UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00063


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Page i
    Sumario
        Page 1
    Title Page
        Page 2
    Front Matter
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
    Vigencia del ayer
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
    Temas e indagaciones
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 193
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
    Testimonios
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
    Vida de los libros
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 281
        Page 282
    Back Cover
        Page 283
        Page 284
Full Text
4L
MI|



.77,77l

mmmlmli
Riai


AA A







Aii

*!AN
lI
LA







SUMARIO

VIGENCIA DEL AYER


o es.-Las letras espa en los Estados Unidos....

TEMAS E INDAGACIONES
Enique Gy-Calba.-Las "Cronicas de la guerra de Cuba"....
M. A. Rafil Valejos.-Jose Agustin Caballero o el ecleeticismo

Rmos CmbaIlaE-Reflexiones sobre el hombre ..........
Jose Rivoro Mu ,iz.-Primeros viajes de los espafioles a la Florida
Arturo G. Lavind-Maagamba ............ .......
Antonio Linares Fleytas.-La si cion actual de las antiguas
colonias italianas I w -p ... .. . ......... h. .. .
Orlando Casta!ieda.-Jos' ftell y ent4. Una figura de leyenda
de nuestra bistoria. .. ....44..
Rafael Nieto y Corladellas--Documentos sacramentales de algu-
no$ cuuba os ilustres .........................................


SEIS TESThIONIOS .


Cartas a, la Sra. Lilia Castro ........ ... .... .... ...... ..... .
VIA DE LOS LIBEOS
Bibliogrificas .... ......... .
Salvadtor Buenoe-onmemraciones. "Don Rornulo y Donia
B~krbara.
B. GQnziUlz ArrilL-Los libros de Surama Ferrer.
A. X B,-Libras del gran brasilefo Silvio Julio.
"Lecturas selectas", por MaU6n Zambrana.
"La ruta de gloria", por el Comdte. Alberto Boix.
"El monstruo azul", por Eladio Bas Torriente.
Oscar Fernandez do la VgL-Dos aportes bibliogr icos
de Martmnez Bello.
Antonio Marfbin Bello.-"La teoria de las generaclones y
su aplicaci6n al estudio hist6rico de la literatura cubana.
Francisco Perez do la mva.-Martiiez Bello, Antonio: Origen
y meta del autonomismo.-Ex6gesis de Montoro ( yo
de filosofia de ]a Historia de Cuba).
Antonio Linares Flyfas.-Tabio, Eveio.-Comentaris al
CSdigo de Defensa Social Tomo XI, La estafa. (Obra
iw ciada hasta el tomo X por el Dr. Die Vicente Tejera
y Garcia, magistrado faUleido de la Saa de lo Criminal
del Tribunal Supremo.) Biblioteca Juridica de Autores
Cubanos y .aeros. Volumen CX 1.
Merio Bnto, Eloy G.-La Responsabilidad Civil deri-
vada del despido injusto. Monograffas Juridicas.
Vol. LXXIX-
Castillo, Conrado del.-Los alimentos en el Derecho
Vigente. Legislacion, Jurisprudencia y comentarios.
Biblioteca Juridica de Autores Cubanos y Extran-
jeros. Volumen CLX.
Relacion de obras cientificas y literary as -pw
Estadistica ... u.... ....


PAC.
9


79

95
103
133
161

171

195

209

225

233























269
281


- .0








I 'wIALiDORES


SEGUNDA SERIE. Afio VI. No.2 -







Revista de


Biblioteca


0
acional


Lilia Castro de Morales
DIRECTORA









LA HABANA, CUBA
lmpresore CARDENAS Y CIA.
1955


la






"La madre del decoro, la savia de la li.
bertad, el mantenimiento de ]a Repfiblica y
el remedio de sus vicious, es, -sobre todo lo
demas ]a propagaci6n de ]a cultura.-
Jos Marti.- La Repi blica". Honduras, 12
Agosto 1886. Sobre Samudl Tilden.

Inspirada en estas hermosas palabras de nuestro Ap6stol,
la REVISTA DE LA BIBLIOTECA NACIONAL continfia su labor
tratando de que cada nfimero supere al anterior; y que al
dar a la luz un nuevo ejemplar se conozca la tarea realizada
y el fire prop6sito que alwinta de que el organismo sea
una Instituciwn dindmica al servicio de ia cultura. "Las
bibliotecas son las universidades del 'dijo Ernest
Nelson, "no almacenes de impresos sin utilidad aiguna"-de-
cimos nosotros-. Consecuente con ese criterio, se Iha Ira-
tado de dar a la Biblioteca Nacional una proyecci6n amplia
que tienda a llevar el libro al lector,. A ese fin se han
organizado conferencias, exposiciones permanentes de libros.
con/eccionado listas de obras de reciente adquisiciin y com-
pilados bibliografias que sirvan al deseo concebido.
Como parte de este prog ma, el diA 7 de junio del pre-
sente aio. fecha del nacimiento del iiustre poligrafo Antonio
Bachiller y Morales, y por feliz iniciativa de Cesar Rodriguez
Exp6sito escogida para celebrar el Dia del Libro Cubano,
la Biblioteca Nacional expuso la labor realizada por Jose
Antonio Fernandez de Castro y confeccion6 un folleto con-
tentivo de la bibliografia del ilustre rememorado.
El oven escritor cubano, doctor Salvador Bueno, ley6 un
documenttado trabajo sobre Ferndndez de Castro. El resume
del acto estuvo a cargo del doctor Guillermo de Zdndegui,
Director del Instituto Nacional de Cultura, quien pronunci6
el discurso que se transcribe a continuacidn en virtud de
que el mismo encierra interesantes manifestaciones acerca






de la potitica cultural que se propone Ilevar a la prdctica e
Ministerio de Educacin a traves del Instituto Nacional de
Cultura.

Discurso del Dr. Zindegui:
"Que propicia coyuntura esta en que celebramos el Dia del Li-
bro Cubano para honrar la obra de un autor cubanisimo: Jose'
Antonio Fernandez de Castro. En verdad, la ciudadania intelec-
tual, el nacionalismo de la producci6n libresca, no radica en el
accidente de ia impresi6n, en lo circunstancial y adjetivo de haber
sido este o aquel el pais donde el fruto del talento creador aflora
a la luz ptblica; sino en Io fundamental de toda obra, en su con-
tenido y en su mensaje.
Lilros cubanos son los editados en cualquier parte, siempre que
hayan sido concebidos en fecunda coniuni6n con Cuba; inmersos
en su propia atmoefera moral que emana de profundas realidades
hiist6ricas.
Cubano por naturaleza y por estilo, Jose' Antonio imprimi6 a su
obra intelectual un rancio caricter nacionalista. En todas y eada
una de sua paginas, las reunidas en volumenes y las akin dispersas
en diversas e innmeras publicaciones, hay un rescoldo de agada
intenci6n patri6tica. Ya cuando hace literatura, ya cuando hace
historia --que no hay virtud ni raz6n para divorciar ambos termi-
nos- el autor mantiene una constante actitud revisionista y critica
como s6lo puede hacerlo quien siente como propio el pasado de la
Naci6n y le duelen en lo intimo las injusticias y los errores.
Sobre la vida inquieta y las muchas tareas literarias de FernAn-
dez de Castro, nos ha hablado ya Salvador Bueno, en quien, por
cierto concurren algunas de las caracterlsticas que sirvieron preci.
samente a Jose Antonio para mantener un lugar de vanguardia en
las letras de su tiempo: la misma impaciente voluntad de crea-
ci6n; identico afa'n investigador; semejante rapidez de concepcio-
nes y, en fin, un similar espiritu siempre alerta a los despuntes y
presagios de la literature y del arte, no siempre advertibles por la
mayoria de los hombres.
Salvador Bueno ha cumplido a cabalidad su encomienda, qui-
zas si por eso mismo; porqve, utilizando un afortunado concepto
de Ortega y Gasset, eran hombres, ambos, de una unig6nita filia-
ci6n espiritual.
Mis que abundar en el tema, tan certeramente desenvueho, pre-
fiero referirme, aunque someramente, a la significaci6n de este acto

-4-






ampiciado por la meritisima celadora de este pacifico y bendito
baluarte de cultura.
Dia del Libro Cubano. Mejor serfa quizi, repetirlo tal como
todos lo pensamos en silencio, tal como debi6 decirlo por vez pri-
mera su creador, mi querido y admirado Cesar Rodriguez Expi-
sito, con un cierto acento mortificado, entire insinuantes exclama-
ciones de laento: Dia, ;ay! del Libro Cubano.
Pero no, no debemos reunirnos para lamentarnos de consuno,
ni para sufrir resignadamente males que tienen remedio. Muy por
el contrario, nuestra obligaci6n esta en aprovechar esta y toda
coyuntura favorable, para soldar voluntades y reanimar la lucha.
He dicho lucha, seflores, con marcada intenci6n, ya que en lo
oculto de egte anual tributo al libro cubano palpita un conflicto.
En efecto podemos decir en alta voz, que estas celebraciones
que ojal se generalicen y se multipliquen por las vias de la emu-
laci6n y del contagion, son para algo mas que para honrar a nues-
tros autores nacionales y para exaltar la significaci6n cultural del
libro. Ese algo mas es la conciencia de un deber y el apremio de
una necesidad: el deber y la necesidad de salir a la defensa de la
producci6n libresca national y de luchar por todos los medios a
nuestro alcance, contra los emboscados enemigos del libro.
Existe, pues, quien lo duda! una santa causa que abrazar, y
ya se sabe que, donde hay causa, hay ideales y lucha.
Pero -contra quiines libraremos el combat? Cule obstacu-
los insuperados habremos de veneer? Se ha hablado mucho del
alto coste del libro en general y particularmente, del libro cubano;
se ha apuntado muchas veces la conveniencia de una legislaci6n
protectors, capaz de asegurar una mayor concurrencia de obras
cubanas a mercado nacional y un mM econ6nico acceso al mismo
de la producci6n extranjera. Todo eso es no s6lo Titil sino apre-
miante, pero hay mf porque de nada sirve abaratar y difundir
el libro si no existen o andan escasos y desentendidos los lectores.
Aqui, senores, reside el nudo de la cuesti6n; una verdad que
nada lograriamos con disimular por fatuos escrupulos de mal en.
tendido patriotismo.
Faha, ciertamente, entre nosotros, el habito generalizado de
lectura. Ann entre las class profesionales, supuestamente cultas,
merma la genuina vocaci6n de lector.
Claro que en alguna medida influyen el auge de ciertos medios
modernos de difusi6n y Ia prictica de formas tan sintticas de ilus.


-5-






traci6n qupe las ideas parecen reducidas a pildoras aptas para ser
asimiladas sin ser previamente digeridas. Pero, inslisto, tales reali-
dades no alcanzan a justificar el cr6nico desgano que se advierte
en el gran public, frente al suculento banquete espiritual que
constitute, por ejemplo, esta biblioteca.
Animal de costumbres es el hombre y si se muestra inclinado
a las malas, nuestro deer al punto es hacerles nacer nuevos y
mejores hibitos.
Cuesti6n de propaganda, diria cualquier empresario moderno,
y no le faltaria raz6.n. Sabido es que la oferta de libros -tonmese
el libro como un producto de cultura- es insuficiente dehido a stu
elevado costo y a su p6sima distribuci6n. Pero tenemos que con-
venir, tambi6n, en que la demanda resulta pequefia, ridicula, en
relaci6n con cualquier otro articulo de primera necesidad.
Aceptamos la experiencia del comercio y hagamos al libro una
buena e intensiva propaganda. Como mercancia noble al fin, aca-
hard por recomendarse a si mismo con su propia lectura. Y si el
lector no sale espontaneamente, a buscar el libro, saquemoslo a la
calle para que con 61 se encuentre inevitablemente.
He aqul, seiores, todo un programa de acci'n cultural, expues-
to sin retoricismos ni rodeos innecesarios. Un prograina simple que
nos proponemos Ilevar a la pr~ctica desde el nuevo Instituto Na-
cional de Cultura, mediante atractivas y frecuentes ferias-exposi-
ciones, un progresivo plan de bibliotecas ambulantes, una imprenta
propia capaz de darle salida econ6mica al libro cubano y, en fin,
un reclamo constante al interns y a la curiosidad del public al
traves de la radio, la revista y el peri6dico.
S6lo me resta reiterar mi sincera felicitaci6n a la direetora
de este centro por su infatigable labor en bien de Ia cultura, al
igual que a Salvador Bueno por su brillante evocaci'n de Fernin-
dez de Castro y, finalmente, icomo olvidarlo hoy! rendir un aplau-
so de gratitud al creador del Dia del Libro Cubano, Cesar Rodri-
guez Exp6sito."










-6-

















VIGENCIA


DEL


AYER







1S LETR4 ESPNOtS

EN L ET400 UN/DOS

I

Formada en parte la Gran Reptiblica de vastos territo-
rios que pertenecieron a Espaia, como Florida, 6 que fueron
hispanoamericanos, como Tejas y la alta California, donde
se habl6 espafiol hasta su reciente anexion, en 1845 y en
1848, era de esperar que no desapareciese del todo en ellos,
si no el cultivo de las letras espaiolas, a lo menos la noble
lengua de Calder6n y de Cervantes. No ha sucedido asi.
Ocho siglos de dominaci6n de los moros no bastaron para
que prevaleciese tan completamente el arabe en Espaiia
(excepto quiza en C6rdova, seg-in el testimonio de Alvaro
Cordovense por 854), como en menos de un cuarto de siglo
ha prevalecido el ingles en los vastos dominios con que la
fortuna de Polk ensanch6 los limites de la Reptiblica. Verdad
es que cuando los espafioles del Norte redimieron la patria
del yugo musulmin, hallaron gran parte de cristianos que
s6o hablaban arabe; pero este idionia no pudo ser adoptado
por los doctos, sino alguna vez y en fuerza de la necesidad,

Transcribimos este documentado trabajo de Antonio Flores, extraido de
las Memorias de la Academia de la Lengua Ecuatoriana, en consideraci6n a lo
hiteresante del tema y porque en l se menciona, entre otros cubanos ilustres,
al Ap6stol de ]a Independencia de Cuba, en un elogioso juicio critio sobre
su libro "Ismaelillo". El autor de este interesante trabajo naci6 en Quito,
(Ecuador), en 1833. Graduado en Derecho en las Universidades de Quito y
de Lima, desde muy joven particip6 en la pollica de su pais. Miembro co-
rrespondiente de ]a Academia de ]a Lengua en. Espafia y de la Historia. A
los 28 afios ingres6 en la Carrera Diplomitica siendo designado Ministro Ple-






Como cuando un Juan, Obispo de Sevilla, traducia al Arabe
la Sagrada Escritura para que sus feligreses pudiesen leerla.
No ha habido aquf montanias de Asturias, donde se refugiase
el proscrito romance. Consumada la conquista, ningfin eco
de la literatura national, ninguna cuerda de la lira castella.
na ha resonado en las orillas del Pacifico 6 al Norte del
Rio Grande; mientras que allende las aguas de este rio, en
medio de las convulsiones de la guerra civil, 6 de la magna
lucha contra ]a invasion extranjera, una brillante pleyade
de poetas y literatos ") ha consolado 'a Mejico en sus des-
gracias 6 enaltecidole en sus triunfos. Al rompimiento de
los lazos politicos no ha podido sobrevivir aqui, como ha
sucedido en el resto de la America antes espafiola, el grato
vinculo del comfin idioma.
La raza predominante no se ha contentado con la ab-
sorcion de la nacionalidad, sino tambien de la lengua, de los
ha-bitos y, por decirlo asi. de la raza misma del pueblo
conquistado. Al penetrar el espiritu activo y emprendedor
del anglo-americano en las vastas praderas de Tejas (el
mayor de los 38 Estados de la Uni6n), y en las auriferas
playas de California (el Estado mais opulento de la Gran
Repfiblica), sobrevino en las condiciones de existencia y
intodo de vida de los primitives moradores un cambia-
miento igual al que las conquistas de Clive y de Warren
Hastings produjeron en el indolente y contemplativo ben-

nipotenciario y enviado extraordinario en Washington, Londres y Paris. A il
se debit el restablecimiento de ]as relaciones entre Espania y el Ecuador.
Tamhi'6n el convenio en virtud del cual se abria el Pacifico al comercio es-
pafiol. Logr6, ademas, siendo Ministro Plenipotenciario en Espaiia el Tratado
de Paz y Amistad entre esa Naci6n y el Ecuador. En 1888, hal1indose en Eu.
ropa u6 elegido Presidente de la Repfiblica del Ecuador y aunque a! prin-
cipio quiso renunciar, al fin acept6, regresando a fines de ese mismo anio a
su patria, donde tom6 posesit6n de tan elevado cargo, distingui~ndose por su
interns por la cuILura y las obras pfiblicas. Al cesar en la Presidencia de la
Repfiblica, ingresa de nuevo en la diplomacia ausentindose de su pais en
mision del cargo. En 1895 se retira a la vida privada, dejando una extensa
(1) Manuel Carpio, Casimiro Collado, Guillermo Prieto, Justo Sierra,
Jose J. Rosas, Francisco Zarco, Ignacio Ramirez, Ignacio Altamirano, Manuel
Zama cona, etc.


-10-





































































































































































4. A 4.2 :4:


4 .2~:2* A. .4

4: 4 ':2'




N 'NA. .22


'

4.4


4 N' ~AK 4 .2
.2.22:. A


i, :, , ,. : x 42

t 4:.4.N4T' ,,S' ? '"Ns / 42 ; 2:
.2 A; iii : ,'4. ; <


... ... 4







4 .. .. .









. 4. .. A


22.


A 4. 4


* 4..~ ~






4


'4'



4 .2A A


4':


.2' .2' N



~2.


i 'A '": .24 .2% " i

-- ;, o~f '-, 2 .2.2: i ,
N! : ': *. $ Ns ;. : w v


.4 "2' ~' A



4 N ".




'N .' /



2. ~


4' N'' A

A'
A .. A:



2:4: A~ 'A 'A

K A~ 2'
44 N

/ ~4
2' N.

.4 A'. 4 4.


4...A.





ala. Hay, si, la diferencia, que 6ste opuso A* la invasion
del Oeste la resistencia que le permitia el grado de su civi-
lizaci6n, bastardeada por los elementos deletireos del clia,
de la poligamia y del despotismo; mientras que en los pue-
blos latinos de los Estados Unidos la obra de la asinilaci6n
ha sido rapida y. completa; circunstancia que ha contribuido
tal vez no poco a popularizar la doctrina del destiny ma-
nifiesto. Es cierto que ia poblaci6n de Tejas se componia de
rancheros, y los pocos hombres eultos que alli habia se tras-
ladaron al Sur cuando la anexi6n. Consistia la mayoria de
los moradores de la alta California en mestizos, que se em-
pobrecieron con la avenida del Este, y que apenas conservan
hoy la decima parte de las tierras que poseian en 1848.
Ninguno de los antiguos habitantes figura hoy entre los
propietarios 6 comerciantes acaudalados, proviniendo de ahi
el descontento que revento en varios condados, y los con-
movi6 profundamente desde 1851 hasta 1854. Para mani-
festar cuan poco se habla el espafiol en San Francisco, no
s6lo en proporci6n del ingles, sino de otras lenguas extran-
jeras, baste decir que de site peri6dicos que se publicaban
en estas por el aio de 1863, dos eran alemanes, dos france-
ses, uno italiano, otro chino y apenas uno en espaiol. Des-
pues se aument6 el nimero de peri6dicos escritos en caste-
Ilano, con la publicaci6n de La Voz del Nuevo Mundo, La
Sociedad y El Crepisculo. Pero de los peri6dicos Cue se
publican en espafiol, el finico que representa en los Estados
Unidos los intereses mixtos de Espafia y de las Repblicas
labor bibliografica en la que se aprecia sus profundos conocimientos univer-
sales. Correspondiente de la Academia espanola y de Ia de la Historia,
public6 las siguientes obras: Cuadro sin6ptico de los juicios civiles y cri.
minales con arreglo a la legislaci6n del Peru, en el Diccionario de iegislaci6n,
de Escriche, (Paris, 1860). Curso de historia antigua (Besancon, 1863); La
Ley de Bancos (Quito, 1867); El Reino de Quito (Santiago de Chile, 1870);
Refutaci6n de "La Reforma religious en. el Ecuador (Quito, 1877); La natu-
ra]izaci6n en Ios Estados Unidos, Nueva York, 1881); El Gran Mariscal de
kAyacucho (Nueva York, 1883); Las letras espafiolas en los Estados Unidos,
(1884) ; Don Eloy Alfaro, refutado por documentos autinticos (Quito, 1887);
Politica y Rentas (Quito, 1890); Para la historia del Ecuador (Quito, 1891);
Mensaje al Congreso (Quito, 1892); Sobre credito pfiblico (Quito, 1892); E3
Concordato Ecuatoriano (Paris, 1894).


-12-





hispano-aniericanas, es Las Novedades, diario de edici6n se-
manal, sucesor de El Cronisa de Nueva York. Los demoas
peri6dicos son puramente mercantiles y consagrados a ob-
jetos especiales; ninguno a la literatura.
Mr. Charles Nordhoff ") pretende que en el Str de la
Alta California las familias conservan todavia el espafiol, y
que en las escuelas puiblicas se ven a veces los maestros obli-
gados a ensefiar en castellano. Los ninos americanos en
general, segiin 61, aprenden el castellano; pero los califor-
nios retienen s6lo el ingles. Esto parece poco compatible
con lo que el mismo autor escribe a contminaci6n; "que no
es raro oir los nifnos hablar espafiol en los juegos, y al
volver a la clase cantar con sorprendente facilidad My coun-
try, t"is of Thee Ui otra cancion americana". Los j6venes ca-
lifornios que he conocido, poco 6 nada hablan espafiol, y
otro tanto puede decirse de los hijos de espafioles 6 hispa-
no-am*ericanos nacdos en Nueva York. He visto con frecuen-
cia i los padres dirigirles la palabra en inglis, porque los
ninos no conocian otro idioma.

Mas no ha desaparecido de California el idioma espaiiol,
sin dejar algunos hispanismos a la lengua dominante.


II
El anglo-americano, con la facilidad que le caracteriza
para tomar de otros idiomas los vocablos que necesita, ha
adoptado del castellano 6 de los provincialismos mejicanos
una serie de voces que ban recibido carta de naturaleza en
California. Entre estos merecen menci6n los siguientes, al-
gunos de los cuales han sido engastados en los Cantos de las
Sierras (The Songs of the Sierras) de Joaquin Miller, sin

(1) Cafliornia. New York, 1883.


-13-






que fate uno que otro en los poemas del popular Bret. Harte.
Adobe.
Where an adobe prison stood.
He passed him out the adobe door.
Alameda.
Alcalde.
Alforja.
Aparejo.
Armadillo.
Arroyo.
Arrastra (molino prinitivo para moler cuarzos).
Bravo.
Caballada
Calor.
Campos
From ranchos, campos burning red. c
Cafiada.
Cafi6n.
Down in a cafion so deep the wonder. (4)
Shall be grinding throug this caion. n.
Far, far down in your narrow spruce lined can-on. (61
In a rift of canon cleft so asunder. r1
And looked down in the cation. 21

(1) Joaquin Miller. (The tale of the tall Alcalde).
(2) Id. (Id.)
(3) Id. (Caliornion).
(4) Id. (Arizonianr).
(5) Id. (The last Taschastas).
(6) id. (In).
(1) Joaquin Miller. (Even so).
(2) Id, (Id).


-14-






Ant after us trundled the rocks Just loosed from the top of
the caFion. '3'
Capote.
One wears a flowing black capote. (4)
I see a loose and black capote.
Caramba.
J. Miller escribe CURAMBO.
Curambo! What a cloud dust!
Curambo! It Is a chief they bear!.
Carona (Provincialismno mejicano).
Beneath his gay and silk fringed carona.
Conducta.
Corral.
Coyote. (Zorrilla mejicana).
Los mineros anglo-americanos han formado el verbo to
coyote, que vale agujerear 6 taladrar la tierra, a la manera
de las madrigueras de los coyotes.
How dismally gibbers the gray coyote. 's)
Coyote es tambien el titulo de uno de los poemas de Bret
Harte.
Chaparral.
La filtima vocal suena en ingles como 6, segun lo de-
muestra el siguiente verso de Miller.
And up and down the broken wall.
Cling clumps of dark green chaparral.
Miller incurre a veces en la equivocaci6n de escribir
chaparral con dos p.
And black and brittle chapparal. (10
For a rabbit to dance in the chapparal. t

(3) Bret. Harte (Chiquita).
(4) Joaquin Miller (Californian).
(5) Id. (Id).
(6) J. Miller. (Californian).


-15-





Chquita.
Desperado.
Sincope de desesperado, 6 arcaismo; pues antiguamente
se decia en buen romance desperar, desperanza, desperacidn.
El dorado.
En ingles se ha hecho una sola palabra del adjetivo y
del articulo; por lo cual se le afiade el articulo ingles the:
the Eldorado como los espanxoles hicieron con la Alhambra.
Asimismo los anglo-americanos dicen a veces the el lasso, the
la reata.
Expediente.
Fiesta.
Fuste.
Guerrilla.
Guerrillero.
Habitaci6n.
Jaiquima.
Lazo.
Los anglo-america nos escri ben ordinariamente lasso.
Holding fast to his lasso.

Pull, pull in your lassos.
We drew in the lassos. "
Y de lazo se hace un verbo: lassoe-Iassoing, enlazar, en-
lazando. Cuando del rendez-vous frances han echo un ver-
bo, y verbo que emple6 en nota oficial Lord Russell en
tiempo de la expedici6n de Mejico por 1862, no hay que
extrahiar el lassoe, lassoeing.
Manada.
Mayordomio.
Mecate. (Provincialismo mejicano. Cuerda de crines 6 de
pita).
(7) Id. (Even so).
El poeta escribe por equivocaci6n con ni.
(8) Id. (Ina).
Miller acentia coyote, como adobe, por la necesidad del ritmo.
(9) Id. (Californian).
(10) Id. (1d).
(11) Id. (The last Tascbstas) .
(1) J. Miller. (Kit Carson's ride).


-16-






Mochila. (Termino de la jineta).
Muchacho.
Beneath a Sacramento bay.
A black muchacho by me lay. (2
Pe6n.
His brown mule browsing by his side,
And told with all a peon's pride.
Plaza.
Around the plazas overgrown4
Playa.
Potrero.
Pozo.
Pueblo.
Placer.
Pronunciamiento.
Puros.
Quebrada.
Ranchear. (Go to ranch vale ir &0 labrar la tierra, forniar un
establecimiento).
Rancheria.
Ranchero,
Rancho
"Come in, come in, the rancher cried. c
I saw a low-roofd rancho.
Reata.
Recogida. .
Rodeo. reconocinmiento de ganados.

No hay en ingiks palabra equivalente a rodeo, por lo cual
este vocablo ha sido incorporado en la legislaci6n de Cali-
fornia. Leo en un aviso oficial de la Junta de Superinten-
dentes de San Diego:
(2) Id. (With Walker in Nicaragua).
13) Id. (Id).
(4) Id. (CaIlornian).
'1) J. Miller (The tale of the tall Alcalde).
(2) Id. (id).


-17-





"Tey are required (the Judges of the plains) to appoint
the time and places at which all rodeos shall commence and
be continued". (Notice of the Clerk of Board of Supervisors,
San Diego County, 5 january, 1872).
RIibrica.
Sierra.
Sefior.
Seniora.
Sefiorita.
Chatting at some country /air.
With friend or seniorita rare.
Sefiora with the liquid eye.
,a a a a a a * a a * a a a at * 4
0 Sefiorita, bide a bye.
Los anglo-americanos suelen dirigirse nosotros de palabra
y por escrito con el vocablo Senor, que pronuncian sinior.
Sombrero.
Sombrero black with plume of snow.
That swept his long silk locks below. '
Vamos.
Vamos del rancho, equivalente vdrtanos, es una frase
familiar, no s6lo en el Oeste, sino en el Este de los Estados
Unidos.
Vaquero.
Zanja.
Zanjero.
En Los Angeles, el empleado especial que cuida de las
zanjas, se llama zanjero. *
Como es natural, estos vocablos suelen salir asaz estro-
peados de las bocas y de las plumas norte-americanas. Ya
se ha visto que Joaquin Miller escribe adobe, coyote, caro'a:,
lasso.

(3) J. Miller. (Califorrian).
(4) Id. (The tale of the tal Alcalde).
(5) Id. (With Walker in Nicaragua).
Hittel.


-18-





Nordhoff escribe vacquero, inayor-domo, padrone, ma.
nada, arrastra, lassoe. carne-seco, &. &.

No obstante el inmenso territorio hispano-americano que
poseen los Estados Unidos, y su inniediato contacto con
Cuba, Mjico y la America antes espafiola, la lengua de Cas-
tilla, hablada en este continente por 30,000,000 de hombres,
es poco esparcida en la Gran Repiiblica. Entre los idiomas
extranjeros, el que prevalece alli es el alemn, la lengua
madre del ingles, y que contiene la raiz y etimologia de la
tercera parte de los vocablos ingleses. Pero ademas de las
razones filol6gicas, median otras political y de interns social
para el estudio del alemin. Mas de cinco nillones ** de ale.
manes 6 hijos de alemanes cuentan los Estados Unidos, todos
trabajadores industriosos, pero no extrafios a la political,
en la que toman activisima parte. El voto aleman se consi.
dera de tal peso, que en cada elecci6n presidencial, falanges
de oradores recorren las poblaciones importantes., especial-
mente del Oeste, con el objeto de pronunciar en alemain las
ustiales arengas al raso (stump-speeches)
Despues del alewin, la lengua mais hablada es el frances.
que la sociedad culta prefiere con mucho al aletuain.
No hay quien no hable 6 pretenda hablar el frances, 6
el haberlo hablado en la sociedad de ese grand pueblo.
En vez de resentimiento contra la ingrata madre que la
vendi6 por una insignificante cantidad de pesos, la Luisiana
abriga au"n por Francia afectos de piedad filial y, en testi-
monio de ello conserva el frances como el lenguaje del hogar
dome'stico.
La junta de Visitadores de la Academia Militar de West-
Point, en su Informe de 1882 al Ministro de la Guerra, re-

** lay en Jos Estados Unidos, con arreglo a] censo de 1870, 1.69,533
alemanes. La Oficina de Estadistica ignore el mirnero de hijos de alemanes;
pero como, segfin el citado eenso, el nimero de americanos con ambos padres
extranjeros, 6 s61o con padre 6 madre extranjeros, asciende i 10.892,015, y
que de los inmigrantes Ia mitad son britanicos y que, de la otra mitad, Jo:
dos tercios son alemanes (Report of immigration. 1872), resulta que el nu-
mero de alemanes con sus hijos debe pasar de cinco millones.


-19-





conienda que se suprima el estudio del espafiol en la Aca-
demia, y que el tiempo consagrado al espaniol se dedique al
france's. "La razon", dice la Junta, "que se tuvo para orde-
nar la ensenianza del espafiol, es que confinamos con un
pueblo que habla esta lengua y que tenemos muchas rea-
ciones con las naciones sud-americanas". Como esta raz6n
no puede refutarse, la Junta se limita a enunciar que, no
habiendo tiempo para que los cadetes aprendan bien dos
idiomas extranjeros, es preferible aprender s6lo el frances;
porque es el ma's fitil para el trato con los extranjeros, y
porque fiene una literatura nilitar de que carece el caste-
Ilano. Olvidaron, sin duda, de cufinta utilidad fu6 en la
guerra de M'jico el espaiiol para los oficiales salidos de West-
Point, entre ellos a] Presidente Grant, que muandaba enton-
ces una compafiia, y cuin necesario es hoy A los oficiales
estacionados en una frontera de cosa de 1,500 villas de
extension para las mutuas reclamaciones que ocurren dia-
riamente entre los pueblos aledaios por robos de ganados y
violaciones territoriales.
III

El tinico punto del Sur donde todavia prevalece el espa-
fio, 6 una especie de espafiol provincial, es Nuevo Mejico
(parte del territorio anexado en 1848), cuya poblaci6n de
cerca de cien mual almas, es casi toda de origen mejicano.
Para su admisi6n como Estado Soberano de la Uni6n, que
solicit6 en 1873, se ha objetado que la lengua inglesa es alli
casi desconocida. En todo caso, dificii seria sefialar una pu-
blicaci6n literaria de Nuevo Mejico en castellano.
Mas si el espafiol ha sido olvidado en el Sur y el Oeste.
ha florecido en el Este como en terreno natural, donde se
difunde cada dia, merced i los cinco mil cubanos alli emi-
grados, al estableclimiento de nuevas casas hispano-america-
nas en Nueva York, y al ensanche de relaciones comerciales
con Centro y Sud-Amnerica.


-20-






En New York se publicaban por 1872 siete peri6dicos
en castellano: El Cronista; La Independencia (en el cual se
refundi6 otro peri6dico cubano, La Revoluci6n, en Febrero
de aquel aio); El Mundo Nuevo; La America lustrada: *
El Educador Popular (estos tres eran peri6dicos ilustrados;
El Espejo y El Correo de Nueva York. Aunque por Io ge-
neral poco dedicados Ap la filologia, algunos de los articulos
de estos peri6dicos nada dejan que desear en cuanto al ma-
nejo de la lengua y a' la pureza del estilo.
"Una de las mejores traducciones del ingles al castella-
no", segfin la expresi6n de un competente profesor de idio-
mas modernos de la Universidad de Cambridge, fue debida
una casualidad. Hallabase D. Jose Antonio Miralla, co-
merciante de la Habana, de paso por Filadelfia en el aflo
de 1823, cuando oy6 expresar la duda de que la poesia in-
glesa pudiese traducirse bien al castellano. Esto le sugiri6
la idea de probar sus fuerzas en el genero Inis dificil, en la
traducci6n de la afamada Elegia escrita por Gray en el
ceinenterio de una aldea .Hizolo con tan buen exito, que
mereci6 los encomios de un critico tan severo como el his-
toriador de la literatura espafiola, Ticknor, y los de Henry
Wadsworth Longfellow; y hasta hay quien prefiera la tra-
ducci6n al original. A lo menos no le van en zaga las estrofas
que siguen:
The boast of heraldry, the pomp of pow'r,
And all that beauty, all that wealth over gave
Await alike the inevitable hour;
The paths of glory lead but to the grave.
Large was his bounty, and his soul sincere;
Heaven did a recompense as largely send;
He gave to misery (all he had)-a tear,
He gained from heaven (t'was all he wished) -a friend.

Estos dog peri6dicos se refundieron posteriormente en uno, que Ilev6
el nombre de ambos, E1 Mundo Nuevo -AnzArica Ilusrada.


-21-





TRADUCCION:
Boato del blasdn, nando en vidiable,
Si cuanto existe de opulento y pulcro
Lo mismo liene su hora inevitable
La senda de la gloria va al sepulcro.
Fue generoso y sincero; y el Cielo
Pag6Ie: di6 cuanto tenia consigo-
Una ldgrima al pobre por consuelo;
Tuvo de Dios ctanto pidi6,--un amigo.

Este senior Miralla fui quien apaciguo en la Habana ei
tunmulto del 15 de Abril de 1820, con una arenga improvi-
sada que comenzo por la verdad tantas veces olvidada de
que "la libertad no tiene mayor enemigo que el desorden".
Pot este echo D. Jose Fernandez Madrid le dedic6 el soneto
Visteis alguna vez del mar airado. .?.;',
soneto que fue vertido del espaniol por Mr. C. F. Bradford,
de quien hablar despu~s.
Nueva York es, hace unos 30 afios, un centro de publi-
caciones literarias de la America meridional, y mis especial.
mente de Cuba, por la falta de libertad de imprenta en esa
isla.
El literato colombiano., autor del poelna Eda, D. Rafael
Poinbo, cuyo nombre no necesita recomendaci6n, ha dado a
luz en various perifdicos castellanos de Nueva York sus hermo-
sas poesias. El Mundo Nuevo de 1870 y 1871 registra inuchab
de ellas., no menos que primorosas traducciones poeticas del
ingles. reproducidas en varios peri6dicos de Hispano-Ain,%
rica.
Otros dos elegantes traductores de poetas anglo-america-
nos son D. Ignacio Mariscal, Ministro de MIjico en Washing-
ton, y D. Carlos Morla Vicufia, Secretario que fu6 de la
Legacion de Chile.
El M"timo ha convertido en lnajestuosas octavas reales el
hexaimetro ingles del poeta norte-americano Henry Wads-


-22-





worth Longfellow, con cuya Evangelina ha enriquecido nues-
tra literatura, tan deficiente en poemas descriptivos.
La elevada moral cristiana de Evangelina, a que ha ren-
dido justo homenaje el Cardenal Wiseman, no pudo menos
de fascinar al cat6lico cantor de Chile, quien desempefia
su obra menos con la paleta del artista que con el arroba.
miento del cristiano. No puede ser mas natural la descrip-
ci6n de la tarde y de la vuelta del padre Feliciano:

Cuando el sol se despite de la ada
Y con su aItimo rayo vespertino
Esmalta la encumbrada chimenea,
La familia escarmena el pardo lirio;
El fresco soplo de la tarde orea
La sien del fatigado campesino;
La aldeana ostenta su sencilla gala
Y el campestre jardin su aroma exhala.
Tras los enrrojecidos nubarrones
Hindese at fin el Sol en el ocaso
Y sube repartiendo bendiciones
El cura del lugar con lento paso;
Rod6anlo* rapaces juguetones
A quienes cuenta prodigioso caso,
Y las lindas zagalas, de su asiento
Se alzan en respetuoso acatamiento.

El fiel pintor de las escenas de la vida pastoril ha en-
contrado fi su vez un fiel interprete en extraf-o idioma, de
cuyo trabajo se muestra complacido. El original ingles re-
quiere para ser traducido la abnegaci6n de amor con que el
senior Morla se ha consagrado a su noble y airdua tarea.
El poeta Longfellow ha tenido tambie~n un traductor
castellano eminente en el conocido Secretario de la Academia
Espafiola, D. Fermin de la Puente y Apezechea, quien tradujo
en veinte estrofas castellanas las doce de que consta la bella
composici6n Sand of the Desert in an Hour-Glass, la Arena
del Desierto en una Ampolleta. El senior Apezechea ha ne-
cesitado casi siempre de dos estrofas para traducir una, como
le sucedi6 desde la primera:
-23---









A handful of red sand, from the hot clime
Of Arab deserts brought,
Within this glass becomes the spy of Time,
The minister of Thought.


Or Mary, with the Clirist of Nazareth
Held close in her caress,
Whose pilgrimage of hope and love and
(faith,
Illumed the wilderness;
.... ..... . ... .... .4,


Puniado de roja arena
Traida ea largas jornadas
De las cilidas regiones
De los desiertos de Arabia.

De un crista! prisionera,
Espia al tiempo que pasa
Es, y de mi pensamiento
Aviso, ministry y guard.

-. b . 6 4. 4 4 4 +a *+ *iI daf*


Acaso tambien Maria
Con el hijo de sus ansias,
Con Jesfis de Nazareth,
Dulce hechizo de su alma,

En su peregrinaci6n,
De amor, de fe y de esperanza,
Cuyos vivos resplandores
El desierto iluminaban;


Las muestras de traducciones 6, mis propiamente ha-
blando, imitaciones del senior Mariscal, publicadas en algu-
nos peri(dicos, no pueden menos de hacer sentir vivamente
que no se aumnenten y coleccionen. A fin de participar de
este sentimiento, lase con el original ingles de Willia-ni
Bryant la version del Thanatopsis, especialmente el final:

Vive, pues, de tal niodo que al 11amarte
Dios a seguir Ia mnuchedumbre inrnensa
Que td reino de las som bras impelida
Va en eterno oleaje,
No legues -ay! cual Ilega d su mazinorra
De noche, por el c6mitre azotado
Criminal infeliz; y en calma, erguido,
Con firme paso al contemplar sin nubes
El resplandor de la esperanza amiga,
Al sepulcro desciendas como stele
Rendido labrador que Ilega ufano

Debiera ser rodianle, segdin la doctrina de D. Vicente Salvi, que D.
Andres Bello cree en su Gramdtiea (p. 184, Edici6n de Madrid) ]a mas con-
forme con el uso, a saber: que "le represent nmejor las personas 6 los entes
personificados, y lo las cosas".


- 24-





A su lecho, tranquio en el se arropa
Y duirmese al instante
Olvidado entre pkcidos ensuenios.
Laistima que no haya la necesaria transici6n entre cri-
minal infeliz y en calma erguido, que aqui parece referirse
al criminal, cuando es todo Io contrario. El original ingles
dice:
Not like the quarry-slave at night
Scourged to 'his dungeon, BUT sustained and sothed.
El heptasilabo de la silva sministraba al senior Mariscal
la oportunidad de interpretar mas fielmente el contraste que
senala el poeta, como l mismo lo hace anteriormente en
dicha estrofa; pero aun conservando el endecasilabo, podia
haber expresado el contraste con una ligera modificaci6n (y
dispense el sefior Mariscal que I tanto me atreva)-v.
De noche, por el c6mite azotado,
Preso infeliz; MAS placido y erguido etc.
El senior D. Francisco Sellen, autor de varias traduccio-
nes en verso castellano de Henrique Heine, "el segundo
poeta de Alemania de'pues de Goethe", de Emanuel Geibel
y otros, ha sefialado mas bien esta transici6n en su preciada
traducci6n del Thanatopsis:
Vive de modo que al iegar la hora
de unirte con la inmensa caravan
que se dirige at misterioso reino,
en donde todos buscar-in su asilo
en la manui6n tranquila de la muerte,
no d ella te dirijas temeroso,
como va por la noche castigado
el esciavo infeliz de las canteras
a su oscura prison; s!No anumado
y de eterna esperanza sostenido,
v 6 la tumba sereno, semejante
al que alza el velo de su lecho amante
y en gratos suefios quedase darmido.
Otra linda traducci6n de Bryant, hecha por el senior Ma-
riscal es la intitulada To a Waterfowl






EL AVE ACUATIL.

'*A d5nde, entre esos hnimedos celajes
Perdida vas en el confin del cielo?
Ad6nde Ilevas, moribundo el dia,
Tu solitario vuelo?
Con ojo hambriento el cazador te sigue
Entre el oro y carmin del horizonte;
Mas ya en el fondo se embebio tu imagen
Del azutado monte.
iBuscando vas la pantanosa orilla
de quieto lago, 6 de anchuroso rio,
0 la arenosa phaya en que se aduerme
El pielago bravio?
jQzu' imrporta? Dios en la extension vaia
Te marca el rumbo con potente mano,
Y cruzas la region del vago viiento
Cual nave al oce~no.
Batiendo con teson las luengas alas
Todo el dia vogaste alld en la altura,
Y antes que humilles el cansado vuelo
Vendrd la noche oscura.
Sigue, sigue; tal vez mariana akances
La mansion de apadble primavera
Que al descanso y al goce te convida,
Con dulce companiera.


Pasaste ya; el abismo de los cielos
Tu forma arrebat6; mas en mi mente
Qued6 esculpida en indelebles trazos
Leccion grande, elcuente.
La mano amiga que de zona en zona
Por el desierto azul tus alas guia,
Guard mi paso en el revuelto mundo
Hasta la tumba fria.
Wishington, 1867.
Compairese con el original y se apreciarai debidamente la
fidelidad de la version, especialmente en la filtima estrofa.






Pero donde el senior Mariscal ha tenido que veneer ma-
yores dificultades, es en la traducci6n de la original fantasia
de Edgar A. Poe, The Raven (El Cuervo). En este que pa-
rece delirio de la embriaguez, donde la forma y la materia
compiten en atrevida novedad, la version castellana ofrecia
graves inconvenientes por lo enrevesado de los giros, por Io
brusco del pensamiento, semi-serio, semi-jocoso, y por la
trivialidad de ciertas frases y expresiones.
En tanto el cuervo taciturno, tetrico,
Qued6 sin otro acento articular
Curd si el que to animaba negro espiritu
En un vocablo compretiera ya.
Ni un movimiento en su plumaje de ebano
Ni un rumor descubria al animal;
Hasta que dije con acento !inguido:
Lo hare" mi amigo y pronto volard,
Me dejard cual me dejaron p~rfidos.
El prorrumpio: JAMAS.

En "ni un rumor descubria al animal" el verso es flojo,
y el pensaimiento parecia poco verdadero, si la voz runor
no estuviera aqui empleada en su sentido portico de ruido
blando.
Faicil y bella como es la versificaci6n castellana, la forma
elegida es deniasiado dificil para la osada concepci6n de
Poe. Asi, algunos versos adolecen de falta de armonia, como

"Meditando segui: el rumor del c6firo..."
"No aparta de mi un punto su mirar...
"Y al punto a sonar vuelve toque rispido..."

Acumulaci6n de voces monosilabas 6 disilabas en los
dos iiltimos y debilitaci6n del acento pros6dico en los tres
endecasilabos, que hacen estos y otros verses asperos y duros.
Pero para quien entra en cuenta las dificultades de la eln-
presa, El Cuervo es una proeza literaria. La imprecaci6n del
El desgraciado poeta muri6 de delirium tremens.

27-





poeta, al oir el invariable jamds del cuervo, no deja nada
que desear a los mas apasionados del original:
Profeta de dolor, inmundo ortculo,
Ministro aterrador de Saan "s,
Ora te envie Belcebzi del Tdrtaro'
Y te arrojara aqui la tempestad
Para engaiiarme con falaz pron6stio
0 el destino infalible revelar.
Dime, exclam, por compasion a un misero
Responde; tendri t~rmino mi meat?
Yo te conjuro por tu dios iresp6ndeme!
Y el contest 6 JAM.S.
En la Filosofia de la Composicidn, Poe revela 6 pretende
revelar (pues no era estricto observador del octavo manda-
miento de la ley de Dios) que procedio paso a paso con la
precision y rigida consecuencia de un problema matemdtfio.
Propuisose, segfin e1, hacer un poeina de cien verses (El
Cuervo, tiene 108), cuyo objeto fuese la belleza, y el tono
ia melancolia. Para el habitual efecto artistic, escogi6 el
estribillo como un eje, alrededor del cual girase toda la es-
tructura. Quiso producir nuevas impresiones por la variedad
en la aplicaei6n de dicho estribillo; y para ello deblia usarlo
uno que no fuese un ser humano. De ahi proviene la idea
de introducir como interlocutor al cuervo, ave de mal agiiue.
ro. Tal es, a lo menos, la explicaci6n del poeta.
Las obras p6stumas del malogrado vate cubano, D. Juan
Clemente Zenea, fueron recibidas con tal aplauso que, ago-
tada prontamente la edici6n estereotipada en Nueva York,
por 1872, se hizo poco despues una segunda en Guayaquil
por suscripci6n pfiblica. El sentimiento exquisite al par que
los tiernos afectos de esposo y de padre que rebosan en el
Diar de un mdrtir, no podran menos de arrancar siempre
lagrimas, asi como una energica protesta con la tragica
muerte que, precedida de un largo martirio, cort6 en el
patibulo una existencia tan liena de esperanzas. Como An-
dros Chenier, pudo Zenea golpearse la frente al morir y
exclamar: iAqui habia algo!


28-





La vida misma del poeta y su triste historia hacen del
Diario de un Mdrtir una sublime poesia. Escritas estas com-
posiciones con hipiz, en la cairce!, durante los ocho meses de
incomunicaci6n, aislamiento y tortura fisica y moral que pre-
cedieron al sacrificio, y que tornaron en cana la cabellera
del oven miirtir, cada pagina es un grito del eoraz6n, muy
diferente de aquel con que poetas ilorones, muellemente
recostados en sus cdmodas butacas, pretenden interesarnos
en sus imaginarias desgracias y supuestos pesares. -Quien
puede leer sin enternecerse Al despertar, que debi6 intitu-
larse Al despertar en la cdrcel? Qui~n no se asocia a la
agonia del padre buscando en vano el lecho de su hija ?

i Fu fuego de la pasidn!
ISu lecho i que desvario!
Torturada iluiwnt!
Si no hay m& lecho que el mio
En esta oscura prisi.n!

Es sensible que el poeta no hubiese evitado en tan her-
mosa quintilla la cacofonia de "fuA fuego"' que la desfigura,
como podia tan fficihmente haberla evitado, diciendo v. g:
iDelirio es de la pasi6n!
La composici6n que pudiera Ilamarse El iiltirzo beso de
1m padre, conmueve por la piadosa resignaci6n del cristiano.

Te mando, mi bien, un beso
Y un suspiro desde aqu-
Y slo siento estar preso
Por no hallarme junto a" ti.
Mas como quiere la suerte
Separarnos d los dos,
Desde el umbra! de la muerte
Con el beso va un adi6s.
Y como, aunque yo &a wio,
No he de verte nunca mds,
Otro beso por el mio,
En el cielo me dards.

Cuinto desconsuelo del patriota, iEn dias de esclavitud,


-29-





Tenlgo el alma, Seior, adolorida
Por unas penas que no tienen nornbres,
Y no me culpes, no, porque te pida
Otra, patria, otros siglo y otros hombres;
Que aquella edad con que sohid no asoma.
Con mi pais de promision no acierto:
Mis tiempos son los de Ia antigua Roma
Y mis hermanos con Ia Grecia han muerto.

Zenea tradujo tambien con lnaestria algunas composi-
ciones de Longfellow y Bryant que figuran en sus Poesias
Completas.
La lira de aquel malogrado poeta, verdadero Chenier de
Cuba, parecia templada para repercutir en "gayos fablares
latinos" el eco de Ia lmelodia sajona del bardo de Cambridge.
Sin su prematura tragica muerte, cuapnto mayor no seria
el nfimero de las joyas literarias de Longfellow, que enga-
lanaran sus poesias?
No ha sido fecunda en los Estados Unidos la poesia jo-
cosa castellana. La elpigraci6n cubana, que constituye la
mayoria de Ia colonia que habla espaniol, ha tenido mucho
que ilorar, y nada de que alegrarse. Sus bardos han cu-
bierto su lira de un fu'nebre crespon, en seial de duelo por
los sufrimientos de la patria, y de luto por sus hermanos
muertos. Ellos no han querido, como los romanos del tiempo
de la decadencia, coronarse de flores mientras la patria
perecia.
Lo 6'nico que se ha dado AF luz en el genero festivo son
las Poesias satiricas y burlescas de D. Antonio Jos6 de Ir-
sarri, Ministro Plenipotenciario de Guatemala en Wishing-
ton. Aunque publicadas en Nueva York por 1867, casi todas
fueron escritas en Sud-America mucho antes. Armas de ata-
que y defensa para las ardientes pokemicas politicas y lite-
rarias que sostuvo en su vida de Cristiano errante, las saitiras
de Irisarri abundan en chiste original y picante, realzado por
Ia tersura del lenguaje y la naturalidad del estilo.
He aqui una muestra:


-30-






EPISTOLA SEGUNDA, A MELON (*).

ICon que soy vieJo ya, Mel6n amigo?
eCon que soy ademas bastante feo?
i Esta si que es noticla bien funesta!
Ya si& duda esta noche yo no duermo.
;Viejo y feo! Por Dios! Esto es terrible!
Mas vwaera ser manco, ojo y tueto,
Y ser mas torpe que doscientos mudos,
Y mas borrico que diez mil jumentos.
Viejo leo! Caramba! Dios me asista!
e Y como podre hacer sonoros versos?
Y como escribire corriente prosa
De vejez y feaidad cargado el cuerpo?
Pero homre sin piedad -por que" has querido
Darme este golpe tan sensible y fiero?
Mira, tirano, mira la amargura
De que has henchido mi doliente pecho.
Cuando yo estaba con mi edad conforme,
Sin catarros ni toss, san& y bueno;
Sin dolores ningunos en las canes;
Ni sentir que a11 dentro tengo huesos;
Agil, activo, vigoroso, alegre,
Y esperando vivir bastante tempo,
Te me vienes mi con la embajada
De que debo tenerme por muy viejo.
Y cuando ya mi carta estaba escrita
Al ce"1ebre Canova con objeto
De que hiciese un Apolo en duro marmol
Tomando mi retrato por modelo,
Me sales con la antifona importuna
De que me tienes t Pr hombre feo.
Mas dejemos de burnle, si es posible
Mirar este negocio por Io serio.
Y dime, mi doctor estrafalario,
j Qug mosca te pic6 con tal veneno
Que te hizo respingar, y vuelto loco
Comienzas 6 escribir tus adefesios?
Que' tenian que ver mis muchos an-os
(Que muchos mas seran, en Dios espero)
Ni que cuesthin habia de hermosura
Para salirnos tu con tales cuentos?
Te picaron las moscas de mi escrito,

(*) Apodo que puso A un abogado ecuatoriano, llamado Melo.





Y te hicieron las ronchas que ya vemos...
No encontraste razones que oponerme
Y quisiste vengarte, suponiendo
Que sin duda yo soy tan mentecato
Que presumo de joen y de bello.

No podra" apreciar bien sus agudezas, quien no est al
cabo de los antecedentes pues cada composici6n es un capi-
tulo de historia, y requeriria una extensa explicaci~n. Irisa-
rri, que en el Ecuador se firmaba por las iniciales de su
nombre Aji, se propuso en efecto picar, y asi logr6 hacer
frente a los numerosos enemigos que le asaltaron constante-
mente; porque tuvo la desgracia de pertenecer en diversos
pauses a las causas que espiraban; pero cuipole la honra de
permanecer siempre fiel al infortunio. Como era de espe-
rarse, Irisarri se propas6 a expresiones poco cults 6 conde-
nadas por el buen gusto.
Las cuestiones Filol6gicas del mismo autor (Nueva York,
1861), de las que s6lo se conoce la primera parte, encierran
un tesoro de erudici6n gramatical y filologica que hace ims
sensible la falta de la segunda parte. La muerte sorprendi6
en medio de sus areas al anciano literato, quien nunca dej6
de la mano los escritores del siglo de oro, como lo comprue-
ban las numerosas citas de los cla'sicos que engalanan su obra.
Dej6 tambie~n sin concluir la novela hist6rica, El perin.
clito Epaminondas del Cauca, en que se propuso ridiculizar
en general el liberalism hispano-americano, y en particular
i cierto conocido demagogo de ia Nueva Granada. "Desgra-
ciada irnitaci6n del Qujote" le pareclo, no sin razon, esta
novela al autor an6nimo de Los hombres notables de Centro-
Amerca, quien cree, igualmente, que las Cuestiones Filo -
gicas nada nuevo contienen, por mis que algunos literatos
espaiioles hayan hecho elogios de ellas.
Es verdad que Irisarri con cansada erudici6n se propane
demostrar la bien sabida verdad de que varios preceptos
gramaticales estain en contradicci6n con el uso de los cla'sicos
quienes, por ejemplo, no han observado una regla coustante


-32 -





en el uso del le y del lo, les y los, ni en lo concerniente 'F la
ortografia, i las declinaciones de los nombres, las concor-
dancias etc. El mismo Irisarri dijo en otra obra que Salva,
hablando de la confusion entre el le y el lo. la !lamaba peque-
fez, y Salva' advertia que en esta confusion habiani incurrido
muchos clasicos. Una vez que Irisarri manifiesta coincidir
en este dictanen, infitil era acumular citas para probar lo
que no necesitaba probarse, y mucho menos para justificar
contra la gramatica que es preferible el lo. "Cuando oimos
decir a Juan le vi (escribe en la Cuestwn Cuorta de las Cues-
tiones Filol6gicas) no se expresa lo que se le vi6, pues pudo
ser una mancha en el vestido, 6 cualquier otra cosa que no
era todo Juan entero; pero si ofios decir lo vi, no dudar-
mos que Juan fue el visto y no otra cosa".
Lo extraio es que el senior Irrisari no haya aplicado su
propia regla al plural, y que incurra en el defecto de Ma-
riana, de Quintana, de Campomanes y de otros distinguidos
escritores que han usado como acusativo plural de forma
complementaria les, propia del dativo. Falta mas notable en
un loista: Irisarri en su Defensa de la Historia Critica del
aeesinato del Gran .Mariscal de Ayacucho, trata de justificar
dicho uso con citas de los clasicos pero ello no inpide que
gramaticalnente sea un solecismo.

IV
En prosa se estain publicando, hace 30 afos, importantes
obras castellanas en los Estados Unidos. La Geografia de la
Repiiblica del Ecuador, que el ecuatoriano Manuel Villavi-
cencio public en Nueva York 1858), no puede natural-
mente ser clasificada como obra literaria, y adolece, ademis,
de tales defectos en la parte cientifica que, seguin Richard
Spruce, la longitud y latitud de los diversos lugares parecen
haber sido arrojadas al acaso sobre ellos. Pero es la uinica
Geografia del Ecuador; y en la parte que concierne al Orien-
Defensa de la Historia Critica del Asesinato rometido en ]a persona
del Gran Mariscal de Ayacucho (p. ll-).Curazao, 1849.


-33-





te de los Andes, donde el autor vivi6 largos anios, la narra-
ci6n es original e interesante, ai la par que el estilo (descui-
dado en lo dems de la obra) se eleva y ennoblece. Contiene
gran copia de datos curiosos, entre ellos la versi6n espafiola
de los nombres indigenas de las, montafias, rios, lagos y
diversos lugares del Ecuador.
Los articulos de costumbres que el literato venezolano y
ciudadano naturalizado de los Estados Unidos D. Sim6n Ca-
macho, sobrino del Libertador Bolivar, ha publicado en
Nueva York, son fieles fotografias de la vida norte-ameri-
cana, y cuadros acabados que ocupan un lugar distinguido
al lado de las ricas producciones de D. Felipe Pardo y de
D. Joaquin Vallejo (Jotabeche).
Camacho que antes de ser Ministro de Venezuela en
Wishington gustaban de seud6nirmos, como lo- manifiestan sus
correspondencias firmadas Peter Hwks al Diario de la Ma-
rina de la Habana, los us6 con mayor raz6n desde que fu6
investido de character publico. El, y no otro, era el ingenioso
corresponsal Pdsaro que tanto diverti6 a los lectores de Las
Novedades y tambien el saleroso autor de los articulos de
costumbres que, sin mas firma que los nuimeros 13, 14 y 15,
se publicaban al mismo tiempo en aquel diario. Camacho
natural de Caracas y padre de una distinguida familia neo-
yorkina, personifica, por decirlo asi, mas que ninguno. las
letras espaniolas en los Estados Unidos, y sus numerosas pro-
ducciones en prosa y verso marcadas con el seller norte-ame-
ricano, merecerian un estudio mas detenido que el que per-
miten los limites de este trabajo.
Otro venezolano ilustre, D. Felipe Larrazaibal, di6 Ap luz
en dos gruesos voimenes la Vida del Libertador Simon Bo-
livar (Nueva York, 1866). Mas que historia, es defensa apo-
log6tica del heroe y una imprecaci6n contra los enemigos
que acabaron con su existencia. Pero lo que falta ai esta obra
en imparcialidad hist6rica, le sobra en inter's biograifico y
en merito literario. El estilo siempre elegante y leno de
i i "i I a a u e
animacion y vida., esta a la altura del he'roe, pero, a veces,


-34-






le afean ribetes de ret6rica y Ilrismo que mal se avienen
con la gravedad de la historia. El autor se deja arrastrar
por el entusiasmo hasta el punto de olvidar que no es con el
estro del Cantor de Junin con que se dictan 'a la posteridad
los falios de la historia. Si se acusa a Thiers de haber deifi-
cado i Napole6n equ ;se dira de Larrazabal respecto de
Bolivar? La obra abunda en documents ine'ditos de grand
interns y el autor se trasladaba A Europa A publicar otros,
tainbien ineditos, entre ellos una colecci6n de cartas y de
escritos del Libertador, cuando se hundio en ei Oce'ano con
sus inestimables tesoros en la fatal catastrofe de la Ville du
Havre, por Noviembre de 1873. P'rdida verdaderamente
irreparable para la literatura y para la historia del Nuevo
Mundo.
La fisonoiuia del otro libertador sud-americano, General
Jose de San Martin, ha sido artisticamente trazada por D.
Enrique Pifieyro, uno de los editores de El Mundo Nuevo.
Mais notable como obra literaria que hist6rica (porque no
arroja ninguna luz nueva sobre los hechos controvertibles 6
dudosos de la vida del Protector, especialmente la entre-
vista en Guayaquil y los motivos que indujeron al vencedor
de Chacabuco y Maypu a dejar cosechar a Bolivar los iau-
reles de Junin y de Ayacucho), el retrato de San Martin,
pintado con muy hibil pincel en el ardor de las luchas de
Cuba, parece ser un modelo que el autor presenta i sus com-
patriotas para animarlos la libertad y a la pelea.
Las Relaciones de los Virreyes del Nuevo Reino de Gra-
nada, traidas de Bogota" y publicadas en Nueva York en 1869,
merecen juicio critico especial, mis bien hist6rico que li-
terario.
V
Debo un ejemplar de las Relaciones de los Virreyes del
Nuevo Reino de Granada, A la atenci6n de su compilador
D. jose Antonio Garcia y Garcia, ex-Ministro plenipoten-
ciario del Perfi en Waishington, a" quien tengo de agradecer





menos su galante obseqmo, que el servicio que ha prestado
a la patria colombiana, despertando memorias que dormian
el suefio de la indiferencia y del olvido.
S6lo es sensible que el ilustrado editor de quin tuvo que
valerse, haya dejado pasar inadvertidos notables yerros ti-
pograficos en los nombres de pueblos y ciudades. Tambien
es extrafio que haya incurrido en el error de publicar como
an6nina una de las mas interesantes de aquellas Relacwnes,
como lo es sin disputa la que el Virrey D. Pedro Mesia de
la Cerda mand6 formar al Fiscal protector de la Real audien-
cia de Santaf6, D. Francisco Antonio Moreno y Escand6n,
segun lo declara el mismo Virrey en la pagina 107 de su
relaci6n, la cual debi6 considerarse como anexa.
Por filtimo, aunque el compilador asevera que no exis-
tieron otras Memorias que las ocho de que consta la colec-
ci6n, aparece del contexto mismo de la narraci6n del Virrey
Mendinueta (pafgina 454) que hubo un aprndice 6 adici6n
del Virrey D. Francisco Gil Lemus, la cual no se ha dado a
luz. Sea de esto lo que fuere, las Relaciones que yacian en
la tumba con los manes de los Virreyes que las escribieron,
son a la par que el retrato al natural de sus autores, la reve-
laci6n p6sturna del pensaniento intino de los altos perso-
najes a quienes la corona de Castilla confiaba la gobernaci6n
de sus colonias. Hacian falta estos miformes prescritos por
las leyes de Indias (ley 1, tit. 39, Lib. 13 de la Recopilaci6n),
para formar juicio cabal del estado econ6mico, politico y
social de las tres secciones que compusieron el Nuevo reino
de Granada en los tiempos de la dominaci6n espaniola; pues
no bastaba lo poco que sabiamos de dichos informes por los
historiadores granadinos Plaza, Restrepo y otros que los
habian consultado.
Ojala que con las Relaciones se hubieran dado a luz los
oficios y correspondencia de los Virreyes, no menos que sus
infories A los monarcas espafioles, de los cuales hubo al-
gfinos muy importantes, como los de los sefores Solis y
Pizarro para la expulsion de los jesuitas. Estos documentos
servirian de complemento y explicaci6n a las Relaciones.






Al lado de un Virrey Guirior 6 de un Mendinueta, cuyas
palabras respiran benevolencia y amor a los vasallos que ri-
gieron, se presenta un Arzobispo Virrey, especie de Cat6n
mitrado, gobernante en6rgico y preclaro en verdad; pero
adusto y severo censor de sus pueblos, i los cuales retrat6
con tan negros colores, que catorce anos despues el Virrey
Mendinueta calificaba el cuadro de "horroroso e ideal", y
agregaba que "semejantes descripciones apenas convendrian
J' los rudos Hotentotes 6 los brbaros del Senegal, y que, a
juzgar por ellas, se tendria por verdadera desgracia venir a
gobernar este monstruo indomable que a todo lo bueno se
resiste. Felizmente" (decia el benevolo Virrey) "me lisonjeo
de poder ofrecer ideas mas consoladoras y mas ciertas".
Dejando a los historiadores y eruditos de Nueva Granada
y Venezuela, la explotaci6n de este rico venero en Io con.
cerniente A sus respectivas secciones, nuestro prop6sito es
contraernos solamente a lo que tiene relaci6n con nuestra
patria, y extraer de e1 materiales para el edificio de nuestra
antigua historia nacional, tan deficiente y escasa por lo que
respecta al tiempo de la metr6poli; pues las Relaciones con-
cluyen en los albores de nuestra independencia, siendo la
u ltima la que el senior D. Francisco de Montalvo dirigi6 el 30
de Enero de 1818 al Virrey D. Juan Saimano que le sucedi6
en el mando, y que fue el postrero que liev6 este titulo en el
reino anericano de Granada.
Un ensayo parcial de esta naturaleza emprendi6, no ha
mucho, con ma-s abundancia de docunentos intditos y ma-
yor caudal de luces, nuestro laborioso 6 instruido compa-
triota D. Pablo Herrera ;y su trabajo que di6 a luz con el
titulo de Ensayo sobre la literature Ecuatoriana, fu6 acogido
con aplausos por cuantos se interesan en la historia y la
literatura patrias.

VI
Cumple ante todo, decir que los altos potentados en quie-
nes el Rey delegaba la real e ilimnitada autoridad que costa


-37





en la ley 2* del titulo de los Virreyes, en la Recopilaci6n
de las Indias, y que despues se disminuy6, menos quizes
por el abuso de ella, que por la suspicacia del mionarca, no
vivian, como los representan la imaginaci6n y la poesia, en
medio del fausto y la opulencia de una Corte oriental, ro-
deados de humildes siervos, vasallos, complacientes y nu-
merosas guardias pretorianas, prontas a' ejecutar sus 6rdenes
y obedecer su voluntad. Todo lo contrario. Manifiestalo dig-
namente el senior Solis, cuando escribe, en la primera Re-
laci6n que el "gobierno tiene muchos que lo einulan e inten-
tan invadir sus facultades cono les esta a cuenta". A ex-
cepci6n de las plazas de armas, carecian de arbitrios para
sujetar a' los habitantes, corno lo observa el Virrey Mesia,
quien dice que la "obediencia de los habitadores no tenian
otro apoyo en el reino que la libre voluntad y arbitrio con
que ejecutaban lo que se les ordenaba; pues siempre que
faltaba su beneplicito no habia fuerzas, ni armas ni facul-
tades para que los superiores se hiciesen respetar y obedecer".
No se remitia de Espafia tropa, ni la hubo veterana en el
nuevo reino hasta la conmoci6n popular de 1781; y aun
despues, s6lo se form un cuerpo auxiliar que const6 al prin-
cipio de quince companias de a 77 plazas, el cual posterior-
mente fu6 reducido por el Virrey Espeleta a cinco con un
total de 553 plazas.
En tiempo del general M. Antonio Flores no existia en
la capital, segiin el testirmonio del Arzobispo Virrey D. An-
tonio Caballero y G6ngora, mas que quince 6 veinte hombres
de la guardia del Virrey, tan bisoos e inzutiies que apenas
sabian ilevar la alabarda; y en cuanto i las guardias denomi-
nadas de rents, insolentes y orgullosas, vejaban y oprimian
a su antojo. Asi, cuando por primera vez se levant el estan-
darte de rebeli6n en la Audiencia de SantafU, en tiempo
del citado Virrey Flores, ai duras penas pudieron juntarse
cien hornbres de tropa en toda la capital, los que fueron de-
rrotados faicilmente por los cornuneros quienes iban i
En la de Quito habian oeurrido antes dos revoluciones: la de 1592 y
]a de 1765.


-38





combatir; por Io que, situaindose estos en Zipaquiri en nfi-
mero de quince 6 veinte mil, esparcieron la consternaci6n en
Bogota, la cual fu" salvada de la ruina y del saqueo, merced
i la intercesi6n del Arzobispo G6ngara y de otros comisio-
nados que mand6 la Audiencia para arreglar la paz.
Las Memorias Secretas de D. Jorje Juan y de D. Antonio
Ulloa nos refieren que en un tiempo la companiia de Quito
se componia de 72 hombres, y cuando hubo necesidad de
socorrer a Guayaquil, amagado por los ingleses, s6lo en
fuerza de bandos rigorosos y prolijas diligencias, se juntaron
60 fusiles para armarlos; y ain estos en tan pesimo estado,
que muy pocos podian hacer fuego. Asi, todo el socorro que
mand6 el Presidente de Quito fueron 60 hombres muy mal
armados, y doce sin armas.
Un sniple Comandante de marina desobedecia las vice-
reales 6rdenes, como las desobedeci6 D. Fernando Lortia,
cuyas contestaciones con el Virrey Flores obran en su corres-
pondencia y en los oficios en que se di6 cuenta a la Corte.
Cierto es que a ninguno antes de la guerra magna, cupo
en suerte tiempo mas aciago que a Flores. "Al peso de tantos
y tan repetidos golpes y sinsabores (dice el Virrey Arzo-
bispo) lleg6 a verse oprimido el grande pecho de este general,
digno de mejor fortuna. Su autoridad eclipsada, sus facul-
tades eibarazadas, sus 6rdenes desobedecidas, sus providen-
cias descuidadas, sus tentativas azarosas, sus proyectos des-
vanecidos, el reino todo levantado, todo se lo representaba y
todo labraba en su espiritu. As se relajaron los vigorosos
muelles con que habian empezado ai manejar la maiquina
del gobierno; asi prescindi6 de cuanto pertenecia a la real
hacienda, asi la dej6 empefiada en cerca de novecientos mil
pesos, asi empez6 a mirar con tedio el mando, asi cay6 gra.
vemente enfermo hasta verse sacramentado, asi inst6 repe-
tidas veces a ]a Corte por su sucesor, y asi cont6 por el mis
feliz acontecimiento de su gobierno la entrega que hizo del
bast6n al Excelentisimo senior D. Juan Pimienta, su sucesor".
Esto acacia en 1782; pero a principios de este siglo no
habia mejorado la situaci6n del Virrey en cuanto a tropas,


-- 39-





puesto que el Mariscal del campo D. Pedro Mendinueta que
gobernd desde 1797 hasta 1803, enuncia que las Cornpani as
de la guardia "son en nimero muy corto para considerarlas
de otro modo que como un decoro de la digniidad que re-
presenta el Soberano". Afiade que toda la tropa veterana de
caballeria que existe en reino tan dilatado y abundante de
pastos y caba!!os, s6lo constaba de 35 plazas apenas sufi-
cientes dun para el servicio preciso para custodiar la per-
sona del Virrey; por lo cual indicaba que debia constar el
batall6n auxiliar de la capital de 553 hombres, y aconsejaba
a su inmediato sucesor aspirase a que el cuerpo 6 cuerpos
con que guarneciera la capital no bajasen de 800 A 900
hombres.
No cabia, pues, comparacin entre la guardia de honor
de Santa Fe y ia de los Virreyes del Peril, quienes tenian
para su custodia, por real cedula de 28 de Diciembre de 1568,
cien lanzas con iil pesos de salario cada uno, y cincuenta
arcabuceros con quinientos pesos cada uno, y cincuenta ala-
barderos con trescientos; de manera que s6lo la guardia del
Virrey costaba en el Peril ciento cuarenta mil pesos.
No era extrafia esa escasez de armas desde que la real
cdula del 14 de Julio de 1564 ordena que "ninguna persona
de cualquier condici6n y calidad no sea osado de traer ni
traiga espadas, verdugos ni estoques de mias de cinco cuartas
de vara de cuchilla en largo"; c6dula que fu6 dictada para
la Audiencia de San Francisco de Quinto, "por haberse se-
guido muchos inconvenientes y muer-es de honbres'. Prohi-
bici6n tanto mias rara cuanto poco antes, en 13 de Novieinbre
de 1535, se habia prevenido que los vecinos de Mejico tu-
viesen armas en sus casas, porque de no haberse, podrian
seguirse grandes inconvenientes.
Derias de la real cedula de 1564, se dict6 posteriormente
otra en 5 de Julio de 1578, conducente a prohibir que sin
expresa licencia del Rey se ilevasen armas a las provincias
del Peril, entre las cuales se contaba Quito en aquel entonces.


-40--





Esto pone de manifiesto el temor que los moradores de
aquella ciudad infundieron a los monarcas de Castiia, quie-
nes, al parecer, habian presentido que en ella se darIa eI
primer grito de independencia, como se di6 en efecto, no
s61o el 10 de agosto de 1809, feeba de todos conocida, sino
doscientos diez y siete aflos antes en el reinado de Feli-
pe I. (1592).
Si tan mezquinas eran la guardia y tropas del Virrey,
no lo era menos su habitaci6n.
Incendiado en 1786 el antiguo palacio de gobierno, vi-
vieron desde entonces los Virreyes en una casa particular
arrendada, tan inc6rmoda y estrecha, que carecia hasta de
antesala 6 recibimiento, asi como de habitaciones para la fa-
iilia de ellos, la cual vivia fuera.
Celebrabanse no obstante, los acuerdos de la Audiencia
en dieha casa del Virrey, y para llegar a ella tenian los Oi-
dores que atravesar gran parte de la plaza; todo Io cual a-
mentaba la incomodidad del gobernante. Distaban, pues,
mucho en ceremonial, decoro y dignidad los Virreyes de
Santafe de los del Perlp, a quienes en su entrada A la capital
(seguin el testimonio de D. Jorge Juan y D. Antonio Ulloa)
servian de palafreneros los Alcaldes ordinarios, Ilevando a
pie, uno a cada lado, las riendas de su caballo, al paso que
los Regidores de la ciudad tenian las varas del palio, debajo
del cual era conducida su persona sagrada.
Los Virreyes, Io mismo que los Presidentes, Fiscales, OI
dores y Alcaldes del crimen no podian casarse en Indias sin
licencia de S. M., so pena de perder el empleo, ni tampoco
sus hijos 6 hijas. Erales ademas prohibido crear oficios, acre-
centar salarios, ser padrinos, librar 6 mandar hacer pago
alguno de la real hacienda; y hasta los dias en que podian
tener convidados a su mesa, eran regulados por la real cedula
expedida en Aranjuez el 19 de Mayo de 1789.
VII
Diez y siete Virreyes cuenta en Granada el compilador
de sus Relaciones. Creemos que A duras peas Ilegan a diez





y seis, aun contando entre ellos a D. Benito Perez, que en
realidad no mand6, porque vivio en Panama aislado y cuasi
desconocido.
D. Antonio Pedrosa y Guerrero, a quien el compilador
hace prier Virrey, no fue' sino el Presidente y Visitador, al
cual la Corte comision6 en 1718 para el establecimiento del
Virreinato. Inaugordlo, en efecto, el 27 de Noviembre de
1719 en manos del Teniente general Jorge Villalonga, Con-
de de la Cueva, que fue el primer Virrey *
Inepto y ocioso se mantuvo en la rns completa inaccidn,
6 inforno a la Corte que era infitil el nuevo Virreinato; por
lo cual -ste fu- suprimido en 17 de mayo de 1727, y el
Virrey liamado A Espafia al Ministerio de la guerra.
Sigui6se un interregno de diez y seis afios, en que San-
tafU continue regida por Presidentes hasta que 1750 fue
restablecido el Virreinato.
Estren6 la nueva autoridad el Mariscal de campo D. Se-
bastian de Eslaba. Tanto 61 como sus sucesores, hasta prin-
cipios del siglo, fueron hombres distinguidos por sus vir-
tudes civiles 6 militares 6, cuando menos, como el Virrey
Mendinueta, por su afabilidad y benevolencia.
No asi los cuatro filtimos Virreyes, indignos de figurar
al lado de sus predecesores, Unos por su maldad, todos por
su ineptitud.
Contraido el Virrey Eslaba a la guerra y operaciones
militares contra los ingleses, poco pudo hacer en la adm-
nistracidn civil; por Io cual nos parece injusto el calificativo
de maa que da a esta el autor de las Memorias para la his-
toria de la Nueva Granada.
Jose Antonio Plaza, Cap. 17, Memorios para la hiatoria de la Nueva
Granada 1850. Restrepo, Historia de Colombia Pag. 14 Cap. 1q-Relaci6n
escrita en 1772 por el fiscal Antonio Moreno y Escand6n, quien numera hasta
esa feeha, (esto es, hasta la que gobernaba el Marques de ]a Vega-Armijo,
D. P. Mesa de la Cerda, por cuya orden redact6 ese informe s6lo cuatro
Virreyes, i saber: el Conde de la Cueva, D. SebastiAn de Eslaba, el Marques
del Villar y D. Joi Soils Folch de Cardona.


-42-





Otorgada 'i Eslaba la separaci6n que solicit6, reemplaz6le
a fines de 1749 D. Jose Alfonso Pizarro, Marques del Villar
y Teniente general de la Real armada; pues se necesitaba
un marino para defender la costa contra los ataques de los
ingleses.
Admiti6sele su reiterada dimisi6n en 1753; y los Duques
de Montellano obtuvieron para un hijo suyo, disipado y ga-
lante, el elevado cargo.
Corrigi6 D. Jose' Solis Folch de Cardona en el mando
los vicios y errores de su juventud; debi61e el nuevo Reino
mejoras materials de importancia, como el camino de Ci-
quesa, los acueductos de Bogoti, el puente sobre el Boza, el
fomento de las misiones y arreglos importantes en la ha-
cienda puiblica, especialmente en Guayaquil, cuya aduana
estableci6.
El Virrey Solis concluy6, como Carlos V, en un convento.
De repente y sin comunicar ai nadie su pensamiento, se
encamin6 solo al convento de San Francisco al comenzar la
noche del 24 de Febrero de 1761, y pidi6 se la admitiera de
novicio.
Ruegos, suiplicas, consejos todo fu6 initil. Trocd el poder
y los honores por la austeridad del claustro, y el arminfio y
la seda por la tosca cogulla de una orden mendicante; y a
fin de que sus votos no fuesen una letra muerta, don6
todos sus bienes a- los pobres, dedicando especialmente trein-
ta mil pesos para el hospital de Bogota. Falleci6 en su celda
el 26 de Abril de 1770 despu's de nueve afios de retiro,
oraci6n y penitencia, sin haber querido admitir ascensos
eclesiaisticos, ni la mitra episcopal con que- se le brind6.
Las riendas del poder, olorosas aun de la fragancia de
Cardona, fueron empufiadas por el Teniente general Mar-
ques de la Vega de Armijo, D. Pedro Mesia de la Cerda, ma-
rino valeroso, a" la par que integro y laborioso magistrado.
Aunque no de claros talentos, seguin se creek, conoci6 las ven-
tajas de la libertad del comercio ante una Corte que la


-43-






creia ruinosa y desoia sus prudentes consejos, y en un pais
donde una porci6n considerable (1a del Reino de Quinto)
atribua su decadencia a la introducei6n de telas extranjeras.
Mantuvo con firmeza los derechos del real patronato con-
tra los avances de la autoridad eclesiaistica; reform abusos
fiscales, principi6 la obra de cerrar la entrada de Bocagrande,
en la bahia de Cartagena, y apacigu6 con la prudencia y la
suavidad, ya que carecia de medios coercitivos, des6rdenes
que, a imitaci6n del de Quito, asomaron en algunos puntos.
Pero el suceso mas notable de su gobierno fue la expulsion
de los PP. de la Companiia de Jesfis en 1767, la que llev6 a
cabo con tino admirable; pues a' un tiempo comunic6 a todos
la orden respectiva y les ocup6 sus temporalidades.
Concluido el periodo de su mando, se retire el Marquis
de la Vega-Armijo; y el Jefe de Escuadra Manuel Guirior,
en 22 de Abril de 1773, inauguro su energica e ilustrada go-
bernaci6n con acertadas providencias, contraidas principal-
mente i la reforma del clero secular y regular, al sosteni-
miento de las prerrogativas de la Corona en los asuntos ecle-
siasticos, y i la pacifica reducci6n de los araucanos del norte
los ind6mitos goagiros. Pero los actos mas honrosos de este
esclarecido Virrey fueron no s6Io sus esfuerzos por la extin-
ci6n de las vinculaciones y por la libre navegaci6n del Atra-
to, que manifiestan ideas muy avanzadas para el siglo en
que vivia; sino su reforma liberal del plan de estudios (que
mereci6 el alto honor de la desaprobaci6n de la Corte), el
establecirnento de una Biblioteca publica en Bogota, y el
censo que mand6 formal de esta ciudad, por primera vez,
del cual result que tenia veinte mil almas.
Promovido al Virreinato del Peru, tuvo Guirior un dig-
nisimo -mulo y sucesor en el Teniente general D. M. An-
tonio Flores (1776-1782), var6n inmaculado y de tan aven-
tajada capacidad como finos modales; pero euya goberna-
ci6n fue sumamente desgraciada, no por culpa suya ni acto
alguno reprensible de su parte, sino por las imprudencias
del Regente visitador, Gutierrez de Pifieres, a quien la Corte


4-,44-






sostuvo contra el Virrey hasta el punto de ponerle casi bajo
su dependencia
El Virrey Flores, en el corto tiempo que le dejaron libre
la rebeli6n y la defensa de Cartagena, mejor6 las vias de
comunicaci6n y diQ impulso ai la industria y al comercio,
mediante la franquicia mercantil que otorg6 ai los puertos
de Santa Marta y Riohacha; medidas liberales que fueron
desaprobadas por la Corte.
D. Juan Torrezal Diaz Pimienta, que sustituy6 al ge-
neral Flores( promovido al Virreinato de Mejico), pas6
como una sombra; pues muri6 i los cuatro dias de llegado 'i
Bogota.
Presentase despues la noble figura del Arzobispo Caba-
llero y G6ngora (1782-1789), que aunque deprimi6 con de-
masia fi los pueblos en su Relaci6n, los dirigi6 con acierto y
con vigorosa energia, templada por su natural benevolencia.
El Virrey Gil de Lemus, que le sucedi6, comenzaba a
distinguirse con providencias importantes, cuando fue reein-
plazado por el probo y energico Conde de Ezpeleta (1789-
97), quien fund la primera gaceta que se di6 a luz en el
Nuevo Reino (Peri6dico de Santa Fe de Bogotd), y descoll6
por su consagraci6n a la prosperidad de la colonia y sus ideas
liberales. Basta decir que tuvo el gran m~rito de abogar ante
la Corte por la supresion de todos los estancos y monopolies.
El gobierno de Ezpeleta constituye la epoca floreciente
del Nuevo Reino, pues jamis hasta entonces habia alcan-
zado tal grado de esplendor y prosperidad, ni regidose nunca
por manos mas puras y vigorosas, mias beneficas y habiles.
Si no puede decirse otro tanto del mariscal Mendinueta
(1796-1803), su inmediato sucesor, justo es manifestar que
recuper6 las olvidadas regalias del trono 6 hizo cuanto pudo
para el progreso de la instrucci6n pfiblica, asi como para la
organizaci6n de las militias; que se distingui6 por su bondad
dadivosa y sus elevadas prendas de cumplido y amable





caballero de las que da testimonio el Bar6n de Humboldt que
fu su huesped.
Form6 excepcion a esta serie de buenos y desprendidos
gobernantes el Virrey D. Antonio Amar y Borb6n (1803-
1810), soldado codicioso y rudo; pero que foment, no obs-
tante, El Redactor Americano, periddico de Bogota. En su
tiempo did Quito el primer grito de independencia que reso-
no en Anierica (10 de Agosto de 1809), el cual fue seguido
por la revoluci6n que estalld en Bogota el 20 de Julio del
afno siguiente. Privado, en consecuencia, del mando, salio
expedido del Reino con su esposa, la impopular e intr~pida
Virreina D# Francisca Villanova, quien sufri6 crueles ultra-
jes de la desenfrenada plebe, y a- duras penas se librd de ser
la Maria Antonieta de aquel 93.
D. Benito Pirez, sucesor nominal de Amar y Borb6n,
vegetd en Panama sin sombra de poder. Reemplazdle en 12
de Mayo de 1812 el habanero Montalvo como Capitfn ge-
neral; pues las Cortes de Cadiz habian suprimido el titulo de
Virrey, que flu restablecido mans tarde. El nuevo magis-
trado oculto su nulidad en Cartagena; porque el c~lebre
pacificador D. Pablo Morillo asumi6 de mano poderosa la
autoridad absoluta, asociado de su Consejo de Purificacidn.
no menos que del tribunal de la Inquisicion.
Luego que el Virrey se vi6 libre de ese tirano, respira-
ron alguin tanto los pueblos, cuyos males procure aliviar en
cuanto pudo; mas los agravo, sin quererlo, con la inconsi-
derada fabricacidn de la moneda que acufid en Santamarta,
conocida con el nombre de macuquina.
El brigadier D. Juan Samano, nombrado en Marzo de
1818, fu6 el ,iltihno de los Virreyes, asi por haber cerrado
la era de estos, como por lo pobre de la cabeza y lo malo del
corazon.
Sali6 precipitadanente de Bogota, poseido del panico
terror que le causabael cobarde Bolivar, como 1 le lianaba,
luego que supo ia derrota de Boyaca- (7 de Agosto de 1819).





Refugiado despu6s en Cartagena, emigr6 voluntariamente a
Jamaica, por no jurar la Constitucion espafiola que odiaba
de muerte. Se traslad6 de alli a Panama donde fu6 recono-
cido coro Virrey con no poca dificultad y vacilaci n, y don-
de ejerci6 su autoridad sin influencia ni prestigio, hasta que
muri6 entre aborrecido y despreciado (1819).
Antes de su fallecimiento habia concluido la autoridad
regia en Nueva Granada; y las victorias de Carabobo (1821)
y de Pichincha (1822) sellaron posteriormente la emanci-
paci6n de la gran Colombia, la cual, no contenta con ver
rotas sus cadenas, voi6 en auxilio de sus hermanos del Sur, '
hizo desaparecer los tiltimos vestigios de la doninacion es-
panola en el Anundo de Col6n con las espl 6ndidas victorias
de Junin y Ayacucho.
De los diez y seis Virreyes de Santafi, solo nueve cuin-
plieron con el precepto legal de la Relaciones, y aun falta el
Apendice de Gil de Lemus que debi6 ser corto, porque s6lo
gobern6 siete meses.
Aunque todas ofrecen gran interns, las mis completas e
importantes son, a nuestro juicio, las del Marques de la
Vega-Arxijo, Mesia de la Cerda, con su anexa la del fiscal
Moreno y Escanddn: la del Arzobispo Caballero y Gdngora,
y la del Conde de Ezpeleta.

VIII

Con el titulo de 4mbas Americas, D. Domingo F. Sar-
miento di6 a luz en Nueva York una Revista importante
contraida especialmente 'a difundir en la Amr&ica del Sur el
sistema de educaci6n y metodos de ensefianza de Ia del
Norte. La utilidad del objeto, la elevacidn de las ideas y ia
brillante iraginaci6n del autor suplen aqui la pureza del
lenguaje que parece incorrecto de prop6sito. Otras publica-
clones importantes del senior Sarmiento son Las Escuelas,
base de la prosperidad y de la Reptiblica en los Estados
Unidos y un Informe al Ministro de Instruccian Pfiblica de
-447





la Reptiblica argentitna. El estilo del senior Sarniento abun-
da en galicismos y anglicismos. El senior Sarmiento no ha
vacilado en traducir el verbo ingles impeach (cuyo corres-
pondiente espafiol es "acusar") con un insufrible neologis-
mo de su invencion em pchar.
El mismo titulo de Ambas Amdricas sirvi6 en 1871 a
D. Ram6n Paez para un libro destinado A propagar en la
Ameirica latina ciertos inventos tiles de la sajona, y poner
en contraste ambas civilizaciones.
La Autobiograifia del general venezolano D. Jose Antonio
Paez, impresa en Nueva York (1869), refiere, en castigado
y a veces seductor estilo, la parte gloriosa que cupo en la
guerra magna de la independencia al heroe de Carabobo y
de las Queseras del Medio. Como de mnirito literario e in-
teres hist6rico, el primer volumen es muy superior al se-
gundo, que se contrae puramente la gobernaci6n del ge-
neral Paez y i vindicaciones personales. Crey6se siempre
que la pluma de un consumado literato cubano (D. Luis
Felipe Mantilla) habia redactado y puesto en orden las me-
morias del Le6n de Payara, cuyas cenizas recibi6 la isla de
Manhattan en Mayo de 1873.
Los Dogmas del Derecho Internacional por D. Agustix
Aspiazui, ciudadano de Bolivia (Nueva York, 1872) son lo
que suenan: las reglas incontrovertibles del Derecho de Gen-
tes con exclusi6n de los puntos discutibles.
Como a D. Francisco, sornos deudores 'a D. Antonio SelI~n
de traducciones al espaniol en prosa y verso que gozan de
merecido concepto. Entre ellas, cumple mencionar el famo-
so poema de Byron, El prisionero de Chillon.
En punto a- poesia dram-itica, nuestra pobreza es extre-
mada. S61o tengo que sefialar el culto y moral Proverbio en
verso, Quien con bobos anda, representado con aplauso en
!a Habana, y escrito por D. Isaac Carrillo, joven abogado
1cubano establecido en Nueva York. Como contraste del g-
nero jocoso, vease su valentisima invocaci6n a Cristo:


-48-





-Torna. oh Cristo, ha sonado
De otra. piadosa redencidn Ia hora!
Tu palabra de amor se ha bastardeado,
Todo es noche opresora
Sin luz amiga sehalando el puerto,
Y en tu templo ultrajado
La imagen vive, pero el dios ha muerto!
Torna que en su sepulcro
La humanidad hastiada se reclina,
Ldzaro envuelto en ]finebre sudario!
Torna, esplendente, ilumina,
Todo te aguarda : Judas y Calvario!
El profesor de Ia lengua y literature espafiolas en la Uni-
versidad de Nueva York, D. Luis Felipe Mantilla, ha publi-
cado una serie de libros de lectura que han merecido el
sufragio de autoridades competentes. Estas obras lenan el
vacio que se notaba en buenos libros de lectura para los que
estudian nuestro idioma.
Antes que D. Andres Bello publicara sus Elemepitos de
la Iengua castellana para el uso de las Escuelas, compendio
de su erudita Gramitica, el distinguido poeta peruano D.
Jose' Arnaldo Marquez hizo una publicaci6n aniloga en
Nueva York. El mismo senior Marquez fund tambien en
Nueva York, bajo la protecci6n del ilustrado Presidente de
su patria, D. Manuel Pardo, y con Ia cooperacidn del editor
D. Nestor Ponce de Le6n, El Educador Popular.
Los Estudios de literature cubana de D. Pedro J. Guite,
ras contienen el juicio critico de las producciones de poetas
cubanos, conocidos s6lo de nombre, con raras excepciones,
en Ia America del Sur., donde no han circulado sus obras.
El senior Guiteras manifiesta en sus Estudios sano criterio y
buenas dotes de critico, aunque se le ha acusado a veces de
amistosa parcialidad.
Lo que mias ha hecho crugir las prensas en Nueva York
son los folletos politicos en espafiol, especialnente los rela-
tivos Cuba. D. Antonio Zambrana, D. Juan Ignacio de
Armas. D. Jose Antonio Echeverria, D. J. M. Mestre y otros

-49-
I





cubanos de pecho varonil ban consagrado en ellos hermosas
paginas i la defensa de su patria.
Prescindo de las publicaciones puramente tecnicas, como
el Nuevo M~todo para aprender ings y espafiol de D. L.
Felipe Mantilla; los Principios fundamentales sobre Ediwa-
cidn por P. P. Ortiz; el Diccionario Geogrdfico de la Repui.
blica de Chile por D. Francisco Solano Astaburuaga; Veitelle,
Novistma Geografia Elemental; La Prwia Militar por el ge-
neral Rafael Benavides (1873), y una larga serie de inanua-
les 6 de libros elementales, muchos de ellos traducidos de
otros idiomas.
Tampoco cumple i mi prop6sito ocuparme en los escri-
tores americanos que han tratado asuntos espafioles. Cono-
cida es la predilecci6n que han mostrado por estos argumen-
tos los mejores poetas y literatos de los Estados Unidos.
En manos de todos se hallan las obras de Washington Ir-
ving: Vida y Viajes de Cristdval Coldn; La Conquista de
Granada y La Alhambra; las de William H. Prescott; His-
toria del Reinado de Fernando 0 Isabel la Catdlica, Historia
del Reinado de Felipe II, La Conquista de Mejico y La Con-
quista del Peru: )a novela hist6rica, Mercedes de Castilla,
por J. Fenimore Cooper: las Reminiscencia de Espania, por
Caleb Cushing, publicadas en 1833: las Cartas de Espaiia y
otros paises, por William Cullen Bryant, dadas 'a luz en 1856,
y la reciente publicaci6n, Castilian Days, del coronel John
Hay. Menos esparcida es la obra, Un anio en Espana (Bos-
ton 1829) por un oven americano, quien no es otro que el
teniente de la armada de los Estados Unidos, Alejandro Sli-
dell. El mencionado autor de las Cartas de Espaia, el poeta
Bryant, ha traducido en lindos versos ingleses algunas de
las antiguas baladas espafiolas Ilamadas Romances moriscos.
como La Miuerte de .4liatar, El alcade de Molina, Fdtinua y
Radiun; composiciones de Villegas, de Juan Ponce de Le6n,
de Pedro de Castro y Afiaya; La Maria Magdalena de Ar-
gensola, y La Siesta. La bien templada lira de Henry Wads-
worth Longfellow ha interpretado con maestria El Buen





Pastor y La Ila fiana de Lope de Vega; La tierra natal y La
Imagen de Dios, de Francisco de Aldana, y las afamadas
coplas de Jorge Manrique.
El poeta americano que ha sido mas traducido al espafiol
y que a su vez ha traducido mas del espafiol es Longfellow.
Ffindeme en este doble titulo para proponerle como
inembro correspondiente de la Academia Espaiiola en 1873;
y aunque opuso alguna dificultad el teenicismo del reglamen-
to de 'sta, allan61o la buena voluntad del citado traductor
de Longfellow y secretario de la Academia, D. Fermin de la
Puente y Apezecbea.
Para mi, la mas bella de las versiones poeticas hechas
por Longfellow del espaniol es la primera que public6 en las
Voces de la noche, las afamadas coplas de Jorge Manrique en
que se canta lo corto de la existencia y la nada de las gran-
dezas hmnanas.
Ha engastado, ademas, entre sus poesias, El Estudiante
Espaol. El cuento del Judio Espafiol y Torqueriada.
Sin embargo de esta afici6n a" los asuntos espafioles y a
las letras espaniolas, hay en los Estados Unidos la misma es-
casez de libros castellanos de que se quejaba Ticknor, con
respecto i Europa, quizi porque no habia visto en Madrid
la afanada biblioteca del duque de Osuna, vendida despues
de lamuerte de este en 900,000 pesetas al gobierno espafiol.
Salvo la colecci6n de Ticknor, de que se galardona la biblio-
teca de Boston y la de Prescott que conserva su familia, poco
digno de nencionarse contiene las bibliotecas piiblicas 6
particulares de los Estados Unidos, sin excluir la mayor de
todas, que es la del Congreso.
La biblioteca de Ticknor contiene 4,000 voluimenes en
castellano, y es ma's rica en obras espafiolas que cualquiera
otra de Am6rica, sin que en la misma Europa la aventajen
muchas.
Otra biblioteca rica en literatura espafiola es la del fi-
nado John Carter Brown, quien compr6 parte de los libros





del Emperador Maxiniliano que se vendieron en Leipsig en
pfiblico remate. La libreria de Astor, fundada en Nueva
York con el legado de 400,000 pesos que dej6 por 1839 el
filaintropo Juan Jacobo Astor, y ai los que afiadi6 su hijo
otros 400,000, contiene obras impresas en M'jico mas de
medio siglo antes de que se conocieran imprentas en los
Estados Unidos, y una colecci6n de cr6nicas que envidiaria
cualquier biblioteca de Espaia.
La biblioteca del Congreso, en Washington, posee una
curiosa obra manuscrita del celebre protector de los indios,
Fr. Bartolom" de las Casas, intitulada Historia de las Indias
en cuatro voluimenes en folio. El Obispo encarga que no se
publique sino cuarenta afios despues de la fecha en que fue
escrita, y hace esta recomendaci6n en el siguiente docu-
mento que precede Ar la obra:
"Esta Historia dejo yo, Fray Bartolom de las Casas,
Obispo que fui de Chiapa, en confianza a este Colegio de
San Gregorio, rogando y pidiendo por caridad al Padre Rec-
tor y conciliarios del que por tiempo fueren que a ningun
seglar la den, para que ni dentro de dicho Colegio, y mucho
menos fuera dl, la lea por tiempo de cuarenta anios desde
este de sesenta que entrara" comenzado a contar; sobre lo
cual les encargo lo conciencia; y pasados aquellos cuarenta
anios, por si vieren que conviene para el bien de los indios y
de Espafia, la pueden mandar imprinir para gloria de Dios
y manifestaci6n de la verdad principalmente; y no parece
convenir que todos los colegiales la lean sino los mas pru-
dentes, porque no se publique antes de tiempo, porque no
hay para que, ni ha de aprovechar.
Fecho por Noviembre de 1559.

Deo Gratias.
El Obispo Fray Bartolom6 de las Casas."
Ix
Con toda la serie de libros castellanos publicados en
Nueva York, no es, sin embargo, alli donde se ha cultivado


-52-





mais profundamente la literatura clisica. Boston, la Ateinas
del Nuevo Mundo, no menos ce-ebre por el patri6tico valor
de sus hijos, de que da testimonio el memorable campo de
Bunker Hill, que por su consagraci6n a las letras y las cien-
cias, se galardona de la maternidad de Jorge Ticknor, el
mentado autor de la Historia de la literatura espahiola. No
obstante los lunares de esta obra, sefialados 'a su aparici6n,
entre otros por D. Andres Bello, la autoridad mas respetable
de este contmiente, la Historia de Ticknor fu6 tan bien reci-
bida que el autor pudo, antes de su muerte, dar luz la
tercera edici6n. El echo solo de que un extranjero se hu-
biera propuesto en Boston acolneter y ilevar a cabo una em-
presa que arredraria en Espafia a muchos literatos espakioles,
seria ya suficiente recomendaci6n, si el desempenio de la
obra no correspondiese 'i la osadia del prop6sito.

*. ...*..%w Nadie los mueva
Que estar no pueda con Orlando AF prueba.
Decir que D. Pascual Gayangos y D. Enrique Vedia fue-
ron los traductores de esta obra, es manifestar el aprecio que
de ella se hizo en Espafia. El mismo Amador de los Rios,
que estaba escribiendo la Histori de la Literatura espa-
ola cuando Ticknor di6 a luz la suya, considera digna de
alabanza la del hijo de Boston por la riqueza y abundancia
de datos bibliograificos, aunque juzga que "no puede conce-
dersele igual lauro respecto al plan y mtodo de su obra,
donde ni salta desde luego a la vista un pensamiento fecun-
do y traseendental que le sirva de norte, ni menos se des-
cubren las huellas majestuosas de aquella civilizaci6n que
se engendra al grito de la patria y religion en las montafias
de Asturias, Arag6n y Navarra, se desarrolla y crece alimen-
tada por el santo fuego de la fe y de la libertad, y some-
tiendo A su imperio cuantos elementos de vida se le acercan,
Ilega triunfante a los muros de Granada, y se derrama des-
pues por el Asia, Africa y America con verdadero asombro
de Europa. Ticknor nada ha adelantado en este punto res-
pecto de los escritores alemanes que le precedieron en el


53-





continente europeo, siguiendo el lnovimiento impreso a la
critica por los alemanes".
Hay varias ediciones americanas del Quijote: la mais co-
nocida es la del mismo Ticknor, aunque confieso no hallar
gran mrito en sus notas: vienen en seguida las de Ochoa
publicada en Nueva York, y otras dos excelentes dadas a
luz en Boston: la de Sales, y la de Torriceli. Muchos dan
la preferencia A la uiltima.
Ultimamente los Estados Unidos parecen querer disputar
la palma Ap Inglaterra, que en afanes por la gloria de Cer.
vantes ha dejado atra's a las deris naciones. Inglaterra se
enorgullece del Reverendo John Bowles, quien consagr6
catorce afios a las notas 6 indices verbales de la edici6n del
Quijote que public en Salisbury (1781). Hoy los Estados
Unidos tienen tambien su Bowles, americano que ha dedica-
do igual tiempo a identico objeto; pero que no tiene raz6n
para temer se diga de d1 lo que Clemencin dijo de Bowles,
que "como extranjero, no alcanz6 la fuerza del idioma, cosa
siempre dificil y a veces impossible Me refiero a Mr. Brad-
ford, en cuya obra pas6 a ocuparme.
Mientras Ticknor revisaba en 1863 la tercera edici6n de
su Historia, hizo para su uso particular un corto indice de
las notas de Clemencin al Quijote. Por sugesti6n suya, Mr.
Charles Federic Bradford, su compatriota y amigo, empren-
di6 igual trabajo del que di6 el primer manuscrito, que s6Io
conteria ciento treinta paginas, al mismo Mr. Ticknor. cuyos
valiosos ibros espafioles se encuentran boy en la lkbreria
pDblica de Boston. Mr. Bradford tuvo la paciencia de sacar
otras copias manuscritas: una para el literato D. Guillermo
Picard, que muri6 en Caidiz por Agosto de 1872: otra para
Mr. Denis Florence Mc Carthy, de Dublin, el elegante tra-
ductor de los Autos de Calder6n; y otra en 1865 para la
edici6n del Quijote por Clemencin que ofreci6 a la Univer-
sidad de Cambridge. Por iiltimo, fines de 1873 y despus
de quince afios de improbo trabajo, Mr. Bradford conplet6
sus estudios y present Ar dicha Universidad, 6 sea al Co-


-54-





legio de Harvard, en tres vo!unenes manuscritos que con-
tienen seiscientas setenta y nueve paginas, la obra intitu-
lada:
Index to the Notes of Don Diego Clemencin in his edition
of Don Quijote. Madrid 1833-39 (6 tomos 49), with numer-
ous references to obscure and difficult passages in the text.
Also with references in the margin to M. Ticknor's History
of Spanish Literatura, 3 vols edition of 1863, by C. F. Brad-
ford. Boston, 1873. 0 sea Indice a- las notas de D. Diego
Clemencin en su edici6n de D. Quijote, Madrid 1833-1839,
6 tomos 49, con numerosas referencias a pasages oscuros y
dificultosos en el texto. Tambien con referencias a la His-
toria de la Literatura espaniola de Mr. Ticknor, 3 tomos,
edici6n de 1863.
El plan de la obra fu trazado por Ticknor: su objeto
hacer un estracto de las notas de Clemencin, cuyo principal
defecto, segfin Ticknor, es su excesiva extensi6n. Mr. Brad-
ford en su modestia no ha ambicionado faima ni aplausos:
su aspiraci6n se ha limitado a ayudar a los estudiantes de
Cambridge en sus estudios de la lengua de Cervantes. Por
eso no ha pensado en la publicaci6n, cuya dificultad, segun
1, consiste en que el Indice estai destinado ai adaptarse a la
edici6n de Clemencin cono una Rave 'a una cerradura; y
dicha edici6n de Clemencin es hoy sumamente escasa. Tam-
bien cree el autor que no hay suficiente nimero de aficio-
nados i las letras espaniolas en los Estados Unidos para cos-
tear los gastos de la impresi6n. Pero este es un error: de la
[ida de Bolivar que no tiene salida en Espafia ni en las
Antillas espaniolas se han agotado ya dos ediciones en la
America del Sur, y la demanda del indice de Clemencin seria
mayor por razones obvias, sobre todo despues de vertido al
espanol. El mismo agotamiento de la obra de Clemencin es
una raz6n mas para que se busque con avidez la sustancia
de sus valiosas notas, las cuales, segfin la expresi6n de Bru-
net, son mias que un mero trabajo filoligico, un cuadro cabal
de las costumbres de Espafia en tiempo de Cervantes.
-55-





El modesto titulo de Indice para las notas de Clemencin
no debe tomarse literalmente. No son lneros extractos ni
una simple clave: Mr. Bradford explica varios parrafos del
texto, vierte al ingles dificiles idiotismos castellanos, y en el
capitulo Mistakes or apparently over-nice criticisms of Cle-
mencin, critica las criticas del maestro, aunque en la intimi-
dad se inanifiesta pesaroso del titulo de Equivocaciones qi.e,
si la obra se publica, desaparecerOa sin duda.
Sin blasonar de poeta, Mr. Bradford, arrastrado por su
afici6n 'a los clasicos del siglo XVI, ha querido dar A cono-
cer a sus compatriotas algunas de las joyas de aquella nues-
tra edad de oro literaria. Muy fieles y esmeradas son sus
versiones inglesas de la admirable oda de Fray Luis de Le6n
A Ia Ascension (engalanada con las cuatro estrofas descu-
biertas en 1858 por el poeta sevillano Bueno, y omitidas en
todas las colecciones espafiolas desde la de Quevedo en el
siglo XVII, hasta la de Aribau); de Las Estrellas y las Flores
de Calder6n de la Barca, en las cuales Mr. Bradford ha
hecho el atrevido ensayo de traducir en versos espafioles
pensanlientos de Darwin y de Milton conexionadas con el
objeto; del soneto de Lope de Vega.
Un soneto me manda hacer Violante,
cuvo plagio an6nimo en frances ha traducido tambi6n Mr.
Bradford; y del soneto de Quevedo A. Roma sepultada en
sus ruinas. Mr. Bradford ha vertido igualmente al inglks la
fhbula de Samaniego, La Codorniz; la de Iriarte, La Vibora y
la Sangutijuela; La Lluvia de Melendez Valdes; El Buen
Pastor y Jacob v Raquel de Lope de Vega el soneto po-
ligloto del mismno Lope, Le donne, i cavalier, le armi, gli
amori; El Sueiio de las flores de D. Jose Selgas y Carrasco;.
El Girasol del poeta cubano S. C. Bello; la fibula Aprabe de
D. Teodoro Guerrero, La Gota de Agta; la poesia A .
Jose Antonio de Miralla, traductor de la alegria de Gray de
D. Jose Fernindez Madrid; Las Estrellas, de Selgas y Ca-
rrasco; y Es de vidrio la mu jer, de Cervantes. Por lo demas,
preciso es confesar que Mr. Bradford no tiene de poeta sino


-56





la'afici6n. Sin embargo, un soneto a Alfonso XII le vali6 la
cruz de Isabel la Cat61ica.
Dos palabras acerca de la personalidad del autor del
Indice. Invitado por la ciudad de Boston al jubileo interna-
cional de 1872, tuve la satisfacci6n de conocer a Bradford
en el convite dado a la prensa en el hist6rico sal6n de Fa-
neuil Hall. Mr. Bradford me fu6 presentado simplemente,
como un comerciante que hablaba espaiiol y habia residido
largos afios en el Ecuador y otros paises de Sud-Ai6rica,
consagrado i sus ocupaciones mercantiies. Nada en su con-
versacidn hizo traslucir que 6l hubiese acornetido la dificil
tarea del Indice, ni dedicafdose a la literature espafiola; y no
fue poca mi sorpresa cuando la voz pfiblica se encarg6 de
anunciarme que aquel comerciante era el author de los tres
gruesos voldmenes sobre las anotaciones de Clemencin al
Quijote. "Me asombra, le dice con raz6n el poeta Longfellow
en una carta inedita, la paciencia y perseverancia de U. en
esta obra. En medio del torbelilino de la vida U. ha estado
escribiendo diligentemente como un escriba de la edad media
en su scriptoriuL Espero ver un dia impreso este libro: todos
los lectores del Quijote bendecirain el nombre de U."
Cuantos leyeren estas lineas no podrain menos de parti-
cipar de la esperanza del poeta, y hacer votos por la impre-
si6n del Indice.
Despues de escritas las lineas anteriores, heinos visto im-
preso., en El Cronista de Nueva York, el honroso dictamen
presentado a la Academia espafiola sobre el Indice por los
insignes literates D. Juan Eugenio Hartzenbusch y Aurelio
Fernindez Guerra. El Indice del senior Bradford viene i ser,
en concepto de ellos, casi un Indice del Quijote, y es para el
uso de la edici6n de Clemencin el auxiliar m s oportuno.
El Secretario de la Academia D. Manuel Tanayo y Baus
comunica dicho informe al senior Bradford, (hecho ya aca-
demico correspondiente), en los t6rminos que siguen:
"Y habiendo hecho suyo la Academia el preinserto dic-
tamen, crey6 que ponerle integro en conocimiento de U., era


-L57





el medio mis eficaz para dar testimonio del aplauso que esta
Corporaci6n tributa a tan execelente obra, y de la intima
gratitud con que procura corresponder al inestimable favor
que U. se ha servido dispensarle.
"Yo, por nii parte, complazcome en manifestar a U. que
tengo a honra y dicha cumplir este acuerdo de la Academia".
Sienta Hartzenbusch que "para estudiar bien el Ingenio,
so Hidalgo no alcanza al vida de un hombre". Los dos cer-
vantistas anglo-sajones Boules y Bradford consagrado la suya
a meros Indices del Quijote, suministran otra prueba mas de
esa verdad hermosa que tanto honra a las letras espafiolas,
y al principe de sus ingenios.
En cuanto a las criticas de Mr. Bradford algunas son jus-
tas en mi sentir; pero otras no. Juzgue ei lector: "Mi menor
hermano estai en el Peru, dijo el Oidor al Cura". (III. 265).
Clemencin dice: "no concuerda con lo que se refiri6 al prin-
cipio de la relaci6n del cautivo (III. 147), donde se dijo que
de los tres hermanos, el segundo escogi6 el irse A las Indias,
y el menor seguir las letras e irse i acabar sus estudios en
Salamanca. Por la cuenta que aqui hace el Oidor resulta
que el segundo se fue a Salamanca, y el tercero, A las Indias"
(II1. 265). Mr. Bradorf observa: "La relaci6n del cautivo
arriba referido dice: que el cautivo era el mayor, y su gusto
era seguir el ejercicio de las armas, y el segundo hermano
escogi6 el irse a las Indias, y el menor dijo que queria seguir
la Iglesia, 6 irse a acabar sus comenzados estudios a Sala-
1manca'. El filtimos era el propio Oidor pero cuando dice el'
Cura: "Mi menor hermano esta" en el Peri, pienso quiso
decir el menor 6 mas joven de los dos mayores, y no el menor
de los tres hermanos".
No convengo con el parecer de Mr. Bradford: menor en
este sentido es adjetivo comparativo de pequeio, y no puede
aplicarse a un hermano mayor. Lo que los franceses laman
fr~re cadet vale en buen romance hermano segundo, segun-
dogenito 6 segund6n. CervAntes pudo, pues, haber eseiogido
entre estos tres vocablos 6 haber dicho simplamente: mi otro


-58-





hermano. Pero al decir mi menor hermano se refiri6 oviden-
temente al que i d1 le seguia, y asi lo entendera, creo, todo
oido castellano.
Mas acertado es Mr. Bradford en la critica que sigue:
"Sancho cita un hecho de su amo: "Pues, como dice el
mismo Sefior mio, del dolor de la cabeza han de participar
los miembros"; y Clemencin cree que Sancho no podia ha-
ber coniprendido i Don Quijote, por que este se express en
latin (cuando caput dolet etc.) y porque Sancho habia dicho:
"no entiendo otra lengua que la mia". Pero Clemencin (ob-
serva Mr. Bradford) olvida que Don Quijote se lo explic6
a Sancho: "quiero decir que cuando la cabeza dude, todos
los miembros duelen" (IV. 35). La feliz memoria de Sancho
retuvo esto, como retenia cuando oia su amo, quien al lin
le dice: Socarron sois, Sancho, i fe que no os falta memo-
ria cuando vos quereis tenerla" (III 5,556).
Tampoco yerra el autor del Indice cuando consider por
dema's exagerada la censura que hace Clemencin de la frase
del Caballero del Bosque: "ni desfino, 6 por nejor decir
mi elecci6n, me trujo a enamorar de la sin par Casilda tie
Vandalia" (IV. 233). "Mi destino, 6 por mejor decir, mi
elecci6n" parece muy natural en boca de un enamorado, y
es nimia escrupulosidad hallar reparo en ello.
El lector podra juzgar de la utilidad del Indice por el
siguiente fragmento que da una idea cabal del plan de ia
obra y de la paciente laboriosidad del autor.
Hablar de perlas-Hablar bien, con oportunidad-"Sancho
amigo dijo Don Quijote, pasad adelante, que hablais hoy
de perlas" IV 120 (o) 121. Todo esto me parece de per-
Las, respondi6 Sancho d Su amo" VI, 345 (c).
Hablara yo para maina.-Modo proverbial con que se re-
conviene a alguno del silencio que guardo6 sobre lo que le
convene, mientras estuvo hablando de otras cosas 1. 104.

-59-
t





Corona.--(Si sois de) no quiero quedar descomalgado.
Hablen cartas y callen barbas.-Refran que advierte ser ocio-
so gastar palabras cuando hay instrumentos para probar
to que se dice (Academ.-IV. 120. (c).
Hacaneas.Ddbase el nombre de "hacaneas" a las jacas pre-
ciadas de valor y hermosura, propias para que acabala-
sen en ellas Reinas, Princesas y grandes senoras. En
nuestro tempo ya no se usa ni se oye el nombre de "ha-
caneas". sino curndo se habla de la que los Reyes de li-
poles solian ofrecer antiguamente en seal de vasallaje 6
los Papas. Esta debia ser blanca IV. 174. Sancho las lla-
ma "Cananeas" (IV. 173); y Cervantes repite el error
Jestivamente (IV. 178)-ser cananoas.
No se limitan las observaciones criticas a lap glosas del
comentador, sino que se dirigen tambin al text mismo de
Cervantes.
Piensa Mr. Bradford que Cervantes vari6 de plan en el
discurso de la obra con respecto los dos caracteres princi-
pales, muy especialmente respecto Sancho, quien descrito
al principio, dice, como "de muy poca sal en la moilera'.
hace despues citaciones en latin, pronuncia bellisimos discur-
sos sobre la muerte,. sobre el sueno, y ostenta conocimientos,
erudici6n y ciencia en desacuerdo con su caracter primitivo.
En este sentido parece a' Mr. Bradford pie Sancho reune en
su persona lo que el misino Sancho dice sobre el toledano y
el sayagiiez, los opuestos extremos de de ignorancia y de
cultura.
El autor del Jndice coincide en el dictamen de los criti-
cos sobre el sumo descuido y distracciones de Cervantes, i
quien cuadra, en su opinion, el juicio de Walker sobre el
doctor Johnson: "este grarnde hombre se curaba poco de
pronunciaci6n 6 de etimologia, y aun las disquisiciones gra-
inaticales no parecen haber sido su estudio predilecto; pero
cuando era necesario definir palabras con precision, fijar el
limite de su significaci6n, y distinguir los delicados matices


- too -





de su sentido, este trabajo tan arduo para la mente mas aven-
tajada como que lo ofrecia una tarea digna de sus fuerzas,
y il se volvia entonces un H rcules literario".
Es de sentir que esta obra sobre Cervantes y su mas ilus-
tre comentador se haya escrito en ingles, cuando el idioma
propio era el espafiol en que el autor se manifiesta tan ver-
sado (*). Pero principiado el estudio bajo los auspicios de
Ticknor, que muri6 sin ver su fin (motivo de amarga pena
para su fiel amigo), Mr. Bradford sigui6 el ejemplo del his.
toriador de la literatura espafiola, y escribi6 ademas s61o para
unos pocos, corno lo manifiesta el echo de conservar in6dito
su trabajo. Mais que una obra para el palico, es un home-
naje de admiraci6n y respeto a la Universidad a la cual el
autor ha ofrecido la valiosa dadiva de su Indice, escrito de
su puflo y letra, sin enmiendas ni borrones, tan legible,
terso y lirmpio como la imprenta. Cada volurnen esta esme-
radamente encuandernado con pasta de cuero de Rusia. y
el primer volumen se halla engalanado con su prefacio im-
preso. Los encabezamientos de los capitulos son ora en espa-
fol, ora en ingles.
Tambin ha lienado Mr. Bradford el vacio que habia en
las ediciones y traducciones de Don Quijote: la falta de
claridad en el resumen de los capitulos que hacia dificil
hallar inmediatamente deterninado pasaje. Con el titulo de
"Aventuras, sucesos, incidentes y cosas notables del Quijo-
te", Mr. Bradford hace un resurnen de ellos 6 indica la pa-
gina y volumen en que se encuentran.
( En Ja carta impresa que, con fecha 1Q de Noviembre de 1875, diri.
gi6 el autor i la Academia, remiti6ndole el Indice (en cuatro voliumenes y
novecientas una paginas manuscriras) se halla el iguiente pirrafo: "comence
el presente manuscrito transcribiendo simplemente la copia presentaba A
Haward la Universidad de Cambridge, que se haya escrito ora en ing]es, ora
en espanol: mis recordando en progresar en mi tarea Jo que observe mi
distinguido amigo, el Acaddmico D. Antonio Flores (que ha tornado un vivo
interns en el trahajo), que es de sentir que esta obra sobre Cervantes y su
mws ilustre comentador se haya escrito en inglts, cuando el idioma propio era
el eqpafiol, me decidi 9 terminarla en castellano. Bien quisiera remediar le
fahlta de uniformidad que presenta la obra en sus primeras ciento cincuenta
piginas: las hubiese cambiado desde luego, si no hubiera temido denorar mais
este envio. Caso de imprimirse el Indice, desearia que fuera todo en espaniol".


-61-





(* Hay varios escritores cubanos notables, naturaliza-
dos y avecindados en Nueva York, cuyas producciones for-
man parte de la literature espafiola en los Estados Unidos.
Quizai el in-s fecundo de ellos es D. Antonio Bachiller y
Morales, autor de la Educaci6n Ptiblica en los Estados Uni-
dos. Otro estudio suyo de mayor interns, sobre todo para
los fil6logos, es La lengua casteltana, y sus cultivadores y pre-
ceptistas, especialnente los americanos.
"Yo repito ahora en los Estados Unidos "escribe alli",
Io que decia en Roma los doscientos afios de hablar caste-
liano los americanos, el P. Melendez, cuando un letrado
espafiol se adnir6 de oirle hablar buen castellano: Vilgame
Dios (decia el fraile), y cuil lengua es La de Vuesamerced ?
porque yo no he hablado en otra que en la espafiola, y no
es que sea mas de Vuesamerced que mia....."
D. Nestor Ponce de Le6n, hijo politico de D. Antonio
Bachiller y Morales, es el primer bibli6filo espafiol en los
Estados Unidos, mal que le pese cuanto a espaliol sabe. Con
ser abogado y literato se ha consagrado, sin embargo, al tec-
nicismo de las ciencias aplicadas, a lo cual se debe el Diccio-
nario tecfol6gico que comenz6 a' publicar en 1883 y que
contiene los terminos ingleses y espanoles y frases usadas
en las artes industriales y bellas artes, en la mecanica, ma-
quinaria, mineria, ferrocarriles, tekgrafos, ingenieria civil
y miiitar &.
En la advertencia con que el autor comienza su obra
hallamos descrito el sencillo mtodo que ha adoptado: "He
tomado por base", dice, "el Diccionario tecnol6gico ingles,
france's y aleman de Tollhausen, indudableinente el mejor
que existe, y Io he traducido; a este he agregado todas las
voces tecnicas contenidas en los treinta y tres diccionarios
cuyos titulos al pie copio, y ademias las que he encontrado
en un grand nimero de tratados manuales &, sobre la mate-
ria que con mi asunto se relaciona, y en un numero aun
(*) Lo que sigue no forma parte del trabajo publieado en las Memorids
de la Academia.
-62-






mayor de catailogos industriales publicados tanto en Ingla.
terra como en los Estados Unidos".
El cubano D. Jose Marti, modesto empleado de la casa
commercial de Carranza y Ca., es un consumado literato y ter-
nsimo poeta. Su Ismaelillo, delicioso cantar de arrobamiento
yamor para su hijo pequefiuelo, halla eco en todo coraz6n
de padre. e Quien es Ismaelillo?

Un rey desnudo
Blanco y rollizo
Su cetro un beso
Mi premio un mimo.

Tal vez se quejaran los profanos de que no escamnpa la
Iluvia de besos en el cantarcito, y que para todo es beso.

De beso en beso escala
Mi mesa Jr"gi1

Sus pies pequeflos,
Dos pies que caben
En un solo beso.
.................. .............
El cuerpo como rosa
Besada se abre.

Pero para nosotros los padres, los esciavos de esos de-
liciosos egoistas, como se ha ilamado a los nifios, nunca hay
bastantes caricias, bastante sumisi6n, y todos decimos con e1

Para un principe enano
Se hace esta fiesta
S- d 9 q w w w -F 9-
Entrese mi tirano
Por esta cueva

Marti no s6lo es poeta, sin6 tanbien orador y literato.
Poetas y escritores venezolanos radicados en Nueva
York, los hay muchos y muy distinguidos. El voltunen de
-63-





poesias publicado en Nueva York por el bardo venezolano
Juan A. Perez Bonalde le ha valido ser miembro corres-
pondiente de la Academia Espaiola, asi como varias conde-
coraciones extranjeras y distinciones honorificas. Flor es el
titulo de una obra cuyo titulo mismo es una poesia. Otro
poeta venezolano que ha dado lustre 'a las letras espafiolas en
los Estados Unidos es D. Jacinto Gutierrez Coil, muy pulcro
y castizo. El juicio critico de entrambos poetas se halla en
los Perfiles venezolanos que el autor de la Colomb ida D. Fe-
lipe Tejera public en Caracas por 1882, y del cual el mismo
Perez Bonalde di6 cuenta a' su vez en su Juicio critico, esto
segin sus propias expresiones "con acritud, mas no con acri-
monias".
Es de deplorar que un vate tan sentimental como Bonal-
de carezca por completo de fe. En el poema inedito Flor,
dedicado i la memoria de su tierna hija, exclaina:
--Se"tor! -exi ste?.., eEs cierto que eres
Consuelo y premio de los que gimen?.
Que, en tu justicia tan solo hires
Al seno impure y al torvo crimen?

-Responde. entonces: -por qu' la heriste?
iCui fue la mancha de su irucencia?
Senor! respindeme en la conciencia!

A lta la llevo siempre, y abierta,-
Que en ella nada negro se esconde-
La mano fire llevo d su puerta
Inquiero... y nada, nada responde.


GRAMATICA PRACTICE
DE LA LENGUA CASTELLANA
Por Emiliano Isaza.
(Cuarta edici6n).-Nueva York.-1883.
Es el titulo de una obra notable, cuya aparicin seialk
en los terminos siguientes: "La publicacion de un nuevo Hi.-


-64-





bro didictico es sielnpre un acontecimiento feliz aun en este
pals tan fecundo en ellos y donde la ensefianza popular se
ha perfeccionado como en ninguno por inedio de la ilanada
Common School Grammar. Pero tal suceso es doblemente
feliz cuando la nueva obra es parto de la inteligencia de un
hermano pues por tal reputamos a todos los que hablan la
lengua de Castilla, y mayormente si se dirige a la ensefianza
practica y al perfeccionamiento de esta.
Gramaticas te6ricas de la lengua las tenemos y nuy pre-
ciadas, comenzando por la de la Real Academia y la del
sabio venezolano D. Andres Bello, sin disputa las mejores:
la iinica praictica es la del erudito fil6logo colombiano, cuyo
nombre no necesitariamos recomendar si fueran inais conoci-
das en los diversos paises donde se habla espaniol las pro-
ducciones de los demins.
Asi con1o asi, el libro del senior Isaza es ma's esparcido en
las diversas Repuiblicas que el de otros fil6logos, y lo com-
prueban las opiniones expresadas sobre la Gramdtica prac-
tica desde Chile hasta los limites de Mejico por distinguidos
literatos, como el Ministro chileno en Colombia, D. Jose
Antonio Soffia, los colombianos D. Jos6 Manuel Marroquin,
D. Jose Caicedo Rojas, D. Miguel Antonio Caro, D. Santiago
Prez, ex-presidente de esa Repfblica, D. Adriano Paez, los
venezolanos, D. Cecilio Acosta y D. Felipe Larrazfibal, y por
peri6dicos de la nombradia de El Repertorio Colombiano y
de La Luz de Bogoti.
Despuis de sufragios tan competentes y, sobre todo, des-
pues del de la Academia Colombiana, por el digno 6rgano
de D. Rafael Pombo, no ha menester del nuestro el lustre
cuanto modesto gramitico pero como e"1 pertenece al pals del
sufragio universal por excelencia, nos es muy grato afiadir
que es el diario (*), consagrado 'i la propagaci6n de nuestra
lengua y i la defensa de nuestros comunes intereses en la
Gran Repfiblica del Norte.

(*) Las Novedades.


-65





Dicho sufragio debe ir acompafiado de nuestras felicita-
ciones por la originalidad del plan y la maestria del desem-
peno.
En la primera paigina del pr6logo, genesis del libro,
enuncia el Sr. Marroquin una verdad que habiamos expre-
sado antes de tener la satisfacci6n de leerle, y es que la gra-
initica no debe ensefiarse, como se hace actualmente, Ai los
nifios en la primera infancia, y que debe reservarse para los
j6venes ya adelantados en los estudios. Sabermoslo por expe.
riencia propia, y lo sabrain cuantos, como nosotros, han
comenzado en edad provecta i aprender lo que se les hizo
recitar en balde como papagayos en la escuela.
El Dr. Morales, profesor de la lengua y literatura espa-
fiolas en el cd1ebre instituto, Ilamado Colegio de Nueva York,
ha consagrado profundos estudios a la historia y formas de
la lengua espaiiola en las conferencias (lecturas), que es la
forma usual de la ensenianza en cada ramo. El citado profe-
sor Morales (no debe confundirse con el Sr. Bachiler y Mo-
rales) y el ya mencionado D. Luis F. Mantilla, catedraitico
del espafiol en la Universidad de Nueva York, son los que
mils se ban ocupado en difundir entre los americanos la len-
gua de Castilla.
Esta ha resonado tambien aqui con lucimiento desde lo
alto de la Caitedra sagrada. Venido de Quito -a Nueva York
el P. Enrique Terenziani, de la Compafiia de Jesu's, fund6
una capilla hispano-armericana, donde tuvimos la satisfacci6n
de oir, mientras le qued6 un soplo de vida, su ilustrada pre-
dica en nuestro idioma, al que prestaba su dulce entonaci6n
el del Dante.
"Es punto inexplicable, dijo Las Novedades del 9 de
Febrero de 1883, que nuestra numerosa colonia haya creci-
do, desde que Dios se sirvi6 lanar si al bondado Padre
Terenziani, de un templo que la reuna en un altar ante el
cual paeda congregarse los dias de precepto, y de, una CAte-
dra sagrada desde ia cual le sean coinunicadas, en su hermosa
lengua nativa, la ley divina y la palabra del Sefior".


-66--









Coinunic6 en seguida que otro miembro de la Compaiiia
de Jesus, el P. Cardelle, se proponia continfiar la piadosa
obra interrumpida por la muerte prematura del angelical
P. Terenziani, y en efecto el P. Cardelle hizo por la prensa
i los de nuestra raza un Ilamamiento fervoroso, en el cual
dijo entre otras cosas:
Aqui, en Nueva York, resuenan constantemente en los
templos cat6licos las alabanzas de Dios y de la religi6n ver-
dadera en los idiomas mas cultos del orbe. No es justo que
quede enmudecido tan solo aquel que, sin envidia de los
demoas, se dijo que era el mas propio para hablar de Dios y
con Dios. Si -esto se afiade lo que nadie puede negar, que
no parece sino que el espiritu cat6lico esta inoculado en la
sangre de la raza hispano-latina del antiguo y del nuevo
inundo, habra quiza- raz6n de admirarse de que no se haya
formado todavia en Nueva York una Congregaci6n com-
puesta y excuhisiva de aquellos cuyos gloriosos antepasados
de Europa y America esparcieron las luces y civilizaci6n ca-
t6lica en grand parte del mundo. A nosotros nos parece que
si no la 'inica, al menos la principal causa de este vacio, por
liamarlo asi, haya sido el que no huiera habido nunca, en
lo pasado, s6lida y fundada esperanza de una institucioin
durable y perpetua. Mas ahora no es asi; pues la Congrega-
ci6n del habla espafiola, si se ilega a fundar s6lidamente,
estard tambien recomendada i una Corporacion religiosa,
LA cual tendra siempre con que sustituir i los que falten por
muerte 6 por cualquier otra casa. Esto seve muy claro en
las congregaciones de otras nacionalidades que aqui, en los
Estados Unidos, estain A cargo de corporaciones eclsiasticas.
Alemanes, bohemnios, polacos, italianos y franceses, jamas
temeran que sus intereses religiosos y consuelos espirituales
dependan finicamente de la fragil vida de este 6 de aquel
sacerdote. Esperamos que lo mismo tendri que decirse de
los que hablan el idioma espaiiol".
Grandes esfuerzos se estin haciendo desde entonces para
realizar el pensamiento del P. Terenziani, y es de esperar


-67





que no pasen muchos afios sin que Nueva York se galardone
de un tempo cat6lico espafiol e hispano-americano.
Tambi6n se han reunido a veces los que hablan espafiol
en Nueva York para gozar de excelentes representaciones
teatrales en nuestro idioma, y hemos notado que aun los
teatros grandes, como el Grand operahouse, que es, segun
entiendo, el mayor de todos, han estado ilenos de bote en
bote; prueba de lo esparcido que es el habla castellana en
esta ciudad, al paso que hemos visto a eminentes actores
extranjeros, como Salvini, representar delante de butacas
vaclas, por 1o cual, en su fhItima visita di6 piezas bilinguies,
en las cuales todos representaban en ingl6s, y s6lo 61 en italia-
no. Con motivo de la Ilegada de la estudiantia espafiola,
vimos representar un divertido sainete de costumbres ameri-
canas, escrito aqui e intitulado Un Espaniol en Boston. Hay
en Filadelfia una sociedad teatral de aficionados espafioles
que pertenece al denominado Centro cientifico, literario his-
pano-americano, la cual ha solido a veces trasladarse aJ la
Ciudad Imperial con gran contentamiento de todos los afi-
cionados al idioma de Cervantes.
Al tratar de las letras espaliolas en los Estados Unidos,
no seria justo pasar en silencio a los representantes espaioles
en Washington que han contribuido a su fama. Aunque
entre dios figura un Calder6n de la Barca, no son conocidas
sus producciones literarias, al paso que nadie ignora las de
un Garcia Tassara y de un Varela, entrambos renombrados
acade'inicos.
El poeta Garcia Tassara represents a Espaia en Wash-
ington por el tiempo que Velarde moraba en Nueva York,
quien le dedicd sus Cantos del Nuevo Mundo. Es rarisima la
colecci6n de las inspiradas poesias de Tassara que se pu-
blic6 en dicha dudad.
D. Juan Valera, el conocido autor de Pepita Jimenez,
acreditado en los Estados Unidos, despue~s del misterioso sui-
cidio de su antecesor D. Francisco Barca en el hotel Albe-
marie de Nueva York, honra actualmente la literatura y la


-68-





diplomacia de la madre patria en Washington. Atribfiyesele
el prop6sito de dar alli un libro acerca del ideismo de Cam-
poamor, libro que denominara' Metaftsica d la ligera.
Entre las traducciones de Las obras modernas espafiolas
merecen menci6n las de varias novelas de PPrez Galdos. La
Biblioteca econ6rmica, lamada Seasida, public en 1883 la
version de Dofia Perfecta, con cuyo principal personaje, que
di el titulo ai la obra, "esto es con la beata exagerada", dijo
el critico literario de la Tribune que estaban poco familiari-
zadas en los Estados Unidos. Mas yo he conocido en la alta
sociedad sefioritas de extremada piedad cat6lica, como la
linda hija del Almirante Sands, que de los salones de baile
de Washington pas6 a' la celda de un convento, como la hija
del Bar6n Serolt, Ministro de Alemania, que hizo otro tanto,
y como la del General en Jefe de los Estados Unidos, Sher-
mad, y aun otras: Si no hubiera idea de ese tipo 6 de cosa
aproximada, dificilmente se comprendiera que una Biblio-
teca popular hubiese publicado la version inglesa de Doha
Perfecta.
La traducci6n mas aplaudida de las novelas de Perez
Galdos, ha sido la de Gloria, considerada aqui la mas bella
de sus obras. Marianela, aunque de menos vuelo que Gloria,
y que ha sido vertida al ingles por Clara Bello, ha hallado
tantos lectores entre los apreciadores de la profundidad del
sentimiento, que la han comparado con los Longs words de
Mendelssolm.
La inmensa suma de capitales americanos invertidos en
las empresas ferrocarriles de Mejico, donde se construyen
actualmente 27 lineas inversion contra la cual protestaba
energicamente en 1883 el Times de Nueva York "en nom-
bre de la moralidad internacional (?)", ha abierto una nue-
va era para el desenvolvimniento no s6lo de los negocios, sino
tambien para el de intimas relaciones con los Estados Uni-
dos, las cuales no ban sido turbadas por las fantasticas his-
torietas que se esparcen peri6dicarente sobre proyectos de
anexi6n, especialmente del territorio de Chihuahua. Esas
1- 69 -





relaciones, cada dia en aumento, hacen considerar a" D. I A.
Vargas,. autor del articulo El idioma Espari o1, dado la luz
en Topeka kansos, que el estudio de nuestra lengua es hoy
una verdadera necesidad, y que debe ensefiarse en los cole-
gios y en las escuelas pulblicas de Ia Uni6n Americana.
S6Io incurre en el error de recomendar que no se estu-
die el idioma mejicano, que dice se habla en ei Sud-Oeste
de los Estados Unidos, en vez del espafiol, porque seria, se.
gun 61, querer hablar ingles aprendiendo el irlandes. A lo
que se le ha contestado muy bien que en el Sud-Oeste no se
habla el dialecto mejicano, como el cree, y que en todo caso
su aserci6n es exagerada; porque un ingles no puede com-
prender a' un iriand~s, mientras que un espafiol comprende
siempre i un mejicano.
Del metPrito y valia de esa raza espaiola del Sud-Ooeste
ha dado esplendido testimonio el poeta fil6sofo, Walt Whit-
man, en una carta que dirigi6 F los directores de las fiestas
que se organizaron el 19 de Julio de 1883, para celebrar
el 333 aniversario de la fundaci6n de la antigua ciudad de
Santa Fe, en Nuevo Mejico, por los primeros colonos espa-
fioles. El cree necesario contrabalancear con el elemento
espafiol el ing!es y el alemani, que amenazan ya ser excesivos,
pues "faha a-n establecer en los Estados Unidos", dice, ca-
rnicter, literature. una sociedad, en fin, digna del noinbre
de tal por medio de una nacionalidad diferente. para la cual
suministrara sus partes mias necesarias la asimilaci6n del
caracter espariol por America".
Apartindose de las preocupaciones heredadas de los es-
critores ingleses de los dos "Itimos siglos, proclama el poeta
con entusiasmo portico. que "ninguna raza presenta un pa-
sado hist6rico ms hermoso en cuanto 'i religi6'n, patriotismo,
valor, decoro, gravedad y honor".
Aunque segfin el censo de 1880, en el mill6n y cuarto
de habitantes de Nueva York (1.206,290 era el guarismo
exacto en aquel entonces, fuera de las ciudades circunveci-
nas, que son verdaderos arrabales de Nueva York y cuentan

-70-





por si solas cosa de otro mill6n de habitantes) no hay mais
que 2,740 espanioles 6 hispano-americanos; para mi el nui-
mero pasa de seis mil. Seguramente no se contaron como
espafioles en el censo, y ciertamente hubo raz6n para ello,
los cubanos e hispano-americanos naturalizados en los Esta-
dos Unidos, que son casi todos. Sea lo que fuere, el hecho
es que se dice, quiza con alguna exageraci6n, que en Broday
por las cercanias del New York, la posada favorita de los
cubanos, se oye hablar mas espanol que ingles. Pero si es
cierto que en determinadas veces, como cuando las funciones
teatrales en espafiol, sefialadamente la destinada a la colecta
de fondos para la estatua de Cervantes, y cuando el banquete
del Centenario de Bolivar; sorprende el nrmmero de personas
no s61o que hablan, sino que poseen perfectamente y culti-
van el castellano.
Yo recordare siempre, escribe el Sr. Bachiller y Morales,
"la conversaci6n que tuve en castellano, y muy bien hablado
por su parte, con un distinguido abogado americano en una
tarde que paseabamos juntos. Ilamados por un deber piado-
so: fue' su tema demostrarme que era una necesidad impe-
riosa el estudio del castellano en la America inglesa, y del
inglks en la espafiola. Descendemos, me decia, de dos gran-
des nacionalidades que han colonizado para no desaparecer
en el Nuevo Mundo: la mitad corresponde 'a la raza que
habla espafiol, la otra es inglesa. El Mundo Nuevo se esta
aqui reconstruyendo, y es exigente la conservaci6n de las
dos lenguas, porque tienen que ser las uinicas que sobrenaden.
y no deben sustituirse pues seria perjudicial: los hombres
practicos en el gobierno asi lo han comprendido, y por eso
se ensena en Westpoint, y aun el derecho publico interno
y externo."
En la referida fiesta del Centenario de Bolivar que pre-
sidi6 dignamente el miembro mis antiguo, popular y querido
de la colonia hispano-americana en Nueva York, el Consul
General de Mejico, D. N. Navarro, se oy6 la palabra elo-
cuente de Perez Bonalde que pronunci6 el brindis del dia;
ia del Presidente de Honduras, Marco Aurelio Soto; del lite-





rato -colombiano, Juan A. Zuleta; del C6nsul general de Es.
pafia, Miguel SuArez Guames; de los poetas cubanos, Marti
y Palma; del escritor D. Antonio Zalnbrana ;del poeta y dra-
maturgo mejicano, Pe6n Contreras, y de otros muchos que
seria largo enumerar. Estos acentos se volverin i oir pro-
bablemente con los de otros ma's en la pr6xima inauguraci6n
de Ia estatua de Bolivar que Venezuela ha regalado los
Estados Unidos, y sera tal vez lazo de uni6n entre el Norte
y el Sur de Amterica.
La estatua de Bolivar debi6 inaugurarse el 22 de Febre.
ro de 1884, aniversario de Washington, en el Parque Cen-
tral de Nueva York con un Congreso de Ia Paz, compuesto
de Delegados de todos los passes hispano-americanos, y aun-
que el proyecto no se ha ilevado todavia a ejecuci6n, espera-
inos que se realizara y sera' de gran significacidn para Ia
fraternidad de las Naciones hispano-alnericanas, entree si y
con Ia Repuiblica del Nore.
La magia del nombre de Bolivar hizo desaparecer, en el
Centenario, por completo Ia falta de armonia que se notaba
desde tiempos atrais entre la gene que habla aqui espaniol;
defecto proveniente de la guerra centre las Repuiblicas del
Pacifico y Espaia, de la dilatada insurreccion de Cuba, del
conflicto peruano-chileno, de la cuesti6n de limits entre
M6jico y Guatemala, de nuestras disenciones intestinas, y
para decirlo todo en una vez, de los achaques inherentes 'a
nuestra raza. Los elocuentes discursos pronunciados en aque-
Ila ocasi6n por espanioles e hispano-americanos, y la cordia-
lidad que alli rein6, hicieron de aquel banquete una reunion
de familia, el mas digno de los homenajes p6stumos que
tributarse podian al genio del Redentor de cinco naciones.
Esa falta de armonia explica la efimera duraci6n de los
diversos peri6dicos en castellano que se han fundado en
Norte America, y que desaparecen pronto, sobre todo, por
Ia hostilidad de parte de la colonia que habla espaiol. La
lista de ellos es demasiado larga para publicarla, bastando
decir que en ningu'n pais espaiol es tan considerable el niu-


-72-





miero de gacetas castellanas desaparecidas. 6 Que extraiio es
que no hayan podido sustentarse los excelentes semanarios
ilustrados, El Mundo Nuevo y La Arn&'ica llustrada, cuando
ni la gran casa de Frank Leslie pudo continuiar la publicaci6n
que emprendi6 ia version castellana del popular Semanario
de este nombre, que le produce mas de cien mil pesos de
utilidad al aio? Sin embargo, parece que para la desapari-
ei6n de Frank Lesiie contribuy6 sobre todo su exclusion de
Cuba, y para la de los otros semanarios ilustrados, la no re-
misi6n del producto de las suscripciones por parte de los
agentes hispano-americanos.
Siendo Nueva York terreno neutral y hallndose en facil y
expedita comunicaci6n con todos los paises que hablan es-
paifiol, es ei mejor vinculo de unidn literaria entre elos, y el
in1s aparente para una publicacidn periddica que ponga en
contacto a todos los miembros de la gran familia que habla
castellano. Sucede que imas saben de Europa 6 de Asia mu-
chas de las Repfiblicas hispano-americanas, que de sus her-
manas situadas en el misnio continente., si estan algo distan-
tes. Por esto creemos que Nueva York esta destinada a ser
un dia el centro de cambios literarios entre los paises que
hablan espaniol. Tanto los Gobiernos como los particulares
deberian aunar sus esfuerzos, para establecer alli una grand
Biblioteca espafiola e hispano-americana, con un gabinete
de lectura que contuviese todos los peri6dicos en castellano.
C6mo no podrin los Gobiernos hispano-americanos reu-
nidos lograr, en punto A la formaci6n de una Biblioteca lo
que ha hecho un astor 6 un simple librero americano, el
ilustre historiador Bancroft? Su inmensa libreria de San
Francisco consta de 35,000 volhimenes, entre los cuales hay
300 rarisimos, publicados en Mejico y California al principio
de la denominaci6n espafiola; 1,200 manuscritos relativos a
Mejico, Amirica central, California y los delnas Estados del
Pacifico; y 200 tomos de narraciones originales de califor-
nios. Si todo esto ha podido la perseverancia de un simple
particular para la Historia de los Estados del Pacifico, de
-73-





la cual no son sino una simple introducci6n los cinco pri-
ineros tomos sobre las razas aborigenes de los Estados del
Pacifico, gno podrain hacer otro tanto, para el objeto perma-
nente de un gran archivo espaniol hispano-americano, los
Gobiernos de las quince Repfiblicas de este continente ayu-
dadas por el de Espafia?

ANGLICISMOS
x
No concluir6 estos apuntamientos, sin hacer notar que
el ingIes va ejerciendo una influencia funesta en el habla y
letras espafiolas en los Estados Unidos. Al lado de palabras
que son necesarias, como el tonchar que debe adoptarse,
porque carecemos de la equivalente castellana, 6 de las co-
rrespondientes Ji invenciones contemporaineas, como cable-
grana, telegrafiar, telefonean, 6 de los t rminos de la jineta;
hay otras completamente innecesarias. Asi se ha dado, pot
ejemplo, en la flor de querer colarnos el florteo, traducci6n
de flortation. termnino del cual los franceses han compuesto
el horripilante flirtage, que es en buen romance coqueteo,
como flites coquetear. No podemos pasar por esto, ni por el
lobicta (el que agencia negocios turbios en el Congreso),
lobismo, chit chat (charla), que es el titulo de varios articu-
los de Camacho, estoques stocks ) condos pfiblicos, lanch (los
once), lanchar (tomar las once).
Hay ademias el dandy (caballerete 6 lechuguino), fashio-
nable (elegante), meeting (junta 6 reunion), criticadas con
justicia por la Academia.
En la Repuiblica Argentina es ya moneda corriente ban-
doleros (boadhotders) por tenedores de bonos. Un chusco
podria tal vez preguntar, por quo, si se ha querido espafio-
lizar la palabra, no Ilamarlos sencillamente bandoleros? lin-
chamientos.
En punto al ingles, podemos repetir lo que ensefia la
Academia en la iiltima edici6n de su Gramfitica, con res-


-74-






pecto al latin y al griego, que "traen i nuestra lengua
voices y gros cuando son menester y nos faltan, lejos de
censura merece elogio"; y tambien la regla general de que
"no se ha de estimar barbarismo el empleo intentional de
alguna palabra 6 frase extranjera, hecho por gala y bizarria
de quie~n conoce i fondo su propia lengua y la domina."
Juzgo tambin que se debe extender a- los anglicismos inne-
cesarios la critica que hace de los galicismos, pues temo que
a lo dicho por la enunciada Gramatica sobre que "nada afea
ni empobrece tanto nuestra lengua como la barbara erup-
ci6n, cada vez ins creciente, de gaicis os". tenga que aia-
dir pronto "y de anglicismos", especialmente con relaci6n a
las letras espaniolas en los Estados Unidos.
Digo con D. Antonio Bachiller y Morales: "La necesidad
de formal diccionarios progresivos de la lengua de los pue-
blos industriosos que progresan, no me parece discutible:
adulterar la hermosa lengua castellana con las voices co-
rrompidas por los pueblos que de ella usan, seria aceptar
una lengua franca de Curazao que alli tiene un peri6dico
Papiamiento. Pero cada progreso trade una serie de palabras
nuevas, necesarias, que se toman de los extranjeros ponien-
doles el sello de adopci6n los primeros seres humanos que
la usan: stas tienen que figurar en la lengua general como
adquisicin y conquistas, no como dadivas extranias que no
corrompen lo que no existe"'. ()
Bastantes palabras nos han tornado los ingieses para que,
nosotros tarnbien adoptemos algunas de las suyas, como las
han adoptado afin los franceses, a pesar de su antipatia nata
y traditional; pues son ya ihoneda corriente entre ellos los
tdrminos del sport, desde el book making hasta el turf, asi
Como el hunour, el speen, el snob, beeksteak, roast beef,
plumpudding, el mismo lunch y otros.
Pero de esto a tomar sin necesidad vocablos que no nos
hacen falta, va lnucha distancia. A continiar asi, pronto ne-
(*) La lengua castellana y sis cuitivadores y precepnsfas, especialmente
los umericanos,-Nueva York,.$. 187


--75--





cesitariamos para atajar 'a los intrusos y evitar los giros ingle-
ses, que insensiblemente tienden introducirse entre los que
hablamos 6 escribimos espaiol, un Dicctonario de anglics-
mos, mas util mil veces que el de galicismos de Baralt. La
materia es vasta, innensa, que podria dar asunto para un
estudio separado, en el cual por ahora no tengo tiempo de
ocuparme.


-76-

















TEMAS


E


INDAGACIONES







145' "CRONICMS Pr L4

6Y/ERRA DE CUBA

Por ENRIQUE GAY-CALBO

Tengo en mi poder dos cuadernos que lievan el titulo
Cr6nicas de la guerra de Cuba.
Muy pocos hombres de esta generaci6n conocen esos
cuadernos, que son ya raras piezas bibliogTrficas, y que ade-
mis de su rareza tienen un gran valor como documentos
finicos, indispensables para apreciar desde sus inicios el
desarrollo de la decisiva etapa de nuestras guerras por la
independencia.
Public los dos cuadernos la revista El Figaro, de La
Habana, en los propios dias de los acontecimientos.
Al parecer, fueron las Cronicas unos relatos objetivos de
los incidentes y las vicisitudes de la contienda. Pero de ]a
realidad de las descripciones y las noticias se podia obtener
la certidumbre de la importancia de la guerra, y eso bastaba
para los separatistas en Cuba y en el exteri*. Era de sumo
interns saber el estado de las operaciones bdlicas, la conti.
nuidad de los alzamientos y de las expediciones, los movi-
mientos de las tropas, las liegadas de vapores con soldados,
los traslados de jefes militares, el nfimero de los combatien-
Por segunda vez )as piginas de esta Revista se yen enaltecidas con la
brillante pluma del Dr. Enrique Gay Calb6. En el nuimero 4 del afio IV co-
rrespondiente al trimestre Octubre a Diciembre de 1953 aparece un trabajo de
este relevante escritor cubano titulado "La serenidad de Marti'. Al pie de
dicho trabajo puede Jeerse una pequefia nora bio-bibliografica relativa al autor
del documentado articulo que publicamos hoy.

-79-





tes, y todo lo que la censura permitiera publicar, que no
era poco, debido al deseo de aparentar pujanza que distingui6
siempre a los gobernantes coloniales.
Conocido el nombre del escritor que tuvo a su cargo la
redacci6n de las Cr6nicas, se puede afirmar que El Figaro
sirvi6 poderosamente a la Revoluci6n desde los decisivos
instantes de su comienzo. Ese escritor fue' el doctor Nicolas
Heredia, miembro de la familia de los dos insignes poetas,
el cantor del Niaigara y el de los Trofeos, que naci6 en Santo
Domingo y residi6 toda su vida en Cuba y fue amigo de
Marti y un agente revolucionario en Matanzas. Heredia era
asiduo colaborador de El Figaro y de otros peri6dicos, pro-
nunciaba conferencias y discursos, daba lecciones y escribia
libros notables de critica literaria y novelas. A Heredia en-
comend6 El Figaro el texto de las Cr6nicas de la guerra de
Cuba, lo que fu6 acaso deliberada elecci6n para contribuir,
sin demostrarlo, al auge de la insurrecci6n cubana. Me ha
proporcionado ese informe el compaliero doctor Federico
Castafieda, quien refiere que se lo comunic6 el doctor Ra-
m6n A. Catal, administrador de El Ftgaro, uno de nuestros
mris documentados historiadores y periodistas.
El lector de ayer pudo darse cuenta en seguida, por
medio de las Crdnicas, de que lo relatado era reflejo de un
movimiento de rebeldia total, y de que el pueblo de Cuba
era el que estaba en guerra contra lo que representaba Es-
pana en nuestro pai s.
Tambi~n el lector de hoy puede, por eso, enterarse con
exactitud delo que significaba aquel estallido casi uninime.
Sin duda alguna Heredia tuvo como colaboradores al
propio Catah. y al insigne noticiero Eduardo Varela Zequei-
ra. Ambos debieron: intervenir con sus datos y su coopera-
chin eficaz al mayor interns de las Crnticas. Varela Zequeira.,
que al fin teriun6, de comandante del Ejercito Libertador,
recorria toda -1a; Isla como representante de El Figaro en
procura de. inform a~i~nes. Cata!" escribia sobre asuntos ac.
tuales. Ellos, el grabador y los: fot6grafos dieron a Heredia


-80-
























__I~T~ %~A


0..


I


10" AA.J



d~~a Nii'obo Ae fvmbm. ast i% dtA 4goo

....0otlee cee t4$tw100uq~ w M1c40tn conk gna 1luu tl.4etai Jw
lo loa auaw pf~~olticfm y mi~it4Irek i~it tie"!~~wm &t
ite 3~~~~~ Pro~~vincee od*inAl deso,1Mr~re O~.y
:e CURD hi1Lt4inyale0yci de Iiu WIeigbrw&
to Own ~beI aitclut.~nk- cIm- int
upu~~ca lau i~p~~~d ~idul -'e rla(ki onae ra prt b fa
e-,z oe4--ha dipo p tin a Iimais mt~ie rei die oi
(141 t)~ ~ ~ ti~~)f1 docr&) ele Th -m.. erlene "-
"Aas$jempproesdd leprimer c 4srnm





jemlaedel iia 1896.


-81-






los elementos indispensables para lograr una veridica historia
de la 6iltima guerra de nuestra independencia.
El 24 de febrero de 1895.-Se advierte con facilidad que
Heredia tenia claros antecedentes de la Revolucidn. Al es-
cribir sus relatos no ocurri6 en los desaciertos de otros,
que atribuyeron iniciativas aisladas a los jefes de tales o
cuales zonas. Apoyado en documentos que fueron hallados
entonces, mencion6 las actividades de Marti y las organiza-
ciones revolucionarias, asi como la indicaci6n de una fecha
para el alzamiento simultineo, enviada desde afuera.
El viaje a Cuba del comandante del 68 Gerardo Castella-
nos Lleonart, los de otros emisarios y el muy reciente del
escritor Manuel de la Cruz, comisionados todos por Marti,
sirvieron para informar del estado de la conspiraci6n y de 1os
trabajos minuciosos y febriles que con paciencia y habilidad
iba realizando el grande hombre para apresurar el momento
de nuestra liberaci6n.
Por las Crdnicas de El Figaro se confirma la simultanei-
dad del movimiento, lo cual desvirtuia la adjudicaci6n de la
gloria de la rebeldia a un determinado personae, y a la vez
hace patente la injusticia de asigmr a un sitio --cualquiera
que sea el inmortal comienzo de la insurrecci6n.
Desde antes de 24 de febrero, las autoridades sabian que
era inminente la hora de combatir. La sorpresa de los tres
barcos con armamentos en el puerto floridano de Fernan-
dina, a fines de 1894 y principios de 1895, demostr6 la
decision y la magnitud del prop6sito que guiaba a Marti.
Por eso, el 23 de febrero el capitfin general Emilio Ca-
ileja puso en vigor la ley de orden piiblico, lo que implicaba
la suspension de todas las garantias individuales.
El domingo 24 de febrero, en obediencia a la consigna
dada por medios oportunos, comenz6 la guerra en distintos
lugares, como Ibarra, Jagiey Grande, Aguada de Pasajeros,
Guantinamo, Santiago de Cuba y Bayate.


-82-






Sobre lo ocurrido en Baire y Jiguani, las Crinicas dan
una version neta, que viene a confirmar lo ya sabido.
Los de Baire, con los hermanos Lora a la cabeza, pedian
la promaulgaci6n de la ley de reformas propuesta por An-
tonio Maura cuando fue ministro de Ultramar. Esas reformas
organizaban un regimen auton6miico en Cuba.
En Jiguani, el antiguo jefe de los Diez Afios, Jesus Rabi,
reclamaba la destituci6n del Ayuntamiento.
Muchas veces se ha dicho que tanto aqui11os como este
pidieron la autonomia y la supresi6n de las autoridades lo-
cales Ainicamente con el fin de despistar y de verse libres de
persecuciones. Heredia lo coment6 asi:

Comprendi6se, desde luego, que se trataba de un movimiento
separatista y que los revolucionarios se proponian ganar tiempo
para poder organizarse.

Parece que asi era, porque los Lora se unieron a Rabi,
que en la conspiraci6n estaba a las 6rdenes de Bartoloin6
Mas6.
Los dos grupos mis numerosos y eficaces fueron el de
Periquito Perez en Guantinamo y el de Mas6 en la parte
occidental de la provincia.
Perez sai16 de la ciudad desde el dia anterior., acompa-
fiado de algunos subordinados, y esper6 en el campo la
oportunidad de realizar un hecho de armas el propio 24 de
febrero, como asi sucedi6, de acuerdo con instrucciones re-
cibidas del jefe de toda la zona mias oriental, que era el
general Guillermo Moncada.
La previsi6n de Bartolome Mas6 de ausentarse de Man-
zanillo desde unos dias antes se hallaba justificada, como
pudo 61 mismo comprobarlo el 21 de febrero frente al par-
que y al Ayuntamiento. Cuando ya se iba, a caballo, en
direcci6n a su finca Bayate, se encontr6 con el caballeroso
gobernador inilitar comandante Lids Otero Pimentel, quien


-83-






le di6 la noticia de que estaba al tanto de una conspiracion y
le bizo darle palabra de no sublevarse. Mas6 tuvo que men-
tir, para no poner en peligro el movimiento, y se despidi6 del
comandante Otero Pimentel, amigo suyo. En Bayate se le
unieron los que fueron Ilegando, seguin sus indicaciones:
Anador Guerra, Celedonio Rodriguez, Joaquin y Francisco
Estrada, Enrique de Cespedes, Esteban Tamayo, Dimas Za-
mora y otros may's. Vinieron muchos de los pueblos pr6xi-
mos, y desde el sabado 23 por la noche las tres fincas de
Mas6, "La Odiosa", "Bayate", "La Jagiiita" y el propio
Calicito, albergaban a varios centenares de hombres, arma-
dos en su mayoria. Al amanecer del dia 24, proclaim 1a
independencia de Cuba en manifiesto firmado en Bayate, y
se lanz6 a la lucha.
En la region de Baracoa se fueron hacia las montafias
Fdiix y Tito Ruenes, los Lores y algunos otros.
En Holguin se alzaron los Sartorius, Jose Mir6 Argenter
y los jefes de los Diez Afios: Guerra, Feria, Marrero y Cor-
nelio Rojas.
Hubo otros grupos inactivos en los tiempos iniciales.
hasta que se armaron y organizaron a la Ilegada de las ex-
pediciones con los mais altos jefes.
Las entrevistas con Mas.-Los gobernantes coloniales no
habian tornado en consideraci6n lo que sabian de los pre-
parativos revolucionarios. Creyeron que bastaria con la im-
plantaci6n de la Icy de orden pfblico y con la detenci6n de
algunos separatistas significados. Apresaron al Mayor Ge-
neral Julio Sanguily, al coronel Jose' Maria Aguirre y man-
tuvieron vigilancia sobre muchos que al principio no pudie
ron escapar. En Remedios fue preso el general Francisco
Carrillo. El estallido de la insurrecci6n en diversos lugares
los sorprendi6 desprevenidos para acudir a sofocar con efi-
cacia todos todos los movimientos. Aunque habia cuerpos
de voluntarios, bonberos, policias y guardias civiles, y a
pesar del numero de las tropas de guarnici6n permanent,
con oficialidad y soldados fijos, no se contaba con los equipos






necesarios para lanzar a la pelea miles y miles de hombres,
especialmente contra un eneigo conocedor del terreno y en
un territorio sin carreteras, sin caminos, sin lugares de acuar-
telamiento y descanso y en que todo era hostile, desde la
impiedad de los insectos, la insalubridad de los montes y la
falta de cooperaci6n de los campesinos. Sobre todo la difi-
cultad de trasladar los contingentes a campo traviesa, con la
impedimenta precisa para sostenerlos fuera de las ciudades
en operaciones continuas, trajo como resultado el para ellos
inconcebible aumento de los grupos de cubanos en la Ma-
nigua.
El redactor de las Cr6nicas, sin duda con la intenci6n
de un separatista, dio una relaci6n de los hombres que esta-
ban en las zonas de Manzanillo, Bayamo y Jiguani los que
surnaban 1,582. Eso era en los primeros dias y sin contar los
de Santiago de Cuba, Guantainamo, HolgulIn, Baracoa y otros
de la provincia. Poco despus el nimero consignado en las
Cr6nicas pasaba de tres mil.
La junta central de los autonomistas, de complete acuerdo
con el capitan general Emilio Calleja, design al escritor
nativo de Gibara, ingeniero Herminio C. Leyva para tratar de
impedir la continuaci6n de la guerra. Llevaba Leyva el pro-
p6sito de entrevistarse con Mas6 para ofrecerle, autorizado
por Calleja, "la seguridad personal a los que depusieran las
armas, y facilidades a los que quisieran salir del pals".
Fu6 Leyva acompafiado por algunos sefiores que Heredia
relaciona asi:
D. Manuel Romagosa, hijo del pais, autonomista; D. Manuel
Mufiiz Fernfindez, banquero, peninsular, del partido de Uni6n
Constitutional; D. Virgilio L6pez Chivez, hijo del pais, hacen-
dado, teniente de navio de primera clase en situaci6n de reserva,
sin filiaci6n poiinca; D. Marcelino Vazquez Liora, peninsular,
comerciante, afiliado al partido reformista; y D. Jose' Ramirez, hijo
del pais, autonomista.
Las gestiones previas para la primera entrevista con Mas6
dieron el resultado de un buen periodo de plazo para Ia
organizaci6n de los insurrectos.


-85-










La conferencia con Mas6 fue infitil. Ante aquellos resi-
dentes de Manzanillo, muy adinerados como el banquero y
comerciante Manuel Campana (Manuel Muwiwiz), afirm6 el
comisionado Leyva que no se habia sublevado nadie en otras
regiones y que los de Manzanillo eran los iinicos hombres
alzados en armas. Agreg":
-Como cubano y como caballero le repito a V. que hoy no
existen en Cuba ma's hombres en armas que Vds.
Ta! afirmacion era incierta, y lo sabian bien los espanio-
les, que tenian noticias de que habia muchos lugares con
grupos en plena insurrecci6n aunque inactivos por falta de
armamentos y municiones, y sobre todo en espera de los
jefes Marti, Maxiiimo G6mez, los Maceo, Calixto Garcia y los
dem(as de la Guerra Grande que anunciaban su regreso.
Volvi6 a la carga el comisionado Leyva, y Mas6 no quiso
acceder a otra cosa que a permitir un plazo de diez dias para
consultar a los demans jefes alzados. Para lograr que fuera
acordada una tregua por ese tiempo, Leyva fu" a Santiago de
Cuba a entrevistarse con el comandante inilitar, general La-
chambre, quien se neg6 a suspender las operaciones de guerra
en la provincia. A pesar de ello, Leyva escribi6 una carta al
general Mas en que insistia sobre su presentacioln con los
demas compafieros.
Al dia siguiente de aquella entrevista, lleg6 hasta La
Odiosa don Juan Bautista Spottorno, general y president
de la Repiiblica durante los Diez Afios y luego autonomista y
aliado de Calleja. Dicen las Crdnicas que Mas6 hizo ante e1
la siguiente declaraci6n:

-Estoy en armas contra Espafia en cumplimiento de solemnes
compromisos contraidos, bajo mi palabra de honor, con Jose Marti.
Este me ha prometido desembarcar en laq ,costas de Cuba con
Maximo G6inez, dentro de quince dias. Si ellos olvidan su palabra
y no vienen a auxiliarme en dicho plazo, yo depondre las armas.

Otra comisi6n de antiguos participantes de la Guerra
Grande vino a La Habana para pedir al general Calleja que


-86-






se suspendiera toda hostilidad contra los alzados durante ese
plazo de quince dias. Pero la respuesta fue$ una orden de
combatir sin descanso a los insurrectos.
Y ya no hubo m"s intentos, porque amn sin la ilegada de
Maceo, G6mez y Marti, la Revoluci6n aument6 y cuando los
directores desembarcaron creci5 de manera asombrosa. Arri.
baban a los campos rebeldes los padres con sus hijos ya
mozos, para ensefiarles c6mo habian peleado en la Guerra
Grande y en la Chiquita, y lo que se debia bacer para derro-
tar al enemigo. Los comites revolucionarios de las poblaciones
los proveian de equipos y armas para los primeros momentos.
Y en el campo espafiol habia suficientes vituallas, que mu.
chas veces quedaban en la manigua.
Los encuentros iniciales, relatados en las Cr6nicas fueron
como operaciones de prueba para apreciar la importancia de
los contendientes. Pero auin asi, el lector se daba cuenta de la
movilidad de los alzados y de la falta de hombres y de medios
oficiales para abatir una revoluci6n al parecer tan bien or-
ganizada. Ya el capitulo cuarto hacia saber que la Junta
Revolucionaria de Nueva York estaba enviando armas, per-
trechos y jefes; que habian desembarcado Antonio Maceo y
Jose Maceo, Crombet, Cebreco, y luego Marti y Maixinio
G6mez; qie los autonomistas habian condenado la insurrec-
ci6n por medio de un manifiesto reproducido integro-
firmado por todos los jefes de su partido; que Sagasta habia
dejado el poder a Canovas y este designado capitan general
de Cuba a Martinez Campos, previa aceptaci6n de la renun-
cia de Calleja.
El dia 16 de abril de 1895 lleg6 a Guantanamo el general
Martinez Campos y desde alli se encarg6 del gobierno y de la
direcci6n de las operaciones.
A continuaci6n, las Cr6nicas hacen saber que babia ya en
el campo 3,850 hombres bajo el mando de nuevos jefes, ade-
mas de los que fueron enumerados. Dos de las columnas de


-87-






insurrctos, a las 6rdenes de Periquito Perez y de Quintin
Banderas, constaban de mil combatientes, cada una.
El nuevo gobernador y capitain general y jefe del ejer-
cito de operaciones, Arsenio Martinez Campos, distribuy6
Jos efectivos de que disponia, para comenzar una constante
persecuci6n de los cubanos, y en la misma pagina en que
finalizaban sus instrucciones apareci6 la noticia de que "el
crecimiento de la guerra llev6 tambien la organizaci6n miii-
tar al Canmgiiey y las Villas".
Hay un episodio terrible de aquella guerra, el del fusi-
lainiento del teniente Gallego, que el cronista no pudo ex-
poner en toda su gravedad. Este militar tenia a su mando el
puesto del Raindn de las Yaguas y al sufrir un ataque de
fuerzas nuiy superiores se vi6 "precisado a rendir la guarni-
ci6n, para salvarla de una carniceria infitil. Fu puesto en
libertad por los insurrectos, pero sus jefes lo hicieron comi-
parecer ante un consejo de guerra y condenar a set fusilado,
lo que se ejecut6 en La Cabafia, aqui, en la propia capital.
Martinez Calnpos hizo una proclania para justificar la firma
de la sentencia "por el delito niilitar de cobardia". Y agrega-
ba: "Un coniandante de puesto ha rendido el suyo al enemigo
entregandole las armas y municiones del fuerte destacamen-
to quie nandaba., sin haber hecho la resistencia debida y sin
haber tenido bajas".
Parecia inconcebible el hecho. Pero en las Crdnicas de
Santiago de Cuba, por don Emilio Bacardi, esta explicado
todo. El teniente Gallego no pudo pelear porque las balas
que tenia a su disposici6n no servian a los fusiles entrega-
dos a sus hombres por los jefes de la administraci6n militar.
Asi lo informa Bacardi, aunque en las Cr'nicas de Heredia,
no consta. No podia tampoco aparecer ta! motivo en el su-
inario, y si fue alegado no debieron tomarlo en consideracion
log jueces militares y acaso no lleg6 a conocimiento de Marti-
nez Campos. Sin duda entraban en conflicto el honor de altos
jefes, que hacian grandes negocios con las guerras de Cuba.


-88-





y el de un oscuro oficial, aunque este desventurado perdiera
la vida.
Las descripciones de los combates de Chapala y del Jobito,
que fueron respectivamente lnandados por Rabi y por An-
tonio Maceo, son ciertaimente demostraciones de periodismo
imparcial, lo que ya era suficiente para la propaganda se-
paratista.
El relato de la inuerte de Marti contiene varias inexacti-
tudes muy explicables en aquellos dias.
Se halla reproducida la entrevista que el conocido escri-
tor espaliol Tesifonte Gallego celebr6 en Nueva York con
Estrada Palma y public en el Heraido de Madrid. Lo que
dijo Estrada Palma esta sencillamente copiado, sin los insul-
tos que la prensa integrista de Cuba solia utilizar.
Aprovech6 hibilmente Nicolas Heredia la desaparici6n
de Marti para hacer notar que ese descalabro no habia alte-
rado en lo esencial el curso de la insurrecci6n, la que pocos
dias despues comprendia a Camaguiey con el marques de
Santa Lucia y toda la brillante juventud de la region, y a1guin
tiempo mis tarde en todas Las Villas estaba secundado el
novimiento.
La victoriosa acci6n de Peralejo esta narrada con clan-
dad y buen mtodo por un testigo y demuestra la pericia de
Maceo y la buena suerte de Martinez Campos, que estuvo a
punto de caer prisionero y qued6 sitiado en Bayamo hasta
que le llegaron refuerzos en gran numero.
Las Cr6nicas informaban de la Ilegada frecuente de tro-
pas, y a la vez del incremento de la insurrecci6n. Para jus-
tificar que hacia enero de 1896 habria ya 150,000 soldados
combatientes, elevaba ]a cifra de los alzados a 30 6 40,000,
lo que al ser conocido en Cuba y en el extranjero haria
crecer los entusiasmos y las contribuciones.
El primer cuaderno termina con un vago anuncio de lo
que despues se llam6 la Invasi6n, que segun el cronista


-89-






parecia que preparaban los villarefios bajo las 6rdenes del
general Lacret.
Pero la Invasi6n habia de ser algo mis importante que
el cruce de tropas de una provincia a otra.
El segundo cuuderno.-Este cuaderno abarca los sucesos
ocurridos desde el primero de noviembre de 1895 hasta el 10
de febrero de 1896, liegada de Weyler. Lo dice asi, posible-
mente con la intenci6n de marcar bien los limites informa-
tivos.
Ya en ese primero de noviembre el ejdrcito espaiol habia
recibido refuerzos hasta ciento diez mil hombres.
A pesar de todos los empefios de Martinez Campos, afirma
el cronista que
la ola revolucionaria, venida de Oriente y engrosada en el Cama-
giiey, inunda la provincia de Santa Clara por donde pasa como
una tromba, cambia rfipidamente el teatro de la guerra trayndolo
a Matanzas, la Habana y Pinar del Rio, malogra los prope'sitos de
molienda en la region mis productora de esta Antilla e inaugura
una situacion insostenible que se ha resuelto en la miseria general
y Ja emigraci6n en grande escala.

Es muy dificil seguir el curso de los relatos, para lo cual
.e requeriria espacio y tiempo mayores de los que son ahora
posibles. Pero a un lector acostumbrado a sacar conclusiones
por si mismo no se le escapara" la buena inforlnaci6n que
debi6 tener Heredia a la vista, procedente sin duda de ambos
campos. Amn hoy, conocidos los numerosos diaries de cam-
pafia de los libertadores y la inmensa docunentaci6n official
ya publicada, no es possible hacer rectificaciones fundamen-
tales a las Cr6nicas de El Figaro.
La invasion de las provincias occidentales, que fue una
marcha lievada a efecto segfin los ciIculos de su iniciador el
General en Jefe Miximo G6mez, esti aqui vividamente na-
rrada con sus peripecias y sus entonces incomprensibles va-
riaciones y zigzagueos. La destrucci6n de haciendas e indus-


-90-






trias, el incendio de campos de caria y la paralizaci6n sub-
siguiente de la vida econ6mica de todo el pais, se advierten
al instante.
Con toda seguridad, bastaban las Cr6nicas para saber
que el dominio colonial de Cuba no tenia salvaci6n.
Nadie ignora que la guerra anterior habia durado diez
1ios porque no fueron destruidas las zonas de mayor pro-
ducci6n, por cuyo rendimiento fue posible contratar eimpres-
titos y pagar a las tropas. El genio de Mxiimo G6mez quiso
ya desde aquellas fechas Ilevar la lucha hasta Pinar del Rio,
y en 1875 emprendi6 la marcha invasora que habia de rea-
lizar veinte anios despues. La Invasi6n desarticul6 el siste-
ma de fortificaciones, de escalonadas y 16gicas resistencias,
de acatonamiento de tropas y de operaciones militares cla-
sicas. Destruy6 adenis los recursos naturales que entraban
con nucho en los cAlculos de Martinez Campos y su Estado
Mayor. Y como una catastr6fica consecuencia impuso al
erario metropolitano, a la siempre arruinada hacienda de
Madrid, la ineludible obligaci6n de proveer con municiones,
armamento, ropa, comida, soldados; y todo lo demfis. para
sostener en Cuba una guerra que amenazaba asi derribar las
ms fundamentales instituciones de la Monarquia.
Asombra., en verdad, que se haya dejado publicar estas
Crdnicas, en que afin con sus ribetes indispensables de par-
tidarismo, qued6 informado el puiblico acerca de las opera-
ciones militares y sus desfavorables consecuencias. La arri-
bada forzosa de Martinez Campos a La Habana, a fines de
diciembre de 1895, seguido muy de cerca por la columna
invasora, hizo que los espafioles intransigentes trataran de
demostrar su inconformidad sobre el curso de aquellas jor-
nadas. y que se reunieran junto al jefe en desgracia las juntas
directoras de los tres partidos politicos, el de Uni6n Cons-
titucional, el Autonomista y el Reformista. Desde luego, los
coroneles de Voluntarios, a la vez importantes proveedores y
coparticlipes de los grandes negocios coloniales, tanibi6n aeu-
dieron a pedir a Martinez Campos que no dimitiera, como
se decia que era su intenci6n.


-91-






Pero auin enpefiados en continuar la lucha, el tenor a
un ataque a la capital se evidenciaba en las disposiciones y
los preparativos adoptados para las mais graves contingencias.
Dice el cronista Heredia que a los militares les parecia
incomprensible el continuo avance de los insurrectos sin
que se peleara a todas horas. Ese modo de hacer la guerra
trastornaba todas las nociones que del arte blico tenian los
jefes peninsulares, tanto los de "cuchara" como los de aca-
deinia. Agrega el cronista estas reflexiones:

El general Martinez Campos no pudo organizar la campafia
desde Matanzas a Vuelta Abajo porque no pensaba en esta tras-
posici6n, como no pensaba nadie en ella. Todas las medidas que se
toniaron se referian especialmente a Las Villas y cuando Miximo
G6mez hizo su avance hacia occidente, tropez6 el General en Jefe
con la dificultad gravisima de que las regiones invadidas no esta-
ban preparadas para la guerra. Los jefes nombrados para Santa
Clara y las columnas distribuidas en ese territorio dentro de un
plan definitivo de operaciones, se trasladaron de golpe y en me-
dio del torbellino de sucesos inesperados hacia esta parte de la
Isla. Era necesario improvisar lineas estratOgicas que se rectifi.
caban a cada instante conforme a los movimientos imprevistos que
realizaban los rebeldes y las factorias y dep6sitos no eran sufi-
cientes para nutrir un ejercito que al acumular sus elementos en
lugares donde la paz se consideraba inalterable, quintuplicaba las,
necesidades que era preciso satisfacer y que nadie preveia.
La caballeria insurrecta devoraba las distancias al galope, obli-
gando a la infanteria espaiiola a hacer marchas inauditas, aunque
casi siempre iniitiles. Cierto que el Gobierno disponia de los te-
l6grafos y ferrocarriles; pero hay que fijarse en que el servicio
debia resultar insuficiente por el nuimero extraordinario de co-
lumnas que reclamaban el auxilio de los trenes y en que los insu-
rrectos, desde que invadieron a Matanzas, han venido practicando
el sistema de respetar los ferrocarriles mientras hacen una contra-
marcha y el de destruirlos cuando pueden al reanudar el avance.
Asi sucede que las columnas, aprovechando las lineas ferreas,
se dirigen sobre ellos coincidiendo casi todas en lugares deter-
minados; mas despues, cuando los insurrectos, al retornar cortan
puentes y vuelan alcantarillas, las tropas realizan dificilmente la
persecuci6n mientras que aquellos aprovechan sus caballos para
tomar la delantera.


-92-






Lo cierto era que la guerra habia llegado hasta Pinar del
Rio y que estaba interrumpida la zafra y sin posibilidad de
reponerse en algunos afios la vida econ6mica de las provin-
cias occidentales. Se consideraba todo aquello un fracaso del
antiguo Pacificador. La adhesion de los primeros moments
se convirti6, a comps con los triunfos insurrectos, en opo-
sici6n declarada. Una vez m"as los jefes de Voluntarios pro-
vocaron el relevo de un capitain general de Cuba. Los direc-
tores de la Uni6n Constitucional y del Reformista dijeron al
propio Martinez Campos que no estaban conformes con su
modo de llevar la guerra. Los Autonomistas discreparon de
esa opinion.
A la conferencia asistieron por el partido de Uni6n Cons-
titucional el marques de Pinar del Rio, el senior Santos Guz-
inn y el senior Ram6n Argiielles, coroner del Batall6n Ur-
bano de Voluntarios. Por el Reformista, el senior Prudencio
Rabell y el senior Nicolas Rivero, director del Dirio de la
Marina, que habia escrito dos articulos mesurados pero de
oposici6n. Por el partido Autonomista, los sefiores Jose Ma-
ria GMvez, Rafael Montoro y Carlos Saladrigas.
Martinez Campos planted por cable ante Cainovas del
Castillo la situaci6n. Este maledfico gobernante le orden6 que
entregara el mando al general Sabas Marin.
Hay en este relevo algo que el cronista Heredia aprove-
cha con la evidente intenci6n de un separatista, y es la de-
claraci6n de Martinez Campos a los rep6rters:
Me indigna la felonfa de los partidos, que despu6s de ofrecerme
au apoyo, se han conducido conmigo de ese modo. Lo que sucede
no hubiera ocurrido si se tratara de una provincia peninsular,
pero aquli se estiman sostenes y garantias de la patria, y eso h-3
crea una situaci6n especialisima e impone a los demois ciartos
miramientos. Debieran tener presente que si no cambian de sis-
tema, se confirmari una vez ma's el apotegma hist6rico de que
Espafia ha perdido el domino de America por culpa de los
espafioles.
Este mismo general Martinez Campos fue quien prapuso
en carta a Cainovas del Castillo el nonibramiento de Weyler,






el iinico de los generales espafioles capaz, segfin dijo. de
hacer en Cuba una guerra a sangre y fuego, diferente de la
que hacian los cubanos. Al entregar el mando a Sabas Marin,
hizo Martinez Campos esta afirnaci6n:
...he de confesar asi nismo, que esos rebeldes no atropellan a
nuestros soldados. He de confesar que nos devuelven a los prisio-
neros, que nos curan los heridos.
Se declaraba inservible para la clase de guerra que re-
clanaban de e1 los espafioles intransigentes, por lo estricto
de sus creencias religiosas, pero esas creencias no le impedian
proponer el nombre del military id6neo a los fines de arrasar
la isla de Cuba y aniquilar hasta al iJltimo de los insurrectos.
Los dos iItimos capitulos del segundo cuaderno de las
Cr6nicas de la guerra de Cuba presentaron un recorrido sobre
la vida internacional de nuestro pais, en relaci6n con la po-
litica y la diplomacia de Espafia y de los Estados Unidos, asi
comio con las co secuencias que hubiera podido acarrear el
reconocimiento de la beligerancia de los cubanos por parte
de los Estados Unidos.
Segin los cuadernos, lleg6 Weyler a Cuba el 10 de fe-
brero de 1896, y aunque se anunciaba la continuaci6n de
las Crn*icas, sin duda alguna qued6 interruinpida tan inte-
resante publicaciotn. Es presunible que asi fuera, conocido
el temple autoritario del nuevo capitan general. Por otro
lado, para Nicolhs Heredia ya no tendria objetivo seguir tn
trabajo que en lo adelante seria anodino e ineficaz para sits
propositos.
Y asi terniin6 de manera abrupta una de las mas veraces
descripciones de la ildtima fase de nuestras guerras de inde-
pendencia.
Ha de finalizar aqui el resumen proinetido. Pero es ne-
cesario advertir que luego han sido pubilcados numerosos
libros de cr6nicas, reportajes, memorias y diarios de cam-
paiia que permiten ya formar los conceptos mas seguros sobre
el periodo bd1ico de 1895 a 1898. S6lo se trataba ahora de
evocar, aunque en sintesis, aquella guerra segun las Cr0nic
de la guerra de Cuba escritas por Nicolas Heredia y editadas
entonces por la revista El Figaro, de La Habana.


-94-






JOSE 4GUSTIN C4BALIERO

0 E ECIECrT/CIsMO S/S TEff4TCO
(Especial pora la Revista de la Biblioteca Nacional de La Habana)
Por M. A. RAUL VALLEJOS

En el cam po de la filosofia cubana existen importantes
personalidades intelectuales que se consagraron al cultivo de
la filosofia y en cierta forma, por imponer las inodalidades
del pensamiento europeo en la hermosa Isla. De una u otra
manera, ellos trabajaron por imponer en su medio cultural,
modalidades del pensamiento filos6fico, y adem is, los meto-
dos de las disciplinas cientificas con el adveninijento de
nuevas inquietudes en el ideario de Hispanoamerica.
Si bien no son muy numerosas las figuras consagradas
al estudio de la filosofia, hay que reconocer que ellas vislum-
braron o afirmaron los principios y metodos de esa discipline,
ya de corte moderno; y ademis, trabajaron por el conoci-
miento de las ciencias positivas, frente al incremento que
las mismas habian alcanzado por el siglo XVIII y XIX.
En este trabajo nos referireimios sucesivamente a las ideo-
logias sustentadas por los maestros Jos6 Agustin Caballero,
Se enaltecen nuevamente las pa'ginas de la Revista de la Biblioteca Na.
cional, ron una valiosa colaborati6n de este ilustre escritor argentino.
En el nimero 4 del afo V, correspondiente al trimestre Octubre a Di-
ciembre, 1954, aparece un documentado trabajo de Miguel A. Rauil Vallejo$
titulado "Las etapas de la filosofia cubana'. En aquella ocasioin relacionamot
ls obras publicadas por este ilustre eseritor y unas notas biogrificas refe-
rentes a su persona.
Al agradecer esta nueva colaboraci6n al senior V allejos, aproveeharnos a
oportunidad para rogarle que nos siga favoreciendo con sus colaboraviones,
recibidas con verdadero interd por los Iectores de esta Revista.









Flix Vareia y Morales, y Jose' de la Luz y Caballero, cojiio
1s1 tambi n a la personalidad de Jos6 Marti y Pfrez, a figure
central del movimiineto revolucionario cubano, cuya versa-
cion sobre cuestiones muy varias, nos permitira' ofrecer una
idea aproximativa de sus inquietudes filos6ficas.
Vamos a mencionar ahora a lo expuesto por Francisco
Gonzalez del Valle, en cuyo trabajo, al referirse a la situa-
cii6n cultural de Cuba, manifiesta: "De ese florecimiento
econ6mieo resultan: un real, por el aumento de esclavos que
sobrepasa al nfimero de hombres libres, y un bien porque
se inicia una nueva cultura al establecerse en la Metr6poli
el Seminario de San Carlos y San Amnbrosio, la Sociedad Pa-
tri6tica de Amigos del Pais y el Papel Peri6dico de La Ha-
bana, los tres pilares sobre los cuales habria de levantarse
el progreso de Cuba. A pesar de haber Universidad desde
el primer tercio del siglo XVIII, ella no podria dar las refor-
mas que el pais necesitaba, por haberse establecido por las
del molde de las del siglo XVI' (Revista Bimestre Cubana,
pagina 112. Enero-febrero de 1943, La Habana, Cuba.) Tra-
bajo intitulado Filosofia en La Habana.
Con lo expuesto por este autor, se revela que la ensefianza
y la culture superior en esa naci6n insular era impartida
desde un Seminario y una Universidad, la cual no estaba
adaptada al movimiento cultural experimentado por la epo-
ca, pues estaba influida por caducos sistemas educativos.
6olamente en los tiempos posteriores, se experimentaba exA
la misina Universidad, ]a corriente renovadora de modernas
ideas, las cuales gravitarian sobre la formaci6n y evoluci6n
filosofica de sus principales figures.
El mismo Francisco Gonzalez del Valle, dice que: "Mien-
tras la Universidad ensefia una doetrina caduca y est~ril
todo sigue igual. Sin embargo, cuando en el Seminario de
San Carlos empieza a introducirse otra distinta y mis ade-
lantada por el Padre Jose Agustin Caballero, al finalizar la
centuria XVIII, todo cambia, las ideas son otras, se ve el
progreso. El autor la llama eclectica y con ella pretende ds-


-96





terrar el escolasticismo por medio del sensualisino y con el
metodo de Descartes, destruir el magister dixit, dejando libre
la raz6n." (Articulo citado, paigina 112.)
Con lo consignado, es posible advertir que la obra del
Padre Caballero es evidentemente renovadora, dentro de la
atm6sfera espiritual, en la cual evoluciona su pensamiento.
Con ello se destaca la influencia ejercida por el sistema de
Descartes, y la defensa de la autonomia de la raz6in para
alcanzar los principios exactos de la filosofia y de las ciencias.
Es preciso sefialar ahora que el sistema de Renato Des-
cartes es uno de los que mas notable influencia ejerci6 en
el desarrollo de la filosofia Hispanoamericana. Fue en
realidad introducido por distintos elementos, que se consa-
graron al estudio filos6fico en estas tierras americanas. El
sistema Cartesiano, con su influencia muy poderosa, se hizo
sentir de inmediato en la mayoria de las Umversidades
europeas y muchos catedraticos trasladados a los nuevos ins-
titutos de ensenianzas del Nuevo Mundo, lo sustentaron como
una modalidad del pensar modreno.
Esa notoria influencia, se destaca tambien en otras Uni-
versidades de nuestra America Hispana. Con el sistema de
Descartes, se trade a las especulaciones, un sistema de pensa-
iniento que pregona la autonomia de la raz6n y los princi-
pios esenciales l6gicos del raciocinio para construir las bases
de la certeza.
En este sentido, las Universidades recibieron en forma
raipida este influjo europeo y es evidente que influy6 con-
cretamente en la innovaci6n del medio espiritual de nuestra
Ame'rica Hispana. Sirvi6 en muy gran medida, para intro-
ducir un renuevo de ideas y para presentar ciertos aspectos
de la ciencia moderna. Con ello, los representatives del pen-
sar filos6fico se preocuparon por el conocimiento del ideario
moderno y por estimar la significaci6n de las conquistas de
las ciencias exactas.
Asi como el sistema de Renato Descartes, se habia difun.
dido por Europa, tiene tambien su difusi6n por Hispanoame-


-97-






rica, haciendo sentir su gravitaci6n en las Universidades de
Mexico, Lima y La Habana, entre otras.
Al analizar la personalidad del Padre Jose Agustin Ca-
ballero, diremos que en la Universidad de la bella isla en-
bana y dentro de su atmosfera cultural, es un innovador que
advierte Ia influencia de las nuevas corrientes sobre la misma
filosofia. Aunque mantiene una posici6n que se denomina
eclectica, es menester agregar que, de acuerdo a la cita de
F. Gonzalez del Valle, preconiza la aplicaci6n de nuevos
mdtodos, entre los cuales se destaca el de Bacon y el de Isaac
Newton.
Ya frente al eclecticismo de Caballero, reparemos que,
si bien 61 mismo, consider la necesidad de nuevos sistemas
en el campo de las ciencias y trata por ello de enfrentar a
la filosofia con problemas del conocilriento y del mismo
mntodo experimental que Descartes, Bacon y Newton, apo-
yaban para renovar los moldes de una vieja escolistica.
Si bien escribi6 una importante obra el Padre Jose Agus-
tin Caballero, no se construy6 un sistema desarrollado de sus
propias especulaciones filos6ficas. Se advierte en 81 la nece-
sidad de los mtodos inductivos y la observaci6n directa en
las ciencias positivas, plantea problems de epistemologia
que son importantes y que implican un viento renovador en
su tpoca hist6rica.
En el Padre Caballero se constata la resistencia y critica
hacia una escolistica que podemos calificar de caduca; y
ademais, creyendo en la trascendencia de la autocritica, ya
ataca a los que siguen sin dilaciones lo establecido v consa-
grado.
Todo lo que dejamos expuesto valora la importancia que
adquiere la obra del Padre Caballero en la filosofia cubana
y americana. Y principalnente, por haber tratado de adop-
tar urna posici6n independiente, una posici6n que es real-
mente digna de estimularse por la renovaci6n que implic
en el mundo de las ideas informadas por un cerrado escolas-
ticismo.






Dice Francisco Gonzalez del Valle, en el trabajo ya cita-
do: "En el Papel Peri6dico de la Habana de 1791 y 1798
se encuentran ya articulos combatiendo al escolasticismo y
que preconizan la experiencia y al observaci6n, el estudio
de las ciencias, sobre todo de la fisica." (Pagina 113).) Con
ello, aparece Caballero, como un defensor de las ciencias
experimentales, cuando las misimas eran enseriadas en forina
verbalista y completamente conceptual.
Hay que remarcar la hiportancia de la actitud del Padre
Caballero, que s6lo Ileva su atenci6n hacia problemas ya esen-
ciales del pensaniiento, de tipo europeo y ademias sustenta
su propia filosofia, frente a trascendentales cuestiones, entre
ellas, el desarrollo de las ciencias experimentales y la estima
que siente al tipo de conocimiento fisico.
Si bien la filosofia del Padre Caballero es eclectica para
la mayoria de los criticos e historiadores, ese eclecticisino
tiene sus propias inodalidades y que anotaremos de inimie-
diato. Por lo pronto, esa filosofia resulta eckectica por su
contenido, por los teas que trata, pero no por su natural
desarrollo. Es decir, que el autor, fue estudiando las diversas
cuestiones a medida que, de acuerdo a su mentalidad, se le
iban presentando, y destacando entonces las cuestiones de
mayor ilnportancia. Tales como su ant i-escolasticismo, su
defensa del mtodo experimental, su estimaci6n por la fisica,
como ciencia de los fen6menos naturales y de su valor obje-
tivo y del sistema de Descartes. Por ello, no pretendi6
Caballero, unificar esos aspectos de su ideario en una filo-
sofia eclectica, sino que se consagr6 a analizar esos proble-
inas, ya como un efectivo precursor del pensar moderno.
Caballero como fil6sofo, se interest por los problemas
del mtodo y de esta suerte esboza una gnoseologia. No pen-
semos en ninon momento en una elaboraci6n total de la
cuesti6n, sino que, por el contrario alli ilega su sentido del
an'ilisis y destaca alli aquellas formas inductivas sensoriales,
frente a las l6gico-deductivas, tan en boga por aquellos
tiempos. 4


-99-






Su filosofia se detiene en el problema del conocimiento
auque si bien en esta cuesti6n, no penetra profundamente. Es
de colocar en primer piano, la importancia que concede a la
sensaci6n y percepcion en la estructuraci6n del mundo gno.
seol6gico del individuo. Luego, al detenerse en la esfera
sensorial considera el gran papel que tiene el razonamiento
y la coordinaci6n ideatoria para obtener el conocimiento.
Al conceder importancia a la sensaci6n en el campo gnoseo-
16gico no aparece como un sensualista o defensor meramente
de esa facultad huinana, sino que, n~is bien admite un equi-
librio con la sensaci6n y la capacidad sensorial del hombre
y en tal sentido es realmente un eclctico, el Padre Caballero,
ya que concede de que ambos tienen pareja validez en el
campo del conocimiento.
Para realizarse el proceso gnoseol6gico, se arranca de la
sensaci6n y la percepci6n, pero toda esa actividad se comple-
menta con las ideas existentes en la mente humana, de suerte
que, cada esfera es necesario completamente de la otra.
Y volvamos ahora nuestra mirada, a la defensa del cono-
cimiento fisico-natural en el pensaniento del Padre Caba-
llero. Por lo pronto, sabemos que defiende ese metodo y su
empleo. Pero, nos corresponde agregar, que su concepto del
m todo fisico-natural, es todavia inipreciso debido a un cono-
cimiento incompleto de los trabajos de Sir Isaac Newton.
Subraya la importancia del mitodo de las ciencias natu-
rales y considera la trascendencia de tal tipo de conocientoo
para el desarrollo de la investligaci6n cientifica. Pero, por
ese entonces, recien ilegaba al inundo Hispanoamericano la
resonancia de la obra newtoniana, y el valor de sus aporta-
ciones para la exacta interpretaci6n de la naturaleza por
parte del insigne sabio ingles.
N6tese que, sin negar en ningin momento, el aporte trai-
do a las ciencias experimentales por el autor de los Principia,
se consider a la fisica y a sus formuilaciones matemiticas,
como una nueva filosofia de la naturaleza, cuando de acuerdo
al desarrollo dado "a esta ciencia por el notable genio brit-


-100-






nico, ya entra en el terreno de las asignaturas positivas de
character moderno.
El mismo Caballero, define el estudio de las cencias fisi-
co.naturales, pero consideraindolas como una filosofia de la
naturaleza, si bien mucho mais adelantada y aventajada que
la sustentada por los peripatticos, y mis aun, con un mayor
y evidente caricter de ciencia. En Caballero es preciso
estimar la importancia de ese imnpulso y de esa inclinacion
por los metodos modernos, para colocarlo como un pensador
adelantado en el campo de la filosofia de su tiempo.
Santa Fe (Argentina).


-101




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC