Comentarios al Libro de Carmen Diana Deere y Magdalena Leon: Genero, Propiedad y Empoderamiento: Tierra, Estado y Mercad...

MISSING IMAGE

Material Information

Title:
Comentarios al Libro de Carmen Diana Deere y Magdalena Leon: Genero, Propiedad y Empoderamiento: Tierra, Estado y Mercado en America latina, TM Editores
Physical Description:
Mixed Material
Language:
Spanish
Creator:
Deere, Carmen Diana
Publication Date:

Subjects

Subjects / Keywords:
Carmen Diana Deere
Genre:
Spatial Coverage:

Notes

General Note:
Genero, Propiedad y Empoderamiento: Tierra, Estado y Mercado en America latina, TM Editores- UN-Facultad de Ciencias Humanas, Bogota, 2000.

Record Information

Source Institution:
University of Florida
Rights Management:
All applicable rights reserved by the source institution and holding location.
System ID:
AA00016344:00001

Full Text

Comentario al Libro de Carmen Diana Deere y Magdalena Le6n: Genero, Propiedad y Empoderamiento:
Tierra, Estado y Mercado en America latina, TM Editores UN-Facultad de Ciencias Humanas, Bogoti, 2000.

El libro que presentamos hoy constitute a no dudarlo el mis important esfuerzo de analizar los temas de la tierra desde
una perspective de g6nero. Este trabajo solo puede entenderse en su importancia, con relaci6n a los cuatro tomos
coordinados por las autoras a inicios de los afios 80: Debate sobre la Mujer en Am6rica Latina y el Caribe: discusi6n
acerca de la unidad producci6n reproducci6n, especialmente su tomo II sobre las Mujeres trabajadoras del Agro. En
cierta manera este trabajo no solamente da cuenta de lo acontecido desde entonces, sino que con mayor rigor conceptual
aborda las relaciones entire g6nero y propiedad rural y lo examine desde muy diferentes angulos.

La importancia del tema es indudable. Recientemente Jeremy Rifkin en su libro, La Era del Acceso: La revoluci6n de la
Nueva Economia (Paid6s, Buenos Aires, 2000) destacaba que Mientras que la quinta parte de la poblaci6n mundial
esta emigrando hacia el ciberespacio y hacia las relaciones de acceso, el resto de la humanidad esti todavia atrapada en
un mundo de escasez fisica. Para los pobres la vida sigue siendo una lucha diaria por la supervivencia y tener una
propiedad es una preocupaci6n inmediata, y para muchos un objetivo lejano."(Pig. 25) Lo que destacan las autoras es
que una parte significativa de quienes luchan por el acceso a la propiedad son las mujeres, rompiendo con el tabu,
impuesto por cierta literature marxista, de que la propiedad era una demand que no se debia alentar.

El libro que comentamos aborda este complejo tema, a lo largo de 10 capitulos y 500 piginas, que sin embargo se leen
con facilidad. Combina una excelente base conceptual con una revision cuidadosa de informaci6n secundaria y un
conjunto de entrevistas y diflogos, realizadas por las autoras en doce paises de la region, en que participaron
especialistas, pero tambi6n un nmnero considerable de mujeres rurales.

En un primer capitulo del libro, las autoras justifican, desde el punto de vista conceptual su 6nfasis en la propiedad. Ello
por que como bien lo demuestran la propiedad genera no solamente seguridad y reduce la vulnerabilidad de las mujeres,
sino que incrementa las oportunidades econ6micas, las posibilidades de incrementar producci6n y productividad, de
aumentar la inversion en las parcelas, pero tambi6n de lograr bienestar para la familiar y para la sociedad mas
ampliamente. Tomando como perspective feminist, la de la diferencia, las autoras hacen su lectura cuidadosa del tema,
vinculando las luchas por igualdad de g6nero con aquellas por la igualdad mas ampliamente. Ello les permit discutir la
especificidad de las luchas por la igualdad que hacen movimientos indigenistas y en general aquellos a favor de la
inclusion, sin por ello, al tiempo de someterlos a una critical sistemrtica desde el punto de vista de las demands de las
mujeres.

El punto central del argument de Deere y Le6n es que el empoderamiento de las mujeres, en lo domestico esta
directamente relacionado a la fuerza de la posici6n de resguardo y del reconocimiento social y legal de sus demands,
como legitimas. La fuerza de la posici6n de resguardo, incluye entire otros la propiedad de la tierra, el acceso a empleo
productive, el acceso a los recursos de la comunidad y a los recursos del Estado. Esto es particularmente important en
aquellas sociedades, como las latinoamericanas, en que las alternatives ocupacionales no agricolas son limitadas. Si las
mujeres tienen mayor capacidad de vivir independientemente, en base de sus propios recursos, aumenta
considerablemente su capacidad de negociaci6n internal y extema. Esta es la propuesta bisica del libro y la justificaci6n
de la propiedad.

Si bien en la conclusion destacan la importancia de la propiedad independiente, para el moment en que viven las
sociedades latinoamericanas y el grado de conciencia de las mujeres rurales, la propiedad compartida se constitute
como segunda mejor opci6n y seguramente mas viable desde el punto de vista politico, en la media que la propiedad
conjunta al menos obliga a la negociaci6n entire los c6nyuges. Cabe preguntarse, sin embargo, si para algunos casos es
possible, pasar de esta opci6n a la propiedad de las mujeres y en que circunstancia ello se puede lograr. Un tema para el
cual el libro no aporta respuestas, pero cuyo debate es important.

En los capitulos sucesivos, las autoras analizan las pricticas latinoamericanas en tomo a la propiedad rural desde la
perspective conceptual mencionada: bajo que condiciones, los marcos legales y las pricticas sociales, los sistemas
institucionales y las demands ciudadanas consideran la propiedad a las mujeres, sea en forma individual o compartida.
En el segundo capitulo analizan la evoluci6n juridica en torno al derecho de la propiedad de las mujeres, tratando de
responder por que, a pesar de que las mujeres latinas, tenian mejores condiciones para el acceso a la propiedad al
moment de la independencia, con relaci6n a las anglo sajonas, ello cambi6 en prejuicio de ellas. Se analizan los
c6digos civiles, los derechos ciudadanos de las mujeres, los regimenes maritales y los sistemas de herencia en la region.
Como resultado de ese anilisis se demuestra como, solo recientemente, se equipararon los derechos maritales, a
diferencia de los anglosajones donde ello ocurri6 a mediados del siglo pasado. En este moment en various paises de la
region cualquiera de las dos c6nyuges pueden representar a la sociedad conyugal aun cuando en muchos casos, ello






debe especificarse, pues caso contrario, favorece a los hombres. Esta mirada desde los marcos legales permit
posteriormente contrastar con lo que se ha hecho en el campo agrario.

En un tercer capitulo se analizan las reforms agrarias: las hist6ricas, las de la Alianza para el Progreso, como la
ecuatoriana, las mis radicales de los setenta y las del conflict centroamericano, para concluir que ellas generalmente
excluyeron a las mujeres, sea por que tenian una concepci6n que privilegiaba al hombre como titular de la propiedad
adjudicada, sea por que al plantearse una perspective de neutralidad, los favorecian de hecho, sea por que la
organizaci6n social agraria, el sector reformado, privilegiaba la representaci6n masculina en las cooperatives. Si bien
les fue mejor a las mujeres en las reforms pioneras, sea por que tomaron como referencia las leyes civiles y de herencia
o por que incluyeron alguna consideraci6n especial, en las restantes reforms se las excluy6 de hecho. Ello se le hizo
por razones legales, estructurales, culturales, ideol6gicas o institucionales, aspects que normalmente actuaron en forma
interrelacionada. Los concepts de agricultor yjefe de hogar sintetizan esa exclusion.

En el cuarto capitulo se analiza el surgimiento en la region de la perspective de igualdad de g6nero, en donde se pasa
revista a la creaci6n de consensus internacionales sobre el tema y la suscripci6n paulatina de los gobiemos latinos a las
convenciones o al menos a aquellas vinculadas a la no-discriminaci6n y a los consensus de las Cumbres. Se releva la
poca atenci6n dada al tema de la propiedad por los 6nfasis mis urbanos del movimiento feminist y sus preocupaciones
por temas cruciales como la violencia y los derechos reproductivos. Sin embargo, las autoras analizan como, en ese
context, va constituy6ndose la temitica de los derechos de las mujeres rurales, incluyendo la cuesti6n de la propiedad,
en parte por el papel que juegan las agencies intemacionales, en parte por la creciente organizaci6n de las mujeres
rurales.

En los capitulos quinto y sexto se analiza, desde el punto de vista de las perspectives de las political redistributivas y de
los resultados, el impact de las contra reforms agrarias neoliberales de los 90. Sobre la base de una critical a la
propuesta de individuaci6n, que esconde la idea del buen padre autoritario, cuidador del bienestar de la familiar, la
mayor parte de estas reforms, se construyeron sobre la base de las estructuras de poder anteriores y aun en algunos
casos, implicaron pasos atris respect en cuanto a los derechos de las mujeres a las reforms agrarias y la legislaci6n
civil. Ello no fue el caso alli donde dichas reforms fueron resistidas por movimientos sociales importantes, como el
MST de Brasil o los movimientos indigenas en Ecuador o cuando ellas se negociaron en el marco de las negociaciones
de paz en Centroam6rica y hasta cierto punto en Colombia. En todas ellas se mantuvieron opciones de reform por via
de la afectaci6n del derecho de la propiedad y se preservaron mayores derechos para las mujeres rurales.

En el capitulo sexto se analiza como en ciertos casos la confluencia del movimiento de mujeres, las funcionarias
pliblicas, las legisladoras y las funcionarias intemacionales o sus similares con perspective de g6nero, ayudaron a
introducir algunas reforms en los c6digos y leyes agrarias, que favorecieron a las mujeres. Este fue el caso de various
paises centroamericanos. Sin embargo, destacan que para ser efectivas las leyes deben asegurar la obligatoriedad en
cuanto a la adjudicaci6n de la tierra, sea en forma conjunta o a las mujeres individualmente.

El capitulo 7 trata de la dificil relaci6n entire los movimientos indigenas y el de mujeres o entire derechos culturales y
derechos de g6nero, tomando el caso de Ecuador, pero tambi6n Bolivia y en menor media Guatemala. Sobre la base de
una critical respetuosa de las bases de las demands indigenas: las demands de g6nero como demand mestiza y como
construcci6n de relaciones en la sociedad dominant en contrane con la complementariedad supuestamente existente en
el imaginario 6tnico, se aboga por una negociaci6n cultural que permit encontrar caminos de soluci6n a este dificil
problema. El capitulo, sin embargo, presta menor atenci6n al tema de la propiedad comunitaria, que es consagrada en la
legislaci6n de paises con poblaciones indigenas importantes y movimientos indigenas con peso politico. Si bien
plantean que un mejor balance de mujeres y hombres en la direcci6n de dichas organizaciones, puede ayudar a mejorar
las condiciones de acceso a los recursos comunales, esta perspective, no es explorada con detalle. Ello a pesar de que en
su marco conceptual de base, ello constitute uno de los cuatro elements que permiten fortalecer la fuerza de la
posici6n de resguardo y el reconocimiento social y legal de las demands de las mujeres.

En los capitulos 8 y 9 se analizan las prActicas de herencia y mis tarde las political de titulaci6n y de reform agraria
asistida por el mercado o por el estado, propugnadas actualmente por las Instituciones Financieras Internacionales. En el
primero se contrast la tradici6n mAs igualitaria de las pricticas de herencia en las sociedades indigenas andinas, con las
mas masculinistas del cono sur y de M6xico. Un punto important es la relaci6n entire herencia ymigraci6n, que parece
promover practices mis equitativas, en la media que la tierra pierde su centralidad en las estructuras de poder. En el 9
se analiza las pricticas de titulaci6n y se subraya la importancia de los esfuerzos de titulaci6n conjunta y compartidas, al
mismo tiempo que se hace una critical a las experiencias de mercado. Ello es important, pues ellas no parecen asegurar
mejores condiciones de acceso y propiedad a las mujeres.





Si bien, el libro constituird, a no dudarlo, un hito, en las discusiones sobre agriculture, desarrollo rural y g6nero, uno no
debe dejar de hacerle algunas preguntas desde el punto de vista de la cuesti6n rural. Tal vez el tema mis important es
la evoluci6n de la cuesti6n de la tierra en la region, donde 6sta, lejos de avanzar hacia patrons equitativos de
distribuci6n se caracteriza por crecientes niveles de concentraci6n en un nimero reducido de grandes empresas, al
tiempo que un nimero significativo de pequefias propiedades campesinas esti desapareciendo. Un anAlisis sucinto de
dicha evoluci6n parece sefialar que esa concentraci6n en empresas capitalistas agrarias de tamafio divers, se esta
produciendo en prejuicio de las propiedades menores en paises como Chile, Argentina, M6xico, Colombia o Brasil,
pero tambi&n las zonas de producci6n intensive de Peni, Ecuador o los paises centro americanos.
Lo anterior se da en forma simultanea a un incremento en el minifundismo en zonas de mayor fragilidad ecol6gica,
igeneralmente asociadas a la predominancia de la economic campesina. Este es el caso de las zonas altas de los paises
mesoamericanos y andinos, pero tambi6n en el nordeste brasilero, en el sur de M6xico y en regions de Paraguay. Ello
j parece indicar, que los avances limitados que han logrado las mujeres en cuanto al acceso a la tierra, se dan en el marco
1 de menores posibilidades de los pobres en acceder a la tierra. Aun mis en muchos casos el acceso a pequefias parcelas
I por parte de los hombres y mujeres rurales, se da en zonas caracterizadas ya por el minifundismo. Ello puede implicar
que esos avances en cuando al acceso a la tierra no impliquen por si mismos, mejores oportunidades de producci6n,
productividad y bienestar para las mujeres rurales. Tambi6n implica que la agenda del movimiento de las mujeres
rurales debe pasar necesariamentdpor la lucha por reforms agrarias redistributivas/ El caso del MST es una expresi6n
del impact del movimiento de mujeres sobre la agenda agraria, en la cual las demands de g6nero son parte
constitutiva central.

La otra pregunta important a hacerse tiene que ver con el impact que la propiedad campesina de las mujeres puede
tener en mayores oportunidades de competencia en los mercados agropecuarios y por lo tanto en la misma viabilidad de
las economies campesinas. Los pocos studios disponibles sobre el papel de las mujeres campesinas productoras
parecen destacar que contrariamente a una vision arraigada, que asocia mujer con subsistencia, ellas en muchas zonas
juegan roles sustantivos en lo que ha venido a llamarse agriculture de cambio. (Cfr. Chiriboga, Grynspan, y Perez:
1995) Ello obviamente refuerza el tema que la cuesti6n de la tierra esti intimamente vinculada a su valorizaci6n y por
lo tanto no puede discutirse sin hacer relaci6n a ello. Me gustaria avanzar como hip6tesis que la propiedad de la tierra
en manos de las mujeres mejora el desempefio agricola y la generaci6n de ingresos que las parcelas en manos de los
hombres. Esta perspective esta en linea adicionalmente, con la idea compleja de la posici6n de resguardo, que vincula
propiedad, valorizaci6n, acceso a recursos comunales, empleo y acceso a recursos sociales.

El libro de Deere y Le6n enfatiza el tema de la tierra en las zonas de predominancia campesina, lo que en si mismo
implica una opci6n por la tierra como un recurso central para la equidad. Sin embargo, es indudable que el tema de la
propiedad esta cambiando en las zonas mis capitalistas de la agriculture latinoamericana. En muchas zonas predomina
la agriculture de contrato entire agro-empresas y productores, incluyendo los pequefios; tambi6n se ha multiplicado la
presencia de corporaciones y de complejos agroindustriales, que son responsables de una parte significativa de la
producci6n en la region. Es indudable que el tema de la propiedad en dichas empresas se configura de otra manera.
Quien control la propiedad no es necesariamente la duefia o el duefio, sino las empresas que contract, la que determine
que producer, como hacerlo, con que intensidad y ritmo, hacia que mercados, etc. Como pensar las relaciones de genero
y propiedad en este context o puesto de otra manera, cual es la agenda feminist para los Ambitos mas capitalistas de
producci6n. Es que tiene que ver con temas como control accionario, control de gesti6n o discutir el tema crucial de!
techo de vidrio, por medio del cual las mujeres, no van mas alli de cierto nivel en la jerarquia de las empresas.

Ello obviamente lleva a plantear el tema de otros recursos y activos productivos, incluyendo temas como destrezas y
capacidades de las personas (el famoso capital humano, la informaci6n, las nuevas tecnologias, lo que incluye todo el
tema de derechos de propiedad sobre los patentes, que en el caso de la agriculture incluye crecientemente a los series
vivos. Es que hay una agenda de g6nero democratic con relaci6n a estos nuevos activos, cuyo acceso parece ser vital
en estos tiempos de la globalizaci6n. Obviamente una discusi6n de estos temas implicara mayores esfuerzos de
investigaci6n, no solo para las autoras, sino para la comunidad acad6mica feminist y para las mismas mujeres rurales.
Bibliografia

Chiriboga, Manuel, Desafios de la Pequefia Agricultura Familiar frente a la Globalizaci6n, en Luciano Martinez, El
Desrrollo Sostenible en el Medio Rural, FLACSO, Quito, 1997

Chiriboga M. Grynspan R. P6rez, Laura, Mujeres de Maiz, BID IICA, San Jos6, 1995

Rifkin, Jeremy, La Era del Acceso, Piados, Buenos Aires, 2000
Deere Carmen Diana y Magdalena Le6n, G6nero, Propiedad y Empoderamiento: tierra, Estado y mercado en America
latina, TM Editores UN Facultad de Ciencias Humanas, Bogota, 2000