UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00059


This item is only available as the following downloads:


Full Text
I .. ...... .. .... .. .. .. ..... .... ..........
.. ... ...... I
-
I

I -
I I
I -
it I ,,,
k, I ?r 11 ,
I I ,
'M I Ir "t -, -
-r ,14'. f I t'-,
1' I zy? Z `, 's, ,
-,. Q_ -,I- ,I m io
"'o-", ,, "', 4 1 1 W,
11 t ,
.1 _, ,,, It I I It" I p
,- 11 I I -
'i 1- I .. I 6, '_ ,
1 'K7 V12 I t; _i,
.,_# 04 11 '- -.,*Js X, ': ; _'XI -4 ,. I I
I I ,
> .: = t 4 I ". k :, 'o. -
'A I At _,," '-
,4 71
;&,:-,,ii 4 % .., : '... 1. ,
'-'. -,,v c ,' -,It -,:, ,-g -. i
1, lr%, I ,Ir, Y. ;--7s! ,,,. 't V ,
"I v r ,
:,,., .., .A .!(. -,:. y __ -
-r, A A:_ '. .- __ '.. .. ",
-'k z I nt
14,, .. vtw _" ,-, I ...
'.. _?* I ;. -x ?,. I-'
lk r r ,_ ,* -7 N 1,
.. 11 .7-;, -'Z ` -e.' .'. I -. ,I --' ... ,
;,_."',- e-_ ,; -r- 4 .1?Z- -,n -,., I-
_%,,',X ~ v 4 ., I .,7 v .;- i* .
-, -', lip iN _'' ,' -I .- 11 # 1* 1 I I i ,, "
,, -1 ',,I ". -W ,,, ,,_ `, "
.r _W, ', e,% I .. 4 6- ";I ,U- .. c
_.. I 11. f ... 4 :
_.. I ., 4 4.
lf I Ili.., I 'e" -
I 11, I Ir ,zi ?,k.., i, -, -,% ,%h- ,z- I ', ": ,io I I __. ,V- A ", ,.. 'w _c ... -11: L LA- _, ,-r
,. ,, i _..... __ ek I I f
11, 4 I ., 1.
,_ L_ ? 'a .*-,#-' _
,* *,_ I 11 I I I I I I," ..", I
I 11'% 1,.,?. ,+
.. .. I 4- .
,- I :,_, "I '_ I t.. 1_
,
.. m I "f. L .:2 ., .. _. ... __ 11 c _iX .P, _) ,r, ,e
I ,, '
r, I I ... -zl; 4 Isc `,"', -,- I-- -ZAT" '' L "' "N "' '4' L ...71 ;Ir* q I :1, "', : ---i (I ,,, .1i L _. ,F,
.
L" .'L _A -L
-",-- .. I q __,L -' ;':;l`L.,., .._
-1 716 P, I ,
,, ;o ., -,,-or ,:;,. .. __ M. -, 'A
,. ,,.' A I 1 -,
11.11 I I';-_ w I !-, .4, i_,, '. _z ", __z ,
P-N I _1 ,_ I
I 't ,t, ,,,- -2_,_ _, ,_ L -, ,, 7"
ir -1 7 I -Z
,V,v 'L,,I, .
_, , I :-
11 I I ., !;p 51 .;, -. ,' -_ I '. ,- ,,
_:_ ,: .. ,,, I';; ; ... F '' e" 2` "'.' r ', _.; .. I
,, ,.,..N '- -- L A_ '_, -.r '' '- LI I I
..
-!-;: ", IL I ., ",,
H t _,, ,,- < ,: 'e, 4 I .. .. ,_ '. W I -
; I Le ?I ,, ,.I- ,,. __-
; L -- , la .' _, L"'.. ." _T'-'. ."- ,L" ,
L "rl. ,;L I __11% .- ,, 4". L
-1 I_,I -,, *'_ ,
__ : ,, = 1. __t I x-J4. t I L 'I I ". .. 77", I
IP_ .. 4, 1 1 ." 7j, ,,- -
I 11 I i I* -7 L c I
I I ,-_
V .t ,., -:,, ,>
_, 1- 1 ,-_. 'I, I I I- ;. ;* "I.-i 6 jr
I 't I I ._ '_ 1,', ..;4 L ':
X_ j L ', "* L ,p eL '. ';. J' L .r ,, _4 ,-` ., '. -
Itl %L_,- "( I I I ,. .v, I Z iL; ..,t .. L :4 I .- I I I .. I -
,-,' .. 1. I .5. ,A .- L. I I I 11 ", L;; ` .. .1 ; -9 _. _: ,:, t 'I.L. I I.
.0 _f 'L -L. ,;, L _: L' .
_, 17 _,. ,4 I" I v L e L _'!k 1. '_'4'; ";;*f' .':L'J'_ )L- L 4 ,
'T, : L IA ,
.. ;_ -1 ..
A '4' _`*' %' 4 4,_ ,& W A, .." wzf ; ; .
I 1,; I -_ ' 0 jL -P ,_ I -,%S ,;., _-, ,., ,, :
I I 1 4 '-t ,A,74 4 .', ),.O,' - .'.' ,- 4 ,. 7 -...-.
'4A. I -_, .' *' I k w ,;. ..;.. "K
1'j -6. r -11;-, -, ,f -'--.,.,,%-, ",
1 I -1 V., "A" ,. ; I _. r 5 I o -;. -,. 'P;_ ,- 7
I -,. I : ., .. ... ... _) 'L, 't, .. 1 ,f, f ? -
., 'L .
'-- V'-*; _' .. ,", L -,. 4 -, q, .* 4t "t ,- I ;, ; ,
,
4-,, i ,-_ i ', *W., %i. z 'k --, _".
11161 .1 J -4 .:;L '- U ,t.. .., -, .
I ; ,;iLg- -!,! 414 "i'. '11!t,
e L, "' 'L _L __ r', -, z -
# I -1-1, '" t 4, .: 11
z I I 4. V,' r "'. '. I-
-1, ,-. ,,C'_ ,. k. "4- ._ V. '1 -- .Z- I -04" .4, ff.
I "r -,_ 7 11 ;. .I- __1
_: .. t 91-.,.. _., r,_;:. ". ..-
,_ -. -; '.4'10;4 .., -
I i i .: ., !,_ I r 4 .
.'_:, 'L, I ,., o _-- ,i4.-, I- .. '. -, r .... -, -.,_ -
L _. -_. [4 ,." 4:, z #, 6 el -'s ; - ,,.- ;7: ,-- _-, `im-.' "'. ,
"; _.L-";.t : ;
r ,, .,- '. ,,L k -* ,; A' "L I .. .
I I I I I
t 4,j 'W :-,. 41 t 1 .r,;, .. ,v "
I .. 4 _Z- I I I "I L%, &.1 'I ' _.
"% I-- I ., .1 a v 0%- , 't- I t- _, _,_, 4"'_1 L "', L ,4 ., .
r ". I I I I" 1. ...
I
1 .;,;' .1 ". .. 7 .. 'r.
".. 11 J. .. .4 .,.2 i I n. , -
'I _"I .", ;-* I I '% 9 _` ." -_ ,
f;: 1, _1 ,z I I ;w I "I J- .. I f. .-,. I .. .- -.. 1. I ., .;,
-4 -, Ii '. L _-L
,- 10;_ Z, 'T ,.., ,-_ L.7.'' L y
I L ,, 1,
` L -__ 1. ,:, '7-, -, ,A ,r ,, .7 _' r -
,l; I ." .. , T : ., .
4 -1 A N '! _K_- -- -., ,, ." _',
I 4, 1 1 .1 At,' 4 .-f
I. I I A, _. I ._ _: ""r A-*- I I 11 ill I J". ,_ L ." -
r _, "" .S ,
A , ..I ,
-- '- V I ", e, ,. .'j ,-: -f I ; -
t ., : 'P T, ..,-. : -, ,," ,,,,
,,% -\- X, "a. x V. ?1 .. I., I I .. .;, ._... L L ,
..,6F, -, 0 -- -- -;t -'At I "%-.U.,.,7--. j. I I ... 'v 0 4.- '.. III. .- I ,
V-111, 'Li6-.'_1 .', L .,. _;; I I I 11 r I -_, *, .?,t.;, '. .
L .%'-__ ,L ", ., I ;,7 '.
I I _% ,L' 4'
!', -; ` L _.'t L,* "L .
I ., 'L X s L _
I .;iof ;'I , 17 ". -_ ,L ;t L I- ,' .. P 'j # ,; 0, ,
; 4 ,O I Z! ", ", m 4 ". 1 -.,.6* ,- I 1;1 %.
,
_- t -7 r, I- A' -
"t, ', -L r L I I I I_- '-' -., .
!,,. r I '. A i! ;:.i, I I_ ,- !. k5 I "I m I 'C', -Z -!,, _,
-*, 7'. -_ 4 W, 6 I I 1 _,4 11 I__ % ., ,, 1' IA ,..;
1 .. '.. ..
q ,.p N '. V' .'. %L .' _'_'Zj- L I :. A' _. -Z %%O""r le ? I ., ... :,. ,.. lliii4. I .- ,. -,, ,. r_ _..... .
-1 wl I .. X. I ". ;. ,- I...:-. ,,-_"-.
;._-Ij 'F ;'-'-f .,- *-Z '_ 'A ,;I 6 ,Z>- .. ., .. 'L
L, I ,
ki'. ,, *,- I L .4 '. % _--, L !; ,
"
L .
'-L :. I 1;A I '.*'I -- -'. ;V, -, ., .. I -LL '.. I ,_O. .4,:*,
4' 'A"- I i;` I I 4 j, W 'T? ,, ". ,- k ,,;,'I
', 1 ,L" ,..,-. .. ..
,. -_-, .. ,- -,, I ., i !, _,! .: r 4 .."', I ,!,;: -
", I t : -tj -, -7, f -'.6,:,,6,--%,_ r -.v 1jr. ", 1: -:-..j ...". ", -- ". ., J
V ." .; .; IN, I
..
,
:: T -*4, ,'- -), ,4 __ I.,, 11. k _' "_ 'L-' I I ..L. ; -L f ., ,.p '
I :.V IW :j 4 'r I LL 'IZ A ,,- ,: .
LL I I" L m_ -.._ .' L' '. "j" .L, -; I '. '- ...' I -
4 L'i", ? L' ,,,
.4 ':L ;!L! #' _.
,;,,%-, -4- ".1 Z I J'LS -' I I- ;; ; .- 'It, ` ..
1114 1 0 L 1', 1 ..
:I__I I -' ", -, --- ,,Z,_ ,,7, li-r 11 ',


4, .--_, ". I I-
,, ,' _I. I'v ,A_ I
-, -- :- I . ;4, ,. '. -1Z ,- ,,
1, _. _: -4 'i 4-;Z,, ..Of- ": _- 7, I --Z le t ._ '. '.. -04- -i`i *7,L j.,- if: T_ .!,T -"',': --- .
1' ,I; ,,.s I c i L L "_ 7 ", I.... f ,
L w I T f %
L 4 ..., .' .' 7 'L 'L _'I .. ., ,, 7 ; ..
,: I 12i I I : '. I ,_.,? L
I I -- Z # '. L r 4 ";7mf -. 16 'U ; "n. 'r -, L 'b ,4 A
4
,,,, -_ ,,Z,_v -o L .
I _,'_ _'__ _- AI '. 4 N ., T r., ,V -
_*;, --- 11 .- L -4 L ,_
_l I .- I 'o
4-_14 ,4 'M '. 11 ,., ,- _. I., ,t ,." 1.,:, ., -Z
I 1.-. I .- _*I ,,,-_ --; -1 "I
?", i i7 _j 7 : -, S', -..' -_ 1'", -: -,.-:, f --, -, -.. -: _. I W, ,* .
--- I I I e. I I -, `All ,._ I ... I ,_V L -f mc, ,7p _4 ,,. ,, .
t, '4 "' .. .1 L .. I . ,_"!_,, -_ .r.
f" m ,,, ,,# 'i, 11;1;,
--Vm
%-i,_ -_,j t, ,, .- L I .. .z
-, 4, _- e;;L ;-f : ,f, C ,- ; L- I 11 -1 _
11 41 j ', -, ", ':L' I _- .-, t- 'L r ,. L?, L' I ;, .71.
L ;II; I ; I ,., _e I ', -c ., -I ,. '" I ,t. !- ; :, ., -,-
-
,_
,..', , I I I I -, 7, ,
I % .L __ 11 11 I "W"', I -
`_ -1 I ;1,-; --,, -'* "; --,- I ,aIF'7!',-,_2' ''- ', L. ,_
__ ,_ _,.,
.1 I ";, L '. I L, I I ; 'k I L .- 1. I? _. T ,. -..,- "s c,_
'Lrl- I ", ,-. -1, i 'ill, ,,4 -3L jLj4 ,_ I _` I :?- 0 ." .., '_ 0 -, I 1 _'. I -1 .,',. L, ,, ,
I ,J.# 'o 1, L __ L ,
'. I L". ,. ,,
jF I Ill
It .: 1 '- I I p i L _,. -14
__ I- 1 .7 !; -,, _, 4 111 I _Lt,
'Il- .-- ", ., 1.
1 ,t-',-e, ftLl* If-, 1,1 -. --. .r, i 77.'_ .- g . .. ; L- '". , r
I L t:
',' I -,, A. I It j.,
.1 SI_ I 1_ , I I ,- *' r ., I 'L 1,
""I ,, 'r 4 , .1 '_ L .1 I il .. : .. .: I .. rx-, I ;
L
L ,e %- .L, J' L' 'f '. : Ln I
f, k "-' '?-'kL ;o 'L. ". A I
-4 _' ':' '__.j' L"j" -. .- -
1 -
L' L _'
07 L ;. ,o I I
JL Y ,. .L _,
4 11- 1 ,,, 4, t' -, ',, % :, I ,'
I 1, ... I -v I I I 44 I I -_ '_ 4 ,e--4
I I .,, I ,;-,, L 2- t, ,* '.
-r I- ., ,f I(I.. lr.,.,:,],., _I- L ,: ; _` 7 1, ; -.. .. '-'- .. .. ... _* I -'A'
`_.' `; . -- :,. v W.. '.1 .. '.. L ;_% ,
'r.. ;7, .J I 11 'w I .. 1. .1 '%-L I I -,". ," .. %j
I I
_;I -:,j I'L .. I j, _"L.'J' -;, L --,.; ,1.
'W __ L" 'L 1- L' 71 41 I. .. __ I _,Z. I < -.4 ,, L 'L '- L "L L r
-It I ,4 :.- ", "*!, L tj L 't _, I ".. I _'. .
I 4.. "' -- I., -,-
w I c
'4 +f. ., I 11
Ik I A I- 4 K-0, ; L ztr
r ; ,
,
'il I .:; .. .,, ,-;- ,
.. I .
'*, '_ ., ,, 'I 1. r ., I 1
I I 1, :,' ',I ....... -j ., ..... ,%,, .., I., -], a, I .A' ,.k- 7-'_- -- :, ,:, c ., .. .
.., .. I I I n< '.. ,
11I. 4 ,, -L..,L 11 1' I .. "? I.. ,7
.1 I -. ,_ 11 _. L I I -1 I '. At A _
I
*, A I .1 .e -'- -, -, 'At-tc -7- .* 14 i ok
-'* V I .;,. 'L _el I j.% .. .
"' ; z ', ,-. I ,- I , -r -, % .',
'A A IL ,7N, L ; ., I ,,, .. ", -f .,
I. -, -7j P -,;. V- "', n
-*)' 11 :, I v _,ir I W,7, < ,, L
.1 ,5 T6 .. ,_ LI jf: w ,
t 4. : ,r4 I I : .- ..j ,le "
., ,.,q 'u. S; I I , I f .1 "-'-,
:I .11 I 1, ., II -IL ,. -1 I z I I -, &J ,,,, .
.. ,
5; _f : '. ',, ', `.- L .1
i -# L w -, -,,,,: : 't z I I I
I I .1 ;4 1 -
11 ,# 4" 10, ,
11 "_
I I
;: I I '14 ,- ; "'. I I :, L IL. ,.- .
1. 1k, '4 L. Lp_; 'k .A IN, i.' 4, '; ;
5. : 4 ,,,,
j7 _' L.' .-' '_-Jr;L.,--` :t _' 'i,
'' L S? I W I I '," '..'L 4 -, ,. 'p "'L L r, I ., .- ,1 ,
I .. :- L -5, ";_A 'L
., .. I % x .,
I- _N -, .r I ..: 'Z % -,, ,
_' I I _
.... .. 7 T .0 I L _
4 w k, 'L
,f jL 't-, .-., ,---W. 1'v , 'T I ,
I I 'r:L ,,,,,, llm.r I 't '. ,-- ,, 'I ,_z ,,k ' _' r" .-, ; -, -, -1 .1 L 11 .
_t, .. _:r '_'I I p_ ... I .v .. L .1 1_
., ,,. ., 'i ,z -' L,!j
.- ., .. v __ !!_. .. ., ,:i,;. 'L ,- .t
_.".. .. .. .... % V '* ',' L,, ',. : .- -, ** 1"
.
. -_ ; L t; I_' 'Jw ; `-, A 'e 5 ., I ,
.. I I I I ., I -
., L, .-
., 0 .. *, t
L L -. - I I i,. -- ,; -L __ ,4_. ,_
;IL'J. j L ." -I", .; ,
1-I-s-..-.- 7.' ', '. j L ,_ ,L :' : -L; Z _-,.
4 w .;Lr W a- Z .., ;. "
,.!.',,, :.;" _. _, 7; N ., ,, ,-_ I -i -" L: -.: -1 ,* 1, I. 4"#r- _21 I
.-,' -j 4'!4 -.-% r-, i;, I _
I _. -. '.. I _. .;, 'L
'Irl-L .. ,. A K"a, -- ,t,
1, '. -- 0 11_w I ." .f *., ., I ; ,
I %_ I J L. I ,. : -7 -', -,- '_ _,
41. 4 .. I ,!p -_ I I ;. 7, j_ .. i ." o .,..
,-I.,, ,t ; "-_,P L _". 1 -L v ". ." 0
,f, 1:', -7 i, L I P7 ;,7. L ,I ,
I Ir "I -
I- aK 11- -Iel.f 7,F' L ?,_--.: _. _"L ", ,
I 4 -, 4' .
.. ,
e -1 "I .
1. I I I ,; ,, 4 ". I I j ,e ,. "
.1 w v" _<, .
, '- ,j "" '; L t'-_,!: % ,
.1 A t.- .5 ., _' ;.-"L 6 -` I '. I -, "I ,
*1 -1 I :- -- -,,- I I ;
., -4 L 'I !6 ,1,.:., '. .. ; I I 4 '. .. I, I- 4 : I "T", ,2 .,
,.. -1 .,r .. ,, 1. ,::: L '. _.
: ;, ; -, ... .. T'. . I I ... I ` v -I)o -,* i: I ..
_%, L -". _' .- _' -- ,- ,_ '-';g- L'I"_t_' "L. 4 _, -"-- L L, -
I -m k L "I ., _*L _. _It '. _, .1 ,
1, -- I ,:!L" )ff `' IL, I ". L r L t, L- ,_ I ,
I _,, : ,f
_L .. I A -... I z '4' L _';,, __ __ -_, 11., ,; 4 --- _e, I
PY I --St",q ,,A -," ; .A zi ,. I .., % ._-
_M11. "". I r k I I .,
:r -, .m, .' I : ,,, .. 11 "_ ,? 0, IA _- I ,
'. % '. -:, ., I -, PIL ; 7, 4 I '. I .
,e'_ ,.j- '. -, 'L .' I .11 .. r v; ., -,L ;,' I;cI.- I. I
w I t 1. ...
-7 I ,W 1. ko_ IP:.. 1. 11; k I .. .. f ..
__ ,',_-.;,;I, -.
L j : 'L I ,. k .. .,
'JL. L L _' .s 7, -14, .' I I .. W. ,... :mj -, a -
." t--, 7 -', ,,. f. I ., 'r- ,
_. L I _j ..Z, '.5 L L -_ .; : L.._. L '__ : I '-, ;:- 'L
.- Le .4 L 1 ,7, -, -, I 4 1 _, _, ,. .. ;, A -
I v I I -i ;; ,., L 4L ,Lf e .. ., .
.,. ,
-,:,-, ,e- ';2-, ,, --- -_ : I __ ,-. _i I !, 1, r. : ,
I I~ -,: -, L'I L- - .. _V, .
;. '_ '': k f. 1, I : ,
.,* ,"I Ir __ 1, I '; ` I
I !t .... .. I ,j "t" f 1,
.. ,z sl ... "i -. I w --, ,' 't j -. ... L ,
X, .-J.1. 11 I .. .. .1 L ... I _... I.. -.1 4 -,
__'j ; "'L'_".'_ _-"_j ,, -.:; 4 -1 .1 .- .. .1 .1 I I...
,." L "I 'O. I ..
-, -, V7 I L I
I ',
-P U., '. : ..' L qt ._' L 7 -'- 2 _' '
.. I I I I. __ I
-M __ .0 ,;.- L '- ., IL, L _'. -
1 I L L Y L ':;-7 '.
I "! L, ,
'L.L:- ., .-, ., ".., .. p I I t 1, 1, ',12L _' _
.. I". 1, ,._ J_ I _-' IF '. -
11 ,,I
No ;'I ._ -, "";
LI I __ 1 -. -,; --- __ 117 '. ., 1 I 11
-, .. F -A ;;5" *,t 4 1 .. ', : __ I I ': -, '.
-, ---- __ .. z. -,: ., .Z,.. .. .
,#,- .- '-* .1 ;, ;4 .% ,;"Z" -.,
.. % I .r". I '. ". I ... .. ,. .. i* w 'r .., A _*
7 ,I' 'Z "O L ; %.,L. _" .n I -, ,WIV 4
.
I "-' L L L _'_ _, .'.,- ,
"I -jp, ". J, ",., L", L 'L I I ." I ;., I I L L _
,- ,, & ;kAl 11
.. "t 'e _t 10-* .: ,, ,q 4 ,,T ,_ 4. 1 "". I .. '?, L ", -.1, 1 11 ,-7 -_L ;
,I -" nz ,' SI.
,+'f, `_ ., _* z" '.. ,. -'.... .t -,*-
I .: _. ". .. v _._ -,eA,. -4 : r' :, ,, ,
._, ,"?i.- 1. ., 4 .,n r 4; -
I -, '. ; -,. I 11 w __ 011.1-1, 1, __ __ ;- '. pl.l _- L _; ,_ I x
I -4, Le L 'L:,. : I I L, ;., ,A _" L ... 1 'i -: L -'...
I I _, :,*, Z : `r %x "e .1
: .1 ,
_I- ,I- ,; ,, I % ,w 'I A ". .; I _, ,
,---%,, .. I 1 I IL I I ': _r 7j, Z .11 .Ik -1 I .
7 ... _., L -% ,
.. I k I L7' 0, .1 ) -,-' _7 .. : 1 -: !,,.-_ 1, 'I D Irl .
I L. Vw 1 ....:, 1. :, ;,"-,i I '.
"'p, a. ; -.' m -
'. 'L ,.. -, _L' _4 : tl'.% I 11 11
L I ,:::. .,
'I I I MI., j -w 1, 1. '. ,_ I -9 -,ml ,,.,, 1 -
4 I.r ;? ': IN : 11 ; r -, 11 -Yql _, _r -
.
A I ,,, I I 1, .
; ,,'F ''r r 11 q I .. 4,,, V L .'., 3 :








S t~A l


.1
*A


SEGUNDA SERIES, Anio V. No.


2.


ABBIL -JUNIO


Revista


de


a


Biblioteca


National


Lilia Castro de Morales
DIRECTOR


LA HABANA, CUBA


IS


M. SIMON
954


a 4k








I





















IN MEMORIAL

Para honrar la memorial de quien fuera ilustre mentor
del verbo cubano, el nunca bien Ulorado Luis Rodriguez
Embil, la Revista de la Biblioteca Nacional, rompe, por
esta vez, las normas establecidas de no reproducir trabajos
ya publicados, cualesquiera que fueren los quilates reve-
lados por sus autores, pero en este caso excepcional, por las
motivaciones que lo produce, transcribimos literalmente el
trabajo, tan fiel retrato psiquico, como exacta expresion de
compenetraciones que enlazaban, en sus mundos interiores,
al ilustre desaparecido, como al author de este trabajo, Gaston
Baquero, que tanto honra la prensa cubana con la recia prosa
que nos deleita a diario, y que volc6 emocionado su alma
dolorida escribigndolo al recibir la triste noticia del vuelo
a lo eterno de aquella alma, que consider gemela.
El "Diario de la Marina" en su Seceidon "Panoramna"
tan brillantemente mantenida por el Ingeniero Baquero,
Pu
procer del periodismo cubano, nos dio el emnotivo texto que
0p 0
reproducimos, considerdndolo como fiel exprelsin interpre-
tativa de nuestro propio duelo.


--3--
























































































S., 0 .....-....,....,,.,.1:,,-.,.., ,.... .
.....-.... .














.. .......
M E,:.:.,.:: .-.; .......'...."..:"":: ":- "'' '-'"' .. '.. .:..::





i............

.' ...:,. ..t---.:,.,.- '-:..,::....,-.;. : :::. -:. .-:-:: ,. ..
..,....,..-...,..,---..-.... ....

















is C~7~odri6ues (cm4i1


[iores d e c~icar-do 8kjanMO yculm"Ci}

















Luis Rodriguez Embil: Un a]ma
(Por Gast6n Baquero)

Luis Rodriguez Embil, hombre de silencio, de
meditaci6n, de melancolia serena, cerro ayer los ojos a
la luz externa del mundo.
Un meditador, que es lo contrario de un gesticu-
lador, deja una obra que con toda su luminosidad y sus
pruebas de cultural, no da la media de esa densidad e
intensidad de espiritu que fueron caracteristicas de Luis
Rodriguez Embil. A la manera de los viejos sabios
orientales, echaba -al mundo una minima parte de sus
meditaciones, y conservaba para el lento e inacabable
examen y encantamiento spiritual, las mejores y las
mas amplias conquistas de su inteligencia. Hay el autor
volcado, que arroja en el libro todo lo suyo, y queda
exhaust al final de cada obra; y hay el autor conte-
nido, dosificado por si mismo, que s6lo se desprende de
un poema, de un relate, de un ensayo, cuando lo ha
gestado en forma tan intense y durable, que entrega
al exterior un fraqmento del cuerpo spiritual morosa-
mente alimentado. A los autores estos les queda siem-
pre un mundo por descubrir dentro de si mismo, una
zona de misterio, de contemplaci6n, de ensimismamien-
to, que en realidad es el fermento y la raiz de la mas
depurada producci6n. Luis Rodriguez Embil fue, entire
nosotros, un rarisimo modelo de escritor viviparo, -me-
ditaba lo suyo por afios y afios, en suave silencio, en
penumbra, y s6lo salia a decir algo, a publicar una pai-
gina cualquiera, luego de producirse en el ese "punto
de saturacidn" que las ideas alcanzan igual que los
series vivos. Slo publicaba lo que habia elaborado sin
I












precipitaci6n, mas en el taller del espiritu que en el
arte de la estilisticaA-, porque al mencionarse el termi-
no "elaboracion", --tan peligroso y lleno de confusi6n--
junto a la manera productive de Luis Rodriguez Em-
bil, debe subrayarse que &l elaboraba por dentro, ca-
lladamente, en ese didlogo mudo que el creador de vo-
caci6n mistica emplea para ensefiorearse de su propio
mundo. El recogimiento mental, la supreme pondera-
ci6n, la discretisima entrega de sus frutos hacian de
Luis Rodriguez Embil un aislado, un escritor que casi
no parecia pertenecer a esta legion de trepidantes, lla-
mativos, exhibidores hombres que son los escritores his-
panolatinos. Desde muchos afios atras, acaso siempre,
vivi6 de espaldas a los feos quehaceres rutinarios de
una personalidad literaria"; retratos, bombos inter-
cambiados, articulos elogiosos por compromise que se
traiciona en cuanto se contrae, difamaci6n del colega,
autovaloraci6n cinica, formaci6n de capillas para la
oportuna defensea de los intereses comunes" y demais
martingalas que el escritor ambicioso de ese asco que
6laman "posicin public y fama indiscutible" debe
manejar un dia tras otro. Rodriguez Embil era el revs
del parlero y del suficiente; con profundo saber, parecia
no saber casi nada. En e1 se realizaba a la perfecci6n
el porque de ese dual valor de la palabra jocundia,
jocundia es alegria, pero tambien es apacibilidad. Mesu.-
ra, sentido del tiempo trascendente y del tiempo fisico,
ironia sin hiel para contemplar el frenesi de los cam-
bios, de las novedades, de esas mutaciones aue los horn-


bres sin quicio cultural aqitan como verdaderos mun-
dos recien creados, y frecuentemente tienen., diez o
doce siglos de olvido. Porque Luis Rodriquez Embil
conocia a la oerfeccion el "antes" de las cosas, perma-
necia inmutable, levemente sonreido, humanisimo y
comprensivo, ante las mais audaces pretensiones de
descubrimiento y de supremacia. Era el criollo domado
por la cultural, rehecho a una imagen alta y pura del














human, luego de cercenarse con el ver y el vivir de
lo grande y Io hondo, los provincianismos, las peque-
fieces, las tristes negaciones que a la personalidad no-.
culta imprime el ancestro. Luis Rodriguez Embil se veia
como un ido, como un sofiador, en los tiempos negados
a ese irse hacia lo alto que es el ido rilkeano, Sonfar
junto a los insomnes a fuerza de no tener suefios, es
ya un heroismo.
Quien esto describe le queria muchoa lo lejos, sin
comunicarselo. Alguna vez, brevemente se hablaba de
muisica, de la poesia oriental, de esta o de aquella cos-
tumbre en pais extranjero. Y siempre volvia su voz
reposada, su exquisite consideracion para el interlo-
cutor, a sumirnos en el trascuerpo suyo, en la seguridad
de que aquel hombre callado, aislado, ido, estaba lleno
de una fuerza quieta, sosegada, apaciguadora. Si se
nos preguntara por este que ayer cerr6 sus ojos a la
luz que no ilumina, responderiamos con un solo califi-
cativo, con una denominaci6n precisa, breve, humilde,
desusada hoy y casi ex6tica: Luis Rodriguez Embil,
diriamos, fue un alma, nada menos que un alma.
Ya se ha ido, de una vez, a sus trasmundos, a sus
ensuenos infinitos. Vivio en paz con el mundo y con-
sigo mismo. Desde la muerte, en la muerte, hard eterna
ya su jocundia, su. ensimismada y a ratos afligida jo-
cundia, --la que va mias a lo apacible que a lo alegre,
la que es exacto espejo de esa larga meditacion aseida,
de ese ensimismamiento inespacial e intemporal que
es el Alma.


--9-
























LUIS


RODRIGUEZ EMBIL


por Jose Maria Chac6n y


Calvo


0


tQue
raz6n? En


clones,


de


ilustre escr


podre decir con esta pena profunda, que llena mi co-
esta misma pagina han aparecido bellisimas evoca-
justa y precisa tonalidad, del amigo entrauable, del
itor v ooeta. Desoues de !cs articulos de Gast6n Ba-


_ O. . . ._-,i, I


quero y Juan J. Remos, despues de la oraci6n, conmovedora,
elocuentisima como todas las suyas, que pronunci6 Miguel Angel
Carbonell ante la tumba recien cerrada de Luis Rodriguez Embil,
jque podria decir del amigo fraternal quien con su brusca par-
tida reciente ha dejado un lacerante dolor? Solo evocar recuerdos,


De la Secci6n "Hechos y Comentarios", correspondiente al viernes 7 de
mayo filtimo, del gran rotativo "Diario de la Marinan, hemos tornado para
reproducirlo literalmente, el precedent trabajo, del eximio escritor el Dr. Jose
Maria Chac6n y Calvo, que en tal Secci6n a su cargo nos vuelca cada dia
su pensamiento, en magistrales renglones de prosa liana, precisa y conceptuo-.
sa, como es peculiar en las mentalidades pr6ceres, cual la suya.
Para reproduc'rlo ha gravitado, con abrumador e incontenible peso .sobre
nuestro animo, un imperativo insoslayable: el de igual valoracion, cimotiva e
incidental en el moment que nos ha llevado a la misma excepci6n con el tra-
bajo del Ing* Gast6n Baquero; otro response seglar ante los restos mortales
del que fue en vida Luis Rodriguez Embil.
Imperdonable seria para nosotros, no saber aprovechar, tan p6stumos ho-
menajes, como en paginas de duelo, tanto para honrar al ilustre desaparccido,
porque 6l fue y signific6, como por el rango, la categoria intclectul], lite-
raria, de estos que, por sus plumas, dieron expression, tan veraz como condo.-
lida, a su duelo hondo y sincere. No podriamos decir inas, ni mcjor, nosotros.
Todo esto, ya lo hemos dicho, es bastante para la excepcional reproducion de
uno y otro trabajo.


este caso, lo traz6 la
decirse nada menos


pluma del Dr. Chac6n y Calvo, de quien
que es el actual Presidente del Ateneo


pl ede
de la


- 11


Es
debe


S .. . It .- .. .


I

















s6olo sentir con ellos la presencia viva y luminosa del ensayista.
bi6grafo, pensador y poeta que fue uno de los hombres may's pu-
ros, generosos y buenos que ban pasado por el mundo.

Mi primer recuerdo de Luis Rodriguez Embil es de hace 37
afnos. Ya era un escritor de vasto renombre. Habia publicado
dos novelas: "Gil Luna, artist" (de caracter ensayistico) y "La
Insurreccion", de acento hist6rico y exaltadora de nuestra ultima
Guerra de Independencia. Habia publicado tambien ensayos, no-
velas cortas, cuentos y muchos versos en revistas de Cuba y del
extranjero. Trabajaba yo entonces en un puesto de abogado
en la Secretaria de Justicia. Era en un departamento que tenia
una bella vista sobre el mar. Nunca encontre despues en mi no
corta vida burocratica un lugar que fuera como ese tan "cobdi-
ciadero para ome cansado" Luis Rodriguez Embil me llevabasu
cordial adhesion para un homenaje que rendiamos en esos dias
a Alfonso Hernandez Cata, el gran cuentista de "Los frutos tci-
dos". Pudo haber sido aquella una de tantas vistas corteses y
gratas. Pero a! hablar con el amigo que conocia en esos momen-
tos y que sentia, sin embargo, como una vieja y segura amistad,
encontr& en sus palabras no s4 qu6 inusitado acento, qu& tono
transido de pura espiritualidad, que aquella tarde de la prima-
vera de 1917 fue una fecha esencial en mi vida. Me hablaba de
Bergson, me *hablaba de su filosofia espiritualista, y todo tenia
en su conversaci6n uh tono de serenidad, de sosiego, de paz, y
a un tiempo de honda vida interior, que yo me senti unido al nue-


Habania; academico de la Nacional de Artes y Letras y correspondiente de las
de Historia, de Espafia, y de Cuba; a sus empefios se debe la publicacid6n de
la valiosa "Revista de Educaciont; entire su copiosa y muy irtteresante bi-
bliografia, se hallan obras como "Cervantes y el Romancero "Ensayos Sen-
timentales, "Los comienzos literarios de Zenea", "Tabla de Variantes en
las poesias de la Avellaneda", "Ensayos de Literatura Cubana", "Coleccidn
de documents ineditos", y como Menendez Pelayo hiciera con las de Es-
pafia recopilo, seleccion6 con autorizado criterio y acierto propio, y di a
la luz "Las cien mejores poesias cubhanas', dejando asi con fisonomia como
valoraci6n y personalidad propias, las producciones de las letras cubanas.
Chacdn y Calvo: una mentalidad vigorosa, una antena siempre atenta y
sensible a toda vibracion del pensamiento y los hechos de su Cuba. Por ello,
ante la muerte de Rodriguez Embil, traz6 diligente en cuartillas, su con-
dolencia.










vo amigo por algo tan profundo, tan entrafiable que senti desde
entonces aquella amistad como lo que no puede quebrantarse ni
aminorarse, cualesquiera que sean las contingencias de la vida.
No volvi a ver a Rodriguez Embil en muchos ailos, pero cuando
pensaba en la pura amistad, la imagen del autor de "El softar de
Segismundo" se levantaba en lo intimo de mi. Por eso uno de mis
primner.os ensayos sentimentales, el de "Castilla y Lanuza", PUi-
blicado en 1920, tuve necesidad de dedicarlo al amigo, cuya muer-
te reciente es un hondo duelo de las letras cubanas.
En 1930 volvimos a vernos. Habia publicado nuevos libros:
"El imperio mundo", con el nitido recuerdo de ]a primera gue-
rra mundial que mereci6 altos elogios de don Enrique Jose Va-
rona;""La mentira vital", una preciosa colecci6n de cuentos, mu-
chos con raiz filos6fica, que Blanco Fombona Ilevo a una de sus
colecciones de Madrid, la que Ilevaba el gran nombre de Andres
Bello.
Ya h-bia sentido Rodriguez Embil ese dolor profundo, que
en los espiritus que propenden al ministicismo, tiene u-na transcen-
dencia imponderable Y fue entonces cuando me habl6 de su
mas intimo libro: "Las poesias de Asoka-Anansar".


Volvimos


a separarnos. El


volvia


a su Consulado


cde


Ham-


burgo& yo a un puesto subalterno en nuestra Embajada en Ma-
drid.- A poco vivia-Cuba una de sus crisis political. Al termino de
ella, o en uno de sus parentesis mas propiamente, el gran cubano
don Cosine de la Torriente, a la sazon Ministro de Estado, as-
cendio a Rodriguez Embil a Ministro Plenipotenciario y le confi-
ri6 nuestra regentaci6n en el Uruguay. Entonces viene una de
sus etapas mas fecundas. Public primero, "El sonrar de Segis-
mundo", un ensayo filos6fico sobre Ia finalidad de la vida, con


muy puras esencias poeticas. Algunos
de Jose Marti, "El Santo de America",
pensa, en el concurso iriternacional,
Cuba en 1939.


anios despues, su biografia
Sobtiene la mas alta recom-
convocado oficialmente en


Regresa
.,que am6 con


entonces a Cuba, acompafiado de su
indecible ternura. Y fuera de tres afios


esposa, a la
en que tuvo


- 13 -


i















nuestra


representaci6n


en Venezuela,


ya vivi6 siempre


en Cuba,


en medio de un casi


total apartamiento,


como desasido --en todo


lo que Ie


es dable al


hombre-


de la


terrestre


ligadura,


desde


muerte de


Helen,


su esposa


amadisima.


Fue -e
pura luz el


n esta iltima


decada


coraz6n magnanimo


cuando


pude


forjado en la


conocer
bondad,


en su mas


del


amigo


entranfiable.


En


su discurso


de


tras, leido en marzo de


hay


una expresi6n


generation
exegeta de


ingreso


1945


incidental


del insigne


en la


Academic


y que versa sobre


que


novelist


define


de


"'La


Jose Enrique Rod6 y afirma


a de
Jesuis


al escritor,
Conjura"


Artes


Le-


Castellanos,
Habla de la


y


del agudo


que vivia desorientada


IComo


Ia


vivia


calidad


driguez


Aqui


de


Embil


desorientada
Sun Enrique


una generaci6n


Jose


con esta expresi6n


esta la vida


interior


Varona?


que tenia


iQue


queri


negative?


profunda- del


maestros
a decir I
1 .


poeta


creador de Asoka-Anansar.


Estaba desorientada esta generaci6n,


por que
clusivo


con raras


del


notorias


positivismo.


Es


qe*Xcepciones,


decir,


que


vivia


no tenia


bajo


el signo


un criterio


ex-


orien-


tador


acerca


de


la


vida


perdurable


del hombre,


de


su final


tino, de


su raz6n


intima


Se ilumina


con esta sola


frase


la vida


noble,


generosa y. aus-
generosa y aus-


tera del gran meditativo


de


"El sofiar


de Segismundo".


Tuve


much


tiempo


un libro


-inedito


auin-


del


fraternal


amigo
Embil.


que
Me


un hombre


esclarece
hablaba


de


bondad


esta fase de


no solo


de


creadora


la obra y la


tin maestro


de


de serenidad


vida


de


Rodriguez


las letras, sino


de


resplandeciente.


Una


de


La decia


amigo.
cordia


sus poesias,


para


con su misticc


mi mismo


Me iluminaba


del Senior


abriria


mientras
me hacia
su reino


Sfulgor
velaba


pensar
a quien


qued6 en


mri memorial.


el suefio postrero


que


Ia infinita


con humildad


de mi


miseri-
acataba


el mandate


divino.


Sientala


conmigo


el lector:


"Par1
mi lo


a la hora de la
que plazca a


muerte y
tu Santa


de la


vida:


Voluntad


.-,Hene


aqui


--concedeme


i. Haz
humil-


i9.


'F-


Ia


de
Ro-


de


serf


des-


de


-14-


traductor?..


I'







^-/




dad- para que pueda-si oso algo pedirte-a un tiempo obe-
decerte y bendecirte-Si puedo hacer Tu voluntad la mia-sera
mi gratitud y mi alegria,--cual los angeles purao-claras cual del
amanecer la albura, Cielo es ser solo en Ti, que solo eres-
infierno en no querer lo mismo que Tui quieres- y saber que
eres Tui, y en lo ilusorio-viviendo en continuar el Purgato-
rio.,. Largo tiempo vague lejos de Ti-y pequ&, y aprendi
-que cualquier senda que mi vida emprenda-a Ti ha de con-
ducirme toda senda. Morir o vivir hazme: sera just tu deci-
si6n augusta-Conmigo haz lo que quieras, y de mi-'Heme
aqui...


en otra


parte


del libro leemos:


LFuera esta vida,
misterio-- que irradia


oscura tolerable, -sin la claridad del
de su centro oscuro?".


"Claridad del
vida del amigo inc
que estai tan cerca
tan profundamente
fecunda'


misteri
lvidabl
de esa
a lo


.o" no sentimos traspasada de luz la
le? 'Que lo haya acompafiado, ahora
"misteriosa claridad", y que e1 sinti6
largo de su vida, generosa, austera,


* *c


--- 15 --*


Y





-~~~... -.....-. .- .
















Luis Rodriguez Embil

por Ricardo Rianio Jauma

A los setenta y cuatro afios y de una manera tran-
quila y suibita deij6 de existir el escritor y diplomatico
Luis Rodriguez Embil. A la fecha era el vice-decano
del Servicio Exterior y su vida official la llev6 lejos de
su patria, a tal punto que al reintegqrarse parecia un
extranjero, silencioso y modesto como siempre qustaba
de ser. Los afios de expatriacion en Europa y America
le hicieron tener muchas relaciones intelectuales y es-

Ricardo Rianio Jauma fue, de los amigos de Rodriguez Embil. Tanto por
este motivo emotional, como por la categoria literaria de Riafio Jauma, pu-
blicamos su trabajo dedicado al amigo querido y bueno, como un p6stumo
testimonio, de cariflo, admiraci6n y respeto al que, con door de todos, rindi6
su tributo a la muerte.
Nuestro estimado colaborador, naci6 el 21 de septiembre de 1907; curs6
sus primeros studios en el oolegio 'T'om&s Estrada Palma" yv los secundarios
en "Gertrudis G6mez de Avellaneda", dejando sus studios superiores por su
afici6n a las letras, en lo que no se equivoc6, pues ya el afio 1933, di6 a la
publicidad su ensayo "Jose Ingenieros y su Obra Literiaria" y prosigui6o in-
tensamente su rendimiento al caudal de las letras cubanas en El Pais1, 4La
Prensa", "El Mundo" y "Union Nacionalista" de la Habana. como despues en
Costa Rica en "La Prensay v "Repertorio Americano". Sin dejar su labor
escribi6 despues tambien en "El Tiempo", "El Espectador" v la revista "Cro-
nos de Bogota, como asimismo en los diarios argentinos "El Pais", "El Pue-
blo", "Cuspide" y "Columnna.
Por donde pas6, en sus destacados cargos consulares y diplomaticos, fue
dejando honda huella con los trazos de su pluma en diversas publicaciones,
y su segundo libro "Mi Viaje a Colombia" mereci6 los elogios de la critical.
Fue siempre un tesonero preocupado por los asuntos literarios y politicos
de la America. En 1939 represents, ante el Primer Congre.so Nacional de Arte,
a ]a Union de Escritores y Artistas de Cuba, cuva organizaci6n habia fun-
dado. En la Primera Reuni6n Inteamericana del Caribe, celebrada en Ia Ha-
bana, fue delegado de la Secretaria de Estado.
Tal es Ia ejecutoria del autor del precedent trabajo, inspirado por el
carifio al amigo desaparecido de entire nosotros y tal vez porque fuera el que
recogi6 las uiltimas vibraciones de su pensamiento y su voz de santo var6n.

17--











cribir en peri6dicos y revistas de otros idiomas. Era de
la primera generaci6n de escritores que sucedieron a los
forjadores de la Independencia. Habia nacido en 1879.
Y muy oven se incorporo al Servicio Exterior done
dej6 huellas muy profundas de sus conocimientos al
traves de los anios. Fue su vida consagrada a servir al
espiritu y a Ia patria. Porque desde nifio tuvo la aficidn
del estudio, de la lectura y del arte. Ya de hombre Ie
sugestionaban las cuestiones trascendentes, raz6n por
la cual dedic6 much tiempo al studio de las regions
orientales, especialmente el budismo y la teosofia. Pero
no se podia llamar un convencido de estas cuestiones.
En sus uiltimos tiempos, ley6 a Krishnamurti y admi-
raba Ia manera como este habia roto y denunciado el
movimiento que queria hacerlo aparecer como un Enr
viado de lo Alto o un Mesias. Krishnamurti liberado
absolutamente de toda Iciesia y de toda c rcel para la
4 cual se le habia estado preparando por infinidad de
afios, representaba para e1 una especie de honestidad
y de fuerza spiritual extraordinaria. Sin embargo, te-
n4 nia un temperament reliqioso, aun cuando no preten-
S, dia encontrar la certidumbre al traves de una verdad
revelad, dce un doqma o autoridad. Creja que estaw
' ba inseguro y buscaba ansiosamente sin aceptar o negarr
la realidad. Respetaba todos los credos y para el "que
S.nada reclamaba, ni pedia" la vida era un constant aftin
inquisitivo. Me decia, casi en tono sacerdotal: "nada
aspiro, nada quiero", modesto y virtuoso como era. Me
daba la irnpresidn de un quru Indostanico pue quiere
despedirse de sus discipulos. En sus Dostreros dias su


viveza fisica, su fluida conversaci6n, habia decrecido
notablemnente. Parecia como un apagamiento de su
espiritu y hasta como un presentimiento, aquel cambio
de actitud y de Animo. Sospecho cue reqistraba algin
siqno interior de llamada, alciuna voz misteriosa que no
deseaba traducir en aueja o amarqura. El estaba pre-
parado y su muerte es como una ascension. Bien Io
L|sabemos.

Sf-18-
II .











Pocos amigos le acompafiaron con ser un es-
critor tan conocido en sus uiltimos tiempos, aislado, si-
lencioso, sin otro don que su riqueza interior, vivia apo-
yado en si, y ademas retraido por temperament y neo
cesidad especulativas.
No obstante haber hecho una obra y de ser muy
conocido intelectualmente, pocas relaciones cultiv6 y
su entierro no fue propiamente dicho lo que debia ha.-
ber sido. Siete libros habia editado, (1) casi todos con
pie de imprenta foraneo pero en espaniol castizo y reso.-r
nante. Para quien tenia otros menesteres y una vida
ambulatoria, peregrina, este nuimero de libros es un
esfuerzo que facilmente no dara a nuestras letras otro
diplomatic. Hernandez Cata, Jose Antonio Ramos, si
eran de esta alcurnia, pero ,d6nde esta el otro traba-
jador intellectual que alterne la vida cancilleresca con
las especulaciones mentales en qrado tan fecundo? Y sin
embargo, jicuanta decepci6n de estos espiritus al re-
integrarse a su medio y ver c6mo flota en nuestra ac-
tualidad official e intellectual, en nuestra prensa, el valor
falso, ia vacuidad y la chabacaneria!
Los tres uiltimos afios los pas6 reclinado en su pro-
pia soledad, pues habia perdido su esposa y en su casa
todo le hablaba de ella. Hacia corno un culto a su me-n
moria. Meditador y sofiador lucia un hombre de otros
tiempos. La vertiqinosa vida modern y sus achaques
fisicos, le hacian ir con frecuencia a San Miguel de los
Bafios, donde encontraba Daz y salud y hasta una perl-
fecta comuni6n spiritual cuando acertaba a estar alli
su fraternal amigo Jose Maria Chac6n y Calvo. El hu-f

(1) "Gil Luna, artist" (novelas cortas), Madrid, 1903. "La Insurrecci6n"
(novela de la Guerra de Cuba) Ollendorff, Paris 1910. "De paso por
la vida" (Viajes) L. Michaud, Paris, 1913. "La Mentira Vital" (Na-
rraciones) Editorial America, Madrid, 1920. "El Imperio Mudo" (Cro-
nicas de la vida en Austria-Hungria durante la Guerra Mundial) Agen-
cia Mundial de Librerias Paris 1928. "El Sofiar de Segismundo" Edi-
cione.s Ercilla, Santiago de Chile 1937. "Marti, el Santo de America",
La Habana, 1945.


19
-19-




~*p -~ **.* -* .~ *. -as ~ *. a


manista creador ha relatado en una crdnica bellisima,
como todas las suyas, el dia en que conoci6 a Luis Ro.-
driguez Embil y la manera c6mo aquella tarde de la
primavera de 1917 "fue una fecha esencial en su vida".
Ese relate evocador y transido de espiritualidad, con
esa emocion refrenada que acostumbra Chacon y Calvo
a imprimir a sus escritos, es una pagina antologica. En
&1 esta Rodriguez Embil Ileno de una luz resplande-
ciente.
Semanas antes de morir me visit y una voz inte-
rior me decia cue lo retratara. Vino a la biblioteca a
examiner la "Historia de la Naci6n Cubana recien
publicada y deseaba afanosamente ver si en los capi-
tulos relatives a la literature habia alqun juicio sobre
su obra. Asi estuvo larqo rato pasando hojas y hojas
hasta que hall6 alqo de lo que buscaba. Aproveche ese
instant para tomarle hasta tres fotografias que no
se revelaron a tiempo. Despues de esta su ultima visit
volvi a verlo en su casa, pero ya no era el mismo. Lo
encontre comno ensimismado, absorto en alqo lejano
y misterioso. El estaba estremecido por sefiales imper.
ceptibles y su alma como una antena sensible a la me-
nor vibraci6n, reqistraba Ia intensidad interior de ese
fenomeno que debio someterlo a un lento apagamiento.
Murio dulcemente. No desperto aquella mariana del
29 de abril, sino para voiver a expresar un mal inde-,
finido, una desarmonia en su vo interior, acaso el de-
sasimiento de todo 1o temporal y terreno,
Y al reclinarse nuevamente en su echo, del lado
cordial, quedo, sin quejas, sin aspavientos .-tal como
habia vivido profundamente dormido, su postrer sue-
hno del cual no iba a despertar mas. ;Qu& la tierra Ie
sea Jeve, al amable y qeneroso amigo!


- 20---
































VIGENCIA DEL AYER


nit

































































































































I
o,,, ,, i ,,,,,






























































I












PONENCIA
DEL
Sr. Juan Gualberto G6mez

A LA CONVENTION

La Comisi6n que suscribe, ha sido designada para
proponer la respuesta que haya de darse a la comuni-
caci6n del Sr. Gobernador Militar de la Isla de Cuba,
*en que se da traslado a los miembros de esta Asamblea
"para su consideraci6n y acci6n", de una enmienda a
la Ley de Presupuestos del Ejercito de los Estados Uni-
dos, adoptada por el Congreso de aquel pais y sancio-
nada por su Poder Ejecutivo.
Para cumplimentar su encargo, la Comisi6n se ha
visto precisada d considerar, no s6lo la comunicaci6n
ya mencionada, sino tambien la resoluci6n conjunta del
Congress americano de 19 de Abril de 1898, titulada
"Para el reconocimiento de la independencia del pueblo
cubano", y el Tratado de Paris, de 10 de Diciembre del
propio anio; ya que en la enmienda mencionada se ha-
cen referencias ia ambos documents, que constituyen

Ya en el namero anterior de la Revista de la Biblioteca Nacional, sefia-
lAibamos nuestra dedicacion a Juan Gualberto G6mez, al hallarnos en el primer
Centenario de su natalicio. Por la misma raz6n proseguimos acuciosos la tarea
de destacar los valores de su obra y hoy reproducimos el original de su
magnifico trabajo La Convencion y la Ernmienda Platt. Informe de Ia Cornmi-
si6n de Relaciones. Ponencia del Delegado Juan Gualberto G6mez.
Al efecto, mns que el contenido en sus impugnaciones a Ia forma y pro-
pdsitos que motivaran el planteamiento del asunto, nos interesa sefialar los
meritos del ponente, como patriota, como formidable polemista, como dial&c-
tico en un bien asentado y documentado .sentido juridico, que envidiarian hasta
prestigiosos letrados. En efecto, en este trabajo, se manifiesta meridianamente
un mitodo impecable y una interpretacidn just y bien ceflida, a los principios
de derecho international, en toda la exposicidn diakectica de su pensamiento.
Por estos valores basicos y rindiendo culto a la memorial del heroe de
IbUarra, dams al juicioso examen de nuestros lectores, este formidable docu-
mento bistdrico: por su alto sentido juridico, mas que por su alcance en ei
asunto debatido, cue a Cuba Ie fue planteado.


-23-




i j/ -7 -- '.- --- '--- "l- ... --
^, i

I p

L






la base Pnica en que, asi en el orden domestico como
en el international, y asi en e terreno legal como en la
esfera moral, puede moverse la accion de los Estados
Unidos en la Isla de Cuba.
*t^
r-. ra~nnt' *






Lo primer que sugiere el examen de esos trsC do-
cumentos, es la observaci6n de que Ia enmienda alter
esencialmente el espiritu y Ia letra del acuerdo con-
junto de 19 de Abril de 1898 Y del Tratado de Paris.
Aquel acuerdo y ese Tratado, se inspiraban en el prin-
ci"po de que el pueblo de Cuba es y de derecho debe
se hbeeis






ser libre 6 independiente ", y que al constituirse sepa-
radamente de Espana, no iba a pasar bajo la soberanla
de los Estados, pues estos, expresamente declararon
que repudiaban today intencion y deseo de "lercitar
en Cuba soberania, urisdicci6n 6 domino, except
"i cpara la paceficacion de la Isla", afirmando, por el con-
;i .trario, su determinaci6n, cuando esta se hubiese con-
Sseguildo, "de de eel gobierno -y dominiro de Cua a
'su propio pueblo". La enmienda, en tanto a esar
' e que invoca aequ acuerdo con utnto, yde ciue hasta
.: pretensee cume plro; y a pesar de que a udea aTratado
Jj de Paris, cuando se refiere Ai ciertas obligaciones que
dide imuEstaos Aleos Estados nidos por dieChO pacto,
ares lao cierto qu tiende, pot los terminos desus clau-

Ssulas principals, A colocar A la Isia de Cuba bajo la
jurisdicci6n, domino y soberania de los Estados link-
| -dos; y &stos sin que por un s6lo instant cumplan estos


Sel compromise que contrajeron de dejar el gobierno y
domino de la Isla a su propio pueblo, porque antes de
crearse aqui un gobierno cubano, la enmienda exige
pque se establezca en la Constituci6n de que haya de
rnacer dicho gobierno, 6 en una ordenanza a ella agre-
P gada, para ser despues insertados en e1 tratado per-
: ,. manente, el orden de relaciones en que Cuba haya de
III quedar respect a los Estados Unidos. Y ese orden
Il! ^ de relaciones, que define la situaci6n de Cuba, como
j la de un pueblo vasallo, el propio Congreso de los Es-
-24-











tados Unidos, que solo puede legislar para el territo-
rio de la Uni6n, se sirve dictdrnoslo en sus lineas gene-
rales y de un modo sustancial, para que no quede duda
de que afirma su derecho & seguir permanentemente
ejerciendo actos de dominio, jurisdiction y soberania
en nuestro pais, llevando su firmeza de prop6sito y su
autoridad al extremo de darnos a escoger entire la
aceptacion lisa y liana de la suzerania de los Estados
Unidos, 6 la continuaci6n de su intervenci6n military,
ya enojosa por injustificada desde hace much tiempo
y perjudicial por infinidad de motives.
No obstante este concept que la lectura de la
enmienda a la Ley de Presupuestos del Ejercito Ame-
ricano, inspira a la Comisi6n, concept que parece de-p
ber impulsarla d no entrar en el estudio de sus clau-
sulas,- puesto que nombrada por el pueblo cubano
para dotarla de una constituci6n que lo organic en
estado independiente y soberano, la Convenci6n no
puede, sin faltar a su mandate, entender en nada que
limited esa independencia y soberania -,la Comision ha
creido que por deferencia al Gobierno de los Estados
Unidos, para ilustraci6n del pueblo americano y para
conocimiento del mundo civilizado, que sigue con aten-
ci6n la tarea en que estamos empefiados de construir
definitive, libre y s6lidamente el gobierno de nuestro
pais, importaba analizar las estipulaciones de la en-
mienda ya citada, ai fin de que no quede duda en ningfin
espiritu imparcial de que la Convenci6n no pueda en-
trar, procediendo recta y patrioticamente, por el ca-
mino que la indicada resoluci6n del Congreso y del
Gobierno de los Estados Unidos intent trazarle,
La clausula primera de esa resolucion dice: que
el Gobierno de Cuba nunca celebrarfi con ninguin Poder
6 Poderes extranjeros, ninqcin Tratado ui otro convenio
que pueda menoscabar 6 tienda a menoscabar la inde-
pendencia de Cuba, ni en manera alguna autorice 6
permit a ningun Poder o Poderes extranjeros a ob-




- -- a


tener por colonizaci6n 6 para prop6sitos militares 6
navales 6 de otra manera asiento en 6 control sobre
ninguna porcion de dicha Isla".
Nada tiene que objetar la Comisi6n contra esa
clausula, puesto que en esencia dice lo propio la Base
primera del acuerdo de 25 de Febrero en que la Con-
venci6n consign su opinion sobre las relaciones que
a su juicio, podian existir entire los gobiernos de Cuba
y de los Estados Unidos.
La claiusula segunda dice: "que dicho Gobierno no
asumirai 6 contraera ninguna deuda puiblica para el
pago de cuyos intereses y amortizaci6n definitive des-
pues de cubiertos los gastos corrientes del Gobierno,
resulten inadecuados los ingresos ordinarios"
Tampoco merece objeci6n, en sustancia, esta clau^-
sula, ya que en los articulos 59, 93 y 105 de la Cons-
titucion que hemos adoptado para la Repuiblica de
Cuba, se establecen auin mayores restricciones para la
contratacion de emprestitos.
La claiusula cuarta dice: "que todos los actos rea-
lizados por los Estados Unidos en Cuba, durante su
ocupaci6n military, sean ratificados, tenidos por vaili.
dos, y que todos los derechos leqalmente adquiridos a
virtud de ello sean mantenidos y protejidos".
La Convencion ya ha admitido esa clausula en lo
fundamental, en su acuerdo de 25 de Febrero ultimo,
con una salvedad que no puede legal ni naturalmente
repudiar el Gobierno de los Estados Unidos, puesto
que consiste en pedir que los actos realizados durante
la ocupacion military, lo hayan sido de acuerdo con las
leyes de los Estados Unidos que regulan las facultades
del ocupante military, 6 conforme a las leyes manteni-
das en vigor en la Isla de CuIba por el propio Gobierno
de los Estados Unidos. La cliusula quinta dice: que el
Gobierno de Cuba ejecutara y en cuanto fuese necesa-
rio cumplira los planes ya hechos, y otros que nueva-
mente convengan para el saneamiento de las pobla-


l

b

I


1~


w


mlvpp --











clones de la Isla, con el fin de evitar el desarrollo de
enfermedades epidemicas infecciosas, protegiendo asi al
pueblo y al comercio de Cuba, lo mismo que al Comercio
y al pueblo de los puertos del Sur de los Estados Uni-
dos".
En el predmbulo del ya mencionado acuerdo de
25 de Febrero, la Convenci6n manifesto tanta confor-
midad con el espiritu y las tendencies de esa clausula,
que expuso la seguridad que tenia de que el Gobierno
Cubano que se constituya con arreglo a la Constituci6n
adoptada "habra de acordar con el de los Estados Uni-
dos cuantas medidas faciliten el tratado entire ambos
paises, adoptando en primer termino aquellas resolu-
ciones de higiene international que se encaminen a la
extinci6n de las enfermedades importables, asi cuan-
tas mas contribuyan al desarrollo de las relaciones
mercantiles y sociales".
Respecto ai esas cuatro estipulaciones, no puede
haber divergencia entire los puntos de vistas del Go-
bierno de los Estados Unidos y los de la Convenci6n.
Aunque no es indispensable que sobre los extremes que
abarcan se pidan ia Cuba qarantias y compromises ya
que a los demais pueblos independientes y soberanos
con los cuales mantienen relaciones muy intimas, no
se los exijen los Estados Unidos, como quiera que di-
chas cuatro estipulaciones no vulneran el principio
fundamental de nuestra independencia y soberania, en
obsequio a la amistad de la Repiblica vecina podiamos
darles nuestra conformidad y hasta prestarnos a re-
comendarlas como buenas al Gobierno Cubano que se
constituya.
Pero de las clausulas tercera, sexta, septima y aun
de la octava, tiene la Comisi6n el sentimiento de no
poder pensar del mismo modo, pues entiende atentan
al principio de la independencia y soberania del pueblo
de Cuba, a la par que mutilan injustificadamente el te
rritorio de la patria, apartandose por complete del con-


- 27




* ~ r -' -


tenido de la joint resolution de 19 de Abril de 1898,
1el Tratado de Paris y de todos los compromises y
declaraciones anteriores del gobierno de los Estados
Unidos.
El simple examen de estas clausulas demuestra la
exactitud de tales asertos.
La eliusula tercera dice: "que el Gobierno de
Cuba consiente que los Estados Unidos puedan ejer-
cer el derecho de intervenir para la conservaci6n de
Ia independencia cubana, el mantenimiento de un go-
bierno ordenado, para la protecci6n de vidas, propie-
dad y libertad individual, y para cumplir las obliga-
ciones que con respect a Cuba, han sido impuestas a
los Estados Unidos por el Tratado de Paris, y que
deben ahora ser asumidas y cumplidas potr el Gobier-
no de Cuba".
Para cuatro fines parecen querer los Estados Uni-
dos que el Gobierno de Cuba le reconozca el derecho
-de intervenir.
Primero. "Para la conservaci6n de la independen-
,cia cubana". Se supone que es para conservarla con-
tra las agresiones del exterior. Pero si los Estados
Unidos tienen interns en conservar la independeiicia
cubana, much mas debe tenerlo el propio gobierno
de Cuba. Asi es aue no se concibe que los Estados
Unidos vengan a Cuba viendo amenazada su indepen-
dencia, en tanto que el Gobierno de Cuba permanezca
indiferente ante su amenaza, y ni siquiera tome la ini-
ciativa de llamar en su auxilio al pueblo amigo. Reser-
varse ai los Estados Unidos Ia facultad de decidir ellos
cuando esta amenazada la independencia, y cuando,
por lo tanto, deben intervenir para conservarla, equi-
vale a entregarle las Haves de nuestra casa, para que
puedan entrar en ella, a todas horas, cuando les venga


en deseo, de dia o de noche, con prop6sito bueno
malo.


6
0


-28-


w









Segundo. "Para el mantenimiento de un gobier.-
no ordenadot"- No hay manera, por much que se
aguce el entendimiento, de conciliar con esta preten-
si6n el principio de la independencia y soberania de
Cuba. Si a los Estados Unidos corresponde apreciar
cual es el gobierno cubano que merece el calificativo
de ordenado, y cul el que no lo merece; si a los Es-
tados Unidos queda la facultad de intervenir para
mantener al gobierno cubano que le parezca ordenado,
y por lo tanto combatir al que no le parezca tal -re-
sultaria que los poderes publicos de Cuba no serian ya
products de la voluntad de nuestro pueblo, sino de la
del gobierno de los Estados Unidos. A este, en efecto,
corresponderia de hecho y de derecho la direcci6n de
nuestra vida interior. Solo vivirian los gobiernos cu-
banos que cuenten con su apoyo y benevolencia; y
lo mas claro de esta situacion seria ue iunicamente ten-


driamos gobiernos
como incapaces de
vir mais atentos a/
deres de la Union,
de Cuba. En una
gobierno, y pronto
no tener ninguno,
tamente desde W
funcionarios cuban
der extrafno e irresj


J.
raquiticos y miseros, conceptuados
sde su formaci6n, condenados a vi-
obtener el beneplacito de los po-
que ai servir y defender los intereses
palabra, tendriamos una ficcion de
nos convenceriamos que era mejor
y ser administrados official y abier-
rashington que por desacreditados
Los, d6ciles instruments de un po.-
ponsable.


"Para la protecci6:


y libertad individualt". Esa es la
todo gobierno. Si los que Cuba
paces de llenarla, imperaria en la
6 sin el, el vecino a quien semeiv
molestase, intervenctria cuando pI
ra. En ningun tratado co'ncedi6 I
Unidos el derecho de intervenir
e independencia de Cuba. Sin
ron cuando les pareci6 oportuno.


n de vida propiedad
misi6n primordial de


se diera f
Isla, que
ante estac
udiera 6 1
Espafia a
para la
embargo,


ueran inca-
:on perraiso
lo de cosas
e convinie-
los Estados
pacificaci6n
intervinie,-


Pero consignar en


Tercero.


-29-






Nk
V




un tratado ]a facultad de que los Estados Unidos in-
tervengan en esta Isla para proteger ]a vida, Ia pro-
piedad y la libertad individual, es lo mismo que des-
autorizar, antes de que nazcan, aL todos los gobiernos
cubanos, condenaindolos "L un estado de inferioridad
tan bochornoso, que ningtin cubano digno y meritorio
se prestaraL a fiqurar en ellos, v tan entorpecedor, que
seraLn ineficaces cuantos esfuerzos se intenten par
cumplir los deberes mais elementales que incumban L
los gobiernos. Corno nadie los tomaria en serio sa-
biendo que, en definitive la uiitima palabra respect a
sus actos ]a diria el Gobierno de Washington, Dute-
tS S







rin 6ste no interviniera, aqui, de hecho no habria
quien gobernase. Por oltra Darte ;cuaLndo deberaL con-
siderarse que no estaLn suficientemente proteqidas Ia
vida la propiedad y la libertad individual? En estos
mismos instantes, en plena intervenci6n de los Estados
Unidos se han cometido asesinatos en los campos, se
han realizado varios robos, se han sefialado algunos
incendios, se han Ilevado -i cabo alqunos secuestros.
No los ha podido evitar e Gobierno Interventor; como
no lops hubiera podido evitar ninqttn otro; como no
puede impedir el gobierno de ninguno de los Estados
de Ia U~ni6n Americana los crimenes y atentados mils
6 menos escandalosos pie fl diario se cameten en elkos,
y que Ia prensa resefia entire los acontecimiento bueL
nos 6 malos de la vida corriente de acaucilas sociedades.
/Bastaria, sin embargo, que aiqo anfLlogo se produjera
en Cuba, una vez constituido su gobierna pseudo in-
dependiente, vara que el de los Estados U~nidos enten-


diese llegado el moment de intervenor? *Quien deter
minaria, en iltimo caso, la justicia ti oportunidad con
que se haria uso de ese derecho singularisimo de inter-
vencion, de que no hay ejemplo en la Historia?.. Lo
vago y elaistico del concept aumenta la gravedad de
su alcance, y bajo cualquier punto de vista que se mi-
re, su finalidad no es otra que la merma del poder de


-30-











los futures gobiernos de Cuba
nuestra RepUblica.


y dela soberania de


Cuarto. "Para cumplir las obligaciones que con
respect a Cuba han sido impuestas "i los Estados Uni-
dos por el tratado de Paris, y que ahora deben ser
asumidas y cumplidas por el gobierno de Cuba". Antes
que todo importa demostrar que una vez que los Es-
Estados Unidos se retiren de Cuba, y entren en el
dominion de la Isia los cubanros, representados por el
gobierno que estos elijan, ya no tienen que cumplir
ninguna obligaci6n impuesta por el Tratado de Paris.
El art. 1' de dicho pacto dice: .En atenci6n que dicha
Isla (Cuba) cuando sea evacuada por Espana, va a
ser ocupada por los Estados Unidos, mientras dure su
ocupaci6n, tomaran sobre si y cumpliran las obliga-
ciones que por el hecho de ocuparia le impone el de-
recho international para la protecci6n de vida y ha-
cienda". La frase: mnentras dure su ocupacion no
puede ser mas exoresiva. Los Estados Unidos, sequin
el art. 1 del Tratado de Paris, no han tornado sobre
si las obliqaciones de que se trata, mas que mientras
ocupen la Isla. El dia que cesen en su ocupacion, ce-
s6 tambien su compromise. Eso es claro, terminante:
no puede dejar duda en el Animo de nadie.
Pero los Estados Unidos, vencedores de Espana,
se esmeraron durante las negociaciones de Paris en
obtener las mavores ventajas con el minimo de sacri-
ficios y oblioaciones oara ellos. Por eso, no satisfe-
chos aun con la frase incidental del art. 1 del Tratado:
minentras dure su ocupaci6n, pusieron en aquel docu-
mento diplomatico el Art. XVI que dice asi: "Queda
entendido que ctialruiera obliqaci6n aceptada en este
Tratado por los Estados Unidos con respect a Cuba,
esta limitada al tiem.o aue dure su ocupaci6n en esta
Isla; pero al terminar dicha ocupacion aconsejara al
Gobierno oue se establezca en la IsIa, que acepte las
mismas obligaciones". No hay necesidad de insistir


-31---









sobre el alcance de este articulo. Seria ofender a
quinquiera que lo conozca, explicarle que con la de-
claracion que contiene, los Estados Unidos quedan Ii-
bre de toda obligaci6n con respect a Cuba, en cuanto
cesen en su ocupacion. No se concibe, por lo tanto,
racionalmente, que pretendan obtener ahora el derecho
de intervenir para cumplir una obligaci6n que deja de
existir desde el moment mismo en que se retire, y
que corresponde a partir de ese instant, tender al
gobierno cubano, como lo reconoce el propio acuerdo
del Congreso, cuando dice que las obligaciones de re-
ferencia "ahora deben ser asumidas y cumplidas por
el Gobierno de Cuba", La Convenci6n, espontapnea-
mente, se adelant6 opinando que el Gobierno de la
Repuiblica de Cuba, debe asumir todas las obligaciones
que resultan impuestas aP los Estados Unidos. Y si
todos reconocemos que al Gobierno de Cuba compete
cumplirlas, desde que funcione y desaparezca la ocu-
paci6n military codmo se puede, sin menoscabo del de-
recho, del prestigio y de la autoridad de ese Gobier-
no, dejar a los Estados Unidos la facultad de inter-
venir para cumplirlas? -No es evidence que sobraria
la acci6n de uno de los dos Gobiernos?
Bajo n.nquin aspect Qcue se mire, se encuentra la
manera de conciliar esa claiusula tercera de Ia enmi-en-
da a ]a Ley de Presupuestos del Ejercito americano,
con el principio de la indeoendencia cubana, con la
afirmacion de los Estados Unidos de que no habrian
de ejercer iamIs en este pais actos de soberania, fuera
del neriodo de la ocupaci6n, y para los fines de la
pacificaci6n. Intervenir, una vez constituido el Go-
bierno cubano, eciuivale ai tanto corno a imponerse a
dicho Gobierno, a ejercer actos de jurisdicci6n y do-
minio sobre el v sobre la Isla. Toda intervenci6n, en
efecto, se produce Dara imponer mandates y solucio-
nes determinadas. Ahora bien; ai quien impone manda-


tos y soluciones, ese es el Gobierno. Bluntschli en su


--32-









teoria del Estado da esta definici6n: "El Estado es la
encarnaci6n y la personificaci6n de la potencia de la
Naci6n. Esta potencia, considerada en su majestad y
en su fuerza supreme, se llama soberania, Y luego
agrega que la soberania implica: 1 la independencia
de todo otro Estado; 20 la dignidad piUblica supreme,
6 sease, como decian los romanos, la majestad; 3 la
plenitud de la potencia piblica, diferenciAndose asi de
los poderes particulares; 40 la potencia mais elevada en
el Estado, al punto de que no puede conocer ningiun
poder que le sea superior en el organismo politico; y
50 la munidad ya que Bluntschli opina que la division de
la soberania paraliza y disuelve. Otro autor, Mr.
Charles Bensvit demuestra en "La Politique", que "la
fuerza coercitiva" y el "poder de obligar" son los ele-
mentos constitutivos de la soberama, segun la defini-
ci6n de Austin y otros de los llamados juristas analiti-
cos de Inglaterra. Para no hacer cansada esta diser-
taci6n, sin embargo necesaria, no se multiplican las ci-
tas. Pero es impossible no invocar el testimonio del tra-
tadista americano Burqess, decano de la Facultad
de Ciencias noliticas en el Colegio Universitario de
New York. "'El poder -dice Burgess- no puede set
soberano si es limitado: soberano serai lo que imponga
la limitaci6n; y mientras no se llega al poder que es iii
mitado 6 limitado solamente por si propio, no se lleqa
a la soberania". Por otra parte, Burgess no concibe
al Estado sin el atributo de la soberania, tal como lo
define en las lines que preceden.
Esto asi, quien tenga el derecho de intervenci6n
en un pais para ejercer actos de gobierno, ese seta
quien ejerza el poder supremo, quien imponga la limi-
taci6n al poder subordinado, quien disfrute de la ple-
nitud'de la potencia puiblica, quien posea la majestad,
la fuerza coercitiva y el poder de obliqar; quien desde


luego sera el verdadero soberano, seqgun Bluntschli, Be-
noist, Austin, Burgess y los mais reputados tratadistas.

33 --










Toda esta disquisici6n nos conduce A declarar que
la clausula tercera de la enmienda a la Ley de Presu-
puestos del Ejercito americano que analizamos, anu-
laria, si pudiese levarse a la practice, el compromise
que contrajeron los Estados LUnidos con el pueblo cu-
bano de no ejercer aqui jurisdicci6n y domino desde
que se constituyese un gobierno elegido por dicho pue-
blo, despues de pacificado; haria de dichos Estados
Unidos el poder legal superior de la Isla de Cuba; tras-
ladaria a los Estados Unidos, en una palabra, la so-
berania de la aue sola imoroniamente nodria ilamarse


Reptbli
Y
se form'
del Ejde
los Este
Estado
cuarta,
en caso
Unidos
lo pida.
EjecutN


ca


de d uba.--- -,I
de Cuba.


tan grave es la pretension de intervenir que
ula en esa clausula de la Ley de Presupuestos
:cito, que conviene senialar que el Gobierno de
idos Unidos no lo ejerce con relaci6n a ningun
de la Uni6n. Por el parrafo 2- de la Secci6n
del art. 49 de la Constituci6n americana ni aun
de desordenes pueden intervenir los Estados
en un Estado de la Uni6n, sino en el caso que
"El poder Legislativo de aquel Estado, 6 el
io, cuando aquel no pudiese reunirse--- tra-


tandose de un Estado particular de la Uni6n, no se ha
creido compatible con la autonomia de dicho Estado,
reconocer A los Estados Unidos la facultad de inter-
venir motu propio. ;Como es possible que se le re-
conozca tal derecho, tratandose de un pals que como
Cub? c v debe de ser extranjero respect de los
Estados Unidos? Esa clausula, por tanto, no puede
la Comisi6n menos que considerarla inaceptable en abN
soluto, y asi lo informa a la Convenci6n, convencida
de que cuantos cquieran dejar A salvo la independencia
y soberania de Cuba, la considerarAn del propio modo.
La clhusula sexta dice: "'Que la Isla de Pinos sera
omitida de los limits de Cuba propuestos por la Cons-
titucion, dejandose para un future arreglo por tratado,
la propiedad de ]a misma". No cabe entablar ahora

34 -









discusiones sobre esta base, puesto que en ella no


se


plantea ninguna cuesti6n de derecho. RedUcese su
contenido a pedir que quede fuera de los limits de
Cuba, sefialados por la Constitucio6n; cue son los que
siempre tuvo, a la Isla de Pinos; agregandose que tal
petici6n envuelve Ia idea de Que en tiun future arreglo
se trate de la propiedad de dicha Isla. No se ve ra-
z6n ninguna nara pedir que Isla de Pines no siga comr-
prendida entire los limites de Cuba, a caue pertenece
geografica, hist6rica, political, judicial y administrativa-
mente. Aun en el supuesto de que los Estados Uni-
dos se propusiesen tratar en lo future con el Gobierno
de Cuba, respect a a la propiedad de la Isla de Pinos
s6olo cuando este pacto se hubiese realizado, se com.-
prende aue quedase dicha Isla fuera de los limits de
Cuba. Mientras este pacto no se haga, no se comr-
prende que deje de ser cubana, porque tampoco po-
dria ser de. los Estados Unidos.


La clausula septima dice: "Que para pone
Estados Unidos en condiciones de mantener lk
pendencia de Cuba y proteier el pueblo de la
asi como para su propia defense, el Gobierno
ba vendera 6 arrendara a los Estados Unidos
rras necesarias para carboneras 6 estaciones n
en puntos determinados caue se co.nvendran con
sidente de los Estados Unidos". Positivament
clausula no es mas que una consecuencia de la t


rva los
iinde=
misma,
de Cu-
las tie-
avales,
el Pre-
e, esta
ercera,


de aquellas precisamente que la Comisi6n consider
inaceptables. Si se reconociese a los Estados Unidos
el derecho de intervenir en la vida de Cuba; si Cuba
se comprometiese a regular su existencia a voluntad de
los Estados Unidos, si en el orden del derecho, en
suma, Cuba quedase reducida a la categoria de una
dependencia mais 6 menos auton6mica de los Estados
Unidos, seria logico que 6stos pretendiesen establecer
en nuestras costas estaciones navales y carboneras.
Pero si aauellas condiciones no han de existir: si Cuba


3- 5 f-


p








it
4I'



no otorga a los Estados Unidos el derecho de inter-
j; venci6n, ni les impone ninguna obligacion particular,
que no tenga con respect a cualquier otro pais de
Am America,- son tan grandes los peligros a que expon-
~dria a nuestro pueblo la existencia de tales estaciones
Snavales, que la mas vulgar de las previsiones nos im-
}pide suscribir d la idea de vender 6 arrendar tierras
S- nuestras para esa clase de instalaciones.
:' -Sin referirnos a Ia posibilidad de rozamientos y
;i ,-choques entire los americanos, asi establecidos en nues-
tras costas, y los habitantes de nuestro pais; hacienda
caso omiso de todas las consideraciones de orden mo
k ral que nos Ilevan a mirar con invencible repugnancia
la idea de instalar en nuestra patria una series de pla-
zas fuertes extranjeras; no es possible que nos sustrai-
gamos a la evidencia de que esas estaciones estarian
destinadas ia traer siempre una guerra ai nuestro te-
rritorio. Aun prescindiendo de que pudieran servir
a los mismos Estados Unidos para combatirnos ya que
no debemos oreveer causa ninguna de conflict arma-
dos entire ellos y Cuba- en cualquiera que se suscite
entire dichos Estados Unidos y un tercero, la existen-
cia de Estaciones navales americanas en la Isla de
Cuba, haria necesariamente de nuestro pals uno de
los luqares en que se desarrollaran las hostilidades
t^ entire los combatientes, arrastrindonos forzosamefite it
una lucha en cuya preparacion no hayamos interveni-
do, cuya justicia no habremos apreciado de antemano,
cuya causa direct tal vez no nos interest en lo mais
minimo.


Cierto es que los Estados Unidos son poderosos(
y que posesionados de nuestro pais lo defenderia con-
tra el extranio. Mas todo es relative. Los Estados
Unidos son hoy fuertes contra una gran potencia. iLo
seran contra una possible coalicidn?: Cuba no tiene
Splanteado, ni en perspective, ningun problema interna-
cicnal. tQue interns verdadero nuestro puede enton-


- 36 -










c:es llevarnos a exponernos Ai choques con los extra-
fios? Nuestro anhelo supremo es la paz. La paz inte-
rior y la exterior. Dentro de la formula de la joint
resolution de 18 de Abril de 1898, aplicada en su in-
tegridad, con honradez v buena fe estamos seguros de
vivir en paz, dentro y fuera de casa. De otro modo
no se ven para nuestra patria mas que horizontes som-
brios y tristisimas perspectives.

Y hiere tanto los sentimientos del pais ]a preten-
si6n de que se arriende 6 venda parte del territorio
national, que de todas las clausulas de la enmienda A
la Ley de Presupuestos, la que mas ha desagradado Ai
nuestro pueblo es la que se refiere a las estaciones na-
vales. El qrito de, ... Nada de carboneras.. es el


que ha
populares
Impossible
justicia y
public.
clausula s
territorio
interior y
to de nue


dominado en todas las manifestaciones
celebradas contra Ia enmienda referida.
es a la Comisi6n no tener en cuenta la
Ia raz6n de esa oposici6n del sentimiento
Impossible es, por tanto, recomendar esta
;eptima, que envuelve, con una mutilaci6n del
patrio, una amenaza constant de nuestra paz


exterior, y
stro pueblo.


causa


honda herida


al


sentimien-


La clausula octava dice: "Que vara mayor segu-
ridad en lo future, el Gobierno de Cuba insertarai las
anteriores disposiciones en un Tratado permanent con
t Ia 4 4 A
los Estados Unidos". Las disposiciones principles a
que esa clausula se refiere, constituyen, como se ha
visto, ap la Isla de Cuba en una dependencia de los
Estados Unidos, en ciertos extremes mas suieta y co-
hibida por el poder federal, que cualquier Estado de
la Uni6n. Consignar esas disposiciones en un Tratado
permanent, seria subvugarnos para siempre. Mientras
queden en pie las claiusulas tercera, sexta y septima, es a
todas luces impossible que la Convenci6n opine en sen-
tido favorable a esta clausula octava.

-- 3 '7--









Terminado este analisis, se impone que formule-
mos las conclusions que nos inspira. Y lo primero
que se ocurre pensar es que se ha debido verificar
un cambio lamentable en el concept que de sus de-
rechos y obligaciones respect a Cuba abrigan actual-
mente los poderes de los Estados Unidos, comparavn-
dolos con el que manifestaron hace tres afios al de.-
clarar que Cuba era y debia ser de derecho indepen-
diente. Hoy parece Cuba un pais vencido, al que el
vencedor, para evacuarlo, impone condiciones, que tie-
ne que cumplir previamente, pues de lo contrario se-
guira sometido a la Ley del vencedor. Y esas condi-
ciones, en el caso present, son duras, onerosas, humi-
Ilantes: limitaci6n de la independencia y soberania, po-
der de intervention y cesiones territoriales; de todo eso
hay en el acuerdo del Conqreso de los Estados Unidos
que se nos comunica. Si en vez de hacer la guerra
a Espafia para asegurar la independencia de Cuba los
Estados Unidos se la hubiesen declarado a Cuba mis-
ma, por cualquier motive 6 con cualquier prop6sito,
jque otras condiciones, ai no ser la franca incorpora-
ci6n, podian imponer a los cubanos? #Y se aviene esto
con lo establecido tan noble y generosamente en el
art. IV de la joint resolution de 19 de Abril de 1898,
que la enmienda a la Ley de Presupuestos dice venir
a! cumplimentar? La Comisi6n que suscribe entiende
que no.
Agrava el sentido de algunas de las cliusulas
de esa enmienda, el metodo adoptado y seguido por
el Gobierno y el Congreso de los Estados Unidos, pa-
ra poner termino a la ocupaci6n military de la Isla An.n-
tes, conformandose realmente al espiritu de la joint
resolution de Abril de 1898, el procedimiento que se
anunciaba era el siguiente: pacificaci6n de la Isla; crea-
ciOn del Gobierno cubano; traspaso de dicho gobierno
del powder que ahora ejercen los Estados Unidos, de-


jandolo en posesi6n de todos los atributos de la sobe-

-- 38 -








no tiene facultades. Habria que convocar otra; A la
que se diera por misi6n resolver ese problema, en vez
de llamarla, como esta lo ha sido, para constituir un
Estado national, con todos sus atributos esenciales de
independencia y soberania. Y no vale decir que los
Estados Unidos dan a la Convenci6n facultades para
resolver. Sostener la validez de tal otorgamiento de
atribuciones, equivale A encontrar legitimo y moral que,
en el orden civil, el tutor puede emancipar al pupilo,
cuando la emancipaci6n no tenga otro objeto que el
de habilitar al pupilo para hacer donaciones al tutor,
Fundandose en las consideraciones expuestas, la
Comisi6n que suscribe entiende que la Comision debe
manifestar al Gobierno de los Estados Unidos que en
el punto concrete de las relaciones que deban existir
entire los Estados Unidos y Cuba, sigue pensando lo
propio que manifesto en la opinion expresada en su
acuerdo de 26 de Febrero uiltimo; y que en ese sentido,
no tendria inconvenient en recomendar favorablemen-
te a la consideraci6n del future Gobierno de Cuba las
cla.usulas, primera, segunda, cuarta y quinta de la En-
mienda a la Ley de Presupuestos del Ejercito de los
Estados Unidos; pero que las clausulas 3a. 6a. y 7a.
de dicha enmienda, las estima atentatorias a la inde-
pendencia y soberania de la Isla de Cuba, contrarian a
la letra y al espiritu de la joint resolution de 19 de
Abril de 1898, motives por los cuales no puede hacer
de ellas identicas recomendaciones.
La Comisi6n entiende ademas, que convendria ha-
cer present a los Estados Unidos que, la manera uni-
ca de cumplir la joint resolution, como enfaticamente
declara que pretend hacerlo, Ia enmienda a la Ley
de Presupuestos, consiste en constituir cuanto antes el
Gobierno de la Repuiblica de Cuba tal como lo estable-


ce la Constituci6n que hemos redactado adoptada co-
mo legitimos representantes del pueblo de Cuba, re-
gularmente convocados por el propio Gobierno de los

40 -









Estados Unidos. Formado ese Gobierno, hecho a eI,
por el de los Estados Unidos, el traspaso de los pode-
res que ahora ejercen, y retiradas de la Isla las tropas
americanas, se habran cumplido la joint resolution y
el Tratado de Paris. Cuba independiente y soberana
existira y sera una realidad, capacitada para hacer to-
do lo que pueden los pueblos independientes y sobe-
ranos,
Cuando esto haya sucedido, si el Gobierno y el
Congress de los Estados Unidos, lo estimasen aun ne-
cesario ai su political, convenient a sus intereses y
compatible con los derechos e intereses de Cuba, en-
tonces podian presentar al Gobierno de la Repfublica de
Cuba las estipulaciones que estimen deber hacer ob-
jeto de un tratado entire ambos pauses, incluso las esti-
pulaciones mismas que la Convencion no puede re-
comendar ahora.
El Gobierno cubano ya en funciones, procedera en
la plenitud de sus facultades; y al negociar con los Es-
tados Unidos, llegarA al acuerdo final entire ambos
paises, en la forma que las leyes autoricen. Lo pro-
bable es que, a ese moment, agradecida Cuba, viendo
a los Estados Unidos mostrarse leales i sus compro-
misos, dejandole realmente libre, sin haber pretendido
un instant abusar de su fuerza y burlar nuestra con-
fianza, llegue el Gobierno de Cuba al maximo de las
concesiones en favor de las demands de los Estados
Unidos. Entonces, no starr, en efecto, nuestro Go-
bierno cohibido por la presencia de ningtin poder ex-
traijo en la Isla, entonces no habra dudas ni recelos
en el alma cubana, porque entonces habran trocado en
realidad positive, las que todavia son para ella ansias
inacabables, esperanzas infinitas, pero tormentosas e
inquietas de paz definitive, dentro de la libertad y de


la independencia que U"nicamente pueden asegurarla.
Sala de la Convenci6n Mayo 25 de 1901.

41 -






























TEMAS E INDAGACIONES


w------ -M-W-w- -- -- ll


















I












El


Culto a Marti en la Argentina


Por Manuel Pedro Gonzalez


Muchos ainos antes de que Jose Marti se inmolara
en Dos Rios, su genio literario fue reconocido por gran
nuimero de ilustres hispanoamericanos y proclamado
desde Santo Domingo hasta Montevideo, Buenos Aires
y Santiago, de Chile. Hasta alguin norteamericano ta-
lentoso como Charles Anderson Dana le otorg6 la ca-


tegoria genial. Esta proclamaci6n fue por entonces una
intuici6n mas caue un discernimiento analitico. Fue una
percepci6n o vislumbre de los valores esteticos de su
prosar mas bien que el resultado de studios y disqui-
siciones momentosas de su estilo, de las cuales care-
cemos todavia. En Cuba, en cambio, ninguna de las
muchas grades figures intelectuales con que en su
epoca contaba la cultural cubana sum6 el prestigio de
su voz al coro de los paises hermanos, a pesar de que


Manuel Pedro Gonzalez, el autor de este autorizado trabajo, "El culto a
Marti en la Argentina", es ya bien conocido por su obra literaria. Es trabajo
autorizado por la calidad intellectual de su autor, es muy estimable porque
nos pone de manifiesto, una vez mias los valore.s de Marti, que como en
todo el mundo y sefialadamente en Ame.rica, dej6 huellas de admiraci6n,
reconocimiento singular y gratitud por el ideario que derram6, como el dice,
an la hermana Repiblica: la Argentina.
Manuel Pedro Gonzalez, nacio el ano 1894, en Canarias; pero estudi6
en el Instituto de la Habana, se doctor en esta Universidad en Filosofia y
Letras en 1920, y por tanto se form intelectualmente y desde temprana edad
en Cuba. Siempre se distingui6 muy sefialadamente por el amor a este pueblo
con exemplar fervor y con sus aportes a las letras cubanas.
En nuestro idioma ha .producido, entire otras, las obras "La Gaceta Lite-
raria", y "Ncsotros" escribiendo en "El Figaro" la "Revista Bimestre Cubana"
y otras publicaciones.
Y finalmente su obra, de muy vigqente actualidad contemporanea y actual
"Fuentes para el Estudio de Jose Marti", que mereci6 ser editada por la
Direcci6n General de Cultura, del Ministerio de Educaci6n, en 1950 y que
ha sido considerada comg "una guia muy tiltI a quienes intenten examiner de
alguin mcdo la vida, la obra o la personalidad de Marti".

-- <45-











ya desde 1878 Francisco Calcagno consideraba a Marti
digno de figurar en su Diccionario, En una pesquisa re-
ciente en torno a este tema, s6lo he descubierto un
articulo de merito escrito por un cubano antes del trann-
sito de Marti en el que se Ie reconocen su genio lite-
rario y su jerarquia moral y political. Refierome al pa-
triota y meritorio periodista Enrique Trujillo. El ar-
ticulo de este modesto escritor aparecido en el Album
de "El Porvenir" es tanto may's digno de recordarse por
cuanto afios antes habian mediado series diferencias
entire el y el Ap6stol, y porque constitute la honorable
excepci6n en aquella conjura de silencio" hostile que
en torno a la gigantesca personalidad de Marti se ha-
bia fraguado en Cuba.
En mi ya afiejo empefio de estudiar a Marti y co-
nocer la ingente literature exegetica que sobre el existe,
no recuerdo haber tropezado todavia con un trabajo en
el que se analicen y diluciden las razones que impi-
dieron a los representantes de la intelectualidad cubana
de la epoca reconocer p6blicamente lo que la Amerrica
toda venia proclamando desde tres lustros antes del sa-
crificio de Dos Rios. Sospecho que las motivaciones que
dictaban este "silence treatment", como dicen en ingles,
eran de caracter psicol6gico mais bien que politico. El
regimen colonial no impedia a ninguno de los excelen-
tes peri6dicos y revistas con que Cuba cont6 entire 1880
y 1895 avalorarse y honrarse con colaboraciones apo-
liticas de Marti, ni prohibit a los muchos escritores de
talla que Cuba tenia entonces proclamar su genio ar-
tistico. Del ostracismo literario a que unos y otros lo
condenaron hasta su muerte no es responsible el des-
potismo espanol, y constitute el caso mats flagrante de
injusticia y de tozudo desconocimiento de que tenqo
noticia en la historic literaria del mundo occidental, E!
hecho induce a tristisimas conclusions y quizes por
ello se ha preferido titcitamente no explorarlo ni re-
cordarlo siquiera. Tal actitud me parece un error.


- 46 -










Pueblo que no es capaz de autocritica, de reconocer sus
errors, sus fallas y limitaciones, es tambien un pueblo
incapaz de superar sus manquedades y deficiencies..
Tres fueron los paises cuyas cultures mas directa-
mente se beneficiaron de la producci6n literaria de
Marti: Venezuela, la Argentina y Mexico. A los me-
jores peri6dicos de Caracas, Buenos Aires y Mexico,
envi6 Marti el mayor niumero de cr6nicas y en ellos
aparecieron sus mais insenescentes ensayos. Otros mu-
chos los public en diaries o revistas uruguayas, co-
lombianas, centroamericanas, etc., pero los principles
recipients de su colaboracion direct fueron La Opi-
ni6n Nacional, la Naci6on, La Revista Universal y El
Partido Liberal (No se toma en cuenta aqui la colabo-
racion en The Sun, no bien conocida todavia). De ellos,
y ocasionalmente de otros, reproducian sus "cartas"
mas de veinte publicaciones peri6dicas de today America
segiun el testimonio del propio Marti. Creo que es el
caso mas inusitado que se ha dado en la historic del
periodismo hispanoamericano.
Ahora bien, de todos los peri6dicos que direct o
indirectamente acogieron en sus columnas la colabora-
ci6n del gran americano, La Naei6n de Buenos Aires
fue el mias important y aquel que mayor nuimero de cr6-
nicas de consecuencia public. Diez afios just duro
esta colaboraci6n regular y esta por hacer todavia el
balance de su probable influencia en la cultural argen-
tina. Es lamentable que no se haya escrito un s6lo tra-
bajo sobre el influjo de las ideas de Marti en sus coetai-
neos de America ni exista un s6lo estudio de estilistica
comparada que fije y determine la deuda de los escri-
tores finiseculares de Caracas, Mexico y Buenos Aires
al gran cubano. Es una de las muchas facetas de la
martiologia que es necesario explorer, no s6lo en re-
laci6n con los tres paises citados sino con los escrito-


res americanos en general.
--- 47---




-J.


Por los afios en que todavia Marti colaboraba en
La Naci6n empez6 a escribir en ella tambie4n Rube4n
Dario -desde Febrero 1889. Tambi4n escribia en va-
rios peri6dicos y revistas portefias otro extranjero alli
radicado hacia muchos anos que durante un cuarto de
siglo fecund6 la cultural argentina con su talent y su
rigor critic, aunque careciera del don creador y de la
imaginaci6n estetica que Marti y Dario atesoraban:
Paul Groussac. El aporte de este frances acriollado, y
de Ruben a las letras platenses, y su respective influjo
sobre aquella literature, han sido indagados y recono-
cidos por various estudiosos portenfos. El de Marti, en
cambio, espera todavia quien lo descubra y compruebe.
En una resefia de la bibliografia exegetica martiana que
en 1935 escribi con destino a la Argentina, sugeri la
necesidad de explorer criticamente las resonancias que
de la prosa martiana pudieran existir en la de los es-
critores bonaerenses de la transici6n del siglo, pero has-
ta ahora a nadie le ha tentado el asunto.


La martioloqia argentina se remonta, seqin mis
noticias, al 4 de enero de 1887, y se inicia en el propio
diario que Marti enalteci6: La Naci6n. Ni podia ser
mas encumbrada y noble la prosapia en que se gest6,
ya que fue nada menos que Domingo Faustino Sar-
miento qufen primero llam6 la atenci6n en Buenos- Aires
sobre el genio descriptivo de Marti. Cinco afios antes
que el genial eq-6latra -en 1882- se la habia recono-
cido en otra carta -si bien privada esta vez- otro


argentino de linaje igualmente
Mitre y Vedia. Es possible que
gentina algufin juicio en torno <
al de Sarmiento, mais placeme C


D


ridad en el tiempo y la primacia
consagraci6n. Pocos veredictos


alcurniado: Bartolome
se publicara en la Ar-
Marti con antelaci6n
ncederle a este la prio.-
en el merito -de esta
fueron tan qratos y


reconfortantes al alma atribulada de Marti como aquel
entusiasta espaldarazo consagrador de Sarmiento.


- '48 -


lit











De mas acrisolada estirpe estetica y de much ma-
yor alcance exegetico fue el primer studio de tras-
cendencia que sobre el Ap6stol se public, como la carta
de Sarmiento a Groussac, aparecido tambien en La Na-
ci6n. Con el response que en aquel diario public Ru-
ben Dario en 1895 con ocasi6n de su muerte, se inician
los studios mayores del Maestro. De menor calibre,
pero digno tambien de recordaci6n, fue el editorial que
dicho peri6dico Ie consaqr6 al saberse en Buenos Aires
el 6bito del grande hombre. Todavia habria que re-
cordar en relaci6n con el famoso rotativo otro articu-
lo notable en el publicado a fines del mismo afino de 1895
por un cubano de talla, Manuel de la Cruz, que en La
Naci6n colaboraba.
Despues de estos y otros ecos menores que la
muerte del Ap6stol tuvo en Buenos Aires, se abre un
largo parentesis de silencio que alcanza exactamente
treinta anos antes de que ningun argentino se preocupe
seriamente por estudiar a Marti. Lo mismo ocurrira en
Cuba v en toda America. Reiteradamente se lament
Gonzalo de Quesada v Ar6ste0ui de "la apatia con que
nuestro pueblo recibe la obra de Jose Marti". En 1913
volvi6 a dolerse el dilecto y ferviente discipulo, de la
indiferencia con cque en Cuba se recibian sus volume-
nes con estas palabras: .. pocoo es el aliento que se
nos brinda para proseguir la tarea; son un pufiado de
devotos los que se interesan en sus obras, y mais con-
tados los que, fuera de los aficionados a las letras, co-
nocen sus libros. ,Muchos de los que los reciben gratis
--iunicos que los hojean- ni siquiera participan haber-
los recibido!".
Con semejante lastimero acento deploraba Enrique
Hernandez Miyares hacia 1906 la culpable desidia con
que Cuba recibia los volimenes de la edici6n Quesada.
Decia a este respeto el director de La Habana Elegan-
te: "... son contadisimos los cubanos que saben que el
Maestro fue uno de los mas qrandes escritores de Am%-










Srica, y en mi sentir, el mas brillante de todos. Cuba, la
gloria del libertador y martir, ha nublado la alta fama
del insigne literato. Estas palabras del fino poeta,
parecen un eco de las que poco antes habia escrito Pe-
dro Henriquez Urefia en La Discuslon cuando afirma-
ba: "Marti fue, -aunque en Cuba lo sepan pocos, unor
de los grades escritores castellanos de su siglo" y lue-
go agregaba: "Si en Cuba no se conoce el valor de
Marti como escritor.. Pero volvamos a la Argentina.
Durante las tres decadas que van de 1895 a 1925,
la martiologia sufre una grave crisis en toda la America
y la Argentina no es excepcion. No se le conoce, no cir-
cula, no se !e lee ni se le comenta. La America ibera
-su America- nor la que tanto padeci6 y a la que
tanto am6 y sirvio, parece olvidada de e1. Son aios de
exaltacid6n y forja nacionalistas; de qran fermentaci6n
political y literaria. En el orden creador surgeon el mo-
dernismo, primero, y luego el criollismo, el nativismo,
, el indianismo, el surrealismo, el creacionismo, el colo
nialismo, el vanguardismo, y no se cuantas etiquetas
mas. La Argentina sufre ahora una crisis de crecimien-
to. Ha llegado a su pubertad cultural y se prepare a
conmemorar su primer centenario. La secular ocasion
es pretexto para proclamar su nacionalismo literario del
que Leopoldo Luqones y Ricardo Rojas seran ihtrepi-
dos paladines. Ahora se acentua alli la afieja actitud
peyorativa frente a los paises y a las cultural hermanas.
Son anos de prodigioso desarrollo en todos sentidos. La
Argentina empieza a descubrirse a si misma, a intuir su
nqueza y su fuerza y pugna por crear una literature au-
tdctona. El nacionalismo literario alcanza por entonces
enardecidas manifestaciones en consonancia con su
exaltado nacionalismo politico. El clima era impropi-


cio a los studios martianos. Por otra parte se le igno-
raba. Las ediciones de Gonzalo de Quesada y de N'stor
Carbonell casi no circularon fuera de Cuba. De Flor y
lava, la primera antologia diqna de Marti, publicada en
50 -










Paris por Americo Luqo en 1910, debieron Ilegar ejem-
plares a Buenos Aires. Lo mismo de la segunda, exce-
lente tambien y como aquella obra de otro devoto domi-
nicano: Max Henriquez Urenia, igualmente aparecida
en Paris, en 1919. No es probable que circularan en
la Argentina muchos ejemplares del volume de Versos
que otro fiel martiano, Joaquin Garcia Monge, public
en Costa Rica en 1914. Con mas fortune debio6 correr
el volume titulado Los Estados Unidos que Rufino
Blanco Fombona di6 a luz en Madrid hacia 1915. Pero
estas obras fragmentarias no daban idea cabal de la
talla intellectual de Marti.
Durante los treinta afios citados se descubren, sin
embargo, tenues v espaciados ecos martianos en la
Argentina. Segqun Enrique Hernandez Miyares, La Na-
cion public el 25 de febrero -iqnoro si de 1905 6 1906-
"un hermoso articulo" sobre Marti en el cual anuAn-
ciaba que publicaria dos volumenes atinentes al Ap6s-
tol. Uno contendria la novela Ramona por e traducida
y el otro una seleccion de las "cartas" que Marti envi6
a dicho periodico. No recuerdo ninguna otra alutsion a
estos volfumenes y no se si por fin se publicaron. Carlos
Aldao hace un recordatorio emocionado de Marti en
su libro A traves del mundo. En 1909 public La Nacion
otro articulo votivo de Miouel Tedin. En el mismo
peri6dico aparecieron en 1913 las cuatro qlosas de Ru-
ben Dario a la poesia de Marti. Los comentarios del
gran bardo se utilizaran en 1919 para hacer en Buenos
Aires una diminuta edici6n titulada Versos casi desco-
nocida en Cuba. Hay otras resonancias de menor cuan-
tia, pero no es menester aqotar la n6mina aqui. De
todo lo oublicado en !a Arqentina en torno a Marti an-
tes de 1925, lo de mayor meollo son las dos transidas
evocaciones que de el hizo Ruben en 1895 y 1913, res-
pectivamente.
El afio de 1925 es decisive en Ia evoluci6n de la


estimativa martiana y en el empenio de darlo a conocer

51 --










en el mundo hispano. En
tos de ediciones de obras
bien se malograron, sirvi


este ano se inicia
completes del M,
eron para ponerlI


ci6n y darlo a conocer. Ambos apareciero:
por entonces eran principles centros de
bibliografica para la America Ibera: Pari
El primero el de Paris, se debi6o al fervor
Ventura Garcia Calder6n y de Armand
frustr6 con el segundo volume. El otro,
do y trascendente, alcanz6 ocho tomos, pi
Madrid entire 1925 y 1929. Este esfuerzo
en el lento process de divulgaci6n martianr-
mos a un argentino mas entusiasta y gener
plinado: Alberto Ghiraldo.


La critical cubana -y aun la espano
ta con Ghiraldo al comentar la aparici6
ocho voluomenes. Se repar6 con insisted


in dos inten-
aestro que si
Sen circula-
n en los que
distribuci6n
s y Madrid.
martista de
Godoy y se
mas sosteni-
ublicados en
tan decisive
a se lo debe-
'oso que dis-


la--- fue injus-..
n de aquellos
cia en el mal


gusto de la presentaci6n tipografica, en lo inadecuado
de los titulos, en los infames dibujos de las portadas, en
el papel de minima calidad y en otros detalles nega-
tivos, y no se advirti6 lo que en aquel empefio habia
de autentica y generosa martiofilia, en el esfuerzo y
dedicaci6n que requiri6, en los sendos pr6logos de in-
discutible merito propaqador que para various tomos
escnibio el propio Ghiraldo, de los cuales, el primer
debe incluirse entire las glosas de mas moment que
hasta entonces se habian escrito. No percibieron los
severos criticos de entonces la verdadera trascenden-
cia que aquella desalifiada edici6n tenia. Por de pronto,
puso en circulaci6n a Marti en Espafia y America y a
traves de ella lo conocieron muchos centenares de lec-
tores que s6lo habian leido de el fragments en verso
y prosa. Con esta edicion de Ghiraldo y con el extenso
pr6ologo que para el primer volume escribi6 en 1925,
renace la autentica martiologia argentina. La aparici6n
de estos ocho voluimenes que tan incompletamente lo
representaban, pero que permitian ya intuir su calibre y

52 -









la presencia en Buenos Aires por aquella epoca de un
marti6filo de abolengo y calidad Pedro Henriquez
Urefia- van a fecundar el culto a Marti en la urbe
platense. La labor docente realizada por este inclito
mentor en las universidades de Buenos Aires y Ia Plata
durante unos veinte anios es quizas la mas fructifera
que por tierras de America haya hecho ningtin maestro
de juventudes en el present siglo. Todavia habria que
senialar un tercer factor que -sospecho- contribuy6
a propagar e intensificar el interns por Marti. En 1930
se produjo un golpe de estado en aquel pais y desde
aquel anio quedaron en entredicho la libertad y la demo-
cracia. El largo via crucis ha sido una amarga y triste
leccion para los mas cultos y mejores argentinos. La
vieja actitud peyorativa frente a las naciones fraternas
se atenu6 much desde entonces y el portefio empez6 a
interesarse seriamente por los grandes valores que en
el resto de America se han producido. En los uiiltimos
veinte anios, la literature hispanoamericana se ha es-
tudiado mas y mejor en la Argentina que en ninguna
otra naci6n hermana y ha inspirado alli studios de
muy fina calidad.
No es possible resefiar aqui una larga series de Ii-
bros y articulos muy enjundiosos que en torno a Marti
se han publicado en Buenos Aires a partir de 1925.
Citare s6lo el nombre de aquellos interpretes de mais
rango que en este instant recuerdo, Entre aquellos hay
que darle la primacia al prematuramente desaparecido
Pedro Henriquez Urefia en la cAtedra, en la revista Sur,
en varios libros y, por iltimo, en una excelente anto-
logia que de Marti public en 1939, no s61o interpret
y propago con amor y lucidez el espiritu y el genio de
Marti, sino que transmiti6 su fervor martiano a un grupo
de brillantes discipulos que hoy figuran entire los mags
sagaces escoliastas con que Marti y su obra cuentan.
De alta valia es tambien la labor realizada en la ca-


tedra y en libros por otro gran critic y apasionado
S53 --










martiano, Roberto F. Guisti. Entre los martiologos de
mas talla que en ningun pais se han dado, hay que ci-
tar a un formidable poeta y acaso el maximo ensayista
de Ia Argentina actual Ezequiel Martinez Estrada,
-por desdicha gravemente enfermo desde hace anos.,
Especial menci6n merece tambien la primera mujer
que segun mis noticias estudio a Marti con amor y dig-
nidad en la Argentina, much antes de que su culto
cundiera en el Plata. Refierome a Maria L. Berrondo,
cuyo libro Marti, libertador de hombres, aparecido en
1932, fue el studio mais extenso que alli se public
hasta entonces. Con esta fervorosa marti6fila fueron
injustos los escasos martistas cubanos que comentaron
su libro. Se puso mas empenio en descubrirle lunares
que en revelar sus m"ritos indiscutibles. Dignos de re-
cordarse con gratitud son tambien Ernesto Morales,
Arturo Gimenez Pastor, Emilio Suarez Calimano, Tulio
Noe, Guillermo Rothe, Hector Pedro Blomberg, Enri-
que Espinosa, Bernardo Gonzalez Arrili y Gaspar
Mortillaro, que han escrito, ya libros o articulos de
merito sore Marti, ya capitulos en historians literarias
o han dado a las prensas alguna antologia.
A una generaci6n mas recien llegada pertenecen
los que a continuaci6n menciono. La mayoria de ellos
fueron discipulos de Pedro y heredaron de el su rigor
critic, su discipline, su amor a los studios humanis-
ticos y su acendrada martiolofilia. Este grupo nos ha
dado ya various de los studios mais ponderados y pene-
trantes con que la martiologia cuenta hasta hoy. Mu-
cho podemos esperar todavia de esta parvada juvenile.
Entre sus integrantes se descubren algunos de los mas
idoneos expositores del pensamiento y del arte mar-
tianos que en la actualidad existen, no s6lo por el ta-
lento sino por la preparaci6n y la discipline. jD6nde
tiene Marti hoy un grupo de comentadores especiali-
zados en estetica literaria del calibre demostrado ya por
Raimundo Lida, Julio Gaillet-Bois y Enrique Anderson


- 54-








Imbert? A los de estos tres j6venes mnaestros hay que
anadir los nombres de Luls Franco, Juan Carlos Chia-
no, Dardo Cuineo, Fryda Schulz de Montovani y Frida
Weber, todos los cuales han escrito valiosisimos ensa-.
yos de interpretacion o de investigaci6n sobre diversos
aspects de la personalidad del Ap6stol y de su obra.
A despecho de Ia alarmante extension de esta n6o-
mina de menciones honorificas quisiera llamar la aten-
ci6n sobre una excelente y nutrida selecci6n de Poesia
martiana aparecida en Buenos Aires el pasado diciem-
bre, y segun mis noticias poco menos que desconocida
en Cuba. La public la Editorial Raigal en su "Bi
blioteca Juan Maria Gutierrez que dirige el notable
ensayista y critic, Juan Calos Ghiano. Al cuidado de
Ghiano estuvo la seleccidon aludida y a el se debe uno
de los studios mas sugerentes y hondos que sobre
"Marti poeta" conozco. En este preAmbulo de cuaren-
ta y cinco pAginas que para Poesia escribi6, se nos ha
revelado Ghiano como uno de los exegetas mas perspi-
caces y, competentes que la poesia de Marti ha encon-
trado hasta ahora.
Tambien es de justicia sefialar la labor realizada
por Fryda Schulz de Montovani en la edicion de "La
Edad de Oro" que la precitada editorial sac6 a luz a
fines de afio tambien. La sefiora de Montovani es, ne-
mine discrepa'nte, la mas autorizada y devota interprete
que esta bellisima faceta de la obra martiana ha encon-
trado hasta hoy. Al fervor y diligencia de esta gran
martista tengo entendido que se debe tambibn otro
libro sobre Marti aparecido en Buenos Aires con pos-
terioridad a la publicacion de *La Edad de Oro", pero
a pesar de haberlo solicitado a Cuba en cuatro cartas,
me informan que ninguno de los dos se puede obtener
en la Habana todavia.


Product de la conmemoraci6n centenaria en la
Argentina es un studio bioqrafico publicado el ultimo
enero por la Editorial Ciaridad. Su author, segun mis
55 -




j ,7
2'
i

i

: noticias, es un ne6fito en este culto, pero se ha inicia-
do en el con una profesion de fe digna de un pros t de abolengo. Jose Marti, Ciudadano de America en 284
paginas, por C. Galvan Moreno, es la biografia martia-
na mas extensa y documentada que hasta ahora se ha
publicado en la Argentina, y en ella se revela su author
como un estudioso y devoto interprete de aquella vida
*inmaculada. El libro no aporta datos nuevos a los que
ya conociamos, pero esta escrito con calida emoci6n
no exenta de sagaces vislumbres y a base de estudio
serio de otras biografias, studios y lectures de la pro-
duccion martiana. Sera de gran utilidad para llevar e
conocimiento de Marti a las masas argentinas. El libro
de Galvan Moreno es la Ultima ofrenda argentina que
ha llegado a mis manos. Sequramente con ocasidn del
*centenario se han publicado alli -y se publicarain to-
davia.- otros trabajos por ml desconocidos. De su au-
sencia de este indice deseo pedir aqui piublica excuse.
Este inventario es muy incomplete --bien lo s6- pero
no me propuse agotarlo sino dar noticia de aquellas con-
tribuciones que he manejado y conozco de primer
mano. Quien alguna vez haya intentado recopilar o
estudi.ar siquiera alquna fase de la bibliografia critical
martiana, sabra excusar las omisiones que en esta nota
descubra.
a
Para concluir esta epidermica qlosa a las princi-
pales man'festaciones de la martiofilia argentina de que
tengo noticia, quisiera exhortar a los martistas de Cuba
y,. sobre todo, a las instituciones cubanas que como la
Direccion de Cultura, las Academias de la Historia y
de la Lenqua, las universidades, la Oficina del Histo.-


riador de La Habana, el Archivo Nacional, la Biblio-
teca Nacional, la Comision Nacional del Centenario y
otros organismos que publican ediciones de Marti o
trabajos sobre e, a que hagan llegar sus publicaciones a
estos mart.olatras del extremo Sur que con tanta dedi-
caci6n y fervor vienen estudiando Ia obra de nuestro









inagotable venero que los escritos de Marti constitute,
quedan todavia muchas facetas por explorer y calibrar.
En este indispensable empenio de esclarecerlo y descu-
brirle su real tamafio, los escritores argentinos aqui
aludidos y otros que involuntariamente he silenciado
por no recordarlos en este moment, o porque no tengo
noticia de su labor, pueden -y deben- ser un pode-
roso auxiliar. En otra ocasi6n dije que "la martiologia
es una discipline incipiente todavia y han de pasar va-
rias generaciones antes de que se agote la cantera".
Los que hoy vivimos no alcanzaremos a ver la imagen
cabal de Marti que nuestros hijos o nuestros nietos ten-
dra"n de 61. En esta necesaria faena de interpretaci6n
maximo escritor. Al contrario de lo que ocurria antes
y analisis agotador ha de figurar Io mas select de la
intelectualidad americana. A la vanguardia de ella se
encuentran ya las mentes mas cultivadas, mas limpias
y agudas de la Argentina y Cuba y los cubanos a Marti
adictos deben proveerlas de los elements de trabajo
indispensables. Mientras mas se saque a Marti de Cuba
mas crecera su enorme talla. Por otra parte, Marti es
tan americano como cubano. Su labor y su vida toda
tienen proyecciones continentales -y hasta universa-
les- a las que el perimetro de su isla amada le viene
de 1930, el memento present es alli favorable y en el
uango, como dicen en Mexicot
guang~o como dicen en Mexico.


- 57 --














S






























.-....
%_'""".
,~A .. W..,


.. ..... ... .








V %
%t


.... x v :. kit
..., .... ...... ....





'-~ .. .



% e<
% % ,%....
% .. I... j.*- -. ..... .. .... .
.. ,, .. .. .. ... .. .. ... .... .. .. ... .. ... .. .... > .... ... ....:... ,: .i.!. ; :i ;,':, ,-'-.
~~e%- .. .nz z:,.%,' """ ... ""' .. ... .. : .. .. ... : '' ; Y'" "
.. .. . . .. .. .. .. . . .. . .. .. ....1... ...3 o .. o .. ;
e' "" " ." "'' '"- e.."


,4..4. % ,31,". -.
e. j,,, .,, X., ... .. ... ,. .,' . .. ... ..... ... .. ;: .. .,,: ,: .
%- .. .'..4...'... .-, '... ...: . ..:. .'. :. ...,., .. I .. 1.. : .: ...Y ., .. .: :
z .1. % .%-'- :; ; "'' ,.'., ,, '' ::=. . ". ,., .. ,: :: .> ".!, ",> ":; '< ,; x. .,.. ... ,, ., , .. .. .. ,
'M.. Yq,. .,.;.. .. : :. : .,. .. : ,, & ,, : .... :::
,.x :.' ,, .::'." '.'' ; : ....:''.' .. ... : '.: .... ; "' ...' . :;" : .' +.: "..'. : "' '". :' '. ..- .: .. :. : ,;'- -, .:
,., !; ,..0 %-:-."%
'- .. : '.., ., .' ":"." ;'-." ." ..:. .. ... ..... : ",- .... ." .. .:::r," -'''"""%
A ,... j ./j.: ; .. .. .. .. .

... .. -...1. ...1 .

e,...:4 ., '. .'.,%
.........Ile" I
.,-< -.. "J) !:.,.... :.: "" .. "::.". ,!.:.? '. ... ,. ,,.',.: ... ;u .. ,.'. ::[ .-. ,, % .
.. . .. .. . %%,. 4.


'3K


2^jIvcrez cle


CZ7 /(,-ao tj Lz7to 0 is















Apuntes geneal6gicos sobre el habanero

don Jose Alvarez de Toledo

-SU VIDA: SU FAMILIA-

por Rafael Nieto y Cortadellas
(Estudio dedicado a la Academia de la
Historia de Cuba)

Esta genealogia de la rama habanera de los Alva,-
rez de Toledo andaluces, comenz6 por el conocimien-
to, algo difumado en la historic del separatismo politico
en la Isla, de cierto personaje de la sociedad europea
en la primera mitad del siglo XIX. El sujeto fue el ha-
banero don Jose Alvarez de Toledo y Dubois, hijo de
un matrimonio sevillano llegado a la gran Antilla por
exigencias de la carrera del marido. En la Habana con-
taba la mujer con parentela distinguida entire los Mair-
quez del Toro y Roustan de Estrada. La pareja di6
descendencia numerosa cuyos varones, fieles a la tra-
dici6n familiar, prepararonse el mayor, para servir al
rey en la Armada, y el menor en la carrera de las armas,
mientras las hembras que casaron, encontraron por ma-
ridos a militares de position distinguida en Ia Colonia.
Tocaron en Cuba los Toledo en el iultimo tercio de
la centuria decima octava, epoca en que apuntaban en
la Isla ya las mismas inquetudes filos6ficas sembradas
Para satisfaccidn nuestra, nunca bien expre~sada como para la de
nuestros lectores que saben gustar de las fruiciones mentales que produce lo
emotivo y select de lo que se lee, prosigue Nieto Cortadellas, su tarea per-
manente, tan tesoner-a como meritisima en los asuntos elegidos, que hoy nos
complace con powder dar, en nuestras columns los trabajos: "Apuntes Ge-
nealogicos de Alvarez de Toledo" (siempre con algo nuevo y sugestivo) y
sus "Documentos sacramentales", que tantos puntos y realidades histdricas
vienen esclareciendo, en incansable labor de investigaci6n, paciente y valorable.







por los enciclopedistas en
frecuentes las relaciones
ambiente intellectual habaz
ni indiferencia las ideas
felices a los pueblos de


Haban a
desmorc
saban I
relacion
"Corona
'fuente d
,expuestc
nog, lU(
manera
estuvier
Pontific
uno de
del tirai


Europa; y como eran de viejlo
con los anqlo-americanos, el
nero no miraba con hostilidad


todo favorecia el arraigo de los principios que
m)naban los concepts antiguos en que descan-
as institucionres political V, naturalmente, las
es entire nrincipes y vasallos. El poder de la
dimanaria en lo adelante del nueblo soberano,
le derechos v deberes inalienables. Estas ideas
is de otro modo, no eran nuevas para los cuba-
conocian del problema, aunque planteado de
distinta. EJntonces, hasta los padres dominicos
on a ounto de que les escapara de las manos la
ia Universidad de San Jeronimo por explicar


suS


5 catedraiticos doctrinas cque rozaban con las


cidio
aicl 1


y


Per esta 6poca Espania, dentro de la emulaci6n tra-
dicional hacia Inglaterra, auxiliaba eficazmente a los
norteamericanos, sirviendo el ouerto de la Habana de
"base de operaciones a las escuadras aliadas, y el caudal
de sus comerciantes nara que WVashinqton y Rochem-
beau librasen la batalla decisive de Yorktown. En estos
tiempos la oficialidad francesa, imbuida de las nuevas


, disfrutaba frecuentemente de la hospitalidad cu-


bana, v por
la Habana
para cantar
,este period
ricana fue
'San Feline
cion de vn 4
de families


el exito de las armas insurgentes oraban en
y en Matanzas, cuyos temples se abrian
un te-deum cuando el exit las favorecia. En
de la historic patria, la influencia norteame-
extraordinaria, tanto que una marquesa de
y Santiaoo nropici6 en Baltimore la funda-


oleqio, donde recibieron
distinguidas, que fueron


e


ducaci6n j6venes
despues cubanos


que


promel


civilizaci6n


Lian tiempos
cristiana. E


mas
n la


reo icidio.


eas


0 dr 0
-a & .0.%. -- -


V


id






derse de vista, que desde sus origenes se desenvolvia
dentro de los preceptos de la legislaci6n de Indias, que
durante la dinastia de los Austria mas o menos respeta-
ba la autoridad municipal cuyos cabildos en los prime-
ros anos americanos del siqlo XVI eran elegidos anual-
mente por el vecindario, y que al aparecer el absolutis-
mo de los Borbones los oficios de regidores en forma
definitive eran ya, desde tiempos atras, enajenables y
hereditarios. El cambio de dinastia encontr6 en la Isla
alguna oposici6n sin aue los cubanos to.masen part en
la lucha librada en uropa, pronunciandose los ve-
gueros del Bejucal contra el estanco del tabaco, y vien-
do todos con indiferencia soberana la maestranza esta-
blecida por Felipe V en la Habana, identica a las de
Ronda, Zaragoza, Valencia, Granada y Sevilla, pese
a que en esta centuria alcanzaron alqunos cubanos ti-
tulos de Castilla, y que menudearon las ejecutorias de
hidalguai registradas en sus ayuntamientos.


Naci6 don Jos Alvarez de Toledo, pues, en el
seno de una sociedad peculiar, y en tiempos que se es-
cuchaban voces autorizadas neaando principios hasta
entonces tenidos por inmutables.Su mismo arbol genea-
6logico no es el corriente en las families castellanas ran-
cias, formado s6lo por apellidos peninsulares, pues en
el de Toledo los hubo franceses y flamencos. Estos an-
tecedentes quizas si influyeron en la formaci6n de su
temperament voluble, aue le llev6 a vivir una juven-


tud inquieta; aunque a T(
se le encuentra parecido c
sulares de la epoca, que fi
biciosos desmedidos a qt
plandores de la gloria de
mira como un ambicioso
mismo piano en cque esta.
1 1 a -- 0


Dledo, a poco de estudiarsele
on otros americanos y penin-
e revuelta por animarla am-


uenes
Napol
mas,
Aaron
%h mu Oft A~i Oft_ _______


deslumbraban los res-
e6n I. Si a Toledo se le
se le colocara en el
L Burr. Fue marino, lu-
.OW 1"1- s,4 -







Diputado a las Cortes de Cadiz por Santo Domingo;
pero como en aquellos tiempos se discutia si la lealtad
de America era a la persona del soberano como des-
cendiente de los Reyes Cat6olicos o a la Coronal enten-
dio, corno otros muchos .americanos, que. las Indias no
pertenecian ya a Espafia. Lleg6 a Filadelfia, cultiv6 la
amistad de norteamericanos prominentes y lanz6 su
manifiesto invitando a former la Confederaci6n Anti-
liana, sin encontrar partidarios. Se mezclo6 entonces en
los problems de la Florida y Texas donde los mexica-


nos le derrotaron. Al fin logro que el rey de Espana Ie
perdonara volviendo a ila Peninsula para proponer al
Consejo medidas de pacificaci6n en America, entire las
cuales estaba despertar las ambiciones de la juventud
francesa para reconquistar la parte gala de la isla de
Santo Domingo. El plan no fue adelante; pero imprec
sion6 a los diplomaiticos espafioles lo suficiente para que
a espaldas del Plenipotenciario en el Congreso de Viena
propusieran al emperador Alejandro el Imperio de Mcxi-
co para su hermano el Gran Duque Constantino. Fraca-
s6 en esta misidn tambien, y casado con una dama espa-
niola de la mas alta nobleza, represents a Fernando VII


*


11 1 rri


en varias cortes europeas. raiiece ei rey y i oi
sante ya, se pronuncia a favor del pretendien
Carlos en contra de la regente dofia Maria-Cristi
le exonero de todos sus cargos y condecoracion
cos anios despues, una sobrina carnal de su muj
cendia al trono imperial de Francia, al casarse c
poleon III, y al fin muere en Paris, ya reintegra
Isabel II en todos sus honors y condecoraciones
do su referida sobrina political, deslumbraba al


>do
te
ina
es.
er,
3n


do


ce-
don
que
Po-
as-
Na-o
por


, cuan-
mundo


con su belleza


y


elegancia.


Toledo respondia, pues,
i'Dc1 r-r'nnirlr> 6n o.,l

a su tiempo, y si ]
Iq crncrdqndqq nCl ri


los fru-
nmnp-no


K


A







politicos Ie until:
patrimonio fabu


Nuevo M
conquista
0
nio a las
Romanoff
Congress
0
versacion
persigui6
al reconoc
Lo curios


[undo;
de Ha
tierra
el imp
deVi
zs de'
la ruir
:imient
o enI


planes politicos,
mas distinguidas
La fortune, que
guerra ni en sus
pre lc tuvo de la
sin relaciones fa
brillante, lleg6 a
y la diplomacia


izara en sus propositos de asegurar el
iloso de los Borbones espanoles en el
pero a los franceses no tentaba la re-
Liti, ni a los rusos extender su predomi-
s descubiertas por Col6n dando a un
;erio de Moctezuma. Al absolutismo del
iena sucedia la democracia de las con-
/erona, e Inqlaterra, que durante siglos
ta de Espafia, se incline, naturalmente,
o de los pueblos libertados por Bolivar.
['oledo es, que fracasado en todos sus
, fue ascendiendo hasta alcanzar las
posiciones en la sociedad de su poca.
jams le favorecio ni en acciones de
proyectos de estadista en ciernes, siem-
L mano, y de Guardia-Marina modesto,
imiliares que le facilitaran una carrera
los puestos mas elevados en la political
espanola.


- -


Don


JOSE-LUIS-BONIFACIO-MANUEL


DE


LOS DOLORES ALVAREZ DE TOLEDO Y DU-
BOIS, LICHT Y MARQUEZ DEL TORO, nacido
en la Habana el 14 de mavo de 1779, fue bautizado
en la parroquia del Sagrario de la Catedral de esta
ciudad el 28 de ese mes y afio, como consta al folio
101 No. 419, libro 14 ), falleciendo en Paris el
16 de abril de 1854.


*) Esa partida hautismal reza como sigue: AL MARGEN: "N. 419
Josef Luis Ponifacio Manl de los Dolores Toledo' ADENTRO: Vernes
veintey ocho de Mayo de mail sietecientos setenta y nueve afios: Yo el M.
R. P. Lectr Jubilado Fr. Manuel Crespo del Orden Serafico" con liza in
Scriptis del S. S. Ya baptise en esta Sta Parr" mor de Sn Xpl de esta ciud de
la Hava y puse los Stos oleos a un nino qe nacio a catorce del corriente,
hijo lexmo. del Tente de Navio Dn Luis de Toledo natl de la ciud de Sebilla,


1 w _






Previa dispensa de e
a quien el Diccionario de
biografia (pagina 1049, vc
dete en el Real Cuerpo de
abril de 1794 (asiento 266(
III Catalogo de pruebas: I
Marinas y Colegio Naval
goma y el Bar6n de Fines
fue incorporado al ejercito
de Fragata se retire por h
Diputado a las Cortes de
de la isla de Santo Domi
ese mismo afno. volviendo


lad, este discutido personaje
Espasa dedica una pequena
) lumen 4), ingres6 como Ca-
Guardias-Marinas el 28 de
i, paiginas 339 y 340, volume
Real Companfiia de Guardias
por don Dalmiro de la Va-
trat). Ya Alferez de Navio,
de Galicia, y siendo Teniente
aber sido designado en 1811
Caidiz por la parte espafiola
ngo, posici6n que abandon


a la America.


Partidario primero de Miranda, nuestro biogra-
fiado, de los Estados Unidos pas6 a Texas ofreciendo
sus servicios a Gutierrez de Lara que los rehus6, y
tomando el mando de un grupo de insurgents fue
derrotado a orillas del rio Medina perdiendo sus per-
trechos de guerra y ra*s de mil hombres.


Estando en los
referido afio de 1811 i
titulada Manfiesto o


Estados Unidos de America, el
mprimio en Filadelfia su proclama
satisfacci6n pundonorosa a todos


los buenos espanioles v a todos los pueblos de
rica, en la que senFalaba oue el reqimen feder
indicado para orqanizar Hispano-Ame&rica al
dizarse esta de Espafia. En 1813 proyectaba u
federacion Antillana al parecer anexionista, Co
por Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico. J(
Lockey en su trabajo Las intrigas de Jose AlI
Toledo per la Florida (vol. 43, No. I ,Revista .
Cubana., enero-febrero 1939), lo supuso aq
creto del monarca espafiol, oero Carlos M. T
su discurso de ingreso en la Academia de la
de Cuba (11 de iunio de 1926) titulado Un P


la Ame4v
al era el
indeoen-
ina Con-
nstituida
oseph B.
varez de
Bimestre
ente se-
relies en
Historia
mecursor


I







7 de febrero de 1945 con su act
se refiere a este politico en un arti
para la Historia Constitucional d
b ajc,recuerda los de Lockey y '
Manuel Moreno Fraginals public
Biblioteca Nacional (paginas 25
2a. serie, abril 1949) otro valio
Jose Alvarez Oie fToledo* nuevos
dio de su vida, que contiene una ci
desde Filadelfia a la Marquesa
la Habana, asi come dos opuiscI


ciudad norteamericana,


iciosidad de siempre,
iculo, titu!ado Apuntes
e Cba, en cuyo trat
'relies. Y por ultimo,
.6 en la Revista de Ia


a 60, tomo I,
so trabajo u(
?aportes para
arta que envio
de Prado-Am


ulos


impre


el primero en el


OS


afio de


No. 1
titul6
1 estuv
[roledo
:no enT
n esa
1812,


precioso
al legajo
General
position
Des
Alvarez


docui
1826,
de In
de los


nental que Moreno Fragi
secci6n Audiencia de Cuba
dias (Sevilla) poniendolo
; estudiosos.


pues de est
de Toledo


va a Madrid, y de a
poco despues en el


nal
en
asi


e


encontro
1 Archivo
a la dis-


ar refuqiado en los Estados Unidos,
acat6 la political seguida en Espafia;
lli al Conqreso de Viena, ingresando
servicio exterior espanol.


De su expediente personal, interesante fuente
documental cQue se custodia en el Archivo General del
Ministerio de Asuntos Exteriores en Madrid, extrae-


los siquientes datos
ste habanero, aporte
amable cooperaci6n
Por Real Orden de


nombra
Corte de
es trasla(
Per otra
design
tenciario


Ministro Plen
Baviera. En 1
Jado a Prusia,
Real Orden d
Enviado Extra
en las Cortes c
_i ^r\ -i U^1


.P
ip
0
lie
Ie


sobre la carrera diplomatic
que hemos obtenido aracias
del senior Marqueis de Rialp:


tres de mar-o
otenciario de
de noviembre
i tomar posesi6
27 de febrero


dinario
Luca y


de 1824
Espafi a


de
nfc
d<


V Minis
Toscana


0 1 1L *aafAw* W..ad


1


i


se
en


la


i mismo ano
ile ese cargo.
L 1825 se le
tro Plenipo-
donde toma
S.. A. 1


mos
de e
a la







dent en Suecia. En atenci6n al estado de s
esposa, obtiene varias licencias y pr6rroga
de julio de 1827 se le design Ministro RE
los Cantones Suizos, dandosele caracter d
Plenipotenciario por Real orden de 10 de
dicho ano. Toma posesion en Berna el 8 de
ejerciendo el cargo hasta el 4 de agosto d
que se le retira por supresion del puesto.
orden de 7 de julio anterior, se le habia
Enviado Extraordinario a la Corte de Prus


toma posesi6n, y el 28 de e
a la Corte de N poles en
potenciario; toma posesi6n
entregando sus credenciale
hasta el 7 de mayo de 1831
de su destiny, Quedando c
de su cese, el 13 de diciemi


:nero de 1829 se
calidad de Mini
el 13 de marzc


s, y per:
, fecha
esante.
bre de 1


manecE
en que
Dos
833, k


Salud de
s, y en
,sidente
e Minis


S'u
23
en
tro


octubre de
diciembre,
e 1828, en
Por Real
nombrado
ia, pero no
le traslada
istro Pleni-
siguiente,


> en el puesto
se le exonera
afios despu s
i reina gober-


de dCo n


fos se /iVaCVz de o "leco


nadora dofia


M aria -Cristina


de


Borbon


orden6


fuera


destituido de todos sus empleos, honors y
ciones a consecuencia de la declaraci6n que


NaApoles el 19 de oci
maba partidario de
Isidro de Borb6n, t
reina-qobernadora ,


tubre de ese anio, en
1 Pretendiente don
ratando de "usurpad
Ssu mnenor hija donia


QUE
Ca:
ors
Is<


condecora-
hizo desde
- se procla-
rlos-Maria-
s a dicha
abel II. En


Cjieso fi


g- 140 b is







coraciones.


ID


primera clase,
tiniana de Sa
El Pretendien
de ]a Real y


de
del
ano


1


marzo c
Infante
1826.


le


osey6 la Cruz de Fidelidc
concedida en 1825, y la (
n Jorge de Napoles conceit
te don Carlos le concedi6
Distinguida Orden deCc
1834, y fue Gentilhombre
Duaue de Luca tor nomi


A -


A,


ad
ruz
did

irlo


Military de
Z Constan-
a en 1828+
Gran Cruz
s III en9


con
wramie


ejercicio
Snto del


Sin


cas6o
rrero,


con
C:


tener luego descendencia,
donia Maria-Tomasa de
roy d'Havre y Lopez de


Alvarez
Palafox
Zuniga,


de


y


Toled6


SPortoca-
nacida en


adrid el 7 de n
rroquia de San
su palacio de
de octubre de 1
emperatriz de
rrero de Palafox
Napoleon III),


aarzo de
Martin
Villafran
835 (9).
los franc


y


1780,


alli


al siguiente
ca en Portici


Est,
,eses


Kirpatrick


tuvo por pac


nio-Jose Rebolledo de Palafox
turion y Lante della Rovere.


f


autizada en la
dia y fallecida
(Naipoles) el


a senora, tia paterna de
Maria-Eugenia Porto-
deGlosburn, (]a esposa
Fires a don Felipe-Anto-
y Croy d'Havre, Cen-
Sacido el 3 de julio de


(*) Dofia Maria-Tomasa de Palafox y Portocarrero, Croy d'Havr
y L6pez de Zuniga, en anterior y primer enlace, celebrado en Madrid, pa-
rroquia de San Justo y Pastor el 29 de enero de 1798, habia casado, teniende
luego important descendencia, con don Francisco de Borja Alvarez de Tol
ledo y Gonzaga, Perez de Guzmapn el Bueno y Caracciolo, nacid en Ma
drid el 9 de julio de 1768, alli bautizado en la parroqu.ai de San Andres
el 11 de ese mes y ano, y fallecido el 12 de febrero de 1821, cfue fue el
XVI Duque de Medinasidonia, XI Marques de Villafranca del Bierzo, Con-
de de Niebla, XI Marques de los Velez, Marques de Marorell, de Molina,
y de Villanueva de Valdueza, Duque de Femrnandina, de 'Montalto yde
Bivona, Principe de Paterno y de Montalban, cinco veces Grande de Es-
pana, Teniente-General de los Reales Ejercitos, Consejero de Estado, Ca-
ballerizo Mayor de la reina, y Caballero de la Insigne Orden del Toison de
Oro, anteriormente Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden de Carlos lL
Este important personae tuvo por padres a don Antoni -Mariat-)se Alvarez
de Toledo y Perez de Guzman el Bueno, Moncada y Silva, Aiag6n, Fajardo
y Mendoza, nacido en Madrid el 24 de septiembre de 1716, alli bautizado en
Ia narroouia de San Ancdrp s Pl nrimprta dC ie-'ihro cinipn1p nfctuir| b n


M
pa
en
14
la
ca
de


I


I


- -m


I







1739 y fallecido el 24 de octubre de 1790 (hijo del
V Marques de Ariza), Teniente-General de los Reales
Ejercitos en 1774, Gentilhombre de Camara al servicio


del
les
laF P
del
Gra
IIi;


entonces 9
Guardias
'rincesa de
ToisotF dn
.n Cruz de
y a dofia


Portocarrero y L
dova .y Portugal,
su vez nacida el


'rincipe de Asturias, Capitain de las Rea-
de Alabarderos, Caballerizo Mayor de
Asturias, Caballero de la Insigne Orden
Oro y anteriormente poseedor de la
la Real v Distinouida Orden de Carlos


Maria-


,opez
Tole
10


F r
I
C
do
de


Madrid, parroquia de S
y fallecida en Logroino el
de Penaranda de Duero,
r- I i N7TI T


ancisca de
SZuniga,
de Pachec
junior de
an Andr&s
15 de abrj


Sales Guzman de
Fernaindez de Cor-
o y TeIllez-Gir6n, a
1754, bautizada en
; dos dias despues,
il de 1808, Duquesa


VI Condesa de Mon


IN~i


ti
"I


k.onaesa ae Danos, i&. v ',onaesa ae ieoa y
desa de Fuentiduefia, VII Marquesa de Valder
VI Marquesa de Castafieda, X Marquesa de la
Marquesa de Leiva, V Marquesa de Villanu
Fresno y Barcarrota, VI Condesa de Ablitas, M
de Ardales, Mariscala Mayor de Castilla, y
de las villas de Ladrada, Puebla de la Calzada,


Tajar,
.Velilla,
las Figu
ver, del
. r


Codesal,
Alfbrque,
eruelas y
castilo y


de la
Benas
Cavain
villas


s baronias d
;tre y Castril
as, Pardinas
de Estopinan


jo, VIII
V Con-
'rabano,
Algaba,
eva del
arquesa
Senfora
Huetor-


e Quinto, Gelsa,
lo de Matamala,
de Aguer y Vel-
y Mas de Rufa,


y de Fernandina, Principe de Paterno y de M.ontalban, y poseedor de las
baronias del M'ellili, la Mora, Santa Nastasia, Belichi y San Bartolome, y
Seilor de la Matilla de Arz6n, de Cabrera, del Voto de Balboa, y del valle
de Losada, tres veces Grande de Espafia, Caballero de la Insigne Orden de1
Toison de Oiro, y anteriormente poseedor de la Gran Cruz de la Real y
Distinguida Orden, de Carlos III, Gentilhombre de Caimara del rey, Acade-
mico de la -de Nobles Artes de San Fernando y su Consiliario, Acad mico
honorario ie la de San Carlos de Valencia, y Hermano Mayor de la Santa
'H.rmandad del Refugio; y a dofia Maria-Antonia de Gonzaaa y Caracciolo
Pic6 de la MirAndola y Ruffo, a su vez bautizada en Madrid, tambien en
la parroquia de San Andres, eli 8 de febrero de 1735 y fallecida en el afio


yqo%


- r h.Pm


rv-l- -







Espluga,


Sanquilez y


Ladearas,


de la


Casa-Fuerte


de Arteaga en Vi1
turce, Ochanduru


Scaya,
, Vela


de las villas de
Lsco,, Villanueva


Trigo y San-
I del Conde,


Ventosa


cios, I
Orden


Gureba


RomE


de


.11


, Tovia y


aninos y e
Maria-Luisa


Bozo


mspedosa


y


los cuales


de Bieri
Dama
; habian


as


los


Noble


Pala-,
de la


casado el


noviembre de


1768.


silla


El gran genea
public un ti


.abc


ista espafiol Marques de Hermo,-
aio titulado La Casa de Toledo


I .


en la Revista de Historia
various nuimeros de esta los


y Genealogia Espanola,
anos de 1917 y 1918.


en


De exprofeso este autor dice:


llido
la eJ


No hemos incluido las otras families que han usado el ape-
Alvarez de Toledo o Toledo, solamente porque apart de
dtensi6n que hubieran dado a este studio, hemos querido


limitarnos solamente a los que tei


demostrado por documents


y


nian- su origen


perfectamente


obras de rigurosa exactitud his-


torica.
Los de la familiar a que estamos refiriendonos, no


estain


inc


mosilla.


dos


us


en


armas


ese


trabajo


fueron:


del


siete


Marques
escaques


de


Her-
:s e n


azule


campo de plata.


acuerdo


con


una


ejecutoria


de nobleza


dada


por la Real Chancilleria de Granada,


luego testificada


1


S


1


C0 011


por ei notario cie evic
document que hoy pose(
la Habana (descendiente


a


Manuel


Garcia


de


Castro,


la familiar de Larrazabal


de los


Alvarez


de


en


Toledo)


podemos elevar


la


asc


endencia de este linaje: a


Don


GUTI ERRE


ALVAREZ


DE


TOLEDO.


vecino de la villa de Caceres
cutoria procedente de la casa


y segiun la referida eje-
condal de Oropesa (*).


d


e


de


8


D


e


fal -


Wbmr







Vivi6 en el siglo XV,
de Carvajal procre6 a:


y de su enlace con donia


Gracia


Don GARCIA
CARVAJAL, nature
Elvira de Paredes,


al


ALVAREZ
de Caceres


que fueron a


DE


y
su


cas
vez


TOLEDO Y
;ado con dofia
; padres: de


Don
REDES,
Garcia


GARCI
tambien
Paredes


de Ovando y Go]
a Francisco, y a
Ovando. De los


Don GARCIA
FIN Y OVANDO,


de su
de la
provil
su nc


familiar Qcue se
Sierra (en el h
icia y archidi6(
)bleza ante la


Cas6 con dofia Fran


A ALVAREZ
L natural de C0
de Toledo". (
fin, de la que tu
Antonio Alvare


DE TOLEDO Y PA-
iceres y conocido por
..as6 con dona Maria
vo por hijos: a Garcia;
%z de Toledo-Golfin y


cuales:


ALVAREZ DE TOLEDO-GOL-
natural de Caceres, fue el primero
estableci6 en la villa de Cazalla
oy partido judicial de ese nombre,
:esis de Sevilla), litigando en 1566
Real Chancilleria de Granada.
icisca de Galvez, procreando: a


Don
GOLFIN


quien
de oc


:t
Inp


7


otor
ubre


ANTONIO
y GALVEZ,
go un codicil
: de 1638 en


ALVAREZ DE TOLEDO-
natural de Cazalla de la Sierra,
[o a su testamento, el primero


la


ciudad de Llerena


ante el


For tanto, el Gutierre Alvarez de Toledo arriba nombrado pudo mns
bien descender de los anteriores sefiores de Oropesa, ascendientes de los
condes de esa denominacion, cuyo I senior fue en 1366 don Garci Alvarez
de Toledo y Meneses, tambien I Sefior del estado de Valdecorneja en 366
fallecido en 1370 defendiendo Ciudad-Rodrigo y el cual fue Maestra de la
Orden de Santiago ,&e- 1359 a 1366 en que renuncio ese honor.
Hermano del I Senor de Oropesa fue un don Fernando Alvarez de
Toledo y Meneses, II Sefior de Valdecorneja y Sefior de Robledo, primer
Mariscal y ricohome de Castilla, Mayordomo de la reina, fallecido en 1384.
Cas6 en 1366 con dofia Leonor de Ayala, procreando entire sus hijos: a
Don Garci Alvarez de Toledo y Ayala, III Sefior de Valdecorneja, Al-
guacil Mayor de Toledo y Alcalde Mayor de las Mestas que falleci6 el
primero de febrero de 1430 casado con donfia Constanza Sarmiento y Guznan,
de los senfiores de Rivadavia. padres entire otros hiios:. de


I






escribanos Gaspar Diaz de Aguilar. Cas6 dos veces:
la primera en la villa de Cazalla de la Sierra, parroquia
mayor de Santa Maria de la Consolacion el 3 de sep-
tiembre de 1592 (folio 101, libro que empieza en 1594),
con dona Elvira de Arias y Avi la (hija de Fernando
y de Leonor); y la segunda vez cas6 con donia Cons-
tanza de Cespedes. De su primer enlace tuvo por hijos
a Pedro (primog9enito, que fue religioso); a Fernando
y a Antonio Alvarez de Toledo-Golfin y Arias Galvez
y Avila. De los cuales:
1 .-Don Fernando Alvarez de Toledo-Golfin y Arias,
Galvez y Avila, del que trataremos despues.
2.- Don Antonio Alvarez de Toledo-Golfin y
Arias, Gaolvez y Avila, natural de Cazalla de la Sierra,
fue poseedor de un mayorazgo en Castilla, y casado con
dofia Maria de Zayas y Boh6rques (viuda a la saz6n
de su propio primo don Francisco Calvo de la Banda).
Esta sefiora tuvo por padres a don Diego de Zayas y
Mufioz de Rivadeneyra, Manrique y Rivaden yra, co-
nocido siempre como "Diego Mendez de Sotomayor y
Arias" (perteneciente al linaje del que various de sus
integrantes de la rama Zayas-Bazan, se establecieron
en Cuba), y a dofia Mencia de Boh6rques.


Don FERNANDO ALVAREZ
GOLFIN Y ARIAS, GALVEZ Y I


genito ya mencionado,
rra, parroquia mayor d
cion el 10 de mayo de
prende los anos 1623
en 1717, en cuya ciuda
Caballero en la Orden


dado


Madrid


el


DE l
WVILA


V
I


bautizado en Cazalla ,
e Nuestra Sefiora de la
1627 (folio 130, libro


a
d
d


22


1640), fuE
se establec
e Calatrav
de mayo


la aportaci6n de las pruebas req


Alcalde


moo


c


OLEDO-
segundo-
de la Sie-
Consola-
que com-
le Sevilla


:i6, ingresando como
a por nombramiento
de 1664, mediante
ueridas (expediente


en







relig ioso


su


mayorazgo a
de la Sierra
Consolaci6n
quo compren
de Guzman-
don Alonso


hermano
Eundado T


mayor


)or


(


SI'


, parroquia mayor
el 12 de febrero de
de los anios 1644 a 1
Forero y Rivero, a
Forero de Guzman


I


.1


de Cazalla de la Sierra, y por dofi.a Felipa
De su citado enlace, tuvo por hijos: a Felipe,


de Rivero.


y


a


Don NICOLAS DE TOLEDO-GOLFIN Y
GUZMAN, LORA Y FORERO, bautizado en Sevilla,
parroquia de San Bartolome el 30 de agosto de 1664
(folio 392, libro de los anos 1620 a 1664), que fu
Alcalde de la ciudad hispalense en 1746 por el estado
noble, Veinticuatro de Sevilla y alli Teniente-Coronel


de
Puc
2 d
dor
mei


Infanteria del
Srto de Santa
le febrero de
ia Ana de Idi
ro de abril de


Regir
Marl
1700
aquez
S1682


niento


de


X Xi .1.


iviii


Jimslw


licias. Las


a, parroquia mayor prii
(folio 88 vuelto, libro 3
y Castro, alli bautizada
! (folio 198, libro 44),


o en
oral,
5), c
elhi
hija


el
el


v .Ofl
.on
)ri-
de


Francisco y de Ines.


De su citado enlace procre6: a


(*) Don Alonso Forero, natural de Sevilla
Cazalla de la Sierra, fue padre legitimo: de a


y


Sefior


del mayorazgo de


Don Alonso Forero, natural de Sevilla y poseedor de dicho mayorazqo
de Cazalla de ]a Sierra, quien cas6 con su prima dofia Catalina de Guzmin-
Zumiga y Forero (hija de don Enrique de Guzman-Ponce de Le6n, y de dofia
Nicolasa Forero). Procrearon a:
Don Alonso Forero de Gazm'i, natural y Snfior de Cazalla de la. Sierra,
quien a su vez cas6 con dofia Felipa de Rivero (hija de don Pedro de
Rivero, Regidor de esa villa), de la que procreo: a la arriba mencionada
donfia Mayor de Guzman-Forero y Rivero (casada con don Nicolis e To-
ledo-Golfin y Lora, Arias y Vera), y a:
Don Crist6bal Forero de Guzmdn y Riveroa, Sefior del mayorazgo de
Cazalla de'.la Sierra, quien a su vez cas6 con dofia Maria Nifno de Sotelo
y Ponce de\Le6n (hija de Juan y Ana), padres: de
Dofia Felipa-Manuela Forero de Guzmfin y Ni'io de Sotelo, unigknita,
que fue Senfiora de Cazalla de la Sierra, dejando distinguida sucesi6n de su
L"tT r06 O"1 I-4L" A 1" v T OIL qw ylo-OP%- O t%,ndorwi i i tt -


4A


go


"NONNNL wo


Ion Pedro, posey6 el
Ire. Cas6 en Cazalla
de Santa Maria de la
1651 (folio 101, libro
664), con dofia Mayor
su vez procreada por
(*) natural v Senor


A or'







Don NICOLAS-ANTONIO-PEDRO-FRAN(


21S-


CO-IGNACIO DE TOLEDO


E IDIAQUEZ,


GUZ-


MAN
,MAN


de


CASTRO,


bautizado


San Bartolome el 31 de


vuelto, libro que comprend
fue Escribano Mayor de
Coronel del Regimiento d
su padre, Caballerizo de Ca
cuatro y Maestrante de Sex
convento de San Clemente


en


mayo de


le
su
le


los anos
ciudad
Milicias


villa,
1701
1671-
natal,
en si


mpo del monc
rilla. Cas6 en
en Real, el


parroquia
(folio 132
704), que
Teniente-


ucesion


irca, y
dicha
28 de


a


Veinti-
ciudad,
febrero


de 1724


(anotiandos
-11


e la c
1 -


parroquia seviiiana e oa
al folio 35 del libro que c
Antonia-Nicolasa de Lich
en Sevilla parroquia de
de 1706 (folio 215, libro q
sefiora (hermana de don


orrespondiente
n Bartolome, E
P17


omienza
ty de la
San Nic
lue comic
Andres


partida en la
w1 igual fecha,
i 1 I- ~


en 110, con acona
SBarrera, bautizada
olas, el 18 de abril
;nza en 1662). Esta
, ilustre Obisoo de


y di
dd


nigo de la
Capitan do:
villa de Can
de Li cht, n
establecido
dicha villa
Felipa de la


pultada en
I *k*1e ^ ",10% -, A.VIM%


I
r
ip
LI


e don Luis de Licht y
Catedral hispalense),
a Andr s-Carlos de
ias en 1694 (procread
natural de Amberes. 1


~T. -~


en v izca
de .Camas
,Barrera
la capilla


ya,
anc


y


e


del


J


de la Barrera,


tuvo


Licht,
oasu'


primero


an6P
,alnlo.


por padres al
Alcalde de la
vez por Carlos


de


recibido como hijo
de 1860); y a doi
Trnandez-Tmribiio qv
convento de San


Al,


*Ol..t TA t 4


su


linaje


dalgo en
aa Luisa-


le fue


J I


se-


Agustin
S I Vnr%


Guadix,


IV% A4PF% -"


ol


46


"1 49 v or AM p9r






Antonio, y a Nicolas de Toledo y Licht, Idiaquez y de
la Barrera .Los cuales:
I .-Dofia Ana-Maria de Toledo y Licht, Idiaquez
y de la Barrera, nacida en Sevilla afno de 1725, cas6
con don Jeronimo Fernandez de Landa y Rodriguez de
Alfaro, Pinto y Mendoza de Arag6n (conocido por
'Jer6nimo Fernandez de Landa y Mendoza"), nacido
en Sevilla anio de 1728 (poseedor del mayorazgo fun-
dado por dofia Maria de Alburquerque y Salazar) y
que goz6 del privilegio denominado de la "devolu-
cion de la carnme, el cual, ademas, fue Maestrante de
su ciudad natal (hijo de don Fernando Fernandez
de Landa y Pinto, Salazar y Porras, nacido en Sevilla
anio de 1682, Maestrante de dicha ciudad; y de dofina
Antonia Rodriguez de Alfaro y Mendoza de Aragon).
Segun certificaci6n expedida por la Real Chancilleria
de Valladolid, anio de 1653, se le reconoci6 su hidalguia
al linaje Fernandez de Landa como descendiente de la
casa-Solar de Landa, en el lugar de igual denomina-
ci6n, sito en la hermandad de Ibarrundia, siendo sus
armas, seguin escudo existente en la capilla mayor de
la parroquia sevillana de San Bartolom&: dos lobos
desollados en campo verde. De su citado enlace, donia
Ana-.Maria de Toledo y Licht, procre6: a Fernando; a
Luis, y a Antonio Fernandez de Landa y Toledo, Ro-
driguez de Alfaro y Licht. Los cuales:
A. Don Fernando Fernandez de Landa y ToJedo, Rodri&-
guez de Alfaro y Licht, nacido en Sevilla aio de 1747, ingres6
en el Real Cuerpo de Guardias-Marinas el 3 de mavo de 1766
(asiento 1447, paginas 217 y 218, volume II del Catalogo de
pruebas; Real Compania y Colegio Naval por Don Dalmiro
de la Valgoma. y el Bar6n de Finestrat).
B. Don Luis Fernandez de Landa y Toledo, Rodriguez de
Alfaro y. Licht nacido en Sevilla ano de 1759, ingreso en el
Real Cuerpo de Guardias-Marinas el 30 de diciembre de 1774


(asiento 1862, pagina 423, volume II, obra citada).
C. Don Antonio Fernandez de Landa y Toledo, Rodriguez
de Alfaro y Licht, nacido en Sevilla anio de 1752, ingreso en el

-76---







Real Cuerpo de Guardias-Marinas el 25 de noviembre de 1770
(asiento 1624, pagina 307, volume II de la misma obra). Lue-
go fue Capitan de Navio y Maestrante de Sevilla, casando con
dofia Maria Lopez de Herrera y Aguilar, Carrasco y Fernan-
dez, natural de Sanlucar de Barrameda (hija de don Pedro
Lo6pez de Herrera y Carrasco, Alguacil Mayor del Santo Ofi-
cio de la Inquisici6n en Trebujena; y de dona Micaela de Agui-
tar y Fernarndez). De su citado enlace, el Capitan de Navio
don Antonio Fernandez de Landa y Toledo, procre6: a


Don Antonio-Maria Fernandez de Landa
rrera, Toledo y Aguilar. nacido en Sanlucar d
de 1795, quien previa dispensa de su menor
el Real Cuerpo de Guardias-Marinas el 24 c
(pagina 389, volume III de la tantas veces c
sefiores Valgoma-Finestrat).


2.-D(
la Barrera,
de Toro y
de Toro y
Aquilar de
nombre, pr
Antonio F
Ana Perez
Nicolais; a
de Saavedi


y L6pez de
e Barrameda
edad, ingres6
de abril de 1
itada obra de


Tna Luisa de Toledo y Licht, [diaquez y de
natural de Sevilla, cas6 con don Lorenzo
Perez de Saavedra (conocido por "Lorenzo
Mendoza"), natural y vecino de la villa de
la Frontera en el hoy oartido judicial de ese
ovincia y di6cesis de C6rdoba (hijo de don
ernandez de Toro Sotomayor, y de dofia
de Saavedra y Mendoza). Procrearon: a
Lorenzo, v a Pedro de Toro v Toledo, Perez


ra v Licht. Los cue


les:


A
Licht,
como
Cadiz,
lumen


Don Lorenzo
nacido en Agi
Cadete en Ia
el 21 de ener
III de la obra


de
iilar
Rea
o d<
cita


Toro y Toledo, Perez de Saavedra y
de la Frontera anio de 1764, ingres6
il Compafiia de Guardias-Marinas en
e 1782 (asiento 2272, pagina 155, vo-
da de los senfiores Valgoma-Finestrat),


B.I
nacido e
Cadete c
el 29 de
II, obra


)on Pedro de Toro y Toledo, Perez de Saavedra y Licht,
n Aguilar de Ia- Frontera afino de 1769 ingres6 como
Ie la Real Companiia de Guardias-Marinas en CAdiz
diciembre de 1785 (asiento 2289, pagina 207, volume
citada).


C. Don Nicolas de Toro y Toledo, Perez de Saavedra y
Licht, nacido en Aguilar de la Frontera, anio de 1759, perte-
neci6 a la Real Armada como Guardia-Marina, .aunque no
aparece en la obra de Valgoma-Finestrat. Cas6 con dofia Ma-

-77-


Hie-
anio
en
809
los


l








ria Marco Espejo y Hordan-Rueda, nacida en
1770 (hija de don Miguel Marco-Espejo, y aux,
celona, Comisario de Guerra y Marina; y de
Hordan-Rueda y Muller, natural de La Corufia)


Don Francisco de Toro


Rueda. nacido
dispensa de su
Companiia de
volume III d(
mencionada).
Cadete para -el


y


Matar6 anio de
natural de Bar-
dona Agustina
. Procrearon: a


Marco-Espejo, Toledo y Hordan-


en Cartagena de Indias, anio de
menor edad ingres6 como Cade
Guardias-Marinas (asiento 2987
e la obra de Valgoma-Finestrat
En 26 de enero de 1813 obtuvo
Batallon de Montevideo.


1795. Previa


rt~
t


p.
p


en la Real
aqina 502,


tantas


vecesz


su pase


Idiac
prof(


3.l-Dofia Maria de los Reyes de Toledo y Licht,.
iuez y de la Barrera, natural de Sevilla, fue monja
.sa en el convento de San Clemente el Real en su


ciudad natal.


de i


4. -Don Miguel-Francisco-Antonio-Jos-Sebastian
oledo y Licht, Idiaquez y de la Barrera, nacido


en Sevilla el


en esa


rues
los
San
del
hijo


r


ciudad.-


in mediato


afios 17C
SVice:ne
C a re_


I


,de septiembre de 1734, fue bautizado
parroquia de San Bartolome el 4 del
(folio 149 vuelto, libro que comprende-


4 -65).
el 29
i udel


Cas6


en la parroquia sevillana de-


de mayo de 1762, con donfa Maria
a y Cansinos, de la que tuvo por


a


nos,
abril
Tole
nfobl(
niada
nuel


como


Don Rafael Alvarez de Toledo y Tudela, Licht y Cansi-
bautizado en Sevilla, parroquia de San Roman, el 18 de
de 1766, el cual a nombre de sus primos, los Alvarez de
do, y Dubois, vecinos de La Habana, obtuvo ejecutoria de,
.za e hidalguia extendida por la Real Chancilleria de Gra-
, de la que se saco copia en Sevilla ante el escribano Ma-
Garcia de Castro, cuyo document lo posee en Ia Habana,.


ya


hemos dicho, la familiar Larrazabal.


5.- Don


ledo


y


Licht, I


Luis-Nicolas-Le6n-Jose-Antonio de To-
diaquez y de la Barrera, del que despues


trataremos.


6.--Don Nicolas de


Toledo


de la Barrera, nacido en Sevilla


y Licht, Idiaquez


ano


y


de 1747,, ingres6


>


--- 78 E bm


I


jr


I







como Cadete en la Real Armada el 3 de mayo de
1766 (asiento 1446, paginas 216 y 217, volume I! de
la obra de don Dalmiro de la Vdlgoma y el Bar6n de
Finestrat, ya mencionada).
Don LUIS-NICOLAS-LEON-JOSE-ANTONIO
DE TOLEDO Y LICHT, IDIAQUEZ Y DE LA BA-
RRERA, ya mencionado, nacido en Sevilla ano 1743,
ingres6 como Cadete en la Real Armada el 23 de abril
de 1758 (asiento 1259, pags. 121 a 123, vol. II Catailogo
de pruebas: Real Compamia y Colegio Naval, por don
Dalmiro de la Valgoma y el Bar6n de Finestrat).
Lleg6 a Brigadier de la Real Armada, cruzandose como
Caballero en laOrden de Calatrava, y obteniendo la
Cruz y Placa de la Orden Militar de San Hermenegildo.
Residente en la Habana, test mancomun-et-insolide-
rum con su consorte el 4 de mayo de 1825 ante el
escribano Jose-Miguel Izquierdo, y su defunci6n se
encuentra en la parroquia del Sagrario de la Catedral
habanera a 20 de marzo de 1827 (folio 213 y su vuelto,
No. 907, libro 14). Cas6 con dona Maria de los Do-
lores Dubois y Marquez del Toro, Casanova y Lasso
de la Vega, natural de Jerez de la Frontera, cuya de-
funci6n se encuentra en la referida parroquia del Sa-
grario de ia Catedral de la Habana a 17 de febrero
de 1828 (folios 243 vto. a 244 vto. No. 1004, libro 14).
Esta senora tuvo por padres a don Fernando Dubois
y Casanova, nacido en el Puerto de Santa Maria anio
de 1727 (*); y a doTia Andrea-Maria Marquez del Toro
v Lasso de la Veqa, Linan y Balmaseda, nacida en la
Habana el 29 de noviembre de 1730 y bautizada en la
parroouia del Sagrario de esta Catedral el 16 del mes
inmediato, como consta al folio 212 vuelto, No. 96,
libro 9 segundo (**), donde casaron con poder de el,
ausente entonces, el primero de agosto de 1756 (folio


(*) Oliverio Dubois, y Luisa de Z. su mujer, procrearon: a
Don Fernando Dubois, natural de Laval (Erancia), que fu6 Juez Comi-
sario de la Santa Hermandad Vieja en 1729. Cas6 con dona Maria Casanova

79







32 vuelto, No. 92, libro 6), ratific &ndose el enlace el
31 de enero de 1758 y velAndose ambos el 8 de mayo
de ese aiio en la misma parroquia del Sagrario de la
Catedral habanera. Del referido enlace de don Luis-
Antonio de Toledo y Licht, Idiaquez y de la Barrera,
fueron procreados: 1) Jose-Luis-Bonifacio-Manue[-de
los Dolores; 2) Luis.-Aqustin-Jose-de los Dolores; 3)
Maria-Josefa-de los Dolores; 4) Luis-Nicol1s-Jose-de

y Castilla, nacida en Moron de la Frontera, afno 1702 (hija de Juan y Maria),
procreando: a don Fernando Dubois y Casanova, arriba mencionado.
(**) Don Juan Marquez del Toro, y su mujer dona Antonia Lifinan y
Trigo, fueron padres: del
Capitan don Alonso Marquez del Toro y Linan, natural de la villa de
Lora del Rio (en la hoy provincia y archidi6cesis de Sevilla), que pas6 a la
Habana, donde fue Procurador general en 1731, y Familiar del Santo Oficio
de la Inquisici6n, testando en uni6n de .su consorte el 19 de junio de 1761
ante el escribano Francisco Xavier, Rodriguez, y encontrandose su defun-
ci6n en la parroquia del Sagrario de la Catedral habanera a 2 de agosto de
1763 (folio 167 y su vuelto, no. 436, libro 8). En dicha parroquia de la
Catedral cas6 el 19 de diciembre de 1717 (folio 49, no. 35, libro 4), veltn-
dose alli el 22 de agosto del anio sigu:ente, con dofia Barbara-Maria Lasso
de 1h Veqa y Balmaseda, natural de Cartagena de Indias, Ia que a su vez
te.sto el 5 de agosto de 1772, estando su defuncion en la mencionada pa-
rroquia 'del Sagrario de esta Catedral a 24 de mayo de 1773 (folios 178
vuelto y 179, no. 507, libro 9), hija a su vez de don Gregorio Lasso de la
Vega; y de dofa Juana de Balmaseda Hevia. De su citado enlace, el Capitan
Marquez del Toro, a mas de prccrear a la arriba mencionada dofia Andrea-
Maria, tuvo tambien por hijos: al Subteniente den Ildefonso y: a
Dofia Jer6noma-Teresa Marquez del Toro y Lasso de la Vega, Linan y
Balmaseda, nacida el 30 de septiembre de 1729 y bautizada en la parroquia
del Sagrario de la Catedral de la Habana el 14 del mes inmediato (folio 199
vuelto, no. 96, libro 9ssegundo), la que te.st6 el 12 de enero de 1804 ante
el escribano Jose-Maria Rodriguez, y su defunci6n se encuentra en Ia refe-
rida parroquia del Sagrario a 16 de ese mes y ano (folio 207 vueIto, no.
460, libro 11). Cas6 en la indicada parroquia del Sagrario de la Catedral
habanera el 3 de mayo de 1749 (folio 188, no. 54, libro 5), velandose el 7
de enero del anio siguiente, con don Fedro-Jose Roustan de Estrada y Latty,
Luque y Ricorde, bautizado en el lugar provenzal de Callian (en el hoy mu-
nicipio de ese nombre, departamento de Var, distrito de Draguignan, canton
de Fayence), parroquia de Notre Dame de la Rose, St. Dionis y St. Martin
el 18 de enero de 1708. Este seflor test en La Habana el 14 de mayo de
1772 ante el escrib.ano Nicelas de Frias, y su defunci6n se encuentra en la
parroquia del Sagrario de Ia Catedral habanera a 18 de ese mes v ano


(folio 163 y su vuelto, no. 452, libro 9), hijo de Jacqes Roustan de Strade
Luque; y de Marie-Anne Latty (o Lattil) y Ricorde. Del enlace de dofia
Jer6nrma-Teresa MArquez del Toro y Lasso de la Vegqa, hubo important
descendencia, en la que por enlace recay6 el marquesado Du-Quesne.
Las arma.s de los Roustan provenzanos son: de gulles con un palma de oro
puesta en pal y dos. rosas de plata acostadas.

b- 80 -






los Dolores; 5)-.Nicolas-Maria de los Angeles; 6) Maria
de los Dolores-Bautista; 7) Nicols-Jos&-Dionisio; 8)
Maria de la Merced-Agustina; 9) Maria de la Encar-
naci6n; 1,0) Barbara-Maria-Juana; 11) Andrea-Victo-
ria y 12) Antonio-Maria.Cesareo Alvarez de Toledo
ria y 12) Antonio Maria Cesareo Alvarez de Toledo
y Dubois, Licht y Marquez del Toro. Los cuales:


res
To
tra
en


1.-Don Jose-Luis-Bonifacio-Manuel-de los Dolo-
Alvarez de Toledo y Dubois, Licht y Marquez del
ro, personaje principal de su familiar, objeto de nues-
investiqaci6n, fue el ilustre habanero ya referido
este ensayo.


2.-Don Luis-Agustin-Jose-de los Dolores Alvarez
de Toledo y Dubois, Licht y Marquez del Toro, na-
cido el 28 de febrero de 1781 y bautizado en la parro-
quia del Sagrario de la. Cathedral de la Habana el 12
del mes inmediato (folio 162, No. 625, libro 14), falle-
ci6 parvulo.
3.-Dofia Maria-Josefa-de los Dolores Alvarez de
Toledo y Dubois, Licht y Mirquez del Toro, nacida el
12 de abril del 782 y bautizada en la parroquia del Sa-
grario de la Catedral habanera el 24 de ese mes y afio
(folio 38, vuelto, No. 182, libro 15), tambien falleci6
parvula.
4.-Don Luis-Nicolas-Jose-de los Dolores Alvarez
de Toledo y Dubois, Licht y Marquez del Toro, naci6
el 25 de aqosto de 1783, siendo bautizado en la parro-
quia del Sagrario de la Catedral de La Habana el 10
del mes siguiente (folio 89, No. 398, libro 15).
5.-Don Nicolas-Maria de los Angeles Alvarez
de Toledo y Dubois, Licht y Marquez del Toro, nacido
el 2 de aqosto de 1784, y bautizado en la parroquia del
Sagrario de la Catedral habanera el 12 de este mes y
aio (folios 128 y 129, No. 352, libro 15), falleci6
parvulo.


-81-







6. Dona Maria de los


de Toledo y Du
el 29 de agosto
qula del Sagrar
del mes siguient<
y su defunci6n
del Santo Crist
1827 (folio 36.
de parentesco
"Consanguinidai
en la parroquia
ciudad el 26 de
No. 498, libro


ib<
I0
dE
io

se


0
MS
bi1


DolIores-Bautista Alvarez


SLicht y Marquez del ]
787, siendo bautizada e


de la Catedral de la
(folio 14 No. 63, libro
encuentra en la parro


:o del Buen-Viaje a
No. 145, libro 11).
(expediente 17, legaj(
d" en el Arzobispado
del Sagrario de la
noviembre de 1809 (
8), sin tener sucesi6


pariente don Antonio-J
y Roustain de Estrada,
del Toro, nacido a su


23
PI
,O
5 A


Ha
16)
quil
de
5evi
35,


habanei
Catedral
folio 20
n luego


ose-Maria del Carmen
Grossan de Gelasi y
vez el* 23 de octubre


I7oro,


nacio


n la parro-
bana el 12
. No testo,
a habanera
agosto de
a dispensa
seccion de


o) casO
de esta
I vuelto,
con Su
Raffelin
Marquez
de 1786


y bautizado en la parroquia habanera del
el 30 de ese mes y anio (folio 63 vuelto,
15). fallecido a los 94 anos de edad el
1881 y cuya defunci6n se encuentra en
rroquia de San Francisco Xavier de 1os
11 de ese mes y anio (folio 241, No.
Teniente-Coronel de las Milicias habane
de la Orden Pontificia de San Silvestre


Espiritu Santo
No. 307, libro
8 de mayo de
Marianao, pa-
; Quemados a
613, libro 6),
ras, Caballero
Papa, distin-


guido violinist y compositor, y fundador de la Acade-
mia Filarmonica de Cristina en el teatro habanero del
Diorama (cuya bioqrafia in-extenso puede consultarse
en las paginas 531 a 533 del Diccionario Biogrifico de
Calcagno, donde Dor error se dice que naci6 en 1796 en
vez do 1786 como hemos constatado), el cual, en segun-
das nupcias fue casado con Mrs. Helen Borrinqton que
le sobrevivi6. El senior Raffelin y Roustan de Estrada.
una de las glorias del arte musical cubano en el siglo
XIX, fue uniqenito de Antoine-Francois-Nicholas Raf-
CI- _I It wa V rV rel 11 4EI A I .i s" 1 A |I 1" A ,. A


w


I


I


F






en la Habana, quien test e
ante el escribano Nicol&s
contrandose su defuncion en
Espiritu Santo a 9 de ese m
libro 9); y de dofia Barbar
Roustan de Estrada y Mar
Lasso de la Vega, nacidai
agosto de 1752, bautizada en
de- la Catedral de esta ciuc


1 29 de octubre de
e Frias Magdaleno,
la parroquia habaner1
es y ano (folio 2 N
a-Maria-Teresa de
'quez del Toro, Latl
en la Habana el 2
,la parroquia del Sag


lad


el


31


de


1789
en-


a
0.
[e
ty
5
ra
es


del
6,
sus
Sy
de
trio
*y


5e m


afio (folio 213 vuelto, No. 109, libro 10), quien test
el 24 de septiembre de 1836 ante el escribano Juan
de Entralgo, y cuya defunci6n se encuentr4 en la
Habana, parroquia del Espiritu Santo, a 12 de noviem-
bre de dicho anio (folio 130 vuelto, No. 796, libro 18),
ambos casados y velados en la parroquia del Sagrario
de la referida Catedral habanera el 5 de octubre de
1773 (folio 24, No. 72, libro 7), procreada ella a su
vez por don Pedro-Jose Roustan de Estrada y Latty,
Luque y Ricorde, y dofia Jero6nimna-Teresa Marquez del
Toro y Lasso de la Vega, Linan y Balmaseda, ya cita-
dos en la anterior nota al pie.
7.-Don Nicolas-jose-Dionisio Avarez de Toledo
y Dubois, Licht y Marquez del Toro, nacido el 8 de
abril de 1791 y bautizado en la parroquia del Sagrario
de la Catedral de la Habana el 16 de ese mes y ano
(folio 272 y su vuelto, No. 742, dibro 16), falleci6
parvulo.


d 8. Dofia Maria de la Merced-Agustina Alvarez
de Toledo y Dubois, Licht y Marquez del Toro, naci6
el 28 de agosto de 1792, siendo bautizada en Ia parro-
quia del Sagrario de la Catedral de la Habana el 10
del mes inmediato (folio 1 vuelto, No. 2, libro 17).


9.-Donia Maria de
Toledo y Dubois, Licht


la Encarnaci6n Alvarez de
y MaFrquez del Toro, nacida


ec






10.- Dofia Barbara-Maria-Juana
ledo y Dubois, Licht y Marquez del
trataremos despues en la LINEA DE
ZAoBAL.
!1.-Dofia Andrea-Victoria Alvc


Alvarez de To-
Toro, de la que
LOS LARRA-


arez


de


Toledo


y iuut
Junio
de la
(folio
ciuda&
de 1&
con d
negro,
juna a
sen or


To' I a


)01;


S


Licht


y


Marque


z


del Toro,


de 1801 y bautizada en la
Catedral de la Habana el
31 vuelto, No. 117, lib
1, parroquia del Espiritu
32 (folio 40 vuelto, No. 11;
on Manuel Fernalndez de
SHorcasitas y Horcasitas,


provincia de COrdoba)
fue Coronel de Caball


fc


oarroq
30 de
ro 19)
Santo,
7, libro
Henes
natural
allecidc


nacida
uia del
ese m
, caso


el
10
:ros
de
en


eria Aqreqad


el 15 de
Sagrario
es y ano
en esta


11 de mayo
trasuntado),
;a y Monte-
SFuenteove-
L 1850. Este
o al Cuerpo


de Lanceros
padres a do:
Henestrosa
tural de Ec


Alf
Her
del
y a
nati
184
dici

ledc
seqg
GO


DE
DER


rez
, estr
785
dofn
iral
7y


de
osa
con


del Rey en la plaza
n Jose-Maria de los
y Horcasitas, Cabre:
:iia, fallecido el 22
Caballeria retirado,
por Real despacho e
el vizcondado previo


a Maria-Ignacia de Mor
de Fuenteoveiuna, fallec
ambos casados en esa pc


habanera, y tuvo por
Dolores Fernandez de
ra y Veintimiglia, na-
de octubre de 1826,
I Marques de Casa-
xpedido el 28 de abril
de Lopez-Alvarez (*)
iteneqro y Horcasitas,
ida el 13 de enero de
arroquia cordobesa en


embre de 1781.
12.-Don Antonio-.Maria-Cesareo Alvarez de To-
Sy Dubois, Licht y Marquez del Toro del que
iidamente trataremos en la LINEA DE SANTIA-
DE CUBA.
LINEA DE SANTIAGO DE CUBA
Don ANTONINO-MARIA-CESAREO ALVAREZ
TOLEDO Y DUBOIS, LICHT Y MARQUEZ
L TORO (anteriormente mencionado como hijo de


1







don Luis-Nilcolas-Leon-Jose-Antonio de Toledo y
Idiaquez y de la Barrera; y de dona Maria de lo
lores Duboi.s y Marquez del Toro, Casanova y
de la Veqal), nacido en la Habana el 26 de


de 1803
esta Cat
vuelto y
hermanos
balleria,


' ba
dra.
39t
sie
ieg(


lutizado en la parroquia
I el 16 del mes inmed
No. 485, libro 19), fue


.ELAR


do Teniente-Coronel
Coronel del propio


Licht,
s Dot
Lasso
.brero


del Sagrario de
iato (folios 138
el menor de sus
i I I /I


graactuaacto ae a-
cuerpo, y Capitavn


del Regimiento de Lanceros del rey en la Habana,
Caballero de la Real y Distinguida Orden de Carlos
III y poseedor de la Gran Cruz de la Orden Militar
de San Hermenegildo y la de San Jorge de Parma.
Test mancomiun su consorte en Santiago de Cuba el
26 de febrero de 1868 ante el escribano Rafael Rami-
rez, falleciendo en septiembre de 1883. Siendo Co
mandante de Lanceros en la villa de Santa Maria de
Puerto-Principe, cas6 por poder en Santiago de Cuba,
parroquia de Santo Tomais Ap6stol el 18 de septiembre
de 1848 (folio 360, No. 18, libro 2), velandose ali el
11 de octubre del mismo ano, con dona Francisca Xa-
viera Rizo y Portuondo, Angulo y Abad, alli nacida
el 18 de octubre de 1825 y bautizada en la indicada
parroquia santiaguera de Santo Tomas Ap6osto el 31
de ese mes y ano (folio 267, No. 180, libro 4). Esta


sefiora tu,
gulo, Zeb
de Cuba
parroquia
guiente (


vo por


Ldres a don Jose-Ram6n
o6fiez y Velasco, nacido


el 31 de agoq
de Santo T<
folio 64., No.


se encuentra en la
Sefiora de los Dolore
52, No. 31, libro 2),
Francisca Xaviera P
a nlu VeZ naci da en


par
:s a
fal
ort
10u


Ri
en


zo y An-.
Santiago


sto de 1777 y bautizado en la
omas Ap6stol el 4 del mes si-
39, libro 2), cuya defunci6n
roquia santiaguera de Nuestra
13 de diciembre dce 1841 (folio
lecido el dia anterior; y a dofia
uondo y Abad, Rizo y Ravelo.,
ella ciudad el 11 de noviemhre


qjp


y
e
1

Ii


1


f






ella elI 8 de mayo de 1822 y anotada la correspondiente
partida en la parroquia santiaquera de la Trinidad en
igual fecha (folio 38 vuelto No. 8, libro 1), pertene-
ciendo ella a la casa de los marqueses de las Delicias
de Tempu y progenitores de los condes de Santa Ines,
por su rama materna. De su citado enlace, don Anto-
nio-Maria-Cesareo Alvarez de Toledo Licht, tuvo por
hijos: a Manuel-de Jesus-Antonio-Luis-Ram6n-Francis-
co Xavier-Maria-Jos4e-de las Mercedes-de los Dolores-
de la Caridad; a Luis-del Carmen; a Antonia; a Antonia-
Maria-Pastora-Francisca Xaviera-de los Dolores-Luisa-
Ramona-Maria-de la Merced-de la Caridad-Barbara-
Catalina-Josefa, y a Luis-Maria-Francisco Xavier-
Ram6n-Jose-de los Dolores-Antonio-Maria Alvarez de
Toledo y Rizo, Dubois y Portuondo. Los cuales:
.-Don Manuel-de J esus-Antonio-Luis-Ram6n-
Francisco Xavier-Maria-Jose-de las Mercedes-de los
Dolores-de la Caridad Alvarez de TIoledo y Rizo,
Dubois y Portuondo, nacido en Santiago de Cuba el
7 de junio de 1849, fue bautizado en esa ciudad, parro-
quia de la Trinidad el 31 del mes siguiente (folio 20,


No. 55, libro
2.-Don
Rizo, Dubois
el 16 de julio
solamente el


Trinidad
clones).


(fol


5) falleciendo parvulo.
Luis-del Carmen Alvarez de Toledo y
y Portuondo, nacio en Santiago de Cuba
de 1850, dia en que falleci6, recibiendo
aqua del socorro en la parroquia de la
io 65 vuelto, No. 20, libro 4 de defun-


3.-Dofia Antonia Alvarez de Toledo y Rizo, Du-
bois y Portuondo, naci6 en Santiago de Cuba el 23
de febrero de 1858, dia en que falleci6, recibiendo
solamente el aqua del socorro en la parroquia de la
Trinidad (folio 119, No. 15, libro 4 de defunciones).
Ai A IA 4uAPE^qL*F .^ p1\ 'R^ jI^"V^h t





Toledo y
de Cuba
parroquia
ese ano


Rizo,Dubois y
el 30 de marzc
de Santo Ton
Ifolio 237, No.


Portuondo, nacida en Santiago
de 1862, fue bautizada en la
ias Ap6stol el 14 de mayo de
45, libro 8).-


5-Don Luis-Maria-Francisco Xavier-Ramon-
Jose-de los Dolores-Antonio-Maria Alvarez de Toledo
y Rizo, Dubois y Portuondo, que sigue.
Don LUIS-MARIA-FR ANCISCO XAVIER-RA-
MON-DE LOS DOLORES-ANTONIO-MARIA AL-
VAREZ DE TOLEDO Y- RIZO, DUBOIS Y POR
IUONDO, antes mencionado, nacio en Santiago de
Cuba el 25 de noviembre de 1864, siendo bautizado
en la parroquia de Santo Tomas Ap6stol el 7 del mes
siguiente (folio 57 vuelto, No. 143, libro 9), el que
de su uni6n con dofia Elvira Betancourt tuvo por
hija: a
Dona TERESA ALVAREZ DE TOLEDO Y
BETANCOURT, natural de Santiago de Cuba, que
cas6 en la parroquia del Sagrario de la Catedral de su
ciudad natal el 8 de octubre de 1910 (pagina 259, No
302, libro 12), con dos Buenaventura Pacheco y Rizo,
de igual naturaleza (hijo de Jose Dolores y de Eligia).


LINEA DE


LOS LARRAZABAL


DE
DEI
Nice
quez
Dub
Veg4
sienc
Cate
197


Dofia BARBARA-MARIA-JUANA
TOLEDO Y DUBOIS, LICHT Y
TORO (ya mencionada como hija
Slas-Le6n-Jose-Antonio de Toledo y
y de la Barrera; y de doina Maria d
ois y Marquez del Toro, Casanova
a), naci6 en la Habana el 6 de
lo bautizada en la parroquia del S
:dral de esta ciudad el 20 de ese mes
-Tiipfl- Mn n 1lilr, I ) (%QA4 on


ALVAREZ
MARQUEZ
de Don Luis-
SLicht Idia-
e los Dolores
{ Lasso de la
ayo de 1800,
igrario de la
y anio (folio
Inr nqvrrnn1'pa






libro 8), con don Jose-Antonio de Larrazabal y Molina,
natural de la ciudad de Murcia (hijo de Le6n y de
Maria de la Concepcion). Fueron los padres: del
Doctor don JOSE-MARIA-LUIS-GERVASIO-
PROTACIO DE LARRAZABAL Y ALVAREZ DE
TOLEDO, MOLINA Y DUBOIS, nacido en la Ha-
bana el 19 de juno10 de 1844 y bautizado en esta ciudad,
parroquia del Santo Cristo del Buen-Viaje el 13 del
mes inmediato (folio 140 vuelto, No. 334, libro 28)
el cual falleci6 en Madrid. Fue abogado y en 1879
era Juez de Primera Instancia de la villa de Guanaba-
coa, luego Promotor Fiscal del distrito de Beln en
la Habana afio de 1882, despues Juez de Primera Ins-
tancia del distrito del Prado en la misma ciudad aiio
de 1884, y por ultimo, afio 1897, Presidente de la
Audiencia de Matanzas, cargo que renunci6 posterior-
mente dejando la judicatura. Cas6 y vel6 en la villa
de Guanabacoa, parroquia de Nuestra Senora de la
Asunci6n, el 12 de septiembre de 1879 (paginas 25 y
26, No. 26, libro 10), con su pariente dofia Maria de
Jesus-Josefa-Catalina-del Sacramento Sa" del Rey y
Mantilla de los Rios, Rocamora y O'Farrill, nacida en
la Habana el 7 de abril de 1863 y bautizada por ne-
cesidad por el parroco de San Jeronimo del Mordazo
(Puentes-Grandes) recibiendo los santos 6leos en la


parroquia habanera de
el 20 de mayo de dicho 4
libro 31), la cual en se
don Fernando de Adel
dado calle 177 No. 20
estando su defunci6n
Sagrado Coraz6n de Je'
fecha del diasiguiente
Esta sfiora tuvo por pa
dll4


Nuestra Sefiora de (
afio (folios 258 y 260,


gundas
Lantadc
)4, el I
en la
sus del
pagifna
idres a


juadalupe


,No.


Snupcias luego cas6
, falleciendo en el
I1 de febrero de 19'
Darroquia habanera
Vedado y Carmelo
t 326, No. 651, libro
don Enrique Sa del
10 0 4 f


I
4


I
1


195,
con
Ve-
4 y
del
con
46).
Rey


dL






litar Orden de San ernando; y a dofia Maria de Jesis
Mantilla de los Rios y O'Farrill, Roustain de Estrada
y Herrera (nieta esta ultima de don Pedro-Jose Roustin
de Estrada y Latty, Luque y Ricorde, y de dofia Jer6-
nima-Teresa Marquez del Toro y Lasso de la Vega,
Liinan y Balmaseda, ya mencionados en este trabajo). De
su citado enlace, el doctor don Tos -Maria-LuismGerva-
sio Protacio de Larrazabal y Alvarez de Toledo, tuvo
por hijos: a Maria-.de Jesfis; a Maria de la Concepcion-
Margarita-B arbara-Enriqueta; a Jos e-Maria-.Antonio
Abad-Enrique-Luis-Le6n-de la Caridad del Cobre; al
doctor Jose-Maria-Manuel- Emilio-Ram6n-Antonio-de
las Angustias; a Maria de las Mercedes, y a Maria del
Amparo Larrazabal y Sa del Rey, Alvarez de Toledo
y Mantilla de los Rios. Los cuales:

1.-Dofia Maria-de Jesus Larrazabal y Sai del Rey,
Alvarez de Toledo y Mantilla de los Rios, natural de
la Habana, cas6 en Portugal con el doctor Enrique
Rodrigues, medico y Oficial de la Marina portuguesa.
2.- Dofia Maria de la Concepci6n-Margarita-
Batrbara-Enriqueta Larrazaibal y Sai del Rey, Alvarez
de Toledo y Mantilla de los Rios, nacida en la Habana
el 10 de junio de 1882 y bautizada en esta ciudad,
parroquia de Nuestra Senora de Guadalupe el 15 del


mes inmediato (pagina 30, No. 59, libro 40), que ya
ha fallecido, cas6 en Portugal con don Ludgero Crespo,
sin dejar descendencia.

3. -Don Jos -Maria-Antonio Abad-Enrique-Luis-
Le6n-de la Caridad del Cobre Larrazabal y Sa del Rey
Alvarez de Toledo y Mantilla de los Rios, naci6 en
la Habana el 17 de enero de 1884, siendo bautizado
Ap -.6 &e1A J .1 -- N l JT r^ ^ i vb







4,-El doctor don
m6n-Antonio-de las An
Alvarez de Toledo y
despue4s trataremos.


Jos e-Maria-Manuael-Emilio-Ra-
gustias Larrazabal y Sat del Rey
Mantilla de los Rios, del que


5.
Sa del
natural
cas6 d
Braulli
Cerda.


-Dona
Rey Alv
1 de San
os veces
o Crespc
De su


Mercedes Cresl


Maria de las Mercedes Larrazabal y
arez de Toledo y Mantilla de los Rios,
Juan de Luz, y que reside en Portugal,
en ese pais: la ,primera con don Raoul-
p y la segunda con don Hugo de Ia
primer enlace procre6: a Maria de las
po y Larrazahbal, que es portuguesa.


6.-Dofia Maria del Amparo LarrazTabal y Si del
Rey Alvarez de Toledo y Mantilla de los Rios, natural
de Matanzas, cas6 en Portugal con el brasilero don
Antonio Belisario da Silva, siendo los padres: de Wer-
ther da Silva Larrazabal, que casado reside en Recife
(Pernambuco), en el Brasil.


El doctor don JOSE-MARIA-MANUEL-RA-
MON-ANTONIO-DE LAS ANGUSTIAS LARRA-
ZABAL Y SA DEL REY, ALVAREZ DE TOLEDO
Y MANTILLA DE LOS RIOS, ya mencionado, naci6


en la Habana e
en esta ciudad,
dalupe, el 24 d
libro 41), estar
nera de Nuestr
de 1940 (paqir
dia anterior en
Caso en la villa
Sefiora de la
(folio 41 vuelt
con la hoy su
-wi M w4r2k a


.1 22 de abril de
parroquia de N
el mes siguiente
ido su defunci6n
a Senoira de Mo
ia 221, No. 221,


su domicilio
i de Guanab
\sunci6n, el
o No. 87,


de 1
acoa
31
librc


1885, s
uestra
(pfiagin
en la


;iendo !
Sefiora
a 355,
parroq


I


nserrate a 21
libro 23), fal
4alecon y San
parroquia de
de diciembre
15 primero


viuda dona Maria de la


E


)aui
de
No
0
la
de


Lizado
Gua-
.704,
haba-
mayo


lecido el
Nicolas.
Nuestra
de 1913
general),
speranza
149d


!

F






y Gonzalvo, natural


de la Habana.)


El


doctor


Larra-


zabal y Sad del Rey, de su citado enlace, tuvo por hijas:


Esperanza- Eufemia-del


Jesus,


Rosario,


a


(


y a la doctor Marta Larrazaibal y


)lga-Maria-de
Valdes Brito,


esta ultima abogqado,


todas naturales de la Habana, la


0
primera
(padres


casada


con


el


senor


de Reno-Modesto


y


Ren e


de


Rey


y


Jose-Carlos)


Sarmiento


y


la


,se-


gunda
Sefiora


casada


de


en


la


Monserrate


senior Francisco Padr6n
Roberto y de Olga).


parroqula


el


y


26


de


Roque


habanera


abril


de


de"
1941


(padres a su


Nuestra


con
vez


a


el


de









DE LA ANTIGUEDAD CLASICA
1.


ARISTOTELES


Por P. M.. Sianchez Galf

Un studio del fil6sofo,,sabio griego del siglo IV
a. de J.C. y muy principalmente si se Pr consider co-
mo didAictico educador, Arist6teles, obliga a exponer,
y detallar en parte, sus trabajos cientificos en las ra-
mas del saber, entonces denominadas ciencias parti-
culares", preferentemente, sin entrar en su concep-
ci6n en la filosofia, pues su obra pedagogica, y sobre
todo didactica, queda bien de manifiesto en su forna
o manera de trabajar en practice efectiva. Arist6te-
les naci6 en 384 y muri6 en 322, a. de J.C.


Sus
en su hc
corte ma4
escrito o
la costun
senar a s
generals
maticas,.
toria Nal


primeros conocimientos cientinicos
)gar, de su padre, Nic6maco, M
ced6nica, hombre de vasta culture
,bras sobre ciencias naturales y
ibre, ya traditional entire los medi
'us hijos su propia profesi6n y co:
I de ciencias particulares, entonce
la Medicine, la Astronomia, la Fis


tural y otra


S,


Arist6teles en su juventud, f
incorpor6 a la Escuela de Platon,
Atenas, done manifesto una sing
ra la investigaci6n inductiva,- asi
Sor la historic natural empirica.
Platon, en la primera mitad del
el centro de la vida intellectual,
0% .2-6o


Das6
en
ular
corn
Es
,iglo


a
la A
intel
o mu
de a
IV,


los recibi6
Sdico de la
i que habia-
que siguio-
icos, de en-
nocimientos
s las Mateo-
ica, la His-

itenas y se
academia de
[ligencia pa-
Lcho interest
dvertir que
siqnificaba


y su escuela en


la






Plat6n,
espiritu
de ella.
culaci6n
par6 tot
propia.


en los afios posteriores,
de Aristoteles, que no
Cuando prevaleci6 en
mistica de Espeusides
almente Arist6teles, que


no podia agradar al
tard6 en emanciparse
la Academia la espe-
y Xen6crates, se se-
estableci6 su escuela


Esta


seguin


el


qanizacion


decirse
ganizad
metodo,
tuye su
tiqaci6n
cha con


escuela
modelo


proia
prop)..,a


de


estricta


la


y


que empieza a
ora, ala labor
de su sentido
fundamental
inductiva y 1
L sus discioulo


L


I


de


Arist6teles


Academia:


sistemafitica,
manifestarse
aristotelica c
de discipline
valor cientifi
a orientacidn


estaba


pero tenia u
con lo que
la peculiarid
aracteristica
logica, que
co, para la


did aict ica


en


hecha
na or-
puede
ad or-
de su
:onsti-
inves-


mar-


S.


Arist6teles,


tifico,
tuales
s6fico
por st
un mi
nas y
autori
hayan


como


ejercio gran
y su doctrine
universal de
metodo lo6qi


lenio
malas
taria,
Ssubsi
-1 mg


y medic
, que ne
ciertam
stido y


organizador


influencia
La constituy
estructura
co, ha dom
Scon todas
.cesariamen


L


ente estrict
aun subsist


no se debe al sistema en
trabaj6 en la ampliacion
ci6n filos6fica hasta el d
Chalcis, cuando tenia 62


del


trabajo


cien-


en los medios intelec-
e el primer sistema filo-
perfecta, que, como tal,
inado el mundo durante
las consecuencias, bue-
te ocasiona una posici6n
La, de esta clase. Que
:an malas consecuencias,


si, ni a su geni
y perfecci6n de
.ia de su muerte,
anios de edad.


al autor, que
su construc-
Sacaecida en


Considerado Arist6teles


como educador, como di-


daictico que sent escuela, es de interns fundamental,
para comprender el alcance de su obra, como tal pec
dagogo, hacer referencias, un tanto detalladas, de los
sectors cientificos en que trabaj6, estudi6, investiq6
y ejercio6 la function de ensenar: el vasto campo de las
cin ciaq narficilnrp,' en .01 1nnra .i 1 -rr/nrnn rrr\n


I


I


I


49







El


sent do


de perfect
ritu iniguala
na internal:
gaci6n, con,
mos llamar
teles, como


logico,


orden para
ble de orqa
subjetiva)
stituyen lo
el nervio c
educador y


el metodo, la sistematizaci6n
el trabajo intellectual el espi-
nizaci6n disciplinada (discipli-
para el studio y la investi-
fundamental, lo que pudiera-
:entral, de la obra de Arist6-
didaictico.


ba
era
neri
pas(
gim
seni
que


A diferencia del trato llamado liberal que reina-
entre los investigadores, ancianos o jovenes, que
el ideal de la Academia de Atenas, el trato o ma-
a de Aristoteles impartia en la ensenianza, en los
eos (su procedimiento personal, el "peripatost) del
nasio del Liceo tenia mas character escolar en el
tido modern. Al counsultar sus obras se advierte
varias se narecen much a los aountes de un ca-


tedraitico
que, en s
para per
position,


, que
u cua
feccio
que


ha dado varias v(
derno, anota modi
nar su metodo de
asegqure el mayor


eces la misma clase y
ficaciones y adiciones,
: discernimiento y ex-
exito didactico.


Sobresale Arist6teles con sus grandes conocimien-
tos bibliografifcos; con laboriosidad paciente pudo re-
unir una ,qran bib1ioteca, que puede aseverarse que fue
la primer que merece tal nombre, en el sentido modern
no. A cada problema antepone, casi habitualmente,
-un resume de lo'que se encuentra en la literature an-
terior, sobre el mismo. Por esta atenci6n dedicada a
los libros, sin duda Platon deblo6 Ilamar "el lector" a


Arist6teles. Por
Liceo, como norm
nos de Arist6teles
literature anterior
bien ordenados,
ciencia. El deia


el hoibito


de orqe


el habitual mecanismo escolar del
a de trabajo acostumbrada, los alum-
Soblio.ados por este, revisan toda la
y recopilan el material en manuales,
para ir formando la historic de la
bien establecido que el trabajo, con
mnizaci6n para el studio y la vida


---R- --R






su funcionalidad propia. La actividad del mundo int
terior de cada alumno, no solo desenvuelve las facul-
tades animicas, sino que no ofrece facial posibilidad a
desviaciones de tipo moral para la conduct personal
Arist6teles, con sus alumnos, corrobora plenamente
qu "disciplina.9 viene de discipulina.
que disci plina viene de discipulina.


A Arist6teles le sucedi6 en la
Academia, su aventajado discipulo Tl
como su obra pedagogica.I Teofastrc
mil6, la orientaci6n de su maestro en
y sistematizaci6n del trabajo cientific(
los frutos de la ordenaci6n para el
vestigacion: dedicado preferentemente
tural empirica y el sistema inductivo,
bi6 sobre los ejemplares que ofreciE
fauna de las regions conquistadas
por encargo especial de este. Tambi
leccion6 las teorias de todos los filO6s(


Direcci6n de
eofastro, que
recogio, se
cuanto a me4tc


3,
es
a
re
ign
301
en
)fc


la
Ia
fue

5do


y recogi6 bien
tudio y la in-
la historic na-
;copil6 y escri-
la flora y la
r Alejandro, y
Teofastro co-
)s antiques so-


bre las cuestiones
otro discipulos de
teratura medica, c
las matematicas v
pulo Arist6xeno
go6gqica aristotelica
trabajo cientifico,


mnsmo moc
recogieron
loqico y o
aristotelico


lo
y
rde
en


de la filosofia :
Arist6teles, hi
omo Eudemo
la astronomia
Sde la music
transciende a
fecundo, de


naturalista. M
zo extractos de
>scribi6 la histo
, y su tambien
Asi la obra
la posteridad, I
;us discipulos,


de cuantos en sus trabajos intel
resDondieron a los influjos de
mnaci6n sistematica, que fueron
el studio y la investigaci6n.


ec
el
el


ent6n,
la li-
ria de
disci-
peda-
por el
y del
tuales
ie todo
sello


El qrado de profundi
exactitud complete de los


Arist6teles,
particulars
das en el si
1 L-


0
en varios punt
iniciadas, cim
glo de Arist6t
t


dcld,
con<
osy
enca
eles,


de extension y
Isona
Dcimientos conci
sectors de las
das y ya bien
como en el an
Ap J1, % *|| 21


aun de
retos de
ciencias
cultiva-
tenror y
S I -I L- _w


pq
pp
b-


I






que significa su
miento, para el
La forma, modo
conocimiento de
ni el conocimient
tar incompletos
pre sera condici
a que se haya 1
para ello, en ca
de progress de 1


metodo logicc
studio y la
y manera de
la verdad cie:
:o mismos, quE
y de relative
onado por el
legado, y poj


da
OS


fase de
hombres.


la


, su sistema de discerni-


investigaci6n
I llegar a la p
ntifica, no son
_ podran, en c
L amplitud, lo


cientificos.
osesi6n, al
la verdad
isos, resul-
que siem-


grado de conocimientos
los medios disponibles
civilizaci6n o situaci6n


La posici6n de Arist6teles frente a cad1
las entonces llamadas ciencias particulares,
diverse. Pero, es interesante conocer c6mo
manera y extension y dedicaci6or, trabij6
una de ellas.


a


y
e


una de
es muy
de que
.n cada


En el caso de la medicine Arist6teles adopt el
papel de un lego versado en la material (tal vez se
muestra prudent y observador en consecuencia de lo


que fueron s
por su padre
cias y result
elemental y
noce; utiliza,
matematicos
y la finalidac
ma y sus pr,
dera como el
intelectuaL
formal, segur
tambien han
sus demostra<


us iniciaciones cientificas en su
y utiliza frecuentemente sus
ados. Arist6teles domina la m
presupone que su auditorio no]
do preferencia en sus lecciones,
y analiza con detenimiento la n
I de las disciplines matematicas,
ocedimientos de demostracion: 1
medio mias apropiado para la e
Constituy6 su propio sistema c
i el modelo de las matem aticas, 1


impre
ciones


hogar y
experien-
atemaitica
[a desco--
ejemplos
aturaleza
su siste-
as consi-
:.ducaci6n
le logica
as cuales


so su sell sistema de Arist6teles, a
l16gicas.


A Ar
propias, y
temhtica c


3
p


isto6teles no se deben creaciones matemaiticas
no revela haber tenido nociones de la ma-
uinprinr* .PR 'pl Pqfn Cp li hni rI tqnrrnmllarIn







ser el de la finalidad de la
ha sido comprendido por el.


cuadratura del


circulo, no


Su position frente a la astronomia
bien anota ocasionalmente observaciones
su interest principal se dirige hacia el si
sal, cosmico, de la astronomia. Calipo :


es analoga, si
astron6mricas,
sterna univer-
notable astr6-


contemporaneo de P
ado mais el sistema de
mas autorizados crite
Arist6teles se adhiri6
Locia la naturaleza te
llamado platonico y
)ecialistas, y ademas


ver


dade


precisado, para
feras que giral
sistema se des
mo centro del
espacio y sigui
mog6nica telec
finalss, si bien
cias: en esto s
Academia, no
los progress c
bre todo, dejalat
comprobadas,
dios cientificos
teresa dejarlo s
lido apoyo al a]
educator y did
investigation, c
co, su sentido d
tal para todo ti
cientifica. En
.i 1 1 11


ro siste:
L explica
ban en
acredit6o


univ


L


6, en
Iol6gica
no la


I


na de
rselo,


krist6teles, habia aun de-
Eudoxo, pues fu e este uno
rios cientificos en la mate.-
a sus teorias; pero, como
orico.-matematica del pro.-
de la respuesta dada por
Arist6teles queria estable-
. mecanismo celeste, se vi6
a intercalar numerosas es-


sentido contrario,
. Siempre acept6


erso, no acept6 la
general, la teoria o
, en resumen defini
llev6 hasta sus filtim


el pretendido
la Tierra co-
infinitud del
doctrine cos-
da de causaa
as consecuen-


u discipulo Teofastro, el sucesor en la
sigui6 a su maestro, pues mas adelante
le las matemaiticas y la astronomia, so-
an sentadas verdades cientificas, mas
lominadas y bien conocidas en los me-


de investiqaci6n.
efialadamente menc:
rgumento de estimar
actico, por su propi
romo de ensenianza,
ialectico, su sistema
rabajo intellectual en


Pero,
ionado
a Aris
a obra
por su
de ord
busca


esta direcci6n y fin conc
1 1/ I ,/


todo esto in-
, pues da s6-
5toteles, como
de estudio e
metodo 16gi-
enaci6n men-
de la verdad
tn
.reto, no im.-
I 4 14


nomo
sarroll
de los
ria, y
descon
blema
los esr
cer un







Como asimismo import el modo y manera de ex-
poner el conocimiento para su adquisicion, al ense-
niarlo. El metodo de Aristoteles es, sobre todo, de
excepcional valor didactico, bajo el punto de vista de
la educacio6n intellectual, colmo en consecuencia de la
funci6n rectora moral del entendimiento,. Es asi co-
mo hemos de valorar la obra pedag6gica de Arist6-
teles.


La expresion proverbial
que vertida a nuestro idioma
ti ismo", la realize Aristote.
facultades animicas, en suma
te dicha, clasica, fundamental,
to exacto de la naturaleza, est
y peculiaridad functional de
atenci6n, percepci6n en sus a,
cidn, generalizaci6n y compare
damental para el estudio y m
cientifica, asi como ila inducci
inteqran como el cuadro de ic


de la inteligencia del h
exacto acierto, que hast
to es fundamental en lo
tema de discernimiento,
gicas, ejerci6, tanto en
siglos posteriores, gran
tuales de todo elI mund


superado,


ni


sustituido


otro alguno en sus fu:
En otra ciencia
bien trabaj6 Arist6tel
tituye nervio central
y la investigation, la
bajo de observacion,
r _--. .. .


0
a
,s


0


del Templo de Delfos.
es: "Hombre con6cete a
les en su studio de las
la Psicologia propiamen-
llegando al conocimien-
ructuraci6n dependiente,
las facultades mentales:
spectos y fases, abstrac-
aci6n, de condicion fun-
as para la investigaci6n
on y deducci6n, etc. que


Is de orden


cognoscitivo


mbre. Ello, con tal modo y
nuestros dias tal conocimien-
estudios psicologicos. Su sis>
de march y conclusions 16-
su tempo como mas aun en
influjo en los medios intelec-
civilizado, y aun no ha sido


como


ndamentos
particular,
es, lo que


1
Ih


sistema
basicos
La fisica
;e desta


universal,


por


4


, en la que tam-
ca, lo que cons-


motor, es tambien, para el studio
ordenaci6n sistemiatica en el tra-
como de exposicion, de los hechos




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC