UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00066


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Sumario
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
    Vigencia de ayer
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
    Temas e indagaciones
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 125
        Page 126
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 141
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
    Testimonios
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
    Vida de los libros
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
Full Text





SEGUNDA SERIES Afio VII. No. 1


Revista de la


.Biblioteca Nacional

BAJO LA DIRECTION


DE


Lilia Castro de Morales


DIRECTOR DE LA BIBLIOTECA NATIONAL




LA HABANA, CUBA
Impresores, CARDENAS Y CIA.
1956


ENERO- MARZO







SUMARIO
VIGENCIA DEL AYER
Pic.
Manuel Valdes Rodriguez.-Relaciones entire lo bueno y lo verda-
dero para realizar los fines de la estktica........ ....... 9
TEMAS E INDAGACIONES
Carlos A. Martinez FortU6n y Foyo.-El Casicato de Sabana o
Sabaneque ...... ... .*.4.. ... *. 4...... 4 4 49 9.. .. . 41
Ernesto Fernandez Arrondo.-Conferencia sobre la "Revista de -
]a H abana" ... ........... .... ... 9.. ......... ..49....5.. 95
M. Isidro M6ndez.-Por qu6 vino Marti ala guerra........... 125
Antonio Linares Fleytas.--Doctor Antonio S. Bustamante y
Sirv6n: Su actuaci6n Parlamentaria y su influencia en el
desenvolvimiento de la Nacionalidad Cubana ............. 133
Rafael Nieto y Cortadellas.-Documentos Sacramentales....... 143
TESTIMONIOS
Sam B. W agner. (1950) ..4**........... *.. ..*. ...... .....*.. ...... 161
Arthur E. Gropp. (1951)............ .......... 162
Ramo6n Sintes Obrador. (1952) ........ ............. ............ 163
Walter A. Payne. (1953) 4. .. ..........................4. 164
Salvador Salaci Couto. (1954) ................................. 165
J. Conangla Fontanilles (1955)4.......... ................,.. 166
Julio Morales Coello, (1956).. ............... .................. 167
VIDA DE LOS LIBROS
BibliogrAficas:
A. M. B.-C6digo del TrAnsito, de Eduardo Acha.. *4 *. 171
,Que es el Superrealismo?, de Guillermo de Torre.. 171
-- Historia de la Mzsica, de Hugo Riemann..4.. .. 172
El Traspaso del Centro de Trabajo y la continuacion
de la relaci6n laboral, de Manuel Bustello Vazquez 172
Mitologia griega y romana. Trad. del aleman For J.
CamonAznar,de H. tending............ 173
DidActica de la Lectuta, de Alberto Andino Porro... 173
Antonio Linares Fleytas--La Fiscalizacion del Presupuesto a la
luz del Derecho Comparado, de Gustavo Fabal.9............. 174
M. L M.--Versos, de Juan Guti6rrez Quir6s-.......... ,... 175
Doctrina Negra, de Ren6 Juan Betancourt.......... 177
Concierto, de Aldo Menendez y otros.............. 178
Jos6 A. Beguez Cesar.-Origen y Meta del Autonomismo, de
Antonio Martinez Bello .....,,.,.............................. 179
A, M. B--Celosa, de Maria Antonia Farifias............**.... 181
Arcano, de Mercedes Garcia Tuduri. ..44......9 182
Apolo, Quinta Edici6n, de Salom6n Reinach-.........4 184
Antonio Linares Fleytas-La Nueva Ley Constitucional para la
Repfiblica de Cuba, de Rauil Lopez Castillo........94...... 187
M. Isidro MWndez.-La Muerte Pura de Marti, de Ofelia Rodri-
guez Acosta .. .......... .* ......* .. .................. *. 187
Antonio Linares Fleytas.-Sinopsis del Derecho Territorial Ecua-
toriano, de Teodoro Alvarado Garaicoa........ .... 189
Temas de Derecho Penal. En torno al C6digo de De.
fensa Social, de Evelio Tabio...,.................. 190
Funci6n Jurisdiccional de la Autoridad Admrinistrativa
en Materia de Trabajo, de Orlando Rocco ........ 191
Ley de Alquileres (Ley Decreto 449 de 9 de Octubre
de 1952). Arrendamientos Urbanos. Observaciones y
Apuntes. Monografias Juridicas, de Eruardo de
A cha .. ..... .. ...................... . ,. . 192
El R6gimen Econ6mico-Matrimonial de los Extranjeros
en Cuba y la Doctrina de la Personalidad del De-
recho. Monografias Juridicas, de Lucas. Lamadrid
Larriba .... ...... .. *.. .. ..* . 193
Idea y Realidad del Derecho Natural, de Jos6 Vi-
lanova ..... .. ... ... ... .. .. .... .... *. 194
Estadisticas .. ........ 9 4 197
Relacion de obras cientificas y literarias...... .. .9" .... ^1'"4*4 199












Sale con almgun retriso la Revista de la Biblioteca Nacionial
que corresponde al primer trimesire del ano actual. Veinti-
cinco nlurmeros lleva publicados en los seis anos de labor, sin
tregua., reializada con el a fan de server a la cultural y dar
cimna a lo que prlometimos a nuestros lectores al iniciar el
trabajo.
Al comnenzar esie septimno aino queremos rieiterar finest ro
proposito: el de lograr que la Revista de la Biblioteca VNa-
cional ocupe lugar preference en los anaqueles de los hombres
de letras, y que su contenido sea util a los in tuesiigaidores y
estudiosos de todas parties.
Lectores cubanos y extranjeros nos han sigerido la pu-
blicacin en estas patiginas de los manuscritos que guard la
Biblioteca Nacional. Tal ha sido el propsito desde el dia
en que. para honor nuestro logramos publicar nuevattiiette la
Revista fundada por nuestro inolvidable antecesor Don Do.
mingo Figarola Caneda; pero las circunstancias y -a divcr-
sidad de ocupaciones no nos han propiciado tiempo para
empeio de tanta responsabilidad como la transcrpci6n de
manuscritos. Sin embargo, es nuestra intencion realizar esa
area y esperamos que algtn dia nos sea perinitido llevaria a
vias de hecho.
llientras" tanto, seguiremos dando a luz los escritos con
yue valiosos colaboradores suelen favorecernos. Ilantendre-
mos, (imfisfno, nuestra seccidon Viencia del Ayer, relevant
testimonio del abolengo y calidad de nuestro pusado inte-
lectual.

Continuord iarnbien la seccion Vida de los libros, limiita-
da a comentar los que sean donados a la Biblioteca Yacioial;
seccido( acreditada ya, por eltono constructivO y orientador,
del que tan noble ejemplo di6 a la critical nu11s4ro Aposiol,
y ejercen entire nosoltros, brillantemente, algunmos crilicos.


-5-


















VIGENCIA


DEL


AYER













Relaciones entire to bueno, /o hello

y o verdadero parpa realizar los

fines de la estitica

A la querida memorial de mis padres.

Por MANUEL VALDES RODRIGUEZ (*)

Exc.o.0 iE ILLMO. SR. RECTOR:
ILUSTHE CLAUSTRO:


Sencilla en sus terminos la present tesis, no es de ocul-
tarse que reviste su exposici6n no pequenfias dificu1tades.
Relativamente nuevos los studios esteticos, muy distant
a1un de haber pronunciado la cicncia su 01Ltiima palabra, en-
trafia la tesis aludida la resoluci6on de los problems nias
importantes de la filosofia; resolution quiie, por otra part,
debe asumir un caracter praicico, por cuanto se trata de
organizer los fines de la estetica.

(*) Este te'ahljo que el ocoi Mduil ValddI Rodri.ii!z dedica a SLI pa-
di-c>, y que fu. presenlaldo por su autor ,*orii( tesis pmra ,';iVdu arsc en Fi!o ofia
y Lelr.,,, aIir.-e hoy ern i.e pl igins dtie la )Ievi,,ta, en roc.-ide'rac'6ii a tquc cl
ternm! line vigencia en los mmcnt(is acliitlc.t y puedc resuhdlr itil a In,
educadore del prcsente, pIctcupados en el mejopraniicnto de la duc(,rcion en
Cuba. Este cns:iyo fue cditado por la Real liiiversiidal de la hMl)b(I, iin l)
1n]prenta de Soler Alvarez y Comnlyiiiia, tel iiu 1O. El 1uitor :ITcriis lde
dedicarlo a aL ptiilrci, l0o h1:c- Ctaulbin a )a Real univer,- id;Ml dl ia la Bakina.
S.ociedad Ec 'Fnom i de Aniigo- det!l Pais y al iai.steri de lit Isla dit C ttl,.
Manuel Vald('ts Rodt'gue, riaE0'1 en ,-Ialani,.,i el 9 ,de jilio dt ic1-) y
muri6 el 17 de junior dIe 1914-. Dsde muy nifio se (i-tir).iUt iitiablemcntec por
su intclig-encia, su aror al esliudio y, o-hre todta, pr, 1 a|tittdes para La
enseianza, las cuales lHamiron la l tacn i i de *u i pr1(esorcs en el (Weegio


-9-







No es de extrafiarse. pues, que en la necesidad de solici-
tar una indulgencia siempre necesaria, indique las dificulta-
des del asunto; sin que puedan derivarse de la elecci6n
reparo alguno, sabido como es, que en el campo de las
ciencias, hay siempre afinidades que rozan con los gustos
y las predilecciones de cada cual.
Trataindose de studios. no muy esclarecidos todavia; en
frente de esa vaguedad que peligran revestir los problems
generals de la filosofia, podria alguien salir a nuestro en-
cuentro, exhniendonos del trabajo de establecer las relaciones
entire lo verdadero, lo bueno y lo hello, a pretexto de no
existir la belleza y, de consiguiente, la estktica.
Por lo cual, consider oportuno avivar el recuerdo de
la existencia de lo bueno, lo bello y lo verdadero, triple y
fundamental orden de verdades, que ha de servir de punto de
partida, para cstablecer despues las relaciones que han de
influir en la resolution de los probleminas propuestos.
Tres parties abrazara, pues, nuestra tesis. 'Relativa la
primera a la existencia de lo bueno, lo hello y lo verdadero;
A las relaciones reciprocas de este triple orden de verdades,
]a segunda, y la tercera, a 'as leyes que de estas mismas rela-
ciones deben derivarse para organizer los fines de la ecstetica.

Lo bello, lo verdadero y lo bueno.

El Creador de los mundos, dice Charles Leveque, ha
derranuado sobre sus obras todas, algo de su propio esplendor.

Slniinario de San CarlosI y San Ambrosio. de La Habanai. donde curso con
nmuclio brillo la cnsenanza sectundiria. Como el gran Pestalozzi, intent primero
dedicarse al sicerdocio, y rnos tarde a la profeiion de abogado. En la Univer-
idad ile La Iiabian, se gradu6 de badhiller y licenciado en Derecho; pero
us ('.xitos en la ensefianza le crevelaron su vecrdadcra vocaci6n. En 1871 (con-
tindo apcnai 22 afios) fu nemnhr-ado profesor del Colegio Seminario de San
Carlos, y desdc entoncs su vida ha sido uia largt serie de triunfos como
cdu.iador y pidnagogo. Consagro6sec al principio a la ensenianza ,ecundaria, en
Cuba inmejor atendida entonccs que la escuela popular; pero Csta, como a todos
los pedagogos, Ic seducia irresislihlemtente. Dcridido a ser maestro, en el
sentido rnkis modesto y humilde de exiiresi6n, obtuvo con brillantes exime-
nes (1877) el titulo de maestro elemental, y al afo iguiente su reputation


-10-










En la radiante frente de los astros y sobre el cucrpo del
insecto que entire las yerbas se esconde: sobre la vasta y
luminosa extension de los mares y sobre la gota de rocio
suspendida, i modo de perla, en el pelalo del lirio; en el
rapido y rilmico galope del caballo, y en el vuelo silcncioso
del aguila; en las luchas viriles de la libertad contra las vio-
lencias del deseo; por todas parties, en nosotros, al redcdor y
por encima de nosotros mismos, bajo forinas y grades muy
diversos, brilla con esplendor augusto la magia celeste de la
belleza.
Y por lo que a la verdad respect, no puedo considerar
inoportuno aquel notable pasaje del fil6sofo Balines, cuando
investigando y escudrifiando los problems funduaiiientales
de la verdad, haciendo un llamamiento al scntido comifin,
dice: "no coloquemos la locura en el umbral augusto de la
Filosofia".
.Y la bondad, seniores? No podria convencerse ficilmente
el espiritu human, que scan un mito la virtud y el senti-
miento de la justicia.
Y por mias que el interns privado, el interns de los pueblos,
el clima, la educaci6n, eli medio ambiente, las tradiciones,
modifiquen en algin modo con variados matices la actividad
de los individuos y de las comunidades, siempre quediran
por encima de estas variaciones, las verdades de un codigo
fundamental, que rige y gobierna eli mundo de la libertad
humana.

professional era tan grande que la Sociedad de Amigos del Pais, de La iHabana,
Ie i-onfi6 la direcci6n de cuatro es-cuelas gratuitas: las de la TInstituci6n Za-
pata, admninistrada por dicha corporaei6n patri6tiva. Aquel era el campo que
necesitaba el talent pcdagkgico de Valdes Rodriguez. Bajo su I1ibhil direccid6n-,
que dur6 nias de ocho afios, Jas escnelas de Zapata se transformaron por
complete, adquiriendo un renombre cxtraordinario y conceptuando al autor
de aquella reform como el mejor pedagogo de s pals. Un iht'vho vino re-
pentinamente a consagrarlo: Don Franciscor de Iloyo Junco, rico asturiano
domitiliado en Cuba, muri6, legando su fortune para la fundavi6n de varias
escuelas, dos9 de las cuales liabian de establceerse en la cindad de La Habana.
Lios albaceas del finado, comprendierndo que necesitaban para aiiilla dlempre-a
a un hombre de capacidad excepcional, pensaron desde lucgo en Vald&ks
Rodriguez, a quien encomendaron (1885) la organizaci6n y direcion dul Jln;-


-11-










Quedc, pues;, enhorabuena constituida y afianzada la
exi-,tencia de estos ordenes del mLinndo spiritual: verdad,
bondadf y blleza, que radican,. pr otra part, en la trinidad
de facuhltades que en el espiritu human-o ha descubierto la
Filosofh, merced al seguro y saludable criterio de la obser-
vacion que informa el espiritu de las ciencias naturales y de
his filosoficas mismnas: intelligence, sensibilidad, actividad;
triple orden de facultades que explican la existencia de las
tries mnanifeslaciones augustas de la Huimanidad: el sabio, el
artist, el just.

El sabio, que descubre las leycs que rigen los minundos:
el artist. que produce: el just, que realiza el cutriplimiento
de la ley moral. Reflexivo y conocedor el primnero: creador
el segundo, y activo y director de la conciencia el iltimo;
he" aqui los caracteres de trinidad tan esplendorosa.


Relaciones de lo bueno, lo bello y lo verdadero.

ePero es que este triple orden de vcrdades, es que este
triple oidcne de manifestaciones yv de tips, viven exclusiva-
mcnte aislados, sin ley de solidaridad ni relaciones mutuas
entire si? En modo alguno: las verdades elementales de la
Filosofia, nianifiestan y afirinan la influencia reciproca de
las facultades, quedando de este modo aseguradas las rela-
ciones que rigen la verdad, la belleza y la bondad, en concep-

titkuto Hoyo y Junco, de La HLibana. Vatde.s I Kodriguez correspondio a las
es1erznia.n en l dleiiositadas, y el in.titutnr Hoyo y Jwlico fuie wua eiscnel
niodelo, dondc se aplicar-on ilos mejores metodos die ensenanza, con excelente
material rienifico. Es justo det'ir que en ea obnia tuvo unia colaboradora
inTiejoralle; si t eposa, la senfiora Valentina Saiiz (fallevida en 1893), mujer
notabili.-ima por la reti-itud y elecvacio6n ide su cardctf'r, su vasta instrucci6n y
su haibilidad y expcrijienia c'IonTIO euradora. Hablieido doininado la cnsenanza
pt-imaria intcrvicdia. Vzild&i Rodrigucz Fiin'ruvciori i,.dii.iea, a que lo Ilamaba su gran cultura, su ,relitacion conio
maestro y s, .ip :iduad intellectual. Graduado junioro de 1888) de doctor en
Fli!osofia y lrcs, tres nifecS destpMs ftL-. nombrado prufesor auxi1iar de la
Universidad de La Hahban, donde, en suntitiiiIn M e un pr-ofe.or auiseCite, dcs-
upefo i6 lsta el anio 1899 la catedra dc e etuafir-ica. En 1900 gano pir opo-
-icioIn laii de M-:oAdolt,1I;ia en la Escuela de Pcdagogia de lai Iacuittd de Letr;is
y Ciencii-. De eslaTN I',uful, onsapgrada a forinar los profccores de las futuras


.-12-









to de las condiciones timplias en que viven y se cozipenetrau
aquellas facultades cardinals del espiritu humanio.
Del mismno modo, el artist, el sabio y el justo: no viven
divorciados.
Lo que unicanicnte pudiera hacerlo sospechar, radical en
la debilidad de la persona humana, y obedece, si pudirralios
expresarnos asi, a la ley general y bienhcchora de la division
del trabajo.
El just, sin dulda ,en la tranquila y serena region de la
conciencia huminana, realize una afirniacidn que no pucdc
ser extraiia al sabio y que no es un espectaculo intudo9 frio
para el alma apasionada del artist; por cuyo motivo las
luchas del deber, constituyen unia verdad moral y priactica, a
que se refiere el lirico latino en uno de sus mans afatnados
arranques:.


Justum et tieniiacemn propositi viruin.

El sabio, por su parte, cuando contenipla y descubre ha.
leyes de los nmundos, no sospechados para el vulgo, no es
ajeno a la belleza artistica, y a este fendmieno aludio en
brillante forma el divino Herrera, en una de sus minagnificas
odas.
Conocido es el hecho de qTe el cultivo de la ciencia, la
investigaci6n de la verdad. el anlelado ejercicio de la razon

Normales, Valdes Rodriguez fu vilda y ilira. A1li distribuy6o a manos llHnas
'I i te-,oros de su sabcr, de tu exp'rietciaI y d1e s talent i JwIda, i.o,4I. Iinic'
decirse, sin tcmor a xcagvrar, qiie en Cuba todos cuianto. se Lan disLitlguido en
la cnseianza fue-on .is dlis('ipul,; o r0crd)ierori de 61 in'Itiicncits na, y fecun-
das. Como escritor Valdes Rodriguez ha traliajado niu(-1to en filr profesioniles. 1(sempce n 1 ei riargo dc director dc En.e-e:a-a Supe-rior de i;
Repfiblica, de scrctario y de presidcrte Socicdad Econ6micai de Amigos del Pa.., (T7 L, rLt(;:I(.ii de vcrctario gcnc-r
de esta Corporavci6n, y en todl t parles it!:' 1) eIecigi'j aFt l :-.erviri, ) de il
cdiicr!cion y al progrco do aIn c:!tura do s1i 1:is. En 1913 f,' (c-on-i*ioiado
por el Gr, iecrito \pitr ,iu1diar en los E l;.t>o. TEnios 1I. aor,,nizariin li, if-,
F?(scue!as Normales do nidactros vy maesliras.
ErIL't? lr 1.- p 1lPir o las i',2tJuicietj s -.ir .
Di~scurso leido en la Apcrteir; !del (CirVso A(- Imi(-.t ni e I 'th !J..'?'1. IL-


-13-









en busca de lo desconocido, el esfuerzo para encontrar las
respuestas a las grandes interrogaciones que hace de continue
el espiritu humrnano, produce en el alma un vivisiwo goce,
dcspejado de todo interest, desprendido en alto grado de las
estrechas condiciones de los sentidos; goce y emocion que
costituyen una fuente de verdadero placer est6tico para el
alma, en presencia de la belleza, que pudieramos decir in-
telectual.
La fantasia, creando el entendimiento, descubriendo las
relaciones, la raz6n penetrando en eli mundo de lo ideal,
hacen surgir los verdaderos elements del placer est6tico. Y
h6 aqui comprobado, c6mo las relaciones que se establecen
entire lo verdadero y lo bello, con motive del ejercicio de la
actividad intellectual, no pueden pasar inadvertidas, antes
bien, forinan verdaderos puntos de partida, y verdaderos
antecedentes que deben consultarse para determinar y or-
ganizar los fines de ila Est6tica.
Por otra part belleza, sin relaciones de afinidad con la ciencia quo se ali-
menta de la verdad y con la moral que vive de la justicia?
No podria nunca justificarse esta afirmaci6n. Cierto que
la belleza tiene su esfera propia y el artist su campo de
creacion: pero no se puede negar quie la investigaci6n cien-
tifica, por una parte, y los criterios de la moralidad por otra
afectan de alguna manera las leyes de la creacion estetica,

bana. Imp. Manluel Ruiz. 1906.
"La Educacion Popular en Cuba". Habana. Imp. A. Alvarez y Cia. 1891.
"Ensayos subre ed-cacio6n te6rica, praictica y exper-imental". Habana. Imp.
"El Figar-o". 1898.
"El maestro y la ed-ucaci6on popular". Recopilaci6n y prologo de Dulce Ma.
Esralona. La Habana, Publicaiones del Mlinilsterio de Edueaci6n. 1950.
"El Problema de la education". Colecci6n de articulos y trabajos publicados
en El Pais y la Revista Cubana. Habana. 1891.
"Relaci6n entire lo buicno, Jo hello y lo verdadero para realizar los fines
de Ia est&ica". Tesis para el doctorado en Filosofia y Letras. 1888. Este trabajo
es el que publicamos boy.)
La Bibliotcca Nacional posee las siguientes obras de este ilustre intelectual:
"La Educad6n popular en Cuba", Habana, 1891.
"El Problema de la Educaci6n". Colecci6n de artiduloi y trabajos publi.-


-14-







desde el niomento misnio que las condiciones de esta y ci
concept mismo de ia belleza, son en termino iltimo, objeto
de la ciencia, a la cual no escapa nada de lo creado, ya por
acci6n inmediata de )a naituraleza, ya por los poderes mis-
mos huminanos; siendo. por otra parte, innegable, que la eiiio-
cidon desinteresada de la belleza purifica las almnas, las aleja,
por decirlo asi, de las exigencias sobrado groscras de la mna-
teria, y sirve de lazo 6 trasicidn admirable para pasar, al
traves de la bella forma, del mundo externo de las impresio-
nes, al graiide de las ideas, que forinan la atmiosfera del
sabio, del artist y del just.
De estos antecedentes ai que ligerainente nos contranemos,
han de resultar las leyes que rijan las relaciones de la verdad,
la bondad y la belleza, asi como de todo ello se deducirain los
naturales fines que debe reconocer la Estktica.
Las relaciones de la verdad y la bellcza nos darn oca-
sion al examien dc cuestiones que se agitan, 'i veces con iun
apasionamiento ajeno ai la rcgio6n serena de la ciencia, en
cuyo nombre janimas debe levantarse. con pretexto algfiro, la
voz de la indignacion, para condenar opinions perfectaniuI-
te libres; asi como las relaciones dce la belleza y lan moralidad
nos marearan el camino para discutir puntos de vital impor-
tancia en los mnomentos actuales.
Pero antes, seanos permitido formular ina afirmiaci in.
La indepsndencia del Arle.
El arte no puede estar esclavizado ai la ciencia ni puedc
tamipoco vivir supeditado a los fines privativos de lai justicia
6 de la minoralidad.
"Relaci6n entire lo biueno, In beilo y lo verhrid n ipani ricalizair is filnes
de la estctiea". Tesis pmra el dociorado en Filnsofia y Le-ras. l'imala. I ;.
"Discuirso Iido en aIn Apcrtlura del Curso At.il'iuico' d( 11)(i a 190)7 ".
Habanria. Imp. Manuel Ruiz. 1906.
"Ensayos siobre ci ucaci6n toe6rica, pr v.tici y cpcr-i iIv'nil". IIabana. Imp.
"El Figari". 198.
"El maestro y la educaci6on popular". ReTopilaci6n y pr- ligo it ,)ulcc MaI.
Escalona. La Habana, Publi'aciones del 51ini!-icrio dci Ed,, ciin, 1950.
El original de este trabajo 3o posee ]a Biblioltcca Nacinal.


-15-









Cualido asi sucede, cuando quiere convertirse ]a obra
artlstic4 en algo sujeto y esclavizado i las teorias y al trabajo
de la ciencia 6 ,a los prop6sitos de la moralidad y de la
religion, cidntonccs, pcrdida la arimonia que debe reinar entire
hlas facultades, trastornados y confundidos los objetos, exclusi-
vos de lah ciencia, de la belleza y de la justicia, pierde el arte
su autonomia y se borra y extingue la personalidad del
artist.
No queda con esto negada ila verdadera compenetracion
que el sabio, el artist y el just; pero si deteriminadas las facul-
tadez, las esferas y el character de cada personalidad.
El sabio, busca, interroga, lee: el artisLa, inita, produce,
cream: el justo, agitandose dentro de la atmosfera indefinida
de la libertad, conforma sus actos con el ideal de la justicia,
y a niodo del orden que fatalmente se realize en el seno de
la Madre Naturaleza, el hace surgir el ordcn moral de las
luchias del cspiritti con las solicitaciones del egoismo.

La ley de la armonia,

Tudos estos hcchos y todas estas relaciones, hijos son, sin
duda, del nodo de ser de la persona humana, de sus leyes
y (](!i mcdio mismo en que vive, como teatros donde cumple
sus elcvado s destinos.
Dotado el hombre de inteliuencia. sujeto del conocer de
r-enlililidad sujeto del sentiiniento, de actividad, sujeto de la
acci6on, es forzoso que encucntrc alutina vez fuera de si mis-
i"uo, canipos en que desenvolver sus fuerzas, cuyo ejercicio
alinincta las h iuismas facultades.
Si bien se observa, tiencn estas una vida real mny seme-
jante Ai la orgianica de nuestra naturaleza.

Cicrto que en determinados casos, algunas de estas facul-
tades parecen absorlbidas en el predomninio de otra; pero no


-16-









es mincios cierto, que en condiciones normales el d'senvotvi-
ntienito de la razo6n prepare la persona para las grnides lucbas
del deber, asi como dispone el espiritu para el delicado goce
de la emoci6n estetica, no siendo menos cierto que de t l
modo compenetran estas distiitas vidas, que cada una de
ellas facility la existencia de las otras.

Ley histoi6rica.
Y no es ajeno el desenvolvimnimo de la hunanidad a'i
estas rclaciones que constituyen una ley.
En la civilizaci6n, es decir, en la historic de la actividad
de los pueblos, hay ocasi6n continue para estudiar tres gran-
des hechos: la ciencia, el arte, la moral; product, el primero,
de la actividad intellectual; el arte de la accion crcadora de
]a fantasia, rigiendo la ultima el undo de la libertad moral,
political y social.
En estas tres grandes manifestaciones quedan las huellas
de una actividad personal, que puede concluir en el tiempo,
no sin dejar vigorosas mxnuestras que no solo sirven de tema
para le ensenanza de las generaciones venideras, sino que
forman, por la Icy de la continuidad, el tesoro de las coiin-
quistas del espiritu human, viniendo asi las sociedades
nuevas a ulilizar de algiun modo las vcntajas alcaizadas ien
las treiiiendas luchas die la existencia.
Heriiosa ley csta de la solidaridad. A modo que en el
individuo niismo se desenvuclven las facultades medianlte
ciertas eyes, los individuos formando los pueblos, los pue-
blos formniando la humanidad, se arrpan., se compenetran.
se funden, por decirlo asi, en una sola personalidad y se des-
envuelven, seguin leyes anilogas ai las dcl individuo isimo.
Podrani encontrarse civilizaciones especiales, monientos
l ist6ricos determininados, pueblos de fisonomia privativa, en
que una de estas formias de la aclividad, aparezca mas ro-


-17-









busta que otras; pero siempre, y en cualquier caso, el histo-
riador habra de encontrar en los escondidos secrets del
tiempo y el espacio esas tres granrides nianifestaciones, in-
fluenciaindose reciprocamente, y determinando cada cual, en
su apogeo, tlun conrtingente mais 6 menos rico de vida para
las otras.
Cuando Ai la luz de estos principios se estudia la historia
de la humaniidad, algo se tiene adelantado para explicar los
rasgos de la fisonomia de cada pueblo.


Ley Pedag6gica.

Y no ya dentro de las condiciones del pasado, sino que
en la esfera de la ciencia, por decirlo asi, constituyente0, no
puede poncrse en olvido esta ley, que, si explica las evolu-
ciones de la humanidad, preside tambien el desenvolvimiento
de la persona humana durante su process educativo.
Por mais quo las escuelas pedag6gicas acepten distintos
puntos de vista, por mas que el problema de la education.
asuina un distinto character, segun el criterio cientifico que
"e consulate, 6 el punto de partida que se determine, no ca.be
admitir duda subre un hecho esencialisimo, ageno por conm-
pleto 'i toda diseordancia.
Pucde lihaber escuelas pedag6gicas que praicticamenitc fa-
vorczcan con prefcrencia los intereses de la instrnceion y de
la educaci6n intellectual; pero nunca eseuciea alguna tcndria
la jretension seria, de olvidar los intereses de la voluntad,
de la ioril. de la libertad, y por uiltimnio del sentimiento.
Y ai la verdad que, si en la prictica se deja percibir
(cste olvido, inuy pronto vienen los hechos a explicar las
tristes consccuencias que de ellos sc derivan; pues que Io)-
intereses dc la instrucci6n, cuando falsos, cuando mal cows-


-18-






tituidos y organizados, cuando no satisfacen las eyes del
mIisiio process education, no resuelven en modo alguno el
problema del deseniivolvimiento humiano, no el de suI destiny
niii el de sus medios de accion. Entonces es cuando cabe
lamentar con amargura la deficiencia de los caractercs, la
falta de arranques vigorosos del sentimniento, las mamifesta-
ciones debiles de la personalidad, el estrecho criterio de los
intereses sociales, el olvido de las grandes leyes, hasta quc,
debilitAindose lentamente el verdadero element hImnano,
pesa sobre los pueblos la amenaza de su extinci6n.
Pueblos bien educados; pueblos vigorosos y fuertes para
la vida de la libertad y del sentimiento, esto es, parIa la jus-
ticia de la libertad y la belleza del sentimiento: he aqui iel
ideal de la ley armno6nica en los process de su formaci6n.

Lo hello y lo verdadero.-El arie y la ciencia.
Pasemos ahora a determinar en concrete como lo verda-
dero influye sobre lo hello; sin perder de vista quo la exi-
gencia de la tesis impone el deber de hacer dimanar de este
studio la organizaci6n de los fines de la Estetica.
eInfluye la verdad sobre la belleza de modo tal quo sus
afirmaciones llegan hasta la esfera de esta?
En otros terminos: etienen y guardian relacion alguna la
ciencia y el arte? aCOmo influye la primera sobre la segunda?
Hay un hecho innegable, seniores, en la historic y en el
process del arte. Sus reglas, suis principios, el modo como
vive y como se manifiesta; su ley, en una palabra.
Cierto que el verdadero talent artistic, cierto que el
genio parece contar Ap su favor con uno a modo de sentido
de adivinaci6n, que lo coloca en condiciones convenientes
para la creaci6n artistic; cierto que el fen6meno mismo de
la inspiraci6n, acaso no result otra cosa sino una situaci6n
especial de la personalidad, en cuya virtud tal vez en ella se
despierte ese mismo sentido, que prevee, que penetra, que
leva la actividad a una atm6sfera tal, en que a pesar de ser


-19







reguilada por leyes y preceptos, se miueve y agita de mnodo
franco y natural; comio si las leyes de la produccion y de la
bIllezi artistiu'a coinstituyeran la condition natural de las
fIccultadcs.
Pero -cxcluye esto la necci-idad de la mIisina Iley?; 6 en
olros trninios, ,q.iieda por esto excluida la verdad? queda
por cdto inutilizada la ciencia?
En mnodo alguno: antes bien, Ai medida que la razon ha
ido enutciildiudo su bienhechor imperio, a media que la
ciencia diliata el cainpo de su experiiinentacion, ha ido des-
pojaiidorie el arte de la natural oscuridad de sus primeros
dis, hiasta que, cenaltecida la ciencia, no hay duda en reco-
iioc sin einbargio los derroteros.
No es possible sospechar siquiera que el artist, a pre-
texto de su vida propia, pueda vivir condenado las extra-
vagancias de la ignorancia y exponiendo el arte los peligros
del fanatismo y de la superstici6n,
El arte., la belleza, no viven separados de ]a verdad, esto
es, de las ideas.
La poesia de los prirneros tiemnpos de la humanidad viene
ocupando el lugar mismo de la Filosofia, y si el espiritu
hunimano, entonces nuevo, joven, interrogaba a la naturaleza.
era el arte precisaiuente quien se encargaba de fornunlar la
respuesta -i esta interrogaci6n. Madres de la vida llanma
Go&the i lais ideas.
Para roncebir la verdadera grandeza de la poesia lirica,
ha ,liclio M. Stael, "es necesario considerar el muinndo todo
c(mo si5nbolo de las emoeiones del alha.'
Asi puede explicarse que las extravagancias de la ina-
finaci6n, el cxtravio de las ideas por inedio de las formrias
sensibles, el arle divorciado de la verdad, hayan podido set
un eleniento podcroso para enswAnc!har cl rci.o de los crrores.


-20-







N-o se oculta la raz6n: si el studio tiene que reci11'rtr
paso por paso el dilatado camii1o de la invctiaci6 cientli-
fica, el genio, con poderosas alas, recorre y salva las distan-
cias. y apodcra.lndose de las ideas las reviste del encanto de
la formna sensible, y asi constituida la formula, el poema. LI
creacio6n, arroja todo esto al seno de la humanidad. de su
pueblo 6 de su sociedad.

Entonces, si el lenguaje, si la pintura, si el arte se
niantienen al servicio de las falsas ideas, puede Ilea.r un
monmento, en que el espiritu human asista a la apoteosis del
error, fLtego el mis devastador y peligroso de la h.uimajiiidad,
segun afirma Bacon.
El studio de las primeras nuanifestaciones del arte y de
la ciencia, comiprueban el hechio de que la pocsia, peieltrando
en el campo de las verdades mais abstractas y buscando la
soluci6on de los grandcs problems de la humanidad, a la
vez que realizaba el fen6meno de la foruacioi6n estettk'a.
presentia con intuici6n admirable ]a solucioin de los proble-
mas mas dificiles.
En el principio del arte, dice Cesar Cantui, esa aclividad
de nuestro ser, mediante la cual se produce al exterior lo
que se ha concebido por el espiritu, no aspira a imitar la
naturaleza sino a escribir las ideas, hasta que llega a exprezar
las imagenes, sin pensar ya en la significaci6n gramuaicai.

He aqui de paso comprobada al mismo tiempo ]a inide-
pendencia del arte, y explicado, como sefiala imuy oportuna-
mente el nmismo historiador, pot que en el Egipto era una
maquina el artist, esclavizado a las formulas airidas del
simbolismo 6 oi las 6rdenes del sacerdote; en tanto que 3os
griegos "libres del terror de la Naturalcza", y habiendo des-
cubierto el velo de los misterios religiosos, repre-'entaron a
los Dioses con las mas escogidas figures humanias, dejando a
la inspirada fantasia la elecci6in de la expresion y de 1h
actitud.


-21









Las reglas del arie no son convencionales.
Clasicismo y Romanticismo.
Determinemios ma-s concretamente los servicios que la
ciencia puede prestar al arte.
La interpretacidn, reproduction y creacion de la belleza
en todos sus 6rdenes, h6 aqui el fin del arte. Pero la Filoso-
firl y la experiencia estain de acuerdo en comprobar que la
actividad humana se desenvuelve de una nmanera mediata;
y de aqui la necesidad de la ley, de las reglas, del precepto.
Si es innegable que la obra artistic se realize dentro de 1un
plan, uno, vario y arm6nico, result la necesidad de la regla
bajo este niisnio triple concept que acabamos de exponer.
-Qui6n determine estas leycs, no como pesadas cadenas
de la iniaginaci6n, no comno trabas del genio, sino verdaderos
derroteros de la actividad artistica, sus guias en el ancho
camnpo de la Naturaleza?
No es possible pensar en una conviccion que pudo sospe-
charse un dia, mnierced a la esclavitud del arte misnio.
En medio de las exageraciones del clasicismo pudo creer-
se que el arte, preso en las redes de un convencionalismo
estrecho, perdida la lozania de la imnaginacion, exhaust la
fuerza productora de la belleza. estaba destinado exclusiva-
mente a seguir de i',odo ciego y pueril el paso estrecho de
la forma, de la expresidn, del giro de los autores distin-
guidos, que se erigian en arbitros de la belleza, y que en
cierto inodo dispensaban la creacidn artistic de su ne-
cesario trabajo de elaboracidn condenado como estaba el
arte al simple fendmneno de una imitaci'n servil.
En tal situacion, la ciencia no rendia servicio alguno al
artist, y borrada por complete la personalidad de este, todo
quedaba reducido al amartillado trabajo de una frase, 6 al
ingenioso giro de un circunloquio.
Es innegable, bajo este punto de vista, el servicio que
presto el romnianticismno i la causa de la belleza artistic,


-22-










determinando la libertad de la imaginaci6n, roinpiendo el
pesado yugo de una tradici6n desp6tica, acabando con las
pretensions de una imitaci6n dcsconocedora del persona-
lismio, a lo que aludi6 brillantemente Victor Hugo en sus
"Contemplaciones", cuando dijo: "No haya desde hoy mais
vocablos patricios ni plebeyos. Suscitando una tenipestad en
el fondo de mi tintero, mezcle la negra multitud de las pa-
labras con el blanco enjambre de las ideas y exclamne: de
boy mis no existirai palabra en que no pueda posarse la idea
bafiada de peter "
Extremo6 el romanticismo sus pretensiones, pero era ne-
Mp
cesaria su ejecucion.
Tan lejos estoy de condenar las doctrinas extremes, que
las admito hijas de la condicion del espiritu humano; resul-
tando, por fin, que toda escuela deja en pos de si algun
provecho para la ciencia.
Vino el romanticism a reconquistar la her tosa prerro-
gativa de la libertad artistica, y no porque lanzara despues
la imaginaci6n al ancho campo de la idealidad y de nuevos
cxtravios, habra de condenarse su acci6n en el tiempo. Tuvo
su moment hist6rico, como hoy, dados los progress positi-
vos de la ciencia, ha debido abandonar el campo en donde
se levantan cuestiones analogas, pero que concretan los ter-
minos y la soluci6n del anhelado problemna.
No cabe negar que nuestro siglo, que alienta gencrosos
prop6sitos, que si a veces no sabe donde va es porque cada
dia llega iun descubrimiento portentoso ai dar un caractcr de
indefinido al problema human, cruza por un moimento de
transici6n, en que todo obrero es admniitido con cl grano mais
6 menos precioso para el edificio.

Naturalismo e Idealismo.
Innmensa sera la herencia que entregue a las edades ve-
nideras, y sea cualquiera la confusion que a veces parezca
buscitarse, realizado quedari el hecho de haber intentado


-23-










este siglo XIX, el consorcio y la fraternidad de los pueblos
todos de la tierra, precisarmnente en nominbre de la ciencia.
Las relaciones de Ia ciencia y del arte, h.an dado lugar
en nuestro dias al problema del naturalismo y del ci idealisino,
que habra de aproximar su soluci6n tan lucgo quede A salvo
de toda pretension avasalladora, la personalidad del artist.
No exagera el idealismo sus conclhsiones, al menos en la
prAictica de los hechos; es mais bien iel naturalismo; y prueba
es el primer extremo de esta afirmaci6n, de que los campos
se aproximan y se acerca la solucidn.
Es indudable que la producci6n artistic ha de vivir de
de un double eleminento, punto de partida y lazo que debe unir
las dos opinions extremes; el element interno por uiina
parte; por otra el externo; confornie, sin duda, con el
organisino de ]a persona humana y con el process de vida a
que obedccen las facultades. No viven estas a expenses de
si mismas: necesilan educarse, evolucionarse, desarrollar.e.
(C6ono? -Por si iilsmas? No: por una accion asimiladora.
en cierto modo semejante al feit6meno de nutrici6n que se
realiza en el organismo, uIego que se ingieren en 6l las sus-
tancias que sostienen la existencia.
El niaturalisnio, extreinando sus procedimiiento, liegiria
ai absorber en la realidad misma, en su i mitacion, en el
eleimento externo, la personalidad del artist.
El idealismo como cscuela, exagerando la vida interior
de las facultades,. proclaminando su actividad absoluta y exclu-
siva, anula el cleniento externo, rompe con toda liinitacif6iin-
penctra en todos los cainpos, y por huir de la rcalidad, se
atreve, no olbstante, ai invadir la cfera de la realidad liist6-
rica, de la realidad psicol6gica., de la realidad cientifica;
entoncWs,. no creyendorc obligado al studio de estas miismas
r16i("idaides inventa, falsea, muntila y cae por fltibno en el
abistio de la extravawancia.

Una justa transaccio6n.
S1n(vcc-ario salvar estos dos extremos. 6Cono? Procl:
nanido en su lcgftimo vigor la tobservacoMn y el studio, que


-24-









implicitamente pide el naturalismio cuando sefiala la intita-
ci6n comino el process seguro de la creaci6n artistic. Porque
esta imitacion de que venihnos hablando, qu&e otra cosa es
sino la ciencia en toda su plenitud? Pero precisa tambien
salvar el prineipio active de las facultades, de la ituaginaci6n,
de las relaciones generals, de laIa ideas, ,c6mo? colocando
meramente la personalidad del artist en las condiciones
mas libres para la producci6n.
Entre la ciencia que descubre las leyes, que da la forma
concrete de la verdad y las facultades que aplicaiin las rela-
ciones de lo ideal al caso practice, hay un lazo de uini6n,
fuente perenne que proporciona los elements ai enyas ex-
pensas vive el organismio spiritual.

La misma Naluraleza.
Una belleza, sino siemnpre distinta de la natural, dice
un notable escritor, nimuy superior en su siemejanza inisma a
ella, pudiera compararse no sin exactitud 0 mi juicio, al
efecto que puede producer la luz del cielo verdaderamente
bcreno de la Grecia, en aquellos marmnoles pent'1licos, 6 he-
ridos por e! pincel ateniense 6 lcvanitdos en sillares. hasta
los timpanos del Parten6n.
Jouffroy, en su notable curso de Estetica, determine con
mnucha claridad las pretensiones de una y otra escuela, a la
vcz que su legitima aproximaci6n.
Para pintar, dice, la firura de un hombre agritado por
una pasi6n, la escuela naturalista busca una persona real.
enibarada por dicha passion y la reproduce en todos sus
detallcs.
Para lograr igual objeto, la escuela idealista prescitide
de las circunstancias, se olvida del mayor nfiiiero de deta-
Iles y de impresiones, y dalejando lo externo, Io visible, pone
todo el vigor de su process) en la manifestacion de lo invi-
sible in'tcrno.


-25







Por esto, la escuela idealista busca la expansion, tiende
a la generalizaci6n, en tanto que la naturalista prendada del
element externo, es esplendidamente rica en la descripci6n
de aquellos detalles con que se manifiestan los series.
En este sentido que explica Jouffroy tiene Zola innume-
rables trozos de precision admirable, de verdad comparable
a la que result de un paisaje, que constituyen a veces las
delicias de las personas que cultivan el gusto de la belleza.
Pero la escuela naturalista que., de entregarse A las exa-
geraciones de la iniitacion, pudiera extremarla, hasta el punto
de anular la personalidad del artist, Ilegari sin duda a la
formula de la transacci6n.
A esta, alude Jouffroy cuando dice: "Hay artists que
se colocan centre estas dos escuelas. Reproducir la realidad
sin senlir escrupulos de modificarla, para hacer mas clara la
expresi6n de lo invisible: sin modificar la realidad, hasta el
punto de hacerla desconocida: adoptar asi un metodo inter-
iedio entire las pretensiones exclusivas de ambas opinions;
he aqui una escuela que ha tenido sus representantes en la
pintura, en la mfisica, en la literature."
Charles Blanc en su aludida obra "Las Artes del Dibujo"
ieriala ventajosamente un ejemplo de este genero.
"Nicolas Poussin, dice, se pasea un dia a las orillas del
Tiber, encontrando alli una inujer que, despues de haber
bafiado a su hijo, lo trade a la orilla, lo envuelve en sus pa-
niales y lo acaricia. Al punto se trasporta con su imnaginaci6n
a los antiguos tiempos; v a Moises salvado de las aguas; y
el hijo de la Transteveria se convierte en legislator de los
hebreos. La Arida cam pifia de Roma aparece a sus ojos como
el desierto; a lo lejos percibe un obelisco 6 la piramide de
Cistio."
"Basta solo para completar el paisaje afiadir una pal-
mera,"


-26-









11 aqufi el artist viviendo de la Naturaleza, alimentAn-
dose de ella y de ella tomando sus elements. Esto es pre-
cisamente lo que puede dar el naturalismio.
Pero en lugar de reproducir fielmente el detalle, antes
de intentar la forma sensible, el espiritu del artist se ha
elevado, se ha engrandecido, y con ocasidn de la misma Na-
turaleza se vale de ella, de sus formnas, de su exteriorizaci6n
para representar el pensamiento intitno que se agita inspi-
radamente en su ahnlma.
H6 aqui, &i juicio de Blanc, comprobada la profunda de-
finici6n que da del arte Bacon: Homo additus nature.: El
hombre dando su alma Ai la Naturaleza.
Por mi parte, no dudaria en establecer una analogia
entire la observaci6n de la Naturaleza en que puede informar
sus obras el artist y la observaci6n que como primer cri-
terio ha proclamado la ciencia.
El fisico y en general el naturalista, como base y punto
de partida de sus process, recogen hechos y observaciones,
los que, aplicada despu6s la generalizaci6n, elevan A la cate-
goria de la Ley.
Pues algo anMlogo acontece con el artist: toma de la
Naturaleza toda, la externa, la internal, la social, sus clenren-
tos, como si dijeramos la material prima de su obra (Qpor que
no aprovechachar esta riqueza expontainea?) y aplicAindoles
la idealidad virtual de sus facultades, realize el consorcio
de lo real con lo ideal.
Pero importa hacer en este punto una reserve muy ne-
cesaria. El inundo de la niateria que observa el naturalista
obedece ileyes fatales: es inconsciente: el mundo que ob-
serva el artist puede, en mil ocasiones, ser el mundo de
la libertad, consciente, humana, indefinida ilimrnitada.
No podria admitirse que, A nombre del process que es-
tamos sefialando, el individuo human quedara reducido a
la condici6n estrecha del animal, en que vive, se desarrolla


-27-








y minere sin razon ni fines ulteriores, smin aspirar a salir del
mnolde y dentro de unia esclavitud brutal.

Pecanri por tal demasia, muchas de las novelas de Zola,
en que un1 proposito estrccho se realiza dentro de las formnas
inis risuefias ,admirabies por su precision, por hta frescura y
lozania de sus detalles, por la reproducci6n gracious de una
naturaleza rica de encantos.
Pero, al traves de estas descripciones (principal fuente
de la belleza en las obras del discutido novelist( 4que en-
cuentra las imas de las veces el espiritu critic?
Las grades aspiraciones, el noble batallar de las con-
ciencias, el vago deseo de la pcrfectibilidad, las exuberan-
cias del heroi-smo, las lides de la virtud, las conquistas de la
libertad y de la ciencia?
No, quc escondido ientre aquellas paginas, bel1as muchas
veces en la forna, solo se enciiuentra el hecho fisiol6gico, el
de la bestia huilana, content con st destino, viviendo de la
care y de la sangre, muerta ai modo de un hecho fisico,
coino pudicra vivir y imorir cualquiera otra bcstia, sin lazo
de solidaridad, sin familiar, sin pueblo y sin herencia.
Felizmente todo depend de la elecci6n del asunto y no
creo dificil evitar el exclusivi-Smo de la escuela.
Zola intent un nuevo molde.
Contra el se extreman violentos y despiadados los ala-
ques.
Que lihacer en esta situaci6n?
Pues cs fiacil. Extrcmar y exagcrar sus medios, sus ar-
imas sus procedimientos.
Con esia f6rinula expuesta, queda resuelto el problema
de la produccioin artistic. no porque venga la ciencia a in-
vadir la esfcra del arte; pero si marcando los senderos, se-
nialando los limits, deterninando las fornas de !a realidad
proclamanido, en una palabra, ha necesidad de que el artist


-28-







haga sus studios previous en aquellas ciencias que msias se
rozan con la fisonomia especial del arte a que sc dedica.
No faltanii, seguramuente, senfiales del advenimiento de ( sta
formula de transacion.
Basta considerar meramente algiun acrcditado Iiliro de
Estetica para convencerse de ello.
La poesia epica, la lirica, la novela muy en particutlar,
el drama, la muisica, la pintura, la escultura, la arquiilectura,
todas estas artes tienen coleccionados excel entes principios
que ban recibido de Ia Ciencia, de la HIistoria, de la Psicolo-
via, de la Sociologia. de la Ffsica, de la Anatomfa, del Di-
bujo, de la Geometria no estando lejano el dia en ique los
artists esten obligados a un plan extrictamente cientifico
que determine las leyes de su producci6on, que marque los
limits y senale los derroteros al genio.

Lo bello y Io bueno.-El arie docenie.
Examinadas las relaciones del arte y de la dciecia, es
decir de la verdad y de la belleza, conocidas las influencias
reciprocas, determinando lo que la ciencia puede en obsequio
del arte, debemos establecer scmejante paralelo entire Ia be-
lleza y la moral, esto es, entire el arte y la moralidad.
0C6mo influye sobre 6sta aquel? Tal prcgunta equivale a
la de buscar cuail debe ser el fin, el prop6sito del arte.
"Genios, scd siempre tiles. Servid siempre plril Olgo.
No os finjais desengafiados, cuando se necesita de vuestros
concursos, Bello es el arte por el arte, pero es milIs bello;
el arte por el progress. Os hace falta sofiar? Pues sonad
al hombre perfect. -Qucrcis sofiar en algo? Pues s0ofiad cn
el ideal. E! profeta busca la .oledad, imis no el aislamiento.
Desenreda los hilos de la HIumtanidad enmaraniados coino en
n;Kldeja, en el interior de su alma; pero no ls ro;41pe. Va
al de.ierto a peiIs1r, y piensa cn las muchr!unAbr-ii.',.


-29-









H116 aqui las palabras con que se expresa en magnificas
imagenes el gran poeta del siglo XIX, Victor Hugo, ese
mismno poelta que es una prueba de lo que significa y vale la
intuicion del genio, cuando agitado por el batallar tormen-
toso de su inspiraci6n, penetra en los verdaderos pliegues de
la conciencia humnana, y poeta, estudia, mnedita y resuelve
lo que parece destinado exclusivamente A la filosofia.
Cuando asi se express Victor Hugo, parece proclamar
que la belleza, el arte, deben estar al servicio del bien, de
la moral, de la religion.
Tal es el prop6sito de la escuela llamada docente.
Quiere csta que el arte sea exclusivamente un medio
que hAibilmente manejado, tienda a la realizaci6n del ideal
human, sosteniendo de este modo que tiene una misi6n
esencialmente educadora.
No podemos estar conformes con una doctrine en si
,uisina esencialmente exclusive y absoluta.
Acaso no desconozcamnios los servicios que puede rendir a
la bondad la belleza, es decir la moral, el arte.
Pero afirmar que el fin primordial y exclusive del arte
debe consistir en servir de medio para los fines de la moral
y de la ciencia, tal pretension equivale a negar la propia in-
dependencia del arte.
En tales terminos; perdida la libertad del artist, ence-
rrado en las exigencias de una formula, obediente al rigo-
rismo de una escuela, negando el impulso misterioso con que
se lanza la fantasia al campo de lo ideal, queda el arte sub-
yugado a las frias exigencias de la ciencia y a los prop6sitos
de la moral y de la religion: todo lo cual equivale A desco-
nocer la vida internal que le debe ser propia.
No: el arte puede desenvolverse; el artist puede pro-
ducir la obra bella, sin contemplaci6n, sin consideracion al-
guna a las exigencias previas de la moral 6 de la Filosofia.


-30-









No esta subordinado a la moral ni a la educaci6n en
concept de mnedio para la realizaci6n de proposito alguno,
sea cual fuere el espiritu levantado y generoso que lo in-
forme.
Es la Ielleza ai la moral y Ai la justicia lo que el seiiti-
miento laI voluntad, ai la libertad, al libre albedrio, y en los
misnios teruminos que la libertad y el sentimiento tienen ase-
gurada la propia vida que les determine la naturaleza, de la
cual han recibido su personalidad, su movimiento vital, asi
como su esfera propia y las condiciones en que se desen-
vuelven, de igual modo el arte debe tener y tiene su propia
caracteristica que es necesario respetar, sin que, subordinado
0 otra unidaid alguna, deba consultar antes las exigencias y
los intereses ajenos, para servirlos 6 interpretarlos.
Con estas mismas palabras queda tambiHn reconocida la
afinidad secret del sentiriiiento y la libertad.
No se desarrolla esta tranquilamente A los resplandores
de la raz6n que ensefia d6nde estai el deber, y que dice cuil
debe ser el ideal.
No, las inas de las veces se manifiesta la lilwrtad, se
cuniple con la Ley, se realize el acto del destiny humnano,
agitadas las personalidades por las luchas del senlimiento.
minuchas veces vago, confuso, incoherente, 6 ciego e irresisti-
ble como el destino.
Por manera que, si negamos el fin docente del arte en
concept de priniario y exclusive, como su misiIon i1is tras-
cendental, segun expresion de otros, en camilio no nigianatIsk
antes bien reconocemos gustosos, el consorcio scludable que
puede hallarse entire la moral y el arte.
Y he aqui, que, entendidos de este modo los pasajes de
aquellos que defienden el arte como docent, todais sus afir-
iiaciones dejan un residuo de verdad en alto grado prove-
chosos para los intereses de la educaci6n y del destino hu-
mano.


-31







Tal es cl character del espirilu del hombre. Cuando sosic-
ne una afirniacion, cuando defiende una cscueia 6 descnvuel-
ve ni si.tctua, debc necesariazimente refornar sus capitaeIcs
puntos de vista.
Este hecho es ain rmas explicable en los grandes talen-
tos y el los genios. Ven estos las ideas y los objetos con una
cantidad mayor de luz que el resto de los hoimbres: su per-
sonalismno cncierra una vitalidad excdusiva.
Y imerccd ai esta mayor cantidad de luz, Ji las exigencias
de esta personalidad, vigorosa y absorbente, las ideas se
agrandlhan a su contact y sus horizontes amplios se dilatan.
Por otra parte, esos grandes talents, los genios de la
Humanidad en busca de un ideal, !logan a construir con en-
tusiasmo un verdadero plan de la vida, en que el destino, el
fin, el prop6sito, resultan trazados de modo admirable, te-
niendo nccesidad de que cuantos medios esten Ai su alcance,
se reficran inexorableniente al fin que se propusieron.
Asi acontece con Victor Hugo que, en busca siempre de
su ideal, sea cual fuere, no hay fuierza viva de la Naturalcza
que no pretend poner a su servicio.
Y c f que en los monientos actitales de la humanidad
estai explicado el fen6mcno.
Ha recibido el homnbre de la Naturaleza iun ancho mundo,
fueiite de vitalidad en que dcseiivuelve sutis grandiosos des-
tinos: ticinpo y espacio, he aqti las leyes que president a su
desarrollo.
Pero tarimbien el hombre, contando con las fucrzas vivas
que le h concedido el Creador, lenta pero contintla y vigo-
rosa-icitle ha ido conqpistando para si, satisfaciendo la ley
de la solaridad, otro munido no inenos comnplicado y gran-
dioso: el niiindo de las artes, de los org'nismios sociales de
la ciencia, de la political y de la libertad.
Coiiquistas que han necesitado de gigantes esfuerzos.
Senlibrando cl campo de la lucha de dolorosos despojos, mate-


-32-









riales preciosos para la Historia de los heroes del trabajo,
de los mAurtires de la libertad y de la ciencia.
Pero tambien se ha agrandado. por decirlo asi, la perso-
nalidad humnana; y he aqui c6omio en este nmundo de la sensi-
bilidad, de la realizaci6n del destiny, puede prestar el arte
grades y repetidos servicios a la bondad, a ia moral, la
justicia.
No puede negarse, dentro de estas afirmnaciones, la ac-
ci6n educadora que, socialmente, pueden ejcrccr las arts
sobre los pueblos.
La pintura, la poesia lirica, el teatro, la novela hist6rica,
y sobre todo, la que se conoce con el nornhbre de filosofica,
ejercen a diario un influjo marcado en el gusto, las ideas y
la moral de los pueblos y de los individuos.
No hay problema, por revuelto que sea, ai que no haya
llegado el arte, sobre todo en la novela, poniendo turbaci6n
a veces en el espiritu pensador que ve deiuolidos los orga-
nismnos, echados al suelo las instituciones, cailiadas los
rumbos, agitado un nuevo derecho, derrocada la antigua f6r-
mula, puestas al desnido las llagas sociales.
Es la novela, forma que explica con claridad el consor-
cio que puede cstablccerse entire el arte y la moral, ya del
individuo, ya de los pueblos.
En ella, el artist persigue un pensainuiento, sc connatu-
raliza con un ideal, vive en comuni6n perenne coni un sis-
tema. una cscuela, que son la vida diaria, no ya de st i tcli-
gencia como fil6sofo, sino de las facultades, de todas las fuer-
zas vivas de su personalidad.
Entonces, cuando saturado el espiritu de esta atm6sfera,
hondamente impresionado por las lecciones de cada dia, re-
flejo del bullicioso movimiento de su pueblo, de su sociedad
6 de todo un moment historico huniano, el arista se deja
escuchar, y devolviendo i a la sociedad, al pueblo, i la Hu-
manidad lo que ha recibido de ellos, levanta las tetmpesta-


-33








des, agita la miasa humana, crea la obra artistic, de que su
pueblo es espectador y sujeto al mismo tiempo, y de este
modo, en nombre die la bcllcza, valiendose de cuantos re-
eursos esteticos sabe proporcionar la inspiraci6n y el genio.
derrumba los antiFUOs intereses 6 establece a nombre de la
bclleza y de la bondad, del arte y la justicia, las condiciones
nuevas de lI vida.
En esta nueva faz, en esta atmn6sfera en que se agita el
arte modern, la personalidad del artist, libre, consciente,
vigoroso, tomnia de la vida, del teatro de los sucesos, los ele-
mentos que juzga a prop6sito, y haciendo reflejar en ellos el
esplendor del seuntimiento y de la belleza, crea su obra, no
de modo niuy diverso que cuando el artist inismo impre-
-'ionado por el hecho fisico, por la observaci6n de la Natu-
ralcza y por la exteriorizaci6n de la vida vegetal, animal,
generaliza estos hechos mismos y bajo la accidn directriz
de su propia personalidad, los constitute en molde de su
creaci6n artistic.
Alude con gran fuerza de espiritu i este fen6meno, nues-
tro malogrado Revilla. cuando examinando la obra grandiosa
del "Fausto". separa con cuidado el eleinento humano que
proporciona la sociedad, del element moral que va ence-
rrado en la producci6n artistic.
"En el Fausto", dice, "el escaso vulgo que conoce, no
ve nia- que la accion dramatica; mientras que el critic des-
cubre lai coye-pcidn metafisica. Para el vulgo, "Fausto" es
el antiruo doctor alemin, desesperado y sombrio, Mefist6
feles el diablo traditional del Cristianismo y Margarita la
virgen candorosa de rubios cabellos, victim de la impureza
del prinnero y de la artera mafia del segundo.
Para el critic, Fausto es el espiritu sediento del ideal,
final satisfecho con las especulaciones de la ciencia, y ansioso
de placer que satisfaga su coraz6n y sus sentidos, Mefist6ofeles
el principio de negaci6n y de duda y la tendencia del mal
que todos llevamos dentro de nosotros misinos, y Margarita









el ideal sonzado, profanado, corromipido y trocado en objeto
de hastio., cuando se le ve convertido en hecho."

Acci6n educadora del arte.
Yo no puedo ocultar, en mi concept de maestro, fer-
voroso creyente de la accio6n educadora sobre el niifio y
sobre el pueblo, la significaci6n a que se pueden elevar en
el present tiempo estas consideraciones.
Es innegable la tendencia artistic del pueblo; y aunique
las capas sociales sean mnais profundas, aunque los individuos
inas pobreinente vegeten, aunque esten condenados, casi ex-
clusivamente, 'i una vida en que tiene buena parte la nuani-
festaci6n animal, sieminpre se advierte la tendencia del pue-
blo por la poesia, el canto, el bai!e y, en modo enlrgico, la
pintura. Pues bien, sefinores, precisa que la poesia, el teatro,
la lirica y la pintura, ejerzan una accion suave, tranquila,
temniplada, educadora sobre las masas.
Dos vidas hay en el hor:ibre; ia estrecha, la vida de las
impresiones, de la sensaci6n, y la vida amnplia, fectnda de
la inteligencia y del sentimniento.
Cuando el arte inspirado produce la nota de una belleza
tranquila, se crea para los espiritus una atm(isfera que sua-
viza las costumbres, que amansa la bestia humana, y los in-
tereses de Ia ioralidad, de la benevolencia, de la solidari-
dad, de la tolerancia, del amor pueden ponerse a salvo.
Coniiocido es el fen6meno opuesto.
Todas las artes tienen su lenguaje; importa sobremnanera
que este sea rico en notas fecundas para la moralidad y la
vida de las altas necesidades de la persona humana.
Cuando advirtais que la formnia rica de la escultura. 6 la
401
expression y colorido del lienzo, 6 el ritmo del lenguaje miu-
sical despiertan la exuberancia de los sentidos y provocan
el predominio de la sensation, teamed que el arte se haya
apartado dc su benigna influencia y de su acci6n educadora.


-35-








Y si del pueblo ya fornimado en sus habitos, en sus gustos,
en sus tendencias, pasamos a la acci6n educadora organizada,
por decirlo asi, en los grandes talleres de la actividad infantil
que Hlainan escuelas los pueblos y los gobiernos, result
tamibien evidence que descuidada la influencia del arte,
precise savar esta negligencia, para higar su accion a los
intereses de la moral y del destiny human.
Froebcl, ap6stol fervoroso, coraz6n delicado, rico en bon.
dad, espiritu observador, el amigo de los nifios y en cuya
obra justo es consignarlo) fue Pestalozzi su resplandor pri-
mero, senial6 tambien esta saludable influencia del arte como
medio de education.
Amante decidido de la Naturaleza. busc6 constant Iente
en ella la fuente de saludables y dulces emociones para la
ninez.
La vuelta de las estaciones, el campo, unas veces cu-
bierto de nieve, otras exuberante de verdor, eran conside-
rados en el sistema del eminente maestro, motives y ocasiones
para despertar el sentido estetico en el alumno, agregando a
tales recursos la influencia direct del canto y de las peque-
fas pocsias, dando lugar de este modo a aquella afirmacion:
El Maestro es un artist.
Y d f6 que estos principios han tornado, por decirlo asi,
carta naturaleza, sobre todo en Aleinania, donde los escri-
tores mias dIistinguidos no dudan ocuparse de los ninfios, for-
niando asi, para su encanto, direcci6n y educaci6n. lo quie he
Ilamado en otras ocasiones literature escolar.
Iolionuot, distinguido maestro, que puede lucir con brillo
en cualquier parte del mnundo, dice a este respect:
"Las cscuelas_ piulicas ofrecen amplia oportunidad para
la propaganda de las ideas esteticas, y los maestros son en
el porvenir los guardianes del arte de sn nacioni, lo misino
q(ie de su inteligencia.'


-36-









Por otra parte, el sentimiento moral, la vida de las emno-
ciones, mnarchlia estrechamente relaicionada con el sentimiento
estetico que fecunda 6 proporciona esfcra para las artes.
Pues bicn I, .enores: nuestros pueblos y mniestras socicda-
des, y nu.as concretamente nueslras escuelas. stain nicesi-
tadas de esa acci6n educadora y estktica del sentido moral.
Urge salvar este interns, no sea que el desarrollo inte-
Iectual, siquiera brillante por exclIusivo, fomcnte ht aridez de
los espiritus y el egoismo de las profesiones.
Importa que cstas no se considered imeramente coino
minedio para escalar las posiciones sociales, olvidando comple-
tamente al lado human del hoimbre, atendiendo solo a ilos
agents de ]a producci6n.

Deber y derecho.
He aquif la formula de la educaci6n.
Cuando el deber quede fijo comno una nece-idad, cuando
el derecho quede constituido como una facultad, en1orices
habra surgido un verdadero poder moderador que rije y go-
bicrne la persona humana, poniendo en su ilugar respective,
en sus condiciones propias el interest individual y el interns
colectivo.
El citado Johonnot expresa en iagnificos ternminos estas
conclusiones cuando dice: "El resultado de esta acci6n sera
ennoblecer, enriquecer y elevar la vida del individuo; refre-
nar el egoismo por motives basados en el interest general;
fundar hogares, donde la estimaci6n de los deseos persona-
les se subordine a la idea de la Comunidad; Cominunidiades,
donde los derechos humans sean sagrados, y cl mniejor per-
gamino de nobleza, el servicio mias iitil la la Hmitanidad:
Estados, cuya base sea la fuerza individual en los que haya
oportunidad para el complete desarrollo de todos, y la justi-
cia se establezca sobre la base segura del car"icter privado:
la realizaci6n final, en suma, de la predicaci6n de Jesucristo:
Paz en la ticrra a los hombres de buena voluntad."


-37-







Para que ta tlos y tan saludables bienes puedan inicarse
y desarrolarse despues en el seno de las sociedades hasta
su mianifestaci6n ias cu1nplida, en acuerdo con las demais
fuerzas vivas que cooperen i la misma finalidad, es precise
que todos los instances de la vida escolar se compenetren
estrechiamente para esta acci6n estetica y moral del hibito,
del contrast, de la formia, del instinto, del sentimiento, de
la necesidad.
-Por que medios? Por la historic, por la geografia, por
el grabado, por el canto, por la muFisica, por las funciones de
la Colectividad, por la interpretaci6n de los principios gene-
rales, por las ensefianzas incidentales, por eli llamaniento a
los estiniulos del deber, por las exitaciones de la conciencia.
Para llegar a este fin en que se estrechan carifiosamnente
el bien, la helleza y la verdad, la ciencia, el arte y la moral,
el maestro cuenta con un medio de incontra stable eficacia: la
palabra.


He dicho.


















TEMAS E


INDAGACIONES















El easicato de Sabana

de Sabatneue
Monografia ofrendada a mi qnerilo her-
manno Jos-i Andres por su extrrfordinaria
devoci6n a los estiudios histrricos.
PoTr CARLOS A. MARTINEZ-FORTUN Y FOYO (*)

SUMARIO
I. Antecedentes.-II. Sus nombres.-III. Ubicaci6n y topografia.
IV. Razas que lo poblaron.-V. Sus principles poblaciones.-
VI. Los espafioles en el casicato.-VII. La Republica en el
terriforio del casicato.

I

ANTECEDENTES
Alin no se ha aclarado suficientemente cuantos y cunales
eran los casicatos indigenas cubanos al arribo de !os espaiioles
a nuestro Archipie1ago; pero el mapa de ellos confeccionado
por el erudito Jose Maria de la Torre, es hasta ahora el
generalmente aceptado, por lo que lo seguiremos, si bien in-

(*) Se hnrran las piginas de la Reviita de la Bibliotteca Nadrional con la
rcolaboraci6n del doctor Carlos A. Martinez Fortin, iliistre cnbaino, na,'ido en
PIacetas, (Las Villas), el 28 de septiembre de 1890.
Por Rus grande nierecimientos y sus constantes ser-vicios a I tomuirniidad.
recibi6 el titulo de Hijo Adoptivo de Rtemrnedios, (va Villas).
Dedicado a profundos trabajos historicos de los quc es laro ejemplo el
que puibliramo, liboy, el doctor Martinez Fortirn ha obtenido honored tilez, como
la medalla Enrique Jose Varona.
Miembro distinguido de la Acadenmia de la Hisitoria de Cuba y (e Ia
Asociaei6n de Es'ritores y Arli-ias Arnericano-.


-41-










troduciendole las modificaciones que nuestro criterio in-
dique.
Afirmaba que el casicato de Guanajacabibes, el mas occi-
dental de la boy provincia de Pinar del Rio, ocupaba la
peninsula de su nombre. Seguiale al de Guaniguanico, mayor
que el anterior, que por el este lindaba con el de Marien,
ocupador de la parte oriental de aquella provincia y una
pequenia fracci6n occidental de Habana.
El casicato de este nomnbre comprendia el resto de la
provincia y parte de la de Matanzas, incluyendo a Yucayo,
donde se levanta boy la ciudad de aquel nombre.
Lo restante dcl norte de esta provincia y todo el territorio
septentrional de Las Villas, asi como una fracci6n del de
Cainagiiey, forinaban el casicato de Sabana, que al sur y
comprendiendo terrenos de Matanzas y Las Villas, tenia el
de Cubanacain.

Al iniediodia de este situibase el de Hanimana o Ha-
nbana, que comprendia la peninsula de Zapata (por nos-
otros ihiamada Hanabana) y una fracci6n meridional de
Matanzas.
Seguin La Torre seguianle los de Jagua, Guamuhaya y
Mag6on, que ocupaban el resto surefio de Las Villas, y el de
Ornofay, situado al norte de la fraccion occidental de la
ensenada de este nombre y que tamnbien llaman de Ana Maria.
El casicato de Camagiiey ocupaba una buena parte de
esta provincial. de costa a costa; teniendo a su oriented los de
Cayaguayo, al norte y Guaiminaro al sur, al que sucedia el
de Cueiba, que se adentraba en Oriente.

Martiano fcrvoroso, su vida ejemplar se nutre en los postulados de nuestro
Apostol. Coi:magrado con verdadcro interns a servir los fines que proclama
6a Orden de la Rosa Blancia, de la cual es figure sobrcsalicnte.
Autor de n umerosas ohbris entire las que nierecen de.tacarse las siguientes:
"Ii.stioria de Placetas".
"Geinculogia de los Martinez Fortlin". Habana. Imp. Siglo XX. 1921.
"L Asoiciui6n Rentmediana San Vicente de Paul, su historia y su labor".
"Jnstiluc('iones Remediajnas".


A42C









Continuaban en esta provincia:
Al norte: los de Boyuca, Maniab6n, Bani, Sagua y Ba-
racoa.
Al centro: Guacanayabo, Bayamo, MAiguanos, Maiye,
Guairnaya y Barajagua.
Y al sur: Macaca, Bayaquitiri y Maisi.
Cuando comenz6 la conquista de Cuba bajo la direcci6n
de Diego Velazquez, el casicato de Cubanacin habia mer-
inado en extension por el surgimiento del de Macorix, que
con aqu61 lindaba por el este; teniendo al norte los de Sa-
bana y Habana, con el uiltimo de los cuales confinaba tain-
bi6n por el oeste.
A los ya citados hay pues, que afiadir el de Macorix
(Macorije, vulgarmnente llarnado Macurijes) fundado por
haitianos que buian de los conquistadores y que en tierras
de Cubanacan subsisti6 hasta que los castellanos lograron
expulsarlos de las mismas.
De todos los casicatos mencionados por La Torre, s6lo
ha sido impugnada la existencia de dos de ellos: los de Or-
nofay y Mag6n; nosotros reconoceremos la de Ornofay; pero
a nuestra vez impugnareimos la existencia del de Jagua.
Eje de la citada repulsa lo fue el ilustre poligrafo cubano
Antonio Bachiller y Morales, quien asevera que:

La provincia de Ornofay solo hia existido en la cabeza de Col6n,
fundado en lo poco que entendia las rehiciones que le hacian.
La descripci6n de la provincia de Ornofay es una de las ias
arbitrarias: el cura Bernaldez o sea Andres Bernal ha conservado
"Cosas de Remedios de Facundo Ramos", (recopilucion, anotaci6n y pro.-
logo en colaboracion).
"El Escudo de Remedios'". (En coltEIhboracin.)
"Vileza", Ensayo de novel con nuestras cotlumbres cunipesin,,s de anitarii.
(Pr6logo de Karl Viart.) Hnbana. Imp. El Siglo XX. 1923.
La Biblioteca Nacional posee las siguientes obras de este nutor:
"Genealogia de los Martinez ForUtfin". Habana. Imp. Siglo XX. 1921.
"Vileza". Ensayo de novela con nuestras costumbres raiinpesinis de antanfo.
(Pr61ogo de Karl Viart.) Habana. Imp. Siglo XX. 1922.
Y su magnifico "C6digo Martiano", el mejor trabajo antologico sobre
nuestro Api6stol publicado hasta hoy.


-43-









eni su iiarraci6n sobre el viaje de Colo6n muchiis noticias que por
minmuciosas no se hallan en los croniistai. En esta descripci6n se
cncuentra la noticia de los hombres- que usaban tuinicas blancas;
la del cacique santo que tambifn andaba vestido; la de unIos
hombres con rabos, por cuya cauna y para ocultarlos se ponian
csas ropas. Como es de suponers, tales noticias nuinca se con-
firm aroii.

Y afiade luego:
Mag6On y Ornofay fon parties del Col6n de la leyenda. En el se-
gUndo viaje de Col6n, ni se mnienta la provincia de Ornofay, ni
de Magon. Tampoco la nombra Urrutia, apesar dc su lujo de
crudicion*. SUlo s yevn en el cura Bernmaidcz amigo del Almirante
desde que lo conoci6 en Sevilla vendiendo mnapas y estampas. So-
nabale al Alinirante cipango cuando oia sibao; y en Cuba cuando
no era Catay todavia, queria enviar mensajeros al rey y senior de
aquella gran tierra en que habia grandes mereadrvs. Para "l
Haiti era Ophir. Hay en el grande hoinmrc dos series: el de la
leyenda corio la pinta Roselly de Lorgues; el de la historic que
ha procurado fijar Eminilio Desclame,

No obstante esta impugnaei6on del "patriarca de las letras
cubanas", creemnos que existi6 el casicato de Ornofay: pri-
mero, porque Colo6n habl6 de el; segundo, porque el nombre
guard senejanza con las voices indigenas, especialmente su
criiiinaci6in "ay", con la que aun nonminamos un rio y un
barrio de la zona trinitaria, y Pedro Mirtir de Anderia men-
ciona el "ay-ay" como la "Isla de las tradiciones indias, que
se creek sea Santa Cruz", segun adinite el propio Bachiller. Y,
tercero: porque en la topon6mina nuestra ha perdurado al
nombre en la gran ensenada de Ornofay, que algunos llaman
Ana Maria, en el mismo sitio donde se asegura que estaba el
casicato.
En cuanto a Mag6n, si creemnos con Bachiller que no
existio, ya que el vocablo es oriental, no indigena cubano y
la tradici6n no lo ha perpetuado en nuestra topon6mina,
como nosotros le henos llamado.
A nuestra vez impugnamos el casicato de Jagua. Afir-
manios que existi6 el poblado indigena de Jagua cabe a la


-44-










balia de ese nombre; pero jams constituy6 casicato alguno.
Jagua perteneci6 a Guamuhaya, como probablemcnte ocurrio
a Mag6n.

El casicato de Guamuhaya se extendia desde el final del
de Habahnaba hasta el comienzo del de Ornofay, o como
hoy diriamos desde donde finiquita la peninsula de Zapata
hasta la fracci6on occidental de Sancti Spiritus.

Comprueba clara y terminantemente la inexistencia del
casicato de Jagua la Carta de Relaci6n de la Conquista de
Cuba enviada per Diego Velahizquez al rey de Espafna en
abril I9 de 1514, en la que al explicarle al monarca el sitio
elegido para la fundaci6n de ia Santisima Trinidad, se ex-
preso asi:
Dice que en el puerto dce Jagua, en la dicha provincia de Gua-
muhaya, a una legua d6el, ay un muy buen asiento, ribera (ie un
muy buen rio que se dice Azimo (quiso decir Arimao) de
muchas crianzas de todo ganado; y el sitio en muy bucna parte 6
muy sana al parecer, y que casi es en el medio de la provincia, y
ai 5, 6 7, 6 i 10 leguas de las minas; hizo sefialar y Irazar la
iglesia en la parte que convenia estar, y scnaio solarcs para las
haciendas de V.A., e la intitul6 dcl nombre de la Santisima Tri-
nidad.

Tan claro como Ia luz nmeridiana se ve que Jagua perte-
necia al casicato de Guamuhaya y que la margen del rio
Arimao, a una legua de Jagua, cabe a la cual se fund Tri-
nidad, estaba mediando casi la provincia; lo cual coniprueba
totalniente nuestro criterio respect a la inexistencia del ca-
sicato de Jagua.

II

SUS NOMBIRES
Es iniprescindible tratar del origen de los dos nombres
indigenas de este casicato, habida cuenta de que Sabana ha
sido voz muy discutida en micuanto a su etimologia y signi-


-45-










ficaci6n y por ende las dudas han envuelto a su derivado
Sabaneque.
Para algunos sabana no es palabra indigena sino corrup-
tela de la voz castellana sabana o savana. Entre ellos puede
i-Seiialarse al notable ge6grafo Jacobo de la Pezuela, quien en
su Diccionario Geogra'fico, Estadistico, Hist6rico de la Isla
de Cuba siempre habla de sdbana, no de sabana.
Pero van errados los que asi piensan: sabana es voz ne-
tamecnte indigena de America, a pesar de su semnejanza con ]a
espafiola, como lo dijo el P. Las Casas, refiriendose inci-
dentaliiiente a la fundaci6n de Puerto Principe manifiesta:

Si no se ha hecho, que la lagani en un llano muy grande dle
nias de diez leguas, que se llama alli sabana, que estara del dicho
puierto, donde desembarcaran cinco o seis leguas, para este efec-
to.." etc.

Tranquilino Sandalio de Noda march mars acertado en
este caso, al asegurar que "la palabra es de Cuba, Haiti y
aun de la Florida en ese sentido; los indigenas seminola
tienen Sabana; y en Georgia existe la ciudad de Sabana o
Savana que es el noinbre indio de la pradera"; aunque
anglizada ---decimos nosotros- al transformarla en Savan-
nah y pronunciarla Sevanah.
Al lihablar de Sabana, Bachiller concluye diciendo:

Denimestrese que es un error de Bergues, que tradujo a Buffon,
quien suporc que la etimologia de sahana, que pronuncia sabana,
consiste en la tierra quc se cubre de agruas y entonces parece una
saibaniia.

Para la Academia Espaniola, sabana es: Campoo, llanura
dilatada en America".
Pero el claro concept de lo que es la sabana en Cuba
nos lo da Estcban T. Pichardo en su "Diccionario Provincial
-Casi Razonado-de Voces Cubanas", al decir:


-46-









Stabana (larga ]a segunda silaha). Prado o terrcnio llano de
grande extension, naturalimente sin arbolado. Por lo coniun en
donde pasta los ganados; ofrece buen canmiro aun en tiempos de
lluvia, si el terreno es alto; pero se sufre el rigor del sol. La su-
perficie de estos pairamos regularmente esta s<'uhierta de arena
combinada con oxidos u otras materials, que los hacen est4riles,
sin inmas que Espartillos, Yalmnas, etc., y algunos Guanos, Yana-
gicyes, Peralejos, etc. La salbaua se refiere siermpre a una superfi-
cie grande; algunas he visto que hliacenri horizontes; pues siendo
menor se titula Seabanilla, si mis reducida Sabmznazo; si solanicnlc
un area pequenia, Sabaneton.

Sabana es pues, voz indigena de Cuba. Haiti y Estados
Unidos. Su dimiinutivo, netamente indigena cubano es Sa-
baneque, la terminaci6n eque seihalaba ese diminutivo entire
los siboneyes.
He aqui el origen de los nombres dados al casicato indi-
gena cubano de que nos ocupamos. .Por que se los (ieron?
Basta con observer el territorio ocupado por el casicato
en studio y que comprendia desde el oriented del termnino de
Matanzas hoy, hasta mais de la nimitad del de Moron, para
saber que era en su generalidad terreno llano; puies si ex-
ceptuamnos las alturas de Camarioca, Sierra Morena, J hma-
gua, Bamburanao, Matahaimbre y Jatibonico, las trees pri-
meras de las cuales estAn suniamente separadas entire si
comprobaremos que son muy pocas en relacion con !a lon-
gisimna lengua de terreno que formaba el casicato en cuesti6n;
a mas de que, a su mediodia contemplaban ellos las enormes
montafias del macizo central que cafan dentro del vecino
casicato de Cubanacain (Centro de Cuba), y hacian duro
contrast con la general llaneza de Sabana.
Sabaneque es, seguin ya se ha dicho, diminutivo de
Sabana. ,Lo emplearian para denotar las fracciones en que
quedaba dividida la llanura al ser interrumpido cada trzino
por las elevaciones de referencia? Es lo mais probable.


-47-










III


UBICACION Y TOPOGRAFIA

Segun se ha dicho ya, el casicato de Sabana era minuy
dilatado; corricndo por el norte, desde donde terminal la
balia de Matanzas-que pertenecia a Habana-hasta una
fracci6n de lo que es hoy termino municipal de Mor6n, en
Cantagiiey; y por el sur lindaba con el de Cubanacan (que
ocupaba casi todo el centre de las hoy provincias de Matanzas
y Las Villas), una pequefia fracci6n del de Guamuhaya y
con el de Ornofay.
Aceptando esos linderos, pudieramos calcular que el
casicato tenia unos diez mil (10,000) kil6metros cuadrados
de extension; constituyendo con los de Guaniguanico y Ca-
inagiiey, el triunvirato de los mayores.
Su costa entera cama en la segunda zona cayosa del norte,
a la que col6n denomin6 "Jardines del Rey", en honor a su
monarca, y los cubanos le ban dado los nombres indigenas
de los casicatos a cuyo frente se hallaban: Sabana-Camagiiey.
Ese archipielago estai formado por dos series de cayos e
islas cuyo nfinero puede calcularse en unos 1,480, hallan-
dose mmis desparramnados en la primnera series que en la se-
gunda.
Aqu'lla I llamiiada de Sabana, emipeza en la Peninsula de
Hicacos (la extreinidad mais septentrional de Cuba, hoy con
la heriiosisitria playa de Varadero) al noroeste de Cardenas
y terminal en el septentri6n de Las Villas, en los cayos de
Santa Maria.
Destacansc en ella los siguientcs: Piedra, Diana, a la
entrada de la bahia de Cardenas, Cruz del Padre, el mas
,eptentrional; de las Cinco Leguas, que forma la tipica
"bahia a dique" de Santa Clara y que nosotros hemos Ila-
mado de Marti; Bahia de Cadiz, Blanquizal, Verde, Sota-
vento, Barlovento., Hicacal, Esquivel del Sur, Cristo, Iguana,
Cayo de la Cruz y Mariposa, entire los que pasa el Canal


-48-







de Maravillas, con su boca de Maravillas al norte, que da
entrada a la bahia de Sagua, donde estai la Isabela, con su
Punta de Sotavenrto al norte y al este la descmboeadura y
estero del rio Sagua la Grande.
Siguen los numerosos cayos Dromedarios, Lanzanillo,
Pajonal, Cayo Medio, al centro de las Bocas de Marcos, que
dan entrada a Sagua la Chica; Fragoso, Cayos de la Viraz6n,
Fifa; Franc6s, que sefiala la entrada a la Bahia de San Juan
de los Remedios; siguiendo los cayos Cobos, al sur de &stos
los de la Herradura, a los que suceden los de Santa Maria.
En este litoral destaicanse las puntas de Hicacos, Uverot
Higuereta, Guaisi, Gorda; y Brava, al este de Caibtarie1.
La segunda series llamada de Camnagiiey, cormienza en los
cayos Martinez y Cortiso y terminal en la Isla de Sainbal,
junto a Nuevitas.
Este Archipielago de Sabana.Camagiiey da lugar a la
formaci6n de niuchlos puertos o bahias de los llainados "a
dique", que casi siempre estan representados por una isla
cercana a la costa y que ayuda notablemcnte a la formaci6n
de los mismos, que aunque no tienen la uniformidad y valor
de los puertos normales, de todos modos prestan gran ser-
vicio al comercio maritimo. El mejor ejeiiplo de ella es la
de Santa Clara.
Tambien habemos dentro de los limits del antiguo ca-
sicato de Sabana un tipo especial de laguna, que toma iel
nombre de albufera por su comunicacion con el mar, nos
referimos a la de La Leche, que la isia de Turiguan6 ayuida
a formniar al norte de Mor6n, y que indudablemente delbe
haber prestado gran servicio a nuestros indigenas.
Merecen citarse en esta costa las lbaiiias de Flameco,
Sierra Morena, Carahatas (Caraijatas) y Saga hla Grande, al
oricnte de la cual hay dos de taimanio considerable, innomi-
nadas. Al este de la ultima de ellas esta Sagua la Chica, con
la desembocadura del rio de su nombre, que cae casi en la
Bahia de San Juan de los Remedios. Los cayos Fragoso y


-49









de la Viraz6on forman esta bahia, en cuyo interior Cayo
Conuco ayuda a formar, al oeste, con Punta Gorda, la En-
senada del Tesico, hasta 1830 puerto de la antiquisima ciu-
dad de San Juan de los Remedios; y al este, con Punta
Brava, la bahia de Caibarien. Siguenle las de Buenavista y
de Los Perros, que ayudan a formiar las islas de Coco y
Romano, terminiiando el norte del casicato con la fraccion
occidental de la de Jigiiey, que tambien dibuja esta filtima
inisula.
Senala este litoral como puntas importantes las de Ca-
,uanes y San Juan.




Segiin se ha dicho ya, el suelo del casicato era en lo
general, Ilano; aparte de las lomas de Camarioca, solo se
destacaban en 61 dos grupos montafiosos que forman parte
de la cadena septentrional y que conservan ambos sus nonm-
bres indigenas. El mas pequenio, de Jumagua, al que co-
rresponden la Sierra Morena y las lomnas de Jumagua, ambas
al oeste de Sogua la Grande, y el de Sabana o Sabaneque,
al que pertenccen las sierras de Bamburanao, Matahambre y
Jatihbonjico, ninguna de ellas notables. En cainmbio posela muy
buenas aguadas, formnnadas por multitud de arroyos y algu-
nas corrientes de consideration.
Deben sefialhirse entire ellas los rios Camarioca, Guama-
taro, Jucaro y San Ant6n, desembocando los dos iltimos en
la hoy bahia de Cardenas; el de La Palma. que surgiendo en
la llanura de Col6n, lo hace en la enorme )bahia de Santa
Clara (Marti para nosotros).
El Sagua la Grande; nace como desagiie de la Sierra del
Escanmhray (que pertenecia al casicato de Cubanacan) y
discuirrc hoy por Santo Domingo, Sitiecito y la importanti-
sima ciudad de su nomnbre, que bana y heriniosea en buen
trecho, yendo a desembocar al este de la Isabela.


-50-










Su curso es pues, de mas de 150 kil6metros y era el
mas largo y caudaloso del casicato. Sus dos afluentes, el oc-
cidental, Jiquiabo y el oriental Yabhu, conservan intactos sus
nombres indigenas.
En el mismo valle y a unos cuantos kil6metros mais, hacia
el oriented, se desliza el Sagua la Chica, menos caudaloso y
mais corto, pues tiene s6olo unos 100 kil6metros. Nace en la
Sierra del Escambray, y corre rectamente hacia el norte,
yendo a desembocar al borde de ]a gran Bahia de San Juan
de los Remedios; presentando alli bellisimos parajes y un
buen estero que comienza en El Santo.
Cuenta con un magnifico afluente, el Camajuanir, que
naciendo en el termino de Zulueta discurre por el valle de
su nombre, hermoseAndolo y fertilizindolo, para, a una
altura no muy notable, desembocar en el Sagua la Chica.
Sigue hacia el naciente, el Jatibonico del Norte, que sur-
ge en la falda meridional de la Sierra de Jatihonico, en los
llamados Regaderos de Palmaritos, y atravesaindola subte-
rraineamente va a desembocar en el mar.
Y ya, en la hoy Provincia de Camagiiey, fracci6n que
formaba parte del Sabana o Sabaneque primnitivo, hallamos
el rio de Los Perros, que por bafiar ahora la poblaci6n de
Chambas, adopta eambien este nonbre; y por ultimo el
Yana, poco caudaloso a pesar de sus multiples afluentes, que
desagua por el este de la Albufera de Mor6n, cuya salida
noinina.
Por lo que acabamos de exponer vese cuin pobre va
quedando la topon6mina indigena y penoso es ignorar en
la actualidad cuiles fueron los nombres siboneycs de esos
sitios, que los ostentan espafioles.
Ya, ni en su nomenclatura, esa ticrra es la sombra de
aquel enorme casicato que fue refugio de los castellanos en
los dias aciagos en que el hambre azotaba de continue y el
sofocante calor de la llanura camagiieyana les obligaba a


-51









buscar parajes fertiles y aereados que llenaran sus exhaustos
vientres y brindaran frescor a sus sudorosos rnuisculos.
Es la topon6mina indigena, fuente la mrnas pura de cu-
bania; con ella parece quc se oye silbar al siboney y que su
raza grita para vindicar sus arrebatados derechos.
Cada noinbre indigena nos semeja un franco tirador
contra la irrupcion de anglicismos que nos asfixia.
Por su defcnsa trabajamos con fe y entusiasmo en una
"Contribud.ion a un diccionario de voces indigenas de la
topcoflirna ciubana", que aprisione alli unos cuantos miles
de ellas para, con el refuerzo de su autoctonia, dar fijeza y
estabilidad a la Patria.
0 se ,resiste la invasion extranjera de vocablos o dejamos
quebrar la nacionalidad. "Injertese en nuestras replicas
el miundo; pero el tronco ha de ser de nuestras repuiblicas."
Cumrplir ese sabio y patri6tico aforismino nimartiano, es nuestra
ieta. A ella llegaremnos.



Veamnos pues, coUno el casicato de Sabana o Sabaneque, a
pesar de las sabanas que le dieron nombre, era no s6lo exten-
so sino hello y fertil, con aquella fertilidad virginal que
hiall6 en casi toda la Isla el conquistador y que arranc6 de
los labios dcl Almirante la frase que la sintetizaba: "nunca
tan hermiosa cosa vido, lleno de Airboles, todo cercado el
rio, fernosos y verdes, y diversos de los nuestros, con flores
y con su fruto, cada uno de su manera". .
Calcidletinos ahora c6mo estarian aquellos bosques in.-
talad()s auin; los rios alimentados con las iluvias mis perti-
naces y copiosas, y su suelo sin otro cultivo que el de la mnano
pr6diga de la naturaleza!
Tenian pues, los habitantes de tan enorme casicato, me-
dios excesivos de vida, como en aquella "idichosa edad y


-52-







siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron noiiihre
de dorados!" Pero, sobre todo para giwnatj ttabeyes y
siboneyes, el medio no podia ser mas propicio: caza en
abundancia, los papagayos se minultiplicaban a milloiines y los
peecs y crListaceos constitufan las mais faciles de las press.
Recordemos la visit de los castellanjios a Carajate. quie di6
pabulo al frugal Padre Las Casas para nominarla "Casa-
IIarta", "porque fue cosa maravillosa la abundancia de
comidas de muchas cosas que alli tuvieron, de pan y caza,
y sobre todo de papagayos, que si no me lie olvidado, en
obra de quince dias qiie alli estuvieron, se comnieron imas
de diez mil papagayos, los mas hernosos del mundo, que
por alguna manera eran lastima mnatallos; y estos tomaloan
los ninios subidos en los Airboles.."
Hemos hecho esta descripci6n geogrAfica del casicato,
porque su topografia y riqueza natural, como las de toda
Cuba, ejercieron notable influencia en el character y habito
de sus rnoradores, segun veremos en el curso de esta mo-
nografia.

IV
RAZAS QUE LO POBLARON

a) El Homo Cubensis.-Mucho se ha discutido sobre
la existencia del Homo Cubensis, una especie del gt6nero
Homo, distinta de todas las demos y no descendiente de los
antropomorfos, sino del Diprothomo del comienzo de la 6poca
pliocena. No obstante los profundos studios realizados y
las opinions que se inclinan a career en la existcncia en Cuba
de ese hombre primitive, la tesis no puede aceptarse mis que
como simple conjetura y sin una base real y fuerte que nos
permit aseverar la existencia de ese tan antiguo compatriota.
b) El Auanabey.-Los indicios que existen sobre una
cultural anterior a la guanajatabey, y que el sabio doctor


-53-








Fernando Ortiz ha llamado auanabey, son amn tan intipreci-
sos, que no podemos aceptar la tesis mientras la misma no
sea reforzada con pruebas de que hoy carecemos.
Desechadas pues, la existencia del Homo Cubensis y del
auanahey, pasaremnios a ocuparnos de las distintas razas, abo-
rigenes o no, que poblaron el casicato de Sabana o Saba-
neque.
c) El Guanajatabey.-E1 habitante mais antiguo de
Cuba y de este casicato, lo fue a nuestro juicio, el guanaja-
tabey. La fecha de su arribo a la Isla no se conoce, pero
debe haberse efectuado hace miles de anios.
eDe que tronco procedia? No lo sabemos, aunque nos
inclinanmos a career quie tambien era oriundo de Sudamerica,
ya que su idioma es radicalmente distinto a los de las razas
n6rdicas, y si bien existen ciertas diferencias con los de
origen aruaco, por ser el m iAs aglutinante, mnenos flexible, en
una palabra, mias primitive que los otros, ello se debi6 a la
6poca tan antigua en que el Guanajatabey einigr6 del Conti-
nente y al aisliainiento en que se inantuvo durante su estancia
en Cuba y Haiti, sin que pueda afinuarse que brot6 de
fucnte distinta a la que mano los dialectos tauino y siboney.
Tan desconocidos eran de los espafioles que Velazquez
en su Carta de Relaci6n del 1514, al hablar del naufragio
de un bergantin en las costas de la hoy Provincia de Pinar
del Rio, se expresa asi:

E otros 36 hombres imurieron de amhrbe los 9 dellos, y los 27
hombres y dos mUgeres, que qucdaron vivos, Relcgaroni a la punta
de una provincial, que se dice Giianiguanico, y se fueron A casa
de ui cacique, que no se sabe como se llama, y los recibio 1ien,
y por su rescate les di6 de corner, y despues se fueron 'i otro
piiclio, donde robaron A algunos dellos y los quisieron malar"...

Segfin los sabios cubanos que integral el Grupo Gurnai
nombre que adoptaron para perpetuar la memorial del re-
belde casique taino, doctors Rene Herrera Fritot, Oswaldo


-54-









Morales Patinio y Fernando Royo, en su brillante informne
aprobado por la "Reuni6n en Mesa Redonda de Arque6logos
del Caribe", celebrado en Habana en septiembre de 1950,
el guanajatabey pertenecia al period cultural de la concha;
siendo su artefacto caracteristico la gubia. Su cranieo sin
deforrmar, grande, 1.382 c.c., Lipsi, sub-braquicefalo, en-
contrado en Guayabo Blanco, Peninsula de Zapata, por el
ingeniero Jose A. Coscuelluela y a lo que dcbi6 ser denomnina-
do "Hombre de Cosculluela", daba el tipo cultural mais
atrasado de nuestros aborigenes.
Eran ellos n6madas y trogloditas; huiiian el contact de los
demis hombres y especialmente de los colonizadores.
Poblaron todo el Archipi6lago y en cuiianto a Sabana o
Sabaneque, lo hicieron preferentemcnte en iuna pequefia
porci6n occidental del mismino, que corresponde a la hoy
provincia de Matanzas.
Vivian exclusivamente de la caiza y la pesca y gradual-
inente fueron retiraindose hacia occidente, donde se h allaban
en su inayoria recluidos cuando comenz6 la colonizaci6n
espanola. Los casicatos de Guanjacabibes y Guaniguanico,
fueron los iltimos restos de su incipiente organizaci6n po-
litica.
d) El Siboney.-Ya casi todos los autores estairi de
acuierdo en el origen aruaco del siboney, que procedente de
las costas venezolanas lleg6 a las Antillas Mayores usando
como paso las Menores.
Es 6ste el indigena que de veras arraigo en nuestro Ar-
chipielago, por ser mias adelantado (aunque menos ftierte
que el guanajatabey) gracias al contact que tuvo con los
pueblos convecinos, principalmente los de las Yucayas y
Haiti, donde liamaban "siboney" a todos los habitantes de
Cuba, asi fueran guanajatabeyes o tainos.
Ocupa el II period cultural o de la Piedra (srcgun el
Grupo Guanai); habiendo sido sus artefactos caracteristicos:
la gubia, bola y daga.


-55








Sus restos mais tipicos fueron hallados en Pico Tuerto
del Naranjal, Cayo Redondo y Soroa. Su craineo, sin defor-
mar, era meso sub-braquicefalo, con un peso de 1.165 c.c. y
se le ha denominado "Hombre de Montane" por el hallazgo
que hizo este anLrop6logo en Pico Tuerto del Naranjal, ter-
mino de Sancti Spiritus.
Los siboneyes son los legitimos cubanos precolombinos.,
pues llegaron al Archipielago siglos antes del descubrimiento,
procedentes de la raza aruaca sudamericana, y se adueniaron
de nucstro territorio, habitaindolo hasta su externiinio total.
Solo cincuenta aiios antes de la llegada de Col6n fueron
dominados por los talnos, que procedentes del mismo tronco
aruaco- mantenian con ellos gran semejanza de idioma, reli-
gi6n y costumbres, hasta el extremo de convivir pacifica-
mente ambas razas, si bien la conquistadora, como insi
cult, redujo a los miembros de la otra al concepto de sir-
vientes, como la afirinmo el P. Las Casas.

Este, y casi todos los conquistadores, escribieron la pa-
labra ciboney, asi, con "c", de ahi que, por prelaci6n nues-
tros arque6logos la escriban de idenitica nianera. Nosotros,
tomando al siboney como el prototipo del cubano, la escri-
bimos eon "s", ya que la "c", si bien es muy espafiola, no
la creemos con la misma influencia en los dialectos abori-
genes, coato contra el criterio de Alfredo Zayas, lo enten-
dicron Felipe Poey, Esteban Pichardo y Antonio Bacbiller y
Morales, siendo adectius nuestra tendencia a pronunciarlia
con "s", no nos parece lo1gico que el simbolo de la cubania
se escriba con "c".
Vivian los siboneyes de la caza, la pesca y de una agri-
cultura muy rudimientaria; comian pues, tortugas, moluscos.
pieces, aves y alguna que otra plant y sus products.
Poblaron cllos en todo el Archipielago y especialmnente
en la region oriental del casicato de Sabana o Sabaneque, en
cuya franja norteina han sido encontrados, residuarios, sore


-56-







todo en los cayos nor-orientales de Caiharien, algunas de
cuyas piezas fueron donadas por el Grupo Guama- al Museo
de Remedios, que con orgullo las exhibe en sus vitrinas.
Pero su cultural se conserve con mas pureza-como con
acierto asevera el Dr. Fernando Portuondo-en las tres
provincias occidentales y en la zona meridional de la Isla,
que comprende desde Cienfuegos hasta el inicio de la Ense-
nada de Guacanayabo.
e) El Taino.-La palabra taino en ese dialecto signi-
fica pacifico, y se llamaba asi al iltimrno en tiempo y primero
en cultural de nuestros aborigenes.
Pertenecia el en la clasificaci6n del "Grupo Guarani"
al period III, cultural del barro o alfareria; siendo sus ar-
tefactos caracteristicos, el "hacha petaloide" y las vasijas
de barro".
Su crAneo, con un promedio de 1.435 c.c., tenia defor-
macidon tabular oblicua, lo que di6 lugar a que durante todo
el siglo XIX se le considerase como caribe, hlasta que estu-
dios de los modernos antrop6logos descubrieron la diferencia,
y clasificaron rectaniente amibas razas.
Los principles residuarios tainos fueron ihallados en
Baracoa, Banes, Mor6n y Cienfuegos.
Este tercer grupo cultural no ha sido nominado por los
sabios del "Grupo Guaani" y nosotros hemos propuesto se
le design "Hoilbre de Col6n", en honor al ilustre nave-
gante, a quien cupo )a gloria de ser el primero eni verlo y
cxaminarlo.
iNo obstante ser los tainos los mas adelantados de nues-
Iros aborigenes, su agriculture era sumamente rudimentaria.
Reduciase al cultivo de la yuca, e] maiz, que ellos llaiimaban
mais y el boniato o buniato. La "o" de ellos, como hla de
los siboncycs, daba un sonido de "ou", de ahi ique unos








cronistas lo tomaron por "o" y otros por u", diciendo res-
pectivamente boniato o buniato.

Primitiva era del propio modo, su industrial, reduciendose
a la elaboraci6n del casabe o casabi, como le laniaban los
cronistas, especie de pan de yuca; y del maiz, con el que
hacian otra variedad de aquel.

En alfareria fabricaban multitud de objetos, entire los
que se destacaban las cazuelas con asas zoomorfas, que hoy
se exhiben en casi todos nuestros museos.

Sus jefes se llamnaban casiques y sus segundos nitainos;
al paso que sus guerreros eran los hequitts, nabormis los
trabajadores agricolas y behiques sus sacerdotes

Los tainos procedian tarnbien dcl tronco aruaco del que
venian los siboneyes, y segtin Cosculluela:

Todo hace pensar que los tafnos eran una rama desprendida
ide la familiar caqucitio, por sus analogias etnograficas y su or-
ganizaci6n social; llcgaron a Puerto Rico durantc el siglo XITI y,
despues de estal)blecilos en esa Isla pasaron a La Espaiiola soju.-
gando al sihoneiwy, tal como relatan las cronicas que hicicron luego
en Ciba. En La Espafiola fundaron el primer cavicato taino,
Juragua, en la rei6nii surocste de la isla, y sosuvieron reijida
guerra con los silioneyes del Cibao, que ocupahan la region del
Magua ia.

Afirmaba el Obispo de Chiapas que llegaron a Cuba solo
cincuenta anios antes del descubrimiento y su iniflujo cultural
se sinti6 mis hondamente en las tres provincias orientales,
si slIvainos la zona meridional comprendida desde Cienfuegos
al inicio de la Ensenada de Guacanayabo.
Mantuvieron siempre fntimo contact con los de su miis-
ma raza que habitaron en Haiti, de los cuales recibieron los
valientes casiques Hatuey y Guamia, muertos ambos en su
rebel dia contra los conquistadores.


-58









f) El Maya.-En un interesante studio sobre los Ma-
yas, el Dr. Oswaldo Morales Patifno ha llegado a la conclusion
de que:
Fueron trafdos a las Antillas, en el pcrfodo de tempo corn-
prendido desde la conquista hasta 1565 por lo mnienos; y, despues,
en 1847, cuando la llamada guerra de castas, proporcion6 otra
oportunidad para que los rcmitieran a Cuba. Hay un intervalo
muy largo de 272 aiios entire una y otra fecia, pero en la segunda
epoca los indios llegaban a Cuba solamente ide Yucatain.

De esos que trajeron los espafnioles a Cuba mediando casi
el siglo XIX, de s'eguro que various habitaron en el territorio
que ocup6 el casicato de Sabana o Sabaneque, ya entonces
termino de Remedios, pues en esta ciudad hemos hallado
varias piedras de asper6n gris, muy propios de esa zona, ta-
lladas en forma de metates mniejicanos, que unicamente la
pericia de esos mayas, yucatecos, pudo haberlas labrado con
tanta paciencia corno habilidad.
Tambien nos quedan algunos vocablos mayas en nuestra
topon6mina, confirmaci6n de la tesis del Dr. Morales Patifno
sobre el paso de aquellos indigenas mejicanos por nuestra
tierra.
SYNOPSIS
Habitaron pues, el casicato de Sabana o Sabaneque: pri-
niero los guanajatabeyes, relegados casi totalmnente a la Pro-
vincia de Pinar del Rio cuando comenzo la conquista de
Cuba por Velaizquez; no dejaron huella alguna de su paso
por Sabana.
Siguicronle los siboneyes, verdaderos duefios del territo-
rio durante muchos siglos y cuya serial de permanencia ta
quedado en todo el casicato, con los topon6minos que ain se
conservan y los nutridos residuarios hallados en los cayos
finales del Archipielago de Sabana, ricos en craineos y obje-
tos tipicos de la raza.
El tercer lugar lo ocupa el taino, que se aduefio del
casicato, excepci6n hecha del extremo occidental, al que no


-59-










llegd en su liimlitada conquista, interrumpida por la coloni-
zacion cspafiola.
Conivivieron sin embargo, dominadores y dominados, los
primeros como amos y en concept de sirvientes los otros,
sin que esa forma social llegara a constituir uiia verdadera
esclavitud, lo que impidi6 la semejanza de idiomnas y ia-
bitos debido al comiin origen, seguin se ha expucsto ya.
Los inayas s6lo de paso estuvieron en Sabaneque, con
los legados ya dichos.
Ni haInmanos (hanAbanos), ni macorijes cruzaron por
el territorio de Sabana, dcdicados ellos a defender sus pre-
carios casicatos formados luego de la irrupci6n espanola en
Haiti, no tuvieron tiempo ni fuerzas para nuevas conquistas.
Los caribes tampoco habitaron aquel suelo, aunque no
dejarian de realizar alguna excursion piritica por el mismo,
matando hombres y secuestrando mujeres, que llevban a sus
pequeias islas antillanas; imujeres que gritaban jtaumos!
;t(ainos!, cada vez que vefan a un espafiol. queriendo decirle
que eran pactficas sedientas de justicia, lo que no podifan
comprender los conquistadores, asombrados de que las hem-
bras parlasen idioma distinto al de los que ellos suponian
legltimos y cariiosos maridos.
Hlie aqui, en apretada sntesis, 1o que es siempre la na-
turaleza: el fuerte sojuzgando al debil; el eterno reparto
del le6n, que no desaparecerai mientras el espiritu no venza
al cuerpo, con el Anico inedio a su alcance: la cultural.
'V

SUS PRINCIPALS POBLACIONES
Nadie ha podido seiialar auin con precision, el nimero
de indigenas con que contaba Cuba al comienzo de la colo-
nizaci6n espanola. Los sefialamientos de cifras oscilan en-
tre 100,000 y 600,000. La diferencia pues, entire amnbas es
notable.


-60









Casi cuatro siglos y medio de distancia -destinados los
dos primeros a sojuzgar una indiada indefensa y debil que
acab6 por fenecer- borraron en gran parte las huellas que
dejaron nuestros aborigenes, imipidiendonos hacer declara-
ciones categ6ricas respect a su innimero y al de sus pobla-
ciones.
Ello no obstante, tras algunos anios de studio de lo que
nosotros hemrnos llamado la toponomina en vez de toponimia,
a los efectos de estos trabajos sobre indigenismo, nos han
inclinado bacia la tendencia de los que suponen la mais alta
poblaci6n primitive.
Hay que tener muy present que las tres razas que po-
blaron a Cuba, convivieron entire si largos periods; los
guanajatabeyes y siboneyes, por siglos enteros y por uno, al
menos, los tainos con los anteriores.
Ni las conquistas de los siboneyes, ni la de los aruacos
ultimamiente llegados, fueron cruentas; ni siquiera crueles.
Algo mais cultos los ultimos se impusieron a los anteriores
por la fuerza o la persuasion, pero dejando siempre vivir
a los vencidos "como sirviente y no como esclavos", segun
afirmaci6n categ6rica del P. Las Casas.
AniiAdase a esto la emigraci6n constant de haitianos y
jainaicanos hacia Cuba apenas comenz6 alli la colonizaci6n,
como lo prueban las creaciones de los casicatos de Hanaimana
y Macorije, para suponer que nuestra poblaci6n indigena al-
canzaba la mais alta de las cifras citadas.
S61o 1,500 poblaciones con un promedio de cttatrocientos
habitantes, unas con otras, nos dan los 600,000 antes in-
dicados.
Recordemos lo pobladas que estaban las boy provincial
de Oriente y Cainagiicy; que s6olo en Caonao, seguni refieren
los cronislas, habia miles de indigenas cuando la "crudelii-
ma" matanza que con tanto dolor relata el Obispo de Chiapa,
quien en su memorial sobrc "Remedios de las Indias" a fin
de evitar el transport de yucayos o lucayos a la Espafiola,
manifiesta:


-61-






.. by por traellos mataron en ella dellos inms de treinta y cinco 6
cuarcnia mil Aninas; de mantra que no les bast6 habcr despo-
blado unia tan gran isla y tan abundosa die genie, donde sc con-
taron mnial contados, un ciento y cien muil a ninas. sin los entonces
alzados, que no han dejado sino doce mil dellos, que agora hay,
sino quisicron despolar todas las otras vecinas dellas dc los dichos
Lucayos.

Es decir quie las Islas Yucayas con solo una extension de
unos catorce mil kil6metros cuadrados escasos, tenia una
poblacion de tinis de cien mitl (100,000) almnas jcuAntas no
tendria Cuba con una superficie ocho veces mayor?
Sumemos a esto lo que dijo el propio Obispo de Chiapa
al hablar de los cibuneyes:

Tenifan us Reyes y se-iorcs, y sus pueblos de 200 y 300 casas, y
en Cada casa muchlos vccinos, como acostumbraban los de esta isla.

Recordemos tambi6n que eran grandes las poblaciones
de Baracoa, Maniabodn y Bayamnio y que fue ficil requisar
de alli y de Camnagiiey mil indios que acompanaran a Nar-
vaez, Grijalba y Las Casas en su exploracio6n de oriented a
occidente.
Los millarcs de topon6mtninos repetidos en montes, rios y
lugares contiguos a ellos, gritan muy a las claras la existencia
alli de una poblaci6n indigena. Suimense esos millares que
la tradici6n nos ha legado y calcuIlense, afiadiendolos luego,
los que los cuatro siglos y medio transcurrido nos han bo-
rrado y verse como nuestra tesis no result exagerada.
Muchos arque6logos creen escasa la poblacion juzgando
por la escasa existencia de cementerios indigenas o "caneyes
de muertos", comio mais comuinmente se les llama; pero no
se olvide que la labor destructora ha durado mias de cuatro
siglos y que esa destrucci6n no solo ha sido obra del hombre
sino tambien de la naturaleza. En la generalidad de los casos
ningiin resto human dura mais de un siglo sin desaparecer o
reducirse a cenizas. VWase en cambio como han perdurado


-62-






los miles de topon6minos; con una pohlaci6n exigua no
podrian existir tantos millares de ellos. No ignoraminos que
muchos han sido puestos por los espafioles; pero ateniendo-
nos solo a los puramente indigenas, faciles ya de conocer
dado el adelanto actual del indigenismo, puede mantenerse
el criterio expuesto. Prueba al canto es la de que en las pro-
vincias nias pobladas por los espanioles es donde iias se
han conservado los nombres indigenas, porque la tradicion
es mias fuerte en los lugares densamente pobllados que en
los que no lo estain de ese modo; el nombre desaparece con
el hombre y con el se mantiene.
Si a nosotros se nos permitiera hacer un caIculo tomando
como base los toponiminos hallados en cada provincial. diria-
mos que los casicatos de Pinar del Rio tendrian unos 40,000
habitantes; 90,000 los de Habana; 50,000 los de Matanzas;
120,000 los de Las Villas; 100,000 los de Camagiiey y 200,000
los de Oriente, que eran los mfis nuinerosos y poblados.
De acuerdo con esta hip6tesis, al Casicato de Sabana, que
ocupaba aproximinadamente unos 10,000 kilomnetros cuadra-
dos de las provincias de Matanzas, Las Villas y Camagiiey,
pueden calcularse unos 50,000 habitantes, distribuidos en
unos ciento veinte y cinco (125) poblados.
No obstante lo extenso y habitado del casicato, parece
que en el orden de la administraci6n political no tenia gran
importancia, ya que Velaizquez en su Carta de Relaci6n afir-
ma que la provincia de Sabaneque "estaba sujeta a la prin-
cipal de Camagiiey" y ademnas no menciona el noimbre de
su casique, comno no lo hizo ninguno de los cronistas de
aquella epoca, ni los posteros. Pero ello parece logico si re-
cordamos que los casiques cuyos nonibres ha recogido la
historic, fueron los rebeldes, de los sumisos apenas se ha
hablado; y Sabana y Carajate dieron pruebas no s6lo de
sumisi6n al conquistador sino de la mayor hospitalidad y
generosidad para con el mismo.
No varnos a mencionar la centena larga de pueblos que
los topon6minos acusan y a que antes hemnos heclio refe-


-63







rencia, nos reduciremos tan s6lo a mencionar una treintena
de ellos, que se destaco claramente y que tan perennc huella
ha dejado entire nosotros.
Comenzaremos el recorrido partiendo del naciente del
casicato de Habana, para llegar al poniente del de Camaguey.
En primer termino hallamtnos a,
CAMARIOCA:-Nombre tipicamnente indigena en las pro-
ximidades de las alturas llamadas Tetas de Camnarioca; un
rio en cuyas margenes se halla el pueblo, y el corral mer-
cedado a Antonio Recio en agosto 26 del 1658, que como
casi todos los de nombre indigena, lo recibio del poblado
aut6ctono para legarlo luego al castellano.
GuAIMARo:-Sierra, y corral mercedado a Luis de Soto
en febrero 19 del 1622 y nonibre de un barrio y central
azucarero, ubicados en el mnunicipio del propio nombre.
JUCARO:-Surgidero en la bahia de Cairdenas y caserio
en su embarcadero; esa zona llega hasta el hoy ternino de
Marti, donde utin rio nombrado asi, Juicaro, derramna en la
laguiiria que nomina, para salir de ella runimbo al norte y
desembocar en la enorme bahia a diquie de Santa Clara, per
nosotros llanada Marti.
GUANAJAYABO:-Voz siboncy con su subfijo abo, que
significa abundancia del sustantivo que le precede.
Denoniina el lugar donde estUivo luego el pueblo de El
Rccreo, hoy MIxianio Gomez.
GUAMNUTAS: Sitio que hoy ocupa un poblado en el ba-
rrio de ese nombre, que tuvo el municipio de Marti hasta
el afio 1898, en que adopt el del MArtir de la Bija. Tambien
hay un hato en ese ternino, mercedado a Francisco Sainchez
Pererira en junio 16 del 1628.


Y nos encontrarios ya en el territorio que hoy ocupa la
Provincia de Las Villas, por nosotros Ilamada de Cubanaca]n
(Ccntro de Cuba). Aparecen en ella:


-64






CAGUAGUAS:-Poblado y barrio del boy termino de Que.-
minados de los Guines, con su corral; mercedado a Juan isainal
en diciembre 2 del 1641.
GUANABO:--Poblado y hacienda en el termino de San
Antonio de las Vueltas. Voz tipicamente siboney con su su-
fijo abo, indicador en este caso de la abundancia de guana;
airbol silvestre productor de un tejido fibroso que se usa para
tejer sombreros y hacer cuerdas rdsticas. (Fam. Magnolih-
ceas; esp. Liriodendron laggeta.)
GUANABANABO:-Hoy caserio y hacienda en el barrio
Charco Hondo, en el mismno tertiiino que el anterior. Voz
siboney indicando el lugar donde abunda el 'gnanaibano,
airbol frutal, indigena de todos conocido.
TAGUAYAB6N:-Rio, caserio, barrio y corral. Es una de
las mnas tipicas voices indigenas conservada con pureza y casi
la Anica de esa clase en Las Villas. En Oriente sc conservan
varias, como Maniab6n, de donde era el casique a quien
cant6 el Cucalambe.
CAMAJUANi:-Rio, valle, corral y ciudad cabecera del
municipio de su nombre.
GuANIJIBE:-Fundo, serventia y corral en el barrio de
Guadalupe, termnino de Zulueta, donde hasta una de sus
plazas conserve este nonmbre indigena.
BABACOA:--Fundo y caserio en el barrio Carolina, ter-
mino de San Juan de los Remnedios, y hacienda en este y
Caibarien.
En casi todas las provincias tenemos esta voz siboney,
que lleva como nombre la ciudad primada de Cuba. Unos
opinan que "bara" significaba "guerrero" y otros, como el
Dr. Velez, que indicaba "solo" o "soledad". "Coa" signi-
ficaba "altura", de modo que Baracoa indicaria "altura so-
litaria".
GUANi:-Bajo, rio, sabana, ci6naga, vereda, en el barrio
de Tetuian, terlnino de San Juan de los Remedios, y hacienda


-65








en este y Caibarien. Es el nombre indigena del zunzuin de
occidente.
Gi JEIBA:-Algunos escriben impropiamente Gi-eiva, ya
quo la "v" no era usada por nuestros indigenas. Fundo, y
corral mercededado a Bartolome L6pez en mayo 21 del 1593,
boy en el barrio de Buenavista, Remedios. A pesar de Ila-
marse Buenavista, judicialmente se llama Giieiva, nombre
que tiene el Juzgado Municipal de ese barrio.
JIQUIBU:-Rio, hacienda, en el barrio de Tetiian, termi-
no de Remedios, y caserio (hoy denoinado Rojas) en ese
termino y en el de Caibarien.
MAMEY:-Lonia, hacienda, caserio y barrio del termino
de Remedios. Es el nombre del Arbol cuyo fruto es tan
conocido como apreciado y de identico nombre.
CAIBARIWN:-Bahia, rio, corral, ciudad y municipio, nonm-
bre, que conserve intacta su terminaci6n indigena, adulterada
en cambio en Mariel, cuyo verdadero nombre es Marien.
JINAGUAYABO:-Ensenada, arroyo y corral, en el barrio
del Tesico, teritino de Caibari&n. Es voz siboney con sl
sufijo abo.
SABANA o SABANEQUE:-Capital del casicato de su nom-
bre y ai minas important de sus poblaciones. Estaba situada
aIl fondo de la Ensenada del Tesico (hoy termino de Caiba-
rien), a corta distancia del pueblo Carajate. En la pr6xina
8ecci6n hablaremnos extensamente de ella.

CARAJATE:-Los espanioles escribian "Carahate" (la pe-
nfitima luenga decia el P. Las Casas) porque la j" en el
siglo XVI tenia sonido de "y".
Rica poblaci6n indigena situada al oeste del Cayo Co-
nuco, en la Enscnriada del Tesico, hoy termino de Caibarien.
Tanto el nombre como la ubicacimi de este pueblo indi-
gena han sido objetos de amplias polemicas. Nos ocuparemos
ahora del nonbre para mais adelante tratar de su ubicaci6n.


-66-







Hay una gran confusion entire Carahate o Carajate, que
es el verdadero nombre del poblado indigena que estuvo si-
tuado al oeste del Cayo Conuco, y CurahataIs o Carajatas,
que lo es de una bahia, un embarcadero, uin caserio y una
hacienda, situada la primera al norte y los demais al noroeste
del termnino municipal de Quemados dc Giuines.
Para Esteban Pichardo "Caratu o Carahata. N.s.f.--Ani-
inal paraisito de concha calcarea, que se encuentra sobre los
palos y piedras, como en la concha del carey, donde se fija
y la dana. (Gunlach)."
Acepta el criterio Constantino Suarez al decir:
"Carata.-Repite lo anterior y afiade: "Asi dice Pichardo
que lo asegura el Dr. Gunlach. Otros dicen Carahata".
Y al hablar de Carahata expresa: Cuba. f. El Animal pa-
rasito conocido hoy por corrupci6n por carata. Vease.
Para Julian Vivanco: "Carahatas, pueblo. Ara, horc6n,
puntal. Ata agujero, hueco."
jTendra relacion con lo que dice Gunlach, ya que el
parasito de referencia vive en los palos y puede que los
dafie como dice que hace en la concha del carey?
Bachiller y Morales confunde Carahate o Carajate con
Carahatas, al decir:

Carahaie.--Esta palabra es el noimbre de un pueblo dc Cuba;
pero como obscrva Gallatin, los nombres se convicrten en verbos
muy amenudo enii las icnguas indias; escrita en la forma inas
aceptada ioy Kartahate 6 Karajate es un vcrbo entire los tribess
de las indias mncnores, que significa engendrar. En la traduccion
del Evangelio de San Mateo se lee muclias veces en la gcncraci6n
de Adain asta Jesucristo.
Estaba situado el pueblo en donde hoy Sagua la Grande; y la
poblaci6n cuono en Venezuela, formada en el agua sobre horcones.
Se nombra en la hlistoria porque en dicho lugar fueron cntrcgadas
a los espafioles dos mujeres de su naci6n que salvaron con iun
lhombre, hacia rmucho tiempo, de ser asesinados en el punto lla-
mado la Matanza: pidi6la por susi mensajeros Las Casas, y alli le


-67-








llevaron en el acto al bohio 6 barbacoa que ocupaban en ]a hos-
pitalaria Carahate bien dentro del agua. Venian desnudas y como
no pareciera el cspafiol, les rccomend6 Las Casas que a su vuelta
lo ricorerla recorncndindoselo. A Carahate han convertido en
Casa Harta menos feliz que Ctirajatas que prevalecio6.

Segfin el Diccionario Manual Enciclop6dico publicado
por Saturnino Callejas, "Carata" es una plant de America.
Lo que a su vez corrobora Bachiller expresando que
Carata o Karata cs el maguey.
Y para Suarez, Jat, que los espafioles escribian Hata, es
"una especie de palmna que se desarrolla en los terrenos are-
nosas.
Vistas todas estas contradictorias opinions, coleginos
que Carahatas o Carajatas, y Carajate, son ambas indigenas;
pero de distinta significaci6n. La primera, espaniolizada y
transformniada en Carahata o Carata es, o bien el animal pa-
rasito a que se refiere Gunlach y aceptan Pichardo y Suairez,
o 1a plant denominada maguey, como dicen Bachiller y
Callejas, que pudo abundar en los sitios a quo di6 nombre;
el hecho de usarse siempre en plural confirunia el criterio.
Carahate o Carajate, quizas pudiera ser el verbo en-
gendrar a que se refiere Bachiller usado como nombre, Se-
ria Carajate una de las primitivas poblaciones indigenas
engendradora de otra? Coincidencia especial habria, ya que
ella engcndr6 tanibien una de las primeras poblaciones es-
pafiolas: Sabana o El Cayo.
CAvnBAo:-Rio, fundo y caserio en el barrio de Seibabo,
boy turiiuino de Yaguajay.
BAAMIBURANAO:-Sierra, fundo, corral, barrio y caserio
del iuismo termino.
SEIBAHO:-Rio, hacienda, caserio y barrio del propio
Yaguajay. En el dialecto siboney significaba abundancia de
seilas (ceibal, le llamaba Las Casas), arbol indigena, uno de
los ttims altos y hellos de Cuba.


-68-









GUAINAo:-Ernbarcadero, fundo, hacienda, caserio, to-
do en el barrio antes mencionado. Es tambien voz siboney
con el sufijo abo.
MAYAJIGUA:-Arroyo, corral y pueblo, en el barrio de
ese nombre, termino de Yaguajay.
CAGUANES:-Punta, ensenada, sierra y corral, todos en
cl barrio de Mayajigua del misino ternino.
JATIBONICO:-Sierra, corral y caserio en el barrio de
Mayajigua.

Y ya en la Provincia de Caunagiiey, termino de Mor6n,
se conservan comon mas imnportantes los tres siguientes:
MABUYA:-Caserio, barrio, y corral mercedado a Alfonso
Juirez de Figueroa, en abril 30 de 1593. Mabuya, significa
espiritu malo o sea el Diablo; asi como el nombre de una
salamanquesa o lagartija nocturna.
NAUYUI:-Corral y caserlo en el barrio de Chambas.
TURIGUAN6:-La hermosa isla nortena que ayuda a for-
mar la Laguna de la Leche, albufera que constitute el puerto
de Moron. Lugares esos los mas propicios para habitaci6n
de los indigenas, que de seguro gozaron con fruici6n suina
los primitives cubanos.
He aqui los TREINTA nombres ofrecidos, son ellos los mnias
tipicos de los dialectos hablados en el casicato.
El examen de cualquier diccionario de topon6uninos nos
dara los nominbres restantes de la centena y cuarto de po-
sibles cascrios indigenas, que confirmaran nuestra tesis. No
los sefialainos nosotros por no haccr nas extenso este tra-
bajo, con indole s6lo de bosquejo.

VI
LOS ESPANOLES EN EL CASICATO
El primer paso de Ia civilizaci6n castellana por el casicato
de Sabana o Sabaneque, no lo fue por tierra sino por mar.


-69-







Llevolo a cabo Sebastian de Ocampo al pasar por el Canal
de las Bahamas, cuando realizaba el bojeo de Cuba.
Hasta hace poco se habia creido que esa operaci6n tuvo
efecto en 1508; pero recientemente el Dr. Jose M. Perez
Cabrera ha sostenido con acierto, que por una real cedula
dirigida a Fray Nicolas de Ovando, el 14 de agosto del 1509,
como respuesta a una carta suya de abril 15 del propio afno,
en la quo habla entire cosas, de los motivos por los cuales
"Ovando no hubiese auin en esa fecha (15 de abril) acabado
de bojar toda la Isla", indica que aquella del anio 1508 no
era exacta. "Luego es preciso aceptar -dice Perez Cabre-
ra-, de acuerdo con las noticias de Oviedo, documental-
irnente confirmadas como pedia Guiteras, que el bojeo de
Cuba tuvo inicio entire el 15 de abril, fecha de la carta de
Ovando, y el 10 de julio de 1509, cuando don Diego Colo6n
se hizo cargo del gobierno de La Espafiola, y como dur6
ocho meses, sera preciso aceptar tamnbien una de estas dos
cosas: o que se acab6 a fines de 1509 o que tuvo trminino
feliz a principios de 1510.
Pero eso paso no fue advertido por los pacificos mora-
dores del casicato de Sabana, como lo fue por los de Habana,
en cuyo puerto de Carenas tuvo Ovando que carenar sus
maltrechas naves, luego de largo trayecto recorrido desde La
Espanfiola al susodicho puerto.
El segundo y mis important paso de los espafioles por
Sabaneque y su estancia en el casicato, lo fue finalizando el
afno 1513, cuando Panfilo de Narvaez como capitan, Juan
de Grijalba como segundo, con Fray Bartolome de las Casas
como capellain, seguidos por cerca de cien soldados y ser-
vidos todos por una mniriada de indios, cumpliendo or-
denes de Velahizquez partieron de Bayamo para explorer la
Isla y someter a sus moradores.
Antes de que esto ocurriera tuvieron los conquistadores
que luchliar various meses contra los tainos, que noticiosos del
nialtrato sufrido por sus congeneres en Haiti, se dispusieron
a la resistencia, comandados pot un excasique de Gualhaba,


-70-






en aquella isla hermana, denominado Hatuey, aunque Ve-
lizquez en su Carta de Relaci6n al rey, mas de una vez le
llama Yahatuey.
Lo superior de los armamentos espanioles, la presencia
de la yegua de Narvaez, la ignorancia de los indigenas y el
valor y la temeridad de los invasores, decidieron a su favor
la contienda, que termino con el inicuo suplicio del casique
rebelde.
Vino entonces la fundaci6n de Nuestra Sefiora de Asun-
ci6n de Baracoa (1512), la ciudad primnada de Cuba, al
oriented de la Isla y frente a La Espafiola, lo cual facilitaba
las comunicaciones entire los peninsulares de allha y de acA
y daba ademnias una zona rica al cultivo, cosa indispensable
para la subsistencia de las fuerzas de ocupacion.
Si llenas de crueldad y egoismo se hall6 la conquista es-
pafiola, no puede negairsele cierto merito desde el punto de
vista de la estrategia military. Lo que en la guerra modern
se ha llamiado "sistema de pinzas", fui alli empleado por
Velahzquez. Con efecto, un grupo capitaneado por Francisco
de Morales partiria, luego de ocuparlo, del casicato de Ma-
niab6n; mientras otro, al sur y comandado por Panfilo de
Narvaez ocuparia el de Bayamo y atacarla desde l1. Asi
llegaron a dominar el amplio triaingulo que forma la cuenca
del Cauto, dando a los espanioles el dominio complete de la
region oriental, al paso que les franqueaba la march hacia
occidente.
Todo se cumplio segiin lo previsto y presto pudo Ve-
lazquez realizar la exploraci6n del resto de Cuba, comiisio-
nando a Narvawez en la forma ya expresada, para que par-
tiendo de Bayamno ilevara a cabo la exploraci6n y pacifica-
ci6n por el norte, al amparo de un bergantin que parti6 del
puerto de Sagua (llamnada luego de Tainamo) en la misima
direcci6n; mientras e1, por la costa sur se dirigiria desde
Guacanayabo a Jagua, via Manzanillo, lugar obrante al sur-
este del casicato de Guamuhaya.


-71 -








Despu6s de salir de Bayamo y atravesar tierras orienta-
les, Narvaiez y sus expedicionarios entraron en el casicato de
Camnagiiey y tirando hacia el norte, llegaron en "horas de
visperas" a un pueblo llamado Caonao, ubicado en las mar-
genes del rio de suit nombre y muy cerca de la mar. Alli tuvo
efecto la "crudelisinma matanza, que con acres frases de
censura para sus conterraineos, relata Las Casas al decir:

Sabida esta matanza por toda la provincia, no qued6 nimamniante
ni piante, quc, dejados sus pueblos, no fuse Iuyendo a la mar, y
ai meters en las isletas, que por aquella costa del sur son infinitas,
que dijimos liaberle puesto nombre el Jtardin de Ia Reina el Almni.
raTnte; y tanrito niiedo cay6 en ellos, y con tan justa razon, que no
s6lo esconlderse quisier i i en las iletas, pcro si pudieran, de-
bajo de las aguas, por huir de gene que con tanta raz6n
juzgaban por crudclisiina e nmis que inlhumiana. Salidos los es-
pafnoles del pueblo que dejarou tan sangriento y hanfiado en sangre
huiumana, llamado el Caonao, asentaron real en una roca grande,
dondc hablia much de la yuca para lhacer el pan cas-abi; hechas
su choza v:ada uno, con las personas, hombhres y mujeres que
llevaban, porque ninguno, 6 pocos trafan consigo menos de ocho 6
diez personas, puesto que algunos menos y otros mas, que habia
por grado 6 por fuerza de los puellos que quedaban atrais to-
mados. .

Afniadiendo luego:

Aqui o por aqui (dice en el capitulo XXXI, paigina 30) tuivose
nuevas dTe indios, que lo dijcron, que cn la provincia de la
Habana, que distaba de aquclla cien leguas 6 cerca de ellas, que
los indios tentilan entire si dos inujeres espafiolas, y un hombre
espaiiol cristiano, y porquc, quiza de mniedo no los matascn, no
aguard6 el Padre a llegar alli, sino provey6 luego indios con
papeles viejos, como se dijo, por cartas, enviandoles a decir, que
luego, vistas aquellas cartas, le enviasen las mujeres y aquel cris-
tiano, si n6 quc se enojaria muIlcho si en hacerlo tardasen. Salieron,
pues, de aquellos ranchos los espafioles para ir adelante, y llega-
ron a un pueblo que estaba en la ribera de la mar del Norte, y
dentro las casts sobre horcones en el agun (pascido sotros), linmatda
Cartihdtre, la penultimna luenga, al curdl paso el Padre Casat-Harta,
porque fu6 cosa maravillosa la abundancia de comidas de muchas
cosas que alli tuvieron, de pan y caza, y pescado, y sobre todo
de papagayos, que, si no me lie olvidado, en obra de quince dias


-72-






que alli estuvieron, se comieron mis de diez mil papagayos, los
mas hermosos del mundo, que por alguna mantra era lastima
inatallos; y estos tomaban los nifios en los irbolcs, comno arriba
queda declarado.
Algunas veces, todos los espaiioles en este carminro, desde la
provincia de Camnagiiey, navegaron por la mar en cincu*nta y mts
canoans, 6 poco mcnos, que no parecian sino zint flota de goleras,
las cuales los indios de la ticrra de buena gana daban; bien creo
que por echarnos de su tierra, porque nunca jamnas indios, con
tener cerca de si espaiioles, ganaron nada, sino nfLchlas inquietudes,
agravios, sobresaltos, 6 al menos intolcrables importunidades. Asi
que, cstando muy a sabor dcl vientre, todos en Carahaite 6 Casa-
Harta, vese venir una canoa esquifada de indios remadores, y
viene a desembarcar junto la posada del Padre que estaba bien
dcntro del agua, en la cual venian las dos mujeres, desInudas, en
cueros, como las parieron sus madres, con ciertas hojas cibiiertas
s6olanmente las parties que suele sienipre cubrir la lihoCnestidad mu-
mana, la una era de hasta cuarenta afios, y la otra de obra de
diez y ocho 6 veinte cuando mais, vellas no era mnenos quc si se
vieran nuestros primeros padres Adan y Eva cuando estaban en el
Paraiso Terrenal. Luego el Padre clerigo pidio a los espafiole,
lo primero, canmisas conque se cubrieran las carnes, y desmu6es, de
capas y says que dieron, se les hicieron faldillas y mantos, como
mejor se pudieron reunediar; grande alegria causo su venida en
todos por vellas salvas y entire cristianos, y ellas no se hartaban
de dar gracias por ello a Nuestro Sefior. No desde ha muchos dias,
tract el Padre de casallas, y asi se casaron ambas con dos honmbres
de bien, de los que alli andaban, que se concertaron.
Contaronos coino los indios habian muerto a ciertos espafioles,
con quien ellas venian en aquel puerto, que por 6ste caso se llani6,
a lo que creo, de Matanzas, el cual es un pedazo de mar y qLc-
riendo pasar los espafioles a ]a otra parte, nheticronse con los
indios en ciertas canoas ,y en medio dcl lagro anegironlas; como
sabian pocos nadar se ahogaron, y con los remos los ayvdaron a
salir de esta vida, solas estas dos mujeres, por ser mnujeresi, con-
servaron; site espanioles que supieron nadar salicron a tierra
nadando, con sus espadas, que Lnunca dcsnmamnipararon, y salidos
del agua fueron a un pueblo, y el Cacique o senior del61, dijolcs
que dejasen las cspadas, dejadas, luc6go de un irrande Arbol que
se llama ceilha, la i luenga, los mnand6 a horcar; bien delbia saler
cuanto dafio solian bacer en los cuerpos desnudos las espadas.
Hasta 1865 nadie habia puesto en duda que ese pueblo
indigena de "Carahite" (Carajate, pues la "h" dcl siglo XVI


-73---








hacia funciones de "j", porque esta actuaba de "y") estuvo
situado en Cayo Conuco, hermoso cayo de firtil suelo, que
con su lado oriental ayuda a former la bahia de Caibarien
y con el opuesto la del Tesico, hasta 1830 puerto de San
Juan de los Remedios; pero en 1865 abri o elciiclo de la
controversial el notable historiador Pedro J. Guiteras, al
afiriiar que Carajate estaba "a la desembocadura del Sa-
guagrande", tesis que fue aceptada por Vidal Morales, Juan
M. Leiseca, Ramiro Guerra y el historiador local de Sagua
Antonio M. Alcover.
Para combatirla, en nuestro trabajo de ingreso como
Socio Correspondiente de la Academia de la Historia (veanse
los Anales del aio 1938) sostuvinos que Carajate estuvo
ubicado al oeste de Cayo Conuco y en la Bahia del Tesico,
a unos tres kil6metros del pueblo indigena de Sabana o
Sabaneque, que a su vez se alzaba al fondo centro-oriental
de ia citada bahia.
Nuestra tesis la basamos, sinteticamente, en estos hechos:
PRuMIto:-Que lo afirmo6 asi, categ6ricamente, el notable
historiador del siglo XVIII Antonio Herrera, al decir:

Estt' pueblo debi6 estar en el Cayo nomlirado Conuco, y que
dista sol6o una legua dcl Tesico, surgidero de la villa de San Juan
de los Remedios, porquc aim se hallan vcstigios de haber sido
poblado y ionvicne con estas seiias y porique para llcgar a el habia
que pasar un brazo de mar.

SEGUNDO:-Porque lo aceptan tambien Urrutia, Pezuela
y el Diccionurio Enciclopedico Hispano Americano, y lo co-
rroboran los historiadores locales doctors Jose A. Martinez-
Fortfin y Luis A. Gorordo.
TERCERO:--Porque Guiteras dijo en el pr6logo de su
obra que:
Los sciiorcs Oviedo y Herrera, Navarrete, Arrate i Irving nos
lian iservido Ipara la relaci6n de los sucesos anteriores a la con-
quista de la Halana por los ingleses; para los que han ocurrido
desde 1762; Vald6s i Pezucla, Beaton i Entick, i el Ensayo Po-


-74-






litico del bar6n de Humboldt. Los setiores Coxe, Bancroft i Saco
-para guiarnos en el estudio y apreciacion L,
Oviedo en la parte de su obra que dedica a Cuba nada
dice de Carajate. Herrera, seguin hemos visto, sostuvo todo
lo contrario y no tenemos noticias de que los otros historiado-
res citados por Guiteras hayan afirmado que Carajate estuvo
a la orilla del rio "Saguagrande."
CUARTO:-Porque la ubicaci6n y mniorfologia de Cayo
Conuco permitian la existencia en el del pueblo indigena de
Carajate.
QUINTO:-Porque la tradici6n que se mantiene en Cayo
Conuco de haber existido alli Carajate, confirm nuestro
criterio, maiximne si Sagua no disfruta de idcntica ventaja.
SEXTO:-Porque la tradici6n remediana, rediviva en su
antiguo Escudo de Armas, lo confirnia tambien.
SErPiMo:-Porque la aseveraci6n de Alcover de que
"los cronistas nos refieren que en cuatro dias se pusieron los
de Cavaneque a Yucayo, que es el menor espacio de tiempo
que puede consumirse en un viaje por la costa, a pie y en
canoas, entire Sagua y Matanzas". no la hemos visto confir-
mada en ninguna de las obras por nosotros citada.
OCTAVO:-Porque Carahatas no es corruptela ni derivado
de Carahate. sino voz cubana con significado propio como lo
afirma Constantino Suirez en su Diccionario de Voces Cu-
banas, al decir:

Carahata.-Cuba. f.-El animal par isito conocido 1oy, por
corrupci6n por Carata. Vcase: Carata-Cul1a.-f.-Animal parasito
de concha calcarea que se encuentra entire los palos y piedras coino
en la concha del carey, donde se fija y la dafia. Asi dli'eC Pichardo
que ]o asegura el doctor Gunlach. Otros dicen Carahata.

Hoy queremos aclarar que de todas estas manifestaciones
que hicimos en la oportunidad apuntada, s6io dos tenemos
que rectificar: la septima y la octuva, luego de largos anios








de estudiar el problema y de ahondar en el indigenismio cu-
bano.
La prinera de ella consist en afirmar que tenia raz6n
Alcover al manifestar: "los cronistas nos refieren que en
cuatro( dias se pusieron los espanoles de Cavaneque a Yuca-
yo", pues aunque no lo dijeron aquellos, silo afirmo6 Velaz-
quez en su Carta de Relaci6n al rey de Iro. de abril del 1514,
con las siguientes palabras:

Y que sabido esto (que existfa oro en uin rio de la Habana)
los dichos cient ombres se partieron de la dicha provincia del
Cavancqueiic, con las dichlas mugeres, porque las llevascn Aiel rio
donde habian visto buscar el oro, y se metieron ell quince canoas,
y en cuatro dias llegaron ai la provincia de la Habana...

Pero eso, en manera alguna enerva nuestro criterio; cual-
quier pequenio detalle de viajes tan azarosos pueden estar
equivocados. Velaizquez dice que las canoas que transporta-
ron a los cien hombres eran quince, y Las Casas que eran
44 10~, Pfl9
cincuenta y mas 6 poco micnos, que no parecian sino una
flota de galeras," aunque refiriendose al viaje de Caonao
a Carajate.
Pcro aim aceptando que el trayecto se hubiese recorrido
en s6lo cuatro dias, es Sse tiempo suficiente para ir de Ca-
rajate (Caibarihn) a Yucayo (Mataiizas), que entonces
formaba parte del casicato de Habana; utilizaindose comno se
hizo, mIltiples y ligeras canoas manejadas por indios reineros
experts y ividos de alejar de su zona a los espafioles.
La segunda rectificaci6n es la del contenido dcl numero
octavo.
Hoy creemos y sinceramente lo confesaiios, que la voz
Carahatas (Carajatas) es indigena, no espafiola; por su es-
tructura y por el echo de star repetida en una bahia. un
rio y dos poblados, quie probablemente tomaron el noinbre
de la hacienda, que tambien lo tiene, y esta del poblado
indigena que pudo haber existido alli, como casi siempre
ocurria.


-76-







Ello no nos obliga a rectificar nuestra tesis; pues atin
siendo indigena la palabra Carahatas o Carajatas, puede
significar, comno afirmno6 Gunlach, un animal parasite, o como
opinan Bachiller y Callejas, una plant, segun ya expusimos
cxtensamente.
Pero en todo caso la discusion versaria sobre si el pueblo
indigena en question estuvo en Cayo Conuco o en Carahatas,
nunca a la desembocadura del "Saguagrande" como asever4
Guiteras, sin invocar a su favor un solo document, ni un
solo author anterior a su epoca, que confirmase o al menos
apoyase su criterio.
En nuestro citado trabajo del ano 38 dijiios que el
poblado de Carahatas era llamado "Carahatas Viejas", indi-
cando que el embarcadero de Carahliatas, que existe en la
bahia de su nombre, debia ser mais modern por no haberlo
hallado en los mapas alli citados. Aclaranmos ahora que Ja-
cobo de la Pezuela en su Diccionario Geografico, Estadisti-
co, Historico, situa el Caserio de Carahatas o Carajatas, a
media legua del embarcadero y a orillas del rio de su nombre.
en terreno llano y firiue y en el asiento del antiguo corral
asi llamado tambien; Embarcadero que en 1.858 tenia 13
casas con 27 habitantes. Y, Carahatas (Caserio de la Playa
o Embarcadero de,) con asiento en el estero de Carahatas,
tenia 16 casas y 36 habitantes; o sea, en contra de lo que
pcnsabamios., en 1858 era mas iniportante el Embarcadero
que el poblado interior.
Es lamentable que se ignore la fecha en que fue merce-
dado el hato (Pezuela le llama corral) "Carahatas' para co-
nocer su antigiiedad.
De todos- modos el hecho de existir, aunque fuera muy
antiguo, el Embarcadero de Carajatas y la semejanza de suit
nombre con "Carahlate", no son por si solos motivos para
suponerlo el lugar visitado por los espafioles en 1513, mixime
si se lee con atenci6n el argument decisive que omitimos el
afio 1938, y esgrimiremos ahora como complement de nues-


-77-







tras pruebas, que hacen ya indiscutible -a juicio nuiestro-
que Carajate estuvo en Cayo Conuco.



Diego Velizquez en su "Carta de Relaci6n" al rey de
Espana fechad:i en abril Iro. del 1514, se expresa asi:

Dice que fizo ir por la isla abaxo cient ombres de pie y ocho
de (cubaJio, a buscar nueve cristianos, que andavan por la dicha
isla y se albian absentado dle la gente que iva con Sebastian Ocain-
po, a los ciales rccomendo much que, doquiera qiLe Ileasen y
fstovicscn. tratase n muy hien a los ca(iqucs e indios, y que en
ninguna manera no110 consinticsen otra cosa, asi en sus personas,
coiioo ej no coisintir que les fucse tornado cosa de sus faciendas;
y que los indios de los primeeros pueblos donde aportaron, les
hicieironi muy iiien alojarniento y les dieron de corner, y para
ayudar a tlcvar el fardajc, Ics dieron los indios que ovieron me-
ineter y les mnostraron volunItad, coMo si fueran sus debdos; y
qpie en nonl ire de V.A. les dijeron lo quc il de parta de V. A. les
encargo6 que dixeseii, que es lo situiente:
Que Ml en nombre de V. A. los enliava a' ver aquella provincia,
y que todos elios ahian de ser vasallos y servidores de V. A., y
que toviesen bucu prol)osito y voluntad, porque su interci6n no
era dafiarlos, sintio de tornarlos cristianos para que sirviesen a Dios
y V. A.
Y que en el dicho pueblo estovieron ocho dias asi por descan-
sar, comno porque supieron que el dicho cacique e los indios de
aquella provincia abian inucrto los nueve cristianos que ivan a
buscar, enun t pue hlio nueve leguas adelante, que se dice Zucayo,
qiuet esta rivera de un rio que se dice Caonao, y tambien que le
escrivir desde alli lo que avia sucedido; y quie en estos dias los
indios les facian ahltesia, i fin de los minatar.
Y que desde el pueblo de dicho cacique, Ie escrivieron los
dic'os cicnt onimhres i la villa de la Asunci6n, que es ciento e diez
Icguas (lc done cctavan; y que supieron quel dicho cacique hizo
mnatar los nucve cristianos que ivan i buscar; y porque creyo6
que tenilani necesidad de socorro, acord6 de enviar quarenta peo-
ncs y dicz cavallos, porique es cosa de qute an much miiedo, los
quales, de camlino, recogieron cuatro cristianos que alli avia
dexado Sehiastian Docampo;


-78-







Dice que, veinte dias despues de enviados los dichos quarenta
ombres de pi6 y diez de cavallo done los diclios cient cristianos
estavan, tovo cartas suyas, en que decian que por cumplir 1o que
les avia dicho, que era no peleasen con los indios, antes lo desvia-
sen lo possible, y que segund avian visto mal inclinados los inidios,
creian no le podrian hacer ni cumplir, porquc entire todos era
public que les querian acometer; y si hasta alli Jo avian dexado,
era el buen recabdo que de noche y de dia tenian; e comnio los
dichos caciques e indios vieron que no avian hallado tiempo opor-
tuno para poner en efecto su prop6sito, nlos levaron por unr pueblo,
que se dice Yuhayo, donde habia algumas celadas dc much gente,
y futles forzado pelear, y mataron hasta cient indios, y por Jo
pasado y present les fue castigo; y los vecinos comarcanos to-
maron en ellos exemiplos, y agrora los unos y los otros andan a
servicio de V.A., aunque A la sazon algunos de ellos, vislo que su
intinci6n no abia avido efeto se fucron a Jos montes con sus
mucgeres y fijos y todo lo que tenian, hasta que el dicho Diego
Velazquez fue a la provincia de Guamuhaya, que los asegur6, y
despu6s los dichos cient ombres se fuerona d una provincial, que
se dice Cavaneque, que estd en la costa Norte, a 25 leguas del
dicho rio Caonao, y desdo alli anduvieron viendo y calando la
tierra de las provincias subjetas a la de Camagiiey y part de la
de Guamnuhaya, y escribieron que los caciques estaban seguros, a
lo que parescia except los de Camagiiey, que no osaban tornar a
sus pueblos y andaban por los monies; y le enviaron hasta cuatro
reales de oro, de muestra, que avian sacado en iinos rios de la
dicha provincia de Guamuhaya.

Vese de 1o transcript de la Carta de Relaci6n, que
despues de la matanza de Caonao "los dichos client ombres
se fueron a una provincia que se dice Cavaneque (Sabane-
que) que estd en la costa del Norte, a 25 leguas de dicho rio
C'aonao, y desde alii anduvieron viendo y calando la tierra
de las provincias subjetas a la de Camagiiey y parte de la
de Guainuhaya" etc.

En piaginas posteriores repite: "escribio por tierra a
los 150 onibres de que antes de esto 'i fecho relacion, que le
avian escripto que estavan juntos en la provincia de Cava-
neque, que es en la dicha costa del Norte."


-79-









La cuesti6n planteada es esta: al hablar de Sabaneque
referiase Velaizquez al casicato entero, o a su capital que
ostcntaIbL el aiAisjnonoinbre?

Si intcrpretamos al pie de la letra sus frases, se refe-
rna al casicato entero; pero si la analizamos con detenimiento
y la comparamos con las que acostuinbraba a usar, concluira
el lector afirmando con nosotros, que se refiere al pueblo
indigena de Sabana o Sabaneque, capital del casicato o pro-
vincia, comno l le llamaba, de ese nombre.
Con efecto, dice que estaba "en la costa Norte"; una
provincia no puede estar en la costa, que es la orilla del mar
y el pequenio espacio de terreno que la sigue. Pueden estar
en la costa, una ciudad o una provincia minuiscula, nunca un
casicato de unos 10,000 kol6metros cuadrados.
Examinese cuidadosamente la citada Carta de Relacion
y veriase que era costumbre de Velaizquez cuando se trataba
de poblaciones indig'enas, no designarlas conmo tales, sino
llaniarles "la provincia de... tal."

Ejemiplos: "150 peones, con 20 cavallo, 6 otros 80 con 20
dec cavallo que tenia puestos cn a la provincial del Guacanayaboy
(Guiicainayabo) coTarcan a 'i la provincial del Bayamo."
E oho d\ias despues que lilcgo6 a la provincial del Bayamo, por-
4que teia pcnsiamicito de asentar un pueblo en ella o en la del
Guacanayaho, en la que mejor sitio se hallase y lo neccsario a 'l
el Cayaguayo e Mahaha (Macaca), e Cteyva, que es todo 15 e 20
e a 30 leguas de la dicha provincia del Bayamro.

Y otro mis claro aun:

..y a 21 del dicho mres l ego solo con los que ivan en su canoa.
a los primicros pueblos de la cdicha provincia de Guahumafya, que
que esta ai 50 leguas por la mar, de la, ilicha provincia de Guaca-
nayabo, a donde el liaiia partido, e zuna legua de la costa tierra
rtdentro."

Se refiere al pueblo de Guamuhaya sin duda, porque la
provincia conieizaba en el mar, segiun heinos visto ya.


-80-









Es decir que en todos los casos citados, Velaizquez ha-
ciendo uso de una sinecdoque, toma el todo por la part,
dando al pueblo el nombre de la provincial o asicato. So6lo
usa el nombre del pueblo cuando se trata de uno castellano.
Asi afirjna: "Y que los dichos indios y los de la provincial
de Mayzi, que es cercana d la Asunci6n. .."
La provincia de Maisi colindaba con la de Baracoa, y
dl preferia en cambio decir "que es cercana -i la Asunci6n,"
porque es el nombre de una poblaci6n espafiola. Afiadiendo
mais tarde: ".. y aguas vertientes facia la villa de la Asun-
cion cerca de dicho pueblo de la Trinidad..."
Esta mismnia figure literaria o habito de exponer, emplea
el hablar de los indios, tomando a los casiques por sus repre-
sentados. Asi dice:

". .y descubrieron que los caciques estaban seguros, a lo qutc
parescia, except los de Camagiiey, que no osahan tornar a sus
pueblos y andalhan por los montes."

1,Habia tantos casiques en Camnagiiey, que constituia una
sola provincia? No, el se referia a los indios que los casiques
representaban. Recuerdese, lo que en cambio dijo Las Casas:

Sabida esta matanza (refiriendose a la de Caonao) por today
la provincia, no qued6 mamante ni piante, quo, dejados sus pue-
blos, no se fuese lhuyendo a' la mar, y a meters en las islclas, que
por aquella cosia del Sur son infinitas...

Probado pues, su habito de no usar el nombre del pue-
blo, sino cuando de uno castellano se trataba, veatnos ahora
claramiente como el hablar de Sabana no se referia a Ia
provincia o casicato, sino a su capital del mismo noni bre.
Si hubiese querido referirse a la provincia habria dicho
"que se hallaba en la vanda del Norte," no en la costa. Asi
lo dijo en otra oportunidad en su Carta de Relaci6n: ". y
dicho a los dichos caciques lo que el de parte de Vuestra
Alteza les envio6 a decir, vinieron de buena voluntad, asi los


-81-









de las unas provincias de la vanda del Sur, conio las de la
vanda del Norte..."
AlIA no habla de banda del norte, sino de costa del
norte, y no puede pensarse que Velaizquez ignorara la di-
ferencia existente entire los dos vocablos costa y banda.
Refuerza tambien nuestra tesis de su referencia a Sa-
baneque, la poblaci6n, el manifestar que "estaba a 25 leguas
del rio Caonao."
Baste, con pensar que el casicato de Sabana eomenzaba
en o cerca del rio de ila Yana (Mor6n), que corre de sur
a norte a unas cinco leguas del Caonao, para convencerse
de que no -e trataba del comienzo de la provincia o casicato.
Mor6n siempre perteneci6 a Sabana, auin en la epoca colonial
siguio dependiendo de la Sabana del Cayo, luego San Juan
de los Remedios, y en 1863 -segiun Pezuela-.. aun consti-
tuia un Partido de Segunda de esa Jurisdiccion, integrado
por los caserios de Camaguayano y Las Casas, y el pueblo de
Moron.
En canmbio, del rio Caonao a Cayo Conuco hay aproxi-
iadamente unas veinticinco leguas espaniolas, que son de
20,000 pies o 6,666 varas y dos tercias, equivalentes a 5,572
metros y 7 deciinetros.
Hoy diriamos unas treinta y dos leguas, ya que la cubana
es do 5,000 varas cubanas, equivalents a 4,240 metros, o
sea mucho mis corta que la espafiola.
A inas de todo esto, tengase en cuenta que Caunao dista
unas cuarenta y siete leguas cubanas de Sagua la Grande y
cincuenta y dos de la bahia de Carahatas o Carajatas.
Pero hay algo mais aun: al aseverar Velaizquez que de
Cavaneque "anduvieron los dichos cient ombres viendo y
calando la tierra de las provincias subjetas a la de Camag"iey
y parte de la Guanmuhaya, es evidence que se trataba de
Caibarien, que estai mas pr6ximo a Camagiiey y Trinidad,


-82"







que Carahatas, situada minucho mis al occidente y por ended
miuy lejana de las provincias de referencia.
CONCLUSIO6N:-Si los hominbres de Velazquez volvieron
con las dos mujeres a Sabaneque o Sabana, la poblaci6n, no
el casicato, y el P. Las Casas afirma que el estaba en Carahaite
cuando llegaron los castellanos con las dos mujeres, es evi-
dente que Carahaite estaba, como hemios afirmado, al oeste
del Cayo Conuco, en la misma bahia del Tesico donde se
hallaba Sabana o Sabaneque y a unos tres kil6metros al
nordeste de ista.
Los espanoles, probablemnente distribuyeron sus fuerzas:
los de infanteria se alojaron en Carajate (Cayo Conuco);
"habiendo tenido que cruzar un brazo de mar," como dijo
Herrera, o sea el canalizo que lo separa de Caibarien; y los
de caballeria quedaironse en Sabaneque para no cruzar el
canalizo y utilizar un m ns amnplio past y abundancia de
agua para sus caballerias.
Hoy gustosos sefialamos que nuestra tesis estaba antes
confirmada tamnbien por don Jose Maria de la Torre, y ahora
ha sido aceptada por ecritores tan notables coino Fernando
Portuondo (en forma dubitativa), Oswaldo Morales Patifio
y Rafael Rodriguez Altunaga. Esperanzados estaiuos que
luego de esta monografia nos acompafien algunos mas.


No podeminos prescindir ahora de un comientario que nos
sugiere lo transcript de la Carta de Relaci6n. -Por que dice
Velizquez que Zucayo o Yucayo (poblado indigena situado
entonces donde hoy lo esta Matanzas) se hallaba "rivera de
in rio que se dice Caonao?"
Dos interpretaciones brotan en seguida a la mente: o
uno de los rios proximos a Matanzas se llamaba entonces
Caonao, o el Gobernador trat6 de confundir al rey haciendole
career que la matanza de indios de Caonao y la de Yucayo eran
una minisinma.


-83--







La segunda interpretaci6n se confirmna al no aparcccr en
ninguin napa, document ni historic alguna, dato que indi-
que que uno de los rios matanceros se llam6 entonces Caonao.
Pero mas convincente ain son las propias palabras de
Velazquez, cuando en la misma misiva y en lines posterio-
res manifiesta
.. .y despues los dichos cient ombres se fueron a una provincia,
que se dice Cavaneque, que estai en la costa del Norte, a 25 lguos
del dicho rio Caonao, y dcsde alli anduvieron viendo y calando la
tieirra de las provincial sulijetas A la de Camaguiicy y parte de la de
Guamnuhaya."

Es decir, afirmxna categ6ricamente que "Cavaneque estd
en la costa Norte a 25 leguas del dicho rio Caonao. "El dicho
rio" aclara perfectamente, que se refiere al antes citado, es
decir al que tenia Yucayo en su ribera, y ese rio estaba, como
virios ya, a 25 leguas espaiolas del pueblo de Sabaneque,
capital del casicato de su nombre, ubicado en ]a Bahia del
Tesico.
La confusion la produjo probablemente para atenuar la
feroz carniceria quie Narvaiez produjo en Caniagiiey, ya que
la de Matanzas tenia el atenuante de haber sido precedida
por otra cometida por los indios con espafioles.
El roy y sus consejeros, no muy conocedores del suelo
cubano, pudieron ser confundidos con esa estratagema.



La bellcza extraordinaria de Cayo Conuco, que "a ma-
riera de atalaya" ha colocado la naturaleza entire las baltfls
del Tcsico y Caiharien para integrarlas y resguardarlas; la
riqueza de Carajate, que pudo mantener durante various dias,
sin detrimento alguno para sus moradores miEIs de mil hues-
pcdes, conocidas por Vasco Porcallo de Figueroa, el noble
innoble, que s6lo ansiaba riqueza y poderio; conocimiento
que tuvo por haber quizas acompafiado a Narvaez en su


-84-








expedici6n, ya que por un relate de sus compatriotas no iba
a former juicio tan exacto de la belleza del paisaje y la
riqueza del suelo, trajo como consecuencia que, inmediata-
mente de cumplidas las 6rdenes de Velfizquez sobre funda-
ci6n de Trinidad y Sancti Spiritus, decidiera adueciarse del
Cayo y su zona aledana, lo que realize sin oposici6n ni tro-
piezo alguno por la bondadosa acogida que le dieron los
habitantes de Carajate y Sabana, la mnismna que habian brin-
dado a los invasores, mais destacada ain comparadai como lo
estuvo, con la resistencia pasiva que los camagiieyanos hicie-
ran a Narvaiez y los suyos.
Asi, en 1514 tenemos ya a Porcallo como dueno y senior
de lo mas important del casicato de Sabana. viviendo como
el Centauro Madariaga, sin mais ley que su voluntad, ni mis
raz6n que su capricho, o cual omnnimodo senior de horca y
euchilla.
De Carajate paso Vasco a Sabana, y alli estableci6 las
bases de la poblaci6n espafiola con el nombre de El Cayo, hoy
denominada Pueblo Viejo.
Luego trasladironse los espafioles al sitio nombrado la
Sabana, al norte del cerro de este propio nombre, por co-
rruptela noLinado La Cabafia, a la derecha del actual camino
del Tesico; y por Aultimo realizose una tercera mudauza que-
dando enclavada la pohlacion en el lugar que hoy ocupa la
ciudad de San Juan de los Remedios de la Sabana del Cavo,
nombre este tiltimno que se di6 tambien, unido al de Remie-
dios, al corral que en ese sitio y en abril 6 dcl 16614, se
merced6 a Diego Duenfias.
Vemos como esa expedicion de Narvaez tuvo extraordi-
narias consecuencias en el casicato y dim lugar al surghinicento
de la pristina poblaci6on castellana en e1.
En lo demas, Sabaneque sigui6 la mnisma evoluci6n pro-
gresiva, pero lenta que experiment el resto de nuestro Ar-
chipielalgo, gobernado por un ligarteniente del AhImnirante


-85-









de las Indias (recaido el primer nombramiento en Diego
Velazquez de Cudllar) obligado a obedecer a la Audiencia
de Santo Domingo en io judicial, lo que tuvieron que aceptar
sus sucesores, asi como el somnetimiento posterior en lo eco-
nornico a los virreyes de Nueva Espafia, porque las necesida-
des del real fisco asi lo exigieron.
*. i
Ese sisteuiia de centralizaci6n casi absolute que ejercieron
los gobcrnadores, se mer6o grandemente en 1607 al ha-
cerse la division territorial de la Isla en dos jurisdicciones
political, semejantes a la que tuvieron luego sus di6cesis
eclesiasticas, ostentando el gobernador el titulo de capitan
general, que llevaba anexo el mando military del Archipiela-
go; al paso que el politico se dividi6 entire la Habana, resi-
dencia del capitan general y Santiago de Cuba, que lo fue del
nuevo gobierno civil.
En 1802 se traslad6 la Audiencia a Puerto Principe y
los gobernantes de la Habana y Santiago fueron auxiliados
por los llamados gobernadores y tenientegobernadores, cargos
que Ilevahan anejos hlas presidencias de los cabildos.
Mas tarde se incorporaron al Distrito Occidental las
jurisdicciones de Puerto Principe y Nuevitas, y asi el Oc-
cidental qued6 dividido en 23 jurisdicciones civiles y mili-
tares y el Oriental en 8.
Las jurisdicciones se dividieron a su vez en partidos te.
rritoriales, quedando el suelo del Casicato de Sabana ad-
jidicado a las de Matanzas, Crdenas Saigua la Grande y
San Juan de los Remedios, con fracciones pequeniisimas en
las de Santa Clara y Sancti Spiritus. (Jacobo de la Pezuela,)
Al ponerse en vigor la Ley Orgainica Provincial del 1878.
el casicato cay6 bajo la jurisdicci6n de tres provincias: Ma-
tanzas, Sania Clara (Las Villas hoy) y Camagiiey, que aun
inantienen los mismos linderos, mias geometricos que na-
lurales.


-86-









VII


LA REPUBLICAN EN EL EXTERRITORIO I)EL CASICATO
Cronos, con su reloj invisible pero fijo, miarcha y mnarcha
sin cesar. Pasaron los afios, advinieron las centuries; llegaron
los espanoles; se fueron los indios..
1A cuaintas reflexiones nos obliga Ia extinci6n del casicato
de Sabana y todos sus congeneres!
El pend6n de Castilla se erguia en Cuba sobre arcablmz
y espada. A sangre y fuego; sobre piras de dolor y angustia
se vencia al indio, se le arrebataba su tierra, su mujer, su
libertad y su vida.
A pesar de ello y tal vez por ello, no hubo apostasia en
la Isla, como la hubo en la Tierra Firnie. Los giruanajatabeyes
,e fugittvaban y hurtaban sus cuerpos en las enormes "sibas"
de la Guanajacabibes; los siboneyes servian inansamente a
sus conquistadores de ayer, los tainos, y estos capitaneaban
la rebellion por medio de Hatuey y Guanima. Los casicazgos
no eran meta obligada como lo son boy, ni motive alguno de
rencillas bajunas. Resistieron todos con dignidad, hasta que
la fuerza del lijerro, por ellos desconocido, les oblige a ceder.
Entonces: suicidios, violentas laparatomias, trabajos forza-
dos, fueron las puertas innobles por donde sc eescapaban
sus vidas, con la maldici6n a flor de labios.

1Mas de minedio mill6n de alas segadas en menos de dos
4iglos! A esa indiada tenemos que revenciar. iQue menos
clue mantener sus toponomininos como ofrenda al sacrificio
de sus vidas! Cada uno de ellos constitute un honienaje a
los verdaderos duefios de nuestro suelo y un franco-tirador
contra los anglicismos que nos ccrcan. Retrocecso no; pcro
uni6n a lo nuestro si. "La America es un penacho indilgena"",
no dcbemos dcstruirlo., si no queremos destruirnos.

Si la "Mala Espanfia" tuvo su dura reprcsentacion en
Velaizquez, Morales y Narvaez, la "Buena" no la hubo menos
en la Corona, con sus benevolas y justas Leyes de India; Las


-87-










C asasci elwngelico protector y Renteria su heatifico amigo.
Es la eterna lucha del bien contra el mal.
Por su lado, no fue tampoco el indio, ajeno a su desdicha.
Ignorancia y desidia fueron sus eternas companfieras. No era
su vida buc6lica un "Paraiso Terrenal", como minuchos han
creido: la falta de came debilitaba su cuerpo; las enfermeda-
des iiienguaban su vida y la ignorancia embotaba su mente.
Esas causes. conjuradas con las anteriores, lo hicieron des-
aparecer.
jAh! pcro casi cuatro siglos despues, causes analogas
harian arriar del Morro el otrora fuerte y tozudo pend6n cas-
tellano. La ignorancia, las enfermedades, el peculado y el
uso del hierro para mantenerse en el poder, derrumbaron
la colonia del siglo XIX, como ella habia deruinbado la in-
diada en el siglo XVI.
"-E! que a hierro mata, a hierro muere!"



En aquel territorio de Sabana o Sabancque, longisiu1
faja nortefiacentral de la Insula, se han levantado quince
,,iunicipios y fragmientos de nmieve mais.
CA.NTARIocA: Parte del de Matanzas, yace viviendo de
sus recuerdos y de la contemiplaci6n de sus monies, de su
rio, de su boca; pero no de su advance.
GUAMACAIRO:-Ha conquistado su municipio apresando
en el pobtlaciones como Coliseo y Limonar.
CARDENAS:-Una vez ganado su titulo de Perla del Norte
por su tello trazado, ha canalizado su bahia y hcrmoscado
su inigual.,ada Playa de Varadero.
CARLOS ROJAS, MAxIMo G6OMEZ y MARTi:-Han perpe-
tuado en sus nombres la memorial de ilustres pr6ceres.


-88-








Fracciones nortenias de Jovellanos y San Jose de las Lajas.
fornaron tambien parte de Sabaneque y hoy miran hacia el
sur, centro de sus importantes cabcccras.
En Las Villas:
CORRALILLO, RANCHO VELOZ y QUIEMADOS DE GUINES. se
integraron en terrenos del casicato, y cultivan la calla de
azuficar, la imiel de abeja y los frutos menores.
SAGUA LA GRANDE:-Es grande de verdad por la belleza
y riqueza de su ciudad cabecera, por su rio caudaloso y na-
vegable y por su mar. que encierra una fauna rica y apeti-
tosa.
CIFUENTES, CALABAZAR y ENCRUClJADA:--Muestran las
liumeantes chimeneas de sus numerosos centrales azucareros,
al paso que,
SAN ANTONIO DE LAS VUELTAS divide sus funds y busca
la riqueza en la organization de la pequenia propiedad.
REMEDIOS:-La hija de Carajate, con mais de cuatro
siglos de existencia, vieja como pocas; pero cual inadre ubci-
rrima, ha dado vida (a mais de la citada Vueltas) a Caibarien
y Yaguajay, cuyos linderos integros caian en el casicato, y a,
CAMAJUANi, ZULUETA y PLACETAS, que en fragmentos
imporlantes tambien lo integraron.
SANTO DOMINGO, SAN DIEGO DEL VALLE y SANCTI SPi-
RITUS, ocupan hoy, aunque en poca extension, tierras que
fueron asimismo de Sabana.
Y MORON:-El u inico municipio camagiieyano cuyo te-
rritorio en parte utilize el Casicato, es hoy region riquisimia,
enjoyada con sus verdeantes caniales, que han rendido pingiies
ganancias al vecindario.
MEDIO MILLON de cubanos habitat hoy en los 10,000 ki-
I61netros cuadrados que antanio disfrutaron guanajatabeyes,
siboneyes y tainos. Ferrocarriles. carreteras, telegrafos y te-


-89-










lefonos, cruzan su tierra; aeroplanos su cielo y permiten to-
dos el goce de privilegios que los indios ignoraron.
Marchamos, no obstante nuestros errors; marchamos,
no obstante nuestros egoismos; los duros traspies nos causan
dolor curative. Avanzamos en economic; avanzamos en cul-
lura; marchamos hacia el bien. Tenemos un indice guiador
que nos mucestra el camino; habemos un guia supremo que
iios hara lilegar; su antorcha inextinguible sefiala la senda. .
La "Ainerica es un penacho indigena', nos dijo el Ap6s-
tol, y ese penacho asoma, sonriendo y educaindose. Lo vemos
ahora y algfin dia lo habremos de alcanzar perfeccionado
ya, andando. Entonces andarai de veras la America, como lo
predijo el Maestro.
Habana, noviembre 21 del 1955.


-90-











t, ,


REV ISTA


* V\ V VsT^.
W.9
fl-y


IDE LA


C. *10 MAI,

lam^y


HABANA.


1)I RECTORE8

ft. U. E MDIDIYE5.-Lb3 5. Q. GARCI
:,' .
a .
< *.; a


KO-"NDA S.-IE .


Tomeo I


jjI1 <.


S
U




Oct..bn, Nove lubre y DiOcembre.

a.


IBABANA.


IMPRENTA I)EL TIEMPO,
raiL' i ', rI n A, if P 10.
s;o6.


Portrada del primer nuinmero de la seginda series. El original posee
tuanmaio 23 X 15 cm.


el siguiente


q
*t' 1.1


I .%































'fVISTA ) E LA' rrA A




1 ..)m.**


.2; *;


I ,r


A
I



*, ..


,,, : .* .. I' O !*r I | **;

r, C*RLITOC sru s'y _IA ,DOS.
. *.,S


p *~. *.~ ..~ .
it


6-
K,


n" : ".' . 1 I ?. -*
n ' "' .'- .


C. .4 a


A0.


U *


4 c, *


49

*t.v


4' 1"


f : .- -, ,


C.


Pt fEtlh s A~of # A.e &o
-.S --- ^ --- V - *y


F


*
: n


I

4,O
t


.9 4 4.
4..


W .In.


I




I.

U


~0'*


I l I




S


it


.*..


.4.


-C

1 ~. .~' .4.


1 ft INK


,it -'
.5


" .MABA.IAO


4
-S.


a


A.


1-*9*


.. -"6
",


0
4

*1 .1


* 1


r -
U % ~


1MWUETA IlL nITIBr. CALL .DY; CUSA P', fU.


!Va5.


,t.. *'
ft .>


'.t~
14 U


4,


Portada del primer niamero de la Primneru Serie. El tantnito ne estIi Revista

posee la siguiente media 19.5 X 20 cm.


I
Z 14p


1 -


* A

IA,


4 ,- 4


"-V


Vi


90 i L


I


w .t.


*< U


!t
V


~1*
hi


p


I 4


* V


0 *


.4 4


N.


m _


i


^*


d


C.


Xs


,I.


I .


t. -


* I














Conferencia sore la "Revista

de Iai Habana" (1853 -1857)

Por ERNESTO FERNANDEZ ARRONDO ()

Correspondiente a la primera serie sobre BIOGRAFIAS DE PERIODICOS
CUBANOS REPRESENTATIVOS y por encargo de la Comisiwn de extension
cultural de la Universidad de la Habana, curso organizado por /a cattedra de
Historia de Cuba.
Anfiteatro de la Escuela de Filosofia, Enero 31 de 1956.

Si se examina la importancia del esfuerzo cubano, duran-
te la pasada centuria, porque triunfaran al final las ideas
political que culimnaron con la libertad y la independencia,
indispensables al gobierno propio, se verai que sobran po-
derosos motives para que la naci6n se sienta orgullosa de
quienes la forjaron y de cuantos hijos del pais, extranjeros y
espafioles, aqui residents, contribuyeron con la afinidad
de sus sentimientos y su trabajo cooperador, a la magna tarea
de afirmarla y engrandecerla.
Resumiendo en un punto el vistazo que pudiera darse
al panorama general de la isla, a partir del Obispo Espada en
adelante, y inis ain, desde que el presbitero Flix Varela
conmienza sus luminosas lecciones de Derecho Constitucional

(*) De Ernesto Fernmndez Arrondo, author del presence trabajo, ha dicho
acertadamente Juan J. Remos, "es uno de los mis insignes poetas de esta hora
y el que con rmas intensidad ha hablado el ritmo interior sin renunciar jamais
sin embargo al sentido met6dlico que es connatural a la sustancia del verso"..
Naci6 este lustre escritor, periodista y poeta en la villa de Giines, y alli
reeiino su primera instrucci6n en el Colegio que fundara Manuel Morcj6n y
Marquez, digno discipulo de don Jose de la Luz y Caballero. Con este excclente
profebor curs6 el ingles y las primneras letras. Mais tarde continue sus estulditos
en el colegio de La Salle, de aquella localidad basta graduarse de Perilto Mer-


-95-









en lai catedra por aquel creada en el pr6cer Seminario de San
Carlos, result que toda la actividad intellectual de los cuba-
nos mejor preparados se halla impulsada por el tacito
acuerdo de ir hacia la meta de Ia libcrtad por los multiples
y disimniles camninos de la cultural, aun cuando otros pensasen,
adenas, arrihar subitamente a la anhelada meta, por medio
de la acci6n revolucionaria de las arnias, sin tItie por esto
negasen el concurso de su mente a los empenfios educacionales,
artisticos y cientificos desplegados por reformistas, autono-
iMistas, etc.
Unidas del brazo -para no separarse mis, durante la
larga noche que, juntas, habrain de recorrer desde Aponte
al "Grito de Baire"- la conspiraci6n de las armas y la
conspiraci6n de la cultural, mientras un grupo de cutibanos
asomlibra a Europa en las Cortes de Caldiz por su saber y sus
doctrines, persiguiendo para su patria el regimen provincial,
otro se inmola en Camagiiey y Trinidad, en gesto heroico,
o se incorpora a los "Soles y Rayos de Bolivar', o trabaja
por la anexi6n a Mexico o porque de la hermnana republican
les venga la independencia, temna oculto, pr6ximo o lejano,
siempre, de unos y de otros.

En otro punto coincidi6 la opinion ilustrada de Cuba
desde los dfas de Arango y Parrefio, desenvuelto a traves de la
"Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais' y de la iniciativa
particular hasta que ]a ex-metr6poli durante el gobierno del
general Concha, no con prop6sitos progresistas, sino para
salirles al encuentro a los frutos que la ensefnanza ya brindaba
y que se aduefiaban del caracter de las juventudes, estableci6,
a traves de organismos coloniales, ese punto fue sus escuelas

cantil. A los 23 afios ya Fernindcz Arrondo, desempefaba un cargo re,;pon-
sable ene cl Estiido. En junior de 1921 obtuvo el premio en los Juegos Florales
de Oriented, y al ano siguiente los de Cienfuegos y Cardenas. En 1923 aparece
su primer libi-o titulado "Bronces de Libertad" con pr6logo ne D. Fernando
Ortiz. Alternaindo conn La political local ,el periodismo y la poesia, cursa Su
bachliillirato, en l a Academia Habana, "que dirige Rene Lufriu. El 13 de
junio de 1927 ingresa en el Diario de la Marina, crino Director del Suplemento
Dominical, pasando a los tries anos a la Jefatura de la plana polilica que ocupa
con verdaderl Ecierto hasia 1938. Ya en 1931 habia aunientado su cosecha de


-96-







primaries, y que result el caballo de batalla, llainmioslo
asi, del noble maestro de "El Salvador". El primer empefio
a realizar consistia en former los ciudadanos, en instruirlos
y educarlos debidamente, al objeto de que, siendo conscientes
del valor de determninados derechos y libertades, no fuera
possible negairselos o sustraerselos, conforme habia ocurrido
un siglo atras en las colonies que Inglaterra poseia en la parte
norte del Continente americano. Medular pensamiento que,
aum en nuestros dias, adquiere absolute vigencia al contem-
plarse, con pena inenarrable, el creciente nimero de analfa-
betos que Cuba cuenta.
A impulses, pues, de la conspiraci6n de las armas o de
la conspiraci6n de la cultural, el cubano afront6 su desenvol-
vimiento hist6rico con heroismo y abnegacion no superados
por pueblo alguno, y se sirvi6 con tino de aquellas oportuni-
dades que los altibajos politicos, economnicos e internaciona-
les de Espafna, le brindaban, para producer formats o hechos
que adelantasen el advenimiento de la propia alborada que
Ilevaba corazon adentro o que se encaminasen a no retrasar
indefinidamente su irrupci6n. De ahi el fen6meno l6gico
de que la aparici6n de un nuevo peri6dico o de una nueva
revista fuese consecuencia obligada de alguna frustracion
ideol6gica, de algun fracaso material, de alguna amarg'a
desilusion de las tantas que apur6 Cuba irredenta hasta que
Marti logr6 alzarla de nuevo, en reto magnifico, y emprendi6
con ella la jornada emancipadora. Cabe entonces preguntar:
- A qu6 causes atribuir y a qu6e pensamiento sujetar la
decision de Rafael Maria de Mendive y de Jose de Jesus
Quintiliano Garcia, de editar una revista, y que esa revista

premios al otorgarsele muy justicierimente el premio Conmur-so Narional del
Centro Gallego al mnejor articulo sobre el inmigrante espafiol. En 1943 recibe
un nuevo galard6on al convorar el Ministerio de Edurici6n a un premio, sobre
el mejor libro de verses, y que le fuN6 otorgado por su obra "Poeiimas del
amor feliz". Tamhien reibi6 ciel Premio Varona.
Editorialista, columnista y comentarista politico del "Diario de la Marina",
interpola su labor de diarista, con conferencias y lecr uras en los mas altos
centros de cultural.
Fernandez Arrondo, es miembro distinguido de la Asociaci6n dfe Artistas y
Escritores Amnericanos, pertenece a la Junta de Gobierno del Ateneo de La


-97-









se Ilai ase "de la Habana"? 9Que factors visible y ocultos
influyeron en ambos para organizer y desenvolver una nueva
conspiraci6n cultural, que si bien moderada y tibia, conforme
fue considerada la "Revista de la Habana" por otras publi-
caciones de caricter estudiantil de su epoca, habria de pro-
ducir tan excelentes frutos y tanto significaria, a juicio de
los historiadores de nuestro process intellectual, en el progress
general del pais?

POR EL HILO AL OVILLO.

Antes de detenernos a saludar la aparicion del primer
cuaderno de la "Revista de la Habana", cuya series inicial
comprcnde de 1853 a 1856 y la segunda de octubre de ese
propio aino al mes de septiembre de 1857, con distintos
tainafio y format en cada epoca, si bien en ambas editada en
la imprenta "El Tiempo", de esta ciudad, y distribuida cada
quincena, examinemos someramente el estado de la isla
durante los afios que les precedieron y aquellos sucesos de
caricter politico que se encargaron, segin los integristas, de
darle consistencia "al abrumador despotismo que se entro-
niz6 desde 1834", para usar una expresi6n precisa de Enrique
Pifieiro y que delinearon el cuadro general de la sociedad
cubana hasta que Mendive, que regresa por aquellos dias
a Cuba despues de efectuar largo viaje por various paises
de Europa y de conversar a diario con Domingo del Monte
en Madrid, recaba el concurso de Garcia Valdes para con 61
dar a luz una nueva publicaci6n.

Habana. Preside la Sociedflad Literaria Amnigos de la poesia y pertenece a la
Academia de Artes y Letras.
Ha recibido entre olras condecoraciones la mnis alta que otorga nuestra Re-
puhblica: la Ordcn de Merito "Curios Manuel de CUspedes". Fu6 declarado hijo
predilecta de su pueblo natal.
Ha publicado entire otros los siguientes libros;
"Bronrces de libertad", Pr6logo de Fernando Ortiz. Habana, El Siglo XX,
1923.
"Transilo", con pr6logo de Francisco lchaso.
"Inquietud". Pocsias, Habana, R. Veloso y Cia. 1925.


-98-








La burla de que fueron objeto los diputados cubanos
a Cortes, electos en 1836 en comicios que cumplian el real
decreto de 21 de agosto de aquel propio afio, que los acord6,
es una de las mais tristes paiginas que serviduimbre political
alguna puede presentar en la historic de sus vicisitudes y
dolores. Cuando Jose Antonio Saco, Juan Montalvo y Castilla
y Francisco de Armas se presentaron ante las Cortes a tomar
posesion de sus cargos, aquel Congreso resolvi6 que no siendo
possible aplicar a las provincias ultramarinas de America
y Asia la Constituci6n que habia de adoptarse para la Penin-
sula e islas adyacentes, "serian dichas provincias regidas y
administradas por leyes especiales, anailogas a sus respectivas
cinscunstancias y propias para hacer su felicidad" y que, en
consecuencia, no tomaran asiento en las Cortes los diputados
electos por las expresadas provincias. En lo sucesivo -ano-
tara un hitoriador contemnporaineo- seria dificil que hubiese
quien confiara en que, mediante procedimientos conciliato-
rios, lograra Cuba, a la que se acaba de expulsar de la familiar
hispana, ver libres y felices a sus hijos. 'Para los patriots
cubanos comenzaba otra era de sufrirmientos, mas penosa
afin que las precedentes. Nuevas conspiraciones y levanta-
mientos armados vendrian a mostrar al mundo que el
espiritu de sacrificio y lucha no habia abandonado a un
pueblo que, comrno el de Cuba, estaba dispuesto a conquistar
su libertad". Esa es la deducci6n logica, tras de enmnudecer
temporalmente la pluma de Jose Antonio Saco a partir
de 1842, mantenedora de la protest pacifica, de la acci6n
civil; separatists y anexionistas harian coincidente causa
comun, embanderandose en la gloriosa proeza del "Creole",

"Poemas del amor feliz". La Habana, Editorial Antena, 1914.
"Hacia mi mismo". Madrid, Editorial "Cies", 3950.
Este ilustre cubano, fue candidate a Repreentante en 1936.
Designado Embajador de Cuba en Bolivia en 1952.
De Ernesto Fernindez Arrondo, ha dicbo nuestro ilustre critiro Jose M,
Chaco6n y Calvo "ensayista ponderado y sagaz, con estilo impecable y verdadero
sentido arquitet'tural de la conferencia".
La Biblioteca Nacional posee las obras de este estimado colaborador.


-99-








para arrancarle por la fuerza a Espafia la patria que por
fuerza retenia.
Ya los caminos estaban perfectamente delineados desde
los dias de la Academia Cubana de Literatura, por desventura
disuelta al nacer, por el Capitain General, representative de
la Comisi6n Militar Ejecutiva y Permanente y las facultades
omnimodas. En el seno de la insigne Sociedad Econ6mica,
revienta, a los cuarenta afios de siembra fecunda. uno de los
mias vigorosos exponentes del alma national, del cubano
diferenciado debidamente del peninsular aqui resident o
reprcsentante aqui de las tendencies political que se opomnan
aL las legitimnas aspiraciones de los criollos en el propio seno
de los partidos espafioles. Era el espiritu de independencia,
de algo aparte y concrete en si mismo, que exteriorizaba el
oven cubano de entonces, por primera vez. Era el anhelo del
pais de que se reconociera como derecho su personalidad;
que es, colectivamente, la de la naci6n y que habria de recoger
el future Maestro de Marti como aspiraci6n suprema de la
Revista, cual clararnente esboza en la explicaci6n que de
motives y runibos di a los lectores de ella en el primer Cua-
derno que sale a la calle. La patria cubana ascendi6 por el
aispero camino de su integraci6n definitive, sorteando esos
abisminos y dificultades, los cuales forman eli mas ainargo
martirologio que padeciera pueblo alguno del Continente.
De esa suerte, si la "Revista Bimestre" aparece en el marco.
de la conspiracion de la cultural como consecuencia logica
del fracaso que sufrieron los conspiradores de las armas,
agrupados en torno a los "Rayos y Soles de Bolivar", la
"Revista de La Habana", aun con su tono conservador y en
aparicicncia ajena a las graves circunstancias que la isia
atravesaba en su camnino hacia la libertad, puede decirse
que respondio a esa patriotica consigna que unos cubanos da-
ban, sin proponerselo, a otros, de conseguir los fines comunes
mediante la educaci6n y las letras, ya que consideraban
indispensable la preparaci6n popular en faenas tan impor-
tante de la vida, al objeto de que pudiera el ciudadano
ejercer los dercchos que el estado de libertad traeria consigo;
consigna que resurge vigorosa apenas se pierde la uiltima es-


-100-







peranza de redenci6n political con la muerte del inmortal
venezolano en la explanada de la Punta, en 1851.
DIRECTORS DE LA REVISTA.
Dos hombres se reunen con el fin de darle a la comunidad
una nueva publicaci6n. Otras, en las cuales colaboraron, y
en que intervinieron directamente, habian obtenido efimera
vida. Se trata, como dijimos, de Rafael Maria de Mendive
y de Jesus Quintiliano Garcia Valdes, de los cuales el primero
habia regresado el afio anterior de un largo viaje por Europa,
que si hubo de influir en su poesia, como estimaron sus
critics, le di6 tamibin ocasi6n para poder visitar a cubanos
ilustres que se encontraban en el exilio y concurrir con fre-
cuencia a la tertulia que en la casa de Don Domingo del
Monte efectuaba un grupo de personalidades de la Corte
y de criollos distinguidos que en ella residian o por ella
pasaban. De Garcia Vald6s, que dada su reconocida capacidad
de trabajo y su condici6n de traductor en various idiomas,
debi6 llevar el peso material de la publicaci6n en aquella
parte que llamiarfamos hoy la direcci6n tecnica de la Revista,
apenas si hemos hallado informaci6n mas aniplia que aquella
que ofrece el siempre document impar de la historic de la
naci6n cubana, o sea el Diccionario Biografico de que fut
autor un ilustre hijo de Giiines, conterraineo insigne del
que tiene el honor de hablaros. don Juan Francisco Calcagno,
director asimismo de "El Album Giiinero", que vi6 la luz
en suit villa natal en 1862, y que tantos puntos de semejanza
tiene con la "Revista de La Habana" por desventura dcsapa-
recida cinco afios atrais, y en cuyas paginas tambi6n colabo-
raron cubanos notables de la epoca, digutnos de ellos firmas
frecuentes de la mencionada publicaci6n. En cuanto a la
Revista que nos ocupa, no podri contemplarse el espiritu
que la anima, la serena diafanidad de sus anhelos, el ansia
constructiva de sus desvelos, sin conocerse primero, aun
cuando fuera a vuelo de paijaro, algunas noticias reveladoras
del valimiento intellectual y la calidad moral del poeta, el
escritor y el maestro a quien los ocultos destinos de la Patria
tenian reservado, a partir de ese propio afno de 1853 en que


-I01-








la Revista aparece, la aureola invnensa de ser el mentor de
Jose Marti, el guia y el conformador animico de uno de los
hombres mis extraordinarios quoe la Historia conoci6.
Cuando Mendive aparece como un nuevo astro en el
cielo de la incipiente poesia cubana, ya Heredia habia
muerto, aunque de seguro que sus cantos no le eran desco-
nocidos ya que, en dos de sus composiciones, las dedicadas a
Jiarez y Cavour -que tanto difieren del tono general de su
obra- se advierte, a ratos, Ia presencia de nuestro maiximo
lirico en aquellos aspects prosaicos y tribunicios de que
generalminente adolece la poesia civil, o acaso Mendive sigui6
la rccomiendaci6n que a la juventud cubana hiciera don Do-
iniigo del Monte de los versos de Juan Nicasio Gallego, al
editarlos aquel, por primera vez., en Filadelfia en 1829 y
la influcncia del exaltado cantor de "Al Dos de Mayo"
originara los acentos pat6ticos que se encuentran en aquellas
dos composiciones. De 1839 a 1841, aparecen en algunas
publicaciones de provincias, entire ellas "El Correo de Tri-
nidad", los prineros versos de Mendive, los cuales son re-
producidos con encomiaisticas notas por el "Faro Industrial
de la Habana", quo dirige el emninente poligrafo don Antonio
Bachiller y Morales, mias tarde uno de los principles cola-
boradores de la "Revista de La Habana". En 1847, recoge
en un toriio la colecci6n de sus poesias, con el melanc6lico
nombre de "Pasionaria", que prologa el catedraitico de Eco-
nornia Politica don Ram6n de Armas y Carmona y que saluda
con aplauso Bachiller. No olvidemos en esta 6poca, de febril
actividad de Mendive como Secretario que es de la Secci6n
de Literature del "Liceo de La Habana", a la cual pertenecen
cubanos tan distinguidos como Bachiller, Munioz, del Monte,
los hermanos Cairdenas y Rodrifguez, Jorrin, Echevarria,
Ramo6n de Palma, Santos SuArez, Foxa, Anacleto Bermuidez
y otros, que tambien redacta con Jose Gonzalo Roldain la
revista "Flores del Siglo", y con Jos6 Quintin Suzarte "El
Artista", publicaci6n que se convierte en 6rgano official del
"Liceo".
En 1849, en difas en que la conspiraci6n de las armas ya
solo aguarda el disenio de ]a bandera que ha de ondear


-102-







bajo los cielos de Cuba en la invasion que se prepare, Rafael
Maria de Mendive parte hacia el extranjero, visitando al
presbitero Felix Varela en Nueva York, colmando asi una
de las mis profundas ansias de su vida. ,Qu6 hablaron el
inmenso Varela y el poeta de "La Gota de Rocio", aquel
hombre a quien le temblaba de indignaci6n la blanca barba
cuando de los dolores de Cuba se trataba, segun anot6 su
genial discipulo? El debate en torno al tema de la anexi6n
y el separatismo, del que estarian al tanto Varela y Mendive
y que hubo de predorninar durante aquel lustro, habia
aplazado la palabra y la pluma de sinipatizantes e impugna-
dores para darle paso a los expedicionarios de L6pez. 4Qu6
se dirian con el coraz6n, frente a frente, el portaestandarte
de la libertad y el derecho en sus fuentes mis puras y el
hombre encargado de inculcirselos en su alma al compatriota
destinado a hacerlos germinar en el alma de un pueblo? No
lo sabemnos, si nos atenemos a la prueba escrita o a la
tradicion oral, pero facil, muy faicil sera adivinar en todas
sus proporciones lo tratado y las conclusions a que se lle o,
con solo observer la conduct patri6tica y moral que inantu-
vieron cada uno en lo que a ambos restabl)a de existencia
terrena.
Sigue a Francia, Mendive; luego a Espaiia. Impaciente
estaba por acercarse a don Domingo del Monte, a quien desde
hacia afios admiraba profundamente por la labor que, tanto
en Cuba como en el extranjero, desenvolvia en favor del
progress de la colonia. El encuentro tenia que culminar en
amistad intima, y asi fu6. Es precisamente en casa del pr6cer
cubano, punto de ida y regreso de su recorrido por Europa,
el sitio donde conoce y entra en amistad con un grupo de
notables intelectuales espafioles. Su espiritu de arista lo lleva
a Italia, despuns. Estuvo, como es natural, en Roma, en Flo-
rencia y otras de sus rnmis famosas ciudades. Su pasi6n por
aquel pais, nacida a trav6s de fervorosas lectures, se acre-
cent6 con la visit a sus lugares hist6ricos, con la contemipla-
ci6n direct de sus obras de arte. Sus viajes, sin embargo,
mnis que itinerario de placer, resultaban ocasi6n de studio,


-103







de oportunidad para analizar hombres y ambientes que mis
tarde habrian de influir en su producciones y rumbos. Tan
es asi que, de regreso a la isla en 1852 -un afio antes de la
muerte de del Monte en Madrid- es saludado en bienvenida
por el "Diario de La Habana" en un suelto periodistico que
lhace hincapi6 en la significaci6n que en su poesia ha tenido
la visit de Mendive a Europa, comentando: "El tiempo ha
madurado su clara inteligencia y su espiritu se ha desarrolla-
do con el studio y los viajes; las tendencies de las poesias
que ahora compone indican claramente ese adelanto, sobre
el que llamaminos la atenci6n con regocijo, puesto que es
frecuente ver que jovenes de esperanzas se estacionan o
retroceden". Estas beneficas influencias -decimos nos-
otros- que el comentarista advierte en la obra poktica de
Mendive cual consecuencia natural de sus viajes, es menester
aplicarlas, igualmente, a cuanto asimiI6 en los restantes
aspects del pensamiento y la sensibilidad humana. Pudiera
decirse que del viejo mundo, el poeta, el maestro, el patriota,
trae un mundo nuevo de ideas, de esperanzas, de proyectos.
Uno de estos seri la "Revista de La Habana"."
En efecto, en el propio afio en que nace Marti, se une
a Garcia Vald6s en aquella publicaci6n quincenal de ciencias
y literature que, despu6s de la "Revista Bimestre", estaba
llainada a disfrutar de mais larga vida y lograr del pfiblico
mnejor acogida, no solo por su calidad sino por la novedad
que significaba -Io mnis important en ese orden de aquella
6poca- la inclusion en sus paginas de retratos litografiados,
en los que aparecieron Crist6bal Col6n, Heredia, uno de la
Avellaneda en los moments mis impresionantes de su belle-
za criolla, de Escovedo, de Varela y del reci6n fallecido del
Monte. Hasta once afios despues, en que se dedica por entero
al mnagisterio, las actividades de Mendive estarin impulsadas
hacia el periodismo y la poesia.
Pero antes de considerar lo que podriamos ofrecer como
los aspects mas importantes de la revista, y antes de aludir,
como hemos hecho con Mendive, a las cualidades de Garcia
Valdes, sefialemos los infatigables empenos desenvueltos por


-104-







ambos bajo el rotulo de "Biblioteca de la Revista", y que
comprendio la publicaci6n de selectisimias obras, en su mayor
parte novelas, cuentos y leyendas de distinguidos autorcs,
y la "America Po6tica" en que recogen las composiciones
que estimaron mejores de los mAs ilustres poetas. En esta
faena, plausible por el espiritu que la anim6, di6 pruebas
Mendive del mis fino criterio de selecci6n. Un detalle, sin
embargo, darai la mejor noticia sobre la disposici6n en que se
hallaba el medio cultural habanero para coadyuvar a las
empresas de divulgacidn literaria, y es el del exito que obtic-
ne la suscripci6n apadrinada por Mendive de la obra de
Lamartine "Curso Familiar de Literatura" y que, al corres-
ponder al prop6sito nuestros compatriotas, hace que el exi-
mio autor de las "Meditaciones" expresara en carta a Jose
de la Luz: "Mientras mi obra ha sido desdefiada en otras
parties, en esa apartada y bellisima region del mundo ame-
ricano ha sido acogida con el entusiasmo e intcres quo saben
hacerlo los paises cultos, como lo es sin duda la herimosa
tierra que ha producido a la poetisa Avellaneda y al poeta
Heredia". Con estas rapidas y leves noticias sobre Mendive,
volvamos a Garcia Valdes, su compafiero en la direction de
la "Revista de La Habana".
Que fue professor y escritor piblico, licenciado en Juris-
prudencia y que naci6 en esta capital, nos lo dice Juan
Francisco Calcagfio en su utilisimnio Diccionario, expresando
que en la revista que public con Mendive escribi6 articulos
de bibliografia y de critica y su estudio sobre "Guerra del
Ingles", que no dio termino por expirar antes la revista.
Alude tamribien Calcagnio a la*traducci6n hechac por Garcia
de la obra de E. G. Squier "El simbolo de la serpiente" y la
adoraci6n de los principios reciprocos de la naturaleza en
America. En cuanto a su estilo, Anselmo Suirez y Romero, el
novelist de "Francisco" y el descriptor insigne del camipo
cubano, lo juzga con acierto --expresa Calcagiio- en las
siguientes frases de su libro inedito: "De estupenda erudicion
e infatigable laboriosidad, es Jose de Jesds Quintiliano Gar-
cia, pero nada inas; cs un arsenal de materials que nunca,


-105-






cuando describe, sabe coordinar y presentar de una manera
grata: a pesar de conocer el castellano, lo maneja pesima-
mente y su uso del hiperbaton es intolerable, Sus articulos
no pasaran a la posteridad sino como una muestra de todo
el grado de corrompido gusto con que se puede escribir en
nuestro idiomna". El juicio critic de Suarez y Romero nos
parece demasiado Acido, un tanto personal si se quiere,
aunque inniegable en el enfoque que del modo de escribir
de Garcia Valdes hace y que no era solo exclusivo de este,
prcocupacion bien a la inversa de nuestros dias en que apenas
si surgeon voces como la de Suarez y Romnero para mantener
en toda su pureza la expresi6n y reglas del idioma.

EXPLICACION PREVIA Y EN MARCH
En la priimera plan del primer ejemplar del cuaderno
o revista, los directors hacen la acostumbrada aclaracion
de intencioncs y metas. -"Al entrar -dicen- con nuestra
primera entrega en la epoca critical para todo peri6dico en
que el puiblico a quien se dedica decide de su vida, debemnos
una manifestacion a los que con tan decidida protecci6n se
han dignado acoger nuestro pensamiento, y estamos en el
caso de explicarles el character de nuestra Revista".
"Al concebir la idea de ella, al resolvernos a anunciarla,
las aspiraciones que nos movieron eran tan dignas de una
capital culta, comno licitas auin a nosotros, no que concep-
tuilairamos inmodestos, que nuestras pocas escasas fuerzas
fueran sobrado potentes para dar cima a la empresa, sino
porque teniamos prescnte que cada cual puede en lo que
estah a sus alcances contribuir al bien de su pais, y que lo
era para el nuestro una publicacion cientifica y artistic
de que carecia, dado que no estaba tan escaso de peri6dicos
literarios y amenos; porque contAibamos con todos los medios
materials bastantes para acometer la empresa, y en fin
y principalmcnte porque fiabamos en que nuestro mundo
literario acudiria en ayuda nuestra con sus escritos los unos,
los otros con toda aquella proteecion a que se hace acreedora
toda empresa fitil de por si."


-106









"Previa tan explicit manifestaci6n, nos ocuparemnos de
la explicaci6n ofrecida. La Habana por lo general ha dis-
pensado siempre una protecci6n digna a toda publicaci6n
que lo ha merecido, y este es un hecho que nadie negaria
y menos nosotros que hemos contado tan especialmente con
ello; pero es asimismo otro hecho que no podria oscurecerse
sino con alguna venda en los ojos de la conciencia, que da-
tando la ilustraci6n de la Reina de las Antillas y en ella de
su preciosa capital, de solo un espacio de tiempo que podria
sefialarse en afios, es un impossible fisico que pueda contar
con un niinero suficiente de lectores exclusivos que costea-
sen un peri6dico merainente cefido a las ciencias o las artes.
No es esto decir que unas y otras y la literature much mne-
nos, dejen de contar entire nosotros admiradorcs proporcio-
nalmente numerosos que cultiven los diversos ranios del
saber human, sino que aqui, lo mismo que en todos los
paises del mundo, no ocurren a suscribirse a un peri6dico
todos los que puedan y ain deben, sino ciertos y determinina-
dos individuos de entire todos aquellos a quienes se dedica,
y por lo mismo en la ilustraci6n afin reciente de La Habana
no seria dable y menos exigible hallar un nmniero de esos
lectores especiales bastante para softener un periodico para
ellos con exclusion"
"Por eso, adoptando para nuestra publicaci6n el titulo
de Revista, le hemos dado una como fisonomia local, unil
caricter propio para un pais que, como el nuestro, puede
considerar como un titulo de gloria las anomalias que pre-
senta su ilustracion, por la rapidez asombrosa con que ha
alcanzado la altura en que se encuentra; y sin dejar de la
mano el arte y la ciencia, su amenidad le harA capaz de
lograr la lectura de mayor nfimero de personas, y e! atracti-
vo de lo pintoresco aumentari en muchos su circulaci6n."
"Asi, pues, aunqute pudiera aparecer alguna oposici6n
entire el grave titulo de Revista y lo ameno y puramente
agradable de algunos de sus articulos, y lo atractivo de su
parte material; con todo, creemos que la persona mis several


-107-




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC