<%BANNER%>

Memoria del Departamento de Policía de la Capital

HIDE
 Front Matter
 Title Page
 Main body
 Anexo A. Vistas de la asesoria
 Anexo B. Ley orgánica de la policía...
 Anexo C. Consideraciones al presupuesto...
 Anexo D. Comunicaciones varias
 Anexo E. Órdenes del día
 Anexo F. Estado de las partidas...
 Anexo G. Estadistica general de...
 Anexo H. Uniformes
 Back Matter
 
MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Memoria del Departamento de Policía de la Capital
Physical Description:
Serial
Language:
Undetermined
Creator:
Argentina -- Departamento de Policía de la Capital
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Buenos Aires
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

Statement of Responsibility:
República Argentina.
Dates or Sequential Designation:
1888/89 nachgewiesen.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 647993499
ocn647993499
Classification:
zdbs - 550
System ID:
AA00016796:00012

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Memoria del Departamento de Policía de la Capital
Physical Description:
Serial
Language:
Undetermined
Creator:
Argentina -- Departamento de Policía de la Capital
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Buenos Aires
Publication Date:

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

Statement of Responsibility:
República Argentina.
Dates or Sequential Designation:
1888/89 nachgewiesen.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 647993499
ocn647993499
Classification:
zdbs - 550
System ID:
AA00016796:00012

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
        Front Matter 3
        Front Matter 4
    Title Page
        Page 1
        Page 2
        Page 3
        Page 4
    Main body
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Anexo A. Vistas de la asesoria
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
    Anexo B. Ley orgánica de la policía de la capital
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
    Anexo C. Consideraciones al presupuesto general de gastos de 1915 y 1916
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
    Anexo D. Comunicaciones varias
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
    Anexo E. Órdenes del día
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
    Anexo F. Estado de las partidas del presupuesto en vigor al 30 de Septiembre de 1916
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 358a
    Anexo G. Estadistica general de 1915
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Page 374
        Page 375
        Page 376
        Page 377
        Page 378
        Page 379
        Page 380
        Page 381
        Page 382
        Page 383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 426a
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
    Anexo H. Uniformes
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
    Back Matter
        Back Matter 1
        Back Matter 2
Full Text


































NJ















NW










1



4'I






a
*0








I XI-


dolvf/dh 4 /I B/bl/oteca del Colsgb
de Abogados de Buenos Aires, dl



el d e ^\ W sy .2 de I.94"

































































































I








REPOBLICA ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL


MEMORIAL


DE LA POLICIA


1915-16




JEFATURA DEL SEROR ELOY UDABE


BUENOS AIRES
IMPRENTA Y ENCUADERNACION DE LA POLICiA
MCMXVI







*





























































a




























JEFATURA




JEFE: SEROR ELOY LDABE



COMISAKIO DE ORDENES: SEROR JOSE J. CESARIO

Ilasta cl S de Febrero de 1916



CO,'USARV DE ORDENES SEROR FRANCISCO MADERO




















































1.1
I .a


* 81
"i '~a













POLICfA DE LA CAPITAL FEDERAL
Octubre 5 de 19:6.
JEFATURA





A S. E. el Sefor Ministro del Interior,
DOCTOR DON MIGUEL S. ORTIZ.

Tengo el honor de dirigirme a V. E. acompafiando los
datos informativos de la labor realizada por la repartici6n a mi
cargo durante el afio ppdo. y los meses corridos hasta la fecha,
asi como una ligera resefia de su estado actual en oportunidad
de aproximarse el cambio dirigente de la Administraci6n Nacio-
nal y como consecuencia, de recibirse de esta Jefatura mi sucesor.
Same permitido, antes de todo, significar a V. E. y por su
intermedio a S. E. el Sefior Presidente doctor don Victorino
de la Plaza, mi mis profundo agradecimiento por las pruebas
de confianza que en toda ocasi6n he recibido y por la mis
franca adhesion y decidido apoyo puntualizado en todo asunto
o gesti6n cuyo objetivo se sefialara con prop6sitos de progress
institutional, y same tambidn permitido, dejar constancia de la
colaboraci6n y ayuda de mis subordinados, dispuestos siempre
todos a coadyuvar en la obra del superior y a contribuir con
su acci6n robusteciendo fines, en condiciones que ya se ha tra-
ducido en costumbre, pues para la policia, es una tradici6n la
lealtad en primer t6rmino y la consagraci6n en segundo, como
pruebas manifiestas de una solidaridad, en principio, inconmo-
vible.
Cualquiera que sean las ideas de un Jefe, sus proyectos si
tienen como base la argumentaci6n de probable progress, en-
cuentra de inmediato en esta repartici6n la ayuda y expontanei-
dad necesarias en su component, que facility la acci6n que








- 6-


surge de ellos en el vasto circulo de actuaci6n en que se in-
tensifica y se exterioriza el objetivo primordial.
No dejo, Excmo. Sefior, una policia organizada en condi-
ciones que compense la aspiraci6n legitima del pueblo y del
Gobierno en relaci6n a los adelantos de esta gran metr6poli y
su cultural general, primero, porque es obra mas del tiempo que
de la acci6n personal y luego, por la notoria situaci6n finan-
ciera que determine el aplazamiento de proyectos tiles e ini-
ciativas bendficas, que habrian contribuido en parte con sus gene-
rales ventajas a aqu6l prop6sito, pero siguiendo las huellas
luminosas de mis distinguidos antecesores, he procurado en todo
moment mantenerla en mas o menos el misno estado en que
la recibi.
Uno que otro proyecto, una que otra reform o media
implantada, las ha aconsejado la experiencia mas que todo y de
ello se informa en los anexos que corren agregados, sin que de
manera ostensible exterioricen modificaciones fundamentals a
las bases de su organizaci6n.
Por otra parte, dificultades de otro orden se oponen a que
la acci6n de la Jefatura encuentre el saludable estimulo que
surge del apoyo superior en las mismas gestiones, y ellas se
manifiestan en las deficiencies de caricter legal entorpeciendo los
prop6sitos hacia el ideal de la. correct y definitive organizaci6n,
que no encuentra otra esfera de acci6n que el terreno prictico,
el uso y la costumbre que, como es de suponer, no permit
fundamentarla ni exteriorizarla muchas veces en forma impera-
tiva que obligue por igual) y con bAsico argument.
La instituci6n policial entire nosotros, es de amplisimo con-
cepto en sus funciones del punto de vista practice y ain cuando
su labor diaria absorve mas de su objetivo esencial, su desem-
pefio es siempre caracterizado y evidenciado en su rol morali-
zador preventive, benefactor y utilitario en el orden pdblico.
Entre el pueblo y la policia se manifiesta tal afinidad de
deberes y derechos, que ella aparece mezclada en todas las
manifestaciones que sean relatives al orden pdblico, la moral,
las buenas costumbres y adn en los sintomas que demuestren el








-7-


gdrmen no solo de hechos punibles, sin6 de simples incidencias
que puedan producer un desacuerdo que haga general faltas
afectativas al orden civil constituido. Por voluntad misma de las
parties se la require originariamente y la costumbre ha eviden-
ciado la necesidad de intervenir por raz6n de su cargcter eminen-
temente preventive.
No obstante esa multiplicidad de aspects funcionales, que
innegablemente concurren hacia el prop6sito comdn del orden
general, no hay dependencia de la Administraci6n que se la
vigile mas ni que se la exija tanto por la opini6n pliblica,
exijencia que conception indispensable, porque constitute para
ella el censor necesario, que, juzgando los actos particulares,
contribute indirecta y eficazmente en la evoluci6n constant y
de progress positive, atn cuando muchas veces la censura pre-
tenda injustificadamente atacar los prestigious de su organizaci6n
suficiente.


LOS SERVICIOS EN GENERAL

Los servicios de seguridad, en todo cuanto ataHe a la pre-
venci6n y represi6n, pertenezcan a la policia uniformada o sean
de investigaciones, requieren para su mayor eficacia un aumento
de personal subalterno y especialmente el de calle, en toda la
parte excdntrica del municipio, cuya vigilancia es marcadamente
escasa por falta de elements.
El aumento de 158 puntos mas de facci6n que se obtuvo
por asignaci6n de presupuesto y otras causes, segdin lo dejo
consignado en la Memoria de 1914, si bien en su oportunidad
pudo apreciarse que podia llenar la sentidad necesidad y satis-
facer las frecuentes y justas reclamaciones de vecinos, ya hoy,
por nuestra densidad demogrdfica, que paulatinamente vA exi-
giendo cada vez mayor desarrollo de actividad, require propor-
cionalmente otro contigente igual, por lo menos, que equilibre
el radio de acci6n con las exigencias ordinarias de la funci6n
policial, que surge de aquellas circunstancias.
Pienso que en breve sera necesario aumentar la division








-8 -


policial del municipio, elevando el ndmero de comisarias en
condiciones de reducir el limited de algunas secciones que com-
prenden zonas extensas con los perjuicios consiguientes para el
vecindario y la misma vigilancia.

*
*

Ha pesado sobre la repartici6n un considerable recargo de
tareas extraordinarias ocasionadas por la lucha electoral que
termin6 el 2 de Abril ppdo. y las fiestas del centenario de la
jura de nuestra emancipaci6n political.
Con referencia a lo primero, los partidos polititos desarrolla-
ron su acci6n bajo la garantia e imparcialidad de la repartici6n,
facilitada por el pueblo que no obstaculiz6 para que se hiciera
practicamente efectivo el reciproco respeto a todas las ideas y a
toda exteriorizaci6n de propaganda.
Todos los partidos politicos y particularmente el Radical que
ha obtenido el triunfo en la lucha electoral, han significado por
intermedio de sus dirigentes el alto concept que han podido
formarse de la policia, dando pruebas concluyentes de ser un
organismo disciplinado al poner en prActica con mesura y ener-
gia, la protecci6n por el respeto reciproco y la prescindencia
que la ley establece como un deber.
Todas las jerarquias del component policial, han evidenciado
una vez mas el concept verdadero de su misi6n, concurriendo
asi, con la conduct intachable que le caracteriza, al prop6sito
comdn de mantener la acci6n general dentro del marco quefijan
los reciprocos respetos y la libertad en general.
Desde que se iniciaron los trabajos electorales y empez6 la
propaganda partidista, hasta los comicios del 2 de Abril y otras
exteriorizaciones political posteriores, la policia atendi6 con su
personal las 2993 reuniones celebradas, sin que en ninguna de
ellas se produjeran alteraciones del orden ni hechos dignos de
menci6n.
Sin apartarse la policia de su conduct prescindente, de su
misi6n como custodio pdblico, prestO sefialados servicios a las








-9--


Juntas Electoral y Escrutadora con informaciones de todo g6-
nero desde que empez6 la tarea de obtener locales para el fun-
cionamiento de las 826 mesas receptoras de votos que debian
funcionar en la capital, y en el dia de la elecci6n, contribuy6
eficazmente en la obra de facilitar la misi6n de la Junta Escru-
tadora y de la Oficina de Padr6n de ese ministerio. Fud asi,
que, algunas dificultades surgidas en el moment de instalarse
las mesas, fueran subsanadas con tiempo por la Junta Escruta-
dora por la rapidez con que la policia trasmiti6 las novedades
y facility elements de traslaci6n.
El doctor Goitia, Presidente de la Junta Escrutadora, envi6
a esta Jefatura una nota agradeciendo el concurso patri6tico de
la repartici6n y puedo asegurar a V. E. que el funcionamiento
absolute de las mesas receptoras, se debe en parte a la policia
por la contribuci6n rdpida de sus elements.
Una hora despuds de la legal, la policia trasmitia a la supe-
rioridad la constituci6n de las mesas receptoras y a las 9 de la
noche conocia el nimero total de sufragantes en la Capital, como
ha tenido oportunidad de saberlo V. E.
Las fiestas del Centenario de la jura de nuestra indepen-
dencia, demand esfuerzos considerable de la policia, para
tender durante una semana las numerosas fiestas oficiales y po-
pulares, que se celebraron en el mAs complete orden.
El atentado contra la persona de S. E. el senior Presidente de
la Naci6n, en circunstancias que desde los balcones de la Casa
de Gobierno presenciaba el desfile military el 9 de Julio, no puede
en manera alguna imputarse a deficiencia policial en su vigilan-
cia. Hecho individual, product de cerebro enfermo, que feliz-
mente no fue de consecuencias, ha sido juzgado por la conciencia
pliblica en todos sus detalles, que me exime de entrar en consi-
deraciones respect de la policia que en la emergencia, cumpli6
con su deber.








- 10 -


ORIMINALIDAD

Reconstruida la oficina de estadistica e inteligentemente diri-
gida como estd, pienso que ha de satisfacer muy en breve a las
exigencias de su instituci6n en el estrecho limited policial en que
por ahora se desarrolla, revelando en los elements individuals
que concurren a su movimiento las causes generals del delito
y facilitando las bases para el studio de la delincuencia en todas
sus manifestaciones.
Ha dicho Ferri, que la estadistica criminal es para el estu-
dio de la criminologia lo que la histologia es para la biologia y
en el concept de Krohner, represent el mismo papel que en
la guerra el servicio de exploraci6n, deduci6ndose que no es
possible prescindir de ella, de su utilidad en la prActica policial y
si tambi6n ha de considerArsele en un orden superior de indis-
cutible beneficencia.
Es con ese criterio, que he considerado necesaria la insti-
tuci6n de esa oficina en la policia y no obstante su reciente
creaci6n, puedo ofrecer hoy a V. E. un conjunto de circunstan-
cias bien puntualizadas, que evidencian un principio de correct
organizaci6n.
La estadistica demuestra, que, ni la mayor densidad de
poblaci6n ni la concurrencia de factors especiales que podrian
justificar una elevaci6n de las cifras ordinarias, han hecho aumentar
los delitos contra la propiedad, las personas y el orden pbblico,
como todos los restantes, puesto que han sufrido una disminuci6n
digna de ser destacada, ya que los guarismos traducen una
mayor cultural popular y una singular dedicaci6n del personal a
mis 6rdenes.
Asi, sobre 2.794 delitos contra las personas ocurridos en 1914,
en 1915 s6lo se produce 2.287; sobre 8.180 contra la propiedad
particular, la estadistica del afio iltimo registra 1.027 hechos
menos o sean 7.153. El resto de los delitos clasificados por el
C6digo Penal sumaron 868 en 1914 y s6lo 715 en el afio pre-








- 11 -


cedente. Las contravenciones policiales ratifican plenamente esos
detalles, en cuanto ellas constituyen el indice mas exacto para
apreciar la acci6n desarrollada por los components de la repar-
tici6n en pr6 del respeto y la moral colectiva. En 1914 ingresa-
ron 37.093 contraventores y en 1915 s6lo 29.182, que equivale
a un 20 /0 menos de infractores a las buenas costumbres. Estas
cifras, por si solas evidencian la organizaci6n arm6nica de la
policia y demuestran que su personal no omite esfuerzos para
perfeccionarse, realizando una tarea de represi6n y previsi6n
acertada, por todos concepts acreedora al legitimo estimulo del
pueblo y de los poderes pliblicos.





DELITOS CONTRA LAS PERSONAS.-La estadistica seiiala en este
rubro un dato sin precedentes y digno del mis detenido studio.
En dos afios los delitos contra las personas han disminuido en
proporciones tan favorables que ellos surgeon de la elemental
comparaci6n de los totales. En 1913 se cometieron 5.302 delitos
de esa clase y en 1915 s6lo alcanzaron a 2.287, o sean 3.015
hechos menos, en el espacio de dos afios.
Comparadas las cifras de 1915 con las del afio precedent,
ellas ratifican la progresi6n decreciente de los delitos contra las
personas, puesto que en 1914 ocurrieron 2.794 hechos y en
1915 s6lo 2.287, lo que represent una diferencia en menos de
507 hechos.
Contra 196 homicidios registrados en 1914, ocurren 136 en
1915; sobre 8 tentativas de homicidio hay 11; sobre 388 agre-
siones con armas se produce 68; en 1914 se produjeron 2.129
lesiones y 1.768 en 1915; infanticidios se anotaron 24 contra 45
en el afio precedent, habiendo aumentado los abortos que
ascendieron a 90 sobre 78 en 1914, para ser la segunda excep-
ci6n, puesto que en disparos de armas de fuego se produjeron
190 contra 276 en 1914.
Si de las cifras generals pasamos al andlisis de las causes








- 12 -


que impulsaron a realizar esos delitos, se revela en forma
clara y terminante la ausencia de una criminalidad latente o pro-
fesional, como ocurre en otras grandes ciudades que admiten
una comparaci6n con la nuestra, por su densidad de poblaci6n
y los components sociales de las mismas.
El homicidio no ofrece entire nosotros, afortunadamente, la
malignidad o alevosia caracteristicas de otras urbes como puede
comprobarse en el cuadro que especifica las causes impulsivas.
Figuran alli 46 homicidios por accidents e imprudencias; 3 por
amores contrariados; 3 por demencia; 3 por ebriedad; 4 por
disgustos de familiar; 3 por ocultar deshonra; 14 por discusiones
del moment y 1 en legitima defense. Es indudable que en la
mayoria de estos casos no existi6 un deliberado prop6sito de
suprimir la vida de las victims, procediendo sin prop6sitos cri-
minales y tal vez por impulses agenos a la propia voluntad, pues
es bien sabido que las pasiones y sentimientos de honor como
los efectos del alcoholism, no siempre se someten a una reflexi6n
que determine procedimientos sin violencias. Se require para
ello una cultural superior que no puede exigirse a poblaciones
cosmopolitas y hetereogeneas.
Ofrecen innegables caracteres criminosos los 3 homicidios
cometidos por impulse de perversidad; 10 por robo; 6 por
resentimientos; 3 por rifia; 2 por venganza; 2 por juego y posi-
blemente gran mayoria de los 9 por intereses y 23 cuyo m6vil
no se ha podido determinar claramente en los sumarios poli-
ciales.
La afirmaci6n de que en la mayoria de los homicidios no
habia el prop6sito de realizarlos, se ratifica con las especifica-
ciones de los medios empleados, pues 54 muertes se produjeron
por vehiculos, siendo 29 de ellos autom6viles. Ain pqdria agre-
garse, para mayor abundamiento de la teoria los 3 homicidios
producidos por ascensores.
El arma preferida para los homicidios ha sido la de fuego,
con 33 hechos; las cortantes con 27; las contundentes con 7 y
s6lo en uno se emple6 la punzante.
De los 2602 autores probables de esos hechos fueron dete-








- 13 -


nidos 1765 y 837 lograron fugar, aprehendidndose a muchos de
ellos mAs tarde, datos que se engloban en la planila de captures
diversas.
Las nacionalidades de los autores aprehendidos son: 525
hombres y 45 mujeres argentinos; 461 y 42 espafioles; 460 y 26
italianos y en proporciones muy reducidas las demis colectivi-
dades que se detallan en la planilla correspondiente.
Lo digno de anotarse es porque persisten en proporci6n
las cifras, es la parte que los menores han tenido en los delitos
contra las personas. Sobre 1765 capturados, 316 hombres y 18
mujeres eran menores de 21 afios.
No saben leer ni escribir 262 hombres y 48 mujeres, eran
reincidentes 106 hombres y 2 mujeres, teniendo mala conduct
143 varones y 8 mujeres; 206 hombres y 3 muleres son alcoho-
listas clasificados y cometieron el delito en estado de ebriedad
o alcoholizados 221 hombres y 1 mujer.
Se emanciparon antes de la edad legal 698 hombres y 63
mujeres, viviendo en casa de vecindad 769 y 53 respectivamente.
Tal es, en resume, las principles constancias de la planilla de
delitos contra las personas.


*

DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD PARTICULAR. Se registraron en
el afio 7153 hechos. Comparados con el afio 1914, en que se
registraron 8180 y en 1913 8794, se observa la disminuci6n
vista en otros hechos. Dada la influencia que en esta forma
de la delincuencia tiene la situaci6n econ6mica del medio, es
significativa la diferencia entire el total de 1913 y el de 1915,
la que nos dice que la desocupaci6n, es causa inmediata de una
crisis econ6mica y verdadera proveedor de delincuentes, ha dis-
minuido en forma sensible. Por otra parte, la policia preventive
que practice la repartici6n ha contribuido a que el ndmero de
hechos sea menor, ejerciendo una celosa vigilancia sobre aquellos
individuos conocidos como delincuentes contra la propiedad.








- 14 -


El ndmero de autores probables fud de 7.815, de los que
fueron aprehendidos 2.135, divididos en 2.008 varones y 127
mujeres. De estos, 586 varones y 11 mujeres fueron reinciden-
tes, porcentaje crecido que no puede menos que Ilamar la
atenci6n.
Es de hacer notar la contribuci6n enorme que en esta cate-
goria de delitos tienen los menores de 21 ailos, los que fueron
detenidos en un total de 744 varones y 33 mujeres. Segtin nacio-
nalidades, los tres primeros puestos correspondent respectivamente
a los argentinos, con 950; espafioles 495 e italianos 351. Del total
de detenidos se comprob6 que 199 eran alcoholistas. Tomando
el total de delincuentes es de evidence valor ilustrativo considerar
el enorme porcentaje que se <(emanciparon antes de la edad
legal > los que sumaron 1152, es decir, cerca del 60 o/o y mas
grave aun es considerar que 1138 vivieron, en su infancia, en
casas de vecindad; ambos fen6menos unidos parecen indicar
la influencia que la vida desarrollada en la infancia tiene sobre
el porvenir moral del hombre. Las cifras anotadas dicen de una
infancia libre del control de la familiar y a merced de las influen-
cias perniciosas de la calle. Este dato, puede ser motive de
series studios a fin de Ilegar a poseer el element precise para
extirpar en lo possible una perenne fuente de delincuencia.
El mayor ndmero de hechos tuvo lugar en casas particula-
res, siguiendo en segundo tdrmino la via pdblica con 3387 y
1936 delitos, respectivamente. El mayor ndmero de ellos se efectu6
de dia, en dias de labor.
El total de lo substraido fue: en dinero 1.288.730.98 $ m/n
y en objetos 2.091.731.97. El total de lo secuestrado fue en dine-
ro $ 39.664.35 m/n; en objetos 314.948 con 71 centavos. En el
afio 1914 se tienen para las mismas clasificaciones los siguien-
tes totales: $ 1.110.809.69 m/n; 2.218.821 con 46 centavos m/n;
37.308.35; 362.612.58 m/n, respectivamente, como se ve dife-
rencias poco apreciables, dado que estos totales dependent de
la casualidad.








- 15 -


SEGURIDAD INTERIOR Y ORDEN PIBLICO.-- La suma de estos
delitos de desacato y atentado con o sin armas a las autoridades,
fueron 29 menos que en 1914, aiio en que la estadistica sefiala 386
hechos contra 327 en 1915; de los 415 autores probables fueron
aprehendidos 381 y s6lo 34 han fugado. Sobre los 389 deteni-
dos, 119 eran alcoholistas, lo que da un porcentaje de 30.02, que
ninguna otra planilla sefiala en parecidas proporciones. Cuando
cometieron los delitos 84 hombres y 3 mujeres se encontraban
algo 6brios y en manifiesto estado de ebriedad 67 hombres. La
casilla de reincidentes da un total de 52 que se clasifican asi:
primera 7; segunda 21; tercera 13 y mas de tres, 11.
En lo que se refiere a nacionalidades, los argentinos fueron
191; 78 los espafioles, 60 los italianos, 15 los uruguayos y en
insignificantes proporciones las demis colectividades. Marca tam-
bien estos el mas alto percentage relatives en sujetos < nervio-
sos ~, que ratifican sus habitos de alcoholistas, pues sobre los
381 detenidos se calificaron de nerviosos a 146 personas, de los
cuales 15 mujeres.


*

DELITOS CONTRA LAS GARANTIAS INDIVIDUALES.- Durante el
aiio hubo 207 hechos contra 264, en el afio anterior. El nimero
de autores probables se calcula de 222, habidndose detenido 71,
es decir el 31.98 o/o. La mayor parte de los detenidos lo fueron
por <, dado que siendo numerosos los
< abandonos de nifios > registrados, la detenci6n de sus autores
present dificultades muchas veces increibles. De los 71 autores
detenidos, 19 eran menores de 21 afios, 8 no sabian leer ni
escribir; 15 eran reincidentes; 30 de conduct mala; 13 alcoho-
listas; 47 no tenfan familiar a su cargo; 8 eran hijos naturales;








- 16 -


42 se habian emancipado antes de la edad legal y 37 habian
vivido en la infancia en casas de vecindad. Todos estos datos
ponen de manifiesto influencias de character social que bien pue-
den ser consideradas como importantes factors determinantes
de nuestra criminalidad.


*

DELITOS PECULIARES A EMPLEADOS PIBLICos. Durante el afio
hubo 27 hechos contra 16 en 1914. Los autores probables fueron
32, detenidndose a 30, es decir, el 76.92 0/o. Es de hacer notar
que solo 4 hechos por aceptar didivas, lo que dice claramente
que no ha intervenido en gran escala la amoralidad total de
empleados, siendo su mayor parte abusos de autoridad sin mayor
gravedad ni consecuencias.
De los detenidos 21 eran argentinos; 17 solteros; 8 care-
clan de familiar; no habiendose comprobado un solo alcoholista;
sin embargo, en los antecedentes de la infancia, se registraron
18 emancipados antes de la edad legal y 17 que vivieron en casa
de vecindad.
El numero pequeflo de esta clase de hechos y la poca gra-
vedad de ellos, frente a la gran cantidad de empleados pdblicos,
es un hecho digno de ser notado por su significaci6n moral,
administrative y de seguridad piblica.





DELITOS CONTRA LA HONESTIDAD. Se registraron 11 hechos,
15 en 1914. Los autores aprehendidos fueron 19, sobre 20 pro-
bables,, es decir, el 95 0/o. De estos, 15 carecen de familiar; 4 se
habian emancipado antes de la edad legal y 5, habian, en la
infancia, vivido en casas de vecindad. El poco ndmero de estos
hechos, tan comunes en las grandes capitals europeas, y en el
interior argentino, imposibilita toda consideraci6n cientifica sobre








- 17 -


l6. En nuestra capital son casos aislados aunque conviene tener
en cuenta que la denuncia de estos delitos no se produce ge-
neralmente por evitar toda ingerencia extrafia a la victim,
dada la sanci6n social que hechos de esta categoria llevan apa-
rejados. Se evita la intervenci6n judicial para no dar publicidad
al hecho.





INFRACCIONES A LEYES ESPECIALES.- Hubo 139 hechos, 170
en 1914. Los autores probables suman 238, de los que fueron
aprehendidos 208, es decir el 87.39 o/o. En su mayor parte se
trata de infractores a la ley de juegos, contra los que esta repar-
tici6n compenetrada del alto fin moral que la ley persigue,
desarrolla una eficaz campafia realizando frecuentemente das> coronadas con el mejor 6xito. Se incluyen en estas clasi-
ficaciones los infractores a la ley de enrolamiento, que con los
citados anteriormente, constituyen en casi la totalidad el conjunto
de infracciones registradas. En esta categoria de hechos la influen-
cia de la vida llevada durante la infancia es un factor casi
decisive. Se trata de hechos que no son propiamente delitos
sin6 transgresiones a la ley y asi hasta con un deficiente sen-
tido moral para ellos.-De los 208 detenidos, 171 se emancipa-
ron antes de la edad legal y 108 vivieron en casa de vecindad,
habidndose comprobado 27 reincidencias.





CAPTURAS DIVERSAS.-Componen este rubro los delincuen-
tes aprehendidos por orden de jueces, pedidos de extradici6n,
menores fugados, dementes y desertores del ejdrcito. Durante
el afio se detuvieron 901 a pedido de diversas autoridades; 324
dementes; 102 desertores y 426 mujeres.
Sabido es que no siempre se detiene al delincuente una








- 18


vez efectuado el hecho; algunas detenciones son fruto de la
labor met6dica y paciente de la repartici6n y se Ilevan a cabo
much tiempo despuds de haberse cometido el delito. Es asi que
los porcentajes de autores pr6fugos van lentamente disminuyendo
a media que pasa el tiempo; pudi6ndose decir que pocos deli-
tos quedan impunes hasta el punto de no detenerse nunca a
sus autores.-De estos detenidos, que suman en conjunto 1753,
1398 son varones y el resto o sea 355, mujeres. Los menores
de 21 afios suman 574, siendo en su mayor parte fugados de
sus casas y aprehendidos por la repartici6n a pedido de los
padres o defensores. El analfabetismo entire el total de captu-
rados alcanza a 320 individuos. Se comprobaron 92 alcoholistas.
Es curioso sefialar el gran porcentaje de hijos naturales, lo que
suman 120, dato por si solo muy explicativo en cuanto se
refiere a los menores fugados; much m.s si se tiene en cuenta
que de los 120, 73 son mujeres, sirvientas en su mayor part.
De lo autores aprehendidos 542 vivian en casa de vecindad en
la infancia y 605 se emanciparon antes de la edad legal huyendo
muchos de ellos de la casa paterna.


*

ACCIDENTES.- Han ocurrido 8.696 con 8.884 victims, de
las cuales fallecieron 213, o sea 170 hombres y 43 mujeres. Estas
cifras son inferiores a las del afio precedent que registry 10,679
accidents con 10.871 victims entire muertos y heridos. Esos
1.983 accidents menos, reduce proporcionalmente, podria decirse,
las principles especificaciones.
Casi el 50 o/o de las personas que sufrieron los accidents,
son argentinos; la planilla constata 4.200; siguiendo en segundo
termino los italianos con 1.963, los espafioles con 1.782 y con
el 40 termino los rusos, con 193.
En la via piblica se produjeron 5.299 accidents y de los
2.616 obreros en el trabajo, solo 237 estaban asegurados, seglin
sus declaraciones.










Es digno de anotarse un detalle que, infortunadamente rati-
fican las anteriores estadisticas; me refiero a la cantidad de meno-
res que mueren o son heridos por accidents. Sobre los cita-
dos 8.884, 3.546 eran menores de 20 afios, segtin el detalle
siguiente: menores de dos afios 13 muertos y 54 heridos; 12
muertas y 52 heridas; de 2 a 5 afios, 21, 379 varones; 8, 188
mujeres; de 6 a 10 afios, 7, 807, ningdn, 219; de 11 a 15 afos;
4, 723 ninguna 106; de 16 a 20, 6, 851, 4, 92 o sean los 3.546.
Ese detalle es desconsolador, sobre todo en los menores
de 15 afios, pues evidencia una censurable despreocupaci6n de
los padres cuyos hijos estan expuestos a dolorosas consecuen-
cias que en muchos casos pueden resultar una carga social. Casi
el 10 /ode los accidentados, 804, se encontraban algo ebrios y en
manifiesto estado de ebriedad al sufrir los percances a conse-
cuencia de los cuales fallecieron 16 hombres.





SUICIDIOS Y ENTATIVAS.-- Esta planilla tambi6n confirm la
regla decreciente que ofrecen los principles grupos de delitos
en 1915, puesto que se produjeron 131 casos menos de suici-
dios y tentativas.
Asi, sobre 257 suicidios consumados por hombres en 1914,
solo alcanzaron a 216 en 1915, sobre 108 tentativas se produ-
jeron 128. De 73 mujeres que consumaron sus prop6sitos de
suicidio en 1914, solo 47 han logrado lo mismo y en cuanto a
tentativas del sexo femenino fueron 224 contra 200 en 1915.
El primer puesto por nacionalidades corresponde a los
argentinos con 244 personas; 98 espafioles; 87 italianos; 47
chilenos; 29 griegos; 16 uruguayos y 15 franceses.
El medio empleado que pusieron en prActica los suicides,
asigna 219 a las armas de fuego, siendo fatales 159; al biclo-
ruro de mercurio apelaron 118 personas y 126 a venenos
diversos.
Las causes determinantes que se pudieron precisar establecen








- 20 -


91 casos de demencia; 85 padecimientos fisicos; 66 disgustos de
familiar; 61 hastio de la vida; 44 poramores contrariados; 41 que
atentaron contra sus vidas estando ebrios; 37 por falta de recur-
sos y 26 por el mal estado de negocios.





INCENDIOS.-Comparadas las cifras de 1914 con las de 1915,
ellas no pueden ser mAs satisfactorias, puesto que se produje-
ron 51 siniestros menos y las p6rdidas que habian ascendido a
4.617.831 pesos, no representan la cuarta parte en el afio tltimo.
Ddbese este detalle, realmente satisfactorio, no s6lo a los evi-
dentes progress que aiio tris afio esta conquistando el Cuerpo
de Bomberos, sin6 tambien al mayor radio de la ciudad donde
se instalaron las aguas corrientes, element que cooper con
toda eficacia en los trabajos de extinci6n.
En 1915 se produjeron 337 incendios cuya clasificaci6n fue:
120 grandes y medianos, 217 principios de escasa importancia a
juzgar por las perdidas globales de los siniestros que represen-
tan 1.076.769 pesos ascendiendo los capitals en peligro a
73.150.345 y los seguros a 31.996.304 pesos.


*

CONTRAVENCIONES POLICIALES.- Para apreciar con toda exac-
titud la acci6n preventive que realize esta instituci6n las infrac-
ciones a las buenas costumbres pdiblicas, son su mejor indice,
al par que evidencian el grado de cultural de los habitantes de
la capital, cuyo mejoramiento se observa en los guarismos que
arroja esta planilla en progresi6n decreciente como ninguna otra.
Asi por ejemplo, en 1913 la estadistica registra la detenci6n
de 55.424 contraventores; en 1914 s61o sumaron 37.093 y en el
afio iltimo se acentda la eficacia de la obra institutional con el
mayor acatamiento del pdblico y los detenidos por esas causes








- 21 -


alcanzan a 29.812, que es casi la mitad de los sumarios hechos
en 1913.
Constituyen las principles cifras las ebriedades, que motiva-
ron la detenci6n de 10.343 hombres y 606 mujeres; los des6rde-
nes con 4.264 y 409 respectivamente; las portaciones de armas
en que incurrieron 3.695 hombres y 19 mujeres y los escAndalos
que motivaron la detenci6n de 503 hombres y 1.960 mujeres.
En nacionalidades figuran en primer tdrmino con 9.643 los
argentinos; 7.007 espatioles; 6.461 italianos y 1.142 rusos. No
saben leer ni escribir 9.603 detenidos y 3.355 eran reincidentes.





CONTRAVENCIONES NACIONALES. En total ascendieron a 1.808
contra 1.379 en el afio 1914, lo que represent un aumento de
429 contravenciones y la suma se descompone asi: por maltra-
tar animals 1.462; por infringir la ley de descanso domini-
cal 324; por incumplimiento a la ley protectora de mujeres y
nifios 18; por contravenci6n a la ley de ferrocarriles 3 y 1 por
venta de billetes de loteria en la via pliblica.


MOVIMIENTO OBRERO

La acci6n de la policia se ha desarrollado en un am-
biente de relative tranquilidad, no habiendo tenido que intervenir
en hechos graves no obstante haberse atravesado una dpoca de
intense agitaci6n electoral y de haberse producido movimientos
obreros de importancia.
Estos conflicts han sido mantenidos y solucionados con
rara serenidad. Acaso sea consecuencia de una noci6n mAs clara
por parte de los trabajadores, de sus bien entendidos intereses:
resolver por si mismos las diferencias que puedan surgir con sus
patrons, alejando al agitador de oficio que poco o nada se ha
de preocupar de sus intereses con tal que 61 obtenga alguna








- 22 -


ventaja de la anormalidad que sistematicamente promueve. Tam-
bidn puede haber influido para deponer intransigencias o mode-
rar sus exigencias, la intense crisis econ6mica porque se atra-
viesa, y muy particularmente la desorganizaci6n en que se halla-
ban las sociedades de resistencia. Las principles, tales como
la de carreros, foguistas y mariners, obreros del puerto, etc.
hasta hace muy poco tiempo s6lo existian de nombre; y otras,
como la de los ferrocarrileros, dificilmente adoptarian actitudes
extremes por virtud de la ley de jubilaciones.
Y tal estado no debe atribuirse a la falta de actividad por
parte de los cabecillas. Estos, como en otras tres distintas oca-
siones, pretendieron fusionar las fuerzas obreras en un solo
organismo; pero una vez mis fracasaron en su intent. Y asi
vemos que en Abril del afio pr6ximo pasado, despu6s de una
intense propaganda oral y escrita, se realize el 40 Congreso de
fusi6n concurriendo 54 delegados: 28 de la Capital, 5 de I a
Plata, 14 eran de tendencia Sindicalista; 11 Anarquista; y 3 Inde-
pendientes. Tratada la fusi6n, se vota por unanimidad; pero
cuando se somete a la resoluci6n de los Congresales la cuesti6n
de establecer si la nueva instituci6n sostendria el pacto de soli-
daridad del 50 Congreso, la disidencia surge irreductible. Por
una mayoria de 38 votos contra 13 se rechaza la pretension de
hacer obligatoria la propaganda del comunismo andrquico entire
los afiliados a las sociedades adheridas al nuevo organismo,
que adopta el nombre de Federaci6n Obrera Regional Argen-
tina; pero los anarquistas, derrotados, se alzaroh contra tal
resoluci6n so pretexto de que la nueva Instituci6n carecia de
una finalidad clara y definida, y en consecuencia se separan de
ella continuando en la F. O. R. A. que sostenian el pacto de
solidaridad votado en el 50 Congreso. Actualmente esta uiltima
instituci6n arrastra una vida precaria.
En cuanto a los fusionistas, estrechan filas, y hoy, contando
con sindicatos regularmente organizados tales como la Federa-
ci6n Obrera Ferrocarrilera, Ebanistas, Herreros, Uni6n Chau-
ffeurs y otros de menor importancia, se desenvuelven con rela-
tiva holgura.








- 23 -


Las dos instituciones como se deja dicho, Ilevan el mismo
nombre: F. O. R. A. Pero una, la primera, es de tendencia
anarquista, es decir hace obligatoria la propaganda entire sus
afiliados del comunismo andrquico; y la otra es sindicalista,
meramente obrerista, sin tendencia political ni doctrinaria alguna.



*

Como se ha consignado anteriormente, los conflicts obre-
ros se han desenvuelto con relative tranquilidad. La circuns-
tancia de que se hayan procesado a 10 sujetos por atentados
contra la libertad de trabajo, y de que 3 de las huelgas pro-
ducidas hayan sido clasificadas como semi-violentas por inci-
dentes de poca importancia, no contradice la afirmaci6n hecha.
Pues tales incidents son inevitable, y tomando en conjunto el
nimero de huelgas y el de trabajadores que en ellas han tora-
do parte, resultan realmente insignificantes.
En los siete meses transcurridos de este afo se han regis-
trado 51 huelgas de las cuales 9 fueron generals, habiendo sido
afectados por esos movimientos 25.979 trabajadores entire los
que se cuentan 161 mujeres y nifios. El cdlculo aproximativo de
las p6rdidas de salaries arroja la suma de 1.254.364 pesos mo-
neda national y teniendo en cuenta el resultado obtenido por los
huelguistas, han sido clasificadas en 11 favorables, 7 medianas y
33 negatives. A excepci6n de las tres a que antes se ha hecho
referencia, sostenidas por los obreros municipales de limpieza,
indicadas como semi-violentas, todas las demis han sido de carac-
ter pacifico. Las de mayor importancia, tanto por la clase de
servicios abandonados cuanto por el ntimero de huelguistas, han
sido las tres iltimamente mencionadas; del 14 al 22 de Mayo;
del 2 al 4 de Julio; y desde el 22 hasta el 28 del mismo mes,
habiendo tornado parte en cada una de ellas alrededor de 5.000
hombres. Otro movimiento de importancia fue el sostenido por
los ebanistas durante 49 dias y a consecuencia del cual hicieron
abandon del trabajo, en el primer moment, 4.500 obreros mis








- 24 -


o menos. Finalmente debe mencionarse tambidn la general de
chauffeurs, y por solidaridad con estos la de cocheros, que dur6
10 dias interviniendo en el movimiento 4.000 hombres.
El afio pr6ximo pasado, en los mismos 7 meses de Enero
a Agosto inclusive, no se produjo ninguna huelga general, y s61o
31 parciales con un total de 1913 huelguistas, y de 37.665 pesos
de salaries perdidos.
Las huelgas producidas han inducido a los que en ellas
tomaban parte a incitar a los refractarios, pacificamente unas
veces, y otras con amenazas o violencias a adherir a esos movi-
mientos, motivando esa actitud la detenci6n 544 personas, de las
cuales 10 fueron procesados por infracci6n a la ley 7029, 20
por otros diversos delitos; 9 remitidos a la Alcaidia de la 2a Sec-
ci6n por contravenci6n; los 505 restantes, despues de ser iden-
tificados, fueron puestos en libertad. Estos detenidos han sido
clasificados en 303 espafioles, 99 argentinos, 79 italianos, 21
rusos y el resto de otros diversos pauses.


*

Por intermedio de la respective dependencia de Investiga-
ciones, se ha continuado prestando preferente atenci6n a la
vigilancia del element anarquista, hoy mas desprestigiado que
nunca: con defecciones de individuos de alguna significaci6n
intellectual; con marcadas disidencias en su seno; sin recursos; y
lo que es peor adn que todo eso para ellos, con la vigencia
de la tan combatida ley de defense social, que si tiene muchos
defects, ha tenido en cambio la virtud de poner coto a la pro-
paganda procaz e incendiaria de esos sectarios del triste culto
de la destrucci6n.
Esto no quiere decir que no existan anarquistas. Los hay,
y tienen su diario y sus periddicos, y sus agrupaciones; pero
en aquellos, despuds de la condena de Antilli y Barrera por la
apologia del asesinato cometido por Radowisky, han adoptado
un tono mas mesurado eludiendo la aplicaci6n de las prescrip-
clones penales de la citada ley.








- 25 -


En lo que va de este aflo solo se han deportado tres sujetos
-espafioles todos ellos-que se evidenciaron como peligrosos
para el 6rden ptiblico. En cambio por decreto del S. G. se
ha tolerado la residencia en el pais de dos expulsados que soli-
citaron su readmisi6n bajo promesa de no inmiscuirse en la
propaganda sectaria, promesa que, como la de otros tolerados,
no ha sido quebrantada hasta la fecha.


*

Se han instruido 54 sumarios; 5 por infracci6n a la ley
Social; 6 por lesiones; y 43 por dafio.
Estos tltimos han sido ocasionados con alquitrin liquid
arrojado a edificios recientemente piltados, por sugetos que se
suponen pintores sin ocupaci6n. Varios de estos sobre quid-
nes recaian vehementes sospechas de ser autores de algunos de
esos delitos, han sido puestos a disposici6n de juez competent,
No sorprendiendoseles infraganti es dificil producer la prueba, pues
los hechos se realizan entire 12 p. m. y 4 a. m. es decir en
horas en que nadie transit por los lugares elegidos. No obs-
tante el poco 6xito obtenido, hasta hoy en el descubrimiento de
tales desmanes se han tornado providencias en cuyo buen resul-
tado se confia.


*

Otra misi6n confiada en parte "a la dependencia que tiene a
su cargo las cuestiones obreras es la obervaci6n y vigilancia de
asambleas, conferencias y manifestaciones de carActer obrero con
fines politicos.
A principio de este afio, particularmente en el mes de mar-
zo, la propaganda political fue tan intense que no obstante el
recargo que implicaba para el personal la atenci6n de los corres-
pondientes servicios, era este insuficiente por si solo, habiendose








- 26 -


tenido que recurrir frecuentemente a la Secci6n Politica para
suplir la insuficiencia de empleados.
Algunas cifras bastardn para demostrar una y otra circuns-
tancia: se realizaron 375 manifestaciones en su mayor parte de
carccter politico; y 1924 conferencias en las que hicieron uso de
palabra 2711 oradores. En el ailo anterior, durante los mismos
meses, los actos realizados en el orden expresado han sido los
siguientes: 360, 62 y 855.
El P. S. intensific6 su propaganda electoral, siendo demos-
trativo del esfuerzo realizado por sus dirigentes estos datos com-
parativos: 866 conferencias y 288 manifestaciones mientras que
en 1915 se efectuaron 340 y 35 respectivamente.


AOOIDENTES DEL TRABAJO

La policia cooper en la acci6n que por ministerio de la
ley le incumbe al Departamento Nacional del Trabajo, en lo que
respect a los accidents del trabajo. En esta tarea se emplean
actualmente a un Auxiliar y 8 agents. Se recogen informes de
tales infortunios en la Asistencia Pfiblica, Hospitales, algunos
Sanatorios y en las Compafias de Seguros-establecimientos
que se recorren casi a diario despues de lo cual se constata
el accident por la declaraci6n verbal de la victim, recibida en
su domicilio; se confecciona la planilla correspondiente que
pasa al archivo, y una copia con todos los datos obtenidos se
remite al Departamento Nacional del Trabajo.
En lo que va del corriente afio, se han registrado 6008
accidents de los cuales 55 han sido fatales, 208 graves y los
restantes de caracter leve.


*

En el anexo respective se acompafian cuadros estadisticos
en los que se encontraran detallados ademis de los trabajos ya
referidos, otros que no carecen de importancia, tales como el
movimiento interno de la dependencia policial, Vigilancias, etc.








- 27 -


POLICIA Y MUNIOIPALIDAD

La Policia en sus relaciones con la Municipalidad, ha con-
tribuido con sus elements a la eficacia de las ordenanzas dic-
tadas por la H. C. y a las resoluciones de la Intendencia.
La reglamentaci6n general del trafico piblico debiera estar
a juicio de esta Jefatura confiada exclusivamente a la policia,
dado que ella esti en mejor situaci6n de apreciar las dificultades
que ocurren en la p rictica y porque contribute con sus medios
propios a hacerla efectiva.
La situaci6n legal de la policia frente al problema del trfico,
require para aqu6l objeto que se modifiquen las disposiciones
vigentes, acordando implia intervenci6n a las autoridades poli-
ciales.
Hasta ahora, la policia, reglamenta de propia autoridad el
trafico pfiblico unicamente en parajes en que se organizan reu-
niones y festejos especiales, pero si se le acordara la facultad
de hacerlo tambien ordinariamente, traeria como consecuencia
la uniformidad de criterio que beneficiarfa indiscutiblemente al
servicio pdblico.

MORALIDAD

No es una premisa por cierto significar en esta memorial que
ha mejorado en esta ciudad el mal social de todas las edades y
todos los ambientes que comunmente se denomina trata de
blancas >.
Aqui es satisfactorio decirlo no se percibe ya salvo el
morboso e inevitable ejemplar de todos los otros aspects las
lacras pdblicas, la indecorosa presencia en la via pliblica del
prototipo de la corrupci6n, que tan lamentablemente fu6 hasta
hace poco objeto de frecuente censura y que no obstante el con-
senso universal en contra, perdura ain en otros pueblos que sin
embargo se nos ofrecen como ejemplo de moralidad.








- 28


Cabe manifestar a V. E. que este resultado es el product
del esfuerzo conminatorio y la perseverancia preventive del per-
sonal de esta repartici6n y muy especialmente de los servicios de
investigaciones, a los que por su calidad crei convenient con-
fiarle ia mayor parte de la tarea, que iltimamente entendi corres-
pondia al comprobar la ineficacia de la ley 9143, con respect
al rufianismo.
Debo reconocer, empero, como lo informed a V. E., que esa
ley es virtual para contener la prostituci6n de la minoridad, y en
ese sentido ha sido aplicada en 26 casos en el alio ppdo., some-
tidndose a disposici6n de los sefiores jueces de instrucci6n a 44
personas que resultaron responsables.
Temerosos de las intervenciones de esta policia, han emi-
grado a los paises vecinos infinidad de los proxenetas mas ca-
racterizados; otros permanecen alejados de la circulaci6n y todos
acechan la oportunidad de feliz 6xito en cualquiera de los dife-
rentes p leitos que han entablado ante la justicia para reintegrarse
a sus anteriores medios de vida.
Es por 6sto que urge sobrevenga alguna prescripci6n repre-
siva que, sin las exigencias actuales, que son las mismas que
para los process ordinarios, facility la expulsion del caften de
procedencia ex6tica y la reform o el confinamiento del native.


JUEGO

Este peligro social, que en 6pocas anteriores tomaba incre-
mento alarmante, ha sido perseguido con verdadera tenacidad y
sin6 se puede afirmar su eliminaci6n complete, por lo menos
se siente su considerable disminuci6n y ha quedado circunscripto
solo a los redobloneros, que operan adoptando toda clase de
precauciones, para substraerse a la acci6n represiva a que se
hacen acreedores.
Estos infractores realizan la colocaci6n de boletas de sport
los dias de reuniones hipicas en los Hip6dromos-y ello no
constitute mds que un derivado del juego que en Jos mismos
se efecttia.








- 29 -


Los clubs y asociaciones de reconocida estabilidad, con
personeria juridica y fines perfectamente determinados, mantie-
nen, pero entire socios tinicamente, juegos de entretenimiento y
si algunos resultan realmente de azar, no son explotados por
extrafios, ni en forma efectiva por persona de las caracterizadas
por ebanqueros>-y en consecuencia escapan a considerarlos
como a otros, que amparados en prop6sitos ficticios o simula-
dos y logrado aparentemente colocarse en el cartab6n de esa
igualdad, fueron sorprendidos, y sometidos los detenidos a sus
jueces naturales.
La situaci6n ag6nica de la ley 4097--que asi habia que-
dado despu6s de ciertos fallos de que se hiciera menci6n en !a
anterior memorial, ha mejorado con pronunciamientos latentes
adn de la Exma. Camara de Apelaciones, revocando los fallos
de la Instancia, por las liberalidades que dstos acordaban y evi-
tando de ese modo que la ruta perniciosa dominara y que la
pasi6n tan irresistible de dicho mal se propagase de manera
incontenible y perjudicial-siendo en cambio reducida dentro de
un circulo pequefio.
Se ha contenido en igual medio restrictive la reclame comer-
cial a base del incentive de la suerte, y adoptado tambidn el
mismo temperament para con los diaries y revistas que busca-
ban con la publicaci6n de concursos propios y maquinaciones
de todo orden, extender su venta o tener mayor tiraje.
Nuevamente apareci6 la loteria denominada caja popular
< La Vida >, cuyo propietario, Ram6n Figueredo, fuera procesa-
do oportunamente-y el que, al amparo de un fallo absolu-
torio consentido por el agent fiscal, pretendi6 repetir el expen-
dio de esos billetes, radicAndose en Avellaneda, para irradiar
desde alli con su venta-pero tenidndose en cuenta el dictamen
del senior Asesor y Fiscal de Estado, se le process otra vez-y
se pronunci6 en primera instancia sentencia condenatoria.


MENDIGOS, VAGOS Y MENORES

El problema de la mendicidad, de la vagancia y de los
menores abandonados, permanece latente sin la soluci6n tantas








- 30 -


veces gestionada por la policia por razones de moral, de bue-
nas costumbres y de tranquilidad piblica.
La acci6n policial en sus manifestaciones ben6ficas se v6
enormemente dificultada por la complejidad que les resultan esos
factors de ambiente tan contrario al orden pdblico en general.
Problems de esta naturaleza no debieran estudiarse origi-
nariamente por la policia, ni ser ella la instituci6n encargada de
gestionar ante los poderes pdblicos las medidas tendientes a una
soluci6n favorable; cuando mis debia ofrecer los guarismos y
antecedentes de su estadistica al soci6logo official para el studio
revelador de la anormalidad en todos sus aspects y sus con,se-
cuencias, en condiciones de aprovecharla despuds el Estado para
la practica de disposiciones que aminorasen el mal o concurrie-
sen por lo menos a reducirlo en su mas minima expresi6n.
Pero la practice se ha encargado de atribuir a la policia la
puntualizaci6n de todo g6nero de antecedentes que, reflejando el
el estado social de la metr6poli, en lo que atafie a la funci6n
que le es inherente, sefiale el foco o el germen de una situa-
ci6n que pueda relacionarse con la cultural general e indique los
medios mas convenientes a su extirpaci6n.
Es asi, que, en oportunidades diversas y en extensas comu-
nicaciones viene reclamando del Superior Gobierno la interven-
ci6n necesaria en lo que respect a mendigos, vagos y menores
abandonados, sin que hasta la fecha se haya hecho prActica-
mente nada en ese sentido.
La mendicidad es prohibida por un edicto policial. La deten-
ci6n por treinta dias para los sujetos que imploran la caridad
pdblica encontrAndose en condiciones de trabajo, si bien surte
los efectos buscados con esa media, no sucede lo mismo cuan-
do se trata de ancianos, invdlidos o impedidos fisicamente, por
carecerse de local apropiado para asilarlos y de recursos para
atenderlos.
Esta Jefatura contando con el concurso de la Intendencia
Municipal ha conseguido la reclusi6n de una parte de mendigos
en el Asilo Municipal, pero se ha tropezado con el inconve-
niente de la falta de capacidad en este local para alojar a todos








- 31 -


los que careciendo de familiar y siendo ancianos e impedidos
para el trabajo pululan en cantidad considerable por las calls
del municipio.
La vagancia no es reprimida por falta de legislaci6n. Indi-
viduos hibiles para el trabajo, capaces de ganarse el sustento en
cuhlquier ocupaci6n, viven y se alimentan con los detritus que
recojen en la via pfiblica o que piden en las casas, exhibidndose
con una indumentaria y desaseo tal que habla muy poco en
favor de nuestra cultural y costumbres.
Refiri6ndome a la infancia abandonada, a los menores que
viven substraidos a la patria potestad, huerfanos de todo cuida-
do y de todo afecto, que buscan la compaifia de sujetos que
les ensefian los primeros pasos de la delincuencia, urge Exmo.
Sefior, la necesidad de que se manifieste la lutela official en con-
diciones que desaparezca esa plaga social.
A studio de la H. CAmara de Diputados existe un proyec-
to de ley, cuya sanci6n seria necesario activar.


ADMINISTRAOl6N

Todo lo que respect a la inversi6n de los fondos presu-
puestados para gastos de la repartici6n, ha sido objeto de prolijas
reglamentaciones que important sensibles mejoras, no s6lo en
material de suministros, sin6 tambi6n en el concept econ6mico
y en el regular funcionamiento de las oficinas que deben inter-
venir en todo gasto y en toda adquisici6n o confecci6n.
La Contaduria General de la Naci6n intervino por medio de
uno de sus inspectors, fiscalizando en detalle la forma en que
la policia se desenvuelve en la inversion de los dineros que para
gastos por diversos concepts acuerda el presupuesto y la mejor
prueba del correct cometido, instruye la siguiente informaci6n
producida en oportunidad de aquella inspecci6n. El document
de referencia, dice asi: Buenos Aires, Agosto 24 de 1915. -
De conformidad con la nota de Julio 6 ppdo. y las instruc-
ciones verbales suministradas por el Sefior Presidente, he prac-








- 32 -


ticado una intervenci6n amplia y de carActer general en la
Policia de la Capital; del resultado de esa diligencia paso a infor-
mar a V. S. estableciendo, para mayor claridad, un capitulo
separado para cada dependencia.


Tesoreria

El balance que acompafio, comprende el movimiento gene-
ral de fondos durante el corriente afio, tanto de Presupuesto
como de ingresos director. Las rendiciones de cuentas se ban
efectuado con regularidad, lo mismo que las devoluciones a Teso-
reria General por entradas extraordinarias.
La contabilidad de esta oficina consiste en un libro de Caja
y otro de Balance o intervenciones. El control se ejerce direc-
tamente por la Contaduria de la Policia mediante el libro de
imputaciones e intervenciones, con lo cual puede saberse en
cualquier moment los fondos existentes en Tesoreria y su
destino.
Ninguna observaci6n ha su'gerido la march de esta de-
pendencia.

Oontaduria

La Secci6n Contaduria lleva, por el sistema de partida double,
los libros, Caja Diario Mayor, ademAs de libros auxiliares de
imputaciones, intervenciones, rendici6n de cuentas, etc. etc.
Los tres primeros libros que constituyen su contabilidad
principal, estdn rubricados por el senior Jefe de Policia.
El libro de Caja se cierra mensualmente y concuerda con
el de Tesoreria.
En el libro Mayor se balance y cierra cada cuenta corriente
por trimestres, previo balance de aprobaci6n.
El libro Diario se cierra tambien en cada trimestre asentando
en l6 el balance de comprobaci6n.
Los libros de Imputaciones e Intervenciones tienen por ob-








- 33 -


eto Ilevar en detalle una cuenta corriente a cada partida o cono-
cer en cualquier moment los fondos comprometidos y aquellos
que estin en disponibilidad.
Todos los libros de esta Secci6n tienen sus asientos al dfa
y estan llevados con claridad y correcci6n.


Secci6n Despacho y Oontralor

INVENTARIOS.-Para cada una de las dependencias del Depar-
tamento de Policia se Ileva un libro Inventario, exactamente igual
al que llevan esas dependencias.
En dichos libros consta, bajo firma de sus respectivos jefes
de esas divisions, la existencia que arroj6 el primer inventario,
a continuaci6n se asienta diariamente el movimiento, cargando
los efectos que se proven y descargando los que se consume
o cambien de destino. Con las existencias de esos inventarios
parciales se formula el inventario general de fin de afio, en
cumplimiento de lo preceptuado en el decreto de Junio 30
de 1913.
Este control permit apreciar de inmediato el fundamento
de cualquier pedido; verificandose la existencia de la dependen-
cia que lo solicita, la fecha en que se le provey6 el mismo artf-
culo, su probable duraci6n, etc., etc., y por tiltimo si hay exis-
tencia en Suministros, para tender o desestimar el pedido. Si
tiene despacho favorable el pedido, se extiende una boleta con
dos talones que suscribe el Jefe de la Divisi6n Administrativa. -
La boleta se remite a Suministros para que provea y la archive
como document de descargo.-El primer tal6n pasa a Despa-
cho y Contralor para el asiento en el libro inventario y descargo
en la cuenta corrienie que se leva a cada articulo.-El segundo
tal6n pasa a la dependencia que solicit el articulo, quien de-
berd devo'verlo a la Divisi6n Administrativa una vez recibida la
provision; haciendo constar bajo su firma, que se ha cargado en
inventario.-Con este mecanismo, result centralizado el control
de todas las dependencias, evita todo pedido inoficioso o impro-








- 34 -


cedente, obliga el uso moderado y conservaci6n de los articulos
provistos y hace impossible la salida de dep6sito de cualquier
articulo sin la correspondiente orden superior. Ademds, existe
tambidn un parte diario del movimiento de almacenes que pasa
d la Divisi6n Administrativa y que sirve de control para las 6r
denes libradas, como lo veremos mis adelante.




CONTRALOR DE VALES DE CARRUAJES O AUTOM6VILES. Los
Jefes de las dependencias que para el desempeiio de comisiones
del servicio se ven obligados a usar de cualquier element de
movilidad, extienden vales a favor de los conductores de los
vehiculos que emplean, especificando en ellos la comisi6n des-
empefiada. Presentando el vale a cobro por el interesado, la
Secci6n Despacho y Contralor asienta el gasto en la cuenta
corriente que se Ileva a cada dependencia y con la firma del
Jefe pasa a Tesoreria para su abono. Mensualmente las diversas
dependencias elevan una planilla con el detalle de los vales
expedidos, fecha, causa y nombre del empleado que ocup6 el
vehiculo. Esa planilla se control con los parties diaries de las
Comisarfas y es revisada por el Comisario de Ordenes que estd
al tanto de los hechos en que cada dependencia intervene, de
manera que cualquier gasto injustificado queda de manifiesto y
constitute un cargo personal. Ademis cada dependencia segin
su situaci6n o el rol que desempefia, tiene de antemano una
cantidad calculada para movilidad; si excede el limited, tiene forzo-
samente que Ilamar la atenci6n, a menos que una investigaci6n
o un hecho extraordinario haya recaido sobre esa Comisaria
que justifique el ascedente de gasto.


*

CONTRALOR DEL CONSUME DE ENERG(A ELECTRICA Y GAS.-La
Secci6n Despacho y Contralor, toma trimestralmente el estado
de los medidores de luz eldctrica y gas. Las cuentas por consu-








- 35 -


mo son presentadas ante las dependencias respectivas, una vez
conformadas por el Jefe y 20 Jefe, son elevadas. Verificado el
control, se dispone su abono. Si alguna cuenta present un
aumento apreciable en relaci6n con el consume ordinario de los
meses anteriores, se investiga la causa haciendo tambien revisar
el medidor, y en iltimo caso, si no hubiere motivo justificado
para el aumento, se llama la atenci6n del jefe para que modere
su uso.
Anualmente se hace un cuadro comparative del consume
de cada division, en luz, fuerza y calefacci6n, con el con-
sumo mensual del ailo anterior, estableciendo las cantidades
en mas o en menos. Ese studio viene a completar el con-
trol precitado y sirve de base para calcular los gastos de su
presupuesto.


*

CONTRALOR DE PROVISION DE FORRAJES.-EI forraje se provee
tomando por base la asignaci6n para cada caballo indicada por el
jefe del servicio veterinario. La orden de entrega a los pro-
veedores se expide mensualmente de acuerdo con la existencia
de equinos en cada caballeriza, segiin el parte mensual de los
jefes de estas dependencias; existencia que debe coincidir con
los asientos de la Secci6n Despacho y Contralor. Al dorso de
las planillas que pasan los administradores de las caballerizas
debe establecerse la economic de forrajes del mes anterior, como
tambien las herraduras colocadas a los animals, bolsas vacias,
etc. Estos datos sirven para el control de las cuentas de fo-
rrajes y herraduras que presentan a cobro los acreedores y que
deben ser documentados con los recibos y conformes de los ad-
ministradores de caballerizas. El examen de esas cuentas se
hace conforme a los contratos respectivos.


*

CONTRALOR DE VALES DE COSTURAS.-EI imported de la con-
fecci6n de prendas que usa el personal uniformado de la poli-








- 36


cia, se abona por intermedio de la Secci6n Suministros, para
evitar molestias y p6rdida d? tiempo a las co3tureras, en raz6n
de la distancia existente entire esa dependencia y el Departamen-
to Central. A ese efecto la Tesoreria entrega bajo recibo, al jefe
de dicha dependencia, una suma que oscila entire $ 1.000 y
$ 2.000 m/n. segdn sea el imported de la confecci6n ordenada y
el ndmero de costureras que deban pasar diariamente. Una
vez invertida esa suma, Suministros debe rendir cuenta con los
vales pagados para recibir nueva habilitaci6n. La cuenta rendida
se control por la respective oficina, con la planilla de prendas
confeccionadas y recibidas, con especificaci6n de lo pagado por
ese concept, que debe pasar diariamente Suministros a Des-
pacho y Contralor, para las operaciones de cargo y descargo
de valores y existencias.


*

CONTRALOR DE ENTREGA DE UNIFORMEs. Cada empleado tiene
abierta una cuenta corriente de los uniforms que se le provee
por cuenta del Estado.
Llegada la estaci6n en que debe proveerse el correspon-
diente uniform, se extiende a cada empleado una boleta con tres
6rdenes, una para la Secci6n Suministros, otra para la Peniten-
ciaria Nacional que confecciona el calzado y la tercera para el
comerciante que haya obtenido la licitaci6n de las gorras.
La totalidad de las 6rdenes se entregan a los jefes de las
diversas dependencias para su distribuci6n entire el personal a
nombre de quienes estA extendida, recabando de cada uno la
firma de recibo; las planillas asi Ilenadas vuelven a la Divisi6n
Administrative, para los asientos respectivos y su archivo. Un
procedimiento andlogo se sigue para la entrega de uniform a
los agents.

*

CONTRALOR DE RACIONAMIENTO.--La Division Judicial comu-
nica diariamente al Jefe de la Divisi6n Administrativa el nimero








37 -


de detenidos en cada Alcaidia; a la vez cada Alcaidia d~ cuenta
al Jefe de la misma Divisi6n que ha expedido una orden de
racionamiento para tantos individuos cuantos ha comunicado la
Division Judicial que se encuentran detenidos en la misma. Estos
datos son material de un asiento en la Secci6n Despacho y Con-
tralor y sirven para el axamen de las cuentas que oportunamente
presentan los proveedores.
El mismo mecanismo se observa para el racionamiento de
los bombers.


Secci6n Garage y Talleres

Esta dependencia tiene a su cargo el cuidado, conservaci6n
y reparaci6n de todos los vehiculos de propiedad de la policia,
como asi tambidn conslrucci6n y reparaci6n de mobiliario.
El material rodante consiste en autom6vile's, motocicletas,
bicicletas, carros para conducci6n de press, etc. etc.
Los autom6viles en ntimero de veinte, estAn destinados al
servicio del personal superior, y en lo que respect a su uso,
se Ileva un control bastante eficaz, como veremos mAs adelante.
Esta Secci6n, para cumplir sus fines, tiene instalados, aun-
que en pequefia escala, talleres de carpinteria, herreria, tapi-
cerfa, etc.
En cada una de estas subdivisions se Ileva una cuenta
corriente de los diversos materials que entran, se consume,
emplean o se transforman, cuenta que estd controlada de cerca
por la contabilidad de la Secci6n Garage que intervene en los
pedidos y recepci6n de materials y por 1 Divisi6n Adminis-
trativa que ordena el trabajo y dispone la compra del mate-
rial, etc.
Con respect a la labor que ejecutan los operarios y al
material que se emplea en cada trabajo, se Ileva una cuenta valo-
rizada que permit conocer su costo exacto una vez terminada
la obra.








- 38 --


CONTRALOR DEL MOVIMIENTO DE AUTOMOVILES.-Todo conduc-
tor Je autom6vil, a su entrada al Garage, debe justificar por
medio de su libreta, firmada por el ocupante, la hora en que
qued6 libre-asimismo y por igual procedimiento dejard constan-
cia de la hora en que debe salir al dia siguiente, segin orden
recibida.
Con estos datos por base, se formula una planilla que resu-
me el movimiento mensual de cada auto, con especificacidn de
las personas que los ocuparon, los dias, horas y consume de
nafta. El Comisario de Ordenes que es quien encomienda las
diversas comisiones del servicio, debe confirmar esas planillas'
si el empleo de los vehiculos corresponde al desempeilo de su
cometido en cada caso.
Tambi6n permit controlar el consume de nafta relacionan-
do las horas de movimiento con los caballos de fuerza de cada
motor.

Secci6n Suministros

La Secci6n Suministros Ileva un libro de caja para el movi-
miento de los fondos que recibe en la Tesoreria para el pago
de costuras. Un libro de entradas y salidas de mercaderias y
otro para cada uno de los cuatro dep6sitos en que estAn distri-
buidas las existencias; o sean: materials de confecci6n-pren-
das y accesorios de uniformes--itiles de escritorio y limpieza,
talleres.
El mecanismo de estos libros es muy sencillo; ordenada una
confecci6n cualquiera, el taller respective formula una planilla
de los materials necesarios, si hay existencia, se ordena la
provision y el respective dep6sito, al hacerla, se descarga en su
libro, en cada una de las cuentas corrientes que leva a los
diversos articulos, de las cantidades provistas. Talleres a su vez








- 39 -


se carga las mercaderfas recibidas. Concluida la confecci6n, si
hay materials restantes, estos vuelven a dep6sito, mediante las
6rdenes y operaciones de libros respectivos, al igual de la con-
fecci6n que implica un descargo para talleres y un cargo para
el dep6sito que la recibe.
Omito entrar en detalles sobre adquisici6n de articulos por
cuanto la Contaduria intervene en los que son materials de lici-
taci6n, pudiendo agregar que en las compras de menor impor-
tancia, se piden precious a varias casas, tratando de realizar eco-
nomias.


Secci6n Imprenta

En el Departamento de Policia funciona un taller de im-
prenta y encuadernaci6n, cuyo personal figure en la ley de
Presupuesto.
Esta dependencia tiene como funci6n primordial, la impre-
si6n de la Orden del Dia de la Policia. Se confecciona ademis
todos los libros de las diversas dependencias, planillas, formu-
larios, etc., etc.
El inico trabajo ajeno a la repartici6n que realize este
taller, es el Boletin de los Territorios Nacionales que le ha enco-
mendado el Ministerio para obtenerlo con economic. Los ma-
teriales los provee la Direcci6n de Territorios, y como linica
retribuci6n se le carga una cantidad limitada para la mano de
obra, cantidad 6sta que se distribuye entire los operarios, pues
el trabajo se hace en horas extraordinarias.
La march de esta Secci6n es regular y presta servicios que
encomendados a otros talleres costarian much mds; aparte de
la celeridad y reserves necesarias en ciertos trabajos.


Secci6n Dep6sitos

En esta Secci6n se depositan todos los- objetos, dineros,
alhajas, etc., encontrados en la via pdblica hasta tanto sean








- 40 -


reclamados por sus duefios los dep6sitos de igual naturaleza
que consignan los jueces como pertenecientes a los procesados -
y finalmente los que remiten las comisarias seccionales.
Cuando se trata de dinero se hace un dep6sito en el Banco
de la Naci6n; de los demis objetos se hacen paquetes cerrados
con su nimero de orden correspondiente y se archivan; cuando
es possible la clasificaci6n se almacenan seccionados.
He examinado los libros que Ileva esta Secci6n relatives a
entradas, salidas y movimiento general de los dep6sitos o con-
signaciones, y consider que son suficientes como contabilidad
u organizaci6n internal de esa Secci6n; pero observe que no
tiene ningun control externo o centralizado, como existe en cada
una de las secciones de que se compone la Policia.
La Division Judicial que es la oficina de quien depend
directamente la Secci6n Dep6sitos, Ileva un pequefio libro en el
cual anota el movimiento de los dep6sitos judiciales, pero lo
reputo deficiente y no sirve absolutamente a los efectos del
control.
Mereceria un studio especial esta Secci6n, a los efectos de
crear una renta no despreciable para el Fisco, lo que se obten-
dria con la rotaci6n o movimiento de los dep6sitos-elimina-
ci6n de los objetos de dificil conservaci6n de los que se dete-
rioran o desmerecen con el transcurso del tiempo; y por iltimo,
con la eliminaci6n de aquellos que representan tan poco valor
que no compensa su almacenaje; pero dada la indole de la comi-
si6n que se me ha encomendado y el tiempo que seria menes-
ter dedicar al examen de las leyes civiles y procesales que se
relacionan con esas classes de dep6sitos, conciliando esas dispo-
siciones con una organizaci6n adecuada, me limito a indicar el
tema dejandolo librado a la Policia por si juzgara convenient
encomendar un proyecto sobre el particular a su Asesor Letrado.


Conclusiones

Creyendo haber llenado mi cometido al dar cuenta detallada
al Sefior Presidente del resultado de la comisi6n que se me enco-










mend6, solo me resta manifestar que la contabilidad general de la
Policia de la Capital es perfect, pues esta asegurado el control
en todos sus detalles, el mecanismo sencillo y arm6nico esta
estudiado en forma tal, que es materialmente impossible encubrir
una irregularidad sin la connivencia de varias oficinas y nume-
rosos empleados; el manejo de los fondos est. centralizado y
los pagos se hacen con la intervenci6n del personal superior de
cada Secci6n.

EDIFICIOS FISOALES

El presupuesto policial consigna elevadas partidas por con-
cepto de alquileres de locales para sus dependencias.
En la memorial correspondiente al ejercicio de 1914, dejo
constancia de los antecedentes sobre adquisici6n de inmuebles
y construcci6n de edificios.
Esos antecedentes han respondido al trabajo realizado por
la Comisi6n nombrada por el P. E. por decreto de fecha 30 de
Abril de 1913, que estudi6 y someti6 a la consideraci6n del
Superior Gobierno el proyecto de adquisici6n de inmuebles y
construcci6n de edificios para las dependencias de policia y de
correos y tel6grafos.
Si algo hay que reviste cardcter de verdadera urgencia, es la
construcci6n de la circel de contraventores, ya proyectada y
cuya tramitaci6n se encuentra detenida en la Honorable Cdma-
ra de Diputados, a donde se envi6 por el P. E, el proyecto
de ley suficientemente fundado.
Las alcaidias policiales (2a y 3a Secci6n) ofrecen el grave
inconvenient de ser locales improvisados que carecen de las
comodidades e higiene exigida y que no reunen las condiciones
de solidez y seguridad que requieren para el destino que se les di.

OFIOINA DE INVESTIGAOIONES DEL PUERTO

La fusion en esta Repartici6n de esa rama de la policia mari-
tima, resuelta en decreto del P. E. de fecha 4 de Enero ppdo.,
ha venido a llenar una necesidad desde largo tiempo sentida.








- 42 -


Ahora es possible vigilar y actuar a bordo y en las adya-
cencias, sin ninguna dificultad, mientras que antes era precise
solicitar la consiguiente venia de cortesia, lo que desde luego
importaba demora y a veces rozamientos subalternos, siempre
enojosos y dilatorios del procedimiento.
Por otra parte, resultaba hasta disonante la menci6n de la
existencia de dos policies sobre una misma jurisdicci6n y con
iguales fines, pareciendo mas natural que la de mayor impor-
tancia en recursos absorviera la direcci6n.


BIBLIOTEOA

Reorganizada esta oficina que funciona anexa y bajo la
direcci6n del jefe de estadistica. se catalogaron en el inventario de
existencias 807 volimenes, en su mayoria memories oficiales,
registro national, diaries de sesiones del H. Congress y algunas
obras de caricter divers. Tambien fueron catalogados 315 folle-
tos y con esa base, asaz modest, se inici6 la biblioteca.
Instalada esa dependencia en su local Amplio y ventilado,
de ficil acceso para el ptiblico y los empleados de la institucion,
se reglamentaron sus funciones por la de 8 de
Enero de 1915, disponidndose que ella estuviera abierta de 11 a. m.
a 10 p. m. todos Ics dias hibiles, tanto para consultas de obras
que no salen del local, como para el prdstamo de los libros a
empleados, sin distinci6n de categorfas y por un plazo no mayor
de 15 dias.
El mismo ailo 1915 se public el primer catilogo que consta
de 89 pAginas, dividido por materials y orden alfabdtico de
autores.
Para apreciar el desarrollo que la Biblioteca ha tenido en
un ailo y medio me bastard decir que cuenta actualmente con
4.158 voldmenes de derecho, educaci6n, literature, medicine, his-
toria, policia, etc, y 1.691 tesis y folletos de positive interns que
tratan de las cuestiones mas variadas, cientificas o amenas.
Ese aumento que sobrepasa el cuadruple de la existencia








-- 43 -


originaria de obras, no ha importado erogaciones para el Estado
o el personal de la instituci6n-prescindiendo del m6dico costo
de las encuadernaciones, hechas en los talleres de la repartici6n,
con los mismos obreros pues se ha obtenido por donaciones
de particulares, instituciones, gobiernos y no en pequefia parte
por servidores de la policia que demostraron su amor a la cul-
tura donando buena cantidad de libros, sin que mediaran soli-
citaciones mayores.
Los resultados practices que ha dado la Biblioteca superan
los cAlculos mis optimistas y evidencian que el personal esta
firmemente resuelto a continuar su evoluci6n cultural, como me-
dio de alcanzar por sus m6ritos otras posiciones, ambici6n legi-
tima cuando 611a se basa en el conocimiento de sus obligaco-
nes y en studios tan expontineos como dignos de encomio.
Segdn las constancias de los talonarios respectivos, se han
prestado a los empleados de policia, hasta el 10 de Septiembre
iltimo, 5.670 voldmenes, lo que demuestra un afin de perfec-
cionamiento que justificaria, por si solo, la necesidad de fomen-
tar esta oficina para cuyo mantenimiento no se requieren mayores
gastos y sus beneficios, en cambio, han de reflejarse sobre todos
los servidores de la instituci6n.
Merece destacarse, entire otros, un detalle ilustrativo singular;
solo se han perdido cinco obras y los empleados que las Ileva-
ron las repusieron, dentro del plazo acordado por el reglamento.
Todas las donaciones de libros han sido anotadas en un registro
especial y el funcionamiento de la Biblioteca es encomiable, de
todo punto de vista.

ESTADISTICA

En la memorial anterior, tuve oportunidad de consignar que,
respondiendo a una sentida necesidad de poseer un centro de
informaci6n general, respect a nuestra poblaci6n delincuente,
habia dispuesto la organizaci6n de una Oficina de Estadistica
Policial, de lo que daba cuenta a V. E., hacidndole notar que
ella habia iniciado sus funciones desde el 1 de Enero de 1914.








-44 -


Dispuesta su organizaci6n en la < de fecha 14
de Noviembre de 1913, sobre bases de un funcionamiento efi-
caz, ha publicado cada trimestre un < en
el cual se pueden estudiar las caracteristcas de la poblaci6n
criminal bonaerense, los resultados de la acci6n policial, y todas
aquellas causes cuyo conocimiento Es necesario para la actua-
ci6n policial correct dentro de su political preventive; caracte-
risticas puestas de manifiesto no s6lo por las expresiones glo-
bales, sin6 tambidn por los studios que esas expresiones dan
margen. Ha publicado asi mismo, un <,
correspondiente a 1914, y el que acompafio en esta memorial,
sobre el afio 1915.
Organizada esta oficina, el Congreso Penitenciario reunido
en esta capital en Marzo de 1914, sancion6 unas bases de orga-
nizaci6n de ese element informative, y hago notar a V. E.,
complacido de ello, que pocos dias despu6s de clausurar sus
servicios ese Congreso, al que concurrieron conocidos especia-
listas en la material, la policia publicaba el primer Boletin de
Estadistica correspondiente al primer trimestre de 1914, en el
cual se habian ampliado considerablemente las bases aprobadas
en el citado congress, buscando la mayor cantidad de detalles
que permitieron estudiar el fen6meno de nuestra criminalidad,
segtin las constancias policiales, que sabemos son un reflejo de
aqu6l. Y es asi que las sintesis del citado Boletin, superan las
conocidas formulas de los estadistas y estadigrafos del delito,
siendo una fuente positive de studios, base de toda reform pe-
nal, que debe buscarse en el conocimiento mis exacto del medio
delincuente.
La oficina de estadistica emplea la ficha individual para sus
trabajos. Producido un hecho, lesiones por ejemplo, la comi-
saria que intervene envia, conjuntamente con el parte y sumario
destinado a los jueces de instrucci6n, una ficha en que consta
los nombres del damnificado, autor del hecho, dia, hora, lugar,
arma empleada y filiaci6n complete del agresor; edad, estado
civil, nacionalidad, instrucci6n, residencia, vicios, conduct, enfer-
medades, familiar a su cargo, antecedentes de los padres, ante-










cedentes de la infancia; edad de emancipaci6n, casa donde vivieron,
primer trabajo y otros detalles de igual importancia.
La omisi6n eventual de una ficha se subsana por medio de
un triple contralor de entradas y salidas de press y con la revi-
si6n de parties y sumarios; reclamAndose a la comisaria res-
pectiva. la ficha omitida, que ocupa en el casillero su corres-
pondiente numeraci6n, por delito.
El casillero estd organizado por comisarfas y permit, en
cualquier moment, saber el ndmero de delitos, contravenciones,
accidents, etc., etc., que se han cometido en la capital o en
cada una de sus secciones.
El reglamento de esta oficina dispone que sean los auxilia-
res sumariantes, los que, con las constancias a la vista, redacten
las fichas que deben Ilevar su firma y la del comisario; siendo
las fichas de distinto color para cada delito a fin de facilitar
aclarando el trabajo.
Cada mes se reunen las fichas en una planilla especificando
la cantidad e importancia calificada de los delitos, por comisa-
rias, para seguir luego en la jurisdicci6n judicial, local o paraje
en que se realizaron, hora, causes impulsivas, medios emplea-
dos, nacionalidad, edad y demds detalles ya anunciados. Cuando
es detenido el autor de un hecho que en el primer moment logr6
fugar, con una ficha complementaria que se agrega a la original
y se incorporan sus detalles a las planillas restmenes, queda ter-
minada la constancia estadistica.
He explicado a V. E. el mecanismo de esta oficina porque,
asi se comprende mejor, que los datos de ella merecen absolute
f6, y pueden ser, antes de pocos afios el mejor element para el
studio de las caracteristicas de nuestra criminalidad y nuestro
medio amoral; lo que no puede escapar al ilustrado criterio de
V. E., que sabe la eficaz colaboraci6n que la estadistica presta
para el conocimiento de todo fen6meno social, y ninguno mis
grave que el que tiene a su vigilancia la policia.








- 46 -


LEY DE AMPARO

Con antelaci6n a la vigencia de la ley No 4235 denominada
de Amparo, las families de los empleados y agents muertos en
actos del servicio o en cumplimiento de su deber, qutdaban
abandonados a los sentimientos caritativos de sus compafieros y
del pdblico. El auxilio del Estado s6lo Ilegaba en la forma de
una pension graciable que el H. Congress sancionaba solamente
previo largos trAmites necesarios para la aprobaci6n de una ley.
A rafz de sucesos en que perdieron la vida agents de la
repartici6n, surgi6 el prop6sito de prestigiar la ley de referencia
y suficientemente apoyado el proyecto presentado por el enton-
ces diputado senior Horacio Varela, fu6 en Junio de 1903 con-
vertido en ley, llenAndose asi un vacio que se notaba en cada
oportunidad.
El texto de la ley ha comprendido a los muertos o impo-
sibilitados por heridas o accidents en el desempefio de las
funciones policiales y en ocasi6n del servicio debidamente com-
probado. Ahora bien; si el primer caso no puede ofrecer en su
aplicaci6n duda alguna, el segundo, a juicio de esta Jefatura,
reclama una reglamentaci6n que uniform el criterio a base de
una imposibilidad permanent para las funciones del causante,
en el moment en que desempefiando las tareas de su cargo o
por consecuencia de ellas, ha sido objeto de la agresi6n o del
accident que le imposibilit6 para continuarlas.
El decreto reglamentario de la ley, se impone Exmo. Sefior,
como he tenido oportunidad de solicitario anteriormente, para
subsanar las dificultades con que se tropieza y para prevenir una
situaci6n que tiende a desprestigiar una ley tan necesaria como
humana en la policia, de protecci6n para sus servidores y sus
families, que en otrora eran arrancadas de la miseria y la indi-
gencia tan solo por espfritu de compafierismo y por sentimien-
tos humanitarios, que sustituian al Estado en su acci6n cari-
tativa.
Ocurre hoy, que se presentan solicitando los beneficios de










dicha ley, individuos que han contraido un mal, una enfermedad
o sufrido un accident en servicio, debidamente justificado y
previas las formalidades y requisitos que correspondent, despu6s
de detenidos examenes y reconocimientos m6dicos, lo consiguen
por haber sido declarados incapaces en los t6rminos de la ley.
La incapacidad muy manifiesta mientras ha sido iniciado el
espediente y terminada la tramitaci6n, se ha visto en various ca-
sos traducida en lo contrario apenas dictado el decreto decla-
ratorio de eliminaci6n del servicio, significando, por una part,
que los recursos de la ciencia no han prosperado para superar
a la habilidad del supuesto incapacitado permanentemente, por
otra, que esa incapacidad no ha reunido el character que debe
tener y por iltimo, esteriorizada la posibilidad de un beneficio
samejante, constitute un incentive para los que sufren o pades-
can un mal que puede ser atribuible en servicio, para recurrir a
todos los medios posibles e imaginarios en procura de la ley
de Amparo.
Es asi, que las gestiones hoy se multipliquen por parte de
los interesados, se pongan en juego todos los subtersfugios y arti-
mafias posibles por alcanzar la protecci6n del Estado, sabiendo
que una vez obtenida reviste la autoridad de cosa juzgada y es
asi tambi6n, que la ley insume una cantidad ya apreciable por
concept de pensions.
Sobre la base de que la imposibilidad surgida de las fun-
ciones policiales, ha de revestir caracteres permanentes, que
coloquen al hecho en la situaci6n que la ley exije, estima esta
Jefatura la conveniencia de que el P. E. la reglamente, prescri-
biendo que cuando se trate de imposibilidades cuyo character
permanent no sea dado precisar sin lugar a incertidumbres, el
decreto resolutivo sea transitorio, por un tiempo dado, atendiendo
las circunstancias particulares de cada caso. Vencido el t6rmino
el interesado seria objeto de nuevo y detenido exAmen, sujeto
siempre a la vigilancia y asistencia medica policial, que permit
reformer la situaci6n en tiempo oportuno, si mediaran circuns-
tancias favorables en el estado del enfermo.
El decreto reglamentario con disposiciones que contribuyan








- 48 -


a la mayor seguridad, equidad y justicia en la aplicaci6n de la
ley de Amparo, sin duda que alejaria nuevos casos de compren-
didos que han resultado imposibilitados transitoriamente y por
otra parte, la disminuci6n del ndmero de los que pretenden aco-
gerse a sus beneficios, invocando tan variadas circunstancias de
un mal adquirido, ante el cual los recursos de la ciencia mddica
suelen ser insuficientes para determinar un criterio precise y
exacto; y que la duda, hace inclinar hoy el juicio favorable pero
definitive.


LOS PREMIOS


EL ESTiMULO OFFICIAL Y PARTICULAR


Los agents de policia, como los soldados del cuerpo de
bombers, en el desempefio de sus funciones, Ilegan muchas
veces a verdaderos actos de abnegaci6n y de heroismo, actos
que generalmente quedaban sin6 ocultos, al menos empequefie-
cidos, porque la autoridad que representan y ejercen en mas de
un caso, no serd facil deslindar el terreno del deber del de la
abnegaci6n y del heroismo, y por lo tanto distinguir perfecta-
mente unos actos de otros.
Era necesario, sinembargo, justiciero que de alguna ma-
manera fuesen las acciones que sobrepasaban lo normal publi-
camente reconocidas como magnanimas y premiadas en forma.
El General Capdevila, Jefe de Policia en 1888, recab6 del
Superior Gobierno la instituci6n de premios a la constancia, al
valor, a la abnegaci6n, y a servicios extraordinarios para el per-
sonal subalterno, premios que desde entonces son discernidos,
sujetos a una reglamentaci6n apropiada y al studio por Jurados
compuestos de empleados superiores.
Es indiscutible que las buenas acciones, cuando son teni-
das en cuenta y recompensadas de alguna manera, estimulan
y fortalecen al que las ejecuta. Ellas, ademas, dignifican y elevan










en la consideraci6n ptiblica a sus autores, como a la institu-
ci6n a que pertenecen, mereciendo unos y otros el aplauso, el
aprecio y la admiraci6n de todos.
El premio a que me he referido y que en algunos casos
especiales consiste ademis en recomendar al causante a la con-
sideraci6n del personal por medio de la < Orden del Dia >, ha
sido estimulable y su publicidad ha dado motivo para que sur-
gieran otros de carActer official y particular en beneficio del
mismo personal y en anAlogas circunstancias.
La. Asociaci6n Pro Patria, que dirige la sefiorita Mercedes
Pujato Crespo, anualmente premia con medallas al soldado y
agent que mas se ha distinguido en el cumplimiento de sus
deberes.
La Sociedad de Beneficencia de la Capital, tiene instituidos
premios anuales semejantes.
El Honorable Senado de la Naci6n, tambi6n ha resuelto
acordar dos premios consistentes cada uno en una' medalla de
oro y cien pesos.
La Sociedad Sarmiento protectora de los animals, igual-
mente acuerda premios en dinero a los agents que mas se dis-
tinguen en la protecci6n a los animals.
La Jefatura, por su parte, recompensa con medallas al ciu-
dadano que ejecuta acciones buenas en pr6 de la autoridad o
supliendo sus funciones en casos especiales en favor de sus
semejantes.
Es indudable, que la conveniencia de los mencionados actos,
todos los que en su oportunidad motivan ceremonies en que
se han mezclado el ptiblico y la policia, consiguen la mayor
vinculaci6n entire si y despiertan en el primero el debido senti-
miento de respeto y de carifio para los guardianes del orden
pdiblico.
La Jefatura tiene oportunidad de apreciar de cerca el ben6-
fico resultado que en la practice viene dando, toda vez que es
necesario premier a servidores, oficiales y particulares y estima
que esta forma debe mantenerse y generalizarse todo lo posi-








- 50 -


ble para fortalecer el vinculo provechoso entire el pueblo y la
policia.
Los premios acordados en el aflo anterior y en lo que va
del corriente, son los que a continuaci6n se mencionan:


Chauffeur Luis Dodero
Diploma, de acuerdo con la Orden del Dfa, Marzo 11 de 1910

Este chauffeur, en moments en que various asaltantes hufan
en un autom6vil-jurisdicci6n de la Secci6n 6a.-facilit6 el suyo,
para que no fuera burlada la eficacia de la autoridad.


Vigilante Pedro Vera, Ndm. 4576, de la Seccidn 25.a
Medalla de oro, otorgada por la
Asociacidn Argentina c Pro Patria de sefloritas

Este agent el dia 7 de Agosto de 1914, hallAndose de ima-
ginaria en la puerta de la Comisaria nombrada, vi6 que en el
paso a nivel de las calls Segurola y Yerbal (casi una cuadra
de distancia), el insano Alberto Jusnisky se arrojaba sobre las
vias del ferrocarril Oeste, por lo que el agent mencionado co-
rri6 en su auxilio y tras una breve lucha que sostuvo con el
demente, lo salv6 de una muerte segura a riesgo de su propia
vida, pues cuando consigui6 apartarlo pas6 el convoy.


Cabo de Bomberos Jose A. Palacios
El mismo premio

Palacios, la mafiana del 17 de Enero de 1915, concurri6 a
efectuar un salvamento de personas en un pozo de las Obras
de Salubridad, en las calls Carabobo y Ram6n L. Falc6n,
extrayendo con vida y completamente ilesos del pozo que tenia
6 metros de profundidad, a cuatro obreros llamados CArlos Bo-











lea, Crist6bal Bolea, Antonio Martinez y Juan L6pez. Sin la
rApida, oportuna y decidida intervenci6n del cabo Palacios, esos
cuatro sujetos hubieran perecido.



Ciudadano Pedro Meroni

Diploma de Honor.-Orden del Dia Marzo 11 de 1910

Esta persona ayud6 a la Policia en la busca de los despo-
jos. del cuerpo de Conrado Schneider, arrojados al lago de Pa-
lermo por Miguel Erast.



Ciudadanos Francisco Carbonari y Manuel Bemposta

Medalla de plata al primero y diploma al segundo de acuerdo con la cOrden del Dia
Marzo 11 de 1910

Estas personas, en jurisdicci6n de la Secci6n 24a, en el mes
de Julio de 1915, prestaron una eficaz ayuda al agent Jose
Moreno, N.o 4480 de la Secci6n nombrada, consiguiendo con su
intervenci6n se mantuviera el imperio de la autoridad y que el
agent no fuera herido mis gravemente por el sujeto Enrique
Calvez, que se le habia desacatado.



Ciudadano Antonio Marchionda

Medalla de plata acordada de acuerdo con la -Orden del Dia-
Marzo 11 de 1910

Esta persona el dia 31 de Mayo de 1916, prest6 su coope-
raci6n a la Policia con motive del atentado de que fueron vic-
timas various agents de la Secci6n 8a por element huelguista
del gremio de chauffeurs. Ayud6 a ia detenci6n de los desorde-
nados y contribuy6 a que se mantuviera el imperio de la auto-
ridad. Marchionda result lesionado levemente.








-. 52 -


Bombero Agustin Aguirre
Medalla de oro acordada por la Asociacidn Argentina Pro Patria de seforitas

El soldado Agustin Aguirre, en la tarde del 5 de Agosto de
1916, con verdadero peligro de su vida y sin trepidar, sabiendo
que el capitan D. Manuel Blanco -de su mismo cuerpo-que
habia concurrido con un destacamento a efectuar el salvataje de
unos peones de las Obras de Salubridad que habian quedado
asfixiados en la cloaca de la calle General Urquiza entire Vene-
zuela y Belgrano, habia corrido igual suerte que 6stos y otros
soldados que habian pretendido efectuar el salvataje, penetr6 a
la cloaca y Ilegando hasta donde se hallaba su superior lo
extrajo, salvandolo, pues minutes mrs tarde, habria perecido.
El capitin Blanco reaccion6 horas despuds en el Hospital Ramos
Mejia, adonde fu6 conducido tambidn su salvador.


Vigilante Benigno Ferron de la Seccidn 27a
El mismo premio

El hecho en que actu6 este agent es el siguiente: El 15
de Marzo del corriente afio, a la 1 y 30 a. m. en la calle Santa
F6 y Almeira, se construia la cloaca maxima para las obras de
salubridad y para el efecto se habia abierto una zanja de 6 1/2
metros de profundidad, habiendo en su fondo mas de 25 centi-
metros de agua. A aquella hora el agent Ferron tuvo conoci-
miento que parte de las paredes de la zanja se habian derrum-
bado y sepultado en su fondo dos obreros: en el acto requiri6
el auxilio de su igual Victoriano Leiva y sin tener en cuenta
el peligro que corria, pues el desmoronamiento continuaba par-
cialmente, descendi6 por medio de una cuerda que sostenia
Leiva y consigui6 sacar del fondo de la zanja, vivo, aunque con
heridas, al obrero Enrique Reimendi y volvi6 a descender para
extraer el cadaver del otro pe6n Guillermo L6pez, sufriendo en
su tarea varias lesiones que lo tuvieron imposibilitado durante
24 dias.








- 53 -


LA ESOUELA DE POLICIA


CREACION, FINES Y DESENVOLVIMIENTO


El 17 de Noviembre de 1906, por disposici6n del senior Jefe
de Policia, Coronel don Ram6n L. Falc6n, circulada en la
< Orden del Dia> de esa fecha, se cre6 el Cuerpo de Cadetes,
con una dotaci6n de doscientos alumnos.
Obedecia esta resoluci6n a la necesidad de disponer de un
ndmero de agents con preparaci6n superior a la corriente entire
el personal de esa categoria, a fin de destinarlo al servicio de
vigilancia en el radio c6ntrico de la ciudad.
Este pensamiento hubo de modificarse mis tarde en vista
de los resultados que la instrucci6n de los aspirantes puso en
evidencia y dada la calidad de los elements incorporados, los
cuales, por sus condiciones generals de preparaci6n, cultural y
significaci6n social, se hallaban, en su gran mayoria, muy por
encima del nivel que se buscaba, y, tomindose en consideraci6n,
con singular acierto, estas circunstancias, fu6 entonces que se
resolvi6 destinar a los cadetes a llenar las plazas vacantes en
en el personal de oficiales subalternos, previa pruebas de com-
petencia; requisito indispensable exigido para la obtenci6n de
todos los cargos policiales.
El cuerpo de Cadetes se hall sometido a instrucci6n desde
Enero a fines de Mayo de 1907, recibidndose peri6dicamente
examen a los alumnos que en el curso de la ensefianza demos-
traban mayores aptitudes y condiciones recomendables de con-
tracci6n al studio y a la labor. Comprendia en su plan de
ensefianza el studio de los reglamentos de policia, elements del
C6digo Penal, en su parte especial mas comdn a las interven-
clones policiales, nociones sobre procedimientos generals de
prevenci6n y studio de las contravenciones, de los tres 6rdenes
en que se clasifican. Complementaba esta instrucci6n de cardcter









- 54 -


intellectual un curso de indole military y otros de gimnasia, box
y jiu-jitsu.
Los alumnos concurrian al local de la antigua Escuela de
Tiro del Ej6rcito, en Palermo, a las 7 a. m., permaneciendo
hasta las 7 p. m., en dias hibiles y hasta las 11 a. m. los domin-
gos y festivos.
De ese contingent de j6venes incorporados a la instituci6n,
respondiendo a una tan loable iniciativa, ocupan puestos de
labor, en ella, con grado jerdrquico de oficiales, un 50 o/o de
los cuales algunos, han alcanzado cargos superiores.
Terminados, en la fecha ya indicada, los cursos, se procedi6
a dar destiny, en las distintas dependencias donde existia vacant,
a los alumnos ascendidos y escribientes, despu6s de los exi-
menes de Marzo; reconcentrdndose los demas en el Departa-
mento Central, para prestar servicios de vigilancia en las secciones
y horas de mayor movimiento, recorriendo su radio en parejas,
bajo el contralor de los Oficiales Inspectores y demas superiores
y de cada una de las Comisarias, a las que eran enviados dia-
riamente. Segdn la secci6n y en caso de existir recargo de
trabajo, eran tambi6n utilizados sus servicios en la guardia, para
levantar exposiciones, tomar declaraciones y demis ocupaciones
que demand el movimiento de oficina.


*
*

El 9 de Febrero de 1909 y siempre con la denominaci6n
de Cuerpo de Cadetes, se form la segunda compafia, sobre la
base de los meritorios de comisaria y con 120 plazas.
Esta compafifa tuvo su asiento en el local que en la actua-
lidad ocupa la Escuela y donde, entonces, se hallaba tambidn la
Comisaria de la Secci6n 12a.
Recibi6 este contingent la misma ensenanza que e! ante-
rior, durando el perfodo de instrucci6n hasta Septiembre del
mismo aiho, en que se procedi6 a recibir los exAmenes finales,
los que al igual que en la primera compaihia, permitieron a la









- 55 -


superioridad conocer la preparaci6n de los cadetes y promover
a muchos de ellos al grado de escribiente, con el que pasaron
a prestar servicios a las dependencias de destino. El resto fue,
asimismo, distribuido en las comisarfas, adscripto a las guar-
dias, para prestar servicio de oficina.


**

La denominaci6n primitive fu6 modificada, con ocasi6n de
reanudarse los cursos, el 26 de Enero de 1910, por la de Es-
cuela de Cadetes y Agentes, pasando por las aulas, en dos pe-
riodos de seis meses cada uno, cien cadetes, y en periods mas
reducidos, seglin las necesidades del servicio, 180 agents.
Terminado este curso los cadetes fueron destinados a pres-
tar servicio de oficina en diversas dependencias y los agents se
concentraron en el Departamento Central para cubrir los servi-
cios que presta el personal adscripto a 1l, formando el plantel
de la actual Guardia Especial.


*

En la Jefatura del senior General Don Luis J. Dellepiane y
por disposici6n de 10 de Enero de 1911, se reformaron las
condiciones de ingreso a la Escuela y el funcionamiento de ella,
asi como las materials del plan de studios.
El examen de ingreso comprendi6 conocimientos corres-
pondientes a primer afio de educaci6n secundaria, y con prefe-
rencia Castellano, Aritmitica, Geografia e Historia Argentina,
Escritura y Caligraffa.
Fijado en un principio el nimero de alumnos en veinte,
fu6 aumetando a cincuenta por resoluci6n de 17 de Abril del
mismo ailo, y la duraci6n del curso, para lo sucesivo extendida
a dos afios.
El regimen a que se someti6 a los educandos tuvo por








- 56 -


base su internado y di6 mayor amplitud a la ensefianza, com-
prendiendo, conjuntamente con las materials de indole policial,
ya existentes, y las de cultural fisica, un curso de Idioma Caste-
Ilano, otro de Instrucci6n Civica, uno de Caligrafia y Escritura
y otro de Primeros Auxilios Medicos. Este plan fu6 ampliado
con las siguientes materials: Historia y Geograffa Argentina, Arit-
m6tica y Frances, en Abril de este mismo afio.
La duraci6n del period qued6 fijada en diez meses, desde
el 15 de Febrero al 15 de Noviembre de cada afio, con exAme-
nes a mediados y fin de curso-Julio y Diciembre-y clasifica-
ciones diarias, de cuyo promedio se imponen, desde entonces,
los padres o representantes de los alumnos por medio del bo-
letin mensual que la Direcci6n les envia. Estos mismos prome-
dios de clasificacion concurren a former, con la nota de cada
exAmen, el t6rmino medio definitive en cada una de las asig-
naturas.
Como recompensa y estimulo a los alumnos sobresalientes
se instituyeron dos premios; consistentes en una medalla de oro
(primer premio) y otra de plata (segundo premio). A cada uno
de los aprobados se le expedia un certificado con la constan-
cia del promedio final obtenido en las clasificaciones y el lugar
ocupado, por orden de merito en el egreso.
Al final del period de 1911, egresaron con el grado de
escribiente veinticinco alumnos, que pasaron a prestar el servi-
cio correspondiente a su jerarquia en las dependencias de la
repartici6n.
Al afio siguiente y de acuerdo con la resoluci6n ya citada,
funcionaron los dos cursos, ajustAndose la ensefianza al siguien-
te plan:
Primer afio.-Instrucci6n Policial Te6rica-Instrucci6n Poli-
cial PrActica Instrucci6n Civ ica A ritm6tica Idioma Castellano
- Historia Argentina Geografia Argentina Frances Ingles
-Escritura y Caligrafia y Primeros Auxilios Medicos.
Segundo ado.--Nociones de Derecho Penal -Nociones de
Derecho Procesal en lo Criminal Instrucci6n Policial Practica
- Aritmdtica Idioma Castellano Historia Argentina Geogra-
fia Argentina Franc6s Escritura y Caligrafia.








- 57 -


Las classes de Instrucci6n Militar, Gimnasia, Esgrima, Box y
Jiu Jitsu comprendieron a ambos cursos.
Con el grado de meritorios egresaron a fin de afio 19
alumnos, que pasaron a desempefiar servicios de oficina en
diversas dependencias, en las que dos de ellos ascendieron al
grado de escribiente.





Duranie el afio 1913 funcion6 un solo curso, al igual que
en 1911, por haber considerado la Jefatura actual, m.s conve-
niente someter a los alumnos a un period de instrucci6n mis
breve, a cuyo efecto se redujo el plan de ensefianza, que es el
vigente, a las siguientes asignaturas: Instrucci6n Policial Te6rica
--Instrucci6n Policial PrActica- Nociones de Derecho Penal--
Nociones de Derecho Procesal en lo Criminal Idioma Castella-
no Instrucci6n Civica -Escritura y Caligrafia Instrucci6n Mi-
litar Gimnasia Esgrima y Box.
Los alumnos egresados, en nimero de 31, fueron recono-
cidos como meritorios y prestan servicios en este caricter, habiendo
ascendido dos de ellos a escribiente.
El 10 de Septiembre de este mismo afio se hizo extensive
la instrucci6n a los agents de las distintas dependencias, a
quienes se destin6, en la proporci6n de uno por cada Comisaria,
Guardia de Seguridad de Caballeria y Secci6n TrAfico, por el
termino de un mes en un principio, para concurrir a las classes,
con prescindencia de todo otro servicio ordinario. Hasta el 1o de
Noviembre el period de instrucci6n dur6 un mes. En esta fecha
se aument6 a dos meses en la proporci6n de tres agents por
dependencia, hasta el 10 de Marzo de 1914, en que se modific6
la designaci6n por la de un cabo y dos agents, y el 5 de
Noviembre del mismo aiio se resolvi6 extender el curso a tres
meses.
La instrucci6n que reciben comprende un curso elemental
te6rico-prdctico de policia, escritura, instrucci6n military, gimna-
sia, box y esgrima.








- 58 -


Por resoluci6n de 27 de Noviembre de 1914 se instituyeron
premios para los dos agentes-alumnos que mas se distingan, por
su aplicaci6n y conduct, en el period, consistiendo en meda-
Ilas de plata y diploma correspondiente, considerindose, ademis,
la clasificaci6n del examen, a que para ellos son sometidos,
como de opci6n al puesto superior. Los premiados conservan
este derecho y la medalla mientras observen buena conduct. La
comisi6n de faltas graves hace que se les retire el premio y
vuelva a la Escuela, para ser discernido de nuevo. Los aproba-
dos con seis puntos o mas y concept < Bueno >, reciben un
certificado de studios.
Desde la iniclaci6n de estos cursos que tienen por objeto
elevar el nivel de preparaci6n y aptitudes intetectuales, fisicas y
disciplinarias del personal subalterno, han pasado por las aulas
166 cabos y 673 vigilantes, ascendiendo en total a 839.
La denominaci6n de Escuela de Policia fu6 adoptada en el
afio 1914, durante la Jefatura actual, con el prop6sito de encua-
drar en la misi6n de institute toda aquella actividad que, dentro
de la instituci6n, importa una ensefianza sistematizada. Es asi
que la Escuela no limita su acci6n al personal de agents, sino
que ha incorporado a sus aulas a treinta y dos meritorios y
guardias distinguidos de Seguridad, en reemplazo de los Cadetes
es, y en el orden military, en el sentido de habilitarles para el
comando de las fracciones de fuerza denominadas tercios por el
servicio de Comisaria que prestan por turno, se halla incluida la
instrucci6n que reciben los oficiales inspectors y sargentos, dos
veces por semana (tarde y noche), segtin el turno de servicio
a que se hallan adscriptos. Funciona tambi6n, tres veces a la
semana, una academia de esgrima, en la que recibe instrucci6n
toda la oficialidad de la Policia.
La substituci6n de los cadetes por meritorios alumnos, obe-
deci6 a la conveniencia de perfeccionar por medio de estos
cursos, hacidndolos de aplicaci6n, a los empleados subalternos
ya existentes, quienes en el tiempo de servicio que Ilevan pres-
tado han podido adquirir ciertos conocimientos pricticos que le
facilitan la adquisici6n de los te6ricos que el plan de la Escuela
les proporciona.









- 59 -


Durante el afio anterior han recibido instrucci6n y egresado,
previa aprobaci6n en examen de competencia, 19 meritorios.
Cursan actualmente los studios 32 meritorios y guardias
distinguidos de Seguridad.
Los meritorios alumnos son externos y se hallan sometidos
a la misma enseilanza que los cadetes de 1913, en la forma que
se ha narrado anteriormente.


*

En estas breves lines queda resefiada la evoluci6n de la
Escuela, en los diez afios de funcionamiento que cuenta. Poco
a poco la obra se va consolidando y su influencia se extiende,
no solo por el ntmero de alumnos que egresan, sino por las
ideas, que en el intercambio de impresiones del servicio diario,
van despertando en los dems la emulaci6n por el perfecciona-
miento de las prActicas, en esa aspiraci6n a mejorar que nace
y rdpidamente toma cuerpo cuando el ambiente es propicio y
presiona, en la forma suave, pero endrgica de lo que nos rodea
ataccndonos por todas parties, a la voluntad.
Queda aun much por hacer. Largo trecho se ha andado;
pero no es menos largo el que aun falta recorrer. Cada dia,
cada hora trae una enseilanza, obliga a una modificaciOn, impone
una modalidad o inclina una vocaciOn, y a la manera de jalo-
nes, que revelan los grades de una ascension interrumpida,
nos acerca al objetivo final.




Van agregados en forma de anexos las informaciones mis
importantes sobre dictimenes de la Asesoria requeridos por la
Jefatura en casos especiales, comunicaciones dirigidas a various,
6rdenes del dia, trabajos relatives a la ley orginica y estadistica
general.
Saluda a V. E. con su mis distinguida consideraci6n.
ELOY UDABE.



























ANEXO A



VISTAS DE LA ASESORfA





















SOBRE RADIOGRAFfA NO AUTORIZADA


Buenos Aires. Octubre 22 de 1914.





Senor Jefe:


El dia diez y siete del corriente he sido consultado por
orden de V. S. sobre si constitute un hecho delicluoso la pose-
si6n por particulares de instalaciones radiotelegrificas clandestinas
o no autorizadas por el Poder Ejecutivo; y si, consiguientemen-
te, procede la intervenci6n poiicial a efecto de comprobar la
existencia de tales instalaciones y de procesar a las personas
que las tienen.
Verbalmente, como fud aquella consult, contest que a mi
juicio era por lo menos muy dudoso que constituyese hecho de-
lictuoso la posesi6n por particulares de instalaciones radiotele-
grificas, inclinAndome a dictaminar que, en el caso, no hay de-
lito.
Me creo obligado ahora, a ratificar la opinion entonces
dada, asi como a expresar con alguna extension sus fundamen-
tos, de cuya exposici6n resultard a mi juicio, la necesidad de
una legislaci6n especial sobre estas materials, por ser tan defi-
ciente la que existed.








- 64 -


I

El punto inicial en todo esto es la disposici6n del articulo
primero de la ley 17 de Septiembre de 1904, que declara com-
prendidas en las dissposiciones de la ley de Teldgrafos Nacio-
nales de 7 de Octubre de 1875 a las empresas radiotelegrificas.
Pero esa ley limit la asimilaci6n de la radiotelegrafia a la tele-
graffa electrica, diciendo que las empresas radiotetegrAficas que-
dan comprendidas en las disposiciones de la ley de Telgrafos
Nacionales, cuando ligan a un territorio federal con una provin-
cia, o a dos provincias entire si, o a un punto cualquiera de la
Naci6n con algdn Estado extranjero.
Se hecha de ver inmediatamente que la asimilaci6n de la
radiotelegrafia a la telegrafia electrica se efectda tan solo cuando
se trata de <; y ademis, cuando esas empresas hacen
una instalaci6n que ligue a un territorio national con una
provincia, o a dos provincias entire si, o a un punto cualquiera
del territorio national con algin punto de un Estado extrangero.
Cuando se produce las referidas condiciones, entonces es
perfect la asimilaci6n legal active y pasiva entire empresas radio-
telegrificas y empresas telegrificas, estando sujetas las unas como
las otras a la autorizaci6n del Poder Ejecutivo previa a su ins-
talaci6n; y estando sujetas cuando han sido instaladas clandesti-
mente o sin autorizaci6n del Poder Ejecutivo a las mismas pena-
lidades que la instalaci6n clandestine o no autorizada de telegrafos
nacionales.
La penalidad es, segin el articulo 48 de la ley de TelIgrafos
Nacionales de hasta dos mil pesos fuertes de multa o dos afios
de prisi6n, y la jurisdicci6n es claramente federal.
Es de advertir, que el articulo 48 de la ley de Telegrafos
Nacionales impone la referida penalidad no tan s6lo a las em-
presas sino a < toda persona > que construya telegrafos electricos
sin la autorizact6n requerida por el articulo 4.0; y como ese








- 65 -


articulo solamente exige autorizaci6n previa para la construcci6n
de teldgrafos nacionales (ya definidos por el legislator en el
articulo 2.0) result que toda empresa, y asimismo toda per-
sona que construya un tel6grafo eldctrico que corresponda a la
definici6n de tel6grafo national, incurrird en la penalidad del
articulo 48 de la ley cuando tal construcci6n haya sido hecha
sin previa autorizaci6n del P. E.
Pero no puede decirse lo mismo respect de la persona, no
empresa, que construya una instalaci6n radiotelegrifica, aunque
esta tenga los caracteres expresados en el articulo 1.0 de la ley
de 1904.
Sabido es, en efecto, que en material penal, la interpretaci6n
y la aplicaci6n de la ley son esencialmente restrictivas. La ley
de 1904 solamente declara asimiladas, ante las disposiciones de
la ley de Tel6grafos Nacionales, a las empresas radiotelegraficas
con las empresas telegraficas. La asimilaci6n legal no se efecttia
pues sino cuando se trata de empresas, y no cuando se trata de
personas. O en t6rminos mAs concretos: la persona, no empresa,
que construye un tel6grafo definido como national, sin haber
obtenido previamente la autorizaci6n del P. E. incurre en la
penalidad del articulo 48 de la ley de Teldgrafos Nacionales; la
empresa radiotelegrafica que hace una instalaci6n de radiotele-
grafia en las condiciones del articulo 10 de la ley de 1904, in-
curre igualmente en las penalidades del articulo 48 de la ley de
Teldgrafos Nacionales; pero el simple particular que construye
una instalaci6n radiotelegrafica sin autorizaci6n, no incurre en
la penalidad del articulo 48 referido, auque la instalaci6n sea
capaz para ligar un territorio national con una provincia, o dos
provincias entire si, o un punto del territorio national con otro
u otros de un estado extranjero. Ese particular, por no ser em-
presa, no esta comprendido en la ley de 1904 ni consiguiente-
mente en las penalidades que afectan a las empresas.
A las precedentes consideraciones de estricto sentido jurf-
dico se agregan estas otras relacionadas con el car.cter t6cnico
de las instalaciones telegraficas y radiotelegraficas.
La instalaci6n telegrdfica hecha por medio de postes sus-








- 66 -


tentadores de los alambres que establecen la comunicaci6n, per-
mite siempre determinar prima facie cuando constitute un tel6grafo
national en el sentido del articulo 2.0 de la ley de Teldgrafos.
Mas no sucede lo mismo con la.instalaci6n radiotelegrafica,
cuyo radio de acci6n a lo lejos esta constituido por su capacidad
tecnica para recibir y trasmitir ondas. Prima facie pues, y por
la ausencia de todo medio material de comunicaci6n entire dos
puntos, excede de la comprobaci6n experimental y de la capaci-
dad tecnica de un funcionario del orden policial el determinar
si una instalaci6n radiotelegrafica, haya sido hecha por un parti-
cular o por una empresa, se halla en las condiciones del
articulo 1.0 de la ley de 1904; esto es, si tiene capacidad receptora
y trasmisora entire un punto de un territorio national y otro de
una provincia, entire dos provincias, o de un punto cualquiera
del territorio national en un estado extrangero.
Cuando se trata de instalaci6n radiotelegrificas hechas por
empresas y empleadas en servicio del pdblico, claro es que su
capacidad de recepci6n y trasmisi6n resultara del mismo servicio
que presten al pdblico. La comprobaci6n podrd siempre hacerse,
y en ese caso, procederd la iniciaci6n de sumario si de hecho
tal empresa ha constituido su servicio pdblico sin autorizaci6n
previa del P. E. Este caso, como se comprende, es sumamente
improbable.
En cuanto a instalaciones de radiotelegrafia hechas por sim-
ples particulares y que estos no empleen en un servicio pdblico,
ya he dicho que ellas no estin comprendidas en el articulo 1.0
de la ley de 1904, y por consiguiente, no estin sujetas, per se,
a un pedido de autorizaci6n previa por el P. E.
Podrd suceder, y de hecho sucederd, que el radio de acci6n
de estas instalaciones sea tal y como lo define el articulo 1.0
de la referida ley de 1904; y que, por consiguiente, hubiera
habido conveniencia en incluirlas en dicha ley, o que haya con-
veniencia en modificar la ley de manera que tambien las incluya.
Todo esto mira pues a lo future y deberd ser tenido en
cuenta. Pero la cuesti6n present es solamente relative a si las
instalaciones radiotelegraficas por particulars. constituyen hechos










delictuosos por hallarse comprendidas en las penalidades del
articulo 48 de la ley de Teldgrafos Nacionales; y si dan lugar
a un procedimiento policial de cualquier especie.
En el estado actual de nuestra legislaci6n, opino que los
particulares no estin obligados por ninguna disposici6n legal a
requerir una autorizaci6n previa para efectuar instalaciones radio-
telegrAficas, y que, consiguientemente, no infringen ley alguna al
hacerlas. Su hecho esti amparado por el articulo 19 de la Cons-
tituci6n Nacionai, en dos formas: ningdn habitante de la Nacidn
serd obligado a hacer lo que no manda la ley (estb es, a pedir
una autorizaci6n que la ley no le ha impuesto) ni privado de lo
que ella no prohiba, (esto es, de hacer una instalaci6n para su
instrucci6n o su recreo).
No obsta a lo que queda expuesto en las lines preceden-
tes el articulo 50 de la reglamentaci6n para el servicio radiote-
legrifico propuesto por la direcci6n general de Correos y Tele-
grafos y aprobado por el Poder Ejecutivo Nacional en decreto
del 5 de Julio ppdo. afio 1913.
En dicho articulo se dispone que no podrAn efectuarse ex-
perimentos de radiotelegrafia en el territorio national, sin previo
permiso acordado por el Ministerio del Interior. Esta limitaci6n
de derechos a los particulares no puede emanar de un simple
acto administrative; necesita por su propia naturaleza el imperio
de una ley del Congreso.
Asi, en ese mismo decreto, el articulo 140 declara que las
< personas que instalen o habiliten estaciones radiogrificas sin
< autorizaci6n previa o que se impongan clandestine o subrep-
ticiamente de las comunicaciones, incurren en las penalidades
< establecidas por la ley de telgrafos, salvo casos de mayor res-
x ponsabilidad (cuando se trata de actos imputables al personal
del ejdrcito o de la marina de guerra) y sin perjuicio de la des-
trucci6n inmediata de las obras realizadas si ellas fueren con-
sideradas inconvenientes.
Voy a ocuparme enseguida en el examen de la possible re-
laci6n de los actos de radiotelegrafia con las penalidades im-
puestas por la ley de Teldgrafos Nacionales a los hechos de
interrupci6n o captaci6n de despachos telegrificos.










Por el moment. solo consider el hecho de la instalaci6n
radiotelegrifica, y encuentro que no esta prohibido por ninguna
ley; que no existe a su respect otra prohibici6n que la del
articulo 50 del decreto de 5 de Julio de 1913; y que a mi jui-
cio, un decreto no basta para constituir en hecho delictuoso y
fundar un procedimiento penal contra su autor.
La intervenci6n policial, a mi juicio, no procede.


11

Una instalaci6n radiotelegrifica, aunque por si misma no
constituya un hecho delictuoso, puede servir de instrument de
delito ?
Esta es ya otra cuesti6n muy distinta.
Al declararse en la ley de 1904 la asimilaci6n legal de las
empresas radiotelegrAficas con las telegrificas, aquellas han que-
dado amparadas por todas las disposiciones que protegen a estas;
y-los hechos criminals perpetrados contra un teldgrafo national
pueden tambidn ser criminals cuando afecten a una empresa
radiolelegrifica. En este concept se inspira sin duda el articulo
14, ya recordado, del decreto de 5 de Julio de 1913.
El inconvenient mayor de las comunicaciones radiotelegri-
ficas es el de poder ser interrumpidas o interceptadas por cual-
quier aparato similar que funcione dentro del radio de acci6n
de cualquier aparato transmisor. Esto es inherente a ese sistema
de transmisi6n.
Por consiguiente, cualquier instalaci6n radiotelegrifica tenida
por u. particular puede original la interrupci6n o la captaci6n
de los despachos de una empresa radiotelegrafica y tambien de
las comunicaciones oficiales hechas por ese medio de trans-
misi6n.
La interrupci6n y la captaci6n de los despachos telegrificos,
estAn previstas y penadas en la ley de Teldgrafos Nacionales.
En el articulo 50 son castigados con multa de quinientos pe-
sos fuertes o con prisi6n hasta seis meses, o conjuntamente con


- 6S -_








- 69 -


una y otra pena, las personas que interrumpan intencionalmente
la comunicaci6n telegrifica, ya sea por la rotura de los hilos, o
la destruccidn de los postes o inhabilitacidn de las mdquinas o
por cualquier otro medio. La asimilaci6n en la ley de 1904 de
las empresas radiotelegrificas con las de tel6grafos electricos
haria aplicables esas mismas penas a los interruptores de las
comunicaciones radiotelegraficas. Pero desde luego los medios
de interrupci6n que enumera la ley-rotura de hilos, destrucci6n
de postes, inhabilitaci6n de miquinas-no tienen relaci6n posi-
ble con la instalaci6n radiotelegrifica interruptora de la transmi-
si6n hecha por un aparato de la misma clase. La ley emplea
tambi6n la locuci6n gen6rica y amplisima < o por cualquier otro
medio > y cabe preguntarse si dentro de ella puede ser com-
prendido, para los efectos penales, el funcionamiento de una
instalaci6n radiotelegrifica interruptora.
Desde luego ocurre la observaci6n de que el legislator de
1875 no pudo tener la intenci6n de referirse a la interrupci6n
de aparatos radiotelegrificos que entonces no habian sido in-
ventados. En material penal no cabe interpretaci6n extensive o
anal6gica; y es bien dudoso que la locuci6n o ,o por otro
medio > tenga otro sentido en la ley de Tel6grafos Nacionales
sino la referencia al empleo de un medio violent cualquiera
entire los infinitos que pueden usarse contra una linea telegrafica.
Ademis, el articulo 50 de la ley de Telegrafos castiga a
las personas que interrumpen intencionalmente la comunicaci6n
telegrafica, lo cual exige de parte del acusador la prueba de que
la interrupci6n haya sido intencional, es decir, intentada volun-
tariamente.
El articulo 51 de la ley de Telegrafos Nacionales castiga
tambien con multa de mil pesos fuertes, o con un afio de prisi6n
o. con una y .otra pena conjuntamente, a la persona que se
imponga, o que fuere sorprendida imponidndose del contenido
de los despachos que se trasmiten por los telegrafos. Pero
tambi6n enumera los medios de esa interceptaci6n de hilos o de miquinas que a ellos se uniesen >. Lo cual evi-
dentemente excluye, tratAndose de material penal, la captaci6n
efectuada por medio de un aparato de radiotelegrafia.








- 70 -


Mds aplicable parece ser el articulo 62 de la misma ley de
Teldgrafos, el cual castiga con quinientos pesos fuertes de multa
o prisi6n de hasta seis meses, el delito de leer fraudulentamente
< por medio de algdn instrument o de cualquiera otra manera >>
un despacho en transito. Por la asimilaci6n legal tantas veces
recordada de telegrafia y radiotelegrafia, esta penalidad parece
aplicable a la captaci6n de radiotelegramas por otros aparatos
de la misma clase.
Pero esta misma penalidad la subordina el articulo 52 a la
condici6n de que la lectura del despacho sea fraudulent; es
decir, que si el medio empleado para la lectura no es fraudu-
lento, el delito no existird ni habrd lugar a la imposici6n de tal
pena. Se necesita pues, con relaci6n a la radiotelegrafia que ante
todo haya sido prohibida la instalaci6n radiotelegrgfica, caso en
el cual, el medio empleado para la lectura sera fraudulent.
Hay que tender ademas a que, en todos los casos previs-
tos y castigados en los mencionados articulos de la ley de Te-
16grafos Nacionales, el hecho delictuoso se produce, no en virtud
de la simple posesi6n de un instrument suficiente para cometer
el delito, sin6 en virtud del hecho realizado; esto es, cuando la
comunicaci6n telegrifica es interrumpida, cuando es interceptado
el despacho telegrAfico, cuando es leido fraudulentamente el
despacho en tr.nsito.
La comprobaci6n de tal hecho delictuoso es previa a cual-
quier acto de enjuiciamiento.
Asi, en nuestro caso de radiotelegrafia, las penas de los
articulos 50, 51 y 62 de la ley de Telegrafos Nacionales tam-
poco podrian ser aplicadas en raz6n de comprobarse la simple
posesi6n y uso del aparato radiotelegrifico por un particular.
Seria necesario ademas la comprobaci6n de haber sido emplea-
do tal aparato en la comisi6n de los hechos antes referidos,
quedando a ia decision de los sefiores jueces federales si ellos
pueden ser los previstos y penados en las referidas disposicio-
nes penales.








- 71 -


III

La posesi6n por un particular de una instalaci6n radiotele-
grifica puede constituir hecho delictuoso en relaci6n con el actual
estado de beligerancia de un gran niimero de naciones y con la
declaraci6n de neutralidad hecha por el Poder Ejecutivo Nacional
en su decreto del 5 de Agosto ppdo?
Es este un tercer aspect de la cuesti6n, que tambien debo
examiner en sus relaciones con la acci6n policial.
Al expedir el decreto sobre declaraci6n y observancia de la
neutralidad antes mencionado, el Poder Ejecutivo express que,
si bien ha sido sometida el Congreso, no ha sido todavia san-
cionada la convenci6n de !a Haya de 18 de Octubre de 1907
suscripta por los plenipoteciarios de la Repiiblica Argentina;
motive por el cual las estipulaciones de aquella convencion, sin
tener fuerza de ley, constituyen un respectable cuerpo de doctrine.
Express igualmente el Poder Ejecutivo que, en atenci6n a
esta iltima circunstancia, serAn seguidas por el Gobierno las
reglas de aquella convencidn en cuanto a los deberes que su
situaci6n del pais neutral impone a la Repiblica Argentina. -Y
agreg6 que los ministerios respectivos impartirian acerca de esto
las instrucciones necesarias.
Las instrucciones anunciadas en el decreto referido no han
sido comunicadas adn ni a los ciudadanos para su observancia
general ni a este Departamento de Policia para normalizar su
propia acci6n en la direcci6n de sus agents y en relaci6n con
los ciudadanos.
Asi pues, las reglas de la convenci6n de La Haya ni son
ley de la Reptiblica, ni en cuanto han sido adoptadas por el
Gobierno como directives de su propia conduct de neutral,
han tenido la promulgaci6n suficiente para conocimiento y ob-
servancia de los ciudadanos y de los agents de la autoridad.
Cualquier violaci6n de dichas reglas por los ciudadanos y
agents de la autoridad no podrd ser delito, en raz6n de los








- 72 -


dos motives indicados: que no constitute violaci6n de la ley y
ni siquiera infracci6n de un decreto de gobierno, porque tam-
poco este ha sido dado de un modo suficiente para obligar a
los que deban cumplirlo.
Estas situaci6n de las cosas es sin duda la que ha provo-
cado la afirmaci6n hecha por el senior Juez Federal de la Capi-
tal en un reciente fallo por el cual suspended el otorgamiento de
cartas de ciudadania a los sibditos de las naciones beligerantes.
El senior Juez Federal dice que no hay en la Repiblica una ley
especial sobre neutralidad, sin6 disposiciones que pueden refe-
rirse a ella en la ley Federal de 14 de Septiembre de 1863 so-
bre delitos contra la Naci6n.
La unica disposici6n penal que a mi juicio puede referirse
de lejos a deberes de neutralidad en la ley mencionada, seria el
articulo 70; por el cual se condena a dar satisfacci6n piblica y
se castiga con pena de uno a tres afios de trabajos a aquel
que, ( por actos hostiles no aprobados por el Gobierno a diese
motivo a una declaraci6n de guerra contra la Naci6n o expu-
siere a los ciudadanos a experimentar vejaciones o represalias
en sus personas o en sus bienes.
Ese articulo parece que directamente se refiere mds bien a
aquellos que, de propia cuenta, hiciesen actos de hostilidad con-
tra otra naci6n o excess de hostilidad (aun en estado de beli-
gerancia) que dieran ocasi6n o represalias con excess iguales
6 superiores.
Latamente sin embargo puede creerse que este consignada
tambidn en l1 la penalidad propia para la persona que, en un
estado de beligerancia respect de la cual se mantiene la Repdi-
en situaci6n de neutral, hiciese actos hostiles respect de alguno
de los beligerantes, los cuales provocasen una declaraci6n de
guerra a la Repdblica.
La ley, como se vd, no define cudles sean tales actos
hostiles; la referencia a ellos es gendrica y latisima. Se puede
career que, en el estado actual de cosas, la comunicaci6n radio-
telegr~fica efectuada por algtin habitante de la Repdblca a fuer-
zas o buques de algunas de las naciones beligerantes, pueda caer








- 73 -


directamente bajo el concept de acto hostile y atraer reclama-
ciones contra la Repdblica por parte de aquel beligerante al que
tales comunicaciones causen perjuicios.
Parece pues que uno de los medios por los cuales pueda
producirse actualmente un acto de hostilidad de los castigados
por el articulo 70 de la ley No. 49, sea la comunicaci6n radio-
telegrifica desde un punto de la Naci6n con alguno de los buques
de guerra de las naciones beligerantes.
Pero venimos siempre, aun bajo este aspect, al mismo
punto de partida, que es el siguiente: la simple posesi6n de un
instrument con el cual puede producirse un acto de hostilidad,
no es el delito previsto y castigado en el articulo 70 de la ley
No 49: lo que en ella se castiga es el acto de hostilidad ya
practicado; y aun se exige, que 1l sea tal, que haya provocado
la declaraci6n de guerra contra la Naci6n o que haya expuesto
a vejaciones y represalias a sus ciudadanos.
No basta pues para la existencia de un acto de hostilidad
violatorio de los deberes de neutralidad la comprobaci6n de que
se estd en posesi6n de una instalaci6n radiotelegrafica capaz de
producer una comunicaci6n hostile contra alguno de los belige-
rantes. Sera siempre indispensable ademis que se compruebe la
existencia del radiotelegrama hostile.
Opino pues que, en el estado actual de nuestra legislaci6n
sobre deberes que incumbent a los ciudadanos en caso de belige-
rancia exterior y de neutralidad de la Repiblica, tampoco hay
disposici6n legal de ninguna especie que declare acto punible
al simple hecho de estar en posesi6n de una instalaci6n radio-
telegrafica; y que, por consiguiente, tampoco bajo este aspect,
hay lugar a un procesamiento por la Policia en virtud de acci6n
propia.
Ningin juicio criminal podrA ser iniciado sin6 por actos u
omisiones calificados de delitos por una ley anterior ;. Esta es
la primera y fundamental regla de procedimiento impuesta en el
primer articulo del C6digo de Procedimientos en lo Criminal.
El legislator la ha puesto alif, en el dintel que franquea la entrada
a todo el edificio de la ley procesal, para que en ningdin mo-








- 74 -


mento, al entrar o al salir, deje de ser bien vista por. aquellos
que han de observarla.
En breve resdmen.
Consider que hay necesidad de completar la legislaci6n
sobre radiotelegrafia confirmando por medio de disposiciones de
character legislative las que se contienen en los articulos 50 y 14
del decreto de 5 de Julio de 1913.
Esa necesidad es acaso mayor en raz6n de que la ley
No. 9127, promulgada en 25 de Septiembre de 1913 ha monopo-
lizado en el Estado el servicio radiotelegrAfico, tanto dentro de
la Naci6n como para ia comunicaci6n international hasta 1000
kil6metros de la fronteras o costas nacionales, y sin duda, el
Estado debe proteger su propio monopolio de tal servicio.
Pero a la vez, en el estado actual de la legisiaci6n, confir-
mo mi dictdmen verbal, respect a que la Policia, la cual es
esencialmente un instrument ejecutor de la ley, pero no creador
ni suplidor de ella, no puede hacer sino abstenerse de todo pro-
cedimiento de caracter penal en cuanto a los hechos de simple
posesi6n de instalaciones radiotelegrAficas por personas particu-
lares, cuando no est.n empleadas en un servicio ptiblico.
Si en algdn caso son denunciados los poseedores de tales
instalaciones por atribuirseles actos de interrupci6n o captaci6n
de despachos radiotelegrAficos, habrg lugar a la formaci6n de
sumario en las condiciones generates y teniendo en cuenta que
la jurisdicci6n es federal y que solamente los jueces pueden de-
clarar si un hecho determinado cae, o n6, bajo la ley de Tel&-
grafos Nacionales.
Sin perjuicio por lo demis de que la Policia cumplimente
las disposiciones que en cada caso le sean comunicadas para su
ejecuci6n por las autoridades nacionales.

Dios guard a V. S.


Francisco Durd.


Asesorfa, Octubre 22 de 1914.








- 75 -


SOBRE LA SOCIEDAD < LA VIDA >, LOTERfA Y ESTAFA POR
SIMULACION DE LOTERfA


Sefor Jefe:

He examinado con cuanto detenimiento y atenci6n me ha
sido possible, los estatutos, las operaciones propuestas, las p6li-
zas que expresa expedir, los medios que present para integrar
dichas p6lizas, el aspect exterior de los liamados Bonos, tan
parecido al de los billetes de loteria, como una gota de agua se
parece a otra; y en suma, todo lo tramitado hasta ahora y que
result del expediente agregado, con referencia a esa extraiia y
audaz instituci6n proyectada por el recurrente, Sr. Figueredo, con
el hermoso nombre de : La Vida >.
Mis conclusions con respect a cada una de estas cosas
son las siguientes:


CONSTITUTION DE LA COMPANIA LA \VIIDA

En el primer articulo de sis estatutos, esta instituci6n se
define a si misma diciendo ser una sociedad provincial andnima
de seguros y credit; se asigna como duraci6n un plazo de
treinta afios; establece su domicilio legal en la capital de la pro-
vincia de Buenos Aires, con facultad de hacer inscribir sus esta-
tutos y establecer sucursales dentro y fuera de ella; pero el pago
de sus seguros deberd siempre serle reclamado en el domicilio
legal de su casa matriz, o en sus sucursales.
Como capital social se fija el de 100.000 pesos, que su
Directorio podrd elevar a 200.000.
Su Directorio se compone de solo cuatro personas, que se
distribuyen los cargos de Presidente, Secretario, Tesorero y
Director gerente, con la obligaci6n de suscribir cada una de
ellas diez acciones, de modo que cuando estas se encuentren
integradas, representardn los directors, en conjunto, una respon-
sabilidad pecuniaria en la sociedad de cuatro mil pesos.










Es de suponer que al constituirse cumpliera esta sociedad
con las disposiciones de la ley: respect a integraci6n del por-
centaje de capital. De los antecedentes acompafiados nada result
probado acerca de todo esto.
El estado actual del capital y sus inversiones se ignoran,
pues ninguno de los documents acompafiados hace la mas
lejana referencia a nada de ello.


OPERACIONES DE LA SOCIEDAD LA VIDA>

Las operaciones de esta sociedad, definidas sumariamente
en el articulo 60 de los estatutos y mayormente explicadas en
los titulos IV y VII, articulos 70 a 21, son las siguientes;
a) Expedir al portador, del valor
nominal de 1 peso, los que serin sorteados publica-
mente en la forma, cantidad y epoca, y con las garan-
tias y formalidades que el directorio disponga.
En cada bono -se agrega -- se establecerd la cantidad
de los mismos que entran en el sorteo (millares que
juegan), el nimero de los que saldran favorecidos
(premios) y el monto de la amortizaci6n (valor del
premio) correspondiente a cada uno de ellos.
Estos premios de los sorteos, no se expresa que la
sociedad los pague directamente con dinero.
Para explicar (acaso para mas confundir) la forma de
pago de los premios, concurren las operaciones sub-
siguientes.
b) < La Vida expedird tambidn certificados de crddito >
del valor nominal de 100 pesos cada uno, y que serin
de dos categories: una, en la que los a certificados >
seran adquiridos con las bonificaciones o premios que
obtengan los < Bonos de Acumulaci6n >; y la otra
categoria en que los seran adquiridos con aquellos Bonos de Acumula-
ci6n > que no hayan obtenido bonificaci6n o premio
en los sorteos.








- 77 -


c) Tambidn otorgard La Vida p6lizas saldadas de
vida, del valor nominal de 500 pesos (ha sido ampliado
este valor a 1.000 pesos, de los que se present un
ejemplar), las que serAn adquiridas por su valor escrito.
El adquirente de estas p6lizas, las pagari en una de
estas tres formas.: con los premios obtenidos en los
sorteos de amortizaci6n; o con los credito >, ya explicados; o con aquellos << bonos acu-
mulativos > que no hayan obtenido ningtin premio en
los sorteos.
En los titulos 4.0 5.0 y 6.0 es mas ampliamente
explicado el funcionamiento de los referidos titulos.
De esta explicaci6n, bastante confusa a pesar de todo,
result lo que voy a exponer mis extensamente con
relaci6n a cada clase de los predichos titulos.


BONOS DE ACU1MLLACI6N, O ACUMULATIVOS

Son, como ya se ha dicho, del valor de 1 peso, segin los
estatutos pero segiin parece resultar de alguno de los specimens
presentados en el expediente, en alguna ocasi6n han sido del
valor de 5 pesos.
No se dice esto en los estatutos; pero los ejemplares pre-
sentados denuncian que los fielmente el tamafio, la forma, la numeraci6n, el colorido, la dis-
posici6n del texto y nimeros en el anverso como en el reverse,
de los billetes de la Loteria Nacional; y como estos, se hallan
fraccionados en quintos, y hay entire los presentados un ejem-
plar en que han sido fraccionados en decimos.
En el dorso de cada quinto o decimo de < lativo >, exactamente como en los billetes de la Loteria Nacional,
y en el mismo lado que en 6stos, se imprime un < program de
sorteo >.
El Bono total se adquiere por 1 peso; el quinto por 20 cen-
tavos; y cuando el Bono fu6 de 5 pesos, cada quinto era adqui-
rido por 1 peso.








- 78 -


Se dice en los estatutos que el sorteo de los bonos se hard
ptiblicamente por el Directorio en las oficinas de la sociedad,
con designaci6n de dia y hora, que se anunciardn en los mismos
bonos; y que un escribano certificara, al pid del acta levantada
por el Directorio, los resultados del sorteo, los que se hardn
pdblicos hasta por medio de la prensa, para que sean debida-
mente enterados los portadores de Bonos. Sin embargo, no se
ha presentado ningtin ejemplar de extract o sorteo, de cuya
lectura pueda inferirse la escrupulosidad con que sean cumplidas
de ordinario estas disposiciones.
Se observa, entire los diversos ejemplares de Bonos, corres-
pondientes a sorteos reales o imaginarios de distintas fechas, que
si bien se anuncia el dia y adn la hora del sorteo, y se dice que
los premios serdn pagados en las Oficinas de la Compaiia, no se
dice que precisamente en ellas se hard el sorteo. Ademds, entire
los bonos presentados, hay uno que corresponde a un sorteo
que no se hizo asi, sin6 que se consider hecho por el de la
I oteria Nacional que concurria en ese dia.
Los Bonos que salgan favorecidos en el sorteo es de supo-
ner que reciban los premios que les sean asignados. De estos
premios me ocupar6 mAs adelante.
En cuanto a los bonos que no obtengan premio alguno en
los sorteos, se dice que conservan integramente su valor escrito
para adquirir < Certificados de Cr6dito >> o P6lizas saldadas de
seguro de vida s, con vencimiento aquellos y 6stas conforme a
lo que se expresa en el articulo 19 de los Estatutos, si antes no
se verifica la condici6n del articulo 12. Veremos luego lo que
quiere decir esa jerigonza.
Pero esa conservaci6n de valor integro para tales efectos,
solamente la tienen los < Bonos Acumulativos durante los 90
dias subsiguientes al sorteo. Todo Bono (premiado o no) que
no sea cangeado dentro de ese tdrmino por Certificados de Crd-
dito o por P6lizas saldadas-se agrega--quedard nulo y sin
valor ni efecto.








-79-


CERTIFICADOS DE CREDIT

Son del valor de 100 pesos, y ya se ha dicho en el articulo
60. y se repite y amplia ahora en el 110., que son de dos catego-
rias, sefialadas con las letras A y B: los primeros se adquieren
con Bonos de Acumulaci6n premiados; y los segundos con Bonos
no premiados.
Respecto de los primeros, se comprende y se explica bien
su adquisici6n. Aquel a quien le haya caido un premio de cien
pesos puede cambiar su bono premiado por un certificado de cridito
de su mismo valor; si le ha caido un premio de 50 pesos, podra
esperar otro premio igual en otro sorteo para hacer el change, 6
comprarle su Bono premiado a otra persona que tenga igual
premio. Del mismo modo, si le ha caido un premio de 2 pesos,
podra comprar Bonos premiados hasta 98 pesos que le faltan
para obtener, en premios, los bonos necesarios para el < Certi-
ficado de cien pesos >. Si le han caido doscientos, trescientos,
quinientos, podr, obtener dos, tres 6 cinco < Credito >> de cien pesos.
Lo important para el tenedor de Bonos premiados, es el
conseguir, dentro de los 90 dias del sorteo en que obtuvo premio,
el ndmero de Bonos premiados y el valor nominal suficiente
en esos papeles para obtener un e Certificado de Credito >. Sin6
consigue esto en los 90 dias, el premio de sus Bonos >, se
evapora porque ya queda dicho que todo Bono (premiado 6 n6)
que dentro de los 90 dias no sea cangeado por < Certificados de
Credito > 6 por P Pl6izas saldadas de seguro de vida >, queda
nulo y sin ningin valor ni efecto.
Los <:Certificados de Crddito obtenidos con Bonos premiados.
disfrutardn de un interest del 4 0/o annual, pagadero por afio
vencido.
En cuanto a los < Certificados de Cr6dito > de la categoria
B, ya se ha dicho que se adquieren con Bonos Acumulativos no
premiados, los cuales, durante 90 dias, conservan su valor integro
de 1 peso, para ser cambiados por 6stos < Certificados >. Dentro,
pues, de esos 90 dias. el tenedor de uno o mas de estos < Bonos >,,








- 80 -


debe adquirir todos los que le falten hasta conpletar el valor
nominal de cien pesos. Sin6 lo consigue, el valor i ntegro > de
sus Bonos no premiados, se evapora. Si lo consigue, a fuerza de
gastar paciencia, dinero y tiempo, que emplearfa mas utilmente en
cualquier trabajo honest, entonces cambiard sus valores por un
< Certificado de Credito series B >, el cual desde su emisi6n
devengarg el 1 por ciento annual, pagadero por afio vencido.
El feliz mortal que haya legado a poseer Certificados de
Cr6dito >, tiene, ademas del interns del 4 por ciento o del uno
por ciento annual, segtin la categoria, el derecho de: o cambiar
esos titulos por P6lizas saldadas de seguro de vida (cuando
tenga suficiente valores para ello, segtin se verd luego), o cam-
biar el Certificado de Credito > por dinero efectivo, operaci6n
a la cual llama el articulo 12 de los estatutos Descuento del
mismo certificado >.
Dicen los estatutos que todo < Certificado ) descontado per-
dera, en beneficio de la compafiia, el interns devengado hasta
moment del descuento.
Pero agrega ademis, para los Certificados adquiridos con
Bonos no premiados-es decir, para los de la sdrie B-que el
Directorio fijard anualmente el < monto del descuento-es de-
cir, probablemente la cantidad que podrd ser cambiada por di-
nero, y el tipo de canje: lo que parece autorizar la convicci6n
de que no se cambiara peso nominal por peso efectivo, y se
demuestra mas todavia con lo que sigue.
Se agrega, en efecto, que estos < Certificados de la catego-
ria B >, se reputardn vencidos y tendran derecho a ser pagados
integramente con dinero efectivo, cuando, dentro de los 15 afios,
coincide el ndmero de orden del certificado con el de cual-
quiera de los tres premios mayores de algiin sorteo. Pasados
los 15 afios, los < Certificados > se amortizardn, del mismo modo,
por su valor escrito, toda vez que sus ndmeros de orden coin-
cidan con cualquiera de los premios de algtin sorteo excepto
los premios de terminaci6n). Y por iltimo, que, al tdrmino de
20 afios, todo Certificado que no haya sido amortizado en nin-
guna de esas formas, lo serd entonces por su imported.








- 81 -


Por iltimo, todo certificado que no se present para ser
convertido en dinero dentro de los 180 dias de verificada la
condici6n para convertirlo, quedard postergado hasta que se
formule la liquidaci6n general de la compafia, por haber fene-
cido la duraci6n de la misma (treinta afios, segdn los estatutos,
en su art. 20).
Estos Certificados seran expedidos al portador sin derecho
a reclamos por perdida, sustracci6n o causa andloga.


POLIZAS DE SEGURO DE VIDA

Las P6lizas saldadas de seguro de vida, constituyen la ter-
cera clase de titulos que se ofrece a emitir esta instituci6n.
Ya hemos visto que ellas se adquieren: o con el imported de los
premios que correspondan a los Bonos de Acumulaci6n, o con
Certificados de Cr6dito que hayan sido favorecidos con premios
de sorteos, o con ridos con (Bonos de Acumulaci6n>' sorteados y no premiados.
Las P6lizas se expedirdn a nombre individual; y las obte-
nidas con premios o con Certificados de Crddito provenientes de
premios, disfrutardn de un 4 o/o annual de interns, mientras que
las obtenidas con Certificados de Credito procedentes de Bonos
no premiados, tendrdn inicamente el interns del 1 o/o annual.
Estos intereses se liquidarin y pagardn por semestre.
Aunque los estatutos dicen que las P61izas saldadas serin
del valor de 500 pesos nominales, el ejemplar de P6liza presen-
tado como specimen, es de 1.000 pesos.
Los derechos de los tenedores de estas p61izas seran dife-
rentes, segiin que ellas sean p6lizas del 5 O/o o 1 o/o de interns.


LAS PRIMERAS SON PAGADERAS ASI:

a) Por muerte natural o accidental del asegurado. Asi
dice el estatuto; pero el ejemplar de p6liza agrega
estas palabras: (despuds de treinta dias de efectuado el
seguro, quedando excluida la muerte natural o accic
dental dentro de esos treinta dias.










b) Psr haber sido el mismo (asegurado) declarado cien-
tificamente inhabilitado total y pernianentemente a con-
secuencia de un accident cualquiera. Esto dice el esta-
tuto: pero la p61iza elimina el adverbio cientificamente,
que era incomprensible.
c) Por transferencia a la instituci6n, en cualquier caso.
Es decir, si la misma compaifa lo descuenta, o res-
cata por dinero efectivo. Esto dice el estatuto. La
P61iza misma no incluye esta forma, a no ser que se
consider incluida en el derecho que se le reconoce al
asegurado para cederla o enajenarla en cualquier otra
forma.
d) A los 20 afios, contados desde la fecha de su otorga-
miento, en caso de supervivencia del asegurado. Pa-
rece pues, que a los 20 afios, en cualquier caso, le
serge pagada en efectivo. Eso result del estatuto. Pero
la P61iza ha substituido 6sto, diciendo que ella vence
a los diez afios de su otorgamiento.
La p6liza agrega ademais (y esto no se halla en los esta-
tutos) que tambidn vence por hab6rsela obtenido en suerte
mediante las condiciones que se estipulan a continuacidn.
Esas condiciones son las siguientes:
El ndmero que Ileva cada p6liza, no es el ndmero de orden
de emisi6n; sin6 que cada suscriptor elige para su p61iza el
nmmero que se le ocurre y antoja. Puede pues ocurrir que muchas
p6lizas tengan el mismo nimero; y de consiguiente un solo
sorteo favoreceria a muchas; pues con ese ndmero elegido la
p6liza entra a suerte en todos los sorteos que se efectlien
durante el trimestre.
Qu6 trimestre ? No esta citado bien claro. Pues en una
parte se dice < en todos los sorteos que se verifiquen durante el
trimestre que por adelantado abone el asegurado a cuenta de
la p6liza >. Podria entenderse que esto se refiere limitadamente
al primer trimestre; es decir, el trimestre primero en que la
p6liza es emitida. Pero mas adelante se dice que el imported de
las primas serd pagado por el asegurado, por trimestre, semes-










tre o anualidad, disfrutando de un descuento del 6 o/o los que
paguen por semestre, y 10 O/o los que paguen por anualidad.
AdemAs, la p6liza Ileva adheridos cuarenta cupones para
recibos de cuotas trimestrales; de modo que puede entenderse
que la p6liza entrarg en todos los sorteos que se efectien en
todos los trimestres, con tal que tengan en regla sus pagos en
cada uno de ellos; pues expresamente se dice que .< para tener
derecho a integracion por sorteo, es indispensable que el asegu-
rado haya pagado la prima antes del dia del sorteo. -
Qud efectos buenos para el subscriptor produce el hecho
de que su p6liza salga premiada en alg6n sorteo ?
Parece ser que, mediante ese premio queda integrada con
liberaci6n de ulteriores pagos. Al menos, este es el efecto que
se declara. Pero llama fuertemente la atenci6n que se diga mis
adelante, que siempre que la p6liza se declare integrada por
sorteo, la compafia le dara aviso al asegurado en el domiciio
que l6 fije, y sino concurre dentro de 90 dias a hacer valer sus
derechos, se considerarjn estos renunciados en favor de la ins-
tituci6n.
No se concibe tal caducidad de derechos en un titulo cuyo
imported total se reconoce pagado. Lo natural y lo juridico, en
casos de integraci6n, es que los derechos y deberes reciprocos
quedan definitive e inalterablemente fijados.
Parece pues que el sorteo pueda tener dos efectos, aunque
solamente se declare uno-de ellos: el primero seria que la P6-
liza queda liberada de ulteriores pagos; y el otro, del cual no
se dice, seria que desde el moment de su integraci6n por sor-
teo, ella sea cobrable por el valor que enuncia; pero ese dere-
cho a cobrarla caduca si dentro de 90 dias no se reclama el
pago. El mismo efecto, por otra parte, que se produce en los
premiados y tambidn en los n6 premia-
dos, en cuanto a la caducidad de su valor de change por otros
titulos. La misma caducidad que en los billetes de loteria no
cobrados en determinado tiempo.
Tambidn caducan las P61izas si el pago de los trimestres
no se efectia con puntualidad. Puede solicitarse espera, y se








- 84 -


conceded por solo un mes. Pasado este; y cuando no se ha
pedido espera, pasado un dia de aqu6l en que debi6 hacerse el
pago, caduca la P6liza y se pierden, en beneficio de la institu-
ci6n, todas las sumas hasta entonces pagadas.
Despuds de pagado el 50 O/o de las primas, el asegurado
tiene derecho a prdstamos con cauci6n de la misma P61iza.
Puede ser asi, que hacidndose prestar dinero para pago de las
primas subsiguientes, eluda el asegurado la caducidad inmediata.
Pero dsto, como se vd, es un remedio precario que resultari
oneroso, y que tampoco puede emplearse sin6 despuds de pa-
gado el 50 o/o de las primas. De otro modo, al atraso en el
pago de un trimestre, aunque sea este en la pentiltima cuota,
puede producirse la caducidad.
Las P6lizas pueden tomarse para asegurados entire los 5 a
50 afios de edad-de uno y otro sexo, con tal que tengan buen
estado de salud al solicitar la suscripci6n. Puede el Directorio,
sin embargo, exigir que el buen estado de salud se compruebe
mediante reconocimiento mddico. Pero esta clausula se halla re-
dactada en tal forma que parece inducirse que el Directorio
podrd exigir el reconocimiento medico en el ingreso, o bien en
cualquier otro tiempo, dasde que se agrega que si el asegurado
opone dificultades al reconocimiento mddico < perderd sus dere-
chos al seguro, sin mas trimite >. Esta pdrdida supone que la
persona por reconocer ya esta asegurada, y tal circunstancia no
se produce al solicitar el ingreso, sin6 despuds de haber sido
admitido y haber pagado cuotas. Queda otra important < obscu-
ridad >>.
Del propio modo, y a pesar del reconocimiento mddico, se
dice en la P6liza que en cualquier instant en que se justifique
haber mediado engafio o fraude por parte del asegurado en
perjuicio de la compafiia--aquel perderd, en beneficio de dsta,
todos sus aportes; declardndose ipso facto la nulidad del seguro.
Si ponemos en relaci6n todas estas cldusulas con aquellas
otras que pregonan enfAticamente que los < Bonos de Acumu-
lacidn >> no premiados conservan integramente su valor para
optar a los seguros de <, encontramos por lo tanto:








- 85 -


1.0 Los tenedores de Bonos que tengan mis de 50 afios
de edad no tienen tal opci6n; deberin pues quemar
los < Bonos > no premiados, o venderlos o regalarlos
a otro mds j6venes.
2.0 Se hallan en ese mismo caso los tenedores de Bonos
que no disfruten de un buen estado de sa'ud; estos
deberdn regalarlos o venderlos a personas mas sanas.
En cuanto a la cantidad de Bonos que haya de comprar
cada subscriptor de P6lizas para tender al pago de dstas, si no
prefiere pagarlas en dinero, sera tratado despues.
Por itimo, resta considerar que todo lo dicho hasta aqui
se refiere a P61izas obtenidas y pagadas con premios o certifi-
cados que provengan de premios.
Cuando las P6lizas sean adquiridas con Bonos de Acumu-
laci6n de los no premiados, estas p6lizas no tienen seguro de
vida, pues se dice que no vencerdn sin6 al cabo de 20 afios y
tampoco disfrutarin durante ellos de otro estimulo que un 1 o/o
de interns.
A esto se reduce la preciosa conservaci6n del valor integro
de los Bonos.


SORTEO DE BONOS Y POLIZAS

Los sorteos, segdn dicen los estatutos, no tienen 6pocas o
periodos fijos; sin6 que se celebran en las oficinas de la Ins-
tituci6n cuando el Directorio lo establezca, con designaci6n de
dia y hora; circunstancia esta que tambidn se hard constar en
los mismos Bonos.
El dia y la hora de sorteo se han hecho constar en los
ejemplares de Bonos agregados a este expediente; pero no se
expresa en ellos que los sorteos hayan de verificarse en las
oficinas de la Compafifa, dicidndose tan solo que en ellas seran
satisfechos los premios. Poco vale la indicaci6n de dia y hora,
cuando se oculta el lugar del sorteo mismo.
De uno de los Bonos agregados result igualmente que en
la emisi6n a que el corresponde, el sorteo propio fue substituido










por el de la Loteria Nacional, que en efecto fud realizado en el
dia a que corresponde el Bono. Al dorso de este, se imprime
un program de premios coordinado en relacidn con el pro-
grama de los de la Loteria Nacional que habia de extraerse en
aquel dia.
En una carta agregada, que el Sr. Figueredo dirigi6 a un
agent de < La Vida en Yapeyii, se le dice que los sorteos se
hacen ahora por el program de la Nacional. Pero esto se decia
en el mes de Abril. Y se ve por ejemplares posteriores a ese
mes, que tal dicho tampoco es cierto.
Por raz6n de todas las variantes que esta diversidad de
m6todos produce en el mecanismo de la recaudaci6n y de la
distribucion de los diners obtenidos con los < Bonos >, no es
possible determinar de un modo cierto y que comprenda a todos
los casos, los resultados probables de la esplotaci6n de la cre-
dulidad pdiblica, que indudablemente se contiene en todo este
artificio de los < Bonos de Acumulaci6n ).
Es precise examiner separadamente cada caso con relaci6n
a su respective Bono y al program de premios que l1 expresa.
Voy a examiner algunos.


SORTED DEL 27 DE DICIEMBRE DE 1913

El billete, de gran lujo, esti dividido en quintos, cada uno
de los cuales se express que vale 2 pesos. El billete entero val-
drd pues, 10 pesos.
Entran a sorteo, segtin rezan los billetes, 20 millares. Supo-
nidndolos vendidos todos, la recaudaci6n habria representado
200.000 pesos.
El program, impreso al dorso, contiene una enumeraci6n
de premios, de los que el mayor es de 50.000 pesos y los 2.000
premios menores, de 12 pesos, en junto, el program ofrece
distribuir en 4.322 premios la suma de 136.000 pesos. Es decir,
si < La Vida hubiera colocado los 20 millares de ese sorteo,
habria retenido para si, sobre una suma cobrada de 200.000
pesos, un imported de 64.000, 6 sea el 32 0/o. La Loteria Nacio-


- 86 -








- '87 -


nal: retiene tan solo el 25 0/o, con lo que atiende a sus gastos
y a las asignaciones de beneficencia puestas a su cargo.
Pero no es eso solo, sin6 que cada uno de los .quintos en
que se halla dividido el billete entero de la referida extracci6n 6
sorteo, conliene al dorso esta significativa leyenda: Cada nime-
ro da derecho a la quinta parte que logre el billete entero >. Y
como los cinco quintos tienen el mismo ndmero, debe inducirse
que el pr6posito de esta leyenda fuere el de que los cinco
quintos juntos, bajo un solo ntmero, diesen derecho tan solo: a la
quinta parte del premio.
Es decir, que el premio de 50.000 pesos asignado al premio
mayor, en vez de distribuirse entire cinco quintos, a raz6n de
10.000 pesos cada uno, podria razonablemente entenderse que
queda reducido a 10.000 pesos para el conjunto del billete, (pues
todo 61 tiene el mismo nuimero) quedando reducido el product
real de cada quinto a 2.000 pesos.
Aplicada esa forma a los 136.000 pesos aparentemente dis-
tribuidos en premios, quedaria reducida la distribuci6n efectfva
en premios a 27.000 pesos (1/5 de los 136.000) y en este caso,
sobre una suma de 200.000 pesos recogidos, lo retenido por la
sociedad emisora habria sido en realidad la suma de
175.000 pesos de los 200.000 recaudados.
Es seguro que no habra sucedido realmente tal cosa, por-
que la sociedad no habrd colocado tal cantidad de billetes. Pero
es indudable que todo eso habria podido suceder con una eml-
si6n de los supuestos clones que expresa el anfibol6gico program del referido sorteo.
En el teo anunciado para el 27 de Diciembre de 1913 a las 12 m.. no
solo no se expresa que el sorteo haya de efectuarse er las
oficinas de la Compafia, sin6 que, en vez de fijarse estas en la
Plata, se dice que la Administraci6n esti en Avellaneda, Avenida
General Mitre 292, en la cual se pagan los premios; agregin-
dose todavia para deslumbrar a los compradores de ,Bonos>,
que estos son cobrables por intermedio de cualquier banco, con
comisi6n a cargo de la compafiia,








- aU -


Tambidn se dice en dicho que entran en el sorteo
seis .P6izas de 1.000 pesos, y 22 de a
100 pesos. Esto tiltimo, es decir que los < dito> sean sorteables y puedan ser integrados con premios que
caigan en ellos mismos, es una verdadera sorpresa, porque el
Estatuto dice tan solo que seran adquiridos los de la sdrie A'
con Bonos Acumulativos premiados en los sorteos, y los de la
series B, con la misma clase de Bonos no premiados, sin refe-
rirse a sorteos.


SORTEO DEL 23 DE MAZZO DE 1915

Por ser de mds reciente fecha, es digno de mayor examen
el Bono agregado que corresponde a dicho sorteo. Y tambidn
lo es, porque en 61 se anuncia que los premios seran pagados
de acuerdo a los programs insertos, por el extract de la lote-
rfa Nacional sorteada en ese dia.
El program vale bien la pena de ser copiado aqui, para
debida constancia. Dice asi:

De la Nacional De La Vida

A 80.000 A correspondent ...... 8 4.000 al 1/5 8 800.-
S 10.000 > .. .... 800 > > > 160.-
> 5.000 > >> ..... 350 >> > 70.-
> 2.000 > .. .. .. 150 >> > 30.-
; 1.000 > > .. . 75 > >> 15.-
> 500 > > .. .. 35 > > 7.
> 200 > .. .. .. 16 > >> 3.20
> 100 >> .. .. 7 > 1.40
30 > .. .. .. 2 > 0.40
25 ... . 2 > >> 0.40

Se sortean 35 millares con 4.500 premios.
Como estd a la vista, todo es arbitrario, y todo es nebuloso
en el precedent program.
Arbitraria la proporci6n entire los respectivos premios de las
dos loterfas.









- 89 -


Los 4.000, son un vigdsimo de los 80.000 de la Loteria
National.
Los 800, son una doce-ava y media parte de los 10.000
de aquella loteria.
Los 350, son catorce avos y casi un tercio, de los 5.000
pesos.
Los 150, son trece avos y un tercio de los 2.000 pesos.

Los 75 conservan esa misma relaci6n con los 1000
35 son los 14 avos y un tercio de los .. 500
S15 13 . 200
S7 > 15 casi un tercio de los 100
2 15 de .. .. .. 30
2 > 12 y medio de .. 25

Dificilmente podria explicar el autor de tal program la raz6n
de ser de las diferencias anotadas.
He dicho ademAs que todo es nebuloso en el referido pro-
grama de premios, porque se dice que dstos son 4.500, pero no
se indica su distribuci6n.
Apelando, para descifrar ese enigma, a los datos que sumi-
nistra el program de la Loteria Nacional sorteada realmente
ese dia, y suponiendo que efectivamente se pens6 en distribuir
los mismos premios que ella, tenemos que los premios de << La
Vida>> habrian sido estos en el sorteo del 23 de Marzo de
este afio.

De La Nacional De La Vida

1 de 80.000 pesos 1 de 4.000 5 4.000
1 10.000 1 800 800
2 5.000 2 350 700
5 2.000 5 150 750
8 1.000 8 > 15 > 600
13 500 13 35 455
45 200 >, 45 16 720
125 100 > 125 7 875
1.000 30 > 1.800 2 1.600
2500 terminaciones 2.500 2 5.000
Premios 4.500 con .... 8 15.500








-90-


El program expresa que se sortean 25 millares. Luego si
se hubieran vendido los 25 mil pesos de bonos, habria resultado
que, con el mencionado program, << La Vida habria distribuido
en premios tan s61o pesos 15.500, y habria retenido para si
misma los 9.500 pesos restantes; es decir, un modesto 38 /o.
Agrdguese que, aunque los bonos se venden por dinero, el
pago de ellos, segdn los estatutos, se hace en titulos (Certificados
de Cr6ditos o P6lizas saldadas), los cuales pueden ser converti-
dos a dinero ( operaci6n a la que llama < descuento ), sufriendo,
sin duda, un quebranto que no sabemos cual sea, pero que debe
ser important.
Los sorteos pues, en el mejor de los casos, resultan una
confiscaci6n o un despojo de su dinero al adquirente de los
bonos.


SORTEO DEL 13 DE JULIO DE 1915

Con su ultimo escrito, y juntamente con un ejemplar de los
estatutos, certificados y p6lizas, ha presentado el senior Figueredo,
un ejemplar de Bonos para el sorteo anunciado al 15 de Julio
corriente.
En ese dia no se sorted la Loteria Nacional; y por lo tanto
no es cierto que los sorteos se efectuien ahora por las extrac-
ciones y program de esa loteria.
El program, impreso al dorso del mismo Bono, es como
sigue:
I'rogramla

I do 8 20.000 8 20.000
1 > 3.000 3.000
1 2.000 2.000
2 500 1.000
15 t100 1.500
50 50 2.500
110 20 2.200
520 15 7.800
2.000 10 20.000
5.700 premios $ 60.000








- 91 -


Sortean 20 millares, y entran en sorteo tres P61izas de 1000
pesos m/n, y tres Certificados de Cr6dito cada uno.
Salta a la vista que si sortean 20 millares vendidos en Bonos
de a 1 peso, distribuidos en quintos de 0.20 cts. no es possible
que La Vida distribuya 60.000 pesos en 2.700 premios.
D6nde estd, pues, la clave del enigma?
Debe de estar en la leyenda que contiene al dorso cada
quinto de los referidos Bonos. En ella se dice asi:
Este Bono (no este quinto) da derecho a la quinta part
del premio con que figure en el extract el billete entero.
El program verdadero (hasta cierto punto) serfa pues, el
arriba copiado, dividiendo por el nuimero cinco cada premio.
Quedaria reducido a lo siguiente:

1 de y 20.000 8 20.000 4.000 por quinto
1 3.000 3.000 600
1 2.000 >> 2.000 400
2 500 1.000 200
15 1 LO ., 1.500 300
50 50 2.500 500
110 20 2.300 440
520 >> 15 7.800 1.580
2.000 10 > 20.000 4.000
2700 premios s 60.COO y 12.000

En este, como en los demas casos examinados, si La Vida >
hubiese logrado colocar sus 20 millares, y hubiese hecho real
y sinceramente un sorteo el resultado habria sido que sobre
20.000 pesos vendidos en Bonos, habria retenido 8.000 pesos
para si misma; esto es, el 40 o/o de la suma recaudada.
En realidad, la absorci6n de los dineros del public habria
sido en todos los casos mencionados muchisimo mas elevada,
porque el ejemplar de Bono que corresponde al 15 de Julio dice
al dorso: Comisidn de venta de este Bono, $ 0.20; y el ejem-
plar del correspondiente al 23 de Marzo, dice igualmente: Comi-
sidn de venta de este Bono, $ 0.05.
Puede entenderse, como en todas las demas cosas de esta
instituci6n, aquello que mas convenga: o que la comisi6n de








- 92 -


$ 0.05 en la del 23 de Marzo, es por todo el Bono de 1 peso,
o que es la comisi6n de cada quinto del Bono; en este caso, el
Bono, valor nominal de un peso, seria vendido realmente por
pesos 1.25, guardando para si el agenciero los $ 0.25 centavos.
En el Bono del 13 de Julio, la comisi6n de $ 0.20, puede ser
entendida en igual forma: si los $ 0.20 se refieren a todo el
Bono, el precio en venta del Bono de 1 peso, seria de 1.20; y
si se entiende de cada quinto, el precio seria realmente de 2
pesos, pues quedaria lisa y Ilanamente duplicado el precio de
cada quinto, que es de $ 0.20 por un imported igual de comi-
si6n: . ii Estupendo!!
8 C6mo entienden todo esto la Compafifa y los agencieros?
Hay en autos la carta del senior Figueredo al agent en
Yapeydi, sefor Franco, en la cual, despues de decirle en el mes
Abril (sin dia), < que esta Compafifa emite ahora sus Bonos pagan-
do los premios por el extract de la Loteria Nacional, de acuerdo
a los programs de < La Nacional > y < La Vida )>, insertos al
pie de la tarjeta > (lo que heros visto no ser cierto en el ejem-
plar de Bonos del 15 de Julio corriente), agrega:
<(Estos Bonos los envia previa remesa de su imported, a
raz6n de $ 1 cada billete, o sea 0.20 el quinto, y los agents
deben venderlos a $ 0.25 el quinto pero creemos dada la bara-
tura de su precio, les seria fdcil colocarlos a $ 0.30 cada uno:
obteniendo asi mas que un remunerador beneficio del 50 0/o del
dinero empleado en el sorteo. >
Esto, en clase de exptotaci6n de los dineros del public,
no necesita mis comentarios que su propia lectura.
Por donde result que si < La Vida >colocase en realidad
de verdad todas sus emisiones de 20 millares en cada sorteo,
el pdblico los adquiriria al precio de 20.000 pesos, pagados por
el valor nominal de los Bonos, mas pesos 5.000 a 10.000, paga-
dos por comisi6n de $ 0.05 a 0.10 por cada quinto termino
medio $ 7.50; o sea en junto, $ 27.500, para recibir devueltos
en premios, 12.000 pesos y retener: la Compafifa 8.000 pesos y
los agencieros 7.500 pesos.
En cada uno de los bonos, o mejor dicho de los quintos










de Bonos, se expresa que, en caso de no obtener premio, el
Bono sera recibido por su valor escrito, < para adquirir Pdlizas
de seguro de vida o Certificados de Criditos, documents que se
amortizan por sorteo y a la par en dinero efectivo ,. Esto se
anuncia en el anverso. Pero en el reverse de los mismos, se
pone la consabida gotita de hiel, diciendo: Los Bonos, con o
sin premios, que no se presented al change antes de los 90 dias des-
pues del sorteo, quedardn nulos y sin ningdn valor ,.
Como ya he manifestado al exponer analiticamente las cldu-
sulas de los estatutos y las que se insertan en los titulos de
Certificados y P6lizas, 6sto de los sorteos y pago en efectivo de
los referidos titulos, esta sujeto a todo genero de incertidumbre
y emboscadas dentro de la redacci6n confusa, divergente y ain
contradictoria de los respectivos textos.


CONSECUENCIAS PRACTICES DE LAS OPERACIONES DE LA VIDA
Aventuras y riesgos de cien pesos entregados a esta institucidn

Para mejor darme cuenta y dirsela al senior Jefe del cardc-
ter de esta instituci6n, me he puesto a seguir, a la luz de los
estatutos y condiciones de los titulos que present en este expe-
diente el gerente de < La Vida o las aventuras y riesgos de
cien pesos empleados de buena fi en la compra de sus bonos
de Acumulaci6n, premiados en buena parte- y cangeados luego
por sus otras classes de titulos.
1.0 Compro cien pesos en Bonos de Acumulaci6n, o sea
cien Bonos de a un peso, pagando por ellos, en rea-
lidad, 125 pesos, o mis, pues la leyenda correspon-
diente al Bono del 23 de Marzo del corriente afio, que
figure al dorso del mismo, dice que el Bono (1 1/5
de Bono) devenga 0$.05 de comisi6n; es decir, 0$.25
los cinco quintos que valen 1 peso, y 125 pesos los
100 que yo compro.
2.0 Supongo que se ha efectuado real y limpiamente un
sorteo, en el cual me han correspondido:










Un premio de 100 pesos
4 > 7
3 2 2 habiendo quedado sin
premio los 92 bonos restantes.
30. ( Que hago o puedo hacer con esos premios que su-
man en conjunto 134 pesos?
Puedo adquirir desde luego, por change un Certifica-
do de Credito, valor de 100 pesos, el cual tiene asig-
nado el 4 de interns annual, pagadero al fin del afio.
En seguida debo buscar personas que tengan Bonos
igualmente premiados hasta la suma de 66 pesos, para,
sumindolos a los 34 $, obtener un segundo Certifica-
do de Credito, valor nominal de otros 100 pesos.
En seguida, o simultaneamente, debo proporcionar-
me otros ocho Bonos no premiados, para, unidndolos
a los 92 que me han quedado en igual situaci6n, obte-
ner un tercer Certificado de Credito (esta vez de la
series B) el cual tendrg el 1 o/o de interns annual.
4.0 En posesi6n de esos tres Certificados. he Ilegado al
fin ?. No, todavia n6; y por much tiempo n6.
Los dos primeros Certificados series A, solamente
me sirven para adquirir P6lizas saldadas a interns del
4 o/o annual. Estas P6lizas, valor nominal de 1.000 pe-
sos, se entregan, parece, por 800 pesos efectivos. Debo
pues buscar, al menos, otros 600 pesos de Certifica-
dos. Y para esto soy obligado a comprar mas Bo-
nos de Acumulaci6n que obtengan premios; o bien a
tratar de comprar a otras personas Bonos que hayan
sido premiados.
5.0 Igual operaci6n me queda impuesta con relaci6n al
Certificado de 100 pesos series B, que he obtenido ya
con Bonos no premiados. Debo comprar mis Bonos
que opten a los sorteos y no saquen premios en ellos,
es decir, debo seguir jugando; o sino, debo seguir pro-
curando adquirir de otras personas Bonos de esa cla-
se que hayan entrado a sorteo sin sacar suerte.










6.0 Por medio de estas dos series de operaciones, que
me obligan a seguir, ya sea buscando premios a mi
propio riesgo, ya especulando con los premios y con
los infortunios de aquellos que, como yo, hayan ten-
tado la suerte, puedo Ilegar a tener Bonos suficientes
para adquirir una Poliza de seguro de vida saldada
de cada una de las classes.
7.0 Me quedan sin embargo otras dos soluciones, que
no me obligaran a jugar ni a especular mas.
La primera de ellas, es solicitar el descuento de mi
Certificado de Cr6dito. A qud precio se hace este
descuento?... Es una inc6gnita; los estatutos nada
dicen; es el Directorio (el descontante mismo, des-
contante sin concurrente possible) quien fijo el tipo
del descuento. Estoy en sus manos e ignore lo que,
en esas circunstancias, valdrAn mis trescientos pesos
nominales de Certificados de Cr6dito ,.
La otra soluci6n es que yo espere 15 afios: dentro
de ellos, puede ser que el ndmero de mis Certificados
salga premiado y me lo reintegren ; y sino, de todos
modos, al cabo de los 15 afios (y suponiendo que la
instituci6n todavia este en pi6), mis Certificados val-
dran, por amortizaci6n, los 100 pesos que en ellos se
se dice.
8.0 Mas aun. Cuando haya yo legado a obtener en Cer-
tificados de Credito el suficiente capital para pedir P6-
lizas saldadas, debo no tener mayor edad de 50 afios,
hallarme en perfect estado de salud y afrontar las
contingencies de un examen medico, si el Directorio
me lo exige, para que me d6n la p6liza saldada con
intereses al 4 o/o.
La otra, la del 1 o/o, comO no es pagadera sin6
despues de 20 afios, parece que me la dardn cualquiera
que sea mi edad y mi salud.
A trav6s, pues, de tantas vicisitudes, desembolsos de dinero,
operaciones de compra y venta, especulaciones propias y aje-










nas, agios e incertidumbres, habr6 legado al tdrmino sobredicho
de que me den mi P6liza.
(Para qud me servirA la P6liza?
Para dArsela en cauci6n a la misma Compafifa por algin
pr6stamo que me haga y cuyo tipo. de interns no se especifica
en ninguna parte; para vendersela por el precio que quiera
darme; para aguardar su vencimiento natural (10 y 20 afios);
o para ser pagada, como seguro de vida, a mis herederos.
Parece, ademAs, que las P6lizas tambidn entran en sorteos
y pueden ser pagadas en efectivo inmediatamente, si son pre-
miadas; pero esto no se halla claro en ninguna parte. Como en
todo lo demas, hay siempre una nebulosidad que se presta a una
soluci6n en un sentido, o bien en otro sentido contrario.
iCuAl serd pues el resultado practice y tangible de todo
esto ?
No puede ser sin6 uno, a saber; que las personas que hayan
comprado un quinto de Bono, por valor de $ 0.25 cts. no vol-
verin a ocuparse mas de tal titulo, en caso de no salir pre-
miado; y que la famosa cidusula de que ese quinto conserve
integramente su valor de canje por otros titulos, no tendrd
ningun sentido ni eficacia, a no ser para los expendedores
mismos, que los recojan y negocien con la Compafiia, como
ya se hace y se hecho desde un principio con los titulos de la
Caja de Ahorros de la Provincia de Buenos Aires.
La clausula del valor integro de los Bonos no premiados,
result, pues, prActicamente, una supercheria; esto es, un r6tulo
al cuai no corresponde en la practice ninguna cosa utilizable
por la masa del ignaro pdblico, para su propio beneficic.


SEGUNDA PARTE

FAZ JURIDICA Y LEGAL

Concepto del vocablo qloterfta en la Ley N.o 4097

Las leyes nacionales 3133 del aflo 1895, que cre6 la
Loteria Nacional con fines de Beneficencia Oficial--y 4097, del