El salitre natural en la isla de Cuba

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
El salitre natural en la isla de Cuba estudio
Physical Description:
46 p. : ill. ; 21 cm.
Language:
Spanish
Creator:
Certón y Cuervo, Francisco
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Cuba?
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Saltpeter industry -- Cuba   ( lcsh )
Genre:
non-fiction   ( marcgt )

Notes

General Note:
Caption title.
Statement of Responsibility:
por Francisco Certón y Cuervo.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 49574895
ocm49574895
aleph - 28353551
System ID:
AA00019180:00001


This item is only available as the following downloads:


Full Text












































+
HD
'9585
.S143
C92
1887















4'
I





45 H
~ 4










M, u
a




* 3





it

S. a

a




C

a

I





* 5.














A


I Ii
I..






S

a




4 S




I




'4


I WI

S


S .4
C..













































i '


4



** .


.WW


p..'


I..'.
C


F' t








A''-9

















'P





~&


-. ~ 4


* F-;;t

It; :

*" I'


'4*


P














I '
E ALITRE NATURAL EN LA ISLA DE MUBA


STUDIO
POR EL
Comandaante de ejhrdito, capilia de artilleria
S D. FRANCISCO CERON Y CUERVO



Las existencias de salitre son abundantisimas, A tal
punto, que ban tenido que reducirse en Chile y Peri las
explotaciones del nitrato de sosa, que, importado en
S Europa, tiene entire otras aplicaciones, la de ser trasfor-
I mado en nitrato de potasa: continfia beneficiAndose el sa-
litre natural en la India, y dadas estas premises, no pa-
rece al pronto sea de interns el studio que presentamos;
consideraci6n que nos obliga A dar algunas explicaciones.
SReconocida la necesidad de establecer una fabrica de
S p61vora del Estado en la isla de Cuba, fui comisionado el
afo 1880, como lo fueron otros oficiales del Cuerpo, para
'4. escribir una Memoria, arreglada a un extenso y deter-
S minado program. La existencia de salitre natural en la
i isla era uno de los puntos que debian dilucidarse; aun-
3. que falto de tiempo para llenar mi cometido, como hubiera

n deseado, por tener que regresar i la Peninsula, tuve la
gunos datos, que me permitieron deducir que era presu-

*' ""*,,",. . ,




wa 'w wI
-2-
mible la esistencia de tan valioso element para la fabri-
caci6n de la p61vora, y sefialar la conveniencia de que se
estudiase. mAs la cuesti6n. Posteriormente, y por former
parte de una brigada encargada de continuar el mismno
asunto, tuve necesidad de volver A ocuparme de 61,
reuniendo mais datos, que forman el studio que ahora
present.
Industrialmente considerada, ;,serai beneficiosa la ex-
plotaci6n del salitre natural, en caso de encontrarse en la
isla de.Cuba? De eucontrarse grandes depdsitos, oIn que no
es imposible, de modo que la explotaci6n pudiera verifi-
carse en tan gran escala coino se etieetua en Chile y Peri.,
es indudable quie seria altamente beneficiosa, pues se ob-
tiene un product (nitrato de potasa), cuyo procio es, y
siemnpre habrA de ser en el mercado, superior al del ni-
trato de sosa, que ahora sirve como primera material para
obtener aqudl. De no ser tan considerable los dep6sitos
que pudieran encontrarse de salitre natural, es dudosa
la empresa; sin embargo, merece estudiarse, pues no es
tan absolute que el nitrato de sosa y el salitre de la In-
dia, absorban el mercado y anulen toda producci6n de
salitre de otras procedencias. En Francia, dice Mr. La-
play, en una nota comunicada A una publicaci6n tan so-
ria como el Monitor Cientifco, del Dr. Querresville (pfi-
gina 330, Marzo 1885), se retiran muchos cientos de mi-
lee de kilogramos de nitrato de potasa de los residues de
la fabricaci6n del azilcar de remnolacha, por procedimien-
tos especiales que ignoramos, pero que. sin duda, no se-
rin menos complicados ni costosos, que los sencillos pro-
cedimientos para el benefibio del salitre natural. Haceo
pocos aflos (1879) estaban en explotaci6n Iks cuevas de
Virginia y Kentioky, en los Estados Unidos. Pbsible, por
lo tanto, podri ser que diera resultados la explotaci6n en
la isla, aunque no fuera mis que para proveer nuestras-
fabricas de p6lvora, y principalmente la que se proyeeta
establecer en Cuba. No hace mnuchos meses, en Felrero
dea 1886, apareci6 un articulo on el Scientific American






3
Supplement. titulado Sources of ,S'lpeler, que empezaba
con las siguientes reflexiones: c>Asi, como los veneros de
minerals que prometen producer metales, preocupan a
los mineros; la mayoria de las gentes menospreeia una
clase de products ttrreos que poseen, no obstante su
considerable valor commercial. El primero, entire ellos, es
el salitre 6 nitrato de potasa." No carece de importancia
el asunto y parece merecedor de alguna atenei6n.
Y si industrialmente merece alguna atenei6n, creemos
que militarmente tiene mayor importancia. Deseibranse
6 no yaeiinientos de nitratos, nuestras investigaciones
nos han permitido denunciar, como lo hacemos en este
studio, la existencia doe acumulaciones abundautisimas
de materiajes de donde obtener esta, sal, en cantidades
tan considerable como se necesiten el dia que, por cual-
.quiera circunstancia se dificultara 6 imposibilitara la
provision de este important element en la fabricaci6n
de la p6lvora. Considerables eran los dep6sitos que habia
en Paris, y no obstante, el aho 1870, durante el sitio, el
Gobierno se preoeup6 de su acopio, Ai tal punto, que uuo
de los principles cometidos del Comitd cientifico de la.
defense, fuW el proponer medios para extraer el salitre
contenido en el suelo parisiense. La sublevaci6n de la
India produjo tal escasez de esta sal, que elov6 su -valor
al fabuloso precio de 59 libras esterlinas la toneladai.
Democtrada por las consideracioues anteriores la im-
portancia que A nuestro parecer tiene el asunto que nos
ocupa, y aunque convencidos de que nuestra inaufieien-
cia no nos habrh permitirlo tratarle como se merece, nos
creemos en el deber de presentar este studio, con objeto
de llamar la atenci6n de personas mias ecompetentes y que
Illeguen A realizarse los proyeetos que se exponen.
SiLasi sucedier, y si este trabajo fuera de utilidad
para. nuestro, pais y para el Cuerpo A que tenemos la
lonra de pertenecer. habriamos aleanzado el logro de
nuostras mayors aspiraciones.



a** *






-4-
-- 4 --'


I.

La nitriticaci6n natural, 6 sea la producci6n esponti-
nea de salitre en la naturaleza, no ha tenido esplicaci6n.
completamente satisfactoria, no existiendo on la actua-
lidad una teoria unAnimamente admitida, si bien los tra-
bajos de Schkesing y Muntz, y otras experiencias poste-
riores del mismo geuero han servido de fundamento ia la
que admiten autoridades tan respetablos en la eiencia
como Berthelot, Wurtz, Schitzenberger y otros ().
Desde hace much) tiempo se conocen las coudiciones
favorables para la formaci6n de los nitrates: la prcsencia
de compuestos amoniacales 6 de products capaces de
dar amoniaco, generalmente materials orgAiuicas en des-
composicion pitrida, el acceso suficiente del aire atmos-
f6rico y la iutervencidn de sustancias porosas, eran los
factors que debian realizar en las nitrerias artificiales
lo que la naturaleza producia espontaneamente, al pare-
cer, por la influencia de estas mismas circunstancias.
Pero uumerosas irregularidades en la march de la ope-
raci6n, 6xitos por una part, resultados negatives en
otros casos, demostraban que no so estaba en posesi6n
complete de todos los elements de la cuesti6n, y que las
teorias eran deficientes. Mr. Schlocsing y Muutz conside-
ran que la nitrificaci6n es debida ia an fermnento especial
orgainico, y asi tienen raicil explicaci6n muchos hechos
que no la teudrian de considerarla como un fen6meno
puramente quimico.
Para explicar la acci6n de los fermentos se admite,
entire otras hip6tesis, que estos organismos se asimilan

() Sur la force des otalikres explosives d'apres la lurmochimie,
por Mr. Berthelot, 1883, tomo I, pfig. 309. Diclionnaire de Chimie,
por Ad. Wurtz. ap6ndice, pig. 827. Trails de Chimie gdndrale, por
Paul Schfitzenberger, Paris, 1880, tomo ii, piLg. 321. Sur la nitri-
ficalion, por Mr. Robert Warrington. Monileur Scicntiflque, del
Dr. Querresville. Febrero, 1885.






5-
la sustancia fermentecible y espelen los products de la
fermentaci6n, como verdaderos products de denutrici6n,
6 que engendran por sus runciones vitales una material
soluble que obra quimicamente sobre la sustancia f'er-
mentecible. Para la existencia de estos organismos mi-
crosc6picos ban de concurrir determinadas condiciones,
como sucede para la vida de los series de las escalas su
periores. En el aire ambient que respiramos, por ejem-
plo, los series vivos, animals 6 plants, trasforman el
Soxigeno en acido carb6nico, y para realizar esta trasfor-
maci6n han de concurrir circunstancias ajenas por com-
pleto A las nucesarias para la acci6n quimica. La material
trasformable, en este caso. el oxigeno del aire atmosf6ri-
co ha de star mezelado con otro fluido inerte, el Azoe,
en proporciones que no pueden exceder de ciertos limits
en mAis 6 en menos, para hacerlo respirable, ha de tender
cierto grado de humedad, que tampoeo es ilimitada, ha
de mantenerse entire determinados grades de calor, ha de
haber luz y elements de nutrici6n, y de este modo serA
possible la vida de los series que produce confinuamente
por su acci6n fisiol6gica la trasformaci6n del cuerpo qui-
mico oxigeno en el compuesto quimico &cido carb6nico;
si fuera limitada la cantidad del aire, la cantidad de acido
carb6nico producido tambi6n lo seria, y dependeria, no
s6lo del oxigeno present, sino tambi6n del nimero de
series que lo respirasen; pudiendo trasformarlo todo l61 por
complete, 6 una part sola, al cesar de funcionar por falta
de vida; suspenders temporalmente la producci6no al sus-
penderse las funciones de esos series organicos, que de
reeobrarlas continuaria; operarse en lapses de tiempo di-
ferentes, etc. Y sin detenernos mas en esta comparaci6nu,
veremos mas adelante que se observarAn esactamente
estos fen6menos en la nitrificaci6a de las materials nitri-
ficables, explicables unicamente atribuy6ndola A orga-
nismos vivientes que la verifican.






-6-I
Las materials nitriueables son, en general, todos los
compuestos azoados, animals 6 vegetables. que contienen
los elements del amoniaco; poro por lo que se .conoce
actualmente, parece que el amoniaco es el inico cuerpo
nitrificable, estrictamente hablando, pues se hia obser-
vado que siempre que se han empleado sustancias no
amoniacales, la primera face de la cvoluci6n ha sido laI
producci6n de amoniaco, que precedia A la del acido ni-
trico (Experiencios de C. F. A., Tuxen, 1884). Han po-
dido nitrificarse la orina diluida, la leche, la soluci6n de
esparragina, el orujo de colza y de cacahuete, demos-
trandose asi que las sustancias vegetales sou suscepti-
bles de nitrificacion, propiedad negada por algunos qui-
micos. El studio de la nitrificaci6n ocupa preferente-
mente la atenci6n de los quimicos de todos los paises por
la importancia que tiene, por muchos concepts, en agri-
cultura.
Existen ciertas plants que parecen fabricar salitre a
espensas de las combinaciones azoadas contenidas en el
'terreno 6 en los abonos, tales son: el tabaco, la remola-
cha, la borraja, la parietaria, y sobre todo las plants de
la familiar de las amarantAeeas.


Las materials nilrificables son, en general, todos los
compuestos azoados, animals 6 vegetables, que contienen
los elements del amoniaco; pero por lo que se conoce ac-
tualmente, parece que el amoniaco es el unico cuerpo ni-
trificable, extrictamente hablando, pues se ha observado'
que siempre que se han empleado sustancias no amonia-
cales, la primera fase de la evoluci6n ha sido la produc-
ci6n de amoniaco, que precedia i la del Acido nitrico
(Experiencias de C. F. A., Tuxen, 1884.) Han podido ni-
trificarse, la orina diluida, la leche, la soluei6n de espa-
rragina. el orujo do colza y de caeahuete; demostraindose
asi que las sustancias vegetables son susceptibles de nitri-
ficaci6n, propiedad negada por algunos quimicos. El es-




w w n w~


-7-
tudio de la nitrificaci6n ocupa prefereutemeate la aten-
ci6n de los quimicos de todos los paises por la importan-
cia que ticue. bajo tiuchos couceptos, en agriculture.
Existen ciertas plants que parecen engendrar salitre
ai expenses de las combinaciones azoadas contenidas en
el terreno 6 en los abonos: tales son; el tabaco, la remo-
lacha, la borraja, la parietaria y sobre todo, las plants
.de la familiar de las amarautAceas.


Como hemos indicado anteriormente, los trabajos de
los emineutes quimicos MM. Schlcesing y Muntz, prodii-
jeron la nueva teoria de ia nitrificaci6n, quo despnjando
a la porosidad de su papel de agent determinant del
fen6meno, segin la opinion de Kuhilman, generalmente
admitida, lo asignan a un organismo especial analogo al
fermento acetico, suficientemente conocido, aquellos sa-
bios hicieron.que filtrase lentamente a travys de una capa
de arena silicica mezclada con '/, de carbonate de cal,
el agua de letrinas riea en compuesto amouiaeales y
azoados: el liquid sometido al ensayo, tard6 ocho dias
en llegar a la parte inferior del filtro. En el licor recogi-
do no so not6 durante los primeros veinte dias seoales de
nitrificaci6n, ni el tenor azometrico vari6 sensiblemente;
pero despuds de este period empez6 la producc.i6n de sa-
litre, que t'ud aumentando poco ai poco y coucluy6 por
absorber todo el Azoe disponible. La manera de verificarse
la conversion, esta sola circunstancia, induce fuertemen o
teo A creer que es debida a .un fermento organico, que
necesita un cierto tiempo para desarrollarse y.ejercer Bus
funciones. El fermento se pudo aislar y la experienceia
,que sigue comprueba la realidad de su influencia. Se
sabe que los vapors de cloroformo paralizan momenta-
neamente 6 destruyen en definitive, segidn lo que dura
su acci6n, la actividad de los fermentos organicos: ahora
bien, cuando la nitrificaci6n en las condicioues precoeon-
tes esta en plena actividad y en su intensidad mAxima,






-8-
puede suspenderse poralgin tiompo 6 quedar cortada por
complete hacieudo iutervenir los vapores de clororormo.
Desde el afi) 1877, que fueron publicadas estas expe-
riencias, se han aducido nuevas pruebas en favor de la
teoria en ellas fundada.
Como se ha visto, el cloroformo, y en general los an-
tisepticos, son nocivos A la nitrificaci6u
La nitriflcaciun de las tierras de cultivo y de las .
aguas de cloaca, estai demostrado que queda estricta-
mente circunscrita entire los limits de temperature t
que estA confinada la aetividad vital de los organismos
inferiores.
La acci6n del calor, confirm esta opinion: llevando i
la temperature del agua hirviendo, las aguas de las le-
trinas 6 las tierras de cultivo, se destruye enteramente
el poder nitrificante de estas materials, que pueden reco-
brar, lo mismo que si hubiesen sido exterilizadas deotra
manera cualquiera, y sea el que fuera el tiempo tras-
currido, por la ndicidn de alguna porci6n dp tierra de cul-.
tivo 6 por algunas gotas de una soluci6n recientemente
nitrificada que aparten los organismos nitrificantes que
contienen; pero si se omiten estas adiciones, se puede
exponer libremente el liquid esterilizado al aire filtra-
do (*'), sin que se produzca nitrificaci6n.
Mr. Robert Wassington, en la Memoria que public
The Jovrnal of The Chemical Society, Diciembr3 1884,
presentando nuevas pruebas en apoyo de la cuesti6n que
tratamos, dice: "Si la nitrificaci6n es debida i la activi-
"dad vital de un organismo, es claro que no podrAprodu-
,cirse sino cuando todas las sustancias necesarias para la
",nutrici6n de este organismo estdn realizadas. Una sus-
",tancia indispensable A toda vida es el Acido fosf6rieo.,

(*) Se flItra el aire tapando con algod6n en rama, algo flojo, el
cuello de los matraces 6 frascos que contienen las soluciones; tie-
ne por objeto no dejar paso 6 los organismos que puedan estar en
suspension en la atmdsfera.






i 9
((He hecho las experiencias siguientes para que el aci-
,Ido fosrorieo quede fuera de los medios nitrificantes ordi-
unarios. El 8 de Octubre de 1883, puse en march tres cul-
uturas en la mezela amoniacal ordinaria ('). el fosfato de
"potasa se habia suprimido en dos de ellas. Las tres solu -
ociones fueron cultivadas con algunas gotas que prove-
.. nian de un cultivo reciente. El 22 de Octubre la nitrifi-
n'acion estaba inikiada en la soluci6n quo contenia el ibs-
fato; el 10 deNoviembre la nitrificaci6n del amoniaco era
wcompieta. Los frascos que no contenian fosfato faeron
nexaminados hasta el mres de Junio siguiente; pero en
oninguno de los dos se produjo nitrifieacidn Parece, pues,
,que la presencia de fosfatos es una coudici6n esencial
para la nitrificaeion, y en este hecho teuemos una nue-
,va corroboracion de la teoria que atribuye la nitrificacion
uA la acci6n de un organismo vivieute.,)
Y ariade mAs adelonte, con lo que daremos por termi-
nado este punto:
(cEs difieil concebir que nuevas pruebas se podrian
,aallegar para coufirmar todavia mas la teoria de la nitri-
Oficacion por los fermentos. Sin embargo, aunque las mais
ocde estas pruebas esten expuestas ai la consideraci6n del
,mundo cientifico hace siete aros largos, no puede de-
neirse qde esta generalmeate admitidala teoria que atri-
nbuye la nitrificaci6n ai un organismo: es verdad que no
nha sido seriamente impugnada, pero tampoco ha sido se-
,riamente aceptada. Incumbe ciertamente. ai los sabios
,)que discuten las cuestioues de higiene y de agriculture
naceptar la teoria, y por consiguiente considerar la oxi-
,daci6n de la material orgAnica azoada como efectuada
ndnicamente por organismos vivos y limitada A las con-
ndieiones que convienen A su actividadji, 6 alegar alguna
nprueba en favor de la opinion contraria, la nitrificaci6n
nproduciendose en las tierras y en las aguas por simple
,wcontacto con el oxigeno cuando todos los organismos


w


(') La empleada para Bus experiencias.






10-
nhan sido absolutameute escluidos. Schlcesing ha dado
nevidentemente el gilpe de gracia a la teoria, segdu la
,cual el aire en los porox del suelo se encuentra en un esta-
odo particular dle condeusaci6n, y podria en raz6n de este
Ahecho ejercer una acei6n osidante especial; ha de-
omostrado (Annales de la Science Agronomique. 1884, I).
nque los gases en tin suelo vegetal, ocupan simplemente
el volume normal debido A la temperature y presi6n
natmosf6rica.)

El organismo nitrificante 6 mnicrobio nitrico, que como
antes dijimos, consiguieron aislar MM. Schlcesing y
Muntz, por cultures sistemAticas en un medio liquid
(comptes rendus, tomo LXXXIX, paiginas 81, 1074) ('), es
un corpdsculo 6 celdilla brilliant, puiintiforme. redondea-
do 6 ligeramente alargado, algunas veces ligados dos A
dos, de I a 3 mil6simas de milimetro de diAmetro, inm6-
vil, viven en una atm6sfera osigenada (aerobio), y per-
tenecen Ai la gran familiar bacteriana, habiendo sido cla-
sificado en el g6nero inico de los micrococcus de las es-
fero-bacterias 6 bacteria globulares (").
El f'ermento nitrico se propaga cultivando un liquid
nutridor 6 tierra, con algunas particular de tierra vege-
tal 6 con algunos centimetros cfibicos de aguas de le-
trinas. No existe en el polvo del aire atmosfdrico, su
multiplicaci6n es lenta y parece operaree por brotes 6
retofos. Berthelot compara el microbio nitrico en su as-
pecto al que presentan los germeues de las bacteria que
se reproducen por esporulaci6n: la esporulaci6n consist
en formarse en la mediania de la celdilla, en "ino de los
extremos 6 algunas veces en las dos extremidades, un
corpdsculo muy refringente que se trasforma raipidamen-
te en un esporo oblongo 6 cilindrico. refractando fuerte-
(' Se eccuentran detallea en las Legous de Chinie Agricole,
par Th. Schloesing, 183.
(') Vease fermentacioon, pkgina 807 del ap6ndice al Diction-
maire de Chinie, de Ad Wurtz. -




w w


11 -
mente la luz y presentaudo contornos muy sombreados.
Esisten en abundancia, como lo demuostran numero-
sas pruebas, en las tierras superficiaies de todo pais fer-
til. estando uniformemente repartidos hasta una prot'un-
didad de unos 23 centimetros en las tierras arcillosas v
algo mais en los terrenos mas ligeros; desapareciendo a
las mayores do 60 centimetros. Abundau igualmente en
las aguas de las letrinas, quo contribuyen a purificar.
Los miarodermos ordinariis y otras vegetaciones mi-
crosc6picas son completamente distintos de estos fer-
mentos, y basta sou contraries Ai su acci6n: u'a soluci6n
muy infestada de bacteria atmosrdricas no se nitrifica;
y los nitratos son descompuestos y trasformados en com-
puestos organicos azoados durante el desarrollo de su
micelio 6 semilla. Hasta parece. son distintos los orga-
nismos productores de nitrates y nitrites.
Todos los fermentos nitricos no poseen la misma po-
tencia nitrificante; los hay vigorosos y d6biles. Se obtie-
nen los organisms vigorosos por cultures eu soluciones
muy concentradas y bien provistas de ingredients nu-
tr.itivos; tales orgauiamos conservan su caracter aiu en
cultivos sucesivos do solucionos d6biles. Se obtiene un
organism d6bil, por ,eculturas muchas vocos reoetidas
en solucionos muy diluidas, cuando so precede asi, el
organism puode concluir por incapacitarse para produ-
cir nitrificaci6n alguna. aiu en las condiciones mas fa-
vorables. Si un organismo debil se pone en una soluci6n
nutritiva conchntrada, puede no producer efecto; pero si
la nitrificaei6n se inicia, es possible que se vigorice, tfor-
-tificandose los nuevos fotbrmados en raz6n de las condicio-
nes favorables quo les rodeau. Con organismos vigorosos
so ha conseguido nitrificar soluciones que se habian mos-
trado refractarias y aumentar la volocidad ordinaria de
la nitrificaci6n hasta efectuar la de soluciones conve-
nientemoente proparadas on diez y seis dias; mAximo A
quo se ha llegado.
El organismo nitrificante de los paises tropicales es






-12-
mias vigoroso y de tarnmafo notablemente mayor que su
similar de los paises templados (*.
El organismo nitrificante pose una facultad de oxi-
daci6n de una energia escepcional La combustion de la
material organica, que se produce por la influencia del
desarrollo de otros series microsc6piros, se detiene en la
produeci6n de Azoe libre, es decir. que no pueden tras-
portar el oxigeno ambieate mas que sobre los elements
muy combustibles (carbon 6 hidr6geno), combinados al .
iazoe en la material orgAnica. La mnisma combustion viva,
elimina de los compuestos cuaternarios el Azoe en estado
libre en casi su totalidad.
Para fijar el oxigeno al Azoe, precisa pues, que el or-
ganismo que nitrifique la material azoada tenga una ap-
titud especial, aptitud demostrada, por otra part, porla
energia que necesita para la trasformaci6n de otros cuer-
pos tanto 6 mis dificil de oxigenar que los compuestos
azoados. Ahadiendo pequefas cantidlades de ioduro de
potasio a un medio on vias de nitrificaci6n quo reuna las
condiciones mas favorables para la producci6u del nitro,
se observa que el iodo es arrastrado en el movimiento
general de oxidacion que trasbforma el hidr6geno en
agua, el carbon en icido carb6nico y el iazoe en nitrato.
Con esta experiencia demuestra M. A. Muntz i"'), que A
aquella causa debe atribuirse la presencia del iodo en el
estado tan normal de oxidaci6n (iodatoi, que se encuen-
tra en los yacimientos de nitrato de sosa de los paises
tropicales, cuando por todas parties la naturaleza lo pre-
senta en forma no oxidada. :A
Dadas A conocer, aunque someramente la material ni-
('j Sobre la formaci6D de tierras nitriflcadas en las regions
tropicales.-Nota de MM. Muntz y Marcano, presentada h la Aca-
demia pr Mr. Schlcesing, phgiua 855, Moniteur du Dr. Quesne-
ville. Agosto 1885.
(") Sobre laoxidaci6n del iodo en la nitrificaci6n natural-Nota
de M. A. Muntz, presentada en la Academia de clencias, 6 insert
pkgina 671, tomo xv, Moniteur Scientilfque, du Dr. Quenesville.-
Junio 1885.






13-
trificable y el fermento nitrico, corresponde exponer, si-
quiera sea del mismo modo, las condiciones que ban de
concurrir en la realizaci6n del fen6meno.
La temperature ti',ne una influencia reconocida y es-
tudiada en la nitrificaci6n. Por bajo de 50 es insensible,
A 120 llega ai ser apreciable, es cada vez mAs activa a
media que la temperature so eleva; alcanza su miAximo
. 37 (segdn Schloesing y Muntz), para decrecer, siendo
muy lenta A 45 y cesando 6 los 550 completamente. La
temperature de 30 es muy favorable. A los 100 perece
el organismo nitrificante, de tal modo, que las tierras
y las soluciones en vias de nitrificaci6n pierden esta pro-
piedad llevadas A ese grado de calor. sin recobrarla des-
pu6s del enfriamiento.
La luz es nociva al desarrollo de las bacteria en ge-
neral. Las experiencias de Soyka (*) demuestran plena-
mente cuAn desfavorable es su efecto en la nitriflcacion;
A la que conviene en igual grado, una luz moderada 6 la
oscuridad. Se puede esterilizar una soluci6n por la ex-
pogici6n prolongada a una viva luz solar.
Los microbios nitricos. dijimos, eran acrobios y no
resisten una privaci6n prolongada de osigeno, al menos
cuando sus funciones se verifican en un liquido.
La humedad es indispensable en tanto no impida la
libre circulaci6u dcl aire 6 su acceso hasta los organis-
mos. Basta desecar una tierra frtil para esterilizarla al
poco tiempo.
Todos los investigidores han reconocido que la pre-
sencia de una base salificable es una condici6n escncial
para la nitrificaci6n. ,Una d6bil alcalinidad del medio,
Adicen Schlesing y Muntz, es necesaria para la produc-
ujcin del nitro. En la naturaleza desempefia este papel
nel carbonate, 6 mejor el bicarbonate de cal. Los carbo-
))natos alcalinos producen el mismo resultado, pero cuan-
)do su grado de concentraci6n excede de 2 A 3 por mil.

{') J. Soyka.-Zertschrifl ffir biologic, 1878, pbg. 449.






14 -
,json desfavorables y hasta, paralizan la acci6n del fer-
,mento nitrico.n
Lo mismo acontece con la cal caustica; una fuerte
dcsis de cal retarda 6 suspended la evoluci6n nitricak que
prosigue en cuanto la cal se line al acido carbunieo. Las
soluciones rte orina, poco concentradas 'al 5 pop 100 lo
mis, se nitrifican sin la preseucia de una base alcaliuaa
adicional. que es sustituida por el carbonate de amonio
formado por la urea. siendo esta Iformaci6n la primers
fase de la nitrificaci6n de la orina: pero se produce. Im
mitad del nitrato qc hubiera dado la soluci6u de haber
tenido ot.ra base suplementaria.
La existence ole uu compaesto carbonoso orgAuico en,
pequeia proporcin6u, es esencial para la nutriciSu del:
organismo; pero parece que un exceso de este-compucsto
ha de disminuir el product de la nitrificaci6n, apropiAn-
dose una parte del oxigeno, que de otro modo quedaria,
disponible. La orina, aparentemente, contiene bastante
carbon orgainico para su propia nitrificaei6n.
Parece tambin, que la presencia 6 ausencia de cuer-
pos porosos, no present. marcada influencia. en la nitri-
ticaci6n; en contraposici6n. A las antiguas opiniones.

Se reconoce por lo expuesto, la existencia de series
orgAnicos particulares que determinan la fijacidn del
oxs-igeno al amoniaco y A los cuerpos organicos., y poD
consiguiente la metamorfosis de estas sustaucias eni niii-
tratos; loqpe en gran part resuelve el problema de la
nitrificaci6n operada en la naturaleza A espensas de esos.
cuerpos azoados; problema completamente, distinto, de, el
de la fijaci6n del Azoe libre sustraido A la atm6sfera, pero
con; 6l conexo, porque la nitrificaci6n natural se opera so-
brne los compuestos azoados ya fbrmados-y preesistentes.
Es un problema, desde hace muchotiempo controver-
tido, el de la fijacidn del azoe del airey de su trasforma-
ci6n en compuestos oxigenados, tales como los nitratos
y sales amoniacales en el. reino.mineral; los alcalis, amir-


. Ili,'




w


15 -
dos y compuestos albuminoides en el vegetal y animal.
Un compuesto azoadrlo estando ya formado, es ficil exs-
plcarse su trasformaci6n en otro de orden distinto; pero
queda siempre el problema de la formaci6n de este com-
puesto inicial; puesto que el izoe no se combiua directa-
mente con ningfin euerpo i la temperature ordinaaia, y
las reacciones quimicas, segiin Berthelot, que se produ-
con en la naturaleza son insuficientes, al parecer para ex-
plicar la reproducci6n incesante de las combinaciones
azoadas. Pero como en realidad esta reproducci6n ince-
sante se verifica, ha establecido Berthelot, deducihndolo
de susexperienc.ias, quo debe atribuirse A una energia es-
trafta A. las acciones quimrnicas, y que esta energia es la
electricidad; no eu sue mauifestaciones violentas, pues
desde hliace much tiempo se sabe que durante las tem-
pestades so forman pequ.flas cantidades de 6cido nitrico
y nitrato de amoniacom que son arrastradas por las lluvias,
pero que no explica la inmensa eantidad de izoe trasfor-
mado; ni tampoco iesos efluvios de gran tension que se
observe eun ocasiones; que tatabidu lo hacen en cautidad
insuficiente:-la electricidad Ai d6bil tension que se des-
arriTolla en la superficie del snelo en todo tiempo y lugar,
afn en las estaciones mas sereuas, es la que fija el azoe ia
la. temperature ordinaria (').
La exposici6n anterior que hemos formado, extrac-
tando. combinando y hasta copiando al pie de la letra lo
concerciente al asunto que nos ocupa y que hemos en-
contrado on. publicaciones peri6dicas y obras recientes a
nuestro alcance, acusando siempre su origin para dar a.
la doctrine la respetabilidad' de sus autores, 'es el funda-
mento te6rico en que habremos de apoyarnos en el estu-
dio: deo las probabilidades que haya para sospechar la
existencia de salitre natural e'on la isla de Cuba.


() Sur la force des maLieres explosivesa dcaprk la TArmochimic,
tomo i, pfgina 309 y siguientes.


^4jMAii






16--


II.

La isla do Cuba situada en la zona t6rrida, muy pr6xi-
ma al tr6pico de Caincer, disfruta de un clima regular, en
el que la temperature no llega ai extremes de excesivo
calor ni frio escesivo. Tres estaciones, bastante marca-
das, se notan en ella; la de la seca. la de las aguas y la
de los Nortes. La de la seca reina en los mess de Marzo.
Abril y Mayo; la de las aguas, de Junio A Octubre, y la
de los Nortes principia en Noviembre, concluyendo por
lo regular en Febrero. Cuando se entabla la seca, por lo
comtn reinan los vientos del S. y S. 0. (los sures de cua-
resma), que causan un calor sofocante, haciendose notar
el mes de Setiembre por igual circmunstancia.
La temperature media de la Habana, segdn las ob-
servaciones hechas en various aflos, es de 25", enalgunas
parties del interior de la isla 23', en Santiago de Cuba 27'.
La temperature media de los meses mAs calidos (Julio y
Agosto) 280 y 29; la de los mas frios (Diciembre y Enero)
17 en el interior, 21 eu la Habana y en Cuba 23. La tem-
peratura extrema que ha sefalado el term6metro centi-
gradn A la sombra es de 300 y 31, no descendiendo sino
en raras ocasiones A 10 6 120 (').
Es opinion muy admitida que la isla de Cuba form
part del continente americano, habiendo estado unida a
la Peninsula de la Florida y al YucatAn en el period ter-
ciario mias modern, perteneciendo su actual constituci6n
geol6gica A esta dpoca: en ese period, como ha dicho en
la Enciclopedia (") (Mayo 1885) el ilustrado matauncero
D. Francisco Jimeno, la caliza se present en su apogeo.
predominando en la constituci6n geol6gica de Cuba bajo


(1) Geografia de la isla de Cuba, por D. Est6ban Pichardo.- Ha-
bana, 1854. Segunda part, pAg. 259.
(-) Que se public en la Habana.






17 -
tres aspects diferentes; el primero, compact y resisten-
te, evidentemente terciaria; el segundo. Asperay porosa,
correspond al period cuaternario: y el tercero, com-
puesto de una aglomeraci6n de f6siles marines diversos
y de species vivientes, perteneciendo por tanto a la6po-
ca actual.
Esa calizajurdsica, como la denomina Pichardo ('),
llamada en el pais seboruco, constitute la capa principal
de la mayor part de la isia, extendiendose desde el ron-
do de los mares i las cimnas de las montafias; presentin-
dose en unas parties desnuda y en otras con superposi-
ciones mAs moderna.3. El seboruco, batido por las :aguas,
se ennegrece y pertora, aumentandose la apariencia es-
ponjosay sus puntas, que se denominan dientes de perro.
En estas rocas calizas, trabajadas por las aguas inte-
riores de la corteza terrestre, so ban formado cuevas,
cuyo nimero es grande en todas las parties de la isla. La
mayoria de las que tienen entrada comunicando con la
atm6sfera son refugio, durante el dia, de los murcielagos
que existen en la isla en nimero prodigioso, y su cons-
tante permanencia en esos lugares ha producido la in-
mensa cantidad de excremento que en ellas se encuen-
tra, formando grandes capas de much espesor, que se
ha convertido paulatinamente en el abono llamado guato
de murcidlago. El Sr. Zardoya, ingeniero director de una
empresa que esplotaba las cuevas de guano de murcid-
lago en Trinidad, lo ha analizado, encontrando los carac-
teres quimicos siguientes: sometido A la acci6n del fue-
go, so descompone la material orgAnica, arde con ligera
llama y desarrolla una gran cantidad de sales amoniaca-
los de un olor fdtido de came y pluma quemada: prolon-
gada la acci6n del fuego se carboniza completamente con
todos los caracteres de un hello carbon animal, ligero y
brillante. Triturado con la cal viva desprende amoniaco:
tratado por los Acidos y cloruros da diversos colors de

(' Oeografla, etc- 2.' part, pfg. 7.






18 -
poca importanoia. El anailisis cuantitativo da, por tirmei-
uo medio, la siguiente composici6n centesimal:
Agua higrosc6pica ........................ 5'680
Materia organica animal y sales amoniacales 40' 125
Fosfato de cal .......................... 37'930
Potasa ................................... 1' 185
Sales ii.olubles .......................... T 290
Otras sales ,olubles....................... 6'545
Silice .................................... 1'245
100'000
Vemos, pues. que se encuentra en esas cavernas el
oarbonato de cal, esponjoso y facilmente disgregable. en
presencia de materials animals eu descomposiciin pitri-
da, ricas en amoniaco, fosfato y carbon organico, A tenm-
peraturas favorables, con aire atmosfkrico suficiente, pues
viven en ellas los murci6lagos que son series de la escala
superior, con poca luz, que de otro modo no las eligirian
esos animals para sus guaridas; y humedad bastante.
proviniendo de las filtraciones propias de la clase del te-
rreno; se reunen, per lo tanto, todas las circunstancias
mAs tfavorables requeridas para el trabajo de la nitrifica-
ci6n; y es lgico deducir que este trabajo debe haberse
realizado y que han de existir en esas cavernas dep6sitoa
de nitrates de las bases presents: cal, magnesia, pota-
sa, etc.
Esta conclusion, deducida de cousideraciones pura-
meunte teoricas, vamos a verla confirmada por la compa-
raci6n que haremos A continuaci6n de algunas cuevas de
diversas parties del mundo, en que se encuentra y bene-
ficia el salitre natural, con sus similares de Cuba, que
daremos A conocer.


La presenoia del guano de murci6lago es indicio que
debemos considerar muy seguro de la existencia del sa-
litre natural: alli donde el primero abunda, encontrare-
mos que tambi6a abundant los nitratos; sin queo.por esto




.w w *w 'Y~


19.--
dea eanteu, lerse que, la reciproca sea eierta; 6stos. puedeb
prese-ntarme sa eL aeornpaoamientiDo de aquxelL matepia
animal. pues la naturaleza tiene pnocedimieitos variai-
simos que couducen al mismo flu. I.a eoiueideneia die-
coesistir el guano de murei6Lago y el salitre en los: mis-
mos lugares, hace tiempo habia sido observada. Caando
pu.bliearon los capitaues de artilleria D. Claudio del Frax-
uo y D. Joaquin Bouligny, su tratado de la teoria y fa-
bricaci6n de la p6lvora en general (1847), algo. aDticua-
do, pero aun muy interesaute y lleno de ensefauza, ya
so atribuia, con bastante generalidadl, la formaeion del.
salitre en las cuevas de Ceylan. a la presencia de los ex-
aementos de murcielago, si bien las opiuiones estaban
divididas, creyendo unos indispensable la concurrenejia
4desta material animal, y estimaindola otros solo conve-
nionte; fundAbanse 6stos, en que no en todas las caver-
nas de aquella isla done se encontraba salitre, existia
el excremeato de murcielago; lo que rebatian aquellos
aduciendo que no estaba probado que La material animal
no fuera arrastrada por filtracibn.
Las salitre-ias naturales de Coeylan son cavernas
ah.uecadas naturalmente al principio y despu6s hechas
mayors por la explotaci6n. Forman sus paredes una roea
caliza magnesiana, conteniendo feldespato. La caverna de
Memoora, no contieae excremnentos de murcitlago, tenia
(en la dpoca en que se escribi6 el tratado de pSlvora de
Fraxno y Bouligny, de donde tomamog estas noticias),
0I pies de largo, 80 de altura y 200 de profundidad, y
hacia eincuenta aios que siu interrupci6n se estaba es-
plotando. En la caverna de Boulatwellegode, una de las
mias considerable de Ceylan, se babia encontrado graa
cantidad de excrementos de muroielagos.
El salitre se sigue explotanrlo en las cavernas deCey-
lan .('), conoeidndose hasta treinta lugares en que se pro-
duce y prepare para el mercado. Las cuevas estan gone-

() Scientific wmerioan suppleuwil, 13,Febrero 1886.






20 -
ralmente lejos de los lugares habitados, en regions de-
siertas y de no ffcil acceso, con guano de murci6lago en
unas y en otras no. El anAlisis de una roca nitrosa de las
mias productivas de Domber t, de una cueva sin guano,
da 2'4 por 100 de nitrato de potasa y 0'7 de nitrato de
magnesia. La tierra nitrosa de la gran cueva de Loiver,
cerca de Wellaway, contiene 3'5 por 100 de nitrato doe
cal yv 3'3 de nitrato de potasa. Se hace la recogida del
nitro durante seis meses al aflo, picando las incrustacio-
nes de las paredes de las cuevas; los fragments se re-
ducen a polvo, para someterlos A los sencillos procedi-
mientos del beneficio.
Duraute la guerra civil de seccesi6n de los Estados
Unidos de Am6rica, escaseaba el salitre en los Estados del
Sur, descubriendose entonces las cuevas del condado do
Giles. en Virginia. Las paredes de estas cuevas son Aspe-
ras, rugosas, el techo liso, manando de 61l incesantemen-
te gotas de agua de cal, lo que ha producido huecos en
various sitios que demuestran la acci6n del agua en la bfor-
maci6n de estas cuevas. La roca es una caliza con estra-
tificacion de otra roea mias dura y pedazos y granos de
pedernal. Los murci6lagos abundan, y d 7a presencia del
guano de es/os animates se atribuye, en un informed dadao
al Departamento de Agriciutura de aquel pais, la.forma-
cidn del sali/re ('). La tierra salitrosa forma vetas mon-
tones centre la piedra caliza y sobre el suelo de las -'ale-
rias. Es un barro suelto, amarilloso, conteniendo parti-
culas de carbonate de cal y mucha silice 6 arena. La pro-
ducci6n ha llegado A ser de 280 libras inglesas (126'98
kilogramos) de salitre puro extraido de la tierra quo ocu-
pa una superficie de 18 x 20 pies (33'445 m2). Eu Birma-
nia se extrae el salitre de las tierras nitrosas acumuladas
en cuevas.
En Sumatra las cuevas de salitre de Caltown, son el
albergue de innumerables pAjaros parecidos A las golon-

') SciealifIc umerican supplement, 12 Julio 1879.






21 -
drinas. mas numnerosos a media que mis se penetra en
ellas: sus excrementos, que tforman en algunos sitios de-
p6sitos de 4 y 5 pies de prot'undidad, son los que produ-
cen el salitre, segdiin se consigna eu el articulo Vomrces
of sallpetre, per Mr. Warnford Lock, publicado eu el
Scientific american supplement de 13 de Febrero de 1883.
Un pie cibico (28'315 dm3) de esta tierra hervida ca has-
La 8 libras (3'628 kg.) de nitro.
Por filtimo, en el Brasil se ha extraido salitre para
hacer p6lvora de contrabamdo de una tierra color de cho-
colate. que se encuentra en las cuevas de Serrote, en
Rio-das-Velhas.
Las noticias anteriores establecen un ttrmino de la
eomparaci6n. que procuramos; el otro lo darin las que si-
guen y la completan, permititndonos llegar A la compro-
baci6n que nos proponemos.
En todo el aflo 1880 so ocuparon los peri6dicos de la
isla, tanto los de la capital como los de fuera de ella, en
largos articulos y diversos sueltos, del descubrimiento y
explotacidn de grades dep6sitos de guano de murciela-
go, encontrados en unas cuevas curca del rio de San
Juan, en ei limited de los partidos judicialcs de Cienfue-
gos y Trinidad. La explotaci6n esti en la actualidad
abandonada. habiendo pasado A la Peninsula por estos
dias el Sr. D. Maximino Zardoya, ingeniero quimico, di-
rector do la empresa. Estas cuevas deben ser las mismas
que cita Pichardo en la pig. 267, 2.' parte de su Geogra-
fla de Cuba, al ocupars.e do los volcanoes, diciendo A este
prop6sito:-ccE1 afeo 1837 se alarm el pdblico do Trini-
dad por la aparici6n de un supuesto volcin en las cuevas
cerea de la ciudad. Se exploraron por orden del Goberna-
dor y los comisionados informaron lo sigu~ente: entra-
mos por una boca estrecha que va ensanchAniudose, cuyo
terreno, muy hdmedoy fresco, es de temperature l0" mAs
baja que la de la atm6soera de su entrada; A las cien va-
ras empez6 el denso humo de aquel ambiente, que tenia
salida por un boquer6n (aqui el term6metro on 12"); con-







2 2-
tinuamos A la furnia de combustion por emttre eienaga y
calor; la cueva se extendia hasta 800 varas; filtra por las
b6vedas bastante agua lentamerrte, formando estalacti-
tas, y ai la conclusion se hall un charco cenagoso: en
las cavidades laterales infinidad de murcidlagos. El pun-
to en combustion, cuya temperature era mAs elevada que
la anterior, es an peutaigono irregular de poca Area; se
sonde6 con una barra de hierro, la que se introdajo en la,
ceniza basta ocho varas; recogimos minerales y parties
do las tierras inmediatas que analizamos, resultando car-
bonatos y sulfatos calizos, silice. alfimina, sales de po-
tasa ('), 6xidos de hierro y de cobre, sustancias animatleg
ny azoandas, fosfato de cal, hidroclorato de amoniaco y
un residue carbonoso en abundancia; los miierales ha-
11ados bajo la oeniza presentaban el aspect de una esco-
ria de fundici6n, pero sus principios components eran
easi los mismos, ai excepcin de menor cantidad de fos-
fato do cal, debido al desprendimiento del gas hidr6geno,
perfosforado, despedido por el calor, debiendo a este gas
Hiflamable la emanaci6n del fuego.,, Aseguran que nol
existia principio de tal volcin, y el 1 de Febrero el Go-
bierno anunci6 que a fuerza do brazos se habia extin-
guido.
Es notable la concordancia entre la anterior descrip-
ci6n, hecha hace cerca de cincuenta aros, con las que
hemos trascrito casi en sus mismas palabras, tomadas de
autotes diferentes, hasta de nacionalidad, y que las es-
cribieron tambi6n en dpocas muy distintas (1847-79-86);
concordancia todavia mis do notar si se consider que el
objetivo de aquel informed no tiene ni la mais remota ra-
lacion con el fin para que ahora se ha utilizado: y asi, co-
tejando la descripci6n de las cuevas de Virginia con la
de que tratamos, paralelo que poiremos en primer termi-
no como muas imnportante, -recordando que Cuba, se dice
fbrm6 parte del ountinoete amerioano y la proximidad

(*) aCau1es?






--23-
entre ambos paises. y continuando el cotejo con las de
Ceylan y Sumatra, se producirA en el Animo el conven-
cimieato de la posibilidad. y mas que posibilidad. casi
certidumbre, que en las cuevas de San Juan de Trinidad
ha de encontrarse salitre naturalmente formado, oomo en
aquellas citadas, y que ha de encontrarse on las mismas
proporciones que en esos otros lugares, para permitir
una explotaci6n ventajosa por lo que respect a la oan-
tidad.
No se limitan los dep6sitos conocidos de guano de
marci6lago en la isla de Cuba A la jurisdicci6n de Trini-
Sdad; en las cercanias de Matanzas abunda en muchas
cuevas abiertas naturalmente en la roca caliza que forma
la constituci6n geol6gica de la comarca. En nlas extensas
caverns situadas en las lomas que circundan el valle de
Yumury por el Sur, ha sido exsplotado hace arias; lo hay
tamibin en alguuas otras situadas en la serrania, que se
extiende por el Sur de la bahia, donde se encuentran las
famosas de Bellamar que no tienen guano porque es muy
reciente sau comunicaci6n con el exterior. El guano ex-
Straido de las cuevas colindantes con Bellamar se explot6
y remiti6 A Barcelona hace ahos: pero en la actualidad
esta abandonada esta industrial en Matanzas coma lo ha
sido en Trinidad; beneficiandose, si acaso, en pequefias
proporciones (*).
Para aquilatar la importancia que pudieraadquirir la
industrial salitrera, ha de considerarse el considerable
ntmero de cuev-as que hay en la isla en las mismas con-
diciones que las citadas; dando testimonio de esta afir-
maci6n, centre otras autoridades, el distinguido quimico
cubano Sr. Reynoso, que en su Ensayo sobre el cultivo
de la eacta de azicar se expresa en los terminos siguien-
tea, bastante explicitos:->,Existe en la isla de Cuba

(*) Debemos estas y otras noticias A la comnplacencia del sehor
D. Nicasio Silverio, distinguido professor de la Escuela de AgTri-
oaltura More.






24 -
grau uuimero de cuevas qute oi nt'receu un acopioctnsidera-
ble del mAs rico guano. En estas cuevas, guaridas de
murcielagos,, etc,; y mAs adelante: "La iumensa canti-
dad de guano acopiado en algunas cuevas, se explica por
el uumero de animals que alli se han guarecido durante
tantos aflos.n
Para hacerse cargo de este crecido nimero de cuevas
basta consultar una obra cualquiera que trate,'aunque
sea incidentalmente, de la geografia 6 topografia cuba-
na. Con solo la parte publicada de la Geografia de Pi-
chardo y la Topografla medica del Dr. Pifia y Pefuela,
sin recurrir al Diccionorio de Pezuela, hemos podidlo es-
coger, entire las muchas que mencionan, las siguientes,
elegidas cornmo ms notables, dando principio por la que
seguramente llamard mas la atenci6n, citada por Pifia.
En las lomas de Peji, Juaguany, jurisdicei6n de Hol-
guin, hay una caverna tbformada de hermosos salones y
varies departamentos: en ella se encuentra almagre.
aunque de inferior calidad, y ia cristalizaci6n sin olor
ni sobor, semejante d lo sal de nitro en sui modo de cris-
tali:ar; se mira como cristal de roca.
En Puerto Principe la de Sefid Maria Teresa, en el
barrio de Limones, es el hueco de una gran loma. done
se entra de frente y sin diticultad. Es tan grande que
puede servir de cuartel i uu regimiento, y no se necesi-
ta luz artificial para visitarla.
La de Cayetano, tambien en Puerto Principe, que est&
en el barrio del Cercado es casi lo mismo que la anterior,
la atraviesa un arroyo.
La Cueva Grande (bajo la gran loma de Toabaquey,
Puerto Priucipe) tiene entrada por un boquer6n semejan-
to A un homrno de pan, y se baja por una gruesa raiz do
jagiiey; hay que descender 12 varas. Contjene unos gu-
sanos de color oscuro muy luatrosos de un palmo de lar-
go y del grueso de un lagarto; el humor que dan sus arti-
culacionesestan corrosive que produce ilceras en elceutis
y causa una complete ceguera si llega A tocar los ojos.






25 -
La Sierra del Sumidero en la provincia de Pinar del
Rio, dice Pichardo, estA perforada de admirables y gran-
diosos subterrineos y cavernas, siendo la mas importan-
te y magnifica la estupenda Cueva del Resolladero, por
la cual se han condueido animals de la hacienda del Su-
midero al hato de Luis Lazo, corriendo por ella el rio Cu-
yaguateje: galerias subterrdneas de jigantescas dimen-
siones, donde la naturaleza ostenta sms galas minerases,
camino military de primera iraportancia, comvnicaci6n
civil qve ahorra un rodeo de un mil doscientos por cien-
to; y no obstante. el interest personal ha profanado esta
via sacra, un hombre ha cerrado el trdnsito de la caver-
no, 2nica correspondencia entire el Samidero y San
Luis (*).
En San Juan y Martinoz hay otra galeria subtorrd-
nea, cornmo la cueva del Resolladoro, quo atraviesa la sie-
rra y permitia el trAnsito desde la Vega del Resolladero
A la de D. Luis Hernaindez; siendo necesario la direcci6n
de practices con hachas encendidas por la much oscu-
ridad y las abras y cuevas A todos rumbos para largas
distancias.-HernAndoz la corr6 (").
En el partido de San Cristobal hay la llamada de los
Murci6lagos, al SE. de las de Jagiiey: en los Palacios la
de Loma-Pelada, bastante grande para alojar c6moda-
monte 150 personas; la del MNirmol, con un subterrAneo.
cuyo tdrmino no so ha podido averiguar; y por iltimo, en
San Crist6bal de los Babos, la de Taita Domingo, inme-
diata a los baflos, al NE. dol caserio, quo exsplorada aun-
que imperfectamente, result ser de gran capacidad y
abundant en murcielagos.
No seria dificil former una larga relaci6n que com-
prondiera todas lasjurisdicciones, quo son las mals de la
isla, en quo existen cavornas, y hasta dosignar particu-
larmente las que cada una tuviera; trabajo reducido A

(') Pichardo, Geograjfia, 3.' parte, pig. 33.
,"I Pichardo, Oeograjla, 3.' parte, pkg. 94.








copiar el Diccionario geogrdico de D. Jacobo de la Pe-
znela; pero creemos suficiente lo dicho para producer el
Ooovencimiento de lo numerosas que son y de sn gran-
diosidad y magnificencia; encontrandose en casi 'todos
los lugares de la isla, desde la provincia de Pinar del
Rio, a que principalmente so han referido nuestras citas,
hasta el otro extremo: los terrenos montafLosos ealizos
(mdcaras) de GuantAnaino, poco cultivados y casi desier-
tos, contienen, segin Pina, infinitas cucvas.

Todavia podemos presentar una prueba mis de que
no es ut6pico presumir la existencia de grandes dep6si-
tos de salitre en la isla de Cuba: constitute esta prueba
la presencia de aguas nitrosas, como las de rio Santa
Teresa, uno de los brazos en que se divide el San Crist6-
bal; las del rio Macuriges 6 de los Palacios y otras que
cita Pichardo ('), aguas que para cargarse de esta sal
han debido y deben estar pasando por acumulaciones
considerable 6 de constant reproducci6n para no haber-
las agotado. El rio Macuriges. ia las 8.000 varas de su
nacimiento, se escoude por debajo de la sierra del Sumi-
dero, en un sitio llamado Las Cueritas. y a las 2.250 va-
ras aparece de nuevo; sus aguas, dice Pichardo, son del-
gadas y saludables y contienen mvcho nitro: haremos
notar que la sierra del Sumidero fud uno de los lugares
que denunciamos como notable por sus cuevas, que es
presumible contengau salitre.

De lo expuesto deduciremos, reasumiendolo, las ooa-
clusiones siguientes:
I."' Las condiciones generals que la teorfa reconoce
necesarias para la producci6n natural del nitro las re-
unen las cavernas calizas de la isla de Cuba, y por lo
tanto es possible que en ellas se encuentre salitre.

(') Geograifa de Cuma. tomo IV, p&gi asa 11, 113 y 115.






-27-
2.5 La-comparacion entre las cavernas calizas de la
islia de oCuba y las de diversos passes explotadas hace
aflos coro criaderos de salitre, demuestra la paridad
que hay entire anas y otras; y dada la posibilidad re-
omecida en la conclusion anterior, tendremos que de-
dAcir que bay probabilidades, con caricter de certidum-
ire, do la existoncia en ellas de dep6sitos do salitro na-
tural, y que estos dep6sitos tendrAn las mismas propor-
ciones quo los de aquellos otros lugares. para quo sea
beceficiosa la explotaci6n por lo que respect i la can-
tidad.
3V Siendo muy numerosas las cuevas calizas que
renaen condiciones para que so haya verificado el trabajo
de laI nitrificaoi6n n-atural, de poder roalizarse el benetizio
del salitre en buenas condiciones econ6micas, so habria
reado una industrial en el pais, de la que pudiera esperar-
se los importantos rondimientos que da en la India inglesa
laexpurtacidn del nitrato do potasa (*). y quo ha produci-
do el nitrato de sosa en Chile y el Pe:i (").


III

Suponiondo quo haya en la isla do Cuba depositos de
salitre on cantidad que merezca establecer su esplota-
ci6n, qneda ana la duda de si podri hacerso en ventajosas
condiciones econ6micas, toda vez que on los passes don-
do se explota esta sal el trabajo esti pobremente remu-
nerado, y si bien los gastos do trasporte hasta el puanto

(0) La exportaci6n del salftre eon la India alcanza a 25.000 tone-
ilasa al aho, con an valor de mas de medio mill6n de libras ester-
linas.-Scientifc american supplement, 13 Febrero 1886.
()} La producci6n de nitrato de sosa de ]a provincia do Tara-
paca, que fu6 solo de 6.000 toneladas en 1845, se elev6 at 70.000 en
1859 y & 570.000 en 18&3. El precio corriente del nitrato de sosa en
los mercados de Europa es 13'6 chelines los 50 kilogramos.-Gdaie
civil y Gaceta Industrial, Jalio 1886.






28--
de embarque son crecidos, puede que no compensen la
gran diforencia de la mano de obra, debida i lo subido de
los jornales en Cuba. Sin embargo, hemos visto que el
salitre de cuevas se beneficia en los distritos de Kentuky
y Virginia de los Estados Unidos, pais donde el trabajo
se remunera tanto 6 mas que en esta Antilla. de lo que
podemos deducir que la explotaei6n podri ser possible,
con tal que se procure abaratar la mano de obra, susti-
tuyndclola por procedimientos que no exijan. por otra
parte, costosas instalaciones. El empleo de miquinas
para sustituir el trabajo manual, require que la explo-
taci6n se verifique en grande, y cuanto mayor sea, tanto
mis econumica resultarA. Hay necesidad, por lo tanto,
para decidir la cuesti6n, de conocer datos que no posee-
mos y que habrAn de buscarse por la exploraci6n y estu-
dio de los lugares en que se suponga la existencia del
salitre, algunos de los cuales ya hemos sefialado. Estos
datos pueden reducirse a los grupos siguientes:
1. Riqueza del mineral eucontrado.
2. Clase del mineral, en roca, dep6sitos terreos, su-
perficial, 6 si esti bajo alguna costra de otra material,
como sucede con el nitrate de sosa del Peru, etc.
3. Cautidad contenida en cada cueva 6 en el grupo
de cuevas pr6ximas en un mismo lugar.
4. Condiciones locales para la explotaci6n, y
5. Vias de comunicaei6n terrestres, fluviales 6 ma -
ritimas.
Pero, aunque no pueda decirse con precision, si las
materials salitrosas que suponemos existent en la isla son
6 no explotables, podenos al menos, estudiando el asun-
to con los escasos datos que poseemos. adelantar un jui-
cio acerca de las probabilidades que hay para que asi
suceda.
Se ha visto en las citas que hemos hecho en la se-
gunda part, que en la isla de Cuba existen inmensos
depositos de guano de murcielago: generalmente los anA-
lisis de esta sustancia se han limitado a dosificar el azoe,









I


I
!*
i
t





(


amoniaco, fosrato, material organica, etc., eu vista de la
aplicacion que tienen come abono: pero Mr. Boussin-
gault (') ha determinado la cautidad de nitrates que con-
tienen, que si es pequera en los guanos expu'-stos al aire
libre, es de alguna consideraci6n en lohs de cuevas, ha-
biendo encontrado un 20 por 1000 de nitrates en el guano
de murcielagos de una grutade los Pirineos. Estudiando
MM,. A. Muntz y V. Marcano la formaci6n de tierras ni-
trificadas que. segdn ellos, tanto abundant en los paises
intertropicales ("'). concede una energia mayor al orga-
nismo nitrificaute de estos paises que la que poseen sus
similares en los climas templados, siendo tambien mayor
su tamanfio, habiendo cncontrado tierras con mis de un
30 por 100 de nitrato de cal. Asi no es de extrafar que,
operando sobre tres muestras de guano de murcielago
que pudimos adquirir, hayamos podido extraer un 2'/2 y
hasta un 3 por 100 de nitrato de potasa, lo que represen-
ta un 3 un 3'/2 del total contenido en las muestras, que
no hemos tenido medios de analizar. Este guano, en con-
tacto con la roca caliza porosa de las cuevas, es induda-
ble que habrA4 debido nitrificarla pcr lo menos d igual
grado que 61 mismo posee: de modo que evaluando la ri-
queza de los minerales salitrosos que podemos encontrar
en un 3 por 100, es muy probable que hayamos fijado un
limited por bajo de la realidad, y que no seria extrafio en-
contrar minerales de una riqueza excepcional, dada la
energia del organismo en estos paises.
Tambien podemo? computer la cautidad de materials
explotables. Al describir una de las cuevas de San Juan
de Trinidad, se dijo que tiene 800 varas de largo con un
un dep6sito de guano de 8 varas de profundidad: supo-
niendo que sobre este dep6sito se levanten las paredes de
3 a 4 metros por t'rmino medio, resuilta una superficie de


(*) Dictionnaire de Chimie par Ad. Wurtz; tomo I!', paginas
1283-1235.
(") Moxileur scientifique del Dr. Quenesville: Agosto 1885, pa-
gina 855.


- 29 -




- w 'S w ~


30 -
5.000 m2 pr6ximamente que, pioandola A 2 decitmetros,
representau 1.000 m'3 de piedra, sin contar la quo osta
por debajo en contact con el dep6sito de guano, paredes
que seguiran nitrificindose anualmente como homos via-
to sucede. en las cuevas de Ceylan.
Las operaciones para la extracci6a del salitre son las
siguientes: 1.' Extracci6u del mineral. 2.' Trituraci"u
para reducirlo a polvo. 3. Lavados sistemA ticos para ohb-
tener soluciones suficientemente concentradas. 4.' Tras-
formacidn de los nitrates en nitrato de potasa, lo que
puede hacerse simultaineamente con la anterior. 5.' Con-
centraci6n de las soluciones hasta el punto de cristaliza.-
ci6n. 6.' Cristalizaci6n, secado, y si es possible, una ligera
depuraci6na.
1.' La extracci6n del mineral se hace picaado las
paredes 6 removiendo los montones de tierra nitrificadas.
En el presupuesto que hemos formado se ha supuesto quo
habrA de pagarse al mismo tipo que en las eanteras do
la Habana (la chorrera) tiene el metro cdbioo de extrac-
cidn de piedrk caliza A la boca de la cueva, en cuya ex-
traccio6u se necesita A veces ligeros barrenos que son de
cuenta del obrero.
El trasporte A la salitreria desde el lugar de la extrae-
ci6n se ha supuesto se verifica por via ferroa portatil,
sistema'Decauville, 6 cualquiera de los varies usados en
los ingenious de la isla con earros de volteo.
2.' Para la trituracidn del mineral so ha elegido el
triturador de patent Carr (Carr's disintegrator) senci-
lo, barato y de gran rendimiento: con 61 se pulverizan
toda clase de materias que no sean filamentosas, habi6u-
dose obtenido, con velocidades de 300 A 350 rovoluciones
por minute, carbon pulverizado A las dimensioaes de una
cabeza de alfiler, y con 600 el polvo de la hulla so pro-
senta al tacto tan suave como la harina de trigo.
El modelo num. 5 (del que se da un croquis). el mis
convenient para la explotacion que presupuestamos.
puede producer 30.200 kg. con velocidad de 500 revolu-






-at-
cioues por minute, fuerza rmotriz de cinco caballos de
vapor y precio 350 pesos (*).
La adquisici6n puede hacerse dirigi6ndose directa-
mente A las oroinas de la casa constructors. en Bristol
(Estados Unidos). Albion-Chambers A M. Philip Triggs.
3.' Para la levigaci6u de los materials salitrosos se
ha elegido el sistema Shanks con cubas especiales.
Supongamos que en una caba A se dispone un tubo
como indica la figure, abierto por los extremes m y i y
cerrado con un tap6n 6 have el extreme p. Llenando de
agua la cuba A, el nivel del liquid serA el mismo en ella
y dentro del tube nn, por ser dos vasos comanicantes:
si habiendo subido el nivel sobre la line pg se quit el
tap6n de p, se establecera un chorro que saidra por esta
extremidad, hasta que el nivel erase con la line pq.
P'odemos asi establecor una corriente que empezarA en
una cualquiera de las cubas A, B, C, D, E, F, variable
A nuestra voluntad, y lue terminara en la que nos con-
venga, abriendo para ello una de las Hlaves de descarga
a, b, c, d, ,f. Si pues sobre el rondo de laseubas dispo-
nemos un falso fondo para contender las materials ligia-
bles, 0l liquid filtrari A traves de ellas, se cargara do
las sustancias solubles y la soluci6n se depositarAi en el
fozndo, hasta que sea desplazada por unuevas cantidades
do liquid. Asi, por ejemplo, ]a soluci6n depositada on el
fondo de la cuba A.4, mezclada con algdn liquid del que
so esta vertiendo en ella, subira por el tubo ?nn, seguirA
por el brazo horizontal pq, cayendo de arriba abajo sobe
las materials depositadas on la cuba B; se cargard de nue-
vas materials solubles, y esta segunda soluci6an a su vez
soera desplazada, pasando i la cuba C, etc. Se ve, pues,
que van poniendose on contact con materials nuevos,'
soluacioaoes cada vez mAs concentradas, obteni6ndose en
un plano horizontal una corriente 6 una series do casca-

() Pagina 385 y siguientes, volumen 23, abo 1877: Machines
duties el appareils, par i. A.rmengaud, pere.






32 -
das sin necesidad de gradas y con la mis sencilla insta-
laci6n possible.
Las cubas que se proponen son de chapa de hierro de
10 mm. de grueso con angulares en las aristas, de forma
c6bica y 2 m. de lado: 6 100 mm. del fondo se disponeu
dos chapas perforadas, separadas centre si otros 100 mm.
para I'ormar un tiltro, sostenidas por angulares y si fuese
necesario por pilarillos apoyados en el fondo. A un metro
del also tondo sale la cafieria horizontal del tubo de
desagiie. Un tubo agitador de hierro fundido con siete
bocas e-tA por la part exterior, disposici6u que puede
sustituirse por otra cualquiera que se crea mAs conve-
niente. Entre las dos chapas del falso fondo se forma un
filtro de arena gruesa y pedazos de cal, con lienzo basto
por arriba y por abajo.
Suponiendo que el coeficiente de higroscopocidad para
las tierras que se encuentren, sea el mismo que el indi-
cado por Regnault en la pig. 1.'2, tomo 11 de su Tratado
elemental de Qaimica, traducci6n espafola (1I850), los
cuatro metros cibicos de materials salitrososque puede
contener la cuba hata un metro por encima de su also
Condo, babrku de levigiarse con 2.000 litros (2 m3) de
agua; de ellos 1.000 (1 m3) quedan embebidos por las tie-
rras y los otros 1.000 (1 m3) filtrarain: estarAn pues estas
tierras con agua libre por encima y por debajo. Doce ho-
ras, segun Reguault, son necesarias para disolver en frio
las materials solubles contenidas en las tierras salitrosas;
pero ateniendonos 6 las experiencias que en pequeoa es-
cala hemos hecho r A la reconocida propiedad de ser los
nitrates much mAs solubles en caliente que en frio, es-
timamos que una bora serA suficiente usando el tubo agi-
tador. Abierta la Have L salen site chorros de vapor eu
diferentes direcciones 6 inclinaciones, que revuelven,
agitan y calientan los materials hasta completar la di-
soluci6n. Cerrando la Hlave y permitiendo algun tiempo
de reposo, podri desplazarse de una A otra cuba 1.000 li-
tros de soluci6nu.




at ~tv a


33 -
La descarga de la cuba, cuando Ins tierras hayan side
apuradis, es detalle importaute. Para ello debe haber dos
compuerras de descarga de forma eliptica y con su eje
mayor horizontal de 300 i 400 mm., enrasando con el
false fondo, cerradas por places y prensas, debiendo que-
dar pr6ximamente frente a la direcciun de la salida del
vapor, de los tubos inclinados II y VII. Para la descarga
se llena de agua la cuba, cerrando la caberia horizontal
de desagde, se abre la Have de vapor del tubo agitador,
y a poco despuds las compuertas de descarga; el lodo
claro que vaya resultando so conduce por unos caros de
media teja a las wagonetas, carretillas de descarga 6 a
un dep6sito couveniente.
Para someter la legias a la evaporacid6n hau de tener
un 10 por 100 de salitre: habrd. pues, que determinar la
cuba en que se alcanza esta concentraciun i partir de la
que recibe el agua pura.
Supongamos todas las eubas cargadas con 4 m3. de
tierras salitrosas; admitamos que una tonelada de esas
tierras ocupe un metro cfibico, es decir, que su densidcad
gravim6trica sea 1 '00, suposici6n desfavorable, pues en
general esta densidad es mayor, y consideramos el ma-
terial mas pobre que puede explotarse, eu el que cada
tonelada contenga nada mias que 30 kg. de salitre. Si en
la primer cuba A se vierten 2.000 litros de agua, y ce-
rrando la salida p se agita hasta la comrpleta disolucion.
resultara una legia que contendriA en los 2.000 litros
30 X 4 = 120 kg. de salitre. Destapando la salidapo, ce-
rrando la p' de ]a cuba B. vertiendo otros 2.000 litros de
agua en la cuba A, y suponiendo que esta cantidad de
agua se mezcle con los 2.000 litros de legia de A, pasaraiu
120
A la cuba B 2.000 litros de legia, conteniendo = 60
2
kilogramos de salitre. La legia que ha pasado de A ea-
cuentra en B materials Crescos; por la agitaciUn resul-
tarain 2.000 litros de una legia que contendrA 60 --- 120
kilogramos de salitre. Destapando el extremop' de la ca-
3




r ,


34 -

faeria de salida de la cuba B, cerrando el p" de la cuba C
vertiendo en A otros 2.000 litros de agua, pasarin i B
60
2.000 litros de legia con = 30 de salitre, que'mezcl.n-

dose con los 2.000 litros de A 180 kg., darAn 4.000 litros
con 180 +-- 30 = 210 kg. de salitre: pasaudode ellos 2.000
210
a la cuba C con 2 105 kg. de salitre, queencontriAn -

dose con tierras no lavadas, se cargarain con 120 kg. mis
.v resultarin, Jesputes de la agitaci6u. 2.000 litros de le-
gia con 105 -- 120 = 225 kg. de sal; de modo que en esta
cuba C' la concentraciun es superior al 10 por 100; y
abriendo la lave c. despues de haber dejado reposar las
materials, se recogeran 1.000 litros de legia con 112 kg.
de salite, quedando los ,otros 1.000 embebidos en las tie-
rras. Llaminando una pasoda a la operaci6n de trasvasar
las legias, hacer obrar el vapor para producer la agita-
ci6n y consiguiente disoluci6n y dejar reposar las mate-
rias podemos lbrmar el siguiente cuadro que resume lo
que dejamos expuesto:

CUBAS A B C D K P

PRIMERA PASADA
Entrada... .. 2000 agua.
Ticrragcon 1208s
Legia. ........ 2000 con 120 s.
SEGUNDA PASADA
Eotda ..... 201)0 agua. 90'0 co00 60 8
Legi anterior.. -UOl con 1i0o s. TIerrascon 110 s.
TOTAL 4000 con 120 I2000 con I80 a.
Pasq In cuba
siguleae ..... 2000 con 30 s Nada.
Quedan.. 2000 coo 60 8. 2000 con 180a.
TERCERA PASADA
Entrada.... .. "2060 agoa 9000 con 30 a. 2000 con 10 05
Legia anLerlor.. 2o00 con o0 20dO co 180 8. Tlerraaconl0s_ .
TurA..... 4000 coo M0B. o0n) coo 210 2000 con 2238.
Pasan A la cuba
alguieine... 2f00 con 30 s. 2000 con 10o 2000 con 113 Salen.
Qoedan ... 2000 con 30 S 0000 con 1l05 000 con 11







35 -
La bacteria de cubs esta ya cargada y en disposici6n
de funcionar de uu modo regular. Si en la cuba A so
vierten ahora 3.000 litros de agua y so hace uua pasada
basta la cuba D, se formara el cuadro siguiente:

CUBS A B C D E F

Entradas 3000 agua. 3000 con 18 s. 3000 con 74 S. 2000 con 93 s
Legla antie-
rror. .... 1000con 30s 2000con 10B5. 10O0 con lls Tlerrascou 120s
ToT2-q S 000 con 30s. 5000 con 123s. 4000 con 186s. 2000 con i13 s.
Pasan Ala
cuba si-
gulente... 3000 con 18 () 3000 con 7U 2000 con 93 1000 con 107 que
Mieon.
--- --------------- aaleu.
Quedan. 2000 con Ii 2000 con 49 2000 con 93 1000 con 106

Como en la cuba D ha resultado una soluci6n al mAs
del 10 por 100 (2.000 con 213), so extraeran 1.000 litros
de legia, quedando embebidos los otros 1.000.
La cuba A contiene 2.000 litros de legia al 0'6 por
100, y como toda rierra que contenga menos del I por 100
se consider apurada, se recogerAn los 1.000 litros de le-
gia d6bil abriendo la Have et" quo pasaran al dep6sito de
agua de lavado, acumulandose al agua pura, y so descar-
garA la cuba como antes dijimos, trasladaindose la man-
guera del agua A la cuba B, que ahora sora la de origeun.
Repitiendo los cAlculos anterioros veriamos quo a cada
pasada la iltima cuba queda cargada con 2.000 litros de
legia A mis del 10 por 100, pudinudose recogor 1.000 li-
tres; y que con las seis cubs que componen la bacteria
que hemos propuesto, habrA tres en trabajo. una 6 dos
cargadas, y dos 6 una vaciandose y cargAndose.
Si la riqueza de los materials salitrosos fuera supe-
rior al 5 por 100, seria convenient hacer un primer la-
vado general A todas las cubas con agua pura 6 soluci6n
debil, consigui6ndose asi recoger de cada cuba 1.000 li-
tros con mas do 4xo = 100 kg. do salitre y quedando
3
t'i 0 sean: si en 5.000 hay 30, en 3.000 habr. >< 30.
5






36 -
las tierras con mis de ua 2'/, por 100 para someterlas a
la levigacion met6dica.
Calculando diez horas las de trabajo de un dia laboral
(contando con una de descanso en que se puede dejar co-
rrer las aguas de una otra cuba) y dos y media las. ne-
cesarias para cada pasada, dara la bacteria de cubas que
proponemos 4.000 litros de legias con mis de 400 kg. de
salitre y como concluidas las diez horas laborales; du-
rante las catorce boras restantes de las veinticuatro pue-
de hacerse un lavado en frio, dejando llenas las cubas a
la terminaci6n del dia laboral, para empezar al siguiente
haciendo una recogida, se puede contar con otros 1.000
litros de la misma coucentracion.
La suposici6n que hemos hecho de verter en cada cuba
unas veces 2.000. otras 3.000 litros, no implica mas cui-
dado que el de marcar el nivel que alcanza en ellas los
4,000 kg. de tierras con los 2.000 litros de liquid, te-
niendo en cuenta el que queda embebido, y abrir los con-
ductos y Haves para dejar correr las legias hasta que en
todas las cubas en trabajo enrase el liquid con el nivel
marcado. El grado de concentracion de las legias, tanto
de las fuertes como de las debiles que indican ban sido
apurados los materials, lo dara el are6metro de salitre-
ros 6 el de Baume.
4. Para convertir eon nitrato de potasa el nitrato de
cal contenido en las legias, se tratan dstas por el carbo-
nato 6 sulfato de potasa 6 por el cloruro potisico, y me-
jor, por ser mas econ6mico, por una legia de cenizas rica
en estas sales. Se conoce que la conversion se ha verifi-
cado totalmente cuando el carbonate de potasa no pro-
duce precipitado blanco, anilogo al del aguardiente de
uvas en el agua
Creemos mis convenience verificar la conversion de
los nitratos despu6s del lavado de los materials salitro-
sos, que simultineamente con 6l. como podria hacerse
depositando las cenizas en los filtros de las cubas, para



$-.






37-
que las legias no se carguen con un exceso de sales ex-
trafias, sobre todo de carbonate de potasa.
5. Para la concentraci6n de las legias sa habra de usar
las calderas y los procedimientos tan conocidos como an-
tiguos y bien entendidos, expuestos con minuciosos de-
talles en numerosos tratados. La calefacci6n de la calde-
ra pudiera hacerse por el vapor de agua que se haria lie-
gar a un double fondo, en vez de hacerlo A fuego desnudo,
lo que permitirfa regularizar la evaporaci6n, conducien-
dola ai voluntad como conviniera. La concentraci6n de la
legia ha de llegar A los 80 del are6metro de salitreros 6
de 42 a 47 del are6metro de Baum6; y prActicamente se
conoce que ha alcanzado este punto, cuando se fijan y
cristalizan (se cuajan) las gotas que se dejan caer sobre
una superficieTria y unida como el marmol 6 el cristal.
6. No nos detendremos, puesto que nada ha de variar-
se de lo establecido, en la cristalizaci6n y aparatos que la
realizan; pero propondremos una altima operaci6n para
obtener un salitre bastante depurado, blanco y seco, como
ha resultado de los ensayos practicados con 6xito com-
pletamente satisfactorios para el nitrato de sosa del Per6.
Retirado el salitre de los cristalizadores y puesto en
canastos, colocados sobre una canal para recoger las
aguas que escurran, se rocia con agua muy fda por al-
gunos segundos solamente, hacienda que el agua salga
de. las regaderas muy dividida, en form de lluvia final.
Los cristales humedos pasarAn inmediatamente o una
turbina, que por una rotaci6n rApida, durante 10 6 12
minutes, dar6, como hemos dicho antes, un product
seco, blanco y relativamente pure, como lo ha dado en el
ensayo con el nitrato de sosa. (*)
El precio de una pequefia turbina de 40 A 60 centi-
metros, mAs quo suficiente para el rendimiento que ha
de dar, es de 150 A 200 pesos oro. ()

() Diclionnaire de Chinie &' par ad Wartz.-Tomo n, pigi-
na 560.
(*) Armengaud.-Tomo 1883-84.



r .";.., ... ..... ... 2,' .t' -







-38.-
Establecido el sistema de exsplotaci6n que queda ex-
puesto ya, podemos formular un proyecto de presupues-
to del material necesario y calcular el precio i que re-
sultar6 el salitre, que, dados los procedimientos perfec-
cionados que so proponent, debemos esperar se obtenga
de clase superior, que no desmerezca y compita con el
mejor de la India. Ha de entenderse que el presupuesto y
cilculo de precio, no estando fundado sobre datos con-
cretos, no se ajustara 4 lo requerido en cada caso parti-
cular, que dependera en las diversas localidades de fac-
tores de valores diferentes; pero que permitiri formarnos
una idea suficientemente exacta de la posibilidad del
proyecto y del beneficio probable.
PRESIUPUESTO del material tecesario para establecer una salilreria de
150 toneladas, de 1.000 kg., deproduccida aaual.


Ferroaarril portAtil econ6mico con carros de volteo....
Un triturador Carr, instalado .........................
Una bacteria de cubs de hierro con tubos agitadores,
segfn pianos.....................................
Calderas de concentracidn y cristalizadures..........
Uina turbina para el secado y depuraci6n, instalada....
Maquina para ensacar y pesar el salitre............
Mtquina de vapor de 14 caballos y calderas de gran
produccidn de vapor...............................
Una m ula ...........................................
Instalaciones 6 imprevistos.........................
TOTAL....................


Peros.
2.000
600
3.000
1.400
300
200
6. 000no
250
1.250
15 000


PRECIO d que resullard la tonelada mWtrica de salitre, explotando un
mineral pobre al 3 por 100 y siendo 7a produccidn annual de 150 to-
neladas.
Pesos. L'Ct.
Extracci6n de 17 m3. de mineral, picando ]a roca y al
precio que tiene en la Habana el m3. de extraccidn en
lascaleras I B. B. C. al 123por 100) ................ 7 55
Trasporte desde el pie de la extraccifn por via forrea
portAtil, empleando una mula para el arrastre, subl-
da por pianos inclinados hasta las bocas de las cubas. 60
Para la carga, descarga y cuidado de la bacteria de cu-
bas, cuatro peoncs, A 1 '25........................ 5
Sump y sigue .............. 13 15


















F:


a?,


Sums anterior.............
Para la miquina de vapor, caldera de concentraci'n,
cristalizadores y turbina: un conductor de mfqijina,
a 2'50, uu fogonero 6 1 '50, dos peones a 1 '25........
Para atenciones generales, dos peones, a I '25.........
Diez sacos de cahamazo de 50 kg. de cabida para em-
paque del salitre...................................
Empaque y pesado 6 mAquiua, '/ journal de peon......
Un maestro salitrero, & 3 00..........................
600 kg. carbon mineral, 9 12 pesos Lonelada, pesto en
la salitreria ......................................


AUMENTOS
Amortizaci6n en diez afios del capital invertido en el
material de explolaci6n...........................
Sueldo de un Capittn director y un escribiente even-
tual, A 1'25 ....................... ..........
10 por 100 del gasto diario para imprevistos...........
Gasto total do 500 kg. de salitre..........
Gasto de una tonelada de 1.O0O kg......
Precio eb el mercado de New-York de salitre de ia
India, de buena calidad, 0'05 pesos libra, 6 sean los
1.0o0 kg....... ....... . ....... ..............


Pesos. CIe.
13 15


6 50
2 50
2 50
1) 32
3 1)
7 20
35 17


5 I,
5 '1
3 51
49 68
9' 36

110 25


El precio en New-York del salitre de la India lo tene-
mos de las noticias que se ha servido proporcionarnos el
Consul de Espanfa en aquella ciudad, que cuncuerdan
con las dadas por los Sres. Hammel y C.', comerciantes
de ]a Habana, en relaciones con los Estados-Unidos.
Desde hace seis d ocho afios, el salitre que emplea la
fabrica de p6lvora de Murcia procede principalmrente de
Hamburgo y de otros puntos de Alemania d Inglaterra,
donde se obtieue artificialmente, trasformando ol nitra-
trato de sosa del Peru por el cloruro potfAsieo. Se adquie-
re por subasta, y su precio, entregado en los talleres de
Murcia, es de 59'40 pesetas los 100 kilogramos, 6 sean,
118'80 pesos la tonelada metrica: deliendo advertir que
en las filtimas contratas se present un salitre tan depu-
rado, que no hubo necesidad de refinarlo, siendo sufi-
ciente someterlo 5 unos lavados para emplearlo en la fa-
bricaci6n de la polvora.


- 39 -







40 -
Comnparaudo el preeio corrioute del salitre en el mer-
ca.lo de New-York y el pagado en Mureia. podemos ad-
mitir que. recargado el product con los gastos de tras-
porte, uo podrd alquirirse para la fiabrica que se proyec-
ta para la Isia de Cuba i menour precio que en Murcia. 6
sea i 118'0HO pesos tonelida. siendo, por lo tanlto, muy
beneficlosa la adquisici6n del quo pudiera obtenerse eu
el pais. Ricargaudo eu 15 pesos por tonelada el precio
de este salitre, por gastos de transport, liasta el pie de
los almacenes eu Murcia 6 Granada, cantidad exscesiva
en coucepto de personas prActicas 6 quien hemos consul-
tado. result 6 112'33 los mil kilogramos, meuor que el
de subasta. Las fabrics de p6lvora del Estado en Murcia
y Granadla fabriean al an) uuos 200.000 kg. do pdlvora,
en numeros redondos, consumiendo aproximadamnente
150.0i)0 kg. de salitre, producei6a para la clal so ha cal-
culado la satitreria que homos presupuestado), aseguran-
do de este modo la salida del product y quedando para
el desarrollo de la industrial los pedidos que hicieran las
'ibricas particulars que existen, algunas tan importan-
tes com) la de Santa Birbara, de Oviedo.
Antes ,te coneluir esta parte de nuestro studio, .ha
de hacerse una advertencia para no dejar sin correcci6n
la improsi6a desFavorable que pudiera producer el precio
un poco elevado d que result el salitre. Deobe tenerse en
cuenta que se ha supuesto la explotaci6n de materials
muy pobres, siendo de presumir que on la realidad suce-
da lo contrario: de encontrarse materials que contengan
no mis que el 5 por 100, los 17.m. de exstracci6a, oca-
siouando los mismos gastos de 48'68 pesos, dan 833'33
kg. de salitre, resultaudo entonces lia tonelada m6trica ;i
menos de 59'00, to quo permitiria la eompotencia en to
dos los mereados.
Incumba al Gobierno establecer la primera salitreria,
quo es el primero que reeogerialos benoticios. Estudiada
la cuesti6n debidamente, previas las exploraciones indi-
cadas 6 las que sejuzgareu mas convenientes, extraidos




w


41 -
algunos quintales del salitre oncontrado, remitidos A las
fAbricas de la Peninsula para probarlo en la elaboraci6n
de la p6lvora, y doeeidida la instalaci6n de la salitreria,
con el reducido capital de instalaci6n y algCin adelanto
para las atenciones en los primeros meses, en total, un
desembolso lo mds de 25.000 pesos, so encontraria la Isla
de Cuba con un establocimiento productor que atenderia
con sus propios recursos A sus necesidades, que amortiza-
ria su capital de instalaci6n y produciria ingresos on el
Tesoro. La iniciativa particular, estimulada por estas
ganancias, proeuraria descubrir y esplotar nuevos yaci-
mientos (y ya hemos dicho supcnemos existan muchos)
y desarrollada la industrial salitrora, lo que no tardaria
muchos anos, dada la sencillez y lo poco dispendioso de
sus procedimientos, podria el Gobierno abandonarla,
pues no es de las que debe conservar.



IV


Como hemos dicho en la segunda parte de este estu-
dio, en la Isla de Cuba abundan las cuevas con grande
dep6sitos do guano de murcielagos, quo ha sido esplota-
do como abono, pero que en la actualidad no hay noti
cias de que tenga ningun aprovechamiento.
El guano, en general, de cualquier clase que sea,
contiene nitrates en cantidad variable: M. Boussignault,
quo ha hecho el anilisis de varies do dif'erentes classes y
procedencias, ha oncontrado en un kilogramo las canti-
dades siguientos de nitrates, reducidos a nitrato de po-
tasa:




w w 'ww 5 V5


42 -

Gramos de
nitramto en 1.000
gr. de guano.
Guano del Per .. .......... ...................... 4'70
Idem de las islas Chinchas ........................ 3'80
Otro de idem ..................................... 1, 10
Blanco .......................................... 2'75
De Chile......................................... 6'00
Terroso de las islas Jervis ......................... 5'00
Terroso de las islas Baker......................... 3'20
Del golro de Mojico.................. ......... 0'10
De murcielagos de una cueva de los Pirineos.......... 20'00 (')

En la pasada campana de esta Isla, de 1868-78, los
insurrectos por el aflo 1870, en el Camagiiey y Bayamo,
se procuraron salitre estraytndolo del guano de las cue-
vas y obteniendo hasta media arroba diaria. En la Re-
vista agricola i Industrial. que se publicaba on castella-
no en la ciudad de New-York, encontramos un articulo.
firmado Jos6 Rodriguez V., inserto en el nimero corres-
pondiente al mes de Enero de 1880, que describe con to-
dos los detalles las difereutes operaciones que sin duda
se emplearon en aquella ocasi6n, y que como es de supo-
ner, no se diferencian en escencia de las que hemos men-
cionado en la tercera part de este studio.
No todo el guano que se encuentra en las cuevas,
dice el articulista, convene para la extracci6n del sali-
tre: el que a la presi6n de la mano echa agua, indica
que esta demasiado fresco; el que a esta presi6n no so
una, estarA demasiado seco; y por dltimo, el que al coaa-
primirse conserve la forma que se le d6, sera el mejor, y
debe preferirse por contener mayor cantidad de nitro.
Hemos podido procurarnos tres muestras del guano
de las cuevas de Trinidad. Dos de ellas no se diferencia-
ban centre si sino en ser la una mas fresca que la otra.
Presentaban el aspect de una tierra oscura, semejante
iA la tierra de siembra que se vende por las calls de la

() Dictionnaire de Chinamie, A. Wurtz, pagina 1233, tomo i, se-
gunda part 1876.






-- 43 -
-Iabana, con particular de apariencia c6rnea, poco den-
aa, puesto que 100 gr. ocupaban 255 cm3., sin olor espe-
cial caracteristico, y comprimidas en el hueeo de la
mano quedaban aglomeradas. Sometidas al lavado cou
ciuatro y cinco voces su volume de agua, no se ligaban
bien, al principio, con el agua, que parecia no mojarlas,
y dejAndolas reposar quedaba una parte, easi la mitad,
en el fondo del vaso y la otra part sobrenadando, sepa-
radas por una capa de liquid: per filtraci6n se obtuvo
un licor amarillento rojizo oscuro, que tratado por la cal
coming se aclar6 ha.sta quedar de color de lim6n 6 the
claro, desprendiendose entonces el olor caracteristico del
amoniaco muy marcado: filtrado este licor, dio coa el
carbonate de potasa un precipitado blanco; cuando ces6
de obtenerse este preeipitado por nuevas adiciones do car
bonato potasico, se volvi6 a filtrar y se concentr6 por la
acci6n del calor, dando por enfriamiento un residue cris-
talizado con bastantes agujas caracteristicas del salitre.
Las aguas madres, de color moreno oscuro, dieron por el
sulfrato de hierro y el acido sulfurico la reacci6n de los ni-
trates: con el acido tirtrico. pasadas veiuticuatro horas,
el precipitado granular correspondiente A las sales de
potasa; y por iltimo, diluida una parte de estas aguas
madres, introducidas en un bal6n de cristal, con virutas
de cobre y acido sulfdrico, al calentarse con una limpa-
ra de alcohol, se produjeron hermosos vapores rojos (de
deutoxido de dzoe) que, dirigidos por un tubo a un frasco
conteniendo una disoluci6n de ioduro potasico con almi-
d6n de trigo, produjo la coloraci6n azul del almid6n, in-
dicada por Wurtz en sus tantas veces citado Dicciona-
rio, torno i, pigina 494.
Los escasos medios con que coutabamos no nos. per-
mitieron verificar mis reacciones; pero las enunciadas
son suficientes para demostrar quo el residue obtenido
era nitrato do potasa. Pesado el product di6 2'90 gra-
mos, tWrmino medio, y lavado con agua saturada de sa-
litre se redujo, despuds de seearlo al sol bajo una cam-






44 -
pana de cristal, a 2'30 gr.; si sabor era el salobre fresco
algoc picante del salitre: st color, blanco y may semejan-
te, aunque tin poc mias mate, al del salitre refinado que
tniamors ai la vista; decrepitaba al fuego, y amasado cou
polvo muy fino de carbon, ardia a modo de una p6lvora
lenta.
La tercera inuestra de guano se dit'erenciaba bastan-
te de las d'js anteriores: era utiua tierra roja, colorad.a,
bastante densa con r,:laci6u A las otras, puesto que 100
gr. ocupabau tiuu volume de 100 cm.; por el larado di6
tin licor incolo)ro, que sOmetid.) A las minismas operaciones
que en los casos anteriores, se comporto de la misma
mauera, except) en no producer el olor ainouiacal cuan-
do se tratU por la cal comun, sienulo las aguas de con-
centracieu tambien de color moreno oscuro y obtonien-
dose solo 2'10 gramos de salitre impure y 1I '40 despues
de lavado; sin embargo, como de esta muestra teniamos
mony poca cautidad, no nos t'u, possible haeer mas que un
ensayo y nada puede eu definitive establecerse respect
A la cantidad de salitre obtenido.
Las dos primieras classes de guano, por' su poca dnsi-
dad gravimetrica, no son convenieutes para aprovechar-
las eu la extraccion ,lel salitre que contienen, puesto que
I inm3. tiene minnos de I per 100, y los gastus de esplota-
ci6n seriau considerable relativameate al valor del pro-
ducido; la tereera, 6 sea la roja, estA en mejores oondi-
clones; pero si en nuevos eusayos no dauna riquezaque
alcance al 3 por 100, tampoco podri ser beueficialo. Sin
embargo, en Francia se extra salitre del bagazo de la
remolacha, por los procedimientos ycon los aparatos in-
veutados per el Dr. Dubruntaut, l'j que-descouceemos,
debiendo ser muy pobres esto baigazos, pues en cad't
100 kg. de races no hay mids que 131 gr. de nitrato ,to
potasa por termino medio: pudiera, pues, ya no como pro-
dueto principal, sino comn secunlario, ser provechosa la

C) Jitmlieur Se;entiique, du Dr. Queneiville. Setiembre 1885..-








esplotaciin del salitre
Sincideutalmente hemos t
tar que la cana de azuca
nitrato dd potasa, por lo
, cede con la remolacha, d
sal y constituirse una
fabricaciu6n del azucar co


- 45 -
del guano de cuevas. Y ya que
ocado la cuesti6n, haremos no-
r eoutiene bastante cantidad de
que, 6 spnejanza de lo que su-
el bagazo pudiera obtenerse esa
nueva industrial derivada de la
iun veutajas para los hacendados.


St


Hemos tratado hasta ahora la cuesti6n de esistir sa-
litre en la Isla de Cuba unicamente bajo el punto de vis-
ta industrial y de resultados para el fomento de la rique-
za piblica; pero no es este el Cuico que puede conside-
rarse ni el mds important. La importacion del salitre de
la India bizo desaparecer la industrial salitrera en Euro-
pa, salvo en alguuas y nmuyv coiitadas localidades de corw-
ta producci6n, surtie'ndose todas las naeciones para sus
fiabricas de, p6lvora del salitre de aquella procedeucia,
que so encuentra en todos los mercados, 6 del fabricado
con el nitrato de sosa. Considerado ese product contra-
bando de guerra al romperse las hostilidades, la adquisi-
ci6n de tan principal clemento para la fabricaci6n de laI
p6olvora se dificunla, de no hacer-e impossible, y todavia
mas para la Isla de Cuba, separada de los centros fabri-
les del Estado, y limilados los rcurses de todos go'euner,)os
para su det'ensa 6 lo que la previsiun y el estado del Te-
soro hayan permitido aiuimular. Important es, por lo
tanto, c.n' ocer y divulgar que, arm de no existir, como
presumimos existen, rocas 6 tierras nitrificadas, hay
considerabilisimos dep6sitos de guano de doncle extraetr
salitre en gran cantidad, facil y rapidamente. tan ripi-
damente, que 6 los pocos dias de iniciarse a explotacion
puede tenerse el product, y que son tan considerable
estos dep6sitos, que no s6lo pueden satisfacer las nece-
sidades de la fAbrica doe pOlvora que se proyecta estable-





4:i
1(6 -
cer eu la tsla. desarrollAiudola cuauto se quiera, 6 la que
las circunstancias pudieran obligar ai improvisar, sino
tambi, n todas las de la Peninsula si fuera necesario.
La Isla de Cuba, la Have del golfo mejicano, siempre
ha side de uua gran importancia military, importancia
que acrecentari la pr6xima 6 iuduable apertura del ca-
nal de Panama: v este hecho ha de producer el que se
preocupen de su defense. no s6lo nuestro Gobierno., sino
tambi.n todas las nacioues interesadas en la neutralidad
de tan important via. Para entouces, acaso no dejara.
de tener valor el ilato que ahora apuntamos.




"' i "' : .
'it E' ;> .-



r
I-.


w


'.mJ" 'erl t-',= nc,' /ij


*ai t .. -. ',
* .'' .. .."


EL .: i TLI.E II-T LIR .L Ell TI A L E 1iff L:L


Turbina centrifuqa
para >1 secado y depuracion del 3alitre ,





i t-" .... .


,I ."

"' '.". '*

;.i






.1".1
:. :; .







.. ''. :,

. , ..,.:.< ..
['.'~ ~ ',. "'.," "..'


*,.. .
.4
--^: 4^..^.


2I


, r-,, J ;


































































































.4,






fercr alt de ,-rtfl//L a- a serie-fTlim o /l 6 "Lc ''-. Im -

EL ALifRE IIT1JFB.AL Ell LA ISLA DE CUE.BA

Proyecto de cuba para el lavailo
~de mactenlas nitrosas
Aparato de levviacion de Shanks. de iaterias ntrosas



p 1


_z ___i i l
-_ '- -.-_- - -



----=- r ;-- .----- ---- - --,







C B A . ...
C -T-- ________
/ V _
--- / .......

A . o . t .









E ... ..a- _'_/Opor r.





4
'I










1k"





'




w




















































































9 '


* )*' '


ii
































I







'p







:11












*1



1

t



p


.





UNIVERSITY OF FLORI




..;, ,, 331262077791571





































:-I




I-.-
ll".













1"
.', ".iV.<
I!-o,-







...;-..




Air




Full Text

PAGE 1

+ HD 9585 _8143 C92 1887

PAGE 2

, ( I

PAGE 3

-----...,...-----: ...... (1.--- ...

PAGE 4

.-------

PAGE 5

, ESTUDIO POR EL Comandante de ejrcito, capitn de artillera D. FRA NCISCO CERN y CUERVO '1 Las existencias de salitra son abundantsimas, tal punto, que han tenido que reducirse en Chile y Peru las explotaciones del nitrato de sosa. que, importado en Europa. tiene entre otras aplicaciones. la de ser trasfor mado en nitrato de potasa: continua beneficindose el sa litre natural en la India, y dadas estas premisas. no parece al pronto sea de inters el estudio que presentamos; consideracin que nos obliga dar algunas explicaciones. Reconocida la necesidad de establecer una fbrica de plvora del Estado en la isla de Cuba. fu comisionado el ao 1880, como lo fueron otros oficiales del Cuerpo. para escribir una Memoria, arreglada un extenso y deter minado programa. La existencia de salitre natural en la isla era uno de los puntos que deban dilucidarse; aun que falto de tiempo para llenar mi cometido, como hubiera deseado, por tener que regresar la Pennsula, tu"<,re la fortuna de poder presentar mi Memoria y de allegar al gunos datos. que me permitieron deducir que era presu- ,

PAGE 6

-2-mible la existencia de tan valioso elemento para la fabri cacin de la plvora, y sealar la conveniencia de que se estudiase ms la cuestin. Posteriormente, y por formar parte de una brigada encargada de continuar el mismo asunto, tuve necesidad de volver ocuparme de l, reuniendo ms datos, que forman el estudio que ahora presento. Industrialmente considerada, ser beneficiosa la ex plotacin del salitre natural, en caso de encontrarse en la isla d(Cuba? De encontrarse gl'andes depsitos, lo que no es imposible, de modo que la explotacin puuiera verifi carse en tan gran escala como se efecta en Chile y Per, es indudable que sera altam en te beneficiosa, pues se ob tiene un producto (nitrato de cuyo precio es, y siempre habr de ser en el mercado, supet'ior al del nitrato de sosa, que ahora sirve como primera materia para obtener aqul. De no ser tan consirlerables los depsitos que pudieran encontrarse d e salitre natural, es dudo a la empresa; sin embargo, merece estudiarse, pues no es tan absoluto que el nitrato de sosa y el salitre de la India, absorban el mercado y anulen toda produccin de salitre de otras procedencias. En Francia, dice La-play, en una nota comunicada una publicacin tan se ria como el Monitor Cientfico, del Dr. Querresville (pgina 330, Marzo 1885), se retiran muchos cientos de mi les de kilogramos de nitrato de potasa de los residuos de la fabricacin del de remolacha, por procedimien tos especiales que ignoramos, pero que, sin duda, no se rn menos complicados ni costosos, que los sencillos pro cedimientos para el beneficio del salitre natural. Hace pocos aos (1879) estaban en explotacin las de Virginia y Kentioky, en los Estados Unidos. Posible, por lo tanto, podr ser que diera resultados la explotacin en la isla, aunque no fuera ms que para -proveer nuestras fbricas de plvora, y principalmente la que se proyecta establecer en Cuba. No hace muchos meses, en Febrero de 1886, apareci un artculo en el Scientijic American

PAGE 7

.. - -3-JSupplemen to, titulado oources ol Salpete?', que empezaba con las siguientes reflexiones: As, como los veneros de minerales que prometen producir metales, preocupan los mineros; la mayora de las gentes menosprecia una clase de productos trreos que poseen, no obstaute su considerable valor comercial. El primero, entre ellos, es el salitre nitrato de potasa. No carece de importancia .el asunto y parece merecedor de alguna atencin. y si industrialmente merece alguna atencin, creemos que militarmente tiene mayor importancia. Descbranse no yacimi entos de nitratos. nuestras investigaciones nos han permitido denunciar, como lo hacemos en este estudio, la existencia dn acumulaciones abundantlsimas .de materiale de donde obtener esta sal, en cantidades tan considerables como se necesiten el da que, por cualquiera circunstancia se dificultara imposibilitara la provisin de e te importante elemento en la fabricacin de la plvora. Considerables eran los depsitos que haba en Pars, y no obstante, el ao 1870, durante el sitio, el Gobierno se pr e ocup de su acopio, tal punto, que uno de los principales cometidos del Comit cientfico de la defensa. fu el proponer medios para extraer el salitre contellido en el suelo parisiense. La sublevacin de la India produje, tal escasez de esta sal, que elev su valor .al fabuloso precio de 59 libra esterlinas la tonelada,.. Democ:trada por las consideraciones an:'eriores la im portancia que nuestro parecer tiene el asunto que nos -ocupa, y aunque convencidos de que nuestra insuficien ca no nos habr permitirlo tratarle como se merece, nos
PAGE 8

-4-I. La nitrificacin natural, sea la produccin espont nea de salitre en la naturaleza, no ha tenido explicacin completamente satisfactoria, no existiendo en la actua lidad una teora unnimamente admitida, si bien los tra bajos de Schlmsing .Y Muntz, y oh'as experiencias poste rim'es del mismo gnero han servido de fundamento la que admiten autoridades tan respetables en la ciencia como Berthelot, Wurtz, Schtzenberger y otros n. Desde hace mucho tiempo se conocen las condiciones favorables para la formacin de los nitratos: la pre encia de compuestos amoniacales de productos capaces de dar amoniaco, g'eneralmente materias orgnicas en des composicin ptrida, el acceso suficiente del aire atmos frico y la intervencin de sustancias porosas, eran los factores que deban realiza' en las nitreras artificial e s lo que la naturaleza produca espontneamente, al pare cer' por la influencia de estas mismas circunstancias. Pero numerosas irregularidades en la marcha de la ope racin, xitos por una parte, resultados negativos en otros casos, demostraban que no se estaba en posesin completa de todos los e \ementos de la cuestin, y que las teoras eran deficientes. Mr. Schlmsing y MUlltz con ideran que la nitrificacin es debida un fermento e p-:cial orgnico, y as tienen fcil explicacin mnchos he.chos que no la tendran de considerarla como un fenmeno puramente qumico. Para explicar la accin de los fermentos se admite, entre otras hiptesis, que estos organismos se asimilan (") Sur la fO?'ce des matieres e:cplosi'IJes d' ap?'es la termoclimie, por Mr. Berthelot, 1883, tomo 1, pg. 309. lJiction1aire de Ckimie, por Ad. Wurtz. apndice, pg. 827. Trait de Chimie gnih'alt:, por Paul Schtzenberger, Paris, 1880, tomo n, pg. 321. SU?' la nitritication, por Mr. Robert Warrington. Moniteur Sci.:ntifique, del Dr. Querresville. Febrero, 1885. ,

PAGE 9

-5-la sustancia fel'mentecible y expelen los prorluctos de la fermentacin, como verdaderos productos de denutricin, que engendran por sus funciones vitales una materia soluble que obra qumicamente sobre la sustancia fer mentecible. Para la existencia de estos organismos mi croscpicos han de concurrir determinadas condiciones, .como sucede para la vida de los seres de las esca las su periores. En el aire ambiente que respiramos, por ejem plo, los ser e vivos, animales plantas, trasforman el oxgeno en cido carbnico, y para realizar esta trasfor macin han de concul'l'ir circunstancias ajenas por com pleto las para la accin qumica. La materia trasformable, en este el oxgeno del aire atmosfri co ha de estar mezclado con otro flido inerte, e l zoe, en proporciones que no pueden exceder de ciertos lmites en ms en menos, para hacerlo respirable, ha de tener cierto grado de humedad, que tampoco es ilimitada, ha de mantenerse entre determinados grados de calor, ha de babel' luz y elementos de nutricin, y de este modo ser posible la vida de los sel'es que producen continuamente por su accin fisiolgica la trasformacin del cuerpo qu mico oxgeno en el compuesto qumico cido carbn ico; i fuera limitada la cantidad del aire, la cantidad de cido carbnico producido tambin 10 sera, y dependera, no slo del oxigeno presente, sino tambin del nmero de eres que lo respirasen; pudiendo trasformarlo todo l por completo, una parte sola, al c.esar de funcionar por falta de vida; suspender e temporalmente la produccin al sus penderse las funciones de esos seres orgnicos, que de recobrarlas continuara; operarse en lapsos de tiempo di ferentes, etc Y sin detenernos ms en esta compa.l'acin, veremos ms adelante que se observarn exactamente .estos fenmenos en la nitrificacin de las materias nitrificables, explicables nicamente atribuyndola orga nismos vivientes que la verifican

PAGE 10

-6-Las materias nitrificaotes son. en general. todos los compuestos azoados, animales vegetales, que contienen los elementos del amoniaco; pero por lo que se conoce actualmente, parece que el amoniaco es el nico cuerpo nitrificable, estrictamente hablando. pues se ha obser'Vado que siempre que se han empleado sus tancias no amoniacales, la primera face de la evolucin ha sido la produccin de amoniaco, que preceda la del cido ntrico (Experienci a s ele C. F. A., Tuxen, 1884) Han po dido nitrificarse la orina diluida, la leche, la solucin de esparragina, el orujo de colza y de cacahuete. demos trndose as que las sustancias son suscepti bles de nitrificacin, propiedad negada por algunos qumicos. El estudio de la nitrificacin ocupa preferente mente la atencin de los qumicos de toa.os los pases pOl' la importancia que tiene, por muchos conceptos, en agricultura. Existen ciertas plantas que parecen fabricar salitre expensas de las combinaciones azoadas contenidas en el terr eno en los abonos, tales son: el tabaco, la remola cha, la borraja, la parietaria, y sobre todo las plantas de la familia de las amarantceas. Las materias nitrijicables son, en general, todos lo compuestos azoados, animales vegetales, que contienen los elementos del amoniaco; pero por lo que se conoce ac tualmente, parece que e l amoniaco es el nico cuel'po ni trificable, extrictamente hablando, pues se ha observado que siempre que se han empleado sustancias no amonia cales, la primera fase de la evolucin ha sido la produc cin de amoniaco, que preceda la del cido ntrico ( Experiencias de C. F. A., Tuxen, 1884.) Han podido ni trificarse, la orina diluida, la leche, la solucin de espa rragina. el orujo de colza y c.e cacahuete: demostrndose as que las sustancias vegetales son susceptibles de nitri ficacin, propiedad negada por algunos qumicos. El es-

PAGE 11

f -7-tudio de la nitrificacin ocupa pref e rentemente la aten cin de los qumicos de todos los pases por la importan cia que tiGne. bajo muchos conceptos, en agricultura Existen ciertas plantas que parecen engendrar salitre expensas de las combinaciones azoadas contenidas en el terreno en los abonos: tales t;on; el tabaco, la remo lacha, la bO:'raja, la parietaria y s o bre tndo, las plantas de la familia d e la amarantceas. Como hemos indicarlo anteriormente, los trabajos de los eminent es qumicos MM. Schlcesing y Muntz, produ jeron la nuev a t e ora de la nitrificacin, que despnjando la porosidad de su papel de agente determinante del fenmeno, segn la opinin de Kuhlman, generalmente acmitida, lo asignan un organismo especial anlogo al fermento actico, suficientemente conocido. aquellos sa bios hicieron que filtrase lentamente travs de una capa d e arena silcica mezclada con l /SO de carbonato de cal, el agua de letrinas rica en compuesto amoniacales y azoados: el lquido sometido al ensayo, tard ocho das en ll egar la parte inferior del nltro. En el licor recogido no se not durante los primeros veinte das seales de nitrificacin, ni el tenor azomtrico vari sensiblemente; pero despu s de este perodo empez la produccin de sa' litre, que fu aumentando poco poco y concluy por absorb e r todo el zoe disponible. La manera de verificarse la conversin, esta sola circunstancia, induce fuertemente creer que ef-o debida un fermento orgnico, que Lecesita un cierto tiempo para desarrollarse y ejercer sus funcione s. El fermento se pudo aislar y la experieDcia. que sigue comprueba la realidad de su influencia. Se sabe que los vapores de cloroformo paralizan moment neamente destruyen definitiva, segn lo que dura su accin, la actividad de los fermentos orgnicos: ahora bien. cuando la nitrificacin en las condiciones preccientes est en plena actividad y en su intensidad mxima.

PAGE 12

8-puede suspenderse por algn tiempo quedar COl'tada pOl' completo haciendo intervenir los vapores de cloroformo. Desde el ao 1877, que fueron publicadas estas expe riencias, se han aducido nuevas pruebas en favor de la teora en ellas fundada. Como se ha visto, el cloroformo, y en general los antispticos, son nocivos la nitrificacin La nitrificacin de las tieITas de cultivo y de las aguas de cloaca, est demostrado que queda extrictamente circunscrita entre lo limites de temperatura que est confinada la actividad vital de los organismo in feriores. La accin del calor, confirma esta opinin: llevando la temperatura del agua hirviendo, las aguas de las letrinas las tierras de cultivo, se destruye el poder nitrificante de estas materias. que pueden recobrar. lo mismu que si hubiesen sido exterilizada de otra manera cualquiera, y sea el que fuera el tiempo tras currido, por la adicin de alguna porcin tierra de cul. ti vo por algunas gotas de una solucin recientemente nitrificada que aparten los org'anismos nitt'ificantes que contienen; pero si se omiten estas se puede exponer libremente el lquido exterilizado al aire filtrado (*), sin que se produzca nitrificacin. Mr. Robert Wassington, en la Memoria que public J'he JO'IJ.lJ'nal of J'he Chemical Society, 1884, presentando nuevas pruebas en apoyo de la cuestin que tratamos, dice: Si la nitrificacin es debida la actividad vital de un organismo, es claro que no podr produ cirse sino cuando todas las sustancias necesarias para la ))nutricin de este organismo estn realizadas. Una sustancia indispensable toda vida es el cido fosfrico. (.) Se filtra el aire tapando con algodn en rama, algo flojo, el cuello de los matraces frascos que contienen las soluciones; tiene por objeto no dejar paso los organismos que puedan estar en en la atmsfera.

PAGE 13

9-He hecho las experiencias siguientes para que el ci- ndo fosfrico quede fuera de los medios nitrificantes ordi)>uarios. El8 de Octubre de 1883, puse en marcha tres culllturas en la mezcla amoniacal ordinaria (*), el fosfat0 de llpotasa se haba suprimido en dos de ellas. Las tres solu llciones fueron cultivadas con algunas gotas que pl'ove llnan de un culti vo reciente. 22 de Octubre la nitrifi )lcacin estaba ini0iada en la solucin que contena el fosllratO; ellO de oviembre la nitrificacin del amoniaco era llcompieta. Los frascos que no contenan fosfato fueron llexaminado hasta el mes de Junio siguiente; pero en nninguno de los dos se produjo nitrificacin Parece, pues, nque la presencia de fosfatos es una condicin eRencial llpara la nitrificacin, y en este hecho tenemos una nuellva cOl'l'oboracin de la teora que atribuye la nitrificacin ll la accin de un organismo viviente. II y aade ms adelcnte, con lo que daremos por tel'mi nado este punto: Es difcil concepir qu nuevas pruebas se podran llallegal' para coufirmar todava ms la teora de "la nitri-llficacin por los fermentos. Sin embargo, aunque las ms llde e tas pruebas estn expuestas la consideracin del llmundo cientfico hace siete aos largos, no puede de llcir e que est generalmente admitida la teol'a que atriIlbuye la nitL'ificacin un organi8mo: es vel'dad que no llha sido seriamente impugnada, pero tampoco ha sido se llriamente aceptada. Incumbe ciertamente. los sabios )lque discuten las cuestiones de higiene y de agricultura llaceptar la teora, y por consiguiente considerar la oxi lldacin de la materia orgnica azoada como efectuada Ilnicamente por organismos vivos y limitada las conndiciones que convienen su actividad), alegar alguna Ilprueba en favor de la opinin contraria, la nitrificacin Ilproducindose en las tierras y en las aguas por simple 1lcontacto con el oxgeno cuando todos los organismos (' La empleada para lUS experiencias

PAGE 14

10 - llhan sIdo absolutamente excluidoR. Schlresing ha dado llevidentemente el golpe de gracia la teora. segun la cual el aire en los poro!:! del suelo se encuentra en un estado particular de condensacin, y podra en razn de este llhecho ejercer una accin oxidante especial; ha demostrado ( Annal e s de la Scienc e Agronomiqne. 1884, 1), que los gases en un suelo vegetal. ocupan simplem ente llel volumen normal debido la temperatura y presin atmosfrica. El organismo nitrificante microbio n i t r'ico, que como antes dijimos, consiguieron aislar MM. Schlre ing y Muntz, por culturas sistemticas en un medio lquido (comptes rendus, tomo LXXXIX, pginas 81, 1074) n es un corpsculo celdilla brillant0, pnntiforme. redondea do ligeramente alargado, algunas veces ligad o s dos dos, de 1 3 milsimas de milmetro de dimetro. inmvil, viven en una atmsfera oxigenada ( aerobio ) y pertenecen la gran familia bacteriana. babiendo s ido clao sificado en el gnero nico de los mic't'ococcu s de las esfero-bacterias bacterias globulares ( H ) El fermento ntrico se propaga cultivando un lquido nutridor tierra, con algunas partculas de tie rra yege tal con algunos centmetros cbi cos de aguas d e le trinas. N o existe en el polvo del aire atmo f l'ico, su multiplicacin es lenta y parece operarl;'le por brotes retoos. Berthelot compara el microbio ntrico e n su a pecto al que presentan los grmenes de las bacterias que se reproducen por esporulacin: la esporulacin consiste en formarse en la mediana de la celdilla, en 'lllO de los extremos algunas veces en las dos extremidades, un corpsculo muy refringente que se trasforma rpidamente en un esporo oblongo cilndrico. refractando fuerte-rJ Se detalles en las Lec;ons de C/inie par Th. SChlresing, 18!:l3. (") Vase fermentacion, pgina 807 del apndice al na'e de Cllinie, de Ad Wurtz. -

PAGE 15

, , -' 11 mente la luz y presentando contornos muy sombreados. Existen en abundancia, como lo demuestran numerosas pruebas, en las tierras superficiales de todo pas fertilo estando uniformemente repartidos hasta una profun didad de unos 23 centmetros en las tierras arcillosas v algo ms en los terrenos ms ligeros; desapareciendo las may ol'es de 60 centme'os. Abundan igualmente en las aguas de las letl'inas, que contribuyen purificar. Los micl'oderl!1o ol'llinal'ios y otL'as vegetaciones mi ero cpicas son com pletamente distintos de estos fer mentos, y hasta son contral'ios su accin: UlJa solucin muy infestada de bacterias atmosfricas no se nitrifica; y los nitratos son descompuestos y trasformaclos en com puestos orgnicos azoados durante el desarrollo de su micelio semilla. Hasta parece son distintos los organi mos productores de nitratos y nitritos. Todos los fermentos ntricos no poseen la misma po tencia nihificante; lo hay vigorosos y dbiles. Se obtienen los organismo vigorosos por culturas en soluciones muy c o ncentradas y bien provistas de ing'l'edientes nutriti vos; tales organismos conservan su carcter an en cultivos suce sivos d e soluciones dbile Se obtiene un organismo dbil, por reculturas muchas veces repetidas en soluciones muy diluidas; cuando se procede as, el organi mo puede concluil' p OI' incapacitarse para pl'odu eir nit-i-ficacin alguna. au en las condiciones ms fa vorabl e s. Si un organismo dbil se pone en una solucin nutritiva concent'ada, puede llO producir efecto; pero si la nitrificacin He inicia, es posible que se vigorice. for tificndose los nuevos formados en razn de las condicio nes favorables que les rodeau. Con organismos vigorosos se ha conseguido nitrificar soluciones que se haban mostrado refracta'ias y aumentar la velocidad ordinaria de la nitrificacin hasta efectuar la de soluciones conve nientemente preparadas en diez y seis das; mximo que se ha llegado. El organismo nitrificallte de los pases tropicales es \

PAGE 16

12 -ms vigoroso y de tamao notablemente mayor que su similar de los pases templados (*). El organismo nitrificante posee una facultad de oxi dacin de una enel'ga escepcional La combustin de la materia orgnica, que se pI'oduce pOI' la influencia del deSal'l'ollo de otros seres micI'oscpir;os. se detiene en la produccin de zoe libre. es decir, que no pueden trasportar el oxgeno ambiente ms que sol:Jl'e los elementos muy combustibles ( carbn hidrgeno ) combinados al zoe en la materia orgnica. La misma combustin viva, elimina de los compuestos cuaterna'ios el zoe en estado libre en casi su totalidad. Pal'a fijar el oxgeno al zoe, precisa pues, que el or ganismo que nitrifique la materia azoada tenga una aptitud aptitud demostrada, pOI' otra parte, por la energa que necesita para la trasformacin de otros cuel' pos tanto ms difcil de oxigenar que los compuestos azoanos. Aadiendo pequeas canticlades de ioduro de potsio un medio en vas de nitrificacin que reuna la condiciones ms favorables para la produccin del nitro, se observa que el iodo es arrastrado en el movimiento general de oxidacin que trasforma el hidrgeno en agua, el carbono en cido carbnico y el zoe en nitrato. Con esta experiencia demuestra lvI. A. Muntz C) que aquella causa debe atribuirse la presencia del iodo en el estado tan anormal de oxidacin ( iodato ) que se encuentra en los yacimientos de nitrato de sosa de los pase tropicales, cuando por to(las partes la natmaleza lo pre senta en forma no oxidada. Dadas conocer, aunque someramente la: materia ni-(.) Sobre la formacin de tierras nitrificadas en las regiones tropicales.-Nota de MM. Muntz y Marcano, presentada la Academia Mr. Bchlresing, pgina 855, Monite1w du Dr. Quesueville. Agosto 1885. (H) Sobre la oxidacin del iodo en la nitrificacin natural Nota de M. A. Muntz, presentada en la Academia de ciencias, inRerta pgina 671, tomo xv, )){oltiteu?' Scientifique, du Dr. Quenesville.Junio 1885. i

PAGE 17

13 trificable y el fermento ntrico, corresponde exponer, si quiera sea del mismo modo, las condiciones que han de concurrir en la realizacin del fenmeno. La temperatura tipne una influencia reconoeida y estudiada en la nitrificacin. Por bajo de 5 es insensible, 12 llega ser apreciable, es cada vez ms activa medida que la temperatura se eleva; alcanza su mximo 37 (segn Schlcesing y Muntz), para 9.ecrecer, siendo muy lenta 45 Y cesando los 55 completamente. La temperatura de 30 es muy favorable. A los 100 perece el organismo nitrificante, de tal modo, que las tierras y las soluciones en vas de nitrificacin pierden esta pro piedad llevadas ese grado de calor, sin recobrarla des pus del enfL'iamiento. La luz es nociva al desarrollo de las bacterias en general. Las experiencias de Soyka (*) demuestran plena mente cun desfavorable es su efecto en la nitrificacin; la que conviene en igual grado, una luz moderada la oscuridad. Se puede esterilizar una solucin por la exposicin prolongada una viva luz solar. Los microbios utricos, dijimos, eran acrobios y no resisten una privacin prolongada de oxgeno, al menos cuando sus funciones se verifican en un lquido. La humedad es indispensable en tanto no impida la libre circ\llaciu del aire su acceso hasta los organis mos. Basta desecar una tierra frtil para esterilizarla al poco tiempo. Todos los investig1.f!ores han reconocido que la pre sencia de una base salificable es una condicin esencial para la nitrificacin. Una dbil alcalinidad del medio, lldicen Schlcesing y Muntz, es necesaria para la produc l)cin del nitro. En la naturaleza desempea este papel llel carbonato, mejor el bicarbonato de cal. Los carbo lmatos alcalinos pl'odueen el mismo resultado, pero cuanlldo su grado de concentracin excede de 2 3 por mil, (") J. Soyka. biologie, 1878, pg. 449

PAGE 18

14 -)lson desfa vOl'ables y hasta paralizan la accin del fer llmento ntrico. Lo mismo acontece con la cal custica; una fuerte dcsis de cal retarda suspende la evolucin ntrica, que prosigue en cuanto la cal se une al cido carbnico. Las Solu0iones de orina, poco concentl'adas ( al 5 por 100 lo ms ) se nitrifican sin la presencia fase de la nitrificacin de la orina; pero e produce la, mitan del nitrato qlle hubiera dacio la de haber tenido otra base suplementaria. La existencia (le un compuesto carbonoso orgnico en peq uea proporcin, es esencial para la nutl'ici)n del organismo; pero parece que un e;tceso de este compuesto ha de disminuir el producto de la nitrificacin, apropin dose una parte del oxgeno, que de otro modo quedara disponible. La ona, aparentemente, contiene bastante carbn orgnico para su propia nitrificacin. Parece tambin, que la presencia ausencia de cuer pos porosos, no presenta marcada influencia en la nitrificacin; en contraposicin las antiguas opiniones. Se reconoce por lo expuesto, la existencia de seres orgnicos particulares que determinan la fijacin del oxgeno al amoniaco y los cuerpos orgnicos, y por consiguiente la metamorfosis de estas sustaucias en nitratos; lo que en gran parte resuelve el problema de la nitrificacin operada en la natUl'aleza espensas de esos c.uerpos azoados; problema completamente distinto de el de la fijacin del zoe libre sustraido la atmsfera, pero con l conexo, porque la nitrificacin natural se opera solos compuestos a?;oados ya formados y preexistentes. Es un problema, desde hace mucho tiempo controver tido, el de la fijacin del zoe del aire y de su trasforma cin en compuestos oxigenados, tales como los nitratos y sales amoniacales en el reino mineral; los alcalis, ami-,

PAGE 19

15 -dos y compuestos albuminoides en el vegetal y animal. Un compuesto azoado estando ya formado, 8S fcil ex pFcars e su trasfol'macin en otro de orden distinto; pero queda siempre el problema de la formacin de este com puesto inicial; puesto que el zoe no se combina directa mente con ningn cuerpo la temperatura ordinat'ia, y las reaccion e s qumicas, segn Belthelot, que se produ cen en la naturaleza son insuficientes, al parecer para ex plicar la r e produccin ince s ante de las combinaciones azoada Pero como en realidad reproduccin incesante se ve rifi ca. ha e stabl e cido B e rthelot. deducindolo de s us qu e d e b atribu i rse una energa extraa las acciones qumil:
PAGE 20

-16 - n. La isla de Cuba situada en la zona trrida, muy prxi ma al trpico de Cncer. disfruta de un clima regular. en el que la temperatura no llega extremos de excesivo calor ni frio excesiyo. Tres estaciones, bastante marca das, se notan en ena; la de la seca, la de las aguas y la de los Nortes. La de la seca reina en los meses de Marzo, Abril y Mayo; la de las aguas, de Junio Octubre, y la de los Nortes principia en Noviembre, concluyendo por lo regular en Febrero. Cuando se entabla la seca, por lo comn reinan los vientos del S. y S. O. (los sures de cua resma), que causan un calor hacindose notar el mes de Setiembl'e por igual circunstancia. La temperatura media de la Habana, segn las ob servaciones hechas en varios aos. es de 25, enalgunas partes del interior de la isla 23", en Santiago de Cuba 27. La temperatura media los meses ms clidos ( Julio y Agosto) 28 Y 29; la de los ms frios ( Diciembre y Enero) 17 en el interior, 21 en la Habana yen Cuba 23. La tem peratura extrema que ha sealado el cent grado la sombra es de 30 y 31, no descendiendo sino en raras ocasiones 10 12 n. Es opinin muy admitida que la isla de Cuba form parte del continente amel'icano, habiendo estado unida la Pennsula de la Florida y al Yucatn en el perodo terciario ms moderno, perteneciendo su actual constitucin geolgica esta poca: en ese perodo, como ha dicho en la Enciclopedia (H) (Mayo 1885) el ilustrado matancero D. Francisco Jimeno, la caliza se presenta en su apogeo, pred,)minando en la constitucin geolgica de Cuba bajo (0) Geografa de la isla de Cuba, por D. Estban Picbardo.-Habana, 18M. Segunda parte, pg. 259. (") Que se publica en la Habana.

PAGE 21

17- tres aspectos diferentes; el primero, compacto y resisten te, evidentemente terciaria; el segundo, spera y porosa, corresponde al perodo cuaternario; y el tercero, com puesto de una aglomeracin de fsiles marinos diversos y de especies vivientes, perteneClendo por tanto la po ca actual. Esa caliza jursica, como la denomina Pichardo (*), llamada en el pas sebo'i'uco, constituye la capa principal de la mayor parte de la isla, extendindose desde el fondo de los mares las cimas de las montaas; presentn dose en unas partes desnuda y en otras con superposi ciones ms moderna3 El seboruco, batido por las aguas, se ennegl'ece y perfora, aumentndose la apariencia es ponjosa y sus puntas, que se denominan dientes de per?o. En estas rocas calizas, trabajadas por las aguas inte rior'es de la corteza terrestre, se han formado cuevas, cuyo nmero es grande en todas las partes de la isla. La mayora de las que tienen entrada comunicando con la atmsfera son refugio, durante el da, de los murcilagos que existen en la isla en nmero prodigioso, y su constante permanencia en esos lugares ha producido la in mensa cantidad de exc rem ento que en ellas se encuen tra, formando grandes capas de mucho espesor, que se ha convertido 'paulat inamente en el abono llamado gu ano de murcilago. El Sr. Zardoya, ingeniero director de una empresa que explotaba las cuevas de guano de murci lago en Trinidad, lo ha analizado, encontrando los carac teres qumicos siguientes: sometido la accin del fue go, se d escompone la materia orgnica, arde con ligera llama y desarrolla una gran cantidad de sales amoniaca les de un olor ftido de carne y pluma quemada: prolon gada la accin del fuego se carboniza completamente con todos los caracteres de un bello carbn animal, ligero y brillante. Triturado con la cal viva desprende amoniaco: tratado por 10H cidos y cloruros da diversos colores de (') Geog?'afa, etc' 2: parte, pg. 7. 2

PAGE 22

18 -poca importancia. El anlisis cuantitativo da, por trmi no medio, la siguiente composicin centesimal: Agua higroscpica.. . . . . . . . . . . . 5' 680 Materia orgnica animal y sales amoniacales 40' 125 Fosfato de cal. .......................... 37 '930 Potasa . . . . . . . . . . . . . . . . . l' lR5 Sales insolubles.......... .... ............ 7'290 Otras sales solubles. . . .. . . .. . . . .. 6' 545 Slice . . . . . . . . . . . . . . . . . . l' 245 100'000 Vemos. pues. que se e ncuentr a en esas cavernas el oarbonato de cal. esponjoso y fcilmente disgregable. en presencia de materias animales en descomposici:)n ptrida, ricas en amoniaco. fosfato y carbn orgnico. temperaturas favorables, con aire atmosfrico suficiente, pues viven en ellas los murcilagos que son seres de la escala superior, con poca luz, que de otro modo no las eligiran esos animales para sus guaridas; y humedad bastante. proviniendo de las filtraciones propias de la clase del terreno; se reunen, por lo tanto, todas las circunstancias ms favorables requeridas para el trabajo de la nitrifica cin; yes lgico deducir que este trabajo debe haberse realizado y que han de existir en esas cavernas depsitos de nitratos de las bases presentes: cal, magnesia, pota sa, etc. Esta conclusin, deducida de considel'aciones puramente tericas, vamos verla confirmada por la compa racin que haremos continuacin de algunas cuevas de di versas partes del mundo, en que se encuentra y bene ficia el salitre natural, con sus similares de Cuba, que daremos conocer. La presencia del guano de murcilago es indicio que debemos considerar muy seguro de la existencia del salitre natural: all donde el primero abunda. encontrare mos que tambin abundan los nitratos; sin que por esto

PAGE 23

19 -deba enten'lerse que la recproca sea cierta; stos pueden presentarse sin el acompahamient@ de aqooUa materia animal. plJ.es la na.tura1eza tiene procedimieilltos
PAGE 24

-20-ralmente lejos de los lugares habitados, en regiones desiertas y de no fcil acceso, con guano de murcilago en unas y en otras no. El anlisis de una roca nitrosa de las ms productivas de Domben, de una cueva sin guano, da 2'4 por 100 de nitrato de potasa y 0'7 de nitrato de magnesia. La tierra nitrosa de la gran cueva de Loiver, cerca de Wellaway, (.ontiene 3'5 por 100 de nitrato de cal y 3'3 de nitrato de potasa. Se hace la recogida del nitro dmante seis meses al ao, picando las incrustaciones de las paredes de las cuevas; los fragmentos se reducen polvo, para someterlos los sencillos procedimientos del beneficio. Durante la guerra civil de seccesin de los Estados Unidos de Amrica, escaseaba el salitre en los Estado del Sur, descubrindose entonces las cuevas del condado de Giles. en Virginia. Las paredes de estas cuevas son pe ras, rugosas, el techo liso, manando de 61 incesantemente gotas de agua de cal, l o que ha producido hueco en varios sitios que demuestran la accin del agua en la for macin de estas cuevas, La roca es una caliza con estratificacin de ot ra roca ms dura y pedazos y granos de pedernal. Los mmcilagos abundan, y la p'esencia del guano de estos animales se atribuye, e1'" un info1'me dadoal .Depa?'tament o de de aquel pais, la f01'macin del salit?'e (*). La tierra salitrosa forma veta y mon*.ones entre la piedra caliza y s.obre el suelo de las 'ale ras. Es un barro suelto, amarilloso. conteniendo partculas de carbon ato de cal y mucha sl i ce arena. La produccin ha llegado ser de 280 libras inglesas (126'98 kilogramos) de salitre pmo extraido de la tierra que ocupa una superficie de 18 x 20 pies ( 33'445 m2 ) En Birmania se extrae el salitee de las tierras nitrosas acumuladas en cuevas. En Sumatra las cuevas de salitre de Caltown, son el albergue de innumerables pjaros parecidos las golon-(') Scientijtc u,merican s1tpplement, 12 Julio 1879.

PAGE 25

-21 .drinas, ms medida que mas se penetra en el1as: sus excrementos, que forman en algunos sitios depsitos de 4 y 5 pies de profundidad, son los que produ c e n el salitre, segn se consigna en el artculo Sources 01 saltpetre, p o r Mr. Warnford Lock, publicado en el Scientific american supplement de 13 de Febre:-o de 1885. Un pie cbico ( 28'315 dma ) de esta tierra hervida da hasta H (3'6: kg.) de nitro. Por ltimo, en el Brasil se ha extraido salitre para hacer plvora de contrabamdo de una tierra color de cho.colate, que se encuentra en las cuevas de Serrote, en Rio-dasVelnas. Las noticias anteriores establecen un trmino de la .comparacin que procuramos; el otro lo darn las que siguen y la completan, permitindonos llegar la compro bacin que nos proponemos. En todo el ao 1880 se ocuparon los peridicos de la isla, tanto los d e la capital como los de fuera de ella, en larg'os artculos y di'lersos sueltos, del descubrimiento y .explotacin d e grandes depsitos de guano de murcila go, encontrados en unad cuevas cerca del ro de San Juan, en e l lmite ele los partidos judiciales de Cienfuegos y Trinidad. La explotacin est en la actualidad abandonada, habiendo pasado la Pennsula por estos das el Sr. D Maximino Zardoya, ingeniero qumico, di rector de la empresa. Estas cuevas deben ser las mismas que cita Pir,hardo en la pg. 267, 2. a parte de su Geograiia ele Cuba, al ocuparse de los volcanes, diciendo este propsito: El ao 1837 se alarm el pblico de Trini .dad por la aparicin de un supuesto volcn en las cuevas cerca de la ciudad. Se exploraron por orden del Goberna.dor y los comisionados informaron lo siguiente: entramos pOI' una boca estrecha que va ensanchndose, cuyo terreno, muy hmedo y fresco, es de temperatura 10 ms baja que la de la atmsfel'a de su entrada; las cien varas empez el denso humo de aquel ambiente, que tena salida por un boquern (aqu el termmetro en 12); con-

PAGE 26

-22-tinuamos la [Ulinia de combustin por entre cinaga y calor; la cueva se extenda hasta 800 ,aras; filtra por las bvedas bastante agua l entamente, formando estalaoti tas, y la conclusin se halla un charco cenagoso: en las cavidades laterales infinidad de murcilagos. El punto en combustin, cuya temperatma el'a ms elevada que la anterior, es un pentgono irregular de poca rea; se sonde con una barra de hierro, la que se intl'odujo en la. ceniza hasta ocho varas; recogimos minerales y partes de las tierras inmediatas que analizamos, resultando car bonatos y sulfatos calizos, slice, al.mina, de potasa (*), xidos de hierro y de cobre, sustancias animalesmuy azoadas, fosfato de cal, hidroclorato de amoniaco y un carbonoso en abundancia; los mi' lerales hallados bajo la ceniza presentaban el aspecto de una esco ria de fundicin, pero sus principios componentes eran casi los mismos, excepcin de menor cantidad de fos fato de cal, debido al desprendimiento del gas hidrgell' perfosforado, despedido por el calor, debiendo este gas infiamalble la emanacin del fuego. Aseguran que n(Jo exista principio de tal volcn, y el 11 de Febrero el Gobierno anunci que fuerza de brazos se haba extinguido. Es notable la concordancia entre la anterior descrip cin, hecha hace cerca de cincuenta aos, con las que hemos trascrito casi en sus mismas palabras, tomadas de autores diferentes, hasta de nacionalidad, y que las es cribieron tambin en pocas muy distintas ( 1847-79-86 ) ; concordancia todava ms de notar si se considera que el objetivo de aquel informe no tiene ni la ms remota re lacin con el fin para que ahora se ha utilizado: y as, co tejando la descripcin de las cuevas de Virginia con la de que tratamos, paralelo que ponemos en pl'mer termi no como ms importante, recordando que Cuba, se dice form parte del continente ameriyano y la proximidacl (") Cules?

PAGE 27

'23-entre ambos pases, y continuando el cotejo con las de Ceylan y Sumatra, se producir en el nimo el conven cimiento d e la posibilidad. y ms que posibilidad. casi eertidumbre, que en las cuevas de San Juan de Trinidad ha de encontrarse salitre naturalmente formado. oomo en aquellas citadas. y que ha de encontrarse en las mismas proporciones que en esos otros lugares. para permitir una explotacin ventajosa por lo que respecta la can tidad. No se limitan los dep0sitos conocidos de guano de murcilago en la isla de Cuba la j ul'isdiccin de Trini dad; en las cercanas de fatanzas abunda en muchas cuevas abiertas naturalmente en la roca caliza que forma la constitucin geolgica de la comarca. En las extensas cavernas situadas en las lomas que circundan el valle de Yumury por el Sur. ba sido explotado ba0e aos; lo hay tambin en alguuas otras situadas en la serrana, que se extiende por el Sur de la baba, donde se encuentran las famosas de Bellamar que no tienen guano porque es muy reciente su comunicacin con el exterior. El guano ex trado de las cuevas colindantes con Bellamar se explot y remiti Barcelona hace aos: pero en la actualidad est abandonada e ta industria en Matanzas como lo ha sido en Trinidad; beneficindose. si acaso, en pequeas proporciones (*). Para aquilatar la importancia que pudiera adquirir la industria salitrera, ha de considerarse el considerable nmero de cuevas que hay en la isla en las mismas con diciones que las citadas; dando testimonio de esta afir macin, entre otras autoridades, el distinguido qumico cubano Sr. Reynoso. que en su Ensayo sobre el cultivo de la caa de azcar se expresa en los trminos siguien tes, bastante explcitos: Existe en la isla de Cuba n Debemos estas y otras noticias la complacencia del seor D. Nicasio Silverio, distinguido profesor de la Escuela de Agricultura Mor.

PAGE 28

, -24-gran u mero de cuevas que of l'ecen un acopio considera ble del ms rico guano, En estas cuevas, guaridas de murcilagos, etc,; y ms adelante: La inmensa cantidad de guano acopiado en algunas cuevas, se explica por el nmero de animales que all se han guarecido durante tantos aos.)) Para hacerse cargo de este crecido nmero de cuevas basta consultar una obra cualquiera que trate, aunque sea incidentalmente, de la geografa topografa cuba na, Con solo la parte publicada de la Geografa de Pi chardo y la Topografa 'mdica del Dr. Pia y Peuela, sin recmrir al lJiccionrl?"io de Pezuela, hemos podirlo es coger, entre la' muchas que mencionan, las siguiente elegidas como ms notables, dando principio por la que segmamente llamar ms la atencin, citada por Pia, En las lomas de Pej, Juaguany, jmisdic6n de Hol gun, hay una caverna fOl'mada de hermosos salones y varios departam e ntos: en ella se encuent ra almagre, aunque de inferior calidad, y una cristaliza c in sin olor ni s abor, semejante lr, sal de nit1'o en su ?nOdo de cris tali za?'; se mira como cristal de roca. En Puerto Prncipe la de Sei'i Ma1'a l'e'resa, en el barrio de Limones, es el hueco de una gran loma. donde se entra de frente y s:n dificultad. Es tan grande que puede servir de cuartel un regimiento, y no se necesita luz artificial para visitarla. La de Cayetano, tambin en Puerto Prncipe, que est en el bal'l'io del Cereado es casi lo mismo que la anterior, la atraviesa un al'l'oyo. La Cueva Grande ( bajo la gran loma de Toabaquey, Puerto Prncipe ) tiene entrada por un boquern semejante un horno d e pan, y se baja por una gruesa raiz de jagey; hay que descender 12 varas. Contiene unos gusanos de color oscuro muy lustrosos de un palmo de lar go y del grueso de un lagarto; el humor que dan sus articulaciones es tan corrosivo que produce lceras en el cutis y causa una completa ceguera si llega tocar los ojos

PAGE 29

-25-La Sierra del Sumidet'o en la provincia de Pinar del Ro, dice Pichardo, est perforada de admirables y grandiosos subterrneos y cavernas, siendo la ms importante y magnfica la estupenda Cueva del Resolladero, por la cual se han conducido animales de la hacienda del Su midero al hato de Luis Lazo, corriendo por ella el ro Cu yaguateje: galeras subterrneas de jigantescas dimen siones, donde la natu1'ale z a ostenta sus galas minerales, camino mili tar de p r i mera importancia, comunicacin civil qve alwrra un 1'odeo de un mil doscientos por ciento; '!I no obsta nte. el inters pe' rsonal ka profanado esta via sacra, un hombre ka cel'rado el t1'nsito de la caver-11,(7, lic a correspondencia ent 're el Sumidero '!I San Luis C). En San Juan y Martnez hay otra galera subten' nea, como la cueva d e l Resolladero, que atraviesa la sierra y permita el trnsito desde la V dga del Resol]adel'o la de D. Luis Hernndez; siendo necesario la direccin de prcticos con hachas encendidas por la mucha oscu ridad y las abras y cuevas todos rumbos para largas distancia. Hernndez la cerr (**). En el partido de San Cristbal hay la llamada de los Murcilagos, al SE. de las de Jag.ey: en los Palacios la de Loma-Pelada, bastante grande para alojar cmoda mente 150 personas; la Jel Mrmol, con un subterrneo. cuyo trmino no se ha podido averiguar; y por lti mo, en San Cl'i tbal de los Baos, la de Taita. Domingo, inmediata los baos, al NE. del casero. que explorada aunque imperfectamente, result ser de gran capacidad y abundante en murcilagos. Jo sera d ifcil formar una larga relacin que com prendiera todas las jurisdicciones, que son las ms de la isla, en que existen cavernas, y hasta designar particu larmente las el ue cada una tuviera; trabajo reducido n Pichardo, Geog?'afa, 3: parte, pg. 38. (n) Pichardo, Geografa, 3: parte, pg. 94.

PAGE 30

-'26 -copiar el IJiccionario geogrdfico de D. Jacobo de la Pe zuela; pero creemos suficiente lo dicho para producir el convencimiento de lo que son y de su grandiosidad y magnificencia; encontrndose en casi todos los de la isla, desde la provincia de Pinar del Ro, que principalmente se han referido nuestras citas, hasta el otro extremo: los terrenos montaosos calizos (mcaras) de Guantnamo, poco cultivados y casi desier tos, contienen, segn Pina, infinitas cuevas. Todava podemos presentar una prueba ms de que no es utpico presumir la existencia de grandes depsi tos de salitre en la isla de Cuba: constituye e:;ta prueba la presencia de aguas nitrosas, como las de ro Santa Teresa, uno de los brazos en que se divide el San Crist bal; las del ro Macuriges de los Palacios y otras que cita Pichardo (*), aguas que para cargarse de esta sal han debido y deben estar pasando por acumulaciones considerable s de constante reproduccin para no haberlas agotado. El ro Macuriges. las 8.000 varas de su nacimiento, se esconde por debajo dI-:} la sierra del Sumi dero, en un sitio llamado Las Cuevitas, y las 2.250 varas aparece de nuevo; sus aguas, dice Pichardo, son de1-gadas y saludables y contienen mucho nitro: haremos notar que la sierra del Sumidero fu uno de los lugares que denunciamos como notable por sus cuevas, que es presumible contenga u salitre. De lo expuesto deduciremos, reasumindolo, las con clusiones siguientes: 1.' Las condiciones generales que la teora reconoce necesarias para la produccin natural del nitro las reunen las cavernas calizas de la isla de Cuba, y por lo tanto es posible que en ellas se encuentre salitre. (.) Geog'ajia de Cuba. tomo IV, pginas 11, 113 Y 115.

PAGE 31

27-2." La C'oro paracin entre las cavernas calizas de la iS]31 de Cuba y las de diversos pases explotadas hace aos como cri 'adeTos ele salitre, demuestra la paridad que hay entre unas y otras; y dada la posibilidad reen la conclusin anterior, tendremos que de ducir quP. hay probabilidades, COll carcter de certidum bre, de la existencia en ellas de depsitos de salitre natural, y que estos depsitos tendrn las mismas propor cion e s qu e lo de aquellos Otl'OS lugares, para que sea be1trenc'iosa la e x plotacin por lo que respecta la can tidad. 3. a Siendo muy num e rosas las cuevas calizas qlite leunen condiciones para que se haya verificado el trabajo de la nitrificacin natural, de poder realizarse el benefic10 del salitre en lYl.le nas condiciones econmicas, se habra creado una industria en el pas, de la que pudiera esperarse los importantes rendimientos que da e11 la India inglesa laexpGrtacin del nitrato de potasa ( *), y que ha produci do el nitrato de sosa en Chile y el Pe:, (** ) III Suponiendo que haya en la isla de Cuba depsitos de salitre en cantidad que merezca establecer su explota cin, queda an la duda de si podr hacerse en ventajosas condiciones econmicas, toda vez que en los pases don de se explota esta sal el trabajo est pobremente remu nerado, y si bien los gastos de trasporte hasta el punto (.) La exportacin del salitre en la India alcanza 25.000 toneladas al ao, con un valor de ms de medio milln de libras esterlinas. Scientijic ameri can supplement, 13 Febrero 1886. (n) La produccin de nitrato de sosa de la provincia de Tarapaca, que fu solo de 6.000 toneladas en 1845, se elev 70.000 en 1859 y 570.000 en lSb3. El precio corriente del nitrato de sosa en los mercados de Europa es 13'6 chelines los 50 kilogramo$. Gnie civil y Gaceta Industrial, Julio 1886.

PAGE 32

I -28-oe embarque son crecidos, -puede que no compensen la gran diferencia de la mano de obra, debida lo subido de los jornales en Cuba. Sin embargo, hemos visto que el salitre de cuevas se beneficia en los distritos de Kentuky y Virginia de los Estados Unidos, pas donde el trabajo se remunera tanto ms que en esta Antilla, de lo que podemos deducir que la explotacin podr ser posible. con tal que se procure abaratar la mano de obra, susti tuyndola por que no exijan, por otra parte, costosas instalaciones. El em-pleo de mquinas para sustituir el trabajo manual, requiere que la explo tacin se verifique en grande, y cuanto mayor s e a, tanto ms econmica resultar. Hay necesidad, por lo tanto, para decidir la cuestin, de conocer datos que no posee mos y que habrn de buscarse por la exploracin y estudio de los lugares en que se suponga la existencia del salitre, alg'unos de los cuales ya hemos sealado. Estos datos pueden reducirse los grupos siguientes: 1.0 Riqueza del mineral encontrado. 2. Clase del mineral, en roca, depsitos trreos, superficial, si est bajo alguna costra de otra materia, como sucede con el nitl'ato de SOsa del Per, etc. 3. Cantidad contenida en cada cueva en el grupo de cuevas pl'ximas en un mismo lugar. 4. Condiciones locales para la explotacin, y 5.0 Vas de comunicacin terrestres, fluviales martimas Pero, aunque no pueda decirse con precisin, si las materias salitrosas que suponemos existen en la isla son no explotables, podemos al menos, estudiando el asun to con los escasos datos que poseemos, adelantar un juicio acerca de las probabilidades que hay para que as suceda. Se ha visto en las citas que hemos hecho en la se gunda parte, que en la isla de Cuba existen inmensos depsitos de guano de murcilago: generalmente los anlisis de esta sustancia se han limitado dosificar el zoe

PAGE 33

-29-amoniaco, fosfato, materia orgnica, etc., en vista de la aplicacin que tienen como abono; pero Mr. Boussingault (*) ha determinado la cantidad de nitratos que con tienen, que si es pequea en los guanos al aire libre, es de alguna consideracin en los de cuevas, habiendo encontrado un 20 por 1000 de nitratos en el guano de murcilagos de una gruta de los Pirineos. Estudiando Ml\1. A. Muntz y V. Marcano la formacin de tierras nitrificadas que, segn ellos, tanto abundan en los pases intertropical es C*), concede una energa mayor al orga nismo nitrificante de estos pases que la que poseen sus similares en los climas templados, siendo tambin mayol' su tamao, habiendo encontrado tierras con ms de un 30 por 100 de nitrato de cal. As no es de extraar que, operando sobre tres muestras de guano de murcilago que pudimos adquirir, hayamos podido extraer un 21 / 2 y hasta un 3 por 100 de nitrato de potasa, lo que r e presenta un 3 un 31 / 2 del total contenido en las muestras, que no bemos tenido medios de analizar Este guano, en contacto con la roca caliza porosa d e las cuevas, es induaa ble que habr debido nitrificarla por lo menos igual grado que l mismo posee: de modo que evaluando la ri queza de los min era les salitrosos que podemos encontrar en un 3 por 100, es muy probable que hayamos fijado un lmite por bajo de la realidad, y que no sel'a extrao en contrar minerales de una riqueza excepcional, dada la energa del organismo en estos pases. Tambin podemos computar la cantidad de materias explotables. Al describir una. d\:; las cuevas de San Juan de Trinidad, se dijo que tiene 800 varas de largo con un un depsito de guano de 8 varas de profundidad: supo niendo que sobre este depsito se levanten las paredes de 3 4 metros por t rmino medio, resulta una s11perficie de (.) Diction1tai?'e de Cltirf,ie par Ad. Wurtz; tomo E, pginas 1233-1235. ( .. ) Moniteu?' scientifique del Dr. Quenesville: Agosto 1885, pgina 855

PAGE 34

_ 30 5.000 m2 prximamente que, picndola 2 decmetros. representan 1.000 m3 de piedra, sin contar la que est por debajo en contacto con el depsito de guano, paredes que seguirn nitrificnclose anualmente hemos :visto sucede en las cuevas de Ceylan. Las operaciones para la extraccin del salitre son las siguien tes: La Ex traccin del mineral. 2.' Trituraciu para reducirlo polvo. 3.' Lavados sistemticos para oh tener soluciones suficientemente concentradas. 4 a Tras fo.rmacin de los nitt'atos en nitt'ato de p otasa, lo que }1uede hacers e simultneamente con la anterior 5." Con centracin de las soluciones hasta el punto de cristaliza cin. 6. a Cristalizacin, secado. y si es posible, Rna ligera depuracin. l. a La extraccin del mineral se hace picando las paredes removiendo los montones de tierra nitrificadas. En el presupuesto que hemos formado se ha supuesto que habr de pagarse al mismo tipo que en las canteras de la Habana (la chorrera) tiene el metr o cbico de extrac cin de piedra caliza la hoca de la cueva, en cuya ex traccin se necesita veces ligeros bat'renos que son de cuenta del obrero. El trasporte la salitrera desde ellugal' de la ex.trac cin se ha supuesto se verifica por va frrea porttil. sistema Decauville, cualquiet'a de los varios usados en los ingenios de la isla con earros de volteo 2. a Para la trituracin del mineral se ha elegido el triturador de patente Caer (Carr's disintegrator) senci llo, barato y de gran rendimiento: con l se pulverizan toda clase de materias que no sean filamentosas, habin dose obtenido. con velocidades de 300 350 revoluciones por minuto, carbn pulverizado las dimensiones de una cabeza de alfiler, y con 600 el polvo de la hulla se pre senta al tacto tan suave como la harina de trigo. El modelo nm. 5 (del que se da un croquis), el ms conveniente para la explotacin que presupuestamos, puede producir 30.200 kg. con velocidad de 500 revolu-

PAGE 35

3il CiJIleS por minuto, fuerza motriz de cinco caballos de vapor y precio 350 pesos (*). La adquisicin puede lilaeerse dirigindose directa mente las oncinas de la casa constructora, en Bristol (Estados Unidos), Albion-Chambers M, Philip Triggs. 3,' Para la levigacin de los materiales salitrosos se ha elegido el sistema Shanks con cubas especiales. Supongamos que en una cuba A se dispone un tubo como indica la figura, abierto por los extremos m y n y cerrado con un tap@n llave el extremo p. Llenando de agua la cuba A, el nivel del lquido ser el mismo en ella y dentro del tubo mn, por ser dos vasos comunicantes: si habiendo subido el nivel sobre la lnea pq se quita el tapn d e p, se establecer un chorro que saidl' por esta extremidad, hasta que el nivel enrase con la lnea pq. Podemos as establecer una corriente que empezar en una cualquiera de las cubas A, B, e, .D, E, P, variable nuestra voluntad, y que terminar en la que nos con venga, abriendo para ello una de las llaves de descarga a, b, e, d, e, f. Si pues sobre el fondo de las cubas dispo nemos un falso fondo parli contener las materias ligia bles, el lquido filtrar tra vs de ellas, se (,jargar de las sustancias solubles y la solucin se depositar en el fondo, hasta que sea desplazada por nuevas cantidades de lquido. As, por ejemplo. la solucin dep o sitada en el fondo de la cuba A, mezclada con algn lquido del que se est ve rtiendo en ella, subir por el tubo mn, seguir por el brazo horizontalpq, cayendo de arriba abajo sobre las materias depositadas en la cuba B; se cargar de nuevas materias solubles, y esta segunda solucin su vez ser desplazada, pasando la CUba e, etc. Se ve, pues, que van ponindose en contacto con materiales nuevos, soluciones cada vez ms concentradas, obtenindose en un plano horizontal una corriente una serie de casca-(') Pgina 385 y siguientes, volumen 23, ao 1811: MachJeS outies et appa1'eils, par M. Armengand, pere.

PAGE 36

-32-das sin necesidad de gradas y con la ms sencilla insta lacin posible. Las cubas que se proponen son de chapa de hierro de 10 mm. de grueso con angulares en las aristas, de forma cbica y 2 m. de lado: 100 mm. del fondo se d,ponen dos chapas perforadas, separadas entre s otros 100 mm. para formar un filtro, sostenidas por angulares y si fuese necesario por pilarillos apoyados en el fondo. un metro del falso fondo sale la caera horizontal del tubo de desage. Un tubo agitador de hierro fundido con siete bocas est por la parte exterior, disposicin que puede sustituirse por otra cualquiera que se crea ms conve niente. Entre las dos chapas del falso fondo se f o rma un filtro de arena gruesa y pedazos de cal, con lienzo basto por arriba y por abajo. Suponiendo que e l coe ficiente de higroscopocidad para la::; tierras que se encuentren, sea el mismo que el indi cado por Regnault en la pg. 1::12, tomo II de su Tratado elemental de Quimica, traduccin espaola (1850) los cuatro metros cbicos de materiales salitrosos que puede contener la cuba hal:lta un metro por encima de su falso fondo, habru de levigiarse con 2.000 litros ( 2 m3 ) de agua; de ellos 1.000 (1 m3 ) quedan embebidos por las tierras y los oh'os 1.000 ( 1 m3 ) filtrarn: e tarn pue s e tas tierras con agua libre por encima y por debajo. Doce ho ras, eegn Regnault, son necesarias para disolver en fro las materias solubles contenidas en las tierras salitrosas; pero atenindonos las experiencias que en pequea es cala hemos hecho y la reconocida propiedad de ser 105 nitratos mucho ms solubles en caliente que en fro, es timamos que una hora ser suficiente usando el tubo agitador. Abierta la llave L salen siete chorros de vapor en diferentes direcciones inclinaciones, que revuelven, agitan y calientan los materiales hasta completar la di solucin. Cerrando la llave y permitiendo algn tiempo de reposo, podr desplazarse de una otra cuba 1.000 li tros de solucin.

PAGE 37

-33-La descarga de la cuba, cuando las tierras hayan sido apuradas, es detalle importante. Para ello debe haber dos compuertas de descarga de forma elptica y con su eje mayor horizontal de 300 400 mm., enrasando con el falso fondo, cerradas por placas y prensas, debiendo quedar prximamente feente la dieeccin de la salida dol vapor, de los tubos inclinados Ir y VII. Pam la descarga se llena de agua la cuba, cerrando la caera horizontal de desage, se abee la llave de vapor del tubo agitador, y poco despus las compuertas de descarga; el lodo claro que vaya resultando se conduce por unos caos de media teja las wagonetas, carretillas de descarga un dep. ito c(;mveniente Para ometer la legas la evaporacin han rl.e tenee un 10 por 100 de alitee: habr, pues, que determinal' la cuba en que se alcanza esta concentracin paetir de la el ue recibe el agua pura. upongamos todas las cubas cargadas con 4 m3 de tierra salitrosas; admitamos que una tonelada de esas tierras ocupe un metro cbico, es decir, que su densidad gravimtrica sea 1 '00, supo icin desfavoeable, pues en general esta densidad es mayol', y considel'amos el mateJ'ial ms pobJ'e que puede explotarse, en el que caela tonelada contenga nada ms que 30 kg. de salitre. Si en la primera cuba A ,e vierten 2 .00 0 litros de agua, y cerrando la salida jJ se agita hasta la completa disolucin, resultar una lega ciue contendr en los 2.000 litros 30 X 4 120 kg. de salitre. Destapando la salidap, cerrando la p' de la cuba B. veetiendo otros 2.000 li tes de agua en la cuba A, y suponiendo que esta cantidad de agua se mezcle con los 2.000 litros de lega ele A, pasarn = 60 kilogramos de salitre. La lega que ha })asado de A encuentra en B materiales frescos; por la agitacin resultarn 2.000 litros de una lega que contendr GO + 120 kilogramos de salitre. Destapando el extremo p' de la ca-3

PAGE 38

-34 era de salida de la cuba B, cerrando el p" de la cuba e vertiendo en A otros 2.000 litros de agua, pasarn B dose con los 2.000 litro s ele 180 kg., darn 4.000 litros con 180 + 30 210 kg'. de salitre; pasand o de ell o s 2.000 la cuba e con 210 105 kg. de salitre, que encontrn -2 dose con tie rras no lavadas, se cargarn con 120 kg. ms y r e sultarn, Jespus de la agitacin, 2.000 litro s de le ga con 105 + 120 225 kg. de sal; d e modo que en esta cuba U la concentl'ac:n es sup e rior al 10 por 100; y abriendo la llave e, despus de hab e r dejado reposar las mater ias, se recogern 1.000 litros de lega con 112 kg. de sal i tt'e, quedando l o s otL'os 1.000 emb e bidos e n las tierras. Llamando una pasada la operacin de trasvasar las 1 egas, hacer obrar el vapor para producir la agitac in y cons igui ente d i solucin y dejar reposar las mate rias podemos formar el siguiente cuadro que resume 10 que dejamos expuesto: -CUBA S A B C PRIMERA PASADA I Entrada . '. 2000 agua. Tierrascon 120s Leg!a . . . . .. 2000 con 120 s. En trada ... ... L egla nterior .. TOTAL . . Pasan lll. cuba siguiente . . Quedan ... n trada ........ E Le g!a anterior .. TOTAL ..... P asan l a c uba siguiente ... . Quedan ... 2000 agua. 2000 coul20 s. iOOO con 120 s. 200,) con 60 s 200 con 60 s 2000 agua. 2000 con 60 s. 000 con 6 0 s. 2000 COII 30 S. 2000 COIl 3 0 S. SEG UNDA PASADA con 60 s Ti erras c o n 120 s. 2000 con 180 s Nada. 2000 COn 180 s. TER C ERA PASADA 2000 con 30 s. 2000 con 105 s 20 U O COil 180 s. Tierras con 120 s. 4.000 con 210 s 2000 con 225 s. 2000 con lOa 2000 con 113 2000 con 105 2000 con 112 D E F Salen.

PAGE 39

35 La batera de cubas est ya cargada y en disposicin de funcionar de un modo regular. Si en la cuba A se vierten ahora 3.000 litros de agua y se hace una pasarla hasta la cuba .D, se formar el cuadro siguiente: CUBAS A B C D E F -Entradas. '. 3000 agua. 3000 con 18 s. 3000 con 7h. 2000 con 93 s. Legla an te 2000 con 30 s 2000 con 105 s. 1000 con 112 8 Tierra8cou 1208 rlOr ...... TOTALBS. 5000 con 30 s. 5000 con 123 s 4000 con 186 s. 2000 con 213 s. p as an la e u b a si guIente ... 3000 con 18 ( O l 3000 con 2000 con 93 1000 con 107 que salen. -Q.uedan. con 12 2000 con 4.9 2000 con 93 1000 con 106 22 CO!I!.O en la cuba J) ha resultado un:t solucin al ms del 10 por 100 (2.000 con 213), se extraern 1.000 litros de lega, quedando embebidos los otros 1. 000. La cuba A contiene 2.000 litros de l ega al 0'6 por 100, y como toda tierra que contenga menos del 1 por 100 se considera apurada, se recogern los 1.000 litros de lega dbil abriendo la llave "a" que pasarn al depsito de agua de lavado, acumulndose al agua pura, y se descargar la cuba como antes dijimos, trasladndose la manguera del agua la cuba B, que ahora ser la de origeu. Repitiendo los clculos anteriores veramos que cada pasada la ltima cuba queda cargada con 2.000 litros de lega ms del 10 por 100, pudiuclose recoger L 000 li tros; y que con las seis cubas que componen la batera que hemos propuesto, habr tres en trabajo, una dos cargadas, y dos una vacindose y cargndose. Si la riqueza de los materiales salitrosos fuera supe rior al 5 por 10'0, sera conveniente hacer un primer lavado general torlas las cubas con agua pura solucin dbil, consigui ndose as recogpr de cada cuba 1.000 li- 3 ') O sean: si en 5.000 hay 30, en 3.000 habr 5 >< 30.

PAGE 40

--36-las tierras con ms de un 21 / 2 por 100 para someterlas la levigacin metdica. Calculando diez horas las de trabajo de un da laboral (contando con una de descanso en que se puede dejar co rrer las aguas de una otra cuba) y dos y media las necesarias para cada pasada, dar la batera de cubas queproponemos 4.000 litros de legas con ms de 400 kg. desalitre y como concluidas las diez horas laborales; durante las catorce horas restantes de las veinticuatro pue de hacerse un lavado en fro, dejando llenas cubas la terminacin del da laboral, para empezar al siguiente haciendo una recogida, se puede contar con otros 1.000 litros de la misma concentracin. La suposicin que hemos hecho de verter en cada cuba unas veces 2.000, otras 3.000 litros, no implica ms cui dado que el de marcar el nivel que alcanza en ellas lo 4.000 kg. de tiej,'ras con los 2.000 litros ne lquido, teniendo en cuenta el que queda embebido, y abrir los con ductos y llaves para dejar correr las legas hasta que en todas las cubas en trabajo enrase el lquido con el nivel marcado. El grado de concentracin de las legas, tanto de las fuertes como de las dbiles que indican han sirlo apurados los materiales, lo dar el aremetro de salit'e ros el de Baum 4. Para convertir en nitrato de potasa el nitrato ele cal contenido en las legas, se tl'atan stas por el carbo nato sulfato de potasa por el cloruro y me jor, por ser ms econmico, por una lega de cenizas rica en estas sales. Se conoce que la conversin se ha verifi cado totalmente cuando el carbonato de potasa no pro duce precipitado blanco, anlogo al del aguardiente de uvas en el agua. Creemos ms conveniente verificar la conversin de los nitratos despus del lavado de los materiales salitro sos, que simultneamente con l. como podra hacerse depositando las cenizas en los filtros de las cubas, para

PAGE 41

, -37 -que las legas no se carguen con un exceso de sales extraas, sobre todo de carbonato de potasa. 5. o Para la concentracin de las legas se habr de usar las calderas y los ptocedimientos tan conocidos como antiguos y bien entendidos, expLlestos con minuciosos de talles en numerosos tratados. La calefaccin de la calde ra pudiera hacerse por el vapor de agua que hara llegar un doble fondo, en vez de hacerlo fuego desnudo, lo que permitira regularizar la evaporacin, conducin dola voluntad como conviniera. La concentracin de la lega ha de llegar los 800 del aremetro de salitreros de 42 47 del al'emetro de Baum; y prcticamente se conoce que ha alcanzado este punto, cuando se fijan y cristalizan (se cuajan) las gotas que se dejan caer sobre una superficie fra y unida como el mrmol el cristal. 6. o :ro nos detendremos, puesto que nada ha de variare de lo esta blecido, en la cristalizacin y aparatos que la realizan; pero propondremos una ltima operacin para obtener un salitre bastante jepurado, blanco y seco, como ha re ultado de los ensayos practicados con xito com pletamente satisfactorios para el nitrato de sosa del Per. Retirado el salitre de los cristalizadores y puesto en cana to colocados sobre una canal para recoger las aguas que escmran, se roca con agua muy fra por algunos segundos solamente, haciendo que el agua salga de las regaderas muy dividida, en forma de lluvia fina. Lo crist.ales hmedos pasarn inmediatamente una turbina, que por una rotacin rpida, dmante 10 12 minutos, dar, como hemos dicho antes, un producto seco, blanco y relativamente puro, como lo ha dado en el ensayo con el nitrato de sosa. (*) El precio de una pequea turbina de 40 60 centmetros, ms que suficiente para el rendimiento que ha de dar, es de 150 200 pesos oro. C*) (') IJictio1tnai1'e de Ckimie &. par ad Wurtz. Tomo JI, pgina 560. (") Armengaud. Tomo 1883-8<1

PAGE 42

38 -, Establecido el sistema de explotaci n que queda ex--puesto ya, podemos formular un proyecto de presupues to del material necesario y calcular el precio que l'e sultar el salitre, que, dados los proced'mientos perfec cionados que se proponen, debemos esperar se obtenga de clase superior, que no desmerezca y compita con el mejor de la India. Ha de entenderse que el presupuesto y clculo de precio, no estando fundado sobre datos con cretos, no se ajustar lo requerido en cada caso parti cular, que depender en las diversas localidades de fac tores de valores diferentes; pero que permitir formarnos una idea suficientemente exacta de la posibilidad del proyecto y del beneficio probable, PRESU P U ESTO del material necesa1'io pa1'a establecer una salitre?'a dff 150 toneladas, de 1.000 kg., de produccin anual. P esos. Cts. Ferrocarril porttil econmico con carros de volteo .... 2.000 Un triturador Carr, instalado ......................... 600 ), Una batera de cub.s de hierro con tubos agitador e segn planos ............................ I 3.000 ) Calderas de concentracin y cristalizadure s ........... 1.400 ), Una turbina para el secado y depuracin, instalada .... 300 II Mquina para ensacar y pesar el salitr e ............... 200 )) Mquina de vapor de 14 caballos y calderas de gran produccin de vapor ............................... 6 .000 ), Una mula .. ....................................... 250 Instalaciones imprevistos .......................... 1.250 ............... 1 5 .000 ), 5 7 PRECIO que resulta1' la tonelada mt'l'ica de salit1'e, eX'plotando U1 mineral pobre al 3 por lOO?! siendo 7,a produccin anual de 150 to neladas. Extraccin de 17 m3 de mineral, picando la roca y al precio que tiene en la Habana el m3 de extracCln e n las caleras (1 B. B. C. al 123 por 100) ................ Tra;porte desde el pie de la extraccin por va frrea porttil, empleando una mula para el arrastre, subi-da por planos inclinados hasta las bocas de las cubas. Para la carga, descarga y cuidado de la bat e ra de cu-bas, cuatro peones, l' 25. . . . . .. ............. - Sump, y sigue .............. Pesos. Cts 7 ), 60 5 ), 13 15 I

PAGE 43

f 39 -Pesos, els, Suma antc1'ior, ... : . . . 13 15 Para la mquina de vapor, caldera de concentracin, cristalizadores y turbina: un conductor de mquina, 2'50, un fogonero 1 '50, dos peones 1 '25.. .. .. 6 50 Para atenciones generales, dos peones, 1 '25. . . . . 2 50 Diez sacos de caamazo de 50 kg. de cabida para empaque del salitre... . . . . . . . . . . . . . .. .. 2 50 Empaque y pe ado mquina, t i jornal de peon. . . ) 32 Unmaestrsalitrero,'00 .......................... 3 ,) 600 kg. carbn mineral, 12 pesos tonelada, puesto en la salitrera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 20 35 17 AUMENTOS Amortizacin en diez aos del capital invertido en el material de explotacin.. . . . .. . . . . . . . . . 5 ,) Sueldo de un Capitn director y un escribiente even-tual, 1 '25....................................... 5 10 por 100 dE'l gasto diario para imprevistos........... 3 51 Gasto total de 500 kg. de salitre ..... .. 68 Gasto de una tonelada de 1.000 kg. ... .. 97 36 Precio eu el mercado de 'ew-York de salitre de la India, de buena calidad, O '05 pesos libra, sean los 1.0no l{g .......................................... 110 25 El precio en Ne\y-York del salitre de la India lo tene mos de las noticias que se ha servido proporcionarnos el Consul de E paa en aquella ciudad, que cuncuerdan con la dadas pOl' los Sres. Hammel y C:, comerciantes de la Habana, en relaciones con los Estados-Unidos. Desde hace seis ocho aos, e l salitre que emplea la fbeica de plvora de Murcia procede principalmente de Hambul'go y de oteos puntos de Alemauia Inglaterra, donde se obtieue artifici:lmente, trasformando el nitt'atrato de sosa del Per. por el cloruro pot.sico. Se adq llie re por subasta, y su precio, entregado en los talleres de Murcia, es ele 59' 40 pesetas los 100 kilogramos, sean, 118 '80 pesos la tonelada mtrica; elehiendo advertit' que en las ltimas contratas se present un salitre tan depu rado, que no hubo necesidad de refinarlo, siendo sufi ciente someterlo unos lavados para emplearlo en la fa b'icacin de la plvora.

PAGE 44

-40 Comparando el pl'ecio cOl'l'iede del salitre en el mer cado de New-York y el pagado en Murcia, podemos ad mitir que, recargado el producto con los g'astos de trasporte, DO podr adqnirirse para la fbrica que se proyecta pal'a la Isla de Cuba menor precio que en Murcia, sea pesos tonelada, siendo, por lo tanto, muy beneficiosa la adquisicin del que pudiera obtenerse en el pas. Recargando en 15 pesos pOl' tonelada el precio de este salitl'e, por gastos de trasporte hasta el pie de los almacenes en Murcia Gl'anada, cantidad excesiva en concepto de personas prcticas quien hemos consul tado, resulta 112' 36 los mil kilogramos, menor que el de subasta. Las fbricas de plvora del Estado en furcia y Granada fabrican al ao uuos 200.000 kg, de plvora, en nmeros redondos, consumiendo aproximadamente 150.000 kg. de salitre, produccin para la ellal se ha calculado la saiit'era que hemos presupuestado, a egurando de este modo la salida del producto y quedando para el desarrollo de la industria los pedidos que hicieran las fbricas particulares que existen, algunas tan importantes como la de Santa Brbara, de Oviedo. Antes ele concluir esta parte de nuestro estudio, ha de hacerse una advertencia pal'a no dejar sin correccin la impresin desfavorable que pudiel'a pl'oducir el precio un poco elevado que resulta el salitre Debe tenerse en cuenta que se ha supuesto la explotacin de materiales muy pob1'es, siendo de presumir que en la realidad suceda lo contrario: de encontrarse materiales que contengan no ms que el 5 por 100, los 17 m. de extraccin, oca sioilando los mismos gastos de 48' 68 pesos, dan 833' 33 kg. de salitre, resultaildo entonces la tonelada mtrica menos de 59 '00, lo que permitira la competencia en to dos los mercados. Incumb e a) Gobierno establecer la prime1'a salitrera, que es el primero que recog era los beneficios. Estudiada la cuestin debidamente, previas las exploraciones indcadas las que se juzgaren ms convenientes, extrados j

PAGE 45

-41 algunos quintales riel salitre encontrado, remitidos las fbl'cas de la Pennsula para probarlo en la elaboracin de la plvora, y decidida la instalacin de la salitrera, con el reducido capital de instalacin y algn adelanto para las atenciones en los primeros meses, en total, un desembolso lo ms de 25.000 pesos, se encontrara la Isla de Cuba con un establecimiento productor que atendera con sus propios recursos sus necesidades, que amortiza ra su capital de instalacin y producira ingresos en el Tesoro. La iniciativa particulae, estimulada por estas ganancias procurara descubrir y explotar nuevos yacimientos (y ya hemos dicho suponemos existan muchos) : desarrollada la industria salitrera, lo que no tardara muchos aos, dada la sencillez y lo poco dispendioso de sus procedimientos, podra el Gobierno abandonarla, pues no es de las que debe conservar. IV Como hemos dicho en la segunda parte de este estuen la Isla de Cuba abundan las cuevas con grandes depsitos de guano de murcilagos, que ha sido expli)ta ,do como abono, pero que en la actu'3.lidad no hay noti cias de que tenga ningn aprovechamiento. El gu::,no, en genel'al, de cualquier clase que sea, contiene nitratos en cantidad variable: M. Boussignault, que ha hecho el anlisis de varios de diferentes ,clases y proc edenc ias, ha encontrado en un kilog'l'amo las cantidades siguientes de nitratos, reducidos nitrato de po tasa:

PAGE 46

-42-Guano del Per .................................. Idem de las islas Chinchas ...................... .. Otro de dem ..................................... Blanco .......................................... De Ohile ......................................... Terroso de las islas Jervis ...................... .. Terroso de las islas Baker ......................... Del golfo de Mjico ... ,. ........ .... .. .... .. IJe mU1'c idl agos d e 1 m a cue v a de l o s Pir in eos ......... 1 Gra.mos de nitrato en 1.000 gr. de gua.no. 4'70 3'80 1 '10 2'75 6'00 5'00 3 '20 0'10 20'00 (") En la pasada campaa de esta Isla, de 1868-78, los insurrectos por el ao 1870, en el Camag e y y Bay amo. se procuraron salitre estrayndolo del guano de las cue vas y obteniendo hasta media arroba diaria. En la Revista agrcola Industrial. que se publicaba en cast e lla no en la ciudad de NcwYork, encontramos un artculo. firmado Jos Rodrguez V., inserto en el nmero c o rres pondiente al mes de Enero de 1880, que describe con to dos los detalles las diferentes operaciones qu e sin du ela se emplearon en aquella ocasin, y que como es de supo ner, no se diferencian en escencia de las que hemos men cionado en la tercera parte de este estudio. No todo el guano que se encuentra en las cuevas dice el articulista, conviene para la extraccin d e l s a li tre: el que la presin de la mano echa agua, indica que est demasiado fresco; el que esta presin no se una, estar demasiado seco; y por ltimo, el que al com primirse conserva la forma que se le d, ser el mejor, y debe preferirse por contener mayor cantidad de nitro, Hemos podido procurarnos tres muestras del guano de las cuevas de Trinidad. Dos de ellas no se diferencia ban entre s sino en ser la una ms fresca que la otra, Presentaban el aspecto de una tierra oscura, semejante la tierra de siembra que se vende por las calles de la n IJictionna'e de Ckimie, A. Wurtz. pgina 1233, tomo J, se-gunda parte 1876. ,

PAGE 47

_. 43 .. Habana, con partculas de apariencia crnea, poco den sa, puesto que 100 gr. ocupaban 255 cm3., sin olor espe cial caracterstico, y comprimidas en el hueco de la mano quedaban aglomeradas. Sometidas al lavado con cuatro y cinco veces su volumen de agua, no se ligaban bien, al principio, con el agua, que pareca no mojarlas, y dejndolas reposar quedaba una parte, casi la mitad, en el fondo del vaso y la otra parte sobrenadando, sepa radas por una capa de lquido: por filtracin se obtuvo un licor amarillento rojizo oscuro, que tratado por la cal comn se aclar hasta quedar de color de limn the claro, desprendindose entonces el olor caracterstico del amoniaco muy marcado: filtrado este licor, di con el carbonato de potasa un precipitado blanco; cuando ces de obtenerse este precipitado por nuevas adiciones de cal" bonato potsico, se volvi filtrar y se concentr por la accin del calor, dando por enfriamiento un residuo cris talizado con bastantes agujas caractersticas del salitre. aguas maclres, de color moreno oscuro, dieron por el sulfato de hierro y el cido sulfrico la reaccin de los ni tl'atos: con el cido trtrico. pasadas veinticuatro horas, el precipitado granular correspondiente las sales de potasa; y por ltimo, diluida una parte de estas aguas madres, introducidas en un ba In de cristal, con virutas de cobre y cido ulfrico, al calentarse con una lmpara de alcohol. se produjeron hermosos vapores rojos (de deutoxido de zoe) que, dirigidos por un tnbo un frasco conteniendo una disolucin de ioduro potsico Clon almi dn de trigo, pl'odujo la coloracin azul del almidn, in cUcada por \tVurtz en sus tantas veces citado IJiccionario, tomo J, pgina 494 . Los escasos medios con que contbamos no nof, per mitieron verificar ms reacciones; pero las enunciadas son suficientes para demostrar que el residuo obtenido era nitrato de pota.sa. Pesado el producto cli ;' 90 gra mos, trmino medio, y lavado con agua satmada de sa litre se redujo, despus de secarlo al sol bajo una cam-

PAGE 48

-44-pana de cristal, 2':30 g'r.; su sabor era el salobre fresco algo picante del salitl'e; su color, blanco y muy semejan te, aunque un poco ms mate, al del salitre refinado que tenamos la vista; decrepitaba al fuego, y amasado con polvo muy fino de carbn, arda modo de una plvora lenta. La tercera muestra de guano se diferenciaba bastante de las dos anteriol'es: el'a una tierra roj a, colol'ada. bastante densa con relacin las otras, puesto que 100 gr. ocupaban un volumen de Ion cm.; pOl' el lavado di un licor incoloro, que sometido las mismas operaciones que en los casos anteriores, se comport de la misma manera, excepto en no producir el olor amoniacal cuando se trat por la cal comn, siendo las aguas de con centracin tambin de color moreno oscuro y obtenin dose solo 2'10 gramos de salitre impuro y 1 '40 despus de lavado; sin embargo,. como de esta muestl'a tenamos muy poca cantidad, no nos fu posible hacer ms que un ensayo y nada puede en definitiva establecerse respecto la cantidad de salitre obtenido. Las dos primeras clases de guano, pOl' su poca densi dad gl'avim trica, no snn convenientes para aprovechar las en la extl'accin (lel salitre que contienen, puesto que 1 mS tiene m e nos de 1 por 100, y los gastos de explota cin seran considerables relativamente al va.lor del pl'Oducido; la tercera, sea la roja, est en mejol'es condi ciones; pero si en nuevos ensayos no da una riqueza que alcance al 3 por 100, tamp oco podr ser beneficiado. Sin embargo, en FranCia se extrae salitre del bagazo de la remolacha, por los procedimientos y con los aparatos in ventados por el Dr. Dubrunfaut, (*) que desconocemos, debiendo ser muy pobres est03 blgazos, pues en caia. 100 kg. de raices no hay ms que 131 gr. de nitrato de potasa por trmino medio; pudiera, pues, ya no como pro ducto principal, sino como secundario, ser provechosa la (.) Seien.tijique, du Dr. Queuesville. Setiembre 1885 t

PAGE 49

, -45-explotacin del salitre del guano de cuevas. Y ya que incidentalmente hemos tocado la cuestin, haremos notar que la caa de azucar contiene bastante cantidad de nitrato de potasa, por lo que, spmejanza de lo que su cede con la remolacha, del bagazo pudiera obtenerse esa sal y constituirse una nueva industria derivada de la fabricacin del azucar con ventajas para los hacendados. Hemos tratado hasta ahora la cuestin de existir salitre en la Isla de Cuba nicamente bajo el punto de vista industrial y de resultados para el fomento de la rique za pblica; pero no es este el nico que puede conside rarse ni el ms importante. La importacin del salitre de la India hizo desaparecer la industria salitrera en Euro pa, salvo en algunas y muy contadas localidades de corta produccin, surtindose todaH las naciones para sus fbricas de plvora del salitre de aquella procedencia, que se encuentra en todos los mercados, del fabricado con el nitrato de sosa. Considerado ese producto contra bando de guerra al romper1>e las hostilidades, la adquisi cin de tan principal elemento para la fabricacin de la. plvora se de no imposible, y todava. ms para la Isla de Cuba, separada de los centros fabri les del Estado, y limitados los recursos de todos gneros para su defeni"a los que la previsin y el estado del Te soro hayan permitido acumular. Importante es, por lo tanto, conocer y divulgar que, aun de no existir, como presumimos existen, rocas tierras nitrificadas, hay considerabilsimos depsitos de guano de donde extraer salitre en gran cantidad, facil y rpidamente, tan rpi damente, que los pocos das de iniciarse la explotacin puede tenerse el producto, y que son tan considerables estos depsitos, que no slo pneden satisfacer las nece sidades de la fbrica de plvora que se proyecta estable-

PAGE 50

--46-cer en la Isla, desarrollndola cuanto se quiera, la que las circunstancias pudieran obligar improvisar, sino tambin todas de la Pennsula si fuera necesario. La Isla de Cuba, la llave del golfo mejicano, siempre ha sido de una gran impol'tancia militar, impol'tal1cia que acrecentar prxima indudable apertura del canal de Panam; y este hecho ha de producir el que se preocupen de su defensa, no slo nuestro Gobierno, sino tambin todas las naciones interesadas en la neutralidad de tan importante va. Para e.!1tonces, acaso no dejar de tener valor el dato que ahora apuntamos. \ - {

PAGE 51

I I O : I I , , , EL SALITR.E NATUR.AL EN LA ISLA DE CUBA, ,.' Turbina centrifuga r I O//,:Ia/ JJonv. para e1 secado y depuracion Ciel salitre. . . . . . . .'

PAGE 52

- J I \

PAGE 53

EL SALITRE NATUR.AL "EN LA ISLA DE Aparato d.e de Shanks - e B A -:.J -CUBA -"Proyecto d.e cuba para ellavaQo de Inaterias nitro sas. l "0.,00000.,,".0. O .... .. O.o OOo.o.o. 00000"0000"000000 .. <>0,,00&000000&"0"00" 0000.00 ........ ..... .. ........ oo ....... .... ...... -.0.,0.0 ........... 00 ........ .. .. .. ti .. .. .. .. .. oooO ..... O .. .. .. !$ .. : ] I I I OO .. O .. ..... ...... .&,>- EsC<:tl
PAGE 54

, -,-." , -. - 1 1 , '. .. ... , .. .. ,

PAGE 55

-, , I I , - --, I I

PAGE 56

I

PAGE 57

, \ , \ \ , t - -

PAGE 58

- .--------...... t I ,

PAGE 59

t - -