UFDC Home  |  Search all Groups  |  Digital Library of the Caribbean  |  Caribbean Newspaper Digital Library  |  Biblioteca Nacional José Martí  

Revista de la Biblioteca Nacional

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Revista de la Biblioteca Nacional
Physical Description:
Unknown
Creator:
Biblioteca Nacional (Havana, Cuba)
Biblioteca Nacional José Martí
Publisher:
La Biblioteca ( Habana, Cuba )
Publication Date:

Record Information

Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 2459262
System ID:
AA00019219:00048


This item is only available as the following downloads:


Full Text
r- C .aROCT E.
INVEST1CADOR

JEGUNDA SERIES t. ii n. 3




Revista


- F- -


de


JJLIO-SEPTIEMBRE




Ia


SBib lIotea acional
.*- %


I. Lilia


Castro de
DIRECTOR'A


Morales


LA HABANA
P.' Fern6ondez; y' Cia, S. en C.


1951


A.
ZES


m













Nadic tiene derecho a descansar
nmienfras hay'a algo por baaer.

Consideraciones sobre la Biblio-

teca Nacional y F6rmulas para un

Plan Tendiente a Completar su

Catalog *
Lilia Castro de Morales

Se ha abusado tan to en los ltimtnos anos del vocablo "tec-
nicismo", como forminula salvadora de los problems qe
gravitan sabre las bibliotecas cabanas y en particular sobre
la Bib/lloteca Nacional, que cuiando algunos invocan tal o
cual sitnacion, hen os pensado seriamente sobre si q Usefes
formnlan tales jnicios han ido a la me'dulia y ra/z del pro-
blema, o s6Io to han contemplado a trays del prisma o0ven-
cional de que sule valerse la mente humanma,) segS n el Itgar
en que se hal/c en determinado minomento.

(*) Este modest o trahajo rue rcdactaido por ?1 cmi mayo dc 1950(, impreio
en mimeografo y repartido entire ]a; in.tititucionecs ctiuitkralcS, iini. mIUs oliciaikc
y patrocinadores de la cultural en .,.enctrai de nuestro pai, ti: in nil C de 'Lipcrar
las dificiiltadc. que confronta la Bibloitcca Nacionai. Ntc:tro sencillos juici(O.
acerca de tan important cuestiuIn hban sidu respaldadus- no obstance, ern fcbrim
imdirccta, por i'as opinionmes aiitriztada;L del s ciu' Cariss Vitc(r Pcrnla. Pruo'
fesor de Ta Escuicil de Bibhiotecologia dl Mtiieo Social ,Argnutino, en A .brI-;L
Catalohaci6In y (l;i ificaci6on de Libro,", quLe rccjcntcmcntce ha I!cgadr. a int,.trl
poder. Este libro singular, que repr'CT1t-;ni un \VtliuL'S( apurtc kI la IItcrnat L4ra
bihbiotccoIl'gica de habla hispana, Ios ha infundido giran confianza y *v^tnm.lad,
no prco al observer la coincidencia de algunas de .i. apreciaciones cn rclac1i6n
a l\- resfponrs.bIH de citado aut4io eti dctcrminado- tsplWCtO-.,, tie mt- 1 ,atcrit.


[3]









No pocos espiritus selectos, pero ajenos a la verdadera
tragedia iluterna que viven es/as instituciones, hacen coro a
estas apreciaciones inconmsultas, sin ir al fondo del problema
in dis/ingiir entre lo accessible e inaccesible, llevdndolos a
procla/Uar, a todos los vkntos, la bancarrota en que se en-
cue, ntran aqui/ellas e imp.utando la culpa de tal estado de
cosas a quienes precisamiente bant dedicado los mejores anos
de su vida a Ia superaci6n y mejoramiento de los centros
culturales a su cargo.
Categoricamente piuede con/estdrycles qaue el problema de
las bibliotecas cubanas no radica en tal o cual sistema de
organizacion, sino a la falta de recn rsos con quo las m/smas
ban hecho frente econ ilomi camente a las mds i mperativas
demands de su ordenamiento interior.
La Biblioteca Nacional no constituye la excepcion. Su
mal radica u"nica y exclusivainente en la falta de recursos
matcrhles con que abordar una obra de la magnitude que
requieren cinco decadas de despreocupacion official. No es
possible, y me atrevo a asegurarlo sin jactancia, que haya
mortal, tecnico o no, extra/njero o national, que con los
actuales recursos, (y conste que n nca hban estado mds hoi-
gados que en el presence), pueda dar feliz termino a la
gigantesca obra pque estd esperando por el titduiico esfuerzo
de todos nosotros.
El problema existed, a pesar de la constante preocupaci6n
e interest fan to de la Junta de Paatroonos como de la Asocia-
cidn de Amigos de la Bblioteca Nacional por conjurarlo.
Es de jusficia reconocer la gratitud fque debemos a todos estos
distinguidos y esforzados predecesores, que si no ban logrado
exifo en tan noble cm pefio no puede im puf.drseles ni indolen-
cia ni incapacidad, ya qiue han dejado buellas indelebles de
su dinamismo y dedicacion constant a esta InsfituhiCoi6n.
A evi/ar quo la historic se repita van encaminadas estas
consideracionres. No es possible hacer milagros con los actuales
recursos. St cada unto en su campo, con vista a un objefivo
co/u'n Multiplica sus esfuerzos, la Biblioteca Nacional supe-
rard csta etapa.


[4]








Nwnca como ahora se ofrecen tan profietedoras posibili-
lades. El in ftere's probado die los achuales gobernantes, dando
,tfortunado terminmo a las gestiones realizadas por la jcnfa .e
Patronios d(e la Biblioteca National, para la adqnuisicion dCl le-
rreno en la mesela de la Ermita de los Catalanes donde se colis-
trutird el edificio, hace presumir que iel Gobier no *0 sera remi-
so a calorizar cualquier plan que tienda a plasmar en realidades
ineslras aspiraciones. La feliz culimimaci6n de las gesiotnes
realizadas, ilevard en wit fuhiro pr6ximo a la Biblioleca Na-
cional al piano que le corresponde como instituicion cultural
cubana, pero tenemos quo admitir que el problem quedlard
resuclto a miedias y que para solwvn/tarlo integralmente bhay
que abordar simlitafdneamentite, con la co/s/ruccion del edifi-
cio, la orgaifzacMn interior de la misma, procediendo a la
catalogaci6on de aproximadamente 225,000 voluImenes sobre
los cuales nio ha sido possible trabajar por la escasez de fprso-
nal con que ejecularlo eficaznmente.
En el presence se dispone de quince empleados, reparlidos
equitativamente en tres turnos de cuico horas diaries, dis-
tribuidos como sigue:
1 en funcion de Jefe de Sala,
2 en Jfunciones de vigilantes,
2 en los almacenes localizando libros y perdicu s xolicji-
tados por los lec/ores, (estacionarios).
Satta a la vista del mds profano que co-it los quince eCm-
pleados en active con quo se cuenta actutalmenke, no ptnede
hacerse frente a la mingenie tarea de confeccionar um catdlogo
de la envergadura quo require el acervo de es/a Biblioteca.
-Es possible sus/raerlos de la fuicion qne vienen presfando
para emplearlos en otras, sin que esto implique nn serio per-
Juickh para los cienfos de lectores que disfru/an de in Ihorario
iminterrumpido de quinice horas diarias?
Sin embargo, juto es consignar que a expeisas de situ liem-
po libre, sin recompensa alguna, ha sido posible man ltener
i.n promedoi reducido de catalogacion y al corriente la labor


M








nmeramcunte admintislrativa, por lo cuial testfimofiamos por
este miedio nuestra mds sincera fclicitaci6on a estos servidores,
por la labor rendida en bien del p7blico y de l a propia
It1.stillic'ioll.
Iniit/iu 'on.
Come'CnCidoS de esta agobiante realidad y consultada la opi-
nio/t de (iistngjuidas persownalidades que se han prcocupado
seriamciule en hallar remnedio a nuestro mal, se ha ilegado
a a coinclsiIn del que sdO/ es possible realizar esta area si se
iogran los recursos iecesarios para afrontar los gastos que
ilppicara una obra de la magnitude que se propose. (Vease
Anexo No. I).
Pariiendo del estudio y solitci6n global del problema, se
ha considerado la necesidad de rear la ePlantilla Evenltual"
quo aparece en el Anexo No. 2 y la adqUtisici6i dec material,
equipos de oficina, etc., qute se expresa en el Anexo No. 3.
Al forinlarse este plan de trabaio se ha tenido en cuenta
la adquisicion de las fichas inmpresas por la Biblioteca del
Congress de Wa.hrng/on y un minimum de producci6n por
trabajo especifico, cdalculos cte de exprofeso se han hecho
sumzimente conservadores, (vease Anexo No. 4), pero quo
sin dnuda no alteran ni perludican el objefivo propuieso; por
Cel con trario, de obtenerse mayor prodtuccion quoe la estimada,
seran beneficadas las reserves del Patronato, logrdna ose eco-
niomnias en el pago de jornacles y cuyo sobrante se destinard
oporfinnamewte a la organizaciao de la Hemeroteca, u/na vez
terminada la cafalogacion de los libros.
Expresamnen/e se hace notar la division del Irabajo en tres
graipos, deiomiinados re.pectivamente: Clasificadores, Cata-
logadores y Mecawigrafos, ptes si bien es cierto quo algnnos
hibliotec6010omo.( lo conSideran has/a cierio pi.ito indivisible,
en el caso /frescite se impose la division del trabajo para
responder cf azme3ncIe al propo6sito de produccioi en4 (11Crie
que ha de po/ierse en prdcf'ica en s i oportlihidad.
A Ios efecctos de ofrecer wia vision dc cofPitnto se ha con-
fectionado 1111a reladci6 detallada de la func-i6O interior clue








realizard el personal que se propose para Ia Planitilla de Per-
sonal Eventual. (Vease Anew'xo No. 5).
Con respect a la catalogacidn de la Hemero/eca, precise
aclarar que no se ha subestimado la in portaitcina que tice
para uii a mnstitucion de esta naturaleza y solo a obedecido
a un prop6sito coordinado de trabaJo, quedando pospucsta
1u ejecucidn para despues de terminado este primer objetivo,
ya que la experiencia obtenida en, la prdctica y las posibles
economias qute probablemente se producirdan bani de perminfir
quizds con algntta sa ma adicional, corn mplctar la obra total de
catalogacion de libros, perloidicos y documentos de la Biblio-
teca, en cuyo plati habrd de (cnerse en cucirta los sistemnas
modernos puestos en prdctica, asi como los equifos casi de
uso general, tales conio microfilms, fotosfat, etc. etc.
En cuanto a la conveniencia 0 nO, de renovar la 4tanteria
de madera, as! como el inmprescindible en vase y trainsporte
de los libros con vista al nuevo edificio, se ruega ver las
consideraciones que aparecen eit el Anexo No. 5, bajo los
titulos rEstagterja", I CaJones para En vase" y "Trasporte".
En relacion con el personal que se seleccionard resulta miy
propicia la oportunidad de conseguir empleados ido6leos y
capacitados para anumir la area a realizar. Contamos con
un grupo de graduados en Bibliotecologia, procedentes de
cursos y cursillos convocados por instifuiciones nacionales y
extranjeras, que se encuentran deseosos de hallar oportulidad
de aplicar sus conocimientos. Se sugiere ina convocatoria a
exdmenes para cubrir las plazas propuestas e el Antexo No. 2,
a cuyo efecto se nombraria un Tribunal de Examen de Aspi-
rantes, integrado por 'los siguientes delegados:
Uno pot la Dirccckn de Culitra del Ministcrio de 'd/uCahiitH,
Uno por los Proftsoures de la Escuela de Biblo/e'arion de L/a Ui-
zersidad de la Habana.
Uno por la ]nn/a de Patrono:i de la B.ibfiotrca Naicional,
Uno por la A.ociacion de Amigos de la Bibboteca Naciomf,
Uno por la AsociaciOn Cubana de Blbliotecario.
Uno por los Profesorex de la Escnela CObanai de Ribliole/'ar hv, ctt
sr;.oine la "Sociteead Eco)6mfica det Amigos del IPai ".


17]








Piara la .elecci6on del personal por el Tribunal de Examen,
serfa re'o(micidable se tenga ven cenia tanto la eficacia como
la capacidad de produtccoin,. Fn ciaanto a los nmecanografos
re.dutardi m.ds files los inds rdiidos, va Iue en el sistfema
coordfiuado que so propone para la labor de los mismos que-
dard simplificada ihniitdndose a reproducir en las fichas Io
previametife preparado por los Clasificadores y Catalogado-
res e cl model que exprewamente se discard, limihdndose
por cons'igmef/e sin Irahajo a una acecion neramente
mecainica.
Expuesto minnHciosamenfte el plan de trabajo, queda por
resolver la fuente de ingresos que permitird si ejecuciLon, a
cuyo efe to pueden considerarse las signuientes posibilidade.s:

PLAN "A": Gestionar por conduct del Sr. Mimstro de Edu-
caei6on, la aprobacion por l Ejecutir'f) y Conw jo de Ministros, de
iun credilo de $225,000.00o lifr un ola ovez, con dcfino a cnm-
plhtar el catdlgo.o de la Bibliotrca Na(-ional.
PLAN "B": Por los Ynimos conductor obtener la destina"ciOn
d iun Sorleo die la Loterha Nacional, para aplfiicarlo a los mi.'mos
fines qtte mneciionani en el Plan "A".
PLAN "C": Por los nsvi.nos conductor obtenerf la milad de o
.olc/itado eni el Plan "A"', .y cl aporte de una sut5ma f ital proo'Ceimnte
de los fondos al cifidado de la Junta de Patronos de la Bilbiiotet.
National, siempr que no jiwpfkinp e riesgo para Ia wistrurcio6n del
'fdificwio.
En citanto a la administraci6n de los fonidlos y pago de las
obligacione quc habrdn de derivars., nadie mnds indicada pa-
ra asiimir dicha funci6in que la Junta de Patronos de la
Biblioteca Nacional, quien dictaminard y practicard el pro-
cediniento qne cstimne rmds adecuado para garantia de los
f ond que habrad de con fidrsele.
Resunmiendo: El plain qite x propane va enca-hinado a que
en ii/ period ino mayor de dos anos de trabajo y a un cosfo
f no excedderd de $22S,000.00, permnza la ternlnaac6, del
Caaldogo de aIproximadamente 225,000 vol4menes de que se
comn pone el acervo de la Biblioteca Nacional, con Ifn. cost


18]








por volume de $1.00 o menos, caso de lcriiimiarse aides deIl
fiew po calcidlado.
AJ abordar el esfudio del plan quc se some/ a ta conside-
racio6n de todos los que de verdad estdn if tcresados e p tioner
punto final al teina, se ha desechado cualilo himljique pro-
kongar la ejecutici6n de este proyecto. Cnalquier formula
que tfienda a sustraeria del pcriodo miaxim) de dos atos que
sc ha estimado dutrard la misma, es/ard arriesgando el suew
de todos y confraycndo una grave responsabiilad alnte Ia
histloria.
Nadie cot mrds descos quie nosofros de ver viilminar en
bella reabdad el edificio y la organizacion hiiterior de que
estd requerida la Biblioteca; pero no ban. de ser, ciertamiente,
el lamento constant in la critical infeciunda, los que ban. de
dar el triunfo a nuestros empenlos, sino una viril y en cergica
acci6n coordinada, que se encanmine a la obtewincio de los
fondos necesarios, para hacer frente a una area qUte si hasta
ahora no han podido vecerla las prestigiosa.s institicioney
que se han dado a ese proposifo es/d ogicamnente fuera de
las posibilidades y esfuerzos de una sola persona.
Aportamos nuestra part con esta minodesta sugesti& y
gustosamente asumiremos la area a que dard lugar el triun-t
fo de esta idea. Si cada cual cumple con su deber y ,t con-
ciencia, aporlando el esfuerzo a que viene obligado, la Bi-
blioteca Nacional ocupard el puesfo que Ie corresponde como
primer centro bibliolecario y la gloria serd de Cuba y de
todos los que poongamos nuestro grano de airen a en la feliz
culminacoin de tan- patri6tica obra.

La Habana, mayo 10 de 1950.


[9]


















AN EXO


PRESUPUESTO PARA INVERTJR EN LA COMPRA DE EQUIPOS
DE OFICINA, MATERIAL DE TRABAJO Y PLANTILLA DE
PERSONAL EVENTUAL, CON VISTA A LA INTENSIFICACION
DE LA CATALOGACION DEL ACERVO DE LA BIBLIOTECA
NACIONAI. EN UN PERIOD NO MAYOR DE DOS ANOS.




RESUME DE GASTOS


Impoi-vtc de la n6mina duranrte dos afios .....
Imported de la .adquisici6nk de cquipos y material de oficina


R eserv ........... ....... ......


* u + &


Gran Toral


La Habana, mayo 10 de 1950.


[: o]


S$171,600.00
29,400.00
24,000.00

$225,000.00


No. 1













ANEX() N-. 2


PLANTILLA DE PERSONAL EVENTUAL


DESCR IP(CION


1 Jefe de ClaificadJores... s
20 Clasificacdores, a $4.00
c/u- ..................
Ci.'i.
1 Jefc dtc CatalogadorOes.
20 Catalogadorcs, a $400
c /u . .. . . .
12 Mccanogrfos, a $3.001
c /u ,-.. . . .. .

1 Traductor de Jdioma. .

4 Revisore-, a $4 50 c/u.
4 Archivadores Alfabe-
teadores a $4 00 c/u .
5 Escribicntes para libros
Invcntario a $3.00 cu.
4 Estacionarios a $;.00
c/u ... .... ..........
4 Jornalecros para limpiczn
y dcsinfecci6n de libros
$2.50 c/u ..... ......
2 muchachos du Oricina a
- $2,0o0 cj/u ............
78TALS. $
TOTA LES. $


COST I COSI ) P(1,
POl ML-S i:[
DIA 25 CIA,-

5,00i$ 125 00

80.00 2,000.01


5.00[
i
80,00j
4J6. 00


5.00

19.00

6 00

15,001

12.001


1,001

^001
2S6.00$
286.00!$


J 2.500

2,000.0

(M) 000

925.00

450.001

400-00

375 00

300 00


250.00

100 00


2 -1000 00

'I 2-1,(RX) (H)i
! F1 fl) (IC)


24,000.00

10o,801) O

Ii I,5001)0,

55,40)0.00,

4 S011000
) 24 0(50.(10
I





3' 10,O0 00
I ,51Xwno0

i
1! 5o,400.00,

I 4 so21.O

Ii 4 500.00;

i[ 2i00.00

I
ij :i.o(M).O0

.I ... a !


"
2 ANUS


t (XKI(Y)


2 1,K10000





:-I NO.(X)00
S;)080 (X),00
21.0(10.00


;9()0.00



9.1)00.00

9,000,00


7.20000



2 400( 00

m i.ft31) o


7,150-001$ 85! 0 00$


La Hahana, MNayo 10 de 1950.


[11]


















ANEXO N :o




PRES-IP ;ESi'O PARA LA ADQU1S1CION DE

EQI IPOS, MATERIAL DE OFICINA, ETC.


D)ESCR I PtI!ON:


Para la aJquisici6on de 20 maquinas de escribir tipo "Eiilite"
a $180 00 cfu., aproximadarncnte- .............
Un millI6n dL tarjctas de 3^J X 5" para ficheros a $3.00
M illar ap rox............ ..........................
Conleccion de 40 libro.s i nentario de 500 hoja.s, impresos a
dos cars 25 1 inea- c n hi-ja, a $20.00 c/iu, Aprox .......
Vario,, marbetcs, pcgamclit $25 (O m0 CnS u (k,, (2 yo-i), .. ..... .


Imprevistu, $62.50 mrcnstialc.:, (2 afio)s) ..................
Para contra:iici6cn dc rcstauracior e-, y cncuadernaciones a
W50.00 mLlu., a i (2 a o ) ...,..., ..........

Para la improvisaci6n dc mecas y adquisici6n de silla-, ....
Part ad[Uisici6n dc 40 arcis para tarjetas de 31" X 5"
con capacidJa para 25,(000 tarjetas, a $215.00 c/u. ipro-
Xt--mfladrtPcnt c


TIOTAL.,..


IMPORTED



$ 3,600 00

1,50000

800.00

tiOO 00

1,500,00

12,000.00

800.00




$ 2N,400-00


L. 1 -l i mn;. M 10yvo I0 de. 1950.


-12i


I


1l




Cuadro estimative do producci6n de trabajo especitco por persona, gprupo, mes, aiHoy dos allos. ANmE
(Se ha tornado comno bas 7 horas de trabajo diarias qiw e dividirfi en dos turnos, comprundidos de 8 .rn. a 12
1 p~m, a 51', p.m. y los mcses a base de 25 dfas lahorales).
.. __........._ __..._.


.XO N. 4,


m. y j


Total Total Total
producci6n producci6n producci6n Total Total
TRABA1O A REAL1ZAR .olumenes volkmen vo volumenes prduci6n producci6n pr oCCi6n
por da por dfa en un mes volume rcnes volumenes
por por de 25 dias en un aFno en dos afios
empleado grupo habiles ______________
12 CLASIFICADORES: A cargo de las Generalidades,
Religion, Filologla, Bellas Artes, Literaturas, His-
toria y Geograft .. ..-... ........ .......... 26 312 7,00 93,600 7,20
A CLASIFICADORES: A cargo de las FilosofiR, Cien- I
cias Sociales, Ciencias Puras v Ciencias Aplicadas. 1 8 ,l) 64 1,575 __ 1S9O0 37.800
'lOTAL PRODI)LICCION DE CLASS IFIC ADORES: 34 375 9,375 112,500 225.000
(I1) Se tcomaron 63 I ihIro. de production diaria en vcz die 64 para rcdorndcar oIns stimado6).____ _____


20 CATALOOADOR.ES: A cargo de todas l1s matcrias!
que alarca el Sibtcma Decimal qu se viene practi-1
candy o en este Centro ....., .I...... ............_ 1 .75 _375
12 ,4ECANOORAFOS: A cario excIu vamencte de la
cfecci'n Je t iwjetas a mrquinna, con vista al model
prcptaraJo previanniite por CIasificadores y Catalo-i
"adores. (Para c,.te trt'b.ajo s. ha tornado comrno ba-e
la producci'n de fichas por mucanografo). Los to-
tales que apareccn son ficiha% proiL.cidas, hast.a llegarl
91 total % 1.125.000 ficnas que -.e calcula como ma-
ximun prirm- los 225,000 volumenens) ............ .. 156.25 1.875

Equivalente en \olimencs.. ........................ ...31-25 375


9,375
'j ~


iI

46,875

| 9.375


112,500 225,000


562,500 |
1(2,500


1 125,000

2.25,000


Lai Haana, mayo 10 Jc 1950.










ANEXO No. 5


DESCRIPCION DEL TRABAJO ESPECIFICO QUE REALIZARA
EL PERSONAL QUE APARECEF EN LA PLANTILLA EVENTUAL
DEL ANEXO No. 2

1 Jefe de Clasifiradores: A cargo de la distribuci6n del trabajo entire
los 20 Clasificadores bajo s.u jcfatura. Sera responsable del mante-
nimiento del minimum de producci6on estimada. Oricntara a su grupo
en los casos de duda cn la clasificaci6n de las obras.
12 Clfasificadores: A cargo de las Generalidades (0), Religio6n (2),
Filologia (4), Bellas Artecs (7), Literatura (8), Historia y Geogra-
fia (9), confeccionando a mano el modelo interior que se pondra en
prictica oportunamente.
8 Cla.ificadores: A cargo de la Filosofia (1), Ciencias Sociales (3),
Cicncias Puras (5) y Cicncias Aplicadas (6), ccnfcccionando a ma-
ne el model interior quc se pondra en praictica oportunmunentc.

241Total d Grnff(o de Clasificadares co sun Jefe.

1 Jcfe dc (C.altogador'es: A cargo de la distribuci6n del trabajo entire
Jos 20 catalogadorcs bajo su jefatura. Sera responsible del minimum
dc produccion estimada. Orientara a su grupo en los caso de duda
en la catalogacion dc 2as obras.
20 Calalogadorrs: A cirgo de todas las mnatcrias del Sistema Decimal
en que csta dividido cl acervo dc la Biblioteca Nacional,

21 Total dd Gruqo dec Catalogadores con su Jefe.

12 Mccanagrafos: A cargo dIc Ia confecci6n a iniquina dc las fichas, con
vista al modefo interior que sc pondri en praictica oportunamente.
I Traductor dc Idiomas.: En los casos de dificil interpretaci6n de la
obra tradLucirai para orientaci6n de Clasificadores y Catalogadores.
(No rcsulta de imprcscindibic mantenimicnto csta plaza) caso de que
los Catalogadorcs y Clasificadores dominen con amplitud los idiomas
ingles, frances, italiai-io, alemain y otros. No obstante, salta a la vista
cuinto s' facilitaria la labor en los casos de dudas.
4 Revisores: A^ cargo dc la revision con obra y modelo interior a la
vista, cuidando que la obra haya sido corrcctamcntre clasificada y
catalogada, pasando cl modelo con el visto bueno a manos de los
Mecinumgrafos para h confeccion de las fichas.


I14]









4 Archivadores Alfabrteadorexs: A cargo de ruvisar el trabajo tie los
mccan6grafos con vista al modelo y fichas' mecanografiadas, poni'n-
dolas en los tarjctcros en el orden aifab6tico que correspondan.
5 Escribientes para Libros Inventario: Para mcjor estableccer esradisti-
camente la existencia de libros en el future, por material, se propone
la radicaci6on de un libro para cada maccria, de acuerdo con el Siste-
ma Decimal que sc viene practicando, responsabilizando a cada cscri-
biente con dos libros de inventario. Cada escribiente rcgistraria a
mano en e l ibro los particulars indispensables para la idcntificacidn
de la obra, de acuerdo con las rcglas establecida-;.
4 Estacunarios: A cargo de Ia fijaci6n del marbcte o sell en cl lorno
del libro con expresi6n de la clasificaci6n que le ha correspondido,
situaindolo posteriormente en cl estate a que correspond.
4 fornaleros: A cargo de la limpieza y desinfeccoi6n de los libros.
2 Muchachos de Oficina: Para el transport interior de Jibros de w
grupo de crabajo a otro y cuanto ma'i sea neccsario para el mejor
desenvolvimiento interior.

78 Total de Empfleados de la Plantfilla Eventmal.

Restauradores y Encuadernadores: No se ha con siderado prictica la
inclusion de jornaleros para esta especialidad en la plantilla del personal
por no existir espacio adecuado en el cdificio de la Biblioteca y por
estimarse que la contrataci6n diel trabajo con distintas casas dedicadas al
giro, harin possible en menos tiempo, la rcnovacion de aquellas obras
que por su importancia requieran urgent "tenci6n, a cuyo cfecto se ha
consignado el estimado que aparecc en el Anexo No. 3. En cambio, se
ha reservado para el taller de la Biblioteca la ejecucicn de los trabajos en
aquellas obras que por su rareza, valor, etc., aconscjc la prudencia no
arriesgarlas fuera dcl Departamento.
Estanteria: Debe considerarse muy seriamentc, por su importanciai
y crascendencia, la necesidad o no, de suplir la actual csanttcria de ma-
dera por acero, ya que sc encucntra en muy malas condicioncs par star
atacada por el comejen, pero que de suplirsc por acero, pudicra ser que la
misma se adaptara a las pecullaridades del edificio en proyecto. No se ha
hecho presupuesto para esta necesidad, pero caso dc acordarse, pudiera
comarse del capitulo de Reservas,
Cajones para Entase y Transporte: No se ha tornado en cuenta en el
prcsente studio por considerar que mejor se conserv-nirain los libros en los
estantes y al servicio del public hasta el momcnto de la mudanza al
nuevo edificio.
La Habana, mayo 10 de 1950.


[iS]
















La Oruga que nombr6 Marti

Antonio Ponce de Le6n y Ayme


Hemos visto frecuentemente el incomparable poema en
dos estrofas de "La Rosa Blanca", que exhibe a plenitud el
alma generosa de su genial autor, escrito en esta forma:

Ctltivo itna rosa blanca,
En juplio como en enero,
Para el amigo sincero
Que me da sui mano franca.

Y para el c-irttel que me arranca
El carazon ccm que vivo
Cardo ni "ortiga" cuflivo:
Culfivo l rosa blnca.

Asi Io enconcramos hasta en obras didaicticas notables de
mrnuy distinguidos autores cubanos, en las que se cita la tierna
composition como modelo, al tratar de la Alegoria por
ejemplo.
Y, en actos solemnes, hemos oido cantar, bajo el arreglo
de un inspirado compositor cubano, por conjuntos corales
renombrados, "La Rosa Blanca", diciendose siempre en su
s6ptimo verso: Cardo ni "ortiga" cultivo.
Pero tambien hemos leido las dos admirables redondillas
que constituyen el duice poema, con la palabra "oruga" en
el penuiltimno verso, segun puede verse a contminuacion:


161









Y p/ara critel qnc mwe arranca
El corazon con qeite vivo,
Cardo nW "Orm d, tIVO
(>idu p rorllqtal :vltio:
Culli-,u la rosa blanca.
Como para muchas personas la oruga es solo la larva dc
los Lepid6pteros o Mariposas, parecia mas lo6gico el empleo
de la palabra "ortiga", que como el cardo es una plant
agresiva, que el de la palabra "oruga", ya que, en puridad
de lenguaje, una "larva" no se cultiva.
Y esto, seguramente, ha hecho que, no obstante la autori-
dad de los que entendian que Marti habia escrito "oruga"
en e! tercer verso de Ia segunda estrofa, la hermnosa compo-
sici6n se haya popularizado mas cmpleandosc la palabra
ortiga".
Asi se explica que en la notabilisima obra "Colecci6n dc
Libros Cubanos", compilada y anotada por el distinguido
literate doctor Juan Marinello, aparezca centre los "Versos
Sencillos" de Marti (Vol. XI, paig. 155) el tierno poema
de "La Rosa Blanca" con la palabra "oruga" en su verso
septimo, pero con una significativa Ilamada junto al numero
de orden: XXXIX (1). Y al pie de la paigina, explicando
la lIamada, la siguiente nota:
"En las numcrosas transcripcioncs de estas dos estrofas de Marti,
hemos leldo el septimo verso como aqui se ve; pero parccc "fuera
de toda duda" que existe un error, padecido al tomarlo de los
originales mariuscritos. Este verso debi6 escribirse por Marti:
"cardo ni ortiga cultivo". N. del R."
Ahora bien, por una part, la ligera mayor armonia del
verso cuando se emplea la palabra "oruga" y, por otra parte,
el credito de los que afirman fue la escrita potr el Maestro,
entire los que se encuentra el doctor Gonzalo de Quesada y
Miranda, indiscutible autoridad en asuntos martianos, nos
ha hecho pensar detenidamente sobre tan interesante asunto.
Y vino a nuestra mente el nombre de "oruga" que se da
en Espania a varias plants de la familiar de las Cruciferas.








En efecto, teriemos:
La oruga roqueta. (Eriuca sativa Mill). Hierba ramosa
que crece en los sembrados del mediodia de Europa y del
norte de Africa (Region Mediterrainea).
La oruga silvescre o Jaramago blanco (Raphamits rapha-
jisirum Lin.). Hierba que crece en los sembrados del sur
de Europa.
La oruga salvaje (Brassic'a erucastrum Lin.). Que crece
en los campos arenosos de Italia, Francia y Suiza.
La oruga maritima (Cakile maritima Scop.). Que se ha-
Hla en los arenales junto al Mediterraneo y el Atlaintico del
Norte.
La oruga palustre (Nas inrtilIm sylveslre R. Br.). Que se
encuentra en las Ilanuras inundadas de los paises templados
(Europa, Asia y America del Norte).
Como Marti vivio much tempo en Espafia, es logico
que se familiarizara con los nombres que el pueblo espafiol
daba a las plants: el, que sentia esa atraccion tan grande
por el mundo vegetal, que sabia los nombres vernaculos de
muchas plants en los paises de habla espafiola, no podia
desconocer las flamadas orugas en Espania.
Y en consecuencia, al decir:

Cardo ni orna cultivo:

empleaba correctamente el verbo cultivar, porque pensaba
en las plants llamadas "orugas" y no en las larvas de las
mariposas.
Pero he aqui lo mas important:
Empleando la palabra "oruga", el pensamiento que cn-
vuelven los armoniosos versos result much mais profundo,
de una transcendencia inmensamente mayor, porque las oru-
gas son plants de poco valor, de escasa estimaci6n. Y la


181









parabola incomparable que expresan las dos redondillas mar-
tianas adquiere la fuerza incomensurable de una concepci6n
sublime:

Y para el crt'l quec me arranca
El corazdon con que vivo,
No cultivo el card, la planta espinosa, la jiwita agresiva.
Ni cultivo la oruga, la plant de poco talor, la planla poco e.ftiajda,
Cultivto lta rosa blanca, la plan ta de la gran estintcion.

Una vez mas podemos apreciar aqui el alcance inmenso
de las grandes concepciones de quien supo tambien ser Ap6s-
tal de nuestras ]ibertades.
Y ademais, hemos podido comprobar lo peligroso que re-
sulta tratar de enmendar cualquier escrito del Maestro, del
genio que, como tal, adivina la palabra precisa para exprcsar
la magna idea, pues como hemos visto, con el simple alarga-
miento de la primera rama de una minutscula "u" para trans-
formarla en una "t" se le restan profundidad y nobleza a los
inmortales versos.


f19]













Leonardo da Vinci y el Desarro.

flo de las Concepciones Anat6-

micas
Rodolto Tro

En el Burgo de Vinci, situado en ias colinas que con lento
declive descienden del Monte Albano hacia Empoli, en las
cercanias de Florencia, naci6 en 1452, Leonardo da Vinci.
Su nacimlento se sitiua entire dos de los acontecimientos que
mas habrian de influir en los destinos futures de la huma-
nidad. Pocos afios antes, en la ciudad de Maguncia, Juan
Gutenberg habia inventado ]a manera de imprimir los libros;
cuarenta anos mais tarde, un marino genoves, Crist6bal Co-
16n, realizaria la mias grande hazafia de la epoca, el descu-
brimiento de la America, y es bien curioso sefialar que
Leonardo, amigo de Paolo Toscanelli, a quien Colo6n era
deudor de much informaci6n, conocido de Americo Ves-
pucio y admirador de los goe6grafos, principalmente del gran
Claudio Ptolornmco, jams se refiere en sus cuadernos al des-
cubrimiento del Nuevo Mundo a pesar de que no debe ha-
berle sido desconocido.
El padre de Leonardo, Ser Piero da Vinci, descendia de
una familiar de notarios y lo era a su vez, profesi6n esta de
bastante importancia en aquel tiempo. De su madre, s6olo
se sabe que se llamaba Catalina y que no era casada con el
padre. Dc ella s6olo nos queda una enigmaitica nota en los
cuadernos de Leonardo, que nos hacen suponer que este


i 201



























: : =. ==J&^ ^ -':?^ ^ "f i^ ~ c ^ f^^. ,"/ /^' **

.'^ ^ .. Ig'v r : "



.' ".' f ,r: .... ,* ^ f J- w^ :.*.,, ". "%
S,.,i). ^.,^ ^.,,, ,v. ,vL *ews4 /,.
...-J ^ ^ i. ^ ^ ... *..,:'. : ^ ^ .' o.:.. .,.. :. .. )..,.
S. : ._ .o ^ ^ ^ :. ,, ,,', o.: .;': / -*
It'" 1:. ,' )' ^ '' :: :. :' ,. ..
,A.su: .
.:. .. :7 .. .- S

*... .. A.A.






Cora.,nc. dihujados p.r Leoniardo 'dit Vinci en 105 "Quaiderri dl'An;it imak"'
Tomadu dIc Ia reproducci)n cxl.tcctnc en l'a Bi"l)HtcC-L Naci.ona! de Li Habana.

ufrag6 los gastos de su entierro. Queda tambihn ei rccuerdo
de los abuelos, Antonio y Lucia y de un tio, Francisco, que
nas tarde recordari a Leonardo en su testamento.
Cuaando el notario comprendi6 que cu hijo demostraba
.ntustasmo por el dibujo, con gesto que nos hace simpatica
u figure, decidio que no continuara la tradici6n familiar


[211]









de dedicarse al notariado y lo llev6 junto a Andres del
Verrochio, de manera que hiciera su aprendizaje. Grande
fue el entusiasmo del artist al ver los principios de Leonardo
y rog6 a su padre lo dejara en el taller.
La selecci6n de un maestro de tal categoria, triunfo de la
intuicion paterna, demostr6 a lo largo del tiempo haber sido
admirable. Verrochio era orifice, escultor, pintor, tallador
y music.
En aquel taller y bajo tan versatile maestro, hizo Leonardo
el aprendizaje. Cuenta la tradicion que encargado el Ve-
rrochio de una tabla que represcntaba a San Juan bautizando
a Cristo, Leonardo pint6 en la misma tela un querubin que
sostenia sus vcstidos y era tan perfect y sobresalia de tal
manera, que avergonzado Verrochio de que un aprendiz lo
aventajara de tal modo, renunci6 a Ia pintura.
Corriendo los afios, Leonardo pas6 al servicio de Ludovico
Sforza a quien enItretenia con sus improvisaciones en la lira.
Es por esta 6poca, durante su estancia en Milan del 1482 a
1492, que comrnicnza sus studios de anatomia. Una nota en
sus cuadernos refiere el 1483 comno principio de estos studios.
En I 510, durante su ultima estancia en Milan, conoce a
Marco Antonio de la Torre, professor de Anatomia en Pavia,
de sus relaclones con este nos ha quedado un cuaderno de
disecciones, en lapiz rojo perfilado con plumilla, que atesora
la Biblioteca del Castillo de Windsor en Inglaterra. Una
maravillosa reproduccion de este cuaderno, debido al arte
tipografico de Eduard Rouveyre y que se encuentra en la
Biblioteca Nacional de La Habana, nos ha servido para per-
gefiar estas ligeras notas.
Leonardo, que al decir del professor Dampier, fue favo-
rccido en todo potr la naturaleza y podia ser escogido como
un verdadero exponente del Renacimiento, era de liermosa
presencia. En el diario de su discipulo, Juan Antonio Bol-
traffio, nos ha quedado este admirable retrato:
"Lconaiurdo viste con sencillez, detesta los colors enganosos de
las telas y las creaciones dc la moda, no es amantc dtie perfumes,


1221









pcro su ropa blanca cs de finisimna ela de Rennes y itew siempre
la inmaculada blancura de la nieve, usa un birretc de terciopclo,
sin plumas ni mcdallones o ailguin otro adorno y cubrc su brial
negro con un imanto de color rojo obscuro de .ntiguo Lortc floren-
tino, con amplias mangas que le llegan a la rodidla. Sus movimnientos
son lentos y rcposaidos, pero a pesar dc su modcstia, o-tc-nta un scllo
tan especial que donde quiera que se encuentra, se:o en mcdio del
pueblo o entire grandcs scores, es inmpoibl e ,lue pise inadlvertido.
El Maestro no se parece a ninguin otro hombre, rodo lo sabe y
todo lo conoce, es un cxcclcnte esgrimista, nada muy bien y monta
a caballo comrno el mis coisumado jinete. Lo he visto en mis de
una ocasi6n veneer a los mas robustos campeones dc fucrza.,
Es zurdo, pero con Ja mnano iz7quicrda, delicada y Ilena de hoyuelos
como la mano de una doncella, tuerce una hcrradura o dobla el
badajo de una carnpana, vy si es preciso dibujar el rostro de una
mujer encantadora, pone sombras transparentes con un toque dc
carboncillo del laipiz, suave y ligero como el temblar dc las alas, de
una mariposa".

Muisico, escultor, ingeniero, hombre de ciencia, fue un
gran precursor de los diab6licos inventos con que el hombre
modern asesina a sus semejantes: los gases asfixiantes, la
mascara para protegerse de ellos, el 5ubmarino, el paracaidas
y el automo6vil fueron concebidos por su mente y no a la
manera enigmatica del vidente, sino con precision de deta-
lies cientificos y mecinicos.
El prototipo del tanque o carro blindado, tambien apa-
rece en uno de los dibujos que se encuentran en el British
Museum y es curioso sefialar c6mo la estrategia que prescribe,
es la misma que usan las actuales divisions blindadas.
En su intent de construir una maquina voladora, s61o
le falt6 encontrar un medio propulsor de suficiente fuerza
rnotriz. Sus studios de las resistencias, de las corrientes de
aire y de las leycs del vuelo son un anticipo legitimo de la
modern ciencia aeronautica.
Serial6 cl camino a Ia Geologia, con el studio de las
conchas f6siles. En plena vigencia dc las teorias astron6-
micas de Ptolomeo, aseguraba que el Sol no se movia y llega
al convencimiento matemaitico de la imposibilidad de cons-


[23]










truir una maiquina de movimiento continue. Conocio las
leyes del piano inclinado antes que Galileo, y sus studios
sobre el movimrniento pendular parecen llegar a la conclusion
de la gravitaci6n, que mas tarde dcscubriria el genio in-
mortal de Newton.
Leonardo pintaba y fue un gran pintor, pero no lo hacia
a la manera empirica de otros artists que se dejaban llevar
por su inspiraci6n. Como sefiala Paul Valkry en su studio
"Leonardo y los Filo6sofos", ma's que un arte era una opera-
ci6n cientifica.
I- Pintar para Leonardo, es una operation que ruquierc todos los
conocLimientos y todas las tecnicas, Geomnctria, Dinaimica, Geologia,
Fisiologia.
Reprscrintar una bartalla, supone un studio de los remolinos y
las polvarcdas; ya que CI no dcsca 'epresntarlas mas que como
las ha observado con ojos en los cualcs la atenci6n es sabia y esti
como pcnctrada del conocimicnto de las leycs que las rigen, Un
personaje, es una sintesis de investigaciones que van dc la disecci6n
a la psicologia. Nota con precision cxquisita las actitudes de los
cuvrpos scgun la cdad y los sexos, asi corno analiza los actos pro-
fesionales. Todas las cosas cle son iguales frente a su voluntad de
interpreter y fijar las formal por sus causas.".

Sin embargo, lo mas important de Leonardo no es esto,
sino su genial anticipaci6n de metodos de investigaci6n, que
seguidos en su desarrollo l6gico, no podian sino conducir
a los descubrimientos de Copernico, Galileo, Newton, Watt
y Harvey.
Como muy bien dice el professor Dampier, Leonardo per-
cibe intuitivamente y empica efectivamente el metodo expe-
rimental, un siglo antes de que Bacon filosofara sobre 61 y
dc que Galileo lo pusiera en practica. No escribi6 ningun
tratado sobre el mentodo, pero sus ideas aparecen claramente
cn su libro de notas cuando dice:
"Las ilatcmaticas proporcionan iiuna absoiuta certidumrnbre dentro
di. sus dliuminios, pcro ]a ciencia verdadcra debe comenzar con la
observaci6n y si el razonamiento matematico puede scrle aplicado,
cntonccs se Jlogra una mayor ccrtidumbrc".


1241









II

LEONARDO COMO ANATOMISTA

No hay duda que donde el genio de Leonardo aparece
mas claramente, es en las investigaciones anatomicas. Vesa-
lius, indudablemente fue el fundador de la Anatomia mo-
derna, pero Leonardo fue su precursor. Con respecto a su
metodo, fue su tarea establecer, antes que naciera Vesalius,
que la ciencia se obtiene por la observaci6n y no por el
conocimiento de las autoridades; sin embargo, no fue un
empirico y conocia a las autoridades de su epoca. En una
era en que la Iglesia enseniaba lo sacrosanto del cuerpo hu-
mano y estaba en disposici6n de castigar como un sacrilegio
el uso del escalpelo de disecci6n, Leonardo lo usaba y sufri6
su temeridad, ya que una informaci6n maliciosa de sus expe-
rimentos lleg6 al Papa y trajo consigo quC e ste le retirara
su favor y tuviera que abandonar a Roma en 1515.
Sostenia que era mejor para un estudiante de anatomia
presenciar una disecci6n que contemplar sus dibujos, pues
decia:
"Si solamncntc fucra posibic obsvrvar todos los detalics mostrados
en estos dibujos en una solar figure, en la cual, a pesa.ir de todi
tu habilidad solo podrais ver o adquirir el conocimiento de unas
pocas venas, micntras que para obtener un conocimiento complete
y exacto de cllos, he disccado mais de diez cuerpos bumanos, des-
truycendo sus micmbros y removiendo aun ias mis pequeias parti-
culas de carnet que rodeaban las venas, sinm causar mas efusi'6n de
sangrc que la imperceptible de las pcqucnas venas".

Su gran originalidad no s6olo se debe a su genio y a su
gran poder de observaci6n, sino a su metodo, si bien es ver-
dad que algunas veces el triunfante dogmatismo de Galeno,
lleg6 a influirlo de tal manera, que existen dibujos que han
sido vistos a traves de los ojos de Galeno, como se comprueba
claramente en algunos dibujos del tabiquc medio del cora-
z6n, que present agujeros segun la descripcion de este.


1'25









Fue este gran lastre, el que imrnpidi6 que a pesar de tener
los conocimientos anatomicos y mecanicos necesarios, des-
cubriera la circulaci6n de la sangre y quedara reservada esta
gloria al gcnio de Harvey.
Leonardo, que adquiri6 sus conocimientos anatomicos por
la observacioni y la expcrimentaci6n, disec6 numerosos ca-
daiveres, como sus notas y las observaciones de sus contem-
poraneos nos seinalan, y a media que disecaba, iba dibujando
las diferentes parties del cuerpo tal cual sus poderosos medios
de observaci6n y representaci6n las percibian. Anticip6 mu-
chos de los metodos modernos usados por los anatomistas
para la exacta representacion de las diferentes regions del
cuerpo. Fue el primero que inyect6 en cera los ventriculos
cerebrales con objeto de conocer su verdadera forma. En el
Cuaderno de Anatomia No. 5 de la colecci6n del Castillo
de Windsor hay la siguientes descripci6n del metodo usado:
"Haga dos agujeros en los cuernos dcl grand ventriculo e inserted
en ellos cera derretida por medio de una jeringa. Haciendo un
agujero en el ventriculo de la memorial, a travel's de este llene loi
tres vcntriculos del cerebro y cuando la cera se ha solidificado,
saque cl cerebi-o y vera Li forma exacca de los tries vcntriculos.
Pero, primnero, inserted finos tubos en los agujcros de manera
quc satga el aire y qucdc cspacio para la cera que entrarm en los.
ventriculos".

En otro de los cuadernos de anatomia, se explica tambien
un ingenioso metodo para conocer la anatomia internal del
ojo, por mcdio de cortes transversales:
"En la anatomia del ojo, de inmanera quc pueda contemnpiarse
su interior sin quc se dcrraimen los humores acuosos, debris su-
mnergir cl ojo entero en clara de huevo y ponicndola a hervir hasta
que sc solidifiquc, cortareis la clara del hucvo y cl ojo transver-
salmcntc, de esta minancra no se perdcri ninguna dc sus parties
internal".

Otras de sus-anticipaciones a los metodos modernos, son
los cortes transvcrsales de los distintos micmbros para hacer
su estudio mas complete. Ha quedrdo un dibujo del miern-


[26]









bro inferior cortado a distintos niveles y un dibujo de otra
pierna en quo se sefialan los niveles por donde deberian ha-
cerse los cortes. Asimismo habla de los cortes quc deben
darse en los huesos para mostrar su interior.
Tambien realize vivisecciones. Para demostr:ai el latido
cardiac, tomo6 un puerco y despues de amarrado Ic intro-
dujo un punz6n en el pecho, hasta quedar en contact con
el coraz6n, con lo que se Ie comunicaban sus movimientos
y permitia estudiar los latidos. Tambien dej6 constancia de
sus experiments con la medula de una rana. Habia obser-
vado que esta vivia algunas horas, sin coraz6n, sin cabeza y
sin miembros, pero que moria instantaneamente una vez que
se picaba Ia medula. Supo tambien que los nervios partisan
de csta y que gobernaban los movimientos de los miembros.
Pero para saber lo que en realidad aport6 a la Anatomia
el genio de Leonardo, es necesario hacker una breve revision
de los conocimientos anatomicos hasta su epoca.
Despues de Galeno, la ciencia anatomica entra en una era
de obscuridad y de confusion, sin que se anada un solo hecho
a su conocimiento.
En el period Bizantino, Galeno bastaba, y al hacerse los
conocimientos convencionales todo lo que fuera contra la
autoridad reconocida, no era admitido, mis tarde, cuando el
griego lleg6 a ser casi desconocido, solo se le conocia por la
tradici6n, ya que sus manuscritos estaban escritos en este
idioma.
Poco a poco la influencia de la gran civilizaci6n irabe
se fue abriendo paso. Constantino el Africano, natural de
Cartago, tradujo durante su permanencia en la c1ecbre aba-
dia de Monte Cassino, el Ars Parva de Galeno y los Aforis-
mos de Hip6crates.
Despues de la conquista de Toledo por los musulmancs,
un medico espanol, Arnaldo de Villanova, se estableci6 en
qbntpellier, donde contribuy6 con sus cnsefianzas a cstable-
cer las primeras dudas acerca de los metodos escolaisticos,


127J









Por su parte a la Escuela de Bologna hay que atribuirle
el que poco a poco se reanudaran los studios anat6micos y
en 1275 el cirujano bolofies, Guillermo de Saliceto, realize
una autopsia. En 1316, apareci6 la Anatomia de Mondino
de Luzzi, que fue el tratado favorite hasta la gran obra
de Vcsalio.
Una de las causes mas directs del retraso en el conoci-
miento cientifico del cuerpo human, lo fu" sin duda la
Bula del Papa Bonifacio VIII: "De Sepulturis", que prohibia
la disecci6n ide cadaverses. Muy lentamente fue dejaindose
de observer y como hemos visto, ya en tiempo de Leonardo
se realizaban algunas disecciones.
Leonardo conocia bien la Anatomia de Mundino de Luzzi
y el Canon de Avicena; tambien debe haber estado fami-
liarizado con el libro liamado "Anatomice", de Alejandro
Benedetti, asi como con la Cirugia Magna, de Guy de Chau-
liac. Existed evidencia de su conocirnicnto de los tratados de
Hip6crates y todo parece corroborar su tendencia de infor-
marse acerca del pensamiento de las autoridades en la material
que estudiaba, de lo cual es buena prueba la lista de los libros
de su biblioteca, asi como sus numerosas notas.



III

LAS CONTRIBUCIONES DE LEONARDO

a) El cowciniiento del escqueiletfo y de los hicsos.
En ninguna otra rama de la ciencia anat6mica, como en
la osteologia, la observacion precisa y su poder de repre-
sentaci6n han marcado una nueva era con sus studios sobre
el esqueleto. "-
Fue el primero que concibi6 las condiciones dinaimicas y
estiaticas que para sostenerse en la posici6n erecta necesita el


[28]









esqueleto human. Ya Hall, al referirse a esta rcpresentaci6n
del esqueleto por Leonardo, dijo que:
"Tienen vida, si tal cxpi-csi6on pudicra pcrinitirsemc. Mientras
Vesalio solo ensambla los huesos del hombre, sin respcto para las
condiciones naturals del cuerpo viviente. Si lose csqueltos de
Vesalio volvieran a ia vida, no podrian pcrmanccer parados, cami-
nar o siquiera respirar".
Hasra Leonardo se describian treinta vertebras. Leonardo
nos habla de treinta y una. Reconoce que el sacro represen-
ta cinco vertebras y no tres comrno describian los antiguos.
Reduce el nfimero de las del coxis a dos y es el primero que
represent de manera correct las curvas de la columna ver-
tebral y el basculamiento del sacro, siempre que el peso del
tronco se apoye en los miembros inferiores; reconoce, ade-
mais, las curvaduras y desplazamientos de las costillas, tan
esenciales para entender el mecanismo de la respiraci6n.
Con respect al craineo, dcj6 various dibujos que demues-
tran que conocia perfectamente sus fosas, asi como los senos
esfenoidales, frontales y maxilares que tienen en el su pri-
mera representaci6n. El seno maxilar s6olo fue mencionado
por Vesalio y no fue descrito hasta 1615, en que lo hiciera
Higmoro.
Sus ilustraciones de los huesos de los miembros son nu-
merosas y sobre todo muy correctas. Dej6 dibujos que nos
los muestran en pronaci6n y en supinaci6n. De la escaipula
tambien dej6 dibujos; sin embargo cometi6o cl error de re-
presentar el acromi6n como un hueso separado y no como
una ap6fisis.
El femur, la tibia, el perone y la r6tula estain tambien
maravillosamente dibujados y representados dc manera muy
superior a todos los dibujos que Ie precedieron.
Seguin la autoridad de Avicena que sigue en todo a Galeno,
los huesos del pie eran 26. Leonardo, en contra de cstas
autoridades, describe 27; incluye en la descripci6n comrno un
solo hueso a los dos sesamoideos y se da perfect cuenta


[29j









que las falanges de los dedos gruesos de los pies eran s6lo dos
y no tres, como decia Avicena.
b) Los inisculos.
Galeno describia en su Anatomia, los muisculos del mono;
Avicena y Mundino, por otra parte, casi no hablaban de
ellos, y Leonardo, aunquc no puede encontrarse en sus cua-
demrnos una descripci6n met6dica y complete de cstos, ya
que los trata separadamente en cada region, represent sin
embargo un gran paso de advance en relaci6n a ellos. Divide
los muisculos en cortos y largos, los clasifica de acuerdo con
ia forma de los tendones y sienta el principio de fisiologia
muscular que cuando un musculo se contrae, se relaja su
antagonist, lo que no es nada menos que una lejana antici-
paci6n de la modern ley de Sherrington.
c) Corazon y vaso sanguineos.
El corazon fue objeto predilecto de sus studios anat6-
micos. Describe y dibuja sus cuatro cavidades, dos auriculas
y dos ventriculos. Describe y dibuja ademais en varias posi-
ciones: las valvulas auriculoventriculares, los muisculos pa-
pilares y las cuerdas tendinosas, asj como los orificios a6rtico
y pulmonar con sus valvulas semilunares.
Declara que el coraz6n es el miIs fuerte de todos los muiscu-
los, paso important epara la comprensi6n de la fisiologia de
este organo. Sus investigaciones en relaci6n con la inerva-
ci6n de esta viscera lo lleva a demostrar que es el vago
izquierdo el que lo inerva. Reconoce que el puiso es el
resultado de la contra.cion ndel corazon y afirma que la con-
tracci6n de los ventriculos, ef latido de la punta y el golpe
del pulso, tienen un origen comfin.
En contra de la creencia de Galeno, represent al coraz6n
como el origin del irbolA arterial y venoso.
Sus estudios de los vasos sanguineos son menos satisfac-
torios y muy incompletos, ya que en su mayor part fueron
realizados en animals. Dc sus diez dibujos representando


[30]








los grandes vasos, nueve son incorrectos y solo uno, el ufnico
tornado de un ser human, represent al cayado de la aorta
correctamente. Este dibujo, tornado de la autopsia que rea-
liz6 en un centenario, lo salva de los errors anteriores y en
sus notas asume correctamente que la muertc. del anciano
se debi6 a las condiciones de sus vasos sanguineos, ya que su
descripci6n deja ver claramente que se trata de un artenrio-
escleroso.
Aunque en la mayoria de sus dibujos de las grandes venas
son err6neos y siguen la tradici6n de Avicena y Galeno, su
incomparable poder de observaci6n se sobrepone y los vasos
coronarios estain admirablemente bien estudiados. Senala que
la gran vena cardiac (vena coronaria) que sigue el surco
interventricular, corre en direcci6n contraria a la arterial
que la acompafia y micntras la arteria va de mayor a menor,
la vena va de menor a mayor hasta terminar en el seno
coronario.
d) Aparato digestivo.
Describe los dientes, llama la atenci6n al hecho de que
mientras mas lejos se encuentren de la articulaci6n temporo-
maxilar, mas desventajas mecanicas tienen en relaci6n con
los mais cercanos, deduce que este hecho influye en la fun-
ci6n de los dientes, ya que los mais lejanos sirven para des-
garrar y los cercanos a la articulaci6n para triturar.
Dibuja admirablemente la lengua asi como el tortuoso
curso de la arteria ranina, describe aunque algo imperfec-
tamente sus misculos y sus funciones. Senala cambicn las
amigdalas y la vula, aunque asigna a esta ultima una
funci6on en relaci6n con el sentido del olfato.
Muestra el es6fago, total y parcialmente, en various dibujos
no muy perfectos y parece haber observado sus movimientos
perilstiticos. Su representaci6n del est6mago es un gran
paso de advance en relaci6n con los dibujos mas antiguos y
aun con los de sus contemporaneos, pero ]a forma no es
exactamente la de un est6mago humnano, ya que el cardias,
el piloro y el duodeno, cstan representados de manera irreal.


[31 !








Los intestines, tanto et delgado como el grueso, aparecen
en various dibujos y bajo diversas formas, tambien represen-
ta el recto y el apendice, pero le faltan a esos dibujos el
sentido de precision y oxactitud que caracterizan a sus buenos
dibujos anato6micos.
No dcj6o descripciones ni dibujos del pancreas o de las
glandulas salivales; los del higado parecen haber sido toma-
dos de iun feto o de un nifio recien nacido. Sigue en relaci6n
con este 6rgano la descripci6n clasica, reprcsentindolo con
cinco l6bulos, y asignaindole al origen de la vena porta cinco
raices de acuerdo con la err6nea concepci6n de Galeno.
Representa correctamente, sin embargo, la vesicula biliar y
el conduct coledoco.
Su descripci6n dcl peritoneo tambien se resiente de la
influencia airabe; lo divide en tres parties, el peritoneo parne-
tal (sifac), el mescnterio(mesenterium) y el epiplon ma-
yor (zirbo).
c) Aparato respiratorlo.
La laringe que aparece en los cuadernos anat6micos de
Leonardo, casi siempic es la de un animal y no la humana.
Dej6 dibujos de las cuerdas vocales y de los ventriculos de
Morgagni, pero no conoci6 las funciones de estas, ya que
estaba influenciado por las teorias de los antiguos en
relaci6n con la fonaci6n. La epigl6tis, en cambio, no solo
estar bien dibujada, sino que es correct la descripci6n de sus
funciones. La traiquca se describe y dibuja formada por ani-
ilos cartilaginosos incompletos por su parte posterior. Sigue
la linea trazada por los antiguos en relaci6n con los pulmo-
nes y los consider como un solo 6rgano dividido en dos
l6bulos.
f) Aparato geni mtiviario.
ILos dibujos de los rifioncs supera a cuanto se habia hecho
anteriormente. Los rifnones y los ureteres estan correctamen-
te dibujados por detrais del peritoneo, y se les muestra ter-


i32









minado en la vejiga, la cual se represent siemnprc en estado
de dilataci6n.
Tambien dej6 dibujos de los ovarios, a los cuales llama
testiculos, siguiendo la idea clasica de quc habia un semen
masculine y otro fenmenino. Pero su mais important triunfo
sobre la tradici6n, es su dcescripci6n y dibujo del uitero como
organismo de una sola cavidad, ya que como es sabido, los
antiguos creian quc el uitero tenia tantas cavidades como
mamas tenia la hembra de la especie que se representaba y
que en el ser human, cuya hembra tiene dos mamas, lo
suponian con dos cavidades, derecha c izquierda, que eran
el asiento de los fetos hembras o machos, seguin el caso.
Leonardo fue el primnero en sefialar que el u tero estaba for-
mado por una sola cavidad, hecho que no se acepto hasta
much despues de la publicaci6n de la obra de Vesalio.
Ademais de todo esto, el genio extraordinario dc Leonardo,
describi6 y dibujo gran parte de los organos del sistema ner-
vioso y de los sentidos e hizo contribuciones importantes
en embriologia y en anatomria comparada que reservamos
para un future trabajo.
Las maravillosas reproducciones que de los cuadernos de
dibujos de Leonardo conserve la Biblioteca Nacional de Cuba,
nos han inspirado estas breves lines, con las que pretendemos
divulgar, asaz soineramente, estas facetas del mayor genio
del Renacimiento y hacer en lengua espanola, rindiendo asi
tributo a uno de los mais excelsos hijos de la humanidad, lo
que ya han hecho en Francia, Italia y Estados Unidos, algu-
nos distinguidos profesores dc esos paises.


[33]














Los Esposos Zambrana

Antonio Martinez Bello


I

RAMON MANUEL ZAMBRANA Y VALDES

Ram6n Manuel Zambrana, nacido el 17 de julio de 1817
y fallecido cl 18 de marzo de 1866; maestro enciclopedico,
autoridad indiscutible en Ciencias Medicas y fisicoquimicas,
en leyes, en literature, poeta, tributo, periodista y sobre todo
hombre de entrafiable humanidad y bondad casi ,,vangelica.
De acuerdo con las orientaciones ancipedag6gicas de su
tiempo, cl ninio Ram6n Manuel comenz6 a asistir a la es-
cuela a los cinco anfios. Y ya desde la mis temprana edad em-
pieza a mostrar su tendencia al aislamiento de sus compa-
fieros de clase, a fin de dedicarse a reflexiones solitarias y a
ensoiaciones pocos frecuentes en los mozos.
Ya en la Universidad, se destaca bien pronto .n los estu-
dios y conquista numerosos premios. Comno culminaci6n de
ellos y de los cursos complctados, solicit el dia 15 de marzo
de I g139 que se le permitiera realizar el examen de grado,
para asi obtener el titulo de Licenciado en Medicina. Despues
de algun tiempo, se Ie concede esa oportunidad; y tras unos
trabajos de exccpcional brillantez, se le expidi6 diploma de
Licenciado, que Io capacitaba para ejercer la carrera de
Medicine, el 15 de mayo de 1843. Tambien algiun tiempo mas
tarde, el dia 28 dec enero de 1847, obtuvo el Doctorado en


134]







Medicine y Cirugla, si bien ya dcsdc antes habia cmpeeado
a obtener notorios triunfos en el ejercicio de su profession,
que le otorg6 just nombradia centre pr')pios y extranos.
Pero cl ejercicio practice de la carrera no colmaba sus am-
bicioncs, a pesar de los prestigious y ventajas materials que
le implicaba; y compartia su tiempo y sus cnergias fisicas
y mentales con las lectures e investigaciones cientificas y
rrabajos literarios de la mas variada indole. Y de este modo
vemos a estc extraordinario especimen de estudioso tropical,
de inquieto inteiectual jams satisfecho de si o de su obra,
de nuevo Fausto del T6rrido, que a la vez atcndia su consult
y a sus cnfermos y clientes, indagaba en los instruments y
probetas del laboratorio, concurria a tertujias literarias, asis-
tia a representaciones artisticas y teatralcs, escuchaba vcr-sos
de los demas y se sumia en la contcmplacion lirica de los que
'l mIismo iba escribicndo en sus ratos dc ocio, e inclusive en
los rtros que podia restar a sus demas ocupaciones.
En consecuencia, prodigando generosamecnte su intcligecn-
cia, comno aquel heroe de Daudet que repartia entire los demis
las migajas dc su cerebro de oro, colaboro en la revista "El
Artista", y en El Aguinaldo Habanero", cn la "Revista de
La Habana", en "Cuba Literaria", asi como en el "Reper-
torio Medico-Ilabanero" quo dirige cl doctor Nicolas Gu-
tierrez, gran amigo y compaficero de Zambrana.
En 185 8 qued6 vacant en la Univcrsidad de La Ha-
bana el cargo de Catcdraitico Supernumcrario de Medicina
Legal, y los amigos le instan a que se prescntc a oposiciones,
que pronto habrian de celebrarse, a fin de cubrir la caitedra
vacant. Y al propio tiempo, se siente c:ada vez mas inte-
resado por un tomrno dc versos publicado en Santiago de Cuba
pocos meses antes por la exquisite poetisa oriental Luisa
Perez y Montes de Oca, Un volumen dcl mensiajci lrico le
ileg6 al sabio, enviado por la autora misma. Una gran emo-
cion, que el estimo pura y exclusivamente cstetica, se apodcro
del animo del investigator cientifico, del enciclopedico,
ante la voz hecha estrofa de la gran poetisa. Y alterna Ia


[3 1







lectura de sus poemas sentimentales y delicados, con el es-
tudio grave, airido y dificil de los problems cientificos sobro
los cuales habrian de versar los ejercicios posibles de las opo-
siciones ya pr6ximas. Del mismo modo, alternan en el dos
estados de animo, o como diria Max Scheler, dos "movi-
mientos del manimno": uno de just y noble ambicion, que
cana!izaba sus esfucrzos hacia ia conquista del galard6n inte-
lectual, professional y econ6mico que significaba la victoria
en unas oposiciones, es decir, la conquista de la caitedra uni-
versitaria; y otro de emoci6n indefinida e indefinible, que a
ratos le abstraia y apartaba de las grave indagaciones cien-
tificas y dc los textos de Medicina, para dejarse sumir en la
penumbra romantic de aquellos versos venidos de Oriente,
como que de Oriente viene la luz tanto para los ojos del
cuerpo como para los del coraz6n y del espiritu.
Posiblemente, y tal vez por aquella ley psicol6gica, aducida
por alguien, de que la mente descansa fatigaindose en otro
sentido, tales lectures y meditaciones poeticas y respect a
motivos poeticos, bien le pudieron servir de descanso tras
largas horas die studio e investigaci6n cientificos. Su vista
Falia, de los versos de Luisa, como confortada, fortalecida,
vitalizada de nuevo y poderoso espiritu, como si emergiera
de un banio de luz y muisica.
Tal vez todo ello contribuyo eficazmentc al triunfo que
obtuvo en los ejercicios de las oposiciones efectuadas en la
Universidad, y en la brillantez de su palabra, y en la emo-
ci6n y scguridad de sus exposiciones, y en la influencia que
sin duda su personalidad, magnetizada tanto por la emoci6n
como por la inteligencia, ejcrci6 sobre el tribunal que le juz-
gara. Estc decidi6 que, en efecto, el doctor Zambrana era el
victorioso en la noble just, y el dia 10 de mayo de 1858 fue
designado Catedraitico Supernumerario de Medicina I.egal de
la Universidad habanera.
Ya por est tiempo, a petici6n suya, Luisa Perez de Montes
de Oca remiti6 al professor una fotografia suya, que contri-
buy6 a hacer ese "movimiento dc animo" suyo mis indefi-


[36]








nido, mais indefinible, mais confuse tal vez, pero de todos
modos mas influyente, imperative, casi turbador, en su so-
segada vida. En consecuencia, hombre de ciencia al cabo, se
di6 a la faena de indagar el verdadero carAictcr dc su estado
de espiritu; y aunque no es facil para uno mismo. estudiar la
emocion, pues que para ello es precise sentirla y a la vez
alejarse un poco de ella, a fin de poderla contcrnplar a dis-
tancia al mismo tempo que se la siente, aquel hombre de
meditaci6n cientifica y de emoci6n poetica pudo resolver
facilmente la antinomia: se percat6 claramente de que su
sentimicnto no podia ser otro que el amoroso, y dccidi6 en-
tonces obrar en consecuencia.
Prepare su equipaje, y a bordo del buque "Cuba" parti6
de La Habana hacia Santiago, presa de los mtas encontrados
estados de alma, temores, dudas y raptos dtie entusiasta fe -
Mediante la presentaci6n formal de un buen amigo suyo,
el professor Juan B. Sagara, muy estimado por ]a sociedad
santiaguera, pudo conocer personalmentc a la bella poetisa;
y tras los preambulos de rigor, extensos y laboriosos como
eran en aquella epoca, obtuvo el asentimiento de Luisa para
su petici6n de mano, y contrajo con ella matrimonio. Si el
amor busca el complement de los atributos distantes o al
menos distintos, como queria Schopenhauer; o si es mera
sintesis armonizadora de una tesis y una antitesis al parecer
contradictorias, no hay dudas de que aquel matrimonio entire
una mujer de emoci6n y un hombre de pensamiento, entire
una poetisa deicada y sentimental y un cientifico dado a
las arduas investigaciones del laboratorio y la consult pro-
fesional, entire la voz solitaria de la gran lirica y la palabra
posadaa del catedraitico rodeado de alumnos, entire el canto
y la inve.stigacion, entire la estrofa y el texto arido, entire el
verso y la lecci6on de case, fue precisamente la inmas complete
comprobaci6on de aquellas teorias sobre el amor como cornm-
plemento mutuo dc cualidades dispares.
Por clo precisamente fueron felices en su uni6n, porque
se completaban mutuamente. Fla describe versos, y eI en-


[371









cuentr, inimnos para dar closes en el Seminario de San Carlos
y para explicalr, como Catedratico en propiedad, Jurispru-
dencia M'dica, Pero, como si todas cstas ocupaciones en la
Universidad y fuera de ella fuesen pocas, cooper en la
creaci6n de la Academia de Ciencias Medicas, Fisicas y Na-
turaics, institucion de la cual fue el primer secretario; y
iabora en !a Sociedad Economica, en la Junta dc Fomento,
cn el I.icco Artistico y en el Scminario Conciliar, pronuncia
discursos y conferencias, y describe libros titulados "Mis
Creencias", Tratado de Historia NaturaM"1, "La Boveda Ce-
leste", "Soliloquios", etc., sobre los mais variados temas y
sentimieCntos.
Si la mente de dl cs fecunda, ella tambien lo es en el orden
spiritual y particularmente en el material: casi todos los
anfos lo obsequia con un hijo.
Tal aumnento perseverantemente progrcsivo en su familiar,
forz6 al padre naturalmente a aprovechar todo aspect de
urabajo professional que pudiera incrementar sus ingresos, con
los cuales sufragarios por consiguiente mayores gastos del
hogar. A! acendrar los conocimientos de su carrera, es de-
signaido sucesivamente -merced a su sabiduria enciclopedi-
ci -- para dictar curses de Quimica, Patologia Interna, Obs-
tetricia y IFisiologia, Clinica Medica, Patologia Externa,
Higienic Publica, Toxicologia, Historia de la Medicina; sin
contar sus studios sobre Literatura, Astronomia, Geografia,
subvc La generalidad de las ramas del saber human, en todas
las cuales descuella conL pcrsonalidad propia, constituyendo
un sber:nLo especiiCnen de cstudioso humanista, a rnms de
hon brc entraifiablernente humanitario.
En cfccto, si bien no todo sabio sobresaliente en Humna-
nidad cs hornbre humnianitario, sino que en general se revela
ccmO eCi genio frio, desvitalizado, sin sentimientos humans
cA liids, tl rc,,-anAl1fiinj, en suma, en camnbio el doctor Ramon
Zamibrana dc.taco casi a ia par quc sabiduria su alta y honda
bon-ad humana, modestia al pro6jimo, infatigable capacidad
para hacer el bien centre afines y extranos. Sin embargo, y


1 38







a pesar de esa polarizacion morIal altruista, no hizo political
alguna, tal vez porque estim6 que la political no era eli medio
mas idoneo para hacer el bien a los dem$is, o quizas porque
no se consider a si mismo -emminentemente modesto como
era- con aptitudes de estadista, de lider o de goqbernante, o
bien porque crcy6 que tales funciones puiblicas podian ser
realizadas por otros con mejor rcsultado efectivo que por 61,
prefiriendo en todo caso la posibilidad inmediata y direct
de mitigar cl dolor human present, a la posibilidad me-
diata, indirecta o remota de propender a la conquista del
poder para entonces favorecer esos bencficios colectivos a los
que sin duda aspire mias de alguna vez.
En suma, decidio que el cultivo acendrado, y muchas ve-
ces desinteresado, de su profesi6n de medico, serviria supe-
riormente, de acuerdo con sus personales aptitudes, a mejorar
al ptieblo, a aquel sector de la humanidad que mas cerca
estaba de dl. No es de extraniar, por to tanto, que a pesar de
sus ingresos considerable como professor, conio catedra tico,
como medico en servicio activo y constant, como escritor
y publicista, legara at termino de su vida casi pobre, sin
capital ahorrado alguno. Y no solo gast6 en bcneficio del
pr6jimrno sus ingresos economics, o dej6 de allcgarlos, sino
consumio en aras de su amor humanitario al pueblo la propia
salud, E'sta se Ie fue quebrantando, dia a dia, dejandola a
girones en su citedra, en su consult de medico, en su mesa
de trabajo siempre afanosa y colmada de ocupaciones y pre-
ocupaciones generosas.
Se le diagnostic tuberculosis pulmonar, que con el tiempo
se le fue agravando, a la par que se agravaba la preocupaci6n
de qutte iba a morir dejanrido a su Luisa pobre, rodeada de
hijos sin estabilidad ni seguridad econ6mica. 6Slo I c.onso-
haba pensar que [a Universidad, de la cua! era Catcdratico
emninente, aseguraria a su familiar una pension modcsta con
'a cual pudieran sentir menor la soledad y desamparo.
Pobre, luminosamente pobre, como todo aquel que gasto
i mejor de su cuerpo y de su cspiritu en holocaust al


1391








mejoramicnto human, muri6 el 18 de marzo de 1866 et
doctor Manuel Ramo6n Zambrana y Valdes. Sobre su lecho
frio y augtusto se inclinaban las frentes de sus hijos llorosos.
Y en medio de los hijos, ella, Luisa P&erez de Zambrana, palida
y enlutada, envuelta en las ultimas nieblas del invierno que
se filtraban desde el cielo color de estafio ---el invierno de
Cuba es un verano gris-, la esposa poetisa era una elegia
hecha mujer, un sollozo viviente, un adi6s cuya palabra re-
suena todavia en el coraz6n de su pueblo.


II

NUESTRA PRIMERA ELEGIACA: LUISA PEREZ
DE ZAMBRANA

La mas grande elegiaca de las letras cubanas, musa de
dolor y amor, arquetipo de femineidad y ternura, poesia de
la abnegaci6n ella misma, Luisa P6rez de Zambrana, habra
de ser recordada especialmente en el mes de agosto, dado
que un dia 25 de ese rmes ardoroso y t6rrido del afio 1835,
nacio en la pequcnfia finca "Melgarejo1' cerca de El Cobre,
Oriente, esta delicada y ardiente mujer, flor genuina del
Tr6pico, de sangre y emoci6n calidas, y con tanta luz y color
en su fantasia poetica como el paisaje radioso que enmarco
y condiciono su cuna.
No ruvo, desde el principio, libros ni trato con personas
que le viabilizaran la vocacion hacia su expresi6n cabal en
el verso. Si, pues, descoll6 como poetisa, tal se debi6 a la
fuerza incontrastable de su "elann" poetico interior, id6neo
para la manifestaci6n artistic a pesar del medio condicio-
nador menos propicio a la definici6n de su personalidad lirica.
Di6 a conocer a Cuba y a la posteridad su celebre compo-
sici6n "A Cuba", y su creciente fama di6 motivo a que se
Je nombrase socia de merito de la Sociedad Filarm6nica de


[401







su ciudad natal. Y en 1856 di6 a publicidad un tomo de
"Poesias de la Seniorita Luisa Percz y Mcntes de Oca", des-
tacaindose ya decisivamente con prestancia indiscutible en
el Parnaso cubano.
Desde la Universidad de La Habana, alguierf- scguia con
interes apasionado el ascenso lirico de Luisa. El sabio pro-
fesor de medicine, doctor Ramo6n Zamlbrana, al acusar recibo
de un libro de la cantora oriental, comenz6 ya a manifestarle
un ins6lito inters, que inmediatamente demostr6 ser algo
mis que intellectual o cultural, dado que tal amistad litera-
ria culmin6 en una declaraci6n de amor. No on-tra cosa es la
composici6n que el maestro y hombre de ciencias le envi6,
titulada "'A Luisa", y en que le decia apasionadaincnte:.-
"fOb, no call rlsN, cque r'a ertl u lcho
nIo ahe mi bew; cion. m. L.isa, t at doro
y de an. 'ead z mi corazon (deshec/4,
sMSpira sin cesar por el fcsoro
de tiu incfable' y rcdlia t'ernnra".

Tal vez a los escepticos de hoy, un poco materializados
v tecnificados a ultranza, que han hecho un idolo del inte-
lecto sin sentimentalismos, parezca poco poctica la clocu-
ci6n del sabio, pero fu' veridica. Y si fuera cierto que la
poesia esta en relaci6n inversa con la verdad, adverse habria
de ser el juicio literario al conocerse que el enamorado pro-
fesor ratifico la sincerildad de sus versos al embarcar hacia
Santiago de Cuba para expresar directamente sus senti-
mientos.
Como solia hacerse en aqueflos tiempos, ella, por recato,
por pudor, por no sentir en verdad al principio amor por su
enamorado, o por sagaz estrategia femenil, muy en su punto
y raz6n aun tratandose de mujeres superiores, hizo resisten-
cia a los requerimientos amorosos de Zambrana. Sc oculto6.
No lo recibi6. Se mostr6 esquiva. Hasta que un buen amigo
de ambos, el senor Juan Bautista Sagara, intervino como
poder mediador, armonizador y acercador en definitive. Lo


1411









demnas es la breve historic de un todavia mais breve noviazgo,
celebrindose las bodas el 16 de septiembre de 1858. Ella si-
gui6 al esposo, como sc exhorta en Ia ceremonia nupcial, y
Vi10o a La Habana con l61, no sin antes dcspedirse de sus lares
natives con su "Adios a Santiago de Cuba":

/.rq c h.s aai. M, Ii .rr losh zmOs
i a)'! o p ,d/o :olvhfar.
Yo aio a tit pmuhlo,v, /..crv qni.kia
1l('car/e dt1 l, hanio Pdaccfcv'ra
fifla raht o ( i n .ir;
Y ousc'uiarh, mis florc- y mi rio,
y la e'trbat hbrill th' dc lociv
q(t' ttftfo ants" alli.
Yo q/i/.-Cra /drecir/c: "c'rn est/a Ionia
di linii tvola r 4 ,aa [ailonia
nnfch I rccc.~ .-^ f/" .
[FetC eL suyo un matrimonio placido y feliz. Le di6 por
frut,-s tries lhiembras y dos varones. En el cuidado de ellos, de
su niarido y de su hogar, distribuy6 lo mayor de su tiempo.
La ternura de sus versos sc hizo acci6n en la solicitud del
hogar. Ternura y suavidad genuinamnente femeninas, con una
entr.ainable luminosidad de mujer airorosa y buena que difi-
cilmente encucintra paralelo en ninguna otra escritora de su
tiempo o de otros tiempos. Poesia de tierna vigilancia
fue %u vida domestica, de esposa y madre.
DCSpuCs, fue toda poesia de dolor sin medidas: comenz6
ia gran elegia de su existir, de su ser, de su crear poetico.
Enfermo elc esposo, y con su dolencia y agonia puso a prue-
bas salud fisica y mental.
Cuando el compafinero muri6, qued6 ella casi en absolute
desamparo spiritual y sobre todo material o econo6mnico. Y
el dolor de sU existencia se hizo mas t6trico auin con la per-
dida de sus j6venes hijas, como si el infortunio quisicra en-
sanarse en el corazon de la desolada mujer. Se refugia en el


[42]







amor de sus hijos varones, y los pierde tambien. Sp sino
tragico parece culminar entonces una adversidad sin limits,
ccmo si hubiese sido dictada e impuesta por una deidad
atroz. Vive la mas entrafiable y doliente de las clegias, mas
que todas las que pudiera corporizar en versos. ,
Pero su espiritu es mas alto que todos los infortunios, y
tiene prestancias para presidir, como president de honor,
los festejos que se preparan para conmemorar el primer cen-
tenario de la Avellaneda.
Gracias a gestiones de admiradores y amigos, obtiene una
ayuda relative del Gobierno cubano, y se cle ofrece unria ve-
lada el 22 de marzo de 1918 en la que participaron Flnrique
Jose Varona, Coronado, Sainchez Galarraga y Dulce Maria
Borrero. Un volumen con la colecci6n cgmpleta de sus ver-
sos y pr6logo encomiastico de Varona, fue publicado luego.
Y el 25 de mayo de 1922 dej6 de existir -vale decir, sufrir,
amar, crear- nuestra incomparable elegiaca.
Li historic de la liceratura cubana conserva, como imagen
arquetipica de dos mujeres eximias hermanadas en la devo-
ci6n de la bclleza, aquella escena en que Luisa P!erez de Zain-
brana colocara sobre las sienes de Gertrudis G6mcz de Ave-
ilaneda ]a corona simb6olica de la gloria. Al margen de todo
celo o rivalidad, tan usuales en colegas o competidores, ambas
mujeres gloriosas confluyeron en un instant ejemplar, ci-
fiendo una los laureles a la frente de la otrea, del mismo modo
que esta, la divina Tula, prologara con encomniio y fervor un
romw po6tico de Luisa, dcstacando en su estro "La sencillez,
la ternura, el aroma indefinible de mclancolia y piedad".
Cuanto a la generalidad de su obra, recordaremos que, una
vez ilegada a La Habana en compafiia de su esposo, colaboro
en varies periodicos y revistas, distinguiendose en el conlSenso
piblico sus versos por la fluidez, naturalidad, sentimiento
tcendrado y sin artificios en la exprcsi6n, sobre todo al cantar
el amor de sus hijos y del hogar. El dolor de este ainor lieva
su inspiraci6on a instantes clegiacos de insuperable granideza
emotiva, como en "Dolor Supremo", Martirio" yN "La


i431








Vuelta al Bosque". En la segunda de las poesias menciona-
das, la expresi6n poetica es desgarradora en sinceridad y
patetismo, solo confortada apenas por la fe reiigiosa que la
acomnipanara siempre, sobre todo en sus instantes de luto y
sombra inenarrable.
Tambien se citan por su calidad lirica: "Reflexiones", "La
Caridad", "El Sabio en su Patria", "Meditaci6n, "La Con-
ciencia", plenas de vocaci6n filos6fica; "A mi Esposo", cs
una expresi6n del amor human en plenitud; y las poesias
"'La Estrella de la Tarde", "Al Sol", "Al Campo", "Lo que
se ve en el agua", "Al ver salir la luna" "A las Estrellas un
Recierdo", "La Noche en los sepulcros". "En la Bahia", que
manifiestan el amor a la naturaleza, propio de quien naci6
y crecio en la contemplaci6n de los paisajes mais bellos do
Cuba. Y tambien cant6 a "La Muisica", "Al Genio", "A
Gertrudis GOmnez de Avellaneda"; y a los grandes de la pa-
tria: "'Macco", "La Tumba de Marti", "A Cuba"; o bajo la
emocion religiosa: "La Caridad'X "A Ossian", "Dios", "La
entrada en jerusalern", etc. En su palabra poetica, pues,
transida dc amnor a Dios, a la Naturaleza, a la Patria, a los
heroes del bien y de la justicia, al esposo y a los hijos: en esa
palabra iirica suya ungida por los mas altos y generosos
amores dc que es capaz la emoci6n humana, no hubo jamas
una mancha de sombra trivial o inarmo6nica: fue pura ar-
mionia, milsica de ternura, poesia de caricia y de lamento,
mujcr honda y sublimadamente femcnina en el hogar y en
cl poema, en la felicidad y en la adversidad. Pura, generosa,
musical, blanca en cl corazon y en el gesto: su vida pas6 y
se dcsvanecio en la luz de la atmosfera como una racha do
palomas.


I .41I
-t^











E1 Palacio de los Condes de San


Juan de Jaruco

MURALLA 109


Arturo


TO~S- linf{id


., *: .. .*<: *X V -. : *' ": *. !' ;.. -' *.
" '. 4 ... .. -.. .,, ,, .. :*.--*.,:*,. ...^
,.,, "" ,,J, ," ..... :" -, ,: ', '. ^.:"" ^:;. : ;."- ,, -
"~~~~~~~~~~~~~~~*^" ": ;.i, L ,' "" ': """" :",, "' ''"^.
..... .:" ... :" .... :" *"'"^ *w
.. :. : ..: .. *.;: : .! ... .


1l praci'( kdc lop c,,oidcs de San ju in
cncIcftiita cin


dv ]Jitruc.- (Muralla
la a ctialit id.


109) tal coUllit s-(


G. Lav n


ZAIILiUnlMS ,,pe^f.im (!; Sit m u i?' ~~stl('


rit;n haem de. .lvi/' -idt
modifica'i,,.


I













En 27 de octubre de 1645, ante Agustin de Palma, el alfe&
rez Andres Gonzailez de la Torre arrend6 por tiempo de dos
afios y a raz6n de 14 ducados mensuales "unas casas de tapias
y teja que tengo por bienes mios en la esquina de la plaza
nueva que hace a dos calls con toda la vivienda que tiene y
le pertenece seguiin yo la he poseido con sus colgadizos de
teja de dentro y fuera lindando por una parte con casas del
vendor Pedro de Salazar y por la oti-a con casas de Luis Her-
nandez Solis".
A las casas anteriores tambien se refiere la escritura que
sigue.-En 4 de mayo de 1664, ante Miguel de Quifiones,
el capitain de artilleria de esta plaza Don Francisco de Garro
y Bolibar, de mancomuin con su mujer Dofna Andrea Gon-
zaiez de la Torre, tom6 a censo la cantidad de 1.000 pesos de
a ochio reales. Los situ6 y carg6 en unas casas de tapias y
teja que hacian esquina a la plaza nuevai, lindando por una
parte con otras del dicho capitain y por la otra part con
otras del capitain Ant6n de Castroverde.
La escritura que sigue nos da noticias de las casas del ca-
pitain Garro) y Bolibar que lindaban con las de la escritura
anterior. En 22 de noviembre de 1680, ante Francisco Gue-
rra, el capitan de artilleria de esta plaza Don Francisco de
Ga-rro y Bolibar otorg6 reconocimiento de una imposicion
que desde e! anio 1671 giavaba unas casas altas y bajas de
rafas tapias y teja que tenia en la plaza nueva, inmediatas
a los portables de Pedro Alegre.
Estos portals de Pedro Alegre no son los de las casas de
su propiedad y moradaL situadas en la misma cuadra haciendo
esquina a Ia cali de Inquisidor. Son los de las de altos y
bajos que estaban a continuacion de celas y que compr6
Alegt-e a Dofia Magdalena de Guzymain, habiendole fabricado


1461








dichos portables por licencia que Ie dio el cabildo en uno de
los dias del mes de febrero de 1675.
Lis casas de la calle de la Muralla frente a la plaza nueva
y haciendo esquina a la calle de San Ignacio, a las cuales se
refieren las escrituras de 1645 y 1664, las heced6 de sus
padres Dofia Andrea Gonzalez de la Torre. En el testamrnen-
to reciproco que en 1677 otorgo esta senora con su marido
da a entender que alli residieron a raiz dc su matrimonio en
1651. En 1673 los encontramos viviendo en Mercaderes es-
quina a Amargura, donde esta la cruz verde. Aqui fallcci6
en 1681 el capitain Garro y Bolibar y ;aios despues su mujer
Dona Andrea.
E! capit.In de artilleria Don Francisco de Garro y Bolibar
y su mujer Doia Andrea Gonzalez de la Torre, hija unica
del despues capitan Andres Gonzalez de la Torre y de Dofia
Marsala de las Casas, tuvieron por hijos: a Don Migucl ca-
sado con Donia Petronila de Arrnmenteros, a Doia Maria ca-
sada con el capitain Don Esteban de Berroa, a Donia Angela
casada con el sargento mayor Don Martin de Mendaldc, al
capitain Don Francisco casado con Dofia Maria de Zayas y a
Dofia Manuela que seguin el condc de Jaruco cas6 con Diego
de Zayas de Bazan.
El dicho Don Miguel de Garro Bolibar y Gonzalez de la
Torre, hijo primogenito, y su mujer Donia Petronila de Ar-
mnenteros solo tuvieron un hijo Ilamado Don Jose de Garro
Bolibar y Armenteros que caso en la parroquia del Espiritu
Santo, el 2 de septiembre de 1703, con Dofia Antonia de
Aranda y Avellaneda, natural de la Florida e hija del sargen-
to mayor Don Pedro de Aranda y Avellaneda y de Dofia
Josefa de Estrada. Velaironse los contrayentes el 3 de febrero
de 1704 y tuvieron por unico hijo a DofiaTeresa de Garro y
Aranda, la que andando el tiempo fue soror Teresa de San
Jose Garro, monja en el convento de Santa Clara. Al profe-
sar renunci6 sus bienes a favor de su madre Doria Antonia.
Dicho Don Jose de Garro Bolibar y Armenteros falleci6
centre ]a fecha de sus velaciones y el 30 de noviembre de 1705


[471








en que su viuda Dofia Antonia volvi6 a contraer matrimonio
en el Espiritu Santo con Don Gabriel Beltrin de Santa Cruz,
natural de esta ciudad e hijo de Don Pedro Beltrin de Santa
Cruz y de Dofia Maria de Valdespino. Se les dispense el
cuarto grado iguales de consanguinidad que los unia y ve-
laronse en 1 de febrero de 1706.
Las casas de las escrituras fechadas en 1645 y 1664 las
hered6 Don josd de Garro Bolibar y Armenteros directa-
mente de su abue[a Dofia Andrea Gonzalez de la Torre. De
Don Joso las hered6 su hija Dofia Teresa de Garro y Aranda
y de esta, al profesar, su madre Dofia Antonia de Aranda y
Avellaneda y Estrada. Las casas de la escritura fechada en
1680 las hered6 del capitain Don Francisco de Garro y Bo-
libar su hijo primogenito Don Miguel de Garro Bolibar y
Gonzalez de Ia Torre. De Don Miguel las hered6 su uinico
hijo Don jose dc Garro Bolibar y Armenteros y de este su
uinico hijo Dofia Teresa de Garro y Aranda quien las vendi6
con pacto de retro a su padrastro Don Gabriel de Santa Cruz
y Valdespino.
A las casas de las escrituras de 1645 y 1664 se refiere la de
13 de novicmbrc dc 1696 otorgada por ante Antonio Sain-
chez. Segun este instrument, Dofia Ptronila de Armen-
teros, viuda de Don Miguel de Garro Bolibar, como tutora
y curadora de su hijo Don Jose, exhibit 840 pesos de prin-
cipal impuestos a censo sobre unas casas altas (?) y bajas de
rafas y teja que son en la plaza nueva y quedaron por bienes
de Dofia Andrea Gonzalez de la Torre abuela del dicho Jose
Garro a quien se las adjudicaron con el dicho cargo por cuen-
ta de lo quc hubo de haber como uno de sus herederos. Los 840
pesos pertenecian, desde su imposici6n en 1691, al capitan
Luis Perez de Morales, vccino, en la primera fecha, de la villa
de San Juan de los Remedios del Cayo, y en la segunda, del
pueblo nuevo de Villaclara.
A las casas de"la cscritura de 1680 se refiere esta otra que
sigue. En 4 de septiembre dc 1714, ante Gaspar de Fuertes,
Dofia Petrona de Armenteros, como abuela, tutora y cura-


148]









dora ad bona de Dofia Teresa de Garro tom6 a censo la can-
tidad de 2,050 pesos. Los situ6 y carg6 en una casa alta y
baja, libre de otro censo, de rafas, tapias y teja haciendo
frente a la plaza nueva, lindando por una parte con otra alta
de portals dc los herederos de Alonso Sanchez- Cabello ''" y
por otra parte con otra baja que hace esquina pcrtenciente
a dicha menor.
Dos afios dcspues se otorg6 otra escritura en relaci6n con
la misma casa. En 2 de septiembre de 1716, ante Manuel de
Redin, Dofia Petrona de Armenteros, tutor y curadora ad
bona de la persona y bienes de Donia Teresa de Garro su nieta,
dijo que por cuanto en las cuentas de division y partici6n de
los bienes de su hijo Don Jose resultaron alcanzados los de la
dicha su nieta en cantidad de 2.296 pesos y real y medio de
los cuales se les hizo cargo para que lo satisfacicra a Don Ga-
briel de Santa Cruz por cabeza de Donia Antonia de Aranda
v Avellaneda su mujer y que no habiendo efectivo con que
pagarlos ni otros efectos mas promptos que la casa principal
que por las dichas cuentas se adjudicaron a la menor en pago
de partce de su haber se ajust6 con Don Gabriel de Santa Cruz
a que recibiese las dichas casas con el cargo de sus imposi-
ciones para que con la demasia dc su valor quedara satisfecho
de los dichos 2.296 pesos uno y medio real. Agreg6 Dofia
Petrona que pamra mayor firmeza del contrato se pidi6 licen-
cia al gobernador y capitin general de la isia para rcducirlo
a esta escritura public por la que otorga vende, con pacto
de retro venta, a Don Gabriel las dichas casas principals,
altas y bajas, que estaln en Ia plaza nueva, en la calle que de
la ribera del mar va a la puerta principal de la real muralla,
lindando por una parte con las de portables de Martin Recio
de Oquendo {2) y por la otra partc con las accesorias ent que


(1) La ,isina quIe Dona Magda]lena dc GtiiZmin vcndiu it Pcdro Al],rc
y etea ou yernn i alfere y comerciaLnic Alonso SiMcldc (hbcllo.
(2) Martrn Recio de. Oqluendo la-I adquiri6 de IoIs hIcrcdcrs del alc1cr:
Alon. Sanc.e: Cahelilo.


I49L









al presented vive el alferez Juan Francisco Carballe <'' as
que quedan reservadas para la dicha menor. Esta venta fue
por prccio de 4.646 pesos uno y medio real inclusos en ellos
los 2,050 pesos de imposicion quc dijimos mais arriba y otros
300 pesos que estaban cargados a las dc ia esquiina de San
Ignacio. Las casas vendidas estaban aiquiladas, a razon de
20 pesos mensuales, at capit.an Don Juan de Castilla Cabeza
de Vaca. Se dijo en la escritura, entire las ventajas que esta
venta representaba para la menor Doia Teresa, que ella no
quedaba expuesta al peligro de que dichas casas se mantuvie-
bcn vacias, lo que era muy factible y acontecia en fincas de
esa banda de la ciudad, y que tampoco quedaba expuesta a
]a dificultad quc se ofrecia en el cobro de sus alquileres a los
Sujetos que acostumbraban habitarlas.
Diez y seis anIos mais tarde, habiendo ya profesado Dofia
Teresa de Garro y renunciado en su madre sus bienes y de-
rechos, a juicio de Don Gabriel de Santa Cruz habia desapa-
recido el mal ambiente de la plaza nueva. Se decidi6 en-
tonces a demnoler lo fabricado en aquellos dos solares y fabri-
car en su lugar el palacio que vemos hoy.-
t[De una parte D. Gabriel de Santa Cruz y de la otra D.
Diego de Salazar, decimos que tenemos contratado entire
nosotros el quc yo ci dicho D. Diego de Salazar luego que
haya surgido a cste puerto la segunda armazon de negros
esclavos del real asiento de Inglaterra despues de la fecha de
esta escritura de los que yo sacare para mi entregar al dicho
D. Gabriel de Santa Cruz diez negros piezas escogidas entire
los que yo percibiere y asimismo a fabricarle una casa al su-
sodicho alta y baja en la esquina de la plaza nueva lindando
con otras de D. Diego de Aldana 2) y por el costado hasra
dar con las de Juan Luis Marcos cuya fabrica he de hacer

{}I Estas cast, dul ia L,--kiul;a dc San Ignacio qtuc en 1645 ].s viimH arrmi'
dar a Juii4 Vl'u qsi.: "lpir te'riinot dc dos afios y renta micn.uiI de catource ducadou,
p;'rccc -c enfain ah(ra;i pur a cCCorias de ];i quc Sc vnendin ai Santa Cru por
Cabcza dc su mitijcr.
( 2) Di c dc Aldanna COTupr6 a Martin Reiu, dr )quendo.


[150J









segun las medidas y miapa que me entregare y bajo las c ali-
dades y condiciones siguientes. Primcramente, que yo el di-
cho D. Gabriel Beltran de Santa Cruz le he de dar y entregar
al referido D. Diego de Salazar de pronto 200 cajones de
azucar las dos tercias de blanco y el otro quebvado el blanco
a raz6n de 18 reales arroba y el quebrado a 12 que es lo res-
pectivo los cuales pesados que sea y entregados al dicho D.
Diego de Saiazar de su peso e imports a dicho precio me ha
de dar un recibo para que por el se conozca la cantidad en-
tregada y imported de dicho az6car para anotarlo en esta
escritura. Item: que asi mismo le he de dar todo cl tabaco
que he recogido en mis dos estancias seco y apalcado Verdin
puesto en e! embarcadero de Marimelena ajustado a 8 reales
arroba esto todo de present. Item: que cn los tres afios pro-
ximos venideros de 1733, 34 y 35 Ie he de dar asi mismo al
dicho D. Diego de Salazar 5.000 pesos en azucar al prccio
mencionado de 18 reales el blanco y 12 el quebrado valga
mas o menos por habernos asi ajustado y convenido. Item:
que en los Odichos primeros tres anios no he de ser obligado
premiamente a dar los dos tercios de dicha azucar blanco
porque puede acontecer no dar la hacienda tanta cantidad de
dicha calidad. Item: que asi mismo he de ser como quedo
obligado a entregar al dicho D. Diego de Salazar todo el
tabaco que en los referidos tres anos cogiere en mis dos es-
tancias al precio estipulado de 8 reales arroba Verdin apa-
leado puesto en dicho embarcadero a cuyo precio valga mis
o menos lo he de recibir yo el dicho D. Diego por habernos
asi convenido y ajustado de cuyas cantidades que asi recibicre
ya sea en azuicar ya en tabaco dare recibos al expresado D.
Gabriel para que consten. Por cuyas cantidades que de pre-
sente recibiere y en adelante me entregarc el susodicho en
los plazos asignados como va referido he de ser obligado conmo
lo quedo yo el dicho D. Diego de Salazar a entregarle luego
que haya llegado a este puerto la segunda armaz76n de escla-
vos las diez piezas que van expresados de los que yo sacare de
ella escogidos por el dicho D. Gabriel Beltran de Santa Cruz.
Itenm: asi mismo he de ser obligado a fabricarle la casa que


VS iJ!








va mencionada alta y baja en el paraje expresado seguin las
medidas y mapa y obra que en ella quisiere hacer sin que por
mi parte cle pugne cosa alguna por cuanto todo lo que en
ella se fabricare ha de ser a la voluntad del dicho D. Gabriel
y seguin pidiere para lo cual luego que se me de dicho mapa
y se commence a ejecutar y vistolo por el dicho D. Gabriel y
convenido en ello de sus medidas y delineaci6n no ha de ser
de cuenta de mi el dicho D. Diego si se procurare demanezer
(sic) o desbaratar algo de lo que sc hubiere hecho habiendo
intervenido el consentimiento del dicho D. Gabriel de Santa
Cruz porquc con el mismo hecho es verosimil su consenti-
micnto en sus medidas y tamafios y s6lo si ha de serlo la ruina
quec por razon del material de dicha obra como de lo aplo-
mado y trabazones o rnezclas se originate o si se zafare porque
solo se expresa el perjuicio del dicho D. Gabriel en cuanto a
la dclineaci6n y tamanio de la ffAbrica y no en cuanto a lo
obrado en los muros y defects que puedi tener porque estos
han de lievar bastantes mochetas y trabaz6n. Item: que asi
mismo ha de ser de mi cuenta la carpinteria maderas y cla-
vazones puertas y ventanas y todo lo dernas anexos a dicha
-abrica alta y baja hasta que qucdc acabada enteramente.
Item: que la he de dar finalizada sin faltarle cosa alguna a]
dicho D. Gabriel dentro de tres afios y medio primeros si-
guientcs quc han de comenzar a correr y contarse desde hoy
dia de la fccha en adelantc y en defecto de no haberla fina-
lizado dentro de dicho termino de tres anios y medio desde el
dia que se cumpliere en adelante he de pagar al susodicho
todos los alquileres quie pudiera ganar dicha casa estando
icabada asi tie las casas altas como todas las accesorias bajas
seguin lo que cada cosa pudiera ganar hasta que perfecta-
mente cste finalizada y si antes de dicho t6rmrnino se hubiere
acabado todos los aprovechamientos que de dicha casa hu-
biere y se entraren hasta c0 cumplimiento de los dichos tres
anfos y medio ha de ser del dicho D. Diego dc Salazar por
haber sido alsi convenido. Item: que finalizada que sea dicha
fabrica perfectamente se ha de tasar por terceros que ambas
parts hemos de nombrar y hecha la tasaci6n de todo el valor


[52]






de lo obrado le he de rebajar yo el dicho D. Diego al cxpre-
sado D. Gabriel un diez por ciento. Item: y asi mismo es
condition quc dicha obra se ha de comenzar precisamente
dentro del primero aiio tasaindosc antes por terceros quc en
la misma forma nombraremos todo lo que hubiere fabricado
alli asi de piedra como de tierra teja tables viguetas alfar-
das puertas y ventanas y todo lo demais que se hallare para
que hecha dicha tasaci6n su imported se me arrimnc y agregue
a mi el dicho D. Diego como si fuera de contado de lo cual
dare asi mismo recibo entendiendose que dicha tasaci6n de
todo lo referido se ha de hacer como material puesto en tie-
rra en la disposici6n que se hallare. Item: que si hecha la
tasaci6n de toda la faibrica erda que sea rebajadas todas
las porciones que el expresado D. Gabriel de Santa Cruz
ie va. dado al dicho D. Diego de Salazar resultare ser
alcanzado en poca o en much cantidad asi por el valor de
los dichos diez negros como por dicha obra se Ia ihe de pagar
a los mismos plazos de los 5.000 pesos en cada un afio reci-
biendo el tabaco y azuicar a los mismos precious que van men-
cionados hasta que como va dicho quede enteramente satis-
fecho. Item: que desde este dia corren de cuenta del dicho
D. Diego dc Salazar todos los aposentos y casa de dicha fa-
brica respect de correr los tries anos y mcdio dce termi(no
asignado en que se ha de dar finalizada percibiendo para si
sus alquilercs y en iel caso de suceder no darla acabada dentro
de dicho termino de tres anos y medio por el mismo hecho ha
de ser visto quedar yo el dicho D. Diego obligado a pagarsclos
al expresado D. Gabriel Beltran de Santa CrLIuz. Todas las
cuales dichas clausulas y condiciones y ajuste preinsertas y
estipulado ambos otorgantes nos obligamos guardar cumplir
y ejecutar y semzrrblemente (sic) segin y como se cointiene
llanamente y sin pleito alguno con las costas que para su
6bscrvanc a se hicieren cuya liquidaci6n nos diferimos en
nuestro simple juramento que ello con nuestras personas y
biencs y para su cumplimiento damos poder a las justicias y
jucces de su majestad para que a ello nos apremien como por
sentencia pasada enC. cosa juzgada sobre que renunciamos to-


1.53]








das las leyes y derechos de nuestro favor y defense con la
general en forma que lo prohibe en cuyo testimonio asi lIo
otorgamos por firme en esta dicha ciudad de ta Havana don-
de es fecha nla carta en cinco dias del ries de junio de este
auio de mil setecientos y treinta y dos. Yo el escribano pu-
blico doy fe conozco a los otorgantes que lo firmaron siendo
testigos Tomais Antonio de Salas y Castro, Don Francisco
de Quifioncs y el teniente Francisco Garcia Brito. Don Ga-
briel Beltrain de Santa Cruz. Diego de Salazar. Ante mi, Se-
bastiain Fcrnaindez de Velasco". Al margen de esta escritura
no aparece nada anotado.
"Don Gabriel Beltrain de Santa Cruz, vecino de esta ciu-
dad, comlo mejor proceda de derecho parezco ante V. S. I.
y digo, que soy duefio de el sitio y casas que corren desde la
de los portales de la morada de D. Diego de Aldana hasta la
csquina que sigue hacia el poniente y vuelve a la calle derecha
que cigue a la Iglesia de San Francisco de Paula y pretend
fabricarla de alto y bajo y asi por la hermosura del aspect
public como por la comodidad propia me conviene levantar
toda la frente que corresponde a la plaza nueva de portales
sobre arcos de piedras y para poderlo ejecutar y obtener el
titulo correspondiente respect de la raz6n propuesta y de
ser de los principles vecinos de esta ciudad y que asi por mi
como por mis antepasados hemos servido en ello a su magd.
en empleos publicos y militares con general aprobaci6n, por
tanto. A. V. Sa. suplico se sirva conccderme licencia y ha-
cerme merced para levantar los referidos portales, que es
justicia que recibe con merced y en lo necesario etc. D. Ga-
briel Beltran de Santa Cruz. Y concluida su lectura se acor-
d6 que se le concede la licencia para los portales en la casa
que enuncia, segun y en la forma que pide sin perjuicio
public ni de tercero". Acta de cabildo de 4 de diciembre
de 1733 a cuyo margen se puso: merced de portales a D.
Gabriel de Santa Cruz".
En 13 de noviembre de 1733, ante dicho Sebastian Fer-
naindez dec Velasco, dijo Don Diego de Salazar que por escri-
tura que otorgo con Don Gabriel de Santa Cruz ante el


154]







presence escribano en 5 de junio de 1732 se oblige centre otras
cosas a fabricar al susodicho una casa alta y baja en la es-
quina de la plaza nueva, lindando con otra de Don Diego de
Aldana y por el costado hasta dar con las de Juan Luis de
Mar.os, en la conformidad y con las condicione que pacta-
ron y se contiene en ma citada escritura y que ahora por
cuenta de dicha faibrica ie ha dado Don Gabriel Ia cantidad
de 13.832 pesos 6 y medio reales los cuales por tenerlos en
su poder re:lmente otorgaba recibo en forma en cuya virtud,
:in alterar ni inovar en mnanera Aguna las claiusuias y con-
diciones de La precitada escritura de 5 de junio de 1732 antes
si ratificaindolas y daindolas por firmes, iuego quc la expre-
sada casa quie ha de fabricar league a estar ievantada y echado
el entresueclo quc ha de hollar la casa principal en todo su
.itio interior y exterior con este mismo hecho ha de quedar
chanceladn totalmcnte csta escritura sin que de ninguna
suerte persista otra que la recferida de 5 dc junio para quest c
guard y cumpla su contrato y por lo que mnira a las demais
cantidades que me fuere entregando se resp-cto do que con lIa continuacion de Ja expresada fibrica
no ha de powder pediirme el dicho Don Gabriel de Santa Cruz
ni yo he de ser obligado a darmne esta ni otra obligacion que
ha que continue la prirnera referida. Agrcg6 Don Diego de
Salazar: "y para la seguridad del recibo de dicha cantidad,
sin que ta general obligaci6n derogue la especial ni por elC
contrario sino que ambos derechos se pucda usar, hipoteco
por especial hipoteca ml Ingenio de fabricar azucar quc ten-
go por mis bicnces que llaman de Dofia Beatriz de Farlias con
las fabrics, animals, esclavos, pallas y aperos que constant
de la memorial inserta en la escritura de venta que hizo de el
referido Ingenio Don Miguel de Coca y Aguilar a Don Se-
bastiAn Fernaindez Trevejo mi causante a que tengo entera-
mente sattsfecho su valor como parecera de los instruments
de venta otorgados ante Miguel Hernindez Arturo, escri-
bano public, cuyo Ingenio prometo no vender ni enajenar
lihasta tanto que se verifique con el hecho relacionado chan-
celada csta escritura lo contrario ha de ser nulo sin que pase


[ i








derecho a tercero ni rnmis poseedores. perjudiquc a dicho
Don Gabriel Beltrain de Santa Cruz".
En 18 de febrero de 1734, ante el mismo escribano, Don
Diego de Salazar dijo, "que en la fabric que esta haciendo
de lias casas altas y bajas por cuenta de D. Gabriel de Santa
Cruz que ya es difunto en la plaza nueva se retasaron los
materials de albafileria y la madera de carpinteria por
maestros peritos de ambas facultades e importa todo 2.228
pesos 2 reales y por haber tornado el otorgante para si los
dichos materials de que se da por entregado a su voluntad
y por no ser de present renuncia las eyes de la entrega y su
prueba, dolo y demnas del caso y otorga recibo en forma y
por haber aprobado como aprueba las referidas tasaciones se
obliga ha de abonar la referida cantidad de 2.228 pesos y 2
realcs a la viuda y herederos de dicho difunto luego que este
concluida la fibrica. Y por cuanto le tenia otorgado de lo
expresado un instrumrnento simple firnado de su mano a dicho
difunto y con su fallecimiento haberse perdido para si en
algtun tiempo no ha de tcner validaci6n alguna por ha-
berse reducido a este pUblico y a la firmeza de el me obligo
con mi persona y bienes y consiente que se anote en las
parties que convenga".
Estando gravemente enfermo Don Gabriel, en 29 de di-
ciemrnbre de 1733, por ante Dionisio Pancorbo, otorgo poder
a su mujer para que testase en su nombre. Don Gabriel fa-
lieci6 en I de enero de 1734 y en 4 de marzo del mismo afio
y por ante el mismo escribano, su dicha mujer, Dofia Anto-
nia de Aranda y Avellaneda y Estrada, tcst6 en su nombre.
En una de las cliusulas de este testamento se explican las dos
operaciones que hemos dicho, agregindose que ambas canti-
dades, la de 13.832 pesos 6 y medio reales y la de 2.228 pesos
2 reales fueron dadas a Salazar a cuenta del precio de la cons-
trucci6n de las casas altas que nos ocupa.
En 5 de octubre de 1734, ante Sebastian Fernaindez de
Velasco, Don Diego otorg6 haber recibido de Donia Antonia
de Aranda y Avellaneda la cantidad de 5.000 pesos de a ocho


f]61








reales en azucar blanco a raz6n de 18 reales la arroba. Acla-
ra los recibe por cuenta de la escritura que el y Don Gabriel
otorgaron en 5 de junior de 1732 por ante el present es-
cribano.
En ocho de agosto de 173 5, ante el mismo escribano, Don
Diego otorga haber recibido de Dofia Antonia de Aranda y
Avellaneda otros 5.000 pesos de a ocho reales en azucar
blanco a raz6n de 18 reales ila arroba. Se dice que son los
5.000 pesos que Don Gabriel se oblige entregar al otorgante
en azucar este ano para la continuaci6n de la faibrica de las
casas altas y bajas que esta construyendo en la esquina de la
plaza nueva.
El mismo dia y por ante el mismo escribano dijo Don
Diego que por escritura de esta fecha otorg6 haber recibido
de Dofia Antonia 5.000 pesos de a ocho reales por cuenta de
lo que ella estaba obligada a pagarle para la continuaci6n de
la fibrica de unas casas altas y bajas en la esquina de la plaza
nueva seguin parecera. de dicha escritura de contrato y que
ademas de dicha cantidad le ha suplido, por hacerle buena
obra, otros 7.007 pesos y medio real por cuenta asi mismo de
la expresada fabrica, los 5.000 pesos por cl plazo del afno
pr6ximo venidero de 1736 y los 2.007 pesos medio real por
el de 1737. Don Diego explica en la escritura las operacio-
nes particulares que llev6 a efecto con ambas cantidades y
otorga recibo de las que recibi6 durante el contrato de 5 de
junio de 1732 y que son por cuenta de la fabrica de las casas
altas y bajas que esta fabricando. Hasta tanto ellas estuvie-
sen concluidas, por esta operaci6n hipotec6 a favor de Dofia
Antonia veinte y dos negros y un mulato.
Tambien en 8 de agosto de 1735, por ante SebastiaIn Fer-
nandez de Velasco, Donfia Antonia de Aranda y Avellaneda,
viuda de Don Gabriel Beltrin de Santa Cruz, dijo que Don
Diego de Salazar le era deudor al Hospital Real de San Juan
de Dios de cantidad de pesos que debi6 haber por ramo de
los diezmos que en el susodicho se remataron; que a Don
Diego se le sacaron a preg6n seis negros esclavos para con su


157|








valor satisfacer dicho debito y con efecto se celebro6 su re-
mate en Don Pedro de Santa Cruz, su hijo, conio apoderado
de ella, como constaba de dicho remate a que se remitia. Si-
gui6 diciendo Donha Antonia, "y por cuanto el dicho D. Die-
go scgun cscritura que otorg6 a favor de dicho mi marido en
5 de junio de 1732 ante cl presenLc escribi[.ano sc oblige a fa-
bricarle una casa alta y baja en ia esquina de la plaza nueva
y puede resultar alguna dilaci6n en el progress de dicha obra
por ia falta de los dichos sus negros me he convenido de mi
propia voluntad dejarlos como desde luego los dcjo en poder
del dicho D. Diego para que los ocupe en el trabajo de la fai-
brica de dichas mis casas segun convenio y ajuste que tene-
mos hccho separadamente con el motivo de (desear que se
adelante !a obra, con la expresa condition que los dichos Scis
negros nombrados "
En 29 de agosto dc 1736, ante Sebastian Fernandez de Ve-
lasco, dijo Don Diego. "Sea notorio que yo D. Diego de
Salazar, vecino de esta ciudad digo que por escritura que
otorgue ante el present escribano hipoteque el Ingenio nom-
brado Da. Beatriz Farias hasta tanto quc las casas altas que
me obligue a construir a D. Gabriel de Santa Cruz difunto
y en su norribre a Da. Antonia de Aranda y Abellaneda su
viuda y herederos legasen al alto de sus suclos Principales
y no habiendomc sido possible cumplirlo enteramente hasta
el present he pedido a la dicha Da. Antonia de Aranda que
para que tenga efecto lo referido y se continue la fibrica de
dichas casas y su conclusion me adelante ademais de las can-
tidades que me tiene suplidas la de 3.137 pesos y 4 reales
ofrcciendol para su scgufo la existence de la hipoteca de
dicho Ingenio hasta que conclusa dicha fabrica se satisfaga
el res to que resultare a su favor liquidadas las cuentas a Io
cual ha conidencendido la dicha Da. Antonia de Aranda, y
por cuanto en esta conforniidad me ha dichos 3.137 pesos
4 reales dandome como me doy por content por tenerla en
mi poder realmente y con efecto otorgo recibo de ellos ent
forma: en cuya virtud para el seguro de dicha cantidad y las
mas que tengo recibidas si me alcanzaren hipoteco el


[ 58]]







mismo Ingenio Beatriz de Farias para qu, sc entienda com-
prehendido asi mismo por la expresada cantidad en la misma
forma que consta de la otra escritura quc doy aqui por ,
el que promneto no vender ni en mantra alguna enagenar
hasta tanto que dichas fibricas y todo lo e presado y con-
tratado esten curnplidas "
En 9 de octubre de 1736, ante el mismo -scribano puiblico,
Don Diego de Salazar vendi6 dos negros esclavos en precio
de 400 pesos de a 8 reales cada uno. Uno de ellos, de casta
arara y como de vecinte y ocho anios de edad, lo hubo con el.
Ingenio el Calabazal y el otro tambien arara y como de
treinta afios de edad lo hubo del factor del real asiento de
Inglaterra. Del segundo dijo que aunque lo tenia hipotecado
a favor de Da. Antonia de Aranda y Avellaneda, viuda de
Don Gabriel de Santa Cruz, a la seguridad de la f6ibrica que
se oblig6 hacerle de unas casas altas en la plaza nueva, la su-
sodicha presta su consentimiento (lo que efectivamente lleva
a efecto Dofia Antonia en la misma escritura). El anotador
de hipotecas certific6 que el primer esclavow constaba hipo-
tecado con otros ochenta y tres en favor de Su Majestad
para la seguridad de las fabricas de la real muralla que se
remataron en el dicho Don Diego seguin y con las calidades
y condiciones que estipul6 el antedicho en su remote, y que
el seguLindo csclavo constaba hipotecado con otros treinta y
cuatro a favor de Don Gabriel Beltran de Santa Cruz a la
seguridad de 13.832 pesos 6 y medio reales quc Don Diego
recibi6 de dicho difunto en cuenta de la faibrica que se oblige
hacerle y acabar desde sus cimnientos de unas casas grandes
con dos altos de piedra de Li amposteria que estain haciendo es-
quina y frente a la plaza nueva. Al marlin dec .sta escri-
tura se puso "cancelada en agosto de 1740".
En 9 de septicmbre de 1737, ante Francisco Garcia Brito,
Don DUego de Salazar otorga haber recibido de Dona Anto-
a ia cantidad de 2.521 pesos 4 reales de esta niancra: 57
pesos que )e libr6 en el Doctor Diego Rubin de Celis, 100
quc al otorgante di6 Dofia Antonia de contado "'y el resto
cumplimiento a los 2.521 pesos 4 realcs que en la misma con-


I S9 j








formidad le libr6 en Don Santiago Perdormo, Presbitero, cu-
yas partidas reducidas a az 'car blanco a raz6n de 18 reales
la arroba segun contrato que el otorgante tiene celebrado con
Da. Antonia de Aranda y Avellaneda de fabricarle las casas
que le esta acabando importa los mencionados 2.521 pesos
4 reales de que mne doy por entregado en cuenta de dichas
faibricas".
En 11 de septiembre de 1737, ante Francisco Garcia Brito,
vendi6 otro negro, de los hipotecados a la seguridad de las
casas que estaba fabricando en la plaza nueva, al doctor Don
Bernardo de Urrutia y Matos, abogado de la real audiencia
y chancilleria de Santo Domingo. Dofia Antonia prest6 su
consentimiento.
En el archivo de la escribania conocida por la de Re-
gueira (la cual sirvieron los citados Velasco y Brito) y en
los sucesivos ainos de 1738 a 1745 no hemos hallado otras es-
crituras en relaci6n con la fabricaci6n de la casa de que ve-
nimos tratando la cual se estaba acabando de construir en 9
de septiembre de 1737 segun la escritura de esta fecha que
extractamrnos mis arriba.
Entendemos que Dofia Antonia pas6 a ocupar la casa de
la plaza nueva tan pronto termin6 su construcci6n, segura-
mentc en 1738. Falleci6 el 3 de octubre de 1757 bajo las
disposiciones del testamento cerrado y codicilio que otorg6
ante Antonio Ponce de Le6n en 3 de septiembre y 22 de
noviembrc de 1756, respectivamente. Mand6 amortajar su
cadaver con habito de la orden del senior San Francisco y
que se le diese sepultura en la iglesia de su convento, en uLna
b6veda sobre el presbiterio que pertenecia a sus mayores.
Cit6 a Soror Teresa de San Jose, monja en el convento de
Santa Clara e hija unica de su primer matrimonio con Don
Jose de Garro Bolibar y Armenteros. Cit6 a los hijos de su
segundo matrimonio, es decir, a Don Pedro, Don Gabriel,
Don Francisco, Dona Luisa, Dofia Josefa Catalina y Dofia
Barbara Beltrain de Santa Cruz y Aranda. aclarando que Don
Francisco y Dona Luisa habian fallecido bajo la patria po-
testad.


[60]







En su testamento declare Doia Antonia por sus bienes las
casas altas y bajas de su morada que miran y hacen esquina a
la pl za nueva, lindando por una parte con casas del capitan
Don Diego de Aldana y por la otra con casas suyas que mi-
ran a la calle de Sr. Sn. Francisco de Paula..'. A no ser que
hubiese fallecido en casa de su hija Dona Barbara, o por otra
causa que desconocemos, no nos explicamos comno su acta de
defunci6n aparece extendida en los libros de la parroquial
mayor cuando sc nos asegura que siempre fueron feligreses
de la del Espiritu Santo los vecinos de la acera izquicrda de
la calle de la Muralla.
Dofia Antonia iria a ocupar la casa de la plaza nueva en
uni6n de sus hijos Don Gabriel, Dofia Josfa: Catalina y Dofia
Barbara ya que Don Pedro, casado desde 1735, residia en-
tonces en una casa propiedad de su madre, de una sola plan-
ta, haciendo esquina a la plaza nueva, mirando por un cos-
tado a la calle que va a la iglesia del senior San Francisco de
Paula y por el otro costado a la calle de la alcantarilla (San
Ignacio esquina a Muralla).
Dofiia Barbara dej6 la casa de ]a plaza nueva cuando cas6
en 1746 con Don Agustin de Cardenas y Castello6n, yendo,
acaso, a vivir con su marido a la que llev6 en dote a su ma-
trimonio, situada en la calle de los Oficios entire las de Obra-
pia y Lamparilla, en cuyo solar se fabric en 1921 el edificio
de J. Calle seftalado hoy con los nimeros 52 a 56 y ocupado
desdc hace pocos anos por el Ministerio dcl Trabajo.
Donia Josefa Catalina vivia junto con su madre desde que
en 1742 paso a Madrid, con un ascenso en su empleo, su legi-
timo marido Don Ignacio de Echevers y Artunduay o Ar-
tubriaga o Artuluaga, que de las tres maneras hemos visto
escrito este segundo apellido. Tal vez nunca se separ6 de
Dofia Antonia no obstante su matrimonio. Fallecida esta
senora, si no parti6 para Madrid a unirse a su marido, debio
morir en la casa de cualquiera de sus hermanos.
Del doctor Don Gabriel dijo su madre Dofia Antonia que
e1 y su familiar habian vivido en su compafiia desde el ano


1611








1738, a xccpcion de n is de un afno que se mantuvo viviendo
en casa deS d su ucgra Dofia Josefa Calvo y del tiempo que por
caUisas legitimas estuvo ausente de este pals (su ausencia en
Mexico duro mas de cuatro ainos seguidos, desde 1746).
El doctor Don Gabriel Beltrain de Santa Cruz y Arando
y Avellaneda, que titul6 conde de San Juan de Jaruco en
1770, se adjudic6 la gran casa de la plaza nueva en el juicio
mortuorio de su madre Dofna Antonia. Test6 de mancomunn
conl su mnujer y prima hermana Dofia Teresa Beltrain de San-
ta Cruz y Calvo de la Puerta el 18 de octubre de 1772 por
ante Antonio Sinchez, falleciendo en la referida casa el 20
del mismno res despues de otorgar codicilo el dia anterior.
Mand6 se amrnortajase su cadaver con habito de la orden del
senor San Agustin y que se le diese sepuitura en la iglesia de
su con'vento, en la bovcda que alli tenia heredada de sus ma-
ycre;. Su acta de dcfuncio6n aparece extendida en uno de los
libres de la parroquia del Espiritu Santo.
En una de las clliusulas del citado testamento se lee:
IMando yo D. Gabriel como primer poseedor del titulo de
San Juan de Jaruco de que su majestad que Dios guard fue
servido hacerme gracia en los terminos que consta del real
titulo librado a este fin se garden, cumplan y ejecuten las
calidades y obligaciones a que me constitui al tiempo de su
imprceclasaccion (?) suplicando a la real clemencia que en
cl caso de que por mis albaceas y sucesores no se puedan cum-
plir con la prontitud y cuidado que exige lo preciso de su.
obligacOi6n se digne usando dc su real clemencia para con sus
cleale; vasallos y espciailmente con las viudas promulgar o
dispcnsar el tiemipo quc se consider necesario para su pun-
tual deOldo cumplim-iento por los indispensables costas y gas-
tos quO se han de original asi por mi fallecimiento como por
las dcn'eis crogaciones a quc me halle constituido. Y desde
luego es mi voluntad que al mencionado titulo para la de-
cencia y conscrvacion de la persona o personas en quien re-
caigil y afianzrr el real servicio de lanzas se agregue por via
de vinculo todas las tierras pertenecientes al corral que fue
nomnbrado San Juan de Jaruco que Ia mayor parte de ellas se
r
1621








hallan repartidas en sitios de labor y otros distintos en las
cuaies se ha de cstablecer la ciudad del repetido titulo en Ios
terminos que constant de mi obiigaci6n y asi mismo todos los
derechos y acciones que en ellas me pertenecen con arreglo al
repartimiento que tengo hecho en difereiltes pobladores a
quiencs ademais de las tierr-as les he entregado negros escla-
vos y algunos suplementos que constarain de sus respectivas
obligaciones. Y tambien se agregue a dicho vinculo la casa
de mi morada de portales que hacen frente a la plaza nueva
y hercde de los enunciados mis padres en virtue del repar-
timiento que hicimos entire sus respectivos herederos y tam-
bien otra casa baja que linda por el fondo con la de mi mro-
rada situtada en la calle de Mercaderes No (en blanco) y
compre de los herederos de Juan Riveros para agregar a la
mencionada casa de mi morada por no tener csta la capaci-
dad correspondiente para extanci6n (?) de oficinas y de-
mis servicios interiores y para que todo tenga su puntual
debido cumplimiento se implore la licencia del rey nuestro
senior hacienda a su soberana piedad la mas reverent suiplica
L fin de que se sirva conceder ratificar y aprobar estas dis-
,osiciones".
El conde tambien dict6 la siguiente clisula en su testa-
mento: "'Y usando de la facultad que el rey nuestro senior se
ha servido conferirme por el mencionado real titulo no te-
niendo como no tengo herederos instituyo y nombro por su-
cesores de el en primer lugar a la sefiora Da. Teresa de Santa
Cruz y Calvo; por su falta, en segundo lugar al regidor D.
Pedro de Santa Cruz y Aranda mi hermano; en terccro a
mi sobrino D. Joaquin de Santa Cruz y Cardenas nieto del
enunciado D. Pedro mi hermano y de Da. Maria de Santa
Cruz y Calvo su legitima mujer y por falta del dicho D.
Joaquin a los hijos, nietos y descendientes de este si los tu-
viere; en cuarto lugar a mi primo D. Pedro de Santa Cruz
y Calvo; en quinto lugar a D. Juan de Santa Cruz y Coca
mi sobrino, hijo del referido D. Pedro de Santa Cruz y Calvo
y de Da. Manuela de Coca, sus hijos, nietos y demias descen-
dientes; en sexto lugar a Da. Juana de Zayas y Santa Cruz


163J








mi sobrmina, hija de D. Fernando de Zayas y de Da. Catalina
de Santa Cruz, sus hijos, nietos y descendientes de la dicha
Da. Juana; en septimo lugar a mi hermana Da. Bairbara de
Santa Cruz y Aranda, viuda del senior marques Cairdenas de
Monte Hcrmoso, patron de la obrapia que mand6 fundar
el gobernador D. Martin Calvo y Arrieta y por falta de di-
cha Da. Bairbara a sus hijos, nieros y descendientes; en octavo
lugar a D. Gonzalo de Herrera y Santa Cruz, hijo del capi-
tin de cabaileria ligera D. Miguel Antonio de Herrera y de
Da. Lucia de Santa Cruz, sus hijos, nietos y descencientes;
en noveno lugar a D. Juan de Zayas y Santa Cruz, hijo de
D. Fernando de Zayas y de Da. Catalina de Santa Cruz, sus
hijos, nietos y dcscedientes; en decimo lugar a los hijos de
D*. Jos' de Santa Cruz mi sobrino, hijo de los enunciados
D. Pedro y Da. Maria de Santa Cruz, y demis descendientes
de aquellos si se manejasen con honor; en onceno lugar a los
hijos de D. Manuel de Zayas y Santa Cruz, hijo de los preci-
tados D. Fernando de Zayas y Da. Catalina de Santa Cruz,
y los descendientes de aquellos si procediesen igualmente con
el honor correspondiente; en decimo segundo lugar a Da. Ma-
nucla de Santa Cruz y Coca mujer legitima del teniente co-
ronel D. Vicente Rizel, sus hijos, nietos y descendientes; en
decimo tercer lugar al Sr. D. Manuel Aparicio del Manzano,
marques Justiz de Santa Ana, del consejo de su majestad en el
real de hacienda y contador del tribunal de la contaduria de
cuentas, sus hijos, nietos y descendientes, por Ila estrecha amis-
tad y buena correspondencia que siempre hemos conservado;
en decimo cuarto lugar y por la misma raz6n, al senior code
Jibacoa, coronel del regimiento de milicias de la ciudad de
San Carlos de Matanzas, sus hijos, nietos y descendientes; en
decimo quinto lugar al senior marques de la Real Proclama-
ci6n D. Gonzalo Recio de Oquendo, regidor alferez mayor,
mi pariente; en decimo sexto lugar a los hijos, nietos y des-
cendientes del caballero regidor alguacil mayor que fue de
esta ciudad D, Sebastian Calvo de la Puerta; y en uiltimo
lugar al ilustrisimo sefnor doctor D. Santiago Jose de Hecha-
varria y Enguerria (?), del consejo de su majestad, meriti-


r64]







simio obispo de esta ciudad, y sus sucesores, en rcconocimiento
de la sumisi6n y respeto de su dignidad y particulares favo-
res que sicmnpre le he merecido: con prcvcnci6n dc que todos
los que entrasen en la posesi6n de dicho titulo han de ser hijos
legitimos, limpios de toda mala raza de mulatos, ncgros,
judios, penitenciados, ni de los nuevamente convertidos, o
que hayan cometido infamia de aquellas que el Derecho
prescribe pot tales. Y que. indispensablemente dichos po-
seedores en su tiempo y lugar hallan de tomar pot primer
apellido el de Santa Cruz".
Firmando "La Condesa de San Juan de Jaruco" en su tes-
tamento y la "Condesa de Jaruco" en sus dos codicilos y una
memorial testamentaria, Dofia Teresa Beltrain de Santa Cruz
y Calvo de la Puerta, por su. propio derecho segunda condesa
de San Juan de Jaruco, viuda y prima hermana del primer
conde de este titulo, volvi6 a testar en 12 de junio de 1788
por ante Marcos Ramirez. Otorg6 un codicilio en 29 de no-
viembre de 1798 y otro en 27 de julio de 1802, ambos ante
Jose Rodriguez, sucesor de Marcos Ramirez. Falleci6 el 8
de diciembre de 1804 y seguin asi lo mand6 en su dicho tes-
tamento, su cadaver fue amortajado con hibito de la orden
del Sefior San Francisco y se le di6 sepultura en la iglesia del
convento de San Agustin, en la b6veda que alli tenia here-
dada de sus mayores. Su acta de defunci6n aparece extendi-
da en los libros de la parroquia: del Sagrario de la Santa Igle-
sia Catedral. Comno dijimos cuando el fallecimiento de Dona
Antonia de Aranda, tal vez la segunda condesa de Jaruco no
muri6 en su casa de la calle de la Muralla o tal vez hubo al-
guna raz6n que desconocemos para no asentar su partida de
defunci6n en los libros del Espiritu Santo.
La segunda condesa de San Juan de Jaruco nombro por su
itnica y universal heredera a su sobrina Dofna Juana de Zayas,
marquesa (consorte) de Cairdenas de Monte Hermoso, y si
falleciese antes que su rnarido eCI marques, tambien su sobrino,
quedaria Cste en el usufructo del caudal hasta su muerte en
cuyo caso y no antes se repartiria entire sus herederos. En la
referida memorial testamentaria, compuesta de poco mas de


[i61


















J

~


Dfiat TL'r-ii l trnii dc Stintda (:riiz y (JiYC 0 d' c la Puert.]L, .L-J-Luida CondeS; de
Sai J.iizii dc J;ruct, B&itizadi en fa Parroqa .iyor l 1 7 de febrero de 1721-
FLt-ii'> lamllbitn en La Hai tbana el 8 u diciembr(- ci 1S04.

1,66'


..^ .^ .. ....


.J'.? 1^.:' ; .* .'rs .* ;Ma~~lT ^ ^ -i^ .~








cien clausulas, que se tuvo por parte de su testamento, que
se protcocolo en la cscribania de Dofia Candelaria Pimentel y
que testimonio de ella se guard en el archivo national, sec-
cion various legajo 253, expediente 3.834, hizo cuantiosos
legados a algunos parientes y personas de su amistad.
&r
En los mencionados instruments nada se dijo de los bienes
vinculados al condado de San Juan de Jaruco. Tampoco apa-
receran en el juicio testamentario de la condesa, el cual no
se halla guardado, como debia estar, en nuestro archivo na-
cional. Nosotros ignoramos el procedimiento para que los
gozase el tercer poseedor del titulo.
El tercer poseedor del condado de San Juan de Jaruco que
lo era primero del de Santa Cruz de Mop6x desde 1796 y
que en escrituras de 1798 firmaba "El Conde de Mop6x"
aunque en el texto de ellas, y auin su misma tia abuela Dofia
Teresa, Io titulen anticipadamente conde de Jaruco, a ma's
de Mop6x, es mencionado en cuatro ocasiones en la referida
mernoria testamentaria. La primera sobre cantidad de 8.000
pesos que adeudaba a la testadora; la segunda sobre la venta
con pacto de retro que hizo a esta sefora de un potrero por
precio de 16.000 pesos; la tercera respect a 3.000 pesos de
rentas vencidas en San Juan de Jaruco que debia imponer a
favor del culto de la parroquial mayor de dicha ciudad; y
la cuarta, de la manera que sigue: "Lego a mi sobrino el
Brigadier Conde de Santa Cruz de Mopox las imagenes y
altar que se hallan en mi oratorio, las dos aranas de cristal de
Ja sala principal, mi casa de la ciudad de Jaruco y mas de
cuarenta mil pesos que en dicha ciudad gaste en fAibricas y
otras atenciones de cuya suma podia disponer Ibremente".
En el centro de cada una de las dos unicas Haves doubles del
techo de la sala principal de la casa de la calle de la Muralla,
en vez de dichas aranias de cristal, cuelgan hoy modestas lIm-
paras triangulares de luz neon. Aquellas aranas de crystal
irian a parar a la sala de la grani casa de la calle de los Oficios
No. 152 esquina a Amargura, frente a la plaza de San Fran-
cisco. A ella que es de construcci6n antigua y no a otra


1671








que sc levant enC su lugar se refiere Don Jose Maria de la
Torre en su "Habana Antigua y Moderna", anho 1857, cuan-
do describe lo que sigue al tratar de la calle de la Amargura:
"La esquina de la plazuela de San Francisco, casa boy de Ia
sefiora Marquesa viuda de San Felipe y Santiago se llamo6
csquina de Meicwndez por un senior de este apellido que ]a
fabric, y en ella vivieron y fallecieron los generates haba-
neros Conde de Mop6x y Jaruco (6 de febrero de 1807) y
Marques de San Felipe y Santiago (1851).
Esta casa que vemos hoy en Oficios esquina a Amargura
no debi6 fabricarla ninguin senior de apellido Menendez.
Entendemos se conocia con dicho nombre la esquina en que
fue fabricada. En un catastro de las casas intramuros de la
ciudad, manuscrito an6nimo de por los anfios 1865 a 1870,
leemos que estaba sefialada entonces con el No. 28 y que
hasta el de 1861, lo habia estado con el No. 72. Lecmos
que era propia del marques de San Felipe y Santiago, que
rentaba 735 pesos 2 reales mensuales y que sufria las siguien-
tes imposiciones: 687 pesos de la capellania de Pedro de
Rojas, 1,500 de la de Leonarda Carvajal, 4,000 de la de
Antonia de Urabarro, 4,000 de la de Jose Menendez Mar-
quez y 700 del acueducto de la ciudad.
Por distintos papeles conocemos que a mediados del siglo
XVII se levantaban en aquel solar de Oficios esquina a Amar-
gura las casas propiedad y morada del capitAn Tomras de
Urabarro, heredaindolas su hija Antonia de Urabarro. Dice
el actual conde de San Juan de Jaruco y Santa Cruz de
Mop6x, en su "Historia de Familias Cubanas", que dicho
capi-ain Urabarro cas6 por scgunda vcz con Leonarda Car-
vaja! de quien tuvo various hijos, uno de los cuales, Antonia
de Urabarro y Carvajal, cas6 en 1676 con el sargento mayor
Juan Mnenndez Mairquez y Pedroso. Agrega Jaruco que
este matrimonio procre6 doce hijos, nueve hembras y tres
varones, cont`indose entire los uiltimos el presbitero Don Jos,
fallecido en 1769, y el Lcdo. Francisco Menendez Marquez,
abogado.


[68]







Volviendo a nuestra casa de la plaza vieja, ell la Guia Mer-
cantil para 1822 no aparece ningun comercio establecido
en sus portales y accesorias lo cual no significa que no 10los
hubiese desde much anos antes. En el Directorio de Jones
parLi 1840 solo vemos en sus portales cl baratillo de Miguel
Taco.
En dicho Directorio leemos que Ja casa Murala No. 8 y
]a agregada a su fondo, o sea, Mercaderes No. 72, eran pro-
pias del conde de Jaruco, el cual residia en la primera. Si no
es que este cuarto conde de San Juan de Jaruco y segundo
de Santa Cruz de Mop6x solamente tuviese alli su escritorio
de hacendado sino que en verdad la habitase con su famniiia
entonces atendiendo a lo que de 61 se escribi6, fue ma's tarde
que se traslad6 enfermo a Guanabacoa donde fij6 su domi-
cilio.
Por los anos que se escribi6 elc catastro manuscrito que
dijimos mas arriba aquellas dos casas seguian como propias
del mismo conde de Jaruco, fallecido en Sagua de Tanamo
en 1889, a los noventa y cuatro a-nos de edad. Respecto a
la de la calle de la Muralla nos dice que hasta 1861 estuvo
seialada con cl No. 8 y despues con el No. 1, que su renta
era de 166 pesos mensuales y que sufria de imposiciones 275
pesos del convento de San Francisco, 800 de la capellania
de Juan Castellon y 2,050 de la de Lucas Perez de Zabala
e Isabel de Mesa su mujer. Respecto a la de la calle de Mer-
caderes, cuyo tramo desde Muralla a JesUs Maria se ilamaba
entonces calle del Inquisidor, nos dice que al present estaba
senalada con el No. 4, que rentaba 76 pesos 4 reales men-
suales y que sufria de imposiciones 500 y 2,700 pesos a favor
de la capellania que mand6 fundar Pedro Perez de Medina.,
En su solar vemos hoy dos casas iguales fabricadas en 1886
y sefialadas con los Nos. 352 a 356.
Respecto a los estados por que pasaron las casas vinculadas
a titulos de Castilla, como virmos que lo estaba la que nos
ocupa, en una historic de la legislacion espafiola durante el
siglo XIX hasta el reinado de Dofia Isabel II, leemrnos: "Del


[.69]







27 de septiemnbre de 1820 es (A clebre decreto suprimieaido
todas las vinculaciones". "DC no verse consignada ofictal-
mnente la Real Ccdula de 11 de marzo de 1824 no pudiera
creerse su existencia pues por ella se reponian los mayorazgos
y vinculaciones al ser y estado que tenian en 7 de marzo
de 1820, y que los bienes que se hubiesen desmembrados por
cualquir causa a consecuencia de los decretos y providencias
de las tituladas cortes se restituyesen a los poseedores de la
vinculaci6n, sin qucdar estos obligados a indemnizaci6n al-
guna". "De 9 de junio de 1835 es otra ley sobre el modo de
reintegrar a los compradores de bienes vinculados, de cuya
indemnizaci6n habian sido despojados por los decretos de
D. Fernando VII". "El 30 de agosto de 1836 se restableci6
la Icy de 27 de septiembre de 1820 sobre supresion de vincu-
laciones". "El 19 de agosto de 1841 se public la ley sobre
mayorazgos y vinculaciones, refiriendose en ella a la de Cor-
tes anteriores, y para el mas facil cumplimiento de estas".
'tIE! 23 de mayo de 1845 S. M. sancion6 la nueva Constituci6n
que modificaba notablemente la de 1837". "La ley de 17
de julio de 1857 reformaba algunos articulos de la Cons-
tituci6n de 1845, versando la reform sobre various puntos
y entire ellos pernmitiendo a los grandes de Espafia constituir
vinculaciones sobre sus bienes, en la forma y cantidad que
se determinaria potr una ley especial".
A mas dc estar consignado el particular en todas las Cons-
tituciones que rigicron en Espafia en el espacio de tiempo
que dijimos arriba, al advenir la primera republican en 1873
se expidi6 decreto reservando la mitad del valor de ellas
para los demais sucesores legitimos del posccdor del titulo,
1o que practicamente acabo con las vinculaciones.


"701











Hallado en el Vaticano el Origi-

nal en Latin del Documento Ba-

sico en la Historia de la Univer-

sidad de La HIabana*

Luis F. Le Roy y G6lvez

La piedra angular en la historic de la Universidad de La
Habana lo es el Breve Apost6olico de Su Santidad inocencio
XIII, por el cual se concede a los religiosos de la Orden de
Predicadores, es decir, a los P.P. Dominicos, la autorizaci6n
para erigir Universidad en su convento de San Juan de Le-
tran, en la ciudad de Lia Habana en el aino de 1721.
Por extraordinario que parezca, el original en latin de ese
document baisico en la historic de nuestro miximno centro
docente no se habia encontrado nunca, quizais porque nunca
tampoco se hizo su buisqucda con acierto y perseverancia.
Y es que sobre la historic de la fundaci6n de nuestra Uni-
versidad se ha trabajado muy poco. Los iunicos autores que
se han ocupado de ello con seriedad y han escrito responsa-
blemente son: el doctor D. Rafael Cowley en cl siglo pasado

SEi doctor Luis F. Lef Roy y G ilvcz, distin*guido Prol'csI:r d ic I;t Aiciti,4
de Ciencia-s de la Universidad de La Habana, trash dos ;,A.i. dJ. inxcstigacio,
con-icnti(da y ier.everante vf1 sti lbhor cuonr ida por el ixito, al lograr final-
mente locai-ar este documicnto en ia Canicillecra de Brcvc dc ia Secretaria iIC
Estado del Vaticano y ohtener dc ella una copia mutentica. Ein esta uItinll
etapa dc su invcEtiglaci6o"n los auxi]ji6 eficazncnte nLc.stroc Emhbjadior ante ia
Santa Sede, doctor Aifon.M) Forcade y Jorrin.--(N. dc la R-)


[71]







y los doctors Juan Miguel Dihigo y Horacio Abascal a prin-
cipios y mcdiados de este. D. Rafael Cowley public enj
1876 su intcresante libro "Breves Noticias sobre la Ensefianza
de la Medicina en la Real y Pontificia Universidad del Ma-
ximo Doctor S. jer6nimo" (1), que desgraciadamcnte ticne
algunas erratas dc imprenta, graves por ser cometidas en
fechas; Juan Miguel Dihigo aport6 su trabajo fundamental
"La Universidad de La Habana: Bosquejo historico, trabajo
medular publicado por primer vez en el nuimero de Cuba
Peda&ogica de noviembre 15 de 1912, y con posterioridad
en los niimeros de noviembre de 1915 y enero y marzo de
1916 de la Revista de la FacuItad de Letras y Ciencias (2);
finalmente Horacio Abascal dej6 sentado de un modo defi-
nitivo que el document pontificio por el que se fund la
Universidad fue un Breve y no una Bula, como hasta entoin-
ces se habia vcnido diciendo (3).
En el afio de 1930, el Profesor Dihigo public eli aporte
mais valioso de cuantos se habian hecho hasta ese moment
en relaci6n con la Historia de la Universidad. Fu e este la
recopilacion de documents relacionados con la fundaci6n y
desenvolvimiento ulterior de la Universidad de La Habana,
que vicron la luz, numerados del 1 al 100 en los nuimeros
de enero a junio de 1930 de la Revista de la Facultad de
Letras y Ciencias (4). La documentaci6n empieza en el
afio de 1727 y alcanza hasta el dtie 1784. El Breve de Funda-
ci6n, que ocupa el numero 7 en la series de los documents,
se present con la denominacion de Biula y aparece expedido
con la fecha crr6nea de 12 de diciembre de 1721 en vez de
la correct de 12 de septiemrnbre de 1721.
Es curioso consignar que con la excepci6n del texto en
castellano del Breve de Su Santidad, que aparece en las obras
de Cowley y de Dihigo (1, 2, 4, 5) todos los papeles que
transcribe este iltimo autor en su recopilaci6n de document
tos sobre Ia Universidad en esa epoca (1728) establecen
que la Universildad de La Habana se fund por una Bula de
tfecha 12 de septiembre de 1721, manifestando pues correc-
tamente la fecha, aunque expresando mal la categoria ecle-


[72]







siastica del document apost61ico a qwe se hace referencia.
(Loc cit (4), documents nunis. 5, 6, 8, 9, 10, 15, 18 y 19).
Del mismo modo, y con la excepci6n de D. Rafael Cowley,
todos los historiadores clasicos sobre cosas de Cuba, tales como
Arrate (6) en 1761, Bachiller y Morales (7) en 1859 y Pe-
zuela (8) en 1863, dan como fecha la correct de 12 de sep-
tiembre de 1721, y todos sin excepci6n denominan Bula en
vez de Breve al mencionado document pontificio. Para nos-
otros es indudable que Ia fecha err6nca que da Cowley dos
veces en (1) y una vez en (5) es una errata tipografica co-
metida en el texto y en la transcripci6n, en (1), y ilevada en
la Nota A (p. 353) de la obra citada en (5). La fecha que
exhibe la traduccoi6n antigua del Breve de Fundaci6n quc
existe en el Archivo de Indias y que nosotros pubticamnos
tfcxtiualmiente por primera vez en el nuimero de mayo de 1951-.
de Vida Universitaria (9) es la de 12 de septiembre de 1721,
y a mayor abundamiento y para poner punto final a este
asunto de la fecha, el original en latin que se conscrva en la
Secretaria de Estado del Vaticano lleva como fecha de expe-
dici6n la iultima consignada, scgun puede verse en la foto-
grafia de la copia autentica que presentamos en el grabado
(Laimina I) que ilustra estas paiginas.
Hasta el presence, por raz6n obvia, la u inica traduccio"n
que se conocia del Breve Apost6lico era la hecha por el P.
Gracian en 1722, de la que se conserve una copia entire los
documents del Legajo 490 "Audiencia de Santo Domingo"
del Archivo General de Indias, del que se tiene relaci6n
complete en microfile, fotografia y copia mecaniografica
debidamente compulsada, en la Biblioteca General de la Uni-
versidad de La Habana."
De dicha traducci6n antigua del P. Gracia'n tomo6 Cowley
su transcripci6n de 1876, (1, 5) y es tambien la que repro-

La adqui.icitn de csta valiosa piezI qut- cunsta de 5d jocuncncus y cumi-
piende lo, Eafilo de 1717 a 1748 en iun total de 1494 ftuhos. se dehii a las
gcstiones hechas cerca del ,efi-or Rector dc [a Univcrsidad d La Hahana po
el au.tor de este trabajo hacia fines de 1949.--(N. de la R.)


173 .1












rmn /iwrn XIII/
2&9 f lnn?.rnsf rrL mcw rt.nz. .. *..
.Wro,,w A.CA .W*"/ 4 ..JA ,,nk f a ,d A'f, w y' .. A W' a i4wn a /wtz %% z. /. qpjek.1* :.

*~~~~~~~ ~ A'4tfll4*at- .awirt^^^-i^ ^^ w*?
.. ,rt, rn .VV,, W 4.. +.ii _&tfl! a ,,C wAtQIr .qasfY,,; ,f- w n r.. >l 4d o 'fsv vs eaed .4..'$
___ W wwz a V&-*'v jfm 4wAwwLSE rriwi ~~its a- trfkw
1 Oa ;:.' &, r4AvJ* awu*, _r 4 w.wo#we.,wI. .re. t ,w ,.8*Am_.

*^ ^rM^ Mftr etwibd r**^ awA 4aw^'A% A^ ,S^tw
,lWft 'N.AA %,-w A4&" 6ff WX.WM w,,,w 4,,4.fW Yr. /ff lw,._. Vw.

4A' r 'i v'* ftn &...IktwSv amt4. ..'"a e--a "Satvf" S v aM :-1#Ar4 A w Ar M .r W., av^- A JAV --- .

EU'ta~ ^ .^ wdf/ 4.tfr^^ sS t4ih^ i Wt^ J .swc~w S ^ j V8M1f^ 4b^Wfl m~t*7.9pVAl swf^$U/Sef*w mt "tvqt ifwa,
'A~ft tso*= P604p-A,/^^ t^ww ^~ftfi-^ ^f^^ -^ i w-.^^ i /k,


19 dO~ MNP44nA WVw ugmoWLw 4v, we-w-AAe ~~wea w orpw 4v~sn atrowr#%k*Ae ,"ma "1


4M f A/Arn. 4knrt A
4qwof dtaaS Juwy tpn a *fei MA4n Bw Af r lmep V&w'" AflaflM ,nqi A/SflI f-

n~wowy.
OPOi~Wr4. tNWA"3 f"om-w*"A
,,,,A,- ,,,,, '.. .. .. ... ........ .. ',.. .. E, .




~~'16







LAMINAI
Fti wgri fita de.la copia authentic Llcl Breve dfe Inocencjo XIII, porel ({1c F e
;huLtjriza a lofradles comloiicos a crigir Univrersidad ell Su Conrenltu de San Joan
deLr cri La Hahania, -en 1-721. La copla aur'dncica, quc mide 14 por 19-
pujjgudj~is. hck. xuhurc pvrgauilino pgr tin peiicdolista a tinta china, se eCueLIntra
c n ,c ,, Rc -orad doU nlik U-.ivcrs,,id,,ad de La Habana, habiendo sido donado a ese
illaxilno cientro doccnte ptri elautonr dc e ee trithajo en 1951, (Fotugrafia de
0. Morales).

duce Dihigo en sus dos trabajos fundamentals sore la Uni
ersi'dad Lie La Habana (2, 4).
Lut tradu~ci'16n de 1722 deja mucko que desear en lo
relative a1 espiritu de 13 ketra escrita, y la forma de expre-
sion fno es la'quc con rid's claridad represent lo que se dice

1741
.' ,,, j ^,afe .te. .^ > p fe ^ ^ '/ .i _, '. ,,,, e'. ,, ., .- i -. ., ., f ,,, t.l ,-& r .,,,, ,,..0
*. *,, ,, ** *.. ..'*.... *' : "*., .* # % f~t y ^ M/ *'* *". ** ** ....*

.,a. ,/, ... / ^ ^ ^ i,, ,.N r^%,*.^.: :<, : : ..* :' ; .:.."- :, 1
.....* .,.^~ t ^ ... ,. ... .,r, o .. .. .,.
: .....^^ ^ / ^ *.. .* : ; ... ,
-' ^ ; ". ,* "* *- :":^] i ~ ,*,. .... .. '. ". :. i.
.*<. :. ... .. .'.. '.. :. : .. ./ .. .,f ; :; : : .-.'.: .... : .. ,. :. ... < '. ^ ^ .^ "^ :. ,.. :.... : '' ,.
i.^^ **.** : ^ ^.y-^ ^ <:^ ..-. ,^ : ....^ .<^ ^,^,^ 1. .. .

....~ ~ ~ ~ AM N ":""."" Il;:""."=''
.. ...jil d la:: ....... au:n c di:I Br< dc In c n io X I, p r e
<,...,,.a ... ,O. fr ic ,. ..:sa e ii U ic sda n s on e t^de S n T a
e LLtnn .:."t .". i .. !:.an; ien 3721 : L: opi au.'.ka q:i ind 14,- p. or. 19
-..,.d :."i c h "u~r p.. LT :"! : : .: i.fn #". .. po "n ed l t .. ti t" ch a "e ...>.c.tr
.: : ..n :"' .. :.:: et r d ..: .i ..i e i d ..e L a .a a ,"ia .,b d id .o d : ,.. ....
ix i c tn d m-.t ,~ .l ,u o c .. tr..:j en 1.. 1 ...o rd i .(j..e.:.,:. ...






Fstogr.n doe. la quep/ cotn~c mIs Blreveda Inorescio III pot ques die
; toia ,lo rals .l)l~li, s riirU ivrid d en s C llfi'l(; e4a J a
de Lt]-lnc-r La abaa, e i7 1. a coia ut~tica qu n~de 1 po 19







en el Breve. Consecuentemente, la traducci6n que presen-
tamos a continuaci6n del texto latino que sigue, ha sido
hliecha directamente sobre este ultimo y de un modo expreso
para este trabajo. La ha llevado a cabo, con todo el cuidado
y la meticulosidad quc exige la importancia del document,
Monsenfior Arcadio Marinas, Vicario General def Arzobispado
de La Habana y latinista de alcances y reconocida capacidad
en estas disciplinas.
He aqui ahora, publicado por primera vez, c) texto ori-
ginal del Breve Apostolico de Su Santidad Inocencio XIII,
por el que se concede autorizaci6on a los frailes dominicos
para erigir Universidad en su convento de San Juan de Le-
tran en La Habana, en 1721.





INNOCENTIUS XIII
A4d futuramn rei mineoria m

Aeternae Sapientiae constlio ad Ecclesiae Catholicae per
universum Terrarum Orbem effusae regimen, meritis licet
imparibus evecti, laudabilibus eorum studiis per quae Chris-
tifidelium praesertim in remotisstirmis ab hac Sancta Sede
partibus degentium in doctrine sana institution atque
eruditioni consulitur, peculiarem pastoralis muneris Nostri
sollicitudinem, cum a Nobis petitur, libenti animo adlibe-
mus, sicut omnibus mature perpensis conspicimus in Domino
salubriter expedire. Exponi siquidem Nobis nuper fecerunt
dilecti filii fratres Provinciae Sanctae Crucis Ordinis Praedi-
catorum in Indiis Occidentalibus, quod curm in eorum con-
ventu Sancti Joannis Laterani nuncupato Oppidi Civitatis


[75!







nuncupatae Havanae Cubanae dioecesis in cisdcm Indiis
pluribus ab hinc annis magno cum progress diversarum
scientiarum, studia nimirum grammatical, Philosophiac,
atque Sacrae Theologiae, ex quibus per accuratam eorundcm
religiosorum sollicitudinem experientia teste uberes fructus
hactenus accept fuerunt, laudabiliter vigeant; et quamvis
consimilis copiosa mcssis in futurum spcrari potuisset, expo-
nentes praedicti oppositum non sine modico moerore ob
frustratam fere spern assequendi in dicto Oppido praemnium
ex dcfectu Accademiae, et Vniversitatis studii generals pro
collatione graduum expediri cogantur, proximior vero, nempe
Mexicana studii Generalis Vniversitas trecentis leucis a dicto
Oppido Havanac, ac altera Insulae Hispaniolae, ubi Con-
ventus Sancti Dominici ejusdem Ordinis earn retinet, eaque
potitur, long navigationis intervallo, quake nonnisi cum
maximo vitae discrimnine promittit accessum, respective
distent, ipsi exponentes ut dicta studia curm antiquo fervor
rcvocentur, ac juventus ad pristinum certamen restituatur,
iratibus praedicti Conventus Sancti Joannis Laterani facul-
tatem concedendi dictos gradus curm eisdem privilegiis,
honoribus, et gratis, quibus secundodictus Conventus His-
paniolae potitur, per Nos concedi summopere desiderant.
Nobis propterea humiliter supplicari fecerunt, ut in prae-
missis opportune provider, et ut infra indulgere de benig-
titate Apostolica dignaremur. Nos igitur ipsos exponentes
specialibus favoribus et gratiis prosequi volentes, ac eorum,
et fratruum primnodicti Conventus singulares personas a
quibusvis excommunicationis, suspensions, et interdict, aliis-
que ecclesiasticis sententiis, censuris et poems a jure, vel ab
homine quaviso occasion, vel causa latis, si quibus quomo-
dolibet innodatus existit ad effectum praesentium dumtaxat
consequendum harum serio absolventes et absolutos fore cen-


176








sentes, hujusmodi supplicationibus inclinati, de Venerabiliumrn
Fratrum Nostrorum S. R. E. Cardinalium negotiis et con-
sultationibus Episcoporum et Regularium, qui relations
Venerabilis Fratris Episcopi Cubani, et nunc existentis Prioris
Generalis ipsius Ordinis super praemissis cisdetn Cardinalibus
factas viderunt consilio, modernis, et pro tempore existen-
tibus fratribus dicti Conventus Sancti Joannis Laterani
facultatem conferendi gradus in illis scientist, et facultatibus,
quae in eodem Conventu edocentur, et leguntur ad instar
Accademiae secundodicti Conventus Sancti Dominici His-
paniolae ipsius Ordinis, ac cum eisdem privilegiis, honoribus,
et gratiis, quibus ipse Conventus Sancti Dominici nunc etiam
fruitur, et potitur, auctoritate Apostolica, tenore praesen-
tium perpetuo concedimus et impertimur; salva tamen
semper in praemissis auctoritate Congregationis memora-
torum Cardinaliurn. Decernentes easdem pracsentes Literas
firmas, validas, et efficaces existere et fore, suosque pleniarios,
et integros effects sortiri, et obtinere, ac ills ad quos spectat,
et pro tempore spectabit in omnibus, et per omnia plenissime
suffragari. Sicque in praemissis per quoscumque Judices
Ordinarios, et Delegatos etiam causarum Palatii Apostolici
Auditores judicari et definiri debere, ac irritum et inane si
secus super his a quoquam quavis auctoritate scienter vel
ignoranter contigerit attentari. Nonobstantibus constitu-
tionibus, et ordinationibus Apostolicis, ac quatcnus opus sit
dicti Ordinis etiam juramento confirmation Apostolica, vel
quavis firmitate alia roboratis statutis, et consuctudinibus;
privilegiis quoque indultis, et literis Apostolicis in contrariumrn
praemissorum quomodolibet concessis, confirmatis et inno-
vatis. Quibus omnibus et singulis illorum tenores praesen-
tibus pro plene, et sufficenter expressis ac ad verbum inserts
hahentes, illis alias in suo robore pcrmansuris ad praemrnissorum


[77]







effectum hac vice dumtaxat specialiter et express deroga-


mus, ceterisque contrariis quibuscumque.


Volumus autem,


ut earundem praesentium transumptis, seu exemplis


etiam


impressis, rnanu alicujus Notarii public subscriptis, et sigillo
personae in Ecciesiastica dignitate constitute munitis, eadem


prorsus fides in
pracsentibus ha


It


judicio, et extra illud habeatur, quake ipsis
Deretur, si forent exhibitae vel ostensae.


Datum Romae, apud Sanctam Mariam Majorem, sub anulo


Piscatoris,


die XII mensis Septembris MDCCXXI,


Pontifi-


cats Nostri anno primo.


F. Cardinalis Oliverius.


L.+S.


Concordat
Sccretariac


cum original quod asservatur
Status a Brevibus Aposrolicis.


Datum ex Aedibus Vaticanis, die 1


Pro-Pracfecto Tabularii


(Fmdo,)


Marius Belard4


m. Maji,


in Tabulario

anno 1951.


ITA EST
i (Fmdo.) Gildo Brugnola
0. Officium Regens
Pontificiis Diplomatibus expediendis.


INOCENCIO


XIII


Para future memorial

Habiendo sido clevado por designio de la Eterna Sabiduria,
aunque sin merito nuestro, al gobierno de la Iglesia Cat6lica,


extendida por todo el mundo,


gustosamente prestamos la


especial atenci6n que pide Nuestro oficio pastoral, a los lau-


178_








dables esfuerzos de quienes proven a la instrucci6n y for-
maci6n de los files en la sana doctrine, particularmente de
aquellos que viven en regions muy apartadas de la Santa
Sede, siempre que esto se nos pide, y scguin lo juzgamos
convenient en el Senior, despues de estudiarlo todo deteni-
damente. Y habiendonos hecho saber recientemente nuestros
amados hijos, los frailes de la Provincia dc la Santa Cruz
de la Orden de los Predicadores de las Indias Occidentales,
qne en su Convento de San Juan de Letrain de la ciudad de
la Habana y Di6cesis de Cuba en las dichas Indias florecen
pr6spcramente desde hace muchos anios, con notable progress
de las diversas ciencias, los studios de Gramiatica, Filosofia
y Sagrada Teologia, de los cuales, segiin consta por la expe-
riencia, se ban seguido hasta aqui grandes frutos, gracias al
cuidado y solicitud de dichos religiosos, y que, aunque hubie-
ra podido esperarse asimismo copiosa mies para el future,
los supradichos relatores han de resignarse no sin dolor a que
asi no suceda, por haberse casi frustrado las csperanzas de
obtener titulos academicos en dicha ciudad por falta de Aca-
demia y de Universidad de Estudios generates para la colaci6n
de grades, y que la mias cercana, que es la de Mexico, dista
de la Habana trescientas leguas, y a la otra de la Isla Espafiola,
que rige y gobierna el Convento de Santo Domingo de la
misma Orden, uinicamente se puede llegar tras largo viaje
maritime y no sin gran peligro de la vida: a fin de restablecer
et antiguo fervor en los studios y despertar de nuevo la
emulaci6n en la juventud, desean ardientemente los recurren-
tes que se conceda por Nos al referido Convento de San Juan
de Letrain la facultad de conferir dichos grades, con los
mismos privilegios, honors y gracias de que goza el Conven-
to de la Isla Espaniola. Asi, pues, nos han hecho llegar hu-
mildes suplicas para que nos dignaramos proveer convenien-


[79j









temente a las necesidades expuestas, y concederlo con nuestnra
Benignidad Apost6lica, como mis abajo lo hacemos. Por lo
tanto, queriendo Nos otorgar especiales favors y gracias a
los recurrentes, y absolviendolos a ellos y a cada uno de los
frailes del primer convento citado, y teniendolos absueltos
para el future, de cualesquiera censuras y penas a itre vel ab
hormrine de excomuni6n, suspensi6nt y entredicho, o de cuales-
quiera otras sentencias eclesiasticas, impuestas en cualquiera
ocasi6n o por cualquier motivo, en que de cualquier modo
hayan podido incurrir, y esto sola y exclusivamente a los
efectos de las presents letras: accediendo a las suiplicas pre-
sentadas, y con el consejo de Nuestros Venerables Hcrmanos
los Cardenales de la Santa Romana Iglesia, Encargados de los
asuntos y consultas de Obispos y Regulares, quienes han visto
las relaciones del Venerable Hermano el Obispo de Cuba y
del actual Prior General de la misma Orden sobre todo Jo
expuesto, que les ban sido presentadas: con Autoridad Apos-
t6olica y a tenor de las presents concedemos y perpetuamente
otorgamos a los actuales frailes del mencionado Convento
de San Juan de Letran, y a los que en tiempo fueren, la
facultad de conferir grades en las ciencias y facultades que
se ensenan y leen en su Convento, al igual que la Academia
del referido Convento de Santo Domingo de la misma Orden
de la Isla Espaiiola, y con los mismos privilegios, honors y
gracias de que este goza y disfruta en la actualidad, salva
siempre, empero, en todo lo dicho la autoridad de la Con-
grcgaci6n de dichos Cardenales. Decretamos que las presen-
tes Letras sean ahora y en lo sucesivo firms, valederas y
eficaces, y que surtan plenos e integros efectos, y que en
lip

SA iur"C VLia dh hoirtne. Se hace referencia a 3As pcnco 1iipttic.-LSt por el
Dc'ccho, y a L L.s pt',ras l-1npuctL,' por li aittIoridad.


[80]








todo y por todo valgan a quienes corresponde o correspon-
diere en el decurso del tiempo, y que asi, y no de orra ma-
nera, deben ser juzgadas y definidas siemprc por cualesquiera
jueces Ordinarios y aun por los Auditores Dlegados de las
causes del Palacio Apost6lico, dando por nulo y de ningun
valor todo lo que en contra de Io aqui establecido fuese aten-
tado por alguien, a sabiendas o por ignorancia, cualquiera
que sea su autoridad. No obstante las Constituciones y Or-
denaciones Apostolicas, ni, en cuanto fuese necesario, los
estatutos y costumbres de dicha Orden, aun corroborados
con juramento, confirmacion Apost6lica o cualquiera otra
firmeza; y asi comrno cualesquiera privilegios o indultos y
letras Apost6licas que en cualquiera forma se hubiesen con-
cedido, confirmado o renovado y sean contrarios a lo arriba
declarado. Todos y cada uno de los cuales, teniendo sus
tenores por plena y suficientemente expresados y textual-
mente insertados en las presents, por esta sola vez y a los
efectos de lo expuesto, especial y expresamente derogamos,
quedando en su fuerza y vigor para todo lo demas, asi conmo
tambien derogamos todo lo demos que haya en contrario.
Y queremos que a las copias manuscritas, o ejemplares de
las presents tetras, aun impresos, firmadas por alguin No-
tario puiblico y autorizadas por el sello de persona constituida
en dignidad eclesiastica, se les de en juicio y fucra d el la
misma fe que se daria a las presents si fuesen exhibidas o
mostradas. Dado en Roma, en Santa Maria la Mayor, bajo
el anillo del Pescador, el dia 12 de septiembre de 1721, de
nuestro Pontificado anio primero.



F. Cardinal Oliveri.


[81]









L. S.


Concuerda con el original CONFRONTADO
que se guard en cl Archivo (Fdo.) Gildo Brugnola.
de Breves Apost6licos de la Regente del Despacho de
Secretaria de Estado. Diplomas Pontificios.
Dado en cl Vaticano, el
dia 1 del mes de mayo del
afno 1951.
Vice-Prefecto del Archivo

(Fdo.) Mario Belardo.
(Hay un sello seco con las armas
Pontificias. En su borde dice:
Segreteria dl Stato di S. S.
Brevi Apostolici)

I nimciales de h.,s palahras Locus Sigiih, que en latin ignifican: LUgar del
Sello. Estc SCilo a quic c haCCe al1i-ii6n y quc ha dc figurar en el original que se
cunserva en c- Vaticano, es con toda prohabilidad como el que ilustra ia La '
mina II. Este grahado correspundc a una fotogiafia hecha por nosotros de!
Zcl]o de pFomo qLic pende dc una Bula cxpedida por el Sumrno Pontifice Pio XII,
que se conserva en el Arzobispado de La Hahbana. El sello propiamrnente dicd'o
es de plomo, como se acaba de expresar, y tiene en su anverso la, efigies dc
Sail Pedro y San Pablo; en el reverso del sel]o aparece el nontbrc del Papa
quc expide el docunimento Aposto61ico: en el caso que ilustra h figure, Su Santid-d
Pio XII. El sello pende cde dos coridones cuyo color es el de la., armas PontiP
ficias, y etos pai;an por send&. pcrfordciones hechas en la parte inferior del
documcnto, el ctial e.ata doblado, todo a Jo largo de ese border, ta! cio puede
aprccianrsc en la Laonina II.


OBRAS CITADAS

(1) Cowh'y, R.: "Breves Noticias sobre la Ek5scfianza de la Medicina en
la Real y Pontificia Universidad del Maiximo Doctor S. Jer6nimo",
La Habana, Imp. dc Pego, 1876. La "Bula dc Conccsi6n"' aparece
cn castellano modcrno en las ps. 5-7; la cita erro6nca en el texto
aparece en la p. 4, rengl6n 31.
(2) DiJhgo, ]. M.: "La Universidad de La Habana.-Bosqucjo Hist6-
rico". Reista de lia Facidlad d Leetras y Ciencia, t. 21, numrn. 3


1821





























1 "- *";'" "Till
1 -,. N .: .:'









A ; .. ..0 -












[iit
^ ^. ^": '. .-
h : .':. ',"';:,: "" l
^^ a ; y .o: : -,







*: -. :' .:. :... '. .. ;- :
*'*.. :: *.. : *^.. i
*': '" :'' ": :
'. '. .*^ .- ::" ...,i
- .: = : ::**^
i : 1' **....s:*'* .
! '. '* .* .^ ::."; ;:




; :.: .. ". *- f:-


....... .. t.. ,I .,.1.1"/: ^ ^."':' : ..: .^ .x *: ." .* :: ":.' .. .: ** :^ ^ 1\ :.
& *:, :-" .." P ::. y' ;:. : '" ^:'.^'" "":'.; : ::" j ." .* : "". : ." : .1":








: *,* .:.* ... .: .: .. .... *:. : ..(j ...: .. . .
.o rs :4 "2. i: ,: .. .. .. .. .







; : .*: :." ... :. : :*. :'.' .: :: ~- s'' : .:: : .








.. .




4::N "
;: .. : :::! ::: :: .....
i i ... .. : ..: .. 2 .: :!. .. .


v:.


4.


r.-MlINA It

Fotugrafia dcl eFlo de plomo de unmi Bui[a de PiNo Xll cxi(:cntc en ci Arzo-b7 -
pado dc La Habana. Vcasc nota : ail final dc la LradLuci,;n dci .tcluhto
pontificio. (Cortcela dc S. E. el Cardcnal Ma.i:rI Aru.caga y 3ctancourt, por
conduct c1] Canciller del Arzobitp.ido, Pr it, J. M. Doiingticz.--foco.rafia
de L, Guevrra F. Rcdriguecz).

1 83'










(1915) y t. 224 nums. 1 v 2 (1916). La "Bula de Concesi6n"
aparecc textualmentc copiada dc (1) en las ps. 26-30 del tL. 22.
(3) Aba.cal, 1H. "No es cierto quc la Univcrsidad de La Haba'na
creara por una Bula Pontificla". El Pals, viernes 13 de mayo de
1949, cd. final, p. 1, cols. 7 y 8; p. 6, cols. 2, 3, 4.
(4) Dibigo, ]. M,.: "Documcntos relacionados con la Univcrsidad dc
.La Habana" (Recopilaci6n y transcripci6n del doctor J. M. Dihigo).
Reta dt'e la Faculfad df- Lctras y Ckncias, t. 40, nuins. 1 y 2
(1930). La "Bula conccdiendo la ereccoi6n de la Universidad" Cs
cl dotumento cnim. 7, ps. 187-189.

(5) C(owley, R.: Los Tres Primeros Historiadores", t. L (Arrate).
Ed. R. Cowlky y A. Pcgo, La 'Habana, 1876.-En las ps. 353-155
a"1 11 1.stella-
aparece como Nota A, pag. 308, la "Bula de onccsi6n" cn casiella-
no consign.Andose quc esta tomada de su obra Historia de la En-
scianza Mfdica, etc,, es decir, dc (1).
(6) Arrafe, F. Al. e: "Llavc ddl Nuevo Mundo, Antemural de las
[ndias Occidentrales, La Habanta Descripta. etc". Ed. de 1830,
en las Memorias de Ila Secci6on de Historia de la Real Sociedad Pa-
triotica de La Habana". t. I. Capituilo 27.-De la real y pmontificia
univcrsidad de San Ger6nimo, fundada en esta ciudad. (p. 153).-
Ed. de "Los Tres Primeros Historiadores", t. I, ibid., p. 308.-Ed.
de "Foido de Cultura Econ6mica", Mexico, 1949, ibj, p. 139.
(7) Bachlilcr ,y Morales, A.: "Apuntcs para la Historia de las Lctras
y de la Instrucci6n Publica ei la Isia de Cuba", Imp. de P. Ma.ssa-
na, HahIbana, t. I (1859), p. 138.-Colecci6on dc Libros Cubanos
ed. por Fernaindo Ortiz, Vol. 34, p. 262.
(8) P'zitdelai, f. de a: 'Diccionario geografico, cstadistico, histo6rico de
la Isla de Cuba". Imp. dc P. Melbado, Madrid. t. III, (1863),
p. 26U.
(9) Le Roy, L. F.: "Complet6 la Universidad dc La Habaiia los Docu-
mentos dc su Fundaci6n". Vida Universi/aria, Afio II, N. 10 (Ma-
yo de 1951), ps. 17-1 8.-Se transcribe textualmente la traducci6n
al castellano hcchai en 1722, tal comno aparece en la fotografia quo
existed en la Biblioteca Geocral de la Universidad de La Habana,
dl e' .ginal que se conserva en el Archivo General de findia
(Sevilla).


[84]














uainmaro


Andres de Piedrcr-Bueno


















Aquel fue un gran dia. Al cuadrarse los soldados de la
Revoluci6n en presencia de los representantes de Ia Republica,
]a patria se reconoci6 a si misma en el especticulo inolvidable.
Cabezas venerables y bisoios combatientes, nombres ya ilus-
tres y hombres an6nimos que alcanzarian la gloria: todos
compartian el gozo de la ratificaci6n ciudadana.
A! jurar la Constituci6n, el pueblo cubano pis6 en la
'tierra fire del Derecho. De igual a igual, Cuba miraria,
a partir de entonces, a todas las naciones. Su Presidente,
reconocido o no, ;que importaba eso!, tenia el respaldo de
sus podcrdantcs para dirigirse a los mandatarios de otros pai-
ses: hoy al General Ulises S. Grant, Presidente de los Estados
Unidos de America (12 de enero de 1872); manana a Ama-
deo de Saboya, Key de Espafia (20 de enero de 1872); un
dia a la Reina Victoria, augusta Majestad de Inglaterra; otro
al President de Costa Rica, de Venezuela o del Perui.
A grades rasgos, haremrnos un comentario a la Constitu-
ci6n de Guaiimaro, que inmortaliz6 a un pequenio caserio
camagiueyano y que, pese a las lagunas naturales en una obra
de horas, di6 fisonomia juridica al latido de Yara y consa-
graci6n postuma a los mairtires del 51 y laurel de realidad
a las profeticas visions de Heredia .
Un dia, aniversario de aquel 10 de abril de 1869, imbo-
rrable en la conciencia cubana, Jose Marti escribi6 una de
sus mas bellas paginas, mural en miniatura del nacimiento


[86]








constitutional de Ia patria. Corno e1 lo dijo: "Guaimnaro
libre nunca estuvo mads hermiosa cque en los d/as en que iba
e entrar en la gloria y3 en el sacrificio. La calle era cabal-
gata. Las families de los heroes, anhelosas de verlos, venian
adonde su heroism, por ponerse en la ley, iba. a ser mayor. .
Era que el Oriente y Las Villas y el Centro, de las almas
locales y p ernIciosas compo)ian espontdncas el alma nacioital
y entraba la revoluci6n en Ia Repihblica.. Estaba Gudimaro
seflorial mads quep ninca hermoso, comno fainlia en. fiesta.
Venian el Oriente y el Centfro y Las Villas al abrazo de los
f; u-ndadores. i Y esto futC lo singular y sublime de la guerra
en Cuba: que los ricos, que en fodas partes sec e opowen, en
Cuba la hicieron!. .." Pero no. Las frases sueltas, pinceladas
de mano maestra, incitan a desplegar todo el lienzo. Ahi
viven y vibran y suefian y se exaltan los hombres que dieron
una epopcya a Cuba. Ahi va Cespedes del brazo de Agra-
monte, y el Marques que aspira a titulo mais alto, y Zambra-
na orador y Machado y Lorda y todos los constituyentes y
los hombres de la acci6n guerrera Lease el trabajo mar-
tiano. Mas que una evocaci6n es una ensefianza.
Asi, con tales elements, de tan gloriosa aleaci6n de valores
civicos, surgi6o la Constituci6n de Guaimaro, la primera que
tuvo vigencia sobre Cuba independiente y cuya proyecci6n
hist6rica ha llegado hasta nuestra Carta Fundamental de hoy.
A tal punto habia crecido la revolucion iniciada en la
madrugada del 10 de octubre de 1868 que "sen/ianI los pa-
triotas cubanos la urgeincia de fijar en u na Const/it/ci/6' los
grades prmicipios politicos y sociales quie informaban el
m oinnticieo. Era precise dar fisonomia clara y propia a,
alma de la guerra; y ello se logro con la Costliu -ci6n de
Gudiahnaro, la primera de las constituciones cubanas, ya que
los proyectos del Padre Caballero, de Joaquin Infante y de
Narciso Lopez no Pasaron de ser ineritisimas eluetubraciones
indiiduales, sin efectividad y hasta sin proyecci6on alguna
sobre la conciencia colccfiva", como afirma Roig de Leuch-
senring. Asi fue; y por eso Guaiimaro es un hito de luz en el
camino de ila patria.


[87]









Para sus momentss estelares", la Humanidad tiene su
reserve dc hombres. Los tuvo en Guaimaro, pero el reflector
del recuerdo puede detenerse en una figure exceptional, en
el joven camaguieyano que ya traia a la manigua renombre
de jurista inconforme con la aplastante organizaciO6n legal
de la colonia y que, en su propia tesis de graduaci6n, habia
expucsto un criterio valiente sobre los fundamentos justos en
la vida civil de los pueblos. Jefe natural del Camagiuey, pese
a su juventud gallardamente erguida, Ignacio Agramonte
y Loynaz canaliz6 las ansias de los hombres de Guaimaro.
Le acompafi6o en la tarea Antonio Zamnbrana, habanero que
comparti6 con e1 amistad y studios en los dias universitarios
y quien, muchos afios despues, --ya realizado el suefio de la
patria libre- record ila graduaci6n de Agramonte con estas
expresivas palabras: "Aquello fud como Fun toque de clarin.
El selo de todo el viWjo convento de Santo Domingo, en el
qne la Universidad estaba entonces, se hubiera dicho que tem-n-
blaba. El cated rdico que presidio el acto dijo que si hubiera
conocido previamente aquel discnrso no hubiera autorizado
.sit lectura; los que debian hacerle objecioies llenaron s6oo
de i.ta aianera aparente su it area, 3. yo, que allv me encon-
fraba, concebi desde entfonces por aqnel esrudiante, que antes
de ese dia no habia Ilamado mi atencion, la amistad apasio-
nada, !lena de admiracin'1 y fidelidad, que me u.lni6 con e i
hasta sn itnerte".
A los dos fue confiada la redacci6n del proyecto de Cons-
tituci6n. Fue cosa de horas. Aunque oyeron sugerencias y
las atendieron -porque aquella Asamblea era una conver-
gencia de valores sociales: Eduardo Machado, Rafael Morales,
Antonio Lorda, Tranquilino Valdes, Arcadio Garcia, Anto-
nio Alcali, Salvador Cisneros, Carlos Manuel de Cespedes,
Miguel Jer6ofiimo Gutierrez, Honorato del Castillo, Antonio
Zambrana, Ignacio Agramonte- el trabajo les retrata. Lo
que Agramronte propugnaba en su tesis de graduado, se puso
de manifiesto en la obra constitutional: division de poderes,


88]







derechos dcl individuo, libertad del pensamiecnto, respon-
sabilidad de la ciudadania
El proyecto de Constituci6n, como se sabc, fue aprobado
con la urgencia que dcmandaban las circunstancias. Lo fun-
damental era dar un mentis a los que asegurapban la acefalia
de la Revoluci6n y estrcchar filas bajo el intangible imperio
de la Ley. Como acertadamente dice Eugenio Betancourt
Agramnonte en la biografia de su ilustre abuclo: "No es
possible, sin comefer ouna gran iinnishci a, hacer u. juicio sobre
la Constituci6n de Gudinmaro sin cstudiar a la vez las cir-
cunistancias especiales en que se hizo, porqpie estudiada y re-
dac/ada por Agrammonte y' Zanbrana en menos de una hora,
admitida con ligeras -modificaciones en una sola session. y hecha
para el estado exceptional ,i, la guerra, no podia ser iun mo-
numenlo juridico; su. minrifo principal es, aparte de lograr
con ella la unificacion del gobierno revoluionario, organizar
mia Repi4billica democrdtica y3 hacer una declaraci6n de los
derechos del hombre, que an uque de existencial real discu-
fible por las condiciones excepcionales deC aquella guerra sin
cartel que el Gobierno colonial impuso a Cnba, servia de
propaganda en el interior y en el exterior para dar a conocer
las alas aspiraciones del pueblo cubano y la gravedad de sus
propositos".
El empefio qued6 satisfecho. Sobre las vicisitudes de Ia
campania, sima o cima, cipres o laurel, flotaba la Repuiblica
ecomo el espiritu de Dios sore las agtas". Los hombres
podrian caer, muchos cayeron, en la enicrucijada hostile o en
las cargas gloriosas; pero el edificio juridico se mantuvo
enhiesto, con la bandera del 19 de Mayo sobre la cuipula
simbolica.
Por eso Diego Gonzalez afirma que "Gudihmaro es el esce-
nario m.ds bello de la Revolucioni Cubana. Es possible qite
nunca rmds en Cnba se desarrolle una pugfna de doctrinas e
ideas co s lvaconrod Ia cinue a quite tuvo lutgar e/i (Gdaimaro.. .
Efectivamente: Guaimaro fue la Revoluci6n en el Tabor
de la Ley. El arrco dcl soldado sc herman6 con la toga. El
arma tuvo cl lustrre dcl Derecho. El pensarnmicnto politico


r89]








se super a si mismo. Los hombres depusieron cualquier
raz6n pcquena ante la suprcma raz6n de la patria. La am-
bici6n personal qued6 en sordina ante la voz magna de la
Repuiblica que nacio ese dia.



IIl

Aprobada y jurada la Constitucion, sc procedi6 inme-
diatamente a ta designaci6n de los miembros de la Caimara
de Represenitantes y, por estos, a la del Presidente de la
Repuiblica y del General en Jefe del Ejercito. Nadie con mas
derechos blist6ricos que el caudillo de La Demajagua para el
honroso cargo. En medio del alborozo unainirnme, fue pro-
clamado Carlos Manuel de Cespedes. A contminuaci6n, re-
cay6 el nombramiento de jefe de las operaciones militares
en el General Manuel de Quesada, mis tarde cufiado del
Ejecutivo.
La Repuiblica naci6 en cuna legal, segura de su propio
destino. Tuvo su gobierno y tuvo su bandera, la misma que
habia tremolado Narciso L6pez sobre la ciudad de Cairdenas
y por la que habian muerto el valiente venezolano en el
patibulo infamante y sus compafieros en las faldas del Cas-
tillo de Atares, y Joaquin de Agicro, Jose Tomais Betancourt,
Fernando de Zayas y Migue] Benavides en las llanuras del
Camagiiey, c Isidoro Armenteros, Hernindez Echarri y Ra-
fael Arcis en Trinidad; y, posteriormente, Francisco Es-
trampes y Ramorn6 Pinto Como un tesormo de la Republica,
en el sal6n de sesiones de la CArnmara de Representantes, qued6
ia bandera de Cespedes, confeccionada por las manos juve-
niles de Cambula .
A partir d4 entonces, comenz6 la vida juridica de la Re-
publica de (Cuba. La Camara se puso fervorosamente a
estudiar y aprobar las leyes necesarias para la organizaci6n
de la patria. En medio de los azares de la campafia, sus


[90]








mniembros cumplieron a cabalidad el deber legislative. No
vamos a seguir paso a pas0 el desarrollo de sus trabajos por-
que eso no compete a nuestro ensayo. Pero si diremos que
fue fecunda la labor realizada. Dos anios despues, en agosto
de 1871, el Presidente Cespedes decia al Secretario de Estado
de la Uni6n Norteamnericana, C. Summer, que en Cuba fun-
cionaba un gobierno con sujecion a las leycs expedidas por
la Crimara de Representantes y que, centre otras, aquella
habia aprobado "el decreto de liber/ad de coimercio de 7 de
junio de 1869; Icy sobre matrinonio civil de 18 dc janio de
1869, Ia de organization judicial de 6 de agosto de 1869, re-
Jormada en 14 de eniero de 1871; la de la orgaunzaco"n "admi-
wistrativa de 8 de agoslo de 1869; la de Ia divISwin territorial
de 6 de agosto de 1869; la de los cargos juiblicos de 12 de
agosto de 1869; reglainmenfto de procedhnien/os militares de 5
de agosfo de 1869; ley de enseanza gratuiita de 31 de agoslo
de 1869; la de la deuda inferior de la Repiiblica de 11 de
diciembre de 1869; la qne establece y reglamenta una Oficina
Principal de Libertos de 8 de sepfiembre de.1 869; reglamento
para la organizaci6n del Gabinete y Secretarias de Estado de
la Reptiblica, de 24 de febrero de 1870; ley electoral de 10
de febrero de 1870; reglamento de bancos, de 29 de enero
de 1871, ademds de las eyes relatives a la milicia ya e -U-
meradas. -"
La pugna intestina que vino luego, la creciente fricci6n
entire el Presidente de la Repuiblica y la Caimara de Repre-
sentantes, pertenecen a la Historia. Si la pasi6n nublo6 algu-
nos entendimientos, fue pasi6n noble. Asi lo reconoce quien,
hijo p6stumno del hombre de La Demajagua, nutri6 su in-
fancia con Ia evocaci6on de aquel drama, preliminary del sacri-
ficio de San Lorenzo. En el libro sobre su padre, Carlos
Manuel de Cespedes y de Quesada no tiene escruipulos en
declarar con un limpido concept sobre la significaci6n de
aquellos patriots: "Si hcmos examinado y juzgado con.
severidad la iistihucion, de Ia Cdmara y michos de s ac/os,
ha sido mas bien para deplorar 'has consecitencias de sis falta.
qie con objeto de a tic sar a su actores, c'uyo PatriofIsmo


[91]








di'dienit, gcneroso y ,puro ios complaceiios en1. reconocer 3'
aplaudir. -Y comno pudic'ramios olvidar jamas el arranquec
'0on7mo10vetdor de altgunos de s/Is iniemnbros, entusiaslas c inte-
ligentfes, qne al primner grito de patria corrieron de todas par-
tes pre:urosos a los canmpos para afrontar con denuedo los
pfligros, dc)spreciar ila Uinuerie y trocar el bincustar, e. afccto
y los placcres de la familiar por las miserias de la guerra?
Esc serd eternameinte titulo de idlispiufable honor, como sera
sieWmpr c motive de admiiracioti, amor y Profunda tristeza el
recaHerdo de los que, como Rafael Morales, Miguel Jer6'nino
Guticrrcz, Francisco La Ruia y buis Ayestardn, cayecron se-
gados en la flor de la vida".
Asi fucron los grandes de la Guerra Grande.


IV
Antes de hacer algunos comentarios a las proyecciones de
la Constituci6n de Guaiimaro, la reproduciremos tal como
fue aprobada en la memorable tarde del 10 de abril de 1869:
"Los representantes del pueblo libre de la Isla de Cuba, en
uso de la soberania naacional, establecemos provisionalmente
la siguinte Constitucin politica qe regira lo que dure
la guierra de independencia.
Art. I"-El Poder Legislativo residird en una Cdmara de
Represen/tan es.
Art. 2'-A es/a Cdmainra concurrird igual represenlaci6n
por cada uwio de los cua/ro Estados en qCue queda, desde este
i/stante, dividda la Isla.
Art. 3 -Esfos Eslados son: Oriente, Cantagaiey, Las Villas
y Occidente.
Art. 4'-Solto pieden ser representantes los citdadanos4 de
la Repilb/i'a dmayores de veinte afios.
Art. 5-E/ cargo de represent/ante es incompatible con
todos los dem las de la Rep blibca.


921








Art. 6'-Cuando ocurran l vacantes en la representaciwo
de algin, Estado, el Ejecutivo del mismo dictard las medidas
;necesarlas para uitna nueva elecction.
Art. 79-La Caidmara de Kepresentanfes no mbrard Presi-
dente encargado del Poder Ejectiivo, el Gewrral en ]efe, el
Fresidente de las Sesiones y demcds empiteados s'uyos. El 'general
en Jefe estard subordinado at Ejecutivo y debe darle cuenta
de sus operaciones.
Art. 8&-Ante la Cdmnara de Represent/antes deben ser acu-
sados, cuando hubiere lugar, el Presidennte de la Kep;lblica, el
General en Jefe y los iniembros ce la Cdimara. Es/a acusa-
ci6n piiede hacerse omr ccua/qtuier ciudadano; si la Cdmniara la
encon rare atendible, someterd el acusado al Poder Judicial.
Art. 90-La Cdaiara de Representantes puwde deponer Ii-
bremente a los futncionarios ciuyo nombraminenito le corres-
ponda,.
Art. 10-Las decisions legishlativas de la Canmara niece-
sitan para ser obligatorias la sancion del Presidenle.
Art. 1 P-Si no la obtuvieren, volverdn a la Cdmara para
nueva deliberaci6on en ,que se tendrdn en cu'ntia las objeciones
que el Ejecutivow presentare.
Art. 12'1 El Presidente estd obligado en cl termino de
diez dias a inpartir si aprobacion a los proyectfs de ley o
i'egarla.
Art. I3"-Acordada por seguniida vez una resolncion de la
Ca'mara, la sanci6n sera forzosa para el Prcsidente.
Art. 14-Deben ser objetos indispensables de ley, las con-
tribuciones, los empre'stitos publwcos, la ratificaci6n de tra-
tados, la declaraci6n y conclusion de la guerra, la antorizia-
cikn del Presidente para concede palentes de corso, lev'an;ar
tropas y mantenerlas, proveer y sostener una armada y la
declaraci6n de represalias con respecfo al enemigo.
Art. 159-La Cdamara de Represetnfanltes se cons/litye en
sesi6n p ermanente desde eli moment en que los represenfan-
tes del pueblo ratifiqten esta Icy fundamental hasta que
terminne la gnerra.


1931









Art. 16..--E Poder ecufswi6ro residird en el Presidet te de
la Rep iblica.
Art., 17--Pa ra ser Presidelite se require (a edad de trein-
ta anios y haber itacido en la Isla de Cuba.
Art. 18"-El Presidefute puede celebrar trafados, con Ia
rafificauio6m de Ia Cdimara.
Art. 19 '-Desiggnard los Embajadores, Ministros Pleuipo-
tei ciarios y Codnsules dc ]a Repuiblica en los praises extranjeros.
Art. 20" 'Re cibird los Eminbajadores, cuidard de que se
ejecuten fic/men fe ,(as ley'es, y expedird sus despachos a fodos
los empleados de la Repliblca.
Art. 21-Los Secrefarios del despacho serda jtombrados
por la Caimara a propuestac del Presideufe.
Art. 22"-E1 Poder judicial es independence; su organi-
zaciOf1 sera objeto de ui alei' especial.
Art. 234--Para ser elector se requtieren las mismias co ndi-
ciones que Para ser elegido.
Art. 24'-Todosos os ha bi/atles de Ia Republica son, en-
terameinle lfbres.
Art. 215"-Todos los ciadadanos de la Reptiblica se consi-
derardu soldados del Ej ercito Libertador.
Art. 26"-La Repuiblica no reconoce dignidades, hono ores
especia/es ni priilegio algituno.
Art. 27"-Lo.i cildadanos de Ia Kepublica Ino potdrabi ad-
mitir honores fi disfinciones de min gun npal s e-vfranijero.
Art 28"-La Cdmara no podrd atacar las liberfades de cul-
to, impreiu/a, remt/i6/t pacifica, etnsefiTanza y pefici6n, i de-
reecho algit)o iunailenable del pueblo.
Art. 29--Esfa Consitu u ci61 podrd einmen tdarse ctuando la
CdJara tndWimenumnee lo determine.
Y, ya reproducido integramente el texto constitucional,
haremos algunas notas sobre su articulado y determinaremos
su influencia posterior.


[94]










Aunque toda la Isla no tuvo representaci6n en Guaiimaro,
los forjadores de la Constitucion no podian establecer dife-
rencias regionales. Cuba es una, y la Repuiblica debia abar-
carla totalmente, a traves de los cuatro Estados en que sc
dividia desde entonces la Naci6n: Oriente, Camaguey, Las
Villas y Occidente. Mas tarde, cuando las circunstancias
favorables de la campafia llevasen la guerra hasta el extreme
oeste de Ia Isla, se modificaria la division departmental de
las tierras occidentales. Pero en aquel moment toda la patria
quedaba rcpresentada en Guiimaro.
La antigua division insular en tres rcgioncs -Orientc,
Centro y Occidente- se hizo mais logica en el nuevo trazado
politico, mais acorde con la geografia y, pot otra parte, con
las necesidades de la Revolucion. No se aludi6 entonces a las
islas y cayos adyacentes, subentendiendose que se les consi-
deraba natural prolongaci6n de Cuba. Luego, en las consti-
tuciones que siguieron a esta, se di6 a nuestro territorio la
nomenclatura political mias afin a la geografia fisica. Fue
Guiimaro, en el texto constitutional, el primer paso para
fijar los limits de las actuales provincial.



VI

Despues de articular la Camara de Representantes, expre-
si6n legal del pueblo cubano, los constituyentes de Guaiimaro
dieron cabeza a la Revoluci6n al disponer que el Poder Eje-
cutivo residiria en el Presidente de la Repciblica. Del ar-
ticulo 16 al 20, inclusives, se vertebra este cargo, los requisitos
para ocuparlo, las facultades inherentes al mismo, etc.
Aunque no en la posibilidad, si en la realidad, en las cons-
tituciones posteriores -con excepcion de la de Jimaguayiu,
que no hace referencia a esto- tienc vigencia la conditional


[95]







que exige el articulo 17: ""haber nacido en ia Isla de Cuba".
Este es un triunfo de Cespedes. Otros constituyentes qui-
sieron dar facilidades a los que lucharan por Cuba, pero la
Asamblea Soberana sc dccidi6 por la conditional cerrada.
Acabamos de decir que este articulo tiene vida en los textos
constitucionales que siguieron al de Guaiimaro. Aclaremos:
queremos decir en el orden moral. La Constituci6n de La
Yaya, en su articulo 19, autoriza la exaltaci6n a la Presi-
dencia de Ia Repuiblica de aquellos extranjeros que hubiesen
servido a Cuba con las armas en la mano diez afios por lo
menos en sus guerras de independencia. Este artlculo se
reproduce en Ia Constituci6n de 1901, 1928 y 1940. Pero
en la practice el articulo de Guaiimaro subsiste porque ape-
nas podrian senialarse media docenas de casos -el Generali-
simo Maximo G6mez, el Mayor General Jos6 Maria Capote,
Carlos Roloff, Rius Rivera, etc. Y, de cualquier modo, esta
"puerta abierta" estaba limitada a la vida de tan preclaros
ciudadanos. Ya en la de 1940 no tiene realidad. Vcase, pues,
c6mo la voz de Guaimaro resuena en las Cartas Magnas
que afios despues se da el pueblo a si mismo.
La designaci6n del Presidente de la Repuiblica por Ia CA-
mara de Representantes -articulo 7- limita en cierto modo
Su jerarquia. En mementos dificiles, mas de accion que do
jegislaci6n, el Poder Ejecutivo debe tener plenitud de dcre-
chos. Acorde con la Constituci6n de Guaimaro, era ficil
el rozamiento de 6rbitas. Los hechos subsiguientes lo com-
prueban. AJ limitar la fuerza ejecutiva del Presidente, se
quiso cvitar el fantasma de la dictadura; pero se abri6 brecha
a ia lucha interior que debilit6 la Revoluci6n y marc su
eclipse.
Hasta que punto era cierto este prop6sito, lo dice con toda
claridad Antonio Zambrana en su libro "La Repuiblica de
Cuba", publicado cuando aun no se habia cerrado la decada
heroic: 'La Cdmanra debia nombrar al Presiden;, e enc,-rgado
del Poder Ejicui/ivo y al General en Jefe del Ejercifo Liber-
tador y podia dleponerlos sin previa formacion de casa -
sin explicar los mofivos de la media. Era de este modo la


j961






deposifaria de la auloridad suprema; c l verdadero cen ro del
Poder p ublico; la en/idad realinente responsible del Go-
berno, cuya inspeccion y cn ya influiencia irian de seguro
hasta los rids peqnefios detalles ad in stfrattow. No podia
ser de otra mantra: la preservacion de los principios fmnida-
mentales del sistema reptublicano era Ia necesidud rds a)pre-
miante despuds de la independencia del territorio. El nonm-
bramniento del Presidente del Ejecitivo significaba qpe la
Cdmara habia recibido por ,un asentimiento enfusiasa y
undnime del pueblo el derecho de obrar en su nombre. El
nombramiento del General en. Jefe ponia el FEj'rcito en ma-
nos de la Cdmara en vez de ponerlo en las del Gobierno.
La deposicion sin explicaciones y sin responsabilidad hacia
quo el poder de lia Cdmara fuese efectvo y no nominal; la
armaba para la defense de las instifh uciones y eviaba escan"-
dalos y pe/gros considerables. Por los meritos de las pcruonias
en quienes de antemano se sabia quie habian de recaer eso.s
dos importanifes cargos, parecen. estas precamciones una in.-
gratitfud; pero no hay ningifn respefo personal quo deba
ponerse por encima del respeto que inspirai los pueblos y los
principios. De Cespedes y de Quesada no sO 1temia nada que
fuese un imal settimietnto, pero sus errors pod/an tener en la
suerte de Cuba un influjo de la mayor trascendencia".
Obras de hombres, jovenes en su mayoria, la Constitucio6n
de Guaimaro recalca el character civil de inuestras guerras
de independencia. A pesar de su resultado -discordia con
Cespedes, deposici6n de este, etc.- la idea de aquellos cons-
tituyentes se renueva en el 95: el ternor a un caudillaje mili-
tar prevalece e inspira la separaci6n de poderes y subordina-
cion del military al civil, Es la pugna de Marti y de Maceo
en la celebre entrevista de La Mejorana.
Confcsamos, a fuer de sinceros, que la realidad di6 raz6n
al pensamiento maceista, que era el mismo de Cespedes en
la hora de Guaimaro. En medio de la guerra, con toda la
fuerza de Espafia volcada sobre la Gran Antilla, ambos cri-
terios chocaban y desgarraban la necesaria unidad de acci6n.
Cuando Maceo muere, en la sorpresa de Punta Brava, no


[97 1







iba hacia Las Villas, a mediar con el peso de su nombre y
de su gloria en las desavenencias entire el Gobierno de la
Republica y el General en Jefe? Otra vez, como en los
dias lejanos dc ]a Guerra Grande, se enfrentaban la teoria y
ia realidad, los hombres del Derecho y los del Hecho.
La Constituci6n de Guaimaro dispuso en su articulo 7
que a la Caimara de Representantes correspondia el norm
bramrniento del General en jefe y que este estaria subordinado
al Ejecutivo y le daria cuenta de sus operaciones; pero el
articulo 9 ponia a estos funcionarios en manos de la Camara
de Representantes. En la Constituci6n de Guaiimaro, se su-
bordina el Jefe del Ejercito al Consejo de Gobierno. Al
plasmarse la Republica de Cuba, el problema se resuelve en
pocas palabras: "El Presidente de la Reputblica es el Jefe
Supremno de las Fuerzas de Mar y Tierra". (Ahora habria
que anadir: "y Aire'.)


VII

Como natural colof6n del articulo 1" de la Constituci6n
de Guaiimaro -"El Poder Legislativo residird en unia Cdmara
de Representante" a esta correspondi6 la fijaci6n de con-
tribuciones, la ratificaci6n de tratados, la declaraci6n y con-
clusi6n de la guerra, etc. Asimismo, como hernos visto al
transcribir el texto constitutional, a la Caimara competia
autorizar al Presidente de la Repuiblica para conceder pa-
tentes de corso, levantar tropas y mantenerlas, proveer y
sostener una armada y la declaraci6n de represalias con res-
pecto al enemigo. (Articulo 14). Pero verdaderamente today
la-vida legal del pais quedaba sujeta a las deliberaciones de
la Camara de Representantes, salvo lo pertinente al Poder
Judicial.
Como hem 6s dicho, a partir de la aprobaci6n de la Carta
Fundamental, la Camara qued6 constituida en sesi6n per-
manente -articulo 15- y realize una proficua y plausible


198]







labor legislative. No dejo de Ia mano la confecci6n de las
Leyes de la Revoluci6n y su obra sobrepas6 las dificultades
de la contienda. Vease el magnifico resumcn del doctor
Panfilo Camacho, "Biograffa de la Cdmara en la Guerra
Grande". (Academia de la Historia de Cuba. 1945).
Desgraciadamente no fue possible armonixar los criterios
de la Camara y del Ejecutivo. Sc abri6 una lucha entire
ambos poderes del Estado y la unidad de la guerra qued6
rota por pasiones, no por altas y nobles menos perjudiciales
a la patria. Esto y la facilidad que el articulo 8" daba para
poner en el banquillo de los acusados al Presidente de la Re-
puiblica, al Genieral en Jefe y a los miembros de la propia
Camara, trastornaron el ritmo institutional de la Naci6n.
Cualquier ciudadano podia hacer la acusaci6n y, si la CA-
mara la encontraba atendible, sometia al acusado al Poder
Judicial. No se cumpli6 este precepto en el caso de C6spedes.
Por deficiencias en la Judicatura? Lo cierto es que la Ca"-
mara, basindose en el articulo 9 --"La Cdiara de Repre-
sentantes puede deponer libremiente a los funcionarios c iyo
nombramiento le corresponda"- conoci6 y resolvi6 el pro-
blema planteado y asumi6 con entera responsabilidad el fall
adverse: la deposicion del Presidente Cespcdes.
Pero, verdaderamente, como dice Octavio R. Costa en su
studio sobre Calixto Garcia "en aquiel debate, Ia responsa-
bilidad no estaba en Carlos Manvci de Cespedes ni en sm s
adversaries politics, sino en el regimen vigente, en la estruc-
turacion juridica dada a la Repuiblica mediatife la Constifn-
cnon labrada en Gn dimaro".
Para evitar casos similares, en la Constituci6n del 1901
se especifico entire las atribuciones del Senado: .]uzgar cons-
tituido ei Tribunal Supremo de ]usficia al Presideute de la
Replblica", siempre presidido por el Presidente del Tribunal
Supremo y, previa la acusaci6n formulada por la Camara de
Representantes. Acaso el recuerdo dc lo acaecido en el 1873
pes6 en la memorial de los constituyeniites del Teatro Marti.
Las cosas influyen como veneno o como antidote. El hecho
injusto del Bijagual no podria repetirse cn nuestra Historia.


[99]









VIII

Los articulos 10, 11, 12 y 13 de la Constituci6n de Guai-
maro correspondent a las relaciones entire el Poder Legislativo
y el Ejecutivo de la Naci6n. Con un criterio lo6gico de suje-
cion a una autoridad, la aprobaci6n de una decision legis-
lativa no bastaba para darle fuerza de Ley. Era necesaria la
sanci6n presidential. Pero la negative a sancionar un pro-
yccto de ley no podia invalidarlo. Para eso volvia al seno de
la Caimara, con las objeciones que el Presidente estimase opor-
tunas o convcnientes at desenvolvimiento de la guerra y la
organizaci6n cstatal. No obstante, la ratificaci6n del pro-
yecto de Icy lo imponia a la voluntad del Ejecutivo. Esto,
en un sistema unicameral, pone en peligro la armonia de
poderes. La expericncia de la guerra de los diez anios es sufi-
ciente para demostrarlo.
Aunque con las variantes razonables, un articulado seme-
jante se mantiene en la Constituci6n de 1901. Torna de la
de Guaiimaro cl mismo tramite, pero lo modifica en cuanto
a la revision del proyecto de ley. La existencia de dos cuer-
pos iegislativos -Senado y Caimara de Representantes-
facilita que el asunto sc dilucide mejor. Ya no se puede alegar
empccinamiento de una de las parties. Se require Ia aproba-
ci6n por las dos terceras parties de los miembros de ambas
Camaras, en sesi6n conjunta, y por votacion nominal para
quitarle toda sombra. Aprobado el proyecto de ley, s6oIo hace
falta su promulgacion en la Gaceta Oficial, que debe hacerse
dentro de los diez dias siguientes. Como se ve, lo dispuesto
por los constituyentes de Guaimaro mantiene su vigencia
cn los dias que corren.


IX
Otros artiiculos -18, 19, 20 -se repiten mis o menos en
las constituciones posteriores. A tenor de ellos, el Presi-
dentce Cespedes design a distinguidos cubanos para que se


[100]






trasladasen a las tierras americanas y abogasen por cl reco-
nocimiento de Ia Republica de Cuba. Dcsgraciadamente en
aquella oportunidad no lograron mas que debilcs manifes-
taciones de simpatia, sin efectividad en la traigica realidad
de la guerra, aunque si carifiosos testimonios de compene-
tracion en esos pueblos. Como afirma Enrique Pifieyro, en
su notable studio sobre Morales Lemus y Ia Revoluci6n
Cubana, "en segmida Ilegaron a iainos de MoraL's Lin its des-
pachos en formna, que lo nombraban Enviado Exiraordinario
y Mitfistro Plenipotenciario emA los Fsfados Utfidos ,y le a0'to-
rizaban en (odo ctanto futese necesario phara obte/er *no soo
el rcconocimiento de la iidependencia de la Isla, shio fodos
os auxilios morales y ma/eriales que con'dujese, a library ,
Cuba del dom inio espaiol y 'levsewn a rapido f ert mitno la
sierra". Tambien la Cdmara de Represenlanfes de los Es-
tados Unidos habia acordado ese dia (por noicetia y ocho
ivofos contra veinticualro) ofrecer al Presidew sue sH a poyo
consfitucioinal para cuando juzga.se oportiuo "reco aocer la
indepeidencia y soberania del gobierno repitublicatto de Cu-
S ba". El 30 del mismo ries la Republica dc Chile reconoc'i6
como beligerantes, enm el sentido legal e inferniacional de la
palabra, a los patriots cubanos. Trece dias despucs b izo lo
mismo el gobierno del Pern' y el 10 de junior Ia Repiiblica dI
Bolivia. Los suwcsos pareci an surgir y congregarse die prop6-
silo para Ilenar de esperanzas y ventturas el regazo de la neitva
republican que se clevaba en cl mar de las Antillas". He aqui,
pues, una de las naturales consecuencia de la Constituci6n
de Guaiimnaro.


x
X

Aunque la Constituci6n de Guaiimaro no lo cspecifica, al
aprobarse el sufragio universal se entendia su cjcrcicio uini-
camente para varones mayores de veinte anos. En la Ley
Electoral no se determine con claridad el alcance de cste
articulo. Pero hay que anotar un hecho indiscutible: los


[1o1]




Full Text


  Home | About dLOC | Collections | Governance | Digitization | Outreach | FAQ | Contact  
  Powered by SobekCM
Acceptable Use, Copyright, and Disclaimer Statement  
© All rights reserved   |   Citing dLOC