Memoria del Departamento de Policía de la Capital

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Memoria del Departamento de Policía de la Capital
Physical Description:
Serial
Language:
Undetermined
Creator:
Argentina -- Departamento de Policía de la Capital
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Buenos Aires
Publication Date:
Copyright Date:
1912

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

Dates or Sequential Designation:
1888/89 nachgewiesen.
Statement of Responsibility:
República Argentina.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 647993499
ocn647993499
Classification:
zdbs - 550
System ID:
AA00016796:00010

Table of Contents
    Front Matter
        Front Matter 1
        Front Matter 2
    Title Page
        Page 1
        Page 2
    Main body
        Page 3
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
    Anexo A. Proyecto de presupuesto
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
    Anexo B. Comunicaciones
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
    Anexo C. Vistas del asesor
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
    Anexo D. Ordenes del dia
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
    Anexo E. Estadistica
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
Full Text


2 0. & 1
































































i

tl



i
r
-' f


i '1
,,,..















REPOBLICA ARGENTINA


MEMORIAL
Dl LA


POLICIA


DE LA


CAPITAL


1911-12

Y

PROYECTO DE PRESUPUESTO PARA 1913


Jefatura del General Ingeniero Lnis J. Dellepiane


IMPRENTA Y ENCUADERNACION IDE LA POLICIA
1912
























4ip^

T '' .' J S
i' u.- *h t f
"Y iw








POLICIA DE LA CAPITAL FEDERAL
J E F A T U R A BuInoIo Aires, l\[ayo de 1912.



A S. E. el Seiior Ministro del Interior.


Tengo el honor de presenter a V. E. la Memoria de
esta Repartici6n, informative de su estado, necesidades ac-
tuales y de su movimiento correspondiente al anio prdximo
pasado.
Antes de seialar en particular los asuntos que com-
prende, same permitido dejar constancia de la decisive
voluntad cooperadora del gobierno de V. E., que ha con-
tribuido eficazmente para que pudieran Ilenarse las exigen-
cias del desempefio policial, dentro del marco de conduct
indispensable para mantener el nivel elevado que le asignan
sus complejas funciones, derivadas de su caracter social,
administrative, judicial y politico.
Sabe V. E. que las dificultades del desarrollo insti-
tucional, surgeon propiamente de los mismos deberes que
tiene que cumplimentar, determinados sin mas criterio de
acci6n que la prActica y sin mins esfera de subordinacion
que las inspiraciones que sugieren las circunstancias de
rada caso, pues que dentro del limited legal apenas si los
tiene implicados breve y deficientemente en lo que afecta
A la parte judicial y political.
Sin embargo de que la mayoria de los actos que reglan
los procedimientos en general, proceden de disposiciones de
orden interno, sin mis fundamento legal que la autoridad
que proviene de su propia institucidn, se ha desenvuelto sin










inconvenientes y ha prestado con regularidad los complejos
servicios que por su ministerio se hall habilitada para
cumplir, en todos los drdenes de la actividad en que la regla
general reposa en la conservaci6n del orden civil consti-
tuido.



REORGANIZACION INTERNA-Las modificaciones intro-
ducidas en el presupuesto que rige, consultando muchas de
las necesidades bien entendidas de la Repartici6n, han
permitido normalizar ciertos detalles de organizacidn pura-
mente internal que era necebario reglamentar. Hasta ahora,
la tramitacidn de todo asunto por insignificant que fuese,
pasaba inmediatamente al despacho de la Jefatura de don-
de partisan los trAmites incidentales para la reunion de los
antecedentes relatives, demandAndole al Jefe de Policia
una labor constant en los detalles, que por mas decidida
y active voluntad que encarnara su persona, necesariamenute
se veia estrechado A los limits de la oficina, sin tiempo para
disponer de su accidn fuera de ella y de acordar la medi-
tacidn y el studio requerido para ir regularizando la mar-
cha institutional.
La creacidn de cuatro grandes Divisiones: Central,
Investigaciones y Tecnica, Judicial y Administrativa, han
centralizado en ellas los elements de acci6n imprimiendo
la simultaneidad indispensable A su ejercicio y rol buro-
crAtico, formando la unidad y celeridad que deben carac-
terizar las funciones policiales y desembarazando a la
Jefatura del cimulo de atenciones que sobre ella pesaba,
para quedar a su cargo los resorts principals en el mo-
vimiento de su mecanismo como centro de las 6rdenes y
de las resoluciones definitivas.
Las funciones de la oficina que estaba A cargo del
Comisario de Ordenes, han sido atribuidas ahora a la Di-










vision Central, que es la intermediaria con la' Jefatura en
todo lo que se relaciona con la policia uniformada, y de
esta manera, el Comisario de Ordenes, que es el funcio-
nario que sigue en rango al Jefe de la Reparticidn, se
hall en condiciones ventajosas para secundar de inmediato
la acci6n de su superior, sustituirlo en sus ausencias y
ejercer el contralor 6 inspecci6n en las Divisiones, que
aseguren el cumplimiento de las disposiciones que se dicten.
Las Divisiones Investigaciones y Tdcnica, ejercen
direcci6n inmediata sobre lo relacionado con el desempefio
de la policia sin uniform; y la Administrativa y Judicial
respect de la especialidad de los asuntos que sus mismas
denominaciones indican.
De esa manera, el engranaje del mecanismo institu-
cional, se mueve impulsado en sus movimientos auxiliares
por la acci6n direct que le imprimen los Jefes de Divi-
si6n, que reuniendo previamente en los asuntos de sus
respectivas incumbencias, todos los antecedentes ilustrati-
vos del caso, se dirijen hacia el eje central que es la Jefa-
tura, en consult y demand de la resoluci6n definitive.
Asi, sin la inmediata intervenci6n que por el anterior
sistema orgniico tenia el Jefe de Policia en todos los
asuntos, siempre toca los resorts todos de la maquina
policial, direct y personalmente, pero ahora, cuando se
han reunido los elements necesarios que formen juicio
preciso para la solucidn que corresponda y sin que obste
el conocimiento verbal de las novedades que revistan im-
portancia, transmitidas diariamente y en oportunidad.



MOVIMIENTO OBRERO -LEY DE DEFENSE SOCIAL-ANAR-
QUisMO-Los inevitable conflicts entire el capital y el traba-
jo, segun se desprende del cuadro estadistico que va en el
anexo correspondiente, han tenido real importancia tanto










en el ano 1911, come en el transcurso del primer trimes-
tre del actual.
El desenvolvimiento siempre progresivo de las indus-
trias agro-pecuarias, causa determinadora de una gradual
intensificaci6n en los demis 6rdenes de las variadas mani-
festaciones del trabajo, constitute sin duda alguna, el mo-
tivo primordial de las anormalidades obreras, desde que,
derivase de ello, en relaci6n proportional, el consiguiente
desequilibrio entire la oferta y la demand, cirennstancia
6sta, que por ley humana, aprovechan siempre los pro-
ductores asalariados para buscar mejoras morales y mate-
riales en sus condiciones de vida.
En efecto, un ligero anAlisis de la ya mencionada pla-
nilla, confirm plenamente el concept formulado, esto es,
que los mis intensos movimientos de conquistas econdmi-
cas, se superiorizan en aquellos meses que compendian la
4poca de las grades actividades del trabajo, dimanadas
6stas, de la reoolecci6n de la cosecha.
HAllanse en tal case, las huelgas de los trabajadores
de los puertos, conductores de carros y maquinistas y fo-
goneros de los ferrocarriles, que son los gremios mis
numerosos y capacitados para irrogar graves perjuicios a
la economic national, come lograron demostrarlo reciente-
mente.
Fluye de cuanto antecede, que el fen6meno de las
huelgas ocurridas volverA A senalarse sin soluci6n de con-
tinuidad, y talvez con mas crudo rigor, si no se arbitran
medios tendientes a neutralizar en cuanto result possible,
las causes generadoras de tales anormalidades A plazo fijo.
Una amplia y sabia legislaci6n obrera que involu-
crara en sus dictados desde la ley que hace obligatorio al
capital y al Estado el seguro per los infortunios del tra-
bajo; conquista humana que disfrutan ya los asalariados
de aquellas naciones que mis sabiamente ban sabido iden-










tificarse con los modernos concepts sociales, hasta ]a
creaci6n de tribunales de conciliacidn y arbitraje, que en
muchos casos habrian de evitar colisiones entire patrons
y obreros; sin excluir la jornada de ocho horas para aque-
llas manifestaciones del trabajo que no hagan absolu-
tamente imprescindible una mayor prolongaci6n de dicho
horario, todo ello, constitute una necesidad de la 6poca
que vivimos, y su sancidn, tendria de consigniente, la
virtud de facilitar arm6nicas soluciones, en gran part de
los conflicts que se suscitei ulteriormente.
Seria un error fundamental, si se pensara que dada
la relative holgura econdmica que disfruta el trabajador
en este pais, las anormalidades que continuamente se ofre-
oen, sean la resultancia exclusive de un espiritn belicoso
6 intemperante de las masas que las promueven, merced a
la presi6n que ejerzan sobre ellas, los ap6stoles de ideas
avanzadas, 6 sean los sempiternos predicadores de la
La influencia cel sectarismo anarquista desde la pro-
mulgacl6n de la LLey de Defensa Social,, ha perdido ca-
si en absolute su consistencia en el seno de los organis-
mos gremiales, de manera que poca 6 ninguua participa-
ci6n debe imputArsele, en las luchas econ6micas ocurridas
ultimamente.
Dbbese precisamente A la falta de personeria Acrata
en las huelgas de referencia, el hecho ponderable, de que,
los millares de trabajadores que cesaron en sus activida-
des al verse desahuciados en sus aspiraciones de mejoras,
hayan ofrecido en todo moment un ejemplar exponente
de moderaci6n y cultura, renegando en absoluteo de sus
prActicas primitivas, que no les permitian exteriorizar sus
anhelos, sin apelar A los recursos violentos, como medio
eficaz de imponer condiciones.
Con lo expuesto, se ha venido 4 demostrar experi-










mentalmente los ben6ficos efectos, que ha comportado A ]a
tranquilidad pblica, el imperio de los preceptos que in-
forman la to en la part que, con tan certero criteria, pone al al-
cance de la autoridad, las medidas necesarias para com-
batir con eficacia el arraigo de las criminosas teorias que
sustenta el sectarismo Acrata.
Por virtud de esa ley, sabiamente previsora, en ei
transcurso de tiempo que se relaciona con la present
Memorial, se ha conseguido eliminar del seno de nuestra
sociabilidad A cincuenta y tres (53) sugetos extranjeros,
cuya propaganda subversive y delet6rea, tronchada por tal
media con la debida oportunidad, no ha podido Ilegar a
la culminacidn de los fines perseguidos, que no eran otros,
que los de consumer anormalidades de todo orden, para
herir con ellas las bases fundamentals que rigen los des-
tinos de la convivencia social.
La discreci6n con que se ha practicado el ejercicio
de dicha ley, hasta tal punto de haberla empleado tan solo
contra los sectarios discolos y perversos, que han preten-
dido herir en lo mAs intimo los sagrados sentimientos de
este pueblo, preconizando por medio de arengas 6 pro-
clamas escritas la destruccidn de la sociedad en que vivi-
mos para abrir paso al imperio de la anarquia, des-
truye absolutamente las critics superficiales de una gran
part del periodismo, y especialmente del Partido Socia-
lista, que, en sus fiebre de aumentar el nuimero de sus
prosdlitos, tergiversa sin duda sus verdaderos sentimientos,
puesto que, no puede desconocer, la gran ventaja que re-
porta A su propia causa, toda barrera que se levante en
detrimento del advance anarquista.
Contra la verdad de los hechos, se estrellan todos
los sofismas empleados hasta el present por los detracto-
res de la ley, para former ambient en contra de la mis-










ma, desde que ninguna libertad individual 6 colectiva, ha
llegado A mutilarse en ninguna ocasi6n.
Es, en efecto, del dominion piblico. que pocas veces
se ha presentado una situaci6n tan delicada como la que
determine la prolongada huelga que sostuvieron los ferro-
carrileros conjuntamente con los trabajadores del puerto y
carreros, a pesar de lo que, la libertad de reuni6n, ha sido
tan ampliamente respetada, que han sido precisamente los
millares de luchadores huelguistas, quienes exteriorizaron
su mas absolute conformidad, por la ecuAnime actitud del
Gobierno, ante un conflict de tal magnitude.
El niismo socialismo que con tanta tenacidad persis-
te en su extranfa propaganda contra la ley en cuesti6n, no
podria justificar en forma alguna su actitud, puesto que,
las dos representaciones que acaba de conquistar en el Par-
lamento son la resultancia mis genuine de la libertad con
que pudo ejercitar su propaganda, A pesar de estar ella
en abierta pugna con el espiritu conservador que consti-
tuye la caracteristica de los demAs partidos que partici-
paron en la tiltima lucha comical.
En sintesis, queda establecido, que la acci6n de los
cSindicatos gremiales> se ha venido ejercitando en el terre-
no del orden, evidenciAndose con ello en forma plausible,
que la persecuci6n del element antisocial, ha sido el
factor determinante de la evoluci6n que ha operado la
cultural de los trabajadoras; y que el anarquismo, doctrine
de destruccidn, debe continuar reprimidndose en sus agen-
tes de divulgacion sin miramiento alguno.



SERVICIO POLICTAL EN EUROPA -Las corrientes de inmi-
gracidn cada dia crecientes que se dirigen hacia nuestro
pais buscando mayor campo de accidn para el desarrollo
de sus energies colectivas, incorporaron A la vida nacio-










nal, merced A la liberalidad de nuestras leyes, elements
nocivos en proporciones alarmantes que afectaron sensi-
blemente la estalilidad social, llegando hasta constituir un
mal cuya gravedad mereci6 que las altas autoridades de la
naci6n se preocuparan seriamente en remediarlo.
Sancionada la Ley llamada de con aquel sano propdsito, la Jefatura de Policia someti6 A
la consideraci6n del P. E. el proyecto de establecer en al-
gunas ciudades europeas, con carActer puramente infor-
mativo, un servicio de, policia que, controlando la inmi-
graciin encauzada hacia nuestro pais, fomentara A la v-z
la vinculacidn de las autoridades policiales locales con la
nuestra, por medio de acuerdos reciprocos relacionados con
cuestiones de interest propias de estas instituciones.
El P. E. encontr6 laudable el proyecto, y traducido
en hecho, la Jefatura envid empleados caracterizados A las
ciudades de Marsella, Ginova, Barcelona, Vigo, Trieste,
Southampton, Hamburgo y Bremen, encargAndolos del des-
empeoo de aquella misidn.
El resultado que ha dado hasta ahora el servicio
de referencia, no obstante el escaso tiempo de que han
dispuesto los empleados enviados con ese objeto, es en mi
concept satisfactorio.
Venciendo innumerable dificultades que se presen-
taron por causes diversas, se ha conseguido Ilevar A
cabo con dedicacidn y accidn inteligente, algunos trata-
dos confidenciales para el change de antecedentes (fotogra-
fias y fichas dactilosepicas) de sugetos peligrosos para
el orden social, hacidndose conocer de paso A las poli-
cias de las ciudades nombradas, el grado de perfecciona-
miento A que ha llegado la policia metropolitan argen-
tina.
Y son numerosos los casos en que, come conse-
euencia de la intervencidn de nuestros empleados, gentil-








- 11


mente autorizada por las autoridades extrangeras, se ha
impedido el transport de personas que en carActer de in-
migrantes y sin documents probatorios de su identidad,
y con nombres supuestos, pretendieron dirigirse A este
puerto, contando quizAs con la complicidad involuntaria
de los capitanes de los buques en que intentaron hacer la
travesia.
Los agents de esos vapores, advertidos A tiem-
po de la responsabilidades en que incurrian permitiendo
la conducci6n de individuos indocumentados, adoptaron
umedidas prohibiendo su transport, de tal suerte que en los
puertos europeos donde existen empleados de esta repar-
tici6n, van siendo raros los cases en que se permit el
embarque de aquellas personas que previamente no hayan
acreditado su identidad por medio de los documents ne-
cesarios para el caso.
La policia argentina que en ciudades del viejo con-
tinente de la importancia de Marsella, Hamburgo, Tries-
te, etc., era hasta hace poco tiempo absolutamente des-
conucida, en cuanto A la organizacidn de sus servicios
en general, se ha impuesto A la consideraci6n de los
jefes de sus instituciones similares, desde que nuestros
enviados entraron en relaciones oficiales con ellos, presen-
tandoles al formularles sus pedidos de change, testimonios
grAficos de reglamentos, textos de instrucci6n, y de otros
muchos detalles que constituyen desde luego el mayor
exponente del perfeccionamiento en que se han colocado
los multiples servicios de la repartici6n.
Pero, la sorpresa de esos funcionarios no pudo
disimularse cuando les fueron exhibidas fotografias, fichas
prontuariales, impresiones digitales seguin el sistema dac-
tilosc6pico Vucetich, que establecen el metodo de iden-
tificacidn personal adoptado por la policia de esta Capital
para la identificacidn de delinouentes y de todo sugeto que,










en otros terminos, haya incurrido en infracci6n A las leyes
penales del pais.
La impresi6n recibida por los altos funcionarios de
las policies citadas, no puede ser mas favorable, ni mis
halagiieiio el juicio conceptuoso emitido al conocer por
informaciones precisas y detalladas, los progress alcan-
zados por la Policia de la Capital Argentina en la com-
plejas ramas de su vasto funcionamiento.
Atento lo que brevemente expongo a V. E. estimo
que el servicio de que me ccupo debe permanecer en
Europa tal como ha sido creado, pues debe esperar que,
si a] poco tiempo de su implantaci6n los resultados que
ha producido son realmente satisfactorios, mns adelante
dstos han de superar necesariamente nuestras previsiones,
realizandose no me cabe duda, otros acuerdos con las po-
licias de algunos paises que hasta ahora se han manifes-
fado reticentes para encarar el asunto de manera decidida,
oponiendo dificultades ficiles de allanar, si los gobiernos
respectivos intervienen directamente en las negociaciones
que seria indispensable iniciar con ese objeto.



RELACTONES POLITICAS La intervenci6n de la Policia
en las elecciones nacionales del 7 y 28 del pasado mes,
ha sido correct y ajustada A su resort administrative y
judicial. No podia ser de otro modo, toda vez que por su
misma institution, exenta de embanderamiento partidista
y sin mas principios qne los de vigilar, prevenir y garan-
tir, no podia tener otras opinions que las que derivasen
de su misi6n definida como custodio puiblico.
La constituci6n de tan crecido nuimero de cornicios
electorales, ha exijido de la Repartici6n el maximum de
sus posibles para desplegar las fuerzas de protecci6n y
vigilancia y se ha desenvuelto sin apartarse de la esfera










legal que le marcan las atribuciones y los deberes. En
este servicio especial fueron empleados 1972 agents, im-
poniendo los recargos consiguientes para no desatender el
ordinario mayormente exijido por las circunstancias.
Individuals censuras sobre negligencias en los pro-
cedimientos originados por denuncias contra la venalidad
del voto, en la primera eleccidn, influyeron para former un
ligero concept de despreocupaci6n en el desenvolvimiento
de los medios coercitivos, pero la vaguedad y ambigitedad
que caracterizaban esas mismas denuncias y la vuelta A
su quicio normal del Animo de los mismos impugnadores,
ofuscado mAs que todo por la exitaci6n partidista, se
encargaron bien pronto de hacer caer en el desprestigio
ese jnicio desconceptuoso, colocando A la Repartici6n en
su terreno traditional de prescindencia y de correcidn de
procedures.
Puedo asegurar una vez mAs A V. E. que los miem-
bros de la Repartici6n tienen formado claro concept de
]a misidn que les toca desempeflar y que les confiere la
ley en esta material y que siguiendo con la conduct in-
variable de tiempo atrAs, no toman mis ingerencia en estos
asuntos que la que estA deutro del limited de su interven-
ci6n. Van todavia mAs allA en todo lo que tiende A faci-
litar los propdsitos de la ley en el regular funcionamiento
del acto electoral, como ha tenido oportunidad de com-
probarlo el Sefor Presidente de la Junta Electoral, que se
ha dirigido A esta Jefatura recomendando A su considera-
ci6n A los funcionarios que le han cooperado en los actos
preparatorios y durante la elecci6n misma, para allanar
las dificultades propias de una ley cuyas disposiciones por
primera vez se practicaban.
Las reuniones priblicas de propaganda electoral efec-
tuadas A diario por los partidos politicos antes de la elecci6n
se han efectuado con enter libertad, sin mAs limitaciones








- 14


que el cumplimiento de part de sus organizadores de las
prescripciones que al respect estatuye la Ley de Seguridad
Social y se ban desarrollado sin dar motivo de interven-
ci6n a la antoridad. Lo propio ha sucedido con el meeting
reatizado con posterioridad A la eleccidn por el partido
Radical y por el Socialista el 10. del corriente, organizado
A base de conmemoraci6n de la fiesta del trabajo, pero
que tambi6n ha sido el prop6sito de exteriorizar su triunfo
politico con las dos diputaciones obtenidas.



PLAGAS SOCIALES En diversas ocasiones he tenido
oportunidad de informal A V. E. de los peligros que
entrafia para nuestra sociedad, del punto de vista de su
civilizaci6n y cultural, el desarrollo siempre creciente dela
vagancia, de la mendicidad, de los caftens y de los can-
finfleros, agregando ahora el de la pederastia; como asi
tambi6n de los obstAculos con que se tropieza para apli-
car el germen profilActico que estirpe esas plagas de inmo-
ralidad social.
Creo que ninglin pais puede honrarse de estar libre
de dichas plagas, pero en las mis grandes ciudades de la
Europa que adolecen de los mismos defects, no tropiezan
sus autoridades con los inconvenientes que aqui, porque
la legislation penal en ellas es mts amplia y mas previso-
ra que la nuestra en cuanto tiende a aislar 6 mantener
limitada las causes que comprometan la tranquilidad gene-
ral y particularmente respect de las indicadas.
La expresi6n te6rica tantas veces manifestada con
insinuaciones convincentes, bregando porque no se despres-
tigien los concepts morales que merecemos ante propios
y extrafios, han evidenciado la necesidad de llevar cuanto
antes A la prdctica los prop6sitos regenerativos de tan frue-
tuosos efectos, en el saneamiento del ambient social con










la extirpaci6n de esos parAsitos, pero el despliegue de esas
actividades en el terreno, permanece todavia en su cApsu-
la social atrasada, antag6nica con el adelanto alcanzado en
otros muchos y variados t.picos concurrentes del progress
de esta metrdpoli. Se impone, pues, abordar el asunto con
la. premura que exije el mal que su existencia acarrea, per-
miti6ndome insinuArselo A V. E. con la conviccidn de que
represent una aplaudida obra bienhechora.
Con excepci6n de lo reference A la pederastia, punto que
no habia sido tratado todavia, van insertos en esta Memoria
los antecedentes correlativos y en cuanto A esa aberraci61i
de la voluptuosidad del hombre, same permitido llamar tam-
bidn la atenci6n de V. E., porque entiendo que es auin ma
repugnant que todas las demAs plagas, por lo mismo que
es sintesis de una relajacidn humana y natural. Fuera cle
esto, buena part de su component que hoy forma legion
entire nosotros son verdaderos delincuentes, que aprove-
chando del disfraz que los subvierte en la apariencia fa-
cilitando la impunidad, despojan A los incautos de su di-
nero con tal facilidad, quedificilmente A tiempo se apercibe
de ello la victim, haciendo luego impossible la investi-
gacion.
Las leyes especiales, con penas de trabajo en colo-
nias agricolas 6 de reclusi6n en locales apropiados para la
vagancia y mendicidad, segin las circunstancias, y las con
expulsion 6 confinamiento para las demAs, de acuerdo
tambien con las particulares del caso, cambiarian el am-
biente que hoy incomoda de manera visible al organism
de esta ciudad y haria mAs factible el desarrollo moral
hacia la perfecci6n.
Con la legislaci6n adecuada, la Policia en raz6n del
contact director y frecuente con esas plagas, desparrama-
ria su acci6n bendfica represiva, con las probabilidades de
sei restituidas curadas conform al sofisma de que el ser








- 16 -


human, carcomido por la gangrena inmoral, es siempre
susceptible de curaci6n porque no pierde su individualidad
psiquica.


MNENORES VAGOS Y ABANODONADS, Entre las plagas
sociales que precise anteriormente, hubiera podido incluir
la que se refiere A la infancia peligrosa que se cria 6 va-
ga abandonada, sin normas de moral y librada por ente-
ro A las indicaciones de su instinto, pero he preferido se-
fialar particularmente este asunto, porque lo conceptdo
de suma importancia como problema regenerador de in-
calculables males, capaz de inmortalizar a sus benefacto-
res con las instituciones de amparo que necesita para so-
lucionarlo, destruyendo asi, el progress siempre creciente
de un g6rmen venenoso que se desparrama por todas par-
tes en esta metr6poli.
No se require en la solucida de este problema, un
empuje tan en6rgico que formando peldafios de una vez
haga factible el acceso 4 la cumbre para mejorar en ab-
soluto la situacidn, sacando las positivas ventajas de la
tutela social absolute; se resuelve, por ahora, a la luz de
conclusions faciles, con una ley protectora, previsora y
represiva que en su evoluci6n natural, haga avanzar los
propdsitos ben6ficos y de transcendencia moral y social,
para disminuir esa cantidad de criaturas da corta edad
que pululan vendiendo diaries, libros, lustrando calzado,
vagando, mendigando, etc., lauzando A la vida de la ca-
lle, unos por la avaricia inconsulta de padres pobres des-
preocupados y privados en su mayoria de instruccidn y
otros porque insconscientemente se les supone nacidos con
la estrella de la mala inclinaci6n, entregados todos a la
holgazaneria que los impulsa A pasiones generadoras, en
su ser moral, de todos los vicios y de todas las perver-
sidades.








- 17


Seria, pues, realizar una obra muy grande, si se ins-
tituyera un establecimiento correctional capaz de alber-
gar esos centenares de criaturas, que vagan por las ca-
lles, substraidas A la autoridad paterna, llenas de vicious y
de malas costumbres, inclinadas ya en la pendiente de ]a
delineuencia y ofreciendo el espectdculo poco edificante
para esta culta y progresista ciudad.
Enearezco A V. E. preste atenci6n preferente A este
important asunto, cnyos antecedentes los encontrarA en
el anexo respective.



SERVICIO DE SEGURIDAD- Han sido llevadas A la pric-
tica diversas medidas tendientes A difundir la vigilancia
policial en los suburbios de la inudad donde la necesidad
es mds sentida, obteniendose positivas ventajas respect
de la conservaci6n del orden en general.
El funcionamiento de tres nuevas Comisarias, sefiala-
das con los nmmeros 41, 42 y 43, ha modificado la juris-
dicci6n de otras, tales como las 11, 17, 19, 21, 27 y 33,
reduciendo sus grandes radios y mejorando su situaci6n.
toda vez que se ha estrechado el servicio fijo de vigilan-
cia y disminuido zonas extensas que antes eran confiadas
A la custodia de un solo agent.
Se han instalado tres destacamentos de caballeria en
las secciones 23, 35 y 36, que ejecutan un servicio per-
manente de recorridas por parejas, particularmente por la
noche, que ha llenado de satisfacci6n al vecindario de los
barrios de Floresta, Villa del Parque, Devoto y Nueva
Pompeya que frecueutemente reclamaba vigilapcia.
Ese servicio volante en los barrios apartados, est4
dando muy buenos resultados y contribute a servir de
ayuda y reforzar la acci6n de las paradas seccionales. Es
natural que la ubicacidn de esos nuevos destacamentos ha










disminuido el nuimero del personal adscripto A su cartel
central, pero no obstante ello, ha podido y podri esta
fuerza desempeniar todos los servicios que le son pecu-
liares en las manifestaciones pdblicas, en las fiestas, trafico,
huelgas, etc.
Se ha reforzado tambidn la dotacidn de agents en
todas las secoiones excentricas, en la media limitada que
el presupuesto en vigor ha permitido con el amnento que
en 61 figure.
Las medidas indicadas anteriormente, por cierto que
no significant suficiencia del servicio policial en la zona del
municipio que le ha comprendido; es simplemente un
concurso mAs que se ha aportado procurando hacer me-
nos propicias las condiciones del terreno para la delin-
cuencia. Por eso es que, en el proyecto de presupuesto,
solicito aumento de agents con el fin de Ilevar A los
barrios apartados de la ciudad la vigilancia que se nece-
cesita, para aproximarla A la situaci6n que permit la exi-
gencia de un debido desempenfo.





NOMBRAMIENTOS Y PROMOCIONES.-Esta ya consagrado con
los antecedentes que informant la actitud observada por
esta Jefatura y el decisive apoyo acordado por el Gobierno
de V. E., que el ingreso A la Reparticidn se efecttie co-
menzando en los puestos inferiores, como eficiente medic
de obtener la dedicacidn A la carrera professional por el
estimulo de las promociones cuando se llenan las exigen-
cias reglamentarias.
El escalafdn policial en sus dos cases jerArquioas, se-
cundaria y superior, evoluciona sujeto A pruebas de com-
petencia, antigiiedad y buen comportamiento, compren-
diendo en la primer los empleos de Cabo y Sargento y










en la segunda los de Oficial Inspector, Auxiliar, y Subco-
misario.
Aun cuando para los demAs cargos superiores y otros
no enumerados, no rige la prescripci6n reglamentaria del
examen previo, la idoneidad se justifica por si sola con el
desempefo regular en los anteriores puestos y tales pro-
mociones, se verifican dentro de las condiciones exigentes
de la antigiledad y buena conduct.
Es el sistema que eficientemente concurre A la efectivi-
dad del progress institutional, porque por 41 se incita a
la consagraci6n del studio que forma el claro criterio y
la precisa noci6n del deber, sacindose en la prActica de
las funciones el provechoso resultado de una acci6n arre-
glada y sujeta i las disposiciones legales y administra-
tivas.
Aparte de la prescripci6n que require la idoneidad te6-
ricamente demostrada, las promociones tambien se acuerdan
por actos distinguidos que por su excepcionabilidad van
mis alli de lo que es el simple cumplimiento del deber y
ademis, para la tropa, se ha establecido por antigtiedad y
por elecci6n, circunstancias 6stas, de las que no es posi-
ble prescindir por ahora, mientras no venga la seleccidn
de que hablo A V. E. en otro lugar, dada la clase de
element que hoy actla, antiguo y muy meritorio, que
en el circulo de su misi6n, desarrolla sus actividades con
el maximum de preparaci6n professional que es dable exi-
girle teniendo en cuenta sus limitados principios.
NumBricamente expongo a V. E. el movimiento del
personal en lo que vA del corriente anfo y en el anterior
en toda la escala jerarquica policial. El presupuesto en
vigor, di6 oportunidad A esta Jefatura para realizar nu-
merosas promociones, aceptadas por el Gobierno de V. E.,
todas de acuerdo con las ideas apuntadas y sujetas al
anAlisis justiciero resultante de la foja de servicios y








-- 20


coiicpto de cada uno de los interesados. Si se ha pro-
ducido alguna omisi6n 6 se ha acordado una posicidn ven-
tajosa que pudiera encarnar un acto injusto dando mirgen
a voluntades interesadas y particulares A momentaneas preo-
cupaciones, es de tenerse en cuenta que el personal es nume-
roso, que los meritos revisten caracteres de diversas indoles
y que no es possible pesar aisladamente los d. cada uno
para ir compulsAndolos entre si formando la escala y el
orden de clasificaci6n, con un criterio absolutamente exacto,
pero pnedo asegurar ;i V. E. que los actos del infrascripto
y de las comisiones asesora, han sido inspirados en la
regla de extricta justicia 6 imparcialidad.
El movimiento ha sido el signiente:
En 1911: Inspector General, 2; Comisario Inspector,
4; Jefe de Bomberos, 1; Jefe de Batalldn, 2; Comisario,
5; Subcomisario, 9; Auxiliar, 20; Oficial Inspector, 23:
Escribiente, 27; Medico. 3; Oficial Principal, 1; Subasesor,
1; Alcaide, 1; Bibliotecario Archivero, 1; Oficial de Jefa-
tura, 2; Inspector de Forrajes, 1; Tenedor de Libros de
Segunda, 1; Encargado de Turno, 1; Telegrafista de pri-
mera, 4; Idem de segunda, 6; Idem de tercera, 7, Idem
de cuarta, 19; Practicante de Sanidad, 1; Perito Alienista,
1; Mayor de Bomberos, 3; Capitan de idem, 4; Teniente de
idem, 5; Subteniente de idem, 4; Capellan, 1; Auxiliar de
Contaduria, 1; Seguado Encargado de Suministros, 1;
Auxiliar de Compras, 1; Director Escuela de Agentes, 1:
Official de Mesa, 1.
En lo que va transcurrido del present aflo: Jefe de
Division, 2; Inspector General, 3; Comisario Inspector, 2:
Jefe de Guardia de Seguridad de Caballeria, 1; Comisa-
rio, 20; Comisario Adscripto, 1; Jefe de mitad, 2; Jefe de
Batall6n, 2; Subcomisario, 43; Auxiliar, 98; Capitan G. de
S. de C., 7; Oficial Inspector, 136; Teniente G. de S. de (;.
6;; Sbteniente, 18; Escribiente, 15;(i Asesor Letrado, 1; Ofi-










cial Principal, 1; Inspector de Alcaidias, 1; .Jefe de Caba-
lleriza y Maestranza, 1; Alcaide, 1; Oficial de Jefatura ,1;
Segundo Jefe de Suministros, 2; M4dico auxiliar, 2; Sub-
aleaide, 1; Subadministrador, 1; Jefe secci6n TelMgrafo, 3;
Veterinario jefe, 1; Farmac4utico, 1; Maestro de Esgrima,
2; Encargado de Gabinete, 1; Veterinario segundo Jefe, I;
Ayudante de Compras, 1; Encargado de Turno, 2; Subins-
pector deForrajes, 1; Telegrafistas de 1", 6; Telegrafista de
de 2a, 27; Telegrafista de 3, 22; Telegrafista de 4', 50; Pro-
fesor de la Escuela de Iadetes, 5; Practicante de Sani-
dad, 1; Jefe de Detall, 1; Medico, 3; Dependiente de Far-
macia, 2; Masagista, 1; Dentista, 1; Hermana de Caridad,
1; Encargado de Rayos X, 1.
En el personal de agents, fueron promovidos en el
aflo anterior: a Sargento, 21; A Cabo, 58;-en el actual: a
Sargento, 22; A Cabo, 82.



PREMIOS En otra parte de esta Memoria refiero a
V. E. la situacidn en que se enouentra el personal subal-
terno en cuanto A exigiiedad de sueldo y enumero los mo-
tivos en que me fundo para solicitar que le sea aumentado,
peticion just que por otra part, es exponente que infinye
en el progress institutional mejorando las condiciones del
element subalterno
Fuera de la remuneraci6n fija que constitute el haber
de esos servidores, el presupuesto consigna una pequefia
asignacidn mensual en concept de premios y recompensas,
que se atribuye A la antigfiedad A raz6n de $ 4, 8 y 12,
segiun sea de cinco, diez y mAs de quince aflos respectiva-
mente; y proporcionalmente en cada caso, a los actos de
abnegaci6n, valor y servicios extraordinarios.
No alcanza ese beneficio emergente de la constancia
4 todo el personal, desde que comienza recidn cuando el










agente 6 bombero ha cumplido cinco afios de servicios
continuados en la Reparticidn y por ello es que la asig-
naci6n es redu.cida y nunca llegarA el caso de ser ese
rangl6n elevado mayormente, pero represent un poderoso
estimulo para el buen comportamiento y estabilidad, base
de su instituci6n por el Superior Gobierno en 1888 A
iniciativa del Jefe de Policia entonces Teniente Coronel
Capdevila. Pero es que en aquella fecha, la distribuci6n
era de 9 pesos para el tercer premio, de 14 para el se-
gundo y de 25 para el primero, manteni6ndose asi hasta
la administraci6n del General Campos, en que por razones
de economic fu6 reducida a las condiciones actuales, que
no despierta por esa circunstancia, el interns para el com-
ponente que entonces comprendia y es por ello y recor-
dando el prop6sito y fines saludables que la inspirara,
que me permit solicitar de V. E. sea reconstruida de
acuerdo con su primitive sancidn.
Esa partida en el present ano es de $ 15.000; se ha
requerido sea elevada 4 $ 18.000 para el afYo venidero,
pero aceptada la proposici6n que formulo podria figurar
en la siguiente forma: 500 premios de 1a categoria a $
25 c/u., son $ 12.500; 800 premios de 2' A $ 14 c/u., son
$ 11.200 y 900 de 3S 4 $ 9 c/u. son $ 8.100; total $
31.800, cuya cantidad es relativamente pequeina, pero que
represent un refuerzo apreciable en el reducido haber de
los humildes servidores que se destacan por el buen cum-
plimiento y la constancia en sus cargos, significando a la
vez un incentive para los modernos del que saca provecho
real la Repartici6n.



VICTIMAS DEL DEBER Es este un rengl6n que todos
los afios figure en la estadistica, porque precisamente es
una de las circunstancias que caracterizan las tareas fun-










cionales de los que se consagran a la defense de la socie-
dad y de la ley.
Las victimaa del deber surgeon, unas, las mas, de la
mano aleve de extraviados en la senda del crime, el impla-
cable adversario que tiene la Policia como enemigo de la
sociedad; otras, de enfermedades, accidents, etc., como
casos fortuitos que provienen del propio ejercicio de las fun-
ciones policiales; y otras, inopinadamente aparecen resul-
tantes de la acci6n inconsciente de impulsivos en circunstan-
cias que se trata de auxiliarlos para beneficio de ellos y de
la sociedad como element que es peligroso.
Los caidos durante el afo transcurrido y en el pre-
sente hasta la fecha, son:
Agente Mauricio Cabrera-Muerto A tiros de revolver
01 15 de Abril del afio anterior, por el individuo Josd
Blassi, en las calls M4jico y Pozos, en circunstancias que
6ste faltaba el respeto A unas seforas.
Agente Gil Fontores-Ahogado en las inundaciones
del mes de Mayo del afio pr6ximo pasado, en circunstan-
cias que socorria 4 vecinos de Avellaneda en las cercanias
de su domicilio. Fu6 uno de los actors que mas preocupo
A la opinion piblica, impresionada justicieramente por la
abnegaci6n de ese servidor que levaba salvadas 27 per-
sonas.
Agente Alberto Mackintoch-Pereci6 ahogado el 3 de
Agosto del aflo pr6ximo pasado, en el bosque de Palermo,
comisionado para prestar auxilio a victims de la inun-
daci6n.
Agente Pedro Muhoz-Muerto de una punalada por
un desconocido el 16 de MVarzo del aho pr6ximo pasado,
on las calls de Garay y Gaboto, indudablemente por
ofecto de su intervenci6n anterior contra su an6nimo
agresor.
Agente Cecilio Ramdn Pdrez-Muerto de una pufiala-










da por el individuo de malos antecedentes Santiago Are-
valo, en circunstancias que lo conducia detenido acusado
de una falta.
Agente Pedro Montenegro.-Muerto de un tiro de re-
v6lver por el sujeto de malos antecedentes Luis Rodri-
guez (a) el Loco, el 7 de Diciemhre del afio ppdo., en
mementos en que lo conducia detenido.
Subcomisario Guillermo Villanueva. -- Muerto de una
pulfalada en las oficinas de la Comisaria 25a el 4 del co-
rriente, por el demente Francisco Gazc6.
Agente Juan Gonzdlez.--iMuerto de una putlalada en
el local, circunstancias, y por el individuo que el anterior.




BIBLIOGRAPIA POLICIAL. --Tres obras han sido confec-
cionadas en el aio transcurrido, que merecen consignarse
porque provienen de elements de la Repartici6n y son
apreciables factors para la educaci6n professional en la esfe-
ra de acci6n que comprenden sus materials. Evidencian pro-
p6sitos recomendables de parte de sus autores. Ellas son:
Memoria descriptive de la Divisi6n Bomberos.-Inte-
resante trabajo del Inspector General de Bomberos Coro-
nel Don Jos6 Maria Calaza, en que hace una ojeada re-
trospectiva desde su origen hasta la fecha, de la depen-
dencia que comanda; describe su present situaci6n y pre-
cisa con arguments convincentes las apreciaciones para
ser colocada en el future en condiciones que pueda res-
ponder a su instituci6n de acuerdo con los adelantos sobre
la material.
Proyecto de Cddigo de Policia.-Obra encomendada
por la Jefatura, realizada por el Comisario Inspector Ma-
nuel A. Diaz, Comisario Pedro R. Casco y Doctor Gabriel
Gofi










Respecto de ella he formulado a V. E. los funda-
mentos de su utilidad al elevarlo recabando su sancidn.
Resefia Histdrica de la Policia.-Trabajo que por en-
cargo de la Jefatura confeccion6 el Comisario Adscripto
Leopoldo C. L6pez, en el que se seialan las evoluciones
mas prominentes de la Reparticidn en sus distintas 6po-
cas, desde 1778 hasta el aifo ppdo.
Aparte de esas obras, el personal subalterno es obse-
quiado con la antigua Revista de Policia, puiblicacidn quin-
cenal que edita un funcionario de la Repartioi6n, en la
que con escrupulosa verdad se expone el movimiento moral
y material de la Institucidn, las iniciativas, etc., formando
con sus volimenes un bagaje provechoso para el personal
que se dedica al studio de los asuntos policia!es.



LEY SOBRE DESOANSO DOMINICAL-Desde que esta Ley
empez6 A practicarse, surgieron multiples dificultades de-
rivadas de la justiciera interpretaci6n para exigir su
extricto cumplimiento por igual A todos, motivando fre-
cuentes reforms en el decreto reglamentario, que como
emergian las mas de la gesti6n particular, contribuyeron
A hacer embarazosa la situacidn de la Policia encargada
de su efectividad.
Las comunicaciones insertas en el anexo respective,
instruyen de las demands de esta Jefatura ante V. E.
demostrando en unos casos la imposibilidad de su aplica-
ci6n y en otros formulando parciales reforms pertinentes
que merecieron benovola acojida de V. E., hasta que
tomando la intervenci6n correspondiente en el asunto el
Departamento Nacional del Trabajo, fud sustituida la re-
glamentacion por la que rige ahora, obedeciendo muchas
de sus clAusulas 4 iniciativas de esta Jefatura.
Aun cuando no consult en absolute la actual regla-










mentaci6n los prop6sitos de la ley, puesto que todavia
adolece de algunos defects, su aplicacidn es hoy mis
factible y menos dificultosa para la Policia, que la hace
observar con extrictez sin mayor resistencia, sometiendo a
los infractores A las penalidades del caso 6 al juicio res-
pectivo.



LEY DE JUBILACIONES Y PENSIONS CIVILES-DOS refor-
inas que encuadran en el concept de la equidad y justi-
cia, son las que me permit proponer A V. E. en beneficio
de los miembros de la Repartici6n A mi cargo. La edad
fijada como minima para que puedan hacerse efectivos los
derechos establecidos si se ha cumplido el tiempo de servi-
cios y los privilegios que lo reduce para unos y no para
otros, aun cuando igualmente les comprende en general.
La Ley establece, que para tener derecho a la jubila-
ci6n, es necesario reunir al nimero de servicios prestados,
una edad determinada. Nada mas injusto y sencillamente
torque un empleado necesita para jubilarse-por ejemplo
--treinta anos de servicios por no haber llegado a la edad
minima que marca la Ley si su ingreso a la Reparticidn
ha sido, a la edad de quince anos, mientras que otros
pueden jubilarse con veinticinco de servicios en raz6n de
liaber ingresado a la de 20 afos.
Los privilegios que la Ley acuerda a determinadas
reparticiones y entire ellas a la Policia, en virtud de la ca-
lidad de sus desempeflos, no son extensivos a todos los miem-
bros de esta Instituci6n, como lo es A todos los de las
demis, por haberse hecho distinciones que no tuvieron raz6n
de ser, como he tenido oportunidad de demostrarlo al ele-
var A V. E. proyectos que se consignan en esta Memoria,
resultando que empleos, que en otras administraciones go-
zan del beneficio porque en ellas no existen tales distin-










gos, no comprende A los con denominaciones ignales de la
Policia, para los cuales se exije el tiempo ordinario de ser-
vicios, si en ellos se encuentran al cumplir el tiempo que
require la ley.
La justicia de tales reforms se evidencia tan solo
con los concretes enunciados, por lo que encarezco A V. E.
las recabe del Honorabie Congreso.
Como complement de tales modificaciones, me per-
mito recorder a V. E. el proyecto sobre retire obligatorio
de los empleados que permanecen en sus puestos y que
han cumplido el tiempo necesario para jubilarse, asi como
el que establece escalas de pensions con arreglo al tiempo
de servicios, insertos ambos proyectos en el anexo crres-
pondiente.



ESTADISTICA-La documentacidn inserta en la parte
correspondiente, concrete en cifras con algunos anteceden-
tes el movimiento delictuoso, contravencional y de otros
hechos y respect del primero, con comparaciones en los
iltimo tres aflos.
La criminalidad, por su revelaci6n numerica, puede
considerarse satisfactoria y en cuanto a la condici6n mo-
ral del pueblo no lo es menos, si se observe que el ins-
tinto de perversidad no se manifiesta en los hechos con
la generalidad que en otras parties y si se tiene en cuenta
el nimero de habitantes y la influencia del cosmopolitismo
en sus variados estados patol6gicos como psicol6gicos,
respect de razas, caracteres y costumbres.
Aqui se hallan sino por complete, casi eliminados
los ejemplares que han alarmado a la sociedad por la
monstruosidad de los hechos, no obstante las circunstan-
cias desfavorables, de ]a vida en general, a que aludo
anteriormente.










La acci6n represiva esta representada por el 46.93 "/,
de los autores aprehendidos: formando dos agrupaciones
de los delincuentes, argentinos y extrangeros, el 70 0/o de
los delitos ban sido cometidos por los iltimos.
El estado civil, la clase social con el medio ambient,
la profesi6n y la instrucci6n, como condiciones bioldgicas,
son los i'nicos datos ilustrativos que figuran en los cua-
dros y que ha sido possible apuntar obteni6ndolos de la
deficiente organizaci6n administrative de la estadistica po-
licial, cnya oficina, incorporada desde el corriente afio A la
Division Tdcnica, permitira para lo sucesivo la compilacion
ordenada de todo antecedente que sea requerido para el
studio cientifico de la material.
El concept satisfactorio es aplicable al movimiento
contraveneional y de otros hechos en que intervene la
Policia, como incendios, suicidios y accidents. Si bien el
rengl6n de estos tiltimos es mayor que el de otros afnos,
su factor principal es el trrfico, cnyos inconvenientes ine-
vitables por ahora, han aumentado con motive de las
grandes obras que se practical.



EDIFICIOS PRopos--Pendiente de la resolncidn de V. E.
se encuentran las gestiones hechas por esta Jefatura que
instruyen las notas inserts en esta Memoria, A los pro-
yectos presentados sobre edificios para las Comisarias y
dependencias de la Repartici6n que no lo tienen.
Resuelto el problema de acuerdo con lo proyectado,
una vez mAs significo a V. E. sus notables ventajas para
el Estado en su faz econ6mica y tambien para la Reparti-
cidn, porque tratAndose de locales construidos expresamen-
te, consultarian todas las necesidades del bnen servicio
pilblico. La dificultad serA cada vez mayor, A media que
el tiempo transcurra, por la valorizaci6n de la tierra. Las










partidas anuales fijadas on el presupuesto, tendrAn que
aumentarse demandando ingentes sumas en concept de
alquileres y sin remedial los inconvenientes que ofrece la
improvisaci6n de alojamientos para fines no tenidos en
cuenta al constrnirlos.



PROYECTO DE PRESUPVESTO--Hubiera deseado remitir a
V. E., el proyecto de presupuesto para el afno venidero,
sin inodificaciones que alterasen su monto actual, pero no
he podido prescindir de algunas que tienden a normalizar
ciertos detalles de organizaci6n internal y de otras que
encarnan verdadera justicia, imponi6ndose por las circuns-
tancias y haci6ndolas imprescindibles sin demora. Dos
cuestiones, pues, son las que interesan y me impulsan A las
modificaciones: las exigencias del servicio puiblico y los inte-
reses particulares del personal.
La confecci6n del presupuesto, hasta ahora no ha
podido obedecer del todo A metodo que consulted eviden-
cie la real organizaci6n internal, sujetAndolo al criterio
administrative que concilie todas las exigencias del servi-
cio, surgiendo de 61 su estabilidad. Afio por afio, necesita
tambi6n introducirle todas aquellas reforms que reclaman
las necesidades siempre crecientes y ca.mbiantes de los
servicios.
Sabe V. E. que la Reparticidn require por su vasto
personal, por sus complicados asuntos, per las cuantiosas
sumas que administra aplicadas A diversos resorts en
raz6n de las atenciones que surgeon de sus muiltiples desem-
pefos, las superintendeneias distintas 6 inmediatas que
contribuyan A sostener la situacidn y fines creados por la
Jefatura en el desenvolvimiento functional, como igualmente,
que sin el auxilio secundario de la accion dirigente, no
seria possible, sin dificultades, coneurrir al proposito comuin.










Es por esto y como acto de buena administraci6n, que pro-
pongo tambidn algunas modificaciones en el personal, basadas
en principios reglamentarios que no es possible contrariar.
Brevemente me permit fundar las razones de las
principles reforms del proyecto de presupuesto, que vi
en el anexo A de esta Memoria:
Aumento de Agentes-El personal subalterno no es
todavia suficiente. La poblaci6n aumenta exigiendo mayor
vigilancia. Elevado el numero de Comisarias con tres mis
en el corriente aio, se ha conseguido disminuir extensas
zonas que antes comprendian algunas secciones, pero se
tropieza con el inconvenient de que no es proporcional el
aumento de agents para que pueda abarcar todas las
necesidades de la vigilancia general.
Los tres destacamentos de caballeria, recientemente
inaugurados en los suburbios del Norte, Oeste y Sud de la
ciudad, si bien aportan mayor vigilancia sobre el servicio
ordinario de paradas y llena, de satisfacci6n al vecindario
que con frecuencia los reclamaba, no pueden desempeniar-
se en todo moment y con la extension deseable, porque
el nimero es reducido, imponi4ndose entonces el aumento
del servicio fijo y como consecuencia, la asignaci6n de
mas elements A las Comisarias que comprenden aquellos
barrios. En mi opinion, con quinientos agents mas, des-
tinados A reforzar la dotaci6n de las Comisarias de los
barrios apartados, seria possible establecer un servicio que
se adapte A las necesidades actuales.
Aumento de sueldo al personal de tropa -- La escasa
remuneraci6n que disfruta el personal subalterno, es nn
obsticulo serio para la march progresista de la Institu-
ci6n, porque no permit realizar un pensamiento que eli-
minaria la dificultad, cual es el de ir seleccionAndolo para
Ilevarlo paulatinamente al nivel moral que nuestra civili-
zaci6n y cultural lo require.










El empeiio de esta Jefatura, la atenci6n diligente del
personal superior que le secunda, los premios instituidos
A base de estimulacidn por antigiiedad, conduct y actos
relevantes en el servicio, como la rigurosa escala jerAr-
quica en los ascensos, con la perspective de ser esa clase
en algunos casos incorporada A la superior por circuns-
tancias excepcionales en los desempefios, no son factors
exclusivos para descifrar el problema de la seleccidn anhe-
lada. Es indispensable que concurra el eficiente de mayor
sueldo. En el estado actual, el puesto de agent no halaga
A la clase modest pero relativamente instruida, porque
fuera de lo penoso que es el cargo, la remuneracion es
exigua y con ella no se puede llenar las necesidades mis
apremiantes de una familiar por corta que sea, debido A la
carestia de la vida.
Es la circunstancia que indudablemente influye para
que permanezca estacionaria la clase actual de element en
esos cargos subalternos, que de criterio reducido por su li-
mitada instrucci6n, require much tiempo para prepararla
y no siempre se consigue aproximarla en la media de los
deseos, al concept claro de los deberes que comprende el
delicado cargo que invisten.
Sabe V. E. que en los centenares de casos en que la
Policia entiende y procede t.odob los dias, es general que
el agent sea el primero que concurra al lugar de todo
hecho 6 suceso que reclame la intervenci6n policial, como
igualmente que el 6xito definitive de ella, depend en
buena part de la originaria decision, del buen tino y
sobre todo, de la condici6n educativa que forma el claro
y suficiente criteria. Una buena Policia, no se obtiene sin
el auxilio del personal subalterno suficientemente prepa-
rado y conseguir el agent ideal, como entidad moral que
cooper de inmediato al orden civil constituido, es Ilenar,
fuera de dnda, el program organizador de la Instituci6n










porque esa entidad debe ser educativa, si fuera possible
hasta superior intelectualmente a la masa, para que opere
eficientemente como factor civilizador en virtud de su
contact frecuente y director.
Es por estas razones, que propongo el aumento de
sueldo en los agents, dando asi el primer paso para que
otros manfana concluyan la obra dentro del prop6sito que
la insimia, cual es el de alcanzar la relative perfecci6n.
AnAlogos motives en cuanto a exigiiedad de sueldo
militan para fundar el aumento que se propone en el per-
sonal de tropa de bombers, cuya remuneracion desde ha-
ce algunos anos no es beneficiada.
Official Inspector.-Sin motivo que lo justifique fue
modificado el titulo de este empleo por el de Ayudante
Inspector. En el proyecto vuelve a figurar con el ante-
rior que data desde el ano 1873, en que por primera vez
fud creado en la Repartici6n.
Item 1.- Se regulariza pasando A revistar a 61 un
Comisario Inspector que esta ya adscripto A la Jefatura
desde el corriente ano, torado de los de esta jerarquia
que figuran en la Divisi6n Central y para no prescindir
de los dos que son necesarios en esta Divisi6n, dada su
importancia en la direcci6n del mecanismo que tiene A su
cargo como directive 6 intermediaria con la Jefatura en to-
do cuanto se relaciona con la instituci6n uniformada, se
suprime la partida 5 del mismo item 1, cuyo empleo, con
otra denominacidn de igual importancia se adscribe A la
partida 3, item 3, donde se produce vacant, de manera que
la estabilidad del cargo de Comisario Inspector en la Je-
fatura, solo ocasiona un recargo de pesos trescientos.
[ter 2 Partida 1.-Se suprimen las palabras Inspec-
tor General, cuya existencia en el presupuesto del co-
rriente ano ha obedecido 6 un error, puesto que este em-
pleo en la situaci6n jerArquica es id4ntico al del item 5,








- 33 -


partida 1. En consecuencia, se le asigna la diferencia de
sueldo que es inicamente de pesos cincuenta.
Item 2, partida 15-Se le agregan las palabras do Jefe de la Divisi6n>> reform necesaria toda vez que por
ella viene a coincidir con una prescripcidn reglamentaria.
Item 2, partidas 94 y 101-Se crean un puesto de Ins-
pector de Lineas y dos Capataces, para las cuadrillas de
guard hilos. Estas creaciones se imponen por la exten-
si6n que abarcan las lines telegrAficas y telef6nicas den-
tro de la ciudad, las que hay que someter a planes per-
fectamente regulars, dada la cantidad de instalaciones
el4etricas que existen en el Municipio, lo qne obliga
16gicarnmente que el personal encargado de su construccidn,
reparaci6n y conservaci6n, sea tdcnico y experimentado.
Item 2, Bomberos-Se cambia la denominacidn por
por ser la adecuada
6 instituida en dependencias similares europeas. Se aumen-
tan diez chauffeurs, partida 58, para dirigir los furgones
autobombas y escaleras autom6viles que han sido adqui-
ridos y se crean los puestos de traductor, partida 60 y
dibujante partida 59, que son necesarios para los desem-
pefos de esta rama especifica.
Item 3--Las reforms puramente de orden interno y
creacidn de algunos empleos que se proyectan, tienden a
regularizar las dependencias de esta important rama de
la Reparticidn, para que pueda responder debidamente a
las complejas tareas que en el orden financiero le toca
desempenar.
Todo cuanto importa el presupuesto de gastos, llega
fraccionado por diversos conductos, seg6n la indole de sus
inotivos, a la direcci6n de esta dependencia, que es la
encargada de ejercer el consiguiente contralor, de inspec-
cionar hasta en los detalles las causes que impliquen
inversion de fondos, de adquirir en plaza todo lo que








- 34


necesita la Policia, de provocar 6 intervenir en las licita-
ciones y en una palabra, de justificar de acuerdo con las
leyes y reglamentos la ordenada distribuci6n del dinero,
come asimismo de suministrar A la Jefatura los antece-
dentes relatives para resolver en definitive los asuntos.
Semejantes tareas, tienen que estar sujetas A una cons-
tante preocupaci6n que no es possible exigir de una sola
cabeza, desde que cornienzan los multiples expedientes que
se inician y tramitan por esta Divisi6n, motivo por el cual
se proyectan convenientes modificaciones y entire stas, que
se especifican mAs abajo, la creaci6n de un puesto de Co-
misario Inspector, como segundo jefe, partida 2. Se pasa
de la Secci6n Personal, item 2, partida 17, un Subcomisa-
rio y el Jefe de Seccidn, de la partida 18. Se pasan tam-
bi6n, uno de los segundos Jefes de Suministros, partida 28:
cambiindole el titulo por el de Jefe de la Oficina de Com-
pras, partida 6 y el Ayudante de Compras, partida 29,
que ahora es 9, creAndose a la vez, un puesto de Auxi-
liar, partida 7, cinco de Oficial Inspector, partida 8 y uno
de Ayudante Electricista, partida 13. Se agrega i esta
oficina el Electricista G-asista que figure en la partida
35, que es ahora 12.
Debo hacer present A V. E. que en la actualidad
y por razones de mejor servicio, en esta Divisi6n hay
empleados que pertenecen i la Secci6n Personal, los que
hay que mantener en comisi6n para poder tender sus
multiples desempefios, con evident perjuicio delos de esta
dependencia que se ve privado de ellos.
En la Seoci6n Contaduria, como una exigencia im-
puesta por la importancia de esta oficina, se crean: Un
Jefe de Liquidaciones, partida 16, dos Oficiales Inspec-
tores, partida 19 y tres Liquidadores, partida 20, y en cam-
bio se suprimen cuatro Escribientes de los ocho que le
asigna el presupuesto actual, partida 21.










En la Secci6n Tesoreria, se crean por iguales razo-
nes que en la anterior, dos puestos de Pagadores, partida 25
y dos de Auxiliares Pagadores, partida 26, quedando no
obstante esta oficina, con el personal extrictamente indis-
pensable para su regular funcionamiento.
De la Secci6n Almacenes y Suministros, se saca un
Segundo Jefe, partida 28; el Ayudante de Compras, par-
tida 29 y el Electricista-gasista, partida 35, que pasan 6
las partidas 6, 9 y 12 y con el prop6sito de normalizar la
march de esta oficina, se aumenta el sueldo de los Tala-
barteros en treinta pesos; se crean tres de estos puestos,
partida 37; dos Auxiliares, partida 30; cuatro Oficiales Ins-
pectores, partida 31; un Tenedor de Libros, partida 32 y
demis personal de operarios que se consignan en las par-
tidas 38, 39, 40, 42, 43, 44, 45, 46 y 47. Estos, que cons-
tituiran la Maestranza encargada de las reparaciones en
las instalaciones, atalajes, muebles y demis existencias de
la Repartici6n, estaran bajo la direcci6n del Intendento
que pasa del item 2, partida 26, a la partida 35 del item 3
cuyo empleo se equipara al de Subcomisario aumentAndole
el sueldo en doscientos cincuenta pesos.
En la Secci6n Imprenta, se aumenta en cien pesos el
sueldo del Regente, partida 48, A fin de equipararlo a los
empleos de su misma jerarquia; se aumenta un maquinis-
ta de segunda, partida 51, cuyos servicios son necesarios
para tender el trabajo de este taller que satisface las ne-
cesidades de la Repartici6n y de ese Ministerio para las
gobernaciones, etc., con apreciables economies para el fisco,
como podri V. E. informarse por el cuadro estadistico que
va en el anexo respective. Se aumenta tambidn en cin-
cuenta pesos el sueldo del Subregente, partida 49, como acto
de justicia y en la proporci6n que corresponde de acuer-
do con el proyectado para el del anterior.
A la Secci6n Caballerizas, se agregan el Inspector y










Subinspector de Forrajes que figuran en las partidas 4 y
5; se crean cuatro Subadministradores, partida 65; tres Ayu-
dantes, partida 66; dos Ayudantes Veterinarios, partida 71;
cinco Capataces, partida 73; cuatro Enfermeros, partida 72;
tres Oficiales Herradores, partida 75; dos peones para los
potreros, partida 76; cinco Serenos, partida 78; diez Caba-
lerizos, partida 80 y diez players, partida 81. Se aumenta
en cincuenta pesos el sueldo de los Ayudantes Veterina-
rios, partida 71, como igualmente en la proporci6n que es
just, los del Veterinario Jefe, partida 69 y Segundo Jefe,
partida 70, ex-profesores de la Facultad, asi como el de
los Maestros Herradores, partida 74.
La raz6n de los aumentos que se proponen en la
Secci6n Caballerizas, asi como en la Secci6n Garage, obe-
decen a las circunstancias que someramente paso a expo-
ner: respect de los primeros es por el crecido niumero de
caballos que se tienen y los que se estin adquiriendo con
la partida establecida en el Presupuesto en vigor, ademAs
de la ampliacidn de las instalaciones y servicios que son
inherentes; y de los segundos, 6 sea del Garage, debo
informal A V. E. que vA adquiriendo las proporciones
de un vasto establecimiento, lamado A satisfacer todas las
necesidades de la mecAnica, carpinteria y pintura que re-
quieran los automdviles, bicicletas y motocicletas de la
Repartici6n. Si la adquisici6n de los medios de movilidad
tan indispensable 6 influyentes en la eficacia de los servi-
cios policiales, estuviese sujeta A contratos particulares 6 al
alquiler de los vehiculos en cada caso, serian necesarias
ingentes sumas no fAciles de satisfacer con los recursos
aun aventuales 6 extraordinarios con que se cuenta. AnA-
loga argumentacidn surge si todo lo que significa rono-
vaci6n, etc., estuviese tambiin supeditado A las empresas
comerciales.
En lo concerniente A la existencia de autom6viles en










la policia, puede parecer A prima facie, una innovaci6n de
un orden secundario que sin mayor perjuicio se podria
prescindir de ella 6 mantenerla muy limitada, pero para
los que conocen de inmediato el mecanismo de la institu-
ci6n porque A cada paso se instruyen del secret de sus
4xitos, como de las causales de sus fracasos, convienen en
que ]o relative a la movilidad, es de mu orden que decisi-
vamente influye en el juego ficil, cmodo y eficaz de ese
mecanismo, sencillamente, porque la rapidez y precision,
es condici6n esencial para el buen dxito de una policia
regular y fructuosa, done su acci6n en todos los asuntos
en que intervene A cada moment es reclamada con ine-
ludible urgencia.
Cuando apenas hace tres afos se adquirieron los pri-
nmeios autom6viies para servicio de los Comisarios Inspec-
tores, no se pens6 mal que se trataba de un element que
centuplicaria los medios de acci6n y eficacia de sus actos,
que Loy huelgan en ese sentido, demostrando acabada
mente la necesidad de completar esos medios para satisfa
cer las exigencias que imponen la calidad misma de los servi-
cios. Ha poco, no mAs, en las filtimas elecoiones nacionales
se pudo evidenoiar la necesidad de esos elements, cuando
llegaban A la vez al Departamento denuncias sobre infrac-
ciones a la ley en diversos puntos de la Capital, en que
la lentitud justificada, en el oumplimiento de las 6rdenes
con fines coeroitivos so demostr6, fracasando, quizA, las
mejores combinaciones de 6xito representadas por la velo-
cidad en la traslacidn A los puntos requeridos.
El autom6vil aplicado hoy al transport de press y
mediante la construccidn especial sobre seguridad y vigi-
lancia por part de los conductores, evita las fugas
que antes se producian con frecuencia, y represent eco-
nomia porque da lugar al rApido transport requiriendo
menor nimero de vehiculos.










Cuando todos los elements del Cuerpo de Bombercs
sean a tracci6n mecinica, se evidenciara tambidn el benefi-
cio que aportarA para la seguridad pilblica, presentindose
en el lugar del si.iestro en menos tiempo que ahora y
sin las difitultades que ofrece la traccidn a sangre por los
accidents que tienen lugar A menudo, atalages, etc.
Luego, pues, la necesidad 6 importancia de ese esta-
blecimiento official con las demostraciones convincentes A
que alude anteriormente, represent para el fisco una con-
;iderable economic. En la actualidad, no solo efectiia las re-
paraciones de lo que es para el servicio de laPolicia, sind
que tambidn atiende las de los automdviles de ese Minis-
terio y Presidencia, con ignales ventajas para el erario y
por consiguiente, es indispensable acordarle una direcci6n
efectiva, porque ahora la tiene con personal sacado del
item 2 y dotarlo de todas los operarios y elements sufi-
cientes para que pueda responder a su fin.
En la Secci6n Farmacia, se crean tres puestos de de-
pendientes auxiliaries, partida 84; y uno de pe6n, partida
85; por exigirlo el trabajo de esta dependencia y se pro-
pone aumentar en cien pesos el sueldo del Farmac6utico
Regente, partida 82; como una just compensaci6n a las
delicadas tareas de su cargo.
Item 4, partida 2 Se crea un puesto de Comisario
Inspector, Segundo Jefe de la Divisi6n, por las mismas ra-
zones que el que se proyecta en el anterior.
Item 5-Se proyeotan diversos aumentos y se cam-
bia su actual denominacidn por la de tigaciones.
Esta dependencia, en raz6n de las necesidades que
satisface, correspond llevarla al mAs alto grado de per-
fecci6n possible, A fin de que estd en condiciones de Ilenar
cumplidamente su misi6n cada dia mis intense, mas com-
pleja 6 indispensable. Varias formas de sus actividades,










estan hoy en condiciones de muy limitada representacidn
porque se les ha tenido en el terreno experimental, pero
demostrada su conveniencia, corresponde organizarlas con
todos los elements de que deben disponer para que sean
resorts eficientes de la acci6n conjunta.
Consecuentes con tales ideas, propongo el aumento
de dos Comisarios Inspectores, partida 3; tres Comisarios,
partida 4; tres Subcomisarios, partida 5; site Auxiliares,
partida 6; diez Oficiales Inspectores, partida 7; cincuenta
agents de primera, partida 8: y setenta de segunda, parti-
da 9; y se aumenta el sueldo de los dos encargados de
Gabinete, partida 12 y el del fotdgrafo, partida 15 y foto-
tipista, partida 14
V. E. conoce el desempeflo de esta rama policial, lo
que me exime de fundar en detalles las razones que deter-
minan el aumento que propongo, que sin duda alguna es un
paso en el ascenso paulatino y progresivo de este servicio.
GASTOs-En los distintos items que comprende esta
enumeracidn se proyetan aumentos, en su mayoria porque
las partidas actuales son insuficientes para satisfacer todas
las necesidades que sus respectivos y extensos rubros expre-
san, respondiendo ademAs i las exigencias del moment deri-
vadas del aumento de personal, de modifcaciones que se
han introducido en las dependencias, etc. Respecto de'las
que se establecen por una sola vez, en detalle expongo
mis abajo las causes:
Item 6, partida 1- Para tiles de limpieza, etc., se
solicita que sea elevada a $ 60.000. Actualmente tiene
$ 55.000.
Item 7, partida 1- Utiles de escritorio, etc. Se soli-
cita que la asignaci6n sea elevada A $ 8.000. Ahora tiene
$ 5.000.
Item 8, partida 1- Fallas de caja del Tesorero. Se
pide sea elevada A $ 200. En la actualidad figure con $ 100.










Item 9, partida 1- Gastos de laboratorio, medicamen-
tos, etc. Se pide sea elevada 4 $ 6.000. Actualmente es de
$ 4.000.
Item 10, partida 1- Alumbrado, calefacci6n, instala-
ciones, etc. Se pide sea elevada a $ 7.500. Actualmente es
de $ 7.000.
Item 11, partida 1--Alquiler de casas para Comi-
sarias y demAs dependencias. Se eleva la asignaci6nu A
30.000. Actualmente tiene $ 26.000.
Item 12, partida 1- Alquiler de casas para Comisa-
rios, Subcomisarios, etc. Se pide sea elevada A $ 17.000.
Ahora figure con $ 15.000.
Item 13, partida 1.---Premios y recompensas. Se so-
licita sea Ilevada A $ 18.000. Actualmente es de $ 15.000.
Item 14, partida 1.--Racionamiento del personal de
la Guardia de Seguridad de Infanteria, de la.s Alcaidias y
Asilo San Miguel. Se crea esta partida con la asignacidn
de $ 1.500.
Item 16, partida 1.-Compra y conservaci6n del mo-
biliario. Se pide sea elevada a $ 2.000. Actualmente es
de $ 1.500.
Item 17, partida 1.-Manutenci6n de detenidos. Se
solicit sea llevada A $ 18.000. La asignacion actual es de
$ 13.000,
Item 21, partida 1.-Vestuario de invierno y verano
y calzado para Jefes y Oficiales de la Guardia de Segu-
ridad de Caballeria. Se solicita la creaci6n de esta parti-
da con la asignaci6n mensual de $ 1.666.67.
Item 22, partida 1-Vestuario de invierno y verano,
calzado, etc. Se solicita que sea elevada A $ 75.000. En
la actualidad es de $ 50.500.
Item 24, partida 1.-Jornales para operarios, etc. Se
pide sea elevada A $ 2.000. Actualmente es de $ 1.500.
Item 26, partida 1, 2 y 3.-Para rancho de Bombe










ros, etc. Se pide sea elevada a $ 17.660. En la actualidad
es de $ 16.868.33.
Item 27, partida 1.-Por una sola vez se piden $ 50.000
para adquisici6n de caballos con destiny al servicio de
policia. La partida consignada en el presupuesto vigente,
no aleanza A satisfacer las necesidades. Es possible que con
la proyectada y con las instalaciones para caballerizas de
que hablo en otro lugar, se pueda prescindir en adelante
per alguin tiempo de estas adquisiciones tan elementales
para el desempefio policial.
Ttem 28, partida 1-Se solicitan $ 25.000 por una
sola vez para adquirir monturas con destino A la Guardia
de Seguridad de Caballeria y a las Comisarias seccionales.
Este element es objeto de frecuente deterioro, nece-
sariamente por la acci6n del tiempo y de su uso diario,
respondiendo el pedido no solo para verificar la renova-
ci6n del inutilizado, sin6 tambinr para hacer las provisio-
nes consiguientes por el aumento de personal y la insta-
laci6n de nuevas Comisarias.
Item 29, partida i-Por una sola vez se solicitan
$ 25.000 para compra de motocicletas y bicicletas.
Asi come se evidencia la eficacia de los automdviles
para el element superior en sus distintos desempefios,
tambien se manifiesta el que se proyecta para la clase
secundaria, particularmente para )a sin uniform depen-
diente de las ramas que atiende los servicios de seguridad
pitblica y orden social que comprende la policia political
y la que se ejerce sobre los elements obreros y secta-
rismos.
Fuera de esto, se ensaya desde el a~fo pr6ximo pa-
sado un servicio especial por agents uniformados en las
secciones en que el pavimento lo permit, que demostrada
ya su conveniencia es necesario acordarle las formas de
extension y estabilidad requeridas.










Item 30, partida 1-Posteriormente A la inauguracion
del actual edificio del Departamento en 1889, se ban con-
signado en algunos de los presupuestos sucesivos peque-
f-as partidas para renovaci6n del mobiliario en las oficinas
de sus dependencias y de Comisarias, las que por no ser
suficientes han contribuido para que la diversidad de tipos
se manifieste en todas parties.
Con lo que se tiene y con lo que se pide, se busca la
uniformidad y la sustituci6n del inadecuado.
Item 31, partida 1 Se necesitan dos mil rev6lvers
Colt, para completar ]a dotacion resuelta en el acuerdo del
ano pr6ximo pasado, en virtud del aumento de personal y
para servicio tambidn de los agents de investigaciones.
Las razones justificadas que entonces determinaron
la adquisici6n de una partida para el personal de agents,
subsisten ahora, relevAndome de consignarlas, porque las
conoce V. E
Item 32, partida 1-Por una sola vez se solicitan pe-
sos 50.000 para efectuar las instalaciones necesarias en las
Caballerizas de la Repartici6n, A fin de colocarlas en con-
diciones que consulten las exigencias de la higieney bien-
estar.
En la actualidad, no responded a ese concept y los
animals sufren las consecuencias de la falta de comodidad
y espacio, lo que es factor principal para que las enfer-
medades 6 inutilizaciones se manifiesten al poco tiempo de
ser los caballos incorporados al servicio.
Item 33, partida 1-Las construcciones que se hacen
on el edificio de este Departamento sobre la calle More-
no, requieren la instalaci6n de dos ascensores, presupues-
tados en pesos 12.000. Viene A constituir la ampliaci6n
indispensable por consecuencia de la edificaci6n del segundo
piso, que sin ella, haria penoso el movimiento do piblico
y del personal para trasladarse de una dependencia A otra.










Item 34, partida 1-Se solicita por una sola vez una
partida de pesos 40.000 para efectuar renovaciones y arre-
glos indispensables en el material de telegrafos y telffonos.
Siendo el tel6grafo, y el telefono elements esencia-
les para la actividad en el desempefio policial, creo indis-
pensable para asegurar su buen funcionamiento, que se
proceda al cambio de ellos, que por su uso se encuentran
deteriorados, aprovechando la circunstancia para dotarle a
la vez, de los adelantos modernos que los coloque al igual
de instituciones similares. Las lines telegrAficas y telef6-
nicas de la Repartici6n, que abarcan una extension de
mis de cuatro mil cuadras dentro del perimetro de la
Capital, exigen una renovacion casi complete, porque ellas
han sido construidas en 4pocas en que no habia en mu-
chos barrios ninguna edificaci6n 6 habia casas de un piso,
las que hoy han desaparecido 6 tienden a desaparecer por
los adelantos edilicios, quedando en consecuencia, tales li-
neas, en condiciones que no podran garantir un servicio
regular. Analogo inconvenient, ofrecen los aparatos tele-
graficos y telef6nicos en cuanto a su deterioro, pues los
primeros estan en servicio desde el aflo 1882 y los segun-
dos desde 1897.
Item 35, partida 1-Actualmente las fichas dactilos-
c6picas y las tarjetas del indice general de los documen-
tos que pertenecen al archive criminal, se conservan en
muebles de madera, inseguros, tanto por la carencia de re-
cursos de propia construcci6n, cuan to para el caso de acci-
dentes, incendios, etc.
El sistema apropiado y en uso en los Tribunales y
establecimientos de importancia, es el de armarios y casi-
lleros metalicos, con todos los elements necesarios para
evitar extravios 6 substracciones.
Es esto lo que se procura para la Policia, la que ya
ha iniciado gestiones de informaciin en ese sentido, calcu-
lando que la suma que se invertiria seria la de $ 25.000.








44 -

Antes de terminal con la present Memoria, permi-
taseme que insist ante V. E. encareciendo la realizaci6n
del proyecto sobre Hospital de Policia, que en oportunidad
tuve el honor de someter a vu"stra consideraci6n, porque
se trata de algo indispensable, de positive beneficio, cuyas
ventajas surgeon A la simple reflexi6n, expuestas en la nota
que va en el anexo correspondinte.
Saluda A V. E. con su consideraoidn mas distinguida.

.rls J. DELLEPIANE.



























ANEXO A

PROYECTO DE PRESUPUESTO









PROYECTO DE PRESUPUESTO PARA 1913


AL MES AL ANO

INCISO 50

Departamento de Policia

.TEFATURA

Item 1
1 Jefe 1.400
2 Para gastos y alquiler de casa. 600
3 Comisario de Ordenes. .. 1.200
4 Inspector General de Bomberos 1.100
5 Comisario Inspector. . 1.000
6 Cuatro Oficiales de .Tefatura (equipa-
rados A Subcomisario) A $ 500 c. u. 2.000
7 Subcomisario 500
8 Dos Auxiliares a $ 300 c. u. 600
9 Official Inspector. . .... 250
10 Escribiente . 150

Asesoria

11 Asesor Letrado 900
12 Subasesor Letrado 700
13 Escribiente ... . 150
10.550 12(; (,00
DIVISION CENTRAL

[tem 2
1 Jefe . . 1.150
2 Dos Comisarios Inspectores A $ 1.000
cada uno . . 2.000
3 Comisario Adscripto . 700
4 Subcomisario 00
5 Cuatro Auxiliares a $ 300 c. n. 1.200








- 48 -


AL MES AL ARO


6 Tres Oficiales Inspeotores A $ 250 cada
uno. . . 750
7 Cuatro Escribientes A $ 150 c. i. 600
8 Int6rprete Traductor. ... 250
9 Profesor de gimnasia y esgrima para
la Guardia Especial del Departamento
Central de Policia .. 250
10 Maestro armero. 200
11 Jardinero... 120

Seccidn Inspeccion

12 Siete Comisarios Inspectores A $ 1.000
cada uno 7.000
13 Siete Auxiliares A $ 300 c. u. 2.100
14 Cuatro Escribientes A $ 150 c. u. 600

Seccidn Personal

15 Comisario Inspector, Segundo Jefe de
la Division 1.000
16 Cuarenta y un Comisarios A $ 700 ca-
da uno. . 28.700
17 Cincuenta y ocho Subcomisarios a $
500 c. u. .. . 29.000
18 Ciento cuarenta y cinco Auxiliares A
$ 300 c. u.. . . . 43.500
19 Ciento cuarenta y seis Oficiales Inspec-
tores A $ 250 c. u...... 36.500
20 Doscientos veintiseis Escribientes A $
150 . 33.900
21 Cien Meritorios A $ 100 c. u. 10.000
22 Ciento sesenta y cuatro Sargentos a
$ 130 u. 21.320
23 Quinientos veintiseis Cabos A $ 120
cada uno. 63.120
24 Cinco mil cincuenta Agentes a $ 100
,u. . . . . 555.500
25 Mayordomo .. 150
26 Setenta Ordenanzas A $ 90 c. u. 6.300
27 Cuarenta Correos A $ 60 c. u. 2.400








-- 49


AL MES AL ARO



Guardia de Seguridad de Infanteria

28 Comisario Inspector. 1.000
29 Comisario. .. ..700
30 Dos Subcomisarios A $ 500 1.000
31 Siete Auxiliares $ 300 u. 2.100
32 Ocho Oficiales Inspectores A $ 250
cada uno. 2.000
33 Siete Escribientes A $ 150 c. 1.050

Escuela de Cadetes

34 Subcomisario (director). . 500
35 Auxiliar, subdirectorr) 3. .. 300
36 Tres Oficiales Inspectores A $ 250
cada uno. 750
37 Dos Profesores de Instruccin prima-
ria a $ 150 c. u. . . 300
38 Profesor de Box. . ... 150
39 Profesor de Gimnasia . . 150
40 Profesor de Ji-jiutsu ..... 150
41 Cincuenta Cadetes A $ 25 c. u. 1.250
42 Mayordomo ... . 120

Regimniento de Zapadores Bomberos

43 Jefe . 1.000
44 Dos Jefes de Batall6n A $ 700 c. 1.400
45 Dos Segundos Jefes de Batall6n $
500 c. u. . . 1.000
46 Jefe del Detall 00
47 Diez Capitanes A $ 350 c. u. 3 .500
48 Diez y seis Tenientes a $ 300 c. u. 4.800
49 Diez y seis Subtenientes A $ 250 c. u. 4.000
50 Maestro de Esgrima. 150
51 Nueve Sargentos primeros A $ 125 c. u. 1125
52 Setenta y dos Sargentos segundos a $
120 c. u 8.640
53 Setenta y dos Cabos primeros A $ 115
cada uno .. 8.280








- 50


AL MES AL ARO
$ S/ $, %

54 Setenta y dos Cabos 2"-0 A$ 110 c. u. 7.920
55 Setecientos satenta y cinco Bomberos
A $ 100 c. a . 77.500
56 MecAnico . 250
57 Dos patrons para bomba flotante A
$ 140 c. u. . . 280
58 Veinte Chauffeurs A $ 200 c. u. 4.000
59 Dibujante 150
60 Traductor. . 150
61 Guardaalmacen 125
62 Dos maquinistas A $ 140 c. c 280
63 Siete guardamAquinas A $ 115 c. u. 805
64 Dos herreros A $ 100 c. u. 200
65 Dos carpinteros A $ 100 c. u. 200
66 Talabartero .... 100
67 Dos pintores A $ 100 c. u. 200
68 Cuatro caballerizos A $ 80 c. u. 320

Guardia de Seguridad de Caballeria

69 Jefe 1.000
70 Dos Jefes de Mitad a $ 700 u. 1.400
71 Dos Jefes 208 de Mitad A $ 500 c. u. 1.000
72 Jefe del Detal 500
73 Siete Capitanes A $ 350 c. u. 2.450
74 Seis Tenientes A $ 300 u. 1.800
75 Diez y ooho Subtenientes A $ 250 ca-
da uno. ... . .4.500
76 Diez y nueve Sargentos A $ 130 c. n. 2.470
77 Cincuenta Cabos A $ 120 c. u. 6.000
78 Quinientos setenta y cuatro Guardias
de Seguridad A $ 110 c. n. . 63.140
79 Jefe de caballeriza y maestranza 700
80 Subadministrador... . 350
81 Ayudante . 200
82 Mddico .. . 300
83 Maestro de Gimnasia y esgrima 280
84 Armero. .... 120
85 Talabartero .. 120
86 Carpintero . 120
87 Zapatero .. 120








51 -


Banda de Misica


88 Maestro ...
89 Maestro 20 .
90 Cinco misicos A $ 150) c. u.
91 Cincuenta y cinco mtisicos a 8 110 e. u.

Seccidn Telegrafos y Teldfonos

92 Comisario. .
93 Tres Jefes de Secci6n a $ 350 c. u.
94 Inspector de Lineas. ....
95 Cuatro Encargados de turn A $ 200
cada uno. .
96 Veinte Tegrafista.s de dI8 180 c. u.
97 Setenta Telegrafistas de 2" A $ 150 c. u.
98 Veinticinco Telegrafistas de 3' A 8 125
cada uno . .
99 Ochenta y cinco Telegrafistas de 4' a
$ 100 c. u.. .
100 Mecanico electricity . .
101 Dos Capataces a $ 130 c. .
102 Tres Ayudantes Mecanicos a. 100 c. n.
103 Quince Guardahilos A $ 90 e. n.
104 Cuatro Mensajeros A $ 30 c. u.

Seccidn Sanidad

105 M6dico Jefe .
106 Diez y seis M4dicos A $ 700 c. u..
107 M4dico para Bomberos. .
108 MIdico para la Sala de observacidn
de Alienados. .
109 Perito Alienista . .
110 M6dico para el Asilo San. Miguel
111 Meidico para el Asilo de Con(traven-
tores .
112 Cinco Medicos Auxiliares A $ 300 ca-
da uno .
113 Seis Practicantes A $ 130 c. u.
114 Quimico . .


AL AtO
9$ %


AL MIES
$ /,,



450
350
750
6.050



700
1.050
300

800
3. (00
10.500

3.125

8.500
200
260
300
1.350
120



1.000
11.200
700

700
700
300

300


1.500
780
400








52 -


AL MES AL ARO


115 Encargado de Rayos X y electricidad. 200
116 Dentista 150
117 Masagista . 150
118 Enfermero.. . 100
119 Desinfectador . 150
120 Dos Ayudantes desinfectadores a $ 110
cada uno. 220
121 Ayudante de Laboratorio. 100
122 Dos enfermeros para la Sala de Obser-
vaciones A $ 80 c. u. .. 160
1.130.990 13.571.860
DIVIsiON ADMINISTRATIVE

Item 3
1 Jefe (Inspector General) 1.100
2 Comisario Inspector, Segundo Jefe. 1.000
3 Comisario .. . 700
4 Subcomisario .. . 500
5 Jefe de Secci6n .. 500
6 Jefe de la Oficina de Compras. 600
7 Auxiliar . 300
8 Cinco Oficiales Inspectores A $ 250 ca-
da uno . 1.250
9 Ayudante de Compras 250
10 Cuatro Escribientes A $ 150 c. u. 600
11 Inspector de alumbrado 350
12 Electricista-gasista . . 200
13 Ayudante electricista . 110

Seccidn Contaduria
14 Comisario 700
15 Subcomisario 500
16 Jefe de Liquidaciones .400
17 Dos Tenedores de Libros de 1j $ 350
cada uno. .. 700
18 Dos Tenedores de Libros de 2- A$ 250
cada uno .... 500
19 Dos Oficiales Inspectores a $ 250 c. u. 500
20 Tres Liquidadores A $ 200 c. u. 600
21 Cuatro Escribientes A $ 150 c. u. 600










AL MES AL ANO


Seccidn Tesoreria

22 Comisario . 700
23 Subcomisario .. . 500
24 Cajero 350
25 Dos Pagadores A 8 250 cada uno 50(;
26 Dos Auxiliares pagadores A $ 200 c. u. 400
27 Escribiente . 150

Seccidn Almacenes, Suministros y iaestranza

28 Comisario . 700
29 Segundo Jefe. ...... 500
30 Dos Auxiliares $8 300 c. 600
31 Cuatro Oficiales Inspectores a 8 250 c/u 1.000
32 Tenedor de Libros 200
33 Cuatro Escribientes A $ 150 c/uL. 600
34 Dos Guarda Almacen A $ 150 c/u. 300
35 Intendente (equiparado A Subcomisario) 500
36 Encargado de Talleres. 200
37 Cinco Oficiales Talabarteros A $ 120
c/u . . 600
38 Maestro Carpintero. 180
39 Official Carpintero . 170
40 Medio Oficial Carpintero 60
41 Maestro Talabartero 170
42 Lustrador. .... . 110
43 Maestro de Obras 190
44 Albafnil . . 130
45 Maestro Herrero. . 160
46 Official Herrero . .. . 110
47 Pintor. ... . 150

Seccidn Imprenta y Encuadernacidn

48 Regente (Subcomisario). .... 500
49 Subregente. ... 250
50 Maquinista de 1 120
51 Dos Maqninistas de 2a a $ 110 c. . 220
52 Dos Maquinistas de 3' a $ 90 c. u. 180
53 Dos Cajistas de 1a A $ 120 c. u. 240










SAL MES AL ANO


54 Seis Cajistas de 2' a $ 100 c. u. 600
55 Cuatro Cajistas de 3" a $ 90 c. u. 360
56 Encargado de la Encuadernacin. 160
57 Rayador Encuadernador 120
58 Tres Encuadernadores de 1a A $ 110
cada uno 330
59 Cuatro Encuadernadores de 2a A $S 100
cada uno ....... 4.00
60 Dos Encuadernadores de 3" A $ 90
cada uno 180
6[ Ponepliegos . . 60
62 Dcs Distribuidores a $ 60 c. u. 120

Seccidn Caballerizas

63 Inspector de Caballerizas (equiparado
a Comisario) . .. ...700
64 Cuatro Administradores $ 500 c. u. 2.000
65 Cinco Subadministradores a $ 350 c. n. 1.750
66 Tres Ayudantes a $ 200 c . 600
67 Inspector de Forrajes . . 440
68 Subinspector de Forrajes 250
69 Veterinario Jefe.. . . 400
70 Veterinario Segundo Jefe 300
71 Seis Ayudantes Veterinarios a $ 180
cada uno. . . 1.080
72 Cuatro Enfermeros a $ 100 c. u.. 400
73 Veinte Capataces a $ 100 c.u. u. 2.000
74 Cuatro Maestros Herradores a $ 120
cada uno.. 480
75 Seis Oficiales Herradores a $ 100 ca-
da uno 600
76 Dos Peones de Potreros a $ 100 ca-
da uno . 200
77 Ocho Peones a $ 80 c. u. . 640
78 Cinco Serenos a $ 80 c. u. 406
79 Treinta Conductores de Vehiculos a $
80 cada uno. . . 2.40C
80 Ciento treinta y cinco Caballerizos $
80 cada uno. . . . 10.800
81 Veinte Playeros a $ 60 c. . 1.200








55 -


AL MES AL ANO


Secci6n Farmacia

82 Farmac4utico regent . 400
83 Dos Dependientes id6neos L 8 180 c. 1. 360
84 Tres Dependientes Auxiliares a $ 150
cada uno. . 450
85 Dos Peones A 880 c. u. 160

Seccidn Garage

86 Subcomisario Jefe 500
87 Auxiliar Segundo Jefe.. .. . 300
88 Tenedor de Libros . .. 200
89 Tres Escribientes A $ 150 c/u 450
90 Encargado de Talleres. .. 300
91 MecAnico Encargado de Molinos y
Bombas 275
92 Dos Torneros A $ 200 c/u .400
93 MecAnicoparaMotocicletas yBicicletas 200
94 Medio Ajustador 150
95 Dos Ayudantes MecAnicos A $ 50 c/u. 100
96 Gomero y Encargado de Depdsitos 180
97 Capataz de Lavadores .. . 130
98 Cinco Lavadores A $ 100 c/u . 500
99 Veinte Chauffeurs a $ 200 c/u. . 4.000
100 Dos Serenos A $ 100 c/u. . 200
101 Dos Capataces A $ 100 c/u. . 200
102 Carpintero de la. . 150
103 Carpintero de 2. 120
104 Maestro Tapicero 250
105 Oficial Tapicero . . 180
106 Maestro Pintor . 250
107 Oficial Pintor. . 180
62.295 747.540
DIVISION JUDICIAL
Item 4
1 Jefe (Inspector General) . 1.100
2 Comisario Inspector, Segundo Jefe. 1.000
3 Comisario. ....... 700
4 Dos Subcomisarios A $ 500 c. u. . 1.000










AL MES AL AgO
$ i "X.

5 Tres Auxiliares a $ 300 c. u. . 900
6 Tres Oficiales Inspectores A $ 250
cada uno . 750
7 Diez Escribientes $ 150 c. u. 1.500

Seccidn Alcaidias

8 Inspector de Alcaidias (equiparado a
a Comisario 700
9 Tres Alcaides a $ 510 c. u. . 1.500
10 Tres Subalcaides a $ 350 c. u. . 1.050
11 Dos Capellanes a $ 100 c. u. . 200
12 Hermana Superiora del Asilo de Con-
traventoras 300
13 Doce Hermanas A $ 100 c. u. 1.200
14 Diez Escribientes a $ 150 c. 1.500
15 Seis Capataces a $ 130 c. n. 780
16 Veinticinco Celadores A $ 100 c. u. 2.500
17 Cincuenta Guardianes A $ 90 c. u. 4.500

Seccidn Depdsito

18 Jefe 500
19 Segundo Jefe 300
20 Cuatro Escribientes A $ 150 c. u. 600
22.580 270.960
SERVICIO DE INVEST1GACIONES

Item 5
1 Jefe 1.150
2 Dos Inspectores Generales a $ 1.100
cada uno 2.200
3 Tres Comisarios Inspectores A $ 1.000
cada uno 3.000
4 Diez Comisarios a $ 700 c. u. 7.000
5 Veinte Subcomisarios A $ 500 cada
uno 10.000
6 Cuarenta Auxiliares $ 300 c. u. 12.000
7 Cincuenta Oficiales Inspectores a $
250 c. u. . 12.500
8 Doscientos Agentes de la $ 154 c. u. 30.800














9 Trescientos cincuenta Agentes de 2a a
$ 132 c. u. . . .
10 Ciento cincuenta Agentes de 3' a $
100 c. u. .
11 Jefe de Identificacion . ...
12 Dos Encargados de Gabinete a $ 500
cada uno. . . .
13 Traductor... . .
14 Fototipista . .
15 Fot6grafo. . .


Seccidn Biblioteca y Archivo

Bibliotecario Archivero.
Segundo Jefe .
Cuatro Escribientes A pesos 150
no .


AL MES
$ %/


46.201)

15.000
500

1.000
250
250
250


500'
S. 300
cada
143.500
143.500


Gastos

Item 6
1 Para tiles de limpieza, cuidado y con-
servaci6n de caballerizas y garage, re-
facciones, herraduras y curaci6n de
caballos, forrajes, past para cama,
carros, autom6viles, motocicletas y
otros vehiculos; uitiles y accesorios
para los mismos, compra de caballos
y monturas por renovaci6n, desagote,
desinfecciones, servicio de obras de sa-
lubridad, etc.. . .

Item 7
1 Para tiles de escritorio, imprenta,
encuadernaci6n, fotografia, fototipia,
tel6grafos y tel6fonos, instalaciones y
conservaci6n de los mismos, impresos
y publicaciones .

Item 8
1 Para fallas de Caja del Tesorero.


AL ARO
$ I%


1.722.000


60.000 720.000.-


8.000


200


96.000 -


2.400-








- 58 -


AL MES AL ARO
$ 1% 8 1%

Item 9
1 Para gastos de laboratorio, medica-
mentos y curaciones, botica y hospi-
talizaciones .. 6.000 72.000.-

Item 10
1 Para alumbrado, calefaccin, adquisi-
cidn y conservacidn de artefactos, ins-
talaciones. etc. . . 7.500 90.000.-

Item 11
1 Para alquiler de casas para Comisa-
rias y demAs dependencias 30.000 360.000.-

Item 12
1 Para alquiler de casas para Comisa-
rios, Subcomisarios, .Jefes de Divi-
sion, Seccidn Sanidad, Jefes de Bom-
beros y Guardia de Seguridad de
Caballeria. 17.000 204.000.-

Item 13
1 Para premios y recompensas. 18.000 216.000.-

Item 14
1 Para racionamiento del personal de
empleados dela Guardia de Seguridad
de Infanteria, de las Alcaidias y Asilo
San Miguel .. . 1.500 18.000.--

Item 15
I Para racionamiento de la Guardia de
Seguridad de Caballeria. .. . 8.000 96.000.-

Item 16
1 Para compra y conservacidn del mobi-
liario . . 2.000 24.000.-.

Item 17


18.000


216.000.-


1 Para manutencidn de detenidos.








- 59 -


AL MES AL A]O

Item 18
1 Para eventuales y comisiones reserva-
das..... . 15.000- 10.000 --

Item 19
1 Para comisiones extraordinarias 6 im-
previstos 13.000 -- 156.000-

Item 20
1 Para gastos especiales del personal en
Comisi6n en Europa. 1.818.18 21.818.16

Item 21
1 Para vestuario de invierno y verano y
calzado para jefes y oficiales de la
Guardia de Seguridad de Caballeria 1.666.67 20.0004

Item 222
1 Para vestuario y calzado de invierno y
verano para oficiales y tropa de policia
y bombers, machetes, pitos, cadenas,
fornituras y demis tiles .75.000 900.000

Item 23
1 Para conservaci6n y renovacion de ma-
teriales para'Bomberos. 4.000- 48.000--

Item 24
1 Para jornales de operarios talabarte-
ros, carpinteros, albafiiles, pintores,
etcetera ....... 2.000- 24.000 -

Para Escuela de Cadetes
Item 25
1 Rancho 2 Jefes a $ 50 c/u. .100
2 Rancho 3 Oriciales A $ 30 c/u. 90
3 Rancho 50 Cadetes A $ 0.80 cts. c/u por
dia. . . . 1.200 1.390 -- 16.680 -

Para cuerpo de Bomberos
Item 26
1 Rancho para 7 Jefes y un Director de
la Escuela, a 50 $ c/u . 400.00








- 60


AL] MES AL ANO
$ mrn $ m/n

2 Rancho 42 oficiales A 30 $ c/n 1.260 .
3 Rancho para 1.000 individuos de tro-
pa... 16.000 17.660.- 211.920-
Item 27
1 Para compra de caballos por una sola
vez. .... . .50.000 -
Item 28
1 Para compra de monturas por una so-
la vez. 25.000-
Item 29
1 Para compra de bicicletas y motocicle-
tas por una sola vez. ...25.000-
Item 30
1 Para mobiliario por una sola vez 25.000 -
Item 81
1 Para compra de dos mil revolvers Colt,
funds y munici6n para los mismos,
por una sola vez. .. . 58.000 -

Item 82
1 Para construcci6n de galpones por una
sola vez . 50.000-

Item 33
1 Para colocaci6n de dos ascensores en el
Departamento Central por una sola vez 12.000 -

Item 34
1 Para renovaci6n de lines telegrificas
y telef6nicas, adquisici6n de aparatos.
instalaciones, etc. por una sola vez. 40.000 -
Item 35
I Para adquisici6n de muebles metAlicos
con destino A la conservacidn de docu-
mentos del archive, fichas dactilosc6pi-
cas, etc., per una sola vez .. 25.000 -

Total del present proyecto. $ 20.441.798.20
























ANEXO B

COMUNICACIONES











Buenos Aires, Febrero 3 de 1911


A S. E. el Sefor Mtnistro del Interior Doctor Don Indalecio
Gdmez.

Tengo el honor de dirijirme A V. E. para poner en
su conocimiento que el dia 31 de Diciembre ultimo, se re-
cibi6 en esta Jefatura, una nota oficio del Sefior Juez del
Crimen Doctor Octavio GonzAlez Roura, fechada dos dias
antes, en la cual dicho magistrado comunicaba para los
efectos que se estimasen convenientes,-que ese Juzgado,
en el juicio seguido A Juan de los Rios por lesions le-
ves al agent de Policia Arturo J. G6mez,-delito ocurri-
do en la noche del 10 de Octubre del afio ppdo.,-habia
resuelto transcribir parte del auto recaido con motivo
del informed pericial presentado en aquel hecho, por el
medico de esta Repartici6n Doctor Don Manuel Castro
Feij6o.
En ella, el Sefor Juez, hacia notar la enorme dife-
rencia que resultaba entire los informes del Doctor Castro
Feij6o y los producidos por los medicos de los Tribuna-
les Doctores Eduardo Fidanza y Miguel Arana Zelis:-
que mientras estos facultativos no habian encontrado en
el vigilante G6mez mAs que una herida ya curada, la cual
no habia puesto en peligro su vida ni le dejarian impe-
dimentos para el trabajo,-el Doctor Castro Feijdo en su
reconocimiento practicado cinco dias antes, es decir, cuan-
do ocurri6 el hecho, afirmaba que aqu6l tenia cuatro he-
ridas, una de las cuales habia puesto en peligro la vida
y curaria de 25 a 30 dias sino sobrevenian complicacio-










nes, incapacitAndolo para el trabajo por dos meses;-que
anAloga diferencia se advertia con la relaci6n del reo A
quien mientras el Doctor Castro Feij6o encontraba una
sola herida, los midicos de los Tribunales,-siete dias des-
pu6s,-al reconocerlo, le habian notado dos heridas y una
contusi6n;-que en ambos informes, el Doctor Castro Fei-
j6o parecia demostrar una manifiesta parcialidad A favor
del agent de Policia, tanto mAs censurable cuanto que
su informed respect de la lesi6n principal de G6mez, pu-
do hacer imponer al acusado la pena de penitenciaria en
vez de la de prisi6n; y finalmente que se resolvia Ilamar
seriarmente la atenci6n de dicho facultativo A quien se le
comunicaria con transcripci6n de esa parte del auto, ha-
cidndola saber igualmente al infrascripto para los fines
que estimase convenient, pues debia darse plena fd al
informed de los mddicos de los Tribunales en raz6n de ser
peritos judiciales y en nimero de dos, por cuanto esa di-
ferencia tan senalada, no podia marcar inicamente una
diferencia de criteria facultativo.
Atenta ]a naturaleza de los cargos formulados contra
el Doctor Castro Feij6o en el ejercicio de su mandate, esta
Jefatura, inspirada en la justicia de sus procedimientos,
que es la norma de conduct impuesta A los funcionarios
de su dependencia, dispuso inmediatamente la iniciaci6n
de una investigaci6n tendiente A comprobar debidamente
el alcance de las faltas atribuidas A dicho facultativo y
de ella, se llega A la conclusion, que por lo menos, los
procedures del Doctor Castro Feij6o inspiran la mayor
correcci6n; y sus manifestaciones volcadas en su informed
pericial, se han ajustado en todas sus parties A la realidad
de los hechos, come correspond A un hombre honest y
funcionario celoso del cumplimiento de sus deberes.
En los expresados antecedentes que en copia testifi-
cada elevo A ese Ministerio, verA V. E. que la opinidn de










los mddicos de los Tribunales, queda desvirtuada formal-
mente por la de otros various facultativos que afirman he-
chos precisos, pasados y de apreciaci6n actual, de acuerdo
en un todo con lo dictaminado por el Doctor Castro Feij6o;
y asi, mientras aquellos manifiestan que el agent G6mez
]iresenta una sola herida sin importancia, tambidn el Jefe
de la Divisi6n Sanidad Dr. Francisco C. Barraza afirma
con el Doctor Castro Feij6o, que tiene cuatro heridas vi-
sibles ann hoy, aunque cicatrizadas, lo que no quiere decir
curadas, puesto que en una de ellas le ha ocasionado in-
convenientes que todavia le impide dedicarse A sus tareas
habituales; y con respect al procesado de los Rios, ocurre
In mismo, pues mientras los faciltativos de los Tribunales,-
que han examinado al procesado cinco dias despues de
ocurrido el hecho, afirman que present dos heridas, lo,
dos m6dicos de la Prisi6n Nacional con el Doctor Castro
Foij6o, dicen que solo presentaba una.
No concierne A esta Jefatura la defense del Doctor
Castro Feijdo, sin6 en cuanto la norma de sus procedures
pneda afectar mAs 6 menos directamente el buen nombre
y fama de la repartici6n A mi cargo, como indirectamente
ocurre ahora, obligAndome A explicar el detalle de la in-
vestigaci6n realizada y sus conclusions.
Por eso, es que no entro A estudiar el asunto bajo el
punto de vista doctrinario 6 cientifico, ni A pesar el valor
probatorio de los diversos informes y testimonies, ya sea en
relaci6n A su nimero 6 sea de acuerdo con su peso 6 clase.
No es tampoco de mi resort, examiner si ha existido
error de clasificaci6n y una inspeccidn incomplete de parte
de los m6dicos de los Tribunales, como lo afirma el Doc-
tor Castro Feij6o quien, directamente perjudicado en su
fama, recurrirA si lo cree convenient y como lo aconseja
el Sefior Asesor Letrado de Policia ante la Exma. CAmara
de Apelaciones en lo Criminal y Correccional.


- 65








- (i -


En previsidn de esto y velando por buen nombre de
la reparticidn a mi cargo, en la fecha .he elevado A exAmen
y resolucidn de la Exma. Camara de Apelaciones el studio
de este asunto para los efectos a que hubiera Ingar, ha-
ciendo constar que esta misma exposicion de hechos for-
muld al Sefnor .Juez del Crimen Doctor Gonzalez Roura.
acompaiiandole copia testimoniada de todo lo aetuado y
significAndole el acatamiento sin discusi6n alguna de las
decisions de ese Tribunal y el reflejo de mi mas profun-
do respeto por la justicia de mi pais.
Aprovecho esta oportunidad para reiterar a V. E
las segnridades de mi mis alta consideraci6n y estima.

Luis .1. DELLEPIANE.




Buenos Aires, F'ebrero 6 de 1911.


Al Sefor Presidente de la Excelentisima Cdmara de Apela-
ciones en lo Criminal y Correccional Doctor Don Daniel
J. Frias.

Tengo el honor de dirijirme A V. E. para poner en
su conocimiento que el dia 31 de Diciembre iltimo, se re-
cibi6 en esta Jefatura, una nota oficio del Senor Juez del
Crimen Doctor Don Octavio GonzAlez Roura, fechada dos
dias antes, en la cual dicho majistrado comunicaba para
los efectos que estimase convenientes, -que ese Juzgado
en el juicio seguido A Juan de los Rios por lesiones le-
ves al agent de policia Arturo J. G6mez, delito ocurrido
en la noche del 10 de Octubre del afio pr6ximo pasado,
habia resuelto hacer transcripcidn de una part del auto
recaido con motivo del informed pericial presentado en










aquel hecho por el m6dico de esta Repartici6n Doctor Don
Manuel Castro Feij6o.
En ella, el Sefor Juez hacia notar la enorme dife-
rencia que resultaba entire los informes del Doctor Castro
Feij6o y los producidos por los m6dicos de los Tribuna-
les, Doctores Eduardo T. Fidanza y Miguel Arana Zelis;
que mientras estos facultativos no habian encontrado en
el vigilante G6mez, mas que una herida ya curada, la cual
no habia puesto en peligro su vida ni le dejaria en impe-
dimento para el trabajo-el Doctor Castro Feij6o, en su
reconocimiento practicado cinco dias antes, es decir, cuando
ocurri6 el hecho, afirmaba que aqu6l tenia cuatro heridas,
una de las cuales habia puesto en peligro la vida y cura-
ria de 25 A 30 dias sino sobrevenian complicaciones, inca-
pacitindolo para el trabajo por dos meses-que andloga
diferencia se advertia con la relaci6n del reo A quien mien-
tras el Doctor Castro Feij6o enoontraba una sola herida
los medicos de los Tribunales,-siete dias despuns;-al re-
conocerle, le habian notado dos heridas y una contusi6n;-
que en ambos informes, el Doctor Castro Feij6o parecia
demostrar una manifiesta parcialidad A favor del agent de
Policia, tanto mas censurable cuanto que sn informed res-
pecto de la lesi6n principal de G-mez, pudo hacer impo-
ner al acusado la pena de penitenciaria en vez de la de
prisi6n y finalmente que se resolvia llamar seriamente la
atenci6n de dicho facultative transcribi6ndole esa part del
auto al propio tiempo que se le hacia conocer al infras-
cripto para los fines que estimate convenientes, pues debia
darse plena fM al informed de los m6dicos de los Tribuna-
les, en raz6n de ser peritos judiciales y en nimero de dos,
por cuanto esa diferencia tan seinalada, no podia marcar
unicamente una difereucia de criteria facultativo.
Atenta la naturaleza de los cargos formulados contra
el Doctor Castro Feijdo en el ejercicio de su mandate, esta










Jefatura, inspirada en la justicia de sus procedimientos,
que es la norma de conduct impuesta a los funcionarios
de su dependencia, dispuso inmediatamente la iniciaci6n
de una prolija investigation tendiente a comprobar debi-
d(amente el alcance de la falta atribuida a dicho faculta-
tivo y de ella se ilega a la conclusion, que por lo menos,
los procedures del Doctor Castro Feijdo inspiran la mayor
rcrrecci6n y sus manifestaciones volcadas en su informed
pericial, se han ajustado en todas sus parties a la realidad
de los hechos, como correspond a un hombre honest y
fuicionario celoso del cumplimiento de sus deberes.
En los expresados antecedentes, que originals y ad efec-
trnu videndi elevo a esa Excelentisima CAmara, vera V. E.
que la opinion de los m6dicos de los Tribunales, queda
desvirtuada formalmente por la de otros various facultati-
vos que afirman hechos precisos, pasados y de apreciacidn
actual, de acuerdo en un todo con lo dictaminado por el
Doctor Castro Feij6o y asi, mientras aquellos manifiestan,
que el agent G6mez present una sola herida sin impor-
tancia, tambien el Jefe de la Divisi6n Sanidad Doctor
Francisco C. Barraza afirma con el Doctor Castro Feijdo
que tiene cuatro heridas visible aun hoy, aunque cicatri-
zadas, puesto que una de ellas le ha ocasionado inconve-
nientes que todavia le impiden dedicarse a sus areas
habituales: y con respect al procesado de los Rios acurre
lo mismo, pues mientras los facultativos de los Tribuna-
les, que han examinado cinco dias despu6s de ocurrido el
echo, afirman que present dos heridas, los dos m6dicos
de la Prisi.n Nacional con el Doctor Castro Feij6o, dicen
que solo presentaba una.
No concierne a esta Jefatura la defense del Doctor
Castro Feij6o sin6 en cuanto la norma de sus procedures
pueda afectar mas 6 menos directamente, el buen nombre
y fama de la Repartici6n a mi cargo, como indirectamente


- 68








- 69 -


ocurre ahora, obligandome a explicar el detalle de la in-
vestigaci6n realizada y sus conclusions.
Por eso, es que no entro a estudiar el asunto bajo
el punto de vista doctrinario 6 cientifico, ni a pesar el
valor probatorio de los diversos informes y testimonios,
ya sean en relaci6n a su nAmero 6 sea de acuerdo con su
peso 6 clase.
No es tampoco de mi resort examiner si ha existido
error de clasificacidn y una inspecoidn incomplete de parte
de los medicos de los Tribunales, como lo afirma el Doc-
tor Castro Feij6o, quien directamente perjudicado en su
fama, recurrira si lo cree convenient y como lo aconseja
el Senor Asesor Letrado de Policia ante esa Excelentisima
Camara de Apelaciones.
Pero en prevision de este mismo y velando por el
buen nombre de la repartici6n a mi cargo, es que elevo a
examen y resoluci6n de la Excelentisima C(mara presidida
por V. E. el studio de este asunto para los efectos a que
hubiere lugar, debiendo hacer constar finalmente, que al
formular esta misma exposici6n de hechos al Senior Juez
del Crimen Doctor Gonzilez Roura, en nota que le he di-
rigido en la fecha acompafandole copia testimoniada de
todo lo actuado, me he permitido significarle el acatamien-
to sin discusi6n alguna de las decisions de ese Tribunal
y el reflejo de mi mas profundo respeto por la Justicia de
mi pais,--sin perjuicio de dirigirme como lo hago ante ese
alto Tribunal, en mirito de la superintendencia que ejerce
sobre los Tribunales inferiores.
Aprovecho esta oportunidad para saludar al Senor
President con mi mas distinguida y respetuosa conside-
racidn.


Luis J. DELLEPIANE.








- 70


Buenos Aires, ebrero 8 de 1911.


A. S. E. el Seior Ministro del Interior, Doctor Don Inda-
lecio Gdmez.


Cuando tuve el honor de ser llamado por S. E. el
Doctor Don Jos6 Figueroa Alcorta, entonces Presidente
de la Reptiblica, para ocupar la Jefatura de Policia, esta
Reparticidn pasaba por un period de agitacion febril y
de zozobra continue.
El sectarismo habia hecho crisis en la masa obrera,
bajo la influencia malsana de los agitadores de oficio, ame-
nazando conmover la estabilidad social.
Las diversas agrupaciones colectivas de tendencies
avanzadas rebalsaban el limete de la utopia doctrinaria
para entrar en el terreno de la acci6n por medio del terror,
debiendo lamentarse, en este sentido, algunos atentados
cnyo doloroso recuerdo esti ain fresco en la memorial de
todos los habitantes de la metr6poli.
A esa andmala situaoi6n debe agregarse la circunstan-
cia de la exitaci6n bajo la cual se presentaba la lucha
political y especialmente en aquellos partidos de tenden-
cia opositora, para darse una idea cabal del moment
excepcionalmente grave porque atravesaba la sociedad.
En estas circunstancias, Sefior Ministro, el Jefe de
Policia s6lo pudo dedicar su atenci6n A resolver esos mil-
tiples problems, que en una forma inmediata y urgente
amenazaban la tranquilidad puiblica. Todas las energies
fueron puestas en juego y despuds de una ruda labor y
perseverancia se consigui6 por fin encaminar el trabajo y
volver la tranquilidad A los espiritus, como es del dominio
de todos.










Fud necesario entonces, absorbido por esa lucha, de-
morar el studio y resoluci6n de otros muchos asuntos de
orden general, que, basados en un concept doctrinario
restringido v occasional muchas veces variables, debian ser
abordados y tratados con la calma y la mesura que son
la consecuencia de situaciones estables y definidas.
Como he tenido el honor de manifestarlo a S. E.,
una de las cosas que mas Ilamaron mi atenoi6n despues
del primer moment, fu6 la existencia de ese cuerpo de
agents municipals, que desempefiaban funciones de poli-
cfa con las restricciones que les imponia su falta de rium> y con el character hibrido de empresa particular de vigilancia>, de cierta conveniencia,
si se quiere, cuando son elements anexos y controlados
por la policia general, pero perjudiciales en'todo sentido
si se les toma come components de una reparticion 6 de
un cuerpo aut6nomo, 6 con cierta autonomia, que tienda
A desligarlos del centro general de direcci6n, pues necesa-
riamente tienen que producer rozamientos y dificultades,
aunque .mAs no sea que por la diferencia de criteria al
apreciar los hechos 6 al aplicar los procedimientos.
Aun despuds de un studioo detenido de la inateria,
no he podido explicarme todavia el origen de la creaci6n
de ese cuerpo, ni mhenos encontrar en la ley precepto algu-
no que la autorice, y es fuera de duda, que el mismo cri-
terio municipal hubiese variado, asi come ha debido ser,
antes de adoptar una resoluci6n come esa, que tan honda-
mente perturba todo nuestro sistema, se hubiera siquiera
oldo la voz 6 la opinion de la Jefatura de Policia, uinica
autoridad encargada de velar por el parte muy important, por eso mismo, en ciertas cuestio-
nes, que, aunque de caricter municipal, tocan de cerca 6 se
conexionan con sus facultades privativas, como sucede en
en todas las disposiciones que reglan 6 varian lo estable-








- 72 -


cido acerca del trafico pAblico, en el que la Municipalidad
hace afios viene ejerciendo facultades que pretend exclu-
sivas y afirmando ese exclusivismo en reforms A su Ley
OrgAnica, cada vez mas amplias y absorbentes.
Los perjuicios que ciertas disposiciones han causado
y los males algunas veces irreparables producidos por cier-
tas resoluciones de orden municipal, la Policia ha tratado
de mitigarlos siempre, con un procedimiento suave y con-
ciliador, emanado de ese criteria ecuAnime y tolerante que le
da el contact continue con las masas y la prActica adqui-
rida en el tratamiento de las enfermedades sociales, que
constitute su especialidad, dentro de su misi6n reguladora,
como desdoblamiento del poder central del Estado.
Pero para eso, para que pueda llenar sus elevadas
funciones sociol6gicas y evitar males como las puebladas
y huelgas generals que dieron origen a la situaci6n gra-
visima A que me he referido al principio, activadas por la
imposici6n de medidas algunas veces inconsultas 6 inade-
cuadas a nuestro medio, es imprescindible que, de acuerdo
con la l6gica mas elemental, tenga el derecho de concurrir
con las autoridades comunales A la formaci6n de ciertas
imposiciones de orden general, y no se olvide que la eje-
cuci6n direct de ellas, es del resort exclusive de la Po-
licia.
La idea de la comuna absolutista, en realidad es
opuesta A la idea conservadora del Estado.
Esa doctrine del municipio, asi la analicemos a tra-
ves de punto del vista practice, del punto de vista hist6-
rico y ain, si se quiere, A travis del punto de vista
argentino y especialmente bonaerense, nos result inaplica-
ble 6 inadaptable.
AdemAs, aunque podrian invocarse, en apoyo de al-
gunas disposiciones y especialmente de aquellas que auto-
riTan A las comunas 4 reglamentar el trifico--doctrinas 6








- 73 -


arguments de escuela especial-en realidad esas doctrinas
s6lo podria tener fuerza probatoria al referirse A los r6-
gimenes que imperan en las sociedades que les dieron
nacimiento, pero no al municipio de la Capital Federal que
tiene y debe tener un regimen centralista, no solo por sus
antecedentes hist6ricos, sino porque ese ha sido en reali-
dad el pensamiento de gobierno que ha guiado la volun-
tad previsora de nuestros legisladores.
Tratindose en general de lo que al trflco se refiere,
es indudable que la ingerencia de la Municipalidad come
la de la Policia, es y debe ser qconcurrente>.
Hasta la sanci6:- de la Ley Orginica Municipal de
1882, ninguna disposici6n hace suponer la ingerencia del
poder municipal en lo relative al trafico y la comuna s6lo
intervene en la apertura, delineaci6n de calls, su conser-
vaci6n y reparaci6n, etc.
En cambio todas las leyes ya establecian invariable-
mente que I la Policia correspondia velar por el corden
piiblico) en su aceptaci6n mAs Amplia y los reglamentos y
edictos policiales determinaban las penas en que incurrian
los contraventores A las disposiciones dictadas sobre trAfico.
Sin embargo, debo confesar que la referida ley or-
ginica de 1882, dispone (inciso 8, articulo 47) que es
facultad de la comuna la de creglamentar el trAnsito por
las calls, etc. crear un cuerpo de inspectors municipales,
sin perjuicio del auxilio que deberA prestarle la Policia de
la Capital cuando fuere requerida (inciso 3, articulo 42).
Antes de investigar hasta donde llega esa facultad
de reglamentar el trifico-que la ley otorga A la Munici-
palidad-veamos el caracter legal que esta uiltima reviste.
Es indudablemenfe una repartici6n de constitucidn
aut6noma (Art. 52), con facultad de hacer cumplir y res-
petar las decisions relatives A las materials que son de su
reeorte por medio de acciones judiciales, i ,ordenando,










medidas y fuerza como el arrest, la multa, ciertos allana-
mientos de domicilios y la desocupacidn 6 clausura de loca-
les antigi6nicos, inmorales 6 inseguros, etc. (Articulos 14,
17, 18 y 20 de la ley 5098 Julio 29 de 1907)-medidas
cuyo cumplimiento debe efectuarse con el auxilio y por
medio de la Policia (Art. 22 de la reglamentaci6n de la
misma ley).
Pero el Municipio---A pesar de su carActer propio-
forma parte integrate del Estado y debe estar sometido
al control general del Gobierno.
La ley OrgAnica asi lo establece, no s6lo por si misma
y en el orden financiero limitando la facultad de coutraer
emprcstitos a1 20 /o sobre la rental total del Municipio
(Art. 44 Inc. 5), sino tambi6n en lo reference al ejercicio
de sus funciones.
Tales funciones deben ser aquellas que versan sobre
materials , atribuidas por la Ley 6 que pos-
teriormente le fueron encomendadas per el (Jongreso Na-
cional (Inc. 7 Art. 42).
De todo ello se deduce, que sus funciones no son en
realidad entire nosotros, sino el desdoblamiento del poder
del Estado con fines utilitarios y mientras no choque con
otras ramas del mismo Poder Central.
La Policia, por su part, procede por delegacidn di-
recta del Poder PNiblic6 Nacional y su accidn es tan mil-
tiple que abarca desde el orden institutional hasta el per-
feccionamiento colectivo y desde la seguridad social hasta
la inviolabilidad de los derechos individuals.
Ahora bien; el trAfico-en si mismo-no es sino el
derecho de transitar 6 el derdoho de locomoci6n que con-
signa el articulo 14' de la Constitucidn Nacional, sujetAn-
dolo -
Basta esa sola enunciaci6n para comprender sin es-
fuerzo, la intervenci6n legal que incumbe A la Policia pa-








- 75


ra impida el orden y la seguridad piblica.
Y sino, Ghasta donde, pues, puede llegar la facultad
municipal de reglamentar el trAnsito 6 locomocidn? Solo
a la adopci6n de aquellos tendientes A obtener que el ejercicio del derecho no d6 lu-
gar A abuses, interrupciones del trAfico, molestias A los ve-
cinos y peligros para los transeuntes y sin perjuicio de
la suspension temporaria de esos medios preventivos 6
permanentes, cuando en ambos casos, su cumplimiento 6
ejecuci6n. fuese un peligro para el orden puiblico general
en su concept amplio.
El lado -politico 6 constitutional, se descubre a po-
co que se le consider en relaci6n con la tranquilidad pui-
blica, por la que vela constantemente la Policia niendo su alteracidn y reprimiendo el des6rdena.
Y por eso es, sector ministry, que no es posibleacep-
tar entire nosotros ni para nuestras instituciones, teorias
que de adaptaci6n aparente, tienen origen distinto.
Y por eso es tambien, que creo que la reform de
1907 a la carta organica municipal, ha sido poco meditada
y se encuentra fuera del regimen n argentino> determinado
por el cual vamos ain a pesar nuestro muchas veces, dibujando
los contornos precisos del character de nuestras instituciones.
Esa fisonomia propia nuestra, en un future quizas no
muy remote podra llegar hasta servir de modelo a las vie-
jas naciones de Europa, pues que es la determinante del
resuitado de la adaptaci6n paulatina de lo mejor en un
ambiente ya depurado de los prejuicios de que aim no han
podido desligarse por complete las viejas sociedades, a pesar
de la lenta reconstituci6n de doctrinas que hasta ayer se
creyeron inconmovibles y que la piqueta de las nuevas
ideas reduce a diario, por parties, a polvo impalpable.








- 76 -


Y esos models antiguos, aunque reformados, subsis-
ten aiin, porque las instituciones no son sino la derivaci6n
natural y l6gica de la sociabilidad media, en el amplio
concept de su cultura intellectual, bajo la estrecha subor-
dinacidn que imprimen en el caricter y fisonomia de un
pueblo, su tradici6n, historic, sus heroismos y sus gran-
dezas y desgracias, Y las nuevas ideas al abrir otros
horizontes, al imprimir nuevos rumbos, no hacen sino limar
poco a poco lo que ya existed, de modo de producer un
process de adaptaci6n en lo que no es possible suprimir,
aQn conociendo sus defects.
Pero, entremos a sefialar la part que mAs import al
objeto de esta exposici6n.
Ain reconociendo que la Municipalidad por si, y sin
concurrencia alguna, pudiera reglamentar el trAfico por
medio de ordenanzas que establezean el ancho de las ca-
lles, el trazado general, forma de recorrido, la velocidad de
los vehiculos, etc., consider que jams puede llegar al
extreme de hacer del derecho de locomoci6n, un motive
especially h de vigilancia inmediata y continuea por medio
de agentss uniformados,, creadoscon ese fin exclusive y
no ha de encontrarse ni en sus antecedentes hist6ricos ni
en su carta orgAnica, ni en la ley, fundamento alguno
que autorice la constituci6n de ese cuerpo especial.
Sus agents a cada instant, tienen que chocar y
producer roces, como ocurre en la prictica diaria, con el
agent de policia, con perjuicio siempre del principio de
autoridad.
No es possible la bifurcaci6n de ese principio, que
debe ser indivisible y menos aun cuando ese agent mu-
nicipal, 4 pesar de su uniform, esta obligado A recurrir
al agent de policia, para adoptar cualquier media coer-
citiva, por cuanto carece de Un ejemplo aclararA la idea; La Municipalidad tiene








- 77 -


el deber de tomna: aquellas medidas tendientes 4 evitar los
incendios, odcen;adoo--pnr ngo por caso--la colocacion de
mangueras, telones metalicos de los teatros, etc. Ahora bien,
Lpodria sostenerse en virtud de ello, que la Municipalidad
deba tener tambidn su Cuerpo de Bomberos, y que para
mayor seguridad tenga tambidn la facultad de colocar uno,
dos 6 mis bombers municipals de guardian en los teatros?
No seria extrafo que asi ocurriera, A star al fondo
de la filtima ordenanza sobre teatros, aunque V. E. podrA
apreciar lo dificil que seria al Concejo Municipal encon-
trar disposiciones que sirvieran de fundamento A tales me-
didas, y menos entire nosotros.
Pero he planteado las dos cuestiones para demostrar
que, ni la facultad de ingerencia exclusive y excluyente de la Municipalidad, ni
tal reglamentaci6n require la creacidn de agents especia-
les uniformados.
En efecto: un derecho que es objeto de la acci6n con-
currente de dos poderes distintos, se puede dar lugar a la
creaci6n de dos autoridades, que csimultanea, constant y
directamente>, se encarguen de velar por un principio legal.
La autoridad dividida no es autoridad. 0 una parte
cede en beneficio de la otra, en cuyo caso el cedente de-
prime su propia jerarquia autoritaria, 6 ambas pretenden
preceder, en cuyo caso hay unt conflict que deja siempre
maltrecho el principio de autoridad.
La 16gica determine, pues, que ante esa dualidad de
autoridades creada con today imprudencia y fuera de sus
facultades por la Municipalidad, deba solo reconocerse a
la Policia a los efectos de la vigilancia para regularizar el trafico. Primero por que se trata de
un derecho individual reconocido por fla Constituci6n y
cnyo ejercicio estA confiado A su acci6n, dentro del con-
cepto orgAnico de su misi6n come guardian del orden y








- 78


de la seguridad. Segundo, porque la
nunca puede llegar hasta el desconocimiento 6 alteraci6n
del derecho que se reglamenta. Por consiguiente, la ci6n funcional reglamentaria< no debe obstaculizar la ci6n functional esencial del derecho mismo>,, por que la
de la primer debe ser accesoria de la segunda, so pe-
na de tergiversar el juego regular de las instituciones.
Tercero, porque la autoridad ejecutiva de coercion debe
ser uinica y no admite divisions ni bifurcaciones. Cuarto,
porque el trafico esta cuidado de la autoridad policial que tiene en sus manos
la fuerza para hacer respetar sus decisions. Quinto, por
que un desdoblamiento subsidiario de intervenci6n ejecu-
tiva, en beneficio de la Municipalidad, no podria conce-
birse por medio de agents que carecen de .
Sexto, porque el derecho de locomocidn, ain considerado
bajo el aspect municipal del trifico; no es continuo,-y
por consiguiente,-no es necesario un agent uniformado en
todo moment, apostado en una esquina.
Tenga la Municipalidad en buena hora, un Cuerpo
Inspectors, como se lo determine su Carta Organica, que
velen por el cumplimiento de la reglamentaci6n municipal
del trafico, pero tingase present que no tiene facultad ni
la ha tenido para crear agents uniformados que ejecuten
resoluciones 6 disposiciones de cualquier naturaleza y por
lo tanto esa media tampoco responded A una necesidad, ni
a ventaja especial alguna.
Como antecedente hist6rico, si se quiere, debo con-
signar que segin informs suministrados, la creaci6n de ese
cuerpo responded a la inspiraci6n de uno de los miembros
del poder comunal, basada en el ejemplo de la Policia muni-
cipal existente en la ciudad de Paris, sin medir mayor-
mente las consecuencias de su innovaci6n, aplicada a una
sociedad diferente bajo multiples aspects.










No es possible trasplantar tales instituciones sin tener
en cuenta la posibilidad de su adaptaci6n, En el present
caso, esta iltima result tanto mas inconvenient cuanto
que no responded a ningiin fin practice y tanto mAs peli-
grosa cuanto que disloca el principio de autoridad, en
detrimento de la inlica reparticidn civil que la ejerce y
que tiene la fuerza para hacerla cumplir.
Pero, es que ademas, tampoco en aquella ciudad de
Paris, de regimen institutional en el fondo tan distinto al
nuestro, hay una policia municipal, como la creada. Alli
existed una policia administrative general, armada y uni-
formada, con amplios poderes como guardian de orden
public, aunque por motives de jurisdiccidn, se le llame
policia municipal, policia administrative.
Ahora, dejando de lado esa faz del asunto, inaplica-
ble A nuestro sistema, insist en que la facultad de ,crea-
ci6n> de ese , que se abroga la municipalidad, es
abusiva, pues su Carta Organica s6lo establece que podra
nombrar sus inspectors.
La misma Ordenanza General de TrAfico de Diciem-
bre 29 de 1905, y su modificacidn de Junio 14 de 1909,
s61o mencionan i los inspectorses, como empleados muni-
cipales, y reservan la designacidn de cagentes> a los de
policia (ver articulos 66, 74 y 99).
gNo prueba todo eso que la creacidn de agents uni-
formados esta fuera de la Ley Organica, la que s6lo se
refiere a empleados y constantemente de la Policia para hacer cumplir sus prescripciones y
ordenanzas?
En el reglamento de policia de 1868, que a ese res-
pecto ha sido derogado de hecho, en cuanto al trafico
general, se esbozaba tomando como base ciertas doctrinas
correspondientes A las comunas francesas, el pensamiento
de una policia municipal, pero ese pensamiento fu6 dese-








- 80


chado cono inaplicable, y asi en la Ley OrgAnica del 82
y en muchas otras posteriores, se da intervencidn siva>, A la Policia para prestar el auxilio de la fuerza a
la Municipalidad (ley 5098 y reglamentacidn de la misma).
Es que, Senor Ministro, el concept de nuestra poli-
cia difiere en forma casi absolute del de las demas Policias
del mundo; es mAs amplio, mAs cientifico y mas 16gico y
racional en nuestra forma de gobierno, de acuerdo con
nuestra tambi4n propia idiosincracia.
Y en merito de todo ello, es que es imprescindible
la acci6n conjunta, en todo tiempo, de esos dos poderes
que en realidad no constituyen mAs que un desdoblamien-
to de la autoridad national, de modo que concurriendo
ambos A los mismos fines, ni pueden ni deben estorbarse
en su accion.
Por eso se nota en el conjunto de la legislaci6n
esa idea firme y constant de senalar como Anico poder
ejecutor de todo procedimiento coercitivo a la Policia, A
fin de evitar esos roces y dificultades que a diario se vie-
nen produciendo A pesar de la buena voluntad y toleran-
cia de los jefes dirigentes, puesta en juego ya muchas
veces con resultado incierto.
En resAmenl: La Policia, Senor Ministro, se encuentra
coartada en sus funciones principles: Primero, porque en
asuntos de interns piblico y de su exclusive resort, mu-
chas veces la Municipalidad adopta resoluciones que per-
judican el orden public, dando origen al des6rden (casos
del levantamiento general de trabajadores) y su situacidn
se hace entdnces en extreme dificil. Segundo, porque la
creaci6n de ese cuerpo de agents, la imposibilita para el
cumplimiento de su misi6n con la independencia absolute
que debe tener, y le impone rozamientos y dificultades
que relajan el principio de autoridad.
Por lo tanto: Primero, creo que aiin sin solicitarse la










reform A la Carta Organica Municipal, se debe establecer
con firmeza y claridad el principio de que factor concurrente, tiene el derecho de ser oida y de cola-
borar en las ordenanzas nuevas 6 en las reforms que con-
tuvieren imposiciones relatives al orden piiblico general,
trAfico, moralidad, espectAculos, etc. Segundo, que demos-
trada la falta legal de existencia de ese Cuerpo hibrido de
agents, ain raquitico, deben arbitrarse las medidas nece-
sarias para disolverlo y en caso de que la Municipalidad
opusiera la necesidad de esos servicios especiales y A ese
solo objeto municipal, pase ese Cuerpo a defender direct
tamente de la .Jefatura Central come agents de policia
encargados de la vigilancia del trAfico general, por cuyo
medio adquiririan la facultad de coercion de que hoy ca-
recen. Es entendido que en este uiltimo caso, los gastos
generals que determinara el sostenimiento de esos agents
correrian por cuenta del Municipio, qui6n, como en todas
parties del mundo, menos aqui, tiene la obligacidn de con-
tribuir en forma direct al sostenimiento de los servicios
de policia.
Creo, Seior Ministro; que basta con lo expuesto para
sefialar A V. E. los peligros que emergen de la dualidad
de direcci6n en material impositiva y la urgente necesidad
de adoptar medidas tendientes A eliminar esas dificultades
ahora que ann es tiempo.
Aprovecho la oportunidad para renovar A V. E. las
seguridades de mi mAs alta consideracidn y particular
estima.


Luis J. DELLEPIANE.








- 82 -


Buenos Aires, Febrero 15 de 1911


A S. E. el Sefior Ministro del Interior, Doctor Don Indalecio
Gdmez.

Con fecha 18 de Junio de i910, diriji al malogrado
nntecesor de V. E. la nota que me permit transcribir con
los prop6sitos enunciados, pero no obstante los buenos de-
seos del Dr. Galvez, no pudo hacerse prActico el pensa-
miento de fundar un Asilo Policial, destinado A recibir en
61 a los menores abandonados que no pueden ser admiti-
dos en la Carcel Correccional, ni en la Colonia Marcos
Paz, porque no se crearon oportunamente, los recursos ne-
cesarios a ese efecto.
Conceptuo que ese Asilo es absolutamente necesa-
rio y por las razones que detalladamente expuse en la
nota de referencia y en atencidn a que el H. Congress ha
votado, segiun lc tengo entendido, en el presupuesto de
Relaciones Exteriores, para el corriente afo, una partida
destinada a objeto anAlogo al que menciono, me permit
solicitar de V. E. se sirva prestar su acuerdo, para que
pueda ser erijido el Asilo Policial recabando de aquel Mi-
nisterio los fondos que a mi juicio son necesarios a ese
efecto.
Transcribo A continuacidn la nota de Junio 18, a
que he aludido, la cual dice asi:

Buenos Aires, Junio 13 de 1910.

A S. E. el Sefor Ministro del Interior Doctor Don Jose' Galvez.

En distintas ocasiones la Policia se ha dirigido a ese
Ministerio, llamando la atencidn sobre los graves inconve-










nientes que ofrecen en esta ciudad los menores abandona-
dos. Los hay en estas condiciones: que carecen de padres,
tutores 6 guardadores legales; que teniendo padres 6 guar-
tladores escapan A su autoridad y se gobiernan por si
inismos.
Como se comprende, el nimero de menores que se
t.ncuentran en esas condiciones forman legion; viven en la
calle expuestos a todos los peligros, se erian en ambient
malsano y en sn gran mayoria, caen en las sendas del
vicio y por fin en. la delincuencia, haciendo de esta sa me-
dio de vida.
Son elements que con el andar del tiempo pesarAn
en la sociedad y darn trabajo a las autoridades; son los
que iran a engrosar las filas de los delincuentes profesio-
uales 6 a reemplazar sus bajas. Esto no es una suposici6n,
es lo que viene demostrando la experiencia y mientras les
Ilega el turno viven A la intemperie y pasando por todas
las privaciones, semi-desnudos, sin escuela, entregados a
comercios que remuneran mezquinamente su trabajo.
En el primer caso--los que carecen de padres 6 guar-
dadores-cuando son detenidos por la Policia se ponen a
disposici6n de los Defensores; pero estos funcionarios no
tienen locales para recluirlos y quedan en los cuadros
comunes de detenci6n, en contact con los adults, en la
ociosidad, aprendijndo nuevos vicios, malos hIbitos y a
veces, perfeccionindose para el delito. Si salen de aqui
antes de cumplir la mayor edad y se les coloca en alguna
casa de la ciudad, la abandonan inmediatamente y reanu-
dan su vida de vagabundos hasta que de nuevo los toma
la autoridad y sigue y se repite el mismo prccedrimiellto.
En el otro caso--cuando son menores prlfugris del
hogar-que escapan A la autoridad paterna, ocurre como
con los anteriores, la Policia los detiene, cita a los padres
6 guardadores, se les entrega y mAs tardan en llegar al










domicilio de sus mayores que en volver A su libertad y A
su vida callejera.
Los padres no tienen medio para retenerlos, ni corre-
girlos, porque lo general es que se trate de gente pobre,
obreros que pasan el dia fuera de sus casas entregados al
trabajo que les proporciona los recursos para la subsisten-
cia. Declaran ante los funcionarios policiales que no pue-
den sujetarlos.
La Policia no puede recojer esos menores abandona-
dos que pululan por las calls porque no hay asilos adon-
de remitirlos. Lo hace en determinados casos y tropieza
con los inconvenientes que dejo apuntados.
Cuando la detenci6n se produce porque pesa sobre
ellos alguna acusaci6n que aporte responsabilidad crimi-
nal, la situaci6n se agrava.
Quedan en su mayoria en los cuadros del Departa-
mento, sin escuela y sin ocupaci6n que los distraiga, po-
ni4ndose al habla con los delincuentes reincidentes y su
tendencia al delito manifestada ya por su iniciaci6n en el
robe, en el hurto, 6 en la complicidad con mayors, se des-
arrolla y adquiere nuevas aptitudes para aplicarlas en cuan-
to recuperen la libertad.
Podria objetarse aqui, que existe la Carcel Correcio-
nal de Menores y la Colonia de Marcos Paz, pero desa-
parecerA la objeci6n sabiendo que la primera, para los
efectos de la admisi6n de menores, esta reducida A una
secci6n y la segunda es tambi6n para limitado nimero y
ambas tienen la poblaci6n que sus capacidades permit.
Fuera de ser insuficientes ocurrp, otra circunstancia, y
es que, para que reciban menores en la primera es nece-
sario que vayan bajo process y en la segunda se require
6rden de Juez, d del Ministerio, 6 de los Defensores, lo
que se consigue previa tramitaciones morosas, que no pue-
den hacerse de oficio ni las puede gestionar la gente po-










bre, que para ello ni tiene tiempo ni conoce los formulis-
mos y requisites que se exijen.
Con el prop6sito de subsanar la situaci6n irregular
que dejo anotada, me permit recabar de V. E. autoriza-
ci6n para fundar un , en las condiciones
que lo tengo ya solicitado en nota de fecha 4 de Mayo
del corriente aieo, de la cual acompailo copia, con capa-
cidad para trescientos asilados, per ahora, y proyectndolo
para mayor nimero mis adelante.
La reclusi6n de menores en este Asilo tendria que ha-
cerse en condiciones mis ficiles que en la Colonia de Marcos
Paz, porque seria necesario que sirviera de dep6sito para que
la Policia pudiese retirar de la calle A los que viven aban-
donados de toda tutela,-unos para ser puestos A disposi-
ci6n de ios Defensores y otros para entregarlos A los padres
despues de correjirlos en lo possible y hacerles comprender
que deben volver al hogar y someterse A la autoridad paterna.
Tambien en este Asilo tendrian entrada para educar-
los y enseiarles un oficio, los menores hijos de los agen-
tes de policia y de los bombers, que queden desampa-
rados por fallecimiento de los padres y aquellos que siendo
rebeldes en el hogar, desobedientes A la autoridad paterna,
precise correcei6n y sea solicitada por ella.
Si este asunto tuviese acogida favorable de V. E. seria
necesario acordar los recursos para la instalaci6n del Asilo,
que pueden calcularse en doscientos mil pesos y que ha-
bria que gestionarlos del Honorable Congreso de la Naci6n,
per medio de vn mensaje de V. E. y para los gastos de
su funcionamiento se incluiria oportunamente, en el Pre-
supuesto, la partida que se consider suficiente.
Esperando que se preste atenci6n a este pedido, dados
los prop6sitos y la necesidad que la motiva. me complazco
en saludar a V. E. atentamente.
Luis J. DELLEPIANE.











Buenos Aires, Febrero 16 de 1911.


A S. E. el Seuior Ministro del Interior, Doctor Don Inda-
lecio Gdmez.


Enterado del pedido formulado por los Ministerios
de la Guerra y de Justicia para que el servicio de custo-
dias de circeles que desempefia el Ej4rcito, sea relevado
por la Policia en raz6n de que los cuerpos militares so
componen en la actualidad de conscriptos recien incorpo-
rados, que carecen de la debida instrucci6n, me permit
hacer las objeciones del caso y solicitar que no se acceda
A la petici6n.
El Cuerpo de Bomberos tiene tan solo el personal
necesario para los servicios mas apremiantes y sus solda-
dos se encuentran recargados y tienen en todo el afio una
area que les result mAs que pesada. Bastaria para de-
mostrarlo este detalle: guardias de cartel, 267 hombres:
guardian en destacamentos, 246; exposiciones, 135; servi-
cios en los teatros y salones de especticulos puiblicos, todas
las noches, 100; para relevo seria necesario disponer de un
niomero igual, pero, como no se tiene se establece recargo
y los hombres se cambian por turn.
No seria possible, salvo que V. E. ordenase que bom-
beros no desempefara la misi6n que le estA confiada, en
la amplitud que lo hace, sacarle doscientos soldados, nil-
mero minimo que se precisaria para tender la comisi6n
que se le quiere dar y tener disponibles otros doscientos
para el relevo.
Con vigilantes, tampoco podria atenderse esa comi-
si6n, porque resultaria materialmente impossible sacar cua-
trocientos agents para destinarlos a ese servicio, puesto










que se trata de un personal que esti distribuido, en su
totalidad, para la vigilancia de la Ciudad y para las nece-
sidades del orden Dilblico. Y sabe V. E. que los vigilantes,
por su ninmero, no bastan para las necesidades del service.
que la vigilancia es escasa y las exigencias cada dia ma-
yores porque la edificacidn se desarrolla, la poblaci6n an-
menta y los intereses a custodiar crean circunstancias que
pondran A esta Jefatura en el caso de dirijirse proxima-
mente A V. E. en demand de aumento de personal para
el present afio.
Pienso que los conscripts y esto se ha confirmado
on las incorporaciones anteriores,--aun con el inconvenient
de su deficiencia en los primeros dias pueden desempeiar-
se con mrs eficacia que los bombers 6 los agentes.-Son
mas respetad-s, imponen mrs porque estAn sometidos a
un regimen y discipline mas several, cumplen la consigna
con mas rigidez y menos consideraciones y sus actos caen
bajo la jurisdicci6n military que para estos casos es mis
espeditiva, de menos tramitaci6n, de process breve y la
responsabilidad es mis atenuada cuando usa de la violen-
cia para hacerse respetar 6 cumplir con su consigna, como
que sus jueces son sus mismos superiores y estin en todos
los detalles de las dificulta.des que oponen los vigilados
b recluidos, y pueden considerar mujor la necesidad del
medio empleado para imponerse.
Los vigilantes y bombers cuando se les ocupa para
custodia de press, son victims de demostraciones hosti-
les, de burlas y de agresiones, precisamente porque se trata
del agent que vigila, persigue y reprime al element que
puebla las cdrceles. Son muchos los incidents producidos
en esas ocasiones; y los desmanes y atentados que se co-
meten contra ellos se produce con frecuencia.
Es tal la aversi6n que los penados y procesados tie-
nen contra los agents y bombers, que cuando alguno








- S8


cae entire ellos por haber incurrido en delitos comunes, aun
cuando ya no represent autoridad, por mAs que est6 en
condiciones de delincuente vulgar, lo persiguen y no lo
dejan vivir. Recordar6 para justificar esta afirmaci6n el
origen de uno de los tumultos que en la Prisi6n Nacional
hubo que reprimir con energia y haci6ndose uso de las
armas.
En estas condiciones la tranquilidad de las carceles
es perturbada diariamente, la acci6n represiva tiene que
hacerse sentir A cada moment y de aqui surgeon inciden-
tes a veces de consecuencias fatales, que tienen repercu-
si6n en el piblico y, como es natural, la situaci6n de los
agents es desventajosa con relaci6n A la de los soldados.
A ellos los juzga la justicia ordinaria, pasan de agents
de la autoridad A simples procesados, se les aloja y se les
confunde con los mismos delincuentes 6 procesados que
tuvieron que reprimir, pierden su carActer de empleados y
sus sueldos 6 interrumpen sus servicios. La tramitaci6n de
su causa se prolong, debe poner A su costa defensor y al
final, por bien que termine su process, ha estado deteni-
do un tiempo que A veces llega a dos aios y privado de
su funci6n piblica. Y todo por que para desempeRar su
consigna se vi6 en el caso de tener que pegar, herir 6
matar.
Los vigilantes ofrecen cierta resistencia cuando se les
sacan sus propias funciones y se les destina A comisiones
de custodiar carceles. Casos ha habido en que fuera ne-
cesario reprimir su desobedencia, que ellos pretendian jus-
tificar con las razones que dejo expuestas, justificaci6n
que seria acceptable si la discipline no se opusiera; pero
prefieren muchas veces sufrir un castigo administrative,
privarse de su empleo, antes que ir A ponerse al alcance
de la burla y de la agresi6n de samejante element, de
verse en la necesidad de emplear la violencia para repri-










mirlo y quedar despu6s A disposici6n de los jueces y so-
metidos A process lentos.
Creo Senor Ministro que no seria prudent confiar a
esta Repartici6n la comision para que se le solicita, por-
que A mis de los inconvenientes que dejo apuntados deben
tenerse en cuenta los perjuicios que se ocasionarian a los
servicios generals de la Policia 6 Bomberos; come creo
que el Ej4rcito puede seguir desempefiando un servicio
que siempre ha tenido a su cargo, y que puede ser satis-
factorio aun prestado por conscriptos de reciente incorpo-
Yacidn, mdxime cuando seria por breve plazo, puesto que
ests organizAndose y entrarA pronto en funciones el Cuer-
po especial creado para guardar las corceles.
Saluda al Sefior Ministro con su consideracidn mis
distinguida.

Luis J. DELLEPIANE.




Buenos Aires, Febrero 20 de 1!11.


A. S. E. el Senor Ministro del Interior, Doctor Don Inda-
lecio Gdmez.

Al exigir la Policia el extricto cumplimiento de la
ley de descanso dominical se encuentra con algunos in-
convenientes que surgeon de la reglamentaci6n y hacen que
los expendedores de bebidas pretendan burlarla acojiendo-
se i las excepciones que se establecen para otros ramos
de comercio que se ejercen en el mismo local, tales como
las confiterias, caf6s, restaurants, hotels, fondas, almace-
nes, etc., etc.










La ley en su articulo 50 dice:
En los dias Domingos, permanecerAn cerradas lss
casas de expendio de bebidas > y la disposici6n que lo
reglamenta interpretindolo, express: -A los efectos del
articulo anterior se entiende por casas de expendio de be-
bidas, las que tienen por exclusive 6 principal objeto el
despacho de bebidas alcoh6licas (Art. 90).
Entre las excepciones se autoriza el funcionamiento
de las casas que he mencionado y 4stas aprovechando el
derecho de tener abiertos sus negocios, lo extienden al
despacho de bebidas.
No seria possible ordenar la clausura de todas las ca-
sas que despachen bebidas, sin causar molestias A la
poblaci6n y privarla de un servicio necesario. Como se
dispone que la gente que concurre A los paseos piLblicos
6 que toman asientos en las terrazas de las Avenidas, '
que tienen necesidad de apagar la sed fuera de sus casa.;
se yea privada de ese servicio.
Pero, es possible, si, llenar los propdsitos de la ley,
si ellos son los de prohibir que en dias Domingos se
despachen bebidas a base de alcohol y A este efecto y con
el fin de colocar los procedimientos de la Policia en te-
rreno legal, me dirijo a V. E. proponiendo que el articnlo
90 del decreto reglamentario de la ley de decanso domi-
nical, sea ampliado con dos parrafos en estos t6rminos: Ar-
ticulo 9. .
SLas que comercian en el mismo local, con dos o
mAs ramos, como lo hacen generalmente las confiterias,
caf6s, restaurants, hotels, fondas, etc., etc., se abstendran
de vender bebidas que contengan alcohol, si quisieran
acojerse A las excepciones que establece esta reglamenta-
cion ,.
< Las que no procedieran asi, no obstante la pena A










que se hagan acreedores, permanecerAn cerradas los dias
Domingos>.
Aprovecho esta oportunidad para saludar al Sefior
Ministro con mi mayor consideraci6n.

Luis J. DELLEPIANE.




Buenos Aires, Febrero 22 de 1911.


Al Senor Juez Correccional, Doctor Fabio Ldpez Garcia.


He recibido el oficio de V. E. fechado ayer, en el
que, A petici6n del Seior Agente Fiscal Doctor C. N. M.
y en el sumario instruido con motive del duelo efectuado
entire los sefnores J. N. y A. H., dispone se recabe del Se-
nor A. D., el acta original en que se establecian las con-
diciones del lance.
Impuesto de los t6rminos en que el Sefor Agente
Fiscal, se ha expedido, no puedo por menos [que significar
a V. S. que estimo como ofensivos y deprimentes los con-
ceptos empleados por dicho funcionario, al apreciar la
actitud de esta Repartici6n en el caso de la referencia-
Me ha de permitir, pues, V. S. que desde ya, y antes de
informal con respect a las diligencias practicadas para
cumplimentar la orden de eseJuzgado, solicite se made
testar dela vista fiscal, la parte en que dice .ILa falta de
seriedad con que la Policia ha creido deber proceder,.
Los sumarios instruidos por la Policia pueden adole-
cer, y es possible que adolezcan, de muchos defects en su
forma procesal;-pero eso no autoriza ni siquiera la supo-
sici6n de que se proceda con falta de seriedad,, preci-










samente, por que se ha tenido en cuenta que podrian ado-
lecer de defects, es que el Codigo de Procedimientos en
lo Criminal establece claramente en su art. 197 que -]a
ratificacidn de las diligencias practicadas por los funcio-
narios 6 empleados de Policia, serA ordenada por los
jueces sunariantes, siempre que las encontraren defectuosas
6 irreguiares, 6 que por cualquier otra circunstancia lo
considerasen conveniente.
Y si esas razones de orden legal, no fueran suficien-
tes para Ilegar al convecimiento de V. S. la justicia de
la petici6n que formula, aun podria aducir que no es po-
sible aceptar que un fmncionaiin subalterno, se express
en los t6rminos en que lo ha echo el Seinor Agente Fis-
cal, al referirse A una alta dependencia del Estado, como
lo es esta Reparticion.
Por lo que respect a la diligencia ordenada, c6m-
pleme manifestar que no es possible remitir a V. S. el acta
solicitada, por cuanto la Divisi6n de Inlvestigaciones ha
comprobado, que el Sefior A. D. se encuentra desde el sa-
bado pr6ximo pasado en la Colonia c Julio Antonio --
Estaci6n F. C. C. A.
Saluda A V. S. atentamente.
LuIs J. DELLEPIANE




Buenos Aires, Febrero 23 de 1911.

A S. E. el Seior Ministro del Interior, Doctor Don Inda-
lecio Gdmez.

Tengo el honor de dirigirme a V. E. para poner en
su conocimiento que se ha recibido en esta J efatura un
oficio del Sefior Juez Correccional Doctor Fabio L6pez








93 -


Garcia fechado el 21 del actual, en el que dicho magis-
trado, A petici6n del Senor Agente Fiscal Doctor C. N. M.
y e eel sumario instruido por esta Repartici6n con moti-
vo del duelo efectuado entire los Seflores J. N. y A. H.,
disponia se recabara del Sefnor A. D., el acta original en
que se establecian las condiciones del lance.
Impuesto de los trrminos en que el Senor Agente
Fiscal se habia expedido y considerando como ofensivos
y deprimentes los concepts empleados por dicho funcio-
nario al apreciar la actitud de esta Repartici6n, en nota
que le he dirijido en la fecha al magistrado requeriente
evacuando las diligencias ordenadas, me he permitido so-
licitarle se made testar de la vista fiscal de referencia la
parte en que dice: dla falta de seriedad con que la poli-
cia ha creido d"ber proceder,.
Asimismo he hecho notar al Senor Juez Doctor Lo-
pez Garcia, que los sumarios instruidos por la Policia pue-
den adolecer y es possible que adolezcan de muchos de-
fectos en su ferma procesal, pero no autoriza ni siquiera
la suposici6n de que se proceda con falta de seriedad. Y
precisamente, por que se ha tenido en cuenta que podrian
adolecer de defects, es que el Cddigo de Procedimientos
en lo Criminal establece claramente en su articulo 197
que funcionarios 6 empleados de Policia, serA ordenada por
los Jueces sumariantes, siempre que las encontrasen de-
fectuosas 6 irregulares 6 que por cnalquier otra circuns-
tancia lo consideraren conveniente>. Agregaba que si esas
razones de orden legal no fueran suficientes para llevar al
convencimiento del Senor Juez la justicia de la petici6n for-
mulada, aun podria aducir que no era possible aceptar que
un funcionario subalterno se expresara en los tdrminos en
que lo habia hecho el Senor Agente Fiscal al referirse a una
alta dependencia del Estado, como lo es esta Repartici6n.








- 94


Para mayor ilustraci6n de V. E. y ; fin de que
pueda apreciar debidamente la actitud adoptada por el
infrascripto en esta emergencia, me permit transcribir la
vista fiscal del Doctor M. que dice asi: Senor Juez: Eva-
cuando la vista conferida y sin perjuicio de hacer en
otra oportunidad las consideraciones que me sugiere la
falta de seriedad con que la Policia ha creido deber pro-
ceder en la organizaci6n de este sumario, pido A V. S.
se remitan estas uiltimas actuaciones A la Policia, A fin de
que por sus medios rapidos y ejecutivos, proceda sin par-
dida de tiempo A requerir del Senor A. D. 6 de la perso-
na que 61 indique, el acta en que se establecieron las con-
diciones del duelo a fin de ser agregada a esta causa.-
Febrero 31 de 1911.-(firmado) C. N. M.
Aprovecho esta oportunidad para renovar al Sefor
Ministro las seguridades de mi mAs alta consideraci6n y
estima.

LuIs J,. DELLEPIANE.





Buenos Aires, 14 de Marzo de 1911,


A. S. E. el Sefor Ministro del Interior, Doctor Don Inda-
lecio Gdmez.


Tengo el honor de dirigirme A V. E. acompafiando
los antecedentes de una cuesti6n promovida por el Senior
Prefecto Maritimo, a fin de que una vez enterado de ellos,
se sirva indicarme el procedimiento que segiin su elevado
criterio debo 6bservar en los casos anilogos al que ha
motivado la nota confidential, que me ha sido pasada por










ese elevado funcionario y que corre agregada a folio 1.
por cuanto el que ha indicado el Seiior Asesor Letrado
de este Departamento en el dictamen que ha expedido y
que sin duda alguna podria salvar la dificultad, porque
se ajusta a las ideas del Seinor Prefecto, ofrece sinem-
bargo los inconvenientes, que al final de su vista insiniia
cl mismo Seinor Asesor.
Efectivamente, como el Sefnor Ministro lo verA, el
Prefecto Maritimo considera-asi lo da A entender en su
nota--que cuando los agents de esta Repartici6n, se
vean obligados A intervenir en un hecho delictuoso, come-
tido en aquella zona del Puerto, en que seglin las resolu-
ciones del Poder Ejecntivo citadas por el Senor Asesor,
pueden ejercer jurisdicci6n y su autor forma part del
personal de la Prefectura, debe observarse un procedimien-
to distinto, del que ordinariamente se observa cuando el
delincuente es un particular, no solo pa a evitar los gra-
ves incidents que pueden llegar a producirse entire el
personal de ambas reparticiones, en atenci6n A que el de
la Prefectura tambien inviste autoridad, sin6 A objeto de
que dsta no se menoscabe, lo que resultaria en la inte-
ligencia del Senor Prefecto, si el delincuente fuera deteni-
do por los agents de Policia y sometido directamente
)(:r ellos A la acci6n de la Justicia, prescindiendo en
absoluto de toda intervenci6n de su parte.
No desconoce ni puede desconocer el infrascripto,
que asisten al Sefior Prefecto razones fundadas, para pedir
se arbitren los medios tendientes a evitar se produzcan
hechos deplorable, como bien puede suceder, si el autor
del delito contra el cual se procede, es un funcionario que
tambidn inviste autoridad, como lo tengo dicho y ademis
recibe consignas especiales y Ileva, el arma de guerra de
la Naci6n; y como quiera que asi sea, se hace necesaria
[a adopcidn de una forma de procedimientos, que concilie










las justas exigencias y escrApulos del Sefior Prefecto, con
las obligaciones que las leyes de forma en material crimi-
nal impose A los empleados de esta Repartici6n-inciuso
al que suscribe--en presencia de un delito de accidn
pfiblica.
La buena armonia y cordialidad de relaciones que
procuro mantener con todas las reparticiones piblicas, me
han inducido A dirigirle A V. E. la present nota, con los
objetos expresacos.
Saluda al Sefnor Ministro con su consideraci6o mAs
distinguida.

Luis .. DELLEPIANE.



Buenos Aires, Marzo 13 de 1911.


A S. E. el Seior Ministro del Interior Doctor Don Indalecio
Gdmez.


La frecuencia con que se produce accidents, algunos
de ellos de consecuencias deplorables, con motivo del uso
de la pistola llamada mata-gatos, entire el element adoles-
cente, vale decir, entire menores cuya imprevisidn 6 incons-
ciencia, con ser propias de su corta edad aleja toda
sospecha de intenci6n dolosa 6 criminal viene desde
tiempo atris preocupando a esta Jefatura, la que cree
Ilegado el moment de adoptar una media que evite esos
accidents 6 los aminore en cuanto sea possible.
Ese instrument, que se expenden en las armerias y
bazares como un juguete de todo punto inofensivo, puede
convertirse-como en realidad se convierte en manos de
un menor--en instrument dafiino y hasta de muerte: y








- 97


desde luego seria de todo punto beneficioso, por no decir
humanitario, prohibir su venta A los menores establecien-
do en caso de infracciones, la correspondiente sanci6n
penal.
Constantemente esta interviniendo la Justicia en esos
hechos, llenando de angustia y consternaci6n A los padres,
pudiendo asegurar A V. E. que en la mayoria de los cases,
se sobresee en ellos definitivamente, sin que tengan ni
puedan tener otras ulterioridades, como no sea el ejerci-
cio de las acciones civiles que por indemnizaci6n de dafios
puedan intentarse, contra los padres, tutores 6 guardado-
res, cuando ellos se han producido.
No se me oculta por otra parte, que una persona
adult tiene el derecho de adquirir por compra ese ins-
trumento, como cualquier otro mAs ofensivo, en casas de
venta de armas 6 en bazares y otros comercios; y que si
es padre, sufrirA las consecuencias de su imprevisi6n al
ponerlo en las manos inexpertas de un nifio. Pero si bien,
no es possible evitar que eso suceda, pienso que esta Je-
fatura podria ser autorizada A expedir un edicto, estable-
ciendo la prohibicidn de la venta A los menores de 15
arios, muchos de ellos vagos 6 abandonados, dispuestos
siempre A sacrificar algo del exiguo peculio que puedan
proporcionarse, implorando la caridad pitblica, para satis-
facer un deseo muy propio de la edad y adquirir una
pistola mata gatos, con cualquier destiny, menos segura-
mente, al que se le atribuye.
Es misi6n de la Policia, prevenir todo hecho que
cause 6 pueda causar un dafo i las personas, y algunas
veces, hasta un perjuicio irreparable; y desde luego, con-
ceptio que la media que propongo es de orden piblico,
pero atenta la forma en que A mi juicio debe Ilevarse A
la prActica,--prohibiendo la venta A los menores en los
establecimientos del ramo-he creido deber solicitar de








- 98


V. E. la autorizaci6n correspondiente, con los objetos indi-
cados y bajo pena a los contraventores de cien pesos de
multa 6 treinta dias de arrest, la que sera igualmente
aplicable A los padres, tutores 6 guardadores, A cuyos hi-
jos 6 pupilos se les encuentre en las vias p6blicas con
aquel instrument, debiendo procederse al secuestro en
ambos casos.
Con tal motivo, me es grato salndar A V. E. con
mi consideraci6n mAs distinguida.

Luis J. DELLEPIANI.





Buenos Aires, Marzo 14 de 1911.


A S. E. el Senor Ministro del Interior Doctor Don Indalecio
Gdmez.

Tengo el honor de dirigirme a V. E. solicitando auto-
rizacidn para que la Policia pueda hacerse cargo de los
menores 6 hijos del personal subalterno de esta institu-
ci6n, que por oualquier eventualidad quedaran abandona-
dos, creAndose al efecto un establecimiento que podria
denominarse los menores varones que los agents recojen en la via
piblica, por encontrarse vagando y que carecen de padres
6 guardadores, asi como de los que teniendo padres, hacen
abandon de ellos perdiendo de tal suerte los derechos
que acuerda la patria potestad. Es por demis precaria y
afligente la situaci6n de los menores vagos y de los que son
momentaneamente detenidos A solicited de sus padres por
su mala conduct, entire los que tambi6n se encuentran hi-