Memoria del Departamento de Policía de la Capital

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Memoria del Departamento de Policía de la Capital
Physical Description:
Serial
Language:
Undetermined
Creator:
Argentina -- Departamento de Policía de la Capital
Publisher:
s.n.
Place of Publication:
Buenos Aires
Publication Date:
Copyright Date:
1909

Subjects

Genre:
serial   ( sobekcm )
periodical   ( marcgt )
Spatial Coverage:
Argentina

Notes

Dates or Sequential Designation:
1888/89 nachgewiesen.
Statement of Responsibility:
República Argentina.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
Resource Identifier:
oclc - 647993499
ocn647993499
Classification:
zdbs - 550
System ID:
AA00016796:00009

Table of Contents
    Title Page
        Title Page 1
        Title Page 2
    Sumario
        Page 1
        Page 2
    Front Matter
        Page 3
    I
        Page 4
        Page 5
        Page 6
        Page 7
        Page 8
        Page 9
        Page 10
        Page 11
        Page 12
        Page 13
        Page 14
        Page 15
        Page 16
        Page 17
        Page 18
        Page 19
        Page 20
        Page 21
        Page 22
        Page 23
    II
        Page 24
        Page 25
        Page 26
        Page 27
        Page 28
        Page 29
        Page 30
        Page 31
        Page 32
        Page 33
        Page 34
        Page 35
        Page 36
        Page 37
        Page 38
        Page 39
        Page 40
        Page 41
        Page 42
        Page 43
        Page 44
        Page 45
        Page 46
        Page 47
        Page 48
        Page 49
        Page 50
        Page 51
        Page 52
        Page 53
        Page 54
    Anexo A. Vistas del asesor
        Page 55
        Page 56
        Page 57
        Page 58
        Page 59
        Page 60
        Page 61
        Page 62
        Page 63
        Page 64
        Page 65
        Page 66
        Page 67
        Page 68
        Page 69
        Page 70
        Page 71
        Page 72
        Page 73
        Page 74
        Page 75
        Page 76
        Page 77
        Page 78
        Page 79
        Page 80
        Page 81
        Page 82
        Page 83
        Page 84
        Page 85
        Page 86
        Page 87
        Page 88
        Page 89
        Page 90
        Page 91
        Page 92
        Page 93
        Page 94
        Page 95
        Page 96
        Page 97
        Page 98
        Page 99
        Page 100
        Page 101
        Page 102
        Page 103
        Page 104
        Page 105
        Page 106
        Page 107
        Page 108
    Anexo B. Comunicaciones
        Page 109
        Page 110
        Page 111
        Page 112
        Page 113
        Page 114
        Page 115
        Page 116
        Page 117
        Page 118
        Page 119
        Page 120
        Page 121
        Page 122
        Page 123
        Page 124
        Page 125
        Page 126
        Page 127
        Page 128
        Page 129
        Page 130
        Page 131
        Page 132
        Page 133
        Page 134
        Page 135
        Page 136
        Page 137
        Page 138
        Page 139
        Page 140
        Page 141
        Page 142
        Page 143
        Page 144
        Page 145
        Page 146
        Page 147
        Page 148
        Page 149
        Page 150
        Page 151
        Page 152
        Page 153
        Page 154
        Page 155
        Page 156
        Page 157
        Page 158
        Page 159
        Page 160
        Page 161
        Page 162
        Page 163
        Page 164
        Page 165
        Page 166
        Page 167
        Page 168
        Page 169
        Page 170
        Page 171
        Page 172
        Page 173
        Page 174
        Page 175
        Page 176
        Page 177
        Page 178
        Page 179
        Page 180
        Page 181
        Page 182
        Page 183
        Page 184
        Page 185
        Page 186
        Page 187
        Page 188
        Page 189
        Page 190
        Page 191
        Page 192
        Page 193
        Page 194
        Page 195
        Page 196
        Page 197
        Page 198
        Page 199
        Page 200
        Page 201
        Page 202
        Page 203
        Page 204
        Page 205
        Page 206
        Page 207
        Page 208
        Page 209
        Page 210
        Page 211
        Page 212
        Page 213
        Page 214
        Page 215
        Page 216
        Page 217
        Page 218
        Page 219
        Page 220
        Page 221
        Page 222
        Page 223
        Page 224
        Page 225
        Page 226
        Page 227
        Page 228
        Page 229
        Page 230
        Page 231
        Page 232
        Page 233
        Page 234
        Page 235
        Page 236
        Page 237
        Page 238
        Page 239
        Page 240
        Page 241
        Page 242
        Page 243
        Page 244
        Page 245
        Page 246
        Page 247
        Page 248
        Page 249
        Page 250
        Page 251
        Page 252
        Page 253
        Page 254
        Page 255
        Page 256
        Page 257
        Page 258
        Page 259
        Page 260
        Page 261
        Page 262
        Page 263
        Page 264
        Page 265
        Page 266
        Page 267
        Page 268
        Page 269
        Page 270
        Page 271
        Page 272
        Page 273
        Page 274
        Page 275
        Page 276
        Page 277
        Page 278
        Page 279
        Page 280
    Anexo C. Reglamentos
        Page 281
        Page 282
        Page 283
        Page 284
        Page 285
        Page 286
        Page 287
        Page 288
        Page 289
        Page 290
        Page 291
        Page 292
        Page 293
        Page 294
        Page 295
        Page 296
        Page 297
        Page 298
        Page 299
        Page 300
        Page 301
        Page 302
        Page 303
        Page 304
        Page 305
        Page 306
        Page 307
        Page 308
        Page 309
        Page 310
        Page 311
        Page 312
        Page 313
        Page 314
        Page 315
        Page 316
        Page 317
        Page 318
        Page 319
        Page 320
        Page 321
        Page 322
        Page 323
        Page 324
        Page 325
        Page 326
        Page 327
        Page 328
        Page 329
        Page 330
        Page 331
        Page 332
        Page 333
        Page 334
        Page 335
        Page 336
        Page 337
        Page 338
        Page 339
        Page 340
        Page 341
        Page 342
        Page 343
        Page 344
        Page 345
        Page 346
        Page 347
        Page 348
        Page 349
        Page 350
        Page 351
        Page 352
        Page 353
        Page 354
        Page 355
        Page 356
        Page 357
        Page 358
        Page 359
        Page 360
        Page 361
        Page 362
        Page 363
        Page 364
        Page 365
        Page 366
        Page 367
        Page 368
        Page 369
        Page 370
        Page 371
        Page 372
        Page 373
        Pages 374-375
        Pages 376-377
        Pages 378-379
        Pages 380-381
        Pages 382-383
        Page 384
        Page 385
        Page 386
        Page 387
        Page 388
        Page 389
        Page 390
        Page 391
        Page 392
        Page 393
        Page 394
        Page 395
        Page 396
        Page 397
        Page 398
        Page 399
        Page 400
        Page 401
        Page 402
        Page 403
        Page 404
        Page 405
        Page 406
        Page 407
        Page 408
        Page 409
        Page 410
    Anexo D. Ordenes del dia
        Page 411
        Page 412
        Page 413
        Page 414
        Page 415
        Page 416
        Page 417
        Page 418
        Page 419
        Page 420
        Page 421
        Page 422
        Page 423
        Page 424
        Page 425
        Page 426
        Page 427
        Page 428
        Page 429
        Page 430
        Page 431
        Page 432
        Page 433
        Page 434
        Page 435
        Page 436
        Page 437
        Page 438
        Page 439
        Page 440
        Page 441
        Page 442
        Page 443
        Page 444
        Page 445
        Page 446
        Page 447
        Page 448
        Page 449
        Page 450
        Page 451
        Page 452
        Page 453
        Page 454
        Page 455
        Page 456
        Page 457
        Page 458
        Page 459
        Page 460
        Page 461
        Page 462
        Page 463
        Page 464
        Page 465
        Page 466
        Page 467
        Page 468
        Page 469
        Page 470
        Page 471
        Page 472
        Page 473
        Page 474
        Page 475
        Page 476
        Page 477
        Page 478
        Page 479
        Page 480
        Page 481
        Page 482
        Page 483
        Page 484
        Page 485
        Page 486
        Page 487
        Page 488
        Page 489
        Page 490
        Page 491
        Page 492
        Page 493
        Page 494
    Anexo E. Estadística del año 1908
        Page 495
        Page 496
        Page 497
        Page 498
        Page 499
        Page 500
        Page 501
        Page 502
        Page 503
        Page 504
        Page 505
        Page 506
        Page 507
        Page 508
        Page 509
        Page 510
        Page 511
        Page 512
        Page 513
        Page 514
        Page 515
        Page 516
        Page 517
        Page 518
        Page 519
        Page 520
        Page 521
        Page 522
        Page 523
        Page 524
        Page 525
        Page 526
        Page 527
        Pages 528-529
        Page 530
        Page 531
        Page 532
        Page 533
        Page 534
        Page 535
        Page 536
        Page 537
        Page 538
        Page 539
        Page 540
        Page 541
        Page 542
        Page 543
        Page 544
        Page 545
        Page 546
        Page 547
        Page 548
    Anexo F. Varios
        Page 549
        Page 550
        Page 551
        Page 552
        Page 553
        Page 554
        Page 555
        Page 556
        Page 557
        Page 558
        Page 559
        Page 560
        Page 561
        Page 562
        Page 563
        Page 564
        Page 565
        Page 566
        Page 567
        Page 568
        Page 569
        Pages 570-571
        Page 572
        Page 573
        Page 574
        Page 575
        Page 576
        Page 577
        Page 578
        Page 579
        Page 580
        Page 581
        Page 582
        Page 583
        Page 584
        Page 585
        Page 586
        Page 587
        Page 588
        Page 589
        Page 590
        Page 591
        Page 592
        Page 593
        Page 594
        Page 595
        Page 596
        Page 597
        Page 598
        Page 599
        Page 600
        Page 601
        Page 602
        Page 603
        Page 604
    Apendice
        Page 605
        Page 606
        Page 607
        Page 608
        Page 609
        Page 610
        Page 611
        Page 612
        Page 613
        Page 614
        Page 615
        Page 616
        Page 617
        Page 618
Full Text













MEMORIAL


DE LA


POLICIA DE BUENOS AIRES


1906 a 19Q9 .


Jefatura del Coronel Ramon L. Falcon


Doriacidn. a B,'a ibioteca del


*\ji; &'
jifK
I


CAPITAL FEDERAL


Imprenta y Encuaderlal..i:'.nl i- I.I r- P.:,'
MCMiX


-..,' ..~.'.i


-:i
.o-,
:.












































"-y









































































r r












































r .-























SUMARIO



I

PAGINA.
Servicios de las ramas de Seguridad y de Investigaciones.... 5
Socialismo y huelgas........ ............................ 7
A n arquism o... ........ .................. ..... ............ 8
Asambleas political. .............. ............. ... ... 9
Delincuencia ........... .................................... T10
Contravenciones................. ........... .............. 11
Ley de juego ................ .. ........................... 14
L ey de residencia......................... ......... ........ 15
D erecho de reuni6n......................... ....... ... 17
Ley de jubilaciones y pensions civiles.. ..... ........... 17
Ley de descanso dominical ......................... ........ 18
V agancia................................... .. 19
M endicidad ................................................ 20
Moralidad piblica.. ................ .... .............. . 20
M enores ............. . .... ............................... 22
Relaciones oficiales................. . ..... .... .23


II

Reorganizacidn internal. ...................................... 24
A sesoria .................................. ..... ........... 26
Com isarios Inspectores....... .............................. 26
Com isarfa de Ordenes....................................... 27
Division Seguridad.................... ..................... 29
Division de Investigaciones ......... ........................ 30
Division Bom beros................................. ........ 3 33
D ivisidn Judicial............................................ 35
Division Administrativa ..................................... 36
D ivisi6n Sanidad .................................. ......... 38
Comlpaiia de Cadetes................ ....... ......... 39













Escuela de agentes........................................
Uniforme................. ...........................
Edificios para Comisarias. ................. ................
Reglamentaciones varias................ ..............
Presupuesto... ........... ..................................

ANEXO A

Vistas del Asesor ....... ......... ...........

ANEXO B

Comunicaciones ..........................................

ANEXO C

Reglamentos................................................

ANEXO D

O rdenes del dia...........................................

ANEXO E

Estadistica del afio 1908 ..................................

ANEXO F

Investigaciones ...........................................
Ndmina de heridos en servicio ..............................
Fotograbados.. ........ .... .........................



APtNDICE

Comprende las vistas de la Jefatura que se aluden en el infor-
m e que corre A fojas 264 ................................


PAGINAK

42
47
48
51
52


La importancia y oportunidad de los asuntos sobre que se tratan en
el APINDICE, ha hecho que se les consider de actualidad incluirlos en esta
Memoria, toda vez que ellos van indicados en el anexo respective y que
son sometidos A la consideraci6n del Ministerio del Interior.














REPL'LIC A ARGENTINA
pOLICiA *])E LA CAPITAL FEDERAL






Buenos Aires, Julio de 1909.






A S. E el Senor Ministro del Interior,


Don Marco Avellaneda.




Tengo el honor de elevar a V. E. la Memoria de este
Departamento, en la que figuran todos los antecedentes relati-
vos A las mejoras realizadas en la Repartici6n desde que me
encuentro al frente de ella, al movimiento que ha tenido, nece-
sidades mis importantes y los cuadros estadisticos correspondien-
tes al aflo fenecido, A fin de que V. E. pueda darse exacta
cuenta de la march de esta Institucidn, durante todo ese
period.
Un ligero examen de esa documentaci6n, le revelarAd
V. E. cuAn grande ha sido la labor empleada por las distintas
dependencias en donde se desenvuelve el movimiento administrati-
vo y cuAn important, la de aquellos agents que en el desempefio
de funciones de otra indole, han concurrido por medio de una
acci6n generalmente combinada y arm6nica, a mantener el
orden pfiblico en toda su integridad, poniendo en juego, ese
efecto y de ordinario los eficaces resorts preventivos, de que
dispone esta Repartici6n,









-4--


I

V. E. no ignora que existen en esta metr6poli numerosos
elements de perturbaci6n social.
0 son profesionales de huelgas sistemAticas, A cuyo efecto
agitan y explotan A la masa del pueblo obrero, A aquella que
se solidariza con las ideas y tendencies del Socialismo contem-
poraneo, 6 son de aquellos, que en persecuci6n de ideales ana-
cr6nicos, engendran y consuman el atentado sectario, causando
verdaderas conmociones y estremeciendo el alma de este pue-
blo,-fuera de otros, que constituyen verdaderas disgregaciones
de los bajos fondos 6. escorias sociales que afluyen de la vieja
Europa, igualmente perjudiciales, 6 de aquellos que carecien-
do de toda cultural intellectual, no tienen noci6n de las limi-
taciones que el ejercicio del derecho propio, tiene en la vida
de relaci6n.
Todos ellos entranan un peligro mas 6 menos grave para
la tranquilidad piblica y el orden social, que demand am-
plios y multiples servicios de esta Repartici6n, Ilamada A ve-
lar porque este gigantesco organismo se desenvuelva en paz
y en orden; y esto Exemo. Selor, sin mencionar el no menos
importante y talvez mas complicado de ellos, es decir, el que
se refiere A la double acci6n, preventive y represiva, que estA
llamada a desarrollar en todo moment, sobre el delincuente
en gestacidn 6 el ya consumado, por sus hechos criminosos.
No obstante ser tan vasto el teatro de acci6n, y como digo,
tan multiples y complicados los servicios que estA llamada A
prestar, cumpleme decir en honor de la verdad, que la Po-
licia de la Capital ha podido desempefarse satisfactoriamente,
atendiendo A todos ellos, no obstante la escasez de personal que
le asigna la ley de presupuesto, con relaci6n al enorme perime-
tro cuya custodia y vigilancia le estA encomendada; debiendo
agregar, que su acci6n preventive ha sido ejercitada con 6xitos
,indiscutibles, especialmente cuando ha sido encaminada A pre-
venir posibles alteraciones del orden pilblico, por part del
element sectario,













Servicios de las ramas de Seguridad y de Investigaciones

A obtener esos resultados, de que son un exponente reve-
lador las estadisticas y demis referencias insertas en esta Me-
moria, han contribuido con toda eficacia la rama de Seguridad
propiamente hablando, llamada a velar por el orden piblico en
la mas lata acepci6n de la palabra y la de Investigaciones,
que en el mecanismo institutional de la Repartici6n, constitute
sn rama especifica.
For rumbos y medios distintos, ambas concurren a un mis-
mo fin, esto es, a asegurar el orden puiblico y A prevenir la
delincuencia. Orientarse en otras ideas, para formarse un con-
cepto distinto de ambas instituciones, que produzca alteraciones
sensibles en su respectiva organizaci6n, desarticulando su com-
plicado y a] mismo tiempo arminico engranaje, contra lo que
aconseja, la experiencia de muchos alios y los 6xitos obtenidos
por ambas aislada 6 concurreutemente, constitute A mi juicio
un error y me permit decir esto Exmo. Senor, porque en el
informed con que la honorable comisi6n de presupuesto de la
CAmara de Diputados, acompafaba el correspondiente a este
aflo, se exterioriz6 su pensamiento al hablar de la rama de
Investigaciones, A la cual consider, por la naturaleza de las
funciones que segrin 6lla esta llamada A desempenfar en centros
populosos como este y con relaci6n A la rama de Seguridad, la
mrs eficaz y esencial de las dos, como lo demuestra se dice alli,
el hecho de que los pueblos de necesidades mds intensas y comple-
jas, como ocurre precisamente en los europeos ya citados, lapolicia
burguesa se ha desarrollado cada vez mds limitando y reduciendo
en cambio, la otra forma uniformada, que es solo auxiliar y de
primera accidn.
Feliz y acertadamente, al sancionar el Honorable Congreso
el presupuesto de esta Repartici6n, no se inspire en esa doctrine
y la rama de Seguridad 6 la policia uniformada, no ha side
dafnada en su constituci6n orginica, habi6ndose robustecido la
rama especifica con mayores elements, A fin de que pueda
prestar con mas eficacia los servicios A que esta destinada; siendo











6bmo es mi sentir, que today otra soluci6a en oni1uonnci- cori
las ideas apuntadas, seria deplorable.
Si bien es cierto, que la rama de Seguridad no actia en
el terreno, en las circunstancias y por los medios y en la
forma en que lo hace la de Investigaciones, estando circuns-
cripta su actuacidn d estrechos limits de barrio y que no dispone
de los elements requeridos, del tiempo discresional, movilidad, in-
dependencia, reserve de accidn y demds condiciones ineludibles, para
descubrir pacientemente al delincuente, ya hecho d en ge tacidn, lo
que implica decir, que A ese efecto. la rama especifica se en-
cuentra mejor habilitada, para obtener 6xitos en su lucha contra
la delincuencia; no puede desconocerse ni controvertirse, la exce-
lencia de la policia uniformada, que si bien no actda en la
penumbra donde germina la idea del crime y del atentado sec-
tario, no solo cooper eficazmente y dentro de su esfera de
acci6n, A prevenir la delincuencia, sino que mantiene vivo el
principio de autoridad,--sin lo cual no se concibe la existencia
de un pueblo debidamente constituido,-haci6ndolo prevalecer
en todo moment y alli, donde se exterioriza un desconocimiento
de las disposiciones de orden pTiblico, -mantiene la tranquilidad y
la paz de los hogares, cuyos moradores ven en el agent de facci6n
al guardian de seguridad colocado alli,-para prevenir todo aten-
tado contra sus personas 6 cosas, previene los accidents
propios del enorme trafico de una capital populosa como esta,
-surte efectos preventivos en los lugares piiblicos, donde se
produce aglomeraci6n de gente y en los tranvias, ahuyentando
con su presencia z los profesionales del delito,-concurre a velar
6 A restablecer el orden en toda manifestaci6n de la vida repu-
blicana, ya se trate de reunions con fines politicos ii otros de
propaganda de otro gdnero, como las reunions gremiales y las
que l1evan a cabo los elements sectarios, en la que mis de
una vez ha sido aqu6l hondamente perturbado,-y constitute
por fin, un cuerpo de seguridad de los altos Poderes del Es-
tado, para prevenir todo atentado contra los mismos, y una
fuerza respectable y necesaria, para cuando como ha acontecido
ya durante nuestras sensibles disenciones political en 4pocas
turbulentas, pueda concurrir si las circunstancias lo exijen, con











su esfuerzo siemre abnegado, A restablecer el orden y el i{m-
perio de las instituciones en esta metr6poli, asiento del Go-
bierno Federal, cuyo primer magistrado es el encargado de
velar per el mantenimiento del orden piblico general y local,
siendo como es el Jefe inmediato de la Capital de la Naci6n,
segin el precept constitutional, contenido en el incise 3' del
articulo 86, A cuyo efecto la Policia de Seguridad uniformada,
es y debe ser el mejor sost6n de las autoridades creadas por
la Constituci6n, cuando la paz y el orden pdblico sea perturbado
en cualquier forma, y no puedan 6stas disponer de inmediato,
de la fuerza armada de la Naci6n 6 sea 6sta insuficiente.
Este es, Exmo. Senor, el concept que tengo de la Policia
de Peguridad, para alcanzar cuyos fines, es secundaria la acci6n
de la rama especifica, llamada a desenvolverse en otro teatro
y en otra forma, y es fundado en ello, que he de someter
oportunamente A la consideracidn de V. E. el proyecto de pre-
supuesto para el ano venidero, en el que indicar6 las reforms
y aumentos que para el mejor desempefio de los servicios pi-
blicos, ambas requieren.


Socialismo y Huelgas

Durante el afio transcurrido, el element gremial ha perma-
necido en relative calma, sin que haya esteriorizado sus desig-
nios en huelgas importantes y paros generals, como los que
en otrora llev6 a cabo, con evidence perjuicio de todos-obreros
y capital.-La especial dedicaci6n que esta Jefatura ha pres-
tado a este problema important, ha dado origen a que las
disidencias entire el capital y el trabajo, hayan encontrado den-
tro de sus medios propios, y en la mayoria de los casos, una
soluci6n pacifica.
La estadistica arroja un total de 151 huelgas parciales,
contra 254 producidas en el ano 1907, lo que acusa la tenden-
cia pacifista en que se Ira orientado el element obrero, no
solo per el menor ndmero de ellas, sine por la forma tranquila
en que fueron dirimidos la casi totalidad de los conflicts y la


-A-









-8 -


poca importancia de los mismos, para demostrar lo cual bas-
teme manifestar, que el niimero de trabajadores que holgaron
fu4 de 14.583, con una p6rdida aproxiniada de $ 216.804 m/n,
mientras que en el aflo 1907, fueron 184.431 los obreros huel-
guistas y $ 2.588.611 m/n los salaries perdidos.
A causa de la desmembraci6n, por no decir de la casi anu-
laci6n de los dos poderosos organismos Regional Argentina y dejado de ser dstos, los dinamos propulsores de la acci6n de la
gran mayoria del asalariado argentino y aunque esa circuns-
tancia ha producido el aumento del nilmero de las sociedades
gremiales denominadas autdnomas, tampoco 6stas ban logrado
substraerse A la crisis de disoluci6n que caracteriza este moment
de la vida proletaria, resultando por ended, que tambien estin
incapacitadas no solo para la luncha contemporAnea, sino tam-
bien para promover cualquier agitaci6n tendiente A cohesionar
fuerzas, en pro de ulteriores movimientos econ6micos. Se de--
muestra esto uiltimo, con el hecho de que various dirigentes de
las nombradas sociedades -aut6nomas,, A pesar de haber bre-
gado con todo ahinco para fusionar en un solo organismo el
element obrero disperse, no han logrado conseguirlo y todo
hace prever, que tampoco lo lograrin, tal es el escepticismo
que mina el espiritu colectivo del asalariado militant. Lo que
surge, pues, claro y evidence de la actualidad obrera, es.que la
huelga sistematica, producida por la opresidn que antes ejercian
lospartidos avanzados, ha perdido su:arraigo en la conciencia
proletaria.

Anarquismo

Por lo que respect al anarquismo, las estadisticas demuestran
su complete decadencia, tal es el exigno nfimero de concurren-
tes a sus meetings y conferencias. Su influencia de otrora en
el .movimiento obrero>, se ha extinguido, quedando ella redu-
cida 4 la que pueden ejercer los articulos doctrinarios de sus
6rganos propagandists, los que parecen orientarse paulatina-
mente en las teorias anArquico-individuales.











Los meetings callejeros, realizados por anarquistas y socia-
listas durante el alo anterior, ban resultado todo lo moderados
que podia esperarse, teniendo en cuenta la cantidad y clase del
element que concurre a tales actos, pues, apart de incidents
nimios, el orden no lleg6o alterarse mayormente.
Le son imputables sin embargo, al element anarquista, al-
gunos hechos graves que tuvieron gran resonancia, produciendo
la consiguiente alarm en esta sociedad. La sorpresa al local
de la calle ZArate 361 y detenci6n de los anarquistas Laurido,
Cotti y Serrano, en -circunstancias de estar elaborandc materia-
les explosives, para producer estragos; posteriormente, el aten-
tado de que hubo de ser victim S. E. el Sehor Presidente de
la Republica, que fracas providencialmente, por causes agenas
i la voluntad del autor y por iltimo, los sucesos sangrientos
que se produjeron el 1" de Mayo, -con los que se solidarizaron
los elements socialists y el atentado de la bomba an6nima,
cuyas causes generadoras se ercuentran expresadas en los
parties que oportunamente elev6 esta Jefatura y que corren
insertos en el anexo correspondiente.



Asambleas political

En el orden politico, la intervenci6n policial se ha limitado
al acto electoral celebrado en Marzo del afio fenecido, a objeto
de llenar dos vacantes de la Cimara de Diputados, el que como
es piblico y notorio, se desarroll6 en complete tranquilidad, sin
que se produjera incident alguno que merezca mencionarse.
El triunfo correspondi6 al Partido Autonomista Nacional, al
que le fu6 disputado por el Partido Socialista, que aunque
concurri6 a las urnas con formulas prestigiosas en el seno de
ese organismo, y puso en juego todo su caudal politico, no con-
currieron a los comicios arriba de 6.00 votantes, lo que acusa
la desorganizaci6n que lo mina en la hora present.
Pardceme escusado manifestar a V. E. que la Policia se
desempefid en esa emergencia con toda correcci6n, limitindose
a impedir toda alteraci6n del orden pAblico, sin haberse inmis-









- 10 -


cuido en lo minimo, en la contienda electoral, lo que se com-
prueba, por la circunstancia de que en ninguna de las acusa-
ciones formuladas ante la Justicia, por infracciones i la ley, se
haya encontrado comprometido agent alguno de la autoridad.



Delincuencia


Los cuadros estadisticos que so publican, instruyen del mo-
vimiento delictuoso, contravencional y de otros hechos, produ-
cidos en la Capital durante el anio pr6ximo pasado.
Estudiados y comparados los que se refieren a la delincuen-
cia, con los de dos anos anteriores, revelan un aumento de 203
casos en la criminalidad del ailo 1908.
Si bien esa cifra en si. acusa un aumento en el nimero de
los delitos consumados, con relaci6in los que se cometieron
anteriormente, no result por ello que sea mayor la d.lincuen-
cia, si se tiene present el aumento de poblaci6n, desde que se
evidencia una disminuci6n del 2.62 "/o por cada 100.000 habi-
tantes, como puede verse en el cuadro demostrativo de compa-
raci6n entire los iltimos tres afios.
La accidn policial en su rol esencialmente preventive, supone
con fundamento una perfecci6n constant y paulatina y asi
result evidentemente de las referencias apuntadas.
La acci6n represiva, que juega tambien important rol en el
desenvolvimiento de esta Institucidn, se ha heclo sentir con
resultados satisfactorios en los atentados contra las personas y
en la casi totalidad de los que, por la magnitude del daiio produ-
cido 6 de las circunstancias en que aparecieron envueltos, son
susceptibles de considerarseles capaces de figurar, entire los que
con alguna frecuencia conmueven i las sociedades de las grandes
cindades europeas. Ain cuando los cuadros estadisticos impresio-
nan f&vorablemente, en lo que respect al desarrollo de la
criminalidad, a la misma prevencidn y represi6n, esta Jefatura
no omite esfuerzo en la adopci6n de medidas, que tiendan a
perfeccionar cada vez mis el mecanismo funcional, para obtener









- 11 -


cuyo fin, es que se hacen en otra part de esta Memoria las
indicaciones pertinentes relatives al aumento de personal.



Contravenciones


La acci6n represiva de la Policia en material contravencional
y en los hechos que caen bajo su jurisdicci6n. no ha dado ni
dara jams los resultados que son de desearse.
No bastando segdin el criterio judicial, para comprobar de-
terminadas faltas, la manifestaci6n del agent de seguridad
que sorprende infraganti al contraventor, si ella es impagnada
por 6ste, es indispensable la concurrencia de testigos que de-
pongan sobre ellas y es aqui donde surge la dificultad,-pues
si los ha habido, 6 simulan no haber presenciado el hecho 6
esquivan su comparencia a las Comisarias. cooperando de tan
mala manera, a que queden impunes los contraventores, todo
ello por evitarse una molestia, sin mayor importancia. despues
de las medidas adoptadas por esta Jefatura A ese respect.
No pudiendo, pues. la Policia, poner en juego los medios
coercitivos de que dispone, para compeler A un testigo A prestar
declaraci6n, habiendo la ley reservado esta facultad al Poder
Judicial, puedo afirmar. que no es tanto por la negligencia de
los agents, como por las causes apuntadas, que quedan impu-
nes muchas contravenciones.
En lo que atafle i las contravenciones municipales cuya
constataci6n le incumbe al personal de la Repartici6n, cimpleme
decir, que los datos que contiene la estadistica no son nada
satisfactorios, pues ellos revelan que el nimero de las infrac-
ciones debidamente constatadas, es infinitamente menor que el
que segAn cAlculos aproximados, ha debido producirse durante
el afo, por las causes que paso a expresar.
El mayor nuimero de 6llas, se compete en las Secciones cen-
trales del Municipio, e'n donde la poblaci6n es mis densa y el
trifico se congestion. El agent de facci6n, llamado a prestar
servicios en esas Secciones, dedica preferentemente su atenci6n









- 12 -


a las dificultades del tr6fico de vehiculos y trAnsito de peatones,
procurando allanarlas, para prevenir interrupciones y accideutes,
y desde luego, tienen que pasar desapercibidas para :l muchas
infracciones municipales. Por otra part. la constant renova-
cidn del personal de esta Repartici6n, contribute A producer
esos resultados, pies por buena que sea la instrucci6n que se
le dA en las Comisarias, no adquiere sin6 despuds de much
tiempo y prActica, un conocimiento complete de las multiples
disposiciones que debe hacer cumplir.
Debo por tiltimo manifestar, que la extremada tolerancia
que se tiene con ciertos infractores, por las autoridades munici-
pales, muy particularmente con chauffeurs 6 duellos de automo-
viles, produce como es natural-y aunque esa circunstancia no
lo justifique-mucho desaliento en los agents del orden piblico,
porque ficilmente advierten la inutilidad e ineficacia de la coope-
raci6n que prestan en muchos casos, A objeto de que se hagan
efectivas las disposiciones vigentes sobre la material.
La Municipalidad resolvi6 acordar un premio de $ 10.000
para que fuera distribuido entire aquellos agents que mis se
hubieran distinguido durante el aflo en la constataci6n de las
infracciones municipales, A cuyo efecto, el infrascripto nombr6
una comisi6n compuesta de empleados superiores, ]a que des-
puds de recopilar las estadisticas policiales de todas las Seccio-
nes, se expidi6 formulando un proyecto de distribucin, que fud
elevado A la Intendencia.
Seria de desearse, que esa feliz iniciativa, se convierta en
ordenanza annual y permanent, pues el incentive de ese pre-
mio ha de estimular al agent al mejor cumplimiento de su
deber, y la estadistica ha de ofrecer seguramente resultados
mis satisfactorios.
Como V. E. no lo ignora, el Concejo Deliberante, sancion6
el 28 de Diciembre del afio fenecido, una Ordenanza que debia
empezar A regir el 1 de Mayo del corriente, calificando las
contravenciones municipales y estableciendo las penas de arres-
to y multa, asi como el procedimiento A observarse para su
comprobaci6n, todo en cumplimiento de las reforms introdu-
cidas por el H. Congress a la ley orginica de la corporaci6n









- 13 -


municipal, y mediante las cuales, se deleg6 en su rama legis-
lativa, ia facultad para dictar la pena de arrest.
No ha de escapar a la penetraci6n de V. E. la importancia
de esa reform y los beneficios que ha de reporter al ptiblico
en general, pues la pena pecuniaria solamente y sobretodo, el
procedimiento establecido para hacerla efectiva, la via de
apremio judicial-en todas las causes contravencionales, sin dis-
tinci6n alguna, como lo prescribia la ley reformada, dejaba en
la impunidad el mayor nimero de ellas,
Debo decir al respect, que las funciones que esa ordenanza
atribuye a la Policia, serAn desempefiadas cumplidamente, por
todo su personal. No puedo escusarme sin embargo, de obser-
var la forma imperative con que han sido redactadas algunas
de las disposiones contenidas en la Seccidn lla de aquella
Ordenanza. que trata de los procedimientos y en lo que atafien
i la intervenci6n que se le atribnye A la Policia, por cuanto
no estimo regular, que como se prescribe, supongamos en el
articulo 259 del titulo ;o, el Honorable Concejo haya estable-
cido expresamente que los sumarios de oficio, deberin ser for-
malizados por los Comisarios y demis funcionarios subalternos
hasta Oficial Inspector, pues ello implica, que se ha considera-
do a esta Reparticidn, como una dependencia que le esti direc-
tamente subcrdinada. como quiera que por esa disposici6n
y con los objetos expresados, se haga una designaci6n de fun-
cionarios, que constitute una facultad privativa de esta Jefatura.
por ser el finico 6rgano llamado a hacer la distribuci6n de los
servicios, en la forma mAs convenient segin su criterio.
Menciono ligeramente esta circunstancia, porque no corres-
ponde otra cosa, dado el caricter y los contornos que debe
tener esta nota, reservandome el proponer oportunamente una
reform, que deje A salvo las atribuciones que le correspondent
A esta Jefatura, para designer por si, los funcionarios que han
de intervenir en aquellas formalidades y siempre y en cual-
quier moment, en que sean requeridos sus servicios con fines
municipales.









- 14 -


Ley de juego

La ley 4097, prohibitive de todo juego de azar, hubiera ya
dado los resultados bengficos en que esta inspirada, y el am-
biente enfermizo, latente en este pueblo con antelaci6n A ella,
que le causa graves perturbaciones de orden social y econd-
mico y produce intranquilidades y zozobras en el fondo de
los hogares, llevaria camino de ir saneindose paulatinamente,
si en la aplicacidn rigurosa de los medios represivos, no se
hubieran hecho en determinadas circunstancias, interpreta-
ciones tendientes A desnaturalizarla, como lo consigno mis
adelante.
El vicio, sin embargo, ha quedado proscripto de las vias
piblicas, en donde ya no se ve pulular A sus explotadores y
las ingeniosas combinaciones puestas en juego y por la via
de rdclame por los representantes de algunas industries en
competencia, a objeto de obtener mayores consumes y bene-
ficios, han tenido una existencia efimera y ya no reaparecerin
sin6 con los riesgos consiguientes, despues de la jurisprudencia
sentada al respect por el P. E., al declararlas incursas en la
ley prohibitive, considerando como ha considerado, que el bono
6 boleto de rdclame, constitute un instrument de juego 6 loteria-
Pero Ito puedo sin embargo, terminar este period de la
Memorial que present A V. E. sin manifestar que aunque en
raras ocasiones, la acci6n de la Policia encaminada a hacer
cumplir extrictamente la ley de referencia, no ha encontrado la
cooperaci6n necesaria en los representantes del Ministerio Pi-
blico, quienes han desistido de formular acusaci6n, en casos de
evidence infraccion a la ley-como esta Jefatura tuvo ocasi6n
de demostrArselo A V. E. con motive de la sorpresa hecha a
las casas de juego, disfrazadas bajo las denominaciones de Clubs
Valenciano y da el art. 577 del C6digo de Procedimientos Criminales, cuando
no hubiere acusador particular, circunstancia esta que leva
aparejada, el sobreseimiento que forzosamente debe decretar
el Juez de la casa,











Del double cargcter que esos funcionarios invisten, de agen-
tes Judiciales del P. E. y de Asesores Fiscales de los Tribunales
de Justicia, que el Gobierno les ha atribuido, interpretando la
Constituci6n, y segfin el espiritu de la legislaci6n propia y
estrafia, emana la facultad de que V. E. ha hecho uso en mis
de una ocasi6n, para requerir de aquellos funcionarios, el ejer-
cicio de las acciones correspondientes para asegurar el cumpli-
miento de las leyes que dicta el H. Congress.
El notabilisimo studio que sobre la instituci6n del Minis-
terio Ptiblico, produjo el Doctor Gonzilez. cuando desempefaba
las elevadas funciones encomendadas actualmente a V. E., con
motive de la sorpresa llevada a cabo A la casa de juego deno-
minada -Club Entre Rios-, y de la actitud asumida en esa
emergencia por el Agente Fiscal Dr. Cano, constitute a mien-
tender, una pieza juridica de gran valia y de ficil orientaci6n
en la material de que me ocupo.
Existiendo, pu4s, como V. E. lo ha de reconocer, un alto
interns social en que no se frustren los prop6sitos de la ley
4097, de alta moralidad y saneamiento de las costumbres, me
ha de ser permitido insinuar A V. E. lo convenient que seria
el reiterar aquellos requirimientos para que los Agentes Fisca-
les formulen su acusaci6n, cuando se produzcan anilogas in-
fracciones, si ~ juicio de esta Jefatura han quedado debida-
mente comprobadas, y V. E. lo entiende de igual manera, des-
puds de examinados que sean los antecedentes que en cada
caso seran sometidos a su mejor y mas elevado criterio.



Ley de residencia


Dada la discresi6n y mesura empleadas en su aplicaci6n,
pocos son los casos en que se haya hecho necesaria, como de
ello tiene conocimiento V. E. habidndose reducido las expul-
siones, a aquellas personas cuyos antecedentes y actuaci6n,
constitulan un gravisimo peligro para el orden piblico.
Pienso Exmo, Senor. que esa ley de salud pilblica, debe ser


- 13 -









.-. 16 --


complementada, para que surta mejores y mis saludables
efectos.
Ley de circunstancias, con un tinte politico bien definido,
dictada en ocasi6n en que el anarquismo con su cohorte de
agitadores turbulentos tom6 arraigo en este pueblo, difundien-
do la alarm entire las classes conservadoras, amenazando con-
mover el orden y la paz ptblica, no constitute un instrument
de defense social, con capacidad suficiente como para depurar
4 este organismo, de otra clase de elements m6rbidos que
lo corrompen, y que en otro. sentido no son menos perjudi-
ciales.
Me refiero Exmo. Senor, a todos aquellos que se introduced
subrepticiamente al pais y que conocidos bajo la denominaci6n
estigmatizada de caftens, desempefian el mas oprobioso 4 infa-
mante de los comercios, la trata de blancas, que importa un
verdadero atentado 4 la moral y a la actual civilizaci6n.
Seria, pues, y en mi concept, un acto de buen gobierno
ampliar las disposiciones de la ley, facultando al Poder Ejecu-
tivo para poder expulsar a aquellos que despu6s de una su-
maria informaci6n, resultasen verdaderos profesionales en esos
abominables comercios; reform 6sta que me permito insinuar
a V. E. con la seguridad de que no repugna al espiritu y 4
los fines de la Constituci6n.
Otra reform no menos important consistiria, en establecer
la pena de confinamiento de uno a cinco ainos y en el paraje que
design el Poder Ejecutivo, aplicable a toda persona que regrese
al pais violando el destierro impuesto, en aplicacidn de la ley.
La inclusion en ella de un concept mis 6 menos semejante,
angloga al que consagra el C6digo Penal en el art. 72 para
cuando se viola el destierro impuesto para cierta clase de de-
litos, impediri la repetici6n de los casos en que los expulsa-
dos han regresado al pais, casi enseguida de haber sido pues-
tos fuera de las fronteras de la Reptiblica.









- 17 -


Derecho de reuni6n

,La ley reglamentaria del derecho de reuni6n, viene siendo
auspiciada desde tiempo atrAs, por algunos de mis dignos an-
tecesores, existiendo dos proyectos elaborados bajo las adminis-
traciones del doctor Beazley, y del malogrado Coronel Domin-
guez, asi como tambien otros, cuya iniciativa ha partido de
miembros del Honorable Congreso, como el que formula el ex
Diputado Don Mariano de Vedia, sin que hasta ahora, haya
quedado consagrado ninguno de ellos, como ley de la Naci6n.
La faz legal de este asunto, no deja de ser un tanto an6-
mala, en cuanto al ejercicio de ese derecho, se encuentra subor-
dinado a una reglamentacidn tan arcaica como incomplete, dictada
administrativamente bajo el gobierno del doctor Tejedor, con-
vertida en Ordenanza permanent de la Policia de la Capital,
v A las resoluciones que en casos especiales y que no estin
previstos, adopted el Poder Ejecutivo en uso de las facultades
supletorias que constitucionalmente le correspondent, mientras el
Poder Legislative no dicte la ley y altas razones de estado 6
de orden public asi lo exijan, como en t4rminob generals lo
tiene consagrado la Suprema Corte de Justicia.
Conviene, desde luego, hacer cesar esta situaci6n, encausando
los actos de Gobierno y medidas de Policia, dentro de los li-
mites de una legislaci6n adecuada y previsora, que dejando in-
c6lume el precepto establecido en el articulo 28 de la Constitu-
ci6n, contenga la reglamentaci6n necesaria, para evitar que el
derecho de reunion se desnaturalice, con perjuicio del orden
puiblico v de otros intereses no menos respetables.
Estas ligeras consideraciones, me mueven a pedir a V. E.
preste su preferente atenci6n a este asunto y A los proyectos
de referencia, por si estima que alguno de ellos, responded A los
prop6sitos que los informan.

Ley de jubilaciones y pensions civiles

Entre las sucesivas reforms de que ha sido objeto la ley
indicada, existe aquella por la cual los empleados de las oficinas








18 -.


administrativas de la Policia. han quedado exceptuados de los
beneficios acordados A los de la Policia de Seguridad, que po-
dran obtener su jubilaci6n a los 25 aros de servicios y 45 de
edad.
Presume, que cuando el H. Congress sancion6 esa reform,
se fund probablemente, en la naturaleza distinta de los ser-
vicios que prestan esas dos grandes ramas de la Reparticidn
y en lo que al respect disponen sus reglamentos interns, no
habidndose tenido present, que todo su personal ejercita su
acci6n y desenvuelve sus actividades, indistinta y alternativa-
mente en todos los organisms 6 dependencias en que aquellas
se subdividen, de suerte, que esti sujeto A una constant muta-
bilidad, cuando por razones de mejor servicio i otras muy
atendibles, pasan los empleados de una oficina A otra, de la
rama Administrativa A ]a de Seguridad, y vice-versa.
Dada. pues, la forma en que se encuentran organizados los
servic.ios de Policia, converdria Excmo. Sefor. que por los me-
dios constituniconal es de que dispose el P. E., procure del H. Con-
greso. hl derogacidn de aquel precepto, haciendo asi desaparecer
una distinci(n que no tiene razon de ser y que se presta a
soluciones distintas y talvez injustas, por la dificultad que ofrece
en determinados casos, la cia:ificaci6n de los servicios, a los
efectos de la aplicaci6n de la ley.



Ley de descanso dominical

La ley nAmero 4C61, no ha respondido A los fines para que
fud dictada, por los inconvenientes que su aplicacidn ha ofre-
cido en la prActica, inconvenientes que en parte se explican en
la nota insert en el anexo respective.
Efectivamente, muchos comerciantes validndose de toda clase
de estratagemas, procuraron desnaturalizarla. A objeto de poder
expender subrepticiamente toda clase de bebidas alcoh6licas y
otros efectos en los dias Domingo, y si bidn qued6 netamente
definido cual era el alcance que debe tener esa ley, mediante
la intervenci6n que en este asunto se le di6 al Departamento









- 19 -


National del Trabajo,-su aplicaci6n se hace por demis dificul-
tosa. como lo digo antes, porque es materialmente impossible
la vigilancia policial en forma tal, como para que produzca
resultados eficaces.
Por otra parte, estableciendo como establece la pena pecuniaria
para la primera infracci6n. sin el arrest subsidiario, result que
si se niega a satisfacerla el infractor, hay que hacerla efectiva
por la via de apremio judicial, sin que la ley haya designado
funcionario alguno que haga esa gesti6n.
Tratandose de la reincidencia, se establece la pena de dos-
cientos pesos, 6 arrest subsidiario de quince dias, quedando,
desde luego, estos casos fuera de la jurisdicci6n policial, a estar
A lo prescripto en el nrticulo 27 del C6digo de Procedimientos Cri-
minales. debiendo entender en ellos, la Justicia Correccional.
Un procedimiento tan dilatorio, despoja i la pena de today
su eficacia, si se tiene en cuenta que tratAndose de contraven-
ciones de esta naturaleza, ella debe aplicarse de inmediato, para
que surta los efectos que la ley persigue.
Convendria. por lo tanto, promover una reform en el sen-
tido de que las infracciones previstas por ella, sean de la com-
petencia esclnsiva de la Policia, penAndolas A ese efecto, con
cincuenta pesos por la primera vez, y con cidn la reincidencia,
6 arrest subsidiario y proporcional en ambos casos.



Vagancia


El vago. ha despertado en todas parties y en todos los tiem-
pos, las inquietudes del legislator. De vida errante, ociosa y
aventurera, constitute una amenaza constant al orden social
y si bien es cierto que la vagancia, segiin el concept juridico
que de ella se tiene, no import en si misma un delito, pero
si un acto preparatorio, la ley debe reprimirla preventivamente,
como si lo fuera, en raz6n de los peligros que Ileva aparejados'
Una ley como las que existen en casi todos los pueblos de
Europa, que castigue al vago. con confinamiento, supongamos,









- 20 -


y obligaci6n de trabajar, calificindose como tal i toda persona
que careciendo de domicilio fijo y medios de subsistencia, no
ejerce oficio ni profesi6n alguna, seria Excmo. Seinor, una ley
de profilaxia social, de imperiosa necesidad en esta Capital, en
donde pulula ese element inculto y peligroso, en proporciones
considerable.
Me permit encarecer A V. E., la conveniencia de estimular
el celo del H. Congress, en el sentido indicado.



Mendicidad

Las disposiciones adoptadas por esta Jefatura, tendientes i
reducir las proporciones de este fen6meno adventicio, no ban
dado todo el resultado que seria de desear, admitiendo la po-
sibilidad de obtenerlo, A base del riguroso cumplimiento del
articulo pertinente de la ley respective, relacionada con los
extranjeros y de parte de las autoridades edilicias en la creaci6n
de otro estableeimiento 6 ampliacion del existente, con capaci-
dad para albergue de los necesitados. unificando. asi el esfuerzo
de esta Policia, en la aplicaci6n constant del edicto vigente.
que prohibe la solicitud de limosna en la via piblica y castiga
su ejercicio en circunstancias determinadas, demostrativas de'
explotaci6n del vicio.
Este mal social, ha asurpido caracteres alarmantes, y su to-
lerancia obligada. estA en pugna con la cultural de esta metr6-
poli y la necesidad de aqu4llas medidas para estirparlo, la
evidencian y surgeon de su sola enunciaci6n, reparando ademis
el defecto de que tengan que registrarse estadisticas como la
apuntada en esta Memoria.



Moralidad puiblica

Los excess del lenguaje, los insultos y palabras indecentes
en las discusiones callejeras, los incidents entire carreros, co-
cheros y gente de trabajo, la exhibici6n y venta de estampas 6











tarjetas pornograficas: de libros, folletos 6 revistas con titulos
6 cubiertas obscenas, y los desmanes del element prostituido
al provocar 6 incitar a los transeuntes, eran hechos que hasta
hace poco se desarrollaban con frecuencia en la via priblica,
porque sus autores contaban de antemano con la impunidad
en que ellos quedabau por la dificultad do la prueba, particular-
mente, las ofensas de heclho 6 de palabra 4 la mujer, que por evi-
tar los bochornos consiguientes, su divulgaci6n por los diarios,
v las molestias que la denuncia en las Comisarias, tenian for-
zosamente que prodneirles.--optaban por silenciarlos. omitiendo
esa formalidad legal.
Ciudadanos caracterizados, acudieron ante V. E. en deman-
da de miedidas que evitaran 6 disminuveran esos atentados A
la moral y buenas costumbres, determinando la adopci6n de
las que tuvieran por fin salvar los inconvenientes apuntados
y ajustar los procediinientos 4 reglas precisas, que por su
brevedad. circunstancias relatives a la condici6n social de las
personas atacantes y rigurosidad en la aplicaci6n de la pena,
al reprimir las faltas, dieran por resultado el pr6posito te-
nido en cuenta, de acuerdo con el empefio del infrascripto, de
desentrafiar costumbres impropias de la cultural de este pueblo,
volviendo por los respetos y consideraciones que entre si se
deben las personas.
Las dificultades que ofrece la prueba en esos heclhos., efecto
de su represi6n y A que ya he aludido anteriormente, consti-
tuian una circunstancia de que aprovechaban los infractores pa-
ra cometer esas faltas, pero la observancia de las medidas re-
presivas, ha producido una reacci6n de resultados favorables,
contribuyendo A ello, la sumisi6n 4 que ordinariamente se ban
prestado los infractores. pudiendo presumirse, que asi lo han
hecho, mis por temor a la resonancia que pueden tener actos
tan vergonzosos, que a la facil comprobaci6n de los mismos,
porque A ello se opone la naturaleza de la falta y las circuns-
tancias en que se realize. Esta afirmaci6n, la corrobora el hecho
de haberse deducido durante el afio, un solo recurso de apela-
ci6n para ante la Justicia Correccional, de la multa impuesta
por esta Jefatura 4 un infractor, el que fu6 resuelto A favor de











4ste, por haberse aplicado inflexiblemente los principios gene-
rales que rigen la prueba, segun las leyes de forma.


Menores

La educaci6n moral de la nifiez por la concurrencia a la
escuela, debe ser objeto de especial y constant preocupaci6n
de parte de las autoridades encargadas de ello y el Estado y
las asociaciones particulares, deben cooperar tambidn con su ac-
ci6n eficiente a ese mismo propdsito, arbitrando todos los me-
dios que tiendan i subsanar las dificultades del hogar por la
carencia de recursos.
Pululan hoy por las called de esta ciudad, niftos en cantidad
numerosa, cuya edad varia entire los siete y quince afios, lan-
zados en una pendiente peligrosa, sin educaci6n ni tutela al-
guna, entregados la vagancia y ociosidad mis perniciosas,
cuando no. son compelidos por sus padres a que contribuyan
por cualquier medio y forma, al sostin del hogar, haciendo asi
esos menores de la via piblica su residencia habitual.
Para los padres de menores en edad escolar, 4stos en casi
su totalidad, vendedores ambulantes de diaries, folletos, frutas,
legumbres, etc., debiera existir una ley cuya sanci6n penal
eficaz d ineludible, determinara el cambio de esas peligrosas
tareas por la concurrencia obligatoria A la escuela. de suerte,
que i esos futures ciudadanos se les substraiga de semejante
ambiente y se les inculque con la educaci6n primaria, los prin-
cipios morales que serin su guia por los senderos honestos de
la vida y que les evitarA la consumaci6n de actos censurables,
cuando no, de acciones mis graves fronterizas con el delito.
No escapari al ilustrado criteria de V. E., la conveniencia
de que los Poderes Piblicos, contribuyan a la educaci6n pri-
maria y professional de esos desgraciados series, privados del
apoyo paternal inmediato, instituyendo establecimientos cienti-
ficamente adecuados y capaces para reclusi6n de menores sin
padres 6 abandonados por ellos, a fin de prepararlos para el
future, encaminindolosen la senda del bien y del amor altra-











bajo licito y provechoso y aislindolos del camino de la delin-
cuencia, en cuya pendiente estan, pues no son pocos los que se
ven figurar es las estadisticas de la criminalidad, como conse-
cuencia del ambiente en que se desarrollan.


Relaciones oficiales

Me es sumamente agradable, el tener que manifestar a V. E.
que esta Jefatura. ha mantenido la mAs perfect cordialidad
de relaciones. con las distintas reparticiones piiblicas, cuando
ha sido requerida a emplear los medios coercitivos de que dis-
pone, para hacer cumplir sus resoluciones. 6 su ccoperaci6n, a
efecto de perfeccionar 6 armonizar procedimientos encamina-
dos a facilitar su accion.
En andlogas condiciones de cordialidad. se la mantenido la
Repartici6n con los Tribunales ld .Justicia, ,in que felizmente
se haya producido una nota discordant susceptible de alterarlas.
Las 6rdenes emanadas de ese Poder. han sido siempre act:-
tadas respetuosamente.
El severe control impuesto A la forma en que las dependen-
cias se desenvuelven en el cumplimiento de la ley procesal, al
practicarlas funciones judiciales que le estin atribuidas. perni-
ten, que las diligencias preventivas vayan perfeccionAndose cada
vez mis en el orden de su ejercicio, interpretaci6n y concept
legal, alejando tambidn por este medio, la pcsibilidad de que
pueda alterarse la armonia que reina en las relaciones ofi-
ciales.
La prescripci6n del articulo 185 del C6digo de Procedimien-
tos, que institute a la Policia como auxiliar de la Justicia en
los procedimientos de investigaciones criminals, designando la
Jefatura en cada caso el funcionario que debe quedar como
cooperador adscripto transitoriamente al Tribunal, ha sido sa-
tisfactoriamente cumplida y desempefiada, mereciendo en mis
de una ocasi6n el elogio del Magistrado.
Con respect A la Municipalidad, a la cual se encuentra
esta Reparticion estrechamente vinculada, por el auxilio y coope-
raci6n que estA llamada A prestarle, para que se hagan efecti-


- *21 --









- 24 -


vas las ordenanzas que dicta el H. Concejo, cfimpleme mani-
festar, que ha gestionado esta Jefatura la adopcidn de algu-
nas medidas tendientes a evitar se desnaturalicen algunas de
ellas, entire otras, la de prostituci6n, que pretendieron frustrar
los duefios de prostibulos, estableciendo en el radio prohibido.
simuladas casas amuebladas y hotels para destinarlos al ejer-
cicio de la prostituci6n clandestine: asi como la sanci6n de
otras, para facilitar el trafico y posibles accidents en la via
piblica, como tambi4n una, referente a la prohibici6n de que
en los especticulos puiblicos se haga uso de los mismos uni-
formes 4 insignias que usan los representantes de la autoridad,
para evitar el ridicule y su desprestigio, en razdn de los roles
ingratos que son Ilamados A desempeliar, aquellos que los.usan,
y de que todo lo cual, instruyen las notas insertas en el lugar
correspondiente.


II


Reorganizacion internal

Cuando me hice cargo de la Jefatura de Policia de la Ca-
pital, el despacho de los expedientes a que di origen la inter-
venci6n policial, estaba A cargo de la Secretaria General,
facultada por los reglamentos que en ese entonces regian, para
resolver todos aquellos asuntos que no requirieran, per alguna
causa especial, la intervenci6n direct del Jefe de Policia.
Las funciones encomendadas A la Policia son, como ya lo
tengo dicho y V. E. lo sabe bien, por demas complejas. De ahi
que sean numerosos y heterog6neos los expedientes que A dia-
rio deben resolverse y que result, sino impossible, cuando me-
nos dificil y pesada la tarea para ser confi'ada A un solo fun-
cionario.
Y este era, precisamente, el inconvenient que ofrecia la cen-
tralizaci6n que representaba la organizaci6n anterior. Por eso A
poco de iniciado en mis funciones de Jefe de Policia, compren-
di que el sistema hasta entonces vigente, habia hecho su 6po-











ca, y que si pudo prestar ritiles y meritorios servicios,-qUe
soy el primero en reconocer- -no respondia A las exigencias del
moment.
Se imponia, pues, su reform. Me decide A abordarla y des-
pues de meditado studio, someti a la consideraci6n de V. E.
el proyecto de modificaciones al rt:gimen interno de la Repar-
tici6n. creando al efecto, siete grandes divisions. cuya denomi-
naci6n y funcionamiento se determine mas adelante. reforms
que merecieron la aprolaci6n del Superior Gobierno v con arre-
glo A las cuales hboy se verifica regularmente el desenvolvimiento
institutional.
Es casi regla general que toda innovaci6n sea combatida, y
como tal, el proyecto de esta Jefatura no podia escapar a esta
regla, ni A la critical de los espiritus cavilosos. porque daba
por tierra con un regimen que habia imperado mins de 25 ainos,
que seria bueno en su epoca, pero que las nuevas necesidades
del present imponian su modificaci6n. Hoy, despuks de trans-
curridos casi dos anos de su implantaci6n, pueden palparse
bien los benificos resultados, que gracias A la distribuci6n ra-
cional y logica de los expedientes, ha podido conseguirse. Y si
me refiero aqui a ellos, puede career V. E. lo hago. aprovechan-
do la oportunidad que esta Memoria me ofrece, para dejar
constancia de que mis esperanzas no se han visto defraudadas,
y que antes, por el contrario, la practice ha venido a poner
de manifiesto hasta que punto se imponia esta reform.
Antes de terminar este capitulo, hard notar que cada Divi-
si6n, en las que se divide esta Repartici6n, tiene un reglamento
interno que fu6 redactado por los empleados mas caracterizados
de cada una de aquellas y en el cual se establecen sus funcio-
nes y la forma como deben Ilenar su misi6n.
Los datos ilustrativos que revelan el trabajo habido en cada
una de las distintas Divisiones, que componen esta Repartici6n,
los encontrara V. E. mas adelante en la present Memoria.
De lo espuesto result, Exmo. Senor, que si bien esta Re-
partici6n se encuentra debidamente reorganizada y los resulta-
dos obtenidos, durante el lapsus de tiempo A que hacen fueron
puestas en prActica las nuevas reglamentaciones, me han dejado











tompletamente satisfecho, cimpleme manifestar a V. E. que
esto no obstante, consider necesario complementary esa reorga-
nizaci6n. creando nuevamente la Oficina de Estadistica que exis-
tia antiguamente en este Departamento y que comprenderia,
todo lo relative al movimiento administrative de la Repartici6n
y todos los datos referentes a la delincuencia y hechos contra-
vencionales, indispensables para la mejor y mis adecuada dis-
tribucidn del personal en las diferentes secciones policiales y
destinada A ofrecer al piiblico y especialmente a los institutes
y personas observadoras. el resultado de la acci6n policial, sn-
ministrando al mismo tiempo, una base experimental para el
studio de las tendenrias v circunstancias de la criminalidad de
la poblacion.
No pasard tampoco adelante. sin manifestar aqui, que la co-
laboracidn que me ha prestado todo el personal de policia, en la
obra de reorganizaci6ii en que me he visto empenado. asi
como la consagracidn que ha demostrado en el desempeiho de
sus-respectivas funciones y deberes, han sido un nuevo motive
de satisfacci6n para mi, que me complazco en hacerlo constar.



La Asesoria y los Cominarios In.pectores, estin adscriptos i
la .Jefatura. cumpliendo con un deber al manifestar A V. E. cuin
important ha sido la labor de ambas dependencias. Es valioso el
concurso que la primera ha prestado a la Repartici6n, evacuan-
do por escrito, todas las consultas de derecho, en los muchosy
complicados asuntos en que ha sido llamada a intervenir; en la
defense de la Policia, con motivo de los recursos de apelaci5n
que se deducen ante los .Jueces Correccionales de las penas im-
puestas A los infractores a los edictos dictados por la misma:
en las opinions vertidas en los sumarios administrativos; en la
defense de los agents acusados por abuso de autoridad, cuan-
do por sus antecedentes y el aspect de las causes que se les
promueven, se hacen acreedores a que esta Repartici6n vele
por sus personas, substrayendo asi esas causes, del conocimiento
de los Sefiores Defensores de Pobres: en su important coo-
peraci6n, en la elaboraci6n 6 reforms de los reglamentos y











ordenanzas por que se rige esta Repartici6n: y en otros traba-
jos de no menor importancia.
En el lugar correspondiente, se inserta un corto niimero de
Vistas, de aquellas mas importantes y de evidence interns. por
los puntos sobre que ellas versan.
La dificil misi6n confiada A los Sefiores (omisarios Inspecto-
res, entire otras, la inspecci6n diaria que efectian A las Comisa-
rias para vigilar el cumplimiento de las disposiciones en vigor.
de part del personal superior y subalterno de las mismas: el
desempeho de comisiones extraordinarias que se les encomienda,
6 de indicaci6n de deficiencies de personal 6 de organizaci6n
en los servicios v la superintendencia policial on las fiestas.
manifestaciones 6 reuniones piublicas, cuando A juicio de la
.Jefatura sea insuficiente la accin6 de los respectivos Comisarios
de Seccion, revelan que aportan un valioso contingent i la
Policia, contribuyendo a que los servicios sean eficazmente de-
sempeflados.
Existen en la actualidad, cuatro Comisarios Inspectores para
la continue fiscalizaci6o v control de las 40 Comisarias Seccio-
nales, que atn cuando ponen al servicio de su deber, la mayor
actividad, no son suficientes para vigilar con la asiduidad que
merecen todas las dependencias policiales. lo que justifica el
pedido que se hace de aumento de personal y que me ha obligado
A nombrar dos mAs en conision. para remediar esta notable
falta de empleados de esta jerarquia.
Los servicios de inspecci6n prestados por estos funcionarios.
ban sido en el aflo pr6ximo pasado, los siguientes: a la Sec-
ci6n Norte que comprende 15 comisarias, 992 inspecciones; A la
Secci6n Oeste que comprende 13 comisarias. 1.475: y a la Sec-
ci6n Sud de 12 comisarias, 1,451.


Comisaria de Ordenes

La Comisaria de Ordenes, es la Oficina que, dentro de la
Instituci6n policial, sigue en rango A la Jefatura. Esta bajo la
inmediata direcci6n del Comisario de Ordenes. que teniendolas









-28s


facultades inherentes A si jerarquia de Segundo .Tefe, las
6rdenes que de ella emanan, son recibidas y acatadas por todo
el personal sin distincidn de jerarquias. como que sustituye al
Jefe de Policia en los casos de ausencia, enfermedad 6 por
delegaci6n que le haga 41 mismo.
Ejerce las funciones de contralor 6 inspeccidn en las Divi-
siones encargadas del tramite y despacho de los asuntos y de
los servicios ordinaries y extraordinarios en general, a efecto
de vigilar el cnmplimiento de las 6rdenes que rigen y proceden
de la Jefatura.
Resuelve las consultas que se le hagan y adopta resolucio-
nes definitivas en los asuntos en tramitaci6n, en casos urgentes
y cuando el Jefe de Policia no liubiera concurrido a su des-
pacho.
Es la Oficina encargada de transmitir las 6rdenes que revistan
caricter general, las reservadas y de las especiales cuando lo
ordene la Jefatura y le estA de inmediato y ordinario subordi-
nado, el personal que constitute las guardias del Departamento,
asi como todos los miembros de la Instituci6n en la organizaci6n
de los servicios extraordinarios y especiales.
Recibe toda la correspondencia official que se dirige a la
Jefatura y la distribuye, segin corresponda, i las respectivas
Divisiones, con excepci6n de la que debe ser diligenciada en
la misma Oficina, de acuerdo con el regimen interno establecido
y que estA atribnido A las secciones en que se hall dividida.
La direcci6n internal de la Oficina, corresponde en segundo
t6rmino A los Comisarios Adscriptos y en su defecto, A los
Subcomisarios.
EstA organizada en cinco secciones que se denominan:-En-
tradas y salidas-Despacho general-Redacci6n de Lla Orden del
Dia-Servicios extraordinarios y especiales, Armmento y Banda
de 3Msica-Servicio de Inspecci6n, Teldgrafo y Telefonos.
La importancia y labor de esta Oficina, la evidencian tambidn
los cuadros estadisticos reveladores de su movimiento, que se
publican en lugar pertinente de esta Memoria.













Division Seguridad

La Division Seguridad, ejerce funciones de contralor sobre
los servicios ordinarios del personal de la Institucidn y entiende
en la tramitaci6n de los expedientes. que direct 6 indirecta-
mente puedan afectarle y. el conocimiento y diligenciamiento
de todo otro asunto que no imported inversion de fondos 6
relaciones de la Policia con la Justicia.
De ella dependent, a esos efectos. las Comiiarias de Seccidn,
la Guardia de Seguridad, la Mayoria y las secciones de organi-
zaci6n ilnterna de la Divisi6n, denominadas:--Despacho y trdmite
-Legajo Personal--Control y Estadistica.
En lo que respect a las primeras, queda demostrado ya.
la importancia que ellas tienen como asimismo, la march arm6-
nica con que se lan desarrollado en el transcurso del corriente
anio.
(uardia de Seguridad.-Presta a la Policia valioso concurso
este cuerpo montado de agents, que tiene a su cargo el servicio
externo de vigilancia en los teatros. corsos, reuniones, meetings,
fiestas y ceremcnias oficiales, manifestaciones y bailes pblicos y
en general, en todo paraje donde la aglomeraci6n de las multitudes
haga dificil. sin( impossible. el desempefio de las funciones de
los agents de infanteria.
La inteligente direcci6n de esta unidad, ha estimulado la
cultural de su personal, cuya acci6n mesurada en todas las opor-
tunidades en que ha intervenido. se ha puesto siempre de ma-
nifiesto y hoy ya. felizmente, el piblico se apercibe que la exis-
tencia de este cuerpo no es con el objeto de amedrentarlo, sin6
para garantir a cada uno el ejercicio de sus derechos, cuando
4stos no alteran el orden puiblico, la moral, 6 atacan las insti-
tuciones 6 cuando no afectan el derecho de los demAs.
Mayoria.-Es la secci6n encargada del movimiento del per-
sonal cuyo nombramiento y. remoci6n lo hace directamente esta
Jefatura, sin intervenci6n del P. E. El desarrollo siempre cre-
ciente de esta Oficina es el mejor exponente de su importancia
y de la labor realizada en el aho 1908.


- -^ -









- Yo -


Despacho y Trdmite. -Es la encargada de las comunicacio-
nes de la Jefatura i las diferentes autoridades de la Naci6n.
excepci6n hecha del Poder Judicial.
Legajo Personal. A esta section, le esta encomendada la
.confecci6n de la foja de servicio de cada uno de los empleados
de la Repartici6n, A la vez que es la encargada de los nombra-
mientos y moviimiento general de la misma.
Control y Estadi.tica. Le corresponde efectuar el control
y estadistica de los servicios que ordinariamente ejecuta el per-
sinal de la Repartici6n. En lo que respect al contralor de los
servicios, V. E. encontrara en el anexo pertinente. la forma en
que se realize para todas las jerarquias.


Division de Investigaciones

Creo innecesario, poi ser de todos reconocido. poner de ma-
nifiesto en la present Memoria. la eficacia de los servicios de
esta Divisi6n en la prevenci6n y represi6n del delito, velando
siempre por la tranquilidad piiblica, consiguiendo con su dili-
gente acci6n, obtener la capture de delincuentes 6 evitando la
consumaci6n de hechos delictuosos.
La Division le Investigaciones se divide en cuatro secciones,
de las cuales la primer. comprende los gabinetes de Seguridad
Pfiblica v Orden Social, correspondiendo al primero, la vigilancia
de aquel element que se caracteriza por sus tendencies political
y al segundo, la de individuos de ideas anarquistas y socialists,
como asimismo de todo lo relative a movimientos economico-
sociales, confeccionando al efecto las estadisticas comparativas.
Teniendo en consideraci6n el important rol de esta secci6n
y que se desempefnaria mejor dependiendo directamente de esta
Jefatura, he dispuesto iltimamente que se segregue de la Di-
visi6n de Investigaciones.
Comprende A la segunda seccidn. el gabinete de Seguridad
Personal. cuyas funciones son, entender en los hechos atenta-
torios A la seguridad personal. identificaciones de cadiveres, etc..
y la brigada de vigilancia de S. E. el Senor Presidente de la
Reptblica, que tiene por itnica nisi6n, la de ejercerla en la











persona del primer Magistrado, para prevenir cualquier hecho
atentatorio contra su persona.
La tercera secci6n, tiene bajo su dependencia, a los gabinetes
Robos y Hurtos, Defraudaciones y Estafas, Leyes E.peciales,
Embarcaderos y Estaciones, Vigilancia General, Bancos y Teatros.
Robos y Hurtos.--Se ocupa en la investigaci6n de los de-
litos de esta especie y dispone la vigilancia de los individuos
de malos antecedentes, informando sobre sus sitios de reuni6n,
negocios que frecuentan, etc.
Defraudaciones y Es.tafas.-Interviene en los hechos consi-
derados tales y en los de extorsi6n, quiebras, depositario infiel,
negaci6n maliciosa de deuda. usurpaci6n de bienes. incendio
intentional: etc.
Leyrs Especialex.-Entiende en los casos de falsificaci6n
y circulaci6n de billetes de banco, falsificacion y adultera-
ci6n de documents pdblicos. infracci6n A la ley mnilitar de
enrolamiento. conscrilpcin v deserci6n. infraccidn a ley de juego
6 informaciones solicitadas por la .Junta de Excepciones Mili-
tares.
Embarcaleros y Edttwiones.--Ejerce vigilancia en las estacio-
nes y embarcaderos de la Capital, tomando anotacion en un re-
gistro. de la entrada y salida de los vapores y pasajeros.
Vigilancia General.-- iene a sn cargo la vigilancia general
del municipio. con objeto de prevenir delitos contra la pro pie-
dad y procede al arrest de los individuos de malos antece-
dentes sujetos a la inisma vigilancia policial.
Bancos y Teatrox.-Ejerce la vigilancia en estos lugares,
en previsidn de delitos que pudlieran en elloscometerse.
La cuarta secci6n, comprende los gabinetes de Fotografiai
Judicial y Laboratorio (Quimico. Dactiloscopia y Antropometria.
Informaciones Generales, Libron y Archivo.
Fotografia .Judicial.- Este gabinetr, se ocupa en fotogra-
fiar los detenidos por delitos contra la propiedad y los
reincidentes en delitos contra las personas, vistas foto-
graficas de lugares donde se efetidaun ciertos hechos, fotografias
de cadiveres no identificados, fotografias del personal de la
Division de Investigaciones y de las personas que solicitan ce-









- 32 --


dulas de identidad, pasaportes, libretas para cocheros, para
corredores de hotel, miembros de sociedades protectoras de
animals. periodistas, empleados municipales, etc.
Laboratorio Quimico.-Por su parte, actua en aquellos ann-
lisis que le son encomendados para fines judiciales 6 de in-
vestigaci6n policial.
D[ictiloscofpia y Antropomnetria Estos gabiletes tienen a
su ea.;go, expedir informes de los press entrados diariamente,
de las personas que soliciten pasaporte, cddulas de identidad,
certificados de antecedentes. etc., toimndoles al efecto. las im-
presiones digitales para el studio v cotejo correspondientes;
informa tambidn sobre toda ficha dactilosc6pica enviada del
exterior interior de la Repliblica, como asimismo de las
remitidas por las Comisarias Seccionales.
Informaciones Generales -Las funciones de este gabinete con-
sisten. en expedir certificados de antecedentes A las personas
que lo soliciten A efecto de obtener carta de ciudadania, libre-
tas para las profesiones reglamentadas, otorga cedulas de
identidad, pasaportes, carnets de periodistas. cdula para in-
gresar de agent en la Repartici6dn etc.
Libros y Archivo-Tiene A su cargo, el archivo e indice
general (de la Policia: lleva al dia los indices de captures de la
Capital Federal. La Plata, Rosario, Tucumin, Pampa Central,
Rio Negro, Neuquin. Mendoza, San Luis. Montevideo, Chile, Italia,
etc.; expide los informes escritos de orden interno de la Divisi6n,
de todos los press entrados diariamente y de las personas que
solicitan antecedentes con diversos fines. oiomo ser: pasaportes, cer-
tificados de conduct. etr. etc.. como tambi6n de los contra-
ventores, los solicitados por las Comisarias Seccionales. y los pe-
didos del interior y exterior de la Repuiblica: lleva el libro de
apodos, secuestros, averiguaciones, objetos de ficil reconocimien-
to, vigilancias levantadas. etc.: tambi6n tiene a su cargo la Ma-
yoria y la estadistica general de la Divisidn. En su Archivo
tiene actualmente unos 600.00 nombres impress, en tarjetas-
fichas y dispuestos en orden alfabktico. lo que le permit
expedir rApidamente cualquier informed que se le solicite.
Ofcina de Guardia-Ademas de las secciones enunciadas,









- 33


existe una Oficina de guardia permanent, por intermedio de la cual
se dA entrada. los detenidos A disposici6n de esta Divisi6n y a
los sujetos de malos antecedentes, que sometidos Ala vigilancia
policial, son detenidos por contravenciones que cometen.
La Division Investigaciones, lleva un archivo de prontua-
rios, distribuidos en las diversas oficinas A la cual corresponde,
segAn sea el delito cometido por su causante 6 el motivo que haya
dado margen a la formaci6n del prontuario.
Merece especial menci6n, el nimero de cedulas de identidad
expedidas por esta Divisi6n, con objeto de demostrar en cual-
quier moment, quidn es el poseedor de ella, con todos los
atributos pertinentes A su individualidad. Hasta hace poco
tiempo, la identificaci6n personal, se hallaba limitada solamente
A la clase delincuente, raz6n por la cual era resistida por todo
el mundo. tornAndose hoy en un anhelo piblico, por las venta-
jas que ofrece A la gente honest, acreditar en muchos casos
su personalidad.
Con estas breves referencias, podrA V. E. darse cuenta del
importantisimo rol que tiene esta Divisi6n, y la eficaz colabo-
raci6n que presta A la Policia de Seguridad para asegurar la
tranquilidad piblica.


Division Bomberos

Es de mi deber, hacer notar los importantes servicios que
presta el meritorio Cuerpo de Bomberos, en la dificil tarea de
velar por la seguridad de las personas y sus intereses, cuya efi-
caz acci6n, debido al arrojo y subordinaci6n de su personal,
salvando de la acci6n devoradora del fuego, numerosas victi-
mas y valiosisimas propiedades. es por todos reconocida.
Si tomamos en cuenta el crecimiento de nuestra metr6poli
y el desarrollo del comercio, facilmente percibiremos que cada
dia sus servicios son mis necesarios, en atenci6n A qae los in-
cendios aumentan por esas causes y reclaman por lo tanto mis
personal para poder cumplir debidamente con su dificil misi6n.
La escasez de personal de tropa; lo reducido, antihigi6nico












y estado ruinoso en que se encuentra el edificio en que se aloja
este Cuerpo y la carencia de local para otros destacamentos
andlogos a los existentes, son los principles defects que seria
necesario subsanar, para colocarlo en condiciones de prestar
ain mejores servicios.
En efecto, el presupuesto le asigna 900 hombres de tropa,
de los cuales 209 prestan servicio en el cuartel Central y 282
en los destacamentos de Flores, Belgrano y Boca del Riachue-
lo y guardias, en el Arsenal de Guerra, Casa de Gobierno. Caja
de Conversion, Congreso Nacional, Alcaidia 3a Divisi6n, Hotel
de Inmigrantes, Agnas Corrientes, Teatro Col6n, y en ocho
Secciones de Policia, lo que da un total de 491 hombres. Ne-
cesitanse para el relevo de 6stos, otro nmmero igual, que dara
un total de 982 y si se toma en consideraci6n las faltas por
enfermedad, licencias y bajas que oscila alrededor de 50, aumen-
taria A 1032 el numero de personal necesario, es decir, 132
hombres mis, que lo que da el actual presupuesto. La falta de
ese nimero. ocasiona hoy los consiguientes recargos en el ser-
vicio:
El edificio en que estA alojado el Cuerpo, es inadecnado
por las causes apuntadas. se halla, repito, en estado ruinoso.
por lo que reclama con urgencia, que sea situado en lugar mis
apropiado. A este efecto, propongo la idea de expropiar la
media manzana de terreno que esta en Alsina y Pasco, donde
tendria una ubicaci6n central, mAs aparente y c6moda.
El crecimiento de la poblaci6n, que se extiende considerable-
mente, dia A dia. exije para mejora de los servicios y conservaci6n
del material, el establecimiento de estaciones de bombers, simi-
lares i las que hoy existen en Flores, Belgrano y Boca del
Riachuelo. A estudio del H. Congress, esta un proyecto en que
se establece la edificacidn para estaciones en San Crist6bal,
Las Heras y San Juan Evangelista.
Resolvi4ndose favorablemente ese proyectc, que con urgencia
se espera, el Cuerpo de Bomberos dividirA su personal en varias
secciones, que tendrian a su cargo la vigilancia de barrios
determinados, A los cuales prestarian su concurso en casos de
siniestros, sin producirse la p4rdida de tiempo que hoy se


34 -










- 35 -


emplea para trasladarse a un lugar apartado donde tiene lugar
un incendio y que muchas veces, por ello, se ocasionan mayores
perjuicios, por la rApida propagaci6n del fuego. Es por las razones
enunciadas, que me permit indicar a V. E. quiera solicitar del
H. Congress el pronto despacho de dicho proyecto.
-Otras de las necesidades. que se reclaman para este Cuerpo,
es el aunento a 30()00 pesos de la partida de 1000 que asigna
el presupuesto, para conservaci6n del material, que es indispensa-
ble renovar por sus frecnentes deterioros, debido principalmente
a su antigiiedad, asi como el cambio de la bomba flotante que
no responded i las necesidades del puerto, que por su poco ca-
lado, no le permit llegar A la rada.
En el anexo correspondiente. encontrara V. E. los cuadros
estadisticos demostrativos de los importantes y eficaces servi-
cios que ha prestado este Cuerpo, que apart de sus propias
funciones, es utilizado en moments oportunos, en otras den-
tro de la Instituci6n, cooperando la acci6n de los agents de
Policia.


Division Judicial

A la Divisi6n Judicial le esti atribuido, todo lo que com-
prende relaciones entire la Policia y la Administraci6n de Jus-
ticia en general, como ser: los sumarios por hechos delictuosos
y contravencionales, las comunicaciones de aquil Poder y los de
procedencia internal 6 external, que se refieren a estadistica de los
hechos 6 del movimiento burocrAtico de la Repartici6n.
EstA organizada en cinco secciones que se denominan: Suma-
rios y oficios-Contravencione.-Estadistica -Alcaidias y Asilo
San Miguel--Depdsitos y Sala de Objetos Perdidos.
Samarios y Oficios.-Es la secci6n encargada del contralor y
diligenciamiento de los sumarios que la Policia instruye por
delitos y de todas las comunicaciones procedentes de autorida-
des judiciales.
Cmnracencw oes.-Entiende en los suanarios originaios por in-
fracciones i los edictos policiales.










- 36 -


Estadistica.-Comprende la recepci6n y clasificaci6n, de las
planillas con los datos destinados para la estadistica general
de hechos delictuosos y contravencionales.
A'c'idias y Asilo San igquel.--Es la encargada de la recep-
ci6n y transmisi6n de las 6rdenes que se refieren A los detenidos
delincuentes y contraventores entrados en ellas.
Dep6sitos y Sala de Objetou PIerdido.-- Entiende en la tra-
mitaci6n de todo lo referente a la conservaci6n y guard de
lcs efectos que la Policia secuestra, sean instruments 6 efec-
tos de delitos, dinero y objetos de procesados, de lo encontrado
cuya pertenencia se ignore y de secuestros cuyos poseedores no
justifiquen procedencia.
Los cuadros estadisticos del movimiento de las Alcaidias,
Asilo San Miguel. Oficina de Dep6sitos y los de las otras seccio-
nes de organize i6n internal. que van en el anexo correspondiente,
demuestran cuAn important es esta Divisi6n.



Division Administrativa


Esta es otra de las ramas de importancia en que se hall
dividida la Policia, como que es la encargada de tramitar 6
intervenir en los asuntos que se refieren A entrada v salida de
dinero, provision y compra de articulos. construcciones, confec-
ciones, cuidado y vigilancia de los bienes de propiedad de la
Repartici6n 6 que por cualquier otro motivo se halle en su po-
der, contratos y archivo de documents y libros usados.
Esti organizada en cinco secciones, que son:-Despacho Ge-
neral y Contralor- Compras- Contaduria- Tesoreria--Suministros
y Tall/res-Caballerizas y Servicio .ldico Veterinario--Archivo.
Despacho General y Contralor--Es la secci6n que dirige el
mecanismo interno de la Divisi6n, tramitando los asuntos y for-
mulando los decretos 6 pedidos de informes.
Compras.-Es la encargada de estudiar en la plaza commercial,
los precious corrientes v de reunir todos los antecedentes ilustra-
tivos para consultar la adquisici6n de los iitiles, articulos 6











materials solicitados. en la forma que mas convenga a los inte-
reses de la Repartici6n.
Contaduria.--Es la secci6n que Ileva la contabilidad de la
Policia. de acuerdo con las leyes y disposiciones en vigor, intervi-
niendo en todo ingreso y egreso de fondos 6 valores. asi como
en las entradas y salidas de efectos de los dep6sitos y talleres de
la Repartici6n.
Texoreria.-Es la que efectiia los pagos y parael efecto, con
intervenci6n de la Contaduria. recibe los fondos dela Tesoreria
(General de la Naci6n y de Ics qne p)or (ualnuier concept deban
ingresar a la ('aja.
Sminiistrosy allere..--C(omprende la adquisici6n y distri-
bucion de los efectos que se compran a con'feccionan y dirige y
vigila los talleres de sastreria, herreria, carpinteria y tilabar-
teria qne posee la Repartici6n, encargAndose tambijn de la
custodia y conservation de lo que permanece en sns depositos
v almacenes.
Esta seeci6n presta importantes servicios a la Institucion. apor-
tando grande economics con sus talleres. pues, si los trabajos
que se ejecutan hubieran de efectuarse por empresas particula-
res, demandarian crecidos gastos dificiles de cubrir, por lo
exiguo del presupuesto y el gran nfimero de necesidades que
tender.
Los talleres de Imprenta y Encuadernaci6in donde se con-
feccionan todos los libros, libretas, planillas, etc., etc., que
necesita la Policia para su use y tambidn muchos que solicitan
las de provincias para tomar por base de su organizaci6n, la
adoptada por la nuestra. van tomando, dia A dia, mayor impulse
y produciendo grande ahorros, ccmo lo demuestra su estadis-
tica, en la que figure 8 20.967.96 m/n. economizados durante
el aflo fenecido, cantidad que se habria invertido si los trabajos
se hubieran efectuado fuera de la Repartici6n.
Cab llerizas y Ssrvicio Midic,) Veterinario.-Esta seccion, es
la encargada de la custodia v conservaci6n de caballos y vehi-
culos que emplea la Policia para tender sus necesidad(s.
Los cuadros inserts en el anexo pertinente, demostrativos
de lit adquisici6u de elements y de lo que se invierte en su


3- t7 -











cuidado y conservacidn, arrojan sumas de relative importancia,
que esti compensada con el valioso concurso que apartan para el
desenvolvimiento de los servicios policiales, indispensables para
que no se resientan en su eficacia.
Archivo.-Es la secei6n encargada de la custodia y conser-
vaci6n de todos los libros usados v documents que tramitan y
que deban quedar en la Reparticidn y de la expedition de copias
4 informes que se pide de lo archivado.



Division Sanidad

Esta Divisi6n, compuesta de m6dicos y accesorios inheren-
tes para los servicios profesionales, es la encargada de los in-
formes m6dico-legales, para lo cual se tiene dividido el Municipio
en circunscripciones 6 instalada una sala de observaciones de
alienados, cargo vista y cada una de aquellas, de facultativos,
los que ademis de esas funciones ordinarias, desempefian por turn
un servicio de guardia, diurna y nocturna en el Departamento,
especialmente, para todos aquellos casos graves y urgentes en
que se haga necesaria su intervenci6n.
Presta asistencia midica al personal en consultorios y A do-
micilio y los r'ecluidos en las Alcaidias cuando la naturaleza
de la dolencia no requiera hospitalizarlos 6 intervene en todo
otro asunto de orden medico.
Esta Divisi6n, ha prestado con su acci6n eficaz el concurso
que necesitaba la Repartici6n policial en lo relative a asuntos
de orden medico 6 higi6nico, habi6ndose introducido sensibles
mejoras que colocan al servicio m6dico-legal y de asistencia al
personal, en situaci6n de ser satisfactoriamente desempefiado.
Al efecto, se ha instalado el servicio de Rayos X adquiri4n-
dose los aparatos mis perfeccionados para la radioscopia. Se
ha dotado al laboratorio de Quimica y Basteriologia de todos
los litiles y aparatos que se requieren para su buen funciona-
miento. Se ha provisto para el Cuerpo de Bomberos de los
instruments y ascesorios de curaciones, necesarios para el con-
sultorio que funciona en la Oficina de Medicos. Se ha am-


3 {s-











pliado este local, efectuindose las reparaciones especiales para
los rayos X, direcci6n del servicio de sanidad, laboratorio
quimico, m6dico de guardia, exAmenes de enfermos y reconoci-
mientos de aspirantes A agents. Ha sido instalado un servicio
mtdico con sus instruments y litiles de curaciones en la Al-
caidia 3' division. ~ce ane creado cuatro puestos de m6dico y
uno de quimico, con lo cual la Divisi6n puede responder A las
necesidades del servicio. Para el desempefto de los servicios
nocturnos en los casos urgentes. se le ha dotado de un auto-
m6vil que permit efectuarlos con regularidad.
Y por iltimo, por resoluci6n de fecha 21 de Noviembre de
de 1907. se resolvi6 que los M16dicos de Policia atendieran el
servicio de asistencia al personal, con los mismos elements
que se tenia para el servicio midico-legal, fundindose la .Je-
fatura, en lo dispuesto por el Superior Gobierno p"r decreto
de fecha 11 de Abril de 1894. Esta disposici6n. que fu6 toma-
da con el objeto de proporcionar un verdadero beneficio al
personal de la Repartici6n, ha recargado sobremanera el traba-
jo de los m6dicos, por lo que esti latente la necesidad de
aumentar su n6imero y equiparales el sueldo al de los (omi-
sarios, cuyo rango tienen.

Los reglamentos de orden interno correspondientes A la Co-
misaria de Ordenes y i las Divisiones, van insertos en el anexo
respective y alli V. E. eucontrarA en detalle lo que a cada
una de esas dependecias le esti atribuido, para el regular fun-
cionamiento de la Repartici6n.



Compaiia de Cadetes

Los progress de la Capital de la Reptblica, demandaban
una Policia que por sus conocimientos y cultural, estuviera al
nivel de sus adelantos y i la par de la mejor de sus institu-
clones.
Esta Jefatura, teniendo en cuenta las necesidades del pre-
sente, en la eOrden del Dia, de fecha 17 de Noviembre de


- ;*{*









- 40 -


1906, hizc conocer al personal la creaci6n de la primer Cnni-
pafia de Cadetes con la dotaci6n de 200 plazas. de donde egre-
sarian los futures funcionarios de la Repartici6n.
Al efecto, no contando con una partida especial en la ley
de presupuesto, dispuse de las vacantes de vigilante que exis-
tian, formando asi la Compaflia de cadetes. La direction de
dicha unidad, fut coi~fada al Sefior Comisario Don Fdlix Co-
rreas, uno de los empleados mas competentes de esta Reparti-
ci6n, quidn, en unidn de un Subcomisario, un Auxiliar y
tres Oficiales Inspectores, se entregaron con fe a la labor.
luchando con los inconvenientes de las empresas nuevas, para
las cuales no se cuenta con la experiencia del pasado, ni con
las comodidades necesarias.
Los alumnos fueron sometidos A una instrucci6n s6lida, po-
licial y military, estando vista a cargo del teniente 1 de nuestro
ej4rcito don Arturo Clipton Golney y recibiendo ademas lec-
ciones de box, jiu-jitsu y calistenia.
Es una prueba elocuente del aproveehamiento de los alum-
nos en sus lecciones de box. el 6xito que obtuvieron en distin-
tos asaltos en actos pdblicos efectuados en el Club de Gimna-
sia y Esgrima y Boxin Club, donde fueron muy aplaudidos.
La ensefanza del jiu-jitsu (lucha japonesa) con el objeto de
reducir a los malhechores y repeler sus ataques, sin herirlos, ha
sido muy provechosa y se han obtenido discipulos sobresalientes
en esta clase de deported.
Tambidn se les ha instruido en procedimientos policiales,
probando la bondad de su ensefanza, en el examen que rindie-
ron ante el Seior Comisario de Ordenes y tres Comisarios Ins-
pectores y cuya aprobaci6n les declare aptos para las funciones
de policia en el servicio de calle.
En Abril de 19u7 terminaron sus cursos, siendo revistados
en dicha 4poca por el entonces Ministro del Interior, Doctor
Montes de Oca y prestaron su primer servicio en la apertura
del H. Congress, al inaugurarse el period de sesiones en dicho
aflo.
El 25 de Mayo del mismo aflo, despues del servicio de d'a,
concurrieron al colosal incendio de la tienda ,A la Ciudad de









-- 41 -


Me1jico,, donde tuvieron su hautismo de fuego, rivalizando su
heroismo con los soldados veterans del Cuerpo de Bomberos.
Destinados i las Secciones centrales. se les encomend6 el
servicio de vigilancia external. ecargindoseles especialmente de
la descongesti6n del trifico, implantaindose A estilo europeo. el
recorrido por parejas, desempefando al mismo tiempo funciones
accesorias y las propias rel servicio interno. como escribientes
en comision.
El 27 de Octubre d< 1907f. en el tumulto producido en la
esquina de Avenida de Mayo y Perti, por los manifestantes
anarquistas contra el pago de los alquileres, dos de los cadetes
cayeron heridos, sosteniendo el principio de autoridad y enhiesta
la bandera del orden.
Despuds del ascenso de algunos cadetes a escribientes, dis-
puse la concentraci6n del resto en el Departamento. sien-
do distribuidos diariamente por turnos en las Secciones cen-
trales, donde atendian sus servicios ordinarios. Los domingos
y dias festivos, eran destinados a la vigilancia de teatros y pa-
seos piblicos, prestando tambidn servicios importantes, con
elogio de nuestra sociedad por la correccion de sus procedi-
mientos y buen comportamiento en los festivales y reuniones
sociales de mAs trascendencia, tales como las de la Opera, Col6n.
Sociedad Sportiva y Exposicidn Rural.
Al hacer estas referencias, no me guia otro prop6sito, mis
que poner de manifesto la importancia de los servicios que han
prestado y el beneficio qua reportaria A esta Repartici6n sn
establecimiento efectivo.
En el iltimo concurso. para optar al puesto de Oficial Inspector,
treinta de los egresados de la escuela entire 14C competidores de
todas las jd-arquias subalternas, obtuvieron los primeros puestos,
con las mis altas clasificaciones. En la actualidad, hay 11 Oficiales
Inspectores egresados de la primera Compania de Cadetes y86
Escribientes en servicio active en las 40 Comisarias de la Capital.
En vista del 6xito obtenido con dicha Compania, pues la bondad
de sus resultados ha superado A todas las esperanzas, recibiendo
el aplauso unanime de los hombres sensatos y agenos a las pasiones
del moment. marcando su existencia un nuevo rumbo A la insti-









- 42 -


tuci6n policial. despertando en ella el estimulo de la emulacion
intellectual y siendo indiscutible la superioridad de los empleados
j6venes 6 ilustrados para el lesempenlo de las dificiles y complejas
funciones policiales. esta .lefatura dispuso la formaci6n de una
nueva Compaiia de Cadetes.
La dotaci6n de esta Compafiia es de 118 plazas y tiene las mis-
mas bases y condiciones que la anterior, pero con menores eroga-
ciones, por cuanto, los alumnos con sus haberes sufragan los gastos
de rancho y uniform, mientras dure el period de instruccidn.
La escuela funciona desde el 1 de Marzo del corriente ano, en
una casa quinta amplia y c6molda situada en la calle Josi Maria
Moreno y Rosario y se encuentra bajo la misma hibil direcci6n
que la anterior.
La distribuci6n del lhrario ideado por la direcci6n, el entusias-
mo de los encargados de llevar A feliz t6rmino la obra, el exAmen
escrupuloso de seleccion a que fueron sometidos para su ingreso
los nuevos cadetes y la experiencia adquirida en la practice, hacen
esperar con razonable fundamento que el resultado de esta segunda
Compaflia superarA al de la primera. Los servicios policiales re-
queridos en la Casa de Gobierno e Iglesia Metropolitana, con
motivo del ultimo aniversario patrio, fueron prestados por los
j6venes cadetes, cuya correcci6u en su desempefio hace concebir
qie las esperanzas no se verin defraudadas.
Asi, con el transcurso del tiempo y permaneciendo la escuela con
character estable. introducikndose las reforms que permitan los
recursos de la Nacidn y que exijan los adelantos de la civilizacion
y del progress, se obtelnrA que todos los empleados de la Institu-
ci6n hayan pasado por sus aulas, lograndose la unidad de criterio
en los procedimientos, la igualdad en el concept y hacer de la
carrera policial, una carrera cientifica, ocupando en 14 considera-
ci6n social el puesto que merece.



Escuela de Agentes

El personal de agents de la Repartici6n, estA compuesto
en mis de sus dos terceras parties del antiguo soldado cumplido











del Ejdreito de line. que terhinado su contrato regularmente,
se incorporaba a! personal de agents de esta Policia, buseando
asi una ocupacion de acuerdo con sus aptitudes y con el esti-
mulo de su jubilaci6n. De estas dos terceras parties de agents,
el que cuenta con menor antigiiedad en la Reparticidn tiene
por lo menos. 10 afios de servicio. sin contar los que Ileva
prestados en el ejdrcito v que son computables para su retire.
No es entonces temerario suponer. que la Policia dentro de poco
tiempo, se encontrara sin personal apto y en las condiciones de
honradez que ha menester. sin6 se previene la forma de reem-
plazar al veteran del ej'rcito.
Los adelantos de cultural y educaci6n del pueblo de la Ca-
pital Federal, exigen que la Policia siga su march paralela y
entonces hay que preocuparse de dotar a la Instituci6n de hom-
bres conscientes de sus actos y con conocimientos generals de
los reglamentos y leyes. Es tambien important, buscar indivi-
duos que no sean analfabetos, pues la practice ha demostrado
que un agent en estas condiciones, es un element que no res-
ponde i las tareas delicadas que incumbent A la autoridad.
Retirados parte del element stable de la Repartici6n. se
presentan dificultades enormes para conseguir agents con el
sueldo infimo que le asigna el presupuesto y por la cantidad
de peligros A que se encuentran expuestos. Esto se palpa. en la
actualidad: existen mil individuos, aproximadamente. del perso-
nal de agents, que han tomado la Policia como medio tran-
sitorio de vida, cuando las cosechas exigen brazos, dindoles
utilidades pecuniarias mayores que la que produce el puesto
de agent, dejan iste para ir buscando esas utilidades y vuel-
ven cuando terminadas aquellas. la vida se les hace casi im-
posible en el campo.
Hay tambien un nuimero bastante crecido de individuos vicio-
sos, que tienen numerosas bajas, y por la escasez de hombres
sanos, la Policia se ve en la obligacion de tomallos, porque al
menos llena asi las vacantes y tiene una vigilancia que aunque
deficiente, se ejerce por el tiempo en que ese individuo temeroso
de un castigo, discipline su conduct. Otras de las dificultades
que se tropieza para conseguir agents, es el contralor riguroso









- 44 -


con que se ejerce hoy sobre sus antecedentes. Autiguamente basta-
ba que el sujeto dijera que no tenia entradas por delitos cometidos
en la Policia 6 en eualquier otra de la Republica. para darse
como cierto, pero hoy, no solo se practice una verdadera com-
pulsa en los antecedentes que existen en la Repartici6n. sin6 que
se Ilega mias allied solicitando informed a las Provincias con el
envio de fichas dactilosc6picas. Esta important media, agrega-
da al reconocimiento medico del verdadero estado de salud del
aspirante, ban dado eficaces resultados para sanear el cuerpo de
agents, si bien se ha aumentado con ello, como ya queda dicho,
la dificultad para encontrar individuos en condiciones de ser
buen custodio.
Milita tambidn en favor de las dificultades de reemplazar a
los agents que se retiran, la de que el obrero sin peligro de
su vida, disponiendo de la nocle para descansar tranquilamente,
con dias feriados libres, sin estar expuestos i las inclemencias
del tiempo, sin tener que tomar las armas, cuando ello es im_
puesto para defender el orden piblico. percibe de cuatro A ocho
pesos diaries de salario, no siendo sus conocimientos mayores que
los que deben tener los agents de policia. aparte de la disci-
plina a que esthn sometidos, al examen extricto de sus antece-
dentes, su menor sueldo, etc. Ademis, el vigilante, por los
reglamentos de la Instituci6n, no puede funar, no puede be_
her y hasta los actos mas insignificantes de su vida privada
estin fiscalizados, no solo por sus superiores, sin6 tambidn por
el piblico, que no escatima critics cuando se trata del agent
de la autoridad.
Fundada en estas observaciones y en el temor de que la
poblaci6n se encontrarL en muy cercano tiempo desamparada,
esta Jefatura elev6 al Ministerio del Interior, un proyecto de
creacidn de Escuela de Agentes y comprendiendolo tambidn asi
el Sefor Diputado Felipe Guasch Leguizam6n, present i la
consideracidn de la Honorable CAmara de Diputados, un proyecto
con iguales prop6sitos. pero, desgraciadamente. sin resultado
practice alguno.
S. E. el Sefior Presidente de la Repiblica, en su Mensaje
en la apertura del H. Congress, se ha dignado recorder la











necesidad de la creaci6n de la Escuela, penetrado de la impor-
tancia que lla aportaria A la Instituci6n.
Los proyeetos de ley de referencia, estaban concebidos en
estos terminos, en nota que se elev6 A ese Ministerio con fecha
10 de Junio de 1907.
Articulo I". Autorizase al Poder Ejecutivo a crear una
escuela de agents de Policia para la Capital, co: la dotaci6n
de 200 alumnos contratados en el territorio de la Reptiblica por
el termino de cinco afios.
Art. 2. Estos alumnos gozaran durante el primer ailo de
su preparaci6n, ]a asignaci6n mensual de 30 pesos m,n de curso
legal y en los subsiguientes del sueldo que fija el presupuesto
para los agents en servicio active.
Art. 3. Los alumnos de la escuela que cumplan satisfacto-
riamente con los terminos de su contrato, serAn eximidos del
servicio military de su clase en tiempo de p)az.
Art. 4. Los gastos que demand la present ley. se imputarin
A la misma y se pagaran de rentas generals.
Art. 5. Comuniquese. etcz.
Este proyeeto, lo afianzaba esta .Jefatura en su nota pasada
al Ministerio en los siguientes terminos: EEn el primer articulo
del proyecto de ley que me permit someter a la aprobaci6n
de V. E.. se establece que la dotacion de que deberi estar
compuesta dicha escuela, es do 200 hombres y el tcrmino de
su contrato. de 5 aios. La razon que me guia a solicitar por
ese numero de individuos. se funda en la dificultad que podria
encontrarse para conseguir mayor numero de aspirantes, y
responderia 4 mi juicio i la evoluci6n que se produciria en el
personal actual.
Es indudable, que aparecera costosa para el Estado la es-
cuela de vigilantes, pero el resultado ha de compensar segu-
ramente con grandes beneficios ese gasto, pues en su tiempo.
y no lejano, la Policia contara con un element de condicio-
nes consecuentes con la cultural de la poblaci6n.
Se establece en este mismo articulo, que el contrato seri por el
termino de cinco afios, Ilevando el prop6sito que despuds de ese
tiempo, se encuentre el agent cumplidor estimulado por el premio


- 15











establecido A la constancia, el aprecio de sus superiores y el vincu-
lo que naturalmente une a todo el personal de la Instituci6n.
En esta situaci6n, es facil suponer que le ha de ser doloroso
abandonar la Policia y optarA entonces por continuar, aun cuando
fuera de ella encontrara mayores facilidades de vida. VerA tambi6n,
que con eI studio y buen comportamiento podrA escalar los pri-
meros p)estos de li Reparticion, y per iltinmo, asegurado su
bienestar con el premio que a la constancia acuerda el Gobierno
Nacional i los que declara jubilados.
En el articulo 2, se establece que en el primer afio y durante
su preparacion, el vigilante gozara del sueldo de treinta pesos men-
suales. Se ha dicho antes, que el sueldo del agent es exigno y
que A ello tambidn obedece el no encontrarse individuos honrados
que quieran exponerse A la azarosa vida que exije la Institucion.
SerA entonces el case preguntar: ;como podrian conseguirse per-
sonas en esas condiciones cnon menos sueldo? y esta pregunta, se-
fior Ministro, es facil de contestar, si se piensa que la Policia ira a
contratar j6venes que, sin otros conocimientos que los imas elemen-
tales, vendrin con el aliciente de la instrucci6n en primer termino
y en segundo, por el porvenir que les depare los beneficios a que
anteriormente me lie referido: aparte de que durante este primer
afno, sus obligaciones se reduciran A recibir instrucci6n sin efectuar
ningin servicio de los que incumbent al agent, y con el agregado
de que gozarA de casa y comida.
En el art. 3, se establece que serAi eximidos del servicio
military de su clase todos los alumnos que cumplan satisfacto-
riamente con los tdrminros del contrato. Al dictarse la lev de
servicio obligatorio, se ha tenido como mira principal, que todo
ciudadan> argentino reciba la instruecion necesaria para la de-
fensa de la patria. En el p)rograma de instruccion de los alum-
nos de la escuela de vigilantes, se establece tambien la ense-
iianza de los conocimientos generals del arte military. En estas
condiciones, el agent de Policia, se encontrara A la altura del
soldado, salvindose asi la mente e la lev. y se facilitara con
ella, en t6rminos superiores, la area por demis dificultosa que
se le present A la Policia, de lograr elements sanos, capaces
de respetar y asegurar la tranquilidad y el bienestar de la po-
1)!acion de esta gran CapitalB,


- 4i --













Uniforme

Uno de los puntos que venia preocupando A la Policia y
que no se habia resnelto en forma difinitiva. era la adopcidn
del uniform para los empleados de todas las jerarquias, pues
solo se tenia establecido cono inedida de ensayo, ])ara los Ofi-
ciales Inspectores, sin que tal resolucidn estuviera reglamentada.
Las reforms que se imponian al uniform de los agents
inferiores, estaba tambidn para resolverse.
Desde los primeros moments de mi direccidn policial, di
al asunto la importaneia que en si reconocia y dispuse que
una comisidn compuesta de fnncionarios superiores de la misma
Reparticidn, estudiara sa reglamentacidn y sometiera un pro-
vecto A consideraci6n de la Jefatura.
El despaclo de esa Comision. que pas6 por ligeras correc-
ciones, fud elevado A resolucidn de V. E. en oportunidad, me-
reciendo aprobacion del Gobierno por decreto de 24 de Diciembre
del afio anterior, quedando incorporado a las Ordenanzas de Policia.
Los prejuicios que se lhacial sobre la conveniencia del uni-
forme para los empleados, eran sin fundamento. Asi lo han
demostrado los hechos y hoy nadie duda de sus ventajas.
V. E. conoce los models y la aceptaci6n general que han
tenido.
Ese reglamento. ademas de regir para los empleados, lo
hace tambidn para los agents inferiores, introduciendo algunas
reforms a los usados hasta alora por estos Ailtimos: por ejem-
plo: el de gala para las fiestas v servicios extraordinarios que
lo requieian y el de tela de brin para el verano.
En los iltimos servicios extraordinarios, prestados por la
Policia con motivo de la apertura del Honorable Congreso y
las fiestas mayas, V. E. ha tenido oportunidad de ver en traje
de gala al personal superior ( inferior de la Instituci6n.
La reform introducida al uniform de verano, para emplea-
dos y agents, fud ensayada en la estacion que acaba de fene-
cer y ha sido de 6xito complete. Se dudaba si en general ves-
tiria bien A los agents y si la conservaci6n y limpieza podria











quedar i cargo de llos, en condiciones de presentarse en pi-
blico uniformados con la debida correcci6n, pero esa duda, ha
ya desaparecido con evidence convicci6n. y el nuevo uniform,
quedarA adoptado para lo sncesivo, con beneficio para los
agents que deben usarlo, evitindoles la grave molestia que
soportaban vistiendo ropa de pano en la estaci6n de los fuertes
c-alcres


Edificios para Comisarias

En el period parlamentario del ano pasado, el senor dipu-
tado Calvo present un proyecto, por el que se autorizaba la
construcci6n de edificios apropiados para la instalacidn de Co-
misarias con departamentos independientes, que servirian de
habitaio6in del personal superior y subalterno de cada una de
ellas.
Este proyecto tan convenient. venia A satisfacer una nece-
sidad sentida desde hace much tiempo y que gravita sobre
los servicios policiales, pero aunque esta iniciativa feliz haya
obtenido la aprobaci6n de esta Jefatura y de la opinion pdblica.
se hace casi impossible llevarla a la practice. por los grandes
desembolsos que su complete ejecucidn demandaria, en circuns-
tancias en que la Naci6n se encuentra obligada a invertir con-
siderables sumas de dinero, en la adquisici6n de armamentos
para su ejercito y escuadra.
En vista de las razones expresadas, creo que el plan de
edificaci6n debe limitarse a lo mas indispensable, dejando para
cuando la situaci6n econ6mica del pais lo permit, la amplia-
ci6n que establece el proyecto del selor Calvo.
El servicio policial de la Capital, se lalla dividido en 40(
Secciones, funcionando el afio pasado solamente 38, en aten-
ci6n a que las otras dos fueron creadas por el presupuesto del
corriente afro.
El proyecto de esta Jefatura. que tiene por base el del sehor
(alvo, fu4 manifestado en una nota que se elev6 A V. E. con
f'echa 8 de Agosto del afno proximo pasado y cuya nota, se









- 49 --


encuentra inserta integramente mis adelante de la present Me-
moria. Los cAlculos efectuados habian sido en concept de
instalaci6n de 39 Comisarias, de las cuales 14 funcionan en edi-
ficio propio, y una en edificio municipal, teniendo las restantes,
que estar instaladas en casas particulares alquiladas a ese efecto.
Faltan, por lo tanto, 24 edificios fiscales para las Comisarias
que no lo tienen, pana las que deberA tambidn adquirirse los
terrenos necesarios para la construcci6n de dichos edificios, A
excepci6n de la Secci6n 22a, que se encuentra ubicada en te-
rreno propio, en una casilla provisoria de madera.
Ademas de los mencionados edificios destinados A Comisarias,
se proyecta la construcci6n de tries mAs, donde se instalarian la
CArcel de Contraventores, la Guardia de Seguridad y un iltimo,
destinado para Caballeriza y guard de vehiculos pertenecientes
A la Repartici6n.
Para las secciones centrales, que no tienen caballeriza, seria
necesario una superficie de 900 metros cuadrados. en la que se
edificarian tres departamentos, uno bajo para la Comisaria y
dos altos, independientes, para habitaci6n del Comisario y Sub-
comisario, respectivamente.
Las Comisarias menos centrales y las cinco suburbanas, to-
das con caballeriza anexa, requeririan una superficie de 2200
metros cuadrados.
El costo de los edificios para Comisarias, se lia,calculado
en 200.000, 160.000 y 120.000 pesos, que corresponderia A las
secciones centrales, menos centrales y suburbanas, respectiva-
mente.
Al hacer el cAlculo aproximado del valor de los terrenos, se
ha considerado la ubicacidn mis convenient, eligiendo siempre
para las Comisarias, un punto central dentro de su radio respective
y para la Carcel de Contraventores. cuartel de la Guardia de
Seguridad y Caballeriza de Policia, puntos que aunque se hallen
apartados, se encuentren dentro del perimetro donde existen obras
de Salubridad, en vista de razones de higiene y economic.
La extension de terrenos necesarios para estos iltimos edi-
ficios, serian de 10.000, 4.000 y 3.000 metros cuadrados, res-
pectivamente,









- 50 -


El valor de los terrenos adquirirse, ascenderia A 2.149.000
pesos y el gasto aproximado de la construcci6n de los edi-
ficios referidos, A 4.960.000 pesos y cuya suma total daria
7.109.000 pesos nacionales.
Complete el citado proyecto, el prop6sito de hacer ceder A
la Policia el Cuartel de Maldonado para destino de ]a Carcel
de Contraventores, realizando asi ulia econoinia de 80"0.000 pe-
sos, que haria rebajar a 6.80(1.(000 pesos nacionales, la ejecucion
de este proyecto.
Podria reducirse aun nis esta suma, Ilegando en n6meros
redondos a 5.2C0.(( pesos, si se autorizase la venta del terre-
no fiscal ocupado por una caballeriza de esta Repartici6n,
situado en la Avenida de Mayo entire Lorea y Cevallos y cuyo
valor, se puede calcular en 1.200.000 pesos, si se destinase su
imported al fondo de edificacidn policial.
Los recursos necesarios, que demandariala ejecuci6n de estas
obras, podrin obtenerse sin mayor sacrificio, mediante una emi-
si6n de Titulos de deuda internal por valor de 5.200.000 pesos
al 6 por ciento de interns y 1 por ciento de amortizaci6n, cuyo
servicio annual se efectuaria holgadamente, con las partidas que
se invierten en pagos de alquileres de los locales particulares
ocupados por dependencias de esta Repartici6n, que asciende A
204.00C pesos y lo que se recauda por multas impuestas por
contravenciones policiales, que alcanza A mAs de 220.000 pesos,
todo lo cual Ilega A la cantidad de 424.0: 0 pesos, quedando
un sobrante todavia de 60.000 pesos, haciendose el servicio de
titulos que demandaria 364.000 pesos nacionales.
La modificaci6n que tendria que hacerse a este proyecto, es
el aumento de 153.000 pesos en la compra del terreno y edifi-
caci6n de la 40' Comisaria, creada por el presupuesto del afio
corriente. viniendo A hacer ascender al emprdstito a 5.353.000,
pesos moneda national y su servicio annual de 374.710 pesos de
igual moneda, quedando todavia un sobrante de 49.290 pesos,
proveniente de los recursos con que cuenta esta Repartici6n
para el pago de alquileres, y la suma que recauda por imposi-
ci6n de multas A contraventores.
Pero en la actualidad, ha tenido que modificar este project o









- 51 -


en atenci6n A que habrA que desocupar el local situado en Ave-
nida de Mayo entire Lorea y Cevallos, ocupado actualmente por
una dependencia de esta Repartici6n, obedeciendo a una ley del
Congress que establece una plaza piblica en dicho terreno.
En cambio, del pedido que hacia anteriormente, de que se
entregara A esta Jefatura el valor de ese terreno, para dismi-
unir los gastos que delnandaria na ejecuci6n de ese proyecto,
he solicitado i V. E. cesi6n del referido cuartel de Maldonado,
el terreno municipal de Palermo donde esti acantonada la
(Guardia de Seguridad. y el en que se construye una caballeriza
para .00 caballos en la manzana de propiedad fiscal sita en
la calle Chile y Azopardo.
Como ficilmente se percibirA, el plan propuesto con las mo-
dificaciones A que hago referencia. vendria a solucionar una
necesidad harto tiempo reclamada, como es la de dotar 4 esta
Repartici6n de locales propios, para el establecimiento de sus
dependencias, sin el mis minimo recargo para el fisco.



Reglamentaciones varias

Se han compilado en un libro, con los antecedentes ilustrativos
y referencias que los informan, las 6rdenes, decretos y demAs
disposiciones en vigor. cuya aplicaci6n le incumbe a la Policia
y que comprende el period administrative de 1880 4 1907,
denominindolo Ordenanzas Generales de la Policia.
Se ha ampliado y reformado el texto de instrucci6n para
todo el personal inferior de la Policia, adaptAndolo 4 las nuevas
disposiciones y reglamentos de la misma.
Mencionard con justicia, que estas obras de indiscutible utili-
dad para la Instituci6n, fueron llevadas A cabo por el Subcomi-
sario Don Leopoldo L. L6pez, habiendo sido adoptadas como
texto official, despu6s de revisadas por una comisi6n de empleados
superiores, designada por el infrascripto.
Ha sido reglamentada tambidn la provision de consumes de esta
Repartici6n, con lo cual se ha obtenido una mejora y la con-
siguiente economic en los gastos.









- 52 -


Presupuesto

En lo que se refiere al presupuesto, har4 notar ligeramente
las modificaciones mas urgentes, sin perjuicio de tratarlo con
la extension que merece, cuando eleve a V. E. el proyecto res-
pectivo que debera regir el afio entrance.
Es una necesidad reclamada por todas las Secciones de Policia,
el aumento de personal, sobretodo en la clase de agents y espe-
cialmente, en las secciones suburbanas, donde grandes zonas estin
bajo la vigilancia de un solo agent, no pudiendo por mis activi-
dad que 4ste demuestre, evitar la ejecuci6n continue de hechos
delictuosos, en lugares tan desamparados de vigilancia policial.
El Congress Nacional, aument6 en el presupuesto de este
aflo. 100 agents de caballeria, que practican con excelente
resultado, un servicio de rondines en aquellos barrios.
Tambi6n cre6 dos puestos de Comisarios y 50 de agents, cuyos
aumentos todavia no satisfacen las necesidades de nuestra Capital.
Pienso como V. E. lo ha reconocido constaentemente que
el exiguo sueldo de los agents, no compensa el servicio recar-
gado que prestan y que dificilmente pueden con 61 satisfacer
sus necesidades mis apremiantes, en nuestra metr6poli, donde
los medios de vida son tan cars, con el minimo sueldo de
ochenta y cineo nacionales que perciben, y espero que este aifo,
podrA realizarse su patri6tico pensamiento, aumentando a cien
pesos el sueldo de estos modestos servidores.
No terminar4 este pirrafo, sin manifestar A V. E. que este
personal no se podrA seleccionar con el simple aumento de
sueldo, sino se establece la escuela de agents, que traera
como consecuencia levantar su nivel moral y proporcionara a
la instituci6n policial elements sanos, nlucho mis aptos para
velar por el orden social.
Otra clase de empleados de. esta Repartici6n mal remunera-
dos, son los Auxiliares y Escribientes, para los cuales solicitar6
en oportunidad aumento en sus sueldos.
El servicio policial, tambidn reclama el aumento de cuatro
Comisarios Inspectores, en atenci6n A que los cuatro existentes,









- 5.)


no pieden inspeccionar con la continuidad y dettncion que
merecen, las cuarenta secciones de policia en que se encnentra
dividida la ciudad, no obstante la consagracion que dedican a
las multiples funciones de fiscalizaci6n y de control, en todas
las secciones del municipio.
A pesar de contar el presupuesto, con partidas eventuales,
cuyo monto no asciende a gran cantidad, hago notar, para apre-
ciar lo exiguo del presupuesto; que 6ste se cerr( el aflo pasado
con 27,666 8 m/n. de deficit y de los cuales 22,:0 ( pesos fue-
ron invertidos en la nanutencidn de press, cuyo inmero exce-
di6 notablemente A lo calculado por dicho presupuesto.
Tengo el pleno convencimiento, de que la remuneraci6n ide
que gozan los Comisarios, por su alta misi6n v la area cons-
tante, i que estin sujetos, segnu el nuevo sistema policial que
se ha establecido, no esta a la altura de sus merecimientos v
que seria un acto de justicia, tener en cuenta esta circunstan-
cia, para que en el proximo presupuesto se les )pueda dotar i
estos meritorios empleados, del sueldo A que se liacen acreedo-
res por sus importantes servicios, prestados A esta rama de
la administraci6n.


Para terminar, debo hacer present, que siendo uno de mis
prop6sitos procurar que la acci6n del agent de seguridad,
especialmente la del que mis directamente esta en contact
con el p)iblico, se desenvuelva en la forma mnis respetuosa,
tolerante y hasta. tutelar, A condici6n de que no se menoscabe
el principio de autoridad, para que el pueblo yea en ese agen-
te mas que a un constant perseguidor, A un celoso defensor
de todos los derechos, y pueda grangearse con su digna con-
ducta, el aprecio y Ia estima de ese mismo pueblo, esta Jefa-
tura dict6 con fecha 9 de Marzo del corriente aflo, una dispo-
sici6n, A fin de que orientandose en estas ideas llene cumpli-
damente su misi6n de paz y de orden, disposici6n que vi
inserta en el lugar respective.
Saluda al Senor Ministro con su mis distinguida consideraci6n:


RAMOX L. FALCON.





























ANEXO


VISTAS DEL ASESOR























Sobre la ley de Residencia


SEXOR .IEFE:

Segiin estos antecedentes, el Seior Juez de Instrucci6n Doc-
tor. .. .. .ha solicitado del Jefe de la Divisi6n de Inves-
tigaciones-por nota de fecha 3 del corriente-la remisi6n ad-
effectum cedendi, de las actuaciones referentes a la detenci6n
decretada contra R. S. y del prontuario levantado al mismo, d
los fines de la ley de Residencia, remisi6n a la cual no ha pro-
veido ese funcionario, en virtud de las razones que ha expues-
to al pi6 de la nota de refereneia, habiendo creido de su deber
dar cuenta a V. S. de ese procedimiento, a los efectos del
caso y para la resoluci6n que corresponda.
Requerida como ha sido. mi opinion en este asunto. no va-
cilo en asegurar, que los escrlipluos del Jefe de la Divisi6n de
Investigaciones no son la expresi6n de una cavilosidad infunda-
da; lejos de eso, su discreta actitud revela, el conocimiento que
tiene del espiritu y del cardcter de la ley de Residencia, asi
como de las facultades privativas con que ha sido investido el
P. E. en la aplicaci6n de la misma.
En efecto, esa ley lamada con toda propiedad de defense
social de carActer politico y preventive, ha puesto en manos del
P. E. el poder discrecional de detener a un extranjero, y ex-
pulsarlo del territorio de la Repfiblica entire otros casos, cuando
su conduct, comprometa la seguridad national 6 perturbe el
orden priblico (art. 2), eircunstancia vista, cuya apreciacion ie
es privativa, y por ende, escluyente de toda ingerencia extrafia.
Los elements de juicio de que ha menester, para former
su criterio y determinar si tal 6 cual extranjero, se encuentra












o no incurso en la ley. los constituyen los antecedentes 6 dosswers
de caracter reservado, que a su respect organize la Divisidn
de Investigaciones y que por el destino que tienen, su dispo-
nibilidad depend exclusivamente del P. E.
Si asi no fuera, si el Poder Judicial como en el caso actual,
se arrogara la facultad de investigar si los antecedentes que
motivan un decreto de expulsion, justifican 6 no esta media"
menoscabaria seguramente. repito, las atribuciones privativas y
excluyentes con que la ley ha investido al P. E., por cuanto
esa ingerencia indebida, lo autorizaria para rever los actos 6
pronunciamientos de este Poder.
En la ley que he traido A tela de juicio, no se encontrari
una sola palabra, un solo concept que autorice implicit 6
esplicitamente esa intervenci6n. Y no podri encontrarse Senor
Jefe, atento al espiritu que ha guiado al legislator, al prestarle
su sanci6n, como voy A demostrArselo a V. S. permiti6ndome
al efecto transcribir aqui, algunos concepts de los vertidos
durante la discusidn en ambas Caimaras, por algunos Sefiores
Congresales y por el entonces Ministro del Interior.
Senador Perez, miembro informante-- Seminentemente political, porque no puede ser de otra manera,
> desde que se trata de tomar medlidas ejecutivas, de cardcter
Spolicial, para salvar la tranquilidad social, comprometida por
Smovimientos esencialmente subversivos >.
STodas las naciones, Senor Presidente, estAn armadas de
Sesta facultad y los paises como Norte Amdrica, que tienen
Sinstituciones anilogas A las nuestras y que son un modelo de
Slibertad, se han pronunciado ya po]r el 6rgano de sus poderes
Sjudiciales, en el sentido de establecer la doctrine de que esta
Sfacultad debe ser privatica y debe .er ejercitada por el P. E.
e Conferirla al Poder. Judicial, cuyos procedimientos lentos,
cuyas tramitaciones morosas, pneden hacer ineficaz la acci6n
Sde esta ley, seria simplemente buscar un remedio muy tardio
Spara curar un mal, que es necesario atacar rapidamente ,.
Senador Cane<-- Contra esos es contra quienes va esa ley,
y por eso quiero armar al P. E. de la manera que estan arma-
dos, todos los ejecutivos del mundo civilizado, de los poderes











> necesarios para arrancar de raix, al nacer. esa planta. v evitar
> que venga a infestar nuestro suelo >.
JMinistro del Interior-c Y en segundo lugar, que este dere-
> cho de expulsion. corresponde al Poder Politico, ejercido por
> el Presidente de la Reptiblica. que es el .upremo .efe politico
> del pain >.
< Y en cuanto A los que no tengan esta condena y que resi-
*dan en el pais y visiblemente 1)erturben el orden priblico,
caen bajo las facultades policidles, perfectamente encuadradas
Sdentro de las facultades policiales del Presidente de la Repu-
Sbica, y asi lo han reconocido los habitantes de los Estados
SUnidos, sin necesidad de mayores ni grandes discusiones al
Srespecto. puesto que no se trata de imponer una pena, no se
trata de limitar la personalidad civil de los extranjeros ..
No ignore V. S. que la ley de que se trata. fud impugnada
en ambas (Camaras, por algunos de sus mas distinguidos ora-
dores. quienes la tachaban de inconstitucional, especialmente
en cuanto se delegaban en el P. E. facultades que correspon-
dian i los Jueces. y mediante las enales, se podria expulsar a
un extranjero sin juicio previo.
El leader de esa doctrine lo fud en el Senado el Doctor
Mantilla, quien propuso al efecto una enmienda, basada entire
otros, en los siguientes fundamentos: cede al P. E. de la Naci6n, atribuciones que no son las con-
Ssignadas 6 deducidas de las propias de ese poder, segin la
SConstituci6n: atribuciones que por su naturaleza correspondent
exclusivamente al Departamento Judicial. Se reunen, pues, en
Sel P. E. por esto que llamo transgresi6n A los principios (res-
petando todas las opinions contrarias), atribuciones ejecutivas
Sy judiciales y se hace de Ml un poder onnimodo. respect A
Slos extranjeros ,.
SUna facultad del Congreso, no puede ser delegada en el
P. E. sin otorgarle una facultad extraordinaria, lo mismo que
Suna facultad propia del Poder Judicial, no puede ser delega-
Sda en el P. E.
Ahora bien, la enmienda A que me refiero, por la cual se
hacia intervenir A la Justicia, no fu6 tomada en consideraci6n;











lo que demuestra A las claras, cual fud la mente del Senado,
al sancionar la ley en los tirminos en que se encuentra con-
cebida.
Y A ese respect, no puedo menos que citar las palabras
pronunciadas por el Senador Cand.
Decia asi: La Tinica importancia que podrA tener esta ley
Spara desvirtuarla, seria la intervenci6n del Poder Judicial,
zporque jamds un Juez podrd tener el espiritu politico adminix-
Strativo, ni los conocimientos; ni los datos suministrados por el
Smecanismo inferior del Estado, para poder juzgar si un extran-
jero puede ser peligroso 6 no A la tranquilidad y A la seguridad
P piblica -.
Y A una pregunta del Senador Irigoyen, sobre quien estaba
lamado A fijar los antecedentes de la persona sindicada como
peligrosa, contest el Senador antes nombrado -El Poder Ejecu-
tivo Inicamente>.
Al Ilegar A este punto, me apercibo. Seior Jefe, de que me
he excedido en las transcripciones, abusando asi de su reconocida
benevolencia.
Me he de abstener, desde luego, de reproducir tambidn aqui
la parte fragmentaria y pertinente, de los discursos pronuncia-
dos en la Cimara de Diputados. sobre la ley en tela de juicio.
Basteme decir, que toda la elocuencia de los que intervinieron
en la discusi6n de la misma. impugnando el proyecto pasado
en revision, fue de resultados negatives.
El conserve toda su integridad, no obstante los rudos ataques
que le fueron dirigidos, pues la Camara le prest6 su sanci6n, sin
introducirle modificaci6n alguna, atribuy6ndole, desde luego, el
mismo alcance, y los mismos fines politicos, que el Honorable
Senado.
De lo expuesto result, que en lo que se refiere A la apli-
caci6n de la ley citada y A las causes que la motiven en cada
caso, el Juez inico, es el P. E. cuyas facultades, son como ya
lo tengo dicho, privativas y escluyentes.
No se discuten ni pueden dar lugar A una intromisi6n ju-
dicial, A menos (lo que no es de esperarse) que dllas sean
desconocidos por el mis alto Tribunal de la Naci6n, en caso











concrete. Y he dicho, que no se discuten, porque la ley que
se las ha conferido, tiene iiitertanto, todo los caracteres y atri-
butos de una ley constitutional, en cumplimiento de la cual'
podri el Senor Presidente de la Repuiblica, ejercer medidas
profilacticas, que depuren A esta sociedad de los elements mal-
sanos y perturbadores que abriga en su seno.
Recuerdo que con motivo de la aplicaci6n de la ley de
residencia, fueron deducides algunos recurscs de habeas. corpus
por ante la Justicia Federal, entire ellos. el que inicio la esposa
de A. M.; y el Doctor Astigueta Ilamado A extender en 6ste,
y A fin de poderle dar curso, dirigi6 una nota al antecesor de
V. S. limitindose, en 6lla, A pedir informed sobre la autoridad
que habia ordenado la detencidn y la causa que laI habia
motivado, sin exigir mayores esclarecimientos.
La nota fu6 evacuAda por el Jefe Doctor Beazley, con todo
laconismo, contestando lisa y llanamente A las preguntas que
se le hacian: y el .uez Federal nombrado, al tener conocimien-
to de que la autoridad que labia procedido contra M. era el
P. E. en aplicacion de la ley de residencia, no debi6 creerse
facultado para requerir mayores dates 6 esclarecimientos, po'-
que sin mAs trAmite, ontreo i conocer de aquel interdicto. De
donde se sigue, que los .lueces especialmente llamados A conocer
de los recursos que determine ]a aplicaci6n de esa ley, han
reconocido tAcitamente en el P. E., la facultad privativa que
tiene para apreciar las causes ,que originen el decreto de ex-
pulsi6n.
El juego arm6nico y regular de nuestras instituciones y la
esfera de acci6n en que deben desenvolverse los Poderes del
Estado segin nuestra Constituci6n. determinan esas preciosas
y prudentes abstenciones.
Le esti, pines, vedado al Poder Judicial y A los fines de la
ley de residencia, el conocimiento de uni documentaci6n ad-hoc
y reservada, relacionada con actos. del resort esclusivo del P. E.
No temo que su negative A la peticidn formulada por el
Senor .Tuez Doctor..........., le conmporte alguna responsabilidad,
pues si bien es cierto que V. S. debe acatar y cumplimentar
today resoluci6n que emane del Poder Judicial, va sobreentendido


- (1l -









- 62 -


y es rudimental, que siempre que ellas no entrafien visible y
minifiestamente, una violaci6n de la Constituci6n 6 de leyes de
ordeal ptiblico. y desde luego y de acuerdo con lo expuesto
anteriormente, soy de opinion, de que V. S. debe aprobar el
procedimiento observado por el Jefe de Investigaciones, no
liaciendo Ingar a 1, que pide el Sefior .Junz Doctor........... diri-
giednlole al efecto una nota fundada.
Y si 4 V. S. le asaltan dudas al respect, seria convenient
que este asunto fuera elevado en consult. A S. E. el Sefor
Ministry del Interior. *
No terminard. Sefior Jefe este dictamen. sin manifestar a
V. S. cuAn penoso me ha sido el tener que expedirme en el
sentido en que lo he hecho, dado el respeto que siempre me
han merecido v me nierecen las resolucionies judiciales. es-
pecialmente si 6llas eumnan de magistrados tan dignos como lo
es el Sr. Juez Doctor ... pero ninguna consideraci6n lie podi-
do sobreponer. A lo que constituye en mi una convicci6n que
es tan sincere. comno puede ser err6nea.
Dios guard A V. S.
Enrique A. de Salterain.




Invasion de animals en predios agenos

SENOR .JEFE:

El Senior Comisario de la Secci6n 2;a. author de la nota que
precede, desea saber si en los casos de invasion de animals en
predios agenos situados en la parte suburban 6 rural de la
Capital, como en la que ese funcionario ejerce jurisdicci6n, se-
rian aplicables las disposiciones del C6digo Rural de la Provin-
cia de Buenos Aires y en caso contrario. que procedimiento
debe observer, cuando se produzcan hechos como ese 6 semejantes.
Paso, Senor .Jefe, ii emitir mi opinion sobre este asunto,
en cumplimiento del decreto puesto por V. S. al pid de esta nota.
Por el lieclo de la federalizaci6n del Municipio para Capi-











tal de la Repuiblica en el afio 1880. quedaron incorporadas A
]a legislaci6n del territorrio federal todas las leyes que regian
en la que dejo6 de ser por la cesi6n, capital de la Provincia de
Buenos Aires y cuya inmediata aplicabilidad era necesaria, para
no perturbar 6 paralizar, por mejor decir, el movimiento de las
distintas ramas de la administraci6n. y del Poder Judicial,
mientras el I1. Congress, proc'ediendo nii su calidad de Legis-
latura local, no dictara nnevas leaves ( reformara las va exis-
tentes en el territorio federalizadr,.
Entre esas leyes, habia algunas que per su naturaleza no
podian tener aplieaci6n en la Capital federalizada, conio no la
tenian anteriormente A la cesi6n-entre I1las el ('6digo Rural,
dictado por la Legislatura de la Provincia. destinado exclusi-
vamente a regular las obligaciones y derechols de las personas v
de los bienes rurales, cnmo est;ancias. chacras, quintas, etc. iart-
1. al i,.
Pero, posteriormnente fut dictada la lev de ensanche del mu-
nicipio, y como consecuencia, quedaron incorporados al territorio
de la Capital, los pueblos de Belgrano y Flores, asi como una
considerable estensi6n de tierra de pan lievar, en la que se en-
cuentran comprendidos grandes tambos, chacras y quintas: tierra
que se estiende principalinente hacia el 0. y N. 0. Ahora bien:
;.es applicable el C6digo Rural A los hechos que se produzean
en esos establecimientos 6 propiedades?
El infrascripto entiende que debiera ser. de acuerdo con los
antecedentes relacionados v principios que rigen la material. tanto
mas cuanto, que la naturaleza de los hechos de que se trata y
el paraje donde se cometen, hacen procedentes la aplicacidn
de aquillas disposiciones.
El C6digo Rural no es un cuerpo de legislacion, aplicable
uinicamente A los establecimientos de campo 6 estancias, sini
(que en sus disposiciones se eneneutran comprendidas, las cha-
eras y quintas situadas en la parte suburban de los pueblos
de la Provincia. Por el articulo 147 se dispuso, que un radio
de diez leguas en torno de Buenos Aires, contadas desde la Pla-
za de la Victoria, quedaria destinado a chacras y quintas, y siendo
esto asi, los hechos comietidos en las que se encuentran coml)rendi-









- (64 -


das en la zona rural, pero en territorio federalizado, debieran
ser juzgados de acuerdo con aquella legislaci6n, ampliando las
facultades de los funcionarios de la Capital. lamados a aplicarlas.
El objeto de la consult hecha A V. S. por el Sefnor Comi-
sario de la Secci6n 26', es saber, si el hecho citado y otros
anllogos deben ser juzgados de acuerdo con las disposiciones
recordadas, 6 en su defect, por la ley cominn, (C6digo Civil)
por cuanto, segdn sea la soluci6n que V. S. le d6 a este asunto,
su manera de proceder tendril que ser distinta, dado que en los
casos de invasion de animals, el C(digo Rural autoriza al te-
nedor del animal a retenerlo hasta tanto el propietario le abone
una pequefia indemnizaci6n, por el solo hecho de la invasion,
como tambidn para garantirse del pago de los dafios que el
animal hubiere llegado A causar en sus jardines, plantios, etc,
y cuyo monto debe ser fijado por el .Juez de Paz-mientras que
si el caso ha de regirse por la ley civil, dsta no consagra se-
glin el Sefior Comisario. igual derecho de retenci6n y desde
luego, el procedimiento tendria que ser distinto.
Aunque difiero de la opinion, sentada por el funcionario
nombrado, respect de este iltimo punto, dada la doctrine sus-
tentada por el codificador argentino y la amplitud que le atri-
buye al ejercicio de ese derecho: tergo para mi, que es de todo
punto indiferente solucionar esta cuesti6n en un sentido 6 en
otro, como quiera que la acci6n de la Policia. deba quedar li-
mitada en todos los casos. A impedir que producida la discordia,
se promueva entire tenedor 3 propietario del animal a anima-
les invasores. algin hecho grave de aquellos que caen bajo el
imperio de la ley penal.
Fuera de ahi, su misi6n debe ser completamente pasiva, re-
legando A los contrincantes A los tribunales de justicia, que en
todos los casos son los llamados a dirimir esas cuestiones, sea
que haya que resolverlas de acuerdo con el C6dige Rural 6
con las disposiciones del C6digo Civil, procurando intertanto,
mantener un discreto statu-qfio, haciendo respetar al efecto, el
derecho que invoque el tenedor del animal, para retenerlo si
(ste lo solicita. por temor de que el dueno pretend recuperarlo
recurriendo A las vias de hecho.











Esta soluci6n se impone en merito de lo expuesto y en con-
sideraci6n A que los hechos de referencia, si bien pueden ser
causa generadora de delitos, no lo son en realidad, como acer-
tadamente lo afirma el Sefnor Comisario de la Secci6n 26t.
Dios guard i V. S.
Enrique A. de Salterain.





Sobre la Ley de Descanso Dominical

SE-'OR JEFE:

De la discusi6n de la ley N" 46;61 se desprende que el pro-
p6sito del legislator ha sido, dejar consagrado el dia Domingo,
como dia de descanso y de ahi la raz6n del titulo que' tiene
esa ley.
Ahora bien: el art. 3u. de la misma, prescribe, que: Ningu-
na excepci6n respect a la obligaci6n del descanso hebdomada-
rio, seri aplicada a las mujeres y A los menores de diez y seis
afios: lo que sencillamente quiere decir, que esas personas no
estdn obligadas a trabajar en el dia indicado.
L6gicamente no cabe otra soluci6n, por mAs que el empleo
de la palabra hebdomadario, pueda producer alguna confusion,
Pero si se tiene present, que en una ley sobre descanso
dominical y dado el significado que segin los 16xicos tiene ese
vocablo, 6l no ha podido ser empleado en ese sentido, sind re-
firiendose al descanso seminal, que bien puede tener lugar en
cualquier dia, incluso el Domingo; va de suyo, que siendo 6ste
el consagrado al efecto, las excepciones A que alude el art. 30,
no podran ser aplicadas i las personas en d1 mencionadas.
Asi se explica el que al discutirse la ley. algunos Sefiores
congresales, entire tllos el Diputado Palacios. la designaran co-
mo ley de descauso hebdomadario, como no se explicaria el que
el legislator. hubiera empleado A designio y con otro prop6sito,
un vocablo tecnico como ese. Cabe, pues, sostener que al hablar
el art. 3. de las excepciones que determine el P. E. se ha re-
5)


- C-) -









W!; -


ferido a aquellas, que por razones de distinto orden, escluyen
el descanso en dia Domingo.
Con relaci6n al caso de que se trata, la doctrine que sos-
tengo es tanto mis indiscutible cuanto que, si existen razones
para que el obrero en general, disfrute del descanso dominical,
son muchas y muy fundadas las que podrian invocarse, para
hacer estensivo ese beneficio, A las mujeres y menores de 16
afios.
El servicio de telkfonos, respect del cual la ley ha estable-
cido una excepcion, esti especialmente desempeflado por mujeres,
y no se me ocultan los inconvenientes con que han de tropezar
las empresas. para que 61 no quede interrumpido en los dias
Domingo. Ellas podran, sin embargo, gestionar una reform que
concilie sus intereses y el del ptiblico, con el derecho que in-
cuestionablemente tienen aquellas personas al descanso domi-
nical.-pero intertanto, es mi sentir. que las empresas deben
subordinarse a lo que prescribe la ley.
Despues de todo lo expuesto. se explica perfectamente el
informed de la .lefatura de foj-3. como quiera que la redacci6n
del articulo 3 de la ley, se preste A distintas interpretaciones:
v de ahi tambidn, el que no obstante estar de acuerdo en el
fondo. con la opinion emitida por el Departamento Nacional del
Trabajo, me permita manifestar a V. S. que existe a mi juicio
una raz6n de equidad. p)ara que en el supuesto de que sea cierta,
]a denuncia de foj. 1": queden eximidas las empress telef6-
nicas, por esta vez, de las multas que impone la ley A aquellos
que la infrinjan: y desde luego y para el caso en que V. S.
piense lo mismo, corresponderia que este asunto sea elevado al
Sefor Ministro del Interior. para la resolucion definitive, que
segrin su mis elevado criterio, crea deber adoptar.
Dios guard A V. S.
Enrique A. de Salterain.












Sobre Contravenciones Municipales

SEjOR .TEFE:

El senior Comisario de la secci6n 6a ha puesto en tela de
juicio una cuestion qne me propongo dilucidar a la luz de la
legislacidn vigente sobre la material y para la mejor inteligencia
de usia.
Al efecto, me ha de ser permitido transcribir integra la ley
2786, por la cual se declaran actos punibles, los malos trata-
mientos ejercitados con los animals: dice asi: Art. 1. Decla-
Sranse actos punibles, los malos tratamientos ejercitados con
Slos animals. y las personas que los ejerzan, sufririn una multa
Sde 2 a 5 pesos 6 en defecto, arrest, computindose dos pesos
Spor cada dia de arrest.
SArt. 2. En la Capital de la Repiblica y territories nacio-
Snales, las autoridades policiales prestarAn A la Sociedad Ar-
Sgentina Protectora de los Animales. la cooperaci6n necesaria
Spara hacer cumplir las leyes. reglamentos y ordenanzas dicta-
Sdas 6 que se dicten en protecci6n de los animals, siendo de
la competencia de las mismas, el juicio y la aplicaci6n de las
penas en la forma en que lo hacen para las contravenciones
> policiales.
SArt. 3. El imported de las multas d que :e refiere el art. 1.
SserA destinado A las sociedades de beneficencia de cada lo-
> calidad.
Art. 4. Las Municipalidades de la Capital de la Repfibli-
, ca y de los territories nacionales. dictarAn ordenanzas de con-
> formidad A la present ley.
En cumplimiento de la disposici6n imperative del art. 4.,
la Municipalidad de esta Capital, dict6 la ordenanza del 22 de
Diciembre de 1891. comprensiva de muchos actos de crueldad
como los que en ella se enumeran, castigAndolos con las penas
fijadas por el art. 10., y la Policia de la Capital, sirvi4ndose
A lo prescripto en el art. 26., no solo ha prestado toda la coo-
peraci6n necesaria A la Sociedad Protectora de los animals, en


- 67










- 68 -


la observancia de las disposiciones contenidas en la ordenanza
recordada, sino que por autoridad propia, ha contribuido eficaz-
mente A lenar los prop6sitos de la ley, persiguiendo tenazmente
A los sindicados como autores de aquella naturaleza de actos,
impropios de un pueblo culto y civilizado como el nuestro.
Ahora bien: entire los actos calificados por la ordenanza re-
cordada. como de mal tratamiento de los animals. se encuentra
el expresado en el inciso 20. del art. 10. que dice asi: Llevar
" en carro mayor peso que el permitido por la patente respec-
" tiva, conforme A las ordenanzas. Multa 9 4 6 dos dias de
, arresto: disposici6n dsta, cuyo cumplimiento no ha ofrecido
dificultad alguna en la prActica, hasta el moment en que la
Municipalidad, en uso de las atribuciones que le confiere la Ley
Organica de 1882, ha sancionado la Ordenanza General del Tri-
fico, entire cuyas disposiciones so encuentra la siguiente:
Art. 42. Para la adjudicaci6n del peso bruto (refiriendose
Sa todo vehiculo de carga) queda establecida la siguente pro-
> porci6n.
3 1. Autom6viles de 4 ruedas, 6.:00 kilos contando el peso
Sdel vehiculo y de la carga' .
2. Carros de 4 ruedas A 3 caballos, 5.5(10 kilos: carros de
Sdos ruedas, 3.000 kilos: dentro del perimetro comprendido por
alas Avenidas. Paseo de Julio, Paseo Col6n, Callao, Entre
Rios y Caseros, no podran transitar carros de dos ruedas cuyo
v peso bruto exceda de 2.000 kilos.
Segfin lo express el senor Comisario en su nota de refe-
rencia, cuando los inspectors municipales sorprenden a un
carrero con exceso de carga, lo envian A la Comisaria con
una boleta como la acompafiada, en la cual se hace constar
que ha incurrido en la infracci6n del art. 42 (que acabo de
transcribir', y cuya pena es de 10 8 por cada 100 kilos de
exceso que transportanl, segli lo dispuesto por el art. 49 de la
ordenanza citada: y agrega aquel funcionario, que amparandose
los carreros en la ley 278(;. que castiga con penas menores los
actos de mial tratamiento de animals, han solicitado oblar en
esos casos la multa de cuatro pesos con que la ordenanza de
1891 castiga al exceso de carga, 1o que les ha sido aceptado,












siendo puestos iinfediataminuite en libertad. por (coniderar que
esta soluci6n es la que corresponde en justicia y tratarse del
cumplimiento de una lcy national que debe primary sobre toda
reglamentaci61n i ordenanza municipal.
Iusinma tambidn aquel funcionario, el peligro de que proce-
diendo asi. la Municipalidad por su part haga efectiva por la
via de apremio. la multa de 1 S;, que segin la ordenanza de
trAfico correspond aplicar al que contravenga A lo dispuesto
en el art. 42 de la inisma. y el resultado sea, que a una misma
infracci6n se le apliquen dos penas. lo que es illegal y contrario
A todo principio de justicia, por cuya razon solicita se dicte una
resoluci6n, a la cual deban ajustar sus procedimientos los Co-
misarios Seccionales.
Estimo, Sefor Jefe. sumatmente atinadas las conclusions a
que arriba el funcionario a que aludo, pero no estoy de acuerdo
con l1, en cuanto consider de la misma indole. las infracciones
de que se trata.
Es indiscutible. que la pena a que se refiere el inciso 20 del
art. 1 de la Ordenanza de Diciembre 22 de 1891. ha tenido exclu-
sivamente por objeto castigar uno de tantos actos de los que la
ley ha considerado como de mal tratamiento de los animals,
pero no puede decirse lo mismo, de lo que califica el art. 42
de la Ordenanza de trifico, destinada especialmente. a impedir
el deterioro 6 destrucci6n de los pavimentos, como facilmente
se advierte al dar lectura de ese articulo, en el cual se deter-
mina hasta el peso que han de Ilevar los autom6viles, estable-
ciendo ademas, un radio dentro del cual y por raz6n de la cla-
se de pavimento construido en 61, no podrAn transitar vehiculos
de dos ruedas, sino con un peso inferior al autorizado para otras
calls del municipio, ni que ello quiera decir, que esa infracci6n
no entrafia a la vez un mal tratamiento de los animals, que
el exceso de carga tendria siempre que gravitar perjudicial-
mente sobre ellos.
Tenemos, por 1o tanto, dos disposiciones de caracter divers
que constituyen una sola infracci6n prohibitive, que si bien.
han sido dictadas con objetos distintos, conducen a un mismo
resultado, esto es, a hacer mas penoso y mortificante el trabajo











- 70 -


impuesto a la bestia y desde luego, correspond dejar estable-
cido cual de las dos ha de aplicarse 6 si procede que ambas lo
sean.
Mi opinion, Sr. Jefe, es que en todos los casos en que sea
conducido un carrero i las comisarias, por estar acusado de
llevar exceso de carga, debe aplicarse una vez comprobado el
heclho la pena que establece la Ordenanza del 22 de Diciembre
de 1891, esto es, cuatro pesos de multa 6 dos dias de arrest,
como lo ha entendido el Sr. Comisario de la Secci6n 6', excepci6n
hecha de los casos en que el infractor. conduzoa un autom6vil
6 un carro a mano.
Es mi sentir, que este asunto no admite otra soluci6n.
Desde el moment en que la ley ha declarado, que es de la
competencia de la Policia el juicio y aplicaci6n de las penas,
por todo acto que imported un maltratamiento de los animals,
segin las ordenanzas que dicte la Municipalidad de la Capital,
no podria sin transgredirla. dejar de aplicar esas penas al
carrero que viola las disposiciones prohibitivas de esas orde-
denanzas, escudandose con que aquella corporacidn procedera
mis tarde, A hacer efectiva por la via de apremio judicial, una
multa mayor por la misma infracci6n. Procediendo como antes
lo insinjo, no hara otra cosa que dar cumplimiento a una dis-
posici6n expresa de la ley, sin que deba preocuparle lo que
harA despues la Municipalidad con los infractores que aquella
castiga, y i los que seguramente no les faltarAn defenses que
alegar si se creyeran victims de una injusticia.
Es de tenerse present, por otra parte, el destiny especial
que segin la ley, deben tener las multas que perciba la Poli-
cia por los concepts expresados. Ellas deberan engrosar el
caudal de las sociedades de beneficencia, lo que no podria
hacerse, si la Policia en vez de cobrar la multa de cuatro pesos,
se limitara A facilitar A la Municipalidad los antecedentes nece-
sarios, para que pudiera hacer efectiva la de diez, por la via
* de apremio, por cuanto el imported de esas multas iria A depo-
sitarse en las cajas municipales, constituyendo, como constituyen,
uno de sus recursos, (art. 65. inciso 15. Ley Organica de 1882)
circunstancia que motivaria una just protest por parte de










- 71


Iaquellas sociedades, al verse privada de aquellos auxilios p)ara
sus fines caritativos.
En merito de todo lo expuesto, soy de opinion que V. S.
debe ordenar A los Sres. Comisarios de Secci6n, procedan en
ins casos como el ocurrente. en la siguiente forma:
I". C(ando un carrero sea conducido A las Comisarias. a re-
quirimiento 6 n6 de los miembros de la Sociedad Argentina
Protectora de los Animales. por conducir mas carga de la que
le es permitida. deberA ser castigado una vez comprobado el
heeho, con multa de cuatro pesos o dos dias de arrest.
2". Cuando el detenido 1o sea a pedido de los inspectors
municipales y por la Inisma causa, procederan de identica ma-
nera, sin perjuicio de elevar A la J.efatura los antecedentes relati-
vos A la contravenci6n, A fin de que le sean comunicados al
Seftor Intendente a los efectos A que hubiere lugar.
Dios guard A V. S.
Enrique A. de Salteranin.




Sobre retenci6n de inmuebles

SESOH .JE~E:

En defecto de disposiciones express, bien ha podido ser
resnelto este asunto aplicando per analogia, las muli previsoras
contenidas en la orden dictada por V. S. con fecha 21 de Mayo
del corriente ailo.
Asi lo entendi6 por lo menos el Selnor Subcomisario de la
Secci6n.. ... al establecer la vigilancia que solicit el Sefor P.
para impedir seglin 10 expuso en un principio, que nadie pe-
netrara a la casa que construia y cuyas laves poseia: procedi-
miento 6ste correctisimo, para evitar se ejercieran actos de
violencia en upa cosa que detentaba y retenia a just titulo.
sin que circunstancia alguna pudiera oponerse a que se adoptara
esa media precaucional, y cuando las presunciones de que
ejercitaba un derecho, le favorecian.









72 -


Asi lo ha reconocido tambidn. el Sefnor C(omisario. coino se
desprende de los t4rminos de su informed de fs. 5, y desde luego:
esa vigilancia debi6 subsistir no solo con los objetos que la
motivaron, sino para dejar establecido precisamente el status qto
que era su consecuencia, y que tan solo por resoluciones judi-
ciales pudo ser alterado.
Efectivamente, P., segin lo ha aseverado en su denuncia
y asi lo comprueban los antecedentes de este asunto, solicit
la vigilancia policial a los efectos ya indicados, despuds de
haber colocado un candado y cadena en la casa que construia
para el Senfor M., de acuerdo con las condiciones estipuladas
en un contrato celebrado entire ambos, y de la cual ain no
habia hecho entrega a aquel, porque no estaba definitivamente
concluida y por otras razones que ha aducido posteriormente
al ampliar su denuncia ante el Comisario Inspector que ha
instruido este sumario.
Apercibido al otro dia de que la casa se encontraba abierta,
porque tanto' el candado como la cadena habian sido violenta-
dos, ignorindose por quidn y en qud circunstancias-lo que
acusa poco celo por part del agent encargado de esa vigi-
lancia,-expuso su queja por ante el Sefior Subcomisario nom-
brado, qui6n despues de cerciorarse 'de ese hecho por intermedio
del Auxiliar, que se traslad6 al efecto a la casa indicada, resta-
bleci6 A pedido de aquIl la vigilancia correspondiente, despues
de haber hecho colocar nuevamente en presencia de este fun-
cionario, otro candado que dejara bien cerrada la puerta de
calle, con lo que y atentas las seguridades que se le dieron,
pudo el Senor P. retirarse tranquilo y confiado en que nadie
irla a causarle la menor perturbaci6n en ]a casa que construia,
y que quedaba, desde luego, bajo el amparo de la autoridad.
Mas tarde, ese candado fu6 sacado por el propietario para
penetrar en la casa y ocuparla, como efectivamente lo hizo, en
virtud de haberse levantado la vigilancia establecida anterior-
mente, por orden del Senfor Comisario.
Este funcionario expresa en su informed de fs. 5, Senor P. no manifest de modo alguno,'que hubiera dificul-
Stades 6 cuestiones con el propietario, y se present como












Slinico y exclusive poseedor de todo el ledificio construido en
Sla calle Alsina y Lorea. y que si hubiera manifestado que
> existian cuestiones sobre dicha posesi6n, el Sefior Subcomi-
> sario no hubiera intervenido en la forma en que lo hizo, pues
> si es mision de la Policia velar por el orden priblico y evitar
Slos ataques al derecho. esa mission esti limitada a evitar que
, por el empleo de la fuerza 6 de la violencia se altere el
> statu-qio material,: agregando para terminal esa part de su
informed. -que carecienlo de elements de criteria y de jurisdic-
> ciin, entiende que tan pronto se levanta una cuesti6n sobre
la naturaleza misma de ese statu-qio 6 sobre la efectividad 6
> existencia del derecho que se dice lesionado, debe abstenerse
Sde obrar dejando i los funcionarios judiciales que determine
> el derecho de las partes-.
La regla de conduct que traza el senor Comisario, en el
segundo period de ese parrafo, es exacta y se ajusta a las dis-
posiciones recordadas; pero cabe asegurar que en el caso ocu-
rrente, el senior Comisario con sus ulteriores precedimientos, ha
subvertido su misma tesis.
En efecto: si la vigilancia solicitada por el senior P., fud
establecida por el sefor Subcomisario, porque segfin 6ste lo
express en su declaraci6n de fs. (60 vta.. P. le manifest que
era el dlefio de una obra en construcci6n que acababa de ter-
minar y de la que aii no liabia hecho entrega a su propietario,
exhibiendole las Haves de la misma y un contrato que lo acre-
ditaba en el cargcter que habia invocado: habia que convenir
en que esa vigilancia, que no importaba otra cosa que la adop-
ci6n de una media precaucional y de orden, fue justificada y
dej6 establecido el statu-qtio.
Y si bastaron aquellas enunciaciones por parte del senior P.
para justificarla, con tanta mis raz6n habrian bastado, si el
sefor Comisario le hubiera exigido mayores explicaciones antes
de proceder a levantarla y hubiera oido de sus labios, que las
medidas de seguridad que pretendia, eran motivadas como lo
dijo posteriormente, porque el propietario le disputaba la tenen-
cia de la finca que construia sin haberle pagado aim, lo que
por raz6n de la misma le adeudaba, pues este es precisamente


"*t"












el caso, en que seguin ia ley puede ejercerse el derecho de re-
tenci6n por parte del constructor de obras: debiendo agregar.
por otra parte, que la vigilancia policial, que ni quita ni di
derechos y cuya consecuencia no es otra que dejar establecido
el statu-quo, hasta tanto sean dirimidas en forma legal las cues-
tiones pendientes, debe ser acordada en casos como el ocurrente
v otros anilogos, A todo aquel que como P. la solicite para
prevenir un atentado y siempre que ostensiblemente y de una
manera inequivoca, result ser el que tiene la posesion material,
6 la tenencia de una cosa de otro.
Ahora bien: del informed del Seinor Comisario result, que
una vez que este tuvo conocimiento por" el mismo nSeior M. de
que 61 era el propietario de la finca en cuesti6n, cuya posesion
tenia lindiscutiblemente que disponia ya de dos locales que
habia arrendado, el edificio se compone de tres cuerpos inde-
pendientes uno de otro) y que tambidn poseia el que da frente
4 Alsina No 1495, porque en tl habia introducido artefactos de
luz y algunos muebles; reflexion6 dice, sobre el procedimiento
observado anteriormente, arribando A esta conclusion ifs. 7 de
su informed. decia la denuncia del Senor P., no hubo porque near la sim-
ple media de orden solicitada; la exposici6n del Seior M.
Scambiaba la situaci6n de un modo absolute,.
Y el senior (Comisario. tan solo por las explicaciones que le
diera el senior M. y que le induce a hacer una disertaci6n, en que
se confunde lamentablemente el caracter de simple tenedor que
tenia el senior P., con el de poseedor de una parte del edificio y
que lo lleva a sostener doctrinas inadmisibles A la luz de nuestra
legislaci6n civil: resuelve impremeditadamente, una cuesti6n de
derecho, revocando la orden de su subalterno inmediato, hacien-
do retirar la vigilancia establecida por 4ste, a fin de facilitar
la ocupaci6n de la casa por el sefnor M., alterando desde luego
el statu-qto, ya establecido, con perjuicio del constructor de la
obra y de sus derechos incuestionables como he de demostrarlo
en el curso de esta exposici6n.
Lo discrete, lo prudent hubiera sido, despu6s de establecida
la vigilancia, ya que omiti6 todo esclarecimiento al respect, y


-I












no obstante las explicaciones que le diera el sefor M., ,que en
ninglin moment desconoci6 el carActer que invocaba P. de cons-
tructor de la obra), abstenerse de todo procedimiento hasta tan-
to una resoluci6n judicial resolviera, el derecho 6 el mejor de-
recho de cada una de las parties.
Pero ya que el senior Comisario se aventur6 a resolver esa
cuesti6n contenciosa. sin mayores elements de juicio, y con
oir tan solo al senior M.. no debi6 atribuirle a sus palabras ma-
yor alcance juridico que el que en realidad tienen y asi la ha-
bria resuAto con mriterio mas acabado, A fin de no ienrrir en
un error. cuya consecuencia ha sido producer una alteraci6n
complete en el estado de cosas establecido con anterioridad al
levantamiento de la vigilancia, con perjuicio del constructor.
que A just titulo pudo retenerla intertanto se resolvieran las
cuestiones que tenian con el propietario. como paso A demos-
trarlo.
Es nn principio inconcuso de derecho, que ha quedado con-
sagrado por la jurisprudencia de nuestros tribunales, el que el
constructor de obras. A quin no se le ha pagado lo que lI es
debido por raz6n de esa misma obra. pueda ejercer el derecho
de retenci6n.
Su situaci6n i la luz de la legislaci6n civil y con relacion
al propietario de la finca. es la de un mero tenedor. No posee.
porque la posesi6n en este caso la conserve a(qu1, por su pro-
pia voluntad. 'art. 2445 C6d. Civil) y porque el constructor no
dispone del fundo en el cual construye un edificio, con inten-
ci6ni de someterlo al ejercicio de un derecho de propiedad (art
2351). Tiene, pues, la tenencia de la cosa, simplemente, por mis
que se encuentre en la posibilidad de ejercer actos de dominio
sobre ella,-como quiera que no tenga la intenci6n de poseer
A nombre suyo.
Ahora bien: si el derecho de retenci6n, segfin el art. 3939
consiste, en la facultad que correspond al tenedor de una cosa
agena para conservar la posesi6n de ella hasta el pago de lo
que le es debido por raz6n de esa misma cosa, y ese derecho
de retenci6n, se tendra segin el art. 3940, siempre que la deuda
anexa A la cosa detenida, haya nacido por ocasi6n de un con-











trato 6 de un lhecho que prodnuzca obligaciones respect at
tenedor de ella: derecho este. que solo se extingue por la en-
trega 6 abandon voluntario de la cona sobre que podia ejer-
cerse: --heclho estos, que no ha intentado producer el seftor P.
dada la actitud asumida por Ml : habri que convenir, en que si
la vigilancia policial fu6 bien establecida en un principio, debi6
serlo con mayor raz6n y como ya lo tengo dicho posteriormente,
si el senior Comisario al estudiar el caso se hubiera compene-
trado antes de resolverlo, de todos los antecedentes y del in-
discutible derecho que A aqui'l le asistia, para existir el amparo
de la Policia, A fin de que fuera respetado en el.
Los casos que especificamente enumera el codificador argen-
tino en la nota con que ilustra el art. 3940, y que dan lugar al
derecho de retenci6n, no exclude el que en su caso pueda hacer
valer el constructor de obras. en merito de lo que expresa en la
misma nota y de lo que al respect ha establecido la jurisprn-
dencia de nuestros tribunales.
SBasta, como lo dice el doctor Velez Sarsfield, parajustificar
a por analogia la extension del dereclho de retenci6n, que la de-
Stenci6n se refiera a una convenci6n, 6 a lo menos a un cuasi
Scontrato y que la deuda anexa a la cosa retenida, haya nacido
por ocasi6n de esa convenci6n 6 de ese cuasi contrato,.
Es el caso del constructor P.
El senior Comisario. no debi6 retirar la vigilancia, nada mis
que porque el propietario le dijo, que ya poseia dos de los tres
cuerpos del edificio, en que esti dividida la casa de su propie-
dad, por entrega voluntaria que de ellos le hiciera el constructor
y porque habia llevado a cabo, actos de posesi6n en el que
6ste detentaba, como si alguna vez y siquiera por un moment
hubiera el senor M. dejado de tener la posesi6n de toda su casa
y en toda su integridad: debiendo agregar, por lo que A este
punto respect, que se ha hecho una confusion lamentable en-
tre posesi6n y tenencia y el distinto significado juridico que
tienen esos terminos, siendo 4 todas luces improcedente la apli-
caci6n que para el caso se hace de los articulos 2404 y 2498
del C6digo, puesto que P. jams dispute ni pudo disputar la
posesi6n de una cosa que solo podia retener A titulo de tenedor.









77 --

Pero voy mis alli. Senior Jefe, al sostener como sostengo,
que debi6 bastarle al Sefior Comisario el saber que el Senor P.
era el constructor de la obra y que pretendia reteneria, para
que mantuviera aquella vigilancia y desestimara las pretencio-
nes del propietario, porque prima fatiae. la presnnci6n de que
le asistia A aqudl alguna razdn para proceder asi. se imponia
al espiritu hasta llevarlo i indncir, que esa retencidn respondia
al proposito de garantizarse de lo que el propietario pudiera
adeudarle; no debiendo ignorar, por otra part. que ese derecho
solo se extingue por la entrega 6 abandon voluntario de la
cosa sobre que puede ejercerse.
Lejos de eso, el Sefnor Comisario le did la razdn al Senor M.
porque como lo manifiesta en su precitado informed de fs. 5 y
siguientes: ,El Sefor P. se dijo poseedor y no habia porque
dudar de su dicho, per eso se le acord6 la protecci6n solici-
tada, pero ahora el propietario se present y dice que el Se-
Sfor P. no es tal poseedor, que el es el inico que posee des-
Sde hace dias. La intervencion policial, entonces, no es pro-
Scedente por los razones. Porque ya no se trata de mantener
Suna situaci6n clara contra un ataque de tercero. La accion
Spolicial haria algo mnis, preferir a uno que se dice poseedor
, contra otro que le niega ese earicter y que a su vez se lo
Satribuye. Y en la duda que esa oposici6n represent, sui de-
Sber es abstenerse y dejar la decision del caso ai los jueces
civiles-.
Y mir s adelante: J de una duda sugerida por pretenciones opuestas, la presuncidn
Legal favorece siempre al propietario, como lo explica el ar-
Sticulo 2471 del C6digo Civil-.
;Extrafia doctrine. en presencia del caso que nos ocupa'
Fuera que el Senor P. no hubiera tenido sino una posesion
discutible, como la insignia aqudl funcionario. sea que no hu-
biera pretendido otra (osa que ejorcitar si derecho de retenci6n,
la Comisaria 6(; debio ampararlo en ese derecho. haciendo pri-
mar por el contrario sus pretenciones sobre las del Il)opietario.
que en esas circunstancias, no tenia otra cosa que la volnntad
de poseer 6 el derecho de pjseer la finea de su propiedad:











mientras que el otro tenia la cosa en su poder y bajo su do-
minio, con lo que no solo, habriase prestado field observancia
A las disposiciones pertinentes de la Orden del 21 de Mayo, sino
que habria quedado resuelto este asunto debidamente, haciendo
respetar el derecho que invocaba el tenedor, manteniendo al
efecto el statu-qio consiguiente A la vigilancia ya establecida
por el Senor Subcomisario.
Si esa no debiera ser la soluci6n en casos como el ocurrente,
serian ilusorias las garantias que la ley acuerda al detentador
de una cosa agenda, que la retiene por las causes que ella ex-
presa, si requerida la Policia para evitar el despojo de la misma
cosa, por el que se dice poseedor, se cruzara de brazos y de-
jara que este se consumara. Los considerandos 4 y 5 de la
Orden recordada, han debido tenerse en cuenta en este caso,
porque son pertinentes y en ellos ha podido fundarse el pro-
cedimiento policial.
Dije anteriormente, Senor Jefe, que la jurisprudencia de
nuestros tribunales ha dejado consagrado el derecho de reten-
ci6n que puede ser invocado por el constructor de obras. y asi
es en efecto.
En el tomo 15, pig. 209, de la series VI, de los fallos de la
Camara de lo Civil, se registrar una sentencia en que asi se
establece.
El caso sobre que versa es perfectamente analogo al ocu-
rrente.
Estando el constructor en la tenencia de una finca. fud des-
poseido por el mismo propietario clandestinamente, antes de
quedar terminada y haberle sido entregada por aqudl.
Habiendo deducido su interdicto por despojo, los tribunales
condenaron al propietario con costas y el constructor fud reinte-
grado en la tenencia de la casa.
En el tomo 89, pig. 180, se registra otra sentencia confirma-
toria de la misma doctrine, reconoci6ndose tambien por ella, la
procedencia del interdicto de despojo, que dedujo el constructor
que retenia la casa, hasta ser reembolsado de lo que por ella
le debia el propietario.
El derecho de retenci6n, decia el juez a quo en el caso


-- 7r8 .









- 4 -


Sde referencia, no implica la posesidn en el sentido tkcnico de
la palabra, sino la simple tenencia de la cosa. Y si el legis-
lador. lo ampara con los interdictos, no es i titulo de pose-
si6n. ni por que haya analogia de situaciones legales, sino
Sporque ha creido que eran las acciones mis adecuadas por
Suna tiamitaci6n ripida y sumaria.>
Y agrega: E El dereclo de reteuci6n, solo se extingue por
> entrega voluntaria de la cosa. Aunque el propietario hubiera
torado posesi6n de la cosa tranquilamente y sin violencia.
hubiera violado el derecho de retenciun.>
La CAmara resolvi6 esta causa como enl el aso anterior
haciendo lugar al interdicto y confirmando la sentencia por la
cual se ordenaba que el constructor fuera reintegrado en la
tenencia de la cosa.
La procedencia del interdicto de recobrar 6 de despojo. que
estatuye el art. 581 del C6dign de Procedimiento;s Civiles, lo
explica el juez a que aludo anteriormente y se fund en el
art. 3944 del C6digo Civil. que dice asi: * la cosa ha side desposeido de ella contra su voluntad, por el
propietario 6 por un tercero, puede reclamar la restituci6n
por las acciones concedidas en este C6digo al poseedor des-
poseido.-
Es. pues, indiscutible-y perdoneseme que insista sobre esto
--el derecho que tiene el constructor de obras. para retener la
finca que detente, por las causes que el C6digo expresa, sin
que le sea permitido al poseedor tomarla para si, sin la inter-
venci6n de los tribunales de justicia, los cuales son los llamados
a dirimir las cuestiones ique tenga iste con aqludl, ya sea sobre
pago de las sumas que se adeudan. ii otras eniergentes del
contrato que hubieran celebrado.
Este asunto ofrece una Altima faz, que paso a examiner en
las siguientes lines:
Demostrado como ha quedado. que el constructor de obras
puede en terminos generals, ejercer el dereclo de retenci6n,
. ha podido el sefnor P. invocar y hacer valer igual derecho,
en el caso ocurrente, 6 en otros t6rminos. ha podido dicho se-
nior retener un solo cuerpo del erificio que construia. despu6s









- 80


de haberle hecho entrega al propietario de los otros dos?
No vacilo en afirmar que si.
Hay que tener present que la casa del senior M. la consti-
tuyen tres unidades independientes una de otras; son tres cuer-
pos de edificio con puertas distintas y separadas materialmente
entire si, pero que constituyen un todo indivisible
Por otra parte, de estos antecedentes y muy especialmente
de la exposici6n que el senior P. hizo por ante el sefior Comi-
sario Inspector, result, que aquel senior le entreg6 volun-
tariamente al propietario, los dos cuerpos del edificio en cuesti6n,
una vez que quedaron terminados,---el piso bajo que forma es-
quina A Lorea y Alsina y la plant mis alta, que tiene su en-
trada por la calle de Lorea, -porque segfin lo tiene asegurado
el senior P., no pudo resistir A los requirimientos que en ese
sentido le hizo el propietario y i efecto de que no se perjudi-
cara con la privaci6n de los alquileres que esas casas podian de-
vengarle, requirimientos, que el senior P., afirma le hizo reiterada-
mente aquel sefor, por cartas que dice se encuentrau agregadas
i un process criminal: que por usurpaci6n, le tiene promovido
por ante el juzgado del doctor Constanzo.
Reserv6se, pues, el senior P., la casa que da frente A la
calle de Alsina N. 1495 porque como lo ha asegurado en su
misma exposici6n, el senior M.. le adeudaba saldos importantes
por raz6n de las construcciones que habia llevado a cabo y que
en caso de controversial, debian ser fijados arbitralmente en la
forma estipulada en el contrato celebrado entire ambos.
Ahora bien; despuds de estos antecedentes des fundada y
tiene base legal la afirmaci6n que he hecho anteriormente?
Independientemente de la circunstancia que he mencionado,
referente i la division del edificio en tres casas distintas, el
hecho de la entrega voluntaria de dos de ellas al senior M., no
puede en manera alguna y bajo ningin concept, despojar al
senior P.. del derecho que le asistia para retener i aquella ya
terminada ; por terminarse y cuyas leaves poseia, en garantia
del cridito que se le adeudaba: y si el sefior P.. por una con-
descendencia, muy encomiable, le entreg6 las dos casas ya ter-
ninadas y se reserve la tenencia de la otra. pudiendo haber











retenido las tres, hasta quedar cubierto de lo que legitimamente
le correspondia, supongo que lo haria, porque conceptAo, que
]a casa sobre la cual pretendia ejercer su derecho de retenci6n,
le garantizaba suficientemente el imported de la suma quo se le
adeudan.
Se insinia por el senior Comisario que esto es inadmisible,
por aquello de que. dad de pizos 6 zonas horizontales solo se concibe la posesi6n
" del todo, como un hecho indivisible legalmente,.
iPero tiene alguna aplicabilidad este exactisimo principio
de derecho i la cuesti6n en tela de juicio?
Es indudable que tratindose del dominion de las cosas. nues-
tro derecho no admit esa forma de adquisici6n.
cQue la posesi6n de una parte de una cosa indivisible irn-
, porta la posesi6n del todo. y siendo esto asi, el sefor M.,
* poseia todo el edificio y podia ejercer en 4l y en toda su in-
> tegridad, actos de doiniio, puesto que ya tenia la posesi6n
de dos de las tres casas que lo constituyen>.
Pero esto importa tener un concept equivocado del al-
cance y prop6sitos de esos principios de legislaci6n.
El Sefnor M. era. es y sigue siendo, poseedor de todo el edi-
ficio en cuesti6n, por mAs que la tenencia la tuviera el Senor
P., y la retenci6n por parte de 6ste de uno de los cuerpos en
que o1 se divide, no ha podido amenguar en manera alguna
ese derecho: y si dicho Senfor P. no hubiera sido despojado de
l, el Senor M. seguiria ignalmente posey6ndolo.
Desde luego, 61 no podia pretender la posesi6n civil, de la
cual gozaba integra 6 indivisiblemente: lo que pretendia el
Sefior M. era la posesi6n material, ia entrega de la cosa y
para mejor hacerme entender, la ocupacion de la misma; y
seglin lo expresa el Seilor Comisario, qued6 convenido de que
podia accederse a esa pretension cuando aqudl le asegur6 que
tehia la posesi6n de todo el edificio, porque el Sefor P. le
habia hecho ya entrega de dos locales que tenia arrendados,
confundiendose una vez mis, la posesi6n que incumbe al pro-
pietario con la tenencia que tiene el constructor.
Pero de que la posesi6n de part de una cosa indivisible











imported la posesi6n del todo, no se sigue que en el caso ocn-
rrente, el Selnor P. no haya podido limitar su derecho de re-
tenci6n h solo una de las casas que construyo, si como dije
antes, 6lla lo garantizaba suficientemente de los gastos y des-
embolsos hechos por cuenta del Senior M., tanto mis, si como
se ha comprobado, el edificio de este senior lo constituian tres
cuerpos divididos materialmente, A objeto de obtener proba-
blemente, una inas provechosa explotaci6n de ese bien raiz.
Desde luego. las respectivas situaciones legales del Sefor
M. y del Selnor P. eran 6stas: el primero poseedor legal de
todo el edificio, con mis la posesi6n material de dos de las
casas que lo constituyen, y el segundo, simple tenedor de la
tercer casa. sin derecho de poseer consiguientemente, pero in-
vestido de la facultad de poderla retener en resguardo de sus
derechos, retenci6n que solo se extingue legalmente, y como se
ha visto, por la entrega 6 abandon voluntario de la cosa so-
bre la que podia ejercer.
Se ha ilisinuado tambidn, que habiendo el Sefior M. colocado
en la casa retenida por P., algunos muebles, tapices en las pa-
redes, artefactos de luz, etc., con consentimiento de este iltimo,
v colocado tambidn en dlla un homubre A guiza de cuidador,
que alli pernoctaba, esos actos importaban segin el criteria
del Sefior Ccmisario. la plena posesi6n, goce y uso de esa casa
por parte del propietario. teniendo forzosamente que producer
la extinci6n del derecho de retenci6n, que sobre 6lla pretendia
ejercer el constructor.
Ofro error Senor Jefe.
En primer lugar, esos actos han sido controvertidos por P.
y no aparecen comprobados en el suinario, y en segundo lugar,
dado el caso de que este hubiera autorizado efectivamente al
senior M. para ir guarneciendo aquella casa ya pr6xima A ter-
minarse 6 terminada.-cosa muy natural A objeto de facilitarle
y apresurar su instalacidn en ella: de esos actos digo, no puede
inferirse que el sehor P. tuviera la intenci6n de hacer entrega
de aquel cuerpo de etificio, renunciando A la tenencia de lo
que constituia para l1 la inica garantia de que seria reembol-
sado de lo que se le debia: lejos de eso, su intenci6n contraris


- 812 -












qued6 de manifiesto. al solicitar la vigilancia policial, para que
nadie-lo que quiere decir que ni el mismo propietario-pudiera
penetrar A aquella casa sin su consentimiento.
Despu6s de lo expuesto, cimpleme manifestar A V. S. que en
mi sentir, debe limitarse a desaprobar el procedimiento obser-
vado en esta emergencia por el senior Comisario, por cuanto
debo reconocerle la mis sana intencion al ordenar se levantara
la vigilancia establecida por su subalterno inniediato, consideran-
do que ello ha obedecido inicamente i un error de concept y
falta de antecedentes bastantes: error, en el que ha podido ficil-
mente incurrir, dada la naturaleza de la cuesti6n en tela de
juicio.

Dios guard a V. S.
Enrique A. de Salterain.




Sobre juegos de azar

SE;OR .JEFE:

El distinguido miembro informant del proyecto de ley pro-
hibitiva de los juegos de azar en esta Capital y Territorios
Nacionales. se expresaba asi al fundar el despacho de la Co-
misi6n de C6digos. en la sesi6n celebrada por la Cimara de
Diputados el 9 de Junio de 1902:
-No es possible que las cosas continien como estin en el
present. El juego es una dispersi6n positive de la energia
national: el juego cunde, repito, como un cancer, y todo lo que
las sociedades civilizadas fundan en el poder de la economic,
en la lenta acci6n del dinero acumulado, como un resultado del
trabajo honest de una vida. desaparece ante la tentaci6n per-
manente que el jnego ofrece para los vecinos de la ciudad, en
today las firmas imaginable v inimaginable.s tambidn-.
He -ahi explicada la razon que motiv6 la feliz iniciativa del
diputado Varela Ortiz, al presentar su proyecto prohibitive de
los juegos de azar.


- R11 -









- 81 -


No entrard, Sefnor Jefe, en el terreno de las disquisiciones
tendientes a demostrar que de la discusi6n de la ley en tela
de juicio, vaciada en el molde de la que rige en Francia, se
desprende cual ha sido el espiritu que ha guiado al legislator
al prestale su sanci6n y que no es otro que proscribir de nues-
tras malsanas costumbres sociales. el juego de azar en todas
sus manifestaciones y en todas las forms con que el ingenio
human suele disfrazarlo, para obtener lucros 6 cualquier otro
beneficio; y desde luego. y siendo esto asi, mi tarea quedara
reducida A averiguar si las operaciones que lleva A cabo el fa-
bricante de cigarrillos que se ha presentado a V. S. reclaman-
do de la intimaci6n que le ha hecho la Divisi6n de Investi-
gaciones, son de aquellas que ha estado en la mente del legis-
lador proscribir, A cuyo efecto interpretard con mi criterio
juridico y propio, las disposiciones generals de la ley que con-
sidero aplicables en estos cases.
Pienso con el distinguido letrado patrocinante del recurrente,
que i las operaciones de carActer aleatorio de que instruyen es-
tos antecedentes, no le son aplicables las disposiciones prohibi-
tivas del C6digo Civil, comprendidas bajo el titulo XI libro II,
secci6n III. como quiera que ellas no reunan los elements que
son necesarios para considerarlas como verdaderos contratos de
juego, 6 apuestas simplemente.
HabrA en todo caso, como lo sostiene el letrado patrocinante
un contrato aleatorio unilateral, por mAs que sea discutible el
caricter de beneficencia que tambidn le atribuye: pero que aan
asi, no podria en rigor considerarse incurso en las disposiciones
de referencia, porque dl adolece de una fisonomia especial que
me mueve A clasificarlo como un juego de aquellos, sobre los
cuales no ha legislado el C6digo Civil, y que constitute el t6-
pico de la Ley 409!7.
No se desconocerA que el medio empleado por el fabricante
de cigarrillos, senior I.. en su prop6sito de estimular su mayor
venta, concediendo iL sus favorecedores los bolelos Ilamados de
creclame,, entraia un verdadero juego de azar, 6 por mejor
decir. una especie de loteria, que es, como se sabe, de aquellos
juegos el mis aleatorio de todos,











En lefeeto, las ingeniosas combinaciones p:restas en practice,
consistent unas en colocar como lo hace--supongamos-el senior
L. I).. fabricante tambitni de cigarrillos, en los paquetes que
cxpende al pfiblico, unos vales que dan derecho al que tiene
la suerte de encontrarlos, i cobrar una pequena suma de di-
nero 6 un paquete de cigarrillos. Otras, como la enpleada
por la casa de .I. P. y Cia., consistent en colocar en cada uno
de los paquetes de cigarrillos un cup6n numerado, correspon-
diente a distintas series de cien nimeros cada una. Si el con-
snmidor logra fornar una series con cupones' numerados del 1
al 10J, habra obtenido un premio de cincuenta pesos mn Ai
otros objetos de valor 6 su equivalent en especie, segfin sea
el nmimero de la series de las cuales emiten diez. En caso de
que algfin afortunado Ilegue a reunir las diez series comple-
tas, tendri derecho a un premio de mil pesos moneda national.
Otras, como de la que se sirve la misma casa del senior M.,
quien tambi6n coloca en los paquetes de cigarrillos un cupon
con una letra, ofreciendo al que logra reunir las necesarias
para former esta levenda: clos cigarrillos Paris son los mejo-
res, lo que se ha dado en llamar un regal reclame, 6 sea la
suma de cincuenta pesos moneda national.
Tenemos, por fin, otra combination: la ideada por don .1.
M. A. Este senior ofrece la suma de quinientos pesos como
premio al que present una colercion de igual nimero de figuri-
tas, de las cuales coloca una en cada paquete de cigarrillos, pero
i condici6n de que esas figuritas estkn numeradas del 1 al 100.
Como se ve, el resultado de todas estas operaciones depen-
de del azar, que es el medio empleado.-En efecto: la formula
D. favoreceri i aquel de los consumidores que tenga la suer-
te de encontrar paquetes de cigarrillos con cupones dentro. -
La empleada por los seflores P. y Cia., A aquel que tenga la
suerte de reunir una series de cupones numerados del 1 al 100,
cosa bien dificil por cierto, por tratarse de una combinaci6n
con muy pocas probabilidades de dxit3 para el adquirente.-La
del senior 3M. que require el conjunto de determinado nimero
de letras para former la leyenda que da derecho al premio.
-La del seflor A. por fin, aniloga i la de los sefiores P. median-











te la cual el premio solo podra ser alcanzado pr -el q(ue tein-
ga la inconcebible suerte de reunir cien figuritas, con los nime-
ros correspondientes A una centena.
Se arguye, Senor Jefe, que el que compra un. paquete de
cigarrillos por el valor que se le asigna, a nada se obliga, nada
pierde. Celebra un simple contrato de compraventa, adquiriendo
una mercaderia por un precio dado: contrato que puede ade-
mis reportarle una ventaja; si tiene la suerte de former despues
de una series de operaciones iguales, las colecciones necesarias
para poder obtener una prima.
De donde se sigue, que el fumador que a diario adquiere
un paquete de cigarrillos y se ocupa en coleccionar los cupones,
lo hace, no solo por satisfacer los deseos, sin6 por el interns
que despierta en 61 la obtenci6n de un premio, por la espe-
ranza de alcanzar una prima important, por la seducci6n na-
tural que tiene que producirle la oferta estimulante que lo Ile-
vari hasta comprar paquetes de cigarrillos en cantidades que
superen a su consume ordinario, cuando solo le falte una letra;
supongamos, para former las combinaciones del senior M. y
hasta procurarse en el mercado el cup6n que la contenga, pa-
gando por 61 un precio relativamente elevado, a fin de tener
derecho al premio; despertindose asi un interns malsano dead-
quirir ventajas aleatorias. en que no intervene otro factor que
la suerte-y digo malsano, por ser este el medio que el legis-
lador ha querido proscribir en toda clase de operaciones.
Si la raz6n de los boletos reclame es la mayor venta que
obtendran los fabricantes de cigarrilos: si es exacto que me-
diante ellos aumenta el ndmero de consumidores, va de suyo
que esos boletos reclame constituyen un gran estimulante, que
no seria just reprimir si las -ventajas que por ellos se prome-
ten, no estuvieran subordinadas al azar; estimulante que seria
de efectos sorprendentes si 61 adquiriera proporciones conside-
rables: como si un fabricante, supongamos, para acaparar el
mayor nimero de consumidores, se impusiera el sacrificio de
elevar los premios A la suma de diez 6 quince mil pesos mo-
neda national, compensando ese sacrificio con una peor calidad
del tabaco que ordinariamente usa.











Ils 14gico. a sostenible. que en tal caso, movidos por pro-
mesas tan alagadoras. los fumadores aumentaran. sin preocu-
parse mayormente de la inferioridad del tabaco, y desde luego,
el objeto primordial de la compra seria la colecci6n de las com-
binaciones y la e.peranza de ohtener iua ganancia por medio de
el!fa, es decir, por mediol de la s.erte.
No se me escapa, Sehor Jefe. que nada tienen de ilicitas ni
de peligrosas las proinesas de primas 6 de ventajas con que
algunos comerciantes acostumbran Ai prestigiar. 6 per mejor
decir, A facilitar el expendio de sus mereaderias. Asi, supon-
gamos, la promesa hecha por una casa de negocio, de entregar
tal suma de dinero 6 un objeto de valor al que acredite por
medio de holetos que la misma casa otorga al consumidor ha-
ber hecho 4ste un gasto mensual de tanto. La promesa hecha
por una fibrica de cigarrillos, de entregar una prima al que le
present cien etiquetas 6 igual nimero de los mismos. Estas
promesas, estos reclames, escapan A las prescripciones proliibi-
tivas, porque en ellas no intervene el instrumento, con que se
caracterizan las formas de reclame en tela de juicio.


Despu6s del exAmen que he hecho de las diferentes forms
de reclame adoptadas por los sefiores fabricantes de eigarrillos,
cuyos respectivos models corren agregados tanto al escrito
presentado por el senor 31. como A los presentados pcr los otros
comerciantes nombrados: voy A tratar de demostrar que la Ley
4097 es aplicable a los cases que motivan este dictamen, a cu-
yo efecto he ilustrado mi opinion, ocurriendo i la jurispruden-
cia y al comentario de la ley francesa, por ser 6sta. como lo
tengo dicho, la que ha servido de molde a aqulla.
Solicito de V. S. toda su indulgencia si se me permit
transcribir aqui algunos pArrafos de los que con relacidn i esta
material, contiene la obra del eminente criminalista Chauvean,
al comentar la ley francesa, y los cuales se encueritran en el
tomo VII, pigina 413 y siguientes.
Ellos proceden de una autoridad indiscutible y podran llevar
a su espiritu un convencimiento que a mi no me seria possible











alcanzar, careciendo como carezco. de la suficiencia que mIe se-
ria necesaria a ese efecto.
Por el art. 410 del C6digo Penal Frances, se dispone que
todos aquellos que hubieran establecido 6 tenido loterias no
autorizada por la ley, los administradores i agents de esos
establecimientos, seran castigados con prisi6n y multas.
El mismo articulo contiene otras disposiciones prohibitivas
de earicter penal, que no hacen al caso.
Posteriormente y despubs de dictadas algunas leyes inter-
mediarias, se promulg6 la del 21 de Mayo de 1836. cuyo ar-
ticulo 1 qued6 asi concebido: *Quedan prohibidas las loterias de
toda especie., y pasando por alto los comentarios que en torno
de ese articulo hace el comentador nombrado, pase A transcribir
lo que dice el articulo 2 de la ley citada. con los referentes al
caso. Helo aqui: tales, las ventas de inmuebles, de muebles 6 de mercaderias,
efectuadas por la via de la suerte, y las cuales fueran acompafna-
das de primas A otros beneficios debidos a la suerte. y gene-
ralmente todas las operaciolne ofrecidas al p'blico d abjeto de
infundirle la experanza de una ganancia, si dsta ha de ser ad-
quirida por la via del azar-.
En la exposici6n de motives se express lo siguiente: caracteres constitutivos de las diversas especulaciones que esa
ley ha tenido por objeto reprimir, era necesario determinarlos
por las disposiciones de las antiguas leyes. Que esas especula-
ciones sean principles 6 accesorias, permanentes 6 aisladas, en
forma de venta mobiliaria 6 inmobiliaria 6 por subscripci6n; que
ellas constituyan una mezcla aparente de operaciones comerciales y
de probabilidades aleatorias, today rez que ellas se sirvan de la
suerte como instrument, se encaentran todas comorendidas en
las prohibiciones de la ley y en las definiciones del articulo 20,
Y prosigue asi: Esa disposici6n modifica la anterior legislaci6n,
respect de ciertos puntos esencialess.
-En primer lugar, como en ella no se hubiera precisado cua-
les eran los elements constitutivos de la loteria, no se consi-
deraba como tal sin6 A las combinaciones que ofrecian proba-
bilidades de ganancia 6 de p6rdida por la via del azar. La ley











ilueva no exige, desde luego, que se corra el riesgo de perlel4:
ior mas que cada aporte 6 desembolso d: derecho A un valor
igual. no por eso la loteria dejaria de ser prohibida: basta que
haya una venta efectuada por medio de la suerte, ,na renta
acompafiada con primas debidas al azar. una operacidn cualquie-
ra que xugiere lI experanza de obtener una ganoinwcia por It cia
del azar.-Es el empleo de ese medio aventurado en las tran-
sacciones sociales. 1o que la ley ha prohibido. v no solamente
el peligro de que se produzcan perdidas: ex el empleo del me-
dio, abstracci6n hecha de sus resultados.'.
Se argiiira. Sefor Jefe, que en las transacciones que llevan
A cabo los fabricantes de cigarrillos no intervene el azar en
forma alguna, puesto que ellas constituyen un simple contrato
de compraventa, que se opera con los requisites 3 en las con-
diciones de la ley. No son los paquetes de cigarrillos. se dirA
los que se venden por medio de azar, como podria venderse
un mueble cualquiera por medio de una rifa, y desde luego,
falla por su base today argumentaci6n tendiente a demostrar que
esas operaciones, son tan aleatorias como aventuradas.
El argument es, sin embargo, mAs aparente que real, si se
tiene present que A ese contrato de compraventa va anexo un
element accesorio: la promesa de una prima, que unida i 1o
principal-los cigarrillos. constituyen ambas cosas, un conjunto
de valores que adquiere el consumidor por un precio dado.-
El que compra un paquete de cigarrillos -La Popular-, su-
pongamos. no s61o compra la mercaderia: sin6 tambidn nn cn-
p6n con derecho a una prima, que podra 6 no obtener, segiin
le favorezca .6 no la suerte: y faltaria A sus promesas hechas
al piblico en avisos e impresos, la casa que no colocara los
bonos correspondientes en los paquetes de cigarrillos que ven-
da, y cuyos consumidores podrAn exigirlos.
Desde luego, no podrA sostenerse que en esa operaci6n no
intervene la suerte. puede que el adquiriente del cup6n corra
el riesgo 6 de fumar A su costa A de fumar gratis, si tiene la
suerte de obtener un premio que le compense del gasto hecho.
Asi se explica, Senor Jefe. la raz6n del mayor consume de
los cigarrillos econ reclame y la preferencia de que gozan en











e4 mercado. Ellos tielen mu poderoso estimulante que los hace
preferibles. un cup6n que encarna today una esperanza de ga-
nancia por la via del azar, y como quiera que asi sea. esa cla-
se de transacciones pueden considerarse comprendidas. entire las
que el eminent jurisconsulto nombrado califica como una ope-
racion ealquiera que despierta la esperanza de obtener una ga-
nancia por la cia del azar.
Al terminar el comentario que hace de la ley prohibitive
de las loterias, se express asi JTal es el estado actual de la
legislaciin sobre -sta material. La ley de 21 de Mayo de 1836,
al ampliar las causas de incrimninaci6n consagradas por el ar-
ticulo 410 i C. P.,: ha tenido por objeto el prohibit de una ma-
nera absolute en las transacciones civiles, el instrumento de la
loteria, el empleo del medio de la suerte como causa principal
de ganancia 0 de perdida. Ella ha proscripto esa especie de
contrato, bajo todas las formas con que pueda revestirse, sea
que la especulaci6n que tiene como iAnica base la suerte, sea
principal 4 accexoria, habitual 6 aislada, sea que ella se Ileve A
cabo bajo la forma de una venta 6 de una subscripci6n, sea que
ella ofrezca una mezcla de operaciones comerciales y de probabi-
lidade.q de character aleatorio. Es la forma, es el medio lo que
se persigue, independientemente de los resultados peligr.osos que
pueda producer>.
,De ahi se sigue, agrega, que la infracci6n prevista por
esa ley, es today material, por mas que tenga por objeto pre-
venir que se cometan fraude: puesto que si el legislator tu-
viera los ojos fijos en los fraudes que de todas parties ame-
nazan a la sociedad, no hubiera circunscripto la misi6n del
juez A la sola prohibici6n del medio empleado en esa clase de
estafas; el juez no tiene, desde luego, que preocuparse del obje-
to de la loteria ni de la moralidad de la especulaci6n, A las
cuales ella ha servido; no debe buscar sin6 la loteria en si
misma: su solo empleo. constitute el delito..
Pienso. Seflor Jefe, que las ilustradas transcripciones que
acabo de hacer, Ilevan al espiritu el convencimiento de que las
diversas combinaciones adoptadas por las respetables casas ex-
pendedoras de cigarrillos, de que me vengo ocupando, son ver-









1 -


daderas -loterias prohibidas por la Ley 4097, cuyo articulo 4',
inciso a) dice asi: ,el que hubiera establecido loterias no auto-
rizadas por la ley national 6 cualquier otro juego semwjante, no
autorizado por el P. E.>.
No escaparA al elevado criterio de V. S. que los comenta-
rios A la ley francesa que he traido en mi auxilio, para fundar
mi tesis, son de extricta aplicaci6n A las disposiciones andlogas
de la Ley 4097. Pero si no bastara lo que dejo expuesto, para
llegar A. la conclusion de que las operaciones de que se trata
envuelven un contrato aleatorio subordinado al azar, voy a
transcribir, A riesgo de fatigar la atencidn de V. S., alguno
otros comentarios concordantes de la obra de A. Carpentier
el tomo 26, pAgina 685 y siguientes.
Lo mismo que Chauveau, define las loterias diciendo: ,,e
da tambien el nombre de loterias a todas las operaciones a
las cuales vaya unida is'ajoute) la esperanza de obtener una
ganancia por via de la snerte, tales como la conpra de valo-
res muebles 6 inmuebles con prima.s otrol beneficios debidos
al azar,>.
En, seguida entra en el examen de los caracteres y elements
constitutivos de las loterias, expresindose asi: minos de la ley de 1836, cuatro son los elements constitutivos
de la loteria>.
cer nacer la esperanza de obtener nna ganancia; segundo, que
la ganancia se obtenga en cambio de un sacrificio pecuniario,
que no guard proporci6n con la importancia de los beneficios
que l. puede llegar A proporcionar; tercero, que la operaci6n
tenga cierto carActer de publicidad; cuarto, que la ganancia se
obtenga por medio del azar,.
Examinando cuidadosamente cada uno de esos elements,
habrA forzosamente que convenir en que las operaciones de
que me estoy ocupando participan de casi todos ellos, y digo
de casi todos, porque uno, el segundo, podria ser objeto de dis-
cusidn por su aparente inaplicabilidad, pudiendo argilirse res-
pecto de 61, que el que compra un paquete de cigarrillos con











tin cupin aderitro, no se imponle sacrificio alguno; adquiere ifna
mercaderia por su valor escrito, y no un billete con probabili-
dades aleatorias. Siendo esto asi, se dirA, falta uno de los ele-
mentos mis esenciales; luego, esa operaci6n no puede ser consi-
rada como una loteria.
Pero A esa objeci6n puede contestarse, que aunque en pro-
porciones limitadas, el consumidor se impone tambien un pe-
quenfo sacrificio pecuniario, porque es 16gico suponer que en el
precio de veinte centavos, supongamos, que paga por un pa-
quete de cigarrilos, va incluido el valor del cupon, gasto que
quedarA compensado probablemente para el fabricante, por una
relative inferioridad en la calidad de la mercaderia, con rela-
cidn a otras en qne no se emplea ese medio.
Debo advertir, sin embargo, que lo que sobre este punto
manifiesta Carpentier no condice con los fallos que cita y paso
A transcribir, por cuanto de ellos se deduce que no es necesa-
rio el sacrificio pecuniario que, segdn 61, se require para que
haya loteria, puesto que ella sera tal, aunque no concurra ese
element.
La jurisprudencia francesa se caracteriza por la severidad
de sus falls, en la material que nos ocupa. Voy A citar un
caso en prueba de ello.
En la interpretaci6n de la ley de 1836, ha llegado 4 soste-
nerse, en contraposici6n A la doctrine sostenida por algunos
tratadistas, que no es necesario para que una operaci6n sea
considerada como loteria, que la mayor part de los partici-
pantes 6 concurrentes hayan perdido la suma que hubiesen
desembolsado. (La esperanza de una ventaja (expresa un fallo),
acordada gratuitamente por la via de la suerte, bastaria para
constituir la loteria .
, una infracci6n de la ley 21 de Mayo de 1836 sobre las lote-
> rias, el hecho de haber el gerente de un diario anunciado en
> 61 y procedido enseguida A hacer la distribucidn gratuita A
toda persona que lo solicitara, de boletos numerados, de los
Scales uno designado cada dia al azar por la admiiiistraci6n
>> del diario, debia tener una prima de cien francos,.











Otro fallo versa sobre el caso en que las primas no son
ofrecidas gratuitamente, siuo A los compradores del diario.
Poco importa, agrega Carpentier, que los beneficiados por
la prima no hubieran hecho desembolso alguno, no siendo, como
no era necesaria, la adquisici6n del diario para terer derecho
A la prima,.
PPor la misma raz6n, constituye una infracci6un ]a ley de
1836, el hecho de distribuir en la via ptblica un suplemento
de un diario, impreso en cada ejemplar un nimero que d6 de-
recho A participar por medio de la suerte de un titulo emitido
legalmente,.
Y refiridndose al uiltimo de los cuatro elements, que segin
41 se requieren para que una operaci6n pueda considerarse lo-
teria, se expresa asi:
cEs precise que la ganancia se adquiera por medio de la
suerte. Debe entenderse por tal, todo procedimiento que libra
al azar la designacidn del beneficiado por la gnatncia prometida.
Ya se trate de nAmeros extraidos de una rueda 6 de un nom-
bre sacado A la suerte, de una guia de direcciones, por ejemplo,
poco import: basta que el azar sea el dnico 6 el principal agen-
te de la designacidn. ......
Me he detenido, Sefnor Jefe, en estas transcripciones, por-
que ellas reflejan el espiritu de la ley; el prop6sito del legisla-
dor de proscribir, entire otras cosas. de las transacciones co-
merciales el empleo del azar, conoi un medio para obtener mayors
consumes.
eOnllslln OS.
Es possible que en algin period de este mi dictamen haya
forzado la 16gica de los razonamientos; pero 4 pesar de todo,
se ha de reconocer que del conjunto de comentarios y apre-
ciaciones hechas en torno de la ley de la material y de su con-
gdnere, la ley francesa, se desprende un prop6sito uniform
moralizador, que se ve palpitar: el de la proscripci6n absolute
de aquel medio, en las relaciones y negocios de toda especie.
La forma en que se hace el reclame Ileva, por otra parte,
aparejado un peligro A los intereses pdblicos, del que es dificil
precaverse, porque no es possible el control.
Co(ocando come se colocan los bonos 6 cupones en el intep


-- 98d -











rior de los envases 6 paquetes de cigarrillos, es possible' que
un comerciante pooo escrupuloso 6 sin conciencia, no complete
las colecciones debidamente, es decir, suprima de los bonas que
pone en circulaci6n el que deba llevar el numero 6 la letra
indispensable para completar una combinaci6n, y engafie 6 es-
tafe de esa manera al consumidor.
Va de suyo, Sefor Jefe, que al expresarme asi, no he po-
dido incurrir en la insensatdz de hacer alusi6n, por ligera que
fuera 4 las respetables casas de comercio, como la del recurren-
te y la de los sefiores que he nombrado antes de ahora, cuyo
crddito y buen nombre son tradicionales y de ptiblica notorie-
dad. Me he referido al comerciarte de baja estofa, que apro-
vecha de cada conyuntura para obtener lucros, sin reparar en
los medios, habidndose ya producido el caso.
Vcy a terminal, Sefor Jefe, agregando dos palabras. A esta
ya muy extensa y mal coordinada exposici6n.
Los prop6sitos y fines moralizadores de la ley, no pueden
escapar al elevado criterio de V. S. Su sanci6n mereci6 el
aplauso de los elements sanos de esta sociedad, y a pesar de
haberse suprimido ya el juego en muchas de las multiples for-
mas con que se reviste, debido en gran parte, justoes decirlo;
A la constant persecucidn que le ha hecho esta Repartici6n,
atn no ha sido desalojado del todo; ain subsiste, aunque en
formas que lo hacen menos odioso, y desde luego, se hace ne-
cesario persistir en la labor, siquiera sea para que no tome
proporciones mns peligrosas, ya que no es possible su extirpa-
ci6n complete.
No se me escapa la sana intencion que ha inducido al se-
flor M. y demis fabricantes aludidos, A expender sus cigarrillos
con boletos de reclame, pero si ellos constitnyen, como creo
haberlo demostrado, un instrument de juego por mas consi-
derable que sea el perjnicio que A sus interests pueda produ-
cirles la supresi6n del mismo, lo que seria bien sensible; habrA
forzosamente que decretarla respondiendo al interns social;' que
hay en ello y en cumplimiento de la lev --)nuRA LEX, SED LEX.
No creo, Stnfor Jefe, que mi tesis repose sobre arguments
exentos de today critical; pero si es asi, si estoy en error, cosa


- 94 ---











que V. S. apreciarA con su mas elevado criteria, los recurren-
tes tienen en la lev (art. 40, inc. A), indicado el camino que
pueden seguir para obtener autorizaciones que les permitan con-
tinuar expendiendo cigarrillos con cupones 6 bonos de reclame,
dado el caso de que este dictamen merezea la aprobaci6n de
V. S.
Es mi opinion, pues, que V. S. no debe hacer lugar 4 ]o
que solicita la casa del senior M., aprobando en consecuencia
los procedimientos de la Division de Investigaciones.
Dios guard A V. S.
Enrique A. de Salterain.




SEiOR JEFE:

Ni la ley de creaci6n de la Loteria de Beneficencia Nacio-
nal, ni el decreto reglamentario dictado por el P. E., establecen
disposici6n alguna que prohiba al tenedor de un billete, ena-
genarlo por mayor precio del fijado por la Comisidn Adminis-
tradora.
Son conocidas las condiciones impuestas A los agencieros A
los caales se hace el reparto de los billetes, consistiendo la mis
important en la prohibioi6n a que aludo: siendo pAblico y no-
torio que en caso de falta de cumplimiento A esa condici6n, la
Administracidn se limit A suspenderles el reparto de los billetes.
Pero lo que esos expendedores no hacen, de temor al per-
juicio que pueda irrogarles la caducidad de esas concesiones,
lo efectdan impunemente los intermediaries d terceros adqui-
rentes, que sin star ligados por vinculo alguno de derecho a
la Administracidn, euagenan los billetes en el concept de una
cosa cualquiera que esti en el comercio, a mayor 6 igual pre-
cio, segin las alternatives que produce la oferta y la demand.
La ley ha sido poco previsora al no consagrar algnna dis-
posici6n tendiente A reprimir ese abuso; y desde luego, la Po-
licia no podrd evitar que 41 subsista, interviniendo en actos que
no Sor de cearcter delictuoso.











Entiendo, pues, y con relaci6n al caso que ha motivado esta
consult, que al que pretend enagenar los billetes que posea,
por mayor precio del indicado en la leyenda puesta al dorso
de los mismos, no podrA compelersele i' que se desprenda de
Allos y los entregue al comprador mediante el pago de su just
precio, usando al efecto de media alguna coercitiva.


Dios guard A V. S.
Enrique A. de Salterain.




SEINOR ,JEEE:

El senior J. P., se ha presentado A V. S. reclamando de una
notificaci6n que le fn6 hecha oportunamente por la Divisi6n
de Investigaciones, a efecto de que destruyera los boletos, que
gratuitamente y como obsequio, estA repartiendo entire sus clien-
tes, para optar A premios que se sortearni por el extract de
la Loteria Nacional de Beneficencia, y cuyo modelo ha acom-
pafiado y se encuentra agregado A fojas 1.
Requerido el informed de aquella dependencia, el senior Co-
misario, ha expresado que efectivamente habia notificado al re-
currente, que debia retirar de la circulacidn los boletos de re-
ferencia, porque ello contravenia A lo dispuesto por el articulo
4 de la ley sobre juegos de azar y porque entiende que esa
forma de reclame, constitute una infraccion clara y evidence
A la expresa.da ley, por cuanto las ganancias del poseedor de
cada boleto, estAn sujetas a los caprichos de la suerte, es decir,
del azar.
Se trata desde luego de averiguar, si est-e caso especialisi-
mo, debe considerarse incurso en la ley prohibitive de referen-
cia como 1o sostiene aquel funcionario 6 si por el contrario, la
forma de reclame que pretend poner el uso el seflor P. es
perfectamente licita y debe ser autorizada.
por el artionlo 4", inciso (a) de la, ley, esti prohibida todaI










- 97 -


olase de loterias no autorizadas por ley national, 6 cualquier
otro juego semejante no autorizado por el P. E., de donde se
sigue, que para resolver esta cuesti6n en un sentido 6 en otro,
se hace necesario averiguar si las boletas que expide al public
aquel senior, constituyen 6 no La ley 4097, no ha definido las loterias, habiendo estable-
cido en el articulo 1, que queda prohibido todo contrato,
anuncio, introducci6n y circulaci6n de cualquier loteria, que
no se halle expresamente autorizada por ley de la Naci6n; y
el articulo 20 de su cong6nere la ley francesa de 21 de Mayo
de 1836, que las define (y de la cual han sido tomadas las
principles disposiciones consagradas en la nuestra), prohibe
la intervenci6n de ese medio, en toda venta Ai operaci6n de
cualquier clase que sea.
Como se v6, de una y otra disposici6n parece desprenderse
que el espiritu del legislator ha sido prohibir el empleo de la
loteria, en todas las duce del comentario que hacen los jurisconsultos franceses, de
la citada ley de 1836; entire Chauveau-quien en su
obra Teoria del Cddigo Penal, Tomo Sdptimo, pAgima 421 y
signientes, hace extensas y muy ilustrativas consideraciones
en ese sentido.
Fijado el alcance de las disposiciones prohibitivas que aca-
bo de recorder; : puede considerarse come loteria prohibida la
forma de reclame, que para prestigiar los products de su in-
dustria, ha ideado la casa de F. B. y Cia. de Milan?
Cuatro son los elements contitutivos de la loteria, en la
inteligencia de uno de los mis eminentes comentaristas-A.
Carpentier, Repertorio de Derecho Frances.
1, Que la operaci6n tenga por objeto hacer nacer la espe-
ranza de obtener una ganancia; 20, que la ganancia se obtenga
en cambio de un sacrificio pecuniario, que no guard propor-
cidn, con la importancia de los beneficios que pueda llegar A
proporcionar; 3, que la operaci6n tenga cierto carActer de pu-
blicidad y 4, que la ganancia se obtenga por medio del azar.
Abora bien: el hecho de repartir tas con opei6n a un premio, que serA designado per sorteo y
7










.- !)8 -


segln el extract de la Loteria Nacional de Beneficencia, ex-
cluye, la idea de toda transacoi6n A operacidn que imponga al
adquirente un desembolso cualquiera. Este al adnefiarse de una
de esas boletas, no corre riesgo alguno, porque nada da en
cambio; si n6 obtiene premio alguno, nada pierde y desde lue-
go, podr4 sostenerse que faltando en este caso el segundo ele-
mento constitutivo de la loteria, el desembolso 6 ,sacrificio pe-
cuniario,,, no hay tal loteria prohibida.
Carpentier, se expresa asi en el tome 26 de su obra, al
ocuparse de ese element: - que la participaci6n en la operacion se obtenga con la ayu-
d da de un sacrificio pecuniario, de un. aporte en dinero 6 en
, otra especie. Distribnir gratuitamente en una reunion cierto
,> nimero de objetos, por la via de la suerte, A los que forman
> part de ella, no constitute segun nosotros una loteria pro-
b hibida. La ley de 1836, es una ley de moralidad y de pro-
, tecci6n. Desde luego, tal actor no tiene nada de inmoral.
, Ademas. eso es lo que en nuestro sentir result de los tdr-
> minos mismos de que se sirve la ley: se reputan loterias, se
, dice en ella, las ventas, las operaciones'. Hablar de venta,
Ses hablar de operacind, y por tal tenemos, al hecho de dar
> para recibir de mas.
Es necesario decimos, que haya un sacrificio pecuniario,
> consentido por los participants, consistent en un aporte
que se totaliza, para asignirselo por medio de la suerte, A
o uno 6 algunos de entire ellos>.
No es Carpentier, el inico que sostiene tal doctrine; sin
embargo, los tribunales franceses han sido mAs severos, en la
interpreta.cin de la ley, sosteniendo en mis de un caso que
no es necesaria la concurrencia de aquel element, para consi-
derarlo come loteria.
(La esperanza de una ventaja, prosigue aquel autor refiri6n-
dose A esos fallos, A obtenerse, adui, de la suerte, bastaria para constituir la loteria). Y al efecto,
expresa, que fud juzgada como una infraccidn A las disposicio-
nes de la ley de 1836 sobre las loterias, el hecho de haber el