UFDC Home  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00062


This item has the following downloads:


Table of Contents
    Front Cover
        Front Cover
    Sumario
        Page 1
    Title Page
        Page 2
        Page 3
    Vigencia del ayer
        Page 6
        Page 7
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
    Temas e indagaciones
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
    Vida de los libros
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
    Notas e informaciones
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 199
    Back Cover
        Back Cover
Full Text






II.I
















Ii lo .l
-21







SUMARIO


VIGENCIA DEL AYER
Pigs.


Manuel Costales.-Es opluesta a la gloria del escritor la retri-
bucidon del trabajo literario?.* 44F9 IFF3 9
A. L6opez Matoso,-La Habana vista por un mexicano ......... 27

TEMAS E INDAGACIONES

Juan J. Remos.-Historiadores de Cuba.................... 45
Salvador Bueno.-Ascenso y afinrmaci6n de las letras hispano-
am ericanas .... .. ....... ............. ....9.. ; .......F.. 93
Juan Manuel Planas--La Isia de Pinos no es la Isla del Tesoro 106
Rafael Nieto y CortadeIlas.-Una rama cubana de los Roca de
Togores ............ .............. F............F ....... .. 113
Documentos sacramentales de algunos cubanos ilustres 131

VDA DE LOS LIBROS

Relacion de obras cientificas y literarias..................... 149
Estadistica ........... .... .. ........ ... ...........- 154
Bibliogrificas ............. .... ............ .. ... ..F 4 F9 157
J. L.-Marti. Estudio integral, por Medardo Vitier.
Vida de Cajal, por M. Y. Monteros-Valdivieso.
A. M. B.--El Libro de Cuba, por Arturo Alfonso RoselI6.
Antonio Martinez Bello.-Ralz y Ala, por Anita Arroyo.
Victor AgostinL-Antologia del Cuento en Cuba, por
Salvador Bueno.
L. C.-I10 de marzo de 1952-24 de febrero de 1955, por
Jose Sanchez Arcilla.
Antonio Martinez Bello.-Montoro; presencia hist6rica, por
Luis A. de Arce.

NOTAS E INFORMACIONES

Siete testimonios .. .. ........ ..... ..... ... ....... ... 191
The New York Library Club ..................9 99 ...9 ...9 199




I 7CME ROTE CA
ft. c GC-,DORES


M1ARZO


Revista de la


Biblioteca


0acional
acional


Lilia Castro de Morales
DIRECTOR A






LA IHABANA, CUBA
ImLpresorcs CARDENAS Y CIA.
1955


I


SEGUNDA SERIES. Aio U I


Bibic;-N "; j E "" R TI
No.H!E M E ;+ c: T E AERO-
iNO!Ai
No. PLIYC N t RF)






La REVISTA DE LA BIBLIOTECA NATIONAL, comienza con
este nuimero el sexto taho de publicacidn ininterrumpida.
Problemnas que por algz'n tiempo creiamos superados, y que
en wti principlio la ensombrecieron, hoy sorpresivamente
amenazan de nuevo. Esperamos que suts vicisitudes no se
prolonguen, ya que confioimos fervorosarmente en que el
nuevo period de political cultural que inicwia el Ministerio
de Educacion, viabilizard una soluci6n feliz a las dificutltades
surgidas.
Cuamrdo una revista de este tipo arriba a sit sexto afio
de publicaci6n aumnentando gradualmente la calidad de sus
colaboraciones, tal labor significa que su trayectoria ain no
estd cumplida. Sabemnos que en nuestro pais toda revisWa
cultural tiene inds o menos prefijado un corto period de
existencia; pero la REVISTA DE LA BIBLIOTECA NATIONAL,
puede con legitimos derechos -cimentedos en su obra te-
sonera y de superaci6n constant esperar la continuidad
de su funci6n a traves del tempo.
Adenids, hay algo que nos alienta a proseguir sin tregua
en nuestro empeno: los honrosos testimonies, totalmente
espontdneos, que de las mas calificadas instituciones y per-
sonalidades cubanas y extranjeras recibimos cada vez en
nzmero mayor. Esas aseveraciones cormenzaremos a publicar-
lar a partir de este numero, a razon de una por cada atto
de existencia de la REVISTA en su nueva etapa, como demos.
traci6n definitive de que la misma no debe desamparecer. A
todas esas personas e instituciones qpie nos alientan y esti.
mulan en nuestro empeno, una vez mas, MUCHAS GRACIAS.*

*VWase nuestra eeci6n "Notas e Informacionetib".


- -

















VIGENCIA


DEL


AYER





















ARTICULO I


ES OPUESTA A LA GLORIA DFL ESCR1TOR LA UEThI-
BUCION DEL TRABA1O LITEIAU1O?



El deseo de rectificar nuestras ideas si en ellas
errados estuvieremos, y el de evitar se estravie la
opinion en ]a material que euvuelve la anterior pre-
gunta, nos sujieren algunas reflexiones que quere-
mos dar i luz dispuestos siempre a sostenerlas en
lea] discussion, si necesario fuese esclarecer los parti-
culares a que hemos precisamente de referirnos.


Repr6ducci6n facsimilar de la
Costales que hoy publi'cumo.


primera pigina del trabajo de Manuel


-7-





4p
Is opuesta a lglor/a del escritor

lIa retribuc6fn del trbajeo literario?

Por MANUEL COSTALES
ARTICULO I
jEs opuesta a la gloria del escritor la retribuci6n
del trabalo literario?
El desco de rctificar nuestras ideas si en ellas errados
's4uicreios. y el de evitar se estravie la opinion en la
tnateria que cin ueIve ia anterior pregunta, nos sIujieren al-
gunas reflexioines que queremos dar a luz dispuestos sienm-
pre ai o.)tenei-rlas en leal discussion, si neccsario fuese escla-
recer los particulares a que hemos precisamente de refe-
ir i rs oz.
Pra ique no corra Ia pluma en el vaStisiimo calnpo que
s-e presenLa, y la rectitud del pensamnieto evite los vuelos
con que la ilmajinaci6n nos aparta de la solidez del racio-
cilio hierioseando sin embargo las inspiradas concepciones
del eipiritu. fijareuos algunas cuestiones quc han de diluci-
5are previamniente 'i fin de biiscar el acierto que nos pro-
ponemws en los prcscntes articulos.-l- ;En que consiste la
;lurit dcl escritor?-2- ,'Debe retribuitrse el trabajo litera-
Etre I,- libri uuri)anc,- del si-glo XIX ,ue pco,-cc la Bibliioteca Nacional,
-O ,.':., 'dT,. el folleto de Mamei Co~tale! que publicanimos hoy, pot ionlsi-
(orar u conitenildo de atvtuial vigencia,. Ifemos qucridlo rc.lpe)tar la ortografln
rigiI y v rfn limitilni os a traiiscribirlo literalmente.
1ilnud C,)t.vlei y GovaiteS nacio6 en La Habaina el 24 de oilUbl-t, de 1815
y en ella falle.io el di;a 22 die marzo de 1886.
INt, e-, Ain duda alguna e1 ensayo que boy ofrecnios eni VIGENCIA DEL
\AYERB, exponenie de su actividad esencial, que fu' la pedagogia infuntil.
Aunquc public'6 unu Educaci6n de la mujer y una novela bajo el tltuio de
Florentina, la preoi)paciofn esencial de su vida fue la fundameitaci6n de un
Aistema t'uii -it'iotiil dc.-tinadn, a ]a vomp,-ensi6n y ,niolde dit espiritu en s':


-9-






rio?-3- Es incompatible la retribuci6n del trabajo intelec-
tual con la gloria del escritor?
La literature, como todos saben, no es otra cosa que la
espresion de la sociedad, y el escritor sometido a las influen-
cias que le rodean aspira ai resultados que esten en perfect
consonancia con las necesidades que la aquejan. Esto que es
tan general, no deja de tener alguna escepcion que luego indi-
carmnios. La gloria pues se estima, 6 tiene segun la epoca en
que se describe, las ideas que doinnan, las pasiones que se
ajitan, el movimiento inismo que lo envuelve todo en su pro-
dijioso impulse. Las medianias erit6nces son doininadas; el
jenio, el talent mismo, se dejan arrastrar del torrente que
lo invade todo, del niismo niodo que el viento potente y atro-
nador arrebata la debil pluma que en su paso se Ie opone.
Asi pues, cuando en el siglo 18 se rejeneraron las letras en
espana, apenas se hizo otra cosa que trasladar una parte de
las ideas que reinaban en la literature francesa; toda aquella
innovacion fiue un eco mas 6 menos repetido en que la imi-
tacion estaba encargada del principal papel. Las necesida-
des de aquella sociedad no eran sin embargo las de la nation
vecina, y a espensas de la nacionalidad asi en la forma coino
en las ideas, ganaban terreno las doctrinas que servian de
modelo ai la inayoria inmensa de escritores de todo jenero.
En vez de oponer enerjico esfuerzo a esta verdadera
invasion literaria, se claimo por el estravio de la diccion,
naci6 la escuela rigorista del purismo, y en.t6nces el escritor
a fuer de conservar la esterioridad y cultural de la espresion,
busco6 en esto la gloria, y inat6 el pensamiento por cuanto
cort6 el vuelo i las obras que rApidamente se sucedian. Di-

anos mas viirginriales. Asi sus Libro de lecture t)(ra los nijWs, Aguinaldo para
los nifios y Album religioso para los ninos, en loq que es curioso sefialanr
la insistencia ardiente de las tires uiltimas palabras que Iuo titulan: para los
ninios". A los nifios5, en definitive, consagr6 su breve existencia.
Pero este interesantiiimu analisis que hoy ofrece a sus lectores ]a RF VISTA
DE LA BItLIOTECA NACIONAL viene a revelarnos que Manuel Costales iue hombre
de singulares inquietudes inteleetuales,
Las problem aticas relaciones entire vocation y remuneracion son de eterna
vigencia. Puede decirse que han existido desde que existe el arte.


-10-






ganlo entire otras las fAbulas de Iriarte escritas para ridicu-
lizar la mania de introducir voces estrafias, diganlo los Erum-
ditos A la Voleta de Cadalso, y otras que no queremos citar.
y que i bien corrijieron en parte las adulteraciones del len-
guaje, causaron por otra males irreparables y de infinita
trascendencia.
eQue es el lenguaje? -No es el medio de espresar nues-
tros pensamientos? Y estos pensamientos han de ser siec-
pre representados por unos mismos signos? Cada Cpoca tiene
sus necesidades. sus costumbres, sus exijencias; la sociedad
marcha, y en su rapido curso todo se impregna y resiente
de las ideas que impulsan ese movimniento. Verdad tan osten-
sible parecia desconocerse, y como si se condenara A perp6-
tua inaccion al idioma, como si este no hubiera nunca de
adelantar en la senda del progress. claros varones. intelijen-
cias distingruidas dirijian sus esfuerzos A conservar ileso el
aticisino de la lengua castellana, y en esto y nada inas se
hacia consistir la gloria del es.critor.
Lo que era para los puristas un verdadero contajio, conis-
tituia precisanuente la gloria de los que de 61 se sentian in-
fluidos, y en esta lucha del p'ensamiento que buscaba espan-
sion, y del compas de la critical que friamente preterindia
niedir por la dicci6n las ideas que del cerebro brotalian, con
dificultad podria decirse ent6nces de parte de quien estaba
la verdadera gloria. Los adelantos posteriores, 6 niejor dicho,
las nuevas circunstancias que vinieron a borrar las influen-
cias precedents, dieron diverso rumibo a las cuestiones, y
ya la imparcialidad pudo ejercer su imperio, inarcando A
cada uno la parte de gloria que en la contienda le cupiera.
Tracinos este ejemnplo tan solo para probar que la gloria
del e.critor depend casi siempre de las ideas que dominan
en la 6poca en que describe, y que solo a privilejiados talents
les es dado sobreponerse al torrente de esas ideas que todo
lo abrazan, y dar la ley imprimiendo opuesto jiro al que tras
si deja el movimiento de que logran sustraerse. Reciente de-
mostracion tenemos de esto en Zorrilla: cabele la gloria de


-11-






haber reanimado las musas espafiolas, y a merced de su
fecundidad y brio, de su brillantez y arrojo. despertado la
emulacion de una juventud entusiasta, aunque no certera
en los medios de imitacion con que Ie sigui6. Leanse si no
las obras poeticas que antes de 61 se escribieron; hbsquense
las posteriores en el corto period de diez anios, y si el nu-
niero no equivale a la calidad, el entendimiento ha tenido
mas lato campo donde ejercitar sus fuerzas.

Muchos se estraviaron, es verdad; pero otros ban bri-
llado, otros han dado al mundo sus producciones al calor
de los inuevos principios, y proclamada la libertad del pen-
samiento, rotos los obstaculos que a su vuelo se oponian,
hallaron en ellos los recursos que antes desconocian y salie-
ron de una oscuridad en que siempre hubieran permanecido.
La razon que observa esta lucha, la razon que examina y
inedita y con iinparcialidad resuelve, nos dice hoy pasado
ese vertigo de delirio y exaltacion, que a las escenas san-
grientas y patibularias conque la modern escuela asalto
el teatro atrayendo sin embargo los aplausos de la multitude.
ai las pasiones desgarradoras con que convocaha al pueblo
para escitarlo, pueden oponerse sin muchas desventajas.
como observa un critic distinguido, los hijos de Edipo devo-
randose unos a otros, Agalnenon ininolando a su propio hijo,
a Orestes y A Neron y a otros no imenos sanguinarios que
ellos.

Aparte pues la formna que junto con otras exijencias de
escuela han hecho mnucho mal y much bien a las letras,
nosotros buscamios la gloria del escritor en su obra misma, en
la tendencia de sus ideas, en la rectitud del pensamiento.
finalmente en el bien que al hombre y a la humanidad les
resulten de ellas. Esta gloria tan facil de querer como dificil
de alcanzar no la discierne siemlpre, 6 casi nunca la concede
la edad misma en que se describe. Y no puede ser de otro
modo, porque el que logra sobreponerse a la multitud, y
elevarse a encumbrado puesto no se hace oir de todos, por-
que no estan en aptitud de apreciar sus esfuerzos, por lo


- 12






,isino que estan poseidos de convicciones, contrarian que el
movimiento general imprime.
La gloria que alcanz6 el Quijote estuvo muy 16jos de su
autor, que escribiendo sus capitulos en una circel de la Man-
cha jams sof6o en la brillante aureola que rodea su noimbre.
Preciso fue que las ideas caballerescas perdieran su domninio
a que en much parte contribuy6 el hidalgo manchego. indis-
pensable tambien que se mitigara tan general influjo, para
que la inmortalidad otorgara sus laureles al que asi supo
estudiar las costumbres y combatir con la poderosa anrna
del ridicule el estravio de la opinion y las funestas conme-
cuencias que produjo. Si fucra possible la resurrection de
Cervantes, at6nito quedaria al saber que en la sesuda y pen-
sadora Alemania se aprende el castellano para saborear las
escenas que traz6 su plumna, y que aquellos libros que timido
dedic6 al Duque de Bejar alcanzaban en el siglo 19 continues
traducciones en todos los idiomas de la civilizada Europa.
iHe aqui una gloria imperecedera! Cervantes sin embargo
tenia como su obra maestra la novela de Persiles y Sejis-
mundo como lo anuncia en la dedicatoria del Quijote, cuya
segunda parte public ai los diez afios de la primnera. La pos-
teridad al otorgarle la gloria demuestra que no fue la que
tuvo en su mente el ilustre escritor.
Hoy mnismo -qu6 es la gloria? Zen que consiste? .soimos
mas 6 menos justos en tributarla al jenio que se levanta?
Diganlo Dumas y Victor Hugo, no obstante los errors en
que han incurrido, digalo Soulie y Vulwer y sobre todos
Eugenio Sue en sus novelas sociales salpicadas sin embargo
de escenas que la moralidad reprueba. Que son los Misterios
de Paris? observaciones brillantes sobre sistemas carcelarios, contem-
plense los dramas horribles que en esos lugares se suceden,
veanse los efectos de una education torpe y descuidada en
la fainilia de los Mariscadores, el heroismo de la integridad
en el lapidario Morell devorado por los horrores del hambre
y de la miseria, y conoceremos a no dudarlo, que el novelist
actual no se entretiene como sus predecesores en simple






amorios y empalagosos coloquios, sino que estudia, que me-
dita, que observe y luego piensa, y describe y sefiala la herida,
sino para restafiar la sangre, para indicar al m"nos el remedio
que eficaznzmente deba aplicarse.
,Quie ha hecho Sue en el Judio Errante? Con mnano habil
ha descorrido el velo que ocultaba tantos horrores. ha sacado
a la luz del mundo atrocidades inauditas, ha demostrado la
horrible miseria del pauperismo, la necesidad urjente de
amparar a la clase industrial y jornalera. ha clamado por el
foniento de las asociaciones presentando ejetmplos de sobrie-
dad y economiiia., de 6rden y trabajo, de moralidad y honra-
dez; en una palabra y pasando por alto todos los defeetos
de que toda obra se resiente, ha lanzado un grito penetrante.
hiiiianitario. en imedio de la sociedad que en su torbellino
lo envuelve iCuintas lecciones para el majistrado! icuantas
para el hombre pensador que se interest en la sucrte y bienes-
tar de las families?
eQue novelist antiguo ni modern puede disputar los
laurels de la gloria al escritor frances cuyas tendencies de
doctrinal le atraen el aplauso de la civilization? "Son sus
obras resultado de la prostitucion de las letras? .Estain acaso
exentas de innioralidades. 6 de errors? Condenemos estos
con vigor, y elojiando la verdad, conozcamnos el poder de la
palabra penetrando en todas parties, dejandose sentir asi en
el gabiniete del potentado, como en la tariia del industrial.
irradiAindose como la luz y conmo la luz ocupando el espacio
con los desitellos vivisimos de su esplendor.
Si pues la gloria consiste en la rectitud del pensamiento.
en la moralidad del escritor, en las tendencies jenerosas y
humanitarias de sus principios, si esto todo es resultado del
studio, de la observacion y del talent, investigueinos ahora
si el trabtjo literario debe 6 no retribuirse.
ARTICULO II
IDebe reiribuirse el trabajo liderario?
Ni un solo instant hemos podido dudar de la necesidad
y conveniencia de retribuir el trabajo literario, antes bien


-14-





hemos sostenido, y animados por nuestras convicciones sos-
tendremos siempre, el deber de pagar las tareas del escritor,
persuadidos como lo estamos del beneficio que con esto re-
portan las letras y la juventud que las cultiva.
Nuestras ideas sobre este particular no han sido esteriles;
ellas han prendido en la mayoria de los que escriben desper-
tada del suefio de jenerosidad en que tanto tiempo se habia
aletargado., y podriamos sin esfuerzo alguno citar brillantes
producciones debidas al estimulo que el anhelo de imerecer
esa recompensa ha orijinado. La juventud que lea estos ren-
glones se dara el placeme de haberlos inspirado, cuando po-
sitivos frutos hermnanados con los de su miismo progress y
adelanto, le hagan ver que se aprecian sus esfuerzos, se valo-
ran sus studios, y no consagran su trabajo para que uno 0
mas periodistas esploten en particular provecho las mismas
dotes que le atraen simpatias y reputation.
Sentiriamos ser demasiado esplicitos; pero asi lo exije la
question, si questionable 6 controvertible puede ser un punto
en que todos convienen con la unanimidad que produce la
justicia.
El trabajo, fuente fecunda de riqueza, de moralidad, de
Virtues infinitas; el trabajo que crea products, que crean-
dolos civiliza al hoinbre y hace prosperar a los pueblos, que
bafia de sudor la frente del humilde jornalero y ajita el brazo
del artesano, que alienta al industrial y lo aproxima por me-
dio de su obra a la comunicacion y trato de los que viven en
apartadas rejiones, necesita para su sostenimniento y progre-o
la poderosa palanca del estimulo. ,Y cuil es este? tCuAl1 es
mas eficaz que la just y necesaria retribucion de esos afanes
que en continues vijilias apenas dan treguas al reposo? eCual
mas inmediato, mas indispensable para las graves y perento-
rias necesidades que rodean al hombre? 4Cual finalmente
mas ai prop6sito para que llenando sus deberes sociales, aspire
tambien a los goces que en el circulo de sus facutltades pueda
disfrutar?


-15-






Tenided la vista por el inmenso cuadro que la sociedad
present, penetrad en el campo, venid a la ciudad, arrojaos
a esas naves que atraviesan los mares; ved al hombre lleno
de afane.,; dedicado siempre al trabajo, sostenido por los con-
suelos de la esperanza. Los caUmpos y os talleres, las arles y
la industrial, la tierra y los mare., el aire miSiio aplicldo port
el trabajo a las comunlcaciones del hombre; en todas parted
vereis lIa santa v civilizadora haboriosidad animaindolo todo.
fortal ecienidolo, difundiendo consuelos y recirsos,- accrea(ndo
el pan i los labios del mencstral! 6 colocando a las uacione*
al frente de la riu"eza v de la alundancia, de la rectituid y de
los Juenos liabitos.
SI'todo,0 tabajan, todos sci afanan y desvelan. todos recibene
iii 6 neno retribucion a sus areas. ;,y la unica ecseepcion
de esta justicia universal estara rcservada para el hombre que
dedica al cuitivo de las letras estari reservada para los
que ejercitan el talent, desenvuelveii el injenio, emplean la
hitelijencia ? 6La fuvrza material del homnhre, el trabajo cor-
poral, tienen un privilejio para que sze les rei unere y pa-gtC.
v 1a intelligence que ios acerca i la altura del Supreilo '1a-
cedor- nT ha (Ie ser prenmiada. no ia de reiinerarsc iaii1
dola 'in elC poderoso aliciente del e;tlmiulo?
La 'lorla-, lw a-aqui tu fnica re-mnpensa, dirarn altunos,
1 ^ gloria, r%.spovdere'Jos nosotros. no es bastante para1 el
hlombl-re. porque el ioi,'.re no Vive solo de rgloria; necesita
I1pan qc I tinIent y a.,pirar debe los wocesN y comodidate -
pan qu le Z1ilieiitt.. v It~I
que la socid:.d Ie erinda. coi' odid(ades y gocep que debe
encontrll r cn el pago dlie su trabajo, con la reltrilucion dc
stis \ji| a." ~'~C1 el prmjio vy r gal rdlon de suts afane,.

El novelist ei hviisloriudor, el, pot'ta. invierten ese( v
1ios |)ar (ideclIIr itistriiir conIooldr alos Il-cores. y este dc-
lvih% c-ta inlr;irucion, este conmuelo ;.nada alsolutamente
hi4et ale ? eSi, Incutbraciones y vi.ilias no de5)en pa*ar
Ke la dIria qi-,1 de elias le rc-nlte? ;Quie haria el escritor
pIibtic(o .in el !positivo fruto de sn trabajo? Publicaria su
i;iro, recogcria abitind:nte cosecha de apladisos. it (opinion de1L






discerniria 6 no sus laureles, miraria al rededor, y en vez de
adquirir el dinero que todos adquieren con su trabajo, porque
este ajente universal de circulacion todo todo lo proporciona
para salisf acer las necesidades y goces de la vida. no veria
cercza de si otra co'a que manuscritos vy papeles. cuando qui-
,as una familia numerosa reclama su sustcnto, 6 el traje que
vistp, necesita renovacion para presentarse con decencia en
ia sociedad en Clue vive. Que le han valido sus largros dias
de cstudio? qic` el continue anhelar para concluir ria obra
de que otros hani de sacar utilidad y provecho? -es esta la
remdnteraction que Sus tar_1as Ie proporcionan?

\V, el ezcritor que todos aspiran ai crearse un porvenir.
que a esto tiendcn los afanes dcl hombres, quiie sin escepcion
ningimoua todos deseau comio tTrmino A sus faticas, ( descansar
de ellas. 6 con eillas proporcionarse las conveuiencias que el
inuIndo y la civilization ofrecen, aspira por consiguiente a
e-te miisno fin. Un imnpresor se apodera del libro, lo impri-
me. lo da ai luz' lo vendee saca- una ganancia considerable
de hi olra; el noiiilre del autor Ie garantiza el lucro, y con
este atieilde A sus necesidades y aun Ilena los caprichos del!
1ujo.
Entire tWito el cscritor deihe contentarse con la gloria, con
i gldoria tan dificil de ilcanzar, ha de ver qte sn trahajo
es .:i<;.im, veta de oro para el impresor, para el periodista y el
JIt' 1ero. y no Ie es dable pcivir, busear, obtener ese misnmo
oro qtie f,4a i enchir las gavetas del editor. ;!n]usticia alroz.
escr1-uu.ii: nosotros: prilmipio alhurdo que condena al hom-
bre a "r~~lajar para que ofros se aprovechenf y lucreni con el
I'uto precio.so& de .us alane Si esta fuera la suerte de los
ue Ai iIs et:ras se dedican o i cste el alardon de sus studios.
pstIHdo., por la indolencia. miuertos por ci de&Sliento, mira-
tran.., con odiofdad los inrtisrmentos dele saber con que se
trabaja en bier, de todos para semnbrar el ainargo fruto de la
usurpacion, que usiurpacio: v no otra rosa sera aprovech rse
sin titulo lejitiwio de las tareas de otro. condenandolo Ai laI
indiferencia. al abaindono y a la pobrcza.






No queremos anticipar las ideas que henios de emitir en
el siguiente articulo; probaremos en e1 que no es incompa-
tible con la verdadera gloria del escritor la retribution del
trabajo literario, y que el hombre conserva su dignidad, su
decoro, su ardiente amor d la verdad, a la rectitud, al bien.
sin que estas virtudes se minoren 6 alteren, porquc reciba
el dinero que le proporcionan :us talents. Continuemos pues
nuestras reflexiones.
Jenerales son estas y sus tendencias asi lo persuade:
aplicandolas Ai nosotros, localizandolas nos sobran justos y
razonables fundamentos para alentar -i la juventud, a que
estudiando. consagrando ai la meditaci6n y A los libros. a la
observacion y A las letras sus esfuerzos. exija, pida y obtenga
la dcbida retribucion a sus trabajos literarios.
La corta esperiencia que hemos tenido envueltos como
lo estamnos en el movimiento intellectual de Cuba, con estre-
chos vinculos de amnistad con los que escriben, nos habia
libcclio advertir la desvenlajosa position en que nos hall,-
banios. Sucedia pues que un editor formaba el proyecto de
pnblicar una obra, suelta, 6 por entregas, convocaba escri-
tores ya de los que se dedican a la poesia, ya de los que se
consagran a escritos serious y amenos: halagaba el anor propio
de cada uno pronto siempre a ceder, porque entire otras co-
sas e el escribir no es amun una profession entire nosotros. Salia
a luz el cuLaderno., pocos 6 imuchos suscritores favorecian la
list de la iiprenta. daibase uno 6 dos egemplares al colabo-
rador, y he aqui toda la retribucion, todo el premuio de sus
escritos. Generosa y desprendida como es de suyo la juven-
tud. no advertia que sus esfuerzos daban lucro y ganancia.
que un principio eterno de justicia que a la reciprocidad no-
llama, nos manda dar aI cada uno lo que es suyo, y que si el
inmerito de las producciones, las simpatias del autor, suis rela-
ciones mias 6 menos estensas proporcionaban suscritores v
dinero, pagarsele debian esos trabajos que sobre ser lentos
y costosos traen consigo otras muchas aniarguras.


-18-





Estas ideas estaban y estan en consonancia con los ade-
lantos de las letras, porque el que aspira a que se Ie pague.
esfuerzos debe agotar para merecer renumeracion, y este que
es un eficaz estiimulo, infundiria como infunde cierta compe-
tencia honrosa que en provecho de his letras redunda. La me-
diania 6 habria de quedar rezagada porque pronto recibiria
tristes desengaiios. 6 empefiada en el progress. al progress y
al adelanto tendria que encaminarse. Esto era la inuerte cierta
de los que plagan los periodicos, porque el piiblico acostum-
brado a leer lo mejor que diera el pais. con desden niraria
las obras de los que no le presentaran sazonados frutos, y el
interest misino del editor herimanado de este mniodo con el
progress, haria retirar de la escena i los que en ella no de-
bieran figurar.
Nunca dijinmos que se sacrificara a] lucro, A la ganancia.
la bondad de la obra. ni que en vergonzoso trafico se em-
pleara el talent. Idea tan bastarda jamas alterara la rectitud
de nuestros principios; ahi estan los articulos publicados en
el Faro. leanse; ellos dirain que la inoralidad del escritor, su
dignidad, su ardiente amor por el hombre, por la sociedad
toda, deben tener perenne culto enii el coraz6n, y en la inte-
ligencia de cuantos consagran sus vigilias al dulce consuelo
de las letras.
Exito favorable de nuestras ideas fue la adquisicion de
obras y de articulos, mediante la compra que de ellos se ha-
cia; que el pago aunque no la ganancia proporcionara niedios
de subsistencia, bien con cortos, i j6venes estudiosos que por
necesidad y por honor habian de procurar las mejoras y
adelantos de sus escritos, y que si con estos hallAra el impre-
sor recursos para publicar libros y cuadernos atrayendo 1us-
critores, la justisima ley de la compensation si a nivel no lo
ponia con los autores, borrara en parte la desigual position
que hasta entonces habia conservado.
Preparado estaba el terreno para esta notable alteraci6n:
empresas periodisticas pagaban a sus colaboradores. Ia voz
de la verdad de suyo penetrate dej6se oir, y lo demas ya lo


-19-






saben 1o,- que escriben y no poca part de los que leen. Hoy
se clama contra el cspiritu de industrialismo que todo lo in-
vade. y como pudieran desv*irtuarse los efectos preciosos re-
comiendidos. como aIlgunos se pronuncian sin previo examen,
condenando las id.eaLs de los que sostienen y piden rertibucion
al trabajo intellectual. escribinios lo6 presentes renglones es-
planiando aquellos saludables principios que la justicia y
nuiiestro atnor ai las letras nos inspiraron.
Si no solo el impresor y el lilrero ganan con las produc-
ciones literarias, si esltas constituyen en parte la profession
honrosa de aquellos proporcionaindoles trabajo y inedios de
mubsistencia, si la sociedad toda se aprovecha y adelanta con
los quie estudiando su miodo de ser, la necesidad que la aque-
jan, contribuyen poderosanente a correjir el vicio, desterrar
el error, rectificar las costumbres, just y necesario es que
el laurel de la gloria tan dudoso y tardio, como brillante y
scductor,. no sea el solo y esclusivo prenmio ai tantos y tan
tiless desvelos, y que la retribution del trabajo que en toda
clase de ocupacion encuentra el honibre; comipcnse tainmbien
las fatigas del que 1 las letras se consagra.
Con estos antecedentes, veamos en el siguiente articulo
si la retribution que pedimos es 6 no incompatible con la
gloria del escritor.

ARTICULO III
-La retribuci6n del trabajo liferario es incompatible
con la gloria del escritor?
Lo espuiesto en los dos articulos anteriores nos conduce
facilmente i la solution de esta pregunta. Hemos dicho que
la gloria del escritor consiste en la rectitud del pensaniento.
en la solidez del raciocinio, en la moralidad y en consagrar
al bien del hoiombre los esfuerzos del talent y de la inteli-
jencia.
Esta gloria no es en mianera alguna incompatible con la
retribuci6n del trabajo, y no podreinos condenar nunca al


-20-






queen la senda de sus deberes comnio escritor exija el pago
de sus tareas. No estan precisamente en que con dinero se
pague al literate, los estravios que lo abismnan en el error.
que lo llevan prostituido y torpe a proclamnar principios des-
orgainzadores y absurdos. El minal uso que haga de sus facul-
tades, las tendencies perniciosas de sus doctrines, los cuadros
vergonzosos que ai los lectores ofrezca su pluima- no depeiin-
den, ,o. de que con doblonei, se le paguen los esfuerzo de
su saber. La misma jtoneda con que se practice una obra
de beneficencia, sirve tamnbien para conducir al homnbre a
la enibriaguez y al crime, y 'a nadie se le ha ocurrido con-
denar el dinero cuando este es el ajcnte interinediario entire
las necesidades de la vida y el modo de satisfacerlas. Conde.
nase si el uso criminal de el y se recomiendan lai economnia.
el trabajo, la buena y acertada inversion de la riqueza.
Que escritores venales y corrompidos se degraden entro-
nizando el vicio y la nialdad en sus funestas producciones;
que todo lo eminponzoinen con ideas depravadas y viles, es cosa
niuy distinta ia que el trabajo intellectual se premier y retri-
buya. Cuando arde en cl corazon la llama santa de la hon-
radez, y el entusiasmo inspira la minente, todo el oro es inefi-
c.iAz para bastardear la plumina del hombre 'i quien la rectitud
y la inoralidad dirijen. Entrian entonces en lucha los buenos
principios, se depuran y acrisolan, y la virtud combatida
pero triunfante present el bello espectaculo de la integridad
y del honor. No han sido solo el fanatismo relijioso y politico
los que hanii dado mirtires a la humanidad, las letras tienen
tanlbien sus anales y en ellos pajinas brillantes en que cl
alma emaltecida ha conservado puro., inniaculado el amr a
fa ilusiracion y el culto santo i la verdad.
Asi pues para el escritor debe siempre resplandecer d
bien del homnbre, la moralidad de las classes todas, las mejoras
sociales que nos conduzcan Ai la perfeccion, buscandn1 enL
nuestras costumbres, y en la hermosa rijidez de la virtud la
imiagen de un Dios a cuya semejanza fuimos por el formiado.
Cuando no hay fortaleza suficiente para conservar el vigor
de los buenos instintos, cuando el corazon flaquea y la inte-


-21-






lijencia debil y no instruida cede al influjo de la depravacion,
el escritor convierte su pluma en instrument de destruction,
regando en todas parties el veneno de abominables estravios.
Liaya rectitud, y la conquista no serai dudosa.
QIeQu6 hareis si solo el ansia de gloria mueve al pintor a
emtpuinar la paleta para estudiar la naturaleza y sorprenderos
con su obra? j.que hareis si unicamente alentais el canto del
poeta para que majestuoso y noble, se ihaga oir del honiombre,
si los laureles de la inmnortalidad no le dan esperanza de cefiir
sus sienes, ni aun de alcanzarlos sino despues queen l se
apague el debil soplo de la vida? ,que consegulireis si solo
la gloria del aplauso os lleva a rendir culto y alabanza al
artist que con su voz os connmneve y aterra, os consuela y
regocija? Apartad de ellos la recompensa, quitadles el miedio
de disfrutar de las delicias de la sociedad. y arrojarin los
instruilento de una gloria efiinera. y inudos morirlin. apaga-
da la chispa del entusiasino.
Retribuid por el contrario sus esfuerzos, alentidlos; de-
cidles que al templo de la inmortalidad puede llegarse reco-
jiendo tainbien el oro que ,us talents y su jenio, y su saber.
v sus studios les dan, y tendreis estimulo y aplicacion. pro-
gresos y adelantos, y no les cerrareis el camino para que ma-
fiana se paseen junto al potentado a quien halaga la fortune
y tengan tambieii los goces que sus esfuerzos varoniles les
conquistaron. ASon mienos grandest los artists de Europa
porque ostentando los prodijio- con que la naturaleza y el
studio los dotaran, buscan remuneracion a sus trabajos? ,No
ha sido precisamente junto con el amior de la gloria, el deseo
de verse brillantemente recompensados lo que han producido
el adelanto asoinliroso de las artes y de las letras? -Son me-
nos esplendentes sus obras porque valorizadas les han abierto
las puertas de la comodidad y de las conveniencias ?ociales?
No tuvieran las dotes que las distinguen. y ni una sola ofren-
da se pondria en esos altares desiertos. sin idolo alguno a
quien consagrarla.
Necesario es distinguir entire el trabajo que se paga y la
pluima que se compra, Cuando el escritor pide el precio de


-22-






An obra, y ebta ohra es LUena, 1til, Mnci.l, cnduii solo mspira
* qlue 10: renMunMre y prjmVit!. sHin olvidar Un innanle ]a
gloria, porquce por Is gloris tambien etcribe. exije un aeto
de justicia y de provechoa liracelencia.i- Cujanilo ir el
cOntrario pone It prf*iD Bil* idmo. y cic'ribe buJo e influjo.
dcl (inhtr<, y rYmibc el impulo qu e dan, el alina envileeida
pierde su dignidad y la plums enltonce. nu anrroj iu mm qir
e&cintdlos y iimariai. La filta di,- recitlud, de moraiidad y
honradel, etravijn y pervirten, por e "]as p-icdade de
Auguitoa. como oberva el pamejirista de C:Hirlo, [V. .e alh.
baron en la imLwia tribune en que hflbim preciaad cA"ta enmigreniidJia &i Mairco Tulio, y el cruel Maximiano
eirontr' orad-r que le describiese como el Lti.eantio d4re la
naturalea./" Perdida con la moraulidad eAj e'pecir de c'n.
eenci.; xvutl quei r nrid e l cr axon y en el ccrebro del
uw scirilbej. todo c- torpe, riniestro y abtminable. De esle
imodo y no dec otro.f se e-plica el aniinu d4 romrunlair li proiEi-
tucior tL;tdaldo crii el |IIilao de icncia[--n producione-6
el eltravin die scedaidet. viimdas y corrompldas.
El rTtiltr pmcde anwmr ta obra /mr I obra mismaf, Oi que
c.te smor se desnatura1ixe ni mtnuera, parqnu eii nmi obra
le proparciona el |P.LgIi Jle m; iralmjo. Si Rl aittor se Ie dic-
'crrsi c d# modo, propagn esta idea, tiomt e1te oro en
rmrrinpnmis" y dbil 6 depravado eo-rilrf I mionoin p qw el!
pcriudita, tl editor. d e0iulfli0ir4t oltro le rj'. enlonwf no
" v.l amur de Iil leirms de que Ic inspire. e- el torpe ieeot
de enriquccerse, de atesorar dinero, de n.-ilrair. y i ieto Klcri-
fie Is diguidad de honibrte y ii ilignidjid de critor.
Si con la indep mdeniai J. tu razon Iornim, concibk. rca-
]R.a et Ilan de uiaiji obra, consullta S faScnltadI-. e'tAudia ta
*niiiid, climiis contra el vicio, pide reformiUU y nmjortu.-
proporciona soalt. y eqPlireiimienno h] inimo. v en retribution
cxije quta el periodiIia, 6 cl librero. el impreor le iNti[L
mn grucsa caniidad., ea esto remurnu-rnti4nii y muy ju1ta de
mn trabajo. Estr tvrzhaI rii 'riito al papcl. lucro al editor,
bienes i Is loicedad si to aeepta, y triple co;a Aeria qie brown.
do de oil. cabmm y .liritnda de svl manao tuntoi bienes.. c


-23-






creyeran iminchadas al contact del oro que por su libro
ec iIWe.
No negaremos sin embargo que hay uin ii-ial evidence en
que el coliproiniso de ocupar un periodic sei escs v. -g. en
la publication de una obra, Qea 6 no uina novel, haga incu-
rrir al author en defects v repeticione. y proloijue i Costi
del nisimo lierito paginas que en menos numinero cnompleta-
iaim 1a Obra. Sacriflefanse ai insignificant, porwienore- el
inte'e y la acci6n. y se debilita 6 catmsa la atein c (u h de quc
ltee.I "< L,. 11 *14a1, pero jintoJit a 6i cuaintas bellezar, cuanta
o]bra! que quiza's no ,e lhubieran publicado. Claiese contra
aqut! y otrous -i)usos. emnpcro no se eleve a principio cierto
que Ia:i ietras se prostituyen y depravaii con el paigo. 6 remi-
neracniin del tr.,)ajo que ocasionan.
En iiuedio de esos errors. de ese desconcierto- de esa
lan1ia de pago y de dinero hban salido nlagnificas produccio-
fe( q(ue han llevado por el munIdo todo e! nonUire de sus
autores: tanijbien se han eierito otras inimorales, pero e-te
e.ColCo no lo es solo de lo que se 'llama hoy industrilisino.
SiU.'I ( qe exiLtiera, apenas .se publicalja una novela que no
fueri per!icit-a y contra las buenmia costmuitJb-r-1, ininensa
"' ia 1( a e 'pesarlas "1o- detuv La nove""l
1l... ::. de-i.' iutdu la pp'vertir el coraw/on. v exaltar la fantti.la.
-\o v e.-iribiero[i cic. ta1i11lente auxilid-das por el p'riodi.m"nio
I!' i iiundI noel as de Pilgrul Lebriu. ii las torpzii., de
P un] d(! iuo tomp)oco /ats de e.-a escuela desor,-,aiizador-L
qiu* coniitra el itriuimonio se levantarai en Francia: m en los
f>letiii't., "o4)o e han difundido las fiit.o-L;st ideas lec Jorge
Scaind de. Bii y iu" ideas qiie enconlraron ce, uiquc' d c!)il
-I iOI ,l fie *,l 1,
i-n'hi- iiert^? de 1-i niici 'n. sie~ildo notablei 'iealice o
II 1 1i 110 a 4 C I(I c T-CrHi ra ui 1 't J, l1ved1J1 l que
tfil I (IC' tad ('1(1cttiii1Cida ia pluma de los q tid 4(,.i kin .
'o r li1entandd el mial coniio puede lo.'a1i'e el t'.tiii-
Ll 4;,- ,- q ,el euctill-
uIirlo, i 4',ainte la voz contra los malo-. libros el quC fc'-
ten'ai pr.-ai elloa. )coibata el error, escriba contra la inmorali-
ddd. exaQiiie la obLras. ofrezca a todo? la co(i-eciuenmcii s d(141


-24-






, ii efnormnid4ld v-vinitdo e eflratvio de corazones purus e ino-
menles, iea dfcnfor (ip la In iwUil de cmtmnbbre.. donmde
quiers que fe pretenda corromnperhi., oponr el cif-turzo d41
mR Ittento, de su deber v de sU iIflLijo. quCe i la verdader
inotrucOcio eAtu vj ra jiikmdida en las class todas. no balla-
rian aeojida eBos delirios dol hoinbre 4jnu twam In 1 ;[ip"rtanr
de In diviniJdad do su orijen.
QLLeIa pucS 1n3Mifecmtodof auuqque cmn In brcvcdmd que
jpcniten la estrechau caimnas de un peri6dico, en qLte
oiite ]hi Olnrin del writer; 1prwlati 1j ila.eiMnAd y Lrn.
vcniencia de retribuir cl Imbajo intlclial. y dtmIwo1trado
lam]biki q-e ehla relribucion no es hircomralmble con la glo-
ria. El ts-ritor piiblirt qu* se pwnetre de Ia inmpurtancim y
d;Jin;irdd dIn la IrmrA qte aine cl pr|.iy n.' quc buti.ii Ii*
mnedIio" de fonnitiarlo. que aprct'c en 4u verdzdcr, vaior la
itllral i
  • ImI, *erii jeimpre m unicmpeou de In vcrdad, brillar! ctH e-n
    sus -serilo asi como on 5u almn el anivor ] Imumanided. y
    akpirmt H l iv laurele de IM gljri.i,, janls 1t verii inarchi-
    lortm porqiu em inio oz otua fnes xii rkrilhir-h,3, a
    varonil *Afuerzo de su lalento.







    1a NObant vista por Un mexicuno

    en 1817-29: pdgina del P/aro de

    4. L6pez Mu'toso

    INTRODUCTION Y NOTAS POR DANIE[L WOGAN*

    (*) El Lie. A. L6pez Matoso, fnutor de las pinoire.scaw inipresione.s de
    La Habaina quie aqui damo.s a conocer, fii. ex-pls.ido die Mexico por ordefn
    del virrey Calleja en 1816. Lipg6 n ta HHbanaf el 8 de octubre de 1817 en el
    bergantin Eola",, el cual habia zarpado del pue.rto de Jera'ruz el dia 6 de/
    mismo res. Lopez se qued6 en lahi HIiban husta el 15 de mayoi de 1820. cwmndo
    le ftue po.sible repmtriwirse gricins al induihto oFrgado por el sucesor de Callfej-.
    el virrey Apodacu.
    El difario de Lpez curio.so ejemplo de la literature de tiajes enr Ins
    postrimerias del coloniaje espowol en Mcxico- se conserva en la colecci6n
    de documents ineditos que posee Ift biblimftewa de lai Un iversidad de Tulane.
    Nuevfx Orlents, EU..A.
    El manu.crito, dividido en cinco 'to*niAs, o SeI fft(pitilos de los quie solo
    parte del cuarto tiene que ver con Cuba, se titdla -IVi'je de Perico Ligero al
    pals de los monros". En la primnera pagina se enctientrn le siguiente anotacidn
    en letra ajena y tinta de otro colors "Por el Lice A. L'ipez Maitoso. Relator
    de la Aiuda. de Mpxico, desterraido por Caieja en 1816'. El "perico ligero"
    del enigmutico itulo alude al atpodo del aiutor y el "iAs de los mnoros' hace
    referencia a Ceura, en la cost de Marruecos. dinde ete tenure, con fundadet
    rTzUn, que hubieten de termninar suis andanzns de exilado politico.-DANII.
    Wzon, A u hNbpe
    WO(,AN.

    Luego q. dinios foiido en la Havana; se me present un
    Montaifiez comierciante llamado d. Pedro Ma. Ramirez para
    quien traje recomendacn. de Arrangoiz* tan anplia para
    todo, cual podia darseme para un ermano. Con el envie al
    Govr. un memorial solicitando mi traslacn. a un hospital por

    Daniel Wogan, naci6 en Nueva Orleans, E.U.A., el 24 de noviemniire de
    1907. Curs6 ensefianza primaria y serundaria en escuelas particulares de dicla
    eiudad. Posee los siguientes titulos universitarios: B. A. (lUniversidad de
    Louisiana), M. A. (Universidad de Columbia), Ph. D. (Universidad de Ca-


    -27-





    enfermo; pero no lleg6 a tiempo q. estorbase mi conducion
    a la cabaiia. Auli tube por recivimiento en la 2a. noche el
    iusto de una terribilisima tempestad en que vi lo q. nunca:
    rayos raviatados y centellas coates; de modo q. el estallido
    de una era relainpago de otra, y esto por largo rato. Aqi
    acab6 sin luz. ni cruz el viejito, mne decia yo, y cata aqi q. me
    pitse a rezar centenares de Magnificat.
    Vayanse noramiala
    rayos y truenos;
    como los de la Havana
    solo eso es bueno.
    Pero es consuelo
    q. aqi solo duran
    de enero a enero.

    Pasado el susto me sirvi6 la soledad en la cabafia de
    aprovechar el tiempo en acer una representation al rei la
    icual remiti en 2. de 9ro de dho afio, cuando sali de la cavafia
    q. fue el 24. de otubre, dia de S. Rafael. En el se me pas6
    a solicitud mia al hospital de S. Anbrosio mui recomendado
    para mi asistena. de el Yntente. d. Alejandro Ramirez. de
    d. Pedro Ramirez y de d. Franco. Mendiola. Luego me des-
    tin6 a una buena sala. de S. Baltasar y alli se me puso con
    separation de las denkas jentes, y me visitaron y de much
    se me ofrecieron dhos Sres. y tanbien el cap. d. Jose Berza-
    bal, tio de la mujer de Arrangoiz, el cap. d. Eulojio Villau-
    rutia cufiado del Yntente. ijo de d. Jacobo Villaurutia.
    Todos estos alivios no podian qitarme las incomodidades
    inebitables de un hospital: hediondez de inmundicias y de
    enferinos: la cercania de los q. morian: las miserias de las
    curaciones: la continue bulla de los q. cantaban, maldecian,
    y se qejaban. No una sino muchas veces vi q. al lado de un

    rolina del Norte). Sigui6. adeimis, euros L- uperioi-es en la Univer:-idad de
    California v en las de Mexico v Madrid. Durante la segunda guerra miitidi.i
    estuvo en el Brasil v en lo; pakes rioplatenwe.-. AII recogio material para un
    libro lituladn La literaituFra hispano-anzericana en el Brasil: bibliografifa die
    critics, hi.stria literaria v traduccifones (Louisiaina State University Press, 1949).
    Ha chitbraido en numerosas revistas de Amcri.a y Europa--Revista lbero.
    ,nmerictaun, Letrtts de Mexico, Hispfnita, Aries v Letras. Bulletin of Spanish
    Studie.. Repertorio americarno, Dorn Casmurro. Historiat mnexicamia. entire otras.


    -28-






    infeliz en agonia estaban otros muchos cantando a grito
    erido y no cosas buenas: otros echaban reniegos, ajos, y ce-
    hollas. Asi es q. agonizando un grumete le dijo un camnarada:
    ajo, fq. te mueres? Todo esto y otras cosillas eran molestas
    pero salimos de la cabafia con otras esperanzas.
    De Mejico a Puebla fui Perico lijero: de Puebla a Vera-
    cruz el P. L6pez: alli fr. Antonio, el lico. el Relator, el Gua-
    chinango; pero en la Havana subi a doctor, sin aber saludado
    su universidad; ya sea porq. a los abogs. regularmnente Ila-
    man doctors; o por el sonido de Relator a doctor. Adelante:
    vainoslo siendo mientras qieran q. lo seamos.
    Cansado de estar mirando todo el dia y toda la noche
    nalgas al aire. moribundos feos y sucios; ostigado de oir
    maldiciones y reniegos; inortificado de oler inmundicias, un-
    guentos y biscosidades; desesperado de la bulla de cantos
    y qejidos; me qede solo porq. el 24. de diciembre de 817.
    sali6 a pasear nil compaiiero Torres, y como a este tempo
    me lleg6 testimo. de mi causa de Mejico tube tiempo de es-
    forzar mii representaen. de 2 de noviembre variandole lo q.
    convenia, y remiti todo en 12 de diciembre de dho afno.
    En 19. de enero de 818 remiti a el Govr. de la Habana
    d. Jose Cienifuegosi utin memory. pidiendole libertad en fiado,
    al q. se accedio despues de reconocinito, de Medicos y dicta-
    men de asesor, en lo cual y en otorgarse la fianza por d. Pe-
    dro Rainirez se paso el tiempo asta 9 de febrero, en q. me fui
    a vivir a su casa. aviendo estado 6. dias en la cabana y 109
    en s. Ambrosio.
    En 14.436 desemnpeni6 el cari-go de director de 1a- cla:es de ingles en la Bi-
    blioteca Artigas-"abhington. Montevideo, Uruguay. Es socio del Jnstiliuto In-
    ternacional de Profesores de Literatura Iberoariericana, de la American Asso-
    ciation of Teachers of Spanish and Portiuguese v de la Modern Laiguaje
    Association of America. Actualmente se encuentra en e) Departamnento de
    Espaiol y Portugues de la I1niversidad de Tulane, enpecializiindose en lin-
    gilistita y letras iberoamericanas.
    Al publicar eslus curiosas impresiones del viajero mexicano 1,6pez Matoso
    .ohbre La Habana de principios del pasado siglo, con erudita introdu cion y
    aclaradoraus notas del profesor Wogani. expresamos., a la vez que niuestra pro-
    funda coinplacencia, nluestro sincero re-onorimiento al ilus.tre hispanista es-
    tadounidense.


    -29-






    Conii esto ya pude dar mis salidas a las called de la ermosa
    Havana. Tienes razon de Ilamarla el Cadiz de la America.
    Es nmui poblada, de mui gran vecindario, y de comercio mui
    basto. Cuanto se puede apetecer de lujo, de utilidad, de ne-
    cesidad y apetito; todo se encuentra en abundancia y mui
    fino. Los efectos, jeneros.- y ropa son mui baratos, aunq. no
    asi las casas q. son inui caras. Hay mlui buenos edificios;
    pero por lo comun las casas son bajas y de teja. Todas con
    menaje y cristaleria finas. A mias de la cathedral ay las Pa-
    rroqias del Espiritu sto., el Anjel, sto Cristo, y estraiinuros
    Guadalupe o la Salud. Hay conventos de frailes de Sto Do.
    mingo, s. Franco., S. Agustin la Merced, Belen, S. Juan do
    Dios. y Capuchinos; y de Monjas Sta. Clara, Sta. Catalina.
    sta Teresa. y las Ursulinas q. son agustinas emigradas de la
    YsIa francesa de sto Domnio.
    La cathedral es chica: no tiene cipres sino un altar portatil
    mui peqefio: el coro es canonigos esta a la espalda., y al frente
    asta la puerta sigue la crujia de madera finia; y de lo inismo
    son 8 altares laterales sin adorno.
    La de s. Agustin es mui grande pero ,nui obscura. La de
    la Merced inui chica pero mui clara. La de capuchinos que
    Ilanian s. Felipe por q. fue el oratorio de s. Felipe Neri, es
    bonita y miii adornada. La de Beleniitas es nui grande y
    buena, su conbento grandisimo y los frailes ricos. La de
    s. Juan de Dios como los zapatos de Peinbert; ni mui gran-
    des ni mui chicos. La de Monserrate, S. Ysidro, y Sto Cristo,
    reducidas.
    Ai los oshiptales de S. Lazaro, S. Juan de Dios. S. An-
    brosio y Paula q. es de inujeres.
    Estra muros a la otra vanda de la vaia ay una iglesia q. oi
    es parroqia de Na. sra de Regla.
    Ai varias y mui buenas fortalezas: el morro, la cabafia,
    Principe, la Punta, Arcenales, la Fuerza y Atares.
    *) Se refiere a otro exilado nmexiano que arompafioi6 a Lopez en el
    peno5o viaje desde Mexico a Veracraz.


    -30-






    La vafa -c estieS4de no pocas lcgua.-: su mar e. tranqihi,
    v su fotndeadero tan arande q. sobre el imuelle dcscargan y
    -e, aitarran ,AtAa 1!aviojz.
    Los iribunaje- y ofici< as son coino en Mejico, y algunas
    prophis de plmerto de mar: el pilacio del Govir. intendencia,
    ianl lde marina, secreIias de estos 3 Gefes: auditor de mari-
    na v tierra: tribunal de cuentas: cajas reavles: correos: ofi-
    cioS p.il)[licos de escribianos: muchos abogados: ProtoIeidi-
    cato: aduaina. te-orera jeneral etc.
    La univer,'idad (sta tan el conx to. de sto Doiimingo y por
    estatuito sicnpre ha de ser rector un fraile. Ai catedras de
    teolojia. canone-, leyc:. filosofiL medicine y i"atematicas:
    aI('tos v 4boIiclIiio=sC v grados miavores v menorei. ias infi-
    las de los doctored -on lo inim-Lo q. en Mejico.
    Los paseo son prin cipa1ln en la alamneda de afuera a
    q. concturre lullcha jente y crecido nulmo, de bolantas` en q.
    (onsiste el principal lujo.
    En lah ilbesias lo tienen las sras. en llevar biio? tatc,
    , alltiliaS, tanblieu sil.as. con, decentei netio.& de pajest
    PerO despuees de tan to bueno las calls son de lo mua.-
    iialo. Soi nmii angoalas v torcidas,. sin banqetas ni enpe-
    drAdo. De aqi es q. con el muicio trafico de l)olantes. c;rre-
    tas, rrretone c'arr'etillas.- 6 av n cubtil polvo q. penetra
    asta los igados, 6 un lodo barroso q. causa porrazos en la
    jente de apie.
    Los hlai Kieros son generaline, francos fanfa rrones. v las
    nlijere- mnui linpias de cuerpo y alm-inas de alha : m* i ras-
    gadotis; la mias pintada echa un terno comio nn grunmete.
    Por prvsentars-e en el paseo, 6 en el teatro miui bien pue-tas.
    Son ca ll ces de no conier en un a io. Priinero les falter, CAra

    4+"j B A ,..'t- ,"4 la l fo[l-[:i n ..i : iJ por loIu !wbaIler,! el t l e1 lon.,l-,
    -crIin Lrave inol ar .6[tfz en oira pIrte de -iiu di1ti'i lolj '.;i- --m lii quie-
    I os Gti-nc hlmnat..A) ? ; Jcon b o Ianit.*."


    -31-





    en que signarse q. dejar de afeitarse con plumia t.- y tijeras de
    pies a cabeza todas las mafianas.

    Tieinenti las avanera,
    diversas cars,
    q. muna sirve cn la calle
    v otra cin sus casas;
    y aun ai qien tenga
    otra cara tercera
    (cilldo se acuesta.

    Si ropaje comno de tierra caliente es mui ijero, dcafano
    y delgado; de modo q. a prima, vista no dejan duda q. son
    ij"ere-, especialmente en el desgote y espaldas. Aunq. el
    color suele no ser natural, porq. es a mano con el de las
    cara-s; pero titain ai teatro abierto con vistas y mutaciones.

    En los pies tabien) tiienei
    otra ermosura;
    puts de pies el tamnafino
    no deja duda;
    V aitnq. culren no Iapan
    tod a ia irna.

    En la Ia cuaresia q. alli paes procture verlo todo. En el
    viernes de dolores nada ay nuevo diverso de Mejico; solo si
    q. en la Merced ponen tin monte de raimus naturales y entire
    ellas dos dozen .s ide estatuas de sayones imayores q. un onbre.
    En el Miercoles sto a la ora de cantar la passion se rompc
    el velo en el altar de Ia catcdral v acen descarga- las tropas
    q. a esto concurren.
    Eu el jueves santo son los oficios como en todas parte'e.
    La consagracn. de los oleos regularme. la ace el obispo en su
    oratorio. El deposit del sacramtot se ace con today niagni-
    ficencia aconpaiiando tropa la procesion y qedanido despues
    2 centinelas en la capilla del deposit y en todas las puertas.
    En esta tarde salen las cofradias en coummidad con st
    prcfectos, guiones v capellanes. Visited todas las 15 igle-ias


    -32-





    en q. ubo deposit y en cada una era desiedido el hijo de
    cera y luces.
    Nada ay q. estrafiar de MIejico en ponpa, deccncia y
    vanidad: iinifornimes,- vandas, bordados, cruces, places, ve-
    neras, insigl"lias, etc. Las mujeres con inuchisima vanidad:
    mui enlistonadas, enfloradas, y olorosas, tian ermosa y ci-
    mentricainte. labadas q. parecen pintadas. Asta los negros
    y las negras se presentan como unos diiqes y mniarqeaps.
    En el vierne sto ai una magnifica procesion, unica en
    la semana santa, q. sale de s. Juan de Dios con asistencia de
    todas las comunidades de frailes. caballeros, y caballerctes
    particulars. del cavildo secular, cicro, canonigos, y capitan
    jeneraL. En el (liscurso de la procesion van various sacerdotes
    con alva, estola, y manipulo con una insignia de la passion
    como azote, inartillo clavos. lanza, esponja, cruz etc. Cierra
    la procesion la tropa de infanteria, artilleria y caballeria con
    caiones y demas comio entierro general. El colejio semino.
    unico aqi va de sobrepelliz. Su ropaje es opa morada y veca
    blanca con borla lblanca en el vonete los de dotacion. Los
    uniforms de la Regidores son todos azules con bordados an-
    chos en el cuello, boca minangas. carteras y al canto.
    La misa de Resuirreccion para mayor solciniidad es a las
    ocho de la imafiana con asistencia de Jeneral y ayiuntamnto.
    una compnia de granaderos i gran music inilitar todo lo
    cual i los canonigos, q. son 7. clero etc. forman una procesion
    q. se solenmniza con descarga de fusileria. Despues ay otra
    procesion peqefia en q. de cathedral a S. Juan de Dios anda
    corriendo a todo trapo la Magdalena yendo y viniendo a dar
    aviso de la resurrecn. asta encontrar la Virjen a su ijo resu-
    citado, y asi se llama la procesn. del encuentro.
    En los 4. dias de la semana siguiente es la communion de
    los enfermos de cada Parroqia, con procesiones solemnes q.
    Caminan por el recinto de cada parroqia y entra Dios en las
    casas de los enferinos.
    El coliceo principal q. esta en la alameda de Paula, aunq.
    irmas peqeio q. el de Mejico es mas bonito, y mejor formado:


    -33-





    en perfect circulo: las decoraciones mili lucidas: la ilumi-
    nacn. linpia: el patio aseado: los concurrentes, y las damas
    con todo lujo.
    El circo para eqilibrios en caballos es un perfect remedo
    del de Mejico. En el dia sirve de Coliseo estramuros.
    La plaza de toros en q. ay dos corridas cada scmana, solo
    por las tardes; es mas peqefia q. la de Mejico con sola una
    andana de palcos, con lunetas y gradas.
    ITUna inui buena maqina q. llaman machine. siirve para
    arbolar los buqes, o fijarles los palos.
    La factoria del tabaco es una suntuosa fabric en lo ma-
    terial y formal. en donde se elabora el tabaco en polvo, con
    erriosisit as y bien dispuestas oficinas: muchos grades y
    bien formados morteros; cajas di4foriies y bien condiciona-
    das para deposit del tabaco seiun sus clace, con oficiales
    y dependientes y mas de 100 negros esclavos para el servicio
    y linpieza.
    Las aliimdeLas son 2: una en Paula sobre la mar q. no es
    mas que un ancho tcrraplen o torta en un corto alto con
    escaiios, y nada inas. La otra estraiuros q. es iuna calle recta
    con arboles a los lados. en cuyos estremos esta una peqcna
    estatua de Carlos 3. con un pedestal balaustrado en figure
    de picas. Para el otro estremo se esta formando una estattua
    de marmnol de Fernando 7.
    El actual obispo tiene a distancia de mias de una lgua
    una famnosisima qinta con cuanto se puede apetecer de regalo
    y diversion: vistosos sardines. y senbrados de ortaliza. y otras
    mnil species: mnui grandes pajareras. conejeras. paloinares
    etc.: estanqes de patos y anzares :aves terrestres como pavos
    reales: en la vivieniida buenos miradores y un ermoso gavi-
    nete de istoria natural.
    El sementerio general, o campo sto esta innmediato al os-
    pital de S. Lazaro. Es mui ermoso, anplio, y nada tenebroso.
    (*) El dircionario de Pichardo no recoge esta voz.


    -34-






    A la entrada tiene por uno y otro lado senhrados de flores
    legunbres, y aromaticos, con 2. estanques de agua mui boni-
    tos, a inmas de unas zanjillas q. circundan todo el canpo. Alli
    tiene el obispo una corta vivienda. En toda la esten'ion del
    canpo ay varias divisionics de madera, 6 valaustres negro; en
    cuyos intermedios estan los sepulcros, a donde va toda clace
    de jentes; pero con lapidas armas gravadas, inscripciones,
    cerraduras y argollones se yen los sepulcros para los obispos,
    governadores, y caasas otoinanas- y algunas corporiciones.
    Para q. mias agradable sea este lugar esta senbrado de na-
    ranjos.

    Es tan fresco y ermoso
    el canpo santo,
    q. de morir las ganas
    me van entrando
    si no supiera
    q., qicti entra uina vez
    allia sc queda.

    Con el nomnbre de obra p t ay una casa de nifias educan-
    das en donde con macstras pagadas se les eniseia a escribir,
    border etc. A unas por cuanto vos disteis, y a otras de valde,
    a mas de escuelas en todos los conventos de monjas.
    Para los nifios y nifias que vienen al niundo, qien sabe
    como, ay una casa cuia, y a todos se les da el nombre de Val-
    des por un obispo q. la fundo. No ay tantos coino debia aver
    porq. comro puerto de comercio ay muchos efectos de con-
    trabando. Por eso ay aqi un cuento que no gusta much:

    Preguntando ai un mucliacho
    qien su padre era;
    respondi6o: el coronel
    de unaf goleta.
    Pues y -tu madre?
    voi corriendo de prisde:
    se me hacI tarde.

    Pero despues de todo la cuna es utin grande alivio a los
    inocentes y de much desaogo ai las padres:


    -35-






    Si fueran a la cuna
    todos los ninos
    q. no saben sus padres;
    icuantos maridos
    sintieran menos
    pastorear cordcrillos
    de otros carneros!

    No ai muclhas enferminedades como correspondia a una
    poblacn, tani grande. Aun el bomito no es tanto apesar del
    infinite calor; pero por ser los avaneros miui afectos a la
    carnet de cerdo hay no pocos bubosos:

    Por comer tanto cerdo
    y otras cositas,
    ay no pocos ic uJ1)osos
    v lazarinas.
    La miuclat graza
    a pesar q. sc iinpie
    sale a ]a cara.

    Condenado por sentencia de mii mismo a iun perpetuo
    silencio, no pocos dias me pasaban .in hablar una palabra.
    A la nafiana aI Misa a la iglesia mai inmediatta, y me buelvo
    a casa verdaderamen. a acer calendarios. Acerca de las dos
    1ne-dio platico eon la sra de Ramirez; coino y me bajo al
    escritorio A rcposur sentado asta las 4. A estal ora mne voi a
    casa d. Emigdio Guardia en donde paso un rato y en su
    compafnia doy una vuelta. A la oracion me encajo en mi ra-
    tonera: a las 1-0 inme sumo en la cama y a Dios amigo asta
    ,namiana q. suceda lo misnio.

    Regularnic. todo mi paseo es a la alameda de Paula, 6 al
    muelle con el P. Micieses, en donde me encuentro con el
    pezcadito q. me ensefi6n en Veracruz el Marqes de Rayas.
    De aqi es q. cuando mas distraido estoi, las de S. Pedro me
    acen ver q. no estoy divertido.

    En lo mismo q. olvido
    mi olvido veo
    renovando memorioas


    -36-





    q. olvidar qiero;
    y asi sucede
    q. lo mismo q. olvido
    tengo present.

    Esto era i cada paso, a todas oras, y aun durmiendo. Y
    como mi termino se esconde a mi vista, y veo mui de lejos
    su llegada; crecen por moments mis desconfianzas, no en
    Dios, sino en mis enemigos. Es verdad q. el Lie. Primo me
    escribi6 una mui consolatoria carta diciendome q. el sr. Apo-
    daca prometia mejorar mi suerte: es verdad que en el mes
    de marzo remiti las certificacs. q. se me pidieron; pero...
    este pero que ace 3. afnos y 3. meses me tiene esperando
    Afianzada masa y jaula en la caridad de d. Pedro Malria
    Ramirez me izo Dios el benefo. de la labada de ropa de valde,
    por aver cedido ya a las muchas instancias de Guardia; pero
    faltaban otras cosillas como barbero, zapatos, cigarros; porq.
    desde que se me acab6 el poco dinero q. traje de Veracruz;
    parece que los negritos y negritas se icieron a una en nada
    acerme de valde.

    iCon q. gusto los perros
    sirven al Aamo,
    mientras este de lb ambre
    mata el guzano;
    pero en oliendo
    q. les falta la torta
    sirven gruiiendo.

    Con fha. 12. de febrero de 819. remiti al virei Apodaca
    3. certificacs. mui buenas q. cuando sali de Veracruz en 5.
    de 8ra de 817. me dieron el Govr. Davila y los alcaldes or-
    dinars. d. Genaro Garza. y d. Manl. Bertemiati. Yt: una in-
    formac. de testigos q. fueron: d. Manl. Urbizu, d. Emigdio
    Guardia y d. Agustin Espinola: Yt. un buen inforine del
    sr. Cienfuegos: Yt. otro del inspector de ospitales d. Prospero
    Amador Garcia, del contralor d. Bartolome Parraga, del P.
    Capellan de s. Ambrosio d. Jose Valdez. Yt: otro inucho me-
    jor del Yntente. y 2. certificacs. del Protomedico D. D. Juan


    -37-






    Perez Delgado y d. Francisco Lopez; a todo lo cual acompa-
    fie una mui tierna y fundada representacn. Todo se recibi6
    en Mejico en 8. de mnarzo pero oy 21 de junio aun no se su
    resultado.
    Acostunbrado a iii monacal vida cuasi no tenia estremo
    a q. acercarme entire la esperanza y el temor. Si de aqella me
    alentaban las uiltimas noticias de mi faminilia; de este y mi
    descraciada suerte me acian resonar en mis oidos aqel: Una
    salus victs, mulantm sperare saliltem q. tantas veces me re-
    petia; cuando lleg6 el dia 12. de abril de 820 tristisimo para
    mi por la memnioria de q. en el cunpli 8 anos de viudo.
    Fui tan tenprano pude a casa de d. Franco. Mendiola por q.
    la noche anterior me avia buscado dejandome dicho: q. me
    interesaba q. lo viese. La zozobra con q. pas6 la noche, se
    me tranquilize cuando al ver a su Yerno d. Jose Manuel
    Urbizu ine recibe con estas voices: demee vm. un abrazo y
    luego tomaremos caf#." Antes de beberlo abri y lei la bre-
    visimnia carta de mis ijas, ermanas y de Primo en q. se incluia
    el oficio del S. Apodaca de 8. de marzo del mismno, para el
    s. d. Juan Manl. Cagigal para mi libertad y regreso a Mejico.
    Inmediatame. fui aunq. con la tibieza de miii elado cora-
    z6n a dar muchas gracias a Dies y a mis st6s protectores: di
    parte a mi bienhechor d. Pedro Maria Ramirez y a los pocos
    amigos avaneros y luego comence a pensar en mi regreso a
    mi patria. Ya me figuraba abrazando a mis ijas, ernanos y
    amigos: ya me representaba la aspereza, pullas, y ultrajes
    en los golillas: ya q. en la emnibarcacn. bolvia a echar los
    igados; y ya tocaba con las manos q. no tocaba ni un rl. para
    el viaje; pero despues de todo:

    Por salir de la Avana
    solo anelaba
    porq. olvidar no puedo
    mis guachinangas,
    y esta memorial
    en tardarme, por siglos
    media las oras.


    -38-






    Al momento mnie present al jenl. con mis credenciales; y
    aunq. por su parte no ubo tropiezo; pero si en su srio. qn.
    me dijo: q. mientras no se encontrasen los antecedentes no
    se me daria el pasaporte; asta q. cansado ize ocurso al je-
    neral diciendole: q. la indolena., descuido, 6 despilfarro de
    la oficina, no debia ser en mi perjuicio.
    Aunq. se me mand6 espedir mi pasaporte franco no se
    pudo efectuar asta 21. de abril por q. se interrumpid con
    otros acaeciitos. publicos y para mi gustosos,. La tarde de 116.
    de dho abril lleg6 a la Avana una fragata conductor de la
    gaceta de Madrid de 8 y 9 de marzo en q. estaba el decreto
    del rei de 7. del mismo en q. se avia decidido a jurar la
    constitLiion y conbocala a cortes para realizar el juramnto.
    formal. Aun no bien avia anclado el buqe. cuando ya en el
    muelle estaban los entuciasmados Avaneros llenanjido aires
    de alegrisimnas vivas a la constitute. a Qiroga y a today la
    nacion.
    Sin intermisni. de una ora pasaron asi today la nocle. En
    esta tarde di6 el Govr. un inpreso insertando el decreto del
    rei de 8 de muarzo, y diciendo: q. nicntras no Ilcgase de
    oficio el decreto Real no daria un paso a jurar la constitn.
    En el dia site. los Rejimientos de htlalga y Catalufia. de qn.
    es coronel Qiroga, esparcieron la voz de q. a la ora de lista q.
    se pasaba en la plaza de armnas qerian celebrar con sus imu-
    sicas la constitun. Con este motivo concurri6 innumerable
    jente; pero a la ora sefialada, comenzando a salir 2 compa-
    fias del cartel, q. esta en la misma plaza en un castillo q.
    llaman la Fuerza; di6 orn. el Govr. de q. se retirasen y
    pasasen lista en sus cuarteles.
    El pueblo luego levant la voz de q. en vez de retirarse
    las 2 comnpafiias q. avian salido; saliesen todas las que fal-
    taban, las cuales y todas las tropas celebrasen con el pueblo
    la constitn. Las de Malaga y Catalufia salieron en efecto con
    vanderas y musicas y se reforzaron las aclamacions. Convi-
    daron a este fin a los rejimitos, del fijo, de Tarragona y Dra-
    gones; pero sus coroneles acuartelando la jente, atin icieron


    -39-






    los preparatives de acer frente cargando con bala contra el
    pueblo y tropas q. invocaban la constitn. Entretanto seguia
    la bulla en la plaza asta q. un Brigadier Avanero. llaiando
    la atencion les dijo: "nada aceinos si esta noche no qeda ju"
    rada la coniistitn." Al moment subi6 a palacio multitutd de
    jente y militares y aunq. allaron tenacisima resistena. en el
    govr. al fin recabaron de el q. al dia siguiente jurarla y todas
    las corporacs. "Si sr., le dijeron, aceptamnos y creemos la pa-
    labra de V.E. pero vera para q. maiana jure como Gefe
    politico; inas esta noche ha de jurar como juilitar en las
    vanderas." Asi fue: baj6 a la plaza; jur6 y se aumentaron
    los vivas con mayor alborozo toda aqella nochle y comnenzaron
    las mulsicas y iluminaciones por otras 3 siguientes.
    Cumpli6 el Govr. suit palabra jurando en la iiiaiaiia del 17
    y citando a el efecto a todas las corporaciones. En la inisina
    se install el ayuntamto. constitutional. y despues ha junta de
    Prova. con los ,iisios individuos q. la conponian el anio
    de 14. El dia 18. se coloc6 la lapida constitutional en la plaza
    de este nonbre, construyendose de nuevo, gravandose, doran-
    dose, y fijandose en menos de 24 oras y sin costo del ayun-
    tamto. Para su colocacn. sali6 la lapida de palacio sobre unas
    andas de plata, tirandose de unas vandillas por el Govor.
    general de Marina, Yntente. y alcale, ordino. A ellos sigui6
    el ayuntamnto. y todas las corporacs., jente de distinci6n, ofi-
    cialidad y un concurso q. parecia infinite. Cerraban esta
    lucida concurrena. las tropas todas con la erniandad de ir
    mezcladas con el paisanaje.
    Las salvas de fucileria, artilleria, y buqes acian alegri-
    sima alternative con los vivas, y musicas por las calls, y con
    las iluminacs. y regocijos inesplicables q. duraron 3. dias y 4
    noches sin interrupcn. minuto. En medio de todo fue ad-
    mirable que no bubo el menor desorden ni desgracia: pai-
    sanos, tropas, plebe, y jente decent: blancos y de color todos
    con la mayor ermandad solo trataban, ablaban y pensaban
    en desaogar los sentimientos de amor y regocijo a la constitn.
    y al Rei constitutional.






    Aunq. todas las calls y casas estaban lucidislmas con
    adornos y cortinas; las q. mas q. se senialaron fueron las calls
    de la mutralla y de el comercio tomando aquella el nombre
    de la constitucion y esta de Qiroga.
    No fit' cierta la miierte
    de nuestra niiia;
    viva estaba en el pedicho
    auntqe dormida.
    Sus enemigos
    qe quiSieron aogarla
    fueron vencidos.

    Pasados estos alegres dias trate ya de mi viaje ansioso
    de q. la suerte me icicra gozar de otros semejantes en mi
    amiada Mejico; y como procsima a llegar la goleta Gallega.
    espere q. asi ftuera y en ella me enbarque el dia de la Asen-
    cion 15. de mayo a la mnadruigada, y llegue a Veracruz el
    mia 1. de pascua 21. del misnmo a las 2 de la mariana.


    -41-














    TEMAS E


    INDAGACIONES






    Historiadores de Cuba

    JUAN J. REMOS

    Aunque es imprescindible la lectura de los historiadores
    primitives de Indias, para conocer la situaci6n de los terri-
    torios americanos durante la Conquista y los albores de la
    Colonizaci6n; y, por tanto, es insoslayable su studio, para
    abrevar en las mejores fuentes sobre los origenes de la his-
    toria de Cuba, no es nuestro prop6sito (ni por razones de
    espacio, ni por la indole estricta del tema) detenernos a
    comentar sus obras, cuyo indiscutible interest ha de mover
    siempre la curiosidad de cuantos analicen y ahonden los
    primeros lampos de nuestra civilizaci6n. 4C6mo dar de la-
    do a los preciosos datos que entrafia el testimonio del primer
    cronista del Nuevo Mundo, Gonzalo FernAindez de Oviedo y
    Vald6s, que recoge en su famosa Historia General y Natural
    de las Indias, Islas y Tierra Firme del Mar Oceano. la im-
    presion extraordinaria recibida por los navegantes espafioles
    que tras el Descubrimiento, contemplaron las maravillas del
    Continente, y asistieron a los primeros choques de los con-
    quistadores con las razas aborigenes? C6imo hacer caso
    omiso de las prosas energicas y elegantes de Antonio He-
    rrera, en su Historia General de los hechos de los castellanos
    en las Islas y Tierra Firme del Mar Ocmano; de las ardientes

    Del professor Juan J. Remos, ique podriamos decir que ya no sepan nues-
    tros lectores, no d61o propios, sino de todo el Continente?
    Su oAbra, tan fecunda, es bien conocida en todos los paises de nuestra Ame-
    rica. Como literate, como historiador, y como periodista, Juan J. Remos, se
    ha erigido en una de las figures nis representatives de la crilica americana
    contemporanea.
    La REVISTA DE LA BIBLIOTECA NATIONAL, que por segunda vez se honra
    con su firma public con verdadero gusto este su interesantisimo ensayo sobre
    los "Historiadores de Cuba".


    -45-






    y enjundiosas paiginas de Fray Bartolome de las Casas, His-
    toria General de las Indias, tras las cuales se levantarai una
    bibliografia cargada de poleumica, por los puntos de vista
    tan fundamentals que entrania, defendidos con tanta vehe-
    mencia por su autor; de los relates del capellain de Hernain
    Cortes, Francisco L6pez de Gomara, en su Historia Gene-
    ral de las Indias, que tanto favor gozara del publico de su
    tiempo?
    Nuestro prop6sito, sin embargo, es otro: exponer el pro-
    ceso de nuestra historiografia, la labor de los historiadores
    nacidos en nuestro suelo, o a el vinculados por las races de
    la cultural; asi como de aquellos que, siendo extranjeros, han
    producido una obra hist6rica, cuyo tema y cuyas fuentes son
    cubanos; caso este filtimo de Pezuela y de ]a Sagra, a quie-
    nes se deben ademas (principalmente al primero) libros de
    csencial valor sobre el itinerario de nuestra evoluci6n. Ellos,
    como nuestros primitivos historiadores, como todos cuantos
    han escrito sobre historic cubana, desde sus origenes, acu-
    dieron a aquellos cronistas arriba mencionados, como obli-
    gada referencia, de la que solo podia hacer omisi6n, la au-
    sencia mas absolute de toda probidad. Hablar de nuestros
    coinienzos iist6ricos supone faniiiaridad con las abundosas
    narraciones de los Herrera, Oviedo, las Casas, G6mara, etc.,
    amen del nutrido Archivo de Indias, sin la consult de cu-
    yos documientos no puede pensarse en una seria reconstruc-
    ci6n de los primeros siglos de nuestro process hist6rico.

    HISTORIADORES DEL SIGLO XVIII
    La lectura de los primitivos historiadores de Indias. in-
    clin6 a nuestros primeros historiadores al sentido de cr6nica
    que imprimieron a sus obras. Fueron verdaderos cronistas,
    que tomaron de aquellos sus preciosos datos, y aniadieron a
    6stos cuantos ellos pudieron captar de sucesos y personajes
    mas cercanos, e incluso de sus contemporAneos. Parece que
    el que primeraminente escribi6 en Cuba una historic fue Am-
    brosio de Zayas Bazain, de quien solamente podelnos saludar
    el nombre, pues su Descripcion de la Ciudad de la Habana


    -46-






    y de la Isla de Cuba. no lleg6o a publicarse, hallAndose su ma-
    nuscrito (seguin afirma Antonio de Le6n Pinelo) en la casa
    mniadrilefia de Andres Gonzalez Barcia. Esta afirmaci6n la
    hace Pinelo en su Epitome de la Biblioteca Oriental y Occi-
    dental Ndutica y Geogrdfica. Felix de Arrate (que es otro
    de nuestros primitives historiadores) aludiendo a la obra de
    Zayas Bazan (a quien llam6 Pinelo: "habanero de noble es-
    piritu, ilustre por sus hazafias") la consider como "una re-
    laci6n hist6ric'ia del establecimiento, situaci6n y calidades de
    esta ciudad (se refiere, desde luego, a la Habana) adornada
    de algunas noticias particulares de la Isla, y que se remiti6
    a las Cortes por disposici6n del Brigadier Don Gregorio Gua-
    so, siendo Gobernador de esta plaza." ) El relate de esta
    Descripci6n, de Zayas Bazain, va desde 1549 hasta 1725; y,
    segun Carlos M. Trelles, el autor fue Alcalde de la Habana.
    en el afio 1718. 12
    De los primitivos historiadores de Cuba, el que nos brin-
    da oportunidad para juzgar directamente su obra es Pedro
    Agustin Morell de Santa Cruz (1694-1768) de cuna dowi-
    nicana (naci6 en Santiago de los Caballeros) y que fue Dean
    de la cathedral de Santiago de Cuba; y Obispo, primeramentc
    de Le6n (Nicaragua) y de Cuba, despues; habiendose gra-
    duado de doctor en Derecho Can6nico, en la Universidad de
    La Habana. y de doctor en Teologia, en la de Santo Domin-
    go, donde obtuviera una canongia doctoral. Su fire acti-
    tud ante las exigencias del Conde de Albemarle, cuando la
    ocupaci6n de la Habana por los ingleses, resistiendose a asig-
    nar una iglesia para celebrar en ella el culto protestante, Ie
    Ilev6 a destierro en la Florida, donde fue misionero entire
    los indios. Siendo Dean de la cathedral de Santiago de Cuba
    (de 1719 a 1748) escribi6 una Relacion Hist6rica de los pri-
    mitivos Obispos y Gobernadores de Cuba, desde 1492 hasta
    1747; la cual fue insertada en la Memoria de la Sociedad
    Patri6tica, de 1841. Hacia 1760, siendo Obispo de Santiago
    de Cuba, escribi6 su Hisotria de la Isla v Catedral de Cuba,
    conservada inedita hasta 1929, en que la di6 a la estampa
    nuestra Academia de la Historia, con un prefacio de Fran-


    -47-





    cisco de Paula Coronado, y estando a cargo del doctor Jose
    A. Rodriguez Garcia, todos los cuidados de la impresi6n.
    El manuscrito de esta historic estuvo primeramente en
    manos del obispo auxiliar de Morell, Santiago Jose de He-
    chavarria, que era natural de Santiago de Cuba. Hay in-
    dicios de que D. Antonio Ignacio de Villa y Goicoechea (ins-
    tituido por Morell de Santa Cruz, como su heredero univer-
    sal y finico) entreg6 dicho manuscrito al obispo Hechavarria,
    no sin antes sacar una copia, la cual a su vez entreg6 a otro
    sacerdote cubano, el eximio orador sagrado, Francisco Javier
    Conde y Oquendo, quien en 1775 parti6 para Espaiia. llevan-
    do la encomienda de publicar la obra alsa. para lo cual recibid
    la suma de dos mil pesos; edici6n que nunca se hizo. En la
    Sociedad Patri6tiea fue hallada una copia, cuyo origen no
    se ha precisado; el ilustre patriota y escritor. Jos6 Antonio
    Echeverria. la hallo6 y copi6 por su cuenta, con lo cual evit6
    que se perdicra definitivainamente. En efecto, al morir Eche-
    verria, y por mandato expreso de este. sus hermanos entre-
    garon a Nestor Ponce de Le6n various documents. entire los
    que se hallaba esta copia; todo lo cual fu6 heredado por su
    hijo Julio, que fu6 Jefe del Archivo Nacional, y que facility
    a la Academia de la Historia el manuscrito que poseia. para
    que esta diera a conocer, al fin, la obra del Obispo Morell
    de Santa Cruz. Esta publicaci6n, sin embargo, no reproduce
    complete la Historia, pues la copia que sirvi6 a Eecheverria
    para hacer la suya, carecia ya de algunos cuadernos; y esto
    se deduce de que, en un document conservado por Jose
    Antonio Saco, y que luego pas6 a poder de Vidal Morales y
    Morales (conservindose en la Biblioteca Nacional. en una
    colecci6n titulada Papeles various) hay una nota (que fue re-
    producida por Coronado en su prefacio) en la que se afirna
    que figuran en la obra de Morell, todos los obispos de la ca-
    tedral de Santiago, por orden cronol6gico, hasta su antece-
    sor; este muri6 en 1752, y el manuscrito que utilize Eche-
    verria solo incluye hasta el obispo electo, Pedro de Reyna
    Maldonado, en 1659.


    -48-






    Comnienza la Historia de Morell, enhebrando conjeturas
    acerca de los primeros pobladores de la zona torrida, tras
    lo cual narra el primer viaje de Col6n, exponiendo diversos
    episodios del Descubrimiento, aunque ajenos al caso particu-
    lar de Cuba. Detienese en el period correspondiente a la
    gobernaci6n de Diego Velazquez, trata del bojeo de Ocainpo,
    de las hazafias de Narvaez, del sacrificio de Hatuey, y la pre-
    dica de las Casas, de la fundaci6n de varias ciudades y prin-
    cipalmente de la Habana. Todo lo antedicho integra el libro
    primero de la obra; los restantes estan dedicados a la his-
    toria de los prelados de la cathedral, desde Fr. Bernardo de
    Mesa, que fue el primero. El estilo de Morell, denota sol-
    tura y se libra bien del abigarramniento tan del gusto de la
    epoca. Narra con evidence independencia de criterio, sin pre-
    juicios, y juzga con notoria objetividad. "Es cierto (dice
    Echeverria) que, como todos sus contemporineos, estaba im-
    buido en ideas equivocadas, tanto en political como en eco-
    nomia; pero su condici6n era tan buena. que por instinto
    adivinaba el mal, y luchando siempre entire sus teorias y afec-
    tos, casi siempre triunfaban estos." timonio de los poemas y de las rimas populares, referentes
    a hechos hist6ricos. Esta circunstancia da un double valor a
    esta primera historic que Ilega a nosotros: la de contener
    en sus paginas el monument pot&ico mais antiguo de nuestra
    literature: Espejo de Paciencia, debido al soldado canario,
    Silvestre de Balboa, quien lo escribi6 en 1608; y en el cual
    se relata el secuestro del Obispo Fr. Juan de las Cabezas
    Altaniirano, por el pirata Gir6n, y su rescate heroico por
    bayameses y manzanilleros.
    Al siglo XVIII tamnbien pertenecen otras dos de las pri-
    meras histories escritas en Cuba: la de Arrate y la de Urru-
    tia, amen de una Descripciin de la Isla de Cuba, debida al
    doctor Nicolas Jose Rivera. que segiin Carlos M. Trelles, en
    su Biblioografia, era catedratico de nuestra Universidad, en
    1765, y de la cual se conoce el indice, que menciona Julio
    Somoza, en su Catdlogo de MAlanuscritos e impress notables
    del Instituto de Jovellanos en Gij6n, publicado en Oviedo, en


    -49





    1883. For el indice referido se advierte que era obra dedi-
    cada mis bien al caraicter de la poblaci6n, de s5i organizaci6n
    political y juridica del comercio.
    La obra del habanero Jose Martin F61ix de Arrate v
    Acosta (1701-1765) titfilase Llave del Mundo, Antemural de
    aIns Indias Occidentales, y fue terminada en 1761, afio hasta
    el cual extiende su relato, desde el Descubrimiento. El libro
    present el siguiente subtitulo: "La Habana descripta: No-
    ticias de su fundaci6n, aumento y estado." El autor justi-
    fica el titulo, haciendo referencia a dos reales cedulas, en las
    que "ha querido la Real Grandeza distinguir y condecorar
    a la Habana", calificaindola en la forma en que el da nombre
    a su obra. No obstante las grades dificultades con que tro-
    pezara, para manejar fuentes convenientes, la historic de
    Arrate es apreciable por sus datos, aunque a veces cae en
    lamentables anacronismos. Tuvo el autor en sus manos el
    manuscrito de Morell, segfin sus propias afirmaciones; y ade-
    mas de las referencias que hace en el preaimbulo, de la con-
    sideraci6n que le mnerecieron ciertas obras consagradas a
    honrar a la Habana, conio las de Gil Gonzalez. Pedro Cu-
    bero, el P. Francisco de Florencia, el maestro D. Francisco
    Davila Orejon y el marques de Altamira, Arrate demuestra
    a lo largo del texto su familiaridad con algunos de los his-
    toriadores de Indias mais famosos (Herrera, Bernal Diaz del
    Castillo, el Inca Garcilaso, P. Jose de Acosta, Oviedo, etc.).
    Trasciende a traves de las paiginas, la amplia erudici6n de
    Arrate; sus vastas lectures. La primera edici6n de esta his-
    toria fue hecha por la Sociedad Patri6tica, que poseia una
    copia (el original se perdi6) en sus Memniorias de la Secci6n
    de Historia, en 1830; una nueva edici6n apareci6 en 1876,
    al publicarse en la Habana, bajo el titulo de Los Tres Pri-
    meros Historiadores de la Isla de Cuba, las obras hist6ricas
    de Arrate, de Urrutia y de Valdes, con una introducci6n del
    doctor Rafael Cowley. Acaba de ver la luz una tercera edi-
    ci6n: la de la Biblioteca Americana, del Fondo de Cultura
    Econ6mica (Mexico, 1949).


    -50-






    La Llave del Nuevo Mundo es nimas literaria que la His-
    toria, de MorelL Su metodo revela mejor meditacion, y su
    ejecucion mais acierto; asi comno mas amplia y aprovechada
    documentaci6n que la que acusa la obra del Obispo. No
    obstante la atenci6n que dedica a los prelados y comunidades
    religiosas (lo cual es consecuencia natural de la 6poca) de
    la innegable influencia de la Iglesia y del estado de concien-
    cia reinante, la gran cr6nica de Arrate, no omnite la signifi-
    caci6n e importancia de los factors politicos, sociales, mi-
    litares y comerciales. Sus p iginas dejan traslucir el profun-
    do entusiasmo que animo6 al autor por la patria, siendo la
    primera de nuestras histories en que este sentimiento pal-
    pita, en la nmedida y forma en que por entonces era possible.
    Regidor de la Habana, primnero, y despu6s Alcalde, no disi-
    iunul6 sobre todo su amnor por la ciudad, cuyas bellezas exalt6
    con fervor.
    El prologuista de la edici6n de la Biblioteca Americana,
    doctor Le Riverand, ensaya una tesis que merec el comen-
    tario, por el papel que en ella se asigna a Felix de Arrate
    en la historiografia cubana. Consider que este se incorpora
    con su obra al coro de voces criollas que se alz6 en defense
    de lo propio, y que constitute uno de los elements mias ca-
    racteristicos de Ia tradici6n americana del siglo XVIII. Es-
    tima que el historiador cubano recibi6 esta influencia en
    Mexico, donde palpitaba durante su estancia la polemica con-
    tra los que desde Europa enjuiciaban err6neamente el hecho
    americano, y donde se defendia con mas ardor, incluso por
    el clero native, el derecho de compartir, entire criollos y es-
    panioles, tanto el mando civil como el religioso. "No hay en
    61 (apunta) un sentimiento fuerte de oposici6n a lo espafiol,
    sino mis bien una mezcla de orgullo, por su double condici6n
    de criollo y de descendiente de espafioles, lo que quiere decir
    que ya distingue entire lo uno y lo otro." H Aunque es cierto
    que Arrate defendi6 con denuedo la Habana, en el asalto
    por los ingleses, y firm en todo momnento las actas munici-
    pales de adhesion a Espafia, no hay que perder la orienta-
    ci6n del tiempo, y hay que considerar que Arrate, como


    -51-






    Arango y Parrefio, fucron sinceros patriots en sus moments
    respectivos, no por desafecto a Espafia, sino por amor a Cuba.
    El amor de Arrate por lo nuestro, lo llev6 a sostener con
    ahinco, en el Capitulo V, que se refiere a las causes que
    parece que concurrieron para la aniquilaci6n de los natura-
    les de la Isla, que mas 6ltil y beneficioso hubiera sido em-
    plear en las labores agricolas a los indios y no a los negros,
    ajenos por complete a nuestro suelo. Mis que una postura
    frente a la esclavitud, que en realidad no trasciende de sus
    mnanifestaciones, lo que hay que ver en ellas es su contrarie-
    dad profunda. por haberse acudido a un factor extrafio, y
    no haber empleado, en cambio, al native. "Tengo por cierto
    (dice) que aunque fuesen equiparables en lo expresado los
    unos y los otros, se debe formnar mas piadoso juicio a favor
    de los descendientes de nuestros islefios, pues nacidos y cria-
    dos con otra discipline en el pais, saldrian mis hfibiles para
    cualesquiera ocupaciones, dindose, entire unos y otros, la di-
    ferencia que se toca en los niismos negros, entire bozales y
    criollos, siendo consiguiente entire todo lo dicho,. que afin
    entire buenos v buenos, habria entire los indios y los negros
    la distinci6n de ser los unos menos estilpidos que los otros,
    y entire inalos y malos. aqu6llos dejaban la libertad de des-
    pedirlos; pero en 6stos hay la precision de mantenerlos., o
    por much dicha enajenarlos, con quebranto de sus princi-
    pales." Asinmiismo insisted el historiador en demostrar diver-
    sos extremes del trifico, que son contrarios a los intereses
    econ6micos de la Isla (aunque beneficiosos para los negros,
    a quienes saca del Paganismo y convierte al Cristianismo) ha-
    bi6ndose impedido por ello, a los mnoradores de Cuba, el dis-
    frute de los intereses y conveniencias que se habrian deri-
    vado de la conservaci6n y aumento de los naturales.
    El espiritu criticista del siglo XVIII no esti ausente de
    la obra de Arrate; y no s6lo en este enfoque del empleo de
    la mano de obra del native frente al negro esclavo, sino en
    otros aspects. Observese en el anmilisis de las ventajas ofre-
    cidas por el puerto de la Habana, conocido primitivamente
    por Carenas, asi como de las condiciones naturales del suelo,


    -52-






    el desarrollo de su cultivo y sus positivas consecuencias eco-
    n6omicas; en la apreciaci6n que hace de los usos y costumbres
    y de las caracteristicas del native, de su regimen de vida,
    lilamnando la atenci6n sobre cualidades de ciertos elemcntos
    "bien nacidos", de la colonizaci6n que abonaron con sus
    virtudes y ejemplos, el porvenir hidalgo del criollo; en los
    comentarios que hace, tanto de la admninistracio6n de justicia
    y de la organizaci6n military, como del papel que represen-
    taban en la vida econ6omica del pais, tanto el Tribunal de
    Cuentas como la Real Hacienda; en el espiritu y posibili-
    dades de la cultural; en la calibraci6n de la importancia que
    revisti6 en el orden commercial, la Real Hacienda, destinada
    a la compra y remesa de tabacos, azuicares y cueros de ahi-
    males, aunque con mas beneficio para la corona de Espafia
    que para la propia Isla, de lo que se derivaron futuras fric-
    ciones, que el historiador, un tanto candoroso en el fondo
    de su entusiasmo, no vislumbra.
    La historic escrita por Arrate es acaso superior a la siln-
    pie condici6n de mero antecedente de nuestra bibliografia
    historiografica. No para reputar en ella grandes vuelo- ni
    geniales atisbos; pero si para contemplarla como un docu-
    mento superior, tanto al antecesor citado del obispo MorelL
    como de este y de otros que Ie sucedieron. Hasta las obras
    de Guiteras y Pezuela, es lo nmas important aparecido en
    nuestra literature, en el genero historico. En ella hay aso-
    mos critics, afirmaci6n cubana (de acuerdo con la perspec-
    tiva criolla de su tiempo) abundant informaci6n y buena
    prosa. Y por sobre todo, la simnpatica y ejemnplar vehemiencia
    con que narra y comenta todo lo nuestro, lo cual 61 minismo
    sintetiza en el soneto con que cierra la obra, al excusarse con
    su "patria venerada", porque su pluma "se alent6 de mi pul-
    so mal regida".
    Alrededor de 1787 termin6 su Teatro Hist6rico, Juridico,
    Politico y Militar de la Isla Fernandina de Cuba y principal-
    mente de su capital la Habana, el habanero, abogado de los
    Reales Consejos y Audiencias de M6xico y Santo Domingo,
    Ignacio Jose de Urrutia y Montoya (1735-1795). Imprimi6


    -53-






    el autor una entrega, en 1789, y nada mas fue publicado. La
    Sociedad Patri6tica adquiri6 el manuscrito. Varias tentativas
    para su publicaci6n fueron infructuosas, hasta que en 1876
    la edit6 Rafael Cowley, como tomo segundo de Los Tres Pri-
    meros Historiadores de Cuba. El texto, sin embargo, no com-
    prendia mas que el tomo primero de la obra de Urrutia, pues
    el resto se extravio. La Academia de la Historia reedit6 en
    1931 dicho primer tomo, y ademas fragments del tomo se-
    gundo y su Compendio de Memorias para la Historia de la
    Isla Fernandina de Cuba, (de la que se hizo una edici6n en
    1791); documents estos todos que fueron donados, al igual
    que la Historia de Morell, por Julio Ponce de Leon.
    La introducci6n de la obra esta dividida en tres capitulos,
    consagrados: el primero, a noticias autobiograficas; el segun-
    do, a encarecer la utilidad de la obra, el tercero, a explicar
    el plan., mtodo y division; esta filtimna en tres parties tam-
    bien. "correspondientes a las tres operaciones que dan los fi-
    l6sofos al entendimiento, aprendiendo lo preterito. haciendo
    juicio de lo present y discurriendo sobre lo future", lo cual
    motive una acerba critical del Pbro. Jose Agustin Caballero,
    expresando su anhelo por leer la tercera parte, "para verle
    tirar caiculos, proyectos y barruntos."' Urrutia perseguia,
    segfin sus propias palabras, que su historic no se hiciera "ni
    tan desabrida comno un cedulario, ni tan desproporcionada
    como los anales, ni tan s6lo deleitable como una pura his-
    toria, que siguiendo su particular objeto, olvide. lo de mas
    convenient a una perfect instrucci6n."
    Pretendi6 escribir Urrutia una obra de mias importancia
    que las de Morell y Arrate. No cabe duda de que les aven-
    taja en el valor de los datos, pues utiliz6 el considerable aco-
    pio que hizo de cedulas, pragmniticas, provisions, sentencias.
    tanto de Consejo como de Audiencias. que se le facilitaron
    en su larga carrera juridica, haciendo prolijos examenes de
    documents, en archives y oficinas de toda la Isla. De ma-
    terial, pues, dispuso en gran proporcion y valor; pero no
    aventaj6 a Arrate en intuicidn y sentido critic, ni tampoco


    -54-






    en el estilo un tanto difuso, con rebuscainiento de real gusto
    a veces, nada propios de la elocuci6n didaictica.
    En la edici6n publicada por la Academia de la Historia,
    el Teatro Hist6rico extiende su contenido, hasta el gobicrno
    de D. Gregorio Guazo, que dur6 hasta 1719. Ins6rtanse a
    continuaci6n, documents relatives a la presencia de los in-
    gleses en Cuba e inclusive el sitio de Guantanamo, en el aiio
    1741. Le siguen various apendices, como los que conciernen
    a la expedici6n efectuada para reducir a los ingleses rebeldes
    de la Florida (1744), despues del cambio de esta por la Ha-
    bana; al estado eclesiastico y al de algunas poblaciones per-
    tenecientes a la jurisdicci6n territorial del gobierno de la
    Habana. Al final se reproduce, comio apuntabamos antes, el
    Compendio de Memorias. Tanto en 6ste, como en el texto del
    Teatro, nos llama poderosamente la atenci6n, la tendencia
    a resumir, ya que (adernis de ser Urrutia de estilo difuso)
    su epoca era mas bien propensa al anailisis y no a la sintesis.
    Sin omitir a los prelados ni tampoco la significacikn de la
    Iglesia en el regimen de la Isia, Urrutia dedic6 a los gober-
    nantes y a su gesti6n, inas atenci6n que sus antecesores; la
    que l6gicamente les corresponde.
    PRIMERAS OBRAS HISTORICAL DEL SIGLO XIX
    La primera obra hist6rica que aparece en el siglo XIX
    es la del matancero Antonio Jose Valdes (,1780-1836?) que
    ejerci6 el magisterio en la Habana y tambien en M6xico
    (donde perteneci6 a la Junta Revolucionaria Cubana. cuando
    la conspiraci6n del Aguila Negra) y en la Argentina, donde
    fue redactor de El Censor (el peri6dico que represents la
    opinion del Cabildo de Buenos Aires) seguin afirma Barto-
    lome Mitre en su Historia de Belgrano. Escribi6 la Historia
    de Cuba y en especial de la Habana, de la que di6 a la es-
    tampa, en 1831, el primer tomo, uinico que se conoce, y que
    fue incluido en la colecci6n de Los Tres Primeros Historia-
    dores, ya citada. La mas extensa hasta su aparici6n, abarca
    el process histdrico cubano, desde el Descubrimiento, llegan-
    do al gobierno del general Ruiz de Apodaca. Seguin Pezuela,


    -55-






    el Obispo Espada animo6 much a Valdes para emprender
    esta obra; y anota que le sirvieron para ella, los articulos
    hist6ricos que sobre Cuba acababan de aparecer en un
    semnanario titulado El Patriota Americano. Poco le estima es-
    te historiador espafiol y consider la produccion de Valdes
    como "una resefia imperfectisiima de las epocas de entrada y
    salida en el mando, de los gobernantes de la Habana y de
    Santiago, con muchos errors de unas fechas y omisiones de
    otras, y aun de sucesos particulares." ('
    No compartimos del todo el severe juicio de Pezuela, aun-
    quc conveniinos en el poco vuelo del espiritu hist6rico y del
    estilo mismo; y estimamos que, desde estos puntos de vista,
    es inferior a las de Arrate y de Urrutia; pero no puede ne-
    garse que. a pesar de las omisiones a que alude Pezuela, la
    historic de Vald6s es mas rica en datos que las anteriores; y
    de lenguaje, a trechos, mais cuidado, aunque con menos ner-
    vio, en el giro, que el de Arrate. Segfin sus propias manifes-
    taciones en el Proemio, debi6 parte de su rico aporte de
    datos, al Pbro. Jose Aguslin Caballero y a Domingo Mendo-
    za; aunque no poca es el resultado de su pesquisa personal.
    Lo que no puede discutirse es que a el se deben noticias que
    en ninguna otra obra pudieran hallarse. De lo que si se
    resiente es de pobreza en cuanto se refiere a las costumbres
    puiblicas y privadas, y al ambience artistic y social, pties mls
    va a la informaci6n cronol6gica de los gobernadores, que
    al valor de la cultural.
    Un afno despues de la Historia, de Valdes, en ]1814, pu-
    blic6 en Cartagena de Indias un studio hist6rico ajeno a
    nuestro pais, el cronista Ventura Pascual Ferrer (1772-
    1851), el fundador y redactor de El Regaf6n y de El Nuevo
    Regani6n de la Habana. Traitase de una Historia de los Dic-
    tadores de la Reptiblica Rommana, precedida de una series de
    consideraciones morales y political sobre la dictadura, cuyos
    extremes trat6 hasta cierto punto, de justificar. Denota cier-
    ta habilidad narrative. Hacia 1823, escribi6 una Hfistoria de
    Santiago de Cuba, el coronel espafiol, de cuna cubana, y que
    fue comandante de plaza de aquclla ciudad, Jose Maria Ca-


    -56-






    llejas (1782-1833). Su obra qued6 inedita, y no fue publi-
    cada hasta 1911, por el doctor Fernando Ortiz, que ademnis
    la prolog6. El texto no es en verdad de much valor, ni
    puede competir siquiera con la Historia, del Obispo Morell
    de Santa Cruz, de la que tomo6 la mayor parte de los datos
    que contiene. Estai, eso si, redactada con esmiero, y apunta
    a veces cierto juicio critic iiiuy personal y acertado.
    Jose Maria Heredia (1803-1839) es el primer historiador
    cubano que contempla el vasto panorama de la historia uni-
    versal. En efecto, de 1831 a 1832, sac6 a luz, en la ciudad
    de Toluca. sus Lecciones de Hisioria Universal, en que ex-
    pone el process hist6rico de la humaniidad, dividiendolo en
    dos etapas: antizgua y mnoderna. La Edad Media, como tal.
    no la consider, pues, segrn su criteria, desde que comienzan
    a formarse las nuevas nacionalidades (que es precisamiente
    en el desenvolvimiento medieval) se inicia la Edad Moderna.
    El sigui6 el concept de Tytler, cuyos Elementos ampli6 no-
    tablemente durante su estancia en Estados Unidos, segiin
    expresa en la Advertencia preliminary. Salv6 el defecto ca-
    pital de darle a la historic britainica "preferencia poco ra-
    cional sobre la de los otros reinos de Europa, de los que se
    olvida o habla tnuy ligeramnente"; y complete el cuadro del
    siglo XIX, ya que la obra de Tytler solo llega al reinado de
    Luis XIV, en Francia. La ampliaci6n y rectificaciones las
    aplic6, por tanto, en la Edad Moderna, cinendose, en cuanto
    a la Antigua, al libro ingles. Heredia sentia devoci6n por
    este historiador, a cuya "dichosa facilidad y concision de
    estilo" se propuso acercarse en todo cuanto las Lecciones tie-
    nen de aporte personal suyo. Publicironse testas en cuatro
    tomitos en octavo menor, y las dedico6 el autor "A la intere-
    sante juventud mexicana". De ellas hizo una reimpresi6n en
    la Habana, en 1915, el doctor Jos6 A. Rodriguez Garcia.
    Se ajustan las Lecciones (como la obra matriz de Tytler)
    al metodo praginatico: fija la atenci6n "en las costumbres
    de las naciones, sus leyes, la naturaleza de los gobiernos, su
    religion, sus adelantos intelectuales y sus progress en las
    artes y ciencias". Revela en su extension (hasta la indepen-


    -57






    dencia de la America espafiola y portuguesa) el personal
    criteria de Heredia, que imprime originalidad a su texto.
    Son las Lecciones un elocuente ejemiplo de la admirable pro-
    sa didactica del historiador cubano, que tan excepcionales
    cualidades puso de manifiesto tambien en el genero biograi-
    fico; del que ha dejado exponentes dignos del mayor enco-
    mIio. como los que se contraen a Juan Jacobo Rousseau (de
    intuitiva antelacion a los metodos de la biografia moderna,
    el bardo espanol, Juan Melendez Valdes, el poeta epico-ita-
    liano Casti, la gran figure de Jorge Washington, etc.
    Una ora monumental se public en Paris, en doce to-
    mos, de 1838 a 1857: Historia Fisica, Politica y Natural de
    la Isla de Cuba, bajo el nombre de Ramon de la Sagra (1 798-
    187].1 Este naturalista espafiol, que hizo dos viajes a Cuba
    (el primero en 1820, nomhrado professor de botAinica de la
    Escuela Agricola de la Habana. y ademais director del Jar-
    din Botanico; y el segundo en 1859) es autor solaniente del
    tomo primero, pues los restantes (aunque colabor6 con datos
    v experiencias propias) fueron redactados por especialistas
    fratices-es. Dicho tomo primero fu mnodificado por la Sagra.
    en una nueva edicion que llev6 a cabo (tainbien en Paris)
    en 1861. poniendola al dia en cuanto a los progress que le
    ofreci6 la Isla en su referido segundo viaje. No es la Hfistoria
    de la Sagra ciertamente un studio hist6rico en sentido es-
    tricto: es lmas bien el product de sus impresiones e inves-
    tigaciones a traves de la Isla, dindole un tono singularmente
    descriptivo y de valoraci6n estadistica. Es obra apreciable
    por sus datos, y a la que siempre habrai que considerar, al
    escribir la historic de Cuba, lo mismo que el famoso Ensayo
    Politico del Bar6n de Humboldt (Paris, 1826; edici6n cas-
    tellana, 1827); y la obra de grandes proporciones e incon-
    clusa, de otro escritor espanol, que visit nuestro pais en
    comisi6n de studio: Miguel Rodriguez Ferrer; y la cual lle-
    va el siguiente extensisimo titulo: Naturaleza y Civilizaciln
    de la grandiosa Isla de Cuba o Estudios variados y cientificos
    al alcance de todos. y otros hist6ricos, estadisticos y politicos.
    (Madrid, 1876).






    LA OBRA HISTORIC DE PEZUELA


    Entre los extranjeros que escribieron sobre nuestra evo-
    lucidn hist6rica, el que ha dejado una obra fundamental e
    imprescindible, pudiendosela sefnalar coma la primera gran
    creaci6n de esta indole en la bibliografia historiografica so-
    bre la Isla, es Jacobo de la Pezuela (1811-1882) natural de
    Caidiz, que vino a la Habana en 1842, coma ayudante del
    Capitan General Valdes, y en nuestro suelo muri6. Primera-
    mente edit6 su Ensayo Historico de la Isla de Cuba (184.2)
    y despu6s la Historia de la Isla de Cuba, en cuatro volume-
    nes (1868-1878) en Madrid ambas. El espiritu relativainen-
    te sereno para enjuiciar los hechos (no obstante la cuna del
    autor) y ]a rica y several documentaci6n avalan considera-
    blemente la Historia de Pezuela. Podra este no compartir
    determinados criterios que resultaban harto avanzados y qui-
    zas si hasta desmesurados e improcedentes, mias ain que en
    su tiempo, en el amnibiente en que se hizo, y en el cual se
    desenvolvid siempre; pero en to que toca a la conduct de
    los homnbres y a su proyecci6n hist6rica, fu6 equitativo y
    sensato, y en reiteradas ocasiones condena la actitud de go-
    bernantes espafnoles de execrable memorial.
    Muy atinado a este respect el juicio de D. Rafael Mon-
    toro, al expresarse asi: "No seria possible ni conforme a una
    verdadera imparcialidad, pedir liberalism ni espiritu demno-
    cratico para las cosas de esta Isla, a quien abiertamente los
    desconocia y repugnaba, lo mnismno aqui que en Espafna; mas
    podia reclamarsele, y a ella correspondid, a decir verdad sin
    doblez alguna, y con su habitual rectitud, la imparcialidad,
    serenidad de juicio y diligencia en la investigaci6n de los he-
    chos, sin los cuales la historic carece siempre de todo valor
    moral y cientifico, aunque desde su punto de vista, que era
    y no podia ser otro que el de los hombres de gobierno de
    su escuela y de su tempo, lo que no impidid a dicho histo-
    riador severos juicios, ni decir muy amargas verdades a los
    gobernantes y poderosos." En su estilo y su lenguaje, la
    Historic de Pezuela entrafna ejemplar dignidad; es modelo
    en el genero. Pero sus fuentes, que fueron las mejores, y de


    -59-






    las que dispuso el autor por las propias facilidades que le
    brindaba su posici6n official, es una de las obras bAsicas de
    nuestra historiografia.
    Revela el plan una elaboraci6n cuidadosa, product de
    afios de biisqueda y ordenamrniento, de consult y reflexi6n.
    Lejos de la improvisaci6n, es obra suficienteniente imeditada
    y sometida a una autocritica austera. Como el mismo Pe-
    zuela dice en el Pr6logo: "el primero que se lanzase a es-
    cribir la historic original de Cuba, no tenia otra base ni
    otras pruebas que las que descubriese por si mismo, a fuerza
    de perseverancia y de investigaciones penosisimas." Conven-
    cido de ello, Pezuela abord6, desde 1847, empresa tan am-
    biciosa. "anhelando corregir los errors del incomplete y re-
    ducido Ensayo. Y realize dilatadas investigaciones y muy
    miinuciosos estudios, no solamente en Cuba, (lo cual no le
    hubiera bastado) sino en archives, museos y bibliotecas eu-
    ropeas, de Inglaterra. Francia y Espafia, especialmente Scvi-
    lla, en el imprescindible Archivo de Indias: "en el antiguo
    palacio de ha Lonja (dice), entire la majestad silenciosa de
    sus galerias, fu6 donde encontre, continuando su suefio de
    tres siglos, a la historia de Cuba y a la de otros paises que
    fueron espanioles. Aparecia alli nada menos que toda la co-
    rrespondencia official de sus gobernadores y obispos, desde
    1526 hasta 1760; toda la vida pasada de la Gran Antilla, cui-
    dadosamente ordenada por dias, por meses y por afios." Pe-
    zuela dividi6 en cuatro periods la historic de Cuba, siguien-
    do precisamente el plan a que se halla atenida la agrupaci6n
    de documents en el Archivo de Indias; y de cada period
    hizo un tomo de su obra: el primnero comprende, desde el
    Descubrimiento, hasta que se estableci6 el gobierno superior
    de la Habana, a fines del siglo XVI; el segundo abarca las
    peripecias organizativas, hasta 1761, el tercero se inicia con
    la toma de la Habana por los ingleses, y se extiende hasta
    1816, "cuando en tiempos mas felices iba a cubrir la Isla
    sus necesidades con sus propios recursos"; el iltimo tiene
    por objeto la 6poca que 1 llamnia de opulencia, y que va de
    1816 a 1843, en que pone fin a su narraci6n.


    -60-






    Pezuela hace preceder la Historia de una Introducci6n,
    que es un ensayo sobre las condiciones fisicas de la Isla, y
    una vision de conjunto del process hist6rico cubano. Son
    pIginas animadas de sensatas reflexiones, haciendo deduc-
    ciones atinadas y consideraciones muy razonables, partiendo
    siempre de un objetivismo evidence, que elude todo el ele-
    mento discutible. Con much ponderaci6n analiza las posi-
    bilidades economicas de Cuba, y la calidad del sistema colo-
    nizador. Encarece la verdad de que la America sufria las
    consecuencias de la acumnulaci6n operada en ella de la pro-
    piedad territorial perteneciente a los europeos que la disfru-
    taban, cuando lo lo6gico era que donde sobraban campos fer-
    tiles y faltaban brazos que los cultivasen, para que los po-
    bladores fomentaran los cuhltivos, era menester que se cxi-
    miera a estos de los cargos que gravitaban sobre la propiedad
    territorial de Europa. "Y entire infinitos errors adminis-
    trativos de trees siglos de doinimo en America, cometidos, lo
    minismo por Inglaterra y Francia que por Espafia. la verdad
    de una teoria econ6omica tan clara, triunf6 de la oscuridad
    que ocultaba a inuchas otras. Observo6se en Cuba ese prin-
    cipio, hasta hacc poco tiempo sin alteraci6n, para que cre-
    ciese alli mejor, sin trabas ni mais direct carga que un diez-
    mo moderado, el element primordial, la base de la riqueza
    de los paises, que es la agriculture."
    Ademais de su excelente Historia, debese a Pezuela un
    utilisinio Diccionario Geogrdfico, Estadistico, Hist6rico de la
    Isla de Cuba, en cuatro voluimenes tambien (Madrid. 1863-
    1866). Cont6 para el acopio de datos, con la cooperaci6n
    de diversas personas, las cuales cita en el pr6logo; y tom6
    comno modelo, para seguir su pauta, el diccionario anailogo
    de Pascual Madoz, referente a Espafia. Pezuela escribi6 su
    Diccionario, por encargo de la Junta de Fomento, Agricul-
    tura y Comercio de Cuba; y por estimar necesaria su divul-
    gaci6n, incluy6 articulos especiales sobre las principles pro-
    ducciones del pais, su poblaci6n heterogenea, su esclavitud,
    sus rentas, fuerzas armadas, comercio, ferrocarriles y socie-


    -61






    dades an6nimas; articulos que se suman con gran provecho
    a las descripciones geograficas, biogrAficas. tablas estadisticas,
    etcetera.
    LOS TRABAJOS DE BACHILLER
    Si la de Pezuela es la primera gran historic general de
    Cuba que se describe, la primera gran monografia hist'rica
    es Apuntes para la Historia de las Letras y de la Instrucci6n
    Puiblica en la Idsa de Cuba, de Antonio Bachiller y Morales
    (1812-1889), publicada en tres voluimenes (1859-1861) y re-
    editada en la Colecci6n de Libros Cubanos (1936-1937). El
    autor estai considerado como el patriarca de lai erudici6n cu-
    bana. Los Apuntes son una contribuci6n para el studio de
    los origenes de la literature, de la cultural y de la ensenianza
    en la Isla: los primeros literatos, los movimientos iniciales
    de las letras cubanas, los colegios, las escuelas, las ensefian-
    zas especiales, los primeros inpiilsos de la filosofia, de las
    ciencias, de la agriculture, de las artes y de los oficios, la
    introducci6n de la imprenta, el resurgimiiento de la Univer-
    sidad, los primeros periodicos. los iniciadores de la historio-
    grafia; en suma: lo que constitnye el process foruativo de
    la conciencia cultural cubana.
    Revela Bachiller su ainplia y seria informaci6n, de acuer-
    do, desde luego, con el advance que hasta entonces habia lo-
    grado la erudici6n; lo cual justifica rectificaciones realizadas
    posteriormente a algunas de sus afirmaciones; pero otras han
    quedado bien fijadas, y cuantos ban cultivado estos studios
    ban tenido que recurrir obligadamente a esta fuente, como
    punto de partida. En el mismio haz de biografias que cons-
    tituyen el tercer volume, bajo el titulo de Galeria de Hom-
    bres lustres, hay datos que han sufrido la enmienda; pero
    otros, la mayoria, mantienen su vigencia. Ademas, en este
    genero hist6rico Bachiller ha sido, con dichas biografias, uno
    de sus primeros y mais destacados cultivadores, en nuestras
    letras.
    DWbese taminbien a Bachiller otra monografia hist6rica de
    much valor como fuente obligada: Perdida de la Habana,


    -62-






    hasta la restauraci6n espanola (1883) sobre la dominaci6n
    inglesa; en la que no solamente ahonda en las causes del su-
    ceso y en el espiritu de la guerra anglo-espafiola, sino que
    analiza y enjuicia el caricter y la organizacion del regimen
    establecido por los britinicos; explicando asimismo c6mo,
    no despierta afin la conciencia criolla ante las injusticias de
    la metr6poli, los propios cubanos defendieron el pabell6n
    cspanfiol. Y al igual que con respect a estos aportes hist6-
    ricos, el testimonio de Bachiller goza de just prestigio en los
    studios arqueol6gicos. Asi, su Cuba Primnitiva, es punto de
    referendcia indeclinable en rmiltitud de facetas, aunque tam-
    bien las investigaciones !ayan evolucionado considerable-
    mnente, y no poco haya sido objeto de modificaci6n.
    Cuba Primitiva (primeramente publicada en Cuba Critica,
    en 1838) contiene el resultado logrado por Bachiller en su
    viaje por la Isla. para anotar y constatar las voces indigenas
    que afin se conservan eu nuestro idioma, y a la vez, el pro-
    ducto de su fecunda busqueda en trabajos publicados e inedi-
    tos, que constituian la mas rica y autorizada bibliografia.
    La obra abunda en consideraciones comparativas entire nues-
    tros primineros habitantes y los de Santo Domingo, Yucatan,
    y Panamni, completando la totalidad del panorama con apre-
    ciaciones respect a Centroam6rica, M6xico y el Sur del Con-
    tinente. Bachiller expone y discute hip6tesis sobre los ori-
    genes precolombinos formulando el criterio de que los an-
    tillanos provienen de los indigenas surefios; y a traves del
    vocabulario indigena, explica costumnbres, tradiciones. sinm-
    bolos, creencias, etc. Cuba Primitiva fui enaltecida por el
    Congress Internacional de Americanistas, celebrado en Ma-
    drid, en 1881; y la Real Academia Espafiola de la Lengua
    la ha estimado como fuente de consult indispensable en
    la valoraci6n de la persistencia de voces indigenas en nues-
    tro idiomna.

    INFLUENCIA DE BACHILLER
    Otros historiadores de la generaci6n de Bachiller y Mo-
    rales e influidos por sus gustos y metodos, y que son dignos


    -63-





    de recuerdo, sobresalen: Jose Maria de la Torre (1815-1873)
    el autor de la curiosisimrna obra Lo que fuimos y lo que somos
    o a Habana antig-ia y modern (1857) comnpuesta de quince
    capitulos, en los que aporta datos referentes a la fuindaci6n
    de la Habana y a su evoluci6n, al origen del nombre de cada
    una de sus calls, acerca de sus riquezas naturales e indus-
    triales, de la constituci6n de sus fortalezas, de los detalles
    de sus iglesias, edificios importantes, etc. Como ilustraci6n
    insert un mapa de esta ciudad, que ha sido muy titil para
    fijar los domninios de algunos pobladores, en los terrenos per-
    tenecientes a los extramuros, y en los cuales se basaban las
    principles fortunes de la Habani. Manuel Dionisio Gon-
    zalez (1815-]1883) e.critor villaclareno. di6 a conoccr en
    1858, su MIemoria Historica de la Villa de Santa Clara y su
    Jurisdicci6n, en la que hace relaci6n de la vida political, so-
    cial y cultural de la ciudad expresada en el titulo, asi como
    amplias referencias de diversas figures locales; todo ello den-
    tro de utin panorama que abarca desde 1689 hasta I857. Su
    consult es imprescindible con respect a ciertos extremes
    hist6ricos, y al conocimiento de hombres pulblicos. escritores,
    artists, etc.

    LA HISTORIA DE GUITERAS
    El mAi descollante de todos es Pedro Jose Guiteras (1814-
    1890), cuya primera obra de vuelos es la Historia de la Con-
    quista de la Habanim por los Ingleses, (1856), muy porme-
    norizada y de excelente documentaci6n. Expone las causes
    de la guerra anglohispana, destaca la cooperaci6n prestada
    por los norteamericanos (que eran por entonces, como es
    sabido- colonia inglesa) y enumera y enjuicia las transac-
    ciones diploinaticos que tuvieron lugar en 1763, al restau-
    rarse en la Habana, la dominaci6n espafiola.
    Guiteras, que maneja una prosa facil y clara, denota en
    sus studios hist6ricos, junto a la erudici6n, un concept cri-
    tico que a veces se hace polemico. Los nuevos rumbos mar-
    cados por Ranke, en Alemania, dando al testimonio hist6rico
    su valor esencial y mas tarde comnplementados en Inglaterra


    -64-






    por Macaulay y Buckle, que estinularon el raciocinio sobre
    el hecho hist6rico, tuvieron en Guiteras un fiel adepto. Nues-
    tra historiografia da con 61 un evident paso de advance, pa-
    tente. ademas de la citada obra, en su Historia de Cuba edi-
    tada en los Estados Unidos (1865-1866) y en 1927 en la
    Colecci6n de Libros Cubanos. Es al mismo tiempo la pri-
    inera producci6n de esta indole redactada con espiritu ne-
    tamente cubano, compenetrado con los ideales de nuestra
    causa; a tal extrenio, que el gobierno espafiol prohibit su
    circulaci6n. Abarca desde el descubrimiento de la Isla, hasta
    el regimen de Tac6n. En el pr6logo advierte su proposito
    de no encerrarse en los limits estrechos de la narraci6n, sino
    de imprimir a su Historia, "un aliciente mayor, que haga su
    lectura instructive y agradable, no s6lo a nuestros conipa-
    triotas, sino a los extranjeros que tomen interns en nuestras
    cosas." Serial6 sus fuentes: para los acontecimientos ante-
    riores a la toma de la Habana por los ingleses, los historia-
    dores generals de Indias, Arrate y Washington Irving; para
    los posteriores: Valdes, Pezuela, Beatson y Eutick. y el En-
    sayo Politico, de Humboldt. "Los senores Coxe, Bancroft
    y Saco (dice) han sido de gran recurso para guiarnos en su
    studio y apreciaci6n; tanto en la relaci6n de la political eu-
    ropea con nuestra historic, comino en el particular de Espaiia
    y de su sistema de gobierno colonial."
    Por la fluidez de su estilo corre su pensamiento liberal,
    no ocultado en el tono y alcance de sus reflexiones y de-
    ducciones. El plan de la Historia acusa la innata calidad de
    maestro que habia en el autor. Su contenido si susceptible
    de aquellas 16gicas rectificaciones que son el product de
    investigaciones posteriores, cuya posibilidad no estuvo en-
    tonces al alcance del historiador, es, en su mayor proporci6n
    de persistent credito. Los extremes de la civilizacion cibo-
    ney, por ejemiplo, no resisten, en ciertos detalles, una re-
    visi6n imperiosa; pero en cambio, el process colonial, denota
    innegable solidez. La organizaci6n didactica de la historic
    le da asimisino un claro timbre que no amengua; es de las
    obras que, en este sentido, sientan ejemplo. De recia y au-


    -65-






    torizada erudici6n, coino la de Pezuela, aventaja a esta en
    que salva lo que Guiteras consideraba como deficit en el
    historiador espafiol; esto es, que "no hace justicia al nnierito
    del patriotism cubano, ni dice todo lo que conviene al es-
    clarecimiento de algunos hechos importantes". Claro esta
    que Guiteras exigia de Pezuela mis de lo que este podia dar;
    pero no hay que olvidar que el historiador espanol fue (den-
    tro de sus naturales y concebibles limitaciones) bastante
    sensato.
    Cuba v su Gobierno (Londres, 1853) es otra de las mag-
    niificas contribuciones de Guiteras al studio de nuestra his-
    toria y de nuestros problems. Es un ensayo hist6rico y po-
    litico de gran vuelo. Circunscribesc a los acontecimientos
    conteinporaneos del autor, destacando, como los tres ii-as imn-
    portantes acaecidos: la revolucidn de Santiago de Cuba, de
    1836 y sus consecuencias political; la conspiracidn de la Es-
    calera, en 1844, en Matanzas; y las tentativas de los anexio-
    nistas, de 1848 a 1851. Dcteniendose en este fihimo aspect
    subraya su conviction de la simpatia que, tanto Estados Uni-
    dos como Inglaterra, sienten por la causa cubana, fundan-
    dose para considerarlo asi, en las reiteradas mnuestras ofre-
    cidas por peri6dicos y personalidades significativos, de am-
    bos pauses, en favor de la independencia de Cuba. El libro
    tendia, sin duda, a difundir los desaciertos y los horrores del
    regimen, para incrementar asi, en las potencies extranjeras.
    aquella inclinaciin favorable que el advertia.
    Tambien cultiv6 Guiteras el genero biografico, en un pro-
    yectado libro que titularia Vida de Poetas Cubaios. de fina-
    lidad analoga a la Galeria de Bachiller; y del que public
    various articulos en la Revista de Cuba, de Cortina, y en el
    Mundo Nuevo (New York) de Pifneyro y Mestre. Sus biogra-
    fias de Heredia. Zequeira. la Avellaneda, del Monte, Placido,
    Milanes, Ramdn de Palmina. Luaces, Teuirbe Toln. han sido
    factor en toda fuente bibliograifica sobre estos poetas nues-
    tros. Guiteras, comno Bachiller, Jose Antonio Echeverria
    (con su biografia de Velizquez) y el cantor del Niagara,


    -66-






    son de nuestros primeros y mas valiosos narradores de vidas
    ilustres.

    UNA HISTORIC REBELDE

    El poeta Pedro Santacilia (1826-1910), a quien se debe
    otro de los exponentes de la historic general de la Isla. en
    este periodo de nuestro historiografia, llev6 la pasi6n patri6-
    tica irrefrenable. a su obra. Guiteras imprimni6 a la suya
    vehemnente sentido cubano; pero siemnipre dentro de los li-
    mites que le cefiia la responsabilidad de su buen criterio;
    Santacilia di6 a sus Lecciones Orales sobre Historia de Cuba
    (New Orleans. 1859) el impetu de sus sentimientos ardien-
    tes por la causa separatist. Dichas Lecciones fueron ofreci-
    das en el Ateneo Democraitico de New York, y el alma del
    desterrado vibr6 en ellas. Las prepare sin los recursos bi-
    bliograficos necesarios para la consult pertinente; se atuvo
    por tanto, principalmente, a su memorial y a su vehemencia
    natural. Queriendo sin embargo justificarse, fijando su po-
    sici6n, estamp6, entire otras, las siguientes palabras, al editor
    las Leccioness "Decir que yo aborrezco a los espanoles por
    el hecho solo de que son espanoles, es pensaiiento tan in-
    digno que no llega ni con much a la altura de mi desprecio.
    y que no merece siquiera los honors de la refutaci6n. Po-
    dr6 aborrecer a iun gobierno, nunca aborrecer un pueblo; y
    el de Espafia no me inspira antipatias de ninguna espeeie..
    Trataindose de asuntos puramente politicos, para mi, las cues-
    tiones son de principios y no de hombres". Se extienden las
    Lecciones hasta el gobierno de Santa Clara; y el curso fue
    inspirado, mas que nada, en despertar la simpatia hacia Cu-
    ba. Huy6 de documents y niinucias, en todo lo anterior a
    la toma de la Habana por los ingleses: para 6`1 "la historic
    de Cuba no empieza a tener verdadero interest, sino en estos
    uiltimos tiemipos: cuando sus paginas ensangrentadas por el
    despotismo, emnpezaron a agitarse al soplo candente de la
    revolucion".


    -67 -





    LA HISTORIC DE LA ESCLAVITUD


    De cuanto produjo el insigne baya-imes, Jose Antonio Sa-
    co (1797-1879) es su Historia de la Esclavitud, en la que nmas
    brilla su pasinosa erudicion, asi como su intense valor critic.
    Desde 1837, Saco labor en el acopio de datos y en la re-
    dacci6n de esta vastisina historic, aprovechando para ello
    su visit a diversos centros culturales de Europa, de los que
    extrajo basicas e imprescindibles informaciones. Los cuatro
    primeros tomos fueron publicados en los siguientes lugares,
    en vida de Saco: el inicial y el ultimio, en Barcelona- el se-
    gundo y el tercero, en Par-is; y todos en el lapso de 1875 a
    1879. Los tres tomos primeros responded al siguiente titulo:
    Historic de la Esclavitud, desde los tiempos mds remotos
    hasta nuestros dias. El resto de la obra responded a otros dos
    titulos: Historia de la Esclavitud de la Raza Africana en el
    Nuevo Mttiundo, y en especial de los paises Amnerico-Hispanios.
    e Historia de la Esclavitud de los Indios en el Nuevoa Mundo.
    Vidal Morales y Morales public en la Revista Cubana. en
    1893, hacienda uina tirada aparte en dicho afio, los Libros
    VII y VIII de la historic referente a la raza africana, que es-
    taba inconclusa; afiadiendole el enterado editor, various apen-
    dices; pero de 1882 a 1883, elI propio Vidal Morales di6 a
    conocer en la Revista de Cuba, constituyendo tamnbien volu-
    men aparte la historic de la esclavitud de los indios de Ame-
    rica (tambien sin ternminar) la cual comnplement6 aquel. De
    esta hizo nueva edici6n el doctor Fernando Ortiz. en la Co-
    lecci6n de Libros Cubanot (1932) adicionaindole la Historia
    de los Repartimientos y Encomiendas de Indias (tamnipoco
    concluida por Saco) dandole asi justamente tiun lugar mias
    apropiado (como e miismo hace notar) que el que le diera
    Vidal Morales, pues su contenido concierne a los indigenas
    americanos y no al problema de los esclavos africanos.
    En la Introducci6n de su Historia de la Esclavitud, Jose
    Antonio Saco, expuso lo siguiente, con respect al pensa-
    miento y estrictura de la misma: "Com p6nese esta obra.
    segun el plan que he trazado, de tres parties principles, cons-
    titutivas de un gran todo; pero este todo lo he arreglado


    -68-






    de minanera que bien puede romperse su trabaz6n, formando
    tres historians separadas y completes en su genero cada una,
    o volverlahis a juntar en un solo cuerpo, dandole su primer
    enlace." Esta obra de Saco, como se v-, bien podria consi-
    derarse, para una nueva imnpresi6n que comprendiera la to-
    talidad de las tres parties, en seis tomos: tres, conteniendo el
    studio general; dos, con lo que toca a la raza africana; y
    uno, a los indios del Nuevo Mundo. La amplitud del relato
    hist6rico abarca, en el aspect total, hasta el afino 1861, en
    Rusia. quedando paralizado lo referente a Cuba, en 1837.
    Los tres primeros tomos forman, tal como hizo notar Saco,
    una obra complete; pero para darle mais unidad y extension
    fue que la enlaz6 con la historia de la double esclavitud que
    ofrecia el Hemisferio: "esclavitud de la raza africana en 61
    introducida, y esclavitud de la raza indigena que alli encon-
    traron sus descubridores." Y no ignore Saco, por tanto, que
    los indios fueron esclavos antes del Descubrimiento. Apre-
    ciense su informiaci6on en estas palabras de la Introducci6n;
    "Apartando los ojos de los negros y volviendolos a series mias
    desventurados, aparecera que la esclavitud de los indios no
    comnenzo con el descubrimiento del Nuevo Mundo, pues antes
    que a dl aportasen los europeos, ya aquellos la sufrian.
    I!
    Ejercer poder sobre sus semejantes, estimia Saco, que es
    un sentimniento innato en el hombre, asi como procurar que
    en el pr6jimo caiga todo el peso de los trabajos materials;
    busca por ello, en el Genesis. el origen de la esclavitud. Se
    remonta al Egipto de Menes, para sefialar el punto de partida
    de la onerosa instituci6n; y con clara precision va exponien-
    do los caracteres de la misma en los pueblos antiguos. Son
    paginas plenas de vigor expresivo y erudici6n nutrida, como
    en todo el resto de la obra. Con material desentrafia el bagaje
    que se desprende de las excavaciones hechas en Africa y en
    Asia, y observa e interpreta los milenarios monumentos del
    barro, de la cera, de la porcelana, de la piedra, y logra re-
    conbtruir asi detalles de las costumbres orientales. Del C6digo
    de Manu y de las palabras del Kin, extrae cuadros vividos
    del triste sino de los esclavos en el Celeste Imnperio y en


    -69-






    la inmensa extension del Himalaya. En Grecia recorre, desde
    la Guerra de Troya, hasta las cenizas de la hegemonia ale-
    jandrina, y explica las diversas organizaciones de la clase
    servil, el alcance de las leyes, y la realidad conmevedora
    de los hechos. Las etapas de la sociedad romana cruzan como
    en un amplio lienzo a traves de los principios del derecho y
    las posturas de reyes, emiperadores, dictadores y c6nsules,
    ante la compra y la manumision. Analiza la instituici6n en el
    inundo, durante los cinco primnieros siglos del Cristianismo,
    la legislaci6n de las sociedades birbaras y todo el process
    medieval. Germania y Arabia resaltan como dos centros de
    elaboraci6n e impulso. Sigue paso a paso, en toda la Europa
    Moderna, el destiny de la esclavitud, inarcando las epocas
    diferentes en que ces6 en lo personal y en la servidumbre
    de la gleba, hasta el c6lebre uikase del zar Alejandro, en 1861,
    que le puso termino, en Rusia.
    La segunda parte de la obra, referente a la esclavitud de
    la raza africana, aborda primero el conocimiento que los
    antiguos tuvieron de Africa, y asimniisino los europeos del
    Medioevo y tambien del Renaciiniento (es decir, en la 6poca
    del descubrimiento de Anmerica). Inicia inmnediatamente el
    studio del origen de los esclavos negros del Nuevo Mundo,
    y deminuestra que la esclavitud de 6stos en Europa fu6 ante-
    rior a la empresa de Col6n, pasando a exponer comno se pro-
    pag6 a todas las colonies espafiolas, a partir del siglo XVI.
    Amipliamente trata sobre el coniercio de los negros en el
    Continente, y con minuciosos detalles en Cuba, quedando
    trunca la exposici6n, comno anotainos oportunatnente. en
    1837, afio en que profundiza sobre la situaci6n social y po-
    litica y sus poco halagiiefias perspectives. Determine Saco
    las races del trifico africano, enjuicia su monopolio, aborda
    el problema del comercio libre de negros, y comnienta los
    puertos para el mismnio, c6mo surge la compaffia especial
    para el trifico en La Habana y c61mo se extiende la trata
    a otras parties del Hemisferio.
    Inserta y glosa reales cedulas y 6rdenes, bulas poutifi-
    cias y solicitudes e informes provinciales y metropolitanos;


    -70-






    y despues de hacer notar el florecimiento econ6mrico de la
    Isla, a causa de tan punibles medios, continia paso a paso
    todo el desarrollo del comercio de esclavos, hast-a que se
    inician los trabajos de abolici6n que se destacan, en el Li-
    bro VII. Hace un pormenorizado examen de las teorias abo-
    licionistas, formuladas por publicistas insignes y por pres-
    tigiosas asaminbleas political e internacionales, como el Par-
    laniento ingles, el Congreso de Viena, el Consejo de Indias
    y las Cortes Espaniolas, en las que sc levant principalmente
    la voz de los diputados de Hispanoamerica; y fustiga acre y
    justaiuente a los traficantes espanoles en Cuba, que seguian
    einpleando el coinercio de negros como instrumento de domi-
    iinaci6n contra los univcrsales sentilimnientos de generosidad
    humana y contra la opinion unamnime de los pensadores, so-
    ci6logos y moralistas mas emninentes.

    La filtima parte, que concicrne a la esclavitud de los in-
    dios en America, adolece. como es natural, de cierto atraso
    en que se hallaban los studios etnograficos y arqueol6gicos.
    en la epoca de Saco. Fernando Ortiz hliace la consideraci6n
    irniuy atinada y oportuna: "hoy dia los progress de la his-
    toria y de la etnografia comparada obligan a desechar no
    pocas viejas interpretaciones de los fen6mnienos sociales indo-
    americcainos de la epoca colombina y a verlos, desde mas ele-
    vado mirador." "' Comnienza refiriendose a la esclavitud de
    los indios antes del Descubrimiento, y despues la abarca
    bajo la domninaci6n espaiiola, lo cual constitute el principal
    objetivo de la obra. ya que al anterior aspecto le dedica s6olo
    una capitulo. Fija el inicio del trafico en la pesca de las per-
    las en la isla de Cubagua. para la que se emple6 al indio.
    Enfoca los origenes y funcionamiento del Consejo de Indias,
    los proyectos de Fr. Bartolome de las Casas, sobre coloni-
    zaci6n, y los obstaculos con que tropez6, no obstante sus
    bondades. Tras esto va recorriendo las regions y consta-
    tando en ellas las peculiaridades de la esclavitud. La obra
    que, como dijimos, fue complementada por Vidal Morales,
    llega hasta el moment en que ces6 la esclavitud de los indios
    en los dominios espafioles.


    -71-





    La Historia de la Esclavitud, de Saco, merece ser tenida,
    por el espiritu que la anima, por la efectividad y presencia
    de sus fuentes, por las peculiaridades de su estilo y de su
    lenguaje, por esa sobriedad y ese sentido sereno y reflexive
    que le son tan propios, como un product de inequivoca
    filiaci6n clasica. El buen decir, el casticismno, la tersura en
    el giro, la firmeza en el concept y la seriedad documental.
    la hacen un exponente ejemplar de nuestra historiografia.
    Por sus alientos, por su plan y su erudici6n, es de las gran-
    des manifestaciones del genero.

    LAS MONOGRAFIAS DE PIREYRO

    Comienza con Enrique Pifieyro (1839-191 1) una nueva
    corriente en la historiografia cubana, alentada por las ideas
    de Taine, sin perder por ello las peculiares directrices de
    Macaulay. La biografia y el mon6grafo hist6rico fueron sus
    formas preferidas, en las que brill6 a plenitud su prosa en-
    jundiosa, elegrante y serena. Morales Lemus v la Revolutionr
    de Cuba. (New York. 1871) es la obra que le consagra. En
    ella estudia no s6lo la personalidad del patriota cubano, sino
    que sigue el curso de la diplomacia norteamericana en rela-
    ci6n con la lucha cubana. A ]a par que el historiador des-
    cuella el critic; y en esta, como en otras vidas y en diversas
    inonografias, precisa el moment y el medio como factors
    imprescindibles. Sus vidas del poeta espanol Quintana. de
    Juan Clemente Zenea, de Heredia, de Luz y Caballero. de
    Cienfuegos, de Mad. Rolland, Plaicido, Olmedo, Bolivar, San
    Martin, Webster, Blanco White, etc., le consagran como bi6-
    grafo. En sus libros Poetas famosos del siglo XIX (Madrid,
    1883) y El Romanticismo en Espana (Paris, 1904), como
    en su conferencia sobre Dante (publicada en Estudios y
    Conferencias (New York, 1880), se funda Ia copiosa eru-
    dici6n que tanto cr6dito da a sus escritos, con el buen gusto,
    el certero y penetrante juicio y la donosura de estilo, que
    much le dstinguieron. Son admirables paginas de historic
    y critica literaria


    -72-






    La inas important de sus monografias historicas es la
    titulada: C6mo acabDO la Dominaci6n Espaniola en America
    (Paris. 1908). Su objetivo es analizar las causes del derrum-
    be del poderifo hispainico en nuestra Isla, aportando para ello
    iun relato comentado, con luminosas puntualizaciones, de las
    peripecias uiltimas de la lucha por la independencia, con el
    decisive apoyo de los Estados Unidos. La obra esta dividida
    en siete parties: las cuatro primeras estudian el process de
    la political espafiola correspondiente a la America, centra-
    lizando en Canovas del Castillo toda la curva del mismo, y
    determnninando las causes de la intervencidn de los yanquis
    en la gperra de Cuba. La quinta parte explica la contienda
    hispanoamericana, hasta la terminacion de la soberania es-
    panola en nuestra tierra. Las dos filtimas parties, si bien no
    constituyen elements orgainicos de la totalidad del relato,
    entranian una afinidad provechosa. Son dos ensayos que bien
    pueden considerarse aparte: uno contiene la conferencia que
    titul6o Ayacucho y Santiago de Cuba, pronunciada en Paris
    (1905), en que establece un paralelo entire las dos c6lebres
    batallas de tan inmediatas consecuencias political: una po-
    niendo fin al domino espaniol en Suramnerica, y otra en Cuba
    y a la vez en el Continente; el otro es la biografia de Jos6
    Maria Heredia, publicada un afio antes, y que no ya como
    poeta national, sino comno precursor de las luchas separa-
    tistas. bien minerecia ser recordado en esta monografia que
    narra y describe el fin de un enorme imniperio, en el que
    onde6. durante siglos, la ensefia espafiola.
    En otra monografia interesante y de personal visi6nri abor-
    da el problema de la esclavitud en los Estados Unidos, con
    lo cual redact6 una minagnifica introducci6n para conocer las
    verdaderas causes de la Guerra de Secesi6n norteamericana.
    Titilase la monograffa: El Conflicto entire la Esclavitud y la
    Libertad ent los Estados Unidos, de 1850-61, y fue insertada
    primeraniente en la Revista Cubana (1890) y en 1903, en su
    libro Hombres y Glorias de America. Aprecia Pifneiro, en
    los doce capitulos que la integran, la llamada cuestion de
    Kansas. valor-a ]a significaciOn de la novela de Stowe. La


    -73






    Cabafia del Tio Tom. en su relaci6n con el problema de la
    esclavitud; hace iun paralelo entire Lincoln y Douglas, enjui-
    cia los proyectos de anexi6n de la Isla, y terminal con la
    exaltaci6n del gran orador de Kentucky a la presidencia, y
    los preludios de la guerra civil. Complemento de esta mono-
    grafia hay que considerar la conferencia que pronunci6 Pi-
    fieyro en Santiago de Chile, sobre Los Estados Unidos en
    1875, y que incluyd en su libro citado, Estudios y Conferen-
    cias. Compulsa en ella la situaci6n norteamericana, al triun-
    far la political de Lincoln, y contemnpla con equidad y elevado
    espiritu, el probleina del negro. Abolicionista por conviccio-
    nes, Pifieyro, no obstante, no perdia de vista la cautela y
    precauci6n, con que aquellas medidas de Lincoln, con las
    que tanto simpatizaba, debian ser tomadas, para evitar con-
    mociones sociales, que tanto afectan al orden personal.
    LA MONOGRAFIA HISTORIC DEL ZANJON A BAIRE
    Durante este lapso de 1878 a 1895, la bibliografia cu-
    bana se puebla de importantes monografias hist6ricas entiree
    las que hay que incluir las apuntadas de Pifieyro) y aparece
    el Diccionario Biogrdfico Cubano (iniciado en New York,
    en 1878 y terminado en La Habana, en 1886) debido a
    Francisco Calcagno (1827-1903), quien perseguia el fin
    edificante, cultural y patri6tico de reunir en una obra orgi-
    nica a cuantos (nativos o no) se habian distinguido en nues-
    tro suelo, por la inteligencia o por la acci6n. El Diccionario
    es indispensable y hasta muy insustituido, a pesar de los
    errors que nuevas pesquisas han rectificado, y del pobre
    vuelo critic que entrafia. Jose Ignacio Rodriguez (1831-
    1907), el bi6grafo de Luz, Varela y Mestre, daba a conocer
    en New York, en 1874, su Libro contentivo de la vida del
    primero de estos educadores. Ya en 1854 habia publicado
    en la Revista de la Habana, su tesis sobre Utilidad y Estudio
    de la Historia, reveladora de sus predilecciones por esta cien-
    cia; y mfis adelante escribid 6en ingles, dos obras que ban
    quedado inditas: una historic de la Iglesia en Cuba y una
    historic de Cuba. En 1909 edited en New York el libro Ane-
    xi6n de la Isla de Cuba a los Estados Unidos de America, ava-


    -74-






    lado por excelente informaci6n y despejada sinceridad. Aun-
    que separatist much tiempo, se convirtio en anexionista,
    basado en las dificultades, que siempre crey6 insuperables
    (al igual que otros dignos cubanos) de independizar a Cuba
    de Espafia.
    Monografias sobre la guerra y sobre los afanes indepen-
    dentistas cubanos, escribieron: Herminio C. Leyva (1836-
    1897) historiador de la Guerra Chiquita, enii su opfisculo El
    Movimniento Insurreccional de 1879 (1893) y el general En-
    rique Collazo (1848-1921). autor del libro Desde Yara hlstti
    el Zanjoin (1893), que abarca aspects de la Guerra Grande,
    describiendo el alzamiento del 10 de Octubre, enjuiciando
    la organizaci6n military de los insurrcctos, y exaltando, a la
    vez que el valor de estos, el de los expedicionarios., y el es-
    fuerzo decisive de los emigrados; analizando la personalidad
    de los presidents de la Repiblica en armas; y refiriendo el
    aconteciiiento de la firma del Pacto. Posteriormente public
    otra monografia relative a la guerra del 95 (plan de Fernan-
    dina, gestas de la Revolucio6n, Asaniblea de Jimnaguayiu, la
    Invasion, la gesti6n de los e,-igrados, la personalidad de
    Marti). Titul6 esta monografia Cuba Independienite (1900)
    y la reprodujo, conjuntamnente con la anterior, en el libro
    Cuba Heroica (1912), afiadiendo pAginas concernientes al
    periodo anterior al 68 y al que media entire el Zanj6n y
    Baire. Sobre incidents de la vida republican public diver-
    sos op sculos, con los que formi6o despus el volunen Cuba
    Intervenida (1910). Constituyen todos estos escritos, valio-
    sas contribuciones de quien fue en gran parte testigo de los
    hechos, y supo hacer gala de su habilidad comno faicil na-
    rrador.
    El citado Leyva y otros escritores, se sintieron atraidos
    por el tema de Colon, constituyendo asi un interesante ciclo
    en nuestra historiografia. Escribi6 Leyva diversos articulos
    en revistas y peri6dicos, los cuales coleccion6 con el titulo
    Descubrimiento de America. Primer Viaje de Colon (1890),
    al que puso pr6logo Rafael Montoro, y en el que sostiene que
    fu6 Gibara el primer puerto cubano que toc6 el descubridor.


    -75-






    Nestor Ponce de Le6n (1837-1899) de cuyo saber much
    hubiera obtenido si las circunstancias no hubieran sido ad-
    versas a sus planes publicitarios, edit6 en New York (1888)
    iun corto studio sobre Los Precursores de Colin. Con motive
    del cuarto centenario del Descubrimiento, en 1892 vieron la
    luz varias disertaciones de consideraci6n: las de Rafael
    M. Merchan, Jose Silverio Jorrin, Emilio Blanchet y Manuel
    Sanguily; todos ellos, nombres muy distinguidos en el pro-
    ceso cultural cubano, algunos de los cuales se ocuparon
    tambien en otros trabajos de los aborigenes, al igual que
    Juan Ignacio de Armas (que trat6 sobre la etnografia y reli-
    gi6n de los indios) y el periodista espafiol, Rafael Delorme
    Salto, que edit6 en La Habana y en Madrid a la vez. su libro
    Los Aborigenes de America (1894), con especial atenci6n
    para Cuba.

    LABOR HISTORIC DE SANGUILY
    El gran tribune Manuel Sanguily (1848-1925), cuya sabi-
    duria fue amplisima, escribi6 enjudiosas paiginas hist6ricas,
    referentes a nuestras luchas y nuestros hombres, adema's de
    las diversas monografias sobre Col6n y los caribes. Su tenm-
    peramento critic no falt6 en eL hisotri6grafo con la misma
    intensidad que en el orador y en el analizador de bellezas
    literarias. La tecnica de Pifieyro, como las ideas critics de
    Taine y de Julio Lemaitre, pesaron much en su forinaci6n
    intellectual.
    Su precioso libro Los Oradores de Cuba (publicado en
    la Revista Cubana, en 1886), acusa estas influencias. Es obra
    imprescindible para estudiar el desarrollo de la elocuencia
    en nuestra historic y a la vez de nuestra cultural. Casi todo
    es el product de su personal experiencia; poco contiene de
    moments anteriores-a la presencia del author en el scenario
    que examine y explica. Comprende desde los primeros ora-
    dores del siglo XVIII, hasta la tribune autonomista; y a tra-
    ves de su prosa nerviosa van desfilando todas las figures de
    la oratoria cubana, en cada una de sus fases y en cada uno


    -76-





    de los centros en que hallaron ias adecuado inarco y eficaz
    revelaci6n.
    En el tomino de sus Obras (que ordcn6 y public su hijo)
    y que se titula PAiginas de la Historia. agrupanse varias iIn-
    portantes monografias relacionadas con las luchas por la
    independencia, y que fue, sin duda, material que dl penso
    aprovechar al par que otros trabajos mias, para escribir una
    historic de la revoluci6n cubana, que lamentablemiente no
    lleg6 a componer. Encuentranse en dichas Pdginas: una mo-
    nografia sobre Prop6sito de Narciso L6pez (insertado en
    su revista Hojas Literarias. 1894), La Revolucion de 1868
    (Cuba y America, 1902) dedicada a refutar falsas opinions
    sobre el valor moral de la guerra y sus heroes; varias, motiva-
    das por la publicaci6n del libro de Collazo, Desde Yara hasta
    el Zanjo6n y en que hace rectificaciones y defiende criterios;
    dos alrededor de la camera figure de Maiximo G6minez; El
    Combate del Naranjo, Victoria de las Tunas; evocaciones
    biograificas de Cespedes, Agrainonte, Miguel Jer6nimino Gut&
    rrez, Julio Sanguily. Para servir de introducci6n a las Nocio-
    ciones de Historia de Cuba, de Vidal Morales, produjo San-
    guily sus Observaciones a los Maestros, que son una admira-
    ble mirada critica de nuestra historic, nm6todo para su studio,
    caracteres y fuentes; pero la introducci6n fue retirada por
    el editor de la obra de Morales, por no estar de acuerdo con
    ,iertas afirmaciones que Sanguily hacia; y no fueron dadas
    a conocer por eso dichas observaciones, hasta 1925, en la
    revista Cuba Contempordinea, a raiz de la muerte del autor.
    Como bi6grafo, ademas de los esbozos y studios citados,
    Sanguily escribi6 su magnifico libro sobre Jose de la Luz y
    Caballero (primniero en la Revista Cubana, 1885; yv despues
    aparte, en 1890). Es la obra devota del discipulo, un elogio
    pleno de elocuencia, comnuni6n de informaci6n y arte, repu-
    jado soberbio, en que resalta el Maestro, explicando a la con-
    ciencia cubana cual fue la trascendencia y el espiritu tie
    nuestro educador por antonomasia y de su glorioso colegio,
    que en los capitulos vividos y bellisimos del libro, esta evo-
    cado con la mais noble y comunicativa eminoci6n. Es notable
    I


    -77-






    este studio hiografico por la penetracidn psicol6gica. a vir-
    tud de la cual se destaca el hombre y se interpreta al minora-
    lista y al fil6sonfo. Tamibien traz6 Sanguily una hermiosisima
    semblanza de Enrique Pinreyro (La Habana Elegante, 1888)
    su compafiero y maestro, cuya personalidad puso de relieve
    en todo su esplendor, aquilatando magistralmente todos los
    valores del patriota, del eritico y del histori6grafo.
    HISTORIC LITERARIA
    La historic literaria tiene en iste period su primer re-
    presentativo en nuestras letras: el malogrado Aurelio Mitjans
    (1863-1889). Hasta entonces s6lo se habian escrito mono-
    grafias aisladas, incluyendo los imprescindibles Apuntes de
    Bachiller; con Mitjans aparece la primera obra orgainica de
    esta indole: Estudio Sobre el Movimiento Cientifico y Lite-
    rario de Cuba. Se public por suscripcion popular, en 1890.
    con pr6logo de Rafael Montoro; en 1919 se hizo una nueva
    edici6n, en Madrid, en la Biblioteca Andres Bello. con el
    titulo de Historia de la Literatura Cubana; el cual no deja
    de ser impropio, porque el autor se propuso abarcar todos
    los canales de la cultural cubana, para dar una idea, lo mlis
    complete possible de los valores intelectuales de nuestro pue-
    blo, confirmando asi su tradicioi spiritual. Es verdad que
    en el Movimieno prcdo~mina el factor literario, al que con-
    sagra Mitjans su mayor atenci6n. El plan divide nuestra his-
    toria en epocas, y estas en periods: la primera epoca, antes
    de 1790, en que se posesiona del gohierno de la Isla, Luis de
    las Casas, que tan honda huella dej6 en nuestra cultural; la
    segunda, en tres periods: 1790-1820,1820-1842y 1842-1868.
    En cada period, el studio se realize por generos literarios.
    considerando los leimentos educativos. cientificos etc., que
    influyen. Los generous se presentan separados, en prosa y
    poesia. Prosista de limpio estilo, Mitjans aplica a su obra el
    metodo analitico, imprimiendole a su Estudio un sentido
    hist6rico-critico, que fuhe entonces una novedad en las letras
    cubanas. De erudici6n direct en muchisimos aspects, ex-
    puso personales y autorizadas opinions, al enjuiciar los va-
    lores de nuestra literature.


    -78-






    El Estudio es obra que, como los Apuntes de Bachiller,
    constituyen una fuente obligada en todo emnpeio de historic
    literaria cubana; comnio muchas otras monografias hist6rico-
    criticas, que revelan su saber y buen decir. Inspirado en el
    mismo prop6sito de Mitjans, de justificar la tradici6n espi-
    ritual de nuestro pueblo, a traves de la evoluci6n de las le-
    tras, compuso Manuel de la Cruz (1861-18B96) su Resefia
    Historica del Movimiento Literario en la Isla de Cuba (1891)
    publicada al propio tiempo en la Revista Cubana, y en la
    America Literaria, antologia del critic argentino Francisco
    Lagomaggiore, que vi6 la luz en Buenos Aires. Es una expo-
    sici6n critical, sintetica (muy influida por Taine en la tkcnica)
    de la filosofia, la historic, la poesia, la novela, la oratoria.
    la critical, en Cuba, a traves de un siglo (1790-1890). Hay en
    la Resenia juicios minuy atinados; son como instantaineas toina-
    das desde el mirador de un critic sagaz. No busc6 la preci-
    si6n en las fechas. Cruz fue mas a la clasificaci6n, a la agru-
    paci6n por generos y al veredicto aquilatador. En el estilo
    impresionista, que tanto la caracteriz6, redact6 el manojo de
    semblanzas biograficas que constituyen sus originalisimos
    Cromitos Cuban os. bajo el influjo de Pauil Bourget. D6ben-
    sele asimismno a Cruz diversas cr6nicas hist6ricas, puie public
    La Naci6n, de Buenos Aires; y la esplendida series de Episo.
    dios de la Revolucidn Cubana (1889) en que utiliza los re-
    euerdos de various actors de los mismos, quienes detalla-
    damente se los relataron. Su plunia de vigor descriptive, de
    vivo color, evoca jornadas gloriosas: Palo Seco, el rescate de
    Sanguily, la Crimea, Loma de Jibaro; anecdotas heroicas
    imborrables, figures de simpatica y ejemplar ejecutoria.

    DE 1895 A 1910
    Tras la Guerra de Independencia, y adentraindose ya en
    los primneros anos de la Repiblica, se publican textos de ex-
    traordinario interns. En 1901 se edita Iniciadores y Primeros
    Mdrtires de la Revolucio6n Cubana, con pr6logo de Nicolis
    Heredia; mas tarde reeditada en la Colecci6n de Libros Cu-
    banos (1931). Su autor, Vidal Morales y Morales (1848-


    -79-






    1904) se habia hecho notar a traves de documentadas biogra-
    fias de pr6ceres y de escritores cubanos, desde 1887, en la
    revista La Enciclopedia, ademnas de su studio sobre La Isla
    de Cuba en sus diferentes periods constitucionales (1879);
    y reafirznmaba sus valores mas tarde. en 1904, con su erudito
    libro Honmbres del 68. Rafael Morales y Gonzdilez. Product
    de una investigaci6n detenida y cuidadosa es Iniciadores y
    Primneros Madrtires. Tuvo como base dos mnonografias: una
    publicada en El Figaro y titulada Los Precursores de la Auto-
    nomrnia (1898), y otra, Precursores de la !ndependencia de
    Cuba. que figure en el nuimero-Album que dicha revista con-
    sagro a la Revoluci6n triunfante (1899). Su contenido es
    indispensable para el conocimiento de todo el perfodo de los
    movimnientos separatistas que van, desde los intentos de las
    %ociedades secrets y la sorpresa de ]a conspiracion de los
    Soles y Rayos de Bolivar, hasta el fracaso de la Junta de
    Informaci6n. Los dos uiltimos capitulos estin consagrados a
    sintetizar las contiendas guerreras y los esfuerzos realizados.
    a partir de ]868, y culminados en el cese de la dominaci6n
    espaniola; figurando al final various apendice. wuy valiosos.
    De cuanto escribi6 Vidal Morales, es lo de mnejor estilo.
    Su lenguaje es claro y hay atisbos critics muy apreciables.
    Esa diafanidad expositiva se advierte tambien en sus Nocio'
    nes de Histaria de Cuba (1904), adaptadas a la ensenianza
    por don Carlos de la Torre y escritas expresamente para la
    escuela cubana. al reorganizarse la ensefianza primaria, y
    echarse de inenos la ausencia de un texto elemental que con-
    tuviese la evoluci6n de nuestro pueblo, explicando sus abo-
    rigenes, el drama colonial y las luchas por la inedependencia.
    Sirvi6 tambien esta obra como guia para la preparaci6n de
    examenes para eli magisterio, formando parte de la Biblioteca
    del Maestro Cubano. Sanguily, en aquella introducci6n a que
    aludimos y que no se public con las Nociones., consider la
    Historia. de Vidal Morales: "un tratado abundante en divi-
    siones-, subdivisions, nombres y fechas, como si dij6ramos la
    "anatomia" de la historic cubana." Le senial6 el ilustre critic
    los defects que supo advertir, pero no regate6 los merecidos.


    -80-






    Celogios al texto, considerando que "una parte considerable
    de 6l (se refiere a las luchas por la independencia) es tan
    interesante como complete y nueva; y que sorprende agra-
    dablemente que en asuntos tan poco estudiados y conocidos,
    como son los referentes a interioridades de nuestras dos gran-
    des guerras, si se percibe alguna equivocaci6n, carece siemn-
    pre de importancia, auin comparaindolas con otras, tambi6n
    minimal, pero aun mnenos excusables. por ocurrir en materials
    o perfodos de mayor notoriedad." ,9
    Abundan en este period los libros sobre la historic de
    nuestras luchas independentistas: Carlos Manuel de Cespedes
    y Quesada (1871-1939) public en 1895, en Paris, la biogra-
    fia de su padre, incluyendo asimismo datos interesantes sobre
    la guerra del 68, que hallan luego complementos en sus dis-
    cursos academicos sobre el episodio de San Lorenzo y sobre
    la vida del general Manuel de Quesada y Lovnaz. En 1899
    ve la luz un libro important: Desde el Zanjon hasta Baire.
    de Luis Estevez y Roinero (1849-1909), primer Vicepresiden-
    te de la Repfiblica Libre, al que sigui6 Tiempos Pasados (Pa-
    ris, 1906), ricos ambos en aportes personales. En 1900 sale
    de las prensas el tomo primnero de Cuba, Cr6nicas de la Gue-
    rra, del general Jose Mir6 Argenter (1852-1925), Jefe de
    Estado Mayor de Antonio Maceo; y que se comnpleta en tres
    volumenes (1909), contentivos de la historic de la Invasi6n.
    Es prosista de nervio, de vigorosa fibra y fuerte poder des-
    criptivo. El patricio Fernando Figueredo Socarras (1846-
    1929), recogi6o en 1902 en un tomno, las nueve conferencias
    que dijo en Cayo Hueso (de 1882 a 1885), sobre La Revo-
    luci6n de Yara. Francisco de Paula Coronado (1870-1947),
    imprimio en 1897, en New York, y en 1899, en La Habana,
    respectivamiente, sus apuntes y datos preciosos para las bio-
    grafias de Maceo y de Calixto Garcia. El emnigrado Lorenzo
    G. del Portillo difundio su libro La Guerra de Cuba (Cayo
    Hueso, 1896) y Luis Lagomasino public, desde 1890, diver-
    sos folletos sobre efemerides, bocetos, figures y episodios de
    la Revoluci6n, culmninando en los tres tomos de Patricios y
    Heroines (1912.1915), con biografias de grandes cubanos.


    -81-





    Eladio Aguilera y Rojas prest6 con su voluminoso Fran-
    cisco Vicente Aguilera y la Revolucion Cubana (1909), un
    gran servicio a la erudicion a pesar de lo poco grato del
    estilo. Emilio Bacardi (1844-1922), novelist y bi6grafo,
    ofreci6 la inagnifica contribuci6n de sus diez voliumenes de
    Cronicas de Santiago de Cuba (edici6n iniciada en 1908). El
    general Bernabe Boza orden6 Mi Diario de la Guerra (1900),
    en dos tomos, que abarca desde Baire, hasta la Intervenci6n
    Americana. El segundo volume esti avalado con un boceto
    hist6rico, escrito por Maximo G6mez (del que fuera Boza,
    Jeje de Estado Mayor) y titulado Mi Escolta. El general Lean-
    dro Gonzalez Alcorta recogia, por su parte, sus recuerdos
    de las luchas en Vuelta Abajo (1902). Uno de nuestros mAs
    insignes periodistas, Manuel Marquez Sterling (1872-1934)
    producia su obra maestra, al narrar los esfuerzos tlevados a
    cabo por los embajadores de Cuba durante la guerra, en la
    Diplomacia en nuestra Historia, (Valencia, 1909). En prosa
    elegant de giros bellisimos, explica las misiones de Morales
    Lemus, Echeverria, Aldama, Adolfo Marquez Sterling, etc.;
    y en todas sus paginas, el escritor comipite con el erudito.
    Gran servicio ha prestado tambien a nuestra historiografia.
    Mairquez Sterling, con su docuinentado y critic Proceso His-
    torico de la Enmienda Platt, obra p6stuma que public Car-
    los Marquez Sterling, de 1937 a 1941; asi como su magistral
    studio sobre las fuentes historicas, que constitute su discur-
    so de recepci6n en la Academia de la Historia: En torno a Ia
    Heuristica (1929), Todos estos diversos libros constituyen el
    material inicial con que mas adelante, como veremos, se in-
    tensifican y progresan considerablemente los studios histO-
    ricos sobre los ciclos revolucionarios.
    Comienza en este period sus publicaciones monografi-
    cas Evelio Rodriguiez Lendian (1860-1939), durante muchos
    afios professor de Historia de nuestra Universidad, patriota
    y maestro de varias generaciones. Su resonante oraci6n inau-
    gural del curso acad6enmico en 1899, sobre La Independencia
    absolute como el ideal cubano, que entrafia una esplendida
    sintesis panoraimnica de la evoluci6n de la cultural humana,


    -82-






    para abordar, por iltimo, las ansias legitihnas de nuestro
    pueblo, movi6 en justos elogios las plumas de Pi y Margall
    y de Nicolais Estevanez. Su buen sentido hist6rico-critico es
    bien sensible, en sus monografias: La Transformaci6n Poll-
    tica de la Rusia (1904), Consideraciones sobre Rusia, apro-
    p6sito de su guerra con el Jap)On (1905); asi comno en las quo
    atafinen a nuestra querella political: Los Estados Unidos y el
    Canal de Panama (1909), El Congreso de Panama y la Inde-
    pendencia de Cuba (1911), La Isla de Pinos segun el Tratado
    de Paris (1913), La Expulsi6n de los Diputados Cubanos del
    Parlaminento Espanol en 1837 (1914) y La Revolucion de
    1895 (1926), que es una excelente vision de conjunto, ani-
    mada por hondo espiritu analitico; y asimismo en sus diser-
    taciones biograficas sobre Jose Antonio Saco, el Padre Va-
    rela y el novelist Raiu6n Meza. Otro professor universitario
    muy distinguido, Francisco Carrera Juistiz (1857-1948)
    daba a la publicidad, en 1905, su fundamental Introducci6n
    a la Historia de las Instituciones Locales de Cuba, en que
    parte desde los antecedentes mas remotos, para exponer el
    process organizativo de los municipios cubanos, habiendo
    realizado, como apunt6 Enrique Jose Varona, una obra de
    valor cientifico permanent.

    DE 1911 A NUESTROS DIAS
    Hicieron la historic de las primneras decadas de la Repui-
    blica libre, el doctor Rafael Martinez Ortiz (1859-1931) en
    sus dos volumenes que llevan por titulo: Cuba: Los Primeros
    Anios de Independencia (1911), que han alcanzado tres edi-
    ciones; obra prolija en detalles, expuestos en suelta prosa y
    Vn
    con la autoridad de quien fue contemporaneo, y amenudo
    testigo de los sucesos narrados; y J. Buttari Gaunaurd, autor
    de Boceto Critico Hist6rico (1954), que se extiende hasta
    la caida del Presidente Machado. En 191.2 crujian las pren-
    sas, imprimiendo el libro Historia en los Archivos de Cuba,
    del capitan Joaquin Llaverias (n. 1875) muy acucioso en
    sus investigaciones, a quien se deben otras monografias ex-
    haustivas, como las que versan sobre Facciolo y el movi-


    -83-






    miento abortado en que particip6, y sobre los peri6dicos de
    Marti, entire otras. Los studios monograticos entraban en
    un period brillantisimo y fecundo. La Conspiraci6n de los
    Soles y Ravos de Bolivar (1929), de Roque Garrig6 (1876-
    1937) sefialaba el climax de una primera etapa que ya con;
    taba exponentes que hablan con elocuencia de un minuevo
    curso. en que el document habria de ser factor esencial,
    comno las monografias que produce Francisco Gonzalez del
    Valle (1881-1942): las que esclarecen la paternidad de Pla-
    cido, de la discutida Plegaria; la que se refiere a La Conspi-
    raci6n de la Escalera (1925), los distintos aportes sobre la
    participaci6on del clero nativo en las luchas por la indepen-
    dencia; sobre Luz y Caballero; todas las cuales dan un tono
    de imnprescindible referencia a Ia bibliografia del autor, quien
    ins tarde, y con motive del Centenario del "cantor del Nia-
    gara", publicaria su cenida Cronologia Herediana (1938).
    Tras la Primera Guerra MundiaL los studios hist6ricos
    alcanzaron un nivel mis alto, por el cr.dito de sus fuentes
    y por la rigidez y seriedad del nmetodo. Lo prueba el conteni-
    do de estas monografias citadas, coino de otras muchas que
    enriquecen extraordinariamente nuestra producci6n, Citarlas
    todas, no obstante su m&rito, seria fatigoso. Baste decir que
    la Academia de la Historia, que es una de las instituciones
    culturales nias laboriosas de Cuba, ha editado la mayor parte,
    perteneciendo sus titulos a obras premniadas en concursos, y
    a discursos de recepci6n o conmemorativos. Sobre las cons-
    piraciones anteriores al 68, por ejemuplo, serain siempre nece-
    sarias, ademis de la citada de Garrig6, la de Adriin del Valle:
    Historia Documnentada de la Conspiracio6n de la Gran Legion
    del Aguila Negra (1930), la de Nestor Carbonell (n. 1884):
    Los Protomarrtires de la Independencia de Cuba (1926); la
    de Diego Gonzailez (n. 1898): Historia Documentada de los
    Movimientos Revolucionarios de Cuba, de 1852-67 (1938);
    la de Jose M. Perez Cabrera (n. 1901): La Conspiracidn
    de 1824 (1936). Sobre la Guerra de los Diez Anos, se editor
    el tomo primero (1944) de la obra de Francisco Ponte Do-
    minguez (n. 1906). El singular episodio de La Paz del Man-


    -84-






    ganeso fu' historiado por el capitan Manuel J .de Granda y
    publicado por la Academia en 1939.
    Al margen de estas publicaciones de la Academia de la
    Historia y sobre las luchas separatists de Cuba, se han pro-
    ducido tambien obras basicas: El Periodo Revoluciontarwo
    de 1879-95 (1930), por el general Eusebio Hernaindez; La
    Guerra de Independencia de Cuba (1946), en tres tomnos, por
    Miguel Varona Guerrero, ayudante del Generalisimio; La
    Guerra de los Diez Afios, en dos voluhimenes (1950 y 1952).
    por Ramiro Guerra (n. 1880), autor de otros studios mono-
    grificos y de ensayos hist6ricos: La Defensa Nacional y la
    Escuela (1923), Un Cuarto de Siglo de EvoluciOn Cubana
    (1924), La Colonia (1925), En el Camino de la Independen-
    cia (1930), Azlicar y Poblaci6n de las Antillas ( 1935), etc.;
    asi como tratados de historic patria, como apreciaremos en
    breve; la mnonografia sobre La lnvasi6n, de Francisco Ponte
    Dominguez y de Juan J. E. Casasiis, publicadas, respectiva-
    miente, en 1930 y 1950. Ponte Dominguez es autor de otras
    obras sobre La Mujer en la Revoluci6n de Cuba y El Poder
    Civil en las Revoluciones Cubanas; Casasuis ha escrito la
    historic de las Emigaciones en su libro laureado La Emigra-
    cion Cubana y la Independencia de la Patria (1953). Emilio
    Roig de Leuchsenring (n. 1889), ha dado a la publicidad
    diversas monografias sobre las relaciones de Cuba y los Es-
    tados Unidos, sobre la ciudad de La Habana, la historic de
    nuestras costumbres, y filtinaii'ente, sobre La Guerra Liber-
    tadora Cubana de los Treinta Anios (1952). El iovimiento
    de las ideas ha sido historiado por Medardo Vitier (n. 1886),
    en su libro en dos volumenes que alcanz6 el Preinmio Nacional
    de Literature: Las Ideas en Cuba (1938) y parcialmtnente. en
    la Filosofia en Cuba (Mexico, 1948); y por Raimundo Me-
    nocal, Origen y Desarrollo del Pensaminiento Cubano. tamnbien
    en dos volfimenes (1945 y 1947). Sobre la historic literaria,
    el autor de esta resefia public su Historia de 1a Literatura
    Cubana (1945), en tres voluimnenes; y manuales: Salvador
    Salazar y Salvador Bueno; y studios panoraimicos: Jose
    Maria Chac6n y Calvo, en la Historia General de la Litera-


    -85--






    tura, de Prampolini, y Jos6 A. Fernandez de Castro: Esquema
    Historico de las Letras de Cuba (1949). Del arte en Cuba
    compuso su historic, Lolo de la Torriente: Estudio de las
    Artes Pldsticas en Cuba (1954); y del arte en general, el
    professor Luis de Soto (recientemente desaparecido) : Ars
    (1931). La resenfia del movimiento cultural esta contenida en
    el libro de Felix Lizaso: Panorama de la Cultura Cubana
    (Mexico-, 1949).
    Volvamos a la contribuci6n de la Academia de la Ilisto-
    ria. que ha sido, asimismo, valiosisimna en la publicaci6n de
    documents: Papeles de Marti, en tres voluimenes (1933-
    1935); Papeles Existentes en el Archivo General de Indias.
    relatives a Cuba y muy particularmente a La Habana. ain
    en vias de publicaci6n (iniciada en 1931), coino el Cent6n
    Epistolario de Domingo del Monte (comenzada en 1923),
    Papeles de Maceo (1948), Archivo de Gonzalo de Quesada.
    Epistolario (1948), Diario del Teniente Coronel Eduardo Ro-
    sell y Malpica (1949). Actas de las Asambleas de Represen-
    tanies y del Consejo de Gobierno, durante la Guerra de Inde-
    pendencia (1928); asi como las primeras histories de Morell
    de Santa Cruz y de Urrutia, y la obra de Irene A. Wright:
    Hfistoria Documentada de San Crist6bal de La Hahana en el
    siglo XVI (1930). El Archivo Nacional ha cumplido tam-
    bien en ese sentido una utilisima misi6n, no s6lo con su
    Boletln, sino con sus Publicaciones, como las que contienen
    la correspondencia diplomatica de la Delegaci6n Cubana en
    New York, durante la Guerra del 95 (5 tomos, 1943-1946);
    papeles concernientes a la tomnia de La Habana por los in-
    gleses (2 tomos, 1948-1951) documents referentes a la Gue-
    rra Chiquita (3 tomos, 1949-1950), las claves de Marti
    (1948). documents relatives a la political continental de
    Espafia, entire 1812 y 1930 (1948), catalogos de fondos de
    diverse indole (del Consejero de Administraci6n de la Isla,
    de la Florida, de mapas, pianos, etc.), documents para la
    vida de Maceo, papeles de Marti. Por su parte, un gran in-
    vestigador, Carlos M. Trelles (1866-1951), orden6 y public
    su valiosa Biblioteca Hist6rica Cubana (1922), rama impor-


    -86-





    tante de sus utilisinas Bibliografias. Gerardo Castellanos
    (n. 1879) hizo el ensayo de la cronologia cubana, en su
    Panorama Hist6rico (1934) con mnAs de tres mil fichas. Emnii-
    lio Roig de Leuchsenring ha dirigido importantes publica-
    ciones, como las Actas Capitulares del Ayuntamiento de La
    Habana (cuatro voluimenes, 1937-1916). El historiador de
    las insignias nacionales es Enrique Gay Calb6 (n. 1889). que
    les ha consagrado un trabajo definitive: La Bandera, el Es-
    cudo y el Himno (1945). Merece una especial referencia, el
    libro de Carlos Manuel de C6spedes y Quesada, publicado
    en 1929, sobre Las Banderas de Yara y Bayamno.
    El tratado de historic patria ha tenido mnuchos cultiva-
    dores, desde el elemental hasta el superior; no asi el de his-
    toria universal que no ha pasado de textos para la segunda
    ensenianza. Tres obras principles y una monumental, han
    hecho su aparici6n con legiftimas aspiraciones magistrales:
    el tratado de Historia de Cuba, de Ramiro Guerra, del que
    solo vieron la luz los dos prirneros tomos (1921-1925) que
    abarcan hasta 1607. y que es la cuispide de una concepci6n
    clasica, iniciada en el epitome y de la que el Manuwil (1938)
    voluminoso es una magnifica obra organica; el de Herminio
    Portell Vilai (n. 1901), titulado Historia de Cuba en sus rela-
    ciones con Estados Unidos y Espaia (1938). en cuatro vo-
    Iumenes, en el que, comno lo indica el titulo, contempla fun-
    damentalmente el aspect international y sus repercusione.es
    internal; el de Emeterio S. Santovenia (n. 1889), del que
    tambien no se publicaron inis que dos volimenes (1939 y
    1943) y en que el autor se propone hacer de cada tomio un
    cuerpo hist6rico perfectamente definido, con extension y
    contenido propios, como si fueran independientes; y, por
    uIltimo, la Historia de la Nacidn Cubana (1925) en diez volu-
    menes, que dirigimos Ramiro Guerra, Emneterio S. Santove-
    nia, Jose M. Perez Cabrera y el autor de estos apuntes, que
    para ella escribimos diversas monografias, y que contamos
    con la colaboraci6n de diversos especialistas. Es obra de
    grandes alientos, ambiciosa, aunque hecha a sabiendas de que
    ha de esperarse su superaci6n, por ley 16gica. Se defienden


    -87-





    en su prop6sito los valores espirituales que acreditan la coiln-
    dici6n national de nuestro pueblo, y se consider y exalta
    el progress de la Republica libre, basandose para ello en
    cifras estadisticas. El metodo es eminentemente objetivo,
    aunque esto no suponga una exclusion de juicios interpreta-
    tivos que son siempre indispensables. Dijo con raz6n German
    Arcinegas, que es "digna de aplauso y de ser imitada por las
    demais naciones de America". El triple indice de personas,.
    geografico y imiscelaneo. debido al cuidado de Manuel I.
    Mesa Rodriguez perniite manejar con facilidad tan amplio
    contenido, como el que integra esta Historia. desde las cultu-
    ras primnitivas, hasta finalizar el afio 1951; ya que la obra
    fule dedicada como homenaje al Cincuentenario de la fun-
    daci6n de la Republica independiente.
    Tomais de Jfistiz, Edilberto Marban, Manuel I. Mesa Ro-
    driguez. Juan M. Leiseca, Fernando Portuondo, Carlos Ifii-
    guez y otros, han escrito estimiables manuales de historic
    cubana; y para la historic de nuestro Continente, dirigida
    por el professor argentino, Ricardo Levene, escribi6 una sin-
    tesis del process cubano, Jose Manuel Carbonell; y resenas
    tamnbien insertaron libros monumentales que se han publi-
    cado. con motive de los primeros veinticinco afios, y con
    mnotivo de los cincuenta, ambos con el titulo Libro de Cuba.
    Dignos de recordarse, entire los tratados de historia universal.
    son: el de Rodolfo Rodriguez de Armas (1874-1930), en tres
    tomos. y los de Tomas de Jiistiz (n. 1871): y entire los de
    Historia de Anmerica. el de Walterio Ofiate.
    Un calificado investigator, el doctor Jose Maria Chac6n
    y Calvo. (cuya labor de biisqueda en los Archivos de Indias,
    asi como en la vida de eximios escritores cubanos, ha cuajado
    en trabajos meritisimos),. ha penetrado en la consideraci6n
    y valoraci6n del testimonio hist6rico, exponiendo sus puntos
    de vista en su studio sobre El Docuntento y la reconstritc-
    ciWn historica, que vi6 la luz primneramente en la revista
    Archipielago, de Santiago de Cuba (1928), y en Criticisnmo
    y Colonizacion (revista Universidad de La Habana, numne-
    ros 5 y 7, de 1934 y 1935, respectivamente. El primero


    -88-






    fue impreso en folleto, con el misino titulo, en 1929; el tema
    del segundo es contenido medular de Ceduilario Cubano, apa-
    recido en Madrid, en el propio 1929. El autor ensay6 una
    sistematizaci6n interpretativa de la colonizaci6n de Hispano-
    america; su tesis, basandose en el texto de reales cedidulas.
    capitulaciones, etc., es una justificaci6n del sentido positive
    de la conciencia estatal espaniola, en lo que toca al espiritu
    legislative, en cuanto se refiere al trato y consideration del
    indio; y a la contemnplaci6n de un concept de la libertad.
    que si se ahog6 por los mandatarios espanoles, fue desoyendo
    la voluntad real, enaltecida y respetada por los misioneros
    co.1o Montesinos y Fray Bartolome de las Casas.

    El genero biogrAfico no cont6 nunca con tantos devotos
    en Cuba, como en esta iltima etapa. Las influencias de la-
    nuevas corrientes iniciadas por Strachey se han dejado sen-
    tir v han contado con nuevos seguidores. Nuevos ruimbos se
    aprecian en las biografias de nombres que se han hecho dis-
    tinguidos en la historiografia como en la biografia: Gerardo
    Castellanos, Rene Lufriu, Manuel I. Mesa Rodriguez, Jose
    M. Perez Cabrera, Antonio Iraizoz, Federico C6rdova, Miguel
    Angel Carbonell, M. G. Garofalo Mesa, Rafael Estenger.
    Ponte Doiniguez, Panfilo Camiacho, Armnando Guerra. Ce-
    sar Garcia Pons, Cesar Rodriguez Expo6sito. Rafael Azcairate
    y otros. Di6 inicio a la nueva biografia, Herminio Portell
    Vilai con su vida de Cespedes, publicada en Madrid, en 1931.
    Antes, Alfonso Hernandez Cata, el excelente cuentista, hahia
    hecho un originalisimo ensayo de biografia novelada, con su
    Mitologia de Marti (Madrid, 1929). Orestes Ferrara patsea
    su nombre por el mundo, con sus biografias reinvindicativas
    de Maquiavelo, el Papa Borgia, Enrique IV de Castilla. Cice-
    r6n y Mirabeau. Roberto Agramonte, con su vida de Garcia
    Moreno, y Jose de Luz Le6n, con sus vidas de Amiel y Ben-
    jamin Constant, abordan la biografia patol6gica. El nmas fe-
    cundo de nuestros bi6grafos es Emeterio S. Santovenia, a
    quien se deben inagistrales obras sobre Lincoln, Alfaro, Sar-
    miento, Marti, etc.


    -89-





    Marti, comno otros heroes, ha sido objeto de niltiples
    studios biogrificos; pero 61l mis que ningin otro. Garrig6.
    Vitier, Nestor Carbonell, Rahnimundo Lazo, Isidro MWndez,
    hacen los primeros trabajos sobre la vida del Ap6stol. Jorge
    Mafiach (n. 1898), produce la primera biografia nueva docu-
    mentada, sobre Marti (Madrid, 1933). abriendo el caiiiino
    a un gran niumero de biografias. Felix Lizaso (n. 1891), no
    s6lo hlia escrito una de las mejores, sino que ha realizado la
    bufisqueda mas fitil acerca del Ap6stol, contando con una
    bibliografia nutrida de ensayos hist6ricos alrededor de &ste.
    Destaicanse entire las otras muchas vidas de Marti: la de Luis
    Rodriguez Eminbil (1879-1954), que obtuvo el primer preniio
    en concurso convocado por la Comisi6n del Monumento a
    Marti; la de Isidro MWndez, que es de los mnartianos mnia ca-
    racterizados y que despues de la primera biografia que pu-
    blico en Paris,, en 1925, public otra en 1941, que es de las
    mejor dociumentadas; las de Gonzalo de Quesada y Miranda,
    Carlos Marquez Sterling, Rafael Est6nger, Alberto Baeza Flo-
    res. que es la iltima publicada (1954), y que mereci6 el
    premio del concurso verificado, con motive del Centenario.
    Nestor Carbonell, que fu6 tainbi6n de los primnieros en divul-
    gar la vida de Marti, escribi6 la "autobiografia" de 6ste,
    identificando su estilo con el del Ap6stol. Algunos bi6grafos
    han abordado aspects biogrificos parciales, como Emilio
    Roig de Leuchsenring, que se circunscribi6 a la estancia de
    Marti en Espafia. Guillermio de Zendegui, en su libro Ambito
    de Marti (1954), ha liecho la biografia, siguiendo al Ap6stol
    a trav&s de los paises en que estuvo, incluyendo Cuba.
    MAximo G6nimez ha tenido sus mejores bi6grafos en su me-
    dico. el doctor Benigno Souza, en el professor F61ix Infiesta
    y en los recuerdos del doctor Ferrara, que contiene su libro
    Mis Relaciones con Mdximo G6mez; Maceo., en Leopoldo Ho
    rrego Estuch (autor de otras biografias valiosas, como las de
    Plicido, Juan Gualberto G6mez y el propio Generalisimtno);
    en Rafael Marquina (que ha narrado, asimismo, las de Maria
    Abreu y de la Avellaneda); Octavio R. Costa (de cuya pluma
    son las de Juan Gualberto G6mez y varias semblanzas)) Mi-


    -90-






    guel Angel Carbonell (bi6grafo de otros pr6ceres), Leopoldo
    Zarragoitia (autor tarnibi6n de una Historia de la Taquigra.
    fia), Gerardo Rodriguez Morej6n (bi6grafo ademais de los
    Zambraza); Calixto Garcia, en Gerardo Castellanos, Jose
    M. Perez Cabrera (ainbos autores de innuinerables biogra-
    fias mias), Juan J. E. Casasuis; el Pedra de la Patria, Cespe-
    des, ademais de la citada escrita por Portell Vila. la debida a
    Rafael Estenger, que puede estimarse como uno de los mnejo-
    res exponentes del genero biografico en nuestros dias, en las
    letras cubanas. Panfilo Camacho ha escrito la biografia de
    Aguilera; Carlos Marquez Sterling, la de Ignacio Agramionte;
    Luis Arce, la de Emilio Nfifiez; Antonio Hernaindez Travieso,
    la del Padre Varela; Jose Maria Chac6n y Calvo, Francisco
    GonzMlez del Valle, M. Gar6falo Mesa, Rafael Estenger, han
    laborado en hla vida de Heredia; Antonio Iraizoz, en la de
    Enrique Pifieyro; Ponte Dominguez y Rauil Lorenzo., en la
    de Jose Antonio Saco; Manuel I. Mesa Rodriguez, en la de
    Luz y Caballero; Federico de C6rdoba. Rodriguez Garcia,
    Rodriguez de Armas, Jose Manuel Carbonell, Oetavio R. Cos-
    ta, Miguel Angel Carbonell, en la de Manuel Sanguily; Me-
    dardo Vitier, en la de Varona. Larga y fatigosa se haria la
    enumeraci6n de biografias de otros pr6ceres del pensainiento
    y de la acci6n; pero just es decir que no pocas de las emi-
    tidas son considerable exponentes de este genero tan suges-
    tivo y tan actual.

    En resume: los historiadores cubanos han realizado un
    aporte considerable, a traves de epocas distintas; se ha de-
    mostrado en las bibliografias de la Historia de la Naci6n
    Cubana, a que me referi oportunainente, y que viene a lie-
    nar el vacio que qued6 tras el servicio eminente rendido por
    Pezuela y por Guiteras, con sus obras imprescindibles.

    N 0 T A S
    4.1) Los Tres Primeros Historiadores de la Isla de Cubai. Imprentit y Li-
    breria de Andris Pego. Habana, 1876, Tomo I, paig. 6.
    (2) Bibliografia Cubana.


    -91-







    43) Jose A. Ehlieverria: Historiadores de Ctiuba. (El P/antel. Tomo I. Ha-
    bana, 1838, pig. 75, column primera.)
    44) Pr6logo, pig. 19.
    (51 La Critica en Cuba. a fines del siglo XVIII (Revistfa de Cuba. Tomo 1.
    pig. 237.)
    (6) Diccionario. Tomo IV, pig. 635. Madrid, 1866.
    17) Discurso de Recepci6n en la Academia de la Historia de Cuba. (Obrs.
    Tomo 1II, volume IV, paig. 30. Habana, 1930.)
    48) Introduccion a la Historia de In Esclavitud de los indios en el Nuevo
    Mundo. (Coleccion de Libros Cubanos, Vol. XXVIII, pig. IX. Ha-
    bana, 1932.j
    (9) Obras de Manuel Sanguily. Tomo VI: PAginaIs de I Historia. Libro I,
    pigs. 53 y 61. Habana, 1929.


    -92-






    scenso y afirmicn de

    las letras hispanoamer/canas
    Por SALVADOR BTUENO

    1. No tienen prop6sitos de originalidad estas -cuartillas.
    Han sido escritas con el deseo de poner orden en algunos
    conocimientos recibidos como en aluvidn. Pesa sobre ellas el
    deseo orientador de la brijula, y el afain de ubicar certera-
    mente noticias y atisbos. Llega el moment en que urge
    poner los papeles en los archives, y situar en su lugar con-
    veniente este dato, aquella cifra, una rubrica mas o menos
    enrevesada. Hay que ir tenedlo por seguro -- de lo gene-
    ral a lo particular, de la epidermis sonrosada y suave a la
    profuindidad de la came donde se entrelazan nervecillos y
    venillas. El horizonte nos llama y atrae, y la perspective es
    como una carrilera hacia el infinite. Pero, sin olvidar la meta
    anhelada nos obligamos a fijar hitos, a trazar derroteros,
    esbozando la fisonotnia cada vez mas precisa, inas neta, de
    nuestro mapa spiritual.
    2. Toda definicidon iniciemos esta labor es peligro-
    sa. Y el concept de la literature hispanoamrnericana encierra
    su arriesgada definici6n. Definir una literature consiste en

    No es por primera vez que el nombre de Salvador Bueno abrillanta las
    pnginas de la REVISTA DE LA BIBLIOTECA NACIONAL. "Paris en la literatura
    cubana", trabajo cuyo s6lo titulo bastaria para interesar especialmnente a los
    estudiosos de nuestra literature, fue publicado en el ndumero 2 volumen III).
    Alli pueden enrontrarse algunos datos muy interesantes sobre la obra de este
    valioso representative de una reciente generation literaria, que se ha inchli-
    nado -delinitivamente, al parecer- hacia el Aingulo dificil de la critical.
    Uno de sus libros minas recientes, la magnifica Antologia del Cuento en
    Cuba 1902-1952 (La Habana, Publicaciones de )a Direcri6n de Cultura del
    Ministerio de Edueaci6n, 1953), nos fija al professor Bueno como exegeta lar.


    -93-






    verle los rasgos determninantcs, fijar sus aristas delimitadoras.
    ceniir con la mirada el campo amplio o estrecho de su des-
    arrollo, de su ascenso y afirminaci6n. Definir estas letras his-
    panoamericanas implica una tarea que se proyecta hacia la
    fijaci6n de sus problems basicos: su personalidad o existen-
    cia, sus generos dominantes y preferidos, las sendas de su
    evoluci6n, sus rasgos determinativos, el sincronismio conque
    se van desenvolviendo en las diversas literaturas particulares
    los mismos lnovimientos literarios, sus figures cimneras, y los
    metodos necesarios para su studio y exposici6n didictica.
    Coino previo concept labor prelimiinar hay que de-
    cir que la literature hispanoamericana trata de las obras
    literarias producidas por escritores nacidos en la America de
    habla espafiola, que ban tornado como vehiculo de expresi6n
    el idioma castellano tal couno ha sido matizado en el nuevo
    continent. Estos autores han reflejado la naturaleza fisica,
    la particular comunidad de estas regiones., las cuestiones ba-
    sicas, fundamentals, de este hemnisferio. Y su propia expre-
    si6n artistic ha quedado marcada por la huella de la vida y
    el ambiente americanos, ha quedado sefialada por una pe-
    culiar concepci6n del miundo y por trazos animicos que son
    privativos de los nacidos y formados en el continent descu-
    bierto por Col6n.
    No creo sea menester traer a colaci6on "in extenso" la
    debatida cuesti6n de la existencia de la literature hispano-
    americana. Ya han pasado los tiempos en que esa personali-
    dad se desconocia, basindose en anticuados metodos forma-
    listas que tomaban coino guia, en este problema, el vehlicdo
    idiominatico. "La poesia castellana del otro lado de los mares"
    llam6 a nuestra lirica el eminente don Marcelino Menendez
    y Pelayo. Ambas literaturas, la espaniola peninsular y la
    hispanoamericana, quedaban unidas por el vinculo ferreo de
    gamente informado de todas las tendencies que a travis de la vida republiranai
    ha mostrado nuestra fetunda producci6n imaginative breve.
    "Ascenso y afirmaci6n de las letras hispanoamnericanas" es el sugestivo titulo
    del trabajo que hoy eintregamos con verdadero orgullo a nuestros lectorei; un
    anlisisi aclaratorio del desarrollo, conquistas, fallos y logros de las letra en
    la gran familiar americana.


    -94-






    un idioma coinun, siendo la segunda una mera dependencia
    de la primera. El studio de los americanismos en la lengua
    hispanica ha venido a dar fuerte golpe a estas interpreta-
    ciones, echa a un lado el manido empleo de esta filiaci6n.
    La lengua hablada en la America espafiola no es. ni podia
    ser, semejante a la utilizada en la Peninsula. El medio fisico,
    las influencias ambientales. las distintas atenciones que el
    hombre debia afrontar en las nuevas sociedades amniericanas
    algiun camnbio habia de producer forzosamente en e)
    idiomna y en la literature producida en estas tierras.
    Si la pregunta que hizo Andr6 Siegfred en su libro "Ain6-
    rica Latina": "Zen que media existe America Latina?"
    y que Luis Alberto Sanchez dilucid6 a su mnianera en otro
    libro posterior, si se contest en forma afirmativa, traera
    como consecuencia aceptar que la existencia de una llamada
    America Latina, Ibero o Hispanoami6rica, o de otro miodo.
    "Indo-aiierica", presupone una literature que le sirva de
    conmunicaci6n y de expresi6n. Recordernos las palabras de
    Alfonso Reyes ante los escritores europeos en una reunion
    del "Pen Club" en Buenos Aires: "Reconocednos el derecho
    a la ciudadania universal que ya hemos conquistado. Hemos
    alcanzado la mayoria de edad. Muy pronto os habituareis a
    contar con nosotros"'.
    3. Detengainmonos un moment. Una noci6n debe ser cs-
    clarecida antes de seguir adelante. El critic argentino Enri-
    que Anderson Imbert se pregunta: "-Basta la descripci6n
    externa de lengua, ropas, costunibres, folklore, para con-
    siderar national una obra literaria?". Esta indagaci6n pone
    el dedo en la llaga. Invita a la reflexion. Pone en tela de
    juicio lia mayor parte de nuestra creaci6n literaria. Esta
    cuesti6n result de inas hondo alcance que aquella otra sore
    la autonomia de nuestras literaturas. Porque -pudiera ocu-
    rrir que hubieramos alcanzado una relative independencia
    de lo peninsular espafiol, pero no hubieseminos logrado to-
    davia la forjaci6n de unas literaturas nacionales en nuestro
    continent.
    Frente a esta pregunta (que repiten otros historiadores y


    -95-






    criticos hispanoawericanos) las respuestas han sido multiples
    y encontradas. Quienes niegan que poseamos unas literatu-
    ras nacionales, afirmnan que carecemos de originalidad en
    nuestra expression literaria, que siempre heminos estado a la
    zaga de los mnovimientos engendrados en Europa. Otros. sin
    embargo, aseveran que poseemos literaturas nacionales, pero
    que estas estain condicionadas por el ambiente, por la socie-
    dad en que se produce. No es possible que en estas tierras
    tenga lugar una producci6n artistic similar a la que se crea
    en Europa. Vivimos en pueblos que estin todavia en plena
    etapa de crecimiento, en perfodos de forjaci6n, sin un asen-
    tamiento de sus instituciones. Nuestra actividad literaria se
    encuentra --al fin espejo de la realidad, reflejo de su con-
    torno se encuentra igualmente en etapas de ascenso, pero
    esta inisma serial, esta estela que van trazando nuestros
    creadores, permiten sospechar el seguro signo afirmativo de
    inuestro process, la lenta, pero segura march hacia una
    expression artistic que sirva de cauce adecuado al espiritu
    hispanoamericano.

    Por lo tanto, y comio nota esencial en cualquier indaga-
    cion de esta indole, debemos observer c6mo estas literaturas
    van alcanzando mayor sustantividad, van evolucionando y
    confornimindose, creciendo por dentro, diferenciandose de las
    otras, y alcanzando una especie de entidad propia, incamnbia-
    ible e indiscutible. Estai, pues, dentro de cualquier diluci-
    daci6n de estos pormenores, investigar ctiuailes son los sintomas
    que reflejan un ascenso, una autonomia, una mayor indivi-
    dualizaci6n de las literaturas hispanoamericanas. En la re-
    flexi6n sobre c6mo ban Ilegado a independizarse nuestras
    letras de las espaniolas peninsulares esti ya a priori los
    rasgos nuestros, que nos identifican y distinguen. Alfonso
    Reyes a quien siempre hemos de volver, igual que a Pedro
    Henriquez Urefia, para el mniejor esclareciminiento de estos
    puntos poleimicos habla, en su ensayo "De poesia hispano-
    americana". de la fisonomia de nuestra literature que "ad-
    quiere importancia general en el siglo XIX, despues de la
    independencia political de nuestras republicas". Es lo que


    -96-





    constitute el afain de independencia intellectual, mias pro-
    funda que la political. Representa los esfuerzos realizados
    por Andres Bello, en sus revistas londinenses, los proyectos
    elaborados por los j6venes argentinos de la "Asociacion de
    Mayo", los puntos polemicos que dieron motive a la con-
    troversia en Chile entire los emnigrados argentinos, capitanea-.
    dos por Sarmiento, en contra de los criterios del ilustre
    venezolano.
    Ahora bien, desde siglos antes, ya desde los primneros
    afios de la conquista comienza a insinuarse, a asornarse timni-
    damente en los escritos de los conquistadores, en las "cartas
    de relaci6n", en las cr6nicas, en los primitivos textos didac-
    ticos de adoctrinamiento religioso, una series de palabras,
    concepts, actitudes, matices y descripciones que empiezan a
    definir al criollo, al espafiol de ultramar, al denominado
    "novo-hispano". Si observamos estos sintominas, si seguinos
    esta evoluci6n, advertiremos c6mo se ponen de relieve algunos
    fenomenos nuevos que, aunque no significant una total es-
    cisi6n de lo hispanico, abren los horizontes a nuevas lite-
    raturas, con caracteristicas cada vez nias peculiares. Estos
    feno6menos, seguin el eminente ensayista mexicano son: 1)
    mayor motivaci6n interior de las literaturas hispano-anieri-
    canas; 2) mayor receptividad para otras influencias extran-
    jeras; y 3) ciertos paralelisinos de evoluci6n que permniten
    trazar generalizaciones desde el Rio Bravo hasta el Rio de-
    la Plata".
    4. En la literature hispanoamericana necesitamnios -- por
    tanto- marcar los derroteros por donde han corrido los dis-
    tintos generos literarios, tendencies y movimientos, indicando
    de alguna manera una preferencia, una selecci6n delatadora,
    debido a los modos de convivir, a las urgencias hist6ricas y
    al grado menor o mayor de motivaci6n que la propia vida
    americana imprimia a las letras de este hemisferio. Reyes
    senialaba la miotivaci6n interior, que es caracter muy super-
    ficial y anodino en las obras de los cronistas del siglo XVI y
    en los poetas culteranos del siglo XVII. Esta motivaci6n ame-
    ricana corre como veta escondida a trav6s de las obras de


    -97-






    Bernal Diaz, Balbuena, Ercilla, hasta llegar a los autores del
    siglo XVIII inclusive. En algunos autores como el perua-
    no Valle Caviedes el acento popular recoge rasgos de las
    nuevas tierras americanas, y en la poesia netamente virreinal
    y barroca de sor Juana Ines de la Cruz se asoma el lenguaje
    tipico de los negros esclavos.
    La prosa de los cronistas -tales como Bernal Diaz y
    HernAin Cortes logra atrapar much mais el genuine color
    americano que la poesia de los siglos coloniales. En la prosa
    se va aquilatando mejor los verdaderos rasgos del Nuevo
    Mundo. La poesia, por estar mas cefiida a normas y pre-
    ceptivas, no escinde sus temAiticas y sus formulas del molde
    europeo, y s61o como excepciones se pueden sefialar algunos
    poetas que, en la filigrana de los virreinatos, quieren acer-
    carse a la nueva vitalidad que germina mas allia de palacios
    y conventos.
    En el desarrollo de estas literaturas el temna esencial de
    cada epoca va evolucionando paulatinamente. Durante la
    Conquista, pongamos como ejemplo, el cronista y el poeta
    6pico solo prestaban atenci6n a la acci6n externa, a la aven-
    tura, olvidando la verdadera naturaleza americana y su pai-
    saje, tenia tan usado y abusado despues. Ercilla y Castella-
    nos estaban de espaldas a la naturaleza, colocaban sus miras
    en el hombre, no en el hombre en si, en su problemAtica
    internal, sino en su devenir externo, en sus hechos. en sus ha-
    zafias. Entre el poeta colonial y la vida, la naturaleza y la
    sociedad americanas se interponia el velo de una cultural
    netaminente europea. Balboa, el buen Silvestre de Balboa,
    anota en su "Espejo de Paciencia" paisajes y figures desco-
    nocidas en Cuba, aunque ya trae en su caudal, en su breve
    caudal poetico, frutas criollas que otorgan sabor nuevo a
    sus versos prosaicos.
    5. Hagamos una pausa. Volvamos un tanto atras, como
    si quedara abierto un parentesis. En la evoluci6n hist6rica
    de estas literaturas como dijimos mas arriba se percibe
    claramente, a poco que nos hayamos iniciado en su abun-


    -98--






    dante material, una cierta persistencia y como exacta apa-
    ricion de escuelas y tendencies en los diversos paises de
    nuestro continent, los "cachorros del le6n espafiol" que dijo
    Ruben Dario. Tal pareceria que estos estados desunidos de
    la America hispainica se han mantenido estrechamente vincu-
    lados, mxnas alli de los tratados politicos y de las circunstan-
    cias hist6ricas. Si la Independencia fue para cada colonia
    espafiola una escisi6n de la metr6poli conquistador, pero,
    al mismo tiempo, una separaci6n de las demais naciones que
    iban surgiendo a la vida libre, estos encadenamientos de or-
    den literario, artistic o cultural permiten sospechar que la
    unidad no se ha quebrado enteramente, que aun entire estos
    paises superviven lazos que nos relacionan directamente, y
    nos hacen reaccionar de modo similar ante los fen6menos de
    la cultura y el arte universales.
    Primero veamos las palpables afinidades. Si revisaimos
    con cuidado el desarrollo de la poesia del ochocientos en
    nuestras literaturas observamos algunos casos de verdadero
    interest. Asi, por ejemplo, la tendencia criollista que apunta
    hacia mediados de siglo tiene representantes en various pue-
    blos hispanoamericanos. La literature gauchesca, modalidad
    criollista de la Argentina, de gran caudal en poesia, novela
    y teatro, gana vigor alrededor de la sexta o septimna decada
    de la centuria. De 1872 es la primnera edici6n de "Martin
    Fierro", acabada obra del genero. Pues bien, al propio tiem-
    po, en Cuba se intent una poesia criollista que adopta el
    sendero, equivocado del siboneyismo de Fornaris y de "Cu-
    calambe".
    Otro dato, algo anterior. La poesia pre-romaintica, mnuy
    afincada en la naturaleza y que en su descripci6n alcanza
    las mejores galas, se destaca tanto en las Silvass" del vene-
    zolano Bello como en las odas tumultuosas del cubano He-
    redia. En el Ecuador, el poeta Olmedo se une a sus coeta-
    neos para ofrecer una poesia que indica la transicidn en-
    tre el neoclasicismo dieciochesco y la anunciada escuela ro-
    mantica.


    -99-





    No hay que insistir en el evidence sincronismo quie se
    advierte entire los cultivadores americanos del romanticism.
    Acaso alguna diferencia existe entire los modos de introducir
    tal o cual niodalidad. La mayoria de nuestros romainticos
    conocieron el movimiento a traves de los escritores espafioles,
    aunque el argentino Esteban Echevarria lo asimila directa-
    minente de la literature francesa. Su poemna "Elvira o la
    Novia del Plata" impreso en 1832 coincide con la publica-
    ci6n de "El Moro Exp6sito" del Duque de Rivas, que iha a
    ser la primera obra de calidad del incipiente romanticisnmo
    hispano. Y para insistir en paralelos: "El Matadero". rea-
    lista cuadro de Echevarria se public en el inismo decenio en
    que esboza Cirilo Villaverde la igualmnente realist novel
    "Cecilia Valdes".
    Podriamos de esta forma sefialar otras similaridades, este
    si.'ronimo entire hechos y tendencies de nuestras literatu-
    ras. La lucha contra el escolasticisino fenodmeno propio
    de fines del XVIII- acaece con pequefia diferencia de aiios
    en Mexico, Argentina y Cuba. Otros ejemplos pueden ser
    adtcidos para mostrar estas afinidades en nuestro comnuin
    process literario.
    Sin embargo, anotemios tambien algunas diferencias apre-
    ciables. Primero: existe una variedad notable en el estable-
    cimiento de los virreinatos, que repercute, asimismo, en el
    process literario y cultural. El virreinato de la Nueva Es-
    paia queda establecido en 1534, el de Peri. en 1542. La
    fundaci6n del virreinato de Nueva Granada present un re-
    traso de casi un siglo, se erige en 1739, mientras quie el vi-
    rreinato del Rio de la Plata se funda en 1776. En Buenos
    Aires no hubo universidad, imprenta ni movilniento literario
    hasta cerca de los dias de la independencia. El regimen fac-
    toril inforna la vida cubana hasta las postrimerias del siglo
    XVIII. De similar minanera a la region rioplatense, solamniente
    despues de 1790 puede hablarse de un process cultural y
    literario en Cuba.
    6. Con lo anotado en pairrafo anterior puede deducir
    el lector como se acrecienta en nuestras letras la receptividad


    -100-






    de otras influencias extranjeras, consecuencia obligada de
    la independencia political. Los fundadores y orientadores
    del continent hombres de letras y de pensamiento-
    constatan la necesidad de una independencia de mais pro-
    funda raiz, de una verdadcra independencia cultural, inte-
    lectuaL Captan los oscuros rumors de utina humanidad nue-
    va, urgida de expresi6n. America comienza a introspeccio-
    narse, a bucear en sus entranias, a rastrear en sus vericuetos
    inmas intimos. Indaga sobre si minisma, se encuentra ya-
    con fuerzas para sefialarse un derrotero, para niarcarse rlum-
    bos y destinos. Palabras de Sarmiento ponfan a los j6venes
    chilenos, a los emigrados argentinos, a todos los escritores
    aiericanos ante la enorme vitalidad de los nuevos paises,
    ante las tierras ain ineditas de Centro y Sur America.
    Vinieron conio consecuencia obligada las tenden-
    cias que conducian a una mejor expresi6n de lo americano.
    Fernaindez de Lizardi echaba inano a la ya caduca novela
    picaresca para reflejar la vida mexicana de fines del virrei-
    nato. Asi creaba a "Periquillo Sarniento". hijo arnericano de
    Lazarillo. de Guzinan y de Don Pablos. Domingo F. Sar-
    miento, con el vigor inusitado de su espiritu, forjaba su "Fa,
    cundo", impossible de encajar en un s6lo genero literario,
    como si los rebosara a todos. Sarmiento, no obstante su ar-
    diente predica contra la decadente civilizaci6n espaniola, par-
    tia, en su estilo estilo literario y estilo de vida de las
    mais puras raices castizas. Bello, aun con sus instruments
    de conservadora clasicidad, se siente atravesado en su fri-
    gidez por ese impetu tropical que viene de la naturaleza
    americana. El romanticismo, aliado fiel del liberalism
    politico, no se reducia a la producci6n de obras quejumbro-
    sas, angustiadas y febriles, al estilo europeo, sino que aten-
    dia al especticulo natural del Nuevo Mundo, participaba, y
    enardecia, con su canto en los problems politicos y sociales
    de America. Con Esteban Echevarria, te6rico y precursor
    de este romanticismino peculiar de nuestro hemisferio, entra-
    ba en las letras el reflejo de la vida de los campos argentinos,
    la descripci6n de la pampa inmensa, "su mayor novedad-


    -101-






    constataba con su habitual perspicacia Menendez y Pelayo --
    consistia en el scenario, en la pintura poetica del desierto".
    A tenor con el liberalismno y con la literature romaintica,
    America, nuestra America, marc el paso conjuntamenite con
    el meridiano europeo. Ya no dirigia el oido al sonido que
    venia de la peninsula iberica, sino que se desvi6 hacia la
    grata melodia que llegaba de Paris, y a traves de Paris, de
    toda Europa. Menospreciando el monopolio intellectual que
    durante los siglos coloniales habia ejercido Espaiia, ahora las
    nuevas generaciones s6lo atendian a las ideas que mostraban
    sello frances. Lo espafiol quedaba relegado a un segundo
    piano. Recuerdese lo que afirmaban los romaiticos ameri-
    canos de la cultural hispainica. Recuerdese las apasionadas
    palabras de Sarmiento al juzgar la civilizaci6n iberica en
    comparaci6n con la inglesa, la francesa y aun la norteame-
    ricana. Pero todo esto no era mas que trabajo de contrast,
    de compensaci6n, mianera de afirmar la independencia, de
    subrayar la mayoria de edad, de parecer adulto y libre. Que-
    riase, por extraordinario esfuerzo de voluntad, romper toda
    ligaz6n con el imperio que, si nos di6 la vida, maniat6 vo-
    luntades por espacio de tres siglos. Otras mas hondas races,
    de la similar cultural, de la fontana del idioma comiun, de la
    mnuy semejante interpretaci6n y sentimiento del vivir, hacian
    impossible la radical separaci6n entire Espafia y sus antiguas
    colonies americanas.
    7. Comparese-ilegados a esta altura-la situaci6n
    cultural americana en los siglos anteriores a la independen-
    cia con la situaci6n posterior en el siglo XIX y el actual, a
    pesar del trastorno general que en la cultural, la educaci6n
    y las artes produjeron los largos anios de guerras intestines.
    Durante los siglos del coloniaje, en estas vastas regions ha-
    biase producido una literature que acataba mansamnente to-
    das las 6rdenes en el terreno de las ideas. Usaban los espe-
    juelos importados y, a traves de ellos, vefan la nueva tierra
    americana. con evidentes fallas de perspective, de vision. Los
    generos mas utilizados fueron la cr6nica y la poesia epica,
    en el primer siglo conquistador, el XVI. El siglo XVII, rnais


    -102-






    tranquilo y asenderado, ya terminada la conquista guerrera,
    los generos literarios se centralizan en torno a las tendencies
    culteranas y conceptistas. Parecian morir de aburrimiento
    en la paz de los virreinatos, i Que afan de subrayar lo ano-
    dino, que anhelo de revestir de adornos innecesarios lo na-
    turalmente sobrio y sencillo! Sin embargo, habia algo sutil
    - que hoy ya podemos denominar "espiritu americano" --
    que germninaba muy timidalnente, que hacia reverdecer en
    estas tierras las coinplicadas formas del "barroco" europeo.
    Afiiadase a todo esto la cultural hunianistica que Ilegaria a
    producer en pleno siglo XVIII iuna verdadera escuela ame-
    ricana de poesia en lengua latina que se daria a conocer en
    las obras de los Padres Abad, Alegre, Landivar, y tantos
    otros.
    Por contrario, el siglo XIX aunienta las proyecciones uni-
    versalistas de los raises americanos, que se ponen en con-
    tacto con otras influencias extranjeras. Al romanticisino ini-
    cial le sigue el realism. Esta tendencia se adelanta en oca-
    siones al predoininio europeo, ya que el "Periquillo" y "Ce-
    cilia Valdes" anteceden en Mexico y en Cuba a la propia
    production realista espafiola. Ambas corrientes la romain-
    tica y la realista se mnezclan en la prosa de los grandes
    escritores del segundo tercio de la centuria, que ban sido
    llamados "los organizadores". Grandes prosistas y estadistas
    de valia, recogen el caudal de ambas escuelas. Su sagaz in-
    dagacion de las particularidades de los nuevos pueblos, su
    several, afilada, honda preocupaci6n americana, hace impri-
    mir huellas de sustantividad a la producci6on literaria de
    mediados de siglo. Estos organizadores, desde Sarmiento y
    Montalvo, se prolongan hasta fines de siglo, con Hostos, con
    Marti, con Rod6o. Ellos abrian nuevos cauces de interpreta-
    cion y de expresi6n, mas cercanos a la realidad americana
    que cualquier banal imitador de las uiltimas modas traidas
    de Europa.
    Cabe sefialar menester imprescindible en la ascen-
    sidn y progress de las letras hispanoamericanas la huella
    profunda y vigorosa que dejaron los "organizadores": el


    -103-







    sello aut6ctono y personalisimno de un Sarmiento, Ia labor
    literaria dc un Ricardo Palma, que adereza su idiomia de
    manera muy castiza, pero sin tronchar las raices del nuevo
    continent; de un Juan Montalvo, que por afanes de vir-
    tuosismos se ancla en un fosilizado idioma de inuseo, de
    un Alberdi, de un Mitre, de un Justo Sierra, de un Jos6 Marti
    que quemo en su amor patrio aquella su ardiente persona-
    lidad de hombre y de escritor, y de tantos otros escritores
    de la segunda mitad del siglo XIX.
    En afnos finiseculares nace entire nosotros el moviniiento
    modernista. El modcrnisino resuita el grito estridente, dis-
    tinto, que demuestra los alardes de nuestro progreso. Am6-
    rica se incorpora a la march del espiritui humano y en la
    poesia se adelanta a la propia Espania. El modernismo fue
    un camino a la inversa de las rutas colombinas: Ruben Da-
    rio sali6 a la conquista de Espafia y la domin6 y subyug6
    por entero. Este mniovimiento, en sus inicios, no toma los
    motives amcricanos, sino coino tenias ex6ticos y decorativos,
    pero sus cultivadores se presentan con desenvueltos ade-
    manes de originalidad, no cefnidos al sendero imitativo de
    las letras espaniolas. Han pasado definitivamente los afios
    de aislamiento cultural. Los escritores americanos se ponen
    en contact no ya solamente con la cultural francesa, sino
    tambien con la inglesa, la italiana, la norteamericana, la ger-
    mnana, la rusa y la escandinava. Hasta el lejano Jap6n es
    punto de curiosidad para ciertos poetas nuevos. Se aban-
    dona el hasta entonces casi exclusive cultivo de la poesia y
    se aumenta la producci6n de novelas, ensayos, teatro y cri-
    tica literaria.
    8. Tenia que ocurrir. Lo artificioso, ex6tico y raro del
    modernisino no podia perdurar por muchos afios. Mucho
    bien hicieron sus afanes esteticistas, sus deseos de la obra
    bien hecha. Es verdad que algunas de sus figures princi.
    pales evolucionaron hacia una poesia mas personal e intimna,
    menos cargada de fastos paramentales, mais afianzada y gus-
    tosa de lo propiamente americano. Pero, de todos modos, al
    sobrevivir la primera guerra mundial el modernismo como


    -104-






    movimiento orientador de nuestras letras estaba agotado. Los
    escritores que comienzan a producer despues de 1918 iban
    a colocarse en una muy distinta actitud a la de sus prede-
    cesores. Una nueva modalidad, product de anios tormen-
    tosos de guerras y revoluciones, transformnaria el horizonte
    literario americano.
    Predomina a partir de entonces el interns por las bajas
    classes sociales. La preocupacion por el indio, por el prole-
    tariado, por la independencia econ6mica, produce obras de
    character muy distinto en cuanto a su proyeccion y en cuanto
    a sus objetivos, mias inclinadas hacia la labor de servicio
    social, de propaganda, que hacia la pura obra estetica que
    preferian los inodernistas. Aumnentan los ensayos de inter-
    pretaci6n de nuestras tierras y de nuestras genes: el ensayo
    ocuipa ya en nuestro siglo muy important lugar en la
    literature americana. Pero, a esta poesia social y a estos
    autores con preocupaciones sociolo6gicas, se le contrapone un
    uso renovado de la poesia que de inanera verdaderaminente
    revolucionaria aspira a la mayor pureza, a su desligamen
    de toda ane cdota humana superficial. Este movimniento, con-
    tinuador a travis de todas sus ramnas, del modernismo, recibe
    los nombres de vanguardismo, creacionisinmo, surrealismo, etc.
    Intenta realizar su operaci6n lirica sin referencia al mnedio,
    a la circunstancia. a la anecdota. Pero, ambas tendencies,
    la titulada social y la nial llamada purista o evasionista, se
    confunden y vinculan en la poesia de Pablo Neruda.
    El mayor echo literario amnericano posterior a la poesia
    modernista con predominio cada vez mayor del ensayo
    consiste en el auge alcanzado con todo vigor por la novela.
    Los narradores comno el mexicano Azuela, el argentino
    Giiiraldes. el colombiano Rivera, el venezolano Gallegos -
    inprimen a nuestra novelistica un peculiar sabor de esta
    tierra v un sello inconfundible de americanismo. La novela
    americana actual se siente impulsada por la temnatica propia
    y llega a alcanzar muy estimables resultados. Ademais ha
    surgido la novela y el cuento psicologista o imaginative, en
    los nuicleos urbanos mias desarrollados de la Am6rica hispana.


    -105-




  • Full Text


      Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
      Powered by SobekCM
    Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
    © All rights reserved   |   Citing dLOC