UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00065


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Sumario
        Page 3
    Title Page
        Page 4
    Front Matter
        Page 5
    Vigencia de ayer
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
    Temas e indagaciones
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 65
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
    Testimonios
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
    Vida de los libros
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
Full Text




Revista


de


la


Biblioteca

National


LA HABANA, CUBA








SUMARIO

VIGENCIA DE AYER
PIC.
Jose de Armas y C&rdenas.-Los Humanistas del Renacimniento 7
TEMAS E INDAGACIONES
Alfonso Reyes.-A Vuelo de Pluma.....................*..... 45
Luis A. Baralt,.-Palabras pronunciadas en la "Capilla Alfonrsina" 51
Mariano Brull.-Poema a Alfonso Reyes......................... 55
F6lix Lizaso--Presencia de Mexico en la obra de Alfonso Reyes 57
"El Revisor Politico y Literario", Facsimil de la primer pagina 65
"El Revisor Politico y Literario", Introduccionn................ 67
Enrique Gay Calbo.--"El Revisor Politico y Literario"......... 69
Justo Pastor Beniteze-La revolucion de los Comuneros en el
Paraguay .. ... .... .............................. .. .... ..... 95
Mario Guiral Moreno.-La autenticidad de un grupo hist6rico 105
Rafael Nielo y Cortadellas-Documentos Sacramentales........ 121
TESTIMONIOS
Cartas a la Directora. ...............* ......... ... ....*. 139
VIDA DE LOS LIBROS
Bibliogrificas:
Antonio Martinez Bello-Autonomismo y filosofia........ 147
Rafael Marquina--"Cenizas Gloriosas", de Miguel A. Campa 153
Elena Calduch de Roberts y Oscar Fernandez de la Vega.-
Gram~tica del Espafiol, por A. M. B.
Faustfino Garcia Peralta, S. J--Fundamentos de biologia,
por A. M. B.
Ana M. Ayala y oiros--Espafiol 29 Curso, por A. M. B.
Levi Marrero.-La Tierra y sus recursos, por A. M. B.
Mercedes y Rosaura G. TudurL.,-Introduccion a la filosofia.
Por A. M. B.
Manuel Martinez Escobar.-Obligaciones y Contratos, por
A. M. B.
Rafael Pic6.-Geografia de Puerto Rico, por A. M. B.
Rafael Nieto Cortadellas.--Los Fernandez Cossio. Por A.
Linares Fleites.
Gloria Castaneda.-Libro inedito de Jose J. Tejada.
Lisandro Otero Gonzilez.-Tabaco para el Jueves Santo. Por
A. M. B.
Jorge Mafiach.-Estampas de San Crist6bal Por A. M. B.
Agustin Acosta.-Hermnanita. Por A. M. B.
Salvador Basulto Rodriguez.-Cultura Religiosa. Por A. M. B.
Medardo Vitier.-Libros. Por A. M. B.
; UrBon White.-Azucar Amarga. Por A. M. B.
M Aguel A. Macau.-Matrimonio y Equiparaci6n Matrimonial.
Por A, M. B.
Eduardo R. Nifiez y NuAez.-Ley de Enjuiciamiento Criminal.
Obras juridicas de interns. Por A, MN. B.
Dulce Maria Escalona,-Letras y nlmeros. Por A. M. B.
Calixto Suarez.-La ciencia y tu. For A. M. B.
Jorge Font Saldaaa-E1 Ideario de Marti. Por A. M. B.
Muino Marin.--(Gobernador de Puerto Rico). Discursos. Por
A. M. B.
Gustavo Pitaluga.-Di Alogo sobre el Destino. Por M. Isidro
MWndez.
Estadisticas .... .. . . . ................ . ............. 203
Relaci6n de las obras cientificas y literarias ................... 205








SEGUNDA SERIE Afio VI. No. 4




VD
VS ;
i
Reovista


Biblioteca


(CTIBRE DIC1EN BREB


0
acional


BAJO LA DIRECCION


DE


Liliha


Castro


de Morales


DIRECTOR DE LA BIBLIOTECA NATIONAL





LA HABANA, CUBA
Impresores, CARDENAS Y CIA.
19 5 5


I M EMRC TE"A
INVESTGADORES















Hemos querido aprovechar la feliz coincidencia de
este nuimero final del afio 1955, para cerrar con broche
de oro el sexto afio de la resurrecci6n de la Revista de
la Biblioteca Nacional. rindiendo homenaje a un alto
valor de nuestra America, al mexicano universal cuyo
solo nombre es simbolo de la mas amplia cultural huma-
nista: Don Alfonso Reyes.
Para tan bello prop6sito publicamos sendos trabajos
de dos ilustres cubanos: F6elix Lizaso y Luis A. Baralt y
un bello poema de Mariano Brull, viejo y admirado amigo
de nuestro laureado, y las hermosas palabras pronun-
ciadas por el propio Alfonso Reyes, en ocasi6n de recibir
el tribute que le rindi6 la intelectualidad cubana.
De esta manera creemos proseguir la tradici6n cul-
tural de nuestra patria y de la Biblioteca Nacional.
Con tan rico aporte, terminamos una jornada mas en
la Direcci6n de esta Revista, reafirmando nuestro pro-
p6sito de superarnos y de subsanar los posibles errors
en que hayamos incurrido a traves de seis aios de labor
ininterrumpida.
No nos cansamos de expresar nuestra profunda gra-
titud a la intelectualidad americana, que de manera es-
pontanea y desinteresada ha contribuido a la realizaci6n
de este noble empenio.
Si ha habido triunfo es de todos los que nos han
ayudado. A todos, pues, nuestra gratitud imperecedera.


-3-

















VIGENCIA


DEL


AYER














Los Hum anistas del

Ren acimiento 1

La critical contemporanea, que parece haberse impues-
to la dura mission de escudrifiar los origenes y las causes
de los grandes hcchos hist6ricos, vacila en frente de aque-
los fendmenos de la inteligencia huniana, cuyo comienzo
comno el de ciertas corrientes caudales, se pierde por su pe-
quefiez 6 su distancia, y que solo a minerced de infinitos es-
fuerzos ban logrado manifestarse de una manera clara y
positive. Cada conquista de la civilizaci6n, es inas. cada
idea expresada en una forma inmiortal, es obra de largos
trabajos que, como los eslabones de la cadena, se ayudan,
se completan y van sucediendose de misteriosa manera hasta
Ilegar a su expression perfect. Tender la vista hacia atras
y buscar los primeros principios de cuantos sucesos y doc-
trinas llaman hoy la atencion de los homnbres obscrvadores,
es la mais fatigante tarea que puede emprender el histo-
riador y el critic, y la mas expuesta, tambien, al error y
al fracaso; porque si todos los que han sembrado en el
mundo una idea fructifera y generosa, si todos los que se
han sefialado por un descubrimniento iitil y magnifico fue-
ron, niucho Antes, precedidos por otros de menos fortune 6
El articulo que publicamrnos hoy, se debe a la pluma de Jose de Armas y
Cardenas y form parte de otro trabajo sobre la misma material que con el
titulo de "Ulrico de Hutten", apareei6 en Revista Cubana. Con anterioridad
habia publicado fragments de los mismos en Los Lunes de la Uni6n Cons-
tituri-onal. Corresponden estos articulos al ambicioso proyeclo concebido por
sn autor -que no pudo realizar- de escribir una Historia del Renaeimiento.
Sobre este trabajo coment6 Jose Maria Chaco6n y Calvo en su magnmifica con-
ferencia proninciada en el Ateneo de La Habana en la sesi6n del 3 de marzo
de 1943 y publicada en la Revilta de La Habana en septiembre del mismo
afio, "El ensayista culiano escribia en un medio y en un moment denomninados
por las tcorias positivistas. Sin embargo, se mantiene libre de, su influencia


-7-










talento *,quien serai el que pueda senialar al primero de
estos precursores? Nadie podri decir que las obras del genio
brotan aisladas, hijas de rapida inspiration, del extrano sa-
cudimiento electrico de un cerebro, sin circunstancias que
las ayuden, sin elements ya adquiridos que lai confirmnen,
sin pruebas anteriores que las justifiquen; pero nadie, tann-
poco, en la vida interminable de la historic, podra encon-
wrar con exactitud el g6ermen de esas circunstauncias, de esos
clemcnios y de esas pruebas, que llegan ai desaparecer de
nuestro alcance, y que creciendo siglo tras siglo se hicieron
el pensamiiento y la sublime locura de un Coloni 6 un Gu-
tenberg.
Los exploradores del inundo intellectual, que son heroi-
co" y tenaces como los del inundo fisico, no pueden como
Cstos, adelantar en su camino mientras mias aios 6 mas si-
glos se sucedan. Su ideal, no se encuentra fijo. Los que
buscan la tuna del Nilo 6 el Paso de los Polos, saben que
el ultimo que plant su balndera gana y se acerca a su
objetivo, sin que importen los siglos para perder un palmo
de terreno, porque aquello que dcsea encontrar lo espera
inmutable en inedio de los horrores y peligros de la des-
piadada Naturaleza. En cauibio el que profundiza la his-
toria para hallar los ignorados principios de las ideas 6 de
los acontecimientos humans, avanza y se confunde en in-
terninables casinos, ini6ntras avanza tambien la tenue luz
que lo guia, perdi6ndose en la sombra cada instant que
pasa y que no vuelve. El viajero de las regions heladas 6
de los desiertos arenales, tiene en el tiempo un consuelo y
al elaborar una larga teor-iu histo6riea sobre la Edad Media. Contr,. la incom-
prension, contra las limndtacionei de ciertas tendencies del siglo XIX proclama
Armas el fermento creador, la profunda preoaupaci6n por los valores del
espiritu que son caracteristicas de los tiempos medievales. Nada de larga
noche, ni de caos hist6rico, ni ninguno de los t6picos liabituales de lot que
nos ofrecen un cabal compendio los, en su tiempo, famosos Estudios sobre
la Edad Media de Don Francisco Pi y Margall."
De Just de Lara, -seud6nimo que us6 con preferencia en publicaciones
peri6dicab-, nos dice Chac6n y Calvo en ia .onferencia antes citada: "La obra
de Jos6 de Armas y Cirdenas, Justo de Lara, es de muy dificil acceso. Sus
studios juveniles -El Quijote de Avellaneda y sus crihicos, La Dorotea de
Lope de Vega- se publirarom en ediridn limitada y hace much liempo que


-8-.










un amigo. El triste investigator del pensamiento, v6 que
los afos lo separan con rapidez extraordinaria del fin de
sus trabl)ajos, y pudiera decirse con el poeta, que mientras
mayor es su afain y su desvelo,
Es su noche mais honda y mas oscura.
Nuestro siglo, se ha distinguido en el noble empeiio de
enaltecer 'i los iprecursores, de liberLtar del olvido a los que
pensaron los grandes descubrimientos, ntesi de aiquellos que
los realizaron y publicaron, empeno, si bien inspirado en
un prop6sito generoso, de graves inconvenientes y peligros,
no siendo el menor caer en la injusticia al pretender por
el contrario la justicia.
Y no se detiene tatnipoco aqui; no se limita ya ia colocar
un lauiro sobre el nombre olvidado de cualquiera de los
muchos a quienes se ocurrio la aplicacion del vapor, para
salvar la distancia de los mares, cuando Fulton no habia
concebido su audaz emnpresa; no se detiene ya en recorder a
los pobres obreros de la ciencia que sucumbieron en su
vana locura por aprisionar Iiuia>, cuando los sencillos y movibles caractLeres del in-
presor de Maguneia, demnostraron que los inas complicados
problenmas se resuelven por el genio en una formula sencilla.
La alta critical del siglo XIX va mais alli: escudrinia, inves-
tiga con asombrosa paciencia las causes de los fen6menos
intelectuales,-como ya he dicho-de los suefios convertidos
en doctrinas, de las doctrinas transformnadas en verdades
son verdaderas rarezas de nuestra bibliografia. Los libros de la madurez, los
mas tditados en Espaia -Ensayos hriticos de literature inglesa y espafnola,
Studios y retratoi, El Quijote y su epoca- hace algun tiempo que estiLan asi-
mismo fuera de comnercio, no s si porque en realidad se ban agotado o si tin
-entido sui generis de la propaganda de algfin editor releg6 la obra de
nuestro liumanista al lugar mis rec6ndito del almae'n editorial. Por otra
parte, el periodista que escribi6 incesantemente debde su precoz y bien segura
aidolescencia hasta los dias finales de 5u vida, realize parte de su prolifica
labor en lengua inglesa y este aspecto de su obra brilla por su ausencia en
nuestras bihliotecas pulblicaz. No es, por tanto, aventurado afirmar que mientras
mas se cita al gran exigeta de Cervantes mais en lejania se nos aparece su
obra de critico artist, tan rica de universales perspectives, tan eqiilibrada,
tan bella en su forma, en la que no sahemos que nos atrae mus: si la


-9-









de f6, destruidas su vez por otras verdades y estas por
otras, de los inisterios, en fin, que han dado lugar i todos
los hechos mais importantes acaecidos en el desenvolvimien-
to de la vida hunana: mnisterios que cuando son products
del eterno anhelo por la posesion del nunca encontrado se-
creto de la existencia, han recibido el nombre de religiones
y de filosofias, 6 que agitandose ai impulses de las necesi-
dades y circunstancias, han dejado por herencia iun lartgo
influijo en el porvenir, comnio los grandes acontecimientos
hist6ricos, como la protest revolucionaria, por ejemplo, de
los cspiritus cultos de Europa, conocida generanlmente coni
el nombre de Renacimiento.

Pero si no es las nias de las veccs muy feliz el resultado
de esta Ardua y ruda labor, en cambio sirve para ensanchar
el horizonte del saber y generalizar eli libre empleo del jui-
dio en el eximen de la historic. El studio del origen de
esa impulsion poderosa de los conocimientos clasicos en
Europa, de la que tantos beneficios han resultado para
nosotros, llev6 a los sabios a descubrir importantes tesoros
literarios, perdidos por la incuria, y al profundizarse en
la vida de siglos relnotos del present, se han sentido pal-
pitar alli no pocos elements de la vida mioderna civilizada.
El principio de tan extraordinario moviiiento, es verdad
que no ha podido fijarse. Pero Ique importa? No se sabra
el nombre del que en medio de la universal conflagracion
producida por la espantable ruina del Imperio mas pode-
tluidez del period o si la transparencia del estilo. Porque Juslo de Lara
jertenece a esa tradivi6n de nuesira literature que frente al defpiliarro, al
nfaisis oratorio de la frase, aI sentido de ostenta-i6n verbal, opone la palaibra
prerisai, la palabra imprescindible, el acento de cxactitud y dtie parsiminia a,
la noan de concreci6n, de perfect mesnra que no parece una sola virtue formal
sino la expresi6n mi's clara y genuine tie un admirable equilihriu interior."
Naci6 Jose de Armas y Cardenas (l dia 26 de Marzo de 1866 y muri6
el 28 de diciembre de 1919.
El trabajo que nos ocupau hoy lo posee la Biblioteca Nacionali r e.rogidio en
un folleto de 32 piginas editado en La Habana, Imprenta de Soler y ( omo
pafiia, 1885. Ademris conserva tamnbien el nuimero de la Revista Cubana vo-
rrestindiente al mes de Diciembrc de a1885 ert que aparece por primera vez
este articulo y la Rcvista de la Habana, donde se public la citada Confereneia
del Dr. Jose Maria Chac6n y Calvo,


-10-









roso de la tierra., entire la confusion de razas cxtrafias con
la raza latina, el general desequilibrio; la constitucion de
nuevas nacionalidades; el conflict de las instituciones, las
creencias, las costumbres, el habla, el modo de ser en ge-
neral de esos pueblos invasores, con lo que ya existia san-
cionado por el tiemipo y seguia el curso de la vida roinana;
el choque, en utina palabra, de todo lo pasado con todo lo
nuevo que se apoyaba en la ineludible cley de la fuerza,
convirtio su espiritu al studio apacible y sereno para im-
pedir que la imuerte se extendiese tambien al legado inte-
lectual del pueblo vencido.
Lo que si se sabe es que los adelantos de una literature
y los gigantescos esfuerzos de la ciencia, no se pierden en
absolute nunca por las imnposiciones brutales de la fuerza,
y que el geritnen de process encerrado por ellos es tal, que
sieinpre se perfecciona en medio de los sucesos mas adversos.
La Europa es un ejemplo. Lleg6 Roina al punto inmas
alto de su apogeo moral y politico, y desde alli su decaden-
cia se inarc6 con pasos acelerados. Fue destruida, aniqui-
lada. pero de sus ruinas brot6, como tantas veces se ha
dicho, el espiritu de sus legisladores, de sus sabios, de sus
oradores, de sus poetas, que se mantuvo moribundo y ago-
nizante, como la uinica voz que podia protestar en medio
del general desquiciamiento. Mientras tanto, en la otra frac-
cion de su Imnperio se conservaba la inmensa liter'atura que
aliment6 con su ejemnplo y vigor a la latina. Pero el Oriente
cay6 a su vez, y cuando ya se creia perdido el uiltimno re-
fugio de la civilizacion antigua, aquella debil voz, que salia
de los escombros de un mundo pasado, se habia extendido
con mts vigor que nunca, y los humanistas italianos que
nrio cesaban en su nobilisimo amor a lo antiguo, desente-
rrado las obras que no pudieron salvarse del naufragio, ad-
miraban, tambien, las mismas letras griegas. que acababan
de sufrir tamanio golpe.
El Renacimiento no es un heclho que se ha manifestado


-11-









en la hbistoria de repente y complete, como cuienta la le-
yenda, y repiten los poetas que salio6 Minerva de la cabeza
de Jupiter, radiante, esplendorosa y vestida de todas arenas.
Algunos, como Pranti, lo inician en el siglo XIII con la
transformacion de la escolaistica por la lectura de Arist6teles
y sus comentadores propagadas por los arabes, en todo aque-
lo que se reficra ai la filosofia antigua, las matemaiticas y
las ciencias naturales. (1) Otros, con la agregia figure de
Dante, que ilumina el ultimo tercio de la Edad Media, y
various, respectivamente, ya con Petrarca, 6 ya con el naci-
miento de las lenguas romances, no faltando, entire diver-
sas aserciones mais, quien pida tan alto honor para otros
nombres de minenor importancia, como el de NicolAis de Pisa,
contemporAineo del poeta de la Divina Comnedia, a quien se
atribuye la restauracion del arte claisico. 2) Pero cuando se
registra la literature que sigui o a la caida del imperio ro-
mano de Occidente, cuando se profundiza algo mas en lo
que se ha ilamnado por el ilustre Hallaim <>,
se v6 que, Aun en medio del espantoso atraso en que su-
pone sumergido al espiritu. human durante aquellas epo-
cas, se puede encontrar al filon de la literature elasica, es
decir, el conocitniento de autores griegos y latinos de pri-
mera clase, demostrado por las obras que ent6nces se escri-
bieron, y en las cuales tropieza el curioso con citas y doc-
trinas que relampaguean la cultural romana en medio de
tan generals tinieblas. Y no podia m6nos de ser asi. Nin-
guna literature adelantada y floreciente, como la griega y
latina, hasta el extremo de imponer, despues de siglos y si-
glos, sus leyes de buen gusto, puede extinguirse de seme-
jante manera, sin dejar ni un rastro de luz a su paso, para
que despues se la desentierre y sea una complete revelation
(1) PRANTIL Gesch, d. Logik, 1I, apud. LANCE Histoire du materialisme et
critique de son importance a rnotre epoque, tradluite de CAllemand par B.
Pommerol. Paris 1877, vol. 1, p. 201 y n.
(2) MUNT"Z: La RermissTce e !italie et en France ta I' e pque de
Charles Vii, Paris, Didot, 1885, p. 78. Comp. de imismo Le Prekurseurx de lI
Renaissance, Paris.Rouen}882 y EMILE GEjHAUT, Les Origines de la Re-
naissance en talie ,Paris, Hachette, 1879.


-12-









en el mundo. No es possible, tamnpoco, que lo conquistado
en el 6rden intellectual, se olvide jama s de una manera
absolute, ai no ser en casos particulares de creaciones que
no afecten al tono general de un period de las letras, de
obras maestras, pero aisladas y perdidas, aunque el sabio
Nisard se oponga a la creencia de que tales obras se pier-
dan nunca.
Sabido es que el ultimno escritor romano, Boecio, victi-
ma de Teodorico, al publicar su Consolacion del Fildsofo
demostr6 poseer los grAves vicios que afligian ai las letras
latinas en sus filtimos afios, pero A la vez excelentes cua-
lidades, que hacen de su obra <>, como la
llama Hallam, de una epoca gloriosa que luchaba heroi-
cairnente contra la muerte. Contemporaneos a mas 6 m6nos
distancia, de este autor fueron Casiodoro, Marciano Capella,
e Isidoro de Sevilla, que pusieron en boga las comnpilacio-
nes generals, las obras enciclop6dicas, que si segun la au-
torizada opinion de Heeren, son evidentes signos de la de-
cadencia de las literaturas que las produce, tienen altisima
significacion en el caso present, porque manifiestan tarn-
bien el esfuerzo que se hacia per salvar de su complete
ruina los conocimnientos de la civilizacion romana, al reco-
ger en libros de tan diversos inateriales, pero i la vez de
cierta unidad, los dispersos elements que flotaban todavia
despues de la tremenda caida. Que no conociesen tales com-
piladores el inundo antiguo, sino al trav6s de producciones
semejantes i las suyas publicadas en los siglos iv y v, como
asegura Meiners; que comrnetieran lamentables equivocacio-
nes y errors; que carezcan de importancia que no sea his-
t6rica, dado el actual adelanto de las artes de ensenianza,
sus tratados de gramaitica, 1dgica, ret6rica, y aritmdtica, geo-
inetria, minusica y astronomia, ciencias comprendidas en el
trivium y el quadriviumn, cursos que desde el siglo Vi se
aprendieron durante muchos anios de la Edad Media eindica,
acaso, que no fueran tales expresiones las de la conserva-
cion de los despojos de la pasada literature? eIndica que el
pensamiento huminano se extingui6 por complete, sin ence-


-13-









rrar en su seno ningun germen que pudiera servir para el
progress future, una vez el mundo repuesto del desequili-
brio que manifiesta la ruina de un Imperio fabuloso y la
transformation de una raza?..
San Isidoro de Sevilla, reuni6 un vasto saber de la an-
tigiiedad, en sus Etimologias, que sirvieron de texto en Eu-
ropa durante largo tiemnpo y que sirvieron, tambien, de base
a las ensefianzas doctas de Alcuino. Este Alcuino fue una
de las mais notables figures de la Edad Media. Sabio y poeta,
rival de Beda, aunque algunos dicen que inferior al misnmio
en cuanto a la erudicion, le eran familiares Arist6teles, Vir-
gilio y otros diversos autores clasicos, y en sus poesias se
nota algo asi como la manera virgiliana. Su influencia sobre
sus contemporineos fue notable, y ayudado por la decidida
protection de Carlo-Magno, pudo disponer de grande ina-
teriales de propaganda. Alcuino era el primero de los saibios
que reuni6 i su alrededor el gran Monarca, cuyo amor 'i la
diffusion de los studios y al saber inaugur6 una nueva era
en Europa, era calificada por el ilustre Guizot, del nadir del
espiritu huniano en el viejo continent. Largo seria estudiar
el papel desemnpeniado por Carlo-Magno en la historic de la
civilizacion, despues de ser tan conocido y de haber ocupa-
do, sobre todo, plumas tan bien informadas y eruditas co-
mo las de Gaillard y el Abate Andres. Pero se puede afir-
mar que desde entonces se extendieron mas los conocimnien-
tos, y que la fundacion de la Universidad de Paris, que fue
una de las buenas obras de Carlo-Magno, acrecento en to-
das las clauses sociales el entusiasmo por el amor y el culto
de la inteligencia.
El siglo X, en que duraba tan benefico influjo en Fran-
cia y Alemania, fue funesto para Italia 6 Inglaterra, pero al
inaugurarse el XII, cambio por complete el antiguo general
abandon por las especulaciones intelectuales, y aparecen
mas numerosos en toda Europa que en las anteriores epocas
los hombres notables. El siglo XII, afirmina Hallam, es el co-
mnienzo de un period interesante, la filtima parte de la Edad
Media, period en el cual, si la ignorancia general estaba


-14-









lejos de haberse disipado, los poderes naturales del talent
se reprodujeron y desenvolvieron con notable actividad. Las
causes y las circunstancias mas importantes de este progress,
fueron para el gran historiador:
19 La institution de las Universidades y sus m6todos.
29 La cultural de las lenguas modernas, seguida de la
multiplication de los libros y de la extension del arte de
escribir.
39 Los trabajos sobre el derecho romano, y
49 El studio de la lengua latina en la pureza de sus
antigunos models. (1)
Tales circunstancias, que Hallam califica de causes, no
fueron, sin duda, mais que efectos, pero efectos que bastan
para considerar la influencia extraordinaria que ejercieron
despues, al comenzar en el siglo XV el movimiento fecundo
de los humanistas en favor de la cultural antigua. Tales efec-
tos, bastan para que la Edad Media no sea considerada como
un period exterilizador en absolute, como una 6poca de
bronce y de hierro en que jamas se penso en otra cosa que
no fuera la guerra y el exterminio. Desde la monja Roswita.
que en el fondo de un claiustro de Alemania se enternecia
con la lectura de Terencio, hasta el paciente Ricardo de
Bury, que recogia en su biblioteca cuantos libros Ilegaban
a sus manos, podrian citarse en los dias mas censurados de
la Edad Media, nombres que ocupan un lugar, n6 por lo
modesto desprovisto de importancia, en los anales de las
letras y de la ciencia.
La filosofia de la Edad Media, la escolaistica, ha sido
tratada por muchos con soberana injusticia. No se podrAi ne-
gar, por cierto, que ella trajo graves defects que suelen
(1) Introduction to the literature of Europe in the fifteenth. sixteenth
frind seventeenth centuries. By Henry Ha!lan, New York, 1884. vol. 1, p. 34.
Existe una traducci6n francesa de esta excelente obra por el mismo tradurtor
de la Historia de Europat en la Edad Media del propio Hallam, Mr. Alphonse
Boi-ghers, Paris 1839. 4 vol. in 49 La Introdtucciodn i ln literatura de Europa,
libro de pasmoso saber y segura critira, me ha servido buastante en este studio.


-15-









notarsc amn en el siglo XIX: la sutileza. el abuso del silo-
gismo, la mania de reducirlo toda ati un sistema. No se po-
dra contradecir que la exageracion de tan dafninos princi-
pios, produjo resultados perniciosos, corno el del Dr. ilumi-
nado Raimundo Lulio, al pretender el hallazgo de la fo6rimiu-
la magistral de todas las ciencias. Pero tanipoco es dado ne-
gar que fueron grandcs sus ventajas, e inmensos sus be-
neficios.
< va, que inspiraba el disgusto por la ciencia, lo que no estai
suficientemente probado. Que professor de filosofia dog-
initica reuni6 nunca alrededor de su catedra mis auditorio,
mias discipulos, que Abelardo, Alberto el Grande, Santo To-
mais, Duns Scoto y Guillermo de Ockam? Textos irrecusa-
bles nos ensefian que se acudia desde las mas lejanas tierras,
para escuchar a esos ilustres lectores, y que no existian salas
bastante grandes para contener a los oyentes. En que tiem-
po ha tenido la filosofia mais encantos para la juventud que
en la Edad Media ? WBajo que m'ietodo se manifesto mas celo,
mas passion por el studio de los grandes problems, que
bajo el mentodo escolastico? Basta inventariar en nuestras
bibliotecas los monumentos de la controversial que comenzd
con el siglo X y termino con el XVI: i que multitud de gran-
des y pequefios libros! Este conjunto prodigio de escritos de
toda especie y sobre toda clase de cuestiones, prueba que
en ningun tiempo la inteligencia tuvo una necesidad igual
de razonar, ni experiment menos dificultad en satisfa-
cerse>. (1)
He citado las palabras de Haureau, porque siendo del
erudito historiador de la escolaistica, nadie podra recusar-
las ligeramente. Pero es una evidencia indiscutible, como
sostiene a su vez Lange, que la comunidad intellectual que
produjo la filosofia de la Edad Media, fue uno de los prin-

(1) Dictionaire de .sciences philosophiques par une sociere de pro'fe.seurs
et dIe savants sous la Direction de A. Franck, ParKs 1875. Art. Srolastique,
p. 1575. Ve ase del propio Haureau: De la Philosophie scolastiqrue. 18Wi),
Hilstoire de lti philosophic scolustique, 1872


-16-










cipales motors que encontraron despues los hoinl'bres del
Renacimiecnto. De aquellas discusiones pueriles que sostlu-
vieron los fil6sofos escolaisticos, de la confusa mescolanzia
de textos opuestos a textos, de Aristoteles contra Platon y
Platon contra Arist6teles, de Averroes combatido por unos
y enaltecido por otros, de sofismias en frente de sofisias, y
de silogismos adaptables i las ma's contrarian conclusions;
de toda aquella extrania masa de insustanciabilidades y gran-
des ideas, de puerilidades y serias concepciones, salieron re-
sultados altainente beneficiosos, porque la egregia libertad
de la razon se impuso al cabo, y de seinejantes encarnizadas
discusiones brotaron, por filtimno, las doctrinas que inau-
guran una nueva division en la historic de la filosofia, cuan-
do relegados los procedimientos primeros y las inuitiles tra-
bas, se comprendio que el pensamiento podia agitarse y co-
rrer sin andadores.
La Edad Media, tambien, luch6 con graves dificultades
para el adelanto de la cultural. El clero recrudecia por to-
das parties su intransigencia, su 6dio fanatico contra el saber
profane. Gregorio I inutilmente defendido por Tiraboschi,
fuc el corifeo de cruzada tan violent como estfipida, que
hizo promnulgar las mais absurdas leyes contra los autores
paganos y prohibit en algunos conventos su lectura.
Italia, que era el natural dep6sito de los antiguos mta-
nuscritos, no estaba en ventajosa position topogrAfica que
facilitara a los que vivian en distantes regions, el miodo de
adquirir tales tesoros. Los elements necesarios para copiar
los libros eran, tambien, rarisimos. Cuenta Tymperley que

(2) Un predicador de epocas posteriores-lo que demuestra cuanio se
extendi6 el 6dio del elero por el saber seeular-se expresaha asi en Francia:
"Se ha eneontrado una nueva lengua liamada griega. Es neresario precaver4e
de ella, porque esta lengua produce todas las heregias. Veo en manos de
muchas personas un libro escrito en tal idioma: Se le nombra el Nuevo
Testamento y esti plagado de alimafias y v[boras. En cuanto a la Icngua
hebraica todos aquellos que la aprenden se vuelven judios en el acto". Puede
con esto suponerse que si asi se hablaba muarho despues de [a tenaz per,.ecu-
ci6n de Gregoria I, como serian las invectivias formuladas contra Ins sibios
en el reinado del feroz Pontifirc. V6ase Hisjoire comparsee d .s litte.rtture.
esptgnole et franaise por A. Puibusque, t. 1, p. 425.


-17-









el inonge Martin Hugues, a quien el convento de San Ed-
mond"s Bury habia encargado la c6pia de una Biblia no
encontr6 suficiente pergamino en toda Inglaterra ) y co-
nocidos son los trabajos y penalidades que en pleno siglo
XIV sufri6 el Petrarca, cuando copiaba los mianuscritos grie-
gos y latinos qie amonton6 en su retiro de Valclusa.
Precisar, sin embargo, una fecha en que se inaugure el
Renacinmiento, considerar la Edad Media como un period
infructifero y exteril, como una laguna 6 un parentesis, es
empresa dificil y peligrosa. Si desde cl siglo XV se nota en
Europa un fuerte impulso hicia el studio de la antigiiedad;
si desde ent6nces, tambien, principia la gloriosa era que
tailtos nipia qauglreivio o
tantos recuerdos ilustres encierra, y en que revividos los
artisticos ideales del paganismno brotaron del niarmol y el
lienzo tantas obras maestras; si ent6nces se aumientaron los
humnanistas que en catedras y libros y Academias difundian
su saber y sus doctrinas; si en aquella epoca, al aparecer en
el mundo Arist6teles y Platon vestidos A la modern se afir-
maron las bases de nuevas tendencies filos6ficas, no debe-
inos olvidar los esfuerzos que precedieron llenos de impor-
tancia para el critic contemrnporaneo. A la vista de seme-
jante mnovimiento, que en Italia, sobre todo, adquiri6 ma-
yores proporciones, es natural que se borren de la memo-
ria (deslumbrada por el asombroso conjunto de brillantes
figures que el pincel de Kolbach ha coloreado en una de
sus 1nejores creaciones) las que n6 por lo aisladas de su
position, dejan de tener el derecho de ocupar un puesto
que figure en el cuadro del Renacimniento. Es necesario en-
sanchar eli marco y extender las proporciones. Es necesario,
no ya comenzar con Dante, con Petrarca y Bocaccio en el
siglo XIV; con las dulces endechas de los trovadores pro-
venzales, 6 con iel balbuciente origen de los idiomas mo-
dernos. Es preciso considerar el Renacimiento n6 comno una
resurreccion, porque el espiritu de la antigiiedad jaisA mu-
ri6 en Europa, sino como un esfuerzo gigantesco y triun-
l1) Histioire du fivre en Fraitce depuis le. f temps les plus rectles jttsqu' en
1789 xMr Edmond Werder (Prenmiere mrtie 1275-1470), Paris MDCCCI.XI, p. 32.


-18-









fante, que con extraordinario vigor se acentuo en el siglo
XV y cuyos primeros mnovimientos han de buscarse en la
protest mais acentuada mnas veces y m6nos otras, que en
diversos paises del continent se levant contra las impo-
siciones de la ignorancia, alla en las oscuras 6pocas qne
sucedieron a la caida del Imperio Romnano.
En este orden de ideas, puede comipararse a la Edda Me-
dia con uno de esos bosques seculares maltratados por el
fuego y por la tala. Los airboles inmensos y amenazadores
han caido, quizais para siempre. La belleza de sus ramas.
que formaban a veces murallas impenetrables para la mi-
rada del viajero, han desaparecido tambien, y por los des-
iguales restos de su vegetacion, no puede el caminante ima-
ginar siquiera cuail fu6 el esplendor de la pasada grandeza.
pero de esos restos auin algunos conservanl vida, y lenta-
,nente, sin que el hombre apenas se perciba, arrastrAindose
aca un tallo imoribundo., irgui ndose alii olvidadas raices
con la fuerza de la juventud, se vin formnando capas de
verdur- y al cabo de los afios se levanta otra vez, un bosque
iuis intrincado y orgulloso que el antiguo oponiendose con
mayor brio ai la destruction de su gigantesca herinosura. Y
quizas cuando cay6 primero vencido en la lucha algun irbol
-enainorado como el piano del Norte, que canta Heine, de
la esbelta palmer de Oriente-lanz6 ai la velocidad del aire
los imperceptibles germenes de vida de sus clices, que
fructificaron en lejanas tierras, constituyendo con el tielm-
po un asombro mias de la Naturaleza. Asi mueren y renaceii
las civilizaciones. Asi se suceden, se comnunican y se unen.
jQuien puede contar los pasos misteriosos, ni hallar los os-
curos origenes del pensarniento!.


La palabra Renacimiento, aunque no es just aplicada
al progress intellectual de Europa, porque implica ,iuerte
anterior, porque trae la imagen de complete y absolute ruina
y despues de raipida grandeza, esta. sin eni(iargo, autorizada
por la costunmbre y es siempre grata a la nmemoria de cuan-


-19-









tos saben comprender la significacion hist6rica del period
que generalmente design. De amable palabra la calific6
Michelet al comenzar uno de los mas interesantes tonmos de
su admirable Historia de Francia. Y es que el Renacimiento,
no comnprende tan s6lo el adelanto mayor en los studios de
la antigiiedad, porque mezquinos serian ent6nces su me-
rito y su influencia. Renacimiento, tambien, significa liber-
tad y progress. El sibio que en siglos de atraso y despotis-
mo descubria" las ignoradas bellezas del idioina, al par que
las grandes y liberals ideas de los republicos romnanos, el
que ensenaba a la juventud, bajo la sombra respectable del
pasado. a sentir y a pensar como los heroes invictos de Gre-
cia y Roma en las 6pocas del apogeo de estas naciones, lu-
chaba para la future emancipacion del pensamiento. El fi-
16sofo, que con la teoria de la verdad double tan en boga en
los siglos XV y XVI, separaba en el pensador al creyente
para evitar los castigos de la Iglesia, como hacia aquel ale-
gre y original Pomponacio, luchaba por la libre eminision del
criterio cientifico. AdeinAs, hoinbres del Renacimiento son
tambien los ilustres precursores de la ciencia mioderna, co-
mo Colon, que al descubrir un nuevo mundo que le revel6
la antigiiedad, sostuvo tambien doctrinas cosmograficas que
ban sancionado los investigadores cientificos del siglo XIX.
For juzgar el Renacimiento bajo un punto de vista es-
trecho y mezquino, por no considerarlo bajo todos sus as-
pectos, han sido, comunmente, infundadas acusaciones los
cargos que contra el se han formulado. Se le ha llegado a
career una remora al progress, penetrando con partial es-
piritu en sus irregularidades, sin comprender que los mas
notables adelantos han tenido por base una miezcla de ver-
dades y errors, que s6lo el trabajo y el tiempo han podido
esclarecer y depurar. Los que han sido colocados por el
destino en un siglo de felicidad y de adelanto, donde han
recogido el fruto acumulado de las labores de otros siglos,
suelen ser injustos y exigentes con aquellos que les legaron
tan hermosa herencia.


-20-









He aqui una question interesante sobre la cual niis de
una vez se han citado ciertas palabras del celebre bibli6filo
historiador de las Matemaiticas, Mr. Libri, por muchos ta-
chado de frivolo y ligero en varias materials. E1 studio de
la antigiiedad, dice el antedicho autor, se convirtio6 pronto
en una viva passion, en esos hombres que nada podian ha-
cer a medias. La Europa entera se arroj6 sobre el pasado,
y no qued6 sino un nuimero reducido de individuos ocupa-
dos en marchar adelante. La erudicion lo invadid todo y
suspendio por un tiempo el progress de esas admirables ge-
neraciones. La lengua perdio su sencillez, la poesia su ori-
ginalidad, las ciencias fueron descuidadas, el espiritu aven-
turero se calm, la sociedad se hizo imitativa, los sentimien-
tos, las pasiones minismas debieron apoyarse sobre la erudi-
cion, y el espiritu humnano que habia avanzado en regions
nuevas, volvi o a entrar por un period en la rutina. Sali6
mas tarde con nuevas fuerzas, rico de nuevas bellezas, re-
vestido de formas mais brillantes y pulidas, pero jams vol-
vio a encontrar la espontaneidad y la inspiration primitiva>>.
Las falsedades contenidas en este pairrafo de Mr. Libri, han
sido suficientemente refutadas por la critical. (1) Pero basta
presentar la historic del humanismo, para comprender cuan-
ta razon les falta, para ver de una manera palpable que lejos
de existir ese retroceso de que habla el c ulto historiador, re-
troceso que segun 61 sumi6 o a la Europa en un estado la-
inentable de exterilidad, en que hasta el propio sentimiento
se hizo erudito, lIjos de apagarse la espontaneidad primera,
para nunca volver, aquel trabajo de rehabilitation del mun-

(1) Libri, Histoire des sciences mathemnatiques. t. IT, p. 241,242, Muntz
combat la opinion de Libri copiando otras palabras del mismo autor que
dicen: "Este paso al traves de la erudiei6n era una necesidad: debia enfriar
por un tiempo la marc-ha de las lelras y las ciencias, pero el conocimiento
de la sobras maestras de la antigliedad, tenia que terminar en provecho de
Ia ciencia modern, y no es preciso juzgar iigeramente ii esos hombres qpe
quisieron los primeros resucitar el saber de los griegos y romanos. Eite rulto
por la antigiiedad produjo una revolution complete en los studio, y al
trazar la historic de la ciencia debemos detenernos un instance en esta epoca
climatirica". Muntz, Renaissance en Italie et en France, p. 79, Veae tambien
J. Burckhardt: La Civilisation en Iwlie rtu temps de la Renaissance, trad. de
M. Schmitt professeur au Lycee Condorcez sur la second e edition annotee par
L. Geiger, Paris, 1885 t. i, p. 249.









do antiguo fu iun trabajo emninentemniente progresivo, que
prepare los dias Inejores en los cuales el arte y la ciencia
brotaron con nuevas /uerzas. con nuevas bellezas, con for-
inas mas brilltntes y pulidas, es cierto, pero tainbien ori-
ginales e inspiradas.
Los defects e inconvenientes del humanisnio ban sido
superados por sus cualidades, por sus ventajas positivas que
produjo para el progreso de la humnanidad, comno dice
Burckhardt, refiri6ndose en general al Renacimiento. Esos
honmbres que, como Victorino de Feltre, destruian sus pa-
siones mundanales para dedicarse al studio, sin mas ideal
que el saber y la ensefianza; esos sabios que recorrian las
Universidades propaganda la luz de su doctrine, y cuya
vida se consagraba entera a la investigation de la verdad
y al mnagisterio; esos humanistas, en una palabra, que en
las C6rtes de Principes y Reyes, en Reinos y Republicas
practicaban la libertad del pensarniento, combatiendo las
viejas doctrinas filos6ficas unos, sosteniendolas otros, ene-
'nigos de la escolatica 6 sus defensores, platonicos 6 ecsCp-
ticos., trabajaban para el porvcnir en que otras generacio-
nes ban recogido el fruto de sus desvelos.
A ellos se debe, ademiAs del esclarecimiento de la his-
toria de la sociedad antigua-lo que nunca se puede cali-
ficar de atraso-la esti.nacion del artist y del sabio, que
se sobrepone en las sociedades adelantadas y dignas al in-
flujo del poder y del dinero. Y ai elios, tambien, se debe,
que esa noble ambition de la gloria, la mAs alta conquista
del hombre modern, renaciera en el mnundo con gran pres-
tigio, sobre todos los otros elements religiosos y sociales
que sobre ella se consideraron durante muchos afios de la
Edad Media.
Los antiguos conventos fueron el inuerto dep6sito de
los viejos mnanuscritos que esperaban empolvados las ma-
nos salvadoras que les dieran complete vida para la ciencia.
Benvenuto de Imola, el inteligente comnentador del Dante,
cuenta a este prop6sito una curiosa historic, pagina intere-


-22-









santisima de la vida de Bocaccio quien con la misma pluima
del Decameron copiaba y restituia las obras de la literature
romana, y era, junto con Petrarca, el mis incansable bibli6-
grafo del siglo XIV. caccio de Certaldo, (dice el mencionado comentador) que
fue al monasterio de Monte-Casino, y deseando ver los li-
bros que segun puiblica voz eran muy escogidos, pidi6 a uno
de los monges que le ensefiase la Biblioteca. Este le res-
pondi6 friarnente indicaindole una escalera: Subid que estd
abierto. Subi6 lleno de alegria, y ni puerta, ni Have hall
en el lugar que guardaba semejante tesoro, pero habiendo
cntrado vi6 que la hierba nacia en las ventanas y que los
estantes y los libros estaban cubiertos todos de polvo. Ad-
mirado de aquel espectaculo comenz6 a abrir ya este libro,
ya el otro, y hall infinidad de voluimenes raros, y de me-
rito, unos con los margenes recortados, otros estropeados
de distintas maneras. Entristecido de que el studio y las
fatigas de tantos hombres ilustres hubiesen ido a parar a
manos de gente tan ignorante, sali6 de alli con los ojos
inundados de iagrimas, y encontraindose con otro monge en
el claustro, le pregunto por que libros tan preciosos esta-
ban asi indignamente nmutilados, a lo cual respondi6 el alu-
dido, que algunos de sus compafieros del convento, para
ganar dos 6 cuatro sueldos, arrancaban un cuaderno y ha-
cian de d! libritos con objeto de venderselos a los ninios, y
con las tiras del margen hacian relicarios que vendian A
las mujeres. jAhora, hombre estudioso, ve y rompete la ca-
beza para hacer libros!>. (1)
Conocida es la historic de los palimsestos--muchos de
los cuales provienen de ese Monasterio de Monte-Casino-y
a los que tanto temia Ciceron cuando escribid a Trebacio:
"espero que no borrareis mis cartas para escribir las vues-
tras encia". En 1691, existi6 sinodo que prohibit borrar
los escritos de los Padres de la Iglesia y las Escrituras, lo
cual se cumpli6 fielmente por los Monasterios de Bobbio y

(1) Benveniuto de Imnoi. Cement, etc.


-23-









Grotta Ferrata, que borraban, en cambio, las obras profanas
utilizando el perganmino para las religiosas, costumbre que
ha calificado Michelet de "la Saint Barthelemy de las crea-
ciones miaestras de la antigiiedad". Aunque el docto Reinach,
inspirado en Freund, protest contra estas palabras, alegan-
do que comio la Iliada de Breslau, escrita sobre un opusculo
de Teologia Bizantina, existen a la inversa algunos palim-
estos, es decir, algunas obras profanas que se conservan
expensas de otras religiosas; aunque Wattembach sostenga,
injustamente, que los mjnodernos con sus reactivos ban per-
dido proporcionahlnente imas manuscritos que los minonges
tan censurados, y aunque Ritschl acuse al paciente Angelo
MaiY de haber casi destruido el admirable Pluto, palimsesto
de Milan, ni el hecho acusado por Michelet deja de ser
cierto, ni pierden raz6n sus palabras.f'
En el siglo xvinii, el te6logo Knittel descubri6 sobre un
sobre un nmanuscrito de Wolfenbuttel, fraginentos de la
Biblia de Ulphilas, precioso monument de la lengua g6-
tica, salvado para la posteridad. Y despues de 1814, los
nomnbres del ya citado Mai, Niehbur, de Peyron, de tantos
otros, se han grabado de una manera imborrable en la
historic de las letras, reconstruyendo esos textos de valor
inapreciable y ocultos por barbara niano detras de carecteres
menos iftiles. La Repiblica de Ciceron y algunos fragmen-
tos de sus Discursos, la Correspondencia de Fronton y Marco
Aurelio, trozos aislados de Tito Livio. las Institutas de Gayo,
los fragments de Euripedes, de Granius; el Lucinianus del
Museo Britainico, el propio Plauto de Milan, el Tito Livio
de Verona y el Strabon de Grotta Ferrata, salvados por esos
sabios, sin contar otros que se conocen y muchos de que no
se tendra noticia *no son comprobaciones evidentes de la
(1) Reinach: Manuel de Philologie cl(4.ique d' apres le trierninum philo-
logicum de W. Freund et les deriders travaux de r eruzditiont. Paris, 1880, p. 42.
De esta obra se ha publicado otra nueva edici6n reciente.


-24










frase de Michelet? Reinach, que con tanta passion la corn-
bate presta 61 misiio las arnas para su defernsa.
Los sibios que, bajo el aoiparo de C6smine de Midicis,
recorrieron ia Francia, la Alemiania y la misma Italia, lle-
gando hasta reminotas tierras de Oriente para investigar y
comiprar preciosos manuscritos, encontraron arnenudo en
los conventos ejemplos conmo el de Bocaccio. Guprino de
Verona fue el primer descubridor de las poesias de CAtulo,
que sac6 tainbien casi inutiles y destruidas de un granero. 2j
Juan Aurispa, de una manera parecida, trajo de Grecia in-
numiierables documents entire los cuales se contaban las
poesias de Calimnaco, Pindaro, Opiano y las atribuidas a
Orfeo, y adeinais, las obras completas de Platon, Proclo,
Plotino y Jenofonte y las historians de Arriano, de Diodoro
de Sicilia y de Procopio, entire otras muchas.it
En esos trabajos el Poggio fue un hbroe. En su viaje por
los alrededores de Constanza, reuni6 los libros antiguos, re-
partidos en diversos minonasterios, salvindolos de manos de
sus ignorantes poseedores, comno dice el circunspecto y co-
medido Ginguene. ') Ni las inclemencias del tiempo, ni
otros inuchos inconvenientes, lo detenian. El primer Quin-
tiliano complete, fue por CA libertado de la humedad y la
polilla, y asimismo la Arquiteclura de Vitruvio y otros libros
de Valerio Flaco, Asconio Pedianio, Ciceron, Lactancia y
Prisciano, abandonados en sficios rincones y s6tanos en los
que tenian ocultos "esos bairbaros" segdin la propia expre-
sion de Poggio. En Alemania y en Francia continue el
infatigable humanista sus pesquizas en los conventos, y en
la Abadia de Clugny descubri6, como en Monte Casino,
(2) Publieadas pour u hijo Alejandro Guarino en Venecia, 1521 in 49
cdici6n rarisima recitada por Guinguene, t. 3, paig. 287.
(1) Ginguene op. cit. pg. 288.
12) Op. cit, p6g. 307.
(3) Carta publicada por Muratori, Script, Rer. itid, v6l ,XX pig, 160
cit de Ginguene, op. cit. phg. 308. Ceri nos offre encore un example du soin
iue les moines ionlt pris de conserver les trisors de I'antiquite savante, et
peut servir a mesurer le degree de reconnaisanee qu'on leur doit."' Ibid.


-25-










obras notables de clasicos escritores. "' Asi fue co011o esos
hombres ilustres, a quienes tanto agradecimniento debe la
posteridad, sin rnmas aliciente que su entusiasmo y la gloria
hicieron surgir explendidos y magnificos autores del polvo y
la miseria en que los habian encerrado el estrecho exclusi-
vismo religioso 6 la ignorante indifcrencia.

La gloria, ese ideal tan anibicionado en este siglo, fue
tambien (ya lo hemnos dicho) creado por ellos. Los poetas
proveinzales, los trovadores, ambicionaban una gloria espe-
cial, privilegiada, caballeresca, a la que no podian aspirar
los de humnilde origen, sino en muy contadas excepciones, y
que por este hecho los colocaba en una clase que quizais
pudiera llamnarse aristocraitica. Pero al impulso dado por el
hunmaniswio camibiaron por complete las cosas. El saber cons-
tituy6 un ineitodo que abria los alcazares y palacios, un ti-
tulo que estimaban y admitian los mas altos personajes. Y
el anhelo febril de aprender y de estudiar que se posesiono
de los espiritus en los a-ios ias notables del Renacimiento,
contribuia a dar mayor importancia a los hombres que segun
el concept puiblico poseian el ambicionado secret de la
cultura. Los humanisnas iniportantes eran, por esto. solicita-
dos en todas parties y los poetas que se expresaban en versos

(4) En Clugny: la Orac, de Ciceron por Ceciina y lo. ddo- di-cursIos
sobre la ley agrarian contra Rullus, el discurso al pueblo sore el mismo
asunto y entre otroK el pronunviado contra Lucio Pison. En Monte Casino:
Silio Itirio, Manilio, Lucrecio, Calpurnio, Petronio, Amiano Marcelino. Ve-
gecio, Frontino y Firmico. Del mismo modo Columnela y Nonis faircellus,
fueron por t"1 desiicubiertow. Como doce nuevas comnedias de Plauto, por Nicolis
de Treves, hombre erudito que lo acoinpaiiaba y reemplazaba, a vecem, en
sus investigiaciones. Ginguen, op. oil, pags. 308 y 31)9. Comp. Life of Poggio
Brutccioliri by Willium Shepherd, Liverpool 1802 in 49 La edition que von-
sulto de esta exrelente obra es la de Londres del tisnio afio. tambien en '40
Existe, asimismno una traduecion ituliana & e Tonnelli, por ]a coalti dta vania.
veces Burekhiardt. Con,. tanimbien a este 6ltimo author sobre lo. trahajo. del
Poggio. Entre los iteresaintes detalles (iie narra, se encuentra el de la
c6pia delirada que hizo el iumaidsta de que hablamos, del manuseito de
Saint-Gall, conocido hoy por de Zurich, en lo que emplco soIiImeznle treinta
y dos dias. Aiiade que desriUbri6 las Verrinus, el Bruto y el OrJador de
Ciceron y que las dore iullima.s piezas de Plauto, las encontr6 "de oncierto
con Leonardo Aretino'. La Civilisation. en Italie a temrps de Ia Renaissaiwe
t. I. pig. 234. El Ortidor y el Brato, afirman por el contrario Ginguene y
Shepherd que fueron descubiertlos por Gerardo Landriani. Life of Poggio.
pig. 134. Hist. litt. de I'ltalie t. 3: paig. 312.


-26









latinos, es decir, aquellos que inas demostraban estar penetra-
dos del espiritu artistic del clasicismo, eran coronados pu-
blicamiente en solemnes oraciones y ostentaban orgullosos en
sus sienes el liuro de los Horacios y Virgilios. "' La popula-
ridad, la gloria, se convirtio por tanto en un preciado ga-
lardon que s6lo exigia para obtenerse, el trabajo, el merito
y el talent. Esta recompensa A las obras de la inteligencia
-la finica digna de ellas-la trasmitieron a los hombres del
Renacitnuiento, A las presents edades, despues de haberla
aprendido en las invocaciones esparcidas en diversos lugares,
que le dirigieron los artists de la antigiiedades, porque
Roma que dej6 un libro complete sobre la Gloria debido al
nias insigne de sus oradores, no ha trasmnitido sino su re-
cuerdo hasta nosotros, junto con' los lainentos que hizo pro-
fcrir su perdida, al sabio y desconsolado aminante de Laura
de Noves.
El Derecho debe tainbien A los humanistas, su grado
actual de adelanto. Las sabias leyes de la antigiiedad se
estudiaban y comentaban por los jurisconsultos de la Edad
Media y del Renacimiento, los grandes maestros de los mo-
demrnos legisladores. La historic de las leyes es la historic de
los pueblos. Ningun document hist6rico por valioso que
sea,, ningun testimnonio por fehaciente que se le suponga,
puede ser mis iitil que las leyes, para juzgar del caracter, lai
situation moral y political, y las costumbres del pais en que
se dictaron. Los jurisconsultos que en el siglo xu explicaban
los libros de Justiniano y los glosaban, nos din una levan-
tada idea de su espiritu al inaugurar en Europa, el itil
studio de la legislaci6n. No importa, como dice Lermninier,
que alguna vez esos homibres pecasen como literatos 6 como
historiadores. Ellos no pretendian serlo. Pretcndieron solo
llamarse jurisconsultos, y lo fueron. Crearon tambien, una
ciencia noble y admirable, y en esto consiste su titulo mayor
para la gloria.
Su obra la complete en el siglo XV el brillante ingenio
(1) Comp. el notable capitulo aobre la gloria modern en Burckhardt
loc. cit. t. 1 pags. 177 y sgs.


-27-









de Angelo Poliziano al penetrar en el studio del antiguo
derecho con la brillantez del literato y del artist. Fue ade-
inas, el paso primero en esa larga serie de trabajos tan
provechosos para la cultural humana, que con la llainada
escuela francesa se propagaron en el siglo xvi y con las
producciones de Selden, Bacon de Verulamio y Hugo Gro-
cio pusieron los fundamentos del mnoderno derecho. AI
esfuerzo de aquellos primeros jurisconsultos debe atribuirse
semejante resultado, y los inmediatos que se obtuvieron en
Europa y particularmente en Espafia, porque el Codigo Al-
fonsino de las Siete Partidas, no es sino un reflejo del dere-
cho romano al traves de las ensenianzas de Azon y Acursio
en las c6lebres catedras de Bolonia.
La llamada filosofia del Renacimiento jque es, por otra
parte, sino la manifestacion primera de las doctrinas filos6-
ficas modernas? El studio de la Naturaleza, tanto 6 mais que
el de los autores antiguos, los descubrimientos de la ciencia,
la critical religiosa y la Reforma, prepararon esa gran revo-
lucion, antecesora de una nueva era que se inaugurara con
el nombre de Descartes. La fanaitica enemiga ia las doctrinas
aristote1icas sostenida por Pedro Ramus, que victim de sus
ideas muere asesinado por ellas la noche de San Bartolom6;
la pureza peripat6tica y el original materialism de Pompo-
nacio; las ir6nicas y esc6pticas palabras de Vanini-que
por ellas, tambien, perdio la vida en el mis horrible supli-
cio;---el sonriente escepticismo de Montaigne que parece
inseparable de las sangrientas burlas de Rabelais; la continue
obcecaci6n del infinto que perseguia el alma pensadora de
Giordano Bruno; el panteismo sofiador de Campanela; el
metodo revolueionario de Bacon; las precursoras teorias ma-
terialistas de Hobbes 0qu6 significant sino los primeros pasos
de la filosofia modern? La multitud de sectas filos6ficas que
brotaron cuando el Renacimiento, algunas de las cuales
terminan y otras nacen en sus ultimos anos para pertenecer
a posterior period, llevan toda el sello de esa 6poca de
lucha y purification de la cual habian de salir, para empren-


-28-










der nuevo combat, las ideas que boy predominan en todos
los cerebros cultos.
No debemos culpar, en vista de esto, a los humanistas
del Renacimiento, porque ignoraran lo que sabemos por ha-
ber venido mias tarde al mundo, ni nuestras censuras deben
dirigirse contra tales honubres, que tan bucnas conquistas
lograron para la inteligencia.
La criticada influencia de Plinio, que segun algunos tras-
torn6 los espiritus con sus errors y fabulosas, creencias (tan
hibilinente destruidas, en gran parte, por su famnoso traduc-
tor castellano Geronimo de Huerta, inmedico de Carkos V. que
hombre praictico y especulativo fue autor, por rara coinci-
dencia, de uns disparatado libro de caballerias( produjo,
despues de todo, no pocos beneficios. Las vulgaridades de
ciertos malos agiieros y ciertas creencias como las de los
"antipodas" y los "skiapidas", conservadas en los libros hasta
muy entrado el siglo xvi (y buena prueba de ello es la Cos-
mografia de Sebastiain Muntzer) eran hechos inevitable,
dada la ignorancia universal de ciertas capas sociales, entire
las cuales ain existe much y muy arraigada supersticion.
Pero esto alent6 mis y nmis a los que fundaban la base del
saber en la observacion experimental, que realize al fin y
al cabo, las brillantes victorias de ]a ciencia verdadera.
No puede negarse que, como i nanifestaciones supers-
ticiosas, la mingia y la astrologia adquirieron por aquellos
tiempos un explendor inusitado. Hasta los hombres mas
importantes no pudieron librarse de su influjo, cuando los
planetarios eran consultados hasta para los asuntos menos
interesantes de la vida.
Y ejemplos que entristecen en verdad, son: el de aque-
llos ignorantes astr6logos florentinos, sefialando la hora en
que debia colocarse la piedra fundamental del glorioso nao-
numento que ha inmortalizado el nombre de Felipe Strozzi;
el de Filelfo, anunciando como un presagio de gucrra la
crecida del Tiber; el de la extrania creencia de Corio en la


-29-









analogia de los fenomenos fisicos con los acontecnimientos
politicos, y el de Maquiavelo haciendo coincidir Ia nmuerte
de Lorenzo el Magnifico con el rayo que apag6 la linterna
de Santa Maria del Fiore.
Pero Mr. Alfredo Maury, injustamiente, como Mr. Libri,
atribuye estos hechos, citando otros parecidos, a la generali-
zacion del amor por la antigiiedad. "Semejante vuiielta haicia
los antiguos (dice despues de otras muchas observaciones) si
tivo la ventaja de depurar el guisto, de ennoblecer el ta-
lento, de dar al pensamiento iniis independencia y origina-
lidad, tuvo tanmbien sus peligros. Las aguas en las cuales se
bebia eran nias sabrosas que ptiras, y la filosofia, entrando
en las escuelas libertada de las trabas de la escola.slica, lle-
vaba las especulaciones del platonismno. La teoria de las
influencias demnonol6gicas, la astrologia, la nagia, eiicontra-
ron en nombre de la ciencia una acogida que les negaba la
religion, y los suenios de la anriigiiedad fueron estudiados y
propafados por los amigos de las letras.. Las leyes de la
naturaleza no eran bastante conocidas en dicha epoca para
que se dejara de career en la intervention de las fierzas so-
brenaturales y de los agents inaravillosos, y el fisico adqui-
ria siemnpre su paquenio carafcter de minagico. El secrelo (del
cual se comnplacia en rodearse, el lenguaje extrano, y tecnico
que se habia hecho, acahaban de arraigar en el vulgo iuina
creencia que los experiInentadores no rechazaban absoluta-
mente. De aqui la fama de hechiceros de Alberto el Grand(,
Roger Bacon, Arnaldo de Villanueva y Raimundo Lulio". ()
Pero si, por desgracia, son ciertas las observaciones de
Mr. Maury, -debeinos culpar por ellas a los hombres del
Renacimiento?. Petrarca al comnbatir i los astrologos con
tanto furor conmo a los averroistas, nos evidencia lo que hicie-
ron en contra de las erradas y vulgares supersticiones aquellos

(1) La. M gie el UAstrologie dtin 1'Antiquiie et (tiu Moyen Age on .itude
sur les superstitions paiennes sjZi se soilp perfIties jisquta nos jours, par
L. F. Alfred Matiury 44 Ed. Paris 1877, p. 214 y 215. Despues examine el misrimo
autor la mezda de las locuras de la teurgiu y el paganismo, con ,as ideas
cdiHtianas p6. 215, 216 y sigs.


-30-










pensadores esclarecidos, A quienes mas tarde secundaron al-
gunos otros que, aunque de diferentes aspiraciones lucharou
A su lado, como Gerson y Savonarola. Y una de las figures
mas ilustres de que puede vanagloriarse el siglo xv, el gran-
de y magnifico Lorenzo de Medicis, escribia estos versos
que honran su memnoria y bastan para libertar de las acu-
saciones de Mr. Maury a sus contemporaneos y protegidos,
que con el crearon la manis bella epoca de las artes y las
letras florentinas.

El re e'l savio son sopra le stelle;
Onde io son fuor di questa vana legge:
E buon punti e le bone ore son quelle
Che I' uon felice da se stesso elegge, "'

El paganismo en las forms del arte, pudo ser, tambien,
segun se interpreted un grave defecto del Renacimiento, pero
no debe achacarsele el haber trastornado los Animnos con las
creencias populares que hasta muy entrado el siglo xvii se
conservaron en Europa, y de las cuales duran hoy no pocos
vestigios. "' La Iglesia cat6lica, y despues Lutero, han sido
los primeros culpables. Los humanistas, en general los hom-
bres del siglo xv y xvI que revivivieron con amor las letras
clasicas, aparecen sin culpa para la historic. La influencia
que ejercieran sobre los Animos las antiguas supersticiones
de griegos y romanos, es cierto que lleg6 a revestir grandes
peligros, y la lucha entire los que creian en las ciencias ocul-
tas y en los sucesos sobrenaturales, contra los pocos que los
negaban, se enardcci6, apoyandose los primeros varias veces

(1) En el Misterio de San Juann y de Sari Pablo (estrofa 14-15) Oitada por
Miintz Remnninfmce en Itailin et en Frtnce, p. 28.
(2) Sobr-e las ideas paganas del arte y de los ihumaniatasi del fleriarinmiento,
aidemrns del conocido libro dte Voigt, sobre el Renacimienio de ia antigtidad
Cliica y el primer siglo del htrnminismo.-Berlin 1859.-Vanse: Zeller:
L' halie et In Renaissance.-Paris 1883. Geiger: Renaissanrce utif humanismnu
in Ittdie and Deustschland, Berlin, 1883; algunas paginas admirables del below
libro de Taine: Philosophie de Vfnrt en Itidie y Etude sFir In Perrs4eI Rliieouse
de Michel Ange por Maurice Dombre, Pai's, 1883.


-31-









en las doctrinms de Platon y en el deilonio de S6crates. il
Sabios del Renacintiento iismo, no puede tamnpoco negarse
que pertenecieron ai los dos bands, ni que contribuyo el
hunianismo iA la creation de fantaisticas leyendas como la
de Virgilio. Pero la political de la Iglesia, se aprovech6
de semejante escitacion. para coimeter hechos de los nmas
terrible de que se ha espantado el minundo. Comnio arma
poderosa y cruel contra' el descreimiento que raipidailente
se extendia por el universe entero, y que en el seno niisino
de Roma se posesionaba de las almas, emple6 el reactive de
la supersticion. Y el remedio produjo sus efectos. Cuando
existian Papas comno Julio II, quien no congregaba su con-
sistorio sino a la hora que los astr6logos le indicaban, la f6
y la religion estaban perdidas y para que la nave no nau-
fraugara por complete, se hacia necesario infundirle nuevo
vigor, y la finica manera que mais seguramente llevara al fin
apetecido era aprovechar el mismo desquicianiento moral
en que se encontraba la sociedad. Aunque las doctrinas de
San Agustin y los Padres se opusieron a ello, avivar mas y
nmas el fanatismo por las creencias absurdas de lo sobre-
natural; dar miiayor importancia que hasta ent6nces al per
sonaje biblico de la eterna negacion, aprovecharse del propio
Satanas en favor de la Iglesia, he aqui el habil y docto
reniedio.
Desde tiemnipo ininemorial, se hallaba establecido y con-
firmado seminejante recurso. El Papa Honorio III llamado
el Grande, tal vez por que arm6 una cruzada contra los
albigenses y prohibit la ensefianza del derecho civil en
Paris, di6 uno de los mnas notables ejemplos alli por los
principios del siglo xiii con su famosa y terrible bula sobre
las hechiceras y encantadores, que coontribuy6 no poco a
infundir en las almas sencillas Ia creencia en la verdad de

(1) S6crates creia llevar un .4-r interior cuya voz oiai. V. LeiDt D Dinon
de Socrate, Paris 1856.
(2) V. el articulo Virgillo en el Dicecionario Critico de Bayle y Virgiliu
net medioevo obra de Domenico Compareti, examinada por Gaston Boissier
en un arliculo notable de la Revue des deux Mondes.


-32-









la hechiceria, y a que se comnetieran aberraciones lamentables
en el supuesto de que tal creencia era de pura ortodoxia.
El sisteina, despues de todo, encerraba una grande habilidad.
La persecucion y la tirania son en political poderosos exci-
tantes, y aquel tenaz empefno en perseguir el fantasma de
la hechicera si arraigaba el fanatismo en los enfermos par-
tidarios de lo sobrenatural y las influencias demonomanicas,
arraigaban tamrnbien en los catolicos la fe en el powder de
Satanas, al propio tiempo que en el de la Iglesia.
No se ignora, ademas, que la Maigia, comio todas las fic-
ciones milagrosas, no encontr6 en la Iglesia un serio obs-
taculo para su desarrollo. La religion ha vivido en el mundo
del misterio y del milagro. GC6mo podia ser su enemiga? La
Virgen Maria, ha dicho un escritor distinguido en la material,
fue la gran hada de la Edad media catdlica. Y basta para
atestiguarlo recorrer los origenes de las literaturas del me-
diodia de Europa, donde se encontraran a cada paso aquellas
hermosas y fantaisticas leyendas, cantada corno en Francia
por sus inas primitives poetas y croniqueros, repetidas de
labio en labio por el ferviente entusiasmo del pueblo, 6
inmortalizada en Espafia por los Miraclos de Berceo y las
puras y sentidas Cantigas del sabio Don Alfonso. La Virgen,
cuando no Jes6s, vencia a Satanais disputandole el alma de
algun creyente pecador. *Es, por tanto, incredible que se
propusiera la Iglesia acudir en su ayuda? En vez de probar
el absurdo de esas creencias, una political sagaz aconsejaba
mantenerlas, y asi fue que se grabaron de un modo indeleble
en ]a inmetnoria infantil del vulgo, con el recuerdo de cada
tormento aplicado y de cada hoguera encendida.
(1) Histoire de la Magie du monde surmiturel et de la Jatalite t trivers
les temps et les peuiples, par P. Christian, ancien bibliothecaire an minister
de r instruction publique et des culles. Paris, Tourne, Jouvet, p. 350. V.
curiosas noticis bibliograificas en Cherles Nisard: Hitboire des livres popubaires
ou de la Literature dur Colportage. Paris 1864, ps. 152 y 151. In6til creo
mencionar Lu Bruja de Michelet y otros muichos libros bastantes conocidos de
today clase de lectores. Entre las varias anecdotas que sie refieren de hombres
relebres durante la Edad Media estuvieron imbuidos de fanatismo y supers-
tidon, se cuenta de Alberto el Graride que desc!eperado de su torpeza en
aprender las ciencias, deridi6 suicidarse cuando la Virgen apareciendosele
ademas de ha

-33-










Nada importaba que en 1440 Antonio Guainerius de
Pavia, ilustre mne6dico, se alzara protestando contra las opi-
niones ent6nces predominantes sobre la existencia de los
endernoniados, ni que mis tarde Pomponacio comprendiera,
adelantAndose ai su tiempo, que los alucinados por la accion
del demnonio, no eran sino enfermos necesitados tinicamente
del auxilio de la medicine. A voces como las citadas, que
encontraban un eco en todas las personas generosas, se opo-
nian las voces intransigentes de algunos clkrigos. Las pro-
testas de aquellos nobles espiritus, se ahogaban por las fa-
naiticas vociferaciones de los contrarios, quo ai los libros opo-
nian libros comnio los de Rusca, Bodino, Lancre, Masse y
Sprenger. Y las persecuciones contra los que sufrian la
in/fluencia del diablo se generalizaron en todas parties, al mis-
'no tiempo que se extendian, apoyadas en esta creencia que
aparentaba tener la iglesia en las obras de Lucifer, las he-
chicerias, en su mayor parte desdichadas histericas. A mne-
dida que aumentaban las hogueras y los suplicios, aumnenta-
ban las brujas y los poseidos, en gran parte inocentes, pero
tambien de buena fe en nuimero no pequefio, hasta el extreme
de que en toda Europa, hubo tristfsimos periodos en que
se hizo epid6mica la locura.

La Reforma en vez de ser un combat contra semejante
situation, la alento y la sostuvo. Qui6n no conoce las teo-

(1) Pontpowizzi. De Incontuaijne, Basilea 1556.
Rusri: De Inferno et Staitu cewnium ante mundi exitium, Milan 1621.-
Bodin: De Ia Demonomnanie des sorcieres, Paris 1,87.-Lancre: Tableau de
I' inconstmee des mituvriis anges et des demons. Paris, 1612.,- Masse: De
1' imposture et tromperie des diables, enchanters, nouatirs d& aiguilletes et
atires. Paris 1579. Springer: Midleus Mallelicorum, reproducido infinitas veces
despues de la primera edition impresa en 1589. Las obras de naturaleza
idintica 'i las anteriores publicadas por aquellos anos, fueron innumerable y
exigen para deseribirse voluimenes. Comp.Maztry op. cit.
1. El libro de Sprenger fuN uno de los nma influyentes en los process
de la Inquisicion, i la cual perteneci6 el author y sirvi6 con notable velo en
Alemania. V. su retrato en los rasgos minaestros de Michelet: Renaissunce,
Paris 1855, Introduction ps. CVI y ss. Comrnp. el foileto del Dr. Max Parchappe:
Recherches htistoriques et critiques sur Ia demonologie et b( sorcellerie, xve
siecle; le Muacillet des sorci&res, Rouen 1843. En e'astellano existe un resdmen
de algunos heehos y curiosas opinlones sobre los aluvinados, magicos y
hechireros; Extravios de la Razon Humana desde el siglo xv por D. Ildefonso
Bermeijo, Madrid 1884.


-34-










6gicyis discusiones de Lucifer y Lutero, que terminaban al
cabo por irse a las mnanos Amnbos contendientes? ... La
historia de Becker, en pleno siglo xvniii, nos demuestra que
la Reforma estuvo muy lejos de poner coto a esos males. '
Pero inculpar por ello al Rcnaciiiento, constitute una
grave injusticia. Aquellas poseidas de Espafia y de Italia.
aquellas enfermnas de Francia y de Aleinmania que a veces
acudian por su propia cuenta a los tribunales nunca saciados
de la inquisition, para contarles ]a verdad, por ellis creida,
de sus hazanias y aventuras durante la noche del sAhado;
aquellas alucinadas que juraban haber tratado con el dingel
malo; aquellas que declaraban ser sus lmujeres y amantes y
aquellos que llenos de terror se agitaban convulsos y press
de sufrimientos fisicos. Esas monjas que amanecian en sus
conventos contando ai la vez mas disparatadas aventuras, que
confesaban ai los mninistros del Santo Oficio; todos cuantos
sufrian, los agudos dolores del tormento, las amargiiras de
la caircel 6 el filtimo suplicio de la hoguera, con el conven-
cimiento de la justicia con que se les castigaba, por extirpar
el mial espiritu que se habia posesionado de su cuerpo, ejem-
plos unty coniunes de que nos brindan testimonio los anales
de la justicia en aquellos buenos dias, es probable que jamAs
pensaran en Platon, ni nucho nmenos en el dcmionio de
Socrates. La Iglesia mnisina, avivaba semnejante locura, al
dare la sancion de una verdad, y admitir como ciertos los
testimonios hijos del miedo 6 de la enfcrinjedad. de aluci-
nados que necesitaban la ciencia de un Pinel, y no la estu-
pidez de un Sprenger.
1) Becker, ministro del eulto protestante en Am-terdam, neg o el diablo,
11eg6 a desafiarlo, comu Montaigne, y butrlarse de i! como Railhelhi, en una
obra que piublic6 en la ritada ciudad (1694, vOl. in 12) V. l.e monde ellhante,
Irailt coniplet de Demnonomanie, extrail des ouv,.vges de Bodin, de Lanrre,
de Loyer, Cabales (i.ic.) Berker & suivi du Gran sahhat des Sorrire, in 18
Paris, Renault, 1B44. Berker fue despuesto y perseguido. Era muy 'eo y pu-
hlic6 su retrato al frente de suA obra. Con tal motivo La Monnaye evcribi6 el
.iguiente interinionada epigraima:
Oui, par toi de Satan ]a puissance est bride
Mais tu n'au cependant pas encore a.se faith;
Pour nous oer du diable enti.remeni l'ide
Becker supprinie ton portrait.
V: Ch. Nisard, op. it., p. 174.


-35-









Que los humanistas del Renacimiento ayudaran hasta
cierto punto a la propagacion de algunas teorias conocidas
de las personas cultas y estudiosas, y que el vulgo (credulo
en todas las i6pocas) apoyado por el fanatismo religioso se
encontrara de repente inficionado de supersticion y de igno-
rancia, son dos cosas que dificilmente pueden aunarse. Esos
sabios benetnmeritos no tuvieron, adema's, la culpa de ignorar
Jo que conoce la ciencia modern, y si entdnces un Angelo
Poliziano sostenia lo que es hoy un absurdo para el filtimo
estudiante de fisiologia, ni aquel dejara de ser un hombre
admirable, ni 6ste asombrara por ello A las edades. Cuando
nos trasladamos a otras epocas para estudiar las obras de los
que precedieron a las actuales generaciones en la dificil
labor de adelantar la ciencia y ennoblecer el espiritu, debe-
mos ltevar ante todo como principles ideas la tolerancia y
el respeto, asi comno la tristeza y la listima, cuando contem-
plamos en el curso de los acontecimientos humnanos los terri-
bles sucesos que ban deshonrado la historic y enardecido las
feroces pasiones del instinto.
Los inconvenientes de la Restauracion de las letras cla-
sicas, than podido superar A sus ventajas? La pregunta estA
hecha y la respuesta es contraria.
Pocos studios mas interesantes que el de los humanistas
del Reniacimiento. Pocas paiginas mas dramaiticas existen en
la historic de las letras, que la que se refiere a aquellos hijos
de la ciencia y del arte, heroes, aceptando la fraseologia ex-
trafia y sublime de Carlyle, en el eterno combat de la
verdad y el error. Los vemos lentamente distinguirse en los
afnos de tiniebias en que era inas d6bil la ciencia y predo-
mininaba la ignorancia; subir despues unidos y luchando en
las bellas epocas de regeneracion, y esparcirse al cabo por
el mundo precursores de la llegada de mejores tiempos. Alii
en su triste retiro, soiador y entusiasta, Petrarca, es uno
de los primeros adalides de esta obra niagnifica. Su manto
de cardenal, como simubolo de su epoca, sucede sobre sus
hombros al esplendido manto del poeta coronado en el
Capitolio, c6mo simbolo de su aspiracion inextinguible A la


--36--









Roma Republicana, y con la misma miano que describe sus
suaves endechas de amante, debajo de las cuales palpita el
politico tremendo, el conspirador y el guelfo ardiente, como
lo ha demostrado Mr. Rosseti, trazaba las Cartas 'i Rienzi,
cuando su corazon de patriota latia en favor del tribune
que estuvo i punto de realizar el suenio inmortal de Petrarca,
Bocaccio, el alegre florentino, el ilustre entusiasta de Dante,
cuyo espiritu habia comprendido, con la pluma del Deca.
meronm que sirvi6 a la libertad al perfeccionar la lengua
italiana, sirvi6 tambien ai la historic y al esplendor intellectual
de su pais. Y despues, en el siglo xv, que no se distingue por
ningun hecho notable en las ciencias fisicas, matemaiticas y
naturales porque prepare y organize el campo para los gran-
des inventories del siglo XVI, la inniimera falange de humanis-
tas que dieron ai las c6rtes italianas brillo mayor que el de
la political y la guerra, demostr6 que esa tendencia 'i la civili-
zaci6n antigua, ese amor ai lo pasado, esa obra de perfeocio-
natniento de los ideales de Grecia y Roma fue fecunda y
progresiva para el espiritu human,


-37-


















TEMAS


E


INDAGACIONES












r ..


,,S,"


1 881



















7


L 4uh -


Il4 1/ A^j .,


pr- At..%A


aS 44A.- ce^i^ ss^ 4rvp-


6~A


&7 ~ ~,


I


c4~d~~ eAAZtZ


OW4
'Po 1~6


9%etA:)1


14 ~
Ie~Ar


UA


Aiutografo de Alfonso Reyes.


-43


e-0A


r~r-4~~


0Q7


e~7


ce A, -


a


a-.41 10


C5-A- 0--^A l


4110dlv-lj


f%'\ elLU-I t< du ^ .n,


.; t fl OL-%


,I

14-
















A VUUEI4 PIUMA

Reconstrucci6on aproximada de las palabras pronunciadas por
D. Alfonso Reyes, en la "Capilla Alfonsina" de su residencia
en ciudad M6xico, 1el 26 de noviembre de 1955, fecha en que
recibi6 el titulo de Doctor Honoris Causa, otorgado por la
Universidad de La Habana.

El afio de 1946, la Universidad de La Habana me otorg6 el
Doctorado Honoris Causa en Filosofia y Letras, cuyas insignias
nunca pude ir a recoger como es la costumbre, por ciertos acha-
ques y contratiempos, o "por malos de mis pecados" como hiu-
biera dicho Sancho Panza. El titulo, realzado con las ilustres fir-
mas del Rector D. Clemente InclAn y del Decano D. Salvador
Massip, Ilega boy hasta mi por gracia singularisima de aquella
Casa de Estudios que, en un desborde cordial, ha dispuesto asi
romper con los ritos de Ia imposici6n del grado, dando una mues-
tra de los terminos que puede alcanzar la amistad cubana, pues
no puedo darle otro nomnbre.

Alfonso Reyes acaba de cumplir sus Bodas de Oro con la Literatura
Universal, oportunidad que aproveoharon los intelectuales cubanos para
patentizar el respeto y ]a estimacio6n que Cuba siente por este ilustre huma-
nista. La Universidad de La Habana tambien estuvo present en ese glorioso
aniversario haciendole entrega del titulo de Profesor Honoris Causa --que esa
benemirita Institucidon le otorg6 en el afio 1946- credential que no reeibi6
en aquella oportunidad "por ciertos achaques y contratiempos. A esas de-
mostra"iones de admiracidon y carifio correspondid el ilustre laureado con las
bellau palabras que reproducinmos arriba. Alfonso Reyes naci6 en Monterrey,
Nuevo Laredo, Mexico, el 17 de mayo de 1889. Es Especialista en Historia
General y Filologia. Curs6 sus primeros estudios en su iuidad natal, graduan-
dose en la Facultad de Derecho de Mexico. Realiz6 studios especiales de
Filologia en el Centro de Estudios Hist6ricos de Madrid. Espafia. Cargos pu-
blicos desempen-ados: Secretario de la Escuela Nacional de Altos Estudios,
1912-1913; fIundador de nla CAitedra de Historia de la Lengua y Literalura Es-
pafnola en Ia Escuela Nacional de Altos Estudios, 1913-1914: eomisionado
ad-honorem de la Secretaria de Instrucci6n Pufiblica de Mexico en Francia, 1913;
segundo secretario de la Legaci6on de Mexiro en Francia, 1913-1914; secretario


-45-











La dcsignaci6n vale ya mniuchlo en si misima, por venir de
aquella tierra, por venir de aquella Universidad done desarro-
llaron y desarrollan suis lahores tantos maestros de ctiltura con
quienes no me atrevo a liownbrearme y a quienes no quiero enu-
merar en estas palahras improvisadas, para no incurrir el inivo-
luntarias omisiones y para no liacer inacahale esta breve mani-
festaci6n de agradecimiento. Pero todavia este alto honor crece
a mis ojos por la forma y manera en quoe el grado me es conife-
rido; y voy a explicarme al respect.
Me hlionra y connueve el que se haya confiado el encargo
a tan magnificos mensajeros y amigos tan queridos coino D, Luis
A. Baralt, D. Roberto Agramonite, D. Calixto Mass6 y D. Rail
Roa, y el que se baya accedido a entregarme el titulo en una reu-
nion privada, aqui centre mis libros, aqui mismo donde yo trahajo.

A esta embajada, para mAs obligarme, se ha uniido la sefiora
bibliiotecaria D Lilia Castro de Morales, quien acaba de leer
las gentilisimas palabras de Feiix Lisazo, el amigo alerta, el es-
critor cubano que did a la prensa hispanoamericana el aviso dc
mis Bodas de Oro con la pluma. Ella, a su vez, ha sidno pjiorta-
dora del Album connemtorativu que mre envia el [nstituto Na-
tional de Cultura de Cuba, firmado por emininentes cscritores y
personalidades de mi mayor afecto, y acaha de ofrecerme tambien
el excelente nuimero inaugural de la Revista que emnipieza a pu-
blicar aquel Instituto y a la que. deseo larga historic.

de la Comision Mcxirana u "Francisco del Paso y Troncoiso" de Investiga Hist6rieas en Archivos de Europa, 1919-192; segundo serretario de [a
Legaci6n de M6xico en Espaija, 1920; delegado de Mexiro ial VII Congreso
de la Union Postal Universal, Madrid, 1920: primer serretario de la Ielegari6n
de Mexico en Espafina, 1921; Encargado de Negocios ad-interim de Mixiro en
Espafna, 1921, 1922-1924; delegado de la Universidad Nacional deA Mxiro al
Congress Internacional de Sociologia, Turin, 1921; plenipotenciario para el
Convenio de la Propiedad Literaria. Cientifica y Artistiea entire Mexico y
Espafia, 1924; enviado extraordinario y mninistro plenipotenciario de Mexico
en Francia, 1924-1927; plenipotenciario para la Convenci6n Internacional sobre
Suero antidiflrrico, 1926; embajador extraordinario y plenipotenciario en
Brasil, 1930 y 1935; plenipotenciario para el Acuerdo Comercial entire Mixico
y el Brasil, 1932; president de la Delegacion Mexircuna a la Asamblea Inau-
gural del Instituto Panamericano de Geografia e Historia, Rio de Janeiro,
1932-1933; delegado plenipotenciario de Mexico a la VII Conferencia Inter-
nacional Americana, Montevideo, 1933; delegado de Mexico en el Instituto
International de Cooperacidn Intelectual de Paris, 1927; president del Patrona-
to de la Casa de Espafia en Mexico, 1939; catedratico de la FaculLad de Filisofia










Finalmente, mi hermano en la vida y en las letras, el gran
poeta Mariano Brull, tambien ha querido visitarme: voz de oro
que vengo escuchando con deleite desde sus primeros vagidos
poeticos, amigo que siempre me acompafi6no en mis jornadas con
impagable solicitud, y con quien me une un afecto que el tienm.
po rohustece y afirma. Ojal"i no tarde en entregarnos el poema
que acaha de recitar esta tarde. No es la primera vez que, senio-
rialmnentc, arranca una perla de su sarta para mas veneer mi ca-
rifio y mais aumentar mi admiraci6n.

Sean todos ellos bienvenidos a este recinto, que el inolvidable
Enrique Diez-Canedo bautiz6 como "la Capilla Alfonsina", que
hoy, con hel6nico neologismo, decimos "biblioteca', y que el
Licenciado Tome de Burguillos se contentaba con llamar "Ii-
breria".

El rasgo de la Universidad de La Habana no puede sorpren-
dermine. El entendimiento entire cubanos y mexicanos es cosa tan
obvia, que el subrayarlo result ocioso. Hasta nos hemos pres-
tado ministros y poetas, testigo el grande nombre de Heredia,
que ahora me acude de repente. Y ese rasgo, por ser un des-
horde cordial como lo lie dicho, resulta caracteristico de una
amistad inteligente, y caracteristico tambi6n de nuestros pueblos
americanos.
y Letras de la Universidad National de Mexico, 1941; catedratico fundador
del Colegio National, 1943; teborero de la Biblioteca Benjamin Franklin, de
M6xieo y representante en su Comite Ejecutivo de ]a American Library Asso-
ciation de Chicago, EE. UU, 1942'1947; secretario del Consejo de Adminis-
traci6n del Banco del Valle de Mexico desde el 1942; consejero teicnico de
la Universidad Femenina de Mexico desde 1943; miembro de la Junta de
Gobierno de la Universidad Nacional de Mexico, desde 1945; president
de la Delegacidn Mexicana ante la I Asamblea de la Conferencia Jnternaeional
de la UNESCO, Paris, 1946; president de la Junta de Gobierno del Colegio
de Mexico' desde 1940; miembro de la Academia Mexicana correspondiente
de ]a Academia de la Lengua Espanola; Academie Diplomatique Internationale
de Paris, Francia; Instituto de Derecho International de Washington, EE. UU.;
Academia de la Historia de la Argentina; Ateneo Iberoamericano de Buenos
Aires, Argentina; Club Internacional de Escritoresi (PEN); Sociedad de
Geografia y Estadi.tica; miembro rorrespondiente de: la Real Academia
Espafiola; Academia Hispano-Ameri'ana de Ciencias y Aries de Madrid, Es-
pana; Academia de Ciencias, Bellas Artes y Nobles Artes de C6rdoba, Espafina;
Academia Argentina de Letras "Uni6n Salthefia"; Academia Domrninieana de la
Historia, Rep. Dominicana; Sociedad Chilena de Historia y Geografia; Insti-
tuto Cultural Joaquin V. Gonzalez, Argentina; miembro de honor de: PEN
Club de Buenos Aires, Argentina; Fundaci6n Graca Aranha, Brasil; Sociedad


-47-










La auuistad inteligente se revela en el hecho de haberme con-
cedido el titulo en una reunion sin solemnidad ni aparato, como
yo lo deseaba. No soy encemigo del sentido ceremonial: a el
dehemos las civilizaciones. Pero, trash tantos anios consagrados
a la rcprcsentacion diplomiatica, cuando naturalmnente yo no po-
dia relhusarme a- las celebraciones oficiales, ha sobrevenido en
mi Aninimo una suerte de saturaci6n y un decidido anhelo de op-
tar, siempre que ello sea dale, por el camino mias sencillo. Ade-
mas si, conio lo he confesado, consider que la ceremonia es
motor de civilizaciones, tambi6n creo que ciertos grupos huma-
nos, llegados a lo que suele llamarse "estado de civilizaci6n", hieri
pueden dejar las andaderas y reducir sus actos a la expresi6n
mias simple y desnuda.

Y si digo que la cordialidad de que en este caso ha dado
ejemplo la Universidad de La Halana es un rasgo caracteristico
de nuestros pueblos americanos, es porque se me ocurre pensar
-comipletando asi las palabras que, hace afios, y con ocasi6n
de un Congreso International de Escritores, reunido precisamente
en La Habana, oi en lahios de Mariano Brull- que, si cada na-
ci6n y 6poca tienden a crear un tipo de hombre representative
(el "man.. ...d ls F 1
(l "magnainmo" de los griegos, el vir bonus de los romanos, el
paladin medieval, el caballero espanol, el gentleman ingles, el
Felippe d'Ol1iveira, Brasil; Academia Nacional de Historia y Geografia;
Ateneo de Ciencias y Artes de Mexico; Instituto Sanmartiano de Colombia;
Barra de Abogados de Monterrey, N. L.; Sociedad Nuevo-Leonesa de Historia,
Geografia y Estadistica. Gran Cruz de la Orden de Isabel la Cat6olica, Espafia;
Comendador de ]a Legi6n de Honor, Francia; Gran Cruz de la Orden "Cru-
ceiro do Sul", Brasil; Medalla "Enrique Josi Varona", de la Aso.isci6n
BibliogrAfica cultural de Cuba, 1949; Gran Cruz de la Orden de Boyacai, de
Colombia. 1945; doctor honors causa de la extinta Universidad de Nuevo
Le6n; grado honorifico de "Doctor of Laws" (Ll.D.) de la University of
California, Berkeley, 1941; doctor honors causa, The Tulane University, New
Orleans, 1942; y por Harvard University, 1942; Premio Nacional de Literatura,
Mexico, 1945; doctor honoris causa de la Universidad de la Habana, 1946.
Autor. Entre otras de las siguientes obras "'Vision de AnAhuar", San Jose de
Costa Rica, 1917, Madrid, 1923; "L'Evolution du Mexique", Paris, Revue de
V Amcrique Latine, 1923; "Simples Remnarques sur Ie Mexique", Paris 1926;
"Panorama de Brasil", Mexico; Boletin de la Sociedad de Geografia y Esta-
distica 1945; "Memorias de Fray Servando Teresa de Mier", Madrid, Edito-
rial Am6rica, 1917; "El Servicio Diplomaitico Mexicano", Buenos Aires, 1937;
"Introducci6n al studio economic del Brasil", Mexico, 1938.
La extensa bibliografia que abarca todo lo publicado por este fecundo
escritor, impide la relaci6n complete en esta pequenia nota bibliografica.


-48-










honnete-homme frances., el Junker germnainico), tainbien los
cien cachorros sueltos del leon espaiol", entire vaivenes y a tes-
terazos, van definiendo un tipo inconfundible y propio: el hom-
bre cordial, el hombre que pone los estimulos del afecto y la sim-
patia en la base de la conducta y para quien el pr6jimo real-
mente existe, y el "pr6jimno" -perd6nese el jucgo de palaliras-
es realmente "proximo".
Al cumplir cincuenta afios de ejercicio puiblico en mi voca-
cio6n, al recibir a los amiigos cubanos que olegan cargados de
presents, formulo un voto:
Cuando ellos vuelvan a su tierra, digan a sus companieros de
la Universidad, a sus compaficros de letras; digan a todos los
cubanos, que aqui queda un viejo escritor a quien pueden con-
fiadamente aplicar la frase de Marti: "Tengo en M6exico un amiPgo .

(fdo.) Alfonso Reyes.


-49
















Palabras pronunciadas por el Dr. Luis A. Baralt, en represen-
taci6n de la Universidad de la Habana, el dia 26 de noviem-
bre de 1955, en el adcto de entrega del Titulo de Doctor
Honoris Causa de dicha Universidad a Don Alfonso
Reyes.

Maestro:
Casi diez aios lhan transcurrido desde que la Universidad de
la Habania, a propuesta de su Facultad (de Filosofia y Letras, acor-
dase otorgar a ousted el titulo de Doctor Honoris Causa, y celebrar
una sesi6n solemne en el Aula Magna para hacerle de el entrega.

Pero la alondra que tiene su nido en estas ahlturas del Anaihuac
no ha podido lay! bajar a la isla soleada desde euyas orillas
le hemos seguido viendo volar y oido cantor. Resignados, ya que
es fuerza, a no recibir por ahora su visit, suhinros lo0 represen-
tante.s de la Universidad Habanera que aqui ve listed, a tracrle
una lhoja inas de laurel para qte. la agregue a la corona que le
leje en estos dias un mundo agradecido.

Si las circunstancias lo Ihubiesen hecho possible, este acto de
entrega halhria onsistido en una solemn investidura en el para-
ninfo de la biccntenaria Universidad y habria listed escuichado de
otros lalbios mis autorizados que los ,nios el elogio calal y do.-

El Dr. Luis A, Baralt fN6 designado junto con los Dres. HaiuIl Roa y
Calixto Maso, para representar a ia Univerzidad de la Habana, en el acto de
entrega a Don Alfonso Reyes, del pergamino que lo arredita como "Doctor
Honoris Causa" de nuestro mAs alto Centi-o Docente.
Las palabras que reproducimos fueron leidas por el doctor Baralt el 26
de noviembre de 1955 en la "Capilla Alfonsina' que pose en su hogar estC
ilustre escritor.
Hijo del Dr. Luis Baralt Peoli, distinguido orador y professor universitario,
nacido en Santiago de Cuba, y de la Dra. Blanca Zacharie, ronsidcrada roino
una de lai esrritoras rubanas mris deslacadas, el Dr. Luis A. Raralt y Zacliarie
ha heredado el talent de sus ilustres progenitores.
Abogado y esc-ritor de relieve, psIee el Dr. Baral los siguientes tltulos:
Doctor en Filosofia y Letras y en Derecho Civil de Ia Universidad de Ja Ha-
bana y Artium Magiter de la Universidad de Harvard. Profesor de la asigna-


-51-










cuinentado de su labor literaria, que este mes y aiio cumple la
media centuria de esclarecido servicio. Habria usted tenido, Maes-
tro, que hacer violencia durante un par de horas a su natural
pudor, ya que a los espiritus selectos siempre miortifica verse di.
secados en publico. Pero por suerte -aunque la causa es lamen-
table, como lo son siempre las exigencias de nuestra "too, too
solid flesh" las circunslancias nos han hecho sustituir la pornm-
posa ceremonia por esta visit intima, la imposicio6n de toga,
museta y birrete por el cordial abrazo, el discurso altisonante por
el juntar de manos y corazones en el natural y propio ambiente
de esta biblioteca, donde ya antes todos hemos tenido el privilegio
de ser acogidos por usted, el aminigo cordial, el conversador ehis-
peante, el espiritu luminoso e inspirador.

Nada, pues, de discursos. Me permnitiri, eso si, que le diga,
amnigo Don Alfonso, de la manera mis sintetica, algunos de los
muclios mniotivos por que la Facultad de Filosofia y Letras quiso
honrarse sefialando su nombre para esta la mas alta distinei6n
que puede hacer una casa de studios. Si honor represent sin
duda para usted, el recipiendario, mnas lo hay para nosotros, pues
la satisfacci6n mayor que cabe a los hombres de espiritu es la
de reconocer el espiritu donde quiera que deje su huella y ahi
esti, vibrant y precisa, esa huella en cuanto su sensibilidad de
ensayista ha calado, su curiosidad de investigator ha escudrifiado,
su imnaginaci6n de artist ha creado. Los que, por raz6n de oficio
o afici6n, dedicamos horas al comnercio de los libros sabemos de
la admiraci6n concienzuda que nos merecen muchos insignes au-
tores, pero; cuin pocos son los que, aparte de admirarnos, nos

tura de ingles desde 1818 a 1824 en el Instituto de Segunda Ensefianza de La
Halana. Explic6 la Citedra de Cultura Latino-amerivana en la Universidad
de Miami. Professor de Filosofia y Estetica en la Universidad de La Habana.
Ha sido Subsecretario de lnstrutcci6n Puiblica y luego Secretario del mismno
ramo (1936) y Secretario de la Embajada Especial enviada por Cuba al Per6
con motivo de las fiestas del Centenario de la Batalla de Ayacudio (1924-1925).
Perteneri6 al Ejecutivo del Camriti Cubano de Cooperacion Intelectual (Liga
de las Naciones). Conferenciante de la Universidad del Aire. Delegado a la
Primera Conferencia Inter-americana de Cooperaci6n Eeon6miea celebrada en
la Universidad de Delaware, E. U.A., en Junio 27-28 de 1949.
Tiene publicadas, entire otras, las siguientes obras: "Relaciones entre la
moral y la religion" (tesis doctoral, 1915), "El Arte Inraico" (1926) ; "El
Teatro de Hoy" (1932); "La ensefianza de la filosofia en Ios i nsititutos pre-
universitarios" (1938).


-52-










enamoran! Usted, Alfonso Reyes, es de los que cnamoran, porque,
asi como dijo Dante amorr, che a nullo amato amor, perdona", no
es minenos cierto que el que much ama se hace amar y usted es
iun pcrenne enamorado, enamniorado de la bclleza, enainorado de
la verdad, descubridor de la armonia rec6ndita de las cosas, que,
como pocos, sabe hacer florecer en la magia de su palabra. Cuiando
abrimnos una rcevista y vemnos en el indices su nombre, a su articulo
o ensayo vamos primero, seguros de que si en cualquier otro
habriamos de aprender algo, en el suyo infaliblemnente habremos
de encontrar lua y nutrimento para el espiritu. No es, pues tanto
admiraci6n lo que los hombres de letras sentimnos por usted, como
gratitude, porque en cada una de las lines de las muchas que han
salido de su infatigable plunia liemos sentido siempre que esti-
bamos siendo guiados con francesa daridad, con inglesa penetra-
ci6n, con americano ardor y que algo se nos estaba siendo escla-
recido. Creo que era Walter Peter un ensayo que lei hace minu-
chos afnos y que se titula Diaphaneity. Hacia el elogio de los
espiritus claros, diaffanos, sin nelmulosidades. Ser diafifano es una
gracia supreme. Sin duda puede sersc grande sin ser diafano, conmo
Growing, a quien alguien Ilamn6 "el gran tartamudo". Y puede
serse diafano sin alcanzar estatura cn el mundo de las letras o las
artes, comno tantos espiritus selectos -apolineos y arimoniosos--
que son la flor de la lhumanidad. Pero se puede ser diifano y
creador a un tiempo, como lo es listed, y entonces los que no
somos minas que diafanos nos sentimnos alborozados y agradecidos
cuando tales predilectos de los dioses llevan de la mano, como
Virgilio al Dante y nos esclarecen el universe desde el inficrno
al paraiso. Pero usted ha querido movers mas en los circtulo
celestes que en los infernales y no seremos nosotros quienes le
tomemos a mal esta su personal inclinaci6n a cuanto lleva el signo
de la gracia.

La Biblioteca Nacional poseel "La crisis del valor eytitico" (La Habana,
1949); "Croce y sus ideas esthiras" (conferencia leida en el homenaje a
Benedetto Croce en el Lyceum, el 22 de mayo de 1953); "La luna en el
pantano' comediana premiada en el concurso de la Direcci6n de Cultura, 1936,
y estrenada el mismno afio).
Naci6 Luis Alejandro Baralt y Zarachie el 12 de abril de 1892.
Actualmente dirige el Teatro Universitario, dedicaindole, con ejemplar
constancia y singular capacidad, los profundos conocimnientos adquiridos por
el sobre esa material.


-53










Vea, pues, c6no sicndo muclias, sc reduce a una: la gra-
titud, las razones por las que la Universidad de La Habana ha
otorgado a listed este titulo que en rcpresentaci6n de ella le en-
trego. Sabemos que poco le important al genuino obrero del espiritu,
ni los elogios ni las critics ajenas. Nadie puede ser juez sino
de si imismo. Sabemos que en el hond6n del alma de cada quien
nadie puede penetrar, que la concicncia del creador sincero es
un castillo del que solo el tiene las Hlaves. De los ,nilloiies de pa-
labras que en estos dias se ban escrito y dicho sobre, su labor lite-
raria, seguranmente poco o nada serai capaz de arrojarle a ousted
mismo mis luz sobre su misterio intimo. Todo lo tomara con un
rictus vagamente ir6nico: "si, ya sC.. pero, no. Una cosa
si le quedara y le entrara muy hondo de todo el vasto coro ide
elogios uninimes: la complacencia de la solidaridad huImana,
la segiLiridad de que es querido, de que es gustado, de (qu Iiha
,ayudado a otros a ver inas claro, a pensar mejor, a sientir mnis
bondo. De este afecto, de esta gratitud de sus hermanos de Cuba
es simbolo y timbre este pergamino que dejo en sus imanos-


-54-








A Alfonso Reyes en el Cincuentenario
de sus Bodas con la poesia.
Los que lleguen a ti como romeros
en las alas de Icaro prestadas,
por tu saludj !Oh, gran Alfonso! alzan
los brazos en silencio con un ruego...
Hoy 28 de noviembre sierra
el ciclo que marc el cincuentenado
de tu canci6n primera, don del cielo
que las nubes felices tararean
con la muisica muda de los astros.
Despues la busca y encontrarte luego
al dejo claro de tu voz uncida
de la prison de tu saber, liberto
del saber que no es mis sabiduria
y al fin vuelto a ti mismo para hallarte
en cenizas de luces no encendidas.
Adondequiera que piso tu plant
te reconoce el agua en sus cristales,
las ayes en el arte de su vuelo
el viento en el ovillo de sus danzas.
No en vano erraste por islas desterradas
en los mares secrets de Odiseo.
Ahora que el irbol del saber te habla
de los mudos secrets de sus hojas
hay en tus ojos brillo tan callado
que taladra el silencio sin tocarlo..
No es por azar que Reyes sigue Alfonso
el reino de tu nombre en ti confia
para tu gloria actual y venidera,
si un Monte Rey le dio luz a tu cuna
un pr6cer Reyes enaltecio tu nominbre.
MARIANO BRULL
Publicado en El Diario de la Marina el 27 de noviembre de 1955.

Naci6 Mariano Brull, en la cludad do Camaguey el afto 1891. Miembro dislin-
guido del Servicio Exterior Cubano, ha representado a Cuba durante muchos acs
con verdadero acierto. Do Mariano Brull dice Cintio Vitier en su obra "Cincuen-
ta aitos de pousia cubana, 1902-1952", La Habana, Dlrecci6n de Cultura del Minis-
terio do Educaci6n, 19S2, pagina 188: "Lo inefable lleva a Mariano Brull, en el
proceso de afinamliento de sum donas, a un lirismo cada vez mas concentrado y
icido, d eosencla epeculaftiva." Es auto de: "La cam del silencio". Madrid
1916; "Quelques Poemes tradulls par Francis de Miomandrea et Paul Werrie", Bru-
sglas 1926; "Poemas en menguante", Paris 1928; "Canto redondo", Paris 1934:
-."Poemes raduits par Mathilde Pomsz st Edmond Vandoreamman", Bruselas
19s9: "Solo de Rosa", La Habana 1941; "Temps en pine" (Tiempo en pena), Brn-
salas 1950, La Biblioteca Naclonal pose, las siguientes obras do este llustre
auitor
Conferencias sore Juan Clemente Zenea", 1944; "Rien que... (nada mas
1... 1" 1954; Versi6n castellana de "El cementerlo marine do Paul Valery";
Versi6n Espaiala de "La Jauna parque" (La joven parca) de Paul Valery" 1950;
"Solo de Rosas", La Habana, 1914 y "Canto Redondo', Paris 1934.


-55-















Presencia de Mix/ico
en/an


obra de Alfonso Reyes

Por FELIX LIZASO

La imiagen que desde Jace cuarenta afios nos formamnos de
Alfonso Reyes, se ha niantenido inalterable en nuestro espiritu.
En aquellos dias de 1914, en que los ecos primeros de su entu-
siasiio literario -traidos por Pedro Henriquez Urefia- se co-
municaban al grupo juvenile mexicano, en los empenios sucesivos
de Savia Moderna, la "Sociedad de Conferencias", el "Ateneo de la
Juventud", ya captamos su claro don lirico, y el tono sorprendente
y personal de su acento literario, etereo y profundo, sin los lastres
habituales de innecesarios apuntalaminentos. Y veiamos con pre-
cisi6on el perfil netamente americano, anclado en suaves claridades
Este dorumentado trabajo de Fdlix Lizaso sobre la mexiranidad de Alfonso
Reyes, fue Jeido por su autor el 15 de diciernbre de 1955, en el acto qIue en
homenaje a este ilustre escritor, celebr6 la Biblioteva Nacional.
F61ix Lizaso nacio en Pipitin, provincia de La Habana, en Junio 23 de 1891,
es alto Funcionario del Instituto Narional de Cuitura, Micmhro de la Academia
National de Aries y Letras, de la Academia de Historia de Cuba, Academia
Cubans correspondiente de la Real Academia Espaiola; Sociedad Cubana de
Estudios Hist6ricos e Internarionales; Comisi6n pernanente de los Archivos
de Cuba; Ofirial de la Orden Carlos Manuel de Cespedes. Autor. "La
poesia modern en Cuba", Madrid, 1928; "Epistolario de Jos6 Marti", La
Habana' 1930; "Articulos desronocidos de Jos6 Marti", 1930; "Biografia",
1933; "El criollismo literario", 1933; "Actitudes filos6ficas en Espafia y en
Hispanoam6rica", 1933; "Mendive maestro de Marti', 1937; "Pasion die Marfi"
La Habana, 1938; "Marti niistico dcl beerr; (Colecci6n de biografias his-
t6ricas y novelescas", Editorial Losada, Buenos Aires, 1940); "La casa de
Marti", edici6n de la Academia de Histnria; "Marti y la utopia de America",
1942; "Marti espiritu de la guerra justa", 1944. Editor de Archivo Jose Marti,
del que han aparecido hasta el nfimero 22. Asiduo colaborador de esta Revista,
en el tomo IV No. IV aparece una resefia bibliografica sobre este ilustre escritor
martian.


-57-










de la altiplanicie patria. No sabemos por quo, Alfonso Reyes no
podia ser sino como era, mexicano en quintaesencia de matices,
sin alardes de indigenismo, porque lo que importaba entoncei, e
imniportari siempre, es lo esencial, lo que uno de sus amigos del
grupo llam6 la "raza c6smica". Alfonso -Reyes puede considerarse,
-y el6 mismo lo aceptaria- como perteneciente a la Generaci6n
del Centenario, (1910) punto de legada y de partida a la vez de
las nuevas direcciones humanisticas en la cultural mexicana, pues,
como con raz6n apunt6 Vicente Lombardo Toledano, de alli
parti6 un concept de much trascendencia: el del "sentimiento
humanista de la Revoluci6n Mexicana". Porque esta juventud que
surgia, impregnada de la lectura de los griegos, influida por la
estetica goethiana, empeniada en extender el studio de la litera-
tura inglesa y de profundizar en los clasicos espafioles, y que a
la vez, en filosofia, enfilaba sus armas contra los residues positi-
vistas del pensamiento, tenia como vertice de sus entusiasmos un
anhelo, present en todo moment, de conjug-ar el saber universal
con las esencias propias de lo mexicano, y de lo americano en
Uitimo extreme. Todo el saber atesorado era como el riego na-
tural del propio suelo, en un anhelo profundo de frutos mas
sazonados, sin dejar de ser propios. Asi se forjaba una nueva vision
de la cultural patria, que era como tuna misi6n impuesta por propio
designio, pues nos parece casi milagroso el caso de haberse juntado
tantas j6vcnes inteligencias en un moment precise en que, al ha-
cerse recuento de un lapso centenario, se abria la perspective de un
nuevo capitulo que, como el anterior pudo ser el de las promesas,
seria 6ste el de las realidades.

El propio Alfonso Reyes ha dicho quo "la Revoluci6n Mexi-
cana brot6 de un impulse mas que de una idea". Pero existi6
una correspondencia entire el piano de la cultural y el plano de
la historic, y en ese impetu much debi6 de pesar, a pesar de lo
incontenible del torrente, el esfuerzo innovador que significaban
aquellos movimientos juveniles. Dira Alfonso Reyes, esclareciendo
el sentido de esa Revoluci6n, estas palabras diafanas: "Naci6 casi
ciega como los nifnos y, como los ninos, despues fue despcgando
los pairpados. La inteligencia la acompaila, no la produce; a veces
tan solo la padece, mientras llegue el dia en que la ilumine". La


-58-










generacidn del Centeniiario habia traido preocupacioneK que falta-
ron en la generaci6n del Modernisnmo, que la antecedi6: una
preocupaci6n educativa y social. Si repasamios la simple lista Ide
titulos tie los trabajos ofrecidos enii el Ateneo de la Juventud (1910)
Jo veremnos claro. Antonio Caso babla de "La filosofia iioral de
Donr Euigenio Maria de Hostos", Alfonso Reyes de "Los Poemas
rusticos de Manuel Jose Otho,&', Pedro Henriquez Urefia de
"La obra de Jose Enrique Rod6", Carlos Gonzalez Peiia de "El
Pensador Mexicano y su tiemnpo", Jose Escofet de "Sor Juana
Tnes de la Cruz", y Jose Vasconcelos de "Don Gabino Barreda y
las ideas contemporaneas". Es decir, que de las seis conferencias
dlel ciclo, cuatro son sobre figures de las letras inexicanas y dos
de las letras de nuestra America.

Pedro Henriquez Urefia, a quien tantas sintesis y definiciones
esclarecedoras deben las letras americanas, se refiri6 con much
precision a aquel period de formacidn de la nueva cultura de
Mexico, con palabras que conviene recorder, porque son aplica-
bles a todos y cada uno de los jovenes espiritus que en ella
participaron, y muy concretamente a Alfonso Reyes, cuya actutacion
inicial fue destacadisima, y se ha mantenido identica a si smania
en su direccion y en su inspiraci6n, aun cuando con ila mudanza
de que lo que pudo ser tanteo de aprendiz se hizo plenitud de ma-
estro. Dijo aquel alto espiritu definidor de que todo lo aclaraba.
"Sentiamos la opresi6n intclectual, junto con la opresi6n pilitica y
econ6onica de que ya se daba cuenta gran parte del pais. Veiamos
que la filosofia official era demasiado sistemaitica, demasiado de-
finitiva para no equivocarse. Entonces nos lanzamos a leer a todos
los fil6sofos a quienes el positivimismo condenaba como inutiles,
desde Platon que fue nuestro mayor maestro, hasta Kant y Scho-
penhauer. Tomamos eni serio ( oh blasfemia!) a Nietzsche. Des-
cubrimos a Bergson, a Boutroux, a James, a Croce. Y en la
literature no nos confinamos dentro de la Francia modern. Leia.
inos a los griegos, que fueroi nuestra pasi6n. Ensayamos la litera-
tura inglesa. Volvimos, pero a nuestro mrodo, contrariando toda
receta, a la literature espafiola, que habia quedado relegada a las
manos de los academicos de provincia. Atacamnos y desacreditamos
las tendencies de todo arte pompier: nuestros companfieros que


-59-










iban a Europa no fueron ya a inspirarse en la falsa tradici6n de
las academics, sino a contemplar directamente las grande crea-
ciones y a observer el libre juego de las tendencies novisimas; al
volver, estaban en actitud de descubrir todo lo que daban de si
la tierra native y su glorioso pasado artistico. Este fu6 el punto
de partida que deciamos aintes, el quc daba sentido al "sentimiento
humanista de la Revoluci6n mriexicana", El que hizo decir a Berg-
son, aios despues, asonmbrado de tal renacer del entusiasuno crea-
dor, estas palabras: "Es 1i, testimonio no poco consolador sobre
las posibilidades del espiritu ante las fuerzas oscuras del desorden".
'Y Jo indigena? se preguntarai alguien deniasiado preocupado
por las expresiones concretas. Pero, jno esta lo indigena consti-
tuyendo parte de lo esencial mexicano? Y habia otra raz6n de
seriedad que no podemos olvidar. El tema facil habfa sido tan
explotado, o como dice el propio Reyes: "nuestros ciharlatanes
habian abusado tanto del tOpico de a regeneraci6n del indio!",
que el problema no se resolvia sino minediante profundos esfuerzos
de la cultural y un apropiado sentido social, cosas que estuvieron
presents siemnipre en aquella juventud seria y estudiosa, que re-
pudiaba los alardes sin sustancia y dejaba de lado los paraisos de
]a sociologia.
Cabrfa hacerse -y nos gustaria hacerlo en otra oportunidad-
un florilegio del tenia mexicano en Alfonso Reyes. Veriamnos que
casi abriendo esas piginas figuraria su poema "En la tumba de
Juarez", en que se escucha su voz convocando a los espiritus, voz
oida con reverencia por las multitudes:
Mafnes del heroe cantado, sombra solemnc y austera
Y un conniovido silencio extendiendose mias alla de las plazas y
calls, al cerrar su oraci6n:
Lleguemos al catafalco de piedra;
hoy que, anunciado a los pueblos por el triunfal caracol,
yerguese el heroe, gigante, bajo la lumbre del sol.
Pero no fue el tono 6pico del gusto de Alfonso Reyes, quien
para dar su nota mnexicana prefiere la voz sencilla y tierna, como
aquella del "Romance de Monterrey" o la limnpida de la "Glosa


-60-










de mi tierra" en que desgrana, irisindola de matices delicados, la
estrofa de la flor silvestre de la tierra:
Amapolita morada
del valle donde naci:
si no estds enamorada,
ernarn6rate de mi.

La sorpresa de Mexico aparece no s6lo en sus trabajos de
clara consagraci6n, como la insuperable "Visi6n de Anahuac", que
nos recuerda la palgina derroche de evocaci6n creadora de Marti
describiendo la vieja Tenocititlhin, sino en notas sueltas escritas
en Espania, en Buenos Aires, en Rio de Janeiro, donde quiera
que la tierra ausente y profundamente amada le viene al recuerdo,
por el nombre de una calle, por la vista de una flor, por la con-
templaci6n de un paisaje. Pues ya lo vemos: Alfonso Reyes es un
lpoeta, para el que la flor tiene inas sentido que inuchas teorias,
al que la tradici6n de su pueblo, present siempre en sui espiritu,
Io emociona fuera de todo convencionalismo o preconcelhido afin
redentor.
Su alejamiento temporal de su pais, en sus afios de servicio
diplomitico, estuvo siempre impregnado del olor y el sabor de
la tierra, que le contemplaba comno a hijo predilecto, aunquc pa-
reciera a veces que lo olvidaba. Para llenar su ausencia y mantener
mais vivo el contact, se dii a publicar su correo literario "Mon-
terrey", que cumplio inuy diversas y compleumentarias tareas. Entre
ellas, ninguna estuvo mas present que su vinculaci6n mexicana,
desde el mismno titulo de su region natal que le di6 nombre, Jasta
las notas en que resefi6o libros que de Mexico Ie ilegaban, y trazo
orientaciones estkticas cuando Io crey6 convenient y oportuno,
opinando libremnente, conio en cartas a los amigos de alai y de
acai, porque "Monterrey" era una manera de dialogar con todos y
eada uno. Sin embargo de estar impregnado su "correo literario"
de sustancias mexicanas, que era conimo la sangre que corria por
sus venas, a alguien se le ocurrio censurarle cierta evidencee des-
vinculaci6n de M6xico". Y aunque Alfonso Reyes respondi6 con-
eretamente al reparo y demostr6 hasta la saciedad la injusticia
en que incurria, puntualizando detalles y abundando en citas que


-61-










desmintieron los reproches, Io cierto fue que el reparo qued6 y
ha sido mais de una vez facil motive en plumnas no bien enteradas,
o solo fraimentariamente conocedoras de la obra de Reyes. Lo.
elogios que, junto a las censuras, se le hiabian hecho, no Jo com-
pcnsan, y asi dice al termino de su alegato: "Pero todos los elo-
gios literarios, fruiciosa y largamente bebidos, no podrian COm-
pensarme de que me quieran arrebatar la 6inica virtud que aqui
defiendo, y es las de ser un mexicano". Y conviene citar todo el
parrafo, porque hay en 6l sustancia amrnericanista de prinmera im-
portancia: "Cuiden de otra cosa los hijos de las naciones que ya
estin de vuelta en la historia, lPara nosotros, la imaci6j) cs todavia
un lieclio pattico, y por eso nos debemos todos a ella. En el vasto
deber bhumano, nos ha incumbido una porci6n que todavia va a
darnos minuchio quehacer. Yo diria, trocando la frase de Marti, que
Hidalgo todavia no se quita las botas de montar".

Eso ocurri6 en 1932, y acaso sirvicra para pronmover un mo-
vimiento de mayor atencion hacia la obra a la vez humanistica, y
por eso universal, y hondainente mnexicaiia y americana, de Al-
fonso Reyes, que vista en conjunto, es de una graiidiosa armonia.
El sentido de esa armnionia lo perciliimos clarainente si nos fijanios
en que Alfonso Reyes no tienc paralelo con ningun otro escritor
actual en la fidelidad a los tenias, desde el inicio de sut carrera
hasta luitestros propios dfas. Quien sinti6 tal predilecci6n por la
literature griega, de que hay constancia en su primer libro Cues-
ftiotes esteticas, ofrece recienteinente su traducci6n de La Ilitda
de Homero, con lo que veinos que no se trataba de tUna moda
pasajera. Quien en aquella priniera obra juvenile escribi6 sobre
ia esttica de Goethie, ahora acaba de darnos un libro titulado
Trnyectoria de Goethe. Y !o mnisino puede dcciirse de los temas
G6ngora y Mailarmie, a los qtie se ha mantenido field, como tamhieh
al temna Ruiz de Alarco6n y su mnexicanisuito. Pero por sobre toda
otra fidelidad, el poeta y el ensayista y eli lornmbre ha sido field
a su tierra, y ha llevado sientpre la "x" en la frente, "porque
Meixico se cscribe con "x".

En reciente nuimero de la ,"Revista Hispainica Moderna" henos
leido, con gran complacencia, utin studio que asl se titula: Lai


-62-










filosofia social de Alfonso Reyes, de Manuel Olguin. Trabajo
excelente, por su mktodo y por el dominio del tema. Ali tenemos
cierta comprobaci6n de nuestros mismos asertos. "La filosofia
social de Alfonso Reyes es esencialmente una filosofia de la cul-
tura orientada hacia Hispanoamnerica". No hace falta decir mais.
Sus ensayos "Posici6n de America", "Atenea political" "Un mundo
organizado: Doctrina de paz", "Esta hora del mundo", "El honmbre
y su mnorada", "Ante la acci6n cultural de accion social", "M6xico
es una nuez", "Para una bibliografia de los espafioles en America",
y, por ilitimo, su "Discurso por Virgilio", citados y comentados por
Olguin, entrafian un alto sentido filosofico, human y mexicano, o,
como este comentarista sefiala: "Reyes ha cumplido maravillosa-
mente con su humnanismo el alto prop6sito cosmopolita que persi-
gue coino fil6sofo y practice como maestro y diplomatico: acercar
a los hombres, alentarlos a su mutuo conocimniento y comnprensi6n,
bacerlos minejores vecinos".
En 1949, a! cumiplir Alfonso Reyes sus sesenta anios, sus amigos
lo festejaron en forma intima y espontainea, pero que logr6 amplia
resonancia. Uno de los j6venes mias representatives en las letras
de Mexico, Jose Luis Martinez, le dirigi6 con ese motivo su "Carta
a Alfonso Reyes en sus sesenta afios", recogida despues en su libro
Literature Mexicana Siglo XX, que por lo que significa de soli-
daridad de la juventud con el alcance de la obra del Maestro,
tiene gran significaci6n en cuanto al tema que nos ocupa.
Jose Luis Martinez -'"firente a la leyenda de un Alfonso Reyes
extrafio a su realidad cultural"- se sinti6 obligado, con ejemplar
nobleza, a proclamar el alcance de su mexicanismo. "Pero enton-
ces, -se pregunta el joven critico- jpor que ha llegado ousted a
ser una de las banderas mis altas que representan a Mexico en
el mundo?"
Y sierra su carta con estas palabras niesuradas y generosas:
"En la cumbre de su madurez, puede confortarlo el bien spiritual
que ha forjado para sun patria, y todos sus amniigos nos sentimos
orgullosos de haber asistido a tan noble eminpresa".


-63-









El Reviso0

POLITICO Y LITERARIO.
'.'P.+t \ JPrfry 1 0,,-,
:+ +".'i ,A. m. i5c
"' I No2AL
"L Lnes 3 de marzo de 1823.

iSemper ego awulitor tantumr? Nunquam ne reponam.,.?
Juven. Sat. LIa

INTR"ODUCCION.
Restituida la tranquilidad al seno de la dichosay
prcifica Habana acallado el language feroz de las pa"
stones y aplacado aligun tanto el resentimiento delos
odios politicos, ntada es mas natural y consiguiente que
presentar al ptiblico i1ustrado un. peri6dico, en que se
desenvuelvan materials political, cientificas y literarias;
materials, que al paso que sirvan de alguna instruccion,
agraden y deleiten. Bien persuadidos de la importan-
cia y dificultad de la empresa, no garantimos su re-
sultado; pero tampoco dejamos de anunciar que los
principios que nos guian se identifican absolutamente
con el voto pronunciado de concordia y fraternidad, que
ya ha resonado en esta capital y aun resuena en nues-
tros oidos patri6licos.
Dedicados al suave y ayacible studio de las le,
tras, mat podia nuestro espiritu recrearse con las es-
cenas lametitables del terror y la anarquia. La agita-
dora inquietud y el des6rden tumultuoso, hacen decaer
al iiimo mas ebforzado, y el verdadero patriota al
contemplar un porvenir desastroso, preparado por la
maldad y la imprudencia, lanza desde lo mas hondo
de su pecho gemidos ardientes de amargura y de do-
1a
Facsimil die In primer Jginrw.


-65 -















E1 Revisor Politico y Literri

Num. 19
LbtmcA 3 de marzo de 1823.

'Senper eno fuditor taytum?
Nuniquftta ne repona.i.. ?
Juvenr. Sat. 14.
INTRODUCTION
Rttituida la traniquilidad al scno de la dichosa y pacifica
Habana, acallado el lenglaje feroz de las pasionies y aplacaido alrgti
tanto el resentimicnto de los odios politicos, nada e. mas natural
y f'onsiguie.nte que prescntar al public ilustr-ado un peri6dico,
en que se desernvuelvan materials politicas, clentificas y literaikias
tuateria, quiie al paso que sirvan de alguna il iruccion. aa raden y
deleiten. Bien lpersuadidos de la impiortamicia y dificultad de la
eincpresa, no garantitkos u rCisultado; pero tampoco dejaros de
anuneiar que los ,pr-inipios que nos1 guian, :-c idcntitifican ial)ohta.-
mente con el voto pronunciaIo de concordia y fraternidad, que ya
ha resonado en esta capital y auni resuena en nucstros oidos pa-
trioticos.
Deilicados al suave y appreciable studio de las letras, mial podia
nuestro espiritu revrearse con las escenas lainentables del terror
y la anarquia. La agitadora inquietud y el des6rde, tuinultuoso,
hacen dccaer al Animo mais esforzado, y el verdadero patriota al
contemplar un porvenir desastroso, preparado por la maldad y la
imprudencia, lanza desde lo mas liondo de Sn peclho geimidos ar-
dientes de amargura y de dolor. La patria, esta divinidad bienhe-
chora, reelama de sus hijos prosperidad y sosiego, no sangre y
esterminio. Aquellos son sus aiantes sinceros, que procuran su
engrandecimiento y esplendor, no por el camino agitado y peli-
Introducci6n del primer numero de El Revisor Politico y Literfrio, dado
a la luz el 3 (lte marzo de 1823.


-67-











groso de las revoluciones, sino por la senda del deber y de las
eyes, los que dirigiendo sus pasos la ilustran, la enriquecen y la
dan ejemplos grandes de eminentes virtudes.

Ya es tiempo, pues, que deponiendo preocupaciones funestas,
el genio dormido un tiempo por el soplo envenenado de la tirania
y despues sofocado por los gritos feroces de la passion y la ven-
ganza, recobre su elevacion y antigua dignidad. Doloroso es de-
cirlo; pero necesario; cuando debiamnos prometernos adelantos
grandiosos en las ciencias y en la bella literature, observamnos un
abandon indecoroso y sensible: el espiritu de algunos escritores
pUblicos, deslumbrado quizai por la grandeza y extension de la
ciencia political, ha osado entrar en ella con denuedo, movi6ndolos
a fallar sobre todos los puntos que ecsigen delicadeza y deteni-
miento, y lo que es mas, A hacer aplicaciones inoportunas y des-
cabelladas por la mayor parte, cuando no han sido forzadas y
sangrientas. Hay papeles sin duda, que asi como los cuerpos elec-
trizados, solo con tomarlos en las manos conmueven el corazon
y lo agitan.

No creemos nosotros desempefiar con toda ecsactitud y pro-
fundidad las cuestiones, cuyo ecsaimen nos propongaimos; pero
si pronietemos usar mayor sensatez y cordura en sit devenvolvi-
miento y presentacion: caiman las pasiones, los partidos se aquie-
tan y tranquilizan, y el interns de la verdad, el interns sagrado
de la libertad siemnpre es el mismno, siempre equitativo y mesnrado.

Ciudadanos: que la ley saludable que nos rige sea un inuro
indestructible donde se quebranten los tiros alevosos de la per-
versidad y del crime. Este sera el objeto y t6rmino de nuestros
trabajos, porque la ilustracion de un gran pueblo, la rectificacion
de su moral y la conservation de su opulencia y tranquilidad, son
las tinicas bases, que debe cuidadosamente afianzar el hombre
libre, que desea la felicidad y salvation de su patria. ;Permita el
cielo que el REVISOr, saliendo comno el iris despues de una recia
tempestad, disipe aun los pequenios nublados, que oscurecen el
horizonte de la afortunada Cuba!


-68











El Revisor

POLITICO Y LITERARIO.


Nim. 1.o

Lu-nes 3 de marzo de 1823.

SSemper ego auditor tantum.? gNunquam ne reponam....?
Juvcn.1 i ftI lu


ENRIQUE GAY-CALBO

I. Antecedentes de "El Revisor".
Los disclipulos de Varela. Continuidad do la obra del
amado maestro ausenie.
II. La epoca de "El Revisor". Surgimiento de la nacio6n
cubana. Sentimientos diferenciados definidos.- La
confinuidad de nuesira historia.
III. "El Revisor" y sus campanas. Retorno al despotismo
y al silencio.-Hacia el porvenir.

I
ANTECEDENTES DE EL REVISOR PILITICO Y LITERARIO

L. Hay en el pasado cubano huellas indestructibles de
la influencia de los peri6dicos.
Una vez mis se enriquecen las pfiginas de la Revitita de la Biblioteca
National, con la colaboraci6n de Enrique Gay Calb6, miembro distinguido
de la Academia de la Historia y figure de s6lidos prestigios en nuestro mundo
intellectual.
El ensayo que publicamos hoy corresponde al ciclo de Conferencias sobre


-69-










Es natural. Ningun pueblo se ha conmovido y progresado
sino al impulse de una idea oportuinamente difundida.
Por eso es 16gica la persecucion contra la libre emisi6n
del pensamiento y la critical publica, en todo regimen de
fuerza. En donde hay algo que imponer para predominar, y
de paso para el enriquecimiento ilicito, alli aflora la previa
censura o se ejerce con arbitrariedad el cierre de peri6dicos.
Si se quiere conocer la historic de la naci6n cubana, es
necesario, pues, acudir al studio de su periodismo. Ese es el
hilo conductor indispensable en la gran urdimbre de los
acontecimientos, y asi se comprobara como al calor y al en-
tusiasino de ideales y deseos, de intereses y aspiraciones,
nuestros homibres ban trabajado por su bienestar y su satis-
facci6n, en demand de mejor porvenir para ellos y sus des-
cendientes.
En el interns de esa indagaci6n, que es previa, el Ateneo
de La Habana nos congrega a fin de que ante nosotros se
muestre el camino hacia la libertad, seguido por el pueblo
de Cuba bajo las banderas de sus peri6dicos.
Verdad es que nos refine para hablar de las revistas y
no de las hojas diarias.
Pero conviene advertir que las revistas realizaron con
ahinco una labor de eficadcia en ciertos moments mis tras-
cendentales ain que la de otros mnedios de publicidad.
Las revistas eran por lo general 6rganos de pequefios
grupos que sentian la urgencia de lanzar al aire opinions.
Flexible y manejable, ese vehiculo de propaganda llenaba su
objetivo con facilidad, ya se tratara de una tendencia o de
otra.
revistas ciiubanas del siglo XIX que con gran brillantez viene celebrando la
Secci6n de Literatura del Ateneo de la Habana. IFu pronunciado el 6 de
diciembre de 1955. El Ateneo do la Habana se propone recoger en uni volume
las conierencias que sobre este tema desarrolla di:ha Institucifn, y ha tenido
la gentileza de permitirnos publicar la presence.
Enrique Gay Calb6 es desde hace tiempo un valioso colaborador de esta
Revista. En el tomo IV No. IV aparece una paquefia nota biobibliogrffica s,obre
este ilustre cubano.


-70-









2. Entre los antecedentes de la revista El Revisor Po-
litico y Literario, que me ha sido fijado como tema, esta el
de la hoguera de libertad encendida en el Seminario de San
Carlos por eli maestro Felix Varela.
Aunque se ha dicho muchas veces, y asi lo ban recono-
cido todos los grandes cubanos, y basta con citar a Jose
Marti, de aquella hoguera sali6 el descomunal incendio que
no lleg6 a apagar el poderio metropolitan y culmin6 al fin
en la Invasi6n para determinar nuestra independencia po-
litica.
Hay dos etapas del apostolado de Varela, en Cuba, que
no es possible desligar por su intimna concatenaei6n, y sobre
todo por sus resultados. Ambas tuvieron su origen y su es-
cena en la caitedra de Filosofia y en la de Constitucidn.
Varela destruy6 para siempre el dogma filos6fico y abri6
con inano de sabio y de profeta los horizontes intelectuales
de la juventud rectora del pueblo de Cuba. Fue uno de sus
mas trascendentes empefios demnostrar que la autoridad de
los Padres de la Iglesia, de su Iglesia cat6lica, en que A1 fu6
un ortodoxo y en cuyo seno inuri6 como uno de los sacerdo-
tes mas puros, no es en material filosofica la inatacable
muralla de los tiempos anteriores, porque esa autoridad solo
tiene el valor de las fuentes de que emana.
Tal afirwnaci6n, sostenida por aquel hombre, que era el
"evangelio vivo" de que hablaria luego Luz Caballero, de-
rrurnmb con los baluartes del escolasticismo las ataderas dog-
maticas del pensamiento en la sociedad cubana. Vulnerables
ya los Padres de la Iglesia, a lo inenos en cuanto a filosofia,
se hacia endeble el andamiaje ideol6gico de sus concepcio-
nes para avalar y sostener los regimenes absolutos que hasta
entonces habian predominado.
VWase c6mo se trastornaba el orden establecido, en que
se asentaba el sistema colonial.
Luego qued6 complete su obra de justicia demoledora


-71










con las jornadas hist6ricas e inolvidables de la caitedra de
Constituci6n, que hoy se llamaria de Derecho ConstitucionaL
Ya no existed huella alguna de aquella aula, que tanta
historic contenia, en el actual palacio cardenalicio, donde
estuvo la catedra de Varela, ni auin se alberga ali el Colegio
Semninario de San Carlos. Ha desaparecido para la devoci6n
patri6tica de los cubanos el modesto recinto, que era el aula
magna, en que el insigne maestro los enseni6 a ser hombres.
Hombres, sin duda alguna. Porque todo lo que vino despues,
con ser muy grande, nos vino de Varela, el precursor.
Las lecciones dadas en la caitedra constitutional fueron
recibidas por los alumnos y por personas ajenas al Semi-
nario, que llenaban el aula y las puertas y los pasillos,
tividos todos de una verdad civic explicada en forma nueva,
con firmneza y valor.
La Universidad de La Habana ha publicado en reciente
libro las lecciones constitucionales de Varela. Aunque s6olo
estai en ese volume una sintesis, que fue lo mismno dado a
conocer por e1, hay alli lo suficiente para comprender que
se abriera un hondo surco de incalculables repercusiones en
la inteligencia de un auditorio ya preparado por el mismo
maestro para ejercer la critical y el analisis libres.
Ncg6 Varcla de modo enfaitico el derecho divino de los
reyes, que inieamente subsisten por la voluntad de los pue-
blos. Declare que de 6stos nace todo el poder, y en ellos
reside la facultad de quitar o poner los gobernantes.
Su pensamiento en estas cuestiones fue tan lejos como
16 permnitia la Constituci6n de Caidiz, y esto es un indicio de
que transitaria por los linderos de una verdadera revoluci6n
en las costumbres y en la moral political.
Cuando Varela, precisamente a causa de sus lecciones
constitucionales, fue investido con el cargo de diputado a
Cortes, embarco6 hacia Espafia en abril de 1821. Uno de sus
discipulos, el bien recordado Nicolas Manuel de Escovedo,
fue el nuevo professor, en calidad de interino. Era elecci6n


-72-










acertada, por su espiritu sagaz, por su palabra elocuente y
por la absolute identificaci6n moral con el maestro, que
caracterizaban al sucesor de su caitedra.

3. Como resultado de las cnsefianzas del ausente men-
tor, y para satisfacer la necesidad de expresar y difundir
las ideas asimiladas, los discipulos de Varela publicaron El
Americano Libre, un periodico de ingenuos entusiasmos que
mereceria una evocacion propia y concrete. Fue una gaceta
combative para la cual no habia en la vida pfiblica mas que
reaccionarios y constitucionales, enemigos de la libertad y
amigos de ella. No daba ni pedia cuartel en el campo libre
donde peleaba, con desenfadado uso de las palabras mas
fuertes, en defense de la Constituci6n. Vibrante, con la raz6n
de una 16gica irrebatible, esgrihnia comno postulados estos
concepts:
Ciando -ni puleblo esta bastante robusto y fucrte, cuando
goza de opulencia, 'uiando esti bastante ilustrado, ent6nces el
puede gobernarse, puede mantenerse, puede defenders. Cuan-
do es miicimbro de iun estado envejecido y debihitado que no
puede protegerlo 6 est-i regido por manos tan dbiles que dejen
escaparseles las riendas del gobierno entonces mas bien una im-
periosa necesidad quie un frio cailculo de conveniencia, harfan
precipitar una aun no dispuesta emancipacion ... Cuando un
puLieblo esta. oprimido y vejado por la injusta nation a que per-
tenece: su industrial sufocada; robada su riqueza: inquietadas sus
families, asesinados sus habitantes y todo sepultado en el silencio
de la esclavitud, 6 en el sordo murmullo de la c6lera y de la ven-
ganza; ent6nces la tirania misma abre bajo sus pies la honda
sima donde se sunierge, y este pueblo rompe sus carceles y respira
con descanso. En todos estos casos cada habitantc del pais es 1in
ahogado para reclamrnar la independencia, y un fuerte guerrero
para sostenerla, todos defienden una causa. El amrnor a la antigua
patria no hace palpitar sus pechos.
Eso fue publicado en el nuimero 6, correspondiente al
miercoles 27 de noviembre de 1822. Y tambien en el inis-
mo numero esto, inuy significativo:
Hemos visto el remitido de DA Diego Tanco iunpreso en la
Gaceto, y aunque conveninimos en casi todas sus opinions, sin em-
bargo, respect de sus ltimos renglones discordamos en algo; yo


-73-









desearia que las sefioritas tubiesen voto en las juntas parroquiales,
como el Sr. Tanco dice en su articulo sobre mugeres, asi estaria-
mos todos los ciudadanos en las elecciones mas alegres, mas di-
vertidos, con mayor eompostura, y no nos enfadariamos aunque el
secretario fuese un anciano septuagenario y que antes de eseribir
cada nombre se compusiese los anteojos; pero 'a mi parecer decir
que las mugeres no necesitan mas que saber leer, escribir, moral
y las laborers propias de su sexo, es lo mismno que decir, que los
hombres no necesitan mas que saber leer, escribir, moral, y algin
ejercicio para vivir; las mugeres tienen los mismos 6rganos que
nosotros (al parecer digo) las mismas facultades, los mismos 6
mejores sentimientos, y ,porque, pues, nosotros hemos de estudiar
jurisprudencia, inatemaiticas, medicine, y ellas no? iah! Hasta
cuando gobernara la fuerza, solo la fuerza?
Cuatro ainos antes, Varela dijo en la Secci6n de Educa-
cidn de la Real Sociedad Patri6tica que era preciso educar
a la mujer, darle los mias amplios y profundos conocimientos0
para que como madre y la primera guia del hombre pu-
diera orientar a 6ste con sabiduria y eficacia.
Fueron editados de El Americano Libre cuarenta y dos
numeros, desde el viernes 15 de noviembre de 1822 hasta
el viernes 28 de febrero de 1823.
4. Esa es la mejor demostraci6n de la continuidad de
la obra del ausente, venerado por la juventud cubana. El
maestro reaparecia asi en todas las manifestaciones pfblicas
de nuestra sociedad, con la fuerza poderosa del razonamien-
to y de las grandes verdades que destruian como arietes la
armazdn colonial.
Los alunmos de Varela, en las aulas y en el exterior, eran
cuantos cubanos significaban algo. Es que desde hacia mas
de medio siglo habia aqui una sociedad urgida de encontrar
su expresi6n, y aunque nacieron hombres dignos de repre-
sentarla, como no se trataba de eso especificamente, sino de
dar interpretacion y sentido a sus aspiraciones, a sus ansias,
conveniencias y necesidades, ninguno logr6 hacerlo hasta
entonces con la nitidez y el vigor apost6olico de Varela. La
magnitud del empefio requeria la extraordinaria personali-
dad de un gran director que aleccionara a su pueblo y que


-74_










lo guiara, no solo con la palabra, sino tambien coj la solidez
de las arguminentaciones y la revelaci6n de mundids ideol6gi-
cos inexplorados, y adeniais con el ejemplo de una conduct
que hiciera enmudecer las voces de la suspicacia y del in-
teres enemigo.
Aquella palabra de fuego y de virtud, de lo6gica y valen-
tia se rego6 por la tierra cubana. Fue asombrosa la cosecha.
Despues de Varela, ya no era possible detener la march de
nuestro pueblo hacia la libertad. A los pocos anos de su au-
sencia, habia en Cuba ius discipulos de su apostolado de los
que jainmis pudo 61 mismo pensar. En cualquier rinc6n habia
un homnbre que leia y mineditaba, y entreveia soluciones, y
se sentia con fuerzas para hacer, y en definitive para esperar.
Y los hijos de ese hombre eran como 61 propagandists que
sabian laborar y esperaban.
II
LA EPOCA DE EL REVISOR
5. Era a principios de 1823, cuando el regimen cons-
titucional no tenia afin tres anios de su reinstalaci6n en la
nionarquia espaniola. Seriamente amenazado se hallaba ese
regimen por la Santa Alianza. que encarg6 a Francia la in-
vasi6n del territorio metropolitan. Luis XVIII form un
ejercito de cien mil hombres, los cien mil hijos de San Luis,
y di6 su mando al duque de Angulema, de la propia casa de
Borb6n a que pertenecia tambiin Fernando VII. El objetivo
de la Santa Alianza, manifestado en el Congreso de Verona,
era restituir el character absolute de los reyes en Europa, y
con la sumniisi6n de los pueblos la reconquista de las colonies
sublevadas. No habia, pues, puntos de coincidencia entire los
monarcas de ese nuevo consorcio y los que en seguimiento
de los enciclopedistas pedian, y lograron en algunas naciones,
el gobierno de los individuos reunidos en coitinidad.
En Cuba eran cumplidos entonces los mandates consti-
tucionales. Gobernantes, jueces e instituciones los obedecian.
Habia libertad de imprenta y de expresi6n. Los embozados


-75-









partidarios del absolutismo y los constitucionales tenian por
igual el disfrute de esos derechos, y es forzoso reconocer que
ninguno fue remiso en ejercitarlos. Se ha podido decir con
verdad que hubo libertinaje, y si los unos se excedian en la
injuria y en la exaltaci6n, asi como en los arguments mais
descabellados e imprevisiIbles, en ocasiones, los otros acudian
a procedimientos analogos.
Pero los adictos de la Constituci6n aprovecharon bien
la oportunidad para la realizacion de un programna prepa-
rado, comno ya se ha visto, por Varela en sus dos catedras.
Lo que se advierte en aquella ardorosa juventud es un
double sentimiento de identificaci6n cubana y americana.
Por ser natives de Cuba, aquellos antepasados creian
pertenecer a un pueblo diferente del de los dominadores, y
como amnericanos se solidarizaban hasta con los separatists
continentales, por lo menos en cuanto a sus entusiasmnos
hacia la libertad. La proclamaci6n imperial de Iturbide en
Mexico tuvo en ellos los censores inas apasionados, y en
cambio elogiaron con efusion a Guadalupe Victoria, que tan-
to hizo por derrocarlo.
6. No es aventurado afirmnar que en esas actitudes de
una juventud ilustrada e influyente se encuentran las pri-
meras manifestaciones que levaron poco despues al surgi-
miento de la nacion cubana.
Ese surgimiento, en realidad, tuvo dos caracteristicas,
que fueron la de la propaganda ostensible en las epocas
constitucionales y la de la labor subterrainea. Ambas fueron
fructiferas y de resultados evidentes.
Durante el period de la libertad de imprenta, de cfitedra
y de expresi6n, hubo critical p6blica, exposici6n circunstan-
ciada de antecedentes, libre informaci6n sobre lo que acaecia
en otras naciones, censura sin rodeos de los actos de los
gobernantes, militares y civiles. Ni el rey Fernando VII es-
capaba de los duros concepts que escribian los constitucio-


-76-









nales, porque se argumentaba que habia recibido de la so-
ciedad el mandate para reinar y ella era superior a la
monarquia.
Adoptado como tunica tabla de salvaci6n el pacto consti-
tucional, cada organismo emanado del texto de Cadiz era sin
discusi6n una escuela que propagaba las lecciones hasta el
iltimo lugar de la Isla. Los municipios constitucionales., las
diputaciones y las juntas atendian al fomento agricola y es-
colar, a la defense de las pocas industries, y todo lo inter-
venian con bastante aficacia. A cada moment se demostraba
que no era el sistema una vana palabreria de ilusos y
fantaseadores, a pesar de que se hallaba en sus comienzos.
Con tan propicias realidades y tan activos propagadores,
en un pueblo que en sucesion habia conocido conductas me-
tropolitanas disimiles -en los dias de Carlos III, de Manuel
Godoy y de Fernando-, tenia que arraigar con reciedumbre
la simiente regada por Varela y sus seguidores.
Sirvio much para aclaraciones y acopio de datos El
Observador Habanero, publicado de 1820 a 1821. Era este
peri6dico una miscelainea de cuestiones pfiblicas. Insertaba
articulos sobre economic political, que fueron escritos por
Jose Agustin Govantes, asi como anailisis de disposiciones
constitucionales, segiin lo que explicaba por aquellos mismos
dias el propio Varela, todavia al frente de la caitedra. Para
inferir la orientacion y la calidad de El Observador Haba-
nero, bastaria con el titulo del articulo de polftica aparccido
en el nuimero 4, de 31 de julio de 1820: "Un rey absolute
es un tirano, un rey constitutional es el padre benefico de
los pueblos'.
7. Para que se marcara progresivamente la ruta de la
nacionalidad, tenian los cubanos el hecho indiscutible de la
separacion, ya entonces bien clara, entire criollos y penin-
sulares. Aunque habia funcionarios de relieve nacidos en
Cuba, la tendencia a ignorar a los natives y excluirlos de
toda funci6n rectora colonial se intensificaba sin atenua-


-77-









ciones ni disimulos. Era, en verdad, una nimezcla de senti-
mientos en que entraban por nmuchos comniplejos y aversiones
que requerian un largo examen para unami indagacion coin-
pleta y exhaustive sobre aquellos tiempos.
No es possible negar que ya estaba definida la linea divi-
soria entire cubanos y espafiolies, con intereses disiimiles y
hasta contrarios. Tambien es necesario reconocer que en los
criollos se hacia cada vez inis fuerte el Animno de solidaridad
con los pueblos americanos.
Era natural que los funcionarios espafioles se unieran a
sus compatriotas que aqui residian y confiaran 16gicamiente
en ellos, antes que en los cubanos. Y por otro lado no puede
asombrar que el resto de la poblaci6n, de mayor cultural
por lo general, se encontrara a lo menos incomoda en un
ambiente de sospechas y de exclusiones, que no siempre
habia padecido.
Talcs circunstancias eran hlas imas propicias para que
surgiera la nacion cubana.
Habia una sociedad select en cuyas mnanos se lihallaba
la mayor parte de la riqueza y de la producci6n. Los comt-
ponentes de esa sociedad descendian de los primeros po-
bladores y terratenientes y de los que inmigraron despues,
y aqui, por fusiones sucesivas. integraron un nuicleo lbu-
mano con caracteristicas propias. Sin la ambici6n de gober-
nar o de intervenir en las cuestiones puramente political,
aquellos hombres pertenecian a las corporaciones oficiales
con cargos que solian ser gratuitos no obstante suficientes
para mantener su alta significaci6n social. Eran catedratieos
de la Universidad, del Seminario de San Carlos, sacerdotes,
regidores municipales, sindicos de los ayuntaminientos. digna-
tarios de las milicias urbanas. Eran sefiores.
De manera paulatina la series de honorificas posibilidades
se dificultaba para ellos, y eran reemplazados por individuos
de las casas de comercio, enriquecidos, altaneros y hasta


-78










petulantes, que sin duda eran inferiores en capacidades y
co no imientos.
No se detenia ahi la oposici6n. Habia algo mas. En los
negocios, en los asuntos financieros, en las grandes tran-
sacciones, en el diario juego de las evoluciones bursaitiles y
mercantiles, predominaba la atraccion de los grupos con
sus inevitable consecuencias. El productor agricola cubano,
y en especial el de azuicar, siempre ha dependido de los alti-
bajos del mercado extranjero, sobre el que le ha sido impo-
sible influir en ocasiones, y mas ami en los periodos colo-
niales, sin autoridad para los convenios. La economic insular
era terreno prohibido. Y tambien los modos de lograr el
foinento de sus haciendas y fuentes de producci6on. Todo
estaba gobernado por agents que habian llegado a ser hos-
tiles. Los transportes, los aranceles, la provision de brazos y
los adelantos o pr6stamos para limpiar las tierras y preparar
cada nueva zafra; todo eso tan vital era regido por gober-
nantes, funcionarios, banqueros, comerciantes, para quienes
parecia secundaria la supervivencia de aquella sociedad en
su originaria composicion, y por el contrario demostraban
interns en la introducci6n de cambios que garantizaran su
continuidad en el disfrute de los enormes beneficios que
lograban en el niedio colonial.
Habia ademas otras razones, tambi6n clasificables en la
categoria referente a los negocios, pero con aspect mais
turbio. La trata negrera, los contrabandos y los fraudes
tenian much que ver en el estado de inconformidad y de
animinadversi'n.
Alarmada la poblaci6n cubana ante las oleadas de escla-
vos, acab6 por ser opuesta a tan excesiva introducci6n de
africanos,
La cuestion ha sido estudiada en todas sus implicaciones.
Entre los cubanos blancos era ya casi general la hostili-
dad hacia el negocio negrero, por peligroso, por impolitic y
en definitive por antiecondmico.


-79-









Entre los peninsulares la situaci6n tenia distinta faz.
Ellos habian declarado que mientras el nfmrnero de negros
fuera mayor que el de blancos, estos vivirian atemorizados y
no pensarian en la independencia, como podian pensar a
imitaci6n de los otros pueblos americanos. Y como pr6vido
manantial de oro, la trata negrera abastecia no s6lo a las
cajas de cuantos intervenian aqui en ello, sine tamnbi6n de
los que allai se encargaban de paliar las responsabilidades
diplomaticas por el incumplimiento de solemnes compromi-
sos internacionales.
No es que fueran los blancos cubanos propulsores de la
abolici6n de la esclavitud, aunque muchos la querian, para
ser igualmente en eso seguidores de Varela, quien la propuso
en las Cortes de Cadiz. La esclavitud representaba cuantio-
sas sumas invertidas en ella, y podia perturbar una econo-
mia ya muy atacada por otros factors si de repente era
abolida. Lo que se estimnaba improcedente y perjudicial era
la trata, sostenida a la vez por la mas sordida ambici6n de
lucro y la mas evidence enemistad.
El hacendado cubano, dependiente de las imnprevisibles
fluctuaciones del mercado, tenia que tomar a prestamno can-
tidades que en algunos mominentos eran superiores a cuanto
podia pagar con los rendimientos normales de sus cosechas
si estas eran consumidas en el interior o si una circunstancia
cualquiera reducia sus products. Comio esta clase de pres-
tamnos tenia caracteres aleatorios, los intereses eran muy ele-
vados y esto acarreaba de tiemnpo en tiempo la desaparici6n
de las fortunes cubanas, con sus propiedades raices y sus
dotaciones, que iban a engrosar las de los agiotistas. Los
comerciantes, banqueros, navieros y hombres de negocios
eran asimismno los que importaban las provisions para las
fincas y haciendas, y como todo estaba dominado por ellos,
los precious y las condiciones de entrega y de pago contribuian
a la extorsion sistematica de que eran victims hacendados,
propietarios, ganaderos y cafetaleros.
8. Habia de ese modo una corriente internal de identi-


-80-









ficaci6n entire los cubanos, tanto mais fire cuanto mayor se
presentaba la oposici6n de la parte contraria.
Venia esa corriente de los primeros pobladores.
Cuando se haga una historic interpretativa de Cuba, se
tendrai que reconocer esa verdad.
Casi coetaineamente con los actos de la conquista y la
instauraci6n del regimen de las encomiendas, comenzo la
pugna de las rebeldias de los que aqui estaban y crefan ser
los duefios de la heredad colonial y los que venian como aves
de paso a gobernar en representaci6n de un lejano poder
atento s6lo a las recaudaciones y al domino.
Es una linea casi recta la de las sordas inconformidades.
Todo desde los comienzos de la colonizaci6n.
Ya una vez afincados en la tierra, con intereses que pug-
naban en diversos sentidos con los que l!egaban a gobernar-
los y a fijarles reales cedulas de alcabalas y contribuciones,
el natural orgullo de sefiores recien estrenados se unia a la
convicci6n rencorosa de que se les restaba Io mejor de sus
exiguas ganancias para beneficio de una remiota majestad,
de sus obispos y militares, y de los funcionarios que urdian
con ffitiles motivos el aunento de las odiosas tasas.
A pesar de ello no era dificil alcanzar en poco tiempo
hacienda y posici6n respetables, que hacian del labriego o
menestral o del exsoldado de los famosos tercios un influ-
yente personaje en la naciente poblaci6n, regidor en el
cabildo, alcalde o juez de paz. El hibito de poseer y de
mandar originaba el 16gico orgullo de los creadores. Tenian
la convicci6n de haber hecho brotar civilizaci6n y riqueza
en un pais que las desconocia antes.
Ciertamente, la petulancia era un pecado menor. Habian
sido sujetos activos de un estupendo process de superacion
jamas visto hasta esas fechas en otras parties. Pero es de
considerar como inaudita en su tiempo la elevaci6n a los
primeros pianos de la sociedad, cuando se habia tornado lugar


-81-










en ella sin la preparaci6n necesaria, hasta sin letras y sin
las nociones precisas para organizer y encauzar un negocio.
Y lo consiguieron, no obstante las vicisitudes de los inicios,
y la lucha con la naturaleza incultivada, la roturaci6n de
camninos comerciales, el establecimento de nuevas e insospe-
chadas normas de vida, el ajuste de intereses contrarios y los
infinitos escollos de una administration arbitraria, orde-
nancista y cambiante, segfin el capricho o la amxbici6n de
un gobernador, de un obispo o de un rey. Triunfaron en la
mayorfa de los casos, y el triunfo era su blas6n mias apete-
cido, con los aditamentos de la buena casa, de los lujos y
los cargos prominentes, y las seguridades de legar a la familiar
una situaci6n que no pudieron sofnar siquiera antes de aco-
meter la aventura emigratoria.
Sentir orgullo por esas realizaciones, y hasta sobreesti-
inarse por ellas, no podia ser grave y risible defecto. Tal
estado de espiritu conllevaba asimismino una conviccion de
dignidad frente al empleado official, al collector de rentas o
al individuo encargado por ministerio real de hacerles sentir
una autoridad succionadora que era fiscalizaci6n de cuentas
y valladar de acciones y se interponia a veces de modo des-
honesto en los mas productivos de sus intentos y actividades.
Es presumible una reaccion de rebeldia en los hombres
acostumbrados a veneer, frente a la actitud cobratoria apre-
miante, reputada coino injusta o excesiva. Y hasta despues
de haber llegado al soborno y a la connivencia ilicita para
eludir pagos o lograr los contrabandos y las corrupciones,
no dejarian de creerse superiores a las huestes de la buro-
cracia o la milicia con las que se entendian para seguir me-
drando y convertirse en jerarcas de la Colonia. Era natural
la mirada por sobre el hombro, despectiva y rebelde, poten-
cialmnente insurreccionada.
La propagaci6n horizontal, y como en el subsuelo, de un
encono tan explicable fu6 el manantial del que various siglos
despues provino la independencia con el surgimiento, ocu-
rrido antes, de la nacion cubana. El concept de la dignidad


-82-









de case, resueltamente sostenido por generaciones, se con-
servd frente a los que eran s6lo delegados subalternos y
transitorios de gobiernos que seguian la nunca extinguida
costumbre de pedir contribuciones y otros beneficios.
En una tierra asi abonada arraig6 para siempre la ideo-
logia de Varela, que de modo fundamental fu6 diferencia-
dora de Cuba con respect a Espana. Este pais americano,
rodeado de republicas que habian optado por hacerse libres
por necesidad, para educarse y organizarse despues. debia
segnir el curso de sus intereses y de sus anhelos, y aprestarse
a ocupar su sitio oportunamente.
Ya trazado el camino y realizada la proliferaci6n en todo
el territorio de la Isla, se hallaban completes y unidos los
caracteres de una nacion, con ideales y deseos unificados,
con propositos homogeneos, con igualcs necesidades y ten-
dencias para la vida y para el future. y por aditaiento con
identificaci6n en cuanto a los modos de existencia material.
Las desarinonias distanciadoras, que sueleni alterar la libre
evolucion de otras sociedades, como son la diversidad de
lenguas y de religiones, no podian hater peligrar la nacidin
cubana, por estar fundidas en una todas las deseinejanzas
de orgen. Tampoco el probleina racial era obstaculo insolu-
ble, conocida ia orientaci6n humanitarian del antiesclavismo
de Varela que sus discipulos y seguidores habrian de hacer
triunfar al fin.
Con tan s6olidos elements, no era aventurado augurar la
independencia de Cuba para un plazo que se cumpliria a
despecho de las fuerzas contrarias.
Existia ya la naci6n cubana, y eso era lo important. El
apostolado de Varela hizo su obra.

IlI
EL REVISOR Y SUS CAMPAIAS
9. Apareci6 El Revisor Politico y Literario el lunes 3
de marzo de 1823, como sucesor de El Americano Libre,


-83










cuya ultima salida fue el 28 de febrero de ese mismo afio.
Tenia poco inmas o mienos igual format de libro en cuarto
menor, y tarnbien oche ptiginas. Sus redactores eran los del
otro peri6dico, y asi lo anunciaron en la despedida de El
Americano Libre.
Como lo dijeron, continuaron la tarea en forma distinta.
El anterior era sarcaistico, agresivo, pugnaz. El de ahora,
sin dejar de combatir con claridad y firmeza, tenia la me-
sura del que anhela informar y aleccionar.
La introduccion es un program. Aquellos j6venes, acos-
tumbrados con su maestro Varela al examen critic de con-
ceptos, sistemas e instituciones, entregaron al pfiblieo esta
reflexion:
Ya es tiempo, pues, que deponiendo preocupaciones funestas,
el ginio adornido un tiemnpo por el sopio envenenado de la tirania
y despuCs sofocado por los gritos feroces de la passion y la ven-
ganza, recobre su elevacion y antigua dignidad.
Y mias adelante:
No creemos nosotros desempeiiar con toda ecsactitud y pro-
fundidad las cuestiones, cuyo ecsamen nos propongamos; pero si
prometemos usar mayor scnsatez y cordura en su desenvolvimiento
y presentation: caiman las pasiones, los partidos se aquietan y
tranquilizan, y el inters de la verdad, el interest sagrado de la
libertad siempre es el mismo, siempre equitativo y mesurado.
Se impriunio y circul6 ese primer numero durante el go-
bierno del capitain general Sebastian de Kindelan, en Cuba,
y de Fernando VII en Espafia.
El tercer articulo de la entrega del 3 de marzo se titula
Acontecimientos entire Espwia e Inglaterra. Se nota en el Iun
bentido de previsi6n, significativo en hombres recien salidos
de la adolescencia. Se trata alli de una guerra probable con
la Gran Bretafia y de las precauciones que era oportuno
adoptar ante el que parecia inminente conflict. Se advierte
en todo el texto una lealtad espafiola cuya sinceridad no es
possible poner en duda.


-84-










Porque eso eran todavia los cubanos en 1823: america-
nos natives pertenecientes a una monarquia constitutional
de la que estaban orgullosos. Fue necesario que Fernan-
do VII diera por liquidado el nexo con la Constituci6n, y
que ocurriera el largo process restaurador del absolutismno,
para que las ensefianzas de Varela, y sus admoniciones in-
surreccionales de El Habanero demostraran la imposibilidad
ya absolute de un restafiador entendimiento.

Y vease comnio hay continuidad de ideologia en los jovenes
de El Revisor, que al referirse a la literature hallan el modo
de inducir la influencia de la libertad en los progress de la
elocuencia. Dicen asi:
La libertad, asegura a cada uno sus dcreclios, el hombre res-
pira, conoce qe tiene facultad ide pensar, esta facultad (do0
precioso del grande artifice, cuya existencia habia hecho proble-
mitica la iniquidad del despotismino; pasa luego a examinarse a si
mismo y cultiva las ciencias que forman los oradores.
Y estas afirmaciones energicas:
Pero en los paises infelices, arrasados por el despotismo, no
puede liaber oratoria por la misma causa que no puede lhaher
virtudes; la bajeza hace perder su brio natural al corazon hiumano,
y el merito es lo que mas se persigue.
La libertad tiene, pues, tanta influencia en los progress de la
elocuencia, que podemos d(ecir: es casi imposille quie haya ora-
dores en una nacion esclava.
En el segundo numero es analizada la facultad de in-
dultar, la que es calificada de despotica e inadecuada para
los pueblos en que impera la Icy. Es bastante para conocer
c6mo pensaban y sentian los j6venes de El Revisor cste
parrafo:
Concluyainos, pues, sentando con el marques de Beccaria coimo
principio inconcurso: que la clemcncia de los principles debe es-
cluirse de toda legislation, que establezca pcnas suaves y un
m6todo de juzgar arreglado y corriente.
Ese numero es de 5 de marzo, y en e61 se da esta noticia:
Se ha presentado en Nuevitas la escuadrilla americana; esto


-85










]ha producido mnucha scnsacion aqui, de nliedo en unos y de e-
peranzas en otros. Han llegado hoy misino gacetas inglesas con las
dletermiinaciones del congress de Verona, que a la fecha estaba
ya disuelto: se ha dado 6rden [ la Francia para quc haga acercar
U1i ejercito de cien mail iionbres a' las froei-eras de Espalia, e in-
timar ai esta que restituya at clero y la nobleza sus antiguos pri-
vilegios, reform la constitutci6n y preste garantias dtie que la
familiar real, no corre peligro; ademas una fuerte queja contra el
diputado Beltrarn de Lis por su lenguaje contra los sultanies del
Norte y el bueno del gobierno frances... #Quid rides?
El numero 4, de 10 de marzo, comnienza con un articulo
que segun Vidal Morales y Morales, en nota del ejeniplar
que se eonserva en la Biblioteca Nacional, fue escrito por
Vicente Rocafuerte, quien fue luego president del Ecua-
dor y residia entonces en Cuba. Es un comnentario sobre el
convenio de Veracruz, firmnado entire el brigadier Antonio
L6pez de Santa Anna y el ejercito imperial de Iturbide. si-
tiador de aquella ciudad mexicana. Rocafuerte estima el
convenio comrno una indigna sumisi6n al tirano que segtin el
hol16 todos los derechos y las libertades.
En El Revisor fueron publicadas las Cartas inglesas sobre
Ia Habana, por Enrique Wilston. Ain hoy, serian lefdas esas
cartas con curiosidad y provecho. Acerca de la Universidad,
anquilosada todavia y casi nula, hablo muy claro por el
abandon que en ella observe y por la ausencia de profesores.
El Revisor rectific6 al escritor ingles en el sentido de que ya'
todo estaba transfornado, lo que al fin se complete con la
secularizaci6n del establecimiento en 1842.
Aunque no desmereci6 su titulo complete El Revisor, y
para ello insert orientadores trabajos sobre literature y
artes dramniticas, a la vez que di6 a conocer poesias de He-
redia, Alberto Lista y otros, y hellos articulos descriptivos
de La Habana por Domingo del Monte, dedic6 m'as espacio e
interns a las cuestiones puiblicas, a la legislaci6n, al derecho
y a la political. Estuvo al tanto de los acontecimientos. Re-
fut6 a los comentarios mal intencionados y defendi6 en todo
instant a la Constitucitin.


-86-









Hay en el nuiiero 19, del lunes 14 de abril, una expo-
sici6n a las Cortes, las mismas en las que trabajaba el maestro
Varela para salvar de la desintegracidn al imperio colonial
de Espana. Firmaron los aluinnos de la clase de Conslituci6n
del Colegio Seminario San Carlos.
El ejemplar de la Biblioteca Nacional, que perteneci6
a Vidal Morales y Morales, tiene en el margen correspon-
diente esta nota manuscrita por el insigne investigator:
La catedra la desempeniaba entonces D. Nicolas M. de Esco-
vedo. El P. Varela, catedratico propietario, estaba entonces en
Espafia desde Junio de 1821.
Daban los alumnos un grito de adhesion y libertad, ante
Ia acci6n de los despotas insensatos" que habian dispuesto
la invasion del territorio peninsular y el respeto de los
mnienibros de la casa real. Terminaba asi:
Legisladores inmortales, recibid en medio de la gratitud y del
amor mas encendido la sincera expression de unos ciudadanos, que
aunque apartados dolorosamente de la escena tie tan notables
acontecimientos politicos, sus corazones no anltelan otra cosa que
la felicidad de la nacion, su independencia y libertad. Habana 19
de abril de 1823.
Deben quedar los nombres de los firinantes:
Francisco Javier de la Cruz, Jose Serapio Mojarrieta, Do-
mingo del Monte, Jose Perez Machin, Estanislao Rend6n,
Bernardo de Hechavarria y O'Gaban, Jose6 de la Luz Ca-
ballero, Juan Escoto, Pedro Vald6s, Fernando de Castro,
Anastasio Orozco, Nicolas Orozco, Jos6 de Bulnes, Esteban
Moris, Eusebio Carcases, Juan Francisco Rodriguez, Fran-
cisco de Sentmanat, Antonio Maria Castellanos, Agustin de
Sirgado, Manuel Hevia, Eustaquio Lavoy, Antonio Ariza, Vi-
cente de Ordazgoiti, Jos6 Angel Acosta, Frrancisco de Santa
Cruz y Lanz, Presbitero Jose6 Maria Collazo, Gabriel Castell,
Jose Duque de Heredia, Anacleto Bermiidez, Ignacio Yurre,
Abraham Miel, Cecilio Jacome, Jesus Perfecto Orsal, Fafael
Nerey, Miguel Collazo, Jose Ram6n Silveira, Juan Blandino,
Antonio Langele, Bernardo de C6rdoba, Cayetano Sanfelifi,


-87-










P. Isidro Carbonells, Jose Bruz6n, Silvestre Alfonso, Cirilo
Ponce, Jos6 Fresneda.

Que El Revisor era mnias politico que literario lo demues-
tra el articulo del nfimero 58, que sali6 con fecha 14 de
juinio de 1823. Se titula Politica y mnerece la reproducci6n:
Si malos consejeros volvieran ai pcrvertir el corazon de aquel
ai quien hemos encargado la ejecucion de las leyes, y damos el
alto epiteto de rey; si los tires de Europa se apoderasen de su
persona, y en penoso cautiverio lo dirijieran a su voluntad y an-
tojo; si ocupada toda la peninsula por las bayonetas estranjeras,
un decreto dc nuinerte 6 ignomninia quisiera aherrojar a los libres
tie Cubanacin, Zdeberiamos obedecerle vergonzosamente? aDebe-
rianios olvidar nuestros juramentos y dejar trastornar la ley del
estado? 0Los que tanto hemos alabado ia los Porlieres y Minas,
les quitariamos la esperanza de hallar un asilo en nuestro seno?
No, responded unaniniemente los hliabitantes de la Habana. La
revolncion, este derecho garante de las libertades del pueblo y
aterrador de los tiranos nos quedaba a salvo, y lo sabriamos usar;
nuestra Constitucion lo sanciona en este caso: insignificant seria
una soberania que esrncrritalmenite reside en la nation, si cuando
estain los poderes desorganizados y faltan recursos legales no nos
quedase espedito el santisimno medio de resistir 6' la oprcsion. Los
habitantes de esta isla, aunque afortunadamente jamais se ban
visto en el campo de Mante, sin embargo harian conocer al mundo
entero que tienen sangre de Pelayo, que son hliermanos de los
valientes de la peninsula, que seguiran su ejemplo con el mayor
entusiasmo, y que conservaran e! territorio para dar asilo a los
defensores del Codigo sagrado, si la tirania vuelve a oprimir el
Icon de las Espanas.
Se engaiian los que piensan que un decreto del rey bastarai
para hacernos sucumbir. D. Fernando de Borbon es rey de las
Espalias en virtud de la ley fundamental, y mientras la siga; y
si hemos de career ai sus reales palabras, no quiere ser obedecido.
Ya se acab6 el tiempo en que el hombre tuviera derechos sobre
el liombre; los que quieren ser primeros esclavos para manejarnos
como rebafios de bestias, que tiemblen de poner en priactica sus
planes infernales, que tiemblen de que se descubran sus tranias,
y la espada de Astrea caiga sore Bus hombros, iHonibros inicuos
quc sostuvieran el coloso sufocador de la patria!
El anterior articulo, y muchos mas en que para tratar de
leyes o de costumbres se invoca a la libertad, sefialaron a


-88-










sus autores ante los ojos astutos del gobernante que desde
el 2 de mayo de 1823 se habia encargado del mando su-
premo de la Isla. Para los constitucionales no parecia sos-
pechoso el reaccionario Francisco Dionisio Vives, porque se
decia en puiblico que el patricio don Tomas Gener, diputado
por Cuba y president algfin tiempo de las Cortes, habia
recomendado su designaci6n por considerarlo adicto y buen
liberal.
Sagaz y discrete, Vives oia y callaba. Se ha dicho que
tuvo la habilidad de situar espias en las sociedades secrets
creadas por gestiones de americanos radicados en Cuba, emi-
grados de sus paises contincntales en revoluci6n. Los his-
toriadores Pezuela y Zaragoza dan los nombres de esos
confidentes, quienes tal vez no serian otra cosa que afiliados
ingenuos al principio, aunque desleales despues.
No hay duda de que Vives fu6 o aparent6 ser partidario
del regimen constitutional cuando rechaz6 las intimaciones
del almirante franees y del gobernador de la Martinica, para
que reconociera la regencia del duque de Angulema, esta-
blecida en Madrid. Mas auin: se dispuso a resistir por la
fuerza cualquier asalto de los buques franceses de recorrido
por las Antillas. En tanto, los peri6dicos seguian sus propa-
gandas con libertad absolute, y eran los liberals los ma's
fuertes en la pelea.
Si llegaban a Cuba hombres que propalaban el republi-
canismo, tambien venian las tropas derrotadas en el conti-
nente. Esas tropas sirvieron para realizar los planes que lue-
go adopt Vives para conservar su poder sobre los cubanos
sin los ataderos de la Constituci6n. Los vencidos de Boyaca
desembarcaron en Santiago de Cuba y algunos fueron li-
cenciados, pero otros reemplazaron a los militares que habian
cumplido, o formaron nuevos batallones.
Vives no era en realidad un espectador imperturbable
desde el palacio de la plaza de armas. Atendia con los re-
cursos de las cajas cubanas a los gastos enormes de la defense
del castillo de San Juan Ulua, en Mexico, y de Puerto Ca-


-89-









bello en la Costa Firme. Adenias, proveia al sosteninmiento
de los barcos que rechazaban en nuestros mares a los corsa-
rios de Mexico y de Colombia.
El 14 de agosto de 1823, ya con algunas tropas, Vives
procedio a desarticular la organization de las sociedades se-
cretas constituidas con los nombres de Soles y Rayos de
Bolivar.
Todavia se hallaba nuestro pais dentro de la 6rbita
constitutional, lo que sin duda explica el resultado de aquella
represion sin sangre. No es propio atribuir al horror a las
ejecuciones, en Vives, como dice Pezuela, ese epilogo in-
cruento. Fue el mismo Vives el que ordeno, en 1826, ahorcar
a los protomAirtires Francisco de Agfiero y AndreSs Manuel
Sainchez en Camagiiey, y en aquella misma conspiracion de
los Soles y Rayos murio envenenado en la carcel el doctor
Juan Jose Hernandez, el gran amigo de Heredia. Hubo otros
muertos en esa causa, como el impresor de las proclamas
Miguel de Oro, tambi6n envenenado, y Lorenzo Rodriguez.
En todas parties de la Isla se repetian los que llamaban
"brotes" de insurrecci6n. Vives tuvo que esperar a que fue-
ran derogadas las leyes constitucionales para descubrir sus
cualidades. Pero no perdi6 el tiempo en algunos de los casos.
Hay peri6dicos que acostumbran a poner debajo del ti-
tulo un aforismo o una sentencia, a modo de lema o de
programna. Muy en boga el latin entonces, El Revisor Poli-
tico y Literario se valid de dos frases de la saitira s6ptima de
Juvenal para exponer sus propositos. Semper ego auditor
tantum? Nunquam ne reponam? Esas palabras encierran una
linea de conduct: He de escuchar siempre? Nunca he de
replicar? 0 lo que es lo mismo: aHasta cnindo he de ser
menor de edad y tendre que oir y obedecer sin expresar mis
ideas y mi voluntad?
Y El Revisor las manifesto. Public 71 numneros desde
el 3 de marzo al 30 de agosto. Resistio durante esos meses
las censuras, la suspicacia, las amenazas encubiertas, los in-


-90-










dudables peligros, y al fin, en la fecha indicada, de las ocho
paiginas que tenia el peri6dico invirti6 seis en un indice ge-
neral y cerro la empresa con este articulo:
Sr. Regaiion.
Que la razon sea 6 no el resultado de nuestras sensaciones, que
alumnbre y no guie, que tengamos 6 no derecho para llamar ai
nueso periodico "Revisor politico y Iiterario". Ninguna de estas
cuestiones nos harian tomar la pluma al terminal mestra decorosa
redaccion para contestarle ai V., y si lo hacemnos es solo por es-
plicar un punto que tal vez la malicia podrai interpreter de un
modo desventajoso a nuestro honor. Dijimos en nuestras observa-
ciones ,criticas a i la Concordia cubana que no nos gustaban sus
ideas, acaso se creera que estabanios eonformes con su objeto de
estallecer relaciones4 de much interns entire los habhitantes de esta
isla. -Pero lejos de nutestros subscritores esa idea! Ltanse todas
las pti:inas de nuestro peri6dico y no se hallard una sola linea
que contradiga esos principios; pero si se leeran mucluos pairrafos
que los defienden y proclamnen. Si dijimnos que no nos gustahba
aquello Ide que la libertad vs teoria, y de la que felicidad piiblica
esta ai merced de los funcionarios ejecutivos.
El deseo de propagar los sentimientos de union y fraternidad,
en esta provincia, nos hizo emprender el Revisor. Si el acierto
no ha correspondido A nuestras intenciones, A lo menos hemos
tenido [a satisfaccion de ver nuestros discirsos aplaudidos del
pdlilico, y de leer algunos de ellos reimpresos en algunos de los
mejores periodicos de la peninsula: ahora suspendemos su public.
cacion, y perdonamnos gustosos todas las injuries del Regafion.
Estaba Ilegando ya el tiempo en que se hacia oportuno
dejar la escena y aguardar los resultados de tan nobles y va-
lientes trabajos por la libertad. Despues de la madrugada
del 14 de agosto, en que fueron press los iniciados en la
sociedad secret de los Soles y Rayos de Bolivar, habia entire
los cubanos desconcierto y expectaci6n. Las noticias de Es-
pafia, todavia sin confirmaci6n official, eran ya definitiva-
mente adversas. Los constitucionales de aqui habian indi-
cado la ruta mejor para gobernantes, funcionarios y mili-
tares que por haber jurado la Constitucion no debian aceptar
el regreso del absolutismo. Se esperaba del capitain general
Vives una declaraci6n termniinante, de acuerdo con sus an-
tecedentes y de su actitud ante los franceses.


-91-









Vives, que en epoca anterior habia sido ministro de Es-
pania en los Estados Unidos, tenia bien probadas su habilidad
y su astucia. Hay indicios de que escribi6 cartas, siendo go-
bcrnante de Cuba, al que entonces tenia la represcntaci6n
espafiola en Washington, acerca de las mais importantes cues-
tiones diplomirticas. De aquellas misminas fechas es la decla-
raci6n de Monroe con su famosa doctrine, que propuso y
redact6 el Secretario de Estado John Quincy Adams, viejo
amigo de Vives. Como para este no tenian secrets los entre-
telones y pasillos de la Cancilleria del Potomac, no era im-
posible que supiera lo que alli se proyectaba sobre las
ambiciones europeas en estos territories aimericanos. Ademnias,
las cajas de Cuba sostenian entonces la legaci6n y los con-
sulados en los Estados Unidos, y a cambio sus funcionarios
tenian instrucciones de oir al Capitin General. Han sido
publicadas comnunicaciones de Vives con la remnisi6n de can-
tidades cuya inversion no se especifica. No es una fantasia,
ni una especulaci6n descabellada, la posibilidad de que se
ha hablado alguna vez de que los agents de Vives lograran
por medios ignorados obtener notieias y hasta dar a conocer
sus opinions sobre estos graves asuntos a personajes de su
amistad.
Lo evidence es que la llamada Doctrina de Monroe tuvo
su mayor eficacia para la consolidaci6n del dominio espafiol
en Cuba, y que tal cosa fue un hecho consumado durante el
gobierno del general Vives, que transcurrio desde el 2 de
mayo de 1823 hasta el 15 de mayo de 1832.
El 8 de diciembre llego a La Habana la goleta en que
el teniente coronel Isidro Barradas, que era portador de los
decretos de Fernando VII para anular, seguin Pezuela,
todos los actos del gobierno constitutional y mandaba i restable-
cer en Cuba, asi en sus detalles como en su conjunto, el miSmo
sistema de gobierno dcrribado en 1820.-Historia..., t. IV, p. 168.
Ese mismo dia 8 de diciembre dispuso Vives que por la
noche, sin alboroto ni publicidad previa, fueran arrancados
los letreros y las laipidas y cualquiera otro de los indicios
del regimen constitutional. Cuando a la mariana siguiente


-92-










estaba ya terminada esa obra, la ciudad se encontrd bajo
una nueva situaci6n political. El descontento no tuvo las
manifestaciones tan graves como era logico esperar en un
pueblo convencido de las bienandanzas de la libertad. El
estupor en unos y la seguridad sobre la fuerza en los del
camnpo contrario, hicieron que no estallara al pronto la re-
beldia.
Y en cuanto a los peri6dicos, informa Pezuela que
reduijose a absolute y larguisimo silencio en un instant aquella
atronadora prensa de la Habana, lo mismo la mas soez y des-
compuesta que la mas circunspecta y comedida, y asi la mas ene-
mmiga del gobierno, como la que mas se afano en su defense. El 11
de diciembre no vi6 ya la luz en aquella capital sino el Dimrio de
amincios oficiales; y en los siguientes dias inmedida que iban
llegando los decretos, a igual mutismo se resignaron tambien loi
periodistas de los denmas pueblos.-Historia..., t. IV, p. 170.
Esto ocurrio con respect a los otros periodicos, porque
El Revisor Politico y Literario, por decision de sus redac-
tores, habia desaparecido desde el 30 de agosto con el acto
de perd6n magnanimo para su tenaz contrincante El Regaii6n
de la Habana, y en 61 sin duda comprendia a los denmis,
como La Concordia Cubana, El Amigo de la Constitucion,
El Espaniol Libre, que combatieron safnudamente a los cons-
titucionales.
La clausura o el silencio de esos peri6dicos leales a lo
que ahora representaba el general Vives fu6 con toda segu-
ridad una lecci6n para los que eran llamados services, y un
anuncio de lo que el absolutismo habria de traer para quie-
nes, alla y acai, se encontraban de pronto y por imposici6n
de la Santa Alianza bajo la sumisio6n de Fernando VIL.
Pero no contaba el capitin general Vives con que toda
la obra estaba hecha, y bien hecha. No era possible, como
ordeno en otra ocasi6n aquel mismo rey nuevamente en ple-
nitud de su male6vola voluntad, quitar "de en inedio del tiem-
po" lo ocurrido en Cuba, que era sencillamente la transfor-
maci6n de la colonia en una indestructible larva de nacidn.
Los discipulos callaron cuando ya lo habian dicho todo. Pero


-93-









ni se resignaron ni se estuvieron tranquilos. Los que pudie-
ton realizaron frecuentes viajes a Nueva York, en donde
estaba eli maestro Varela, fugitive de Cadiz. Aquellas vistas
eran actos de reafirnmaci6n en los ideales y de esperanzas en
el future. El diputado a Cortes public alli El Hfabanero,
peri6dico revolucionario que entraba en Cuba de manera
subrepticia y circulaba sin interrupci6n. Los que no podian
obtener ejemplares los copiaban y asi manuscritos los lie-
vaban de tertulia en tertulia. Fueron siete los numerous de
El Habanero, de los cuales son conocidos solainente seis.
Asi consta en la reimpresi6n que hizo la Universidad de La
Habana, en su important colecci6n de obras cubatias. El
ejemiplar que guard la Biblioteca Nacional tiiiee mtanus-
crito el sexto nuinero.
Para los discipulos de Varela fue de granil significaci6n la
actitud revolucionaria inconmovible del maestro. Conocieron
su palabra en las nuevas circunstancias, necesaria coiinecuen-
cia de la que en otros dias le escucharon. y se adscribieron a
su credo de libertad political, cotmo antes Io hablan liecho a
las ensenianzas filosoficas y a las deslimbradoras predicas
constitucionales.
Y ya no hubo para ellos mas noble labor que la forja
del sentimiento de nacionalidad., que algun tiempo despues
tendria vida real y solida.
Todo ello surgido de la propaganda en las catedras y en
el peri6dico. Este es el fraigil y a la vez poderoso imaantial
de la naci6n cubana.


-94-













Un Episodio de la America Colonial

to Revoluci6on de los Comuoeros

en el Paraguuy
(Para la Revista de la Biblioteca Nacional de Cuba)
Par JUST PASTOR BENITEZ

Se suele decir que el Paraguay es una formaci6n jesuitica,
cuando en puridad nacio de la sociedad civil nucleada en
torno de la Asunci6n, tres villas y otras poblaciones. Una
prueba de este acerto fue la Revoluci6n de los Coinuneros.
La primera etapa de Ia lucha entire la Provincia y la Com-
paniia de Jesus, y los gobernadores afectos a ella, dur6
del 1640 a 1660. Su leader fue el Obispo Bernardino de
Cardenas, franciscano, nacido en Chuquiyapa (La Paz. Bo-
livia). Cairdenas intent inspeccionar la doctrine jesuitica
de Yaguaron y otras, pero la Compaffia se opuso y se apoyo
en el Gobernador Hinestrosa. El obispo fu6 preso y deste-
rrado. Asuncion vio partir su caudillo pero continue la
resistencia mural. El prelado fue repuesto, y en 1649, acla-
mado Gobernador por el Cabildo abierto del pueblo asun-
ceno, en la acefalia producida por el fallecimiento del titular
Diego de Escobar Osorio. La violencia culmin6 con la ex-
Se honran las puiginas de nuestra Revista, con esta magnifira eotlahoraci6n de
Justo Paslor Benitez, relacionada c-on la Hisitnria del Paraguay. Nari6 este iliustre
inteleetual en Asunci6n, Paraguay, el 28 de mayo de 1897. Ejerce el periodismo y
se especializa en Sociologia, Historia y Derecho Piibiico. Es Tniembro de ia
Academia Espafiola de la Lengua; Academia de Ciencias Morales y Politicas
de Madrid; Academia de Derecho Internacional de Paris; Academia Nacional
de Hisioria de la Argentina; Instituto Hist6riro del Uruguay; Institulo de
lnvestigariones Hist6ricas del Paraguay; Academia de Historia de Bolivia;
Institute Americano de Dererlio Internaciorial; Academia Carioea de Letra-s;


-95-









pulsion de los jesuitas, el 25 de abril. "Hemnos sacudido tan
pesado yugo de nuestra republican, por tantas causes todas
de derecho natural y positive, civil y can6nico", reza la re-
solucion del cabildo, eje de la resistencia.

El pueblo cantaba en las calls:
"AI Cdrdenas mis insigne,
Al f criollo mds gallardo,
Al vardn mnds singular,
Al religioso mds santo,
Al santo y rnds pobre."

La provincia que se habia insurgido contra abuses, opre-
siones economicas y sus fueros municipales, fu6e sonietida
por un ej&rcito de 4,000 indios nilisioneros a cuyo frente
venia Leonii Garabito, que derrot6 a los "comuneros" en un
lugar proximno a la ciudad. Garabito y sus indios cometieron
incontables crueldades. En la lucha habian perecido inuchos
soldados asunccfios y "22 de los mais nobles de la Repdblica,
como los Rojas, Portela, Benitez, Roxas de Aranda, Juan
de Padilla y otros", reza un document de la epoca. Carde-
nas fui remnitido preso, pero mias tarde vindicado y fallecio
siendo obispo de Cochabamba (Bolivia).

Mais profunda revolucion estallo6 en 1717 durante el
gobierno de Diego de Diego de Reyes Balmaceda, inmuy vin-
culado a los jesuitas y que cometi6 el error de perseguir a
los asunceiios nmas significados por su tradicio6n, descendien-
tes de los primeros revolucionarios, asi conmo de su crueldad
con los indios del Chaco. En vista de las repetidas quejas del
Sociedad de Geografia e Historia de Guatemala. Es autor de: "La Causa Na-
cional", 1919; "Ideario Politico", 1920; La Constituci6n de 1870", 1924;
"Jornadas Demorrraricas'*, 1924; "La pequeia propiedad agropecuaria", 1925;
"Ensayo sobre el liberalismo", 1932; "La Ruita", 1938; "La vida del doctor
Francia", 1937; "Los coniuneros del ParaguaytI, 1938; "Estigarribia el solda-
do del Chaco", 1943; "El solar guarani'". 1947; "Carlos Antonio L6pez". 1949;
"La cuenca del Rio de la Plata", 1949, folletos diversos, etc. En 1952 iui
especialmente invitado al Congreso de Escritorios Martianos celebrado en
La Habana, en el mes de enero de ese afio, en conmrntoraci6n del Centenario
de Jose Marti.


-96-









vecindario, la Audiencia de Charcas comision6 en 1720 un
Juez pesquisador. Sus conclusions fueron desfavorables a
Balmaceda, pero este logr6 escapar de la prisi6n decretada
por el Juez y refugiarse en las Misiones. Los asuncenios, en
Cabildo abierto, proclamaron como Gobernador al misinmo
Juez, el doctor Jos6 de Antequera y Castro, Caballero de la
Orden de Calatraba, formado en la Universidad de San Mar-
cos, de la noble familiar Henriques. Antequera no s6lo era
un hombre de Derecho, sino de letras, orador vehemente y
poeta d,e alma ardorosa. Se entusiasmo con la causa del
pueblo, encarnada en el Cabildo. Balmaceda volvid con un
ejercito de 6,000 indios misioneros, pero tuvo que retroceder
en vista de la resistencia, pues, el Cabildo y los principles
vecinos habian designado como comandante a Antequera,
que se habia retirado para nmantener la imparcialidad. En-
tonces fue enviado con una expedicion punitive el Coronel
Baltazar Garcia Pons, con un ejercito bien armado, pero fue
derrotado por el paladin "comunero" en la batalla de Te-
bicuary, divisor entire la Provincia y las Misiones. Antequera
fue recibido triunfalmente en Asunci6n.
El Virrey de Lima comision6 entonces al Gobernador de
Buenos Aires, Bruno Mauricio de Zavala, fundador de Mon-
tevideo, para somineter a la rebelde Provincia. Armn6 un ejer-
cito en Corrientes y en Misiones. Los jesuitas habian side
expulsados por segunda vez en 1724. La resistencia parecio
inutil por la escasez de armas. Antequera se alcj6 con Aini-
mo de presentarse a ia Audiencia de Charcas adonde fu6
acompaniado por various revolucionarios. Fue preso y retni-
tido a Potosi y luego a Lima en cuyas cAirceles estuvo cinco
anos. En la prison escribi6 su femoso Memorial al Obispo
de Palos, su defense juridica, y poesias que revelan su cul-
tura humanista y su amor a la libertad. Sentenciado, fue
ejecutado en la plaza de Lima, el 5 de julio de 1735, a pesar
de la protest del pueblo, y decapitado. Por orden del Virrey,
el verdugo mostr6 la sangrienta cabeza del paladin en una
palangana de plata.
Al tener noticia de la ejecuci6n de Antequera, la hija del


-97-









revolucionario, Juan de Mena, ajusticiado juntamente con
el, y esposa del jefe "comiunero" Ramon de las Llamas, se
visti6 de blanco para ir a la inisa, diciendo que no debe
Ilevarse luto por los que mueren en defense de la libertad,
porque son mairtires y no reos.
Durante su prisi6n conoci6 a un romantico joven, Fer-
nando Mompos de Zayas, nacido en Nueva Granada (hoy
Colombia) que se traslad6 al Paraguay a continuar la lucha.
Mompos proclamin6 la "superioridad de la voluntad del co-
mun", de donde reriva el termino comunero. El eje era el
Cabildo que se insurgia contra el estanco, los excesivos tri-
butos en sangre y en especie, la competencia ruinosa de ia
Companiia que no pagaba impuestos; y vindicaba la Cddula
de 1537 que autorizaba a los vecinos a designs Gobernador
en caso de acefalia. Era la naciente conciencia americana.
Es de advertir que la conmoci6n dur6 casi un siglo 1640-1734.
Nuevos incidents se produjeron con rnotivo de la desig-
naci6n por el Virrey del Gobernador Reniloba, que pereci6
en una de los combats. El pueblo en cabildo abierto design
al franciscano Juan de Arregui. Bruno Mauricio de Zavala,
fue enviado con un poderoso ejercito de indios misioneros,
para someter a la Provincia. Y lo hizo con sanfia. En los corn-
bates, y por sentencia, el Paraguay perdi6 toda su case di-
rectiva. Los comuneros fueron derrotados en la batalla de
Tabapy, eli 14 de Marzo de 1734. Fernando Mompos inuri6
exilado en Rio de Janeiro.

Como tipo de organizaci6n diferian la Provincia y las
Misiones Jesuiticas; es otro estilo econ6mico, social y poli-
tico. La Provincia descansa en el Cabildo, en el vecino libre,
la encomienda, el mestizaje, el comercio privado; su clase
directive es de espafioles e hijos de espafioles, criollos. En
las Misiones se trabaja en colectividad, bajo la vigilancia del
cura doctrinero; un sistema paternalista; es una nucleaci6n
indigena, donde se usa exclusivamente el guarani. En Asun-
ci6n se hablan castellano y guarani. En Misiones el casa-


-98-









miento es endognmico, a una edad temprana, por elecci6n
superior; se vive mas o menos en comunidad, en pueblos
geometricamente edificados, como un ajedrez. Se march en
formaci6n al trabajo, al son de tambores y pifanos; se reza
en conjunto; hay horario para todo; la discipline es several
aunque no tirainica. El product del trabajo se reparte en
dos: Tupambae y abamnbae, es decir, casa de Dios y casa del
hombre.
En la Provincia sigue vigoroso el individualism espaniol;
en las Misiones se trata de elevar a los aut6ctonos en bloque,
sin mestizaci6n. Las Misiones Jesuiticas del Parana y Uru-
guay, constituyen una de las grandes experiencias humans
de la educaci6n en masa, de la elevaci6n de condiciones del
indigena a base del regimen colectivista. Se trata de incul-
car una nueva religion y un nuevo estilo de vida a individuos
que vivian en un estadio inferior, con exigua organizacion,
sin concept del Estado; tribus aigrafas, aunque ya fijadas
por la agriculture. Las "doctrinas" eran verdaderos falans-
terios, que Leg6n llama republicana". El culto leno de es-
plendor y de ceremonies vistosas para impresionar la ima-
ginaci6n del indio. Las reducciones fueron centros de con-
centraci6n educadores y protectores, pues, libraban al guarani
y al tape de la codicia del encomendero y de la razzia del
bandeirante.
Asi el indio result mas disciplinado, pero con menos po-
sibilidades de expansion individual que el mestizo paraguayo.
Los jesuitas moralizaron al indio; cnsefniaron metodos de
trabajo, artesania, mfisica, imagineria, pero cercenaron su
espontaneidad y no alentaron el espiritu de iniciativa. Asi
es como los 21 pueblos se dispersaron, sin dejar otros restos
que algunos temples barrocos y el plantel ganadero que
aprovecharon espafioles y portugueses para las estancias del
Sur. El plantel caballar sirvio de base al guacho. El indio,
en aquel ambiente sano, disciplinado, sin el incentive de la
fortune personal, trabajando para la colectividad y para la
Compafnia, perdiO el gusto de la propia empresa. Llegaba a


-99-










alcaldeses", pero son contadisimos los que llegaron a sacer-
dote, conito el famoso Yapuguay, autor de una explicaci6n
del catecismo cristiano, en idioma guarani.
Las artes que inais amnaban eran la misica y la pintura de
imagenes y construcci6n de templos, bajo la direccidn de ar-
tistas europeos, comno los arquitectos Carlos Frank y Juan
Bautista Prinoli y el escultor Brasanelli. Tuvieron grandes
profesores de mnisica comno el Padre Pastor (belga). Las Mi-
siones contaban con buenas orquestas, que ejecutaban mu-
sica sacra e erudita. Chateubriand recuerda en "El Genio del
Cristianismo" que los sacerdotes cat6licos se aventuraban a
la selva para catequizar a los guaranies con el violin. La
mufsica domando a las fieras conio en el mito de Orfeo. Pero
el mis eiinente maestro de artes fue el Padre Antonio Zepp,
austriaco, que introdujo el arpa, confeccion6 instrumnentos
musicals, hizo progresar la oleria y hasta fundi6 metales.
Los jesuitas tuvieron una imprenta, hecha por ellos, con ma-
teriales propios.
En el curso de un siglo y mnedio surgieron elnporios de
trabajo en las Misiones con agriculture, yerbales, rebafnos,
talleres de carpinteria. Los pueblos eran simetricamente
construidos y llama la atencion la inteligencia con que fue-
ron elegidos los ejidos, en lugares cercanos a los arroyos, a
la selva 6til y a las tierras feraces. Llegaron a tener 150,000
indios civilizados. El plantel ganadero alcanz6 a 600,000
calbezas de vacunos. Un decreto del Rey Carlos II, el de la
"Ilustraci6n", expuls6 a los jesuitas de las Misiones. Los
indios abandonados por sus directors no pudieron resistir
al atropello de espafioles y portugueses, que saquearon las
Misiones y expulsaron a esos trabajadores de sus tierras. Un
despojo. La exigua resistencia tuvo conio jefe a un magnifico
ejemplar amniericano lamtnado Tiarayu, sacrificado a la codi-
cia europea.
Entre los servicios prestados por los discipulos de Lo-
yola ,debe figurar su contribucidn para la supervivencia del
idioma guarani, al cual dieron grainatica, diccionarios y


-100-









vertieron catecismo y libros religiosos. Es claro que para ello
tuvieron que introducir minuchas veces el concept europeo
al traves del idioma indigena, como en el caso de Tupa para
identificarlo con el Dios cristiano. Ese esfuerzo viene del
jesufta Jos6 Anchieta, fundador de San Pablo (Brasil) y del
limefio Antonio Ruiz de Montoya.
Geograificamente las Misiones estaban ubicadas en las
margenes del Paranai y del Uruguay; la Provincia del Pa-
raguay estaba separada por el Tebecuari. La mayor parte de
esas tierras pertenecen hoy al Brasil y a la Argentina. Al
Paraguay solo le quedaron siete pueblos que pronto fueron
absorbidos. Y sobre todo este pais brot6 del tumulto racial,
de la mestizaci6n del conquistador y del encomendero es-
pafiol, del colono que fu6 llegando, del criollo forjado en
la guerra y en la lucha contra la naturaleza. Sus principles
educadores religiosos fueron franciscano, dominicos, y mer-
cedarios. En la revoluci6n de los Comuneros no se levantaron
contra la Religi6n y mismno contra el Rey, sino contra la
opresion economic, contra la political de la Coinpaiia de
Jesus y por reivindicar sus fueros municJiales. Asunci6n
era orgullosa en su pobreza.
Los jesuitas eligieron para las Misiones a los guaranies
y tapes por tratarse de las tribus mias plasticas y mas evolu-
cionadas de estas regions; ya poseian una rudiminentaria
agriculture y no eran idolatras. Pronto se catequizaron y
aprendieron a cultivar y incorporar al r6gimnen alimenticio
el trigo, la canra de azucar, la naranja; a tener ganado va-
cuno, caballar y ovino, a criar gallinas, a educar su gusto
en una cocina sencilla, pero nutritiva. Abandonaron muchas
de ellas la antropofagia, para abrazar el cristiamnismo.
El tiempo y la codicia humiana destruyeron casi todos los
teniplos de altares platerescos, comino los de San Ignacio,
Santa Rosa y el inconcluso de Tavarai. Bellas imiagenes fue-
ron llevadas por turistas y compradores sin control. Pero no
eran ricas en oro, y si fen plateria de candelabros.
La experiencia hist6rica ha merecido la admiraci6n de


-101-










erninentes escritores, inclusive adversos a la Religi6n, como
Voltaire y Reclhis. Pero ha sido defendida por eruditos his-
toriadores.
De su choque cn la Provincia se gener6 la Revoluci6n
de los Comuneros, que integra el acervo hist6rico de la Re-
piiblica del Paraguay, como una tradici6n de civismo.
Rio de Janeiro, Septiembre 27, de 1955.


-102-
















II, 7.' ..
I
I I

I. I


'U...
I.

-S.


In's


*II* *~a~

~: :i


7
-4. v


Antonio Moreno y Ltinas, fot6grafo y notable artist, nacido en el estado de
Veracruz, Mexico, fundador y duefio de la galerfa establecida en la calle 14,
Nfim. 42, de New York, y aulor del retrato hecho a Maiximo G6mez, junto
a Marti, en Abril de 1894.














La fatenticidad de an

Grapo Hist6nrico
Trabajo presentado al Undecimo Congreso de Historia
Pot MARIO GUIRAL MORENO

En la edicion del Diario de la Marina correspondiente al
dia 25 de marzo de 1933 se publico6 un trabajo suscripto per
el que fue nuestro estimado compafiero y amigo, el fervo-
roso martiano Arturo R. de Carricarte, bajo el rubro de
Efemerides de Marti y relacionado con la redaccion del Ma-
nifiesto de Montecristi, reproducihndose como ilustraci6n
del articulo un grupo fotogrifico en el que aparecen retra-
tados juntos el ap6stol Jose Marti y el general Maximo
G6mez, cuyo pie decia como explicaci6n lo siguiente:
"En este grupo aparecen Jose Marti y el generalisimo
Maximo G6mez, tal como eran en 1894, 6poca de la fotogra-
iIa, tomada, quizais por Morris, artist con studio abierto en
tal epoca, en el numero 4 de la calle East 14th. Reproduci-
mos el grupo por tratarse de los firmantes del Manifiesto de
Montecristi, aunque, con el compilador de la admirable
Iconografza del Ap6stol, nos inclinamos a career que se trata
de una composicidn fotografica y no de retratos director."
Publiamos este trabajo de Mario Guiral Moreno, presentado en el Un-
dvcimo Congreso de Historia celebrado en Trinidad, los dias 271 al 30 de
Mayo de 1955, por entender que las dudas que han existido sobre la auten-
ticidad de las fotografias que el estudia, quedan perfectamente aclaradas en
este documentado articulo. Naci6 Guiral Moreno en La Habana el 26 de enero
de 1882. Comenz6 los studios de la segunda ensefianza en el Instituto de Su
ciudad natal y los continue mis tarde en la Escuela Preparatoria de Cordoba
(Mhxico), graduindose de bachiller en La Habana en 1902, de ingeniero
electricista en 1906 y de ingeniero civil en 1908.


-105-










Como quiera que fue el que esto describe quien facility
en el anio 1909 a nuestro siempre recordado amigo el notable
poeta Manuel S. Pichardo, entonces Director de El Figaro,
el original de dicha fotografia, cuya autenticidad se ha pues-
to varias veces en duda, tomAndose como base para ello los
datos erroneos consignados por Carricarte en su valiosa
Iconografia del Apostol Jose Marti (La Habana, 1925) al
respaldo de la plancha marcada con el nuimero 120 en dicha
obra, qucremos aprovechar la oportunidad qpe nos ofrece
la celebraci6n del XI Congreso Nacional de Historia, espe-
cialmente dedicado al studio de las cuestiones relacionadas
con Marti, cuyo natalicio fue conmemniorado en su primer
centenario, a principios de 1953, para rectificar las varias
equivocaciones en que incurrio Carricarte y que han sido
posteriormente repetidas en las mfiltiples reproducciones de
la mencionada foto, al hacer algunas afirmaciones que el
autor de la Iconografia atribuy6 inciertamente a quien esto
describe, como dichas en la carta que dirigimos al sefor
Pichardo en 18 de mayo de 1909. Dice, en efecto, el sefnor
Carricarte en su citada obra con referencia al mencionado
grupo:
"La sefiorita Concepcion Bosch, Tesorera del Club Hermna-
nas de Rius Rivera, es la autora de este cuadro al cre-
y6n (40x 50 pulgadas) que figure en el Museo Nacional con
el nmi. 661.
"Publico una copia afirmando que se tomaba de una
A los diez y seis afnos emnipez6 a publicar articulos politicos en "El Con-
linente Americano" de Mexico, continuando su labor periodistica al regresar
a Cuba en 1899. Colaborador del Diario de la Marina, El Dia, El Tiempo,
Revista de Construcciones y Agrimensura, Revista de la Facuhltad de Letras y
Ciencias, El Figaro, Grifico, Carteles y Revista de la Propiedad Urbana; re-
dactor de los diarios La Prensa y La Discusi6n; y director de "Cuba Con-
temporanea" (1921.27). Ha sido Vicedirector del Ateneo de La Habana y
pertenece a muchas otras entidades. Fue delegado del gobierno de Cuba a la
Convention de Arquitectura y Aries Afineis de Nueva York y a la Conferen-
cia International Panamericana de Ciudades Capitales de Washington (1925);
Delegado Patronal de Cuba a las VII, VIII y IX reuniones de la Conferencia
International del Trabajo, de la Liga de las Nariones, efectuadas en Ginebra
(Suiza) en 1925 y 1926; miembro del Primer Congreso Nacional de Municipios;
president de la Comisi6n organizadora de la Segunda Feria Oficial del Li-


-106










tarjeta fotografica hecha en Monte Cristi, la Revista de Cayo
Hueso, paig. 5, Vol. I, n6m. 9, Noviembre 14 de 1897. Re-
produjo la copia del creyon la revista Cuba y America
(Marzo de 1900, pagina 19), pero el senior Mario Guiral
Moreno remniti6 una tarjeta fotograifica al senior Manuel S.
Pichardo, a la sazon Director de El Figaro, acomnpainandola
de una carta que vio la luz en el nfimero de dicho semanario
correspondiente al 23 de Mayo de 1909, afirmando que se
trataba de una fotografia direct hecha por su tio el senior
Antonio Guiral Moreno que poseia en New York una galeria
fotografica.
"El Museo pose una copia fotograifica que tiene la firma
de Morris nuim. 4 East 14th Street, New York. Ciertos de-
talles de la fotografia hacen pensar que no se trata realinen-
te de un grupo tornado directamente, sine de una composi-
ci6n fotografica que sirvio a la sefiorita Bosch para dibujar
su crey6n. El hecho de que haya dos fot6grafos que pueden
disputar la impression de la plancha original, robustece la
idea de que se trata de una composicion y no de una foto-
grafia directa"
En relacion con el texto anterior, fielmente transcript,
cuyas inexactitudes es convenient aclarar, per el interns que
tiene todo lo que se refiere al apostol Marti, debo hacer
constar que el original fotografico del discutido grupo me
fue remitido, en 1898 6 1899, con otros varies de patriots
cubanos, hechos en su galeria de la calle 14 (num. 4 East,
New York), per mi tio carnal el sefnor Antonio Moreno y
bro (1938), y delegado del Ayuntamiento de La Habana al primer Congreso
Panamericano de Municipios. Miembro fundador de la Academia Nacional de
Artes y Letras, en la que ha ocupado los cargos de vicesecretario, director, pre-
6idente de [a Secci6on de Arquitectura, vicetesorero, director de sus anales y
President de la Corporacion. Miembro ade la Sociedad Cubana de ingenieros,
de la Sociedad Geogrifica de Cuba, de los Amigos de la Ciudad; socio fun.
dador y ex president de los Amigos de la Biblioteca National, president
de la Asociacion Bibliografira Cultural de Cuba, vicepresidente del Bando
de Piedad de Cuba, miembro de la Asociaci6n de Escritores y Artistas Ame-
ricanos, vicetesorero del Institute Cubano Brasilenio de Cultura, socio titular
del Comite France-Amerique de ila Habana; miembro de la Instituci6n His-
panocubana de Cultura, de la Comision Nacional de Salaries Minimos, adscripta
a la Secretaria del Trabaio, professor de Topografia y Agrimensura en la Es.
cuela Forestal Pozos Duklces, dependiente de la Serretaria de Agricultura,


-107-









Llinas, socio en epoca anterior del senior Jose L6pez, y
artist bien conocido de la colonia cubana, por el largo
tiempo que tuvo establecida su galeria en la expresada calle,
frecuentemente visitada por nuestros nuis ilustres conterrai-
ncos -Marti entire ellos- y quien siempre se dedic6 a tra-
bajos de fotografia direct, sin haber sido nunca aficionado
a la copia de cuadros o reproducciones, y much menos a
cominposiciones fotograficas de la indole de esta que se le
atribuye,
El citado original se lo remiti al senior Pichardo con una
carta fechada en 18 de mayo de 1909, que se public con
la foto en el nuinero de El Figaro correspondiente al 23 de
dicho mes, y en la cual carta no dije lo expresado por Carri-
carte, pudiendo verse claramente al pie de aquella el facsi-
mil de la firma Moreno & L6pez, usada en las tarjetas de la
epoca en que se hizo el mencionado grupo (abril de 1894),
antes de que mi citado tio, Antonio Moreno y Llinas (cuyo
retrato se acompafia con este trabajo) deshiciera la sociedad
que tcnia formada con el senior L6pez y usara exclusiva-
mente -comno lo hizo despues-- la firtiia dei Moreno, hasta
que vendi6 su galeria fotografica al senior Morris, siendo
esta circunstancia, de aparecer dicho apellido en la copia
fotograifica que se halla en el Museo Nacional, la que indujo
al senior Carricarte a pensar, err6neamente, quie liabia "dos
foto6grafos que pueden disputar la impresi6n de la plancha
original", seguin consign en su citada Iconografia y lo
President del Octavo Congreso Nacional de Hlistoria. miembiro de honor i de
(a Sociedad Cubana de Estudios Historicos e lnLernacionales, titular de la
Junta National def Arqueologia y Elnologia, y vicetesorcro de la Junta de
Pa.roios de la Biblioteca Nacional.
Ha puhliceado alrededor de mil trescientos trabajos, diseminados en diarios y
revistas, sobre asurntos literarios y problems politicos, sociales, evon6mnico,,
municipals, de urbanismo, derecliho constitutional, etc., muciho de ellos
reprodueidos en el exlranjero y algunos traducidos al ingles. Es author tamnibien
de vario" libros y folletos, entre elloi los titulados: "Historia de la Arqui-
lectura, "Nuestros problems politicos, econ6micos y sociales', "La dicti-
ilura del proletariado", Una Convenci6on Norteaniericana y una Conferencia
lPanamerirvana sobre Arquitcctura y Urbanismo, y "La importanriai de la
Literature", Discurso pronumnriado en el Lireo de Guanabacoa el 19 de
julio de 1902.
La Biblioteca Nacional posee las giguientes obras de este autor: "Auge y
decadencia del vanguardismo lilerario en Cuba" (discurso) La Habana 1942);










repiti6 despues en el Diario de la Marina, en 1933, al pie
del clise de referencia.
Queda, pues, aclarado, o mejor dicho rectificado, que yo
nunca dije que el autor de la fotografia lo era el senior An-
tonio Guiral Moreno, noinbre este de un hermiano mio que
jainas cultivo -ni siquiera por afici6n el arte fotograifico,
sino que mencione a mi citado tio carnal, el conocido fot6-
grafo y notable artist Antonio Moreno, propietario de la
galeria instalada en el nfmero 4 East 14th Street, de New
York, la cual perteneci6 luego, conio ya dijimos, a su sucesor
el senor Morris, quien estando en posesi6n del negative he-
chlio por Moreno, lo utilize para hacker posteriores originates o
positives, con su firma, entire ellos el que confundid a Ca-
rricarte, haciendole career que era una reproducci6n del cua-
dro que se conserve en el Museo Nacional.
Hay, adenias, un detalle important que puede aclarar la
duda motivada con respecto a la copia hecha al crey6n por
la seniorita Concepci6n Bosch y reproducida por la Revista
de Cayo Hueso en 14 de noviembre de 1897: que el titulo
del peri6dico Patria, 6rgano de la Delegaci6n del Partido
Revolucionario Cubano en New York, aparece en la foto-
grafia enviada por mi a El Figaro exactamente igual al tipo
de iimprenta usado por dicho peri6dico; en tanto que la
copia publicada en su Iconografia por el senior Carricarte y
reproducida en 1933 por el Diario de la Marinia, es una ini-
tacion del referido tipo, dibujada posiblemente a inano por
la crevonista.

La cireunstancia, muy lamentable, de haber desaparecido
"'Coittra lat, rorridas de toros', La Hahana, Imp. El Siglo XX, 1936; "Coexisten-
dia Hal;ana I inmp. E1 Sigln XX 1943; "Diccionario Ternoldgico del Constri-uctor", La
Halhaina, Imp. J. Alemany lo6pez, 1907; "Los Derechos del Estido soubre la Zona
Marijlino-Tecr'stre", La Habana, 1928; "En pos de la Felicidad" (romedia
en in acto y en pmosa), La Habana, Imp. El Siglo XX 1920; "Francisco
Estrampes y Ramion Pint6", Conferencia publircada en la Revista Bimestre Cu.
baia Enero-Febrero 1044. La Habana, Imp. Molina y Cia., 1944; "La Fumncion
Acdd6mniica eni el ;ampecto cultural ", (dis.urso). La Habana' Imp. El Siglo XX,
194:5; "Malfridos y deseorteses", (ctnferencia). La Habana, Imp. Molina y


-109-










el valioso archive iconogriafico de la revista El Figaro, en
el cual debid encontrarse seguramente el original de la fo-
tografia por mi enviada al senior Pichardo en 1909, puesto
que esta no me fue devuelta, dificulta demostrar la exis-
tencia de ese original, que tuve en mi poder durante mas
de diez afnos; pero la fotografia publicada por dicho sema-
nario en su nfimero de 23 de mayo del citado afno, la cual
puede verse revisando su colecci6n (Aiio XXV. nfim. 21,
pag. 263) es suficiente para desvirtuar todas las equivoca-
das afirmaciones que se han hecho posteriormente, repi-
tiendo lo dicho con error por Carricarte al publicar su
Iconografia del ap6stol Jose Marti, y al ser reproducido el
tan discutido grupo, por el Diario de la Marina en sus nume
ros correspondientes al 25 de marzo de 1933, 28 de enero
de 1935, 20 de mayo de 1943, 28 de enero de 1953, y 17
de mayo del mismo anio; y en la revista Carteles de 2 de
septiembre de 1934 y 19 de febrero de 1953, si bien en
esta filtima insercion (numero especial dedicado a la conme-
moraci6n del Centenario del natalicio de Marti), se hizo
referencia a la autenticidad de esta foto, y a la afirmaci6n
hecha responsablemente por quien esto describe, de ser indu.
dablemente un grupo original, tornado directainente por el
artist mexicano Antonio Moreno, y no la copia de una
eomposicion al creyon, como erroneamente supuso Carricarte.
Con este trabajo, y a titulo de ilustraci6n, se publican
diversas reproducciones hechas en nuestra prensa diaria y
hebdornadaria del mencionado grupo, cuyo valor desde el
punto de vista hist6rico es indiscutible, por ser la inica foto
Cia., 1941; "La obra del Partido Liberal Autonomista durante losi afios de 1878
a 1898", La Habana, 1938; "El Rigimen Parlamentario y la Reforma Cons-
titucional" (conferencia). La Habana, Imp. Aurelio Miranda. 1918; "El R-
gimen porfirista en Mexico, su apoteosis". Publicado en Cuba Contemporainea,
abril de 1913, La Habana, Imp. El Siglo XX, 1920; "Un cubano eminent
failecido: Jose Isaac Corral y Alemin", articulo publicado en Ja Revista de
Ia Sociedad Cubana de Ingenieros, diciembre de 1946, La Habana, 1947; "Un
gran impulsor de nuestra cultural: Mario Garcia Kohly", (discurso). La Ha-
bana, Imp. El Siglo XX, 1946; "Un gran music6grafo y compositor cubano:
Eduardo Sanchez de Fuentes". La Habana, Imp. El Siglo, 1944.
Es duefno de una select y nutrida biblioteca, esmeradamente organizada.


-110-




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC