UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Unknown
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00049


This item is only available as the following downloads:


Full Text

IHEM E RkLT7I.CA
INVESCLOADORES
i ^ ^,,,_ ^ ^ ^ ^ ^^ ^ ^ ^ _^ '111.I^ ^


SEGUNDA SERIE t. II. n. 4






Revista


OCTUBRE-DICIEMBRE


de la


Bi
4


eca


acional


* t


6


LA HABANA
P. Ferndndez y Cia. S. en C.
1951


... ^ ,.{ ..
,r, .. / .- .
* 'Ru ^f
, ,1
I ~ ~ a. *..


S t ..-.'- .
# I


,' : ,* -:.( A-*
/ ... |y..-., '
" ^ ...'s1 ',
.<4 At


,.a


Lilia Ca














..i".. -.
-Ar
If u I .'O.0,4"
IN eN, ,lM-
































~. ., -. ... S!
~?AR A







-4v



'(07



7 5 ?AV







J t
~ A
M 46










'wK r kw efyA r- .I *-.


.6'I


v/Yt N IVtkP&'*h~


r~tu

.Lr-.~-
~!r












Hacia una Nueva Etapa

Lilia Castro de Morales

Con la- santa alegria que imprime a! danintmo el rabajo rea-
lizado; con la certeza de haber hecho obra u/til y cu mplido
elementales obligaciones culturales, nos asomnamos a la ter-
cera etapa de la REVISTA DE LA BIBLIOTECA NATIONAL. Y at
hacerlo, es para nosolros deber de gratiltud, e nviar un menwisaje
de agradecimiento a quienes, con su desiltere.ada colabora-
cin, hicieron possible que esta Revista cumpliera la funcion
que le corresponde. De mantra especial a! doctor Rodolfo
Tro y Pdrez, quo no .nos ha regateado sit, iempo y sits esfuer-
zos en la consecucion de estos altos fines.
Cuanto ha realizado la Direccidn de la Biblioteca Nacionat
hasta el dia, apenas si es el cumplimiento de uni noble e
intimo propo6sito de trabajo, acariciado alla por el ano de
1933, cuando comenzamos a laborar en la Bibliofteca des-
empeiiando uina modest plaza. En la seguridad de cqlue en
tal proyecto no nos veriamos defra'ndados, asumimos la rec-
toria de esta Instituciwin y no escatimamos esf'uerzo algano
en pro de su mejoramiento. Muchos de aquellos em penios
son hoy realidad; los informes piublicados en esta misma Re-
vista en sus ediciones pasadas, son fehacientes testimonios del
inmteres que se ha pesto en la labor.
Debemos de reconocer cque las areas de catalogaci6.n de
los fondos de la Institucidn, no adelanttan con la rapidez
deseada, pero no es menos cierto quo careceinos del personal
suficiente y que a pesar de ello, desde el afio 1947, se ha pro-
cedido panlatinamenti a la catalogaciOn de las obras nacio-

[3]








nales. Estamos ansiosos de poner en practice -nuestro plan
bosquejado ent el iimero anterior de es/a Revista, o cualquier
otro proyecto, que fienda a resolver de una vez y para siem-
pre el grave problema de la catalogacon.
Hay trabajos en la Biblioteca Nacional que requieren la
zi uegra consagracion a ellos; area de total dedicaci6n,
tanfo was necesaria y urgente, cuando no se dispone de
los medIos indispensables para desarrollarlos con la amplitud
requerida.
Con esta edici6n, termina la REVISTA DE. LA BIBLIOTECA
NACIONAL S11. segiunido volunmen. Para lograr cada zno de sus
numieros, nos ha animado el mds hondo deseo de superacion.
Es ne.stra mejor esperanza que en iel proximo a/To, mediante.
la labor de investigacion bibliogradfica, historica y literaria
de .9us colaboradores, llegue a ser primordial instrumenlo
de conisulta.


[4]












UNA CARTA









1N


Octubro 4 de 1951, .

H~li
sa. iTlLa Castro do Morales. ,97
Dirscto* (do la Is
aBlilotfcec Nacional. ... ..-/J


S-eV.ora Dlrectoota:
Ne complaMOo On parbciipStrif a USted q atS asocied d
AMGOS DE L 4BIBLIOTSCA NACTONAL ha conocido del infomea
quo usted le reulti5 titulado Consideracloneu sobre la Bi-
blioteca Nacional y ft6'uanlas jmra a uplTn tend-ente a 'cmw
Pjletar 31ti MItaLXgiwcla YCLaSpu68 -e Un aAPillo cabv dfM
Imprsalones sobre 6i smao ha atoMAdo hacerle Ilogar a tza-
ted su mas efusiva ftllcitaci6n poar l aiulerto eon quo ha
onfcado loa prblsaa qua confrontan Is BiblioteesR Natio-
inal las demas biblioteos pdblicas do Il .9epibliea, 7 es-
Pec.laimnte *I quo Be nfter a "i4 a alta do retr os mate-
rlales con quo abordar la obra do la nmagnitud quo requiePr.
einco dcadas de dsgzpr*ocupaol6n orficl.al".
Men asoen los AMIGOS DE LA BIBLIOTECA NATIONAL do laS
tlttples neeesAidadeag eontumazmente insatiafeohaa, de oXe
,tedebe ser alto centir do culture a l aervlclo 1di oueblo,
pues dead que se fund nuestra Socledad en 1936 hermos lu
chado en vano potr pesolver o, al Iounos i ainorar ao 0 a-
lest .ti6rriL os cr~ditoa pareA aMpleaMianfa cpaz y eficlen
te, adq.uii6ln do llbrosa y publicaclcnea porl6dicaaj, efl
cuadernaci6n de lo condos ya exiatentes. Prel iamente, ean
tro los fines que parsiguse nuestr Sociedad y por euya ra
li dc16n hertos laborado tntenaamente, s e encuentro eeo-
TlIhmo. emi'flos por lo que veie n batallando decade quo soa
hlzo Cargo do la dlrecci6n do ia Biblloteca Eaolonel.

uesatr Sociledad so complace ean raconocer los brillan-
tea resultadoa quae uatd ba consoeguldo, ucho ms oMori t--
Kios conooelando como conoeo, lo i esomao rOtMArsOao quo us-
ted ha tenldo a su diaposildon e el dtaempsptfo de au oargo.
La oclodad le reltoersa a poyo en la geati6n do todo
cuanto m dunde en benoficio engrandaecimilonto do nuegtr
Biblioteoa Maclonal.
Doe usted on la mayor consi.derscl6n y apreclo,



- "- '' i *_ ;: ** *. ', Fpn aldente *-. :


[5l














Poesia Afrocubana
Emilio Ballagas

La poesia afrocubana es solo un aspect de la nueva poesia
en nuestro pais. Su importancia es relative pero ha desper-
tado gran interest por motives que no son exclusivamente
artisticos. Uno de esos es el social puesto que el verso de
inspiraci6n negra puede facilitar, en algunos casos, la fran-
queza entire las razas blanca y negra, redundando ello en
beneficio de nuestros ideales demnocraticos.
La forma sencilla, el tono familiar y el reaiismo son otros
atractivos de la poesia negra: elements que la hacen agra-
dable tanto al hombre culto como al hombre iletrado. De ahi
su inmensa popularidad. Popularidad no quiere decir impor-
tancia. Una cosa puede ser muy interesante para el piblico
y sin embargo faltarle el valor artistic. No es este el caso
de la poesia afrocubana, pero queremos aclarar que aunque
no le faltan del todo los valores artisticos, el valor social
y la curiosidad o la moda, priman sobre su catidad como
arte. De lo que no podemos dudar es de que result agra-
dable, pues la poesia afrocubana es evidentemente musical;
imita los ritmos y melodies importados de Africa por los
antiguos esclavos. Es un arte en el que gesto y danza son
inseparables de la mtsica. Por esa raz6n existen en Cuba
recitadores de poesia negrista, pero ellos contribuyen, a ve-
ces, a rebajarla puesto que recitan lo que le gusta a un
puibico casi siempre sin sensibilidad artistic. Excluyendo
otras veces las producciones de los buenos poetas del genero
y ofrccen imitaciones qu ma:is bien resultan una caricature
que una manifestaci6n de verdadera poesia.


[6]







Entre los recitadores de poesia negra es just citar a Eu-
sebia Cosme, artist de raza negra, iniciadora del gencro
y mujer de gusto cultivado.
A pesar de los ingredientes que se combinan en la poesia
afrocubana, esta no habria alcanzado la estimacion de los
critics si en su producci6n no hubiera tornado part un
grupo de verdaderos poetas capaces de lucir sus cualidades
en cualquier otro modo poetico.
Sabemos que despues de la primcra guerra mundial el
arte de inspiraci6n negra se puso de moda y que los artists
blancos, especialmente los franceses, sc dedicaron a crear
obras inspiradas en las tradiciones y costumbres de los negros.
Asi en la mu sica, en la escultura, en la pintura. El objeto
de este breve trabajo no es hablar de csas manifestacionies
generals sino estudiar de manera especial la poesia afro-
cubana. Asi pues, no me detengo en mencionar los nombres
de estos muisicos, pintores y escultores.
Como todo lo que se acepta en Francia, el arte de inspi-
raci6n negra se puso de moda y entonccs hubo un estado
general de entusiasmo por el cultivo de esta poesia. Sc lleg6
al exceso y a career que este arte negro seria el arte del future.
Diez afnos dur6 en Cuba ese entusiasmo exagerado: mais o
menos desde que se public en La Habana un poema del
escritor portorriquefno Luis Pales Matos (1927) hasta 1936,
en que Ram6n Guirao recoge en suJ antologia las manifes-
taciones mias interesantes del movimiento.
La moda negra posterior a la Guerra Mundial I, fue la
chispa que aceler6 un movimiento cuya corricnte ya existia
(aunque apenas perceptible) desde el siglo XIX en que ha-
bia venido formAindose. PrAicticamente, desde que aparece
en Cuba Ia primera manifestation poetica, aparece la cu-
riosidad por el factor negro ). En el primer poema que
recuerda nuestra historic de la literature, "Espejo de Pa-
ciencia" escrito por Silvestre de Balboa, dando cucnta de
(1) Cuns'ltcse: "Tema Negro en ras Letras dc Cuhba', pr Jos. Antunio
Fernmndez de Castro, (Ed. "Culturalu], S. A." 1943), La I Hima.


17]








un episodic local de la pirateria, aparece un heroe negro,
Salvador Golomo6n, que es quien vence y da muerte al jefe
de los pirates que habia saqueado un pueblo de la costa
oriental de la Isla y scecuestrado a su obispo. El poema esta
escrito a principios del siglo XVII -el hecho ocurri6 en
1604- y en su texto hay hcrmosas alabanzas al "'negro
Salvador" para quien se pide la libertad en prernio de su
honradez y valentia. Hay que hacer notar que el autor del
poema era un blanco hijo de las Islas Canarias resident en
Cuba. Posteriormente, en el siglo XVIII, nuestra historic
literaria da cuenta de algunos escritores mestizos y negros
que cultivaban la poesia pero que no escribian versos que
pudicran agruparse bajo el marbete de lo que hoy llamamos
poesia afrocubana. Era mas bien la de eflos una poesia
amanerada y academica, hecha a imitaci6n de la que por
aquella 6poca se cultivaba en Espafia. De estos mestizos que
hacian versos en nuestros tiempos coloniales podemos citar
a la maestra Juana Pastor y a Manuel del Socorro Rodrigucz.
Ademais en el siglo XIX se distinguen notablemente Placido
(Gabriel de la Concepcion Valdes) y Juan Francisco Man-
zano, los cuales tampoco escribieron en jerga afrocubana
ni sobre temas basados en la tradici6n y costumbres afri-
canas.
Ahora vamos a ensayar una definici6n del tipo de poesia
que cstainos cstudiando. Lo que se conocC con el nombre
de poesia afrocubana es una forma de versificaci6n peculiar
que imita el modo de hablar de los negros del pueblo, esto
es, de las classes bajas de la poblaci6n urbana y de los que
habitan en el campo; es decir, de los negros que ban vivido
un poco apartados de la poblaci6n blanca y conservan las
tradiciones musicales y religiosas de sus antepasados. Como
que desde la fundaci6n de Ia Replublica las eyes y las cos-
tumbres han permitido que blancos y negros tengan los
mismos colegios, teatros, etc., esta separacion no ha sido
absolute y por tanto esta poesia no es puramente negra sino
mulata. El contenido del verso afrocubano es muy divers,
unas veces se refiere a evocaciones de la tierra ancestral y


f8







lejana; otras habla de reivindicaciones sociales; o se refiere
a pregones de hermosa musicalidad. -O bien cxpresa cl te-
rror ante animals como la serpienre o series fabulosos que
roban a los ninos de las madres negras. Algunas veces es
solo un juego de palabras sonoras en que se mczclan las
vocales fuertes y las consonantes explosives.
Existen tambien ejemplos de valiosa poesia de inspiraci6n
o motivo negro, escrita en correct castellano, que es la
rnmas apreciada por nosotros, pero lo que recibe el nombre
de poesia afrocubana tiene el ropaje de un vocabulario
intencionalmente deformado.
En la Espalia del Siglo de Oro, Lope de Vega, Miguel de
Cervantes, G6ngora y Simon Aguado habiaan usado la dc-
formaci6n del vocabulario y de la sintaxis castellana para
imitar la jerga negra de su epoca. G6ongora, principalmente,
us6 de juegos de palabras y onomatopeyas que se anticiparon
a la poesia afrocubana de hoy. Igualmentc Ia monja mexi-
cana Sor Juana Ines de la Cruz escribi6 un poema de negros
en que se deforma tambien el vocabulario.
En Cuba uno de los primeros que puso atenci6n en el
vocabulario de los hijos de Africa fue un sacerdote catolico
en 1796 ('); escribiendo un libro en que indicaba el mejor
modo de evangelizar a los negros esclavos de los ingenios
de aziicar, se le ocurri6 que habia que hablarles en su jerga
misma afroespafiola para que entendiesen lo que se les que-
ria ensefiar, y al final de su libro agrega un vocabulario en
que se explica que significant en castelhiano cada una dc las
palabras de la jerga afrocubana, o sea, la deformaci6n del
cspaniol.
Mais avanzado el siglo XIX podemos citar a unos cuantos
poetas cubanos que imitaron en sus poemnas, la mayor parte
de ellos burlescos, el modo de hablar y de manifcstarse de
los negros. A mediados del siglo XIX, mas exactamente eni
(I) Antonio Nicoil's Duquc dc Estrada.-ExplicaciM'i de 'i dti in0a r1s'
tiana acomodada a la capacidad dec los ncgros bos;lcs. La Halmn;i, 1796.


[9]






























micWk
NW* 'll
Or VA
4


M ]:,.,,?itL( Lri.g. aI de la "Expjicacitiim de la dtiii'iit cri.si,LIUnt aCOL),d I i(a a let Ca racidad d i oe s n,'r,,.q bLIajf".
Colfecci,,1 de fa Biblioteca Na,'io-naJl de Cuba.-


i^






1845, un poeta procedente de la vecina isla de Santo Do-
mingo 3), escribi6 unos versos cuyo tema es la mulata, en
donde no usaba la deformacio6n lingilistica pero mostraba
conocer algo del alma de los negros de nucstro pais. En 1847,
un poeta procedente de Espafia irnit6 en prosa y en verso
el habla popular negra ocupandose de describir las costum-
bres del pueblo afrocubano para pintarlas en sus versos y
comedies teatrales. Este poeta se ilamaba Bartolome Crespo
Borb6n pero usaba como pseud6nimo el de Creto Gangd
que es la imitaci6n de un nombre negro. En 1857, Manuel
Cabrera Paz describe unos versos puramente descriptivos en
que se nos present a un negro asombrado ante el espcctaculo
de la ciudad en un dia de fiesta. Estos versos estain escritos
igualmente en la jerga de los negros. Un notable escritor
de costumbres, Jose Victoriano Betancourt, escribi6 en 1848
una composici6n en espinelas donde se describe un tipo de
negro desaparecido hace muchos afios, el cual represent at
negro pendencicro, bebedor y enamorado de las classes bajas
de la capital. La composici6n lleva por titulo: "El Negro
Jose del Rosario". Es interesante esta composici6n no s6olo
por su tema sino por un gran nuimero de vocablos tornados
directamente de la jerga negra, a tal punto que al final del
poema hay que afiadir un vocabulario para informar al lector
del significado de muchas palabras, algunas de las cuales son
de origen africano.
Es important advertir que estos poetas que escribieron
directamente sobre temas afrocubanos y en jerga negro-
espaniola, eran sin excepci6n de pura raza blanca, pues al
negro escritor de aquella epoca no Ie habria parecido ele-
gante el tocar un tema que lo rebaja y le hacia recordar el
estado de atraso del resto de su raza.
Entre otros nombres dignos de citarse como precursores
de la poesia afrocubana, podemos recorder a Ignacio Bcni-
tez Crespo, que escribia de esta manera en 1877. Tambien
Candelario Obeso, colombiano, que nunca estuvo en Cuba
(2) Francico Munfioz Delnmonte.


[11]






y que era de raza negra, escribi6 un libro de versos con el
tema negro y algunas deformaciones en la lengua espafola,
en 1880. Hay un material considerable de composiciones
an6nimas sobre tema negro y en forma de jerga, que seria
curioso coleccionar para su studio, aunque en realidad es
de escaso valor poetico.
La tradici6n popular de esos brotes de poesia afrocubana,
se va perdiendo por su misma falta de categoria artistic
y porque el post-roimanticismo y el modernismo prefirieron
los temrnas delicados y ex6ticos, por cuyos caminos la poesia
cubana iba abriendose paso para hacerse mas pura y alcan-
zar una mayor perfecci6n de nuestra lengua castellana. Esta
busca del vocabulario select era incompatible con el sabor
popular del verso y su deformaci6n idiomaitica. No obs-
tante, cuando Ruben Dario pas6 por La Habana, en 1892,
escribi6 unos versos de alusi6n negra. Pero Dario no insisted
en cl tema.
Pasan mas de vcinte afios sin que lo negro adquiera im-
portancia como temrna literario o como asunto de alguna
composition. Nos referimos a la poesia, porque en la novel
si se aprovechaba desde hacia ticrnpo el tema negrista. No
hay mas que recorder nuestras novelas del siglo XIX: "Sab",
de la Avellaneda; "Cecilia Valde's", de Cirilo Villaverde;
"Francisco", de Suarez y Romero; "El Negro Francisco", de
Antonio Zambrana. Estas obras se leian, se comentaban
como sucedi6 en los Estados Unidos con "La Cabafna del
Tio Tom" de Harriet Beecher-Stower, porque influian en
un mejor trato social y politico al hombre de color. En
poesia nadie paraba su atenci6n en cl negro como no fuera
en forma de sitira o burla. Las costumbres pintorescas, la
forma especial de su culto en que se mezclan los ritos de los
dioses africanos y las imagenes y simnbolos cat6licos, no Ila-
maron Ia atenci6n de nadie, hasta que en 1916 el poeta Felipe
Pichardo Moya escribi6 un poema en que describe el largo
y lento desfile de unos negros que marchan danzando detris
del anciano sacerdote africano y rinden culto al animal


[12]







totem: la culebra. Asi se inicia Ia poesia de tema afrocu-
bano, aunque sin usar aqui deformaciones que acompafian
al desfile. Parece que Felipe Pichardo habia leido con pro-
vecho los libros del investigator Don Fernando Ortiz, que
es uno de los hombres may's eruditos en America en material
de cultural africana. Este primer poema afrocubano de Fe-
lipe Pichardo se public en una revista de La Habana y
estaba dedicado a Fernando Ortiz. Adviertase quc todavia
no comenzaba la moda de lo negro y que el poeta cscribi6
cuando faltaban dos ainos para la terminaci6n de la primera
guerra mundaI.
Como que en el corto espacio de que disponemos no puede
hacerse el studio de la poesia afrocubana, quicro indicar
una breve bibliografia en que el lector pueda informarse
con mas precision sobre el tema. La primera part qui
hemos estudiado, o sea la etapa preparatoria de la poesia
afrocubana, puede ser conocida en las siguientes publicacio-
nes: "Presencia Negra en la Poesia Cubana del Siglo XIX",
un folleto escrito por Armando Guerra, quc se encuentra
en casi todas las bibliotecas cubanas. Sobre los demais escri-
tores que dirigieron su atenci6n al tema negro en el siglo
XIX, hay fragmentos en el libro Orbita de la Poesia Afro-
cubana" (1928-1937) por Ramon Guirao, que se public
en La Habana en 1938. Los versos de Jose Victoriano Be-
tancourt se incluyeron en un libro con sus articulos que
lleva el titulo de "Articulos de Costumbres".

Para conocer bien la segunda etapa o period en que se
cultiva la poesia afrocubana ahora conocida, recomenda-
mos el articulo "Afro-Cuban Poetry" que forma parte de
la publicaci6n "'New Directions (New York-Connecticut)
numero 8, afio 1944. El trabajo est6 escrito en ingles y su
autor es Jose Juan Arrom, professor en Harvard. Aunque
dicho articulo contiene algunas inexactitudes, ofrece una
valiosa informaci6n sobre la poesia afrocubana y contiene
tambien en lengua inglesa una Antologia de Poesia Afro-
cubana con versos de los autores mas significativos que han


[13]








escrito sobre motivos negros. La traducci6n al ingles de
esos poemas afrocubanos imita el habla popular de los negros
del Sur de los Estados Unidos, que es el equivalent aproxi-
mado de la jerga negroespaniola.
Como informaci6n escrita en castellano citare mis dos
libros: "Antologia de la Poesia Negra Hispanoamericana",
obra publicada en Madrid en el aio de 1935, y "Mapa de
la Poesia Negra Americana",' publicado en Buenos Aires en
1946. Como informaci6n mas complete, mi cnsayo "Situa-
ci6n de la Poesia Afroamericana" aparecido en "Revista
Cubana" del Ministerio de Educaci6n, en su volume XXI,
anio de 1946, y "Tema Negro en las Letras de Cuba" por
Jose Antonio Fernandez de Castro. Ademas existe la valiosa
Colecci6n de la "Revista de Estudios Afrocubanos", editada
por la Sociedad de Estudios Afrocubanos y dirigida por el
doctor Fernando Ortiz. Se public, con algunas interrup-
ciones en la salida de sus nuimeros, de 1940 a 1946. Tambien
Cs valiosa, para crearse una preparacion que nos permit
entender mejor el sentido y alcance de esta poesia, la re-
vista "'Afroamcrica", editada por el Fondo de Cultura Eco-
n6mica de Mexico en espanol, ingles, portugues y frances.
El ultimo n umero que conozco de ella es de 1935 y no se si
ha continuado su publicaci6n.
El rasgo caracteristico de la poesia afrocubana actual es
el mestizaje. Es un arte de relaci6n: poesia negra con refe-
rencia al blanco, al mulato y al negro mismo; poesia escrita
por blancos que abordan el tema negro. Por eso se le llama
con raz6n poesia mulata. No podemos, desde luego, hacer
afirmaciones aventuradas sobre quienes cultivan mejor esta
poesia de matiz africano, si los negros, los blancos o los
mulatos. El escritor portorriquefio Pedro Juan Labarthe
en un studio suyo sobre ia poesia negra, cita un proverbio
chino seguin el cual para representar en el teatro a un por-
dioscro, no es necesario ser pordiosero u oler a pordioscro,
queriendo indicar que para escribir bien sobre temas negros
no es necesario ser negro. Este refrain lo aplica a su compa-


[14]








triota el pocta Luis Pales Matos que merece un sitio de ho-
nor en la poesia afroantitlana. En 1927 se public en Cuba
un sonoro poema de Pales Matos. El autor no ha residido
entire nosotros (s6lo ha estado de pasada en La Hiabana)
pero influye en la evoluci6n de nuestra poesia negra. El
poema se titula "Danza Negra" y en la fecha en que fue
publicado despert6 interns entire los j6venes poetas. Su autor
ha leido multitud de libros geograficos e hist6ricos sobre
Africa. Segutn se nos cuenta, su biblioteca privada continue
un abundante material sobre Africa. Hemos visto un voca-
bulario de las palabras de sus poemas escrito por el mismo.
Pales Matos tiene la curiosidad de poineir entire paren"tesis,
el libro donde ha leido la palabra o frase que usa muy apro-
piadamente en sus poemas, y sorprende el nurnero de libros
curiosos sobre Africa que menciona. En su poesia parece
observer un Africa ideal, pero construida con elements
reales en el taller de su imaginaci6n. Menciona instrumen-
tos musicales primitivos de nombres poco conocidos; tamn-
bores de madera; violines rudimentarios. Si el lector tiene
oportunidad de visitar alguin dia la Sala Africana del Museo
de Brooklyn podrai ver csos instruments y fetiches; objetos
de magia africana, capaces de hacerle comprendcr los hilos
burdos con que Pales Matos ha hecho la urdimbre bella e
impresionante de sus poemas. Entre los que cultivan el tema,
nadie le aventaja en imaginaci6n y capacidad dc suscitar por
la palabra la nostalgia de lo primitive. Gran primitivista,
gran mixtificador y magnifico poeta.
Una lectura dcl poema mencionado -"Danza Negra"-
nos servir-i para apreciar mejor su sonoridad a base de pa-
labras agudas terminadas en "n", y rimas en "o' y en "u".
La comprensio6n exacta del sentido del poema no se hace
necesaria, pues nos entra por el oldo.
El que Pales Matos sicndo escritor blanco nos describe
admirablemente la nostalgia negra y scpa imitar sonoridades
de abolengo africano; no quiere decir que no existan ncgros
y mulatos capaces dc mayores hazafias y que rivalicen con


[ 11






61. Citemos al negro Aime Ccsaire y a los mulatos G. Damas
y Jacques Roumain que escriben en lengua francesa. Esto
seria apartarnos un poco de la poesia afrocubana, de mane-
ra que vamos a proscguir hablando de lo que es objeto de
nuestro estudio.
En 1930, el poeta cubano Nicolis Guilen, mestizo de
blanco y negro, pudo comenzar a dar lo que se esperaba
de un buen poeta y de un homrnbre profundamente conoce-
dor de la psicologia de su raza. Este es ciertamente un gran
mornento de la poesia afrocubana. Con Guillen nace un
gran arte cuyo secret solo el conoce. Los demas que han
escrito poesia negra en espafiol antes y despues de 61, no
han sabido superarlo. Su primer libro se titula "S6ngoro-
Cosongo", titulo que no significa nada, sino que imita o
sugierc vagamenre una palabra de marcado sabor africano.
A cste libro siguieron otros various en que el autor evolu-
ciona en el sentido de dar a sus poemas una marcada inten-
ci6n social. Guillen es muy rico en cuanto a los temas:
canta la nostalgia de sus abuelos blancos y negros; crea
hermosos pregones; hace saitiras del mulato casi blanco que
se olvida o quiere olvidar su sangre negra; imita las sono-
ridades de los distintos instruments de percussion. En otras
palabras tiene una gran flexibilidad artistic y domina la
palabra castiza o desfigurada para decir con acierto lo que
siente. Casi siempre toca temas virgenes, ineditos, pero
aunque toque temas conocidos o usados por otros, siempre
hace una cosa original. Posteriormente Guillen regresa a
su musicalidad primitive, pero su trabajo dentro del genero
es tan perfect que e mismo no puede superarlo; Ie extrace
a su inspiracion las uiltimas posibilidades, se hace clasico de
su propia creacion. La editorial "New Directions" ha edi-
tado en ingles con el titulo poco apropiado de "Cuba Li-
bre" la obra complete del escritor. Como que, repetimos,
no puede hacerse el studio total de la poesia afrocubana
en los limits de este trabajo, nos vamos a cenir al aspect
de la innovaci6n que esta poesia trade al lenguaje usando
onomatopeyas y palabras africanas o inventando palabras


1 161









que se parecen a las africanas. Por eso citaremos solamente
entire las composiciones de Guillkn su "Canto Negro".
Esa faici l musicalidad sc encuentra tambien en el poeta
brasilefio Murilo de Araujo en su pocma "Banzo" y en el
colombiano Jorge Artell en su breve canci6n tituiada "Bu-
llerengue". Igualmente en el cubano Alejo Carpentier que
excepcionalmente ha escrito breves poemas en jerga afro-
cubana, pero cuyo lugar estai en la novel. El ha escrito una
de las mejores novelas cubanas modernas de tema negro,
como la senora Lydia Cabrera ha escrito los mas hermosos
cuentos de Cuba sobre tema negro y en el mias select estilo
literario.
Es pues, el movimiento de la poesia afrocubana, parte de
un movimiento much mais amplio, cl de la poesia afro-
americana que comrnprende los Estados Unidos, Venezuela,
Colombia, Argentina, Puerto Rico, Santo Domingo, Haiti
y el Brasil.
Nosotros los cubanos no tenemos en la poesia negra "can-
tos espirituales" ni melanc6licos blues como tienen en la
America del Norte. Nuestra poesia negra tience en muchas
ocasiones la alegria de un pais de sol constant; menos pro-
fundidad pero mas matices musicals.
No es necesario que hagamos aqui la larga lista de los que
con mas o menos buena fortuna han escrito poesia afro-
cubana. Sus nombres estAn en las antologias que he men-
cionado antes corio lectura necesaria para conocer con am-
plitud y en detalles este movimrniento poetico.
Pondre fin a este trabajo con unas lines en puro africano:
Bena-Kamba- Kilemba, Kaiunga;
Calabar, Katanga, DifJnda.
Saracida, Musu-mba, Kabanigo;
Iyanbiuya, Uganida, Kason.go.
Congo, Tumba, Mokolo Boloko;
Karmalongo; Lusambo, Baso.ko.


[171









(Es un nuevo poema africano? 'Son las palabras migicas
de un ritual? Gertrude Stein celebr6 en una revista que ella
dirigia, juegos de palabras parecidos a estos. Pero aqui, en
lo que acabo de escribir, no se trata de un poem a. Es una
lista de nombres de pauses africanos quc lei en un mapa de
ese continents y los puse a continuaci6on. Algunos poemas
ncgros que hemos conocido no tienen mayor significacio6n
que csta curiosa lista. Pero tampoco tiene significado el
canto del ruisenior y nos agrada. Ofrece estimulo al oido
y a Ia imaginaci6n. Nos hace saber que e! hombre no cs
todo lo6gica y reflexi6n racional; que lo primitive, que es
cnergia, forma parte tambien del organismo mental del
hombre civilizado.


[18]








Dos Escrituras del Archivo de
Protocolos
Arturo G. Lavin

El Archivo de Protocolos, fuente riquisima de datos para
el studio de !a vida econ6mica y social de la Habana co-
lonial, no ha sido auin suficientemente explorado. Maria
Teresa de Rojas en esfuerzo loable, con labor tesonera y ca-
llada y costeaindolos de su propio peculio, ha publicado dos
tomos de las mas antiguas escrituras; pero este esfuerzo
gigantesco de Ia insigne mujer de letras, no podri comple-
tarse a menos que ei Estado contribuya con los medios sufi-
cientes para que no se pierdan sus fondos mias antiguos.
Nosotros, queriendo contribuir con nuestro grano de are-
na, a esta labor, presentamos dos escrituras de diversas epo-
cas, que ilustran, lo que la publicaci6n de los fondos del
Archivo pudiera ser en el future. Una de ellas, es el con-
trato entire el pintor Perovani y el mnandatario del Obispo
Espada, en relaci6n con los frescos que adornan la Catedral
de la Habana; la otra, mas antigua y mias valiosa auin, es
quizais el primer document cubano en relaci6n con la cons-
tituci6n de la "Hermandad de los Plateros", uno de nucstros
mais antiguos sindicatos, que otra cosa no era esta "herman-
dad" a pesar de su ropaje religioso.

I
EL PINTOR
JOSE PEROVANI
Pintura de la Capilla Mayor de la Catedral.

Escritura de Contrato.
En la Ciudad de la Havana en trece de Dicre. de rnil
ochocientos quatro: Ante mi el essno. y tgos. el Sor. D. D.
Julian del Barrio Prebendado de la Sta. Iglesia Catedral de


[19]






esta dha. Ciudad, comicionado por el ilmo. Sor. Obispo
Diosesano para el ajuste de la obra de pintura qe. se ha de
haser en la Capilla Mor. de dha. Sta. Iglesia Catedral y estar
a la mira de ello hasta su concluci6n; y Dn. Jose Perovani
recidente en esta dha. Ciudad, dijeron: Que tienen ajustada
Ia referida obra qe. ha de verificar el ultimo con arreglo ai
los pianos qe. se han formado y aprovado, en ci termnino de
seis mess contados desde esta fecha, por la cantidad de dos
mil y tresientos ps., dandosele por el primero quinicintos ps.
luego qe. se otorgue esta escra., otros quinientos luego qe.
prudenternente se conceptue estar dha. obra en su mitad;
Y el resto luego qe. la haya acavado y entregado at curnpli-
miento de dicho termino por los referidos pianos seguin
queda expuesto.-Todo lo qual se obligan guardar y cum-
plir respectivamente ambos otorgantes segiin y como queda
expuesto llanamente sin pleito con las Costas, Costos y per-
juicios qe. se cause en no verificarlo dentro del termino
acordado y consienten se les apremie 'i su observancia con
esta escra. y el simple juramento de la persona qe. siendo
parte legitima vsare de ella sin que necesiten dc otra prueba
de que se relevan, y por quanto ha sido condici6n del citado
contrato qe. el memorado Dn. Jos6 Peruani ha de ministrar
fianza qe. caucione las cantidades qe. ha de percivir en
virtud de este contrato, la ha ofrecido en la persona del
Sor. Dn. Jose Fuertes comisario ordenador, Caballero de la
Ri. y distinguida Orden Espaniola de Carlos Tercero, y Ad-
ministrador pral. de la Renta de Correos, quin hallndose
present e instruido del contenido de csta escritura dijo;
Que se constituia, y constttuyo fiador liquido y llano del
antedicho Peruani en tal manera qe. si no cumpliera con
su constituci6n seguin y como queda obligado exhivira el
exponente de su peculio todo el interest qe. aquel huviere
tornado ai cuenta de la citada obra inmediatamente qe. sea
rcquerido sin demora ni escusa alguna en reales efectivos
lianamente sin pleito con las Costas que en la exacci6n de
todo se causen porque consiente se le execute con esta escri-
tura y el simple juramento de parte legitirna sin que necesite


[20]








de otra prueba de qe. lo relevo; Y la firmeza todas las
parties por lo que 'i cada vno toca guardar y cumplir obligan
sus bienes presents y futures con el poder-io y sumicion
neccsario ai las justicias de S. M. y Claisula guarentigia que
dain por inserta para su Cumplimicnto, sobre que renuncian
todas las Leyes, fueros, derechos y privilegios de su favor
y la general en forma que lo prohive: En cuyo testimonio
asi lo otorgaron y firmnaron siendo Tgos. Dn. Francisco
Ayala, Dn. Jose Francisco Rodrigz. y Dn. julian de Alende
vecinos y presentes.-Jose Fuertcs.-Jose Pcrovani-Dr.
Juliin Josef del Barrio.-Ante mi Juan de Dios Ayala.-
dros. 12 rs.

II

LA HERMANDAD DE LOS PLATEROS
En. esta copia hemos dado fo-
da su extensi6n a las palabras
abreviadas del original.
En el nombre de Dios i de la Virgen Maria Sefiora Nues-
tra concevida sin Mancha de Pecado original Amen.
SSePan quantos Esta Publica escriptura Vieren como Ger6-
nimo de espellosa y francisco de salinas Mayordomos de ia
Hermandad de santo Eloy y Juan de los Reycs, Diego Diaz
de Mondoniedo, Manuel de escovar, francisco linares, fran-
cisco Maldonado, Juan Agustin, Luis de Miraval, Hernando
Malo, Adriin pulido, Diego Mufioz, Vicente Alfonso Y
Bartholome Vanegas, Maestros Plateros y orives de esta ciu-
dad de la Havana Decimos que A servicio de Dios Nuestro
seinor Y para maYor honra y gloria de su Divina magestad
hemos determinado de fundar Vna herinandad a devoci6n
del bien Aventurado y Gloriosso Sancto Eloy Y para que
Pcrmanezca conferimos y hubimos de acentarla con siertas
condiciones Y Capitulaciones de que no solo ha de Resultar
Pro y Vtilidad nuestra sino tambien a las Almas de los her-
nianos que en ella se Acentaren y congregaren Y conside-


[21]







rando serai obra en que Dios se agrade y se Enssalce el nom-
bre del Bcndito Santo Eloy a quien La consagramos hace-
mos fundaci6n de la dicha Hermandad con las capitula-
clones sigutentes.
Primero por nos y en nombre de Todos Nuestros hermanos
que en adelante scan Acentamos y Constituimos que todos
aquellos que entraren en esta hermandad antes de ser rezi-
bidos en ella.... que sus nombres Se escrivan en el Libro
que ha de haver para asentarlos han de botar y jurar que
defenderan y confesaran La concepci6n Inmaculada de la.
Virgen Maria Sefiora Nuestra que nuestra Santa Madre Igle-
sia por Precepto otra cossa made Seguin y como nosotros
tenemos jurado y votado y El que no lo hiciere en ninguna
manera sea Recivido.- ------
Yten Constituimos que esta hermandad aya de durar el
Tiempo de nuestra voluntad y de los que en adelante fueren
y se Acentaren en ella y quando Les Pareciere la Puedan
estinguir conforme las caussas y motivos que Para ello
Tubieren.--
Yten que nucstras Juntas y cavildos Las hemos de hacer Por
hermandad vnidos y congregados todos los hermanos El maior
nuimero que dellos se pudiese juntar sin Interbenci6n de
ninguin Perlado ni de ninguin Juez Eclesiastico ni seglar Y
nuestros acuerdos firmados en nuestros Libros de Juntas
se han de guardar inviolablemente vien asi como si juridi-
camente se hiciesen y se nos Mandase guardar cumplir y
ejecutar Por Juez competent. ---- -
Yten que los que han de entrar En esta hermandad i ser
Recevidos a ella han de ser de oficio Platero 6 orive Y sus
mugeres hijos y nietos queriendose acentar constando serlo
y no otra suerte de Personas ni de otro ninguin oficio en
pero siendo como se dice mugeres hijos 6 nietos de Plateros
6 orives no les ha de embarasar que tengan otro oficio para
ser admitidos.--- ------- -


122]







Yten acentamos y constituimos que todos ......
....... .......... y los que adelante irain declarados
siendo Maestro con Tienda abierta diez y scis reales y siendo
official ocho Rcales Y los dernmas mugeres hijos y nictos de
Plateros al mismo Respecto de ocho reales cada vno Y su
entrada y la de cada uno de por si se escrivirai en un libro
con el dia mes y aino de su Rccivimiento Leyendoie estas
Constituciones y obligaindose a guardarlas firmAindolo en
Presencia de dos testigos en el mismo Libro y sino supiese
firmar firmne otro por l --
Yten Acentamros y constituimos que el hermano que siendo
official de dicho oficio de Platero 6 orive se hiciese Maestro
6 Pusiere tienda Pague de limosna Diez pesos para fomrnen-
taci6n y Aumento desta hermandad Y no estando Recevido
a ella ni Acentado En el Libro se le ha de solicitor y mover
La Voluntad ha que centre y se asiente en esta hermandad
y que para Augmento della Pague Doze pesos Los dos de
la Entrada y Los diez por Ia tienda y en esto han de tener
expecial cuidado Los Mayordomos y priostes y dernmas her-
manos ayudandose Los vnos 'i los otros suavemente sin hacer
biolencia lo que ha de ser gracia y devoci6n. -
Yten Acentamos y constituimrnos que todos los hermanos
que estuvieren acentados En esta Nuestra Hermandad el dia
que se hiciere la fiesta al glorioso Santo Eloy en aquella
tarde se ayan de juntar y junte precise y necesariamnente
sin faltar ninguno no teniendo impedimento por ausencia
6 enfermedad en la Iglesia donde se celebra la dicha fiesta
a hacer cavildo para elejir Mayordomos y priostes y Tratar
Las cosas que sean Para maior augment desta hermandad,
fomentaci6n y conservaci6n della y el que faltare pague
Vna libra de cera Blanca 6 El Valor della. ---
Yten Acentamos y Constituimos que los Mayordomos de
esta hermandad todos los Savados ayan de pedir y Pidan
limosna secretamente entire los hermanos y no a otra Per-
sona y los Maestros que tuvieren tienda Publica abierta den


123 1







Dos Reales y Los oficiales vn Real cada uno y por ellos el
Maestro en cuya casa travajaren. -
Yten Acentamos y constituimos que todos Los anios se han
de nombrar Dos Mayordomos en cuio Poder Entren Las
Limosnas y Biencs de esta hermandad y que scan Personas
Tales que cuiden de los aumentos de ella y de fomcntalla y
un Prioste constant que Los ayude En sus enfermedades
y ocupaciones y estos Tales Mayordomos En fin de anio
ayan y den a los que nueva mente se nomrnbraren y J los
Priostes conjunto quenta con Pago de todo cuanto hubiere
entrado En su Poder y La ban de dar ajustada y tomar su
carta de Pago y finiquito en el Libro y a cllo Pueda ser
compelido en la form que mejor aya lugar de derecho.- -
Yten Acentamos y constituimos que aya una caxa con dos
Haves y que esta este en poder del Mayordomrno el qual tenga
la vna de dichas dos Haves Y la otra los dichos Priostes 6
qualquicra de ellos Y que en la dicha caxa .. ..
las limosnas que se juntaren y los Libros de esta hermandad
y quando se aya de abrir concurran Ambos Mayordomos
y no el uno sin el otro y estando alguno dellos ynpedido
concurra Por 61 el Prioste. _
Yten Mandamos y constituimos que Para govierno de esta
hermandad aya tres Libros y En el Vno se cscriban y asicn-
ten nuestros nombres como Principales fundadores y los
de aquellos que en adelante fueren Recevidos en la forma
seguin Y como se contiene en vno de las capitulacioncs Arriba
contenidas y en el otro ILibro se escrivan y asienten las juntas
y cavildos que se hicieren y en el otro Las cntradas de las
limosnas Gastos de esta hermandad y quentas que se tomaren
ai los Mayordomos porque conviene sc haga assi Para mejor
govierno ynteligemcia y noticia de el escado de esta Her-
mandad y de las cossas a ella tocantes. -
Yten que todos Los Afios Precissa mente se ha de haccr
fiesta con Viesperas Y prossecion en honrra y ai devocion
de Nuestro Vendito Santo Eloy con today solemnidad y esta


241






fiesta la an de disponer los Mayordomos a su elecci6n sin
consultar a Ia Hermandad ni i persona ninguna de ella y
el gasto que se hiciere se le ha de passar en quenta sin adi-
cionarle partida siendo constant haverlo gastado Y en el
octavario que la Iglesia celebra por los difuntos han dc man-
dar decir los dichos Mayordomos vna missa cantada y cinco
Resadas por las Almas de nuestros hermanos difuntos y por
la intenci6n de los vivos a los quales se a dc haccr saver el
dia Para que concurran si quisicren oyr Las dichas missas
y La Limosna se pague dc la caxa y tomen Recivo Para 3u
descargo y esto se entienda ha de Proceder despues de haver
acavado El nicho y altar que se a acordado se haga en la
Yglesia del Sr. Sn. Juan de letrain de esta ciudad y colocado
la ymagen del glorioso Santo Eloy.
Yten Acentamos y constituimos que quando muera alguno
de nuestros hermanos se diga por su Alma una missa cantada
de Cuerpo Presente con Diaicono y subdiacono y vigilia de
tres sesiones y las tres missas Rccadas del alma Luego que
fallesca y que se tenga noticia de su fallecimiento y se pague
la limosna de la caxa de esta Hermandad y en esto han de
tener especial cuidado Los Mayordomos Porqu6 los sufragios
no se dilaten y gocen dellos con Prontitud Las Almas de
los que fallecieren.
Yten Acentamos y constituimos que si subccdicre que alguno
de nuestros hermanos vengan en Pobreza y ncsecidad Y la
tenga para sustentarse asi 6 a su familiar estando enfermos
6 estando presses se le aya de socorrcr de la caxa de esta
hermandad con la cantidad que hubiese menester y se le
pudiere dar obligaindosse 'i volverla dentro de dos messes y
assegurandola con prendas de oro y de plata que vargan mais
de lo que se Ie dicre Lo qual pueda executar Los Mayordomos
con acuerdo del Prioste sin ser necesario que Interbenga otra
Junta a la qual nos mueve para que no subceda que estando
alguno de nuestros hermanos en alguno de los dichos con-
flictos venda sus Prendas para Remediarlos por menos de lo
que valen y halle el Remedio en la piedad de esta hermandad


[25]






y si passados los dichos dos messes no desernpenasc las dichas
prendas Puedan los dichos Mayordomrnos y prioste Prorro-
garles mas termino Pero si Reconocicren que sin damo del
due-io de las Prendas los puede desempefiar y no lo bace
tengan facultad de venderlas por el Precio que hallaren y
haciendo Pago a la caxa se vuelvan el exesso y mas valor si
lo tubieren ha que se a de estar el que pidiere el emprestito
y ha de estar y passar Por la venta que hiciere Los dichos
Majordomos y Prioste sin que pueda pretender dolo ni en-
gafio enorme ni Inormissimo.- -- --
Yten Asentamnos y constituimos que Para todos los.
y caussas que a la dicha nuestra hermnandad sc Recr.
sea ncccsario que por nuestra parte sc Intenten su defcnia
6. munidades y preheminencias de nuestro Arte ayan
des Majordomos 6 qualquier deilos y cada Vno
en su tengan Poder y facultad que dcsde luego
Les damos . forma Para seguir Los tales Pleitos
fenece .. ... por todas ynstancias tomando de
la caxa des . para expenses dellos y lo que
digeren hayer satisfacci6n se les Reciba y
passe en quenta . . .
Acentamos y constituimos
que si en los Mayordomos
juntos y congregados con el Maestro hermanos
que se pudiesen juntar y Lo que acordaren y dispuciesen Le
execute y Prometemos y para en adelante sc
escrivieren y Agentaren Por quienes . y cauci6n
de Rato grato y nos obligamos con nuestros bienes habidos
y por haber que guardaremos esta escriptura capitulaciones
y Constituciones della En la forma que se declara y ex
que no yremos En ningun tiempo y para execuci6n della
damrnos Poder 'i las Justicias y Jueces de su magestad Ante
quien fuese para que nos a premien al cumpli-
miento por todo Rigor . fuse por sen-
tencia passada En cossa jusgada Renunciamos las leis de nues-
tro favor y La que prohive La general . y assi


[26]








Lo otorgamos por fire fecha la carta En La
havana a Nueve dias del mes de Julio de mil seiscientos y
cincuenta y cinco anos y los otorgantes que Yo el Escribano
Puiblico conozco Lo firmaron, testigos Francisco Isidro, Juan
Gonoalcs y Luis Rodriguez pressentes.-Jer6nimo de Espe-
losa, francisco de salinas, Juan de los Reyes, Diego diaz de
mondonedo, Juan Agustin, Manuel de escobar, francisco de
linares, Diego Munhoz, francisco maldonado, Hernando de
Molina Malo, Adrian pulido, Vicente Alfonso, Ante mi
Francisco Hidalgo (todos rubricados).
En uno de los dias comprendidos entire el 25 y 29 de Agos-
to de 1654 y por ante el mismo Escribano se redact6 otra
cscritura fundando esta Hermandad. Con ligeras variantes
era del mismo tenor que lo que acabamos de leer. No lleg6
ai firmarse y se dice en ella que ocurrian a otorgarla, Juan
Agustin L6pez, francisco de linares, francisco de salinas,
Diego Diaz de Mondonedo, gcr6nimo de espellosa, Vizente
Alfonso, Bartholome Banegas, Luis de Miraval, Diego Mu-
fioz, francisco maldonado y adrian pulido maestros plateros,
y Marcos Elias, Juan de Aguirre, francisco castellano, Nico-
las Balderas, Bernave Hernandez, Lizaro Gonzalez, Lucas
Lindosso, Sim6n Andres, Alonso de los Reycs, Juan Polanco,
Juan Noratto y Juan de los Reyes, Oficiales de dicho oficio
todos vecinos de esta ciudad de la Havana.


[27]












Un Gesto del Generalisimo

Tom6s F. Puyons

Al escribir estas lines s6lo pretend destacar un gesto
del Generalisimo Maximo G6mez quc viene a mi mente,
como recuerdo de mi infancia en la cmigraci6n.
Mi inolvidable padre, Buenaventura R. Puyans y Guzman,
despues de haber prestado sus servicios a la causa de la
Independencia como correo entire las fuerzas revolucionarijas
que operaban en la zona de El Cobrc, en la provincia de:
Oriented, y destacadas personalidades que tambien colabora-
ban en el noble empeno, en la ciudad de Santiago de Cuba,
se vi6 obligado a salir del pais a raiz de la Paz del Zanjon,
dejando a su madre, viuda, con el dolor de haber perdido
a tres de sus hijos, sacrificados por la Patria.
Con una onza de oro en el bolsillo, uinico capital que pudo
dare su madre, dofia Catalina Guzmain y Portuondo, desem-
barc6 mi padre de una goleta en la vecina isla de Santo
Domingo, a la edad aproximada de diez y ocho afnos. Alli,
a fuerza de trabajo y de constancia, y desenvolviendo las
actividades m's diversas, como la de dependiente en un pe-
quenio comercio y la de arriero, en la quc durante various
afios realize la extraordinaria proeza de transportar mcrcan-
cias de todo genero entire Santo Domingo y Haiti, a traves
de sesenta leguas de caminos intransitables, con los riesgos
naturals a tan atrevida emprcsa, llego por su esfuerzo a ser
uno de los comerciantes y banqueros mas importantes del
pais.


[28]








Durante su estancia de mais de veinte afios en la Repui-
blica Dominica, en la que luch6 contra la tirania de Ulises
Hereaux (el trigico Lili), jams dej6 de conspirar contra
la dominaci6n espanola en Cuba, manteniendo relaciones con
el General Maximo G6mez, Esteban Borrero Echevarria,
Ulpiano Dellunde, Mayia Rodriguez, Federico Henriquez
Carvajal, y con el propio apostol Marti, cuando este recorria
aquella Repiblica, donde obtuvo el apoyo decidido de "Lili",
quien contribuy6 generosamente a la causa con armas y
dinero, enunciando aquella frase ya celebre: "La mnano de-
recha del Presidente de Santo Domingo ignora lo que "Lili"
hace con la mano izquierda".
A mediados de 1894, siendole ya impossible la permanencia
en Santo Domingo, por sus actividades politics, ya que don
Buenaventura favorecia y protegia una conspiraci6n contra
el dictador dominicano, encabazada por su compare e inti-
mo amigo don Juan Isidro Jimenez, se vi6 obligado a aban-
donar aquel pais, estableciendose en Paris, donde asumi6 la
direcci6n de una important empresa de comisiones en so-
ciedad con el propio J. 1. Jimencz, continuando alli su in-
agotable actividad de comerciante y financiero sagaz.
A su ilegada a Paris estableci6 inmediato contact con la
numerosa colonia cubana alli radicada, compuesta por per-
sonalidades distinguidas, conmo los doctors Albarrain, Sin-
chez Toledo, Lacalle, Morado, Lombard, Ezequiel Garcia
Ensenat, Figarola Caneda, Grosso, De Torre, Ruz, Pedro
Pablo Cartaya, Jose A. Barnet, Filibcrto Fonst, Teodoro
Cardenal, Alberto Izquierdo, Marta y Rosalia Abreu, Luis
Estevez, Tejedor, Zendegui, y families como las de Juan
Saavedra, hermanas Barbarosa, Terry, Iznaga, Urbizu, Men-
diola, Balbiani, Planas, Mestre, Whitmarch, Amelia Izquier-
do, Jose White, Leonor Garcia Velez, y otras de que no
conservo en la memorial en estos moments.
En la capital de Francia nos sorprendi6 la noticia del Ie-
vantamiento del 24 de Febrero de 1895, siendo mi padre el
primer cubano que la recibiera por medio de un cablegrama


[29]








que le fue transmitido desde Puerto Plata, en la Repuiblica
Dominicana. Por esta circunstancia, el primero que toc6 a
las puertas del doctor Betances, el eminente medico puerto-
rriquefio establecido en Paris desde hacia muchos anios, y
que era la figure mas representative de la Revoluci6n en
Europa, pues era el Delegado de la Junta Revolucionaria de
New York y mantenia constant contact con Marti y Es-
trada Palma. Tambien acudi6 mi padre a la casa del doctor
Ezequiel Garcia Ensefiat, Secretario de la Delegaci6n, movi-
lizaindose sin demora la Junta Revolucionaria en la capital
franccsa, bajo la dirigencia del doctor Betances. Recuerdo
que en la residencia de mis padres, en la Rue de la Pompe,
cerca del Bosque de Bolonia, se reunian con much frecuen-
cia, no solamente los cubanos que he mencionado, sino tam-
bien algunos puertorriquenfios, como el senior Silva (suegro
del doctor Oscar Garcia Montes), y distintas personalidades
que pasaban por aquella capital rumbo a la Revoluci6n o en
alguna misi6n de la misma, entire los que rememoro a Juan
Gualberto G6mez, Justo y Carlos Garcia Velez, Colin de
Cardenas, Perez Vento, Antonio Bravo Correoso, Merchant,
Emilio Bobadilla (Fray Candil), y Enrique Conill
Don Buenaventura se dedic6 igualmente a Ia educaci6n
de sus hijos, Emilio, hoy C6nsul de Cuba en Paris y muisico
emrninente que obtuvo el desracado honor de ser Primer Pre-
rnmio del Conservatorio Nacional de la capital francesa, y, el
exponente, que curs6 todos sus studios en el famoso Licco
Janson, y que ha sido el primer cubano de la era republican
graduado de bachiller en la ilustre Facultad de Letras y
Ciencias conocida por la S.orbonne.
Al terminarse la guerra, nos encontrabamos de temporada
a orillas del Lago de Ginebra, y alli mi padre tuvo la feliz
idea de testimoniarle al Generalisimo su fervorosa admiracion
y vieja amistad. Conociendo la sencillez y modestia del Viejo
G6omez, y en contraindose precisamente en el pais mais ade-
lantado en mrnateria de relojeria, orden6 a uno de los mias
acreditados artifices en esa industrial, la confecci6n de un


[30]







2. ~ -- -,


Tapa superior del rdehj de oo a que sc reficre estc ,(elato.


reloj de oro en el que estuviese simboliz/ada la repuiblica
naciente y al mismo tiempo que ostentase la efigie del heroe
ep6nimo, expresando asi el reconocimiento de un cubano
que habia puesto su grano de arena en la ingente empresa.
El reloj, fue, en efecto, construido de acuerdo con los deseos
de mi padre: en la tapa, admirablemente incrustado en es-
malte y en colors indelebles, aparece el escudo de la Repi-
blica; en el reverso, las iniciales de mi padre, y en iel interior
un retrato del Generalisimo directamente reproducido sobre
el oro, con la siguiente inscripcion: "Al Generalisimo Maxi-
mo G6mez, Campe6n de *la Independencia Cubana, Q. D. G.
M. A.". La expresada joya tenia ademdis la particularidad
de que a la simple presi6n en uno de sus costados daba las
horas, medias, cuartos y minutes con un sonido argentino
de excepcional belleza.
Apenas habian evacuado la plaza de Santiago de Cuba,
las fuerzas espafiolas, don Buenaventura, provisto del primer
pasaporte expedido a favor de un cubano, seguin consta en
el Ministerio de Estado, regres6 a su ciudad natal, de la que
[31]
























Taifpa inferior dei reloj, cuJaI s iniciafes. del doiante. Srt. B. R, Puyan.,
faltaba, comno hemrnos dicho, desde hacia mais de veinte afios.
Pocos dias despues, en un recorrido que hiciera por mar,
visitando las principals ciudades de la Isla, lleg6 a Santiago
de Cuba el Generalisimo, presentandosele entonces a mi pa-
dre la ansiada oportunidad de entregarle a su viejo amigo el
reloj en cuesti6n. Con ese objeto reuni6 en su casa a algunos
amigos intimos, entire los que se hallaban los hermanos Eduar-
do y Manuel Calas, -estc uiltimo concunio del Generalisi-
mO--, el Coronel Federico Perez Carb6, don Emilio Bacardi,
el doctor Ambrosio Grillo, el Arzobispo Monsefior Barnada,
-que habia sido condiscipulo de mi padre en el Seminario-,
Antonio Bravo Correoso, Donato Valiente Portuondo, Fede-
rico Bolivar, Mariano Corona, Juan Ravelo Abreu, don Pan-
cho Henriquez Carvajal, y como huesped de don Buenaven-
tura, tambien cstaba present don Juan Isidro Jimenez, quien
ultimaba con mi padre, con don Pancho Hcnriquez Car-
vajal y otros patriots dominicanos exilados en Santiago de
Cuba, los preparativos de la revoluci6n que debia derribar
poco tiempo mas tarde al tirano Lill, y llevar a la Presidencia
al propio don Juan I. Jimenez. Cuando mi padre emocio-


[32]
























Tadpa interior del rlh)j con Ia Jotografia dti! ( G erallsir p, direcia stbre el oro.

nado, como es 16gico suponer, le present aquella joya, Maxi-
mo G6mez y todos los presents la contemplaron con admi-
raci6n, pero el General, con uno de esos gestos que senalan
la espiritualidad de los hombres que han dedicado su vida
a un ideal, decline el obsequio con estas palabras: "Amigo
Puyans, para usted el valor material de este regal podra 'ser
de muy poca importancia, y s6olo veo en 61! el testimonio del
afecto y del sentir de un patriota comrno listed, pero yo he
rehusado hasta ahora, y continuare rehusando, todo homena-
je que signifique alguin valor material, porque he servido a
Cuba desinteresadamente y seguire sirvicndola cuando me
necesite, pues he de regresar luego a nuestra qucrida Quis-
queya que tamnbien ansia liberarse dcl despotismo; conserve
usted ese rccuerdo, uiselo en mi nombre y dejeselo a sus hijos
para que en el future tengan siempre present lo que signi-
fica y simboliza una prenda tan valiosa". Toda la concu-
rrencia qued6 hondan-mente sorprendida y emocionada, pero
el General se neg6 rotundamente a aceptar aquel recuerdo,
no obstante la insistencia de sus amigos.


[33 j






Fueron aquellos moments bastante embarazosos y Maixi-
mo Gomez, comprendiendo sin duda lo delicado de la situa-
ci6n, afiadi6: "Amigo Puyans, me han dicho que usted tiene
otra joya de menos valor que el reloj; se trata de un revolver
de pequefio calibre que usa en el bolsillo del chaleco; para
mi ese seria el mejor regalo que usted podria hacerme".
Inmediatamente, mi padre, extrajo del chaleco el arma a que
hacia referencia el Generalisimo, advirtiendole que le seria
dificil conseguir parque para la misma, toda vez que la habia
arquirido en una armeria en Paris. A esto le contest Maxi-
mo Gomez: "De esa manera tendre el gusto de seguir en
contact con usted, porque cada vez que necesite balas para
este revolver habre dc pedirselas a usted".
Asi termin6 aquel acto, que para mi padre y todos los
amigos presents tenia magnifica significaci6n y demostraba
una vez mas, el caracter brusco, franco y a la vez sencillo
del Viejo G6mcz. Mientras vivi6 el Generalisimo, el que
relata estos hecLos, que a la saz6n seguia viviendo en Paris
como estudiante, tuvo occasion de remitir a su padre en va-
rias oportunidadcs, las balas que de cuando en cuando nece-
sitaba el Generalisimo para el revolver que tan carifiosamente
le habia pedido.
Ese es el relato que en distintas ocasiones le oi referir a
mi querido padre y que divulgo por primera vez. El reloj
de referencia se encuentra hoy en mi poder, pues fue el
uinico regalo que nme hicicra mi padre al presentarle mi titulo
de Bachiller en Letras y Filosofia de la Universidad de Paris,
a mi regreso a Cuba en 1906. Esa joya ha sido para mi,
dcsde entonces, algo asi como un tesoro y un testimonio
del acendrado patriotism de los hombres de aquella gene-
racion.


(34]














Tro Perez y


Rodolfo Pcrez de los Reyes






Los Ultimos Anos

del Doctor

Don Tomas Romay


Rodolfo












I MI


p


I,, *~F


IpJU
i~w; V

'I


- ^


i 7


.V.
I~44~.e-


0N


.
- 4'*.


^pSI.. + ."^ p)
^oc^
*** ^ /^ %*?''-*'** *Al


I~L ..'.


Caja de .adera forrada de Iato+n, rotuitada "Dr. D, Toiis Romay" que contenta los resos dde .*abio medico cnbano.


w
IA


~xti













INTRODUCCION
pl f I a
Si contenmplamos en vision retrospective la larga teoria
de medicos que nos han precedido en el ejercicio del arte
de curar enfermos, de sus perfiles borrosos por el ticmpo,
algunos se destacan sobre sus contemporaineos con la nitidez
que una estatura sobresaliente y una mejor y mais fructifera
carrera han necesariamente de impartirle.
En Cuba, estos gigantes de la medicine cuyos nombres
han quedado grabados con caracteres indelebles, ton s6olo un
pufiado. El austero y grave Romay, el patriarchal Nicolas
Jose Gutierrez, el sesudo Guiteras; Gonzailez Echeverria, el
genial Finlay, Albarran. De ellos, nos proponemos referir
una pequenia parte de la vida del que, precediendolos en el
tiempo, scnt6 las bases de la medicine cientifica en nucstro
pais.
No harernos menci6n a los datos biograificos de su juvcn-
tud y madurez que, por otra parte, ya hemos relatado en
otro lugar y ocasi6n; s6lo nos referiremos a su actuacion en
los Ultimos anos de su vida, en Ia Junta Superior de Sanidad,
en la Junta de Medicina y Cirugia y en la Junta Superior
de Estudios, ofreciendo algunos detalles sobre sus enfcrme-
dades y muerte.
Al llegar a esta epoca ya Romay habia realizado la hazafia
que mayor fama habia de darle, la introducci6n, propaga-
ci6n y conservaci6n de la vacuna; ya era conocido por sus
trabajos sobre la Fiebre Amarilla, por su diligente y celosa


[37]








actuaci6n en la Junta de Poblaci6n Blanca, en ila Sociedad
Econ6mica de Amigos del Pais; por sus trabajos como Cate-
draitico dc Texto Aristotelico y de Visperas en la Univer-
sidad de la Habana, y el pais lo habia admirado por su elogio
de Don Luis de las Casas, por su Memoria sobre las Colmenas
y por sus panegiricos de Valli y Pedro Medina.
Pero quizais la mayor gloria de Romay, solo comnprendida
en todas sus magnificas implicaciones en nuestros dias, es
su lucha contra la ensenianza escolaistica de la medicine, tras-
ladandola desde los obscures claustros de la Universidad de
San Jcr6nimo hasta el mismo lecho del enfermo. Su plan
para el establecimiento de una catedra de Clinica MWdica,
podria presentarse a una modern Facultad sin que se resin-
tiera de su vital contenido.
Romay fue todo esto y aimn mas, pues en uni6n de algunos
notables cubanos y espafioles de la epoca, encarna el espiritu
de progress y de adelanto. Con Pefialver, Espada, Caballero,
Varela y Don Luis de las Casas, sent las bases en que luego
habia de afirmarse nuestra nacionalidad.
De prop6siho hemos escogido la iltima parte de su vida,
de la cual ninguno de sus bi6grafos nos habla, como tema
en esta ocasi6n; nos proporcionarai ademais la oportunidad
de sefialar un hecho desconocido para la actual generaci6n,
la existencia de sus restos en una tumba del Cementerio de
Col6n.

II
ACTUACION DE ROMAY EN LA REAL JUNTA
SUPERIOR DE MEDICINE Y CIRUGIA, LA INS-
PECCION DE STUDIOS Y LA JUNTA SUPERIOR
DE SANIDAD.
Durante los uiltimos anios, en el espacio de tiempo que
media del 1828 at 1846, las actividades de Romay no son
menos beneficiosas al pais que ]as de su juventud y madurez.


138]








La vida de Romay en este period esta. ligada intimamente
a la historic de tres instituciones que tuvieron papel pre-
ponderante en el desarrollo de la Higiene, de la Medicina y
de la Ensefianza: "La Junta Superior de Sanidad", "La Real
Junta Superior de Medicina y Cirugia" y "La Inspecci6n
de Estudios".
Por Real Cedula de 1826 se estableci6 "La Real Junta Su-
perior Gubernativa de Medicina y Cirugia" que habia de
substituir en todas sus funciones a una de las corporaciones
m-as antiguas de la America, el Protomedicato.
En 1570 se habia creado por una Real Cedula el Proto-
mdico en America, daindose un buen paso dc advance en
la direcci6n del control de la practice de la medicine. En la
Cedula de creaci6n se especificaba quc el Protomedico debia
residir en una ciudad que tuviese Audiencia y que su juris-
dicci6n se extenderia hasta el limited de cinco leguas a la
redonda de esta; no estaba obligado a r:alizar visits a lu-
gares que no estuvieran dentro de su jurisdicci6n, pero se
Ie facultaba para el examen de los mendicos que se presen-
tasen en su localidad aunque vivicran en lugarcs alcjados
de esta. En 1579 el Rey ordcn6 quc no se pudiese ejercer
de Medico, Cirujano, Farmaceutico o barbcro a menos que
se obtuviese una liccncia prcscntandose ante el Protomedico
despues de cumplir con las leyes vigentes. Mais tarde, por
Real Ceduila expresamente dictada al efecto se establecio6 el
Tribunal del Protomedicato General dcl Reyno cuyo prcsi-
dente siempre seria el Catedraitico de Prima, siendo los derais
mircmbros designados por nombramiento. Con el ticmpo este
tribunal examinador lteg6 a ser una de las corporaciones mias
importantes de los distintos virreinatos,
En la Isla de Cuba, el primer protomedico de que tencmos
noticia es don Francisco Mufioz, graduado en Sevilla, que
se establece en La Habana en 1634. Con posterioridad, en
el siglo XVIII, encontramnos ya constituido el Protomedicato
sin que tengamos noticias exactas de la fecha de su cons-
titucilon.


[39]








Ordenada su disoluci6n en 1826, quedan encargados sus
miembros de former una comisi6n que aumentada con algu-
nos de los nars distinguidos facultativos que ejercian en
aquel entonces debia redactar un reglamento. Las facultades
que de antiguo tenia el Tribunal del Protomrnedicato se divi-
dian en dos corporaciones, la "Junta de Farmacia" y la
"Junta Superior de Medicina y Cirugia".
Romay, escogido por el Protom6dico, redacto6 en uni6n
de los vocals el nuevo rcglamento por el cual se regiria la
novel corporaci6n creada por la Real Cedula de Enero
de 1831.
Con motivo del fallecirniento del Protomedico Rcgente
Dr. D. Lorenzo Hernaindez y del Protomedico Segundo
Dr. Juan Perez Delgado, Romay eleva una exposici6n ai
Capitain General con fecha 23 de Diciembre de 1832 y le
ruega que lo proponga en primer lugar en la terna para el
cargo de Medico de la Junta.
Aprobado el Reglamento ) por el Rey en 21 de Octubre
de 1833, se ordena sea puesto en vigor y se nombran para
los tres cargos de vocals de que se componia la Junta a un
rnmedico, el Dr. Tomas Romay; a un medico cirujano, el
Dr. Jose Antonio Bernal Mufioz, y a un cirujano latino,
el Dr. D. Sim6n Vicente de Hevia, estos dos uItimos anti-
guos vocals del extinguido Protomedicato. Prontamente
Romay es escogido para las funciones de Vocal Presidente.
El nuevo organismno se install en la casa donde habitaba
Romay. Recibido el archive del Protomedicato, comncnz6 a
cjercer sus funciones el nuevo organismo. Del examen de
los libros de actas de dicha corporaci6n i, que existen en el
Archivo Nacional y de los diversos expedientes que refe-
rentes al mismo organismo ain se conservan, se desprende
lo intense y escrupulosamente que Romay desempefio6 sus
funcioncs de Presidente y el celo y puntualidad con que
presidio todas las juntas que se celebraron desde el 13 de
Enero de 1834 hasta el 14 de Enero de 1843 en que ces6


[40]








definitivarnente al pasar sus funciones a la Inspecci6n de
Estudios,
Habiendose dirigido el Dr. Romay al Capital General
D. Miguel Tac6n comunicandolc que la estrechez de la sala
de su casa no permitia la colocaci6n de un estrado, ni que
poscia lugar en ella donde instalar la secretaria, fue autori-
zado para arrendar otra casa mais amplia tornando de los
fondos de la corporaci6n la mitad del imported del aiquiler.
Dicha resoluci6n fue aprobada por Real Orden de 30 de
Agosto de 1837. Romay se traslad6 entonces para una casa
en las cercanias de la muralla que daba a ]a parte sur de la
ciudad, donde residi6 hasta el cese de la Junta de Medicina
y Cirugia.
En la ampiia sala, bajo un dosel de damasco se encontraba
el retrato de la Reina Isabel II; una caitedra de caoba, tres
grandes sillones del mismo material, veinte y cuatro sillas
inglesas, un arca de cedro con tres Hlaves para los fondos
de la corporaci6n, tres mesas grandes y un escaparate de
cedro completaban los muebles del sal6n. Sobre un almoha-
d6n forrado de damasco se encontraba un crucifijo de cobre
piateado para los juramentos de ritual. Alumbraba el salon
una lampara de cuatro mecheros, y, sobre la inmesa, se colo-
caban una escribania de plata, una salvadera, y una oblera,
ambas de madera.
En la habitaci6n adjunta estaba la Secretaria en que se
conservaban debidamente archivados los expedientes que alli
se tramitaban y los del extinguido Protomcdicato; esta re-
laci6n consta en un inidice de los enseres de la Junta que
obra en el expediente existent en el Archivo Nacional.
Sin embargo, a pesar de los cuantiosos ingresos que tenia
la Junta Superior de Medicina y Cirugia y del celo y asi-
duidad con que Romay y los dos vocales desempenfiaban sus
funciones, a los dos afios de constituida no se les habia asig-
nado ningiUn sueldo a sus integrantes.
Preocupado por sus crecientes necesidades, Romay se in-
genia para conseguir que se atendieran sus repetidas comu-

[41]








nicaciones reclamando se les fijaran sueldos a sus cargos.
Se dirige al Capitan General en 22 de Diciembre de 1835
comunicandole quc tanto el como los dos vocales de la Junta,
dedican a S. M. Ia Reina Gobernadora
"todo el sueldo quc se sirva asignarnos, corrcspondlentes al afio
de 1834, en prueba de nuestra lealtad y adhesion a su Augusta
Princesa y a la de su excelsa hija la Reina Nta. Sra. Dofia Isabel Ul,
para contribuir del modo que mas nos es posibic a terminar la
guerra fraticida quc aniquila [a naci6n". ()

El Capitain General Don Miguel Tac6n, entusiasmado con
la idea, prontamrnente di6 su consentimiento a que se extra-
jeran de las arcas de la Junta los 6,000 pesos con que Romay
y los dos vocales contribuirian a la causa de Espanfia. En
Enero de 1836 cle fueron entregados los fondos al Prior del
Tribunal Mercantil Don Joaquin G6mez, quien qued6 en-
cargado de su remission a la Peninsula.
Pero la Reina, con la falta de gratitud caracteristica de
muchos de los monarcas espainoles, en Real Orden de 3 de
Septiembre de 1836 dice lo siguiente, tal como fue comu-
nicado al Dr. Romay por el Capitain General Don Miguel
Tacon:
"El Excmo. Sr. Strio. de Estado y del Despacho de la Gobernaci6nri
del Reyno, me dice de RL. Ordcn con fecha 3 de Septiembre ultimo
Jo quc sigue:
EXCMO. SENOR = He dado cuenta a S. M. la Reyna Go-
bernadora del Oficio de V. E. de 26 de Abril ultimo, numero 191,
participando quc los individuos de la Junta Superior de Medicina
y Cirugia dc esa Isla habian cedido para a tender a los gastos de
la guerra, la anualidad correspondleinte al a-io de 1834 del sueldo
quc creen se designaria concederles S. M. por el desempeino dc sus
cargos desdc cl 1 de Enero del mismo afio, y q. V. E. atendiendo
al recomendable objeto de esta oferta habia autorizado a la Junta
para cstracr de sus arcas la suma de seis mil pesos q. ha entrcgado
al dcpositario para rernitir a la peninsula. Entiende S. M. q.
considerando quc si bien en hacer csta Junta semejante propuesta
ha faltado a 1o prevenido en el articulo 103 dc su reglamento
disponienido de lo que no era suyo y de lo quc le cstaba vedado
arbitrar, si bien destinando los mismos seis mil pesos a un objeto


[42]








laudable y dc utilidad del Estado a quien corresponde aquel fondo,
cubiertas las precisas atcnciones del establecimiento, se ha dignado
aprobar, de conformidad con el parcccr del Consejo Real, )a citada
erogaci6n bajo ral concept y no en el de donativo por razO6n de
unos sueldos que no tienen declarados los individuos que lo
promovieron".
"De RI. Orden lo digo a V. E. para su conocimiento, el de la
Junta y demas afectos".
"Y lo traslado a V. S. para su inteliga., )a de la ecsprcsada Junta
y fines consigtes.".
"Dios guard a V. S. M. A.".
"Habana, 29 de Noviernprc de 1836,
Miguel Taic6n.
Sr. Prcsidte. de ila Junta Supr. dc Medicina y Cirugia" (")

Continue Romay sus esfuerzos para obtener que se les
asignara alguin sueldo; at fin, dos anos despues se les sefiala
la cantidad de 1,200 pesos anuales.
Mientras tanto examina medicos, barberos, flebotonmianos,
cirujanos y cirujanos latinos; rechaza siempre a los que no
cumplen todos los requisitos del reglarnento, como at famoso
medico americano Dr. Barton que mis tarde escribiera un
libro destinado a la Marina Americana sobrc las enfermeda-
des de las Antillas y su tratamiento y quien no es facultado
para ejercer en Cuba por no dominar el idioma castellano.
Otros son rechazados por no presentar los titulos de las
escuelas en que se graduaron, y en un caso suspended a otro
al descubrir que ocultaba su verdadero nomnbrc.
En 1842 el Gobierno Espaniol acometi6 la empresa de
reformar totalmente la ensenianza, desde las escuelas de pri-
meras letras a la Universidad. Se nombr6 al efecto una
comisi6n presidida por el Dr. Lletor de Castroverde, que
realize los studios pertinentes proponiendo el "Nuevo Plan
General de Estudios" y secularizaindose la Universidad que
pas6 entonces a ser la Real y Literaria Universidad de la
Habana. Una de las corporaciones afectadas por las modi-
ficaciones que se hacian fue la Junta Superior de Medicina

[43]








y Cirugia cuyas atribuciones fueron traspasadas a la Univer-
sidad y a la recien creada Inspecci6n de Estudios de las Islas
de Puerto Rico y Cuba, que en lo sucesivo seria la encar-
gada de la implantaci6n y vigilancia del nuevo plan de
studios.
En 30 de Noviembre de 1842 se le comunic6 a Romay
que de acuerdo con lo dispuesto por Real Orden de 24 de
Agosto de 1842 quedaban suprimidas las Juntas de Farmacia
y de Medicina y Cirugia, cuyas atribuiciones pasaban a la
Inspeccion de Estudios.
En comunicacion de Enero 14 de 1843 Romay se dirige
al Capitan General y le dice que la Junta de Medicina y
Cirugia se da por enterada y que acord6:
"obedecer y cumplir puntualmente cuanto S. A. ha tenido a bien
ordenar, cesamdo en este mismo acto en sus funciones, y previ-
nicndo al Sccretario de que continuasc los indices que ya habij
cmpczado de los cspedientes y docurnentos que esistan en 2l archivo,
cjasificndolos del modo dispuesto por- V. E." (4)

Acompafiaba a la carta una copia del acta de la sesi6n
celebrada por la extinguida Junta en Encro 9 en que se pedia
se les pagara, dado que se les perjudicaba colectivamente
privandoles dcl destino que habian obtenido por Real nom-
bramiento, sobre todo al Presidente que se habia compro-
metido a pagar dos mil cuatrocientos pesos anuales por el
alquiler de la casa en que estaba instalada la Junta, a quien
se comunicaba su cesaci6n sin especificar que se le pagaria
el alquiler hasta el dia en que entregando los enseres de la
Junta y los papelcs del archive quedara definitivamrnente di-
suelta la Junta. Romay entrcg6 a la Real Hacienda 12,000
pesos que, product de las rccaudacloncs de la propia cor-
poracoi6n disuclta, tenm4 depositado en sus areas, reclamando
que se le abonaran 187 pesos que debia del alquiler vencido
hasta el dia 18 de Enero en que se mud6 definitivamente.
En 10 de Abril de 1842 el Capitin General se dirige a
Romay y le anuncia, que de acuerdo con lo dispuesto en
la Real Orden de 24 de Agosto de 1842,


[44]









"dcbe instalarse sveg6n cl articulo 1" la Inspcccic6n a cuyo cargo
ha de estar su direcci6n, que atendicndo a los mn-etos contraidos
por los vocals de la Junta de 'nstrucci6n Pblica quc ha cntcendido
en la formacion del Plan y Reglamento de Estudios ha tcnido por
convcniente continue todos en la Inspecciln que se cstablezca
incerin el Suprcmrno Gobierno se digne nombrar la quc debe scguir
en propiedad, pero como no son suficientes el nurmero de la junta
actual para former las diversas comisiones que ahora son ncccsarias,
he determinado aumentaria con tires individuos que rcunan las
circunstancias de instrucci6on, capacidad y buen concept, y con-
curriecndo en used esta circunstancia, lo he nombrado vocal de la
expresada Inspeccion de EstudioS, persuadido quc contribuiri con
sus csfucrzos al grandioso objetivo que con tanta predilecci6n ocupa
hoy la atcnci6n del Superior Gobierno '.V)

En Abril 20 Romay acepta el encargo en carta al Capitain
General que dice:
"Aunque mni ilustraci6n y capacidad no scan bastantes para desem-
pefiarlo digaamcnte, suplirain csc defecto los esfuerzos del espiritu
puiblico con que Ud. me intcrcsa por la ilustraci6n y prosperidad
del pals".

En ]a secci6n tercera de la Inspecci6n de Estudios para
la que fue destinado, Romay realize una fecunda labor.
El Reglamento de Medicina y Cirugia '" y el Reglamento
para los Remnedios Secretos y Nuevos (7) son verdaderos ex-
ponentes de su talent y experiencia.
El Reglamento de Medicina y Cirugia aprobado por el
Capitain General Leopoldo O'Donnell en 23 de Febrero de
1844, habia sido confeccionado por Romay teniendo a la
vista los que regian en Espania y lo que su vasta experiencia
le indicaba. Estaba dividido en tres capitulos.
En el primero se trataba de las atribuciones de la Ins-
pecci6n relatives a las ciencias, consignando las que son
exclusivamente suyas y sin menoscabo de las que pertenecen
a la Universidad, como las de ensenianza y pcriciales, con-
servando para la Inspecci6n las facultades puramcnte eco-
n6micas y gubernativas, como antes lo habia hecho la Junta
Superior de Medicina y Cirugia.


[45]









Establecia adema's este capitulo que los facultativos ex-
tranjeros debian presentarse ante la Inspecci6n para el exa-
men de sus documents; ordenaba que uno de sus vocales
presence los grados y oposiciones para influir en la circuns-
pecci6n de los jueces estableciendo al mismo tiempo que uno
de sus individuos ha de serlo de la Junta de Sanidad, no s6lo
para oir sus informes sino para que le sirva de lazo de uni6n
con las provincias.
El segundo capitulo consignaba los deberes de los medicos
y cirujanos en el desemnpefio de su sagrada misi6n y regu-
larizaba la march que estos deben seguir en todos los actos
concernientes a su profesi6n.
En el tercer capitulo, por iltimo, se trataba de las sub-
delegaciones, reduciendo a un sistema fijo y sencillo el nom-
bramiento de 6stas.
Mucho mas important auin que el Reglamento de Medi-
cina y Cirugia lo es el de los Remedios Secretos y Nuevos
que trataba de poner coto al abuso de la Industria de Medi-
cinas Sccretas.
Dice Romay que
"Cs uLno de los pores males que pudieran perjudicar a sus habi-
tantes, por no guiarsc por otro principio que la codicia de algunos
hombres y la credulidad del vulgo innobic. El sccreto es el arma
de esta industrial sagaz, el csecreto y ciertas reglas mnisteriosas y
asaz ridiculas constituycn la trampa ingeniosa de este trafico para
asegurar a sus autores crecidas ganancias sin que al puiblico report
utildadcs positivas".

Recomienda Romay prohibir los remedios secrets por las
siguientes razones:
(A) Por excitar y promover la inmoralidad y la codicia de muchos
hombres.
(B) Autoriza y sostiene una especie de estafa al puiblico,
(C) Ocasiona repetidas veces" accidents graves en la salud y auin
la muerte en algunos individuos que usan substancias que no
conocen.


[46]








(D) Contribuye al atraso y decadencia de la Mcdiciia, invadiendo
la poblaci6n de reminedios inertes.
(E) Lleva a la dcspreocupaciIn a algunos medicos que aparente-
mente se olvidan de los debcrcs y responsabilid-ade que ]a
clencia le exige y van cayendo en el mismo error y crcdulidack
que el vulgo y que por estar muy atrasados en Materia Medica
y en el Arte de Recetar, se aficionan a estos remedios secretos
y casi no prescriben ot"os a los enfermos sujetaindose scrvil-
mente a los mnetodos impresos que los envuelven; "acaso se
olvidan estos ricdicastros que los vcrdaderos profesores, los que
siguen las huellas del divino Hipo6crates, apenas rccctan dos
veces seguidas una misrna substancia bajo la misma formula;
sino que seguiI la edad, el sexo, la cstacio6n y demas particu-
lares y circunstancias de cada dolencia la modifican, tanto en
dosis como en la combinacion con otras substancias".
(F) La creciente aparici6n de rcmrnedios secrets apenas contribute,
a la Materia Medica, pues quizas uno entre mil se present mas
activo y may eficaz para curar una enfermedad o cualquier
otro sintoma muy molesto que las dermais substancias conocidas.

Jstas son las dos mayores contribuciones que Romay hizo
al bienestar del pais a su paso por la Inspecci6n de Estudios,
much mas admirables aun si se tiene en cuenta que ya era
un anciano achacoso, que en Septiembre de 1845 se ve obli-
gado a renunciar a su cargo porque como 61 mismo decia
en cornunicaci6n a Don Pedro Celestino Cafiedo, Secretario
de la Inspecci6n de Estudios:
"los achaques de que adolezco habitualmente, mi avanzada edad
y carecer de vista no me permitecn descmpeniar sus deberes".

En la Junta Superior de Sanidad Romay tambien trabaja
asiduamente; es la iltima corporaci6n a que pertenece ha-
biendo conservado su cargo hasta el ano 1848, uno antes de
su muerte.
Son rnuy notables sus trabajos del anio 1833 en esta Cor-
poraci6n, anio en que La Habana se vi6 azotada por una
epidemia de c6lera que hizo grandes estragos. Al presen-
tarse el primer caso Romay fue comisionado por el Capitin
General Don Mariano Rocafort para que lo examinara, y si


[47]






confirmaba el diagn6stico, se tomrnaran las medidas del caso.
Asi lo efectu6 Romay. Comprobado que el caso era de c6-
lera se tomaron las medidas cuarentenarias y de aislamiento
que el tiempo permitia. La epidemia dcvast6 la ciudad y
hasta la propia casa de Romay fue visitada por el mal, falle-
ciendo su hija Ascensi6n en 19 de Abril, 1o que no impidi6
que Romay continuara trabajando bajo los estragos de la
epidemia y que cumpliera su deber de tal manera que el
Capitain General lo propuso para Gentilhombre de Caimara
de Su Majestad, honor que rehus6 Romay.
Una de las medidas propuestas por la Junta Superior de
Sanidad con la asistencia de Romay ha sido muy criticada;
nos referimos a la de ampliar el Cementerio ante el peligro
de la epidemic de c6lera. Pero si en aquella epoca no se
conocian ni medicamentos ni medidas que pudieran curar
la enfermedad o evitar su propagaci6n, la media higienica
que se imponia era la de ampliar el cementerio, ya que el
gran aumento de la cantidad de cadaveres superaria en mu-
cho la capacidad del cementerio, creando un terrible proble-
ma higienico.
Romay asistia a Ia Junta como vocal nato que le corres-
pondia por ser el Presidente de la Junta de Medicina y Ciru-
gia. At extinguirse esta en 30 de Noviembre de 1842 perdi6
su derecho a asistir a la Junta Superior, pero csta se reuni6
y acord6 solicitar del Capitin General que, dado sus rele-
vantes servicios, no se le excluyese de ella. Mis tarde, al ser
nombrado en la Inspecci6n de Estudios, volvi6o a pertenecer
a la Junta comrno vocal nato, hasta el ano de 1848 en que
fue sustituido por Jose Maria Velazquez.

III
SUS fLTIMOS ANFOS

La historic de los ultimos anos del Dr. Tornmas Romay es
la historic de los innumerables achaques que lo atormenta-


[481








ban y que le impidieron dedicarse, con la asiduidad y la
devoci6n que le eran naturales, al cumplimrniento de los de-
beres a el encomendados.
Creemos Ilegado el moment de aclarar un error que repi-
ten todos los bi6grafos del gran medico. Se ha dicho con
una unanimidad digna de mejor suerte que, sintiendose
Romay herido en su dignidad, renunci6 a todos los cargos
que desempefnaba. Del examen de los documents referentes
a su vida s6lo aparece que hubo de renunciar al cargo de
Medico Principal del Hospital de San Ambrosio, cuando
el Intendente del Ejercito se empecino en obligarlo a ser
residenciado por inferiores jerairquicos suyos, y de lo qua
obtuvo cumplida reparaci6n por la Real Orden de 22 de
Enero de 1844.
En 1846, al fallecer Don Manuel de Zequcira y Arango,
con cuya amistad se honr6 por muchos a-ios, Romay asiste
al cementerio. El Lic. Matamoros, Secretario de la Sociedad
Econ6mica, lee la nota necrol6gica, ya que los debiles ojos
del insigne patricio le impiden hacerlo personalmente. Pero
sus facultades se conservan auin y hay en su estilo el mismo
vigor y brillantez de antanio, cuando su tema favorite era
la vacuna o la fiebre amarilla.
Las cartas de sus ultimos tiempos cst in Ilenas de los relatos
de sus padecimientos. En 1845 se ve obligado a renunciar
a la Inspecci6n de Estudios "porque los achaques de que
adolezco habitualmente, mi avanzada edad y carecer de vista
no me permiten desempefinar sus deberes" w y en Scpticm-
bre 7 de 1846, en carta al Capitan General que lo habia
reprendido por no asistir a las sesiones de la Junta Superior
de Sanidad, se refiere a
una pasi6n que expcerimento en la cintura, m.s o mcnos aguda,
no me permiti6 concuirrir- a la scsion celcbrada en 5 de Agosto ni
tampoco a la de maiana"
y afiade orgulloso:
"En todo Jo que me pcrmilte mi cdad y s-alud cumplo mis dcbcrcs
rcspetando a la autoridad y sirviendo al puiblico. Si constanteinente


[49]







no hubiera observado csta conducta con desinteres y cxactitud no
me habria pcrmitido que por algunos aios fuera a la vez secretario
de cuatro corporaciones, desdc que se establecicron hasta que fuc-
ron cxtinguidas, sin embargo de qu una de ellas celebraba dos
scsioncs en cada semana y ninguna dur6 menos de dos horas. Las
distinciones honorificas y los destines que me han dispensado otras
cinco corporaciones desdc el anfo de 1795 acreditan que no he
pertenecido a cllas como un miemnbro imutil y pasivo". (0)

Cuin doloroso habria de ser a quien fue modelo de exac-
titud y puntualidad en el cumplimiento del deber, ver c6omo
las enfemiedades lo retcnian mas y mis en la casa y le
impedian concurrir a las juntas. En estos anios su nombre
va faltando de las actas de las scsiones hasta casi desaparecer.
En 1847 se Ie habia declarado una insuficiencia cardiac,
que, como escribia a Don Angel Cowlcy, le impedia subir
las escaleras y casi el caminar, y en 1848, al ser substituido
por el Dr. Jose Maria Velazquez en sus funciones de la Junta
Superior de Sanidad, su nombre ya desaparece de las actas
de las corporaciones para no reaparecer sino el dia de su
muerte.
Fallece el 30 de Marzo de 1849. Desde hacia various meses
se quejaba de un "malestar en la garganta" contra el cual
habia sido impotente la ciencia de los medicos que lo asistian,
los doctors Atanasio Valdes y Nicolais Jose Gutierrez, su
discipulo predilecto.
En la prensa del dia siguiente Manuel Costales ('0) nos
informa que Romay falleci6 entire siete y ocho de la mafiana
e invita a que lo acompafien a su "ltima morada; igual hacen
la Sociedad Econ6mica y la Subdelegaci6n de las Facultades
de Medicine y Cirugia del Distrito de La Habana (), que
invitan a todos sus miembros y a todos los profesores en e!
arte de curar, para que asistian al piadoso acto.
El sAibado 31 de Marzo tuvo lugar el sepelio, saliendo de
la casa mortuoria, calle del Obispo No. 116 donde estaba
tendido, alas 6.30 de la tarde. Precedido de la cruz parro-
quial llevaban las borlas los seniores Brigadier D. Juan Ro-






driguez de la Torre, Alcalde Mayor D. Martin Galiano
Enriquez de Navarra, Vicedirector de la Real Sociedad Eco-
n6mrnica Dr. D. Lucas de Ariza y Subdelegado de Medicina
y Cirugia Dr. D. Fernando Gonzalez del Valle, quienes lo
acompaniaron hasta colocarlo en el carro fuinebre. Al ilegar
a la Iglesia de Santo Domingo fue tornado en hombros el
feretro y llevado hasta el tumulo por los doctors Nicolas
Jose Gutierrez, D. Agustin de Abrcu, D. Francisco de Orta
y D. Manuel Miranda, y ya las naves de la Iglesia kllnas
de numeroso public se procedio a celebrar las ceremonies
que la Iglesia Cat6lica acostumbra en estos casos.
De aqui sigui6 el cortejo fuincbre hacia el Cementerio
General. Saliendo por la Puerta de la Punta se detuvo al
pasar por la Casa de Beneficencia, done se cant6 un so-
lemne response incorporandose al cortejo doce nifios huer-
fanos que, con cirios encendidos, acompaniaron el cadaiver
hasta el Cementerio de Espada.
En el p6rtico de la Necr6polis ardian numerosos hachones
pues era bien entrada la noche, lo que daba mayor gravedad
a aquel acto. Cantado el 6utimo response, en los hombros
de sus sobrinos Joaquin Romnay y Navarrete, Jose Maria
Navarrete, Ram6n de Palma y Antonio Abad y Romay, fue
llevado hasta el nicho 146 del Primer Patio, donde habria
dc descansar por largos anfos.
El primero que dej6 oir su voz fue cl Dr. Nicolas Jose
Gutierrez, quien hizo una resefia de los servicios que el
ilustre finado habia hecho a las letras, a la humanidad y at.
pais. Lo siguieron en el uso de ]a palabra el Dr. Manuel
Valdes Miranda, D. Manuel Costales, el Dr. D. Ram6n Zam-
brana, el Dr. D. Antonio Fernandez de Castro y, por ultimo,
su sobrino Rarnm6n de Palma quien se refiri6 al aspect fami-
liar de la vida del insigne fallecido.
Treinta a-ios mis tarde, en 26 de Novieinbre de 1879, sus
restos mortales encerrados en una caja de madera forrada
de lat6n y rotulada con su nombre, fueron trasladados por
su hijo Juan Jose y depositados en la b6veda nu'mero uno


I,511








del pante6n de Clemencia Carreras, esposa de este, en el
Cementerio de Col6n.
En site de Febrero de 1950, los autores de este trabajo
descosos de comprobar si aun existian los restos, procedieron
a levantar la tapa de la citada b6veda y, dado el mal estado
en que por el tiempo transcurrido se encontraba la caja de
madera, trasladaron los restos de Don Toma's Romay a una
caja de mrnrmol, la cual, rotulada con su nombre y las fechas
respectivas de su nacimiento y muerte, fue depositada de
nuevo en la citada b6veda.
Queremos dejar constancia aqui de las investigaciones que
nos llevaron a encontrar el actual paradero de sus restos,
localizaci6n que nos permiti6 solicitar y obtener de la Fa-
cultad de Medicina de la Universidad que se colocara una
lapida de mairmnol en su tumba y celebrar un acto en su,
memorial, el primero en rnmas de cincuenta afios, el dia 30 de
Marzo de mil novecientos cincuenta, en el propio pante6n.
Cuando iniciamos las investigaciones necesarias para es-
cribir la biografia de Romay que fue premiada en el con-
curso celebrado por el Ministerio de Educaci6n, tratamos
de inquirer el paradero de sus restos. Habiamos leido en el
folleto de Domitila Garcia de Coronado que sus restos ha-
bian sido depositados en la b6veda No. 1 del pante6n de
Jose Joaquin Carreras, en el Cementerio de Colo6n; pero per-
sonados alli se nos inform que no sabian del paradero de
sus restos y que ya estos habian sido buscados infructuosa-
mente por otros investigadores; algo parecido nos informaron
en el Obispado de La Habana.
Al tratar de localizar el pante6n de Jose Joaquin Carreras,
fue tamnbien infructuosa nuestra gesci6n, pues no aparecia
en los archives del Cementerio que este hubiera poseido
jamas un pantheon alli,
No desmayando en nuestro prop6sito, decidimos averiguar
d6nde estaban enterrados cada uno de los ocho hijos del
Dr. Tomais Romay, por lo que buscamos en los diversos ar-


[521







chivos parroquiales sus actas de dcfunci6n y las comproba-
mos con los asientos del libro de enterramicntos del Cemen-
terio de Col6n. Al Ilegar a Juan Jose Romay pudimos com-
probar que este habia sido enterrado en el pante6n de su
esposa, la seniora Dofia Clemencia Carreras, y localizado en
el archive del cemrnenterio dicho pante6n pudimos saber que
alli se encontraba tambien enterrado el senor Jos6 Joaquin
Carreras.
Localizados los actuales duefios del pante6n, uno de Sus
propictarios, el senior Mario Suarez y Carreras, descendiente
de jose Joaquin Carreras y de Anselmo Suaircz y Romero,
arnablemrnente nos facility la protocolizacion de su antiguo
titulo de propiedad en que aparecia el asiento que copiamos
en el acta que sc acompania a estc trabajo.
Previo permiso de los familiares, y en Ia. duda de si auin
existirian los restos, ya que la b6veda no tenia cl nombre
de Romay en Ia lipida, procedimos a levantar la tapa y
encontramos la caja de madera cubierta de lat6n, rotulada
con el nombrc de Tomas Rornay, trasladando sus restos para
otra caja de mafrmol y depositindola de nuevo en la propia
b6veda. Todos estos extremes se hicieron constar en el acta
que al efecto se levant, firmada por el Medico Inspector del
Ministcrio de Salubridad, el Administrador dcl Cementerio
y los descendientes de Romay y de la familiar Carreras.




NOTAS
(1) Rcglamento de la Real Junta Superior de Mcdi'cinaL y Cirugia. Habania.
Imprcnt.t del Gobierno, 1834.
(2) Libro de Actas de la Rea! Junta de Mcdicilla y Cirugia. Archive N -
cional. Forind(s de Instruccioii P iblica. Lihros No& 212, 213 y 214.
(3) Expedicntc promovido potr l4s sc6circs vOOlcs propictirid0s '(d e la RI-
Junta Superior Gubhernativa dc Mcdicina y Ciruigia para contriku"i
con 6,000 pe-os de los fondos por cucniti de los sueldos que Ie corres-

[53]










pondc del afi o pasado de 1834, para auxij'iar a la madre patria en la
prcsentc gucrra.-Archiv' Nacional. Fond s de In!'trucci6n P-blica.
Lcegaio 707, Expdte. 44684.
(4) Copia de l; segunda acta de la siprimnida Junta dc Medicina y Cirugia.
Archivo Nacional. Fondos de Instruccitn Publica- l.egajo 1032, Expe-
diente 67856.
(5) Nomnbramiicnto de Timns Romay como vocal dc la Inspec-ci6n de Estu-'
dioos. Archivo NacioriaT. Fondos de Instruccii')n Pubica. Legajo 28,
Expdte. 1380.
(6) Expediente para la forainci6n del Reglamento de Medicina y Cirugia.
Archivo Nacional. Fondos de Instruccicn Piblica. Legaio 26, Expe,
di'cnte 1290.
(7) El Sccretario de la Sccci6on reiTmit el Reglamento sobre Remedios secretos
y nucvws. Archivo Nacioinal. Fondos de InstruiccKiin Publica. Legajo
1032, Expdtc. 67793.
(8) Expediente promovidu por el Dr. D, Tomis Rummay devolviendo los,
cxpedientcs quc como Secretario de la Seccio6n dc Estudios tenia en su
pode- con motivo de hahCreic accptado la renuncia. Archivw Nacional-
Fondos dc Instruccirn PFiblica. Legiajo 714, Expdtc. 45170.
(9) Junta Superior de Sanidad. Realcs Ordcnes. Afios de 1832-1858. Ar-
chtivo Nacion;1. FILndos de la Juinta Superior de Sanidad. Legajo 1,
Expdtcc. 1.
(10) M;inuC1l Costals, Deftmci6n. Faro Industrial de La Habana. Saibado
31 de Marzo de 1849.
(11) Junta Superior de Sanidad, Ctlera y Viruela. 1831-1842. Archivo
NacinmL. Fondos de la Real Junta Superior dc Sanid;id l.egajo 13,
Expedicntc 1.




ACTA
(12) En la cludtd dc La Habana, a Io, -sitct dias del n me dce Febrero de mil,
novcciCTIts ciLCucrita, sicr, do as cutro de la tardic, se personant en el
C(Xmcntcrio de Col6rh el Doctor Roddlfo Pirez de los Rcyes, Profesor
de la Univcrsidad de la Habana, el Doctor Rodolfo Tmro Prez, los dcs-
ccndicntcs del Dr. D. Toma's Romn;y ?cfores EEnilio Romay y Coiinbra,
Franciw.co Ronmay y Coirnbra y Rcne Vidal y Rominay, y los heredcros
de Dun Eduardo Ca rrcrus elnores Mario SuArez Urgelles, Alberto Stiztrez
y Carrcra., Doctor Alferto Suirez y Ur;cllt. y Mario Suairez y Ca-
rreras, con objeto dc cominprobar si efectivaiuvitc, de acuerdo con la


[ 54]








investigacin histIrica rcalizada per los doctors Rodolfo Perez de tlos
Rcyers y Rodolfo Tro Prezi sc encuentran depositados en la bWvcda
nurmero uno del pante6n quc fue de DofIa Ckemcncia Carreras los restos
del doctor Tonmais Romay, ----- -
-Legados al pante6n que fue de Dofia Clemencia CarreIas situado
en el Cuartel Nordeste veinte y cinco, campo CO)Tnlt'll, y en presCncia
de los se5ores, doctor Julio Pascual Carol, Medico Inspector De,
legado de la Jefatura Local de Salubridad de Ia -HabaLna en el Cemen-'
terio de Coi6on y Carlos de la Tirre y Diaz, Contador-Colector y Sub,
Administrador del Cementerio de Cristt)bal Colon en la Habana, se
procede a la lectura del tcstimonio por exhibicitn de los titulous de
prupiedad de un terreno en el Cementcrio de CooI6n a favor de D. Eduar'
do Carreras, autorizado en 1 de Mayo de 1919 por el Notario Publico
Doctor Ceferino Granda, el cual tiene el asiento siguicnte: -
E'En 26 de NoviemTbre de 1879 se exhumaron pot orden Sup'r. y
con el rcspeto y vcncraci6n qce inspiran y demlandan estos acts,
l'os restos mortales del Dr. D. Tor&Ets Ro, may que se cLcontraban en el
nicho del Ccmenterio de Espada ni'inero 146 del primer patio, los cua]es
han sido trasladados a este Cementerio de Col(6n y colocados en la
b6veda n6mnero uno"-. -- -
-Levantada la tapa dc La b6veda numero uno, qi4e se encuentra
situada en el vertice suroeste a once cincuenta y siete cincuenta metro
del sur y oeste respectivamente, se procedi6 a extrar una caja de madera
cubierta de laton rotulada con el nonmbre de Dr, D. Toinas Romay,
conviniendo exactamente con la descripci6n que hact dora Dornitila
Garcia de Coronado en su biografia del Dr. D, Tomas Romay publicada
en La Habana eni el afio de mil ochocientos ochenta y ocho, y como
consta, ademias, del a'siento que se copia mas arriba en el titulu de
propiedad en poder del senior Mario Suarez y Carreras. -- -
-Dado el rmal estado en que se encuntraba la caja de madert Ifot
rrada de Iat6n, se procedi6 a colocar los restos mortals del Dr. Tornma
Romay en una caja de mArmot, [a cual fute rotulada con el numbre del
doctor Don Toinmas Romnay y con las fechas de 21 de Diciembre de
1764 y 30 de Marzo de 1849, fechas rcspcctivas del nacimiento y
muerte dcl doctor TomIIAs. Romnay, colocAndose de nuevo en Ia b6veda
numero uno del citado panten. -
-Se procedio inmediatamente a desprendcr cl rotulo que tenta la
caja de madera forrada de lat6n con objeto de donarlo al Museo Na-
ciona! decCuba, -- ........ .......

-Y para constancia se firma Ia present acta en La Habana, a
los eicte dilas de Febrero de rmil novccicntos cincuenta. -- -


[55]










(fdo.) Carlos de ha Torre y Diaz; Julio Pascual Carol; Rodolfo Perez.
de los Reyes; Rodolfo Tro PIrez. Fraricisco Romay Cuimbra; Emuilio
Romay Cnimbra; Rene' Vidal Romay; Mario Suarez LUrgctl, Alberto
Suii,'re Urgel& ,; Mario Suarzc Catrerars, Maria J. Suirez Carreras;
Albcrto Suairez Carreras.
Hay un se]o gomigrafo que dice: Cementerio Crist6bdl Col]n, Admir
i-isra.i6gn, Habaina.-Otio -eilo gomigrafo quc dice: Sel'lus Populi,
SuprI-ma Lex, Jefatura Local de Saliubridad, Haibana, Ngdo. Inspeccio6n
Megdica.


f561














Siglo XVI, Espiritu Local y

Literature Cubana *
Otto Olivera

Cuando el Espejo de Paciencia aparece en Cuba, en 1608,
la pequefina colonia ha vivido uno de los siglos mias intere-
santes y formativos de su historic. Ha transcurrido poco
mas de cien afnos desde que las carabelas de Col6n mecieron
su ambici6n y su gloria frente a las palmeras de Cuba, y en
el poema estin toda la vida de la epoca y el vagido primero
de la nacionalidad.
Hasta hace unos pocos afios los critics no habian adver-
tido tal cosa. El Espejo era siempre juzgado per sus fla-
quezas; la critical se Ie mostraba adversa. No era sino un
mal poema de imitaci6n epica, prosa rimada tan comuin a
la epoca; y se terminaba entonces con la herejia: No es Jun
pocma cubano. Por fortune, esa opinion ha caido en des-
credito. El poema es, indudablemente, de hondura insular,
y, por consiguiente, americana. Pero esto nos lleva a otra
conclusion de mucha mayor importancia: es, a nuestro en-
tender, el primer poema de espiritu americano en la historic
literaria del continent. Su autor es un canario, Silvcstre
de Balboa -lo que puede explicar su rapida asimilacion a
la insularidad americana-, y sin embargo, la obrita posee
uri ambiente y calor de cosa native comino no lo tuvieron
rmuchas producciones del siglo XIX. Semejante primacia
E! present trabajo es s6o uni a nwntcsis dc otro en prepihuci6n qute in'
tenta captar, a traves de la evuluci6on poctica cubana, el'ci acentu insular.


[57]








continental es, sin duda, lo que Jose A. Fernaindez de Castro
advierte, sin llegar a explicirselo, al parecer, cuando le
atribuye esa "caracteristica distinta a cualquiera de las obras
literarias, espanolas o americanas de la epoca en que se
produjo". (1
El poema, en dos cantos y con un total de ciento cuaren-
ta y seis octavas reales y un motete final, narra la capture del
obispo Fray Juan de las Cabezas Altamirano por el pirata
cubano Gilberto Gir6n, asi como su rescate y el triunfo final
de los vecinos de las cercanias de Yara sobre los pirates.
No hay en el la rivalidad econ6mica que simbolizaba quizas
lo arnericano del soneto de Mexico -Viene de Espafia por el
mar salobrc-. Tampoco posee la "finalidad practice" de los
poemas de la conquista de que nos habla Antonio Castro
Leal 12. Lo islefio y americano, es en nuestro caso de la mis
elaborada pureza, simbolo de una gran identificaci6n con el
medio y de una no menor autonomia mental que, sintiendose
indudablemente parte dcl todo espanol, no dejaba de concebir-
se como individualidad dentro del todo. Los factors geogra-
ficos econo6micos, politicos, lingiiisticos, etc., que sc elaboran
y cohesionan en del siglo XVI lo explican con amplitude. Los
descubrimientos y promesas de Tierra firme dejan a la isla
en largos pcriodos dc abandon y aislamiento. Por ello, entire
la economic restrictiva y planeada de la Metr6poli y el inte-
res de los colonizadores -criollos en gran numero debido
al cese de inmigraci6n- el interns islefio triunfa, surgiendo
el rescate con los enemigos de Espana. En lo politico, y desde
Velaizquez, la Isla trata de independizarse de Santo Domingo
en 10 exterior, micntras en lo interior el municipio lo hace
tambien con respect al gobernador, nombrado por el mo-
narca espanol y, a veccs, de este en sus medidas perjudiciales.
Por ultimo, hasta en lo lingiiistico se advierte el triunfo de
lo local sobre lo foraineo peninsular. El nombre mismo de
la isla y el de varias de sus poblaciones es un ejemplo mag-
nifico. Contra las ordenanzas reales del siglo XVI ve man-
tenido por los moradores, y al fin triunfante, el nombre
americano: Cuba. La Asunci6n de Baracoa se queda en


[58j








Baracoa, San Salvador de Bayamo se reduce a Bayamo, am-
bos nombres indigenas tambien. Y asi en muchos otros casos.
Todo esto se une, pues, en una "'realidad" nueva, en una
nueva modalidad creadora de lo que anacr6nicamente po-
demos llamar cubano. No hay rivalidad entire los que lRegan
-que son muy pocos- y los que estain; hay algo mas amplio,
profundo y trascendental, y es la rivalidad que calificaremos
como "diversidad", entire la Metr6poli y su colonia que se
le autonomiza, con esa autonomia de costumbres y senti-
mientos producidas por las peculiares y varias circunstancias
del devenir hist6rico.
A diferencia de muchas obras de esta u otras epocas pos-
teriores los terminos de implicaci6n local -"islefio", "'crio-
11o", I"isla", "Cuba" predominan. La lucha contra el pira-
ta no parece ser de espafioles contra franceses sino de "nues-
tros islefios" o "milites monteros" contra el cnemigo ofensor
del "Obispo de esta Isla de Cuba":
Tienen n uesros Islefios sus herrones;
Muestra el francs su mtcha fortaleza, (;

Y el hecho tiene para el cantor y sus vecinos importancia
suficiente para presentar, con inocultable orgullo, el valor
regional ante el mundo hispano:
Valientes caballeros que ent Bretafia,
Flandes, Italia y otras cien mil parties,
En houras de Filipo, rey de Espania
Enarboldis banderas y estandaries;
Los que en acometer cualquier hazana
Sois en. el cevo inmundo muchos Martes.
A todos os co tnvido a oir mi canto
Leno de admiraci6n, valor y espanto.

Ademais de todo esto ofrece el poema la curiosa ausencia
de personajes espafioles, o al menos identificados como tales,
con una sola excepci6n nada halagadora. Fuera de algunos


[591









canaries -menci6n natural dado el origen del autor- que
por otra part son aceptados en las Indias tardiamente y con
algunos distingos, la identificaci6n se hace siempre respect
a un islenio, indio, negro o blanco. En cuanto a la exccpci6n
mencionada, la constitute el caso peculiar -peligroso para
el autor de haber escrito en siglos posteriores- de ser espaniol
el Unico tipo de traidor o colaborador que existe en la obra.
Cuando los pirates derrotados huyen hacia su nao fondeada
en la distancia, algunos de sus botes son alcanzados y hun-
didos por los "insulanos" y asi tenemos el caso a que nos
referimos:
Tirando -muclhs tajos y reveses,
R/ndieron el bate! con los fraiceses.

En esto un espanol que por su sUcrte
View' por tango-mnanga del navio,
Se hecha a nado huyendo de la mnuerte,
Que e l miedo s6lo para hitir da brio
Mas Pedro de Vergara var6o fuerte,
Que vi6 del espanoiol el desvario,
Tras (l se arroja al agua y alcanzolo,
Y a cuchilladas lo rindi6 y mat6olo.

Volviendo al termino "criollo", se utiliza en mas de una
occasion tanto para cxpresar una actitud propia, local, como
para referirse al nacido en la isla. En cl primer caso esta
uno de los usuales sonetos laudatorios del comrnienzo, escrito
por el vecino y nativo de Puerto Principe, Pedro de la Torre
Sifontes:

Recibe de mi mano buen Balboa,
Este soncto criollo de la tierra.

En el segundo caso estain los no menos conocidos ejem-
plos de:
Un mancebo galdan de amor doliente,
Criollo del Bayamo. .


[60]










Un negrito criollo. ..

asi como, con toda su hondura psicologica, aquel
Oh, Salvador criollo, negro honrado!
. . .w . . . P + 4
un negro esclavo y sin raz6n caufivo.

en el que se exalta el valor del heroe, iun negro esciavo!,
como lejano y consolador destello del espiritu liberal y an-
tirracista del cubano.
Tambien el indio, comno el negro factor important en
la lucha contra el corsario, tiene su puesto en el Espejo. Con
valor luchan, y hay un
Rodrigo Martin inidio gallardo.

De modo que las caracteristicas etnicas de la colonial cstin
bien representadas en el poema. ()
En cuanto a la economic islefia de la epoca, hay varias
alusiones de interest. Vease la siguiente sobre el comercio
exterior, por lo general en rebeldia contra el monopolio
peninsular:
Aqui del Anglia, Flaudes y Brelaiia
A tomar vienen pesto en sit marina
Muchos navios a trocar por cucros
Sedas y pawos y a llevar dineros.

Tampoco falta la mcnci6n del tan discutido, y a veces
poderoso, gobierno municipal:
En esto ya el Cabildo y Regidores,

Los saloi6 a recibir con alegria.
Pero sobre todas estas referencias mas o menos ocasionales,
esta el aspect csencialniente descriptivo con la presencia


[61]










de la naturaleza. El poema esta saturado de vocablos refe-
rentes a la fauna y flora local: biajacas, hicoteas, iguanas,
jutia, manati, mameyes, pifias, tabaco, etc. Y muchos de
estos terminos nos llevan al campo del americanismo lin-
giistico, en cl que se nos brindan ejemplos interesantes no
limitados a la vida vegetal o animal. Tales son: bujio (bo-
hio), hato, sabana y otros.
Para el conocedor de la sociedad de la epoca el Espejo de
Paciencia ofrece, pues, un ejemplo magnifico de identifica-
ci6n literaria, con el medio. Esta en el todo el ambiente y
la vida de la Isla ). Porque no tiene solo ese nativismo
superficial y primero representado por lo descriptivo y lo
lingiiistico, sino tambien, y por sobre ello, el mas hondo y
spiritual de sentirse parte de un pedazo de tierra, el de
expresar la actitud humana y peculiar de esa tierra.






N OT AS

(1) Esquema historrico de las letras en Cuba (1548,1902). La H:hana, Depar-
timIcntO de Intcrcaibkio Cultural de la Universidad de la Habana, 1949,
p. 16.
(2) Las narracioncs, en prosa o en verso, de las bazaifas y penalidades, de
los espafioles que sojuMgaron a los pueblos de America tenian sicmpre
una fiiialidad prfictica: la de repetir los arguments en pro de reconm,
pensas nia; jcneimsas que las que la Corona espaiiola daba o istaba
dispuesta a dar. (Pr6logo a: Francisco de Tcrrazas, Poesias, Mexico,
Talleres Grificos de ia Nacion, 1941, p. XIX).
(3) Silvestre de Balboa, Espejo de Paciiencia, La Habana, Cuadernos de Cul-
turta, Quinta Serie, No. 4, p. 97. Las citnis siguientes se irefieren a la
misma edicion.
(4) Ni miquiera faTta la menci6n del "cxtranjero" armigo de la epoca, el por-
tugues. Entre los vengadures del obispo esta, poes, "E! bravo portugue
Miguel de Herrera".
(5) Bien dice Felipe Pichardo Moya que "cel Espejo no lo es so6Io de pa-
cicncia, sino tambi'n del iambiente en que se produjo". Pr6logo a la
edicion cirada, p. 28).


[62]












Biblioteca Conmemorativa

de Colo6n
Actividad y Servicio Biblogrdfico en la Uni6n Panamericana

Arthur Gropp

La actividad y servicio bibliografico de la Uni6n Pan-
americana puede dividirse en tres diferentes classes: Adqui-
siclones, Servicios, y Publicaciones.
Adquisiciones. Con el establecimiento de la Uni6n Pan-
amecricana en 1890, como la Oficina Internacional Ameri-
cana de la Unio6n Internacional de las Repuiblicas Americanas,
su Biblioteca comenz6 a reunir obras hist6ricas, geograificas,
literarias, mapas, manuscritos y documents oficiales rela-
tivos a la historic y civilizaci6n de las Americas. Durante
los siguientes sesenta anios, la Biblioteca Conmemorativa de
Colo6n ha logrado reunir una colecci6n bastante amplia do
los materials existentes correspondientes al campo de estu-
dios latinoamericanos y asuntos intcramericanos. La Biblio-
teca en la actualidad posee mias de 150,000 volurmenes de
libros y folletos e igual cantidad de revistas, boletines, diarios
oficiales y periodicos. Recibe anualmente unos 7,000 libros
y folletos y cerca de 2,500 titulos de publicaciones peri6dicas.
La colecci6n es cspecialmente rica en lo que se refiere al,
campo de leycs y legislaci6n international y national, confe-


[I3]








rencias internacionalcs e interamericanas, literature, historic,
economic, misica y folklore, arte, biblioteconomia y edu-
cacion, asi como textos para la ensefianza primaria y secun-
daria.
Aunque la Biblioteca se dedica a la adquisici6n de pu-
blicaciones corrientes de Latinoamirica, no se pretend que
su program de adquisiciones Ilegue a ser complete. Mais
bien, se encuentra en la necesidad de ejercer una rigurosa
selecci6n. Esto se debe fundamentalmente a razones de
presupuesto, personal y espacio en relaci6n con la cantidad
de producci6n bibliogrifica en los paises latinoamericanos,
asi como publicaciones acerca de esta region en otros paises.
La producci6n bibtiografica en la America Latina ha Ilegado
a ser no menor de unos 20,000 titulos de libros y folletos,
c igual numero de titulos de revistas, boletines, gacetas y
peri6dicos. Aunque este nuimero es alto, se le consider como
muy conservative,
Con el prop6sito de completar el program de adquisicio-
nes de la Biblioteca, muchas de las publicaciones pcri6dicas
de la Uni6n Panamericana, publicaciones seriadas y mono-
graificas, se usan como canje para obtener lo publicado por
otras bibliotccas e instituciones no s6lo dentro de las Ame-
ricas sino tambien lo publicado en otros paises sobre asuntos
latinoamericanos e minteramericanos, Los duplicados que sc
reciben en esta Biblioteca tambien son usados con el mismo
proposito.
Uno dc los principles problems relatives al estableci-
miento de un program efectivo y constant de adquisicio-
nes, es la insuficiencia de bibliografias nacionales actuales.
De la misma manera, no existe ain una bibliografia national
compendiada y puesta al dia, con referencia a todos los raises


[64]







latinoamericanos. Hasta que se logre publicar bibliografias
nacionales actuales mais completes sobre bases peri6dicas o
pnualcs, la tarea de mantener un program efectivo de adqui-
siciones sigue siendo un problema de dificil solucion.
Servicios. Como una biblioteca de prestamo, la Biblio-
teca Conmemorativa de Col6n pone sus colecciones a dispo-
sici6n de otras por medio de su servicio de prestamo, ya sea
en la biblioteca misma o por medio del servicio de pr&stamo
interbibliotecario, a escolares, investigadores, especialistas,
estudiantes universitarios y lectores en general, quienes se
interescn por Ila informaci6n o quienes esten obligados a pre-
parar studios relatives a la Arnmerica Latina.
El servicio de referencia se presta directamente al lector o
por medio del telefono y correspondencia. Aproximada-
mente un diez por ciento de las consultas se atienden por
correo, y se preparan de ocho a diez bibliografias cada rmes,
como respuesta a solicitudes especificas. Se guardian copias
de dichas bibliografias en los archives con el objeto de aten-
der solicitudes posteriores semejantes en caso de que llegaran
a recibirse. El movimiento del material bibliogrifico ascien-
de a 50,000 piezas consultadas anualmente, aproximadamen-
te, de las cuales casi una tercera parte se refiere a publica-
ciones peri6dicas.
AdemaIs del servicio de referencia y prestamo, la Biblio-
teca Conmemorativa de Colo6n actua como un centro de
promoci6n de relaciones entire bibliotecas interamericanas.
Emite su consejo cuando se le pide, sobre asuntos concer-
nientes a la organizaci6n y administraci6n de bibliotecas.
Reuine informaci6n relative a bibliotecas, bibliotecarios pro-
fesionales, escuelas de bibliotecnia y asociaciones, legislaci6n
de bibliotecas y comercio de libros en America Latina. Tanto


[65]







los bibliotecarios como los estudiantes de bibliotecnia de la
America Latina, asi como los de los Estados Unidos inte-
resados en America Latina, que vienen a Washington, son
invitados para hacer uso de la Biblioteca Conmemorativa de
Colo6n para rcalizar sus studios y trabajos praicticos para
orientaci6n future y observaci6n de la praictica bibliotecaria.
Se han presentado oportunidades de que alguin miembro de
su personal imparta cursos, como intcrcambio professional
bibliotecario, en escuelas de bibliotecnia en America Latina,
y haya servido como bibliotecario de referencia en confe-
rencias y seminarios interamericanos.
Ha patrocinado cursos y conferencias regionales para
bibliotecarios.
Con relaci6n a conferencias, se ha programado para re-
unirse durante la segunda mitad del anio de 1951, la Confe-
rencia sobre el Desarrollo de los Servicios de Bibliotecas
Puiblicas en America Latina, en SAo Paulo, Brasil, patroci-
nada por UNESCO/OAS. Indudablemente las discusiones
de esta conferencia personificarain los tipos de organizaci6n
y administraci6n, asi como planeamiento de servicios biblio-
tecarios sobre bases nacionales.
Publicaciones. La situation con respect a la preparaci6n
de bibliografias es un aspect que ha sido la preocupaci6n
de numerosas reuniones nacionales e internacionales. Por lo
que toca a esta situaci6n en lo relative a los paises latino-
americanos, la Septima Conferencia Internacional de los
Estados Americanos, reunida en Montevideo en 1933, ofreci6
una soluci6n por medio de la cual confiri6 a la Biblioteca
Conmemorativa de Col6n una double responsabilidad, que
requeria una accoi6n tanto interior como fuera de las paredes
de la Uni6n Panamericana y que fu e la siguiente: /
[661








"Quc la Biblioteca de la Uni6n Panamericanaa ctuie como centro de
coordinaci6n y cooperaci6n en ei trabajo constructive de la biblio-
grafia interamericana y de mutuo auxilio centre las bibliotccas de
A merica".
El objetivo se realize de varias maneras. La Uni6n Pan-
americana y su Biblioteca, en 1897, comenzaron a diseminar
informaci6n bibliograifica por medio de publicaciones. Desde
luego, no fue hasta 1933, que se ha venido dando enfasis a
esta fase de su actividad. Public su Bibliographic Series de
las cuales 33 nuimeros han aparecido. En marzo de 1938 se
comenz6 la publicaci6n, Pan American Book Shelf, que es
esencialmente una lista de adquisiciones, la cual, en marzo
de 1949 fue reemplazada por LEA, ampliando el acopio a
fin de incluir adquisiciones relatives a Latinoamerica, exis-
tentes en otras bibliotecas en el area de Washington. LEA
es ahora reemplazada por la Revista Intteramericana de Bi-
bliografia, una revista trimestral de la Divisi6n de Filosofia,
Ciencias y Letras. La Revista pretend fomentar studios
bibliograificos latinoamericanos e interamericanos. disemi-
nando informaci6n acerca dc autores, publicaciones y bi-
bliotecas de carAicter latinoamericano o americano. Contiene
articulos sobre asuntos bibliograficos, notas y noticias con-
tribuidas por sus correspondientes editors y colaboradores
representatives de los miembros estados de la Organizaci6n
de Estados Americanos y 22 estados diferentes y territories
donde el interns por Latinoamerica se estai promoviendo,
La Revisfa contiene ademais revisiones de libros y biblilografia
select de libros, folletos y articulos de revistas.
La biblioteca, en agosto de 1950, principi6 la recopilaci6n
de su Monthly List of Accessions la cual a partir de febrero
de 1951, viene incluyendo una lista de articulos de publi-
caciones peri6dicas.


[67]








Una publicaci6ori que se consider important, la Union
List of Latin Amnerican newspapers i libraries of the United
States, se ha proycctado incluir en la publicaci6n Biblio-
graphic series; una lista provisoria "Temporary List" de este
proyecto, contiene unos 2,500 titulos.
La actividad bibliografica ademas forma parte integral
del program de publicaciones de ]a Uni6n Panamericana.
Por ejemplo, la Divisi6n de Filosofia, Letras y Ciencias ha
publicado tres nuimeros de su series Monografias Bibliogrd-
ficas. El Departamento de Asuntos Juridicos present "Surnm-
maries of articles in international law reviews published in
Latin American" en su Inter-American Juridical Year Book.
Son incluidas en muchas de las publicaciones emitidas sobre
diferentes asuntos correspondientes a las divisions de la
Uni6n Panamericana, bibliografias y referencias a obras
consultadas.


[6S]


















JORGE ANTONIO GONZALEZ


Repertorio


Teatral Cubano


(Con acotaciones bibliograficas correspondientes a
nuestra Biblioteca Nacional)












INTRODUCCI6N

Cuando hace quince aios iniciamos la busqueda prelimi-
nar de datos para la redacci6n de nuestro libro operas s
Cubanas y sus Autores", publicado en 1943 con la colabo-
raci6n de! doctor Edwin T. Tol6n, de inmediato nos per-
catarnos de la ausencia casi complete de fuentes informativas
sobre cl pasado teatral cubano, con excepci6n de las que
brindaban las incompletas colecciones de peri6dicos de la
epoca.
Las limitadas obras sobre esta material aportaban pocos
datos fehacientes, y algunas como "La Habana Artistica"
de Serafin Ramirez y el "Diccionario Biograifico Cubano"
de Calcagno, por citar dos, abundan en errors que al pro-
pagarse en articulos de autores poco exigentes en la vcrdad
hist6rica y confirmaci6n de fechas, han viciado nuestra
literature teatral propaganda hechos ficticios, como las ca-
torce representaciones de la "Zilia" de Villate en Paris que,
en realidad, se reducen a cuatro.
Esta carencia de libros especializados y la pobreza de noti-
cias caracteristica de los escritores del siglo XIX, mais dados
a tratar hechos superficiales y a reproducir ani6cdotas de
dudoso valor biografico que a los detalles minuciosos que
cxige el investigator, hacen que nuestro glorioso pasado tea-
tral pcrmanezca en el mai s injustificado abandon, olvidado
por muchos y desconocido por otros.
Tampoco las obras extranjeras nos han hecho justicia;
no podian hacerla si no tenian bases para tomar sus infor-
maciones. La mayoria de ellas parecen ignorar nuestra exis-
tencia. Los biagrafos del Duque de Rivas dan por no estre-


[70]








nada su tragedia "Malek-Ade!", que lo fue en La Habana
en 1824; los "Annals of Opera" de Alfred Locwenburg,
con prologo de Edward Dent (1943), detallados y minu-
ciosos en lo concerniente a Europa y los Estados Unidos,
brindan una series de fechas y datos falsos en la parte cubana.
La generaci6n present parece olvidar esta tradici6n es-
cenica que nos hizo el centro del mundo teatral americano
a principios del siglo XIX y cuyas races se remontan en
forma definitive al XVIII, cuando ocurre la inaguraci6n
del primer teatro de Cuba el 12 de Octubre de 1776.
Muchas veccs las propaganda teatrales han sido vehiculos
de errors involuntarios por la imposibilidad de constatar
fechas. Asi, una prestigiosa sociedad musical nos anunci6 el
estreno del "Don Giovanni" de Mozart y la prensa se hizo
eco de este reclamee". ;Y fue Cuba, el primer pais de Ame-
rica que escuch6 por primera vez la melodiosa partitura del
genio de Salzburg en 1818!
Esta laguna, esta ausencia de obras de consult, nos im-
pulsaron a compilar este repertorio teatral, aprovechando la
cantidad de informaciones adquiridas de los peri6dicos y
pacientemente acumrnuladas, que creemos de utilidad para el
investigator, el critic, el estudiante y todos aquellos que
se interesen en este sector, al parecer de orden secundario y
frecuentemente subestimado, pero que tanto habla dc ila cul-
tura y civilizaci6n de un pais.
Hemos dividido nuestro "Repertorio Teatral Cubano" en
tres epocas: la primera comprende el Teatro Coliseo (mas
tarde Principal) desde su fundaci6n hasta su clausura en
1846, y los teatros secundarios de este period, ilamrnados del
Circo, de la Alameda, Provisional de Extramuros y Diorama;
la segunda abarca el Teatro Tac6n de 1839 a 1900, y los
tcatros Payret, Villanueva, Albisu y otros menores; la ter-
cera comprende el period republican, incluyendo todos los
teatros de la capital.
Cada epoca estai subdividida en dos secciones: rcpertorio
lirico, que comprende la 6pera, la tonadilla, el ballet, la


[71]








zarzuela y la opereta, y repertorio dramatico, que abarca
la tragedia, el drama, la comrnedia y el sainete.
Esperamnos que nuestro modestisimo aporte a la historia
del teatro en Cuba llene, sino en forma complete, al mnenos
parcialmente, las necesidades y deficiencies que a cada paso
encuentran el critic y el investigator, hasta que se escriba
una obra definitive sobre este interesantisimo tema.

El aufor.


[72]



























r 0 P
U' r. '


ma**'


--416ej


.,Jt


e- -f-


,~ &~
.4-.. .


S'Ap. .-.
?. .'


,.. Wa
'Me


i Ltro CColiseo, ian-tado Pr'nipal a partir de 1803.


*r* t
Q* 27


* i


1 Ak








PRIMERA EPOCA
(1776 a 1846)

PARTE I.-Repertorio lirico de los teatros Coliseo, (despues
Principal), del Circo, de (a Alameda, Provisional de
Extramiuros y Diorama.

Tea fro Coliseo. Construido en el solar lindante a la casa
del Regidor Don Cipriano de la Luz, situado en el comienzo
de la Alameda de Paula, entire el mar y la calle de Oficios.
Hoy se encuentra emplazado en este lugar el Hotel Luz.
El arquitecto cubano Antonio Fernandez Trevejo dirigi6
sus obras que duraron tres afios. Dice Ferrer en "El Viajero
Sentimental" que era de una arquitectura majestuosa,
y aunque lo interior era de madera, estaba bien pintado y
con buenas decoraciones ". Se inaugur6 el 12 de Octubre
de 1776 con la 6pera "Dido Abandonada" de un compositor
dcsconocido, letra de Pietro T. Metastasio. Estuvo en refor-
mas en 1790, 1800-03 y 1819. En 1803 cambio6 su nombre
por el de Principal, copiando la costumbre espafiola de nom-
brar asi al mejor teatro de la ciudad. El cicl6n del 11 de
Octubre de 1844 lo hiri6 de muerte. En Diciembre de 1846
cerr6 definitivamente sus puertas.
Teatro del Circo. Situado en el antiguo Campo de Marte,
donde hoy se encuentra ubicada la Plaza de la Fraternidad.
Era muy humilde y dice Ferrer en "El Reganoi6n" que ". las
paredes son de tablas podridas e indecentes, la figure de su
area es la de tres cuartas parties de un circulo, la galeria de
tablones que en cargando un poco de gene amenazan ruina,
las salidas no son mais que dos, y tan estrechas, que en caso
de tropel de fuego perecerain todos primero que ganar la
calle, la disposici6n de los asientos es de tal modo por no
desperdiciar CI terreno, que no puede usted mrnenearse del
sitio que ocupa sin incomodar a todo el genero human. ".


[74]







Se inaugur6 en el mes de Octubre de 1800 con los tres mo-
nologos "Guzman el Bueno" de Iriarte; "Guzmnana" y "Anni-
ba'l", de Jose Gonzalez del Castillo. Aqui debut el celebre
actor cubano Francisco Covarrubias y di6 sus primeras fun-
ciones la companiia de 6pera francesa procedente de New
Orleans, que nos visit en ese ano. Con la reapertura del
Coliseo en 1803 qued6 para funciones de aromas y circo.
Teatro de la Alameda. Construido en 1801, como el
Circo, durante las reforms del Coliseo. Dice Ferrer en "El
Regafi6nn": "'ste es de tabla, y bastante pequenio, pero tan
bonito que es un gusto verlo. La figure que formna su area
es de una perfect herradura con dos 6rdenes de palcos muy
bien pintados y mas arriba la cazuela. Todas las parties de
este teatro estan muy bien repartidas, y reyna en e1 la decen-
cia y el buen gusto. La escena esta muy bien decorada, y
las perspectives son admirables. Sc inaugur6 en el mes de
Septiembre del citado afio con la compafia de 6pera fran-
cesa que nos visitaba desde el afio anterior. Despues de la
reapertura del Coliseo dej6 de utilizarse para funciones re-
gulares e ignoramos la fecha de su clausura.
Teatro Provisional de Extramuros. Aqui se dieron fun-
ciones a partir de 1818, durante la tercera reform del Prin-
cipal. Cuando aquel teatro volvi6 a abrir sus puertas, si-
guieron daindosc funciones esporaidicas, unas veces por los
actors de Ia companiia del Principal y otras por pequefias
companiias improvisadas, rivals de la primera.
Teatro del Diorama. En 1830, estando en La Habana eCI
actor Diego Maria Garay, sin encontrar teatro donde actuar,
sus amigos concibieron el proyecto de transformar en teatro
el edificio que Juan Bautista Vermay habia construido tries
anios antes para Diorama. Vermay acometi6 de inmediato la
empresa y construy6 un foro al fondo del edificio. Tenia
292 lunetas, 49 palcos, 132 asientos de butacas (llamados
sillones), y una cazuela de gran tamafnio. Mis tarde se dieron
funciones de 6pera alternando con el Principal, y como este
fue cerrado a fines de 1846.


[75 ]1



































































tXUIL


Teart dcl Dioramna.


*I
^'
*+ .








POR ORDEN ALFABATICO


CANTADAS EN LOS TEATROS PRINCIPAL


(antes Colisco),


DEL CIRCO, DE LA ALAMEDA, PROVISIONAL I)E EXTRA-


MUROS Y DIORAMA, DESDE


1776 A 1846.


ABREVIATURAS


Referencia a los "Annals


of Opera"


de Alfred


;Locwenburg,


(1943).


Referencia a la Biblioteca Nacional de Cuba.


Referencia al


tDictionnaire


Lyrique


des Operas"


de Clement y Larousse.
Estreno absolute en Cuba.
Opera cantada en espaniol.
Opera cantada en frances.
6pera cantada en italiano.
Primera menci6n de una 6pera sin confirmar que
sea estreno en Cuba.
Referencia al "Catalogue of Opera Librettos print-
ed before 1800" de Sonneck, editado por la Biblio-
teca del Congreso, Washington.
Teatro de la Alameda,


Teatro


Coliseo.


Teatro del Circo.
Teatro del Diorama.
Teatro Principal.
Teatro Provisional de Extramuros.
Referencia a la Bibliografia Cubana de Carlos M.
Trelles.

(Nuestra Biblioteca Nacional pose una valiosa colccci6n de
partituras y obras musicals, de las cuales hemros hccho la
dcbida referencia y a las quc remitimos al lector iiteresado
en la material )

[77]


AO.


BN.
DLO.


EA.
(E)
(F)
(I)
PM.


SON.


TA,
TC.


TCR.
TD.
TP1
TPE.
TR.


A. RELAC10"N


DE LAS 6PERAS















SD14E MFINTO
AL OJABIO DEL (K*JIIRftO DS 1LA HADANA.

vidmwe~ti drr afr'1 4;isn.
...... L. E W RI. E 0 .
4,tw-


tEA 7.


(Cza.- (Sr.
ftrtftt^ 2' ?it.
ISA, 44 (^.


-1rn1
et 2* f'
9j'm\-:i-,


sr.
C^


J1o rR XINClIp 'A A fAAV
tdiapA~a FreS i ae deCAP)
AVrarfrd PA I A lwud Art ii &4o-
EUMPA$IA IiffMwAiICa4
*~ ~ ~ ~ ~ NA liil Atrumnmen *':


Nwyrst *& nfctl, Sr.
pita.

Awf^w1 CatrwL*!

Th~e1 r~lkTtrsw


Mang'i &aecr's.

Jrnv rkci-r'a.

c.i rt <'w#f, t.
"~ ii~~ C td.ti


Ear'* T itle; irH~t-W

( Sn nitb a ..c..
thu fl ui Gmrci


sr
41%lt,
SpA.


Mu" .L16* lrrncp.
knflt(b Tlc Xaz
lnarnu Ponta


&. rnetctattandt?.
Sr. Cadref Nindat*


Co4IA iA


D1 Opt .A


bresrtcf, Sehcr N&Iud CGanttiL


Wth^ COrcbs .r'im' trw.
Juaa PauW.
MtrL ,lr (Airt ml.
JUial M::BiJz,
LRtft J~akrncra4


ACTRWF.
Sea. Mtim Oal, cnn. r.er
bra. I-%' f( (rtmbo,,.i~l.
kiu. Mzajdl, Frnmq.


PMA. oiIt C0 oSa


(Sqnziuin -

Canda
l!Abwcn
Yt&~L


Sr. 1'nima hAN?.
&'* t* Ythadsvzw Vazqy^*

km.L Muarguzua ?Phtn~


*ar. t S D. 5a.o timr.


Atorc.s LIJC furmtaban las coinrpanias Dramdtica y de Opera en Ia temporada
dc 1820,21., scgcin hoja s Ilementariti al "Diarivo dcl Gobicrno de la
Habana" del 2 de Abrzl de 1820 que se conserva en nuestra Bibliotcca
NacirnalI.


ACTORFS.


Ss.
Sr.
SI
Sit.
hr.








-A-


1. Los Abencerrajes. ("Les Abencerrajes"). En 3 actos.
Musica de Salvador Cherubini; letra de Etienne Jouy.
(Opera de Paris, 6 Abril de 1813). La obertura se
toc6 en el TD, el 24 de Mayo de 1830.
2. El Abuelo Necio y la Senorita Mal Criada. En 2 actos.
Autores desconocidos. TP, 24 de Septiembre de 1813
por las Sras. Galino, Gamborino, Canal, Garcia Gam-
borino, y los Sres. Pau, A. y M. Prieto, Covarrubias,
Diaz y C. Palomera. (PM) DLO no la menciona. (E)
3. El Abuelo y la Nieta. En dos actos. Autores descono-
cidos. TP, 10 de Agosto de 1813, por las Sras. Galino,
Gamborino y Canal, y los Sres. Pau, Palomera, M.
Prieto, Covarrubias y Diaz. (PM). Hay una nota
que dice que la Sra. Canal harai el papel de "La Paya",
que hizo en la temporada pasada la Sra. Antonia Ro-
driguez, pero no hemos podido encontrar detalles de
esa funci6n. DLO no la menciona. (E).
4. Adelaida de Lusig an. ("Adela di Lusignano"). En
dos actos. Muisica de Ram6n Carnicer; letra de Felice
Romani. (Principal de Barcelona, 19 de Mayo de
1819). En cl TP se cant6 un duetto por Clorinda Co-
rradi-Pantanelli y Giovanni Batista Fabi el 15 de Ene-
ro de 1837. (I).
5. Adelasia y Aleramo. ("Adelasia ed Aleramo"). En 2
actos. Muisica de Juan Simo6n Mayr; letra de Luigi
Romanelli. (Scala de Milain, 28 Diciembre de 1806).
En el TP se cant6 un duo por Mariana Galino y Felix
Soloni, el 7 de Febrero de 1829. El anuncio, por error,
dice que la 6pera es de Generali.
6. Adolfo y Clara o Los Dos Presos. En un acto. Miusi-
ca de Nicolais Dalayrac; letra de Marsollier. (Opera
Comique de Paris, 10 de Febrero de 1799). TP, (E),
traducci6n de Eugenio Tapia, 4 de Septiembre de
1811. (PM).


[79]







Reparto:
Clara .... . Gamborino, Isabel,
Adolfo .... Garcia, Manuel.
El Gobernador ... G6mara, Miguel.
Artintincof ...........Prieto, Manuel
TP. (F), 12 de Agosto de 1824, con "Las Citas" de
Nicolo Isouard.
Clara .. ............ Cheret, Virginie,
Adolfo ............. St. Esteve, Antoine.
El Gobernador .. ......... Cheret, Paul.
Artintincof ............. R... ochefort. M.
7. El Alcalde de Mairena. Zarzuela en un acto. Muisica
de Joseph Fallotico; letra de autor anonimo. TC, (E),
20 de Noviembre de 1791, por la Sra. Polonia, Lucas
Sez y Juan Acosta. (PM). Es la primnera obra de
este genero representada en Cuba. La partitura com-
prendia cinco niumeros: dos arias bufas por SAez,
"imifitando z'arios aniniinales"; otra por Ia Sra. Polonia
y otra por Juan Acosta, y terminaba por un coro com-
puesto de cinco voces.
8. Alejo o El Error de un. Buien Padre. En un acto. Mu-
sica de Nicolas Dalayrac; letra de Marsollier. (Favart
dc Paris, 24 de Enero de 1798). TP, (E), traducci6n
de Wcnceslao de Villaurrutia, 7 de Septiembre de 1820.
9. Aliua, Reita de Golconda. ("Aline, reine de Golcon-
da"). En 3 actos. Muisica de Henri Montan Berton;
letra de Vial y Etienne. (Opera C6mique de Paris,
30 de Septiembre de 1803). TP, (F), 2 de Septiembre
de 1824, con Virginie Cheret, St. Esteve y Paul Cheret.
9-A. El Amante Celoso. ("L'Amant Jaloux"). En 3
actos. Muisica de Andre E. Gretry. Letra de D'Helle.
(Comedie Italienne de Paris, 23 de Diciembre de
1778). TP, (F), 17 de Septiembre dc 1824, con Vir-
ginie Cheret, Mmes. Fleury y Douvillier, Antoine St.
Esteve y Paul Cheret.


[80]









("L'Amante Astuto").


actos. Muisica y letra de Manuel V.
Theatre, New York, 1826). TD, (
de 1830.


Garcia.


22 dc


E),


En 2
(Park
Julio


Rep a r to:


R osalia ........ .
C lara ...... ..
Anacleto ...... .. .


... Galino, Mariana.
. Santa Marta, Rita.
SCastillo, Andres del


Paulino ... .... .... .... Soler, Jose.
Ramon ........ .Dominguez, Fco. de Paula.


11. Ambrosio o El Calderero de San Germndn.


se ).
de Mo
1798)


("Ambroi-


En un acto. Miusica de Nicolais Dalayrac; letra
vel. (Comedie Italienne, Paris, 12 de Enero de
. TP, (F), 13 de Septiembre de 1824.


El Amor Protfegido
Claudio").


12. Aina Bolena. ("Anna
de Gaetano Donizetti;


cano, Milain, 26 de ]
2 de Febrero de 1835.


por ia


Amisfad.


Bolenna").


(Ver


"Elisa


En 2 actos. Musica


letra de Felice Romani.


Diciembre de 1830).


Los AO dice


TI


1834.


(Car-
p, (I),


Reparto:


Varessi-Pedrotti,


Adelaida.


Juana Seymour .............. Papanti, Elisa.
Smeton ............ Brichta, Amelia.
Ricardo Percy Montresor, Giovanni Batista.
Sir Hervey . . . Soloni, Felix.
Enrique VIII .... .. Fornassari, Luciano.
Lord Rochefort ....... Dc! Pozzo, Adolfo.
Partitura en la BN.


"Anna Bolenna"
Piano et chant. I
nizetti. Paris. M


(1830). Opera
roless italiennes.


[me.


V. Launer.


complete. Pour
Musique de Do-
(s.a).


[81]


Ana .


10. El Amante


Astuto.








13. Anacreonte. ("Anacreon o L' Amour Fugitif"). En
2 actos. Musica de Salvador Cherubini; letra de Men-
douze. (6pera de Paris, 5 de Octubre de 1803). La
obertura se toc6 en el TP el 6 de Febrero de 1823.
14. Andr6nico. En 2 actos. Musica de Saverio Merca-
dante; letra de autor an6nimo. (Fenice de Venecia,
Carnaval de 1822). Un duetto se canto6 en el TP, (I),
el 19 de Febrero de 1838 por Teresa Rossi y Clorinda
Corradi-Pantanelli. Este duetto fue lo 61timo que can-
t6 la Malibrain antes de su traigica muerte.
15. Aneta y Lubin. ('"Annette et Lubin"). En un acto.
Musica de J. Benjamin Delaborde; letra de Mme. Fa-
vart. (Comedie Italienne, Paris, 15 de Febrero de
1762). TA, (F), 12 de Noviembre de 1801 por la
compaiiia de 6pera francesa procedente de New Or-
leans.
15-A. Anibal en Bitinia. ("Annibale in Bitinia"). En 2
actos. Muisica de Giuseppe Niccolini. (Italia, 1815).
En el TP, (I), se cant6 un aria por Alessandro Pe-
drotti el 2 de Marzo de 1834.
16. Apolo y Aminerica. Drama lirico en un acto. Musica
de autor o autores desconocidos; letra de Manuel de
Zequeira y Arango. TP, (E), 8 de Septiembre de
1807. (EA). Fue escrito expresamente para celebrar
el nombramiento de Don Manuel Godoy, Principe de
la Paz, como Gran Almirante. Es la primera 6pera
compuesta en Cuba hasta que pueda demostrarse lo
contrario. Posiblemente la cantaron la Sra. Agustina
Pereira y los Sres. Cabello, Comoglio y Estoracio, ar-
tista liricos del TP. Arrom hace una cita fugaz de
esta obra sin mencionar su nombre, a pesar del valor
hist6rico que posee para nuestro teatro lirico. DLO
y AO no la mcncionan.
Libretto: (TR) "America y Apolo". Drama lirico.
Heroyco en cclebridad del nuevo em-


[82]







pieo de Gran Almirante, Escrito
por disposici6n del Superior Gobier-
no, y representado en este teatro, con
motivo del expresado regocijo. Su au-
tor D. M. de Z. y A. Capitain del Re-
gimiento de Infanteria de la Havana.
Havana. En la Imprenta de la Capi-
tania General, 1807. En 4*. 15 p.
17. L'Aposento o Una Media Hora del Duqune de Riche-
lim. En un acto. Autores desconocidos. TPE, (F),
16 de Diciembre de 1817, por una companiia francesa
de comedia y vaudeville que nos visitaba ese anio. DLO
no Ia menciona.
18. Aprovechar la Ocas,6n. En un acto. Autores desco-
nocidos. TP, (E), 14 de Noviembre de 1814. Seguin
reza el anuncio la partitura se componia de sietc nu'-
meros de muisica italiana, finalizando con unas coplas
que cantaba el tenor Pau disfrazado de viejo, y en una
nota al final aclaraba que ". esta 6pera es escogida
de las que vinieron de Espania con El Vaso de Agua.."
Suponemos que se trate de una de las tantas farsas
italianas que al ser traducidas al espaniol sufrian la
alteraci6n del titulo, dificultando su reconocimiento
para el investigator. DLO no la mcnciona.
19. Los Arabes en las Galias. ("Gli Arabi nelle Gallie").
En 2 actos. Musica de Giovanni Pacini; letra de Luigi
Romanelli. (Scala de Milain, 8 de Marzo de 1827).
Durante el anio 1836 se cantaron en el TP varios frag-
mentos de esta 6pera (I): el 7 de Junio, la introduc-
ci6n, por Attilio Valtellina y coro, repetida el 17 de
Agosto; el 9 de Noviembre Clorinda Corradi-Panta-
nelli y Giovanni B. Montresor cantaron el celebre
duetto "Va Menzognero"; el 29 de ese mismo mes,
y los dias 3 y 8 de Diciembre se cant6 el acto II com-
pleto; el 26 de Diciembre Teresa Rossi cant6 un aria;
el 25 de Enero de 1837 se repiti6 la introducci6n. La


[83]






P
opera complete se cant6 en el TP, (I), iel 3 de Febre-
ro de 1838. Entonces estaba muy en boga cantar
fragments de 6pera y cornmbinar funciones con el acto
primero de una y el segundo de otra. Los AO dan la
fecha 29 de Enero.
Reparto:
Ezilda ...... ......... Rossi, Teresa.
Leodato ..o.. Crradi-Pantanelli, Clorinda.
Tarela ....... Carvajal, Michacla.
Agobar ... .................. Ravaglia, Luigi.
Aloar ................... Badiali, Federico.
Gondair ...... Valtellina, Attilio.
Mohamud ...... Ram6n, Giovanni Batista.
20. Ariatfia. ("Ariadne dans Pile de Naxos"). En un
acto. Musica de Johann Friedrich Edelman; letra de
Moline. (Opera de Paris, 24 de Scptiembre de 1782).
TCR, (F), 2 de Diciembre de 1800 por la compania
de 6pera francesa procedente de New Orleans.
21. Armida. En 3 actos. Muisica de Gioachino Antonio
Rossini; letra de Giovanni Schmidt. (San Carlos de
Napoles, 11 de Novicmbre de 1817). En el TP, (E),
se cant6 un duetto el 23 de Marzo de 1823 por Ma-
riana Galino y Nicolas Garcia de los Reyes.
22. Artajcrjfs. ("Artaserse"). La obertura de una opera
de estc nombre, atribuida a Marco Antonio de Fon-
seca Portugal se toc6 en el TP, el 20 de Marzo de
1823. Pcro en la lista de operas de cse compositor no
aparecc ninguna bajo este titulo. tajcrjes" de Zingarelli?
23. Aureiano en Palifra. ("Aureliano in Palmira"). En
2 actos. Musica de Gioachino Antonio Rossini; letra
de Felipe Romani. (Scala de Milan, 26 de Diciembre
de 1813 ). En el TP se toc6 la obertura el 7 de Marzo
de 1824. Esta obertura, con ligeros variantes, es la
misma de "El Barbero de Sevilla".


[84]








24. El Avaro. ("L'Avaro"). En 2 actos. Muisica de Or-
landi; letra an6nima. (Bolonia, 1801). TP, (E), 15
de Enero de 1816. Traducci6on an6nima.
Reparto:
Laureta .. .... ... Galino, Mariana.
Rosalia ............ Gamborino, Isabel.
Carlota .. Canal, Maria Teresa.
Esteban .. ...... ... Pau, Juan
Genaro ....... L6pez Extremera, Juan.
Fabricio ... .. ... Palornera, Rafael.
Leopoldo Gardia, Juan.
Le p lo .....................................Garcia, Juan.
25. Azemia o La Isha Deskerta. ("Azemia o Les Sauvages").
En 3 actos. Muisica de Nicolais I)alayrac; letra de
Lachabeaussiere. (Comedic Italienne de Paris, 3 de
Mayo de 1787). En forma de zarzuela, (E), TP,
21 de Enero de 1804, por Victoria y Loreto Fleury,
Josepha Titi, Juan Bautista Francisqui, Jorgc Labot-
tery y Miguel Chavad. (PM).

-B--
26. Las Bacanales de Roma. ("I Baccanali di Roma").
En 2 actos. Muisica de Jose Maria Trespuentes; letra
(?) de Gaetano Rossi. Esta 6pera de un compositor
espafiol radicado en Cuba nunca se estren6, pero en
el TP se cantaron dos fragmentos: un duetto, (I), por
Teresa Rossi y Clorinda Corradi-Pantanelli, 24 de
Febrero de 1838, y un aria por Asunta Pardina, 7 de
Febrero de 1840. DLO no la menciona. Los AO, con-
fundiendola con la del mismo titulo dc Generali dicen
que esta se cant6 en La Habana en el Carnaval de
1840, lo cual es un error porquc la partitura de Ge-
nerali jamas se cant6 en Cuba.
El Bajd ide Alejandria. (Ver "Zara y Zefir").
Los Baudos de Siracuisa. (Ver "'Tancredo").


18ss]









27. El Barbero de Sevilla. ("Il Barbierc di Siviglia"). En
2 actos. Muisica de Giovanni Paisiello; letra de Pe-
trosellini, (San Pertcrsburgo, 1782). En el TP se
cant6 un terceto de esta obra, el 21 de Febrero de
1811 por Juan Mufioz, Manuel Garcia y Miguel G6-
mara. (E). TP, (E), 28 de Enero de 1813.
Reparto:


R osina ......... .
Paje Primero .......
Paje Segundo ......
Figaro (!) ...
Almrnaviva ..............
Don Bartolo .
Don Basilio ....


. Galino, Mariana.
Canal, Maria Teresa.
Rodriguez, Antonia.
* Gamborino, Isabel.
....... Pau, Juan.
Palomera, Rafael.
Vargas,


28. El Barbero de Sevilla. ("II Barbiere di Siviglia"). En
2 actos. Muisica de Gioachino Antonio Rossini; letra
de Cesare Sterbini. (Argentina, Roma, 20 de Fcbrero
de 1816). TP, (E), bajo el titulo de "Figaro, Bar-
bero de Sevilla o La Inuitil Precauci6n", 13 dc No-
viembre de 1823. Traducci6n del Dr. Gonzalez del
Valle.
Reparto:
Rossina ....... .. .... Galino, Mariana.
Berta ..... .... .. Flores, Petita.
Almaviva ........... Castillo, Andres.
Figaro .... Garcia de los Reyes, Nicolas.
Don Basilio .. .. Extremera, Juan L6pez.
Don Bartolo ..... ... Garcia, Manuel.
Los AO fijan la primera representaci6n en Cuba en
1828, error.
Libretto, (TR): El Barbero de Sevilla". Opera en 2
actos de Rossini. Habana. 1828.
Imprenta fraternal. En 8vo. 71 pgs.
Es traducci6n del Dr. Gonzailez del


[86J








Valle que insert en su diccionario
de las Musas.
"rE Barbero de Sevilla". Mufsica de
Rossini. Habana. Imprenta fra-
ternal, 1832. En 4to.
La traducci6n del Dr. Gonzailez del Valle podrai con-
sultarla el lector en el "Diccionario de las Musas",
(BN).
TP, (I), 4 de Febrero de 1834.
R e p a r to:
Rossina ........ .... Papanti, Elisa.
Berta ......... ........... M ailhot, M me.
Almaviva ............. Pedrotti, Alessandro.
Fiorello ................ Verducci, Pietro.
Figaro .. ...........Fornassari, Luciano.
Don Bartolo ...... Corsetti, Giuseppe.
Don Basilio .. ...... Angrisani,
Ambrosio ..... .. Del Pozzo, Adolfo.
29. Beatriz de Tenda. ("Beatrice di Tenda"). En 2 actos.
MUisica de Vicenzo Bellini; letra de Felice Romani.
(Fenice de Venecia, 16 de Marzo de 1833), TP, (I),
30 de Octubre de 1841.
Rep arto:
Beatriz de Tenda ......... Ober, Isabella.
Agnessa del Maino ...... Dall'Aglio, Caterina.
Orombello ........ Peruzzi, Luigi.
Anichio ..... Badiali, Federico.
Felipe Maria Visconti Salvatori, Celestino.
Ricardo del Maino .,. .... Torri, Alberto.
30. BeUisario. En 3 actos. Musica de Gaetano Donizetti;
letra de Salvatore Cammarano. (Fenice, Venecia, 4
de Febrero de 1836). Antes de su estreno se ejecuta-
ron various fragments en el TP durante los a-ios 18-
38 y 1839. Una escena y duetto por Paolo Cerecini


[874








y Pictro Candi, (I), 10 de Mayo de 1838; la obertura,
un aria por Josefa Garcia Ruiz y el Acto III, el 11
del mismo mes; la obertura y el Acto III se repitieron
ci dia 14, y los actos I y III, el dia 20 del mencionado
rmes. El 16 de Mayo de 1839 se volvio6 a tocar la
obertura. La 6pcra complete, TP, (I), 9 de Enero
de 1840.
Reparto:
Antonia .................. Albini, M arietta.
Irene .... Rossi, Teresa.
Eudora ...... ......... Lazzarini, Carolina.
Alamiro .. ........ Pardini, Giuseppe.
Eutropio ........ Badiali, Federico.
Belisario .. .......... Valtellina, Attilio.
Giustiniano ..... .. Candi, Pietro.
Eusebio ........ ...... M artinelli, Luigi.
Partitura en la BN.
"Beliisario" (1836). Tragedia lirica in tre parte
di Salvatore Camnmarano. Musica di Gactano Do-
nizetti. Milano. Ed. Ricordi. (s.a.).
31. La Bella Arsena. ("La Belle Arsene"). En 4 actos.
Musica de Pierre Alexandre Monsigny; letra de Fa-
vart. Comedic Italienne, Paris, 14 de Agosto de 1775).
TA, (F), Septiembre de 1801, con el tenor Faucom-
pre en el papel de Alcindoro. TP, (E), 27 dc No-
viembre de 1815.
Reparto:
Arsena .. .. .. Galino, Mariana.
El Hada Alina ......... Gamborino, Isabel.
Eugenia ...... Garcia Gamborino, Manuela.
Miris ........... Canal, Maria Teresa.
Alcindoro ......... Pau, Juan.
Arturo ...... .... L6pez Extremera, Juan.
El Carbonero .... Palomera, Rafael.
La Bella Fregatriz. (Ver "La Cenicienta").


[188]








32. La Bella Molinera. ("La Molinara o L'Amor Contras-
tato"). En 2 actos. Muisica de Giovanni Paisiello;
letra de Giuseppe Palomba. (Fiorentini, Napoles, ve-
rano de 1788). En el TP se cant6 una escena y duo,
(I?) por Antonia Rodriguez y Esteban Comogglio,
el 16 de Abril de 1805.
33. La Be-la Perfumista o Porfia Hasta Veneer. En 2 ac-
tos. Autores an6nimos. TP, (E), 30 de Mayo de
1817, con Mariana Galino, Isabel Gamborino, Nicolas
Garcia Reyes, Juan Pau, Juan L6pez Extremera y
Rafael Palomrnera. El anuncio dice que cs una obra
que ha mcrccido la mas singular aceptaci6n en los tea-
tros de Europa en "estos Wltimos afios", pero sc olvida
del nombre del compositor. SON y DLO no la men-
cionan.
34. La Bela Tabernera o La Jwvenud de Enrique V. ("La
Bella Tavernaia o La Gioventu d'Enrico V"). En
2 actos. Miisica de Giovanni Pacini; letra de Giacopo
Ferreti. (Valle, Romna, 26 de Diciembre dc 1820).
TP, (E), 27 de Noviembre de 1827.
Reparto:
Betty ............ Galino, Mariana.
El Paje . Santa Marta, Rita.
Enrique V ...... ......... Mufioz, Julian.
Rochester ...... ...
Capitan Cop .. Dominguez, Fco. de Paula.
Libretto: (TR). "La Bella Tabcrnera". Opera en 2
actos. Habana. Imprenta Fraternal.
1822. 8vo. 40 ps.
35. Betly. En 2 actos. Musica de Donizetti. (Nuovo,
Milan, 26 de Agosto de 1836). En el TP, se cantaron
la escena y cavatina "In questo semplice modesto
asilo" (1), los dias 30 de Enero y 26 de Febrero de
1841 por Eufrasia Borghcse. La obra complete se
estreno6 en el Teatro Tac6n. (Vease la Segunda Epoca
de este repertorio).


[89]







36. Blaisc y Babet o Los Dos Amanfes. ("Blaise et Babet"
o "Les Deux Arnants"). En 2 actos. Muisica de N.
Dezede; Ictra de Monvel. (Comrnedie Italienne, Paris,
30 de Junio de 1783) TP, (F), 25 de Septiembre de
1824 con Virginie y Paul Cheret. Tal era la popula-
ridad del compositor Dalayrac que esta obrita fue
anunciada como suya.
37. Blaiwa y Faliero. ("'Bianca e Fallero"). En 2 actos.
Muisica de Gioachino Antonio Rossini; letra de Felice
Romani. (Scala, Milain, 26 de Diciembre de 1819).
En el TP, (I), se cant6 el cuarteto "Cielo, il mnio
labbro inspira", los dias 3 y 15 de Mayo de 1838, por
Teresa Rossi, Clorinda Corradi-Pantanelli, Paolo Ce-
recini y Attilio Valtellina. Dice Stendhal quo este
cuarteto es de una gran belleza mel6dica y fue celebre
en Europa en su epoca.
38. Blanca y Fernando. ("Bianca e Gernando"). En 2
actos. Musica de Vincenzo Bellini; letra de Domenico
Gilardoni. (San Carlo, Naipoles, 30 de Mayo de 1826).
En el TP, (I), sc cant6 la cavatina "Della Gioja", por
Adelaida Varessi Pedrotti, el 22 de Febrero de 1834
y por Clorinda Corradi-Pantanelli, el 14 de Mayo de
1836.
39. Blondiello. En el TP se toc6 la obertura de una 6pera
de este nombre atribuida a Radicati, los dias 22 de
Febrero de 1834 y 4 de Febrero de 1836.
39-A. Las Bodas de Figaro. ("Le Nozze di Figaro"). En
2 actos. Musica de Johann Wolfgang Amadeus Mo-
zart; letra de Lorenzo da Ponte. (T. Nacional de
Viena, 1V de Mayo de 1789). En el TP, (I) se cant6
el aria "Non piu andrai farfallonc" por Luciano For-
nassari los dias 22 de Febrero y 2 de Marzo de 1834.
40. El Bfo iy el Sastre. ("Lc Bouffe et Ie Tailleur"). En
un acto. Muisica de Pierre Gaveaux; letra de Gauffe
y Vilhers. (Montansier, Paris, 21 de Junio de 1804).


[90]









En el TP, (F), 23 de Septiembre de 1824, con Paul
Cheret.
41. Las Burlas de un Carnaval. ("Mr. Deschalumeaux o
La Soiree de Carnaval"). En 3 actos. Muisica de Pierre
Gaveaux; letra de Creuze de Lesser. (Opera C6mi-
que, Paris, 17 de Febrero de 1806). TP, (E), 5 do
Diclembre de 1814, Con Mariana Galino, Isabel Gam-
borino, Manuela G. Gamborino, Maria Teresa Canal,
Juan Pau, Rafael y Carlos Palomera, Juan Garcia y
J. Gonzailez.

-G-

El Caballero Fantasma. (Ver "La Herencia del Ayu-
da de Catmara").
El Calderero de San Germdn. (Ver "Ambrosio").
42. El Califa de Bagdad. ("Le Caliphe de Bagdad"). En
un acto. Miisica de Francois Adrien Boieldieu; letra
de Saint Just. (Favart, Paris, 16 de Septiembre dq
1800). TP, (E), traducci6n de Eugenio Tapia, 19
de Diciembre de 1810, ensayada y dirigida por An-
dres Prieto. TP, (F), 31 de Julio de 1824 por la
Comipafiia de 6pera Francesa.
43. Camila o El Subtferraneo. ("Camilla o II sotteranco").
En 2 actos. Mlisica de Paer; letra de Carpani. (T.
Puerta Carintia, Viena, 28 de Febrero de 1799). TP,
(E), traducci6n an6nima, 19 de Abril de 1820.
43-A. La Cam npaniilla. ("Le Clochette"). En 3 actos. MUi-
sica de Louis Joseph Herold; letra de Theaulon. (Ope-
ra Comique, Paris, 18 de Octubre de 1817). En el
TP se toc6 la obertura el 2 de Marzo de 1834.
44. Los Capuletos y los Montescos. ("I Capuletti ed I
Monteschi"). En 2 actos, Muisica de Vincenzo Be-
llini; letra de Felice Romani. (Fenice, Venecia, 11


[91]








de Marzo de 1830). TP, (I), 12 de Enero de 1836.
AO da la fecha correct,
Re p a r t o


Julieta ... .
Romeo ....
Tebaldo ....
Lorenzo .....
Capellio ...


.. ..... Rossi, Teresa.
Corradi-Pantanelli, Clorinda.
........ Pennetti, Giuseppe.
S. . Badiali, Federico.
S..... .... Candi, Pietro.


Partitura en la BN.
"I Capuletti e I Montecchi"
Vincenzo Bellini. (s.p.).


(1830). Opera di


45. Carolina o El Cnadro. En un acto. Muisica la mayor
part tomnada de obras de Rossini; letra an6nima. TP,
(E), 21 de Marzo de 1824 para el beneficio de Ma-
riana Galino. DLO no la menciona.


46. La Casa Deshabitfada. ("La Casa Disabitata o
Monetary"). En 2 actos. Muisica de Lauro
letra de Giacopo Ferretti. (Scala, Miian, 16 de
to de 1834). TP, (E), traducci6n an6nima,
Cia. de Opera Italiana.
Reparto:


Doia Anita ...
Dofia Inks
Dofia Sinforosa ...
Raimundo ...
Don Alberto .....
Don Eutiquio ...
Isidoro ............


I Falsi
Rossi;
Agos-
por la


.. .. Rossi, Teresa.
... Marozzi, Lorenza.
.... Albini, Marietta.
.. Muzatti, Gioachino.
.... Badiali, Federico.
.... Galli, Filippo.
S. Santi, Eugenio.


47. La Casa en Venta o Los Dos Calaveras. ("I Due Stra-
vaganti o La Casa a Vendere"). En 2 actos. Muisica
de Puccita. TP, (E), 9 de Julio de 1818 con Mariana
Galino, Isabel Gamborino, Nicolas Garcia, Juan Pau
y Juan L6pez Extremera.


192]







47-A. El Cazador. ("Der Freyschiitz"). En 3 actos. MUi-
sica de Karl Marie Friedrich Von Weber; letra de
Friedrich Kind. (Koenigstadttheatcr, Berlin, 18 de
Junio de 1821). La obertura se toc6 en el TP, 30 de
Enero de 1827. El peri6dico dice que la muisica es
de Fonbebe (!).
48. La Cemicienta o La Bella Fregafriz. ("Cendrillon").
En 3 actos. Muisica de Nicolo Isouard; letra de Etien-
ne. (Opera Comique, Paris, 22 de Fcbrero de 1810).
TP, (E), 16 de Septiembre de 1820. TP, (F), 28 de
Agosto de 1824.
Reparto:
Cenicienta .... Chcret, Virginie.
Ramiro ................St. Esteve, Antoine.
Dandini ............. .. Cheret, Paul.
49. La Ccnicienta o La Virtud Recomn pensada. ("Cene-
rentola"). En 2 actos. Musica de Gioachino Antonio
Rossini; letra de Ferreti. (Valle, Roma, 25 de Enero
de 1817). La obertura se toco en el TP el 15 de Ene-
ro de 1822. La 6pera complete, TP, (E), 20 de Fe-
brero de 1827. TP, (I), 3 de Mayo de 1834.
Reparto:
Cenicienta ..... Varessi-Pedrotti, Adelaida.
Tisbe . ... ... Papanti, Elisa.
Clorinda .. ... Kepell, Elisa.
Ramiro de Salerni ..... Pedrotti, Alessandro.
Dandini ........ Fornassari, Luciano.
Don Magnifico ... .. Corsetti, Giuseppe.
Alidoro ....... Del Pozzo, Adolfo.
50. Los Ciegos de Toledo. ("Les Deux Aveugles de To-
ledo"). En un acto. Musica de Mehul; letra de Mar-
sollier. (Opera Comique, Paris, 28 de Enero de 1806).
La obertura se toc6 en el TP el 26 de Febrero de 1818.
La 6pera complete, en 2 actos, TP, (E), 2 de Septiem-
bre de 1820.


[93]









51. Las Citas. ("Les Rendez-Vous Bourgeois"). En un
acto. Musica de Nicolo Isouard; letra de Hoffmann.
(Opera Comique, Paris, 9 de Mayo de 1807). TP,
(F), 12 de Agosto de 1824.
52. Clara de Rosenberg. ("Chiara di Rosenberg"). En 2
actos. Muisica de Luigi Ricci; letra de Gaetano Rossi.
(Scala, Milan, 11 de Octubre de 1831). TP, (I),
27 de Febrero de 1836.


Clara . ....... ......... Rossi, Teresa.
Eufemia ................ Sartori, Adelaida.
Marcela .. ..... Antonini, Sisara.
Marques de Valmore ....... Cavalli, Angelo.
Conde de Rosenberg ...... Amadio, Giuseppe.
M ichelotto ................ Santini, Rocco.
Montalbano .. Valtellina, Attilio.
53. Clarisa. En 2 actos. Muisica de Esteban Cristiani;
letra de autor an6nimo. TP, (E), EA, 19 de Dicicm-
bre de 1817 con Mariana Galino y Nicolas Garcia de
los Reyes. DLO no la menciona.
54. La Clemencia de Tilo. ("La Clemnienza di Tito"). En
2 actos. Musica de Wolfgang Amadeo Mozart; letra
de Metastasio y Caterino Mazzola. (6pera Nacional
de Praga, 6 de Septiembre de 1791). TP, (E), 3 de
Encro de 1821.
Rep a rto:
Vitelia ................... Galino, M ariana.
Servilia ....... .......
Sesto ..... .. Gamborino, Isabel.
A nnio ..... ........... .
Tito .......... Garcia Reyes, Nicolas.
Public .............. Extremera, Juan L6pez.


55. Clementiha y Desormes.
Serrano; letra an6nima.


En 2 actos. Muisica de Jose
De esta 6pera nunca repre-


[94]








sentada se ejecut6 la obertura en el TP el 5 de Enero
de 1824. DLO no la menciona.
56. El Colerico. ("L'Irato"). En un acto. Muisica de
Etienne Nicolas Mehul; letra de Marsollier. (Favart,
Paris, 17 de Febrero de 1801). En el TP se cant6 el
cuarteto el 24 de Febrero de 1811 y se toc6 la ober-
tura el 3 de Febrero de 1824.
57. Los Ndufragos Felices o La Colonia. ("La Colonie").
En 2 actos. Muisica de Gasparo Sacchini; letra de
Framery. (Comedic Italienne, Paris, 16 de Agosto de
1775). TP, (E), 4 de Diciembre de 1815.
AReparto:
Belinda ..........,. Galino, Mariana.
Marina ....... Gamborino, Isabel.
Fontalbe ,.............. .., Pau, Juan.
Bias ................ L6pcz Extremera, Juan.
El Comerciante Sensible. (Ver "'El Hijo Adoptivo").
58. El Conde de Ory o El Hdbito no Hace at Monje.
Bajo este titulo se cant6 en eli TP, (E) una 6pera ei
27 de Enero de 1824, con muisica "la mayor part de
Rossini". Indudablemente no se trata de la opera de
Rossini de este nombre quc no se cstrcn6 hasta 1828
en Paris. Creemos que sea el vaudeville de Scribe y
Poirson, represcntado en Paris en 1816, que mis tarde
sirvi6 a Rossini para argument de su 6pera, al quo
se le puso mu'sica de este maestro tomada de otras
obras suyas. De cualquier manera rcsulta curioso que
en La Habana se cantara un "Conde de Ory" con mu-
sica de Rossini, cuando ainm este compositor no habia
pensado en escribir una partitura bajo este titulo.
La Constfantfe Elisa. (Ver "El Monte San Bernardo").
59. Las Conveniencias Teatrales. ((Le Convenienze Tea-
trale"). En un acto. Muisica y letra de Gaetano Do-


[95]









nizctti. (Nuovo, NAipoles, 21 de Noviembre de 1827).
En el TP, (I) se cant6 un aria el 31 de Enero de 1844
por cl bajo Sanquirico.
60. El Convidado de Piedra. (Don Juan). ("Don Gio-
vanni"). En 2 actos. Muisica de Wolfgang Amadeo
Mozart; letra de Lorenzo da Ponte. (Teatro Nacional
de Praga, 4 de Noviembre de 1787). TPE, (E), 3 de
Noviembre de 1818.
61. Corioiano. En el TP, (1), el 13 de Diciembre de 1834
se cant6 una escena y cavatina de una 6pera de este
nombre del compositor Salvioni, cuya viuda estaba
en La Habana. Fue interpretada por el tenor Gio-
vanni B. Montresor. Nada ma's hemos podido averi-
guar de esta obra.


62. Corradit o
bran"). En


Matilde
2 actos.


de Sabrdn.
Muisica de


Rossini; letra de Ferretti.
brero de 1821). TP, 9 de
Galino, Isabel Gamborino


(Apollo,
Enero de
y Juliain


("Matilda
Gioachino


di Sha-
Antonio


Roma, 24 de Fe-
1827 con Mariana
Mufioz.


63. La Cosa Rara. ("Una cosa rara").
sica de Vicente Martin y Solar; let
Ponte. (Teatro de la Corte, Viena,
de 1786). En el TP se cant6 (I?)
pha Titi y Esteban Comogglio el 14


64. La Criada
Muisica de
(Niapoles,
Diciembre


En 2 actos. MU"-
ra de Lorenzo da
17 de Noviembre
un duio por Jose-
de Abril de 1805.


Ama. ("La erva Padrona"). En 2 actos.
Giovanni Batista Pergolesse; letra de Nessi.
23 de Agosto de 1733). TCR. (F), 13 de
de 1800, por la companiiia de 6pera francesa.


65. El Criado Fingido. En un acto. Musica
Manuel Vicente Garcia. (Madrid, 1805).
8 de Febrero de 1825 por Mariana Galino,
Palomera, Nicolas Garcia Reyes y Rafael


y letra de
TP, (E),
Margarita
Palomera.


66. Cristina de Suecia. ("Cristina di Svezia"). La ober-
tura de una 6pera de este nombre se ejecut6 en el TP


[96]








el 30 de Enero de 1837. DLO cita tres operas de este
titulo, pero todas posteriores a esa fecha.
67. El Cruzado en Egipto. ('"Il Crociato in Egitto").
En 2 actos. Musica de Giacomo Meyerbeer; letra de
Rossi. (Fenice, Venecia, 7 de Marzo de 1824). TP,
(E), 30 de Noviembre de 1830.

Reparto:
Palmide .. Galino, Mariana.
Felicia ...0... .... Eugenia, Mine.
Armando de Orville .... Santa Marta, Rita.
Alma ...... Palomtnera, Margarita.
Adriano de Montfort ....... Castillo, Andres.
Aladino ..... .. Dominguez, Fco. de Paula.
Libretto: (TR) "El Cruzado en Egipfo". Opera he-
roica en dos actos, music de D.
Jacobo Meyerbeer. Habana: 1828.
Imprenta Fraternal. En 12". 48 ps.

TP, (I), 22 de Octubre de 1839.
Reparto:
Palmide ..... ... .... Rossi, Teresa.
Felicia .. .............. Ellermand, Marietta.
Alma ... .- Lazzarini, Carolina.
Armando d'Orville: Pantanelli, Clorinda Corradi
Adriano de Montfort. .Montresor, Giovanni B.
Osmino Badiali, Federico,
Aladino .............. Valtellina, Attilio.
Libretto: (TR) "El Cruzado en Egipto". Melodra-
ma heroico en dos actos para repre-
sentarse en el Teatro Principal do
esta siempre fidelislma ciudad de La
Habana. (Habana, 1839). Impren-
ta Fraternal. En 8vo. 48 ps.


[971








Partitura en la BN.


'1I Crociato in Egilfo" (1824). Opera seria in due
atti. Ridotta per il cembalo. Composta di G. Me-
yerbeer. Parigi. Maurice Scholesinger. (s.a.). Mu-
tilada en parte.
El Cuadro. (Ver "Carolina").
68. Las Cuatro Columnas del Trono Espanoi. En un acto.
Muisica de autor o autores desconocidos; letra del bri-
gadier Luis Antonio Guerra, tomada seguramente de
la comedia de igual nombre de Felix Enciso Castri-
116n. TP, (E), EA, 30 de Mayo de 1814. DLO no
la cita, ni los AO.
Reparto:
Espafia ....... ..... Galino, Mariana.
La leal Habana .. .. Canal, Maria Teresa.
Asia ......... Gamborino, Isabel.
Hernain Cortes ...... .. Pau, Juan.
Africa Palomera, Rafael.
Intriga francesa ......... Diaz, Agustin.


-D

69. La Dama del Lago. ("La Donna del Lago"). En 2
actos. Mulsica de Gioachino Antonio Rossini; letra de
Leone Tottola. (San Carlo de Naipoles, 24 de Sep-
tiembre de 1819). En el TP se cant6 (I) el 31 de
Marzo de 1829 un aria por Rita Santa Marta, y el
7 de Febrero de 1836 una cavatina (I) por Clorinda
Corradi Pantanelli. La 6pera complete, TP, (I), 19
de Febrero de 1839. AO dice err6neamente que fue
el Carnaval de 1840.
R e p a r t o
Elena Albini, Marietta.


[98]








Albina ..... .......... Marozzi, Lorenza.
Malcolm Graheme Corradi-Pantanelli, Clorinda.
Rodrigo de Dhu Montresor, Giovani Battista.
Uberto (Jacobo V) ... Muzzati, Gioachino.
Serano .......... Badiali, Federico.
Douglas de Angus .... Marty, Giuseppe.
Beltrano ............ .. Martinelli, Luigi.
70. La Dama Soldado. ("La Donna Soldato"). En 2 ac-
tos. Musica de Ferdinando Orlandi; letra de Caterino
Mazzola. (Scala, Milan, 20 de Septiembre de 1808).
TP, (E), 21 de Diciembre de 1812 con Mariana Ga-
lino, Isabel Gamborino, Manuela Garcia Gamborino,
Juan Pau, Andres y Manuel Prieto, y Rafael Palomera.
71. La Dama Volaria.: ("La Dame voilee"). En un acto.
Musica de Mengozzi; letra de Segur. (Opera Comi-
que, Paris, 28 de Novicmbre de 1799). Un quinteto
de esta obra, tan disparatadamente traducido el nom-
bre, se cant6 en el TP, (E), los dias 6 y 17 de Di-
ciembre de 1810); el 15 y 31 dc Enero de 1811; el
4 de Julio de ese afio con la Galino, Manuel Garcia,
Pau, G6mara y Juan Garcia, y el 7 de Febrero de
1824 por la Galino, la Flores, Garcia Reyes, Castillo
y Manuel Garcia.
72. El Delirio. ("Le Delire o Suite d'un Erreur"). En un
acto. Musica de Henri Montan Berton; letra de Reve-
roni St. Cyr. (Favart, Paris, 6 de Diciembre de 1799).
TP, (E), traducci6n de Dionisio de Soils, 9 de No-
viembre de 1821 con la Galino, la Gamborino y Ni-
colas Garcia de los Reyes.
73. El Desertfor. (Le Deserteur"). En 3 actos. Musica
de Pierre Alexandre Monsigny; letra de Michael Se-
daine. (Comedie Italienne de Paris, 6 de Marzo dq
1769). TC, (F), 13 de Enero de 1801 con el tenor
Faucompre cn cl papel de Montaucicl. TP, (E), 20
dc Noviembre de 1815.

199]








Reparto:


Luisa Galino, Mariana.
Juanita .. ..... Canal, Maria Teresa.
La Tia .............. Gamborino, Isabel.
Montauciel .... .. . Pau, Juan.
Alexis .... .. Palomera, Rafael.
Juan Luis .......... L6pez Extremera, Rafael.
Bertran .............. .
74. El Desertor Suizo. ("I1 Desertore Svizzero"). En 2
actos. MUisica de Lauro Rossi. (Valle, Roma, 9 de
Septiembre de 1832). En el TP, (I), se cant6 un
duetto por Clorinda Corradi-Pantanelli y Giuseppe
Pardini.
75. El Des/errado de Romina. ("L'Esule di Rima o II
Proscritto"). En 2 actos. Musica de Gaetano Doni-
zetti; letra de Domenico Gilardoni. (San Carlo de
Naipoles, 1 de Enero de 1828). TP, (I), 7 de Junio
de 1835, por Adelaida Varessi-Pedrotti, Giovanni B.
Montresor y Luciano Fornassari. Los peri6dicos no
publicaron el reparto.
76. El Dia de las Aventuras. ("La Journee aux Aventu-
res"). En 3 actos. Musica de Etienne Nicolas Mehul;
letra de Copelli y Mezieres. (Opera Comique, Paris,
16 de Noviembre de 1816). TP, (E), 1 de Mayo
de 1820.
77. Dido Abandonada. ("Didone Abbandonata"). En 3
actos. Mfisica de autor an6nimo. Letra de Metastasio.
TC, (I?), 12 de Octubre de 1776. Con esta 6pera se
inaugur6 el Teatro Coliseo, primero de Cuba. La fal-
ta de peri6dicos en esa epoca nos impiden conocer los
detalles de esta representaci6n de la que tuvimos
referencia por el anuncio publicado con motivo del
estreno de "Dido" de Piccini en 1815. Creemos que
es la primera 6pera cantada en Cuba hasta que pueda
demostrarse lo contrario.

1[100]




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC