UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00068


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page 1
        Page 2
    Sumario
        Page 3
    Title Page
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
        Page 6
    Vigencia de ayer
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Temas e indagaciones
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 103
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
    Testimonios
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
    Notas e informaciones
        Page 164
        Page 165
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Vida de los libros
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
    Back Matter
        Page 207
        Page 208
    Back Cover
        Page 209
Full Text





vista
tlevista


de


la


Biblioteca

National



9


LA HABANA, CUBA


000 nr.


31











\Io \ 1, .


Revista de la


Bib lio(teca Nacional


14


II .


I *
I A lid


l) nJI~ .1O] 1)1 L.\ Bi-BlU,~ OTK<' \ \ U !ln ,\ [






)IA 11\.A\AI 1. B\
I pArr 4'. HD) SAS t 1|A.
I Q i f


11i 1.141-4I.1 )11 .


r~I' \,ju' i.\ i'l .,


Cast-I, o de MIo rales








SUMARIO

PAC.
VIGENCIA DEL AYER
Francisco de Paula Coronado.--Frutos coloniales............ 11

TEMAS E INDAGACIONES
Jose Manuel P6rez Cabrera--El Album. Biografia de una revista 63
Leopoldo Horrego Estuch.-MAximo G6omez. E military y el
ciudadano ............................... ..* ............ 87
Hortensia Pichardo de Portuondo.-Mercedes Matamoros. La
poetisa del amor y del dolor ............................... 105
Rafael Nielo y Corladellas.-Documentos Sacramentales,....... 121

TESTIMONIOS
Enrique H. Moreno (1950)........................... .... 155
Jorge Antonio Gonzhlez (1951) ........ .................... 156
Guillermo Felii Cruz (1952) ...... ...................... ** 4*a&4**A157
Elena Alvarez de Zayas (1953)................................. 158
Verner W. Clapp (1954) .................... .. .. ........ 159
Francisco Ichaso (1955) ...............*.*............ ...... 160
Robert Vosper (1956) ..... 161

NOTAS E INFORMACIONES
Fernando G. Campoamor.-Homenaje cubano ................. 167
Jos6 Antonio Fernandez de Cossio--Palabras de recordaci6n
en el aniversario de la muerte de Arturo Garcia Lavin..... 171
Emeterio S. Santovenia,-Gerardo Castellanos ................. 179

VIDA DE LOS LIBROS
Bibliograficas:
M. Isidro MWndez.,-Hortensia Pichardo. Mercedes Matamoros,
su vida y su obra .....................................4 185
-- Fernando Portuondo. Educaci6n. Coleccion del Centenario
de Marti. La Habana Oficina del Historiador de la Ciu-
dad, 1953 ....* . 44* .. .. . ... ........ .... .. F4 .... . 186
Carlos A. Martinez Fortun y Foyo, El Casicato de Sabana o
Sabaneque. Habana, Cuba, 1956,............-....... 187
Antonio Martinez Bello.-Ricardo Riafio Jauma. Hombres de
tres mundos. Buenos Aires, [GrAfica de La Facultad, 1955] 188
Armonias y Conflictos en Tomrno a Cuba, de Emeterio
Santovenia ................. .........*i......... 192
"La Ciencia y T"Y', del Profesor Calixto Suarez .......... 195
Serafin Espinosa.-Mario Luque. El Canto del Cisne. Poemas
Quito-Ecuador, [Impreso en el Ecuador], 1956............ 196
Antonio Martinez Bello.--"Historia Econ6mica de Cuba", de
Levi Marrero ......................................... 200
Revista Cubana.--Instituto Nacional de Cultura, (Ministerio de
Educaci6n). La Habana, Octubre-Diciembre, 1956........202
Estadisticas ...........4 ...4 F..... 4 .... *...F 44.. ... 203
Relaci6n de obras cientificas y literarias.F.................... 205










. I I I.I --I I I ,


Revista e Ia


Biblioteca Nacional
I I t

t; \Ji I \ d) lil 1 I ,




I la fat t-o de I as11
1,liau (e.'-, i'o de 5~I,,'ale,-,


. l u .W1 'i I 1I \ I V IP,1.i I[ \ .1 \ N \





I: II B \N,\, I. p B\
IunpFI rf.-. DI'KA i ( 1\.


VIO \ II. \o. :,'











Se celebra en Caracas el primer festival

del Libro de America

Merced a la labor organizadora desarrollada por la Universidad
Central de Venezuela, con los auspicios de la Organizacion de
Estados Americanos, se celebrara en la magna Ciudad Universitaria
de Caracas, del dia 15 al 30 de noviembre pr6oximo, el Primer Fes-
tival del Libro de America, suceso de cultural que marcarai con
hito permanent el nivel de superaci6n alcanzado por nuestros
pueblos en las nxas divcrsas manifestaciones y disciplines del in.
telecto, dtie la sensibilidad, del saber y de la t6cnica
Abarcarai la exhibici6n del Libro impreso en America en los
iltimos cincuenta afios, asi como de mapas, grabados, manuscritos
y otras piezas antiguas relacionadas con esta exposici6n realmente
enicielopedica. Tambien se mostrarain a los numerosos concurrentes
que asistirin al impar acontecimriento, revistas de ciencia, letras y
arts que se imprimen actualmente en el Nuevo Mundo: y se ce-
lebrarain al propio tiempo interesantes conferencias de mesa
redondas" a fin de considerar los problems culturales, t6cnicos y
econ6micos relacionados con la edici6n y difusi6n del Libro en
America.
A fin de esclarccer distintos puntos y problems afines a tales
proyecciones, se ofrecerin cases, conferencias y deminostraciones
sobre el uso apropiado de las bibliotecas publicas, fijas o rodantes.,
y en torno a la forma de componer una biblioteca de acuerdo con
los interests de los grupos o personas a qtienes est6 destinada.
El Consejo Acad6mnico de la Universidad Central de Venezuela
ha estimado, en consonancia con ideales de tanta magnitude, que
corresponde a dicho Instituto, por su propia esencia y por impo.
sici6n legal, no s6lo ]a preparacion de profesionales, sino tambien


-5-








--segtun declaraci6on explicita- el fomentar la ciencia en cuanto
a su investigation y aplicaci6n, y la cultural en general; por lo
que compete al Conscjo mencionado el impulse y coordinaci6n
de dichas labores.
Al propio tiempo, aniade aquel organismo una referencia con-
creta al libro, del cual subraya que es instrument complementario
e imprescindible para la difusi6n de las luces dentro y fuera de
los rccintos docentes, por lo que reclama un sitio de honor en toda
obra de esclarecimiento e ilustraci6n y demand naturalmente la
divulgaci6n colectiva de su lectura o empleo en la vida praictica.
Por otra parte, considerasc que el Iihro americano, tanto por isti
contenido de pensamiento y emocion como por la elegancia y
putecritud de las ediciones, constitute un exponente altairnente
igntiificaitivo de ila ilustracion allegada por nuestra Aimerica. Y
denmas ciji consignar quoe Venezuela, por su doctrine internacioF
iial y por Si tradicion cultural, adviene sede propicia para la Ex-
posici6Ou dcl Libro americano, vinculo insuperable de relaci6ii
etI)iritual ct1 toda la Hunmanidad y muy en especial en el Nuevo
Mundo, adeinas de titulo renovado siemprc de solidaridad y comn-
pelletracio6I entre los pluelb)los.
De ahi que sc pueda afirmnar con e nfasis quc el Festival del
Libro en America, que prepare la Universidad Central de Vene-
zuela con los aiispicios y lo cooperaci6n de la Uni6n Panamnericana
por inwedio de su Departainento de Asuntos Culturale!, constituiri
iun nexo ENms dc .superior eficacia para el c onocimiento y alta cornm-
p)eIlctraivI)6 itielectnal y efectiva entre las naciones de cese fHems-
ferio.
Nuteiro I nlsitito Nacional de Cultura, siempre dispuesto a
('ooperr lc ina nimiancra efectiva a todo event quie se realize en
favor dc Ia ilustraei6n, s, encuentra colaborando intensamente cnn
kI Comi-i6pi Organizadora de. dicho Festival.
La Biblioteca Nacional, tambin ha enviado sus ptblicaciones
para quie sean expuestas en esta oportunidad y ha contrihuido a
tlirimlinr este magino tvento cultural.


-6---

















VIGENCIA DEL AYER








LITERARl'JS


FRUTOS


I


COLON ES


POR


CESAR


DE MADRID


(Francisco Coronado)









HABANA
LA PROPAGANDA LITERARIA
Cille dce Ziluetaci, nmn. 28
1891


FOLLETOS


!iPOAkI'.tJ
AIM&.6016













FRUTOS COLONIALES
Por
CESAR DE MADRID seud.*

FOLLETOS LITERARIOS

Vamos por parties, y hagamnos ante todo una aclaraci6n
que me interest en much; I c6mo que es cuesti6n de interest!
Supongo, lector amigo, que este ejemplar que tienes en tus
inanos, te hahrai costado tus cinco reales bobos. No? Pues,
hijo bien puedes hacermne el favor de comprarte uno, y cuall-
to mais aprisa, mejor, con eso matas dos piajaros de un solo
tiro: tienies en tu biblioteca un volume nmis, que para algo
puede servirte, y otro mienos que buscar mariana si te diera
)a ocurrencia de meterte a americanista por arte de birlibir-
loque, lo cual no seria cosa del otro jueves, cuando ai un Ba-
chiller y Morales ya le hubo el diablo de soplar por ahi.
Esto sin tener en cuenta que me prestarias un excelente
servicio, porque yo, comno cada hijo de vecino, en vez de las
celeberrinas "palabras. palabras y palabras" de Shakes-
peare, lo que buscamos es dinero, por la muy convincente
de que, ai fucr de pacifico. no me gusta tener palabras..
con nadie. Y al decirte lo que has leido inas arriba, no ten-
go en cuenta tamipoco la maldita gracia que me haria que a
mi folleto le sucediera lo mismo que al Diirio a diario: sc sus-
En el numero anterior de la Rev'it it de li BibUoiotec National, transcribi-
mos el libro "Menudencias" de Mannel M{irquez Sterling. Como en Q se
alude arias veces a Franciieko de Paiula Coronado, especialnlenite a "Friuto
ruoliniales, pubiilicamos parte de dicho libro con el objeto de que el lector
jiizgue si la critica de Marquez Sterling fu, acertada. De dicha obra henmios
snprimnidn por rIazones de esiacio y por otras razones, algunos articu!os. El
investigador interesado en elho puede leer los trabajos omnitidos en la trans.
cripci6n de este fnilleto ya que la abra complete ae entuentra en la Biblioteca
Naci onal1


-11-







cribe el duenio de los ultramarinos de la esquina .claro: como
que es ultra-mnarino y el Diario. . de la Marina) y toda
la vecindad lee el peri6dico, si, pero de prestado. Me parece
a mi que de ese mnodo no le veria el fruto a mis Frutos colo-
niales, y tu sabes muy bien que nosotros los escritores (hace
anios que no tengo abuela) preferimos antes que nuestros tra-
bajos produzcan a que los reproduzcan, por aquello de que
vale mas peseta en mano, que celebraciones volando. Y aho-
ra,, adelante con los faroles.
El carifio con que acogio el piblico Inis articulos de sa-
tira publicados en Gil Bias-cuando Gil Bias era peri6dico
literario,-y las condiciones ventajosas para mi, la verdad
sea dicha en que se decide un librero valeroso e inteligente.
como pocos, a editar mis manuscritos, me prestan alientos
para emprender la vida del literate: hacer libros y libros, y
en letras de imnprenta eclharlos a la calle. Por eso hoy entrego
a ustedes este folleto, a fines de anio les dare un tornito de
critical y sAtira, en la primavera pr6xima les contare algunas
novelas cortas... y asi iremos tirando,
"que siendo el escribir ya casi oficio,
Jpor que no podrn yo, como cuwalquiera
dar de mi suficiercia algun indicio?
Y donde inas he de darlos sera en cstos folletos que pu-
blicar6 cuando me parezca convenient --nada de periodici-
dad: las obligaciones me apestan- y en los cuales hablare de
la imanera que se ine antoje y con las dimensions que yo
quiera., de muy diferentes asuntos, pero todos relacionados
con la lilcralura. En el banquet de mi vida literaria, si el
tropo se me permit, los libros que de a la estaiupa harain
Francisco de Paula Coronado, author del present trabajo publicado hajo el
seud6nimo Cesar de Madrid, naii6 en La Habana, el 8 de Enero de 1.B7l0.
Licenriado en Derecho Civil y doctor en Filosofi:i y Letras. Micmibro det la
Arademia de la Historia desde la fundaci6n. Correspondiente de la Espa iola
de la Len.gua, Director de la Biblioteca Nacional desde el afio 1920 hasta la
feriha de su rnuerte ocurrida en 1946. Historiador, bibli6filo y bibli gr:ifo.
Oripo' allow, cargos en ?a admninistraci6n public, especialmente en el ramo
escolar y tambien sirvi6 eii el euerpo diplomtitco. Di6 conferencias a rnaestros
y obreros, escribio versos y colabor6 en peri6dicos, algunos die los cuales fund.
Revolucionario fide la Guerra de Independencia, formn6 part de la Delegaci6n


-12-








el oficio de inanjares que service a ustedes gustosos, y el de
entremets los folletos. Por lo que pudiera decirse que ellos
vienen a ser unos como Cirineos de mis libros, puesto que
ayudarain a e stos AR llevar la cruz de mis articulos, ya por que
el asunto sea de rigurosa oportunidad, pasada la cual peor
es meneallo, ya por no recargar de materials los libros,
que resultarian demasiado voluminosos, ya por otras razones
faciles de comprender.
En cuanto al mnodo de llamarles: Folletos literarios, mie ha
parecido el nombre miAs a prop6sito, mais adecuado a estos
opuisculos mios, porque folletos seran, de eso estoy seguro,
y puede que literarios tainbien, 6 por lo mienos, que yo me
haga esa ilusi6n, una ilusi6n como otra cualquiera, y los crea
tales, equivocadamente. Si algfin malicioso de los que nunca
faltan, dijere que ese bautismo es un despojo de Clarin, quien
tiene en su publicaci6n, desde afios ha, con el titulo de Folle-
tos literarios una series de opusculos de la misma indole y ca-
racter que A los mfos senialo, contestare, eurandome en sa-
lud, que en ello no hay intenci6n de ninguin despojo, ni mu-
cho menos pretensions ridiculas de parangonearmne con el
muy ilustre autor de Su Unico hijo sino sencilla y claramnente
un homenaje que rindo a Clarin, mi maestro respetado y que-
rido.
Aqui, en estos folletos, conocera el lector mi manera de
pensar, dclarita, justiciera; me vera como soy, porque aqui
puedo decirle cuanto crea oportuno de Fulano y Mengano.
sin que ceusores mojigatos mie tachen parrafos ni me duleifi-
quen expresiones; aqui puedo ser independiente como en
ninguna otra parte, y eso es lo que mais necesitan los critics:
de Nueva York, y redactor de "Patria" cuando lo dirigi, Marti, actuando con
dinamismo y sentido sin iguaL Public6 entire otros los 4iguientes libros: Folle-
tos literarios (Frutos coloniales), 1891; Primera campafia; En mis tree; Debili-
dades fenmeninas; Am&rica; Apuntes de la vida del Gral. Antonio Maceo, 1897;
Crimenes de Espafia en Cuba, 1898; Datos para una biografia del General
Calixto Garcia, 1899; La toma de Cirdenas, 1900; Las ediciones de Plaicido.
Inielectual pleno y complete de su generaci6n, amigo de los libros y amante
devoto de las bellas ediciones. Bibli6filo en el sentlido exacto de la palahra,
posey6 las mas nutrida biblioleca de obras cubanas.
La Biblioteca Nacional posee )as siguientes obras de este gran erudito
cubano:







independencia. Cierto que la tuve bastante ancha en Gil Bias
cuando lo dirigia mi amigo Wenceslao Galvez, pero en toda
Cuba no existen cuatro directors de peri6dicos como Galvez.
La Mayoria de aquellos tienen siempre compromises que le
prolhiben abandonar al critic la libertad segura de que ha
menester, si desea antes pecar de severe que de ben6volo;
y asi, sin independencia no hay critical possible. Hoy Gil Bias
se ha convertido en un segundo Eco del necrocomw, conmo
alguien ha liamado con gracia a La Caricatura, y no nos que-
dan ya sino dos peri6dicos literarios: El Figaro y La Habana
Elegante. Pero a ellos lle6veles usted critics y vera coImo le
despachan destempladas. El Figaro respeta demasiado a cier-
tas personas que no tienen respetables ni las canas, y no pu-
blica articulos en que se les sefiale cuantas son tres y tres,
y otra porci6n de verdades matemnaticas; La Habana Elegan-
te no admite bronmas contra nadie: quiere estar bien con to-
dos; y con los diaries no hay que contar. Sus directors bus-
can solo aquello que les rellene la bolsa: el suceso del dia.
la noticia de sensacion. y a la literature que la parta un
rayo. Como esto siga del modo que va, me parece que minuy
pronto sera cosa de hacer la mialeta, marcando el rumbo hacia
remotos climas.
De lo dicho liabras colegido, lector ilustre, 6 quier ple-
beyo, que me ha picado la tarantula por la critical, y ello es
cierto como Cesar me liaman. Versis td: no hace much tiem-
po dijc al autor de mis difas:-Papa, yo quiero ser critico,-
y mi papai me contest :-Lo seras, hijo, lo seras.- jVaya si
lo sere! 4Qu6 tiene de particular? Cosas mas raras se han viS-
to, y nadie ha hecho cruces por ejemniplo: a un Covadonga,
Coitestacion a: Facciolo y Alba, Eduardo. Llaverias y Martinez, Joaquin,
Facdciolo y la Voz del Pueblo Cubano. Discursos leidos en la recepcidn p6
blica del... Joaquin LTaverias y Martinez. Contest en nombre de la Corpo-
raci6n Francisco de P. Coronado; Habana, Imp. Siglo XX, 1923.
Frutos coloniales. Por C6sar de Madrid (send.) Ilabana, La Propaganda
Literaria, 1891.
Justo de Lara. Su seud6nimo. Sus libros. Escritos iniditos. (Separata de la
revista de ]a Facuhatad de Letras y Ciencias de la Universidad de La Haba-
na, 1920.
...Aparecen ademas various pr6ologos.


-14-







mal conocido por Diaz del Villar, salir electo diputado por
Matanzas, si bien es verdad que por Matanzas cualquiera
sale diputado, desde el muy celebre Calvet6n, que de pensar
no se quedarai calvo, porque si acaso piensa con el estonimago.
hasta los muy fainosos dientes de Romero Robledo, el ex-pollo
de Antequera. Asi que ya no hay nada impossible, ni que D.
Bonocio Ti6 Segarra sea poeta lirico, ni que yo sea critic.
Biieno 6 malo, alil tui lo sabres mi modestia no me permi-
te. -pero critic al fin y a la postre, que es lo que me
importa, y de los que tomnan la vida por el lado que quema,
*Para seriedades estamos! En el "actual moment hist6rico',
que dicen los Francisco Giralt(", el ifinico que describe ent
serio es Fabie,, y eso por que Fabie no sabe lo que se describe,
comno Cinovas no sabe lo que se gobierna.
Ya se que no hay profesion ingrata comparable a la de
critic, que a este los buenos autores apenas le agradecen las
alabanzas, y los malos que son los m.s. le detestan por ha-
berles dicho la verdad monda y lironda, y como ayuda Dios
a los malos cuiando son rds que los buenos, ya tiene el critic
sarnia que rascar. Se tambbien que basta acusarle las cnarenta
ai cualquier geniazo de esos que los gacetilleros descubren al
volver de unia esquina 6 de un semanario, para echarse de
eneminigos 'i la famiilia del genio, a los otros que se le parecen.
Jos cuales se dan por aludidos,--- lo que es la conciencia!--
ai la vicja sirvienta que le zurce los calcetines al genio, al gace-
tillero descubridor... y asi, burla burlando, ai media huma-
nidad, sin captarse siquiera las simpatias de la otra media,
que es lo peor del caso. Y si fuera esto solo Pero todavia
Ie queda mais, y nada menos que tres abismos sin fondo, en
alguno de los cuales cae tarde 6 temprano la mayoria de los
critics; son muy pocos los que se escapan. Me refiero a los
gravisimos defects que podriamos llamtnar, sin orden: pru-
dentismino literario, benevolencia excesiva y confusion de
aspects. De los tres huyo como el diablo de la cruz, y el
I1 Frtnicisco Giralt w una errata, lease oradores at menuldef.


-15-








segundo me persigue lo inismno que en la zarzuela el espia
de aquel soldadote al bueno del lego.
La frase: prudentismo literario, no es mia, pertenece a
Clarin, y si no es castellana, en cambio es exactisimnia. Ese
prudentismno comprende dos classes de sectarios: unos los cri-
ticos que nunca se forman concept just, exacto, de los li-
bros que lMen, porque tienen tanto de critics comno yo de
obispo, y otros los que envenenan su criterio con la baba as-
querosa de la envidia, comno dijo el poeta. Aquellos, malin-
tencionados de vena inefistoftlica, que se las echan de mali-
ciosos no siendo mais que unos pobres diablos, por terror al
ridicule de celebrar demasiado lo que no merece tanta cele-
bracion, de hallarse declarados admiradores de obras qie, en
rigor, no reconipensan el tiemnipo que se pierde leyendolas, por
miedo de tornar gato por liebre, de confundirse con el vulgo,
ese mont6n an6nimo al cual seducen faicilmente los colors
de relumbron y las manchas de los brochazos, por el deseo
vehemente de no ser uno de tantos, son, por sistema, muy
prudentes, muy comedidos en los elogios. Asi es dificil co-
gerles en algiun renuncio: se salen con las suyas. Pero tales
discipulos del prudentisnmo, y en esto consiste el peor de sus
males, no se inantienen de las tachas, de las censuras, del
capitulo de cargos, Ai igual distancia que de los encomios: a
honresta distancia, que diria Martos; sino que, al contrario,
muerden, zahieren, se gozan en las diatribas, quitan motas a
todos los autores, ya que no se atreven a soltar alabanzas.
Ellos, de esa manera, mientras los incautos burgueses les
cr6en de buena fe y los algo mnias listos les tienen por severos,
viven tan ricamente.. y fungiendo de critics, que es a lo
que aspiran, del mismo modo que otros prudentistas de infe-
rior estofa: los enfermos en la envidia.
Si en toda literature, y en la espafiola mas que en niguna
otra, es daniina y odiosa esta caterva de critics que escanda-
lizan y sonsacan, con muy pesima intenci6n, al dilettante ino-
cente, contandole perrerias del artist A quien niegan, por no
haberle comprendido, lo que de derecho Ie corresponde, no


-16-








menos odiosa y daiina es la ralea de partidarios de la bene.
volencia excesiva, vicio opuesto en diarmetro al prudentismo
literario. Los extremos se tocan, despues de ser viciosos. Esos
escritores que a los albaiiles de ]a prosa les dicen prosistas
eminentes, porque son sus amigos, y que, por la misma raz6n,
Ilaman poetas a los quc garrapatean versos, confieso que me
son profundamnente antipaticos, tanto, 6 mias, que aquellos
apocados, timidos, pobres de espiritu, que elogian por no
reprender, porque prefieren faltar a Ia justicia y crearse
tn amingo nuevo, a ser justos, claros, y echarse un enemigo
mias, sobre los muchos quc tienen todos los critics. Escapar
de la benevolencia, viviendo en la Habana, entire los mniismos
zampatortas que se fustiga con la graniAtica en una miano
y las elucubraciones de ellos, el cuerpo del delito, en la otra,
y qune a diario se yen en el teatro, en ]a mesa del cafe, en Ia
redacci6n de un peri6dico, en todas parties, es obra de ro-
manos superior a las fuerzas de cualquier misero mortal,
porque la cortesia y ia educaci6n me parece a mi que para
algo se ban hecho. Yo no veo sino dos medios seguros de Ii-
brarse de la benevolencia, esa enfermedad que me pone los
pelos de punta: vivir lejos de la capital, como Leopoldo Alas,
que se ha huido de Madrid para establecerse en Oviedo, alia
donde no escucha si encarama
"la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincerna",
como dijo el Mtro. Fr. Luis de Le6n; 6 ya quc en la capital
nos quedamnios, por fas 6 por nefas, negar el trato A la turba
multa de escritorzuelos canijos, chirles, que pretenden sobor-
narnos con frases halagadoras, ditira"nmbicas: hacer lo que
hago yo, que no frecuento teatros, ni salones, ni cafes, Di
tengo mas amigos que los convenientes.
La confusion de aspects es harina de otro costal, error
antes que vicio, pero siempre defecto, en el cual pecan casi to-
dos los critics franceses y algin que otro espafiol. Yo no me
explico como mi sabio amigo D. Juan Valera, modelo apre-
ciabilisimo de sano criteria y buen gusto, ha podido incurrir


-17-







en esa lamentable confusion de aspects, varias veces, que no
una sola. Para mi es la tal confusion asunto trascendental que
debe estudiarse a fondo, ,uy lejos de mirarlo con indiferen-
cia vitupcrable, como le miran los mas de los critics. Hace
anios, leyendo una obra de sociologia, por cierto interesanti-
siiua, de un ex-ministro alemain Ilamado Sch'aiffle, me desayu-
ne con que existia semejante con fusidn, porque el bueno del
ex-ministro dice y prueba que la critical y la historic, en la
literature, cuando se trate del aspect tecnico, tienen que ser
diferentes de la historic y la critical cuando se trate del as-
pecto social; porque no hay que olvidarse de que la literature
tiene estos dos aspects que jamais deben confundirse, y que,
por desgracia, se confunden amenudo. Qu- le inporta al
critic de arte al juzgar uin libro de bella literature, las con-
secuencias morales y sociales que pudieran colegirse de las
afirmaciones del autor, las intenciones de e.site, la escuela li-
teraria a que pertenece, y otras muchas cosas por el estilo?
Eso es apartarse de la cuesti6n propiarnente critical, para
mneterse en honduras peligrosas, que huelgan. Cuando al cri-
tico le dicen:-Toma este libro y dime lo que te parece, de-
be cenirse al aspect tecnico; y cuando estudic al autor en si,
entonces al aspect social, deslindando sieripre un aspect
de otro, si de sus obras tratare, en el filtimo caso.
Estos y otros muchos obstaiculos se le presentan al critic
en los comienzos de su profesi6n, ademas de los disgustos
que le proporcionan las verdades que diga en sus articulos.
Por eso en varias ocasiones me han dado ganas de echarlo
todo A rodar: proyectos, esperanzas, aficiones. que cada
uno viva como mejor le parezca, y alia se las entienda. Qui-
zas seria lo nmas provechoso para mi; es muy possible. Pero el
cinismio de la sociedad de literatos de aqui, que se han creado
una como especie de asociaci6n de elogios mutuos y seguros
contra critics, me saca de mis casillas y me vuelve a las
andadas. -Ea! ya estoy en la brecha, dispuesto a batirme
con poetastros y prosadores: quien me quiera odiar, que me
odie. Se me imnporta un pito. Asi como asi no les dejare
maucho tiempo para odiarme.


-18-







En mi firme prop6sito de darle amenidad a estos folle-
tos y huir de los que huela a pedagogo, he resuelto imezclar
la s criticas que escriba, digresiones puramente personales,
sbjetivas, autobiogrdificas, que quizas logren interesar al
lector. Recuerdo que Lamartine dijo una vez: "en el libro
personal, el hombre abre su coraz6n, mientras que en sus
dernas obras, tan s6lo su entendimiento;" lo ceal viene a ser
lo misino que habia dicho Montaigne: Quiero al hombre por
entero. Escudado en las frases de esos dos grandes hombres
de Francia, me atrevo a imnprimir a mis folletos semejante
forma, variada, entretenida; si doy en el clavo, habre satis-
fccho mis deseos, pero si doy en la herradura, cdlpese a mi
pobre irgenio, no a mi buena voluntad.
Ya ven ustedes que he cogido la cosa con calor; s6oIo falta
que me protejan, y este es mi temorcillo. Que bien mirado no
debia tenerlo, por que es indudable que hoy existe en Cuba
mnas public para la literature, que se lee mas, se escribe ma
que hace algunos afios, y como siempre cs saludable enterar-
se de lo bueno y lo malo para formarse criterio propio, que de
las comparaciones, aun cuando son odiosas, nace el gusto,
que dice un cantar, no veo inconvenience en que se compren
y se lean mis libros, como los de cualquier otro: si son buenos,
por buenos, y si son malos, por malos. Y despues, y ademds...
equien les mand6 a ustedes ponderar tanto mis articiulillos,
que me decidieran a liarme la capa A la cabeza, partir por
derecho y hacerme literate?
"Tui lo quisiste, fraile Mosten,
tu Io quisiste, tti te lo ten."
lFastidiarse! Y ahora, lector, entrate, si te place, por las
paginas de este mi primer folleto, 6 dalo de codo, que yo te
advierto de que no perderas gran cosa con no leerle. Tuyo es,
tu dinero te ha costado: puedes hacer con 61 lo que te de la
gana. CESAR DE MADRID
FRUTOS COLONIALES
Acababa de Rover. Salamos de la redaccin de Gil as
Acababa de lover. Salianios de la redaccion de Gil Bhas








los various amigos, todos periodistas, que cobijados en ella
pasamos reunidos en agradable charla el fuerte aguacero. Una
vez al aire libre dispers6se el grupo: eada cual, solo, tom6
por donde mejor le convino; uinicamente continuamos juntos
Wenceslao Galvez y yo, caminando por la Calle de O'Reilly,
cuesta arriba, con rumbo a nuestro barrio. Era una tarde bo-
chornosa de primavera. El sol durante el dia no hubo asoma-
do su disco de fuego en el horizonte, y en la b6veda infinita,
cubicrto de nubarrones plomizos, no se veia un pedazo de cie-
lo azul, de ese hermoso azul del cielo de mi terrufio. Aun
estabain mojadas las paredes de los edificios; de canales y ale-
ros cafan gotas tras gota el resto de la lluvia recogida en
tejados y azoteas. Salpicados de lodo, con sus vientres reple-
tos de transeuntes, omnibus y carruajes se encaminaban haicia
lo que fue extramuros de la ciudad, hoy la parte nueva. Por
el arroyo, a la orilla de las aceras, corria el agua enturbiada
con las basuras de las calls, semejando un caprichoso ria-
chuelo que lentamente desaparecia entire los huecos de las
cloacas. Al atravesar las esquinas necesitabamos hacer pirue-
tas de equilibrio para 110no empaparnos los pies en los charcos.
El tiempo seguia encapotado, la noche conienzaba A cerrar;
un airecillo molesto batia, haciendolos traquetear, en los
vidrios de los faroles que a grandes distancias se ven, desven-
cijados 6 sucios, en no todas las cuadras, y las nu1bes, cada
vez mas gachas, amenazaban con proseguir el interrumpido
aguacero.
Galvez y yo ibamos hablando de literature; diariamente
haciamos juntos la jornada de Gil Bias A nuestras vivienda-,
y siempre la conversacion giraba sobre lo mismtno: la hiteratu-
ra es nuestra incurable mania. Durante el camino nos conta-
bamos todos nuestros proyectos, los trabajos presents, los
desengafios preteritos y las esperanzas en Io porvenir. A mi,
que adoro a mi patria, me aterroriza la indiferencia con
que suelen acoger mis paisanos las obras impresas aqui;
porque es innegable que basta media vez que el autor sea
cubano y que el piA de imprenta diga: Habana, para que las
miren con prevencion; y, en cambio, si trae el pi6e de impren-








ta el nombre de una ciudad extranjera, y el auto es ultramna-
rino, ya la gene se entiiusiasmina y pone la obra en los cuternos
de la luna, 6 poco menos, aunque fuere utin novelucho de
Montepin 6 del Feuillet que haga sus veces. En todos los
paiscs el pueblo trata de alentar ia los escritores que ermpie-
zan. y estos se encargan de colocarse en el lugar que les co-
rresponde: la critical no l es permit usurpar ningun otro;
pero aqui, y no to echein a imalla part, nuy al contrario, sC
les desanima, se les burla diciendoles que concluirain por vol-
verse locos de atar, y si alguno se arrest y da ai la estampa"
cualquier vomlmen, isim paisanos, comno castigo iin'erecido por
la osadia del escritor,-Iya es osadia!--le desprecian pIro-
fundaniente, dejaindole empolvar los ejemplires en los ana-
queles de las librerias de barato. Y luego la juventud actual
se las echa de patriota, de patriota y no protege el progresto
de las letras y las artes! Esa juventud, que baila un cotillon
en un sarao, o inisnio que en el cafe le chupa la anigrc a
una barrica de lager, es una de las cosas de ini pais que me
dan mayor la'siaima. Pobrezucila! criec ique todo lo compone
con hacer gala de llaminarse 4 si misma sportman. vestir silt
chaleco, emborracharsc amcnudo, hablar el lenguaje grosero.
Ileno de soeces modipsmos, del populacho torpe. no leer na-
da de enjundia, y malgastar en lupanares podridos con la del
cuerpo la salud del alma. De artes no le hale ousted: si acaso
conoce un poquito de la esgrima, y eso no por higiene ni
por adorno, sino para huscar camlorras despues de haberse
asomado varias veces ai la redonda ventanilla de una copa.
como ha dicho ailguien. Asi yo creo que no se va a ninguna
parte de provecho: fi otro punto. es muy possible. Y serain
esos los hombres del mnafiana; ipobre patria nmia, la que te
espera! Todo ello es triste, si, muy triste, pero tambien es
cierto, y de tales tristezas conversabamos Galvez y yo A la
caida de esa bochornosa tarde de pritnavera, camino de
nuestro barrio.
A la saz6n acababa Varona de publicar sui ultiuo libro
-del que, dicho sea entire par6ntisis., s6lo ha vendido itre-
ce ejemnplares! nuimero fatal para la buena gente de los su-


-21








persticiosos- y ya los gacetilleros anunciaban las pr6ximnas
apariciones de otros que hoy lucen por ahfi sus cubiertas de
colores.,-Te ocuparas en todos ellos?--me pregunt6 Wen,
mientras arreglaba un cigarrillo que tenia entire las rnanos.
-.-Si, y en el eterno articulo,-le conteste.-ZPor que no junim-
tas las critics en un folleto?-jTomrna! Eso quisiera yo;
pero desconfio del pfiblico.-Quien no se echa al agua nunca
aprendera a nadar.-Y seguinlos departiendo largo rato so-
bre este asunto. Los razonamientos de mi ainable compafnero,
por un lado, y por otro mis deseos de imprimnir algina cosa
que valiese la pena, para ponersela de boncte a aquellos que,
mortificaindome con sus murmnuraciones, siemlpre ai mis es-
paldas, jamais de frente, me ban hecho tragar bilis que es iun
demonio, dcsde que en hora maldita ingrese en el periodismo,
concluyeron por convencertme niAs aprisa de lo que yo creia.
y cuando nos separarnos lievaba dentro de mi sesera el
proyecto de alternar con los libros que parir,, editor median-
te, la series de folletos literarios que inicio boy con este.
Era ya la hora de comer, casi de noche; los mecheros de
gtas del aluimbrado public mostraban con timidez sus pali-
das lucecilhis, y en las callas transitaban muy pocas personas:
alguna que otra que volvfa de su trabajo, retrasada por la llu-
via. Al cruzar frente de mnuchas casas apercibiasc el penetran-
te olor de la coinida pucsta sobre la mesa, mezclado con el
ruido de los cubiertos al tocarse en los plates. La luna-. csc
astro al que los poetas hban dejado cual digan duefia--y suit
sequito de estrellas--otras que bien bailan-dormian tran-
quilamente dletris de los nublados sofocantes y ncgruzcos
que achitcatn la caverna de espacio en los dias de torinenta.
No habian dado aiun las nueve, cuando yo estaba en un
scncillo rgabinete, consultaindole mi proyecto a cierta ami-
guita mia. inorena de oriental hermosura, de ojos grandes y
rasgados, adormidos, como los enferinos de la morfina, mnas
bien alta que baja, robusta, aristocraitica, semcjante ai las al-
Livas duquesas de la edad media, y que posee un gusto quin-
tesenciado un talent perspicaz, como para mi los quisiera
un domingo, U otro dia festivo. Recuerdo ahora, de momento,


-22-









haber leido, creo que en D'Amnicis, no estoy seguro, algo i
proposito de la saludable que es a un joven, soltero y escri-
tor, la amistad de una dama inteligente y buena moza; la li-
terata, per se, me ha parecido y seguira pareciendo un error
de sexo, una verruga con cerdas, que asi se llaman, que le sale
' las letras en salva sea la part; pero la mujer de fantasia
ardiente, que justiprecia el merito de tin libro, guiada solo
por su temperamento, y acierta. ., ,ina lienibra de esta clase,
y si aden,,is es hermosa como una puesta de sol en cualquier
playa de veraneo de mi tierruca, se me Aiitoja el amigo inis&
conveniente de un escritor. Yo estimo A la mujer corno un
sentiminiento bello, condensado en uin ,uolde todavia mais he-
llo; que sea inteligente, santas pascuas: pero no literate.
jeso nunca! ni tanta ni tan calvo que se le veaI los sesos. A
una novia que tuve hace un afno y pico, le perdi el carifio
porque se qued6 dormida leyendo el Fcausto de Goethe, y
a otra que ine recihia sicinpre con alguin sonf-to dirigido a
li ipobrecito del hijo de mi iadre!---y sactado de su c-
beza, poco falt6 para que le rompiese una banquet en la
uisma,' a ver si con esto se los sacaba todos de una vez. Las
hembras asi me asquean; no llegan i var6n y se pasan de
heimbra; en cambio, mi amiga de las consults ne encanta
por su naturalidad y modestia.
Ella es Ia que mne animia A luchar en esa batahola donde
todos los escritores de la mediania, confundidos unos con
otros, hacemos hercutileos esfuerzos por romper el hielo del
anonitUio y colocarnos entire los inninados de tla suerte; cuan-
do ,me siento desfallecer despus de utin mnuevo dtsencgano, del
batacazo de algunos castillos de naipes que sc me vicnen al
suielo, ella, con las dulces miradas de sis dulces ojos, alienta
mi voluntad i proseguir la tarea coineizada. ai fin de que. si
es posilhie, en la honda perlwtuat de hi historic, conio dijo un
poeta enter, deje yo de mii palabra la vibracioin, por dejar
algo; con el amtor de una madre que acaricia sus pequefiuelos,
arregla ella mis articulillos, encauza mis pensamlientos inodi-
fica mis impresiones e ideas, endulza nmis ainarguras, enlo-
quece mis alegrias. y si no fuera por ella. A quien todo


-23-







se lo consult y cuyos consejos sigo al pie de la letra, los des-
validos hijastros de mi pobre ingenio serian mas incoherentes,
inmas tontos de lo que son. De cualquier modo vale mas con-
sultarle a una noble dama, que no, comno Moliere, a una
sirvienta plebeya. Tener una amiga asi, intima, sincera, cari-
fiosa, a quien leerle los escritos que hacemos en la soledad
del studio, ya de madrugada, sin otros companieros que la
luz mortecina de una bujia y algunos libros despatarrados so-
bre la mesa; una amiga que a un tiempo sea nuestro censor
y sectario: ya repruebe, frunciendo ligeramente el bonito
entrecejo, ya aplauda con una sonnisa juguetona que le
retoce entire los labios, rojos como los bordes de una herida
fresca, es para mi el mais sabroso de los poquisimos placeres
que se disfrutan en la vida del arte, en ese pequefno mundo
donde hay mayores miserias, mas odios, peores envidias que
en el grande en que vivimos, 6 en el que se notan mas por ser
pequeno.
En el reloj de mi amiga sonaron las doce, y aun conversa-
bamnos sin reparar en que las horas corrian. Por fin me des-
pedi y echeme a la calle; ilevaba conmigo dos ricas adquisi-
ciones: el titulo de mi folleto, y su beneplacito por mi empre-
sa. La joven de los ojos rasgados me acababa de decir:-"LI.
male Fruos coloniales; ese nombre me gusta." Ya la primera
hoja no estaba en blanco: siquiera tenia el bautismo. Algo
semejante a lo que yo experimentaba, debi6 sentir el Ernesto
del Galeoto en situaci6n analoga a la mia, al final del pr6logo
de esa grandiosa creaci6n draniAtica del poeta Echiegaray.
Pocos segundos despues me hallaba en medio del arroyo.
Seguia lloviendo y amenazaba no escampar en toda la noche;
yo no tenia un centavo en el bolsillo, ;y llevaba mi sombrero
de copa, flarnante, querido por mi, como quieren los padres
a su unico hijo, que diria el travieso de ClarinI! En d6nde
iba a esperar que la lluvia aflojara un poco? No habia otro
remnedio que resolverse, y adelante. Me acorde de Daudet
cuando se estren6 su primer frac, y6ndose a pie y sin abrigo,
bajo una fuerte nevada, desde Io alto de los campos Eliseos,
hasta su quinto piso en ]a calle de Tournon; ique le vamos


-24-








a hacer! meti las manos en los bolsillos de mis pantalones...
y ech6 a andar por la acera, con rumbo hacia mi casa, al
parecer muy tranquilo, comno hominbre a quien el agua no le
hace mella. Llegue hecho una sopa a mi cuarto, y mientras
colgaba de un clavo mi sombrero que chorreaba lo mismo
que una canal, me dije, recordando que mi folleto ya era
cristiano:-"Con los ejemplares que venda, me compare
dos chisteras; con eso, si una se moja tengo otra de repues-
to... y plata. Hay que ser filo6sofo," Encendi enseguida un
cigarrillo, me tire sobre el lecho, pensando en escribir al dia
siguiente las primeras cuartillas, y me qued6 profundamen.
te dormido, como un bendito, como si no se me hubiese cm-
papado ninguin sombrero de copa.

IV
MIS BUENOS TIEMPOS
MEMORIESS DE ESTUDIANTE)
Este es el titulo de la uiltima obra de Rainmundo Cabrera,
y aunque ocupa el tercer lugar de las que lleva producidas,
sin mniedo a exageraciones me atrevo Af llamarla su primer li-
bro, pues, en rigor, ninguno de los dos anteriores puede es-
timnarse en cuanto producci6n literaria: estAn minuy lejos de
ello. Los Estados Unidos son algo asi como estadisticas oficia-
les compiladas en un volumen de fastidiosa lectura, -propia
de averiados y vetustos acadnmicos- que, en justicia, la ver-
dad, apenas si merece que el traductor haya autorizado con
su firma la edicion espaniola; el otro, Cuba y suits Jueces, rec-
tificaciones oportunas i juicio de Cabrera, en mi scntir
oficiosas, no es sino un simple panoraina en el cial se ensefna
a los que comnipran el tomo, las figures de los cubanos que h un
sabido distinguirse, mezeladas con los figurones de aquellos
a quienes pondera, erroneamnente, por supuesto, la excesiva
benevolencia de D. Raimnundo: e1, y Dios en su alta sabiduria,
sabrin por qu6; de ciertas inocentes zarzuelillas no quiero
hacer mniemoria, cuando el autor las echo en el olvido much
antes que el piblico: hizo bien. Por donde vengo A parar en


-25-







lo que dije arriba y ahora repito, de que la uinica obra lite-
raria del Sr. Cabrera, su primer libro, es este en que voy a
ocuparme. Y comienzo, que ya es hora. el anailisis, siquiera
sea repito, de Mis buenos tiempos.
Los cuales llevan por subtitulo: M1emorias de estudiante,
y son una autobiografia, incomplete torque solo abraza la
nifiez aparte de la juventud del Sr. Cabrera, abogado nas
regular y escritor estimable, que no es pariente ni tiene que
ver nada con aquel otro Cabrcra, prologuista y guardia ci-
vil, todo a la vez, en una buena pieza, de quien habl6 al
celebrar los versos de Veguillas. Mis buenos tiempos me ha
parecido una obra bastante buena: hay unidad en la cons-
trucci)n de ella, la armazon, el esqueleto, que dice Zola en
su studio Le roman experimental, es aqpli un buen trabajo
de arquitectura literaria; los pormenores, escogidos con acier-
to, estain perfectamente senibrados en todos los capitulos; lle-
ga a interesar. hasta entcrnecer, la narracidn sencilla de las
aficiones artisticas de Cabrera, de sus vicisitudes y aimargu-
ras. Aquel pequeniuelo que leia cuantos papeluchos encon-
traba, como Cervantes "los papcles rotos en las callss, y Emi-
lia Pardo Bazain-la inica escritora espaniola qtue admiro.
dicho sea de paso, "hasta las eucurruchos dle especias y los
papeles ide rosquillas'; aquel rapaz que, alki en la escuela de
su pueblo, sofaba con un porvenir hernimoso, con uia urofe-
si6n universitaria, y cuantos esfuerzos hacia por salir ade-
lant<, por aprender-, tntos le resultaban inuitiles, que su inala
suerte se los echaba i rodar, es ti n caricter sinmpatico, bien
trazado, que parece que esta I hblundo. No, lo que es colo-
rido hay en la obrra de Cabrera: 1a de.-cripci6n de la mnuerte
de su senior padre, entristece al lector, le obliga a sentir-to-
mando el verbo en su acepcion ahbstracta. ---y la pintura de
las circeles esta hecha con naturalidad y riqueza de obser-
vaciones.
Otra de las bellezas que hlallo en iMis buenos tiempos es la
condensacion de las peripecias que el Sr. Cabrera nos euenta:
tienen las dimnensiones precisas: mas largas concluirin potr
ALburrir, y nias eortas ri1esultarian inperfectas. Como en today


-26-







autobiografia que cumpla con lo preceptuado por el arte, en
Mis buenos tiempos predomnina el subjetivismo, en el sentido
exacto de la palabra, y no sc abusa de diAlogos y frases que
son imposibles recorder al traves de los anos, por mas que
algunos autores hayan sostenido que las oraciones copiadas en
sus autobiografias, eran las mismas, con puntos y comas, que
ellos escucharan. Pero ni es oro todo lo que brilla, ni todas
son bellezas en el libro de don Rainundo: tambien hay de-
fectos, como en cualquier obra humrnana, y algunos de im-
portancia, muy dignos de tenerse en cuenta, por ejemplo, el
lenguaje: en el cual hay ciertos giros de poco uso 6 arbitra-
rios, que se dan de cachetes con las sintaxis, ademAs del des-
cuido en lo de no evitar anfibologias y en el desatender, pare-
ce que adrede, aI laI construcci6n 6logica exigida por la ciari-
dad. Y voy a probarselo al moment:
En el capitulo primncro. Mi escuela, se lee lo que sigue:
"EstudiAbaunios ai una voz.. sin que a] maestro prrocaupase
ni estorbase el clevado diapas6n"...
Si el prettrito imperfecto de subjuntivo tiene tres forms.
y la gramatiica dice que no debe emplearse, correspondi6ndo-
se, dos termiinaciones iguales, jpor que describe el Sr. Cabrera
preocupase ni estorbtase? Y en esto de terninamciones iguales
incurre A menudo mi sinipatico antigo; vera, mAs adelante
dice:
", Jy a lo siumo t pjermitin una ligcra siesta antes de la co-
inida, coino el alnucrzo, sencilla y frugal; a las cuatro) volvi ai
la faena y nos despedfa oU ando c sAol desvanleci". ..
Hay muchos ia en ese fraginento, sin contar las asoiiacias
Utabien en i-a., de comnida y sencilla. Porjcnores son estos
que afean (d lenguaje e indican pobreza de vocablos en iel
4escritor, y que si en la poesia son insoportables, en prosa
astillan los oidos-, y no se les debe petrmitir a nadie, aunque
el prosista sea un Valcra, espejo de correctos estilistas, y el
poeta an Nufiez de Arce, arquitecto de la forma. Un idilio
de D. Gaspar, se me antoja de las mejores poesias que se han
escrito, y; sin embargo, no puedo menos de tacharle esta es-


-27-








trofa que repite dos veces, bellisima per el espiritu de la
letra, pero horrible pot el cuerpo de la misma:
"Dohblaba lentamente la caimparna:
antcha franja de grana
tefifa el cielo de matices rojos:
scpultabase el sol en el ocaso,
Say! yo detuve el paso
y el llantn del placer ccgo mis ojos."
He dicho que el Sr. Cabrera abusa de las amfibologias,
y si no lo habia dicho, lo digo ahora, y ello es cierto como ique
el Sr. Varona no tiene de poeta ni un microbio; digame si no
como se llamna la cunfusi6n de sentido, Ia revesada construe-
cid6n l6gica de este pairrafito:
"Hn ,t ya trc.intia anios y este recuerdo pernimancce vivo en mi
memorial como si tiun istutvies w tomando part en a1iquella escecn.
inen zorable."
Quiien? ;El recuerdo, 6 la tmemoria? Porque a cualquie-
ra de estos dos sefnores parece referirse Cabrera, y, 1lo que
.son las cosas! quiso decir, pero no Jo dijo, que el -Cabre-
ra-es quien cree estar afi.n tomando parte en aquella escena
mneinoralle.
En lo que toca a la ortografia, mii buen amigo D. Raimtun-
do la ha descuidado al corregir las pruebas de la obra, por-
que la puntuacion anda como Dios quiere: lo que si no pa-
rece descuido son los acentos que pone, y los que deja de
poner, al adverbio aun. Este adverl)io, dice la gramatiea,
e acentuarlI cuando vaya despues del verbo, porque entonces
se pronuncia conio voz aguda bisilaba, y no se acentia pro-
cediendo a verbo, porque las dos vocals forman diptongo en
este caso: -Aun no ha venido?-No ha veinido awn. Y Ca-
brera lo acentua imas de treinta veces preccdiendo a ve'rbos,
y otras tantas lo de acentuar suhsiguiendole.
Por lo demais. Mis buenos tempos, como dije al principio
de este capitulo, son para mi acreedores di los elogios de aque-
3los que no miren con prevencion, por hIches 0 errors, los
trab)ajos de mi querido amigo D. Raimundo, quien ha sabido,


-28-







sin que su historic sea cosa del otro jueves, escribir una auto-
biografia amena, interesante, como suelen ser las autobiogra-
fias bien hechas.
Recuerdo que a prop6sito de Petrarca decia Macaulay que
es tonto al hablar de si mnismo en la conversaci6n; pero que
a las narraciones, cuando son escritas, presta un indecible en-
canto: el que yo encuentro en el libro de Cabrera; -esto
iitimo no lo dice el sabio critic britainico, sine tin servidor
de ustedes. Y es una verdad esa frase, porque de nada mnejor
gustainos los que conocemos a las artists en sus obras, como
de averiguar las peripecias y etapas por que han pasado, lo
que piensan para su capote, por lo bajo, y esas mil cosillas
que no pueden decirse sino en las autobiografias 6 en los es-
tudios psicol6gicos-individuales, supuesto que la impersona-
lidad de que habla Flaubert, convierte a los escritores casi
casi en mineras nimaquinas de fotografia, como ha dicho el re-
toz6n de Fray Candil; pero en maquinas de fotografia en co-
lores, agrego yo. Asi lo ha entendido Emilio Zola cuando
escribi6 sus dos preciosos voluinmenes Nous auteurs drama-
tiques y Les romanciers naturalistes.
Claro que llevadas las autobiografias a ila exageraci6n,
suelen resultar fastidiosas, mon6tonas en algunos pasajes,
porque no todos los pormenores de la vida de los artists
interesan al lector: por eso dice el satirico Bergerat de En-
rique Federico Amiel, a prop6sito de la minuciosa autobio-
grafia de esle notable professor ginebrino, que se pas6 la vida
mirindose el omnbligo. Al escribir sus memories no debe nun-
ca perder de visto el literate quo es muy facil incurrir en pe-
dantesca egolatria, si quiere que le result algo sabroso como
la Fany de Fydeau, los Recuerdos del tiempo viejo, de Zo-
rrilla, las Memories de Alejandro Dumais, y libros de esta
clase, que son models en su genero.
Para terminar, dir6 al Sr. Cabrera que yo habria prefe-
rido hubiese dado a Mis buenos tiempos la forma elegant de
Coure, diario de un niffo, novela deliciosa de D'Amicis, y no
porque sea mala la que tiene, sino porque pudo ser mejor.


-29








De cualquier imanera Mis buenos tiempos vale mucho mas de
Io que cuesta el libro, y a mi, palabra de honor, me ha en-
tretenido el rate que paseo leyendolo, tanto como me aburren
los articulos contra insonnio de un tal Gil, o Targil, 6 como
se llame, que anda suelto por esos periodicos del diablo, y las
odas prerniadas en certamnenes rurales, del nunca bien ponde-
rado Cesar Cancio, ese tocayo mio que Dios confunda despues
de romperle el gucl.wro... por siempre jamdas amen.

V
WEN GALVEZ
ESTO, LO OTRO Y LO DE MAS ALL 4
(MOSAICO LITERARtO)

Ya me parece ver algun lector que s6lo me conozca de
oidas, sonreirse imnaliciosamcnte, despues de haber visto lo
qpic ahi arriba A mnanera de titulo, mientras quizas murmure
por lo bajo:-Para Gailvez no liahra aqui mins que elogios,
Iclaro! como que 3! y Cesar de Madrid son ufia y care. Y
no faltarni qiIcn afirme (que de todo tiene la vina: uvas,
pdmpanos y ugraz, como emipez6 Fray Hortensio Paravicino
cierto famnioso serinm6n de la vifia), y no faltara quien afirme,
digo, recordando que en el libro en que me ocupo hay un
articulo en que de mi se habla encomiasticamente, que lo
mucho bueno que pienso y dire de GaIlvez, es justa recipro-
cidad de agradecimientos, algo asi como un giro minutuo de
alabanzas. No, sefiores: no hay tales carneros, ni puede ha-
berlos, dado mi caracter independiente y que no tengo pelos
en la lengua. A estas murmnuraciones mefistofelicas s6olo me
ocurre decir a ustedes lo que le dijeron a Segismundo:
"El no hal1crnie conocido
s6Io por disculpa os doy
de no honrarme mas..."
Sepase, para los fines consiguientes, que cuando a mi se
me antoja buena una obra, sea de un querido compafiero 6
de un detractor encarnizado, de un amigo o de un descono-


-30-







cido, la celebro hasta donde yo crea que deba celebrarla; y
cuando me parece mala, sea tambien de quien fuere, digo el
juicio que me parezca, mi humilde opinion, muy en voz alta,
clarita, sin rodeos ni ambajes, sin andarmne por las ramnas,
y sin que mojigaterias ni consideraciones me lo tuerzan. Otro
si: jams elogio ni censuro cuando no me asisten razones que
justifiquen mi parecer, y lo mnias que me permit es aplicar la
satira a los prosadores detestables y versistas incorregibles,
porque no creo oportiuno perder el tiempo hablando fi estos
senores de los acentos constituyentes y putativos de los ver-
sos, pongo por caso, del espiritu de la letra, y de esas cosas
que se le dicen a los que tienen masa gris en el cerebro y han
estudiado un poquillo; y no lo creo oportuno, por la senci-
lla razon de que los tales literatos sacarian de cuantos les
dijera, lo mismno que el negro del serio6n: los pies frios y la
cabeza caliente; no entenderan ni una jota, aunque esa jota
fuese la de Enrique Varona. Asi por ejemplo, y me refiero a
lo dicho en el principio de este parrafo, yo juzgo i D. Jose
Zorrila un poeta entero, como hay pocos-Campoamnor, Nii-
fnez de Arce.. y pare lusted de contar "1-yo no me cansare
de elogiarle sus dramas, leyendas y poesias; pero como me he
propuesto ser just, y lo conseguire 6 he de poder minuy poco,
cada vez que encuentro una tacha en alguna producci6n del
viejo bardo valladolilenio 6 vallisoletano, que dicen algunos,
la anoto al niargen de la hoja en que est6, para echarla fue-
ra cuando llegue la oportunidad. Y ahora que he confesado
estos escrupulos mios, parecidos a los del notable humorista
Valbuena, ese Miguel de Escalada, que tanto que hacer ha
dado al diccionario de la Academia, dire que en una pagina
de mi ejemniplar de Obras de D. Jose Zorrilla., ali donde co-
mienza la fantasia A una caliavera, he escrito con lapiz lo si-
guiente: "Shakespeare, Hdmlet, act. V., esc. I." Y Zsaben us-
tedes lo que esto significa? Pues sencillamente que el nunca
bastante celebrado D. Jose busc6 la inspiraci6n y algo mias, y
aun algos, en la citada escena de Himlet. que no es otra sino
(1) M. del Palacio ya no es5 ni siquiera 0'50 poeta, t-omo le Jllanma Clarin;
:i actaso, cuando mias, poeta-cangrejo. porque, comno este animalito, anamina
siempre para atrias. M. del Palaeio ceapez6 por donde debia concluir.


-31






la magistral del cementerio. Y la verdad, comno los versos A
una calavera nos trae involuntariamente a la memorial la
admirable situaci6n del famoso drama, y como Zorrilla por
much que valga -vale muchisimo- no puede compararse
con Shakespeare, la coinposici6n del autor de Un testigo de
bronce, a pesar de sus meritos, resultaria pailida, pobre, ya
que no mala, y nos hace dejar el libro, para coger en nues-
tras minanos el teatro de Shakespeare, y saborear una vez mas
la agradable lectura de la que puede que sea la mejor pro-
ducci6n del dramnaturgo britainico. Observare que la fanta-
sia de Zorrilla nos recuerda el HdmInlet no porque de una es-
cena de este se haya tornado el asunto, sino porque es infe-
rior a la tal escena: si, al reves: los versos de Zorrilla fueran
superiores a obra anterior, cuando se tratase de meditacio-
nes ante una calavera, todos hablarfamos de la composicion
del cantor de Granada, y no del drama singles. Recuerdese
que Victor Hugo dijo, con estas 6 parecidas palabras: es
malo el robo en literatura, pero robar y matar es meritorio; y
no se eche en olvido lo que acerca de las apropiaciones ar-
tisticas ha escrito Campoamor, quien sostiene con muy buen
criteria -y antes que el poeta asturiano ya lo habia dicho
Balzac-que si la obra posterior es igual a la anterior, es una
copia, y si es diferente, 6 es mejor 6 es peor: si es mejor, el
original nmuere; si es peor, subsiste el original. Pues algo pa-
recido, en parte, sucede con el libro de Galvez: el titulado
Esto, lo otro, lo de mis alia (la copulativa supone mnuy poca
cosa), lo tiene empleado Eusebio Blasco en otro libro tanm-
bien de articulos sueltos, especie de minosaico literario; pero
como el de Gailvez es superior al de D. Eusebio, siempre que
se hable de alguin tomo bautizado con el bonito nomrbre de
Esto, lo otro, lo de mds alld, recordaran los tertulianos la
obra de Wenceslao, solamente, y si enter ellos hubiere alglin
Just de Lara, sin6nimo de erudito, ese puede que cite el vo-
lumen de Blasco, mas para lucir la memorial, que para char-
lar de las critics 6 historietas de aquel.
Decia-hace rato-que mis alabanzas Ai Gilvez parece-
ran Ai ciertos poetas chirles y prosadores tontos cuesti6n de







amistad, y contra esta idea me rebelo. Caramba! jes que no
podra uno de los mfos hacer cosa que valga la pena? Si iel
libro de Gailvez, bien mirado, en conjunto, no en pormeno-
res, es una obra bastante buena, ,que culpa tengo yo? Es-
criban todos artictilos semejantes A los de Wen, y veran en-
tonces c6ono de mi pluma no saldra mias que celebraciones.
Pero bien, mientras no le hagan asi, dale quc le daras: elo-
giar6 a los buenos y me burlar6 de los malos. Despues dc
todo, siemipre sere impartial.
En una de las cartas de Gustavo Flaubert Ai Jorge Sand,
he leido que la belleza, el arte, es aquel muro del Partenon,
grande, desnudo, etc., que hay ai la izquierda saliendo; esto
es: que el arte es un cosa muy sencilla, un lienzo de pared...
pero el Parten6n, afiade Clarin con la much gracia qie Dios
le dio. Armando Palacio opina lo mismo, y por eso produjo
sus delicadas Aguas fuertes. Wenceslao Galvez participa de
la opinion de Flaubert y Palacio, y por eso ha escrito cuente-
cillos lozanos, llenos de vida, de movimniento, algunos hermo-
sos, v. gr., Realismo intro, La siesta, La obra de la tempora-
da... narraciones cortas que no tienen ni un aipice de deca-
dentistas y mucho menos de parjiasianas, aunque un escritor
que se hizo critic por un moniento, nada mas que para ha-
blar del libro de Gavez, las juzgase asi. El parnasianrisrno (y
contra este genero detestable esta escrito el mejor articulo
del volumen) el parnasianismino no busca en sus producciones
el pcnsamniento profundo, screno, tranquilo, que dcbe too-
verse en las entrafnas de toda obra literaria, ni da a sus
cuadros el color que tienen en realidad, ni levanta el anda-
,niaje del cuento, la novela, 6 lo que fucre, con las propias
observaciones; la naturaleza sencilla y arnplia no le trade: lo
artificial es lo que le produce deleite, todo aqucllo que este
infiltrado de la police del recoreo y del exotismo japon6s,
esas dos aberraciones artisticas en que se comnplace, como dice
Emilia Pardo. Los corifeos y sectarios del parnasianismo
sostienen la tesis de que es precise estar enfermno para ser ar-
tista; los Goncourt, que a ratios son parnasianos, no siempre,
han escrito A prop6sito de Flaubert, olvidandose de Schopen-


-33-






hauer y de la higiene, que a un hombre robusto no sabria
expresar la vida parisiense, que el arte es un padecimiento, y
que el autor de Bouvard et Pecuchet, por su buena salud, era
apto s6lo para la novela provinciana. Los cuentos de Gilvez
no tieneii nada de esas cosas: son cuentos naturalistas, pero
naturalistas decentcs, copiados de la vida real, con m As 6 me-
nos perfeccion, con tal cual acierto; no se reducen, como
Jos euentos parnasianos, ai una frase de efecto que guardan
los autores para el final, y al traqueteo de las palabras rini-
bomlbantes que forman el eslabonamiento de incoherentes
ijaradojais que se repiten desde el titulo hasta la frase objeto
del cuentecillo. No; Realismo puro es algo objeto del cuente-
cillo. No; Realismo puro es algo superior a eso: no apesta
a japonismn, ni huele i opio: es un trozo de la vida de un
artist, de un pintor casado con una hembra hurafia, celosa
iiia quc Otelo, tanto como aquella Armanda del Fragmento
de unaT carta de Daudet; la mujer con sus majaderias conclu-
ye por hastiar i su marido: no le deja trabajar, tiene celos
hiarta de Jos citadros. Y el pintor, desesperado, aburrido .
4... y ,qu hace?. pues se mete de Ileno en el scenario
de un teatro, alli en los tocadores de las triples, sus amigas,
"que desdc aquella noche no salieron a la escena pintadas con
chocarreria, sino suave, fina, y propiamente, como que dela-
taban sus afcites la mano cuidadosa del artista" Si esto no es
realisiMo putro, que venga Dios y lo yea., porque entonces el
mejor dia sale el senor escritor que llam6 parnasiano este
cuento, diciendo que Emilio Zola y Daudet son tainbien par-
nasianos. iEso! y L'Assonmmnoir, y Safo, y hasta La Tierra.
Wenceslao Gailvez no tiene ni un amitoino de parnasiano: ;Dio-
1o libre y la Virgen Santisimna lo favorczca! Anmen.
De lo que si tiene much es de pesirnista, no de escuhel.
porque el no estudia filosofia aunque lo tuesten en parrillas.
sino dic temperaiiento. Sobre todo cuando lee las obras de
Lirra, porque se sugestiona. Y este pesimisino, unido a su
ecracter burloin y ai su ingenio feliz, sus buenas ocurrencias,
hacen de Gailvez an satir6grafo recomendable, con frecuen-
cia duefio de su plumna. como lo acusan las satiras El mozo


-34-







de caMf, Cort6n y su "Pandemonium", El zapateo del ca-
dalzo, Pelo.. teras, etc. Mas por encimnia de todas las buenas
cualidades del autor del Base ball en Cuba, y son muchas,
flotan dos que, en mi sentir, merecen mayores elogios que
todas las dcmnias juntas: me refiero a la franqueza en el
hablar, y a la rigurosa sinceridad en lo que se habla, cosa
rara en estos tiemnpos.
--De modo que, seguin usted, no hay nada nialo en el
libro de Wenceslao GAFlvcz?
Si, senor, si: por de pronto hay vwrios articulos que el
autor debi6 echarlos en olvido per omnia secula... Lo cual
ya es algo para que sus enemigos le mortificasen un buen
rato, si supicran distinguir lo ,nalo de lo bueno. Y no cito
esos articulos. ., por eso precisaiente: para que no caigan
aquellos en la cuenta de cuiiles son. -Quc rabien!
Y adeinmas, hay en algutinos de los capitilos descuidos de
regular imniportancia en el lenguaje, hiperbaton violentas,
anfibiologias de las verdaderas, giros y frases vulgares., pro-
saicas; hiatos repetidos, y otros perineitores que afean perio-
dos que despojados de esos defectillos corregibles, serian de
muy sabrosa lectura. Habrai imal intencionado que achaque
estos lunares a error de Galvez, y crca que de bueno f6 ha
caido -ste de patitas dentro del estrecho circiulo de hierro de
los vicios castigados por la several sintaxis (jno hay mais
adjetivos, tu?); pero yo que Ie conozco a/ios ha, puedo ase-
gurar a ustedes que tal se debe a la poqutisima paciencia de
Wen al corregir las pruebas, que lo que quiere es acabar
pronto, cuanto mnais aprisa, mejor. Con eso se ha expuesto a
que Valdivia, el Jupiter Tunante de la Cr6nica, le dijese
que el libro se cae de las manos. jOjalai fuera asi! Bien
valia entonces la pena mandar un chiquillo detras de cada
comniprador, para enseguida que de las mnanos se le cayese
el ejemplar. . i zas! ciatatelo en el bolsillo del rapazuelo. Y
figuirense ustedes las veces que se podria vender un mismo
volume. El negocio era redondo; es dccir, me lo figure yo.
De los que mierecen pensarse.


-35-







Bueno, pues lo pensaremos. y le tendremos en cuenta
para la primera oportunidad.

VII

LA NOVELA Y EL TEATRO

A nuestros novelistas, que no llegan a las del tio Perete,
se Ies puede aplicar, como a Sell3n-aunque sea mala la
comparacion. -la ankcdota del borracho de que hable en
mi rifirrafe anterior... iC6'mo! qtue no la conocen uste-
des? -de veras que no? Ah, puies entonces voy a permitirme
el contairosla aqufi, antes de seguir adelante, advirtiendo que
no es un cuentecillo cualquiera, sino un hecho, una his-
torieta, de la cual quizis alguno haga menioria.
Pues, senior. ijem! ijem!-estos son desgarros, no
vayan i creer, y debo decirlo por la misma raz6n que tuvo
cierto pintor para escribir debajo de un su cuadro: esto
es un chivo.-Pues, senior; hara cosa de seis 6 siete afos-
hubo en la Habana un bohemio celebre por sus buenas ocu-
rrencias, que solia pernoctar en los bancos del Parque Cen-
tral, una noche si, y otra tamibien; por eso el decia a menudo:
"yo soy banquero y duernio en mi banco." No recuerdo a
punto fijo quien era gobernador en aquella e6poca, ni hace
falta. Basta saber que el que lo era mand6 se recogiesen a
borrachos que dormian al aire libre en calls y paseos, y de
results de la tal disposici6n vi6se mi hombre en poder de
la justicia, A la madrugada de una hermosa noche de otofo,
limpia y apacible, de una noche de esas en que los ripios se
les revuelven dentro de la mollera ai los mosquitos liricos y
les entra la comez6n de abortarlos en sonetos, odas y redon-
dillas que Dios se los demand cuando todos los pecadores
nos juntemos en asamblea permanent en el valle de marras.
Habia rato que los agents de la autoridad estaban reunien-
do en un grupo a" la flor de los beodos, cuando trajeron una
borrachina pringada y haraposa.
lBatuallon, ya tenemos cantinera!-grit6 mi bohemio.,


-36-







enarbolando el garrote que tenia en una mano. Y por ahi
la cogi6, y tantas piruetas hizo, y habl6 tanto, y levant
tanta algarabia, mas que nueve mujeres que charlasen a la
vez, que el official encargado del piquete, le dijo que se
fuera con mil demnonios y no apareciese por alli lo menos
en dos horas, si no queria acostarse con las costillas blandas.
-Buenos, adi6s. .. y de verano, -balbuce6 el bIorracho
mientras giraba sobre sus talones, y despues echo a andar
parque abajo. En su camino tcnia que cruzar precisamente
por delante de nosotros, various amigos que nos divertiarnos
en ver aquellas extravagantes mianiobras. Y asi fue: apenas
estuvo cerca, le dijimos ri6ndonos:
-Que es eso8, ite ban botado!
-No, botado no, distingainos:--exclaxu6 deteniendose
un moinento-expulsado por inconvenient del grupo de
mascavidrios.-Y prosigui6 su derrota, describiendo rnmais eses
que consonantes tiene un vocablo alemin.
Y esta es la frase que yo quiero aplicar A nuestros nove-
listas: expulsados por inconvenientes del grupo de novelists
espafioles, porque si hubiera sido por nosotros, no habria
dicho Emilio Zola, al clasificar la novela contemnporanea en
el orbe (sin Guerra), que los espafioles ocupan el tercer
lugar, el primero los franceses, y los rusos el segundo. Dir6
de paso que con tal clasificaci6n no estoy conforme, y que
a mi juicio, humilde como fraile carmnelita, en la novela
Espafia se halla por encima de Rusia, dado que si esta pose
un Tolstoy, nihilista y mistico asombroso, aqu6lla tiene un
Galdos y un Clarin que pasman a sus lectores con maravi-
llosas producciones, y dado tambien que enfrente de los mAs
conocidos noveladores eslavos, Gogol, Turguenef, Dostoyeus-
ki, Gontcharof, Chedrine, etc., vivos y minuertos, en mont6n,
pueden colocarse los novelistas castellanos, Palacio Valdes,
Valera, Alarcon, Emilia Pardo, Pereda, etc., y, en justicia,
en buena lid, la victoria sonreiria ai los escritores peninsu-
lares, desairando a los hijos del norte. Pero no se trata aqui


-37








de la novela en Espafia, ni en Rusia, sino de la novela y
novelistas cubanos.
Estos iutiinos, francanmente. puede decirse que no los
hay, porque ni los cuadros de costumbre de Matias MAr-
quez (escritor que firmaba con el seud6nimo Ddmaso, Gil
Aclea, anagrama del nombre y apellido de su sefiora esposa),
mi los ciuadros de costumbres (de Matias Mairquez, repito,
hechos como articulos de peri6dico, al vultum tuum, $in
docuniiiCtos, observaciones del medio ambiente, color, ni
niada de lo que es necesario al novelist para levantar su
obra sobre cinmientos firmnes; ni las torpes y cansadas na-
rracionics escritas en cualquier lenguaje, menos en castella-
TIO, que el Imueno de Cirilo Villaverde ha publicado por
untojo (esa Cecilia Vald&s es peor que La Campana de Hues-
ca, y ya cs decir); ni los cuentos largos de Ramin Meza.
literito inuy acceptable cuando refiere sus viajes; ni las abu-
rridas himlorias de la Avellaneda, ni en fin, ninguna de las
iinovelas producidas por autores cubanos, sin olvidarme--
qiiue he de olvidarme!-de la dichosa y bendita Feria de
la CLridad. ninguna, pero lo que se llama ninguna, puede
decirse, en rigor que es una verdadera novela. No hemos
tenido novelistlas, ni los tenemos en la actualidad, pues para
prcstcntar una caterva de insulsos narradores de cuentos
estirados, cono, si fueras alaisticas. una turba multa de es-
critorzuelos sin enjundia, que diria Bret6n, mis vale ser
francos y conftes'r que entire nosotros la novela no se halla
nIi en paniale. siquiera; si eso no es una vergiienza. Con el
riempo qpizis alguinos jovenes hlagan cosa de provecho, v. gr.
Fcdcriv"o Villoch y Benjamin C spedes, Villoch mas que
C(spedes. orque estc simpatico boheinio, con su talent
que no le cac ei la cabeza. y todo, es haragain que nii de
eticargo: p:idccc inicho de la blanda desidia de los trOpicos.
Ya qLe noubr e a- Villoch, afirmare que por ahora 61 es
el inrico quc puede escribir una novela de verdad, iuna no,
vela '," c' edioc de observaciones humnanas, como suele decir-
se; y me f hudo en buenas razones, nada iuenos que en sus
Cuertos (I JewJa, esas historietas interesantes, concluidas,


-38-







casi perfectas (no son mejores los Cuentos a Nin6on de Zola,
sin hiperbole), que ha publicado en diversos peri6dicos lite-
rarios, y que yo las he leido reproducidas en las mejores
revistas americanas. Si no fuera muy cursi y muy sobajada
la frase, diria que hasta la fecha, Villoch es la sola esperanza
de la novela en Cuba, el flamado a fundarla, supuesto que,
como dejo escrito, puede asegurarse que aqui no se hlia pu-
blicado novela, si algunas tentativas, pero equien es el guapo
que se atreva A calificar de novelas a tales esperpentos?
Y aparte de estos dos j6venes., Villoch, y Cespedes, y del
imis joven ain Wenceslao Gailvez, que son, en mi sentir, los
Unicos que por aca inmilitan en la tendencia de lo que se llama
el naturalism literario, todos los demas se inme antojan, eon
,obrado niotivo. incapaces de aderezar, bien condimentada,
Lma miedianeja novelilla, y algunos de ellos no por falta
absoluta de condiciones, sino porque en nuestras letras anida
haciendo de las suyas el maldito decadentisnmo, con sus ex-
travagancias estupendas y sus frases de brocha gorda. Dice
Emilia Pardo, con el buen criterio de siempre, que la novel
es clarisimo espejo, cabal expression de las sociedades, por
donde llego a explicarme el por que carecemos de csa lite-
ratura quc las personas de buen gusto, las que, como mi
maestro Clarin, reflexionan y saben dc estas materials, reco-
nocen la uAts propia de la cultural que alcanzatnmos. Nuestro
pais, no hay que darle vuelta, es un pais esclavo, esto se
deja conocer hasta en la suave melancolia de sus canciones,
que en much se asenmejan a los tristes cantos de Polonia, y
en un pais asi no es posibl)Ie que la novela prosperase: ia
poesia fu6 la que se elev6 a muy regular altura; despiius
los dicz ainos de revolucion dejaron tras si el aniquilamiento
de todas las arts, y cuando volvieron las cosas a encaminarse
en buena paz y armonia, en lugar de novelista, nTacieron
dos poetas que algo han cantado a la esclavitud de su tie-
rruca y algo A los escombros hacinados por ]a guerra. Pero
no fueron sino dos, malamente instruidos y sin maestro que
los guiara, dos poetas espontaneos, de los cuales uno, el que
valia mn ias, Rafael Otero, segin mis nioticias. se ha vuelto


-39-








loco de remate por unos amorios contrariados. Han trans-
currido algunos lustros de que se efectuo el pacto del Zanj6n,
y de poco aca se nota otra vez, y ahora con mas empuie,
un verdadero floreciniento en ]a literature: la novela corta.,
la historic y la critical prosperan, lentamente, pero prospe-
ran, y es de esperarse que a principios del siglo venidero,
Cuba posca una literature complete, superior a todas las
americanas, y que a pesar de la influencia marcadisima
de los miodernistas franceses y de los naturalistas espafioles-
peninsulares, a pesar de eso, no dejarAi de ser plant indigena.
Con el teatro secede lo misnio, y no sucede; me expli-
care. En la 6poca anterior Ai la revoluci6n, y aun durante
ella, se escribieron por cubanos tragedies y dramas de indis-
cutible merito, tales como Baltasar, Saul y alg'n otro de
la Avellaneda, Aristodenmo y El mendigo rojo de Luaces,
Abufar, Tiberio y various mas de Heredia; pero tambien tra-
dujeron, arreglaron 6 compuLsieron originales, que de todo
hay, obruras que no merecen recordarse, porque parango-
neadas con las mais infames producciones de Retes y Echeva-
rria( esa sociedad en comandita, enyos socios se disputan
el laurel de quien lo hace peor), resultan aun malas, y los
dramas de Retes y Echevarria parecen maravillas: de eta
ultima clase son el decanxitado Conde Alarcos del insoportable
Milan6s, La hija del pueblo, Amnor y sacrificio, de Fornaris,
y ciento y la madre. Concluida la guerra separatist, no se
han escrito otros dramas, comedian ni sainetes, que yo sepa;
el teatro ha decaido, comino en todas las literaturas, y para
volver i su creciente prosperidad necesitara transformarse.
mas la falta absolula de cactores dramaticos {( que represen-
ten las obras de Avellaneda, Luaces y Heredia, de adctores a
quienes confiar el dcsempefio de un caracter, va haciendo
cada dia mias dificil la tarca de la transformaci6n para el
poetat quoe se proponga levantarlo. El public, miientras tanto,
se satisface con escuchar las cstupideces flaniencas de las
zarzuelillas al uso, y alguna que otra vez, cuando nos visit
(1) Paulinri Dtlga en Cuba.


-40-







cualquiera compafifa dramAtica 6 c6mica, de coinediantes de
la legua, como el Sr. Bur6n y comparsa, asiste al asesinato
con premeditacion, ensaiiamiento y alevosia, de las mejores
obras de Echegaray, Tamayo, etcetera. Nuestros poetas, ellos
sabrain el por que, no se aventuran a concebir un asunto
dramiiiatico, despues madurarlo en el tear de la imnaginaci6n,
y desarrollarlo, por fin, en interesantes escenas con versos
pulidos; tal parecc que esperan i quo los extranjeros, Zola,
v. gr., encuentren la forma nueva del drama, para entonces
emprenderla con el teatro, mas pasarain afios de afios sin
que los dramaturgos den con esa forma nueva, si se tiene
en cuenta las diferentes tendencies que impulsan el movi-
miento literario europeo en la actualidad present.
Por otra part, en Cuba existe un teatro indigena, dege-
neraci6n maleada de los sainetes de R. de la Cruz, que se
ha creado un genero particular conocido con el nombre
de Bufos cubanos, y que son, en rigor, piezas en uno 6 dos
actos cuando minas, pesimniamente escritas-en algunas hay
algo: ocurrencias mal aprovechadas, bosquejo de armaz6n
c6mica,-y las cuales no tienen otro fin que copiar las mas
abyectas costumbres del populacho harbaro, de ese popu-
lacho que se revuelca en los lodazales del vicio. Hubo aqui
un actorzuelo que imitaba bastante bien a los beodos, y
casi puede decirse que para 61 se escribieron todas las
obras bufas; pero ese actorzuelo, de cuyo nombre no quiero
lcordarrne, hace tiempo que falta de Cuba, y desde entonces
ya no se representan los despatarrados sainetes, en que los
chistes habian llegado a rayar en las mas brutales indecencias.
De suerte que en las letras cubanas se encuentran estas
dos literaturas, el teatro y la novela, en un estado miserable
que da laistinia verles: la novela, porque, como se dijo ya,
no la hemos tenido ni la tenemos, y el teatro... porque si
lo tuvimos, ique si quieres! hoy no hay quien escriba para
60; es mais, apenas si recordamnos las producciones de los
autores con que contabamnos en otra 6poca. La novela corta,
la historic y la critica-aqui el que mas y el que menos es


-41-








un critic de site suelas., yo c l prinero-son los uinicos
geneitos 1S iterario que, i paso de buey, de algin tiemrnpo a
esta parte van adelantando un poco.
Y eso. .. de que mianera!
IX
DE LA POESIA

No se crea, por lo escrito en los articulejos que preceden,
que para nmi no hay en Cuba j6venes que algo valen: si que
los hay, y algunos, poquisimos, que valcn nmucho; lo que
tiene es que son tantos los inajaderos que han tornado las
letras por asalto, que diria Echegaray; tantos los muchachos
ignorantes que se despachan a su gusto en esos peri6dicos
de telegranias, sucesos y ias 6 nmenos noticia, y tan contados
los hombres de enjundia, de verdadera ilustraci6n, que ten-
gan algo en el cerebro y en el higado, que apenas me queda
liempo de cclebrar ai tos, si he de ocuparme principalmen-
te, coio la experiencia y mis studios me aconsejan, en fus-
tigar aquiellos presuntuosos chisgarabias. El muy respetable
publico, benevolo por temperament, a menudo ia yerra,
piies suele mirar con indiferencia a los eccritores que en ri-
gor protieten algiuna cosa. mientras llevado de las exagera-
ciones tropicales, se deja seducir por cualquier advenedizo,
y de aqui el que se permit a veces, quizas por antojo, colo-
cir alguno de los ultimnos a igual altura de los que a fuerza
de secreciones dcl cerebro, como llam6 Cabanis las ideas, se
han levantado sobre el populacho que todo lo inunida y
entonitece: la tonicria se pega. Esta es en mi sentir la causa
que centre nosotros iumpide un raipido y inacizo floreciiniento
de las letras, y para atajar este rnal que se propala mais de lo
provechoso, sostengo y sostendre, aclaranido lo dicho arriba,
que en today lileratura incipiente, como la nuestra, en la cual
el medio de ideas es bastante pobre, y en la que el influjo de
autores cxtranjeros se recipe por reflexion; en toda literatu-
ra asi, no debe preocuparse al critic de buena eepa, si el
,monton antfonio que derriba obras de arte y concede exitos


-42-








estrepitosos a obruscas Ilenas de sandeces, con la rnisma tran-
quilidad que si tomase aguiia de azucarillos, escatima 6 prodiga
demiasiados aplausos a la gene que vale de verdad, verdad;
sino que la alencion comipleta del critic, sus cinco sentidas,
y m saisi los tuviere, le importa ponerlos en zaherir, en aplas-
tar bajo el peso de sus razones, a aquellos caballeretes que se
las echan de pasmos antillanos y no saben siquiera d6nde
tienen la mano derecha, como un sefiorito ex-gacetillero que
yo conozco, el cual solia antes miorderme los talones con cho-
rrerias que a 61 se le antojaban burlas de buen gracejo. De
vez en cuando, si se present la ocasion, esa calva perpetua,
parecenie que no esta de minas robustecer los entusiasmos del
pueblo por los literatos sin enganifas, con algunos golpes de
bombo y platillos, bien dados y oportunos; pero a los pi-
niagudos de los papeles impresos, ai esos Dihigos, como quien
dice, que escriben en Arabe, 6 sobre Arabe, porque ignoran el
espafiol1.. y el arabe; a esa gentuza de las letras, que son
incapaces de Ilenar de ideas y en buena forma una mala cuar-
filla, Ai esos grafomanos de Lombroso, tan sutilmente anato-
mizados por Clarin, nunca sc les debe decir una alabanza, ino
en mnis dias! porque es echarlos ai perder mais de lo que estin;
lo just, lo que procede, es que se vean siempre mortificados
por la censura, hasta que al final y a la postre se convenzan
de que han nacido para cualquicr cosa, menos para escri-
tores, y que si todos fueramos iguales, iadios de mi dinero!
no habria quien voltease cajas en los rnuelles.
Entre los poquisimios que por acai cultivan la literature
con talent y por vocacion, no por error -como algunos que
]a cultivan en vez de la tierra,-los tries que A mi entender
debieran llevar la batuta en el movimiento literario actual,
son Rafael Montoro, Manuel Sanguily y Ricardo Delmonte,
tres critics sapientisimrnos, A quienes por mas que yo elogie
no llegare a elogiar lo much que ellos merecen; para mi, y
para los que han estudiado algunas obras, son estos los tres
que mas valenri de todos los americanos que viven, dicho sea
ni ditirambos nli hiperboles, sino en justicia. Otro gallo nos
cantara si Montoro hnbiera seguido escribiendo articulos lite-


-43







rarios, Delmnonte Efectismos liricos y Sanguily folletos de
muy sabrosa lectura; pero ai Delmonte le preocupa hoy mas
la direcci6n de El Pais que no las letras, Montoro se cuida
imas de la political que de la literature, Y Sanguily, descon-
fiando del public, parece como que mira la novillada desde
barreras, y se dedica a observarlo todo, hasta en los pormenos
insignificantes, con sutileza de psicologo adiestralo, mientras
trabaja con asiduidad envidiable en la que sera su mais famo-
sa obra. Los tries que podiamos llamar veterans, estos tres,
se ban alejado prematuramente del combat, y en la brecha,
sufriendo caidas y levantaindonos cada vez con mayores alien-
tos, quedainos s6lo los jdvenes, persistimos los que aun te-
nemros entusiasmos en el corazon y esperanzas en el ce-
rebro.
La literature entire nosotros sufre en el present una evo-
luci6n saludable iniciada hace diez afios y que necesitari
otros diez 6 mais para llegar a su complete desarrollo. En los
diversos ramos de la actividad intellectual, excepci6n hecha
del teatro y la novela, como ya se dijo, tiene la generaci6n
nueva algunos representantes; eso si, pocos, poquisimos, pe-
ro que, en cambio valen much mas de lo que muchos se
figuran. Criticos, lo que en realidad se llama critics, no
contamos sino con dos, y nos basta, y hasta nos sobra: tales
son Justo de Lara y Zerep, dos j6venes que si estudian con
exceso y bien, inmejor dirigen lo estudiado. Pero de estos dos.
el uno, Zerep (6 Rafael PWrez Cabello. que asi es como se
nombra) padece, lo inismo que Benjamin Cespedes, el dono-
so autor de El gorrion y su cria, de la desidia criolla, y se
pasa meses y mneses sin tejer un articulillo literario: politi-
quea desde El Libeal, porque no le queda otro remnedio sino
escrilir en el periodic que el dirige que si no, yo creo que ni
eso escribiria: Zerep es un minis6gino recalcitrant alia en el
fondo de sus ideas (y sin embargo, le he oido decir ai menu-
do que yo estoy en lo cierto cuando afirmnio que la iejor
obra de arte es una mujer desnuda), es un misogino que
lleva ai las letras su odio contra todo lo que huele ai femo-
nino, es uno de los escritores mais personalisimos que co-


-44-







niozco. Y el otro critic, Justo de Lara-pseud6nimo que usa
Pepito de Armas desde que ley6 El delincuente honrado--
milita asiduamente, describe un articulo semanal en los Ltu-
nes de "La Uni6n Constitucional", hoja literaria que 61 con-
fecciona; pero en esos articulos, que siempre son de sana cri-
tica y de muy sustancioso entretenimiento, rara vez se detie-
ne en hacer la autopsia a libros publicados por acai, a cues-
tiones palpitantes, sino que, por regla general, se engolfa en
antiguallas de poca monta, 6 en materials aridas. y casi casi
esteriles, que suelen ser agenas la literature. De suerte que
los dos finicos critics que en rigor tenemos, maldito si se
preocupan por las letras criollas y trabajan con tes6n ex.
tremado, con ahinco en pro de ellas: asi es que nos hallamnios
como si no les tuvieramos.
Peor que la critical esta entire nosotros la saitira: satir6-
grafos de buena madera s6lo hay uno: Wenceslao Galvez. Y
poor aun se arrastra por el suelo el g6ncro festive, la lite-
ratura c6mica. Separando ai Ram6n A. Catalai, que es el que
meis se aproxima a escritor jocoso, entire los que no lo son
completaminente, seria dificil hallar uno, uno solo, aunque fue-
se para remedio. El periodismo se ha encaramado sobre la
literature; como aqui cualquiera es periodista, dado que los
Directores de peri6dicos aceptan las proposociones de joven-
zuelos que se comprometen 6 llenarles de sandeces una 6
dos columinas diarias, de balde, 6 en trueque de las entradas
en los teatros, hay una caterva nuinerosa 6 insoportable de
periodistas: donde menos se piensa salta un periodista. Pero
no son ya los periodistas de antes, los verdaderos, aquelios
de quienes salian literatos, andando el tiempo; no, que los
de ahora son unos pobres desgraciados sin sal en la mollera,
que no saben hacer ni una dcscripcion de mala muerte, ni
nada que valga un perro chico. Asi las cosas, la frase de
Dumas, 6 de quien fuere, esto nmatard aquello, parece una
verdad comno un temple, y, Ai pesar de todo, se me figure que
este ingenioso apotegma es una paradoja; el peri6dieo no
inatarai el libro, ni siquiera le causarai danio: el busilis por el
euaJ la frase tiene visos de verdadera, estriba en que aqui. en


-45-






ninguna tiene en Espania un poeta que pueda dccir que es
suyo, como viene sosteniendo, sabiamenite, desde hace al-
gunos afios, mi maestro Clarin, la inica que podia hallar
entire nosotros un representante, 'i mi juieio, es la vida nue-
va, la libertad, el libre pensamniento, la tendencia modern;
porque tradici6n filos6fica, si bien se Mira, no la tenemos, y
las tradiciones social y cristiana son abstrusas en este pals.
por su historic, y se compaginan mal con nuestro modo de
ser, poco amigo de dcsenredar madejas de ideas, y sobrada-
nielte impressionable para remover vejeces, ahora que nos
hemos puesto en intimo contact con la revolucionaria vida
europea y aspiranlos tin ambient de libertades, imis 6 m enos
restringidas, que el senor gobierno, a fuerza de Inchas, se
ha dignado coneedernos. De aqui que si la vida antigna. la
tradition, no tiene en Cuba ninguin reprcscntante genuine,
en cambio la vida modern, el pensamiento lilbre. ..tam-
poco le tiiene. y todos quedamos contents, sin rivalidades,
como si tal eosa.
El gran poder de nuestros poetas es el poder de la selec-
ci6n; hay algunos que materialmente se ban chupado A gran-
des mniaestros, comno ni dire despues; y por este niotivo posee-
mnos un Nfifiez de Arce y dos Camnpoamnores vistos por una
lenta biconcava, y un poeta bastante original, si Ia origina-
lidad es possible en las alturas ai que hemios llegado. Nuestros
poetas, despues de un detenido studio, pueden ser clasifi-
cados, en justicia, en varias ternas con estrambotes, lo mnisnio
que los sonetos, y asi es como yo tengo para mi que se is
debe colocar; me esplicare para que se me entienda nmejor.
Por acai son tres iunicamente los literatos que hacen poesias
verdaderas. lo que en realidad se llama poesias: Federico
Villoch, Manuel S. Pichardo y Juliain del Casal, cste filtimo.
por la forma regia, escultural de sus endecasilabos, form
bellisima, debida 'i la acertada colocaci6on dIe los miuchos
adjetivos que emplea, es el que ai mi se me antoja discipulo
de Nfifiez de Arce, pero discipulo a medias, por la forma na-
da mais. Toda poesia, como cualquier criatura, se compone
de cuerpo y espiritu: el cuerpo es ia letra y el espiritu la







idea; pues bien, Casal se asemeja a Nufiez de Arce en el cuer-
po de sus poesias, jojala tambien se le pareciese en el es-
piritu! Pero eso es impossible, que el autor de Hojas al viento
estai a punto de echarse ai perder con la maldita influencia
que sobre e1 ejercen las extravagancias del decadentismo fran-
ces con sus japonerias y rococ6es: palabra que me da lastima
veier c6mo poco a poco va rodando sin detenerse por la pen-
diente del parnasianismo, hacia el estercolero de la vulgari-
dad mas garrula y fofa, un joven que podia ser, eon el tiem-
po, de los mrejores poetas americanos, porque no solo tiene
una buena cantidad de ideas en la cabeza, sino que ademais
los sentiminentos le rebosan en el coraz6on y la hIiel en el hi-
gado. Yo se como curaria J. del Casal de la endiablada ma-
nia decadentista que le trastorna: sacandole del medio am-
biente en que vive, y llevandolo mrnuy lejos de sus pernicio-
sos amigotes, adonde no oliera ningun perfume chinesco de
palitos encendidos, ni leyese ninguna obra de las que le han
enfermnado el cerebro. Pero, con el caractcr del poeta. buena
se la manando al que se propusiera curarle! Ya tendria sarni
que rascar 6 hueso que roer.
Manuel S. Pichardo es el que me parece bastante origi-
nal; creo que no esta sugestionado por nadie, ii sigue la es-
cuela de ninguxn maestro. Alia en sus primeras inocedades
tuvo por director a Mariano Ramiro, y como el alumno valia
mitas, much mas que el catedraitico, apenas muri6 este, tendi6
aquel el vuelo, libre de trabas y remilgos, creindose una poe-
sia peculiar, suya, genuina, mais rica en el espiritu de la letra
que en ia misma letra, porque Pichardo suele descuidar
la forma para expresar como dl quiere las ideas que se arran-
ca del cerebro y embute en las estrofas de sus poesias. Yo
opino que el poeta debe tender siemnpre ai ambas cosas:
fora y fondo; pero caso de sacrificar alguna, pareceme,
recordando los mejores poetas que en el mundo han sido, que
la victim debe ser la primer, jams el fondo. Si a los versos
de Pichardo se les despojara de cierta rudeza de que adole-
cen a veces, digo y sostengo que muy poco, 6 casi nada ha-
bria que exigirle para que fuese un poeta notable, porque


-48-







poeta lo es, y de muy buena raza. El otro del triunvirato,
Federico Villoch, reune, como Pichardo, a su vocacion y
educaci6n artistic, la habilidad tecnica, talent, gusto rcfi-
nado-esto es lo que Casal se ha emnbotado con sus malas
lecturas-y todas las otras condiciones que el arte exige en
el poeta: Villoch es uno de los dos pequefios Campoamores
con que contamos. En sus poesias se nota la sugesti6n cam-
poamerina, llevada a tal extreme, que antes de leer Villoch
El tren expreso de D. Ramo6n, escribi6 el primer canto de
iun poema cuya acci6n se desarrolla en el carro de un fcrro-
carril, durante un viaje; el poerna de Villoch es delicioso,
pero comno ha leido ya el de Campoamor, se niega ai publicar
el suyo, y yo le aplaudo su resistencia, porque la mayoria
de las gentes no verian en esto una coincidencia curiosal
sino un plagio descarado. Y ai pesar de que Villoch es dis-
cipulo de Campoamor, a poco que se profundice en sus poe-
sias se hall cierta originalidad sabrosa, algo que le separa
del maestro y que es el merito principal de D. Federico, si
no tenemros en cuenta el chorro facil, armonioso y dulce de
sus versos, siempre pulidos: Villoch describe como escribiria
Campoamor si hubicra nacido en los tr6picos, y despojado
de esos amnaneramientos y giros prosaicos en que incurren
los imitadores del autor de los Pequenos poemas, Ansorena,
v. gr., en El briun Jeromo y en casi todas sus composiciones.
Es estrambote de esta terna es mi queridisimo amigo
Juan B. Ubago, el otro Campoamor visto por la lente dec6n-
cava de que hablaba atrais. Ubago empieza ahora, como quien
dice, y hasta la fecha no ha producido nmas que Moleculas,
composiciones cortas que no son otra cosa, ni mas ni mnenos,
que humioradas: por esto le llamo el estrambote de la terna
de artists de verdad, vcrdad; porque ocho 6 diez poesias
largas que haya escrito, no son bastantes a cimentar el re-
nombre de un poeta, salvo excepciones rarisimas. No ha
producido mais que Moleculas, pero estas, en gran nubnero,
bastan y sobran para darle la credencial de buen poeta, y nos
hace esperar que, dentro de poco tiempo, se colocarAi a la
misma altura de Pichardo, Villoch y Casal, asi qua haya


-49-







parido poesias de regulates dimensions, en las cuales se
vean los esfuerzos de su ingenio, la riqueza de su fantasia,
y en las que se nos muestre tal como sera, dulce, delicadisi-
nio, atildado, y con un si es no es de amargura sarcastica que
se mueve en el fondo de sus pensamientos. Ubago, como
Villoch y Pichlardo, tiene un cerebro bien organizado, ai prue-
ba de deeadentimos.- y es artist hasta la medula de los hue-
sos, por eso digo que las Molcculas. para el, no son Ifias que
pa.satiecpos inocentes, aunque las hagan, comnio las hace,
inmejorable.;, supcriores i i nuchisimnas humoradlas de D.
Raiion, y sin nada de curserias ni frases de efecto, sino
lisa y llananuente coiuo quien coge un manojo de ideas y lo
secude eni el aire: cada idea que cae es una molecula vivita
y coleando.
La segunda terna es la de los poetas ilegitiumios, la de
aquellos que con talent vario e imniaginaci6n fria con que
inventan creencias filos6ficas y religiosas. aventuras, Hlagas
del alma y otras falsedades, amnenas cuando estan hien ma-
nejadas, como dice muy bien Clarin, han consegulido pa-
recere a los poetas de verdad; y forman dicha terna: Nievc
Xenes. Boinifacio Byrne y Pablo Hernaindez. El estramnbote
correspondiente es Saturnino Martinez. Los cuatro han he-
cho algunos juguetillos agradables, si, pero no por eso son
poetas, ,i macho menos: a lo sumo, son los que mas se apro-
ximan a tales. Yo me atrevo, si quieren apostarse cualquier
cosa. a no pasarles utin s6lo verso, con la ret6rica y la gra-
nuitica en una mano, y en la otra un tratado del sentido co-
mun. Elijan las poesias de ellos que estirnen las mejores y
que me las manden, que yo me comprometo, repito, i vaya
si ine coniprometo! a no dejarles un verso sano: se los he de
ro-nper todos.
Yllecaios a la terccra terna, que ya es question diferen?
te. I C6mo que son Cesar Cancio, Nicanor Gonzailez y Maria-
no Veguilais los que la componen! Tres poetastros a cual peo-
res, y que, sin embargo, viven muy tranquilos entire esos
inatorrales del demonio, allia en el campo, donde hay much
hierba, much verde, muchos potreros y muchos zinzontes


-50-







de la enramada. El estrambote de esta terna no es estrambote,
sino estrambota, porque es una dama que se gasta unos ripios
como para si los quisiera el Grillo ins cursi y sobajado de
la tierra; una dama que cuando dice A echliar fuera ripios, es
una erupci6n volcainica, como la famosa del Vesubio, que
destruye cuanto encuentra al paso, y ai la que no quiero nom-
brar, porque me da mucha pena que mis lectores se ente-
ren de que ella padece la debilidad de hacer versos.-
- Versos!
"Ay, quc gracia tienen,
i le que sil
litcratas y genius,
las que hay aqui!
como cantan, salvo alguinas modificacionies, en unia zarzue-
la popular.
Por filtimo, saliendo de Milaga para entrar en Malag6n,
juntitos, igualitos y mnalitos poetitas, podiamnos presentar a
los "batihojas de la rima de oro castellana", Antonio Zara-
goza, don Fernandito Romero Fajardo y Wenccslao Soto-
longo. Estos son los tres peores de todos, los mataperros de
lo poesia, el acab6se de los malos versistas: tres lomnbres vul-
garisimos C incorregibles en lo de hacer, no ya pesimos versos,
que esa eA costumbre vieja en ellos, sino pesimas ripios, que
es cuanto se puede decir. Yo no he visto nada igual a estos
sefiores cuando les pica, conio si fuese una erupcion, Ia ga-
na de buscar consonantes: es aquello de apaga y vamonos,
ique los aguarde un toro! Y, iparece mentira! este trio, 6
triunvirato, 6 comno se llame, tiene tambien su estrambote,
cosa a primnera vista inconcebible. El estramnbote es... ;Car-
los Ciafino!! lo ltimo, el rondo del tonel, la zurrapa de la
zurraya de los poetastros infuminables, pesimos, Y ya que
nombre ai Cianfio, voy a contar aqui lo que le ha sucedido,
no hace muchos dias, por meters a farolero: Public6 el se-
nior Pichardo en una cr6nica de salones-inicas cr6nicas
de salones que yo leo,-hablando de una oven, lo que si-
gue, con estas 6 parecidos palabras: "Su vida es un album


-51--








hermnoso, en que ban dejado sus mejores cantos los poetas.
Alguno Ie habra dicho:
S............ han creido,
al ver tu frente serena,
que ticnes gran parecido
con la flor de la azuccna
Y estfin en un gran error
los que discurren asf,
porquc sin duda es la flor
la que se parece a ti."
Y Ciafio, que anda siempre a la que se te cay6, de zoca
en colodra, y que se come los higados de rabia, porque ha
llegado AP convencerse, aunque no lo declare, de que el no es
mas que un torpe manipulador del ritmo y el Sr. Pichardo
un poeta bueno; pues Ciafio, que no puede ver ni en pintura,
no se si por envidia 6 caridad, a ninguna persona que valga,
la sali6 al encuentro al Sr. Pichardo, criticaindole esas dos
cuartetas, y tan ciego se puso, que no vi6 siquiera que esta-
ban citadas entire comillas, signos que dicen 'i las claras que
el Sr. Pichardo no es el padre de la criatura; verdad que la
ignorancia literaria de Cianio es tal, que aunque hubiese
reparado en las comillas, no habria entendido el oficio que
desempeniaban. iMenuda plancha se ha tirado D. Carlos!
Como de costumbre. Y much mas menuda de lo que parece,
diran ustedes cuando recuerden que el autor de esas belli-
simas estrofas es D. Jose Gordils, notable poeta puertorrique-
fno, elogiado por critics de talla, y autor del becqueriano
libro Violetas. Todo lo cual demuestra que Ciafno no conoce.
ni por el forro, las poesias de Gordils, libro que ha circulado
much entire la joven Cuba literaria, esa joven Cuba de la
que dice D. Carlitos que nada tiene de envidiar, porque 61 se
atreve a hacer lo mirnsmo que hacen nuestros poetas, si no
cosas mejores. Ya lo crea que se atreve, ic6mo que la igno-
rancia es atrevida! la cuesti6n esta en que no le resultan ni
medianas. Por manera que si Pichardo, en vez de los versos
de Gordils, hubiera copiado estos otros, por ejemplo:


--52








"Hoy el cielo y ia tierra me sonrien,
hoy Ilega al fondo de mi alma el sol;
boy la he visto.. .la he visto y me hia mirado. -.
ihoy creo en Dios!'
aunque les hubiese puesto mas comillas que pelos tiene en
la cabeza, el bueno de Cianio se las habria atribuido aD.
Manuel Serafin., porque si, porque es muy capaz die no co-
nocer a Becquer -esa victim de sus imitadores--y porque
Ciafno no sabe que ai menudo se supriine el nombre de los
autores cuyas frases se citan, unas veces por eufonia, y otras
las mais, porque no es necesario: para algo se ban inventado
las comillas. Y coimo si todo esto no fuera poco., censura
el buen astur-Ciafio es asturiano, coino el celebre criado
de Larra,-censura el sinil de la azucena, diciendo que A esta
no le ve la serenidad, y que existe ahi una anfilologia zib-
surda. Pero, ;bendito de Dios! en esos versos se tomina el todo
por una de sus cualidades: la azucena por el color de elhn, lo
cual es permnitido desde el moninito en que se conoce un tro-
po Ilamado sinecdoque, iy que anfibologia ni que ocho cuar-
tos va a haber, hombre! lo que si hay es un par de comas
inejor colocadas que cualquier sobrino de miniistro. Esto ]c
pas6 'i Cianio por meterse en cainisa de once varas: lo de siem-
pre. Y lbasta, Carolus Ixuxui! Aun quedan por citar algunos
poetas agradables, v. gr., Gavifino (de quieii, 'en extriclti
justicia, fuera de bronias, he leido muy buenas y sentida.i
composiciones., comno A mi madre, etc.). Salvador Domin-
guez, Norefia, Vidaurreta. el sabroso epigrainista Angelet,
y otros que me gustan.
AdemniAs de los poetas y versistas mencionados, tenemon
dos families en las cuales heredan los lbijos de los padres.
unos de otros, la costuhnbre de hacer versos; inuitil es anfadir
que los hacen malos, pero el caso es que los hacen: y son
estas las respetables, por nmuchos conccptos, familiar de Poo
y Rodriguez Tio. En la primera hay ahora una especie de
interregno: hace meses que no conozco 1ingin Poo, poeta;
en cambio, en la segunda hasta los criados saben buscar con-
sonantes: D. Bonacio describe versos. DW Lola tambien los


-53 -








escribe.. y el cocinero, por no ser menos que nadie, les pre-
senta todas las tardes el menu- de las comidas, en una oda,
en cuartetos 6 decinuas... silvestres lDirin algunos que Ia
forma poetica esta llamada a desaparecer! Los que yo creo
que estain desapareciendo son los poetas de verdad, porque
si en Espana hay muy pocos, como Clarin dice, y es cierto,
en Cuba s6lo tenelnos cuatro, que valen much, aunque no
tanto comno los autores respectivos de Los amorias de Juana
y de El vertigo, por ejemplo. El dia en quc mueran 6 se calleni
Nifiiez de Arce y Campoamor, y Ie suceda lo mismo a nues-
tros cuatro j6venes, por la Peninsula y por aca nos queda-
remos sin poetas durante algunos afios. Y no sigo, porque
voy a echarme ai llorar como un chiquillo donde me des.-
cuide..
A estc paso la vida es un soplo.
"Y aquf terminal el sainete,
perdonad sits muchas faltas."
















TEMAS E INDAGACIONES



















I~2Utt





























Nk









NOW


jF
44 1
Ir t

1) 1 T 0 it




r














T(, 4 t
















.4-m

;A!hE 4'

'A '4V i
4L













E1 ALBUM

Conjtferencia icida en el Ateneo de la Habana, correspondiente al
ciclo de Lectura sobre Revistas Cubanas del Siglo XIX, a traves de
la Secci6n de Literatura de dicha Instituci6n, bajo la acertada
direcci6n del Dr. Jumn J. Remos, Vicepresidente del Ateneo.
Por
JOSE M. PEREZ CABRERA*
Biografia de una revista

La redacci6n de El Album, ainena y variada "colecci6n
dc poesias. novelas y fragminentos literarios", fu6 tarea y
responsabilidad de una parte important de la gencraci6n
cubana que surge a la vida de las letras a mediados de la
tercera decada de la pasada centuria; prom ocion que Rai-
mundo Lazo ha caracterizado con singular acierto como la
cuarta de las generaciones insulares de perfil hist6rico de-
finido, y cuyo centro cronol6gico podria fijarse hacia 1814,
afo del nacimiento de Milanes, de la Avellaneda y de Pedro
Jose Guiteras.
No fue El Album-no era possible que lo fuera-la uni-
Jlose Minuetl Prez Cre ra C e iluiLre hisiloriador cuhano, nariu6 en La
)Iabana el dia 9 de septienibre de 1901. Curs6 suis estiidios en las Escuelas
Pias y el Colegio La Salle del Vedado, obteniendo ms tarde el titulo
de ;ihogado en nuesira Universidad Nacional. Especiali5ta en Historia de
Cuba y (Geografia General, desenipefia actnalnienie Ja Ciitedra de Historia
en la Universidad Cat6lica de Santo Tomnis de Viflanueva. Miembro de la
Academia de Historia de Cuba, ostenra el cargo de Seeretarlo, perteneciendo
tambib n a Instintuciones tan prestigiosas otno ]a Sociedad Mexicana de
Ceogralia y Estadistica; IiihtittLo Hist6u'rico y Geogrnfico del Uruguay; Ins-
tituto Geneal6giro Brasileiro; Sociedad Cubana ile Ertudios Hflist6riros e
lnternacionales; Agrupaci6n Pro-Ensefianza deI hechos lhist6rieos de La Ha-
bana; Institiito de Previsi6n y Reformas Sociales, y el Ateneo de La Habana.
Entre los honores recibidos, ostenta el de Oficial de la Orden National al
Merito "Carlos Manuel de Cespedes". Ocup6 con extraordiniaria brillantez,
el cargo de Director de la Ensefanza del Ministernio de Educaci6n, destle 1937


-63-







ca empresa editorial que cont6 con la valiosa colaboraci6n de
tan notable conjunto de escritores; otras publicaciones anapi
logas-la Misceldnea de til y agradable recreo, el Aguinaldo
Habrmero, La Siempreviva. El Plantel y La Cartera Cuba-
na-, recogieron tambien las producciones de estos jovenes
y entusiastas ingenios: Ram6n de Palma, Jos6 Zacarias Con-
zalez del Valle, Cirilo Villaverde, Antonio Bachiller y Mo-
rales, Jose de Frias, Jose Silverio Jorrin, Anselmno Suarez y
Ronnero, Jose Jacinto Milan6s, Rafael Matamoros y Tellez.
Serafin Massana, Jose Luis Alfonso, Jose Quintin Suzarte,
Jose Antonio Echeverria. .. Domingo del Monte. miembro
destacadisimto de la generaci6n anterior, ha encarccido el
valor de tan curiosos repertorios afirmando que los tres fil-
limos citados, y El Album-pudo haber incluido tambi"n la
Misceldnea y el Aguinaldo- "deberan consuhltarse (junto
con la Revisia Bimestre Cubana) por el que quiera conocer
el estado de las buenas letras en la Isla de Cuba, en la d6cada
de 1830 a 1840; teniendo siempre en cuenta el observador,
que dichos periodicos estuvieron sujetos. a la censura
previa, siendo &sta amis o menos rigurosa, comno sucede siem-
pre y en todas parties, segiin ha sido inas o mnenos meticulo-
so o mezquino el caracter particular de los censores."
Fue Domingo del Monte y Aponte la personalidad ani-
madora y orientldora, n'mine discrepante, de aquella brillan-
te pleyade juvenile.
Escritor de fino y acendrado gusto, talent cultivadisimo
-unia a una sdlida y variada cultural el conocimieinto pre-
cioso de cinco lenguas extranjeras --, Del Monte, nos dice
hasta 1942; y el de Subsecretario en el propio Miniiterio en 19412. Entre su
vasta produti'-ion literaria se enruentran las siguienles obras: Los origenes del
teatro ingles", 1922; "'Manuel Justo de Rubalcava"; "Don Luis de laIs Casas";
"Las; Caas tiae Cuba", 1929; "Lecciones de Geografia de Cuba", '1930; "His.
toria Poltica, Social y Econo6mica de Cuba, 1790-1865; 'Estudios y Conferen-
nas 1934; "El bh jeo de Cuba por Ocampo, ,cuando luvo lugar?", 193i;
"Historia Potlitica, Soci:l y Econ6oniica de Cuba desde los origenes hasta 171()',
1935; "El maestro Fray Ger6nimo de Valdes, Obispo de Cuba", 1935: "La
conspiraci6n de 1824 y el pronunciamiento dtel alferez de dragons Gaspar
Antonio Rodriguez", 1936", "Vida y martirio de Luis de Austeran y Moliner",
1936; "Capitvin Hernando de Soto, gobernador de la isla Fernandina de Cuba,
adelantado do la Flori-a", 1939; "Francisco de Paula Santander", 1940; "En


-64-








Anselmo Suairez y Romero, "conocia a fondo la literature
espaniola antigua y modern, habiendo Ilegado a ser, no
solo un fil6logo y un bibli6grafo eminente, sino un escritor
de los mias puros y elegantes que en el presence siglo (el si-
glo XIX) hayan manejado el sonoro y pintoresco idiomia de
Cervantes". Se ha dicho, por algunos que le conocieron bien
de cerca, que Del Monte carecia de facilidad de expresi6n,
de ahi su invencible resistencia a ocupar una caitedra univer-
sitaria; pero tuvo en alto grado el don excepcional de la
sintesis y nadie, como l, podia brindar, en breves pero subs-
tanciosos pArrafos, lo que a otros no les era dable conseguir
sino en largos y fatigosos razonainientos. Su trato y su
inagnifica biblioteca eran frecuentados a diario por nume-
rosos j6venes eseritores, "atraidos por la eleganctcia de stis
inaneras, la suavidad de sus amnionestaciones, el acierto de sus
critics, la aodestia de su caricter, la paciencia con que todo
lo esctchaba, la prolijidad con que corrcgia, cialquier pro-
duccion, las palabras alentadoras con que inducia a seguir
trabajando, y la firmneza y el decoro con que sostenia sus
opinionss. Ali, en la intihnidad de aquclla academia sin-
gular, "donde no liabia ni reglamentos, ni fondos, ni pro-
teceion official, ni premnios, ni categories, ni otra autoridad
que las leyes del buen gusto, ni publicos y ruidosos certA-
rimenes, ni sesiones a horas determinadas, ni querellas, ni
bandos", leiFanse en alta voz y discutianse con entera libertad
las producciones de los noveles contertulios. El duefio de la
casa, a modo de resume de las opinions sostenidas, solia
decir la ultima palabra, sefialando gustoso los aciertos e in-
dicando sin lastimar ni zaherir la mejor mantra dc superar
torno del bojeo de Cuba", 1941; "Ignacio Agramonte: patria y mujer", 1912;
'El cincuentenario del Partido Revolueionario Cubano", 1942; "La carta de
Michel de Cuneo y el conocimienRlo de la iinsularialud cuihana", 1943; "Bos-
quejo hist6rico de Cuba", 1943; "Jos6 Maria Aguirre", 1943; "El desarrollo do
los studios hist6ricos en Cuba", 1943; "Legislaci6n de la Ensefianza Secun-
daria y Especial", 1943-1944; "Placido y la conspiraci6n de 1844"; 1941; "La
juventud de Juan Gualberto G6mcz", 1945; "Una cubana ejemplar: Martha
Abreu de Eslevez", 1945; "Versi6n hist6rica de ]a protest de Baragui",
1946; "Una pigina desconocida dt la historia de Cuba", 1916; "Evocaci6on
y elogio de Juan Clemente Zamora", 1947; y "Los primneros eshoyos historiogra-
ficos de Cespedes", 1947.


-65-








los defectos advertidos. Por eso, Jose Zacarias Gonzalez del
Valle, una de las cabezas inas bizarras de la nueva genera-
ci4n, pudo proclamnar a Del Monte como el patriarcha de
toda la pandilla literaria de buen gusto".
El eficaz magisterio de Del Monte calo muy hondo en la
sensibilidad y en ]a obra de sus j6vencs contertulios. Hombre
cultisino, supo inspirarles, con el claro ejemplo de su vida.,
]a pasi"n dcl studio y el amor a las min's variadas disciplines
del saber. Escritor esrmerado, conocedor coino pocos de los
secrets y de las bellezas del idioma castellano, logr6 incul-
caries el cuidado dc la forma, la Jpureza de la locuciC6n, el afan
de escribir con correcci6n y elegancia. Hoinbre de cieneia y de
conciencia, afligido por el triste espectaculo que se ofrecia
a sus ojos- perspicaces, los horrores del mundo moral, a que
dludiera Heredia; quiso arraigar y desarrollar en ellos la
preocuipaci6n mioralizadora, el acento etico, la purmza de in.
tenci6n, que informiaran, hasta con mengua del arte en oca-
sior.lv', las produceiones literarias de sus mas entusiastas v
devotos seguidores.
Ranim6n de Palita, en su enjundioso studio sobre la novel.
que a manera de pr6logo o introducci6n abre las paginas de
El Album, tidi de senahir que el flamante emipenfo era una
continuacidn de la Misceldnea de iitil y agradable recreo, Ia
publicacion donde Cirilo Villaverde habia dado a conoccr
.sus primieros discutidos ensayos novelisticos. Luis Caso y Solt
aparccia conio editor propietario de la nueva empresa --su
nombre figure en la portada de los cinco primeros rtinume-
ros -, que vi6 la luz en la iliprenta de don Jose Severino
Bolofia, en la calle de Villegas niinero 95, en esta ciudad.
La BibIiolica Nacionail pose hus siguienftsc bras de estel notable invIeli-
gador:
Ancxi6n e indcpicndeiienci por Joh4 M. Perez Cabrera. (Capitulo I, 1j, IIH.
y IV). RaRniiro Guerra y Sancliez. (CapitnIo V). Vease; Guerra y Sinchez.
Ramniiro. Historia de ]a Naei6n Cuhana. Publi.ada hajo la direcciin de Ramniro
C. y Sanchez. La Ha-hnma, Editorial Historia ftle la Naci6n Cubania. '952.
Cafix Garcia. D)iscurso Icido por el Avadr mico de Niimero., Dr-. Jos M.
Perez Cabrera. La HIabana, Imp. El Siglo XX, 1942.
El Capitan Hernarndo de Soto, Gobernador de la isla Ferniandinria de Ciiba.
adelantado de la FlHonrida. Discurso leido por el Dr. Jos' M. Pere?. Cabrera.
La Habana, Imp. El Siglo XX, 1939.


-66-







El Album, anunciaba su editor, se pu licar i i rnsual.
tmeite, en cuadcrnos de ocho pliegos en ocLtavo, encuaderna-
do.s a la ristica, al m6dico precio de cuatro reales fuertesi La
entrega. En la propia oficina de Bolofia y en la de Precios-
Corrientes. calle del Empedrado nuimnero 77, es'aria abierui
A4 publico la suscripcion, segcun rezaba un aviso publicado
durante varios dias del ,ies de abril de 1838. en el Diari,
de la Habana.
El Album, como se ve, se acogio a la socorrida formna dc
obra por entregas- ya qxe la publicacioin de peri;d(icos > /-
visaas requeria nada menos que la licencila exlre,- a de 1 2vo-
liuntad solberana. Don Mariano Torrente, escritor peiliiiistdlnr
avecindado en Cuba y hombre de fecundo ingenio, l.abia S4id
el inventor de ese sistemia quc sttstraia las nuevas puliica-
ciornes a las absurdas trabas (creadas por nn restrictinv- le.i -
lacion de iinprenta.

E1 primer nimer)o de El Alburm dedbio publicars en lht
primera decena del mes de abril del anmo 1838-; ,ero. !e es-
cribe Domingo del Monte a Jos6 ilts, Al'oisi. cOi-o "por
aqui van las cosas a paso de buey para no cansarnos'" no li-
gr6 aparecer basici despues de las Pascuas hi Pascua de Re-
surrecci6om-en una fecha que no blmiios pudido precisir.,
auque sin duda alguna fue anterior al d('a 21, ei que el
gran animiador dc nuestro mundo literario pone al fin en el
Correo. con destio a su dilecto amigo Pepe Alfonso, dos
ejemiplares de la priniera entrega. Por esos iismos di,
curiosa coiic'idencia, el general Miguel Tac6n yv Rosique.
de ingrata niernoria, hacia entrega del gobierno de ia Isla a su
continuador. el general Ezpeleta.
El Cinruiiilcnario del Partido Revolucionario Cubaim, Diiscur o eldo,
tCn la Academia dIe la Histoi ia p|r rel Academico d. NIne,-o Dr, Jos.1 M. Perev
Cabrera; La Habana, El Siglo XX, 19 12.
La Conspirai'i6n de 1821., y el pronuiiciamieiito dcl Alffe-ez de Dra)iotL"
Caspar Antonio Rodriguez. Diiscaros leidos en la recrplwi'41 pibhlica del Dr.
Jni-' Maniei P.,I-te-z Cabrera. Academia di la Hinltria. l.a HiIbaIIna. 136.
Ckntestaci6n a M.irquez Sterling. Carlo,s. Marti y la Corifetrtnria monewirinl
de 1891. I)iiursosi leidot. en la Academia de la Hitori., en hi ,rervpcion ,fUi-
bliru dei Dr. Carlos Mairquez Stlerling.


- 67







El Album, gracias a su ameno y variado contenido, logr6
allegar una important suma de suscriptores, 438, seguin
se lee en las paginas finales de los trees primeros nimneros.
A partir del nfimnero IV, Ram6n de Palma asuine las
fiinciones dc editor y la revista pasa a publicarse en el taller
del "laborioso y entendido impresor" Ram6n Oliva. Las tres
61ltimas entregas las confecciona, emperor, la Imprenta li.
teraria, a cargo de don D. Patifio, calle del Obispo numero
89, que Palma acaba de adquirir.
La responsabilidad literaria de El Albumin, desde el pri-
niero hasta el filtimo nuimero de la revista, estuvo a cargo del
poeta y novelista Rainon de Palmina y Romay.
Estudiante de jurisprudencia en las aulas del famioso Se-
minario de San Carlos, Palina, asegura su intimo amigo y
entusiasta panegirista Anselio Suairez y Romero, "al reves
de su padre que fue un abogado de fama, tuvo siempre una
re pugnancia invincible a la lectura de los c6digos, y que si
lleg6 a vcstir la toga, hizolo por comnplacer a amigos a quienes
debia senalados favors, y por buscar en esa profesi6n los
recursos que nunca hahia hallado en el cultivo de las le-
tras". Sus primeros versos (Palmna. nacido en 1812, comen-
z6 a cantar en 1833), revelan ya los graves sinsabores que
ha sufrido en edad tan temprana; la aispera lucha que ha
debido sostener por seguir su vocaci6n frenie a las airionesta-
ciones de familiares y amigos "para que trocasc el arpa del
poeta por el papel timbrado de la curia".
Don Jose Toribio Mediin,, eiudadan y gNlolria de Anmerica; discru-so eido
en la sesion solemrnie celebirali eui la Academia de la Historia, e dia 21 de
octubre die 1952, en conmemoraio-n del cenllenari, del navirmiento deI gran
crndito e histloriador chileno. Habana, Imp. "El Siglo XX", 19.2.
D. Luis de las Casas. Conferencia leida en el Ateneo el c(1a 6 de Abril de
1924. La Habana, Cuba Intelectual, 1927.
En torrio a] bojeo de Cuba. La Habana, Cardenas y Cia., 1941.
Evocaci6n y eloglo de Juan Clhmente Zamiora, por Jos M. Perez Cabrera.
La Hahana, ImiBn. Ramiro F. Morris, 1947.
Studios y Confereneias. Habana, 193-1.
Francidco de Paula Santander. Discurso 1eido por Jose Manuel Perez
Cabrera en la sesi6n solemn celebrada en la Academia de la Historia, el 6
de mayo de 1940, en conmemoraci6n del primer centenario de la muert del
ifustre libertador y estadista colombiano. Habana, Imp. "El Siglo XX", 1940.


-68-







Emulo de Villaverde "en la invenci6n, en la disposici6n
de las parties y en la gradaci6n del interns" de sus prineros
ensayos: aventajando al escritor pinarenio por la "rotundidad
y elegancia" de su prosa; inferior en cambio "en la viveza y
relieve" de los dialogos, Rani6n de Palma y Romay gozaba
de una agradable aureola de popularidad cuando, en la
primavera de ese ano fecundo de 1838, Luis Caso y Sola
pone en sus manos entusiastas la direcci6n literaria de El
Album. (Palma, en uni6n de Jose Antonio Echeverria, habia
dado a las prensas, en 1837, otra estimable publicaci6n, el
Aguinaldo Habanero.)
Al grato empefio que se le confiaba consagr6 el joven
escritor todas sus dotes de energia y un entusiasmo sin li-
mites. Bajo su nonbre y apellido, ocuhlto tras diversos seud6-
nimnos (tres asteriscos, A. R., R. seguida de tres asteriscos y
El Baracutey, seud6nimo que no registrar Figarola-Caneda),
hasta sin firma, como labor an6nima de redacci6n, Pa11m1I.
trabajador infatigable, public muy cerca de cuarenta com-
posiciones, en prosa y en verso, en los doce nfimeros de El
Album. Entrega hubo, como la primnera, que fue deblida in-
tegramente a su bien cortada pluma; ot-;as como la tercera
donde asciende a ocho el nuinero de siius colaboraciones; en
ninguna de las restantes falt6 sui contribuci6n, por modest
que fuera, ora con alguna composici6n poetica original; ora
con alguna version direct del frances, del ingles y hasta del
italiano.
Domingo del Monte, a cuya tertulia acudia asiduainente
Hombres y glorias del 51. Discui-so leido en la Academia de la Historii.
por el Academico de Nimero Dr. Joi ,Manuel Prex C(Ahrera; La Habana.
Imp. El Siglo XX, 1951.
Jose Maria Aguirre. Discurso... por... Jose Manuel PNriz Cabrera en la
sesi6n.. celebrada en la A. de la H., el 21 de agoIsto de 1913, en con]nmemoraci6on
del centenario del naeimiento del... Mayor General Jefie del Quinto ( uerpo
de] Ejercito Libertador. La Habana, Imp. El Siglo XX, 1913.
La juventud de Juan Gualberto G6mez. Discurso leido por Jose M. Pfrez
Cabrera en la sesi6n solemne de la A. de la H, celebradia el 10 de ocltubre
de 1945. La Habana, Imp. El Siglo XX, 1945.
Leccionies de geografia de Cuba. Por el Dr. Jo<* Manuel Perez Cabrera.
La Habana, Ed, Minerva, 1930.
El Maestro Fray Ger6nimo Vald&s. Por Jos4 M. Prez (a Chrera. La Habana.
1935.


-69







Pahna, le manaifiesta a Jos6 Luis Alfonso el e xito inusitado
quie alcanzo en sus inicios la nueva publication: "Con el
Album -le escribe- (Palnia) ha ganado bastante, pues se
agot6 la edicion de los dos primeros nuinieros, cosa rara en
este pa is", y le da tambien la noticia de que el poeta "ha
hecho companiia con el editor propietario... y trae mil
proyectos en la cabeza".
El Album, comio continuacion de la Misceidnea, no nece-
sitaba de nota prelininar o advertencia que justificase su
razon de ser. Por eso, ya lo apuntamos, Palma creyo mas
acertado consagrar las primeras paginas (el prologo, como
las llamro6) del nuevo cmpefio literario a un studio sobre la
novela en general y a un examen tainbi6n de las novelitas
publicadas en la Misceldnea por Cirilo Villaverde.
...Desde el descubrilniento de la isla de Cuba hasta
la fecha -comienza Ramdn de Palmia su trabajo-, ningfin
otro habanero que sepamos (Palma llamxna habanero a Ci-
rilo Villaverde, nacido como todos sabeis. en el ingenio San-
tiago, en lan jurisdicci6n de San Diego de Nunfifiez), ha publica-
do una colecci6n de novelas originales. Aun cuando le falta-
sen otros titulos a la c)nsideraci6n del pulblico, este seria por
si s6lo suificiente, y al entrar en el exarnen de sus obras (con
las cuales se did principio a esta empresa que nosotros con-
tinuanios) deseuriamos que tanto el sefior Villaverde como
el pfublico se penetrasen de la buena fe de nuestro juicio,
sin que aqul Unos acusase de rigurosos. ni 6ste de parciales,
plies aunque nos preciamnos de tender amistad con el autor,
nuestra divisa es: Amicus Plato, sed magis arnica veritas."
El notable estudio de Palma, verdadero ensayo sobre
Miranda en Cuihi (1780-1783). Discur-o Ieido en 1la sesi6n onlcrmne cele-
en ta A. de la H., el 28 de marzo de 1950, en eonnmemorarion del segundo
rentenarin del nacimiento del ilustre .-precirsor de la independenria ,iiipano.
amrnericana. La Hahana, Imp. "El Siglo XX", 1950,
La oriiia'i6n Mililar Norteannericana. Libro primt'o. Hisloria de la
Naci6n Cubana, publicada bjo la direccion de Ramiiro Guerra y .9Sinchez,
La Habana, Editorial Hisioria de la Naci6n Cubana, 1952. (Vol. VII.)
El Periodo rcvolucionario de 1878 a 1892. Libro quinto. Hii-loria de la
Naci6n C-bana, publicada bajo las direcci6n bajo la direcci6n de Ramiro
Guerra y Sanchez. La Habana, Editorial Historia de la Nacion Cubana. 1952.


-70-







el genero novelistico, puso de relieve sus vastas y ordenadas
lectures y tambbien su solido y acertado mnodo de discurrir;
que no en vano el joven cscritor se hahia acogido, en hora
feliz, al prudent y sabio magisterio de Del Monte, ciiya ex-
celente biblioteca le proporcionara Ios materiales necesarios
para su trabajo.

Eligio de la Puente, que lia glosado con acierto las pgai-
ims del studio de Palmna, afirma que "no poiliai tenerse MAS
cabal concept de la importancia y tra scendenieta de estl
gencro Iiterario, en 1838; ni mostrarse de mianera nias
evidence la sagacidad y peniietraci6n del critico que en minedio
de los cxcsos a que el furor romantico conducia a tantos ex-
celentes ingemios de su epoea,. vislumbra el verdadero camnino
que delbia seguirse en el cultivo de la novela."

En el exainen, a ratos sevcrisimnos. a que somJeti' Paldlia
I
IOS primeros) ensayos de Villaverde, sefiala sin ambages los
graves defects quc ha podido advertir: Io artificioso de la
coniposicion. Jos frecuentes anacronisrmos, el ctracter invero-
Aiimil de los personrajes, las incorrecciones del lenguaje, la po-
breza y falsedad, a veces, de los diMalogo-s. los i teriinos impro-
pios... Pero, critic veraz, se coinplace en reconocer que eni
aquellos defectuosos, censurables ensayos 6 cncoltrbiatani
tatentes, sin embargo, notables cualidades de nmrrador, que
miuy pronto hiallarian expresi6n aproplia]di en las paginam inm-
perecedoras de Cecilia Valdes.

DiM o complemento de tan meritorio studio, Palila l|d ii
Presidencria de Estiadai PlniIa. Iii*urre'ci6i6 dc 00.6 v ,,lip-.r de la Reli-
blira. Gobierno Provisional norteaminerincano. Poi- Jois MA. Pi7r, Cahrera iai- [i-
itulj I). Enrique Gay-Calb6 (Capitulo IIlJ. Libro jiriim'ro(. HiMtoni I|,* II
Naci6in Cubana, publicada hajo la direci6on de R',iiiro Guerra Sanrhe,/, [.a
Haliana, Editorial Historia de la Naeion Cubana, 1952. VoL VIl).
Los primeros esiozos biogrificos- d (fsii:d-. D)i--rurso Ici41i Ptor el
Acade'mico de N niero Dr. Jose Manuel Pei-'ez Chreri. en la e;sin solemn
celebiraida en la A. de la H., el 10 de ortubre de 1137. Lim Habina,1i, Imp. "El
Siglo XX", 1947.
Primieras manifetaciones de un e.q[pirilu y ui eiuhnimiento 4-iijiJollo propios.
TLib-o ruartno. Hitoria de la NacJn (Cubana, publicada lajo la direccfoi6n lie
Ramiro Gnuerr y Sanchiez. La Habana. Ediltorial Historia de la Nariork Cu-
bana, 1952.


-71-







la imprenta, en el propio nuimero inicial de El Album, los
cuatro primieros capitulos de su novela Una Pascua en San
Marcos, que Juan J. Rcmos juzga como "un relato sentimen-
tal, el mas romintico de todos los que produjo" su aplaudido
autor.
La publicaci6n de esta obra de Palma -los tres u5timos
capitulos vieron la luz en la segunda entrega de la revista-,
dio lugar a iun significativo y curioso episodio de nuestra
historia literaria, revelador en alto grado de las costurmbre,
y de la preocupacion moral de una epoca, como ha observado
con razon Eligio de la Puente.
Doniingo del Monte, que fiue el primnero en celebrar "el
colorido local, la buena observaci6n y pintura de nuestras
costunIbhres, y la naturalidad y sencillez del lenguaje" del
aiieno relato de Palma, se ve precisado a reconocer quie su
publicacion "ha liecho aqui much ruido, y la gente cubana.
que es la primera vez que se ve retratada al natural, se
escandalizado de si propia figure, y ha tachado de inmoral
at pintor". Y espiritn comprensivo y generoso le apunta en
seguida a Pepe Alfonso: "acuerdate de este mozo, que merece
protection, pues es emprendedor y tiene mucho talento.
Jose J'acinio Milanes -el austero Milanes-que ha leido
la primera entrega de El Album, aplaude jubiloso tan "precio-
sa obrita', y no duda en eseribirle a Dcl Monte: "Es indeci-
ble et gozo que me caus6 la lectura de una cosa tan criolla y
tan bella de verdad. Esto no es la Pena Blanca de Villaverde,
en que si campea de vez en cuando una naturalidad de tono,
sumanicente original y cubana, tambien hay much de vapo-
roso y fantaistico. Esa Aurora es una doncella real cuyo tipo

Proceso social. Poi- Jose M. Prez Cabrera. (Capitillos 1 y III). Rariiro
Guerra y Sainchez y Joke M. PNrez Cabrera (Capitulo II). Histioria de ]a
Naci6n Cubana, pubficado btjo Ia direcci6n Je Ramiro Guerra y Sainchez. Lu
Habana, Edliltrial IfHitoria de la Nacioqn Cubana, 1952.
Una cubanua ejemnpilarI Marta Abreu de Eaevez. Discurso Ieido en Ia
Acadeniii de la Historia, por Jose Manuel Perez Cabrera, el 13 de noviem-
bre de 1915, en conmemoraei6n del primer cenlenario del nacimiento de la
ilUstre cubana. La Habana, Imp. El Siglo XX, 1945.







se encuentra en nuestras casas a cada paso. . Claudio es un
libertino habanero pintado maestramente".
Milan6s tiene noticias -por la pluma autorizada de Jose
Antonio Echlieverria- de que la novela ha sido tachada de
imnoral, y hombre de convicciones firmisimas se revuelve
indignado y describe: "-Inmoral! en que6 es inmoral esa obri-
ta. -En revelar nuestras costumbres? En pintar tales cuales
son nuestros libertinos, idiotas y viciosos? En retratar nues-
tras novelescas nmuchachas, cuya inocencia peligrosa se nutre
de lectures caballcrescas, y luego quieren buscar los tipos
europeos en nuestra sociedad Ilena de corrupcion y barbaric?
-Veamos el desenlace que Palma le da y luego diremos si es
o no inmoral: veamos en que para D. Claudio. Pero entire
tanto (si concluye como espero), imagine que Palma esta
haciendo un eminente servicio a nuestras doncellas en abrir-
las los ojos y hacerlas miais cautas..."
Unos pocos dias mais tarde, Milan6s se apresura a poner
en conocimiento de Del Monte que Fedix Tanco y Bosmeniel,
escritor neogranadino avecindado a la saz6n en Matanzais,
"parece que se prepare a dar a Palma una zurra que cause
misterio" (sic), e inconforme con esa aispera actitud, afiade:
"yo no soy de la opinion de Tanco en cuanto a la novelita
de dicho amnigo".
El simple anuncio de la censura de Tanco produijo honda
desaz6n a los familiares de Palma y quizAishasta en el Ainimo
del propio novelist. Uno de aquellos, Lorenzo de Palma, le
ruega consternado a Domingo del Monte, en dos ocasiones.
que interponga "todo su influjo con el seflor Tanco hasta
Un Emisiario del Rey Jose. La Habana, 1935.
El Texto de lectura de Luz y Caballero. La Habana, Imnp. Montalvo y CAr-
denas, 1937.
LegislaciOni de la Ensenianza Seciundaria y Etspecial. Recopilada y anotada
por Mannel Febles Monies y Jos6 Manuel Perez Cabrera. La Habana, Editorial
Minerva, 1943.
Vida y Martirino de Luis de Ayeslarain y Moliner. (1846.1870). Discurso
leido en la Academia de la Historia, por el Academico de Nuinero Dr. Jose
M. P6ren Cabrera. La Habana Imp. El Siglo XX, 1936.
...Aparecen ademas various prdlogos.


-73---






obtener de "l la condescenridencia de no realizar la idea que
actualmente alberga de insertar en el Diario su critical sobre
la consabida novela. Yo se lo suplico a Ud. en nombre de
today mi fanilia. ,i
Tanco y Bosnieniel no public al fin su trabajo-acaso ni
lo Ilegara a concluir-; pero otro distinguido escritor, Ma-
nuel Costales y Govantcs. desde las columnas del Diario de
la Habmmu, y bajo el seudonimo de Amaranto. someti6 a juicio
y revision detenidos y severos la novelita.
"Si la moralidad, si el decoro., si el amior a las costuinbres
-afirnia Costales- son prendas inestimables, si ellas deben
scr el principal adorno de un escritor, y sI 1a sociedad en que
vive tiene derecho para que se respete el vinculo iais sagrado
que ini las falnilias, sensible y doloroso empero, precise e
inexcusable nos sinanifestar el desagrado que en nosotros
ha causado la lectura de los esLandlosos aminore. de D. Clau-
dio y D Rosa Mirabel. y tanto iais justos somos solbre este
particular, c.uanto que con la mayor coniplaccneia recono-
cemnos en Io esenciuu l de la novela un fin eminenteinente
moral".
"Hay ciertos debere .--recaica Costales- ciertas obliga-.
ciones entire el escritor y sus lectores, entire aquei y los hoin-
bres. entire la sociedad y su pluina; obligaciones y deberes
que forzosamente ban de cumplirse, porque nunca se que-
brantan sin perjujcio de la reputation literaria, aunque esta
se deba al juicio de la inais recta y desinteresada imparciali-
dlad".
A Costales le dcsagrida aque inuchos hayan calificado de
1novelfa ctibata la obrita de Palma, "por cuanito en ella se
escrihen pasiones y cosi.turnibres de sus habitantes" ".- .En
Cuba -achlra se aman las buenas costuinbres, se respeta
y practice la moral., se vnecran los vinculos sagrados del maia-
truiorio.. ; su sociedad naciente y niorigerada. no es una
.ociedad tril.bajada por vicios e intrigas domiesticas . ; la
relaci6n de un caso particular no es ni puede ser mnotivo paia
ampliaciones dIe ninguna especie. ."


-. 74 -







Uno de los contertulios de Del Monte. Jos0 Antonio
Echeverria, "poeta rnmas bien de arte que de inspiraci6n, pero
castizo y acicalado prosador", tomo a su cargo la defense de
Palm a.
"Embebecidos con los risuenos cuadros de prosperidad
que trazan los periodicos al contemplar el auge de nuestra
riqueza agricola y commercial -cornenta el atildado escritor-
y arrullados con las adulaciones que a nuestra sensatez, a
nuestra generosidad y demias virtudes prodiga todo especu-
lador o representante, nos coge de sorpresa y escandaliza la
publicaci6n de los vicios que nos devoran; como si cada pue-
blo no tuviese los suyos peculiares, y como si pudieramos al-
canzar su enmienda, sin que la enorimidad de su tartiano nos
haga salir a la cara los herinosos colors de la vergiienza y del
arrepentinmiento."
.-..No es saludable patentizar --se pregunta Eche-
verria- por micdio de los entretenidos lances de una novela
las fatales consecuencias de una educaci6n descuidada en las
doncellas; el fastidio, los dolores y los sustos que roen la vida
del libertino, auni cuando no tenga el desastrado remate de
Claudio; y la zozobra, la vergiienza y el desprecio a si mis-
mia de la mujer que sc atreve a quebrantar su juramento?-
Tan persuadido estoy de esta verdad, que en cierlto modo me
parece mnas eficaz la ficci6n del novelist que la mismina rea-
Bidad. . Con mays ncgros colors aun la vieron los ojos del
Real cuerpo patri6tico, cuando ofreci6 iun premio al que mne-
jor investirgase las causes de la vagancia entire nosotros..
Eeheverria no pretend ignorar los errors, los desaciertos
de la narracion de Palma. Reconoce que bay en ella "paginas
que por ningtin motivo quisieramnios hallar en la rnisma; hay
paiginas que al pasar por ellas la vista de una doncella ino-
cente, se encenderian sus mejillas; que releidas se suiscitarain
en su mente ideas desconocidas y relajadoras; y que faiiilia-
rizandose con ellas, deslustraran al cabo su pudor, esta au-
reola celestial que comunica todos sus encantos a la mujer,
y sin la cual se rebaja a la miserable condiciOn de instrument
material de crapula y libertinaje."


-75







Echeverria concluye su extenso trabajo aconsejaindole,
suplicandole minejor a su buen amnigo Ramon de Palma, "que
deseche los asuntos que no respiren el aromna de la virtud.
Pinte enhorabuena el vicio; pero pintelo como lo ha pintado
Walter Scott, comno Manzoni, comno el61 mismo lo ha hecho en
los uiltimos capitulos de su obra".
El studio critico de Echeverria calde6 de nuevo las pa-
siones encendidas por la publicaci6n de la obra de Palma. A
Jose Zacarias Gonzalez del Valle, que habia aplaudido sin
reserves la novel, le aparecio un bell, pero triste articulo.
"Ojali le contested -Ie describe a Anselino Suarez y Rome-
ro- como inme aseguran que se va a hacer, para que el punto
se ilustre convenientemente. Yo veo a Echeverria en una si-
tuacion comprometida al extreme, porque es tan amargo
decir las verdades, no hiallaran ecos en millones de criaturas
que piensan que el patriotism se reduce a defender comeno
campe6n obligado al suelo en que se nace y en elogiarlo
perennemniente ocultando los defects de suis minoradores...
Amnarga serai la verdad, pero siempre es fitil".
El eco de la pole6mnica traspuso los mnares y movi6O la plu-
ma de dos ilustres cubanos, residents a la sazdn en tierras
europeas, y hasta la de un inquieto e infortunado italiano,
contertulio de Del Monte unos meses atras, el senior Primo
Collina.
Una Pascuia en San Marcos "me Jut gustado"-escribe
desde Paris Jose Luis Alfonso, "Si ha alborotado a ciertas
gentes es por aquello de que las verdades ainargan"-afirma
coincidiendo con GonzMaez del Valle.
Andres de Arango y Nufiez del Castillo, desde el Puerto
de Santa Maria, no se atreve a escribir que Ie haya disgustado
la obra de Palma, porque no apruebe lo inmoral que contiene
la mismia, y se duele de que "el que describe con tanta gracia
y tanta correcci6n no emiplee su tiempo en cosa de minas
miga".
A Primno Collina, que vive malvive-. en Paris, Uit:


-76-








Pascua en San Marcos no le parece ahora tan escandalosa
como le parecia en Cuba; "y sera sin duda porque aqui, en la
tierra clasica del escandalo, donde el escandalo cs el dios del
dia, todos los escaindalos de las demas naciones y particular-
mniente los pequefios escandalos de la isla de Cuba, no son
nada y pueden llamarse virtudes a estas vergonzosas torpe-
zas"W Y concluye: "Mucho me gusta la novela de Palma;
el diailogo es natural, vivo, verdaderatmiente cubano".
Una dispute aniloga y con casi los inisnmos antitagonistas,
ventil6se poco despues en las tertulias de Del Monte, a propo-
ito de la lectura de Francisco, la niovela anticsclavista de An-
elino Suairez y Romero.
Felix Tanco, nos lo dice el celebrado autor de la Colec-
cwn de articuIos, fue "uno de los quie principalmnente tonma-
ron parte en el debate". mientras Jose Jacinto Milan,, des-
de su apacible rincon inatancero, "defendia en cartas ficiles
y pulidas la facultad dcl artist de crear series angl!icos, ca-
paces de consolar y aniniar a la humanidad, pronta a des-
fallecer y desesperarse a la vista de perversos ejemplos; pero
decia tainbien que en el caso de limitarse a copiar, es me-
nester que el crime y el vicio los dibuje, no solo en los mo-
tivos seductores que a ellos arrastran, sino ademas en las
funestas consecuencias que para su autor y para los otros aca-
rrean"
"Yo preferire siempre -comenta Suairez y Romero, el
novelist en cntredicho-la estetica en que ]a belleza y el
bien no se divorcien nunca".
NVerdad que la lectura de estas opinions y la evocaci6n
de esa honda preocupaci6n moral que alentara en los con-
tertulios de Del Monte nos envuelven en una atm6sfera de
suave, blanda melancolia y visten de anioranzas, de gratisi-
mas aiioranzas nuestras almas?
Dos narraciones imaginativas mas, El c6lera en la Habana
y Un lance de honor, public Palma en las leidas paginas de
El Album.


-77-








El colera en la Habana -esplendido y bien logrado cua-
dro de los horrores que produjo en esta ciudad, el aiio tra-
gico de 1833, la presencia del terrible viajero del Ganges--,
obtuvo el aplauso y las celebraciones generlales, por su mag-
nifica descripci6n de los estragos de la epidemia y por el
suave, poetico idilio que anina sus pagirnas.
Un lance de honor es una obra de menos alientos y de mais
rcducidas dirniensiories qnc sus dos einpefios anteriores.
De sus otros trabajos en prosa, merecen especial nmeicion
sus anirnados relatos La Puerta de la Punta y El paseo por la
bahia; stius articulos de critical sobre El espet6n de oro, de
Cirilo Villavcrde, y El Conde Alarcos, de Jose Jacinto Mila-
n6s; y su interesante studio sobre La romdntica -]a mujer
romintica- escrito especialtTente para las lcctoras de la
revista.
Nunitecrosras composiciones poteticas insert asimrnismo el
diligente editor en casi todas las entregas de la leida publi-
cacio6n. La mayor parte de ellas hillansc recogidas en el tomo
primnero (inico publicado) de las Obras de D. Rami6n de
Paiima, ninpreso en esta ciutdad ci a no 1861, quc Ileva a su
frente el discutido pr6logo de Anselmo SuArez y Romero.
Traducciones e imitaciones de escritores extranjeros-
Lord Byron, Walter Scott, Washington Irving, Lamartine,
Monti-, en prosa y en verso, y hasta un curioso studio so-
bre los Ritos y creencias de los primitives habitantes de Cuba
y Santo Domingo, debidos a la pluma de Ram6n de Palma
adornan tamibi6n los nuimeros de El Album.
Despues de Palma, el mais asiduo de los colaboradores
de la revista fue Jos6 Zacarfas Gonzalez del Valle.
Alumno sobresaliente del Seminario de San Carlos, ben-
jaminin de los redactores de El Album y de los contertulios de
Del Monte, GonzMaez del Valle, a pesar de lo precario de su
salud, adquirio muy pronto una alta reputaci6n por su vas-
tisima cultura, su palabra elocuente, sus grandes y nobles


-78-







calidades hunianas. "Maestro b)ondadoso y solicito, poeta,
novelist -cuentista mejor-, cultivador sagaz y enterado de
las disciplinas filos6ficas, Jose Zacarias di6 inuesnras bien
tempranas de aquella firmeza de convicciones, aquella inde-
pendencia de criterio que le Ilevarian mas tarde a discrepar
de Ia opinion autorizada de Del Monte, y hasta atreverse a
debatir, en ruidosisima poletnica, con el maestroo que ense-
aba todas las ciencias", como le llanuo la admiuracion popular
a Luz y Caballero el mismo dia de su muertc.
Poeta median, prosista correct y atildado, Valle public
en las piginas de El Album varias composiciones en verso de
miuy escaso valor y tres narraciones corta.s, Amor y dinero.
Amnar y morir y Parte de una conversacin, cuientos, como to-
dos los suvos, "romanticos, sentimentales, tejidos de episo-
dios amorosos en opinion de Juan J. Renios.
Valle compuiso tambien, con destiny a El Album, unos
Recuerdos del clera, que -Ile describe a Suarez y Romero--
"se publiicarain.. junto con una novela del propio Pal-
ma ... Pero, El cholera en la Habana, ]a celelbrada narrdci6on,
se public sola en la entrega septima de la revista. Sin duda
alguna Gonzilez del Valle, que temnia que el contrast hiIcera
aparecer ,ias debil y deficient aun su produccdon, prefiri6
conservarlia iniedita para una oportunidad mnas propicia.
Otro trabajito suyo sore la Belleza (publicado en e]
inumrnero VIII de El Album,) es una fiel exposici6n de algu-
nas de las opinions que su autor habia sostenido en la Aca-
demia de Derecho de Jose Maria Calvet, amiable palenque
donde solian concurrir Govantes, Allo, L6opez, Jorrin, Su&irez.
y Romero, Valle. .
Cirilo Villaverde, que muy pronto alcanzaria el primer
rango entire los novelistas cubanos, fue tamnbien uno de los
coloboradores mias destacados de El Album.
Su important contribuci6n comnprende dos narraciones
de valor muy desigual, Engatniar con la verdad y El espetmi







de oro, y su celebrada Excursion a la Vuelta-Abajo, euyos seis
capitulos aparecieron en otras tantas entregas de la revista.
Enganar con la verdad es un cuento breve, de escaso va-
lor; El espet6n de oro represent, en cambio, un indudable
paso de avance, como ha sefialado Remos, "en el arte de na-
rrar, en el manejo del estilo y en la concepci6n de los perso-
najcs". Ram6n de Palma -el propio Ramo6n de Palma-
en un juicioso articulo quc precede a la publicaci6n de esta
ultima obra, la proclama gustoso como "una novela nueva en
su genero, y sobre todo minuy ccubana."
La Excursion a la Vuelta-Abajo, "serie de articulos des-
criptivos del pais nrontafioso que principia en los alrededores
de Jabaco y Cayajabos hasta Bahia Honda', concit6 unainimes
y entusiastas celebraciones. Para Jose Zacarias Gonzilez del
Valle la magnifica descripci6on es una obra dclicada, exce-
lente; para ti -le dice a Suarez y Romero, cantor admirable
tambien de nuestra naturaleza-, "que conoces el campo y sa-
bras estimiar su exactitud.. debe ser divina".
Jose Jacinto Milan&s es sin duda el mais notable de los
poetas de El Album. Desde su amiable y pintoresco retiro,
"con la fantasia y el lenguaje de Calder6n, y la nueva filoso-
fia del siglo XIX", el autor celebradisimhno de El Conde Alar-
cos -escribe Palma "levanta su voz. y hacia resonar
acordes en su lira los acentos del hombre, del fil6sofo y del
poeta".
Sus primeros versos publicados en El Album, La cdrcel
por fuera, fueron una ingeniosa contestacio6n a La cdrcel por
dentro, del escritor catalan deportado a Cuba por sus ideas
liberals, don Antonio Ribot, a quien el aispero e inflexible
general Tac6n habia reducido a prisi6n y confinado a Isla de
Pinos.
Otras composiciones de Milanes, A Larra, El beso, A una
coqueta, El mendigo y La ramera, aparecieran en posteriores
entregas de la revista.


-80-







La contribuci6n de Anselmo Suairez y Romero, amigo fra-
ternal de Palma, se reduce a dos breves composiciones en pro-
sa, Carlota Valdes, historic sencilla y triste de una joven in-
feliz, hija de la Casa Cuna, y un articulo de costumbres so-
bre Puentes Grandes.
Carlota Valdts, leida y aplaudida con entusiasmrio la tar-
de de la iniciaci6n de su autor en la tertulia delmhnontina, fue
tanibien el "primer titulo de honor "alcanzado en las le-
tras cubanas por Suarez y Romero. Del Monte advirtio en
ese relato, "todo blandura y amor", "rasgos tan delicados co-
mo los nias suaves de Silvio Pellico."
E1 articulo Puentes Grandes, sn intencionada carta "sobre
ias muchachas peleadoras de las Puentes".., cay6 muy en gra-
cia a los lectures, segdin el testimnonio de Gonziacz del Valle.
De A ntonio Bachiller y Morales, estudios., apasionado y
cultivador fecundo de las mas variadas disciplinas, hay dos
significativos aportes: E yuramento del cruzado, en verso, y
Litertura romdntica, su "sentir sobre el ,omaniti:ismo" o
romantismto, como se le llaino6 tambien, qie el editor tuvo a
gala colocar a la cabeza de la entrega V de la revista.
Jose Antonio Echeverria, el generoso defensor de Palma,
es el autor de una bien escrita tradici6n sobre el origen y
establecimiento del santuario de Regla, que lleva el titulo
de El Peregrino. La tradici6n apareci6 an6nima, pero Jose
Zacarias Gonzailez del Valle no dud6 en atribuirsela a Eclieve-
verria, en una de sus epistolas a Suairez y Roitero.
Jose Luis Alfonso, viajero observador y erudito mecenas.,
y Jose de Frias y Jacott, economist y agr6nomo, hermnano
menor del famoso segundo conde de Pozos Dulces, adoptaron
]a forma epistolar para sus colaboraciones en El Album.
De Pepe Alfonso es un pintoresco relato sobre la nove-
dad del minomento en Paris, una companiia de bailarinas recien
Ilegadas del Indostain, Las Bayaderas, a cuyo "magico nom-
bre" -escribe- toda la ciudad "corre al teatro de las Va-
riedades, a satisfacer su insaciable curiosidad".


-81







De Jose de Frias son tre& bien logradas escenas norteame-
ricanas publicadas con cl rubro comuni de Cartas de un ha-
banero: La rnujer norteamnericman y la habanera, Broadway
de New York, a la una del dia y Saratoga.
Cuatro j6venes cscritores de muny diversos talenlos y de
mnuy variados destinos, Jose Silverio Jorrin, Rafael Matamo-
ros y Tllez, Sera fin Massana y Jose Quintin Suizarte., con-
sagraro)n a El Album los frutos en agraz de su inspiraci6n
poetica.
"aihllien Dionisio Solis, Dimias Valdes y el escritor que
se encubre traN de las iniciales P. S. P., publicaron sus versos
en El Album.
Sobre la colaboraci6n de Jose Dimais Valdes, sospecloso
de haher deniineiado la Conspiraci6n de los Soles y Rayos de
Bolivar, Jose Luis Alfonso le escribio a Domingo del Monte.
lo que sigue: "Dile a Palma que hay ciertos hombres que
manehan cuanto tocan y ciertos nombres quc ensucian la bo-
ca que los pro4nuncia. De esIte privilegio goza el de D1ia s Val-
des, por lo que todos sabemos, y por ende he cxtranado bas-
tante verle en el nuimero 9 del Album eintre tanta gente hon-
rada. Si le gustaron sus versos, bien pudo ponerles sin a quwl
nombre que lleva el sello de la infamil-a".
La generacion anterior -Domingo del Monte. Oscs Juan
Francisco Marizano, Policarpo Valdes- figura tambiniii entire
los colalioradores dc El Album.
un cnjundioso studio, Del destino de la poesut en el si-
glo XIX, quie ila censura "dejo sano y salvo ir a la prernsa",
y la version castellana de La muerte de un ange, de Fede-
rico Ritlcher, constituyen la breve aportaci6n de Del Monte.
Juan Francisco Manzano public IlBsiones y Un suenio,
dedicada esta uiltina a su segundo herniano; Bias Oses. La
ninia auwsrnte; Policarpo Valdes. A Cinaris, composiciones
poeticas ntuy infcriores a las que aparecen calzadas con las
firmas de Milanes y de Palma.
De la desarraigada Condesa de Merlin, nacida en el afio


-82-






critico de 1789 publica El Album un largo fragmnento de sus
Memorias y Recuerdos, traducidos por Agustin de Palma.
(Del propio traductor es la version de Los amores de la Mor-
gue, de M. Du Tillet, que apareci6 en la ultima entrega de la
revista.)
Por ultimno, del professor caraquefio Juan Mufioz y Castro,
hAibil traductor, recoge El Album, La excursion de las vir-
tudes, cuento de un fil6sofo, y una improvisaci6n poetica AI
Convento de San Francisco; y del viajero espafiol F. S., "bas-
tante conocido en csta ciudad, donde residi6 much tieiupo,
distinguido por sus amigos con el nombre de Pitagoras, y
apreciado de todos los que le trataron", los Recuerdos ine-
ditos del viaje de un espanol por Egipto, Pailestina y Siria
en 1837.
El fracaso de El Plantel, la notable publicacion quc tan-
tas risuenas esperanzas hiciera concebir, movi6 a Josei Lois
Alfonso a consignar sus tentores por la suerte de El Album.
"Temiendo estoy-le dice a Del Monrite-cuando le toca al
Album su vez y se le secan las hojas."
Los sombrios presagios del opulento hacendado y culti-
sitno viajero no carecian de fundamniento. Los nuimeros de la
revista correspondientes al nuevo aiio de ]839 -precis es
confesarlo- habian decaido bastante en ha selection e inte-
r6s de los niateriales y hasta en la composicion tipografica
de las piginas. El pfblico parecia cansarse y muchos antiguos
cntusiastas lectores dejaban de renovar su suscripci6n. En
esas dificiles circunstancias, Ramo6n de Palina, vencido de
la mala fortuna, crey6 prudent y acertado ponerle termino
a su amada empresa de El Album. Y en la entrega numero 12
-marzo de 1839, que vio la luz con muy sensible retraso-,
dirigi6 a sus uItimnos, leales favorecedores la siguiente Despe-
dida: "Concluyendo en este tomo la colecci6n de El Album,
consider de obligacion manifestar al publico mi reconoci-
numiento, pues desmintiendo la comun opinion de que todas las
empresas literarias perecen en Ia Habana por falta de suscrip-
cion, la nuestra ha tenido la fortune de conservar un honroso


-83-







acominpaainamiento de suscripci6n que le preste asistencia en
sus postrimerias, aunque a la verdad, no son tantos que
hasten a despertar con su ruido la asaz despabilada codicia
de impresores y literatos.- Pero cualquiera que haya sido
el cortejo de sus acompafiantes, el resultado es que El Album
ha llegado a su terinno, y el editor cree haber cumplido con
las condiciones que se impuso, si no con tanta religiosidad
que nadie pueda acusarlo de algfin pecadillo, al menos con
la suficiente exactitutid para que result a favor suyo cialquie-
ra comparaci6on quc se haga entire sus faltas y la falta de los
suscriptores.- Sin embargo, el editor a fuer de agradecido
siente despedirse en comnunidad de sus favorecedores, y qui-
siera, para que el trance de la separaci6n fuese gradual, que
ellos siguiesen como hasta aqui desprendiendose uno a uno.
Para este fin ha ideado un miedio, y es el siguiente: coino to-
davia le quedan materials sobrantes, los ira incluyendo en
la Cartera Cubana, y los que antes eran suscriptores de El
Album, ahora lo serain de la Cartera (se entiende si ellos
qieren) en cuyo cambio cree el editor que saldrain ganancio-
sos, pues su obra (el Albumn) fue (ya pas6) puramente lite-
raria, al paso que la carter no s6lo trata de literature, sino
de otros muchos ramos del saber humano, y cuenta ademis
con una buena y numnerosa colaboracion ".
En una de sus celebradas cartas a Anselino Suairez y Ro-
mero, Jose Zacarias Gonzailez del Valle acuo6 para la poste-
ridad esta hermiosa y atinada valoraci6n de los grandes me-
ritos y del fracaso final de la empresa de Palma: "El Album
ha concluido, buen Suarez, su carrera. ; levant el vuelo
con )a c61ebre Pascua en San Marcos, ostento en sus paginas
las coloridas pinceladas del ardiente Villaverde, tu triste
Carlota Valdes, los suaves versos del Cisne de Matanzas, los
Varoniles consejos de Domingo del Monte, las atrevidas in-
culpaciones de Palma: en suma, como una mariposa delicada
que cambiase de alas en cada publicacion peri6dica sali6 a
encantar la vista de tn public qLue con muy pocas excepcio-


-84-








nes no comprendio su interest, ni sus minras de elevar un mo-
nuinento exclusive a la literature de nuestra imitadora pa-
tria".

Que este just reconocimiento de uno de los hotmbres mais
representatives de su generacion, quede aqui conmo el inejor
epilogo de nuestro trabajo, donde hernos tratado de brindar
un raipido bosquejo de la vida de una de las grandes revistas
cubanas del pasado siglo, amineno y variado repertorio que un
grupo de j6venes y talentosos escritores supo animar y nmati-
zar con la gracia del ingenio y las sales del ien gusto.



B 1 B LIO G RAFI A

AMARANTO (Manuel Costafes y CGovantcs). UVi PI'stwun en S. .Mtirro.. Ao,/rc/h
por Don Rfm6n de Palma (Diario de it Hatbona edition idel diLa 17 de
junio de 1838).
BACHILLER Y MIORALES, Antonio. Apuanes partiI t hi-torim dle /is ltnrtis
y de Ina instruction ptiblica de la41 Isla de Cuba, t. 1I, La Hab;na, 1861.
CALCAGNO, Francisco. Diccionirio Biogrfilico Cubeno, New York, 1878,
I)EL MONTE, Domingo. TBiblioteca Cubwna. Lisian cronologi- de los libros.
ineditos e inzpresos que se han escrito sobre lat hla tile Cub,. y fr Ilos
quoe hablan de In mismnta desde su descubrimiento hfistrn Te.-4tro.Jt dtts (Re-
vista de Cuba, t. XI, La Habana, 1882.)
Cartas de Domingo dcl Monte: a Jos6 Luis Alifons,. mntrque s de Montelo.
(Biblioteca Nacional, Coieccidoz de Manuscritus- p ublic-dos con antotrio-
nes por Domingo Figaroli-Conedt, Director de In Ifiblitete',. t. I (finico
publicado), La Habana 1909.)
Centln Epistolario de Domingo de(l Monite. I. III y l\, La Habana,
1926-1930.
ELIGIO DE LA PUENTE, Antonio Maria. lntrodui-i6nu a Citeiltos Ctlbnno,
por Rani6n de Palma, La Habana, 1928.
E. (J. A.) (Jose Antonio Echeverria). Una Pascut en Sman Mnrros. Novelty por
D. Ranm6n de Paltnw (Diario de In Hnbana, edilhi6n del d de 1838.
GONZALEZ DEL VALLE, Jose Zacarias. Cart:ts inr6dits: ft l). A.nsehto Siwrez
y Romero (Revista de Cuba. t. V, La Habana, 1879).
I.AZO, Raimundo. La teoria de las generaciones y su itprifc'idin 1d estIudi)o his-
tiorico de la literatura cubana (Universidad de la flobann, ts. 112-114, L.a
Habana, 1954.)
MITJANS, Aurelio. Estudio sobre el mnovimntient rientiljico y literario de Cuba,
La Habana, 1890.
REMOS, Juan J. Historia de la Literatura Cubanu, t. II, La Habana, 1945.
SUAREZ Y ROMERO, Anselmo. Pr6logo a las obris de 1). Rann:n de Ptdmna.
t. I (Onico pulilicado), La Habana, 1861.


-85-











MAXI/MO COMEZ

El military y el ciudfidaino

Trabajo del Dr. Leopoldo Horrego Estuch, leido en li 4 Asocif-
cion Nraional de Veteranos de It( Independencia de Cuba, cri cl
ciclo de connferencitas organizado por s. Comni.sidn de Cultura.*


Veteranos de la Independencia; sefioras y sr.fiores:

En esta breve exposicion sobre la personalidad de Maihxinto
G6oinez, mnaximo por su gran riqueza Iiisto6rica y civicla, va-
minos a tocar por el temia dado por el organizador de este cido
de conferencias, la interesante faceta de su valor guerrero.,
sin que eio impida, por ha trascendencia de su jemplaridad,
que hagamos referencia tainbieli a es.a ejecutoria palpilantec
de su civismo y patri6tica enseiianza, cuya di fusion es rcal-
inente necesaria en estos tiempos, y en todos los ticminpos. para
seiialar rutas citdadanas a los que convivem en el inedio ct-
banDO.
En Io que respect a la militia. G61iez fue el mJaestro:
,*Leopl)oldo llorr(ggo Estuci naci Yn Ia citidad dc (:I'i(i .eis, el 15 de iinr
de 18)3. Sus primneros studios fueron mn la e:imihiii pi)hlic'a, sin tpode-
seguir la seguntda enrieinanza por la pobreza de us padre.. ])e.,d. edad tcm-
pirana romenzo a rolaborar- etn el diurio "La PrtmsH Iilhi,-", del (fue lt4g6 a
hacer los fondos, de tendnicia libcial, eln un I)uCi)4j de ontr-ol otisvi-rvador.
En 1918 fund la revista quinc'enal "Meena's", cuvyia vida prolong lasal
1923 y donde cohiboraron Octavio de la Suar.e, Ni Hermvs Monialiair,, Miguel Bello, etv.
Mais tarde, y trash dificultadcs, se hizi) mae;-.ro dcle etnfcianrli primaria y
despue's doctor en Dererho Civil, on uTIn tiagnificot expcdielntI ; P.i1-o esto.s e-
udiof 11o le privaron de cjercer el periodismo en "Herald de Card- s"
Al desaparecer ste lo hizo en "La Antorcha". lnstiluido por el Club de
Leones de Cairdenas, el premio "Fitz Gibbons", para el mejor trabajO perin-
dis(lto, en el primer afio, lo obtuvo el Dr. IorreTgo.


-87






e1 fue el que ensefi6 a pelear y el que ide6 la utilizaci6n de
un instrument de trabajo, el machete, como arma para la
guerra de mdependencia, en una noble continuidad creadora,
pasando de los frutos materials a frutos juri'dicos. En la lu-
cha desatada en el 68 contra el poder de Espafia, los insu-
rrectos no tenian los medios que esta, careciendo de pertre-
chos y fusiles adecuados y suficientes para equipar a sus
huestes. Es ley fisica y moral la de la compensation. Y a
la minismia apelo la debilidad rebelde, para en bien de la causa,
aminorar ese deficit, o estar relativaniente apercibido para
el cruento esfuerzo libertador. A Gomez le corresponde el
haber dado un arma sustituta, el machete de trabajo, de cos-
to reducido y de faicil adquisici6n en el pais. Tambien tenia
sus ventajas esta hoja de acero, ya que el adversario usaba
fusiles que se cargaban por la boca, y la tardanza en hacerlo
daba tiempo para las acometidas al machete, que por sus
efectos singulares se entonaron de leyenda.
En Pinos de Baire, alla en Oriente, fue la primera acci6n
en que utilizose esta arma blanca, desconcertando al enemigo,
cuya derrota prob6 fehacientemente la eficacia de ese instru-
mento de combat, que aumenta el valor personal, pues se
desafia cuerpo a cuerpo. G6mez se volvi6 celebre de pronto
por este hecho. Los cubanos preocupados por Ia falta de ar-
mas de fuego y otros implementos, cobraron fe en la contien-
da entablada, dando muestras de arrojo y temeridad, confia-
dos en esa anna, qpe no los dejaba inermes. Uno de los jefes
mas caracterizados del movimiento, Felix Figueredo, daba
cuenta a un amigo de que c6mo se habian crecido los revo-
lucionarios, de la confianza que los animaba, pues si no bien
La primer obra que public fu de tlipo juridico.: "Comentarius a Ley
de Arcidentes del Trabaj", "Mlceo, Heroe y Caracier", que ha sido oljeto de cuatro ediciones. En el
centcniriO del fusilamiento de Plcido di6 a la luz, "Placido, el Poeta Infor.
tunado". Al crearse el Premio Bacardi, lo obtuvo con su obra "El Sentido
Revolucionario del 68".
El Ensayo Politico y Patri6tico sore Maceo le conquist6 o el Premnio Ci.
mara de Representantes., en el centenario de este pr6cer. Igualmente tiene public.
cada una biografia de Maximo G6mez; y de Marti, un ensayo sobre su pensa-
miento juridico, que le sirvi6 para alcanzar el primer premio en el concurso
organizado por el C olegio Naionul de Abogados, en el centenarlo del Ap6stoI,


-88-








disponian de tiros y armamentos en cambio tenian el ga-
rantizado, corno algunos denominaban al machete, porque
en la praictica duplicaba el valor de los tiros.
De los provechos de esta arma ya G6mez tenia experien-
cia, toda vez que en su patria, Santo Domingo, se usaba con-
tra los invasores haitianos, temiibles por su numero y belicosi"
dad. cuyas incursiones en territorio dominicano eran conte-
nidas por las encrucijadas y por las sorpresas en los desfila-
deros. No solamnente como ya hemos deslizado regal G6mez
este uso, hasta entonces desconocido. sino que aleccion6O e ins-
truy6 en los menesteres nilitares a cubanos que despues al-
canzaron justo renombre, por las leeciones recibidas, como
Antonio Maceo y su hermano Jose, Calixto Garcia, Moncada,
Flor Crombet y otros minuclios, que harfan interminable el rc-
cuento, y que esmaltaron el panorama heroico de nuestras
luchas redentoras.
A las ventajas del machete y a sus lecciones de maestro,
GOmez ofreci6 otra: su talent guerrillero, quele I permiti6
hacer frente a los contingentes numerosos del gobierno colo-
nial y batirlos con 6xito. La taictica guerrillera, en que cam-
peaba laa stucia con el valor, hacia possible el mantenimiento
de los insurrectos en los campos y dieran la sensaci6n
de mias fortaleza y pujanza. Con el guerrillerismo se buscaba
desgasitar, con el menor numero de perdidas, al contrario, por
la astucia. En su desarrollo y uso, G6mez hizo prodigious.
Por esa intuici6n guerrillera 61 sabia suplir la inferio-
ridad numerica de los rebeldes, propinando ataques imnipre-
vistos, al abrigo de los minatorrales o de los accidents del te-
rreno. Con grupos disemninados cubria gran espacio, con la
Su ingreso en la Academia de la Historia lo hizo con su trabajo solire Emilia
Casanova, cubania que se agot6 por la independencia de su paLria. Tambien
ha publicado "Juan Gualberto, mun Gran Inconforme'. Obras juridicas: "Acci-
dentes del Trabajo, Derecho Coniparado" "Legisladion Social de Cuba", en
cuatro tomos: "El Despido Laboral"; "Jurisprudencia General sobre Acciden-
tes del Trabajo".
La actividad deI Dr. Horrego es tan intense, -onio limpia y sin mus aryuda
que sus propios csfuerzos. Tiene various trabajos hiistircos que esti ordenando
y sacando para su publicaci6n, que constiluircin, sin duda, un notable aporte
a esclarecimiento de vidas y hechos de nuestro pasado redentor.


-89-







upariencia de un nutrido ejercito, teniendo el cnemnigo que
distraer fuerzas muy crecidas, para caer G6mez en otro pun-
to de antemano seinalado y debilitado por esa opcraci6n. A
la lluvia le sacaba partido. como si fuera un aliado, y tambien
al suefio o al cansancio, cuando su fina psicologia descubria
que 6stos habian ganado al adversario, para atrevidamente
disponer entonces de 4l. Muchas veces obligaba a las fuerzas
espafiolas a luchar frcnte al sol, con la conrsiguiente desvenii-
taja que esto significa para el asi situado. Preferia atacar de
noche iimpiidiendo el descanso nocturne, al objeto de aprove-
char la nmodorra de los soldados etspafiole para inflingirles
golpes rudos y derrolas desconcertantes.

Decia elC general Collazo, actor y escritor de nuesira gue-
rra de independencia, hablando de las cualidades guerreras
de Comcz. que "era un homibre sin estotnrago y (in necesida-
des". El calor tambikn lo utilizala. atacando sin descanso en
los neses del estio, l tbiendo dedclarado que sus inejores ge-
ncrales eraim los ,mneses de junio, julio y agosto. Ponia en juego
su lucidcz mental para rcndir o derrotar a Espana, teniendo
como clave de su escuela este nmovil: que Ie tenian mAs miedo
a la dcrrota que a la imuerte. Por esa lucidez, que todo lo
adivinaba, el .sabia, como habia dicho, hasta donde el jejen
pone el hutevo, que es comno proclamnar la infalihilidad de sus
(Ctos y viisposiciones. Repetituos, que por su aeion guerri-

La Bibliolecia posec las iguiLite, obras tif Ie tv autor:L
(CoimeUiit:rio- ll D)irrcIO-Ley sobhre iccidenrtes dle trahajo. La Hab;na; Edi-
im-ial T.iiy.-Hilo, 19411.
Anuonio MaMICo. C ,roIe y rain-tcl4r. I(a HLItb;'t. i, Editrial Luz-filt. 1913.,
"PhIicido" El Poeit Inf,,tunado. Li H-atbaini, Editorial |Luz.Hilo .191
Nlaceo. F.sludio politico y patri6lici'o. (Dos i iciones. I,. HabIiat. Imip.
El Sighi) XX, 117. inimp. P. FeiiAndez y Cia. i.147.
Cooferericn a t. e oi-iienilaeion i iciiid a!, Disi..i-Sos.L a La Hal'ai. Ini1p. P.
Lrgi.laciin Social Ic Cubd. La ll:blana, Editoiria! LibrLeria Seer-ia, l,)'.
MNaximniO Coniez. Liberltaor' y Ciuiladano. La Habala, Imp. i. P Frnande
y Cia. S. en C., 1948.
Juan Gualbcrto G6nsez, un gran rinconforme. I)os edicioeii1.) La Hi.hana.
Editorial Mecenas, 1949 y La Habana, Editorial La Milagrosa, 1954.
Emilia Casanova, la veherlimecia del scparatii-mo; tr-trabajo leildo en la
Aradeinii de. la Historia. La Habana, Imp. El Siglo XX, 1951.


-90-






Hera pudo la insurrecci6n sostcner y asestar derrotas muy
lamentables al orgullo military de la Espafia epica.
Como modalidades de su capacidad guerrillera, de su
ductilidad mental en el campo military ha dejado la cnse-
nianza de varias campanias, en las que se aprecia su extraordi-
naria maestria. Si vamos a la guerra ultima, la del 95, y por el
orden cronol6gico, se cuenta la denomrninada Campafia Cir-
cular, alrededor de ]a ciudad de Puerto Principe. A esta
region paso despues de la entrevista de La Mejorana. y como
acuerdo alli adoptado, para sublevarla con el prop6sito de
extender a toda la Isla la insurreccion. Consistia suit taictica
en durante la noche, con grupos volantes atacar aparatosa-
mente la poblaci6n en circulo, dando la impresion del empenio
deliberado de tomarla. De dia los rebeldes se esfumahan, pa-
ra reiniciar en la noche la misma operaci6n. Asi fuM haciendo
muchas bajas, y por el entusiasmo que despertaba su osadia
y por los resultados obtenidos sobre el enemigo, fue ganando
proselitos en los criollos, que dia a dlia se sumaban a los
revolucionarios, hasta estar en pie de guerra toda la pro-
U *t
vincla.
Arraigada la guerra en la region camagiieyana se tras-
lado6 a Las Villas, para con tactica andloga ainagar a Sancti
Spiritus, con to que consigui6 inmovilizar grandes coluiinas
espaniolas, por el temor desperado de que tomara algunas
poblaciones inportantes; y con lo que facility el paso de los
invasores de Maceo a Camagiiey. Por ]a presencia de G6mez
en las Villas el mando espafiol fij6 comino lugar para delener
el plan invasor de Occidente, el de esta provincia, suiada
por esta presencia a la rebeldia libertadora.
Otra e-aipania de G6mez, imporItante por sus efectos y
curiosa por su tactica, fuep Ia llamada de la TIabana, desa-
rrollada durante la Invasi6n, para quc Maceo pudiera cid-
minarla en Mantua, el pueblo mis occidental de la Isla. Para
library de fuerzas enemigas el advance invasor, se qued6 G6-
nmez en la provincia habanera cuidando "la puerta", mienrtras
la column continuaba su marcha victoriosa bajo la jefatura


-91-







heroic del Lugarteniente General. La campafia de la Haba-
na dur6 cuarenta y tres dias. Tuvo enciina en constant per.
secuci6n ocho columns espafiolas, y con cerca de cinco mil
hombres contuvo y burl6 a esas fuerzas adversaries enorme-
mente superiores.
Sus movimientos eran marchas en una direcci6n, cam-
biando rapidamonte en direcci6n contraria. Si el enemigo
tomaba [un camnino, el de G6oniez era el opuesto. Cada march
era un kilo6metro mais o menos, nunca largas, para descon-
certar al adversario. Tambien segniuan esta forma de pelear:
por la mafiana el sol a las espaldas; por la tarde de frente. Es-
te reiterado maniobrar, en vano intent el enemigo destruirlo
con avasalladores contingentes. El centro de su plan era Al-
quizar, a quince kilo6metros del limrnite con Pinar del Rio. Alli
se situaba para determinar por donde atacar o ir. Por lo re-
gular, si una fuerza espafiola lo buscaba, 61 paralelamente
subia en otra linea, tiroteaindola aisladamente y a distancia.
Su consigna era buscar el limpio, con el encargo de qTe los
exploradores entretuvieran al enemigo, al objeto de que el
grueso de sus fuerzas pudiera apartarse intacta del embiste.
Con esta actuaci6n guerrera di6 oportunidad a que Maceo
no s6lo pudiera desenvolver su plan en Pinar del Rio, sino
que llev6 a la misma Capital de la Isla el desasosiego, por
su osada perniarencia en el territorio liabanero, moviendose
librermiente, a lo que uniase la teoria de triunfos de Maceo en
la contigua provincia Con su engafiosa tactica, G6mez aprove-
ch6 los descuidos de los espafioles para atacar a Batabano,
Bejucal y Cotorro. A picotazos trataba de aniquilar el poder
mnilitar de Espaiia, los que alternaba con zarpazos s6lidos.
La campafia se caracteriz6 por la perseverancia, la astucia y
la temneridad.
Otra cainpafia de hahilidad y valiosa por sus aportes a la
contienda, fue la de La Reforma, que comenzara despues
de la muerte de Maceo, ocurrida el 7 de diciembre de 1896.
Crey5 Espafia faicil el vencimiento de los rebeldes criollos
con esta caida, pues s6lo quedaba G6mez, el otro temnible jefe.


- 92






a quien se coparia o con otro disparo segar su vida y con ella
finiquitar el movimiento, siguiendo la frase de Canovas de
con dos balas se resolvia el problemna de Cuba: una para
Maceo y otra para G6mez.
Weyler, para acabar con G6mnez, mando6 a donde este
operaba treintla y tres batallones y cuarenta escuadrones, con
treinta generals y coroneles, haciendo un total de mias de
cuarenta mil soldados. A esta masa con la orden de aplastar
el audaz guerrillero, Gornez opuso su modo de guerrear, quo
consistia en veneer a Weyler sin combatirlo. Escogi6 cormo
teatro de sus operaciones el reducido espacio de unas doce le-
guas cuadradas en la zona de La Reforma, en Sancti Spiritus,
y que estaba poblado de exuberantes yerbas que le servirian
de magnifico pasto a sus caballos. No se estacionaba en un
lugar fijo, aunque siempre lo hacia en uno de estos lugares:
Santa Teresa, Los Hoyos, La Demajagua y La Reforma pro-
piamente. Sus mejores auxiliares fueron Jose Miguel Gornez
y Jose Gonzailez Planas, que fielmente desarrollaron sus pla-
nes y tacticas.
Con menos de cuatro mil insurrectos tenia en jaque a esa
enormne avalanche de enemigos. Por todas parties tenia grupos
emboscados de manera permanent, para que no descansa-
ran en desafiar a las columns eneinigas, dia y noche. Estaba
el grueso de las fuerzas a sus inmediatas ordenes, y de 6stas
un miller de hominbres escogidos para cualquier einergencia
y para sus acometidas, cuando creia que debia hacerlas. El
atacaba de noche, pues conocia que el soldado sin sueno es
un derrotado en potencia, que al dia siguiente esta flojo y
caido. Cien hombres en estas condiciones no valen diez. Por
eso decia que 1el con veinte soldados derrotaba a mil espa-
fioles. Los reducia con sus ardides. Ya lo dice el refran cas-
tellano que mAis vale mafia que fuerza, y del mnismo fue
G6mez un cabal interprete.
Cuando le convenia obligaba a la column espafiola a
tomar caininos Aridos, sin agua, o por los horribles plagueros
de Sancti Spiritus. De esta manera diezmaba al contrario


-93-







paulatinamcnte, sin que los suyos sufrieran perdidas aprecia-
bles. Si topaba alguna fuerza ligera espafiola la aniquilaba.
Desde enero hasta fines de octubre de 1897 cambi6 trescientas
treinta veces de camnpamento, denunciando ello la extrema
movilidad de sus fuerzas. En el mismo period tuvo treinta
juertos y oclienta heridos; y los espafioles unas veinte mil
bajas, entire mnuertos e inutilizados. Este saldo es la elocuen-
cia del prodigio de su campaiia. Lo que se llama guerra de
desgaste fue la que exitosamente realize. Cuando pasaba un
dia, jubilosamente decia: "HIemos ganado una batalla miAs."
Con percepcion diaifana y avizora busc6 el scenario de
La Reform. despu6s de la minuerte de Maceto, porque como
61 decia, si iba a la Habana se acababa la guerra en Occidente,
por la debilidad de la misma en esta region, dandole gusto it
Weyler; y que en la zona escogida obligaba a los espafioles a
mandar numerosas fuerzas en su busca, y a colocar muchos
soldados en las trochas, que praicticaniente se iniovilizaban.
Con su fijaci6n ca esta coinarca central controlaba toda la
Isla, nmiteniendo encendida ]a insurrecci6n., qne fu6 el re-
sultado patri6tico de Ila campaia.
En la guerra del 68 Gomez practice por donde operaba
la destrucci6n de los camupos, sosteniendo que la riqueza
ayudaba al poder colonial, y que, por to tanto, esc soporte
habia que elituinarlo. La tesis la sigui6 rmanteniendo en )a del
95 habiendo dicho con su lenguaje peculiar que la carna era
el primer enemigo de la independencia de Cuiba. El Consejo
de Gobierno cuando la invasion de Occidente Rleg6 a Las
Villas, acogi6 oficialnicnte la tesis de G6mez, prohibiendo de
manera general en toda la Isla la zafra azucurera, con la
quemrna de los cafiaverales. La media tenia tambien su poco
de habilidad political, pues la aniquilaci6n de bienes extran-
jeros le traia complicaciones intcrnacionales al gobierno de
Espania; y que muchos de los perjudicados apelaran a la pro-
tecci6n mnimbisa para poder desenrivolverse, con prestigio de la
revoluci6n.
Este acuerdo, llevado a efecto por los insurrectus, pro-


-94






dujo que la zafra de 1896 fucra de unas 225,000 toncladas,
habiendo sido la anterior de poco ,n mas de un nmillon, cuyo
valor fue de cuarenta y cinco nillones de pesos, inientras que
aquilla llegaba solamente a 13 millones con una diferencia
que hablaba del vertical descenso padecido, con igtal reso-
nancia en las fuentes fiscales del Estudo. La exportaci6n del
tabaco alcanz6 la cifra de unos 10 inillones de pesos en el ano
anterior a la guerra, y el 96 baj6 a la mlitad. La base contribu-
tiva se habia quebrantado y con esa penuria teimia Espian) que
hacer frente a los cuantiosos gastos de Ia guerra con deficit
alarmaute para la economic colonial. Basta decir quc al iui-
ciarse la lucha armada los egresos militares eran de eis nIuillo-
nes y lnedio de pesos en un presupueIsto general de veinte
y seis millones; y que en el afio 1896 el volunien de esos
gastos lleg6 a cincuenta millones, a los que habia que agregar
los naturales de la Adininistracion Pfiblica. La tactica destruc-
tiva halia dado res-ultados econ6mtnicos muy convenientes
al rendimiento de Espafia en Cuba. En lo military, sus cjerci-
tos estaban agotados por las bajas de acciones de guerra y por
enferniedades, pues en el pririmer semniestre de 1. 897 los solda-
dos espafioles enferinos marcaron el nutmero de 97,500.
Por objetivas realidades el dominio espafiol en Cuba
estaba un piano de inininente derrota, por lo que la inter-
vencion de los Estados Unidos en el conflict antillano se
redujo a dar los golpes postreros a un sistema socavado tanto
en lo military como en lo econdomico, por la actividad insurrec-
ta, que Ihabia propagado a todos los rineones el fuego libcr-
tador, habiendose conseguido levantar a la provincia de
Pinar de Rio, con la llegada de Maceo a Mantua. lo que no
pudo efectuarse en la contienda de los Dicz Ainos.
Ya que hemos hablado de Ila invasion del 95, dircmos
que G6onez tuvo predilecci6n por las cmnpresass invsvioras,
como forana de ampliar el radio de la gucrira, o sea, despojarla
de localizaci6n para dificultar la posici6n del adversario, obli-
gaindolo a una atenci6n dilatada, ya que a Espaiia, para su
victoria. Ie convenia el menor espacio possible de contienda,
para en la misma concentrar todos sus eleinentos. wmuy supe-


-95--







riores a los de los criollos. Una de las regions que no habia
tocado Ia guerra desatada en el 68 en Oriente, era la de
Guantainanmo, y por fin se pudo llevar a efecto por su dispo-
sici6n y coraje en el afio 71. Se trataba de una zona rica en
cafetales e ingenios, defendida celosamente por el gobierno,
por sus aportes fiscales. Se hizo esa incursion precisamente
en moments en que la guerra habia sido desalojada de Las
Villas, y con series contratiempos en Caniagiiey y otros lu.
gares de Oriente, por las acometidas de Valmaseda. La ope-
raci6n vino a reanimuar la deeaida insurreccio6n, frustrando
su pregorado cese por el oficialismo metropolitan.
La prensa neoyorquina por la trascendencia del hecho
di6 cabida a notas como esta, publicada por el diario New
York Times: "EI tema principal es la invasion del distrito
de Guantainamo, muy desastrosa para la propiedad, y que
ocurrida en el tercer afio de la insurrecci6n desacredita en
alto grado al gobierno." Si bien el poder colonial se habia
anotado exitos en distintos sitios, G6mez volvia al equilibrio
con su ofensiva en esta parte oriental de la Isla. Con el, y en
esta invasion, Maceo, con el que intimaria notablemente,
aprendi6 los secrets de estas maniobras de conquista re-
volucionaria.
Al ocupar Gomez el cargo vacant en las fuerzas de Ca-
magiiey por la muerte de Ignacio Agramonte, su primer pen-
samiento fue realizar el proyecto del caido jefe de invadir
las provincias occidentales, como medio de impedir la de-
rrota que se cernia, de encuadrar en dos provincias la revo-
luci6n. Despues de algunos escollos internos y del enemigo,
en la noche del 5 de enero de 1875 entraba en la provincia
de Las Villas, volviendo a prender la guerra ali, y conse-
cuente con el impulse initial sus fuerzas llegaron hasta la
otra provincia, Matanzas, adquiriendo el movimiento un real
apogeo con perspectives muy halagiienias. Factores y circuns-
tancias adversas, que partisan tanto del campo propio como
del frente, dieron al traste con esta eficaz edificaci6n military,
llevando la guerra a la simia del Zanj6n.


-96-







Con Maceo intervino en Ia invasion del 95, que fue la cla-
ve de la independencia, pues sin ella, con el triunfo de los
Estados Unidos sobre Espafia, hubiera quedado la Isla, por
falta de esa luminosa tradici6n guerrera, como una colonia o
dependencia, al igual que Puerto Rico o Filipinas. Esa ex-
cursi6n inilitar, comparada a la march de Sherman por
Georgia, Carolina y Virginia, en la Guerra de Secesion, y el
cruce de los Alpes por Anibal, quit a Cuba de esa fatalidad.
En las operaciones previas y concordantes, como las de la
Hfabana., cumpli6 Gomez su papel emergente como tanimlbien
lo cuinplid Maceo, a quien dej6 G6mez en la jcfatura direct
de la column, por sus dotes y por la sincronizaci6n con el
de iniciativas y estrategias. Esta armonia de ideas y proyectos
que hubo entire Maceo y Go6mez, es ejemplar, y no Inuy coifinu
por cierto en el vasto process hist6rico de America, cuando
se trata de dos caudillos de superior jerarquia. En la march
invwisora, lo mismo que Maceo, demostr6 G6mez sus excep-
cionales dotes de taictica y estrategia.
G6omez, en lo referentc a valor personal, rayaba en la
temeridad, dando pruebas de ella en inn imeros events. El
instinto guerrillero, tan intenso en el, no Ie priv6 de audacia
para sorprendentes osadias. En los comienzos de la guerra del
68, tuvo un incident con el insurrecto Rustain, que tenia fa-i
ma de inigualable valentia. Le orden6 G6mrnez a Rustain qiic
tomara un fuerte con un grupo de soldados, respondiendole
el subalterno que con tres tiros por cabeza no se llevaba a na-
die al minatadero. Gomez reprimi6 el desagrado que le produjo
la frase, y silencioso le quit a cada soldado una bala, y
pomiendose a la cabeza de aquel grupo ordeno el toque de
march, atacando la fortaleza y la tomn6. No quiso que sola-
mente prevaleciera su autoridad, sino con el ejempio obje-
tivo de su valor ratificar de que lo que l61 mandaba 1l lo hacia.
Los soldados estaban admirados del gesto del jefe, que habia
empequefiecido a Rustin, de quien corrian legendarias aven-
turas. Con actos como este, G6mez se habia impuesto, acre-
ditando que su mando superior estaba a tono con su decisi-
ci6n y bravura. En las fuerzas mambisas no se hablaba de


-97-







otra cosa quc de la intrepidez del dominicano que se habia
crecido sobre el fantaistico personaje. quC todos velan en el
desafiado Rustan.
Otro caso ide bravura individual fu5 el que di6 en La
Socapa. En el mes de dieiembre dtie 1870 Valmaseda declair6
terminada la insurrecci6n en Oriente, y por pacificadas las
provincias de Las Villas y Camrnagiiey. Para conmemorar el
acontecimiento" dispuso un Te Deum en la catedral de
Santiago de Cuba, invitando a todo el pueblo para la fausta
celebracion. A Gomez se le ocurrio desmentir el alardeado
Iriunfo, que podia sorprender a muechos ctibanos por falta
de informaci6n veraz. Trajo a su campamnento a uno de sus
tenicntes, Calixto Garcia. al que Ie dijo que habia que hacer
imuna hombrada, plies con el bando de Vahnlmaseda podian
career lo. habitantes de Santiago que efectihamente los in-
surrectos estaban "riiiuertos". Garcia propuso echar a perder
el Te Deutim. lo que sin repario acepto Gomez.
A) otro lado de la ciudai( de Santliag9o 4sttba el caserio de
La SocaMpa, al quf1 dominrba el castillo de El Morro. Despus
de muchas peripecias y tras una larga caininata de dos dias.
entr6 G6omez en el poblado ultramarino, a eso de la nna de
la madrigada, con un contingcrMte njraibi, ocasionando graves
perdidas a los defensores. Al frente del ataque estblba G4Smez.
Lat fortaleza El Morro y un buque de guerra surto en el
puerto caioMiearonI el sitio ocupado, con 1a consiguiente alar-
ma en la pobacii6n de Santiago. labia quedado en ridicule
ValmiaS.-cda, teniendo que variar el in6ovil del Te Deun que al
dia siguiente se iba a efectuar, el que justific6 por el hccho de
su subida al trono de Espafia del Rey Amnadeo I, y tamnbien,
por ,I termiino de la epidemia del c6lera, que habia hecho
muy setisiblcs csiragos. Conio mnentfs matleria] de la pacifica-
ci6on. el pueblo santiaguero presenclo el dcsfilc iintertninable
por sus calls de lais vicli.irumas de la toia de La Socapa, que
fue una inaudita hazafna de G6mez.
En Camagiiey, cuando fu6 a haccrse cargo del puesto de-
jado por Agramonte, en uno de los primeros combats, en el


-98-







ataque a Santa Cruz del Sur, cay6 herido de gravedad al
lanzarse sobre un cannon enemigo el teniente coroner Reeve
-el inglesito-impresionando de tal manera esta baja que los
insurrectos se desconcertaron. Para atajar el panico y que
las fuerzas recobraran la moral e infundirle animo, Gomez
a la cabeia de los suyos, grit6 "IArriba, que para hacer una
tortilla hay que romper los huevos!" Y arrastrando tras de
si a los rebeldes tonio6 el cartel donde se guardaba un arse-
nal de arimias, que cay6 en sus manos.

Inter, enables los casos de su personal arrest, y serial
cuesti6n de inucho ticinpo narrar tantos episodios. En el.
cornbate de Mal Tienipo, que se entablo, el 15 de diciembre
10, 6 ,
de 1895, durante la invasion, rememror6o, ya viejo, sus juveni-
les impetus. En el desafio perdi6 trcs aballos 4 y era tanta la
exposicion., que Maceo no pudo nenos que decirle al general
Mir6: "Usted cree que csta bien lo que esta hacienda el vie-
jo. -Para qu6 estainos nosotros? iNo lo han matado de mi-
Jagrou! Los afios no lo habian aquietado, seguia niendo el
mnismo rcLador de Rustan.
En el mes anterior, antes de reunirse con Maceo, 11ii te-
niente espafiol babla convenido en entregar el fuerte Pelayo.,
en la jurisdiccion de Sancti Spiritus; y en el memento de ha-
cerlo, con engafino atac6 a los cubanos. Para castigar aquela
felonia y olvido de un soleine compromise, Goniez personal-
mente atac6, rindiendo el fuerte, no obstante qute las balas
!lovian a su alrededor. Boza, ante este osado ataque que tenia
en suspenso a los revolucionarios, manifesto y asi lo dej6
escrito: "No debo ni puedo censurar el valor, pero me parece
que la alta y delicada rnmisi6n del General en Jefe le prohibe
terininantemente los actos temerarios". Pero G6onmez pensa-
ba que como jefe debia ser el primer en dirigir y pelear. Y
en este caso queria tener en sus manos al alevoso teniente.
Si lo contemplamos en su funci6n ciudadana, fue GonIez
igualmente jerairquico. Luch6 por la libertad de Cuba, con
amor y desprendimiento sin igual Dcspreci6 fortune y hono-
res, no teniendo mais norte que la gloria de baber puesto su


-99-







vida al servicio de la reivindicacion de un pueblo aherro-
jado. En Vista Hermosa, a poco del Zanj6n, el Capitan Ge-
neral Martinez Campos le insinu6 el disfrute de dinero con
tal de qiue lo ayudara en la reconstrucci6n del pais, reaccio-
nando digrnamente en el sentido de que su filiaci6n revolu-
cionaria no le pernitia admitir obsequios ni cooperaciones
de quien no era su amigo ni correligionario.
Cuando eI primer Congreso de la RepUblica acord6 donar-
le la siiia de cincuenta mil pesos para aliviar su pobreza.
no quiso cobrarla hasta tanto no percibieran sus pagas los
soldados mainbises, pues el jefe tenia que defender a sus su-
bordinados con el gesto, por lo menos. Tamnbien se Ie ofreci6
por los partidos politicos la Presidencia de la Repulblica, y
en la Constituci6n se insert un precepto para favorecerlo
por la condici6n de su nacimniento domiinicano, rehusando
firmnemente el poder, que no le atraia, para evidenciar que
su labor guerrera tuvo la santidad de una misi6n altruista.
Por eso pudo decir, con al aval de unma consagraci6n de sa-
crificios y entrega patri6tica: "Mis hechos en la guerra es-
t1n justificados por mi conduct despues en ]a paz de la Re-
puiblica. Si en aquella no una vez siquiera perturbed con amn-
biciones bastardas a los poderes publicos de la revoluci6n;
ni much asusti a los espiritus d6biles con arrogancias inili-
tares, en la paz tampoco he exigido nada, antes por el contra-
rio he aceptado muy poco de lo mucho que se me ha ofre-
eido."
Jatuis utilize su rango y su ascendencia para descono-
cer los mandates y acuerdos del gobierno, y hasta injustas
irradiacioncs. Fu6 depuesto por el Presidente de la Repdbli-
ca en Armnas de la Guerra del 68, del mando efectivo que
entonces desempefnaba, y lo acept6 sin proferir palabras de
agria inconformidad, como nuis tarde dej6 la jefatura de las
fuerzas de Las Villas por las exigencias de los insurrcctos de
la region, sin alzarse ni producirse por el motion para sobre-
poner a costa de lo que fuere su herido orgullo, lo que es
cosecha comuin en la America Latina. Con el primer Consejo
de Gobierno en la ultima guerra tuvo punzantes razona-


-100-








mientos, respondiendo a los requerimientos del mismo, para
obviar dificultades, con su renuncia incondicional. La Asam-
blea del Cerro, mnias tarde, lo destituy6 del cargo de General
en Jefe del Ej ercito Libertador, resignando mansamente esa
suprema direcci6n, sin rebelarse ni recurrir al pronuncia-
niento, ni a condenas resentidas, dejando al juicio de hla
Posteridad 1o que correspondiera a uno y otro.
La amplitud de su afain redentor, el maismo G6mez lo
vaci6 en esta frase, de abnegaci6n y edificaci6n: "Vine a
obrar y sufrir aqui porque crei qiue peleaba por la bumani-
dad." Para 61el el separatismo revolucionario de Cuba tenia
un concept de projimidad, y por eso lo abraz6 fervorosa-
mente, rubricando toda la tierra islefia con sus hcroismos y su
genio guerrero, para instituir sobre los residuos coloniales
la sofiada Repfiblica cordial, democraitica y honesta.


-101-



















I r

I,
~ r

-*1 *****J. .4.


Mercede. Malfnouru.
1851. 1906


-103-












MERCEDES M4ATAMOROS
La poefisa del amnor y del dolor.

Por HORTENSIA PICHARDO*

Cumplese en este mes de agosto de 1956 el cincuentenario
de la desaparicidn de una emninente poetisa cubana. Pero el
hecho ha de pasar en el mayor silencio, mucho mayor que el
que rode6 su muerte, aunque en ambas ocasiones per causes
distintas. La muerte de Mercedes Matamoros, ocurrida el 25
de agosto de 1906, en moments graves para el pais, no fue
conocida y lamentada mas qie por un pequenio circulo de
amigos, literatos y periodistas; en general la gente letrada per-
manecid insensible a la desaparici6n de aquella mujer que
habia vivido muriendo entire un sollozo y un canto, ante la
indiferencia de sus compatriotas.
Tampoco es de extraniar que el centenario del nacimiento
de la poetisa se celebrara dignamente porque se ignora en
nuestro medio literario la verdadera fecha de ese suceso, que
aparece en la mayor parte de las antologias como ocurrido en
1858, es decir, siete anios despu6s de la fecha verdadera: el
dia 13 de ntmarzo de 1851. Es de notarse que el error se
inici6 en vida de la poetisa, al publicarse el Diccionario Bio-
*La Dra. Hortensia Pichardo de Portuinondo no ha querido que pase inad-
vertido el Cincuientenario de la desaparicitn de una de nuestrai mnis brillantes
poetisas, que floreci6 en la segunda initad del siglo XIX. La Revista dle la
Biblioteca Nacional se une al deseo de tan distinguida rolaboradora, publi-
cando este documentado trabajo de la doclora Pichardo sobre Mercedes
Matamoros.
Descendiente de una familiar de eruditos y eseritores, Ilortensia Pichardo
Vifials se distingui6 desde sus dias de estudiante pur su espiritu investigator.
Maestra Normal y Doctora en Filosofia y Letras y en Pedagogia, dej6 brillante
esetea en las instituciones que hizo sus studios. Es profesora tie Historia en
el Instituto de la Vibora, donde se ha destacado por la aplicaci6n de ins-
Irumentos de trabajo y mflodos acordes con los 6ltimos adelantos de las
ciencias pedagogicas.







grdfico de Francisco Calcagno (en 1878) y henios de pensar
que la nisma Mercedes contribuy6 al equivoco o que al mie-
nos no hizo nada por deshacerlo debido a natural coqueteria
femenina.
La alondra cicga, (comno !a lamd6 Mario Mufioz Bustanian-
te, porque una de las penas que su amargo destino le depart
fue la de ir perdiendo la vista en sus iltimos anos, aiunque
la muerte la liber6 a tiempo del suplicio de quedar comple-
taniente privada de leer y de cscribir, sus finicos placeres),
ha sido injustamente olvidada.

Es Mercedes Matainoros una de las poetisas mns vigoro-
sas y de mayor inspiration que ha tenido nuestro pais. En
este sentido solo puede compararse con Luisa Perez de Zanm-
brana y Aurelia Castillo de Gonzialez, dejando siempre lugar
preferente para la Avellaneda, aunque en muchas ocasiones,
la poetisa cienfueguera logr6 igualar a la formidable autora
del Canto a la Cruz. Pero tiene Mercedes Matamoros el ine-
rito excepcional de que al describir El lfltimo anor de Safo,
en versos fuertes y sinceros, llenos de cruda realidad, se an-
ticip6 en un cuarto de siglo a Juana Ibarbourou y Alfonsina
Storni, poetisas americanas celebradas por cantar al amor
con absolute libertad en nuestra 6poca.
La vida de Mercedes Matamnioros fue extremniadainente
dolorosa, y ese dolor de su vida lo reflejo en sus versos, por
eso la hemos llamado la poetisa del dolor. Pero como es di-
ficil encontrar en Culba quien haya expresado en versos mas

Casada con el acud-.i.o investigador Fernando Portiondo, anbo1 hi1
realizado investigariones uyos resultados se han reflejado en su "Historia dc
Cuba" y en diversuo temrnas presentados un los Congres-s NarionaIes de His.
toria, si comai en folletos y conferenrias. En colaboradi6n tienen varias obras
ineditas relatives a asunlos cubanos, partictilarmente una muy Itrabajada sobre
"Diego Velaizquez y la conquista de Cuba" y imublicad;a "En torno a la
-onquista de Cuba" (La Huabna, 1947).
Separadanente, H. P. hai publirado "Mercedes Mata11ors,00 su vida y zn
obra" (1952), "Ftenles documentales de la historic de Cula", "La banderu
nacional cubana, su significaci6n, su origen, sus usors" (1950) y tiene inr.ditas
obras lituiadas "El eolegio de Carraguao en la historia Je la -ultura cubana"
y "Lecturas martianas", selection de escrito, de Marti romentados, con des-
tino a eRtudiantes secundarios.


-106-







sinceros y hellos todos los matices del amor, desde sus mani-
festaciones mais tiernas: la esperanza, la sumisi6n al set ama-
do; hasta las mais fuertes: los celos, la pasi6n desesperada,
la voluptuosidad, hernos creido que no la calificabamos ca-
balmente si le suprimidramos el titulo de poetisa del amor,
aunque siempre Ie dejarlamos el de poetisa del dolor, pues
en sus amores, como en su entera vida intima, la infeliz can-
tora fud desgraciada.
Una sola luz brill6 en la vida de la magnifica interpreted
de Byron: su inspiracion poetica:
De mi vida en los cdndidos albores,
---y en todo lo que brilla y canta y llora-
surgistes oh vision deslumbradora,
coronada de estrellas y de flores.
Si en mis suefios de glorias y de amores
fuistes la dulce amiga encantadora,
tranbign fuistes la fide consoladora
de graves y reconditos dolores.
Tu templaste la lira en que he cantado
de mi patria el pesar 6 la ventura,
citteito mi alma ha sufrido y ha gozado;
y t4 sola tal vez vendrds manana
a verier en mi pohre sepultura
flas ldgrimas piadosas de una hermana.
A mi muzsa. (En Sonmetos.)
A su puerta fucron tocando todos los dolores. Primero,
ha perdida de su madre desde su mIas temprana edad; luego,
la pobreza, la necesidad de ganar el sustento propio y el de
su padre; despues la enferinedad dcl padre, stL amigo y corn-
panero, su maestro, su admirador mas decidido, y a la muerte
La Biblioteca Nacioual pose las siguientes obras de csta inotahle investi-
gadora:
Crist6bal Col6n. Diario del Primer Viaje. Parte reference a Cuba, con
notas aclaratorias. Hahana, Publicaciones del Instituto de Ia Viborai, s. a.
Conistituci6n de Jimaguayfi (16 de septiemnbre de 1895), Preumlmbulo y
cuestionario. Habana, Publicadciones del Instituto tidc la Vibora, s. a-
Diego Velizquez. Carla de Relaei6n de la Conquista de Cuba. Con anota-
ciones de Hortensia Pichardo. Habana, Publicaciones del Instituto de la
Vibora, s. a.
En torno a ia conquistsa de Cuba. Habana, Editorial Selecta, 1947.
Mercedes Matamoros. Sut vida y su obra. La Habana, 1952.


-107-









de 6ste, la soledad absolute. Cuando el amor llega es dema-
siado tarde; el es un joven; ella, que nunca fu6 bella, ha pa-
sado la primera juventud, y ama apasionadamente, pero sin
esperanzas:
Adios !.. Ya nuncta volverdn mis ojos
a fijars,+ en los tuyos !... gQuien creyera
que entire aIn triste nieve y los abrojos
germinara la feril primnavera?
Ay! 4Por que late el corazdn helado
y al calor de tu hermosa adolescencia
pasan soplos de vida por mi frente,
y surge el sol de nuevo en mi existencia?
Sarcasmo de un destino inexorable,
que se complace en perturbar mi alma
para dejarmne tras la amarga burla
los dolores de Tdntalo en el alma!
Adios, (manuscrito) (1)
Por ultiino, una enfermedad de la vista Ihabia de agobiarla
mientras se le desarrollaba un cancer en el pecho que corta-
ria su vida a los 55 ainos, despu6s de largos sufrimientos. Es
dificil encontrar existencia mas desdichada. Por 6so en los
versos de Mercedes Matamoros resahlta siempre la nota dolo-
rosa, el pesimismio ainargo:
Yo subi a la region donde las nubes
siF mecen cual flotante pabelln,
y a/li escuche, con el oido tatenito,
de la tiierra la voz.
Y entire intfecto vapores que ascendian
de. la oscura minansi6n,
Uleg6 h asta mi, perdiendose en los aires,
s6lo un inmenso grito de dolor...!
Sensitivas, XIX. (En Poesias Completas.)
Todo minotivo, lo mismnio la naturaleza, que las genes que
la rodean, o los sucesos que observa, le provocan siempre
pensamientos y reflexiones pesimistas. Las cosas al pasar a
traves de su pluina se impregnan del hailite triste de su ins-

(1) Se public en "El Figaro", enero 11 y 18 de 903, t:on el tilulo de
A mayo en mi otofio.


-- 108 -








piraci6n. En Invierno en Cuba, una de sus prineras compo-
siciones, quie figure en el tomo de sus Poesias Completas, hace
una preciosa descripei6n de la estaci6n internal en Cuba:
Soplaba el Norte; pero azu! brillabu
sobre los techos de canoso $41auat
del espacio el inmenso pabelldn;
y el i;ay! de los monteros se perdht
lejos a11t, de lt a rboleda urnbrai
(entre el vego, dulcisimno rumor.

Y vi I s rceibas desgajarse en mot(a;
nidos calientes, sazonados frutos;
con blando arrullo adorrmecerse el mar;
y en l( tierra, en los aires y en el cielo
-que el rostro hermoso descubrio sin velo--
un confsorcio anfantisirnto de paz.
Canftabn con los cefiros Ins ozndias,
las flores con los pajaros relian,
mil dtornmos juguban en la luz;
naturaleza desplegaba ufana
como a! julor de su primer manfhna
la pompa de su eternal juventud.
Pero el espectaiculo de la esplendida naturaleza cubana Ie
inspira estas tristes reflexiones:
La rica primavera de otros liempos,
aquiella, la de jzibilos sin lhigrimts,
con loco affdn busque en mi corazon:
y no encontre de su guirnalda hermosa
donde hubo tanto lirio y tanta rosa,
ni siauiera en promesas una flor!
-jAy! pcnai-; i&sj os cielo de mi pa trial,
que ostenta sin la. nieve de otros climas
en hondos values y encumbradas cimnas
la verde gala de un etnrno abril;
Ino se cen las hojas de los drboles,
pero del alma si!.. .
.Invierno en Cuba. (En Poesias Coinuletas.)
Ese espiritu reflexivo, inclinado a la filosofia, Io tuvo
nuestra poetisa desde su niiez, cuando auin la vida no la
habia maltratado; el tiempo y los dolores Io que hicieron fue
agudizarlo.
Su producci6n present el extrafio caso de iniciarse en


-109-






prosa y con articulos de costanibres. Antes de cumplir los
16 afios Mercedes observaba cuidadosamente Io que pasaba en
torno suyo y satirizaba tipos y costumbres en articulos car-
gados de sentido y de atinadas observaciones. Es verdad que
su estilo es jocoso., pero lqu6 anailisis social para hecho por
una adolescenteL ... Y es que Mercedes Matamoros unia a
un temperament precozmente reflexive, una cultural bas-
tante s6lida y una inteligencia cultivada con esmero. Habia
sino educada en el colegio El Sagrado Coraz6n, del Cerro,
uno de los mejores establecinmientos de ensefnanza cubanos de
su 6poca, para nifias; ali recibi6 las primeras nociones del
ingles y del francs cuyo cabal conocimiento adquiriria junto
a su padre. En posesi6n de estos idiomas se dedic6 con frui-
cion a leer los mejores escritores ingleses y franceses en su
propia lengua.
La vida de Mercedes Matamnoros puede dividirse en dos
etapas: la de los primeros aflos, pasados en Cienfuegos, su
ciudad natal, que no cuentan para nada en su obra literaria,
pucs toda siu produccion se realize despues de instalarse en
la Habana y en la segunda, iniciada a partir de ese moment.
En la segunda etapa hay dos periods claramente rnarca-
dos en la vida de la poetisa: uno que cormenza con su entra-
da en el colegio citado. donde Mercedes pas6 los mejores afios
de su vida segdn propia confesi6n; otro que se inicia con ]a
cesantia de su padre en 1885.
En sus primeros afios Mercedes estudia y lee con avidez.
En 1867, empieza a publicar articulos de costumbres en
"El Occidente", "El Siglo" y "La Opinion". periddicos de la
Habana.
Diez afios mias ltarde, es decir., en 1878, despues de firmna-
do el Pacto del Zanj6n, aparecen en "El Triunfo" los pri-
meros versos de Mercedes Matamoros. Y ellos presentan tain-
bien la anomnalia de corresponder a un genero poco frecuen-
tado por los poetas en sus comienzos: el de las traducciones.
Las de ella eran de poetas ingleses de dificil interpretacidn.
Al dar a la publicidad estos versos, que pronto se disputarian


-110-




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC