UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Serial
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00056


This item is only available as the following downloads:


Full Text



DEL CENTENARIO


DE MARTI


,/'cufibib.5[wir bcaio~iO io btifokut^6 ufiana tce&,


fL


Tomo IV No. 3 La Habana JULIO SEPTIEMBRE 1953


AAO








SERIES t. IV n. 3


Revista


Biblioteca


de


la


Nacional


Lilla


Castro


de Morales


IR ECTORA






LA HAB3ANA
SEOANE- FERNANDEZ Y CIA.
l.prcor-s (Cornipo',lctl fiAl
19.53


J ULIO-SEPBRE.


SEGUNDA









Indice:
PAG.

Liia Castro de Morales. Tres homenajes ....... ...... ..... 3

VIGENCIA DEL AYER
Felix Varela y Morales. Pr6logo ................ ............... 13
Disertaci6n Segunda. De los principios de los cuerpos ........ 14
Apuntes filos6ficos sobre la direcci6n del espiritu human ......,. 19
- Relaci6n de las obras del Pbro. Don Felix Varela y Morales existentes en
la Biblioteca Nacional ...... .,.......... .................. 23
Jose Miarti. Catecismo democrAtico ,.,.4,&*'*.... 26
Ante la tumba del Padre Varela ............................... 29
Eugeaio Maria de Ilostos, Por la memorial de Aguilera ................ 32

TEMAS E INDAGACIONES
Gonzalo de Quesada y Miranda. Marti y su amor a los libros ........ 39
Arturo G. Lavin. Los Recabarren y P6rez de Borroto .....*........44
Rafael Nieto y Cortadellas. Los Recabarren habaneros y sus descendien-
tes chilenos ............ ............ ....... 53
Ferz"ando Pardifias. Notas sobre la evoluci6n de la ortografia espaiola .. 80
'osd Isarritl Dominguelz. Relaci6n de lo publicado, durante 50 afios, por
Don Federico Henriquez i Carvajal. sobre Jose Marti ............ 88
Otto Olivcra. La cubanidad sigIo XVI .... ........ ...... 96

VIA DE LOS LIBROS
Recuento de la celebraci6n del "Dia del Libro" ......6.a&*..... .1 131
Lilia Castro de Morales, La Biblioteca Nacional y el Dia del Libro .... 13 7
Agustin Acosta. Una ojeada a Matanzas y al libro .........1....... 339
Bibiiogrdficas1 ... .-. ... .. ...... .. .. 4..4..... .., 4 .. 4. 4 434
"Jose Marti precursor de la Unesco" por FNlix Lizaso ......a..., 143
"Nuevo Oasis", por Jose Angel Buesa.. ....,.,.,....,..... 146
"Antologia de Eugenio Maria de Hostos". Seleccionada por Eugenio
Carlos de Hostos .. .. ...... .. .. .. .....**.. .. .... 150
"Gozo y dolor de ser" por Marta Vignier .,.......,,. .. 152
"Los descendientes de Crist6bal Col6n", por Rafael Nieto y Cortadellas 154
"Canto a Marti", por Carilda Oliver Labra d 4 156
"Fuentes para la historic economic de Venezuela, Siglo XVI", por
A. Arellano Moreno ...... ......4.4..... ..4...... .. I160
"Dia de palomas", por Rafael Enrique Marrero -......... ... 166
"Que su llama nos queme", por Fernando G. Campoamor *..,.. 169
"El Girasol enferino"', por Surama Feer.1ret I<.4*... 172
"Retablo de la vida humana", por Juan Pallares i..*m m*.1 176
Alberto Baeza Flores. Noticias de libros ......... ......... 179
Notas e informaciones .... ............ ..........9.....4.... ..9.. 192
Relaci6n de obras cientificas y literarias inscriptas en el Registro de ]a
Propiedad Intelectual durante los meses de enero, febrero y marzo
de 1953 .. .. ..,. .. .. ..... .. .. .. .- ......... .. ... 199










Tres homenajes

BUENA OCASION ES a la entrada de la mitad
de este afio de doble centenario Felix Varela y Jose
Marti agregar, a las dos significativas y aleccionadoras
conmemoraciones, la del cincuentenario de la muerte de
Hostos, otra gran voz del decoro, la cultural y la indepen-
dencia, en las Antillas. Asi van, en este nimero, los alti-
simos cubanos y el maestro puertorriqueio. en una pre-
sencia acentuadamente alentadora y cargada de medita-
ciones.
Este ano ha sido el ano de la estrella iluminadora de
Marti. La Revista de la Biblioteca Nacional ha acentua-
do, ntimero a numero, esta presencia de nuestro Jiador ge-
nial. En este numero, continuando nuestro deseo, sigue
la pauta, el camino, la estela martiana, y la Revista de la
Biblioteca Nacional continfia con sus aportes, desde di-
versos angulos, al studio de Marti. Pero este nu-mero,
como que aparece compendiando el tercer trimestre del
ano singular, quiere reunir, en un solo homnenaje, a Marti,
Varela y Hostos, porque siendo tan distintos los tres y
laborando cada cual en su ambiente y en su medio, hay
algo que los aproxima, aun considerando el caso especial
de la genialidad de Marti y el talent extraordinario de
Varela y de Hostos.
Ya es obligada cita aquella ubicaci6n cubana de Va-
rela, como el hombre que nos ensefino a pensar. En Varela
se da el caso del educador y del escritor, a la vez: del mo-
ralista y del politico, del reformador y del desterrado;
todo esto en moments en que habia que preparar el suelo
de la conciencia national cubana. Heredero del Padre
Caballero, en la cAtedra de Filosofia del Semninario, no








fue el acomodaticio catedraitico sino el innovador. En
aquellos moments de cerrado dogma, de apologetica
triunfante, inaugur6 el primer gabinete de Fisica experi-
mental y desempefi6 las catedras de Constituci6n y Eco-
nomia Politica, empezando a escribir una series de tratados
sobre filosofia, fisica, quimica, anatomia, [isiologia, po-
litica e ilustracion. Como hombre politico fue a las Cor-
tes, como diputado electo por la provincia occidental y
alli present su "Proposici6n de Ley reclamando para
Cuba la diputaci6n provincial, permanent, inamovible, y
con facultad para resoluer en los asuntos interiores de Ia
Isla". En aquellos finales del primer cuarto de siglo XIX,
la campafia de Varela y su proyecto adquirian sentido de
afirmacion cubana, pues queria que Cuba resolviera sus
asuntos interiores, aunque atada a Madrid. El absolutis-
mo que lleg6 despiadado oblige a Varela a huir a Gibral-
tar. escapando de la persecucion q, acaso de la muerte.
Emigr6 a los Estados Unidos donde trabaj6, ensefi6,
escribio6 y murio.
Quienes han ahondado en el studio de Varela, lo
ubican como uno de los orientadores de la patria propia,
como "el primer cubano que planted el problema del go-
bierno propio en forma nitida, clara y 16lgica"'. Si 6l here-
d6 al Padre Jose Agustin Caballero, su discipulo fue Jose
Antonio Saco y ya sabemos como el bayames ahond6 en
la idea de la nacionalidad cubana. Luz y Caballero tenia
razon al afirmar mientras sc piense en la Isla de Cuba,
se pensara con veneracron y afecto en quien nos ensenio a
pensar", y ya sabemos que a trawcs de Don Rafael Maria
de Mendive lleg6 a Marti la predica del educador ly mo-
ralista del colegio de "El Salvador".
Marti nace el 28 de enero y Varela mere el 18 de
febrero. LUnos pocos dias separan el nacimiento y la muer-
te de dos grandes cubanos. Casi es como una carrera de
antorchas, en que la consigna es la busqueda de la raiz
nacional


-.4-








Al rendir este doble homenaje en los dos centena-
rios, la Revista de la Biblioteca Nacional acentua la sig-
ni[icaci6n responsible de su huella.
eY que dirermos de este otro hombre singular de las
Antillas cuyo cincuentenario de su muerte sc conmemrnora
el 12 de agosto del mismo aio del centenario del naci-
miento de Marti y de la mnuertc del Padre Varela?
Al igual que en Varela y Marti se da en Eugenio
Maria de Hostos el caso del escritor que es tambien peda-
gogo y politico. Como en los dos cubanos, Hostos sure
exilios y como Varela mere fuera de la patria natal. Al
igual que Marti, Hostos estudia a los poetas y los autores
teatrales, su lecci6n se ahonda hacia el Derecho Constitu-
cional, hacia la Sociologia. hacia la Moral Social. Nace
catorce anos antes que Marti, pero al igual que nuestro
Ap6stol, Hostos estudia en Espana y desde may joven se
dedica a la tarea de luchar y predicar la emancipaci6n de
las Antillas. Como Marti hace de nuestra America: te-
ma y casa; viaja pot las dos America y par Europa. Al
hablar de la carta que Marti dirigiera a Don Federico
Henriquez y Carvajal, desde Montecristi, poco antes de
embarcar hacia la empresa libertadora de Cuba, Hostos
aduierte que en aquel document, que tlamnara "Testa-
mento Politico de un Heroe", el dominicano, se encuen-
tran presents "tres cosas superiormente notables: las
ideas, los sentimientos y cierta difusa sonibra de muerte
que vaga y divaga pot todo .l. .'" En aquel articulo es-
crito en "La Leg" de Santiago de Chile, cinco meses des-
pues de la caida de Marti en Dos Rios, Hostos llama al
Delegado del Partido Revolucionario Cubano: "el ultimo
Ap6stol de la Revoluci6n de las Antillas".
En los textos que publicamos en este nmiero, como
homenaje, se vera como Marti advirti6 la huella [undado-
ra de la campana en favor de la nacionalidad cubana, de
Felix Varela, y desde "El Federalista", Marti escribi so -
bre Eugenio Maria de Hostos, con palabras de fraternal


--5-







comprensi6n. Asi, al reunir estos tres nombres de tanta
signi[icaci6n, la estrella de Marti parece abrazar [rater-
nalmente estas otras dos conmemoraciones profundas.
Deber de la Direcci6n de la Revista, antes de dar
paso al lector al material escogido para este numero es
reiterar el agradecimiento hacia nuestros colaboradores,
-tan distinguidos y valiosos- que con una inolvidable
generosidad han o[recido a la revista su important co-
laboraci6n, y la siguen ofreciendo con generosidad tan
cumplida y elocuente, que es gracias a esta colaboraci6n y
a su sentido de desprendimiento que la revtista puede se-
guir existiendo.
Con sentimiento de nuestra parte consignamos, des-
de este nf6mero, la ausencia, en la Revista de la Biblioteca
Nacional, de nuestro buen amigo y colaborador el Dr.
Rodolfo Tro. Lamentamos su ausencia y la circunstancia
que otras obligaciones de su projesi6n le impidan colabo-
tar con nosotros.
Seguimos, como siempre, con la total responsabilidad
orientadora de la Revista de la Biblioteca Nacional, pro-
curando ahondar su huella, su in[luencia y su misi6n.
Nos sentimos pro[undcamente animados pot la com-
prensi6n y el estimulo quc tanto en Cuba como fuera de
Cuba nos acompana. Tenemnos testimonios de much va-
lor que prueban hasta donde Io que al comienzo era sola-
mente anhelo de una revista para la Biblioteca Nacional,
de significaci6n national, es ahora [eliz y brillante reati-
dad, de indudable eco y resonancia mas alid de nuestra
patria.
Al empezar a senalar estos testimonios de adhesion,
estimulo y simpatia, y al testimoniar la calidad del eco y
el interns despertado por la "4Revista de la Biblioteca Na-
cionalt vamos agradeciendo algunos de ellos y compro-
metiendonos, al mismo tiempo, a seguir [ieles en el deseo
de ahondar la huella y la ruta que uamos trazando.
Carl Bjdrkboom, Director de la Biblioteca del Real


-6-







Institute Tecnol6gico de Estocolmo ha escrito: "No hay
muchas bibliotecas del mundo que publiquen cosas seme-
jantes. Es una magnifica publicaci6n". Nattie Lee Ben-
son de la Biblioteca de la Universidad de Texas ha dicho
que "la Revista de la Biblioteca Nacional" de Cuba, ha
venido a enriquecer la Biblioteca Latino-Americana "ha-
clendola mas complete para el studio de la cultural His-
pano-Americana". Roscoe RI?. Hill, desde Washington,
ha senalado, una y otra vez, que la reuista "ftrae material
de gran importancia, datos preciosos, de alto interns"
para el conocimiento mejor de la cultural hispanoamnerica-
na. A Duvon G. Corbitt, de Asbury College, Witlmore,
Kentucky, la revista le ha renovado sus antiguas simpa-
tias hacia la cultural en Cuba y tanto San B. Warren de
la Biblioteca del Congreso de Washington como el Insti-
tuto Nacional de Estudios Juridicos de Madrid, han ex-
presado el interns positive que despierta a los estudiosos
nuestra publicaci6n. Tonnes Kleberg, de la Biblioteca de
la Universidad de Uppsala. Sueccia, Sarah R. Reed de la
Bibliotecas de la Universidad de Chicago, las blibliote-
cas de las universidades de Arizona, de California,
Georgia, de Yale, de Johns Hopkins, de Maryland, de
Miami, de Nuevo Mexico, Alburquerque, Stanford, el
Consejo Superior de Investigaciones Cienti[icas, Institu-
to Gonzalo Fernandez de Oviedo y el Senminario de Es-
tudios Americanistas de la Facultad de Filosofia y Letras
de la Universidad de Madrid, no se han limitado -junto
a otras bibliotecas e instituciones- al usual acuse de re-
cibo, sino que han acentuado el interns que despierta la
revista y su utilidad para los lectores. El Director de la
Biblioteca Nacional de Panama, ha sefialado et interest
que represent el material bibliogra[ico de la revista, para
el puiblico lector del resto de America y nos han escrito
desde puntos casi perdidos en el mapa de Anmerica del
Sur, del interior de Uruguay. de regions remotas de Ar-
gentina, interesandose potr el material cultural y biblio-
grAfico de la Revista. Paul A. Marcoux de la Enciclo-


-7--..








pedia Britanica ha expresado: "He encontrado la lecture
de esta Revista sumamente interesante y quiero [elicitarla
sinceramente y hacer un justo elogio de la paciencia, es-
fuerzo y espiritu de cooperaci6n que se necesit6 para
editarla, asi como tambien el much saber que en ella
se encuentra recopilado". Desde la Direccion de la Bi-
blioteca Nacional de Francia, se nos ha escrito con en-
tusiasmo por nuestra tarea y nada ha sido mas honroso
para nosotros que haber despertado, para aquella institu-
ci6n el calido recuerdo hacia el laboriosisimo y ejemrnplar
Don Domingo Figarola que, cuando Director de esta
mismna Biblioteca Nacional, viera y a[irmara la [uncion
creadora de una revista para la Biblioteca. En nuestra vi-
sita a la Biblioteca Nacional de Francia pudimos ates-
tiguar, en la ficha respective, el honor del comentario elo-
gioso con que esta catalogada nuestra revista, y senialada
hacia los lectores.
En Espafia ha motivado nuevos nexos hacia temas
culturales de nuestra America, yq asi nos han escrito dis-
tinguidos pro[esores, historiadores y estudiosos.
En nuestra patria, el interns no ha qucdado reducido
solamente a los eruditos, sino que ha atcanzado a institu-
ciones muy diversas, a investigadores, a escritores, a pe-
riodistas, a catedraticos, a escuelas y, tambien, a los tra-
bajadores. A la Confederaci6n de Trabajadores ha inte-
resado el aporte human y cultural para los lectores de su
biblioteca; pro[esores de Historia de Cuba han encontra-
do fuentes interesantes y aprovechables para sus classes en
algunos de los ensayos; igualmente los profesores de lite-
ratura que nos escriben. Desde las provincias hemos reci-
bido conmouedoras q sinceras cartas expresando la com-
paniia que represent la revista para los lectores distantes,
avidos siempre del conocimiento delI panorama cultural de
esta hora y de la revision del ayer. Colegios de abogados,
logias, bibliotecas de escuelas normales, de instituciones
de culture han escrito agradeciendo el sentido alert








hacia las expresiones del quehacer del espiritu cubano,
que mantiene nuestra revista. Octavio R. Costa, Presi-
dente del "Pen Club" de Cuba ha sefialado la "magni-
[ica [actura" y "el espl&ndido contenido'" y "el alto ser-
vicio" de la revista; Gustavo Pittaluga nos ha enviado su
admiraci6n y estimaci6n por "la labor ejemplar"; Mario
'Giral Moreno, de la Academia Nacional de Artes y
Letras y de otras instituciones de alta cultural nos ha
escrito alentandonos para continuar la labor; la Sociedad
Cubana de Estudios Hist6ricos e Internacionales ha se-
nalado "el interesante contcnido" de la revista; una iP
gura important de nuestro mundo cubano ha esrito que
"'habia que llenar este vacio, que era un hueco injusto en
nuestra cultural" y que la Revista de la Biblioteca Nacio-
nal cumple a cabalidad con su misi6n orientadora". Jose
Manuel Perez Cabrera ha dicha que se trata de una "in-
teresantisima publicaci6n, con la cual se reanuda aquel
generoso y iutil empefio del maestro Figarola-Caneda.
UIn nuevo acierto que me complazco en reconocer y aplau-
dir". Flix Lizaso ha dicho que se trata de un "esfuerzo
que merece la mejor atenci6n.
Mucho mas pudieramos transcribir y agradecer.
Nuestros archives guardian testimonies de rnmuy valiosa
comprensi6n y estimulo. Por un sentido de sencillez, para
que nuestras gracias no se fueran a interpreter como ua-
nidad o alarde, no habiamos cumplido antes con nuestros
amigos y lectures. Desde este numero empezamos a ha-
cerlo, pensando que asi tambien nos Wbigainos nosotros
a la vigilancia de cada nu'mero, porque estamos compro-
metidos con cada uno de los lectores que nos honra y
nos distingue, busca "Ia Revista de la Biblioteca Nacio-
nal" y la de[iende.
Sabemos que la huella de estas tareas de cultural es
tanto may's efectiva cuanto mais se extiende la publicaci6n
en su vida, y cuanto mayor normalidad tiene su existencia,
en cuanto a continuaci6n y ahondamiento. En esa tarea


-9-







estamos desde hace ga mas de cuatro afios. El indice ge-
neral, que esperamos publicar al cerrar este afio del Cen-
tenario de Marti, sera testimonio tambien de nuestra ruta
y nuestro quehacer.
Quede, pues, este nuevo nimero, bajo el amparo de
los tres guiadores e iluminadores que conjuntamente pre-
sentamos Varela, Marti y Hostos- y siga su destiny
de amor a la cultural y de servicio a ella, esta revista que
no desea otro honor que seguir ahondando la huiella del
quehacer cultural y del mejor servir al espiritu de la co-
munidad, en el ano del centenario de nuestro Maestro es-
piritual, predicator de la luz g del deber: Jose Marti.

Lilia Castro de Morales.


-10-









Vigencia del Ayer
















INSTITUCNES


FiLOSOFfA ECLECTCAC,


PAA EL USO DE MJUVENTUD.


~g4. ~C.
.4' ~
I--.


'*1 *
S
,~ V


J .4
~ 4..


OMOIV.


-4
- It


s'%t


SM LA QI CICA DS, DON -iJfkAM 101


&ew.it~


AM 'A1


"*1I


Portada de las "Instituciones de Filosofia Ecldctica para uso de la juven-
tud", tomo IV, de Felix Varela y Morales, edici6n de much interns biblio-
grifico, que pertenece a los librns raros de la Biblioteca Nacional.


4
S

.4


L


V











Felix Varela y Morales

PROLOGO (*)


PRESENTAR a la juventud los trabajos de insig-
nes fisicos, que han recogido los mas sazonados frutos
en el campo de la Naturaleza, es el objeto de estas Ins-
tituciones. Podran mirarse, pues, como un extracto de
las obras de Muschembroek, Nollet, Sigaud de la Fond,
Paulian, Seguy. Brisson, Para, Chavaneau, Hauy, Al-
meyda, Bazoazabal, Celis, y otros que no siempre se han
citado por excusar la multitud de citas, como en el tra-
tado de leyes del movimiento, que casi todas estan sa-
cadas a la letra de las Instituciones Lugdunenses.
El principal cuidado ha sido evitar la extremada bre-
vedad, que hace notablemente incompletas muchas obras
de este genero, y la difusi6n embarazosa, y capaz de
retraer -a los principiantes. Con este fin se han omitido

(*) Entre las ediciones mas vialiosas y raras quc la Bihliotca Na-
cional posee de Felix Varela y Morirales, figure un ejenphir de la primera
edici6n de las "Institiuciones de Filosofia Ecluctic(i". Los dos pri:niieros tomos
aparecieron en latin y los dos iltimos (III y IV) en castellano. Las "Institu-
ciones de Filosofia Eclctica" las tradujo despuvs con el titulo de "Leccioncs
de Filosofia". Este tomno IV, singularmente valioso, perteneci6 a ]a Biblio-
teca del Dr. Vidal Morales- Se trata de un ejemplar de 1814, que es una
verdadera joya para los bibli6filos y de indudabic importancia para la hlihio-
grafia cubina. El libro -25-252 p. 5 klm.inas- contiene: nociones de Arit-
m[xtica, nociones de Algebra, nocdones dc Geometria, Fisica General, divididi
en tres disertacionces: de los cuerpos y ss] propiedades generales, de los prin-
cipios de los cuerpos, de la diferencia de los cuerpos. Cadi una de estas diser-
taciones aparece dividida en secciones: nueve seccionles titW la primer diser-
tacidn; dos la segunda y doce ia tcrccra.
Por Iia raridad de la cdicidn y porque revela las preocupIacionIcs cicntificas
del Padre FeIix Varcla, y como iun homcnaje en su centcnario, reproducinos el
Pr6logo a la obra y toda la "Discertaci6n 2a": "De los principios de los
cuerpos", Hemos respetado la ortografia de la edicidn d 1814. De habcer
mnodificado la ortografia de la primera edici6n, el texto perderia, a nuestros


-13-







varias cuestiones inutiles, que se hallan en autores mo-
dernos, por otra parte despreocupados, recogiendo asi
mismo de sus escritos cuando se ha credo que conduce
a una instrucci6n elemental.
Las nociones matematicas que preceden son las in-
dispensables para aprender medianamente la Fisica: pero
no las que forman un cuerpo complete de los diversos ra-
mos a que se refieren. Tengase present que no es un ma-
temaitico dl que se pretend former con ellas, sino un
joven que entra en (l studio de la Fisica, cuya carrera
queremos facilitarle. No se encontraran los sublimes
calculos analiticos, ni 6l atavio de probemas con que han
adornado sus obras los profesores: se hecharan de menos
las profundas investigaciones que suelen hacerse sobre los
fundamentos de cada una de las reglas. El fisico des-
cansa sobre los trabajos del matematico, y recibe de el
los ciertisimos documents, que son como otras tantas
palancas, que le ayudan A levantar los grandes pesos que
ofrece la Naturaleza.
(Tomo IV. de "Institucioncs de Filosofia Eclctica" para uso
de la juventud. La Habana. En la oficina de Don Eateban
Jose Boloiia. Auo de 1814.)

DISERTACION SEGUNDA
De los principios de los cuerpos.
SECCION PRIMERA
De la naturaleza de la material, q de la forma
322. CONSIDERADAS ya, las propiedades de
los cuerpos pasamos -a tratar de sus constitutivos infi-
ojos, el sabor emotivo quc tiene. Es indudable que desde 1814 hast laa
fecha, los fisicos han ido modificando los conceptos sobre material y forinma
que prevalecian en los ainos en que el Padre Varela escribi6 stiu libro, y es in-
dudable que los concepts actuales dc la teoria einsteniaria son un cambio
singular en el campo cientifico. A) leer las pAiginas del Padre Varehi el lector
no debe perder dc vista la ubicaci6n de cuanto dice Varela y Morales, desde
su 6poca. Entonces ]a teoria newtoniana era la que norinaba Ia interpretdci6n
cientifica de material y forma, espacio y movimirento. No perdamos de vista,
todo esto, al leer las paQiginas del Padre Varela.








riendo la naturaleza de estos, por el analysis de aquellos:
pues ciertamente no hay otro modo de investigar los prin-
cipios de los series, sino la observaci6n de sus propieda-
des. Entendemos aqui por principio de los cuerpos las
parties "que los constituyen tales, diversificandolos en es-
pecie". Estos principios son la material, y la [orma.

PROPOSITION PRIMERA
La material es una masa universal homoge'nea, y [isica-
inente inalterable en Ia conf[iguraci6n de sus diversas
particular.

323. Sin una masa de esta naturaleza es impossible,
que se formen los cuerpos, que observamos dotados de
extension y solidez. Sobre todo no hay duda.
324. Por lo que hace a la homogeneidad debemos
notar, que se llama cuerpo homogeneo aquei, cuyas parties
son dotadas de una misma naturaleza, y heterogenea
aquel, cuyas parties son de distinta especie. La homoge-
neidad de la material se establece, porque ella sola basta,
como veremos en la secci6n siguiente, para explicar las
formaciones de todos los cuerpos, y por otra parte no
hay una raz6n suficiente para admitir distinta naturaleza
de la material en los distintos cuerpos.
325. -Decimos, que es fisicamente inalterable en la
configuraci6n de sus primeras particular, por la extrema-
da firmeza de estas, y porque las operaciones quimicas
no han sido capaces de variarlas en los cuerpos, que se
Ilaman simple.
326. La luz, el aire, el agua, y otros cuerpos, que
en la naturaleza tienen continues choques, padecerian
alteraciones si ia configuraci6n de sus primeras parti-
culas no fuera como la hemos supuesto.
327. Deduciremos con el Abate Para, (I) "que
(1) Elemrn. de Fil. torn. 1' pag. 140, y siguientes.


-15-







"con todos nuestros esfuerzos para dividir los cuerpos no
"podremos conseguir mas que apartar sus elements con-
"tiguos; y por lo tanto, tienen pocos conocimientos, y poco
"seso pretendidos quimicos por excelencia, que se ocupan
"en la grande obra a que sacrifican su tiempo, y faculta-
"des en busca de la piedra [isolofal; debiendose definitir
"la quimica de estos: ars caeca, et improba. cuyus princi-
4 pium vesana cupiditas, medium labor [oetidus, [finis
"'ridenda egestos.
338. Buscar la piedra filosofal, es buscar el modo
de alterar las primeras particular del cobre, estafio, y de-
mAs metales dandoles la configuraci6n del oro para con-
vertirlos en el. Buen empeiio!

PROPOSITION SEGUNDA
La form de los cuerpos es la combinaci6n de la material.

339. Por [orma entendemos lo que especifica los
cuerpos, y claro esta, que los clasificamos por su(s) dis-
tintas propiedades; luego el constitutivo de estas propie-
dades sera el principio de ia clasificaci6n, esto es, Ia for-
ma. Pero a muy poca reflexion conoceremos, que las
propiedades de los cuerpos consistent en meras combina-
ciones; luego la forma no se distingue de la modificaci6n
de la material.
340. La material es s6lida en sus primeras particu-
las, a el agregado de estas le llamamos extension. Refle-
xionemos ahora, que de la extension proviene la figure, y
la diversidad de esta reduce diverse reflexi6n de la luz,
y distingue los colors, diverse impresi6n en el olf"to, y
9usto dando diversos olores, y sabores; diversos movi-
mientos en el aire formando diversos sonidos; diversas
impresiones en las fibras del tacto, de donde provienen
las distintas sensaciones de este sentido. Luego todas
las afecciones sensibles, que experimentamos en los cuer-







pos, dependent uinicamente de las combinaciones de la ma-
teria; luego la forma consiste en esta combinaci6n.
341. Verdaderamente observamos. que con solo
variar la disposici6n de las particular de un cuerpo se
transmruta en otro, y asi el trigo solo con molerlo se con-
vierte en harina, y esta en pan con sola la acci6n del
fuego, que altera sus parties: de las yerbas, arena, sal, &s.
que se diferencian substancialmente, se forma con solo
mezclarlas y cocerlas el vidrio, que es diverso de todos
estos simples.
142. [sic.] Una vara dividida en hilos dexa de ser
elAstica, y tener sus demas propiedades, que les recupera
luego, que las consideremos unidas; diremos otro tanto
de la formation de los lienzos. que es totalmente diverse,
solo con variar el texido. Tienen pues las particular
de material infinitas combinaciones para former los di-
versos cuerpos, asi como las letras tienen infinitas coloca-
ciones, tan admirables, que con este verso Tot titi sunt
dotes quot sidera coelo, se forman mil veinte y dos versos
diferentes, y cientos sin otros muchos defectuosos. (1)
143. Pero me diran, que en los casos propuestos se
introduce la forma substantial de harina, pan, vino &c.
Si yo no temiera embrollar el entendimiento de unos j6-
venes a quienes he procurado conducir por el sencillo ca-
mino de la naturaleza en cuanto he podido; me detendria
algfin tanto no en impugnar los delirios del Peripato, sino
en reflexionar a cuanto Ilega el extravio de los hombres,
cuando haciendose maestros de si mismo, 6 d&biles es-
clavos de otros, cierran los ojos al libro abierto de los
series. Yo preguntaria: -como es que entire los grandes
hombres hallo6 cabida una forma substantial, que siendo
entidad diverse de la material, no es espiritu, ni material,
y menos modificaci6n de uno, 6 de otro. iYo pregunta-
ria: como se fingieron la arbitraria introducci6n de estas
i1) Almcydai torn. 1" pag. 25 y siguientes.


-I17--








formas. De donde las sacan? -D6nde las tienen? -Con
que experiencia probaron su existencia? .Que son? Yo
creo pues que seran un blictiri una entelechya, un [riseso-
mnorum, una gerga de aquellas, que salieron del taller de
la material prima, quae no nest quid, nec quantum, nec
quale, nec liquid eorum, quibus ens determinatus, neque
utique negationes. (2) -Y esto no es errar? Dexemnos al
Filosofo Estagyra en el just aprecio de los sabios, por
sus bellas ideas en Politica, Ret6rica y otras materials
cuanto le permitian las tinieblas de su siglo, pero quedan
sepultados con eI sus errors, y no sea el nombre del fi-
16sofo un escuido, que pueda garantir la falsedad.
144. Otra respuesta mas racional, aunque no satis-
factoria, present Seguy cuyo merito es innegable:
pero cuyas extravagancias en esta, y otras materials son
manifiestas. Dice, pues, que estos cuerpos no se trans-
mutaron unos en otros; porque vemos, que la sangre, el
pan, &c. son unos verdaderos mixtos, que se resuelven en
muchos simples, y por tanto no es la diverse disposici6n
de las parties, quien causa esta diferencia, sino la mezcla
de diversos cuerpos. Mas no podriamos decir, que estos
diversos simples son otros tantas combinaciones del pri-
mer cuerpo, y que la sola atracci6n del pan. v. g. com-
binandolo de distinto modo. forma los distintos simples
de que consta la sangre? iSe ha probado que esto es
impossible? Todos vemos la diversidad de los cuerpos,
todos advertimos sus diversas combinaciones, que juzga-
mos capaces de producer los diversos efectos, sin que se
nos haya probado lo contrario; luego esto es lo que en-
sena la naturaleza; por que no se deben admitir mas cau-
sas, que las que scan verdaderas, y basten para explicar
los [enomenos.
(De "Instituciones de Filosofia Eclectica", "Para el uso de la
juventud". Tomo IV. Habana. En !a oficina de Don Esteban
Jose Bofofia. Aio de 1814. P. 158 hasta la p. 164).
(2) Esta definici6n dada por Arist6teles lib. primer Metaph. c;p. 3"'
la burlaron iustamente S. Justino. Martin y S. Basilio (Gimrnrra ei unia nota
a los Elern. de Fis pa, 17.)








APUNTES FILOSOFICOS SOBRE LA DIREC-
CION DEL ESPIRITU HUMAN

Hechos en el afio de 1818 por el presbitero don Felix Va-
rela, adicionados y corregidos nuevamente por 0 mismo, para que
sus discipulos recuerden las doctrinas ideolo6gicas que se contienen
en el primer tomo de sus lecciones de Filosofia y las deroas que
ha espuesto a] ensefiar estas materials en el curso actual, empezado
el dia 14 de setiembre de 1820.


HABANA- 1822
Impreso por Palmer e Hijo. (1)

...Demo unum: etiamrn unum
Dum cadat casus ratione ruentis acervi
Qui redit ad fastos, et virtutemrn estimate annis
Miraturque nihit, nisi qued Libitina sacravit.
Horat. ep. lit 11 .ep. 1. v. XLVI.

..Que una cosa, quita otra, hasta que viendo deshacerse
el gran mont6n, confiese su error, y se halle burlado el que ocurre
a los fastos, valuha el merito de las cosas por los anos, y no ad-
mira sino lo que ha consagrado la muerte.-Traducci6n libre.

OPERACIONES DEL ALMA

El alma sin sentidos no conoceria la naturaleza. Sus
primeros conocimientos tienen por objeto las sensaciones
y se llaman ideas.
Estas son individuals, pues la naturaleza solo tiene
individuos,
Los objetos causan diversas sensaciones; inferimos
pues que tienen diverse aptitud para inmutar nuestros
sentidos, y estas aptitudes se llaman propiedades,
(1) HKc'mos re.spettdo la ortografia', copiando ficherntcr el texto de Flix
Varela, dc acuerdo ai ejemplar existence en Ia Biblioteca Nacional dc La Habana.


-19-







Por tanto las propiedades no son cosas distintas de
los cuerpos, y estos no tienen nada semejante a nuestras
sensaciones. Ellos no son verdades, frios, calientes, ni
pesados.
Los fil6sofos han dicho que hay un sugeto que sus-
tenta 6 sostiene las propiedades y por tanto le llamaron
sustancia. Ellos dicen lo que piensan, y no lo que ban
observado.
La primera propiedad de los cuerpos que conocemos
es su resistencia, luego su movilidad, despu6s su esten-
si6n, de aqui su figure y sucesivamente las demas.
Seria convenient distinguir la figure de los cuerpos
de su [orma esterior. La vista puede enseniar la figure
pero no las formas; estas y las distancias se conocen solo
por el tacto.
Los individuos se hacen sensibles por un gran nu-
mero de propiedades, y asi las ideas que tenemos de ellos
son muy compuestas. Por tanto si atendemos a nuestro
estado actual, las ideas no son conocimientos simples se-
gun quieren los escol sticos.
Acerca de las ideas egercemos la atenci6n cuando el
alma se detiene en considerar un solo objeto por una pro-
piedad: la abstracci6n cuando consider la propiedad co-
TO si fuera cosa distinta del objeto: el inicio cuando se
percibe 6 espresa un objeto por una sola propiedad que
se nos hace sensible.
Se infiere de aqui que formamos tantos juicios acerca
de un objeto, cuantos son los modos con que inmuta nues-
tros sentidos, y que en toda atencion hay un juicio, no
distingquiendose sino en el mayor tiempo que pertenece el
alma juzgando.
Se infiere igualmente que el juicio no es la reunion
de dos ideas como dicen las escuelas, 6 una double sen-
saci6on segun quiere Condillac; sino por el contrario lo
que entire los escolasticos se entiende por un juicido, debia
llamarse la idea mas simple, 6 el termino de la sencilez


-20-








a que pueden legar nuestras operaciones intelectuales, por
que no es mas que la percepci6on de un solo modo de
los infinitos con que cada objeto inmuta nuestros sentidos.
Por medio de sucesivas atenciones se forma el ana-
lisis que consiste en descomponer y recomponer intelec-
tualmente los objetos. Esta operaci6on es la fnica que nos
descubre las verdades, y nos da ideas exactas de los series
complicados.
La naturaleza es nuestro primer maestro en el arte
de analizar, y ella es la 6nica que nos dirije.
Por medio del analysis formamos las clasificaciones
poniendo nombres generals ,A ciertos conjuntos de indi-
viduos; estos no tienen objetos existentes en la naturaleza.
Una idea a proporci6n que va generalizandose va
espresando menor nflmero de propiedades aunque con-
venga a mayor nuimero de individuos. Las ideas son
tanto mas inexactas respect de los seres, cuanto mas ge-
nerales, debe comprobarse por las individuals, y no al
contrario. Esto demuestra que es absurda la practice de
las escuelas.
Tambien egercemos las operaciones de imaginar y
acordarnos, consistiendo en la primera representaci6n de
un objeto que actualmente no inmuta nuestros sentidos; y
la segunda en el conocimiento que tenemos de haber per-
cibido antes una cosa. Estas operaciones son muy dis-
tintas y nosotros hemos observado repetidas veces sus di-
ferencias. Toda reproducci6n de una idea no es memorial.
El raciocinio consiste en deducir una idea de otra, y
para esto lejos de ser necesario que la deducida sea me-
nos universal que su antecedente, podemos asegurar que
en infinitos casos sucede lo contrario, y que siempre la
comprensi6n de una idea es la que decide, y no su es-
tensi6n.
Debe decirse igualmente, que el radciocnio se hace
por deducci6n y por inferencia. Para la deduccidon es








precise que una cosa se incluya en otra, para la inferen-
cia basta que depend, 6 tenga conexion con ella,
El alma repite todas sus operaciones para ver si
son exactas, ent6nces reflexiona; otras veces acompafia
esta reflexion exacta con nuevas combinaciones inven-
tando medios y procurando no solo exaiminar lo echo,
sino percibir nuevas cosas: ent6nces media. Todas las
operaciones que egerse nuestro espiritu para conocer los
objetos recibe nel nombre generico de entendimiento.


-22-









RELATION DE OBRAS DEL PBRO. DON FELIX VARELA
Y MORALES EXISTENTES EN LA BIBLOTECA
NATIONAL


"Varela y Morales, Felix. 1788-1853.--"Institutiones Philosophic
ecclecticae". Ad usum studiosae inventutis. Editae Hava-
nae. Typis Ant. Gil 1812. 121 p. 15 cm. Segun Trelles 4
tomos en 8& con 121-122-148 y 252 ps. La Biblioteca posee
el primer tomo.


Instituciones de Filosofia eclectica para el uso de la ju-
ventud. Tomo IV. Habana, Oficina de Don Esteban Jose
Bolafia, 1814. 337 p. lhim. 15 cm.


r -


Elogio
Bravo.
20 cm.


del Excmo. e Ilmo. Sr. D. Jose Pablo Valiente y
Habana, Impresores Arazoza y Soler, 1818. 144 p.


Vease: Morales Vidal, Col. fact. Vol. 86.


Lecciones
1818-20.


de
4t.


Filosofia. H
en 3 v. 15 cm.


abana, Imprenta


de Palmer.


-- Miscelanea filos6fica.
15 cm. 4 ts.


Habana, Imp. Palmer,


Lecciones de Filosofia. Habana, Imprenta de Palmer. 1819.
15 cm. 4 ts.


- Observaciones sobre la constituci6n politica de
narquia Espafiola. por el presbitero FeJix Varela.
Imp. Pedro Nolasco. 1821. 117 p. 20 cm.


la Mo-
Habana,


, Apuntes filos6oficos. Sobre la direcci6n del espiritu huma-
no.... Habana, Imp. Palmer e hijo. 1822. 20 p. 14,5 cm.
Manual de practica parlamentaria para el uso del Senado
de los Estados Unidos, por Tomas Jefferson. Traducido
del ingls y anotado por Fe1ix Varela. New York, Henri-
que Newton, !926. 177 p. 17.5 cm.


Miscelainea
New York.


filos6fica. Por Fdix Varela. Tercera edici6n.
Henrique Newton. 1827. 205 p. 16 cm.


Lecciones de Filosofia. Cuarta edici6n. New
3 vs. 18 cm.


York. 1832.


- Cartas a Elpidio. Sobre la impiedad, la superstici6n y el
fanatismo, en sus relaciones con la sociedad. Por el Pbro.


-23-


4 a


1819.


0 --








D. Flix Varela. New York. Imp. de D. Guillermo Newell.
G. P. Scott y Cia. 1835-1838. 2 t. en I v. 16 cm. Tomo
I. Impiedad. Tomo II. Superstici6n.


Lecciones de Filosofia. Quinta edici6n. New
de Juan de la Granja. 1841. 3 v. 18 cm.
-Vc-- MeVstr, lr s Manuel_ "DpD la FilonNfi


York, Imp.

a en la Ha-


bana'. Discurso. Sequido de una carta inedita del Pbro,
FeIix Varela. Habana, 1862, 146 p. 16.3 cm.
Educaci6n y patriotism, La Habana, Publ. de ]a Secreta-
ria de Educaci6n. 1935. 54 p. 19 cm. (Cuadernos de
Cultura 11).
Lecciones de Filosofia, por Felix Varela. Habana. Imp. Ve-
r6nica, 1940. 320 p. 17 cm.
*-- "El Habanero", Papel politico, cientifico y literario, seguido
de las apuntaciones sobre el Habanero. Estudios prelimi-
nares de Enrique Gay Calb6 y Emilio Roig de Leuchsen-
ring. Habana, Editorial de la Universidad de la Habana.
245 p. 20 cm. (Biblioteca de Autores Cubanos, 4 obra.s
de Felix Varela y Morales. Vol. IX).
S- Instituciones de Filosofia eclctica. Tomo 1. L6gica, Texto
Latino. Traduccion Castellana por Antonio Regalado Gon-
zalez. Habana. Cultural, 1952. 225 p., 21 cm.


Ideario Cubano. Felix Varela. Precursor de la Revoluci6n
Libertadora Cubana, por Emilio Roig de Leuchsenring. Ha-
bana. Oficina del Historiador de la Ciudad, 1953. 168 p.
25.2 cm.


- "El Habanero", Papel politico, cientifico y lilerario.
I, No. 1. Filadelfia, Imp. de Stavely y Bringhurst,
188 p., 19 cm.


Tomo
1824.


En el mismo volume: Manuscrito El Habanero. Papel po-
litico, cientifico y literario. Redactado por F. Varela. Tomo
1, No. 6.
En el mismo volumen: Apuntaciones sobre "El Habanero.
Peri6dico que redacta en Filadelfia el Pbro. D. Felix Va-
rela. Hechas pot un discipulo del mismo Varela. (Se
atribuye a D. Antonio Zambrana). Habana, Oficina del
Gobierno y Capitania General por S, M. 1825. 30 p.
16.4 cm.


4 a .











































'- ; .: -;
.. 4 ";


L

.4


.... .,. :
;" *-' -'.... ":: .;: ^ .'
:: : ..- .-... .. ^-. .-. i



**,,. :.'. .
,-, ...- .: .. :. ...
^ '^ *" L*" "" -'"
'. :. ": ..



A .. :.. "
.* ......: .'. '. *. A



:. ';** .. ...- .
'. .. '. :. .'q :" .


..6c

.'". ..' '. .A m



,~ ~ A 1'.5. .:. ...


\..


~- ~.*
4 ~


J


Fr)ix Varela


y Morales


(1788- F53).


Dibujo de Enrique


Caravia.


v~jrea A. Morales, 1"Mlix. Cartais 41 EKpi~i Solve W, impnl-danl, Wi siopTs-chili v
4el fanatiqiSm, en P.1 s relaIiotes von i1 1:1 teirind. M-i:ldril ItaIp. t1e L 6i, 11aiti:0,
IS36. 2 v. (El -cgumlo tooit e.st-, izrpre.so en N ev- York, l 'en la Tliipjrelntv
dle, GLO. 0,. tt f.. e4 :.fif> 1818.)


-- L tu dft Stavieyy -y HIringliln-st, IS24. -2 p.


17 i r-ini'rfo. Fil i: fia) J i oi ta
17 mi


tu I


..... ... -,


A


Biblwoteva -; .alionl.Il alotbie'ii


NOTA.-La












Jose Marti

CATECISMO DEMOCRATIC (*)


EUGENIO MARIA HOSTOS es una hermosa
inteligencia portorriquefia cuya energica palabra vibr6
rayos contra los abuses del coloniaje, en las cortes
espaniolas, y cuya dicci6n s6lida y profunda anima hoy
las columns de los peri6dicos de Cuba Libre y Sur
America que se publican en Nueva York.
En Hostos se equilibran dos cualidades cuyo des-
nivel desdora y precipita a gran cantidad de talents
americanQs: la imaginaci6n hace dafio a la inteligencia,
cuando esta no esta s6lidamente alimentada. La ima-
ginaci6n es el reinado de las nubes, y la inteligencia
domina sobre la superficie de la tierra; para la vida
practice, la facultad de entender es mas fitil que la de
border fantasmas en el cielo.
(*) Las p6ginas de Jose Marti, que reproducimos, no son de aquellas que han
recogido las antologias del Maestro, y es possible que no sean reunidas con las
mejores pAginas que escribiera; el lector advertira que salvo en aquella
iluminaci6n finaI, en ese chispazo elociicnte, definidor de la republica como
"la voluntad de todos, pacificamentc expresada" hay muy poco del Marti
de estilo extraordinario, de intense prosa apasionada, de resplandor inusitado.
Pero el lector debe tener en cuenta que Marti tiene 23 iafos cuando describe
esta pdgina y que lo que reproducimoas pose un valor emotivo, sentimeneital en
el caso de nucstro homenaje, muy significativo, y es que Marti, en su juventud,
fija la vista en ese libro fundamental de Eugenio Maria de Hostos y lo saluda
desde las pginas de "El Federalista". Marti es el joven desterrado, Heva
todavia las huellas del presidio politico, ha colaborado en "La Revista Uni-
versal", hablado en el Liceo Hidalgo y en meses mas seguirA su peregrinir
de desterrado, instalandose en Guatemala, pero falta todavia para que su
misi6n fundadora heche raiz. Estas piginas son como un saludo promisor y
azinue Marti no cita sirno de pasada a Hostos mas adelante, siempre lucha
por los mismos ideales del gran puertorriquefio. Si no anduvieron muy unidos
en la vida, por las circunstancias de los destierros y las Jejanias geograficas,
en lo ideal estuvieron siempre juntos.


-26---








Hostos, imaginative, porque es americano, tern-
pla los fuegos ardientes de su fantasia de isleno en
el estudio de las mas hondas cuestiones de principios,
por l habladas con el matemktico idioma alem-n, mas
claro que otro alguno, oscuro s6lo para los que no son
capaces de entenderlo.
Ahora public el orador de Puerto Rico, que ha
hecho en los Estados Unidos causa comuin con los
independientes cubanos, un catecismo de democracia,
que a los de Cuba y su isla propia dedica, en el que de
ejemplos hist6ricos aducidos habilmente, deduce reglas
de repuiblica que en su lenguaje y esencia nos traen
recuerdos de la gran propaganda de la escuela de Ti-
berghien y de Ia Universidad de Heidelberg.
Asi, al acaso, tomamos de Hostos un pArrafo que
acabamos de leer, y ese parrafo es este que acaso pueda
tener aigunas analogias con nuestra situaci6n:
"El imperio democratic que desde Cesar Augusto
hasta Napole6n III ha tratado de combinar dos prin-
cipios antago6nicos, no porque haya entire ellos antago-
nismo l6gico, .sino porque est-n aplicados con falacia y
con maldad, destruye el principio democratic porque
sustituye un pueblo por un hombre, y destruye el prin-
cipio de autoridad de la ley e imperio de la ley, porque
hace legislator, executor y juez a un supuesto delegado
de la voluntad popular.
"La repfiblica democratic, o de la clase media,
recien nacida en Francia despues de haber muerto en
la Italia de los siglos medics, falsea el principio de so-
berania y adultera el principio de elecci6n que, leal-
mente aplicados. constituyen el principio republican
de gobierno."
Claro es que no copiamos esto porque venga pre-
cisamente a cuanto, ni porque tengamos o podamos
tener en Mexico imperio democratic, pero en tiempo
de convulsiones political, nunca esta de mas la pa-


-27-








labra que recuerda c6mo el principio de soberania.
que es la express e incontestable voluntad de todos, es
el unico que puede ya regir a un pueblo como el nues-
tro, habituado a ejercer con energia y sin contradicci6n
su voluntad.
La voluntad de todos, pacificamente expresada,
he aqui el germen generador de las repuiblicasi"
"El Federalista", Mexico, 5 de diciembre de 1876,











Jose' Marti

ANTE LA TUMBA DEL PADRE VARELA ( *)


ESCRIBE de San Agustin a un amigo de "Patria"
uno de los pocos y excelentes cubanos que han levan-
tado un hogar pr6spero en ]a ciudad de San Agustin,
ensangrentada hace tres siglos por el frenetico y terri-
ble Menendez, y venerada hoy para el cubano, porque
alli estAn, en la capilla a medio caerse, los restos de
aquel patriota entero que cuando vi6 incompatible el
gobierno de Espafia con el caracter y las necesidades
criollas, dijo sin miedo lo que vi6, y vino a morir cerca
de Cuba, tan cerca de Cuba como pudo, sin alocarse
a apresurarse, ni confundir el justo respeto a un pueblo
de instituciones libres con la necesidad injustificable
de agregarse al pueblo extrafno y distinto que no posee
sino lo mismo que con nuestro esfuerzo y nuestra ca-

( Variais veces. en diversos articulu.s y c-nts .sc rcfiri6 MrLi al Padre
Varela. En su hermnoso y profundo cnsaiyo sobre Antonio Bl:hIlkcr y Morales
puhlirido en "El Avisador Hispiio- CkmerIcno Nuevl York. 24 de cncro de
1889, hiy no pocas reftrcncias de Marti al Padre Virclii citindolo junto :a
Saco, Luz y DeImonte. En una de Iiis p gipAins de sus l ihrct.is de ApuntcNs dc
1881, Marti escribc al mnirygen de los libros de D. Frnincisco Antonio Morcno y
dice: "Eclctico y desembarazado y no ;pegqado a escuclis, sino tcmcroso do
lhis trabas que ellas poncn y dejain disputa.s que de ellas ni.cen, iaparece cn
sus obris numcrosas y subrc tudo en su frnmoso Plan de Estitdios." y anota:
"Parece ver en Moreno, ya en 1760, un pujante y d cmbarazado cncicopedist-i.
Fueti como un Varela.' Mas trde en otra de las libretas dc traipajos, en el toinmo
64 de las obras completes del Editorial Tr6pico, diriqidcas por Gonz/ilo de Quesa-
da y Miranda, encontramos en ta ptgina 25 una cita de Varcia copiada de puho
y Ietra por Marti.
Las paginas de Marti que escgcnmosu son Loi^ que mcjor representan !iL cmo-
ciodn de Mairti ante el Padre Varela y iflenon un ;ar;i.tCr viilido para la biogr;fia
de Marti. tanibidn. Con ese double intcrb las publicamuns. Son muy poco
conocidas. En una cairta dirigida a Gonznlo de Quesada y Ar6stegui, MEirti
desdc Ocala, Florida. le cuenta en ]ulio de 1892 Ia cmocijn de su visitna y


--29-








lidad probada podemos llegar a poseer: los rests del
Padre Varela.
"Han llegado, querido Comandante -dice la car-
ta- y se han ido con nuestro coraz6n. En la mesa de
trabajar nos sorprendieron, y todo lo dejamos gustosi-
simos, este pufiado de compatriotas que aqui somos,
para demostrar al querido Marti y a sus compafieros el
entusiasmo con que desde aqui seguimos su obra de
resurreccio6n. Me conmovi6, Comandante, al pregun-
tarles donde querian ir, oirles decir: "Antes que todo,
a la tumba del Padre Varela": y alli fuimos, bajo el
sol abrazador: la visit se la contar& con la palabra de
uno de nosotros que no sabe much de letras, y dijo
que le parecia que estaba vivo el Padre. El domingo
fue entero para la patria, primero en el almuerzo de casa
de Marin, que con todo su patriotism estaba menos
satisfecho que su esposa, que es norteamericana; luego
recibieron los huespedes la visit de la comisi6n de re-
colecta para el monument del Padre Varela, que hablo6
largo con los visitantes, y dej6 en sus manos el plan
de procurar mas sumas para el monument y perfec-
cionar el proyecto de e1; despues hubo conversacio-
nes de trascendencia, con la prensa y la medula de esta
ciudad, cuyo senador propuesto se sent a Ia mesa de
los visitantes; y luego, en un abrir y cerrar de ojos,
oy6ndole a Marti la historic de lo hecho y la urgencia

algunos fragments de ia carta aludida explican el moment del viaje de
Marti y su permanencia en el lugar floridano, y complementan el articulo pu-
blicado en "Patria". "Ayer llegamos a Ocala le dice Marti a su discipulo
tan querido--, que es tierra de delicias, donde los cubanos viven dichosos.
HabrA unos cuarenta hoy, o unos cincuenta, trabajando con manufacturers
generosos que ya tienen, levantadas por el pueblo, tres fAbricas hermosas, ya
a punto de abrirse. El pueblo construye cien casas para los cubanos. y esta
noche, en el banquet que nos dan el comercio y las autoridades, pido una
inas para casa de studio y de lectura. Los cubanos todos uno, conmovidos y
lealisimos. Cabrera, un corazonazo. Y Barreto, y Vidal, y, (nombre ininteli-
gible en el manuscrito), y Caiizares. Estimadisimos por el comercio. tienen,
y parece que tendrAn. cuanto desean. El lugar, sereno y frondoso, recuerda
a Cuba: de aqui iremos a Jacksonville, y de alli a ver la tumba del Padre
Varela. iLe dirE que me quieren y que las doctrines no hallan a mi paso mAis
que corazones encendidos?"








de Io que hay que hacer, levantamos, con todos los
cubanos que somos aqui, el club "Padre Varela": Ma-
rin lo preside, y Hardoy es el Secretario; ustedes nos
ganaran alla en numero, pero a cumplir con nuestro
deber, no van a ganarnos: porque aqui estamos de
guardia, velando los huesos del Santoo cubano, y no
le hemos de deshonrar el nonibre. Muy contents he-
mos estado, contents como pocas veces en la vida.
con )a visit de estos patriots puros: pero ademas les
estamos agradecidos, porque se han captado el respe-
to de todas las personas de valer de la ciudad que los
pudieron tratar, y el nombre cubano, que no esta aqui
desacreditado, ha tenido con esta visit poder bastante
para despertar entusiasmo y arrancar ofrecimientos
espontAneos a los hombres del pais que le pueden ser
util, y que hablan hoy de los visitantes y de Cuba con
un respeto que nos es muy agradable oir. Yo si creo,
Comandante, que han vuelto los tiempos grandes."
"Patria". Nueva York. 6 de agosto de 1892.


-31--










Euigenio Maria de Hostos

POR LA MEMORIAL DE AGUILERA

Santo Domingo. 27 de Junio de 1902.
Sr. Diego V. Tejera,
Habana.
Antiguo amigo de la justicia y mio:
iC6mo es que, estando usted ahi, en la patria nue-
va, en el dia por el cual, cuando milenarios, suspirA-
bamos juntos, se ha podido cometer una tal injusticia, un
tal olvido de uno de los hombres mejores que ha tenido
Cuba?
Asistiendo en estos dias desde "El Figjaro" a las
fiestas de la patria nueva, me sentia tan indemnizado
del dolor de haber vivido en tan rnal tiempo, que ya casi
me parecia impossible que yo hubiera visto en mi vida
tanto mal. cuando note que Aguilera no figuraba para
nada entire los aclamados por la gratitud hist6rica.
ZEs possible? -me dije conturbado- -es possible
que a tanto league la adoraci6n del exito, que asi se ol-
vide el sacrificio?
Gran merito social es haber recorrido la distancia
entera entire un principio y un fin, y bien merecen de
la conciencia hurnana los que Ilegan vivos o muertos a
la realizaci6n de un ideal; pero es gran merito human
el haber consumido una vida en buscar y perder el de-
rrotero del ideal. Merito e~s tan efectivo, que si alguna
de las artes de expresi6n, ya la pintura. ya principal-
mente la lirica ,subjetiva, ya sobre todas la dramAtica,
toma a Francisco Vicente Aguilera en la hora en que


-32-








empieza su agonia, que es cuando compete el error de
salir de Cuba militant, y lo sigue en la via crucis que
para todo mortal ha sido siempre la busca del camino
que ha perdido, tal manantia] de vida produciria el arte,
que acaso daria su simbolo a Cuba militant.
Los pueblos no miran nunca al character de los me-
dios y esfuerzos que se han hecho para ayudarlos a ser:
solo para los medios fecundados tienen ojos, y no yen
ni pueden ver los hechos infecundos. Por eso no ha ha-
bido en Cuba quien distraiga la vista de los esfuerzos
y los hombres que dieron resultado, para ponerse a con-
templar los sacrificios infecundos.
Los que hizo Aguilera no pueden ser mas pateticos.
Tan pronto como se encuentra en la emigraci6n com-
prende su error, mide el tamafio del error que ha come-
tido al dejar su puesto, que fu6 como dejar su persona-
lidad hist6rica; encontrarse en un mar de pasiones te-
nebroso y encontrarse en la emigraci6n de Nueva York
fue la misma impresi6n de angustia y la misma percep-
ci6n de la perdida de su camino. Empez6 inmediata-
mente a dar traspies: los da siempre la plant humana
cuando deja la senda conocida. Empez6 en seguida a
dar tumbos: asi los da ,siempre la nave que cambia de-
sastrosamente de rumbo en hora de deshecha tempes-
tad. Empez6 acto continue a desorientarse: el alma se
desorienta siempre que pasa de lo ideal a lo real.
Eu Cuba combatiente Aguilera habia sido Agui-
lera. Nombrarlo era nombrar con solo un nombre las
mas de las virtudes del patriotism. S6olo segundo al
que fue mas voluntad que el, ni afin del mismo Cespe-
des era superado en amor a la patria que ideaba, su re-
soluci6n por la doctrine que seguia, su disposici6n a
todo sacrificio, fuera ya el solicitado sacrificio de los
heroes, fuera bien el sacrificio de los martires. En Cuba
era 'l ciudadano, despues de haber sido el precursor, y
todo Cuba lo amaba, lo veneraba, lo bendecia.


-33-








Fuera de Cuba fue un instrument que las pasio-
nes revolucionadas se arrebataban alternativamente.
Habia perdido el derrotero del ideal, y estaba destina-
do a no volver a encontrarlo. Buscabalo en sus condes-
cendencias con uno o con otros de los que habia ido a
buscar como auxiliares mas activos de la patria, y alli no
estaba el ideal. Buscabalo en una tras otra la series en-
tera de las empresas desatentadas, y por alli no ,se iba
al ideal. Busc6lo en expediciones sin cuento, por New
England, por Florida, por Haiti, y por ninguna parte
era el camino. Cuba se habia cerrado para el, Cuba se
le cerro para siempre. Por el camino del ideal se iba a
Cuba, y ese uinico camino era precisamente el derrotero
que Aguilera habia perdido.
Ah patria nueva! Si tui .supieras las congojas de
aquella, la mas ingenua entire las almas de buenos que
ha sido necesario dar en holocaust a tu venida al mun-
do de los pueblos responsables jcuantos corazones hu-
bieran gemido en la hora de las fiestas de tu adveni-
miento, al recordarla present en la memorial, y al ver-
la ausente de la gratitud del pueblo!
Diego Vicente Tejera: para cuando son las pro-
testas y los consejos de los justos? ipara cuaindo lec-
ci6n mas itil a la patria nueva que cuando es pasible
hacerle sentir que el malogrado destiny comun de las
Antillas puede todavia en parte realizarse en Cuba, por
Cuba y para honor v gloria de Cuba? -Acaso por haber-
se dificultado la obra ideal de hacer de nuestras Anti-
lhas ]a Grecia de los tiempos por venir ha dejado Cuba
de poder ser una Atenas de lo just? lAcaso no puede
Cuba detenerse a cantar y saludar la memorial de todos,
de todos sus hijos malogrados en su bien, como Atenas
se detiene cada aino, en Tucidides, a celebrar y honrar
]a memorial de todos los isacrificados a su prepotencia?
Cuando yo veo todo lo grande y noble, bueno y
uitil, que Cuba tiene necesidad de hacer para justificar
las pilas de cadAveres y los montones de almas dolien-








tes sobre que esta fundada, me decido a career imposi-
ble que isiga por el camino de la traici6n, y me niego a
career que sea s6lo una mas entire las pruebas experi-
mentales de que si la herencia es una ley, en la doctrine
de la evoluci6n, es una condenaci6n en la doctrine de
Moises. Entonces me sonrie la esperanza de ver a Cu-
ba luchando por civilizarse en vez de luchar por des-
truirse. Entonces espero verla algtun dia honrando con
tristeza la memorial de Aguilera.
P6ngase a trabajar por conseguirlo. y a mi anti-
guo afecto sume usted mi agradecimiento de antillano.

"El Figaro". La Habana, 10 de agosto de
1902, Anio XVIII, No. 30. Fue publicada bajo
el titulo "En honor de Aguilera". En las Obras
Completas de Eugenio Maria de Hostos. Edi-
ci6n Conmemorativa del Gobierno de Puerto
Rico, Cultural, S. A. 1939, figure en el volu-
men IX, p. 491 a 494, con el titulo: "Por la
memorial de Aguilera".


-35--









Temas e indagaciones













-
Ct-


C..;'
1 6?

"hI.

V
/ -

/


-..'. .. *:- ', : ...... ^;- .. ... .. .,-* '-: '- -, 1
*. .,P J "" : " . 1-


at.
'I ... ,


6 1 ,"' .- "^ '- .,
. ,., .. / f% 4d2 4 / Y 4..A",


.,-'. .. .' :"I":

r eflf;- :. : ^ r


4..


." /7 J .- .' '"f

"; "- "-" .-" -
7/c %to/e


S


V


p. 1~
'.~

tic~~j6~ d6~bfl.v
I





:~74 ?~


t^ -9/'

73,.a
c:t -.'-w.


4rt? j,^/ -


* ....A"I- -


A~.t3


IP
-, ... .


** -.'.'* *: *' .- -/-*- *--..
',% ^-,.--. _: .:. ^ ^..^ ; ,,, .. ...


_ ., ,-, .,. : .
*- ,^1- ,AA-.& stys>


N! .crL.~s......-ur ~ Ecrr
.rt7nrwrr) ,,.rtrw 6
(cit 2rt.C.'f4'fl 6t 2-c z-~ ar~Trc.~u~w (a;
y .4 "S ~'
V t-.b%.,./ t'~,r.
IA a
LI .
- *~--* *.


.Vk~A/
~ ~~ -r


Nota de Marti, de algunos libros que 61 deseaba coirprar.


S '.


'Ca


4.4,
bT^TT-


o slf 4.k '












Marti y su amor a los libros (*)

Por Gonzalo de Quesada y Miranda


Desde su precoz nifiez Marti siempre sinti6 una
gran atracci6n para los libros, atracci6n que se convir-
ti6. pese su vida constantemente agitada y siempre en
primer termino preocupado por la libertad de su patria
y los derechos humans, en un verdadero amor por Ia
lectura, lo que le hizo lamentarse mas de una vez de
haber carecido siempre de aquellas obras, provechosas
desde luego, que tanto ansiaba poseer.
De padres humildes y poco cults, nunca tuvo en
el modesto hogar de Don Mariano Marti y Donia Leo-
nor Perez Ia oportunidad de saciar su afan y de apren-
der y conocer las grandes obras escritas por hombres
de genio, talent y alma, lo cual, sin embargo en nada
disminuy6 sus ansias de saber, sirviendole, por el con-
trario, de poderoso acicate. Y donde quiera que podia
hallar un buen libro lo leia con furor, siendo las obras
que mas le impresionaron de adolescent: el Don Qui-
jote de Cervantes, las obras de Alejandro Dumas, y los
sonetos de Fray Luis de Le6n.

(*) La obra martiana de Gonzalo de Quesada y Miranda es indispen-
sable en la bibliografia de nuestro Ap6stol. Es tanto lo que los estudiosos de
Marti deben a! fervor, Ia dcdicaci6n, !a noble constancia de Gonzalo de
Quesada y Miranda, que ha dedicado lo mejor de su vida a la divulqgaci6on y
exposici6n de los textos de Marti y sus comentarios, que resultaria casi redun-
dante su reiteraci6n aqui. Cuando su padre -Gonzalo de Quesada y Ar6s-
tequi, el buen discipulo de Marti y a quien encomendara el Ap6stol su tes-
tamento literario-, era Comisionado Especial en Washington. naci6 Quesada
y Miranda. Estudio en Washington y, en Alemania, a donde fuera su ilustre
padre como representante de Cuba. Quesada y Miranda ha publicado- "Del
Casco al Gorro Frigio", "Mis impresiones de la Gran Guerra", "Cloroformo'


-39-








Al ingresar en la escuela del buen patriota. Rafael
Maria Mendive, tuvo amplia oportunidad de leer cuan-
to buen libro poseia su maestro exemplar, quien no in-
fluy6 poco en encauzar y ordenar su lectura de manera
que pudiese obtener de ella el mayor fruto.
Y al estudiar en Madrid y Zaragoza es donde
Marti devora, si, hay que decir devora, porque asi fue,
robandole horas al sueino y a los placeres. no s61o los
clasicos espanioles, sino famosos libros de autores ale-
manes, ingleses, franceses y hasta italianos, procuran-
do leer muchos de ellos en su propio idioma, aunque
desde luego con ciertas dificultades.
Esta verdadera hambre de Marti por conocer lo
que los grandes hombres habian escrito, lo que pensa-
ban de los problems de la vida, del Universo en ge-
neral, fue tan avasalladora que preferia quedarse sin
comprar nuevas ropas o zapatos, optaba generoso por
sacrificar todo cuanto pudiera encerrar un efimero ca-
pricho o goce, por ilustrarse. Y tan asidua, incansable
y provechosa fue su dedicaci6n al studio, tan prodi-
giosa su admirable memorial que, mas tarde, en los anios
de plena lucha revolucionaria y de su producci6n, ya
periodistica, poetica o literaria, nos encontramos, mara-
(cucntos); diriqi6 en la editorial "Tropico"., la edici6n de las ohras completas de
Martir. Hasta ahora ha editado 74 volkmenes. Bajo su inspiraci6n contaimos
con la Fragua Martiana, de tan cmotiva e important funci6n para el amor
y conocimiento de Marti; el scmninario martiano le debe tambidn su incansable
afan de servir la tarea nobilisima de extender el legado del Ap6stol. Entre
las obras mas importantes para el studio de Marti figuran estas de que es
autor nuestro ilustre colaborador: "Anecdotario Martiano. Nuevas facetais de
Marti", La Habana, Ediciones Patria, 1948; "Facetas de Marti", La Habana,
Edit. Tr6pico, 1939; "La Juventud de Marti". Discurso en la Sesi6ri solemnne
para conmemorar el natalicio de Jose Marti, La Habana. Imp. El Siglo XX,
1943, "'Marti, hombre", La Habana, Seoane, Fernandez, 1940, una esplndida
biografia del Ap6stol, muy leida y celebrada; "Marti, periodista", La Habana,
hIp,. y Pdpeleria de Ramiba Bouziiz, 1929; "Mujeres de Marti", La Ha1,ni.
Ediciones de ia Revista Indice, 1943. Son importantes tamnbien sus "Papeles
de Marti", editados por la Academia de la Historia y las Memorias del Se-
rninario Martiano. Creo, como anexo al Museo Nacional y antes de Ia Fragua
Martiana, el "Museo Marti", El traibajo que nos ha entregado esta muy dentro
de la atm6osfera del iamor martiano, tan significativo en Quesada y Miranda. y
toca un terna rnuy querido para la Biblioteca Nacional: Marti y los lihros,








villados, a cada instant, pruebas irrefutables de su am-
plia cultural y de su extraordinario conocimiento de las
Letras, las Ciencias, el Arte y Ia Filosofia.
iY eso que Marti jams tuvo verdadera calma, ni
sosiego, ni much menos los medios para poder tener
una biblioteca nutrida, repleta de los libros que el que-
ria poseer!
Por cierto, que al partir para Cuba, rumbo a su su-
premo sacrificio en Dos Rios, a su discipulo predilecto,
mi padre, Ie encarg6 vender las pocas obras de su bi-
blioteca para con su product contribuir tambi&n a Ia
causa sagrada de Cuba Libre. Y al encomendarle esta
misi6n a mi padre, Marti revelo6 elocuentemente su amor
a los libros, Ia imposibilidad que siempre existi6 para que
tuviese los que deseaba, en las siguientes palabras: "Esos
libros han sido mi vicio y mi lujo, esos pobres libros
casuales, y de trabajo. Jamas tuve los que desee, ni me
crei con derecho a comprar los que no necesitaba pa-
ra la faena"
Como dato curioso veamos una nota de algunos
libros que Marti deseaba comprar. Para facilitar su
comprensi6n, he traducido todos los titulos de las obras
no escritas en espafiol a ese idioma, y que son:
Hombres de letras franceses de M. Maris.
Poemas escogidos de Mathew Arnold.
Poemnas de Wordworth.
Cuentos de Euripides.
El Genio en la Historia de Eduardo Fournier.
Las obras de Shakespeare.
Obras de Victor Hugo,
Distracciones Cientificas de G. Tissaudier.
Los misterios de la mano de Debarolles.
Las dos mascaras de Paul St. Victor
Saint Beuve de A. J. Pons.
Demuestra esta lista de algunas de las obras que
Marti queria adquirir y que le interesaban, por ia di-


-41-








versidad de nacionalidades de sus autores y de sus te-
mas, la mente poliforme del Maestro, su interns por to-
das las manifestaciones de la vida, el Arte y la Ciencia,
lo cual se ajusta perfectamente a su consejo, contenido
en su magnifico trabajo sobre Oscar Wilde, y que no
era otro que:
"Conocer diversas literaturas es el medio mejor
"de libertarse de la tirania de algunas de ellas; asi
"como no hay manera de salvarse del riesgo de
"obedecer ciegamente a un sistema filos6fico, sino
nutrirse de todos, y ver c6mo en todos palpita un
"mismo espiritu, sujeto a semejantes accidents,
"cualesquiera que sean las formas de que la ima-
"ginaci6n humana, vehemente o menguada, segqun
"los climas, haya revestido esa fe en lo inmenso
4y esa ansia de salir de si, y esa noble inconfor-
"midad con lo que se es. que general todas las
"escuelas filos6ficas"
Pero volvamos al gran amrnor de Marti por los li-
bros, tan intense que a elloas le daba alma y vida, hasta
el punto de exclamar: "Un libro, aunque sea de mente
ajena, parece cosa como nacida de uno mismo, y se
siente uno como mejorado y agrandado con cada libro
nuevo". Y afiade luego, con sagaz observaci6n: "*Bien
se que entire los libros, porque no hay series de objetos
inanimada que no refleje las eyes u 6rdenes de la na-
turaleza viva, hay insects: y se conoce el libro Ie6n,
el libro ardilla, el libro escorDi6n, el libro sierpe. Y hay
libros de cabello rojo y luigubre mirada, como aque] hi-
jo de Milady en ese poema de Dumas que llaman no-
vela, Los Tres Mosqueteros, y hay repugnantes como
sapos.
Lecturas buenas, pues, queria naturalmente Marti,
lectura de libros uitiles, de libros que ensefian, de libros
que ayudan para la lucha de la vida o que sirven de
aliento y consuelo para los tristes y caidos.


-42-








Como lo expresa hello pensamiento de Marti:
"Un pueblo no debe ser excesivamente literario,
"sobre todo en los tiempos febriles y mercantiles
4que corremos, pero debe ser un poco literario.
"Mi maestro Rafael Mendive, ha dicho que por el
"dolor se entra a la vida; por la poesia se sale de
ella. Se olvidan las culebras, y se piensa en las
"Aguilas y los leones. jQue suaves lagrimas aso-
"man a los ojos despues de haber leido buenos
ver,sos! Y ic6mo piensa en Dios el que ley6, con
"hondo Animo, la Aurora de Kracinski!"
Asi pensaba Marti por entender que del "ennoble-
cimiento del alma, ninguno mayor que el que se saca de
los libros", de "las ideas que purifican".
Por lo que de seguro querria para su patria muchas
bibliotecas, bibliotecas piblicas, done "los pobres y
humildes", con los que su suerte quiso echar, pudieran
leer esos libros, que el tambien jams pudo comprar por
falta de recursos, pero que tan necesarios son para el
conocimiento de las diversas actividades de la vida y
el mejoramiento del ser human.
En el Centenario de su Natalicio, el Maestro ca-
rece afin de un gran monument, "real y util", digno
de su grandeza y de su isacrificio por su Cuba, quien
tanto am6. Hagamos votos por que al menos se le rinda
uno de los homenajes que mas apreciaria, por su tras-
cendencia para la cultural de nuestro pueblo, dando ci-
ma al edificio proyectado para nuestra Biblioteca Na-
cional, con el que honrandola, nos honraremos todos,
llevando su nombre inmortal.


-43-











Los Recabarren y Pdrez de Borroto (*)

For Arturo G. Lavin

Don Martin de Recabarren y Perez de Borroto,
Oidor de la Real Audiencia de Chile, naci6 en la ciu-
dad de la Habana y cas6 en la de Lima con Dofia Isa-
bel Pardo de Figueroa y LujAn, natural de Tinta en el
Perui. Tuvieron por hijo, entire otros, a Don Estanis-
lao de Recabarren y Pardo de Figueroa. Canonigo,
Dignidad de Tesorero, de ia Santa Iglesia Catedral de
Santiago, lugar de su nacimiento y capital del Reino
de Chile.
Don Estanislao de Recabarren y Pardo de Figue-
roa, Perez de Borroto y Lujan, ingres6 el anio 1797 en
la Real y Distinguida Orden Espafiola de Carlos III
(Archivo Hist6rico Nacional de Madrid, expediente
1017).
Por su linea materna, las pruebas de ingreso se
practicaron satisfactoriamente en Espafia y Peru. Por
su linea paterna se practicaron en la Habana, donde
se guardian originales (Archivo Nacional de la Repwi-
blica, Gobierno General, legajo 509. expediente 26.290).

(") El nombrc de Arturo G. Lavin result gratamente familiar para los
lectores de la "Revista de la Biblioteca Nacional" y, sus trabajos, publicados
con requilarirdad en nuestra revista, han llamado la atenci6n tanto en Cuba
como fucra de nuestra patria. Se trata de un invcstigador de experiencia y
prolijidad, que aborda temas siempre interesantes. Los lectores recuerdan bien
algunos de los aportes con que Arturo G. Lavin ha honrado nuestra publica-
ci6n: ."Ascendientes y parientes de Figarola Caneda", que publicamos en el
trimestre de Enero-Marzo de 1952, t. Ill No. I; "Documnentos para la His-
toria Colonial de Cuba", Abril-Junio 1952, t. 111, No. 2; "Las primitivas ar-
mas dc la ciudad de aIn Habana", Julio-Sept. 1952. t 111, No. 3; "Documentos
parzi la Historia Colonial de Cuba", Oct.L-Dic., 1952, t. 111 No. 4; "Familia
del pintor habanero Don Vicente Escobar". AbriI-Junio. 1953, t. IV No. 2.


-44-







Como acto positive de la hidalguia de los Reca-
barren y Perez de Borroto, la parte que representaba al
Can6nigo Recabarren, asesorada de su abogado el
Dr. Francisco de Acosta y Riaza, aleg6 solamente los
cargos de alcaldes ordinarios y de la santa hermandad
desempenados por algunos de sus abuelos aqui en la
Habana. Miguel Mendez, teniente de escribano de cal
bildo, certific6 cuando fueron elegidos y confirmados.
A las diligencias formadas se acumularon various
testimonies y certificaciones que solo acreditaron la
legitimidad, limpieza de sangre y buen concept de los
Recabarren y Perez de Borroto.
Impasibilitada la parte de Recabarren justificar
documentalmente to que prevenia las Reales Instruc-
ciones para ingreso en diclha Orden, de acuerdo con
las mismas pidi6 suplirlo con informaci6n de testigos.
En cuanto a la condici6n de nobles hijosdalgo de
los Recabarren y Perez de Barroto, las declaraciones
de los referidos testigos nada precisaron, dejaron mu-
cho que desear.
Previo informed del sindico procurador general, que
lo Ilam6 informative de legitimidad y nobleza, el Go-
bernador y CapitAn General de la Isla aprob6 estas di-
ligencias en 11 de Junio de 1795. Mand6 se entregasen
originates con los testimonies legalizados que se p1-
dieren.
Ignoramos si la Asamblea de la Orden conoci6 o10
actuado hasta entonces. En tal caso no lo tuvo por su-
ficiente para el ingreso en ella del Can6nigo Recabarren.
Un aino y cinco meses mas tarde, en 11 i de No-
viembre de 1796, la parte de Recabarren pu.so de nuevo
en curso aquellas diligencias originates. Pidi6. y asi se
mand6, que a las diligencias principiadas para acredi-
tar la nobleza e hidalguia de su poderdante y de sus
progenitores en esta ciudad se uniesen, testimonios de
ciertas clAusulas, que dijo, de iun testamento otorgado


-45-







por Diego Perez Costilla, certificaciones de actas sa-
cramentales las cuales serial6, certificaci6n de que Juan
Chirinos fue electo y confirmado alcalde ordinario de
esta ciudad en cabildo de elecciones de I de Enero de
1629 y certificaci6n de una informaci6n colocada a
continuaci6n del acta del cabildo de 17 de Enero de
1592 dada por Luis Perez Costilla en que hizo constar
a mas de otras cosas que era hijo legitimo de Gaspar
Perez Borroto y de Isabel Juarez Costilla y nieto de
Francisco Perez Borroto, persona principal noble hijo-
dalgo.
Las referidas clausulas testamentarias y actas sa-
cramentales s6lo acreditaron el parentesco de los Perez
de Borroto y Juan Chirinos, cuyo empleo de alcalde
seguia siendo acto de hidalguia para el promovente de
estas diligencias y para su abogado no obstante que en
esta ciudad no habia distinci6n de estado para el des-
empefio de los oficios de Justicia y Regimiento.
Hemos leido la referida informaci6n dada por Luis
Perez Costilla y por ella sabemos que de los cinco tes-
tigos que present, los apellidados Carreino y Soto fue-
ron los uinicos que declararon que tenian por hijodalgo a
su abuelo Francisco Perez de Borroto. De esta informa-
cion se uni6 a las diligencias Ia certification que sigue.
"D" Miguel Mendez, S"0 de su Magd y Then" de el
de Cavildo de esta Ciudad, como mejor pueda certifico
y doy fee que en el que se celebr6 a los diez y siete dias
del mes de Enero de mil quinientos noventa y dos anios
a que concurri6 Ia Justicia y Regimiento y por ante
Francisco del Poyo Ballejo, S" numerario, se halla in-
certa una informaci6n que produxo Luis Perez Costilla
a consecuencia de una Cduila Real que present el
Maese de Campo Juan de Texeda, Gov y Cap" Gral,
Cav del Orden de Santiago, para que se Ie recibiese
por S"o pubo del que renunci6 en 6l su padre Gaspar
Perez de Borroto en que con cinco testigos de excep-


-46-







ci6n que lo fueron Bartolome de Morales, Rodrigo Ca-
rrenio, Regidores, Christoval de Soto, Thesorero de la
S" Cruzada, el Cap" de a caballos Francisco de Avalos
(sic por Rojas) y Lorenzo Manibardo, Alcalde Ordi-
nario, hiso constar que era natural de esta dicha Ciu-
dad, hijo legitimo del expresado Gaspar Perez de Bo-
rroto ,S tambien de Cavd y de Concejo, y de Isabel
Xuarez de Costilla, y nieto de Francisco Perez Borroto,
los quales contextes depusieron que tenian puntual co-
nocimiento de los antes dichos, reputados por gente
principal, nobles, hijos de algo, y que igualmente esta-
ba apto para despachar por si el expresado oficio, es-
tando ciertos de que en las ocasiones que se habian ofre-
cido de servir A su Magd quando tocaban arrebato para
sugetar al enemigo le vieron, asi al susodicho como a
su hermano Francisco Perez Borroto, asistir con sus
arrnas y Caballos graciosamente. Como de su tenor
mas individualmente aparece a que me remito, el qual
queda en mi poder, y en cumplimiento de lo mandado
por la providencia que antesede pongo la present en
la Havana en doce de Noviembre de mil setecientos no-
venta y seis anios. Miguel Mendez, S10 Thente de Ca-
vildo".
Es de advertir, en cuanto a lo que dice la certifi-
caci6n anterior respect a los hermanos Luis Perez
Costilla y Francisco Perez Borroto, que el hecho seia-
lado y el de concurrir de igual manera a los alardes
que de vez en cuando se hacian en la ciudad no signi-
ficaba entonces hidalguia.
En 12 de Noviembre tambien y expedido el mis-
mo dia por el escribano piblico Don Jose Rodriguez. se
union a las diligencias testimonio de lo escrito a foja
siete vuelta de una Certificaci6n de genealogia, noble-
za y armas, dada en Madrid a 28 de Julio de 1779 por
el Cronista Rey de Armas Don Jose Julian Brochero
a instancia de los Caballeros Maestrantes de la Real


-47-







de Ronda Don Juan Bautista y Don Manuel Maria
Fernandez Pacheco.
Con el testimonio del escribano Rodriguez que-
daba probada la hidalguia de los Perez de Borroto.
Brochero habia certificado en dicha foja siete vuelta
distintos lugares del conocido inforrmativo promovido
en Marbello el aino 1553 por el citado Capitan Fran-
cisco Perez de Borroto, natural de dicho lugar y vecino
ce la Habana.
Finalmente, tambien se unieron a las diligencias.,
testimonio de una petici6n hecha al Cabildo por la
parte de Recabarren y la certificaci6n expedida en su
consecuencia. Las copiamos a continuaci6n.
"M. I. S. Dn Bernardo Parrefino, Sargento Mayor
del Reximto de Voluntarios de Infa Disciplinada Blan-
cos de esta Plaza, cav del Orden de Santiago y Apo-
derado substitute del Dcr. Dn Estanislao de Recabarren,
can6nigo Dignidad de Thes de la S'" lg? cathedral de
Santiago capital del Reyno de Chile como mas haya
lugar en derecho paresco ante V. S. M. I. y digo: Que
para calificar que los empleos de Alcaldes Ordinarios
se han conferidos siempre en esta ciudad a las perso-
nas principles, y Nobles, y no a otras; de manera que
el acto de Elecci6n a estos Oficios ileva nesesariamente
en si la calificaci6n de nobleza C instruir por este medio
la del citado S0r can6nigo. A. V. S. M. I. Suplico se
sirva atestarlo igualmente como la observancia de di-
chas elecciones en personas de las calidades expues-
tas e iqual a la que se tiene en los Reynos de Castilla
sin violarse por alquna manera tan devido Orden, y
formalidad, y evaquado se me entregue Original con
los testimonies que pidiere que es Justa que pido Ut
supra. Bernardo Parreno".
id"Es constant y notorio que este Ilustre Cuerpo
ha acojido spre desde la fundacion de esta Ciudad pa-
ra las Elecciones de los empleos de Alcaldes Ordina-


-48-








rios, de la Santa Herrnandad y demas Oficios conse-
giles a los sugetos de la primera distinci6n, conocidos
y reputadcs por cavalleros hijos dalgo, y en quienes
ademAs de estos requicitos concurran las qualidades,
y circunstancias nessesarias para su obtenci6n, a la
manera que ise practice en los Reynos de Castilla, sin
que haya havido jamas exemplar, de que esto no se
observe: En cuyo concept Su Mag'd se dign6 distin-
guir en la creaci6n de la companiia de Cadetes Reales
que se form, cuando se restaur6 esta Plaza del domi-
nio Anglicano el afio de mil sett ,sesenta y tres, a* los
hijos que probasen serlo de los que hubiesen obtenido
aquella primera Judicatura. Asi se acord6 en el Ca-
vildo ordinario celebrado ante mi este dia a que con-
curri6 la Justicia y Regimiento que de el parecerap.-
Havana doce de Noviembre de mil setts novt y seis
aios. Miguel Mendez, S" Tht' de Cavildo".
Miguel Mendez se excedi6 en su Certificaci6n. En
el acta del cabildo de ese dia leemos lo que sigue. "En
este Cavildo lei (dice el escribano) vna repress de D.
Bernardo Parrenio, Sargento mayor del Reximto de
voluntarios de Infanteria de esta Plaza y Apoderado
del S0r Dn Estanislao de Recabarren Can6nigo Dignidad
Tesorero de la Santa Iglesia Catedral de Santiago, ca-
pital del Reyno de Chile, en que pide se le certifique
por este Ilta Cuerpo como los empleas de Alcaldes ords
se han conferido siempre en esta Ciudad a las personas
principles y nobles y no a otras, de manera que el acto
de elecci6n a estos oficios lleba necesariamente en si
la calificaci6n de Nobleza. I concluida su lectura se
acord6. Es constant y notorio, que este I. C. ha esco-
jido para la elecci6n de Alcaldes ordinarios a los suge-
tos de primera distinci6n del Pueblo, y en quien con-
curren las qualidades y circunstancias necesarias, y
S. M. se dign6 distinguir los hijos de los que hubiesen
obtenido aquella Judicatura en la creaci6n de la com-
pafiia de Cadetes Reales, admitiendoseles en esta clase".


-49--







Desconocemas el Reglamento de dicha Cornpaniia
de Cadetes Reales y por lo tanto la clase de pruebas
que practicaban los j6venes que en ella ingresaban, de
las cuales se eximieron a los hijos de las que habian sido
alcaldes ordinarios de esta ciudad. Si las pruebas de
ingreso fueron de legitimidad, limpieza de sangre e hi-
dalguia y esta iltima condici6n social no la tenia el ca-
dete hijo de alcalde, el de todas maneras se ennobleci6,
aunque solo por su vida. por el cargo de Justicia que
desempenoi6 su padre.
Llamandola Noble Compafiia de Cadetes de la
Habana, dice Pezuela que en ella se filiaron los hijos
de las titulos y de las families mas acomodadas de esta
ciudad y que fue de poca vida porque sobre el rigor
de los habitos militares impuestos a sus hijos prevaleci6
despues el ciego y no siempre bien entendido carinio
de sus madres.
Las diligencias promovidas dos veces por la parte
de Recabarren dieron fin con el siguiente auto del Go-
bernador y Capitan General de la Isla, el cual rubric6
con Asesor en 14 de Diciembre de 1796. -- "Vistos:
Apruevase quanto ha lugar en derecho lo obrado des-
pues del auto de doce de junio tiltimo, interponiendose
Ia autoridad ordinaria y decreto judicial; y entreguese
a la parte promovente con los testimonies que pidiere.
Santa Clara. Ilincheta".
El auto anterior fue dictado mediante el informed
que sigue. "El Sindico Procurador General de esta Ciu-
dad ha visto el Expediente seguido por el Caballero
Apoderado substitute del Senior D. Estanislao de Re-
cabarren, Can6nigo Dignidad de Tesorero de la Santa
Iglesia Catedral de Santiago de Chile, a fin de acredi-
tar la Nobleza e Hidalguia de los Progenitores del
enunciado Sefior, aprobado por el Auto de buelta de
P 36 y aumentado su merito con los Documentos que
principian A la foja 41; y mediante a que se hayan so-
lemnemente autorizados, y el que represent lexos de


-50-










tener alguna duda en su certeza, esta firmemente per-
suadido A que los antepasados del Sefior Pretendiente
gozaron en esta Ciudad de los gajes, y preheminencias
de tales Caballeros hijos dalgo, y por lo mismio procu-
ran enlazarse con ellos la mayor parte de las families
escla recid as .................................................................. con
una grande informaci6n de Nobleza, no se le ofrece
......................... en que V. E .............................................
a bien, extienda su aprobaci6n a los nuebamente aniadi-
do; ratificando la de foja 36, y mandado se entregue
original al interesado con el testimonio o teistimonios
que pidiere para lo que combenga. Havana 25 de No-
viembre de 1796.--Man1 Jose de Torrontegui.-Dcr.
Ambrosio de Zuazo"
No obstante la arnmafiada Certificacion del escriba-
no Mendez y este informed del Sindico Procurador del
comiun, que no tenia pechos de pecheros que defender,
la hidalguia de los Recabarren qued6 sin probar en las
diligencias. Las gajes y preeminencias de caballeros hi-
josdalgo de que gozaron en esta ciudad los antecesores
del promovente, los gozaba entonces todo vecino de ella.
Es extrafio que el apoderado de Recabarren no le
remitiese las diligencias originals .En las cuentas de
honorarios y gastos que aparecen en ellas no se con-
signan los de testimonios, pero acaso alguno conoci6 la
Asamblea de Carlos III. Si lo conoci6, tal vez acept6
como cosa cierta lo certificado por el escribano Men-
dez y lo informado por el sindico Torrontegui, o tal
vez con conocimiento de los asuntos de Indias acept6
probada solamente la h'idalguia de los Perez de Borroto.
Parece fue probada de otra manera la hidalguia de
los Recabarren. Dice Don Juan Luis Espejo. en su
"Nobiliario de la Antigua Capitania General de Chi-
le", que en 14 de Octubre de 1793, ante Martin de Chu-
rruca, alcalde de Motrico, y Juan Bautista de Andonae-
gui, escribano, rindieron information de nobleza Don


-..,51--








Estanislao de Recabarren y Don Jose Manuel de Esca-
lada y Recabarren Caballeroo de Santiago, tercer Mar-
ques de Villapalma de Encalada y sobrino de Don Es-
tanislao). Espejo dice tambien que en la Habana, a 9
de Enero de 1673 y por ante Antonio Fernandez de
Velasco, rindi6 informaci6n de nobleza Miguel de Re-
cabarren y Marques (de Morta, abuelo de Don Esta-
nislao). Agrega Espejo que anbas informaciones se
guardian en el Archivo de las Ordenes Militares "Prue-
has de Don Estanislao de Recabarren, Caballero de la
Orden de Carlos III.
No consideramos satisfactorio el informative de
nobleza promovido en la Habana el afio 1673 por Mi-
guel de Recabarren y Marques de Morta ni nos expli-
camos como no aparece testimonio de el en las diligen-
cias promovidas en 1796 por su nieto Don Estanislao.
En el protocolo del afio 1673 del escribano puiblico
Antonio Fernandez de Velasco faltan muchos instru-
mentos y entire ellos cualquier informative y escritu-
ras protocoladas el dia 9 de Enero. Este informative
no se testimoni6o ni se anot6 en las actas capitulares.
Tampoco lo hemos encontrado en el Archivo Nacional,
seguramente porque fue entregado original.


.-52-













Los Recabarren habaneros y sus
descendientes chilenos (4)

Por Rafael Nieto y Cortadellas

Como complement al document de nuestro perse-
verante investigator y excelente amigo Arturo G. Lavin,
publicado hoy en esta Revista, ofrecemos el present
emsayo geneal6gico sobre la familiar Recabarren.
Este linaje ha merecido la atenci6n del senior La-
vin, no s6olo por su antiguedad en la Habana, sino por
contarse entire sus integrantes al habanero don Martin
de Recabarren y Perez de Borroto, alto funcionario de
la judicatura espaniola en la America y fundador de su
linaje en la ciudad de Santiago de Chile.
Los descendienteis de dicho senior, como expondre-
mos, han ocupado en aquel vasto territorio sudamerica-
no cargos muy importantes, tanto en la epoca colonial
como en la republican, recayendo en uno de los hijos
(*) Complementando el trahajo acucioso "Los Recabarren y Perez de
Borroto" de nuestro distinguido colaborador Arturo G. Lavin, este otro cola-
borador habitual de la "Revista de Ia Biblioteca Nacional", Rafael Nieto
y Cortadellas public "Los Recabarren habaneros y sus descendientes chile-
nos". Es muy honroso para nuestra publicaci6n la concordancia y el comple-
mnento en un mismo tema de estos dos investigadores que esta vez aparecen
unidos por un mismo asunto central. Cada cual con su estilo particular, con
sus clementos de Investigaci6n y sus puntos de vista, le da al tema de inda-
gaci6n un nuevo interns. De Rafael Nieto y Cortadellas recuerdan nuestros
lectores alqunos de sus trabajos anteriores, aparecidos en la "Revista de la
Biblioteca Nacional": "Ascendencia habanera del IV Conde de Pozos Dulces",
Julio-Sept. 1952. t. HI, No. 3; "ULn personaje no estudiado en nuestra historic,
De Clouet", Oct.-Dic. 1952, t. III, No. 4. Sus "Documentos snacramentales de
algunos cubanos ilustres" ban estado apareciendo en diversos nTmeros: Enero-
Marzo 1952, t, 1i, No. 1; Oct.-Dic. 1952. t. 111, No. 4; Enero-Marzo 1953.
t. IV No. 1; Abril-Junio 1953. t. IV No. 2.
Al hablar de Rafael Nieto y Cortadellas, C6nsul general de Cuba, ha escri-
to el Presidente de Ia Sociedad Colozbista Pananiericani, el Dr. Miquel Angel


-53-








de tan ilustre habanero el condado de Villasenior, enla-
zandose otra hija suya con el II Marques de la Cafiada-
Hermosa de San Bartolomn, otra con el II Marques de
Encalada, y una su descendiente con la casa condal de
San Miguel de Carma, a mas de que el condado de
Casa-Tagle de Trasierra recay6 tambien en descen-
diente de este cubano. Ya consumada la independencia
en Chile, a un Recabarren independentista que habia
sido firmante de ]a Constituci6n de 1828 lo vemos vi-
cepresidiendo aquel novel Congreso Nacional de Di-
putados, cargo que tambien ocupa otro de la familiar,
y afios despues, otro de estos ostenta el vicealmirantaz-
go de Ia Armada chilena. Y por fiiltimo, como veremos,
dos hijas de un descendiente casan con un Presidente
de la Repdblica de Chile, y al final del ensayo podre-
mos observer c6mo la linea principal de los Recabarren
sudamericanos, ya en su descendientes los Herboso
(condes de San Miguel de Carma) se une de nuevo a
otro linaje cubano, esta vez el de los Agiiero, vinculado
a nuestra epopeya de los Diez Afios en la persona de un

Camp-,: Sequraimrritc que este nombre (dentro de nuestra vida social. lu poco
descosida) es mcjor conocddo por su larga y fecunda dedicici6n al Servicio Ex-
tV.rior de la Reptiblica. Y sin embargo, entire ei reducido circulo de e.spcci-distas
en la nateri, PoocoS hoinbres se habrdn dedicado con iiiayor ahinco y fortima,
que Nieto, a escarbar en el polvo venerable de los archives nacionales y extrain-
jeros para hiailiar !a vista de personaje.s o acontecirnientos mectuorabk.s".
Rafatel Nieto y Cortadellas es autor de una obra de much importancia
invcstigadora: "Los descendicntes de Cristobal Col6n", editada por la Socie-
dad Colombista Faniamericana en La Habana, Imprenta de P. FernAndez
y Cia. 1952. Se trata de una obra geneol6gica de important indiagaci6n,
y qule n merccido la aprobaci6n del Instituto Cubano de Genealogia y Her6l-
dici y de ia Sociedad editor. Nuestro ilustre colaborador es individuo
correspondiente de la Acadcmia de ia Historia de Cuba; findador y de nti-
mero, Viccpresidente del Instituto Cubano de Genealogia y Heraldica; cola.-
borador de la Sociedad Cubana de Estudios Historicos e Internadcionales, per-
tenece a la Sociedad Econ6mica de Amigos del Pais en La Habana; es mindi-
viduo honorario de la Academia Mexicana de Genealogia y HerAldica. del
Instituto Gcneal6gico Brasileiro de Sao-Paulo y correspondiente en la Habana
del Instituto Argentino de Ciencias Genealogicas, de [a Sociedad de Estudios
de Historic de la Paz, del Instituto Chileno de Investigaciones Geneal6gicas,
de la Sociedad Herildica y Genealogica Boliviana, Representante Especial en
Cuba de The Amnerican Society of Heraldry y de instituciones de investigacionres
hist6ricas y yencal6gicas del Peri, y Costa Rica.


-54-







revolucionario camagiieyano que por suts ideas separa-
tistas tuvo que emigrar a aquella nacion sudamericana.
Los Recabarren, que tantos hijos notables dieron
a Chile -donde sus descendientes aun ocupan un lugar
prominent en lo politico y lo social- procedieron de
Motrico, villa espaniola hoy situada geograficamente
en el ayuntamiento de igual nombre, partido judicial de
Vergara, en la provincia nortena de Guipflzcoa y dio-
cesis de Vitoria, gozando alli de la condici6n de hijos-
dalgo.
Las armas originales de este linaje son: en campo
de plata un arbol de sinople con un lobo andante, de
sable, al pie del tronco. Luego, en Chile, estas armas
las vemos acrecentadas asi: escudo cuartelado: el pri*
mero y el cuarto tal como los acabamos de describir; y
el segundo y tercero, de gules, con un castillo de oro.
La genealogia documentalmente probada de los
de esta familiar, comienza asi:
Don MIGUEL DE RECABARREN y su mujer
donia Maria Ibcfiez de la Torre Astigarribia, hijosdalgo
de la villa de Motrico, fueron padres: de Maria (bauti-
zada en la parroquia de Motrico, afio de 1549); de Fran-
cisca (bautizada en la misma parroquia el anio de 1555),
y: de
Don MARTIN INIGUEZ DE RECABARREN.
que fue bautizado en la parroquia de Motrico el 8 de
febrero de 1551, donde fue Regidor de su Ayunta-
miento en 1612, y Alcalde los afios de 1614, 1618 y
1621, a mas de ser Mayordomo de aquella iglesia los
afios de 1615 y 1619. De su enlace con dofia Maria
Ruiz de VidarzAbal, procre6: a
Don MARTIN RUIZ DE RECABARREN, bau-
tizado en la parroquia de Motrico el 31 de octubre de
1580, siendo regidor de aquel Ayuntamiento los afios
de 1627, 1628, 1629 y 1632. Cas6 con dona Maria
Esteban de Aguirre Iturriza, de la que tuvo por hijos:
a Pedro (que paso a la Habana), y: al


-55-








Capitan Don MIGUEL DE RECABARREN Y
AGUIRRE, bautizado en la parroquia de Motrico el 2
de febrero de 1609 que pas6 a la Habana, siendo Al-
calde del Ayuntamiento habanero en 1644. Hizo testa-
mento cerrado el 4 de enero de 1651 que fue abierto
por el escribano Francisco Hidalgo el 7 de mayo de
1655. Su defunci6n se encuentra en la parroquia del
Sagrario de la Catedral de la Habana a 13 de mayo de
dicho afio 1655 (folio 127, partida 3a. libro 2), siendo
sepultado en el convento de San Agustin. Cas6 en el
referido convento el 5 de julio de 1640 (partida asen-
tada en la parroquia del Sagrario de la Catedral haba-
nera al folio 267 vuelto, no. 2, libro 1) y velandose el
27 de noviembre de ese afio, con donia Leonor Marquez
y Morta. Esta seniora a su vez, fue bautizada en la
referida parroquia del Sagrario de la Catedral de la
Habana el 26 de mayo de 1627 (folio 148 vuelto, par-
tida 7, libro 2), donde se encuentra su defunci6n a 17
de mayo de 166 (folio 160, partida 3, libro 2), siendo
hija del Capitan D'amian Marquez, y de donia Ana de
Morta y Maestre, esta uItima bautizada en la tantas
veces mencionada parroquia del Sagrario de la Cate-
dral habanera el 13 de noviembre de 1597 (folio 49,
No. 363, libro de barajas trasuntado) donde ambos
casaron el 15 de noviembre de 1622 (folio 2, partida
2a. libro primero) velandose el 16 de enero del anio
siguiente. Del enlace del Capitan don Miguel de Reca-
barren y Aguirre con dofia Leonor Marquez y Morta
fueron procreados: Damian; Miguel; Ana; Beatriz;
Juan; Martin y Pedro de Recabarren y Marquez de
Morta. Los ctales:
1. Don Damian de Recabarren y Marquez de
Morta, habanero, fue presbitero domiciliario. Test6 ante
el escribano Antonio Sanchez, y en ese document nom-
br6 como sus herederos a su hermano don Miguel, y a
dofia Micaela de Urbina, mujer de don Felipe de Morta,
su primo. La defunci6n de don Damian se encuentra en


-56-






la parroquia del Sagrario de la Catedral de la Habana
a 7 de Octubre de 1673 (folio 243 vuelto, No. 3, libro 2)
2. Don Miguel de Recabarren y Marquez de
Morta, del que despues trataremos como continuador
de su linaje.
3. Donia Ana de Recabarren y MArquez de Mor-
ta, fue bautizada en la parroquia del Sagrario de la Ca-
tedral habanera el primero de julio de 1646 (folio 285
vuelto, partida 3a, libro 3).
4. Dofia Beatriz de Recabarren y Marquez de
Morta, fu6 bautizada en la parroquia del Sagrario de
la Catedral de la Habana el 31 de marzo de 1653 (folio
5 vuelto, partida primera, libro 4).
5. Don Juan de Recabarren y Marquez de Mor-
ta, nacido el 4 de julio de 1651. fue bautizado en la pa-
rroquia del Sagrario de la Catedral habanera el 8 de
julio de esa afio (folio 35 vuelto, partida 3a., libro 4).
6. Don Martin de Recabarren y Marquez de
Morta, fue bautizado en la parroquia del Sagrario de
la Catedral de la Habana el 31 de mar'o de 1653 (folio
69, partida 2a., libro 4).
7. Don Pedro de Recabarren y MArquez de Mor-
ta, hijo p6stumo, fu& bautizado en la tantas veces men-
cionada parroquia del Sagrario de la Catedral haba-
nera el 4 de noviembre de 1655 (folio 118 vuelto, par-
tida 3a. libro 4), siendo -su padrino su tio paterno ya
mencionado, don Pedro de Recabarren y Aguirre.
Don MIGUEL DE RECABARREN Y MAR-
QUEZ DE MORTA, ya mencionado, fue bautizado
en la parroquia del Sagrario de la Catedral de la Habana
el 15 de noviembre de 1644 (folio 257, partida 2a. libro
3), siendo apadrinado por don Diego de Egiies, Caba-
Hlero de la Orden de Santiago. El primero de enero de
1696 fue electo Regidor del ayuntamiento de su ciudad


-57-







natal. En 1719 remiti6 un memorial al Consejo de In-
dias para que no se permitiera cortar maderas en un
sitio labor de su propiedad (asiento 174, pagina 56, to-
mo I, volume II Catalogo de Fondos Cubanos del Ar-
chivo General de Indias), Test6 ante el escribano To-
mAs Nuiiiez el 9 de julio de 1734, falleciendo a los 93
afios de edad; su defunci6n se encuentra en la parroquia
del Sagrario de la Catedral habanera a 9 de abril de
1737 (folio 52 vuelto, No. 8, libro 6), siendo sepul-
tado en ]a capilla de la Orden Tercera de San Francis-
co a la que perteneci6. Cas6 en la referida parroquia del
Sagrario de esta Catedral el 20 de septiembre de 1670
(folio 44 vuelto, No. 2, libro 3), con donia Lucia Perez
de Borroto y Chirinos, Balmaceda y Velazquez de Cue-
liar, bautizada a su vez en la referida parroquia del
Sagrario de la Catedral habanera el 25 de junior de
1641 (folio 180, partida 3a. libro 3), la que otorg6 po-
der para testar a su marido el 14 de septiembre de 1696
ante el escribano Juan de Argote, y encontrandose su
defunci6n en ]a parroquia del Sagrario de nuestra Cate-
dral a 15 de septiembre de 1696 (folio 242, No. 63.
libro 3). Esta sefiorA tuvo por padres al Capitan don
Diego Perez de Borroto-Costilla y Balmaceda, bauti-
zado en la parroquia del Sagrario de la Catedral de la
Habana el 10 de octubre de 1601 (folio 11 vuelto, par-
tida 6, libro 2), Alcalde de la Santa Hermandad en su
ciudad natal anio de 1630, Escribano pfiblico, y Alcal-
de ordinario del ayuntamiento habanero en 1644, el
cual test el 17 de septiembre de 1653 ante el escribano
Francisco Hidalgo, y estando su defunci6n en la tan-
tas veces mencionada parroquia del Sagrario de esta
Catedral a 24 de noviembre de 1653 (folio 115, partida
3a., libro 2); y a donia Maria Magdalena Chirinos y
Velazquez de Cuillar, Sandoval y Roxas Inestrosa.
bautizada a su vez en la parroquia del Sagrario de la
Catedral habanera el 18 de octubre de 1600 (folios 7
vuelto y 8, prtida 11, libro 2). siempre conocida por los


-58-







apellidos "Chirinos y Roxas-Inestrosa", Ia cual test
el 14 de febrero de 1682 ante el escribano Juan de Ar-
gote, y cuya defunci6n se encuentra en dicha parroquia
del Sagrario de nuestra Catedral a 9 de octubre de 1686
(folio 81, partida primera, libro 3), donde ambos ha-
bian casado el 4 de febrero de 1619 (folio 159 vuelto,
No. 461, libro de barajas trasuntado) perteneciendo ella
por su rama paterna a la casa en que recay6 el marque-
sado de Fuente de las Palmas. Volviendo a don Miguel
de Recabarren y Marquez de Morta, este, de su re-
ferido enlace con donia Lucia P &rez de Borroto y Chi-
rinos tuvo por hijos: a Leonor; a Miguel-Aniceto; a Die-
go-Jose; a Magdalena-Gertrudis; a Maria (conocida
por "Maria de la Candelaria"); al licenciado Martin,
y a Josefa de Recabarren y Perez de Borroto, Marquez
de Morta y Chirinos. Los cuales:
1. Dofia Leonor de Recabarren y Perez de Bo-
rroto, Marquez de Morta y Chirinos, naci6 el 30 de
marzo de 1672, siendo bautizada en la parroquia del
Sagrario de la Catedral de la Habana el 11 del mes in-
mediato (folio 220, partida 3, libro 5). Falleci6 soltera.
2. Don Miguel-Aniceto de Recabarren y Perez
de Borroto, Marquez de Morta y Chirinos, nacido el
17 de abril de 1673 y bautizado en la parroquia del Sa-
grario de la Catedral habanera el 3 del mes siguiente
(folio 246, partida primera, libro 5), falleci6 a los ocho
afios de edad, encontrandose en esa parroquia del Sa-
grario su defunci6n a 10 de agasto de 1682 (folio 29,
partida 3, !ibro 3).
3. Don Diego-Jose de Recabarren y PNrez de
Borroto, Marquez de Morta y Chirinos, niacido el 3 de
noviembre de 1674 v bautizado en ]a parroquia del Sa-
grario de la Catedral de la Habana el 19 de ese mes
y afio (folio 17 vuelto, partida 2, libro 6), falleci6 sol-
tero.
4. Donia Magdalena-Gertrudis de Recabarren y
Perez de Borroto, Marquez de Morta y Chirinos, na-


-59--







cida el 29 de octubre de 1675 y bautizada en la parro-
quia del Sagrario de la Catedral habanera el 17 del
mes siguiente (folio 35 vuelto, No. 2, libro 6), profess
el 9 de septiembre de 1694 en el convento de Santa
Clara con el nombre de "Sor Magdalena-Gertrudis-
del Carmen" como monja de velo negro.
5. Donia Maria de Recabarren y Perez de Bo-
rroto, Marquez de Morta y Chirinos, nacida el 10 de
febrero de 1678 y bautizada en la parroquia del Sagra-
rio de la Catedral de la Habana el 8 del mes inmediato
(folio 80 vuelto, partida primera, libro 6), fue siempre
conocida por "Maria de la Candelaria de Recabarren".
Test6 conjuntamente con su marido el 5 de abril de 1752
y otorgando un codicilo el 2 del mes siguiente, ante el
escribano de Guanabacoa Nicolas Flores Rubio, decla-
randose mutuamente herederos, y su defunci6n se encuen-
tra en la parroquia del Sagrario de la Catedral haba-
nera a 25 de agosto de 1753 (folio 160, No. 155, libro
7). Cas6 en la referida parroquia del Sagrario de nuets-
tra Catedral el 24 de noviembre de 1717 (folio 48 vuel-
to, No. 24, libro 4), velandose el 22 de agosto del anio
siguiente, con don Ignacio-Francisco de Barrutia y
Aeta-Echeganucia, natural de villa de Vergara en
Guipuizcoa, di6cesis de Vitoria, entonces CapitAn de
Caballos de Corazas en la Habana, luego con igual
cargo military en la ciudad de Mexico, Capitan General
y Gobernador de la Nueva Vizcaya el anio de 1728, y
Caballero de la Orden de Santiago en la que ingres6
el 18 de marzo de 1719. Este senior, estando preso en
el Morro de la Habana, dispute al Gobernador el tra-
tamiento de Sefioria que le correspondia, anio de 1738
(asiento 307, Catilogo de Fondos Cubanos del Archivo
General de Indias, tomo I, volume I), y fue hijo de
don Ignacio de Barrutia y Beistegui, y de donia Fran-
cisca-Josefa de Aeta Echeganucia.
6. El licenciado don Martin de Recabarren y
Perez de Borroto, Marquez de Morta y Chirinos, tron-








co de su linaje en Santiago de Chile, del que despues
trataremos.
7. Dofia Josefa de Recabarren y Perez de Borro-
to, Marquez de Morta y Chirinos, nacida el 27 de fe-
brero de 1680, fue bautizada en ]a parroquia del Sagra-
rio de Ia Catedral de la Habana el 10 del mes siguiente
(folio 138, No. 3. libro 6).
El licenciado don MARTIN DE RECABARREN
Y PEREZ DE BORROTO, MARQUEZ DE MOR-
TA Y CHIRINOS, ya mencionado, nacido en la Ha-
bana el 11 de noviembre de 1679, bautizado por nece-
sidad en su casa, e inscripto en la parroquia del Sagra-
rio de i la Catedral de esta ciudad el dia que recibi6 ese
sacramento, primero del mes inmediato(*) como en ella
costa al folio 120, partida primera, libro 6; curs6 eyes
en la ciudad de Mexico, recibiendose de abogado en
aquella Universidad. Desiqnado Oidor de la Real Au-
diencia de Panama en 1712, fue trasladado a la de San-
tiago de Chile como Oidor interino en 1716, pero en
1723 se le nombro Oidor propietario de esa Real Au-
diencia sudamericana, cargo que ocup6 hasta 1767.
Aili fue, ademas, Juez privativo de Tierras, y Decano
de los Oidores de 1749 a 1767, siendo ademis Alcalde
de Corte. Test6 en Santiago de Chile este lustre ha-
banero el 29 de enero de 1765 ante el escribano Juan
Bautista de Borda. y falleci6 en dicha ciudad el afno
de 1767. Mediante poder cue otorg6 en el Cuzco (Pe-
ru), cas6 en Santiago de Chile el afio de 1725, velan-

(*) La partida bautismal del Iicenci-ido don Martin de Recanbarren y
PNrez de Borroto. reza como siguc:
AL MARGEN: "Martin".-DENTRO: "Viernes primero de Dizieme
dc mill seiscientos setta Y nuebe afios: Yo fray Valerio de Cabrerc, Prior del
Convento de Sor S. Augn con licencia del Parrocho Puse los Sanctos olcos a
Martin, que nazio a once de Nove de dho afio hijo Legitimo de Don Mig) de
recavarren. Y Da Luiza Perez Borroto naturalces desta Ciudad La qui! Crea-
tura Baptiso en Casa por necesidad dho fray Valerio de Cabrera; fue su
Padrino El Cappn Juo Perez Merino: Alo qual yo Don Sebastimn de Muxica
Y Valdes me halle present como Teniente de Cura Y lo firme -D. Scbrastian
de Muxica y Vildes Fray Valerio de Cabrera" (rubricas).


-61-







dose personalmente con su consorte en la parroquia
del Sagrario de esa Catedral el 16 de febrero de 1727,
con dofia Isabel Pardo de Figueroa y LujAin-Sigoney,
Sotomayor y Vazquez de Acufia. Esta sefiora, bauti-
zada en la parroquia de Tinta (en el Cuzco), el 28 de
octubre de 1700, otorgo6 poder para testar en Santiago
de Chile el 14 de febrero de 1769 ante el referido escri-
bano Juan Bautista de Borda, y tuvo por padres al Ge-
neral don Bernardo Pardo de Figueroa y Sotomayor,
Lopidana y Ondegardo, bautizado en Lima. parroquia
de Santa Ana el 11 de septiembre de 1667 a los 22 dias
de nacido, Caballero en la Orden de Santiago en 1783
(asiento 365, pAgina 314, tomo I. Los Americanos en las
Ordenes Nobiliarias por don Guillermo Lohmann Vi-
llena), oriundo de casa y solar conocido y blasonado en
Betanzos (Galicia), Sefior de las casas de Pardo de
Cela y de Figueroa en el reino gallego, y Corregidor de
Canas y Canchis en el Periu, aino de 1700, quien test
en el Cuzco el 20 de junio de 1707 ante el escribano Ale-
jo Fernandez Escudero; y a dofia Margarita de Lujin-
Sigoney y Vazquez de Acunia, Recalde y Sanchez-Be-
jarano de Marquina a su vez bautizada en la parroquia
del Sagrario de la Catedral de Lima el 2 de diciembre
de 1669 (perteneciente ella por su rama materna a los
progenitores de los marqueses de Casa-Fuerte, y a los
condes de Villasenior, cuyo uiltimo titulo nobiliario, co-
mo veremos, lo trasmiti6 a uno de sus hijos). Fuera de
matrimonio, el licenciado Recabarren tuvo por su hijo
natural a un Manuel-Jose., que era vecino de Arequipa
por 1765. Y dentro de su enlace con la seniora Pardo
de Figueroa procre6: al doctor Miguel; a Jose; a Mar-
tin-Tomas; a Sor Lucia; a Petronila; al doctor Esta-
nislao; a Sor Francisca Xaviera; a Francisco de Paula;
a Juana; y a Margarita de Recabarren y Pardo de Fi-
gueroa, Perez de Borroto y Lujian-Sigoney. Los cuales:
1. El doctor don Miguel de Recabarren y Pardo
de Figueroa, Perez de Borroto y LujAn-Sigoney, naci-


-62-








do en Santiago de Chile, febrero de 1726. falleci6 en
Espafia. Fue alumno de los jesuitas en el convento de
San Francisco Xavier en su ciudad natal, y luego, en
Lima, del colegio de San Martin, doctorandose en la
Universidad limenia de San Marcos en Leyes y Sagra-
dos Canones.
2. Don Jose de Recabarren y Pardo de Figueroa,
Perez de Borroto y Lujan-Sigoney, nacido en Santiago
de Chile el 25 de marzo de 1728, fue Coronel de los
Reales Ejercitos, y en 1791 Alcalde del ayuntamiento
de La Serena. Previo pago de los correspondientes de-
rechos de lanzas y medias annatas, fue V Conde de Vi-
llasenor desde el 16 de febrero de 1781. Falleci6 en
su ciudad natal el 26 de mayo de 1812, casando en La
Serena con dofia Tadea Gay6n de Celis y Ureta (hija
del espafiol don Toribio Gay6n de Celis, y de la chile-
na dofia Petronila de Ureta y Carrera). Procre6 de su
citado enlace: a Jose (que no tuvo descendencia de su
matrimonio con dofia Maria-Engracia Elso); a Manuel
(que en 1778 era alumno del coleqio carolino); a Isabel-
Antonia (casada con don Luis Varas Marin): a Felipa
(casada con don Ignacio Varas); y a Petronila de Re-
cabarren y Gay6n de Celis, Pardo de Figueroa y Ureta
(esta ultima casada con don Jos&-Antonio Guzman y
Palacios y Aguirre, hiio de Juan-Francisco y de Rosa).
La descendencia de don Jose de Recabarren y Pardo
de Figueroa, en la sucesion de !sus hijos antes mencio-
nados ha llegado a nuestros dias en los apellidos Varas,
Benavente, Barros, y Feunei, pero esos aportes genea-
lo6gicos no nos ha ,sido dable obtenerlos.
3. Don Martin-Tomas de Recabarren y Pardo
de Figueroa, Perez de Borroto y Lujan-Siqoney. nacido
en Santiago de Chile el 7 de marzo de 1729, y bauti-
zado en la parroquia del Sagrario de la Catedral de esa
ciudad en octubre siguiente, fue un jesuita distinguido.
Desterrado de su pais, luego de residir en Imola (Italia).


-63-







paso a Espafia, falleciendo el aino 1823 en el colegio
de su Compania en Murcia.
4. Sor Lucia de Recabarren y Pardo de Figueroa,
Perez de Borroto y Lujan-Sigoney, fue religiosa en el
monasterio de la Orden de Nuestra Seiiora del Carmen
en San Jose.
5. Dofia Petronila de Recabarren y Pardo de Fi-
gueroa, Perez de Borroto y Lujan-Sigoney, falleci6
pbrvula.
6. El doctor don Estanislao de Recabarren y
Pardo de Figueroa, Perez de Borroto y Lujan-Sigoney.
nacido en Santiago de Chile el 6 de noviembre de 1738,
fue bautizado en la parroquia del Sagrario de Ia Cate-
dral de esa ciudad el 16 del propio mes y aino, donde
fue sepultado el primero de septiembre de 1811. Este
distinguido sacerdote se educ6 en el convictorio de San
Francisco Xavier, donde curs6 sus studios de filosofia
y teologia. licenciandose y doctorandose en Sagrada
Teologia y Chnones en la Universidad de San Felipe.
Fue Colector General (Tesorero) del Cabildo Metro-
politano de Santiago, y en 1770 Dean de la Catedral
de esa Ciudad, obteniendo en la misma una canongia
regia de la que se posesion6 el 6 de febrero de 1774.
En 30 de abril de 1776 fue Vicerrector y Consiliario
Mayor de la Universidad de San Felipe, y al aino si-
guiente su Rector, reeliqiendose como tal en 1778, y
siendo Decano de ese centro docente desde el 7 de di-
ciembre de 1804 hasta su deceso. Como puede verse
en el trabajo del senior Lavin publicado en este mismo
numero de esta Revista, promovi6 en la Habana por
medio de su apoderado, una informaci6n sobre la hi-
dalguia de su linaje; y en 1797 como Caballero ecle-
siastico y mediante la aportaci6n de las pruebas exiqi-
das, ingres6 en la Real y Distinguida Orden de Carlos
III (asiento 168, paqinas 411 y 412, tomo II de Los
Americanos en las Ordenes Nobiliarias por don Gui-
Ilermo Lohmann Villena).


-64-







7. Sor Francisca Xaviera de Recabarren y Par-
do de Figueroa, Perez de Borroto y Lujan-Sigoney, fue
religiosa en el convento de Nuestra Seniora del Carmen
en San Jose.
8. Don Francisco de Paula de Recabarren y Par-
do de Figueroa, Perez de Borroto y Lujain-Sigoney, del
que despues trataremos.
9. Dofia Juana de Recabarren y Pardo de Figue-
roa, Perez de Borroto y Lujan-Sigoney, caso en San-
tiago de Chile con don Ignacio Marin de Poveda y
Astia (hijo de don Jose-Valentin L6pez-Marin y Gon-
zalez de Poveda, Urdanegui y Lujan, II Marques de la
Cafiada -Hermosa de San Bartolome por Real despa-
cho de 24 de abril de 1711 que estaba pendiente de ex-
tender desde la concesi6n del titulo; y de dofia Ana-
Maria Ruiz de Asua e Iturgoyen).
10. Dofia Margarita de Recabarren y Pardo de
Figueroa, Pe'rez de Borroto y Lujan-Sigoney, fue bau-
tizada en la parroquia del Sagrario de la Catedral de
Santiago de Chile el 14 de julio de 1727, otorgando po-
der para testar a su consorte en su ciudad natal el 15
de octubre de 1873, ante el escribano Justo Trigo. Cas6
en la referida parroquia del Sagrario de la Catedral
chilena el 19 de junio de 1751, con don Manuel-Diego
Calvo de Encalada y Chac6n, Orozco y Carvajal, alli
nacido el 5 de agosto de 1719 y bautizado en la tantas
veces mencionada Catedral sudamericana el 9 de ese
mes y afio, quien test en esa ciudad el 16 de septiembre
de 1795 ante el escribano Agustin Diaz, y estando su
defuncion en la misma parroquia del Sagrario de la
Catedral chilena a 29 de noviembre de 1795, siendo
sepultado en la iglesia de la Merced. Este senor fue
el HI Marques de Villa-Palma de Encalada, Capitan
de los Reales Ejercitos, rico encomendero de San Fran-
cisco de Codao y Alcalde ordinario del Ayuntamiento
de Santiago de Chile, quien desde 1728 ingres6 como


-65---







Caballero en la Orden de Calatrava (asiento 17, pigi-
nas 16 y 17, tomo II Los Americanos en las Ordenes
Nobiliarias, por don Guillerrno Lohmann Villena). El
II Marques de Villa-Palma de Encalada (que fue her-
mano de Ia consorte del I Conde de San Javier y Casa-
Laredo), tuvo por padres a don Diego Calvo de En-
calada y Orozco v de los Cameros, bautizado en Sevi-
lla, parroquia de San Juan de la Palma el 30 de agosto
de 1673, Comisario General de la Caballeria en el reino
de Chile. alli encomendero de Catentoa y de San Fran-
cisco de Codao, y Caballero de la Orden de Santiago
creado I Marques de Villa-Palma de Encalada por
Felipe V por Real decreto de 19 de agosto de 1728, y el
subsecuente Real despacho de 23 de enero del anio in-
dicado con el vizcondado previo de San Jose; v a dofia
Catalina-Josefa Chac6n y Carvajal, Caja] y Flores de
Le6n. bautizada a su vez en la parroquia del Sagrario
de la Catedral de Santiago de Chile el 16 de enero de
1685, donde ambos casaron el 21 de abril de 1700. De
su citado enlace, donia Margarita de Recabarren y Par-
do de Figueroa tuvo por hijos: a Jose-Manuel-Antonio-
Maria-Bautista; a Martin; a Maria de las Mercedes; a
Miguel (que falleci6 parvulo); a Diego (oue fue Sub-
deleqado en Arica); a Maria-losefa; a Maria-Teresa.
v a Maria-Antonia Calvo de Encalada y Recabarren.
Chac6n y Pardo de Figueroa. De los cuales:
A. Don Jos&-Manuel-Antonio-Maria-Bautista Cal-
vo de Encalada y Recabarren, Chac6n y Pardo de Fi-
gueroa, nacido en Santiago de Chile el 3 de junio de
1752 y bautizado en la parroquia del Sagrario de la
Catedral de esa ciudad el 7 de dicho mes y anio, Capitan
del Regimiento de Caballeria de la Princesa en su lu-
gar natal, ingres6 el 8 de julio de 1784 como Caballero
en la Orden de Santiago, cruzandose el afio de 1793
signaturea 2616. Archivo Hist6rico Nacional, Madrid:
y asiento 159, pagina 139, tomo I Los Americanos en


-66--








las Ordenes Nobiliarias por don Guillermo Lohmann
Villena). Fue el III Marques de Villa-Palma de Enca-
lada desde el 29 de mayo de 1797, siendo designado
por Espafia en 1810 para ocupar el cargo de Goberna-
dor de Valparaiso del que no tom6 posesi6n. Falleci6
en Madrid el 9 de abril de 1821, donde cas6 el 4 de ma-
yo de 1803 con donia Maria-Luisa Rodriquez de Val-
carcel y Jimenez (hija de don Alonso Rodriguez de
Valcarcel y Jacome de Lienden, Tous de Monsalve y
Colarte, Teniente-Coronel del Reqimiento de Soria, de
la casa de los marqueses de Medina, y por su madre
de la de los marqueses de Tablantes y los de la Villa
de Pedroso; y de dofia Maria Jimenez).
B. Don Martin Calvo de Encalada y Recabarren,
Chac6n y Pardo de Fiqueroa, nacido en Santiago de
Chile el 17 de enero de 1756, fue bautizado en la parro-
quia del Sagrario de esa ciudad, donde ,se encuentra su
defunci6n a 2 de iulio de 1828. Inqres6 como Caballero
en Ia Orden de Santiago por Real cedula de 9 de sep-
tiembre de 1793 mediante la aportaci6on de las pruebas
exigidas (mencionado al asiento 160, pagina 141, tomo
I Los Americanos en las Ordenes Nobiliarias por Loh-
mann Villena). Encargado por su padre de la admi-
nistracidon de sus encomiendas, fue Teniente del Regi-
miento de la Princesa, y Alcalde ordinario del Ayun-
tamiento de Santiago de Chile en 1786. Superintenden-
te de la construcci6n del canal de Mairo v Adminis-
trador del hospital de San Francisco de Borja para mu-
jeres, cargos que desempefi6no en la epoca colonial. Ya
en la independencia, fu6 Diputado propietario a] Con-
qreso Nacional en 1811 y su Vicepresidente, Vocal de
la segunda Junta de Gobierno, Regidor auxiliar del Ca-
bildo de Santiago de Chile en 1813, y Juez Mayor de
Policia.
C, Donia Maria de las Mercedes Calvo de Enca-
lada y Recabarren, Chac6n y Pardo de Figueroa, na-








tural de Santiago de Chile, cas6 en la parroquia del
Sagrario de la Catedral de esa ciudad el 7 de agosto de
1779 con el licenciado don Lorenzo Blanco y Cicer6n
y Salgado, nacido en San Julian de Marin (cerca de
Santiago de Compostela), afio de 1748. abogado, Fis.-
cal en lo Civil de la Real Audiencia de Chile y luego
Oidor en las de Buenos Aires y Charcas, falleciendo
en la ciudad de La Plata en 1790 (hijo de don Jose
Blanco y Salgado y Cicer6n, nacido en San Maria de
Sobredo (obispado de Orense) en 1712: y de donia
Rosa Cicer6n, nacida a ,su vez en San Julian de Marin
anio de 1713). De su citado enlace, dofia Maria de las
Mercedes Calvo de Encalada y Recabarren procre6:
a Buenaventura (nacido en Buenos Aires el 14 de julio
de 1782 que fue un distinguido estadista), y: a
Don Manuel Blanco y Calvo de Encalada, Cicer6on
y Recabarren, nacido en La Plata, afino de 1792, con-
notado insurgente que comand6 la sorpresa de Cancha-
Rayada y que fue un ilustre Vicealmirante de la Ar-
mada de Chile, de gloriosa memorial en su pais. Este dis-
tinguido patriota y marino habia ingresado como Ca-
dete en la Real Armada espafiola previa dispensa de
edad el 16 de abril de 1809 (asiento 2954, p-jina 485.
tomo III Real Compafifa de Guardias-Marinas y Cole-
gio Naval: catalogo de pruebas por don Dalmiro de ]a
Valgoma y el Bar6n de Finestrat).
D. Donia Maria-Josefa Calvo de Encalada y Re-
cabarren, Chac6n y Pardo de Figueroa, nacida en San-
tiago de Chile afio de 1753, cas6 en la parroquia del
Sagrario de la Catedral de esa ciudad el 20 de noviem-
bre de 1775, con el licenciado don Ambrosio Cerdan de
Landa y Sim6n-Pontero, Cerdan de Landa y Torroba,
natural de Barcelona, Fiscal en lo Criminal de la Au-
diencia de Santiago de Chile y Regente de la Guate-
mala, quien fue Caballero de la Real y Distinguida
Orden de Carlos III signaturea 765, Archivo Hist6rico


--68-








National, Madrid). Este distinguido jurisconsulto tuvo
por padres a don Dionisio Cerdan de Landa y Cerdan
de Landa, Marquina y Valero, natural de Cuenca, abo-
gado, Ministro de la Real Audiencia de Guatemala; y
a dofia Maria-Antonia de Sim6n-Pontero yTorroba,
natural de Teruel. De su citado enlace, dofia Maria-
Josefa Calvo de Encalada y Recabarren procre6: a
Don Dionisio Cerdan de Landa y Calvo de Enca-
lada, Sim6n-Pontero y Recabarren, nacido en la ciudad
de Los Reyes anio de 1780, siempre conocido por "Dio-
nisio Cerdan y Encalada", quien previa dispensa de
edad ingres6 como Cadete en la Real Armada el 5 de
noviembre de 1795 (asiento 2696, pagina 354, torno III
Real Compamiia de Guardias-Marinas y Colegio Naval,
por los sefiore.s Valgoma-Finestrat).
E. Dofia Maria-Teresa Calvo de Encalada y
Recabarren, Chacon y Pardo de Figueroa, natural de
Santiago de Chile, cas6 en la parroquia del Sagrario
de la Catedral de esa ciudad, con el licenciado don Jo-
se de Gorbea y Vadillo, abogado, Oidor de aquella
Real Audiencia y Fiscal en lo Civil de la de Lima, el
cual perteneci6 al Consejo de Indias.
F. Donia Maria-Antonia Calvo de Encalada y
Recabarren, Chac6n y Pardo de Figueroa, natural de
Santiago de Chile, alli test ante el escribano Agustin
Diaz, encontrandose su defunci6n en la parroquia del
Sagrario de esa Catedral a 17 de abril de 1826. Cas6
en dicha parroquia del Sagrario (oficiando su tio mnater-
no el can6nigo doctor don Estanislao de Recabarren
y Pardo de Figueroa, ya mencionado), como el doctor
don Fernando Marquez de la Plata y Orozco, Soto-
Sanchez y Martel, bautizado en Sevilla, parroquia de
Santa Maria Magdalena el 3 de septiembre de 1740 y
cuya defunci6n se encuentra en la parroquia del Sa-
grario de la Catedral de Santiago de Chile a 17 de di-
ciembre de 1818. Este senior fue un ilustre abogado,


-69-








Protector de indigenas en La Plata anio 1776, Auditor
de Guerra en la expedici6n contra los portugueses el
mismo anio, Fiscal del Crimen de la Real Audiencia
de Charcas hasta 1780, Fiscal de la Real Audiencia de
Chile posesiondrndose en 1780, Alcalde de Corte de la
Real Audiencia de Lima, y Gobernador-Intendente de
la villa de Huancavelica de 1784 a 1789; Regente de la
Real Audiencia de Quito en 1797, y de la de Chile en
1801, aunque se posesion6 de ese cargo en 1803, y
Consejero de Indias. Consumada la independencia en
su pais, don Fernando Marquez de la Plata y Orozco
fue Vocal de la primera Junta Nacional de Gobierno
desde el 18 de septiembre de 1810 y Ministro del Tri-
bunal de Apelaciones en 1811, siendo Caballero de la
Real y Distinguida Orden de Carlos III en Ia que in-
gres6 el afio de 1796, Este notable jurist tuvo por pa-
dres a don Rodrigo Marquez de la Plata y Soto-San-
chez de Celis y Castro, bautizado en Quezada, parro-
quia de San Pedro y San Pablo el 10 de mayo de 1711,
abogado recibido como hijodalgo en la villa de Palo-
mares el 16 de febrero de 1741, Alcalde por el estado
noble en 1758, Oidor decano de la Rel Audiencia de
Sevilla, Abogado de los Reales Consejos, Fiscal Regio
del Negociado de Incorporaci6n a la Corona y de Lan-
zas y Medias Annatas del Reino, y desde 16 de no-
viembre de 1744 academico de nimero de la Real Aca-
demia de la Historia en Madrid; y a dofia Luisa de
Orozco y Martel, ambos casados en Sevilla, parroquia
de San Miguel, el 23 de noviembre de 1739. Volviendo
a dona Maria-Antonia Calvo de Encalada y Recaba-
rren, esta, de su enlace ya indicado, tuvo por hijos: a
Manuel; a Rafael (casado con donia Maria del Carmen
Valdes y Lecaroz, de la que tuvo nueve hijos cuyos
nombres y descendencia no la hemos obtenido), y: a
Don Fernando Marquez de Ia Plata y Calvo de
Encalada, Orozco y Recabarren, bautizado en la Ca-


_70-








tedral de Santiago de Chile, que fu- un connotado in-
surgente, voluntario de Granaderos durante el motion
de Figueroa, Capitan en la defense de Valparaiso anio
1813, y al anio jsiguiente en la sorpresa de Cancha-
Rayada. Emigrado de su pais de 1814 a 1817, regres6
con la expedici6n libertadora, siendo Sargento Mayor
en 1823, luego Diputado al Congreso Nacional, Inten-
dente de Aconcagua, Gobernador de Rengo, y Director
del Instituto de Caridad Evang1ica. Su defunci6n se
encuentra en la parroquia del Sagrario de la Catedral
de Santiago de Chile a 29 de julio de 1863, donde cas6
el 3 de agosto de 1814 con dofia Maria del Carmen de
Guzman y Fontecilla, Quezada y Morales-Encalada,
cuya defunci6n se encuentra en dicha parroquia del Sa-
grario a 30 de abril de 1853 (procreada por don Lucas
de Guzman y Quezada; y por dofia Micaela de Fonte-
cilia y Morales-Encalada). De su citado enlace, don
Fernando Marquez de la Plata y Calvo de Encalada
tuvo por hijas: a Fernando; a Elias (casado con dofia
Maria del Carmen del Solar y Cafias, padres de Jose-
fina, de Herminia, de Luisa, de Amelia y de Elias, este
uiltimo casado con donia Ana de Guzman y Moreno); a
Rafael; a Miguel; a Maria de las Mercedes (casada
con don Vicente Garcia-Huidclobro y Aldunate); a Ma-
ria de! Carmen (casada con don Domingo Santa Maria
que fue Presidente de la Repiblica de Chile), y a Emi-
lia Marquez de la Plata y Guzman. Calvo de Encalada
y Fontecilla, esta ultima tambien casada con el referi-
do Jefe de Estado de Chile don Domingo Santa Maria.
De los cuales:
Don Fernando Marquez de la Plata y Guzman,
Calvo de Encalada y Fontecilla, cas6 con donia Rosa
del Solar y Cafias, procreando: a Fernando; a Maria
del Carmen; a Enrique; a Alberto; a Rosa, y: a
Don FIorencio Marquez de la Plata y del Solar,
Guzman y Cafias, fallecido en Santiago de Chile el 18
de marzo de 1922, que cas6 en la parroquia del Sagra-


--71-







rio de la Catedral de esa ciudad el 20 de septiembre de
1884, con dofia Rosa de Echenique y Tagle y Jordan.
Esta sefiora, nacida en esa ciudad el 26 de julio de
1864, fue la II Condesa de Casa-Tagle de Trasierra
por Real carta rehabilitatoria extendida el 23 de junior
de 1919. De su citado enlace, don Florencio Marquez
de la Plata y del Solar procre6: a
Don Fernando Marquez de la Plata y Echenique,
del Solar y Tagle, nacido en Santiago de Chile el 2 de
febrero de 1896 que es un distinguido diplomatico de
su pais y III Conde de Casa-Tagle de Trasierra por au-
torizaci6n provisional extendida por la Diputaci6n de
la Grandeza de Espafia el 19 de junio de 1935. Cas6
en Paris el 10 de mayo de 1924 con dofia Maria-Rosa
Gonzalez de Andia-IrarrazAbal y Fernandez de Muras,
Mackenna y Bascufinn, a su vez nacida en Santiago de
Chile el primero de febrero de 1901 (hija de don Fer-
nando Gonzalez de Andia-IrarrAzAbal y Mackenna,
Larrain y Astorga, VI Marques de la Pica, titulo que
rehabilit6 en 1913; y de dofia Maria de las Mercedes
Fernandez de Muras y Bascufinan).
Don FRANCISCO DE PAULA DE RECABA-
RREN Y PARDO DE FIGUEROA, PEREZ DE BO-
RROTO Y LUJAN-SIGONEY (ya mencionado co-
mo hijo del ilustre habanero licenciado don Martin de
Recabarren y Perez de Borroto, Marquez de Morta y
Chirinos; y de la cuzquefia dofia Isabel Pardo de Fi-
gueroa y LujAn-Sigoney, Sotomayor y Vazquez de
Acufia), nacido en Santiago de Chile el 14 de febrero
de 1740, se avecind6 en La Serena (Chile), donde fue
rico terrateniente, Coronel de aquellas Milicias Disci-
plinadas, y Alcalde ordinario de su ayuntamiento los
anios de 1774 y 1782. Caso en La Serena con dofia Jo-
sefa de Agurre y Roxas, Fuica y Argodonia, conocida
por "Josefa de Aguirre y Argodofia" (hija de don Ig-
nacio de Aguirre y Fuica, Irarrazabal e Irarrazabal; y


-72-








de dofia Bartolina de Roxas y Argandonia, Guzman y
Pastrana). De su referido enlace, don Francisco de
Paula de Recabarren y Pardo de Figueroa procre6: a
Francisco de Paula-Jose; a Luisa; a Rafaela, y al Co-
ronel Manuel-Antonio de Recabarren y Aguirre, Pardo
de Figueroa y Roxas. Los cuales:
1. Don Francisco de Paula-Jose de Recabarren
y Aguirre, Pardo de Figueroa y Roxas, del que despues
trataremas.
2. Donia Luisa de Recabarren y Aguirre, Pardo
de Figueroa y Roxas, natural de La Serena y fallecida
en Santiago de Chile el 31 de mayo de 1839, fue ence-
rrada por Marc6 del Pont a fines de su gobierno en el
monasterio de las Agustinas, desde el 4 al 12 de febrero
de 1817. Cas6 en la parroquia del Sagrario de la Ca-
tedral de Santiago de Chile el 25 de julio de 1797 con
su pariente el doctor Jose-Gaspar Marin y Esquivel,
Secretario de la primera Junta Nacional de Gobierno.
De ese enlace tuvo por hijos: a Maria de las Mercedes
(casada con el escritor don Enrique del Solar); a Bue-
naventura (distinguido filo6sofo); a Estanislao (profe-
sor del Instituto Nacional de Santiago de Chile); a
Francisco (que perteneci6 al Congreso Nacional de su
pais), y a Francisca Marin y Recabarren, Esquivel y
Aguirre, esta ultima casada con su primo don Fran-
cisco Xavier Varas y Recabarren (nieto del V Conde
de Villasefior ya referido en este ensayo) ambos pa-
dres de don Pio Varas y Marin, Recabarren y Aguirre.
3. El Coronel don Manuel-Antonio de Recaba-
rren y Aguirre, Pardo de Fiqueroa y Roxas, natural de
La Serena y distinguido independentista que firm la
Constituci6n Chilena en 1828, fue en 1811 Diputado
por Coquimbo, luego Senador de la Repuiblica, Vice-
presidente del Congreso Nacional y Ministro de la
Corte de Apelaciones en Santiago de Chile. Despues
de su exilio fue nombrado Intendente de Coquimbo,


-73-







cargo que tambien desempefi6no en Santiago y Talca.
Cas6 con dofia Martina Rencoret y Cienfuegos (so-
brina materna del ilustre Obispo don Jose-Ignacio Cien-
fuegos), de la que procre6: a Manuel, y a la que casada
con un senior Foster, fue madre de don Enrique Foster
y Recabarren, Ministro de la Corte de Casaci6n en
Santiago de Chile. La sucesi6n de don Miguel-Antonio
de Recabarren y Aguirre, esta representada por los
linajes Via], Matta-Vial, Gatica, Cortes, Foster, Dono-
so, Vergara, Besa, Reyes, Subercaseaux e Irarrazabal.
descendencia que no hemos podido seguir por falta de
datos.
4. Dofia Rafaela de Recabarren y Aguirre, Par-
do de Figueroa y Roxas, natural de la Serena, caso el
19 de diciembre de 1804 con don Jose-Joaquin de Eche-
verria y Larrain, Arag6n y Lecaroz (hijo de don Diego-
Perfecto de Echeverria y Arago6n, Ruiz-Delgado y Sa-
lazar, natural de Santiago de Chile; y de dona Monica-
Josefa de Larrain y Lecaroz, de la Cerda y Lecaroz,
bautizada su vez en la parroquia del Sagrario de la Ca-
tedral chilena el 10 de marzo de 1750, donde se encuen-
tra su defunci6n a 30 de julio de 1822, ambos alli casa-
dos el 6 de agosto de 1772, y perteneciente ella a la casa
de los marqueses de Larrain). De su citado enlace,
dofia Rafaela de Recabarren y Aguirre, tuvo por hijos:
a Diego, y a Maria de Echeverria y Recabarren, Ara-
g6n y Aguirre. Los cuales:
A. Don Diego de Echeverria y Recabarren, Ara-
g6n y Aguirre, cas6 con donia Rita de Larrain y Fer-
nandez de Gandarillas, Roxas y Aranguiz (hija de don
Juan Francisco de Larrain y Roxas-Gamboa, Lecaroz
y Corbalan, nacido en Santiago de Chile el 11 de julio
de 1788; y de donia Maria de las Mercedes Fernandez
de Gandarillas y Aranguiz, Romero y Mendieta).
B. Dofia Maria de Echeverria y Recabarren.
Arag6n y Aguirre, fue la primera consorte de don Joa-


-74-







quin de Larrain y Roxas-Gamboa. Lecaroz y Corbalan
(hijo de don Francisco de Larrain y Lecaroz, de la Cer-
da y Lecaroz, nacido en Santiago de Chile el 10 de oc-
tubre de 1757; y de dofia Agustina de Roxas-Gamboa
y Corbalan, ambos casados el 10 de agosto de 1781).
Dofia Maria de Echeverria y Recabarren entire sus hi-
jos tuvo: a donia Rosalia de Larrain y Echeverria, Roxas
y Recabarren (que fue casada con don Francisco de
Figueroa y Araoz).
Don FRANCISCO DE PAULA-JOSE DE RE-
CABARREN Y AGUIRRE, PARDO DE FIGUE-
ROA Y ROXAS (ya mencionado como hijo de don
Francisco de Paula de Recabarren y Pardo de Figue-
roa, Perez de Borroto y Lujan-Sigoney; y, de donia Jo-
sefa de Aguirre y Roxas, Fuicas y Argandoia), naci-
do en La Serena el 3 de diciembre de 1772 fue Maes-
trante de Sevilla y Gobernador-Interdente de Cocham-
bamba, Santa Cruz de la Sierra y Huamanga, fallecien-
do en este filtimo lugar el 24 de enero de 1820. Cas6 en
Santiago de Chile el 29 de abril de 1796, con dofia Cons-
tanza Cortes de Madariaga y Asuia (hija de don Ram6n
Cortes y Madariaga, Cartavio y Lecuna, nacido en
Santiago de Chile ano de 1749. Capitan de Milicias
del Regimiento de Caballeria de San Martin de Ia
Concha: y de dofia Francisca de Paula de Asia y Ma-
rin de Poveda, Iturgoyen y Asuza, perteneciente a la
casa de los marqueses de la Canada-Hermosa de San
Bartolome). De su citado enlace, don Francisco de
Paula-Jose de Recabarren y Aguirre. tuvo por hija: a
Dona FRANCISCA DE PAULA DE RECABA-
RREN Y CORTES DE MADARIAGA, AGUIRRE
Y ASUA, nacida en Santiago de Chile el 4 de abril de
1798, donde falleci6 el 28 de noviembre de 1873. Cas6
en la parroquia de Huamanga con don Jos-Gabriel de
Herboso y Larreategui, Astoraica y Perez de Montoya,
nacido a su vez en Chuquisaca el 22 de marzo de 1790,


-75--








y fallecido en 1836, V Conde de San Miguel de Carma,
Gobernador-Intendente de Huamanga y Tarma, Coro-
nel de Infanteria de los Reales Ejercitos, Gran Cruz de
la Orden Americana de Isabel Ia Cat6lica y Ayudante
del General Goyeneche. Sobre el V Conde de San Mi-
guel de Carma y sus descendientes, tratamos en las
paginas 436 a 438 de nuestra obra Los descendientes
de Crist6bal Col6n (editada en la Habana, anio 1952,
por la Sociedad Colombista Panamericana). El referi-
do V Conde de San Miguel de Carma tuvo por padres
a don Domingo-Pedro de Herboso y Astoraica, Niuniez
de Figueroa y Herboso, nacido en Cochambamba el 3
de agosto de 1765 y alli bautizado el primero de sep-
tiembre inmediato, IV Conde de San Miguel de Carma,
Alcalde ordinario del ayuntarniento de La Plata en
1790 y Caballero de la Orden Americana de Isabel la
Cat6lica, que desde 1793 perteneci6 como Caballero
supernumerario a la Real y Distinguida Orden de Car-
los III (asiento 98, pagina 348 y 349, tomo II Los Ame-
ricanos en las Ordenes Nobiliarias por don Guillermo
Lohmann Villena), siendo ademas Oficial de las Rea-
les Cajas del Potosi y Alcalde de Charcas y Regidor
perpetuo y decano de aquel ayuntamiento; y de donia
Manuela de LarreAtegui y Perez de Montoya, nacida
a su vez en Cochambamba el 18 de abril de 1762. De
su citado enlace, donia Francisca de Paula de Recaba-
rren y Cortes de Madariaga, procre6: al
Licenciado don GUILLERMO DE HERBOSO
Y RECABARREN, LARREATEGUI Y CORTES
DE MADARIAGA, nacido en Huamanga el 22 de mar-
zo de 1822, que fue abogado y Secretario de Primera
clase de la Legaci6n de Bolivia en Espafia. Cas6 en
Madrid el 15 de agosto de 1849 con dofia Manuela de
Espafia y Ochoteco, natural de Cadiz, la cual falleci6
en Quillota (Chile) el 27 de mayo de 1871. Tuvieron
por hijos: a Constanza; a Fernando, y al licenciado don


-76-








Francisco-Jose de Herboso y Espafia, Recabarren y
Ochoteco. Los cuales:
1. Donia Constanza de Herboso y Espania, Reca-
barren y Ochoteco, de la que luego trataremos.
2. Don Fernando de Herboso y Espafia, Reca-
barren y Ochoteco, nacido en Quillota el 18 de octubre
de 1855, le correspondi6 suceder en el condado de San
Miguel de Carma, que no obtuvo, Fue ingeniero gra-
duado en la Universidad de Santiago de Chile y en la
de Filadelfia (Pennsylvania), falleciendo soltero en la
capital chilena el 4 de octubre de 1892.
3. El Licenciado don Francisco-Jose de Herboso
y Espafia, Recabarren y Ochoteco. nacido en Quillota
el 24 de marzo de 1861, fue abogado y Diputado al
Congress Nacional de Chile por Cachapoal y Ranca-
gua. Caso el 15 de agosto de 1885 con donia Maria
Correa y Sanfuentes.
Dofia CONSTANZA DE HERBOSO Y ESPA-
&A, RECABARREN Y OCHOTECO, ya menciona-
da, cas6 con el cubano don Anibal de Agilero y Betan-
court, Varona y Gonzalez, natural de ]a entonces villa
de Santa Maria de Puerto-Principe (hoy ciudad de
Camagfiey). Este senior, siendo menor de edad, form
parte de una expedici6n de revolucionarios cubanos
durante la Guerra de los Diez Aiios, que habia de Ile-
gar a nuestra Patria capitaneada por su hermano don
Alberto; hechos prisioneros, afio de 1869. don Alberto
fue deportado a Ceuta, y don Anibal liberado por ra-
z6n de su edad, estableci6se en Chile. Tan distinguido
revolucionario cubano tuvo por padres a los camagiie-
yanos don Fernando de AgiUero y Varona, Betancourt
y Guerra; y dofia Angela Betancourt y Gonzalez, Agiie-
ro y Betancourt, ambos pertenecientes a las principa-
les familias de Santa Maria de Puerto-Principe. De su
citado enlace, donia Constanza de Herboso y Espafia
tuvo por hija: a


-77-









Dona ANGELA DE AGUERO Y HERBOSO,
BETANCOURT Y ESPAfA, natural de Chile, que
cas6 con don Jorge Saavedra y Rivera, nacido en San-
tiago de Chile afio de 1873, siendo padres, de Jorge y
de Fernando Saavedra y Agiuero, Rivera y Herboso.
De los cuales:
Don JORGE SAAVEDRA Y AGOERO, RIVE-
RA Y HERBOSO, distinguido diplomatico chileno es
Secretario de Embajada, habiendo desempefiado su car-
go en las Embajadas de su pais en la Republica Ar-


gentina y en los Estados Unidos del


Brasil.


ARCHIVES COMPULSADOS POR EL AUTOR:
Parroquia del Sagrario de la Catedral de la Habana: archivo
del Arzobispado de esta ciudad, y Archivo Nacional de Cuba.


BIBLIOGRAFIA


CONSULTADA:


Allendesalazar y Arrau, D. Jorge: datos de su archive privado ce-
didos generosamente al autor.


Amuncitegui Solar, D. Domingo;
tulada MAYORAZGOS Y


paginas 500 a 503 de su obra ti-
TITULOS DE CASTILLA.


Atienza, D. Julio de:
NOBILIARIOS


paginas 500
HISPANO -


a 503 de su obra TITULOS
AMERICANOS.


Espejo. D. Juan-Luis: paginas 101-102. 127 y 209-10. tomo I, y
153-55 tomo II de su obra NOBILIARIO DE LA ANTI-
GUA CAPITANIA GENERAL DE CHILE.
Fern6ndez de Bethencourt. D. Francisco, paqinas 41 1-12 tomo IV
de su MONARQUIA ESPAROLA.
Larrabure del Solar, Da. Laura: paqina 219. tomo IV REVISTA
del Instituto Peruano de Investigaciones Geneal6gicas.
Lohmann Villena, D. Guillermo: las referencias citadas en este
ensayo, de su obra LOS AMERICANOS EN LAS ORDE-
NES NOBILIARIAS.


Matute -q Gaviria. D. Justino:
SEVILLA.


paqina 238,


tomo I, HIJOS DE


--78-










Nieto y Cortadellas. D. Rafael: pAiqinas 436-38 de su obra
DESCENDIENTES DE CRISTOBAL COLON.


Torres Saldamando:
LOS TITULOS
CHILE.


tomo I, condado
DE CASTILLA


de Villasenior en su obra
EN LAS FAMILIES DE


Perez de Azagra, D. Antonio: pAqina 148-50 de TITULOS DE
CASTILLA A EXTRANJEROS Y VASCOS. Y revisadci6n
de su obra TITULOS DE CASTILLA A NAVARROS.
Vigoma (en colaboraci6n con el Bar6n de Finestrat) D. Dalmiro
de la: REAL COMPARIA DE GUARDIAS-MARINAS:
CATALOG DE PRUEBAS DE LOS CABALLEROS
ASPIRANTES.


Boletin intern No. 24
Geneal6gicas.


del Instituto


Peruano de


Investigaciones


CATALOG DE LOS FONDOS CUBANOS DEL ARCHI-
VO GENERAL DE INDIAS, referencias que se citan en el
trabajo.


GENEALOGIA
(Peru). afio


DE
1912.


LOS AGUERO,


publicada en Trujillo


-79-


LOS











Notas sobre la evoluci6n de la

ortografia espanola (*)

Por Fernando Pardinas

(Estudio hecho a grandes trazos para dar una idea
rapida y global del tema a partir del aiio 1100)
Primeros diccionarios: Alfonso de Palencia public
el primero en 1490.
Antonio de Nebrija public un "Diccionario latino-
espaniol y espafiol-latino" en 1492.
En 1587 Alfonso SAnchez de la Ballesta public
un "Diccionario de Vocablos Castellanos".
En 1611 fu6 publicado un Tesoro de la Lengua
Castellana' por Sebastian de Covarrubias, el primero
realmente valioso.
(*) A m nAs de alguin erudito sorprendcra la prcsencia de estc trabajo
de nuestro colaborador Fernando Pardifas, quc reune panornmicamncnte ditos
sore li evoliuci6n de nuestra ortografia espafoIao, y estariai, acaso, tentado
.i decir que se trata de cosas ya sabidas. Sin embargo, lectorcs muy divcrsos,
tiinto dcsdc dentro como desde fuera de Cuba, nos han estado sugiriendo, en
diversas cartas, que ampliemos la inision divuigadura de astintos de permanen-
te interns para la difusi6n de nuestra cultural. Miembros de logias. federaciones
obreras, instituciones culturile's de lais provincias y lectores frecuentes de )a
Biblioteca Nacional, han estado intcresaindose por la presencia de iun trabajo
como este que presentamos de Fernando Pardifias, seguros que much les ayu-
dard a ellos a minanejnr mejor las ediciones de los clAsicos de nuestra Iengua.
Nuestro colaborador ha escrito en formna muy clara, expositiva y didactica
y lo que pudo ser trabajo de mayor adentramiento ha querido l 0mostrirlo
con una noble sencillez expositora y con una iliiminacid6n muy clara. Es un
trabajo de buen servicio colectivo y si en cada nimero de la revista aparecen
ensayos de indagaci6n, de adentramiento, de profundidad de diversos hechos
y matcrias, es buena Ia presencia de estos otros, comno el de Fernando Pardi-
fas. que esta destinado a I Ilegar a aquell-os lectores que en las bibliotecEas dc
tantas ciudades se interesan por avanzar en su cultural. Es una estimrinda
obra de divulgpciun que aspira a un solo fin: adelantar, aproximar al lector
inedio, hacia uin imejor adentranmiento en los textos clA.sicos.







La Real Academia Espafiola empez6 a publicar su
primer diccionario en 1726 y lo termin6 en 1739. Cons-
ta de seis tomos.
Gramaiticas: Antonio de Nebrija public una "Gra-
matica de la Lengua Castellana" en 1492, la primera
de nuestro idioma.
La Real Academia Espaniola public su primera
gramatica en 1771.
Ortografias: Antonio de Nebrija public una Orto-
grafia en 1517.
La Real Academia di6 al piblico su primer traba-
jo de Ortografia en el primer tomo del diccionario an-
tes citado, impreso en 1726.
El primer libro de Ortografia de la Real Academia,
.separado de la Gramaitica, fue impreso en 1742.
La Real Academia Esvaniola fue instituida por
Felipe V en 1713, y di6 principios a sutis tareas con la
composici6n del diccionario antes citado.
PRONUNCIACION: Hay que tener en cuenta
que ]a antigua lengua castellana era mds rica en soni-
dos que Ia modern. A eso se deben algunas diferen-
cias ortogrificas.
LECTURA: Para entender muchos de los manus-
critos antiguos es preciso ser pale6grafo; pero los im-
presos son f aciles de leer si se tiene en cuenta que se usa-
ba una "s" minuiscula en forma parecida a la 4"f, pero
sin el trazo horizontal, o saliente hacia la izquierda.
La 4x" a veces sonaba como "I". Usaban cedilla, asi q,
de sonido parecido a ]a zY. La "ph" sonaba como f.
La "ch"t a veces, como "k". La "i" era empleada como
y la "j" como 1i La double nn como n La
u* y la "v*l]a usaban indistintamente. Duplicaban mu-
chas consonantes. Y las mayusculas, puntuaci6n y acen-
tuaci6n eran muy irregulares. Las abreviaturas en los
manuscritos eran numerosas y complicadas.







FALTAS DE NORMAS A SEGUIR: La caren-
cia de diccionarios hasta 1490 y la imperfecci6n de los
publicados hasta el de Covarrubias en 1611, hacia di-
ficil seguir normas ortograficas, y por eso vemos las
mismas palabras escritas de modo diferente por el mis-
mo autor, como en el caso de un libro de historic pu-
blicado en 1604, en que se dice "coronica", chronicc"
y cronica", por ;'cr6nica"' Y un escribano del siglo
XVI que describe "mayz mahiz" y "mahis", por
maiz". Ademas, entire distintos escritores de un mismo
siglo se notan grandes diferencias ortograficas.
ACENTUACION: La evo]uci6n del acento orto-
grafico ha sido muy lenta. He observado libros muy
bien escritos de los siglos XVI y XVII sin un solo
acento. Otros acentuaban de modo caprichoso. En el
XVIII la Real Academia hizo unas reglas complicadas
que no todks seguian. Fue en el siglo pasado cuando se
lego6 a un acuerdo general. Las reglas de acentuaci6n
que usamos ahora fueron hechas por la Real Academia
en 1880. La supresi6n de los acentos en la preposici6n
.5 'p v + 4 (lri a y conjunciones e o u se hizo en 1911.
En nuestro idioma se han empleado tres acentos:
agudo: grave:' y circunflejo: /. Sobre esto dice la
Academia: "De estos signos, destinados a la impresi6n
en lengua latina, echaban mano sin discernimiento las
imprentas para las ediciones de obras castellanas; y de
ahi el verse empleado los tres con el oficio que hoy tiene
el agudo". La Academia ha empleado los tres. Al prin-
cipio, el grave para las particular a, e, o, u. Y despues
el circunflejo para indicar que la "ch" debia pronun-
ciarse como "k": monarchia; y la x" como cs": ex5-
men.
MAYUSCULAS: Al principio se usaban a volun-
tad del escritor. Lentamente se fue modificando su em-
pleo, hasta que la Academia fij6 reglas en 1726; pero
estas tambien sufrieron correcciones, hasta llegar el anio


-82-







1880, del cual datan las reglas actualmente vigentes
para las maytisculas.
PUNTUACION: En los documents mas anti-
guos se utilizaron algunos signos de puntuaci6n de fi-
ura especial, distinta de los actuales. No habia norma
fija en cuanto al uso de la puntuaci6n. Hay documents
del siglo XVI que no tienen un solo isigno. Sin embar-
go, he observado libros de ese mismo siglo con pun-
tuaci6n casi modern, a excepci6n del signo de dos
puntos utilizados como coma o punto y coma. La Aca-
demia, mediante sucesivas modificaciones, ha !legado
a las actuales reglas, que datan de mediados del pasa-
do siglo.
LABOR DE LA ACADEMIA: La Real Academia
Espafiola, siguiendo su lema de "limpiar, fijar y dar
esplendor" al idioma, ha hecho una loable labor de sim-
plificaci6n ortografica, como se vera a continuaci6n:
Afio 1726: Suprime la cedilla y muchas conso-
nantes doubles, como las bb, dd, ff, gg, pp, tt, y la rr
al principio de palabra y despues de consonante. Ade-
mas, la "11" con sonido de "1".
Anio 1763: Suprimi6 la double ss.
Afio 1803: Elimin6 la "4ch" con sonido de "k' y
la "ph" con sonido de f".t
Afio 1815: En este afio se eliminan las formas
qua "que y la x con sonido de .
La Real Academia ha tenido sus vacilaciones y ha
implantado cambios y reglas aue despues ha rectifica-
do; pero eso es 16gico en asunto tan complicado como
un idioma.
ORTOGRAFIA CHILENA: En 1843 la Univer-
sidad de Chile acept6 parte de una reform ortografica
ideada anios antes por Andr&s Bello, que en la prAictica
consisti6 en escribir en vez de "g" en los sonidos
fuertes. Poner s o "cs" por x"; i por y rr


--83-








en vez de "r" despues de consonante. Esa "ortografia
chilena' se extendi6 a various paises. Aqui en Cuba he
visto libros escritos de esa manera. Pero a los pocos
anias el Gobierno chileno decret6 volver a la ortografia
espafiola y la reform desapareci6 lentamente.

EJEMPLOS DE ORTOGRAFIA ANTIGUA:
Muchas palabras se escribian antes tal como se escri-
ben ahora; pero otras han variado much. He escogi-
do algunas de las palabras mas diferentes en ortografia
e iguales o muy parecidas en sonido. para que sirvan
de ejemplos, y las he separado por siglos. Los escritos
anteriores a 1100, que he podido leer, estain redacta-
dos en latin, aunque hay algunos que son mezcla de
latin con espaniiol, y su ortografia present adn mAs
diferencias que las ya expuestas.


Veanse los

De 1100 a 1200
alqar
akello
anbos
anno (afio)
assi
bacca (vaca)
biuo (vivo)
christiano


comnde
enbiar
estrafio


ermano
falsso
haia (haya)


siguientes ejemplos:


hotro


heredat
io (yo)
ke (que)
kasa
mill


myo
njngun (ningun)
oio (ojo)
ombro
offrenda
quando
quexar (quejar)
sabbado
seys


Theresa
ujno (vino)
De 1200 a 1300
abbadessa
auuelo (abuelo)
assi


che (que)
dezir
deffiendo
do;ientos
donna
enbiar
enganno
ecciesiastico
ffecha


-84-










ffue
inffante
iuego (jue0o)
onrra
onzeno
patriarcha
plazer
mj (mi)
quadro
quanto
rrazon
sel1o
Sigue de 1200 a 1300
seppan
thesoro
veynte
visauuelo (bisabuelo
vna (una)
yspano
De 1300 a 1400
alguazil
auer (haber)
azeyte
biuir (vivir)
qeuada (cebada)
conffirmar
deue (debe)
dignidat
dexir (decir)
doze
ell
enbiar


ffuesse
honrrar
inffamia
Madrit
muger
quanto
oyr
syn
ssennor
sseys
ssalut
spiritual
thesoro
tienpo
trezientos
veer
De 1400 a 1500
abbat (abad)
a idavan
aver (haber)
auria (habria)
anno
catorse
caxa
commo
chanciller
enpero
escusa
once
horden
Ihesuchristo
misyon


hospital
parayso
qual
rays (raiz)
rrubricas
seys
sy
syrua (sirva)
sancto
traher
vesino
vallesta
De 1500 a 1600
asy
attraer
azeyte
an (han)
avia (habia)
aora
brebe
bentana
boz (voz)
bueltas
catholica
cunplido
danno
different
exterior
estremo
escripto
fee
geographia


-85-









Hauana (Habana)
hedad
hazer
honnor
iva
impresso
labar
mill
onbre
oy
paxaro
prophanar
ortographia
rrayzes
sancto
sphera
sepulchro
teneys
treze
venebolencia
vezina
vuo (hubo)
yndebidas
yuan (iban)
yelo (hielo)
De 1600 a 1700
aggregar
avia (habia)
ayre
assi
ay (hay)
aora


bacuno
bayna
boluer (volver)
cavallero
cuydado
chibo
embidia
exercitar
hazia (hacia)
honrauna (honraba)
juyzio
huyr
lan;a
magestad
muger
orthographia
ottra
orizontal
passavan
proberruio
(proverbio)
quatro
Quixote (Quijote)
rreal
sossegado
sucessos
symbol
relox
vniuersal (universal)
trabesura
vandera
vallena


veynte
yr
De 1700 a 1800
accento
accelerar
almanak
archetypo
author
avitar (habitar)
aceyte
aveis (habeis)
bayle
bueltas
caveza
catholico
corn mover
christiano
chimica
dexar
diphthongo
estrafio
grammatica
hoi
huesso
huno
immediacion
Joseph (Jose)
Havana
kalendario
laro
lyrico
method


-86-









muger
mui
hosico
ortographia
phrase
philosophy
preherrogativas
quatro
qiiota
question
rhetoric
sylaba
sugeto
reyna
viage
synonymo
traher
xabon (jab6n)


xilguero (jilguero)
zelo (celo)
1. De 1800 a 1900
Desde comnienzos de
este siglo la Real
Academia Espafiola
hace importantes re-
formas. hasta que lie-
gamos a su dicciona-
rio de 1837, en que
casi todas ]as pala-
bras aparecen igual
que actualmente.
S6ol pude notar le-
yes diferencias, co-
mo sugeto" "gine-
teu 4 jibal, etc., y
una "r" en palabras


compuestas, conmo:
0prorogar" "maniro-
to". Ademris, no hay
letra d"K.' que fu6
suprimida en 1803 y
reincorporada mas
tarde.
Ortografia Chilena
(1843)
ecsamen
estenso
enrredo
esclamar
dirijir
hai
general
mui
orijen


-87-












Relaci6n de lo publicado, durante 50


anos,


por Don Federico Henriquez i


Carvajal sobre Jose Marti (*)


Por Jose


Barrial Dominguez


1892 Henriquez y Carvajal, Federico. Discurso de presentac
de Jose Marti -apellidandolo Ap6stol- en la Sociec
de Amigos del Pals de Santo Domingo el 18 de S
tiembre de 1892.
Publicado en revistas, opfisculos y Jibros diversos.
Recientemente en:


;ion
dad
ep-


Marti. Proceres. heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 17-18.
Exilados Politicos Dominicanos. Jose Marti y Juan Pablo

(*) Presentanos un tema muy relacionado con el homenaje a Marti:
Jo escrito, durante cincuenta afios, por el maestro de la conduct y el valor,
el poeta, educador, historiador y politico Don Federico Henriquez y Carvajal,
sobre Jose Marti, su amigo y hermano del alma, de quien recibiera la histo-
rica carta que se conoce como "El testamento Politico de un HLroe". La
part hibliografica del trabajo que presentamos, ha sido realizada por el
joven estudioso Jos& Barrial Dominguez. actualmente alumnno del Institutu de
Segunda Ensefianza de ha Vibora, La Habana, que labora generosamente en
nuestra Biblioteca. Estas fichas bibliogrificas serviran, itilmente, a los
que ahondan en el conocimiento de Marti, pues Don Federico Hcnriquez y
Carvajanl fu,& uno de los primeros en reconocer, en vida de Marti, su apos-
tolado (recudrdese que lo llam6 Ap6stol, al presentarlo a los dominicanos
desde la tribunal de Ii Sociedad de Amigos del Pals de Santo Domingo). Pariu
el joven y entusiasta Jos_ Barrial Dominguez significa un estimulo la apa-
rici6n de su nombre en estas paginas. La Directora de la Bibliotcca Nacionil,
que ayuda con dedicaci6n a !a formaci6n de nuevos estudiosos, entiende quc
de manera prictica hay que alentar a los bibli6grafos que despiertan en las
nueva;s 9eneraciones, de ahi la presencia de este aventajado discipulo sLyo
en tareas bibliograificas de positive interest.


--88-








Duarte. Pr6ceres eximios. La Habana, P. Fernandez
y Cia., 1953. p. 5-8.
Jose Marti. Editorial. En: Letras y Ciencias. San-
to Domingo R. D. 30 de Septiembre de 1892, Finaliza
con la carta del Ap6stol en que le dice+ "El hombre
ya tiene dos patrias'.
Publicado en:
SMarti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo. Edit. Quisqueya,
1945. p. 109-I 12. (Con el titulo de "El Peregrino).
Rodriguez Demorizi, Emilio. Marti en Santo Domingo.
La Habana, Ucar Garcia, 1953. p. 74-77.
1895 Duelo de America. (Con motive de la muerte de
Marti). En: Letras y Ciencias. Santo Domingo R. D.
16 de Julio de 1895.
Publicado tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Indepen-
dencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 113-115.
1896 Americana. A la memorial de Jose Marti en el
primer aniversario de Baire. En: Letras y Ciencias,
Santo Domingo R. D. 24 de Febrero de 1896.
Publicada tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y mArtires de la Indepen-
dencia de Cuba. Ciudad Trujillo. Edit. Quisqueya,
1945. p. 9-10.
Inmortal. Heroe--Mrtir-Fundador. En Letras y
Ciencias. Santo Domingo R. D., 19 de Mayo de 1896.
Publicado tambien en:
SMarti, Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 129.
1902 iAve, Cuba! En: Listin Diario. Santo Domingo,
R. D. 19 de Mayo de 1902.
Publicado tambien en:
--. Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba, Edit. Qisqueya, 1945. p. 134-135.


-89-








1904 ---. Todo por Cuba. En: Listin Diario. Santo Do-
mingo, R. D., 1904.
Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya.
1945. p. 137-141.
Todo por Cuba. Santo Domingo, 1925.
Todo por Cuba. La Habana, 1948.
1910 -- Jose Marti. Flor y lava. Pr6logo de Am6rico
Lugo. (Nota bibliografica). En: Ateneo. Santo Do-
mingo, R. D., 1910.
Publicado tambien en:
Etica y Estetica. Santo Domingo, R. D., 1929.
Marti. Pr6ceres, heroes y mArtires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 142-148.
1911 PFaginas Emotivas, Marti, por Nestor Carbonell.
(Nota bibliogr~fica). En Ateneo. Santo Domingo, 1911.
Publicado tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 149.
1917 El Ideal y la epopeya. Discurso en Santiago de
Cuba, ante la tumba de Marti el 19 de Mayo de 1917.
Publicado tambien en:
Cuba y Quisqueya. La Habana, 1920.
-+ Marti. Pr6ceres, heroes y martires de ]a Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 23-32.
---. Marti en la Primada de America. Conferencia en
el acto-homenaje de la Prensa y del Ateneo de San-
tiago de Cuba el 17 de Junio de 1917.
Publicado tambien en:
Cuba y Quisqueya. La Habana, 1920.
Todo por Cuba. Santo Domingo, 1925.
Marti, Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-


-90-









pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 33-45.
1920 -. Marti. (Poesia dedicada a Jos6 Manuel, Nestor
y Miguel Angel Carbonell). En: Marti. Pr6ceres, he-
roes y martires de la Independencia de Cuba. Ciudad
Trujillo, Edit. Quisqueya, 1945. p. 11.
---, Oblacion a Duarte y a Marti,. Soneto. Febrero
24 de 1920. En: Marti. Pr6ceres, heroes y martires de
la Independencia de Cuba. Ciudad Trujillo. Edit. Quis-
queya, 1945. p. 12.
1921 Conferencia en el Circulo de Manzanillo el 19
de Mayo de 1921.
Publicado en:
STodo por Cuba. Santo Domingo, 1925.
Marti. Pr6ceres, heroes y nmartires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya.
1925. p. 60-67.
SOrientaci6n Nacionalista. En: Diario de Cuba.
Santiago de Cuba, Octubre 10 de 1921.
Publicado tambi6n en:
Todo por Cuba. Santo Domingo, 1925.
Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1925. p. 153-158.
1922 --- El Ap6stol. Ante su busto. Soneto. En: Marti.
Pr6ceres, heroes y martires de la Independencia de
Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya, 1945. p. 13.
1927 --- La Expedici6n de Montecristi. En: Marti. Pr-
ceres, heroes y martires de la Independencia de Cuba.
Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya, 1945. p. 175-177.
1929 Marti en ia Prensa. 16 de Julio de 1929.
Publicado en:
Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 189-195.
Marti como orador eximio. Respuestas a una en-


-91--







cuesta. En: Social. La Habana, Diciembre 1929. V,
XIV, No. 12. p. 12.
Publicado tambien en:
SMarti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 180-183.
Rodriguez Demorizi, Emilio. Marti en Santo Domingo.
La Habana. Ucar Garcia, 1953. p. 560-562.
1932 La Palabra del Maestro. PAginas de un diario,
por Manuel Sanguily. En: Clio. Santo Domingo, 1932.
Publicado tambi6n en:
-, Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya.
1945. p. 215.
1934 -- Pr6ceres eximios. Juan Pablo Duarte y Jose Mar-
ti. En: Clio. Santo Domingo, Febrero 1934.
Marti. Pr6ceres. heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya.
1945. p. 188.
Exilados Politicos Dominicanos. Jose Marti y Juan Pa-
blo Duarte. Pr6ceres eximios. La Habana. P. Fernan-
dez, 1953. p. 3.
1935 Bolivar y Marti, de Emeterio S. Santovenia, (Nota
bibliogrAfica). En: Clio. Santo Domingo, 1935.
Publicado tambien en:
-. Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya.
1945. p. 216-219.
Papeles de Marti, por Gonzalo de Quesada y
Miranda. (Nota Bibliografica). En: Clio. Santo Do-
mingo, 1935.
1936 Marti, el Ap6stol, de Jorge Maijach. (Nota bi-
bliografica). En: Clio. Santo Domingo, 1938.
1938 ---. Jose Marti y Maximo G6mez y la Revoluci6n de
Cuba en Santo Domingo. En: Clio. Santo Domingo, 1938
Publicado tambien en:
M arti, Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-


-92-








pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo. Edit. Quisqueya,
1945. p. 199-211.
En Memoria de Jose Marti. Album del Concurso
para el Monumento a Marti. (Notas bibliograficas).
En: Clio. Santo Domingo, Mayo-Junio de 1938. Aio
VI, No, XXIX. p. 221.
Publicado tambien en:
SMarti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba, Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya.
1945. p. 241-243.
1939 MartiL Mensaje biogrAfifico, de Andres de Piedra-
Bueno. (Nota biblio9rafica). En: Clio. Santo Domingqo,
Mayo-Junio 1939. Aino VII. No. XXXV. p. 122.
Publicado tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y mfirtires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 246.
1940 Marti, de Andres de Piedra-Bueno. (Nota biblio-
grafica). En: Clio, Santo Domingo, Mayo-Junio 1940.
Afio VIII. No. XLI. p. 156.
Publicado tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 252.
-,. Marti, hombre, por Gonzalo de Quesada. (Nota
bibliografica). En: Clio. Santo Domingo, Noviembre-
Diciembre 1940. Aio VIII. No. 44. p. 269.
Publicado tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y mAirtires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 254.
SAmerica. Traducci6n al Frances de F. de Mio-
mandre. (Nota bibliogrAfica). En: Clio. Santo Do-
mingo. Noviembre-Diciembre 1940. Anio VIII No. 44.
p. 269.
Marti. Pr6ceres, heroes y mArtires de la Inde-


--93-









pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo. Edit. Quisqueya,
1945. p. 269.
1941 -- Presencia de Marti, Emeterio S. Santovenia. (No-
ta bibliogrAfica). En: Clio. Santo Domingo, Enero-
Febrero 1941. Afio IX. No. 45. p. 42-43.
Publicado tambien en:
SMarti. Pr6ceres, hb&roes y mArtires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya.
1945. p. 255.
J ose MartiL Paginas escogidas, Traducci6n de Sil-
vio Julio. (Nota bibliograifica). En: Clio. Santo Do-
mingo, Enero-Febrero 1941. Afio IX. No. 45. p. 42.
Publicado tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y mdrtires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 256.
1942 Jose Marti. El Santo de America, de Luis Ro-
driguez Embil. (Nota bibliografica). En: Clio, Santo
Domingo, Enero-Febrero 1942. Afino X, No. 51. p. 38.
Publicado tambien en:
Marti. Pr6ceres, heroes y mArtires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 259.
A. Martinez Bello. Ideas Sociales y Econ6mnicas
de Jose Marti. (Nota bibliografica). En: Clio. Santo
Domingo, Enero-Febrero 1942. Auo X. No. 51 p. 39-40.
Publicado tambien en:
Marti, Pr6ceres, heroes y martires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo. Edit. Quisqueya,
1945. p. 260.
.Arturo R. de Carricarte. Lo que dice y lo que no
dice el Manifiesto de Montecristi. (Nota Bibllogrdfica).
En: Clio. Santo Domingo, Enero-Febrero 1942. Afio X.
No. 51. p. 39.
Publicado tambien en:
--. Marti. Pr6ceres, heroes y martires de ia Inde-









pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 261.
Archivo de Marti. (Nota bibliogrAfica). En: Clio.
Santo Domingo. Julio-Agosto 1942. Enero-AbriL 1943.
Anio X. No. 54. p. 116. Afio XI. No. 57-58 p. 237.
Publicado tambien en:
SMarti. Pr6ceres, heroes y mArtires de la Inde-
pendencia de Cuba. Ciudad Trujillo, Edit. Quisqueya,
1945. p. 275-277, 255-256.
1943 ---. Boletin del Archivo Nacionial. (Nota bibliogra-
fica). En: Clio. Santo Domingo. Mayo-Junio 1943. Afio
XI. No. 59. p. 73.


-95-












La cubanidad siglo XVI(*)

Por Otto Olivera

La importancia del siglo XVI en el process forma-
tivo de la sociedad cubana no ha sido advertida siem-
pre. En el no se halla s6lo el antecedente lejano de la
nacionalidad, sino tambien el inmediato del primer
poema conocido escrito en la isla.
En ese siglo XVI isleino, de ochenta y nueve anios,
un interesante process de adaptaci6n al medio tiene
lugar, evidenciado por el fuerte y aut6nomo desarrollo
del espiritu local, acaso sin paralelo entonces en el con-
tinente. A esto propenden el aislamiento que la insu-
laridad provee, la absurda economic del monopolio y
el abandon en que, por tierras de tesoros mas des-
lumbradores, se deja a Cuba. Como consecuencia du-
rante este interesante period colonial los lazos con Ia
peninsula parecen aflojarse lenta, pero incesantemente.
mientras el rigor de lo circundante ,se impone al colono.
Entonces se combinan los factors iniciales de ese
process universal y 16qico de apartamiento gradual en-
tre colonia y metr6poli; si bien se necesitaran tres si-
glos mas para que tales germenes de distanciamiento,
() En el prcscnte ensatyo, su autor, nucstro distinguido colaibordoi,
Otto Olivera, sefiala algunas importantes manifestaciones de "expresi6n" is-
lefia durante eI siglo XVI; estas son "como el fondo hist6rico de Las que api-
recen, literalmente, en el "Espejo de Paciencia",. nos dice en carta reciente el
estimado y joven ensaiyista cubano. El trabajo que boy presentamos tiene.
aIDarte def valor en si, la calidad de inedito; pcrtenecce al primer capituilo del
studio de Otto Olivera Lo naicional en la poesia cubana (1511-1898)". qiue
fue su tesis para ohtener un segundo doctorado en la Universidid de Tulane,
New Orleans, Luisiana, donde es catedrtico de Literatura hispano-arnericanma.
Llamniamos especialmente Ia atenci6n a nuestros lectores sobre el interns y la
importancia de las pagfnas de Otto Olivera qIc aborda un tema de raiz cu-
bana en un estilo siempre grato.


-96-







dentro de lo espafiol, lleguen a convertirse en expresi6n
filos6fica y political de separatismo cubano.
En terminos generals, los acontecimientos his-
t6ricos del siglo XVI constituyen una fase peculiar del
process colonizador en las Antillas; pero, si aspiramos
a una vision autentica de la ,poca, no es possible omitir
ciertas circunstancias de orden interno, propias de
Cuba -y por lo tanto iluminadoras de su historia-
aunque no siempre existentes exclusivamente en ella.
Limitandonos momentaneamente a esa evoluci6n
caracteristica de las primeras tierras descubiertas, en
las palabras del historiador Ramiro Guerra tenemos una
apretada sintesis informative:
Las colonies antillanas tuvieron todas, en los
primeros afios de fundadas un destino comuin. Pa-
saban por un corto period de crecimiento rapido,
por otro de estancamiento y despoblacion, despues
de lo cual comenzaban a revivir lentamente.'
Durante los afinos iniciales del gobierno de Velaz-
quez Cuba pasa por la primera fase de actividad y de
optimism colonizador. Es la epoca en que se fundan
las primeras poblaciones (1512-1515), y se vive -o se
suefia- con una economic casi exclusivamente minera.
Pero esto no dura much: los suefios mueren y la am-
bici6n azuza. Cuando, por 6rdenes de Velazquez,
Francisco Hernandez de C6rdova sale de Bataban6
en 1517, para apresar indios de las islas vecinas, sobre
Cuba se cernia ya el fantasma de lo inevitable. Y el
descubrimiento de Yucatan parece haber sido la serial
esperada. Por eso nos dice Jacobo de la Pezuela:
Inmensas fueron las consecuencias de esta ex-
pedici6n, aunque tan desgraciada. El aspect de
los indios prisioneros. mas altos y vigorosos que
los de las islas, vestidos con una especie de man-
tas y jubones cuando los demas iban en cueros,


-97-







unas diademas de oro y prendas desconocidas que
Ilevaban, encendieron en los pobladores de Cuba
vivisimos deseos de conquistar aquellas tierras y
dar batalla por ganar riquezas. Ya era hecho ave-
riguado que existia cerca de su jurisdicci6n un
continent muy rico y populoso, y ya no domino
a Velazquez otro afan que el de poseerlo.-
A partir de ese viaje, y en general en la primera
mitad del siglo, salen de Cuba una series de expedicio-
nes de conquista por las que se desangra en hombres
y en riquezas la recien poblada isla. Si a esto afiadimos
la muerte por enfermedades, malos tratos y suicidios,
de los naturales. sus insurrecciones casi constantes, y
el efecto que tales hechos tenian en la pobre economic
de la colonia, no sera dificil imaqinar la vida precaria
y miserable de sus habitantes.
No parecia -dice el propio historiador espafiol
Pezuela- sino que s6lo ,se hubiese colonizado Cuba
para servir de sementera a la colonizaci6n europea de
otras provincias y debilitar la suya con unas y otras
"jornadas" para el continente' Lo cierto es que desde
1513, dos afios despues de su conquista, tenemos do-
cumentos reales en los que se advierte la preocupaci6n
por crear una poblaci6n permanent en la nueva colo-
nia. Tal actitud se observara durante todo el siglo a
traves de documents, privados o publicos, tanto de
pobladores como de qobernantes islenios y peninsula-
res. De 1517 es una real cedula ordenando a los ca-
sados que traigan sus mujeres de Espania. media en la
que, por considerarla necesaria, insitste en su memorial
de 1518 el obispo de Cuba Fray Bernardino de Man-
zaneda. La situaci6n, que parece agravarse segfin pa-
san los afos, indudablemente fuerza a la metr6poli a
tomar medidas mas energicas, porque en cedula real de
1527 se amenaza con pena de muerte a quienes aban-
donen la isla por nuevos descubrimientos.4 En esta,


-98-








como en tantas otras ocasiones, lo curioso es la im-
potencia metropolitan en lucha contra el hecho de
que la ley se acataba sin cumplirse, porque. todavia en
1534, se conceden dos afios a los casados de la isla
para que traigan a sus consortes; y los pobladores que
pueden se van a Mexico o al Peri. Del mismo anio
tenemos varias extensas e interesantes descripciones de
la colonia, algunas del propio gobernador Manuel de
Rojas. En una de ellas, de Santiago de Cuba, y sobre
su vista a las ciudades del interior, nos ofrece Rojas
una vision rcipida, pero ilustrativa del abandon y des-
poblaci6n en que se hallaba la isla.5
Y este es el espiritu que informa el nuimero in-
terminable de relaciones, memoriales etc,, escritos so-
bre Cuba en el siglo XVI. Algunos, sin embargo,
ofrecen detalles sumamente informativos. De parti-
cular interns por presentarnos la actitud de los indo-
cubanos, es por ejemplo el inforrne de los procurado-
res reunidos en Santiago de Cuba en 1540:
En esta ysla nunca faltan yndios malhecho-
res, -dicen-- y esto es por el poco aparejo y
posibilidad que ay para conquistallos .. especial-
mente viendo como veen y conocen que ya son
pocos los onbres en esta ysla de quien pueden te-
mer y esto se platica y canta en los areytos, asy
dellos como de los otros que estan de paz, diciendo
que ya no podemos durar much en esta tierra, pot
que no quedan en ella syno los enfermos y los
que poco pueden.6
Tales esperanzas de redenci6on, al fin frustradas,
deben haber llenado sin tregua la imaginaci6n de los
aborigenes. Pero ]a situaci6n, como hemos dicho, habia
de prolongarse durante todo el siglo sin camnbios no-
tables.
La ciudad de La Habana escribia a Su Majestad en
1553, recordaindole su pobreza, la carestia de la vida y


-99-








y su importancia estrategica. De 1569 a 1570, en su
testimonio de vista a la isla, el obispo Juan del Cas-
tillo la llamaba la isla mas pobre de las Indias. Ya en
1581, en carta del cabildo de La Habana, hay una
pequefia nota de optimismo en la afirmaci6n de que la
villa va progresando, pero a la gente de la Isla se la
consider, como siempre, "pobre y gastada."7 Por til-
timo, en la decada postrera del siglo -en el afino 1595-,
de nuevo La Habana, esta vez en su gobernador Mal-
donado, suplica se envien artilleria y comida.8
Cuba acaba por ser, en el siglo XVI, un territorio
olvidado, al que las mayores riquezas de Mexico y el
Peru eclipsan por complete.9 S61o cuando el valor es-
trategico de La Habana, y de la isla en general, se
pone de manifiesto, vuelve Espafia a ocuparse de ella.
Pero entonces la mano de hierro del imperio se dejara
autonomia spiritual, y en cierto sentido political, que
con el aislamiento ,se habia gozado.
A partir del siglo XVII el poder centralizador de
la metr6poli va a continuar siempre en aumento. Todo
el espiritu local que nace durante el XVI parece ex-
tinguirse. Hay una cierta frustraci6n del process cul-
tural que trae a la mente las palabras de Edward Spran-
ger: "No toda cultural llega a vivir su entera ley de
desarrollo." V0 Y en el studio de la cultural cubana se
abre un vacio que dura casi hasta finales del siglo
XVIII. Entonces se empezara de nuevo -habrA hasta
repeticiones en el process cultural-; pero ya con may's
brio, con el brio de una colonia que pronto aspirara
a su independencia. El siglo XVI es, por consiguiente,
un period de gran abandon para la isla, y de no me-
nor penuria econ6mica para sus habitantes. Y, sin
embargo -o por ello mismo- en el parece nacer y
tomar fuerza un sentimiento local adverso siempre a
lo foraneo, aun cuando lo foraneo fuera a veces la me-
tr6poli.


-100-




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC