". Y en verdad ya lo
eran, porque no habia otro camino que el energico calnino de
la violencia. Espafia no se avenia con los nuevos tiempos
-todavia hoy Espafia es un reprise de la Edad Media- y
jamas canibiaria por si el ordcnarniento institutional de la
Isla de Cuba para hacer soportable la vida a los laboriosos
natives, duefos a todo merito de la mejor riqueza. Ademas,
andaba auin en el aire el olor a sangre culminada en los ea-
dalsos, como pena por las tentativas insurreccionales; las cair-
celes y el destierro eran mas que ainenazas. Aunque para
atenuar la tension, los mandos de Serrano y Dulce abrieron
algfin nargen humano a las relaciones con los criollos, tan
despreciados por el triunviro oprobioso de Tac6n, O'Donnell
y Concha.
La Habana leyd por entonces un peri6dico distinto a la
prensa incondicional, y se llamd6 "El Siglo". Defendia inte-
reses cubanos, y era much conquista esa defense. Bajo las
manos dirigentes del Conde de Pozos Dulces canalizaba las
aspiraciones insulares, a pesar de la censura previa. Pro-
voc6 enemigos muy cerriles y, por conisecuencia, "El Siglo"


-64-







model la iniiconformidad, hasta surgir una acci6n political
que se llam6 nada mnis que Reformismo. Pero suficiente
para poner en vito a los politicos de Madrid. Alla estaha el
despierto Canovas del Castillo, ministro de JUltramar, quicn
filtr6 por sus reserves mentales la urgencia de darle cauce
a las agutis revueltas en las Antillas. Logro un Real Dccreto
para abrir a informaci6n las bases para unas eyes especiales
que habrian de proponerse a las Cortes para el mnejor go-
bierno de Cuba y Puerto Rico, alas de un mismo pajaro,
scga los versos ripiosos de la senora ide Ti6.
Convocatoria viciada de origen
Desde la convocatoria ensenaron !a oreja: la Junta eN-
cargada de recibir y encauzar la inforniaci6nii estaria prcsidi-
(da por el Miniitro de Ultramar y Comptict:l por un nfimero
de individuos donde los reipresentantes director y legtiio.
de Cuba y Puerto Rico. e1egid(os por detcriiinados ayunta-
mientos, erai minoria. Ademias., su actitud .seria de wnrus
iuformiadores, horros de facultad re.solutiva. Pero se tra1,a-
jala realistainente de inuestra parte y la repugnancia d(e ]a
simple lectura de la convocatoria fue vencida por el opti-
iiisio de& haber abhierto unia brecha en la coraza it.adrileia.
La Ley de Ayuritainientos vigentes en (eiil.ri, ,tzoiah a qtw
los miayores contribuyentes con dcrecho a e1egir los coni-
sionados se dividirian en tres grupos1: a) riqueza ristica v
urbana; b) industrial y coiitiercio; y c) profesionics y capail
dades. Pero eso decia la ley y otra cosa los famiticos integris-
tas, que pudieron iias que el CapitMan General Domingo Dul.
ce. Hasta ahi nos habian enseliado la fihtraciii fiscal y ahora
enseiiarian la filtraci6n electoral. Se dispuso la division de
aquellos misiios electores en cuatro grupos., desglosado en
dos la i idustria y el comercio. Era un burdo truco para re-
forzar la fuerza espafiola, perdida voto a voto frcnte a la
iayoria cubana que descansaba en la propiedad territorial
rustica y urbana. Protestaron los ayuntamientos de la Ha-
bana y Cirdenas. Pozos Duice y Silverio Jorrin alzaron el
tono en el cabhildo capitalino, invitando al Gobernador a


-65








rectificar su traspiOs, segin la letra del estropeado derecho
electoral que razonaba a favor del predominio de los inte-
reses de contribuyentes -en su mayoria agricultores que
eran la ubre del pais. Dulce se agri6, y con todos los arreos
enciimta advirti6 a los protestantes que sus funciones de con-
cejales eran de sencillos electores sin rozar funci6n corpo-
rativa alguna. Todo esto, imaus que anecdota, es p6olvora acu-
inmulada, indice de lucha clasista que va norteando la aguja
economic de nuestra brijulha.

La Junta de Informaci6n
Pero debemos seguir la narraci6n sin perder pisada a
los sucesos. Estos sucesos alimnentan vivamente lo que ven-
drAi, y sin entenderlos no hay niodo de ir a las consecuen-
cias.
Los reformistas se vieron cruzados entire dos fuegos: de
un costado, la ofensiva espafiola, redoblando sus favored
a los aliados en Cuba; del otro, la lanza mas profunda, la
mias intimtamente sangrante, que eri el vituperio de los se-
paraistas cubanos que empezaban a incubar en las manos
endebles de Jose Manuel Macias, con residencia sospechosa
en los Estados Unidos. Crucificados entire los dos bandos. los
reformistas ganaron la etapa electoral: de los 16 elegidos por
los principles ayuntamientos, 12 les respondian a un sola
voz, otro estaha en el trapecio y el resto eran personas de
ideais adelantadas.
Estamos ya en la Junta de Inforniaci6n, que sesionaba
en la Villa y Corte de Madrid a todo trapo monai'quico. Se
dispuso que las discusiones descansarian en tres interroga-
torios de cuestiones sociales, political y economicas. Las dos
prinmeras eran apendices de las terceras, porque toda la
cuesti6n a debate no pernmitia fugarse de lo econo mico. Se
paso como sobre ascuas el asunto de la esclavitud de hla raza
africana, porque no habia ningiin denominador comiin entire
los protestantes cubanos y los abogados de los s6rdidos in-
tereses que explotaban como res al negro bajo los soles anti-
llanos. Sin embargo, se Ilego6 a un punto comiun en cuanto a


-66-







la urgencia de modificar el sisterna tributario en vigencia. La
Junta concluy6 aceptando que el sistema acabaria por des-
moralizar y hacer crisis de ruina en la vitalidad de la pro-
ducci6n cubana. De principio, corte de raiz a la teoria de in-
moralidades que manejaba la administraci6n public, me-
diante la supresi6n de las aduanas. Significaba, en corolario,
terininar con las exacciones, gabelas y extorsionismos que
ofendian 6tica y niaterialniente a comcrciantes y agriculto-
res. Y la conclusion de la Junta se redact6 en termiinos de
soluci6n amnibigua: en caso de abolirse las aduanas, bastaria
el impuesto entire un 5 y 6 por ciento sobre ha renta o produc-
ci6n liquid, para levantar las cargas de la Isla; de otro mo-
do, sin suprimirse, irian a la disminuci6n de los derechos y
aranceles. "La Metr6poli -dice el professor Elias Entralgo -
acudi6 a uno de sus dos expedientes favorites para tratar la
problem itica de la factoria cubana: el engafio burl6n."
Camino a la revoluci6n
Ya lo adelanta Entralgo: los comisionados cubanos, pa-
sados por todos los sacrificios, fueron subido a la cruz del
escarnio. Esperaban algo; hasta facilitaron la formula de
un impuesto de just cuantia, capaz de equilibrio, y fueron
sorprendidos por la publicaci6n de un Real Decreto insi-
dioso, ajeno a las polemicas de la Junta, aunque le atribuia
su patermidad. La letra regia violaba las incnores cortesias
e irrespetuosamente mantenia las aduanas. a la par que crea-
ba un tribute del 10 pot ciento, anuncio de muerte a Ia
propiedad y la agriculture cubanas. Por soniirojo y por res-
peto a su mnisi6on, los reformistas protestaron sin lograr nl
una audiencia para dcscargos. Asi cerrahan, en luchia hasta
los ultimos alientos, un capitulo graivido de la historic de
Cuba. Por raz6n dialectica, ahi mismo se abria el capitulhi
de la perturbaci6n. Quedaba culninada la etapa del refor-
mismo, conciliador y evolucionista; agotados los pailos ti-
bios del apaciguamiento, inoperantes en los process econo-
uicos. Salia a piel el conflict entire los cubanos de capital
mas s6olido, condenados a depauperarse, y los mandones his-


- 67-







pans, cegatos en material de political exterior. Lo debmk
se haria con violencia. Queda en claro, pormenorizado hasta
el cordon umbilical, el process intern de ese tramo historic
que desemboca en Yara. Con toda su responsabilidad de
Presidcnte de la Academia de la Historia. el doctor Emeterio
S. Santovenia no repara pahitbras para secundarnos lai tesis
que llevaimos adelante.
Refiriendosc a ila tradicion lucliadora de Arango y Pl-
rrenio, de Saco y otros estudiosos de las ideas econ6micas cu.
anas etn los dos prinmeros tercios del silo XIX, el documen-
tado author describe que "los hechos trabajjron tanto coino lis
ideas, o iiais que las idea. "Las contiiradicciones de ]a rea-
hidad cubana ---continfia Santovenia- se exhibieron no rme-
nos en lo econ6mico quo en lo politico, porque lo politico
casi siempre surglo a impulse de lo economJiic. Adeinais. en
Cuba existia un lacerante caso social estrechamente ligado
a lo ecooJmtico: la esclavitud de hli rza africana. Lo Vcon6-
miieo -terinina c] eminente historiador --tenia vida propia
por imina part y, por otra, inflinL, hasta no mis poder en las
con41ocionesIC political y los desajustes sociales"."1)
Pudier-anos aglegar, como quien subraya. concepts pa-
ralelos de Ramiro Gnerra '-" y otras autoridades eonvergen-
tes. La tesis no rinecesita de muchos cantores, porque es eantlto
clla niismua. Pero afiadarios como punto final del argutnento
-para evitar desvios- que no discriniinamos las otras fucr-
zas histo6ricas liasta eliminarlas. Muy al contrario, las uSa-
mos como coi[nIplementos. Lo econ6minico, ann en los critc-
rios radicales, no es todo el cuerpo de la historic hiunmana,
pero niuy irecido a la armazon, al esquelelo que figure su
cuerpo. Lo denies es adjetivo, envoltura que encarna el es-
queleto y que perderia formiaa sin aquel.
(1) Enictei-io S. Sanlovenia: "RaiceF Econ6mica ( del 68".
(- Ramliro (,tirerra: Manua] ldie Historia de Cuba: Eonfomnii-a, Socital y Po-
litica" (I1).


-68-







Terratenientes y esclavos.


Sin mais comentario particular, tomemos el testimionio de
otro cubano contemporaineo -el doctor Armando Hernan-
dez, en un trabajo leido en el Ayuntamiento de La IHabana,
en 1938-- para irle al brio al 10 de Octubre de 1868. "Fue
un movimniento surgido del seno de la clase de nuestros gran-
des terratenientes, verdaderos sefiores feudalcs" al decir de
Armando Hernaindez, quien continue asi: "Son los grande
hacendados y ganaderos de las provincial orientales los que .e
ponen al frente del movimiento, dando libertad a sus esciavos
a fin de reclutar entire ellos sus tropas. Detentadores de la
riqueza national, se pronuncian contra el sisteina que les
era impuesto por el regimen colonial espaniol en detrinmento
de sus intereses y que ponia valladar infranqueable al des-
arrollo de la riqueza national. En este ultimo scntido es que
el moviliento reviste, sin embargo, los caracteres de aspi-
raci6n colectiva". (a).

Vamos por parties, para ir sabiendo el mis y el .llcnot.
Es un movimniento lo6gico de los grandees hacendados y gana-
deros at ser limitado el horizonte de su econoiia, que era
espina dorsal del pais. En acentuarlo no hay intenci6n pe-
yorativa ni amputaci6n de sus glorias. Fute eomo debi6 ser
a la hora precisa. Antes no hubo panico inminente para mno-
vilizar todas las voluntades en una. Y ,nais aun: detras de
ellos fueron los negros recien sumados a la libertad, porque
talibien eran ruedas menores del mismo sistemra, de la ime-
canica colonial en precario por la miopia espafiola. Es decir,
que el estallido del 10 de Octubre es el u nico escape para los
ricos y el u rico para los pobres. Sin desmerito del inpulso
econ6mico que a todos los une, hay una causa social en la
esclavitud y una causa political en la repulsa a un regimen
centralizado y corrompido. Tambi6n hay much de intui-
ci6n patri6tica, demostrada en mil actitudes romainticas
y heroicas. Pero tenganse cuidado con las palabras, para no
traicionarnos. Intuici6n patri6tica es un llamado latente ha-
() Armando Hernindez: "Esqueima de la Guerra die los Diez Afi*s".


-69-








cia el porvenir, y poco mias que eso. Afin la palabra "patria"
estaba eintonces por cmajair, salvo en los versos precursores
de Heredia, anunciador con-o todo poeta. El resto fueron de-
cimas sarcasticas, anemicais de fondo y forma, que corrian
por las bocas con la sal de las cosas folkl6ricas. Y no hliabia
sentido de patria, porque la patria no es arte de magos, sino
Iwchuram paciente y adolorida que los pueblos cuajan pagan-
do largas experiencias sobre el tiernpo. Y Jo de rori Antico no
cstai diclho por decir. La mas interesante contradicci6n de
aquel movimiento coinmandado por sefiores de factura feudal
fu6 el lenia de la Revoluci6n Francesa adoptado como con-
signa. Pero el romanticismo no qued6 en el grito de la nia-
drugada singular, ni auin como ideologia political, "sino co-
mo pantologia existential que iuire la cultural del siglo XIX
y mias estrictamente la historic de la Guerra de los Diez AiRos.
Roitianticismo a lo vivo es que latifundjistas y capitaIistas co-
mo Francisco Vicente Aguilera y Miguel Aldama echaran por
la borda sus fortunas; o la bandera al viento, en colors an-
ti-heraildica; o el Himno de Bayamo, donde "morir por la
patria es vivir'; o la respuesta de Agramonte curado se Ie
pregunta con que armas cuentas: "Con la vergiienza de lo;
cubanos", y Iasta los pistloletazos suicides de Calixto Garcia
y del capitain Brifias o el fusilarniento de Rodolfo Mederos,
solicitado por e1 mismo. (4)
Un lider: Cespedes
Dentro del reclamo de Carlos Manuel de Cespedes, que
pedia para todos ser "libres e iguales" y soniaba con un pue-
blo "soberano y senior", habia una semilla fecunda de re-
denci6n ecoiiomica, previa a toda vida en sociedad. Y tanto
no pensaron -no podian pensar-- en terminos definiti-
vos de patria, que la guerra fu6 tambien una guerra de re-
gionalismos y que en su arrancada creyeron de buena ley
que la via mias uitil era sumar nuestra estrella solitaria a las
estrellas poderosas de la Uni6n Norteamericana.
() Elias Entralgo; "La insurrecci6n de los Diez Aiios'.


-70-







Primero fue destituido Agramonte en Carnagiiey y luego
Maiximnio G6mez. que mandaba las fuerzas de Oriente. Tam.
bien Cespedes siguio el piano inclinado, cesando como Pre-
sidente de la Repuiblica. Los villaclarenios se negaban a com-
batir bajo 6rdenes de otros jefes que no fueran comprovin-
cianos y Vicente Garcfa se insubordino6 en Lagunas de Va-
rona contra el Gobierno. Todo se hacia grietas por falta de
madurez, y no era raro el espectaiculo. Eso fue6 primero, y
lucgo, la tendencia anriexionista que pretendia hacernos un
nuevo Texas; vale decir, declaraci6n de independencia cmon
apoyo de los Estados Unidos y un plebiscito posterior para
ingresar como un Estado imas en la Uni6n. Esa fu laI ins-
trucci6n de C6spedes a su delegado en New York, Morales
Lemus. Lo demas lo dicen las Actas de la Asamblea de Guai-
mnaro, firmadas por lideres del tamafio de Cisneros Betan-
court, Estrada Palma, Eduardo Machado y el propio Ces-
pedes. Es un texto que nos duele transcribir, aunque no dc-
bemnos ignorar su existencia.
Ahora, la revoluci6n
Pero la historic, movida por fuerzas populares, puede
mais que las individualidades; auin mais que los grupos dis-
persos. Aquello fue apagaindose, porque no en balde se nu-
tria con machetes de los mambises hltnildes, que eran mayo-
rilarios. Y al igual que el tenor al negro libre fue diluyen-
do hasta el color para darnos el mestizaje del mulato, el pue-
blo se emnpina a lo largo de diez afios de pelea y, cuando pa-
recen desfallecer todos los nervios, frente a la entrega del
Zanjon sc hace dignidad cubana la Protesta de Baragua. De
esa guerra quedan sanos los candorosos gestos del Grito de
Yara; los muros ahumados de Bayamrno, ciudad monunento;
las renuncias rominiticas de los lideres que coreaban el h ini-
no inefable de Perucho Figueredo, y la rotura de cadenas
que inyect6 calidad de cubanos "libres e iguales" a los ne-
gros quo salieron a la manigua para niorir a la intemnperie.
Eso y el perfil gallardo de Ignacio Agramnonte, ardiente
corazon de los llanos, y sobre todo y todos, el instinto pa-
tri6tico que se hizo pasi6n de patria. De esa guerra naci6


-71-








]a revoluci6n y el general Antonio para salvarnos el decoro
indepcndiente en los Mangos de Baragua.
Cuando escogiamrnos titulo para estas cuartillas teniamos
raz6n para usar el mas y el rienos de los balances. Las pa-
trias se hacen de suma y resta, con claudicaciones y honors,
con fracasoR y victorias. Y esa hechura es obra de tiempo
que nadie ni nada improvisa. La arrancada tutelar de Yara
fue hacia una guerra larga, done hubo de todo. Fu6 arran-
cada a fin de cuentas y no hay naci6n que arranque un dia
y en segnida cruce su meta. Muchos dias ian pasado para
cambiar las fechas hasta hoy y son suficientes para regalar-
nos calidad crilica capaz de rendir balance. Para ser patriots,
para servir la patria lo primero es repasarle la biografia sin
odios bastardos ii a nlores ingenuos. Sonar el himino y des-
plegar la bandera no es patriotism de cuna; es una misa
laica com los simbolos mnacionales, una profanaci6n y pccado
de patrioteria. La patria se conoce y honra con el mismo esti-
lo quc ella construye su historic: destilandose, tallandose.,
aglutiniaiidose con lo mejor de cada hijo para garantizar a
los que nos entierren que hiemos vivid vigrilanites, cidando
6-u salud coino una natriz de Inadre.
Un viva por la gente pionera de Yara, que hizo lo mas
que podia. Un viva por el 10 de Octubre. Y al future sin
cobardias ni entregas, porque, con mais y unenos, Cuba es
nuestro patrimonio y nuestro apellido.


-72-












5.412/IC, Emperador de las Letras

Por FRANCISCO J. PONTE DOMINGUEZ

La comncmoraci6n de feclhas centenarians es uin houenaje
s.1fniIarf!iiHio al pasado glorioso. Casi a los finales del siglo
XIX resplandeci6 esa idea con (A tribute rendido al grain nia-
rino Cr'i-t6bal Colon, al cumplirse cuatro conturias de su
descUblrimiento de un Nuevo Mundo. Desde entonces 1os
l1ecJos politicos tie relieve national han merecid- consa-
graci6n popular con vista a lo acaecido eien afios atras. As?
los pauses de la Amnerica antes espafiola celcbraron, con di-
versos actos de penetraci6n ciudadana, cl diai en que un grup9
de resueltos criollos decretaron o consimnaron la independein-
cia de la Patria. A su turno ]a zintigua Mcetr6poli rememnor6o.
en 1912, iquel C6digo fundamental elaborado en C diz parui
la monarquia conistitucionaL pensando en la reconquista es-
piritual del Henisferio Occidental. Y la minoda de talcs f(.-
tejos publicos alcainz) tamlnibn a los setqiicentenaris, centre
los ciiales cale destacar el de 1926 en recucrdo del ('on-
grest) dtie nativos habido en Filadelfia el 4 de julio de 1776,
con su acta de separati.ino colonial y fundaci6n dc una
NMcion poderosamente unida; y el de la Galia inmortal el
14 de julio de 1939, como un llairiamiento a la defense na-
cional en vispcra de nueva guerra puiiica, para traer a la
mente de todo france's la honida significacion deiocratica
del derrilo de la Bastilla en 1789.

(*) Estc enisayo fue escrito en agosto le 1950, von motlivo del ctenIriio
de la muerte de Balzac. Ha permninecido inrdito mnais de un lustro y se |ubliua
,lhora por esta revista sin suprimirsele la introduccin. adecuaila a timnpo
de su tramado. La Revista de la Bibliotera Nacioinal Ae honra n iuhilicar esta


-73-








Pero el digno recordatorio de jalones de honor patrio
no ha quedado circunscrito a panoramas de pueblo. For for-
tuna tamhien lleg6 a los sabios y eruditos que legaron sus
nounbres a la posteridad, coino un galardon postumo de inla-
preciable valia a sus afanes y sacrificios. Y en lo que va
de la vigsinma ccnturia, fueron herimanados en la gloria
inmarcesible don Miguel de Cervantes Saavedra, Dante Ali-
ghieri y Fray Felix L6pez de Vega Carpio, a various siglos
de lejania de los tiempos en que les toc6 vivir; y liarai un
decenio que el mundo latino conmemoro6 brillantemente el
bimiilenario de Virgilio, el gran poeta buc6lico de la anti-
gua Roma.
Asi en este 18 de agosto de 1950, centenario de aquel
domingo brumioso en que Europa perdi6 para sienipre al nmais
ilustre novelista del romanticismno, a Honorato de Balzac y
Sallambier, nuestra generaci6n se apresta a rendir culto
de veneraci6n a quien consagro su existencia a la vida del es-
piritu, a quien "el mismno dia entr6 en la gloria y en la
tumba", seguin dijera Victor Hugo en los funerales del genial
literate desaparecido.

Ambiente familiar

Un antiguo secretario del Gran Consejo Real bajo Luis
XV, el descendiente de aldeanos Bernardo Francisco Bal-
zac, fuie el padre de Honoralo. Era hombre de ideas propias
en orden al rmejoramniento social, y ferviente adnirador del
filosofo y reformnador Juan Jacobo Rousseau, al extreino de
valiosa colaboraci6n del doctor Firainviso J. Ponte Domningncz, prestigiosa
figura de4 Poder Judicial y e.writor e lii.toriador lde amplios y re:onocidos
mcritos. Na,.-i el doctor Ponle Dominguez en l] aiuiid die Matanzas, el
2 de novieinbre de 1906, donde curs6 la primer y megiind:i aenefianzun, en el
Colegio "'Sagrido Coraz6ri de Jesus", y el inslituto Provincial, respectiva-
mente. Gradu6se en la Universidad de La Habana de Doctor en Leyes y Fi-
losofia y Letras, publicarindo durante su estudiantado algunos trabajos que le
valieron implrtantiimo.is. premrnios; y poco despues el de la Sociedad Econlo-
mica de Amigos del Pas, pnr mn ohra "La Personalidad Politica de Jose
Antonio Saco' laureada en cerlaimen pfihliro,
Desempefi6 en la ciudad de Mataiizas, durante los afios 1931 a 1933, loe
rargos correspondientes a Juez Municipal y Abogado Fiscal de la Audiencia;
y en 1938, el de Secretario General en el Consejo Superior de Defensa Social.


-74






creerse uno de sus discipulos. Por ello sirvi) a la Revolnci6n
francesa a las 6rdenes directs de Bertrant de Molleville, Mi-
nistro de Marina, y tambien en la administration military dlei
Ejrcito del Norte. Alli estrech6 amistad con uno de sus je-
fes, el padre de la jovencita de diez y ocho ainos Laura Sallain-
bier. Ante la atractiva belleza y dotes intelectuales de la mu-
chacha claudic6 su celibate de cincuent6n, contrayendo ma-
trimnonio el 30 de enero de 1797. Del enlace naci6 tun chico
que falleci6 poco despues; y al siguiente ano, el 20 de iiiarzo
de 1799, en Tours, quien habria de haccr celebre el apellido.
AdemAis Ia esposa le di6 otros tries hijos,. nonitbrados Lanrn,
Lorenza y Enrique, que mitigaron sus rarezas de c(;irac(tcr.
Y con la paternidad le vino el ansia de cultivar las letras.
publicando algunos opuseulos que revelan la originalidad y
lozania de su talent.
Junto al afecto indnilgente del padre ya anciano. Hono.
rato hallo6 la rectitud y austeridad de la imadre. Era esta mu-
jer encantadora en los salones, con ademanes desenvueitos y
viva imaginaci6n; pero rigida y several en el hogar, no s6Io
con sus hijos sino con los parientes. Sus reprochles moidearon
al nifio, haciendolo tinido y sensitive, sin afinidad con ella.
Y aunque, andando los afios, estuvo ligada al novelist y Ie
vigil amorosar ente sus intereses durante Jas ausencias de
Paris, jams recogio las confidencias de Honorato. Este, en
cambio, dcsde pequefno hlizo de su hermniana Laura la inter-
prete de sus pensaniientos mais intimos, de la incounprension
familiar, la iiseria gloriosa de sus anios de prueba, y sus
renovados entusiasmrnos para quc el nonimbre de Balzac per-
durase de siglo en siglo.
Es miembro dtestarado de )a Sociedlad Econ6miia de Amigots del Paus, Sn-
ciedad Geograifir u de Cuba, Instituto de Previsi6n y Reformas SocialP, de la
Haliana, Academia de la His-ioria de Cuba y olras mreritisiinas Instiluvione,
Orupa en Ia actualidad ia plaza de Fiscal en el Tribiin: i Supremo de Jus-
lieria.
Entre su feciinda y notable iproducci6n podemos citar; "El Dehito de franc.
masoneria en Cuba.' Esitudiot hisl6rico acerca de la aliemza del altar y el tron.
tno, en persecuci6n de la francmasnneria de (Cuba. Mexico, D. F. Editorial Hu-
manidad, 195I.-"La Huella francesa en la ,iatoria polilica de Culba." Trabajo


-75-








Infancia dificil


La obsesi6n por llegar a ser un heroe provino de las
lectures por si que realize desde la edad de cinco aiios, uan-
do asistia como externo al colegio Leguay en Tours. Con esa
costumbre sigui6 en el internado de Vendomnie, donde ,naes-
tros de palmeta y rebcnque formaron su personalidad. Era
un studio "de contrabando", como Honorato de Balzac lo
llamaria despues en su Luis Lambert, en que describe la his-
toria de sus dias de escolar. Alli ha diclo que "la absorcion
"de ]as ideas por medio de la lecture fue un fen6meno curio-
"so en Al. De una ojeada leia seis o site lines, y su espiritu
apreciubat el sentido de elias con la misma rapidez que la
"miraba; a veces le bastalba una frase para deducir su sen-
"tido. Su mnemoria era prodigiosa. Recordaba con la misma
"fidelidad los pensamientos adquiridos por la lectura, que
"los que ia reflexi6n o la conversaci6n le babian sugerido.
"En resuinen: poseia todas las meinlorias. cia de los lugare-,
"la de los roinbres, la de las cosuis y la de las fisonoiidas.

Pero a la discipline domicsticai se anadi) la de este cole-
gio militrista, que castiga una y otra vez al desaplicado es-
tudiante sano de cuerpo y tie alma. de alegre rostro mnofle-
tudo, cabellos castanos y ojos negros profundos de magical
mirada. Por obra de sus compafieros de aula tuvo que exhibir
al Inspector escolar sus cuartillas de escritor en ciernes, el]
preciado manuscrito que contenia las ideas que agittaban
su cerebro infantiL La reprimenda desdefiosa del Inspector
hiri6 las ilusiones del educando, mas no apagaron la eterna
sonrisa de Honorato. Y asi cuando abandon ese colegio en
Icido en fa Acadermia de ila Histnria, el 18 de jnnio de 1918. La Habana. Imp.
be) Siglo XX 0484- *Wair limason. (qConferencia dictada en ht res-
petablc logia "Amor Fraternal" de. Li Haban:l, el 4 de noviembre de 1952.
La Hthbana, Imp. "Modas Magazinw", 19530- "La MAasoncria en a indrpendeiin-
cia ide Cuba" (1809-1869). La Hiabarti, Imprcsa por1 le Muindo MNas6nico, 1944.
"Ern Pro del snfr:gio femennino'. La HIabana, Imprenta y Libreria "El Univer-
so", 1I930 "D)ereciho al sufragio politic de la nmitljer cubana". (Corferenvia
proninvTiada en 11 de Mirzo de 1928 en M'attnz:is, bajo lo auspicios del Gri-upo
Minorita local). La fiabita, Imp. y Libreria "El IUniverso", 192f8.-Sim-
holii-rio mrncisuii(o en lis banderas de Cubl Lihbre". La Habana, Editorial Her-
cules, 1948.- "Persecuci6n a la i franimasoneria en Chile por el lero cai6-
lico. La labmana, Imprenta "Modas Magizine', 1952.- "Funvion social del


-76-







1813, necesitado de una cura al aire libre para recobrar la
perdida de salud, podia declarar a sus henrnanas con fe de
convencido: "-Ya vereis que gran hombre voy a ser!"

Napole6n Bonaparie
Eran los afios en que Napoleon lucia corMo un Semidi6s.
Las hazafinas portentosas del Gigante Corso inimpresionaban
los espiritus juveniles de la Francia. El gran conquistador
del mundo infundia, como ejemplo vivo, la ambici6n por
el triunfo personal y de la Patria. Alin estaba por acaccer
el paroxismo de la dcscsperacion y el esccpticisno que aba-
ti6 a todos en proximos ainos, tan admirahblenentc descritos
por Alfredo Musset en La Confesion de un lhijo del siglo. Y
Balzac sinti6 el maravilloso influjo de aquel genio de las
batallas, por lo que trat6 de igiualarle en gloria.
No codiciaba un bast6n de niariscal en la literature, sino
la corona de Emperador. De ahi su Sueio de adolesc-nte
en dominar por sobre los denitias lionibr's de h'trus, Mien
reflcjado en las pwlabras que escribi6 al pie dc uni busto de
Bonaparte: "Lo que t1 no pudo completar con in espada.
lo ;acabare yo con la plumna". De a, tanambien que, inas de
uina vez. comparase sus luicbas peremiefl con las canlp;afi-
inilitares dcl hacedor de testias coronadas en hla Europa del
siglo XIX. Y de ai asimisimno que dijesc, en cierta ocasion.
que "cuatro biomnbres habran ejercido en I imnitad de esti,
"siglo una influencia inmensa: Napoleon. Ctlvier, O'Con-
"nell; yo quisiera ser el cuarto. El priencro ha vivido de ]a
"sangre de Europa y se ha inoculado tjelrcitos; el scgundo
irabaijo. ('Publi.ado en "Revista d I a Se -rclaria del Trahzjo', Jtulio ,' Sop-
tierni -c ude 1936). La Habana, Tallcre-s uipgri'ifics (Crusu y Ca., 1936 Don
Franisro dc Arango Parrefio, El estidista tcolnnlal. L Ilaliaia, iFd. Tr6-
piro, !.,7.- Arango, Parrefio. Esftudi.ia c0loTii:a r(ibiirn. La Hulana, Imp.
M5oliua y Cia., 1937.-- Don Fi-aicisro tic Arango i'a-rrc-5, arlifire decl progres-o
'olonitial de Cul|i. La IHabana, Imp. P. Fern6ndca. y da., 1950.- "Elemenilo-
tie D)crecbo Politico. Conforme al prorramnia de! l)r. Artlio Mufas Parajin.
Por Franeisro J. Ponte Douminguez. 1926,-- "EEImelost dr fDerccho Politiio.
Ajustada aI program dc la asignatura en la TJmiversiid de r La ilabana. 24ai.
ed. La Habana, Molina y Cia., 1934. --"Estu iflo Sinlteico de la Constiti-ioin
Polhica de los Estuados Unidos Mexirlno'."' (Obra premiada; por la Embajada
de Mexico en Cuba). La Habana, Iimp. Molina y Cia., 1935.-- "Etopeya de un


--77-







"se ha dcsposado co(n el glolbo; el tercero ha encarnado un
"pueblo, y yo hablr6 llevado toda uina sociedad en mi caibeza."

Fe en el destino
Los vwinte aiios asoman en la vida de Honorato de Bal-
zac con la preocupacion de "scr celebre y ser amnado"; pero
confesaria, en La Piel de Zapa, que "hasta los veinte y
"uno estuvo sujeto a iuna regla tan several cono la de iun
conventto" En esaii propia novela cscribi6, hablando de si:
"Me instituli gran hliomhbre des(ie mi infancia cuando. go]-
"peandome la frente como Andres Chienier, me dije: Aqui
"dentro hay algo. Sentia ein ni un pensamiento que expre-
"sar, un sistema que establecer, una ciencia que explicar. .
"Muchas veces he sido general, emperador; he sido Byroj,
"y lutego, nadie. Despues de forminar umil castillos enii el aire,
"me daba cuenta de que tenia qu veneer todos los inconve-
mnientes., todas las dificultades. El inmenso amor propio que
"entonces me domniiaba, esa sublime fe en el destino, que
"llega a convertirse en talent cuando el hoinmbre no se deja
"desgarrar su alma al contact con los negocios, tan facil-
"mnente cornio el cordero pierde sus vellones de lana entire
"las zarzas del camino, me salv6. Quise cubrirne de gloria
"y trabajar en silencio para brindirselo a la amada con que
"sonaba."
La amniada era la literature, escogida por e corno send
de su existencia, en vez de la c6moda de notario. En el
dilema entire la humildad y los sinsabores de cuentas me-
lanc6licas de una parte, y vida de bonanza pero monotoni,
de otra, opt6 por aquella de inquietudes y vaivenes de
Jibertailor cubano: Ignacio Agramunte y Loynaz. I.d Habajia, Imp. Molirna y
Cia., 19._.-GPnesis. Simbolismo y Significacion Hist6rica de la B:aiidera Cu-
bana. La Habana, Editorial Hercules, 1949.--"Historia de la Guerra de los
Diez Afios. (Desde sii rigen basra la Asamblea de Cuaimaro). La Habana.
Imp. El Siglo XX, 1949.-"Hitloria de la Guerra de los Diez Anns". (Desde
su origen hstia la Astniblea de Giiiimaro)). La Habana, Imp. El Siglo XX,
1944. (2.a ed.)-"La idea invasora y su d"-arrollo hisoi6rico". La Habana. 1930.
"La Invasi6on". Vease: "Cnrso de Introducci6n a la Histoi-ia de Cuba". La Ha.
bana, 1938. "Jose Andrcs Puente. martir y inas6On. (Conrerencia diitada en la
Respetable Logia "Verdad" de Matanzas, en la noche del 15 de febrero de 191s,
en connimemnoraci-i del 7S9 aniversario de[ fusilamniento de Jose Andris Puenti








fortune. Era su destiny. Como escritor scrfa incluido entire
]as inteligencias mas ilustres de las letras universales, mien-
tras que con los infolios solo atesoraba efimera riqueza
material. Pero esta decision, contra la voluntad del are6pago
familiar, significaba su rcclusi6n en una buhardilla del
barrio latino de Paris, en plan recoleto y clavado a la mesa
de trabajo para producer una obra maestra. Y lo que para
un espiritu inferior hubiese sido desistimiento voluntario,
la dura prueba fue eli mejor acicate para Balzac, quien hen-
bchido de orgullo escribia a su amadisiina hermana Laura,
depositaria de sus pensamnientos: "Hoy comprendo que la
"riqueza no constiltuye la dicha; iel tiempo que pase aqui
"serai para mi uni manantial de dulces recuerdos. iVivir a
"mi antojo, trabajar a placer, holgar si me gusta, sofiar con
uni porvenir de gloria, pensar en vosotros sabiendo que
sois felices, tener por novia a la Julia de Rousseau, a La
"Fontaine y a Moliere por amigos, a Racine por maestro y
"al cementerio del Padre Lachaise por paseo!.. Oh!, si
"esto pudiera durar siempre!"

Saber enciclop6dico

Aunque Honorato de Balzac fue el m naxiro narrador del
period rorniintico de la literature francesa, sefiala eli paso
al realism. Capto de cerca el inedio ambiente, aquella epoca
social de rclatividad de valorcs produ(to de las transiciones
radicals que trajeron la Revolucion y el Imperio. Por ello
diria a los roxnmanticos, a manera de percusor, la frasc: "Mis
novelas burguesas son maus tragicas que vuiiestras tragedies
luctuosas".
y Badell). La Habhana, Editorial Cuierrero, 19415.-'"Ia Junta de La Hahbina en
1808. (Antecedenlcs para In historia de la autonomia colonial en Cuba). Tesis
para el Doctorado en Filosofia y Letras. En Ja Universidad de La Habana). La
Habana, Editorial Gnerrero, 1947.- "La Mujcr en Ja revoluei6n de Cuba',
La Habana, Imp. Molina y Cia., 1933.-"La pcrsolnalidad politiva de Jose
Antonio Saco". La Habana, Imp. Molina y Cia.. 1931, y un prdlogo a Ja obra
de Buenaventura Briceno Belisario titulada "Humanos lrnmortale-s", La Ha-
bana, Editorial Lex, 1951.
La Biblioteca National posee todas las puhlicaciones de este distinguido
escritor.


-79-







Admire que nada le fuese desconocido a Balzac, no
o1stante perrnianecer menos que enclaustrado en su aposento
desde temprana edad como trabajador infatigable, buscando
en el tintero las monedas obligadas para elc pago de deudas
que nunca tenian saldo. Son tan precisas y cominpletas
mss ideas en torno a las cosas del minundo de la realidad que
parece como si el novelist las hubiese vivido por si. Bie,
In suibray6 en In ensayo Stefan Zweig, quien coino novelista
det fuste micjor podia captar la sublimidad dcl -irtlista uni-
vpr.n] que prseiitaba coino uno de los tres Anicos nove-
lislas que luvo la decimo-nona centuria. Sus palabras exig"O
textual cita, por la critical honrada que entrafian ,al fecunido
escritor francs. AS;` dijo que "no sc :,bc por que canimJf
"inistei-osos lleg6 a aduefiarse, ya en los primneros afios de
'seU arrera de cscritor, de aquel saber elnciclopedico solbre
"cuanto abarca la vida, c6mo lo reuni6 y ahnlmacen6. Y acaso
44 9
"sea este -si se prcscinde de la figure mitica de Shakes-
"peare- el mayor enigma de la literature universal." Porque
sii obsicrvacion no poseta otro bagaje que los tres o cuatro
anos en que trabaj6 de pasante en uina notaria, si vida de
(ttudiantc pirspicaz y de editor fracasado. Sin ernbargo.,
refiere Zweic que "todo lo sabia Balzac: process, batallas,
we*,,,I,"L.ts
(jugaas de Boisa, las espcciIlaciones tie terrenos, los sccre-
"tos de la qiinic a, los mnanejos de los perfumistas y sus
" 1a naZaIs. las maniobras de los artists, las discusiones de
"los teologos, los secretos de una empresa periodistica, los
"trucos del teatro y los de esa otra escena que lainainos
political. Y sus personages lo mnuismino describian, sin altar
un detalle, la vida muelle de los palacios en el aristocraitico
fnuhotrg de Saint Gcrmain, que la existencia amorosa de
las jovcns mnodistialas, las tentaciones del bullicioso Mont-
m artre, o los bajos fondos de aquel Paris de antafio crigido
en capital del orbe.
Obra cicl6pea
Entre los muros de su studio, ora fuese un desvan o
ya un recamado salon, vestido con la c6moda tinica de un
dominico, conimo ilota del trabajo intellectual consumi6 Ho-


-80-









norato de Balzac todo su vivir. Empezaba antes del alba, a
la luz de cuatro bujias, mirenitras Paris dormnia. Y encorvado
sobre el escritorio, pluima en minano, con brio quie Icalific6
de baizaquiano, prosegula la intense labor del mundo de
abstracciones hasta que algo inesperado, al caer la tarde, daba
t6rmino a la metamorfosis del crcador de heroes bliurguescs.
*La desesperada tenacidad, s6oo interrumpida por sorbos de
caf,6 que tornaba cono iunico alimento, a1caizaalm basta dicz
y ocho horas diarias! Por ello realizO una obra cied6pcp,.
dificil de igualar y menos de superar dimrante el niedio siglo
de su existencia.
La voliuntad del coloso artifice prodjo, na ti iras otra,
iniintumcras orfcbrer:as de las letras que devori)ba cl Ietlor
universal al mero anuncio de su publicaciin. No eran ya
aquellas siete novelas escritas en la jLuventlid timnidanIcnte
bajo seudonimo, cuando el asoino a la palestra literaria,
comio simple studio para ejercitarse en el dialogo, aipreiider
la descripcion o agrupar personajesh Iatnpoco cabia pen-
sarse entonces en el fabricatee de novelas" para Un pullico
necio quc abona las puntuiales entropis. Ni procedia el
recuerdo de la tragedia sobre Cromwtell, hechla con prctenk-
siones de ser "el breviario de los pueblos y de los reycs".
Las joyas de Balzac componfanii, en definitive, un cuadro de
epoca, la historic field del corazon hiunimano y la historic
social rehatada en todos sus aspects, sgulin su brillante con-
cepci6n. Pero el Maestro siempre estaba insalisfccho de la
obra que habia engendrado, en sus 3xtasis fcbriles y como
galeote dc la pluma, con nervios en fatima hajo el espoltn del
aromatico cafe. Y como su sensibilidad de artist experiinen-
taba los mnayores sufrimnientos al dccsiibrir mianchas que
afeaban ha criatura, los retoques die estilo motivaron sucesivas
correcciones de pruebas de iimprenta, que nu is de una vez
enojaron a los editors del gcial novelist. -La belleza exig,^
para una mayor perfecci6n, aderezos de realce! -Por algo
Balzac tallaba sus piedras!
Legislador de los literaios
Aquel que pudo escribir la Noticia biogrdfica sobre Ltids


-81-







Lambert en treinta dias y quince noches, para rivalizar con
Goethe y Byron; y aquel que forj6 todo un plan acabado
de La Comedia Humwnana, para oponer las costunmbres terre-
nas a la divinra y celestial Comedin, que es la obra cumbre
de las letras italianas, tambien acarici6 la idea de fundar una
dinastia de intelectuales. A la cabeza de esos cenaculists.,
de esos mariscales del pensamiento, dominadores del miundo
de las ideas, naturalmente figuraria el autor de la asociaci6n
solidaria creada para la defense de los comunes intereses
Morales y econori6icos de los sublimjes pero pauperrimos
obreros de la pluma. Para domeniar a los arist6cratas de la
libreria, para contener sus depredaciones mediante leyes. y
para que la dignidad del literate fuese reconocida, nadie
mnejor que Balzac para ventilar el pleito, por su profundo
conoeimiento de la miseria cr6nica de la profesi6n. Asi acu-
di6 ante los tribunales de justicia en deinanda de castiro
para un peri6dico de Rouen, por reproducir una obra sin
la previa autorizaci6n de su autor. Lo liizo a noibre de ha
"Sociedad de Escritores". en cuyo seno present todo un
c6digo dc garantias para los derechos del publicista. semilfla
,chada en el surco y que germinaria, lustros mas tarde, en
los acuerdos interiinacionales adoptados para la propiedad
intellectual. En este asunto puso de manifiesto su videncia
caracteristica, su rara magia para descubrir el arcano, conmo
profeta con powder siquico sobrenatural. Pues hubo de
legislar los principios y reglas practicras para la debida pro-
teccion de los cscritores y el enaltecimiento de la literature
national. Y aunque fue Ilamado por la Segunda Republica
Francesa a forinar parte de la coiisi6n redactora de la ley
de li propiedad literaria, y sus infornes recibieron favorable
acogida, su corta vida le impidi6 el goce de aplaudir la pro-
mulgaci6n de la ordenanza que salvaguardaba los intereses
de una clase lhumilde pero esforzada, que fia su sustento a
ia letra de molde.
Incomprensi6n amorosa
El trabajo agotador no franqueaba ratios para el desbor-
damiento de las humanas pasiones. Coino los personajes


-82-








mnonomaniacos de sus novels, a Honorato de Balzac Ie era
dable prescindir de los excitantes amorosos, del placer de
los viajes, y de otros goces normnales, por hallarlos centu-
plicados en sus cuadernos de escrilos. Bien lo expuso en
carta a su devoto amigo literario Te6filo Gautier, di"e"ndole
quo "el hotmbre de letras se debe abstener de las mujeres.
"ellas hacen perder su tiemnpo; se deble uno11110 iiisino limiitar a
'escribirles, eso forma el estilo". Sin elibargo, enl el regazo
de la caritativa seniora Laura Hinner, esposa de Gabriel de
Berriny, encontr6 el consuelo y el carinio necesitadosF en su?
dias de penuria juvenile. Conoci6 a la dama siendo ya abuela
y fri-ando en los cuarenta y cinco afios de edad, si hieii
mantenia su arrogancia, ofrendindole ella los mayors esti-
mulos para los empefios de future, como 6nico s"r que
presentia el talent excepcional del novelist. Y cuando vino
en su camino otro horizonte, tuvo indulgencia de coraz6n
para seguir como amiga y confident.
A poco sedujo a Balzac la duquesa de Castries, duefia
de exclusive sa6lon parisino, con su cabellera de rubio vene-
ciano y su garbo coqueteril, que torn en "dandy", en hom-
bre de inundo, al cartujo escritor. Micntras estuvo en su
incite el deseo de posesi6n de aquella pailida joven de rostro
fino, hizo vida de gran senor, con elegancia en el vestir,
carruaje y calesero a la puerta. dedos ensortijados, y alarde
de bast6nr con punio guarnecido de turquesas, done desta-
cihase en relieves de oro la frase oriental: "'Yo soy el tritim-
fador de todas las dificultades", que encuadraba justanmente
a los suenfios, largo tiempo acariciados por el niovelista, de
encerrar en su punio el universe del pensamicnto. Pero ante
una esquivez de la aristocratica dama, mientras amigos ve-
raneaban en el balncario de Aix, desisti6 de la aventura
amorosa; y en tanto transcurria un lustro para que restafiase
la huella sangrante, la venganza le inspire La Duquesa de
Langeais, donde patentiz6 la complacencia de una seniora de
su alcurnia en torturar a un hoinbre bueno, tierno y sincere.
Y por entonces grab su dolor en El Medico Rural, poniendo


-83-








coimo epigrafe, a la renombrada novela, la sentencia impre-
sionante: "Para los corazones heridos, sombra y silencio ".
Una admiradora de la lejana Polonia., que entabl6 co-
rrcspondencia con el artist firumaindose La Extranjera, ejer-
ci6 influencia decisive en Balzac, desde 1832 hasta que su
recia constitucion fisica suctiiminbi6 diez y ocho anos ma?
tarde. Era la condesa Evelina Rzewuska. la seniora Hariska,
con quien habhria de legaljizar su occasional union amorosa
much despues de la viudedad de ella. por los aplazamientos
que la noble polaca hacia a la celebracion de un nuevo
mniatrimonio. Para el disfrute de una dicha que sofiala clerna.,
IHonorato anuineblo suntuosaiente una residencia en la en-
tonces calle Fortunee. Pero el destiny Ie fue cruel costa vez
die nodo irreparablle, pues apenas cinco meses pudo llever
de vida conyugal. Y quizai si advirtiese, ya encainado de
nmuierte, que su frenesi sentimental no era correspondido
por quien tanto habia ponderado las genialidades dci no-
velisla. Es que la genialidad lhuitnana s6lo reiulta aceptabic
cuando se le divisa, mas no en la cercania del idolo
Politico fracasado
Este Balzac. de vida ('orta pero intense, --mas Ilena de
olras qnc de dias", segriii la exacta apreciacion de Victor
Iiugo,- penso varias veces qne debia actuar en la politics.
No acariciiaba la idea conno un desvio a sus aficiones litc-
rarias. sino comro Iompleiicnto obligado a su capacidad para
cl enfoique de los asuntos hist6ricos y cotidianos. Entenldia
que los intelectos privilegiatdos, y se catalogaba centre ello,.
poseian el espiritui dc( observacion y el profundo conocimicnto
de los series hunianos requeridos para rendir un servicio de
progress al pais. Y por su tmente procer cruz6o, desde lo;.
4fios de mozalbete, la amnbicion de afiadir el titulo de grand
ciudadano al de gran escritor.
En carta intima a stu hertana Laura apunt6, en 1819,
que "bueno o nialo, el sistemna representative exige superiores
talentso; los grandes escritores serain necesariamente bus-
"cados en his crisis politicss. Entonccs estimiaba, con acier-


-84-






to, que faltaba algtin tiempo todavia para que la Frauciat
experimentase nueva sacudida revolucionaria; pero el pano-
rama puiblico que se ofrecia c1 su penetrante vista le haciu
conjeturar muchas tormentas political, en las cuales deseab:i
participar como actor distinguido. Y llevado de sus iimpulss
pidi6 a uno de sus corresponsalei que le inforliase acerct
de las proxiinas elecciones legislativas. De ahi no paso es
vez; pero en 1835 volvi6 a la aspiracion dte antafio. Crey6
en la posibilidad de fundar el partido de los "inteligescisi-
les", que lo tendria natur-almente por jefc. A si trajo a la
redacci6n cde La Cr6onica de Paris el grupo select de j6verwns
literatos, reservAindose la secci6n de relaciones diploimi,tial.
del periodico porque acariciaba la esperanza de una Enmba-
jada o de un Ministerio. Pero ]a empresa culmin4I en fra-
caso, tras utin afio de prodigiosos esfuerzos por mianteiter Ia
pub icacion.
Mis tarde urdi6 una sociedad secret con (-! titulo El
Caballo Rojo, siendo sus primers afiliiados los niismos
homibres de letrisi adictos, entire los cuales pensaba distriluiir
los principles encargos de la Nacion. Nitevo desasire en
su ideal de politico militant. Y desconectado de los j4vc'c!
literatos cuando la revolution de 1848, debido a Cu per^.i-
nencia placentera en el castillo polones de la sefiora HanskO,
parecio un extrano ex. la asamblea de, cs para determinar la postura tidc los intelectuales fir; tiese.
frente al Gobierno Provisional. Con todo, e l nonlire dc Bal-
zac fue incluido, por el club de "La Fratcrnidad UInive-rsul'".
en su lista de candidates a las eleccioncs legislative. Mas.
urgido a manifestar sus opinions political, en carta abicrtlt
deslizo suits amarguras, a la par que el orgullo tratdicional en
UL En ella dijo su ilti m palabra como ciudadano, de suerte: "'He declarado que aceptaria el cargo de rcpresen-
"tante si me lo conferian. pero sieinpre hlie empezado a ereer,
"y creo aun, que es superfluo para todos los hombres cuya
"vida y obras son puiblicas desde veitite anos antes, hater
"profesiones de fe. Hay hoinbres a quienes van a buscar
"los votos, y hay otros que van en busca de los votos. y


-85








4 estos dcben ,acer apreciar sts senthmrentos politicos; pero
"en lo que a mi se refiere. el escrutinio me dirai si pertenezco
"o no por mis trabajos a las novecientas personas que en
"nuestro pais representan la inteligencia, o las fuerzas, o
"la practice del comercio, o el conociiiiento de las leyes, dc
"los hotmbres y de los negocios." Sin embargo, faicilimente se
colige qpe el resultado fue su no elecci6n por el pueblo.
Estrella de la Patria
Este sonador de un nmundo de justicia social, este Hono-
ruto de Balzac que hizo vida casi de ,iisantropo las itias de
las horas, no por ello estuvo libre de recibir los venablos
de qulieiws distaban muchio de su talla intellectual. Pero
conio liotbre de contextura superior, creciase en niedio del
comblatc y, con la pluma en ristre por toda arma, entrab- a
la lid Ilevando el optimisilno a flor de labios. Asi lo prueba
una de su. cartas a la atmada lejana, en que le dijo: "Parece
"que todos me tiran al degiiello. Lo que entristecia y encoleri-
zaba a Byron me hace reir a mi. Quiero gobernar el mundo
"intelectuai en Europa y dentro de dos afnos de paciencia y
"de trabajos inarehbare n muy por delante de todos los que
quisieraji atarme las minanos y retardar mi vuelo. La pet'-
secuclion, la injustkicia me dan un valor extraordinario".
Pese a su ferrea voluntad, Balzac fue victiina de si
propio, de su tiinica labor de labor de eseritor. Cay6 aba-
tido dejando inconclusa la proyectada Comedia Humana,
pero reteniendo fire el bast6n de primer mariscal de ia
novela francesa contemporinea. El Destino le concedi6 un
don, en el lecho de moribundo, que hubiese ansiado dema.u-
darle instantes de lucidez, pues de perfil su rostro semejaba
el del Emperador. Ambos habian sido guerreros vencedores
en cien batallas, pero las proezas belicas no eran tan dura-
deras como la obra fecunda del homwbre de letras. Y bien lo
remarc6 otro grande del pensamiento universal en los fune-
rales de Balzac, el poeta Hugo, con sus palabras de que,
en adelante, brillarai por encima de todos los nubarrones
"que flotan sobre nuestras cabezas, entire las estrellas de
"la Patria."













El ,rte como Funci66 Social

Por ROSA BOBJA DE YCAZA

En todos los aspects de la vida, hay un secret encanto
que flota entire los series y las cosas; un vinculo que no,
Jiga a e1; algo que esta dentro de la armnonia universal y que
reside dentro de nuestra conciencia intinia. Este encanto, es-
te supremo equilibrio que es vibraci6n sonora, arrebatado
entusiasmo, sed de belleza y de amor, es la dignidad intelec-
tual del sentimiento est6tico del Arte. Este sentimiento que
emana de la naturaleza al acariciar nuestros sentidos, no
s6lo es deleite para el espiritu, sino que tambien al cotnuni-
carnos con las causes eternas y universales, nos ileva a pensar
liondo revelAindonos el esplendor de la verdad. De ahi que
donde existe el arte puro, hay grandeza moral; esa grandeza
que no se mnezela con scntimientos inferiores; esa grandeza
y ese orden que la escuela aristotlica sefinalaba corno expre-
sion de superioridad y en la cual el progress moral se des-
arrolla instintivamente, llevandonos a concebir aspiraciones
que nos acercan al ideal. El arte pure es, en consecuencia,
fuente de todo bien; reflejo inspirador de las mras altas re-
velaciones a los humans; instinto de justicia como expre-
La Revista de ]a Biblioteca Nacional se. complace en ofrerer a suzs leitorte,
el present trabajo rubrivado con la valiosa firma de la noLable e-dtleaadora
y escritora ecuatoriana Rosa Borja de Icaza. Nacida en Guayaqiiil, el 311 Ile
Julio de 1889, BU existencia ha transcurrido en medio de iia amplia e intense
actividad cultural, colaborando de manera brilante en diversas Inistituciones
nacionales y extranjeras. Miembro dcl Consejo Provincial de Guayas en 1929;
Director del Centro de Estudios Literarios de la Univeriidad de Guayaquil;
President International de la Legi6n Femenina de Educari6n Popular; Vi-
cepresidenta del Comite Patriotico Orienialista de Sefioras; Presidenta del
Club Femenino Patri6tico; Miembro Incorporado a la Universidad de Bo-


-87-









si6nii de caridad; dignificaci6n en el vicio, consuelo eterno de
las alnmas torturadas por la fatalidad y el dolor.

Ain dentro de la evoluci6n de las diferentes escuelas, hay
un aspect fundamental que ninguna tcoria podra destruir
en la influencia psicolo6gica y consecuencia sociolo6gica que
el arte tiene desde los puntos de vista etico y estetico. Si el
idealiismo desbridado en el Arte, absorb las fuerzas espiri-
tual ., sin la aplicacion uitil qpie de 1 puc(de derivarse, con-
ducicrndo al arliista a las inas nocivas y caprichosas iitopi i..
cl 11iutiailismo y el realismo exagerados tambi"n uatan esas
fierzas-. egaIindoles la libertad de acciorn para los gigantescos
velos decl espiritu. El natun-Tlismo que se inirit) en la litc-
ratura dc Francia, centro del Arte, p ra difundirse por e1
iniulo, ljajo la iniflueicia de Balzac, lomnbre de ciencia de
quiien se ha diclio que estudmli6 a la huiianidad a la inanejz
q11.c un entoiTi6logo dise.ia un insect. y del gran niovelista
,Ciniilio Zola, si Mien dio un sentido nuevo aI las especulaeii-
11Cs espirituales que ya habian nacido bajo ]a ccioin dle 1U
Inilridla epoca dcl Seguido n!mperio, lt.ipoco puede decirf'e
quc CatnRli" s -U esencia, pues. aun dentro de las )ianmifestaicio-
nes imus arrolladoras, las figuras de Chenier v de Musisset -
tielicla sicipre el prestl~ro de la elevacion d(lel pcnsainitento
y las detlicadezas del espirilu. Andr&s Chenier, a quien pudi.-
raios Iudar el reformnador de la poeia francesa de la Cpo<-:i
y Alfredo de Musset, gran cantor lirico a quien se lia llamado
"el lpoeta del amor .

Esta evolucion del perisamniento literario" en ningriu, ulor
t's( m"is de relieve, como en las suLe1Civas rcacciones de la
producci6n de Victor Hugo a la influencia del espiritu cien-
livia; Corresponsal del (lcnlro de Historia de Sanliander; Miemibro Honorario
<1Ij 'Centro de Estudios Ferneninos <14 MMedellin, y leijegada deel Comite Patrij-
tOco de Guayaquil. Co(nfederacini Fenmeniiina de Paz AmeritInla de Buenos
Aires,. Enwre lus lionore. rcibiidos irnta c ii Ia Insignia dte la Soi:iedfad Fi im.
tr6pica del Giiya.s, Uni6n Hispano Americana de Montevideo, y Sociedad Bo-
liviana del ErEuador; Diploma de] Presideanie de Ventezuela; M:idrina de la
Bainderri de Ja Raza. Autora de "Aspectos de mi Sendero" (1931) y "Las de
Judus" (1933), tainimhi'n ha esrito various trabajoi ineditos. Director y fuiida.
dora de la revista "Nuevos Horizones"', ostenta en la actuilidad el cargo de
i)irertora de la Bibliotera Municipal de Guayaquil.


-88-







tifico, pero se ,iantiene siemnpre dentro de la inmai inipecable
nobleza spiritual, aureolado por la bellcza del lenguaje quc
graba como un cincel, su inspiracion altisima y siumbolica.
Encueitntro que el deterinisino., o fatalismo exagerados
que arrastran en esta epoca a los homnbres hasta el mais grai-
de dcsfquicianiiento moral, con el cultivo dtie las conocidas
escuelas de vanguardia, corrupcion de la escuela modernifs-
ta inspirada en los simbolistas franceses- cultivo dcl cual cs
padre glorioso el inmortal Ruben Dario; Jejos de copiair la
realidad de las cosas, acercaidose a la mitturaleza como fhie-
te de iinspiracion, destruye, con los ma^i ocivos procedijniie-l-
tos, ese naturalismo puro al cual dice pertnecer.
Asi pues, el arte que no respornde a ina finalidad nmorai.
deja de ser arte, bajo el sentido estetico y Iiajo el esntido s-
ciologico.
Coloci'aindonos asi en este piano. al icual lego deilttji-
daimente, para expresar con mas exactitud 1mi pcln.,satie)lto
derivaremos la conclusion de que el arte tie tilln rol clevu-
do que cuniplir, no so6lo cai[o recreation del espiritu, sino
tainbien cotuio valor educativo; como funcion social vin Ia
inspiration de sentimientos nobles en la persomalidad Ii-
miana y en su nis alto sentido sociologieo. De ahi la restpo-
sabilidad iioral que ante la sociedad tienen el filosofo, elC
literato y el artist. Es por esto que asi c no los puiclls
cultos mantienen dentro de sms pianteles de ensefianz a la
catedra de historic para vincular la respolsabilidad Iist rica
de ellos, al culto de la patria, tambien las bellas artes se cul-
tivan, no para dislocar sensaciones en una giInasio de extra-
vio, sino como una elevada manifstaciin de ordeuItm oranl
para las especulaciones del espiritu.
Estos aspects que dejo senialados en la literature, tin'-
bien los observamos en el arte plastic de la escultura, o en
la actividad pict6rica, en qu elA dibujo y el colorido son lag
armas de representation.
La production esta de acuerdo con las inquietudcs e -


-89-







pirituales de la epoca y la psicologia dc su pueblo; pero el
brote artistico es siempre la expression de una cultural; la
Cspiracion del almna hacia una noble libertad de expression.
Es por esto que las obras imiaestras nos evocan hasta un con-
cepto polilico-geografico del mundo. La epoca roniAntica, la
influencia g6tica en la pintura espafiola: la escuela italiana
del Renacimiento, intimamente ligada a la Naturaleza, y por
ultimio, para no detenernos iis, descubriremos eiirnlbres in-
dividuales que por si solas forman una escuela y encarnan
una psicologia. Goya, por ejernplo, influido al principio de
SLI carr-a artistic por los grades pintorcs italianos y fran-
ceses, se destaca luego, libertindose dentro de una culture
ecltica como un monumento colosal en el siglo XVIII. En
sus obras extraordinariamente expresivas palpitan su aminor
de hiiumanidad y su grito de rebeldia contra la infancy Inquisi-
ciOn. Esta violencia en la expresiorin no nruarca en Goya un
sentinmiento de anarquia, no de destrucci6n, porque estA
inspirada en una etica razonadora comno la de Victor Hugo,
deniro de una solidaridad humana. La palabra de Hugo, co-
mo el pincel de Goya lejos de desintegrar la idea y hasta el
colorido, como sucede en el cubismo actual, represenlan e!
grito del alma en la extension de la inteiw.idad intelectuaL
que ordeina esa fuerza conduciCedola sieumpre port el camino
de la razon y de la equidad. El Arte, para ser bello, tiene
que ilevar un fin estetico y una consecuencia etica, ya que,
animando los sentidos. agita los sentimientos.
En esle aspcclo, la Muisica tiene una gran influencia so-
cial, ya se difunda en las cases pudientes y elevadas, ya se
dirija al pueblo, llamado, como toda la masa, a cumplir un
rol de colaboraci6n, de educaci6n y de cultural. La influencia
de Ia mnuisica, es pues. de gran imnportancia para los intereses
morales; en la escuela, en ]a sociedad y en el hogar. Los
griegos creian que la nmuisica moderaba las costumbres, y en
las escuelas publicas se prohibia la ejecuciOn de misica es-
tridente que podia despertar sensacioiies bastardas, y se or-
ganiizaban coros con el fin de estimular sentintientos de
companerismo y de paz, y en los idearios de reform peda-
gr6gica del dia se consider que la ensenanza de la mnisica


-90-







tiende a la cultural moral, en la certeza de que para intiir
la ciencia hay que abonar primero el terreno spiritual. L.a
imuisica, como todo arte, adquirido en los planteles de ensc-
fianza del Estado, para cumnplir su mission social, tiene qne
responder como una credexcial para la future moralidad de
los individuos. laa nuisica, por su desenvolvimiento en hi
forma interna, es de las lellas artes, quizas la ri s i nportan-
te y decisive en el despertar de los sentintientos humanos.
Ella, por ser de una interpretaci6n mas abstracta, agita con
mayor amplitud las vibraciones cerebrales, viniendo a ter
como la metafisica en el studio de la filosofia. Su njagie-
tismo, su frondosidad estetica se desdoblan dentro de lh
vida psiquica que invaden.
No necesitamos tomar pautas cientificas para aotiiair
nuestro criterio, y tengo la mnais absoluta conviccion de que
cualquier amante de la music dentro de sus modalidades
psiqiiicas, cada vez que interpreta una cotlposicion, siente
identificarse su vibracion spiritual con el alma del autor.
Y es por esto que no hay arte como la Musica. que interpreted
ni respoiida mas fielmeiinte a nuestro estado spiritual. Si
Bach nos discipline, por decirlo asi, dandonos la sensacifn
de rectitud y serenidad, aun dentro del arrebato de la inf-
piralci6n, y Liszt con su genio heroico, que ilena y represent
toda una epoca brillante, nos sugestiona dentro de las ex-
pansivas efusiones de su espiritu, Schulmima y Schubert, C1ho-
pin y Debussy, refrescandonos el almna, nos vuelven htuenos
dentro de la paz del coraz6n. Estos autores son para nuest'ra
vida casi como nuestros confidentes a quiene.s quisieirajios
escuchar, mais que nada, dentro de la rmuisica de cmniara, enii
que el virtuoso se revela como un nuevo compositor. Y que
decir de Mendelssohn. con su transpaLrencia de lago dornido.
y del reforminador de Grieg, y del clisico Mozart, y del arre-
batado Beethoven, que exige una orquesta colossal para sus
maravillosas comnposiciones, en que s6lo unat colaboracion de
conjunto parece poder realizar el milagro de la interpreta-
ci6n colectiva, en que cada oficiante debe rendir su culto
spiritual a una religion supreme!


-91-








Crco que no estoy desencaminada al comparar la grandio-
sidad del genio de Beethoven con la inanera de producirse
de Goya, en las visions fantastieas, en la forma arrebatada
y en el dolor de alma que se traduce en la tragedia. En Bce-
thoven descubriinos influencias de Mozart, que es, como bien
sabemos, una de las mias s6lidas columnas de la nmisica; pero
iu inmcnsa personalidad artistic se liberta con arrebatos de
figuila, ai soplo mistcrioso y deslulbrador de su genio que
se desIorda en oleajes gigantescos. Goya., a su vez, adelan-
tandose a S u.poca, represcnta un vasto espiritu guiador, en
que si en su inmaiinera de exponer, nos recuerda un tanto a
Remnbraindt, se emaincipa luego dentro de la mas transcendental
Jibertad. Amihos son arrebatados, rebeldes, desgarrados, revo-
lucionarioa pero sicinpre dentro de l'a suprcimta expresion
del espiritu, en que el factor etico y la pulcritud del alma
A-lldan la augusta majcestad del Arte.

De lihi que volvamios a nuestra tesis de la mnoralidad eu
el Arte, y de este como fnnci6n social, ya que ha de soste-
ner su riigo dtie Arte viiniculado a la Ciencia y como orador,
junto a la lo6gica y a la psicologia, de la conciencia colectiva
y de la instituwdron soda,.
La evoluci6n esteltica de la vida en la suprema exprc-
si6n del Arte, pasa con sus bellezas impalpables a travys de
las muchcdiuimbrc's, satisfacieido ansias secrets de anhelos
Vescondidos. o purificando y consolaindolas en el dolor. De ahi
que todos los que nos dedicamos a analizar con juicio e im-
parcialidad, anatematicemios la composici6n literaria y la
estampa pornografica y la miisica des-conectada y estridente
die la ecutela de vanguardia, como despertadora de sensa-
ciones mnorbosas en que se estimnula la animalidad humnan .
Las escuelas puedeni pasar, segutn Cel devenir del tiermpo
y de hIs epocas, a travels de la critical en el desenvolvimiiento
de las cultures nuevas; pero la esencia del pensamniiento artis-
tico en el horizonte intellectual de la Ciencia y del Arte. pese
a los snobitiuos, guardarai sielmpre1 su 1nobleza, su alcanee cul-
tural y su responsabilidad sociol6gica.


-92--













los Concepciones Pitales en la

Floso fia Cuban a

Por VICTORIA DE CATURLA BRU*

No se nos oculta que el titulo de mnuestro trabajo cs un
poco arriesgado y require algunas explicaciones previas.
que trataremos de hacer lo mais breves que nos sea posible,
a modo de introduccidn necesaria para dejar aclarada ines-
Ira posicido"n.
La primera question cs ]a *mas sencilla; vamos a tratar
de dos inaneras diferentes dc: conceliir Ih vida. teniia prefe-
rente de la Filosofia contemporainea.
Confinada la exploraci6n de ha realidad objetiva al cam-
po de la Ciencia, cuyos avances en la Fisica lan hecho de
nuestra era la Era Atomica. la Filosofia puede servirle en
cierto modo de contrapeso a la inecanizacidon crcciente adve-
nida como consecuencia de la tecnificaci6n del mundo actual
A hi ya extensa y distinguida lii?1a de colaboradore., tie la Rcvista de la
Iliblioteca Nacionul, vernos 'on verdadera ;iiti.kf,'ri6n unirse al nombre tIe
tn prestigiosa figura femenina de nuestro rnundo intclectial. La I)ra. Victoria
de Cartula Bra, graduada de Filosofia y Ltlras en ia Univer-ittd ilde la Ha-
I3a.ia, cuyas interesantisimnas y bien docinenltdas conftrencitias y ti|ras son bien
conocidas en nuestros clrrilos! litera-ios, avala las piginus de es-ta pihblicarion,
"on un excelcinte trabaujo filos6fien, e que sin lugar a dudah, despertara la
atenci6n de nuestros c(iltos letto-res y que f6 leido en cl Lyreum, el dia 12
de junio de 1956.
La Dra. de Cartula Brn ha pronnciaudi una series de brillantes dis(rta-
ciones en los Salones del Lyceum and Lawn Tenni-s Club, Club Femrnenino de
Cuba y la Soc:iedad Geografica de Cuba, ofreciendo en el prinmcro tres de las
mismas titulada. "Los paii jes geograifieo- de Cuba", "'Sfntesis geografie'a de


-93-







proyectAndose hacia lo esencial huniano, ya sea en el aspect
individual o en el colectivo.
Estc aspecto de las corrientes universales predominantes
tiene taimbien su representaci6n en Cuba entire los cultiva-
dores de la Filosofia, a dos de cuyas mianifestaciones habre-
mos de referirnos en el curso de esta trabajo.
DefiniMos ahora nuestro criterio ante la segunda parte
de su titulo: .es possible referirse a una Filosofia Cubana?
Aunque no nos considcramos con la autoridad necesaria
para emitir una opinion en uni sentido estricto ante este
probleta, no queremos inhibirnos de exponerla aunque
sea de un mniodo impresionista invocando el derecho que da
la libertad intellectual "a pensar y a hablar sin hipocresia"
-como estableciera Marti-.
Sin entrar en utin detenido andlisis que absorbcria todo el
espacio de que disponemos, vamnos a indicar de entrada el
pensaminento que le sirve de base a nustra concepci6n de 1hi
Historia de Cuba: la existencia de una cultural cubana en el
sentido de una forma o estilo de vida que aba'rca desde los
factors geograficos e hist6ricos y las manifestaciones econ6-
nica-s political, sociales y educativas, hasta la esfera de la
Ilainada ahlta cultural, que sirve para designer las actividades
super iores del espiritu.
Las inanifestaciones del espiritu filos6fico entire nosotros
ocupan en esta 1ltinima esfera una zona, si no extensa y ri-
gurosamnente niet6dica. innegalileniente muy significativa.
Los inicios de la revolucion filosofica en Cuba para sa-
Mexico" y la quic ahora publicamesu; ;en el ;egurtdo "En torno a una fio-
sofia de la vida" dc Jorge Mafiach y en el tercero "Apuntes geogrificos sobre
]a region de Baraioa".
Entre sus obras puhlicadas s4 cuentan: "Los paisajes geograficos de Cuba"
vistos desdc el aire'. La Habana, Imp. Molina y Cia., 19411; Apunles geogrdfiros
sobre la region de Baracoa.' La Haabana, Sociedad Geogrifica de Cuba, 1943,
y "La mujer de la Iiidependencia de America.' La Habana. Jesus Montero, 19145.
Tamnibiin ha prestado su valioso aporte a las revistas: "Universidad de La
Habana', "Soiejdad Geografica de Cuba", "Anfanje", "Papeles", Gaceta
Aera" "Grafos", y "Cuba Profesional", y en los periodic "El Mundo" y
"'Diario de la Mariana".


-94-







lir del dogimalismio escolahistico estian indisolubleinente ligados
a la incubaci6n de nuestra conciencia national y a los co-
mienzos de la integraci6n de la cultural cubana, fen6omenos
todos interdependientes. En este punto no podemos dejar de
mencionar el magnifico studio que Rosario Rexach le de-
dicara a la filosofia de Felix Varela y que mnereci6 el pre-
mio institutdo por el Lyceum.
En el cultivo de la Filosofia en Cuba se destacan de un
modo ostensible las influencias y requeriinientos del ambien-
te; en el fondo de las mas elevadas especllacioones raciona-
les y entrelazado con la asimilaci6n de doctrinas universales
palpita siempre, a poco que se profundity. un cAlido alien-
to vital que las incorpora al acervo de nuestra cultura. Asi
se patentiza obviamnente en la poleinica niantenida por Luz
y Caballero impugnando el eclecticismo frente a los herma-
nos Manuel y Jose Zacarias Gonzaslez del Valle, por coin-
prender Don Pepe que esa doctrine tendia a justificar el
manteniniento del "statu quo" estorbando el despertar de la
conciencia cuhana.
En el caso concrete de Varela se juntlan, o mejor dicho,
cristalizan indisolublenmente unidos ambos aspects en su
personalidad como para dernostrur que nuestra tradicion fi-
los6fica consiste en una filosofia de la vida y para la vida:
es el primer fil6sofo y el primer revolucionario politico y
social.
Las grandes revoluciones cubanas lhan estado animnadas
-aunque no siempre esto se reconozca- por una definida
filosofia de la vida y es por ello que podrian representarse
por la figure de un fil6sofo o de un peiisador: Luz Caballero
para la de 1.868, Marti en la dcl 95 -comro ha destacado
Roig de Leuchsenring-- y Varona junto a la de 1.933.
El uhltimo ejemplo require algu as aclaraciones. Enri-
que Jos6 Varona, que pertenecia a la generaci6n del 95 ideo-
l6gicamente, no le imprime su tono vital a los nuevos movi-
mientos de la conciencia cubana: con la clara vision del de-
venir histo6rico que el dai su formaci6n positive el se limita


-95-







a senialarle a la juventud el papel de la personalidad active y
creadora frcnte al lastre pasivo de la tradicio6n constituido
por el mnedio social intern. Por esta razon no aspire a former
discipulos, en el sentido de continuadores, de una genera-
ci6n cuyas posibilidades espirituales consideraba agotadas y
en la quo quiso simbolizarse a si mismo en su escepticismo de
los ultimnos tiempos, dandolcs asi raz6n las fallas por donde
habiamos llegado al eclipse transitorio de nuestra libertad.
De la cantera de pensamiento abierta por esta promnocion
proceden las obras de que hoy vamos a ocuparnos: -"Para
una filosofia de la vida" de Jorge Maiiacli y "jEs la acci6n
voluntaria realiicte voluntaria ?" de Ines Segiira Busta-
,iaite.
Auinque no pertenet'4n propiamente a la mismna genera-
ci6on, ya que Maiach se catalog en el grupo del 23 e Ines Se-
gura en la dcl 30, ainbos conicurren a la revolucion de 1933
conio factores de la nueva sensibilidad vital que ella repre-
senta. Quizis pudieran atribuirse a alto deIde luegor los factors inidividuales, las difercncias
ideolQgricas que se enciicntrian en sums obras, al mismio tien-
po que resulta interesante constatar en eilCas cicrtas afini-
dade s de fondo a las que nos rcferiios en su oportunidad.
Por la nianera comno matiza o trasciende sienmpre en al-
gull sentido la personalidad del auto la sustancia de sus crea-
eines, permitasenos intentar, aunque sea con nuestra in-
vencible torpeza para el dibujo, la silueta de las firguras de
cuyas obras vanios a ocuparnos.
Jorge Mafiach podria caracterizarse con un s6lo rasgo.
la ponderacion, que se deriva de su carAicter reflexivo ha-
bituado a juzgarlo todo desde sus diferentes Angulos y a pe-
sar los a.ipectos positivos y negativos de las cosas.
Ines Segura, sin dear de ser reflexiva como todo genuinoll
espiritu filos6fico, nos luce impulsiva y arriesgada y se nos
ocurre definirla como la espontaneidad serena y equilibrada.
La concepcio6n de Manach, que 61 ha designado con el
expresivo nombre de condicionalismo por entendcr que los


-96-






pares polares de la realidad se influencian y condicionan re-
ciprocamiente, contiene ciertos rasgos originales en su presen-
tacion, sin llegar a desligarse por complete de los cainones
tradicionales. Es un sentido lato nosotros estimamos que cae
dentro de la esfera de influencia de la raz6n vital de Ortega
y Gasset -a reserve de destacar mnias adelante ciertos matices
propios o afinidades mas sutiles -y de la teoria dualista
del propio Ortega sobre el yo y la circunstancia. El condicio-
nalismo esta inspirado por un espiritu de conciliaci6n o de
sintesis superior de toda realidad, consecuente con la persona-
lidad ponderada de su autor que antes sefialamos. Tiende a
buscar una transaci6n entire el realismino y el idealismo, el ab-
solutismo y el relativismo, etc., los eternos extremos pendula-
res que han niantenido en perenne tension la historic doc la
Filosofia.
La tesis apuntada por Ines Segura cac dentro de las ten-
dencias psic6logistas, ya que la Filosofia ha vuelto a entablar
cordiales rclaciones con su joven hija pr6diga la Psicologia.
En cierto modo su concepci6n filos6ofica viene a constituir
como una superestructura metafisica inspirada, en su punto
de partida, en las teorias freudianas, de las quo se desliga
luego en su desarrollo y asentada en otros aspectos en los
principios de la psicologia del ajustamiento como ella mis-
ma explica-. Sin pasar por alto lo indicado y otros ante-
cedentes e influencias que senialaremos en su oportunidad,
podemnios decir que su obra se caracteriza por uin radicalismo
innovador que rompe abiertamente con muchos criterios
tradicionales. Su concepci6n monista, presentando la circuns-
tancia comno parte del propio yo, puesto que este la propicia,
represent una reacci6n frente a Ortega y ya podemos indi-
car aqui su primer punto antitetico con Mafiach.
Rozado incidentalmente el problema, putualicemos como
conciben ambos la vida en relaci6n con la coducta del horn-
bre.
Mafiach se represent la vida como un "marco de con-
diciones generals e ineludibles que se imponen inexorable-
mente a toda existencia humana". Pero dentro de esta ancha


-97-








zona de vida generica e impersonal sujeta a las limiitaciones
del dete-rninismo, dl sefiala como queda siempre un espacio
libre para la vida individual, una especie de coto privado-
diriamos nosotros -que pudiera identificarse con el nuicleo
del yo de Ortega.
Frente a este sistema de fuerzas bilateralcs de Mafiach,
Ines Segura polariza "la vida today, incluyendo el estimulo y
la situaci6n' hacia una fuerza centripeta omnicomprensiva
que ella define como el "mn6vil interno", product, o mejor,
parte integrante a su vez centralizada en un todo arno6nico:
la Dinaiuica Universal. Aqui nosotros le hallamios un ante-
cedente lejano en Leihnitz con su sistema conocido por la
"armonia preestablecida", puesto que pretend explicar y
conciliar internamente la funci6n de las variedades indivi-
duales dcntro del orden universal, de tal manera, que con-
servando cada element su libertad de acci6n, pero mnante-
niendose siernpre fiel a sus espontaneas determinaciones
qu corresponden a una division de funciones dentro del
conjunto para el cual han sido creadas- es imp< ihble que
bchoquen jamais entire si.
A nosotros se nos ocurre pensar que en la imagen de
la vida de Mafiach entra una cierta dosis de ese fatalismo
mnusulmin que se incrust6 tan hondamente en el alma espa-
niola, de donde paso a nuestra psiquis criolla y que nos sirve
para descargar comodamente nuestra conciencia ante las que
Ilakiamos adversidades juzgaindolas iun product del azar. o
sea, de esas "condiciones ineludibles" que se nos "'imponen
inexorablemente".
En cainmbio, a pesar de determinismo "Sui generis" que
coIparta- la Dinamica Universal de Ines Segura, nos pare-
ce que su manera de juzgar la vida toda como product del
in6vil interno entrafia una apelaci6n al sentido de responsa-
bilidad, al hacer a cada quien solidario de su propia sitna-
ci6n de tal mnanera que rate de ocupar su puesto en la vida
fiel a su propio destino. Quizais encajaria aqui nuestra tesis
de que nuestras ul1timas peripecias hist6ricas constituyen un


-98-








sintomina de nuestra crisis social, originada por el particula-
rismrno de nuestra classes funcionales.
Procediniento de fuerza a dentro en ese rapido bosque-
jo a travis de la vida, trataremos de penetrar ahora en el ser
humiano para buscar el origen o el resort de sus motivacio-
nes i-ias profundas. Aqui coinciden ambos autores en algo
que los alcja en comun en este aspect de Ortega y Gasset
y del existencialismo. Tanto Manach como Segura Busta-
mante le reconocen una gran importancia a la naturaleza
humana, aunque la contemplan desde Angulos diferentes.
Mafiach utiliza los terminos tradicionales de la division
bipartida en cuerpo y espiritu, aunque recalca la sustanti-
vidad del soporte biol6gico del que van a derivarse, en una
forma estratificada por niveles de especializaci6n, los dis-
tintos tipos de funciones humianas. Contempla 6l, pues, la
naturaleza humana comnio constituida por "distintos grades
de organizaci6n de lo material hasta llegar al nivel del
alma", siendo su "complejidad organica' lo que le permit
"disfrutar de imaginaci6n" y de "conteminplar mAs calnbios y
situacionies nuevas que iiinguin animal irracional.
Las acciones y actituides en que se resuielve la conduct
del hombre proceden de dos fuentes energeticas: la vitali-
dad inferior o primaria que corresponde a los instintos y la
vitalidad superior o movimiento del espiritu. Este ,ltimo,
espiritu o almna, result pues "adjetivo" o concoinitante a ]a
organizaci6n de la minateria, pero Maniach Ie concede una am-
plia autonomrnia en su desarrollo -que pudieramos aseme-
jar a la categoria de Estado Libre Asociado de Puerto Rico-
porque de acuerdo con los principios del condicionalismo
"lo material y lo spiritual se asisten y condicionan reci-
procalrnente" lo que no obsta para que "lo spiritual, una vez
que aparece a un determinado nivel de la vitalidad" no
tenga "su propio destiny, no sea capaz de movimiento es-
pontaineo y de un querer propio".
En el anAlisis que del espiritu hace Maiach se advierte
como le asigna un lugar promninente o de predominio a la


-99-







raz6n., asignAidole una especie de magistratura supreme en
ese concilio de facultades que constituyen lo que pudierainos
llamar la repuiblica mental.
En relaci6n con la voluntad, manifiesta el agnosticismo
reinante alrededor de su origen: "es todavia uno de los gran-
des misterios del ser". Para explicarla recurre a los metodos
del realismo anglosaj6n, observaindola en sus determninacio-
nes objelivas: "consiste en un cierto grado resolutivo del
querer" y casi concuerda con Alexander al deseribir el me-
canismnio volitivo, analogamiente a un process intellectual: "el
deseo, sentido ya en el mis alto nivel de la vitalidad", busca
su objeto para "fundirse o unificarse permanentemente con
el", lo que llaman en ingles "enjoying". Ya tendremos oca-
si6n de -volver sobre esto al tratar del problema 6tico.
En su concepci6n dualista. la acci6n voluntaria viene a
resolverse comrno un sistemna de fuerzas entire el binomio hom-
bre-inundo: "el comportamniento de una persona depend del
grado y modo en que elija entire las proposiciones con que
su exterior y su interior le install".
Como para Mafiach s6lo existe voluntad real cuando se
manifiesta al nivel del espiritu --vale decir bajo la 6gida
de la raz6n- estima que el comnportamiento de uina persona
inspirado por la "necesidad ciega de la naturaleza" tendra un
character pasivo y apaitico.
En la determilnaci6n de la estructura de la conciencia se
manifiesta con una tendencia racionalista de marcado matiz
kantiano: "la conciencia logra a veces servirse de la voluntad
y proyectaindola hacia nuestro propio fuero interior inter-
viene en el libre fluir de los contenidos psiquicos para elegir
los que quiere retener, haciendolos asi parte de nuestra mais
permanent intinnidad". A nosotros nos ha resultado particu-
larmente interesante esta como explicaci6n psicol6gica del
process de origen del imperative categ6rico.
Consecuente con su concepcion, Ines Segura consider
al hombre comno una unidad indivisible en su naturaleza y


-100-








estructura generica, de tal manera que para ella tanto las
facultades que para Mafiach integral la vitalidad superior,
como los instintos e impulses catalogados por e1 dentro de la
vitalidad inferior, constituyen un todo indisoluble.
Su antikantismo es evidence y radical. Niega que la ra-
zon constituya la esencia del ser humane: "es solo su carac-
teristica".
Nos dice que no existimos como raz6n pura y, comno una
clarinada a los intelectuales que todavia consideran que su
mission en la vida esta limitada a la mera especulacion con-
ceptual, nos recuerda quo "somnos series vivientes con todo
lo inherente a la vida".
Su anAilisis de la raz6n reviste un gran vigor pol6enico lie-
vado hasta sus l6timrnos extremes: "la raz6n pura es un pro-
ducto de nuestro existir".
Invirtiendo los terminos tradicionales halla el "quid' de
nuestra raz6n, no en la capacidad de determinar nuestra con-
ducta, sino en la cualidad de racionalizar esta utine vez deter-
minada. A este respect tenemos ejemplos de hechos consu-
mados en nuestra vida puiblica, que las persona de formaci6n
racionalista no fueron capaces de admitir como probable por
considerarlos insensatos, y los que luego de realizados han
tratado de justificarse con explicaciones mias o menos logicas.
Consider que la pretendida independencia de la razon
es una ficci6n y la mira solamente como un poder moderador
destinado a "balancear" los motives que rigen la vida.
Habiendo llegado a este punto, ya podemos preguntar-
nos con Ines Segura: de donde proceden estos motives y
c6mo se manifiestan en nosotros?
Frente al agnosticismo creado por esos impulsess inter-
nos que nos gobiernan oscuramente, que surgeon de no sa-
bemos donde y que se manifiestan en nosotros con el desco-
nocimiento absolute de nuestra razon", ella lega a una
conclusion para muchos sorprendente: esos impulses nacen


-101-









de "nuestra naturaleza animal humanizada, lo mismino que
neIcen las razones instintivas de los animals de la nmaduraci6n
de sus funciones, recibidas por herencia".
La pila at6mica -pudierainos decir- que mueve este
esquema propositivo de la existencia que constitute la per-
sonalidad humana es la voluntad.
El tema de la voluntad como esencia del mundo y cornmo
primera fuente de actividad en la naturaleza no es entera-
mente nuevo en Filosofia, como todos sabeminos. Los casos nimas
conocidos y representatives son los de Schopenhauer y Nietz-
che, con el antecedente de Schelling.
Pero lo que si tiene un tono vital propio y original en la
tesis de Ines Segura es su manera de concebir la naturaleza
de esta voluntad y su process funcional para imprimiirle sen-
tido a la existencia humana, considerada no solo desde el
punto de vista individual, sino en una forma colectiva y uni-
versal, por lo que nos result especialmnente sugestiva a los
aficionados a la Sociologia.
En esta concepcion integral y socializada de la existen.
cia no se jiizga la personalidad en la forma usual de un foco
de voluntad aislado, sino conectada con la Voluntad Univer.
sal, la cual nos mueve desde dentro de nosotros mismnos.
Asimismo, los hechos de la vida humana carecen de sentido
si considerados aisladamente -segin ella- y no dentro de
su csquemta general, de tal manera que los hombres vienen
a ser como los protagonists pirandelianos de "Seis perso-
najes en busca de un autor" al desarrollar una trama cuyos
prop6sitos "sordamente sienten e intelectualmente descono-
cen".
Con lo que llevaminos dicho y por lo que expondremos a
continuaci6n es faicil advertir la posici6n antitetica que asu-
men estos fil6sofos cubanos en torno al problema de la vo-
luntad.
Para Maniach, como para Kant, lo que hay de esencial
en la voluntad en su caracter ineligible, quedando por tan-
to subordinada a la raz6n.


-102-








Para Ines Segura la voluntad es una fuerza omnicoin-
prensiva y omnisciente que obedece a sus propias eyes, ca-
nalizAindose unas veces a traves de la conciencia o sirvien-
dose en otras de las emociones o los sentimientos; solamente
cuando se nos present por si misma como "la fuerza ciega
del instinto" es cuando puede ser percibida por nuestra
raz6n. Recordemos que Mafiach, por el contrario, le niega
categoria de genuina y libre acci6n voluntaria a esta iiltima
manifestacion, a la que el denomiina "necesidad ciega de la
naturaleza".
La voluntad real que nos describe Ines Segura es la vo-
luntad vital pura, que conoce su medio certeramente y aectda
teniendo en cuenta los fines de los demas, de tal ,nanera que
las fuerzas vitales nunca choquen y conduzcan a la aruonia
social. Es s6lo cuando la voluntad aparente que nos present
a veces la raz6n quiere sobreponerse a la voluntad real cuan-
do se produce las tensions que agobian al mundo. segin la
aurora de esta teoria. De aqui que ella estimne que debe inten-
tarse la identificaci6n de la voluntad real con la voluntad de
la razon.
-No cabria revisar a esta inueva luz los problems insti-
tucionales que ha confrontado nuestra Repuiblica desde su
fundaci6n?
Cuando Marti propugnaba para nuestra naciente nacio-
nalidad "formas viables y de si propia nacidas", 4no es-
taria refiriendose a esta voluntad vital pura y libre que
postula Ines Segura?
Podriamos senialar que nuestras instituciones juridicas
ban estado viciadas de un formalismo racionalista que las ha
disociado de la vida, porque en lugar de conformar la raz6n
vitalizandola, han pretendido aprisionar i, voluntad, que
es inconformable -segtin esta tesis -en moldes prefabri-
cados.
Por eso Enrique Jose Varona procure aplicar el mensaje
de Marti en el campo de acci6n que se le ofrecia, tratando de


-103-









conjugar las urgencias vitales de su tiempo con los fines de
la educaci6n.
Y como nos hemos deslizado insensiblemente hacia las
fuerzas conflictivas en la vida, esto nos sitfia en el camnino
del problema ctico, punto convergente de las grandes preocu-
paciones de nuestros progenitores culturales y de la tradi-
cion filosofica cubana.
Enfocado desde su propia concepci6n, el problema se
present para Maiiach en una forma much mais coimpleja.
En su dualidad hombre-mundo comencemos esta vez por
el ser human.
La conciencia o rectora de la vida moral es un movimien-
to de la zona mzas elevada del espiritu o vitalidad superior
-como antes apuntamnos-. En la actitud moral, la concien-
cia del espiritu sano -que para e61 es sinonimo de equiii-
brado- ejercita una acci6n autoritaria y refrenadora sobre
la vitalidad instintiva, limitando su libertad.
Pero por otra parte, como Mafiach admite que una por-
cion de ese inismo espiritu que llamamos fantasia o imagi-
nacidn es la creadora o responsible de la inmoralidad al sus-
citar el desenfreno de los instintos, los cuales, en su estado
de pura animalidad s6lo buscan su satisfaccion just, su
equilibrio o sanidad vital, nos luce algo contradictorio que
luego plantee el conflict moral en esta forma de el espiritu
frente al instinto, cuando en realidad el choque se produce
entr las propias potencias de la vitalidad superior. 0 como
pudi6ranios traducirlo empleando un simil socioldgico: no
es un problema de anarquia o libertinaje debido a la rebe-
li6n de las masas o classes bajas contra los dirigentes que
tenga que ser aplastado por una dictadura; es un estado de
disociacion que se produce de arriba hacia abajo provocado
por la pugna internal entire las classes superiores rectoras.
Mirenmos ahora hacia el lado del mundo, que Mafiach
condensa en la formula naturaleza mas sociedad.
Ademas de former nosotros parte de la naturaleza, esta-


-104-







mos influidos por ella en la forma de Aimbito geogrAifico. Es
tal la importancia que Maliach parece concederle a este fac-
tor condicionante en la conduct humnana, sobre todo en re-
laci6n con las condiciones ofelotirmicas o de climna ideal, que
concibe grandes esperainzas acerca del mejoramiento human
en virtud del uso generalizado del aire acondicionado, cuan-
do este llegue a abarcar paises enteros. En este aspect conve-
nimos con 61 calurosamente -y valga la paradoja.
Todo el que se haya sentido inmerso algunas vez en el
infierno verde de la selva, aunque haya sido con la imnagina-
cion a trav&s de Jos6 Eustasio Rivera en "La Voragine".
comprenderai que no puede prescindirse de estos fenilnenos.
Eu cuanto a la sociedad, el problemia es muy comnplejo:
erepresenta lo social la trascendencia de lo individual, o e?
por el contrario lo individual la inmanencia de lo social?
Entrc estos dos extremes podemos ilegar al circulo vicioso
y a Mafnach se le bace dificil encontrarle la tangente de sa-
lida.
Resulta interesante su analisis de la estructura de la so-
ciedad en la que consider, como en el individuo, la existen-
cia de una vitalidad inferior o instintiva y una vitalidad su-
perior n conciencia social. Solamente indicaremos como 61
interpreta el afain de seguridad como una manifestaci6n del
instinto social de conservaci6n y a la conciencia social como
la parte del espiritu que todos los hombres mioralmente sa-
nos tienen en comun, como los anhelos de dignidad, justicia
y libertad. Estos elements se iallan tan intimamnente re-
lacionados en la conciencia social, que como express Marti
insuperablemente: "Robarle a los pueblos su libertad es co-
mo quitarles a los hombres su decoro". Las sociedades moral-
mente sanas son las que tienen equilibrados ambos aspects.
De la relaci6n del hombre con el mundoI llegamos al ul-
timo punto que varnos a tratar aqui, eje central del problema
etico en Mafiach: los concepts morales o normas supremas
de conduct que se conocen con el nombre de valores.
Entre las dos tendencies extremes del relativismo, que


-105-








los consider creaciones subjetivas del individuo, y el ab-
solutismino, que les atribuye entidad sustantiva independien-
te, Mafiach postula, con su inseparable sentido de la ponde-
raci6n., su teoria del condicionalismo como una transacci6n
entire amibas o la sintesis superior de esos puntos de vista.
Describiendo un inecanismo de correlaci6n sujeto-objeto
analogo al adoptado por Kant en su Epistemologia, estable-
ce la necesidad del sujeto que aprecie para que el valor sea
reconocido objetivamente y, a la vcz, la existencia de ciertas
condiciones especificas en ese algo que va a llegar a ser valor
cuando surja el sujeto capaz de apreciarlo como tal.
Pero como en este caso no esita en juego una raz6n pura,
sino una raz6n praictica vitalizada, nosotros creemnios que esta
concepci6n bipolar de los valores del condicionalismo pu-
diera asimilarse ma's bien en iultimo trminno a ese acto de fu-
si6n o identificaci6n del sujeto y el objeto que MAlexander
denomina "enjoying" y al que ya nos referimos antes al
hablar del ejercicio de la voluntad.
Por otra parte, como en relacion con el primer termino
de su f6rmiula bipolar de los valores, la aptitud eslimativa,
Macha consider que "lo que un hombre cree que una acci6n
debe ser depend en gran media de la clase de hoilibre que
sea", esto nos parece una afinidad con algunos de los prin-
cipios sustentados por Garcia Baircenas en su "Individuali-
zaci6n de la Etica". En lo que no existiria contradicci6n,
pueslo que tambien Garcia Baircenas establece que en los
valores hay algo de relative, el continente o sujeto que
aprecia, y algo de absolute, el contenido o Bien objetivo.
Resume Maiiach su posici6n ante el probleina etico tra-
zando las condiciones de superacien individual y colectiva,
o sea del hombre y su anibito, llamesele a este mundo o cir-
cunstancia, por las que alcanzaria el desideratum ideal: la
conduct moral como la reacci6n del hombre perfect ante
el mundo perfect. A esta "armoniosa utopia" ha de le-
garse por una evoluci6n progresiva orientada por ese "ins-
tinto de perfecci6n" que --segiin el- alienta en todo 1o
existente.


-106









Lograda esta culminacion, como entonces solo se podcia
querer lo que se debe, el deber se presentaria como una "for-
ma de vida objetivamente dada". Y conlo, hal)iend(lose elimli-
nado las alternatives ya no quedaria ocasi6n para el ejerci-
cio de la voluntad, Mafiach tendria que reclificar entonces su
definici6n, primera de que vivir es elegir".
Para Ine.s Segura el problema eti<'o sc plantea de un
niodo nias simple, en forma coherente con su plropia teoria.
lo que no equivale a decir inis f cil, por aqucllo de la difi-
cultad inherente a toda Simipificacion, sobre todo si esta
orientada en un sentido unitario.
Su concept de ila moral viene a scr co(no la conisecuen-
cia o sintesis filtimia de su concepcion vital.
Opoixiendose al esquenia de planificaci6n horizontal de
la naturaleza humana presentado por Maiiach, ella eslima que
este error racionalista de "tomnar el esquenia por el hornbre"
es la fuente de la mayor parte de los errors que subsisten
sobre el entendimiento de los problems y de la oral hu-
manos y qie el camino seguro de la moral es una comnpren-
sidn mas clara de la naturaleza de las cosas. De cuyo cono-
cimiento ha de derivarse. como una secuela de los principios
de la psicologia del ajustamiento la unificaci6n de lar ur-
gencias vitales y de los fines morales.
Para nosotros la dificultad capital en este problema, tal
como ella lo plantea, esta en la manera de propiciar la apari-
ci6n en el individuo de esos verdaderos fines de la voluntad
real -que seguin esta tesis es una voluntad vital pura y li-
bre de vicio -objetivos que se hallan como constreiidos o
deformados por los moldes sociales que el racionalismino ha
inipuesto en nuestra civilizaci6n.
Y si viniera a resultar que ese misterioso "instinto de
perfecci6n", que Mafiach sefiala en su concepci6n telcol6gica,
reside en ]a esencia de la idea de la fuerza vital de In6s Se-
gura, -no se verificaria, a traves de las series divergcntes de
dos concepciones antag6nicas, una convergencia iltima en


-107








la cual la ley internal que las rige constituyera la sintesis de
los contrarios defendida por Maiiach?
Cualesquiera que scan nuestras conclusions, la Filoso-
fia Cubana parece seguir confiando sus mas altos objetivos
a la educacid6n. No una educaci6n tomada en el sentido in-
formativo, ni siquiera formative para conformar individuos
de acuerdo con arquetipos racionalmente concebidos, sino
una educaci6n que procure el desarrollo integral y armonio-
so de la naturaleza humana, bien por el cultivo de sus facul-
tades perfectibles como quiere Maiach o por el acercamien-
to o la idcntificacion de la razon con la fuerza vital, como
pretend In6s Segura de acuerdo con su propia concepcwin
de la vida.
De aquf se deriva, en el terreno sociol6gico, otra afini-
dad uiltima de estas dos teorias, ya que tanto Mafiach, al
sefialar el estado perfect de sanidad moral de las socieda-
des como el equilibrio de lo instintivo con la conciencia so-
cial, o sea, del afain de seguridad con la libertad; e Ines Se-
gura, al preconizar la armonia de la raz6n con la fuerza vi-
tal, estAn describiendo el clima ideal de toda genuina denmo-
cracia, de esa democracia a la que aspira, con toda la inte-
gridad de su ser, la voluntad real del pueblo cubano.


-108-




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC