<%BANNER%>

Comentarios del libro: Genero, propriedad y empoderamiento

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00016334/00001

Material Information

Title: Comentarios del libro: Genero, propriedad y empoderamiento
Physical Description: Mixed Material
Creator: Urrea Giraldo, Fernando
Publication Date: 2000

Record Information

Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: AA00016334:00001

Permanent Link: http://ufdc.ufl.edu/AA00016334/00001

Material Information

Title: Comentarios del libro: Genero, propriedad y empoderamiento
Physical Description: Mixed Material
Creator: Urrea Giraldo, Fernando
Publication Date: 2000

Record Information

Source Institution: University of Florida
Rights Management: All rights reserved by the source institution and holding location.
System ID: AA00016334:00001

Full Text

( omeutarius ai ibro Gi;NERO. PROPIEDAD Y E fMPWODERAMo IENTO: TIERRA, ESTADO Y
MERCADO EN AMERICA LATINA. Carmen Diana Deere y Magdalena Leon. TM Editores, UN-
Facultad de Ciencias Humanas, Programa de Estudios de Genero, Mujer y Desarrollo. Noviembre del
2000.
Fernando Urrea Giraldo1

El libro de Carmen Diana Deere y Magdalena Leon es una obra de enorme importancia para las ciencias
sociales en Colombia y America Latina. Se trata de un trabajo de investigaci6n de primera line y rigurosidad
academic que se constitute en un punto de referencia obligado de aqui en adelante en los studios sociol6gicos
y antropol6gicos en dos campos. El de los studios de genero y el de las sociedades rurales en Am6rica Latina -
campesinas, de hacienda o agroindustriales- y los process de cambio que se pusieron en march en ellas con
las reforms agrarias y otros process de modernizaci6n agropecuaria a lo largo del siglo XX. Es una obra
obligada de consult para los y las investigadores en el terreno del genero y las relaciones con la propiedad en el
sentido mas clasico de ella (posesi6n, uso o usufructo, herencia, disposici6n de bienes, de orden pecuniario,
sobre todo de la tierra y todo lo que a ella esta asociado como patrimonio e inversiones). Pero tambi6n es un
studio de las relaciones de poder entire hombres y mujeres a travds de la organizaci6n familiar y la disposici6n
y control de las recursos productivos en el sector rural de las sociedades latinoamericanas.

El manejo detallado de la informaci6n para gran parte de los paises de la region (12 paises), resultado de un
dispendioso trabajo de recopilaci6n de fuentes estadisticas. documentales. testimonials con diferentes actors
(mujeres de organizaciones locales rurales y dirigentes, consultoras de organizaciones no gubernamentales y
organismos interacionales con larga experiencia en programs de reform agraria y desarrollo rural), y una
revision exhaustive del estado del arte en las problematicas de genero y sociedades rurales, la cual incluye los
mas recientes debates sobre las relaciones entire genero y propiedad, genero y poder, formas de participaci6n de
la mujer en los process de reform agraria y desarrollo rural, organizaci6n campesina y etnica, ameritan una
base empirica y te6rica envidiable de este esfucrzo intellectual. Todo esto a lo largo de cuatro afios. Sin
embargo, no se trata de un ejercicio s6lo academic ya que hay una propuesta etica en la linea de apoyar los
process de cambio en march de las relaciones de g6nero en el mundo rural, a favor de lo que llaman las
autoras el empoderamiento de las mujeres.

La perspective analitica asumida por las autoras recupera la tradici6n clasica marxista y weberiana de la
sociologia al colocar de nuevo las relaciones de producci6n en terminos de los derechos de propiedad y lo que
conllevan en la organizacidn de la division del trabajo domestic y extradomestico de las sociedades
campesinas. Las autoras utilizan los aportes de la economist feminist Bina Agarwal sobre las relaciones de
genero y propiedad a escala microsocial en el hogar: las desigualdades de genero que se presentan en el hogar
no pueden analizarse sin el acceso a la propiedad, entendido como la posesi6n de bienes productivos como la
tierra directamente por las mujeres. Las autoras sostienen que las normas sociales que gobiernan la transmisi6n
de bienes econ6micos productivos -por ejemplo, la construcci6n social de la masculinidad y feminidad, de
manera que a los hombres se les define como productores y principles devengadores de ingresos y a las
mujeres como amas de casa dependientes han generado una considerable desigualdad en la propiedad de
bienes por hombres y mujeres.

Segfin las autoras el empoderamiento de la mujer se produce cuando se da un cambio en la dominaci6n de las
mujeres por los hombres, ya sea con respect al control de sus opciones de vida, sus bienes econ6micos, sus
opinions y su sexualidad. El empoderamiento significa la modificaci6n en las relaciones desiguales de poder

/ Soci6logo, Profesor Titular, Departamento de Ciencias Sociales, Facultad de Ciencias Sociales y Economicas, Universidad del
Valle, Cali. Investigador del CIDSE (Centro de Investigacion y Documentacion Socioecon6mica de la Facultad de Ciencias Sociales y
Econ6micas de Univalle).





entire hombres y mujeres y esto pasa por el tema de la propiedad con todas las implicaciones como su usufructo
y la posibilidad de heredar bienes econ6micos (tierra).

! El studio profundiza la evoluci6n de los regimenes maritales y las condiciones de las unions libres en la
region y sus implicaciones en los derechos de herencia, sobre todo en las areas rurales. Esta dimension es
novedosa en la investigaci6n sociol6gica de g6nero porque el component juridico de la uni6n y el
ordenamiento institutional de las relaciones maritales y su ingerencia en los derechos de propiedad de la pareja,
de cada uno de los c6nyuges, ya sea en comin o en forma individual, es clave en la construcci6n de las
modalidades de acceso y usufructo de los bienes econ6micos. Por otra part, no se trata solamente de las
disposiciones juridicas sino su interpretacion sociol6gica en la aplicacion consuetudinaria en el manejo de los
bienes econ6micos.

Las investigadoras evaluan los diferentes models de reforms agrarias en Am6rica Latina y su impact en las
relaciones de g6nero en las sociedades rurales. Demuestran con fino detalle que las reforms agrarias a lo largo
del siglo XX, ain las mas progresistas o reformistas en t6rminos de profundas transformaciones de la tenencia
de la tierra y generaci6n de nuevas estructuras participativas colectivas, cooperatives o individuals, en su
mayor part no produjeron modificaciones en las relaciones de genero. Para las autoras se deberia al peso de la
dominaci6n patriarcal que identifica al hombre agricultor con el jefe de hogar; aunque equivocamente a mi
modo de ver esto lo interpretan bajo una caracteristica cultural, como si fuese possible separar el campo
simb6lico del orden material. Por esta raz6n, la formaci6n del campesinado resultante de las reforms agrarias
es masculine, mientras las mujeres campesinas siguen en el interior de los hogares como c6nyuges sin derechos
o beneficios econ6micos.

Tambi6n incorporan los efectos de las political de moderizaci6n rural neoliberal que sustituyen a las reforms
agrarias en los diferentes paises de la region, mostrando c6mo si bien hay un advance en cuanto al
reconocimiento de la mujer como sujeto en igualdad al hombre al abolir el concept de jefe de hogar var6n, los
resultados desestabilizadores del mercado van a favorecer no solo la concentraci6n de la propiedad de la tierra
en su conjunto, sino que las mujeres tienen menores oportunidades de participar en el mercado que los hombres.
Como lo dicen las autoras, "el mercado de tierras no es neutro con respect al g6nero". Mientras la compra en el
mercado de tierras es el principal mecanismo como los hombres adquieren tierras, entire las mujeres la herencia
es much mas important. Los hombres estan mejor situados que las mujeres en el mercado de tierras porque
han acumulado mayores y mejores ingresos, lo cual les da mayor capacidad de ahorro y de acceso al cr6dito.

Las relaciones entire clase social y g6nero son retomadas por las autoras a traves del debate clasico colocado por
las investigadoras Lourdes Beneria y Gita Sen a las tesis de Boserup y el papel de los process de
modernizaci6n/modernidad al respect. La desigualdad de las mujeres no podria focalizarse exclusivamente en
la ausencia de process "modernos" sino en factors de clase relacionados con las dinamicas del desarrollo
capitalist en las diversas sociedades. De una manera sugestiva las autoras recolocan la tematica de la
desigualdad social de las mujeres ahora en la dimension microsocial de los hogares sin desconocer el
component de clase, para enfatizar sobre el problema de la propiedad y el acceso al uso de los recursos
productivos rurales por parte de las propias mujeres.

Quizas uno de los capitulos mas innovadores del libro es el referido a las relaciones entire la dimension
estructurante del g6nero y la del component 6tnico. A mi modo de ver aqui las autoras presentan tesis
innovadoras. Preguntas de actualidad en las ciencias sociales y por supuesto, en la filosofia social, como i,cuales
son las articulaciones de entire la 16gica del g6nero y la del relativismo cultural que se desprende de las
reivindicaciones 6tnicas en los movimientos indigenas?. En esta direcci6n las autoras introduced una
provocadora discusi6n del por qu6 las mujeres no son necesariamente las beneficiaries en los movimientos





etnicos rurales, pero lo mas important como en los discursos etnicos construidos alrededor de la madre tierra y
una series de visions miticas que idealizan la tradicion se terminal por naturalizar el papel de la mujer y fijarla a
un orden social inequitativo a favor de los hombres en las comunidades indigenas. Aqui quiero sefialar un
aporte lucido del trabajo de Magdalena y Carmen Diana: las sociedades campesinas e indigenas se soportan
sobre una organizaci6n social del trabajo y de los roles dom6sticos de tipo patriarcal. En otros t6rminos
podemos decir que en estos regimenes sociales es dominant el modelo sexo/genero en la asignaci6n de las
jerarquias y el sistema de propiedad.

La propuesta de las autoras se mueve en la linea de Boaventura de Sousa quien desde una perspective
multicultural sefiala la necesidad de un dialogo transcultural, horizontal entire las diferentes cultures, a fi de
ampliar nuestra comprensi6n de la diversidad y la dignidad humans. La argumentaci6n filos6fica social de este
autor es que todas las cultures son incompletas en t6rminos de su concepci6n de la dignidad humana. Esta
carencia se deriva de la existencia de una pluralidad de cultures; si cada cultural fuera tan complete como supone
ser, s6lo existiria una finica cultural. Por lo tanto, la tarea de una perspective transcultural de los derechos
humans comienza por crear conciencia sobre este hecho de que las cultural son incompletas, pero no para
llegar a una impossible completed sino mis bien establecer un dialogo horizontal sin imposiciones entire visions
diferentes de la dignidad humana (ver paginas 319-320 del texto). El resultado seria una concepci6n
multicultural hibrida o mestiza de los derechos humans, lo cual para las autoras coincidiria con los aportes de
los enfoques del "feminismo de la diferencia" (trabajos clasicos de Molyneaux, Barret, Fraser) en el sentido de
generaci6n de criterios interculturales compartidos para evaluar political que beneficien a las mujeres, por
ejemplo aqu6llas que acentian su poder de negociaci6n en el hogar y la comunidad.

Sin embargo, no consider que la propuesta de Boaventura de Sousa resuelva lo que previamente han sefialado
las autoras citando a otras investigadoras, quedando el multiculturalism hibrido en un esfuerzo vacio o
declarativo, ya que diferentes perspectives feministas han desconfiado con raz6n de las construcciones que
vinculan a la mujer con la cultural y la naturaleza, las que siempre terminan por tener una fuerte carga de
determinismo biol6gico, que define a las mujeres negativamente como mis cercanas a la naturaleza que los
hombres, lo cual limita las opciones y el desarrollo human de la mujer (como lo indica Sherry Ortner en un
texto clasico de 1974 de esta autora citada por Le6n y Deere); o sea, en iltima instancia su incorporaci6n plena
a la modernidad. Para llegar a un minimo acuerdo intercultural seria necesario la desubstanciaci6n o
desnaturalizaci6n de una series de imigenes y por lo mismo la aceptaci6n de una series de postulados basicos de
la igualdad en su construcci6n modern. La desnaturalizaci6n del eje sexo/genero y las nuevas formas de ver la
construcci6n de las identidades individuals y colectivas de las mujeres y los hombres en condiciones de
equidad en una division social del trabajo domestica y extradom6stica plenamente compartida e intercambiable
segim sexos y generos desestabilizan las visions etnicas en nombre de la tradici6n.

Encuentro una ausencia de la problemitica tratada por el libro acerca de la limensi6n racial n el analisis de las
sociedades rurales y su articulaciones con el genero. En el caso de las poblaciones negras o afroamericanas o
afrodescendientes en las sociedades rurales consider que es insuficiente y ademas limitante considerar que
ellas pueden ser incluidas en una perspective 6tnica. No pienso que este sea el punto de vista de las autoras, pero
este vacio lo siento al terminar de leer el libro. iC6mo abordar las reivindicaciones de las mujeres negras
campesinas en sociedades como las del Pacifico colombiano a partir de la puesta en march de la Ley 70? Las
autoras hacen algunas referencias marginales en el caso brasilero al component racial, si bien por la carencia
de studios, la mayor parte en el caso del Brasil ellas se refieren a las regions del sur y centro sur de este pais.
Igualmente podemos pensar en el caso de las sociedades caribefias con predominancia de poblaci6n negra, pero
tambi6n en el Litoral Pacifico ecuatoriano y peruano, o en el caso de la sociedad venezolana con una important
poblaci6n negra-mulata rural. Por esta raz6n creo que ademis de la dimension 6tnica en el caso de las
poblaciones amerindias y de otros grupos poblacionales se require introducir la dimension socio-racial y su





articulaci6n con las desigualdades de g6nero y de clase social en las poblaciones rurales. En una series de paises
latinoamericanos el campesinado negro es el mas important, sobre todo en regions del noreste brasilero,
Venezuela y los paises caribefios en los casos en donde todavia subsisten economies campesinas. En otros,
como Colombia, Ecuador y Peri, su peso se localiza en determinadas regions geograficas rurales. Sin tener
que recurrir a hip6tesis culturalista seria interesante observer mis de cerca las dinimicas de g6nero en las
sociedades campesinas negras, como el caso de la region del Pacifico colombiano. Al respect vale la pena
sefialar resultados de una series de indicadores laborales en un analisis particular que hemos hecho con las ENH
del DANE para la region Pacifico comparados con los de otras regions del pais en un studio que hemos
terminado sobre sociodemografia de las poblaciones afrocolombianas a comienzos del siglo XXI'. Ver cuadros
anexos.

Finalmente el libro se concentra -- y esto es comprensible en las mujeres campesinas o como pequefias
propietarias, ya que la problematica te6rica y empirica trata en filtima instancia del acceso de los bienes
econ6micos representados por la tierra y demis recursos necesarios para su explotaci6n. Debido a este sesgo
necesario en la direcci6n del studio uno se pregunta por las mujeres rurales asalariadas o proletarias; o incluso,
que forman parte de sociedades campesinas pero que participan en el mercado laboral rural como asalariadas.
Tambien uno podria preguntarse por las mujeres campesinas o ex-campesinas (o mejor, procedentes de un
regimen social campesino) que laboran como obreras en cultivos agroindustriales (banano, palma africana,
flores, etc.) o en actividades de procesamiento de mariscos y pescado pero que son todavia mujeres rurales en
cuanto sus hogares resident ain en areas rurales y muchas de ellas todavia son miembros de families
campesinas. Aqui seria interesante preguntarse por los bienes econ6micos que son de disposici6n en esos
Shogares y c6mo son apropiados y usufructuados por mujeres y hombres en ellos. Insisto en este punto ya que la
diversificacion de las actividades rurales en el pais en las ultimas dos decadas ya no permit pensar en una
separaci6n tajante de actividades urbanas y rurales, sobre todo por la expansion del comercio al por menor y
mayor y los servicios especializados, pero tambien actividades industriales y otras diversas actividades
"urbanas" en el sector rural. Seguramente con la terciarizaci6n del campo en un pais como Colombia u otros en
Am6rica Latina, la inserci6n sociolaboral de la mujer se ha vuelto tambien mis compleja., con o sin propiedad,
con o sin herencia. Habria que ver si en algunos casos estamos en presencia o no de un sector de pequefias
propietarias rurales en el comercio al por menor en ireas rurales, o lo contrario, se han mantenido los patrons
de inequidad de g6nero en condiciones desfavorables para las mujeres.


Cali, septiembre 13 del 2001










2 / "Perfiles sociodemograficos de la poblaci6n afrocolombiana en contextos urbano-regionales del pais a comienzos del siglo XXI",
de Fernando Urrea G., Hector Fabio Ramirez y Carlos Viafara; CIDSE-Univalle, septiembre del 2001, Cali, 49ps. Se procesaron las
etapas 103, 105, 107 y 109 de la ENH urbano-rural, marzos y septiembres de 1999 y 2000, para tener una muestra robusta, excluyendo
los hogares repetidos, y poder desagregar por tres regions, urban y rural: Pacifico (Litoral Pacifico y Departamento del Choc6),
Uraba antioquefio y Departamento de Bolivar, y compararlas con el total national urban y rural, y la ciudad de Cali, en este caso
entire poblacion afrocolombiana y no afrocolombiana, con base en dos encuestas de hogares especializadas que realize el CIDSE en
mayo-junio de 1998 y septiembre de 1999 con un m6dulo de caracterizaci6n racial de la poblaci6n.
4







Cuadro No 1: Tasa de ocupacion, tasa de partiipacidn y tasa de desempleo 1999-2000


Tres regions y total national por zooa
urbano-rral, y la ciudad de Cali pot
poblacion en hogars afrocolombianos
y no afrocolombianos



Pacifica urban

Pacifica rural


Uraba urban

Uraba rural


Bolivar urban

Bolivar rural


Total nal. Urban

Total nal. Rural


Call urban'

Pobl. Afro.

Pobl. No Afro.


Tasa de Ocupadin


Hombres Mj4eres


58.4 44.7

80,8 46,6


I 64.0

I 75,1


60.5

75,5


61,8

78,0





59,7

57.8


39,3 50,2

26,2 51,2


30.8 45,2

19,6 51,7


Tasa de participation


Tasa de desempleo


Hombres Mieres Total Hombres Mujeres Total


70,7 57,2 63,4 17.4 21,8 19,6

82,8 53.8 68,9 2,4 13,3 6,5


77.0 48,0 60,8 16,8 18,0 17,4

78,6 34,9 57,2 4.4 25,0 10,6


67,3 39,2 529 17,5 23.4 19,5

77,4 22.7 54,1 10.1 21,5 14,5


39.4 49,8 72.7 47.4 55,2

32.3 56,4 82,5 39,2 62,1


23,1 18,7

17,5 9,1


31,3 43,9 77.9 49,7 59,3 25,8 25,5 23,1

33.0 44,2 73.9 50.5 57.3 24.0 23.2 21,3


Fuente: EncuestaNacional de Hogares. Etapas Marzos y Septiembres. 1999 y 2000. Se hicieron ajustes parahomogenizar los datos en las 4 etapas.
1. Fuente: EncuestaBanco mundial-CIDSE'Univalle, Sept. 1999, Cali. Se establecieron equivalencias en el modulo de empleo con laENH-DANE paraser comparable
los datos.


Cuadro No 2: Distribucidn de lapoblacidn ocupada urbana por posicidn ocupacional segn region, (% col)

F Regi6n I


POSITION OCUPACIONAL
ACTIVIDAD PRIMERA





rrab.fam.sin renuner.


brmro cripl.partic.


Aemro enpl.gobirnao


.nplcado domistico


Frab.cu.ta propi


matron o cmpleador


Padfico Uraba Bolivar Total Nacional
Hogar afro Hogarno afro
Geocro Gcncro Gincro Gincro Ginero Gincro

Hombre Mujcr Honbre Mujer Hembrc Muier Hombre Mujrr Ilombre Mijr Hombre Mujcr

%Col. %Col. %Col. %Col. /Col. %Col. %Col. %Col. %Col. %Col. %Col. %Col.

1,6 5,8 3,0 0.0 0,6 2,2 1,5 3,8 1,0 2,0 1,7 2,6


25,7 12,4 52,0 18,8 27,6 21,0 44,2 35,7 46,3 41,7 46,7 48,0


14,5 29,4 6,5 29.9 7,0 14,8 8,9 12,6 6,6 79 63 9,3


0,2 8,4 0.0 10,6 0,3 17,4 0,4 11,4 1,6 9,9 1,2 8,0


53,5 41,4 38,5 40,7 60,3 42,1 40,1 34,1 38,8 35,1 37,4 293


4,4 2,7 0.0 0.0 43 2,6 5.0 2,5 5, 3,6 6,4 2,9


100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 1000 100.0 100.0 100.0 100.0 1000


Fuente: Encuesta Nacional de Hogares. Etapas Marzos y Septiembres. 1999 y 2000. Se hicieron ajustes para homogenizar los datos en las 4 etapas.
1. Fuente: Encuesta Baco mundial-CIDSEiUnivalle, Sept 1999, Cali